Cosas que una mujer no necesita saber. - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Cosas que una mujer no necesita saber. By Liade_Snape.

Que tuviste algo con una camarera hot.

Sirius y Eleni dormían profundamente abrazados, en el departamento de la segunda, donde vivía desde que dejaran Hogwarts atrás. Aunque oficialmente Sirius no vivía con ella, pasaba noche si y noche también encerrado con ella, demostrándose
amor.

La luz hizo que ambos despertaran y se sonrieran picaramente antes de que cada uno comenzara con su rutina matutina de higiene y belleza, sin quedar aun claro cual de los dos tardaba más en la segunda.

Ese viernes cada uno tomo su camino, el a la Academia de Aurores y ella al Instituto Mágico de Estudios Superiores, donde estudiaba para ser sanadora. El día les transcurrió con normalidad, y por la noche se vieron en el departamento en el que Sirius vivía oficialmente, con James Potter y Remus Lupin, dos de sus mejores amigos. A la cita también acudieron Peter Pettigrew con su novia, Marlene, y Lily Evans, novia de James.

 

Todo se veía normal, James, con su cabello negro y alborotado, y sus ojos castaños tras sus gafas redondas bromeaba hombro con hombro con Sirius y sus ojos grises que contrastaban con su negro azulado y largo cabello hasta los hombros, haciendo reír a Eleni, con sus ojos y cabello (solo que su cabello mas largo) idénticos a los de su primo, James, y a Peter, rubio y ojiazul. Lily, pelirroja con ojos verdes, como esmeraldas, Remus, castaño y ojimel y Marlene, rubia y con enormes ojos azules, charlaban con volumen moderado, como la "gente normal que se consideraban". Pero en cuanto la charla se generalizo, ocurrió algo que se podía considerar de muchas formas, desde estúpido a siniestro.

- ¿Y como les pinto el día? - preguntó Lily a Eleni.

- Como siempre, corazón. ¿Cómo más? - replicó la pelinegra.

- Pues es curioso, por que normalmente ustedes dos son los menos monótonos - aseguró James.

- Bueno, hoy me paso algo curioso- contó Eleni a todos, incluido Sirius con quien no había charlado demasiado ese día - Me encontré a Robert Swann cuando fui por un café a la esquina frente a la escuela - dejo caer ante la estupefacción de sus amigos y la ira de Sirius.

- ¿Si? - preguntó el apodado Canuto, mas pálido que de costumbre -. Pues yo me encontré a Rosmerta, la camarera de "Las tres escobas", no la veía desde que nos acostamos cuando salimos de sexto - afirmó, haciendo que Eleni adquiriera un color rojo antinatural en ella, natural en un camarón

- ¿De verdad? - preguntó Remus, tenso como todos ante la situación.

- 3, 2, 1
- contaron Lily y Marlene al unisono.

- ¡¿Cundo planeabas decirme que te acostaste con una camarera mas sexy que yo?!- explotó Eleni, gritando a todo lo que sus pulmones daban.

Que has vivido con tus padres hasta hace poco.

- Tu forma de ser me encanta, Draco - dijo Ginny, pelirroja y de ojos castaños, recargada en el pecho de su novio, con el que a penas llevaba un mes saliendo.

- ¿De verdad? - preguntó Draco con una sonrisa socarrona, rubio y de ojos grises, daba la primera vista de ser un modelo o algo por el estilo -. ¿Y eso por que es?

- Bueno, eres muy sexy - contestó la joven.

 

- ¿Y ya? ¿Solo por eso? - se ofendió el joven, después de todo estaban en su enorme departamento, sentados en su sillón de piel fino.

- Pues también eres increíblemente
- vacilo la joven-. Increíblemente seductor, apasionado, interesante y por supuesto, independiente - agregó Ginny sonriéndole, después de todo, el tenia veintisiete años, y era un joven empresario con grandes perspectivas de vida.

- Independiente
- susurró Draco ensimismado.

- ¿Si vamos a cenar con tu madre, cariño? - preguntó la pelirroja extrañada por el silencio del joven.

- Si, claro.

Horas después, ambos bajaban del lujoso auto de Draco, elegante y sencillamente vestidos, en un exclusivo restaurante francés, donde Narcisa Colleman, rubia y guapa, antes Malfoy, esperaba junto a su nuevo esposo, Richard Colleman, moreno y atlético, sentada en una mesa para cuatro.

Tras los saludos de rigor, corteses, y tras una deliciosa cena, pidieron vino fino y comenzaron a charlar de forma civilizada y generalizada.

- Tengo que admitir que eres una buena chica, Ginny - dijo Narcisa -. Me preocupaba que fueras una Weasley si he de ser sincera
Pero veo que pre- juzgamos demasiado.

- Bueno, a final de cuentas la guerra puso todo en su lugar, señora- replicó Ginny feliz de que su nueva suegra la aprobara, aunque fuera un poco.

- Si, es increíble que a penas hace tres semanas dejo la mansión y se mudo a su departamento - comentó Richard, haciendo que Draco escupiera el vino en un gesto poco elegante y que Ginny, con los ojos como platos, volteara a ver a su novio, preguntándose como demonios podía estar con semejante perdedor, nada independiente, y también que tan niño de mami era.

Que cosas malas son capaces de hacer tus amigos.

Remus y Tonks llevaban una vida por demás feliz, la guerra que en su momento amenazaba su estabilidad y matrimonio ya había terminado. Las muertes habían terminado y ellos tenían esperanza, y esa esperanza tenia nombre y apellido: Ted Remus Lupin, su pequeño hijo.

- Es un angel - dijo Tonks, mientras veía a su hijo en su cuna, durmiendo tranquilamente.

- Si, ahora se que sentía James cuando veía embobado a Harry - replicó Remus, al lado de su esposa. Minutos después salieron en silencio,

- Nunca me has contado mucho de ellos - dijo la más joven, mientras platicaban tendidos en la cama, antes de dormir.

- No hay mucho que decir, lo esencial ya lo sabes - contesto el castaño.

- Si, me has dicho que iban juntos a la escuela e incluso se las pocas cosas que me cuentan Sirius y Eleni, pero James murió y Peter no pudo haber sido malo siempre- replicó Dora, insistente. - Quiero saber más de esa época, Rem.

- Bien, que te puedo decir, James era un total y descontrolado bromista, parrandero y mujeriego - soltó el merodeador de golpe, dejando a su mujer con la boca abierta. - Eso cambio cuando Lily le dijo que si, pero aun así lo parrandero no se le quito por completo, era un buen padre, y creo yo que buen esposo, pero no era muy confiable - agregó el mas grande, sonriendo con nostalgia y curiosamente con picardía, para terror absoluto de su joven esposa.

- ¿Y Peter? - preguntó Tonks titubeante.

 

- Peter tenía una novia que se llamaba Marlene, a los meses de que salimos de Hogwarts ella desapareció - contó Remus con la mirada perdida. - Después de eso desarrollo una patológica necesidad de gastarse la mitad de su salario en prostitutas
- agregó, como si del tiempo estuvieran hablando.

- Oh
- atino a murmurar la joven, mientras su cabello cambiaba paulatinamente del rosa al gris. - ¿Y Sirius? Yo lo veo feliz con Eleni ahora, pero ¿Cómo eran antes?

- Eran increíblemente raros - comenzó a relatar el merodeador. - Cuando empezaron a salir, no llevaban ni un mes, y Eleni lo descubría con otra chica, peleaban y se reconciliaban a la semana, luego, semanas después se repetía la historia. Sirius no tiene la capacidad de ser fiel, o al menos no la tenia en ese tiempo.- agregó Remus, con una risilla asomada en sus labios, risilla que preocupo mucho a Tonks.

- ¿Y tú si tienes esa capacidad? - preguntó Tonks sin poder contenerse, dejando muy asustado a Remus, que no parecía querer contestar.

Este capitulo se lo dedico a Ehecatl, a Denny_Potter, a MJ_Lupin, en agradecimiento a sus comentarios.

Ehecatl: ¡Ojala sigas leyéndolo, amigo mío! Que así puedo dejar de ser civilizada cuando comentes jajajajaja
¡¡¡¡Muchos besos!!!!

Bueno, ojala dejen Reviews, bien saben que no les quita tiempo, y a mi me harían muy feliz.

Besos
Liade_Snape


Que era magnifica aquella mujer que te abandono.

Luna, rubia y de ojos azules, vestida un poco extravagante, tal como era su costumbre, entro al edificio de departamentos donde su novio residía. Se subió al elevador, uno de esos aparatejos muggles que tanto le gustaban, y subió a quinto piso. Intento sacar su llave manteniendo precariamente el equilibrio de las bolsas de papel llenas de comestibles que llevaba en brazos, pero fallo y no le quedo mas remedio que dar un par de pataditas a la puerta, esperando que Harry ya hubiese llegado.

Suspiro aliviada cuando el joven de pelo negro y alborotado, con ojos verdes enmarcados en unas gafas rectangulares, abrió la puerta y tomo dos de tres bolsas y la ayudo a entrar.

- Me hubieras dicho que venias - regaño el joven.

- Si te hubiera dicho, no habría sido sorpresa - replicó Luna, tras dejar la bolsa en la barra de la cocina. Hecho una ojeada al departamento y lo vio como siempre, decorado de forma sencilla y con muebles de madera cuidados, pero a todas luces viejos, y se preguntó por que Harry no consideraba cambiarlos, decidió que le preguntaría mas tarde, primero recogería el desorden que su novio tenía, como siempre, desde la sala hasta el baño, donde misteriosamente siempre aparecían mitades de sándwiches -. Si recojo haces la cena - anunció.

- Esta bien - dijo Harry sin pensárselo siquiera, y paso a la cocina, mientras Luna sacaba su varita para limpiar.

Todo transcurrió como siempre, Luna hizo un trabajo magnífico y Harry cocino como si la vida se le fuera en ello, con lo que ambos disfrutaron de una deliciosa cena, sentados frente a frente, y hablando de temas diversos. Luna se levantó y saco del refrigerador un bote de helado de café, que anuncio sería el postre.

- Oye, Harry - dijo Luna cuando tenían sus platos llenos de helado.

- ¿Qué paso? - preguntó Harry curioso.

 

- Me preguntaba, ¿por qué conservas muebles tan viejos? ¿No sería mejor que compraras otros? - preguntó la rubia.

- Bueno, Lu, tienen un valor sentimental - replicó el joven, intentando no hablar de mas.

- Puedes guardarlos en una bodega del Quisquilloso, y comprar otros - insistió Luna.

- Luna, estos muebles los compre con Leona - dijo Harry, como zanjando el asunto.

- ¿Leona? ¿Tu ex esposa?- preguntó Luna con la cara roja de ira.

- Si.

- ¿La estupida que te dejo por una mujer?

- Si, pero no la juzgues, a pesar de todo era magnifica en todo lo que hacia, desde la cama hasta en la cocina, maravillosa
- dijo Harry, mientras revolvía su helado distraídamente, Luna se llevo la cuchara a la boca, para no gritar, sintió como la cafeína y el dulce invadían su paladar, distrayéndola. Se dijo a si misma que no era tan grave, que en realidad, eso ya había pasado y que no tenía nada que ver con sus planes a futuro.

- ¿Te dejo con el corazón roto, Harry? - preguntó Luna, como casualmente.

- Si, sabes bien que si - respondió Harry sin pensárselo, repitiéndose a si mismo que solo quería que la conversación terminara pronto, y creyendo que contestando sería mas rápido.

- ¿Regresarías con ella? - preguntó Luna, diciéndose a si misma que sin importar la respuesta amaba a Harry tanto como un año atrás, cuando empezaron a salir de nuevo.

- Si, le imploraría una segunda oportunidad - contestó Harry antes de darse cuanta de que pensó en voz alta.

Luna se levantó de la mesa y tomo su bolso, diciéndose a si misma que amaba a Harry tanto como una año atrás, pero que era un rematado y jodido imbecil.

HOLA!!! No saben que trabajo me costo este cap, asi que espero que les guste y me lo hagan saber con un coment.

Besos!


Que miras porno algunas veces a la semana.

Ron, compartía departamento con Liade, desde que ella se había embarazado y tenia a su pequeña, el era algo así como un caballero, y no iba a dejar que la madre de su hija y su hija, vivieran en cualquier lugar.

Estaba sentado frente al ordenador, escuchaba como Liade revolvía su habitación, buscando algo que solo ella sabia que existía. La vio salir de la habitación que compartía con Claudia, vestida para salir a correr.

- Ya esta durmiendo, no despertara hasta dentro de un par de horas - dijo Liade sonriéndole a su ex novio, compañero de departamento, padre de su hija, amigo y amado, por que si, lo amaba, mas de lo que recordaba haberlo amado cuando salían en el colegio, o cuando terminaron y regresaron tres veces, o cuando concibieron a su hija -. Voy a correr y al gimnasio, después paso por las cosas para cenar juntos. ¿Qué te parece? - preguntó sonriente la rubia.

- Me parece genial - replicó Ron, comprendiendo la intención de su compañera, sobretodo cuando se inclino para despedirse de beso, sin pensárselo, el pelirrojo corrió la cara, para que el beso no fuera en la mejilla, se sonrieron, la complicidad entre ambos regresaba.

Liade salio y se ajusto su mp3, que había estado buscando durante una media hora en el lío que tenía en su habitación. Bajo hasta la calle, donde el modesto edificio donde vivían se alzaba en medio de otros parecidos. Sonrió, tal vez esa noche regresara con Ron
otra vez.

 

Rodeo la acera a buen paso, moderando su respiración tarareando por lo bajo la melodía que escuchaba. "I'm just a Buffalo Soldier In the heart of America Stolen from Africa, brought to America Said he was fighting on arrival..."

Demonios, pensó al recordar que no llevaba su cartera. Troto de regreso a la entrada del edificio, y subió hasta el tercer piso, donde, al fondo, se ubicaba su departamento.


Vio salir a Liade y la escucho caminar por el pasillo, tarareando "Red, red wine
"
y se sonrió. Luego continúo con lo suyo y pensó que a lo menos tenía una hora libre, en lo que su pequeña despertaba. La red era algo increíble. Si no fuera por el internet su vida seria mas complicada, ese era un buen invento muggle, se decía a diario, sobretodo cuando Draco le mandaba ciertos correos, interesantes.

Fue a su bandeja de entrada y vio unos cinco correos nuevos, precisamente de Draco, quien diría que el hurón, novio nuevo de su hermana y enemigo de la infancia, resultara tener esos gustos para el internet, rió al leer los títulos, por que como los muchos correos de ese tipo que había recibido de su rubio amigo, los nombres eran muggles y estupidos. Decidió abrir el más reciente: "Vampiresas ardientes", rió entre dientes mientras se descargaba el adjunto.


Respiró agitada mientras sus pasos resonaban en el pasillo, se dijo a si misma que subir escaleras era cansado y definitivamente un gran ejercicio, debería hacerlo mas seguido.

Saco su llave del departamento de la bolsa delantera de sus pantalón de ejercicio y la metió en la cerradura.

¡Como le habría gustado no haber olvidado su billetera!

Cuando entro vio a Ron en el ordenador, tal como lo había dejado, según su primer vistazo, pero luego lo vio: un par de mujeres con antinaturales y redondos pechos, maquilladas cual vampiros de fantasía, retozando alegremente para su chico, que las veía embobado, frente al monitor.

Cerró la puerta bruscamente, haciendo que hasta las ventanas retumbaran y Ron se sobresaltara y cerrara la ventana lo mas rápido que el susto le permitió.

Roja de ira, Liade camino hasta su habitación, observada por un muy rojo Ronald.

Salio con Claudia en brazos y con su bolso, mientras sus ojos azules adquirían tonos rojizos de manera un tanto aterradora.

- No la alejes de mi - dijo Ron entre el buen humor y el miedo.

- Lo hubieras pensado antes - replicó Liade dejando a la niña en el corral, y luego caminando al ordenador. Checo la bandeja de entrada del joven y vio el nombre "Malfoy D." en muchos correos de nombres singulares, todos abiertos, y con fechas salteadas de los días que se veía con Ginny en el gimnasio. ¡Ronald veía porno varias veces a la semana!

Se alejo de la maquina como si la vista le quemara y volvio a tomar a su hija en brazos y se desapareció, no sin antes mostrarle el dedo medio a su ex.


Primero que nada muchisimas gracias por sus Reviews! Me han hecho muy feliz, si, incluso los tuyos Ehecatl, por molesto que seas amigo mio, ajjajajaja

No saben que trabajo me costo este capitulo, sobretodo por que no estoy segura de que queden conformes con la pareja Herm/Sev, pero ojala les guste de todas formas.

 

Les agradecer sus Reviews a todos, y por cierto ya estan contestados.

Besos!!!


Que te gustaba su amiga primero.

Hermione casi nunca se considero celosa, al menos no cuando de Severus se trataba, y jamás supo la razón. Tal vez tenia que ver con el hecho de que el demostraba amarla por encima de todo o tal vez por las circunstancias tan extrañas que rodearon su matrimonio.

Eso tampoco quería decir que nunca se encelaba, aun recordaba la regañiza que Liade le dio por ponerle cuernos de toro a Pansy, por que se le había acercado demasiado a su profesor, cuando aún era su alumna en Hogwarts y no tenían nada. Tampoco podía olvidar a la chocante Marishka que le coqueteaba a su entonces novio y aun cuando ya se habían casado. Ni podía olvidar
Bueno si, era celosa, pero solo si lo ameritaba.

También estaba conciente que en la vida de su marido había un antes y un después de su matrimonio, y ella solo había estado tres meses antes, así que el tenía un pasado, uno que empezó veinte años antes de que ella naciera, así que pocas probabilidades de juzgar algo tenía, por que el le contaba, pero ella sabía que no revelaba todo de su pasado.

Escucho que tocaban la puerta de su casita en Godric Hallows y escucho un "Yo voy", de su marido y vio su entorno sonriente. Su casa era una tradicional casa de los suburbios, elegante y alegre, con habitación para visitas, una para la pareja y una para cada una de las niñas, una cocina gigante, el despacho de su marido, su propio despacho y una sala amplia, un comedor elegante y jardín delantero y trasero. Era un paraíso.

- ¿Cómo se atreve, Seve? ¿Cómo? - escucho Hermione de los labios de su amiga Liade, ahijada de su marido, sonrió, la rubia iba cargando a Claudia, su ahijada, traía una pañalera colgando del brazo y su ropa de ejercicio, se preguntó si les venía a encargar a la pequeña pelirroja para ir al gimnasio.

- Li, ¿como estas? - pregunto, yendo a su encuentro, mientras entraban juntos a la sala. Liade saco de la pañalera un pequeñísimo corral para bebes y con un movimiento de su varita tomo el tamaño original, dejo a la pequeña y se sentó cansinamente.

- Mal - replicó la joven mordazmente.

- Herm, ¿por qué no traes unas bebidas? - preguntó Severus viéndola fijamente. Asintió y salio a la cocina, sabiendo que Liade no le diría nada a ella, menos si tenía que ver con Ron, como sospechaba. Con varios movimientos de su varita, minutos después llevaba limonadas recién hechas para los tres, y se preguntó fugazmente donde estarían las niñas. Se asomo a la ventana que daba de la cocina al jardín y vio una pequeña de unos siete años, con cabello negro y largo, y a una de unos once, con cabello castaño oscuro y rizado, jugando en el sube y baja. Sonrió de nuevo y tomo la bandeja con las bebidas para ir a la sala. Justo cuando iba por el pasillo escucho la cantarina voz de su amiga y la fría de su marido.

- Pues no me importa - dijo Liade enfadada.

- Eso te sacas por no haberme hecho caso - replicó Severus -. Bien sabes que me gustabas - agregó la voz, haciendo que la bandeja se le cayera y que los de la sala brincaran y salieran a ver que paso.

 

- ¿Qué? - preguntó viéndolos fijamente, detectando sorpresa en la cara de su rubia y ojiazul amiga y culpabilidad en su marido de cabello y ojos negros.


Bueno, solo quería hacer una aclaración ante dos comentarios negativos que tuvo este capitulo, uno de mi amigo Ehecatl, y de bam_potty, dejándome claro que, de por si yo ya lo creía, este no fue un buen capitulo, y prometo editarlo para que quede mejor, no garantizo en que fecha se volverá a publicar así como no garantizo en que fecha actualizo. Gracias por la crítica, me ayuda a mejorar.

Besos a todos.

Capitulo dedicado a Ehecatl, sin ti, querido amigo, esta historia no seguiria.


Que tienes tendencias homosexuales.

¡Lo amaba! Así de fácil, así de sencillo, el era tan tierno, tan dulce, tan apuesto, y tan, tan, Blaise

Por que si algo definía a Blaise, era eso, Blaise, el no era como los demás, pero a la vez lo era, el podía ser arrogante y egocéntrico, pero también podía ser el mas adorable y generoso de todos.

A veces se preguntaba si su novio era bipolar

Lavander había quedado de ver a su chico en el centro comercial, donde comerían como cada sábado en la tarde. Mas tarde habían quedado con los chicos para cenar, así que comerían ligero y tal vez pasearían por la plaza o vieran una película.

Salio de su auto, y camino alegremente hasta la puerta del centro comercial, donde su alto y adorable novio la esperaba con un detalle, como siempre, en su mano. Una linda rosa blanca fue el recibimiento que le esperaba, sonrió y su chico le respondió la sonrisa, antes de que se basaran apasionadamente.

Caminaron tomados de la mano y sonriente, hablando de banalidades.

Comieron tranquilamente, charlando y riendo, y todo podría haber seguido así sin ningún problema, pero los ojos de Lavander se desviaron de su plato, y de su novio, y de cualquier otra cosa cuando vio entrar al restaurante un magnifico ejemplar de varón.

Alto, probablemente más que su novio, musculoso, con un perfil delicado y una melena castaña amarrada en una coleta baja, y tal como se dijo la rubia para sus adentros
era delicioso.

De repente recordó que su novio estaba frente a ella y, sonrojada, volvió la vista a el, esperando verlo enfadado, haciendo una de esas rabietas propias de el cuando veía a alguien mas.

Pero, ¡oh, desilusión! Su chico estaba viendo hacia el mismo punto que ella segundos antes, alarmada, volteo y vio al joven con una muchacha relativamente bonita, pero que no solía ser el tipo de su Blaise.

- ¿Qué le ves? No esta tan guapa - le escupió al moreno, enfadada.

- ¿Quien la ve a ella? El tipo esta como quiere - replico el joven antes de pensar en lo que decía.

Lavander, sencillamente, entro en shock y fue incapaz de articular palabra alguna.


Muchas gracias por comentar esta locura, por leerla y por estar aquí, leyendo también este anuncio.

Tras romperme la cabeza mil veces, decidí que este si es el ultimo capitulo, y lo que sigue(o sea un ultimo, ultimo capitulo) sera como salen nuestros queridos chicos del apuro.

 

Ojala les haya gustado, y me dejen un review para hacermelo saber.

MX Motocross

Liade_Snape


Saben, queridos lectores, soy una persona de lo más bipolar. Y tras mil y un sugerencias (exagero, solo dos) decidi ampliar la historia ¡¡¡dos capítulos mas!!! Si señores y señoras, hay idioteces para un par de semanas mas... si a alguien le interesa, gracias a Denny_Potter y a Ehecatl por las sugerencias.

Así que veran sufrir al esposo de Narcisa (que no es Lucius, si leyeron el capitulo dos lo sabran) y a Neville.

Besos a todos, y gracias por leer.

Liade_Snape

Capitulo dedicado a Denny_Potter, ella inspiro el capitulo.


Que eres asiduo al table dance.

Hannah siempre se pregunto: ¿Por qué, Neville? Mas aun, cuando estaba enamorada de el en el colegio.

Después llego a la conclusión de que tenía que ver con la expresión tierna e inocente de su rostro.

Y, aunque años después, cuando empezaron a salir, comprobó que el joven era todo menos inocente, la ternura reino en su relación, en su matrimonio y en cada aspecto de su vida privada.

Su casa no era lo que se dice amplia, y eso tenia que ver probablemente con el hecho de que era el departamento sobre el Caldero Chorreante, establecimiento del que era encargada, y aun así, tenia que pasar horas limpiando, por que el trabajo la obligaba a descuidarlo.

Neville llegaba esa misma noche, después de casi un mes de ausencia, ausencia a la que ya se había acostumbrado, pues el trabajo de su marido lo retenía durante largos periodos en Hogwarts, de donde algunos fines de semana, "escapaba" con permiso de la directora.

Después de mucho limpiar, bajo las escaleras que daban al pub, y comenzó su rutina de la tarde, en el habitual ajetreo vespertino.

Ni cuenta se dio del paso del tiempo, hasta que el gentío se fue y se permitió ver el reloj de su muñeca, que indicaba las ocho. Se preguntó donde estaría Neville y subió al departamento a checar el reloj que la señora Weasley le regalo por su boda.

Este reloj tenía la particularidad de que indicaba el paradero de su marido y el suyo. Cuando tuvieran hijos, Merlin quisiera pronto, se agregarían manecillas para ellos.

La manecilla con el nombre de su marido indicaba "en el trabajo". Desilusionada, bajo a cerrar el pub y regreso al departamento, donde se sentó en el sillón, volteando en dirección al reloj, cuando, sin esperarlo, se quedo dormida.

Cuando despertó, mucho rato después, el cielo tenía el pálido tono grisáceo del amanecer, sorprendida noto que ya no estaba en el sillón y que un bulto, cabe aclarar, enorme, reposaba a su lado.

Sonrió ampliamente al reconocer a Neville, durmiendo ruidosamente como siempre.

Se levanto y fue a la cocina, a preparase algo de desayunar.

Suspiro al ver el desorden que había en la sala, producto del descuido de su marido al llegar. Tomo la capa de su marido y descubrió algo extraño.

 

Una chamarra callo de la capa, una chamarra de piel, muggle, y completamente ordinaria, chamarra que su marido no necesitaba, menos teniendo en cuenta que tenia una gruesa capa para cubrirse.

Curiosa, metió la mano a un bolsillo y saco muchos, muchos papelitos con la misma leyenda y distintas fechas en cada uno, asi como una tarjeta que rezaba:

Johnny's Men's Club.

Señor Neville Longbottom.

Cliente frecuente.

- ¿Qué haces levantada tan temprano? - pregunto la voz somnolienta de su marido.

- Nada mas me preguntaba quien es Johnny - replicò Hanna con muy enfadada, dejando a Neville muy, muy palido.


Queridos, que digo queridos! Amados, que digo amados! Adorados lectores mios de mi vida y mi corazon jajaja

Ya ven, mi bipolaridad trajo un nuevo capitulo!!! Al parecer me inspiro mas cuando estoy depre... muy depre... pueden checar "Confusion" un one shot original que hice y sabran que tanto jejejeje

Ehm... ojala les haya gustado y dejen un coment para hacermelo saber...

Muchos besos a todos!

Liade_Snape

Dedicadisimo a Ehecatl... Amigo... tu cap... jajaja


 

Que te gusta la hija de tu amiga.

 

 

Narcisa era una mujer muy guapa, incluso lucia mas joven de lo que era en realidad, lo cual fue un alivio después de quedar viuda, porque así consiguió un marido, que incluso era atractivo, pronto.

 

Richard era sencillamente lo que ella podía considerar su único y verdadero amor. Un amor maduro, sin tratos de por medio, un amor maduro, en el que se aceptaban mutuamente, con defectos, virtudes, hijos y amigos respectivamente.

 

¡Y es que Richard tenía demasiados amigos!

 

No demasiados en el sentido estricto de la palabra, pero si podían ser en extremo revoltosos, lo cual para el caso, era lo mismo.

 

Y esa tarde los demasiados pero no demasiados amigos harían si aparición en la mansión.

 

Preparo bocadillos, hizo a los elfos limpiar a fondo y se puso una preciosa túnica blanca con adornos rojos que la hacían lucir bellísima.

 

Cuando Richard llego, junto con Draco y la pelirroja novia de este, sintió la tensión entre la parejilla, pero no se atrevió a preguntar, por que minutos después llego la comitiva, en las que se incluía la odiosa de Clarice Parkinson, muy cercana (demasiado para su gusto) a su marido, junto con la aun mas odiosa Pansy, ex prometida de su hijo (un serio error la sola idea, en su opinión).

 

No se altero por la absurda cantidad de ruido y revoloteo alegremente de un lado al otro, tomando, charlando y riendo con todo mundo.

 

Mucho rato después, se sentó con una copa, en un sillón individual que quedaba junto a la puerta del pasillo. Observo muy atentamente a los presentes, que parecían muy divertidos; dejo vagar su mirada buscando a su amado marido, y callo en cuenta de que ni el ni su hijo estaban en el salón. Ubico a su nuera, dividida entre la furia y
la furia, y con una falsa radiante sonrisa se acerco a ella, que no parecía mas feliz que ella misma.

 

 

- Ginny, querida - dijo al llegar al sillón, donde, apática, la señorita Weasley, bebía de mas.

- Señora, ¿como esta? - replicó la pelirroja con la voz mucho mas aguda que de costumbre.

- Bien, cariño - respondio amablemente -. Me preguntaba si has visto a Richard y a Draco.

- Claro, su bebo y el señor Richard fueron para el despacho - contesto la joven, con una risilla medio maniaca.

- Gracias, querida - agregó, preocupada por la salud de la chica.

 

Pero no había tiempo para pensar en ella. Con la nueva información en su poder y preocupada por que vio de reojo a una de las adorables amigas lanzar arcadas demasiado cerca de una finísima alfombra persa, camino hasta el despacho, adoptando la mas severa expresión que encontró.

 

- ¡
creer
! - decía la voz de Draco al otro lado de la puerta.

- Pues creedlo
- replicó la voz de su marido.

- Richard

- Es muy bella, Draco, y tiene un sentido del humor como el mío
- dijo Richard suplicante; con las mejillas sonrojadas, pensando que su marido no podía hablar de nadie mas que de ella, Narcisa decidió entrar, pero se detuvo al escuchar hablar a su hijo de nuevo.

- ¡¿Bella?! - preguntó indignado el rubio, indignando a su madre -. Tiene cara de perro - agregó con desprecio, dejando muda a su progenitora, al otro lado de la puerta.

- ¿No has visto su cabello? - replicó el moreno, defendiendo su postura -. Es tan sedoso - agregó embelesado, haciendo sonreír a la espía.

- ¿Sedoso? - preguntó incrédulo el joven -. Yo lo veo grasoso - comentó, haciendo que Narcisa llevara su mano a su cabello, asustada.

- Su lindo cabello negro
- comentó su marido, haciendo que un balde de agua fría imaginario cayera sobre ella. Repaso el salón comedor en su mente de nuevo, y busco cabello negro y sedoso (grasoso) y belleza (caras de perro) y dio de inmediato con la ODIOSA CLARICE PARKINSON. A punto estuvo de salir con su varita en la mano, derechita a matar a ese ser despreciable que se le había metido por los ojos a su marido. Pero la suerte quiso que no reaccionara, y se quedo plantada ahí, para escuchar el ultimo golpe a su cerebro.

- Pero, teniendo a mi bellísima madre, ¿Cómo te puede gustar Pansy? - dijo Draco, provocando, sin saberlo, que su madre se desmayara al otro lado de la puerta.

 


 

Ya se que habia dicho que este era el ultimo, pero acabo de leer un articulo muy bueno de El Complejo de Elvis Presley, asi que de esto tratara el, ahora si, por fin, el ultimo capitulo, a menos claro que tengan una idea mejor...

 

Un beso a todos, ojala les guste y me lo hagan saber con un review...

 

Liade_Snape

REVIEWS CONTESTADOS...

¡Piensa antes de hablar! (parte 1)

La casa de Eleni y Sirius Black era amplia y cómoda, no tenían familia, mas que a Harry, su ahijado y sobrino respectivamente, así que disfrutaban del espacio.

Ese sábado tenían invitados a cenar, nada mas y nada menos, que a todos sus "sobrinos" y amigos, colegas, unos de la primera otros de la segunda guerra contra
el

 

Así que Eleni, muy entretenida, cocinando con ayuda de su varita en su enorme cocina y Sirius, igual de entretenido poniendo la mesa, no se dieron cuenta de que su chimenea se encendía y rugía con llamas verdes y grandes.

- Te juro que las cosas no son así, Dora... - suplicaba Remus, mientras entraban por la chimenea de la casa Black.

- Pues si no son así. ¿Como son Remus? ¿Que mas no se de ti? - pregunto una llorosa Dora, arrullando a su pequeño Ted.

- Te prometo que te contare todo, Dora, por favor, te juro que lo vas a saber todo

- Te quiero creer, pero evadiste mi pregunta desde hace una semana, y eso me hace pensar muy mal
- replico la joven apareciendo una corral para el niño y dejándolo en el, para luego sentarse en uno de los sillones.

- No vale la pena que te pongas así por esto, sabia que no debía contarte nada de ellos.

- ¿De quien? - preguntó Sirius desde la entrada, que los veía entretenido, tras el, Eleni lo observaba reprobatoriamente.

- No seas metiche - le reprendió Eleni.

- No soy metiche - replicó el ojigris -. Solo quiero saber de que hablan - agregó con ligereza.

- Eso, es ser metiche - índico Dora con la voz congestionada, haciendo que Eleni caminara hacia ella, preocupada por su "sobrina."

- Demonios, Remus, ¿que le hiciste a la pobre? - pregunto la mujer, casi riéndose de las posibles respuestas.

- Le conté unas cosas de nuestra adolescencia - replicó Lupin -, como cuando Eleni supo que te acostaste con Rosmerta

- ¿Que le contaste, que? - pregunto, casi grito Sirius a su amigo castaño, pálido como un muerto.

- Vaya, creo que ya lo había bloqueado... - dijo Eleni, viendo a su marido y a su amigo fijamente, confundida y enojada, sentándose en el sillón más cercano.

- Ele
- dijo Sirius lo mas sutilmente que pudo.

- ¿Qué? - replico la morocha, entornando los ojos.

- ¿Ya lo perdonaste verdad?

- Claro, mi vida
- dijo Eleni sonriendo de forma macabra - Te toca lavar los trastes ¿no? - pregunto levantándose y saliendo muy feliz de la habitación.

Segundos después Sirius, muy contrariado, salió dejando al matrimonio Lupin solo y en silencio total.

- ¿Y
? - dijo Remus, esperanzado.

- ¡Ah! - exclamo Dora, irritada- Esta bien, ya
solo que te toca contarme todo
y cambiarle el pañal a Teddy - agrego sonriéndole y dándole un beso en la mejilla a su marido, mientras un penetrante olor a pañal sucio les llegaba.

Dora salió de la habitación para ayudar a su tía a servir la cena en medio de una terrorífica (para Remus) carcajada.


Ok, lo admito, siglos sin actualizar pero bueno aqui esta el principio del final, son tres partes que espero disfruten... asi como espero disfruten las pequeñas consecuencias que les trae a los chicos el hablar de mas jojo...

Besos a todos y si les gusto dejen su RR para saber y si no tambien si hay que mejorar hay que mejorar jajaja

Que por cierto estaba viendo cuanta gente tiene esta historia en favoritos y son bastantes! chicos comenten si no lo hacen no se en que mejorar!

Liade_Snape

 

¡Piensa antes de hablar! (Parte 2)

Una media hora más tarde, llegaban casi todos los convidados exceptuando el matrimonio Colleman y el Longbottom, los primeros parecían muy entretenidos dentro de su auto, Narcisa parecía una muda, hacia dos días que no le dirigía la palabra a su marido, lo cual lo mantenía preocupado.

- Cisa
- dijo Richard lo mas calmado que pudo.

- ¡Tu, maldito rabo verde! ¡¿En que estas pensando?! - grito la rubia como si todo lo que hubiera estado esperando era que el se atreviera a averiguar por que paso mas de cuarenta y ocho horas sin hablarle.

- ¿De que hablas? - replicó consternado.

- ¡Pansy Parkinson! ¿Pansy Parkinson?

- Cisa puedo explica

- ¡No me digas Cisa!

- Narcisa, puedo explicarlo

- ¡Oh, no te atrevas! - dijo - ¡Tiene la edad de mi hijo! ¡Podrías ser su padre! ¡Y yo soy mucho mas hermosa! - grito Narcisa fuera de si.

- Te...te... - balbuceo Richard.

- ¡Me prometes que vas a dejar de ver a esa mocosa, y a su madre, y a todo lo que tenga que ver con ella!

- Te iba a prometer olvidar el asunto
- dijo Richard no muy convencido, pero al ver la expresión de su mujer corrigió -
pero esto funciona para mi - agrego no muy convencido, mientras la rubia bajaba del auto con una ultima mirada homicida.

Siguio a su esposa, la cual con una ultima mirada, toco el timbre de la casa Black y compuso su mejor sonrisa, la cual cabe reconocer, convenció hasta a Richard de que todo estaba bien.

- Que bueno que llegan, - dijo Eleni al abrir - todos están muy raros- agrego haciéndolos pasar a la sala de estar, donde Harry y Luna no se miraban, Ginny observaba fijamente a Draco, Liade literalmente huía de la mirada de Ron, Hermione veía al vacio, mientras Snape "jugaba" con sus hijas y Lavander, en una esquina, se abrazaba a si misma, mientras Blaise la observaba ensimismado.

- Bueno pasemos al comedor, o la comida que mi hermosa, hermosa, esposa preparo se enfriara - dijo Sirius, con un nerviosismo impropio de el, razón por la cual todos se apresuraron a seguirlo por el pasillo.

- Ginny, yo no tenia razón para salirme de mi casa- dijo Draco atrasando a la pelirroja.

- Draco, tienes tu propia empresa exitosa, no me vengas con eso - replicó ella, acercándose tanto a el que podía ver sus pecas.

- Amor, yo no tenia que salirme, ahí lo tenia todo - argumentó el joven empresario mientras su novia hacia un ruidito despectivo -. Es increíble que no me creas - rezongó el.

- Cállate ya, neno de mami - replico Ginny pasando a su lado, camino al comedor, mas el rubio la tomo por la cintura y la atrajo a el.

- Me fui por ti, Gin, te quiero - le dijo al oído -. No podía esperar que vivieras en la mansión conmigo - agrego antes de besarla como nada hubiese pasado.

- No creas que eso lo arregla todo
- dijo la pelirroja agitada y sonriente - todavía no me propones nada
- agregó jalándolo dirección al comedor.

Una vez ahí, Ginny se sentó junto a Luna, una de sus mejores amigas, razón por la cual estaba enterada de lo dicho por Harry con respecto a su ex mujer. Pensó que si ella había perdonado a Draco por no decirle que era un muchachito de mami, Luna tenia que hacer lo mismo con el "niño que vivió".

- Habla conmigo, por favor... - escucho pedir a Harry a su, ¿novia? (ya no estaba seguro de que eran, después de su metida de pata, días antes), que estaba sentada a su lado en el comedor, ignorándolo, viendo fijamente su plato.

 

- ¿Me hablaste, Gin? - pregunto Luna, volteando a su derecha, donde la pelirroja comía muy entretenida.

- Eh
- titubeo la joven un segundo -
no

- Luna
- susurro Harry de forma mas desesperada de lo que su dignidad aceptaría.

- Vende, tira o destruye esos muebles - dijo Luna, también en un susurro, con un tono de voz que nunca, nunca antes había escuchado en su inocente y soñadora novia, parecía haber perdido todo rastro de su característica dulzura - o lo hare yo.

- Claro, amor, gracias por

- Cállate, come, y terminamos esta charla en casa
mi casa, no quiero ver esos muebles - respondió la chica sonriéndole al joven, con total normalidad, posiblemente con algún plan macabro en la cabeza, que Harry no tardaría en descubrir


Ok, ok, lo admito, a mi tampoco me convence la "reconciliacion" de Harry y Luna, algo tiene planeado esa rubia loca para mayores informes... sigan leyendo! jejejeje y que tal a ese dragoncito es al que mejor le ha ido no?

Bueno, traje rapidamente este Cap, por que en unos dias salgo a la playita!! wiii! y no queria dejar una semana mas sin actualizar...

En fin, les agradesco su pasciencia y sus comentarios...

LOS AMO!!!!

¡Piensa antes de hablar! (Parte 3)

La puerta de casa de los Black sonó con insistencia. Eleni se levanto para abrir con toda la velocidad que pudo y no se sorprendió al ver a Hanna, al menos hasta que noto que estaba sola.

- Hanna, querida - pregunto extrañada - ¿Dónde esta Neville?

- Se quedo a atender el pub - comento, mientras entraba a la casa -. Y por voluntad propia.

- No me lo puedo imaginar.

Siguieron al comedor, donde al sentarse la recién llegada una silla sobro, cosa que nadie comento, pues lo hombres estaban entretenidos en contentar a sus respectivas mujeres, y las mujeres simplemente se dejaban querer.

- Hermione
- susurro Snape, concentrado en el plato que tenia frente a el.

- ¿Qué? - replico la castaña con malas pulgas.

- Pfff
Quería saber si se te paso el berrinche, pero veo que no- Hermione, exaltada, le lanzo la mirada mas asesina que fue capaz.

- Es como mi hermana - replico, casi sin voz, de tan aguda que se le ponía.

- ¿Y? No tengo, tuve o tendré nada con ella- explico el, Hermione se excuso y fue al tocador, a donde Severus la siguió, al darle alcance la tomo del brazo y le dio la vuelta. Hermione en una especie de ataque lo beso con ferocidad - Deberíamos pelear mas seguido
- se extraño Snape pensando que ese beso fue mejor que muchos otros que habian tenido antes, aunque se arrepintió al ver las lagrimas que surcaban el rostro de Hermione - ¿Qué hize? - pregunto, infeliz.

- ¡Es que
wawawawawawaaaaa! - explico Hermione sin poder articular mas que balbuceos.

- ¿Qué?

- Que tu
wawawawawawawawa - intento explicar Hermione de nuevo mientras Severus literalmente golpeaba su cabeza contra la pared, pues no entendió nada de nuevo.

 

- Hermione, te voy a pedir el divorcio si no hablas bien - dijo con total seguridad, dejando pasmada y enfadada a la castaña que con los ojos chispeantes y sin una lagrima mas le dijo

- ¡Que-odio-no-haber-sido-tu-primera- opción! - dijo con la voz mormada.

- ¿Era todo? - pregunto el mayor, mientras Hermione rodaba los ojos y asentía -. Bueno, puedo asegurarte que si por casualidad llegue a tus brazos - replico mientras abrazaba fuertemente a la castaña, que no respondió dicho abrazo - es lo mejor que me pudo pasar - concluyo haciendo que su esposa respondiera ahora si gustosa el abrazo.

- Te va a tocar llevar a las niñas al ballet, no me siento bien - dijo Hermione, sintiendo que su marido se desinflaba asentía resignado.

- ¿En serio? ¿Papa nos llevara? - pregunto una vocecita que pronto acabo estampada en su padre, separándolo de los brazos de su amada.

Al terminar la cena, grupos obvios entre los comensales se formaron mientras tomaban te en el salón de la casa Black. Liade, que animadamente hablaba con Ginny y Eleni, fue separada del grupo por Ron, que la veía entre avergonzado y desafiante.

- ¿Perdón? - pregunto el joven.

- ¡Deberías decir mas que eso, ya que expusiste a tu hija a corrupción! - replico la rubia ásperamente.

- Mi cielo, no volverá a pasar, lo prometo - suplico el pelirrojo esperando una bofetada por parte de su ex novia. La cual se limito a sonreír y dirigirse con Draco, que platicaba con Sirius y Richard.

- Sirius, será mucha molestia pedirte prestado tu despacho - pidió mientras el ojigris asentía -. Gracias - exclamo como una pequeña con su regalo de navidad, y a su vez tomaba bruscamente la oreja de Draco y lo jalaba hasta donde estaba Ron y repetía esta acción, arrastrando a ambos al mencionado despacho.

- ¿Qué diablos? ¿Estas loca? - pregunto exaltado el rubio al sentir que la presión en su preciado miembro auditivo disminuía.

- ¿Loca? ¿Loca yo? - pregunto Liade hecha una furia -. Te voy decir algo Draco Malfoy, TU JAMAS VOLVERAS A MANDAR UN CORREO ELECTRONICO A MI RONALD ¿ENTENDIDO? - Draco sin palabras asintió mientras Ron con la boca abierta se acercaba a la rubia.

- Li

- ¡Cállate! - replico ella -. Esas porquerías no serán consentidas bajo mi techo, ¿entendieron ambos? - ambos asintieron con cara de perros regañados mientras tomaban asiento en un sillón doble plaza.

- Y como vuelva a saber de una acción como esta se van a enterar quien es Liade Gray - concluyo dejando mudos a ambos, regalándole un pico a el pelirrojo y saliendo del despacho, abandonándolos en su estupefacción.

La verdad. Lavander no estaba segura de estar enojada con su amado Blaise, y aunque esa era una faceta desconocida para ella, resultaba tentadora, al saber que tenían gustos similares en lo que a hombres se refería.

Así que al regresar a su departamento, saliendo de la nada amena cena, al cual el moreno la había llevado en su auto deportivo, decidió tomar al toro por los cuernos, que esperaba no le salieran a ella.

- ¿Alguna vez has estado con uno? - pregunto sin bajar del coche a su sorprendido novio.

- ¿Un que? - pregunto Blaise distraídamente.

- Hombre, Blaise.

- No.

- ¿Y te gustaría?

- No lo se, Lav
- fue interrumpido por un MUY apasionado beso de su novia.

- Píenselo - replicó ella, sonriendo de forma bastante más seductora de lo que al muchacho le agrado.

Quiero agradecer a todos los que se quedaron hasta el final... muuucho tiempo despuesde esta locura... especialmente a mi a migo Ehecatl, a Denni potter y a todos quienes se molestaron en dejar un review. Ojala me dejen sus comentarios con lo que piensan de el final. BESOS!

Cosas que una mujer no necesita saber. - Potterfics, tu versión de la historia

Cosas que una mujer no necesita saber. - Potterfics, tu versión de la historia

Que tuviste algo con una camarera hot. Que tuviste algo con una camarera hot. Cosas que una mujer no necesita saber. By Liade_Snape. Cosas que una muje

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-cosas-que-una-mujer-no-necesita-saber-3181-0.jpg

2023-02-27

 

Cosas que una mujer no necesita saber. - Potterfics, tu versión de la historia
Cosas que una mujer no necesita saber. - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/35674
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20