El arte de vengarte - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Vinos de Granada y>
El arte de vengarte 1.
Necesitamos una mesa.


Hogwarts, 1 de septiembre de 1975.

La luz de la luna iluminaba la habitación situada en la parte más baja de la torre de Gryffindor. Era una habitación cuadrada bastante amplia con cuatro camas que tenían cuatro baúles a sus pies. Las camas estaban emparejadas y pegadas a la pared y entre cada cama había una ventana, cinco en total. En donde debía haber una sexta ventana se encontraba una puerta de cristales que daba a una terraza.

Había dos armarios situados a ambos lados de la puerta. En la pared de enfrente a la puerta estaban unas escaleras que bajaban a un baño con cuatro duchas y una bañera tan grande que no tenía nada que envidiar a la que había en el baño de los prefectos. El centro de la habitación lo ocupaba una mesa bastante vieja.

Pero nada de eso preocupaba a la que de momento era la único inquilina de la habitación. Era algo pequeña, de piel muy blanca pero su pelo era muy oscuro; sus ojos, de un gris muy claro similar al de la plata fundida, observaban toda la estancia. El felino, que era una gata de nombre Perla, ni siquiera se inmutó cuando la puerta se abrió dejando entrar a su humana y su manada.

Las cuatro chicas llegaban cansadas del banquete de bienvenida. Por un lado, porque habían tenido que madrugar mucho; por otro, porque cuatro idiotas que se creían la leche de graciosos, habían soltado una manada de babosas por todo el comedor. El director se había reído mucho, pero eso no le impidió quitar un punto por cada babosa suelta por el Gran Comedor, 557 en total, así que Gryffindor empezaba el curso con menos 557 puntos, menos 560 para redondear.

Las cuatro chicas suspiraron a la vez y de la misma forma lanzaron sus capas a la mesa. En el mismo instante en que las capas se posaron en la mesa, las patas de ésta cedieron, quedando el tablero en el suelo con las cuatro patas estiradas a su alrededor. Las chicas se inmutaron ante esto tanto como la gata al verlas entrar, se limitaron a sacar su varita, todas a la vez apuntaron a la mesa y dijeron:

- ¡Reparo!

Inmediatamente, la mesa se levantó intacta, como si nunca hubiera caído. Todas sonrieron satisfechas. Pero poco les duro la sonrisa, ya que la gata salto sobre ella. En el momento en que lo hizo la tabla volvió a ceder quedando de nuevo en el suelo, y haciendo que la gata soltará un maullido de indignación.

- ¡Por favor! - parecía decir - , yo soy una gata egipcia. Mis antepasados descansan en las tumbas de los faraones, ¿cómo me podéis tratar así? ¡Ahora me enfado y no respiro!

- Lo siento, cariño - dijo su humana, levantándola del suelo para comprobar que sólo había sido un susto.

La chica, con los dieciséis ya cumplidos, era la mayor del grupo. Se llamaba Arabella Figg, aunque todas allí, menos Perla, la llamaban Bell. Era una chica muy, muy alta, de pelo rubio oscuro rizado y ojos azul turquesa. Tenía tipo de modelo, es decir, muy delgada y sin apenas curvas, pero no porque tuviera algún trastorno alimenticio. Ella era de esas personas afortunadas que comen de todo y no engordan.

- Esta vez no hay hechizo que valga. Necesitamos una mesa - anunció Joana Turner, alias Joy.

Era una chica de quince años realmente baja, con el pelo negro azabache todo él trenzado, ojos avellana, piel muy, muy morena y una cara tan dulce que bien podría pertenecer a una virgen renacentista. ¡Lástima que su cuerpo, de anchas caderas y grandes pechos, también respondiera a los cánones de esa época! Esa era su queja más habitual, junto a que ella siempre estaba a dieta y engordaba y Bell, que no se privaba de nada, era una sílfide.

- Sí, la pobre no ha podido soportar el peso de dos insignias de prefecta - mientras Evelyn Vega pronunciaba estas palabras fingía quitarse una lagrimilla.

Todas la llamaban Evy y era la más joven del grupo con catorce años, hasta noviembre que cumplía los 15. Tenía el pelo liso y de color castaño caoba, la piel bronceada y unos curiosos ojos verde-dorados que tenían poco que envidiar a los de la gata de su amiga. Su cuerpo y estatura eran un término medio entre los de sus dos amigas anteriores.

Al oír el comentario de Evy, Joy y la chica que aún no había hablado se volvieron hacia ella. Si las miradas mataran, ella habría sido fulminada en ese mismo instante, pero como no lo hacían, se limitó a contemplar a sus amigas prefectas con una sonrisa divertida y desafiante en sus labios.

- Para que lo sepas, Evelyn, no han sido nuestras insignias, sino esa gata que cada día esta más gorda - dijo Liliam Evans, más conocida en aquella habitación como Lily.

Una chica de quince años hasta el 7 de ese mes, pelirroja, con el pelo tan largo que le llegaba a media espalda, de piel nacarada, preciosos ojos verde esmeralda que en aquellos momentos lanzaban chispas y un cuerpo de esos tan perfectos que no sabía si matarla o preguntarle dónde se había hecho la cirugía. Pero no era cirugía, lo de esa chica era todo natural.

- ¡No ha sido mi gata! - Bell volvió a la discusión después de dejar a Perla en su cama, la más cercana a la puerta - . Todas aquí sabemos que esa mesa no es la misma desde que te diste el lote con Potter sobre ella el año pasado.

- ¿Qué has dicho?

Evy y Joy retrocedieron un paso por precaución: todas sabían que no era muy inteligente nombrar a Potter, o a cualquier otro de los Merodeadores, en presencia de Lily. Si lo hacías, ella se transformaba en una versión no muy alta y menos verde del increíble Hulk. Pero Bell nunca había demostrado tener muchas aptitudes en esa variedad de prudencia.

- Vamos, Lily, las manchas de tinta que quedaron sobre la mesa no dejaron lugar para la imaginación. Desde entonces la mesa no para de cojear.

- ¿Estáis de acuerdo con eso? - dijo mientras se volvía hacia las dos más jóvenes.

- Sí
bueno
un poco
¡sí! - contestaron las más jóvenes a la vez en un completo caos.
- Sí, es cierto - concedió la pelirroja después de un rato - . Fue un error absurdo que no se volverá a repetir. No sé en qué estaba pensando. ¡No quiero que tú me lo digas, Evy!

La joven había empezado a abrir la boca, pero la cerró en cuanto su amiga se lo pidió. Obviamente, iba a contarle lo que estaba pensando cuando se lío con uno de los chicos más guapos de la escuela. Pese a haberse callado, la joven conservaba una expresión maliciosa en la mirada.

- Bueno - dijo Joy - , habrá que ir a comprar una mesa. Podemos hacerlo en la feria de artesanía de este domingo - la joven parecía entusiasmada, porque si algo de verdad le entusiasmaba era comprar.

- ¿Comprar una mesa entre todas? ¿Creéis que estamos preparadas para ese compromiso? - dijo Bell con tono prudente, casi parecía un chico al que su amante acabara de proponerle tener un hijo.

- Bueno, ya casi llevamos 5 años juntas - intervino Evy con un cierto tono irónico en la voz - . Es hora de dar un paso adelante en nuestra relación y asumir un nuevo compromiso.

- Pero, ¿qué pasará con la mesa si nos vamos? - quiso saber Lily.

- ¿Iros? ¿Es que vais a dejarnos? - preguntaron Joy y Evy a la vez, la primera con angustia e indignación, la segunda con pura diversión.

- Pues sí. El año que viene acabamos los estudios en Hogwarts y entonces nos iremos - dijo Lily sin dejarse influenciar por las miradas de las dos chicas.

- Además, recuerdo cuando en primero nos mudamos dos veces de habitación. Fue un lío decidir de quién era cada cosa pese a que Lu y Claire eran estupendas. No querría que eso le pasara a una mesa a mi cargo - dijo Bell tratando de razonar.

- Por supuesto, Lu y Claire son estupendas - repitió Joy poniendo voz de falsete - . ¿Qué pasa? ¿Es que nosotras no lo somos?

- No he querido decir eso.

- Pues lo has dicho. Piensas que somos tan horribles como Leticia y Anya.

Para entender esta conversación habría que remontarse al año 1970, cuando Lily y Bell entraron en Hogwarts y fueron asignadas a la casa de Gryffindor. Sus compañeras de cuarto eran Leticia y Anya, dos brujas de sangre limpia, rubias de bote, con unos ojos del color del pescado muerto y la inteligencia de una ameba.

Leticia enseguida le pilló manía a Lily por ser de origen muggle y más guapa e inteligente que ella, así que se dedicó a hacerle la vida imposible. Puso a todas las chicas de la escuela sobre las que tenía influencia contra ella, le robaba los trabajos y los presentaba como si fueran suyos, la insultaba por los pasillos y cosas mucho peores.

A Bell aquello le parecía fatal, su madre tampoco era de sangre limpia y sabía lo mal que la habían tratado, así que se puso de parte de Lily.

El punto culminante fue cuando en el mes de diciembre, Leticia vació el cajón de la ropa interior de ambas chicas en la Sala Común. Fue humillante para ambas niñas, pero si Leticia esperaba que la chica hiciera la maleta y se largara, pronto comprendió su error: Lily podía parecer dulce e ingenua, pero no lo era. Olvidándose de toda la magia que había aprendido, la pelirroja cruzó la sala directa a ella y le puso el ojo morado de un puñetazo. Todas las chicas de origen muggle, y no pocos chicos, aplaudieron entusiasmados.

Fue así como la Profesora McGonagall se enteró de la situación y cambió a Bell y Lily a la habitación de unas chicas de sexto llamadas Lu y Claire. Eran muy majas pero la habitación era muy pequeña. Cuando estaban sólo dos se estaba bien, pero estando las cuatro en ella sobraban todas. Las cosas siguieron así hasta final de curso.

Al curso siguiente, el de 1971, no hubo muchos alumnos nuevos para la escuela en general. Para Gryffindor sólo fueron a parar cinco, tres chicos y dos chicas. Las dos chicas eran nuestras Evy y Joy.

La única habitación que quedaba libre era la del sótano, que tenía capacidad para ocho personas. No hace falta decir que esa habitación para dos chicas de 11 años era enorme. Fue por eso que la Profesora McGonagall les ofreció compartirla con Lily y Bell. Ellas accedieron y desde entonces eran amigas íntimas. Las mayoría de las riñas se producían cuando Bell mencionaba a alguna de sus anteriores compañeras de cuarto porque eso sacaba de quicio a Joy.

Como acababa de pasar.

- No creo que seáis como Leticia y Anya. ¿Por qué eres tan delicada con este tema?

- Muy simple. Vosotras sois las primeras y únicas compañeras de cuarto que hemos tenido, nos gustaría que fuera igual en vuestro caso, ¿verdad, Evy?

La joven empezó a asentir con la cabeza y justo cuando Joy empezaba a mostrar una sonrisa triunfal, dijo:

- No - y la dejo por los suelos. Esa era una de las bromas favoritas de Evy. Sus compañeras lo encontraban irritante - , a mí eso me da igual. Yo en las cosas de la alcoba prefiero a la gente con experiencia - añadió con una sonrisa maliciosa.

Bell y Joy la miraron perplejas, luego se dieron cuenta de lo absurda que era esa conversación y empezaron a reír, acompañadas por Lily y Evy.

- Entonces, decidido - dijo Lily - , el domingo iremos a la feria de artesanía de Hongsmeade a comprar una mesa.

- Y a celebrar tu cumple - le recordó Joy, poco dispuesta a dejar que una de sus amigas se escaquease de invitar - que es el 7 de septiembre.

- Bien, eso el domingo. Ahora vamos a dormir, tengo mucho sueño - Evy bostezó de una forma muy similar a como lo haría un gato.

- Pues buenas noches, chicas.

Dicho esto, todas se pusieron el pijama, se soltaron el pelo y se metieron en sus camas.

Liroli, liroli, liroli, liroliri.

- Buenas noches, Lily - dijo Joy.

Nanani, nanani, nananino, ninoni.

- Buenas noches, Bell - se despidió Lily.

Liroli, liroli, liroli, liroliri (esta cosa es una nana aunque no lo parezca)

- Buenas noches, Evy - deseó Bell.

- Buenas noches, pero una pregunta antes de dormirnos - Evy apenas podía reprimir una sonrisa, cuando preguntó - . ¿Eran mejores compañeras de alcoba que nosotras?

En este momento se ralló el disco de nanas.

- Evy, ¿cómo preguntas eso? - se escandalizó Joy. Pero al rato preguntó - : ¿Lo eran?

- Buenas noches, chicas - cortaron las dos mayores.

Las dos jóvenes se miraron desde sus respectivas camas e intercambiaron una sonrisa cómplice.

&•&•&

¡Por fin llegó el domingo! El día de la feria de Artesanía en Hogsmeade.

Ese día, en la habitación más alta de la torre de Gryffindor situada en el lado de los chicos, un chico de dieciséis años, demasiado bajito para su edad (bueno para su edad, y hasta para un bebé de 3 meses) se despertó más emocionado que un niño pequeño el día de Reyes, impaciente por abrir sus regalos.

Se duchó y preparó para salir. Peter, pues ese era su nombre, se quedó un poco decepcionado al ver que sus amigos aún dormían. Para despertarlos fue hacia las ventanas y apartó las cortinas, dejando entrar la luz del día.

- Peter, vuelve a tapar la jodida ventana - gruñó James Potter, que se había despertado debido a que el rayo de sol le estaba dando directamente en los ojos.

Era un chico moreno con pelo imposible de peinar, con ojos castaños de largas pestañas que solían tapar unas gafas, alto y de complexión delgada pero con los músculos marcados. Muchos pensaban que era debido a que jugaba al Quidditch, pero en aquella sala todos sabían que se debían más a las carreras que se pegaba huyendo del conserje y de los novios de sus múltiples conquistas.

- ¡Vamos, chicos! ¡Arriba! - dijo Peter.

Él tenía el pelo ralo y descolorido, sus ojos eran negros y muy pequeños y su nariz recordaba a la de los roedores. En aquel momento, daba saltitos de alegría.

- No pienso moverme de aquí hasta el lunes - anunció la voz de Sirius Black desde el otro lado de la habitación.

Éste era tan alto como James y de complexión muy parecida (algunos pensaban que eran familia, pero no); tenía el pelo negro azulado largo hasta los hombros y el único ojo que se había molestado en abrir era de un alucinante color grisáceo. Su buen cuerpo tenía el mismo origen que el de James.

- Estoy contigo, Padfoot. Así que haced el favor de desmayar, atar y amordazar a Peter porque yo quiero dormir - declaró Remus Lupin con voz somnolienta.

Su pelo castaño claro le tapaba la cara, impidiendo ver sus ojos dorados. Era muy alto y muy delgado. Algunos dirían que de apariencia frágil, pero esos no sabían de lo que hablaban, ya que este chico era un Licántropo.

La razón de que los tres chicos más alborotadores de la escuela estuvieran tirados en la cama como muñecos sin fuerzas era que había sido luna llena aquellos días. Esto dejaba a Remus bastante agotado, ya que se autolesionaba, y aunque el sistema inmunológico de un hombre lobo hace que las heridas de ese tipo se curen nada más hacerse, esto solía dejarlo algo cansado.

Sus compañeros se habían convertido en animagos ilegales para hacerle compañía durante la transformación y evitar que se hiciera daño, lo cual era bastante agotador. La noche pasada se descuidaron un momento y cuando lo habían vuelto a ver estaba mordiéndose en el hombro.

En resumen, sus compañeros estaban agotados. Peter no lo notaba tanto porque solía dormirse en las clases, y dado que no había diferencia entre un Peter dormido y uno despierto, los profesores no lo notaban.

- No hace falta que me amordacéis, ya me voy. A la feria de Artesanía. Donde estarán todas las chicas guapas de la escuela. Vestidas de calle. Con el calor que hace, seguro que todas van con falda corta.

Peter acababa de pronunciar las palabras mágicas. Los tres chicos saltaron de la cama, corrieron al baño y en veinte minutos estaban listos.

- Vamos a desayunar. Estoy deseando ver a las alumnas de quinto. Como hasta ahora las chicas del curso inferior eran intocables
- dijo Peter. Ese era el motivo de su impaciencia.

- Peter, Peter, Peter - Sirius puso su brazo en su hombro y canturreó - : Chiquitinas no, gracias. Debes dejarlas crecer. Todos estuvimos de acuerdo.

- Sí, pero hay otros que no han tenido esos escrúpulos y nos han comido terreno.

- Como Gilderoy Lockhart - dijeron los cuatro a la vez con expresión de asco.

Era el tipo más engreído de todo Hogwarts, y desde que un grupo de Ravenclaws de tercero (bueno ahora estarían en cuarto) le nombró la sonrisa más atractiva de toda la escuela parecía un pavo real. Además, cabreó bastante a Sirius porque él decía que la suya era más bonita. La sonrisa, se entiende.

- Ese tipo es un cabrón insoportable - viniendo de Remus, esa frase impresionaba, dado que él apenas usaba esa clase de expresiones. El hecho de que Lockhart le hubiera tirado los tejos a Arabella Figg todo el final de curso pasado no tenía nada que ver con ese odio


- Vamos a desayunar ya, no perdamos el tiempo hablando de ese capullo pudiendo estar con las bellas damas de esta escuela - comentó James.

- Qué ganas tiene alguien que yo me sé de ver a nuestra prefecta pelirroja - se burló Sirius. James y él eran amigos desde pequeños, por eso estaban tan compenetrados que a veces parecía que se leían el pensamiento.

- Puede. Pero no pongas esa cara porque sé que ella te cae bien.

- ¿Acaso alguna vez he dicho que me cayera mal? El día que tumbó a Leticia en la sala común fue uno de los mejores de mi vida. Al menos hasta ese momento - ese día Sirius fue de los que más aplaudió.

- Además, nuestro Padfoot tendrá ganas de ver a Vega, a la que lleva esperando tres años - contraatacó Remus.

- ¿Pero qué deliras? A mí no me interesan las niñas con pecas como ella.

- Entonces ¿por qué te pasaste el año pasado fastidiando todas sus citas? - quiso saber Remus con sincera curiosidad.

- Pues porque ella fastidiaba las mías.

- Ya pero ella fastidiaba tus citas porque tú fastidiabas sus citas - argumentó James.

- ¿Tú también Prongs? ¿Tú también? - Sirius habló en tono acusador - . Para que lo sepáis, mi objetivo es Rose Dawson. Tiene el mejor culo de toda la escuela, excepto el de tu pelirroja. Dicen que se ha teñido el pelo y está impresionante.

Sus tres amigos compusieron gestos de incredulidad.

- ¿Vosotros tenéis objetivos o vais a lo que salga? - James optó por concederle un respiro a su amigo, centrándose en los otros dos merodeadores.

- Lo segundo - mintieron Peter y Remus.

- Pues vamos a desayunar.

Y al fin se pusieron en marcha hacia el gran comedor.

&•&•&

- ¿Qué os parece esta? - Joy señalaba a una mesa blanca de plástico de esas plegables que los muggles usan para ir de picnic.

- ¿Estas de broma? - Lily ni loca iba a comprar una mesa de plástico para su casa. Los magos tenían un curioso concepto de la artesanía.

- Sí, esa mesa no aguantará ni un revolcón sobre ella - Evy también procedía de familia no mágica y quería una mesa de madera. Aunque tenía una forma muy curiosa de argumentar - . Piensa en la próxima vez que nuestra Lily se dé el lote con Potipot sobre ella. Tienes que ser más generosa...

- Evy, te lo advierto - Lily levantó el dedo en un gesto de amenaza. Por toda respuesta, Evy la lanzó un beso que logró el doble objetivo de calmar a la pelirroja y que sonriera - Vale, pero nunca vuelvas a nombrar al cerdo y los tres lobitos en vano.

Esa era la forma que tenían ellas de llamar a aquellos a los que el resto llamaba los Merodeadores. Su origen estaba en el año 1970, cuando Lily ponía motes de malos de pelis Disney a todos sus enemigos. Por el número decidió llamar a aquellos chicos los tres cerditos y el lobo.

Al año siguiente, cuando llegaron Evy y Joy, se lo comentaron. Inmediatamente ellas preguntaron que cuál de ellos era el lobo. Bell y Lily pronunciaron todos los nombres de los chicos, menos uno: el de Pettigrew, así que decidieron que él sería el cerdo y los otros tres, los lobitos.

Pero volviendo a aquel luminoso día de principios de septiembre
Se habían levantado con el sol, o mejor dicho, con los gallos de Hagrid, se habían arreglado, desayunado y llegado a la feria nada más abrir. Hasta el momento habían visto catorce mesas y ninguna había respondido ni a sus necesidades ni, y eso era lo más importante, a sus gustos.

- ¡Mirad esta! - Bell las llamaba desde el otro lado de la calle. Ellas se acercaron para ver una mesa de madera que hubiera sido bonita sino tuviera un dibujo de gatos sobre ella.

- ¡Es horrible! - Joy odiaba los animales. Cuando no se peleaba con Bell por el tema de Lu y Claire, lo hacía por Perla y sus bolas de pelos - . ¿Cómo podríamos estudiar en eso?

- ¡No es horrible! A Lu y Claire las encantaría.

- Tal vez sean las mejores compañeras de alcoba que has tenido en tu vida, pero tenían un gusto pésimo para las mesas.

- La verdad es que yo preferiría una mesa sin dibujos - Lily intervino antes de que las cosas desembocaran en una pelea - . ¿Tú qué crees Evy?

- Yo creo que Sam tiene los abdominales tan firmes que se podría rallar queso con ellos - la aludida ni siquiera miraba la mesa y no se había enterado de la disputa: estaba demasiado ocupada admirando el cuerpo de Samuel Kane, prefecto de Ravenclaw desde ese año y capitán del equipo de Quidditch desde el anterior. Se volvió a sus amigas, que la miraban con una ceja arqueada - ¿He hablado en voz alta? ¡Da igual! se fijó en la mesa - ¿Esta? Es peor que la de plástico.

- Bien, 3 contra 1. Esta mesa no - Joy exhibió su sonrisa triunfal.

- Tengo una idea para ir más deprisa - Lily decidió frenar la nueva pelea que estaba a punto de empezar - ¿Qué tal si nos separamos, elegimos cada una dos mesas que nos gusten, dentro de una hora nos vemos bajo el gran reloj y se las enseñamos a las demás?

- Vale - Acordaron las otras tres chicas a una.

Y cada leona salió en una dirección distinta. Evy hacia el rallador de queso, Joy a ver a su amiga Misi para enterarse de los cotilleos, Bell a hablar con su novio mientras que Lily fue la única que se puso a buscar la mesa.

&•&•&

Justo diez minutos después de que nuestras intrépidas buscadoras de mesas se separaran, los Merodeadores se presentaron en la feria con uniforme de combate, es decir, vaqueros ajustados y camisetas ligeramente sueltas con distinto cuellos de acuerdo al gusto de cada uno. La de James era un polo de esas que se abrocha con botones; la de Sirius era de pico y la Remus era redonda, Peter llevaba una camisa de rombos de colores horrible.

En cuanto llegaron al lugar, Peter desenrolló un pergamino en el que aparecía la lista de todas las que ahora estaban en quinto, así como su color de pelo, sus gustos, casa a la que pertenecían, medidas hasta el año pasado y una cruz para aquellas que pertenecían a su club de Fans de distinto color dependiendo de aquel que le gustaba más a la chica: Rojo para James, negro para Sirius, azul para Remus y lápiz para Peter. Lo normal es que apenas hubiera cruces en lápiz.

Pero ese año casi no había cruces de ningún tipo. Era lo que Peter había comentado en la habitación: Lochkart había monopolizado a muchas de ellas.

Además, la mayoría de esas chicas eran amigas de Joy y Evy que eran sus adversarias oficiales y por solidaridad estaban fuera de todos los clubs de locas fanáticas.

Si a eso añadimos que fue uno de los años que entró menos gente, la escasez estaba justificada.

- Vaya, este año no hay mucho para ir sobre seguro - comento Peter con tristeza.

- ¿Quién quiere ir sobre seguro? Es más divertido correr riesgos - fue la tranquila respuesta de James al tiempo que le quitaba la lista y empezaba a mirar - ¿Rebeca Randall?

- No, le ofrecieron una beca para ir a estudiar a Salem - informó Remus apenado.

Aquella chica era una de sus fans. Solía esperarle a la salida de todas las clases para recitarle un poema dedicado a sus ojos dorados. Entonces lo había encontrado francamente agobiante, además de un atentado contra la poesía, pero ahora lo echaba un poco de menos.

- No sé que hacer, Moony, si darte el pésame o una fiesta. Sigo. ¿Miranda Goshawk?

- Fan de Lochkart, tío - Sirius se puso dos dedos en la boca haciendo ver que vomitaba.

- Otra menos - James iba tachando a las que descartaban - . ¿Samantha Kane?

- La recientemente elegida prefecta de Ravenclaw y hermana melliza del inigualable alumno estrella de la casa. Ni hablar. Dijo que éramos unos chicos deslenguados y poco fashion para ella - Sirius habló como si llevara una patata en la boca para imitar a la chica.

- Pues habrá que pasar a las locas oficiales de la escuela - todos hicieron una mueca de miedo - encabezadas por Joana Turner y Evelyn Vega - James observó por el rabillo del ojo a su amigo del alma que no hizo el menor gesto. Él, por su parte, se encogió de hombros al tiempo que las tachaba.

Seguidas de Ática Atkins - esta era una chica de aspecto siniestro con una idea muy negativa sobre los hombres en general y ellos cuatro en particular. Tachada.

Doris Crockford - una chica enana que hablaba por los codos y que además tenía un rollo recurrente con Dedalus Diggie que dejaba y retomaba según la posición de los planetas. Tachada.

Rose Dawson, la favorita de Padfoot; Artemis Slayer - una chica no muy guapa que además estaba perdidamente enamorada de Samuel Kane. Tachada.

Por último Phyllida Spore ¡que es fan de Peter!

- ¡Sí! - gritó el muy rata, feliz - ¿Dónde está mi amor?

- Pues esta allí, comprando una maceta - como Peter era tan bajito, sus amigos le tenían que ayudar oteando el horizonte - . A Rose no la veo - dijo Remus.

- Yo sí, esta allí hablando con... Samuel - Sirius gruñó el nombre del prefecto de Ravenclaw: para una chica que le molaba y tenía que estar hablando con el guaperas de su curso.

- Esa no es Rose. Esa chica es más alta que ella, tiene mejor trasero que ella, tiene el pelo de color chocolate con leche (Rose es rubia) y Sam nunca le dirige la palabra porque piensa que no tiene personalidad - Remus analizó a la chica en medio segundo.

- Sí que lo es, lo que pasa es que ha crecido y se ha teñido el pelo. Además, nadie en ese curso tiene mejor trasero que ella, por eso Sam le habla.

- Sí tú lo dices
Pero yo creo que no es. ¿Tú qué dices, Prongs?

- Yo qué sé. ¿Has visto a Lily?

- Espera un segundo. Esta allí en el puesto de arte moderno
hablando con Snape - no había acabado de pronunciar ese nombre cuando su amigo ya había salido corriendo más rápido que un ciervo en un documental de fauna del bosque.

- Yo me voy con Rose - informó Sirius.

- Vale, pero yo te digo que esa no es Rose.

- ¿Qué te apuestas?

- 10 K.

- Hecho - estrecharon las manos en señal de acuerdo.

Cuando todos se largaron, ya que Peter había abandonado a sus amigos sin decir nada (muy típico de él) para ir con su admiradora, Remus localizó a la persona que estaba buscando y fue hacia ella.

&•&•&

Remus y Sirius no eran los únicos que observaban la conversación entre Sam y Evy, (pues era ella y no Rose la que hablaba con el prefecto), Artemis Slayer, más conocida entre sus amigos como Misi, también la contemplaba.

Era una chica baja, llena de celulitis, con el pelo de un color gris ceniciento, unos ojos de lo más insulsos tapados detrás de unas gafas de culo de botella, y que usaba aparato. Así se describía ella a menudo.

Se comparó con Evy y le dieron ganas de suicidarse. Estaba guapísima con la piel morena y esa falda vaquera cortísima, camiseta blanca de talla infantil y unas sandalias de plataforma.

- Hola, Misi - Joy interrumpió sus negativos pensamientos - ¿Has visto ya a Rose con su nuevo pelo? ¡Pues claro que la has visto, si vive contigo! ¿Qué tal esta? Me han dicho que esta impresionante. ¿Cari, qué te pasa?

- Nada.

- Ya - la joven siguió la mirada de su amiga hacia Sam - por favor, Misi, no puedes seguir así. Si le amas ve allí y arráncale los ojos a esa perra si es preciso. ¡Sé una mujer!

- ¿Pero qué dices? ¡Que es Evy!

- Es cierto. No había caído. Ella te puede. Dile que te gusta Sam, para ella no significa nada. Pasará de él si se lo dices.

- Yo no tengo derecho a interponerme.

- ¿Interponerte entre quiénes? - Evy había dado por acabada la conversación y se había dirigido hacia ellas con ese andar sigiloso propio de ella y de los felinos al acecho.

- Entre nadie - respondió Misi a toda prisa.

- Entre tú y Sam - intervino Joy.

- ¡Lo siento, Misi! Desde que le he visto enseñando sus magníficos abdominales he sido incapaz de tener un pensamiento coherente. Perdóname. Para mí es como si ese hombre fuera de piedra a partir de ahora. Parte de la decoración. Casi como una chica más.

- ¡Gracias, Evy! Es que él es tan majo, tan encantador, tan listo, tan guapo con ese pecho tan ancho


- Misi, puede que para mí él se haya vuelto de piedra pero yo es que sigo siendo de carne. No me lo restriegues.

- Lo siento.

- Ahora que está todo aclarado. ¿Qué me dices de lo de Rose? - intervino Joy que se había apartado un momento por respeto.

- Pues gírate y la verás.

Las dos Grys se giraron a un tiempo y
había que admitirlo: la chica impresionaba.

&•&•&

Entre tanto, Bell había ido a ver a su novio
¡Porque al fin tenía novio!

Toda su vida lo que más le había preocupado era que su profesora de adivinación tuviera razón y fuera acabar muriendo vieja y sola en una casa. Nadie la echaría de menos y su cuerpo sería devorado por sus propios gatos. Pero ahora no sería así: Tenía novio y estarían juntos para siempre.

Su amor único y verdadero era
Gilderoy Lockhart. Todo el mundo (por todo el mundo léase sus amigas) decía que era estúpido y superficial, ella la primera, pero aquel verano había descubierto una faceta suya completamente distinta: atenta, servicial, generosa, cariñosa...

Por favor, ¡si su ambición secreta es librar al mundo del mal! Eso y comercializar su propia gama de champús para que todo el mundo tuviera el pelo tan genial como él. ¡Es que era tan generoso!

En resumen, que le amaba loca y totalmente, por eso se había entregado a él de la misma forma. Había sido su primera vez y fue maravilloso. Algo corto. Pero lo bueno, sí breve


Lo encontró en la heladería, rodeado por su club de fans. Éstas se diferenciaban de las de los merodeadores en que suspiraban mucho más y no pasaban de ahí. Las de los Merodeadores eran en plan silbidos y estampidas. Cuando todas se cruzaban en un pasillo era como llenar una habitación de gas y encender una cerilla. Bell no se molestó porque estuviera con ellas: era tan generoso que no quería echar a las pobres chicas.

- Gyl, cariño - la joven se abrió paso a codazos hasta la primera fila.

- Por favor, señorita, si quiere un autógrafo póngase a la cola como todo el mundo.

- No quiero un autógrafo. Soy yo: Bell.

- Lo siento, pichurrita. Es que estoy algo liado. ¿Te parece si nos vemos mañana? Así podré dedicarte la atención que te mereces. ¡Chao! - él se fue sin decir ni cuándo ni dónde iban a verse, dejando a una chica muy deprimida.

&•&•&

Después de dejar a sus compañeras Lily había estado buscando una mesa y había encontrado una que era perfecta. Sólo faltaba que la votación le fuera favorable.

Como era muy pronto, decidió dar una vuelta para ver lo que los magos denominaban arte moderno. En concreto, la obra que más gustaba a todos era una fregona dentro de un cubo.

Luego estuvo un rato mirándose en un espejo. Se había puesto un vestido de manga y falda corta color azul de esos que llevan botones delante. ¡Estaba perfecta! De todas formas, desde hacía un rato tenía la sensación de que la estaban siguiendo.

Sus sospechas se vieron confirmadas al ver acercarse a ella a un chico delgado, de estatura media, fríos ojos negros y pelo grasiento. Llegó a su altura pero antes de que él chico dijera nada, la pelirroja contraatacó:

- ¿Qué haces, so pervertido? ¿Cómo te atreves a seguirme? Creo que te dejé las cosas muy claras la última vez que nos vimos.

La última vez que se vieron fue tres semanas atrás en el Caldero Chorreante donde Lily había quedado con sus amigas para ir a comprar el material escolar. Como llegó la primera se sentó a leer en una mesa e inmediatamente Snape (ese era el nombre del chico) fue a incordiarla.

- ¿Quieres tomar algo?

- Vaya, era cuestión de tiempo. Ya sabes lo fácil que es quitarme las bragas y has decidido probar. Te aseguro que es algo que no se logra con una invitación.

- No me interesan nada ni tus bragas ni ninguna otra de tus prendas íntimas - el tono era de una paciencia infinita.

- ¡Por supuesto que no! - respondió ella ácidamente - . ¿Entonces porque nada más verme entrar te has acercado a mi mesa para ofrecerme algo de beber?

- Porque soy el camarero - dijo el chico con un tono de burlona superioridad en la voz.

- Ups - la chica estaba más roja que su propio pelo - un vaso de agua, por favor.

Volviendo al presente el chico moreno la miró burlón y dijo:

- Sí, me acuerdo. Y me reafirmo en lo dicho: puedes quedarte con tu preciosa ropa interior.

- Pero me estabas siguiendo.

- Sí, porque
- pero la chica no le dejó explicarse.

- Porque eres un pervertido, un vulgar acosador
óyeme, capullo, soy perfectamente capaz y además me apetece un montón curarte la obsesión a guantazos. ¿Por qué me seguías si no eres un pervertido?

- Para devolverte esto - y sacó un pendiente de esos de garfio con forma de estrella - . Se te cayó ese día en el bar. Pensé que te vería aquí así que quería devolvértelo.

- Ops. Gracias - otra vez estaba más roja que su pelo. El chico hizo un gesto de no se merecen, se metió las manos en los bolsillos de su túnica negra y se fue.

La chica se quedó sola y algo pensativa: puede que Snape no fuera tan malo, le había devuelto el pendiente que era de su abuela. ¡Y pensar que ella le llamaba El coyote porque perseguía a Potipot & co como si fueran el correcaminos!

- ¿Te estaba molestando el pelo grasiento? - hablando del ruin de Hogwarts. Potter le pasó el brazo por los dos hombros al tiempo que se inclinaba para besarla, pero ella fue más veloz, se liberó del brazo, dio dos pasos y se encaró con él.

- Severus no me molestaba. De hecho, el único aquí que me incordia eres tú - la joven tenía los brazos cruzados en el pecho y una expresión de furia en la mirada. James pensó que estaba magnífica cuando se enfadaba, aunque no le perdonaba que llamara a uno de sus peores enemigos por su nombre de pila.

- Vamos, princesa - así llamaba a todas sus conquistas. Era muy práctico porque así no se tenía que acordar de todos sus nombres - . Estás enfadada por lo del comedor. Siento que casi te tragaras una babosa.

- No estoy enfadada por eso, la que casi se tragó la babosa fue Leticia.

- Es cierto. Es por los puntos que perdimos
Pero ya los hemos recuperado. Ahora estamos a cero, pero con tu inteligencia y mi habilidad para el Quidditch enseguida nos ponemos los primeros.

- No estoy enfadada por nada de eso. Te odio, James Potter, y sabes muy bien el porqué - dicho esto, giró 180º, golpeando a James con su larga trenza en la cara, y se fue.

James se quedó algo confuso, ya que desde que se dio el lote con ella en su habitación sobre una mesa que cojeaba bastante no le había gastado ninguna de sus pesadas bromas. Por lo menos, él. Tendría que preguntar a sus amigos.

&•&•&

Joy andaba por la feria buscando a sus compañeros de quinto Grys: Will y Yeye. Evy, Misi y ella habían dado una vuelta y habían encontrado la mesa perfecta. Por lo menos ya tenían dos votos. Uno más y sería suya.

La razón de que buscara a ese par era que Yeye marcaba las pautas de la moda en la escuela, así que le necesitaban para que asesorara a Misi en el cambio de imagen que había deseado hacerse. Si por Joy fuera lo haría ella misma, sus Barbies eran las mejores de todo el mundo mágico, pero Evy quería a un profesional. Entonces vio a Lily hablando con Snape y vio cómo él se alejaba con las manos en los bolsillos de la túnica. ¿Es que no se le iba a pasar esa obsesión con su amiga? Fue tras él.

- ¿Qué hacías hablando con Lily?

- Hola a ti también. No es asunto tuyo.

- Eres mi prometido, creo que es asunto mío que hables con una de mis amigas.

- Aún no estamos prometidos. Además, tú te has enrollado con media escuela y yo no lo considero asunto mío. Como tampoco la ropa que llevas.

- ¿Qué le pasa a mi ropa? - se había vestido para la ocasión con unos pantalones pirata, una blusa de pirata, zapatos de pirata y un pañuelo a lo pirata. Sólo le faltaba el loro, el garfio y el barco - . No cambies de tema: sé que estas enamorado de Lily.

- ¿Tan transparente soy? La amo, la adoro, no pienso en otra cosa - el tono era sarcástico, pero Snape era tan gran maestro en ese área que uno no sabía distinguir cuándo lo empleaba y cuando no.

- ¡Lo sabía! Cuando nos casemos, ella será tu amante oficial, la instalarás en casa, tendrás hijos con ella. Yo estaré sola todo el tiempo y no me quedará más que dedicarme a inaugurar alas en el hospital San Mungo. Todos me señalaran por no ser capaz de satisfacer sexualmente a mi marido - la morenita habló muy deprisa y culminó la frase con un gran sollozo. El chico se iba a acercar a tranquilizarla, pero ella se apartó bruscamente - . ¡No me toques! Y no digas ya más nada. No quiero volver a verte nunca más, Severus. Hasta el día de nuestra boda - y se largó ondeando su melena trenzada.

El pobre chico se quedó mirando el lugar por donde se fue con aspecto alucinado. Parpadeó dos veces y se pellizco para comprobar que no estaba soñando. Al ver que no era así, masculló un ¡mujeres!, se metió las manos en los bolsillos de su túnica y regresó hacia la escuela.

&•&•&

Evy trataba de localizar a Will y Yeye sin éxito. La verdad es que los echaba de menos porque se reía mucho con ellos, pero no aparecían.

Sabía que Joy estaba algo picada con ella por preferir a Yeye para lo de Misi, pero es que ella había visto cómo quedaron sus Barbies y Misi no seduciría a Sam si iba con el pelo como si hubiera metido las manos en el enchufe.

De pronto, alguien le puso las manos en los ojos queriendo jugar a eso de ¿quién soy?. Esas bromas eran típicas de Will. Se giró al tiempo que decía su nombre y se encontró
al tipo más irritante, arrogante y crispante que había tenido la desgracia de conocer.

- ¿Qué quieres Blacky?

- Pues pensaba que eras Rose porque tienes el mejor culo que he visto en una chica de quinto, pero por lo visto no lo eres. ¿Quién eres? ¿Cómo sabes mi nombre? Y más importante aún: ¿cuál es tu relación con Will? ¿Sabes donde esta la Rose auténtica?

- Black, sabes perfectamente quien soy - dudaba entre matarle por no reconocer a la chica a la que había fastidiado todas sus citas el año pasado o felicitarle por su buen gusto - . En cuanto a lo de Will, pensé que ya habíamos aclarado ese punto: soy su esclava sexual. Si quieres ver a Rose no tienes más que girarte ahora. Pero antes, te deseo mucha suerte para su seducción, porque la vas a necesitar.

- ¿Cómo que la voy a necesitar? ¿No sabes con quién hablas? - en esto, Sirius empezó a girar y cuando se dio la vuelta comprendió que la chica tenía algo de razón. Iba a necesitar mucha suerte y algo más si quería seducir a Rose. Por otro lado sí que estaba impresionante - . Tal vez no tenga muchas posibilidades con Rose, pero dime tu nombre
- pero cuando se giró, ella se había ido - ¡Chaval!

- ¿Quién yo? - el aludido, un chico de tercero que pasaba por allí, se aproximó al moreno con expresión nerviosa y halagada. ¡Había sido reclamado a la presencia de uno de los míticos merodeadores!

- ¿Has visto a una chica muy guapa con un culo de 9?

- Sí - Sirius se alegró ya que por lo menos la localizaría enseguida - , Rose Dawson esta allí. ¡Lástima que sea lesbiana!

- Sí, lástima - coincidió Sirius molesto. Para seducirla no sólo iba a necesitar suerte, sino también tetas y vagina.

&•&•&

Bell se quedó algo triste después del plantón de Gyl, así que se compró un flux de chocolate (la versión mágica de nuestros flases) e iba chupándolo al tiempo que buscaba una mesa decente para su habitación.

De pronto se sintió observada y al girar se encontró con la mirada de Remus Lupin, que la contemplaba con una expresión algo rara. Entonces fue consciente de la forma sugerente de lo que comía y de la forma de comerlo y se ruborizó. Sin embargo, en lugar de tirarlo, fijo sus ojos en los de él y sin parpadear arrancó de un mordisco la punta del hielo con malévola sonrisa. Él hizo un teatral gesto de dolor, casi un aullido, sin dejar de sonreír. Ella le devolvió la sonrisa.

Entonces, Bell vio a Evy por la plaza riéndose como si se hubiera vuelto loca; iba hacia el punto de encuentro, fue en ese momento que se dio cuenta de la hora que era.

- Lo siento, tengo que irme - le dijo al chico que la miraba.

- ¿Tan pronto? Pero si nuestra conversación estaba en lo más interesante - contestó él haciendo morritos.

- Pues habrá que seguirla otro día, acabo de ver a mi amiga Evy - respondió la rubia sonriendo - . Hasta luego.

Remus se fijó en que la chica misteriosa de Sirius no era Rose sino Vega. ¡Genial! Había ganado la apuesta.

Así, nuestro pobre chico lobo se volvió a quedar solo, pero no fue por mucho tiempo, enseguida oyó un ruido y se dirigió hacia él.

Se encontró con Ática, una chica con un montón de piercings y pelo verde fosforito, y su amiga Rose Dawson. Sí que se había teñido el pelo: de rosa pastel, y sí que estaba cambiada llevaba un piercing en la ceja, otro en el ombligo y uno más en el pezón derecho.

¿Qué cómo sabía eso último? Porque la chica llevaba una camiseta de rejilla que transparentaba todo y Ática se lo acariciaba con un dedo. De pronto, Rose se percató de su presencia.

- Rivers ¿Qué tal?

- Me llamo Remus. Bien. ¿Y tú? - el chico hizo un esfuerzo consciente para mirarla a la cara y no a la camiseta.

- Aquí con mi amiga.

- Sí, porque sólo somos amigas - aclaró Ática.

- Amigas íntimas - matizó Rose.

- Amigas muy íntimas que se acuestan juntas - corrigió Ática.

- Podríamos decir que amantes.

- Amantes lesbianas.

- ¡SÍ! ¡SOMOS AMANTES LESBIANAS! - gritaron ambas a coro y orgullosamente.

- Pues os felicito. Voy a ver si veo a mis amigos. Adiós.

Remus se fue muy feliz: había ganado la apuesta a Sirius y además éste se había quedado sin Rose. Habría dado cualquier cosa por verle la cara cuando descubrió que la chica del culo nueve, con permiso de Evans, era Vega.

&•&•&

A la hora H todas estaban en el punto de encuentro. Evy y Joy les dijeron que habían visto una mesa que les gustaba a las dos, como sólo necesitaban un voto para aprobarla, fueron a por esa primero. Resultó que esa era la mesa que también las gustaba a Lily y Bell. Todas se emocionaron mucho, ya que rara vez estaban de acuerdo todas en algo.

El dependiente se les acercó:

- Tienen un gusto excelente, esta mesa es una de las mejores que hay. Aparte del equipamiento de una mesa normal, se puede convertir en cualquier mesa de juego muggle: una mesa de billar, de póquer, un futbolín, de ajedrez, de tres en raya, de parchís, de oca
de lo que quieran.

- Vale, estamos dispuestas a darle 100K por ella - informó Joy. Le encantaba regatear.

- ¿100K? Pero si es una maravilla. Por lo menos 500K.

- 200K.

- 400.

- 300.

- 250.

- ¡Hecho! - acordaron las cuatro a la vez al ver logrado su objetivo.

Un poco más tarde, las cuatro chicas y su gata estaban en su cuarto contemplando su mesa nueva desde la terraza mientras disfrutaban de unas cervezas de mantequilla y una preciosa puesta de sol sobre el bosque.

- ¿Habéis visto el cambio de Rose? Esta horrible - dijo Lily.

- ¿Qué dices? A mí me parece genial que si te gustan las mujeres no lo ocultes. Creo que lo que hace mostrando en público su amor por Ática es un acto de rebeldía - proclamó Joy - . Además, que sea lesbiana significa que las chicas hetero como nosotras tocamos a más.

- ¿Atica y Rose son lesbianas? - se sorprendieron Bell y Lily.

- Claro. ¿A qué cambio te referías si no?

- Al del color de pelo y los piercings.

- Deberíais haber visto la cara de Blacky cuando se ha enterado - anunció Evy, con una sonrisa maliciosa y felina en la cara - . Era su objetivo de este año. Es la primera vez que le fastidio una cita antes si quiera de que la concierte - la joven elevó un poco su botellín, haciendo una especie de brindis. El tono malicioso hizo sonreír a sus amigas.

- Pues yo me he encontrado a ese cretino insoportable - comentó Lily como si estuviera apunto de estrellar la botella que tenía en las manos contra la pared.

- ¿Snape? - el tono de Joy era molesto. Vale, ella también pensaba que a veces su prometido era un cretino insoportable (mira que atreverse a criticar su ropa) pero sus amigas no se habían ganado el derecho a insultarle.

- Bueno, con tu cretino también. Pero me refería a mi cretino: el fantástico James Potter - Lily no se dio cuenta de que acababa de catalogar a su enemigo como su propiedad. Sus amigas sí lo notaron, pero fueron lo bastante inteligentes como para no hacer que la pelirroja enfureciera más.

- Chicas - Bell interrumpió con timidez. Tenía que decírselo - estoy saliendo con alguien.

- ¿Con Lupilu? - Evy le dio un culetazo amistoso - . Te he visto hablando con él.

- No, por favor, Lupilu y yo juntos.. - Bell rodó sus extraños ojos turquesa. ¡Como si ella pudiera llegar a tener algo con un merodeador! - . Mi novio es Gideroy Lochkart.

Sus tres amigas reaccionaron muy bien a esta información: expulsando el trago de cerveza que estaban tomando aunque de distinta forma. Lily lo escupió, Evy por la nariz y Joy se atragantó y hubo que golpear su espalda para que pudiera volver a respirar. Luego, a coro, gritaron:

- ¡GILDEROY LOCHKART! - hasta Perla soltó un maullido de incredulidad.

- Sé lo que estáis pensando...

- En llevarte ahora mismo a la enfermería para revisarte la cabeza - completó Joy.

- No, pensáis que es un idiota y que yo no coordino si he tomado la decisión de salir con él. Pero os equivocáis, es un tío muy majo, dulce, cariñoso, sensible...

- Bell, cielo, TODOS son así antes de llevarte a la cama - apuntó Lily con tono rencoroso.

- Lily, sé que lo de Potter te dejó muy tocada, pero Gyl no es como él.

- Eso no hace falta que lo jures - resopló Joy. La rubia y la pelirroja la miraron furiosas - . ¿Qué pasa? Potipot es un capullo, pero un capullo macizo.

- Te has acostado con él - Evy había hecho una afirmación que interrumpió la cruel réplica que estaba a punto de hacer Lily.

- ¿Con Potipot? ¡Jamás! - se defendió Joy.

- ¡Ya lo sé! - Evy uso un tono que indicaba que aquello era una obviedad - . Me refiero a Bell & Giligyil.

- ¡No! Bueno, sí. Y las cosas no han cambiado - lo de aquella mañana no contaba. En cuanto las cosas en Hogwarts volvieran a la dinámica normal, Gyl volvería a ser con ella como antes.

- Cielo, sabes que te apoyaremos hagas lo que hagas, es sólo que no queremos que te hagan daño - explicó Lily, dando rienda suelta a su vena protectora.

- Lo sé - sonrieron y se dieron un abrazo colectivo en el que Perla se incluyó.

En ese momento, el sol se ponía en el horizonte y una clara noche de otoño comenzaba, los grillos cantaban, las lechuzas ululaban volviendo a la lechucería a dormir. Aparte de eso, se disfrutaba de una bucólica paz.

- ¿Qué tal es Gyligyl en la cama?

- ¡Evy! Una dama no pregunta esas cosas - le riñó Joy fingiéndose escandalizada - . Bueno, ¿y qué tal es?

Las dos mayores no respondieron sino que entraron a la habitación, murmurando algo sobre enanas precoces.

- ¿Es que hemos dicho algo malo? - pregunto Joy.

Evy se encogió de hombros para dar a entender que no lo sabía, aunque el brillo de sus ojos indicaba lo contrario. Ambas amigas intercambiaron una mirada cómplice y siguieron admirando el ocaso.

&•&•&

En lo alto de la torre, los tres chicos más guapos de Hogwarts y su amigo disfrutaban de ese precioso anochecer. En el caso de Remus, disfrutaba del anochecer y de los 10K que le había ganado a su amigo Sirius.

- La verdad es que habría pagado por ver tu cara cuando averiguaste quién era esa chica.

- Pues no fue para tanto porque está claro que esa chica es
- la verdad es que no tenía ni la más remota idea de quién podía ser, pero estaba probando para ver si a Remus se le escapaba.

- No sabes quién es - Remus le conocía demasiado bien como para caer esa trampa.

- No - admitió Sirius al fin.

- Yo te lo digo
- esperó a que se formara la injustamente valorada como segunda mejor sonrisa de Hogwarts (debería ser la primera) y entonces dijo - si me haces los deberes de Pociones toda la semana que viene. Ya sabes que no se me da muy bien.

- ¡Es injusto! ¿Cómo me haces eso? ¿A tu amigo? No pienso caer en ese vil chantaje. Ni hablar. Sólo te los haré tres días.

- ¿Las que quiera? ¿Cuando quiera?

- Sí - concedió Sirius con evidente fastidio.

- Vale - accedió Remus tras pensarlo tres segundos - , pero hasta que no gaste los tres días no te daré el nombre.

- ¿Qué tal tú con tu admiradora, Peter? - preguntó James, que había observado la escena con una sonrisa divertida que hubiera hecho babear a más de diez chicas.

- ¡Fatal! Me golpeó con la maceta y me rompió la nariz. Estaba yo sangrando y ella diciendo que mi nariz le había roto la maceta, que ya le estaba comprando otra. Menos mal que pasó una chica de cuarto, Melania Myers, y me ha llevado a la enfermería. ¡Ya sé que está en cuarto! Pero es porque repitió cuando la transfirieron de Salem el año pasado. ¿Tú y la pelirroja?

- De eso quería yo hablar con vosotros
¿Les habéis gastado alguna broma sin yo saberlo a ella y/o a sus amigas?

- No - aseguró el resto de los merodeadores.

- A menos que cuentes cuando Sirius le dio poción crece pelo a Reed Crandall, para que no saliera con Vega y le dejó como si fuera el Yeti - se chivó Peter.

- ¡Eh! Eso no fue una broma. Me vengué de ella por hacerle crecer orejas de conejo en la espalda a Berenice Turpin. Además no fue contra ella. ¿Por qué?

- Es que está enfadada conmigo por algo que le hice y que se supone que sé qué es, pero yo no sé qué es lo que se supone que sé que le hice - sus tres amigos estaban haciendo gestos de máxima concentración para seguirle - . Además, la he visto hablando con Snape. ¿Sabéis como le ha llamado? - todos negaron con la cabeza - : Severus.

Al oír eso, todos tomaron aire. Que Evans hubiera llamado a uno de los peores enemigos de los merodeadores en general y de James en particular por su nombre de pila sólo significaba una cosa: Problemas. Problemas con mayúsculas.

* - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - * - *

Este es el primer capítulo, sé que es algo largo pero es que no me salía más corto, tenía que presentar personajes principales y algún que otro secundario, meter un poco de inicios de trama, introducir algunos datos sobre los años anteriores


Notas sobre el capítulo:

Una cosa es que cuando pienso en Lochkart me acuerdo mucho de Hught Grant en El diario de Briget Jones así que en próximos capis imaginadlo así.

En el próximo capítulo:
Profundizaremos más en la fauna de los pasillos de Hogwarts, en concreto conoceremos: a Will & Yeye, más capullos de Slytherin, algunos miembros del club de fans
y a más personas.
James y Sirius harán de detectives, el primero para averiguar que le ha hecho a Lily y por qué se lleva bien con Snape; y el segundo para descubrir quien es la chica misteriosa, que ya le vale no saberlo.
Severus tratará que su casi prometida le vuelva a hablar, es decir, que volverán a discutir.
Peter traicionará la regla de chiquitinas no.
Bell seguirá con su noviazgo.
Myrtle la Llorona hará un cameo.

Y muchas más sorpresas.
Próximamente en los mejores PC, los vuestros porque lo valéis
La dinámica normal
Muchos besos.
Carla Grey.
Orgullosa Lupina. MOS. Hermana de Mya, Paula & Maru Malfoy. Tía de Azi Black. Paciente de Serenity. Hija política de Veronika. Emperatriz consorte de Alonning. Ahijada del hada madrina Noriko. Prima de Miss Molko e Inna. Miembro de las 15 de Mey. Amiga por correspondencia de una miembro de LODF. Pariente de Anvy Snape. Casi pariente de Libertad, la amiga de Mafalda. Chica del espejo de lujuria de Dreaming. Hermana Escorpio de Moony Lunática. Musa de Mika_Granger. Ganadora de dos premios anuales de HA. Luz al final del túnel de Deathkisse. Creadora del amor platónico de Liesl Von Kaulitz. Alumna de la Casa de Ravenclaw en HA. Autora de la versión de Sirius favorita de Elarhy.Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el segundo capítulo de esta nueva producción:



CAPÍTULO 2: LA DINÁMICA NORMAL


El desayuno.



El lunes x la mañana todos los alumnos de Hogwarts estaban en el gran comedor, ya limpio de babosas, esperando para recibir sus horarios.



Evy hablaba con sus compañeros de 5º: William J Sparrow, Will, un chico con el pelo de color avellana y unos ojos de color jade verde, ( NdA: es verde pero muy claro, no como los de Lily q son esmeralda, + intenso.); y Jesie James Dalton, alias Yeye, un chico de pelo rubio dorado, al menos esa semana, ojos violetas, hasta q tuviera q cambiar de hechizo permutador del color, muy simpático y muy divertido. Evy & Joy se llevaban muy bien con los 2 chicos, los 4 formaban un gracioso equipo. Sin embargo, cada uno tenía su pareja favorita, en el caso de Evy era Will, del q decía ser su esclava sexual, ya q siempre, desde primero, les tocaba juntos en todas las asignaturas, y él le mandaba a x todas las cosas. Joy & Yeye eran la pareja + fashion de la escuela, a ambos les gustaba la misma ropa, la misma música, las mismas revistas, las mismas asignaturas, les caía bien la misma gente, les gustaban los mismos chicos
Pero volviendo al presente Evy les explicaba la idea q habían tenido ella y Joy solitas, para q Misi pudiera conseguir a su príncipe azul. Bell estaba a su lado mirando embobada a su Gyl en la mesa de al lado.



- ¿Q os parece? - Evy acababa de terminar su exposición.

- Me parece genial. Siempre creí q haciéndole todos esos cambios a Misi sería una bomba sexual.

- ¡Q entusiasmo, Will! Me voy a poner celosa y me buscare otro amo. ¿Yeye?

- ¿Tendré libertad creativa? - como la castaña asintió. - ¡genial! Será mi obra maestra.

- Los horarios. - anunció Joy uniéndose a la charla. - buenas noticias. Los de 5º empezamos con las optativas. Yeye y yo tenemos adivinación, y vosotros 2 tenéis CCM ambos con los Huppies.

- Genial. Todavía me acuerdo de lo insufrible q era el año pasado empezar con historia de la magia (HM) un lunes. ¿Vosotras q tenéis ahora? - Evy se dirigió a Lily q llegaba en ese momento ya q Bell estaba fuera de cobertura.

- HM. Con Slytherin.

- ¡Q mal! - dijo Will en tono solidario. - nosotros seguimos sin tener ninguna clase con los Slytherin.

- ¡Normal! - Peter q no era capaz de estar sin meterse en las conversaciones de los d+, se autoinvito a esta. Sus compañeros estaban haciendo un regalo de bienvenida a los Slytherin de 5º. - después de q Turner le reventará en 1º un testículo a McNair con el afila plumas.

- Petipet es una conversación privada, inmiscuirse en ellas es de mala educación. - le comunicó Lily.

- Y esta completamente out. - informó Yeye.

- Ad+ no fue aposta. Era una batalla campal q ellos provocaron. Yo llevaba esa cosa en mi bolsillo y al estar tan encarnizada la batalla se le clavó
en ese sitio. Tampoco fue culpa mía q la enfermera Pomfrey estuviera de baja x el estrés q tú y tus amigos le provocasteis y q la única enfermera disponible fuera Gilda Lochkart.- Joy siempre se tenía q defender de esa acusación.

- ¡No le estaba mirando! - Bell recupero cobertura en ese instante, al oír el nombre de su amado.

- No hablábamos de él. Sigue a lo tuyo cielo. - dijo Lily. La chica pensó q iba a ser un día horrible. Después de HM tenían encantamientos con Hupplepuff, recreo, y CCM con Hupplepuff. Para acabar el día tenían la clase doble de pociones, con Slytherin, como no. Evy observó el horario de su amiga.

- Si te consuela, yo tengo una hora + q tú. Y esa hora es Parsel.- en aquellos tiempos era obligatorio cursar al menos una lengua no nativa como optativa. X alguna razón q ninguno alcanzaba a entender Evy escogió la lengua q hablaban las serpientes.

- ¿En q estabas pensando cuando cogiste eso? - pregunto Will divertido. Él había tomado latín xq con aprenderte para q servía cada encantamiento ya tenías la mitad del curso hecho.

- Pues pensé q sería fácil. Las serpientes lo hablan y su cerebro no es muy grande q digamos.

- ¿Sabéis q van a prohibir su enseñanza? - Peter volvió a unirse a la conversación.- Se rumorea q Quien - Vosotros - Ya - Sabéis (NdA: QVYS de ahora en adelante) es capaz de hablar ese idioma. X tanto es una lengua propia de hechiceros oscuros.

- ¿Xq me miras así?

- No te miro de ninguna forma.

- Sí, me miras como si fuera una mortífaga psicópata capaz de volverse loca en este comedor lleno de gente feliz y liarme a soltar maldiciones asesinas a diestro y siniestro. - el pequeño iba a disculparse, pero Evy hizo un gesto de q no se molestara. - Me voy, tengo q coger los libros para las clases de la mañana.

- Voy contigo. Para algo tenemos la misma clase.- Will se levanto y se fue con ella.

- Nosotros tb debemos irnos Yeye. Tenemos q subir hasta los dominios de la mujer libélula. No quiero llegar tarde el primer día.

- Pero Joy, si llegar tarde es algo totalmente in. Bueno voy. Suerte.

- Vamonos Bell.

- Pero si voy a clase con vosotras.

- No, estas en nuestra clase q no es lo mismo. - Bell salió de su letargo para atacar a Peter. Al igual q a Evy no le caía muy bien aquel chico. Ninguna de las 2 era capaz de explicar la razón. - Pero te voy a decir algo. El temor a un nombre sólo incrementa el temor hacia aquello q nombra. Piensa en ello.



Justo cuando salían Evy & Will, cogidos del brazo, Evy acordándose de todo el limpio y mágico árbol genealógico de Peter y susurrando en Parsel palabras a él dedicadas en el oído de Will, entraron los 3 Lobitos. Durante un momento Sirius se la quedó mirando.



- Despierta, Padfoot. - James le paso una mano x delante de los ojos. - o no desayunamos. - En ese momento pasaron x su lado Joy & Yeye con mucha prisa.

- Luego hablamos chicos. - les grito el, de momento, chico rubio.

- Vale. - dijeron Remus y James con una sonrisa falsa.

- Esa era la chica. - dijo Sirius q no había visto pasar a los otros 2. - dijo q era la amante esclava de Will. Seguro q le iba recitando guarradas.

- Seguro.- contestó James. El sí había reconocido a la chica, ad+ tenía nociones de Parsél. X lo q escuchó esa chica iba poniendo a alguien de cabrón impotente integral para arriba.

- ¿Aún no la reconoces? - dijo Remus incrédulo.

- Me es familiar, pero no sé de q. ¡Espera! Ya caigo. ¡Es Honoria Besson! X fin ha vuelto de la beca para ir a estudiar a la Escuela Egipcia de Artes Mágicas Curativas de Filae.

- ¡No, no es Honoria Besson! Padfoot, creo q hay demasiadas mujeres en tu vida.

- Princesa. - grito James, la cuarta parte de la mitad de comedor, es decir la cuarta parte de las chicas se volvieron hacia él. Menos la pelirroja a la q iba dirigida la llamada. Así q él tuvo q cortarla el paso. - ¿te vas justo ahora q llego yo?

- No. - Lily espero hasta q pareciera una sonrisa triunfal en la cara del chico. - Justamente me voy xq tu llegas.



Y se fue así sin +.



- Veis lo q os decía.- James se volvió hacia sus 2 amigos q no se habían perdido la escena.

- Tranquilo, Prongs. - Remus le paso el brazo x los hombros. - averiguaremos q es lo q pasa.

- Sí y luego Moony me dirá quien es esa chica. Xq no puedo salir con ella sin saber su nombre.

- Q + te da eso, Black. En cuanto acabe la cita, tal vez un poco antes, lo habrás olvidado. - una voz fría y burlona se unió a la conversación. Era Snape esta vez acompañado x su mejor amigo Evan Rosier. - ¿habéis visto a Turner?

- ¿Ya has vuelto a perder a tu prometida? - comento James divertido. Era uno de los pocos q sabían lo del compromiso, y le divertía la forma compulsiva con q Joy salía con tantos chicos como podía. - algún día, si eres bueno, te enseñaremos como retener a las mujeres. Y a ti tb Rosier.

- ¿Cómo vais a enseñarnos algo q vosotros no sabéis hacer? - pregunto Rosier.

- Nosotros sabemos retener a las mujeres. - dijo Sirius. - Son las mujeres las q no saben retenernos a nosotros.

- Joy acaba de irse a adivinación con Dalton. - dijo Remus. Solo la gente fashion de Hogwarts, entre los q no se contaban esos 2 le llamaba Yeye. - Eso me ha parecido oír ya q estaban diciendo algo de una libélula humana.

- Gracias, Lupin. - dijo Severus. Después de eso se largaron.



Los 3 chicos fueron a desayunar algo. Mientras comían, Peter no dejaba de hablar sobre lo malas q eran las Locas Oficiales, en particular Figg y Vega. Ellos comieron muy rápido y se fueron volando para HM.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



En la cena



Lily estaba sentada en la parte de la mesa + cercana a la puerta de espaldas a las d+ mesas, junto a ella estaba una Evy completamente desquiciada después de su clase de Parsel; Enfrente estaba Bell sin probar bocado, mirando a Gyl; en su diagonal Joy probaba la dieta de la Y q consistía en comer solo cosas q empiecen x esa letra, es decir q estaba cenado yogurth; al otro lado de Evy estaba Will riendo del desquicie total de la chica y al otro lado de Joy Yeye anunciaba lo desfasado q era el peinado de la profesora McGonagall. Se había sentado en ese sitio para estar alejada del cerdo y los 3 lobitos, q estaban en el centro de la gran mesa rodeados x sus admiradores y admiradoras.

- ¡Silencio! - grito Dumbledore, director de la escuela, tratando de llamar la atención sobre el jaleo del gran comedor propio del primer día de clase. Para ello se ayudaba de una cuchara con la q golpeaba una copa.



Lily miró a todos lados. Nadie le estaba haciendo caso. Decidio avisar a Evy con un codazo. La chica se volvió enfadada pero cuando vio lo q le señalaba su amiga dijo:



- ¡Ay, pobre! - Lily suspiró. Evy estaba, eso decía ella, medio enamorada de Dumbledore. No de su cuerpo, sino de su mente. Lo cual era casi peor xq era muy viejo y ad+ estaba loco. Will, q era un aficionado a la psicología, decía q se debía a q sus padres habían muerto cuando ella tenía 8 años recién cumplidos, x eso buscaba hombres mucho mayores q ella q le sustituyeran. El caso es q la chica consiguió callar a todos los q estaban a su alrededor. - Chicos, q habla mi amor.

- ¿Black o Will? - Pregunto Yeye

- Dumbledore. Will es mi amo sexual y Black es solo el capullo q me arruina las citas.

- ¡SILENCIO! - esta vez si q se hizo oír, sobre todo xq golpeo la copa con tal fuerza q se rompió. Después de hacerse un conjuro limpiador, continuo. - Queridos alumnos, debo anunciarles algo. Debí hacerlo el sábado, pero debido a la interrupción del banquete no pudo ser. - al decir esto miró directamente a los 4 merodeadores q en aquel momento encontraban muy interesante el estudio de las estrellas del techo del comedor. - el día de Hallowen se celebrará un gran baile de disfraces. Se podrá asistir x parejas. - al oír esto el 80% de las mujeres de la sala soltaron un gran suspiro. - Pero no quiero q anden x ahí como si los pasillos fueran la sábana salvaje y los alumnos una estampida de búfalos. - en este momento su mirada azul clara paso x los rostros de todas las chicas q pertenecían a los distintos club de fans. - No se podrán hacer parejas hasta una semana antes del baile. Si me entero de q algún chico o chica le pide a alguien q sea su pareja antes del lunes 22 de octubre será expulsado.



Al oír eso todos se quedaron completamente pálidos.



- ¡Era broma! ¿Cómo os voy a expulsar x eso? Pero me enfadaré mucho, mucho, mucho y puede q no respire. Filch, Peeves, los fantasmas de Hogwarts así como sus cuadros me informarán si algo de eso llega a ocurrir. Ahora sus prefectos les acompañarán a sus casas. Buenas noches.

- ¿Habéis visto q fascinante es mi amor? Como alguna de esa vacas estúpidas le obligue a estar sin respirar la saco los ojos y luego se los hago comer.- Dijo Evy mientras salían.

- Paren ustedes 4. - dijo Dumbledore, señalando a los Merodeadores. - vamos a mi despacho.



15 minutos + tarde los 5 estaban en el despacho de Dumbledore sentados frente a su escritorio.



- ¿Qtl vuestro verano? Supongo q me habéis extrañado mucho. - los chicos se miraron entre sí confusos.

- No es x herir sus sentimientos ni nada. Pero no le hemos extrañado especialmente.- dijo James.

- ¿En serio? ¡Q pena! Ya q era la única excusa q me hubiera ablandado lo bastante como para no castigarles a q ayudarán a Hagrid a plantar calabazas en los ratos q tengan libres.

- Pero si no hemos hecho nada. - Sirius era la viva imagen de la inocencia culpada erróneamente.

- Claro q no. Sólo soltaron una manada de babosas en el gran comedor, han hecho q los alumnos de 5º de Slytherin se queden de color verde marciano y calvos, (NdA: como Shrek) y han volado un laboratorio de pociones. El último q quedaba. De ahora en adelante van a tener q dar clase en las mazmorras. Ad+ han logrado q la profesora de pociones, Fan Tafree, dimita. El primer día de clase. Así q pensé q hacían todo eso para llamar mi atención pero como me han dicho q no pues nada. Mañana después de su última clase los señores Lupin y Potter irán al huerto con Hagrid, mientras los señores Black y Petigrew van con la bibliotecaria. No se angustien, al otro día cambiarán puestos. Buenas noches.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Martes 3 de septiembre.



Al día siguiente, Sirius y Peter, estaban en la biblioteca, dedicados a la insufrible tarea de etiquetar los libros nuevos q habían recibido. Al ser el segundo día de curso la biblioteca estaba prácticamente vacía, era cuando los exámenes se acercaban cuando allí no había un solo sitio libre. Aprovechando q acababan de etiquetar un lote y la bibliotecaria había ido a x otro, Sirius observó la gente q estaba en la biblioteca. De pronto su rostro se ilumino con una sonrisa. No la q usaba cuando iba de caza, sino la auténtica q solo aparecía en ocasiones especiales.



- Fíjate, Peter, esa es la chica q te digo. ¿Tú sabes quien es? - señalo a una chica q estaba en una mesa frente a ellos pero algo lejos rodeada de libros sobre los basiliscos.

- No, ni idea. - Peter sabía perfectamente quien era, pero si se lo decía a Sirius, Remus dijo q se las pagaría. Es decir q le tendría q dar él 30G para compensar las tareas q no le haría Sirius. - debe ser de Slytherin, solo a ellos les interesan las serpientes. - dijo para despistar.

- No digas tonterías. Como una chica q fuera a esa casa iba a ser tan guapa. ¿Crees q Yeye le habrá dado ya mi carta?

- No sé. Qtl si probamos mi teoría.

- Tú no tienes ninguna teoría de nada.

- Si, Padfoot la de las bragas & las casas. Las de Hupplepuff llevan bragas grandes estilo abuela, las de Griffindorf bragas pequeñas, las Ravenclaws son tanga girls y las de Slytherin no llevan nada.

- Peter eso ni es tuyo ni es una teoría. Fue una excusa absurda q se nos ocurrió a mi y a James cuando éramos muy pequeños, antes de la escuela, para levantarles la falda a las niñas. No pienso tirar algo debajo de esa mesa y agacharme para ver si x una de esas casualidades ella descruza las piernas antes de q vuelva la bibliotecaria y puedo verla las bragas. Aunq no es una mala idea.



Lo hicieron así, dejaron caer una pluma al suelo, se agacharon bajo la mesa y esperaron a q la chica cambiara el cruce de piernas. Jamás, hasta q Sharon Stone estuvo en una sala rodeada de babosos salidos y sin ropa interior, un cruce de piernas había sido tan esperado. De pronto




La chica empezó a levantar la pierna derecha q había estado sobre la izquierda




Bajo la pierna al suelo, quedando las 2 juntas




Entonces, despacio las empezó a abrir




Justo cuando se empezaba a ver algo interesante, apareció un papel en el campo de visión de ambos chicos, q decía:



Hola Chicos.

La bibliotecaria se acerca.



La combinación del susto x verse descubierto y de la información recibida, hizo q Sirius recogiera la pluma a toda prisa y se levantara de igual manera. Golpeándose en la cabeza con la mesa, q se elevó varios cm del suelo, evitando q Peter se golpeara. Cuando Sirius se levantó le dolía mucho la barbilla y no encontraba la pluma.



- Tío, q asco. - dijo Peter.

- ¿El q? - dijo Sirius extrañado ya q Peter parecía a punto de marearse.

- ¡Dios, señor Black! ¡Vaya a la enfermería inmediatamente!

- Si, creo q mi amigo esta algo mal.- Peter se había puesto verde.

- ¿Su amigo? Pero si usted tiene clavada la pluma en la barbilla.

- ¿Cómo? - se acercó a una vitrina para verse y efectivamente, la pluma q no encontraba estaba clavada en el lado derecho de la barbilla. Lógico q le doliera. - como q me voy a la enfermería.

- Bien. - contesto la señora Pince. Cuando los chicos se fueron pregunto a la chica q estaba + cerca. - Srta. Vega, ¿ha visto q ha pasado?

- Ni idea. - la joven logró reprimir la carcajada. - Yo estoy muy liada con mi trabajo sobre las serpientes gigantes para Parsel.

- Bien. - la bibliotecaria la dedico una mirada rara. Evy estaba harta de esas miradas. Desde q salió en el profeta q ese mago demente hablaba parsel todos consideraban a los q tb lo hablaban o a los q los interesaba el tema como si fueran asesinos en serie en potencia. Solo era un idioma. Era como decir q pan es una sílaba y esta hecho de harina, en consecuencia la harina es una sílaba. La joven lanzó un suspiro y volvió a su trabajo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Miércoles, 12 de septiembre. Problemas de becas.



Los Merodeadores al completo volvían del huerto donde x fin Hagrid había decidido q ya no iba a necesitar + sus servicios. En la biblioteca acabaron el pasado viernes así al fin acabaron el maldito castigo. Sirius, se había recuperado del desafortunado accidente ocurrido en la biblioteca, sólo alguien realmente observador podría detectar un minúsculo puntito en el lado derecho de la barbilla. Remus & James, tb se recuperaron del ataque de risa q les dio cuando se encontraron con Vega x un pasillo y la liaron para q les contara la historia, ya q Peter, bajo coacción de Sirius, se había negado a ello.



X otra parte el licántropo andaba algo preocupado a consecuencia de una carta q había recibido esa misma mañana.



- ¡Remus! - la voz procedía de lo alto de una escalera donde se encontraban Joy & Yeye. La primera vestida para la ocasión con una falda de tablas, una camisa blanca, 2 trenzas a los lados y unas ¿gafas? Yeye se había teñido el pelo de azul metálico y se había puesto los ojos a juego. Ambos bajaban las escaleras, tomados x un solo dedo, con el mismo glamour q si fueran a entregar un Oscar a Audry Hepburn.

- Hola. ¿Pasa algo?

- ¡Q suspicaz es este chico! - comento Yeye hablando con Joy. - ¿xq iba a pasar algo?

- Xq ella solo nos llama x nuestros nombres cuando quiere algo. - dijo James - o cuando tiene q hablar sobre el equipo de Quiditch. X fin mañana podremos ir a entrenar. Hay q seleccionar a una cazadora y un guardián.

- No, ya lo hemos hecho Virgi y yo. No es q queramos reemplazarte como capitán, James. De momento. - añadió con una sonrisa ambiciosa.

- Me alegra saberlo. ¿A quien habéis cogido?

- A esa chica bajita, filipina tan mona, q no nunca me acuerdo como se llama y a Will, fue el mejor cazador de los q se presentó. Pero no era x eso q os hemos llamado. Remus, ¿a ti te han mandado una carta esta mañana con una cita para hablar con la profesora McGonagall hoy?

- Pues sí. Ya he hablado con ella. Era sobre mi beca Dippet. X lo visto van a revisarlas. - aquello le suponía un problema. Remus pertenecía a una familia de sangre limpia pero joven, es decir no muy rica. La beca Dippet se hacía cargo de todos los gastos de la educación en Hogwarts. Una revisión significaba q iban a reducir el número de becas, dejando solo a los mejores estudiantes. X el expediente académico no había problemas, Remus era de los mejores, si tenían en cuenta el expediente escolar completo q Filch guardaba en su despacho, ya podía ir haciendo las maletas.

- Pues sí. - intervino Peter. - en el Profeta dijeron q para combatir a QVYS el Ministerio iba a recortar gastos donde es innecesario.

- ¿Innecesario? ¿Les parece innecesario dar educación a jóvenes magos y brujas sin recursos cuya ayuda podría ser imprescindible para acabar con ese capullo sicótico de una vez y para siempre? - pregunto Joy completamente fuera de sus casillas. Su familia no es q fuera rica, sino asquerosamente rica. Su primer juguete fue un sonajero de oro de Cristian Dior.

- Tranquila, Anie. - dijo Yeye q era el único q la llamaba así. - respira, suelta el aire, libera la energía negativa.

- Es muy bonito lo q has dicho.- Dijo Sirius. - Q Vega, tu mejor amiga, este en estos momentos con un pie en la calle, no tiene nada q ver con ello. - Los padres de Evy eran relativamente ricos, el problema es q todo su dinero estaba en bancos suizos Muggles. La única forma de reclamarlo era tener los documentos necesarios para demostrar el parentesco directo y haber cumplido los 18 años. X lo q Evy estaba tan cerca de ese dinero, como yo misma.

- Pues claro q tiene q ver. - dijo Yeye. - si no les renuevan la beca a Remus & Evy tendrán q irse de aquí y nunca + podremos los 10 juntos hacer picnics a la orilla del lago, jamas iremos juntos a uno de eso parques de tracciones, no bajaremos cuestas con la bicicleta al tiempo q silbamos una ridícula canción, no contaremos nunca + las estrellas tumbados en la hierba


- Yeye, si x nosotros 10 te refieres a nosotros 4, Joy y sus 3 amigas, Will y tú, pues nosotros 10 nunca hemos hecho nada de eso. - dijo James, al tiempo q los d+ demostraban su acuerdo con esto asintiendo con la cabeza. - Yo x lo menos nunca he estado en un parque de tracciones.

- ¡Lo sé! ¡Ahora Remus & Evy se van a quedar sin beca! ¡Se irán de aquí y no les veremos nunca +! ¡Jamás podremos hacer nada de esas cosas! ¡Joy q deprimido estoy! - gimió Yeye llorando desconsolado.

- Vale, pues abrázala a ella, o a Remus o mejor aún: Ve a buscar a Vega y abrázala a ella. Pero x favor suéltame. - dijo Sirius tratando de liberarse del abrazo de Yeye, q de alguna forma había logrado colocar las manos en las únicas zonas del cuello del chico donde no había ni barro ni camiseta.

- Lo siento. - dijo soltando a Sirius e intentando agarrar a James. Pero Joy intervino-

- Venga, tranquilo. Ya paso. Ahora vamos a la sala común y te tomas uno de esos calmantes q te receto el médico Muggle tan mono al q fuiste. - El chico fue para delante. Ella se volvió hacia los Merodeadores. - ¿os dais cuenta de lo q tengo q aguantar?

- Ya estas hablando otra vez de mí a mis espaldas. - dijo una voz irónica y fría. Los 4 merodeadores pensaron a la vez: el q faltaba: Snape - encima con esos 4.

- No estaba hablando de ti. Para q los sepas el universo entero y todos los q estamos en él no giramos en torno a ti. Es q eres tan egocéntrico, egoísta, individualista, interesado, calculador y
¿xq me miras tan fijamente?

- ¿Desde cuando llevas gafas?- pregunto el chico, xq si no sabía q la chica con la q iba a casarse tenía problemas de visión puede q si q fuera un egocéntrico.

- No son para ver. - la chica se las quito y solo llevaba la montura. - es q así voy completamente vestida para la ocasión. Q es el deber de toda dama q se precie.

- ¿Q estabas hablando con esos 4 q acaban de irse? - los merodeadores habían aprovechado q estaban distraídos para levantar un tapiz y largarse x uno de esos pasillos q solo ellos conocían.

- Del equipo de Quiditch, y de la beca Dippet.

- Sí, x fin va a expulsar a los pobretones q no merecen estar aquí. - dijo Snape con sereno desprecio.

- Perdona, pero mi amiga Evy no es una pobretona y te aseguro q sí q merece estar aquí. ¡Ves lo insensible q eres! No quiero volver a verte + en la vida. No me llames, no me escribas, no me hables y no intentes buscarme. Jamás. Hasta la boda.



Dicho esto la chica giro 180 grados y se fue corriendo a su sala común. Snape, se quedo al pie de las escaleras bastante deprimido. Había estado buscándolo para arreglar las cosas, xq pese a q el compromiso fue idea de sus padres, él la tenía cierto
cariño. Pero solo un poco. El chico se encogió de hombros, se metió las manos en los bolsillos de su túnica negra y se fue hacia su sala común.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Jueves 13 de septiembre.



Los 4 merodeadores iban subiendo la escalera circular q llevaba a su habitación cuando al pasar x el 4º piso Yeye les llamo desde su habitación. Bueno llamo a uno de ellos.



- Sirius. - dijo como si dijera yuju. - Tengo una carta para ti. - como si fuera Isabel Gemio.

- Yo la cojo. - dijo Remus cuyos reflejos de hombre - lobo eran mejores q los de animago de Sirius. Tomo la carta de las manos de Yeye y subió corriendo las otras escaleras perseguido x su amigo.

- Remus dame la carta. - habían llegado a la habitación. - Quiero leer las dulces palabras de mi amada.

- ¿Tu amada, Sirius? - dijo James q acababa de entrar.

- Pues sí, Prongs. Estoy pura, sincera y genuinamente enamorado de ella. Sé q no conozco su nombre pero ¿q es un nombre? ¿Acaso una rosa si se la llamara de otra forma tendría distinto olor?

- ¿Has vuelto a leer a Shakespeare? - pregunto Peter. A ninguno le impresiono demasiado esa declaración de amor de Sirius. El moreno se declaraba pura, sincera y genuinamente enamorado una media de 3 veces x semana.

- Voy a hacer algo mejor q devolvértela. Voy a leerla en voz alta. Así podrás asimilar mejor el dulce anhelo con el q fueron escritas. - Remus ya había leído parte de la carta y sabía de lo q hablaba.

- Vale. Léelo.

- Bien. ¿Pero te has vuelto catátonico o q? ¿Q es eso de q no me conoces? ¿Y para q me escribes una carta? ¿Para q me crea q me va explotar y me pase 5 días paranoica perdida? Las chorradas q me quieras decir me las dices a la cara.

- ¿Te has dejado algo? ¿No hay un saludo?

- No pero hay una posdata: de nada x el piercing de la barbilla. T lo merecías y así podrás ir a juego con tu adorada Rose. No besos.

- ¿Lo veis? El sentimiento es mutuo. Me ama.

- Padfoot, ¿tu has escuchado lo q acaba de leer Remus? - pregunto James q empezaba a preocuparse x la salud mental de su amigo.

- Sí. Tiene celos de Rose cosa q no pasaría sino sintiera algo x mi. El resto de la carta no es + q una forma de ocultar sus sentimientos. - los 3 chicos le miraban como si hubiera ganado un premio o algo así. - es q he estado leyendo un libro de sicología.

- Ah. - contestaron los 4 a la vez.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Sala común de Griffindorf. Lunes 24 de septiembre, 00:15 (hora zulú)



James se despertó de aquella maldita pesadilla q le volvía loco. La muerte de su padre a manos de Voldemort. Él era uno de los pocos q se atrevía a llamarle x su nombre, junto a sus amigos Sirius y Remus.



La muerte de su padre significo perder al único pariente directo q le quedaba a sus 5 años, ya q su madre murió al darle a luz. No conocía los detalles, Dumbledore prometió decírselo cuando fuera mayor pero de alguna forma tenía una idea global de lo ocurrido: un rayo verde cruzando la oscuridad de la noche, el cuerpo de su padre desplomándose inerte en el suelo y la risa cruel y fría de su asesino. Después de eso, Dumbledore se encargó de q fuera a vivir con unos parientes lejanos Squib en una zona llena de casas de magos, su vecino + próximo resulto ser Sirius.



No podía estar un segundo + en la cama. Se levanto y se fue a la sala común. Esperaba encontrarla sola, pero en uno de los sillones estaba su pelirroja preferida. Se había quedado dormida sobre sus apuntes de Alquimia Avanzada, lo cual era perfectamente lógico. Procurando no despertarla se sentó en un sillón grande y se quedo un momento contemplando las llamas. De pronto un ruido le sobresaltó: el tocho de Alquimia acababa de resbalar al suelo despertando a su dueña.



- ¿Cuánto llevas ahí? - pregunto la joven al verle.

- Un rato. No quería despertarle.

- No hubieras podido xq no estaba durmiendo. Solo descansaba la vista.

- Pues no sabía q la gente roncara mientras descansa la vista.

- ¡Yo no ronco! - la joven se mostró ofendida ante aquella calumnia.

- Sí, lo haces aunq es un ronquido muy mono. - al ver q la chica estaba a nada de estrangularle, decidió admitir la verdad. - vale, no roncas pero te pones muy mona cuando duermes.

- ¿Q te pasa?

- ¿Xq iba a pasarme algo?

- Xq estas en la sala común a las 12 de la noche de un lunes, con un aspecto horrible. Y no lo digo xq lleves el pelo como un erizo despeinado, sino x la cara de muerto. He visto zombies con mucho mejor aspecto.

- ¿Has visto alguna vez un zombie?

- Sí, en el cine. - el chico río la broma, mientras Lily se acomodaba en el sofá junto a él.

- Nunca he ido al cine. - James volvió su atención a las llamas.

- No creo q estés así x eso. - la chica no recibió la menor señal de q el moreno la hubiera oído. - James, sino me contestas te golpeare en la cabeza con este libro horrible.

- Me gusta cuando me llamas James, te hace parecer dulce, tierna, comprensiva
- así era James, x muy machacado q estuviera si había una chica guapa cerca tenía q coquetear con ella. Era algo q le salía natural.

- ¡Potter! - Lily le amenazo con esa palabra.

- Eso esta mejor pensaba q estabas perdiendo tu estilo. No me pasa nada solo he tenido una pesadilla. Pero ya me siento mejor. - Lily hizo un gesto con la boca de q no se creía una palabra, pero James cambio hábilmente de tema. - ¿Cómo pudiste coger Alquimia Avanzada?

- Xq es una gran asignatura. - eso no sería James el q lo negara.- Nicolás Flamel es un gran profesor, y su esposa tb, ella da la Alquimia Básica.

- Pero me han dicho q hay q saber muchas cosas.

- Sí es cierto. - concedió Lily. - en la básica se adquieren conocimientos de biología, química y física de los metales, teorías de enlace en compuestos inorgánicos, filosofía, mitología, pociones y algo de oscurantismo
en la avanzada vamos a aprender bioquímica, farmacología, química inorgánica, química orgánica, algo de medimagia y cuántica.

- ¿Cuántica? ¿Biología? No veo la relación entre ellas y encontrar la piedra filosofal, q es el objetivo de la Alquimia.

- Sí, pero la Piedra filosofal sirve para convertir metales de calidad inferior en oro, así q para eso es necesario saber cómo están hechos los átomos, para eso es la cuántica. Tb sirve para obtener el Elixir de la Vida y como influiría a nivel celular en las personas, x lo q la biología es necesaria. ¿ Tiene q ver con el HDPD?

- ¿El q? ¿Quién? - a James le desconcertó el brusco cambio de tema.

- Tu pesadilla. Tiene q ver con Voldemort.

- Pues sí. ¿Cómo le has llamado antes? HDDP.

- No, HDPD, es decir, hijo de puta demente.

- ¿xq no le llamas siempre x su nombre?

- Acabo de hacerlo.

- Es cierto. Sí, tiene q ver con él. Y con mi padre. - dijo James fijando la mirada en el suelo y sosteniendo la frente con una mano. Noto como Lily le abrazaba x detrás y apoyaba la cabeza en su hombro. No sabía q decir, sus padres no eran la pareja ideal se habían divorciado hacía 2 años. Como x aquel entonces estaba en Hogwarts no la afectó demasiado. Sin embargo si les pasará algo
no podía siquiera imaginar como debía sentirse James.



Liberó los brazos de él y con la mano derecha le obligo a levantar la cara del suelo mientras con la izquierda trataba inútilmente de alisarle el pelo. Le miro a los ojos, no llevaba las gafas x lo q podía apreciarse sus largas pestañas. James tenía unos ojos preciosos, a ella le recordaban a los de Bambi, el cervatillo de Disney, q x cierto era su peli favorita. Antes de darse cuenta muy bien de lo q hacía apoyo la mano izquierda en la nuca del chico y le empujo hacia ella para besarle.



Fue un acto impulsivo y estúpido, en cuanto recupero un poco el control se dio cuenta de ello. Claro q para entonces, estaban en el suelo, ella ya le había arrancado la parte de arriba del pijama y él estaba encima de ella, y en ningún momento habían separado sus labios + q lo mínimo para tomar aire.



- ¿Pero q coño crees q haces pervertido? - dijo mientras le empujaba y se alejaba de él. Menos mal q ella aún llevaba todo puesto.

- ¿Cómo q q hago? Pero si eres tú la q me ha besado.

- No cambies de tema, Potter y no me busques excusas. Ya te dije q te odio y no quiero volver a verte en mi vida. - la frase hubiera sido mucho + creíble si la chica hubiera sido capaz de apartar la mirada de los abdominales de él. - ¡y tápate! - el chico obediente empezó a ponerse la camiseta.- Hay no Potter. Un poco + abajo. - Ante este comentario James hizo algo q no hacía desde los 11 años: se puso rojo como un tomate, al tiempo q se tapaba la entrepierna con la camiseta.

- ¿Se puede saber q te he hecho para q te pongas así?

- Sabes perfectamente lo q me has hecho. - la chica recogió su libro del suelo, y se fue a su habitación sin decir ni una palabra +.



Un poco + tarde, Remus despertó a Sirius alertado x un ruido en el baño. Los 2 chicos decidieron ir a investigar:



- ¿Quién anda duchándose a estas horas? - dijo Remus amenazante.

- Soy yo.- dijo una voz debajo del chorro de agua.

- ¿Marta Sánchez? - dijo Sirius, despertando de golpe ante la idea de q hubiera una tía buena desnuda en una de sus duchas.

- NO, James.

- Prongs, el agua debe estar helada. Te ponemos la caliente. - dijo Remus.

- No, no hace falta q os molestéis.

- ¿Pero no ves q te puedes resfriar? - insistió Remus en plan madre.

- No me resfrío. Idos a la cama.

- Un sueño erótico. - dijo Peter, le habían entrado ganas de mear y cuando fue al baño se encontró con la reunión. - a mi tb me pasa.

- ¡Ahaaa! - dijeron el licántropo y el animago a la vez. - Vamos a la cama.

- Eso idos venga.



Al fin Remus & Sirius se acostaron; Peter meó y luego tb se acostó; James se seco, se vistió, se acostó y soñó
con cierta pelirroja loca. X supuesto al día siguiente tuvo q volver a ducharse con agua fría.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Al día siguiente, martes, Lily iba x los pasillos rumbo a su primera clase q era Alquimia Avanzada. James no fue el único q tuvo q ducharse con agua fría la otra noche, aunq ella procuro no mojarse el pelo y sus compañeras no fueron a molestarla cuando dijo q iba a ducharse.



Iba a tener q hacer algo drástico xq sino iba a acabar con camisa de fuerza, pensaba mientras caminaba x el pasillo. Xq ella odiaba a Potter, ya q era el chico + arrogante, imbécil, superficial, engreído, egoísta, guapo, con los ojos + bonitos, el mejor cuerpo
NO. Tranquila. Lily le odias. Pero si le odiaba
¿cómo explicar lo de anoche? Xq le vio tan hundido q quería ser amable. Solo eso. Eso y una pocas hormonas. Pero nada +. Tal vez le deseara un poquito. (NdA: ¿un poquito? La negación tb es un arte.) ¡Eso era! Deseo. Cuanto antes lo admitiera, antes lo olvidaría y antes encontraría algún otro al q desear.



- ¡Lily! - la llamó un chico desde el pasillo.

- ¡Ed! - la joven le dedicó una amable sonrisa a Eduard McKinnons, su compañero de prácticas de Alquimia. Era lo opuesto literal a Potter: Rubio platino, ojos grises muy claros de pestañas cortas, muy pálido y con una visión perfecta. Si Potter fuera un animago sería un ciervo, si Ed lo fuera sería un cisne blanco. - ¿Te ha salido un método para poder destilar el compuesto en menos de una hora? Yo he sido incapaz.

- Lily relájate. Aún no llevamos un mes de curso y ya estas agobiada. Se me ocurrió q podríamos hacerlo a presión reducida. Eso disminuirá el Punto de ebullición del producto. ¿Q opinas? - la pelirroja lo pensó un segundo.

- Si eso funcionará.



Aquel día les tocaba clase práctica, a cada pareja se le había planteado un problema de método q debían resolver en una hora. Debía exponerla al profesor y si a él le gustaba les dejaba hacerlo. La idea de Ed resulto ser la adecuada así q se pusieron a ello. Lily estuvo observando al chico de reojo toda la hora y decidió q era un ejemplar aprovechable. En cuanto olvidara a Potter iría a x Ed.



Claro q no podría olvidar a Potter si se lo encontraba en todas las clases mirándola con esos ojitos de Bambi q acaba de perder a su madre, como paso toda la maldita clase de Herbología, la de Transformaciones y en DCAO. En esa última la había vuelto ya tan loca q le daban unas ganas enormes de arrancarle la ropa salvajemente
para estrangularle con ella. (NdA: no se lo cree ni ella q era para eso.) Tenía q lograr q Potter la odiara para así poder odiarle ella en paz.



Mientras estaba en francés a última hora del día, se le ocurrió la idea. Podía librarse de Potter y de paso vengarse x lo q la hizo el año anterior y q él sabía perfectamente lo q era x muy despistado q se hiciera. Era una idea atrevida, innovadora y algo loca. Una genialidad. Si vengarte es un arte, aquella venganza iba a ser una de las obras cumbres del género.



Iba ultimando los detalles x el pasillo cuando de pronto noto como si la hubieran lanzado un cubo de agua helada.



- Bien, ¿quién ha sido el gracioso q me ha tirado un cubo de agua encima?

- No soy un cubo de agua. - sollozó una voz espectral.- Soy un fantasma. Venga. Vamos a reírnos de la pobre Mirtle q no tiene temperatura corporal. ¿Aunq como voy a tener temperatura corporal sino tengo cuerpo?

- Lo siento Mirtle, es q pensaba en mis cosas y no me di cuenta de q estabas delante de mí. X eso he chocado contigo. Mira el lado positivo si tuvieras cuerpo las 2 estabamos en el suelo. - Lily empezó a arrepentirse de esas palabras en cuanto la fantasma abrió la boca. Mirtle no había asimilado su muerte muy bien, y ad+ tenía serios problemas de autoestima. X eso Dumbledore contrato los servicios de un sicólogo 4 años antes. X los problemas de autoestima de Mirtle no hizo mucho, pero x los sexuales de McGonagall sí. Eran pareja desde entonces y tenían una hija de 3 años.

- ¿Crees q eso es una cosa buena? Es q mi sicólogo me ha pedido q busque 7 cosas buenas de ser fantasma. A lo mejor debo decir eso. - x lo visto había vuelto a terapia.

- Sí, ponlo en la lista.

- Bien. - de su túnica fantasma, saco un pergamino fantasma y empezó a escribir con una pluma fantasma. Lily la tenía cierto cariño ya q fue la primera fantasma q vio en su vida. - T buscaba. Tienes q venir a mi baño. X favor.

- Vamos. - dijo la pelirroja constatando x la mirada de Mirtle q se trataba de algo importante.



Llegaron a los siempre inundados dominios de Mirtle, los lavabos de las chicas del 2º piso. De uno de los retretes salía un sonido de llanto, en aquel lugar no sería muy sorprendente de no ser xq Mirtle estaba al lado de Lily y no llorando precisamente. Lily miro a la fantasma, q le indico la 3ª puerta desde la pared. Lily gritó:



- ¡Alohomora! - inmediatamente la puerta del retrete se abrió revelando a una Bell q lloraba a moco tendido. Cuando la vio todos los geniales planes de venganza contra Potter se esfumaron. Estaba sentada en la tapa del inodoro, con su precioso cabello rubio tapando su cara, las piernas estaban dobladas de forma q los pies estaban apoyados en la tapa, la espalda la tenía apoyada en la pared.



Lily logró hacerse un hueco junto a su amiga en la tapa, y la abrazo. La rubia respondió al abrazo apoyando la frente en el hombro de la pelirroja.



- Mirtle, gracias x avisarme. - dijo Lily con suavidad. - ¿podrías encontrar a Joy y a Evy y decirlas q vengan aquí?

- Iba a hacerlo ahora. - la chica se fue atravesando el suelo hacia la planta inferior.

- ¿Q ha pasado, cielo? - dijo Lily con su tono + dulce cuando se quedaron solas.

- Q tu tenías razón, y yo no. - respondió Bell entre sollozos.

- Hubiera preferido no tenerla. - contestó Lily al cabo de un rato con ese tono suave.

- Lo sé. - y Bell empezó a sollozar con + fuerza.





Y aquí se acaba este capi. Sé q no lo dejo muy bien pero si me meto con lo q sigue no acabo nunca. Así q prometo en compensación escribir pronto el 3º.



Un avance de ese tercer capítulo titulado Tanto Piii para tan poca piii:

- Mirtle encontrara a Evy & Joy, y entre las 3 intentarán animar a Bell.

- Nos enteraremos de xq esta llorando Bell, aunq creo q ya lo sabéis.

- Conoceremos a Leticia & Anya de una vez.

- Nuestras chicas tendrán una nueva aliada para sus futuras venganzas.

- Sirius, se enterara al fin, de quien es su dulce amada.

- Lo anterior no será xq Remus se apiade de él y se lo diga o xq James le ponga un rótulo luminoso ni nada.

- James estará constipado, tal y como dijo Remus.

- Alguien le partirá la cara a Lochkart. Adivinad quien.



Espero q este 2º capi os haya gustado y q me digáis lo q pensáis en mi libro de visitas. Xfita.



Muchos besos para todos.



Carla_Grey.


Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el tercer capítulo de esta nueva producción:


CAPÍTULO 3: TANTO PIII PARA TAN POCA PIII


- Entonces me entero de q el muy capullo de Dedalus se ha pasado todo el verano tirándose a esa perra de Britany Bristol. ¡X favor! Si pesa 6 kilos, mide 120 cm y no tiene curvas. ¡Voy a arrancarle las pelotas y hacérselas comer en la cena! Pero lo llevo muy bien. - Doris Crockford les contaba a Yeye, Misi & Evy todos los pormenores de su última y definitiva ruptura con Dedalus Diggie. Estaban en lo q en su día fue un patio de armas.

- Entonces el Zn se oxida a Zn (II), x tanto aquí van 2 electrones.

- Para colmo lleva a ese bicho palo al aniversario de bodas de mis padres. Delante de todos mis amigos. No sabéis lo humillada q me sentí. Pero lo llevo muy bien.

- Y si el sulfúrico se reduce a sulfuroso, solo gasta un electrón.

- Todos me señalaban y decían, mírala es demasiado gorda como para retener a un hombre. ¡X favor ante esa chica hasta el palo de una escoba sería gordo! Pero lo llevo muy bien. - La chica no estaba gorda, pero tampoco delgada. Tenía el pelo de color nuez y los ojos de color marrón oscuro.

- Entonces multiplico x 2 la semirreacción del ácido
¡y ya esta! Creo. Lo repasaré.

- En serio voy a matarlos. A los 2. Luego pondré sus cabezas adornando mi chimenea. Pero lo llevo muy bien. ¿De q coño esta hablando Evy?

- De sus deberes de Alquimia. - le informó Yeye. - ya sabes q si una asignatura es complicada Evy la cursa.

- ¿xq cogiste eso? - pregunto Misi a Evy q en ese momento terminaba sus deberes.

- X 3 razones: 1) Lily me dijo q era una gran asignatura, cosa q es cierta; 2) cuando logras hacer los ejercicios te sientes inteligente; 3) para impresionar a mi amor.

- ¡Vaya! No sabía q a Black le interesara la Alquimia.

- Doris, no me refería a Black sino a Dumbledore. Él ayudó a Flamel en sus investigaciones.

- Aún sigues con esa tontería.

- No es una tontería Misi. Me gusta Dumbledore, odio a Black. ¿Cómo tengo q explicarlo?

- Tranquila, te creemos. - Yeye la dio unas palmaditas en la mano, como diciendo tú sigue negando la realidad. - Si has acabado ya, ven y enséñale tus uñas a Misi. Ella las lleva perfectas. - dijo Yeye q había empezado con el cambio de imagen de Misi x las uñas.

- No son perfectas. Tengo las manos muy pequeñas y los dedos muy finos. Mis uñas son muy chiquitinas. - dijo mientras las mostraba. Era cierto. Tenía las manos pequeñas y sus uñas estrechas, las llevaba un poco + largas q el dedo. Se parecía mucho a las de un gato cuando las tiene retraídas. El esmalte era de un color q variaba según la luz.

- Mira las mías. - dijo Doris. Ella las llevaba como la Dama Mortal de X-men 2.

- Prefiero las de Evy. ¿Tienes ese color?

- Cariño, no pensaba ponerte otro.

- ¡Aquí estas Evy!- dijo Mirtle saliendo de una pared. - Tienes q ir a mi baño. Es Bell.- Cuando Mirtle pronunció esas palabras, Evy se imagino lo q había pasado.

- Voy para allá. Joy debe de estar camino del campo de Quiditch para entrenar. Doris, Yeye ¿os importa ir a x ella?

- Cuenta con nosotros.

- Yo voy contigo. - dijo Misi. - Bell tb es mi amiga. - Evy solo asintió con una dulce sonrisa.



Misi y ella se dirigieron al baño junto a Mirtle mientras Yeye & Doris iban a buscar a Joy.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Joy iba camino del campo de Quiditch, dado q iba para entrenar iba vestida para la ocasión con un top rojo y unos pantalones de chandal rojos y el pelo sujeto con una cinta de color rojo.



- Estas impresionante. - dijo una de las 3 voces + desagradables de la escuela. Pertenecía a McNair, un chico robusto, de pelo y ojos oscuros al q solo le faltaba un bigote para ser la viva imagen de Charlot en el Gran Dictador. Pero el aspecto físico no es lo importante, sino el interior de las personas. McNair era un capullo integral de encefalograma plano y + machista q un anuncio de AXE FOR MEN. - ¡Lástima q estés prometida con ese idiota de Snape!

- Severus no es idiota. - pese a q McNair era de Slytherin igual q Snape, no eran lo q se dice amigos.

- Tu siempre defiendes a los tuyos. X eso es q te quiero.

- Tu no me quieres a mí, sino al dinero de mi padre, mejor dicho de mi bisabuelo.- el bisabuelo de Joy invento una cosa q se utilizaba como equilibrador en todas las escobas voladoras. Luego su abuelo fundo una empresa, y su padre consiguió q fuera una de las + prósperas del mundo mágico.

- Eso forma parte de tu atractivo al igual q otros atributos. - dijo fijando sus asquerosos ojos en su abundante pecho.

- Eres un cerdo. - la chica dio x terminada la conversación.

- Puede pero tú estas en deuda conmigo. X cierto incidente ocurrido en 1º.

- Querrás decir accidente. Ad+ tú empezaste la pelea, llamando maricón a Dalton.

- Lo es. Vamos, olvida al pelo grasiento y pasemos un buen rato tu y yo. Te aseguro q soy mucho mejor amante q él. ¿Q te hace tanta gracia?

- Nada, nada. XD, XD, XD.

- ¡Joy! - gritaron Doris & Yeye x el pasillo. - Bell tiene un problema grave de vestuario.

- Tengo q irme. Vuelve a acercarte a mí y esta vez no será un accidente. - la chica se volvió y se fue con sus amigos ignorando la mirada de McNair q le prometía una cruel venganza. + tarde cuando no hubiera testigos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



Mientras tanto en el baño Lily había conseguido q Bell saliera del retrete y estaba sentada en uno de los lavabos. Lily trataba de mojar un pañuelo para lavarle la cara, pero el maldito grifo, q tenía una serpiente diminuta dibujada, no soltaba gota.



- Ese grifo nunca ha funcionado.

- ¡Mirtle! Casi me da un infarto del susto.

- ¡Xq soy una fantasma fea y horrible! (;_;)

- No xq has parecido a su lado de repente. - dijo Evy, q acababa de entrar junto a Misi, con una sonrisa breve. Luego se sentó al lado de Bell. - ¿cómo estas, cariño? - la rubia contesto con un monosílabo + incomprensible aún q el Parsel, Evy miró a Lily preocupada.

- ¡Ya estoy aquí! ¡ No os preocupéis ha llegado el alma de la fiesta! ¿Bell? Vamos, corazón, la moda no hay q tomarla tan en serio. - dijo Joy cuya alegría se desvaneció al ver el estado de Bell.

- ¿Moda? - dijo Misi. - ¡Bell no esta sí x eso! Es x su padre, Horatio Figg, jefe de los aurores de elite. Han sufrido un atentado.

- ¿Q? - dijeron Lily & Bell.

- No es x tu padre. - afirmo Evy al ver q Bell no sabía nada de esa paranoia q se habían inventado ella y Misi x el pasillo. - entonces
¿estas embarazada?

- ¿De Lochkart? - Yeye entró en ese momento en el baño, hasta entonces estuvo fuera x respeto, pero con la oreja pegada a la puerta, sin embargo esa información era demasiado importante como para permanecer ajeno a ella. - Esto empieza a parecerse a la Semilla del Diablo.

- No esta embarazada.

- ¿Cómo lo sabes, Mirtle? - pregunto Doris.

- Xq los fantasmas sabemos cuando una vida comienza y una vida acaba. ¿Creéis q eso es una ventaja de ser fantasma? - antes de q los d+ contestarán la chica fantasmal, metió su fantasmal mano en su fantasmal túnica para sacar una pluma y un pergamino fantasmal y escribir una ventaja de ser fantasma.

- Si no es un problema de vestuario, ni es x su padre, ni esta embarazada
¿xq esta aquí llorando? - dijo Joy. Ella, Evy, Yeye, Doris & Misi habían formado un círculo en el q se debatía la causa del ataque depresivo de Bell.

- A lo mejor si dejáis de decir tonterías un momento ella misma nos lo cuenta. - intervino Lily q no se había unido al círculo, pero q tb pensaba q Bell lloraba x lo de su padre. Todos se sentaron en el suelo empapado, menos Joy & Yeye q lo hicieron en los lavabos contiguos a los de Bell y Mirtle q se quedo flotando en el baño, anotando el poder levitar como otra ventaja.

- Pues tiene q ver con Lochkart. - Sus 3 amigas íntimas intercambiaron miradas al notar q ya no era Gyl.- Desde q volvimos a Hogwarts ha estado dándome esquinazo. Al principio pensaba q era xq estaba agobiado con todas sus fans y eso, q cuando lleváramos un par de semanas aquí todo sería como cuando empezamos a salir. Pero no. - al decir esto una lágrimas empezaron a resbalar x la cara de la chica.

- Toma mi pañuelo - dijo Yeye, galantemente.

- Gracias. - la chica se secó las lagrimas y continuó.- pues este mediodía he ido hablar con él. Cuando le he encontrado estaba con Anya, como no había manera de q se fuera, pues he tenido q hablar con él delante de ella. Cuando le he preguntado q clase de relación llevábamos, él me ha dicho q no teníamos una relación x habernos acostado una vez. Q el sexo, a veces simplemente es algo q ocurre entre 2 personas, xq sí. Sin ataduras. Ad+ dice q él no se comprometerá con nadie hasta q no libre al mundo de todas las fuerzas oscuras. ¿A q huele tu pañuelo, Yeye?

- A Loewe.

- Vaya. En fin q no estabamos saliendo q todo han sido paranoias mías. Para colmo Anya no ha tardado ni un medio minuto en contárselo a todas las chicas de nuestra casa q se han cruzado en su camino.

- ¡Q perra! - dijeron todas a la vez.

- Pero eso no es lo peor. Lo peor es q le he pedido perdón a Lochkart x malinterpretarle. En la historia q Anya va contando, yo le suplique a Lochkart q se acostara conmigo una vez +. Me esta dejando como una arrastrada sin el menor atisbo de amor propio. ¡Soy tan desgraciada!

- Perdona, para desgraciada yo. - Dijo Joy. - Severus, mi prometido no confía en mi y para colmo esta totalmente obsesionado con Lily, a la q no guardo el menor rencor x ello. Su enemigo de Slytherin, McNair, acaba de proponerme relaciones sexuales con ese toque tan sutil q le caracteriza.

- ¿McNair, el capullo egocéntrico
- dijo Misi.

-
Q maltrata a los animales
- dijo Bell.

-
Misógino & machista
- añadió Lily.

-
Con la cabeza hueca
- aporto Doris.

-
Insensible
- colaboró Mirtle.

-
homófobo monotestículo
- contribuyó Yeye.

- Y con pinta de eyaculador precoz? - concluyó Evy.

- El mismo. - confirmó Joy.

- ¡Q asco! - gritaron los d+ todas a una.

- Aún así, a desgraciada os ganó. - informó Doris. - Mi novio acaba de dejarme x un bicho palo, con una neurona haciendo eco en su cerebro, q yo misma le presente y q llevó a la cena de aniversario de bodas de mis padres. Luego se fueron a follar con una Mousse de chocolate q yo misma les prepare. En mi cama. Pero lo llevo muy bien.

- ¿Pero queréis dejar de delirar? - grito Mirtle. - yo estaba llorando hace casi 40 años en este mismo baño, cuando salí
y me morí. Virgen. Ni siquiera bese a un chico. Nadie me extrañó y tardaron horas en encontrar mi cadáver. Para colmo el ministerio me prohibió molestar a Olive Hornby, q era lo único q me animaba un poco. En resumen: yo soy la reina de las desgracias. No podéis venir aquí con unas pocas relaciones sentimentales fracasadas y pretender robarme el puesto.

- Mirtle, tiene razón. Ni siquiera sabe q fue lo q la mató. - dijo Yeye.

- Pues según lo q leí en unos de eso horribles libros sobre serpientes gigantes podría ser un basilisco. - comentó Evy

- ¿Xq iba a haber un basilisco en Hogwarts? - dijo Bell.

- Podría ser alguna mascota interesante de Hagrid; el monstruo de la cámara de los secretos si es q existe; Alguien podría haberlo comprado de huevo y al ver lo q era la tiró x el vater, haciendo q el animal se desarrollara en las tuberías, como los cocodrilos de la leyenda urbana
¡yo q sé! - dijo Evy.

- ¿Estas mejor, cielo? - Lily se puso en cuclillas apoyándose en las rodillas de su amiga, quedando de espaldas a la puerta.

- No. Me había hecho esperanzas y ahora
moriré sola, tal y como dice la profesora de adivinación, y mi cadáver será devorado x mis propios gatos.

- ¡No digas chorradas! Esa mujer no ha hecho una profecía exacta en su vida. Es + si te ha dicho eso, tus probabilidades de casarte y tener familia numerosa acaban de crecer exponencialmente.

- Lochkart me ha dejado x todos y cada uno de mis defectos.

- Los defectos no son tuyos sino de él. ¡Tanto gilipollas para tan poca polla! - justo cuando exclamo esto se fijo en q Misi le hacía una discreta señal como para q se girara. La pelirroja lo hizo y se encontró a
Albus Dumbledore. - Eso es lo q la mayoría de las personas piensa sobre Rocky, pero se equivocan. Esa peli es un claro ejemplo del efecto castrante q ha ejercido sobre el sexo contrario el descubrimiento de la vida sedentaria. ¡Director! estabamos aquí debatiendo sobre
algo.

- ¿Ese algo es la ruptura tan cruel q ha sufrido la señorita Figg esta misma tarde?

- Ya se ha enterado usted tb - dijo Bell, al tiempo q le resbalaban las lágrimas de nuevo.

- Srta Figg, las 3 cosas q se mueven a mayor velocidad en el universo conocido son: la luz, un cheque sin fondos y un rumor en Hogwarts. - Dumbledore se sentó al lado de la chica. En el lugar q le cedió Joy. - ¿cómo se encuentra?

- Deprimida, dolida, engañada y humillada.

- Se la pasará. Ignore los rumores. Debe ir con la cabeza bien alta.

- No sé si podré hacerlo.

- Esta bien puede ir a su habitación a cenar. Pero mañana a la hora de la cena la quiero en el Gran Comedor, sin hacer caso de las tonterías q digan los d+. Pero hoy descanse y tome fuerzas. Deje q sus amigas y amigos la cuiden un poco. Las Srtas Crockford y Slayer, podrán ir a su habitación siempre q al menos 2 prefectas estén de acuerdo.

- Lo estamos. - dijeron Joy & Lily.

- Pues bien. Vayan a su habitación les diré a los elfos q manden cena para 2 con bien de chocolate.

- ¿Para 2? - pregunto Yeye - si vamos a ser 8.

- Con lo q les van a preparar para 2 habría para 12.

- Director, ¿podría dispensarme del entrenamiento? Mi amiga me necesita. - en ese momento se aprecio un brillo divertido en los ojos del mago. De su túnica sacó la autorización necesaria para dispensar a Joy de entrenamiento.

- Aquí la tiene, Srta. Turner, desela a su capitán. Pero creo q no debe llevarla usted. ¿Le importaría Srta Vega?

- En absoluto. - repuso Evy rauda & veloz, al tiempo q pensaba q haría cualquier cosa x complacer a su amor.

- Yo la acompañaré - dijo Doris. - Será mejor q no entremos las 2 Huppies a la vez, para q no crean q es una invasión.

- Les diré a los elfos q les lleven sus pijamas y unas camas supletorias. Así podrán dormir ahí.

- Perfecto. - dijeron las 2 Huppies.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Si retrocedemos una hora en el tiempo y nos vamos al campo de Quiditch, nos encontraremos con 4 chicos y 2 chicas muy preocupados x la tardanza de una de sus cazadoras: Joy.



- Tranquilos. - dijo Will. - Yeye la ha metido en la cabeza eso de q llegar tarde esta de moda. Todos sabemos q Joy es una adicta a la moda.

- Ya pero aún así me parece una falta de respeto.- Dijo Virginia Weasly. Los Weasly eran una familia de sangre muy antigua aunq pobre. Los había de 2 tipos: los adictos a la diversión y los adictos a las normas. Virgi pertenecía a esa segunda clase.

- Empezamos sin ella. - dijo James, buscador y capitán del equipo.

- Cuanto antes, x favor. - suplico Sirius, uno de los golpeadores.

- ¿A q tanta prisa? - dijo Isis Prestlie, la recientemente elegida nueva guardiana.

- X ellas. - Remus, el otro golpeador, señalaba a 2 rubias de bote q avanzaban hacia el campo.

- Hola chicos. - Leticia & Anya, las líderes del club de fans de los merodeadores, ad+ de las + cotillas q habían pasado x Hogwarts, con permiso de Rita Sketeer y Berta Jockins. La razón xq ni James, ni Remus ni Sirius saldrían jamás con ellas era muy simple: Una de sus normas exigía q sus citas tuvieran + de 2 neuronas unidas x hilo dental. Aunq Peter no era tan exigente.

- Chicas venid aquí conmigo.

- Vale. Jejeeje. (NdA: Eso es una risa en plan Ana Obregón) - las peliteñidas miraron fijamente a los 4 jugadores.



La ventaja de q tu escuela sea un castillo medieval es q dentro hace frío todo el año, sobre todo en las mazmorras. Pero en los alrededores hacía + calor q en un horno, no digamos ya en el campo de Quiditch. X eso los 4 chicos entrenaban sin camiseta. Esa era la única razón x la q ellas se habían rebajado a interesarse x un deporte propio de magos de segunda clase.



Todo el equipo se puso a entrenar, James se puso a volar x encima de ellos para tener una visión + exacta de la situación de su equipo. Isis era una buena guardiana, pese a ser pequeña era ágil como un mono y Will era un cazador ágil y generoso, no como el anterior al q James tuvo q expulsar del equipo xq no pasaba la Quaffle aunq le fuera la vida en ello. Lo cual estando los golpeadores de Slytherin de x medio ocurría muy a menudo.



De pronto James se fijo en 2 figuras femeninas q se acercaban hacia el campo. Remus se acercó a él. Su vista de hombre lobo era muy aguda, sobre todo si había una chica de x medio. No digamos ya si eran 2.



- Son Vega & Crockford. - le informó.

- Bajemos. Igual esta aquí xq le pasa algo a Joy. Este retraso es demasiado hasta para ella.



La verdad es q las mensajeras llevaban allí unos minutos, antes de q se dieran cuenta de su presencia. En los cuales habían mantenido la sgte conversación:



- ¿Q hacen ahí las peliteñidas? Si sus conocimientos de Quiditch se pueden escribir en el ala izquierda de la snitch dorada en un segundo q este quieta. - dijo Evy con tono mordaz. Esas eran sus enemigas nº 1.

- Creo q para aumentar sus conocimientos de anatomía masculina. - Doris le indico a los atractivos chicos q volaban sin camiseta. - hay q reconocer q tu amo tiene un polvazo.

- ¿Mi amor? 1, 2, 3, 4, 5 y hasta 100 polvazos. Nunca dije q Black no fuera atractivo.

- He dicho tu amo, es decir Will, pero me alegra q empieces a reconocer tus auténticos sentimientos. La verdad nos hace libres. - Doris respondió con una sonrisa al brillo asesino q había aparecido en los ojos de gata de su amiga. - vamos a hablar con Potter, viene hacia aquí.



Entre tanto, en el cielo:



- ¡Pero si esta hay mi amada! - dijo Sirius al reconocer a la chica q iba con Doris.

- ¿Te gusta Evy? Pero si te has pasado la vida jodiéndola, en el mal sentido. - dijo Virgi. - cuanto + conozco a los hombres + quiero a mi consolador. - y se fue volando.

- Esa chica no puede ser Vega. Bajaré a verla + de cerca. - dijo Sirius para sí.



- Vega, ¿le ha pasado algo a Turner? ¡ATCHUS!

- ¡Salud! - contesto Evy. - no puede venir. Aquí tienes una carta de Dumbledore donde lo explica.

- Vaya. ¿Esta bien Bell? - dijo James después de leer la carta. - ¡ATCHUS!

- Ya te has constipado. Esto es lo q pasa x andar dándote duchas frías a media noche.

- Sí mami, es decir, Remus.

- ¿S ducho anoche con agua fría? - le pregunto Evy a Remus ya q James estaba ocupado sonándose la nariz. Cuando el chico asintió, Evy esbozó una sonrisa astuta- interesante.

- ¿Q es interesante, Vega? Supongo q mi presencia. - Remus se sorprendió al ver q Sirius era la persona q había llamado a la chica x su apellido. ¡X fin había caído! La joven empezó a mover la cabeza de arriba abajo, lo q quería decir Sí.

- No. - respondió Evy sin dudar. - Me parece interesante q vuestro amigo se diera una ducha fría justo la misma noche q una de mis amigas prefectas. Tb me parece interesante q hayas dejado la estupidez esa de q no sabes quien soy.

- Debemos suponer q tu amiga prefecta es Lily. - Aseguro Sirius. La joven sonrió. No se lo diría. No necesitaba hacerlo. Pese a q no eran amigos, no eran enemigos. Eran adversarios, de momento.

- ¿Efta dien Bell? - dijo James q ya sonaba taponado.

- ¿Q le pasa a Bell? - dijo Remus preocupado.

- Una pequeña depresión. Nada serio. Pero preferimos estar hoy todas a su lado para q este en forma cuanto antes.

- Eso esperamos. Aunq algunos + q otros. - Sirius cogió a Remus de uno de los hombros. Esa era una pequeña venganza x no decirle quien era esa chica. Aunq si se lo hubiera dicho no le hubiese creído.

- Se lo diré. - hubo un momento de silencio en el q Evy realizó un esfuerzo sobrehumano para no mirar los pectorales de los 3 chicos q había a su alrededor. Como vio q no iba a aguantar mucho, decidió q lo mejor era largarse. - será mejor q me largue. ¡Doris, vámonos! - su amiga había ido a tontear con Will. Pero cuando oyó el grito de Evy decidió q lo mejor era irse, antes de q hiciera alguna estupidez.



Entre tanto en la grada.



- Turner debe estar enferma. - comento Peter. - x eso han venido 2 de sus amigas.

- No es Turner es Figg. - dijo Leticia. - ¿no sabes lo q ha pasado?

- No. - Peter era un cotilla. - Contadme.



Las 2 arpías miserables, le contaron como estando las 2 presentes, Figg, había amenazado a Lochkart con decirle a todo el mundo q el hijo q esperaba era de él a menos q se casará con él. Peter se lo creyó todo.



Paralelamente a esta conversación, Will, Remus & Sirius observaban irse a Evy & Doris, el pobre James no veía nada + q el pañuelo con el q se sonaba la nariz de nuevo. La razón de q observaran eso embobados era q las túnicas negras q llevaban las chicas estaban mojadas x el suelo del baño y se las pegaban a las piernas revelando, al pegarse al cuerpo de ambas, lo q en teoría deberían ocultar.



- ¡ATCHIS! - estornudo James.

- Vale - dijo Remus. - Se acabó el entrenamiento.

- Efo defo decirlo yo. - se quejo James.

- No. Lo q tu debes hacer es irte a la cama y curarte ese resfriado.

- No eftoy enfermo. Eftoy Diend.

- Cuando dices Bien como si fuera Diend es q no estas Bien. - comento Will.

- Eso no es estar enfermo. - James nunca daba fácilmente su brazo a torcer.

- Eso mi pequeño Sparry, es lo q pasa cuando uno se va x ahí con una chica, sin decir nada a sus amigos y las cosas no van como uno espera y tienes q pegarte una ducha fría a medianoche. - dijo Sirius con una sonrisa picarona.

- Si, mira q yo te dije q te daba el agua caliente. Pero no
no era necesario. Ahora si q me vas a hacer caso. Damos x finalizado el entrenamiento, tú te vas a la cama, Will te consigue un termómetro, Sirius va a x algo de leche caliente con miel a la cocina y yo te preparo un baño caliente. No admito un no así q vámonos.

- Dale. - Era raro q Remus se pusiera a dar órdenes en plan general o madre. No le costaba nada contentarle y dejar q le mimaran un poco. Q le mimaran. Idea interesante. - pero fi le decif a Efans lo enfermo q eftoy. Como tiene un poco la culpa igual fe apiada de mí.

- Doris me ha invitado a la habitación de las chicas. Se lo dejaré caer. - comento Will.

- ¿Vas a ir a la habitación de las chicas? - Sirius uso un tono q era parte incredulidad, parte admiración y parte envidia ya q de ellos solo James había estado allí.

- En realidad no es la primera vez. Algún día os diré mi secreto. - Will les guiñó un ojo y se fue a x un termómetro.



Un poco + tarde, James estaba acostado en la cama, se había dado un baño caliente y esperaba, con cara de niño enfermo q Lily apareciera x allí. Remus le había puesto el termómetro hacía un rato y ahora estaba consultando un libro de Medimagia.



Peter les había contado la historia surrealista q le habían contado las peliteñidas. Ni James ni Sirius habían creído una palabra, en cuanto a Remus había experimentado la necesidad de golpear la pared con el puño. X eso el enfermero de James llevaba la mano derecha vendada y lo q buscaba en el libro era un conjuro para frenar la hinchazón del golpe.



James, no lo creía de Bell xq la conocía desde q eran pequeños. Como recordáis tras la muerte de su padre se fue a vivir con unos parientes lejanos Squib, los Fletcher. Los Black eran sus vecinos. Pero no eran los únicos magos q vivían x allí. Tb estaban los McKinnons, los Malfoy, los Crabbe, los Goyle, los Snape
y los Figg.



La pobre Bell era una de las pocas chicas q vivía x allí, y entre todos la tenían harta. Unos pasaban de ella xq era niña y las niñas no molan, otros xq su madre era de origen Muggle, otros xq era muy alta para ser una niña y eso no era normal
pero eso no les importaba a James & Sirius. Para ellos lo + importante es q su cara angelical la convertía en la candidata ideal para llevarles bromas a chicos como Lucius y sus guardaespaldas.



Ad+ la madre de Bell, era una gran cocinera y siempre se podía contar con galletas de chocolate para merendar en su casa. Bell y su madre pasaban mucho tiempo solas xq el padre de Bell, al igual q el de Sirius era auror, lo cual implicaba q se iban a misiones secretas muy arriesgadas y valientes. Esa clase de misiones suelen premiarse con una Orden de Merlín de primera clase
póstuma. A la madre de Sirius q se casó x un pacto de familia le daba igual ese detallito pero la de Bell, q se casó x amor, no respiraba hasta q no tenía su marido en casa. Bell & Sirius vivían en un perpetuo estado de ansiedad cuando sus padres estaban en misiones. James entendía esa sensación x eso procuraba distraerles con alguna de sus ideas geniales.





En agosto del año 1968 se mudó al barrio la familia Turner, para gran escándalo de los vecinos, ya q eran lo q se llamaba nuevos ricos. En aquel mundo no bastaba con ser de sangre limpia, sino q tu dinero tenían q haberlo ganado tus antepasados, no tus padres. O peor aún: tú mismo. Como era el caso de Charles Turner. Q había ganado millones ampliando su empresa al extranjero e invirtiendo en un nuevo campo con mucho futuro: la cosmética. Ese hombre tenía una hija un año menor q ellos, Joy, pero q enseguida se convirtió en una + del grupo. Ad+ siempre tenía escobas nuevas en fase experimental para jugar al Quiditch. Solo hubo un problema: el padre de Joy quería q ella tuviera lo mejor q él pudiera comprar con dinero para su hija. X eso había concertado el matrimonio con el hijo menor de los Snape, Severus, con el q los chicos no se llevaban muy bien, x mucho q Joy dijera q no era tan malo como ellos pensaban.



El año q ellos entraron en Hogwarts, el padre de Bell fue nombrado líder de una fuerza especial de aurores, lo cual significaba q ya no haría + viajes a esas misiones suicidas, pero como desventaja le ponía en el centro de todos los ataques q Voldemort pudiera hacer. En su grupo estaba el padre de Sirius, Alastor Moody, Frank Logbottom, Lucy Diamond, Mundungus Fletcher
Desde entonces cada vez q Bell veía una lechuza negra del ministerio volando hacia ella empezaba a pensar lo peor. Aparte de eso, Lily se convirtió en el mejor apoyó de la rubia, tenía un rostro q era la viva imagen de la serenidad y era una chica muy equilibrada y dulce, al menos eso pensaban todos. El puñetazo q le dio a Leticia así como otras anécdotas contradecían esa teoría.



James recordó las vacaciones del año 1970, cuando Bell le invito a Lily a pasar las vacaciones en su casa. Solo estaban ellos 4, Joy y Peter, ya q Remus no pudo ir xq había luna llena, aunq eso no lo supieron hasta + adelante. Sirius; James y Peter estaban jugando a una guerra de barro, las chicas no quisieron jugar, ya q como dijo Peter, ellas no estaban echas para esos juegos tan brutales, son solo caras bonitas. Justo cuando James se proclamaba vencedor de la guerra, una bola de barro le impacto en la cara. Se volvió para increpar al niño q le había disparado y se encontró con
Lily, mostrando una de sus sonrisas triunfales q hacían q estuviera tan guapa, y dijo:



- Como veis algunas somos + q una cara bonita. - tras lanzar una mirada de superioridad a los asombrados chicos se fue con sus amigas.



Ahora q lo pensaba ese día marcó un antes y un después en sus relaciones. Para empezar Bell dejo de ir tanto con ellos xq no le caía muy bien Peter; Joy empezó a estar pendiente de su prometido, aunq se reboto con él antes de la selección y le pidió al sombrero q la pusiera en Griffindorf; y Lily, bueno James comprendió algo: Pobres de los q no se arrodillaban ante ese cuerpo y esa cara bonita.



- James, James. Nada lleva así un buen rato. Empiezo a preocuparme. - Remus sacudía a James q se había quedado dormido y no había manera de despertarle. - deberíamos avisar a la enfermera.

- Ni hablar, esta la madre de Lochkart, es capaz de perderle alguna parte del cuerpo importante y no curarle. Tranquilo esto le despertará. - Sirius se aplico un hechizo para alterar su voz, y con la de la profesora Hooch, q arbitraba los partidos, gritó. - ¡James voy a soltar la Snitch!

- ¡Ya es mía! - grito James casi instantáneamente.

- Lo ves como esta bien. Prongs, te he traído una sopa y un vaso de leche caliente con miel. Deberías ver el banquete q están preparando los elfos a base de chocolate, para 20 personas al menos.

- ¿Ha venido Lily?

- No, estará atendiendo el ataque de locura de Figg. - dijo Peter con aire de entendido.

- Bell, no ha tenido un ataque de locura. Solo uno transitorio de mal gusto. - dijo Remus. Sirius q se había acercado a quitarle el termómetro a James le lanzó una mirada divertida. De común acuerdo, ambos habían decidido q pasara lo q pasara Bell era su amiga y nada +. Remus, x la lealtad q le caracterizaba, se había suscrito a esa doctrina, aunq era un hecho q él estaba enamorado de ella, pero su enfermedad le hacía ser tímido con las chicas q le importaban. Con las otras era tan lanzado como sus 2 amigos.

- Déjalo, Peter. Bueno, Prongs no tienes fiebre. Tomate esta sopa, los elfos le han puesto no sé q y mañana estarás en forma.

- No quiero sopa. - James se cruzó de brazos como un niño pequeño.- Quiero ver a Lily.

- Mañana la verás si eres bueno y te tomas la sopa. Venga Jamsie, una x Lily. - Sirius se sentó en una silla al lado de su amigo y empezó a darle de comer con la cuchara. - esta x tu amigo Sirius, traga. - y le dio otra cucharada. - Esta x el bueno de Remus, traga. Esta x Peter
- y a sí Sirius fue nombrando a todos y cada uno de las personas de la escuela q les caían bien hasta q no quedó una gota de sopa. James le dedicaba una mirada q parecía decir te debo de querer bastante xq aún no te he matado. - ¡ya esta, mañana verás a tu pelirroja! Aunq considero q lo de la mano de Remus, lo de tu resfriado y lo de
lo de
bueno q Peter sea como es, es un castigo de los hados x no haberme dicho q mi ex - amada era Vega.

- ¿Ya no es tú amada? - pregunto Remus divertido. - ¡Q voluble eres, Padfoot!

- Pues claro q no. Eso contradice 2 normas esenciales de nuestro pacto: para empezar es amiga de Bell, lo cual la hace intocable y para terminar aún no tiene 15 años, lo q la hace doblemente intocable.

- Pues yo creo q deberías invitarla al baile. - dijo Remus. - Eso evitara q algún pobre chico inocente acabe con ancas de rana en lugar de piernas.

- ¡Eso lo hice xq ella hizo q una de mis citas echara raíces a 3 cm del sauce boxeador!

- Pues eso. Q si vais juntos igual nadie sale herido.

- Lo pensaré. Tu deberías invitar a Figg. Espero q para Hallowen ya este en forma.

- No sé si lo superara tan pronto. Tampoco sé si me atrevería a ponerle en esa situación. Si ella me rechazara x ser un hombre lobo no sé q haría.

- ¡Figg no te rechazará x eso! En su caso ganarías puntos.

- ¿Creéis q ella esta bien? - intervino James.

- Espero q sí. De lo contrario matamos a Lochkart y de paso yo me convierto en la sonrisa + atractiva de Hogwarts. Como me corresponde.

- ¿Q tiene q ver Lochkart con Lily?

- ¿Hablabas de Lily? - dijeron Remus & Sirius.

- Pues sí. Espero q no este resfriada.

- Supongo q irás al baile con ella. - dijo Peter.

- Me gustaría, pero no sé como hacerlo para q no me rechace.

- Se te ocurrirá algo. Ahora vamos a dormir q mañana empezamos pronto. - dijo Remus. - Prongs si necesitas algo dilo.

- A Lily.

- Algo q realmente necesites y q te podamos conseguir. Como un zumo. - dijo Peter.

- Vale, quiero un zumo.

- ¿De naranja o de limón?- Sirius se dirigió a la puerta para ir a buscar el zumo a la cocina.

- De Lily.

- Buenas noche, James. - dijeron los 3 chicos a la vez con tono de estar hartos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Entre tanto Lily había sido informada, primero x Evy & Doris, y + tarde x Will de la enfermedad de James.



- ¿Y es grave? - pregunto con los ojitos brillantes.

- Es un resfriado. - contesto Doris. - tranquila, nadie se muere ya x eso.

- Eso es lo q me preocupa. - la chica no se sentía culpable, y no iba apiadarse de él x no haber tenido la feliz idea de secarse el pelo antes de acostarse ni de cerrar la ventana.

- Eres muy mala con Potipot, - la regaño Yeye. - el pobre no se lo merece.

- Sí q se lo merece. Claro, como lo 3 lobitos te ponen, los defiendes a muerte.

- ¿Significa eso q no vas a ir al baile con él? - pregunto Doris.

- Aunq fuera el último hombre del universo.

- ¿T importa q vaya yo con él? Pondría tan furioso a Dedalus.

- Claro q no me importa, ¿t importaría a ti vivir sin ojos?

- Indirecta captada. Potipot se mira pero no se toca.

- ¡OJALA ACABARAN JUNTOS LILY & POTIPOT! SERÍA UNA PAREJA ECHA EN EL CIELO PARA ILUMINAR CON SU GRACIA A LOS Q VIVIMOS EN LA TIERRA! - salto Yeye en unos de sus arranques de locura, q todos trataban siempre de ignorar.

- Tiene razón. - dijo Bell, completamente deprimida. - sois almas gemelas, tú y Potter aunq no quieras admitirlo. Yo jamás encontrare a mi alma gemela. Llegue a pensar q era Lochkart. Fijaos lo desesperada q estoy.

- Yo sé q la encontraré algún día. - Joy, carecía de termino medio. O era el optimismo personificado o + catastrofista q Titanic. - lo único q espero es q ese día tenga el valor suficiente como para ser sincera con él y decirle: es q estoy casada. - todos rieron la broma.

- Yo creí haberla encontrado cuando conocí a Dedalus. Nos completábamos tb
- durante un momento una sonrisa soñadora apareció en la cara alargada de Doris. Pero desapareció enseguida. - claro q si lo fuera no me hubiera engañado con la bicho palo. Pero lo llevo muy bien.

- Yo sé q la he encontrado, el problema es q Sam no sabe q me ha encontrado a mí.- Suspiro Misi.

- Yo siempre creí q mi alma gemela era Rose. - dijo Will. - ¿recordáis nuestra primera clase de vuelo?

- ¿Cómo olvidarla? - Evy llevaba un buen rato callada, ya q ella no creía mucho en eso de las almas gemelas. - la profesora Hooch nos dejó solos un momento. Rose se subió a su escoba, empezó a volar y te gritó: ¡Jack estoy volando! Ella es la única q te llama así. No se sujetaba con las manos a la escoba, sino q llevaba los brazos en cruz.

- Recuerdo q mientras volaba, iba cantando una canción, - dijo Yeye. - Era algo así:

Near, Far,
Where ever you are
You are here in mi heart
And mi heart will go on, and on.

Cantaron todos los alumnos de 5º a la vez. Cuando terminaron la estrofa Lily & Bell aplaudieron, aunq les había quedado bastante desafinados.


- Acto seguido, una de las ramas del sauce boxeador la golpeo y la mando directamente al lago. - continuó Evy. - si el calamar no llega a cazarla al vuelo se mata. Pero ella seguía cantando.

- Y de la escoba nunca + se supo. - concluyo Joy. Todos rieron con aquella historia antigua.

- Una duda. - dijo Yeye.

- ¿Dónde? - dijeron todos sus compañeros alarmados, ya q las Dudas eran unos monstruos horribles q nadie querría tener en su habitación.

- Ahora os la digo. ¿Xq tenéis esa mesa rota en un rincón?

- Xq Bell no quiere tirarla. - el tono de Joy indicaba q la discusión era antigua.

- ¿Es q no tienes sentimientos? Si esa mesa pudiera hablar la de historias q contaría. Como el día q pegamos un chicle en el techo y me subí en ella para quitarlo. Fue la primera vez q se rompió.

- Cuando la usamos de escudo en la guerra de globos de agua. - sonrió Lily.

- Cuando Lily se enrrolló sobre ella con Potter y Evy fue a llamarme para q hiciera fotos de las manchas de tinta q dejasteis sobre ella. - comentó Will. Lily le dirigió a Evy una mirada asesina.

- ¡Es q las manchas eran bonitas! - argumentó Evy.

- Tengo una idea. - dijo Lily de pronto diriguiéndose hacia Evy. - no voy a hacerte nada Evy.- Lily iba hacia la mesa, pero Evy estaba en su camino. - La tabla de la mesa está rota en 4 partes, y tb hay 4 patas. ¿Xq no nos quedamos cada uno un cacho? Así nosotros 8 seríamos nuestras almas gemelas y el resto del mundo solo serían personas con las q jugar.

- ¡Q bonito! - dijeron todos. Joy, Yeye, Bell & Misi con lágrimas en los ojos. Evy, Will & Doris se miraron.

- Cualquier cosa antes de admitir q Potipot es tú alma gemela. - dijo Doris.

- No es x eso.

- Ya. - dijeron los 3 a la vez.



Repartieron la mesa: Bell, Joy, Yeye y Misi se quedaron con las patas y el resto tomo una parte de la tabla.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Fecha: Sábado, 29 de septiembre.

Hora: las 23:23.

Lugar: Secreto.

Motivo de la reunión: secreto.



- Brindemos x nuestro éxito. - dijo la voz de pija de Leticia.

- Sí xq ha sido un éxito. Je, Je. - apoyó Anya.

- Pero ha sido un éxito gracias a mí. Así q deberíamos brindar x mí. - comento el siempre modesto Lochkart.

- Pues x ti. - dijeron ambas chicas a la vez. Bebieron el contenido del vaso q era el mejor Néctar q se podía conseguir.

- Ahora debes intentar seducir a la pelirroja. Es la + fácil. - Leticia obviamente no sabía de lo q estaba hablando.

- No creo q la pelirroja sea la + fácil. - ¿Quién iba a decirlo? Anya tiene + idea. - Turner picará + fácilmente. - retiro lo dicho.

- Yo pesaba intentarlo con la + joven. Como es la + ingenua
El año pasado salí con ella pero Black me tiño los dientes de azul y no pude ir. Ese chico siempre ha tenido envidia a mi sonrisa. - ¿salió con Evy? Eso yo no lo sabía.

- No, irás a x Evans. Me las pagará x lo q me hizo hace años. Y x pretender quitarme a James. Es mío. Esa mosquita muerta lo aprenderá. ¿Creéis q tengo bien el pelo?

- Sí, pero te quedaría mejor con este champú q estoy fabricando. Lo tendrás tan brillante y sedoso como yo.

- Pues dame 2.



Después de acabar la botella de Néctar, acordar q la sgte sería Evans y q las chicas compraran 4 botes de champú Lochkart Essences y mascarilla de la misma marca, los 3 conspiradores abandonaron la habitación. En ese momento se hizo visible la figura gris transparente de una fantasma de unos 15 años, con 2 trenzas, gafas y muchos granos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Lunes 1 de octubre.



Ese día había sido malo desde el principio. Las había despertado una lechuza negra del Ministerio con un mensaje para Bell diciendo q su padre había sido herido en un enfrentamiento con un grupo de Mortífagos. Si a eso añadimos q no se estaba recuperando nada bien de la ruptura con el capullo de Lochkart era normal q estuviera de baja. Antes del desayuno la chica había pedido permiso a la profesora McGonagall para ir a su casa a ver a su padre, xq con los ataques q habían sufrido muchos civiles aquel verano llevaba 2 meses sin verlo. La profesora dijo q iban a dejar q aquellos alumnos q lo desearan fueran a su casa en Hallowen, q el baile era una excusa para q se quedara allí el mayor nº de alumnos posible. Bell se apunto en esa lista sin pensarlo. Lily pensó q era una buena idea, unos mimos de su madre y Bell volvería a ser la de siempre.



Sin embargo la profesora la había dejado su despacho para q hiciera una llamada a su casa con la chimenea, así q Lily estaba sola en clase de Herbología y la profesora Sprout estaba diciendo q se pusieran x parejas. En ese momento Potter, ya recuperado de su constipado, se dirigía hacia ella. ¡Justo lo q necesitaba!



- Tranquila, ya no estas sola. Tienes el honor de ser mi pareja. - ¿la de Lochkart? Prefería ser la de Potter. ¿Q? No, prefería ser la de Ed. Él si q era un chico majo. No como esos 2.

- No hace falta. Me apaño bien sola. Adiós.- pero el idiota no la hacía ni caso. X lo menos Potter se enfadaba ante sus borderías pero ni este ni las escuchaba.

- A mi se me dan muy bien las plantas. Yo de vez en cuando vengo a aconsejar a la profesora, claro q no sé tanto como ella, no me malinterpretes.

- Me da igual lo q sepas. - Lily estaba a punto de cometer un asesinato como aquel idiota no se callara.



- Sirius.

- ¿Q James?

- ¿Crees q Lily mira a Lochkart con + odio q a mí? - Sirius observo a Lily q apretaba las tijeras con las q estaban podando la planta como si fuera a clavárselas al rubio en cualquier momento.

- No, a ti te odia +. - respondió el moreno sin dudarlo.

- ¿Tú Remus q piensas?

- James tranquilo, xq no tienes rival.



- Lochkart como no te calles te clavo estas tijeras.

- Algún día recorreré todo el mundo protegiendo al mundo de las artes oscuras. Es un camino muy solitario. Pero lo sería menos si lo recorriera contigo. - el chico puso la mirada q le había llevado al triunfo en un gran nº de camas de Hogwarts. Bueno lo de gran nº lo decía él.

- T lo he advertido. - la chica era inmune a las miradas + seductoras de Potter, eso decía ella, así q las d Lochkart la dejaban fría. Justo cuando la chica bajaba las tijeras con la misma expresión con la q el de Psicosis apuñalaba a Grace Kelly, sonó la campana. Las tijeras quedaron clavadas en la mesa donde estaba apoyada la mano de Lochkart, justo entre los dedos medio y anular del chico.

- Q buena puntería Evans. - dijo Peter q pasaba x allí para reunirse con sus 3 amigos.

- No digas tonterías Petigrew. He fallado. - la chica empezó a recoger las cosas antes de q el rubio se recuperara de la impresión o de q Potter se le acercara en plan paternal a preguntarla si la estaba molestando. Pero, y eso la impresiono bastante, el moreno ni la miraba. ¡Para una vez q sí q quería q la rescatara! Salió a la puerta, pero el rubio la detuvo.

- Q opinas de lo q te he dicho.

- Q eres idiota perdido. Suéltame antes de q te pase algo malo.

- Pero tu y yo haríamos buena pareja. Sé q piensas q le hice algo horrible a tu amiga pero es q todo fue culpa de ella. - lo sgte q Lochkart vio fue el puño de Lily estampándose en su cara.



- ¿xq Lochkart la esta agarrando del brazo? - James en aquel momento estaba loco de celos. - ¿creéis q hay algo entre ellos?

- Sí, el puño de Evans en la cara de Lochkart. - fue la serena respuesta de Sirius al ver como la pelirroja tumbaba al pavo real de un puñetazo.

- Es q me pone celoso verla discutir con otros.

- Si t hace sentir mejor, la brillan + los ojos cuando discute contigo.

- Gracias Remus. Sí q me hace sentir mejor.

- Chicos. Vosotros q sois fuertes, ¿podéis arrancar las tijeras de aquí? - les pregunto la profesora Sprout..

- X supuesto q podemos. - Peter ligaba tan poco q siempre trataba de ser amable con todas las mujeres para ver si alguna picaba. Los 4 chicos se pusieron a tirar pero Lily había clavado las tijeras con tal furia q no había fuerza, ni hechizo capaz de arrancarlas.

- El q logre arrancar las tijeras será rey de Inglaterra. - anuncio Remus alegremente.

- ¿Así?

- Se refiere a la leyenda del rey Arturo, Peter. - le informó James.

- ¿Hubo un rey llamado Arturo Peter?

- Dejadlo. - dijo Sirius viendo q sus amigos empezaban a desesperar. - hagamos un conjuro convocador todos a la vez, igual así.

- X probar. Accio Tijeras. - gritaron los 3 a la vez, ya q Peter no la dominaba mucho. Las tijeras salieron disparadas hacia arriba, chocaron contra el techo y cayeron
sobre el pie de Lochkart q se levantaba en ese momento, seccionándole la uña del dedo meñique.

- ¡AHHHH!- grito en plan nena.

- Será mejor q nos larguemos. No vaya a pensar alguien q tenemos algo q ver en esto. - dijo Peter.

- Tarde. - dijo una voz fría y burlona q ellos conocían bien. El prefecto de Slytherin, Snape, estaba junto a ellos.- 10 ptos menos para Griffindorf.

- ¿Sólo 10? - se extrañaron los merodeadores.

- Es q ese me cae aún peor q vosotros. Y ya es decir. Pero me tenéis q ayudar a llevarlo a la enfermería sino os quito 100.

- Vaaaale.



- Mecachis. - dijo Anya. - lo de Evans no le ha salido muy bien a Gilderoy. - estaba con su compañera en su habitación, decorada toda ella de rosa pastelero.

- Normal, siempre dije q Evans era la + difícil. - contesto su amiga. - q vaya a x Turner es la + fácil.

- ¿Y si no sale bien?

- Saldrá bien. Aunq sino siempre queda Vega.



- Lily puedo hablar contigo un momento.

- Lo siento Mirtle, llevo algo mucha prisa. - Lily no estaba de humor para aguantar una crisis depresiva de Mirtle.

- Pero es importante y si no te lo digo ahora no t lo podré decir hasta el 22 de octubre.

- ¿Xq? - aquello la sorprendió lo bastante como para quedarse quieta un segundo.

- Es q me voy a un campamento. Mi psicólogo dice q necesito estar con + fantasmas de mi edad, q me deprimo tanto xq no socializo. Así q me voy a ir 2 semanas de campamento.

- ¿Puede esperar lo q me quieres decir?

- Sí. - dijo la chica fantasma al cabo de un momento.

- Pues el 22 voy a verte a tu baño. De paso me cuentas tu campamento. - Lily sacó la agenda y anotó cita el 22 en el baño de Mirtle

- Eres la mejor, siempre encuentras un segundo para mí. Voy a mi baño a llorar de felicidad x tener a una amiga como tú.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

El día 15 de octubre todos los alumnos becados de Hogwarts recibieron unas cartas en las q se informaba de q algunas becas iban a ser revisadas.



La carta q recibió Remus decía q el día 21 de diciembre tendría q acudir a un comité para q evaluara su historial y decidieran si era rentable continuar haciéndose cargo de sus gastos educativos. Si estaba interesado debía responder solicitando una cita para ese día. Los de 6º tendrían preferencia x estar cerca de acabar la educación. X supuesto él respondió, q sí estaba interesado.



La de Evy era similar, solo q a ella la decían q la costearían los gastos de este año para q estudiara los timos q eran la Educación Obligatoria Mágica. Pero al año sgte ya no la cubriría la beca. Si no estaba de acuerdo podía ir a suplicar, es decir, a exponer su caso al comité, previa cita. Aunq los q estaban en 6º tendrían preferencia.



- No respondas. Hablaré con mi padre y q te pague el año q viene a ti tb.- dijo Joy tras leer la carta.

- ¿Estas loca? La matrícula de este colegio es carísima. Ad+ ya es bastante humillante q los libros q este usando sean de Lily. Pediré cita y les expondré mi caso.

- ¿Prefieres ir a suplicar a unos desconocidos q aceptar la ayuda de una amiga? El negocio de mi padre va mejor q nunca. Puede hacerse cargo de los gastos de ambas. Si no le pido un adelanto de mi herencia. Tómalo como un regalo de cumpleaños, o mejor aún como un préstamo sin intereses a devolver en 100 años.

- Esta bien. Pero te devolveré ese préstamo aunq tenga q vivir esos 100 años.

- Bien. ¿Puedo quemar la carta?

- Deja q lo piense, vale. X cierto Joy.

- ¿Sí, Evy?

- Gracias, no sólo x el dinero sino x ser mi amiga.

- De nada.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Así entre unas cosas y otras llegó el día q todas las chicas esperaban y la mayoría de los chicos así como el 100 % de los profesores temían: el 22 de octubre. El día q se abría la veda para buscar pareja para el baile de Hallowen.





Bueno chicas ya me he metido un poco en la materia vengativa, aunq esa venganza q hay en marcha sea contra las chicas. Pero en el sgte capi van a empezar a cambiar los vientos a favor de nuestras chicas.



En el próximo capítulo: Se abre la veda: se formarán parejas para el baile y se empezarán a planear venganzas.



Espero q os haya gustado este y q me dejéis mensajes en mi libro de visitas para q yo sepa si os ha gustado o no. Si hay algo malo q creéis q deba pasarle a alguien comentadlo y yo haré lo q pueda al respecto.



Besos.



Carla_Grey.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el cuarto capítulo de esta nueva producción:


CAPÍTULO 4: SE ABRE LA VEDA


Así entre unas cosas y otras llegó el día q todas las chicas esperaban y la mayoría de los chicos así como el 100 % de los profesores temían: el 22 de octubre. El día q se abría la veda para buscar pareja para el baile de Hallowen.



Ese día era un peligro doblar una esquina despistado ya q corrías el peligro de chocarte con un pobre chico guapo q huía de una estampida de fans enloquecidas, o peor, de chocarte con las fans enloquecidas.



Joy, iba x el pasillo de la 3ª planta rumbo a la clase de adivinación, vestida para la ocasión con una ropa q bien la hubiera servido para ir de safari, aunque con la fauna q había salido ese día de caza aquello parecía un documental sobre la sábana africana en vez de un colegio de magia escocés. Para evitar chocar con alguien antes de doblar las esquinas sacaba un pequeño espejo para ver si venía alguien.



Estaba haciendo eso para cruzar hacia la torre q conducía a clase de adivinación cuando se fijo en q Lochkart estaba rodeado x sus embelesadas fans mirando x una ventana. Las fans de Lochkart no eran muy dadas a las estampidas, eran sosas hasta para eso. En ese instante se le ocurrió a la chica q si Lily podía dejar a ese capullo inconsciente de un puñetazo, ¿xq ella no iba a poder clavarle un afila plumas accidentalmente en un testículo? Así q se dirigió hacia él:



- Chicas ¿no tenéis clase? - se acercó a ellas y se señaló la insignia de prefecta. Al instante las chicas se dispersaron. Si hubieran sido las de los merodeadores hubiera necesitado un bombardeo para dispersarlas.- ¿tú q miras? - Lochkart no se había movido de la ventana.

- El árbol. - fue la absorta respuesta del chico.

- ¿Q le pasa al árbol? - la chica se acercó a la ventana para mirar el sauce boxeador.

- Sus hojas se han caído.

- ¿Y?

- Llega el otoño.

- El otoño entro hace un mes. Vete a tu clase o tendré q quitarle ptos a Ravenclaw. - lo cual la apetecía un montón, x cierto.

- ¿Xq no vienes conmigo al baile?

- ¿Xq no aguantas la respiración hasta q diga q sí?

- ¿Es eso un sí?

- No. ¿Después de lo q le has hecho a mi amiga esperas en serio q vaya contigo? Realmente la única función de tu cabeza es sujetarte el pelo. X cierto hoy te ha quedado divino.

- ¿A q sí? Ven conmigo al baile. Seremos las estrellas + brillantes a la luz de la luna llena.

- ¿Interrumpo algo? ¡Uy! Lochkart perdona, no t había visto. - Snape llego en ese momento al lado de ambos, teniendo especial cuidado de pisar a Lochkart en el pie donde los Merodeadores le cortaron el dedo. - Turner podemos hablar un momento. - cuando él chico se fue. - ¿No irás al baile con ese idiota?

- Pues claro q no. Solo voy a bailes y acontecimientos sociales con gente q me resulta intelectualmente estimulante. ¿Tu crees q Lochkart es estimulante?

- No. Te has quitado las trenzas. - el chico acarició el pelo liso y negro de la muchacha.

- Sí. Hizo falta la ayuda de Yeye, Evy, Will, Bell, Lily, Isis, Virgi y Lupin q paso x allí y se puso a reír. Así q Bell lo enganchó x listo.

- Podíamos ir juntos. Al baile, digo.

- ¿Me estas pidiendo una cita?

- ¿Quieres q sea una cita?

- Sí, sería nuestra primera cita. Estamos prometidos y nunca hemos tenido citas. ¡Es genial! Yo voy a ir de Cleopatra, tú puedes ir de Julio Cesar o Marco Antonio.

- ¿Quiénes?

- Da igual. Ya lo hablaremos. Tengo q irme. Tengo clase con la mujer libélula.

- Nos vemos.

- Sí, nos vemos. - antes irse la chica le agarro de la solapa de la túnica negra y le dio un beso. Luego salió corriendo x las escaleras.



El chico se quedó un momento parado con una sonrisa boba en la cara. Luego se metió la mano en los bolsillos y se fue a su primera clase. Puede q no fuera tan mal día después de todo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Lily no estaría de acuerdo con Snape. Los lunes eran los días q + odiaba de la semana. ¿Cómo podía ser bueno un día q empezara con HM y seguía con Herbología? En la primera Bell estaba animada pero en la 2º era ver a Lochkart y se iba abajo. Ad+ necesitaba un hueco para ir a hablar con Mirtle, pero se había convocado una junta de prefectos, para hablar de los turnos de vigilancia durante el baile, alguno se iba a tener q quedar sin ir. A Lily no la importaba quedarse sin.



Iba caminando hacia la reunión pensando en sus cosas cuando de pronto alguien la grito:



- ¡Lily!

- ¡Ed! - se quedo parada para esperarle. De pronto x donde iba a pasar apareció corriendo Samuel Kane perseguido x al menos 20 chicas. Si no se hubiera parado la hubieran arrollado. - Gracias x salvarme la vida. ¿Vas a la junta?

- Pues sí. Espero q no nos toque a ninguno de los 2.

- Pues a mí me da un poco igual.

- ¡Evans! - la chica se giro al oír su apellido.

- Potter, ¿q quieres?

- Supongo q no vas a la junta de prefectos. - Lily notó q la voz de Ed tenia un tono de triunfo. Q raro. El no era así con la gente. - como no te hicieron prefecto.

- No, no voy a la junta. - James le podría haber explicado a Lily q Ed siempre intentaba demostrar q era mejor q él. De hecho tenía sus sospechas sobre si le importaba Lily o solo quería demostrarle algo a James. - la profesora McGonagall dijo q nuestras notas eran excelentes, pero q hacer prefecto a un Merodeador sería como dejar suelto a McGiver en una ferretería. ¿Alguno sabéis quien es ese tío? ¡Da igual! Evans, me gustaría hablar contigo un segundo. No te entretendré demasiado.



Antes de q la chica pudiera negarse la tomo de la mano y se dirigió a un pasillo, luego de atravesar un muro llegaron a una sala secreta de esas q solo los Merodeadores conocen. Si iba a pedirle ir al baile, pensó la chica, lo llevaba claro xq no había nada q pudiera decir para convencerla. De nuevo los planes de venganza contra él se habían instalado en su mente. Ad+ eso de vengarse animaría a Bell.



Pero James no dijo nada, antes de q Lily hablara la empujo suavemente contra la pared, apoyo las manos a los lados de la cintura de la pelirroja y la dio el beso + apasionado y sincero q jamás la dieron a Lily en esa vida, al menos hasta ese momento. Aunq en opinión de la prefecta fue muy corto.



- Ven al baile conmigo. - fue lo único q dijo el chico cuando se separó de ella.

- Vale. - respondió ella. El beso la había dejado tan aturdida q esa hubiera sido su respuesta aunq él la hubiera propuesto mantener relaciones sexuales en medio del gran comedor con todos los alumnos y profesores mirando.

- Eso era todo. - Sonrió James.- ¿A q no he tardado nada? ¡Hasta pronto! - el chico decidió irse antes de meter la pata y lograr q ella se enfadara. Ad+ le apetecía una ducha fría.



La chica, después de quedarse sola, sacudió su cabeza para despejarse. Todavía estaba alucinada x el beso. ¿Q decía beso? ¡Besazo! Si en el baile la iba a dar otro como ese + valía q no la tocará vigilar. Recogió su bolso, q había soltado durante el beso, y se fue a la reunión.



Poco sabían Joy & Lily q no disfrutarían de aquel baile, al menos no de la manera q esperaban en ese momento, ya q los astros, las fuerzas del + allá y la mala suerte se iban a conjurar para alterar todos y cada uno de sus planes.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- ¡Bell! - gritó Remus a la chica rubia y alta q iba x el pasillo.

- ¡Remus! ¿Qtl? Evy me contó lo de la beca. Espero q no te la quiten.

- ¡Y yo! He oído q a Vega la va a dejar el dinero Turner.

- Sí, los d 5º van a tener muchas dificultades para q les renuevan la beca, Joy la convenció d q era preferible aceptar un préstamo de una amiga q suplicar inútilmente a unos desconocidos.

- Estoy de acuerdo. ¿T acuerdas de esa conversación q tenemos pendiente?

- ¿La q empezamos en la feria de artesanía? Claro.

- Pues he pensado q podemos terminarla en Hallowen. Bailando.

- ¡Oh! - Bell hizo un gesto de disgusto con la cara.- No puedo. Me he apuntado para pasar la noche con mis padres. A mi padre le hirieron hace 2 semanas.

- Lo siento.

- Gracias. El caso es q estará en casa esa noche. Hace q no estamos juntos todos como una familia siglos. Y a saber cuando podemos volver a estarlo. Ad+ unas cuantas galletas con trozos de chocolate de mi madre y lo de Lochkart habrá pasado a la historia. De verás q lo siento.

- No t preocupes.

- Sí me preocupo. ¿Hay algo q pueda hacer para compensártelo?

- Lo hay. - Remus se acerco a la joven y se inclino hacia sus labios
pero en el último momento desvió la cara hacia su oreja y la susurro. - tráeme unas galletas de chocolate. Ya sabes q soy adicto a ellas.

- Dalo x hecho. - contesto Bell, recordando como se respiraba ya q la proximidad del chico había hecho q olvidara como se hacía esa cosa.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¡SOCORRO! - Will & Evy se hicieron a un lado para dejar pasar a la misma estampida q casi atropella a Lily.

- Esas chicas no tienen 2 dedos de frente. Así solo consiguen espantar a aquellos a los q quieren seducir. Si pasaran de ellos otra cosa sería. No hay nada + sexi para un tío q la indiferencia. - comento Evy.

- Estoy de acuerdo contigo. - afirmó Will. - debe ser horrible q t acosen así. ¿Xq a mí no me siguen?

- Ten cuidado con lo q deseas, Will.

- ¿Xq?

- Xq esta a punto de hacerse realidad.

- ¡ES WILL SPARROW! ¡A X ÉL CHICAS1 ¡AAAAAAA! - una estampida de locas salida de la nada empezó a perseguir al pobre chico. Lo único q pudo hacer Evy es pegarse a una pared para no ser arrollada.



Ad+ no tenía tiempo de salvar a su amigo xq había perdido su redacción sobre serpientes gigantes y tenía q ir a su habitación ya q ese día se acababa el plazo de entrega. La joven siguió apoyada en la pared un momento para recuperar el aliento. Justo cuando la joven empezaba a ponerse en marcha de nuevo, de detrás del tapiz q había a su lado salió una mano q la tomo de un brazo y la arrastro para dentro de una sala secreta.



- ¡Black! Solo podías ser tu. Ahora no tengo tiempo para jugar. Tengo q ir a mi habitación a recoger una cosa.

- Tu trabajo para Parsel. Aquí esta. - el j oven se saco un pergamino de la manga. La chica trato de alcanzarlo pero como él era + alto fue inútil.

- Devuelmelo.

- Lo haré. Cuando digas q vendrás al baile conmigo. Pero quiero q lo digas en serio. No q me digas q vas a venir conmigo y luego cuando tengas el pergamino se t olvide o me digas q ya tienes pareja. ¿Q haces? - Evy había saltado sobre Sirius y se había quedado abrazando su cintura con sus piernas y el cuello del chico con los brazos.

- Pues claro q iré contigo. Llevo esperando esto desde q t conocí hace 5 años en el callejón Diagon.



El día al q Evy acaba de hacer referencia, fue el 15 de agosto de 1970. Después de q sus padres, unos prestigiosos fotógrafos de National Geographic murieran, se había ido a vivir con un primo muy lejano q trabajaba como profesor en el Amazonas. Allí conoció a un mago llamado Richard, fue su primer amor, el primer chico al q besó, con 10 años. Siempre fue una chica muy precoz. El caso es q ella sabía q era bruja, en el Amazonas esas cosas t las detectan enseguida, pero ella quería ir a la Escuela de Magia Clásica El Dorado, donde iría Richard, pero su primo insistió en q debía ir a Hogwarts. X eso allí estaba el 15 de agosto de compras a x el material escolar con Hagrid.

En algún momento el semi - gigante, pues ella supo lo q era desde el principio, la dejo sola en la librería. No había mucha cola, 2 chicos morenos no mucho mayores q ella, y ella misma. Pero en ese momento entraron 4 personas: un chico rubio claro con unos fríos ojos grises de uno 16 años, una chica rubia de la misma edad q miraba todo como si nada fuera lo bastante bueno para ella, y 2 chicos enormes cuya masa muscular era inversamente proporcional a la cerebral. En vez de ponerse a la cola se fueron directamente al mostrador.



- Eh - dijeron los 2 chicos y ella - no os coléis.

- ¿Pero quien esta aquí? - dijo el rubio. - si es Potter & Black el dúo dinámico. ¿Dónde os habéis dejado al pobretón, el enano, la jirafa y la sangre sucia? Aunq a esa última ya la habéis encontrado sustituta. Es una vergüenza q magos de sangre limpia caigan tan bajo.

- ¿Sangre limpia? - la niña le miró confusa. - ¿es q te inyectas detergente en vena? Eso no es bueno para el cerebro, mira como se han quedado tus amigos.

- ¿Q insinúas mocosa?

- Ella nunca insinúa nada. - dijo uno de los niños morenos, q tenía unos ojos azules preciosos. - forma parte de su encanto. Vamos, t enseñaré esos libros de ahí mientras atienden a estos. - Estos fue pronunciada como si fuera lo peor q te podían llamar a la cara. Luego el chico la llevo detrás de un estantería y se llevo un dedo a los labios, para q la niña guardara silencio. A los pocos segundos apareció el otro chico, de ojos castaños con largas pestañas ocultos tras unas gafas.

- ¿Pasa algo? - pregunto ella.

- Ahora lo verás- contesto el de las gafas.



Y lo vio. Justo cuando el rubio iba a pagar los libros sus monedas se transformaron en chocolate. Cuando sus guardaespaldas intentaron pagar se encontraron en la misma situación. La chica no tenía dinero xq las damas brujas no pagan, los magos pagan x ellas. Pero no quedo ahí la cosa. En cuanto los 4 salieron de la tienda, sin libros, una d las bolsas q llevaban reventó dejándolos manchados de gelatina verde.



- Eso le enseñará a no meterse con nosotros. - dijo el chico de las gafas. - gracias x distraerlos. - se dirigió a la chica.

- Sí. - dijo el otro, q a ella le pareció monísimo. No es q el de las gafas no lo fuera, pero es q el otro
- Lo del detergente ha sido muy gracioso. ¿Vas a Hogwarts?

- Sí, entro este año.

- Pues procura q t toque en Griffindorf. Es la mejor.- aseguró el de los ojos azules.

- ¿Sabes como va lo de las casas? - pregunto el de las gafas.

- Sí, Hagrid me lo ha contado. Intentaré q me toque en Griffindorf.

- Pues nos veremos allí. - y se fueron.

- ¡Esperad! ¿No vais a comprar los libros?

- Ya los hemos comprado. Llevamos toda la mañana esperando a esos 4 para cubrirles de gelatina. - contesto el de las gafas desde la puerta.

- Pero yo creo q gastar tanta gelatina ha sido un desperdicio.- el chico de los ojos azules le guiñó un ojo, y se despidió. - Chao, nena.



En aquel momento Richard, la escuela de El Dorado y le selva no parecían tan atractivos como Hogwarts, Griffindorf y sus chicos, sobre todo el de los ojos azules.



- Vega, creo q estas delirando tu me odias. - Sirius soltó las piernas de la chica y la dejo en el suelo delicadamente.

- Eso es lo q quería q creyeras. Cuando llegue aquí y vi a todas tu admiradoras me di cuenta d q tu no t fijarías en mi si me convertía en una de ellas. X eso decidí fingir q t odiaba, dado q eso era + original, tu no tardaste en percatarte de mi presencia.

- Me di cuenta de tu presencia xq Yeye no paraba de decir lo guapa q eras, o mejor dicho, lo guapa q ibas a ser cuando crecieras. Y tenía razón. Ad+ Will no paraba de decir q eras la mejor esclava sexual q había tenido nunca.



- Gracias. Pero ellos t decían eso xq yo les convencí para q t lo dijeran. Sin embargo me di cuenta d q no lograría retenerte solo x ser guapa. Eso solo me valdría para salir contigo un par de veces. Pero lo q yo quería es q tu te enamoraras de mí como yo lo estaba de ti. Así q probé a darte celos. X eso salí con Lochkart el año pasado, sabía q tú no le aguantabas desde q le nombraron la sonrisa + atractiva de Hogwarts, x cierto tb tuve algo q ver en eso, tanto si sentías algo x mí como sino, no podrías resistirte a fastidiar la cita. Y no me defraudaste. Eso me obligó a mí a fastidiar tu sgte cita. Lo cual te obligaba a ti a fastidiar la sgte mía, y eso a su vez justificaba q yo te fastidiara la sgte cita, x lo q tu fastidiarías otra de mis citas y




- Eso ya lo sabía. Este verano en una noche de insomnio me puse a pensar q era muy raro q tu hubieses salido con Lochkart y de repente me vino la inspiración. Pensé q si yo fuera tú esa sería una forma genial de llamar tu atención, si tu fueses yo.





- ¿Piensas en mí cuando no puedes dormir? ¡Q mono! Pero ya sabía q tú lo sabías. Tb sabía q en la feria buscarías a Rose Dawson. X eso la pedí q se tiñera de mi color de pelo para q tú la vieras en el callejón Diagon. Pese a q yo tengo mejor tipo q ella, de espaldas y de lejos con el mismo color de pelo, y si 1 no se fija mucho puede llegar a confundirnos. Tb procuré q me vieras hablando con Sam Kane cuando llegaste a la feria, lo cual luego me dio un cargo de conciencia terrible.



- ¿X mí?

- No x Misi. El caso es q cuando llegaste x mi espalda llamándome Rose yo ya sabía q decir.

- Pero lo q no esperabas era q yo fingiera no conocerte.

- No, sabía q estabas fingiendo. Sobre todo después del nº de la biblioteca. X cierto yo estaba allí xq sabía q tú ibas a estar allí.

- Sabía q tú estabas allí xq sabías q yo estaba allí. Lo q no sabía es q harías lo del cartel. Lograste sorprenderme t felicito.

- Gracias. Siento lo de la pluma. ¿T dolió? - la joven acarició con un dedo el punto exacto de la barbilla donde se clavó la pluma.

- No mucho. - Sirius tuvo q reprimir el impulso de tomar la mano de la chica y besársela.

- ¿T gusto mi carta?

- No esperaba menos de ti. Eran tan dulces tus palabras.

- Me alegra q sepas leer entre líneas. Esta mañana he procurado q tú supieras q tenía entregar el trabajo luego he dejado el bolso un poco abierto para q no pudieras resistirte a robarlo.

- Sabía q tú querías q lo robara. Pero ¿q hubieras hecho si no te lo devuelvo?

- T mato. - la joven sonrío con dulzura. - ¿va en serio lo del baile?

- Claro q va en serio. - atent@s mis querid@s lector@s, vais a leer una de las formas + estúpidas de joder una cita, q no es lo mismo q joder en una cita. - ¿Cómo no iba a ir con la + guapa, inteligente, y preciosa
- aún no - De mis admiradoras. - Ahí esta.

- ¿Admiradora? Me parece Blacky q no has captado lo q t he dicho. ¡No quiero ser tú admiradora! ¡Quiero ser tú igual o no ser nada tuyo!

- Pero si tú has dicho hace nada q me quieres desde la 1ª vez q me viste. Igual q ellas.



- Pero yo no soy igual q ellas. Tal vez ellas se conformen con una sonrisa amable tuya de vez en cuando pero yo no. Yo sólo quiero q me quieras como yo te quiero, no como quieres a esas q creen q babear x ti es lo mismo q quererte. Si no eres capaz de entender eso creo q no debo ir al baile contigo. - Evy aprovechó el desconcierto de Sirius para coger su trabajo y salir corriendo de la habitación. Pero no llego muy lejos, en cuanto doblo la esquina se encontró a Lochkart.



- ¡Q afortunada coincidencia! Te estaba buscando, he estado pensando


- ¿Tú pensando? X eso se t ve tan cambiado.

-
Q tú y yo podíamos aprovechar el baile para acabar la cita q no pudimos tener x culpa de Black. El pobre chico envidia mi sonrisa. Hablando de él.

- ¡Evelyn! Necesito hablar contigo un momento. A solas. - y le lanzó una mirada significativa a Lochkart, pero él no captaba muy bien las indirectas.

- Pero 1º tiene q hablar conmigo. De lo guapos q nos veremos juntos a la luz de la luna llena en la noche de Hallowen.

- Eso no pasara nunca. Espera. ¿La luna llena cae en Hallowen?

- Sí. Es ideal para lucir mis cabellos rubios, así como la sonrisa + atractiva de Hogwarts.

- ¡CHICAS! ¡LOCHKART & BLACK ESTÁN AQUÍ! ¡VENID A X ELLOS!

- Evelyn, nena, ¿q haces? - dijo Sirius q empezó a retroceder despacio.

- Quiero verte correr. - la joven le dedico una sonrisa felina y maliciosa. - no las demuestres miedo. Eso las vuelve locas.



En cuanto dijo eso el grupo de 15 chicas q se había juntado allí, se lanzó a la caza del pobre Sirius, xq Lochkart se lo merecía. Cuando de la estampida no quedaba + q el polvo q habían levantado del suelo, Evy se separó de la pared y fue a entregar su trabajo, pero en ese momento:



- Perdona. - le dijo una chica gordita, con un ataque de flato. - ¿has visto la estampida q perseguía a Samy?

- No pero si sigues recta, podrás unirte a una q persigue a Black & Lochkart.

- ¡Genial!- Salió corriendo en la dirección q Evy le había indicado.



Después fue a entregar su trabajo sobre las serpientes gigantes. Pero le dijo al profesor q no se encontraba bien, y este la dejo irse a la enfermería. Pero no fue allí. Tomo el camino hacia el patio de armas donde Yeye le arreglo las uñas a Misi, y se dirigió hacia una pared. Se inclinó hacia un dibujo pequeño q había en el muro q representaba una concha con un ojo en el centro, hizo q uno de sus ojos verde - dorado coincidiera con el del dibujo y apareció una puerta.



Ella la abrió y entro en una sala con forma de diamante y decorada en mármol, en el centro del suelo de la sala estaba el mismo dibujo de la puerta solo q + grande. En la pared central estaba un cuadro con un mapa del mundo, en la otra había algo q hubiera podido ser un espejo de no ser xq no reflejaba la luz y en la 3ª pared había un reloj q no marcaba la hora. Evy soltó la mochila y se dejo caer en un sillón q apareció de la nada. Durante un momento pareció q iba a llorar, pero en vez de eso, se levantó, se dirigió al mapa y lo tocó en el nacimiento del Amazonas. Inmediatamente el espejo mostró una selva. La chica ajustó el reloj, q empezó a marcar una cuenta atrás de 1h.



Evy se apoyó en las piernas y con agilidad felina salto directa al espejo, sólo q antes siquiera de tocarlo no era Evy, al menos no la Evy humana. Lo q atravesó la superficie del espejo era un jaguar.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Esta reunión ha sido una pérdida de tiempo. - comento Joy a su amiga Lily.

- Sí. - la chica llevaba toda la tarde con una sonrisa de éxtasis q daba miedo.

- No entiendo como esas 12 chicas han sabido el lugar de la reunión.

- Sí. - respondió Lily.

- Aunq aún entiendo menos como el pobre Sam ha conseguido conservar los calzoncillos puestos. ¿Sabes una cosa? Vestido pierde mucho. Ahora me arrepiento de haber prometido a Misi ayuda para conquistarlo.

- Sí.- comento Lily sin perder la sonrisa.

- Sabes he decidido tirarme al profesor Binns, pero me da palo hacerlo sola. ¿T apuntas?

- Sí.

- ¡Lily! - al tiempo q gritaba la dio una colleja.

- ¿Q? ¿Xq me pegas?

- Xq no me estabas escuchando. ¿T pasa algo? Estas en Babia.

- Es q la vida es tan maravillosa. Los pájaros cantan, las nubes se levantan
¿no crees?

- Sea lo q sea lo q t has fumado, x favor compártelo conmigo. No me vendría mal. Estas + flipada de la vida q Mirtle.

- ¡Mirtle! Prometí ir a verla. ¿Me acompañas?

- Es q tengo cosas q hacer. Vale, voy.



Las 2 chicas se dirigieron al cuarto de baño donde solía llorar Mirtle, y la encontraron algo sonrosada, si un fantasma puede quemarse con el sol, ella lo había conseguido.



- Hola Mirtle. ¿qtl el campamento?

- Fue genial. Me hice amiga del fantasma de un niño muy delgado vamos a quedar para q el se vengue de los descendientes de Olive y yo de los descendientes de los q le amargaron la vida a él.

- Me alegro d q t divirtieras. ¿Q querías contarme?

- Pues verás estaba yo llorando y pensando en lo triste q es la muerte en un rincón cuando recordé q una de las ventajas de ser fantasma es poder hacerte invisible. Así q lo hice. Fue una suerte xq en ese momento entraron esas tan idiotas q siempre se meten contigo con ese chico cuya belleza es directamente proporcional a su estupidez crónica.

- ¿Leticia, Anya y Lochkart?

- Esos. Pues empezaron a decir q su plan había sido un éxito y q ahora debían ir a x las d+. Creo q lo q le hicieron a Bell fue un montaje. Lily, ¿xq me miras así?

- Xq cuando t pregunte si era importante me dijiste q no lo era.

- No es verdad. Tú dijiste q si podía esperar. Y sí q podía esperar.

- Lo importante no es eso.- el tono de Joy era conciliador. - X lo q me has contado ya ha ido a x ti, esta mañana lo ha intentado conmigo. Debe estar con Evy
¿nos quitaran muchos puntos si los matamos?

- No los mataremos, haremos algo peor. - los ojos verdes de Lily se redujeron a una rendija q echaba chispas. - Nos vengaremos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Sirius estaba en la habitación comprobando el mapa lunar. Sí, Lochkart, tenía razón la Luna llena era el día de Hallowen ¡Pobre Remus! Con lo q había costado q se decidiera a pedirle una cita a Bell y si la chica había dicho q sí
Casi era mejor q Evelyn, es decir, Vega le hubiera rechazado, xq si luego la dice q no puede ir
lo mata, o peor, lo castra. Hablando de eso, se asomo al mapa del merodeador, q en teoría era capaz de mostrar a cualquier persona q estuviera en Hogwarts pero hasta aquel momento la chica no aparecía en el mapa. Pero la chica había aparecido al fin, en su cuarto con sus 3 amigas. Observó divertido q la joven se paseaba x la habitación con el andar enloquecido de una fiera enjaulada en un zoo.



- Hola, Padfoot. - Remus entró algo deprimido. - Espero q hayas tenido mejor día q yo.

- Lo dudo. - casi lo atrapa la estampida, pero en el último momento le piso a Lochkart en el pie adecuado y mientras las chicas se distraían con el rubio, él se escurrió x un pasadizo secreto. - Lo siento Moony.

- ¿Cómo sabes q Bell me ha rechazado?

- ¿Bell te ha rechazado? - lógico q su amigo estuviera tan mal.

- No exactamente. Su padre esta en casa y ella va a ir a pasar Hallowen con ellos. ¿xq lo sientes?

- No has consultado el calendario lunar últimamente. - Sirius le paso el calendario.

- ¡Joder! No me acorde. Menos mal q ella se va. Así no tendré q cancelar la cita.

- Yo tampoco. Lo de Evelyn no ha salido como esperaba.

- ¿Evelyn?

- Quería decir Vega.

- Pero has dicho Evelyn.

- Me he equivocado.

- + bien t ha traicionado el subconsciente. Entonces ¿me acompañas?

- Pues claro, Moony, ¿cómo t atreves a dudarlo? - los 2 chicos se dieron unos de eso abrazos q se dan lo tíos con palmadas en la espalda y eso. ¿Xq no pueden hacerlo como nosotras? Enigma a meditar. Sé q no lo haré.



En ese momento entró James silbando alegremente y con la misma sonrisa de felicidad completa q lucía Lily.



- Chicos, hace una noche preciosa.

- Prongs esta lloviendo. - Remus se asomo x la ventana.

- Lo sé, es una noche preciosa d tormenta. - se tumbo en la cama con los brazos detrás de la cabeza y expresión soñadora.

- Prongs. - le llamo Sirius

- ¿Sí?

- Ahora es cuando nos cuentas como t ha ido con la pelirroja.

- ¡Genial! Es mi pareja para el baile.

- ¿Q la has dicho para convencerla? - preguntó Remus.

- Nada. ¿Eso es el calendario lunar?

- No. - dijeron los 2 chicos a la vez.

- Sí lo es, la luna llena cae en
Hallowen. - todos se quedaron en silencio un momento. - anularé la cita.

- Ni se t ocurra. Tal y como es Evans es muy improbable q vuelvas a quedar con ella. Podría ser tú única oportunidad.

- Evans lleva en mi familia unos meses. Tu llevas en ella 5 años. Esta claro q no voy a abandonarte. Si ella no lo entiende es q no merece la pena.

- Prongs, eso es muy bonito. (;_;) Me ha entrado algo en el ojo.

- Sí a mi tb. Debo limpiarme las gafas.

- Límpiame las mías tb. - Sirius estaba llorando a lágrima viva, es q era un chico muy sensible y había tenido un día muy duro.

- Una pregunta. - Peter había entrado y estaba preocupado x algo importante. - Si James ha renunciado a su cita ¿debo hacerlo yo tb? Es q voy a ir con Anya. Con lo ninfómana q es esa chica igual hasta pierdo la virginidad. - ¡Q romántico es este chico! El novio ideal. X si acaso no lo pilláis estoy siendo sarcástica.

- Peter, Peter, Peter. ¿Q es + importante el sexo o tus amigos? - pregunto Sirius.

- Me alegra q lo entendáis. No me miréis así. Vosotros como ya os habéis estrenado tenéis distintas prioridades. X favor no me lo tengáis en cuenta.



Los 3 chicos intercambiaron miradas entre sí, al cabo de unos segundos gritaron:



- ¡A X LA RATA!- y se lanzaron a perseguir al chico x toda la habitación.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Entre tanto en el cuarto de las chicas, Lily & Joy les habían contado a las otras 2 lo q las contó Mirtle, luego habían insultado a todo el árbol genealógico de los Conspiradores, a sus vecinos, amantes y a cualquier persona q les hubiera dirigido la palabra alguna vez en su vida aunq solo les hubiesen dicho buenos días. Después habían entrado en fase de ira constructiva y se habían dedicado a urdir planes de venganza algunos bastante improbables de realizar pero otros bastante interesantes. Aprovechando la atmósfera. Lily les contó la idea para vengarse del Cerdo y los Lobitos a todas las gusto pero decidieron aplazarla. Era + urgente vengarse de esos Conspiradores.



- El plan es genial. - Evy paseaba x la habitación con ese andar enloquecido propio de los felinos en las jaulas de los zoos. - el problema es q solo podremos hacerlo en Hallowen y q solo nos sirve para ellas. ¿Q hacemos con Lochkart?

- Dejadme a mí. - dijo Joy. - Si lo q quiere es una cita conmigo la va a tener. No la olvidara en su vida. Aunq voy a tener q cancelar mi cita con Severus. Se va a poner como una cobra.

- Yo cancelaré mi cita con James, es decir, con Potter. - comento Lily. - supongo q no era mi destino.

- Tal vez yo deba quedarme. - dijo Bell. - Todo esto es culpa mía. Fui una estúpida.

- No eres estúpida cielo. - respondió Lily. - lo q pasa es q t pillo en un mal momento. Si en la época de mi movida con Potter el año pasado hubiese ido a x mí me hubieran pillado.

- Lily tiene razón. - Evy detuvo un momento su andar frenético x la habitación para mirar a su amiga. - ve a casa con tus padres. A saber cuando podeis volver a estar todos juntos. - dicho esto volvió a sus paseos.

- Pero quiero hacer algo. - insistió Bell.

- Puedes hacer lo q t hemos dicho. Ad+ de descansar, dejar q tu madre t mime un poco y pensar algo horrible para hacerles a la otra semana. X si no sale bien lo de Hallowen.

- ¿Si sale bien no lo haremos? - pregunto Joy.

- No tb. - respondieron las d+.

- Podemos pedirle ayuda a Doris & Misi, creo q tb le querían hacer algo a Dedalus y su bicho palo. - anunció Evy.

- No sabía q ellas hicieran planes retorcidos de venganza. - dijo Lily

- Es q el plan es mío. - respondió Evy. - no sabia q los íbamos a necesitar.

- Repasemos.- Lily era una perfeccionista q repasaba los planes hasta el último detalle.- Mañana Joy y yo cancelamos nuestras citas, Evy tu t pones con la poción, Bell tú haz lo de la nota y Joy tu tienes q aceptar la cita con Lochkart. Creo q lo tuyo es lo peor.

- Pues sí. Lo es.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- ¡Turner!

- ¡Sevysev!

- No me llames así.

- Pues tú no me llames Turner. Estamos prometidos, llámame Joy o x lo menos Joana.

- Tengo q hablar contigo. - dijeron los 2 a la vez. - Tú 1º. No, tu 1º. - hubo un momento de silencio en el q ambos intercambiaron una mirada divertida y una sonrisa.

- Empieza tú - dijo Joy aun sonriendo.

- Vamos a tener q cancelar lo del baile. X favor no t pongas histérica y déjame terminar. Resulta q todos los de Slytherin se van a su casa xq no quieren disfrazarse en el baile, ya q es una costumbre Muggle. Yo soy el único q s queda




- Y como t da vergüenza has decidido dejarme en plantón. Es tan típico de ti. 1º dejas q me haga ilusiones y después me dejas plantada. - la chica estaba tan defraudada x la idea d q él la dejara en plantón, q no se dio cuenta del detalle d q ella estaba allí para dejarle en plantón a él. - cuándo nos casemos ¿va a ser así? Tu no querrás hacer cosas divertidas conmigo para no avergonzarte ante tus amigos. No, Severus, no me digas ya + nada. No quiero volver a verte. ¡Hasta la boda!- dicho esto giro 180º y se fue.



El chico se quedo hay tirado en el pasillo. Iba a explicarle q el jefe de su casa, el profesor Venom, le había sugerido x no decir ordenado, q al ser uno de los prefectos y el único q se quedaba debía patrullar x los pasillos, ya q Dumbledore quería q todos los profesores, especialmente él, estuvieran en el Gran Comedor disfrazados. Si la chica le hubiera dejado acabar se hubiera enterado d q lo q él quería es q ella patrullara con él, vale no sería tan divertido como el baile, pero sería una cita.



Suspiro. Se metió las manos en los bolsillos de la túnica negra y se fue a ver si encontraba algún alumno de otra casa, preferiblemente Griffindorf, al q quitar ptos para desahogarse.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- Ahí esta Lily. - James plegó el mapa y se volvió a Peter. - vale a ver q t parece. Ha surgido un imprevisto, q no había previsto, aunq claro q si lo hubiera previsto no sería un imprevisto, pero en fin q no puedo ir al baile conmigo. Espero q no t enfades. ¿Q t parece?

- Bien. Seguro q t perdona.

- ¿Seguro?

- Seguro. - cuando su amigo se acerco a la pelirroja. - lo va a matar.

- Ahí viene Potter. ¡Q bien le quedan esos vaqueros! No Lily, no. Respira hondo. Ten un poco de autocontrol. ¡Hola James!

- ¡Hola Lily! Veras ha surgido un imprevisto
- Si había un imprevisto. Lily en uno de sus alardes de autocontrol, le agarró x la solapa, y le dio un beso q dejo flipado a James. Él había besado a muchas chicas, pero eran pocas las q le habían besado a él, y ninguna de la manera q lo estaba haciendo Lily en aquel momento. Aunq fue un beso algo corto. - ¿estaba diciendo algo?

- Sí algo de un imprevisto. - ¿de donde había sacado esa voz? Parecía una princesa Disney. - parecía importante.

- ¡Q va no lo era! - Remus tenía razón, a saber cuando Evans volvía a ser maja con él. Tenía q aprovechar. - ¿querías tú decirme algo +?

- Sí, es q lo del baile no va a poder ser. Me ha tocado vigilar los pasillos en Hallowen. Así q tendremos q cancelarlo. ¿Lo siento no te enfadas?

- ¿Enfadarme? ¿Xq? - el tono de James era muy sarcástico.- supongo q tu compañero de patrullas es Edy.

- ¿Q tiene q ver Ed con todo esto? Es muy majo.

- Muy majo. Se ve a la legua q babeas x él. Pero te equivocas con él. Lo único q quiere es pegarse un revolcón contigo para demostrar q es mejor q yo. Tú no le importas lo + mínimo. ¡PAF! - Lily acababa de cruzarle la cara de una bofetada.

- ¿Cómo t atreves? T aseguro q hay chicos q no son como tú ni tus amigos.



Después de eso se fue. No volvió a dirigirle la palabra hasta el 17 de noviembre.



- ¿Sabes, Severus? - comento Rosier a su amigo. - Sangre Sucia o no, esa pelirroja cada día me cae mejor. Un día tumba a Lochkart, al otro a Potter.

- Estoy de acuerdo. - contesto el moreno, + tranquilo después de aterrorizar a un pobre Griffy de primero q se había ido llorando llamando a su mama. - ya si fuera a x McNair sería mi ídolo.

- ¿Q dices? McNair es d nuestra casa.

- X desgracia.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Martes 30 de octubre.



- ¿Ya tienes la maleta lista Perla? - le preguntaba su humana. - Mañana nos vamos a casa. Mama te dará leche y arenques.

- Sí. Espera q repase. - pensó la gata. - mis bolas de pelo, sí; mi collar favorito, sí; se me olvida el pájaro muerto. Voy a x él. - y se fue de la habitación a través de una ventana abierta.

- Q suerte ser un gato. - suspiro la joven. - ¿q se siente al cambiar de forma? - se dirigió a Evy q estaba jugando al billar.

- No es fácil de explicar. Supongo q depende. Hay veces q cambio de forma voluntaria, entonces no siento nada especial, pero a veces lo hago cuando me enfado, entonces siento q me relajo. Sobre todo después de saltar un rato de árbol en árbol. - la chica mando una bola roja lisa a la tronera. - Como el otro día. Me sentía tan frustrada xq las cosas no salieron como yo quería.

- Black a veces hace y dice cosas sin pensar. - contestó la rubia.

- Eso ya lo sé. Pero el problema soy yo. Cuando empecé con mi idea para conquistarle era una niña q solo quería q él se fijara en ella. Pero ahora no. Ahora quiero q me vea como una igual, una compañera antes de ser su novia, su amante o lo q sea. Si no puede entenderlo, ya encontraré a alguien q si lo haga.

- Dame un abrazo, Evy. - dijo Lily, q estaba tumbada en la cama fingiendo leer unos apuntes de HM. - crecen tan rápido. (;_;) Me alegro de q t hayas olvidado de Black.

- No me he olvidado de él. Solo creo q mi plan necesita unos retoques. X cierto, la poción ya ha cristalizado. Bell ¿falsificaste las notas de sus parejas?

- Aquí están. Anya va con Petigrew y Leticia con McNair. ¿Podrían tener peor gusto? Yo creo q no.

- A mi Petipet, no me cae tan mal. - comentó Joy. - No me miréis todas así. Es una de las pocas personas q me hace sentir q soy alta. Mi parte va bien. Lochkart vendrá conmigo al baile. Ya tenía pareja, pero la plantó en cuanto q le informé q quería entregarle mi flor. - las 3 chicas la miraron como sino supieran d q estaba hablando.

- ¿Xq no lo llamas sexo? - dijo Bell.

- ¿Era eso? - dijeron Lily & Evy a la vez.

- Xq me da vergüenza. Cuando salgo con chicos son peleles a los q puedo manejar. Lo + q he hecho con un chico es darle un beso sin lengua. Bueno excepto con Snape q a él si q le besé con lengua. No lo hace mal. No podeis dejar q se entere de nada d esto. Nadie. Jamás. Nunca. Esto será nuestro secreto.

- Pues claro q será nuestro secreto. - la tranquilizó Lily. - Si alguien se entera de q fuimos nosotras nos expulsan. - Retiro lo de tranquilizar.- ¿Sabéis si Potter va con alguien?- todas negaron con la cabeza.

- Seguro q Black va con la perra de Turpin. No sé q ve en la Barbie Embrujada.

- Es prefecta d Ravenclaw. Es inteligente. - dijo Joy solo para picar a su amiga.

- No tanto. Dejo q yo la pusiera orejas de conejo en la espalda, q la hiciera un hechizo de boca bailona, q la cambiara el pelo x hojas de marihuana
¡Joder! La hice tal cantidad de putadas q ya ni me acuerdo. Y ella venga a querer salir con Black. Pero si va con ella al baile se va a enterar.

- ¿Q le vas a hacer?

- Nada. Se volverá loco tratando de adivinar q me traigo entre manos. - dijo con una sonrisa maliciosa.- Ad+ he prometido ayudar a Doris con su pequeña venganza. Entre eso y nuestro plan voy a estar muy liada.

- Yo ad+ he pensado en hacerles algo a los Merodeadores esa noche. Misi me ayudará.

- ¿Queréis q traiga algo de fuera de Hogwarts? - comento Bell.

- Sí las galletas de tu madre. - fue la respuesta común de sus amigas.

- ¡ Q éxito q tienen sus galletas! Lupin tb me pidió. Le encanta la cocina de mi madre.

- Creo q la cocina no es la cosa q hace tu madre q + le gusta. - comento Evy con una de sus sonrisas maliciosas.

- ¿Q quieres decir?

- Bell, es obvio. - dijo Lily. - Le gustas a Lupin. Tú misma dijiste q te invito a ir al baile. Q yo sepa no se lo ha pedido a nadie +.

- Ya pero, creo q va a pasar mucho tiempo hasta q yo vuelva a confiar en un hombre. - dijo la joven con tristeza.

- Tranquila, ese idiota va a tener lo q se merece. - dijo Joy. - Y le haremos fotos para q lo recuerdes.

- Sois las mejores amigas del mundo. (;_;)

- Repasemos el plan. La operación Pavo Desplumado tiene q salir perfecta. - dijo Lily.





Pues hasta aquí este capi. ¿No pensaríais q iban a repasar el plan con vosotras delante? Eso le quitaría toda la emoción.



El capítulo 5 va a ser desquiciante con 4 venganzas simultáneas en juego. Así q no creo q salgan + q las chicas y sus víctimas. Lo digo para las fans de los Lobitos, q no se enfaden sino puedo sacarles mucho. Puede q salgan al final a no ser q me quede muy largo q lo dejaré para el sgte.



Otra cosa, como habéis notado he metido 2 meses de curso en estos 4 capis, pero a partir del sgte el tiempo va a ir + despacio ya q el mes de Noviembre en Hogwarts va a ser muy vengativo. Ya no digamos Diciembre.



Próximo capítulo Operación Pavo Desplumado



¿Q os ha parecido este? Dejadme vuestras opiniones, preguntas lo q sea en mi libro de visitas. Sí tenéis algo contra algún personaje del libro o de mi fict decirlo y yo haré lo q pueda para q sea víctima de alguna obra de arte vengativa.



Hasta el próximo capi.



Besos.



Carla_Grey.
Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el quinto capítulo de esta producción:


CAPÍTULO 5: OPERACIÓN PAVO DESPLUMADO


- Aún estáis a tiempo para q me quede. - Bell estaba a punto de coger el trasladador q la llevaba a su casa.

- Vete ya. - dijeron sus 3 amigas a la vez, después de liberarse del abrazo.

- Suerte con lo de esta noche. - Bell tomo el trasladador y se fue de la habitación de las chicas.

- ¿Hace falta q repasemos el plan una vez +? - preguntó Lily.

- No x favor, otra vez no. - suplicó Joy.

- Ya se lo saben hasta las piedras. - dijo Evy. - ad+ si algo sale mal habrá q improvisar sobre la marcha.

- Espero q no haya q improvisar mucho, Evy, esa es tu especialidad no la mía. En fin, en estos momentos la 1ª fase del plan debe haberse puesto en marcha.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

En la habitación de Leticia & Anya, toda ella rosa pastel, ellas se dedicaban a teñirse las raíces q ya se les empezaban a notar, cuando entraron 2 lechuzas.



- ¡Mira, Ani! McNair me ha mandado una sortija. Fíjate en la piedra, es un rubí sin lugar a dudas. En la nota dice q cuando la vio pensó en lo bien q quedaría con mis rubios cabellos. ¡Es un encanto!

- Peter tb. Él me ha mandado unos pendientes azules. Le dije q iba a ir de ese color. Dice q solo puede pensar en mí q x favor q me los ponga esta noche.

- Seremos las reinas de la fiesta.

- Todo Hogwarts nos mirara asombrado.



No sabían la razón q tenían.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- Pues preveo un problema. - Evy estaba jugando con Lily al Pin - Pon en su mesa genial. La verdad es q querían jugar al billar pero la mesa había resultado algo temperamental y si se empeñaba en q jugaras a algo, pues tenías q jugar a eso. - ¿Q haremos si ellas las dicen algo de las joyas a sus parejas y ellos dicen q no la han enviado ellos?

- No creo q eso pase. - aseguró Lily. - McNair disfruta apuntándose los méritos de los d+ y Peter esta tan desesperado x echar un polvo q dirá q sí a cada estupidez q diga Anya. Y ellas son tan bobas q creerán q se lo ha mandado Potter.

- ¿Q os parece? - Joy acababa de salir del baño disfrazada con uno de esos vestidos egipcios q son una columna recta blanca, con un collar muy ancho, el pelo negro suelto y un tocado con forma de leona en la cabeza.

- Muy bien. - dijo Lily. - no sabía q t gustaba Cher.

- Voy de Cleopatra.

- Claro. ¿Tú aún no t disfrazas Evy? - Lily no tenía q ir disfrazada xq iba a vigilar en los pasillos.

- No, he quedado + tarde. Es q Joy se ha vestido muy pronto. Sólo son las 18:30.

- Xq tengo q ir a poner en marcha la fase 2 del plan. Espero q vaya bien.

- Hablando d eso. - Evy se dirigió a su baúl y saco unos pendientes q eran una perla gris muy pequeña. - Poneos esto. Es como un micrófono solo q en vez de oír lo q decimos oiremos lo q pensamos las 3. Lo encontré en un libro de la biblioteca cuando estaba haciendo el trabajo de Parsel y pensé q nos vendría bien.

- ¡Buena idea! Vamos a probar. - Joy se los puso y pensó- Creo q Lily debería reconocer q le gusta Potter.

- Te he oído y te equivocas. - le respondió el pensamiento de la pelirroja.

- Esto funciona chicas. - pensó Evy, y luego añadió. - Me encanta. Voy a vestirme.

- Yo voy con mi príncipe azul. Con lo idiota q es seguro q se disfraza de eso. Tenéis q procurar q Snape no me vea. Es importante.

- Tranquila y suerte, cielo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Pero Joy se equivocaba. Lochkart no iba de príncipe azul. Iba de príncipe lavanda. En cuanto la vio en el vestíbulo Lochkart dijo:



- Es genial. Q compenetración. Los 2 vamos de miembros de la realeza.

- Sí pero yo voy de reina - Joy se planto una sonrisa en la cara.- Quiero hablar contigo. - lo tomo de la mano y lo llevo al cuarto de las escobas. - esta noche es especial para mí. Y hay algo q
no lo harás. No sé xq t lo digo. Pensarás q estoy loca.

- Cualquier cosa q pueda hacer para q esta noche sea inolvidable la haré. - el rubio empezó a lamerle el cuello. Era asqueroso.

- Podrías ponerte mi ropa interior.

- ¿Q? - eso logró q dejara de babearla x el escote.

- El sujetador no. Pero sí mi tanga. Es una fantasía q tengo q el chico con el q pierda la virginidad haya llevado puesta mi ropa interior un rato. Así es como si nuestra unión se alargara. - Era una suerte q Lily las hubiera hecho repasar el plan 1000 veces, de lo contrario Joy no hubiera sido capaz de decir eso sin morirse de vergüenza. - Vamos, hace falta estar muy seguro de la hombría para llevar ropa interior femenina. Pero si tu no lo estas a lo mejor no eres el adecuado para mí.

- Lo llevaré.

- Gracias. Es importante para mí. - y luego pensó- Has oído Lily ha picado.

- Captado. - le respondió su amiga.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- ¿Ha picado? - Evy acababa de salir del baño.

- Se ha tragado hasta el anzuelo. Chica estás genial. ¡AH del barco mi capitana! - Evy iba disfrazada de pirata con una camisa suelta q dejaba uno de sus hombros ligeramente moreno al descubierto, el pelo suelto y liso lo llevaba atado con un pañuelo.

- + quisiera, el capitán es Will. Yo solo soy grumetilla. - la chica completó el disfraz con un cinturón, solo q donde debía llevar la espada llevaba 2 tijeras y en el lugar de la pistola la varita. - ¿T gusta?

- Me encanta. Pero ten cuidado al agacharte. Hay luna llena y se t ve el tatuaje.

- ¡Vaya! - Evy observó el reflejo de su espalda a través de un espejo. Al darle la luz de la luna se podía ver el dibujo de una concha de mar con un ojo en medio en la base de la espalda. - Me lo taparé con un pañuelo. - tomo un pañuelo y se lo ato x debajo del cinturón. Mientras lo hacía pensaba. - Espero q Black me vea, así sabrá lo q se pierde.

- Evy, puedo leerte el pensamiento.

- Voy a ayudar a Doris. - la chica decidió q lo mejor era cambiar de tema. Desde hacía unos días Lily estaba + susceptible d lo normal con los Merodeadores.- T mandaré a Misi.

- Yo tengo q ir a buscar algo. Dila q la veo en la entrada. T veo allí en una hora.

- Mejor nos avisamos cuando estemos listas.

- Me parece buena idea. ¿De acuerdo Joy?

- OK. - les respondió su amiga. - pero x favor no tardéis demasiado.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Lily venía de la cabaña de Hagrid con una bolsa enorme q pesaba como un muerto. ¿xq no había aceptado la ayuda de sus amigas? Xq todas estaban muy liadas. Joy fingía q Lochkart era el amor de su vida; Evy estaba ayudando a Doris en su venganza y Misi estaba con Yeye q la estaba dando los últimos retoques. Bueno, ya casi había llegado. Esperaba q Misi ya estuviera allí y q ella le ayudara a meter el saco en la torre, xq si no se iba a quedar sin columna vertebral.



- ¡Lily! ¿Pero estás loca? Para haberte roto la columna. - Misi estaba en la puerta, Yeye la había disfrazado de Rita Hayworth (NdA: la de Gilda, pero no estoy segura d q se escriba así.)

- Estás muy guapa de pelirroja.

- Sí, pero me voy a matar con los tacones. ¿Q hay dentro?

- Es mejor q no lo sepas.

- ¡Lily!

- ¡Ed! - Q hartura de hombre me lo tengo q encontrar hasta en la sopa.- ¿Qtl el baile? He oído q ibas con Samantha.

- Así es. ¿Q lleváis ahí?

- Pueeees
¿Q le digo yo ahora? - Lily era muy mala en eso de improvisar. X fortuna Will fue en su ayuda.

- Lily, ¿Eso es lo q me ha dicho Evy? Es buena idea darle una fiesta sorpresa a Bell. Os ayudo a llevarlo.

- Gracias, capitán Sparrow. - Will iba disfrazado de pirata del Caribe total. Hasta llevaba un sombrero q se quitó en ese momento con una floritura.

- De nada mis bellas damas. ¿X casualidad no sabréis dónde esta el resto de mi tripulación?

- Ni idea. - dijeron las 2 pelirrojas.

- Lo suponía.



Así llegaron a la torre de Griffindorf y subieron x el lado de los chicos.



- Esperad aquí yo iré a ver si los Merodeadores están o no. Si no están os doy la llave y hacéis lo q sea. Pero yo no sé nada. - Will era prefecto y todos los prefectos tenían llave de todas las habitaciones de su casa, al menos del lado en q estaba la suya. Es decir q Lily tenía llave de todas las habitaciones de las chicas y Will de todas las de los chicos.

- Esta bien. T esperamos en tu habitación con el saco.



Will subió las escaleras hasta la habitación de los Merodeadores situada en lo alto de la torre. Llamó a la puerta y la abrió Black:



- Vaya si es el pirata Sparrow.

- Capitán Sparrow. ¿No vais a la fiesta? - Will se lo preguntó x hacer algo.

- Pueeees
- Sirius tenía un pequeño problema: No podía decir q iban a ir a la fiesta xq no iban a ir, pero no podía decir q se quedaba allí xq igual se acoplaba y estaban a punto de ir con Remus. Al final tomo una decisión. - No, es q estamos cansados. Ad+ Remus no es el mismo hoy, y James y yo le vamos hacer compañía.

- Era x curiosidad. Hasta pronto.



Will se bajó a su habitación. En cuanto se fue, Sirius & James se taparon con la capa de invisibilidad del 2º, tomaron el mapa del Merodeador y fueron a reunirse con Remus a la casa de los gritos.



Lily se quedó algo decepcionada con la noticia d q esos 3 no se iban a ir. Pero ella no había estado a pto de herniarse para nada.



- Pues si no es para los Merodeadores, será para las peliteñidas. - Misi puso cara de desesperación ante la idea d bajar las escaleras y volver a subirlas con el saco.

- No t asustes. - la tranquilizó Will. - Hay un pasadizo secreto q lleva de nuestra habitación al lado d las chicas.

- ¿Sí? - dijo Misi asombrada.

- Sí. - confirmo Lily. - es una suerte q no le tocara esta habitación a los Merodeadores xq sino me daría miedo hasta de dormir en camisón. Vamos para allá.



Tomaron el saco entre los 3 y lo llevaron x el pasadizo hasta el lado de las chicas, desembocaron en un especie de plaza circular, con 2 escaleras una q subía hacia lo alto de la torre y otra q bajaba hacia la habitación de Lily y sus amigas y una puerta. La de la habitación de las peliteñidas.



- Bien. - Dijo Lily cuando entraron. - vosotros abrid las camas. Yo vaciaré el contenido del saco entre las 2.

- ¡Ya está! - dijo Misi felizmente. - ya puedes vaciar los sacos.

- Allá va. - Lily vació los sacos. Luego sacó la varita y con un sencillo encantamiento las camas volvían a estar hechas y lo q quiera q hubiera ahora en ellas no se vería hasta q la dueña de la cama estuviera arropada. - Vamos. ¿Os pasa algo?

- Tenías razón. - Misi se había puesto de color verde, parecía una marciana pelirroja. - era mejor q no supiera lo q había.

- ¿Eso es lo q yo creo q es? - preguntó Will.

- Sí. - contesto Lily con una sonrisa maligna mientras abandonaban la habitación.

- ¿Son las mismas q?

- Sí.

- ¿Y se las querías poner a ellos?

- Sí.

- Lily, si esto sale bien. Ya no querré ser de mayor como los Merodeadores, querré ser como tú.

- Gracias. - Evy, fase 3 completa, aunq con un cambio de destinatario. ¿Tú qtl?

- Te veo en 5 minutos en el horno.

- Bien.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Doris & Evy esperaban pacientemente, debajo de una terraza de madera donde iban todas las parejas a tomar el aire o contemplar la luna según como prefirieran llamar a lo de darse el lote, al cabrón sin entrañas, es decir, Dedalus, y su bicho palo.



X fin llegaron, en aquel mismo momento, Lily tomaba la decisión d regalar el contenido del saco a las peliteñidas, Doris & Evy sonrieron. La parejita feliz empezó a besarse apoyada en el rincón de la barandilla, de forma q las túnicas de sus disfraces de Merlín & Morgana, originales q eran, colgaban x fuera del balcón.



Las piratas sonrieron con satisfacción. Aunq se lo hubieran propuesto no podían haber encontrado mejor postura para llevar a cabo su plan. Antes de q cambiaran de posición se pusieron manos a la obra. Las chicas sacaron las 2 tijeras q llevaban y la varita y apuntando a las 2 tijeras con ella dijeron:



- ¡Copius! - este hechizo servía para q al tener 2 objetos de igual naturaleza uno copiara lo q hiciera el otro.



Entonces Doris se puso a cortar la parte de atrás de la túnica de Dedalus, mientras Evy hacía lo mismo con la de el bicho palo, las tijeras q habían encantado la hacían x el lado izquierdo imitando las tijeras q manejaban las chicas x el derecho. Cuando llegaron al centro retiraron la parte de atrás completa, dejando a la parejita prácticamente con el culo al aire. Peor, ya q Dedalus llevaba unos gallumbos de la rana Gustavo y ella un tanga completamente transparente.



Al cabo de un rato la pareja volvió al baile y ambas chicas anularon el encantamiento q hicieron sobre las tijeras.



- Voy a verlo. - Doris estaba radiante de felicidad. - ¿Tú no vienes?

- Pues si ha acabado Lily no. Tenemos q liberar a Joy de Lochkart antes de q Snape se dé cuenta d q está con él. - Justo en ese momento la llamó Lily.

- Evy, fase 3 completa, aunq con un cambio de destinatario. ¿Tú qtl?

- Te veo en 5 minutos en el horno.

- Bien.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Si en aquellos momentos alguien le preguntaba a Joy cúal era su idea del infierno diría q era ser la pareja del hombre + egocéntrico y aburrido de la tierra, q ad+ no bailaba para no despeinarse, x lo q estaban sentados en la mesa con las peliteñidas y sus parejas. X cierto después de las últimas 2 h, Peter le parecía el capullo + insulso y aburrido del cosmos y como McNair volviera a mirarla las tetas, como si las llevara al aire lo arrancaba de cuajo el testículo q le quedaba.



Su único consuelo era q Leticia iba disfrazada de Hello Kitty y Anya de Pavo Real y ad+ llevaban la poción q habían preparado entre Evy & Bell. A medianoche, es decir, en menos de 2 horas iba a divertirse de lo lindo.



En ese momento, recibió la llamada de sus amigas habían completado sus fases 3 respectivas y estaban listas para entrar a la fase 4 conjunta. Perfecto. Pero




- ¿Cómo lo hago? - pregunto Joy.

- En nada va a haber una pequeña conmoción cuando Dedalus entre con su pareja al comedor. - los pensamientos de Evy resonaban en su cabeza. - Aprovecha para sacarle de ahí. Sé sensual.

- Siempre lo soy. - en su cabeza resonaron los bufidos de incredulidad de Evy & Lily. - Gyl, podíamos irnos. - le susurró en el oído.- me apetece lamerte x todo el cuerpo. - si eso no era ser sensual
pero el tío estaba tan ensimismado mirando las fotos q un fotógrafo le había hecho q ni se enteró.



Entre tanto Lily & Evy se había reunido en el baño de Mirtle. Evy había traído un carro de los q usaban los elfos para llevarse las sábanas q tenían q lavar y Lily llevaba una cámara de fotos.



- ¿Cómo va eso, Joy? - pregunto Lily.

- Va mal. Estoy siendo lo + sensual q puedo, pero él no capta las indirectas.

- Pues vas a tener q probar con una directa. - pensó Evy. - Prueba con esto.

- ¡No pienso decirle eso! ¡Q vergüenza! - Joy casi lo grita en medio del Gran Comedor, pero luego recordó q ese capullo solo quería humillarla, así q tenía q ir a x todas. Así q tragó saliva, y con un movimiento q ella esperaba q fuera de experta, metió la mano en el tanga rosa q llevaba puesto Lochkart y empezó a acariciarle el pene, al tiempo q le mordía una oreja. Luego dijo- ¿Nos vamos?



Lo siguiente q oyeron Evy & Lily fue:



- Ya vamos para allí.

- Nunca falla. - aseguró Evy con una sonrisa de felina satisfecha. - ¿q pasa?

- Es q a veces me das miedo. - comento Lily divertida. - Mirtle, ya vienen toma la cámara. Cuando la toques se volverá de tu misma sustancia. Gracias x ayudarnos con esto.

- Tampoco tenía nada q hacer. Seguro q esto es terapéutico.

- De lo +. - Aseguró Lily - ¡ya vienen! Todos a sus puestos.

- Eso debería decirlo yo. Para algo soy la pirata. Da igual.



Todas ocuparon sus puestos: Mirtle entró en su baño y se hizo invisible mientras q Lily & Evy se fueron a un pasillo secreto desde el q se podía ver todo lo q pasaba dentro del baño. En ese momento llegó Joy con Lochkart:



- ¿Quieres hacerlo en un baño inundado?

- Ajá. - Joy no quería ni pensar en la opinión de pervertida q debía tener Lochkart de ella en aquellos momentos. - ¡Mira hay muchos espejos!

- ¡Genial! - el chico se quedó encantado con la idea de poder mirarse en el espejo mientras hacía el amor. - Pues vamos allá.

- Pero antes
¿Xq no te quitas la ropa y bailas para mí? Puedes mirarte en el espejo mientras lo haces.

- ¡Vale! - al tío le daba igual hacer lo q fuera siempre y cuando pudiera verse en el espejo mientras lo hacía.



Así q se quitó la ropa quedándose con un ridículo tanga rosa, q le sentaba ridículo y bailando de forma ridícula un baile q se reducía a una serie de movimientos pélvicos. Joy lo pasó fatal para no reírse de la situación, pero lo consiguió pisándose los dedos de los pies. Mirtle puso en práctica una de las ventajas de ser un fantasma: la de ser inaudible. Lily & Evy q no tenían ningún problema de ser descubiertas se reían como locas.



- Lily, lo clavaste con lo de la poca polla. (NdA: ver capi 3)

- Pues sí. Mira q el tanga es tan pequeño q a nosotras no nos taparía del todo ni depiladas a la brasileña. Pero a él no se le ve nada.

- ¿Potter esta tan pobremente equipado? - Lily esperaba algo x el estilo desde q salió el tema del tamaño. Aún así la naturalidad con la q Evy trataba el tema del sexo volvió a pillarla desprevenida.

- No me fije. - y se puso del mismo color q su cabello.

- ¡Mentirosa! Claro q t fijaste. Es q no me lo quieres contar.

- Pues claro q es eso. ¿Si yo t preguntara sobre la de Black, tu me responderías?

- No, xq en estos momentos no dispongo de información sobre el tema. Pero en cuanto sepa algo t lo comunicaré. - la sonrisa de diablilla de Evy se borró de pronto. - ¿has oído eso?

- Sí. - Lily se asomó al pasillo. - ¡Joder! Es Snape. ¡Va para el baño! ¿Q hacemos, Evy?- Lily empezó a agitar a su amiga. - ¿Q hacemos? ¿Q hacemos?

- Para empezar deja de agitarme q me desconcentras y si me desconcentras no me concentro y si no me concentro no puedo pensar y si no puedo pensar no puedo improvisar. - Lily la soltó. Al cabo de 1s en la q la muchacha puso cara de diablillo pensativo dijo. - Lo siento, Lily.

- ¿Xq no se t ocurre nada?

- No, x lo q se me ha ocurrido. - y la empujo hacia el pasillo, haciendo q la pelirroja chocara directamente con Snape.

- Evans, ¿q haces aquí?

- ¿Q haces tú aquí? Otra vez acosándome. ¡ Q vergüenza! - el chico puso los ojos en blanco y estuvo a pto de girarse para irse. - ¡No me des la espalda cuando te hablo! - si se hubiera girado en ese momento hubiera visto a Evy entrando con el carrito al baño.

- Evans, lee mis labios. N- O- T- E- S- T- O- Y- A- C- O - S- A- N- D- O. P- A- S- O- D- E- T- I.

- ¿Insinúas q no soy lo bastante atractiva como para q tu me acoses? - la chica alzó ligeramente la voz para tapar el grito de nena de Lochkart.

- No he dicho eso. No tengo tiempo para discutir contigo. Peeves me ha dicho q hay 3 Griffys tramando algo x aquí. Seguro q son los Merodeadores.

- Fijo q sí. Yo creo q están en la torre de astronomía. - Casualmente dicha torre estaba en la otra punta del castillo.

- Sí, iré para allá.

- No puedes hacerlo. - Si en aquel momento se hubiera girado hubiera visto a Joy & Evy empujando un carrito en el q iba Lochkart inconsciente y vestido, x llamarlo de alguna manera con un tanga.

- ¿Xq?

- Xq me he hecho daño en el pie al chocar contigo. - Lily logró estirar la pierna lo suficiente como para apoyar el pie sobre el hombro del muchacho.

- Una flexibilidad envidiable, Evans. Pero tu tobillo esta bien. - el chico intento girarse de nuevo con lo q podría haber descubierto a Joy q x alguna extraña razón volvía al baño. Solo quedaba una solución.

- Snape, eres tan adorable. - El moreno se quedó flipado, ya q eso no se lo había dicho jamás mujer alguna, ni su madre. Pero cuando la pelirroja le besó alcanzo cotas de alucine inexploradas.

- ¿Pero q haces, Evans? - dijo el chico cuando se soltó.

- T estas cargando el momento. - Volvió a besarle, en ese momento Joy salió del baño y Lily comprendió q la extraña razón q la había llevado de vuelta era recoger la ropa de Lochkart. La hizo un gesto para q se fuera. Cuando comprendió q estaba a salvo. - ¿q haces so pervertido? ¡Sabía q querías besarme!

- Pero si me has besado tú a mí.

- Pero tú podías haberme detenido, pero en vez de eso me has seguido. ¡Todos sois iguales! Joy piensa q eres un caballero. ¡Q decepcionada se sentiría! Pero tranquilo no diré nada. Pero no vuelvas a hacerlo. Jamás. Me voy.

- Evans espera.- Pero la chica había desaparecido.- Ha perdido un colgante.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- ¡Ya está! - dijo Yeye. - ¡Ha quedado monísima! El fucsia es su color.

- Gracias x esto Yeye. - dijo Joy. - significa mucho para nosotras.

- Ha sido un placer. Q poco equipamiento tiene. - el chico miraba el tanga rosa.

- ¡ A q sí! - corroboró Evy.

- Vamos a llevarlo al vestíbulo. - dijo Lily sonriendo. - Joy, puedo hablar contigo


- Lily no hace falta q t disculpes. Esta noche todas hemos hecho cosas raras, cosas d las q no debemos hablar nunca. Con nadie. Y q no debemos tener en cuenta.

- Gracias eres un cielo. - y se abrazaron.

- Pero ¿Quién besa mejor: Potter o Snape?

- Evy, deja de hacer esas preguntas. ¿Q pasa si yo t pregunto quien besa mejor: Dumbledore o Black?

- De nuevo y x desgracia no dispongo d información. Pero si algún día estoy en disposición de dicha información la compartiré con vosotras. - y empezó a empujar el carrito en dirección al vestíbulo.

- A veces me da miedo. - comento Lily.

- Sí, pero
¿quien besa mejor?

- Joy tú tb no.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

A las 11:30; Dumbledore les había prometido a los alumnos un espectáculo increíble y lo fue: todos los profesores desfilaron con sus disfraces x una pasarela situada en medio del gran comedor. McGonagall iba de gata, lo cual hubiera tenido mérito sino fuera animaga; Sprout de mandrágora; La prof. de adivinación de libélula; Venom de viejo reprimido, en vez de viejo amargado q era como solía ir siempre; Flitwick del increíble Hulk; Hagrid de domador de dragones; Vector de nº primo
Pero él q dejo anonadadas a todas las alumnas de la escuela fue
¡Dumbledore!



Iba disfrazado de James Bond, se había recortado la barba, llevaba traje de etiqueta y en la mano derecha llevaba un Martini con Vodka mezclado pero no agitado y en la otra la varita.



- ¡Q guapo! - exclamo Joy sorprendida.

- Llevo diciéndolo desde hace 5 años. Ese hombre es como la buena bebida: con los años mejora. Pero no me hacéis ni caso. - contestó una Evy rebosante.

- Tiene una sensualidad inteligente. - comentó Yeye.

- La verdad es q con traje se parece a Sean Connery. - Era uno d los actores favoritos de Lily.

- Chicas y chico ¿Os importa dejarlo? - suplico Will. - Vais a conseguir q vaya a terapia de x vida.

- Hablando de terapia. Hay q llevar a Bell a 1. - apuntó Joy. - xq debía estar muy mal para liarse con Lochkart y creer q era el amor de su vida.

- La venganza es la mejor terapia. - respondió Lily. - hablando de eso son las 12.



En ese momento se oyó un grito procedente de Peter ya q su pareja, Anya se había puesto a decir glu, glu, a mover el culo como si tuviera un abanico pegado a él y los brazos como si fueran alas q no sirvieran para volar, es decir, q se comportaba como un pavo real.



Aunq peor fue lo de Leticia, q se había puesto a 4 patas y se frotaba contra las piernas de Ed al tiempo q ronroneaba. Como la gata cursi en q se había disfrazado.



Dumbledore fue un d los pocos q comprendió lo q pasaba en cuanto vio la joyas q llevaban las chicas. No eran joyas sino Cristales de Jano q se obtenían al cristalizar una poción llamada la Sangre de Jano. Estos cristales se utilizaban antaño contra aquellos q osaban burlarse de la magia de Hallowen y hacía q adoptaran la personalidad d su disfraz al llegar la medianoche. Era una poción q requería un nivel bastante alto, x lo q en todo Hogwarts solo había 8 alumnos q tenían los conocimientos necesarios para hacerla y de ellos solo 3 se atrevería a utilizarla. D los 3 uno estaba descartado x la luna llena, en cuanto a los otros
¿Dónde andarían Potter & Black?



- Alumnos, calma. Sigan a sus prefectos a sus casas. - todos salieron pero cuando llegaron al vestíbulo se pararon asombrados. Luego se empezaron a oír carcajadas masculinas y no pocas femeninas de las fans de los Merodeadores q se reían de las d Lochkart.



Dumbledore salió a ver q pasaba y se encontró con Lochkart metido en un coche de bebe rosa, maquillado con unos coloretes tan rosas q ni Heidi, un pañal rosa gigante, un chupete rosa en la boca, un gorrito de ducha rosa q al transparentar permitía ver los rulos rosas con los q se rizaba el pelo, e iba abrazado a un peluche. ¿D q color? ¡Rosa!



Esta vez sí q se río. ¡Estos Merodeadores! Eran sus favoritos xq le recordaban a él de joven. X eso se lo perdonaba todo lo q no incluyera: intentos de asesinato, destrucción de aulas, dimisión de profesores y uso de pociones peligrosas.



- Muy bien chicos y chicas. Se acabó el espectáculo. Vayan a sus salas comunes. ¡Joana & Liliam! ¿Pueden venir un momento?

- Nos ha descubierto va a expulsarnos. - pensó Joy.

- Si fuera así tb hubiera llamado a Evy. - la tranquilizó Lily.

- ¿Pueden decirles a los señores Potter & Black q mañana vengan a hablar conmigo? Van a tener q explicarme todo esto.

- Se lo diré. - al tiempo q contestó, Lily envió una plegaria de gratitud a todos sus dioses x no dejar q fuera descubierta.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



El 1 de Noviembre Remus lo pasó en cama para recuperarse de la Luna Llena, pero James & Sirius estuvieron todo el día castigados. Dumbledore les perdonó él haber dejado a Dedalus Diggie y su pareja con el culo al aire en medio del baile y el disfrazar a Lochkart de bebé, pero lo de utilizar una poción tan peligrosa como la Sangre de Jano contra 2 compañeras merecía 1 castigo ejemplar. Así q les toco ayudar a Venom el nuevo profesor de pociones a instalarse.



A ellos le hubiera gustado poder decir la verdad a Dumbledore pero es q la coartada para la hora del crimen era q ellos se habían hecho animagos ilegales y q habían pasado toda la noche campando alegremente x el bosque prohibido en compañía de un hombre lobo. Vamos q era mejor aguantar toda la tarde al viejo amargado d Venom.



- Si vosotros no hicisteis la poción
¿quién pudo ser? - pregunto Peter x la tarde cuando los 2 chicos volvieron del castigo.

- Esta claro: Snape. - respondió James.

- No entiendo xq nos tiene esa manía. - comento Sirius.

- Xq intentaste matarle el año pasado. - le recordó Remus. - cuando le dijiste como entrar x el sauce boxeador hasta la casa de los gritos y él descubrió q yo era un licántropo. Nunca nos has contado xq.

- Pues iba yo x un pasillo cuando vi q Lestrange y su novia estaban molestando a Berenice, mi novia.

- ¿Berenice era tu novia? - preguntó Remus. - 1ª noticia.

- Salí un montón de veces con ella.

- Xq Vega t fastidiaba todas las citas. - le recordó James.

- No es el momento de hablar de ella. El caso es q cuando iba ayudarla se pusieron en medio Snape & Rosier y me lo impidieron, iba a pegarles pero entonces se me ocurrió q sería + divertido contarle a Snapy lo del sauce. Pero tú James le salvaste. ¿Cómo lo supiste?

- Turner. Ella me dijo: Tu amigo acaba d hacer una jilipollez mayor q su ego, vete a detener a Snape antes d q salgamos en el Profeta. Xq como le pase algo a mi Sevisev - Poh vamos a salir. Y eso hice. Deberías darla las gracias o x lo menos ser + amable con ella.

- ¿Turner t lo contó? Pero si ella y sus amigas nos odian. - Se extrañó Peter.

- Pero no tanto. El caso es q Snape nos odia. Tiene el motivo y la oportunidad para ello. Hizo la poción, todos sabemos q es su especialidad y logró implicarnos. Es muy Slytherin.

- No sé. - Remus era el voto de la prudencia. - deberíamos buscar alguna prueba antes de hacer nada contra él.

- ¿Quién + podría hacer algo así? - preguntó Sirius.

- Evans, Turner, Figg y Vega. Son lo bastante inteligentes para ello, y estamos pensando q es para q nos culpen a nosotros. Pero no tiene xq ser así. Ellas tienen algo contra Dedalus x la forma en q dejó a Doris, contra Lochkart x lo d Bell y no se llevan bien con Leticia & Anya.- lo acaba de clavar.

- Tb pensé en ellas. - admitió James. - pero luego me di cuenta de q ellas no serían capaces de hacer algo así en las mismas narices de Dumbledore. - ¡inocente!

- Es cierto Prongs. - admitió Remus. - Es cierto.

- Me voy a buscar a Anya a la enfermería. - anunció Peter. - está tan recuperada q vamos a ir a su habitación y
¡cuando vuelva ya no seré virgen!

- ¿Q quieres, Peter, una fiesta o una placa conmemorativa? - preguntó Sirius.

- La envidia es muy mala, Padfoot. - dijo el chico mientras se iba.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Tal y como había dicho Peter él y Anya fueron a la habitación de la chica. Ambos se quitaron la ropa, sin espontaneidad alguna, quedándose los 2 desnudos. La visión de Peter desnudo no se la recomiendo a aquellas q vomitéis fácilmente. Luego se metieron en la cama de ella.



Estaban en los prolegómenos de la faena, breves xq Peter no daba mucho de sí, cuando empezaron a notar unas cosas frías q subía al principio x la pierna, luego x todo el cuerpo.



- ¿Q invento es este? S t esta escapando el agua de la cama. - comento Peter.

- Mi cama no es de agua. - dijo la chica. - ¡AAAAAAAAAAA!



Las cosas frías eran babosas. Los 2 estaban completamente cubiertos de ellas. Pero no eran unas babosas cualquiera. Eran las mismas q los Merodeadores soltaron en el Gran Comedor. Las 557. Lily en un ataque sentimental, las recogió todas y su intención era devolverlas con sus dueños. Pero eso no lo sabían ni Peter ni Anya, cuando salieron corriendo de la habitación gritando como posesos y acabaron en la sala común, os recuerdo q estaban desnudos a no ser q contéis las babosas como ropa.



Era la hora de bajar a cenar, y casi todos lo Griffys estaban en la Sala Común reuniéndose para ir al Gran Comedor. No es necesario decir q cuando los 2 llegaron allí con vestidos de babosas, a la mayoría se les quitaron las ganas de cenar.



- Nos ha salido redonda la jugada. - susurro Bell, q acababa de llegar d su casa con las pilas recargadas, a su amiga Joy. - ¿T pasa algo?

- No voy a volver a comer en mi vida. - respondió la chica asqueada.

- Eso es xq t has atiborrado de las galletas de mi madre. - la rubia sonreía.

- ¿Q PASA AQUÍ? - McGonagall acababa de entrar en la sala común. - ¿PERO Q HACEN CON
ESO?

- Pues. - aquello era peor q los de Sirius & James. La excusa de Peter es q estaban a punto de echar 1 polvo cuando les atacaron las babosas del colchón, ad+ tenía q contarlo ante todos sus compañeros. - Podemos hablar en otra parte.

- Mejor. Pero x favor vístanse. Con ropa. Si no es molestia.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Todo ha salido perfecto.- Bell exhibía una sonrisa triunfal mientras descorchaba una botella de cava. - Lochkart ha hecho el ridículo, y si intenta algo contra nosotras publicamos las fotos de Mirtle. Dedalus se ha sentido tan humillado como se sintió Doris. Anya y su amor estaban guapísimos con el vestido de babosas. - Llenó 4 copas y el bebedero de Perla.- Brindemos x nuestro éxito.

- ¿Xq no vienes a brindar, Lily? - pregunto Joy. Ella & Evy ya habían tomado una de las copas.

- Es q siento q nuestro éxito no es completo. - respondió Lily.

- ¡Caro q lo es! No hemos vengado d todos. Nadie sospecha de nosotras. Todos piensan q han sido los Merodeadores. Así q a brindar. - dijo Joy

- Ese es el problema. ¡Ellos nos han robado el mérito! - Lily estaba indignada.

- ¿El mérito? Querrás decir el castigo. - Bell sonrió después de un trago de cava.

- No, hablo del mérito. Hemos hecho una obra de arte. Pero nadie sabe q hemos sido nosotras. Es como sí alguien tuviera un Velázquez pero todos creyeran q lo pinto Goya.

- ¿Velázquez?- preguntó Bell.

- ¿Goya? - preguntó Joy.

- Son 2 pintores Muggles de origen español. 2 artistas. 2 genios. 2 estilos diferentes. - les aclaró Evy.

- Como nosotras y los Merodeadores. - dijo Bell. - no es q unos sean mejores q los otros. Simplemente tenemos distintos estilos. ¿Cuál es el problema, Lily?

- ¿Recuerdas xq dejaste d ir con ellos? Muchas de las bromas eran idea tuya, pero solo los castigaban a ellos. Al principio t divertía, pero luego t diste cuenta d q era xq no te consideraban capaz de idear algo así. Xq eras una chica. Pues, Bell, ha vuelto a pasar.

- Es cierto. - Bell reaccionó como si la hubieran golpeado. - la razón xq nos hemos librado es xq nadie cree q seamos capaces de hacer algo así. ¡Es indignante!

- Creo, q no os entiendo. Queréis q sepan lo q hemos hecho para q nos castiguen a nosotras en vez de a ellos. - Evy les miraba como si se hubieran vuelto locas. - ¡q lo paguen x nosotras! A mí personalmente me da lo mismo.

- No t da lo mismo. - le comunicó Bell. - Xq quieres q Sirius t considere su igual. Cosa q no pasara hasta q t ganes su respeto. Pues mi querida amiga, la manera + fácil de ganarte su respeto es demostrando q eres tan buena como él, o mejor, en el arte de la venganza. Pero esto acaba de alejarte un paso atrás de tu objetivo.

- ¡Joder! No lo había pensado.

- A mi no me convenceréis. - dijo Joy. - Si alguien se entera de lo q yo hice esa noche me muero de la vergüenza.

- ¿Sabes quién pensarán los Merodeadores q esta detrás de todo? - Evy se volvió a su amiga. - Snape. Tu prometido. Aunq igual no dejan mucho de él después de su venganza. Pero si tu sentido de la decencia es + importante q el q dices q es el amor de tu vida.

- ¡NO! - grito la joven desesperada. - ¡YO LE PROTEGERÉ A MI SEVYSEV - POOH D ESOS DEGENERADOS!

- Al menos estamos todas de acuerdo. Tenemos q lograr q se reconozca nuestro arte. - dijo Lily. - mientras pensamos alguna manera d q los Merodeadores sepan q somos mejores q ellos, pensemos algo divertido para hacerle a Leticia.

- ¿No pusiste babosas en su cama? - pregunto Joy.

- Lo hice, pero McGonagall, reviso su cama y sacó las babosas. Reconoció q eran las q camparon x el gran comedor, una s la metió x la nariz, así q s acordaba bien. Tiene a los Merodeadores limpiando las vidrieras del Gran Comedor. Sin magia.

- ¿Tb nos han robado el mérito de eso? - dijo Evy. - Con lo q nos costó cazar esas babosas en concreto de 1 en 1. Menos mal q Bify nos ayudo. - Bifidus Active era el 5º alumno q entró en la escuela el mismo año q Joy & Evy. Era un flipado de la vida en general y de la entomología en particular. Es decir, si carecía de columna vertebral, tenía + de 4 patas o no tenía ninguna pero era viscoso le encantaba.

- No me lo recuerdes. - Joy puso cara de ir a vomitar en cualquier momento. - Aunq fue peor cuando vi los cuerpos desnudos d esos 2 cubiertos con las babosas. Yo estoy en blanco.

- Yo desde q mi genial plan para conquistar a Black no fue como esperaba soy incapaz de concebir planes con antelación. - comentó Evy. - Creo q mi musa retorcida me ha abandonado.

- Tranquilas. Yo hice mis deberes. - Bell tenía su sonrisa de ángel malo en la cara. - traje las galletas y una genial idea vengativa para ellas. X cierto ¿sigue en pie lo d los Merodeadores?

- Sí - respondió Lily. - lo haremos el 17 de noviembre. Pero hasta entonces
cuenta tu idea.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Quiero aprovechar lo corto q es este capítulo para decir de donde vienen los nombres de algunos personajes:



- Joana Turner: Joana es el nombre de la prota de Tras el corazón verde una peli de aventuras q vi cuando era pequeña. Turner es el apellido de la actriz q interpretaba el personaje.



- Evelyn Vega: Evelyn, hay a montones en el cine, pero el nombre de esta es x la prota de La Momia. Vega, en plural y con un artículo, sería el nombre de la ciudad donde tiene lugar la acción de una d las mejores series del momento: CSI.



- William Jack Sparrow: Will es el nombre del personaje q interpreta Orlando Blomm en Piratas del Caribe y Jack Sparrow es el nombre de otro personaje de esa misma peli, pero lo interpreta Jonnhy Deep, al q amo con locura. No m importa q sea un cuarentón, casado con una francesa anoréxica, padre d 2 hijos, amigo de Marilyn Manson y q tiene una silla de tortura en el desván. Perdonad este ataque de locura pero es q mi gemela loca me ha robado el teclado. Vale, no tengo gemela, pero fingid q no lo habéis leído. El caso es q al personaje se me ocurrió viendo la peli, así q tiene un poco de los 2.



- Jessie James Dalton: Jessie James es el nombre de un forajido, al igual q los hermanos Dalton.



- Rose Dawson: es el nombre q se pone Kate Winslet en Titanic



- Atica Atkins: el Atica es la región de Grecia donde se encuentra Atenas. Atkins es el autor de un libro de física q una servidora odia a muerte.



- Dedalus Diggie & Doris Crowford aparecen en el primer libro cuando Harry va al callejón Diagon con Hagrid.



- Phyllida Spore es la autora del libro de Herbología así como Miranda Goshawk del de encantamientos.



- Artemis Slayer: Artemis es la diosa de la caza y Slayer significa cazadora, x lo menos es lo q deduzco del título de Buffy, the vampire slayer



- Bifidus Active: viene de Bifidus activo q se toma en los actimel. Hoy no se me ocurría ningún nombre divertido (;_;)



- Berenice Turpin: el apellido lo saque del primer libro. El nombre viene de una princesa q entrego su rubia cabellera a Afrodita para q su marido volviera de la guerra. No sé si funciono, pero según la leyenda el cabello desapareció del templo transformándose en una constelación. Me sorprende q a Evy no la haya dado aún x cortarla el pelo al cero, a lo mejor hago algo al respecto.



- Samantha & Samuel Kane: Me hizo gracia q 2 mellizos se llamarán igual, el apellido pertenece a uno de los personajes de CSI Miami, al igual q el nombre del padre de Bell, Horatio. Pero creo q esta mejor CSI Las Vegas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Pues eso es todo amigos, x el momento, en el próximo capitulo titulado animales de compañía:



- Los Merodeadores investigarán como es posible q las babosas q ellos soltaron en el Gran Comedor llegarán a la cama de Anya.

- Las chicas pondrán en práctica la idea genial de Bell.

- Snape le pedirá a Joy q le devuelva el colgante a Lily. Imaginar el desastre.

- Igual me atrevo a narrar un partido de Quiditch. ¡Q no nos pase nada malo!

- Las chicas empezarán los preparativos para su Plan contra los Merodeadores.



¿Os ha gustado? ¿Lo odiasteis? Igual la venganza contra Lochkart ha quedado un poco plof, pero todavía no han acabado con él. Ad+ disfrazado de bebe debía estar monísimo.



Cualquier cosa q queráis contarme a mi libro de visitas.



Besos.



Carla_Grey.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el quinto capítulo de esta producción:



CAPÍTULO 6: ANIMALES DE COMPAÑÍA


Viernes 2 de Noviembre


Los Merodeadores acababan d volver d limpiar las vidrieras del Gran Comedor, se ducharon y como no les apetecía volver a pisar el comedor en mucho, mucho tiempo, es decir hasta el desayuno, se bajaron a la Sala Común a cenar a base d las galletas d la Sra. Figg, q no eran sólo d chocolate, ya q la mujer había decidido diversificarse y las había tb d mora, vainilla, canela, arándanos, plátano, naranja, chocolate blanco
(NdA: q hambre acaba de entrarme.) Todas deliciosas.

- Estas galletas están buenísimas - dijo Peter restregándoselo a la autora. Cada capi me cae peor este hombre.

- Pues sí. - contesto Remus, q s comió 2 d chocolate d golpe. - Agradecerme q las comparta. Volviendo al tema, yo creo q esta claro q no es Snape el d las bromas. Él no pudo entrar en nuestra torre y poner las babosas en las camas de Leticia & Anya. No Peter, no creo q fuera un atentado deliberado contra tu vida. A veces pienso q serías capaz de fingir tu propia muerte sólo para llamar la atención.

- Yo jamás haría eso. - dijo el pequeño ofendido.


- Puede q Snape tenga un cómplice en la torre. - Cuando a Sirius s le metía algo en la cabeza era como un perro de caza q acababa de hincarle los dientes a algo. En este caso estaba a punto de hincar sus dientes en una galleta de coco.


- Serán esas 4. - acusó Peter rápidamente.

- No digas estupideces. - dijo James. - ¿Sabes lo nos costo a Moony, Padfoot y a mí reunir las 557 babosas? Lo hicimos a mano. Cualquier chica le daría asco tocar una solo, no digamos ya 557. ¡Q delicado eres! Solo con nombrarlas ya palideces.

- Es x eso. ¿Q es? - Peter señalaba a 1 pto a la espalda d ellos. Los 3 chicos se volvieron y vieron a un pequeño chimpancé q miraba las galletas con cara d pena. Lo + asombroso del bicho era q tenía los ojos azules.


- Es un chimpancé. - respondieron los 3 calmadamente.


- ¿Pero q hace aquí? - Peter no estaba tan tranquilo. Seguro q ese bicho se comía a la gente. No había + q ver como le miraba.


- Quiere una galleta. - Sirius tomo una galleta y estaba a pto de ofrecérsela cuando



- ¡SIRIUS! ¡No t comas eso q t sube el colesterol! Ad+ ya t has comido 10. - Evy volvía d cenar en ese momento con toda la tribu.



- ¿Acaso ahora controlas lo q como? - preguntó el aludido.



- ¿Acaso estaba hablando contigo? - atacó Evy.



- ¿Acaso hay algún otro Sirius x aquí? - contra atacó él.



- Sí, él. - y señaló al mono. Aprovechando q el chico se quedó desconcertado. - ¿A q es mono?



- XD, XD, XD. - Bell, Will, Yeye y los 3 merodeadores restantes se reían como locos.



- ¿D q t ríes, Figg?



- ¿Cómo q d q me río? D la cara q has puesto, Black. Igual q tus amigos.



- ¿D donde has sacado a Sirius, Vega?



- Eso debería preguntártelo ella a ti, James.



- Me refería al mono, Yeye.



- Es mi tarea de Alquimia Básica. - respondió Evy orgullosa. - Teníamos q transformar 2 objetos en un solo ser vivo. He sido la única d las 4 casas q lo ha logrado en la 1ª clase, la profa Flamel me ha dado 150 ptos. Ad+ se lo ha contado a McGonagall q ha llorado d la emoción, y me ha dicho q lo tendrá en cuenta para los TIMOS. ¿A ti eso aún no t sale verdad, Blacky?



- Si ya has acabado la clase ¿Xq no anulas la transformación? - Remus sujeto a Sirius del brazo ya q tenía pinta d ir a estrangularla.



- Xq no sé cuál es el conjuro para ello. Debido a eso va a estar un tiempo entre nosotros, x eso pensé q debía darle un nombre.



- ¿Y xq le diste el mío?



- Pueeees. Es q verás
es una explicación muy sencilla. Esto




- Xq dice q le recuerda a ti. - Bell no tuvo el menor problema en recoger la pelota q Evy había dejado en el área y marcar gol. (NdA: Anoche vi jugar a Beckham. ¡Q fútbol + fashion! Ya si ganan sería la leche.)



- XD, XD, XD. - Las risas provenían d los mismos d antes + Evy & Sirius el mono, no el humano. No es q el humano no sea mono, xq lo es. ¡Joder! No debí dejar q le pusiera ese nombre.



- ¡Ja, ja, ja! ¡Risas mil! - dijo Sirius con sarcasmo, el humano, xq el simio no habla. - ¡Pero q tarde es! Yo he quedado con Berenice. Me voy.



- Procura no llegar muy tarde. - comentó James. - Mañana jugamos y t quiero despejado.



- Sí, capitán. - e hizo un saludo militar con los el dedo índice y medio. - En cuanto a vosotros. - se volvió hacia Evy q llevaba en brazos a su mascota. - No me esperéis levantados xq los niños se tienen q acostar pronto. Toma una galleta. - el mono se la comió antes d q Evy pudiera impedirlo. - Buenas noches, nena. - dio un beso en la mejilla a la chica. Acto seguido se puso una chaqueta de cuero con un movimiento sensual y elegante, q unos días antes hubiera hecho babear a la chica, pero q en aquél momento solo sirvió para cabrearla, y salió x el retrato d la Dama Gorda.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¿A q ha venido eso? - Preguntó Lily a Evy cuando ella, Sirius y Bell entraron en la habitación, en un tono tan sereno como amenazador.

- ¡Deja a la chica en paz! - Bell al ser la mayor y Evy la peque sentía q tenía el deber de defenderla. - Ha valido la pena x ver la cara de Black. Cosa q hubieras hecho si no hubieses subido a toda prisa.

- Esta bien. Repasemos el plan d Bell. - sus 3 amigas emitieron gemidos de desesperación ante la idea d volver a repasar el plan. - Venga, q lo hacemos esta noche.

- No podemos hacerlo esta noche - comentó Evy. - Sirius ha salido con la Barbie Embrujada.

- Y tú tienes q ir a fastidiarle la cita.- la acusó Joy. - ¡T importa + ese Casanova q nosotras!

- Y ellos pueden vernos y estropearlo todo. - la cortó Evy.

- ¡Q + da eso! Queremos q los Merodeadores s enteren, esa es una forma tan buena como cualquier otra. - Joy hizo un gesto de confusión.

- Pero no hasta q nos venguemos de ellos. - Evy lo dijo como si fuera la cosa + obvia del mundo.

- Tiene razón así q discúlpate, Joy. - La apoyó Bell.

- Sí, mami Bell. Lo siento Evy.

- No importa. ¿Lo dejamos para mañana?



- Mejor el Martes. - repuso Lily después de pensarlo un rato.- Mañana hay partido y si ganamos todos estarán en la Sala Común d celebración. El Domingo, tampoco xq ya es complicado mantener los ojos abiertos en HM, si nos tiramos hasta las tantas x ahí no t cuento
Creo q el Martes será lo mejor.



- ¡Espero q mañana ganemos! - Bell dio un brinco emocionada. - Así volveríamos a estar en la competición. Cosa q ya habríamos logrado si esos 4 no hubieran perdido tantos ptos.

- La verdad es q los ptos se los han quitado a ellos. Pero los perdimos x nuestra culpa. X mi parte todo va bien. Will, Virgi y yo somos los mejores cazadores d la Historia de Griffindorf. - Joy se sacudió la poca modestia q la quedaba en los hombros.



- Yeye & Doris nos han invitado a nosotras 3 y a Misi a narrar el partido con ellos. Creo q McGonagall les ha dicho q busquen narradores neutrales. He aceptado. - Bell estaba alucinada d q alguien pensara q ellos 6 podrían radiar el partido objetivamente.

- Bien, yo me doy un baño y me voy a la cama. - informo Lily.

- Yo me acuesto. Estoy agotada. - Joy ya llevaba puesto el pijama. - Buenas noches. Procurad q vuestros bichos no se acerquen a mí.

- Son nuestros animales de compañía. X cierto, Evy procura q tu simio no se acerque a mi Perla. No me gusta como la mira.

- Los chimpancés comen fruta, no gatos. Creo. - Evy cambió de idea al observar q Sirius miraba a la gata d la misma forma q a las galletas d plátano.

- ¿Cómo va a vigilar a su mascota cuando tiene q ir a arruinar la cita d Black? - Gritó Lily desde el baño. - Rápale a Turpin el pelo al cero.



- T equivocas. Ya no necesito fastidiarle las citas para llamar su atención. Cuando sea víctima d nuestro gran plan tendrá q reconocer q soy única en mi género, entonces no volverá a pensar en Turpin nunca jamás.



- Gracias a Dios q eres única en tú género. - replico la pelirroja. - el mundo no esta preparado para q haya 2 como tú. Bueno, como ninguna d nosotras.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Sábado 3 de noviembre.



El día del primer partido d la temporada era uno d esos días q el sol sale y se esconde entre las nubes. No hacía ni frío ni calor, es decir 0º, y la gente estaba animada. Ese primer partido enfrentaba a Griffindorf vs Ravenclaw, no era uno de los d máxima rivalidad entre casas, los partidos + caldeados eran entre Griffindorf y Slytherin. Sin embargo, a un nivel + personal, era un partido muy tenso. El xq lo vais a saber en cuanto os diga la alineación.



Entre tanto James, capitán del equipo pese a q Virgi & Joy se le rebelaban continuamente, pasaba revista a sus tropas en el vestuario.



- Me alegro Sirius q me hicieras caso y no volvieras muy tarde. ¿O debo agradecerselo a Vega? - Preguntó con un tono malicioso.



- Pues a ella no. No me arruinó la cita. Yo estaba paranoico, xq en cualquier momento podía salirle cola de caballo a Berenice, o quedarse sin boca o algo d eso. Pero nada.



- ¿Entonces fue bien la cita? - preguntó Remus, como últimamente James y él carecían d vida sentimental tenían q vivir a través d la d Sirius.



- Sí. Bien mal. Es lo + aburrido q me he llevado a la cama desde q Peter me dejo para leer la autobiografía d un futbolista. No pienso volver a quedar con ella. Esta claro q la gracia d nuestra relación era q Vega no paraba de fastidiarla.



- Lo siento, Sirius. ¿Cómo lo llevas Isis? Es tu primer partido.



- Creo q voy a vomitar. Pero eso se pasa ¿no?.



- Sí. No t preocupes lo harás muy bien. Eres mucho mejor guardiana q el d Ravenclaw, aunq tampoco tiene mucho mérito. ¿Will?



- Bien. Sólo q bien significa: una pizca alterado, un poco acojonado, bastante neurótico y muy emocionado.



- Me alegra q aún conserves el humor. ¿Los d+ estáis listos? - como todos dijeron q sí. - Pues vamos allá.



Entre tanto Yeye, locutor oficial d Hogwarts, pasaba revista a las suyas.



- Hola a todos, mi muy querido público, soy Dalton, vuestro locutor favorito, y este es el primer partido del curso. Me acompañan, para lograr una visión totalmente neutral del juego: Doris, mi compañera habitual. - La chica mandó un saludo a través d su varita. - Misi, alumna d 5º Huppie. - Misi se pregunto como se había dejado enredar en eso. - Lily, la prefecta perfecta Griffie, a la q acabo d sacar los colores. Bell, alumna d 6º Griffie y mi buena amiga Evy a la q quiero con locura y q acaba d lanzarme un beso. Mientras salen al campo los equipos voy a entrevistarlas un poco. Bell, ¿cómo t sientes al ser una d las pocas rubias naturales d la escuela?



- Pues, Yeye, nunca me había parado a pensarlo. Supongo q muy natural.



- Buena respuesta. ¡YA SALE AL CAMPO GRIFFINDORF! Como guardiana Isis Priestly, una joya descubierta este año; como Golpeadores, los inigualables, guapísimos y espectaculares Remus Lupin & Sirius Black




- Tanto como inigualables
- se oyó comentar a Evy.



- Los cazadores Virginia Weasly, la gata roja; Joana Turner, la + estilosa y debutando en este estadio
¡Will Sparrow! - es este pto tuvo q callarse un momento xq sus compañeras se habían puesto a gritar y saltar como locas. - X último. El capitán y buscador, el + guapo, el + irresistible, el + ágil, el +
todo. El chico q yo quiero ser d mayor
¡James Potter!



- Tanto como eso
- si la gente no hubiera estado tan ocupada gritando hubiera oído a Lily decir eso. Aunq Snape & Rosier si lo oyeron.



- Ahora sale al campo el equipo de Ravenclaw. - Dijo Doris. - Como capitán y golpeador
¡Samuel Kane! Las manos quietas chicas q ya casi lo tenemos adjudicado, ¿verdad, Misi? - Misi se puso roja como un tomate. - Reed Crandall es el otro golpeador, q ahora q lo veo creo q tiene un polvazo, ¿Tu saliste con él, Evy? Pues luego me lo cuentas. - Evy la guiñó un ojo. - Edwuard McKinnons, el chico d pelo ordenado es el buscador, las malas lenguas decimos q para imitar a Potter. Las cazadoras son: Samantha Kane, la prefecta + pija; Sarah Randall, aficionada a la poesía y a la piña colada y Britany Bristol, el bicho palo putón. Como guardián Gilderoy Cuidado Q Me Despeino Lochkart, las mentes curiosas nos preguntamos cómo logró el puesto.



Creo q esta claro xq el ambiente estaba tan tenso. En el campo: James & Ed tenían una rivalidad ancestral, agravada xq James tenía sus serias sospechas sobre las intenciones de Ed para su Lily, es decir, para Evans; Remus estaba deseando mandar a Lochkart directo a la enfermería; Sirius, le tenía una manía especial a Crandall ya q era a Evy lo q Berenice a él; Joy había decidido tirar d la escoba a Britany; Isis ya había tenido sus roces con Samantha; Virgi & Sarah no se podían ver ni d lejos y Will & Samuel habían apostado a q su equipo ganaba el partido.



En la grada, pensar q iba a salir una narración neutral es como creer q era imprescindible hacer la 3ª parte de Terminator: Yeye adoraba a los Merodeadores y a Joy, x tanto iba con Griffindorf; Creo q después d la presentación d Doris esta claro con quien va; Bell & Evy Griffies hasta la muerte; Misi iba con Samuel, pero era tan tímida, q igual no hablaba en todo el partido y Lily casi era la + neutral xq iba con Ed antes q con Potter, pero claro quería q ganara su casa, así q estaba un poco en medio.



- En este momento, Hooch, baja al centro del campo, donde están los 2 capitanes q se dan la mano, las escobas se elevan y empieza el partido. Turner tiene la Quaffle se la pasa a Weasly q le hace un sombrero a Bristol, recoge la Quaffle y anota. ¡10 - 0 para Griffindorf!



- Bell me estas usurpando el puesto - dijo Yeye con tono lastimero. - si lo sé no t invito. ¡Eres mala y odiosa!



- Lo siento. Es q esto es muy emocionante. Ahora tiene la Quaffle Randall, esquiva a Turner, se la pasa a Kane q lanza
pero Isis la para. ¡Genial en su 1ª intervención! El marcador se mantiene. Isis saca para Weasly, se desmarca, hace un lanzamiento largo q atrapa Sparrow, esquiva la Bludger q le envía Samuel y
anota. ¡El primer gol d su vida!



- ¡ WILL, CAPULLO, QUEREMOS UN HIJO TUYO! - gritaron en ese momento Doris, Evy & Lily, completamente flipadas.



- ¡Yo tb! ¡Esta guapísimo con el uniforme d Quiditch! El caso es q ganamos 20 - 0.



- No el caso es q ahora sigo yo, xq estáis empezando a desvariar. - dijo Yeye. - Bristol tiene la Quaffle y




- ¡Black & Lupin! ¿Q coño hacéis? Tirad a esa perra d la escoba d una vez. - Gritaron Evy & Doris a un tiempo.



- Se la arrebata Weasly en una jugada espectacular. Quiero aprovechar para decir q yo a estas chicas no las conozco d nada. Las he sacado, como buena obra, d un sanatorio mental y esta mañana se me ha olvidado darles su medicación. Así q están algo descontroladas.



- Deja de decir estupideces. Xq ha aparecido la snitch, y Potter & McKinnons se lanzan a cazarla, codo con codo, van en picado x en medio d los cazadores a gran velocidad.. Pero en el último segundo, Potter frena la escoba y se eleva con un movimiento espiral. McKinnons no es tan afortunado y se estrella d cabeza contra el suelo.



- Mientras Bell, volvía a usurparme el puesto, Bristol está a pto d marcar




- Os he comentado q Dedalus va a dejar a esa zorra xq quiere volver conmigo. - comento Doris como quien no quiere la cosa.



- Y lanza la pelota fuera. Samuel ha pedido tiempo muerto para q McKinnons pueda recuperarse.



- ¿Q opináis del niño como fenómeno?



- ¿A q viene esa pregunta Doris?



- X hablar d algo, Evy.



- Pues podían hablar d Quiditch. - McGonagall acababa d subir a la zona d prensa. - Q es para lo q están aquí. X favor dejen d dar esos saltos q van a hacer un agujero y van a terminar cayendo sobre nosotros q estamos debajo d ustedes.



- Hablaremos solo d Quiditch. - prometió Lily. - Eso q le ha hecho Potter al pobre Ed era un Amargo d Gospel ¿no?



- No, era un amago d Wronski. - respondió Bell.



- ¿Ed? ¿Q confianzas son esas Lily? - Evy acompañó el comentario d una d sus sonrisas maliciosas. - Yo creo q los Griffis están jugando un gran partido, sobre todo Will & Isis, q no se nota nada q es su primer partido. El único q no me gusta nada es Black q es como si no estuviera en el campo. Supongo q eso d q sean cazadoras le tiene desconcertado.



- Xq es un caballero, Evy. Y un caballero no puede lanzarle una Bludger a una pobre chica indefensa. - le defendió Misi.



- Van sobre escobas para evitar q las den, ¿no?. - replicó la chica. - Ad+ si alguien las dijo q ese deporte no era peligroso las engañó totalmente.



- Tú t presentaste al equipo cuando estabas en 2º.- Recordó Lily, d pronto.- ¿q puesto era?



- Golpeadora. Pero cogieron a Black.



- Eso lo aclara todo. X fin se reanuda el juego, tranquila Lily, parece q Ed esta bien, aunq no tengo claro q eso sea bueno. Parece q están siguiendo una estrategia, Sirius lanza la Bludger desmontando a Samantha d la escoba. Parece q acaba d dedicarle ese lanzamiento a Evy. ¡Evy! Ese gesto con el dedo no es la respuesta q debe dar una señorita. - la riñó Yeye. - Joy recoge la Quaffle, se la pasa a Virgi, q esquiva la Blugder q le manda Crandall, y se la pasa a Will q anota d caño. - Un caño, en este caso sería colar la pelota entre el cuerpo del jugador y la escoba q monta. - A todo esto James se lanza el picado, pero esta vez McKinnons no le sigue, debe ser un farol. Pero esta vez no lo es, ¡Potter ha atrapado la Snitch! ¡El marcador es 200 - 20 a favor d Griffindorf! ¡Esto nos deja a 10 ptos del tercer clasificado para la copa d las casas!



Todas las personas q estaban en la cabina de radio, s habían puesto a gritar, a saltar, como locos, hasta Lily q s había quedado un poco mal x lo d Ed estaba cantando d alegría, y Misi, q iba con Ravenclaw se contagió d la alegría d sus compañeras. Estaban en eso cuando de pronto el suelo cedió




Cuando acabaron d toser, y se disipó el polvo se encontraron con q Bell & Misi estaban sentadas en las rodillas d Venom; Yeye & Doris en las d McGonagall y Lily & Evy parecían niñas a pto d leer la carta d los Reyes Magos a Dumbledore, en cuyas rodillas habían caído.



- Les advertí q pasaría esto. - comento McGonagall, serenamente.



- Y lo bien q se lo han pasado, ¿q? - Dumbledore les guiñó un ojo a una Lily completamente avergonzada y a Evy q no podía parar d reír.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Lunes 5 d Noviembre.



Todos los Griffies estaban muy cansados aquel lunes ya q s habían pasado gran parte del fin d semana celebrando la victoria contra Ravenclaw y q ya volvían estar en la competición x la Copa d las Casas. A los Merodeadores s les había perdonado x los ptos perdidos y volvían a caerle bien a todos sus compañeros. Mejor dicho, a casi todos, xq James seguía sin lograr q Lily le hablara; Peter no había conseguido una cita con Anya xq decía q cada vez q salía con él la ocurría algún desastre; Sirius estaba deprimido xq Evy no le arruinaba las citas y ad+ si él arruinaba las suyas se enfadaba con él, eso paso el Domingo cuando hizo q Crandall pareciese una cebra. Al único q le iba bien, d momento, era a Remus.



- ¡Bell!

- ¡Remus! ¿T gustaron las galletas?

- Deliciosas. Me alegra ver q estas + animada. Lo digo x el partido.

- Me lo pase en grande. Aunq no veas el susto q me di cuando vi q estaba sobre las rodillas d Venom, q me dirigía una mirada patibularia.

- Me lo imagino. - durante un minuto reinó un incomodó silencio entre los jóvenes. Hasta q Bell lo rompió.

- S t ha aflojado el nudo d la corbata.

- ¡Es verdad! A mi se me da fatal hacerlos, x eso m los traigo hechos d casa, cuando me las pongo solo tengo q apretarlos. Pero al final se me deshacen.

- Déjame a mí. Mi padre es un desastre tb. Si no fuera x mi madre y x mí no sé q haría cuando fuera a uno d esos banquetes del Ministerio. ¿Tu crees q es normal? Con todo lo q está pasando y los del Ministerio pierden el tiempo con un banquete. - Bell no quería ponerse a pensar cosas raras, como lo bien q olía aquel chico, ni lo genial q sería besar su cuello, x eso no paraba d hablar. - Ya está.



Sin embargo, había alguna fuerza extraña allí q la impedía alejarse de Remus o al menos apartar sus ojos d los dorados d él. ¡Lo q faltaba! Después del estúpido error q había cometido al liarse con Lochkart ¿iba a enamorarse d uno d los 3 chicos + mujeriegos d la escuela? ¡Bien, Bell! Vamos d mal en peor. La parte idealista d la chica quería creer q aquello podría funcionar pero la parte cínica q nos sale a todas después d q un capullo t utilice sabía q aquello sería un desastre. En cuanto llevaran 2 meses él se aburriría d ella y la dejaría x otra q tuviera + curvas. ¡X favor! Si Lily q era prácticamente perfecta no había sido bastante para Potter
¿Cómo iba ella, con todos sus defectos, a ser bastante para Remus?



- Será mejor q me vaya. - Retrocedió un paso, otro +, y otro. Cuando se sintió a salvo se giró y dijo. - Hasta luego, Lupin.



Cuando la chica se fue, Remus s quedó algo pasmado. ¿Q había pasado? El tiempo q había estado mirándola a los ojos, no podría decir si fue 1 min o una hora, sintió algo muy extraño. Estaba seguro d q ella tb lo sintió, x eso había retrocedido. Estaba claro q iba a pasar mucho tiempo hasta q Bell volviera a confiar en los hombres. ¡Cómo pillara a Lochkart lo descuartizaba miembro a miembro, empezando x la
cabellera! (NdA: ¿q pensabais q pensaba?)



Ese mismo día, en la cena



James llevaba media hora esperando a Lily en la puerta del gran Comedor. Pese a vivir en la misma casa, la pelirroja llevaba 2 semanas dándole esquinazo. Pero esta vez hablaría con él, la gustara o no. Quería disculparse con ella x lo q la dijo, y x lo q quiera q fuese lo q la había hecho tan horrible para q no confiara en él, aunq ella tb debería disculparse x la bofetada. Él solo se preocupaba x ella y así s lo pagaba. Allí venía con Turner y Will d una reunión d prefectos.



- Evans, ¿Podemos hablar?



En vez d contestar s acercó a Will y le susurró algo al oído q hizo q el chico palideciera. Luego se volvió hacia la Torre.



- ¿Se puede saber q la has hecho?

- Nada me gustaría + q saberlo. ¿Q t ha dicho?

- Q no piensa volver a dirigirte la palabra, q para ella no existes y q la has quitado el apetito. Lo siento, James. - Desde q James, Sirius & Remus confiaron en Will para hacer la jugada del caño, pese a q los d+ no lo tenían muy claro, Will se sentía muy unido a ellos.

- Tranquilo, no es culpa tuya. Pero si t enteras d algo, ¿podrías contármelo?

- Tal vez Evy sepa algo. Hablaré con ella. Aunq esta enfadada conmigo xq grité a su simio. Espero q encuentre pronto la forma d anular el hechizo o lo anularé yo con una espada.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Martes 6 d Noviembre x la noche.



Los Merodeadores volvían a su cuarto después d una larga e infructuosa investigación x Hogwarts preguntando a todos los retratos y fantasmas si sabían quienes eran los verdaderos responsables d todo lo q había pasado en Hallowen, y lo d las babosas. Pero nadie sabía nada, y si lo sabía no quería decírselo. Ni siquiera Mirtle q estaba enamorada d ellos y la sacaban todo lo q querían saber había soltado prenda.



Si en el mismo momento en q entraron en su cuarto y cerraron la puerta hubieran consultado el mapa del Merodeador, habrían descubierto a las culpables d todos sus males con las manos en la masa. Pero x fortuna para ellas no lo hicieron.



- No hay moros en la costa. - anunció Lily tras comprobar la Sala común.

- ¿Q costa? - preguntó Bell, asomándose tb.

- ¿Q moro? - pregunto Joy asomada x debajo d las otras 2.

- Es una forma d hablar. - aclaró Evy con tono paciente. - ¿Vamos allá?

- Vamos.- dijeron las otras 3.



Las 4 abandonaron la Sala común, o mejor dicho, las 6, ya q flotando junto a ellas iban los cuerpos dormidos mediante una efectiva pastilla Muggle d Leticia & Anya. En principio solo iban a atacar a Leticia pero luego decidieron q era mejor a las 2 xq así podían encerrar a Sirius en su cuarto y evitar q en su ausencia s comiera a Perla.



Avanzaron x pasadizos secretos q les había enseñado Mirtle, hasta salir a los jardines y al lago a cuya orilla se pararon. No tuvieron q iluminarse con las varitas xq había una brillante media luna. Lily sacó 2 colchonetas y usando un sencillo encantamiento, q solo era sencillo para ella, empezó a inflar las colchonetas. Evy & Joy se divertían haciendo q la cabeza d Anya chocara con la d Leticia, cada vez q lo hacían sonaba a hueco. Pero Bell estaba pensativa.



- ¿Dices q Remus s sintió mal en Hallowen?

- Bell, ¿ahora t preocupas x eso?

- No me preocupa, Joy. Solo m llama la atención.

- Sí, q es cierto q una vez al mes s siente mal. - Evy dejo d jugar con la cabeza d Leticia, y miro a su amiga.

- Si no fuera x todas las chicas con las q ha estado y q pueden desmentirlo, diría q es transexual o algo así. - este comentario le sirvió a Joy para ser fulminada x la mirada d Bell.

- ¿Quieres q empecemos a hablar del pelo grasiento? Lo q pasa es q ya m había fijado en lo del mes. Lily, ¿t acuerdas del Boggart? Se transformó en luna. ¿Xq sonreís?

- T gusta. No t atrevas a negarlo.- Contestó Evy.

- No m gusta. Sólo m cae bien. Es un chico muy agradable.

- Agradable, guapo, educado, inteligente, buen cuerpo. - Enumeró Joy. - si no fuera pobre no se me hubiese escapado.

- ¿Cómo q no s t hubiese escapado? ¿Pero tú d q vas?

- No entiendo q t moleste tanto. Solo t cae bien.

- ¡Joder! - un grito asustado d Evy interrumpió la discusión.- Le hemos hecho algo raro a Leticia. ¡Miradla!



Su nariz q normalmente era muy pequeña había empezado a alargarse y curvarse hasta convertirse en un garfio q la llegaba hasta la barbilla, con una enorme verruga encima. Como las brujas d los cuentos Muggles.



- No la hemos hecho nada. - la tranquilizó Lily. - Nuestra Leti, usa un conjuro sobre su nariz x el día, pero desaparece a media noche. Justo ahora. Sabía q esa nariz tan perfecta no era natural. Entre las 2 gastan + maquillaje q en toda la saga del planeta de los simios.

- Mirad. - Dijo Bell divertida.- Anya uso tb uno en su culo.



El culo da Anya q era muy pequeño, empezó a ensancharse hasta q el camisón suelto q llevaba la quedó estrecho. Teniendo en cuenta q era una chica muy menuda era como ver el Everest en medio del Sahara.



- Y ella dice q yo tengo el culo gordo. - Comento Joy ofendida. - Pero si en el suyo podrían vivir cómodamente todos los chinos d China.

- Las colchonetas están infladas. Ponedlas sobre ellas.



Joy & Evy las dejaron caer bruscamente en las colchonetas. Una d ellas tenía forma d Orca, la otra era el Monstruo del lago Ness. Las chicas quedaban muy raras con todos los rulos puestos, la mascarilla en la cara, los pijamas d abuela
lo mejor era q las habían traído tal cual las encontraron, las vestimentas ridículas eran cosa d las insulsas.



- Ese pez no ofrece mucha sujeción. - Joy s refería a la orca. - Leticia se podría caer al agua.

- Y ahogarse. O peor la devora el calamar gigante. ¡Q lástima! - El tono malicioso d Lily las hizo sonreír a todas.

- En el peor d los casos puede engancharse con la nariz a la aleta del bicho ese. - rió Evy.

- Y Anya, puede flotar con esa enorme bolsa d grasa q tiene. - completó Bell.



Todas sonrieron al ver lo genial q era su venganza. Luego todas a la vez hicieron un encantamiento repulsor q mandó las colchonetas al centro exacto del lago.



- Estoy pensando. - Lily fijo su mirada verde en el lago. - Si Bell tiene a Perla, Evy a Sirius
tal vez yo deba adoptar una mascota. X ejemplo el calamar. Lo tendría en nuestra bañera, xq nos cabe. Le daría d comer
¿q comen los calamares?

- Ni hablar. - saltó Joy. - no pienso tolerar otro asqueroso bicho en mi habitación.

- Era una broma Joy. No t cabrees. - pero la chica s volvió al castillo enfadada.

- Espero q encuentres pronto la manera d deshacerte del mono. - suspiró Bell. - Xq no esta desquiciando a todas.

- No es fácil. Desde q mi musa retorcida m abandono carezco d inspiración. - La verdad es q había encontrado la forma d hacerlo esta mañana, pero entonces Black la dijo no sé q del bicho y se la quitaron las ganas d hacerlo.

- Si pudiste hacerlo, podrás deshacerlo. - la animó Lily. - ahora volvamos a la habitación. No conviene q nos vean x aquí.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Jueves 8 d Noviembre.



Snape iba d buen humor x los pasillos, algunos hasta juraban haberle oído silbar, pero estaba claro q eso solo podía ser fruto d su imaginación. La razón d su buen humor es q x 3ª vez en lo q iba d Noviembre los Merodeadores estaban castigados.



El día anterior habían encontrado a esas 2 insulsas en unas colchonetas en medio del lago, 1 d ellas s habría ahogado d no ser xq s enganchó a una aleta d la colchoneta q tenía forma d tiburón u otro pez parecido, con la nariz q ella decía q la habían cambiado. Entre los estornudos, x el resfriado, q habían pillado, Anya recordó q había rechazado a Peter esa misma semana. Enseguida las 2 llegaron a la brillante conclusión d q era 1 venganza d los Merodeadores. ¿Quién sino? En consecuencia, los 4 chicos estaban limpiando la vitrina d trofeos d Griffindorf, sin magia x supuesto.



A Snape no dejaba d resultarle irónico q si no hubiera sido x los Merodeadores, Griffindorf no hubiera ganado la Copa d las Casas los últimos 5 años, y los Merodeadores tendrían 5 copas menos q limpiar. Tb era irónico q hubieran echo mil cosas y no les hubieran castigado x ellas, pero les estaban castigando x lo q no estaban haciendo. Él sabía quienes eran las responsables, y estaba a pto d hablar con una d ellas.



- ¡Turner!

- ¡Snapy!

- Tengo q hablar contigo. - la tomo d la mano y la llevo a una d las muchas salas secretas del castillo.

- Muy acogedor. ¿Q pasa?

- Tú y tus amigas debéis ser + cuidadosas. Al final esos 4 s enterarán d lo q pasa e irán a x vosotras.

- No sé a q t refieres, cariño, el estrés t esta haciendo desvariar.

- Me refiero a Lochkart disfrazado d Bebé; d las insulsas maullando y haciendo el pavo; d Dedalus y su nuevo amor con el culo al aire; d las túnicas d babosas d Peter & Anya; y x último, aunq no menos impresionante, las insulsas durmiendo junto al calamar gigante. Todo eso tiene un toque femenino, maligno, pero femenino.

- Una buena historia, ya me dirás como acaba. - iba a girarse para irse pero el la sujetó x la muñeca.

- Lo mejor es esa nariz q le pusisteis a Leticia y el culo d Anya.

- ¡No las hicimos nada d eso! ¡Han mentido! Esa es su auténtica nariz. - Entonces vio la sonrisa burlona del chico, y se dio cuenta d q había picado. - ¿T crees muy listo?

- Hay algo q no entiendo. ¿Xq?

- T lo contaré. Pero no puedes contárselo a nadie.



Joy le relató todo lo q había pasado desde la feria d arte, q Bell había salido con Lochkart aquel verano, q todo fue un montaje d el rubio y las insulsas para humillarlas
y como habían decidido vengarse d ellas. Tb le dijo q no era su intención colgarle el muerto a los Merodeadores pero todo el mundo creyó inmediatamente q eran ellos, y claro, ellas no iban a corregirles.



- Falta alguna pieza en la historia pero
¡es impresionante! Lo mejor es q los Merodeadores están pagando el pato.

- Según mis amigas eso es lo peor. Ellas dicen q nos han robado el mérito y q
¡Sirius! ¿Q haces aquí? Evy s ha vuelto loca buscándote. ¿T pasa algo, Severus? - Era la 1ª vez en su vida q veía sonreír a su prometido d oreja a oreja. Se ponía muy guapo cuando sonreía. ¿Xq no lo hacía + a menudo?

- X favor, dime q Vega s ha rebotado con Black y le ha transformado en mono y ahora no sabe como invertir el hechizo.

- Me gustaría ya q eso t hace feliz, pero lo q pasó es q Evy transformo mi bola d cristal y un candelabro en un mono y lo llamó Sirius. Ahora no sabe como invertir el hechizo. El bicho este nos está volviendo locos a todos y yo necesito la bola d cristal xq este mes vamos a repasar Quiromancia. Pero si t consuela, el q + cabreado esta con ella x el asunto del mono es Black.

- No es tan bueno como lo otro, pero me sirve. Otra cosa. Dale este colgante a Evans, lo perdió en Hallowen. No, Joana, no. Si vas a decirme q se lo robe xq estoy obsesionado con ella o algo x el estilo + t vale cerrar la boca.



La chica cerró la boca y se calló. Obviamente iba a decir eso.



- ¡Esto es el colmo! Estoy + q harto d tu inseguridad y d tu desconfianza. Hasta q no cambies d actitud no m hables, no me llames y no me nada. ¡Hasta la boda! - con un frú frú d su túnica negra se fue d la habitación.



Cuando la chica s quedó sola miró al chimpancé q había observado toda la escena con sus inteligentes ojos azules.



- ¡Esto es el colmo! 1º los Merodeadores me roban el mérito artístico, luego mi prometido me roba las frases y ahora yo estoy hablando contigo. Sirius, hazte un favor: no evoluciones.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Sábado 10 d noviembre.



Ese día se enfrentaron Hupplepuff vs Slytherin. Quedó en empate. Los Slytherin anotaron + goles, pero McNair su buscador era un manta, y no fue capaz d capturar la Snitch.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Sábado 10 d Noviembre. Medianoche.



- ¿Q haces aquí a estas horas, Bell?

- No podía dormir, igual q tú, Remus.



Aquello era genial. Había pasado toda la semana procurando no quedarse a solas con él. Lo cual, teniendo en cuenta q eran compañeros d clase y d casa, fue muy complicado, pero lo había conseguido. Bell era consciente d q su éxito s debía en gran parte a q había pasado mucho tiempo con Lily q había hecho del evitar a los Lobitos un estilo d vida. Tanto esfuerzo y ahora estaba solas con él, a Medianoche, en una sala iluminada solo con la luz d la chimenea y compartiendo un sofá q tenía toda la pinta d ser + q práctico para una noche d lujuria y pasión.



¡Un momento! Ya estaba empezando a pensar cosas raras. Antes d lanzarse a poner en práctica esas ideas, decidió ponerse a hablar, con él:



- ¿Cómo va lo d tu beca?

- D momento bien. Dumbledore me ha dicho q solo tienen en cuenta el expediente académico. Menos mal, xq con lo q ha pasado las últimas semanas
- Aquí Bell tuvo una punzada d remordimiento, ya q el pobre chico había estado castigado x su culpa. X otra parte estaba muy guapo cuando s preocupaba.

- ¿No habéis sido vosotros? - pregunto con un tono tan inocente q sus amigas s hubieran puesto inmediatamente sobre aviso.

- No. James & Sirius dicen q es Snape pero yo no lo creo. Lo d las babosas fue en nuestra casa. Él jamás se atrevería a entrar en nuestra casa. ¿Xq t ríes?

- Es q yo estaba el día q Peter apareció con un traje d babosas. Fue muy gracioso. XD.

- XD. Yo lo vi cuando subió a cambiarse a la habitación. Él cree q fue un atentado deliberado contra su vida.

- Como si valiera tanto. ¿Quién piensas q ha sido?

- Si t lo digo, no t enfades.

- Lo prometo. - Venga amor, quítate la camiseta del pijama y cuéntamelo. ¿Pero en q estas pensando? Todo es culpa d Evy & Joy.

- Tú y tus amigas. - El chico levantó las 2 manos, para q l dejara continuar. - pero ya s q no.

- ¿Xq no?- Bell, no t enamores d un Merodeador. Todas las q lo hacen acaban fatal.

- X lo d las babosas. M imagino a Turner, con sus zapatos d tacón d marca, metida hasta las rodillas en barro y cazando babosas. Seguro q al terminar s pondría en plan Escarlata Hojara: Pongo a Dios x testigo d q jamás volveré a cazar una babosa

- Pues fue algo así. - respondió Bell distraída mirando los ojos del chico.

- ¿Cómo?

- Quiero decir q así hubiese sido. Seguro. - No te enamores d un Merodeador, repitió como si fuera un conjuro q la hiciera inmune al atractivo del chico. Aunq no era un conjuro muy efectivo. X fortuna llegó la caballería. - ¡Sirius! ¿Ya t has vuelto a ir d la cama d Evy? Evy siempre dice q s acuesta con todas menos con ella.

- ¡Estás hablando del mono! Durante un momento he pensado q Padfoot se estaba enrollando con Vega sin decirnos nada. ¿Sabes cómo la va con el conjuro?

- Ella dice q no la viene la inspiración. Pero yo creo q si sabe como deshacerse d él. Pero no lo hace xq le ha cogido cariño. Lo cual va a ser un dramón, xq al final McGonagall la obligará a invertir la transformación, y contra + tiempo deje pasar + cariño le tomará y ella sufrirá +. Pero no hablemos d eso delante d él. A veces pienso q lo entiende todo.

- Es un animal muy inteligente. Padfoot, diría q va con el nombre. Aunq le cabreo mucho q se zampara su ropa interior.

- ¿Tb le gusta la vuestra? El otro día Will se quejó d lo mismo. Yo ya me he acostumbrado a él. Creo q será mejor q lo devuelva a la cama d Evy. Hasta mañana.

- Hasta mañana.



Pero en vez d irse a su habitación fueron la una hacia el otro, y empezaron a besarse en plan peli d amor. Cayeron sobre el sofá, q x cierto era práctico, tal y como pensó Bell. Pero era un poco desastre xq los 2 quería hacer muchas cosas a la vez. La rubia estaba debajo tratando d quitarle la camisa del pijama, lo cual era un problema ya q no tenía botones, y había q sacarla x el cuello, eso suponía q para quitársela tenía q dejar d besarlo. Cosa q no la apetecía nada. Así q se conformo con recorrer con una d sus manos la espalda del chico, mientras la otra bajaba hacia el culo. (NdA: ¿eso es conformarse?)



Entre tanto, Remus, estaba liado tratando d desabrochar el sujetador d la chica x detrás con una sola mano mientras con la otra la acariciaba la cadera. Lo del sujetador era bastante complicado xq no encontraba el broche. Lógico, dado q era d esos q se abrochan x delante. Cosa q ella le hubiera dicho sino estuviera ocupada acariciando la pantorrilla d él con su pie.



Fue en uno d esos momentos raros d lucidez q uno tiene en esas circunstancias, cuando él se dio cuenta d q no quería eso. Bueno si quería pero, no así. Bell era su amiga, eran los q mejor s llevaban d todos sus amigos. Si s enrollaba con ella así, en plan polvo salvaje, podría perderla para siempre. Y eso si q no quería. Ad+ estando lo d Lochkart tan reciente tenía miedo d q pensara q era como aquel imbécil, y eso si q no lo quería ni en sueños. X todas estas razones dejo d besarla, no sin gran esfuerzo.



Si en vez d largarse con una excusa tan absurda q ni él la entendió, la hubiera explicado todas estas razones a la chica, probablemente se hubiera ahorrado muchos d los problemas q tendría + adelante. Pero ni siquiera era capaz d admitirse a sí mismo lo muchísimo q le gustaba la chica, ¿cómo iba admitirlo ante ella?



Y si alguno d los 2 se hubiese fijado en q Sirius, la mascota d Evy había acompañado a Remus hasta la habitación tb podría haberse evitado lo q paso a la mañana siguiente.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Domingo 11 de Noviembre. Temprano, demasiado temprano.



- ¡VEGA! - el grito d Black despertó a toda la Torre d Griffindorf. A toda la torre, a todo el castillo, a Hagrid q estaba en su cabaña, a los centauros del bosque prohibido y a la Profesora d Adivinación q pensó q x fin había entrado en contacto con los Grandes Espíritus.



Seguido del grito, se pudo ver a Sirius Black con un pijama algo perjudicado, ir como un Doberman a la habitación d la aludida con su tocayo simio cogido d la nuca. Entro en la habitación y se fue directo a la cama d la chica. Eso q era la 1ª vez q estaba allí. + tarde cuando sus amigos le preguntaron, fue incapaz d decir siquiera d q color eran las paredes.



- ¡VEGA!

- Ya t he oído la 1ª vez q has gritado mi nombre. ¿Q t he hecho ahora?

- Es mi imaginación o Blacky esta en nuestra habitación gritando. - pregunto Joy somnolienta en la cama d al lado.

- Es tu imaginación. Si t duermes se irá. - contestó Lily con igual tono.

- Tú mono, acaba d comerse mi pijama.- dejó al animal q estaba bastante asustado en la cama. Al instante fue abrazarse a Evy.

- Ya t dije q no dejarás tu puerta abierta ni tu ropa tirada. No pasa nada, cariño. - la voz q empleo al principio d la frase era tan irónica como dulce era la d la 2ª parte.

- Mi pijama no estaba tirado. Es el q llevo puesto.



Fue entonces cuando la chica s fijo q el pijama del chico había sido parcialmente devorado en lo q se podían denominar zonas estratégicas. La chica tuvo q hacer un esfuerzo para q la sonrisa no acudiera a sus labios. Pero el chico no lo encontraba gracioso precisamente.



- Tranquilo, eso se puede arreglar con un hechizo. Sino me dices donde la has comprado y yo t compró una igual.

- No se puede arreglar con un hechizo xq estos pijamas llevan un conjuro anti hechizos. En cuanto a lo d comprarlo, tiene gracia, ya q pensaba q Tú no x no tener no tenías ni donde caerte muerta. - ladró el chico.



La joven miró a la puerta, q se había quedado abierta, y donde s habían empezado a reunir todas las marujas d Griffindorf, encabezadas x Anya & Leticia.



- Grita un poco + Blacky. Creo q la profesora McGonagall no te ha oído. - la chica empleó un tono sereno y contenido q sólo usaba cuando estaba a pto d perder los estribos.

- Se equivoca, Srta. Vega. La he oído. - la aludida acababa d presentarse x detrás del grupo d curiosas. - Vuelvan a sus habitaciones. - Dicho esto entró. - ¿Q pasa aquí?

- Q su mono se ha comido mi pijama.

- No le he preguntado a usted. En cualquier caso eso no es una excusa para q usted se encuentre en este lado d la torre y me haya interrumpido mi sesión de sexo, quiero decir de saxo matinal. Vuelva a su cuarto. - El chico salió d la habitación, pero se quedó en la puerta. - Srta. Vega: ¿Ha encontrado ya la forma d invertir el hechizo?

- No. - mintió sin dudarlo.

- ¿Segura?

- Sí.

- En ese caso tendré q invertirlo yo misma.

- No. - E instintivamente, se interpuso entre la mujer y su mascota.

- Sea razonable. Al final va a tener q hacerlo una d las 2. Cuanto antes lo haga mejor será para los interesados.

- ¿Q interesados? ¿Usted y los alumnos a su cargo? - al decir esto clavó sus ojos, q en aquel momento parecían los d una fiera, en el chico q observaba desde la puerta.

- No. Usted y el animal. Contra + tiempo lo conserve + se encariñará con él y menos querrá deshacer el hechizo, en cuanto a él: esa no es la vida q le corresponde y no es buena idea q se acostumbre a ella.



Se sentó en la cama d la chica, y la acarició la cara con un gesto dulce y maternal q dejó anonadadas a todas las personas q lo vieron. Luego se levanto d la cama recuperando la compostura, y dijo:



- Si al mediodía, no lo hace usted lo haré yo. ¿D acuerdo?

- ¿Tengo otra opción?

- No.



Evy, miró al mono a los ojos azules. No podía hacerlo. Luego recordó q era x su bien. El d los 2. No podía hacerlo. Tomo la varita. No podía hacerlo.



- Finite Fusión.- susurro.



Cuando susurró el hechizo, donde antes había un mono sólo quedó una bola d cristal y un candelabro con unas piedras del mismo azul q los ojos del mono. Lo había hecho.



Sirius observó toda la escena desde la puerta, cuando vio como la chica deshacía el hechizo estuvo a pto d entrar a consolarla ya q s sentía algo culpable. A lo mejor no debería haberse puesto así x una tontería. Sin embargo cuando iba a entrar para disculparse Lily le cerró la puerta en las narices.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Domingo 11 d Noviembre. Mediodía, una hora + normal.



- ¿Estas mejor, cielo? - preguntó Lily.

- No lo sé. Ha sido una mierda d día. Y aún no ha terminado. - Contestó Evy con un suspiro.



Las 4 chicas estaban tiradas en la cama d Evy, d la q se habían levantado para dejar q los elfos la arreglarán, cosa q s podían haber ahorrado, xq ya la habían vuelto a deshacer. Lily estaba apoyada en la cabecera con las piernas dobladas; Evy apoyaba la cabeza en ellas y estrujaba con sus manos un pañuelo d papel, tenía los ojos hinchados d llorar; al otro lado d Lily, Bell, jugaba con el pelo d Evy; Joy acariciaba la espalda d su amiga, tumbada a su lado.



- Supongo q no es un buen momento para hablar d lo d los Merodeadores. - dejo caer Lily, como quien no quiere la cosa. - ya no os interesa a ninguna.

- ¿D dónde sacas esa idea? - Evy s incorporó bruscamente para quedar sentada sobre la cama encarada con Lily. - Claro q me interesa.

- Pero el otro día me dijiste q ya no estabas tan segura. Y tú, Bell, me dijiste q nos estabamos pasando, q como Remus no consiguiera la beca x culpa nuestra te sentirías fatal. Y Joy, decías q no tenías nada contra ellos. Q ya era bastante con q cargaran con nuestros muertos.

- Eso era antes d q Black entrara en nuestra habitación como si fuera un
perro rabioso. Podría perdonarle el q haya tenido q invertir el hechizo d mi mascota, pero eso q me ha dicho d q no tengo ni donde caerme muerta
¡Voy hacer q se trague esas palabras aunq signifique mi expulsión! - durante un segundo los ojos d Evy perdieron la forma humana, convirtiéndose en los de un jaguar. Pero no llego a perder la forma humana.

- Yo pienso vengarme d Lupin. Las excusas q me dio eran tan absurdas. Es obvio q lo q pasa es q no me encuentra atractiva. Pues bien, ya me encargaré d q se enteré d lo atractiva q puedo llegar a ser. - Bell tb estaba furiosa, solo q x fin después d varios días tenía un objetivo hacia el q dirigir su ira.

- Bell, corrígeme si me equivoco. Antes no querías tener cerca a Lupin xq decías q quería aprovecharse d ti y ahora quieres vengarte d él xq no se aprovecho d ti. ¿Me equivoco?

- No, Joy, quiero vengarme d él xq para él significo menos q todas las pibas d Hogwarts con las q se ha liado.

- Supongo q tu opinión sigue siendo la misma. - Dijo Lily a Joy. - no tienes nada contra ellos.

- No t creas. - respondió la aludida. - El numerito d Black d esta mañana no me ha molado nada. Como tampoco lo q t hizo a ti Potter. Sin embargo sigo creyendo q no tenemos nada contra Lupin y Peter, bueno excepto q el segundo es un cabrón aburrido. Pero. - Aquí hizo una pausa infinitesimal. - me apunto. No solo para apoyaros, sino x mi Sevisev - Poh. La derrota y consiguiente humillación d los Merodeadores será mi regalo d compromiso para él.

- ¿No puedes regalarle un reloj o ropa interior hortera como las novias normales? - dijo Evy con una sonrisa felina y un tono divertido.

- Es q yo no soy una novia normal.

- Eso no hace falta q lo jures. - este comentario hizo q Bell s ganará un almohadazo.



Antes d q la batalla d almohadas arreciara, Lily intervino:



- Si vamos a hacerlo tenemos q llamar a Will para q nos enseñe un poco las reglas del juego. Xq yo no sé vosotras, pero yo no tengo ni idea.

- Un momento. - Joy dejó d fusilar a Bell con la mirada para mirar preocupada a Lily. - corrígeme si me equivoco. El éxito d nuestro plan radica en q ganemos a los Merodeadores en algo q ellos dominan a la perfección y d lo q nosotras no conocemos ni el nombre. - su cara pasó d preocupación a Pavor. - esperaba q alguna me interrumpiera.

- Se llama Póker.- la anunció Bell. - se dan 4 cartas y se juega x parejas
yo soy una experta.

- Eso es el Mus, Bell. - corrigió Evy. - En el póker s dan 5 cartas, y no es x parejas. Avisaré a Will, esto es muy urgente. Pero antes




Evy tomó la almohada con la q Joy golpeó a Bell, y s la lanzó a Lily. Lily gritó ¡Oye! Y se la devolvió pero la chica la esquivó y la dio a Joy. Así empezó una batalla d almohadas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Antes d anunciar d q va el próximo capítulo quiero deciros algunas cosas:



Lorien Lupin: ya ves q t hice caso y ahora q Bell vuelve a estar en la partida ya sale + Lupin. No me mandes ningún virus raro q t aseguro q no les van a hacer nada malo. 1 beso cari.



Tranqui: amor, q sepas q el hecho d q la broma a las peliteñidas fuese el 6 d noviembre no es casualidad. Escogí ese día x ser el d tu cumple. Considéralo un regalo muy adelantado
Espero q t gustara. En la conversación 1ª d Bell & Lupin hay una pista d lo q paso entre James & Lily. Besos.



Snape Angel 4ever: T das cuenta d lo q hace Joy x amor a su prometido. Q sacrificios + grandes. Espero q se lo reconozca al menos, xq a veces es + ingrato. Tampoco m mandes virus. Besos.



Ahora sí, en el próximo capi, Póker d Damas, hablaremos un poco d la tradición del Póker en Hogwarts, asistiremos a los preparativos d nuestras chicas para la partida, asistiremos a la partida en sí
y alguna sorpresa agradable. Muy agradable. (^_^)



Xfa firmadme en el LDV. (Libro d visitas) y decirme q os ha parecido el partido d Quiditch xq si es lo peor q habéis leído en la vida, yo desisto d narrar otro y en paz. Pero si tiene fallos evitables lo vuelvo a intentar con otro partido.



Otra cosa los calamares son carnívoros, así q la idea d Lily d meterlo en su bañera no es muy saludable; los chimpancés son omnívoros, se alimentan principalmente d hojas y frutos d + d 200 especies vegetales distintas y x materia animal como termitas, hormigas, miel, huevos y mamíferos pequeños. Es decir, q si q se podía haber zampado a Perla, perfectamente, lo d los pijamas y la ropa interior masculina no encontrado datos científicos q lo respalden, pero como ya digo al principio del capítulo cualquier coincidencia con la realidad es eso una coincidencia.



Besos.



Carla_Grey.



Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el séptimo capítulo de esta producción:


CAPÍTULO 7: POKER D DAMAS


Antes d empezar con la acción hay q hablar d la noble tradición del Póker en Hogwarts. Dicha tradición se remonta a sus fundadores: Griffindorf, Ravenclaw, Hupplepuff y Slytherin q s reunían a jugar una partida los viernes x la noche el fin d semana q no había partido desde su época d estudiantes. En principio eran ellos 4 solos pero luego, cuando se fueron casando, sus parejas tb se unieron a la fiesta.



De hecho la razón x la q Slytherin abandonó Hogwarts, no fue xq quería ser + estricto a la hora d seleccionar a los alumnos, sino xq, la esposa d Griffindorf, Gloria, le ganó hasta la camisa en una noche q no fue capaz d ligar ni un resfriado, y en la q perdió la túnica, la ropa interior, su mascota, la cámara d los secretos, su colección d hable Parsel en 3 semanas d Planeta Agostini
¡un desastre! Pero él insistió en q Gloria le había hecho trampas, cosa q era cierta, pero tampoco era para ponerse como se puso. Total q se rebotó, metió en el baúl lo poco q no perdió aquella noche, un libro d magia negra y la clave para encontrar y abrir su cámara secreta y se largó.



Aparte d q empezó una cruzada para librar al mundo d los Magos y Brujas Sansu (NdA: Sangre Sucia), xq Gloria era uno d ellos, el bastardo d Salazar no volvió a tocar una baraja en su vida.



Desde entonces, mucho había llovido. Las partidas se limitaban a los alumnos, todos los profesores sabían d su existencia, pero a instancias d Dumbledore s hacía la vista gorda, siempre y cuando no se desmadrarán; Los Merodeadores eran imbatibles, hasta Peter era una genio en eso d tirarse faroles y engañar a todo el mundo, habilidad q le fue muy útil en el futuro; otra diferencia era q una mujer no se sentaba a la mesa desde la muerte d Gloria Griffindorf, lo cual acabó con la tradición d las Griffies tramposas.



Al menos hasta aquel año, en q si el fantasma d Gloria hubiera estado allí se hubiera sentido orgullosa d 4 d sus alumnas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Domingo 11 d noviembre, 19:00 h.



- ¿Lo habéis entendido ya? - preguntó Will a las 4 chicas q estaban junto a él en la mesa d Póker x trigésimo cuarta vez en 3h.

- Creo q sí. - dijo Bell alegremente. - dame 2 cartas, pero necesito q sea el 7 y el 6 d picas. Otra no me vale.

- Las cartas no se piden así Bell. - dijo Will medio llorando d desesperación.

- Toma el 6 d picas. - dijo Joy amablemente.

- Gracias Joy. Ahora solo quiero una carta.

- Joy no puedes hacer eso. - Will tenía cara d ir a cortarse las venas en aquel momento.

- Pero sino la quiero para nada. Yo voy a x póker de ases. X cierto dame 5 cartas, q ninguna es la q quiero.

- ¿Sabes Will? Creo q ya hemos captado la dinámica del juego. Vete a descansar a tu cuarto. Gracias x todo. - Evy decidió evitar el suicidio d su amigo, sacándolo d la sala.

- ¿Estas segura? Xq Lily s acaba d deshacer d un comodín xq según ella la miraba lascivamente.

- No me creéis. Pero me estaba tirando los tejos descaradamente. - se defendió la aludida.

- T acompaño al pasadizo.



Cuando las 3 chicas s quedaron a solas cedieron a la desesperación.



- Este juego es un caos. - Se desquicio Lily.- no sé si es mejor tener color o dobles parejas. Ni siquiera sé lo q es un color.

- Creo q vale + el color. - meditó Joy. - Pero a mi todas las cartas q me vienen no valen ni para secarme las lágrimas q me provoca él verlas. Y soy fatal mintiendo, si me tiro un farol me pillan.

- Peor es lo mío. ¡Sé q la escalera es una jugada muy buena! Pero siempre m falta una carta para completarla. Cómo en mi vida amorosa. - sollozó Bell.

- Tenemos q admitirlo. - se rindió Lily. - Jamás aprenderemos a jugar este juego y si lo hacemos no será en menos d una semana.

- En realidad no necesitamos saber jugar al Póker, solo necesitamos ganar todas en la mesa q nos toque. - Evy se unió a la conversación en ese momento. - Sobre todo tú Lily, q estarás en la mesa d Potter.

- Evy, ¿Cómo piensas q podemos ganar sin saber jugar y sin conocer las jugadas?

- Claro q tenemos q saber las jugadas, Joy, pero una cosa es saber las jugadas y otra saber jugar. Las primeras las podemos aprender en una semana a lo otro


- ¿Q estas sugiriendo? - preguntó Bell. - ¿Q hagamos trampas?

- No, solo q recurramos a técnicas d juego alternativas.



Joy & Bell se miraron escandalizadas, ellas habían pensado en ganar la partida limpiamente. Sin embargo Lily esbozó una sonrisa astuta, entendiendo hacia dónde quería llegar Evy, o mejor dicho hacia quién.



- Gloria Griffindorf. - dijo simplemente.

- La + grande. - respondió Evy elevando sus ojos al cielo.

- ¿Quién? - contestaron las otras 2.

- Gloria G era una bruja d origen Muggle, la esposa del fundador d nuestra casa y una tramposa d 1ª. - y entre Lily & Evy las explicaron el truco q uso para desplumar a Slytherin aquella noche.

- ¿Eso fue lo q hizo? - preguntó Joy incrédula.

- ¿Eso es lo q haremos nosotras? - preguntó Bell, + incrédula aún.

- ¿Cómo sabías tú eso, Evy? HM no es tu especialidad.

- Simple, Lily. Yeye me dijo q había leído una biografía d ella en la biblioteca, y q era una d las 3 mujeres + fascinantes d la historia. Como yo buscaba inspiración a principios d este año para lo d Blacky, (¿Cómo me pudo gustar ese hombre?) Pues la saque y la leí. ¿D dónde creéis q saque lo d los pendientes d Hallowen?

- Dijiste q lo encontraste x casualidad - repuso Joy inocentemente.

- ¿Y t lo tragaste?

- Me alegro d q tu musa retorcida este d vuelta. - sonrió Lily.

- Entonces lo único q hay q hacer es aprender las jugadas y su valor. - concluyó Bell.- chicas, esto me da muy buenas vibraciones.



Todas sus amigas rieron. Era la 1ª vez en todo el curso q la escuchaban esa frase. Todo iba bien.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Martes 13 de Noviembre.



Pero no todo iba tan bien como creían. Este día Lily recibió las fotos Hallowen. Había algunas normales, como Evy, Will & Doris disfrazados d piratas, Misi d Gilda, Joy d Cher, es decir d Cleopatra
pero tb estaban las q tomó Mirtle a Lochkart en el baño, q eran + comprometedoras. Al ver q venía alguien en dirección contraria las guardó tan deprisa q no se dio cuenta d q se la cayeron los negativos.



- Evans. - Dijo Peter, pues era la persona con la q se había cruzado. - no me ha oído. Ya se las devolveré.



Si Peter hubiera sido + curioso y hubiese mirado las fotos en ese momento sabría quien había atentado deliberadamente contra su vida. O igual no, xq con lo espeso q era.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Miércoles 14 d Noviembre.



La clase d transformaciones era tan aburrida como siempre. La verdad es q era la asignatura favorita d James & Sirius, pero ya habían acabado el ejercicio y ahora estaban aburridos, y ellos empezaban a experimentar el efecto 40, ya sabéis cuando cada vez q miras el reloj faltan 40 minutos para q acabe la clase y el maldito minutero no se mueve y piensas q t has quedado sin pilas, y t desesperas al darte cuenta d q jamás saldrás d esa clase. ¿A q lo habéis vivido?



- James.

- ¿Q quieres, Sirius?

- Tu pelirroja esta 2 filas x delante d nosotros.

- Lo sé.

- Podías decirle, q le diga a Vega q m perdone.

- Claro, y cuando tu hables con Vega la dices q la diga a mi pelirroja q m perdone.

- D paso le decís a las 2 q le digan a Bell q necesito hablar con ella. - intervino Remus.

- No podéis comparar vuestro problema con el mío. - s quejó Sirius. - Vosotros las veis en clase, pero yo ni eso. ¡JODER! Me comporte como un idiota, y ahora no puedo ni pedirla perdón.

- No puedo creer q menosprecies nuestro problema. - se lamentó Remus, fingiéndose herido.

- Lo q yo no puedo creer, - intervino Peter. - es q con el Mapa, vuestros conocimientos d la escuela y con James, q se supone q es el mejor buscador d la Historia, hasta el momento, y no seáis capaces d encontrarlas fuera d clase.

- ¡XQ SE ESCONDEN MUY BIEN! - Grito James, con el q no s podía bromear sobre su habilidad como buscador.

- ¿Le pasa algo, Sr. Potter? - preguntó la Profa McGonagall.

- No nada. - la mujer se acercó.

- Veo q el Sr. Pettigrew sigue con su vicio.

- ¿Se refiere al sexo salvaje?

- Hablaba d vicios no d carencias.



La Profa iba a explicarle una vez + la forma correcta d tomar la varita pero se vio interrumpida x la carcajada q soltó Bell al oír el palo q l acababan d dar a Peter, y q fue coreada x Lily. Todo el plan marchaba viento en popa y estaban d buen humor. Si los Merodeadores no estuvieran tan preocupados xq sus Inocentes amores no les hablaban y les daban esquinazo continuamente se hubieran empezado a preocupar x ese buen humor repentino. Hasta Snape captó q se traían algo entre manos, sobre todo xq esa semana se habían portado demasiado bien.



La Profa iba a x ellas, pero en ese momento sonó la campana. Las chicas recogieron a toda velocidad y se fueron d igual manera para evitar q los Merodeadores las hablaran o q McGonagall las castigara. Aunq desde lo d Evy y su mascota era mucho + suave con ellas.



- Lo veis. - dijo James. - Ya se han esfumado.

- A este paso vamos a tener q ir a su habitación. - dijo Sirius pensativo.

- ¿Cómo es?

- Cómo es el q, Peter. - dijo Remus.

- La habitación d ellas.

- No lo sé, yo no he estado. ¿Sirius?

- No sé yo estaba tan furioso con Vega cuando fui q no me fije en la habitación. Ad+ estuve poco rato. Pero James, tú estuviste una tarde entera.

- Pueeees
- el chico después d mucho pensarlo dijo. - Me suena q tenían una mesa. Y sé con seguridad q sus camas son muy blanditas
¡No me miréis así!



Los 3 chicos lucían la misma media sonrisa picarona, y una ceja enarcada q parecía decir: ¿Cómo sabes tú lo d la cama?



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Jueves 15 d Noviembre.



- ¡Ya tengo la lista d los jugadores! - anunció Yeye alegremente a sus 4 amigas entrando en su habitación.



- ¡Genial! - gritaron las 4 dejando la partida d Billar, q estaban jugando.



- ¿Has averiguado tb lo d las mesas? - preguntó Lily.



- Sí. - el chico d pelo naranja, esta semana, hizo una pausa dramática. - Son las q hizo instalar Gloria G.



- ¿Estás seguro? - preguntó Joy, haciendo q el chico la mirase a los ojos. - Xq el éxito d nuestro plan radica en q esas sean las mesas. Si no estamos acabadas.



- Estoy completamente seguro. Pero x favor no me agobies, q me salen arrugas.



- Gracias d nuevo x todo lo q nos estás ayudando. - Bell le dedicó una dulce sonrisa q solo utilizaba para gente especial.



- No como tu amigo Will, q le faltó tiempo para ir a contarle a los Lobitos q queríamos aprender a jugar al Póker. - Evy aún estaba dolida x tan alta traición.



- Entiéndele, significó mucho para él q los 3 confiaran en él para una jugada tan complicada en su primer partido. - justificó Yeye.



- Pues q se apunte a su Club d fans pero q no nos traicione. - Joy tb estaba molesta xq no es q ella no confiara en Will, es q quería hacer ella esa jugada.



- Ya lo ha hecho. Desde esta mañana es miembro honorífico. - informó Yeye. - Voy a empezar a medicarle. Él tb esta invitado a la partida.



- ¿Quién +?



- En la mesa d corazones: James Potter, Sirius Black, Ed McKinnons, Severus Snape, Dedalus Diggie y Lestrange.



- Sólo q este último no acudirá. - anunció Evy. - Su prometida, la hermana fea d Cruela d Vil, le tendrá muy ocupado toda la noche, atado a la cama.



- Evy, eso d q les va el sadomaso, es un rumor no confirmado.



- Sí, Bell, pero tienes q admitir q esas marcas d correas q luce él los lunes x la mañana son muy sospechosas. Hagan lo q hagan, en su lugar jugará Lily Evans, es decir, yo misma. - añadió la pelirroja con una reverencia.



- Sigo pensando q es mejor tomar una poción multijugos y presentarnos como si fuéramos las personas q estamos eliminando. Nos evitaría pasar el proceso d selección d nuevos jugadores.



- Y nosotras t recordamos, Joy, q si lo hacemos así tendremos q esperar hasta después d Navidades. No sé si podremos evitarlos tanto tiempo. - hizo constar Bell.



- Ad+, no sabemos como influiría la poción esa con el encantamiento q queremos hacer. - apuntó Evy. - No vale la pena ese riesgo.



- La selección d Lily no será difícil. - meditó Yeye.- Black & Potter se opondrán x supuesto, pero Snape & McKinnons t apoyarán x llevarles la contraria. Tendrás q ganarte a Diggie. Dórale la píldora mañana un poco. Sé amable.



- Siempre lo soy. - se quejó Lily.



- Claro q sí. - respondieron todos a una en un tono q venía a decir claro q no.



- Sigo con las otras mesas. - informó Yeye. - En la mesa d tréboles: Reed Crandall, Wilkes, Samuel Kane, Avery, yo y Branstone. Me he tomado la libertad d deshacerme d este último con una poción. Estará vomitando hasta el lunes.



- ¿Esa es la mesa q queda enfrente d la d corazones? - preguntó Lily.



- Sí, queda en diagonal a ella. - confirmó Yeye después d pensarlo un segundo.



- Necesito q Evy este en esa.



- ¿Xq? - dijo la aludida.



- Xq necesito q estés guapísisma y enfrente d Black. Eso le desconcentrará. No pienso darles la + mínima ventaja.



- D acuerdo estaré allí. Aunq no servirá d nada. No creo q a Black le interese alguien q x no tener, no tiene ni donde caerse muerta.



- T pinchó el comentario. - dijo Yeye. - Tampoco t costará mucho hacerte un hueco en esa mesa. Tienes mi voto, el d Crandall, seguramente el d Kane y puede q hasta el d Wilkes. Avery pondrá pegas, ya sabes lo machista q es, pero




- Sólo necesito 3 votos, q ya tengo. - concluyó Evy.



- X cierto si ves q pienso algo raro..



- Tranquilo, no t lo tendré en cuenta. - rió la joven.



- Yo quiero la mesa donde esté Lupin. - pidió Bell. - no xq quiera desplumarle, sino xq así tendré acceso a sus pensamientos + íntimos. - Añadió con la sonrisa + maligna q un ángel puede hacer.



- Entonces estarás en la mesa d picas junto a: Lupin, McNair, Rosier, Prewets, Fine y Lochkart.



- X desgracia, este no acudirá, ya q será atacado x unos rulos asesinos. ¡Q pena! - Bell fingió quitarse una lágrima.- Prewets y Fine son amigos, no pondrán ningún problema. En mi caso todo depende d cómo s deslicen Rosier & Lupin.



- Entonces yo estaré en la mesa d Diamantes. - Muy apropiada para Joy. - ¿Quiénes estarán conmigo?



- Peter, Will, McDonalls, Zabini, Parkinson y Green. Zabini no puede ir, xq esta sin blanca. En esa mesa se apuesta fuerte. Teniendo en cuenta q eres una niña rica, no pongas esa cara xq es así, no tendrán problemas en q juegues, sobre todo si finges q no tienes ni idea.



- Eso no me resultará difícil. - admitió la chica.



- ¿Queréis q mañana os ayude a seleccionar el vestuario?



- Sí, x favor. - gritaron las 4 chicas.



Si vas a participar en una partida d Póker, sin tener ni idea del juego y con el único objetivo d vengarte d la gente q ha sido desagradable contigo al menos debes ir bien vestida, y para eso, ¿no es mejor q t aconseje la persona q + sabe d moda d toda la escuela?



- Pues os veo mañana. ¡Adiosito!



Cuando el chico se fue, Lily se volvió hacia sus amigas y dijo:



- Vamos a repasar.



X primera vez eso no provoco gemidos d cansancio, ni bufidos da aburrimiento ni quejas. Todo lo contrario: las 3 chicas sonrieron con satisfacción.



- Empiezo yo. - dijo Bell. - la jugada + baja en el póker es una pareja, es decir 2 cartas con el mismo número.

- Luego va el trío, q son 3 cartas del mismo número. - continuó Joy.

- Le sigue el color, el favorito d Lily. - Evy guiñó un ojo a la pelirroja. - q es tener todas las cartas rojas o negras, pero sin ningún orden.

- A continuación están las dobles parejas: q es tener 2 parejas distintas. - prosiguió Lily.

- Lo siguiente es el Ful, un trío y una pareja. - Bell volvió a empezar la ronda.

- Luego va el
Póker: 4 cartas del mismo número. - siguió Joy.

- Lo segundo q + vale es la escalera d color: 5 cartas rojas o negras, con números consecutivos. Creo q hay otra escalera en la q no es necesario q las cartas sean d igual color, pero no estoy segura.- Evy arrugó ligeramente la frente tratando d recordarlo.

- ¡Olvídalo! - la tranquilizó Lily.- si durante la partida lees en la mente d alguno q esa es una buena jugada úsala, pero si no como sino existiera. Lo q + vale, es el re - póker: un póker y un comodín. Siempre q se juegue con comodines.



Al acabar d enumerar las jugadas y su valor todas sonrieron. Estaban preparadas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Viernes 16 d noviembre. X la mañana.



- ¡Dedalus! - había + azúcar en el saludo d Lily q en una bolsa d gominolas.

- ¡Evans! - había + sorpresa en la respuesta del aludido q dentro d un huevo Kinder.



No era para menos, Lily siempre había sido muy borde con él cuando aún salía con Doris. No hablemos ya desde q la plantó x Britany.



- Aún no t he felicitado x tu nombramiento como prefecto. - Lily seleccionó su sonrisa + encantadora. - Felicidades. - y le dio un beso en la mejilla.

- ¿Estas bien? - el chico empezó a preocuparse x la salud mental d la chica.

- No. Es q
¡No puedo decírtelo!

- ¿Xq no?

- Verás, es q tú eres la persona a la q + quiero decírselo, pero tb eres la persona a la q menos puedo decírselo. ¿Sabes cuando t das cuenta q la persona q buscabas estaba delante d ti, y era el novio d una d tus amigas? - la chica se llevó la mano a la boca. - X favor, olvida lo q he dicho.



La chica se fue a toda prisa, no sin antes procurar q Dedalus tuviera una buena perspectiva del q todos los hombres decían q era el mejor trasero femenino d la escuela. El chico se quedó alucinado. La tía + buena d la escuela, se había quedado colgada con él. Iba a cortar a con Britany ya mismo.



Dedalus no era el único q estaba alucinado, los Merodeadores, sobre todo uno, q habían contemplado la escena estaban flipando en tecnicolor y con sonido estéreo.



- Evans, mi Evans, estaba coqueteando con Dedalus. No puedo creerlo. Me niego a creer q a Evans le guste ese niñato. - James jamás s había sentido + traicionado.

- Teniendo en cuenta q Evans cumple los años en Septiembre y Dedalus es d Marzo sólo se llevan 6 meses. - Peter cerró la boca ante la mirada asesina q le mandó James. - Pero tú eres mucho + atractivo.

- A lo mejor quiere darte celos. - aventuró Sirius, al q tampoco le entraba en la cabeza q a la pelirroja, con el buen gusto q había demostrado hasta entonces, se hubiera enamorado d Dedalus.

- O esta tramando algo. - Snape se unió a la conversación en ese momento.

- ¿Q iba a estar tramando?

- Tranquilo, Potter, solo es una teoría. - Snape sonrió ante la actitud defensiva d su rival. - Esta noche hay partida. ¿Venís o alguno tiene q ahorrar para el año q viene? - esto lo dijo mirando a Remus.

- Allí estaremos. - respondió el Licántropo.

- Bien. Hazme caso Potter, esa chica y sus amigas son como leonas a pto d lanzarse al ataque. - Snape se encogió d hombros. - Pero si no me queréis hacer caso. Nos vemos esta noche.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Viernes 16 d Noviembre, 23:00h

Lugar: sala d Póker.



La sala d Póker era la misma en la q los Fundadores jugaban sus partidas, había 4 mesas redondas, situadas formando un cuadrado exacto: la d Diamantes, q recibía ese nombre xq en su centro estaba tallado un diamante, como el q aparecía en la baraja, echo d rubí; La mesa d Picas, en cuyo centro había una pica tallada en ónice negro; la Mesa d Corazones, con un corazón en medio d la mesa formado x un cuarzo rosa y la Mesa d Tréboles, con un trébol en medio d Hematite.



Aunq los 19 muchachos allí reunidos, todos entre los 15 y los 17 años, no hubieran distinguido un diamante d una d las piedras q se usan como arena para los acuarios, a no ser q fueran d distinto tamaño, mucho menos sabían d q estaban constituidos los distintos signos d las mesas.



Tb ignoraban q las 4 mesas fueron el regalo q un antiguo amor la hizo a Gloria G, aunq eso lo ignoraba hasta su marido, junto con las instrucciones para usar su magia.



Lo q los chicos ignoraban y les hubiera gustado saber, era donde estaban los 4 jugadores q faltaban y el 5º q había ido a buscarlos. Se suponía q debían haber empezado la partida hacía media hora. X fin llegó Fine, era un chico d 16 años, con poca personalidad, q salió con Joy una temporada el año anterior, hasta q alguien le echo algo en la comida q hizo q se le cayera el pelo, no se encontró ninguna prueba física pero todo el mundo sabía q fue Snape. El caso es q el chico llegó
sólo, aparentemente.



- ¿Dónde están los d+? - Preguntó Parkinson, un chico d 17 años con cara d perro triste.

- Lochkart ha tenido un accidente con sus rulos, y está en su habitación. - Fine enumeraba con los dedos. - A Lestrange estaba en la cama xq le duele la cabeza, aunq hay gente q asegura q su novia ha entrado en su habitación con un látigo. - Aquí puso cara d no saber q clase d remedio contra el dolor d cabeza era un látigo. - Branstone sigue aquejado del misterioso virus q pilló el jueves. - Ahí le lanzó una mirada suspicaz a los Merodeadores. - Y Zabini esta sin un K, x lo q no viene.

- Pues faltan 4 jugadores. - dijo Wilkes, tras pensarlo un poco xq su única neurona no daba para mucho.

- Podemos jugar 5 en cada mesa. - intervino James.

- A no ser
- empezó a decir McDonalls, un chaval con el pelo rubio cobrizo d 17 años, q era prefecto d Griffindorf y último premio anual.- Yo conozco unos posibles jugadores q me han dicho si podían venir, si queréis voy a buscarlos. - Yeye sonrío al oír esto y Will empezó a imaginarse quiénes eran los jugadores.

- ¡Adelante! - dijeron los d+.

- Oye, James.

- Sí, Peter.

- ¿Xq crees q McDonalls ha dudado en llamar a esos jugadores?

- Tal vez no eran lo bastante buenos, o sean d baja alcurnia. - Avery era un auténtico clasista. Según él, el mundo se dividía en él y la gente q no era lo bastante buena para ser él. X 5 gallifantes, adivinad en q casa está.

- Ya he vuelto. - dijo el pelirrojo. - estos son los jugadores d los q os hable.

- Jugadoras. - matizó una voz dulce y encantadora q James llevaba días tratando d volver a oír. - Si no te importa. - James, no necesitó girarse para saber q su pelirroja y las locas d sus amigas estaban en la sala, ni para saber q Lily había acompañado el saludo d una sonrisa adorable.

- ¿Q hacéis vosotras aquí? En estas partidas no se admiten mujeres. - dijo Avery con un tono q indicaba q lo peor después d no ser él, era no ser hombre.

- Pero eso es + bien xq ninguna mujer sabe jugar. - dijo Ed McKinnons, mirando a las 4 chicas como si fueran diosas caídas del cielo.- ¿Vosotras sabéis jugar?

- Como una expertas. - aseguró Joy en un tono q hizo q Snape elevase una ceja.



James decidió volverse, al igual q Sirius y Remus q eran los únicos q estaban d espaldas y q no se habían quedado fuera d cobertura al ver a las chicas. Cuando se giraron comprendieron el xq d tanta conmoción.



Lily llevaba un vestido azul marino con escote palabra d honor, d esos sin tirantes, q cuando t los pones sientes q vas a perder el vestido en cualquier momento, y q ella no perdía xq había realizado un encantamiento para evitarlo, q la llegaba a media pierna donde llevaba una raja. Se había ondulado el pelo y una d las ondas caía d forma sugerente sobre la curva d su pecho izquierdo, provocando el impulso d apartárselo. Los zapatos eran d tacón d aguja del mismo color q el vestido. En torno a su brazo derecho llevaba un brazalete con forma d león d piedra rosa, d hecho era d Cuarzo Rosa. Todo el atuendo fueron regalos d su cumpleaños, ¿de verás habían pasado sólo 2 meses desde entonces?



A su lado estaba Joy, con una túnica blanca, q contrastaba con el color d su piel, d estilo romano. (NdA: no sé como describirlo, sería como la ropa q llevaba la piba d Gladiator) el pelo tb lo llevaba peinado al estilo d la época, en un complicado recogido a base d trenzas y rizos sueltos, q se adornaba con una diadema d rubíes. Los zapatos eran unas sandalias d esas q se atan arriba tb d tacón d aguja.



Bell había escogido un traje d camisa y pantalón d estilo chino. La camisa era roja y llevaba bordados leones en oro, d cuello alto y corte asimétrico, los pantalones eran negros y sueltos. Parecía q iba + tapada q las otras 2 pero no, xq la camisa no tenía espalda y los pantalones eran tan bajos q si se agachaba
El pelo lo llevaba liso y Yeye se lo había recogido con 2 pinchos en un moño estirado, q permitía ver unos pendientes colgantes q terminaban en una bola negra, concretamente d Ónice Negro. Las sandalias eran bajas, ya q al ser ella alta podía permitírselo.



Evy llevaba pantalón y camisa d media manga vaqueros muy ceñidos. Cuando digo muy ceñidos quiero decir q cada vez q la chica respiraba parecía q los 3 únicos botones d corchetes d la camisa iban a soltarse, dejando ver toda la mercancía, y eso es una cita textual d 1 d los presentes. El pelo lo llevaba liso y suelto. En el amplio escote, una persona q no tuviera las hormonas disparadas hubiera apreciado una gargantilla pegada a su cuello con una piedra gris similar a la d un espejo, conocida como Hematite. Llevaba unas botas altas, con tacón alto pero no d aguja.



El primer impulso d los 3 chicos al verlas fue agarrarlas del brazo o cargarlas a hombros o lo q sea, pero llevárselas d allí. Pero no fueron lo bastante rápidos.



- Lily, - estaba diciendo Ed con solemnidad. - Será un placer q juegues en nuestra mesa. A no ser q tengáis algún inconveniente.

- Ninguno. - se apresuró a decir Diggie, convencido d q la pelirroja estaba allí para impresionarle.



En ese momento los Merodeadores comprendieron la escena q habían presenciado esa mañana. Lily sólo se estaba asegurando el voto, en caso d q fuera a jugar, para poder estar en su mesa. Pero aún necesitaba uno, y ni James ni Sirius iban a dárselo. Todo dependía d
Snape. El Slythi les regaló una mirada irónica q quería decir: os lo advertí, no me escuchasteis, ateneos a las consecuencias.



- Claro q no hay ningún problema. - dijo con el brillo d una sonrisa en su mirada. - Todo lo contrario. - y ofreció su mano a la pelirroja para escoltarla hasta la mesa. - Muy bueno, Evans. - la felicitó después d ayudarla a sentarse.

- Gracias. - respondió Lily con una sonrisa y un guiño juguetón.



Los 4 chicos se miraron, 1 se había colado, pero las d+ ni hablar
Justo cuando pensaban esas palabras:



- Figg. - Rosier decidió seguir el ejemplo d su amigo & compañero. - T sientas en nuestra mesa. No quiero ninguna excusa.

- No sé. - la rubia sonrió con encantadora timidez. - tus compañeros tendrán algo q decir.

- Encantados. - se apresuraron Prewets y Fine, q estaban locos x ella desde el año pasado.



McNair no estaba tan encantado, pero se cayó. Remus puso una cara muy graciosa d sorpresa y celos. Aunq para cara la q puso Sirius cuando oyó la sgtes frases:



- ¿Jugarás en nuestra mesa, Vega?

- Cómo negarme a una invitación del mejor golpeador d la escuela, Wilkes. - respondió Evy, sin apartar la vista d Sirius.



Mientras la chica se sentaba en la mesa d Tréboles d tal forma q él podía verla desde la mesa d Corazones, Sirius no sabía si matarla a ella, a Avery q x una vez no miraba con cara d superioridad, a Wilkes q no apartaba los ojos del escote d la chica, a Yeye q las miraba como si fueran sus obras maestras, a Crandall q sonreía al saber q él había salido con esa belleza o a Kane q se comportaba como un caballero.



Dado q en las d+ mesas no habían tenido ningún problema en aceptar a sus compañeras, en la mesa d Diamantes no hubo ningún problema en aceptar a Joy. Peter puso cara d no es justo, pero tuvo q tragar. Will rogó a los dioses para q no les pasara nada malo en esa partida.



Empezaron a jugar, al principio las chicas no estaban muy atentas, y las primeras partidas no las iban muy bien. Presas d los nervios: Bell se mordía las uñas, con mucho estilo; Lily jugaba con uno d sus rizos; Joy se empezó una piruleta y Evy tamborileaba con las uñas en la mesa a una velocidad q hubiera envidiado un pájaro carpintero.



D repente las piedras q adornaban el centro d las mesas emitieron un resplandor, al igual q los adornos d las chicas, aunq salvo ellas y Yeye, q lo esperaban como una servidora espera q la toque el gordo d Navidad esta año, toco madera, ninguno d los presentes pudo apreciarlo. Esa era la señal d q el Ritual d Gloria, se había completado, y el hechizo q éste desencadenaba estaba funcionando.



El ritual d Gloria s basaba en q los centros d las 4 mesas formaban un cuadrado perfecto, si en dichas mesas se colocaban d forma adecuada 4 jugadores, 1 x mesa, con una piedra d las mismas características q la q había en dicha mesa, se iniciaba el ritual, q una vez completado, otorgó a nuestras chicas la habilidad d




¡Leer los pensamientos a todos los jugadores d la mesa! Ese fue el truco q empleó Gloria para desplumar a Slytherin y a todos los d+, ya q aunq el otro no tuviera buenas cartas siempre podía haber ido d farol, pero ella sabía cuando mentía.



En cuanto empezaron a oír los pensamientos d los jugadores las chicas s relajaron: Bell dejo sus uñas, Lily sonrío imperceptiblemente y soltó su rizo, Evy dejo d tamborilear y le hizo una señal a Yeye, para indicarle q todo iba bien.



Joy dejó la piruleta, no xq ya estuviera + relajada, sino xq la preocupo mucho q uno d los pensamientos generales en su mesa fuese: Ojalá mi lengua fuese esa piruleta, sólo q ninguno pensaba en q fuera nada q estuviese en su boca, sino algo q estaba un poco + abajo.



Realmente Joy salió muy preocupada x la salud mental & sexual d todos sus compañeros d mesa: Parkinson, no hacía + q pensar en comprarse un perro pekinés, ella no quiso indagar mucho x sí acaso; Green, q era d Ravenclaw, componía un soneto sobre el piercing del pezón d Rose; Peter, no hacía + q pensar en chicas con las q tenía alguna posibilidad d q le desvirgarán; McDonalls, x lo visto formaba un trío con Virgi y su compañero d cuarto; Will, era él + normal, eso q se estaba pensando en comprar gafas para parecerse + a Potter.



Aparte d eso la partida fue bien, leyendo las jugadas d sus adversarios la chica sabía cuando debía apostar fuerte y cuando debía plantarse, d vez en cuando fallaba alguna para disimular, pero pronto tenía la mayor parte d las fichas d la mesa en su poder, y Green y Parkinson estaban fuera d la partida. La chica sonrió, deshacerse d los d+ no iba a ser nada difícil.



A Bell le estaba costando un poco +, no xq fallara su estrategia sino xq le daba algo d apuro ganarle el dinero a Remus d esa manera. Se sentía un poco ladrona tramposa, no veo el xq. A parte d eso s lo estaba pasando en grande, ella nunca s había sentido muy a gusto con su cuerpo, pensaba q era demasiado alta, delgada y plana como para ser femenina. Sin embargo aquella noche s la estaban quitando todos los complejos. Prewets & Fine estaban locos x ella, no paraban d pensar lo preciosa q estaba, Rosier coqueteaba con ella descaradamente, aunq los pensamientos del chico le indicaban q era x fastidiar a Remus; Mcnair
bueno ese tío la daba escalofríos, y ella no era d las q se asustaban fácilmente. Pero aquello era como estar en la mente del marqués d Sade.



Los pensamientos d Remus estaban siendo muy difíciles d leer. Las jugadas s las veía perfectamente, pero lo q pensaba sobre ella, o d cualquier cosa en general se la escapaban x completo. Lily, q estaba teniendo el mismo problema con Snape, le explicó + tarde, q algunas personas pensaban x caminos tan complicados o tan retorcidos, según el caso q era muy difícil saber sus pensamientos profundos. Sólo s podía conocer sus pensamientos superficiales, al menos con ese ritual.



A parte d eso Lily estaba algo decepcionada, no x el hechizo, q funcionaba mejor d lo q esperaba, sino x Ed. Resulta q tras leer su mente le parecía un poco
¿cómo decirlo suavemente? Un poco cabrón aburrido y egocéntrico. Sólo pensaba en joder a Potter, y a Potipot sólo podía joderle ella. No sexualmente, sólo figuradamente. Aunq después d leerle los pensamientos le encontraba + sexi q nunca
Todo lo contrario q a Dedalus, q era oírle y la daban ganas d no acostarse con un tío nunca jamás.



Cuando pasaba eso volvía a leer la mente d Potipot. Cada vez q lo hacía accedía a la mente d un genio. Había aprendido + d póker sólo con oírle pensar d lo q aprendería en toda su vida. El problema es q Potter era perfectamente consciente d lo bueno q era, x eso se lo tenía tan creído. Y el orgullo, es una debilidad. Lily prefería la estupidez, pero el orgullo tb la servía.



X otro lado, no le cabía duda d q si Black le pusiera el mismo interés a la partida q le ponía a pensar 1001 formas d machacar a todos los q osaban lanzarle una mirada lasciva a su Evy, seguramente sería tan bueno como Potter y no se habría quedado sin fichas a las 4 partidas. Ahora estaba sentado en la mesa con los brazos cruzados, mirando a Evy y pensando la mejor forma d sacarla d allí y ponerla algo q la tapara un poco +, o algo q la tapara un poco menos.



X su parte Evy estaba perdiendo la fe y el interés en el género masculino en general, y en sus compañeros d mesa en particular. Después d casi 12 partidas la mayoría d las fichas estaban entre ella y Yeye, Avery se había ido fuera hacía 2 h, lo cual era genial, xq era + ególatra q un camión lleno d modelos. Pero Wilkes era la cosa + boba q había parido madre, y sólo era capaz d pensar en los pechos d la chica, les miraba como si nunca hubiese visto ninguno, y sus pensamientos eran en plan: Ahora s la abre el botón y no lleva sujetador. Al principio le hizo gracia, pero 3 h después estaba considerando seriamente la posibilidad d formar un trío con Ática & Rose.



Kane, la estaba resultando algo soso, aunq con unos pedazo d abdominales
tenía q recordarle a Misi q probara lo d rallar queso en ellos. Crandall era él único, junto a Yeye, q hacía q volviera a creer q había esperanza. Siempre había pensado en él como en un peón en su Trampa d seducción para Black. Pero ahora q leía su mente, se daba cuenta d q no fue justa con él. Era un chico muy majo así q decidió darle una oportunidad. Eso sonó muy maduro, se notaba q 1 hora antes cumplió los 15 años.



Hora: 3:00 d la madrugada.

Día: 17 d noviembre.



Ya iban acabando todas las partidas: Joy había terminado hacía 15 minutos y se había quedado sola en la mesa, ya q cuando una d ellas abandonara la mesa el hechizo se rompería al poco rato. X eso se dedicaba a hacer montoncitos con sus fichas, q sumaban 2400 G, ya q en esa mesa s jugaba fuerte. En una d esas bazas s inclinó sobre la mesa para coger unas fichas q estaban algo + alejadas d ella y al ir a sentarse la silla estaba + atrás d lo q ella pensaba
x supuesto s cayó d culo. Ese fue uno d los pocos momentos en q Lily leyó un pensamiento q no fuera una jugada a Snape: el chico soltó una carcajada mental. Pero una carcajada cariñosa.



En la mesa d Picas sólo quedaban Rosier, Lupin y Bell. A McNair lo habían eliminado hacia un rato, igual q los otros 2. Todos s habían ido a sus salas comunes. Bell observaba atentamente a ambos chicos al tiempo q les leía las mentes.



- Mi jugada es genial. - pensaba Rosier. - Ni el pobretón ni la Barbie ludópata podrán ganarme.

- ¿Cómo dice? - Pensó la chica. - Llamar pobretón a mi Remus. ¿Mi Remus? Creo q el cianuro d mis uñas ha empezado afectarme. D todas formas esa jugada se la ganó yo sin despeinarme. Veamos el Lobito.

- ¡Vaya mierda d noche! ¿xq dirán eso d q desafortunado en amores afortunado en el juego? Xq está claro q yo ni uno ni otro. Aunq espera, si me entra la carta quiero
- meditó el chico.

- ¿Cuántas vais a querer? - preguntó Rosier, tras hacer todos las apuestas y quedar claro q era la última baza.

- Yo, una - dijo Lupin.

- Yo, nada. - sonrió Bell.

- Yo, sólo una. - acabó el chico.



Tras esto miraron las cartas. Luego volvieron a apostar, Remus lo hizo d tal manera q a Bell no le cupo duda d q le había entrado la carta q necesitaba. La cuestión era: ¿tenía ella las cartas q necesitaba para ganarle? La respuesta era sí, cómo se supo cuando la chica quedó con todas las fichas d la mesa: 1000 G.



Evy ya había terminado hacia un rato y s dedicaba a contarle a Yeye q él no era el + raro d la mesa, lo q decepcionó un poco a Yeye, estaba en eso cuando Crandall s acercó:



- Evy, ¿podemos hablar a solas?

- Voy a ver como va Lily. - Yeye se fue para q la chica no tuviera q abandonar su puesto y para indicar a Lily q estaban a pto.

- ¡Feliz cumpleaños, Evy! - y la sacó un paquete d regalo.

- ¡T has acordado! - La chica le dedicó una sonrisa q hizo q cierto merodeador estuviese a pto d levantarse. Desenvolvió el regalo.

- ¿T gusta?

- Es... precioso. - Pero
¿q era? Era demasiado feo para ser un colgante, demasiado grande para unos pendientes y demasiado cuadrado para un anillo. - Lo guardaré como un tesoro. - Hasta q averigüé lo q es.

- Podíamos ir este Domingo, juntos a Hongsmead. Hace tiempo q no salimos. - Puf. No la apetecía nada. Pero había decidido darle una oportunidad.

- Vale. - accedió al final.

- Nos vemos mañana. Buenas noches. - y la besó en la mejilla.



En ese pto Sirius, q no se había perdido nada, estuvo a muy poco d levantarse y partirle la cara al engreído ese, pero Remus, le contuvo poniéndole la mano en el hombro y luego s sitúo detrás d su sillón.



Entre tanto en la mesa d Corazones era la única en la q continuaba la partida, aunq Dedalus había caído hacia las 2, y s había ido y Ed acababa d caer ante Potter.



- Bueno, yo m retiro. - anunció el joven. - Lily, jamás pensé q se pudiera disfrutar tanto perdiendo. - la tomo d la mano y la besó.

- Gracias. - sonrió la chica ignorando los pensamientos d Potter, q creía q era un pijo insoportable y los d Snape q se reía del careto d Potter.

- ¿La última mano? - preguntó Snape.

- X mi vale. - dijo James. - ¿Evans?

- D acuerdo.



Snape empezó a repartir las cartas. Mientras lo hacía, todos los q quedaban s fueron arremolinando en la mesa. Remus tras Sirius q estaba al lado d James; tras James estaba Peter; Rosier estaba al lado d Snape; Will se colocó a la derecha d Yeye, a la izquierda d este y a la derecha d donde estaba Lily, s colocó Evy, tras la silla d Lily, Bell y Joy en el lado q quedaba libre. Lily disponía d 10 minutos d hechizo. Observó sus cartas. Si conseguía la carta q la faltaba
era una gran jugada. Si no era normal. Pero había q ir a x todas, sabía q si forzaba un poco a Potter haría lo q ella quería.



Le llegó alta y clara la maldición q pensó Snape al ver q no tenía ninguna carta.



- Yo no voy. - en otro tiempo se hubiera arriesgado a un farol, pero Lily parecía leerle la mente, xq le pillaba siempre.

- Entonces sólo quedamos tu y yo, Evans. - el chico sonrió. - Voy con 900 G.

- Lo veo y subo 1100 G.

- Subo 600 G, es decir 1500 G.- James la regaló una sonrisa satisfecha, ella no tenía tantas fichas.



Sin dejar d mirarle, Lily estiró una mano hacia Evy, q le dio los 600 G, q había ganado, y Bell q le dio sus 1000G. Eso hacía 2500 G. James lo subió a 3000 G con ayuda d Sirius & Remus. Lily respondió subiendo a 4000 G con ayuda d Joy. Peter le dio a James lo justo para compensar.



Snape le dio 2 cartas a Lily y 3 a James. Mientras el moreno repartía las cartas Lily captó una idea feliz d James para hacer + interesante el juego. Justo la idea q ella sabía q tendría, q de hecho quería q tuviese. Pero cuando iba a ver la jugada del chico
se acabó el encantamiento. Miró sus cartas, sólo había una jugada q podía vencerla. Esperó q Potter no la tuviera.



- Sabes, Evans, he tenido una idea. - estaba diciendo Potter con una sonrisa maliciosa en la cara. - el dinero no es lo + importante. Xq no subimos la apuesta con algo + interesante.

- Tu dirás.

- El q pierda esta baza, mejor dicho los q pierdan xq hemos participado todos, - con un gesto abarcó a sus amigos y a los d ella. - se baña ahora mismo en el lago.

- Me parece buena idea. - respondió ella tratando d no sonreír.

- En pelota picada. - al añadir esto la sonrisa del chico se hizo aún + maliciosa.

- Esa idea es mejor. Pase lo q pase recuerda q es tuya.

- ¿Todos d acuerdo? - preguntó Snape, q miraba a Joy como si la chica debiera decir q no.

- De acuerdo. - dijeron las 4 chicas, x eso estaban allí.

- Sí. - dijeron James, Remus & Sirius, xq Peter no estaba del todo conforme.

- ¿Q tienes Potter?

- En honor d la pelirroja
Póker d Damas. - el chico dejó las cartas sobre la mesa y se estiró en la silla con una mirada d ya os podéis ir desnudando, princesas.

- No esta mal. Pero no es bastante. - en ese momento la sonrisa d los 4 chicos s borró d golpe. - Tengo un póker d ases. - anunció la pelirroja poniendo las cartas sobre la mesa.



Esta frase desencadenó toda una serie d reacciones entre los espectadores.



Bell soltó un Yupi al tiempo q estaba a pto d chocar contra el techo x el salto q pegó. En cuanto tocó suelo d nuevo Joy la abrazó. La chica estaba feliz x no tener q desnudarse y darse un baño en el lago, ya q era muy friolera.



Evy agarró a la persona + cercana a ella, q era Yeye, y le plantó un beso en todos los morros. Luego ambos se abrazaron y empezaron a saltar.



Snape, q ya veía a su prometida desnuda delante d todos esos salidos, recordó q debía respirar. Luego sonrió con auténtica alegría al entender q los Merodeadores habían perdido x 1ª vez en la historia.



Rosier se debatía entre la decepción x no ver a 4 d las chicas + guapas d la escuela desnudas, y la diversión d haber contemplado en vivo y en directo la 1ª derrota d los Merodeadores.



Will s sentía algo mal x la estrepitosa caída d sus ídolos, pero tb estaba orgulloso d lo bien q jugaba Lily al Póker. Era un gran maestro.



Los ojos d los Merodeadores iban d las cartas d Lily a las d James, incapaces d asimilar la 1ª derrota d su vida.



Lily simplemente s acomodó en el sillón, tal y como James acababa d hacer y les dirigió una mirada d: ya podéis quitaros la ropa, muñecos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Día: 17 d Noviembre.

Hora: 3:30.

Lugar: orilla del lago.



Era 1 d esas noches d invierno tan claras q se podía ver con la luz d las estrellas. En torno al lago se había reunido un grupo d 12 personas. 8 d ellas s cubrían con sus capas ya q hacía algo d fresco, los otros 4 eran unos chicos q estaban prácticamente desnudos salvo x un detalle.



- ¿Q creéis q estáis haciendo? - preguntó Lily cruzando los brazos en el pecho.

- ¿Has cambiado d idea? - preguntó James esperanzado.

- S refiere a q la apuesta decía en pelota picada. - aclaró Joy. - y vosotros lleváis los calzoncillos.

- ¿Queréis q nos quitemos todo?- se escandalizó Peter. Aquello era culpa d James, el día menos pensado


- Vosotros las hubierais obligado a desnudarse del todo. - Snape y su prometida intercambiaron miradas d apoyo.

- ¡No es cierto! - se defendió Black. - Las hubiéramos dejado su ropa interior. - No se lo creía ni él.

- Pues si es lo q queréis, nos quitamos la ropa interior
- empezó Evy con maliciosa sonrisa.

-
Y os bañáis con ella. - concluyó Bell.

- Me parece buena idea. - comento Rosier + feliz q un niño en una feria.



Los 4 Merodeadores s miraron. ¿Q era menos malo: Lanzarse al lago desnudo o en ropa interior femenina? No tardaron ni un minuto en quitarse los calzoncillos, cubrirse con las manos la parte d delante y saltar corriendo al agua antes d q alguien pudiera ver o decir nada.



En cuanto ellos se zambulleron las 4 chicas se abalanzaron sobre el montón d ropa como si fuera el primer día d rebajas y salieron corriendo con ella hacia el castillo. Sólo se dejaron la ropa d Peter xq no iban a x él, y la capa d invisibilidad d James xq no la vieron.



- Vaya. - exclamó Will.- Hay q ver lo rápido q corren para llevar esos tacones y esa ropa tan estrecha.

- ¡Son + divinas q humanas! - dijo Yeye con admiración.



Rosier & Snape s apoyaban el uno en el otro para no caerse al lago d la risa xq
¡Vaya situación!



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Día: 17 d Noviembre.

Hora: 12:45.

Lugar: cuarto d los chicos.



- ¡Son las peores arpías del mundo! - exclamó Sirius indignado.

- Nosotros preocupados x ellas, y ellas estaban tramando como jugárnosla. - reflexionó James.

- Nadie juega con nosotros. - completó Remus agresivamente.



Los 3 chicos se movían d un lado a otro d la habitación circular como fieras enjauladas, Sirius y James recorrían la habitación en igual dirección pero distinto sentido, es decir, cuando Sirius estaba en el extremo izquierdo, James estaba en el derecho. Remus se movía en perpendicular a ellos, es decir q cuando ellos estaban en el extremo, Remus cruzaba x el medio.



Peter, fingía dormir en la cama, mientras pensaba q x eso a él no le gustaban las mujeres inteligentes, xq luego pasaba lo q pasó




Y lo q pasó fue q después del baño helado, y después d q se fueran Rosier & Snape corriendo al baño, presumiblemente, Yeye & Will, les dejaron sus capas, y gracias a eso y a la capa d James pudieron llegar a su cuarto con la dignidad + o menos intacta. + menos q +, xq a Sirius le tocó la capa d Yeye q era d lunares morados y azules, pero llegaron. Una vez allí, se ducharon con agua caliente y se tomaron una poción para evitar resfriarse. Luego se acostaron
hasta ahora.



- Voy a matarlas. - anunció James.

- Tú mata a la tuya, xq a Vega la mato yo. - le corrigió Sirius al tiempo q se cruzaba con él.

- Yo tb quiero matar a Figg personalmente. - informó Remus desde la ventana.

- Perdonen ustedes. - dijo una vocecita chillona.

- ¿QUÉ? - gruñeron furiosos los 3 chicos al tiempo.



Pero al ver q era un pobre elfo doméstico, los 3 chicos suavizaron la expresión, el pobre no tenía la culpa d q las chicas q amaban, es decir, q le gustaban un poquito, chiquitito, fueran unas
unas
BRUJAS. (NdA: Q listos, x eso estudiaban allí.)



- Perdona, no queríamos chillarte. ¿Nos buscabas x algo? - Dijo James con su tono + amable.

- ¡BUA! - al oír esto el elfo rompió a llorar escandalosamente.

- Lo sentimos d verdad pero x favor no llores. - suplicó Remus, q x tener mejor oído q los otros, debido a q era un licántropo, estaba a pto d perder un tímpano o 2 si son pequeños.

- No lloro x el grito. Koby, está acostumbrado a ellos xq hasta este año estaba asignado a Slytherin. - Koby sorbió ruidosamente x la nariz. - lloro xq en esta casa son todos tan amables. Como las chicas q me han mandado a hacer este recado. Han invitado a Koby a un trozo d tarta. Cómo si fuera uno d ellos.

- Q t han mandado exactamente esas chicas, Koby. - Sirius le distrajo para q no s pusiera a llorar.

- Las 4 brujas tan guapas y amables. - aunq no lo creáis se refiere a las tramposas. - Me han pedido q les trajera esto.



El elfo chasqueo los dedos y en las camas d los chicos aparecieron sus ropas limpias, planchadas y perfectamente dobladas. Encima había una nota q decía:



Lo hemos hecho nosotras con nuestras manitas preciosas, bueno, la ropa interior fue a golpe d varita. Para q veáis q en el fondo no somos tan malas.



- Son encantadoras. - dijo James con una sonrisa boba en la cara. - Gracias Koby.

- No hay d q Señor. - Koby hizo una profunda reverencia, chasqueó los dedos y se desapareció a las cocinas.

- Si, James, son encantadoras
d serpientes. - Sirius le enseñó lo q le habían hecho a su ropa aquellas manitas preciosas.



Al verlo James estiró la suya
Al igual q la d Sirius s la habían encogido hasta el punto q no le valdría ni a un niño recién nacido, ad+ s la habían teñido en tonos pasteles y con motivos florales. En ese momento la nota mostró el siguiente mensaje:



En el fondo somos malísimas



- Ahora si q las mató. - James se abalanzó hacia la puerta, pero Sirius le contuvo agarrándole del brazo.

- Tú no las matas. - aseguró su amigo mirándole a los ojos.

- ¿Xq no?

- Xq las mató yo. - esta vez fue James el q contuvo a Sirius.



Estaban en esto cuando sonó un portazo. Se giraron y se dieron cuenta d q Remus no estaba en la habitación.



- Me parece q las va a matar Remus. - dijo Peter cerrando los ojos d nuevo. A ver si había suerte y sus amigos se obsesionaban x chicas + majas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Remus llegó hasta la puerta d las chicas y la golpeó como si quisiera tirarla abajo.



- ¿Quién? - preguntó Joy.

- Soy Remus, abre la puerta Turner.

- No hay nadie. - respondió la chica tras un segundo d vacilación.

- Turner no tengo tiempo para chorradas. Abre la puerta o si no


- ¿Si no q? - contestó la chica desafiante.

- Soplará, soplará y la puerta tirará.- respondió la voz d Lily, provocando una carcajada d Evy, q fue la única q captó el chiste.

- Evans, Vega, Turner. Abrid la puerta. Es la última vez q os lo pido.

- ¡Q agresivo! - Evy abrió la puerta y le dedicó una mirada evaluadora. - Me gusta eso en un hombre. - ronroneó al tiempo q le cedía paso.

- ¿Dónde esta Figg?

- En el baño. - contestó Lily, omitiendo un pequeño e insignificante detalle, al tiempo q cerraba la puerta con brusquedad.



Al tiempo q Remus pasaba al baño, se oyó el golpetazo q se dieron James & Sirius contra la puerta, pensando q les daba tiempo a pasar antes d q Lily cerrara pero s equivocaron. Luego empezaron a llamar a la puerta con tanta insistencia como el licántropo.



- Evans, ábreme la puerta. - Grito James.

- Como Pedro Picapiedra. - dijeron Evy & Lily riendo.

- Creo q deberíais abrir a vuestros amores. - dijo Joy. - Yo me voy a buscar al mío.

- Perdona pero esos no son nuestros amores. - aseguró Lily, apoyada x Evy.

- Entonces xq anoche d cada 3 palabras q decías 6 eran sobre el buen culo q tenía tu James o tu Sirius.

- Yo no dije eso. - gritaron las 2 chicas a la vez.

- Si lo dijisteis.



Mientras en la habitación s iniciaba una madura discusión en plan q si q no, James & Sirius se miraban asombrados en la puerta.



- No sabía q las chicas s fijaban en el culo d los chicos. - Dijo Sirius pensativo.

- X lo visto estas sí. - contestó James. - ¿Cómo crees q yo lo tengo?

- Déjame ver. No esta mal. ¿Y el mío?

- Bastante bien.

- ¿Os dejamos a solas otra vez?



Ambos chicos se volvieron y vieron q las chicas había abierto la puerta y los miraban con una ceja arqueada. Inmediatamente se pusieron rojos como tomates.



- Yo me voy con mi Severus d mi amor. - anunció Joy alegremente subiendo las escaleras.

- Deduzco q no venís a felicitarme x mi cumple. - Dijo Evy después d mirarlos d arriba abajo y constatar la ausencia d regalo. - ¿Q hacéis aquí?

- Hemos venido a mataros. - anunció Sirius como si la hubiera pedido una pizca d sal a la vecina.

- Ah. - dijo Lily con tono calmado. - ¿queréis testigos u os gusta + íntimo?



La chica señaló con la barbilla las escaleras x las q se fue su amiga y x donde s oía el ruido q hacían las marujas oficiales d la casa.



- Intimo - dijo James al tiempo q entraba.



Entre tanto en el baño Remus entró como una fiera:



- Figg ¿q significa esto? - y la enseñó una bolsa q había encontrado entre su ropa.

- Esta claro. Pero podemos hablarlo en otro momento.

- No vamos a hablarlo ahora. Es el dinero q perdí anoche, ¿Verdad?

- Sí pero déjame q t diga algo.

- ¿El q? ¿Q devolvérmelo es tú buena acción d la semana?

- Remus q me estoy bañando. - la chica estaba en la bañera cubierta d espuma hasta el cuello.

- Bueno, cariño, dado q anoche ya me viste desnudo, lo justo es q ahora yo te viese a ti.

- Sí, pero es t has metido vestido en mi bañera. - dijo la chica con furia.



Remus miró a sus pies y vio q era cierto. Había entrado tan furioso q se había metido directo en la bañera y su túnica, algo vieja, se había mojado hasta la cintura, haciendo q se le pegara a los glúteos. La chica empezó con su mantra: No te enamores d un Merodeador, no te enamores d un Merodeador.



- Simplemente, pensé q habías perdido demasiado en una noche. Pero si no lo quieres, ya se lo ingresó a Evy en la cuenta en Gringotts q la hemos abierto como regalo d cumple y en paz.- dijo levantándose d la bañera y arrancando la bolsa d las manos del chico.



En ese momento, la chica resbaló y se abría abierto la cabeza contra el borde d la bañera si el chico no la hubiese sujetado. S quedaron abrazados un segundo, en ese momento Bell fue consciente d q la espuma era lo único q impedía q s quedara desnuda del todo, eso para los optimistas q crean q la espuma puede tapar algo. S separó d él bruscamente y s tapó con una toalla, pero cuando se giró Remus estaba justo detrás d ella. La chica se sorprendió al tenerle tan cerca pero enseguida se quedó embobada con sus ojos dorados contra los q no había mantra q la protegiera. Probablemente Bell hubiera cometido una locura d las suyas sino llega el grito d James a devolverla al mundo real:



- ¿Q HICISTE Q? ¡PERO MIRA Q ERES BRUTO! ¡TODO ES CULPA TUYA! YA T ESTAS DISCULPANDO CON VEGA, PADFOOT.

- Bien dicho Potter. - este apoyo le valió a Evy ser fulminada x la mirada d su amiga.

- Pues, Jamie, - pronúnciese estilo Snape. - a lo mejor es culpa tuya. X esa cosa misteriosa q le hiciste a Evans. - abrazó a Lily x los hombros.

- Tienes razón Blacky. Pero q corra el aire entre nosotros. - Lily le tomó del brazo y se separó d él.



James iba a decir algo realmente inteligente, pero entonces se fijo q en la puerta del baño estaban Bell, vestida, x decir algo con una toalla q ad+ transparentaba, y su amigo Remus, con la túnica empapada hasta la cintura. Al notar la mirada perdida del chico su amigo y sus rivales se giraron.



- Lily, s t olvidó decirle a Lupilu q Bell estaba en la bañera.

- No sé me olvidó, Evy, lo q pasa es q el ha entrado en plan lobo feroz y no me ha dado tiempo a decirsélo. Ad+ tú tampoco t diste mucha prisa en comentarlo.

- No xq él ha preguntado q donde estaba, no si estaba vestida. Ad+ estos
tontolabas casi nos derriban la puerta a cabezazos.

- Eso explica la toalla d Bell. - Sirius sorprendió a todos, el mismo el primero, al no lanzarse a una discusión con Evy x lo d tontolaba. Pero aquello le interesaba +. - pero no lo d la túnica d Remus.

- Es q ha resbalado. - explicó el chico sin mucha convicción.

- Y él evitó q yo me abriera la cabeza en la ducha. - concluyó la rubia con tono vacilante.



Todos s fijaron en la reacción d James, ya no era un secreto q para él Bell era como una hermana. Una hermana a la q a veces no soportaba pero, una hermana. Tenía cierta tendencia a sobre protegerla, x esa razón todas habían procurado q no llegara a oídos d los Merodeadores ni una palabra d lo d Lochkart, + q las falsedades d las insulsas. A ver como encajabLibro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



En el capítulo anterior de El arte d vengarte: El plan d las chicas salió perfecto. Al día siguiente los chicos fueron a verlas a su cuarto y tuvieron una discusión muy fea d la q resulto q ellas se iban a ir a molestar a otros.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el octavo capítulo de esta producción:


CAPÍTULO 8: LA GOTA Q COLMA EL VASO


Domingo 18 d Noviembre, 16:00.



Remus estaba acampado en uno d los pasillos q comunicaban la sala común d Griffindorf con la puerta, esperando a q Bell pasara x allí para acudir a su cita con Prewets, o Fine. Bueno con quien fuera. Después d una larga noche d meditación forzosa, es decir, d insomnio, Remus y sus 2 amigos habían llegado a la conclusión d q puede q su reacción d ayer fuera algo neurótica. La verdad es q les sorprendía q las chicas no les hubieran puesto camisa d fuerza. El caso es q habían decidido disculparse no fuera q x una discusión absurda las chicas cometieran la estupidez absoluta d liarse con quien no debían, es decir, con cualquiera q no fuese ellos.



X eso, aquella tarde d Domingo, nada + terminar d comer, se habían armado d su infalible Mapa, y se habían dedicado a ubicarlas para hablar con ellas. El Mapa le había indicado a Remus q si esperaba en ese pasillo, Bell aparecería d un momento a otro
Y allí estaba, caminando x el pasillo, la luz del Sol q se filtraba x las ventanas la daba x la espalda iluminándola el pelo, como si fuera el halo d los ángeles.



Sólo q un ángel jamás hubiera puesto la cara tan poco angelical q puso ella al verle esperando x el pasillo. Como no la apetecía hablar con él, decidió fingir q no le había visto y pasar d largo. Pero cuando iba a hacerlo él se puso en medio. Ella no se desanimó e intento un desplazamiento lateral hacia la izquierda, pero él tb se movió hacia la izquierda. Ella fintó hacia la derecha, pero él tb estaba allí.



- ¡Lupin! - grito al fin con un tono levemente histérico. - ¡No tengo tiempo d jugar al baloncesto!



- ¿Q es el baloncesto? - La verdad es sabía perfectamente lo q era xq había jugado d pequeño, pero era una buena forma d entablar conversación.



- T coges Muggleología el año q viene y lo averiguas, pero ahora déjame pasar q llego tarde. - e intento volver a pasar x la izquierda pero él volvió a ser + rápido.



- ¿Adónde?



- A volver loco a otro. Tal y como quedamos ayer.



- Pero es q a lo mejor a mí me gusta q me vuelvas loco y no quiero compartir eso con nadie.



- ¿T gusta q te vuelva loco? ¿Q eres? ¿Un lunático?



- Un poco. - confesó el chico divertido. - En serio, Bell, puede q ayer me pasará un poco, con eso d q conspirabais contra nosotros. Lo siento. - Acompañó la disculpa d una sonrisa d anuncio d pasta d dientes, q hubiera echo suspirar a + d una. Pero no a Bell.



- ¿D verás crees q con una sonrisa y una disculpa lo arreglas todo? - Al chico no le dio tiempo ni a abrir la boca. - Pues estás equivocado. No estoy enfadada x el numerito q nos montasteis los 3, sino x el q me montaste en el baño. Yo no hice lo del dinero para hacerte d menos sino xq me preocupo x ti. Y así fue como me lo pagaste. Pero tranquilo, d ahora en adelante no me importa nada lo q t pase.



Esta vez la chica se deslizo x un hueco entre Remus y la pared escapando d la encerrona. Remus se quedó un momento sorprendido. No sabía q le sorprendía + q ella estuviera enfadada x lo del baño, o q se preocupara x él. Bueno, lo 2º era una buena noticia. Tendría q empezar a pensar en como solucionar lo 1º.



Aunq para sorprenderse era Snape, q venía andando x el pasillo como si fuera Fred Aster, el gran bailarín, al tiempo q silbaba I fell good. Lupin sólo enarcó una ceja y decidió q su integridad mental requería no indagar.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



¡Q feliz debe ser la vida de una gata! Pensaba Lily en su habitación. Estaba con el codo izquierdo apoyado en la mesa, la cabeza apoyada en la mano izquierda, con la mano derecha hacia girar un lápiz al tiempo q observaba con envidia a Perla estirada en la cama para recibir los rayos del perezoso sol invernal.



Aquella gata no sabía nada d magos oscuros con tendencias homicidas, ni d aburridas clases, ni d hacer deberes un domingo x la tarde mientras tus amigas se divierten, o d chicos orgullosos y estúpidos q tienen ataques d locura y se ponen a delirar y encima una se siente culpable. ¡Pero no era culpa suya! Eso era la consecuencia d tanta sangre limpia, al final la descendencia acaba loca perdida. Ejemplo práctico: Peter.



En ese momento, llamaron a la puerta. Con evidente desgana, Lily se levantó y fue abrir. Aquello si era culpa suya, para q nadie la molestaba había cerrado con un hechizo, así q tenía q levantarse. Pensó, mejor dicho deseo, q sería alguna d sus amigas, cualquier cosa q la permitiera dejar el horrible trabajo d Pociones en q estaba inmersa. Bueno cualquier cosa menos él




- ¡Potter! ¿S puede saber q tiene mi puerta para q resulte tan atractiva para tus nudillos?



- Q cuando se abre me permite verte. Y esta vez t estoy viendo muy bien.



Lily enrojeció hasta la raíz d su pelo. Cómo estaba sola, estaba vestida con una camiseta corta y unas bragas. Al ir a abrir no se había molestado en ponerse la bata xq pensaba q era una d sus amigas. Pero ahora corrió a taparse con la bata roja d Joy. Mientras lo hacía James cerró la puerta procurando q ella no viera la sonrisa entre tierna y divertida q había aparecido en sus labios.



- En serio. ¿Q quieres?



- Muchas cosas. La paz en el mundo, q Griffindorf gane la Copa las Casas, q mi pelo s quede colocado x una vez en la vida, q tu me perdones y q se te quite d la cabeza eso d salir con Ed
Pero sobre todo quiero q me perdones x lo d ayer. Digamos q el agua helada me trastornó.



- Lo cual es culpa mía. T recuerdo, cariñito, q fue idea tuya. - Lily uso aposta ese diminutivo, sabía q a él le fastidiaba mucho xq le recordaba a su Club d Fans.



- Lo sé. Buena jugada. Tb tengo muy mal perder. Aunq eso ya los has notado. Venga, Lily. Sé suave conmigo. Fue mi primera vez. - la sonrisa pícara q dedicó a la chica hubiera derretido el Iceberg q hundió al Titanic, pero no a Lily q ya se sabía sus camelos d memoria.



- ¿Significa eso q si vuelvo a ganarte, lo llevarás mejor?



- No creo q puedas volver a ganarme. Lo de la otra noche fue la suerte del principiante y el factor sorpresa. No volverás a contar con esas 2 ventajas. ¿Xq no estás con Eddie?



- Ed. No es asunto tuyo.



En ese momento la entraron unas ganas locas d volver a su trabajo d Pociones. Se sentó en la mesa y volvió a consultar el libro tratando d encontrarle algún sentido a aquello. James acercó una silla y se puso al lado d la pelirroja, demasiado cerca, en opinión d ella. La llegaba el aroma a su perfume y podía apreciar claramente el movimiento d la garganta cuando tragaba saliva.



- Pues para q lo sepas. - James se había sentado como si la silla fuera una escoba y el respaldo el mango. - Tu amorcito está dándose el lote con Samantha. - hizo un gesto d decepción con la cabeza. - Tu caballero cisne esta resultando algo veleta.



- Sabía q estaba con ella. - la verdad es q no lo sabía. - Ad+ sino fuera x el maldito trabajo d Pociones estaría conmigo.



- Lily, ¿estás bien?- el chico puso cara d preocupación al tiempo q se aseguraba d q su Lily no tenía fiebre.



- Claro q lo estoy. ¿ xq no iba a estarlo? - apartó la mano del chico.



- Xq ese trabajo hay q entregarlo mañana. Y lo mando una semana antes d Hallowen. Tú no eres d las q deja las cosas para el último día. - Eso era + el estilo d él, pero ya lo había entregado el viernes.



- He estado ocupada.



- ¿Haciendo q?



Recogiendo babosas, llevándolas a las camas d mis enemigas, fotografiando a Lochkart en una situación embarazosa, dejándole disfrazado d Bebe en el vestíbulo, llevando a las peliteñidas al lago x la noche, aprendiendo a jugar al Póker, buscando las piedras necesarias para el ritual d Gloria, evitándole, haciendo q le culparán a él y sus amigos d todo
Vaya eso explicaba xq se sentía tan cansada.



- Nada q t interese. Ahora vete para q pueda acabar este horrible trabajo.



- ¿Cómo puedes decir q las pociones termocrómicas q permiten a los q las consumen cambiar d color d acuerdo con la temperatura ambiental son horribles? - el chico puso tal cara d escándalo q Lily acabó x sonreír. - Ves como a veces nos llevamos bien.



La chica no contestó sino q intento levantarse d la mesa. Distancia. Eso era lo q necesitaba. Ese maldito aroma a James no la dejaba pensar con claridad, como tampoco ese maldito mechón d pelo q le caía en la cara y q le daban ganas d apartar. Pero James la sujetó x la muñeca con delicadeza.



- ¿Xq no admites d una vez lo q hay entre nosotros para q podamos todos convivir en paz?



- Lo único q va a haber entre nosotros es mi rodilla en tu entrepierna sino me sueltas d una vez.



El chico la soltó, pero no había ningún miedo en su cara. + bien era la carita d un niño q no entiende xq se le castiga. ¿Xq le encontraba tan atractivo? No lo era. Bueno si lo era. Pero se lo tenía q sacar d la cabeza d una vez y para siempre. Pero no ganaría nada enfrentándose a él, d momento.



- Escucha, James. - Lily s plantó una sonrisa adorable en la cara. - tal vez tengas razón, y deberíamos firmar una tregua. Pero ahora me pillas en un mal momento. ¿Lo hablamos mañana?



- ¿D verás? - ¿Hablar ellos 2? La última vez q lo hicieron, lo d hablar, fue el año pasado. Cuando s liaron.



- Pero mañana.



- Pues hasta mañana. - Antes d q ella pudiera reaccionar él la dio uno d sus besazos en la boca y salió d la habitación.



James se fue a su habitación, q estaba vacía, y s tumbó boca arriba en la cama, con los brazos doblados detrás d la cabeza. Recordó aquella tarde en q habían hablado
el motivo d todo eran Sirius & Evy, q llevaban una racha d mandar el uno a las parejas d la otra, y viceversa, a la enfermería tan bestial q estaba a punto d iniciarse una guerra entre casas.



Xq cuando ambos se empeñaban en arruinarse las citas el uno al otro, los q acababan en la enfermería eran sus parejas, nunca ellos 2 y nunca d Griffindorf. Eso sí, q Sirius salía con una Ravenclaw, Evy en una semana salía con un Ravenclaw. Q Evy salía con un Huppie, Sirius a la noche siguiente estaba con una Huppie. Al principio nadie parecía notarlo, pero después d 4 meses casi seguidos, en los q la única etapa d tranquilidad relativa fue en Pascua cuando Evy se fue con su primo, hasta los profesores ya empezaban a notar q pasaba algo raro. Y la gente d esas 2 casas, instigada x Slytherin, estaba ya afilando los cuchillos. Así q James & Lily decidieron hablar para ver si podían llevar algo d cordura al asunto.



Cordura, no llevaron nada. Pero pasión, erotismo, sexo, locura y otra serie d perversiones sí q le pusieron. El chico recordó aquella tarde con una sonrisa entre pícara, divertida y soñadora
Para él Lily era especial xq era la chica con la q perdió la virginidad. Contrariamente a lo q la gente pensaba, no había llegado tan lejos con las muchas chicas q había salido
Aunq no lo pareciera era un chico responsable, q la mayoría d las veces solía tener mucho control sobre sí mismo. Salvo en lo referente a Lily q acababa actuando como un desquiciado total.



Eso fue a principios d Junio, casi en exámenes. Luego fueron los exámenes hicieron las maletas
y llegaron las vacaciones. No quedó en nada concreto con ella, ¿estaría enfadada x eso? Pero no sería muy justo xq él intentó comunicarse con ella durante el verano. La mandó un montón d lechuzas pero todas volvían con la carta y un mensaje d dirección desconocida.



Así q ya a principios d Agosto decidió probar esa cosa Muggle, el teléfono. Como no tenía muy claro como se utilizaba le pidió ayuda a Sirius, y + le valía no haberlo echo xq sabía d teléfonos tanto como él propio James. Se fueron a una cabina pública, consiguieron dinero Muggle y lo echaron en la ranura. Entonces James tomaba el auricular pero lo único q oía era un PIIIII bastante molesto o la voz d una mujer algo borde, q no era Lily. Al fin decidieron pedir ayuda profesional, es decir, llamaron a Remus, cuyos padres trabajaban en el Departamento d Relaciones con los Muggles del Ministerio. Q les dio instrucciones:



- James, echa la moneda. - Y James puso la moneda. - ahora marca el número.

- ¿El q quiera?

- Claro, el q quieras llamar. - James marcó un 7 y espero. Esta vez no había sonido. - James son 9 números.

- ¿Tantos? - en este punto Remus puso cara d estar empezando a desquiciarse.

- Dame el número d Lily.

- ¿Q número?

- Si vas a llamarla, necesitarás su número. Es único. ¿Sabes si sale en la guía?

- ¿Q guía? - en es punto Remus colgó el teléfono.

- ¿Sabes donde vive?

- Claro, en una casa.

- James, ¿tú quieres volverme loco o en verdad no sabes nada d esto?

- D verdad q no sé d q me hablas.

- ¿T acuestas con una tía y no sabes ni su número ni su dirección? Prongs, q decepción. - Sirius puso los ojos en blanco como hacía su madre cada vez q se enteraba q él salía con una chica d origen Muggle. Su madre era una pirada obsesionada con eso.

- No empieces tú tb, Padfoot. - luego puso cara d niño al q se le niega un capricho.- Pero yo sólo quiero llamarla.

- Pídele el teléfono a Bell. - Sugirió Remus emocionado ante la idea d verla.



Pero Bell, estaba en casa d Turner. Fueron a casa d Turner, y cuando llegaron abrió un elfo q les dijo q estaban en casa d una amiga d Hogwarts d origen Muggle y q no iba a volver hasta Navidades. Cuando le pidieron la dirección d dicha amiga, el elfo les salió con q él era un elfo decente q no traicionaba los secretos d sus amos. Así q el 1 d septiembre estaba loco x verla, pero d alguna forma logró evitarle hasta la feria d arte, donde se enteró q estaba furiosa con él. Pero al fin mañana iba a hablar con ella, y enterarse d lo q pasó.



En ese momento entró Remus, con aspecto preocupado. Pero sonrió divertido al ver la expresión d James.



- Bien, ¿No?



- Mañana t lo digo. Estaba liada con el trabajo d pociones. Supongo q mañana cuando lo entregue, estará + relajada.



- Q raro q no haya hecho ya el trabajo. Con lo q es ella. - se extrañó el rubio, arrugando ligeramente la frente.



- Dice q ha estado ocupada. - La verdad es q a James tb le parecía curioso, cuanto menos anecdótico. Decidió cambiar d tema. - ¿Qtl con Bell?



- No muy bien. Aunq creo q tiene solución. Pero me preocupa Snape. Iba x los pasillos bailando y, alucina Prongs, Silbando. Se trae algo entre manos. - añadió mordiéndose el labio y acariciándose el mentón pensativamente.



- A lo mejor es q Turner y él han consumado el compromiso. Aunq creo q ella es d las q se reservan hasta el matrimonio. No xq crea en ello sino xq su padre desde pequeña la enseñó a negociar muy bien.



- Son un grupo muy extraño.



- ¿En q sentido?



- Pues q no se comportan como las d+ chicas d la escuela. Se apoyan mucho +, están muy compenetradas, hablan d todo sin cortarse un pelo
no sé. Me recuerdan a nosotros pero en chicas.



- ¿A nosotros? - James rechazó con la cabeza la idea d q ellas pudieran ser una versión femenina d los Merodeadores. - Yo creo q se comportan + como una manada d gatas.



- ¿D gatas? - rió Remus. - Querrás decir d leonas.



- Sí. - admitió James con una sonrisa al cabo del rato. - Turner puede parecer una niña mimada, pero si alguien s mete con los suyos, probará sus garras, o mejor sus uñas d diseño; Bell parece un tierno ángel, pero el q la busca la encuentra; Evans, pobres d los q osan enfrentarse a su cara bonita y Vega, basta una provocación para q demuestre q es una pantera d caza.



- Hablando d ella. ¿Qtl crees q le irá a Padfoot con ella?



- No lo sé. Pero espero q no me pierda la capa d invisibilidad. Desde la otra noche le tengo mucho cariño.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



La culpa es del Sol, pensó Evy con fastidio. Una se asoma x la ventana d su habitación y ve un Sol estupendo, y se cree q hace calor. X eso se viste con camisa d manga corta y una chaqueta vaquera q no es q abrigue mucho. Sale a la calle
y se congela. Al menos se había puesto una falda vaquera larga, y las botas negras d Joy q se puso la noche d la partida, q la abrigaba un poco. Pero d cintura para arriba estaba + congelada q esos pobres mamuts q encuentran en el hielo.



Su pareja no es q la ayudara mucho a entrar en calor q digamos. En el rato q había pasado con él había recordado xq nunca había querido salir en serio con él. Era demasiado buen chico, y a ella le gustaban los chicos malos. Era un defecto q tenía, sabía q a consecuencia d eso tenía muchas posibilidades d ser la primera d sus amigas en quedarse embarazada y ser madre soltera, pero hasta entonces




Estaba claro q Crandall ilustraba a la perfección el mito d q los chicos buenos no saben besar. Cada q vez q la hacía sentía q la succionaba y no iba bien afeitado con lo q la estaba raspando en su piel delicada. Como al día siguiente tuviera la piel irritada lo capaba
Ad+ no hacía +q preguntar x el regalo q la hizo, y ella aún estaba tratando d averiguar q coño era. Ninguna d sus amigas lo sabía. Una cosa era cierta. Era un excelente juguete para gatos xq a Perla le encantaba.



X fin decidieron ir a tomar algo a Las 3 escobas. En cuanto entraron ella busco la mesa + al fondo, xq era donde hacía + calor. Ella puso su cazadora en el respaldo, le pidió a Rosmerta un batido d mora y se fue al baño. El chico sonrió y asintió con la cabeza.



En cuanto llegó al baño buscó el grifo d agua caliente lo abrió a tope y metió las manos debajo para ver si lograba recuperar la sensibilidad en ellas
Pero el agua caliente estaba cortada, lo único q salía era agua tan fría q debía d ser d un embalse en el Polo Norte y q hizo q ella apartara las manos deprisa al tiempo q gritaba:



- ¡Hay q joderse!



- ¿Aquí? - preguntó una voz q ella conocía demasiado bien, pero q no debería d estar en el lavabo d las chicas d Las 3 Escobas. - Si es tu fantasía
aunq yo tenía pensado algo + romántico.



- ¿Q coño haces aquí?



- Joderse, coño
Veo q eres una flor delicada. Pues seguirte. Considérame tu ángel d la guarda.- Sirius Black hizo una reverencia para demostrar su humildad, cosa q hubiera sido + creíble sino tuviera cierto brillo irónico en los ojos.



- ¿Tú un ángel? La cosa debe estar muy jodida para q t hayan contratado. Aunq como yo x no tener no tengo ni donde caerme muerta, pues es normal q no me merezca un ángel d la guarda medianamente decente.



- Yo quería pedirte perdón x eso. Estaba cabreado, no debí decirlo. Tb siento lo del mono. - en este punto puso la mejor cara d niño bueno q un niño malo puede poner.



- Puede q t perdone, pero hoy no va a ser. Ad+ no creo q entre tus tareas d ángel este incluida seguirme hasta los aseos.- Evy se frotaba las manos en un intento inútil d hacerlas entrar en calor.



- Trae. - dijo Sirius tomando las manos d la muchacha entre las suyas. - ¡las tienes heladas! ¿Cómo sales así a la calle, con el frío q hace?



- Xq hacía sol y me pensé q haría + calor.



- ¿Pero tú no te asomas a esa terraza tan guay q tenéis a ver si hace frío o no?



- Pues d ahora en adelante lo haré. Ya están calientes. - Evy trató d liberar sus manos d entre las d él, pero no se lo permitió.



- ¿Cómo es q Crandall no ha hecho nada x tus preciosas manitas?



- Xq yo no le he dicho nada. No has respondido a mi pregunta. ¿Q haces aquí?



- Lo q yo pienso. - continuó Sirius como sino hubiese escuchado la pregunta d Evy. - es q en el fondo no te gusta. No hay química entre vosotros. Sí, tu le gustas, pero él a ti no.



- Interesante teoría. ¿En q la basas?



- En q cuando t ha besado no has cerrado los ojos ni una solo vez, ni un solo segundo
Esa no es la actitud d una chica enamorada.



X toda respuesta Evy soltó un bufido. Otra vez el mito d los ojos cerrados. Joy tb estaba obsesionada con él. Según dicha teoría, si besas a un chico con los ojos cerrados es q estás enamorada d él. ¡Absurdo! Ella había besado a los suficientes chicos en su vida como para saber q cerrar o no los ojos durante un beso esta + relacionado con q t deslumbre o no el sol.



- ¡Eso es una estupidez! Yo abro y cierro los ojos cuando m da la gana, no xq me guste el chico o no. T lo demuestro.



Antes d q Sirius dijera q Sí, la chica logró liberar un d sus manos, la izquierda, la llevó a la nuca del chico, se puso d puntillas y le besó como mejor sabía. Bastante bien teniendo en cuenta la práctica q tenía, y sin cerrar los ojos. Aunq él si q los cerró.



- ¿Lo ves? - dijo cuando separó los labios d los del chico. - NO he cerrado los ojos. Y eso es lo mejor q tú sabes hacer.

- Xq me has pillado desprevenido. Me merezco una revancha.



Antes d q ella dijese si se la concedía o no, Sirius liberó la mano derecha d la chica, puso las 2 suyas en su espalda, x debajo d la camisa d ella para poder sentir la piel, se inclinó y la beso lo mejor q sabía




- ¡Has cerrado los ojos! - dijo cuando se separó d ella, q tuvo q parpadear un segundo para recordar donde estaba. - Es decir, tengo razón.

- No quiere decir nada. Solo q besas un poco mejor q él.



Evy empezó a pensar q estaba necesitando una buena bofetada, la única razón xq no se la daba es xq un d sus manos estaba demasiado ocupada jugando con el pelo de Sirius como para soltarla, la otra estaba atrapada entre los cuerpos d ambos y xq las manos d él trazaban círculos en la zona d los riñones d la joven. ¿Cómo es q él las tenía tan calientes? Era una delicia. No como Crandall q las tenía heladas.



En ese momento se acordó d algo.



- ¡Joder! Me he olvidado d Crandall. Me voy. - Se fue corriendo hasta la puerta, pero estaba cerrada con magia. - Blacky, abre la puerta.

- ¿Si no lo hago? ¿No sería genial quedarnos aquí para siempre?

-

Evy enarcó una ceja y observó su entorno. Sirius hizo lo mismo y decidió q rectificar es d sabios.



- Bueno aquí no. Pero cuando nos encierre en un lugar adecuado, no pienso abrir la puerta.

- Tranquilo procuraré no quedarme encerrada en ningún maletero d coche contigo. - Abrió la puerta y ya estaba a punto d salir cuando


- ¡Vega! - se volvió hacia el joven. - Te estaré vigilando.



Cuando la chica se fue, Sirius se puso la capa d James y se fue a buscar un rincón desde el q observar la cita sin peligro d ser detectado.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Snape iba feliz x los pasillos, ¿xq no iba a estar feliz? Los Merodeadores no hacían + q recibir palos, y no sabían q les venían d las mismas personas d las q se estaban enamorando... Ad+ su relación con Joy iba bastante bien, lo cual era lo mejor q le había ido en la vida, últimamente no habían discutido nada. En aquel momento s dirigía a buscarla xq habían decidido ir d picnic.



Llegó al lugar d la cita, donde la chica ya le esperaba, vestida para la ocasión, con el pelo recogido en 2 trenzas y atado con un pañuelo rojo, pantalones pirata y un blusón rojo, con una cesta, tal cual Caperucita Roja.



- ¿Adónde vas con esa cestita? - Snape la abrazó x detrás y la dio un leve beso en la mejilla.

- Ahora lo verás. - Joy s volvió y l dedicó una sonrisa radiante.



Le tomó d la mano y le llevó a un jardín techado, q antes se usaba como invernadero, pero q ahora estaba algo descuidado. Allí en la hierba había una manta, sobre la q Joy se sentó y empezó a vaciar la cesta.



- ¿No vamos d picnic? - Snape tenía la absurda idea d q los picnics se hacían a la orilla del lago.



- Sí. Aquí mismo. ¿No te gusta?



- Es q tenía la absurda idea d q los picnics s hacía junto al lago.- Lo q yo decía.



- ¿Con el frío q hace? - Joy puso cara d q su novio no entendía nada. - Yo soy d clima cálido si salimos afuera m congelo.



- A lo mejor si t vistieras con una túnica no te congelabas.



- ¡Pero q manía con mi ropa! Es muy aburrido llevar siempre túnica, y no me digas q así es como debe vestir un mago
Estoy harta d ello.



- Vale. No quiero discutir. - No jodamos la estadística, pensó. - Cuéntame lo d los Merodeadores.



- Vale. - suspiró Joy.



Mientras comían los sándwichs, Joy le contó como se le ocurrió a Lily la idea, y xq, y cómo aprendieron a jugar al póker con mucho esfuerzo. No le dijo nada del Ritual d Gloria, ya q no creía q le sentara nada bien saber q Lily había tenido acceso a sus pensamientos, él era un tanto exagerado con eso d la intimidad. Sí le dijo q conociendo a Potter no podría resistirse a hacer esa apuesta u otra similar.



Snape rió, tenía la impresión d q ellas habían hecho algún tipo d trampa, aunq no tenía ni idea d cual
Pero aún así le parecían dignas d admiración.



- Estoy impresionado. Pero creo q es mejor q lo dejéis.



- ¿Dejar? ¿El q?



- D hacer bromas. Los Merodeadores acabarán descubriendo quienes son los culpables y entonces irán a x vosotras. No quiero q t pongan una mata d flores en el ombligo, aunq así tendrías q ponerte túnica. - Snape rió pero Joy no le pilló la gracia al chiste.



- ¿No me estarás dando una orden? Xq a mí nadie me da órdenes, mucho menos tú. Yo hago lo q me da la gana, y si lo q me da la gana es hacer alguna putada + y q culpen a los Merodeadores d ella, pues lo haré. Y desde luego no serás tú el q me lo impida. No, no me digas ya + nada. ¡Hasta la boda!



La chica giró 180º, y se fue.



Durante un segundo Snape se quedó algo plof. Se acabó la buena racha, pensó. ¿Cómo pudo olvidar q la única manera de lograr q Joy hiciera lo q él quería era pedirle q hiciera lo contrario d lo q quería? Aunq la pelea no se la quitaba nadie.



Sería mejor q se largara d allí. Tenía la impresión d q las plantas estaban considerando atacarle. Se metió las manos en los bolsillos d la túnica negra, y se fue. En cuanto lo hizo una planta con una flor naranja enorme se zampó los restos del picnic con mantel y todo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Las 4 chicas estaban curiosamente calladas, cada una en su cama, fingiendo leer. Lily x fin había terminado su trabajo d pociones, aun q no era el mejor q había hecho en su vida, seguro q sacaba un 8 sobre 10, su media d 10 era historia. Ahora estaba leyendo un libro llamado Abajo el amor d Bárbara Novak, en el q se instruía sobre como dejar d enamorarse d los hombres inadecuados con la ayuda del chocolate. Sin embargo, no estaba muy concentrada, ya q o se estaba volviendo loca del todo o en aquella habitación olía a esa colonia q usaba Potter. Cada vez q la llegaba el perfume, pues se acordaba d él. Tenía q hacer algo para evitarle mañana. Pero
¿Q?



Joy pasaba las páginas de la revista Corazón d Bruja a tal velocidad q estaba claro q no las leía. Mientras pensaba q cómo se había atrevido a decirle lo q tenía q hacer. Ella era una d esas personas a las q sus padre, su madre murió cuando era muy pequeña, siempre le había concedido todos los caprichos del mundo y jamás le había puesto un límite. X eso d q alguien le dijera lo q tenía q hacer cuando ni su padre lo había hecho la ponía frenética. X supuesto q iba a hacer algo, pero
¿el q?



Bell leía un libro sobre gatos. Mejor dicho, tenía sobre sus rodillas un libro d gatos, ya q no lo leía. Era como en la cita con Fine, su cuerpo estaba allí pero su mente estaba en el sofá d la sala común d Griffindorf disfrutando d los besos d un atractivo chico d ojos dorados. D nada la servía ya lo d no te enamores d un Merodeador. Era tarde. Estaba enamorada. El problema es q estaba claro q él estaba enamorado d otra. Lo tenía clarísimo, era la única razón para q la hubiese rechazado en el sofá. Tenía q tenerle distraído para q se olvidase d aquella perra fuese quien fuese.



Evy leía un libro sobre la Magia Egipcia, aunq leía una palabra y su mente volvía una y otra vez al beso. Luego se repetía q tampoco fue un beso tan estupendo y volvía a la lectura. Aunq al llegar a casa había encontrado una caja en el bolsillo d su cazadora, la había abierto intrigada, y resultó ser un peluche pequeño d chimpancé disfrazado d ángel. Tb tenía una nota:



D tú ángel d la Guarda q a veces es algo idiota. Feliz cumpleaños, nena. X favor perdóname



¿Quería perdonarle? No estaba segura. X un lado estaba el beso, q no había sido tan estupendo, pero q había sido bastante bueno, x otro estaba q no sólo había insinuado q era una pobre Sangre Sucia, sino q ad+ lo hizo delante d las peliteñidas. Ad+ q ella no era pobre, tenía dinero, lo q pasa es q en aquel momento no podía acceder a él. Le perdonaría, pero antes no le vendría mal una lección q le diera un poco d humildad.



- ¿Hacemos mañana lo d las fotos? - dijeron las 4 chicas a la vez. Todas se empezaron a reír.

- Creo q pasamos demasiado tiempo juntas. - Comentó Joy. Ninguna d las otras 3 estuvo d acuerdo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Lunes 19 d Noviembre, 12:00 del mediodía.



Aquél estaba siendo un día muy raro para los Merodeadores, todos los chicos d la escuela, incluidos algunos d Slytherin q los odiaban públicamente, como Rosier, les felicitaban x los pasillos. Les decían cosas como:



- Sois los mejores.

- Muy buena.

- Cojonudo.



No es q les molestaran las felicitaciones pero les gustaría saber a q se debían, sobre todo xq solían preceder a un castigo. Aquella regla no tuvo una excepción aquel día, tal y como se demostró cuando a la hora d la comida la profesora McGonagall les fue a buscar a la mesa d Griffindorf y les dijo q fuesen ahora mismo a ver al director. Los 4 chicos se miraron, suspiraron y se levantaron para ir a la oficina bajo la atenta mirada d 4 chicas q intercambiaron miradas d triunfo. Llegaron a la gárgola dijeron la contraseña ( golominas d miel) y pasaron al despacho.



Dumbledore estaba tras la mesa, mirando lo q parecían ser unas fotos y riéndose como loco. Cuando pasaron carraspeo y les indicó q se sentaran. Los 4 chicos s dejaron caer en las sillas esperando a descubrir q habían hecho.



- Esta vez se han lucido. - Dumbledore tenía el brillo d una sonrisa divertida en su mirada. - Esta es una d las mejores bromas q he visto en la vida. Y yo he hecho muchas.

- Gracias. - dijo James tras intercambiar una mirada con sus amigos.

- No, en serio, es muy buena. Tuvieron un Hallowen muy movido.



En ese momento puso la foto sobre la mesa y la giro 180º para q los chicos la vieran. Los Merodeadores s quedaron muy sorprendidos al verla. Era una foto mágica en la q Lochkart, con un tanga rosa sorprendentemente pequeño q sorprendentemente le tapaba todo, bailaba lo q él debía d considerar un baile sensual, pero q no lo era en absoluto, en un baño q x la inundación q se veía en el suelo debía ser el d Mirtle. Lo q + sorprendía es q ellos no habían hecho esas fotos ni sabían d sus existencia. Era obvio q su enemigo secreto había actuado d nuevo.



- Verá Prof. Dumbledore, nosotros no tenemos nada q ver con esto.



- No sea modesto Sr. Black. Es una d sus mejores bromas. Este año están realmente inspirados.



- Sirius dice la verdad. Nosotros no hemos hecho ninguna d las cosas x las q hemos estado castigados.



- Sr. Lupin llevése esa foto al oído. - Tras mirar dubitativamente a sus compañeros, Remus tomó la foto y se la acercó a su oreja. - ¿q oye?



- Nada. - Remus devolvió la foto a la mesa.



- Xq no ha escuchado atentamente, pero dice claramente: Soy obra d los Merodeadores.



Los 4 amigos intercambiaron miradas preocupadas, si Dumbledore oía hablar a una foto estaba + loco d lo q pensaban, o bastante sordo xq la foto no podía decir q era d ellos cuando no era d ellos.



- ¿Seguro q la ha entendido bien? Xq igual decía: soy una cobra y bebo a montones.



- No Sr. Potter, he oído bien. Como castigo x no querer admitir su culpabilidad les va a tocar secar el lavabo d Mirtle, q vuelve a estar depresiva. De verdad, q no gano para psiquiatras con esa chica.



Así q, con no poca satisfacción, a última hora del día, Filch, les quitó las varitas, les suministro cubos y fregonas y los 4 chicos deprimidos se pusieron a fregar el baño d Mirtle. Su dueña no estaba, ya q había ido a entregar ciertas fotos q hizo el sábado x la noche a 3 chicos q se bañaron desnudos en el lago. Ellos 4 ignoraban ese detalle, y estaban + preocupados x saber quien estaba logrando q ellos se comieran sus marrones.



- ¡Estoy harto! - Sirius dejo caer la fregona al suelo con furia. - Como esto siga así me voy a fregar media escuela. Tenemos q averiguar quien es el culpable d todo.



- Estoy d acuerdo, Padfoot, cuando lo encontremos ese tío deseara no haber nacido. - Para enfatizar su amenaza Peter golpeo la palma d su mano con el puño, soltando un gemido d dolor. (NdA: hay q ser idiota, golpearse uno mismo y hacerse daño.)



- Es tan típico d los hombres. - suspiró una voz femenina. Mirtle apareció flotando x encima de ellos. - ¿Y xq no podría ser una mujer? Aunq no lo creas, Peter, algunas somos + q unas caras bonitas.



- ¿Q has dicho? - James alzó la cabeza, con el mismo movimiento ágil y elegante d un ciervo q escucha un ruido. - ¿D dónde has sacado esas palabras?



- Pues, no lo sé. ¡Mirad q tarde es! Me voy, a esta hora Virgi, McDonalls y el otro chico d 7º se montan el número en el baño d los prefectos. - y se fue atravesando el techo.



- ¿Quién dijo esas palabras? - a Peter le sonaban d algo.



- Evans. Es ella. - James sacudió la cabeza un momento con incredulidad, pero luego se hecho a reír, como si se hubiera vuelto loco. - Eso es lo q XD la ha tenido tan XD ocupada. XD.



- No pudo hacerlo sola. - meditó Remus una vez q estuvieron en su habitación y q James se había calmado. - Lo d Hallowen requería + d una persona. Turner y Vega debieron d ayudarla.



- Ahora q lo pienso, Turner era la pareja d Lochkart aquella noche. Y a Vega apenas la vi el pelo en el baile. Salvo cuando me preguntó x Sirius. - Recordó Peter. (NdA: quiero hacer constar q pienso no es el verbo + compatible con la persona d Peter)



- No fueron las únicas. - Sirius s paso una mano x el pelo recordando algo. - Sparry vino esa noche a ver si estábamos en el cuarto. Las babosas eran para nosotros, pero al decir yo q estaríamos en le cuarto toda la noche, se las mandaron a Anya & Leticia.



- Creo q Will sólo colaboró con ellas ese día. - Dijo James al cabo d un momento d silencio. - Pero desde q él nos contó q ellas trataban d aprender a jugar al póker no le hablan. Ahora q lo pienso jugaron demasiado bien para haber aprendido a jugar en una semana.



- Supongo q hicieron algún hechizo
Mañana lo miraré en la biblioteca. - Prometió Remus.



- Ahora q recuerdo algo. - Peter se fue a su baúl y tras revolver un poco sacó los negativos q perdió Lily. - esto se le cayó a tu pelirroja el otro día. - James tomó los negativos y los miró.



- ¿Es lo q creo q es, Prongs? - preguntó Sirius expectante.



- Mañana iremos a revelar las fotos tu y yo. Entonces lo sabremos seguro.- pero James ya lucía una sonrisa d triunfo, q indicaba q era casi seguro.



- Peter y yo investigaremos como pudieron hacer lo del póker.



Con estas ideas en mente, se fueron a dormir.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Martes 20 d Noviembre.



- Prongs, Padfoot.



- Peter no nos llames así x los pasillos. Se supone q son nuestros apodos secretos. - James había tomado al pequeño x los hombros, tuvo q agacharse, y le hablaba en tono confidencial. - Y si se entera todo el mundo d ellos, ya no serán secretos.



- James, soy algo espeso, pero hasta la definición d secreto llego. - Sí pero cuando se la combina con la palabra guardián no la capta tan bien.



- ¿Habéis encontrado algo, Monny?



- Pues sí, Sirius. Este libro. - Remus les mostró La apasionante vida d Gloria Giffindorf. - En este libro se indica como preparar el Ritual d Gloria para poder leer las mentes d todos los jugadores d una mesa determinada en una partida d Póker. He investigado un poco +, resulta q las mesas sobre las q jugamos las hizo instalar Gloria después d su boda.



- Pero eses libro esta en la biblioteca. Cualquiera pudo cogerlo. Eso no las implica directamente. - dijo Sirius con cara decepción.



- Es q he dejado lo mejor para el final. Resulta q la última persona q ha sacado el libro d la biblioteca, este año ad+, ha sido tu amor, Sirius, Evelyn Vega. Y no tenía q hacer ningún trabajo sobre ella. ¿Vosotros q tal?



- Hemos revelado las fotos y
- aquí James hizo un redoble d tambores imaginarios. - Son ellas. Los negativos son los d las fotos q nos enseñó Dumbledore ayer.



- ¿Q vamos a hacer? - preguntó Peter.



- He estado pensando. Mirad esta foto. En ella se ve claramente q la persona para la q baila Lochkart es Turner, a Vega se la ve entrando con el carro en el q luego apareció Lochkart en el vestíbulo, y en el pasillo se ve a Lily con Snape. - Aquello x cierto era lo q + había mosqueado a James. - Pienso q debemos usarla. Aunq Sirius no esta d acuerdo. - Lanzó una mirada acusadora a su amigo.



- Pues no. Pienso q debemos solucionar esto entre nosotros y ellas, no meter a toda la escuela en ello. - Ya le estaba costando bastante q Evy le perdonara, si hacía algo como lo q sugería James ya se podía considerar invitado a la boda d Evy & Crandall.



- ¿Sirius defendiendo la sensatez? - Remus puso cara d incredulidad.- estoy d acuerdo con él. Ad+ nos arriesgamos a q Dumbledore diga q es un montaje nuestro para exculparnos. - X no mencionar q no era la forma + adecuada d hacer q Bell volviera a preocuparse x él. - ¿Tú q opinas, Peter? - él tenía el voto decisivo.



- Q deberíamos discutir esto en la habitación. Hay alguien allí. - señaló a una sombra q había en la esquina.



- ¿Quién está ahí? - preguntó James con un tono q no daba muchas ganas d identificarse.



- Lo siento. - Una chica preciosa, q ninguno conocía asomó la cabeza. Era un poco baja, pero llevaba unos tacones altos q lo solucionaban, tenía el pelo corto d color rojo rubí, unos preciosos ojos violetas y una cuerpo escultural. El corte d pelo, permitía apreciar una nuca preciosa q daban ganas d besar. - ¿La biblioteca?



- X allí. - dijeron los 4 chicos a la vez.



- Gracias. Adiós. - la chica les dedicó una sonrisa tímida adorable.



- ¿Quién será? Tiene mejor culo q vuestras chicas. - Peter observaba como se iba la chica con una mirada apreciativa.



- Nadie tiene mejor culo q la embustera, traidora y retorcida d Evans. - dijo James en tono rencoroso.



- ¿Ya no es Lily? - Remus enarcó una ceja divertido.



- Vamos a la habitación. Discutamos esto en la intimidad. - Sirius se dio la vuelta hacia la Torre d Griffindorf. Todos le siguieron.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



¿Cúal será el voto d Peter? ¿Utilizarán los negativos contra nuestras dulces e ingenuas protagonistas? ¿Quién es la chica misteriosa q acaban d cruzarse x el pasillo? Os doy una pista sobre ella: no es un personaje nuevo. ¿Logrará Remus q Bell confíe en él? ¿Y Sirius logrará q Evy le perdone tras la lección d humildad? Hablando de Evy ¿q es lo q la regaló Crandall? Y una duda muy común: ¿Q coño le hizo James a Lily?



Algunas d estas incógnitas serán despejadas en el próximo capítulo: En territorio enemigo, otras tardarán un poco +.



Gracias x leer este, espero q os este gustando, y q me firméis en el LDV.



Besos.



Carla_Grey.


Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



En el capítulo anterior de El arte d vengarte: Los Merodeadores ya se enteraron d quienes les estaba puteando. James quiere usar unas fotos para vengarse, pero Sirius y Remus tienen sus motivos para no estar d acuerdo. Cuando Peter iba a votar se fijo en q había una chica escuchando y así lo dejaron. Pero
¿Quién era esa chica?



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el noveno capítulo de esta producción:



CAPÍTULO 9: EN TERRITORIO ENEMIGO.



Miércoles 21 de Noviembre.

Hora: La de la cena.



- Peter, ¿estás ya? ¡Tengo hambre! - como para demostrarlo el estómago d Sirius emitió un potente rugido.



- Tu siempre tienes hambre - Peter salió del baño donde llevaba varios minutos saltando para alcanzar la colonia, q algún gracioso d sus amigos, muy probablemente Remus, había colocado en el estante más alto, al q él no llegaba. - No sé q haces con lo q comes. Ni Remus, q se pasa el día zampando chocolate.



- Es q el capitán y buscador del equipo d Griffindorf es un auténtico tirano. - Remus habló en un tono confidencial pero lo bastante alto para q el aludido lo oyera. James no tardó en responder a la puya.



- ¡T he oído, lobo ingrato! - replicó con furia. Desde q se enteró el día anterior d q Lily conspiraba con sus enemigos para hundirle, estaba insoportable. Esa misma tarde habían tenido entrenamiento y se había pasado un montón. Sobre todo con Joy.



- Dejad d discutir y vamos a cenar. - El estómago d Sirius volvió a rugir. - Creo q hay pollo.



- Vamos antes d q Sirius muera d inanición. - Dijo Remus abriendo la puerta.



- Si vamos. - James aún observaba furioso a Remus, y fue fusilándole con la mirada durante todo el trayecto.



En cuanto los Merodeadores abandonaron la torre, y pasaron x la habitación d los chicos d 5º la puerta se abrió y se asomo la cabeza d Joy.



- ¡Atención tejones amarillos! - Joy hablaba x una especie d Walkie - Talkie. Iba vestida para la ocasión con traje d batalla: pantalón, camisa, camiseta y gorro d camuflaje gris. - Los Lobitos abandonan la lobera, repito, Los Lobitos abandonan la lobera.



- ¿Pero q coño estás diciendo Joy? - La voz d Doris sonaba malhumorada y distorsionada bajo el bullicio del Gran Comedor.



- Déjame a mí. - Con un gesto elegante Yeye la quito el walkie mágico. Él tb iba d camuflaje pero en tono azul. Como su pelo. - Vendedoras, los Gucci van camino d la tienda.



- ¿Qué es un Gupi? - pregunto Misi, q no se podía creer q en una semana hubiera pasado d ser la + fea del baile a candidata a reina del mismo. Ni si quiera los Merodeadores se dieron cuenta d q era ella la chica q les oyó discutir si machacar o no a sus amigas con la foto. Naturalmente se lo había contado.



- ¡Q los Merodeadores van hacia el Gran Comedor! - chilló Lily perdiendo la paciencia y arrancando el aparato, el d hablar, de manos d Yeye.- Cuando salgan d allí avisarnos. - se volvió hacia Yeye & Joy. - Y vosotros ¿q os creéis q es esto? ¿Una peli d Rambo?



- Curiosa acusación viniendo d alguien q se ha vestido d ángel d Charlie. - señaló Joy.



- ¿Q tienen d malo los ángeles d Charlie? - Lily llevaba puesta la camisa vaquera d Joy q Evy llevo a la partida, aunq ella se la adaptó para q no quedará tan ceñida, sus pantalones tb eran vaqueros. Al igual q James estaba insoportable, desde q el imbécil d Potter cito textualmente, se creyó q ella no tenía cosas mejores q hacer q conspirar con Snape contra él. Estaba demasiado ocupada conspirando con sus amigas contra él como para conspirar contra él con alguien +.



- Nada. - Evy usó un tono conciliador q era totalmente nuevo en ella, desde q había cumplido los 15 había madurado mucho. - ¡Vamos a ello! Entremos en territorio enemigo. - Bueno no tanto. Se había vestido con mallas negras y jersey d cuello barco negro y ceñido. Parecía q estaba a punto d asaltar un banco. Aunq teniendo en cuenta q iban a registrar la habitación d Los Merodeadores en busca d las fotos y los negativos, no desentonaba tanto.



- Será lo mejor. No sabemos cuando volverán. No me apetece q me pillen con las manos en la masa. - Bell iba vestida d CSI, con una túnica blanca q parecía una bata d laboratorio, el pelo recogido en un moño y las manos en unos guantes d látex para no contaminar el escenario del crimen.



- Sí, si vamos ya. - Will estaba impaciente. + q a realizar un registro ilegal parecía q iba a una firma d autógrafos, con vaqueros desgastados y una camiseta blanca en cuya espalda se leía Merodeadores al poder. Llevaba cámara d fotos y en cuanto entró se puso a tirar fotos como si fuera un turista japonés en un museo. - ¡MIRAD ESTO!



- ¿Has encontrado ya las fotos? - Lily no podía creer su buena suerte pensó q las llevaría mucho + tiempo.



- No. - Will se agachó recogió una pluma d águila dorada q encontró en el suelo, la levantó como si fuera un tesoro y con voz trémula anunció - Es la pluma d Remus J Lupin
q le regaló a su buen amigo Will. - y se la guardó en el bolsillo d atrás d su vaquero.



Lily aún no había cerrado bien la boca d la sorpresa cuando:



- ¡AH! - chilló Yeye como si acabara de ver a Ricky Martín desnudo.



- ¿Q? - dijeron las 6 personas restantes asustadas.



- ¡ESTA ES LA CAMA D POTTER! - Al tiempo q dijo esto se lanzó sobre la cama y empezó a revolcarse en ella como si fuera la niña del exorcista en pleno ataque satánico epiléptico. - ¡ESPERO Q ESTAS SÁBANAS ME CONTAGIEN D SU GLAMUROSA VIRILIDAD!



Ahí Lily ya no sabía q hacer, reír, llorar huir d allí
En esto se acercó Bell y la susurró:



- ¿ T imaginas q es la cama d Peter? ¡ Q asco! - Bell hizo una mueca d repelús q hizo reír a Lily.



- Creo q es mejor q cada uno revise una parte. Así iremos + deprisa. - dijo Lily.



- ¡Me pido el baúl d Potter! - canturreó Yeye levantando la mano. Seguro q allí encontraba algo q le ayudara a ser de mayor como Potter.



- Yo el d Black- A Evy le daba algo d palo curiosear las cosas d los otros, pero como con Blacky tenía una relación basada en la confianza y el respeto mutuo, pues podía hurgar libremente entre sus cosas.



- Yo quiero el d Lupin. - Bell tenía claro q allí encontraría alguna pista sobre la chica q le gustaba a Remus. Quería averiguar quien era para advertirla del peligro q corría. Aunq el mayor peligro lo correría si Bell averiguaba quién era. Sin embargo se llevó una mini decepción ya q, aparte del orden del baúl, q lo entendería Remus xq desde luego ella no, sólo encontró el pañuelo en el q le dio las galletas d su madre guardado como si fuera un gran tesoro. Aún así siguió sin captar la indirecta.



- Yo iré al baño. - Will esperaba encontrar allí algún objeto q James y Sirius le regalaran a su buen amigo Will.



- Yo registraré la ropa del armario. - Joy, como una gran dama bruja q era, no se iba a agachar para registrar los baúles, sin embargo, una gran dama bruja deba asegurarse q la ropa d sus colegas masculinos es la adecuada.



- Entonces yo registraré el baúl d Peter. - A Lily le daba mucho miedo lo q podría encontrar allí. Tragó saliva. Recordó q pertenecía a la casa d los valientes, y abrió la tapa. Inmediatamente la llegó un olor a queso mohoso. ¡Con lo bien q debía oler la ropa d Potter! No, Lily, no. Olvídate de su aroma, de sus ojos, d su culo, d lo suaves q son sus labios y d como te gustaba sentirlos x tu cuello
Bruscamente, dejo caer la tapa del baúl y repitió mentalmente - Soy una chica abajo el amor. Soy una chica abajo el amor. Soy una chica abajo el amor. Soy una chica abajo el amor.



Entre tanto Bify, q tb las había acompañado, se acercó a Joy q estaba registrando los bolsillos d la ropa colgada.



- Sabes, Joana, en vez d Canis Lupus yo los hubiera llamado d otra forma.



- ¿Así? ¿Cómo? - ¡Q asco! Chocolate derretido, seguro q esa túnica era d Remus. ¿Q sería un Capis Lunus?



- A mí me recuerdan a los Enchytraeus Albidus q se ven con frecuencia en el mes d abril hasta principios del verano en capas superficiales d suelos húmedos y q se alimentan d restos vegetales y se multiplican con rapidez. - Bify dijo esto a gran velocidad y sin respirar, x eso no he puesto comas.



- ¿Y q es un
coso d esos? - ¿Un preservativo caducado? ¿D quien eran esos pantalones? D Peter. Ahora tendría q esterilizarse.



- Un gusano blancuzco.- Cuando Bify respondió las 5 personas q estaban en el cuarto le lanzaron una mirada asesina.



- ¡NO PUEDES COMPARAR A LOS 3 CHICOS + GUAPOS D LA ESCUELA CON GUSANOS! - Le gritó Yeye. - ¡ES UN HEREJE! ¡QUEMÉMOSLE!



- Chicas & chicos. - intervino Evy justo a tiempo, ya q Bell & Joy ya estaban convirtiendo sus varitas en mecheros. - Una hipótesis: si una encuentra una bolsa con dinero mientras registra un baúl, ¿es cómo si se la hubiese encontrado en la calle y se la puede quedar?



- ¡No! - respondieron los d+ con un tono d q aquello era obvio.



- Entonces no he encontrado nada. - Evy se guardó el dinero q había encontrado en su sujetador. En ese momento apareció Will con toda la cara blanca d espuma d afeitar y apestando a la colonia d Potter, apestando no xq la colonia oliese mal, sino xq se había puesto medio bote.



- ¿Pero q coño haces? - preguntó Bell al verle.



- Me estoy afeitando con la espuma d afeitar d Black. - Sacó un bote d espuma d afeitar. - Tb me he puesto la colonia d Potter, pero estaba muy alta. No sé como Peter puede alcanzarla. - cerró los ojos y puso cara d fumeta. - ya siento su energía fluyendo x mi cara.



- Lo q sientes es q t está dando alergia la espuma. - Lily ya podía ver los ronchones q le estaban saliendo al aún imberbe muchacho. - Chicas podéis venir aquí un momento. - Cuando estaban las 4 reunidas. - ¿xq están esos 3 aquí?



- Will & Yeye estaban delante cuando Misi nos contó a Joy y a mí lo d los Merodeadores en clase d pociones. - Evy se encogió d hombros. - Pensé q si los hacíamos cómplices d nuestro delito no podrían delatarnos.



- Eso explica lo d esos 2. ¿Pero Bify? - Bell arrugó ligeramente la frente en señal d confusión.



- Es q siempre esta allí solo con sus bichos. Pensé q necesitaba hacer + vida social. - Lily estaba a punto d decirle a Joy q aquello era muy serio, no una fiesta para hacer vida social, cuando:



- D verdad Peter q no sé xq no puedes mear en cualquier baño.



- Es la voz d Potter. - se alarmó Lily. - ¡Escondeos!



Al instante Joy empujo a Yeye & Bify al armario y cerró la puerta corredera; Bell se llevó a Will al baño y se escondieron dentro d una ducha con cortinas; Lily & Evy se hicieron un pequeño lío y empezaron a chocar la una contra la otra. Al final Lily se metió debajo d la cama d Peter y Evy saltó dentro del baúl del gordo cabrón traidor. Justo cuando la puerta empezaba abrirse, Lily realizó un encantamiento y la habitación quedó tal y como la habían encontrado.



- ¡James q asco! En esos baños mea todo el mundo. ¿Y si pillo hongos en una zona tan delicada antes d q pueda estrenarla como es debido? - A Peter le obsesionaba mucho el tema d los hongos desde q salió un reportaje en el profeta escrito x Rita Skeeter. Q decía q cualquier parte del cuerpo infectada x hongos los Muggles la amputaban, como los magos no tenían experiencia con hongos se lo habían creído. La paranoia llegó a tal extremó q el Ministerio estaba a punto d redactar una ley anti hongos, ya q decían q eran unos temibles aliados d Voldy.



- Peter, relájate. Yo leí en un libro q los hongos solo son peligrosos en los pies, y q con una pomada se quitan. - Remus no leía libros, los devoraba. Ad+ tenía memoria fotográfica, leía una página una vez y quedaba fijada en su memoria para siempre. Sirius bromeaba con q en vez d un hombre lobo, x su memoria podía ser considerado un hombre elefante. - Eso q escribió Rita era una sarta d mentiras. Como todo lo q escribe.



- No todo. A lo mejor se pasó con lo q dijo d los hombres lobo
pero algunas cosas son ciertas. - Acababan d entrar al baño y Peter fue asaeteado x 5 miradas escépticas, 3 d sus amigos y las d Will & Bell.



Mientras Peter meaba, James se puso colonia, ya q se le había olvidado antes, y se quedó muy sorprendido d la poca cantidad q le quedaba; Remus había olvidado la ubicación exacta, es decir, había perdido, su pluma favorita y se puso a buscarla x el baño; Sirius ensayaba caras sexis frente al espejo
En resumen, q todos estaban tan ocupados con sus cosas q no se fijaron en q Will & Bell se deslizaban fuera d una ducha, se pegaban a la pared y volvían a la habitación a esconderse allí. De vuelta en la habitación se encontraron con Lily bastante desesperada xq la tapa del baúl d Peter se había atascado y la pobre Evy estaba ahí dentro.



- Ayudarme. - suplicó la pelirroja. Entre los 3 levantaron la tapa y ayudaron a salir a Evy, q tenía la misma cara q un gato q se hubiera escapado d la cocina de un restaurante chino donde estaban a punto d cocinarle.



- Avisad a la ONU. - jadeó después d respirar el aire puro del exterior. - He encontrado armas d destrucción masiva ahí dentro.



- ¿Gas mostaza? ¿Antrax? ¿Una cabeza nuclear? - Lily temblaba solo d pensar para q podría querer el + Cerdo todas esas cosas.



- No, los calcetines sucios d Peter. - Evy usó la varita para hacer levitar unos calcetines q eones atrás fueron blancos, pero q ahora eran d un color marrón asqueroso, y q olían peor q el queso d cabrales en mal estado. Tan mal olía q 20 años + tarde, Bell aseguró q para matar a 13 personas no necesitaba hacer ningún hechizo, le bastaba con quitarse los zapatos, es +, hubiera matado a + gente. En ese momento:



- Sé q la he dejado x aquí
- Remus entró en la habitación y se fue a su mesilla donde debía estar la pluma.



- No te agobies, entre los 2 la encontramos enseguida. - Sirius sabía q el despiste d Remus respecto a sus cosas era directamente proporcional a la cercanía d la luna llena, y faltaba una semana para la siguiente. - Aunq si tardamos un poco tampoco pasa nada, xq así estamos alejados d James q no nos tiene mucho cariño últimamente. - Remus estuvo d acuerdo y sin ninguna prisa empezaron a mover las cosas del escritorio.



Dejemos a esos 2 buscando la pluma, retrocedamos un poco en el tiempo y vayamos al armario, donde Yeye, Joy & Bify no se enteraban d nada. Ad+ Joy estaba bastante molesta xq Bify no paraba d moverse y cada vez q lo hacía la sacudía un codazo.



- ¿Quieres estarte quieto d una vez? ¿Q t buscas en los bolsillos? - le pidió al final con bastante mal humor.



- Busco a mi Pe.



- ¿Y tienes q ponerte a hacer esa guarrería sexual ahora?



- Mi Pe, es una Lycosa Tarentula.



- ¿Y eso q es?



- Una tarántula. - al oír la palabra Tarántula, Joy estuvo a esto d desmayarse. A ella le daban miedo los animales vertebrados, pero los q no tenían vértebras, eran peludos y con muchas patas la daban pavor. Estaba abriendo la boca para gritar, pero Yeye se dio cuenta y se la tapó con su mano.



- ¿Q pasa?



- Q Bify ha perdido su tarántula. - esta vez fue Joy la q sofocó el grito d Yeye.



- ¿Y si se nos ha metido x debajo d la ropa? - Preguntó Yeye después d un rato d búsqueda infructuosa. Joy & Yeye miraron al experto.



- Es una posibilidad. - admitió al fin. Los 3 empezaron a desnudarse.



Entre tanto, fuera del armario, Remus & Sirius, habían terminado d buscar x el escritorio, y habían empezado a buscar x el suelo d la habitación, lo cual tenía a 4 personas muy excitadas. 2 d ellas, excitadas en plan sexual, Bell & Evy, al tener una visión perfecta d los traseros d sus amores, d hecho Lily había tenido q contener a Bell, xq la daba la impresión d q se lo iba a morder a Remus en cualquier momento. Las otras 2, Will & Lily, estaban excitados, es decir, nerviosos y preocupados, ya q la búsqueda x el suelo implicaba q en cualquier momento podían mirar debajo d la cama d Potter, y encontrar a Bell & Lily, o d la d Black, para encontrar a Will & Evy.



- ¿La habéis encontrado ya? - James entró en la habitación, para ver xq sus amigos tardaban tanto.



- Sí, James, y hemos disfrutado tanto la experiencia d buscarla q la perdimos otra vez sólo para volver a encontrarla. - repuso Sirius con sarcasmo.



- No sé dónde puede estar. - Remus se rascó la cabeza en señal d confusión. - Le dejé encima del escritorio y si se hubiese caído tendría q estar x allí.



- Remus, amigo, eres un desastre. Tienes la cabeza en las nubes. - Peter tb volvió del baño. Donde acababa d pelear con James xq él decía q Peter había gastado toda su colonia. - ¿No será xq Rebeca Randall ha vuelto?



- ¡Así q era esa perra! - Bell la advertiría mañana mismo. ¿Q la ataran cabeza abajo y la metieran en un baño d aceite hirviendo sería bastante advertencia?



- Peter deja d decir jilipolleces y ayuda a buscar un poco. - A James aún le duraba el enfado, mientras se agachaba y rondaba peligrosamente su cama.



- Will, devuelve la pluma. - el susurro d Evy apenas fue audible, al igual q la dolida respuesta d Will.



- No, es un regalo q me hizo Lupin.



- ¡No es un regalo, se lo has robado! - luego con tono impaciente. - ¡No quiero quedarme debajo d la cama d Black para siempre!



- Ya, pero si fuese encima d su cama y debajo d él no pondrías pegas. - la única prueba d q el ácido comentario d Will dio en el blanco, fue q las uñas d Evy se clavaron con tal fuerza en el suelo q lo rasparon pese a q era d piedra. Pero luego la joven sonrío con malicia, se aproximo al chico, deslizándose como un felino d caza, y le ronroneó en el oído.



- T equivocas. Creo q Black lleva tanto tiempo arriba q no le vendría mal probar otra posición. - La mano d Evy recorrió la espalda del joven desde la nuca hasta el
bolsillo d atrás d donde sacó la pluma. Antes d q Will reaccionara, Evy teletransportó la pluma al bolsillo d Black, pero se equivocó, e hizo un encantamiento permutador, x lo q el contenido del bolsillo d Black, un pergamino viejo y en blanco, fue a parar a su mano. La joven lo guardó, para dejarlo luego x allí.



En ese momento Sirius, se puso en cuclillas, y al apoyarse se clavó la pluma en el trasero. (NdA: ¡Joder! Evy deja d clavarle plumas q es un mago, no un hechicero sioux.) Dio un grito d dolor y sacó la pluma del bolsillo.



- ¡La has encontrado! - Remus tomo la pluma con una sonrisa d alegría, ignorando el hecho d q Sirius iba d un lado a otro d la habitación dando botes debido al dolor.



- James nos estás fallando. Q en 3 semanas jugamos con Hupplepuff. - Peter no podía haber escogido peor momento para cuestionar las habilidades d buscador d James.



- Estoy en una forma inmejorable, aunq puede q tú dejes d estarlo sino dejas d meterte conmigo. - el tono y la mirada del chico hizo q Remus se estremeciera, pese a no estar en la trayectoria d ninguna d las 2. Sirius dejó d dar botes x la habitación y Peter se puso a llorar.



- James deja en paz al chico. - Pidió Sirius. - Él no tiene la culpa d tus problemas. Tienes q dejar d desahogarte con nosotros.



- Ya pero es q
¡Joder! ¡Es la araña + grande, fea y peluda q he visto en mi vida! Con permiso d Aragog. - James señaló a un bicho d 30 cm d ancho, 80 d largo, + peludo q la barba d Hagrid y q paseaba x la cama d Remus tan felizmente.



- ¡AH! - Peter se subió a una silla, asustado. - ¡Matadla! - suplicó. Los 4 chicos estaban d espaldas al armario, x eso no vieron q la puerta d este se abría, y q Bify, en ropa interior trataba d lanzarse a estrangular a Peter, para proteger a su mascota, antes d q Joy lo atrapará y metiera para dentro, mientras Yeye cerraba la puerta.



- Vamos, Peter, si es preciosa. - Remus tomo la araña con una mano, tuvo q apoyarse en su cama para q no se cayera, y empezó a acariciarla el lomo con un dedo. Mientras, cierta rubia q estaba debajo d la cama d Potter, suspiraba x ser esa araña.- Estos bichos sólo son peligrosos para las moscas. NO son como las del bosque prohibido.



- Seguro, Remus. - Comentó James en tono mordaz. - Xq tb dices q la pérfida pelirroja y sus amigas no son peligrosas y ya ves lo q nos han hecho.



- X fin vamos a lo q t jode. Venga, Jamsie, cuéntanos lo malos amigos q somos x no querer apoyarte en tu vendetta. T recuerdo q desde el principio yo dije q eran ellas, pero tú y Sirius estabais tan obcecados en q era Snape q no quisisteis escuchar.



- Remus q yo estoy d tu parte. - Sirius se había aplicado un hechizo para cerrar la herida q daba la impresión de ser un pinchazo d vacuna. Como los pantalones estaban rajados fue al armario a coger otros
Pero luego se acordó q estaban en el baúl, para gran alivio d 7 personas. - ¡q raro! Pensé q aún me quedaba algo d dinero. Supongo q me equivoqué.



- Supongo q coger el dinero d Black no es robar, ¿verdad, Evy?



- Acertaste, Will. Se lo he tomado prestado x tiempo indefinido.



- Vale, Remus tenías razón, ¿q quieres? ¿Una fiesta? ¿Sacamos confeti? La cuestión es q ni tu ni Sirius queréis hacer algo al respecto. - James puso cara d niño al q se le niega un capricho sin decirle el xq.



- Pues si t molesta, Peter esta ahí para ayudarte. Como tu mismo has dicho esta mañana, no nos necesitas a Sirius y a mí para nada. - Remus suspiró y se dio cuenta d q así no iban a ningún lado. Con tono conciliador añadió. - James, no es como gastarle una broma a Snape. Ellas son nuestras compañeras d casa, Bell es tu vecina d toda la vida y Joy esta en nuestro equipo d Quiditch
Creo q si hay una posibilidad d arreglar las cosas sin recurrir a una turbia red d venganzas pues debemos intentarlo.



- Pues ellas no tuvieron en cuenta nada d eso cuando se unieron al pelo grasiento para atacarnos. - D nuevo estaban d espaldas, x eso no vieron cuando Joy salió del armario para mutilar a Peter xq sino permitía a sus amigas q llamaran así a Snape no se lo iba a consentir a esa rata d cloaca, pero Bify la contuvo y Yeye volvió a cerrar la puerta.



- Bueno eso no es fijo. - argumentó Sirius. - las fotos sólo demuestran q hablaron la noche del baile. La noche d la partida d Póker, Snape estaba tan sorprendido como nosotros d verlas allí, ad+, no es x defenderlo, yo jamás haría una cosa así, pero él nos advirtió q estaban tramando algo
En cualquier caso es culpa d James.



- ¿Mía?



- Sí. - contestó Sirius. - X esa cosa misteriosa q le hiciste a Evans, y q ella dice q tu sabes q es, aunq tú dices q no lo sabes. Yo no sé q es. Pero si sé q ella a incitado a todas las d+ contra nosotras x eso. A lo mejor deberías disculparte. - Genial ahora Sirius le daba consejos d pareja, él, q su relación + larga con un miembro del sexo opuesto había sido con su lechuza, antes d q su madre se la regalara a su hermano Regulus, al q consideraba mejor hijo. - Y vamos a cenar q tengo hambre.



- Es verdad, sino t hubieras liado con la pelirroja nada d esto t hubiese ocurrido. Esa chica esta claro q es muy ambiciosa y algo puta, t dije q no te convenía. Y a ti Sirius tampoco t conviene Vega, como tú mismo dijiste, x no tener no tiene donde caerse muerta. Deberías seguir el ejemplo d Remus, q ya se olvidó d Bell, y buscaros una buena chica d sangre limpia.



- Peter, calla, q me recuerdas a la madre d Sirius. - le ordenó James. Tras decir esto cerraron la puerta. Al cabo d 3 min. Todos los allanadores d cuarto salieron d sus escondites, Bify corrió hacia su araña y comprobó q no tenía daños, al ver q estaba bien decidió hacerle un regalo a Remus en agradecimiento, ¿le gustarían los Tettigonia viridissima? A Lily hubo q sujetarla para q no destrozara el baúl d Peter con un hechizo.



- ¡Pequeño hijo d la grandísima puta! - En los 5 años q la conocían, 6 para Bell & Joy, nunca habían visto a Lily tan furiosa, ni si quiera cuando su hermana llevo a su novio Vernon, y a su hermana Marge a su casa las pasadas vacaciones, y acabó inflando a Marge como un globo. - ¡Voy a hacer q pase 10 días con sus noches muriendo!



- Esto ha sido una pérdida d tiempo. - sollozó Joy. - No hemos encontrado nada y Lily se ha vuelto loca. - Todos observaron como Lily recorría la habitación, hablando sola, como si fuera una versión + guapa d Gollum.



- ¿Xq estáis tu & Bify en ropa interior? - Evy miró a su amiga q solo llevaba una braga y un sujetador a juego con la ropa d camuflaje y a Bify q llevaba unos calzoncillos q mostraban la evolución desde la fase larvaria a la adulta d la polilla gigante. - Y tú, Yeye, no llevabas esa ropa antes - Yeye llevaba un pantalón vaquero, q a un chico + formado le quedaría totalmente ceñido, una camisa blanca y una cazadora d cuero negra. - Es + esa cazadora es d Black.



- Y esa camisa es d Remus. Me acuerdo q la llevaba el día q le ayude a ajustarse el nudo d la corbata- Al ver q todos la miraban con cara d q ese era un detalle interesante Bell se puso colorada y decidió q era mejor no decir ya + nada.



- Y esos pantalones son d ese capullo insensible d Potter. - Lily los recordaba xq eran los q mejor le quedaban. Aunq ella era una chica abajo el amor y no se fijaba en esas cosas. Ad+, odiaba a aquel niñato engreído.



- ¡SÍ! ¡SOY CULPABLE! - Yeye se lanzó d rodillas al suelo. - ¡SÓLO QUIERO APROPIARME DEL SERENO MORBO D LUPIN, DE LA SENSUAL MALICIA D BLACK Y D LA GLAMUROSA VIRILIDAD D POTTER! ¡PERDONADME!



- Yeye, tienes q devolverlo. - Joy hizo un esfuerzo sobre humano para no reír. - No queremos q nadie note q hemos estado aquí.



- En ese caso Evy debería devolver el dinero.



- No sé d q hablas Will.



- Hablo d q o llevas una bolsa llena d galeones en el sujetador o uno d tus pechos ha crecido desproporcionadamente en comparación al otro.



- Evy devuelve el dinero.



- Sí, Lily. - Evy se agachó pero en vez d devolver la bolsa del dinero lo permutó x una bolsa d regaliz d su habitación.



- ¿Q vamos a hacer? - Bell se sentó sobre el baúl d Remus con cara d agobio. - No hemos encontrado las fotos y al final Potter convencerá a Remus, es decir a Lupin y a Black d usarlas y entonces saldremos d aquí, + rápido d lo q se tarda en decir: expulsadas.



- Sí al menos tuviéramos algo q ellos quisieran cambiar x las fotos




- Lily, a eso se le llama chantaje. Y esta penado con 3 meses d arresto en Azkaban.



- No Joy, es cambiar algo q ellos quieren x algo q nosotras queremos. Es una transacción comercial. - Todas pensaron q ningún jurado lo enfocaría igual q Evy.



- D todas formas da igual el nombre. - sollozó Bell. - No tenemos nada.



- Bueno yo tengo esto.



- Yeye eso es un peluche viejo, con forma d snitch con cara feliz. Ad+ le falta un ala y un ojo.



- NO, Joy, es el d peluche d Potter. ¡Es tan glamouroso como él! - al oír esto el rostro d Lily se iluminó con una sonrisa d psicópata, muy parecida a la D Hanibal Lecter al saber q esa noche se cenaban sesos.



- ¡Es genial! - La pelirroja le arrebató el oso d las manos. - Nos lo llevamos, les escribimos una nota exigiendo como rescate las fotos, les citamos en un lugar q nos convenga y ¡solucionado!



- ¿Y q vas a poner? Tenemos a tu peluche, si quieres volver a verlo d una pieza no avises a nadie. Firmado: Anónimo.



- No esta mal Evy, pero le falta algo. ¿Puedo escribirla yo? - suplicó Yeye.



- Vale. Pero mejor nos vamos.



Las chicas volvieron al cuarto d sus amigos d 5º y x el pasadizo regresaron a la torre d las chicas y allí a su cuarto. Una vez allí Evy se dio cuenta d q aún llevaba el pergamino d Black en el bolsillo. Se lo comentó a sus amigas pero ellas dijeron q era una estupidez arriesgarse a q las pillaran x devolver un pergamino q carecía d valor y q ellos no extrañarían. Todo el mundo se equivoca alguna vez.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Un poco + tarde los chicos llegaron d la cena, y pinchado en la puerta d su baño encontraron un pergamino rosa pastel, q olía a Loewe, y en el q se podía leer el siguiente mensaje:



Estimados Merodeadores: tenemos a su peluche d rehén. Si quieren volver a verlo d una pieza lleven ciertas fotos comprometidas a los pies d la estatua d Clotilde la Bocazas pasado mañana a las 7 d la tarde. Si alguna d esas fotos ve la luz su peluche pagara las consecuencias. Si avisan a los profesores su peluche pagara las consecuencias. No intenten encontrarnos, jamás lo lograrán. Jamás averiguarán quienes somos.



Afectuosamente.

Yeye



Creo q es obvio q, cuando leyeron la carta, hasta Peter tenía claro q las Locas Oficiales d Griffindorf les habían vuelto a atacar. Al oír esto James empezó a gritar como loco:



- ¡Tu Remus! ¿Querías negociar con ellas? ¡Pues mira! ¡Esa pérfida pelirroja y sus amigas han secuestrado a mi Snitchy! ¡No se saldrán con la suya!



- ¡Bien dicho, James! Ningún Merodeador ha cedido jamás a un chantaje. - Sirius, cariño, dale 4 años a Peter.



- Hay algo +. - Remus dio la vuelta al pergamino para q sus amigos vieran una foto mágica q mostraba al peluche atado a una silla, y a Lily, con la varita convertida en un cuchillo, acercándose peligrosamente al peluche.



En ese momento, James se desmayó d la impresión. Cuando volvió en sí, Sirius & Remus ya habían encontrado un plan genial para rescatar al oso, y no tener q ceder al chantaje. James lo escuchó y le encantó. Pero había un detalle, para llevarlo a cabo necesitaban el Mapa del Merodeador
y no aparecía x ningún lado. Sirius recordó q lo llevaba en el bolsillo donde había aparecido la pluma
y lo entendió todo.



- Estaban aquí. Cuando volvimos estaban en la habitación. Debían estar buscando las fotos, y al no encontrarlas recurrieron a lo del peluche.



- Vale, Sirius. ¿Pero q tiene q ver la pluma d Remus y el Mapa? - preguntó Peter.



- Xq la debían tener ellas pero al ver q la buscábamos, la devolvieron al bolsillo d Sirius pero se equivocaron y la cambiaron x el Mapa. - respondió Remus.



- ¿Para q querían la pluma?



- ¡Q sabemos Peter!- James se hartó d tener q explicárselo todo, luego recordó q el pequeño no tenía culpa d sus problemas. - Lo siento, Pet, estoy preocupado x mi Snitchy. Igual iban a hacer vudú o algo así. El caso es q ellas tienen el Mapa.



Todos intercambiaron miradas tensas.



- Q lo tengan no significa q puedan utilizarlo.



- Espero q tengas razón Peter. - James contuvo un escalofrío. - Si nos han metido en los líos q nos han metido sólo con sus propios recursos, imaginad si descubren lo del Mapa.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Jueves 22 d Noviembre.

Cuarto d las chicas.



- ¡Revela tus secretos! - Lily apuntó al pergamino en blanco q Evy se llevó del cuarto d los Merodeadores una vez +, y ya iban 57 en una hora, pero tampoco esta vez consiguió mejor efecto q antes. El señor Moony la recomendó q metiera su adorable naricita en sus propios asuntos; el señor Prongs mostró su acuerdo con el anterior y la mandó un beso; el señor Padfoot, la felicitó x su precioso trasero y la pidió como favor personal q se le dejara en paz un rato; y el señor Cola Gusano la dijo q se cortara el pelo. Lily lanzó el pergamino contra el suelo con un grito d frustración.



- Lily, déjalo ya. En ese pergamino no hay nada.



- No estoy d acuerdo, Joy. Esos 4 no se hubieran pasado todo el día robándonos pergaminos y apuntándolos con su varita susurrando no sé q si ese pergamino no fuera importante. - Bell tb había estado un buen rato intentando desvelar el secreto del pergamino, sin mejores resultados q Lily.



- No creo q esos 4 hayan puesto la típica frase q a uno se le ocurriría pensar como contraseña. - Evy dejó el libro d Magia Egipcia q fingía leer y se concentró en la conversación. - Tal vez un juramento, algo como: Juro q este pergamino no se utilizara para cosas buenas o algo así.



- Claro, Evy. - repuso Lily con sarcasmo. - Seguro q es algo como: Juro solemnemente q mis intenciones no son buenas - Mientras Lily hablaba con evidente sarcasmo, movía la varita y el pergamino d un lado a otro. D tal forma q cuando dijo la frase la varita tocaba el pergamino.



- ¡Esta pasando algo! - Gritó Bell, entusiasmada.



En aquellos momentos los señores Moony, Prongs, Padfoot y Cola gusano, las presentaban con orgullo el Mapa del Merodeador.



- Es un mapa d Hogwarts. - Joy sonrió. - chicas, tenemos el secreto mejor guardado d los Merodeadores en nuestras manos. - la joven dio unos brincos con excitación.



- No me extraña q quisieran recuperarlo. - Bell respondió con una sonrisa a la d su amiga.



- La verdad q se lo han currado bastante. Aquí están todos los pasadizos secretos d la escuela. Incluso el d el cuarto d los chicos d 5º. - Evy enarcó una ceja. - Siempre me he preguntado como entraban en nuestro cuarto. Ad+ se puede ver el movimiento d todas las personas d la escuela. Allí esta Filch. - Evy señaló a un punto q iba junto a su gata x las escaleras d la 5ª planta.



- Vamos a probarlo. - sugirió Lily con una sonrisa traviesa.



Se pasaron una hora larga diciendo personas al mapa para localizarlas, y ver lo q estaban haciendo: Doris hablaba con Dedalus; Yeye estaba en su cuarto, presumiblemente cambiando el color d su pelo; Misi tonteaba con Samuel Kane
Con la tontería se las pasó la hora d cenar, pero todas estaban tan emocionadas con el descubrimiento q no tenían hambre. Entonces a Bell se le ocurrió la idea:



- Chicas he pensado q si el Mapa localiza personas, igual tb podría




- Localizar cosas, o fotos. - concluyó Evy.



- Así no tendremos q negociar con ellos. Probemos. Muestra el lugar donde los Merodeadores han escondido nuestras fotos. - Respondiendo a la petición d Lily, el Mapa hizo aparecer una flecha roja señalando la habitación d los Merodeadores. En ese momento la flecha salió d la habitación siguiendo a las fotos.



- Las tiene uno d ellos. Pero ¿quién? - El mapa respondió a la pregunta d Joy marcando con una etiqueta d nombre a la persona q custodiaba las fotos.



- ¿Peter Petigrew? - gritaron las 4 chicas incrédulas.



- Hay q reconocer q jamás hubiéramos pensado q era él. - admitió Lily con sarcasmo. Al contrario q Bell & Evy, nunca había sentido esa aversión x Peter, hasta la noche anterior. Ella siempre había sido maja con él, incluso le había ayudado con las pociones y encantamientos q se la daban fatal. Y como agradecimiento, la rata se lo pagaba poniéndola d puta para arriba.



- Yo hubiera querido q las tuviera Blacky. Hubiera sido una excusa + buena para volver a quitarle la ropa
- Evy noto las miradas d sus amigas. - ¿He hablado en voz alta?



- Yo creo q es mejor q las tenga él. - Bell devolvió la conversación al tema a debatir para gran alivio d Evy. - Quitárselas no supondrá el menor problema. D hecho se me esta ocurriendo una idea
¡Tengo muy buenas vibraciones!



- Adelante. - Joy instó a la rubia a continuar. - d paso la daremos una lección x andar insultando a mi Sevisev, a Lily, Evy
y x insinuar q Remus debería estar con Rebeca Randall. ¡X favor yo q pensaba q nos habíamos librado d esa cursi insoportable!



- ¡Pobre! - Lily puso cara d falsa lástima. - Debe ser muy cansado hablar siempre en verso. Adelante Bell expón tu plan.



Las 4 chicas apenas durmieron, ultimando los detalles del plan, decidieron q no lo llevarían a la práctica a menos q los Merodeadores intentarán jugársela.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Viernes 23 d noviembre.

Hora: 17:00

Lugar: Un pasillo.



- ¿Lista, Lily?



- ¿Para q las 2 finjamos q Peter es el hombre + atractivo del universo? No, Joy, nadie esta listo para eso.



- No entiendo xq tenemos q hacerlo nosotras. Yo ya hice lo d Lochkart, SNIF, no es justo.



- Siento ser yo la q t lo diga, pero la justicia no existe. - los pensamientos d Evy resonaban en su cabeza. Habían vuelto a ponerse las perlas negras q llevaron en Hallowen, y q las permitían comunicarse mentalmente. - Depende d uno mismo, no sólo equilibrar la balanza, sino hacer q esta se incline en tu propio beneficio.



- T felicito, Evy. Yo esperaba no ser tan cínica hasta los 30. Lo siento, Joy, pero Evy y yo odiamos a Peter a muerte, ninguna sabemos aún xq, pero él sabe q le odiamos. Si vamos nosotras, no se lo tragará. Veo en el Mapa q ahí va. ¡Suerte!



Joy & Lily intercambiaron miradas d ánimo, suspiraron, pusieron sus sonrisas + irresistibles y se lanzaron a la operación Mata Ratas



- ¡Peter! - la voz d ambas chicas era tan dulce q provocaba caries.- ¿cómo t va?



- ¿A mí? - durante un momento la Rata miró a todas partes del pasillo hasta convencerse d q hablaban con él.



- Pues claro, ¿acaso ves a alguien + aquí? - Lily se dio cuenta d q estaba siendo borde, y trató d suavizar el tono. - A veces, eres algo cortito. - He dicho q trato d suavizar el tono, no que lo consiguiera.



- Lo q Lily trata d decir, es q necesitamos tu ayuda.



- ¿Mi ayuda? ¿Para q?



- Para negociar con tus amigos. No hemos dado cuenta d q hemos actuado mal. Estamos muy arrepentidas. - Los ojos verdes d Lily brillaron, Peter pensó q d las lágrimas, pero la verdad es q se había pelado cebolla para Alquimia y aún le olían las manos. - Como tú eres quien mejor los conoce




- Pensamos q podrías venir a nuestro cuarto esta tarde digamos a las
7 - sugirió Joy.



- ¿No es a esa hora a la q habéis quedado para el intercambio?



- Sí, pero eso del secuestro es cosa d Bell & Evy. - aclaró Lily rápidamente. - nosotras no queremos q se enteren d nuestro arrepentimiento, x eso mientras ellas están ocupadas




- Nosotros negociaremos. - Peter pensó q si él conseguía la paz entre sus amigos y esas 4, al final estarían todos en deuda con él. No le costaba nada ir a eso, xq él no tenía q ir al intercambio, ya q no iban a devolver todas las fotos, sólo unas copias y los negativos, pero habían hecho +. - Me parece buena idea.



Hora: 18:00

Lugar: cuarto d las chicas.



- ¿Cómo va eso, Bell? - Evy estaba preparando una poción muy especial a base d Vodka, Martini y zumo d naranja, y se volvió hacia su amiga q vigilaba los pasillos gracias al mapa.



- Pues o nuestras fotos han tenido hijos, o esos capullos han hecho copias, xq unas las tiene Peter, y se alejan d los 3, y otras las tiene Potter. Yo me decantó + x lo 2º. ¿Q hace esas perras?- En el camino d los Lobitos se acababan d interponer Berenice Turpin, Leticia y Rebeca Randall. - ¡Aléjate d mi Remus, zorra!



- Ya sabía yo q te gustaba. Supongo q yo debería d gritarle lo mismo a la Barbie Embrujada. No sé q tengo q hacer para q capte la indirecta y se aleje d Sirius. Creo q voy a tener q mandarle un recordatorio, la semana q viene a + tardar. - Evy empezó una poción muy sencilla q impediría q Lily & Joy al beber se emborracharan.



- Yo tb creo q voy a mandarle una advertencia a Rebeca. Había pensado en utilizar el mapa para entrar en la sala común d Ravenclaw. Un ataque en su propio terreno las dejará asustadas.



- Es una idea genial. Yo tengo pensado algo, si se lo hacemos en sus cuartos se quedarán traumatizadas. ¿Q tal el lunes? Joy & Lily tienen junta d prefectas, ad+ hace mucho q tú y yo no hacemos nada solas. - Evy puso cara d gata apenada.



- Es verdad, tenemos q reafianzar nuestra amistad. - Bell unió sus manos x la punta d los dedos al tiempo q los cerraba. (NdA: No sé si os queda muy claro el gesto pero no sé como explicarlo; Poner las manos una sobre la otra, palma con palma, q solo se toquen los dedos, y se doblan hacia dentro, ¿mejor?)



- Me voy un momento a ver a Will, para preguntarle una cosa d CCM. Ahora vuelvo.



Cuando Evy se fue, Bell se acercó a la bebida q habían preparado para Peter la olfateo, se dio cuenta d q apenas llevaba alcohol, así q sacó una botella d Hidromiel y la hecho casi entera. Al poco rato llegó Joy:



- ¡X fin acabaron las clases! X esta semana. ¿Dónde anda Evy? - Joy giró x la habitación extrañada d no ver a su amiga.



- Ha ido a ver a Will. Me voy a buscarla y vamos a ir a cenar, no vaya a ser q con el intercambio luego no podamos. He hablado con Koby, el elfo, os va a subir una cena. La he pedido para uno, así q sobrará comida. La poción es la azul, y la bebida es lo naranja. Toma ya la poción y q Lily haga lo mismo cuando llegue. Así no importara la cantidad q toméis xq no os afectará. Tb he mandado subir la calefacción x esta noche.



- ¿Xq lo d la calefacción? Si hace un calor q no se puede estar vestido
Claro, así él se quitará la túnica y podremos registrarla en busca d las fotos. ¡ Bien pensado!



Cuando Bell se fue, Joy se tomó su poción. Luego comprobó el sabor d la bebida naranja. Le pareció q no estaba lo bastante cargada, así q añadió algo d Whisky. Luego entró al baño. En ese momento llegó Lily.



- ¡Q calor hace aquí! ¡Buena idea! - Lily llegó enseguida al misma conclusión q Joy. - Me tengo q tomar la poción azul, ¿No?



- Sí. - confirmo Joy desde el baño.



Lily se acercó y se bebió la poción d un trago, sabía bastante bien, Evy siempre conseguía q sus pociones tuvieran un sabor muy bueno. El problema es q usaba ingredientes alternativos, es decir, q probaba distintos ingredientes hasta conseguir iguales efectos q en la poción d libro, pero d tal forma q la poción tuviera sabor y color agradables, cosa q no gustaba a ninguno d los profesores d la materia. Lily, miró la bebida, x el color dedujo q a Evy le dio miedo, poner mucho alcohol, así q le puso Tequila.



Hora: 18:30

Lugar: Gran Comedor.



Bell & Evy cenaban en la mesa d Griffindorf, Bell acababa d enterarse q Evy no tenía q hablar con Will d nada d CCM. X lo visto Dedalus le había pedido perdón a Doris, argumentando q se había comportado como un idiota, cosa q era cierta, pero Doris le había mandado a paseo, era la conversación q habían visto en el Mapa la tarde anterior y q Doris le había contado a Evy en HM. Tb la contó q estaba enamorándose d Will, y q si la hacía el favor d echarla un cable. Y en eso andaba Evy:



- Vamos, Will, no te estoy pidiendo q t cases con ella. Sólo q vayas a Hongsmead dentro d 2 semanas con ella, en plan cita. Ad+, ella t cae bien.



- Ya pero no estoy seguro q sea la chica adecuada.



- ¿La chica adecuada? - Yeye sacudió su melena rubia platino.- Yo creo q es bastante fashion.



- La chica adecuada para los Merodeadores. Sólo salgo con chicas q hayan recibido el beneplácito d Potter, Black y Lupin.



- Pues como ahora vamos a verlos, les preguntamos si t dan el visto bueno. - Propuso Bell.



- Vale. - respondió Will alegremente sin captar el sarcasmo.



Evy & Bell se levantaron y fueron hacia la estatua d Clotilde la Bocazas, x el camino se pusieron los pendientes, y volvieron a mirar el Mapa. Tal y como pensaban había una sala secreta detrás d la estatua y Los Lobitos estaban allí escondidos. Habían decidido fingir q no sabían q estaban allí para q ellos no supieran q ellas sabían lo del Mapa. En cuanto a las fotos, estaba claro q habían hecho copias.



- ¿Lily?



- Sí, Bell.



- Han hecho copias. Intentan jugárnosla. Adelante con el plan.



- Allá vamos.



Bell & Evy intercambiaron una mirada, y fueron x el pasillo. Cuando llegaron a la estatua, Bell apunto con la varita a la boca abierta d Clotilde, e hizo un encantamiento permutador. Inmediatamente el oso d peluche fue cambiado x el sobre d las fotos. Bell guiñó un ojo a su amiga, q simplemente esbozó una sonrisa tan breve q apenas llego a existir. Luego siguieron avanzando x el pasillo hacia una chimenea donde quemar las fotos.



Hora: 19:00.

Lugar: cuarto d las chicas.



- ¡Peter! ¡Q alegría verte! - Joy recibió a su invitado con su sonrisa + falsa y encantadora.



- ¡Q calor tenéis aquí! - Peter se quitó el sudor d la frente.



- X favor ponte cómodo. Dame tu capa. - Ofreció Lily amablemente aunq lo q de verdad la apetecía era estrangularlo.- Cómo si estuvieras en tu cuarto. - Una vez q tuvo la capa espero a q Evy & Bell la dijeran q las fotos estaban ahora en su poder. Pero ellas la recordaron q su suerte nunca fue tan buena como para eso.



- ¿T apetece beber algo? Los elfos nos han subido todo esto. - Joy le enseñó una mesa llena d un montón d tartas, mientras le servía algo d beber. Todas sabemos q.



- Esta muy bueno, algo fuerte. - Repuso Peter algo mareado después del primer trago. - ¿os importa q me quite el jersey?



- Para nada. - Joy tomo el jersey esperanzada, luego recordó q un jersey no tiene bolsillos.



- ¿Xq no te quitas los pantalones? - sugirió Lily, después d 7 copas +, cuando Peter ya había llegado a ese punto en q si le pedían dinero les hubiera dado hasta la contraseña d su tarjeta d crédito si la tuviese.



- Vale. - Cuando las chicas tuvieron los pantalones en su poder, oyeron los gritos d alegría d sus amigas q acababan d destruir las copias. Ambas entendieron q tenían los originales y los negativos, e intercambiaron sonrisas d alivio.



- Peter, lárgate. - ahora q tenían lo q querían Lily no pensaba ser amable + con ese gordo ingrato. Pero cuando se volvió, el aludido estaba en la cama en posición fetal.



- Lily. - Joy habló con tono asustado. - Creo q nos lo hemos cargado.



Hora: 19:30



- No os la habéis cargado. - las tranquilizó Bell, tras tomarle el pulso. - Sólo esta completamente borracho. X un poco d Hidromiel




- ¿Hidromiel? Pero si yo le puse Tequila. - Lily alzó la cabeza asustada.



- Yo puse Whisky xq no parecía muy cargado. - confesó Joy.



- Pues yo lo prepare con Vodka y Martini. - Evy negó con la cabeza. - Supongo q es normal q este desmayado.



- ¿Avisamos a sus amigos? - sugirió Joy.



- Claro, Joy. - Lily sonrió sarcásticamente. - Vamos a decirles a los chicos + rencorosos y arrogantes d la escuela q hemos estado a punto d matar a su amigo, para robarles las fotos q él custodiaba, cosa q sabíamos gracias a q les hemos robado su Mapa del Merodeador. Seguro q se lo toman + bien.



- No hemos estado a punto d matarle. Sólo le hemos enseñado lo malo q es el alcohol. En cualquier caso son las experiencias q + nos acercan a la muerte las q nos enseñan a apreciar las cosas importantes d la vida.



- Evy, realmente no creo q los del Ministerio de magia lo vean así. Y un jurado menos. - Bell se apartó un rizo rebelde q había ido a parar a su cara. - Necesito centrarme. - Dicho esto, Bell se quito los zapatos, se subió a la mesa, q hoy era un tablero d parchís, adoptó la postura d la flor d Loto, y dijo.- ¡OM! - y empezó a levitar medio metro sobre la mesa.



Todas suspiraron. Como Bell siempre estaba histérica, x el trabajo d su padre; Lily estaba afectada x el divorcio d sus padres, y Evy andaba muy necesitada d algún tipo d principio moral, Joy las pagó a todas un curso d apertura d chakras. En aquella época estaba muy d moda todo el rollo hindú, y Joy era una adicta a la moda. La única q le sacó provecho fue Bell, q se lo tomo en serio, ya q necesitaba centrarse para relajarse después d cuidar a 2 niños pelirrojos q eran poco menos q satánicos. Joy perdió el interés cuando vio q no la quedaban bien los saris; Lily era demasiado cerebral como para creer en esas cosas y Evy no pudo ir xq su primo vino a buscarla y tuvo q irse con él d vacaciones al sur d España.



- ¡Kobi! - grito Evy 2 minutos después d q Bell empezara a meditar.



- ¿Kobi? - preguntaron las d+ intrigadas. Bell se cayó desde el metro y medio q había levitado.



- ¿Me llamaban? - El elfo se presentó en la habitación, al desconcertante estilo d su especie, con un chasquido d los dedos y asustando a Lily q estaba d espaldas.



- Sí. - Evy saltó d su cama, donde estaba sentada, con un movimiento ágil y felino. - Necesitamos un favor, puedes llevar a este chico a la enfermería, pero no le digas a la enfermera q le has encontrado aquí. Dile q estaba en un pasillo desmayado. ¿Ok?



- X supuesto. - con una fuerza considerable, dado el peso d Peter, y el tamaño del elfo, Koby cargó al muchacho y se desapareció d la habitación.



- Ahora hagamos los baúles. Si nos damos prisa podremos robar 2 d los Pegasos q trajo Kettleburn para CCM y estar en Londres para cuando abra el banco. - Evy ya estaba guardando las cosas en su baúl.



- ¿Para q? - preguntó Bell extrañada, frotándose el trasero donde se había hecho un cardenal al caer.



- Para coger dinero. No podemos escapar sin dinero. ¿A q ahora os alegráis d q no le devolviera a Black el suyo?



- ¿Escapar? - Lily volvió a adoptar ese tono sarcástico- ¿Para q quieres escapar?



- A lo mejor quieres decirle a Potter q eres tú la q ha estado apunto d matar a Peter. - Joy tb había empezado a hacer la maleta. - O a McGonagall. O mejor a Dumbledore. O al Tribunal d Magia presidido x Crouch en persona.



Lily & Bell intercambiaron miradas asustadas, y empezaron a hacer la maleta.



Hora: 22:00



- ¿Ya esta todo? - Lily miró a su alrededor, y observó la habitación pulcramente recogida. Ni los elfos lo hubieran hecho mejor.



- No, falta Perla. - Bell se puso a perseguir a su gata, q se escapo x la trampilla q había en la puerta para ella. No era una trampilla exactamente, sino una parte d la puerta q se podía traspasar. El caso es q Bell abrió la puerta para cogerla y se encontró con q alguien la había cogido. - Gracias. - Pero no acabo d decir la frase.



La persona q tenía su gata en brazos no era otro q Lupin, q estaba flanqueado x Potter y Black.



X la cara q tenían, no venían a una visita d cortesía.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



NO me odiéis x dejarlo así. Es q como empiece ya no puedo parar hasta la hoja 30, y no me gusta hacerlo tan largo xq luego cuando llego al final no sé ni lo q he escrito.



En el capi anterior prometí responder a algunas preguntas allá van:



¿Cúal fue el voto d Peter? Voto a favor d James y d machacar a las chicas. Pero quedaron empatados 2 a 2, X eso James estaba tan cabreado con Sirius & Remus.



¿Utilizarán los negativos contra nuestras dulces e ingenuas protagonistas? No, xq ya no los tienen.



¿Quién era la chica misteriosa q se cruzaron x el pasillo? Era Misi, tras el cambio d look, q le hizo Yeye. Ese chico es otro artista.



¿Logrará Remus q Bell confíe en él? ¿Y Sirius logrará q Evy le perdone tras la lección d humildad? Creo q después d este capi la pregunta sería ¿les perdonaran Remus a Bell, y Sirius a Evy el ataque a Peter? La verdad es q esa rata siempre lo esta complicando todo.



¿Q le regaló Crandall a Evy? Eso lo sabréis en el próximo.



¿Q coño le hizo James a Lily? Eso, vais a estar con la intriga un poco +



En el próximo capi:



- Asistiremos a la interesante y civilizada conversación entre Los Lobitos y las chicas. (Las voy a tener q poner apodo común, se admiten sugerencias.)



- ¿A q pensáis q ya esta bien q los Merodeadores no paren d recibir golpes? ¿Q las chicas deberían d recibir alguno? Pues ellos tb así q les harán alguna bromilla a las chicas.



- Tal y como prometieron, Evy & Bell harán algo juntas: una pequeña excursión a los cuartos d las chicas d Ravenclaw. Q miedo me dan.



Y alguna cosa +, q ahora no os puedo contar.



Espero q os gustara este y q me firméis el LDV.



Besos.



Carla_Grey.

Miembro d la orden d Siriusana.


Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta el décimo capítulo de esta producción:


CAPÍTULO 10: Q GANEN LOS MEJORES


Viernes 23 d Noviembre.

Hora: 22:00



- ¿Ya esta todo? - Lily miró a su alrededor, y observó la habitación pulcramente recogida. Ni los elfos lo hubieran hecho mejor.



- No, falta Perla. - Bell se puso a perseguir a su gata, q se escapo x la trampilla q había en la puerta para ella. No era una trampilla exactamente, sino una parte d la puerta q se podía traspasar. El caso es q Bell abrió la puerta para cogerla y se encontró con q alguien la había cogido. - Gracias. - Pero no acabo d decir la frase.



La persona q tenía su gata en brazos no era otro q Lupin, q estaba flanqueado x Potter y Black.



X la cara q tenían, no venían a una visita d cortesía.



Bell contempló durante un segundo a los 3 chicos, q hasta ese día, nunca le habían parecido tan altos y amenazadores. Pero su padre la había enseñado a no demostrar miedo así q alzó orgullosamente la barbilla y preguntó con su tono + ingenuo:



- ¿Queríais algo?



- ¿Ibais a alguna parte? - Remus miró x encima del hombro d Bell, y se asombró d ver la habitación tan limpia y recogida, y los baúles listos para salir d viaje.



- No - respondieron Lily & Evy.



- Sí - respondieron Bell & Joy, a la vez q las otras 2.



Los 3 chicos enarcaron las cejas y las 4 chicas intercambiaron miradas tratando d llegar un acuerdo. Cuando creyeron q lo habían hecho:



- Sí - respondieron Bell & Lily.



- No. - respondieron Joy & Evy.



De nuevo se miraron, esta vez con + angustia, pero antes d q pudieran decir algo intervino Potter.



- Podríamos estar así toda la noche. ¿Os importa q pasemos?



- Si nos importa. - Pero ninguno d los 3 chicos escuchó a Lily y pasaron a la habitación, dando a entender q la pregunta era retórica. Joy miró a Lily con nerviosismo.



- ¿Siempre lo tenéis tan ordenado? - Para consternación d las chicas, James tomó asiento en una d las sillas como si estuviera en su habitación, o peor aún, como si la conversación fuese a ser larga. - ¿Sí o no, chicas?



D nuevo Joy & Lily cruzaron miradas nerviosas; Evy, x primera vez en su vida experimentaba el impulso d centrarse o rezar; pero Bell con gran a plomo, dio un portazo y se encaró con los 3 chicos:



- No es asunto tuyo, Potter. Y tú. - Bell señaló a Remus q se había apoyado en el marco d una ventana. - Suelta a mi gata.



- Pero esta muy a gusto, aquí en mis brazos. - Eso no era cierto. Perla no estaba gusto en los brazos d Remus. Estaba en éxtasis. Bell fulminó con sus ojos azul turquesa a su gata traidora. Pero ya vendrá a q la dé d comer, pensó Bell rencorosamente.



- ¿Sabéis quien no esta tan a gusto? - Sirius se había apoyado en la puerta, después d q Bell la cerrara. Las 4 chicas notaron, con cierta claustrofobia, q las habían rodeado.



- ¿Lochkart xq ha sido atacado x su mascarilla capilar? - aventuro Evy con su tono + ingenuo.



- No, Vega, aunq podría pasar. - Sirius sonrió a su pesar ya q le habían pillado desprevenido.



- ¿Lestrange xq su novia se ha pasado con los grilletes esta noche? - Evy volvió a probar fortuna para ver si con la tontería se les olvidaba xq estaban allí.



- No, aunq tampoco pasaba nada si llegaba a ocurrir. - esta vez Sirius sonrió d verdad al pensarlo. Evy iba a volver a decir alguna tontería +, pero James intervino.



- Vega, esto no es un concurso, d adivina quien esta en la enfermería. - el tono d James era + gélido q el hielo. - Es x Peter. Curiosamente, él cree q vosotras tenéis algo q ver. ¿Alguna idea d xq?



Joy iba a sugerir q a ese chico el alcohol no le sentaba bien, y q obviamente le hacía alucinar, pero cierto brillo psicópata en la mirada d James la contuvo. X desgracia, Lily, nunca había sido una alumna brillante en esa asignatura d la escuela d la vida, llamada Prudencia.



- Sí, Potter. - Lily dejo q una sonrisa empezara a aflorar en la cara d James, al pensar q había logrado q ellas confesarán. - Todo es culpa tuya.



- ¿Mía? - James se hizo un hechizo limpiador en los oídos xq estaba seguro d no haber oído bien. - ¿la culpa d q Peter este en la enfermería con 0,0005 mg / ml es mía?



- Bueno, 0,0005 mg/ml no es una concentración muy alta. - Bell trató d desviar el tema antes d q Lily las condujera al desastre.



- Ya pero es q es 0,0005 mg d sangre x ml d alcohol. - la explicó Remus, mientras Perla ronroneaba en sus brazos. (NdA. Q suerte tienen algunas)



- Pues sí, Potter es tuya. Seguro q fue idea tuya la estúpida idea d q él cuidara las fotos, así como la de hacer copias d ellas.



- ¿Pero quién fue las q secuestraron a mi Snitchy?



- ¿Quién fue el q al encontrar unas fotos perdidas en vez d devolverlas las quiso publicar x toda la escuela ignorando el daño q pudieran causar?



- Vosotras. Con Lochkart, y ad+ lograsteis q Dumbledore nos culpara a nosotros. Todo xq estabais aliadas con Snape para amargarnos la vida.



- No metas a mi Sevisev en esto q no tiene nada q ver. Lily tiene razón. Es culpa tuya Potter. X lo q la hiciste a Lily cuando
- Pero Joy no pudo acabar la frase xq Lily la había lanzado un hechizo para enmudecer.



- ¿X lo q t hice cuando? - x primera vez el tono d James no reflejaba furia sino la + pura curiosidad.



- Lo sabes perfectamente. - El tono d Lily en cambio era pura ira contenida.



- No, no lo sé.



- Sí, lo sabes.



Las 5 personas restantes, y la gata, hicieron distintos gestos d frustración y desesperación. Evy se dejó caer d espaldas en la cama; Sirius se giró y se dio empezó a dar cabezazos contra la puerta; Joy enterró la cabeza entre sus manos; Bell se estiró d los rizos y Perla lanzó un bufido, q provocó q algo cayera en las manos d Remus, el cual, al igual q los d+, estaba + q harto d aquel asunto q James le hizo a Lily, y q ella decía q él sabía q era, pero q el decía q no sabía q era. Remus observó con curiosidad el rectángulo, ¿para q querrían esas 4 esa cosa?



- Siento interrumpir la discusión. - la verdad es q Remus no lo sentía para nada. Y los d+ le hubieran besado allí mismo, algunas con + pasión q otros. Me refiero a Perla. - Pero es q me preguntaba xq la gata estaba jugando con un rectángulo d castidad. - Remus las mostró la cosa rara q Crandall la regaló a Evy, y q ninguna sabía q era.



- ¿Q has dicho q era? - pregunto Evy con la + ingenua curiosidad, feliz d al fin descubrir q era esa cosa.



- Un rectángulo d castidad. - x las caras q pusieron las 4 chicas, Remus dedujo q no sabían lo q era eso, así q se lo explicó con aires d profesor. - Los magos q no se fían d sus esposas, novias o amantes se los dan. Se supone q si se enrollan con alguien q no sea el q se lo ha regalado, pues a los 2 les pasa algo horrible. - No pensaba continuar, pero viendo q todas le observaban con morbosa fascinación, particularmente Joy, siguió adelante. - ¿Conocéis la historia d los amantes pegados?



- Sí. - respondieron las 4. Evy & Lily las contaron la historia d un chico y una chica q se quedaron pegados en pleno acto, y no se podían despegar. Los tuvieron q llevar a un hospital Muggle, y despegarlos mediante cirugía.- ¿Es x eso?



- No. - Sirius intervino en la conversación, riendo con las caras d las chicas. - A veces se quedan pegadas las bocas durante un beso. Aunq lo q ha contado Remus es mucho + común.



- Veo q Edy t hace regalos muy románticos, Evans. - observó James mordazmente. - ¿O tal vez es d Snape?



- No digas jilipolleces, Potter. - Joy ya había recuperado la voz, x desgracia. - se lo regaló Crandall a Evy x su cumpleaños.



- ¿Q? - al oír esa información, Sirius se olvidó d q debía vigilar la puerta. En 2 zancadas se plantó delante d Evy, la levantó la barbilla, para mirarla a los ojos.- ¿Es cierto eso?



- Sí. - repuso Evy, algo asustada x la reacción q había tenido el chico. Sin soltarla la barbilla, la volvió a hacer una pregunta incomoda.



- ¿No te lo habrás puesto?



- ¿Cómo me lo voy a poner sino sabía lo q era? Es + pensaba q era un juguete para Perla. Es la única q lo ha utilizado para algo. ¿Pero eso q + te da?



- Le da, xq si t lo hubieras puesto, podías haber tenido muchos problemas d salud. Leí un artículo en una revista, y se lo enseñé a Sirius, no sé xq, sobre q esa cosa aumenta el riesgo d tener cáncer y cosas así como desequilibrios en el ciclo. - Remus volvió a usar ese tono d profesor d ciencias, q estaba provocando q a Bell, le dieran ganas d pedirle clases particulares.



- ¿Dónde se pone eso? - Bell lo preguntó para q Remus siguiera con la clase, es decir, con la explicación, pero al ver la mirada maliciosa d James, la avergonzada d Remus, y la d furia d Sirius, tuvo muy claro donde se ponía.



- ¿Podemos volver a xq estamos aquí?



- Si, no vaya a ser q Potter, no sea el centro d atención. - El comentario d Lily contenía el suficiente grado d verdad como para q James, se levantara d la silla. Ahora los 2 estaban d pie, y gritándose d todo, menos t quiero. Mientras, Sirius & Evy seguían a lo suyo.



- ¿Estás bien? - Sirius se sentó a lado d Evy en su cama.



- No lo sé. No entiendo xq me ha regalado eso. ¡Y yo q pensaba q era un buen chico!



- Tranquila. - Sirius abrazó a la chica, q recargó la cabeza en su hombro. - Yo me encargaré d él. - x su mente ya circulaban un par d ideas sádicas para aquél cabrón.



- ¿Xq ibas a tener q ocuparte tú d él? Un par d besos en un baño, no hace q yo sea nada tuyo como para q tengas q defenderme. - Evy se apartó bruscamente d él, como un jaguar q acaba d descubrir una trampa entre la hierba.



- Yo solo quería ayudar.



- Pues sé ayudarme solita. Estoy un poco harta d q todos los hombres os creáis q soy d vuestra propiedad. Tú, Will, Crandall
t juro q estoy considerando muy seriamente hacer un trío con Ática & Rose.



- Bueno al menos tenemos los mismos gustos en cuanto a chicas. - Sirius se encogió d hombros al tiempo q sonreía ya q x su mente tb había pasado la idea del trío.



Entre tanto Remus & Bell, tb habían empezado su propia pelea.



- Lupin, suelta a mi gata d una vez.



- Figg, t repito q la gata esta bien.



- Pues nada, adóptala. Ya me buscaré una mascota + leal. Un lobo o algo así. - al oír lo del lobo, Remus tuvo q hacer un esfuerzo, x no sonreír. - ¡no tiene gracia!



- Es cierto, Lupin. No tiene gracia.



- Pero sino me estoy riendo. - se defendió el chico, q sí q se estaba riendo.



- Joy, es una discusión privada. - la indicó Bell.



- Ya, pero es q como la persona con la q + me gusta discutir no esta aquí me siento excluida. - sollozó Joy. - X eso me he acoplado a vuestra discusión ya q es la + civilizada.



Remus & Bell, se giraron para ver la habitación y comprobar q Joy tenía razón. Evy estaba d pie mirando a Sirius q seguía sentado en la cama, respondiendo con una sonrisa irónica a lo q fuese q Evy le decía; esto, lejos d calmar a la chica, parecía estar enfadandola aún +, así como el hecho d q él la tenía sujeta x la cintura. Entre tanto, Lily ya había pasado d la fase d gritar a James, a la fase d pegar puñetazos en el pecho a James, q trataba d defenderse sujetándola x las muñecas, pero no sirvió d mucho xq ella empezó a darle patadas en la espinilla. Se imponía una intervención. Remus se llevó 2 dedos a la boca y dio un potente silbido. Los 4 le miraron con curiosidad.



- Eso esta mejor. - Remus sonrió al ver q había logrado parar las peleas. Luego se volvió hacia las chicas. - Este es el trato: vosotras nos devolvéis el Mapa y nosotros nos olvidamos d todo.



- ¿D todo? - pregunto James, con un tono q indicaba q él no quería olvidarse d nada.



- Sí, James d todo. - respondió Remus con un tono q no admitía replica y q hizo q James pusiera su cara d niño castigado injustamente.



- ¿O? - preguntaron las 4 chicas.



- ¿O q? - Sirius enarcó una ceja, confuso.



- Es un ultimátum, ¿no? - Bell se cruzó d brazos. - tenéis q ofrecernos otra opción.



- La otra opción es q os las tendréis q ver con nosotros. - replicó Remus en tono sereno. Aquella amenaza hubiera hecho temblar a la mayoría d los chicos d la escuela. Pero 3 de esas 4 chicas eran demasiado valientes como para calibrar ese peligro, o demasiado estúpidas para entenderlo.



- Bueno, sí solo es eso. - Lily se encogió d hombros. - Nos quedamos el Mapa, y veamos d lo q sois capaces. - Les lanzó a los 3 chicos, q se habían quedado con la boca abierta, una mirada d irónico desafío.



- ¿Estáis seguras d lo q hacéis? - James había cambiado su tono mordaz, x uno paternalista q logró irritar a Evy, q hasta ese momento, no las tenía todas consigo.



- Pues claro q estamos seguras, Potipot. Sabemos cuidar d nosotras mismas. - en ese punto, Evy le lanzó a Sirius una mirada maliciosa y desafiante.



- Ni caso. No estamos seguras. Ellas están sometidas a mucha presión. Yo creo q nos dais un tiempo para pensarlo. ¿Xq no tenemos q decidirlo esta noche? - Joy era la única d ellas q era consciente d la decisión q acababan d tomar.



- Ya esta decidido, Joy. - Bell silenció a la morena, con una mirada d sus ojos azules. - Pero esto es entre nosotros. Nada d meter a: Misi, Doris, Yeye, Will




- Tranquila, Figg, no pensábamos meterlos en esto. - Pese a estar hablando con Bell, los ojos azul zafiro d Sirius no se apartaban d los ojos verde dorados d Evy, q no entendía como podía tenerle en su cama y no lanzarse sobre él sin +. (NdA: yo tampoco lo entiendo.)



- Ni a Snape. - dijeron las 4 chicas a la vez. Esta vez lo 3 chicos se revolvieron con escándalo.



- ¿Pero como queréis q estemos sin meternos con Snivellus? - Sirius, al fin se levanto d la cama d Evy, con cara d cachorro al q se le dice q no puede perseguir a los gatos del vecino.



- El pobre se va a sentir abandonado. - le apoyó Remus, con cara d Lobito triste. James, superada la sorpresa inicial, inclinó la cabeza deportivamente, y dijo:



- Si queréis q sea así el juego
- James levantó ambas manos en gesto d rendición. - Pero, propongo una cosa para hacerlo + interesante. - Todos escucharon con interés, las ideas d James para hacer los juegos interesantes, eran realmente interesantes. - Los q hagan la mejor broma, serán considerados ganadores, y podrán hacer con los perdedores lo q quieran durante 24 horas. ¿Q os parece? - X la cara q tenía todos los d+, la idea era realmente seductora, y ya tenía en mente q hacer en caso d ganar.



- Es buena idea. - admitieron todos.



- Entonces estamos d acuerdo. Empezamos mañana. - James se dirigió a la puerta, y con la mano en el picaporte, añadió. - y q ganen los mejores.



- Tranquilo, Potter, eso haremos. - James contestó con una sonrisa confiada al desafío q acababa d lanzarle Lily, y se fue hacia su habitación.



- Y no penséis q x ser vosotras chicas y nosotros unos caballeros, vamos a daros ventaja..



- ¿Caballeros? ¿Vosotros? Lupin, x favor no me hagas reír. - Bell soltó una carcajada, sarcástica, al tiempo q observaba como Remus abandonaba la habitación.



- Tampoco esperéis q nuestra relación sea tan especial como para q vayamos a tener compasión. - Sirius tb estaba en la puerta a punto d salir cuando las señaló a todas con el dedo en señal d advertencia.



- Black, t aseguro q no esperamos nada, xq no hay ninguna relación especial entre nosotros. - Evy, usó un tono q indicaba q había estado a punto d morderle el dedo con el q la había señalado.



Cuando los 3 Merodeadores llegaron a la habitación y cerraron la puerta, James, con el mismo brillo fanático en los ojos q tenía antes de empezar un partido d Quiditch, se volvió hacia los otros 2:



- ¿Q os parece si las hacemos la broma q teníamos pensada para Wilkes?



- ¡James q son chicas! Debemos ser caballerosos.



- Si y hay cierta relación especial con ellas. Debemos ser compasivos.



Iba a regalar 10 gallifantes a la q me dijera quién dijo cada frase, pero es q creo q es tan obvio




- Entonces
¿Q sugerís? - James se cruzó d brazos. Pero Sirius & Remus, le indicaron q se sentara, y le expusieron su plan. Cuando terminaron James lucía una sonrisa d niño malo.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Sábado 24 d Noviembre.

Hora: la d la comida.



- ¿Seguro q no hay nadie? - Peter, ya recuperado, (NdA: XD, XD, XD. Lo siento no puedo evitarlo.) Observaba las blancas paredes del cuarto de baño d las chicas, como si en cualquier momento fueran a salir d ellas, atraparles y obligarles a ingerir 20 L d alcohol.



- Sí, Peter, las he visto ir a comer. - La verdad es q a Remus no le hubiera importado q dejaran a la rata en la enfermería un día +. X la seguridad del chico, q había vuelto asegurando q fue otro atentado deliberado contra su vida.



- Es q esas brujas me dan mucho miedo. (;_;)



- No temas, Peter. - James le pasó un brazo x los hombros con aire paternal. - cuando esta noche hagan el ridículo en plena sala común, ya no te asustarán +.



- Esto ya está. - anunció Sirius, saliendo d la bañera vacía d las chicas, donde acababa d manipular las cañerías. - mi labor como fonantero, ha finalizado. Ahora me cambiaré e iniciaré mi trabajo d casamentero.



- A ver si lo entiendo, Padfoot, xq creo q es algo complejo. - Remus le tendió una mano a Sirius para ayudarle a salir d la bañera, ya q estaba en la zona + honda. - Acabas d tenderle una trampa a Vega. - Sirius hizo un gesto d q iba bien. - pero ahora quieres ir a x Crandall, para defenderla. ¿No crees q eso es algo contradictorio?



- No. Si fuera Lochkart y Figg, tú lo verías + claro. Y si fueran Lily & Ed, James no estaría enfadado conmigo x dar importancia a esto cuando estamos en plena competición.



Remus & James asintieron a regañadientes.



Hora: las 16:00.

Lugar: un pasillo.



- ¡Leticia!



- ¡Sirius! - la peliteñida primera, no podía creer q el moreno la saludara tan amablemente.



- Necesito un favor.



- Todos los q quieras y todas las veces q quieras. - Leti, ya casi se estaba quitando las bragas.



- No es ese tipo d favor. Bueno, sí lo es, pero no es para mí.- Sirius bajo el volumen hasta hacerlo confidencial.- Es para Crandall. ¿T sigue gustando?



- Sí. - esa era una pregunta absurda xq a Leticia le gustaba cualquier cosa q tuviese un cromosoma Y.



- Creo q deberías pasar al ataque enseguida.



- ¿Q sacas tú d esto?



- Eso lo alejará d Vega. Lo cual a ella no le hará muy feliz. Creo q esta enamorada, pero ya se le pasara. - Esas eran las palabras mágicas. Leticia era de esas chicas q si se enteraban d una relación, o un enamoramiento, tenía q ir a joder esa futura relación, cuando digo joder, me refiero a la forma + literal posible. Cuando Leticia se fue, tenía muy claro q en una hora tendría a Crandall entre sus piernas. Cuando se quedo solo Sirius se volvió al aire tras él. - ¿Lo habéis hecho?



- Sí. - Remus y James salieron d debajo d la capa d invisibilidad. Al final decidieron ayudarle xq si ellos hubiesen estado en lugar d Sirius, y quién sabe sino lo estarían en cualquier momento, hubiesen hecho lo mismo q él.



- Vamos a la sala común. No quiero perderme el espectáculo. - les recordó James.







Entre tanto Evy estaba agotada. Dado q habían recogido todo el día anterior, Lily, después d comer, tuvo la feliz idea d ordenar la ropa d Joy, cosa q esta le pareció genial, ya q era muy vaga, y ad+ decía q su ropa la usaban todas. La ropa d Joy estaba dentro d su baúl, pero es q su baúl tenía unas escaleras q llevaban a un guardarropa d unos 70 metros cuadrados, q era todo armarios, donde la ropa estaba clasificada x colores. (NdA: recordáis la primera d Matrix, cuando a Neo y Trinity les dan las armas para rescatar a Morfeo. Cambiar las armas x ropa y sabréis como era el baúl d Joy.) Ahora, gracias a Lily, los colores estaban ordenados x orden alfabético.



Tras aquella fascinante tarde, tanto Evy como Bell estaban agotadas, la verdad es q a ninguna la gustaba limpiar y sino fuera x Lily su habitación sería una leonera. El caso es q para animarse se había hecho un peeling corporal y facial y estaba a punto d darse un baño con hidromasaje, la bañera estaba x la mitad, + o menos, y ella estaba frente al espejo haciéndose una coleta y poniendo en su pelo liso un hechizo para evitar q nada pudiera estropeárselo o rizarlo. (NdA: lo bien q me vendría a mí eso.)



Estaba a punto d quitarse el kimono (regalo d cumpleaños d Yeye, uno para ella y otro para Lily) cuando el grifo d la bañera empezó a hacer un ruido extraño. Evy se giró y contempló como en vez d salir agua del grifo, salía una sustancia marrón viscosa, densa, gelatinosa y apestosa, al principio salía muy poca cantidad, pero luego empezó a salir a lo bestia. Desesperada, Evy intentó cerrar el grifo, pero parecía q cuanto + lo cerraba + cantidad d esa cosa apestosa salía. Abrió la puerta del baño y aviso a sus amigas:



- Chicas. Esos cabrones le han hecho algo a la bañera.



- Vamos, Evy, q la guerra empezara hoy no significa q nos ataquen el primer día. - Pero cuando Joy entró en el baño y vio la gelatina q salía del grifo, q ya había inundado todo el suelo del cuarto d baño, y empezaba hacer lo mismo con el d la habitación, tuvo q admitir su error.



Lily tomo la iniciativa con hechizos q cortaran el flujo, pero parecía q todo lo q debería cortar el flujo d líquido, lo q hacía era darle + fuerza y velocidad d salida. El líquido ya las llegaba a la altura d las rodillas. 1000 hechizos + tarde, habían aumentado tanto la fuerza d salida del líquido, q rompió la puerta d la habitación y arrasó con todo lo q encontró a su paso: las camas, nuestras intrépidas protagonistas, Virgi, Isis y Anya q salieron a ver xq había tanto ruido
Hasta la sala común, quedando todo y todas en medio d dicha sala y completamente empapadas en el líquido viscoso y humilladas ante sus compañeros d casa q casualmente estaban todos allí, y tras un segundo d vacilación empezaron a reír.



Cuando Lily levantó la cabeza, escupiendo aquella cosa asquerosa, q curiosamente sabía a jarabe d vainilla, tuvo un fugaz destello d una sonrisa triunfal d Potter, q casualmente estaba en primera fila con sus amigos. Dicha sonrisa la indico, con total certeza q Evy estaba en lo cierto: aquello era solo la primera escaramuza d su guerra. Pero en la segunda se iban a enterar esos 3.



- ¿Se puede saber q pasa aquí? - las risas d todos se interrumpieron al entrar la Profa McGonagall, con su mirada d alguien se ha metido en un buen lío. - ¿Es q ahora organizan peleas en el barro?



- No, profa McGonagall.- explicó Joy al tiempo q escupía lo q parecía una hoja d sauce. - Es q tenemos un pequeño problema con la bañera. - A esas alturas todos se habían ido a sus cuartos. En la sala sólo quedaban las 7 chicas empapadas, la profa y los 4 Merodeadores q fingían q el asunto no iba con ellos, pero q no se perdían detalle desde un rincón.



- Ya veo. - McGonagall observó con suspicacia a los 4 chicos q lucían su aspecto + inocente. Eso fue lo q la alertó, los Merodeadores nunca parecían + inocentes q cuando acababan d hacer alguna. Sólo con ese dato los hubiera llevado ante el director ahora mismo. Pero Dumbledore, estaba con Crouch, tratando d convencer a Fudge y una tal Umbridge, d q los hongos no eran aliados d Voldemort, y no volvía hasta el Lunes. - Vayan a sus cuartos, les enviaré a un elfo para q les mire las tuberías. Creo q deben ducharse, espero q a ustedes 3 no las importe dejar el baño a sus compañeras.



- En absoluto. - aseguraron Virgi, Isis y Anya.



Kobi revisó las cañerías, inutilizó los hechizos q los Merodeadores pusieron en ellas y le puso un encantamiento d seguridad para q nadie volviera hechizarlos. Cuando las chicas volvieron d ducharse la habitación ya estaba limpia y ordenada y sus camas estaban en su sitio y limpias. Sólo había algo q no había vuelto a ser lo q era.



Ese algo, provocó q Evy tuviera q ir corriendo a la enfermería donde se encontró una curiosa, cuanto menos anecdótica, sorpresa. Tb provocó q Bell, Lily y Joy tuvieran q sacar a Yeye d la cama, él se acostaba muy pronto xq un ciclo d sueño adecuado ayuda a mantenerte guapo, para q las ayudara. Después d un rato d mirarlas y remirarlas, anunció:



- No puedo hacer nada. ¡Esta catástrofe me supera! ¡Os he fallado estrepitosamente! ¡No merezco vivir! - Yeye se tiro dramaticamente al suelo y empezó a revolcarse x él.



- No es culpa tuya. - le aseguró Joy, ayudando al chico a levantarse del suelo.



- ¿Seguro q no puedes hacer nada? - Bell parecía a punto d ir a llorar en cualquier momento.



- Sólo una cosa. - Yeye sacó unas tijeras d cortar el pelo con mano temblorosa xq él tb estaba a punto d llorar.



- Tranquilo, Yeye. Haz lo q tengas q hacer. Para q veas q confío en ti yo seré la primera. Pero cálmate, q no quiero q me cortes la oreja. - Lily trató d quitar hierro al asunto, pero mientras veía caer los largos mechones d lo q fue su larga melena pelirroja, ahora impregnada d esa gelatina asquerosa, al suelo, juró q Potter la iba a pagar aquella, como q se llamaba Liliam Evans.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Domingo 25 d Noviembre.

Hora: 11:00 d la mañana.

Lugar: cuarto d los Merodeadores.



Remus acababa d salir de la ducha, pensando q las chicas tenían suerte d tener bañera, es decir, a no ser q unos vándalos te tiendan una trampa en ella, pero pese a eso tenía sus ventajas, y preguntándose si el efecto secundario d su vanila - moco (así habían llamado al líquido) habría resultado tal cual esperaban. La respuesta a su pregunta no tardó en llegar, cuando ya se había puesto los pantalones (;_;) y Evy entró en la habitación como una pantera al ataque y preguntó:



- ¿Y tu amigo? - directa al grano, pensó Remus divertido, sin saludo ni nada.



- Buenos días a ti tb, Evelyn. Esta allí dentro. - una vez q entró, Remus dijo en voz alta. - Tal vez debí comentarla q Sirius estaba en la ducha. - Remus se encogió d hombros. - ya lo averiguara ella sola.



- No creo q le importe. - una voz angelical respondió aunq él creía estar solo. Remus se giró y se encontró con una Bell, vestida con una túnica holgada azul pálido, y q sonrió con ironía. - Te recuerdo, mi querido Lupilu, q fuiste tú el q estrenaste la costumbre d gritar a la gente cuando esta en la ducha. Ahora no puedes criticar a mi amiga x hacer lo mismo.



- Yo no la critico en absoluto.- Remus se puso la camiseta, quedando vestido del todo. [¡NO! ;_;]



- + t vale. Ha pasado muy mala noche. Ha estado en la enfermería. X culpa vuestra. - añadió Bell, con un tono acusador, q hizo q Remus enarcara una ceja y tomara la decisión d cambiar d tema.



- ¡Q bien tienes el pelo hoy! - Remus se acercó y estiró uno d los rizos q llegaban hasta la altura d la barbilla. Pero al ver como la chica le miraba, soltó el rizo, q subió varios centímetros como un muelle, antes d volver a su posición normal.



- Pues eso tampoco es gracias a ti. - El tono d Bell era glacial.



- ¿Has visto el saltamontes q me regalo Bify? ¿Sabes xq me lo regalo?



- No intentes cambiar d tema, Lupilu. Tu y tus amigos sabíais lo q pasaría cuando esa cosa tocara nuestro pelo. Se formo una especie d plasta asquerosa q lo estropeó completamente y no quedó otra opción q cortar x lo sano, es decir, al cero.



- Bueno, pero os ha crecido durante la noche. - luego con un tono + inseguro.- ¿Xq te ha crecido tan poco?



- Para empezar xq el pelo no crece mágicamente sin límite, sino hasta una altura determinada, en concreto hasta los hombros. - Bell estiro uno d sus rizos al máximo, mostrando q estaba un poco + largo d los hombros. - Pero el pelo rizado, al cortarlo, toma fuerza y se riza aún +, x lo q actualmente parezco un jodido caniche.



- Vosotras quisisteis esta competición. Y no pareces un caniche. Estás tan guapa como siempre.



- Pero no tanto como Rebeca, ¿Verdad? Ni tampoco voy x ahí recitando poesías a mi adorado, el d los ojos dorados - Bell movió las pestañas a gran velocidad.



- X favor, Bell, no empieces tú tb como Peter. A MI NO ME GUSTA REBECA. Me da igual q haya vuelto xq me extraña, me da igual q me recite poesía. No me importa nada d ella. ¿Convencida?



- Sí, me has convencido. - cuando Remus ya se giraba + tranquilo, Bell añadió. - Nunca he estado + convencida d q la amas. - En aquel punto Remus ya estaba a nada d darse d cabezazos contra la pared, así q x su salud mental, vamos a retroceder en el tiempo y




Remus acababa d salir de la ducha, pensando q las chicas tenían suerte d tener bañera, es decir, a no ser q unos vándalos te tiendan una trampa en ella, pero pese a eso tenía sus ventajas, y preguntándose si el efecto secundario d su vanila - moco (así habían llamado al líquido) habría resultado tal cual esperaban. La respuesta a su pregunta no tardó en llegar, cuando ya se había puesto los pantalones (;_;) y Evy entró en la habitación como una pantera al ataque y preguntó:



- ¿Y tu amigo? - directa al grano, pensó Remus divertido, sin saludo ni nada.



- Buenos días a ti tb, Evelyn. Esta allí dentro.



Cuando Remus la dijo donde encontrar a Sirius ella entro como una pantera furiosa sin darse cuenta d q estaba entrando en el baño. La voz d Sirius cantando I singing on the shower la indico donde entrar, pero tampoco se dio cuenta d q estaba entrando en una ducha. Le dio un toque en el hombro, el chico se volvió y durante un segundo parpadeo confundido d encontrarla a ella allí. No podía ser otra vez ese sueño, xq normalmente ella estaba desnuda, y no con una túnica blanca.



- ¿No tienes nada q decirme, Siriusín?



- Pues la verdad q sí, Evyta. ¿Q haces en mi ducha?



- Quería decir algo q yo no sepa. ¿Y crees q no sé q estoy en tu ducha, q tu estás desnudo, y mojado
y desnudo
y mojado
y desnudo?



- Pues x la cara q pones, parece q esa es información d última hora. - Sirius estaba + divertido, q enfadado ante la reacción d Evy.



- T espero fuera. - Evy salió apresuradamente d la ducha, y se aferró al lavabo, para reprimir el impulso d volver a entrar allí. No había salido d la ducha xq la diera vergüenza verle desnudo, sino para reprimir el impulso d desnudarse y ducharse con él. (NdA: eso me parece q pega + con esta loca)



Ad+ estaba enfadada con él. Para cuando Sirius salió envuelto en una toalla a la altura d la cintura, sólo con una toalla, Evy ya había recordado xq estaba furiosa con él, y no la afectó en absoluto q el sacudiera el pelo mojado con un gesto elegante y sensual, (bueno un poco bastante si la afectó xq Evy no era ni de piedra, ni una chica abajo el amor como Lily), pero no demasiado. Se sentó en el lavabo y convocó con la varita una papelera para apoyar los pies en ella.



- ¿A q no sabes a quién vi anoche en la enfermería? - soltó Evy d golpe.



- ¿Estuviste anoche en la enfermería? - Sirius no parecía especialmente interesado en el tema d quien + estaba en la enfermería, para exasperación d Evy.- ¿Estas bien? - se acercó a ella, sólo con la toalla, y la tomo la cara entre las manos.



- Sí, estoy bien. - Evy apartó la cara con un gesto d irritación. - Resulta q allí estaba tb Leticia & Crandall. Pegados como en la leyenda urbana.



- ¿En serio? - Sirius seguía sin mostrar el menor interés en ese tema, mientras se puso algo d la colonia d James. Aún llevaba sólo la toalla.



- Pero supongo q no tienes nada q ver en eso. Xq yo t dije q no hicieras nada. Y tu me escuchaste cuando t lo dije. Así q
- pero nunca se supo q iba tras ese así q, ya q Sirius impulsivamente la tomo otra vez la cara entre las manos y la beso apasionadamente. Evy devolvió el beso con igual intensidad, haciendo q este se prolongara. Cuando pararon para tomar aire, la papelera en la q Evy apoyaba los pies había desaparecido, x lo q lo único q impedía q Evy cayera al suelo era el cuerpo desnudo d Sirius, ya q en algún momento del beso Evy había procurado soltar la toalla, y q ella abrazaba con sus piernas. Con una voz jadeante, como si hubiera corrido los 1000 metros lisos, Evy dijo. - No puedes hacer eso. No Puedes hacerme una putada como la d ayer y luego correr a salvarme. Es d locos.



- Claro q puedo. - Sirius sonrió mientras sus manos recorrían la columna vertebral d la chica hasta el punto donde esta acababa.- Soy tu ángel d la guarda, ¿recuerdas? Crandall & Leticia estarán bien. El hechizo solo los mantendrá pegados unas horas +. Pero tú vas a volver a la enfermería, no entiendo como la enfermera t ha dejado salir. Estás muy pálida. - Al oír esto, Evy recordó xq estaba tan enfadada con Sirius, x ello se liberó d su abrazo, saltó del lavabo, le lanzó la toalla, q el volvió a ponerse con una sonrisa divertida y se encaró con él.



- Si estoy pálida no es xq esté enferma. Es x tu culpa. - Para q os hagáis una idea d lo pálida q estaba Evy os diré, q si George Lucas la hubiera visto, la hubiera contratado para hacer d Amidala, xq se ahorraba comprar la base d maquillaje esa tan blanca q llevaba Natalie Portman en Episodio 1. Lo único q tenía q hacer la maquilladora d Max Factor era pintarla los labios y los 2 lunares rojos.



- ¿X mi culpa? - Preguntó Sirius sorprendido. Se había vuelto a poner la toalla. [¡NO!]



- Sí, para tu información yo fui la q abrió el grifo. Llevaba puesto una mascarilla en la cara y el cuerpo y ese líquido asqueroso reaccionó con ella, y me ha absorbido toda la melanina d la piel. Y xq fui a tiempo q sino, la enfermera me dijo q acabo invisible del todo. Ahora voy a estar fotosensible, es decir, q no me puede dar el sol sin protección solar del 70, x lo menos en 2 semanas. ¡Parezco la pariente pálida perdida d los Addams!



- ¿Eres pariente d los Addams? - A Sirius esa idea no le gustaba mucho, ya q los Addams eran una familia d brujos norteamericanos d Sangre muy pura. Parte del encanto d Evy residía, según él, en q x ser d origen Muggle su madre jamás la aceptaría.



- No me refiero a los brujos, sino a los d la serie d dibujos d la tele.



- ¿Tienen una serie d dibujos? Son + importantes d lo q pensaba.



- Sirius, la verdad es q t pones muy guapo cuando me enfadas. Será mejor q me vaya a buscar a otra persona con la q desahogar mi cabreo. - Evy giro y abrió la puerta del baño, pero Sirius la agarró del brazo justo bajo el marco.



- Escucha, nena, yo no quería q te despigmentaras y tuvieras q pasar la noche en la enfermería. Se supone q sólo t iba a atacar al pelo, tú t lo cortabas al cero, t salía nuevo, t enfadabas bastante, atacabais y ya esta.



- ¡Sabía q sabíais lo q pasaría! - Bell mostró la sonrisa satisfecha d quien acaba d descubrir el sentido del universo. Sirius miró la habitación y vio a Bell con el pelo + corto y rizado d lo normal, y a Remus sentado en la cama con aspecto desesperado, pero en ese momento pudo + la curiosidad del licántropo q la desesperación.



- ¿Xq t afecto a la piel y no al pelo, Evelyn?



- Supongo q el encantamiento q use para proteger el pelo d la humedad sirve tb para el potingue ese
- con un movimiento repentino Evy se liberó d Sirius. - Me voy a dormir, Bell, esta noche con los gemiditos d Leticia & Crandall no he podido.



- ¿Tb eso es culpa nuestra? - se quejo Sirius.



- ¿Quién los mando allí, Blacky? - respondió Bell. - Espera Evy, voy contigo.



Cuando abrieron la puerta se encontraron con James & Peter. James estaba d buen humor, x eso había dejado q Peter le acompañara a ver como entrenaba con la snitch.



- ¡Chicas! - saludo James alegremente. - Bonitos rizos, Bell. Evelyn, estas muy pálida, ¿t ha visto la enfermera?



Las 2 chicas le lanzaron unas miradas capaces d deshojar un sauce boxeador, q hicieron q Peter se escondiese como una rata asustada detrás d James, cosa q funcionaba a lo alto, pero no a lo ancho.



- ¡Vete al infierno, Potter! - respondieron con furia ambas chicas a la vez. Luego ambas pasaron cada una x un lado d él, q giro para seguir viéndolas d frente. Peter tb giro. Pero para quedar protegido d ellas.



- Mejor aún. - Evy se volvió d repente, provocando un estremecimiento d Peter. - Vete a decirle a Lily lo bien q la queda el pelo.



- Buena idea. - Bell tb se volvió, sonriendo tan dulcemente, q James q la conocía se puso sobre aviso. - Lily t mandará al infierno x lechuza urgente.



- Esas chicas no saben aguantar una broma. - comentó James a sus amigos cuando cerró la puerta d su habitación. Se enfadan muy fácilmente, x una tontería. - de repente James puso cara seria, olisqueó el aire [He leído q los ciervos tienen buen olfato] y con tono amenazador dijo. - ¿quién se ha puesto mi colonia?



- ¡Él! - respondieron Sirius & Remus a la vez señalándose mutuamente como culpables.



Cuando ambas chicas llegaron a su habitación encontraron a Joy tal cual la dejo Bell una hora antes, cuando fue a buscar a Evy a la enfermería. Estaba frente a un espejo d tocador mirando su pelo q se había quedado tan corto como el d un chico. (NdA: llevaba el mismo corte q Halle Berry en muere otro día.) Al tiempo q decía:



- Crece, x favor, crece. - ninguna era capaz d darle explicación a xq el pelo d Joy había crecido tan poco, pero aún así la quedaba muy bien. Pero Joy decía q una dama bruja debía llevar el pelo a media espalda, así q estaba destrozada.



- Anímate, Joy. - Evy se tumbo en su cama, inmediatamente, Perla fue a pedirla mimos. - Al menos cuando mañana te pongas la túnica negra no vas a parecer la Reina d los Condenados.



- Sí. - apoyó Bell. - Y yo odio mis rizos d caniche.



- No es justo. ¿Habéis visto lo q esta broma le ha hecho a Lily? - sollozó Joy.



- Sí, absolutamente nada. - suspiraron las 3 a la vez.



- Pero ella asegura q es la q esta peor. - Bell hizo un gesto d incredulidad.



- Estoy deseando ver la pelea q va a tener con Potter mañana. - El tono d Evy fue tan malicioso como su sonrisa. Luego ella y Perla bostezaron con el mismo gesto felino y anunció. - Voy a dormir. Despertadme en unas horas para tomar la medicina. A ver si mañana no soy fluorescente.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Lunes 26 d Noviembre.

Lugar: Gran Comedor.

Hora: Desayuno.



James, situado en el centro d la mesa, observó los resultados d su obra d arte. 1-0, pensó con satisfacción el día anterior cuando Sirius & Remus les contaron q se habían tenido q cortar el pelo al cero, y q Lily estaba furiosa. Eso lo alegro pero ahora no estaba tan satisfecho. X un lado no quería q Lily se viera horrible, aunq hubiera sido divertido, x otro es q Lily no estaba horrible. Estaba + guapa q nunca. Aunq ella no estaba d acuerdo y no paraba d lanzarle miradas asesinas desde el extremo d la mesa + cercano a la puerta.



Las 4 chicas junto a Will y Yeye, no paraban d cuchichear. Lily de vez en cuando se tomaba un mechón d su cabello, q lo llevaba x los hombros y lanzaba un gemido d tristeza. Todo el mundo la decía q estaba genial, pero esa no era la cuestión. Su pelo había crecido mucho, no como el d Joy, q estaba preguntando a Yeye si ponerse extensiones, pero había crecido d forma desigual. Yeye no había querido arreglárselo xq decía q era afortunada ya q el corte d capas era d lo + in, pero a Lily no la gustaba. Tampoco la gustaba q se la hubiera aclarado d un rojo cereza [como Nicole Kidman en Moulin Rouge] a un rojo anaranjado [como Mila Jocovich en el 5º Elemento]. Lily cerró los ojos deseando q todo fuese una pesadilla y se concentró en la conversación d Yeye & Joy.



- Pero, Joy si estás muy guapa. Ese corte tan corto resalta tus facciones. Will, tú q eres hetero díselo.



- Sí, Joy estas muy guapa. Todas lo estáis.



- Will, no hace falta q nos hagas la pelota. - Bell soltó el rizo q miraba obsesivamente para fulminar al muchacho con la mirada. - Vamos a ir a x tus adorados Merodeadores. Esto no es venganza. Es justicia.



- Les daremos tanta justicia, q no serán capaces d distinguir ni lo q tienen delante. - Evy con la túnica negra q servía d uniforme parecía la Reina d los Condenados, como ella predijo. Para aumentar esa impresión se había puesto las uñas y los labios d color negro. Esta mañana Yeye la había impedido q se tiñera d negro xq quería parecer Siniestra total.



- Nos han destrozado la vida. - sollozó Joy trágicamente.



- ¡Basta chicas! Esa negatividad no es sana. - todas miraron a Yeye cuyos arranques d vitalidad era imprevisibles.- ¿Veis todas esas chicas q os miran? - x una vez las miradas d todas las chicas del Gran Comedor no estaban vueltas hacia los Merodeadores, sino hacia nuestras 4 intrépidas chicas.



- Sí se ríen d nosotras.



- No, Lily. Todas esas chicas me han pedido q las corte el pelo como lo lleváis vosotras. ¡X favor si hasta las reinas egipcias, q eran d lo + fashion d la historia, se cortaban el pelo al cero alguna vez! Y a ellas no las crecía en una noche. En cuanto a ti, Evy, q sepas q Leonor d Aquitania, una d las + grandes, se bañaba en leche d burra para aclararse el cutis, se hubiera muerto d envidia al verte. ¡No os desaniméis! ¡Seguís siendo + divinas q humanas! - ante esta frase todas sonrieron.



- Esta bien. Pensamiento positivo. ¡OM! - Bell subió las piernas a la silla y empezó a centrarse un poco.



- Pero la venganza no se la quita nadie a esos 4. - Los ojos d Lily lanzaban chispas.



- He pensado q podíamos unir fuerzas con Virgi, Isis y Anya. - todas miraron a Evy con curiosidad. - Ya sé q Anya no os cae muy bien, pero ellas tb han sido afectadas x ese potingue
Yo creo q nos ayudarán si se lo comentamos. Es una cuestión feminista.



En cuanto, Lily miró a Will, supo q esas palabras d Evy iban a ser citadas textualmente ante los Merodeadores. Realmente, ella no hubiera pronunciado esa frase ante ese espía. Y así se lo comento a Evy cuando saliendo del Gran Comedor, la llevo a un pasillo secreto. Sin embargo, Evy, lejos d preocuparse sonrió maliciosamente, lo cual quedaba muy extraño en su cara pálida, como d gata siamesa, y la dijo:



- ¿Q te hace pensar q no quiero q ellos lo sepan? No te preocupes Lily, y corre o llegarás tarde a HM. Esta noche después d tu reunión d prefectos os lo cuento.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Lunes 26 d Noviembre.

Lugar: un pasillo.

Hora: Después d la cena.



Bell & Evy avanzaban x el pasillo q, según el Mapa del Merodeador, conducía a la Sala común d Ravenclaw. Llegaron a una pared, con un gran tapiz azul q mostraba un águila gigante en pleno vuelo, con un muchacho entre sus garras:



- Zeus & Ganímedes. - anunció Bell. Lentamente el muro empezó abrirse x la mitad revelando una sala.



- ¿Cómo sabías q esa era la contraseña? El mapa aún no la había mostrado.- Evy alzó su pálido rostro del Mapa para mirar a su alta amiga.



- X el tapiz. El águila es Zeus, secuestrando a Ganímedes para q le sirva d copero. Al final le puso entre las estrellas. En realidad sólo t mostraba su significado, como sé q t gusta la mitología. ¿Entramos?



- Sí, pero sabes q sólo me gustan la mitología egipcia e hindú. La griega me aburre un poco. ¿Seguro q esta es la sala común d Ravenclaw? ¿No será una biblioteca secundaria?



- Según el Mapa, sí, aunq ahora yo tb lo dudo. - No era para menos, la Sala era como la d Griffindorf, sólo q era azul y tenía estanterías llenas d libros x toda las paredes. Encima d la chimenea, debajo d los sillones, bajo las ventanas, en las escaleras q llevaban a las habitaciones
tanto Bell como Evy eran aficionadas a la lectura, pero aquello era una exageración.



- Según el Mapa, las chicas duermen x allí. - Evy indicó con la cabeza un pasillo.



Ambas chicas avanzaron x él hasta desembocar en una especie d plaza cuadrada, con + estanterías y libros. Las 2 chicas estaban empezando a dudar q los libros fueran d verdad o si sólo eran los lomos. Ad+ d los libros, había varios niveles, comunicados x escaleras d metal, estilo biblioteca, y en cada nivel había varias puertas etiquetadas con los nombres d las chicas q las habitaban. Al contrario q en Griffindorf, q salvo casos especiales como el d Lily & Leticia, te ponían x curso, en Ravenclaw, te dejaban escoger a tus compañeras d habitación. X eso Rebeca y Berenice pese a ser d distinto curso, al ser amigas dormían en el mismo cuarto, cuya ubicación no tardaron en localizar.



Entraron sigilosamente, localizaron las camas, y con cuidado d no despertarlas, pusieron en una d las esquinas una pequeña araña q le habían robado a Bify (una en cada cama, 2 en total). Luego volvieron a la puerta y desde allí apuntaron a las arañas con sus varitas y dijeron:



- Finite incantatem. - inmediatamente, las arañas cuyo tamaño había sido reducido con magia, para poder transportarlas hasta allí con facilidad, empezaron a crecer. Con una sonrisa satisfecha, ambas Griffys volvieron a su cuarto. X fortuna llegaron antes d q sus amigas volvieran d la reunión.



- Evy, ¿D veras crees q lo d las arañas es buena idea?



- Pues claro, q es buena idea. No son arañas comunes, son arañas tejedoras gigantes. No soy una experta en bichos, pero esas pequeñas son capaces d tejer una tela gigantesca en una hora. Cuando se despierten estarán atrapadas en ella. Pero si lo dices x si se las comen, no creo q lo hagan. A las Tejedoras no las gusta la carne humana.



- X eso no creo q sea buena idea. Ojalá hubiera alguna forma d librarse definitivamente d la poetisa q no implicara pasar una temporada en Azkaban.



- Bell, yo no te he dicho nada xq te he visto muy ilusionada con esto d machacar a Rebeca, y xq no quería entrar sola en Ravenclaw, pero no creo q a Lupin le guste esa chica. El Lobito, solo tiene ojos para ti.



- Entonces ¿xq me rechazó en el sofá? ¡Oh! - Bell se llevo la mano a la boca. - ¡Ya lo sé! ¡Es gay! ¡Seguro q esta enamorado d Potter o d Black!



- Bell. - el tono d Evy indicaba q se estaba armando d paciencia. - Remus no es gay. Lo sé x 2 razones: 1) ha estado con medio Hogwarts, así q le puedes preguntar a cualquiera d ellas, a Leire Levis, esa chica d 7º, x ejemplo, q te dirán q no es gay. 2) yo tb tuve mis paranoias sobre Lochkart, x eso le pedí a Yeye q me hiciera una lista con los chicos q él sabía q eran gays, los q no estaba seguro y los q sabía fijo q no lo eran. Todos los Merodeadores estaban en el último grupo, x eso Yeye esta empeñado en q nos liemos con ellos, para poder vivir la experiencia a través d nosotras. Lo cual me da un poco d miedo.



- Vale, Remus es hetero, pero ¿entonces xq me rechazó en el sofá?



- No lo sé. A lo mejor pensaba q sería para ti un rollete d transición al estar tan cerca lo d Lochkart.



- No me hables. Menos mal q a oídos d los Merodeadores solo llegaran las calumnias d Leticia, y solo Peter las creyó. Si se enteran q me acosté con Lochkart me muero d la vergüenza.



- Creo q eso tb es parte del problema. Me explico. Tuviste una experiencia primera bastante desastrosa, y siempre has dudado d tu atractivo
en el fondo no puedes creer q un chico como Lupin se sienta atraído x ti, x eso buscas mil excusas para no estar con él. Ad+ esta el hecho d q, al igual q Blacky, se ha acostado con las chicas + guapas d la escuela, xq admitámoslo, la Barbie Embrujada, puede q carezca d cerebro, pero tiene una experiencia sexual digna d una bailarina del Moulin Rouge, y yo, en cambio, carezco totalmente d ella. No sé q hacer xq, claro si me acuesto con él igual hago el ridículo x no saber hacer bien las cosas, pero tb me podía acostar con otro a modo d ensayo. El problema es q




- Evy, ¿quieres hablar d algo?



- Lo siento. El tema me tiene algo asustada.



- Es normal. Yo tb estaba muy nerviosa la primera vez. Luego fue bastante frustrante. Tienes razón en todo lo q has dicho. A mi tb me da algo d miedo no estar a la altura. - Evy iba a contestar a su amiga, pero en ese momento entraron Joy & Lily. Ambas estaban en fase d a los Merodeadores ni me los nombres así q ambas acordaron con la mirada aplazar la conversación.- ¿q tal la reunión?



- Un rollo, como siempre. - replico Lily malhumorada.



- Sí, Samantha Kane, me ha dicho q la encanta mi corte d pelo. ¡Puta mentirosa! - Joy lanzó su bolsa contra la pared. - ¿Xq has dicho lo d aliarnos con esas 3 delante d Will? A estas alturas ya lo sabrán los Merodeadores. - Evy sonrió maliciosamente ante la pregunta d Joy.



- Lo sé. Es exactamente lo q quería.



- ¿Tienes un plan? - pregunto Bell emocionada.



- No, pero tengo una estrategia para despistarlos. - Evy las expuso su idea. - ¿Y bien?



- Buena idea, Evy. Yo tb tengo un plan. Se me ocurrió cuando vi a Will con los ronchones q le provocó la espuma d afeitar d Black. - Lily sonrió. - Esto es lo q haremos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Martes 27 d Noviembre.

Lugar: despacho d Dumbledore.

Hora: No importa.



- Siento haberme retrasado un día Minerva. - Dumbledore dejo su capa en el perchero y saludo a su sub directora. - ese idiota d Fudge y la sapa d su ayudante, Umbridge, después d hacer ilegales a los hongos y a las personas q los padecen, querían tb satanizar a la gente q padece calenturas en la boca. - el anciano rodó los ojos en gesto d ¿t das cuenta d lo q tengo q soportar? Luego sonrió y pregunto. - ¿q tal las fieras en mi ausencia?



- Revolucionadas. El sábado hubo una inundación d lodo en la sala común d mi casa. Alguien, creo q los Merodeadores, manipulo el grifo d la bañera d la señorita Evans y sus amigas, para q expulsara ese lodo en vez d agua. Ya esta arreglado. Ad+ el Señor Crandall y la señorita Svater pasaron la noche en la enfermería. Pegados. Tb sospecho d los Merodeadores, pero no tengo pruebas. X otro lado esta mañana, las señoritas Randall & Turpin aparecieron en sus camas envueltas en una telaraña. Alguien metió una Tejedoras gigantes en su habitación.



- ¿Los Merodeadores d nuevo? - la mujer asintió severamente.- ya hablare con ellos. Voy a descansar un rato.



Cuando se quedó solo, Dumbledore, se fue a jugar con su fénix, al tiempo q hablaba con él:



- Tu tampoco crees q lo d las arañas sea cosa d los Merodeadores. Yo creo q hay un toque femenino en ello. Tal vez me equivoque, no soy perfecto. Tal vez el Sr. Lupin dijera la verdad. Tal vez no fueran ellos. Supongo q si mis nuevas sospechas son ciertas pronto tendremos una nueva jugarreta. Veamos lo q pasa. - en los ojos amables del anciano mago brillaba una sonrisa divertida.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Y x ahora esto es todo amigos. [Suena la música d los Loonie Toons.]



En el próximo capítulo: la venganza d las chicas, una charla muy seria entre los Merodeadores y Dumbledore, y + mucho +.



Espero q os gustara este capitulo y q me dejéis vuestra firma en mi LDV.



Besos.



Carla _Grey.

Miembro d la orden d Siriusana.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



En el capítulo anterior de El arte d vengarte: La competición entre los Merodeadores y las chicas ha empezado. De momento el marcador va 1-0, favorable a los chicos. Pero en este capítulo las chicas van a intentar darle la vuelta.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción:



CAPÍTULO 11: BROMAS, INSPECCIONES, RECUERDOS Y HOMICIDIOS INVOLUNTARIOS



Martes 27 d Noviembre.



Los 4 Merodeadores volvían d hablar con el director. Aquello no era una novedad, al menos para 3 d ellos, q ya se sabían d memoria los objetos del despacho. Lo novedososo había sido la conversación:



- ¿Té? - les pregunto el anciano amablemente, una vez q todos estaban sentados.



- No. - se apresuraron a responder los 4 como si les hubieran ofrecido veneno.



- Tranquilos, q no es verisaterum. No les gusta el té. - Dumbledore sonrió pícaramente. - ¿prefieren el chocolate? - con un movimiento d su varita, hizo aparecer 4 tentadoras tazas d chocolate caliente y humeante. (NdA: ¡q rico!) Ante ellas, ninguno fue capaz d resistirse. - ¿Veis q bien? Aquí estamos los 4, como 5 amigos disfrutando d una amigable conversación adulta. ¿Q tal d amores? - los 4 escupieron el chocolate.



- ¿Cómo dice? - James estaba seguro d no haber oído bien.



- ¿Q que tal de amores? X ejemplo tú, James, te gustaba Lily. ¿Q tal t va con ella?



- Pues no muy bien. Me odia.



- ¿X algo en especial? No sé, como inundar su habitación d lodo




- ¿Inundar su habitación d lodo? ¿Eso le ha dicho ella? ¡Es mentira! ¡Una calumnia!



- Tranquilo, James. Solo era una suposición.



- X cierto, usted q sabe tantas cosas. ¿Sabe d q habla Lily cuando dice q yo la hice algo y q sé lo q es, pero yo no sé lo q es?



- Puede q sí q, puede q no.



- Eso no es una respuesta. (¬¬)



- Pero es q tú no has hecho la pregunta adecuada. ¿Cómo vas tú con Arabella, Remus?



- Pues un día mal y al otro peor. Cuando parece q voy x buen camino hago algo y meto la pata. Ad+ me da miedo decirle
hablarle, ya sabe d mi enfermedad. No quiero q salga corriendo.



- Remus, los demonios contra los q luchas están en tu interior. Busca en tu corazón y hallarás la respuesta.



- ¿Y eso q significa? (¬¬)



- No lo sé, pero si un Muggle llamado Bruce Lee machaco a un montón d malos con esa frase, pensé q a lo mejor a ti te valdría d algo. Sirius, ¿espero q tú y Evelyn no estéis jugando otra vez al perro y a la gata? Q siempre q me lo hacéis, me ponéis la escuela patas arriba. Hasta Peeves, se fue d vacaciones la última vez




- Aún no nos dio las gracias x eso. No, ahora mantenemos una cercanía íntima, sin intimidad ni cercanía
no sé muy bien en q punto estamos, pero allí estamos.



- Me alegro. Peter ¿tu q tal? ¡Uy! ¡Pero q tarde es! - Dumbledore miró su extraño reloj. - Me ha encantado esta charla. Otro día seguimos. - Los chicos enarcaron una ceja ante la forma d su director d esquivar el + q peliagudo tema d los amores d Peter. Se levantaron y fueron a la puerta. - ¿Me podrían hacer un favor?



- Claro. - respondió James.



- Lo q sea. - confirmo Sirius.



- Cualquier cosa. - prometió Remus.



- Esta semana va a venir una inspectora del Ministerio. X lo visto algunos dudan d mis cualidades como director. - hizo una mueca d desdén. - Si no es mucha molestia: ¿podrían frenar su guerra contra Lily, Arabella, Evelyn y Joana hasta q se vaya?



- ¿Guerra? - se asombro Remus.



- ¿Contra Lily y sus amigas? - se extraño James.



- ¿Nosotros? - Sirius puso cara d haber sido acusado injustamente.



- No sabemos d q habla. - aseguraron los 3 chicos a la vez.



- Lo suponía. Pero x favor, contrólense un poco.



Los 3 chicos salieron del despacho y al llegar al vestíbulo se encontraron con Bell, hablando animadamente con Virgi. Los Merodeadores enarcaron las cejas. Como si hubiera notado el peso d sus miradas, Bell se volvió. Al ver q la miraban se despidió apresuradamente d la pelirroja y volvió a la Sala Común.



Aquellos 2 días habían pillado a las chicas en distintas actitudes incriminatorias: el día anterior x la noche Evy se despidió d Anya tan apresuradamente q estuvo a punto d tirarla x las escaleras; esa misma mañana Lily se metió en un baño d tíos x error para q no la vieran hablando con Isis. Gracias a Will sabían q iban a atacarles conjuntamente, sólo les faltaba el día.



- Hasta el viernes, Bell. Creo q es el mejor día. - se despidió Virgi, gritando con toda la fuerza d sus pulmones.

- Bien, Virgi. - Bell dirigió una mirada preocupada a lo alto d la escalera, donde se encontraban los chicos. Como si esperara q ellos no lo hubiesen oído desde ahí.



Un poco + tarde, en su cuarto:



- Entonces será el viernes.

- ¿En serio, Peter? Tú inteligencia me obnuvila.

- No hace falta q seas tan sarcástico James. - sollozó Peter. - ¿Q significa Obnuvila?

- Q le asombra. - explico Remus. - es genial q sea el viernes xq así tendré tiempo d recuperarme d la Luna Llena. Es mañana.

- Sí, y James y yo tendremos + tiempo para dormir.

- ¿James y Tú? ¿ Q pasa conmigo? - Joder, q tío + llorica es este Peter.

- Como la última vez no viniste. - le recordó Sirius con tono rencoroso.

- Pero mañana sí. ¿Xq me miráis así? Ya sé


- ¡A x la rata! - y empezaron a perseguir al pequeño x toda la habitación.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Miércoles 28 d noviembre.

Hora: d noche.

Fase d la Luna: llena y alta.

Estado d Remus: licántropo total.

Estado d los Merodeadores: ratonil, canino y cérvido, respectivamente.

Estado d las chicas: artístico vengativo.



Las 4 chicas entraron en el cuarto d los chicos, no se molestaron en encender la luz. Los últimos 2 días habían hechizado su habitación como si fuera la d los chicos y la habían recorrido con los ojos vendados, así q se sabían el camino d memoria, sin necesidad d luz. A Evy no la hizo falta practicar xq al igual q los gatos veía en la oscuridad. Tampoco hablaron xq todas sabían lo q tenían q hacer.



Joy & Evy permanecieron en la habitación mientras q Lily & Bell entraron en el baño.



Joy fue al armario, tomo la camisa + hortera d Peter, y con gran satisfacción susurro un hechizo. Luego la colgó en su percha y cerro el armario rauda y veloz, ya q a la camisa le estaban saliendo colmillos.



Evy, x su parte, iba recorriendo las camas (NdA: Q raro suena eso) vaporizando en las cortinas un líquido. Durante un segundo, las cortinas oscilaban misteriosamente, pese a q no había ninguna brisa o viento q pudiera moverlas.



En el baño, Lily había tomado el bote d colonia d James, lo abrió y vertió una poción dentro. Cerro el bote y lo agito, haciendo desaparecer el horrible color pardo rojizo q durante un momento apareció en el bote.



Bell tenía el champú d Remus en la mano, tras añadir unos polvos lo volvió a poner en su sitio. Esto la llevo un rato, xq fuera cual fuera el criterio q Remus usaba para colocar sus cosas, ella no le encontraba ningún sentido.



Se reunieron con sus amigas en la puerta y volvieron a su cuarto sin mediar palabra.



- Lo mejor d todo, es q le hicimos creer q el ataque sería el viernes. - Rió Joy, una vez q se había puesto el pijama y se desenredaba el pelo frente a su tocador.- Tuviste buena idea Evy.



- Gracias, pero el mérito no fue solo mío, tb es d Bell. Fue una interpretación magistral. Si x mi fuera t daba el Oscar a la mejor actriz d este año.



- Apoyo esa candidatura. - Lily ya se había acostado, y se dio cuenta d q la rubia, q estaba sentada en su cama, no les estaba haciendo ni caso. - Beeell ¡Hooola! - paso una mano x delante d sus ojos. - 1,2,3 despierta. - y chasqueó los dedos.



- ¿Q? - Bell alzó la mirada del Mapa. - Lo siento. Pero es q me gustaría saber donde están esos 3, xq no están en el castillo. Me ha parecido verlos x el bosque prohibido.



- ¿En el bosque prohibido? - durante un segundo el tono d Lily fue pensativo, pero luego con un tono muy alegre. - ¡eso es genial! Imaginad las posibilidades




- No te pases Lily. - Evy se acabo d tomar la poción q la estaba devolviendo el color a su piel. - Q no quiero q me maten a Siriusín.



- ¿Desde cuando es Siriusín? - Joy mostró una pícara sonrisa.



- Desde q me enrolle con él en el lavabo. - repuso Evy sin el menor atisbo d vergüenza. - Lo cual me lleva a un tema d conversación muy interesante, q no he olvidado. Lily - la aludida se puso alerta en espera d lo peor. - ¿quién besa mejor: Potter o Snape?



- ¿Otra vez con esa tontería? No pienso contestar.



- Lily ¿q te cuesta?



- ¿Tú tb Bell? Ni hablar, es mi vida privada y no pienso decir ya + nada.



- Lily, no me estás dejando otra opción. ¡Joy! - la aludida se sobresaltó un poco cuando la mirada d gata d Evy se volvió hacia ella. - Tienes q enrollarte con Potter cuanto antes.



- ¿Xq yo? - el tono d Joy era el de alguien q gana un concurso en el cual no había participado.



- Xq ya has besado a Snape y tienes la mitad del trabajo hecho.



- ¿Y si no quiero? No creo q sea d gran ayuda para mi compromiso q me líe con una d las personas q le cae peor a mi prometido.



- Lo haría yo misma. Pero creo q liarme con el mejor amigo y peor enemigo d mi Siriusín jodería bastante nuestra relación. Es decir, amistad. O camaradería. Bueno, lo q sea.



- A mí me pasa igual pero con Remus. Ad+, James es como el hermano q nunca quise. Besarle sería algo incestuoso. Así q Lily déjate d mojigaterías y contesta a la pregunta. ¿Lily? - x los ruidos q salían d su cama, parecía estar dormida.



- ¡Sabemos q no estas dormida! - pero al ver q pese al grito q pegaron, Lily no reaccionaba, se miraron y se encogieron d hombros.



Sabían q al final lograrían q su amiga les contara quien besaba mejor, según ella. 7 meses antes tampoco quiso decirlas con quien se había liado. Si lo pensaban bien, fue 7 meses atrás cuando empezaron todos sus problemas.



*-* FLASH BACK *-*



Hace 7 meses




- Joy, ¿t has fijado en la forma d estas manchas d tinta q han quedado en la mesa? Esa tiene forma d mano
- Bell parecía Mirtle cuando su psiquiatra le sacaba las manchas esas y la preguntaba q veía. Su nariz, estaba tan pegada a la mesa, q cuando alzó la cara tenía una mancha d tinta, pues era d la q no se secaba. - Esta parece unas nalgas, y esto
unas piernas abiertas. - Bell parpadeó al comprender el significado d esta información, y luego se volvió hacia su amiga. - ¿X fin Snapy y tú habéis consumado el compromiso? Espero q tomarás precauciones, no me apetece cuidar d unos niños con pelo grasiento y un exagerado interés x la moda.



- ¿Pero q chorradas dices? Yo no he consumado nada. - Joy se cruzó d brazos con expresión ofendida. - mi padre y mis elfos me tienen dicho q si no hay anillo no hay nada d sexo. Ad+ eso del condón
¿no sabes q es pecado?



- Si no eres tú entonces




- ¡Q asco! Esa cosa azul q Black le puso a Branstone x su vello corporal y q le hizo parecerse al Rondador Nocturno me salpicó en el pelo. - Evy entro en ese momento del baño con una toalla en torno a su cuerpo y el pelo empapado. - ¡Menos mal q ha salido! ¿Pasa algo?



- Eres mala & odiosa. - La acuso Joy. - dijiste q si te liabas con Black nos lo contarías.



- Y así es




- ¿Entonces xq no nos has dicho nada?



- Xq no hay nada q decir.



- ¿NO te has enrollado con él sobre esta mesa? - Joy la señalo desde la distancia como si ahora la mesa fuese radioactiva.



- No. Aunq no me hubiese importado. Del aspecto d esas manchas se deduce q tuvo q ser un polvazo. ¿He hablado en voz alta?



- Pues si no habéis sido vosotras. Yo no he sido, xq no me como un rosco, y voy a morir virgen y sola y seré devorada x mis gatos. Sólo ha podido ser
- En ese momento entró Lily.



- ¿Xq me miráis así?



- ¿No tienes q decir nada sobre esto?



- ¿Q hay q limpiar la mesa? - aventuró Lily, pese a q sabía q había sido casi descubierta.



- ¡NO! ¿Quién es él? ¿En q lugar se enamoro d ti? ¿A q dedica el tiempo libre?



- Joy eso no hace falta q lo diga Lily. Con mirar las manchas d la mesa se sabe a q dedica el tiempo libre. - La sonrisa maliciosa d Evy se truncó al ver la cara d abatimiento d Lily.



- ¿Q te pasa? - las 3 la rodearon y la acompañaron hasta una silla. Bell la llevo un vaso d agua.



- Es horrible. Tengo un retraso. Creo q estoy embarazada.



Tata tatán



*-* FIN DEL FLASH BACK *-*



- Vamos nosotras tb a la cama. Mi belleza requiere 8 horas d sueño. - Siguiendo el consejo d Joy, todas se fueron a dormir.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Jueves 29 d Noviembre.

X la mañana.



Después d la noche d luna llena, Remus reposaba en la enfermería, donde Ponfrey le había dado una pócima q activaría + rápido sus defensas, aunq estas al ser un hombre lobo, eran + rápidas q las d una persona normal. Al mediodía se podría ir. Poco sabía q para entonces iba a tener compañía.



En su cuarto, James se desperezó. Miro a su alrededor, al parecer era el primero en despertarse. Se levantó, se fue al baño, se afeito y esas cosas y al final se metió en la ducha. Tomo el champú d Remus, para lavarse el pelo, antes usaba el d Sirius, pero después d muchos experimentos se dio cuenta d q nunca tendría su pelo así q se lo empezó a robar a Remus, ya q el pelo del licántropo le parecía + accesible. Salió, y empezó a despertar a sus amigos.



- ¡Arriba, chicos! ¡Venga!



- Aún no, papi. 5 minutos +. - Sirius se dio la vuelta, y se abrazó a la almohada.



- Sirius, arriba. Q ya no desayunamos. - James le arrancó la almohada.



En ese momento, las cortinas d las camas empezaron a hacer cosas raras. En concreto, tomaron a James y a Sirius y empezaron a jugar con ellos como si fueran pelotas d tenis. La cama d Peter jugaba contra la d Sirius con James como pelota, y la d Remus jugaba contra la d James, siendo la pelota Sirius. Entre tanto, Peter seguía durmiendo.



Después d q las cortinas d James ganaran el primer set y q las d Peter sufrieran un calambre, teniéndose q retirar del juego, los 2 chicos cayeron en el suelo, ambos sorprendentemente ilesos.



- ¡No es posible! - gimió James, palpándose el trasero, algo dolorido después d la caída.- Se supone q no atacaban hasta el viernes.



- Conociendo a Evelyn, ella debió de decir q atacarían junto a las otras para q Will lo oyera. Nos han engañado, Prongs.



- Aunq si esto es lo mejor q pueden hacer
- James se pasó la mano x el pelo, tratando d alisarlo y
- Sirius, ¡se me ha quedado pegada la mano al pelo!



- No exageres. - Sirius miro a su amigo. - Pues no exageras. Espera q te ayudo. - Se puso a tirar d la mano d James, y no sólo no consiguió despegarla, sino q sus 2 manos tb se quedaron pegadas al rebelde pelo d su amigo. - ¡Peter, despierta y ayúdanos!



- Vooooy. - Peter se despertó, se rascó los ojos para quitarse las legañas y bostezo. - Creo q deberías ir a la enfermería. ( NdA: Dios, q inteligencia.) Me pongo algo d colonia y una camisa y os acompaño.



Peter se puso algo d la colonia d James y cuando abrió el armario fue atacado x una camisa a rombos asesina con colmillos.



La verdad es q Peter, + q acompañar a sus amigos a la enfermería, los precedió a gran distancia. Eran una comitiva muy curiosa: en cabeza, Peter, corriendo como si le fuera la vida en ello; en segundo lugar, una camisa a rombos con colmillos, demostrando q al enano le iba la vida en ello; a continuación, iba James, con una mano en la cabeza, y ligeramente encorvado xq Sirius llevaba sus 2 manos en la cabeza y x último Mirtle tomando fotos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Jueves 29 d Noviembre.

Hora: 18:00.

Lugar: aula de HM.



El aula d HM estaba dividida x la mitad x el pasillo d entrada q conducía recto a la mesa del profesor. Había 4 filas en el lado izquierdo, y 3 en el derecho. Era la última clase del día, la última d la semana para Binns, y se la impartía a Huppies & Griffies d 5º año. Hasta el momento estaba transcurriendo d forma normal. Entendiendo x normal:



Binns, estaba sentado en su mesa, hablando sin parar sobre Gloria G y sus 8 hijos, como si fuera una fiesta d Historia en la q solo él estuviera invitado, y q no se molestaba si quiera en mirar a sus alumnos.



En la última fila del lado derecho, Rose & Ática se daban el lote en plan salvaje.



Una fila x delante d ellas, estaba Branstone, un chico rubio con un tupé q le tapaba los ojos totalmente, con el q Evy salió una vez, pero le dejó xq (entre otras muchas cosas) le gustaba jugar con fuego. No es q fuera un adicto al riesgo, es q era pirómano. En primer año, le prendía fuego al pelo d sus compañeras d Ravenclaw. X supuesto su especialidad eran los fuegos transportables. Finalmente, Sprout, decidió x su seguridad y la d sus compañeros, confiscarle la varita, sólo se la dejaban en Transformaciones y Encantamientos. En aquel momento, jugaba con un paquete d cerillas.



En primera fila, oculta x el libro puesto de pie, Phyllida Spore, la adicta a las plantas, q durante un tiempo estuvo enamorada d Peter, pero q ya había recuperado la razón, al menos en lo referente a su vida sentimental, se dedicaba a hacer un experimento con una hoja q robo d herbología y un inocuo disolvente d pociones, concretamente etanol.



Pasando al lado derecho, y en primera fila, Bifidus Activus, fingía leer el libro d HM, pero en verdad leía el maravilloso mundo interior d los artrópodos: una mirada a su anatomía.



Tras él, y d derecha a izquierda: Joy, Misi, Doris y Evy se pasaban notas del tipo: Q mono es Will; amo locamente a Samuel; me enrolle con Sirius en el lavabo; tengo q besar a Potter para ver si lo hace mejor q Snape
d vez en cuando Joy se volvía y tomaba datos d los apuntes d Yeye; Entonces Misi copiaba d Joy, Doris copiaba d Misi y x último Evy copiaba d Doris. La cosa quedaba + o menos así:

Joy: Gloria G. Se casó con Godric en 1011.

Misi: Gloria & Godric se casaron en el 1011. Misi & Samuel 4ver

Doris: Gloria, Godric, 1011. Will, t amo

Evy: Pide a Lily sus apuntes del año pasado.



En la última fila, Dedalus amenazaba con partirle la cara a Will si salía con su Doris. Lo cual era bastante contraproducente, ya q amenazar a un Griffindorf para evitar q haga algo es + bien incitarle a hacerlo. Will, decidió salir con Doris en el momento en q Dedalus le dijo q si lo hacía le capaba.



Al lado d Will estaba Yeye, la única persona q atendía a la clase. Estaba completamente embelesado, aquella era una d sus asignaturas favoritas. Tantas fechas, tantos acontecimientos, tanta gente fascinante
en aquel momento fue presa d uno d sus ataques d emoción, y levantándose d la silla, se puso d pie en la mesa, y proclamo a los 4 vientos:



- ¡GLORIA ERA UNA MUJER FASHION TOTAL!



En ese momento Will estaba columpiándose en la silla, y del susto q le dio su amigo, se cayó d golpe, produciendo un gran estrépito. Dicho estrépito sobresaltó a Ática, q mordió a Rose con tal fuerza en el labio q la arrancó un cacho. Rose q estaba subida en la mesa, al sentir el mordisco movió la pierna hacia atrás, x lo q le dio una patada en la cabeza a Branstone. El pirómano, ad+ d quedar inconsciente, lanzo una cerilla encendida q fue a caer en el etanol d Phyllida. Al instante salió una llama, q prendió fuego a su libro. Ella, asustada lo lanzó, hacia un lado prendiendo fuego tb a los 2 libros d Bifidus. En aquel momento la clase parecía la fiesta d San Juan: todo hogueras y la gente gritando alrededor d ellas. Joy fue a socorrer a Rose, mientras Misi & Ática buscaban x el suelo el cacho del labio para ver si la enfermera se lo podía pegar. Evy ayudaba a levantarse a Will, mientras Doris, q tb había acudido en ayuda del muchacho discutía con Dedalus en pleno ataque d celos. Yeye seguía dando brincos d emoción encima d la mesa. Cuando d repente:



- ¡BASTA YA! ¡SON USTEDES LA CLASE + REVOLTOSA Y PEOR Q HE TENIDO LA DESGRACIA D DAR CLASE! LES VOY A QUITAR 5 PUNTOS A CADA UNO! - En ese momento, Binns, se llevó una mano al pecho
y sufrió un infarto. Cayó fulminado allí mismo. Todos los alumnos se miraron asustados, después d todo, eran cómplices en el homicidio involuntario d un profesor. No se habían recuperado ninguno d la impresión, cuando el espíritu d Binns, se apareció ante ellos, y siguió regañándoles como si nada hubiera pasado. - SON UNOS IRRESPONSABLES, UNOS BORRICOS, LA PEOR CLASE D LA HISTORIA D ESTA NOBLE ESCUELA. UNA VERGÜENZA. SEÑOR CARTON, SIÉNTESE. Y TODOS LOS D+ IGUAL.



- Pero profesor




- Ni peros, ni nada Srta. Culbert. (Esa es Joy.) Cada uno a su pupitre. - Todos obedecieron, y el profesor siguió la clase, ante unos alumnos totalmente anonadados.



Todos los alumnos lograron juntarse en las 2 últimas filas d la izquierda, (Binns ya no les hacía caso) para ver q hacían.



- Alguien debería d decírselo. - sugirió Joy con aire culpable.



- ¿Q quieres q le digamos, Joy? Te has muerto. Ve hacia la luz. Eso es muy cruel. - argumento Doris.



- Tal vez q Rose y Bryan vayan a la enfermería. Ese labio y ese cardenal tienen mala pinta. - dijo Misi sensatamente.



- Es como cuando un insecto pasa d fase larvaria a adulta. Ha dejado la piel. - Bifidus observaba el cadáver d su profesor con morbosa fascinación.



- ¿Podéis ser + respetuosos? ¡Esta d cuerpo presente!



- Dedalus, lo q nos fascina a todos es q esta d cuerpo y alma presente. - le explicó Will. En ese momento, sonó el timbre, dando x finalizada la clase. Como siempre Binns, se tomo unos minutos +.



- Eso es todo. Espero sus trabajos sobre el tema en 2 semanas. Espero q para la próxima clase estén + tranquilos. - y salió flotando x la puerta. Ninguno fue capaz d decir como la abrió, ya q todos miraban el cuerpo inerte d su profesor.



- ¿Q hacemos? - pregunto Joy asustada al cabo d un momento.



- Ante todo, tranquilos. - Evy tomo aire un momento. - Joy, Ática y Dedalus, sois prefectos; Acompañad a Rose y Bryan a la enfermería y le explicáis a la enfermera una versión para adultos, es decir, suave d lo q ha pasado. - tras un momento d pensarlo. - Doris, creo debes ir con ellos, eres la q mejor miente d aquí, aparte d mi. La decís q le dio un infarto al profesor, y q todo lo d+ es consecuencia del susto. Los d+ nos quedamos aquí para evitar q nadie entre. ¿D acuerdo? - Dado q nadie tenía una idea mejor, hicieron lo q Evy dijo.



Cuando se quedaron solos, Yeye sacó una caja d maquillaje del bolso d Joy, se acerco al cuerpo d Binns y empezó a maquillarlo.



- Pero ¿q haces? - preguntó Will.



- Maquillarlo. No podemos permitir q sus amigos le vean así. Está muy pálido.



- Claro, q esta pálido. Esta muerto. - replico Bifidus insensiblemente.



- Yeye, suelta esa caja d sombra d ojos y aléjate despacio. - Yeye hizo lo q su amigo le dijo. - ¿q haces tú, Evy? - La joven se había subido a una mesa, y estaba en posición d flor d Loto.



- Centrarme. A Bell le funciona. Pero a mi no. - Misi la abrazó afectuosamente.



En ese momento entro McGonagall seguida d Joy, con cara d circunstancias.



- Los elfos van a llevar sus cosas a sus habitaciones. Ustedes vengan conmigo. El Director quiere hablar con ustedes. En estos momentos esta con su compañeras Atkins & Dawson.



En esos momentos en el despacho del director:



- ¿Serían tan amables d explicarme su relación? - Dumbledore las miró x encima d sus cristales d media luna.

- Sí, solo somos amigas. - aclaró Ática.

- Amigas íntimas. - matizó Rose.

- Amigas muy Intimas q se acuestan juntas. - corrigió Ática.

- Podríamos decir, q amantes.

- Amantes lesbianas.

- Si ¡SOMOS AMANTES LESBIANAS! - gritaron ambas a coro y orgullosamente.

- Me parece estupendo. - contestó Dumbledore. - Pero yo me refería a su relación con los hechos.

- Ah, eso. Pues yo me asusté tanto al ver el infarto del profesor, q me mordí el labio. - explicó Rose.

- Fue horrible. - aseguró Ática.

- Seguro.



Tras terminar su entrevista con las lesbianas y apuntar en un pergamino las conclusiones a las q dicha entrevista le llevó, hizo pasar a los siguientes: Doris & Dedalus.



- ¿Serían tan amables d explicarme su relación?



- Ninguna. - replicó Doris rápidamente. - ¿es q no se enteró? Él se enrollo con un bicho palo, humillándome ante todos mis seres queridos.



- Pero he recapacitado y la he pedido perdón. Pero ella dice q se ha enamorado d Sparrow.



- Claro q sí. Es mucho + sensible q tú, y + guapo y + todo.



- Pero no puedes ir con él. Nuestros padres quieren q nos casemos. ¿Cómo le vas a dar ese disgusto a tu madre?



- Mi madre lleva todo el verano aconsejándome q me líe con otro. Ella sabe lo q sufro.



- Disculpen. ¿Me recuerdan? Soy su Director. No su terapeuta d pareja. Un profesor acaba d morir y necesito su ayuda para esclarecer los hechos.



- Los hechos son q le dio un infarto. - dijo Doris.



- Pero pese a eso siguió con el sagrado deber d dar clases. - elogió Dedalus.



- Pueden irse. - Dumbledore suspiró. Pasaron los siguientes: Misi & Phyllida. - ¿q pueden contarme?



- Yo estoy muy afectada. Siento mucho el pequeño incendio. No volveré a robar disolventes d pociones para mi uso personal jamás. - prometió Phyllida.



- Me vale con q no los use en clase. - repuso Dumbledore con tono amable. - ¿algo q añadir, Srta. Slayer?



- No.



Los siguientes en entrar, Bifidus y Bryan, no aportaron nada nuevo, sin embargo, cuando Yeye entro se tiro al suelo y avanzó d rodillas el trecho q separaba la puerta d la mesa al tiempo q gritaba:



- Todo es culpa mía. No expulse a los d+. X FAVOR.



- No voy a expulsar a nadie. ¿Xq dice q es culpa suya?



- Es q mi amigo confundió la fecha de la caída de la Atlántida con la d la conquista d Cortés d Tula. Eso fue lo q provocó el infarto d Binns. - explicó Will.



Dumbledore puso cara d no creerse ni una palabra, pero no logro sacar + en limpio. Cuando se fueron, las siguientes eran las personas con las q + ganas tenía el d hablar: Joana Turner y Evelyn Vega.



- Nosotras no somos lesbianas ni nada. - S apresuró a aclarar Joy, antes d q Dumbledore preguntara nada. - Es +, Evy piensa q usted tiene mucho atractivo sexual. Y yo misma estoy d acuerdo después d ver lo guapo q estaba usted en Hallowen.



- NO le haga caso. Esta bajo los efectos del trauma q la hacen alucinar. - explicó Evy antes d q el Director se formara una idea equivocada d ellas.



- ¿Y tú como estas, Evelyn?



- Destrozada. Estoy destrozada. - X el tono, Dumbledore, lo dudo bastante.



- Entonces dice q Binns sufrió un infarto y fue cuando cundió el caos, ¿seguro q no fue al revés?



- Totalmente. ¿Xq sólo me pregunta a mí? ¿Xq no le pregunta a Joy?



- Xq creo q eres tú la q ha montado la cortina d humo. Conmigo puede ser sincera xq




TOC, TOC



En ese momento llamaron a la puerta. Dumbledore parpadeó con asombro antes de invitar a pasar a la persona q había llamado. Cuando la puerta se abrió entro una mujer d unos 40 años, muy mal conservada. Bueno, Evy dedujo q era una mujer, pero a ella le recordó a un enorme y verrugoso sapo, en tanto q Joy pensaba q era la persona con la ropa + pasada d moda q había visto en su vida. Ambas odiaron inmediatamente la agenda d notas q llevaba y el tono aniñado q uso para preguntar:



- ¿Algún problema, Albus? ¡Hum!



- Ninguno, Dolores. Sólo tenía una amigable conversación con 2 alumnas.



- Con 2 alumnas implicadas en el homicidio involuntario d un profesor. ¡Hum! Esta escuela es un caos. - Su vista se posó en el ave Fénix q observaba la escena, como si la pobre ave tuviera la culpa de dicho caos. - Alumnas q aparecen durmiendo en el medio del lago, hum; explosiones d mazmorras, hum; partidas d Póker clandestinas, hum; inundaciones d lodo con sabor a vainilla, hum; difusión d fotografías de contenido obsceno, hum; peleas en las clases q culminan con la extirpación d una parte del cuerpo d un alumno




- ¿Lo dice x el cojón d MacNair? - Joy ya llevaba callada mucho rato. ¿No? - pero eso fue un hecho aislado.



- Ya hablaremos + tarde ustedes 2 y yo. - dijo Dumbledore, indicando q se fueran lanzándolas una mirada d ven en q lío me han metido.



- Y entonces vinimos aquí. - Evy concluyó así la historia.



- ¿Cómo has dicho q se llama esa mujer? - pregunto Bell.



- Dolores Hum no sé q +. - respondió Joy con gesto d ni lo sé ni me importa.



- ¿Dolores Umbridge? - sugirió James deseando q dijeran q no.



- Creo q sí. - Evy no detuvo su paseo frenético x la habitación d los chicos d 5º en la q estaban reunidos Will, Yeye, 3 d los Merodeadores y las 4 chicas.



A James, Sirius y Remus le habían dado ya el alta, pero a Peter le dejaron ingresado hasta mañana, xq la colonia lo transformó en mofeta. Cuando salieron d la enfermería, iban a ir a discutir con las chicas, pero al pasar x el cuarto d los chicos d 5º, para usar el pasadizo secreto, se habían encontrado con q los alumnos d 5º les contaban a Bell & Lily su experiencia extra sensorial.



- ¿La conocéis? - pregunto Lily.



- X su reputación. - Respondió Remus. - Es una racista y clasista. ¿Sabes el decreto 19 d confidencialidad?



- ¿El q dice q no se debe informar a ningún Muggle d la existencia d Él aunq hayan perdido algún pariente x su causa?



- El mismo, Yeye. - confirmo Bell. - es obra d ella. Al igual q los 19 anteriores. - arrugo ligeramente su frente.- ¿q hace aquí?



- Debe ser la inspectora q nos dijo Dumbledore. - respondió Sirius.



- ¿Inspectora? ¿D q? ¿D q los sapos d la escuela estén bien atendidos? - pregunto Evy con tono sarcástico.



- X lo visto dudan d Dumbledore como director. Evelyn, haz el favor d parar d dar vueltas q me estas mareando. - exigió James con irritación.



- ¿Y si no me da la gana? - Evy se llevo las manos a las caderas en actitud desafiante.



- Te da la gana. - Sirius la abrazó x detrás y logro sentarla en sus rodillas. Evy le miro furiosa, así q para aliviar la tensión, pregunto. - ¿D verdad crees q Dumbledore es atractivo?



- Celoso, Siriusín. - Evy sonrió con malicia. - Bien. Eso te conviene.



- Yo creo q no conviene. - rió Will. - NO me imagino a Dumbledore con el pelo d colores.



- Sería un rival duro. - le apoyo Remus, divertido.



- Volviendo al tema. - tras sonreír a la broma James se puso serio. - Dumbledore nos pidió q parásemos durante la inspección. Creo q debemos hacerlo.



- Estoy con Potter. - Todos miraron a Lily muy sorprendidos. - Eso nos hace ganadoras. - explicó la pelirroja.



- Te equivocas, princesa. Vamos 1 a 1.



- No es cuestión d cantidad sino d tiempo. Nosotras hemos hecho la última jugada, luego hemos ganado.



- La cosa no es así. Hemos hecho igual número d bromas así q vamos empate. ¿A q sí, Will? ¿A q vamos empate a 1? - James se dirigió al chico con tono infantil.



- ¿A q no, Yeye? ¿A q al haber hecho el último movimiento hemos ganado nosotras? - Lily se volvió a su amigo con igual tono q James.



- Estooooo
. - Yeye & Will se miraron sin saber q decir. Joy se apiadó d ellos.



- No los metáis en esto. Creo q debemos hacer una tregua hasta q se vaya esa mujer.



- Joy tiene razón. - asintió Remus. - Esa mujer puede ser peligrosa. + vale ser prudentes.



- ¿Asustado, Remusín? - le desafío Bell con tono inocente. - X mi paramos tb, sobre todo ahora q ganamos nosotras.



- T equivocas, Bell, vamos empate. Y no te metas con Remus. - La riñó Sirius. - pero a mi no me apetece parar x la mujer niña sapo. El riesgo lo hará + divertido.



- X no mencionar q vais perdiendo y eso no lo podéis consentir. - Evy, respondió a la mirada asesina d Sirius, con una dulce sonrisa felina.



- Entonces, ¿seguís adelante? - pregunto Will, después d un rato en q los 6 intercambiaron miradas desafiantes.



- ¡Sí! - respondieron todos a la vez.



Tras esto se dieron la espalda y se fueron cada uno a su cuarto. En la habitación solo quedaron Joy, Yeye & Will. D pronto Yeye se puso a llorar.



- Vamos, Yeye, no es culpa tuya. Era el destino d Binns. - le consoló Joy.



- ¡No lloro x eso! ¡ Lloro xq no entiendo xq esos 6 no pueden entenderse! - y sollozó con + fuerza.



*- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *-



Viernes 30 d Noviembre.

Clase d Parsel.



- ¿Entonces estáis en guerra con Los Merodeadores? ¿Quién gana? - Sheila Bang, una chica delgada, d cara afilada y pálida, ojos d un negro insondable y un pelo verdoso, era una d esas Slytherin raras q no creían en eso d la Sangre Limpia. En su caso estaba justificado xq una d sus antepasadas era una Banshee. El profesor d Parsel, Bous Constriptur, la había puesto d pareja con Evy para q practicaran conversación.



(NdA: Así q todo esto debería ir en Parsel, pero para vuestra comodidad os lo pongo traducido. Vale, yo tampoco sabría escribir en ese idioma así q esto es como si leyerais subtítulos.)



- Nadie, no ves q no hay ninguna guerra. - Evy estaba d mal humor xq a ninguna se las había ocurrido nada q hacer para romper el empate, q no era un empate xq ganaban ellas, y q ellos tuvieran q admitir su derrota. - Bueno si la hay. Ganamos nosotras pero ellos dicen q no, q vamos empate.



- ¿Habéis hecho una broma cada uno, no? Pues vais empate.



- ¿Tú de parte d quién estás?



- D los Merodeadores no, te lo aseguro. ¿Sabes quien esta muy feliz con vuestra guerra?



- Supongo q media casa d Slytherin.



- Sí, pero hay alguien en concreto q esta orgásmico total: McNair.



- ¿McNair? Será un orgasmo breve xq no tiene pinta d aguantar mucho.



- X la experiencia d la cuñada, d la prima segunda, d mi prima tercera, q vive al lado d la tía abuela del suegro d mi hermana: tienes razón. Aunq después d q Joy le hiciera una vasectomía cutre q quieres. El caso es q tengáis cuidado no me gusta un pelo.



- Gracias, Sheila.



Era normal q Sheila advirtiera a Evy d alguna conspiración en su casa q pudiera afectarla a ella, d igual manera q era normal q Evy avisara a Sheila si alguna jugarreta d los Merodeadores la pudiera herir a ella. X ejemplo fue Sheila la q oyó a Black decirle a Snape como entrar x el sauce boxeador, luego se lo contó a Evy, q a su vez se lo contó a Joy, q se lo contó a James
Ante los miembros d sus casas fingían odiarse pero en el fondo eran amigas. Lo eran desde q se conocieron en el tren d camino a la escuela y si estar en casas rivales no había destruido esa amistad nada ni nadie podría hacerlo.



*- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *-



Los Merodeadores descansaban en su habitación cuando alguien arañó la puerta. Intrigado, Remus se levantó y cuando la abrió se encontró con Perla, maullando lastimeramente. Remus la tomo en brazos y la metió adentro:



- ¿Perla? ¿Q haces aquí? ¿Te has escapado d donde tu dueña?



- ¿Dueña? ¿Te refieres a mi humana? Me ha dejado aquí tirada, ¿T lo puedes creer? Yo q desciendo d gatos egipcios q yacen en las tumbas d los faraones, y mi humana me deja aquí tirada. Pero no la necesito. Te tengo a ti. He decidido adoptarte, y puede q a los otros 2 tb, pero al bajito no. A ese me lo voy a comer. - Perla se relamió los bigotes, con anticipado placer al pensar en el banquete.



- Remus, devuelve la gata. - imploró Peter. - no me gusta como me mira.



- Peter, es una gata. No te va a comer. - señaló Sirius.



- Tenemos q hacer algo para q ellas no digan q van ganando cuando vamos empate. - recordó James. - ¿Cómo pueden ser tan tramposas?



Ninguno se fijo en q Perla llevaba puesto una especie d micrófono y q alguien estaba escuchando la conversación:



- ¿Tramposas? ¿Nosotras? ¿Cómo se atreve? Ese Potter es insufrible. X eso a mi me gusta Ed. - aseguró Lily.



- ¿Lo lanzo ya? - pregunto Joy con tono impaciente.



- Aún no. Queremos q afecte a todos no solo a Lupin. - explicó Bell.- No me miréis así. Ad+ la idea fue mía.



- ¡Vaya con Perla! Ha sido llegar y triunfar
directa a la cama d Lupin. - Evy sonrió con admiración, de gata a gata



En esto q gracias al Mapa, vieron como Lupin se levantaba quedando en el centro d la habitación.



- ¡Ahora, Joy!



Joy apretó un botón d una especie d control remoto, al instante el collar d Perla salió d su cuello.



- ¿Q esta haciendo el collar? - preguntó Peter con tono asustado.



Pero antes d q los d+ pudieran explicarlo, el collar empezó a girar y a lanzar un gas x toda la habitación, q los Merodeadores no pudieron evitar inhalar. Cuando todos acabaron d toser:



- ¿Q era eso? ¿Q le pasa a mi voz? - se asustó James.



- Pareces un pitufo resfriado. - se burló Sirius.



- Tu tb. - contesto Peter, q hablaba como Minie Mouse.



- Parece q esas 4 han decidido romper el empate. Mira q usar a tu mascota para eso, Bellita. - Remus hizo con la cabeza un gesto d negación, él tenía voz d personaje d South Park. - Eso no ha estado bien.



En ese momento del collar, empezaron a salir una especie d fuegos artificiales d colores q iban formando las siguientes frases:



NO ESTA MAL PARA HABERLO IMPROVISADO EN 2 HORAS. ¿EH?

X SI SENTÍS CURIOSIDAD EL GAS ERA HELIO, Y ES EL RESPONSABLE D ESAS VOCES CHILLONAS Q TENEIS. EN CONDICIONES NORMALES NO DURA MUCHO, PERO X SER PARA VOSOTROS LE HEMOS ENCANTADO PARA Q OS DURE HASTA MAÑANA.

BUEN TRABAJO PERLA, ¡TE HAS GANADO UNA LATA D CAVIAR!

X SI NO LO HABÉIS NOTADO ESTO NOS HACE DOBLEMENTE GANADORAS: 2 - 1, Y AD+ LA HEMOS HECHO LAS ÚLTIMAS. CUANDO QUERÁIS OS RENDÍS.

NO BESOS D VUESTRAS TRAMPOSAS NO FAVORITAS.

PDATA: JAMES HABLA CON ATICA PARA DECIRLA Q ATRASE EL PARTIDO Q UMBRIDGE NO NOS DEJARA JUGAR A WILL Y A MÍ. BESOS JOY.



- Voy a matarlas. - Si James hubiera dicho esa frase con su voz normal hubiera dado mucho miedo. Pero como hablaba con voz d pitufo resfriado, daba mucha risa. ;D



- Perla, ¿adonde vas? ¿No ves q tu ama ya no te quiere? - Con aquella voz Remus parecía Marcos, el d no te vayas mamaaaa, no te vayas d aquí..



- ¿Es q no has leído lo del caviar? ¡Q bien amaestradas las tengo! - la gata se fue x la puerta q la abrió Peter, q tampoco tenía muchas ganas d q se quedara.



- Pues habrá q hacer algo para remontar. - Sirius se escuchó un momento. - Odio esta voz. No podemos dejar q nadie nos oiga hablar así.



Los 4 chicos se pusieron a pensar, bueno al menos 3 d ellos, como lograr q sus voces sonaran normales.



Y como vengarse d sus tramposas no favoritas.



*- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Pues hasta aquí el capi 11.



Como habéis notado hay un FLASH BACK sobre lo q paso entre q James & Lily se enrollaran y la feria d arte donde ella estaba enfadada con él. A partir d ahora habrá un cacho x capi, para q os vayáis enterando d lo q paso. Soy consciente d q si no hacía algo x aclararlo d una vez alguna me mataba. Mejor dicho sé q no me mataban xq querían saberlo.



En un plano + personal ya acabé las prácticas esas q me hicieron un año + vieja (BIEN) ahora tengo q ponerme al día en las otras asignaturas (MAL) pero me apañaré (BIEN).



En el próximo capi la cosa se va a complicar un poco con la perra d Umbridge dando la vara x ahí. Pero como dice Sirius el riesgo es lo q lo hará divertido. Los chicos recuperarán su voz, James aplazará el partido
pero la broma para remontar se les van a escapar un poco d las manos. Haber q pasa.



Espero q os haya gustado este capi, y q me dejéis vuestras opiniones en mi LDV.



Un beso bien grande a Mya Malfoy, me alegro d q te este gustando la historia, y me gusta ser la responsable d q te hayas aficionado a las historias d los Merodeadores, xq son mis personajes favoritos d toda la saga, aunq a Hermi siempre la he tenido mucho cariño. Eso, q un beso bien grande. Y me hace mucha ilusión q me leas.



Besos.

Carla_Grey.

Miembro d la Orden de Siriusana.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción



CAPÍTULO 12: VOY A MATARTE



Fecha: Viernes 30 d Noviembre.

Lugar: Biblioteca



- James, ¿Podemos hablar un momento? - El aludido tuvo q mirar 2 veces antes d reconocer a la chica q le hablaba.



- ¿Ática? - La prefecta y capitán de Hupplepuff estaba muy cambiada: llevaba el pelo blanco, como si la hubieran obligado a quitarse el tinte d golpe, y los piercing habían desaparecido. - Adelante. - Salieron d la biblioteca. Antes de hablar James se apunto con la varita y se hizo un conjuro para q su voz sonara normal. Tenía q repetir el hechizo cada 5 minutos + o menos. - ¿Q quieres?



- Casi todo mi equipo pasara el fin d semana castigado x culpa del Sapo: yo, mi guardián Dedalus, los cazadores Branstone y Rose
¿Te importaría posponer el partido?



- La verdad es q yo iba a pedirte lo mismo. - Ambos rieron x la coincidencia. En ese momento pasó Lily x allí, y se volvió a su cuarto, presa d una gran furia. - 2 d mis cazadores tb estarán castigados. ¿Lo dejamos para después d Navidades?



- Sí, vamos a decírselo a Hooch. - Mientras caminaban hacia el despacho d la profesora d Vuelo, seguían hablando.



- ¿Cómo esta Rose?



- Bien, Ponfrey la pego el cacho d labio. No se la nota nada.



- Me alegro. X cierto ¿q te paso? - con un gesto d su mano James abarco el nuevo aspecto d Ática.



- No me hables. Cuando salimos del despacho d Dumbledore el Sapo nos vio a mi y a Rose, y dijo q ese aspecto estaba bien para un árbol d Navidad pero no para unas jóvenes respetables, y Hum. Nos hizo lavarnos el pelo, quitarnos los pendientes
Luego reviso a todas las d nuestra casa y a la novia d Fabian Prewet la encontró un tatuaje
¡Casi se ahoga d la impresión! Pero... no hubo suerte.



Después d ver a Hooch, fijar una nueva fecha para el partido y despedirse d Ática, a James se le empezó a ocurrir un d sus ideas interesantes.



- Es una locura. - le dijo Peter, cuando se la contó a sus amigos. - Con Umbridge x aquí
Ad+ ellas os matarán.



- A lo mejor merece la pena morir x eso. Esa idea tiene tantas posibilidades
- Sirius sonrío solo d pensar en dichas posibilidades.



- Creo q Sirius tiene razón. Me gusta la idea. - rió Remus.



- Lo haremos mañana. - informó James.



(NdA: se supone q aún están los 3 con las voces d South Park o pitufos resfriados, según prefiráis)



Entre tanto en el cuarto d las chicas:



- No entiendo q tiene q hablar con Ática o xq se reían tanto. - La furia d Lily era tal q todos los objetos d la habitación flotaban a través d ella.



- Tus celos son infundados Lily. - Evy cazó al vuelo a la pobre Perla, q estaba empezando a marearse e iba a vomitar el caviar d un momento a otro. - Ática es lesbiana.



- ¡No estoy celosa! Xq estar celosa implicaría q siento algo x Potter, y yo no siento nada x ningún hombre xq soy una chica abajo el amor. Pero no entiendo xq habla con ella.



- Ya te lo he dicho antes. - Joy suspiró y se armó d paciencia. - Xq estaban hablando d aplazar el partido.



- Eso no es + q una excusa. Seguro q él se la quiere tirar
Eso si q sería un triunfo: El macho d Potter, q logró reformar a una lesbiana.



- Lily, ¿T estás escuchando? Admite d una vez q aún te gusta y a todas nos irá mejor. - suplicó Bell.



- No me gusta Potter. Creo q Eduard McKinnons es 1000 veces mejor q él. - Sus amigas la miraron con cara d Tú sigue negando la realidad.



Lily se marchó dando un portazo. En cuanto se fue, todas las cosas cayeron bruscamente al suelo. Las 3 chicas q quedaban suspiraron. Todas entendían como se sentía Lily: dolida, engañada
pero le quería. No entendían xq negaba sus sentimientos d esa manera. Igual q no entendían como Potter se portó como se portó 7 meses atrás




*-* FLASH BACK *-*



- Estoy embarazada. - anunció Lily.



- ¡No he sido la primera! - gritó Evy alegremente. - ¿Lo he dicho en voz alta? Lo siento, pero ¿cómo lo sabes? A veces un retraso no es significativo.



- ¿Quién es el padre?



- Para mi sí es significativo. Soy un reloj.



- Pero con los TIMOS en nada d tiempo estas muy tensa. - la señaló Bell. - Igual Evy tiene razón, ¿Te has hecho una prueba?



- ¿Quién es el padre? - volvió a preguntar Joy, siendo d nuevo ignorada.



- No me he atrevido a hacerla. ¡Van a expulsarme! Y veréis mi hermana, la estoy oyendo: las anormales como tú siempre son madres antes q esposas



- No necesitas a esa idiota d Petunia. - Afirmo Bell. - Te apoyaremos en lo q necesites.



- Sí, las 3 seremos sus madrinas y sus tías putativas. - confirmo Evy.



- Si lo seremos, pero
¿Quién es el padre?



- Eso no importa. Voy a ir un rato a la biblioteca.



- ¿No vamos a Honsgmead? Bell y tú necesitáis desconectar un poco.



- Gracias, Evy, pero no tengo ganas. - Lily salió cerrando suavemente la puerta.



- Al final no nos ha dicho quien es el padre.



- Podíamos ir a Honsgmead, a socializar. - sugirió Evy. - y si socializando recibimos alguna pista sobre ello, pues bienvenido sea




- Eso es cotillear. - La corrigió Bell. - Pero vale. Prefiero eso a volver a repasar los apuntes d DCAO.



- Esperad chicas. Esto no esta bien.



- Joy tiene razón. - Lloró Bell. - Somos 3 cotillas.



- No si digo q no esta bien q vayamos con el uniforme del colegio. Voy a ponerme algo + adecuado para la ocasión. - Joy saltó dentro d su baúl.



- ¿Pero como puede pensar en su aspecto en un momento así? ¡Q superficial! ¿No crees, Evy? ¿Evy? ¿ Adónde vas?



- A ver si Joy me presta algo d ropa. Yo tb quiero estar guapa mientras socializamos.



- ¿Pero es q no os tomáis nada en serio?



- Bell, baja aquí. Hay una camiseta q te quedaría d vicio.



- ¡Voy!



*-* FIN FLASH BACK *-*



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Domingo 2 d Diciembre.

Hora: x la mañana, muuuuuuy temprano.



La mañana se levantó con un sol radiante q lleno d luz la habitación d los Merodeadores. Pero James se despertó con la extraña sensación d q alguien trataba d estrangularlo. Abrió los ojos y
¡efectivamente! Lily estaba encima d él con sus 2 manos agarrando con fuerza su garganta. De lejos le pareció oír la voz d Bell:



- Cariño, si no le sueltas vas a cometer homicidio en primer grado.



- Tranquila, Bell.- ronroneó Evy. - Es locura transitoria, no pasa nada.



- No me parece una excusa. - gimoteo Peter.



- ¿Q pasa Peter? No te parezco lo bastante loca. - Lily empezó a sacudir la cabeza d James.



- A mí si q me lo pareces, ¿a q sí Remus? - le aseguró Sirius.



- D camisa d fuerza. Ahora suelta a James y aléjate despacio




- Hazles caso, Lily. - Joy se acerco a Lily y logró separar sus manos del cuello d James, q tomo una gran bocanada d aire. - Tu familia no puede pagar unos abogados tan buenos
como los q pagara la mía. - Las manos d Joy se cerraron sobre la garganta d James, q de nuevo tuvo q luchar x respirar.



Sirius se lanzó d inmediato al rescate, pero Lily sin dudar le puso la zancadilla y se fue a tratar d evitar q Joy matara a James xq le quería matar ella en persona. Remus tb intento unirse a la lucha pero Evy le saltó a la espalda y le tapo los ojos, con lo q los 2 casi se caen x una ventana abierta, pero se agarraron a las cortinas. En cuanto a Peter, vio q era la única esperanza d James
x supuesto intento huir, pero Bell, le lanzó una maldición para petrificarle y fue a ayudar a Remus & Evy a volver a la habitación. En cuanto Remus piso tierra d nuevo, tomo su varita y con un hechizo logró alejar a las 2 chicas d su amigo q ya estaba algo morado.



- ¿Estáis bien chicos? - pregunto Remus aún jadeante x la lucha.



- Sí, bueno. - contestaron Sirius & James. Remus observó q Peter estaba paralizado.



- Bell, libérale. - La aludida no estaba mucho x la tarea. Durante unos segundos Remus y ella se miraron a los ojos. - X favor.



- Eso esta mejor, ¿Te ha dolido? - Bell libero a Peter.



- Esa acusación es injusta, Bell. - la riñó Sirius. - Sabes perfectamente q él es él + educado d nosotros. Ahora q estamos todos + calmados, creo q Lily & Bell no tienen motivos para ponerse así. En fin, Lily, si hubieras visto el cariño con el q James eligió para q te tatuarás esa snitch...



- Sirius, no creo q eso haya sido una buena idea
- James observó como Lily parecía estar repasando todas las maldiciones imperdonables en busca d la + adecuada para la ocasión.



- Y tu, Bell, Remus recordó q le habías dicho q te gustaban los lobos
y ese lobo aullando era precioso
y en la espalda te tiene q quedar muy bien.



- Sirius, creo q es mejor q no me ayudes. - Pidió Remus.



- Joy & Evy son las q si q tienen xq estar enfadadas, xq como aún no tienen 16 años, no podían hacerse tatuaje x eso os tuvimos q sugerir la idea d un piercing. Yo tb estoy muy defraudado x eso, nena. - Tomo a Evy d la cintura, q le miraba con los brazos cruzados y mirada asesina. - Yo quería q te pusieran propiedad exclusiva d Sirius Black en el culo, pero no pudo ser. Pero no te sientas mal.



En ese momento James, Remus & Peter se pusieron a redactar sus últimas voluntades, pero Evy en lugar d saltar sobre Sirius y descuartizarle, como pensaban q haría optó x el sarcasmo.



- Q bien me conoces, Siriusín. Destrozada, estoy destrozada. ¡Sobre todo xq el jodido piercing q me has puesto en el ombligo me duele un montón!



- A ver si lo entendí bien. - interrumpió Joy. - es q contra + claro sea mi testimonio mi abogado me librara mejor d la cárcel x vuestras trágicas muertes. Ayer, en la cena, nos pusisteis algo en la bebida. Ese algo nos dio un deseo inmenso d ir a ese pueblo d motoristas chiflados q hay cerca d Hongsmead, Harley Village, y allí nos hicimos los tatuajes y piercings q vosotros queríais. ¿Correcto?



- Sí. - respondieron los 4 chicos.



- ¿Y xq me pusisteis este aro horrible en la ceja? - Joy señaló la citada parte d su cara, q x culpa del aro ya no recordaba a la de una Virgen renacentista.



- Pues
es q no sabíamos q ponerte. - confesó James. - Yo sugerí la nariz. Al final lo dejamos a la elección d tu subconsciente.



- ¿Y en q pensaba tu subconsciente cuando con tanto cariño me hiciste poner una snitch, q no para d moverse x todo mi cuerpo, pero q siente predilección x mis zonas erógenas? - Pregunto Lily a James con una cara q daba miedo.



- Creo q es mejor q no hablemos hasta q no estén presentes nuestros abogados. - anunció Peter con tono asustado.



- ¿Q abogado? - James sonrió d forma adorable a Lily. - Princesa, lo elegiste tu tb. Esa poción era una forma d hipnosis, y bajo hipnosis no se puede obligar a nadie a q haga algo q no haría d forma consciente y libre. Es decir, q tu algún día d forma voluntaria t ibas a acabar poniendo ese tatuaje, d lo contrario tu mente se hubiera rebelado contra ello. Lo mismo para las d+. Dicho d otra forma, lo único q hemos hecho es acelerar el proceso.



- No es mala excusa, Potter. - asintió Lily. - la usaré en el tribunal. Como Potter iba a morir algún día no se me debe condenar x su muerte xq solo acelere el proceso.



La discusión iba a degenerar d nuevo en una batalla campal, cuando entro Yeye en el cuarto muy alterado, aún con una cinta en el pelo y la manzanilla para eliminar las bolsas d los ojos:



- Umbridge esta a punto d empezar una inspección sorpresa. - anunció asustado.



- Lily vamos, los matamos luego. - Joy uso un tono muy apurado. - Si nos pilla aquí nos expulsa. Vamos a la habitación ya.



- No podéis. - Will entró tb en ese momento con un pijama lleno d leones. - X lo visto alguien le ha dicho q en esta habitación habría chicas a esta hora y va a empezar x aquí.



- ¿Quién es ese alguien? - pregunto Sirius amenazadoramente sin notar q Peter trataba d camuflarse con el paisaje.



- Princesa, me tendrás q matar luego. No quedará bien en tu impecable expediente q te pillaran en plena inspección d un miembro del ministerio, en la habitación d los chicos y con un cadáver.



- A Joy y a mí desde luego q no. - anunció Evy pensativa. - sería el 2º muerto en 4 días.



- Olvidad eso. - suplicó Joy asustadísima. - si nos pillan aquí a los 8 nos expulsan.



- ¿Cómo q los 8? - pregunto Peter. - Yo he hecho un trato




- ¿Q trato? - los ojos azul turquesa d Bell lanzaban chispas.



- Ahora no, Bell. - Remus la puso una mano en el hombro logrando calmarla. Luego se volvió hacia James. - James, vas a tener q sacarla.



- ¿El q? - preguntaron a una Bell, Evy, Joy, Lily, Will & Yeye.



- ¡Pero q mal pensados sois! - rió Sirius.



- Es una capa d invisibilidad. - James la extendió para demostrarlo. - Meteos las 4 debajo. No creo q Umbridge pueda ver bajo ellas, eso es un talento muy raro. - Viendo q ninguna se movía. - ¿Queréis q nos expulsen?



No, dado q ellas irían incluidas en el lote así q todas lograron meterse en la capa, era un problema con las diferencias d altura y eso, pero lo lograron. Luego, se fueron a un rincón d la habitación, a observar.



No tardo mucho en entrar Umbridge, seguida d McGonagall, en la fase sarcástica d lo q pronto iba a ser un gran cabreo.



- ¿Ocurre algo Profesora? - preguntó Sirius con su sonrisa + encantadora.



- Dolores, tiene la absurda idea d q hay chicas en su cuarto.



- No es una idea absurda, hum, es una certeza absoluta.



- Pues no, aquí no hay chicas. - aseguró James. - Sólo están Will & Yeye, - en ese momento los 2 chicos saludaron con la mano, - q han venido a despertarnos.



- En esta habitación no hay chicas. - Remus mostró a la mujer su sonrisa + hipócrita y encantadora. Luego con un gesto educado. - Pero es libre d mirar x ella si quiere. - Las chicas no tuvieron + remedio q admirar su sangre fría.



Si había un adjetivo para describir a Umbridge era concienzuda. Concienzuda pero no inteligente. Miró debajo d las camas, en los baúles, detrás d las cortinas, en al baño, en el armario, en los cajones del escritorio




- Dolores, la única chica q puede caber en esos cajones es una muñeca hinchable, y aunq me decepcionaría mucho encontrarla aquí, ninguna norma d la escuela prohibe tenerla. - anunció McGonagall con ese tono q recordaba a la Srta. Rottermeyer.



Ante esto Peter respiró, ya q no pasaba nada si encontraban a su Mandy.



Después d un rato y d q miró hasta debajo d las alfombras y dentro d las papeleras, sin encontrar nada, Umbridge se dio x satisfecha.



- Supongo q mi fuente se equivoco, hum.- Durante un momento sus ojos se fijaron en Peter, q bajó la vista. - De todas formas, esta tarde veré a todas tus alumnas. Solo quiero asegurarme q no tengan esos horribles tatuajes o pendientes q se ponen ahora las jóvenes.



- A ninguna d mis chicas le va eso.



- Me alegro xq d lo contrario será expulsada. hum Las normas d la escuela son muy claras respecto a eso. Hum. Perdone a las otras chicas xq no quería q pensaran q soy un monstruo, pero esta vez no seré tan considerada. Hum. Estaré aquí a las 7. - y se fue. Al cabo d unos segundos:



- Srtas. Evans, Figg, Turner y Vega, salgan d debajo d la capa esa. - ordeno McGonagall.



- ¿Cómo sabía q estabamos aquí?



- Xq, Srta Turner, llevo la última media hora viendo la punta d sus zapatos d diseño. Esta tarde espero q se porten bien.



- Lo haremos. - prometió Lily nada + quitarse la capa.



- Como angelitos. - aseguro Bell, poniendo su cara + angelical.



- No tendrá quejas. - asintió Evy.



- Umbridge no podrá decir nada malo. - completó Joy.



En cuanto McGonagall se fue, no muy convencida, x cierto, las chicas angelicales se lanzaron sobre Peter con intenciones claramente homicidas. Durante un momento sus 5 amigos se miraron sorprendidos ya q normalmente las chicas se abalanzaban sobre ellos, pero luego decidieron ir a salvarle, ya q, como señaló Yeye, el morado no era su color.



Sirius logró atrapar a Evy, cargarla a hombros y llevarla a un rincón d la habitación a tratar d calmarla. Dado q Evy se defendió con uñas y dientes el proceso le costó unos cuantos arañazos y no menos mordiscos.



Remus, estuvo dudando un rato q táctica seguir, ya q era un caballero y no le parecía bien inmovilizar a Bell con una maldición y menos x la espalda
X suerte Will no tenía esos reparos, y d un solo hechizo logro alejar a Joy & Bell d la rata con un hechizo d cosquillas. Antes d q se las pasara, Will las ató x las muñecas.



James intento alejar a Lily, pero ella sin querer, puede q sin querer evitarlo, echo el brazo hacia atrás y le sacudió un codazo en plena cara. Al menos tuvo su lado positivo xq Lily se hizo daño en el codo y tuvo q alejarse d la rata. (NdA: ¿he dicho positivo? Ojalá se hubieran cargado a esa rata.) Justo a tiempo, xq Peter no tenía los pulmones d James y se hubiera ahogado mucho antes.



- ¿Pero q os he hecho? - preguntó el pequeño cuando logró recuperar el aliento.



- Piensa, rata traidora. - le acusó Bell q trataba d cortar las cuerdas con los dientes. - Recuerda cuando nos vendiste a la mujer sapo.



- Lo q nos ha llevado a las puertas d la expulsión. - completó Joy. - Will quítame las cuerdas ya, y a Bell tb, antes d q se rompa un diente.



- ¿Vas a ser buena y no intentar matar a nadie?



- No prometo nada.



- Pues yo tampoco.



- No seáis tan duras con Peter. - Pidió Remus siempre defendiendo a sus amigos. Peter podía tener sus defectos, pero Remus le estaba muy agradecido x haberse hecho animago para hacerle compañía en las noches d luna llena. - Él pensó q estaba haciendo lo mejor.



- Así es. Gracias Remus. - apoyó Peter con voz temblorosa.



- No lo dudo, Lupin. Lo mejor para él. - Evy estaba inmovilizada con un brazo en la espalda, de cara a la pared y con Sirius a su espalda. - Me estás haciendo daño.



- Lo siento, pero si te suelto vas a intentar matarle otra vez. Ad+ a mi tb me duele el brazo x los arañazos q le has hecho. - Pese a eso Sirius aflojó la presión q hacía al brazo d la chica.



- No es el brazo lo q me molesta, me estoy clavando el piercing aún +. - Al oír esto Sirius alejo a la chica d la pared y
sí q era cierto, ya q ella hizo un gesto d molestia.



- Lo siento. - Volvió a disculparse, aunq no sabía si era x haberla hecho daño o x el piercing, sabía q el tatuaje daría menos problemas. Aún así la tomo de la muñeca para q no atacara a Peter.



- ¿Q pensáis hacer para arreglar la q habéis liado?



- ¿Arreglar? Evans, nosotros no tenemos q arreglar nada. Bueno, si mis gafas q me las has roto. - James tomo las gafas del suelo, las arreglo con un hechizo, se las puso y miro a Lily con cara inocente. - No es nuestro problema.



- Pues habrá q hacer q lo sea. - Todos miraron a Joy, a la q Yeye, en contra del buen criterio d los d+ acababa d desatar, ya q durante un momento el tono q uso les recordó a Snape.



- ¡Es cierto eso d q todo se pega! - Bell tb había sido liberada y se frotaba las muñecas donde había tenido las cuerdas.



- ¿Te duele? - preguntó Remus preocupado al ver el gesto.



- No, pero la gente suele hacer esto cuando la desatan. - Bell se encogió d hombros. - James, me da igual q digas q no nos obligasteis a nada y q hubiéramos acabado haciéndolo x propia voluntad. Tú mismo has dicho q acelerasteis el proceso, x tanto tenéis parte d responsabilidad
¡No podéis dejarnos en la estacada!



- ¿Xq no?



- ¿Q pensáis hacer? - pregunto Joy. - ¿Comer palomitas mientras nos expulsan?



- Dumbledore no dejará q os expulsen x eso. - replicó James sin apearse del burro.



- Eso no lo sabes. - Bell puso cara d pena.



- James Potter, vais a ayudarnos o de lo contrario




- ¿D lo contrario q Evans? - pregunto Peter con + valor del q sentía, escondido tras Remus. - ¿Te chivarás d todo a Umbridge?



- Ese es tu estilo, rata asquerosa. - grito Joy. - ¿No vais a ayudarnos?



- Dejadlo ya. - Evy, q llevaba un rato callada, intervino en la discusión. - ya nos apañaremos. No les necesitamos. Ad+. - en su mirada apareció un brillo d astuto. - NO creo q sepan como hacerlo.



- ¿Q es eso de q no sabemos? - Preguntaron los Lobitos a la vez con tono ofendido.



- Pues eso. Q no sabéis como ayudarnos. Pero no importa no os necesitamos para nada. Ya nos apañaremos. - Bell empezó a entender la idea d Evy.



- X supuesto q sabemos q hacer. Y vamos a hacerlo. - Aseguró Remus.



- Pero tendrá q ser antes d las 7. - Evy asintió con la cabeza. - No lo conseguiréis.



- Claro q lo conseguiremos. - Sirius tenía su mirada d perro d caza q no va a parar hasta lograr lo q quiere. Atrajo a Evy hacia sí y la susurró al oído. - Pequeña manipuladora, ¿cómo vas a convencer a James?



- Podemos, pero no lo haremos. - James se cruzó d brazos, con cara d niño cabezota.



- Yo no voy a convencerle. - susurró Evy a modo d respuesta. - Otra lo hará x mi.



- Esta bien, Potter. - Lily levanto los brazos en gesto d rendición.- Se lo pediré a Ed.



- Y a mi Snape d mi cuore. - añadió Joy y ambas se dirigieron a la puerta.



- Alto ahí las 2. - ambas borraron la sonrisa d triunfo antes d girar a mirar a James. - ¿Para q vais a pedir ayuda a esos 2? Nosotros nos encargamos.



- No te molestes, James.



- No es molestia, Bell, ¿cómo voy a dejar q te expulsen? Iros a vuestro cuarto a descansar, nosotros hablamos con Ática q de tatuajes y eso sabe mazo, y antes d las 7 tendremos una solución.



Cuando las 4 chicas se fueron a su cuarto ocultando las sonrisas triunfales, los chicos se miraron:



- Evelyn ha logrado manipularnos, ¿No?



- Me temo q sí, James. - rió Will. - De no ser xq su selección a esta casa fue la + rápida d la historia, el sombrero apenas la toco, diría q debería estar en Slytherin. X eso y x su afición a las pociones.



- ¿Evelyn en Slytherin? - Sirius hizo un gesto d incredulidad.- No lo digas ni en broma. Ya tengo a toda mi familia allí, y es lo peor q me ha pasado.



- Vamos a hablar con Ática. Creo q esta podando los arbustos d enfrente del campo d Quiditch. - comento Remus.



- Una pregunta antes d q os valláis. - Yeye tomo aire. - Todo ese discurso d Bell sobre acelerar el proceso y eso
¿Os habéis acostado con ellas?



- ¿Q? ¡NO! - respondieron los 3 chicos a la vez.



- Pues deberíais. - afirmo Will. - Toda esa tensión sexual no es nada sana. Vais acabar todos locos perdidos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



18:15 h

Cuarto d las chicas.



Las 4 chicas estaban en su cuarto mirando el reloj con distintos grados d nerviosismo.



En el + bajo estaba Bell, q se había sentado en la bañera y había adoptado posición d meditación poco después d haberse comido todas las uñas d las manos.



La siguiente era Evy q se paseaba x la zona cercana a la terraza con el andar enloquecido d una fiera enjaulada y preguntaba la hora cada 5 segundos.



La siguiente era Joy q cuando estaba nerviosa comía un montón y estaba rodeada d envoltorios d caramelos, y palos d piruletas.



La + nerviosa sin embargo era Lily q leía un libro titulado: Cuando él se lo merece. 2000 hechizos y pociones para q tu ex sufra d impotencia permanente. Y estaba dispuesta a usarlo.



En esto x fin llamaron a la puerta y Joy se abalanzó sobre ella. Cuando la abrió y vio q eran James, Sirius y Remus respiró. Peter no fue xq le daba mucho miedo.



- ¿Lo tenéis? - pregunto Joy con tono ansioso, tras cerrar la puerta.



Pero ninguno la hizo caso: Remus se dirigió hacia el baño donde estaba Bell y cerro la puerta tras él. Sirius tomo a Evy d un brazo, el mismo q la estrujo x la mañana, y la saco a la terraza. James se aclaró la garganta y miró a las 2 chicas q quedaban:



- Joy, toma esto. Tienes q quitarte el aro y darte esta pomada. La cicatriz desaparece en 5 minutos. - Ella lo miró con cara d no confiar mucho pero tampoco tenía + opciones así q se bajo al baúl donde tenía el espejo + grande y una vez enfrente de él, hizo lo q James le había dicho. Luego James se volvió a Lily con aspecto menos seguro. - X favor no me grites. Verás Ática me ha dado esta poción q borrará el tatuaje




- Bien. - Lily no necesitaba oír +. Trato d alcanzar la botella roja q sostenía James pero él la levanto hasta ponerla fuera del alcance d la pelirroja.



- El problema, - prosiguió James con el tono d un niño q sabe q va a ser castigado en cualquier momento. - es q como es una snitch
hay q cazarla para poder borrarla.



- ¿Y tu te ofreces voluntario?



- Creo q es lo + lógico, dado q es todo culpa mía. - James puso cara d estar a punto d hacer un gran sacrificio. - es un trabajo duro pero alguien tiene q hacerlo. ¿Quién mejor q el mejor buscador d Hogwarts? Modestia aparte.



- Te recuerdo q Ed tb es buscador. Y es un buen buscador.



- Lily, princesa, Edy no le encontraría el punto G ni a un conejo d 100 metros.



- Se llama Ed. Y es un buen buscador, si tu no le hubiese hecho un amargador de Golberg hubiera atrapado él la snitch.



- ¿Q dices q le hice? - James pensó q aquella jugada era nueva. ¿Cómo podía estar enamorado d una chica q sabía tan poco d Quiditch? ¿Enamorado? ¿Quién hablaba d amor? Sólo le gustaba un poco.



- Esa jugada horrible q no me importa como se llame. - Lily se acercó hasta q sus caras quedaron a escasos centímetros. - No pienso dejar q me utilices d campo d Quiditch. ¿Q haces? - El chico había estado apunto d acariciarla la base del cuello con el algodón.



- Es q la snitch acaba d pasar x ahí. - James puso cara d niño bueno. - Si me dejas va a ser un momento: enseguida la atrapo.



- Q no.



James empezó a tratar d buscar la snitch, pero era difícil xq Lily no se dejaba. Para defenderse d lo q Lily consideraba un ataque, y James un intento d ayudar, Lily trato d sacarle los ojos, bastante complicado con las gafas, pero el tuvo q defenderse tomando las manos d la chica. Logró hacerla retroceder, pero tropezaron con una cama, y se cayeron, James encima d Lily.



En ese momento:



- Hum.



No podía ser.



Pero sí. Era Umbridge con Peter cogido d una oreja.



18:20

Cuarto d baño.



Bell interrumpió su intento d centrarse al oír la puerta cerrarse. Abrió un ojo y vio a Lupin mirarla con curiosidad.



- ¿Q haces? - pregunto Remus.



- Centrarme. - Bell vio q eso lejos d aclarar a Remus le había dejado + confuso aún y trató d explicarse mejor. - Trato d encontrar mi centro d serenidad a través d la meditación. Adelante ya puedes empezar a reírte.



- No voy a reírme, lo encuentro fascinante. ¿Crees q podrías enseñarme? - Remus penso q eso d encontrar su centro d serenidad estaría bien para la próxima luna llena.



- Sí. - concedió Bell después d pensarlo un poco. - Pero primero hay q abrirte los Chakras.



- ¿Abrirme los Chakras? Bell, cuidado, q luego James te acusará d tratar d pervertirme otra vez. Hablando d perversiones tengo la solución a tu problema. - Remus sonrió al tiempo q mostraba a la rubia una botella con un líquido rojo. - Con esto se te borrara el tatuaje.



- Bien. - Bell pensó q debía quitarse la camiseta cutre q llevaba, el problema era q no llevaba nada bajo ella. Dudó un momento, pero al final se dio cuenta q era una tontería. Se dio la vuelta y se la quitó. Al ver q Bell estaba desnuda d cintura para arriba, Remus, q era muy educado, decidió q era mejor irse.



- Me voy para q estés + cómoda.



- No puedes irte. - Bell le tomo la mano al tiempo q con su mano libre sostenía la camiseta q se había quitado para taparse el pecho. - El tatuaje está en la espalda, y no me llego
vas a tener q borrarlo tú.



Remus admitió q tenía q hacerlo, Bell puso una toalla en el suelo y se tumbó. Remus se arrodilló a su lado y con delicadeza empezó a borrar el lobo aullante d la espalda d la joven, q empezó a gemir d dolor mientras era borrado. Mientras lo hacía trataba d no pensar en lo suave q era la piel de la chica, d igual manera q Bell trataba d contener el impulso d girarse, besarle y hacer el amor allí mismo sobre el suelo del baño.



Después d unos segundos el lobo había desaparecido y sólo quedaba una quemadura.



- Ya está. - anunció Remus.- Tienes q darte este ungüento para curar la quemadura.



- Bien, tendré q buscar a alguien q me ayude. - X favor q se ofrezca él d voluntario, pensó Bell.



- Pues sí, xq ahí no te llegas. - Me gustaría ofrecerme d voluntario, pensó Remus.



Tras esto hubo un momento d silencio en q ambos se miraron a los ojos, luego como obedeciendo a una señal extraña se acercaron y se besaron, al principio un roce d labios, pero empezó a tornarse apasionado, y a saber como hubiera acabado la cosa si




- Hum, ¿interrumpo algo? - Umbridge no fuera una perra muy inoportuna.



Los 2 jóvenes miraron a la puerta donde acababa d aparecer Umbridge. + allá d ella, tanto Remus como Bell alzaron una ceja al ver a James y Lily levantándose d la cama y a Peter flotando en el aire con una oreja hinchada.



18:20

Terraza.



En cuanto Sirius arrastró a Evy a la terraza, sin tener en cuenta el detalle d q ella llevaba sólo el kimono, y q este no abrigaba mucho, cerro la puerta, empujó a la chica suavemente contra la pared y la dio un beso d esos q se sienten hasta en la punta d los pies y ante el q ni la cínica Evy pudo mantener los ojos abiertos.



- ¿A q ha venido eso? - pregunto Evy cuando él se separó d ella.



- Dado q vas a matarme en breve, quería q fueras la última chica a la q besara en mi vida. - Se inclinó hacia su oído y en tono confidencial, la susurró. - Tb pensaba q esa frase igual t ablandaba un poco. - A su pesar Evy, sonrió con ternura. Pero la sonrisa fue borrada al instante, d tal forma q cuando Sirius volvió a mirarla d frente, la vio tan seria como antes. - He hablado con Ática: no te puedes quitar el piercing. X lo visto esa es la zona donde peor cura, cosa q yo no sabía, xq jamás haría algo q pudiera herirte a propósito
Me ha dicho q te tomes esta poción para el dolor, y q si ves q se te infecta vayas a verla, q ella te ayudará. Entre tanto, con este hechizo. - la dio un trozo d pergamino. - El piercing será invisible para todos, x lo q pasará la inspección sin problemas.



- Vale. - Evy tomo el papel y se giró para hacerse le hechizo.



- ¿Q haces? ¿No me vas a dejar ver como t ha quedado?



- NO. - repuso Evy en tono tajante. Luego con uno + suave. - ¿de verás querías ponerme ese tatuaje horrible?



- Creo q si lo hago me matas.



- Pues crees bien. - ambos sonrieron.



- Hum.



- ¿Has oído eso? - preguntaron los 2 a la vez. Y de nuevo a la vez se inclinaron a la puerta de cristal y tras levantar un poco la cortina vieron q Umbridge estaba en la puerta con Peter agarrado x una oreja, y mirando a Lily & James, en la cama en una postura comprometedora.



- ¿Q hacemos? - pregunto Evy en un tono bastante tranquilo dadas las circunstancias.



- Salir. Esconderme no es mi estilo. - al oír eso Evy sonrío y con ternura se puso d puntillas para besarle. - ¿y eso? - El tono d Sirius mostraba sorpresa x aquel beso tierno e inesperado.



- Es q como creo q van a castigarnos d x vida o a expulsarnos o peor
pues pensé q quería q ser la última chica q te besara.



- No si yo te beso a ti él último. - Sirius ya se estaba poniendo a ello cuando:



- Hum, Hum. - ¿He comentado ya lo inoportuna q es esta mujer?.



- ¿Un caramelo para la tos? - ofreció Remus amablemente cuando estaban todos en la habitación puestos en fila, menos Joy q aún seguía en el baúl, como para una revisión militar.



- No necesito caramelos, Sr... Lupin. Hum. - aseguró la mujer groseramente tras consultar su odiosa libreta. - Se preguntarán q hago aquí, pues me he encontrado a este pobre chico tratando d conseguir una chica con la q pervertirse en esta horrible orgía q tenían aquí montada.



- ¿Q orgía? - preguntaron todos confundidos.



- Verá, todo es un malentendido
- empezó Lily con tono amable tratando d explicarse.



- Hum, ¿así q es usted la Srta. Evans? Hum. Veo q lo q se dice es cierto
- Umbridge la miraba d arriba abajo tan fijamente como un sapo a una mosca. (NdA: ¿Xq se me habrá ocurrido esa comparación?)



- ¿ Q se dice? - Preguntó Lily con curiosidad.



- Una buena chica, la Srta. Svater, me ha dicho q es usted vanidosa, con tendencias a la violencia, rebelde, q cree tener siempre razón y coincido con ella en q no es tan guapa como dicen.



- ¡Es mentira! Yo jamás recurro a la violencia. - Lily aprovecho q Umbridge estaba d espaldas para darle una patada en la espinilla a James, q se reía d lo q Umbridge acababa d decir d Lily. Claro q la patada le cortó la risa.



- Volviendo al tema d al orgía, hum, ¿no tendrán la cara dura d negarlo? Hum. A ustedes 2, - señaló a James y Lily. - les he pillado en la cama, a ellos 2, hum, - esta vez apuntó con un dedo gordo y viscoso a Bell & Remus, - besándose en el suelo del baño, y la Srta. Figg no llevaba camiseta. Y estos 2 estaban, - refiriéndose a Sirius & Evy. - en similares circunstancias en la terraza, al menos espero q la Srta Vega lleve algo debajo d ese horrible kimono.



- Claro, q llevo algo. - Las bragas, añadió mentalmente Evy.



- X cierto, su cara me suena mucho, ¿No estaba usted con una chica negra en el despacho del director el día q llegué?



- No. - aseguró Evy con total convicción. - Es + no conozco a ninguna chica q cumpla con esa descripción




- James, la cosa esa q me has dado funciona q da gusto. - Joy salió en ese momento del baúl, + feliz q un regaliz xq la marca del piercing se había borrado. - Y antes d q venga esa sa
sabia mujer.



- Excepto a Joy. - Evy completó la frase a tiempo para q no pareciera q mentía. - Debe confundirse con nuestras gemelas malvadas.



- Hum. - Umbridge dio un para d vueltas en torno a Joy. - X fin entiendo lo q pasa aquí: esa cosa q el Sr. Potter le ha dado debe ser alguno d esos objetos d auto satisfacción q usan las jóvenes pervertidas. El Sr. Petigrew, al ver q no le hacía caso, se ha ido a buscar a otra chica, pobre chico. Hum.- dedico una mirada d compasión a Peter antes d seguir.- Pero ustedes 7 son una atajo d pervertidos degenerados, no se toman nada en serio y
¿q esta haciendo la Srta. Figg? - Bell se había salido d la fila, se había sentado en el suelo y había adoptado posición d flor d Loto.



- Centrarse. - Contestaron sus amigas como si fuera lo + normal del mundo.



- ¿Q?



- Trata d encontrar su centro d energía para purificarse después d la sesión tántrica q usted ha interrumpido. - explicó Remus.- De hecho creo q todos deberíamos centrarnos. - Remus les dedicó una mirada significativa a sus amigos.



- Cierto. - aseguraron Sirius & James a la vez.



- Sí, deberíamos. - les apoyaron las chicas.



Así q dicho y hecho: Ante la estupefacta mirada d Dolores Umbridge, los 7 se sentaron en el suelo, adoptaron postura flor d Loto, y dijeron: ¡OM!



Estuvieron así un rato, en el q la mujer, impaciente no paraba d mirar el reloj. Cuando faltaba muy poco para las 7:



- ¿Van a tardar mucho en centrarse?



- ¿xq me ha interrumpido? - preguntó James con cara d niño dolido. - Ahora tengo q volver a empezar.



- Sí, yo ya estaba a punto d alcanzar el estado Zen. - gimió Joy.



- Pues yo no me voy d aquí hasta q no me expliquen lo q ha pasado.



- Me parece q si t vas a ir Dolores. - Ninguno d ellos pensó jamás q podría alegrarles tanto oír la severa voz d McGonagall. - Para empezar tienes q hacer una revisión, y para acabar yo soy la jefa d esta casa, x tanto la única q puede disciplinar a mis alumnos
hasta q el director diga lo contrario.



- Pues estos alumnos necesitan mucha disciplina, hum, en particular 4 d ellos, hum, y si con el director con quien tengo q hablar para dársela, hablaré con él. Hum.



- Bien.



Las 2 mujeres salieron a gran velocidad d la habitación como si fuera una carrera cuya meta, presumiblemente era, el despacho del Director.



- Menos mal q se fueron. - comento Peter después d q Lily cerrara la puerta. - Ya me dolía la espalda. ¡Vaya si q Bell se lo toma en serio! - La rubia había llegado casi hasta el techo.



- ¿Estarás contento? - atacó Joy casi al instante, señalando furiosa a Peter. - Mañana a esta hora estaremos castigados, y un castigo con Umbridge no debe ser moco d pavo.



- Dumbledore no dejará q nos castigue. - aseguró James en un tono confiado logró irritar a Lily.



- No creo q él pueda evitarlo. - le contestó Lily. - y todo x culpa del enano.



- Deja en paz a Peter. - Respondió James. - Aunq nos castigue, estaremos a cargo d McGonagall no d Umbridge.



James no podía estar + equivocado.



*-*- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *-



Lunes 3 d Diciembre.

Después de desayunar.



Los 8 jóvenes habían sido llamados al despacho del Director. Estaban allí sentados, frente a su mesa esperando q llegara, sin mirarse, y cuando lo hacían era para lanzarse miradas d q poco sensatos sois.



El día anterior volvieron a discutir x el marcador. Los chicos decían q puesto q habían hecho la última broma, iban ganando, pero las chicas decían q no, q iban 2 a 2.



Finalmente, Dumbledore apareció, se sentó y les miró a todos amablemente x encima d sus gafas d media luna:



- Antes d q lleguen los d+, quería decirles q los recientes acontecimientos me han hecho reconsiderar las cosas: sé q no fuisteis vosotros los q hicieron todas esas bromas en Hallowen, sino vosotras.



Miró a las chicas q asintieron con la cabeza.



- En tal caso, le debo a alguien una disculpa.



Los Merodeadores se prepararon, no todos los días se recibe una disculpa d uno d los magos + poderosos del mundo:



- Liliam, Arabella, Evelyn y Joana espero q puedan perdonarme.- Las chicas, pilladas x sorpresa solo acertaron a balbucear un vacilante.



- Claro.



- ¿Xq las pide perdón a ellas? - preguntó Sirius con cara d q el anciano estaba cometiendo una gran injusticia.



- Xq yo les estaba atribuyendo el mérito d sus obras a los Merodeadores. Lo cual era muy injusto.



- Es cierto. - corroboró Lily.



- Aclarado ese punto, pasemos al motivo x el q les he llamado: ayer Minerva & Dolores vinieron a verme xq piensan q ustedes necesitan disciplina. Después d una pelea épica y una negociación no menos épica llegamos al siguiente acuerdo. - en ese momento se abrió la puerta y entraron las 2 mujeres.- Justo a tiempo. El acuerdo consiste en q 4 d ustedes cumplirán su castigo con Minerva, y los otros 4 con Dolores. Minerva les va a decir a quien castigará ella.



- Bajo mi cargo estarán: Sirius Black, Arabella Figg, Remus Lupin y Joana Turner. - al oír como la jefa d su casa pronunciaba sus nombres suspiraron con alivio, pero luego miraron a sus compañeros q estaban pálidos como la tiza.



- Lo cual implica q yo disciplinaré a: Liliam Evans, Peter Petigrew, James Potter y Evelyn Vega. - Los ojos d Umbridge los contemplaban como si fueran unas moscas d chocolate q estuviera a punto d comerse.



*- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *- *



¡Pobres James, Lily y Evy! Castigados x esa mujer
a Peter q le den.



En el próximo capítulo: todos nuestros protas va a estar castigados. Pero aún así Bell tendrá un rato para abrirle los Chakras a Remus.



¿Alguna vez os habéis preguntado xq Joy tiene esa paranoia d q Snape esta enamorado d Lily, cuando no es cierto? En el Flash Back d este capítulo hallaréis una pista. Tb veremos una d las cosas q le hizo James a Lily aunq no la principal.



X cierto, Snape reaparece, q le he tenido un poco ignorado últimamente.



Espero q este capítulo os haya gustado, y q me dejéis mensajitos en mi LDV.



Respuesta a los comentarios recibidos hasta el 29 d noviembre:



Sisters: me alegro d q te guste el fict. Ya a estas alturas te han llegado x lo menos 2 capítulos +. Espero q te sigan gustando. Un beso.



Angie: seguro q estabas diciendo q dónde está Snapy, es q eso d q no lo pueda tener mucho tiempo con los Merodeadores es un poco frustrante
y luego no hay forma d quitarse a la rata traidora d encima.



Azalea: lo d Lily & James estoy en ello. Pronto sale, calculo q en
bueno q antes de fin de año lo sabes, fijo.



Para todas & todos, q sepáis q estoy a nada d llegar a los 100 mensajes en el LDV, (estoy emocionada) antes contestaba ahí a los mensajes, pero es q quiero llegar a los 100 sin hacer trampas así q ya q lo habéis leído
ayudadme a tan noble causa. Venga no os cuesta nada, y a mí me hace feliz, y una autora feliz escribe historias felices, y al ver mas mensajes las escribe + rápido. Gracias.



Un beso.

Carla_Grey

Miembro de la Orden d Siriusana.

(A punto d morir congelada.)
Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción



CAPÍTULO 13: CASTIGADOS


Los castigos q recibieron no fueron tan horribles en principio: a James, Umbridge, le confisco la escoba y le prohibió entrenar mientras ella estuviese allí. Dado q no había partidos hasta el nuevo año, pues a James no le importó mucho. Ad+ se quedó con una snitch para jugar con ella con lo q logró desquiciar a Sirius e idiotizar + a Peter, cosa q tanto Remus como yo misma consideramos casi imposible.



Lily tenía q ir todas las tardes a las habitaciones d Umbridge, decoradas en espantosos tonos pasteles, con la finalidad d arreglar su problema d vanidad. En principio no era tan horrible, salvo x el hecho d tener q aguantarla, pero después d q la hiciera escribir unas cuantas líneas
con su propia sangre quedando una horrible marca en su muñeca Lily pensó q era horrible. Ad+ se la suspendió d prefecta y se puso en su lugar a Leticia, lo cual fue + q espantoso.



Evy recibió una especie d arresto domiciliario: no podía salir d su cuarto nada + q para ir a clase mientras Umbridge estuviese en la escuela. La comida se la llevaba Koby a su cuarto. Evy al principio tampoco pensó q fuera para tanto, hasta q nevó
y tuvo q ver desde la terraza como todas las chicas d Hogwarts le lanzaban bolas d nieve a Sirius, sin acertar y él se ponía a tontear con ellas. Fue entonces cuando empezó a volverse loca d frustración y celos.



A Peter no le castigo, ya q Umbridge le dijo q era un buen chico, no como los otros, y q era obvio q iba a hacer cosas muy importantes en su vida. Cuando Bell se enteró comentó q sea lo q sea lo q fumaba Umbridge la había fundido las neuronas totalmente.



En cuanto a Sirius, Bell, Remus y Joy entre otras cosas se informó a sus padres d q habían sido castigados y d todo lo q habían hecho en esos 2 meses. Las respuestas no se hicieron esperar:



Bell recibió una carta d su madre, muy apenada xq
Umbridge estuviera en Hogwarts. Para animarles les mandó 6 docenas d galletas.



Remus se sintió fatal cuando su madre le regañó xq había puesto en peligro la renovación d su beca Dippet. Aunq tb se asombró d q su madre le dijera q invitara a Bell un día a cenar.



Sirius recibió un Howler d su madre, q no abrió y acabó explotando en su habitación, deleitándoles con todo una serie d insultos xq le hubieran pillado dándose el lote con una chica d origen Muggle. X su parte, el padre d Sirius tb escribió, informado d lo ocurrido x el padre d Bell, una carta en la q informaba a su hijo d lo enfadado q estaba xq
aún no conocía a esa chica, y q + le valía poner remedio a eso aquellas Navidades.



Nadie sabía lo q ponía la carta q recibió Joy, tb suspendida como prefecta, pero desde ese día, la chica estaba apagada y comía como si fuera a venir una hambruna feroz y ella estuviera haciendo reserva d grasas.



Aparte d eso, McGonagall, les citó el día 11 para cumplir un castigo especial: a Sirius & Joy les mandó a limpiar los telescopios mientras q Bell & Remus tuvieron q ayudar a Flitwich a poner los adornos al árbol d Navidad para la q faltaban unos 15 días.



- Bien. Sube. - dijeron Joy & Sirius a la vez señalando al telescopio grande cuya lente era la única q les faltaba x limpiar.



- ¿No pensarás q suba yo? - Joy le miraba como si la hubiera pedido q bailara desnuda en medio del gran comedor. - Xq si en mi casa no limpio, no pienso hacerlo aquí.



- Pues yo menos. - para enfatizar sus palabras, Sirius se cruzo d brazos. - Ya me he limpiado media escuela x culpa vuestra y no me da la gana limpiar +.



- Pues x eso. Así te la limpias entera y no dejas nada. - La mirada d Sirius indicó a Joy q no había colado. - ¡Vamos! Si te lo hubiera dicho Evy ya estarías subido al telescopio.



- No, lo q pasa es q tu amiga me habría manipulado para hacer q me subiera. Pero a ti no se te da nada bien esto.



- Se me da bien. - el comentario d Sirius había logrado ofenderla. - Lo q pasa es q como estas loco x ella te dejas manipular.



- ¡No estoy loco x ella! - esta vez el ofendido era Sirius. - Reconozco q me cae bien y q hasta me gusta.



- ¿Te gusta? - Joy puso los ojos en blanco en gesto d desesperación. - Sirius es + q eso: la quieres. Asúmelo.



- ¿Sabes q? Voy a subir ahí arriba para no oír tus tonterías. - Sirius la arrebató el trapo y trepó x el telescopio, mientras lo hacía no pudo ver la sonrisa triunfal d Joy q sabía q Sirius haría cualquier cosa antes d admitir sus sentimientos x Evy. Al final Bell tenía razón: Todo se pega y tras 5 años a Joy se le pegó el talento d Evy para lograr lo q quería d los d+.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¡Ya esta! - anunció Bell alegremente tras poner la estrella brillante en lo alto del abeto gigante q adornaba el Gran Comedor. Ahora solo faltaba lo + importante: bajar d aquella escalera, q se veía bastante inestable. Bell empezó a hacerlo con cuidado, pero sirvió d poco ya q resbaló y se hubiera abierto la cabeza contra el suelo d no estar Remus x allí listo para atraparla al vuelo.



- Sabía q al final acabarías cayendo en mis brazos. - Remus tenía una expresión cariñosa y divertida en los ojos dorados q hizo reír a Bell. Al final iba a tener q pedirle el libro Abajo el amor a Lily xq sino iba a acabar cometiendo una gran locura.



- Sí, bueno. - Ella se liberó del abrazo y se quedó un momento callada.



- ¿Cuándo hacemos los d los Chakras? - pregunto Remus para romper el silencio.



- Pues si quieres ahora te puedo explicar d q va xq te veo algo perdido con el tema. - como el chico asintió, Bell empezó a explicar.- los Chakras son puntos nodales del aura a través d los cuales se recibe y transmite la energía cósmica ad+ d un sinfín d energías procedentes d diversas fuentes q tenemos alrededor. Los + importantes son 7: el d la raíz o Muladhara q esta situado en la base d la espalda y cuya principal función es la supervivencia física, la estabilidad y la distribución d la energía; el centro Sacro o Svadishthana, esta situado aquí - Bell dudo un poco entre señalar o no. - en la región púbica y actúa sobre las facultades creativas, los sentimientos, el deseo sexual y el placer, naturalmente este lo tenemos todos abiertos xq le utilizamos mucho. En el plexo solar esta Manipura, (NdA: es el ombligo.) Favorece la identidad, la confianza en uno mismo y el poder personal, creo q a ti este tampoco hay q abrirtelo. - Aunq en el caso d Bell era uno d los q + trabajo le daba. - En el corazón esta Anahata q rige las relaciones, el desarrollo y la dirección personales y la capacidad d compartir. El chacra d la garganta es Vishuddha se asocia con las comunicaciones d todo tipo la expresión personal y el flujo d información.



- Creo q en ese vamos a tener q trabajar los 2 xq no quiero malos entendidos entre nosotros. - la interrumpió Remus.



- Si es verdad, pero no vuelvas a interrumpirme. - Bell le regañó medio en broma. - En el centro d la frente esta Ajna rige la percepción, la comprensión el conocimiento y la organización mental. Y x último, él + importante, Sahasrara, situado en la parte superior del cráneo, del q dicen q es capaz d irradiar una luz como d diez millones d soles y q mantiene el equilibrio general d todos los d+ chacras al tiempo q canaliza la energía universal hacia el organismo. Para lograr centrarse este es el q hay q abrir.



- ¿Y cómo se hace lo de abrir el Sahara?



- Sahasrara, lo q tu has dicho es un desierto. Pues no vamos a empezar x ese sino x la frente, Ajna. Tienes q estarte un rato con los dedos medio y anular d ambas manos presionando la frente, con los ojos cerrados y muuuuy relajado. Al rato se nota un calorcillo x los dedos eso es q se te está abriendo. Puede q al principio te notes cansado, es normal hasta q te acostumbres.



- Bien lo haré ahora mismo. - Mientras hablaban habían llegado a la sala común y dicho la contraseña al retrato d la Dama Gorda. Ambos se despidieron educadamente y se fueron cada una a su cuarto.



Mientras llegaba al suyo, Remus se pregunto: si para abrirte el chacra d la frente tienes q presionarte con los dedos en ella, para abrirte el chacra ese, Vatizamba, situado en la zona púbica, ¿q había q hacer? (NdA: buena pregunta, lo investigaré.)



En cuanto Bell llegó a su cuarto vio a Lily tumbada en la cama, haciendo los deberes d Aritmancia, pero al verla la pelirroja la recibió con una sonrisa:



- ¿Q tal los adornos del árbol?



- Bien. ¿Dónde esta Evy?



- Donde ha pasado los últimos días: en la terraza, criticando la mala puntería d las chicas q lanzan bolas d nieve a Black. - A Lily no le gustaba nada y había intentado q su amiga se leyera el libro d Bárbara Novak q a ella le había cambiado la vida. Pero Evy dijo q estaba ocupada, xq en cuanto Umbridge se fuera todas esas perras lo iban a pasar muy mal.



- Mejor xq quería hablar contigo.



- Tú dirás. - Lily cerró el libro, demostrando interés.



- ¿Podrías prestarme el libro d Barbara Novak, Abajo el amor? - al oír esto el rostro d Lily se ilumino con una sonrisa emocionada.



- Pues claro q te lo presto. - Mientras Lily sacaba el libro d su biblioteca privada, q podía competir con la d Ravenclaw con la salvedad d q Lily se la había leído entera, pensó q ya tenía a Bell. Sólo faltaban Joy & Evy.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Jueves 13 d diciembre.

Lugar: clase d DCAO de 6º.

Grupo: Griffindorf & Slytherin.



Una de las condiciones de Umbridge, con la q Dumbledore tuvo q tragar, es q ella quería dar una clase d DCAO. Como tampoco tenían profesor fijo sino q todos los profesores se turnaban para dar clase pues decidieron q vale.



Lo primero q hizo al entrar en clase fue escribir su nombre en la pizarra, con letras muuuuuy grandes y luego se lo hizo repetir unas 7 veces a todos. después los colocó x orden alfabético, 3 x fila, la cosa quedó así d fascinante:



Anya Aniston - Avery - Bellatrix Black

Sirius Black - Liliam Evans - Arabella Figg. (NdA: esos 3 juntos q peligro)

Lestrange - Remus Lupin - Peter Petigrew. (NdA: pobre Remus, q tortura entre esos 2.)

James Potter - Evan Rosier - Severus Snape. (Rosier temblaba al verse en medio del fuego cruzado.)

Leticia Svater - Wilkes - Zabini.



A continuación les dio a cada uno unos libros antiguos sobre criaturas oscuras escritos x Van Helsing y les dijo q leyeran los capítulos 5, sobre los vampiros, 6, sobre los Onzas, y 7 sobre los Hombres Lobo. Al oír d q trataba el último capítulo Remus hizo un esfuerzo x recordar como buscar su centro d serenidad y Snape le dedicó a James una mirada d malicia desde su mesa.



Lily trató d ser buena y leer los capítulos, pero era complicado con Bell a su derecha, de brazos cruzados negándose a leer un libro escrito x el nazi d Van Helsing, y Sirius a su izquierda, q no hacía + q gruñir cuando leía algo con lo q no estaba d acuerdo, cosa q ocurría casi a cada sílaba.



Al final, Sirius sacó un pergamino en blanco y la escribió:



¿Te crees una letra d lo q has leído?



En cuanto Lily las leyó las palabras desaparecieron. Ella tomó la pluma, y respondió:



Al contrario q tú he empezado x el principio, x los vampiros. Pero yo creía q eran originarios d Egipto, no d Transilvania y q eran + antiguos



Se lo pasó a Sirius q lo leyó y respondió:



< Sirius> Pues d los hombres lobo dicen q se tienen q alimentar d un corazón humano las noches d Luna Llena, cosa q es completamente falsa



¿cómo lo sabes? ¿Conoces alguno?



Conozco el mismo número de hombres lobo q vosotras 2 aseguró sin temor a mentir.



tú sabes algo q nosotras no sabemos ¬¬



Muchas cosas, pero ya aprenderéis ;P



Paso d ti. Voy a leer el capítulo 6 sobre los Onzas.



Y efectivamente, Lily pasó la página y empezó a leer el capítulo 6, Sirius miró a Bell sorprendido d q Lily le ignorase d esa manera, ni q fuera
James, pero Bell no le hacía ni caso xq estaba leyendo un libro romántico, Arriba el amor, o algo así, y le ignoraba como si fuera
Remus. Así q, aburrido, imitó a Lily y se puso a leer el capítulo 6.



Según Van Helsing, los Onzas eran unos peligrosos seres con la habilidad d transformarse en jaguares dotados d poderosas zarpas y una terrible sed de sangre q robaban pequeños magos d sus cunas para comérselos. Los mayores enemigos d esos diabólicos seres eran: los Dementores. Ante la presencia d un dementor no pueden ocultar su verdadera naturaleza y se trasforman en jaguar.



- ¡Q sarta d jilipolleces! - comento Remus al leerlo.- ¿No crees, Peter? ¿Peter?



- Lo siento estaba distraído. ¡X favor no me comas el corazón!



Al oír esto Remus se dio con el libro en la frente x lo q del golpe se le abrió el Chacra.



- Todos esos seres son espantosos. - Rosier silbó con admiración. - Van Helsing debía ser muy valiente.



- Evan, si Van Helsing se hubiera encontrado cara a cara con uno solo d ellos, habría salido corriendo. - señaló Snape.



- O se hubiera desmayado. - le apoyó James.



Snape & James se miraron desde los extremos d la mesa como sino dieran crédito: Ellos 2 estaban de acuerdo en algo. Esa era la 1ª señal del fin del mundo.



- Profesora Umbridge. - llamó Leticia con tono inteligente. Leticia mostrando inteligencia: la 2ª señal.



- Tú puedes llamarme Dolores. ¿Alguna duda querida? - Umbridge no vio, x fortuna, como Remus, James y Sirius imitaban el querida con sorna.



- ¿La razón xq el Ministerio se ha aliado con los Dementores es para combatir a los Onzas?



- Así es, querida. En el año 1914, esos seres, junto con los vampiros, los hombres lobo y las banshees provocaron una guerra contra los Magos. Fueron derrotados en 1918 gracias a nuestra alianza con los Dementores. Todos los Onzas fueron desterrados d Europa y se refugiaron en Sudamérica. Sin embargo, regresaron en 1939 como aliados d Grindelwald. Esta vez su derrota fue definitiva, en 1945. Muchos temen q los supervivientes se unan a Quien - Vosotros - Ya - Sabéis. - El comentario no produjo el estremecimiento general esperado x la profesora x 2 motivos: la mayoría d los Griffindorf no se creían una palabra y la mayoría d los Slytherin sabían d primera mano q los Onzas no eran aliados d Voldy. Umbridge vio la mano d Remus levantada, y con desgana. - Sí, Sr. Lupin.- su tono era mucho menos amable q el q empleo para contestar a Leticia.



- Verá yo había leído en un libro escrito x Pool Vuh, q los Onzas se transforman ante un Dementor x 3 razones: la 1ª q no distinguen las emociones animales; 2ª xq en esa forma pueden convertirse en un Patronus q ellos llaman Tótem; 3ª xq sus garras contienen el único veneno conocido q es capaz d matar a un Dementor: el júbilo, creo q lo llaman.



- Ese Pool Vuh era un squib loco q se fue a vivir al Amazonas y del q nunca más se supo. Aparte d ese libro, pero si hubiera vuelto estaría en la sección d locos d San Mungo. Srta. Figg. - tb con obvia desgana.



- ¿No es verdad q la guerra de 1914 fue motivada xq el ministro d magia d entonces, creo q ad+ era pariente suyo profesora, ordeno asesinar a los líderes d los 4 grupos q había mencionado? - el tono d Bell era ese cargado d inocencia q los q la conocían había llegado a temer.



- No sé d donde saca esa tonterías. - Hubiera sido + creíble q era una tontería si su voz no temblara d ira contenida. Se volvió hacia Bellatrix. - Sí, Srta. Black.



- Me preguntaba si existe la posibilidad d hacerse abrigos con la piel d esos seres. - al oír esto Sirius, dejó caer la cabeza en la mesa, rezando x no tener esa pariente horrible.



- X fin una pregunta inteligente. - contestó Umbridge.



Lily al ver tan decaído al pobre Sirius tomo el pergamino y escribió:



Tranquilo, yo tb dudo d mis vínculos genéticos con mi hermana al tiempo q le daba una palmada cariñosa en la mano y pensaba q Bellatrix cada día se parecía + a Cruela d Vil.



El joven se lo agradeció con una d sus sonrisas deslumbrantes, y x primera vez, Lily entendió lo q veía Evy en él, sino fuera xq Evy era su amiga, ese chico no se la escapaba con vida. Para algo era una chica Abajo el amor



X fin, sonó el timbre, y se largaron d aquella maldita clase. Cuando salían:



- Srta. Evans, luego nos vemos. Hum. - la recordó Umbridge antes d salir.



- Suerte. - la susurró Sirius, antes d q ella y Bell se largaran, ya q volvían a jugar al escondite con los chicos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Un poco + tarde, Lily estaba en su mesa rodeada d todos los libros q había encontrado en la biblioteca, sobre los Onzas. Eran los q + la interesaban xq no sabía nada sobre ellos y eso d q Bell & Remus supieran + q ella no la había molado nada. En aquel momento tenía el libro q mencionó Remus abierto y allí había encontrado una definición + precisa de aquellos seres:



Onzas tb llamados guerreros Jaguar son una poderosa raza d brujos y magas, cuya especialidad es la lucha contra las fuerzas oscuras, especialmente contra Dementores y Nagas (guerreros serpientes). Su nombre se debe a q pueden trasformarse en jaguares desde la cuna. Bajo dicha forma no les afectan los Dementores y son inmunes a todas las maldiciones, incluso a las imperdonables. Pueden vivir muchos años, y en ese tiempo no envejecen, sin embargo, su esperanza d vida es muy corta ya q tienen muchos enemigos, x lo q suelen morir jóvenes




- No puedo creerlo. - el grito d Evy desde la terraza interrumpió su lectura.



- ¿El q? - preguntó Lily tb gritando pero sin mucho interés.



- Nuestra flamante prefecta Leticia le esta limpiando la nieve a Sirius.



- ¿y q?



- Pues q ahora se la esta limpiando a James.



- ¿Q? - al oír esto Lily se levantó d la mesa, y se dirigió a la terraza, dispuesta a saltar x ella para matar a Leticia si fuera preciso. Pero cuando se asomó vio como Sirius rechazaba a Leticia sin la menor piedad, mientras q Peter iba tras ella, como una rata tras el queso.



- Estas hecha toda una chica Abajo el amor. - Evy la miraba con un sucedáneo d la q fue su mirada y sonrisa maliciosa. - ya te veía subiendo con los ojos d Leticia como trofeo.



- No ha tenido gracia. - Lily volvió a entrar en la habitación. Miro la hora tenía q ir a ver al sapo. Sus ojos miraron la muñequera con la q se tapaba las marcas q las sesiones con Umbridge dejaban en ellas.



- No te enfades. - Ronroneó Evy entrando en la habitación con Perla en brazos. - es q me aburro mucho.



Lily la miró con atención. Las casi 2 semanas d encierro la habían desmejorado mucho: estaba pálida, aunq no tanto como después del baño en barro d vainilla, y ojerosa. Su mirada seguía siendo maliciosa pero había perdido el brillo, y sus sonrisas maliciosas eran cada vez menos frecuentes. X lo q había adelgazado Evy, y lo q estaba engordando Perla, Lily sospechaba a donde iba a parar la comida. Durante un momento se acordó d un leopardo q habían llevado al zoo d Londres, y q se había dejado morir d hambre xq no soportaba estar encerrado. Hablando d fieras.



- Evy ¿cuándo estuviste en el Amazonas oíste hablar d Pool Vuh? ¿O viste algún jaguar?



- ¿Pool Vuh? No me suena. - Sólo Perla notó la tensión q se había acumulado en los dedos d Evy al oír esas preguntas.



- Bueno, da igual fue una tontería q se me ocurrió. Ten cuidado: no te transformes xq esa loca no distingue un leopardo d un jaguar. Y no hay animagos jaguares, solo Onzas.



Tras esto Lily se fue y Evy se quedo sola. Perla la miraba con sus ojos del color d la plata fundida, d forma censuradora.



- ¿q querías? ¿Q la dijera la verdad?



- Pues no estaría mal para variar. - maulló la gata.



- Sí, pero es q la verdad es q soy una Onza, y ese es el motivo d q el pendiente me diera alergia: era d oro azul, nosotros los Onzas somos muy sensibles a él. Y ad+ soy nieta del q hasta la llegada d Voldemort era el mago Tenebroso + temido d todos los tiempos q ad+ fue el autor d este librito tan interesante. - Evy mostró a la gata el libro q había estado leyendo Lily, escrito x su abuelo bajo seudónimo.



- Antes o después tendrás q decirles la verdad. - maulló d nuevo Perla sin inmutarse x el enfado d una d sus humanas.



- Sí, pero ese antes o después no tiene xq ser hoy, ¿verdad?



La gata no contestó sino q se limito a observar como aparecía una bandeja llena d comida sobre la mesa. Evy la miró con cierta desgana. Sospechaba q Umbridge estaba detrás de la asquerosa dieta q le había sido impuesta. Levantó la tapa, y tal como sospechaba: acelgas, hígado y uvas. Tomó el hígado y se lo dio a Perla q se relamió con placer, las acelgas las sacó a la terraza y las tiró x la ventana tras trasformarlas en polillas. X lo menos había uvas, eso era lo único q estaba comiendo: fruta.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Domingo 16 d diciembre.



Joy andaba paseando x el pasillo de la 5º planta. Solía ir ahí cuando tenía cosas en las q pensar, ya q había una gran cantidad d vidrieras, y estas la relajaban y la ayudaban a ver las cosas con + claridad. Era la versión d Joy del centrarse d Bell. Y desde q recibió aquella carta d su padre tenía mucho en q pensar.



Siempre había sabido q para su padre no era + q una inversión d futuro, y q x esa razón había vendido su matrimonio. Eso estaba claro, pero la había vendido a alguien q la quería a su manera, xq sabía q Snape la quería, aunq estuviera un poco obsesionado con Lily. Pero esta vez
¡la había vendido al mejor postor!



Fue al pensar en Snape y ver el reflejo q un pálido rayo d Sol invernal hacía sobre el suelo al traspasar una vidriera amarilla, cuando recordó algo q su prometido la había dicho. Era sobre el plan d Lochkart, Anya y Leticia: q faltaba una pieza. D repente lo vio claro: ni Lochkart, ni Anya, ni Leticia tenían la inteligencia suficiente para tramar todo aquél complot q ad+ llevaba el sello d Slytherin desde el lado q lo mirases.



Cuando se dio cuenta d eso, se giró para ir a la habitación a contárselo a sus amigas, pero se encontró con q no estaba sola:



- ¡McNair! Me has asustado.

- Causo ese efecto en mucha gente. No me imagino el xq.

- Claro. Hasta nunca.



Empezó a girar para irse pero el chico la retuvo agarrándola del brazo y empujándola contra la pared. Puso una zarpa sobre su cuello, y la otra sobre uno d sus pechos.



- ¿A q tanta prisa? - la siseo en la oreja. - Tú y yo tenemos algo pendiente.

- No tenemos nada pendiente. - la hubiera gustado decir o gritar pero la mano estaba a pto d estrangularla y ad+ el bastardo la beso.



Fue asqueroso. Daba unos besos babosos, como besar a una sapo, e iba tan mal afeitado q la barba la estaba raspando en su piel delicada. Eso la hizo reaccionar. Ella era una dama bruja, y las damas brujas q se precian no se dejan violar así como así x el primer capullo q las acorrala en un pasillo.



- ¡Joder! - gritó McNair, al notar la sangre q manaba d sus labios, producto del mordisco q le había dado la chica. - ¡Puta! - volvió a gritar al tiempo q se lanzaba hacia delante para darle un puñetazo en la cara.



La chica logró agacharse y esquivarlo, gracias a los reflejos innatos q siempre había tenido y q había perfeccionado con el Quiditch, así q el puño d McNair se estampó contra una cristalera haciéndola añicos. Ella aprovecho el desconcierto d su atacante para zafarse y salir corriendo escaleras abajo, pero resbalo y cayó contra alguien q subía para arriba.



James, Remus & Sirius subían x las escaleras móviles hacia su habitación empapados x la guerra d nieve en la q se habían visto envueltos. En verdad venían d la enfermería xq a Peter le había entrado nieve en el ojo y se había tenido q quedar allí. Iban hablando d su tema d conversación favorito: las tramposas.



- Ya no me gustan las guerras d nieve. - anunció Sirius. Haciendo q Remus le mirara muy sorprendido.



- Pero si te encantaban. ¿No me digas q estás madurando? - a Remus esa posibilidad le parecía bastante imposible.



- ¿Madurar? No lo digas ni en broma. Me gustaban las guerras cuando estaba Evy d x medio. Ella sí q tiene puntería. Y se ponía tan guapa cuando la daba con la bola d nieve en la cara y me metía un grito d los suyos. - Sirius puso una sonrisa soñadora.



- Ya yo tb hecho de menos los cabreos d Lily, y su forma d gritarme: ¡5 puntos menos para Griffindorf x agresión a una prefecta! Es tan exagerada. - La sonrisa tierna d James fue adorable.



- Yo a Bell la veo para abrirme mis Chakras pero últimamente esta muy fría en las clases. - Remus suspiró. - Chicos, si antes, pese a tener el Mapa, no éramos capaces de encontrarlas, ahora q no lo tenemos, esas posibilidades tienden a cero.



- La única forma d encontrar a alguna d ellas, es q nos cayera del cielo. - añadió Sirius con tono derrotado.



Fue entonces cuando Joy resbaló y chocó contra ellos, como caída del cielo.



- Quiero 1 millón d galeones. - Exclamó Remus. Si a Sirius le funcionaba ¿Xq a él no?



- ¡Turner! - dijo James yendo hacia ella.- ¿Estas bien? - la chica estaba tan asustada q no podía ni hablar.



Enseguida los 3 comprendieron la razón. McNair apareció en lo alto d la escalera, con un labio hinchado y sangrando, y el puño tb ensangrentado. No les costó mucho deducir lo q había pasado. Remus & Sirius sacaron las varitas y se pusieron entre él y la chica, q se aferró a James, el cual tb había sacado la varita. McNair, no era un idiota, vio q estaba en inferioridad numérica y desarmado. Levantó las manos y dijo:



- Vamos, no exageréis. Solo estaba jugando.



- Pues nosotros eso no lo consideramos un juego. - dijo Sirius, con tono amenazador.



- Procura no jugar con nuestras amigas. - la nota d acero en la voz d Remus sorprendió a Joy lo bastante como para alzar la mirada justo a tiempo como para ver a McNair se iba. La chica rompió a llorar.



- Tranquila, ya pasó. - dijo James con dulzura. - vamos a tu cuarto. ¿Vale?



- Vale. - logró decir ella.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Me aburro. - repitió Evy x enésima vez en los últimos 15 minutos. - Quiero q llegue el lunes para ir a clase.



Bell, Lily, Will & Yeye interrumpieron la partida d Billar q tenían en curso para mirar a Evy con obvia preocupación.



- ¡Es terrible! - sollozó Yeye. - el castigo d Umbridge la ha vuelto loca en el peor sentido.



- Tu tb querrías salir d aquí si llevarás todo el fin d semana encerrada. Unas 60 horas + o menos. - replico Evy d mal humor.



- ¿Quieres q te cuente mi cita con Doris? - se ofreció Will con tono servicial.



- ¡No! - gritaron todos a la vez q ya habían oído la historia d la q pronto se calificaría como la mejor 1ª cita d la historia una 100 veces.



- Vale. Era x ayudar. - Will se quedó algo plof.



- Sigo aburrida. - les recordó Evy con un ronroneo.



- Puedes jugar al billar con nosotros, o puedes leer, o asomarte a la ventana, o darte un baño, o practicar la danza del vientre d ese curso x correspondencia. - la sugirió Bell.



- No quiero jugar al billar, ni muerta me leo eso d Fuera el amor, es d noche x lo q no hay nada q ver en la terraza, ya me he bañado 7 veces hoy y si todo sale como espero mi 1ª danza del vientre será en un recital privado para Sirius. Ha sido divertido, pero vuelvo a aburrirme.



TOC, TOC.



- Pues abre la puerta. Eso aún no lo has hecho. - la indicó Lily.



Evy se levanto y se dirigió hacia la puerta al tiempo q la dedicaba a Lily una mirada d tú y tu puta gracia. Cuando abrió la puerta se encontró con una Joy temblorosa sostenida x James & Sirius, con Remus al lado, con una jarra d chocolate humeante en las manos. El instinto la indico a Evy q Sirius y James eran lo único q impedía q Joy se cayera al suelo. Su instinto y la forma en q temblaban las rodillas d su amiga.



- Joy ¿q t ha pasado? - Ronroneó Evy al tiempo q se hacía a un lado para q todos pasaron.



De nuevo la partida fue interrumpida, y entre todos acomodaron en la cama a Joy, la abrigaron con una manta, y Bell se sentó a su lado, tomo la taza d chocolate caliente d las manos d Remus (al hacerlo los dedos d ambos se rozaron provocando un estremecimiento d placer d Bell, a la q no la valían d nada los consejos d Barbara Novak.) E hizo q Joy lo fuera tomando a pequeños sorbos. Evy se puso al otro lado, mientras Yeye la daba un masaje en los pies.



Una vez q Joy estuvo acomodada en su cama, y Perla había hecho lo propio en los brazos d Remus, Lily se encaró con ellos:



- ¿Q la habéis hecho? - la pelirroja puso sus manos en las caderas al tiempo q les lanzaba una mirada acusadora.



- ¿Nosotros? Harías bien en informarte antes d acusar, princesa. - el tono amargo d su voz le sorprendió incluso a James. Era la 1ª vez q la tenía enfrente desde
q volvieron a pelearse x quien gano la competición. No entendía xq ellas no quería admitir su derrota.



- Ha sido McNair. - aclaró Remus. Acto seguido les contó lo q había pasado desde q chocaron con Joy en la escalera.



- Hijo d Puta. - susurró Will, sentándose en el borde d la cama d Joy. Hasta ese momento estaba apoyado en la mesa d billar junto a Sirius & James.



- Aún tengo el sabor d su sangre en mi boca. - la voz d Joy era un susurro apenas audible. Bell apartó la taza y abrazó a su amiga d forma casi maternal. Yeye corrió al baño y volvió con un elixir bucal.



- Mira, el lado bueno. - Dijo Black. - Le has partido el labio a ese capullo. Bien hecho.



El tono alegre y despreocupado con q lo dijo hizo sonreír a la chica. Eso era lo bueno d Sirius, x muy mal q estaba las cosas, siempre conseguía hacerte sonreír. . Entonces recordó algo:



- Puede quedar entre nosotros esto. - suplicó Joy. - Ni profesores, ni nadie + q nosotros tiene xq enterarse. Sobre todo Snape, si él se entera es capaz d matarle.



- Se lo merece. - dijo Will.- Y si él no lo hace




- Vosotros no haréis nada tampoco. Juradlo.



- ¿Q? ¡Ni hablar! - exclamaron todos a una con tono indignado.



- No vamos a dejar esto así. - aseguró James con ese tono amenazador q todos los enemigos d los Merodeadores habían aprendido a temer.



- Tiene razón, eso no ha sido una broma fuera d control. Ha sido un ataque. Creo q debes hablar con Dumbledore o con tu padre, él tiene el suficiente dinero como para aplastarle. - Lily se sentó en la cama al lado d Evy.



- No lo entendéis
es mejor q no nos metamos en + líos. - Susurró Joy.



- ¿Tiene q ver con la carta? - pregunto Evy. - Has estado muy rara desde q la recibiste.



- No. - el tono d Joy hacía q ese no sonara a sí.



Lily tomo el Mapa, lo activó y le pidió localizar la carta. Todo ello tratando d q los Merodeadores no se lo quitaran, ya q se habían puesto bastante nerviosos al ver su añorado Mapa, y oyendo las protestas d Joy q argumentaba q era un ataque a su intimidad. La carta estaba en un ladrillo suelto del baño, y Bell & Remus fueron a buscarlo.



- ¿Q dice? - preguntó Yeye, aunq al ver la cara q traían los 2, estaba claro q no era nada bueno.



- ¿Es cierto? - pregunto Bell q lo q acababa d leer le resultaba + increíble q las Memorias d Van Helsing.



- Sí. - al oír esto Bell la abrazó con + fuerza aún q antes.



- ¿Q dice la carta? - preguntaron todos con + curiosidad q antes.



- X lo visto el padre d Joy ha decidido cancelar el compromiso d su hija con Snape
- empezó Remus.



- Pero eso es bueno. - señaló Sirius con tono alegre.



- Para establecerlo con McNair. - concluyó el licántropo.



- Eso es malo. - se auto corrigió Sirius, con tono menos alegre.



- ¿Veis como no se puede hacer nada? - sollozó Joy con tono resignado.



- Claro q se puede hacer algo. - el tono d Lily era bastante borde xq si algo no soportaba era la resignación. - Joy hay una cosa q se llama declaración d los Derechos d la Mujer.



- ¿No será capaz d recitarlo? - preguntó Sirius a James.



- El primer párrafo dice




- Sí, es capaz. - le contestó James.



3 horas, 30 minutos y 17 párrafos + tarde, Lily seguía hablando, eso sí algo afónica. Hasta q Yeye, con gran valor, se atrevió a interrumpirla:



- Joy, cuando vas comprar unos zapatos, quién los elige, ¿tú o tu padre?



- Yo. Mi padre tiene un gusto horrible para los zapatos. - Nadie sabía a donde quería ir Yeye.



- Pues entonces ¿xq dejas q él te elija tus maridos?



- ¿Q tiene q ver una cosa con la otra? - preguntó Lily, molesta x la interrupción. - estaba a punto d llegar a algo muy interesante.



- ¿A cuándo nos morimos todos d aburrimiento? - aventuró James. Lily le fulminó con la mirada.



- Yo tampoco veo en q se relacionan unos zapatos con los maridos. - confesó Will. - A fin d cuentas los zapatos solo rozan los pies, y ni eso, si llevas calcetines.



- X eso. - explicó Evy q después d un rato lo captó. - con lo exigente q es Joy con los zapatos, debería serlo tb para los prometidos q van a hacer algo + q rozarla los pies.



- Sí, xq Snape
- Sirius hizo un gesto d tiene tela.



- Perdona Sirius, pero no es tan horrible. - Joy saltó a la palestra a defender a su
bueno a Snape. - X ejemplo nunca replica a nada d lo q le digo.



- Xq nunca le dejas hablar. - señaló Bell con una sonrisa. En los años q eran amigas había sido testigo d esas discusiones, al igual q James, q corroboró sus palabras con un gesto d cabeza.



- En cambio a McNair le gusta q sus mujeres estén calladitas. - Le recordó Remus.



- ¿Sus mujeres? - Lily hizo un gesto d ahí lo tenéis. - eso trato d decir: todos los Sangre Limpia tienen la idea feudal d q las mujeres les pertenecen y deben quedarse en casa fregando, barriendo
pero se equivocan vamos hacia una sociedad




- ¿Significa eso q cuando nos casemos vas a seguir trabajando? - la interrumpió James, con la cara ingenua d Bambi q acaba d perder a su madre. Al principio Lily se quedo muda con la sorpresa, pero enseguida recupero la palabra.



- ¿Pero tú estas loco? ¿Cómo me voy a casar contigo después d lo q me hiciste?



- Todavía estás enfadada x el tatuaje. Ya te dije q cuando quieras te cazo la snitch.



- NO es x lo del tatuaje. Es x lo q me hiciste.



- ¿Pero q es lo q te hice?



- Lo sabes perfectamente.



- La verdad q te canteaste mucho, James. - Will intervino imprudentemente en la conversación.



- ¿Will lo sabe? - James señaló con un dedo a los d+. - ¿Vosotros tb lo sabéis?



- Pues claro. - repuso Yeye. - como q la ayudamos hacer la prueba d
- Evy le tapo la boca y concluyó x él.



- De alcoholemia.



- Yeye no iba a decir d alcoholemia. - apuntó Sirius.



- Claro q iba a decir eso. - aseguró Bell. - Sirius te estas volviendo paranoico.



- No se esta volviendo paranoico. Yeye iba a decir otra cosa. - Remus decidió cambiar d tema. - ¿Cuándo nos vais a devolver nuestro Mapa?



- Querrás decir nuestro Mapa. - le corrigió Bell.



- No xq nosotros ganamos y nuestra 1ª orden es q nos devolváis el Mapa.



- No alucines Sirius, q vamos empatados. Ad+ la última vuestra no debería contar xq estamos castigados a causa d ella.



- Evy acaba d decir una verdad como un templo d grande
¿Q me mirás tanto, Potter? - James llevaba un rato observando a Lily, pensó con algo d miedo q iba a intentar cazar la snitch otra vez.



- ¿Q te ha pasado en la muñeca?



- Nada, me lo torcí al tomar un libro muy gordo d la biblioteca. - repuso Lily bastante nerviosa.



- ¿No dijiste q te habías hecho un corte en Pociones? - preguntó Joy arrugando la frente.



- ¿En pociones? No
Fue en Alquimia. - la corrigió Bell.



- Lily la próxima vez q mientas dile a todo el mundo la misma mentira xq sino te acaban pillando. - la aconsejo Sirius.



- ¿Entonces q dices q te ha pasado? - pregunto Remus dejando a Perla en la cama junto a Evy. Perla maúllo en señal d desaprobación y no paro hasta q Evy la acaricio el lomo.



- Pues
eso me corte en
¿q coño haces? - James la había tomado la muñeca y empezaba a quitarle la muñequera para ver si sus sospechas eran ciertas.



Cuando se la hubo quitado y vio marcada en la muñeca la siguiente frase: no seré tan vanidosa sus sospechas se confirmaron. Sin mediar palabra, tomo a Lily del brazo e intento sacarla arrastras d la habitación, pero ella no se dejaba así q al final tuvo q cargarla a hombros, cosa q fue casi peor xq ella no dejaba d patalear e insultarle para q la soltara.



- ¿Adónde se la lleva? - pregunto Bell con aire agresivo.



- ¿Q te hace pensar q nosotros lo sabemos? - la respondió Remus. - pregúntaselo a Sirius o Yeye q son los q dan Adivinación. - Bell le dedico una mirada d tu y tu gracia.



- A lo mejor debimos decirle a James q si Lily esta un minuto cabeza abajo al final vomita. - comentó Evy con Perla en brazos q miraba a sus humanos pensando q la época d celo les afectaba seriamente.



- ¡Q asco! - se oyó gritar a James desde la Sala Común.



- Creo q acaba d averiguarlo x sí mismo. - apuntó Sirius. - Será mejor q vayamos detrás: a ver a dónde van.



- Cogeré el Mapa. - Bell se fue a la cama de Joy q era donde lo habían dejado.



- De paso luego nos lo devuelves. - la sugirió Remus, como quien no quiere la cosa.



- ¿No vienes? - preguntó Sirius a Evy al ver q no se había movido para seguir a los d+ q ya salían de la torre d las chicas.



- Como si pudiera. - Evy trato d sacar una mano x la puerta, pero se hacía como un muro d humo q la repelía para atrás. - Ve con ellos. Yo estoy bien.



- Vale, nena. Luego nos vemos. - y se fue.



- ¿Has visto, Perla? Se ha ido. ¿Cómo ha podido irse?



- Xq tu le has dicho q se vaya. - Maulló Perla, en tono d hay q explicártelo todo.



- Ya pero quería q se quedara.



- Pues haberle dicho q se quedara.



- Pensé q si le decía q se quedara se iría con lo q le gusta llevarme la contraria
¡hombres! - tras dejar a Perla sobre la cama, tomo el libro d Abajo el amor, y se sirvió una gran taza de la jarra d chocolate caliente q trajo Remus. X fin algo d comida d verdad.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Lily ya había dejado d patalear después d vomitar a fin d cuentas era lo q quería evitar ya lo había hecho pues ya pasaba d todo.



- Me vas decir a dónde me llevas. - pregunto Lily d nuevo a James.



- Pues ya lo estás viendo. - acababan d llegar a la gárgola con forma d grifo q era la entrada al despacho de Dumbledore.



- No lo estoy viendo, Potter. Voy marcha atrás y cabeza abajo. - ese pensamiento la provocó un nuevo mareo.



- Ya vuelvo a ser Potter. - James la dejó en el suelo, cuando las escaleras empezaban a subirles. Se quitó la túnica y la limpio del vómito con un hechizo. - ¿xq no dijiste a nadie en q consistía tu castigo con Umbridge?



- Xq no es asunto tuyo. - replico Lily tratando d q el movimiento circular d las escaleras no la afectara d nuevo al estómago.



- Estoy contigo. Es asunto d Dumbledore.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Un poco + tarde en el cuarto d los Merodeadores.



- ¿Q dijo Dumbledore cuando vio las marcas d las muñecas d la pelirroja? - pregunto Sirius a James q les contaba la historia a él y a Remus. Sirius estaba sentado en el mismo lavabo donde se sentó Evy días atrás, y al igual q ella sus pies se apoyaban sobre la papelera.



- Se puso muy furioso. No le había visto así en mi vida. Ha dicho q Umbridge no tiene autoridad para hacer esos castigos. Ha convocado una junta con todo el personal docente este martes. - les contó James desde la ducha.



- Xq
- Remus intento hablar pero tenía elixir bucal en la boca. Lo escupió, concluyendo la limpieza d sus dientes, ser un adicto al chocolate hace q tengas q ser + cuidadoso con ellos, y siguió preguntando.- ¿ Xq hasta el martes?



- No lo sé. Supongo q es para plantearse bien la estrategia.



- James la única estrategia posible es expulsar a esa nazi psicópata d aquí
ya mismo y de una patada en el culo a ser posible. - apuntó Sirius. - ¿habéis visto lo delgada q estaba Evy? Como me la estropee el físico la mato.



- En contrapartida, Perla esta + gordita
Supongo q Evy le esta dando d comer a ella la comida q la manda Umbridge. Seguro q es a base d acelgas, hígado y frutas. - Remus tenía cara pensativa. Luego sonrió. - al final no era tan malo lo tuyo, James.



- Te aseguro q no me consuela. - James salió d la ducha, con una toalla y el pelo empapado. Ni siquiera mojado el pelo se le disciplinaba un poco. - ¿Habéis visto mis gafas?



- Sí están sobre tu mesilla. Voy a x ellas.



- Gracias, Remus.



Cuando llego al cuarto, tomo las gafas d James, q estaban donde él las había visto. Las llevaba al baño cuando llamaron a la puerta. Remus la abrió y se encontró con Bell.



Genial, pensó ella. La probabilidad d q justamente él abriera la puerta era d 1 contra 3. Debería jugar a la lotería xq estaba claro q la tocaba.



- Yo
- Bell tomo aire y dijo lo q había ido decir. - Hemos pensado q no tenéis razón con lo d q habéis ganado xq hemos empatado.



- Si has venido a contar algo nuevo, pasa. Si no vete. - la cortó James. Tanto él como Sirius se habían asomado al oír q llamaban a la puerta.



- Pues sí: he venido a decir algo nuevo. - Bell entró. - Como iba diciendo, no tenéis razón, vamos empatados, eso en el mejor d los casos xq dado el lío en q nos habéis metido con la última jugada, esa no os debería ni d contar lo q nos da ganadoras a nosotras




- Ya estáis haciendo trampas. - exclamó Sirius con tono de injusticia.



- No obstante, - prosiguió Bell, ignorando el comentario d Sirius. - esta tarde nos habéis ayudado. Bueno, + q eso os habéis portado genial. Y no teníais xq
En fin q tomad. - Bell le entrego el Mapa a James. Los 3 chicos se miraron sin poder creer q su añorado Mapa hubiera vuelto x fin a ellos. - con esto quedamos en paz, y volvemos a la normalidad. Todos nos odiamos a distancia y punto. ¿Vale?



- ¿Estáis todas d acuerdo en eso?



- La verdad, Sirius q no. Lily no quería devolveros el Mapa, pero Yeye la ha hecho ver q era lo + justo, y la final ha accedido.



- Me refería a lo d mantener las distancias q has dicho.



- En eso sí. Ya he dicho y hecho lo q quería decir y hacer. Adiós.



- ¿Podías decirme q le hecho a Lily para q se ponga así? - la pregunta d James, logró q Bell q ya abría la puerta se girara.



- No seas falso xq lo sabes
y demasiado bien se esta portando ella. Xq me llegas a hacer a mí eso y te castro directamente. - esta vez se giró y se fue.



- ¡Joder! Es q nadie me va a decir q la he hecho. - grito James desesperado.



- A lo mejor no diste la talla en la cama. - sugirió Sirius.



- Tío q estas hablando conmigo. ¡Claro q di la talla! ¿Alguna sugerencia Remus? ¿Remus? - James miró a su amigo. - se ha ido detrás d Bell.



- Sí. - confirmo Sirius. - espero q tenga suerte.



Remus logró alcanzar a Bell en la vuelta q daba la torre antes d llegar al cuarto d los chicos d 5º.



- Bell, te pasa algo conmigo. Lo digo xq me parece q me estás evitando.



- ¿Evitarte yo? ¡Q va! Tengo q irme. - la rubia trato d girar pero Remus la tomo del brazo y se lo impidió.



- Es x ese libro d Abajo el Amor. - la chica le miró sorprendida. - me he fijado en él antes en vuestro cuarto.



- Eres muy observador. Pero te aseguro q no tiene q ver con el libro. A mi no me ha valido para nada
Es lo mejor en serio. Mantener las distancias y eso, para q todo vuelva a la normalidad entre nosotros.



- Ya pero es q a mi no me gusta tanto la idea d volver a la normalidad. Ya te dije q me gusta q me vuelvas loco. - Remus se encogió d hombros. - Peeero si es lo q quieres.



- Sí, es lo q quiero. - logró decir ella, cuando logró recordar como se respiraba.



- Bien.



Pero en vez d alejarse d ella, se inclinó y la beso. Uno d esos suaves roces d labios q uno d los 2 acababa profundizando, en este caso, Bell. Pero cuando se ponía a ello
él se alejó un paso d ella, levantó un dedo y con aire d profesor q pilla a un alumno en falta la dijo:



- Guardando las distancias, Bellita.



Y se dio la vuelta para su cuarto. Bell permaneció un momento con la boca abierta en pie en las escaleras. Luego soltó una carcajada sin humor. Y volvió a su cuarto.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Lunes 17 de Diciembre.

Hora: entre las clases y la cena.



Joy, Bell & Lily volvían d las cocinas donde acababan d pedir q las llevaran algo d comida a la habitación para cenar con Evy, y asegurarse q ella comiera algo, cuando una voz fría burlona las llamo, en concreto a una d ellas.



- Joana. - la aludida se volvió para ver a su prometido. O mejor dicho a su ex prometido. - ¿podemos hablar a solas?



- Estaré bien. - aseguró Joy a sus 2 amigas, q la habían mirado dubitativamente. Antes d irse ambas le dedicaron a Snape miradas d advertencia.



- ¿Estas bien? - Sin esperar a q la chica contestara dado q todo se pega menos la belleza, y sino q se lo pregunten a Peter. - Voy a matar a ese cabrón d McNair




- ¿Pero tú como te has enterado?



- ¿Conoces a Sheila? Ella me lo ha dicho. - Snape se preguntaba aún como se había enterado. Si supiera q su compañera d Parsel oral era Evy, lo hubiera entendido rápidisimamente. - No te hizo nada. D verás q lo mato, o acabo lo q tu empezaste. O le enveneno.



- O nada. Yo ya no soy asunto tuyo recuerdas, como señalaste cuando recibimos los 2 la carta d mi padre. Así q se acabo cuidar d mi, se acabo quejarte d la ropa q llevo, se acabo decirme q no haga broma contra los Merodeadores, , se acabo el tener q lidiar con mi inseguridad, se acabo lo d acusarte d estar enamorado d Lily. Mira, ahora tienes el campo libre con ella: yo ya no estoy d x medio y Lily no quiere saber ya + nada d Potter. ¡Buena suerte!



Y sin q Snape pudiera detenerla, ni un tanque la hubiera detenido, salió corriendo a su sala común.



Snape se quedó un momento parado en el pasillo, luego con un frufrú d su túnica negra se dirigió a su sala común. Mientras lo hacía pensó q todo era culpa d los Merodeadores. Era increíble: siempre lograban meterle en sus movidas. Ad+ sin comerlo ni beberlo.



Como 7 meses atrás




*-* FLASH BACK*-*



Snape estaba harto d estudiar en su habitación. X eso tomo sus libros y se fue a la orilla del lago, a estudiar a la sombra d su árbol favorito. Pero al llegar se encontró con q dicha sombra estaba ocupada x la pelirroja amiga d su prometida, x esa razón no la caía del todo mal. Pero todos sabían q Potter estaba encaprichado d ella, x esa razón no le caía del todo bien.



- Estas en mi sombra, Sangre Sucia. - la pelirroja alzó la cara y Snape se dio cuenta d q la chica llevaba un buen rato llorando. - No es q me importe, pero ¿estas bien?



- Sí, bien jodida. - el tono d su voz era amargo, no el dulce y encantador al q todos estaban acostumbrados. - en todos los sentidos. Ahora q lo pienso: tú eres un chico.



- Vaya, ya veo xq eres la + inteligente d Griffindorf. - repuso Snape con cara burlona.



- A lo mejor tú puedes explicarme xq sois como sois. Es decir, xq un día podéis estar diciendo a una chica q la queréis y q es lo mejor q os ha pasado en la vida, y 3 minutos + tarde estáis en la cama con Puticia Svater. - prácticamente escupió esas palabras.



- No sé yo nunca me he acostado con ella. No me atraen los cajeros automáticos. (NdA: no sé si había cajeros automáticos en esa época, pero es q me pegaba.)



- Lo sé. A él tampoco. X eso no entiendo xq estaba con ella. ;_; Ahora q va a ser d mi. Y si lo q me temo es cierto. ¡Es horrible! ¡Severus q va a ser d mi! - con un gran sollozó, Lily se lanzó a los brazos del chico, q al principio, no sabía muy bien q hacer, pero al final la abrazó.



- Todo saldrá bien. No sé d q hablas pero al final seguro q se soluciona.



- ¿Interrumpo algo?



Snape vio a su prometida d brazos cruzados, con cara d estar a punto a llorar. Tras ella estaban Evy, Will, Yeye, Doris, Misi y Bell q pese a haber socializado mucho no habían logrado llegar a ninguna parte, x eso habían vuelto a la escuela algo deprimidos. Pero entonces habían visto a Lily abrazada a un chico en el lago, y habían llegado a la conclusión d q ese chico era el padre. Es decir, creían q Snape era el padre.



- ¿Cómo has podido? - empezó Joy con lágrimas saliendo d sus ojos oscuros. Snape se puso a temblar dado q Joy era la reina del melodrama. - Mi mejor amiga. Snape no esperaba esto d ti.



- Joy, no es lo q piensas. - x las caras d todos Lily no tardo en pensar lo q estaban pensando todos.



- Tranquila, Lily, sé q tu no tienes la culpa. - Joy puso una mano en el hombro d su amiga. - Pero tú, es q no me puedo creer ya + nada. ¿Q dirá la gente d mi? ¿Cómo has podido humillarme d esta manera?



- Pero q el no me ha hecho nada. - repitió Lily.



- No me digas q encima la dejaste insatisfecha. - aquello era para Joy la gota q colmaba el vaso.



Mientras los gritos q le daban hacían q una bandada d cisnes huyera del lago, y una sirena se asomaba para ver q era todo ese ruido, Evy se acercó a Lily y se sentó a su lado.



- Evy, tienes q creerme. No ha pasado nada.



- Ya. - respondió Evy con tono d q era obvio para ella. - pero en el hipotético caso d q hubiera pasado: ¿q tal sería Snape en la cama?



- ¿Pero como puedes preguntar eso?



- ¿Cómo no preguntarlo? Es el prometido d Joy, y ad+ yo voy tras Black, así q mis posibilidades d averiguarlo x propia experiencia son bastante bajas. X eso te pregunto.



Entre tanto, Will & Yeye le habían acusado d profanar el honor d sus amigas y retaban a Snape a un duelo; Bell miraba a Snape & Lily pensando en unos niños d pelo largo, negro y grasiento con unos ojos verdes preciosos; Doris se lamentaba x Joy ya q su Dedalus jamás la engañaría y Misi decía q a veces el amor era incontrolable. Lily decidió q se imponía pasar a la acción:



- Chicos, basta. - su voz logró calmar los ánimos. - Snape no es el padre.



- ¿El padre d q? O_O ¿estás embarazada? - se sorprendió Snape.



- Aún no lo sé. No me he atrevido a hacerme la prueba.



- Pero el padre esta acostándose con Leticia
- Snape siguió con el hilo d sus pensamientos.



- ¿Acostándose con Puticia? ¡Te acostaste con Potter! - gritaron sus amigas a la vez.



- ¿D donde sacáis esa idea? - Lily se asombro d q ellas lo averiguaran tan pronto.



- De donde tú has sacado q esta con Puticia. - replicó Bell.



- De q a la peliteñida 1ª le gusta follar con la puerta abierta. - completó Evy.



- ¿Potter se ha tirado a la peliteñida? ¡Imposible! - sollozó Yeye. - el chico q yo quiero ser de mayor no puede tener tan mal gusto. No me lo imagino.



- Nosotras no necesitamos imaginarlos. Lo vimos. - Joy sabía q aquello la produciría pesadillas para siempre.



- LO importante es ver si estas embarazada. Toma: es una receta para una poción casera q vale como prueba d embarazo. - Snape le entregó la receta a la pelirroja. - Suerte. - Y volvió hacia el castillo.



No fue hasta ese curso q Snape supo el final d la historia: Lily no estaba embarazada. Pero estaba furiosa con Potter, x haberse acostado con su peor enemiga cuando ella estaba en plena crisis, y x eso había empezado la guerra, cuyo efecto colateral fue q su compromiso con Joy había finalizado.



X otro lado, a consecuencia d ese día a Joy se le metió en la cabeza q estaba enamorado d Lily y le tenía frito con el tema.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Pues ya sabéis lo q James le hizo a Lily y de paso d donde vienen las paranoias d Joy. Ahora solo falta q James se entere, cosa q pasará en próximos capítulos.



Detalle: Van Helsing, el autor del libro q les da Umbridge, es un personaje d la novela Drácula d Bram Stoker, aunq fijo q lo captasteis ya. Los Onzas son personajes míos, podéis utilizarlos si queréis, sólo quería hacer constar q no son d Rowling.



En el próximo capítulo:

- El resultado d la junta d profesores.

- La revisión d la beca d Remus.

- ¿Os habéis fijado q todas han leído el libro d Abajo el amor? En el siguiente capítulo sabremos lo q eso implica, como complica todas las relaciones en curso, y xq a Bell no le ha valido d nada el libro.



Respuesta a los mensajes recibidos hasta el 3 d diciembre:



Zalantha: Hola, no sabes lo cerca q estuviste d q te contestara en el capi anterior. Justo lo leí cuando acababa d mandar. Aquí tienes x fin la respuesta a la incógnita: James se acostó con la peor enemiga d Lily. En principio no parece gran cosa pero habría q verle a James si Lily se acuesta con Snape o Edy. Besos.



Mya Malfoy: Me alegro q te gustara lo d la muerte d Binns xq estuve a punto d borrarla xq no me parecía q tuviera q ver con el tema. Es q Yeye es un punto d hombre, yo a veces cuando escribo sus paridas le pongo la voz d Boris Izaguirre, ¿sabes quién es? Y me parto yo sola con él. Besos 4 you.



Lorien Lupin: Hola cari, ¿cómo van los últimos capis d tu fict? (El Calendario, leedlo, luego dirás q no te hago publicidad.) Espero q bien. Estoy contigo Perla es la + lista, a la q puede se tira a los brazos d Remus
Creo q Bell debería aprender de ella. Un beso. Te leo luego.



Henar: ¡Hola! Has conseguido liarme xq cuando decías q querías el culo d Sirius para ti sola creía q estaba relacionado con el tatuaje de Evy, o mejor dicho, su no tatuaje, pero ya veo q aún no lo habías leído. Te advierto q para tener esa parte d Sirius en exLibro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción



CAPÍTULO 14: ¡ABAJO EL AMOR, CHICAS!



Martes18 de diciembre.



Sentado en una escalera cerca de la sala d profesores, con la espalda apoyada en la pared James se dedicaba a jugar con una snitch para pasar el rato. El juego consistía en dejar escapar la esquiva pelota un poco y cuando parecía perdida para siempre la volvía a atrapar. Aquel juego requería habilidad y rapidez d reflejos y ponía de relieve xq James era considerado uno d los mejores buscadores d la historia d la escuela.



Aunq según Lily sentada, un escalón + abajo, y dándole concienzudamente la espalda, aquel juego era simplemente irritante, y ponía de relieve xq consideraba a Potter la persona + fanfarrona, egocéntrica, engreída y vanidosa del universo entero.



- ¿Quieres parar de jugar ya con la dichosa snitch? - le ordeno Lily irritada.



- ¿Prefieres q juegue con la tuya? - respondió James con una sonrisa d niño pícaro.



- Sigue soñando, Potter. - le espetó Lily.



- No me enorgullezco d ello, pero sino me dejas otra opción




En ese momento se abrió la puerta d la sala d profesores, y salió Umbridge moviéndose a saltos torpes y furiosos. Después de avanzar un poco x el pasillo, se volvió y dijo:



- Pues si no quieren disciplina, hum, me marcho. Pero ese profesor no será el último q muera en el ejercicio d sus funciones debido a la indisciplina d estos alumnos.



- Estoy con usted señora. Estos alumnos adolecen d falta d disciplina. - Binns había aparecido flotando a su lado. - He oído hablar mucho d la muerte d un profesor, ¿me puede decir usted quién es? Hehe, ¿me oye? ¿Xq me ignora? ¿Acaso soy un fantasma?



- Pobre, hombre. - se compadeció Lily, al verles irse. - ni siquiera sabe q ha muerto. Es tan triste




- Pues sí. - James se bajó hasta el escalón d Lily, luego d guardar la snitch. - Lo peor es q se va a pasar la eternidad aquí. Yo cuando muera no voy a volver como fantasma, será emocionante ver lo q hay al otro lado. ¿Tú q harás?



- ¿Q? - Lily parpadeó alucinada. - ¿Acabas d preguntarme q voy a hacer cuando muera?



- Nooo. - la tranquilizó James. - Te he preguntado q ibas a hacer cuando muriera yo.



- ¿Q? - en ese momento Lily alucinaba en tecnicolores y sonido dolby surraund. Y eso q aún no existía lo segundo.



- Pues eso: si llorarás arrepentida x lo mala q has sido conmigo estos meses o si harás una fiesta en honor d mi asesino o si te enfadarás con él xq querías matarme tú personalmente
Me parece una pregunta lógica. - James la miró con cara d no entiendo xq a ti no.



- No haría una fiesta en honor d tu asesino. Yo jamás me alegraría d la muerte d nadie.



- Entonces llorarás. Sabía q en el fondo te importaba.



- No lloraré. - Lily estaba a punto d perder los estribos. - ¡Sé lo q estas haciendo, Potter!



- ¿El q estoy haciendo? - James puso su mejor cara de niño inocente.



- Lo d hablar d tu muerte, es una técnica para q me ablande, te perdone x lo q me hiciste, y a lo mejor volver a enrollarnos. Pero no funcionara.



- ¿D dónde sacas esa idea? - James se preguntó si tan transparente era. - ¿Xq no funcionara?



- Xq ahora soy una chica abajo el amor. Y estoy x encima d todos esos trucos fáciles q usáis los chicos como técnicas d caza.



- ¿Chica abajo el amor? ¿Te has metido a monja?



- No, lo q pasa es q he leído un libro q me ha hecho ver q el amor es una mentira. No es + q hormonas q se segregan en el cerebro y pasan a la sangre. Resulta q esas mismas hormonas se segregan al comer chocolate. Llega un momento al comer mucho chocolate q tu organismo queda saturado y entonces eres inmune a esas hormonas.



- Y es cuando te metes a monja. - completó James con tono alegre.



- NO, es cuando empieza la diversión, ya q sabes q el amor no existe y entonces puedes mantener relaciones sexuales sin el riesgo absurdo d enamorarte d el capullo d turno. Por ejemplo, tu ahora mismo podrías darme un besazo d los tuyos q a mi no me afectaría en absoluto. - (NdA. Es un farol. NdL: Cállate. NdA: xq me da la gana, no xq tú lo digas.)



- ¿Me estás retando? Xq no te creo una palabra.



- Venga. Pruébalo.



- Vale.



James no creía q fuera posible lo q Lily decía, ad+ ella prácticamente le había retado y x otro lado Lily le había dado permiso para besarla. No iba a desperdiciar esa oportunidad. Se acerco + a ella, la puso una mano en la nuca y la otra en la cintura y se superó a sí mismo con el mejor beso q le dio a nadie en la vida.



- ¿Y bien?



- Pues
- Lily lo meditó un rato. - Creo q si hubieras abierto un poco menos los labios, y tuvieras la lengua menos inquieta, pues la cosa mejoraría bastante. ¡Ah! Y deberías afeitarte mejor.



- Lily no seas mentirosa. Te he visto cerrar los ojos. Eso significa q has sentido algo.



- Sí, q me deslumbraba el Sol. - Lily le señaló una ventana x la q entraba el sol. O hubiera entrado sino estuviera nublado.



- Lamento interrumpir su lección d
- McGonagall enarcó una ceja antes de decir. - Lengua. Pero el Director quiere verles en su despacho. La contraseña es Buñuelos d arándanos.



Ambos Griffies se levantaron y fueron al despacho del Director. James, un poco x delante, iba muy deprimido xq su mejor beso solo hubiera provocado en Lily el impulso d criticarle; Empezó a preguntarse si Sirius tenía razón y lo q hizo a Lily fue no dar la talla. En cuanto a Lily el beso, no la había afectado en absoluto, pero la había provocado el impulso d comer + chocolate para controlar las hormonas, así q le dio un gran mordisco a una tableta d chocolate belga. (NdA: q si q la había afectado. Q manía tiene esta niña con negar lo evidente.)



Llegaron a la entrada del despacho d Dumbledore, subieron las escaleras y entraron en el despacho, Lily se sentó esperando al Director mientras James se acercó a saludar a Fawkes.



- ¿De verdad q no te ha gustado? - insistió James, con tono escéptico.



- De verdad. Pero es q claro desde q me enrolle con Ed, pues nada me parece digno d comparación. - (NdA: debo intervenir de nuevo xq creo q Lily acaba d cantearse demasiado. Eso ha sido castrante.)



- Eso si q no me lo creo. Ed es un completo inútil. - James la miró a los ojos para ver q efecto había causado el golpe. Lily le miraba con expresión desdeñosa. - Princesa, mientes d pena.



Lily iba a responder, pero en ese momento se oyó a alguien cantando:



Veo una vida nueva, el sapo no esta en ella. Veo mi vida llena, ese sapo no esta en ella.



James & Lily se miraron xq aquella era la voz d
Dumbledore. Precisamente, en ese momento apareció el Director dando saltos d tres metros como si fuera uno d los niños d sonrisas y lágrimas campando alegremente x los Alpes. A los 2 jóvenes les preocupo bastante xq era un hombre d edad y podía joderse la cadera. Al ver q no estaba solo Dumbledore tosió, y dijo:



- Bueno mis pequeños liantes, como ya habrán deducido la profesora Umbridge nos deja x un rato largo.



- ¡Oh! ¡Q pena! - dijeron James & Lily, con el tono + falso e hipócrita q se puede decir esa frase.



- Se irá el día 20 d diciembre, es decir pasado mañana. - Dumbledore decidió ignorar el comentario d los chicos. - x supuesto Lily no tendrás q volver a su despacho. Esas son las buenas noticias para ustedes.



- ¿Hay malas noticias? - preguntó James con cara d ciervo oliendo una trampa.



- Sí, para empezar el hechizo q Umbridge puso en la puerta d las chicas para q Evelyn no saliera no caerá hasta q ella se vaya. La otra opción es q Umbridge vaya a su habitación d nuevo a deshacerlo.



- Casi q no. - Lily no tuvo q pensarlo mucho. - Creo q Evy sobrevivirá 2 días +.



- La otra mala noticia para vosotros, y buena para mí. Es q les invito a quedarse conmigo a pasar la Navidad en Hogwarts.



- Yo debo declinar la invitación. - se apresuró a contestar Lily. - Es q esa noche cenamos toda la familia: mi madre, su novio, mi padre, su secretaria, mi hermana, su novio, la hermana del novio d mi hermana




- Ya pero es q no puede declinar la invitación xq si se va a su casa antes d q yo lo diga, y eso va tb para James, Remus, Sirius, Arabella, Joana y Evelyn no volvéis a poner un pie en mi escuela.



- Esta d broma. - Sin embargo al mirarle d nuevo Lily supo q hablaba en serio. - Entonces no es una invitación, es un castigo.



- Te ha costado pillarlo, ¿Eh?- comentó James en tono sarcástico. Él lo cazó a la 1ª xq había sido castigado tantas veces q sabía reconocer la palabra castigo x muy bien camuflada q estuviera.



- No es un castigo. - les explicó Dumbledore, como si fueran niños d 6 años. - es una oportunidad para q los 8 aprendan a trabajar juntos.



- ¿Entonces Peter tb está castigado? - a James no le sonaba haber oído el nombre d su amigo.



- El octavo castigado no es Peter. - Dumbledore puso cara d pillín. - Es una sorpresa. ¿Q hacen aún aquí? Vayan a decírselo a sus amigos.



Los 2 jóvenes se levantaron, pero James salió + rápido y tuvo buen cuidado d cerrar la puerta deprisa para ver si le daba a Lily con ella en las narices. Durante un segundo, Lily miró a la puerta cerrada, y luego se volvió al Director para decirle q xq la iba a obligar a pasar las Navidades con semejante energúmeno. Pero él hablo 1º.



- Lily, los demonios contra los q luchas están en tu interior. Busca en tu corazón y hallarás la respuesta.



- ¿Q? - Madre mía este se nos ha vuelto loco del todo, pensó la ex prefecta.



- ¿Tu tampoco ves películas d Bruce Lee? ¡Pero si eres d origen Muggle! ;_; Fuera d mi vista anda.



Lily se fue del despacho muy preocupada y ofendida. Mientras iba x el pasillo pensó q Dumbledore no diría esas chorradas si hubiera estado en su piel 7 meses atrás.



*-* FLASH BACK*-*



- ¡Al fin se acabaron los TIMOS! - Bell tomo todos los pergaminos con apuntes y los lanzó al aire. - Al fin el merecido descanso d las vacaciones.



- Sí. - Lily no parecía compartir su entusiasmo.



- Deberías estar + animada, Lily. - Joy la miró con preocupación, ya q todos aquellos días Lily no había estado muy alegre. Estaban en la Sala Común q era para ellas solas, ya q todos sus compañeros estaban en Honsgmead o en el lago.



- Lo sé pero es q aún estoy dándole vueltas a xq él tuvo q portarse así. - Lily suspiró antes d empezar a recriminarse. - No sé en q estaba pensando cuando me acosté con él.



- ¿Cómo q no sabes en q pensabas? - se asombró Evy. - esta claro, es uno d los chicos + guapos, sexis, inteligentes, atractivos d la escuela. X no mencionar q las manchas d tinta demuestran q tu no lo pasaste nada mal. Así q deja d arrepentirte d eso, xq al menos te diste el gustazo.



- Evy, tú cállate xq todo es culpa tuya.



- ¿Mía?



- Sí, xq la razón d q Potter y yo quedáramos es esa absurda competición entre tu y Black para fastidiaros las citas mutuamente. Menos mal q al menos lo habéis dejado durante los TIMOS. - Lily creyó percibir algo raro en su amiga. - XQ lo habéis dejado, ¿verdad?



- Sí. - aseguró Evy con la convicción natural d alguien q esta mintiendo. En ese momento entró Sirius bastante cabreado, y fue directo a Evy.



- Vega, he tenido q cancelar mi cita con Elisa xq la han crecido setas en las cejas. Pero seguro q tú no sabes nada d eso.



- ¿D setas? No es mi especialidad. - respondió Evy sin darle importancia mientras era fulminada x las miradas d Sirius y Lily.



- Sabes d lo q estoy hablando, así q no te hagas la lista.



Bell, Joy y Lily se levantaron ya q cuando esos 2 se ponían así podían estar horas. Salieron d la Sala común y se fueron a dar una vuelta x el lago, pero cuando iban a salir:



- Mis bellas damas. - apareció Lochkart. - os voy a hacer el gran honor d mi compañía.



- No hace falta. - la aseguró Lily en tono borde, ya q últimamente no sentía mucho aprecio x los hombres en general.



- Encantadas. - Joy en cambio estaba furiosa con Snape xq se había empeñado en q estaba enamorado d Lily xq a ella no la abrazaba nunca como había abrazado a su amiga junto al lago. El caso es q siempre q su prometido andaba cerca ella procuraba estar con compañía masculina, y en aquellos momentos observaba desde las escaleras.



En resumen, q Lochkart se fue a pasear con Bell & Joy x el lago, mientras Lily se dirigía hacia Leticia ya q ambas tenían una conversación pendiente.



- ¿Q quieres sangre sucia? - la espetó la peliteñida 1ª cuando Lily se sentó a su lado en el banco. - estoy esperando a mi amor. Largo q me lo espantas.



- ¿A tu amor? No será




- James. - Leticia puso expresión d éxtasis. - No pongas esa cara, ¿q pasa te enrollaste con él? - Leti, expresó con una carcajada lo absurdo d esa posibilidad, pero se interrumpió al ver la expresión d Lily. - Lo hiciste, vaya parecías una mosquita muerta. Pero no esperarías q iba a durar.



- ¿Y xq no?



- Xq eres una Sangre Sucia: los magos d sangre limpia juegan con vosotras pero no llegan a +. ¿De verás creíste las cosas q te dijo? Solo eran para llevarte a la cama. Lily, eres taaaan inocente. Siento lástima x ti.



Lily no se quedo a oír +. No iba a darle a su enemiga nº 1 la satisfacción extra d llorar en su presencia. Pasó corriendo x la Sala Común donde Sirius & Evy seguían con su discusión, q fue interrumpida al verla pasar llorando:



- ¿La pasa algo a tú amiga?



- Pregúntale a tu amigo.



Tras responder Evy se fue corriendo a su cuarto, dejando a Sirius bastante pensativo, aunq se le pasó cuando vio pasar x allí a Hestia Jones, una chica d 7º y se fue a tontear con ella. Entre tanto, Lily estaba llorando en la habitación, Evy se sentó en la cama junto a ella, y como si supiera lo q Leticia la dijo:



- Lo siento. No pensé en q mi juego te afectara a ti.



- No es culpa tuya, SNIF, no hablaba en serio. ¿Tienes un pañuelo? - Evy la conjuró la caja desde el baño. - No volveré a confiar en un hombre en mi vida. - aseguró Lily con tono d Escarlata O’Hara. Evy solo sonrió maliciosamente, xq sabía q no era cierto.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Miércoles 19 d diciembre.

X la noche.



Seguramente ninguna/o pensaría q los Merodeadores iban dejar q Umbridge se fuera sin hacerle un regalo de despedida como Dios manda.



Armados con su recién recuperado Mapa del Merodeador, único en su género, xq no sabían q las chicas le hicieron una fotocopia mágica, llegaron al despacho d la inspectora. Abrieron la puerta y entraron sigilosamente, bueno, sigilosamente entraron James, Remus y Sirius xq Peter se tropezó con sus propios pezuños y se cayó sobre el tocador d la mujer, rompiendo todas las cremas anti verrugas d las q disponía.



- Lo siento. - se disculpó avergonzado Peter al notar las miradas acusadoras d sus amigos.



James fue al tocador a reparar lo q Peter había roto; Remus fue a comprobar q la mujer siguiera dormida y Sirius fue a verter los últimos restos d poción multijugos q les quedaban en una especie d zumo d verduras q tenía en una mesa. La prepararon el año pasado, y la reservaban para una ocasión especial, como el cumpleaños d Snape, pero esta tb lo requería.



Tras volver a su cuarto sin ser descubiertos gracias a la Capa d James se pusieron el pijama, y se iban a dormir.



- ¿Seguro q funcionara? - pregunto Peter. - es q era el último frasco d multijugos q nos quedaba.



- Funcionara. - aseguró Sirius en tono confiado. - Y es x una buena causa. Se la he puesto en el zumo d verduras, eso tapara el mal sabor y ad+ hay cierta justicia poética, xq a Evy la tuvo
¿Xq me miráis así?



- Acabas d llamarla Evy. - Remus mostraba una sonrisa tan divertida como el tono d su voz. Luego con tono falsamente emocionado. - Chicos, q Sirius se nos ha enamorado d verdad. < Lágrima falseta.>



- Remus no me digas q vas a empezar tb como Turner. El otro día se empeñó en q quería a Evy, es decir a Evelyn, quiero decir Vega.



- Y van 2, Padfoot. - James le enseñó el marcador con 2 dedos. - Pues Turner tiene razón. Como amigo te daré un consejo: apunta todas, absolutamente todas las cosas q hagas al día. Así cuando ella te odie a muerte x algo q la hiciste al menos sabrás xq es.



- Evans fue mi cruel. - aseguró Peter con tono rencoroso. Todos sus amigos estaban enterados d lo q Lily le dijo a James antes d hablar con Dumbledore, y a todos les sentó muy mal.



- Es ese libro: Abajo el amor. - oír a Remus criticar un libro era como ver a Voldemort repartiendo caramelos a niños Muggles: solo posible si los caramelos tuvieran veneno. - A Bell tb la ha vuelto bastante loca. Así q Padfoot, reza para q Vega no lo haya leído.



- Y dale q no estoy enamorado d Evy, es decir d Vega. - James le mostró una mano con 3 dedos levantados. - Para q lo sepáis ni siquiera me gusta.



- Te creemos. - aseguraron sus 3 amigos en tono d no te creemos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Jueves 20 d diciembre.



Umbridge se fue a media noche, la razón d q se fuera tan tarde es q confundió una poción multijugos con un pelo d verruga d sapo con zumo d verduras.



Como esa poción solo vale para transformarse en humanos, no se la paso el efecto en una hora, así q corrió a la enfermería. Pero la enfermera Ponfrey dijo q no lo podía arreglar xq como bien dijo Dolores ella solo estaba allí xq cuando era joven tuvo un rollete con Dumbledore, no xq fuera una enfermera capacitada. Así q tendría q ir a San Mungo para q lo remediaran.



Para q nadie la viera, se escondió en su cuarto todo el día: grave error xq Peeves, alertado x los Merodeadores fue a verla, y no tardo en correr la historia x toda la escuela. Había quien decía q McGonagall le prestó al poltergheis una cámara de vídeo para q la rodara.



Cuando Umbridge salió d aquella escuela juró no poner un pie nunca + en ella hasta q el sistema educativo se hubiera reformado con los decretos pertinentes.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Viernes 21 d Diciembre.

X la mañana.



Los pasillos estaban llenos d gente muy atareada ya q ese día los q iban a pasar la Navidad en casa, es decir todos menos nuestros intrépidos protagonistas, tenían q coger el tren. Así q todos iban x ahí como locos buscando las cosas q se les habían olvidado, o q habían prestado o tomado prestadas.



Evy tb iba como loca xq, aparte d ser su estado natural, era el primer día q salía d su cuarto sin tener q ir a clase. X ese motivo estaba tan contenta q le daba un beso a todo ente corpóreo q se encontraba: alumnos, elfos domésticos, armaduras, personajes d los cuadros, estatuas
y alguno incorpóreo tb xq en aquellos momentos intentaba abrazar a Peeves.



- ¡Socorro! - Gritó Peeves desesperado, huyendo x 1ª vez en su vida d un alumno. - Una alumna intenta abusar sexualmente de mí.



- Pero si solo te quiero dar un abrazo. ¡Q exagerado! ¡La armadura d Bonifacius Bones! - y la plantó un beso en la mejilla metálica q hizo, tal vez x un efecto óptico, q la armadura se pusiera roja metalizada.



Entre tanto sus amigas, detrás d ella, hablaban preocupadas x su salud
física, xq la mental ya la tenían asimilada. Todas estaban d acuerdo en q Evy se había quedado muy delgada.



- Mírala, si hay q mirar 2 veces para verla al pasar. - comentaba Lily en tono de madre recriminadora, tono Molly Weasly, para q nos entendamos todas/os.



- Se ha quedado mucho + delgada q yo. - exageró Bell.



- Bell, nadie esta + delgado q tú. - la cortó Joy con tono rencoroso. - Pero ya podía haberme dicho la dieta q ha seguido, xq yo tb quiero adelgazar así.



- La única dieta q he seguido es q no he tratado d arreglar mis problemas sexuales a base d chocolate. - Evy apareció x detrás d ellas ya q se había quedado rezagada saludando como es debido a Violeta, la amiga d la señora Gorda. - Xq se os nota, chicas. - para demostrarlo le dio una palmada a los muslos d Joy & Lily q se veían algo + gordos d lo normal.



- Pues para q lo sepas el método d auto satisfacción d Barbara Novak ayuda mucho. Esta misma semana me he enfrentado a mi padre, y le he dicho q no me voy a casar con McNair. - Joy uso un tono orgulloso.



- ¿En serio? Estoy orgullosa de ti. - dijeron Bell & Lily a la vez al tiempo q la abrazaban como si hubiera ganado un premio. Evy, en cambio, bufó y se fue a saludar a la estatua d Clotilde la Bocazas.



- ¿Se lo dijiste a la cara? - pregunto Lily una vez separada del abrazo colectivo.



- No.



- Hablaste con él a través d la chimenea. - aventuró Bell.



- No, le escribí una carta. NO me miréis así, era una carta muy dura. Le deje muy claro q no iba a casarme con quien él quisiera, y q si persistía en su intento neadertaliano, contrataría a un abogado, lo demandaría me quedaría su fortuna y le obligaría yo a él a casarse con McNair.



- Bien dicho. - silbó Bell admirada.



- Y él q te contestó. - pregunto Lily, segura del éxito d la carta.



- Q no iba a pagarme un abogado. - Esto dejó un poco apagadas a las d+, pero Lily enseguida se recompuso.



- Al menos me alegro d q una d vosotras haya sacado tanto d provecho al libro como yo. - la consoló Lily. - Xq ellas 2




- Si en él ellas 2 estoy incluida yo, + te vale callarte, xq te recuerdo q mis circunstancias eran especiales. - se defendió Bell. - Esta claro q Barbara no contemplo q el capullo d turno q hay q olvidar a base d chocolate, fuese adicto al chocolate. Xq yo a Lupin en mi vida le he visto sin algo d chocolate en la mano, ya fuesen galletas, en tabletas, batido
lo q sea. El chocolate es inherente a Lupin, y yo cada vez q veo o leo u oigo la palabra chocolate la asocio con él. ¿Cómo iba a olvidarle así? Aparte d eso yo me apunto totalmente a la teoría d Abajo el amor



- Es cierto. Lo siento, cariño. - se disculpó Lily. Luego con tono + preocupado miro a la única d sus amigas q no era una chica abajo el amor pese a haber leído el libro. - Me preocupa Evy. Ella no ha asimilado el libro y esta tan indefensa ante los hombres




- Y es tan ingenua. - continuó Bell, volviendo sus ojos azul turquesa hacia Evy.



- Y está tan expuesta. - Joy se refería a los vaqueros q llevaba Evy q la quedaban algo grandes y dejaban ver parte d la ropa interior. (NdA: la quedaban d cintura baja. No sé si ya existían en aquellos tiempos.)



- Tenemos q protegerla. - había un tono d urgencia en la voz d Lily cuando se volvió hacia sus amigas.



- Evitar q haga locuras. - Bell la devolvió la mirada.



- Y procurar q estos días no este cerca d




- ¿Para mí no hay beso? - Si lo q Joy iba a decir era q no podían dejar q Sirius se acercara a Evy, pues ya era demasiado tarde, la había atrapado en la desembocadura del pasillo x el q ellas iban, en el vestíbulo, y la tenía abrazada x la cintura. Evy sorprendida, había tenido q engancharse al cuello del chico con los brazos para no caer cuando el la tomo en volandas.



- Espere su turno, malvado villano. Yo era el siguiente en recibir prenda d esta hermosa dama. - le increpó Sir Cadogan. - si es necesario me batiré en duelo con usted. - Cadogan desenfundo la espada
Pero se quedo sólo con el mango. Decidió q lo mejor era montar en su caballo blanco y largarse. Pero el caballo tenía una idea mejor: irse galopando a un cuadro d unicornios y q su caballero se fuera andando donde gustara.



- Así q eras tú la q iba x ahí tratando d violar a Peeves. - dedujo James con cara divertida. Bell constato q iban Sirius & James solos.



- No es q me importe. - empezó Bell tras ver q Remus no iba rezagado. - ¿Pero dónde están los d+?



- Peter haciendo la maleta. - informó James con una sonrisa divertida al ver q para Bell los d+ eran una sola persona. - Remus esta en la revisión d becas.



- Es verdad era hoy. Espero q tenga suerte. - se solidarizó Joy. James se lo agradeció con una sonrisa.



- Y yo espero q Black suelte d una vez a mi amiga. - Lily señaló a Sirius & Evy q seguían abrazados, sin darse siquiera cuenta d ello, mientras discutían las razones x las q Evy no iba a besarle y xq Sirius no estaba conforme con ellas.



- Yo esperaba q los buenos besos d Edy te hicieran amable, Evans, pero ya veo q no. - James se encogió d hombros. - La vida esta llena d frustraciones.



Entre tanto, Rosier & Snape, q bajaban x la escalera se fijaron en un adulto alto moreno y guapo con pinta de yanqui, + bien se fijo Rosier xq Snape solo se fijaba en las chicas:



- Evan, ¿Cómo puedes fijarte en un inmigrante adulto cuando el hall esta lleno d chicas guapas? - decía Snape. - yo antes no las veía xq estaba algo encariñado con Joy, pero ahora q estoy libre del compromiso pues veo q es un error centrarte en una sola mujer. ¿Q coño hace ese tío? - El moreno acababa de fijarse en el grupo formado x Sirius, James y las chicas. - Ha osado poner sus ojos d yanqui adulto pervertido en mi Joy. Se va a enterar.



- Eres un tío complejo. - respondió Evan tras mirarle un segundo. Luego Snape se fue directo al grupo antes d q él otro llegara.



Entre tanto, Lily había decidido cortar x lo sano, y se había puesto en medio d Sirius & Evy logrando separarlos. Evy la miró con cara d fastidio, mientras Sirius enarcaba una ceja, y la miraba como un perro al q acaban d dejar sin hueso.



- Ya vale d abracitos los 2. - les gritó Lily con un tono muy parecido al d McGonagall cabreada.- y ya vale d seguirnos a donde quiera q vamos. Como parece q no os quedo muy claro os lo voy a explicar como si tuvierais 6 años




- ¡Joana! - Snape llegó en ese momento dispuesto a velar x sus intereses. - podemos ir a hablar a otro lado. Donde quieras menos aquí. - de reojo Snape vio como el hombre moreno se acercaba. Se le acababa el tiempo.



- Joy no va a ningún lado contigo. - le cortó Lily, frenando a Joy q si q tenía ganas d discutir, es decir, d hablar con Snape. - Me viene bien q estés aquí xq estoy un poco harta d q nos sigáis, nos acoséis y eso, pero yo estoy capacitada, y ad+ me apetece un montón para curaros la obsesión como sea preciso




- ¡Joder, q bueno esta ese tío! - exclamó Evy.



- Evy eso es lo q no debes decir xq les alimenta la obsesión.



- No hablaba d ellos, Lily, me refiero a él. - Evy señaló a un punto a su espalda.



- ¿A quién? - La respuesta las llegó a las chicas en forma d voz masculina y seductora.



- ¿Está aquí Arabella Figg?



- Soy yo. - aseguraron Lily & Joy, tras darse la vuelta y ver al hombre + guapo q habían visto en su vida d cerca. Moreno, alto, guapo, con un culo
(NdA: George Cloney para q nos entendamos.) Arabella no supo q le veían xq a ella solo le gustaban rubios o castaños claros. Los chicos miraron con recelo al hombre ya q la reacción d las chicas les hacía intuir un nuevo rival.



- ¿Seguro? - el hombre se mesó una perilla, pensativo. - Xq yo sé q Arabella sólo hay una.



- Y así es. - respondió Evy en tono amable. - Arabella es la rubia, alta y guapa; la pelirroja es Lily y Joy la morena. En cuanto a mí, - su tono se volvió un ronroneo seductor. - Puede llamarme cuando quiera.



- Se acabó el paseo, Evy. - En ese momento Sirius pensó q ya había tenido bastante. Se agacho y logró cargar a Evy a hombros, q al contrario q Lily, no pataleó sino q con el tono + normal del mundo le dijo.



- Vale, ha tenido gracia. Ya puedes bajarme. ¡Blackito! ¡Bájame yaaa! ¿Acabas d llamarme Evy?



- Ese chico tiene graves problemas d autoestima. Deberíais decirle q tome el medicamento d moda: Arrogancia. - James & Snape le miraron como si se hubiera vuelto loco. ¿Sirius tomando un medicamento para mejorar la autoestima? Lo q le faltaba para creerse un dios.



- ¿Entonces es usted psiquiatra? - preguntó James.



- Sí. - la repuesta provocó un suspiro emocionado d Joy & Lily. - Soy el doctor Daniel Ross. - sacó unas tarjetas q Lily y Joy se apropiaron ávidamente. - Soy el psiquiatra d Mirtle.



- Eso lo explica todo. - pensaron todos a la vez. En el caso d los chicos y Bell xq si era tan inútil era normal q Mirtle llevara toda su muerte en terapia. Joy & Lily pensaron q Mirtle llevaba toda su muerte en terapia para tener un hombre así pendiente d sus neuras.



- Ella me dijo q tu tenías problemas. - ahora se dirigía solo a Bell. - Q te enrollabas con hombres inadecuados, como un tal Julius Boggart.



- Querrá decir Gilderoy Lochkart.



- Tienes razón, Joy, gracias. - Joy le lanzó a Lily una mirada d me prefiere a mi antes q a ti. Lily la devolvió una d eso ya se verá. - A veces no entiendo mi propia letra. Pues Mirtle la ha cedido una sesión a usted.



- Es q no tengo tiempo. - Bell trato d salirse x la tangente xq realmente no creía q aquello la ayudara.



- ¿Te enrollaste con Lochkart? - James la miraba como si fuera la 1ª vez q la viera.



- ¿Ahora te enteras, Potter? - Le replicó Snape en tono d superioridad.



- Claro q va. - prometió Lily, recibiendo una sonrisa del doctor Ross. - ¿cuándo es?



- Ahora mismo.



- Pues genial. - dijeron Lily & Joy a la vez. Y casi a empujones instaron a una + q reticente Bell a seguir al psiquiatra.



- ¿Has visto q hombre, Lily? Si ya lo decía mi abuela antes d irse al manicomio: no hay nada como un buen loquero.



- ¿A tu abuela la encerraron x loca? - Lily se asombro d no conocer ese curioso dato d la familia d su amiga.



- No, se fugo con su psiquiatra. - aclaró Joy. - yo me fugaría con este en cualquier momento.



- Te apoyo totalmente. - Lily se mordió los labios mirando el culo del hombre.



- Chicas, Potter y yo estamos aún aquí. - las recordó Snape. - podíais cortaros un poco.



- Habla x ti, Snivellus. A mi me da exactamente igual lo q hagan o dejen d hacer. - aseguró James. Snape le miro extrañado.



- Sí, tu y yo ya no estamos prometidos. Cuando lo estábamos me cortaba un poco, pero x McNair no pienso hacer el menor esfuerzo. - informó Joy.



- ¿Q estaba yo diciendo? Claro, os iba a decir como os pienso curar la obsesión.



- Tranquila, Evans, q yo ya estoy curado d ella.



- Como decía. - Lily le dedicó a James una mirada incrédula. - si alguno d vosotros o d vuestros amigos aparece cerca d mi o d mis amigas me quitaré este zapato d tacón y se lo meteré x el culo. ¿Ha quedado claro?



- Sí, ha quedado muy claro q conoces a la perfección mis fantasías. - respondió James sarcástico.



- Evans, realmente entiendo a la perfección q lo q te hizo el impresentable este te haya llevado a esta
situación. - Snape tuvo buen cuidado d no mencionar la palabra locura ni demencia. - tb entiendo q me lo digas a mi, pero es q hay alguien q no te ha oído, y q realmente debería estar informado, puesto q se acaba d llevar a una d tus amigas a hombros. - Los ojos negros d Snape parecían ejercer un efecto hipnótico en Lily xq no era capaz d apartar la vista d ellos. - A saber lo q están haciendo ahora mismo.



- Tienes razón. - Lily tenía mirada d loca sobre protectora en aquellos momentos. - la pobre Evy es la + ingenua. Voy a buscar a Black para dejarle las cosas muy claras. Gracias Severus. - y se fue x el camino q se habían ido antes Sirius & Evy.



- Espero q Evy y él no están haciendo nada, xq sino a Black lo mata. - comento Joy con tono despreocupado.



- ¡Q lástima! ¿No? - fue la irónica respuesta d Snape feliz d haberse librado d la pelirroja loca.



- No te agobies Snivellus. - le tranquilizó Potter. - voy a buscarlos para impedir q eso ocurra. - Y tomo el mismo camino q la pelirroja.



- Al fin solos. - Suspiró Joy. Snape miró al vestíbulo cerca del cual estaban, y q estaba lleno a rebosar d gente esperando las carrozas para ir a la estación. Joy tuvo q rectificar. - Más o menos. ¿Q querías decirme?



- Nada. Solo era para alejarte del psiquiatra ese. Supongo q debo irme a preparar mis cosas.



- Para empezar aléjate d las mías. - McNair apreció a su lado, y miro a Joy como si fuera la mejor yegua d su cuadra. Hasta a Snape q era experto en insultar con la mirada aquella le pareció asquerosa. - Nos veremos en fin de año.



- Lo dudo. - Joy retrocedió todo lo q la permitía el espacio y saco la varita, q desde q él la atacó la otra vez se había convertido en un accesorio imprescindible d su atuendo. Snape tb tenía su varita lista para soltarle una maldición a aquel capullo. McNair se encogió d hombros y se largo.



- Gracias x quedarte conmigo. - Joy sonrió a su ex prometido.



- De nada. Ahora si me voy q vienen a hacerte compañía. - Snape señaló a Yeye y Misi q venían a despedirse.



Tras darse besos, y q Joy le prometió a Yeye ir a su fiesta d fin d año. Todos sus amigos, Doris & Will abrazados, se fueron a tomar la última carroza rumbo a la estación. Cuando se quedó sola, Joy pensó: ¿y ahora q hago yo?



- Blacky, cariño, ¿piensas bajarme al suelo en un futuro próximo?



- Pues lo haré cuando me canse de llevarte a cuestas. Pero como te has quedado tan delgada, nena, pues va a ser + tarde de lo q pensé. A no ser q empieces a darme patadas. ¿No vomitarás como Lily, no?



- No, ad+ estoy aprovechando xq nunca te había visto así.



- Pues claro q no, xq nunca te había visto yo ponerte a tontear descaradamente con un anciano senil. Es q, Evy, deberías buscarte a alguien d tu edad te aseguro q entonces no me verías tan celoso, es decir, preocupado x ti.



- Para empezar me refería al ángulo desde el q te miro, q nunca te había visto desde él; en segundo lugar ese hombre no era tan viejo; en tercer lugar alguien d mi edad te excluye a ti, xq eres mayor q yo. Y eso es una pena xq desde cualquier ángulo q te miro te puedo decir una cosa: vestido pierdes. ¿Has vuelto a llamarme Evy?



- Sabes tu otra cosa. Acabo d darme cuenta d algo. - Sirius dejó a Evy en el suelo, xq quería verla la cara cuando oyera la revelación q acababa de tener. Pero siguió abrazándola x la cintura y las manos d ella descansaban aún en sus hombros. - Tú a mi me has visto desnudo 2 veces, pero yo a ti aún no te he visto desnuda.



- Cierto. - concedió Evy. - Pero los d+ tb están en similares circunstancias.



- No, xq cuando James & Lily se liaron el año pasado se desnudarían, y conociendo a James no creo q cerrará los ojos. En cuanto a Remus & Bell, te recuerdo q Remus la pillo una vez en la bañera, y no creo q se bañe vestida. Todos nos llevan ventaja. - concluyó Sirius con indignación.



- Tienes razón hay q igualar el marcador. Yo me desnudo si tu me respondes a una pregunta. ¿xq te fuiste el otro día y me dejaste sola? Y no vale xq yo te dije q te fueras, xq en circunstancias normales eso hubiera hecho q te quedarás.



- ¿Q tiene q ver eso con q te desnudes o no?



- Xq a mi ahora mismo no me apetece desnudarme. Pero el otro día nos quedábamos solos y
¿quién sabe? ¿xq pones esa cara?



- ¡Genial! Tu tb has leído el libro ese y te has vuelto tan loca como Lily.



- Lily no está loca, solo algo desequilibrada. Y sí he leído Abajo el amor, pero no tiene nada q ver con esto. Lo q pasa es q parece q gire todo en torno a ti. Ad+ te aseguro q tampoco hay mucho q ver x aquí
sobre todo comparado con muchas d las chicas con las q te has liado. - X primera vez en su vida, Sirius creyó percibir un atisbo d duda y timidez en Evy. - No quiero quedar mal, xq igual desnuda yo pierdo.



- Yo creo q en tu caso, ganarás desnuda.- se inclinó hacia su oreja y la susurró- Deberías ver cuanto pierden algunas sin sujetador, sobre todo en volumen. - Le encanto oír su risa. La dio un beso cariñoso en la mejilla. - Pero si necesitas tiempo para sentirte cómoda
pues yo espero lo q haga falta. ¿Te sientes cómoda ya? - Evy no llego a contestar xq fue cuando llego Lily.



- Black, quita las manos d la cintura d mi amiga y aléjate despacio d ella. - Evy se giró y miro a la pelirroja con cara d q pesadita eres. Pero Lily seguía mirando a Sirius de forma nada amistosa. - dado q estos días vamos a tener q estar juntos, debo advertirte q si no mantienes las distancias, como acordamos, pues tendrás q atenerte a las consecuencias.



- ¿Cuáles son esas consecuencias? Es para calibrar el riesgo beneficio. - al decir beneficio le dedicó a Evy un guiño d niño malo. Evy le sonrió.



- Evans nos meterá un zapato d tacón x el culo. - le informo James, q llego en ese momento.



- Ahaa. - Sirius no pareció tomarlo en serio. - ¿D q ancho?



- ¿Q? - Lily le miro incrédula, ignorando la carcajada d James & Evy.



- El ancho, Evans. Según una d esas revistas femeninas el ancho es lo q importa no el largo. - Sirius le miro con cara d cuanto tienes q aprender.



- Pobres niños inocentes. - la replica d Lily fue pospuesta x la aparición d la profesora de adivinación. James suspiró. Realmente no le apetecía q le profetizaran su muerte. Sus temores se confirmaron cuando ella lo señalo. - Tu, pobre niño, nacido en agosto. Los nacidos en agosto van a estar expuestos a graves peligros estas fiestas. Y van a andar muy mal en el terreno amoroso. - Giró la cabeza 180º y miró a Lily. - Me acuerdo d ti, la pelirroja sin ojo interior q abandono mi clase para siempre, pero aún así tu no podrás huir d tu destino: el número 4. Veo q estas fechas van a ser peligrosas para ti tb.



- Recuerdo lo q decía de mi destino. X eso deje su clase.



- No te rías. - la mujer giro d nuevo la cabeza, para mirar a Sirius. - lo tuyo es lo peor d todo. Tienes el Grim. Eso significa grandes calamidades. - x alguna razón q Lily & Evy no captaron aquello hizo mucha gracia a James & Sirius. Esta vez la cabeza giró como en un exorcismo para mirar a Evy. - Es un placer conocerla en el plano físico, en el otro ya te conozco a ti y a tu forma d actuar: eres una gata, y te gusta jugar, los ataques x sorpresa y ves en la oscuridad. - Tras esto se hizo un pesado silencio. - Me voy a comunicar los designios del destino a otros. - y casi flotando como un fantasma se fue.



- ¿Q estábamos hablando? - pregunto James al cabo de un rato d tenebroso silencio.



- Lily iba a especificarnos a ti y a mi el ancho d los zapatos q nos quería meter x el culo.



- Cierto. ¿Evans?



- Yo q sé estos mismos. ¿Estas bien Evy? - la chica se había quedado flipada ya q era la 1ª vez q se cruzaba con esa mujer.



- Sí, pero ¿es siempre así?



- ¡Q va! Hoy estaba tranquila. - la aseguró James.



- ¡Estáis aquí! - Joy salió en ese momento de una falsa pared. - Vamos a donde Dumbledore. Quiere vernos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Remus acababa d pasar x una d las experiencias + estresantes d su vida, solo comparable a cuando sus amigos se enteraron d q era un hombre lobo. Remus jamás olvidaría esos agónicos segundos en q ellos le dijeron q le habían descubierto, y el pensó q lo siguiente q dirían es q no querían saber nada d él. Pero los 3 le sorprendieron diciendo q iban a hacerse animagos para hacerle compañía esas noches.



El otro punto d comparación eran los TIMOS del año pasado, ya q tenía q sacar un mínimo d ellos para poder optar a una beca. Así q había estado con los nervios d punta.



Sin embargo, aquel comité d Renovación d Becas había sido lo peor. ¿Cómo no iba a serlo si lo presidía Lucius Malfoy? X supuesto había machacado a Remus con preguntas del tipo: ¿Xq cree q no es malgastar el dinero pagarle los estudios? ¿Sus padres no son capaces d mantenerle? ¿Es tan inútil q no es capaz d trabajar para pagarse los estudios?



Sólo había una persona q era amable con él, mientras se defendía de las preguntas como lobo panza arriba. Una mujer de pelo castaño con mechas rubias, y ojos pardos, q le era muy familiar. Sobre todo en la forma d apartarse los rizos d la cara con obvia irritación.



Cuando salió estaba deprimido e intrigado. Deprimido xq sabía con casi total seguridad q no le iban a renovar la beca. Intrigado xq era d natural muy curioso, de hecho x eso le mordieron, y tenía q saber quien era esa mujer. Esa duda pronto encontró respuesta.



- Así q tu eres Remus. - el aludido alzó los ojos y vio a la mujer mirándolo de arriba abajo. Ella se dio cuenta y sonrió levemente azorada. Hasta eso le parecía familiar. - Lo siento, pensaba q me habías reconocido. Soy Adrien Figg, la madre d Bell.



- Es cierto. - X eso le era tan familiar. Bell físicamente se parecía a su padre, pero en la forma d actuar era idéntica a su madre. Las 2 coleccionaban gatos. - Lo siento es q no había caído.



- Normal hacía un montón d tiempo q no te veía. Desde hace 3 años. Yo tampoco he caído hasta q he visto tus ojazos. Siento q Malfoy haya sido tan idiota, pero su padre le ha enchufado ahí para q se gane la herencia.



- Esta difícil lo d las becas xq lo q veo.



- No te voy a engañar: el Ministerio no piensa renovar ninguna. El ministerio se esta gastando todo el dinero en la lucha contra Voldemort. Estas entrevistas son solo para q las asociaciones de padres no se echen encima.



- Gracias x ser sincera. Haber como me apaño yo.



- Si necesitas dinero




- No hace falta. - Remus era muy orgulloso como para aceptar dinero d nadie. Mucho menos d la madre d la chica q le gustaba.



- ¿Mama? - Bell salía en ese momento de su sesión d terapia pensando q + le valía ser bueno en la cama a ese hombre xq de psicología no tenía ni idea. Y vio a su madre hablando con Remus. Tras saludarla con un abrazo y 2 besos. - ¿Q haces aquí?



- Soy parte del tribunal d Becas.



- Es cierto. - se volvió hacía Remus.- ¿Q tal?



- Bien. - mintió Remus al tiempo q le lanzaba una mirada significativa a la madre d Bell.



- Así es no tendrá problemas. - la madre d Bell corroboró la mentira.



- ¡Bell & Remus! - saludó Joy alegremente. - Chicos están aquí. - Tras ella aparecieron Evy, James, Lily y Sirius discutiendo sobre el estado mental d la profesora de adivinación. Las opciones eran muy loca, demente, psicotica y sonada perdida. - señora Figg, ¿q tal?



- Bien Joy, ya me enterado de lo tuyo. Espero q estés bien.



- Si no fue ataque, ataque. Él salió peor parado.



- ¿D q hablas? Yo me refería a tu compromiso.



- Yo tb. - aseguro Joy al instante. - Dumbledore, nos quiere ver a todos, ya.



- Pues nos vamos. - Bell le dio un beso a su madre. - hasta pronto mama.



- Si hasta pronto cielo. Y a los d+ haber si un día nos vemos + tranquilos. Y me contáis q le hicisteis a Umbridge. Ni siquiera en el hospital lograron quitarle la lengua d sapo.



- Si hay galletas d x medio, seguro q hablamos +. - le prometió James con cara solemne.



- Evy vamos. - Lily llamó a su amiga q apoyada en las escaleras, miraba el hall desde arriba, completamente hipnotizada. - Si q te ha traumatizado la mujer esa.



- No es x la libélula, es q no entiendo xq McGonagall le esta explorando la boca con la lengua a nuestro moreno misterioso.



- ¿Q? - todos se aproximaron a la escalera, para ver como la jefa d su casa estaba besando al Doctor Ross.



- Claro. ¿No os acordáis q McGonagall se lío con el psiquiatra d Mirtle y q tienen una hija? - comentó Remus como si fuera lo + normal del mundo.



- ¿Te das cuenta, Evy? Has estado tonteando con un hombre casado, y con una hija. - Sirius puso cara d q vergüenza.



- ¿La has llamado, Evy? - preguntaron todos a la vez con extrañeza.



- ¿Me empiezo a quitar el zapato? - amenazó Lily.



- Mejor vamos a ver q quiere Dumbledore. - sugirió James antes d q las cosas se pusieran feas. Todos se alejaron d las barandillas, y fueron al despacho d Dumbledore.



- Sabéis q hoy me siento + orgullosa q nunca d ser Griffindorf. - les confesó Joy.



- ¿Y eso? - pregunto Bell.



- Es q nuestra jefa d Casa tiene tan buen gusto para los hombres.



Al fin llegaron a la puerta del despacho del Director, donde les esperaba Dumbledore. Tomaron las escaleras, pero en vez d subir bajaron llegando a una sala q salvo en la decoración, recordaba bastante a la Sala Común d Griffindorf. Una vez allí tras subir unas escaleras circulares, entraron a una habitación circular. El anciano se volvió y sonrió amablemente:



- Dado q se quedan a hacerme compañía, he pensado q estaríamos los 9 + cómodos en mis habitaciones. Esta es la vuestra.



- ¿Y la de ellos? - preguntaron ellas.



- ¿Y la de ellas? - preguntaron ellos.



- Es la de todos vosotros. Os recuerdo q el objetivo d esto es q os llevéis bien. Los elfos os han traído vuestras cosas. Os dejo para q os pongáis cómodos. - el anciano se fue, pero cuando estaba en la puerta. - casi se me olvida. Su otro compañero d cuarto esta a punto d llegar. Sed buenos.



- Se ha vuelto loco del todo. - afirmo Bell. - si estamos aquí todos juntos + d un día vamos a salir en las noticias, concretamente en la sección d homicidios.



- Pero mira q eres exagerada, Bell. Podemos llevarnos bien, y hacer q no corra la sangre. - James sonrió confiado.



En ese momento se abrió la puerta y entro el 8º habitante d aquella habitación.



- ¡Snape! - gritaron todos a la vez.



- ¡Vosotros! - grito Snape.



- Tienes razón, Bell. Vamos a salir en las noticias. - la confirmo Remus.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Ya era x la noche, y estaban todos a punto d acostarse. X fortuna, en opinión d las chicas ya q los chicos eran d distinta opinión, el baño no era unisexo, sino q cada uno tenía el suyo. Ellas pudieron cambiarse allí y salir con los pijamas puestos al Cuarto común donde los chicos se habían cambiado.



No creo q haga falta decir lo tenso q era el ambiente: Lily & James se odiaban mutuamente y no se cortaban un pelo a la hora d demostrarlo; Bell estaba paranoica con lo q podían haber hablado Remus y su madre antes d q ella llegara; Remus se acababa d enterar en el baño de q lo d Bell con Lochkart era cierto; Evy temía q en cualquier momento q se duchara apareciera Sirius x allí; Sirius trataba d colarse en la ducha d las chicas para ver a Evy desnuda sin q se enterara Lily; Joy estaba nerviosa xq nunca había dormido en igual habitación q su ex prometido y Snape se sentía como si estuviera en la jaula d los leones esperando el golpe q no llegaba.



Ad+ todos estaban muy cansados xq Dumbledore les había obligado a pintar una d las aulas d pociones q los Merodeadores habían reventado.



X todo ello cuando Lily sacó una especie d cinta negra alargada y la lanzo x el suelo del Cuarto dividiendo x la mitad la habitación. Todos la miraron con suspicacia.



- ¿Q es eso Evans?



- La frontera, Potter. Vosotros no la pasáis, y nosotras tampoco.



- ¿Y si la pasamos q? - pregunto Remus + x curiosidad q otra cosa.



La respuesta d Lily consistió en lanzar una pelota d papel x encima d la línea. En cuanto detectó el movimiento de la cinta salió una llamarada q casi toco el techo, una cuchillas enormes subieron, luego salieron unas espadas q hicieron movimientos circulares, y x último otra llamarada. Todo ello en 7 segundos escasos. De la pelota de papel nunca + se supo. Todos se quedaron boquiabiertos.



- ¿Responde a tu pregunta Lupin? - el pobre hombre lobo solo pudo asentir con la cabeza para responder a Lily ya q se había quedado anonadado.



- ¿Q pasa con Perla? Esta al otro lado. - de hecho la gata d Bell se había instalado en la cama d Remus.



- ¿Q pasa con Snape? Le dejamos solo con esos. - señaló Joy q podía hablar libremente xq su ex prometido estaba en el baño.



- Esa no es la actitud d una chica abajo el amor, Joy. Y la d Perla no es la actitud d la gata d una chica abajo el amor. ¡Q se quede ahí! - Lily uso un tono severo.



- Tranquilas. Si yo aquí estoy muy bien. - maúllo la gata.



Con esto se fueron todos a la cama.



Cada uno a la suya.



A dormir.



O eso pensaban ellos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Y hasta aquí el capítulo 14.



En el próximo capítulo descubriremos si efectivamente durmieron algo o no. ¿Q sería un fict en Hogwarts sin una visita al bosque prohibido? En el 15 se darán un vuelta x allí x mandato d Dumbledore.



¡SÍ! AL FIN TENGO 100 MENSAJES. BIENN.



Joder, acaba d atacarme un globo.



Muchas gracias a todas/os los q habéis contribuido a la noble causa.



Ahora a x los 150. Ya sé q debería decir los 200, pero como para llegar allí tengo q pasar x los 150, pues así es una nueva marca.



Ahora sí pasamos a responder a los mensajes hasta el 9 d diciembre:



Lorien Lupin: Hola cari. Ya he notado q estas planeando una invasión en plena regla, ¿x eso te has hecho un ejército? Q sepas q me he unido a él. Pronto dominaremos la página. JA, JA, JA Me alegro q te rías con mis chorradas. Yo tb tengo insomnio pero es q yo no sé si quiero q se me cure xq las mejores chorradas se me ocurren x la noche. Espero q hayas superado tu bloqueo. Un beso. Y vete ya a la cama a soñar con Remusín.



Azalea: Gracias x la felicitaciones. Una aclaración: el q dice q la tensión sexual no es sana es Will, no Yeye. X otra parte tienes toda la razón: ambas partes lo desean fervientemente. Así q se hará lo q se pueda. Al menos ya están en igual cuarto. Besos.



Mako_Black: Hola, me encanta q te encante la paranoia esta. Estoy contigo, Lily es una exagerada. Pero lo d chica abajo el amor casi se lo perdono, lo q no se la puede perdonar es lo mal q lo trata y q encima se quiera liar con Ed q comparado con James no es + q un rubito insulso. De verdad q no la puedo dejar sola. No pasa nada x lo del mensaje, + vale tarde q nunca. Un beso.



Serenity: ¿Retorcida? ¿Yo? Gracias x el piropo pero no sé d donde sacas esas cosas. Si soy tan dulce e ingenua como las intrépidas protagonistas d esta historia. Tranquila q la otra historia la seguiré, de hecho ahora q acabe este capi seguro q me paso al d El favor, pero con calma. Un beso.



Mya Malfoy: no me canso d leer tus mensajes. Me animan un montón. A mi cuando leí el primer libro Snape no me iba mucho. Hasta q vi q lo interpretaba Alan Rickman, q de siempre me pone un montón, así q ahora me cae bien, salvo en el tercer libro q no me gusta como trata a Remus & Sirius. No creo q lo d McNair & Joy tenga futuro, xq ya ves q Joy s e esta enfrentando a su padre. Besos.



Zal: gracias x decirme como abreviarte el nombre, cari. Bien visto lo d Leticia xq efectivamente es Leticia Sabater. X si lo quieres saber, Anya es Ana Obregón. Pues sí muy mal gusto, de todas formas creo q si James se hubiera acostado con ella, se acordaría. ;) No digo ya + nada. ¿El fict de Mi padre
mejor q la película? Gracias, pero creo q te ciega la lealtad, xq hay cosas q no me acababan d salir, ad+ fue el primero y tenía una obsesión con el largo d las historias
Ahora paso d él, xq como dice Sirius lo q cuenta es el ancho. Besos.



Patty: te aseguro q no me quejo, al contrario, estoy mu feliz. es verdad q fue bonito lo d Bell cayendo en brazos d Remus, q romántico. La verdad es q yo me hubiera tirado allí. Es q Sirius deja q Evy lo manipule xq sabe q eso al final le aporta ciertos beneficios. ;P, Sin embargo, en el 13 Joy logró pillarle desprevenido. Besos.



Maiza Herlo: Xq dure no te preocupes, voy x el capítulo 14 y aún no he llegado a Navidad en el fict. Vamos q me falta el curso entero, así q para al menos 10 capítulos + bien largos me llega. ¡Yo tb soy d la Legión d las Lupinas! Desde este finde. A las d+ unios a nosotras. JA, JA, JA. Besos.



Intentaré q el próximo capítulo este la semana q viene. Pero sino se puede, pues no se puede. Y si necesitáis matar el mono El calendario y El Secreto d Lorien Lupin los 2 son del mismo tema. (Lori, cari, + te vale recomendarme a mi tb en tus historias.) O tb id al cine, y si no encontráis entradas para ESDLA ver Love Actually q esta muy bonita.



Espero q os haya gustado este capítulo y q me dejéis vuestra opinión en el LDV.



Besos.

Carla_Grey.

Miembro d la Orden d Siriusana y d La Legión d las Lupinas.

(En busca d orden d locas adoradoras d James q entre Lily y yo se debe creer q no le queremos. Y no es así.)

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción


CAPÍTULO 15: UN PASEO X EL BOSQUE


Dormir, lo q se dice dormir, pues allí no durmió nadie.



¿Cómo iban a dormir los chicos convencidos como estaban d q las chicas se la iban a jugar mientras dormían?



¿Cómo iban a dormir las chicas convencidas como estaban d q los chicos eran capaces d meterse en su cama? (NdA: Las ganas.)



¿Cómo iba a dormir Remus si quedaba una semana escasa para la Luna Llena?



¿Cómo iba a dormir Snape rodeado d Merodeadores?



¿Cómo iban a dormir si la calefacción estaba a tope y sobraba toda la ropa?



¿Cómo iba a dormir nadie si el sistema d seguridad q puso Lily, era tan sensible q cada vez q pasaba una mota d polvo se activaba dándoles a todos un susto d muerte?



X todo eso cuando al día siguiente apareció Dumbledore a despertarlos, y con tono alegre les preguntó:



- Buenos días. ¿Cómo han dormido?



La respuesta consistió en 8 pares d ojos con miradas asesinas y unas grandes ojeras.



- Lo interpretaré como un no muy bien. Les espero abajo para desayunar y allí les cuento lo q vamos a hacer hoy. Va a ser emocionante.



- ¿Xq da tanto miedo la palabra emocionante cuando la dice él? - preguntó Joy cuando el anciano había abandonado la habitación.



- Xq el significado d la palabra emocionante, es distinto para ti q para él. - la contestó Snape.



- ¿Adónde os lleváis a Bell? - Lily se mostró alerta cuando James tomo del brazo a Bell y se la llevó al baño d los chicos. Seguido x Remus y Sirius. Este último fue el q respondió a Lily.



- Tenemos q hablar con ella d una cosa, Evans. Tú tranquila q si la rompemos te la pagamos. - y con esto y un guiño d niño malo, cerró la puerta.



- ¿Q quieres James? Y date prisa q Lily estará histérica. - le recordó Bell justo cuando Sirius cerró la puerta.



- ¿Te acostaste con Lochkart? - como Bell había señalado no había tiempo, x ello James decidió ir al grano.



- ¿Cómo te atreves? No es asunto tuyo. Ni de ninguno d vosotros. - la mirada azul turquesa d Bell pasó d James q estaba frente a ella, a Sirius q trataba d impedir q Lily tirara la puerta abajo a base d hechizos, y x último a Remus q estaba cruzado d brazos apoyado en la pared.



- Es decir, q sí. - concluyó James.



- ¿Cómo pudiste Bell? No esperaba esta traición d ti. - Sirius le miró con cara d cachorro herido.



- Pero si tu y yo no somos nada para q te tenga q rendir cuentas.



- Pero todo el mundo dice q es la sonrisa + atractiva d Hogwarts y es falso e injusto. Debería ser yo. - se lamentó Sirius.



- Si habéis acabado, me largo. Tengo q vestirme para bajar a desayunar.



Bell abrió la puerta justo en el momento en q Lily acababa d lanzar un hechizo para reventar la puerta. El rayo cruzó el umbral d la puerta, pasó al lado d la cara d James, q lo esquivó sin apenas esfuerzo y choco contra la cisterna d un inodoro, q estaba colgado del techo y q fue reventado.



Después d vestirse los chicos bajaron a desayunar al salón común, donde había una gran mesa con muchos manjares deliciosos para los chicos, entre ellos las chicas, q ya llevaban allí media hora, y eso q Joy se había cambiado 7 veces d ropa. El mito d q los chicos se arreglan antes q nosotras




- Mientras desayunamos, les voy a contar el plan del día. - Dijo Dumbledore con ese tono alegre q todos allí estaban empezando a odiar. - Nos vamos a dividir en 2 grupos. 2 d ustedes se van a quedar a darle otra mano d pintura a la clase d pociones y los otros 6 se van a ir al bosque prohibido a buscarme una Poinsettia, es decir, una Flor d Pascua.



- ¿Quién va al bosque prohibido y quién se queda aquí? - pregunto Remus curioso.



- Pues lo de la mazmorra me lo van a hacer Joana & Snape. El resto vais a ir al bosque prohibido.



- ¿Q? - preguntaron todos a la vez, poco satisfechos ante sus encargos.



- No creo q sea buena idea q ellas vengan al bosque. - le comentó James al anciano. - es peligroso. Mejor vamos los 4 y ellas q se queden.



- Podemos cuidar d nosotras mismas, Potipot. - le informó Lily en tono desdeñoso.



- Debo reconocer q contemplé esa posibilidad. - confesó el anciano ignorando concienzudamente a Lily. - Pero luego pensé q no era buena idea, xq ese sitio es muy peligroso y tienen q ir con varita, así q estarían 3 Merodeadores contra Snape en un lugar donde uno se puede deshacer muy fácilmente del cadáver. No era un gran plan.



- Puedo con ellos. - refunfuñó Snape. Los Merodeadores le miraron con cara d sigue soñando.



- ¿Y xq me quedó yo? - cuestionó Joy con tono ofendido. - Q se quede mejor Evy.



- Sí, q se quedé Evy. - la apoyo Lily, pensando q era la mejor forma d evitar q ella estuviera cerca d Black. Ninguna vio q Evy las miraba furiosa.



- NO. - el tono d Dumbledore era como si la sugerencia fuera absurda, y no lo fuera a tener en cuenta para nada. Luego los habló a Lily & Joy como si tuvieran 6 años. - La pobre Evelyn ha estado mucho tiempo hay encerrada así la da un poco el aire, y Joana, a ti no te gusta el aire libre, y hace mucho frío. Y a las 4 solas no las voy a mandar, ni a las 4 con los Merodeadores tampoco xq sino se deshacen d 3 cadáveres d fijo. - Dumbledore se adelantó a la sugerencia d Bell. - ¿Alguna otra sugerencia? ¿No? Pues abrigaos bien los q vais a salir q hace frío.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Pese al frío la nieve, se había derretido x lo q los terrenos cercanos al colegio estaban totalmente embarrados. Los 6 chicos/as llegaron hacia la cabaña d Hagrid para entrar x ahí. El semi gigante no estaba x allí, sino q andaba x uno de los bares d Hongsmead.



Los 5 se internaron en el bosque, todo el rato oyendo las quejas d Lily q no entendía xq Dumbledore las hacía aquello




- Dado q no te has dado cuenta Evans te lo explicaré. - James la interrumpió con brusquedad. - Esta es la venganza d Dumbledore x haberle puesto en evidencia ante Umbridge. Así q si te callas un rato, acabaremos antes y así podremos ir cada uno x nuestro lado.



- Sobre todo lo de cada uno x nuestro lado. - le apoyó Bell.



- Tengo una idea mejor. Vamos cada uno x nuestro lado desde ya, y nos vemos en el castillo. - sugirió Lily.



- A mi no me parece una buena idea. - opinó Evy en tono prudente.



- Xq no la es. - señaló Remus. - Vosotras aquí solas no vais a durar nada.



- ¿Cómo dices, Lupin? - Bell se cruzó d brazos y luego se lanzó al ataque. Aún furiosa xq aquellos 3 se creyeran con el derecho d meterse en su vida. - Insinúas q nosotras, somos débiles e indefensas x ser chicas y q no podremos sobrevivir aquí sin vuestra protección. Pues estás muy equivocadito. Somos unas mujeres independientes y nos defendemos muy bien solas.



- Remus no ha querido decir eso. - Sirius se pregunto en q punto exacto Evy y él se convirtieron en los sensatos del grupo.



- Me da igual lo q haya querido decir. Nos os necesitamos para nada. - aseguró Lily. - Así q nos vemos en el castillo. - Y antes d q Evy pudiera rechistar, Lily la tomo del brazo y se la llevó arrastras en dirección norte, seguidas x Bell.



- Estupendo. - El grito d James se perdió en el bosque. Luego se volvió hacia sus 2 amigos. - Vamos si nos damos prisa llegaremos a comer al castillo. - James y Remus se pusieron en marcha, pero Sirius aún miraba x donde se habían ido las chicas. - ¿Sirius? - El aludido se volvió a mirar a su amigo.- ¿Vamos?



- Prongs, creo q deberíamos ir tras ellas.



- ¿Pero q dices, Padfoot? ¿No son chicas abajo el amor? Pues q se apañen. - James había tomado la firme decisión d olvidarse d Lily para siempre, y no le importaba lo q le pasara.



- Ad+ son muy capaces d cuidar d si mismas. - le apoyó Remus.



- Lo dudo. Veo q no lo habéis notado pero van en dirección norte. - Sirius señaló al lugar x el q se habían ido las chicas.



- ¿Al norte? - Remus palideció al oírlo. - James, Padfoot tiene razón. Vamos a buscarlas ya.



- No, Monny. Ellas ya son mayorcitas y han tomado una decisión. Q se apañen solas. - James se cruzo d brazos con expresión d niño cabezota. Sirius & Remus optaron x cambiar d táctica.



- Estamos contigo, Prongs. Pero si Dumbledore ve q volvemos sin ellas se cabreará y puede q nos castigue. - le recordó Sirius con cara d cachorro bueno.



- Ad+, hasta Lily tendrá q reconocerte el gesto de haber ido a rescatarla. - señaló Remus tb con su mejor sonrisa lobuna y adorable.



- Vale. - se apresuró a contestar James, y eso q Lily ya no le interesaba lo + mínimo.- Pero debemos darnos prisa para alcanzarlas. Nos llevan ventaja y no sabemos exactamente q camino han tomado.



- Eso será fácil d averiguar. - Sirius sonrió un instante antes d trasformarse en un enorme perro negro, con cuyo olfato se podía localizar rápidamente a las chicas.



- Bien pensado, Padfoot. - James decidió trasformarse en ciervo, xq tenía buen olfato y así irían + deprisa. Los 2 animagos siguieron la dirección d las chicas.



De vez en cuando se paraban para esperar a Remus, q iba + lento, maldiciendo el pestiño d ser hombre lobo. Estaba claro q solo servía para amargarle las noches d Luna Llena, y q cuando sería útil poder cambiar d forma, como ahora, no le valía d nada.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Yo creo q está quedando muy bien. - Joy miró la pared q estaba pintando con aires d experta.



- ¿La pared o tu? - Snape vio q su compañera no había entendido la broma. - Lo digo xq tienes tu + pintura q la pared.



Era cierto, dada la escasa experiencia d Joy en trabajos manuales, su túnica negra vieja estaba salpicada d manchas d pintura ocre d diversos tamaños. Realmente ella no estaba hecha para trabajar.



- Bueno, vale, pero aún así lo q llevo va muy bien.



- ¿Te refieres a los 10 cm2 escasos q has pintado en 3 horas? Sí esta muy bien.



- No hace falta q seas sarcástico. Ya sé q pintar paredes no es lo mío. Pero espero q no te enamoraras d mi x mis habilidades para el bricolaje.



- Te aseguro q no te quiero x eso. ¿Te pasa algo en los ojos? - Joy le miraba con los típicos ojos q ponen los dibujos animados japoneses, esos redondos, mu grandes, y con estrellas en el centro.



- ¡Has dicho q me quieres!



- No, lo he dicho.



- Sí, lo has dicho.



- Q no, q es el olor d la pintura q te hace flipar.



- No es la pintura. - Joy se volvió al cuadro de un encantador d serpientes, q estaba descolgado en el suelo en busca de apoyo. - ¿A q me ha dicho q me quiere?



- Sí, es cierto. ¡Socorro! - al haber interrumpido su melodía para contestar a Joy, la cobra se descontrolo y atacó al hombre q tuvo q buscar un cuadro con una mangosta para refugiarse.



- ¿Lo ves como me quieres? - Joy se fue para adelante, dispuesta a darle un abrazo muy fuerte, pero Snape la rechazó.



- Puede q te quiera
como amiga. Pero aún así, tu sigues prometida a McNair. En fin, q no creo q sea buena idea. - El chico se volvió y se puso a pintar. Joy en cambio siguió mirando la espalda del chico pensativamente.



- Si yo me librara del compromiso
tu admitirás tus sentimientos hacia mí. - Preguntó Joy al cabo del rato.



- Joana, sé realista. Tu padre jamás renunciará a ese enlace. La familia McNair es muy antigua
se remonta a Cortes. (NdA: de ahí el sadismo congénito.) X fin tu familia accederá a la nobleza.



- No te he preguntado si crees q mi padre cancelará el compromiso, sino q quiero saber lo q harás cuando yo este libre d él.



- Si lo consigues no tendré el menor problema en admitir lo q siento x ti. Pero no lo lograrás.



- Eso ya lo veremos. - Joy esbozó una sonrisa desafiante.



Luego tomo la brocha y empezó a pintar. Había una manera d librarse d el dichoso compromiso, pero era una medida extrema, q x 1ª vez Joy estaba dispuesta a afrontar. Aunq tendría q hablar con Evy, xq la iba a dejar un poco en la estacada. Pero ella lo comprendería, sobre todo xq jodería bastante a McNair.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Lily, nos hemos perdido. Admítelo ya. - Evy se cruzo d brazos mirando con cara d enfado a Lily. La verdad es q estaba enfadada con ella desde q le sugirió a Dumbledore q la dejara en el castillo, el hacerla caminar x el bosque no había ayudado a q la perdonara precisamente.



- No nos hemos perdido, Evy. Vamos hacia el Sur, ya q el liquen crece mirando al sur. Lo sé xq lo leí en un libro.



- Pues lo leíste mal, xq el liquen crece mirando al norte. - la respondió Evy con furia, pensando q si estuvieran con los chicos al menos se reiría un poco +.



- Evy, tiene razón, Lily. Hemos pasado lo menos 8 veces frente a este árbol. - Bell señaló con la barbilla a un árbol q un rayo había partido en 2, y q era bastante inconfundible. - Creo q estamos dando vueltas en círculo. (NdA: ¿existe otra forma d dar vueltas q no sea en círculo?) Necesito centrarme. - Bell se sentó sobre una rocas q había tras ellas, adoptó postura flor d Loto y dijo. - ¡OM!



- Sé perfectamente a dónde voy. Y Bell, no creo q sea el momento + adecuado para ponerse a meditar ¿Q haces Evy? - Su amiga se quitaba el abrigo.



- Voy a ver donde estamos. Sujeta esto. - Evy le lanzó el abrigo a Lily, antes d trasformarse en jaguar, sus amigas creían q en leopardo, y trepar a un árbol alto. (NdA: tanto los jaguares como los leopardos son buenos trepando.)



- ¿Has visto algo? - la pregunto Bell, tras abrir un ojo, cuando Evy hubo bajado a tierra d nuevo.



- Sí.- Evy volvió a ponerse el abrigo.



- ¿Sabes dónde estamos? - pregunto Lily con tono presuntuoso.



- Si, perdidas.



- Lo ves. - Bell señaló a Lily con la mano derecha para demostrarla q su suposición era cierta. - Lily, admitamos q nos hemos perdido y ya
¡Mirar q cosas + monas!



Lily & Evy se giraron para ver unos seres adorables q había aparecido en un claro cercano. No medían + d 40 cm de alto, y todo el cuerpo era d color rosa chicle menos la zona d la cara q era blanca y con ojos grandes d color rosa fucsia. Despedían un olor muy agradable como a chicle de fresa. Los 4 q había tenían unas caretas adorables d bebe q daban ganas d abrazar. Bell, q adoraba los animales y q era la + maternal d todas, ya se acercaba dispuesta a adoptar a uno, cuando alguien la agarro x detrás, la tapo la boca y la arrastró tras las rocas donde ella misma estuvo sentada un rato antes.



Cuando estaban tras las rocas Bell pudo girarse para ver q la persona q la había arrastrado allí era Remus, mientras q James y Sirius hicieron lo mismo con Lily & Evy respectivamente.



- ¿Q coño creéis q estáis haciendo? - Bell se sentó d espaldas a la roca, y se libero del brazo d Remus q aún estaba en su cintura con un manotazo.



- ¿Y xq habéis tardado tanto? - Evy tb estaba con la espalda apoyada en la roca, pero a diferencia d Bell no se había quitado el brazo d Sirius d la cintura, y el tono d la pregunta tenía cierto tono alegre.



- Es q era difícil seguiros el rastro xq habéis estado dando vueltas. - Sirius puso cara d solo a vosotras se os ocurre hacer eso.



- Ves Lily como teníamos razón. - Bell se olvido del pseudo secuestro d Remus para mirar a su amiga pelirroja con cara d te has equivocado, na na na nana. Solo la falto sacarla la lengua.



A modo d respuesta Lily balbuceó algo q ninguno logró entender.



- James, si la quitas la mano d la boca a lo mejor la entendemos. - sugirió Remus.



- Digo q es obvio q no os habéis dado cuenta d q yo quería dar vueltas x el bosque, q era mi objetivo final. - Lily retrocedió todo lo q permitía la roca, pero no era lo bastante lejos del maldito aroma d James.



- Te creemos, Evans, te creemos. - a James le faltaba poco para reír.



- Volviendo al tema d antes. - Bell volvió a encararse con los chicos. - ¿Q hacéis?



- Evitar q te acerques a los Bubies. Son unos bichos muy peligrosos. - respondió Remus en tono d profesor.



Al oír eso las chicas se miraron antes d ponerse a reír, haciendo q los chicos tuvieran q volver a taparlas la boca con las manos para silenciarlas.



- Lo siento, Lupin, pero es q esos bichos no me parecen muy peligrosos. - Evy asomó la cabeza un poco x encima d las rocas para ver como los bichos se habían tomado d la mano y bailaban formando un círculo.



- Pues lo son. - la aseguró Sirius. - Son unos bichos crueles y sanguinarios. Créeme, nena.



- ¿Y q hacen Sirius? Te dan un abrazo y te marea su olor a fresa. - ironizó Bell. Pero luego de nuevo con tono maternal. - Mirad hay uno herido.



Efectivamente x el sendero, venía uno cojeando. Debía haber sido atacado x una araña gigante, y la herida del muslo le sangraba profusamente. Una gota d sangre empezó a resbalar y cayó al suelo. Fue en ese momento, cuando los otros Bubies se volvieron hacia él.



- Mirad se están acercando hacia él. - Bell aún tenía ese tono maternal, q en otras circunstancias Remus hubiera encontrado encantador, pero no en esas. - Seguro q lo ayudan.



- Te aconsejo q no mires. - Remus se acercó a la rubia y trato d taparla los ojos. Pero no fue lo bastante rápido.



Como un solo ser, los Bubies abrieron la boca, y de ellas salió una lengua en cuya punta había una especie d cabeza ahuevada d afilados colmillos. (NdA: como alien.) Las lenguas se alargaron y empezaron a devorar al compañero caído.



Como lo q iría a continuación, son escenas d mucha violencia, y mucha sangre, + propias d una película gore q d un fict para todos los públicos como es este, en vez d narrarlas aprovecho para haceros notar el detalle d q Lily & James llevan un rato callados. Eso es xq James aún tiene tapada la boca d Lily y ambos los 2 estaban peleando xq Lily quería q la soltara, y James, x llevar la contraria, no quería.



- ¿A alguien + le apetece una hamburguesa? - Todos miraron a Sirius, incluso James & Lily interrumpieron su pelea para ello, con cara d cómo puedes pensar en comer carne después de ver esto.



- Pero poco hecha. - Esta vez a la q miraron con completo asombro fue a Evy.



- ¿Nos vamos ya? ¿O alguno tiene interés en formar parte del menú? - Remus dijo esto mirando a Bell, q negó con la cabeza. - Pues retrocedamos despacio.



Y eso hicieron, empezaron a retroceder, a 4 patas.



El territorio d los Bubies estaba situado en una colina, en torno a su ladera discurría un camino, y entre vuelta y vuelta d ese camino había cuestas.



Los 6 llegaron a un desnivel del terreno, no muy alto. En ese punto saltaron y llegaron al camino. Aún no estaban lo bastante lejos d los Bubies, pensó Remus con preocupación.



- Vamos, aún no estamos lo bastante lejos. - Remus les hizo un gesto de seguir avanzando en perpendicular al camino. X la cuesta.



- ¿Vamos a ir x la cuesta? - Lily, al fin liberada d James, miró a Remus con cara d eso es un error. - Vamos x el camino.



- Sucede, mi inteligente pelirroja, q ese camino discurre x en medio del territorio d esos bichos d allí. Ad+ ya has demostrado q tus conocimientos del bosque son nulos, así q ahora mandamos nosotros.



James empezó a seguir a Remus q ya había bajado la cuesta. Se volvió y vio q Bell estaba empezando a bajar y q Remus desde abajo la tendía las manos para ayudarla. Bell iba a cogerlas pero resbalo y cayó sobre el atractivo joven. (NdA: a veces tengo la impresión de q ella se tira sobre él.)



Entre tanto, Sirius, q ya había bajado vio los buenos resultados q le había dado a Remus el ser tan caballeroso así q decidió hacer lo propio y tendió las manos, con pose + estudiada, para ayudar a Evy a bajar. Pero la chica no bajaba x la pendiente, lo cual era muy raro xq era la siguiente.



- ¿Esperas a alguien? - Sirius quitó la pose y miró a su lado izquierdo, donde Evy le miraba como si pensara q el aroma a chicle d los Bubies le hubiera afectado al cerebro.



- ¿Cómo has bajado?



- Salté. ¿X?



- Xq quería ayudarte a bajar. - Sirius puso cara d cachorro triste.



- ¿Q quieres? ¿Q vuelva a subir?



- Sí. - grito Lily, desde arriba. - Y Bell, tb. Xq no vamos a ir x donde digan ellos, sino x el camino.



- Evans, tranquilízate, y haz q tu precioso culo baje x esa pendiente.



- Mi precioso culo, Potter, no va a bajar x esa pendiente sino q va a seguir ese camino.



Para demostrarlo, Lily empezó a seguir el camino. James suspiró e hizo lo q cualquiera hubiera hecho en sus circunstancias: tomarla de un brazo, girarla, cargarla a hombros y bajar la cuesta con ella acuestas. En cuanto, llegaron abajo la volvió a poner en el suelo:



- Ves como no ha sido tan malo. - James la apartó un mechón q se la había escapado de la coleta q llevaba. (Recordemos q Lily lleva el pelo desfilado.)



Lily no perdió el tiempo: le tomo la mano y le pegó un mordisco, haciéndole sangre.



A todo esto, sus 4 amigos, para los q aquellas peleas eran d lo + normales y q habían optado x no meterse en ellas, estaban debatiendo algo intrigante:



- Habéis visto como se han comido la cabeza. Ha sido asqueroso. - Evy hizo una mueca d asco.



- ¿Entonces xq lo mencionas? - Bell la miró irritada. - No entiendo como unos seres d apariencia tan adorable pueden ser tan retorcidos.



- Lo mismo nos pasa a nosotros con vosotras.



- ¿Has dicho algo, Lupin?



- Nada, Figg, nada. Es q ver sangre les excita. A los Bubies, digo.



- La verdad, Remus, es q ellos no han visto la sangre. - Sirius estaba recordando la escena. - No ha sido hasta q




- Evans, me has mordido. - James se llevo el dorso d la mano a la boca para lamerse la sangre, y luego agitó la mano




- ¡NO! - gritaron los 4 xq acababan d recordar el momento exacto en q los Bubies se volvieron violentos: cuando la sangre del herido toco el suelo.



Sin embargo ya era tarde, a cámara lenta vieron las 2 gotas d sangre caer al suelo. Solo cabía la esperanza de q los Bubies no la hubieran sentido




Esperanza q pronto se vio aniquilada cuando en lo alto d la ladera, empezaron a aparecer las cabecitas rosadas. Primero una, luego 2
así hasta medio centenar.



- Corred. - sugirió Remus en el mismo tono calmado con q les hubiera ofrecido una galleta de chocolate.



Y eso hicieron, correr colina abajo esquivando raíces q sobresalían, a veces resbalando
y todo el rato perseguidos x una horda d Bubies sedientos de sangre. El algún momento los Bubies se acercaron mucho a ellos, y los chicos, q iban a la zaga, se dedicaron a lanzar maldiciones aturdidoras.



Lily para no ser menos, después de todo era la mejor alumna d la escuela, lanzó tb un par de ellas, una d las cuales le hizo la ralla al medio a James.



- Evans, apunta, mejor. Q casi me aturdes a mí.



- Esa era la idea Potter. Así ellos se pararán para devoraros, y nosotras nos salvaremos.



- ¡Q gran idea Lily! - Bell se apartó los rizos d la cara, q con tanto correr se la habían ido para delante, y se giró para lanzar una maldición q Remus logró esquivar y q dejo fuera d combate a un par d Bubies.



- ¡No es una buena idea! - 3 de los gritos, eran los predecibles gritos d protesta d los Lobitos. El 4º pertenecía a Evy y logro q Lily al mirarla estupefacta estuviera a punto d romperse los dientes contra una raíz q sobresalía.



- ¿Y si esos bichos prefieren cazar presas en movimiento y pasan d ellos para seguirnos a nosotros? - Evy respondió así a las mudas preguntas d sus amigas.



- ¿Q vas a hacer, Evans? - James se fijó en q si seguían para la derecha, estarían atrapados xq la cuesta terminaba en un acantilado. - ¡No vayas para la derecha!



- ¿Q vaya para la derecha? - Lily pensó q hasta entonces habían tenido razón en todo lo q habían dicho, así q fue para la derecha, seguida d los d+, mientras James pensaba q solo lo hacía x llevar la contraria.



Tal y como James recordaba, el camino q habían tomado terminaba abruptamente en un precipicio. (NdA. No os imaginéis uno muy grande, pero si con buena caída) Las chicas llegaron las primeras y con tanto impulso d la cuesta q no se pudieron parar antes del borde. Durante un segundo las tres chicas se mantuvieron en precario y delicado equilibrio en el mismo borde del acantilado, apoyadas sobre las puntas d sus pies, como bailarinas d ballet
pero consiguieron mantenerse sin caer.



Claro q ninguna se acordaba d q los chicos iban detrás d ellas y con mucho + impulso.



Cuando se percataron d ese pequeño inconveniente, ya era tarde xq los chicos estaban a punto d chocar contra ellas.



Bell no pudo hacer mucho + q darse la vuelta, y dar un grito mientras Remus se la caía encima, (NdA: q envidia) con tal impulso q cayeron x el acantilado, ella con los brazos en torno al cuello d él, (NdA: repito, q envidia) hasta una especie d colchón d hojas. X fortuna era una cama tan blanda q no se hicieron daño, ni siquiera Bell q cayó d espaldas. Una consecuencia de la caída es q Remus acabó con la cabeza entre los pechos d ella.



Evy fue la q + rápido reacciono d las chicas y eso significa q la dio tiempo a hacerse a un lado para q Sirius no la arrollara. Pero la valió d poco, ya q Sirius al pasar x su lado la agarro x la cintura, y la hizo girar, para encararla con él, pensando q eso evitaría q se cayera. Obviamente estaba equivocado. Al igual q sus amigos fueron a parar a un colchón d hojas, sólo q Evy encima d Sirius. (NdA: de nuevo, q envidia.)



De los chicos James, pudo frenar a tiempo. Lily y él quedaron al borde del precipicio respirando agitadamente x el paseo. Pero al ver q los Bubies les estaban acorralando y q uno d ellos lanzaba la lengua - cabeza a lamer la sangre d James, Lily reaccionó le agarró de la solapa de la capa, justo en el mismo momento q el suelo del terraplén, ablandado x las lluvias d otoño, cedía y los 2 acabaron como sus amigos: en el colchón d hojas. La diferencia era q ellos 2 la recorrieron patinando x el suelo y no volando, y q James acabó con la cabeza entre las piernas d Lily.



Algunos Bubies se asomaron, alargaron las lenguas pero no eran lo bastante largas como para alcanzarles y ad+ los 6 jóvenes se pusieron a lanzar maldiciones. Optaron x la retirada.



- Se largaron. - suspiró Bell relajada.



- Si, y si estas pensando en adoptar a alguno, te advierto q no mientras compartamos cuarto. - la advirtió Remus.



- Evans, te dije q no vinieras x la derecha. ¿Xq has tirado x la derecha? - James subió un poco sobre el cuerpo d la pelirroja, para mirarla a la cara.



- ¿Q? Pero si me dijiste q viniera x la derecha. De verdad, Potter q a ti no hay quien te entienda. - Lily le lanzó una mirada irritada.



- Te dije q NO vinieras para la derecha. Encima d monja, ad+ sorda.



- Amigos, enemigas. - Sirius habló con tono solemne. - ¿Os habéis fijado en las posturas en q estáis?



En ese instante, Lily & James se dieron cuenta d q estaban tirados en el suelo, con las caras a escasos centímetros, y q Lily estaba despanzurrada




De igual manera, Remus se dio cuenta d q llevaba 5 minutos con la cara entre los pechos d Bell




- AAAA. - Los 4 lanzaron un grito, y se pusieron de pie, y mientras se sacudían las hojas, tuvieron q escuchar las carcajadas d Sirius & Evy a los q la velocidad a la q se habían levantado les hizo mucha gracia.



- ¿Os habéis fijado Evelyn y tu en vuestra postura? - Les dijeron los 4 a la vez en venganza.



Evy & Sirius se fijaron en q ella estaba sobre él, ambos sonrieron, y se pusieron en pie, con bastante + calma q sus amigos.



- Nena, la próxima vez yo estaré arriba. - Sirius la lanzó una de sus demoledoras sonrisas.



- Ese es tu problema, Sirius, q nunca pruebas otras posturas. - Evy sonrió maliciosamente al tiempo q le quitaba al chico una hoja del pelo.



- Ya basta los 2. - Lily tomo a Evy de la mano, y la alejó d Sirius. - Bien, alguien sabe dónde estamos, o como salir del bosque.



- Pues esta zona no la conocemos. Si Evans no hubiera tirado para la derecha




- Vine hacia la derecha, xq tu Potter me dijiste q fuera para la derecha.



- ¿Para dónde vamos? - Bell se volvió hacia Remus q parecía saber a donde iban.



- No sé, todo es tan distinto d día. Y cuando eres humano




- ¿Q? - Bell le miro extrañada.



- Q seguramente un perro o algo así se orientaría mejor. - se apresuro a mentir Sirius.



- ¿Habéis decidido ya para dónde ir? - El tono d Evy indicaba q estaba perdiendo la paciencia.



- Sí, x el río. - Los 3 chicos señalaron al río q estaba a sus espaldas.



- Vaya es una buena idea. - Lily uso un tono incrédulo. - Iremos contra corriente.



- No, Evans, iremos a favor d la corriente. - Corrigió James. - A menos q no queráis salir del bosque.



- Precisamente es xq quiero salir del bosque, q no quiero ir x allí Potter.



- ¿Q tal si votamos? - sugirió Remus. - Lo q estén a favor de ir a favor d la corriente q levanten la mano.



5 manos se alzaron: las d los Lobitos y las d




- ¡Bell! ¡Evy! ¿Cómo podéis hacerme esto? - se escandalizó Lily. - Uniros a estos 3




- Hay q reconocer, cariño q tu sentido d la orientación no ha sido muy eficaz hasta ahora. - la señaló Bell.



- Y ellos no querían q yo me quedara en el castillo. - la recordó Evy, con tono rencoroso.



- Bien dicho nena. - Sirius la paso a Evy el brazo x los hombros al tiempo q empezaban a andar x la ribera del río. - X cierto, ¿Q has querido decir con eso d q necesito probar nuevas posturas?



- Oye, Remus, ¿Sabes si en este bosque hay un bicho mono q no sea una bestia sanguinaria? - Bell iba tan emocionada ante la idea d tener una mascota, q no se dio cuenta de q tomo del brazo al licántropo.



- Pues están los Kneazel
- Remus empezó a hablarle a la rubia d esos bichos procurando q no se le notara mucho q estaba nervioso x llevarla colgada d su brazo.



- ¿Vienes, Evans? - James miro a la pelirroja q se había quedado parada.



- Sí pero q conste q solo lo hago para poder decir ya te lo dije cuando os deis cuenta q ese no era el camino. - Lily pasó x delante d James altaneramente.



- No esperaba otra cosa. - James rió al tiempo q aprovechaba q Lily iba x delante para devorarla con los ojos, con pícara y soñadora sonrisa
Hasta q se dio cuenta d lo q estaba haciendo y se puso a caminar d mal humor.



Olvidar a la pelirroja iba ser + duro d lo esperado
¿No habría un libro d Abajo el Amor para hombres?



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Dumbledore, pasaba revista al aula recién pintada, mirando las paredes x encima d sus cristales de media luna. Snape & Joy esperaban impacientes el veredicto.



- Muy bien. - Los 2 chicos sonrieron, al menos Joy si lo hizo. - Me gusta sobre todo este cacho d aquí.



La sonrisa d Joy se hizo + amplia, ya q ese pequeño trozo d pared q señalaba Dumbledore era el q pintó ella. A no ser q contarais como parte d sus labores d pintura, su túnica q ahora era d color ocre. Snape bufó indignado.



- ¡Pero, fijaos! - Dumbledore miró su extraño reloj. - Ya es la hora d comer. ¿Q tal si vamos a comer algo?



- ¿No vamos a esperar a los d+?



- No Joana, no creo q vayan a llegar para comer.



- ¿Xq? ¿Es q les ha pasado algo? ¡Ya sé! Se los ha comido un Testral. ¡Dios! ¿Xq me haces esto? Primero nublas la visión de mi padre y haces q me comprometa con McNair y ahora me arrebatas a mis mejores amigas d forma tan imprevista. Encima, me he manchado de esta pintura ocre la única ropa negra q tenía. ¡Q desgracia! - Joy se dejó caer al suelo al tiempo q sollozaba trágicamente.



- Joana, cuando te comportas como la Reina del melodrama no te aguanto. - la advirtió Snape. - Estarán bien. De lo contrario Dumbledore mandaría a alguien a buscarlos. - Snape la ayudó a levantarse del suelo.



Cuando llegaron a la mesa vieron q había hamburguesas para comer.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Tengo hambre. - repitió Sirius x enésima vez. - Ad+ presiento q los elfos han hecho hamburguesas. Tengo hambre. ¿Cuándo saldremos del bosque? - Sirius puso su mejor cara d cachorro hambriento.



- Pensaba q sabíais a donde íbamos, Black. - Le recordó Lily en tono cortante. - ¿No fueron vuestras palabras q yendo x este camino encontraríamos las flores esas y estaríamos en el castillo para la hora d comer?



- Sería así, Evans, si tu no nos hubieses hecho perder media hora, xq no querías cruzar el río.



- Xq no era buena idea Potter. Y ya estoy un poco harta d q cada vez q no quiero ir a un sitio me cargues a hombros y me obligues a ir.



- Mira el lado bueno: ya no vomitas cuando se te pone boca abajo.



- Cambiando d tema. - Bell sujeto a Lily antes de q fuera a sacarle los ojos a James. - ¿De verás q sabéis a donde vamos?



- Pueeeeees
- Remus la miró un momento a los ojos. - Sirius lo sabe.



- Si, claro, q lo sé, pero prefiero q os lo cuente James.



- En resumen q no lo sabéis. - Bell se adelanto a James. - ¿Xq los hombres nunca os paráis a pedir indicaciones?



- ¿A quien querías q le pidiéramos indicaciones, Bell? - al pregunto Remus irritado. - ¿A las arañas homicidas?



- Es cierto. - Suspiro la rubia. - Necesito centrarme.



- Ah, no. - Lily agarró a su amiga. - Estamos aquí x culpa tuya, así q ahora no te vas a ir a meditar, sino q te quedas aquí conmigo buscando una solución.



- Chicos. - les llamó Evy, sin q nadie la hiciera caso.



- Evans, tus soluciones nos llevarán al desastre, como hasta ahora.



- No veo q tus soluciones nos hayan llevado a mejor lugar q las mías, Potter.



- ¡Chicos! - Esta vez Evy grito pero no obtuvo mejor resultado.



- ¿Queréis dejar d discutir? - intervino Remus. - eso no nos va a sacar d aquí.



- Remus, es decir, Lupin, tiene razón. - le apoyó Bell. - Pensemos en algo constructivo, en lugar d culparnos los unos a los otros.



- Si al menos tuviésemos el Mapa. - Sirius llevaba acordándose del Mapa olvidado en su cuarto d la torre toda la mañana.



- Te dije q no se lo devolviéramos, Bell. Si lo hubiéramos tenido nosotras lo hubiéramos traído y ya estaríamos en Hogwarts.



- Pero sucede, Evans, q el Mapa no era vuestro sino q lo hicimos con nuestro esfuerzo y vosotras nos lo robasteis. - les recordó James.



- No lo robamos lo tomamos prestado. - matizó Bell al + puro estilo Evy q x cierto llevaba un rato tratando d llamar la atención d los otros 5 sin conseguirlo. Visto el panorama decidió tomar medidas extremas.



- ¡Q calor! Creo q voy a empezar a desnudarme en breve. - Los 5 interrumpieron su discusión para mirarla. Los chicos con cara d alguien ha dicho desnudarse, y sus amigas con cara d ¿te has vuelto loca? - Ahora q he acaparado vuestra atención me gustaría q mirarais las plantas q hay detrás d nosotros. - Los 5 miraron donde Evy señalaba y vieron un campo lleno d flores blancas y rojas: las q buscaban. - Si niños & niñas, son Flores d Pascua, y si miráis un poco + allá apreciareis q esta la salida del bosque. Propongo q cojamos flores de los 2 colores, salgamos al camino y regresemos al castillo. Aunq sois libres d quedaros aquí discutiendo todo el día. - Sin esperar respuesta, Evy se giró y se fue al campo de flores.



- Todo eso esta muy bien, nena. - Sirius fue tras ella. - ¿Pero no decías algo d desnudarte?



Los otros 4 se miraron durante unos segundos
y decidieron q Evy tenía razón así q se fueron a recoger flores al campo. Aunq James no pudo evitar señalarle a Lily q él tenía razón y ella no, lo q hizo q el camino d regreso al castillo lo hicieran x fuera del bosque, cargados d flores q le daban alergia a Bell, y q, pese a q entre todos la descargaron d ellas, acabó con unos ronchones enormes y con James y Lily diciéndose de todo menos te quiero.



Nada fuera d lo normal.



Cuando llegaron al castillo, era la hora d le cena y Dumbledore les estaba esperando, consultando su reloj. Cuando les vio les dedicó una sonrisa amable al tiempo q decía:



- Justo a tiempo chicos. Dejen las flores ahí, los elfos se encargarán d ellas. Nosotros vamos a cenar. Pero primero lavaros las manos. Y Arabella, aplícate esta pomada en los ronchones y te desaparecerán.



Los 6 obedecieron y se lavaron las manos en los aseos respectivos + cercanos. El de las chicas resultó ser el d Mirtle q lloraba xq se había enterado de q Papa Noel no existía. Al final llegaron al Salón Común de los aposentos d Dumbledore, donde, apenas entraron Joy las abrazó a las 3:



- Chicas, me temía lo peor. - sollozó la joven sin soltarlas. - Q os habíais cargado a esos 3, os estaban llevando a Azkaban y q yo me había quedado sin amigas. ¿Y q iba a ser de mi entonces?



- ¿Cómo que q iba a ser de ti? Peor es lo nuestro q estaríamos muertos. - señaló James.



- No lo peor es lo nuestro: q estaríamos en Azkaban. - Le corrigió Bell, a la q le había hecho efecto la pomada y volvía a estar como siempre.



- No peor es lo mío: me tendría q hacer amiga d Anya & Leticia para no estar sola. - sollozó Joy.



- Si eso es peor. - Rió Evy. El rostro d Lily se ensombreció al oír el nombre d su rival. Casi se había olvidado d todo, pero ahora lo recordó y miro a James como a un enemigo.



Dumbledore llegó al fin, y empezaron a comer. Los Lobitos, Bell & Evy competían x contar su aventura de la mañana, en una versión mejorada, pero Lily estaba callada. Sólo Dumbledore pareció notar ese detalle. Estaba claro q no había manera d q Lily aclarara las cosas con James, X fortuna ya había puesto en marcha la fase 3 d su plan




- ¿Y para q es la planta esa? - La pregunta curiosa d Remus le hizo volver a la mesa.



- Los elfos las van a poner en macetas y las distribuirán x esta sala. - explico el anciano.



- ¿Q? ¿No son para una poción peligrosa o algo así? ¿Son solo d adorno?



- No, Arabella, son un complemento imprescindible en estas fiestas. NO son solo un adorno.



De nuevo furiosos los 8 subieron a la habitación, aunq esta vez con razón xq después de lo q pasaron en el bosque para encontrar la dichosa florecita q te digan q es un adorno es como para matar a alguien.



Aunq eso no fue nada comparado con q al llegar a la habitación se encontraron con q faltaban varias cosas: Espacio ya q la habitación era + pequeña; un baño, el de los chicos y 4 camas.



- ¿Pero q ha pasado aquí? - Pregunto Snape. Luego se volvió hacia los Merodeadores. - ¿q habéis hecho?



- ¿Nosotros? - Sirius puso su cara d haber sido acusado injustamente. - Pero si hemos estado fuera todo el día.



- Me temo q yo soy el responsable. - intervino Dumbledore q los había seguido para no perderse la reacción d todos. - Ha habido un problema con uno d los baños: un retrete se ha reventado y ha inundado su otro cuarto. Así q he hecho trasladar sus cosas a este cuarto y luego he hecho trasladar este cuarto allí. X desgracia no lo había + grande. Lo siento.



- ¿Pero como vamos a hacer para ducharnos si solo hay un baño? - preguntó Joy q lo no estaba acostumbrada a compartir el baño con tanta gente.



- Pues x turnos. El baño es unisex. - explicó Dumbledore.



A los chicos esa idea les parecía excelente: incluía la posibilidad d encontrarse con alguna d las chicas desnudas, a ellas no les parecía tan genial xq los tenían ya muy vistos y xq los chicos ponen el baño perdido de agua y dejan sus cosas x ahí tiradas




- ¿Y cómo vamos a dormir? - pregunto Remus curioso.



- Pues como siempre en la cama.



- Remus se refiere a q como nos vamos a distribuir x las camas. - explicó James q con su suerte ya se veía durmiendo con Snape. Y Snape, con su suerte ya se veía durmiendo con Sirius.



- Ah. - Dumbledore fingió pensarlo un momento. - Bell con Remus, Evy con Sirius, James con Lily y Joy con Snape. ¿Alguna otra pregunta? - No la hubo ya q todos se habían quedado sin palabras. - Pues buenas noches, pero antes un favor: mañana espero q estén todos aquí. NI uno menos, ni uno +.



- Vale. - empezó Joy una vez q estaban los 8 solos. - Entiendo lo de q no quiere q seamos menos, es decir q no quiere q nos matemos ninguno. ¿Pero lo d q seamos uno +? A no ser
- Joy se llevó la mano a la boca, con las mejillas teñidas d rosa, al entender d lo q hablaba.



- No entiendo como ha podido insinuar eso d nosotros. Ese hombre se ha vuelto loco. 2 personas pueden dormir en la misma cama sin q pase nada d eso. - Aseguró Bell, pese a q eso no se lo cree ni ella. ¡Q habilidad tienen para negar la realidad!



- Claro Bell. Fijo q sí. Yo me voy a duchar y me voy a la cama. Nos vemos allí, nena, o directamente te duchas conmigo. - Sirius acompañó estas palabras d una d sus demoledoras sonrisas, dedicada a su nueva compañera de cama.



- Prefiero ducharme sola. Ad+ creo q hay q intentar sacar a Lily del shock. - Evy señaló a su amiga pelirroja q se había tomado muy bien la noticia d q iba a tener q compartir cama con James.



Se había quedado completamente paralizada, cuando digo paralizada quiero decir q ni lanzando a una persona 7 petrificus totales consecutivas se quedaría como se quedo Lily. Todas estaban pensando la mejor manera d hacerla reaccionar, y los chicos decidieron aportar sugerencias:



- A lo mejor si la damos un poco d chocolate.



- Yo podría preparar una poción para q reaccionara.



- A lo mejor encontrando la snitch reacciona.



- Yo creo q si se ducha conmigo, se la pasara.



Os propongo un juego d ingenio: averiguar quien hizo cada sugerencia. Pero yo creo q esta tan claro.



- Chicos, de verdad gracias x vuestra ayuda, x vuestras sugerencias, pero como q no
- Bell les señaló el camino hacia el baño. - Ducharos q nosotras sabemos como hacerla reaccionar.



- Bell, ¿Tú sabes como hacerla reaccionar? - pregunto Evy, algo enfadada x la sugerencia d Sirius.



- No. - gimió Bell.



- Yo sí. - Las 2 chicas miraron a Joy muy sorprendida. - Apartad chicas. - Bell & Evy se hicieron a un lado. - Han adelantado los exámenes, espero q Lily haya estudiado.



- ¡NO! No estoy lista. - Lily dio un gran grito q resonó x todo el bosque y q hizo q los Bubies interrumpieran un banquete a base d araña, asustados.



- ¿Estáis bien? - los 4 chicos al oír el grito salieron d las duchas como les pillo, y entraron al Cuarto en diversos estados d aseo: Snape con el pelo enjabonado y albornoz negro; James aún vestido pero solo con la camiseta y los vaqueros, y con la cara llena d espuma d afeitar; Remus q estaba a punto d quitarse la ropa y solo llevaba los vaqueros, pero iba con el torso al descubierto. (NdA: Vale, Carla, contrólate, piensa en algo q no sea excitante. Piensa en la rata traidora.) Y x último, Sirius, q ya había empezado a ducharse, y llevaba solo una toalla. (NdA: la rata traidora, la rata traidora, la rata traidora
¡NO funciona! ;_;)



- Si, no ha pasado nada. - les tranquilizó Bell.



- ¿Habéis acabado ya? - pregunto Evy con malicia ya q era evidente q no.



- No, nena, aún estas a tiempo, d cambiar d idea y ducharte conmigo. - la ofreció Sirius.



- Paso, es obvio q se lo pides a todas.



- ¿Pero como os presentáis así? En el cuarto d unas señoritas. - SE escandalizó Joy.



- ¿Q señoritas, Joana? - preguntó Snape.



- Snivellus tiene razón. ¿He dicho yo eso? - James se dio cuenta d lo mal q estaba. - me sorprende q a estas alturas te escandalices x vernos así.



- No me escandalizo x vuestra ropa James. Me escandalizo xq estáis mojando el parque, y lo vais a estropear.



Los chicos vieron los goterones q estaban dejando en el suelo, y decidieron ir a acabar su ducha. Cuando estaban solas de nuevo, las chicas miraron a Lily q parecía estar a punto d ponerse a llorar.



- No podré soportarlo, Bell, no podré, no podré




- Lily, tranquila, eres una chica abajo el amor, puedes con esto y +. ¿No dijiste q te dio uno d sus mejores besos y no te afecto? Eso es q ya lo has superado.



- Mentí. ;_; No puedo dormir con él. Voy a hacer las maletas y me voy a mi casa. Me da igual q Dumbledore me expulse x desobedecerle.



- Lily, no digas + tonterías. - Joy la tomo d los hombros y la obligo a mirarla. - Puedes con esto
ad+ es una oportunidad para q le digas a Potter lo q piensas d él a la cara. Así q aprovéchala.



- Si ad+ si te vas quien me va a fastidiar a mi cuando tenga a Black a punta d caramelo. - Evy la abrazo x detrás x la cintura.



- Es cierto. - Lily se encaró con su amiga con verdadera preocupación. - Evy a ver q vas a hacer tu toda la noche en la cama con Black q te temo.



- Si te prometo no hacer nada q vosotras no haríais te quedas + tranquila.



- NO. - respondieron sus amigas a la vez.



Aquello no era buena idea xq había muy pocas cosas q ellas no harían, lo q dejaba a Evy un amplio espectro d opciones q ellas si harían.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



¿Q serán esas cosas q si harían? Eso en el próximo capítulo q se titulara Cosas de neuróticas. En él veremos lo q hacen esos 8 ahora q comparten cama, y x fin James descubrirá q fue lo q le hizo a Lily.



Los Bubies son unos personajes basados en lo seres + crueles, espantosos, devoradores d neuronas de la televisión: los Teletubbies. X si lo estabais pensando.



Espero q este os haya gustado y q me dejéis mensajes en mi LDV.



Respuesta a los mensajes recibidos hasta el 17 de diciembre:



Laura GP: Hola, cielo. Te veo muy sádica. ¿Q es eso de matar a Lochkart & Umbridge? No hay q ser tan violenta, y de serlo hay q establecer prioridades: en caso d q alguno d los personajes d este fict tenga q sufrir un daño físico irreparable y permanente, dichos personajes serán: la rata traidora, el putón, el hijo d puta demente, y el mono testículo cabrón. A Lochkart es + divertido humillarle, y Umbridge, pues ya la haremos algo en algún otro momento
No te agobies x Evy, q la loca d la Torre solo se estaba tirando el rollo, la mayoría d las veces no sabe lo q dice. A Dumblidu & Ponfrey no te los imaginas juntos xq los ves d ancianitos adorables, pero eso fue d jóvenes, cuando ella era una rubia loca y el un pelirrojo chalado. La versión del siglo pasado d los Merodeadores y las Locas. ¿A q ahora te cuadra mejor? Besos.



Helara: Hola, me acuerdo de ti de mi otro fict. ¿Q tal todo? Espero q la película te gustara, xq Gerard Depardie es un punto d hombre, y hay escenas q en la peli estaban muy chulas. X otro lado si te mola tanto Remus te recomiendo 2 cosas: los ficts d Lorien Lupin, xq casi todos le tienen a él d protagonista, la otra cosa es q te unas a la Legión d las Lupinas, donde nos estamos reuniendo un grupo d locas q adoramos a nuestro Lobito guapo. Abajo pongo la dirección. Besos..



Patty: Holas, ya ves q aquí no durmió nadie, y la noche q viene en el próximo capítulo van a dormir aún menos. Yo tampoco creo q eso d dormir con los chicos + guapos, atractivos, inteligentes y
mejor no sigo q no quiero acabar pensando en la rata para serenarme. Lo q iba diciendo, q tampoco a mi me parece un castigo para ellas. De todas formas lo de q es un castigo lo dicen James & Lily, Dumbledore lo define como una manera d q aprendan a trabajar juntos. A trabajar no sé pero juntos si q van a estar. ;P Besos.



Mya Malfoy: Hola, Lily no esta loca, solo algo bastante desequilibrada y un poco perturbada. Pero si lo de la cinta fue una exageración, temiendo estoy q en el próximo capítulo se empeñe en meterla en la cama, para q James no se acerque a ella. Mejor no la doy ideas. Ya sé q Hermi & Lee es una pareja imposible en la Saga original, x eso la hice, xq me gusta investigar q pasa si
De todas formas la única pareja q me gusta d la Saga es James & Lily, xq las d+
Estoy temiendo la Harry & Luna. Muchos besos, cariño.



Annie Malfoy: Hola, ¿Eres familia d Mya? Lo digo x el apellido. Gracias x las felicitaciones, las d los 100 mensajes aún me emocionan, pero no tanto como q te guste la historia esta. ;_; Estoy q no gano para pañuelos. Besitos.



Azalea: Hola, ya sé q Snape andaba desaparecido en combate pero es q no había manera de meterlo x ningún lado en la guerra esa, la culpa es d él x llevarse mal con los Lobitos. Ya podían ser todos amigos y pasar d Peter, pero no
Snape no hizo nada malo para estar castigado, xq no es un castigo, Dumbledore ha reunido a las personas q necesitan aprender a trabajar juntas en el mismo cuarto para q aprendan. Y realmente lo necesitan no crees. Ad+ si en vez d Snape se queda Peter la castigada era yo. Tb yo me portaría mal si el castigo es dormir con cualquiera d esos 4, aunq luego tuviera q poner una carbonería, xq los Reyes x ser mala solo me trajeran carbón. Espero q la espera no te haya puesto enferma. La próxima dosis en la semana q viene. Muchos besos.



Lorien Lupin: Hola, estoy contigo esa gata es muy inteligente, sabe + q ninguna
En cuanto a lo de la beca no te preocupes, Remus es un Merodeador, un hombre inteligente con recursos, guapo
NO otra vez a pensar en la rata no. Seguro q encuentra una solución, aunq tenga q ponerse d Boy macizorro en despedidas d soltera, gran idea
No creo q le hagan nada a Snape x muy malvados q sean estando Lily x ahí cerca, q se atrevan. ¿Tom va a dejar a Pe para irse contigo? Brad se va a divorciar d Jenny para venir conmigo, podemos quedar para cenar
Y entonces nos despertamos, para un día q dormimos. Si q pusiste un título largo a lo d los Ojos. Besos.



Dreaming: Hola, el tuyo si q es un buen trabajo, ¿donde hay q apuntarse? Me alegro de q este te guste, y se intentará mandar unos + antes de q entre en el desquicie total d los exámenes
Si q Lily y sus amigas están muy locas, pero tampoco es q ellos anden muy bien d la cabeza, xq tb tienen cada cosa. Mis saludos para usted caballero.



Ana: Hola, tranquila q lo termino. Q el 16 ya esta en marcha. Besos.



Mary Granger: Hola, no te preocupes xq dé de lado esta historia, xq lo + factible es q aparque un poco la otra. Ya voy a ser + buena con los Merodeadores, menos con la Rata Traidora, xq de alguna forma tengo q divertirme, ¿no? ;P. Me alegro de q te inspire ideas, pero espero q no cojas a la chica q te cae mal y la dejes tirada en medio de un lago, en pijama con una colchoneta como única esperanza d supervivencia
Gracias x compartir la información sobre Bernardo d Claraval, no sabía q el hombre fue x ahí provocando cruzadas. ¡Q majete! Besos.



Serenity: Me has descubierto, le lancé una Imperius retardada al último capítulo para obligarte a escribir. ¡Ja, ja, ja! ¿Así q Slytherin? Ya te notaba yo cierto encanto viperino. Yo no soy de ninguna casa en HA pero, cuando en una página de x ahí me sometí al juicio de un sombrero seleccionador, me salió Griffindorf, claro q a la 6ª, y después de hacer trampas para q me saliera allí, xq el resto del tiempo me colocaba en Slytherin, solo xq me gusten las pociones y no quiera devolver el dinero q me encuentre x la calle, increíble. La dirección de las Lupinas esta + abajo, (aunq no tengo claro ese de q tu y yo seamos hermanas Lupinas, es broma) y allí hay una discusión de una chica q invita a gente a unirse a la orden d Draco. Así q ya sabes
Te equivocas Lily me cae bien, imagínate si me llega a caer mal
Besos.



Mako_Black: Tranquila, no temas x la vida d Snape, q esos 3 no le tocan un pelo x miedo a la ex prefecta perfecta. Lily quitó la cinta x la mañana, es portátil y plegable, muy práctica. Si se estaba pasando un poco la niña, con esas cosas q le dijo a James, y los d cortarles el rollo a Sirius & Evy tiene una explicación, aparte de q esta loca, q ya escribiré en uno de estos capítulos. Lo de la beca es q es + divertido si Remus tiene q conseguir el dinero x su cuenta, ya me lo imagino como ladrón de guante blanco, o trabajando de boy en despedidas de soltera, . Imagina las posibilidades. Besos.



Antes de q se me olvide, estamos fundando un grupo: La Legión d las Lupinas en la q nos estamos juntando las fans de nuestro Licántropo favorito. La dirección es:



https://groups.msn.com/lasamantesdeRemusLupin.



Así q si os mola, Remusín d mi amor, de mi corazón de mis entretelas, de
Pues eso q espero veros x allí. Y decid q os he reclutado yo, y así si soy la q + recluta me dan 1000 G para comprar cosas de mi niño adorado. Vamos, q es x una noble causa.



¡132 mensajes! *_* No me lo creo. Gracias a todas/os.



Besos.

Carla_Grey.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG



Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción


CAPÍTULO 16: COSAS DE NEURÓTICAS.



Llego la hora d irse a la cama y seguía haciendo el mismo calor de la noche anterior, x lo q los chicos habían optado x dormir sin la parte de arriba del pijama. (NdA: ¡Q bien empieza este capítulo! Jeje.)



Las chicas x su parte habían tenido q rebuscar en sus baúles algo q no diera mucho calor, pero tampoco fuera muy llamativo, q no era plan d caldear + el ambiente. Joy iba vestida para la ocasión con un camisón de tirantes d seda blanco, discreto y elegante. Bell, llevaba un pantalón corto y una camiseta de manga corta con el escudo d los Liverpool Lords, su equipo favorito d Quiditch. Evy, para no matar a Lily del disgusto, se había puesto pijama d pantalón largo aunq la camiseta era d tirantes. Lily, x su parte, había optado x un disfraz de Teleñeco pero sin la cabeza. Llevaba uno d esos pijamas d cuerpo entero, q se abren con una cremallera x el medio, de manga larga. No hace falta decir q estaba asfixiada de calor, pero mejor eso q facilitar las cosas a Potter.



James x su parte cuando la vio, no pudo evitar hacer el chiste de rigor:



- Evans, ¿te has comprado una sauna portátil para quemar el chocolate? Me parece buena idea xq las 2 veces q te he cargado antes, te he notado bastante pesada.



- Ja, ja, ja Potter. Q gracia q tienes. - Lily tomó la cinta negra q uso como frontera la noche anterior. James trago saliva.



- ¿No irás a poner eso en la cama? - pregunto el joven con tono dubitativo.



- No. - Lily la guardó en su baúl. - Podría quemarse la cama, y eso me afectaría a mi
NO sería muy inteligente x mi parte.



Al oír eso James respiró bastante aliviado. Bell en cambio resopló furiosa al ver lo q hacía Lupin.



- ¿Q crees q estás haciendo, Lupin?



- Estoy leyendo. - Remus alzó sus ojos dorados del libro q leía.



- Eso ya lo veo. Me refiero a xq estás en el lado izquierdo de la cama. ¿No ves q ese es mi lado?



- Pues no veo tu nombre en él x ninguna parte. - Remus fingió buscarlo x entre las sábanas. - Así q como yo llegue primero me quedo con este lado. Aunq
Podemos dormir los 2 al mismo lado. ;P - añadió Remus estirándose sensualmente.



- Pues
- Bell se quedó algo conmocionada ante tan tentadora propuesta. Dado q ad+ no podía dormir en otro lado de la cama q no fuera ese. Al final, miró cautelosamente a donde estaba Lily, para q no la viera hacer lo q estaba a punto d hacer. - Vale.



Tras esto, y ante la alucinada mirada d Remus, q se esperaba cualquier reacción menos esa, Bell se tumbo de costado en el hueco q había entre Remus y el borde. En cuanto estuvo acomodada, las cortinas se corrieron aislando la cama.



En cuanto a Joy & Snape ya habían tenido un pequeño roce. El tema: las mantas. Snape argumentaba q con el calor q hacía sobraban, mientras q Joy decía q las mantas, en invierno nunca sobraban. Al final, los 2 se acostaron, en teoría en igual cama, aunq como Joy estaba debajo d 7 mantas, y Snape solo tenía una sábana, casi parecía q estaban en distinta cama.



Aunq para alucinante lo d Evy, según Sirius. Dispuesta a no dar + disgustos a Lily, tuvo mucho cuidado de no darle si quiera un vistazo al torso desnudo d Sirius, antes d acostarse, darle la espalda y fingirse la dormida. Sirius parpadeó alucinado, ya q aquel no era en absoluto el estilo de la chica.



Dispuesto a no dar x pérdida la oportunidad de estar a solas y en la misma cama con la chica q quería, cuidado Sirius, cuidado. Con la chica x la q sentía cierta atracción física, se acercó a ella, y con una suave caricia, la bajo uno de los tirantes de los hombros y puso en su lugar sus labios.



- Hay algo q dijiste en el bosque q me dejo intrigado. - Añadió mientras pasaba del hombro a la clavícula.



- ¿El q? - ronroneo Evy, estirando el cuello para apoyar la cabeza, en el hombro de él.



- Lo de q necesito probar nuevas posturas. - susurró en su oído con tono inocente.



Al oír eso, Evy volvió un poco la cabeza con una mirada entre divertida y maliciosa para verle la cara al chico. Pese a q habían apagado todas las luces, Evy pudo apreciar su expresión de cachorro pidiendo mimos, y estuvo + q tentada de dárselos
Pero antes ella necesitaba saber algo:



- A mi hay algo q tb me tiene intrigada. - Evy se volvió del todo hacia Sirius, q enarcó una ceja instándola a continuar. - ¿Xq te fuiste el otro día de mi habitación?



- ¿Xq insistes con esa pregunta?



- Xq tu insistes en eludir la respuesta. - Evy empezó a usar un tono + mimoso, al tiempo q acariciaba con un dedo el pecho del chico. - Si tu satisfaces mi curiosidad, yo satisfacere la tuya.



Sirius dudó un momento, pese a ser consciente del chantaje, consideró decir la verdad. Pero es q la verdad era q Joy le había sugerido q él estaba loco x Evy, lo cual era bastante cierto. Pero la cuestión era q, el objetivo de Evy desde el principio era q él estuviese loco x ella, así q admitir q estaba loco x ella era admitir q ella había ganado. Y ninguno de los Merodeadores eran buenos perdedores. X eso se fue de la habitación aquel día: xq temía firmar la rendición allí mismo.



Y la rendición tampoco la iba a firmar aquella noche.



Entre tanto en la cama con 2 climas distintos d Joy & Snape




- ¿Q haces, Joana? - Pregunto Snape al ver q la chica emergía de debajo de las mantas, se pasaba al lado de la cama del chico, y se acurrucaba junto a él.



- Acabo de darme cuenta de algo. - Joy ignoró la pregunta, tan absorta estaba en ese pensamiento.



- Y no puedes darte cuenta de ello debajo de la montaña d mantas. - Snape empezaba a sentirse incómodo ya q no estaba acostumbrado al contacto físico, aunq este fuera cariñoso.



- No es necesario q rompa el compromiso con McNair. En fin, si tu podías tener a Lily de amante viviendo en nuestra casa
¿Xq no puedo yo tenerte a ti en casa en similares circunstancias? ¿Has visto? Ya pienso como una chica abajo el amor.



- Sí, pero no como una persona lógica. Xq si hacemos eso McNair matará a uno de los 2 y yo me imagino quien va a ser.



- Cómo se nota q no eres d Griffindorf, nosotros no tememos los peligros mortales, nos reímos en la cara de los peligros mortales, xq somos así, valientes y si la causa lo merece no tememos morir x ella. Pero ya veo q lo q pasa es q no significo lo suficiente para ti como para correr ese riesgo.



- Joy, McNair no me mataría a mi sino a ti.



- ¡Ah! - Joy se quedo callada un momento. - Pues casi q probaré a cancelar el compromiso antes de q nuestra relación pase a un plano + físico.



- ¿Q paso con eso de q a los Griffindorf no os asusta el peligro y x eso os reís en su cara?



- Es q yo soy Griffindorf xq tu me enfureciste antes de la selección, y convencí al sombrero de q me pusiera aquí x fastidiarte. Así q no soy Griffindorf, Griffindorf.



- Lo sospechaba. ¿Ahora q haces?



- Tocarte el pelo. ¿Me dejas q te lo corte?



- No.



- Déjame al menos q te lo lave.



- No.



- ¿Xq no? Seríamos como Robert Redford & Meryl Streep en Memorias d África. ¡Tan romántico! Bueno, como ellos exactamente no seríamos, xq en esa peli, él la lavaba el pelo a ella, y, no te ofendas cariño, pero yo no voy a dejar q tu me laves el pelo xq no entiendes de moda. Él único hombre q me soba el pelo es Yeye, xq él sabe un montón d eso. Quiere irse a estudiar peluquería, y yo creo q debe
¿Severus? ¿TE HAS DORMIDO?



- No. - repuso el Slytherin despertando bruscamente x el grito.



- ¡MENTIROSO! ¿Cómo has podido dormirte con lo q interesante q era lo q te estaba contando? - Lo q prometía ser una de las mejores discusiones de la pareja, fue interrumpido x un grito q procedía de la cama de enfrente, la d James & Lily. Ambos se miraron y Joy decidió q necesitaba investigar, Snape x su parte pensó q lo q necesitaba era dormir, y q si Evans estaba matando a Potter tanto peor para el Merodeador.



Entre tanto, Remus miraba a Bell dormir, pensando como una chica tan guapa, tan lista, tan encantadora, tan atractiva, tan
(NdA: ya vale, ¿no? Q me pongo celosa.) ¿Cómo podía haberse liado con Lochkart? Si eran seres de diferentes especies




- ¿Xq no me preguntas de una vez lo q me quieres preguntar?



- Pensaba q estabas dormida. - susurró el chico apartando un rizo de la cara de la chica.



- Y lo estaba
- La rubia bostezó. - Pero lo q quieres saber es cómo pude acostarme con Lochkart.



- No quiero saberlo.



- Claro q quieres.



- No, no quiero.



- Si no quieres saberlo, ¿Xq has preguntado?



- ¡Si yo no he preguntado!



- Haces bien, xq no tienes ningún derecho a preguntarlo. Yo no te he preguntado nada sobre muchas de las cabezas huecas con las q te has liado.



- ¿Celosa, Bellita?



- ¿De esas Vaca Burras? Sueñas. ¿Celoso, Remusín?



- ¿De Lochkart? Alucinas. Ni siquiera entiendo q viste en él.



- ¡Lo q necesitaba para sentirme mejor! - sollozó Bell casi con desesperación. - Todo el mundo avanzaba, y yo me sentía sola
y él vino, con sus aires de príncipe azul, me dijo 4 mentiras y me las creí
No es nada del otro mundo, ¿no? - Remus notó q la chica estaba llorando.



- Ven aquí, Bell. - La atrajo hacia su pecho, (desnudo *_*), y la abrazó. Después de un rato, notó q los sollozos iban bajando de intensidad. Se preguntó si tendría valor para hacer la sgte pregunta. - ¿Q tal es en la cama?



- Patético. - contestó Bell, de mal humor, mientras sorbía x la nariz. - Antes me preocupaba morir virgen, ahora lo q me preocupa es morir sin experimentar un orgasmo.



- Eso no pasará mientras yo este aquí para evitarlo. - el comentario, hizo reír a la rubia.



En ese instante, fueron interrumpidos x un grito.



- ¿Ese no era James? - pregunto Bell.



- Vamos a ver.



Para ver xq ha gritado James, vamos a volver un poco atrás en el tiempo hasta el momento en q Lily logró completar con éxito la complicada tarea de acostarse. Complicada xq con el disfraz q llevaba de muñeco Michelín la era difícil doblarse. Pero al final lo consiguió no sin q antes James se hubiera echado unas cuantas risas a costa de ella.



- ¿D q te ríes? - preguntó la pelirroja molesta.



- De tu pijama. Es q es tan sexi
- ironizó James.



Ella le lanzó una mirada molesta, y le dio la espalda para dormir. Pero él no se dio x vencido, quería saber de una vez x todas lo q la hizo. ¿Q mejor oportunidad q aquella?



- Aléjate de mi Potter. (Léase como aléjate de mí Satanás) - James se había acercado a ella para preguntarle. - Si quieres mimos te vas con Puticia q seguro q te los da.



- ¿Puticia? ¿Xq iba a ir yo con esa? Si ni siquiera me gusta.



- Pues no parecía eso hace 6 meses, cuando te vi con ella en su cuarto.



- ¡¿Q?! - Ese es el grito q oyeron todos.



Inmediatamente James saltó de la cama, seguido x Lily, q le miraba furiosa.



- ¿No pensarás q voy a creer q no sabías nada?



- Pues es q no sé nada. Seguro q te confundes.



- ¿El q confunde la pelirroja? - pregunto Remus con curiosidad, saliendo de la cama seguido x Bell q se mantuvo en la zona donde no había luz para q nadie viera q había llorado.



- Dice q me he acostado con Leticia.



- ¿Q? - este grito incrédulo procedía d Sirius, q agradecía sinceramente el barullo organizado x la pelirroja y su amigo, y q le permitía librarse d dar una respuesta a Evy. - ¿Cómo q te has acostado con Leticia? Se supone q no salimos con ninguna chica q no tenga un mínimo d 2 neuronas operativas.



- ¿Y cómo es q tu saliste con Berenice? - pregunto Evy q estaba molesta x la interrupción y x las continuas evasivas y miraba la escena con una expresión de gata aburrida.



- Xq
Estábamos hablando de James. - recordó Sirius. - No sé como podéis imaginar algo así de él. - James agradeció a su amigo la leal defensa.



- No necesitamos imaginarlo xq lo vimos. - precisó Joy. - El pobre Yeye aún tiene pesadillas con eso.



- Pero si él no lo vio. - le recordó Bell.



- Pero Evy & Yo nos explicamos muy gráficamente. (NdA: quiere decir pornográficamente)



- Hoy tampoco me vais a dejar dormir, ¿Verdad? - pregunto Snape q no se había movido de la cama, no le interesaba el tema y sólo quería descansar.



- Tú haz lo q quieras, nosotros no dormimos hasta no aclarar este malentendido. - le replicó Remus.



- Entonces me parece q yo tampoco. - suspiró Snape.



- No es un malentendido Lupin. - le corrigió Bell. - Todas te vimos, James, y tu no tienes un gemelo malvado.



- Pudo ser una alucinación x algo q comisteis.



- No, Black, no es una alucinación x algo q comimos. - le contesto Lily.



- ¿Un efecto óptico?



- No, Lupin, no fue un efecto óptico
- volvió a rechazar Lily.



- O alguien q se transformó en Potter con una poción multijugos.



- No
- Lily tb iba a rechazar esa opción pero, entonces vio quien la había hecho. - ¿Snape?



- ¿Acabas d defender a Potter? - Joy miró a su ex prometido con la sorpresa plantada en la cara. Luego se cruzo de brazos al entender lo q pasaba. - Claro como todos sois hombres hacéis frente común. X eso le defiendes.



- No le defiendo. Solo hago una sugerencia para q nos podamos ir todos a dormir.



- Pues no es mala idea
- admitió James a su pesar.



- ¿Q sugerís? ¿Q Leticia te robó un pelo, preparó una poción multijugos, se la hizo beber a uno d sus amantes ocasionales y esa fue la escena q vimos? - Lily dijo todo esto muy deprisa, sin respirar y con tono bastante escéptico.



- Sí. - respondieron los Lobitos con seguridad. Las 4 chicas soltaron un bufido de incredulidad.



- Ad+ tenéis q creeroslo. - Afirmo Sirius en tono tajante.



- ¿Xq? - Evy le lanzó una mirada entre divertida y desafiante.



- Xq nosotros ganamos esa apuesta famosa q hicimos, y q aún no hemos cobrado. X tanto tenéis q hacer todo lo q nosotros digamos. - les recordó Remus.



- Y lo q queremos es q reconozcáis q estabais equivocadas y nosotros teníamos razón. - completo James.



- Pero es q vosotros no ganasteis la competición. - les corrigió Bell. - Quedamos empate a 2. Es + ni siquiera debería de contar la última xq nos castigaron x ella.



- Ya empezáis a hacer trampas. - Sirius puso su cara d q gran injusticia.



- No es trampa, Black. - Todos los presentes enarcaron una ceja al ver q Evy había vuelto al Black. - Es la cruda realidad: James se enrolló con Puticia, vosotros perdisteis la competición. Como nosotras ganamos, se hace lo q nosotras queramos, y lo q yo quiero en este momento es volver al cama para descansar o lo q sea




- X fin alguien dice algo con sentido
- gruñó Snape.



- Vega, no tienes razón y lo sabes. - La riñó Remus con cara de profesor.



- Chicos y chicas, no hay motivo de discusión. - Todos miraron a Joy con cara de q la presión había acabado con su cerebro. - Tenemos aquí una persona q no tiene nada q ver con esto, y q podrá ejercer d árbitro neutral. ¿Verdad, Severusín? - Sus temores se confirmaron: Joy se había vuelto loca del todo.



- ¿Q? - exclamaron todos a la vez sorprendidos, Snape el q +.



- Pues claro, eres el único aquí q no ha participado en la competición x lo q eres el único q puede ofrecer una opinión clara y no dogmatizada de las cosas. - Joy se acercó a él mimosa. - Así q diles q hemos ganado nosotras y así nos podremos ir a dormir.



- Esta bien. - Snape se lo pensó un poco, y tras mirar a los Merodeadores, q ya lo daban x perdido. - ¿Joy va en la apuesta?



- Si ganamos nosotros no. - aseguró James viendo q era la única posibilidad de ganar.



- Pues chicas: lo importante es participar. Así q hasta mañana. - Tras esto se dio la vuelta para ponerse a dormir. Todas las chicas estaban con la boca abierta, menos Joy q estaba decidida no a cortarle el pelo sino a quemárselo. Al menos ella no tenía q obedecer a esos 3




- Bueno, ya habéis oído al árbitro neutral. - James se frotó las manos, mientras las chicas se miraban decepcionadas ya q ninguna esperaba q Snape le diera la victoria a un merodeador. - Lo 1º q quiero es q Lily, te quites el disfraz de Espinete y te pongas un camisón como el de Joy.



- Y tu Vega, vas a olvidarte de una vez d esa pregunta y vas a responder a la mía.



- Bell. ¿Tienes + galletas de chocolate?



X toda respuesta, Lily & Evy se miraron, y en cuanto Lily vio la expresión de Evy supo q la volvía a tener de su parte. Cosa de la q se alegraba, xq tenerla al otro lado era menos sano. Bell x su parte estaba algo liada xq antes de q estallara la pelea había estado muy unida a Remus, y ahora volver a la casilla de salida




- Estoy dispuesta a admitir q ese. - Lily señaló a Snape con un gesto de cabeza. - Os haya dado la victoria, pero no q estoy equivocada xq te vi con Leticia, y te lo estabas pasando en grande, Potter. Y voy a demostrar científicamente q eras tu y no un clon generado x una poción multijugos.



- ¿Cómo vas a hacerlo? - James de verás quería saberlo.



- ¿La colección de Puticia & Putanya? - la expresión d Evy era d absoluto asco.



- ¿Q colección? - preguntó Remus curioso.



- Es q esas 2 tienen una especie de museo de cosas de todos los tíos q se ha acostado. - Bell se sonrojó solo de pensar en lo q iba a decir. - Guardan la ropa interior q llevaban en ese momento y la clasifican x la calidad del
momento, ad+ de x fecha, lugar y hora




- X tanto si vamos ahora a su cuarto y hay alguna prenda q lleve tu nombre, Pottipot, pues es q estás mintiendo, no sólo a nosotras, sino a tus amigos del alma. - Le advirtió Lily. Luego consulto la hora. - Vamos ahora mismo.



- Evans, a ver si lo he entendido. ¿Quieres q atravesemos ahora todo el castillo, para ir a vuestra torre y registrar el cuarto de las peliteñidas para comprobar si tiene o no unas bragas del día q supuestamente se acostó con Potter? - Snape había vuelto a despertarse y consideraba seriamente la posibilidad de suministrarle a la pelirroja una poción antisicótica. - + importante aún: ¿esa tía usa bragas?



- Pues yo pensaba q no. - confesó Sirius pensativamente.



- ¿Q pasó con lo d q solo salíais con chicas con 2 neuronas operativas, Blackyto?



- Lo mismo q con el Sirius, Veguita.



- No es necesario q nos acompañéis, podemos ir solas. - aseguró Lily q ya estaba en la puerta.



- Claro, para q podáis manipular las pruebas para inculparme. - James uso un tono receloso. Lily le miró ofendida x esa insinuación. - Q ya sabemos q sois unas tramposas.



- Pues venid.



- Pues iremos.



- Vale. - dijeron Joy, Remus, Bell, Sirius y Evy a la vez.



James tomo la capa invisible, y todos tal cual estaban, se fueron a recorrer el castillo camino a su Sala Común. Pero Joy se quedó rezagada al ver q había alguien q aún estaba en la cama. Se acercó a ese persona y tiró d uno d sus brazos para sacarla de la cama.



- Venga, tienes q venir. - Le dijo con el tono de una niña mimada.



- Quiero dormir.



- ¡Venga será divertido! - en ese punto, Joy había logrado llevar a Snape hasta la puerta.



- ¿Divertido? Joy lo q tus amigas tienen en mente es algo de neuróticas.



- Ya sé q están locas. Pero igual Lily mata a Potter. - Esto despertó el interés de Snape.



- ¿Crees q Figg & Vega podrían hacer lo mismo con Black & Lupin?



- Lo de Bell es + difícil, pero lo de Evy basta con q él la comprometa.



- Pues voy.



Y así todos se dirigieron hasta la sala Común d Griffindorf, 8 personas metidas debajo de una capa en la q a duras penas cabían 4 personas. Consecuencia: pisotones, continuos ¿quién me esta metiendo mano?, Aléjate de mi gusano
La cosa iba así, normal, hasta q al llegar a la plaza de las escaleras se encontraron con
¡Lochkart!



- ¿Q coño hace aquí ese? - Pregunto Snape escupiendo la palabra ese.



- Querrá q le partamos la boca. - sugirió Remus. Lo único q tenían en común los Lobitos & Snape era el odio a Lochkart.



- ¿Q hacemos? ¿Esta en medio del camino? - pregunto Bell temerosa de cualquiera d los Lobitos fuera a partirle la boca.



- Habrá q distraerle. ¡Evy! - Lily miró a su amiga q se sobresaltó al oír su nombre, en aquellas circunstancias. - Te toca.



- ¿Xq yo?



- Sí, xq ella. Ad+ las órdenes las damos nosotros Evans. Y yo digo q no va ella. - sentenció Sirius, con cara de cachorro cabezota.



- Si te parece q vaya Bell, la vuelve a liar y se acuesta con él. - sugirió Lily, mirando molesta a Sirius.



- ¡Oye! - se ofendió Bell q era de las una vez y no vuelvo a x +.



- Yo tb creo q Vega es la mejor opción. - + q nada xq lo de Bell, a Remus no le parecía muy buena idea.



- Joy tampoco va, xq la última vez q estuvo a solas con él. Le tuvo bailando con un tanga rosa. - le señaló Snape.



- ¿Cómo sabes tú eso? ¿Quién d vosotras se ha chivado? ¡Q horror! Traicionada x mis propias amigas. - Joy se llevó las manos a la cara, apunto de llorar. - ¡la oscuridad se cierne sobre mi ante la idea d q murmuréis de mi a mis espaldas!



- Turner, a lo mejor Snivellus lo sabe xq vosotras dejasteis caer las fotos de Lochkart en el baño x toda la escuela. - James la tapo la boca con la mano, al tiempo q la explicaba esto calmadamente. - Ahora cálmate, xq con el jaleo q estáis armando me sorprende q aún no nos haya visto.



- Evy, sabes q esta te la debo desde Hallowen. - Y antes de q nadie pudiera quejarse +, Lily empujo a Evy contra Lochkart. Sólo q al contrario q la pelirroja Evy tenía + reflejos y consiguió pararse antes de chocar con él, pero no antes de q él la viera.



- ¡Estefany! - la saludó el rubio alegremente.



- Me llamo Evelyn. - Respondió ella con voz furiosa, pensando q Lily esa se la pagaba.



- Lo sé, preciosa, pero q haces aquí. No me lo digas: has venido a buscarme. Xq me extrañabas pero yo estoy muy herido contigo, xq hayas pasado los últimos meses pendiente d Black, con la envidia q me tiene. No te lo voy a perdonar.



- Pero si estaba con él xq me recuerda a ti. - Lo q la pedía el cuerpo a Evy en aquellos momentos era lanzarle una maldición a aquel presuntuoso, pero no llevaba varita así q decidió darle coba. - Sus ojos, sus labios, su sonrisa
todo en él me recuerda a ti. X eso ahora estoy contigo xq tu me recuerdas a ti. Todo lo q hay en ti me recuerda a ti. Menos tú.



Todos los q estaban debajo de la capa, y q ya casi habían pasado x la plaza se quedaron parados ante el caos de frase q acababa de montar la joven. Sirius se cabreó bastante con ella x decir eso de q le recordaba a Lochkart. Él aún no la había insultado. En cuanto a Lochkart trago sobre todo xq la chica iba con pijama de tirantes en pleno diciembre con el frío q hacía en la calle
Era obvio q estaba desesperada vagando x los pasillos como alma en pena, para verle.



- ¿Q haces aquí? - pregunto Evy, esperando q ya se hubieran ido los d+, pero entonces vio el pie de Joy atascado en un escalón.



- Es q ha habido un ataque, entonces mi madre se ha ido a socorrer a las víctimas, y me ha dejado aquí para q este seguro. Naturalmente yo podría ir a ayudar ya q mis conocimientos de medicina son notables pero Dumbledore ha pensado q ahora estoy mejor aquí. Pero, no hablemos de eso, xq tu y yo tenemos una cita pendiente. - el rubio se fue para adelante en tanto q bajo la capa a Sirius había q sujetarle entre todos para q no fuera a matar al rubio, xq aquel no era el momento. Evy optó x improvisar sobre la marcha.



- Pero antes, xq no me hablas de ti. En fin, hace ya 6 años llegaste a esta escuela y tu sonrisa hechizó a todas las chicas, y yo me pregunto: ¿Q hay detrás de esa sonrisa? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Tus ambiciones? ¿Tus aspiraciones? Quiero saberlo todo de ti.



- Vale. Yo nací en un precioso día de primavera. El médico no tuvo q darme la palmada y yo mismo le ayude a sacar la placenta




X fin, las 7 personas bajo la capa llegaron a la Sala Común d Griffindorf, puesto q no quedaban + q ellos en la escuela la puerta estaba abierta. Así q entraron, en cuanto lo hicieron Lily se fue directa a la zona de las chicas seguida de James, Remus y Bell. Sirius fue a su habitación a recoger el Mapa, mientras Snape hacía una inspección de la Sala como un espía memorizando el territorio enemigo. Joy se acercó a él:



- ¿Te gusta nuestra Sala Común?



- No. - respondió el chico tajante. - Parece un burdel.



- Pero si es preciosa.



- ¡Aja! - el grito triunfal d Lily frustro la discusión q estaba a punto de nacer.



Joy miró a Snape, le tomo la mano y le llevo hasta el cuarto rosa pastelero de sus enemigas. Sirius había llegado allí x el cuarto de los chicos d 5º.



- ¿Habéis encontrado unas bragas con el nombre d Potter? - pregunto Snape con tono sarcástico.



- No. - le contesto el propio James furioso. - Hemos encontrado unas bragas con la etiqueta del día en cuestión. Pero no dice nada de q estuviera conmigo.



- Potter no digas + idioteces xq esto es una prueba inculpatoria. - aseguro Lily en tono judicial.



- NO es inculpatorio Evans. Vas a acabar disculpándote.



- Claro q es inculpatorio, James. - Le regaño Bell con tono de hermana pequeña ofendida. - Así q deja de poner en duda nuestra sinceridad.



- ¡Vale ya de idioteces! - cortó Remus. - Hay una forma + madura de resolver esto: con una prueba de ADN. Hay una poción q permite saber si el ADN q hay en un objeto es de una persona o no. La poción cambia de color, si se ponen de igual color es q el ADN es de la misma persona.



- ¡Q interesante! - Joy le miro admirada. - ¿Cómo sabes eso?



- Lo leí en un libro. - explico el licántropo.



- ¡Ah! - sonrió Joy. Luego se volvió hacia Snape. - ¿Tú sabes hacer esa poción?



- Pues claro. Pero pensarlo un momento, sé q os supone un gran esfuerzo pero intentarlo. ¿Os parece normal robar esa prenda intima, para hacer una prueba de ADN a las 3 de la mañana, para saber si Potter se enrolló o no con la peliteñida mientras Evans lloraba x los rincones xq pensaba q estaba embarazada?



- ¿Q? - gritaron los Merodeadores a la vez sorprendidos, Sirius incluso alzó la mirada del Mapa q utilizaba para vigilar a Evy, para mirar a Evans q estaba tan roja q no se distinguía la cara del pelo.



- ¿Estabas embarazada? - James se acercó a ella, q había bajado la mirada, y la alzo la barbilla con un dedo, y con voz dulce. - X favor dímelo.



- ¿Sabéis q? Para ir adelantando Remus y yo nos vamos a llevar esta cosa. - Bell miro con repugnancia, el casi tanga de Puticia, q llevaba en una bolsa hermética y q había tomado gracias a los guantes de látex, q la sobraron de cuando entraron en el cuarto de los Merodeadores a robar las fotos. - A nuestro cuarto.



- Sí iremos haciendo la extracción de la muestra. - Remus + hablando estilo CSI = autora abanicándose acalorada.



- Severus & yo vamos a preparar los ingredientes para la poción. - anuncio Joy.



- Los tengo en el cuarto de Slytherin. No puedes acompañarme. - la aviso Snape desde la puerta.



- ¿Xq no? Tú acabas de estar en Griffindorf y yo no he dicho nada. - replicó Joy con tono de niña mimada.



- Me llevo la capa. - les indicó Sirius. - Evy ha logrado sacar a Lochkart de la trayectoria de todos, así q la voy a necesitar yo para rescatarla de ese pavo real.



Y así se quedaron James & Lily solos, aunq ninguno se dio cuenta de q se habían ido todos los d+, tan concentrados estaban




- ¿Y bien? - pregunto James de repente.



- ¿Y bien q?



- ¿Q si estabas embarazada?



- No, solo fue un retraso, supongo q x el estrés de los TIMOS. Pero me lleve un pequeño susto.



- ¿Xq no me dijiste nada?



- Lo intente, pero siempre estabas muy ocupado
Y cuando al final me decidí a decírtelo fue el día q te vi con Puticia. Ad+ luego ella me dijo q estabais de novios y q lo q pasó entre nosotros no fue + q un juego para ti




- Y tu te lo creíste. - Concluyo James con un tono bastante herido. Lily asintió. - Tan poco me conoces, princesa.



- ¿Cómo quieres q te conozca si estos años apenas hemos hablado? Ad+ lo poco q sé de ti siempre me ha bastado: eres arrogante, insoportable, irritante, siempre estas gastando bromas pesadas a los Slytherin, q aún no sé q te han hecho, pierdes puntos para nuestra casa, solo sabes hablar de Quiditch




- ¡Vale! Ya entiendo lo q quieres decirme. Yo tb te quiero princesa.



- Y ODIO q me llames princesa. Sobre todo xq las llamas así a todas tus citas.



- Captado. ¿Quieres saber lo q yo no aguanto de ti?



- No. - Lily se dio la vuelta para irse, pero James la contuvo tomándola de un brazo.



- Pues lo vas a saber igualmente: eres presumida, cabezota, bastante basta, te pasas el día cabreada conmigo y en lugar de decirme lo q te pasa esperas q yo lo adivine, cuando sabes q carezco de ojo interior; odio q me restrieges tu amistad con Edy q ni es amistad ni es nada xq él solo se interesa x ti desde q yo me intereso x ti, y tampoco me gusta q te pases el día metiéndote con Evy q es la única de vosotras q aún es normal.



- ¡Pero si yo no me meto con Evy! Y cuando lo hago es x su bien
¿Sabes? Esto es una idiotez, tu y yo no nos vamos a llevar bien en la vida, mejor vamos a q Remus nos diga q te acostaste con Puticia.



- ¿Pero es q aún no me crees? NO ME ACOSTE CON LETICIA. ¿Q tengo hacer? Componerte un poema para q lo entiendas.



- Estoy tan segura de q lo hiciste q si sale q no, duermo en picardías.



- Vale. Aplaudo esa decisión.



- Pero cuando salga q sí, el picardías te lo pones tú.



- Vale - James asintió igualmente ya q tenía muy claro quien iba a dormir en picardías esa noche. Y no era él.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



- ¿Esta es tu sala común? - Joy observó desaprobadoramente la sala común d Slytherin. - ¿q sobria, no? No me gusta lo único q se salva es los sillones de cuero. Claro q habría q oír a Bell si ponemos sillones de cuero en nuestra sala común. Empezaría con el rollo de q las vacas tienen derechos, cosa de la q no se acuerda cuando se come una hamburguesa. No sabes lo q la tengo q aguantar.



- Joana, lo q estoy tratando d hacer requiere concentración, xq los ingredientes me los sé pero los tengo q recordar así q, x favor, un poco de silencio.



- Vale. - Tras guardar un poco de silencio, tal y como Snape la pidió. - Y esas moquetas q me tenéis, están pasadas de moda, realmente esta casa necesita una mano femenina, como tenéis tan pocas chicas
- Viendo q solo había una forma de hacer q Joy se callara, Snape tuvo q recurrir a ella: la dio un gran beso.



Cuando se separaron Joy estaba tan flipada q no volvió a abrir la boca, ni x el camino a la torre de Dumbledore, x el q Snape tuvo q llevarla casi arrastras. Lo importante es q tenía los ingredientes para la poción.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



La única razón x la q Evy aún no había caído dormida, vencida x la falta de sueño y la verborrea egocéntrica de Lochkart era xq estaba helada de frío. Gran idea lo de hacer una excursión científico forense en plena noche de diciembre, y en pijama de tirantes, pensó con sarcasmo. Ad+ q la oferta de calentarla de Lochkart no la era nada tentadora. Una sola palabra + y se trasformaba en Jaguar y le arrancaba las cuerdas vocales de un zarpazo




Justo cuando pensaba eso noto uno brazos calientes detrás de ella, y la ya familiar sensación de mirar a través de la capa invisible de James. Lochkart se quedó algo sorprendido al no verla, pero en vez de preocuparse x la chica se asusto al ver q uno de sus rizos se había alisado. Así q se fue corriendo a su cuarto para ponerse el rulo pertinente.



En cuanto estuvieron solos Evy se giró y abrazó con fuerza a su héroe, Sirius, al q planto un beso en la cara.



- ¡No sabes cuanto me alegro de verte! - Le dijo aún colgada de su cuello.



- Hay una forma de q me haga una idea.



El tono seductor del chico debió prevenirla de lo q iba a hacer, pero aún así logró sorprenderla, cuando la beso en los labios con mucha pasión y luego sintió sus manos bajando x la espalda hacia la cintura solo q no se pararon allí. Esta vez siguió hacia + abajo, acariciando el trasero de la chica y notando algo muy curioso al tenerla tan pegada a él.



- ¡Aún tienes el pendiente del ombligo!



- Pues sí. - admitió Evy al tiempo q levantaba un poco la camiseta para q lo viera. - Hable con Ática, x lo visto era el material del aro, no el agujero en sí lo q me estaba fastidiando, x eso me puse uno de plata y ahora tan feliz.



- Sabía q te gustaría al final.



- No esta tan mal. - Concedió la chica, y se bajo la camiseta. - ¿Cómo ha ido la excursión?



- Pues las pruebas no han sido concluyentes, así q Snape va a preparar una poción para hacer una prueba de ADN. Remus & Bell están preparando la muestra. ¿Xq me miras así? - Sirius no pudo evitar sonreír al ver la provocativa sonrisa de Evy.



- Es q no sabes lo q me excita oírte hablar en plan CSI. - Las palabras son de Evy, pero ni yo misma lo hubiera expresado mejor. Sin dejar de sonreír, la chica se puso de puntillas, y esta vez fue ella la q le beso a él. Estaban en eso cuando




- Black, haz el favor de alejarte de mi amiga, ya. - Lily ya iba a separarlos ella misma, pero James la contuvo.



- Es q cuando haces eso es q no te aguanto. Deja a la pobre Evy en paz, q es la única q tiene un poco claro lo q quiere y lo q no




- Una pregunta. ¿Lily ves debajo de las capas de hacerte invisible?



- Sí, Evy, tengo ese don. Sobre todo cuando la capa esta en el suelo.



Sirius & Evy miraron al suelo, y era cierto con tanto beso la capa se había caído al suelo dejándolos al descubierto. Evy hizo un mohín d fastidio, en tanto q Sirius gruñó con igual sentimiento, si la capa no se hubiera caído Lily & James hubieran pasado de largo y ellos hubieran seguido a lo suyo.



En ese momento pasó x allí Snape arrastrando a Joy, q todavía estaba en shock, x el q acabo calificando como el mejor beso de su vida hasta la fecha, y con una bolsa con los ingredientes para la poción en la otra mano.



- ¿Q le has hecho a Joy? - pregunto Lily, asustando al chico, q no esperaba encontrar a nadie x esos pasillos.



- Nada.



- Ya y xq está así.



- Pero si no estoy de ninguna forma. - Joy salió del trance justo a tiempo. - Quieres dejar de ser tan sobre protectora.



- Gracias, Turner. - James sonrió. - Esa era la palabra q buscaba, Evans, sobre protectora, y la q mejor te define.



- ¡No soy sobre protectora! ¿A q no, Evy?



- Pues claro q no eres sobre protectora. - Evy la dio un abrazo a su amiga. - Eres muy sobre protectora. Q no es lo mismo. - Lily apartó a la chica con brusquedad al tiempo q la lanzaba una mirada asesina.



- ¿Eso es lo de la poción? - Sirius aún reía, al igual q los otros, cuando señaló la bolsa q llevaba Snape.



- Así es. - confirmo el Slytherin. - con esto sabremos si la insulsa esa se acostó con Potter ese día o no.



- Y como si q se acostó con él, Potter va a dormir en picardías esta noche. - Todos miraron 1º a Lily y luego a James con cara de interesante, muy interesante.



- Hemos hecho una apuesta. - aclaró James. - Pero como voy a ganar yo, la q va a dormir en picardías es ella.



- Es una apuesta muy prometedora. - Sirius se volvió hacia Evy. - ¿No te apetece apostar?



- No, gracias. La última vez q lo hice no fue muy bien q digamos.



- Vamos a dejarnos de chorradas y vamos a nuestro cuarto a hacer la poción. - cortó Lily q ya les veía a Evy & Sirius otra vez muy acaramelados.



- Sí, no vaya a ser q Remus & Bell estén a su rollo. - Bromeó James. - Llegas tarde para cortárselo.



- Es cierto. - Lily puso cara de loca. Tomo a Joy & Evy de la mano y aceleró hacia su cuarto. Pero entonces se volvió hacia los chicos.- Chicos, x favor poneros algo para taparos un poco. - entonces los 3 chicos se dieron cuenta q había recorrido todo el castillo sin camiseta.



- En cuanto lleguemos al cuarto nos ponemos una camiseta. - prometió Sirius.



- Si no es ahí donde os tenéis q tapar si no + abajo. - les aclaró Lily provocando una carcajada de Evy & Joy. Luego las arrastro de nuevo x el pasillo rumbo a su habitación.



- Tb he cogido los ingredientes para prepararla una poción antisicótica. - comento Snape señalando a Lily.



- Gracias. - respondieron James & Sirius a la vez, recogiendo la capa y empezando a andar detrás de las chicas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¿Has logrado aislar la muestra? - Bell con las manos enfundadas en 8 pares de guantes de látex, para no contaminarse con un material tan repugnante como la ropa interior de Puticia, miró a su compañero de penurias.



- Casi. - Remus alzó la cabeza apartándose un mechón castaño claro con el movimiento. Él no era tan exagerado como Bell, sólo llevaba 7 pares de guantes. - Ya esta. - Logró poner la muestra en un vial. - ¿Cómo es q tienes el kit completo de CSI?



- Es q es lo q me gustaría hacer cuando acabe la escuela. - confesó la rubia. - Xq pienso q ahí es donde los Muggles nos llevan ventaja. Xq piénsalo un momento: si ellos x el orificio de una bala son capaces de darte la distancia desde la q se disparo, el tipo de arma y eso, ¿xq nosotros no ibámos a poder hacer los mismo con una varita?



- Tranquila, a mi no me tienes q convencer. La verdad es q hay gente q puede hacer eso.



- ¿Así quién? ¿Y xq nadie lo tiene en cuenta?



- Xq son vampiros, banshees, algunos licántropos y los Onzas de antiguo linaje. - el tono de Remus era bastante sombrío. - Ellos nacen con esa habilidad de reconocer la varita, su largo y su núcleo, q lanzó un determinado hechizo.



- ¡Q estupidez! Pudiendo saber quien hizo un hechizo, ya q hay un registro de q mago tiene cada varita, se pierde la oportunidad de cazar a muchos asesinos x unos prejuicios absurdos




- ¿Entonces tú no rechazarías a alguien x ser una de esas cosas?



- No. ¿Xq?



- Ahora o nunca. - pensó Remus. Justo cuando iba a contarle su secreto, entró Joy como una exhalación.



- Chicos, dejad lo q estabais haciendo y fingid q solo estabais hablando. Lily viene hacia aquí pero se le ha atascado un tacón en una piedra así q x eso os habéis salvado.



- Joy, solo estábamos hablando. - la aseguró Bell.



- Tranquila, Bell, q yo no soy Lily. - En ese momento oyeron la voz de Evy y la pelirroja en las escaleras.



- Es q sólo a ti se te ocurre, Lily, ponerte unos zapatos de tacón para andar x el castillo.



- Es q me deje las zapatillas en mi cuarto. Ad+ tú no eres la + indicada para hablar, Evy, q vas con pijama y botas de plataforma.



- Es q yo no tengo zapatillas, pero esperaba q en tan señaladas fechas alguien me regalara unas.



- ¿Q quieres q te regale, nena? - Sirius llegó en ese momento acompañado x Snape & James.



- La respuesta a lo q te pregunte antes, cariño.



- ¡Ya vale los 2! - interrumpió Lily. - dejaos de chorradas, y ayudarme q se me ha atascado el tacón en esta piedra.



- X curiosidad, Evans. - Snape la miraba los zapatos como si fuera a poner una zapatería. - ¿Son esos los mismos zapatos cuyo tacón ibas a meternos x el culo?



- Noooo. - aseguró Lily. - estos lo tienen corto. Yo me refería a los de 15 cm.



Ante esto los chicos reaccionaron de la manera + lógica: los 3 se fueron para la habitación dejando a Lily con el tacón en la escalera. Evy permaneció a su lado hasta q Sirius se la llevo arrastras.



- ¿Q haces, Sirius? - pregunto la chica al verse arrastrada hacia la habitación.



- Te llevo arrastras al cuarto. Cuando lo hace Lily no te quejas tanto.



- ¡No me dejéis aquí! - chillo Lily desesperada.



- Tranquila, Lily, ya voy. - Joy salió corriendo de su baúl, donde había estado buscando su varita y fue a auxiliar a su amiga.



Cuando Lily ya estuvo liberada y fue junto a Joy a la habitación, Snape ya se había puesto a preparar la poción. Evy estaba a su lado y ambos discutían xq ella decía q si cambiaba un ingrediente x otro no se notaba xq eran equivalentes, pero él decía q si lo ponía así en el libro no había q cambiar nada. Finalmente la poción estuvo lista y todos se miraron. La hora de la verdad




- Aún estás a tiempo de cambiar de idea respecto a la apuesta, Evans.



- Agradezco la oferta, Potter, pero si me ofreces retirarla es xq vas a perder, y tratas de retroceder sin q se note.



- Para q lo sepas, Evans, un Merodeador sólo retrocede para tomar carrerilla. Es + estoy dispuesto a subir la apuesta: si da positivo, dormiré en picardías todas las noches q estemos castigados.



- Acepto la apuesta. - Lily & James estrecharon las manos para cerrarla. Los d+ se miraron sorprendidos.



- Esta bien, Lupin & Figg, haced los honores. - les invitó Snape con un gesto bastante cortés.



Remus tomo con unas pinzas, la muestra de la ropa interior de Leticia y la puso en el tubo de ensayo con la poción, a la vez q Bell le cortaba un pelo con raíz a James y lo ponía en otro tubo de ensayo




El resultado fue










Os lo digo en el próximo capítulo.









No, es broma.







- ¡Negativo! - exclamaron todos a la vez.



- Sabía q no podías haber hecho algo así. - Sirius sonrió con la tranquilidad de aquel q ha visto como el universo vuelve a su cauce.



- Yo tb estaba seguro de tu inocencia. - Remus tb sonreía aliviado.



- Si tan claro lo teníais, ¿xq parecéis tan aliviados? ¬¬. Me da igual. - James sonrió aliviado. - Bien, pelirroja, quiero 2 cosas: una disculpa y q te pongas el picardías pero ya.



- Una duda. - Bell intervino antes de q Lily le soltara alguna bordería a James. - ¿Entonces a quién vimos?



- Ni lo sé ni me importa. - aseguró James al q lo único q le importaba en aquel momento era q Lily iba a dormir x lo menos hasta Navidad a su lado en picardías.



- Pues debería. - el tono d Snape era tajante. - Si hubiera una loca x ahí haciendo q mis amantes se trasformaran en mi yo querría saber quiénes han sido. Sobre todo cuando uno de ellos me ha causado tantos problemas.



- James, jamás pensé q diría esto, pero Snivellus tiene razón: hay q averiguar quién es ese tío, y darle una lección. - Aseguro Sirius, Remus lo apoyó con un gesto de cabeza.



- Tienen razón. - Bell miró a su casi hermano. - Nosotras no hubiéramos ido a x vosotros si no hubiera sido x lo q vimos. Y tampoco te hubiéramos devuelto las cartas q escribiste este verano a Lily.



- ¿Me devolvíais las cartas? - pregunto James furioso.



- ¿Me escribía cartas? - inquirió Lily sorprendida.



- Una o 2
al día. - admitió Evy. - Pero como estabas muy mal en esas fechas nos daba miedo dártelas, x si matabas tb al mensajero. ¡Pobre lechucita inocente! Pero la cuestión es cómo vamos a saber quién es ese tío. Xq podría ser cualquiera




- Yo creo q sé quien es. - Joy llevaba un rato rebuscando en su baúl. - ¿Queda poción como para otra prueba? - como Snape asintió. - Pues prueba con esto. - Joy mostró el cepillo de dientes aún manchado con la sangre d McNair. Todos se extrañaron de q guardara eso. Joy lo noto y se explico. - Era para hacerle vudú. Como ahora esta de moda.



Remus corto un pelo del cepillo y lo puso en el tubo de ensayo con poción
esta se puso del mismo color q la de la muestra de la ropa interior.



- Es él. - se sorprendió Lily.



- ¿Cómo lo sabías? - la pregunto Snape a su ex prometida.



- De pronto me acorde de q McNair fue su pareja en el baile de Hallowen, y de lo q tu me dijiste de q faltaba una pieza. Esa pieza era q ni Leticia ni Anya tenían el cerebro suficiente como para planear nada
Pero McNair sí, y todos sabemos lo sádico q es
Vamos chicos, q no me hicieron prefecta x mi buen gusto para la ropa.



Después de eso, decidieron irse a la cama, idea de los chicos, q en pago de la apuesta estaban bastante mandones. Lily pasó bastante vergüenza con un corsé rojo, y unas bragas del mismo color. De hecho costaba bastante distinguir la piel de la chica del corsé de lo colorada q se puso.



Luego se acostó, procurando estar lo + alejada posible d James, es decir casi al borde de la cama. James trato de convencerla de q no la iba a hacer nada si se ponía un poco + cerca de él, q cómo se quedara ahí se iba a caer. Pero ella no le hizo caso.



Joy mando la montaña de mantas al suelo, y Snape accedió a q se pusiera a su lado a condición de q no le tocara el pelo, no le molestara y le dejara dormir. Ella estuvo hablando cerca de 15 minutos sobre q ella nunca molestaba y q siempre le dejaba dormir. Él la dio la espalda y se dispuso dormir, ella suspiró y luego le abrazo x detrás y tb se quedó dormida.



Remus logró dormir aquella noche, cosa bastante extraña, y q él relaciono con la presencia de Bell. La chica se había acurrucado en su pecho y se había quedado dormida allí, y aquello le daba una sensación de paz q no sentía en mucho tiempo.



Sirius x su parte tardo un poco en dormirse. La razón era lo q dijo Evy sobre el oro azul. Él no conocía ninguna bruja q le diera alergia el oro azul. Miró a la joven q dormía tranquilamente junto a él, y se fijo en sus uñas. Otra cosa rara era q nunca parecían crecerla ni disminuirla el tamaño, y siempre las llevaba de ese color q variaba con la luz. Tenía una corazonada al respecto
Pero antes debía investigarlo.



Lo haría al día siguiente.



Con esta idea, Sirius abrazó a Evy y se quedó tb dormido.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Y hasta aquí este capítulo.



En el próximo: Dumbledore les propondrá una nueva forma de diversión q liara aún + las cosas, la cena de Navidad y algunas personas aclararan cosas entre ellas.



Ahora inauguramos una nueva sección en mis ficts.







La autora contesta:



Alejandra: Hola, me alegro q te guste el fict. A mi tb me gustan mucho las parejas, q pongo y me da mucha pena saber como van a acabar alguna de ellas. ¡Pobres James & Lily! Todo x culpa de la maldita rata traidora
Y de rebote eso afecta a todas las d+. Es muy triste. ;_; Pero aún no es momento de deprimirse q estamos en las partes alegres de la historia. Y este x lo menos va a acabar bien. Besos.



Azalea: Hola, no me molestan para nada tus preguntas, mira q he inaugurado una nueva sección en mis ficts para contestar a todas. Peter asesinado x un Bubie, pensemos, es buena idea. Matarle, matarle aún no. Pero q sufra algún daño físico permanente fijo q sí. Se me ocurren tantas partes donde un Bubie podría atacarle
La apuesta no la tenía olvidada, solo traspapelada, pero ya ves q la han ganado los chicos con un poco de ayuda inesperada. Yo tb creo q a las chicas las va tocando sufrir un poco. Espero q te lo pases bien en tus vacaciones. Y Feliz año Nuevo para cuando nos leamos. Besos.



Veronika: Hola, x curiosidad, ¿tus amigas q lo leen me dejan mensajitos? Si es así quienes son. Es x curiosidad. Pues sí, q pasa algo entre todos, al final Lily esta durmiendo al lado del bueno de James, en picardías, aunq como él es un caballero no creo q pase nada +. A mi tb me encanta Yeye, es un punto de hombre. Buena suerte para ti tb. Besos.



Mya Malfoy: capítulos van a ser un montón. Tu mira q es un curso entero y voy x el 16 y aún no es ni Navidad, y esta vez me he pasado 20 páginas, para contar una sola noche, haz las cuentas
Te voy a confesar una cosa: la rata es tan inútil q no vale ni como desexcitante, sobre todo ante la idea de tener a esos 3 pedazo chicos tan desnudos. En resumen q no vale para nada. Una duda: ¿Te has unido a las Lupinas? Es q hay una q se llama casi como tú y no estaba segura de q seas tú. Besos cielo, feliz cumple y + besos.



Serenity: ¡lo sabía! Sólo me quieres para q dé puntos a tu casa, q dolor, q decepción, q va a ser de mi ahora. Q divertido es ser melodramática, ya sé xq Joy lo hace todo el tiempo. Aunq estaba de coña q sepas q eso ha herido mis sentimientos, xq los Slytherin los tenemos aunq aún no se haya demostrado su existencia. Volviendo al tema: No la vieron a Evy trasformarse x la topografía del terreno, aunq la pregunta tiene lógica, pero tb la hubiera tenido si me preguntas xq Evy no les vio a ellos cuando se subió al árbol, supongo q xq no les buscaba. ¿Q te hace pensar q no hay una persona q ya sabe lo de Evy? Y no es Dumbledore. De todas formas Sirius ya esta en la pista, pero se va a topar con q esa persona le va a obstaculizar, aunq yo creo q esta claro quién es esa persona. No es tan raro confundir a un leopardo con un jaguar xq se parecen bastante. De cualquier modo a Evy no la importa q ellos sepan q es un Onza, lo q la da miedo es q se enteren de quien es su abuelo, cosa q no sabe nadie, y no diciendo q es una Onza puede ocultar lo otro tb. No me olvide d Perla, anda x ahí despistada, ya volverá y para q los sepas Joy, jamás la mandaría a un gimnasio: la pondría un preparador físico altamente cualificado y personal. Nos leemos. Besos.



Patty: ¿A q sí? Es q no es normal q esa chica solo se caiga cuando esta Remus cerca, es cuanto menos curioso. Ad+ q con el yoga q hace, es imposible q sea tan torpe. Sí la verdad es q la noche de juerga se la han pasado. Van a dormir 3 horas. Ya verás mañana con la tareita de Dumbledore. Besos.



Hermione_Weasly86: Hola, cariño esto no puede seguir así: o vas al psiquiatra para q te recete algo para esos celos posesivos q tienes o te afilas bien las uñas para pegarte con Evy, Bell y Lily. Con Bell igual puedes pero Lily q como tu bien dices es muy basta, vas mal; y con Evy a no ser q tengas una espada de Oro azul vas buena
Lo de Joy no va a ser tan fácil: ¿La imaginas sin dinero? Ella q no esta hecha para trabajar, sería un desastre. Próxima dosis la semana q viene si puedo. Besos.



Roxana Fraguglia: Hola, si la verdad es q los padres de Harry eran bastante castos y puros, yo no sé a quien ha salido ese chico xq la verdad es q es bastante sosito en comparación
Empiezo a recibir ideas contradictorias, unas queréis q acabe pronto y otras q no
(¿?) ¡No me liéis! Besos.



Ana: Estoy contigo, pobre Lily, q gran sacrificio, ^_^, la verdad es q Evy & Sirius no ha aprovechado mucho la situación x toda la movida q se ha armado, xq yo estoy segura de q si les dan un poco + de tiempo, Sirius canta y a saber como acaban
Besos.



Annie Malfoy: Sí la verdad es los Bubies son unos seres adorables, siempre y cuando no te hagas sangre
La verdad es q no son las mascotas + adecuadas para las chicas
+ q pervertido, Dumbledore es de mente liberal. De mente muy liberal, para ser precisa. Yo tb creo q este castigo es de lo mejor, q envidia me dan
Pero crees q me lo agradecen, no lo único q hacen es quejarse. ¡Ingratas! Besos.



Mako_Black: Hola, cariño. Al final me das la razón, si es q mola + Remus buscándose la vida para conseguir el dinero. Lo de boy cada vez me va gustando +. Aunq va a tener compañía y ayuda en eso de buscar plata, (Irónico q un hombre lobo busque plata, ¿no?). ¡Sí al fin James lo sabe! Ad+ ha demostrado q no lo hizo, xq q asco liarse con Leticia, recuerdo q tiene una nariz verrugosa q disimula con hechizos. Brrr. Pero haber como lo lleva Lily xq después de cómo lo ha tratado este curso, y ahora q no tiene excusa para odiarle, y como en el fondo la gusta. Aunq lo de en el fondo es un debate, xq yo creo q no es en el fondo, pues q va a estar muy liada. Besos.



Magrat: Hola, tranquila, q lo sigo escribiendo. Es normal q te recuerde Yeye a Boris Izaguirre xq en muchas cosas es él. Salvo en lo de cambiarse de color de pelo cada semana, q es mi peluquero. Lily si q esta bastante mal de la cabeza, y esto de q James no sea tan malo, y los remordimientos x como lo ha tratado, la van a desequilibrar aún +. ¡Q miedo! Sí, Leticia es Leticia Sabater, y su amiga Anya es la otra aniquiladora de neuronas, Ana Obregón. Besos. Pdata: según el corrector, inyectar es con y no con ll. Debes estar + enganchada de lo q piensas, tranquila, q la próxima dosis va la semana q viene. Y Feliz Cumpleaños.



Cami Weasly: Hola, como se nota q eres amiga de Angie. ¿Os ponéis de acuerdo para decir q esto no es lo vuestro? Pues q sepas q me leí Amores en Tiempos de Guerra, y me encanta. Y eso q a mi la pareja Harry & Giny no es de mis favoritas xq me gustan las parejas extrañas o las de Merodeadores, pero la historia me encanta, sobre todo las partes de Ron & Hermi, para + cosas te las digo en tu LDV. Primero q no fue Lily la q le dio vueltas sino yo, q no tenía muy claro lo q la había hecho James, xq barajaba varias opciones, pero al final opté x dejarle bien a él, y mal a la Leticia
A mi tb me encanta la pareja Sirius & Evy, si te fijas si Bell y Lily siguieran el rollo a James & Remus, la dinámica de sus relaciones sería muy similar, pero la una x tímida y la otra x basta no hay manera. Yo tb creo q Sirius debería ser + cariñoso con Evy, ya haré algo al respecto. Es q como Snape me cae muy bien comparado con Peter le pongo bien, ad+ es q Joy es su opuesto radical. Él tan reservado y tan profundo, y ella tan charlatana y tan superficial, y ad+ la encanta discutir con él, aunq diga q no. Quiero oír tu risa maquiavélica, debe molar
yo para q mis padres no me oigan cuando estoy leyendo ficts, (el tuyo uno de ellos, bonita) o el LDV, me pongo música para q me tape la voz, así se creen q me río de la radio. ;P Pruébalo. Son muy largos, verdad, y eso q me dejo cosas en el teclado, para reducir a lo imprescindible. X favor, no vayas con Lochkart, q así empezó Bell y ya ves como ha acabado, encima no es ni bueno en la cama, q x lo menos Lily se dio el gustazo. X desgracia la única forma de q Lily se pLibro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.CarlaG


Disclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.

No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.



Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción



CAPÍTULO 17: EL AMIGO INVISIBLE.



Al día siguiente despertaron con un fuerte golpe seguido de un Joder bien fuerte. Era Lily q se había caído de la cama x esa manía suya de no querer estar cerca de James. El interesado entre tanto no se molesto en mirar si quiera si estaba bien, si no que se limito a despanzurrase x la cama, q ahora era toda suya y decir a su compañera caída:



- Te dije q te ibas a caer.



- ¿Q quieres? ¿Una placa conmemorativa x tu primera predicción acertada? - Lily se levanto del suelo y miró irritada como el único sitio de la cama donde se podía poner era encima de James
Algunas no nos lo hubiéramos pensado, pero Lily se dio la vuelta y decidió apropiarse del baño.



- ¿Q hora es? - gimió Joy con tono cansado.



- Pronto. - aseguró Snape, sin mirar la hora.



- Te equivocas, Snivellus. - le corrigió con gran satisfacción Sirius. - Son las 13 de la tarde.



- Tan tarde
Deberíamos movernos. - Pese a haberlo dicho, Bell bostezó y se acurruco más contra el pecho de Remus.



- Sí, - confirmo Remus, q tampoco se movió. - Dumbledore va a venir a despertarnos..



- No creo. - Evy bostezó al estilo de los felinos y luego continuó. - Lochkart dijo q anoche hubo un ataque de Voldemort, y él fue a ayudar, estará tan cansado como nosotros




- YO x si acaso me voy a duchar. - James salto ágilmente de la cama, y fue hacia el baño.



- ¿No estaba Evans ahí dentro? - pregunto Remus curioso, pero sin molestarse demasiado.



- ¡Pero q haces Potter!



- X lo visto sí. - respondió Bell sin darle mucha importancia.



- La culpa es tuya x no cerrar la puerta. - se defendió James. - Si la snitch tiene predilección x tus zonas erógenas
¿Xq la tienes ahí puesta? ¿Eso es una zona erógena? - Lo siguiente q se vio fue a James huyendo de una lluvia de champús, crema hidratante y sales de baño
- ¡Joder, Evans, q solo era una pregunta!



Al final todos consiguieron ducharse y bajaron al Salón Común donde estaba lista la mesa del desayuno - comida. Dumbledore aún no había llegado así q se pusieron a desayunar y ya se habían peleado 3 veces x las tostadas cuando llegó el anciano
Todos se callaron al ver lo cansado q parecía, sin embargo, cuando miró a los jóvenes sonrió amablemente:



- ¡Hola chicos! ¿Q tal lo pasaron anoche? - Todos se miraron entre sí, pensando q se refería a su excursión x la escuela. - No fue tan horrible
- Lily iba a replicar q estaba a punto de denunciarle a la ONU x violación de los Derechos Humanos, pero el anciano no esperaba respuesta. - Yo he estado pensando y al final se me ha ocurrido una nueva forma de




- ¿Tortura? - sugirió Snape.



- No. - rió Dumbledore. - Ese sentido del humor Slytherin
Es una nueva forma de diversión. Vamos a jugar al amigo invisible. - x el tono con q Dumbledore lo dijo parecía q todos deberían d haber saltado de alegría pero en vez de eso se le quedaron mirando. Los hijos de magos no sabían de q hablaban, y alguno de ellos hubiera jurado q tenía algo q ver con la capa de James; y Lily, Remus & Evy q sabían de q iba estaban muy traumatizados para hablar. - Esta bien yo se lo explico. Metemos todos los nombres de los q jugamos en un saco. - Apareció un saco con 11 nombres: ellos 9, Hagrid y la enfermera. - Y cada uno saca un nombre, entonces cada uno tiene q regalar a la persona q le ha tocado. Pero no valen regalos malos, tiene q ser algo q esa persona quiera. - Los Lobitos borraron la sonrisa, xq todos querían q les tocara Snape, ya q tenían muy claro q regalarle. - La gracia esta en q esa persona no se entere hasta mañana, q es Nochebuena, y se lo demos. ¿Entendido? ¡Pues a jugar!



Cada uno metió la mano en el saco si darse cuenta de q la mayoría de las veces Dumbledore hacía un hechizo con la varita para q cada uno sacara la persona a la q + convenía q regalara. Todos miraron el papel q les había tocado y cada uno ponía una cara extraña




- Bien, las bolas q quedan son para Hagrid, Poppy y yo
- Dumbledore hizo desaparecer la bolsa. - Ahora hablemos del castigo x su pequeña excursión de anoche.



- ¿Excursión? - preguntaron Sirius & Evy, a la vez con tono ingenuo.



- ¿Nosotros? - Bell & Remus pusieron sus sonrisas + angelicales.



- ¿Anoche? - Joy miró a Snape deprimida x la falta de compenetración demostrada al no hablar a la vez q ella.



- ¡Nosotros no fuimos! - se defendieron James & Lily.



- Es curioso, xq el Sr. Lochkart me dijo q había estado anoche hablando con Evelyn




- ¡Evy! ¿Saliste sin nosotras? - el tono de Lily era ofendido. Pero la mirada q le lanzo Evy hubiera traspasado una pared de acero, ya q si Lochkart la vio fue x culpa de la pelirroja.



- Claro, q debí de tener una alucinación x el cansancio xq cuando volvía para acá, me pareció oír a Lily gritando xq se la había atascado un tacón en la escalera




- Estas chicas de hoy en día no tienen el menor respeto. - aseguró James moviendo la cabeza con aire de abuelo q extraña los viejos tiempos.



- Y luego oí a Severus, James & Sirius q la negaban su ayuda. - Dumbledore meneó la cabeza y suspiro. - Debo suponer q Joana, Remus & Arabella no se quedarían en la habitación durmiendo teniendo en cuenta la cara de cansancio q gastan
Así q hoy están castigados, y mañana les dejo ir a Honsgmead para q compren los regalos. Pero hoy les toca hacerme una tareitas, x parejas: James & Joana ayudarán a los elfos a fregar cacharros; Sirius & Lily hay unas armaduras q necesitan una limpieza; Remus & Evelyn pondrán la poción anticongelante a la hierba del campo de Quiditch; Severus & Arabella regarán las Poinsetias. ¿Todo claro? Pues a trabajar.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



¡CRASH!



Joy se cargó otro plato. Y ya iban 6.



- Lo siento. - susurró la joven avergonzada, mientras los elfos recogían los pedazos de loza.



- No pasa nada. - aseguró un elfo con su voz chillona moviendo las orejas. - El Sr. Es peor.



- ¡No es verdad! - se defendió James, al hacerlo, alzó los brazos y se le resbalo el vaso q limpiaba, q cayó al suelo y se rompió en 1000 pedazos. Y ya iban 9 vasos. - Lo siento.



- No importa. - respondió el elfo de nuevo. - ¿Xq no lo dejan? Nosotros le decimos a Dumbledore q han limpiado y ya esta. Como él nos deja mentirle
Siéntense ahí y tomen un té.



Eso hicieron, se quedaron tomando un té mientras los elfos recuperaban la cocina.



- ¿Al final q vas a hacer con tu compromiso? - le pregunto James a la chica con verdadero interés.



- Pues voy a hablar con mi padre muy seriamente hasta q comprenda q no me pienso casar con McNair y q estoy dispuesta a todo.



- ¿A todo? - pregunto James con tono dubitativo.



- A todo. - aseguro Joy con convicción. - Hasta renegar de mi familia si es preciso. - Hasta los elfos se volvieron para mirar a la joven, frenando su trabajo, ya q en el mundo de los magos, renegar de la familia implicaba la pérdida de muchos privilegios hasta quedar convertida en un paria social. X no decir q Joy perdería toda su fortuna.



- Joy. Si reniegas de tu familia perderás tu dinero. - la señaló James.



- Lo sé. Pero no creo q mi padre me deje hacerlo, al ver q estoy dispuesta a todo cancelará mi compromiso. - James no estaba nada convencido de eso pero opto x cambiar de tema.



- ¿A quién le tienes q regalar para la nueva idea divertida de Dumbledore?



- A Lily. - Joy hizo un gesto de disgusto, ya q Lily era muy rara para los regalos: no la gustaban los perfumes, ni las joyas
Sólo libros. - Supongo q la compro el libro + gordo de la librería y tan feliz. ¿A ti?



- Tu ex prometido. - Respondió James con tono amargo. - ¿Yo q coño le regalo a ese?



Silencio.



- ¿Cambiamos? - dijeron los 2 a la vez. Y se pusieron a reír.



- ¿De verás quieres regalarle a Lily? - pregunto Joy. - Xq pensé q estarías enfadado con ella x todo lo q te ha hecho estos meses. Bueno, deberías estar enfadado con todas xq nos pasamos un montón




- ¿Q te hace pensar q no estoy enfadado con ella? X eso quiero regalarla. - James la guiño un ojo en un gesto infantil y adorable. - No entiendo xq no vino directamente a hablar conmigo, todo esto lo podíamos haber solucionado hace unos meses, hablando. - Empezó a revolverse el pelo. - no entiendo xq confía tan poco en mí.



- Es x su padre. - explico Joy. - Al menos eso dice Will, q tiene la manía de psicoanalizarnos a todas. Él dice q ella tiene un trauma debido al divorcio de sus padres.



- Es verdad, se divorciaron cuando ella estaba ya en Hogwarts, ¿no?



- Sí, hace 2 años, pero la cosa estaba cantada hace años. X lo visto su padre no creía mucho en eso de amarás y respetarás, xq engañaba a su madre con todo ser del sexo femenino q se cruzaba en su camino. Ahora sale con su secretaria, q sólo la lleva 7 años a Lily, ¡y él tiene 45! Y la madre de Lily es 5 años más joven q él.



- Mensaje captado Joy: Lily esta segura de q todos los hombres somos infieles x naturaleza, x eso no la costo creer q yo me hubiera liado con Leticia
¡Q asco!



- No te quejes q si yo me llego a casar con McNair sería como si me acostara con todas las tías q él se ha acostado: ¡Sería como si me acostara con Leticia! ¡Q asco tengo q ducharme! ¡No te rías James q es muy serio!



- Pero XD si XD no XD me XD río XD.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¡Maldita planta! - se quejó Snape x 4 vez en 2 segundos.



- ¡No la digas eso! - le riñó Bell, con un tono muy similar al de McGonagall cabreada. - Hay q ser agradable con las plantas, para q crezcan fuertes y sanas.



- Figg, es un maldito vegetal. No entienden nada




- No digas eso, no ves q pueden oírte
No pasa nada Poinsetia bonita. - Bell acarició mimosamente una hoja de la planta. - No hagas caso a este bruto insensible. La verdad es q el padre de Joy tiene un gusto pésimo para los hombres.



- Si no fuera xq esa frase viene de una rubia q esta colgada de Lupin, la consideraría un insulto.



- ¿Q tiene de malo estar colgada de Lupin? - Bell se dio cuenta de q casi estaba admitiendo sus sentimientos, así q trato de retroceder. - En el caso hipotético de q estuviera colgada de él, xq no lo estoy




- Claro q no Figg, sólo babeas x él de forma descarada pero eso no significa nada.



- En eso estamos de acuerdo. - Bell le dio la espalda y se puso a humedecer la planta con cariño. - Snape, tú siempre les estás espiando
¿Sabes a dónde van las noches de Luna Llena?



- Pues
- Snape vaciló ya q si sabía a donde iban las noches de Luna Llena, la cuestión era: ¿Debía decírselo a Figg q era la chica q amaba Lupin? Como siempre q alguien sufre un dilema moral, a Snape se le apareció su yo angelito, con una túnica verde y una aureola de plata, y su yo diablillo de color verde armado con una varita tridente, y ambos se pusieron a mandarle mensajes contradictorios. (NdA: para no liar las frases del angelito y el diablillo van en cursiva.)



- Severus, debes ser bueeeeeno. - Le decía el angelito. - No debes decirle nada a esa chica inocente.



- ¡Q se joda! - le indico el diablillo. - Díselo, díselo, díselo.



- Noooo, Severus, noooo. Le prometiste a Dumbledore q guardarías el secreto.



- ¡Q se joda Dumbledore! Díselo, díselo, díselo.



- Oye, tú. - el ángel se volvió hacia su adversario. - Tienes muy poco vocabulario. ¿Es q no te han enseñado + palabras en la escuela para diablillos personales?



- ¡Q se joda el vocabulario! ¡Q se joda el léxico! ¡Q se joda la escuela!



- Y tienes mucha obsesión con el verbo joder. ¿Será xq no tienes una vida sexual rica?



- ¡Oye! Q el q debe tener mala leche soy yo. Tú se supone q debes ser bueno. - se quejó el diablillo herido, ya q la verdad ofende, y si q tenía una vida sexual pobre.



- Lo ves, Severus, tengo razón. - el angelito se volvió de nuevo al interesado. - X eso no debes decirle a esa chica inocente q el amor de su vida es un Licántropo
¿Xq no le dices mejor q? - el angelito desplegó las alas, voló de su hombro y le susurro al oído, lo q debería hacer. El diablillo se inclino para oír mejor, y estuvo a punto de caerse del hombro, pero se agarro a un pelo del chico, aunq con la grasa resbalaba.



- Sí q sé lo q hacen. - Snape decidió hacer caso a su conciencia. - Se van de putas.



- ¿Le has dicho q diga eso? - el diablillo miró al angelito alucinado. - ¡Pero si tu eres el bueno!



- Sí, pero soy el bueno Slytherin. - explico el angelito con expresión sádica. - Venga, vamos a ver si ligas y te aumenta el léxico un poco. - con esto las 2 partes de la conciencia de Snape desaparecieron.



- ¿Ellos? No me lo creo. - Bell agito sus rizos en gesto de negación. - Si me lo dices de Peter, McNair, Crandall, e incluso de ti me lo creo, pero ellos no tienen ninguna necesidad, pueden tener a la chica q quieran.



- Sí, pero lo q ellos quieren son profesionales.



- Te lo estás inventando. - Snape notó q había menos convicción en la voz de la rubia. - No te creo ni una palabra. - Con esto Bell le dio la espalda y volvió a sus flores. Snape pensó satisfecho q había hecho la buena acción del día, después de todo no le había dicho lo de Lupin a Figg.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Esto es realmente genial. - El tono de Sirius indicaba q aquello era lo contrario a genial. - Las armaduras eran lo único q me faltaba x limpiar en esta escuela. ¿Y todo xq? Repasemos: xq a la pelirroja loca se le metió en la cabeza vengarse de mi amigo James x algo q él no había hecho.



- ¿Y q querías? ¿Q durara de mis ojos? - le replicó Lily, apretando el yelmo q limpiaba y estando a punto de lanzárselo al moreno a la cabeza. - X lo q sé ningún hombre se merece tanto




- No, si eso puede ser q llegue a perdonártelo.- Sirius froto con fuerza un guantelete deseando q fuera el cuello de la pelirroja. - Lo q no te voy a perdonar es esa manía q tienes de meterte donde no te llaman, es decir, en mi relación con Evy, e interrumpiéndola cuando estamos en lo + interesante




- Si me meto x medio es xq lo único q te interesa de ella es el sexo. - Sirius alzo los ojos y se enfrento a la mirada de Lily q en aquel momento era tan fría como la de las esmeraldas. - ¿O vas a decirme q ella es distinta? Xq eso te lo he oído muchas veces estos 2 últimos años
3 semanas después esas chicas tan distintas a las d+ lloraban x los pasillos xq tu te habías aburrido de ellas. ¿Q puedes decir? - X una vez Sirius estaba sin palabras. - Tu elocuencia me fascina. - Lily le dio la espalda.



- Supongo q no tengo defensa de eso
Pero Evelyn no es como ellas.



- Eso ya lo he oído antes
- Lily le lanzó una mirada desdeñosa. - Y si q lo es, esta enamorada de ti, y tu la utilizarás y en cuanto te canses de ella la dejarás, y ella estará llorando x los pasillos. Nunca me ha importado lo q hagas con las d+ chicas de la escuela. - Lily hizo un gesto de desdén hacia esas desgraciadas criaturas. - Pero con mis amigas no juegues. - Silencio.



- Ya sé lo q pasa - dijo Sirius al cabo del rato. Lily le miro con cara de eso lo dudo. - Estás celosa de la atención q le presto a Evy, xq estás enamorada de mi. X eso te liaste con James para llamar mi atención. - Lily iba a decirle q estaba muy equivocado, cosa q él sabía de sobra, pero siguió con tono solemne. - Liliam, eres una chica estupenda, guapa a rabiar, con un culo perfecto
Pero actualmente solo tengo ojos para Evelyn xq ella, a mis ojos te supera en todo. Ad+ James esta loco x ti, y yo jamás traicionaría a mi amigo. - Lily ya bastante enfadada intento aclarar las cosas pero Sirius siguió vacilándola. - Pelirroja, asúmelo, el nuestro es un amor prohibido. - Sirius puso un tono tan trágico, q Lily cedió y se puso a reír.



- Vale Black, ya te saliste con la tuya. - Lily seguía sonriendo. La verdad es q la costaba mucho estar enfadada con él. - No estoy ya tan enfadada. Pero como te pases un pelo con Evy te mato.



- Si me paso un pelo con Evy, me mata ella directamente. Te ofrezco un trato, yo seré bueno con ella si tu tratas bien a James.



- Define tratar bien.



- En mi caso no haré esas cosas con Evelyn q a ti te ponen tan histérica al menos hasta q tenga claro lo q siento x ella, y en el tuyo es q dejarás de gritar, insultar y ser tan borde con el pobre James. ¿Q me dices? - Lily se lo pensó un momento.



- Acepto. Pero eso no implica q James y yo vayamos a estar juntos, xq vale q me he pasado bastante y tengo un poco de remordimiento, pero tampoco tanto.



X toda respuesta Sirius sonrió. Ad+ eso le daba tiempo para aclarar sus sentimientos hacia Evy, sino podía aguantarlo es q sólo era un capricho, pero si lo aguantaba es q la quería, fueran o no ciertas sus sospechas sobre ella. Eso le recordó algo.



- Evans, ¿sigues teniendo el libro ese sobre los Onzas?



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Lo único bueno de este castigo es q al fin he podido ponerle la mano encima a lo q + excita un mago. - aseguró Evy, en un tono bastante normal teniendo en cuenta la frase.



- ¿Q hicisteis anoche Sirius y tú? - Remus volvió sus ojos dorados hacia la chica con una mirada entre divertida y escandalizada.



- Me refería al césped del campo de Quiditch. - aclaró la joven con un gesto malicioso, al tiempo q se reía de la expresión de Remus.



- Hablando del bueno de Sirius, ¿sabes q me ha pedido esta mañana mientras estabas en la ducha? - como Evy negó con la cabeza, Remus se lo contó. - El Pool Vuh. - Esta vez Evy le miró con expresión preocupada.



- ¿Y tu q le has dicho?



- Q no lo tengo. Lo tiene Evans.



- No yo se lo quite, lo escondí y lo lleve a la biblioteca un día de estos q estuvo distraída. Pero si esta buscando el libro ese es xq sospecha ¿no? - Evy miró al licántropo con un dedo en la boca y la expresión de alguien q sabe la respuesta a la pregunta pero quiere q le mientan.



- Me temo q sí. - Remus siguió con la poción anticongelante. - De todas formas no te pasaría eso si le hubieras dicho la verdad aprovechando el tirón de cuando me descubrieron.



- Tú lo has dicho te descubrieron, pero yo hice todo lo posible x distraerles, y lo sigo haciendo solo q ahora con mis amigas sobre todo con Bell, y este año me lo has puesto difícil
No sabes la de maniobras de distracción q he tenido q inventar. ¡Tienes q ayudarme con lo de Sirius! - esta vez el tono era desesperado.



- Claro q lo haré, pero creo q debes ir preparándote para salir del armario. - de repente el rostro de Remus se ilumino con una sonrisa. - Pero mira si es Perla. - La gata iba hacia ellos saltando x las gradas, y se lanzó a los brazos de Remus. - ¿Dónde has estado?



- X ahí, me he liado con un gato persa, + guapo
- maúllo la gata. - Pero tranquilo tu sigues siendo mi chico favorito.



- Yo no sé xq le caigo tan bien a la gata esta. - Remus miró a Evy. El no entendía el lenguaje de los gatos, pero Evy sí y trato de ocultar la sonrisa maliciosa. - Normalmente, todos los animales domésticos notan lo q soy y me rehuyen.



- Pero esta gata sabe + dormida, q yo despierta. - rió la joven. - ¿Quién te ha tocado para el amigo invisible? A mi el cotilla de tu amigo.



- ¿Sirius? Pero él es curioso no cotilla. A mi Joana, pero no sé q regalarle.



- Un vale de regalo, xq cualquier otra cosa la cambiara. Yo en vez de regalarle nada, me voy de compras con ella, y q ella se compre de mi parte lo q quiera. ¿Me ayudarás con Sirius? - Remus parpadeo ante el brusco cambio de tema.



- Claro, entre tanto tú tienes q seguir ayudándome con Bell, prefiero q lo sepa x mi a q se entere x ahí.



- Cuenta conmigo.



El licántropo y la onza, q se habían reconocido desde el momento en q se vieron, estrecharon las manos, renovando la promesa de evitar q los d+ se enterarán a menos q fuera fuerza mayor.



- Ahora vamos a llevar a Perla con su dueña. Estará encantada de verla.



- ¿Crees q lo bastante encantada como para q me dé un poco de caviar? - Perla se relamió con anticipado placer. - O mejor: ¿Me dejas comerme a es humano gordo q vive en tu manada?



- No va a poder ser. - la explico Evy, rascándola la cabeza. - No está aquí. - El tono de Evy revelaba q si estuviera agradecería la oportunidad de librarse de Petigrew, aún no sabía xq la caía tan mal.



- Pues q pena. - ronroneo Perla en tono lastimoso.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Después de acabar sus tareas, fueron a cenar xq ya era muy tarde para entonces, y después de una ducha se empezaron a acostar. Hay fue donde empezaron los conflictos: Lily & James se empezaron a pelear, dónde esta la novedad diréis, pues esta vez era xq Lily no se había puesto el picardías, y




- Te lo tienes q poner. - refunfuñó James con su cara de niño consentido. - Esa era la apuesta: q dormirías con picardías todo el tiempo q estuvieras aquí.



- No, tú dijiste q dormirías en picardías si perdías todo el tiempo q estuvieras aquí, yo dije q me parecía bien q lo hicieras, pero no se dijo nada de mí.



- Ya estas haciendo trampas.



- Yo no hago trampas.



- Vaya q no.



- Pues no.



- Pues sí.



- ¡EVANS, PONTE EL PUTO PICARDÍAS! - grito Snape q estaba harto de aquellas peleas tan repetitivas. - ¿Cómo coño los aguantáis?



- A todo se acostumbra uno. - explico Joy, q no podía evitar reír al pensar en lo q le iba a regalar a Snape.



Entre tanto Bell, miraba a sus amigos de toda la vida y a Remus con cara de no conocerlos, naturalmente no creía q fuera cierto lo q le había dicho Snape, claro q es q ella era muy ingenua, xq tampoco creyó q Lochkart estuviera jugando con ella
¿Y si era verdad? En esa misma cama, Remus, pensaba cual sería el momento oportuno para decirle a Bell q era un licántropo. Ojalá Joy no hubiera interrumpido la noche anterior xq en ese momento estaba decidido a hablar.



X su parte Sirius estaba empezando a arrepentirse de haber hecho aquel trato con Lily, ya q eso volvía a Evy intocable x un tiempo, y x alguna razón inexplicable Evy estaba preciosa cuando se volvía intocable. Ad+ Evy ignoraba el detalle de q era intocable, y en un intento bastante desesperado x desviar la atención de Sirius de sus sospechas se había puesto un camisón rojo corto q la sentaba demasiado bien
Si Sirius no fuera una persona de palabra, probablemente habría pasado del trato q había hecho con Lily ya mismo, pero como si lo era fue bueno e hizo un esfuerzo x controlarse
Evy cayó en un sueño intranquilo, pero Sirius no pego ojo en toda la noche




Al día siguiente Dumbledore les dejo ir a x los regalos a Honsgmead, y fueron x separado: x un lado las chicas, x otro los Lobitos y x otro Snape. Joy se ofreció a ir con él, pero la idea del infierno de Snape era esperar en la puerta de un probador medio siglo a q Joy se probara toda la tienda.



X la noche era la Cena de Navidad, Dumbledore no les había dicho nada de ir de gala, pero cuando los chicos dijeron x la mañana lo de ir como si fuera una cena normal, Joy les lanzó una mirada muy similar a la de McGonagall cuando Peter hacía una pregunta sobre algo q ella había explicado 70 veces en clase, y luego les largo un discurso melodramático sobre q llevaba años tratando de inculcarles algo de sentido de la moda, pero era como hablar con un adoquín, o peor, con un Goyle




El caso es q comieron en Honsgmead, y como hacía frío los Lobitos decidieron volver al castillo y perder el tiempo en su habitación. X el camino se encontraron con Snape, y fueron ignorándose todo el tiempo. Sin embargo cuando llegaron a su cuarto, la puerta estaba cerrada.



TOC, TOC.



- ¡No abras! - sonó la voz de Joy.



- Lo siento chicos, pero Joy no me deja abrir.



- Bell, x ese tono no parece q lo sientas demasiado. - señaló Remus.



- ¡Claro q lo siento! - esta vez Bell parecía ofendida.



- Estoy harto de vuestras idioteces. - Snape perdió los nervios. - Abrid la puerta.



- Eso no va a poder ser Snivellus.



- Evy, así solo le llamamos nosotros. - se enfadó Sirius. - ¿Y xq no va a poder ser?



- Xq a no ser q os vayáis a poner un vestido escotado, tengáis q depilaros, peinaros, maquillaros y d+, esta zona esta prohibida. ¡Así q aligerando! - ordeno Lily.



- Yo quiero depilarme. ;_; - bromeo James. La puerta se abrió un poco para dejar ver a Joy con la cara verde x una mascarilla y con unos rulos puestos, parecía furiosa.



- James, hay 4 cosas en el mundo femenino con las q no puedes bromear: el síndrome premesntrual, su edad, su peso y la depilación a la cera.



- Yo creo q deberíamos depilarlos. - sugirió Lily q llevaba una banda de cera subiendo x el muslo y cerca se podía ver la snitch mirando con curiosidad aquella cosa marrón. - para q aprendan.



- Hoy no va a poder ser. ¡Lástima! - se lamento Remus.



Todos estuvieron de acuerdo en cederlas la habitación exclusivamente x un rato, ya q Evans parecía + q dispuesta a instruirles en el doloroso mundo de la depilación de inglés con cera si se quedaban x allí. (NdA: ¡q dolor! ;_;) Snape se fue a Slytherin a hacer algo q le daba igual a los Merodeadores, James se fue a volar un poco, para aclarar las ideas. Sirius quería ir a la biblioteca, pero Remus q se temía a q iba, le lió para q ir con James
Pasaron el resto de la tarde jugando al Quiditch, y cuando terminaron estaban tan sudados q fueron a ducharse a Griffindorf, x si acaso las chicas no habían acabado.



Dumbledore debió preverlo xq tenía allí las cosas necesarias para ir a la cena no de gala pero sí monos. (NdA: aunq en mi opinión contra menos vestidos, mejor vestidos van, pero bueno
)



- ¡Joder! - Grito Remus cuando iban para la cena. - Me he dejado el maldito regalo en el cuarto. Espero q las chicas me dejen pasar.



- ¿Quieres q te acompañemos? - pregunto James. - Para q no te enfrentes solo a las fieras.



- Tranquilo, no pasa nada. - Remus pasó a toda velocidad x el salón a la habitación sin saludar a la esbelta figura vestida con una túnica negra de estilo oriental, con las mangas de kimono, y q llevaba su pelo castaño caoba en un semi recogido con 2 palos y la parte de delante suelta y lisa. Sus amigos miraron como subía, y tampoco la vieron. X eso se sorprendieron cuando oyeron una voz femenina a sus espaldas.



- ¿Q le pasa a Lupin? - Ambos reconocieron la voz de Evy.



- Se ha dejado el regalo en el cuarto. - Sirius se volvió y miro a la chica alucinado, lamentando haber hecho el trato con Evans, aunq era incapaz de decir nada.



- ¡Estas preciosa, Evelyn! - la sonrió James mirándola de arriba abajo, y ganándose una sonrisa de la chica.



- ¿Tú q opinas, Black?



- No estás mal. - Sirius se arrepintió de haber dicho eso antes siquiera de acabar de pronunciarlo, ya q la joven le fulminó con una mirada de fiera furiosa. James decidió ir en ayuda de su amigo aunq no se la merecía.



- ¿Dónde esta la pelirroja loca? - Evy desvió su mirada de gata de Sirius, para posarla en James algo más suave.



- Ha ido con Joy a mandar una carta a sus padres para felicitarles la Navidad. - explico Evy.



- ¿Cómo es q no has ido con ellas? - De nuevo Sirius se gano otra mirada furiosa x parte de la chica.



- Tantas ganas tienes de perderme de vista, Black.



- ¡Yo no he dicho eso! ¿Xq estás a la defensiva?



- No estoy a la defensiva. - se defendió Evy.



- Creo q me voy a buscar a Lily & Joana. Así podéis discutir + íntimos. - James se fue x donde habían venido directo a la lechucería dejando a Sirius & Evy muy ocupados. Fue cuando llegaba a las escaleras q llevaban a la torre donde vivían las lechuzas q se dio cuenta d q la había llamado Lily. ¡Maldita sea!



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



Remus entro en el cuarto muy acelerado, buscando x todas partes su agenda personal, un regalo de sus amigos q pretendía ayudarle a ser + ordenado, pero hay cosas q no tienen solución




- ¿Buscas algo? - Bell miraba como el chico revolvía todo su baúl, tan absorto q no vio ni siquiera q ella estaba allí.



- Sí, mi agenda. Guarde ahí el regalo para Joy. - respondió el chico sin alzar sus ojos del baúl pero consciente de la presencia de la rubia.



- ¿Xq le has comprado un regalo a Joy? - le pregunto Bell con tono celoso.



- X el estúpido juego de Dumbledore. - Remus pasó del baúl y empezó a deshacer la cama.



- Esta aquí. - Bell lo tomo de la mesilla, ya calmados sus celos.



- ¡Gracias! - Remus se abalanzó sobre ella, tomo la agenda y tan feliz estaba de haberla encontrado q le planto un beso a Bell en los labios. Pero luego se dio cuenta de algo. - ¿Xq estaba allí? Yo no recuerdo haberla sacado desde q me trajo el vale la lechuza anoche.



- Habrán sido los elfos. - Bell pensó q no podía decirle q la había tomado prestada para ver si en ella había algún nombre q pudiera sonar a una profesional, pero no, aunq todas las lunas llenas estaban marcadas en rojo.



- Bell, eres preciosa, sobre todo con esa túnica azul. Pero mientes fatal. - Remus borró la sonrisa, y se puso serio. - Sabes q puedes preguntarme cualquier cosa. No es necesario q me espíes.



- Vale, pues
Snape me lo ha contado todo.



- ¿Todo?



- Sí, todo lo q hacéis las noches de Luna Llena.



- La verdad es q es un alivio xq no sabía como decírtelo
¿Y q opinas?



- Pues me parece muy mal.



- ¿Sí? < tono decepcionado>



- Pues claro. Y muy irresponsable. Supongo q lo hacéis x Peter para q coja confianza. Pero
¿No veis lo q podría pasar?



- Te equivocas, no es x Peter lo hacen x mi. - Bell abrió los ojos hasta q fueron del tamaño de los de un elfo doméstico. - Ya sé q es irresponsable, y creéme q a veces me siento un poco mal, pero luego nos lo contamos todo y nos reímos. Son experiencias q compartimos.



- ¿Encima las compartís? ¡Pero q asco! ¿Tomaréis precauciones? Xq a saber las enfermedades q os pueden transmitir esas fulanas.



- ¿Fulanas? - Remus empezó a mosquearse. - ¿Q es lo q te ha contado Snape exactamente?



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- Ya he cumplido. La he dado las gracias a mi hermana adorada x su gran regalo. - informo Lily a su amiga con tono sarcástico. - Un boleto de lotería caducada, y encima sin premiar.



- Pero es muy bonito. - Le dijo Joy emocionada. - Nosotros no tenemos cosas de estas. ¿Me lo puedo quedar?



- Es tuyo. - Lily sonrió al ver lo fácil q era hacer feliz a su amiga. Pero borró la sonrisa al ver a James venir hacia ellas. La miraba con esa sonrisa adorable y Lily casi se le lanza a los brazos. Pero luego recordó q Sirius estaba seguro de q iba a volver con James. Era obvio q James tb lo creía pero estaban muy equivocados.



- ¡Estás preciosa! - James miraba a Lily fijamente, q llevaba una túnica de tirantes de color rojo imperial, con un amplio escote.



- Hum. - Joy tosió para recordarle a James q estaba allí, y q ella tb se había arreglado con un vestido plateado de tirante fino q se cruzaban x la espalda.



- Tu tb lo estas, Joy. Pero no vuelvas a hacer eso o pensaré q te ha poseído el espíritu de Umbridge.



- ¡No bromees con eso! - le riñeron las 2 chicas.



- Vuelve a hacerlo y
- Joy buscó una amenaza lo suficientemente dolorosa. - Le dejaré a Lily q te haga la cera. - James hizo un gesto de dolor. Joy les miró a ambos, y decidió dejarles solos. - ¿Sabes donde esta Snape?



- En la sala de las serpientes. - respondió James. - Lo q hace allí no es asunto mío. Es una cita textual.



- Y no lo es, Potter. - La voz fría de Snape les asustó a todos.



- Cariño, ¿No podías hacer ruido cuando te acerques x nuestras espaldas?



- Y tu, Turner, ¿no podías llevar una túnica normal?



- ¿No te gusta? - Joy hizo pucheritos.



- Cómo si a este le gustara algo. - dijeron James & Lily a la vez. Joy les miró extrañados.



- ¿Desde cuando estáis tan compenetrados? - Joy les miro celosa de esa compenetración, ella no era capaz de saber ni lo q pensaba su ex prometido. Sin embargo, Joy no llego a obtener una respuesta ingeniosa de James o malhumorada de Lily, xq en ese momento llego un grito furioso.



- ¡SNAPE, TE MATO! - amenazo Remus antes de abalanzarse sobre él, tirándole al suelo, y tratando de estrangularle. Joy no se quedo quieta sino q se abalanzo sobre Remus para separarle de Snape. En ese momento, apareció Bell q al ver q Joy trataba de hacer daño a Remus q solo trataba de hacer justicia, se lanzó sobre ella, al grito de Banzay. Lily vio q sus amigas trataban de matarse así q se metió entre ellas tratando de separarlas. Bastante inútil. En ese instante llegaron Sirius & Evy, q habían visto salir a Remus furioso, seguido de Bell no menos enfadada, y les habían seguido x curiosidad.



- ¿Q tal la pelea? - les pregunto James al verlos.



- ¿Esta o la nuestra? - Sirius señaló el lío q había montado en el suelo a escasos metros de ellos. A esas alturas el esmerado peinado de Joy había pasado a la historia.



- ¿Q pelea? - Lily se olvido de la pérdida de tiempo q suponía separar a sus amigas y se centro en Sirius q trataba de hacerla trampas. - Black, ¿podemos hablar un momento? - Antes de q el moreno contestara le tomo del brazo y se lo llevo aparte. - Disculpa pero ¿no habíamos hecho un trato?



- Sí. - Sirius le miro extrañado.



- ¿Entonces xq te estabas peleando con Evy? Xq yo no me había peleado con James, así q tu no te puedes pelear con Evy.



- Ya ni pelear me dejas. Yo me refería a cosas sexuales. Y pelear no es sexual. Espera. - Sirius esbozo una sonrisa de niño malo, al comprender lo q pasaba. - A ti te excita pelear con James.



- ¿Pero q majadería estas diciendo? - Hubiera sido más fácil q Sirius creyera a Lily si ella no se hubiera puesto del rojo imperial de su vestido. - No me excita pelear con James.



- Claro q sí. ¡X eso lo haces todo el rato!



- ¿Sabes? No entiendo q ve Evy en ti. Eres insoportable. - Lily le dio la espalda y fue hacia sus amigos.



- Ella tb lo dice. - Susurró Sirius + para si mismo, luego siguió a la pelirroja.



Entre tanto Evy & James miraban la pelea q ya estaba degenerando. Ambos intercambiaron una mirada. Evy le hizo una invitación para q lo hiciera él. James sonrió sabía q Encantamientos no era el punto fuerte de Evy, no es q fuera mala, solo q no era su especialidad. El chico saco la varita y con un encantamiento mando a cada una de las personas de la mele a una esquina de la plaza.



- Ahora q estamos + tranquilos, ¿a q coño ha venido esto? - Los ojos castaños de James miraron a los de su amigo Remus q era el q empezó la pelea.



- Snivellus le dijo a Bell q nosotros nos íbamos de putas las noches de Luna Llena.



- ¿Q? - Ni a Sirius ni a James les pareció mala la idea el intento de estrangulamiento x parte de Remus. Es + decidieron imitarlo. Ya iban a intentarlo, cuando Lily les detuvo con un hechizo. Así q se tuvieron q contentar con llamarle de todo menos guapo desde la distancia.



- Deduzco q eso no es cierto. - Los chicos se callaron, estupefactos ante la idea de q Lily x primera vez en la historia les hubiera defendido. - ¿No me miréis así? ¡Jamás creería eso de vosotros! Pero de todas maneras ¿q hacéis las noches de Luna Llena? Q nunca estáis x la torre.



- A mi tb me gustaría saberlo. - dijeron Joy & Bell a la vez. Joy fue feliz d estar compenetrada con alguien. Los 3 chicos se miraron preocupados, x fortuna Evy salvó la situación.



- Ya es la hora. Dumbledore nos debe esperar y si llegamos tarde




- Evy tiene razón. - admitió Bell, q pensó q eso lo debería hablar con Remus + tarde.



Mientras se dirigían hacia la cena, James pensaba q era muy raro q Evy hubiera recordado lo de la cena justo en ese momento tan oportuno, y q no sintiera curiosidad x lo q hacían las noches de Luna Llena. Era casi como si ya lo supiera. Sirius pensaba algo similar, y aquello aumentaba sus sospechas.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- La cena excelente- aseguró Dumbledore, limpiándose la barba con una servilleta. - Ahora llegó el momento q todos esperábamos: la hora de intercambiar regalos. - Hagrid & Pomfrey aplaudieron entusiasmados, al igual q Joy, a la q la encantaban los regalos, vinieran de donde vinieran. Los d+ reaccionaron como si les fueran a sacar las muelas del juicio sin anestesia. - Nos vamos a ir dando los regalos, ¿quién empieza? ¿Qtl tu Arabella?



- Si no hay + remedio. - Suspiró Bell de naturaleza tímida, q no soportaba ser el centro de atención. - Me tocó Lupin. - Le entrego a nuestro guapo Licántropo una caja.



- ¡Son galletas de chocolate! Gracias, Figg.



- ¡Mirad! - señaló Dumbledore emocionado. - Estáis debajo del muérdago. - Los 2 jóvenes alzaron la cabeza, y vieron q sobre ellas había una especie de snitch vegetal. - Os tenéis q dar un beso. - Se encogieron d hombros y se rozaron los labios. Sólo James & Sirius se dieron cuenta de q la snitch no se movía x azar sino q la manejaba el Director. - ¿Quién te toco, Remus?



- Turner. - Y la entrego un sobre.



- ¿Q es? - Joy lo abrió emocionada. - ¡AHHH! ¡Gracias es justo lo q quería! - Y abrazó a Remus como si quisiera estrangularlo. (NdA. Cuidado cariño, q si lo rompes no hay repuesto.)



- Pero si es un vale x 4 S en la tienda de Túnicas para cada ocasión. - Snape la había tomado receloso pensando q era un collar de oro, o una joya. Le extrañaba xq Remus no estaba para esos lujos. Pero al ver el vale, se quedo alucinado.



- Pues eso, justo lo q quería. Gracias, Remus, de verdad. - Joy casi lloraba de la emoción. Cuando recupero la compostura, Anunció al afortunado agraciado con su regalo. - Severus, toma tu regalo. - Dumbledore, dedujo q Joy había cambiado su amigo con James. Tal y como pensó q pasaría.



- ¿Q COÑO ES ESTO? - Severus se encontró con una cesta llena de productos de belleza. Obviamente Joy se había vuelto loca.



- Champú, Snivellus, champú. - le explico Sirius, con tono mordaz. - Aunq no me sorprende q no estés familiarizado con el producto.



- No hagas caso a Black. Es para lo q hablamos el otro día. - le susurró Joy, Snape rezó para q no fuera para eso de lavarle el pelo. Entre tanto Los Lobitos estaban x los suelos de la risa. - Mira, tenemos el muérdago. - Refunfuñando, pero encantado en el fondo, la dio un beso.



- Pues mi regalo es para
- Snape miró a Sirius, q dio un respingo, pero casi al instante giró para regalarle un paquete grande a
Evy. - Vega. Feliz Navidad. - y la lanzó una mirada seductora.



- Gracias. - Evy tomo el paquete muy consciente de q Sirius estaba a punto de saltar sobre Snape. - Una zapatillas. - Evy sonrió pesé a q no quería. - Buena memoria. Muchas gracias. - Ahí Sirius estaba q echaba humo. Mientras las 2 caras de la conciencia de Snape se felicitaban x su buen trabajo, y eso q iban un poco borrachas y las llevo 7 intentos chocar las manos. - Pues a mi me ha tocado regalarle a
- Evy se levantó y rodeo la mesa como un felino de caza, se puso tras Sirius, y le dejo caer el regalo. - Feliz Navidad.



- Gracias. - Sirius abrió el paquete. - ¡Es un pijama!



- Te debía uno, ¿no? - Sirius la atrajo hacia si y la dio un beso, pese a q no había muérdago de x medio. Lily no se quejó xq tenía otras preocupaciones: quién la iba a regalar a ella era la principal.



- Pues mi regalo es para
¡Albus! - dijo Sirius alegremente aún con los brazos d Evy en su cuello.



- ¿Para mi? - El anciano fingió sorprenderse. - Gracias. - abrió el regalo con un golpe de varita. - ¡Unas orejeras! - Se las puso al instante. - ¿Qtl?



- Me gustan. Te quedan muy bien. - Ante la afirmación de Ponfrey, Dumbledore se puso rojo como un tomate.



- Pues mi regalo es para ti. - Dumbledore la entrego un regalo enorme a la enfermera q se ruborizó.



- Mejor lo abro luego, q ya sé lo q es. - Antes de q nadie pudiera quejarse, Pomfrey le dio su regalo a Hagrid: un dragón de peluche. Hagrid le regaló a Bell, una de sus tartas caseras.



- Vaya, vaya. - Dumbledore miró James & Lily. - Parece q hay 2 personas q se tienen q regalar entre ellas. - OOO colectivo.



Así q James & Lily intercambiaron regalos: Lily le regalo un libro de Quiditch, y James el Monstruoso libro de los monstruos, q estuvo a punto de morderla una mano. Los 2 se pusieron a discutir: ella le acusaba de intento de asesinato y él le decía q no sabía encajar una broma
Todos decidieron dejarles a solas. Pomfrey & Dumbledore se fueron a abrir el regalo de la enfermera; Hagrid se fue a jugar con su peluche, q volaba y expulsaba fuego x la boca como un dragón de verdad; Remus acompañó a Bell a disfrutar de la tarta de Hagrid, es decir, a tirarla; Sirius decidió asegurarse de q Snape no hubiera hechizado las zapatillas de Evy y Joy quiso estrenar los productos de pelo q le regalo a Snape, q no estaba mucho x la tarea.



Después de un rato discutiendo, James se largo a un sofá y se puso a leer el libro q le regalo la pelirroja
Lily en cambio tenía la clásica depresión navideña, y empezó a beber como una cosaca, copa tras copa de cava. James tardó un rato en darse cuenta del problema y cuando lo vio trato de detenerla.



- ¡Evans! ¡Para de beber! - X toda respuesta Lily lleno la copa hasta el borde y la bebió de un trago. - Te vas a emborrachar.



- ¿Y q? Es una tradición navideña de mi familia. - aseguró la joven con los ojos nublados x el alcohol. - Mi madre se emborracha y acaba a gritos con mi padre. ¿Bonito, eh? - Iba a llenarse otra copa pero James se lo impidió.



- Basta de beber. ¿Xq no vamos a fuera y q nos dé el aire?



- ¡Vale! - Lily se levanto alegremente, pero se tambaleo, y estuvo a punto de caerse. Pero James llego a tiempo.



- Mejor vamos al sofá. - James la llevó en brazos hasta allí, y luego abrió la ventana, para q el aire despejara un poco a la chica. Luego se sentó en el sofá un poco alejado de ella.



- James.



- Me gusta cuando me llamas James. ¿Q quieres?



- ¿En verdad me escribiste cartas este verano?



- Sí, pero la lechuza me las devolvía. Ahora sé q eran tus amigas.



- Pero tenían razón. Una carta tuya y hubiera corrido la sangre. ¿Q me decías?



- No me acuerdo.



- ¡Si te acuerdas! Pero no me lo quieres decir. - Lily se acercó a él, con un movimiento ágil, y empezó a jugar con el pelo del chico. - Venga, Jaimisicititititin, dímelo.



- Sólo si no vuelves a llamarme así en la vida.



- Lo prometo. Tampoco creo q sea capaz de repetirlo.



- Pues te decía q te echaba de menos, q tenía muchas ganas de besarte
Y alguna q otra cursilada




- Y yo entre tanto aprendiendo vudú
James, he sido muy mala contigo.



- La verdad q sí
Pero ahora pasemos página y empecemos de nuevo.



- ¡Vale! - Lily sacó su varita e hizo q la botella de cava con 2 copas apareciera en la mesa. - Brindemos x empezar de nuevo..



- Mejor x ser amigos




- ¡X ser amigos! - repitió Lily alegremente.



- O x ser + q amigos
- James la miró significativamente, y ella trago saliva. Como deseaba q la besara de nuevo
Luego James arrugó la frente. - Aunq igual Edy ya esta en esa posición.



- Eso solo lo dije xq quería fastidiarte. - Lily estaba lo bastante borracha como para ser sincera. - Tb mentí con lo del beso: eres insuperable. - esbozo una sonrisa nerviosa. - No he besado a Ed, pero necesito algo de tiempo antes de ser algo + q amiga tuya.



- Lástima. - Suspiró él. Luego vio q ella volvía a las andadas con la botella, y tuvo q separarlas. - X cierto aprovechando tu racha de sinceridad: cuando nos enrollamos en tu cuarto el año pasado, ¿q tal estuve?



- ¡Genial! Bueno, yo no es q tenga mucho donde comparar, xq era, ya sabes
- se puso rojo tomate, y hablo en un tono muy bajo, como si temiera q alguien la oyera. - Mi 1ª vez. Pero no esperaba q fuera así
¿Y yo q tal?



- Lily, no he podido dejar de pensar en ti desde entonces
¿a ti q te parece?



- Eres un encanto. - Rió ella, colgándose de su cuello. - Creo q voy a besarte.



- Vale. - James se preparo para recibir el beso q no llego
Ya q Lily se había quedado inconsciente. Típico de la suerte de James, pensó con ironía. Con delicadeza la tomo en brazos y la llevo a la cama.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-



- ¿Has visto la cara de ese elfo cuando ha visto la tarta? - Bell miró a Remus q asintió divertido, venían de las cocinas donde los elfos se habían asustado del todo ante la idea d q ese atentado contra las artes culinarias hubiera salido de sus hornos.



- Ha estado a punto de romperse la cabeza contra la puerta del horno. - asintió Remus.



- Pobres me dan mucha pena.



- ¿No irás a hacer como Lily? Recuerdo q hace 2 años quería liberar a los elfos e intento llevarles a la huelga.



- Y lo consiguió. - le recordó Bell. - estuvieron sin mandar comida a la mesa de Griffindorf un mes
No, sé q a ellos les gusta esa vida, ad+ estos no lo pasan tan mal, aún recuerdo como trata la madre d Sirius a su elfo. ¿Q hacéis las noches de Luna Llena?



- ¿Y el cambio de tema? - rió el chico divertido.



- No cambio de tema, retomo una conversación pendiente.



- Pasas demasiado tiempo con Evy. La verdad es q
es difícil de decir, pero
voy a hacerlo. Pero mejor vamos dentro. - Bajaron x la escalera automática de Dumbledore, y llegaron al cuarto común, de ahí fueron hacia su cuarto subiendo x la escalera. Todo el rato Bell le iba mirando de reojo, cada vez q lo hacía la entraba una necesidad de centrarse enorme, es decir, de centrarse en alguna parte de él, ahora mismo la apetecía hacerlo en la garganta del chico. Llegaron a la puerta, y Remus tenía la mano puesta en el picaporte, pero no llego a abrir la puerta ya q Bell logró deslizarse entre el uno y la otra, y empezó a besarle, acariciando su pelo con ambas manos. Mientras lo hacía Bell penso q su problema con Remus siempre fue q hablaba demasiado, y sus labios empezaron a deslizarse hacia su cuello cuando abrió los ojos y vio a Evy




- Lo siento. - se disculpo la chica al ver q había interrumpido a sus amigos. - Pero es q estáis en medio de la puerta. - Ambos se apartaron. - Gracias. - sonrió sin humor y empezó a entrar.



- ¿Estas bien, Evy? - La pregunto Bell, al ver la mala cara q traía. Ella hizo un gesto raro q podía ser desde un estupendo hasta un mejor no preguntes. Luego entro. Se miraron, no era muy apropiado seguir adelante. Para rematar apareció Sirius, con el rostro bastante tenso.



- Sirius, ¿q ha pasado? - le pregunto Remus.



- Q la he jodido. - respondió el moreno con tono arrepentido. - ¿esta dentro?



- Sí. - replico la pareja a la vez.



- Pues voy a ver si logro q me perdone. - Sirius les lanzó una mirada sexi y pícara, antes de añadir. - Vosotros seguir con lo q estabais haciendo.



- No, sino era nada. - dijeron los 2 rojos como tomates, siguiendo al moreno dentro de la habitación.



Cuando llegaron se encontraron a Lily acostada, y a James & Evy revisando el baúl de Snape, ambos miraron la puerta levemente alertados pero al ver q eran sus amigos se relajaron y volvieron a rebuscar.



- ¿Q hacéis? - les pregunto Remus.



- ¿Y q le pasa a Lily? - Bell se puso las manos en las caderas, y miro a James.



- Esta borracha, y he pensado prepararla una poción para q mañana no tenga resaca. Pero no tengo ingredientes, así q Evelyn ha propuesto buscarlos en el baúl de Snape. - explico James sin sacar la cabeza del baúl.



- ¡Esto es! - Evy saco un pequeño frasco con la etiqueta extracto de tomate, y otro q decía corteza de sauce. - Ahora solo hay q calentar algo de leche.



- Ya me la han traído los elfos. - James la mostró una copa llena de leche. - Se ponen aquí los ingredientes ¿no?



- Sí, pero no te pases o la joderás el estómago. - señaló Evy.



- Bueno, ahora q acabaste con la clase de pociones. - intervino Sirius. - ¿Podemos hablar? - Evy siguió mirando a James.



- James, ¿podrías decirle a tu amigo q no tengo nada q hablar con él?



- Sirius dice Evelyn q te diga q no tiene nada q hablar contigo. - obedeció James.



- La he oído James. Pero creo q merezco la oportunidad de explicarme




- Dile q no necesito sus explicaciones, para nada.



- Dice q no necesita tus explicaciones para nada.



- James, de verdad q no estoy sordo.



- Cambiando de tema. - corto Remus, + q nada xq se dio cuenta de q Evy empezaba a enfurecerse lo bastante como para cambiar de forma allí mismo. - James, como es q la pelirroja esta borracha.



- Pues xq se ha liado a beber cava como si fuera agua. - James le hizo a Sirius una señal para q dejara a Evy q se calmara antes de seguir. Pero él animago no parecía hacerle caso, así q tuvo q atacar fuerte. - Para q lo sepas estabas equivocado, Sirius.



- ¿Yo? ¿Cuándo? - durante un segundo Sirius creyó q James se refería a la discusión con Evy. ¿Cómo era capaz de ponerse de parte de ella?



- Cuando dijiste q Lily estaba furiosa conmigo xq no di la talla. Me ha dicho q estuve insuperable. - James vio q Remus le hacía una señal con la cabeza, señalando a Bell, q había dado a Lily la poción q acababan de preparar, la pelirroja aún estaba dormida.



- Me alegro x ti James, me alegro x ti. - Le dijo la rubia en tono sarcástico. - Gracias x la información: es una de las 7 cosas q no necesito saber, pero aún así te agradezco la información.



- Parece q me colgué del merodeador equivocado. - murmuro Evy, lo bastante alto para q todos los oyeran.



- Lo has dicho en voz alta. - señaló Sirius q tb empezaba a mosquearse.



- ¿Así? ¡Q pena! - Evy se encogió de hombros.



- NO cambiéis de tema. - Bell volvió a centrar la conversación. - ¿Os parece normal q nos pongamos a hablar de sexo entre nosotros? Xq a mi no. En fin, a lo mejor lo veis una tontería pero yo no voy x ahí contando mis experiencias




- Bell, acabo de captarlo. - James la hizo callar. - No sigas, prefiero seguir pensando q eres la joven e ingenua doncella q en el fondo no eres. - Bell iba a replicar pero en ese momento entro Snape, corriendo, cerró la puerta de golpe, y se quedo apoyado contra la puerta un segundo. Se asustó un poco al verlos allí, pero se recuperó enseguida, y antes de preguntarán se explico con todo lujo de detalles.



- Joy. - y con esto busco un escondite. - Quiere lavarme el pelo. Cuando venga no me habéis visto. - Se metió en el armario. Joy no tardo en aparecer armada con una mascarilla hidratante para cabello graso.



- ¿Habéis visto a Severusín? - Pregunto la morena tras ver q no estaba allí pese a q le había visto entrar allí.



- En el armario.- respondieron todos a la vez. Snape salió del armario, físicamente, no penséis mal.



- Os dije q la dijerais q no me habíais visto. - les dijo en tono muy bajo y amenazador.



- Tb dijiste q éramos unos puteros. - le recordó Remus, con rencor.



Entonces cundió el caos: Joy corrió hacia al armario, pero Snape decidió salir antes q verse atrapado allí, y empezaron a jugar al pilla pilla x toda la habitación; Bell & James seguían con la discusión q mantenían antes; Sirius trataba de explicarse con Evy, q no estaba dispuesta a escucharle, y se escondió detrás de Remus, q se vio en medio de la discusión sin comerlo ni beberlo; a Lily empezó a hacerle efecto la poción, y se despertó con ganas de fiesta, como nadie la hacía caso se puso a dar brincos encima de su cama, bailando al son de Loca x un beso tuyo con la pobre Perla como pareja
Entonces se oyó la voz de Dumbledore:



- ¡Q bonito! - comento al anciano emocionado. - Ya son amigos todos. Yo sabía q si les dejaba a solas un tiempo se harían todos amigos. Venía a comunicarles q mañana podrán volver a sus casas. He preparado el trasladador. Así q recojan las cosas.



Tras esto el anciano se fue a seguir jugando a los médicos con Pomfrey y todos se quedaron callados, xq en el fondo no querían irse ya q se lo habían pasado muy bien




- ¡Fiesta! - grito Lily, rompiendo el silencio y volviendo a saltar de nuevo para disgusto de Perla q salto a refugiarse en brazos de Remus.



- ¿Esta borracha? - pregunto Joy. Sus amigas asintieron. - ¡Q bien! La Lily borracha es + mejor q la sobria. Lástima q luego no se acuerda de nada




- ¿No? - pregunto James con la cara de Bambi q ha perdido a su madre.



- ¿Q + te da, Potter? - pregunto Snape de mal humor. - Ya habéis oído a Dumbledore, hay q hacer la maleta. - él ya había empezado a hacerla: lo primero q guardo bien la fondo del baúl fueron los productos de pelo q le regaló Joy.



Desganados empezaron a hacer la maleta y luego se fueron a acostar. Joy algo decepcionada x no poder hacer realidad una de sus fantasías sexuales: Lavarle el pelo a Snape, se quedo dormida enseguida; Snape agotado x la carrera nocturna, xq Joy estaba en muy buena forma tb se durmió pronto; Evy estaba tan furiosa con Sirius q estuvo bastante tentada de pedirle a Lily la cinta famosa, no durmió en toda la noche pensando en lo q había pasado hacía unos momentos; Sirius se durmió xq estaba cansado después de un par de noches sin dormir, pero sus sueños no fueron muy agradables.



La presencia de Bell & Perla a su lado hizo q Remus durmiera muy a gusto; Bell x su parte se pasó buena parte de la noche mirándole al rostro relajado x el sueño, pensando cúal era el secreto q ocultaba su amado
¿Su amado? Noooo, su amigo.



A James le costó + dormir q los d+ x culpa de Lily: la pocDisclaimer: los personajes no son míos son de Rowling, Warner Bros y algunos entes +.
No lo he comentado nunca pero yo escribo x amor al arte, no saco dinero ni nada, así q no me demandéis. X cierto cualquier coincidencia con la realidad, es eso una coincidencia.

Pues aquí estoy mis niñas/os, + antes de la esperado, pero os aviso q este capitulo puede provocar daños en mentes sensibles, a las q se sofoquen fácilmente las recomiendo q se busquen el abanico, y a las q las entre el hambre, (Patty, cari) q se hagan las palomitas antes de ponerse al leerlo. Y nada + q recordaros q para mí los fict son como montañas rusas con un montón de curvas y lazos y q de vez en cuando me vuelvo loca y hago un rizo bastante peligroso.

Sin + rollos Carla_Grey Pictures presenta un nuevo capítulo de esta producción

CAPÍTULO 18: EL CAMINO PARA REALIZAR TUS DESEOS.

Al día siguiente, Lily volvió a ejercer de despertador, cuando abrió los ojos y encontró su cara a escasos centímetros de la de James
Vale, ya sé q eso no era como para asustar, pero recordar q ella no se acordaba de lo q pasó la noche anterior, y q los pelos de James a la hora de levantarse tienen q recordar a Espínete mal peinado


Tras el grito la pelirroja salto de la cama, e hizo un esfuerzo mental x recordar q había hecho anoche xq desde la cuarta copa todo estaba confuso
James entre tanto no podía evitar disfrutar durante esos segundos q la mantuvo en vela.

- No paso nada, Lily. - la tranquilizo al final sin dejar de sonreír. - Eso q tu no paraste de acosarme, pero yo soy un caballero. Lo único q acordamos ser amigos y q ahora nos llamamos x el nombre de pila.

- Pues vale. - respiro Lily aliviada, tenía q dejar la bebida o acabaría como su madre.

- ¿Alguien ha visto a Evelyn? - pregunto Sirius saliendo de la cama de la q había despertado solo.

- Vaya, veo q sigues siendo incapaz de conservar en tu cama a las mujeres, Black.

- ¿Acaso tú eres capaz, Snivellus? Xq Joy tampoco esta.

- Se han ido a casa. - intervino Remus. - Bell ha dejado una nota. - Mostró un pergamino, y empezó a leerlo. - Chicos & Lily, como no podíamos ir todos x el mismo trasladador, xq no a todos nos venía bien el mismo, nos hemos ido para casa. Un beso para Lily y nos vemos en la fiesta de Yeye. A los hermanos q nunca desee los veré el año q viene y para Snape, Joy dice q la próxima vez q se vean tendrá algo q decirle. No quiero saber de q hablan. Para Remus. - esto último lo leyó para sí, y mientras lo hacía una sonrisa empezó a bailar en sus ojos. tenemos una conversación pendiente espero q no la hayas olvidado xq yo no lo haré

- ¿Q te dice Bell? - pregunto James preocupado x su hermanita.

- Nada de tu incumbencia. - Remus arrancó la última parte del pergamino y la guardo en el bolsillo.

- ¿Evelyn no dice nada de mí? - Sirius le miraba con cara de cachorro.

- Pues no. - Remus le dio un vistazo a la carta para asegurarse. - ¿Q la hiciste para q se enfadara así?

- Mejor di q no la hice. - Sirius hizo un gesto para restarle importancia, y luego se fue a recoger sus cosas sin el menor entusiasmo.

En poco tiempo la habitación estaba recogida, y un elfo les trajo el trasladador q les llevo al barrio de James, Sirius y Snape. Remus, vivía en un pueblo e iba en tren, así q el y Lily tomaron el metro.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Evy estaba subida en la mesa ya q había visto una rata, la 4ª desde q volvió al piso q su primo la alquilo. No estaba subida xq la dieran miedo las ratas, sino para tener mejor visión de su territorio de caza
Aquello la venía bien, xq llevaba mucho sin transformarse, y ad+ descuartizando a aquellos bichos se desahogaba de su cabreo con el idiota de Black


¡Ahí iba esa puta rastrera! Evy cambio de forma y se preparó para atacar


Dio un gran salto y


TOC - TOC.

El ruido de la puerta alerto a la rata q salió corriendo, mientras Evy recuperaba su forma humana, se vestía, ya q lo q diferencia a un Onza de un animago es q los primeros pierden la ropa al cambiar de forma a no ser q se acuerden de hacer el hechizo pertinente, y se levantaba del suelo.

- ¿Quién es?

- La Sr. Bates, tu casera. Tengo q hablar contigo. - Evy suspiró. Su casera, Norma Bates, era muy parecida al ama de llaves de Rebeca, q llevo a la protagonista de la película al suicidio. A ella le daban ganas de asesinarla.

- Voy. - Abrió la puerta. Junto a su casera, una mujer mayor con mirada de cotilla severa, poco pelo gris y puesto en un moño de esos q no se mueve ni un pelo, estaba Joy, con la cara hinchada como si hubiera llorado. Evy se planto una sonrisa tan falsa como encantadora y felina. - ¿Q quería?

- Esta chica dice q es amiga tuya y x las maletas parece q va a quedarse. Tendrá q ser en tu cuarto xq no hay +. - Con ojos escrutadores, la anciana miro la habitación. - ¿No tendrás un gato ahí dentro? Ya sabes q no esta permitido tener mascotas.

- ¿Significa eso q va a deshacerse de las ratas? - Evy se hizo a un lado para dejar pasar a su amiga, q pegó un respingo al oír la palabra rata.

- No digas tonterías aquí no hay ratas. - Evy hizo un gesto de impaciencia con los ojos, y cerro la puerta. - ¡Me debes el alquiler! - le grito la mujer a la puerta cerrada, antes de bajar del ático, refunfuñando sobre el poco respeto de las jóvenes de hoy en día.

- ¡Q frío hace aquí! - Joy decidió no quitarse el abrigo. - Sé esta + caliente en la calle.

- Es q Bates quiere q tenga ambiente navideño. - Tras la irónica respuesta Evy miró a su amiga preocupada. - ¿Tan mal ha ido?

- Peor
Ya no soy una Turner, no tengo q casarme con McNair, no tengo dinero
¡Evy, soy una proletaria! - Joy se lanzó a los brazos de su amiga. - Y lo peor es q te he dejado en la estacada, xq ahora no podemos pagar la matrícula ninguna de las 2 y el plazo para pagarla acaba el 29 de febrero
(NdA: He investigado y resulta q el año 1976 fue bisiesto.) Mira este año, Yeye cumple años.

- Tranquila, aún tengo el dinero q sacamos de la partida de póker


- Cierto. - Joy se animo un poco. - Eran 8.000 G, suficiente para pagar, ¿Cuánto es la matrícula?

- 5.000G.

- Es genial, tenemos para las 2.

- Cada una. - aclaró Evy.

- ¡5.000 G cada una! ¡Pero eso es una barbaridad! Nunca pensé q nuestra escuela era tan cara, y eso sin contar el material escolar
Empiezo a entender xq la gente se pega x ser premio anual.

- Pues sí, ser alumno de una de las + prestigiosas escuelas de Magia de Europa sale caro. - Evy suspiró. - Tenemos q conseguir 3.000 G antes de q acabe febrero.

- Querrás decir 2.000, xq tu tienes 8.000.

- No. Me gaste 1.000 en los regalos de Navidad de todas, así q solo tengo 7.000. Me parece q vamos a tener q


- Evy, x favor, no digas esa palabra, si la dices sabré q he tocado fondo, y seré realmente una proletaria.

- Trabajar.- concluyó la onza. Joy dio un gran sollozo. - Pagan + dinero en el mundo Muggle. Podíamos trabajar de camareras en una de esas macro fiestas de Noche Vieja. (NdA: no es buena idea.)

- Me parece bien. Ad+ con los Muggles no tendrás problemas de q averigüen q eres una onza.

- Así es. - Evy volteó para mirar a su amiga, al darse cuenta de lo q acababa de decir. Ella no se había dado cuenta de la bomba q había soltado y acoplaba su baúl en un rincón del cuarto. - ¿Desde cuándo lo sabes?

- Desde la 1ª vez q te vi transformada. Mi madre tenía un abrigo de piel de leopardo, y no se parecía nada a la tuya. Ad+ Yeye y yo nos fijamos en tus uñas. - las miradas de ambas fueron hacia las manos de Evy. - Ese color y tamaño son característicos de tu gente. X cierto, tb sé q ese misterioso tatuaje q llevas en la base de la espalda, no es el producto de una poderosa y mística ceremonia del Amazonas, como le dijiste a Lily, si no el escudo de armas de Grindelwald, q todos sus guerreros se tatuaron, demostrando su fidelidad y la de sus descendientes. (NdA: quiere decir q se transmite genéticamente.) Supongo q alguno de tu familia combatió al lado de Grindelwald.

- Sí, mis abuelos. - admitió Evy, q no tenía muchas ganas de debatir con sus amigos su pintoresco árbol genealógico. - Yeye me dijo q lo sabía, pero ¿xq tu nunca me has dicho nada?

- Esperaba el momento adecuado. Y ahora creo q lo es
- Joy sonrió con dulzura. - Me da igual q seas una onza, sigues siendo mi amiga. ¿Cuándo vas a contarme q te hizo Black? - Evy la miro con atención un segundo antes de contestar.

- Mientes. Sabes lo mío desde antes. Pero yo no soy la adecuada para dar lecciones de sinceridad así q cuando quieras me lo cuentas. En cuanto a lo de Black


*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

James se quito la capa invisible, y lanzo una mirada a la gran biblioteca de los Black. El padre de Sirius, Toliman, le había invitado a pasar lo q quedaba de Navidades con ellos, lo cual no tenía muy feliz a su mujer, q insistía en q James no era buena influencia para Sirius, ya q le culpaba de q este hubiera acabado en Griffindorf. Pero al padre de Sirius bastaba q su esposa le dijera algo para q hiciera lo contrario, así q James estaba en la mansión Black no como invitado, sino como miembro de la familia, x lo q los elfos le tenían q obedecer en todo momento.

La biblioteca de los Black no tenía nada q envidiar a la de Hogwarts, con ediciones originales, e incluso libros prohibidos de magia negra, (sospechaba q de la señora Black) seguro q allí tenían el libro q buscaba.

Entonces se abrió la puerta, James se puso la capa para esconderse, xq aunq Toliman hubiera dicho q esta era su casa, no estaba seguro de sino tendría problemas si le veía andando con ese libro en concreto. Entonces entró en la habitación su amigo Sirius, moviéndose con esa elegancia q le caracterizaba, y asegurándose de q no había nadie allí. De pronto le miro a James directamente:

- ¿Q haces tú aquí? - James se dio cuenta q se había puesta lo capa tan deprisa q no se había tapado las piernas.

- Eso debería preguntártelo yo
deberías estar con tu hermano Regulus, y tu prima Trixie, q han ido a ver a Narcisa a su impresionante mansión. Como te ordeno tu madre.

- Ya pero es q estoy enfermo. - El moreno fingió toser un poco. - ¿Y Tu?

- Pues quería buscar una lectura ligera. - Al oír esta mentira Sirius enarcó las cejas, ya q el + ligero de esos libros pesaba 15 kilos. - ¡Esta bien! Quería consultar algo.

Con esto bastó para q Sirius comprendiera q los 2 estaban allí buscando el mismo libro. En le caso de James xq sospechaba, en el de Sirius xq quería saber + de los Onzas ya q quería recuperar a Evy


- ¿Así q tb buscas el Pool Vuh? - James se sorprendió, pero luego sonrió. Entre tanto Sirius fue a la estantería donde se guardaban los libros sobre seres animórficos.

- Sí, me hizo sospechar q pareciera saber lo de Remus, y muchos otros pequeños detalles
¿Sabes? Esto me recuerda a hace 4 años, cuando nos encontramos en esta biblioteca para buscar información sobre Licántropos, xq sospechábamos q Remus era uno.

- Sí, y no nos dijimos nada xq no queríamos hacer acusaciones sin fundamento. - Sirius sonrió con nostalgia. - Pero yo no tengo sospechas, sé q Evy es una Onza, estoy aquí para averiguar + cosas sobre ellos.

- ¿Tiene q ver con q ahora no quiera hablarte? - La tensión con la q Sirius aferró el libro buscado fue para James la mejor respuesta. - Creo q deberías contarme lo q pasó
Creo q te vendría bien hablar del tema.

- Pues lo q paso es


*-* FLASH BACK*-*

Después de ver q las zapatillas de Snape no tenían ninguna maldición, pese a lo cual Sirius insistía en quemarlas x si acaso y q él la regalaba otras, se fueron a la Torre de Astronomía. Era una de esas noches claras y frías en q se pueden ver todas las estrellas, y con una luna a la q le faltaba poco para llegar a su plenitud. Ellos estaban tirados en una especie de manta en la q habían montado un pequeño picnic con chucherías de Hongsmead.

X ser romántico, otra de las quejas de Evans es q no lo era, Sirius la iba contando las estrellas


- Y esa de ahí es


- Esa me la sé. - interrumpió Evy. - Q para algo es la mía: Vega.

- No, esa es Antares, la q tu dices esta al otro extremo del cielo. - Evy puso cara de Ops, y sonrió. El negó con la cabeza y con tono de profesor la dijo. - Evy, nena, q te toca examinarte de esto en junio.

- Tú lo has dicho tengo hasta junio para ponerme al día. - La chica mostró una sonrisa maliciosa. - O mejor me busco un profesor particular q controle.

- Tal vez. - Sirius respondió con una sonrisa seductora. - ¿Quién sería el afortunado?

- ¿A ti q te parece? - Evy se apoyó sobre un codo para mirarle un segundo antes de inclinarse para besarle. Pero en el último momento Sirius giro la cara, ya q recordó la promesa a la pelirroja, y no quería hacer nada q pudiera herir a Evy, a menos q tuviera muy claro lo q sentía x ella.

- Si miras allí
- Sirius iba a volver a las estrellas pero Evy había encontrado un tema de conversación + interesante.

- ¿Q acaba de pasar?

- ¿X el cielo? ¿Has visto una estrella fugaz?

- No, me refiero a q has apartado la cara. - Evy se incorporo hasta quedar sentada y miro al chico q aún estaba tumbado, con irritación. - Digo yo q tendrás una razón: nunca habías hecho eso.

- Pues la hay. - Sirius no sabía q decir xq no podía decirle nada de sus sentimientos xq aún no los tenía tan claros, y tampoco podía decirle q había hecho una especie de pacto con Lily, xq si no la tenía con Evy, Lily y puede q hasta James. Finalmente tomo una decisión. - Verás es q hay una duda q tengo q resolver antes de tener nada + contigo. - Esto, lejos de calmar a la chica pareció enfurecerla +.

- Con q tienes q resolver una duda, ¿eh? - Evy se levanto casi de un salto, y miro al chico q, x fin, se había incorporado de la manta. - Tranquilo, q ahora mismo lo hago: sí, soy una Onza. ¿Ya te quedas + tranquilo después de saberlo? Así te ahorro la pérdida de tiempo de buscar la información y luego rechazarme de acuerdo a ella. Pero eso no va a pasar xq, de nuevo en tu beneficio, soy yo la q no quiere saber nada + de ti. - Dicho esto acelero el paso y se fue x las escaleras hacia su cuarto.

*-* FIN FLASH BACK *-*

- Y eso fue lo q pasó. - concluyo Sirius. Él y James habían salido a un parque cercano, y sentados en el respaldo de un banco, miraban la puesta de Sol. - Intente alcanzarla, para explicarme, pero ella es muy rápida y me llevaba bastante ventaja, x lo q no la vi hasta la habitación. El resto ya lo sabes.

- Al menos es un malentendido + fácil de arreglar q el mío. - James sonrió confiado.- Ya verás como pronto volvéis a estar juntos. - Sirius le lanzó una mirada incrédula. - Lo q no entiendo es xq no la besaste, no es propio de ti.

- Pues
vale, pero no te enfades. Hice un trato con la pelirroja: yo no acosaría a Evy, hasta q no tuviera claro mis sentimientos x ella si Lily te trataba bien.

- Entonces
- James le miro con cara de pena. - ¿sólo fue maja conmigo xq lo pactó contigo?

- No. - Sirius lo dijo sin dudar. - Ella fue maja contigo xq estaba borracha.

- Gracias x tu apoyo, Sirius. - El aludido rió, y luego ambos miraron la puesta de sol. -¿Vamos a casa? - pregunto James al cabo de un rato. Sirius hizo un mohín de fastidio.

- No me apetece. Esta noche es la fiesta fin de año de mi madre. Será un pestiño, rodeados de magos de sangre limpia y orgullosos de serlo, aburridos y elitistas.

- Ya verás como no. - James estaba animado xq ahora q Lily y él eran amigos todo sería mejor, aunq dicha amistad fuera producto de un pacto con su mejor amigo. Sirius estaba deprimido x lo de Evy, y pasar la noche con su familia y los amigos de su madre no le animaba. - Ad+ viene Peter q hace mucho q no le vemos. - Sirius dio un gruñido, pensando q aquello era la mejor prueba de q tenía razón.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

31 de diciembre, x la noche.

Tal y como predijo Sirius, la fiesta de fin de año era un pestiño, y James y él estaban rodeados de magos de sangre limpia orgullosos, aburridos y elitistas. A Peter le habían visto 5 minutos, antes de q se pusiera hablar con Leticia & Anya q andaban x ahí
Eso da idea de la clase de gente q había en aquel lugar.

Probablemente si el padre de Sirius se hubiera encargado de todo, la fiesta sería mejor, pero él había estado en una misión de espionaje y no había vuelto hasta 3 días después. Lo único q pudo hacer es invitar a los padres de Bell, Horatius & Adrien. Eran amigos desde la escuela, a James nunca les costo imaginarlos en la escuela, ya q pensaba q serían como ellos. Ninguno de los 3 estaba allí dentro.

- ¿Salimos un rato? - sugirió James. Sirius se encogió de hombros pero le siguió al exterior. Allí en una especie de atrio con una fuente en medio, estaban los 3 adultos, con una botella de cava. Cuando llegaron Toliman concluía una historia q hacia q los otros 2 se rieran.

- ¡Chicos! ¿Q tal va eso? - les saludo Horatius. El padre de Bell, era un hombre joven de 38 años, con los ojos azul turquesa de su hija y el pelo rubio en el q se veían ya algunas canas. La verdad es q desde q le conocían no había cambiado en nada, salvo en una cicatriz en su cuello, regalo de una escaramuza con unos mortifagos x la q estuvo herido en Hallowen.

- Bien. - dijeron a la vez los chicos. James lo dijo alegremente pero Sirius en cambio lo dijo como si le diera igual.

- Sirius, q apagado. ¿Estás bien? - Adrien le miró preocupada, incluso se acercó y le tomo la temperatura. - No tienes fiebre.

- Lleva así unos días. - explico Toliman. Luego sonrió de forma sensual, de manera muy parecida a la de su hijo. - Empiezo a preguntarme quién es ella.

- ¿Ella? - X primera vez Sirius mostró algo de energía.

- Sí, ella la q te tiene así. - Toliman se volvió hacia James, q se reía x lo bajo. - Tú sabes quién es.

- Sí. - tras sonreír de forma pícara y adorable, James le dio el nombre de la afortunada. - Se llama Evelyn.

- ¿Evelyn? ¿La amiga de Bell? - pregunto Adrien sorprendida. Toliman la miro ya q el no conocía a la chica aunq le sonaba el nombre de uno de los últimos castigos de su hijo.

- Pues para q lo sepáis, James esta colgado de otra de las amigas de vuestra hija. De Lily, la prefecta perfecta. - Sirius trato de alejar la atención de su padre de él, xq le veía venir, y no le gustaba nada.

- Ex prefecta perfecta. - corrigió James. - Y solo somos amigos.

- Muy interesante, James. - Toliman quería volver al tema principal. - ¿Entonces la conoces? ¿Es guapa? ¿No será una estilo mi esposa? Q gran error cometí al casarme con ella
Creo q voy a acompañarte a coger el tren de regreso.

- ¿Para q? - inquirió Sirius con tono suspicaz.

- ¿Para q va a ser? Para conocerla. - replico Toliman, con el tono de 1 +1 no son 7 y Fran Perea no sabe sumar.

- Papa, ni se te ocurra.

- Tarde.

- Si lo haces no te vuelvo a hablar.

- Pues no me hables.

- Siento interrumpir esta enternecedora charla padre & Hijo. - intervino Horatius. - pero es casi medianoche debemos ir a dentro. Luego volvemos.

Con un gran suspiro, y un gran trago para reunir ánimos para la dura prueba, entraron dentro de la casa. X el camino Adrien les pregunto algo raro:

- X cierto donde anda Remus.

- ¿Remus? - se extrañaron los 2 amigos del chico.

- No sé de q os extrañáis. - Les dijo Toliman. - ¿Q tiene de raro q Adrien pregunte x su casi yerno?

- ¿Casi yerno? - esta vez el sorprendido fue Horatius. - ¿No será ese rubio presuntuoso?

- No, cariño. Remus, es el chico ese tan guapo con esos ojos dorados tan preciosos.

- Es demasiado joven para ti, Adry. - la pincho Toliman. - Mejor déjaselo a tu hija.

- Yo no ando buscando jóvenes amantes, Toliman. Me confundes con tu esposa. Volviendo al tema, ¿dónde anda?

- X ahí. - James hizo un movimiento impreciso. Sabía q su amigo estaría recuperándose de la luna llena o trabajando. - Es q es un espíritu libre. Muy independiente. Nosotros en cambio somos casi siameses.

- Remus, Remus
- Horatius aún trataba de ubicar al chico, pero no lo conseguía. - Al final te voy a acompañar a la estación para conocerle yo tb, Tol.

- No le vas a acompañar xq no va a ir. - les retó Sirius.

- Eso ya lo veremos, mi querido hijo. - Toliman adoptó una expresión de niño cabezota, q va a salirse con la suya, cueste lo q cueste.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

1 de Enero de 1975.

- ¡Feliz Año! - Yeye daba grandes saltos, al tiempo q besaba a todo ente masculino q se le ponía a tiro. En este caso Will, q ya se ponía morado cuando al fin Yeye se dio cuenta. - Creo q el morado no pega con tu dinámica persona. - y le soltó. Will tomo una gran bocanada de aire, e hizo bien, xq enseguida Doris le dio un gran beso.

- ¿Q os habéis propuesto para este año? - Bell estaba sentada en un sofá, y se dirigía a Joy & Evy q estaban a punto de irse a trabajar.

- Tener dinero. - repusieron las 2 a la vez. Con esto y unos gestos de despedida se fueron.

- Yo conseguir q mi relación con Remus prospere. - anuncio Bell.

- Yo q alguna relación me prospere. - Suspiro Yeye. - No sé xq dicen q todos los tíos buenos o están con novia o son gays, xq yo no los encuentro.

- Yo creo q este año va a ser mejor. - Lily sonrió con seguridad. - Peor no puede ser


- No te quejes, q tan mal no te ha ido. - La recrimino Yeye. - Te has enrollado con Potipot, y estos días has dormido con él. No sabes la envidia q te tengo. Eres la única mujer
q me gustaría ser. - Lily rió, se sentó junto a él y le planto un beso en la mejilla.

- ¿X eso has plantado este altar? - Lily señaló a la mesa donde un rato antes cenaron los íntimos de Yeye: Evy, Will, Bell, Joy, Doris, Misi y la propia Lily. En ella había 4 velas: verde para atraer el dinero, roja para el amor, azul para la serenidad y amarilla
¿para q coño sería la amarilla?. Tb habían quemado deseos, xq así las fuerzas del + allá los hacían realidad. Yeye se tomaba las supersticiones de Fin de Año muy en serio.

- Yo quisiera hablar con Samuel de una vez. - Misi tenía una mirada soñadora.

- ¿Xq no empiezas ahora? - Doris despegó un momento sus labios de los de Will para mirar a su mejor amiga. - Esta allí. - En aquel momento entraba una panda de Ravenclaw compuesta x: los mellizos Kane; Ed McKinnons; Crandall; Berenice Turpin; Rebeca & Sara Randall.

- Vamos, Misi, al ataque. - la animo Will.

- No hace falta q vayas. - Bell señaló al grupo q se movía como un solo ser. - Vienen hacia aquí. - Yeye se puso en pie para ejercer de anfitrión.

- ¡Feliz año, chicos! - Yeye hizo una reverencia. - Y bienvenidos a mi fiesta.

- Gracias, Yeye. - Ed le estrecho la mano la chico, y luego se volvió hacia Lily con una gran sonrisa. - Feliz Año, Lily. - la chica respondió y se dieron 2 besos. - ¿Bailas? - la chica aceptó. Bailaron un rato y luego salieron a la terraza, a tomar el aire. Mientras Ed la contaba como fueron sus Navidades, ella desconectó y se pregunto q estaría haciendo James en ese instante
Un momento, ¿A q venía esa pregunta? Ni q la gustara James. (NdA: X favor, otra vez con lo mismo no. ;_; Lily cariño, cuando estas con un chico y piensas en otro quiere decir algo.) Aunq la verdad es no entendía xq no la gustaba Ed, x mucho q se esforzaba, era un chico guapo, y cada vez q movía la cabeza el pelo se ordenaba solo creando un efecto hipnótico. En ese momento se inclinaba para besarla, ella se dejo, pero no podía evitar pensar en lo distinto q sería ese beso, si se lo diera cierto Griffie de pelo siempre revuelto, con cara de niño travieso.

Entre tanto, Samantha Kane, deseaba morirse allí mismo. Llevaba años detrás de Ed, y siempre era igual: en el momento en q Potter & Evans se llevaban bien, casi nunca, Ed se acordaba de q ella existía, la hacía q tuviera ilusiones para luego machacárselas en el momento en q Evans se le ponía a tiro solo x fastidiar a Potter. ¡Y estaba un poco harta! Iba a tomar medidas extremas.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

1 de enero, x la mañana.

Joy & Evy estaban tumbadas boca arriba en la cama, tenían los ojos cerrados pero no dormían, estaban demasiado cansadas hasta para eso. Habían llegado, hacia 5 minutos de la fiesta.

- Trabajar es un asco. - Joy se miro sus manos. Tenía arañazos del pica hielos q había manejado y una uña rota al abrir una botella d Coca cola y no apañarse con el abridor.

- Lo sé - Evy tenía los pies destrozados. No era para menos: llevaba 7 horas sobre unos tacones, q no aguantaba, y ad+ había tenido q acarrear cajas de bebida. Para q la diera algo. - Joy, si después de esto Snape no te lleva a la cama + próxima y te hace el amor apasionadamente descubriéndote q eres multiorgásmica os mato a los 2.

- Mejor lo mato yo, y luego me suicido. O peor vuelvo a una de esas fiestas. - Joy exhalo un suspiro. - Al menos tenemos dinero para pagar la matrícula con lo q ganamos esta noche.

- Siento desilusionarte, cariño, pero no. Aún nos faltan 1.500.

- ¿Q? ¿Con todo lo q hemos trabajado y aún nos falta dinero? - Evy asintió si abrir los ojos. - ¡Q dura es la vida del proletario! - Tras esto hubo unos momentos de silencio, hasta q Joy lo rompió. - Creo q deberíamos buscarnos un socio.

- ¿Un socio?

- Sí, alguien q nos ayude a pagar.

- ¿Q tal Lupin?

- Pero él tiene q pagar tb no. - pregunto Joy confusa.

- Sí, pero aunq así aumentamos la deuda, tb aumentamos la gente q trabaja para disminuirla. Y Lupin es muy creativo, seguro q entre los 3 se nos ocurre algo. - Evy hablo muy despacio, ya q su oído capto el movimiento de una rata cerca de ella. Rodó hasta quedar boca abajo.

- Es buena idea. - admitió Joy, sin ver el movimiento de su amiga. - ¿Sabes donde vive?

- No pero sé donde trabaja. Iremos mañana x la noche. - En ese momento Evy vio la rata. Todo fue muy rápido: Evy cambio de forma, se lanzo sobre la rata y de un zarpazo la mato. - ¡Te cacé zorra! - Rió la onza triunfa recuperando la forma humana.

- Vale, ahora si quieres te vistes. - sugirió Joy al ver a su amiga desnuda en el suelo.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
2 de Enero, x la noche.

Esa noche las 2 chicas calzadas con deportivas, (NdA: o playeras como os guste +. ) Fueron a ver a Remus al trabajo a ver si entre los 3 tenían alguna manera de conseguir 1.500 G en apenas 2 meses. Evy la había insistido en todo el trayecto en metro a Joy q sabía donde trabajaba Remus xq ella intento trabajar allí, y q hiciera el favor de no juzgar. Joy no la hacía mucho caso xq estaba emocionada ya q era la 1ª vez q viajaba en metro y había guardado el billete como si fuera un gran tesoro. Ya no digamos como se emociono al ver el Plano de Metro q lo quería enmarcar.

X fin llegaron al lugar de trabajo de Remus, y Joy entendió el xq de las advertencias de Evy, xq el sitio era un local para celebrar despedidas de soltera llamado, las lobas cachondas. Dado q ahora era proletaria Joy trataba de ser de mente liberal, y no juzgar hasta ver el local, xq igual no era para tanto y ese logo con una mujer vestida con piel de loba haciendo un 69 con un apuesto chico lobo no quería decir nada


El de la puerta las miró raro, pero al reconocer a Evy, de la vez q estuvo buscando trabajo, las dejo pasar.

Pero cuando entro, Joy vio q si quería decir algo, todo el local estaba decorado como una villa romana, las paredes y los techos mostraban imágenes propias de una orgía desenfrenada, y los mosaicos del suelo no tenían desperdicio, aunq no se podían ver muy bien x la luz roja. El local estaba lleno a rebosar, pasando x entre toda esa gente, o mejor dicho, esas mujeres mutadas en obreros de la construcción, xq las burradas q soltaban hacían q Evy pareciera una joven tímida y vergonzosa, pasaban unos pobres chicos q debían ser camareros. El uniforme consistía en unos boxer y una camisa abierta.

- ¿Y tu pensabas trabajar aquí? - la pregunto a su amiga a gritos x encima de la música.

- Sí, a partir de cierta hora, las fieras se ponen peor de lo q están y solo hay camareras
Pero dijeron q era muy joven. - Evy siguió prestando atención a la sala. - Ahí esta, vamos hacia la cocina y le alcanzamos. - Evy la tomo de la mano y la guió x la marea humana, finalmente llegaron al objetivo


Nada había preparado a Joy para ese momento, Remus iba vestido de camarero y acostumbrada a ver ese cuerpo metido en la túnica de Hogwarts verlo ahora tal y como estaba era impactante. Joy entendió xq Virgi, su compañera del equipo de Quiditch insistía en lo de los vestuarios mixtos.

Entre tanto, habían ido a parar al vestuario el lugar donde se podía hablar + tranquilamente, y Evy le había contado a Remus si quería ser su socio.

- La verdad es q aún me faltan 700 G. - Remus se echó para atrás el pelo, mientras las chicas hacían un esfuerzo consciente x mirarlo a los ojos y no a los pectorales. - Y cuando vuelva a Hogwarts no voy a poder sacar +.

- Nos pasa lo mismo. - suspiro Evy.

- La verdad es q este sitio no esta nada bien. - Joy miro alrededor con expresión de q hace un sitio como este en una chica como yo, o algo similar. - Te están sobando viejas salidas y no pagan bien. ¿Xq cuanto te pagan en G?

- 550.

- ¿X todas estas fiestas? Lo ves es un asco.

- X noche. - aclaro Remus.

- ¿X noche? ¿Dónde hay q apuntarse? - Joy salió corriendo de la habitación, seguramente a buscar al encargado de contratar al personal.

- Joy, a dónde vas. - Evy estaba tan cansada q pasó de seguirla.

- Tranquila ya volverá. - Remus la miro con atención. La chica no tenía buena cara, y + parecía q era ella la q se había trasformado aquella luna llena y no él. - ¿Q te pasó con Sirius para q estés así? - Evy suspiró y le contó su versión de la historia, cuando acabo Remus la dio su opinión. - No creo q Sirius te rechazara xq pensara q eres una onza. Le conozco y eso para él es un aliciente, tan peligrosa
¿Q te pasa?

- Es q me es algo difícil concentrarme con tus abdominales delante. - Remus capto la indirecta y se abrocho la camisa, aún sonriendo. - ¿q decías de Black?

- Ya has vuelto al Black. - Remus suspiró.

- Sí. - Evy apoyó la espalda en la pared, y adoptó posición de flor de Loto, aunq no para meditar, sino x comodidad. - Mira, lo he intentado todo
y no ha salido bien. Es mejor seguir para adelante.

- James me ha mandado carta esta mañana, x lo visto Sirius esta hecho polvo. - Evy hizo un gesto de a mi no me importa. Remus volvió a suspirar, al ver lo cabezotas q eran sus amigos. - Pues me parece una estupidez q tu estés mal y él este mal, pudiendo estar bien.

- ¿Estás tratando de liarme? - Remus iba a decir q no cuando entro Joy.

- Chicos acabo de tener una inspiración. - les anunció. - algo q nos va a dar mucho dinero. - Remus & Evy hicieron gestos de interés. - He recordado lo q decía mi abuelo: El camino para hacer realidad tus deseos, pasa x hacer realidad los deseos de los d+. Al salir ahí fuera me he dado cuenta de q si hacemos realidad los deseos de nuestros compañeros de la escuela, haremos realidad el nuestro de pagar la matrícula. Así q me he preguntado: ¿quién es el colectivo + grande de Hogwarts?

- Las alumnas. - respondió Remus.

- ¿Y q desean las alumnas? - pregunto Joy.

- A los alumnos. - respondió Evy.

- Y eso es lo q las daremos. - Joy hizo una pausa dramática. - Vamos a organizar una subasta de solteros con fines benéficos. Los donativos irán a parar a aquellos q x un motivo u otro se han quedado sin beca. ¿Q os parece?

- Creo q es una idea genial. - De tan genial q le parecía Evy olvido el dolor de pies, y se levanto a dar brincos. - Aunq preveo un pequeño problema: pese a q hay menos chicos q chicas, estos son un montón, no vamos a poder subastarlos a todos en una noche.

- No pensaba subastarlos a todos. - Explico Joy. - ¡Eso sería una locura! Yo creo q deberíamos elegir a los ejemplares + aceptables. ¿Q tal los 4 mejores de cada casa?

- Eso harían 16. - Evy fingió pensarlo un rato. - Bien pensado. Podíamos hacer una encuesta con las chicas de Hogwarts para ver a quien comprarían.

- Y podíamos cobrarlas x ello. - Joy vio otra posibilidad de sacar dinero. - 1K. ¿Tú q crees Remus?

- No está mal, pero ¿no podía ser una subasta de solteras? - A Remus le preocupaba ese número 4.

- No, xq como tu mismo has dicho hay + chicas q chicos en la Escuela, x tanto la competencia sexual esta entre nosotras, aunq vosotros penséis lo contrario. - explico