El misterio de la casa deshabitada - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Un jueves por la mañana...

-¿Venís a mi casa?, esta tarde no hay nadie, y podemos hacer los deberes-decía Marta.

-Eh, por favor, venid a mi casa más tarde. No quiero estar sola cuando lleguen Pau y Samuel ¡me han dicho que vendrían! y yo los odio...-suplicaba María

-Ok, vamos primero a un sitio y luego a otro. ¿que os parece?Si queréis puedo traer las cartas del tarot, ya he aprendido como se juega-dije yo.

-Muy bien. Pues quedamos así. A las seis y media en mi casa.-Puntualizó Marta

Por la tarde, tuve que hacer los deberes en casa, pero al final, pude ir a casa de Marta. Cogí mi mochila y las cartas, y me fui.

(Ding, dong)

...Estas se habrán marchado ¿por que no abrirán?...-pensaba yo

Al final de un buen rato...

-¿Quien es?-se oía la voz de Marta algo distorsionada.

-¿Pues quien va a ser?Soy yo, Inés.

-Ah, vale ahora te abro.

Marta me abrió la puerta.

-Hola "Inis"Pasa, María no ha venido.

-Ah, vale, ¿que hacemos?

-Ni idea. Bueno, María si que ha venido, pero se ha marchado ya...

-No me lo creo.

Nos pasamos un buen rato charlando y comiendo palomitas que Marta había preparado, hasta que al cabo de mucho tiempo...

-Booooo-Marta y yo nos giramos-Hola-dijo maría entrando al comedor.

-Hola-le conteste yo-¿Que hacías que no has salido?

-Los deberes, se me habían olvidado.-me contestó ella

-¡Que susto me has dado!- dijo Marta-ahora que ya estamos todas...¿jugáis con la play?

-Vale.-dijimos María y yo al unísono.

Nos pasamos un buen rato con la play station hasta que nos cansamos y yo dije:

-¿Queréis que os haga el tarot?

-Sí-me respondió María-quiero saber si vendrán Pau y Samu al final. Por que no tiene sentido si vamos y no aparecen...

-Muy bien-me puse a mezclar las cartas y a preparar todo.-A ver...ya tenemos las cartas...ahora hay que sumar los números y buscar el número de carta que nos de...Mmmm...17 y 6...23...más 8...31. La otra es el loco y no tiene número. Pues...3 y 1 son 4. Voy a buscarla...ya, aquí está. Está cabeza abajo lo que significa que no...

-Pues no vale la pena esperarlos...-dijo María.

Hasta las siete y media, nos pasamos un rato con el tarot. Luego nos marchamos a casa de María, dónde no había nadie tampoco.

-Bueno-dijo María dejando las llaves-¿que queréis hacer-Tengo unas raquetas-¿jugáis a tenis?

-Vale-aceptó Marta-vamos a buscar las raquetas.

A mi no me apetecía mucho jugar, así que me quedé de espectadora. Como me aburría, me puse a decir tonterías, hasta que dije una algo más real.

-Sólo faltaría que la pelota se quedase colgada en al balcón de esa casa...¿está abandonada no?

-Si-me respondió María-no pasa nada, por que esa casa es mía. Aunque no viva en ella. Voy a venderla. Si cae la pelota allí, ya la recogeré yo mañana. Pero más vale que tengas cuidado Marta, por que no me gusta entrar en ella, me da escalofríos

-Muy bien, tendré cuidado-dijo Marta, aunque en quince minutos, la pelota estaba colgada en el balcón de la casa.

-Joder, ¿ahora que hacemos?-se quejó María

-Vamos a por ella-propuse yo.

-Sí-me apoyó Marta.

-No, no importa, ya subiré yo mañana. Dejémoslo, de verdad, ya es casi de noche.

-Venga María-dije yo poniendo carita de niña buena.

Al final de mucho discutir, ella accedió.

-Voy a por las llaves y una linterna. Esperadme.

-Voy contigo, de paso dejaré la chaqueta y el móvil.-dije yo.

-Y yo, tengo sed, dame agua María, por favor.

-Vale.

Al final salimos de nuevo a la calle. Yo me llevé el móvil por si "nos pasaba algo".

-Venga, entrad-dijo María.-Marta, tú primero, que eres la que he tenido la culpa de que entremos.

-¿Yo?ni hablar, la primera vas tu, que eres la que mejor se conoce esto...-dijo Marta que al ver la casa, le había entrado el gusanillo del miedo.

Después de un rato de discusión , accedí a ir yo la primera.

-Venga, entrad.¡Mirad, aquí hay cartas!-dije yo

-Déjalas. Ya llevan ahí un mogollón de tiempo...

-Vale-le respondí yo llevándome una decepción¡quería cotillear!

-¿Donde esta la pelota?-preguntó Marta

-En el primer piso, se ha colado por al balcón-dijo María.

-Esperad, que suba alguna un par de escalones para comprobar que son seguros.-dije yo

-Muy bien, subiré yo-se ofreció María

Después de subir un par de escalones, comprobamos que eran seguros, y nos dispusimos a subir. Cuando ya estábamos en el primer piso...

-Vale, ya hemos llegado aquí. Cojamos la pelota y larguémonos-dijo María que se estaba poniendo nerviosa.

-Si, ya la cojo yo

Levanté la cortina que daba paso al balcón y cogí la pelota rápidamente. Cuando antes saliéramos de allí, antes volveríamos a entrar. Bajamos las escaleras a toda prisa y salimos a la calle. Aunque no nos quedamos allí por mucho tiempo...

-¿Volvemos a entrar?al fin y al cabo no ha estado tan mal. Podemos investigar la casa entera...-propuso Marta.

-Si, no daba tanto miedo como esperaba.-dije yo

-Si no hay más remedio...

Volvimos a entrar en la casa. Esta vez, Marta iba en cabeza, con la linterna, y yo me quedé la última. Fuimos paseando de habitación en habitación, Vimos varias telarañas(N/A:menos mal que no vi arañas por que tengo aracnofobia)y cuando llegamos al ático, María nos recomendó que no entráramos en una habitación que había en el. Nos dijo que estaba llena de ratas. Volvimos a bajar, con la esperanza de poder entrar de nuevo otro día ¡pero por la mañana!

Como aún quedaba tiempo y nos aburríamos mucho. Decidimos gastar una broma...

-Tengo una idea¿Y si le gastamos una broma a Samu?-dijo María-podríamos mandarle una carta de amor anónima...Seguro que mañana la trae a clase...

-Vale-dijo Marta

-¿Quién la escribe?-pregunté

-Yo-se ofreció Marta-¿pero que pongo?

-Yo te lo dicto-dijo María. Yo estaba demasiado ocupada mirando un juguete de Andrea, la hermanita de María.

Se pasaron un buen rato para escribir la carta hasta que quedó más o menos bien.

-Ahora tenemos que llevarla a su casa-dijo María-Pero rápido...

-Si, venga

Nos fuimos corriendo a casa de Samu para dejarle la carta.

-Yo no la dejo-dije yo

-Ni yo-dijo Marta

-A mi no me miréis-dijo María

-Venga, Inés, que tu aún no has hecho nada, es tu turno.-soltó Marta

-No, me niego

Así siguió la discusión hasta que me vi delante de la casa de Samuel echando la carta por debajo de la puerta.

Volví a mi casa. Ya era bastante tarde y había tenido un día muy agotador...

*********************************************************

Hola, hasta aquí el primer capi. Espero que les haya gustado. Hasta la próxima Habían pasado un par de días, y como son fiestas en mi pueblo, mis amigas y yo teníamos que ir a la ofrenda que se le hacía a la Virgen. Nos pasamos el tiempo charlando con los chicos y molestándonos entre nosotros. Cuando terminó la ofrenda, nos fuimos a dar un paseo, pero como siempre, nos aburríamos...

-¿Jugamos a tenis de nuevo?-preguntó Marta.

-No me apetece mucho a decir verdad-dije yo

-Ni a mi...Un momento, ¿queréis entrar de nuevo a la casa?Ahora es completamente de día y se verá todo a la perfección.-propuso María

-Vale.-dijimos Marta y yo.

-Voy a buscar las llaves, esperadme aquí.

Marta y yo nos esperamos en la puerta de casa de María. Aunque sabíamos que no íbamos a encontrar nada nuevo, nos encantaba esa casa. Tenía un toque especial que la hacía terrorífica pero al mismo tiempo encantadora.

-Ya estoy aquí-dijo María

-¿Entramos?-preguntó Marta

María abrió la puerta de la casa. Realmente seguía igual que el jueves, pero estaba muy iluminada por la luz que se colaba por las ventanas sin cristales. Volvimos a ignorar las cartas.

-Venga, vamos a explorar-propuse yo emocionada

-Si, primero por aquí y luego por arriba.-dijo Marta

Fuimos primero a una especie de patio que olía a sal. El suelo estaba lleno de moho y barro. Por el techo, habían colgadas un par de cuerdas.

-Mejor si nos vamos de aquí...¡Huele fatal!-dijo Marta tapándose la nariz.

-Si-le apoyaó María-Voy a cerrar esta puerta

María cerró la única puerta que había en la casa, aparte de la de entrada, claro. Era plateada y extrañamente nueva. No estaba ni oxidada, ni manchada, ni nada...era extraño.

-Vamos al piso de arriba-dije yo.

Subimos la escalera, y entramos a la primera habitación que vimos. Era una especie de pasillo que conducía a una habitación con muchas habitaciones. Entamos en lo que podía ser la habitación principal de todas aquellas, y cuando nos disponíamos a salir, miré al suelo, y vi un libro con varias hojas de libreta por el suelo. El título del libro rezaba: "Temas para leer", y en las hojas, sólo habían dictados. Lo que más nos extrañó, fue que en una esquina del libro ponían las iniciales: M.R.M

-Eh, mirad, unas iniciales¿de quién son?-preguntó Maria

-No lo sé, yo creo que en esta casa hay fantasmas a los que les gusta leer-bromeó Marta

-Ni idea, se parecen a las tuyas, Maria Mataix Valiente. Pero no corresponden. Alomejor son de tus abuelos o algo así...-dije yo intentando unir cabos.

-No, mi abuelo era Manuel Mataix. Es imposible-me contó María.

-Bueno, y si subimos arriba, es lo mejor que podemos hacer.-propuso Marta al fin

Subimos de nuevo la escalera, que nos condució a dos habitaciones más, y entramos, primero a la de la izquierda y luego a la de la derecha. La de la izquierda, nos condició a dos habitaciones más. En una de ellas, había una escopeta y una televisión antigua guardada en una caja. María nos juró que la última vez que entró, no estaba allí. Salimos de la habitación y entramos en la de la derecha, que era en la que se encontraba el balcón. Allí no había, absolutamente, nada interesante. Continuamos subiendo escalones hasta llegar a la azotea. Nos paseamos por allí un buen rato, hasta que María se fijó en un cuartito y nos dijo:

-Por favor, no entreis aquí, está lleno de ratas.-dijo María entrando

-Mira, nos dice que no entremos y entra ella...¡que buen ejemplo!...-dije yo con sarcasmo

-Inés, ¿te atreves a entrar?-me preguntó Marta

-Claro.

Entramos en la estancia. Era bastante grande, y estaba llena de trastos viejos. Yo me paseé por la habitación en busca de algo interesante, me puse a pensar que quién viviría en esa casa, pero la voz de María interrumpió mis pensamientos...

-Mirad, aquí hay libros, y libretas, y revistas...Hay una cartita.

-Leela-le dijo Marta al mismo tiempo que cogía un libro.

María abrió el sobre y leyó la carta. Estaba enviada por un tal Rafael Revert Montes, y nos dimos cuenta de que las segundas iniciales correspondían a las del primer libro que encontramos, asi que ya teníamos un dato más. Más tarde, encontramos más nombres: Manuel, Emilia, Francisco y Rafael. Por lo que pudimos averiguar, eran hermanos.

-Joder, vámonos, he visto un pedazo de araña...Esto tiene que estar lleno...-dijo Marta de pronto

-Si-dije yo rápidamente(N/A:como ya dije tengo aracnofobia)

Bajamos hasta llegar a la planta baja. Nos dispusimos a marcharnos, pero Marta se negó

-Quedémonos, aún no hemos visto el salón.

-Vale-dijo María

Ellas entraron al salón, pero yo me quedé atrás, acababa de tener una idea, y salí corriendo hacia la puerta. Marta y María se giraron para ver lo que iba a hacer. Cogí las cartas, y miré los nombres. La mayoría de ellas iban dirigidas hacia Francisco, pero había otra para Emilia. Aparte de las cartas, habían dos notificaciones informativas, pero una en especial...¡Estaba enviada en el año 2007! Informaba de unas obras que se iban a producir. Corrí a enseñarles las cartas a mis amigas, y ellas tuvieron la misma reacción de sorpresa que yo. Como ya no teníamos nada más que hacer, nos marchamos a casa, algo nerviosas y con ganas de saber que sucedería la próxima vez...

*********************************************************

Hola, ya terminé el 2º capi. Por si a alguien quiere saber algo más, las cartas aún las tengo yo en casa, escondidas...

Espero que les vaya gustando. Gracias a sheziss por el RR.

Besos

Danika BlackAl día siguiente, contamos la historia a Claudia y Miriam, dos amigas más. Ellas dijeron que querían entrar a la casa, así que quedamos en volver a entrar el jueves,(7/12/06) que no teníamos clase y nos venía a todas bien. Nos pasamos la hora charlando sobre como podíamos averiguar quienes eran tales personas. Por lo que habíamos averiguado, eran hermanos, y posiblemente, aún vivían...De pronto, María dijo:

-¡Ostras! es verdad, se me había olvidado. Pregunté a mi padre que quién vivía en la casa cuando la compraron y que cuando lo hicieron, y él me dijo que vivían una madre y una hija, y que el padre y los tres hijos habían muerto. También me dijo que la habían comprado en el 1977 o algo así...

-Vale, un dato más.-dijo Claudia

-¿Por que no buscamos en los registros o le preguntamos a un anciano?-pregunté yo.

-Sí que podríais-dijo Miriam

Nos pasamos casi toda la mañana pensando en lo que podríamos o no hacer.

Ya por la tarde, cuando nos íbamos a casa, Marta nos contó una cosa:

-Tengo una sorpresa para vosotras. Venid por los campos que hay detrás del colegio, he atado a un perrito blanco y peludo esta mañana. Es precioso. Incluso me obedece...

-Vale-aceptaron Claudia y María. Miriam ya no estaba con nosotras.

-Yo no puedo. Recordad que tengo que llevar a mi hermano a casa, y este se chiva...

-Venga, no se va a chivar-dijo Marta.

-¿Como que no?eso lo dices tu ahora, pero después lo suelta todo, le faltan palabras...

-¿Verdad que tu no se lo dirás a mamá, Alvaro?-dijo María

-No, yo no se lo diré...-decía mi hermano, aunque con un tono no muy convincente.

Al final, decidí dar la vuelta por la calle en lugar de ir campo a través. Cuando llegué, Marta y Claudia vinieron corriendo hacia mi, con la boca tapada por sus chaquetas.

-¡Inés!¡Inés!¡El perro está muerto!-me decía Marta.

-En serio, está todo lleno de gusanos y...-continuaba Claudia.

María estaba un poco más allá, escondida entre los árboles mirando un punto exacto. Al final, se acercó, y mucho más tranquila que las demás dijo:

-Eso es solo un pedazo de manta, ¿como va a ser un perro?

-Quedaos con mi hermano, voy a verlo...

Mientras que Claudia se quedaba con mi hermano, Marta y María me llevaron al lugar dónde María había estado mirando. ¿Y que había? Pues algo que parecía un perro al que le faltaba un tozo de piel, que estaba recubierto de gusanos y que olía fatal. A primera vista, parecía, como había dicho María, una manta sucia, pero cuando intenté apartarla con el pie para comprobarlo, vi que pesaba, y vimos que eso era, realmente, el perro que Marta había encontrado.

-Joder, yo creo que este es un castigo de los espíritus de la casa...-dijo María en broma

-Mirad, parece que le faltan las piernas, además, le falta mucha sangre, tiene la piel seca, y se ha descompuesto muy rápido...-dije yo de carrerilla

-Es verdad, yo una vez encontré a mi perro en una situación parecida, pero estaba degollado-nos contó Claudia.

-Es muy fuerte. Esta mañana estaba perfectamente, jugábamos esta mañana, lo he atado en la izquierda, y ha aparecido en la derecha.-recordaba Marta

-Bueno, nos vamos, aquí hace mucha peste-dijo de pronto mi hermano, que se tapaba la nariz.

Al final de muchas quejas suyas, nos fuimos a casa.

*********************************************************

Era martes, volvíamos a tener clase. Contamos a Miriam todo lo que había pasado la tarde anterior. Miriam opinaba lo mismo que nosotras, que era muy extraño.

-Pero, es imposible, sinceramente...No puede ser...

Aunque Miriam no pasaba mucho tiempo con nosotras, nos apoyaba mucho.

Había pasado un tiempo ya desde que habíamos terminado nuestra conversación. En esos momentos, nos encontrábamos con Pau y Samu, que nos preguntaban que quién había sido la que le había enviado la carta:

-Venga, va, decídnoslo.

-NO, sólo os podemos decir que es alguien que conocéis.-dijo María

-Venga, os lo digo, es Joan con una peluca del 11811-dije yo

-Joder, decidnos la verdad de una vez.

-Que no.

Nos pasamos un buen rato discutiendo, hasta que se cansaron. Más tarde, se habían puesto más pesados, y nos estaban tirando piedras. María se había enfadado con ellos, y pagaba su ira con cualquiera, hasta que le dio por molestar a Miriam. Miriam se cansó y les contó a Samu y Pau lo de la cartita, aunque no la creímos ni nosotras, ni ellos.

*********************************************************

Hola de nuevo. En este capi hay dos días, eso ya lo sabéis. Otra cosa es que no podré actualizar hasta el jueves o el viernes, que volveremos a entrar a la casa o hasta que no pase nada interesante...

Gracias por los RR

Besos

Danika Black (Inés)

Marta

María(aunque no escriben la historia, sin ellas no la hubiera podido escribir yo)

Antes de comenzar las vacaciones de invierno, (miren si hace que no actualizo...¡desde el año pasado!)decidimos, de que de una manera u otra, debíamos volver a la casa. Ya bien fuera por diversión, por descubrir algo, o para pasar el rato, queríamos entrar. Quedamos un jueves, como siempre, y nos dirigimos a casa de María (o Firefly, que es su apodo)Fui yo sola. Aquella vez, Claudia debería estar allí ya (o Pinkpanther) y Marta...(o Dark)no podía venir. Pero, allí, en la puerta de casa de maría, estaban los dos monigotes, Pau y Samu jugaban, por así decirlo, con unos ladrillos que había en la calle. Llamé al timbre, y María me abrió la puerta

-Hola, ¡ya creía que no venías...!Solo hay un inconveniente, está aquí mi tío, ¿que hago?-me dijo en voz baja María para que su tío Raúl no le oyera.

-Déjalo ahí. Ahora se marchara, ¿No?

-Sí, y si no lo echo

-¿Y Claudia?No está aquí

-Pues no...Pero no tardará, supongo...

Nos pasamos el rato charlando, como el tío de maría no se fue, María lo terminó echando, como me había dicho a mi. Nos salimos a la plazoleta que hay al lado de su casa.

Pasó por allí Miriam, charlamos con ella, al final se marchó por que tenía prisa. Nos pasamos un laaaaaaargo rato esperando a Claudia, hasta que apareció

-Aleluya, Claudia-dije yo

-Creíamos que no venías-le dijo María

-Joder, mi madre que si abrigate más, mi hermana que no me dejaba salir...

-No si...¿algo más?-dije yo impacientemente impaciente.

-No¿dónde es la casa?-dijo Claudia cambiando de tema

-Es esa vieja que está delante de la mía. Voy a coger las llaves y cuando no pase nadie entramos.

Y eso fue lo que hizo, nos esperamos en el portón de la casa. Como Pau y Samu aún rondaban por allí, les invitamos a entrar, pero no quisieron ¿Tendrían miedo?Entramos con decisión (al menos yo)pero María y Claudia se negaron a subir más del primer piso. Me llevé un chasco, pero en fin...Salimos de la casa.

-¿Por que no subimos más alto?-pregunté

-Por que no está Marta, y ella es la valiente-me respondió María

-¿Y ENTONCES YO QUE SOY?- le grité yo enfadada

-Pues tu eres la valiente, si, pero es que Marta es la confiada...

Esa chica no tenía remedio, lo único que quería era no entrar a la casa.

-Yo por mi vuelvo a entrar-dijo Claudia

-No, ya es tardísimo para entrar a la casa

-Vale...entraremos otro día-dije yo

-Bueno...Se me ha olvidado deciros que tengo una mala noticia-nos empezó a contar María-mis padres van a vender la casa

-¿Que? ¡eso es un delito!-dije yo furiosa

-¡Es cierto!Si esa casa fuese mía...-me apoyó Claudia

*********************************************************

No se cuanto tiempo ha pasado desde ese último encuentro, pero...

*********************************************************

Estábamos en clase, en una aburrida clase tipo Historia de la magia...Cuando se terminó, salimos al aire libre. Aquel día, yo había traído las cartas, por que ni Claudia ni Miriam las habían visto. Se las enseñé, y miramos lo nombres de fuera, sin abrirlas, claro. En una de las cartas ponía el nombre de Emilia, pero al ver los apellidos, vimos que no era una de los hermanos Revert Montes, si no su madre. Nos fijamos en la dirección, que decía:

Patronato "La Niñez"

C/Exea s/nº

Después de ver la dirección, empezamos a investigar de nuevo. Como Marta y yo teníamos asuntos pendientes, fueron María y Claudia las que fueron.

Al día siguiente, nos contaron sobre lo ocurrido. Fueron por la calle donde estaba el patronato, y preguntaron a algunas personas por la calle, pero todos decían que no existía.

*********************************************************

Bueno...Mini capi, ya lo se, pero...No puedo hacer que me pasen más cosas!!!Bueno, mejor lo dejo

Si se preguntan el motivo por el que Pau y Samu siempre rondan por casa de María, es por que Pau quiere a esta, pero Maria no le quiere a él. Tendrían que verlo...Es bajito, feo, lleva un corte de pelo horrible, tiene nariz de cerdo...Y Samu va para acompañarle.

Por otra parte, espero que dejen RR y que les guste la historia.

Se despide

Danika Black

Una de las 4 fundadoras de !n€f"8l€$
La que corresponde al valor y la lealtad
La que no teme a soñar despierta
Ni a lo que digan los demás
La más loca de las cuatro,
Pero no he de madurar,
Para eso ya está Darkie,
Que falta le hace ya.

Weno...Quizás me hace falta madurar un poco...Me ha salido la vena poética hoy XD
En fin, ya no queda mucho por escribir...María (o mejor dicho, sus padres) han vendido la casa. Quizás ya no volvamos a entrar...

Pero, les aseguro que sin perder la esperanza, nosotras seguiremos investigando, pase lo que pase...

Nosotras siempre juntas!!

Ya les avisaré si ocurriese algo nuevo.

Besos y abrazos de 5 amigas que les quieren. Korean Beauty

 

El misterio de la casa deshabitada - Fanfics de Harry Potter

El misterio de la casa deshabitada - Fanfics de Harry Potter

Un jueves por la mañana...-¿Venís a mi casa?, esta tarde no hay nadie, y podemos hacer los deberes-decía Marta.-Eh, por favor, venid a mi casa más tarde.

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-misterio-de-la-casa-deshabitada-fanfics-de-harry-potter-2245-0.jpg

2023-02-27

 

El misterio de la casa deshabitada - Fanfics de Harry Potter
El misterio de la casa deshabitada - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24238
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20