Intentar vivir - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.EloreL



Intentar vivir
Capitulo 1


Caminaba desesperadamente, sin ninguna dirección fija en mente, solo caminaba , ajena a lo que sucedía a su alrededor, ajena a la intensa lluvia que cubría la mayor parte de la ciudad de Paris , ausente al frío viento que movía ligeramente su vestido ya empapado y pegado al cuerpo, un cuerpo que temblaba, temblaba pero no por estas causas climatológicas temblaba por miedo, por un maldito miedo que le recorría e invadía, por una angustia que le aceleraba sus latidos del corazón hasta el grado de sentirlos en sus oídos, en su cabeza, en su garganta, latidos que amenazaban con estallar de un momento a otro.

Le faltaba oxigeno, su respiración era rápida y entrecortada, a ratos parecía que su inhalar era pronunciado como tratando de obtener así, más oxigeno, más aire, más vida. Su vista se nublaba por esas lágrimas que suplicaban salir, corrección salían una tras de otra sin poder detenerse.

Cada paso que daba significaba tanto, más de lo que ella alguna vez había pensado, es más nunca lo había pensado. Esos pasos significaban tiempo, un mísero tiempo que ya no tenía, que le faltaba y necesitaba para poder hacer todo lo que le restaba por vivir, lo que había planeado o pensado alguna vez, un futuro, un sueño inexistente o un sueño que se le esfumaba de las manos.

Tanto que había deseado hacer una familia y envejecer a lado de la persona que más amaba en este mundo y por la que daría la vida sin dudar, esa persona que me estremece con tan solo pensarla, que me lleva al límite de la locura y la cordura con tan solo verlo, que ha estado clavada hasta el fondo de mi corazón desde antes que le conociera, desde antes que le imaginara, él, el que ocupaba y ocupa siempre mis pensamientos y que con tan solo esa acción de pensar era feliz, con eso me conformaba , con pensarlo, aunque no lo viera, ni tocara, ni le hablara, ni me amara.

Por Dios si él era feliz con la persona que amaba, que más importaba, si eso era lo que ella más quería, la felicidad de él que había culminado hace seis meses en el altar. Había sido la boda más sonada del mundo mágico y la más esperada. Él no solo era el niño que vivió, fue el que venció hace cinco años al brujo más temido, Voldemort. Actualmente es un famoso jugador profesional de quidditch y un gran auror. Por otro parte ella, su esposa, es una de las diez modelos más importantes de toda Europa occidental, su belleza asiática siempre ha embrujado ha cualquier hombre que este cerca, lo vi desde Hogwarts.

Recuerdo muy bien la foto en el periódico, el se veía guapísimo tal y como me lo imaginaba vestido de novio, radiante de felicidad por estar con su chica ideal, esa chica que lo ha traído loco desde que la conoció.

-Si él es feliz es todo lo que debe importarme- murmuro para si.

“Vivir plenamente, vivir feliz” eso es lo que dijo el doctor hace un momento, que hiciera con estos dos años que me quedan de vida; que me reconciliara con la vida, conmigo misma y con las personas de mi alrededor, que resolviera esos pequeños problemas que he dejado pendientes en mi vida, que reflexionara con lo que he hecho y dejado de hacer, si era posible escribiera una lista analizando que cosas todavía estoy a tiempo de realizar. Esa es la solución que me dio el doctor para mi maldita enfermedad. No hay cura.

Desde la noticia, pensé primero “por que yo”,después me vino a la mente mis seres queridos y lo mucho que sufrirían al saber lo sucedido, pero he de admitir que enseguida me invadió un ligero alivio al pensar que ya no sufriría por un desamor.

Por que para que engañarse, soy feliz por que él es feliz, pero también sufro por no tenerlo a mi lado. Siempre estoy en esa ambivalencia.

Por Merlín, ¿Cómo hacer lo que no he hecho?,¿ Como decirle a él que lo amo?,¿ Como besarlo?,¿Cómo hacerle el amor?,¿ Como tener un hijo de él?. Por que siendo honesta se muy bien que diría esa lista y cuales serían mis prioridades. Decirle a mi familia cuan importante son para mi y que los adoro, pasaría un tiempo con cada uno para enterarme de sus inquietudes actuales de su perspectiva del mundo, pero sobre todo reconciliarme con todos por este total abandono de cuatro años, esa presencia nula que he llevado hasta en lo festejos importantes, solamente me disculpaba por correspondencia (vía lechuza) un “lo siento, no podré ir estoy muy ocupada, pero estoy bien (mentirosa) saludos a todos, los quiero y los extraño.” Seguramente ellos nunca se tragaron esas palabras “esto bien”. Sabían perfectamente que ella huía de ese país por Harry y su gran relación con Cho por eso no insistían tanto en que fuera a visitarlos. A la única que vi hace un año fue a mamá, vino a visitarme en mi cumpleaños, trayéndome bellos recuerdos de todos, como fotos, tarjetas de felicitaciones y dibujos de mis sobrinos, hijos de Bill, Charlie y Percy que es el único que tiene una niña, todo mundo dice que se parece muchísimo a mi, pobre niña, una sonrisa se asoma con tan solo pensarlo y sin siquiera desearlo.

En ese momento sintió como le jalaban el brazo, interrumpiendo sus pensamientos, volteo para encontrarse con unos ojos verdes que le miraban entre confundido y sorprendido.

-Ginny?

Como conocía aquel chico su nombre.

- Ginny Weasley

- estas bien? – le pregunto al verle los ojos rojos, con lágrimas que se confundían perfectamente con la lluvia. Tal vez las lágrimas no las notó claramente pero si sus enrojecidos ojos.

Asintió con la cabeza, sin saber todavía quien diablos era aquel hombre, sus lagrimas y su dolor seguían latentes.

- ¡diablos!, estas empapada por que no me acompañas a mi departamento, esta aquí a una cuadra, así te podrás secar.


Hasta ese momento se percato del estado en el que estaba y de la lluvia incesante

- n..o…….gra..cias- contesto entrecortadamente y titiritando apenas podía articular palabra y ni siquiera sabía quien era él.


- Ginny, soy Neville, no me recuerdas?- al parecer se dio cuenta que ella no lo reconocía- vamos necesitas secarte, sino enfermaras.

- Nevi……lle?

- el mismo- le sonrió mostrándole una dentadura perfecta- vamos?- le preguntó al mismo tiempo que dirigía su cabeza ala dirección que debían tomar y le terminaba de cubrir con un objeto muggle que ella conocía con el nombre de sombrilla (había estado demasiado tiempo en el mundo no mágico como para no saber el nombre de ese objeto).

- pero………..yo……..no- asintió dándose por vencida. En ese momento no tenia ganas de negarse.

Caminaron en silencio por la calle, hasta llegar a un edificio de tres pisos, en el último vivía Neville.

- estas en tú casa- dijo abriendo la puerta y haciéndose a un lado para que ella pasara primero. Entro, pudo observar un ordenado y acogedor departamento.

- toma, para que te seques, espero esto te quede – era una toalla y un pants- esa puerta de la derecha es el baño.

- gracias- al menos ya salían mejor las palabras de su boca y no lloraba, pensó

- quieres un té?

- si, si no es mucha molestia

- para nada – contestó restándole importancia con su mano

Salió de baño, con el cabello húmedo y el pants puesto quedándole un poco grande. Los ojos se le veían ligeramente hinchados.

- con cuantas de azúcar?- la pregunto Neville

- dos- tomó asiento, en un sofá individual color canela bastante cómodo.

- Sabes, estas muy cambiada, pero con el mismo pelo rojo y mismas pecas- ella tenía 21 años, se le notaban en cada curva peligrosamente sugestiva, marcada de su cuerpo delgado, sus facciones eran más finas y atractivas.-¿Cuánto tiempo no nos vemos……cinco años?

- algo asi- contestó lacónicamente, él también se veía diferente, más alto, con espalda ancha, cuerpo ejercitado moderadamente, ya era todo un hombre.

- y a que te dedicas?- le entregó su té

- estoy trabajando para una cadena de ropa muggle, estudie diseño de modas y publicidad.

- vaya, nunca me imagine que trabajaras o estudiaras en algo como eso, no me lo tomes a mal pero siempre te visualice como enfermera, doctora e incluso de auror.

- todo cambia Neville, y la vida te da sorpresas- eso lo dijo con un doble sentido que solo ella entendía- con el tiempo me di cuenta que esta era mi verdadera vocación y me encanta. Sabes, el diseñar y crear ropa tiene que ver con el estado de animo e incluso la forma de vestir de la persona te puede dar una noción de cómo es o como se siente en ese día, en fin es todo un mundo de expresión e interpretación, es en este mundo en el que he logrado plasmar y transmitir completamente lo que siento y eso me hace sentir satis…fecha….- esa palabra le pesaba demasiado, ese significado no existía en su vida , si lo analizaba acarreaba tanta responsabilidad.

Hubo un pequeño silencio tortuoso que fue roto por Neville

- ya veo, se ve que te encanta, y me da gusto haber dado en el clavo para que te soltaras hablando, me incomodaba el interrogatorio de hace rato.

Esto hizo que ella se sonrojara y bajara su vista al suelo

- lo siento…..no quise avergonzarte, solo que no pude evitar decir lo que sentía. Como dices todo cambia, y como veras yo soy más desenvuelto (N/A y modesto) de un tiempo para acá, creo que en el fondo Luna tiene que ver con este cambio.

- Luna……Luna Lovegoog?- levantó su vista

- así es, desde que salí de Hogwarts la estoy tratando muy seguido- esto lo dijo al momento que su cara se ponía roja- somos novios desde hace dos años y hace tres meses que no la veo, ella esta en Londres trabajando para el Profeta en el área de investigaciones de casos sin resolver y casos fantásticos, ya sabes ella siempre le ha gustado todo lo que no se ha podido comprobar y que se cree que existe.

- entonces desde hace tres meses vives aquí?

- no desde hace seis, y espero que no sean más, muero por regresar a Londres tú sabes la tierra de origen, ahí tengo mi vida.

- entiendo- murmuro bajo. Ella sabía perfectamente que era extrañar su lugar de origen. Sintió una gran opresión en su pecho, la culpa y el miedo le invadía de nuevo. Culpa por perder cuatro años sin estar a lado de ellos su familia, de nuevo esa maldita cobardía que lleva cargando a cuestas, durante gran parte de su vida y que no le ha servido para nada, solo para sufrir. Y miedo a morir, morir tan joven, sin haber hecho tantas cosas, miedo a decidir que hacer, miedo a esa disyuntiva de regresar o quedarte.

Unas lágrimas amenazaron de nuevo con salir, ella trataba a toda costa de impedir su salida, giró su cabeza al lado opuesto para que él no se percatara, tomo un marco que estaba a primera vista con la intención de olvidarse de esa lucha interna, ese sentimiento a flor de piel que le quemaba y dolía. Se concentro en el objeto, observando detenidamente de lo que se trataba, era una foto en la que salían ocho chicos todos con traje de etiqueta, abrazados y sonriendo, chicos que a decir verdad le parecían conocidos. Eran Ron y Hermione abrazados de la cintura ellos son novios desde el último año en Hogwarts, a lado los novios Harry y Cho, seguido por Neville, Luna, Lavander y Seamus. De fondo se veía un hermoso jardín con una fuente en medio, los arbustos y árboles cercanos estaban adornados con pequeñas luces, sin faltar algunas mesas elegantemente arregladas.

- Los únicos que faltaron a la boda fueron Dean y Parvati de la generación de Grifindors y por supuesto también ……..t….úú- esto último lo dijo dudando sabía que había hablado de más y miraba con cierto preocupación la reacción de Ginny.

Escucho esto último con un vuelco en su corazón, un gran vacío en la boca de su estomago le provocó nauseas,de pronto todo se apagaba, quedendo en un estado de inconciencia.

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.EloreL



Capitulo 2

Lentamente abrió los ojos, sentía que le pesaban, parpadeo intentando enfocar su vista, después de varios intentos fallidos logro visualizar una tela blanca transparente que se movía con el vaivén del aire, al fondo una cómoda y varios portarretratos. Desconocía por completo aquel mueble. ¿Dónde estaba? no tenía la más remota idea donde se encontraba. Se incorporó un poco buscando algún indicio que les respondiera su duda y se encontró con chico entrando a la habitación.

-Buenos días – dijo mostrando una sonrisa, pareciendo aliviado

Reconoció aquel chico, con cabello mojado y peinado hacia atrás, vestido con ropa casual.

-Buenos dia..s……Neville que….

-te desmayaste – se apresuro a contestar- estuviste tres días inconsciente y delirando, con fiebres bastante altas, realmente me preocupaste, pero el doctor me di…..

- ¡tres días!- se paro inmediatamente de la cama- ¡por dios! tengo que ir a trabajar.

- pero, no será mejor que te quedes por lo menos otro día en cama?- le pregunto con la cara roja y volteando para no mirarla, ella solo traía puesta su ropa interior de encaje color azul claro.- acabas de despertar

Al notar la situación en la que estaba enrojeció sobremanera, reaccionando rápidamente tomo la sabana de la cama para cubrirse.

- ya puedes voltear,-él obedeció-me puedes decir donde esta mi ropa?- dijo avergonzada e incomoda

- esta en esa silla, esta limpia y seca- dijo señalando el mueble con la mano- Ginny a donde te llevo los resultados de tus análisis de sangre?

- que, cuales análisis?- preguntó con un ligero temor y nerviosismo

- los que te realizó el doctor, lo creyó conveniente al ver tu incesantes fiebres (N/A por las fiebre es que estaba en ropa interior) y no saber exactamente su origen, solo te estuvo dando paliativos pero eso no te cura.- camino hacia su mesita de noche, abrió el primer cajón y saco una tarjeta- toma es su nombre y dirección, mañana estarán los resultados, por cierto ¿como te sientes?.

Ella tomo la tarjeta con recelo, se preguntaba si él sabía algo, temía que el doctor le hubiera dicho sus suposiciones, no es que le diera pena, pero no quería causar lastima. Sabía perfectamente cuales eran las causas de la fiebre y no quería discutir al respecto. Debía salir rápido antes de que la conversación llegará al punto que no quería tocar.

- bien…, gracias, puedo usar tu baño?

- claro

La ducha reanimo su cuerpo débil, se vistió, dejó suelto su cabello ondulado este le llegaba a la mitad de la espalda, se aplico un poco de brillo en los labios, maquilló su rostro para cubrir su palidez y salió rumbo a la sala buscando a Neville para despedirse.

- lista para desayunar?- pregunto el chico, saliendo de lo que parecía la cocina con un jugo de calabaza en las manos.

- no Neville, muchas gracias, ya me voy tengo que ir a trabajar he faltado bastante y ni siquiera saben de mi. Discúlpame las molestias que te he causado-él hizo señas con su cabeza restándole importancia- en cuanto me desocupe te envío el dinero de los gastos médicos, por cierto cuanto fue?

- antes de irte, deberías desayunar, seguramente te has de sentir débil y no precisamente por que hayas comido bien estos tres días.


- estoy bien, comeré algo cuando llegue al trabajo y aunque no quieras responderme tengo otras formas de averiguarlo. Nos vemos.

- espera, me gustaría que nos viéramos de nuevo por lo menos para despedirme, mi trabajo aquí en Paris termino, regreso en tres días a Londres.

- no lo se- dudó, abrió su bolsa color camello sacando una tarjeta- toma háblame para ponernos de acuerdo y…… gracias de nuevo por todo- después desapareció por la puerta principal.

******************************************************************

Bajó del taxi y se encontró con un edificio de cinco pisos de arquitectura moderna, entró mostrando su identificación y saludando al vigilante, subió por el elevador al cuarto piso, saludo a varias personas que se topo en el camino, todos la veían de una manera extraña, ella sospecho cuales podrían ser las razones, por lo que se puso nerviosa. Camino intentando mostrar seguridad hasta llegar a la oficina de su jefe, en la recepción se encontró con su asistente personal, una chica de 21 años, tez blanca, cabella castaño oscuro, buen cuerpo .

-Buenos días Valery- dijo imaginándose un largo reproche por venir de su amiga.

- ¡GINNY!, DONDE TE HAS METIDO?- bajo el tono de voz al ver que estaba llamando demasiado la atención de otras personas- Franchesca esta muy molesta contigo, trate de comunicarme, en tú casa nadie contestaba e incluso fui y ni rastro de ti y el celular estaba apagado, para que carajo tienes esa cosa sino la utilizas, como se te ha ocurrido faltar estando tan cerca el día de la presentación de la nueva línea de ropa , para rematar te perdiste anoche de esa cena tan importante para cerrar el trato con los empresarios extranjeros- la presencia de Ginny era indispensable pues era la coordinadora general en el desarrollo de la colección-, por lo menos debiste tomarte la molestia de comunicarte. Claro, todo esto sin contar que estaba muy preocupada por ti. Hasta fui a tocarle a tu vecina para ver si me podía dar algún indicio de donde te encontrabas.

Valery era la mejor amiga de Ginny, la conoció en la universidad muggle ambas estudiaban la misma carrera, por casi cuatro años compartieron departamento hasta que Valery se mudo con su novio y desde hace un año trabajaban en el mismo lugar. El estar juntas casi en todo las unió más de lo que ellas esperaban. Valery era la única que sabía del gran amor imposible de Ginny la causa por la que vivía en Paris, testigo del sufrimiento y la lucha diaria por olvidarlo, de sus depresiones, de su soledad, de sus insomnios, de sus lágrimas en la madrugada sin ninguna causa aparente, y de sus varias relaciones amorosas fracasadas. También era la única que sabía de sus poderes de bruja.

- ya, lo siento…surgió un problema que en este momento no te puedo explicar, por cierto pareces peor que mi madre.

- ¡oye!, te merecías un jalón de orejas

- esta desocupada?- preguntó Ginny refiriéndose a su jefa.

- si, anda entra y muchísima suerte

Ginny se acerco a la puerta con el letrero de directora general, tocó, escuchó una voz decirle “adelante”, e inmediatamente obedeció. La oficina era colosal, elegante, moderna pero sencilla, con ventanales de pared a pared. Dentro se encontraba una mujer de 35 años aproximadamente, guapa, delgada, de tez blanca, ojos azules, rubia, vestida con un pantalón de vestir negro, una blusa de cuello de ojal y manga tres cuartos color lila, con cabello suelto pero bien peinado. Estaba sentada muy correctamente en un sillón mediano tapizado de color blanco, revisando unos bocetos.

- toma asiento Virginia- le dijo autoritariamente Franchesca en cuanto la vio entrar.

- Franchesca yo……

- no quiero explicaciones, ya no,- dijo con un tono de decepción- tú liquidación ha sido depositada a tú número de cuenta a primera hora de la mañana y necesito lo mas pronto posible que desalojes la oficina para que el nuevo coordinador se instale. Toma- le entregó un sobre- tú carta de recomendación. Te deseo mucha suerte.

- pero….

- seguramente debe haber razones de peso por tu ausencia, y estoy consciente que el año que llevas trabajando para la empresa has mostrado ser una persona responsable, creativa y muy capaz, pero aun sabiendo esto no puedo claudicar en mi decisión, no si esta de por medio el respeto que exijo siempre a los empleados y a mi misma hacia el trabajo, tengo que ser congruente con lo que digo, pienso y hago, tú me conoces soy muy exigente, de verdad lo siento Virginia, piensa que por algo son las cosas y esta es solo una experiencia más para seguir escalando en tú vida.

Asintió con su cabeza- gracias por la oportunidad que mediste en esta empresa, aprendí mucho,……. me retiro.

*******************************************************************

Llegó a su departamento, cargando dos cajas con cosas personales que estaban en su oficina. Tenía una sensación de pérdida, de vacío, para su gusto no podía estar peor su situación, sin un trabajo al cual amaba y que era lo único que la impulsaba a vivir, a soportar día a día esa adicción de pensar en él, de necesitarle, ese sutil dolor que odia y ama con la misma intensidad, para complicarlo más una enfermedad de mierda que la consumía cada segundo, minuto, hora, día.

Salió al balcón para respirar aire y ver el hermoso paisaje de la ciudad, la brisa acariciaba su rostro angelical tratando de se secar unas lágrimas que bajaban por sus mejillas, sus cabellos bailaban armoniosamente. Necesitaba digerir lo que le pasaba, todo había sucedido muy rápido, recordaba la semana pasada por lo menos tenía un trabajo y estaba sana, al menos eso creía. Ahora, que tenía?, nada!!!, solo su cuerpo marchitandose cada vez más, diuyendose, soportando los sintomas dolorosos e incomodos, muriendo muy lentamente, se preguntaba por que le tocaba vivir aquello. Ademas, si calificaba cada area de su vida y después suamara seguramente el resultado sería muy bajo, nada tenía sentido en su vida, realmente estaba abatida, sería más facil acabar con esto dejando de existir “por que no se moría de una buena vez y terminaban sus problemas, por que esperar a dos años?”. Una idea atravesó su mente “por que no tirarse por el balcón”, asomo su cabeza por el barandal, “solo sería dejarse caer”, la altura era considerable, cerro los ojos con fuerza “tenía que hacerlo era su solución”……“Hazlo ya” pensó freneticamente, pero su cuerpo no respondía a la orden, estaba paralizada, las causas, llámenle miedo, instinto de supervivencia, cobardía o quizás las tres, eso no importaba el caso es que no podía, hasta en eso fallaba.

Cayó de rodillas llorando desesperadamente, no encontraba otra forma de descargar lo que sentía, el tiempo transcurría hasta que poco a poco se fue tranquilizado, la noción del tiempo no la tenía, pero seguramente habían pasado varias horas por que ya casi obscurecía. Cuando estuvo consciente de la realidad se descubrió acostada de lado en el frío piso de su terraza, su cuerpo temblaba sus ojos estaban hinchados y su en cara solo había rastro de lágrimas secas, sentía sus labios secos, se los chupo como reflejo, le dolía el estomago y tenía un terrible dolor cabeza. Al parecer se debía a su crisis catártica de hace un rato.

Pensó cuanta falta le hacia su familia en estos momentos, tal vez todo sería más llevadero. Si la vieran seguramente la desconocerían, ellos conocían ala Ginny decidida, con carácter, fuerte, alegre, y ahora no era nada de esas cosas, entonces se preguntó como retomar a esa Ginny del pasado, luego las palabras de Franchesca se le vinieron a la mente lo siento Virginia piensa que las cosas son por algo y esta es solo una experiencia más para seguir escalando en tu vida. Tenía toda la razón por algo son las cosas tal vez la vida le indicaba que era hora de regresar, de reencontrarse, cambiar su actitud frente a la vida, disfrutar al máximo lo que la vida le ofrecía en ese momento, el mañana no existía solo el ahora, de pronto todo comenzaba a tener forma y sentido, tal vez la vida la habrá puesto en estas circunstancias y no podía hacer nada al respecto, pero ella tenía la libertad de elegir que actitud tomar y por supuesto no se dejaría vencer, para empezar tenían que cambiar varias cosas como regresar a Londres estaba decidido.

Un ruido proveniente dentro del departamento la saco de sus pensamientos, se levantó para averiguar lo que era y se encontró con Valery.

-¡Ginny!... lo siento, tenía esperanzas de que ella cambiara de opinión - dijo Valery mirándola preocupada.

-bueno, pues ya ves que no pero eso ya no importa - dijo al entender la mirada de su amiga.

- escuche, que solicitaban un puesto con la competencia, y el sueldo no esta nada mal por que no vas mañana……

- no, no quiero ese trabajo, yo m….

- bueno debe de haber otros que seguro …

-no, escúchame Valery- dio un largo suspiro antes de continuar -he decidido regresar a Inglaterra, déjame continuar- le pidió la pelirroja al ver las intenciones de su amiga de volverla interrumpir- Hace cuatro días fui al doctor, me había sentido un poco mal, no te lo había dicho para no preocuparte, la verdad yo misma no le di importancia pero últimamente me sentía muy agotada, seguido tenía fiebres, dolor…y…(N/A los síntomas los he inventado)….. resultó que estoy enferma de cáncer, al parecer esta muy avanzado por lo que no pueden hacer nada al respecto…… -dijo la pelirroja mostrándose serena y sin decirle el tiempo que le calculaban de vida

Valery dio un grito ahogado, llevándose la mano a la boca como reflejo. Ella sabía perfectamente que era lo que significaba esa enfermedad su madre había muerto de cáncer cuando ella tenía tan sólo 10 años de edad, su padre también había muerto por la misma causa hace 5 años, tocar el tema le afectaba sobremanera, y a ahora su mejor amiga, casi su hermana le sucedía lo mismo “esa maldita enfermedad presente de nuevo en su vida” eso era demasiado para ella y Ginny lo sabía perfectamente.


Con lágrimas en la cara y negando con la cabeza.

- ¡no!,¡no!,¡no puede ser!.......¿estas segura?,a lo mejor es un error…- dijo desesperada Valery.

- ojála lo fuera………,escucha, sé que esto es muy difícil y más para ti, créeme que si pudiera evitarte todo esto lo haría pero no puedo, tampoco puedo engañarte no sería justo- en ese instante se acerco a su amiga y la abrazó como si fuera una niña tratando de consolarla, mostrando entereza que no hubiera logrado hace una hora.- lo siento,…… lo siento mucho- Valery sollozaba, no podía creer lo que pasaba tenía que haber una solución. Se separó de la pelirroja intentando estar más serena

- que egoísta – dijo Valery secándose las lagrimas con el dorso de la mano- yo.. te debería estar consolando y… no al revés, perdóname que buena amiga.... resulte

- no seas tonta, eres una excelente amiga, no se que hubiera hecho sin ti estos cuatro años, sabes, me siento muy afortunada de haberte conocido..

-¡NO!,…¡ no hables así!....¡no hables como si te despidieras, como si nunca te volviera a ver!.......nada esta escrito todavía……. podrías buscar otra opinión médica, alguien que te de alternativas para tratar esto. Seguro en tu mundo mágico te pueden dar opciones, no se algo…

- Si, créeme, lo voy hacer pero en Inglaterra, ahora más que nunca necesito regresar, estar con mi familia, no se que vaya suceder, si es posible mañana mismo me voy.

- mejor dicho nos vamos

- ¡estas loca! no voy a permitir que abandones tú vida por seguirme. Aquí tienes a alguien muy importante que te adora y tú a él, y eso es lo más valioso que puedes tener en la vida, no dejare que cometas una tontería. Además me podrás ir a visitar en vacaciones, nos estaremos escribiendo, no perderemos contact….

En ese momento se escuchó un aleteo en la estancia interrumpiendo la conversación, una lechuza negra acaba de entrar Gynny le quito el sobre atado en la pata y lo abrió, el ave emprendió el vuelo de nuevo.

Hola Ginny

Te escribo por que no tengo otra manera de despedirme, se adelanto mi regresó salgo en 10 minutos hacia Inglaterra por una urgencia del trabajo. Me hubiera gustado verte de nuevo y saber como estas, pero el destino no lo quiso así, espero verte en otra ocasión. Cuídate mucho

Saludos Neville Longbottom

PD cuando vayas a Inglaterra ve a visitarme, recuerda que puedes contar con un amigo


-todo bien?- pregunto Valery

Ginny le platicó lo sucedido con Neville, más tranquilas cenaron y planearon la mudanza muy a pesar de Valery que se sentía impotente ante la situación.






N/A gracias por sus reviews a Icaper2000, Wen ,Luciana y Cmi Weasley me alegra que le haya gustado la historia , prometo actualizar pronto. Saludos a todas

Para el próximo capitulo aparecerá Harry.










Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.EloreL






¡Hola lectoras! quiero disculparme por tardar en actualizar, he tenido mil cosas que hacer, los estudios, compromisos sociales, visitas inesperadas. Aunque tuviera las ideas para el capítulo se me complicaba plasmarlas. En fin aquí las mando el tercer capítulo que es más largo a los anteriores, espero eso compense mi tardanza.



Este capítulo va dedicado a Cmi Weasley y Ana (Icaper2002) por estar al pendiente de mis únicos dos capítulos desde un principio. Besos a las dos



Capitulo 3



Las calles de Londres perecían iguales, la gente caminaba hacia su destino, el clima para esta época de verano era templado, cada lugar le resultaba al fin familiar, no podía evitar sentirse nerviosa las posibilidades de verlo aumentaban, había vuelto y todavía no lo podía creer, hace un tiempo juraba jamás regresar, la razón era su amor imposible aquel chico de ojos verdes, cabello rebelde color negro que la había hechizado desde la primera vez que lo vio; tratando de aceptar su realidad se había prometido olvidarlo alejándose de todo lo que le recordara a él, aunque eso significara también negarse a si misma. Por supuesto nunca logró su objetivo, al contrario se acentuó más ese vació y esa necesidad de sentirlo para seguir respirando.



Hubo un tiempo en el que realmente se cuestionaba ese amor que sentía hacia Harry debido a una platica que había tenido con Hermione.





----------------------flash back------------------------



Eran más de la una de la madrugada y por más que tratara de estudiar para la clase de transformaciones, no podía concentrarse, no dejaba de pensar en lo sucedido en esa tarde, se había enterado no solo que Harry había invitado a Cho Chang la chica Ravenclaw dos años mayor que ella al baile de navidad y la oriental le había contestado que iría con Cedric, sino también que a Harry le gustaba ella eso lo pudo notar claramente en la cara de decepción del chico al contar lo sucedido a ella y a Ron. La verdad le pegó fuerte esa noticia, había pensado mucho esa posibilidad, pero al momento trataba de desecharla no quería pensar en esa posible realidad. Ahora, no sabía como enfrentarlo, le dolía mucho. Sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas ya no podía seguir reprimiéndose. En ese instante alguien bajo las escaleras.



Ginny al percatarse se seco rápidamente sus ojos con los dedos.



-Ginny?- se escucho la voz de Hermione



- que pasa Hermi no puedes dormir?- pregunto como sino sucediera nada



- sucede algo?- se sentó a lado de la pelirroja, mirándola preocupada



Dio un pequeño suspiro - a ti no te puedo engañar, no?- dijo con una sonrisa forzada



- tiene que ver con Harry, cierto? (N/A para variar)-dijo Hermione



Ginny asintió mirando al suelo - ya se quien le gusta a…… Harry- suspiro- Es un hecho que yo no le intereso……… para que me engaño… nunca….le..he interesado, si de milagro sabe que…. existo- levanto la vista hacia su amiga -¡rayos!¿Por que tiene que ser así?. Por que me fije en alguien que no le interesó?.....por que no puedo sacarlo de mi mente?- en ese momento sintió la mano de su amiga en su hombro.



- Ginny…..e…no me lo tomes a mal..pero...la verdad no has hecho mucho por olvidarlo- la pelirroja levanto de golpe con el ceño fruncido.



- ¡No estoy así por mi gusto Hermione!- contesto molesta



- No quise decir eso, pero admite que no has buscado otras opciones, mira piénsalo desde que lo conoces no piensas en otra cosa más que en él, no has intentado ni siquiera salir con amigos….- suspiro y dudando un poco la castaña continuo-… no crees que esto se esta convirtiendo en una obsesión?.- Un silencio inundo la habitación, Ginny se había quedado absorta ante lo acaba de escuchar nunca había pensado en esa posibilidad que no era nada descabellada, ahora le surgía una duda, realmente quería a Harry?, tal vez se había aferrado a él sabiendo en el fondo que era algo imposible, por otro lado era totalmente cierto que ella jamás ha intentado algo con otro chico. Por que demonios quería estar estancada en algo inverosímil, algo que la hacía sufrir, era totalmente estupido.



- Estoy preocupada por ti, en este año has estado demasiado ensimismada de hecho ya es una costumbre verte así, tus calificaciones han bajado considerablemente, sin mencionar esas ojeras que parecen moradas, si hasta parece que estas enferma.No puedes seguir así, lastimándote, eso no es vida y tampoco puedes seguir esperanzada a que Harry se fije en ti, tu felicidad no debe depender de otra persona sino de ti misma.



- lo sé…….tienes razón,se que esto tiene que cambiar.- dijo con pesadumbre



- por que no mejor te vas a dormir y dejas esa tarea para después al fin mañana ya son vacaciones, seguro tendrás tiempo de hacerla.



- como, Hermione Granger, me pide que deje de estudiar?- dijo Ginny sonriendo tratando de olvidar la platica de hace un rato



- parece increíble, no, ni soñando me hubiera imaginado decir esto- dijo también sonriendo



- gracias Hermione



- soy tú amiga Ginny, anda vamos a dormir



---------------------------- End of flash back--------------------------------------------



La idea de estar obsesionada rondo mucho tiempo por su cabeza, buscando una solución llegó Michael Corner a su vida, lo cual ayudo para tener un poco de tranquilidad, cuando terminaron lo que más extraño de él fueron sus besos ¡“por dios! que bien besaba ese chico”, él fue la pauta para futuras comparaciones.



Dean Thomas fue el segundo y el más importante de todos los novios que ha tenido, anduvieron por dos años (con ningún otro duro tanto), congeniaban a la perfección, compartían la pasión por el quidditch, a ambos les gustaba dibujar, tenían el mismo sentido del humor, se podían pasar todo un día conversando y llegada la noche tener pila para más sin estar cansados del uno con el otro, el carácter y la forma de pensar era muy parecida, su gusto por la música y la lectura eran casi el mismo, en fin hablaban el mismo idioma. Con él fue su primera vez, la experiencia fue linda él se había esforzado demasiado para que así fuera. Dean fue y ha sido la única persona que ha logrado sacar a Harry de su mente por momentos, de alguna manera tenía esa capacidad de hacerla sentir bien, él lograba hacerla sonreír cuando nadie más podía. (N/A claro, excepto Harry, creo que la obsesionada no es Ginny sino yo jajajaja). Realmente se encariño mucho con él, hasta llegó a pensar que lo amaba.



Su confusión fue aclarada a fines de sexto y séptimo de él, cuando Harry casi pierde la vida al acabar con Voldemort. Sintió morir al verlo tirado al límite del bosque prohibido, desangrándose, con un hilo de sangre saliéndole por la boca, y respirando con dificultad. Esa escena removió su interior, le hizo darse cuenta que su vida no tenía sentido sin él, lo amaba, todo este tiempo había tratado de engañarse a si misma, para evitar sentirse tan vulnerable y por supuesto para confirmar si realmente lo quería.



-----------------------------------------flash back--------------------------------------------



La noche estaba fresca, el cielo estrellado de colores brillantes y la luna como siempre imponente, le encantaba perderse observando ese maravilla que el mundo le ofrecía le daba tanta paz. Acostada en el pasto pensando lo afortunada que era por vivir esos instantes, escucho un ruido estruendoso, sobresaltándola, se incorporo y miró hacia esa dirección, no muy lejos una parvada de aves salió despavorida del lugar, con curiosidad, un poco de miedo y precaución camino hacia el lugar, llevando la varita en su mano derecha al frente iluminando y como defensa por cualquier sorpresa. Visualizaba un bulto, estando más cerca se percató que era un cuerpo,un vacio doloroso en el estomago hizo acto de presencia al reconocerlo,¡¡no!!,…..¡¡no! ¡por dios!, corrió hasta llegar a él.



- ¡¡Harry!!, ¡¡Harry!!,- dijo angustiada y desesperada acariciando su mejilla con su dedo pulgar mientras el resto rozaban su cuello, con la otra mano tomo la muñeca de él ¡¡despierta…… por favor!!...- la sangre de él manchaba su uniforme y sus manos, sus ojos comenzaron a aguarse al verlo en esa situación.



- ¡Harry!......Harry?... – volvió a insistir al no obtener respuesta, el chico parpadeo con pesadumbre, comenzó a toser pausadamente, su pecho subía y bajaba con rapidez, intentando ayudarlo Ginny recargo la cabeza en su regazo y acarició su frente



- Gi…..n- tosió--…n….y- dijo con mucho esfuerzo



- ¡tranqu…….- alguien la interrumpió



-¡ por aquí profesora!- escucho una voz alterada



- Ginny?......que haces aquí?-dijo la voz de Ron a sus espaldas, se giro y lo vio acompañado de la profesora Macgonagall.



- Todavía respira el señor Potter?- dijo con una cara de preocupación y agachándose ala altura de Ginny.



- si…pero…le cuesta respirar….



- bien por el momento hay que llevarlo a la enfermería -con el movimiento de su varita apareció una camilla y coloco a Harry





///////////////////////////////



Al quinto día Harry salió del estado grave en que se encontraba, esos días habían sido una tortura para ella, no quería despegarse un solo momento de él, sentía que si lo hacía no lo volvería a ver y eso no lo soportaría, verlo en esa agonía realmente la trastornaba, no le importaba si entre sus delirios él mencionara continuamente el nombre de Cho, ¡por dios! ¡ojála ella estuviera aquí! tal vez eso ayudaría en su recuperación, lo relevante era que se salvará, ¡tenía que hacerlo! le esperaba una vida por delante, como lograr sus sueños, tener una familia, crecer con la gente que quiere, además por fin ya no cargaría con el peso del mundo en sus hombros, el mismo se había asegurado de ello eliminando a Voldemort, ¡tenía que disfrutar esa alegría y tranquilidad que imperaba en el mundo mágico, era lo justo!, vivir una vida normal era lo único que él deseaba.



Su extrema preocupación era evidente, evitarlo era imposible es más ni siquiera lo había pensado hasta que Ron se lo hizo notar.



Estaba sentada en la cama cerca de lo pies de Harry



-Ginny creo que deberías ir a descansar, has estado demasiado tiempo aquí no abuses del permiso de La señora Pomfrey, yo me quedo, también es mi amigo recuerdas?.....-dijo tratando de sonreír-Hermione vendrá después a relevarme, en este momento esta en la biblioteca tratando de controlar su preocupación- dijo el pelirrojo con ojeras muy marcadas



- Ginny?.......-volvió a repetir al ver que su hermana no se movía, la observo por unos segundos le rompía el corazón verla así se acercó por atrás, acariciando tiernamente su cabello- vamos……Gin….él va salir de esta estoy seguro….crees que se va a perder de este triunfo?...nunca….se lo prometió a si mismo………-beso su cabello y se colocó a un lado de ella-…..sabes que no podemos estar dos aquí, esa fue la condición para permitirnos la entrada, si hay alguna noticia serás la primera en saberlo te lo prometo,- tomo su mano queriendo confortarla- además tienes muy abandonado a Dean no crees?- Ginny miro a su hermano como si regresara a la realidad.



- lo olvide por completo- respondió al fin



- lo se… se que te va sonar absurdo escuchándolo de mi, pero él te adora…se que la situación es muy difícil……pero aun así…..deberías ir a ver como esta, tú tiempo últimamente no tiene nada que ver con él….



- te menciono algo?- dijo la pelirroja sintiéndose culpable de su inconsciente actitud, como había sido tan cruel?



- no, para nada……..es demasiado evidente Gin……. es tú novio y no lo parece……

esta preocupado por ti………por que no vas a buscarlo?-la pelirroja asintió, preguntándose como se sentiría Dean en ese momento, él sabía lo mucho que estimaban su familia y ella a Harry, aunque esa no era una justificación de su abandono, se dirigió a la puerta la abrió pero antes de salir escucho de nuevo la voz de su hermano.



- ¡Ginny!....-ella se giró-.....eh…… mañana…llega Cho- dijo con cautela esperando la reacción.



Lo miro fijamente por un momento, volvió a girarse sobres sus talones dio un paso y contestó.



- bien - dijo apunto de salir, era lo que necesitaba justamente Harry, tener cerca a Cho



- ¡Te quiero mucho!-soltó Ron imprevistamente antes de perder de vista a su hermana



- y yo a ti- dijo sacando la cabeza con una sonrisa sincera antes de cerrar la puerta a sus espalda. Agradecía tanto el apoyo de Ron, siempre pendiente de cómo se sentía, sabía que ella era su hermana favorita y él de ella, la mancuerna que hicieron desde pequeños influyó en esa elección.



Realmente se sorprendió del comportamiento tan comprensivo que acaba de tener con respecto a Dean, llevaba dos años con él y nunca dio señales de aceptarlo y ahora, de la nada le daba su lugar……bueno…..no de la nada…..Dean se lo había ganado a pulso aunque solo hasta hoy lo admitía y no solo eso él conocía su sentir con respecto a Harry aunque ella no le dijera nada, también sabía de la chica que traía loco a su mejor amigo. Conociendo la situación no quería que su hermana sufriera.





///////////////////////////////



Parada frente a la ventana de la sala común, rozando el aire en su rostro observaba el horizonte era un bello atardecer con matices rojos, rosas y naranjas, perdida en el paisaje sintió unos brazos rodeándole la cintura como tratando de protegerla, sabía de quien eran solo él la abraza de esa manera. “te amo” lo escucho decir. Un caluroso beso en la mejilla y unos cuantos en el cuello la hicieron reaccionar, levantando su mano derecha tocando la mejilla de él , girando e inclinando un poco el rostro beso tiernamente al chico, sin separar sus labios ella se giró lo abrazó del cuello quedando ambos de frente. El beso cada vez se hacía más intenso, sus lenguas estaban en la boca del otro, en un intento de sentirla más cerca pegó su cadera a su cuerpo parecía que la necesitaba con desesperación, las caricias comenzaban a subir de tono, el acariciaba su pierna y ella intentaba desabrochar algunos botones cerca de su abdomen, con sus respiraciones entrecortadas él besaba su cuello.



-Harry……nos….pueden ver- dijo agitada



El chico se separo de golpe con el ceño fruncido, mirándola confundido.



- que dijiste?



- que nos pueden ver



- no, como me llamaste -demando el chico



- Dean - contesto confundida



- no, no me llamaste así, ¡me dijiste Harry!- contesto molesto. Ginny lo miraba a los ojos sorprendida.¿Cuándo había dicho eso?



- no, seguramente escuchaste mal yo………



- ¡¡escuche perfectamente Ginny!!-dijo interrumpiéndola con un tono más alto de voz- ¡¡me dijiste Harry nos van a ver!!.- Ginny no podía creer lo que escuchaba…como había sido tan estúpida……..itonta!, ¡tonta!, ¡tonta!.... como pudo cometer semejante error.



- yo……Dean……yo- no sabía que decir, que explicación le podía dar





- ¡que Ginny!……tu preocupación por su estado hizo que cometieras un “pequeño” error?- dijo sarcásticamente haciendo énfasis en pequeño, la ira se apoderaba peligrosamente del chico, estaba furioso, ella no se atrevía a mirarlo.



- lo……lo……siento………no se com….





- ¡CREO QUE SI LO SABES!…….¡DIME GINNY!….….CADA BESO QUE ME DABAS ERA PENSANDO EN EL?……….CADA PALABRA…….CADA CARICIA……CADA QUE HACÍAMOS EL AMOR ERA PENSANDO EN EL?………-Dean la tomaba fuertemente de las muñecas zarandeándola-…..¡CONTESTAME GINNY!...



- Dean…. ¡me lastimas!



- ¡CONTESTAME!



-¡Nunca ha sido mi intención!



- ¡PERO PENSABAS EN EL, NO!......¡SABIENDO ESO ESTABAS CONMIGO!….¡SOY UN ESTUPIDO!….COMO PUDE ESTAR TAN CIEGO……PENSABA QUE TU PREOCUPACIÓN HACIA ÉL SE DEBIA A UN SIMPLE CARIÑO DE AMIGA…..¡QUE EQUIVOCADO ESTABA!……..DESDE CUANDO PASA ESTO GINNY?.....O….MAS BIEN HASTA CUANDO PENSABAS SEGUIR CON TU TEATRITO…..EH..



- ¡JAMAS EH PRETENDIDO ENGAÑARTE!……YO TE QUIERO…….



- PERO NO ME AMAS,…CIERTO- Ginny se quedo callada, bajo la mirada, no podía verlo directamente a los ojos, sus ojos se aguaron, él la soltó bruscamente haciéndola caer al piso



- ¡Bien!,…..creo que todo esta claro,- dijo con voz quebrada, camino hacia atrás con los ojos puestos sobre ella, parecía memorizar cada detalle de la pelirroja, la miraba defraudado, desesperado, dolido, parecía por momentos dudar de su elección.



Un ruido proveniente de las escaleras de los chicos hizo a Dean tomar una decisión, saliendo a toda prisa de la sala común. ¡“Dean”!-grito la pelirroja antes que desapareciera de su vista, pero él no se detuvo.



Estaba con las dos piernas flexionadas, sus codos en las rodillas y las manos cubriendo su rostro, cuando sintió una mano en su hombro, no le importaba quien fuera, solo quería estar sola, se recriminaba una y otra vez su torpeza, lastimó terriblemente al chico que la amaba sin ninguna condición, él había sido muy importante en esos dos años para ella, se había vuelto indispensable su presencia no era solo su novio sino un excelente amigo. Sabía que lo había perdido, nada volvería a ser como antes, seguramente el dejaría de hablarle, perderían todo contacto y más estando él fuera de Hogwarts. Como es que había sido tan inconscientemente irresponsable?,sabía, que tenía que hablar con él de su relación, después de haber confirmado lo que sentía por Harry,….como es que no le dijo nada en cuanto lo vio?.....simple….por cobarde…..ahora, ya no había vuelta atrás las cosas estaban hechas.



Más tranquila, froto su rostro tratando de quitar cualquier indicio de lágrimas, suspiro profundamente y miró de soslayo, alguien estaba a su lado acariciando su espalda.



- te encuentras mejor?- era la voz de Neville



- si…..- se levanto con la ayuda del chico-…gracias……me voy a dormir- dijo evitando cualquier pregunta del chico.



---------------------------------- End of flash back-----------------------------------





Después de la graduación no volvió a ver Dean. Hubiera querido terminar en buenas condiciones con él, realmente le importaba lo que pensara de ella, pero él nunca permitió que se le acercarse……tal vez la odiaba!. Un vacío le dejaba, no tenía certeza si se volvería a llenar. Dean es la típica persona que deja huella, la que deja un buen recuerdo, es la que añoras con él tiempo lamentándote no tener su amistad. Esa persona que te…..hace pensar continuamente en como estará?



Harry volvió con Cho después de un año de separados, el trío entro a la misma universidad en Londres, Hermione estudiando derecho y Harry y Ron de aurores. Por su parte su séptimo año en Hogwarts fue un poco insoportable gracias a un estupido de Slytherin, no valía la pena recordarlo, ese año no tuvo novio, se sentía ligeramente tranquila. Esa navidad prefirió pasarla en el colegio. Ocupo el lugar de Harry en el equipo de quidditch logrando ganar la copa, salió con premio anual y un reconocimiento especial por su buen desempeño en los éxtasis.





Ese verano fue decisivo para elegir su camino e irse a la universidad muggle de Francia. En esas vacaciones fue la última vez que lo vio.



------------------------------------ flash back------------------------------------



Recién llegaba de la estación de King´s Croos acompañada de sus padres, venía cansada por casi no dormir dos días seguidos, la fiesta de graduación y una pijamada habían sido las causas. Lo único en que pensaba era en irse a dormir a su cómoda cama. Cada paso al escalón era pesado, parecía escalar la cima de una montaña.



-Ginny, cariño…antes de que te vayas a dormir, avísale a Ron que ya vamos a comer- dijo la señora Weasley



- Ron esta aquí?- dijo con estupor, mirando a su mamá mitad de las escaleras



- anoche llegó, anda avísales que bajen a comer



- avisarles?- dijo olvidándose repentinamente de su cansancio



- si, Harry también esta aquí.No se si Hermione ya habrá llegado, iba venir con una amiga,anda, hazme el favor y llámales.- dijo con premura



No quedándole más remedio que obedecer subió, tomo aire tratando de controlar su nerviosismo y camino hacía la habitación de su hermano, la puerta estaba entreabierta permitiendo filtrar cualquier ruido proveniente del cuarto, aunque este se podía confundir perfectamente con los latidos de su corazón, no estando consciente de lo que escuchaba abrió la puerta, encontrándose con una imagen que jamás esperaba ver, dejándola perpleja, paralizada, provocando un vació en el estómago, sintiéndose caer en un precipicio sin fondo, Harry estaba encima de Cho, con sus piernas entrelazadas comiéndosela a besos, acariciándose desesperadamente. No lo podía creer solo esto le pasaba a ella. Una cosa era que supiera del noviazgo de Harry con la oriental y otra muy distinta es que los viera en esa situación, no creía posible que su corazón se rompiera más de lo que ya estaba,error, al parecer no hay un límite…El shok fue tal que hasta sus lágrimas estaban bloqueadas, lloraba por dentro, su corazón desangraba lenta y tortuosamente, el dolor era punzante cada vez más insoportable.



- ¡Ginny!¡Ginny!- escucho una voz lejana que le llamaba trayéndola de vuelta. Harry la miraba avergonzado, sus labios estaban rojos por la fricción, al igual que Cho, los dos transpiraban.- “¡Ginny!,no me piensas hacer caso?” – replico el pelirrojo sin saber lo ocurrido hace un momento.



- Ah……...¡hola Ron!..- dijo mirando ahora hacia su hermano que estaba parado atrás de ella en el marco de la puerta- mamá quiere que bajen a comer- las palabras salían por si solas, no las razonaba, su cuerpo estaba ahí siguiendo ordenes automatizadas, mientras su mente estaba encerrada en una horrible pesadilla.



-¡Hola Ginny! - dijo una chica que venía tomada de la mano de su hermano



-¡Hola Hermione!- dijo inexpresivamente



-¡Hola Ginny!- dijo un sonrojado e incómodo Harry



-¡Hola Harry!- se tenso, al escuchar su voz



- Así que tú eres la hermanita pequeña de Ron- preguntó Cho queriendo hacerse notar- es ella Hermione la que dices que convoca unos maleficios muy potentes, cierto?



- si, ahora si la recuerdas?.Estaba con nosotros en el ED, conjuraba un fénix como patronus……



- no, por más que me esfuerzo no recuerdo su cara- dijo escudriñando a Ginny con la mirada- es extraño tengo una excelente memoria- se encogió de hombros-…en fin soy Cho Chang- estiro su mano hacia la pelirroja.



- si……te conozco recuerdas?- contestó burlonamente, sin poder evitarlo, estrechando su mano, la oriental frunció levemente el ceño -bueno me voy a dormir- se giró sobre sus talones rumbó hacía su habitación.



- no piensas comer?- preguntó su hermano preocupado



- estoy cansada- dijo espaldas a él sin interrumpir el trayecto a su cuarto



No mentía estaba cansada no solo físicamente sino también mental y emocionalmente, no resistiría esa situación, rebasaba el límite de su autocontrol, verlos juntos, queriéndose, mirándose, pensándose, necesitándose, besándose a cada momento, en su casa y para colmo la mayor parte del verano rebasaba sus fuerzas, ya tenía suficiente con esa imagen que no podía apartar de su mente….dolía, dolía y mucho…..¡por dios! necesitaba arrancárselo del corazón, de su mente….de sus sentidos…él no era para ella….él amaba a otra, deseaba a otra, lo completaba otra….olvidarlo….como lo haría?…si fuese fácil, ya amaría a otra persona…..tal vez, tal vez si se alejara completamente de él y su mundo…probablemente lograría amainar ese dolor…o al menos tenía que intentarlo.



Cinco días, miles de argumentos, como diversión, conocer un país extranjero como España, visitar a su familiares, proyectos profesionales que solo lograría en otro lugar como Francia, necesidad de crecer, de madurar siendo independiente…..lágrimas y quejas de su madre, arrebatos de Ron para conella a causa de la propuesta, bromas y comentarios incisivos de los Gemelos sobre vivir en otro país era su forma en estar en desacuerdo, un papá que la evitaba para hablar del tema…como su hijita, la más pequeña, su consentida, se le ocurría irse tan lejos, una cosa era Hogwarts y otra muy distinta Francia……siendo persistente y ellos conociéndola perfectamente, terminaron cediendo muy a su pesar.



-------------------------------End of flash back------------------------------------



- señorita ya llegamos- dijo el taxista interrumpiendo sus recuerdos.



A su derecha se encontraba la que había sido su casa por años, lugar donde paso su feliz infancia y parte de su adolescencia, todo parecía igual y al mismo tiempo diferente, el jardín parecía más cuidado con flores exóticas que nunca había visto, su aroma era relajante y dulce, el sonido de unos grillos y el centellar de unas hadas invadían el lugar dando un toque mágico a la noche, un camino serpenteaba desde la entrada hasta la puerta principal de su casa, dos faroles estilo colonial de cada lado alumbraban dando la bienvenida, la madriguera había sido remodelada comenzando por las ventanas, la puerta y la cerca, ese árbol frondoso, su favorito seguía ahí al pie del cañón cargando como siempre aquel columpio hecho por su padre cuando eran niños. Sonrío con nostalgia al recordarse de cinco años, con Ron impulsándola completamente rojo por el esfuerzo, mientras ella reía divertida y emocionada….”más fuerte Ron, mas fuerte…..ya voy a llegar hasta el cielo”.



Colocó sus valijas en el piso, un aire de emoción la invadió, suspiro profundamente y llamo a la puerta, dentro se escuchaban murmullos…..”yo voy”escucho gritar a una voz masculina que no reconoció, unos pasos se acercaban, el clic de la perilla la tenso, la puerta se abrió mostrando a un chico alto, pelirrojo, tez blanca, varonil y con aire intelectual dándole el toque atractivo. La miraba totalmente sorprendido.



- Ginny?- parecía no dar crédito a lo que veía



- si, creo que así me llamo- dijo haciendo un gesto como si dudara de su identidad, después le sonrió. Cuando se dio cuenta el pelirrojo la abrazaba calidamente contra él, acariciando su espalda, podía notar lo emocionado que estaba, después le dio un beso en la mejilla. Y la observo detenidamente.



-¡no me lo puedo creer!.......después de cuatro años……pero si estas, estas….



- más grande….- completo Ginny



- y guapísima…- dijo con admiración- ya eres toda una mujer, que le hiciste a mi hermanita pequeña?....¡devuélvemela!- demando el pelirrojo señalando Ginny con el dedo índice, ella reía divertida



- vamos Bill, que esperabas verme de 17 años toda la vida, además no solo yo he cambiado tu ya eres todo un hombre de familia, cuando te vi dude si eras tú sin ese cabello largo que te caracterizaba te ves completamente diferente, aunque he de admitir que sigue latente tu toque atractivamente intelectual hermanito.



- lo se- dijo modestamente- eso conquisto a Karla- aseguro orgulloso de si mismo



Ginny iba replicar pero risas provenientes del comedor captaron su atención, provocando más nerviosismo del que tenía. Sintió un brazo rozar por su cuello y apoyarse en sus hombros. Giró su cabeza encontrándose con una gran sonrisa de su hermano.



- vamos………les encantará la sorpresa- Ginny afirmó con un movimiento de cabeza mirando hacia el comedor, abrazo a su hermano por la cintura y caminaron rumbo a la habitación. Antes de entrar Bill paró en seco e hizo una señal de que esperara afuera. Ginny pasó su cabello detrás de su oreja como un reflejo de ansiedad y esperó.



- Bill, amor ya va ser nuestro turno- dijo una voz femenina al momento en que Bill estaba parado en el umbral de la puerta



- hijo quien tocó?- se escucho otra voz de mujer pero más gruesa, al mismo tiempo muchas voces hablaban y gritaban unos festejando, otros reclamando.



- Se acuerdan de motita- pregunto Bill seriamente sin moverse del marco de la puerta, omitiendo las preguntas anteriores



- ¡oh como olvidarla!, aquellos baños de burbuja, el aroma que dulcificaba el ambiente cada vez que defecaba,…cuando la peinaba era hermoso y que decir de ese delicado olor de su comida o esas graciosas pelusas en nuestra ropa, ¡por dios! como la extraño- dijo Fred limpiándose unas lágrimas fingidas.



-no has dicho todo de motita Fred- contestó Bil sin moverse de su lugar



- Bill deja de comportarte extraño y ven a jugar-dijo Charly



- se acuerdan quien le puso ese nombre?- pregunto Bil nuevamente



- fue mamá, ahora ven jugar que es su turno- dijo Percy comenzando a impacientarse.



- no, no fue mamá- contestó Bill con toda la calma del mundo



-hijo te sientes bien?- dijo la Señora Weasley



- Karla dale un sape a tu esposo para a ver si así reacciona- dijo Ron



- a ya entiendo es tu táctica para salvarte de no pagar la cena, como vas perdiendo- volvió a decir Percy



- hace falta motita no lo creen?- insistió Bill



- Bill me vas hacer llorar- bromeo George



- creo que el vino muggle ya se le subió-dijo Prue



- no así es él- dijo Fred



-por que la nostalgia por la gata Bill, si murió hace 11 años?- dijo Charly



- si estuviera motita estaría completa la familia justo como papá y mamá querían- replico Bill



- a que viene eso Bill?- dijo el señor Weasley



- amor, realmente estas muy extraño



- que opinarían si les digo que el deseo se cumplió- continuó Bill



-Bill la gata esta muerta, cero, nada, no existe- dijo exasperado Percy



- ¡nooooooo….no puede ser!- dijo la señora Weasley captando las pistas de su hijo



- que?- pregunto Percy no entendía nada



- Bill con eso no se bromea- dijo el señor Weasley no creyendo lo que daba a entender su hijo.



- que….que, que quieres decir Bill- pregunto Ron temiendo haber entendido mal



- esta……esta aquí?- pregunto George asombrado



- ¡sorpresa!-dijo Ginny con una sonrisa asomando primero su cabeza, luego su pecho, dejándose ver por completo cundo estaba parada a un lado de su hermano. Todos miraban sorprendidos la escena.



- ¡Ginny!......¡hija!- dijo emocionada la señora Weasley abrazando maternalmente a la pelirroja- estas aquí,……..cielo este es el mejor regalo de aniversario que he tenido…..por fin todos juntos después de tanto tiempo- dijo mientras la estrechaba más a ella acariciando el cabello largo de Ginny.



-extrañaba tus abrazos mamá-dijo Ginny sintiéndose reconfortada, ese abrazo significaban fuerzas, apoyo, cariño que en ese momento tanto necesitaba.



-yo también hija- dijo con voz quebrada, sollozaba, siguieron abrazadas hasta Ginny se diviso a espaldas de su madre un hombre pelirrojo, alto, medianamente robusto, con algunas arrugas en su cara, las miraba con ojos acuosos.



-pa… papá?-dijo con voz quebrada, su vista comenzaba a nublarse y lágrimas rodaban por sus mejillas, no lo podía evitar, era la primera vez que veía a su papá en ese estado, el remordimiento y la culpa la invadían, como es que había sido tan egoísta?....cuatro años sin visitarlos, solo por que no quería ver a Harry, sabía que su padre tenía mil ocupaciones con el nuevo puesto en el ministerio por eso no la había podido visitar, su madre se quejo de ello las pocas veces que la visitó en Francia.



-¡mi pequeña Ginny!- puso sus manos en las mejillas de su hija, la observo como queriendo comprobar si era ella, con una sonrisa, beso su frente y la abrazo tiernamente a él.- ¡mi pequeña!-repitió el señor Weasley, Ginny lo abrazaba aprensivamente, esa sensación de protección, bienestar y seguridad cuando su papá la cuidaba reaparecieron, se sentía tan bien.



- siento….no…..haberlos visitado- dijo entrecortadamente la pelirroja, necesitaba disculparse, su decisión había afectado a terceras personas, su papá se separó y le tomo la barbilla para que lo viera a los ojos, ambos los tenían rojos.



- no lo sientas, por algo lo hiciste……tenías un objetivo en mente, se que tú intención no fue hacer daño, más bien perdóname a mi, siento no haberme dado un tiempo para ir a verte, siento ser tan cerrado y no aceptar que tú también crecías con sueños de ser independiente, de ser feliz….Ahora lo veo claramente y lo único que quiero es tú felicidad y la de tus hermanos.



- aun así……yo….



- shhhht……..todo esta bien- dijo sonriéndole, Ginny también sornrío, secando sus lágrimas con el dorso de sus manos.



- Cuando queramos jugar adivina quien?... no serás de mi equipo Bill- interrumpió George para hacerse notar por la pelirroja- que es eso de……se acuerdan de motita?.....hubiera sido más directo preguntar…a quien le decíamos motita de cariño?- Ginny se giró hacia él y lo abrazó inesperadamente.



- ¡hermanito!- George respondió al instante haciendo lo mismo, dándole un beso muy sonado en la mejilla



- ey….estas guapísima, me has dejado con la boca abierta cuando entraste por esa puerta- dijo Geroge observándola de arriba a bajo.



- si motita realmente estas hermosa -dijo una voz a sus espaldas



- ¡Fred!- abrazando al otro gemelo, el pelirrojo la cargo de la cintura para besarla en le mejilla- ¡por dios! que se hicieron ustedes dos están altísimos.



- calidad Weasley- dijo un chico igual de alto que lo gemelos, frente a la chica



- ¡Charly!- estaba encantada de ver a su hermano, a él tenía siete años que no lo veía- te ves más grande con esa barba de candado.- dijo cuando se separó de él dándole también un beso el mejilla.



- es que estoy más grande hermanita- contestó Charliy



- si ya tiene una cana- contestó divertida una chica de cabello largo, rizado de color castaño y ojos color miel a su lado



- muy graciosa, Ginny te presento a mi esposa, Prue ella es Ginny- dijo Charly, ambas estrecharon sus manos



- es un gusto por fin conocerte -dijo Prue sonriéndole sinceramente



- igualmente



-me han hablado mucho de ti, de hecho te imaginaba más pequeña- dijo Prue



- me pregunto por que?- dijo Ginny con ironía observando a sus hermanos



- Ginny- la llamó Bill- mira ella es Karla- la chica tenía cabello negro, tez blanca y ojos bonitos de color azul



- ¡ Hola Karla!



- ¡Hola mucho gusto!-dijo con una sonrisa de oreja a oreja



- a mi no me piensas saludar?-interrumpió abruptamente una voz masculina



- Percy?- dijo asombrada, el pelirrojo tenía el cabello largo hasta los hombros, vestía de mezclilla con un jersey negro, su aspecto era bastante fresco.



- aunque lo dudes- dijo abrazando a su hermana



- como es…. como es que



- tengo el cabello largo?-completó Percy



- bueno tu siempre dijiste que….



- lo se, lo se pero todo cambia Ginny y ahora me apetece traerlo así, de hecho ya no trabajo para el ministerio sino para un grupo independiente luchando en pro de los derechos de los elfos, no ganó mucho pero la satisfacción de poder ayudar es placentera. (N/A: se imaginan un Percy asi?....)



-vaya no se que decir Percy es….fantástico-estaba perpleja, se preguntaba como su hermano había cambiado tanto.



- no le has dicho que trabajamos juntos Percy- dijo Bill



- cierto, apenas comenzamos una empresa de corrección de estilo con nosotros dos y un amigo de Bill, de hecho ya tenemos alguno libros terminados, los autores y las editoriales mágicas les ha agrado nuestro trabajo y nos han recomendado. Así que estaremos muy ocupados para la próxima semana.



- guaw….chicos eso es gen……- hubiera continuado de no haberse percatado que un chico pelirrojo que la veía desde una esquina, era alto, cuerpo atlético, unos grandiosos ojos azules, con facciones atractivas y sensuales (N/A: no se nota que me encanta Ron verdad)



- Ron?- susurro, él la saludo indiferente con la mano sin moverse de su lugar. Al notar que su hermano no pensaba ir a darle un abrazo decidió tomar la iniciativa. Sabía que Ron estaba molesto y sentido, la causa, su falta de comunicación en estos cuatro años, la verdad es que había contestado escuetamente todo correo de su familia pero sobre todo de él, estupidez?…por supuesto que lo era, había querido también sacar a Ron de su vida por ser el mejor amigo de Harry, de hecho las pocas veces en que se comunicaron aunque no había nada explicito en las cartas indirectamente tenía que ver con Harry…era obvió compartían muchas cosas, trabajo, pasatiempos, gustos en común, y una amistad entrañable de años.



En un principio su hermano le escribía continuamente pero al percatarse de la apatía y frialdad en sus cartas fue diminuyendo, hasta solo mandarle con su mamá una tarjeta de cumpleaños muy concisa ……..”Felicidades”……solo eso, su nombre no aparecía por ninguna parte, recordaba como le había dolido ese detalle, aunque fuera merecedora. Era increíble su capacidad de lastimar a los demás y a ella misma, sabiendo eso nunca detuvo esa situación, en el fondo creía que el sacrificio traería una recompensa…que ilusa. Ahora tenía a un hermano que no quería acercársele con justa razón, lo había dejado, lo había ignorado, lo había sacado de su vida, sin tomar en cuenta lo que él pensara o sintiera. Explicación, tal vez no había una convincente para que la perdonara, aun así suplicaría, no soportaba más a ese Ron indiferente. Abrió la boca con la intención de cruzar unas primeras palabras con él pero alguien se lo impidió.



- Ron, amor, deberías ver a nuestro amigo lo embobado que lo trae la pequeña Sara- dijo una chica de cabello castaño, liso, largo hasta los hombros, ojos color castaño, con porte y facciones finas, que entraba al comedor junto con dos personas mas.



Ginny que estaba de espaldas a la chica y de frente a Ron, pudo observar la cara tensa y expectante de este, se giró y….



- Gi…..Ginny?- dijo Hermione con los ojos muy abiertos



- ¡Hola Hermione!-dijo con una media sonrisa



- no puedo creerlo…..¡que gusto que estés aquí!- dijo muy contenta abrazando efusivamente a la pelirroja, Ginny agradecía tal recibimiento, después de haberla alejado también de su vida.



- y a mi me da gusto volver a verte-dijo cuando se separó de su amiga



- estas muy cambiada- mirando detenidamente a la pelirroja



- vaya…….niña pero que te hiciste que estas muy guapa- dijo chica rubia de ojos verdes que Ginny reconocía como Penélope- voy a tener que ir a Francia a ver si me pongo como tú.



- ¡Penélope!, como estas - dijo abrazando a su cuñada



- pues no mejor que tú –bromeó su cuñada



- basta, no es para tanto………donde esta mi sobrina?



- dormida en tu habitación……..hubieras visto lo latosa que estuvo hoy ya no sabía que hacer pero gracias a “alguien” - la rubia poso su mirada atrás de Ginny- se durmió, gracias de nuevo.



- no hay por que- dijo una voz ronca y varonil, Ginny como reflejo poso su mirada en dirección de la rubia y se encontró con unos ojos verdes mirándola asombrado.



¡Oh por dios! era……era él, tan imponente como siempre, tan atractivo, tan sexy y con ese toque de ser ya todo hombre, sintió una electricidad recorrer con rapidez su cuerpo, toda ella temblaba, sus piernas parecían no tener fuerza, sus manos sudaban, sus corazón latía a mil por hora, con su cara sonrojada . Se encontraba perdida con su presencia, perdida en esos ojos verdes que la completaban que la hacían sentirse viva, esos ojos que amaba desde que le conoció, esa mirada tan perfecta e inalcanzable. Verlo parecía un sueño.



- ¡Hola Ginny!- dijo sin apartar su vista de los ojos de la pelirroja





Continuación……………



No me odien por dejarlas así, espero que no les haya parecido demasiado tedioso



Contestación a los reviews: gracias por tomarse un tiempo para escribirme



Karolina: me alegro que te guste el fic, y si esta muy triste la historia, pero prometo que tendrá de todo.

Cmi Weasley: Muchas, muchas, muchas gracias por tener fe y darme animo con mi fic. Nunca he leído un fic de lo merodeadores el tuyo será el primero, continúalo, como el de amores en guerra, por cierto envidio tu ingenio.

En cuanto a la jefa de Ginny se que es demasiado inflexible y espero no encontrarme en mi vida un jefa así, pero era necesaria, gracias a ella Ginny da el primer paso. Si se cura ginny o no es todavía es un albur.



Aseneth potter weasley: gracias por tu review, y a mi también me gusta mucho la pareja Harry /Ginny , que bueno que te gusto el fic.



Hermi_500: me alegra que te guste, y si esta muy deprimente me inspire cuando estaba una etapa difícil de mi vida, En cuanto a que Ginny muera con Harry a su lado también me parece muy romántico. Tomare muy en cuenta tu comentario aunque no te aseguro nada. En cuanto a como escribo créeme no soy nada buena pero agradezco tu comentario.



Marta: que bueno que te guste



Dark_Magguie: Siento haberte hecho recordar cosas tristes, sabes mis abuelos maternos también murieron de cáncer y me hubiera encantado encontrar una cura, actualmente hay métodos eficaces pero no son suficientes, tal vez en dos o tres años más podamos decir que el cáncer se puede curar totalmente.

Me siento alagada con tu comentario, gracias por compartir una parte de tu vida.

Espero que no te desilusione la historia. Prometo darme un tiempo para leer tus fic.



Ana (Icaper2002): Gracias por tu review, me motiva a seguir y no te preocupes cuando no puedas dejarme uno, se que siempre hay mil cosas que hacer.

Lo más probable es que me alucines con este tercer capitulo sobre todo cuando estas muy impaciente por saber lo que sucede entre Harry/Ginny, de verdad lo siento prometo que en el cuarto habrá acción.



Ireth: Espero que este capitulo sea lo que esperas o por lo menos te agrade, que bueno que te guste el fic. En cuanto a Cho tienes toda la razón, gracias por tu review.






Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.EloreL



Siento tardar otra vez tanto en actualizar no tengo perdón. Aquí les mando el siguiente capitulo, no es lo que yo quería pero, ya no podía retrasarme más, me sentía comprometida con ustedes.





Capitulo 4



- ¡Hola Ginny!-dijo sin apartar su vista de los ojos de la pelirroja

Sus ojos verdes reflejaban una mezcla de curiosidad y sorpresa. Parecía interesado en cada facción de su cara, sintiéndose intimidada por esa acción trató de sostenerle la mirada al mismo tiempo que curveaba su boca en un sonrisa.

-¡Hola Harry!..como has estado?- dijo ocultando su nerviosismo, tenía que ser fuerte estaba decidida enfrentar estoicamente cualquier situación respecto a él, esa era su opción más plausible en esta desesperada e inevitable etapa de su vida.

Tal gesto hizo reaccionar al ojiverde dejando ver una media sonrisa de las él solo sabía dar. - bien…, muy bien ..- dijo sin quitar su vista aun de la pelirroja.

- me alegro- se removió nerviosa ya no podía sostener su mirada

-¡bienvenida a casa a Ginny!- dijo Harry tendiéndole la mano, al parecer se percató de su incomodidad. La pelirroja sin mirarlo estrecho su mano estremeciéndose al contacto.

- gracias……y…díganme- giro su cabeza hacia sus hermanos tratando de finiquitar cualquier contacto con aquel chico que le haría perder la cabeza en cualquier momento- que hacen festejando un aniversario de bodas que es hasta dentro de dos semanas?

- ¡ey…motita! la herida empezaba a cicatrizar y tu vienes a rascar la costra- dijo Fred

- nada, nada tú hermana tiene razón deberíamos estar festejando en la fecha exacta o por lo menos la más cercana- dijo molesta la señora Weasley

- vamos cariño ya hablamos de eso, tengo que ir a Egipto a reorganizar al ministerio de allá- dijo suplicando y abrazando por la cintura a su esposa- además te compensare regresando con esa segunda luna de miel que tanto soñamos de jóvenes

- lo único que quiero es tu compañía en ese día Arthur

- bueno pues en ese viaje me tendrás 20 días para ti solita- dijo picaramente

- ¡Arthur!.....tus hijos están aquí- dijo sonrojada mientras todos reían discretamente

- lo se….no es magnifico?- dijo tranquilamente dando una fugaz mirada a todos, deteniéndose unos segundos en Ginny.

- si…..lo es- contesto con una sonrisa entendiendo el mensaje de su esposo

Ginny observaba feliz la escena, confirmando una vez más por que admiraba a esa pareja, no por el hecho de que fueran sus padres, o por que no tuvieran problemas….por quien no los tenía?....sino por su capacidad de amarse que era verdaderamente inmensa, su único objetivo y preocupación era hacer feliz al otro, siempre procurándose, respetándose, comprendiéndose, aceptándose pero sobre todo compartiendo el más mínimo detalle en ese día a día hasta envejecer juntos. Si le preguntaban cual era su pareja ideal contestaría con toda seguridad que esa, lograr algo como ellos era su sueño, su proyecto de vida más complicado e imposible de cumplir- suspiro hondo-.

- sabes, son mi modelo a seguir -comentó Hermione a su lado

- bueno, conociéndote seguro lo lograras, además andas con el Weasley más parecido a mi padre.

- si, supongo que esos son puntos a mi favor- respondió con un toque de felicidad en su rostro admirando de lejos a Ron que platicaba entusiasmado con George y Harry

- también está el hecho de que son el uno para el otro- agregó convencida al ver la cara de su amiga, la castaña le sonrió

- eso crees?

- ¡por supuesto que si!, desde que te conozco lo he creído

- te extrañe amiga- dijo abrazando a la pelirroja

- y yo a ti- dijo al mismo tiempo que correspondía a su abrazo

- tenemos tanto de que platicar, quiero saber todo lo que ha pasado contigo en estos cuatro años-dijo con una mirada inquisidora- es más te invito a comer mañana…que dices?

- claro - dijo ligeramente preocupada temía no estar preparada para contar de su intento fracasado por olvidar a Harry y no solo eso todavía no había decidido como manejar el tema de su enfermedad…..el por que de su regreso.

- ¡Ginny, Hermione! algo de tomar?- preguntó Bill a sus espaldas posando sus manos en los hombros de las chicas, quedando él entre ellas dos

- ya no tienes de ese jerez que trajo tú padre?

- exquisito, cierto?

- !oh, si!

- veré que puedo hacer por ti

- y tú Gin?-al escuchar a su hermano preguntarle inexplicablemente se le nublo la vista sintiendo que él suelo se le movía, asustada se sostuvo de lo primero que encontró, parpadeo sutilmente tratando de aclarar su visión.

- Gin?- volvió a preguntar Bill extrañado por la reacción

- Ginny todo bien?- preguntó desconcertada Hermione al ver a su amiga estática tomándola por la muñeca, concentrada en la nada

Después de unos segundos su vista se aclaró y el suelo estaba firme….que diablos había sido eso?....no le había pasado algo así, había tenido desmayos pero mareos?…tenía que consultar a un doctor lo antes posible…

- que pasa Gin?- escucho decir a Bill

- nada….-se apresuro a decir, por el momento no quería mencionar nada de su enfermedad, no hasta que consultara otras opciones, sería lo mejor

- segura?-volvió a preguntar Bill en tono preocupado, mientras Hermione la miraba recelosa

- si….-dijo forzando una sonrisa- y si me puedes traer una limonada te lo agradecería.

- de acuerdo - replicó no muy convencido -por cierto ya esta servida la mesa.

- mmmm….muero por comer esos platillos de mi madre- Bill rió por lo bajo

- que?

- nada, te tenemos una sorpresa y Hermione no digas nada- advirtió el pelirrojo

-sorpresa?....que sorpresa?- dijo mirando a uno y a otro

- ya lo veras, lo único que te puedo adelantar es que ya te sientes- dijo rumbo a la cocina. Ginny se giró hacia su amiga con la intención de sacarle alguna información

- ni me mires así, que no pienso decirte nada- advirtió la castaña – aunque te confieso que llevo cuatro semanas deseando… conocer más a fondo esta sorpresa, digamos que es básico para mi futuro…..

- amor- llegó por atrás Ron abrazando de la cintura Hermione- ya esta la cena será mejor que se sienten- dijo sin mirar a Ginny

- si, ya íbamos a hacerlo, verdad Ginny?

- bien, entonces- dijo cortando cualquier contestación de su hermana- avisare a los demás- se soltó de su novia y se dirigió a la cocina. Ginny cerró los ojos por unos segundos le dolía la actitud de su hermano.

- pensé que en cuanto te viera iba a cambiar su actitud- dijo ligeramente consternada

- lo que le hice no se arregla con solo vernos…espero me perdone..

- tú hermano te adora, habla con él

- si,lo haré……..gracias Hermione.

- gracias?....por que?

- por no estar molesta conmigo después de haberme alejado tan drásticamente de ti

- ¡chicas a cenar!- interrumpió Penélope

La mesa estaba bellamente arreglada, un adorno florar en diferentes tonalidades de rosa como centro de mesa, el mantel blanco bordado con algunos detalles, las copas de cristal cortado y la vajilla era de un gusto exquisito.

- ¡vaya! que lindo esta todo- dijo Ginny- en que les ayudo?

- solo disfruta la cena Ginny- dijo Percy poniendo botellas de vino en le mesa

Sentada a lado de su padre y de Fred disfruto de la cena, la platica fue amena afortunadamente no se tocó ningún tema respecto al por que de su regreso. Harry se sentó al otro extremo de la mesa, charlaba con Penélope, Percy, Ron y Hermione, era increíble, aquel chico tímido había desaparecido, la confianza, la seguridad con la que se desenvolvía le deban un toque bastante seductor y enigmático. Hubo unos segundos en los que se cruzaron sus miradas, él, se limitó a sonreírle, era la segunda vez en esa noche, creía no poderlo soportar, sentía derretirse por esa sonrisa, pensaba que afortunada era Cho Chang al tenerlo solo para ella….por cierto donde está?...

- Ginny quieres trufa?- preguntó Fred con el postre en mano sacándola de sus pensamientos

- si..¡que rico!- dijo añorando el postre

- ¡mmmm…mamá! esta trufa de chocolate esta realmente deliciosa, al igual que tú cena- expresó Ginny

- si tienes razón, pero no la hice yo cariño

- esa es la sorpresa de la que te hablaba hermanita, entre Percy, Charly, Fred, Geroge, Ron, Harry y tú servidor hicimos la cena.- explicó Bill

- wow…de verdad?- dijo con sorpresa e incredulidad, no se los imaginaba en la cocina, con talento culinario.

- a poco no somos el sueño ideal de una chica?- presumió Fred, Ginny solo sonrió negando con la cabeza

- es cierto Ginny- agregó Karla – los vi trabajando todo el día en la cocina y sin quemar nada- aclaró divertida

- ¡vaya!...pues que buen detalle para papá y mamá, además todo les quedo delicio…..

- ¡buenas noches!.....-interrumpió una voz femenina en el marco de la entrada que comunicaba a la sala, al parecer había llegado por polvos flu – llego a tiempo?- la chica era alta, delgada, con cabello negro, largo y liso hasta la cintura, vestía una falda pegada arriba de la rodilla, una blusa de tirantes de la misma tela en color gris combinando con sus zapatos abiertos y cartera, lucía impecable, moderna, como una típica modelo de revista.

-¡Bienvenida hija!...siéntate- dijo amablemente la señora Weasley

- gracias….- al momento Harry estaba a su lado abrazándola

- pensé que llegarías dentro de tres horas- dijo separándose, tomándola por la cintura

- quería darte una sorpresa- dijo plantándole un buen beso en los labios que él no desaprovecho e incitó a alargarlo

Con el corazón encogido desvió sus ojos a su postre, en un intento por controlarse suspiró profundo…..todo esta bien…¡por merlín Ginny!…¡tienes que poder!…¡tienes que hacerlo!…sabía que enfrentar esto iba ser lo mas duro, lo más doloroso, un reto a vencer, esto era solo un comienzo rogaba por poder soportar esas escenas en un futuro.

-por cierto, ¡feliz aniversario!- dijo Cho sentada a lado de Hermione y abrazada a Harry

- muchas gracias……Cho te ofrezco algo de cenar?- preguntó la señora Weasley

- no gracias, no tengo apetito, pero sino es mucha molestia me podría regalar un poco para llevar?......muero por probar esta cena..- dijo sonriendo mirando intensamente a Harry, él, le regreso la misma mirada

- y como te fue en tu viaje amiga?- preguntó Hermione

- ya sabes lo de siempre, la prensa, la publicidad, cantidad de prendas que ponerse, pruebas de peinados, de maquillaje, sin contar las cero posibilidades de conocer lugares- acabo con un claro tono de frustración en su voz

- por cierto Ginny viene de allá, por poco y tal vez se encuentran- dijo Harry mirando a la pelirroja

- Ginny?.....- exclamó confundida

-¡Hola!- la saludo de lejos con la mano

-ah!… te recuerdo eres la hermanita de Ron- agregó indiferente

- así es- dijo tratando de sonar amable, le exasperaba que la trataran como la insignificante y pequeña hermana del pelirrojo.

Sobrellevó la noche lo más alejada de la pareja, la velada duró hasta el amanecer, los últimos en irse fueron Fred, Goerge, Bill y Karla con la cual congenió a la perfección, los cinco charlaron muy a gusto hasta que no hubo más remedio que despedirse, los gemelos tenía que ir abrir su negocio y Bill tenía una cita de trabajo a primera hora del día. Así que a las 6:30 de la mañana se dispuso a subir a su habitación, el cuarto estaba intacto justo como lo había dejado, observo maravillada cada detalle, le traía tantos recuerdos, por un momento tuvo la sensación de volver ser aquella niña dedicada a disfrutar su infancia, deseosa por conocer y digerir todo cuanto pudiera sin detenerse por cualquier obstáculo.

Sus ojos se posaron en un viejo conejo de felpa regalo de cumpleaños de Ron, Fred y George era su favorito, lo consideraba un amuleto, una protección, tal vez sonaba tonto pero le tenía tanto cariño, el esfuerzo de sus hermanos por conseguirlo cuando ella tan solo tenía ocho años de edad había sido un inicio para considerarlo un tesoro, algo invaluable……como no iba a serlo si también la resguardó por mucho tiempo de las pesadillas, su textura suave y tersa emanaba algo peculiar, sosegaba, relajaba y si lo querías adormecía, recordaba como le había costado adaptarse a estar sin él, no lo había encontrado por ningún lado antes de irse a Francia, emocionada lo abrazó a su pecho y se sentó en su cama.

- olvidaste tus maletas abajo- dijo una voz apenas audible a sus espaldas, se giró y vio a Ron en el marco de la puerta con sus maletas en mano.

- gracias..- él dirigió por un momento su mirada hacia sus brazos, dejo su equipaje a lado de su cama y se dispuso a salir

- pensé que te habías ido a tu casa- dijo intentando un acercamiento

- así fue- dijo lacónicamente saliendo del cuarto

- Ro…- la palabra se cortó en el aire,-suspiro desilusionada- tomo el conejo en sus manos y acaricio sus orejas, podía escuchar claramente el cantó de unos pájaros felices por un nuevo día.

- me hiciste falta- murmuró Ron parado de nuevo en la puerta con las manos en los bolsillos de su pantalón mirándola aprehensivamente, Ginny con ojos vidriosos corrió como un rayo a abrazarlo,sus brazos lo rodeaban con fuerza, él inmediatamente correspondió al gesto visiblemente emocionado.

- lo siento mucho Ron….- le costaba hablar-…fui una tonta…solo he pensado en mi todo este tiempo..lo único que quería era olvid…- corto la palabra sintiendo miedo repentinamente, de verdad quería explicarle pero hacerlo la llevaría a contarle su rotundo fracaso, no quería la lástima de su hermano, ni muchos menos preocuparlo-….perdóname…yo..no debí..

- Ginny no tienes que decir más- la interrumpió su hermano separándose de ella y mirándola a los ojos- lo único que me importa es que eres mi hermana y que estas aquí, así que olvidemos el asunto, de acuerdo?- ella sólo afirmó con la cabeza, sintiéndose molesta consigo misma, se preguntaba si merecía que su familia le recibiera con los brazos abiertos cuando ella solo se limitaba a alejarlos cuando lo requería o así mismo acercarse cuando los necesitase, se sentía una basura…..su intención nunca fue utilizarlos….pero al parecer todo estaba claro por más que se justificase no podía contradecir las evidencias….como pudo hacer algo así?.....su familia la que siempre estuvo con ella en todo momento..

- veo que encontraste el conejo de felpa?- volvió a irrumpir su hermano sus pensamientos

- eh?…..ah si donde estaba?

- lo encontré atrás de tu cómoda hace dos años, te lo hubiera mandado pero….clamaba venganza

- así que tenías que vengarte no?- Ginny solo esbozó una sonrisa, por fin volvían a ser los hermanos de antes

- tenía que hacerte sufrir

- bueno entonces estamos a mano, no?- dijo divertida tendiéndole la mano

-¡ah, no!, no voy a caer en esa Ginny- replicó sonriendo, negando la cabeza y viendo sospechosamente la mano de su hermana

-que?- dijo inocentemente

- seguro traes alguna bromita de los gemelos debajo de la manga, de chico caí muchas veces pero ya no, crees que no me fije que te regalaron hace un rato algunas muestras de sus bromas?

- ¡vaya!, que desconfiado te has vuelto- dijo tratando de persuadirlo

- así es y no me convencerás…- agregó aun sonriendo-….bueno mejor te dejo para que descanses, si no me equivoco en un rato tienes una cita con Hermione

- ajá

- entonces duerme……y cuida bien tu conejo no se vaya a desaparecer misteriosamente- advirtió fingiendo una mirada maliciosa antes de cerrar la puerta de su habitación.

-¡Ron!- gritó antes de ver a su hermano desaparecer por la puerta, el pelirrojo se detuvo- también te eché de menos- él se limito a afirmar con la cabeza sonriéndole cálidamente

- descansa Gin

**************************************

Su andar era ligero, su impresionante cabello rojo con un suave matiz cobrizo se movía con la brisa del aire, dejando ver algunas veces un poco mas de su cuello, cualquiera diría que la ropa era la que hacia verse tan atractiva, pero en realidad era al revés ella lucía la ropa, vestía una blusa blanca sin mangas, cuello redondo y una minifalda tableada, con zapatos abiertos de tacón todo del mismo color, luciendo sus piernas largas y torneadas atrayendo las miradas de chicos a su paso. Buscaba el restaurante en el que se había citado con Hermione- no debe estar lejos esa era la calle que le menciono- tan ocupada estaba por encontrar el lugar que no se percato de la mirada de dos chicos a distancia, ni de que iban a su encuentro.

- pensé que iba tardar un poco más en volver a verte- dijo una voz a su lado, Ginny volteo y..

- ¡Neville!..como estas?- dijo saludándolo con un beso en la mejilla

- Feliz de estar de nuevo en Londres- dijo correspondiendo al saludo

- si, me imagino

- estas….estas muy guapa- repuso algo cohibido

- si, estoy completamente de acuerdo- agregó otra voz a su lado

- ¡Harry!- dijo sonrojada al percatarse de su presencia, se veía bastante atractivo con esa camisa de manga corta verde seco y sus pantalones gris oscuro, el aroma que expedía era embriagante, adictivo, parpadeo unos instantes tratando de salir de esa nube envolvente y por un momento creyó ver que esos ojos verdes la recorrieron sutilmente de arriba a abajo

- ¡Hola Ginny!.....que haces de este lado de Londres?

- vine a comer con Hermione y ustedes- dijo sin ver a Harry a los ojos

- trabajo- dijo Harry

- como?...trabajan juntos?

- en el mismo cuartel de aurores- contestó Neville- acabo de entrar hace seis meses, mi primera misión fue allá en Paris- de repente pareció recordar algo- por cierto como seguiste?- la pelirroja al escuchar la pregunta palideció al instante.

- eh…bien…mucho mejor- dijo nerviosa

- genial, me quede un poco preocupado

- pues que te paso?- pregunto interesado Harry

- bueno…

-¡¡Ginny!!- respiró aliviada, alguien afortunadamente la interrumpió- ¡Hola chicos! que hacen aquí?- preguntó Hermione un tanto sorprendida

- que acaso no te da gusto vernos?- replicó Harry fingiendo estar ofendido

- fue demasiado para mi verte toda el día de ayer- bromeo Hermione- aunque con Neville no te tengo problema

- si, bueno…es extraño, el efecto que suelo causar no es ese- presumió con aire divertido

- si lo dices por Cho, temo decirte amigo mío que no cuenta- dijo siguiéndole el juego – mejor díganme donde dejaron a mi novio?

- en Azkaban- contestó Neville- se requería su presencia para un interrogatorio

- bueno, será mejor que nos vayamos, reserve la mesa para las 2:30- viendo su reloj- y ya es la hora- dijo mirando a la pelirroja

- de acuerdo, nos vemos Neville- se volvió a despedir de un beso en la mejilla- salúdame a Luna

- claro

- Harry– se acerco tensa a su mejilla y lo besó, sintió arder por dentro con el solo roce de sus labios sobre su piel, sin poder evitarlo lo miró a los ojos encontrándose con los verdes de él- hasta luego- agregó inmediatamente mientras apartaba su vista.

**************************************

- servido- dijo la mesera- cualquier cosa estoy a sus ordenes

- gracias- dijeron las dos

- fue amor a primera vista- continuo Ginny la charla

- si, se de que hablas a mi también me encanta el buen cine muggle

- ¡Hermione!, que suerte tengo, justo estaba pensando en ti!-gritó una voz a espaldas de Ginny

- ¡Parvati!- exclamó un poco tensa Hermione al ver a la chica-…como estas?

- muy feliz……- exclamó ansiosa mostrando un anillo en su mano, con una sonrisa de oreja a oreja

- wow!… ¡felicidades!- dijo levantándose y abrazando a la chica

- gracias……..Hermione quisieras ser mi madrina de ramo?- preguntó sin poder contenerse.

- sería un honor

- genial, después platicaremos con calma de los detalles

- si, esta bien……eh…Parvati te….te acuerdas de…de Ginny?- preguntó Hermione un tanto temerosa señalando a la pelirroja

- ¡Hola Parvati!- dijo con una sonrisa, le daba gusto volver a ver antiguos compañeros Hogwarts, aunque estaba un poco desconcertada con la actitud de su amiga, al parecer estaba incomoda con la situación

- …Ginny?- exclamó paralizada, su sonrisa se desvaneció mostrando ahora, un rostro preocupado, y tal vez hasta odio

- sucede algo?- pregunto extrañada al ver el cambio de actitud y la mirada de desprecio de la chica

-¡hola Hermione!-interrumpió una voz de hombre- Parvati ya esta nuestra mes…-el chico se quedo impactado al notar la presencia de Ginny, ella palideció al instante y su corazón comenzó a latir con más rapidez

-Dean?- dijo con hilo de voz

Continuara……..

*********************************



Me encantaron sus reviews son un verdadero aliciente para continuar la historia



Aseneth Potter Weasley: Linda gracias por tu comentario, me alegró el día,¿que si pienso matar a Ginny? mmmm…. eso no te lo puedo contestar por que todavía no lo tengo decidido, cuídate y un beso.



Serena: wuau…eres la primer persona en decirme que no le desagradaría que Harry se quede con la oriental, me sorprendes....gracias por tu review, espero continúes leyendo la historia. Saludos



Nelly: gracias por tu review, ojalá continúes leyendo. Saludos



Anvi Snape: todavía me sigues alucinando?... te esclarecí algunas dudas de Cho no?...eso cuenta…espero no te haya desilusionado este capítulo… jejeje quedaste impactada con Percy…la verdad es que quería darle un cambio radical a este muchacho. Por cierto linda muchísimas gracias por tus dos review en este tercer capitulo me alegraron el día, cuídate mucho y un beso

PD Muero por leer ese fic tuyo de los merodeadores



Ireth: te comprendo perfectamente es desesperante que la computadora te bote, no te preocupes la intención es lo que cuenta, me alegro que te siga gustando la historia y muchas gracias por tu review, espero continúes leyendo. Saludos y un beso



Tabatas:, me alegro que te encante la historia, en cuanto a tu petición me lo pensaré, aunque no te prometo nada. Gracias por molestarte en dejarme un review y espero sigas leyendo el fic, no me odies por hacer sufrir a Ginny prometo que trataré de compensarla. Besos



Marta: Me alegra que te guste el fic. Saludos



Cmi Weasley: Saluditos donde quiera que estés, cuídate mucho y un beso, sigue escribiendo


Capitulo 5

Capitulo 5

No podía apartar su mirada parecía enganchada a la de él. Su mente en blanco, su cuerpo tenso e inmóvil. Estaba afectada ante el inesperado encuentro, sabía que algún día se lo tenía que encontrar pero no tan pronto. Había anhelado por mucho tiempo ese momento buscando una reconciliación, un perdón y ahora que lo tenía enfrente no sabía como reaccionar….¡Por dios! era increíble como se daban las cosas, el destino parecían jugar con ella, tal vez todo comenzaba a caer por su propio peso, justo como debía ser.

Aquel chico de hermosos ojos claros, con su graciosa cicatriz en la ceja estaba frente a ella, solo que más alto, varonil y atractivo.

Bastó con verlo a los ojos para que miles de recuerdos revivieran en su mente, recuerdos acompañados de esa misma mirada por la que estaba siendo observada, mirada que siempre le inspiró tanta paz, reflejaba un deseo labrado día a día, con una meta, un propósito, encarnarse en su corazón de tal manera que no hubiera camino de regreso , esa mirada que le desnudaba el alma, que la observaba tal y como era, no la idealizaba, no inventaba una mujer perfecta a sus ojos, solo era ella, con defectos y virtudes como alguna vez le menciono -“eres sencillamente tú, y eso me enloquece”-. Era absurdo pensar que esa mirada tuviera el mismo significado, después de cinco años de separados, él seguramente había cambiado, todos cambiamos, nuestra esencia es la única intacta ante los estragos del tiempo.

Le desconcertaba encontrarse añorando una mirada que le encantaba, desde siempre fue así, pero que no anhelaba de él, sino de otro, del ojiverde. Tratando de explicarse esa repentina necesidad se percató que nadie la había observado de esa manera en mucho tiempo, para ser exactos desde que termino con él.


¡Hola!- articuló él, con la mirada perdida en ella

- esto si que es una sorpresa, no lo crees amor?-se apresuró a comentar Parvati, abrazando el brazo del chico, queriendo marcar así su territorio.

Ginny tardo uno segundos en digerir el mensaje…..es Dean con el que se va a casar?.. la noticia la dejo atónita.

- amor?- volvió a preguntar Parvati con un casi imperceptible tono de molestia en su voz, al ver a su novio en un trance gracias a la pelirroja.

- si, es una sorpresa- respondió al fin, volteando a ver a su novia para tomarla de la mano- como has estado Ginny?

- bien…-titubeó un poco, después agregó nerviosa- y……ustedes?

- muy ocupados con la próxima boda- se apresuro a decir una eufórica Parvati con una inevitable sonrisa en sus labios

- ¡felicidades! – soltó confundida, insegura de los nuevos acontecimientos, observaba a la pareja, estrechados de la mano, el pulgar de él acariciando el dorso de la mano de ella- les deseo lo mejor- añade sinceramente posando fugazmente sus ojos en Dean –hacen una linda pareja- admite con un sentimiento de pérdida irrevocable

- gracias..- respondió simplemente Dean, con un rostro inexpresivo

- nos encantaría que nos acompañaras, verdad mi amor?- asegura resuelta Parvati, con una mirada extasiada, rebosante de placer, una actitud de confianza y soberbia mezclada con un fingido interés era lo que reflejaba, parecía disfrutar del momento. La propuesta provocó encontrase una vez más con una mirada breve de Dean, parecía buscar algo en ella.

- gracias….- se adelanta cobardemente Ginny, temía la respuesta por parte del chico, era mejor evitar cualquier situación tensa e incomoda –pero….no sé si para entonces me encuentre en Londres- mintió para no ocasionar problemas y no obligar a Dean a soportarla en un día tan feliz para él, seguramente a él le incomodaría su presencia y no pretendía estar donde no era bien recibida.

- entonces, no vienes para quedarte?- preguntó desilusionada Hermione, que solo se había limitado a observar el rencuentro.

- tenemos mucho de que hablar amiga- dijo evitando dar una respuesta directa, solo sentía la mirada de Dean en ella

- ¡es una lástima!- admite con un gesto exagerado Parvati

- bien, nosotros no las interrumpimos más, nos vamos……nuestra mesa esta servida- concluyó Dean en tono apremiante, se despidió de Hermione con un beso en la mejilla- salúdame a tú novio, dile que me sigue debiendo una partida de ajedrez

- se lo diré, aunque no respondo si lo tienes mañana mismo en tú casa- advirtió con una sonrisa. Para Ginny era muy extraño escuchar que su hermano y Dean se frecuentaban, después de cómo terminaron su relación creía que él no quería saber nada de ella, eso incluía su familia por supuesto. Por otra parte no se imaginaba a Ron charlando tranquilamente con su ex.

Mientras Parvati se despedía de su amiga, Dean se le acerco para despedirse

- Ginny….- le tiende la mano- me alegro que estés bien- le confiesa a media voz. Una mano sudada se estrecho con la de ella....Estaba nervioso, así reaccionaba siempre su cuerpo cuando se sentía afectado, él odiaba eso, argumentaba que podía ser un punto débil, una presa fácil, tratar de controlarlo le resultaba imposible, lo recordaba tan bien, una sonrisa imperceptible se dibujo en sus labios.

- igualmente Dean-contestó extrañada por su compulsión a analizar cada gesto del chico, tal vez trataba de reconocer algún indicio que la llevará a rescatar una valiosa amistad.

- cuídate mucho – agregó Dean provocándole a su corazón desbocarse, era increíble que tan acertado era con sus palabras, por un momento pensó en esa conexión especial que solían tener cuando salían, se conocían tan bien el uno al otro que con tan solo verse a los ojos podían entenderse.

- si..- respondió turbada

- nos vamos, amor?- preguntó ansiosa Parvati, apareciendo repentinamente en la breve despedida, abrazando a su novio por la cintura y recargando su barbilla en el hombro de él.

Con un movimiento de cabeza él asintió, dedicándole una última mirada a Ginny
- Adiós Ginny- se despidió a distancia Parvati, bien asida de la cintura de su novio

- Adiós......- contestó mientras los observaba irse, sus ojos quedaron fijos en esa dirección hasta perderlos de vista. Una intensa e inexplicable sensación se apoderaba de ella dejándola intranquila, su vida seguía inconclusa, no había solucionado nada con Dean, podría atreverse a mencionar que por lo menos ya la tolera, le habló, eso cuenta, sobretodo tratándose de Dean que ni por equivocación hacía algo que no sintiera o quisiera.

Estaba feliz por él, se casaba, eso implicaba dar un gran paso, deseaba con el alma y el corazón que lograra todos sus sueños, que Parvati fuera su otra mitad, que lo amara como él se merece.

Parvati. Nunca se lo hubiera imaginado, compañera de grupo de Dean en todos los años de Hogwarts, con una actitud seria, pero…….pensándolo bien, no siempre, su comportamiento cambiaba sutilmente, solo cuando ella no estaba en compañía de Dean. ¡¡¡¡Claro!!!....como no se había dado cuenta?.... a Parvati le gustaba Dean es por eso que en esa época recibió desplantes de la chica que ella nunca llegó a comprender, a veces se comportaba demasiado amable e interesada por saber de su vida, otras, rara la vez, demasiado mordaz, demasiado cínica, ahora que hilaba bien sus recuerdos entendía muchas cosas, de repente pareció recordar algo que en su momento le afectó, pero no lo suficiente para atormentarla.

----------------------------------------flash back--------------------------------------

Era sábado, caminaba por los pasillos del tercer piso rumbo al baño de mujeres venía cansada y mojada por haber jugado con Dean todo el día en la nieve, necesitaba bañarse con urgencia de lo contrario le daría una hipotermia. Entró al baño, se desvistió titiritando, con los labios morados, y la barbilla temblándole, reguló el agua, sumergió su cuerpo en ese placentero vapor para calmarse, cerró sus ojos disfrutando hasta cansarse, después lavó su cabello y cuerpo, acumulando con ello media hora dentro del baño, mientras se secaba aun en la regadera, escucho el crujir de la puerta, alguien entró, por los pasos, se dio cuenta que eran más de una persona.

- de verdad no lo entiendo- reconoció la voz de Parvati

- no hay nada que entender- le respondió otra voz

- ¡por dios Lavander! esta flaca, no se sabe arreglar, y ese color de pelo es un espanto- alegó con convicción Parvati-además es……..tan……no sé…dulce- agregó con hastío- que empalaga, aunque yo no me creo ese cuento, te aseguro que pronto va a sacar las garras, no la viste ayer en la reunión con los del ED imponiendo sus puntos de vista?

- estaba proponiendo, que es muy distinto- replicó Lavander- además era muy acertada con sus ideas, hay que admitirlo la chica es inteligente- Ginny solo escuchaba desde el otro lado de la cortina, no se animaba a salir para no avergonzarlas, suponía de quien hablaban, de Hermione, todo mundo se expresa así de su cabello, además es de las personas que aportan mucho en el ED, quién más podría ser?...pero no entendía por que la alucinaban tanto.

- inteligente?.....esa tipa no es inteligente, solo tiene buena memoria, y la memoria es de los tontos.- gruñó molesta Parvati

- ¡pobre Ginny! le han de doler los oídos- escucho decir a Lavander.

Que?....hablaban de ella? ,pero por que? molesta, estuvo a punto de interrumpir, pero se contuvo, la curiosidad la mataba quería saber más

-no la empobrezcas más de lo que esta Lavander, aunque en un Weasley no puede ser aun peor- dijo con sorna Parvati

-¡oye! estas sobrepasando los limites Weasley, ¡de mi Ron nadie habla mal!

- ¡tú Ron ya tiene dueña!

-aun así es intocable, mejor continuemos con su hermana, de lo contrario juro que no respondo.

-¡si! ¡por favor!, ¡quiero escuchar más!- salió Ginny incontenible de ira, arrebatada, con su rostro encendido, su cuerpo envuelto en una toalla y su cabello largo escurriendo.

Dos rostros asustados, sorprendidos, la miraban, parecían no poder hablar.

-¡continúen!- pidió en exceso agresiva, alzando la voz

-no has escuchado que la crítica te ayuda a superarte- se animó a comentar una“incólume” Parvati, su intento patético por mostrarse tranquila le exasperaba.

-¡oh! ¡claro que si! pero no a espaldas de la persona- estalló furiosa

-¡tranquilízate Ginny!- rogó temerosa Lavander.

-disculpa?......no se lo que me pides, solo soy una tonta que tiene buena memoria, así que no puedo olvidar lo de hace unos momentos- contestó irónica.

- ¡nosotras así platicamos!,¡no exageres!. Y por favor deja de actuar como si fueras el centro del universo- replicó cínicamente Parvati, mostrando una faceta desconocida. Como respuesta una sonrisa retadora se dibujo en el rostro de Ginny.

-¡Guau Parvati! ¡me sorprendes!, tus charlas si que deben ser interesantes, solo un consejo, no menciones palabras que desconozcas pues puedes quedar aun más en ridículo.

-¡la ridícula eres tú al no aceptar tus defectos!, ¡vamonos Lavander!, me comienzan a molestar las moscas- dijo una acobardada e indignada Parvati, jalando a su amiga por el brazo.

- ¡dios!, ¡gracias por iluminarla!- se burlo Ginny mirando hacia arriba.

-¡pobre Dean!, como te soporta?- le grito a punto de salir del baño.

-¡no se!, por que no vas y se lo preguntas, solo te aconsejo que no comiences hablar mal de alguien por que es algo que él no soporta- le contestó antes de verla desaparecer.

---------------------------------------End of flash back---------------------------------------

El recuerdo del desagradable incidente solo le duro el resto del día, ni más, ni menos, estaba tan inmersa en apoyar a la Orden del Fénix y al ED, que no tenía tiempo de pensar en cosas de escasa importancia. Jamás se percató cuando reiniciaron los lazos de compañerismo, ni tampoco tuvo tiempo de analizar la actitud, ni cada palabra de la chica, solo olvido y siguió adelante.

-¡Ginny!- la voz de Hermione la llamaba, con su mente medio despejada, se encontró en el restaurante

-si?......- contestó confusa, medio ausente, su mente parecía querer aferrase al pasado

-estas bien?- escucho a su amiga preocupada

-si.....-respondió más consciente de la realidad

- lo siento......debí mencionártelo en cuanto te vi

- tranquila, no pasa nada- intentó calmarla

- tu cara parece decir otra cosa......

- solo......me....-trató de hilar su respuesta-..sorprendió volver encontrarme con Dean, tú sabes muy bien como terminaron las cosas.....te confieso que tenía miedo encontrármelo.

- creo que él también

- me dio mucho gusto volver a verlo, saber aunque sea un poco de él.

- él....sabe de ti- confesó la castaña

- a que te refieres?.....-preguntó intrigada, con los nervios al limite

- Ron y él se han hecho buenos amigos, y..... le ha preguntado por ti.

- de verdad?...- preguntó incrédula. Se tranquilizó, nadie sabía nada, por que estaba tan paranoica? Una sensación de alivio recorrió su cuerpo, un nuevo sentir aparecía. Feliz? si....un poco, no, mucho, muchísimo, demasiado. Tal vez Dean no la odiaba, le interesaba, no todo estaba perdido, tal vez las posibilidades de volver a ser amigos no era un sueño.

- tan real como la cara que te puso Parvati

- creo que no le caigo nada bien- comentó alzando las cejas

- es buena chica, solo compréndela, para ella representaste una amenaza desde Hogwarts

- Pero ahora es diferente, ¡él esta con ella!, ¡están juntos!, ¡se van a casar!,¿no?. No tiene nada que temer, además ¡no pretendo quitárselo Hermione!- protesto indignada pareciéndole absurdo el comentario

- lo sé, no quise decir eso, solo te pido que te pongas en su lugar, eres la ex de su novio, de su prometido, de ese chico que tu sabes muy bien te quiso mucho. Seguramente el verte de nuevo le trajo recuerdos que todavía no supera, tal vez hasta miedos insoportables para ella.

- ¡si la comprendo!- le aseguró sintiéndose incomprendida- y de verdad siento mucho lo que debió sufrir cuando Dean salía conmigo, créeme es una verdadera tortura ver a la persona que amas con otra- confesó inconsciente, invadida por sus impulsos, por su sentir. Ya estaba, lo había hecho, hablo, confeso lo que guardaba con tanto cuidado.

El silencio, la ausencia de palabras ocupaba la mesa, no podía continuar hablando, estaba aterrada analizando su pequeño descuido. Hermione solo la miraba arrepentida. Temía que hablara, que le preguntara, esos segundos parecían un martirio.

- disculpa, soy una tonta- logró articular Hermione. Ginny respiró tranquila

- si, lo eres- repuso con una sonrisa

- Ginny.....

- olvídalo- la corto, no quería hablar más del asunto, presentía lo que venía

-....lo olvidaste?-la ignoro, mirándola curiosa.

Suspiró hondo. Temerosa, tomó su copa de vino blanco y bebió un poco humedeciendo apenas sus labios, ya no podía seguir evitándolo.

- lo intente-confesó cansada- sigo intentándolo- le asegura con un suspiro pronunciado

- no se que decirte- le responde desconcertada, desarmada de consejos

- nada, no tienes que decir nada, solo dejemos el asunto-pidió tratando de hacer más llevadera la confesión, Hermione solo afirmó con un movimiento de cabeza

- y por que te regresas tan pronto?- volvió a tensarse, no había pensado una respuesta, que debía hacer, no sabía si mentir, el cual no le salía muy bien, “¡por dios! que sería lo correcto, decirle toda la verdad?”. Su tardanza comenzó a inquietar a la castaña.

-que pasa Ginny?

- vine para quedarme Hermione- decidió insegura

-¡eso es estupendo!- contestó sonriendo, mordiéndose el labio inferior- deja que se entere Ron, el pobre muere por preguntarte.

- me imagino-sonrió más tranquila- Hermione, solo te pido que.....

- tranquila- se apresuro a contestar- no diré nada, esperare pacientemente hasta que tu lo hagas

- tampoco le menciones lo de.....

-¡claro que no!, descuida

- y que se siente ser la honorable madrina de ramo?......dicen que eso es un buen augurio, tal vez pronto te cases- explicó cambiando de tema

- pues yo no he vislumbrado nada por parte de tu hermano

- tal vez pronto te de la sorpresa

-cuando suceda eso, seré muy, muy feliz- confirmó Hermione
- ¡ey! los Weasley también- apoyo, la castaña le sonrió
- y tú?......sales con alguien?.....

-termine hace un mes con él

-hay posibilidades de.....

- no - se adelantó a contestar- él se fue a vivir a Canadá

- que lástima, parecía lindo, ¿no?

- Hermione, que te contó mi madre- demando divertida, debió imaginárselo su madre se había enamorado de Ian, afirmaba con convicción que era un excelente partido, serio, atento, inteligente, comprensivo, con un futuro prometedor y muy guapo, recordaba como muchas chicas llegaron a pararla para preguntarle si andaba con semejante chico, la veían simple e insignificante, "el merece algo mejor" murmuraban a sus espaldas. Él siempre luchó contra todo comentario que afectara la relación, sobre todo de su familia pero ella sabiéndose enamorada de otro, huyó cobardemente, no se atrevió a defender algo que no sentía argumentando que se dieran tiempo, que se fuera a Canadá a acabar su maestría, conociera chicas, se divirtiera y después........después, tal vez ya no habría después con esta enfermedad.

- dijo que era el elegido, el mejor de todos tus novios, tus hermanos casi se les da un infarto con el comentario

-solo me conoció dos novios, por eso afirma eso....bueno pero si era lindo

- ¡claro!, no conoció a Dean- respondió divertida Hermione- eras demasiado pequeña para esas cosas-se burló.

-¡búrlate!, ustedes ya estaban en el primer año de la universidad cuando se enteraron en mi casa, ¡oye!, además de donde sacas que Dean ha sido él más lindo?

-no es así?- preguntó retante Hermione.

Intentó contestar muy segura, pero solo se mostró titubeante, pestañeo más de lo debido, de su boca no salía sonido alguno.

- Tal vez.Si.....por que me preguntas eso?-logró hablar

- no, no lo pregunto, lo afirmo, conozco a Dean, es el típico chico tierno, guapo, detallista, apasionado, inteligente, comprensivo, muy honesto, simpático y con mucho carisma puedo asegurarte que es el chico más lindo o uno de los más lindos que has conocido, que hemos conocido.

- Ron sabe de esto?- le preguntó divertida por su confesión

-si......-respondió simplemente

- no estoy bromeando

- te lo juro, ¡oye no amo a Dean solo admito sus virtudes! .Y no soy la única, no sabes el pegue que ha tenido estos cuatro años, además de Harry.

- así que ha tenido muchas novias-expresó enfocándose solo en Dean, huía sobre cualquier comentario de Harry

- en realidad, no

- debí saberlo, él no es así

La comida fue intensa, bastante divertida. Las confesiones y anécdotas de su vida surgían sin detenerse, alargando casi por seis horas su estancia en el restaurante.

*******************************

Bajo las escaleras con la pijama recién puesta, traía un pantalón de algodón rosa con estrellitas diminutas color plateado, una blusa de tirantes de un tono más claro muy cómoda, ajustada a su cuerpo. No había nadie en casa. Atravesó la cocina, para salir al extenso terreno ubicado atrás, a lo lejos diviso una gran fogata, chispas azules bailaban en la punta, parecía una estrella parada en la tierra, se veía hermosa. Camino hacía el lugar, buscándolos, sabía que estaban ahí, esa era su costumbre, organizar tal ritual, salían desde el atardecer para sentirse parte de tan fantástico acontecimiento, mientras admiraban y se enamoraban aun más del imponente paisaje que adornaba bellamente la casa. Al anochecer, preparaban chocolate caliente si hacía frío sino una cerveza de mantequilla bien fría era suficiente para armonizar tan perfecto momento.

-¡Buenas noches!- saludo entusiasmada, observándolos de espaldas, sentados en aquella banca de encino tallada por su padre, abrazados muy juntito, la cabeza de ella descansaba en el hombro de él, mientras unos fuertes brazos la protegían, una cobija de algodón azul cielo cubría a ambos de la fresca noche. La escena era muy romántica.

- como te fue? -le preguntó su padre, camino unos pasos rodeando la banca hasta quedar casi de frente a ellos.

- bien- sonrió al ver a su madre profundamente dormida

- te quería esperar

- se desvelo anoche- la justifica sentándose a un lado de su padre, recargo su cabeza en el respaldo logrando una cómoda posición para admirar el cielo, el azul de la noche contrastaba con la colorida diversidad de estrellas, el conjunto parecía una soberbia constelación

- hermoso, verdad?- escucho a su padre preguntarle

-mucho- confirmó relajada, tranquila, inspirada para planear que hacer con su vida. Lo primero sería consultar un doctor, necesitaba con urgencia conocer sus opciones, después hablaría con su familia. Por otro lado debía conseguir un empleo, y algún lugar donde vivir, no pretendía molestar a sus padres, además estaba acostumbrada a ser independiente.

-mañana me voy- le comento su padre, giro su cabeza para verlo

-cuando regresas?

-en un mes, tal vez menos-respondió si mirarla, lo observo, se veía más grande sus ojos rodeados de más arrugas, su mirada más experimentada, más sabia. Se daba cuenta que añoraba el tiempo perdido, aquel en el que su padre se desarrollo más esa aura sabia.

-te voy a extrañar papá-dijo recargando su cabeza en el hombro desocupado

- y yo a ti, pequeña- dijo con cariño- dime...te voy a ver cuando regrese?- preguntó expectante

- ese es mi plan-respondió esperanzada

-¡Buenas noches!- interrumpió una voz conocida a sus espaldas- siento interrumpir- se disculpo. Toda tranquilidad se esfumo, el silencio de la noche se perdió con sus latidos acelerados, se giró y lo vio vestido con la misma ropa de hace un rato.

¡Hola!- lo saludó sin poder decir más

-como estas Harry?- lo saludo su papá, el movimiento involuntario despertó a su mamá.

-¡Harry!¡Cariño! que haces parado ahí?- preguntó la señora Weasley con los ojos pesándole por el sueño- siéntate, quieres chocolate?- preguntó como buena anfitriona

-no, gracias-Ginny se paró nerviosa con la intención de retirase, no quería estorbar en los asuntos que lo traían a su casa, además se sentía inquieta con su presencia.

- bueno...yo los dejo, ¡buenas noches!- camino rumbo a la casa

-¡Ginny...espera!- le pidió Harry afectándola sobremanera-....puedo hablar un momento contigo?

- conmigo?-contestó sintiéndose estúpida por la respuesta

- será rápido

- nosotros nos vamos a dormir-se despide el señor Weasley

-nos vemos Harry- añade la señora Weasley, tomada de la mano de su esposo se alejaron del lugar.

-buenas noches- lo escucho contestar

Temblando se abrazo a si misma. El fresco de la noche y su nerviosismo causaba ese efecto en ella, no se atrevía a mirarlo, tenía miedo de cometer alguna estupidez, se acerco al fuego dándole la espalda con la intención de tranquilizar a su cuerpo.

-admiró a tus padres-murmuro atrás de ella

- yo también-coincide con una sonrisa que él no pudo notar

- hubiera venido mañana, pero.....- lo sintió moverse y sentarse justo atrás de ella

- no me molestas Harry-lo interrumpió girándose sin darse cuenta, notando la mirada atenta de esos ojos verdes-....y....bien, que sucede- agregó con riesgo de escucharse cortante, sus nervios la estaban matando lo único en que pensaba era en disminuir su tensión.

- acaban de aceptar a Ron como jugador profesional para el equipo de Quidditch de Londres, mañana habrá una recepción sorpresa en su en honor en mi casa, estas invitada.

- eso es genial- respondió con una sonrisa, olvidándose brevemente de con quien estaba

- lo sé- contesto igualmente feliz-quiero ver su cara cuando se entere, ha esperado mucho por esta oportunidad

- mis papas lo....

- no- se adelantó- es una sorpresa así que te pido que no lo comentes, todo esta preparado para antes de que de que se vaya a Egipto tu padre

-¡Ginny!, hija, te buscan- apareció la señora Weasley con un muchacho

Continuara.............



Me encantaron sus mensajes, muchas, muchas, gracias. Me hacen muy feliz

Nota: Quiero pedir disculpas a todas esa personas que esperan la publicación del capitulo 6. Sé que siempre es lo mismo, tardo demasiado en publicar, las razónes?...son muchas ocupaciones, mi falta de decisión e inspiración en que camino tomará la historia, téngame paciencia que pronto publicare. No desesperen please!!


“Creo firmemente que la hora más honrosa de cualquier persona, -su máxima satisfacción y plenitud- es ese momento, cuando victoriosa, queda exhausta en el campo de batalla, sabiendo que trabajó con todo su corazón en una causa noble”

Vince Lombardi

Este capitulo va dedicado especialmente para Aseneth Potter Weasley e Ireth, por cada una de sus palabras que me han dejado huella……!Muchas gracias niñas!. Son un amor!!

Capitulo 6

Giró solo un poco su cabeza. Una gran sonrisa de su madre con la mirada cómplice, gesto emocionado llamó su atención. ¿Por qué la miraba así?. Su pregunta fue respondida al instante.

¡Hola bonita!- reconoció el saludo, aquella voz gruesa, el tono serio y seductor tan característico en él embelesaba a cualquier mujer.

Bonita. Calificativo con el que se refería a ella, le agradaba, pero más aun le divertía, sobretodo cuando merodeaban cerca esas chicas pretenciosas, insidiosas, de cuerpo perfecto, clase alta, con aires de vanidad, presunción, tajante hasta la médula en ideas clasistas, opiniones frívolas, pero eso si, con conocimiento del mundo que su abundante dinero les ofrecía. O que decir de su madre, que se retorcía a cada mimo o “halago exhibicionista” como lo llamaba ella. La consideraba como lo mas repugnante que le pudiese suceder a su hijo, él nunca había salido con una chica pobre, "sin clase”.

Sus ojos los contemplaron por unos segundos, alto, torso bien formado, hombros anchos, cabello castaño claro, semiondulado, a la altura de los hombros, sus patillas con forma casi al final de su oreja, su piel blanca, bronceada, labios apetecibles, ojos aceitunados, profundos, un poco hundidos, haciendo resaltar su ceja, su porte regio, atractivo, lo hacia brillar en cualquier lugar.

Sin duda era él. ¿Qué estaba haciendo ahí?. No supo cuando él se acerco, la asió de la cintura suavemente y la atrajo hacia él. Acariciando delicadamente su espalda, parte de su cabello. La abrazaba con intensidad, pareciendo vital aquella demostración.

Se reconoció de puntitas, aferrada a su cuello, su cabeza inclinada ligeramente hacia atrás, su mentón tapado por el hombro de él, sumamente desconcertada.

- pensé que estabas en Canadá- susurró cerca de su oído en cuanto reaccionó.

- lo estaba- rozo sus labios en su oreja, estremeciéndola, sabía que esa parte era muy sensible en ella- pero aun tengo cosas pendientes que resolver con cierta pelirroja- bajo el tono de voz escuchándose más sensual- ...luces muy hermosa…- agregó en secreto. Esbozó una sonrisa por esas ultimas palabras, vestía una pijama, regalo de él.

-gracias, pero…..y tus clases?- se separó de él, para mirarlo a los ojos. Se estaba preocupando. Regresó por ella?.

- hasta dentro de tres semanas comienzan. Fui a Paris. Valery me dijo que te encontrabas acá. Así que aproveche para tratar algunos negocios de la familia, mi tío me pide que analice un proyecto de las villas que esta por construir, quiere que le de opciones sobre la arquitectura, solo confía en mi, ya lo conoces….-hizo una pausa, inhaló profundo y continuo- ....Necesitamos hablar……aclarar cosas- le pidió, observando su rostro detenidamente. Ginyy iba a contestarle cuando se percato de la presencia de dos personas a su lado. Su madre que se veía muy contenta y Harry……con las manos en los bolsillos, los brazos pegados a su cuerpo, tratando de concentrarse en el paisaje de la noche.

-…Harry!..-sus ojos verdes la miraron, obedeciendo al llamado- te presento a Ian,- clavo su mirada al castaño- Ian él es Harry el mejor amigo de mi hermano Ron.

- he escuchado de ti!….- le ofreció el castaño su mano , dibujando una sonrisa en sus labios.

- y yo de ti....-respondió al saludo mirándolo firme

- eres muy afortunado, sabes?- tembló ante el comentario, le había platicado sobre Harry , como un miembro más de la familia, del importante rol que ejerció en ella como su primer amor, sin especificar más.- conoces a esta pelirroja desde niña- explicó, tranquilizándola, entrelazando su mano con cariño como un énfasis a lo mucho que la necesitaba.

- desde sus diez años- aclaró Harry de golpe, volvió a mirarla- y……..- se detuvo un par de segundos, analizándola- ..siempre se ha caracterizado por ser muy fuerte, capaz de enfrentar cualquier cosa. Esa mezcla entre dulce y fuerte es única, en ella…-Lo miró significativamente. Sin poder controlar un gesto incrédulo. Era la primera vez que lo escuchaba referirse a ella de esa manera.

- por que me miras así Ginny?... Te sorprende lo que pienso?- le preguntó con una media sonrisa. ¿Qué si le sorprendía?.¿Qué si le sorprendía?¡Pero, claro que le sorprendía!. ¿Por qué ahora se lo venía a decir?

- bueno…..yo creía que me veías como alguien a quien proteger…siempre me lo hiciste saber de alguna u otra forma.....- respondió en tono recriminatorio. Sus impulsos comenzaban a despertar.

- eras como mi hermana menor Ginny- por que tenía que mencionarle eso?, por que tenía que revivirle momentos dolorosos, conocía perfectamente que significaba ella para él- …no quería que te sucediera nada- se disculpo perplejo por lo que acababa de escuchar. Ian solo los veía con cierta agudeza, -pero desde que te conozco lo he considerado así- aseguró con convicción.

- no es disculpa Harry- espetó molesta, un nudo en el estomago amenazaba con estallar. Estaba enojada, quería arremeter contra él, darle un buen golpe en el estomago. No sabía con exactitud cuál era la causa, tal vez el verdadero trasfondo era aquella frase inherente en su mente que desmenuzaba su corazón desde hace tiempo,. “eras como mi hermana”. Odiaba esa enunciado.

Le parecía estupida la reciente confesión. ¿Por qué no le dijo nada cuando lo necesitó?. Cuándo era necesario escuchar el “eres fuerte, tú puedes o el te necesitamos” .Aquella etapa de su vida en la que su autoestima estaba por los suelos. Se sentía no aceptada, señalada por lo sucedido en la cámara de los secretos, vivía intranquila, con miedo a que le sucediese lo mismo de nuevo, y por el otro lado estaba él que la trataba indiferente, a veces cortante.- sabes?...… no sirve de nada que lo hayas pensado, nunca me lo mencionaste, es como sino hubiese existido, y cuando algo no existe ¡no hay nada¡,¡¡nada Harry!!.....- estalló sentida, colérica, sus latidos del corazón iban en aumento, su cara la sentía arder- …¡Recuerdalo siempre!.¡Las acciones hablan por si solas! Aplícalo en tu vida sino después será demasiado tard….

- ¡¡¡¡BASTA GINNY!!!!- la frenó su madre súbitamente, con mirada recriminatoria. Paro en secó, respirando por la boca, escuchaba sus latidos que parecían querer huir de su corazón. Estaba estupefacta. Algo encajaba. Las palabras de reclamo, parecía más para ella que para él. El “Será demasiado tarde” retumbaba en su mente cada vez más fuerte

- será mejor que me vaya!!- dijo circunspecto. Sin apartar su atención de ella, mirándola reflexivo

- es lo mejor- recomendó a penas con congruencia

- no te olvides de Ron

- no lo haré- contesto secamente, con los sentimientos a flor de piel.

Por segundos quedaron en silencio. El ambiente se percibía tenso.

Resuelto. Miró a Ian .Movió su cabeza en señal de despedida-hasta luego

- hasta luego- respondió con un gesto confuso

- Mañana, como a las 11:00, vengo por ustedes señora Weasley, le parece bien?- ofreció tranquilo.

- perfecto, hijo, te esperamos- le sonrió agradecida por su actitud prudente.- Te acompaño a la puerta…-afirmo con su cabeza, volteó a verla, lo notaba de soslayo, mientras su vista se enfocaba en la fogata, seguía irritada, se percataba que todo su enojo era más con ella misma que con él, el reflejo que le devolvía era intolerable, se sabía con los mismos descuidos, mismas justificaciones. Al mismo Dean le había hecho daño por no hablar en su momento.

Algo estaba ahí, en el fondo, comenzaba a moverle, a sacudirla, atragantándola de miedo. Pronto no estaría, los dejaría, perdería todo seguimiento de la vida de los demás, de la suya. Pero lo más grave, es que acababa de descubrir algo que la alteraba en demasía. La posibilidad de no expresar a tiempo su sentir a las personas que amaba. Le angustiaba el simple hecho de no decir un “no te hubiera cambiado por nada en el mundo” a su pádre, un “eres muy necesario en mi vida Ron”, un “te extraño Dean, vuelve” ……Sintió unas manos tibias en sus mejillas, a centímetros unos ojos grises la veían preocupado.

- estas bien?- escucho a punto de llorar, bajo su mirada para ocultarlo, él tocó su barbilla y levantó su rostro.

- estoy bien- confirmó tratando de escucharse convincente, sus lágrimas retenidas trataba de aquietarlas.

- que fue todo eso?- indagó preocupado

- nada…….no fue nada- se soltó de él

- estas casi llo….

- ¡estoy bien!-levanto su voz irritada- ¿!De acuerdo!?- . Restregó sus manos en su cara

- Ya. Por eso estas casi gritando.

- ¡Ian!. ¿¡Quieres dejarlo!?- dijo exasperada

- Esta bien……No se que es lo que acaba de suceder.¿Que es lo que te afecto tanto? ¿Por que tú molestia con él?.¿Por que tu actitud tan extremista?. Quisiera que confiaras en mi. Independientemente de haber dado un espacio a la relación, me considero tú amigo. Eres impor…

- ¡lo sé!- lo interrumpió alterada, estaba por cometer el mismo error, huir sin explicar nada, tenía que tranquilizarse - lo sé. Ian. Pero es …es complicado….yo…yo…..

- tú……- la instó a seguir. Respiró hondo. Tomó su cabello, peinándolo en una coleta, bucles rojos caían naturales a la altura de sus hombros. Se decidió hablar.

- ….quiero que sepas que ocupas una parte de mi corazón, que nadie más podrá suplir……..- se acercó a él

- que quieres decir?- frunció el entrecejo, tratando de comprender

- significa- tomo su mano, grande en comparación a la de ella, la apretó con fuerza- que tuviste una función en mi vida que nunca voy a olvidar, mantuviste mi temple, si tú no hubieses estado tal vez ya no la tendría. Por ti encontré una nueva pasión. Ser yo misma. En el fondo tenemos mucho parecido - lo miró revalorando cada una de sus facciones -…Te quiero.Ian..- lo abrazó como nunca, e inmediatamente el respondió-….¡Gracias!....¡Gracias, por estar ahí!...........

- me asustas, preciosa- le susurró, apretándola a su cuerpo- por que hablas así?

-….solo……es mi reciente necesidad por expresar lo que siento….¿Te molesta?- se separó un poco de él.

- no, me desconcierta,- acarició su mejilla pecosa- hablas del pasado, además no sueles decir te quiero tan fácilmente, pareciera sagrada esa frase para ti.

- lo es, sabes que la digo cuando la siento…..- él solo veía sus labios, hipnotizado. ….y a ti te quiero como…..

- te necesito Ginny .Regresa-confeso en un arrebató-…..Quiero volver a ser....a vivir, a sentirme vivo, ….quiero sentirte…- pegó su frente con la de ella, su respiración rozaba su rostro, su mano derecha sujetaba su cuello-...Eres mi complemento…mi mundo. Regresa por favor.- rozo sus labios con lo suyos, cerraron sus ojos, sin contenerse, frotó muy suave y lentamente sus labios con los de ella, seduciéndola, disfrutando su cercanía, su aroma, su sabor, su textura. El cúmulo de sensaciones comenzaban hacer efecto, la situación se le escapaba de las manos, el le pedía un beso, la invitaba a hacerlo estremecer, la tentación la aturdía, debía apelar a su fuerzas.

- Ian…….- susurró en su oído. Esquivando sus labios-…..esto….no esta bien……- jadeo acaloradamente.

- por que?- deseoso por seguir

- por que no todo es como debería de ser- interpuso sus manos entre ellos

- si te refieres a mi estadía en Canadá……

- no!..no es eso

- Ginny. No me interesa conocer otra chica

-…….yo no te convengo…

- ¿¡pero que tontería estas diciendo!?

- lan…….no puedo,…….ni debo seguir con esto….. tú mereces alguien que te dé todo lo que necesitas…

-tú eres todo lo que yo necesito..

- no!- rebatió necesitada por hacerle ver las cosas.-…no Ian. No cuando pienso en otra persona.- confesó sin rodeos, sus ojos se abrieron al máximo, su rostro se contorsionó, la noticia lo acribillaba dolorosamente.

- Harry. Por eso tú actitud tan extraña.- concluyó con frágil serenidad.- …… vuelves a quererlo……

- si..- respondió con un sabor amargo. El asintió con una risa forzada. No le aclaró nada, sería mejor que él lo creyese así. Que solo de repente volvía a quererlo.- lo siento…..- expresó consciente de lo inútil que se escuchaban sus palabras de disculpa. Lo estaba lastimando.

- ¿Dime como voy hacer para olvidarte? ….Para estar sin ti?....-dijo mirándola intensamente, con semblante triste. Sintió sus ojos acuosos, comenzaba a verlo entre agua transparente-

- perdóname……- contesto afligida, solo trataba de tener presente en su mente que estaba haciendo lo mejor para ambos, él debía seguir su vida en Canadá, sin cargar con ella, con su enfermedad, ni su amor por otro.

- por que no me das una oportunidad?- propuso desesperado posando sus manos en su cuello y parte de sus mejillas

- …..Ian ….no lo hagas más dificil.- retiró sus manos, la despedida era dura, le dolía verlo así. Él paso sus manos por su cabello, desesperado.

- aquí termina, no?- comenzó alejarse de espaldas, sin quitarle la vista aun

- lo siento- lo ve alejarse poco a poco

-Prométeme algo- le pidió a una distancia cada vez más larga, ella asintió con lágrimas en sus mejillas- que recurrirás a mi si necesitas ayuda….- propuso él con ojos rojos

-lo prometo- intentó sonreír por última vez antes de darse media vuelta y desaparecer.

***************************************

Con la nariz roja, sus ojos levemente hinchados, subía las escaleras a obscuras

- Se fue Ian?- la sorprendió su padre en el rellano, con un vaso de vidrio vacío en la mano.

- si…….¿Que haces aquí, parado a mitad de las escaleras?- cuestiono curiosa

- yo?- fingió demencia

- si, tú- confirmó intrigada

- bueno…..yo…..yo… quería tomar el fresco- respondió inseguro

- Pá . A mitad de las escaleras?- sonrió por la ocurrencia

- si……bueno….apenas iba a bajar- dijo nervioso

- pero si estabas parado, no te movías.

- estaba descansando

- descansando de bajar tres escalones?. Noooooo!. Confiesa Pá. ¿Qué hacías?

- por que tienes que cuestionar todo?, siempre fuiste así, no te podías quedar con ninguna duda y de pequeña hacías cada pregunta que fueron las que me sacaron estas canas

- pá!, no exageres que podría preguntarte de pequeña?

- te parece poco tú exhaustiva investigación sobre por que los niños hacían del baño parados?- se carcajeo ante el comentario

- si lo recuerdo. Pero era un amor. ¡Acéptalo!

- te parecías a tu padre- evidenció la razón

- presumido- le sonrió

- pelirroja- siguiéndole el juego

- ¡Ya Pá,!¡Confiesa,!- tratando de sonar seria ¿Qué hacías?- levanto una ceja

- no me vas a dejar en paz, verdad?

- nop

- y si te soborno?

- imposible

-bueno independientemente, yo soy el padre, y aquí mando, así que vete a dormir- dijo dándole beso en la frente

- Pá!!!.No huyas!- Se detuvo al escucharla con un pie en las escaleras

- Ginny es tarde- se volteo a verla

- ajá…..y tú te levantaste por que?..........

- por…por….por que iba a tomar un vaso de agua- mostrándole el vaso entre la escasa iluminación que el tragaluz del techo desprendía.

- pero si esta vacío, además, no que ibas a tomar el fresco?,no sabes mentir Pá

- ¡esta bien!, ¡esta bien!, tú ganas, quería ver….a……al famoso Ian

- y….lograste tú objetivo?- sonrió por la actitud de su padre

- si…….se ve……..normal, habría que invitarlo a cenar.- dejo de sonreír

- Ian. Se fue papá

- bueno, era muy tarde para hacerlo hoy, hija….

- no……-lo interrumpió- … él ya no vendrá…-explico con voz apagada,como respuesta obtuvo el eco de su casa en penumbras y la respiración de su padre relajarse suavemente.Lo escucho tomar aire, señal clara para comenzar a hablar.

- Gin…..- se acercó con voz paternal. -Nada es seguro en esta vida….- dijo tratando de confortarla - todo puede suceder, hija- la tomo de la barbilla. Distingió su silueta entre las sombras.-si él es el indicado regresará……-se dibujo una cara en su rostro, definitivamente era el mejor papá del mundo……..

- eso si que es una conversación madura, no crees hermano?- escuchó una voz atrás de ella.

- ¿¡pero que hacen escuchando conversaciones privadas!?- gruño su padre

- ¡ey!, ¡que nos esculquen! , somos inocentes- dijo la voz de George

- si, solo pasábamos de casualidad por aquí, ya saben, no tenemos nuestro cuarto allá arriba- agregó Fred con sarcasmo

- debieron por lo menos avisar que habían llegado- rebatió su padre

- no queríamos interrumpir tan bello momento. Padre e hija..- distinguió a uno de ellos acercarse a su padre y darle una palmada en la espalda.- Por cierto, que moderno te has vuelto Arthur………

- si!, hablando con motita de su novio?. Ni en mis mejores sueños- dijo George

- Nada es imposible en esta vida hermanitos- dijo para rescatar a su padre de la burla de sus hermanos- No es cierto Pá?- hizo un énfasis en la pregunta

- Hasta lo inimaginable puede suceder- confirmó serenó. Bostezó cansada.

- me voy a dormir, estoy exhausta…Que duerman bien. Hasta mañana Pá- pasó a un lado de él y le besó la mejilla.-Te quiero……-musitó cerca de su oído.

**********************************************
Entro al jardín, estaba precioso, una alberca grande se ubicaba en el centro, flores de varios colores flotaban en ella, alrededor, mesas circulares, techadas, arregladas con flores blancas y amarillas, en forma de nimbus 2005 como centro de mesa, cada mesa estaba reservada, música de fondo con tono suave armonizaba con el lugar. Respiró profundamente, estaba en su casa, juraba nunca pararse por ahí, pero nuevamente el destino jugaba con ella. Se preguntaba como lo iba a enfrentar después de haberle soltado ayer, palabras que la marcaban, tal vez incoherentes para él.

-Harry se lució- escuchó a Geroge decirle, venía tomada de su brazo.

- si, debió gastarse una fortuna con todo esto.

- ves a aquel hombre canoso, con el cabello relamido hacia atrás?-le señalo con la mirada

- si, que con él?- pregunto mirando al hombre, que platicaba con otros cinco hombres más jóvenes, todos aproximadamente de la edad de Ron.

- es el director técnico de la selección, es un poco…..expresivo con las mujeres así que evita acercarte a él.

- George!!- paró en secó, para mirarlo a los ojos - Se cuidarme sola, de acuerdo?

- ey!! No te sulfures!!!. Solo no quiero verle molestándote!!. Conozco al tipo. Le gusta acosar a chicas guapas.

- George!!, te agradezco lo de guapa, pero creo que te estas adelantando. Hay cantidad de chicas aquí. Así que deja de actuar como un hermano celoso.

- Gin, con todo respeto, pero, no sabes nada.¡Obsérvate!- se miró, un vestido verde agua se ceñía sobre su cuerpo, unos tirantes finitos sobre sus hombros lo sostenían, el aire en su espalda le recordaba su escote hasta la cintura. El largo llegaba debajo de su rodilla, sus pies desnudos resaltaban de esas dos tiritas que sostenían su pie cerca de sus dedos, el tacón era semi-alto, su cabello lo había recogido en un chongo y su maquillaje era fresco, solo sus labios y sus pendientes pequeños resaltaban por su brillo.

-que?.....que tengo?- frunció el ceño confundida

- te ves fabulosa!!! – el comentario le provocó una sonrisa , definitivamente su hermano no tenía remedio.

- acaban de llegar- comentó en voz alta Fed, se acercaba tomado del brazo por Angelina, llevaban cinco años saliendo- vi estacionarse el carro de Harry…

- ya vieron a los demás?- preguntó Angelina, los cuatros habían llegado juntos, solo que ellos se habían quedado atrás saludando a unos conocidos.

- no, pero ya deben estar por aquí- dijo cada vez más nerviosa,

- por que no buscamos nuestra mesa?- propuso Fred- no creo que podamos acercarnos hasta que todo el equipo lo haga.

Dos mesas habían sido asignadas para la familia. Cerca de los jugadores de la selección. El resto de sus hermanos se encontraba ya en la mesa. Bill, Percy y Karla se reían a todo pulmón de un comentario de Charly. Mientras Penélope y Prue platicaban perdidas de la realidad.

-¡Hola!- saludó a todos, Fred, George y Angelina venían detrás. Percy dejo de reír en cuanto la vio.- ¿De que se reían?.....-pregunto sin darle importancia a su gesto.

- Wuau!!......Gin!!!......- expresó Charly en cuanto la vio

- te lo dije Ginny-insistió George. Bill se paró de su asiento asombrado. Cantidad de aplausos estrepitosos captaron su atención. Tres cabezas rojas resaltaban entre el alboroto de gente, chiflidos y gritos de apoyo hacían a Ron parase de puntitas.

El trayecto de Ron a la mesa fue así, sus gestos eran indescriptibles, estaba feliz. Bill fue él primero en felicitarlo, el abrazo era fraternal, se decían cosas al oído, tal vez eran palabras que no son fáciles de decir pero que ambos nunca olvidarían. Vio a sus padres, sus ojos tenían un brillo especial como nunca lo había visto, estaban orgullosos, pero no solo por el reconocimiento, sino por el empeño en destacar por su hijo.

Bill se apartó, y sus ojos se encontraron, él sonrió aún más, no solo con la boca, también con los ojos que parecían decir más que cualquier palabra. Respondió al gestó. Una ráfaga de recuerdos vino a su mente. Ron tratando de ayudarla a subir las escaleras al año de edad,……después Ron llevándola a jugar con sus amigos a los sieis años,……Ron sangrando por la nariz por haberla defendido de un niño más grande que ellos….. Ron contándole un cuento……Ron tranquilizándola por una pesadilla……Ron casi llorando por aferrarse al él y no dejarlo partir a King´s Croos en su primer año en Hogwarts……Ron abrazándola desmesuradamente después de salir con Harry de la cámara secreta……Ron muy molesto con ella por ir al Departamento de misterios a rescatar a Sirius….

- Ginny- escuchó la voz de Ron cerca de su oído, estaban abrazados.

- si?

- me alegro que estés aquí……..conmigo..-la apretó un poco más a él.

- …y yo me alegro de tenerte en mi vida...pelirrojo.....-respondió nostálgica, con una angustia en su pecho. Levanto su vista presintiendo una mirada atenta y lo vio, la miraba fijamente, sus nervios pulsaron desde la boca del estomago, había algo extraño en él. Camino hacia ellos sin apartar sus ojos verdes de ella.

Continuara……………

La buena vida no es algo general, fabricado en serie, sino que solo existe a la medida. Cada cual debe ir inventándosela de acuerdo a su individualidad, única, irrepetible
.y frágil.
Fernando Savater

No hemos de preocuparnos de vivir largos años, sino de vivirlos satisfactoriamente; porque vivir largo tiempo depende del destino, vivir satisfactoriamente de tu alma. La vida es larga si es plena; y se hace plena cuando el alma ha recuperado la posesión de su bien propio y a transferido a si el dominio de si misma
Séneca (Cartas a Lucilio)

Mi abuelo, un hombre fuerte, muy inteligente, idealista, con un genuino interés por el ser humano. Lograba hacerme sentir única e importante. Él creía en mi, me lo recalcó cada día de su vida. Es por ti abuelo, que ahora me miro y veo a una chica capaz de lograr sus sueños. No se como agradecerte cada una de tus palabras expertas en mis peores momentos. No se como voy a suplir tus abrazos o el guiñar de tú ojo por algún pacto de confidentes. Con quien voy a compartir los momentos de lectura, aquellos en la que nos enajenábamos por alguna historia, pero sobretodo donde voy a encontrar a una persona tan testaruda (aunque tu sabes que mi padre te hace la competencia). Te voy a extrañar
.y donde quiera que estés
seguro será mejor

adiós a los dolores y a la agonía. Te quiero muchísimo
..y aunque en este momento me duele como nunca existir

sigo mi vida normal como me lo pediste. De modo que te dedico este capitulo. Tal vez sea muy simple, superfluo y sin algún talento extraordinario, pero he puesto gran empeño en ello, pensando solo una cosa ,el espectáculo debe continuar

..

1930-2004

Capitulo 7

Se separo de ella, el movimiento rompió su contacto visual del indeleble color esmeralda. Ron la buscaba con la mirada, intentando descifrar el abrupto cambio de cuerpo, ahora contraído. Incapaz de pensar, de hablar, ni de esperar, dio unos pequeños pasos hacia atrás. Vio desvanecerse su sonrisa, confundido, la estudiaba.

Movía sus labios. Algo le decía. Su voz la escuchaba lejana, poco nítida. Desubicada de la realidad, miro a su alrededor, manchones azules aparecían como flachazos, bloqueando parte de su vista, todo comenzaba a girar, pareciéndole un juego confuso, un remolino de voces distorsionadas con rostros tambaleándose junto con su cuerpo. Un zumbido en su oído resonaba con fuerza, la ensordecía, su instinto hizo llevarse una mano a su oreja, apretándola, el alivio fue casi inmediato, estaba segura que su mano no había tenido nada que ver.

- ¡Ron, felicidades!- reaccionó al escuchar cerca la voz de Penélope, abrazaba a su hermano entusiasmada. Respiró más tranquila. Cambió su mirada hacia Harry, se había detenido a unos pasos de ella, hablaba con una chica, rubia, esbelta, con facha de ser modelo. Contemplo, sus gestos, su postura, su forma de dirigirse a la chica, su sonrisa cautivante, seductora, nacida del corazón. Por que eso era él.Todo corazón. Entregándose completamente, aceptando el riesgo de la vida de salir lastimado. Cualquier cosa lo valía, mientras luchara por lo cree, por lo que siente.

Bajo su mirada. Su piel se enchinaba, advertía la causa. Un deseo entrañable revoloteaba en su ser: Sentirlo. Derretirse con un solo roce de sus dedos sobre su cuerpo, sobre su corazón. Susurrarle cuánto lo amaba. Besarle ahí mismo hasta quedar sin aliento. Ardiendo sus labios, viajando al extremo de los límites de una pasión desbordada, adueñándose del otro, viviendo en el otro. Sin necesitar más. Únicamente completud. No le importaría morir después de eso, todo estaría bien, la consolaría como si de una mano se tratase, acariciando su cabello de mujer asustada, reconfortándola, convirtiéndose en un sedante para lo que le esperaba.

El final del camino, aquel que la esperaba inminentemente, sería menos sinuoso. Las puertas al limbo le indicarían que no habría que preocuparse más. Que el todo la esperaba feliz, por vivir su sueño, lo que debía vivir. El espacio en que estuviera su alma, ahora sería sublime y acogedor, inimaginable a lo que se puede habitar.

Anhelar se volvía doloroso a cada segundo. Imaginar lo imposible era torturarse, pero no tanto como fingir su sentir, como reprimir su pensar. Cansada de mostrarse ilesa cuando lo ve, de ocultar sus sentimientos. Dio media vuelta y se alejó.

Camino entre la gente, con un aire de desesperación, su vista comenzaba a traicionarle de nuevo, cerró sus ojos unos segundos, reacia a sentirse intimidada por aquel síntoma. Se concentro en su objetivo, el tocador, necesitaba refrescarse.

Alejada del bullicio. Parada cerca de la barra, con el ir y venir de los meseros. Se percato de una cosa, no conocía aquella enorme casa. El barman debió darse cuenta de su estado por que se acerco a ofrecerle un vaso con un líquido azul.

- tome señorita, creo que necesita un poco de esto- observo la bebida, dudosa, la agarró, acerco su nariz y percibió un olor a menta, sin estar convencida, bebió un poco. El liquido era más espeso que a simple vista. Burbujas inquietas bajaban limpiando su garganta, el sabor amargo aligeraba asombrosamente el malestar.

- que es esto?- una sonrisa apacible se dibujo en el rostro del señor, le calculaba unos sesenta años. Retrocedió en el tiempo con un ánimo relajante, curativo, invadida por una paz interior, algo que no experimentaba desde pequeña, recordó con añoranza a su abuelo, él solía tener esa influencia sobre ella.

- pues
veamos, contiene agua pura y cristalina obtenida del un lugar recóndito del desierto de Egipto, ahí, el agua brota solo cuando esta amaneciendo, es inexplicable por que se da ese fenómeno. También tiene esencia de menta, unas gotas de limón, lágrima de fénix, y un poco de vino blanco, ingrediente muggle que en ninguna de mis recetas puede faltar. Es esencial para el sabor.

- es
.gratificante, usted invento la receta?- el señor asintió

- tengo muchas otras con resultados y sensaciones distintas. La invenció fue junto con un viejo sabio amigo mío. Por que no se sienta, señorita- termino señalando el banco cerca de la barra

- estoy bien. Gracias. Solo necesito saber donde esta el tocador

- entrando, se encontrará con dos pasillos, tome el de la derecha. Cuando llegue a la segunda puerta habrá llegado.

- se lo agradezco- le sonrió, hizo ademán de retirarse

- si me permite decirlo, usted me recuerda a mi nieta- se detuvo, el comentario llamo su atención- Tenía los mismos ojos grandes y expresivos. Su brillo irradiaba luz a la persona que veía. Su carita de ángel hubiera estado como la suya. Tan hermosa e inolvidable. Con todo respeto.

- no me ofende, es un honor parecerme a su nieta

- Era un ángel divino, como usted

- paró en seco, sin continuar su explicación, mientras posaba sus ojos a lado de ella. Escucho a alguien aclararse la garganta

- ejem, ejem
.- volteo y vio a Cho a su derecha, con un atractivo y elegante vestido blanco, el straple (N/A: no estoy segura de que así se escriba) se ajustaba hasta la cintura, su caída era suelta, gajos de tela de corte asimétrico le daban el toque de glamour. Reconocía aquel diseño, era de un famoso diseñador italiano de alta costura, llamado Coppeilo. Conocía bien su estilo, los colores definidos y los cortes sugestivos remarcaban su tendencia a resaltar la sensualidad femenina. Si le pidieran su opinión, propondría un diseño más determinante, con retoques aun más sencillos y distinguidos. Así se podría generalizar más el concepto en cualquier mujer, a fin de evitar falsas ilusiones en la forma de proyectarse. Por ejemplo. La oriental podía lucir aquel concepto, pero no estaba casada con el. Era evidente, podría ser muy bella, pero no expresaba sensualidad.- a ti te estaba buscando- expreso al mismo tiempo que sacudía con una mano, su cabello negro hacia atrás. Parecía que inconscientemente cada movimiento lo tenía perfectamente estudiado, sabía cual era su mejor ángulo o mejor postura.

- y cual es la razón?- pregunto desconcertada, ansiaba saber que era lo que Cho quería de ella.

- una margarita por favor- pidió amablemente al barman, mientras le ordenaba con la mirada que se retirase. El señor hizo una reverencia y se alejó de la barra. - siento interrumpir el galanteo de este hombre
.

- ¿¡que?!..disculpa?- dijo con el ceño fruncido y sin comprender del todo la insinuación

- no tienes que fingir conmigo, escuche lo que te decía, pero bueno, olvídalo. Quiero hacerte una propuesta- agrego en tono autoritario

Escucharla hablar, comenzaba a irritarle. No le gustaba la forma en que se dirigía a ella, como le hablaba, o la miraba, sus gestos demasiados fingidos, demasiado forzados. Y que decir de sus insinuaciones sobre sus acciones o sus gustos. ¿Que le importaba a ella?

- continua- respondió secamente

- Harry me ha hablado de ti, se que eres diseñadora. Yo quiero cambiar todo mi guardarropa. Hace tres meses que no lo hago. En lo que trabajo necesito siempre algo nuevo, original, innovador, interesante, pero sobre todo atractivo. Así que
.¿que dices?- Estaba estupefacta. Acaso había escuchado bien?

- ¿por qué?- pregunto confusa

- ¿por qué, qué?

- por que yo?. Ni siquiera sabes como trabajo- contesto sin saber que pensar, clavándole la mirada a la oriental.

- mañana tráeme tú portafolio y vemos- dijo recibiendo la margarita - gracias- contesto al barman y le hizo una seña para que caminaran- tienes un portafolio de trabajo, no es así?- prosiguió con la platica

- si, pero

.lo siento Cho, no acepto- la chica le hizo una mueca de incredulidad

- no te apresures a responderme, solo piénsalo

- estoy segura, no acepto- respondió en cuanto comenzó a caminar. No sabía lo que pasaba, pero de algo estaba convencida, no quería trabajar con la oriental. Sería insostenible tolerar comentarios sobre lo mucho que se amaban ella y Harry. No. No lo soportaría.- busca a alguien más

- por que te cierras, tienes un gran oportunidad y la rechazas a la primera, sin pensarlo. ¡¡No puedo creerlo!!

- no, yo creo que haces mal en suponer que voy aceptar tú oferta. Además de donde sacas que no tengo otras oportunidades?- respondió a la defensiva. Sabía que su actitud estaba mal infundada ante la apertura amable de la oriental. Pero sus impulsos la dominaban con ímpetu al tratarse de ella.

- yo no especulo nada. Y deja de hacer esto más difícil. Hagámoslo por Harry, ok- su corazón se paro al escuchar su nombre

- Harry?...él te lo pidió?....

- nos vemos mañana aquí. A las diez, ya estaré desocupada- respondió sin aclararle nada. Con su andar seguro se retiro para recibir a más invitados.

Congelada en su lugar, pasaba el tiempo, en su mente se arremolinaban preguntas sin respuestas. Su mente, su cuerpo y su corazón se concentraban en él. ¿Que es lo que había hecho?.¿Por qué había intercededido con Cho, para conseguirle trabajo?. El no sabía nada de ella, si se iba a quedar en Londres o si buscaba trabajo. Entonces pensó en lo de anoche y cayo en cuenta que tal vez la culpa había sido el motivo. Quería demostrarle que la apreciaba, conocía a Harry demasiado bien para saber sus reacciones cuando se sentía culpable.

Estaba tan pensativa, que no se percato de la presencia del alguien, a sus espaldas, estaba muy cerca de su cuerpo, no lo sintió hasta que un aliento soplo desde su hombro desnudo a su nuca. Su piel se erizó al contacto. Fue entonces cuando el calor en su espalda y en sus hombros se hizo palpable. Se sorprendió al encontrarse con un rostro a centímetros de distancia. Reconoció al tipo, era Osmont Nott, el slytheryn que la molesto todo su último año de escuela en Hogwarts. (N/A: este personaje lo menciono escuetamente en el tercer capitulo, en una línea)

-¿Tú?......¡¿Que haces aquí?!- retrocedió inmediatamente.

- ¿Donde quedaron tus modales, Weasley? Generalmente se saluda ala persona con quién te reencuentras, sobretodo cuando no la has visto en mucho tiempo.

- no suelo seguir protocolos sociales. Mucho menos con gente como tú. - contesto en tono agresivo

-pues para mi si es un placer volver a verte- comento con una mirada lasciva

- tu no cambias, sigues siendo un idiota

- veo que me extrañaste- dijo con socarronería

- sigue soñando y lamento dejarte, pero ha surgido un imprevisto, necesito con urgencia cepillarme el cabello. - trato de irse, pero él no se lo permitió, impidiéndole el paso. Debía suponerlo, no se sería tan fácil quitárselo de encima.

- Como?.Te quieres ir sin saber que hago aquí?.

- créeme, puedo dormir con ello- la detuvo de la mano, al intentar alejarse de nuevo

- soy jugador de quidditch, estoy en el equipo con tu hermano y con Potter- La miró de arriba a abajo, con una mirada hambrienta- estas hecha un bombón, Weasley, muy antojable
.-hizo un mohín de no te tolero. Se soltó, dio media vuelta, ignorándolo. No avanzo dos pasos cuando él la jalo del antebrazo sin mayor esfuerzo y la pegó a su cuerpo.

- ¡!suéltame¡!-exigió con desdén.

- por que no bailamos- dijo tomándola de la cintura

- ¡no!, ¡suéltame!- le ordenó con firmeza, forcejeando discretamente. El bajo la mirada a su escote y volvió a sus ojos, mordiéndose los labios

- me encantas Weasley, siempre ha sido así y lo sabes- Hizo acopio de todas sus fuerzas por contenerse y no estrellarle una cachetada

- acaso te lo pregunte? - dijo zafándose con fiereza para irse, él volvió atajarla

- ¡Escúchame bien!. Ahora que regresaste no pienso perderte de vista.- le advirtió amenazadoramente a los ojos.

- ¡Déjala en paz Nott!- exigió sorpresivamente una voz de hombre, se giró alarmada

-Finnigan, no te han dicho que eres un entrometido?- en la distracción, aprovechó para alejarse de Nott.

- y tú, acostumbras a intimidar chicas para retenerlas a tu lado?

- Finnigan, Finnigan..-chasqueo la lengua- eres más idiota de lo que suponía. Eso le creíste a Lavander?-. No había terminado de pronunciar aquel nombre cuando el Gryffindor se le fue encima. No supo como pero logro colarse entre ellos, separándolos, empujaba a Seamus de los hombros con todas sus fuerzas. Mientras el exslytherin se contenía al verla en medio.

- ¡Seamus, olvídalo, no vale la pena!- dijo mirándole a los ojos. El chico estaba verdaderamente ardido por el comentario. La gente comenzaba a rodearlos, interesados por el escándalo.

- ¡¡Te equivocas Ginny, merece una paliza!!- grito furioso, apretando sus puños

- No tengo la culpa que no satisfagas a tu novia- contesto con cinismo

- ¡!eres un

.!!!- resbalo de sus manos en segundos. Con toda la intención de atacarlo, pero unos brazos lo retuvieron.

- ¡¡¡tranquilo Seamus!!!- lo retuvo Harry por detrás

- ¡¡suéltame Harry!!.¡¡Deja mato al infeliz!!

- no digas tonterías, esa no es la mejor forma, Seamus- le contesto firme Harry- ya recibirá su merecido.- Nott, solo le sonreía con burla.- Nott será mejor que te largues- termino por ordenarle.

- Encantado Potter, ya hice lo que tenía que hacer. Finnigan, cuando quieras, búscame. Con gusto te estaré esperando- diciendo esto, se ajusto el saco y la miró- te veo después Weasley- agregó antes del salir del circulo de gente. Harry la observo con atención al escucharlo despedirse de ella. Seamus, respiraba agitado, conteniendo su ira; maldito
murmuro por lo bajo.

- ¿Te estaba molestando, Ginny?-le pregunto inmediatamente Harry. Lo miró a los ojos, sin responderle.

- no es nada raro de ese imbécil- contesto Seamus - Estas bien?

- perfectamente- añadió con aplomo, apartando su mirada de Harry

- lo complique todo. Siento arriesgarte. - se disculpo más calmado

- que te hizo?- pregunto Harry aun concentrado en la pelirroja.

- se defenderme- respondió sin pensar.

- no lo dudo, pero

.

- ¡dios!, que paso?- apareció Cho junto con Hermione, interrumpiendo

- nada- contestó automáticamente Ginny

-nada?- inquirió Hermione, sin creer la respuesta

-tuve un desacuerdo con Nott- contesto Seamus, salvándola de explicaciones

- por qué- pregunto Cho

-no pueden disfrutar de la fiesta. ¡¡Y ya!!.- sugirió Ginny molesta por tantas interrogaciones

-tranquila amiga, solo queríamos saber que sucedió-dijo Hermione

- nada que pueda alterar esta fiesta- insistió Ginny

- ella tiene razón Herm- apoyo Harry, ella lo miro nada convencida

- de acuerdo, entonces, bailamos, amor?- propuso Cho con voz melosa, tomándolo de la mano

- Cho, sabes que odio bailar, soy arrítmico por naturaleza

-Anda. Hazlo por mi- le rogó, dándole un beso fugaz en los labios.

- conoces mi punto débil. ¿No?- dijo cediendo antes los deseos de su esposa

- y otras cosas- contesto provocativa, entrelazando los brazos en su cuello.

Su esfuerzo se desmoronaba. Parecía un reloj de arena, consumiéndose por el tiempo. Entre más avanzaba, más frágil e inerte se sentía. Desvió su mirada a Hermione, que parecía comprender por lo que pasaba.

- ¿Quieres bailar Ginny?- la rescato Seamus de la situación. Asintió con apremio, tomo la mano del chico y se alejo lo más rápido que pudo de la pareja.

Distante, bailaba con Seamus una pista tranquila. Sus sentimientos por Harry estaban más fuertes que nunca. Lo amaba. No sabía si sentirse feliz por eso. Afortunada?.... Definitivamente. Quien podría decir que su vida ha sido marcada por una brillante estrella. Esa que te guía en el camino oscuro, esa que parece tan lejana y la vez tan cerca. Esa imagen viva que te hace sentir parte del universo, aunque sea de lejos, aunque sea soñando. Para que más?. Tan solo amarlo

..

- no me mintieron, ni fue una percepción distorsionada de

..- calló por segundos, rectificando- Regresaste muy guapa.

-gracias

- forzó una sonrisa. Volvieron a quedar en silencio. No le apetecía hablar, solo pensar.

- debes tener cuidado-volvió a escucharlo después de un rato

-como? - No entendía a que se refería.

- Nott. Parece que le interesas. Vi como te miraba. Debes tener cuidado.

- lo haré. Descuida. Solo es un tipo que utiliza sus pocas neuronas para molestar.

- te equivocas es muy inteligente, ambicioso, astuto y no conoce un No, como respuesta.
- puedo con ello, Seamus.

Recordó a Nott y su empeño por molestarla. Debía admitirlo, su última advertencia, la amedrentaba. El slytherin siempre le había provocado repulsión, fastidio y
.un poco de miedo. Recordaba un día en especial.

-------------------------flash back--------------------------------------

La cena le apetecía ligera. Tal vez un poco de fruta o pan tostado con mermelada y té de limón. Caminaba por las escaleras del segundo piso rumbo al comedor. Las antorchas titilaban deformando su sombra de fuego. El aire golpeaba con fuerza en las ventanas, algunas ramas de los árboles cercanos, rasguñaban los vidrios, trastornando el sonido en algo espeluznante.

Brinco del susto cuando una ventana se abrió estrepitosamente. Las escaleras y el pasillo de abajo habían quedado a obscuras. Sus cabellos se revolvían alrededor de su cabeza, impidiendo aun más su escasa visibilidad. Tanteando, regresó a cerrar la ventana. A penas dejó la manivela. Cuando sintió que alguien la acorralaba contra la pared. Era alto. La sostenía de los brazos

- miedo, Weasley?- sudo frío cuando escucho esa voz

- asco es la palabra. ¿Qué quieres?

- de verdad quieres saberlo?- sintió su voz cerca de su oído

- ¡¡no te atrevas a acercarte más!!- advirtió agresiva. No había terminado de hablar cuando la acribillo con un beso. Se encontraba indefensa, inmovilizada por aquel cuerpo más fuerte. Una mano se precipitó bordeando su cuerpo, abriendo camino debajo de su ropa. Desesperada le reñía. Sus labios se fueron a su cuello. Comenzaba a sentir el peligro y no podía separarse. No concebía la situación
..Hasta que reacciono, sus manos ya no estaban aprisionadas, trataban frenéticamente, quitárselo de encima. En segundos, cambio de táctica. Lo abrazo, respondiendo a las caricias. Lo tocaba buscando algo. Hasta que dio con él. La varita, guardada en el bolsillo trasero, le dio la esperanza. Iba a blandirla, cuando alguien lo impidió.

- ¿Quién esta ahí?- pregunto con sigilo la voz de una chica. Soltó todo el aire contenido, al sentirse salvada. Nott se alejo drásticamente.

- Luna
..me dijeron que me buscabas- invento, con las piernas temblándole por lo sucedido.

- Ginny?.....quién
..ah si
quiero pedirte un favor- la ravenclaw pareció entender la situación. Quería alejarse

- Buenas noches Weasley. Gracias por aclararme mis dudas

- se despidió en tono cínico

-------------------------------- End of flash back--------------------------

Sus acosos continuaron durante el año, pero por suerte ninguno fue más allá que simples palabras. Trataba de estar acompañada. Luna jamás le dijo nada. No sabía si estaba enterada. Aunque partir de ahí se hicieron más amigas. Hubo más confianza en compartir y platicar.

- no lo has olvidado, verdad?- pregunto Seamus. Inmediatamente comprendió

- nunca lo haré- le contesto sinceramente. La situación era risible. Todo este tiempo aparentando impasibilidad y ahora, contestaba sin mesura.

- es gracioso como nos enamoramos de la persona equivocada

- no creo que sea la equivocada. Cuando la amas sin necesitar más, jamás será la equivocada

- hablas como Dean- lo miró por primera vez a los ojos

- lo aprendí de él

- es curioso que padezcan el mismo mal de amores

- él

..- su mente trabajaba a mil al igual que su corazón, atrapada en aquel comentario.

- Vivimos juntos en un departamento en los suburbios de Londres. Sabes lo que me comento, a las tres de la mañana de hoy?. Hora en la que estaba cabeceando de sueño.

- Seamus

.yo

.

- me dijo- continúo su explicación, sin permitirle responder- Hermano, juro que regreso más hermosa que nunca. No puedo negarlo. La amo, la amo más que a mi vida.- Cada palabra le dolía. Bajo su mirada vidriosa.

- por que me dices esto

- no lo sé. Tal vez por que el idiota no durmió en toda la noche, por pensar en ti y por ende no me dejo dormir. Tal vez en el fondo quiero que sufras todo lo que sufrió él o simplemente deseo lo mejor para mi amigo
..

- pensé que me odiaba
.

- si piensas eso de Dean entonces no lo conoces.

- no me hagas sentir peor de lo que ya me siento

- No hubo segundo que dejara de amarte. No se si lo sepas. El día que partiste a Paris se puso como loco. No logró alcanzarte en el aeropuerto. Ese día se embriago como nunca lo había visto. Fue a tu casa suplicando tu dirección. Por suerte ese día, no había nadie. Solo Ron, Hermione, Cho y


.Harry. Te imaginaras lo que sucedió
..- Entornó los ojos sorprendida

- No


no

.no lo sabia- contesto muy afectada

- Estaba muy mal. No pude controlarlo. Reclamo a Harry sin reparos su estupidez por no notarte. Lo culpo de tu decisión de haberte ido a Paris y de su infelicidad. Cho estaba furiosa por su impertinencia, ese día estaban anunciando su compromiso. Ron me ayudo a llevarlo a casa. Parecía un inválido del alma. Se revolcó en la miseria por varios meses

.Si observas detenidamente, te darás cuenta que ni él, ni Parvati están aquí. Ni en ninguno de los eventos que inmiscuyan a Harry desde hace cuatro años.

- Entonces Harry



.- agrego completamente aturdida.

- si, lo sabe



.

- Dean


. por que no me busco?....yo
no sabía

..

- por que termino convenciéndose que tal vez era lo mejor para ti

- Con todo este tiempo todavía no he aprendido que es lo mejor para mi, ni para los demás. Solo lastimo
..y de verdad

yo no
yo no sé

..- un ataque de llanto impidió seguir hablando, el nudo en su garganta, su sensibilidad al limite. Mostraban a una Ginny sin compostura.

Unos brazos rodearon su cuerpo, ella solo se dejo consolar.

- soy un tonto- le murmuro Seamus- lo siento- Respiro hondo, trataba de calmarse. Parados a mitad de la pista. -Se que no era mi deber decirte esto per



- yo sé
..Se que aprecias a Dean



- me va a matar cuando se entere de esto. Pero considero que vale la pena. Y Ginny, discúlpame, pero no me arrepiento. Dean dice admirarme por no arrepentirme de las cosas que hago

y sabes que? De lo único que si me arrepentiría es de no intentar. Que le vamos hacer, así soy. Creo que la única libertad que tenemos es intentar y elegir. - Lo miraba atenta, jamás lo había escuchado hablar así- ¡No me mires así!, responsabiliza a Dean, él ha sido una mala influencia para que yo me exprese de esta manera.-

- donde puedo encontrarlo?-dijo limpiándose el rostro, aun conmocionada

Continuara


..

Quiero recalcar lo importante que se ha hecho esta historia para mi; significa finalizar un ciclo, plantear miedos interno con los que lucho, simboliza expresión y alicientes.

Me hace sentir acompañada, el compartir con ustedes un pequeño sueño. Que años atrás jamás pensé realizar. Me sentía incapaz de escribir. Pero lo que más valoro, son a ustedes, que me escriben para darme su opinión, o me cuentan un poco de ustedes ( Malala, un besote guapa, espero poder resarcir mi abandono).

Sus reviews me han dado aliento, los veo como una forma de cariño bastante peculiar. ¿Quién te escribe para alimentar el corazón?.

Gracias por sus palabras, por su atención, por su tiempo, por sus criticas, por sus saludos, por su paciencia, y por seguir el fic.

Con cariño Elora Loe

Mi coreo electrónico es [email protected]. Si desean una escribirme o hacer una amiga, estaré encantada.


 

Intentar vivir - Fanfics de Harry Potter

Intentar vivir - Fanfics de Harry Potter

Libro de visitas: http://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.EloreL Intentar vivirCapitulo 1Caminaba desesperadamente, sin ninguna dirección fija

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-intentar-vivir-fanfics-de-harry-potter-4647-0.jpg

2023-02-27

 

Intentar vivir - Fanfics de Harry Potter
Intentar vivir - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/5371
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences