Los dos lados - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Una habitación pequeña y lúgubre, tenia un circulo marcado con tiza de un paso de diámetro, ahí podía moverme sin ser detectada por los sensores de movimiento que activarían lo que seria mi muerte. Una bomba casera, esto era vergonzoso para alguien como yo, saber que una simple bomba casera iba a acabar con mi vida sin que yo pudiese hacer nada más que mirar como todo esto se iba por los aires, yo, la mejor experta en explosivos que podía haber sobre la tierra, así mirando simplemente un móvil que conectaba con la carga, el iniciador, mirando los detectores de movimiento que conseguirían que el móvil vibrase y se activase antes de acabar la cuenta a tras, si eso era lo que pasaría, al acabar vibraría y esto sería mi fin. Podía ver que la carga era Fulminato de Plata una de las sustancias más sensibles que podía haber. Gire sobre mi misma, la puerta estaba abierta y si no calculaba mal según la cantidad de carga que había tenía que correr unos cien metros pero el tiempo era ínfimo por no decir inexistente pero no había otra salida según mis cuentas por el número de pitidos tenía exactamente en este instante siente segundos para recorrer esa distaría, llene mis pulmones de aire, cerré los ojos y con mis tacones de aguja y todo salí disparada hacia mi salvación ...

 

Comentaad la historiaa por favooor! no tardais nada qqiero opiniones, criticas, sugerencias ... ¿qq os a parecido? ¿qq os gustaria qq pasase? ¿qq pensais qq va a pasar? TODO es bienvenidooo! :) espero qq os gustee (yn

Hacia un viento cortante, sentía la piel arder por causa de su azote, subí los cuellos de mi gabardina intentando entrar en calor de alguna manera cuando mi móvil empezó a vibrar en el bolsillo. Le saqué.

-¿Si?

-¿Williams?

-Si, soy yo.

-Hemos recibido una llamada, han puesto una bomba en la mansión de los Queen. ¿Sabes donde queda?

-Si, conozco la zona.

-Date prisa, dijeron que creían que había alguien dentro

-Vale, yo me encargo.

Colgué el móvil y me di la vuelta para ir hacia mi coche, anduve durante un rato hasta que vi mi BMW negro aparcado junto a la acera, me acerque y coloque la yema de mis dedos en el manillar, los sensores dactilares emitieron una luz verde al reconocer mi huella y con un pitido el coche quedo abierto. Entre y salí de allí hacia la pequeña carretera que llevaba a la mansión. Si habían avisado de la bomba solo había dos opciones la primera era un ataque terrorista o alguien que quería llamar la atención la segunda un intento de homicidio y querían quedar libres de cargos llamando a la policía. Llegue allí lo más rápido que pude tras pasar todo el tráfico de Nueva York, la gran mansión acababa de explotar haciendo que en un radio de sesenta metros todo se quemase y por lo que llegue a ver alguien, creo que una mujer, salió corriendo con el tiempo justo de librarse de la explosión

Y este es el segundo prologoo! Espero qq os gustee (yn comentad por faavoor! SUGERENCIAS, CRITICAS... lo qq seaa! pero dejad rr :) abierta a todo! como creeis qq continuara? como QQEREIS qq continue? ... gracias por leer!

Lo había conseguido, había salido de la casa en apenas cinco segundos pero no fue lo suficiente como para evitar la onda expansiva. No eran daños graves ni siquiera les consideraba daños por dios, había estado mil veces peor y no había ido a un hospital, que es donde, por desgracia, estoy ahora. Una pequeña habitación completamente blanca, enfermeras y médicos corriendo de un lado a otro y yo aquí pensando como mierdas salir de esta, una identidad falsa seria lo mejor, pero
¿cual de ellas podía demostrar ahora sin que tuviese que estar en la cárcel? Pero lo mejor de todo es la estúpida manera de la que acabe aquí metida, intentando pensar la mejor forma de escapar, definitivamente una de dos: u hoy era mi día de mala suerte o estaba perdiendo mis cualidades.

 

La había visto salir de la casa y correr en dirección al pequeño campo, había tirado lo que parecía un maletín lo más lejos que pudo y después se tiro al suelo en el tiempo justo para que la onda expansiva no la causara daños graves. Baje del coche lo más rápido que pude y me acerque a ella casi corriendo, me agache para estar a su altura y vi que giraba la cabeza para mirarme.

-¿Estas bien?

-Perfectamente.-su voz sonaba fría y distante, se levanto y se intento alejar, pero la retuve. Esa chica debía de ir a un hospital, tenía quemaduras y cortes por todos los lados.

-Te llevare a un hospital
-dije enseñándole mi placa.

Sus ojos se abrieron como platos al ver dicha placa pero puedo decir que incluso me lo imagine y si lo hizo fueron cuestión de segundos después su cara era todo dulzura y dolor que supuse causado por las heridas, la subí al coche y me encamine a la ciudad de nuevo. Ahí estábamos ahora, en uno de los mejores hospitales de Nueva York, ella siendo examinada y yo esperando fuera hasta que acabase para empezar con el interrogatorio, ese era mi trabajo detener criminales y modestia a parte era el mejor haciendo mi trabajo.

Tras un interrogatorio del cual conseguí salir airosa dando una de mis identidades falsas menos conocidas me dieron el alta, estaba saliendo del hospital, directa a un gran centro comercial, debía de hacerme un cambio de look y rápido, no podía permitirme el lujo de que me reconocieran de nuevo pero para mi sorpresa, disgusto y ¿satisfacción? El policía de antes me paro, obvio había que reconocer que tenía un punto era realmente sexy y si no fuera por el pequeño gran detalle de que era policía usaría mis encantos y ahora estaría debajo de mi, en la cama de uno de mi multitud de apartamentos en esta ciudad e incluso me replantearía una segunda visita.

-¿Qué quieres?-frialdad, ese era mi tono para alejar a la gente no me hacia falta más, mis facciones endurecidas por todo lo que alguna vez tuve que pasar y mi mirada dura más la voz heladora hacían que cualquiera se alejara de mí, cualquiera menos el

-Darte esto
-me dio mi bolso y quise darme de golpes contra la primera pared que viese, ¿cómo se me había ocurrido tirarle según salía?

-¿Le has abierto?

-Soy policía, es mi trabajo.

-Gracias y adiós.

Cogió el maletín e intento zafarse de mi agarre pero no se iba ir así esa chica era diferente, tenía un toque de rudeza mezclado con una sofisticación que me estaba volviendo loco, era la base de loes estereotipos de mujeres pero se salía de toda regla habida y por haber, además tenía carácter y fuerza.

-¿Ni siquiera me vas a agradecer el haberte salvado?

-¿Salvado? ¿Tú? ¿De que?-escepticismo, me gustaba como sonaba saliendo de su boca.

 

-¿De un interrogatorio completo en la comisaría más cercana?-esa chica ocultaba algo y no iba a ser yo quien lo destapara, no ahora.

-Gracias. Ya esta, ¿contento?

-No me vale un simple gracias

Me estaba tentando demasiado, estaba usando un tono de voz grabe y cargada de intenciones que haría que perdiera mi gran autocontrol.

-¿Tienes coche?

-Dos plazas

-40 de Wall Street, ultima planta completa.

Se acerco a mi y con pasión y algo de rudeza me agarro de la cara para besarme, era bastante más alto que yo por lo que me puse de puntillas, no se cómo ni cuando ni porque pero estábamos dentro de mi apartamento, acabábamos de entrar y me tenia en brazos contra la puerta y mis piernas alrededor de su cintura, deshaciéndonos del exceso de ropa que había entre nosotros.

Hacía demasiado tiempo que no cedía a los encantos de ninguna pero ella, de la cual por cierto no sabia ni el nombre, ni siquiera había sacado sus encantos y después de hacerlo contra la puerta de su departamento, en la ducha y en la cama me estaba vistiendo salió envuelta en una sabana con el pelo alborotado y me dieron ganas de volver hacia ella y repetir todas y cada una de las cosas que habíamos hecho esa tarde ahora ya noche. Siempre en este punto prometía que la llamaría y no volvería hacerlo pero no tenia que prometer nada para volver hacerlo esa mujer hacia que perdiera mis estribos.

-No volveremos a vernos.

-¿Me vas a dejar sin repetir?

-Exacto, y hazme caso, es mejor para ti.

-No aguantaras una semana sin recurrir a mí

Apunto algo en un papel junto al teléfono y salió disparado, me acerque y vi que era su número. Me había acostado con un policía ya era suficientemente estúpido hacerlo una vez como para volver a caer en la tentación aunque no por nada dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Viajes y turismo

¿Dije una semana? ¡Ja! No había aguantado ni dos días, me había vuelto a llamar al día siguiente su voz se notaba urgente y estresada. Simplemente le había dado mi dirección y ahora estaba tendida en mi cama apoyada en mi pecho. Pasé una mano por su cintura y nos tape con las sabanas.

-Menos mal que me ibas a dejar sin repetir

-No podía hacerte ese feo
-bromeó, espera un momento ¿estaba sonriendo?

-¿No se ni como te llamas?

Y ahí estaba yo, abrazada al puñetero policía tras dos días de nuestro ultimo encuentro. Esto no era normal en mí, yo era fría y distante incluso para el sexo nunca me quedaba abrazada siempre me iba nada más acabar o les echaba a ellos, pero encima como si fuera poco era un policía joder pero es que era demasiada tentación después de el día que tuve, había tenido que poner varias bombas en una vieja casona conectadas con varios detonadores y un par de multiplicadores por si las moscas, ¡si era un viejo amargado! No iba a poder salvarse de una simple bomba casera pero las órdenes son las órdenes y más cuando te pagan una gran suma de dinero. Había llegado a casa estresadísima y muy cansada pero tras ver el número apuntado junto al teléfono el cansancio desapreció y no dude ni un segundo en llamarle y de ahí a mi situación de ahora, abrazada a un policía asquerosa e incluso enfermizamente sexy y sonriendo como una idota, ¡joder! ¡Yo nunca sonreía!

 

-Si que lo sabes, te lo dije en el hospital-borre la sonrisa e intente sonar distante, pero me relajaba estar así con el.

-Se que ese no es tu verdadero nombre

Se reincorporó de golpe, sorprendida sujetándose la sabana.

-Si tan seguro estuvieses me hubieras delatado
si fuese verdad, obvio.

-Algo ocultas, pero no voy a ser yo quien lo destape, no ahora. Prefiero tenerte como "amiga"

-Alexi

-¿Qué?

-Ese es mi nombre, Alexi.

-Chase, encantado

Sentí como se volvía a tumbar apoyándose en mi pecho.

-Un placer
-

-El gusto es mío
-sonreí de lado y me reincorpore para besarla.

OoOoOoOoO

Había pasado casi una semana desde que la había visto y realmente había sido mi peor semana, tres casos, tres criminales y dos fugas. El primer caso era un hombre que enterraba a la gente con vida, el segundo fue un ladrón de bancos demasiado escurridizo y el tercero había matado a una mujer para robarle el bolso. Aun habiéndose escapado dos de ellos me reconfortaba saber que había atrapado al más peligroso de los tres, el que enterraba a la gente viva. Conducía sin rumbo por la ciudad, me relajaba por muy extraño que pareciese pasé por delante de un lujoso rascacielos y sin pensármelo dos veces aparqué lo más cerca que pude del edificio, me bajé del coche y entre.

Una semana agotadora, me habían llamado nada más llegar a casa después de nuestro último encuentro, era difícil encontrarme pero aquel hombre parecía tener contactos. Me había ofrecido una millonada por realizar un trabajo aunque realmente me lo merecía con todo lo que ese trabajo implicaba. Tenía que poner varias bombas, mi trabajo consistía en eso aunque también solía trabajar de asesina a sueldo pero las bombas eran lo mío. Cinco mansiones, cinco bombas, cinco jefes de la Mafia Rusa. Era difícil, esas mansiones están protegidas por los sistemas de seguridad más sofisticados que pueden existir más un arsenal de guardias y armas, tenía máximo otra semana para acabar de trazar planes y estrategias. Llamaron al timbre, ¿quién podía ser ahora? Me levante del suelo y me dirigí hacia la puerta y no mire por la mirilla, tenia la mala costumbre de no hacer eso nunca, al abrir me quede impactada.

Sonreí, allí estaba ella. Radiante aun llevando unos pantalones vaqueros desgastados, una camiseta de tirantes y con unos calcetines a rayas. La mire y vi su sorpresa no pude más que ensanchar mi sonrisa.

-Buenas noches

-¿Se puede saber que haces aquí?

-¿No puedo pasar a visitarte?

-No, además ahora estoy ocupada a si que si eres tan amable, adiós

Intento cerrar la puerta pero la trabe con el pie.

-¿En que estas tan ocupada?

-Trabajo
-intento cerrar la puerta, si que tenía fuerza.

-Pues déjame hacerte compañía, puedo ayudarte

-Será mejor que no-

-Sabes que se que ocultas algo y no me costaría nada traer una orden de registro o incluso hacer que un montón de policías rodeasen tu casa, a si que tu decides o entro como Chase por las buenas o entro como policía por las malas

No podía entrar, ahora no. Tenía la casa completamente revuelta, un montón de planos y papeles por toda la casa. La pared del salón estaba completamente tapada con planos y fotos, había varios planos de cada casa, los de las tuberías, los planos oficiales, las diferentes reformas
tenia fotos de todos los guardias y los jefes a los que tenia que matar, había fotos incluso de cada miembro de la mafia Rusa que estaba relacionado con esos cinco. Por el suelo y los sofás había muchos informes sobre las casas, bombas, los mafiosos ¡TODO! Estaban hasta los manuscritos que tenía hechos sobre los funcionamientos de las bombas, y una cerveza encima de la mesa sobre un montón de papeles. Pero si no entraba ahora entraría como policía y definitivamente eso era mil veces peor.

 

Abrió la puerta y se hizo a un lado, entre y sentí como tiraba de mi gabardina, ayude a que me la quitara.

-Pasa a la sala
-dijo mientras guardaba la gabardina en un pequeño armario.

Al entrar a la sala me quede completamente en shock mirando las paredes y todos los documentos que había esparcidos por allí, era raro, muy raro. Planos de casas, fotos de gente. Un momento, ¡esos eran algunos de los más importantes jefes de la mafia rusa! Y por si fuese poco había planos de bombas. No podía ser policía porque la conocería.

-¿Quieres algo de beber?

Me di la vuelta para mirarla y vi que estaba recargada en el marco de la puerta.

-¿Qué es todo esto?

-Trabajo, ya te dije-

-¿Trabajo? ¿Trabajo de qué?

-No quieres saberlo

-Si, si quiero.

-Asesina a sueldo, mercenaria a veces, depende quien me contrate pero normalmente lo que hago es poner bombas
-estaba completamente seria y lo dijo con tal frialdad que tuve que tragar saliva.

No podía ser una delincuente, joder yo era un policía pero no se porque era incapaz de detenerla ni siquiera era capaz de apartar la mirada de sus ojos.

-Una cerveza, por favor.

Por favoor dejad comentarioos qq no se tarda nadaa :( para decir lo qq sea! opiniiones, criticaas, sugerenciias ... se acepta TODO .. & si no comenta nadie pues borrare la historiaa :/ porqq seguir para qq nadie leaa...

Senti los rayos de sol en mi espalda desnuda y empece a abrir los ojos, me desperece y cuando fui a levantarme note quien estaba a mi lado. Quise darme de golpes contra una pared o tirarme por la ventana, había vuelto a caer.

-Buenos dias

-Vete..

-Vamos ni me vas a dar de desayunar?

Cogi la sabana y tapandome me levante de la cama, le señale la puerta.

-Esto esta mal, vete.

-Vamos podemos tener algo en secreto no es tan malo...

-Sabes que es imposible...

-Oh, conoces la palabra imposible, yo pense que eso no entraba en tu vocabulario...

-Y no entra cuando hablamos de trabajo-

-Claro pero ahora si es imposible, cuando se trata de que la gente vea lo que sientes o simplemente se acerque a ti corres como una cobarde.

Me levante enfadado, joder me estaba empezando a pillar por ella.

-Mirame! Soy una asesina a sueldo y tu eres un policia!!

-No es tan siquiera etico!

-Y habla de etica la que va poniendo bombas por ahi... Podemos tener algo y lo sabes...

Se acerco a mi a paso lento y me agarro de la cintura para besarme. Nunca habia sentido nada por nadie mejor dicho nunca me habai permitido sentir nada y para empezar a hacerlo con buen pie tuvo que ser de un policia...

FIN

Historia muy corta lo se xDD pero la hice para poder acabarla pronto & de seguido & porqqe tenia la idea y debia de escribirloo! ahora me centrare en Historia de una vida & Love Story ya qq mi otro fiC se atascoo :/ COMENTAAD!

Los dos lados - Fanfics de Harry Potter

Los dos lados - Fanfics de Harry Potter

Una habitación pequeña y lúgubre, tenia un circulo marcado con tiza de un paso de diámetro, ahí podía moverme sin ser detectada por los sensores de movim

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-los-dos-lados-fanfics-de-harry-potter-3048-0.jpg

2023-02-27

 

Los dos lados - Fanfics de Harry Potter
Los dos lados - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/34179
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences