¿Me permites bailar con tu mujer? - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Veinte años después de la caída de Lord Voldemort en el Mundo Mágico se celebraba el día de navidad con una fiesta a lo grande en el Ministerio de Magia de Gran Bretaña. El trío dorado ya estaba cansado de las fiestas de gala, con trajes y vestidos de los mejores diseñadores mágicos. Lo peor de todo era que no podían decir que no y pasar una velada tranquila en familia. Ellos eran los salvadores de todo el mundo y los magos y brujas estarían eternamente agradecidos con ellos. Por eso aceptaron la invitación "gustosamente" y se encaminaron a una fiesta que haría que recordaran viejos tiempos.

Las familias Potter y Weasley llegaron al enorme salón decorado elegantemente de colores dorado, rojo y negro. Fueron saludados por ex compañeros de Howarts, compañeros actuales del trabajo, vecinos, gente que vieron una sola vez en su vida y hasta gente que nunca vieron. La velada comenzó y luego de unas palabras del ministro de magia se sentaron todos a disfrutar de la cena navideña. Hermione, como siempre, estaba sentada al lado de Ron esperando a que terminara esa fiesta porque sabía que se iba a aburrir terriblemente. Ronald siempre se quedaba hablando con sus compañeros aurores, Ginny siempre convencía a Harry de ir a bailar con ella y sus hijos
Sus pequeños que ya estaban creciendo y se iban a divertirse con sus primos y amigos por ahí.

 

Ya pasaron veinte años desde la guerra y muchas cosas cambiaron para ella. ¿Quién hubiera dicho que estuvo a punto de abandonar todo por irse con Draco Malfoy? ¿No lo creen? Yo tampoco. Pero las cosas nunca salen como uno quiere. Ella ama con todo su corazón a Ron, pero no es el mismo del cual se enamoro. Ya con casi cuarenta años, vivió lo que pensó que nunca viviría, tenía una familia hermosa, un trabajo que amaba y una belleza deslumbrante. Sumida en sus pensamientos no se dio cuenta que hace rato había terminado la cena y que Hugo la estaba llamando para preguntarle si podía ir a jugar con Albus.

-Si amor, anda tranquilo- le dijo con una sonrisa y le dio un bezo en la cabeza-

Hugo se fue corriendo feliz, mientras que Ron le sonreía y agarraba la mano. Hermione le devolvió la sonrisa y miró alrededor viendo a muchas parejas bailar, vio a Ginny que guiñaba un ojo y la cara de fastidio de Harry pidiéndole ayuda con la mirada a ella para que la libere del baile con Ginny. Sonrió y le dijo que no con la cabeza. Ella daría cualquier cosa para bailar con su marido, pero el pelirrojo no era de esos. De repente se acerca un hombre y le habla a su esposo:

-Buenas noches comadreja, los años pasan, ¿no?

-¡Hurón! Me encantaría decirte que me alegro de verte, pero mentir no esta en mi vocabulario. ¿Necesitas algo?- Le dice sarcásticamente y de reojo ve a Hermione que se hace la sorda-

-Si, ¿me permites bailar con tu mujer?-ahí si Hermione dio vuelta el cuello y lo miro asombrada, no podía creer lo que Malfoy estaba haciendo. Ronald se quedo mudo y Draco aprovecho eso para tomarle la mano a la castaña y llevarla a la pista de baile.

Draco la miraba con una pequeña sonrisa, no podía creer que después de tanto tiempo estén bailando juntos. Él hizo su vida con Astoria y tenían al pequeño Scorpius, hubiera dado toda su fortuna para que ese hijo fuera con Hermione. Pero la perdió y lo sabia, no iba a ser fácil que durara ese amor. Muchas cosas los separaban y luego de la guerra ya estaban cansados de sufrir.

 

-¿Por qué quisiste bailar conmigo Draco?- le susurro temiendo la respuesta- Aparatos de masajes

-Porque desde el día que permití que te fueras con Weasley no dejo de pensar en vos Hermione-

Sabía que no debía preguntar eso, pero era inevitable. Necesitaba escucharlo de sus propios labios. Tantos años después y él le hace esa declaración
Obviamente que se le movió todo el piso. Esa voz, esos ojos, ese aroma marca Malfoy. Definitivamente lo extraño y mucho. Draco tomo su mano derecha con la izquierda, con el otro brazo la tomo por la cintura y se empezaron a mover elegantemente por todo el salón robando miradas de todos los presentes.

-Ven conmigo Hermione- le dice mientras ella de la sorpresa se queda quieta. Draco aprovecha y de un giro estupendo sacando varios aplausos de los presentes-

-Estas loco Draco, no puedo-

-Si puedes, que no quieras es otra cosa-

-Sabes que yo

-Quieres pasar la vida conmigo, ser la madre de mis hijos, tener mi apellido, dormir conmigo. Si, lo se.

-Te olvidaste dejar el ego en tu mansión-

-Te olvidaste de dejar el anillo de casada en la cama-

-Touche-

-Jajajaja, me extrañabas admítelo.

-Es imposible si lo niego adelante tuyo.

-Tus hijos son grandes, podrías

-No Malfoy. No puedo.- dice perdida en sus ojos, ve que todo el mundo esta mirando su estupendo baile y agarra la falda de su vestido largo y corre hacia la salida mientras que Draco la sigue-

- ¿Por qué? ¿Por lo que diga todo el mundo? ¿Por qué la comadreja se puede enojar? Explícate-la agarra del brazo y la da vuelta- Por favor, necesito una explicación.

-No puedo abandonar a mi familia. No ahora. Mis hijos son mi mundo, y vos mi universo, pero ellos me necesitan ahora y siempre, son pequeños todavía no los puedo dejar solos. Ronald no entra en esta conversación, seguramente tiene una amante y el cree que yo no lo se o no lo sospecho, eso no me interesa. Yo te amo a ti, a nadie más-

-Hermione
-las campanas empezaron a sonar. Doce campanadas que marcaban las cero horas del veinticinco de diciembre. Ya era Navidad. Y ella con su supuesto enemigo. Y él con su ratoncita de biblioteca- Por favor.

Se van acercando y fundiéndose en un beso que esperaron durante veinte años.

Hermione no besaba los labios de Ron, ni Draco los de Astoria. Pensar que ellos podrían a ver llegado a esa fiesta siendo la familia Malfoy-Granger. El destino juega con los sentimientos de uno. Y uno
No sabe que hacer.

-Esperamos tantos años Draco
Esperemos un poco más-

-No puedo más hermosa-

-Yo tampoco, pero es lo único que pido, un tiempo más- Draco le sonrío y la volvió a besar-

-No te quedes dormida leyendo Granger, el tiempo pasa y nos ponemos viejos
Rapidito que quiero un demonio corriendo de pelo rubio, ojos gris oscuros y que lea mucho-

-Jajajaja, esta bien Malfoy, intentare no hacerte esperar. -lo besa por ultima vez, se saparan y antes de entrar en el salón le dice unas palabras que lo dejan helado

-Mira que si se te cumple el sueño de que sea inteligente corre el peligro de que no quede en Slytherin- y con una sonrisa entra en el salón sabiendo que luego de la víspera de año nuevo tendría que hablar con Ron.

Los copos de nieves caen en toda la ciudad con la llegada de la navidad, para algunos la última de sus vidas, para otros la primera y para algunos
La última de una etapa que transfiere al principio de otra.

Felices castañas y rubias navidades.

¿Me permites bailar con tu mujer? - Fanfics de Harry Potter

¿Me permites bailar con tu mujer? - Fanfics de Harry Potter

Veinte años después de la caída de Lord Voldemort en el Mundo Mágico se celebraba el día de navidad con una fiesta a lo grande en el Ministerio de Magia d

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-me-permites-bailar-con-tu-mujerja-fanfics-de-harry-potter-3906-0.jpg

2023-02-27

 

¿Me permites bailar con tu mujer? - Fanfics de Harry Potter
¿Me permites bailar con tu mujer? - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/44893
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente