Puck - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

1.¿Sueño o realidad?

Harto.Así es como estaba después de que todos no hicieran más quecriticar su vida y sus relaciones. ¿Qué le importaba al mundo si élsalía con una mujer mayor que él por unos cuantos años? Siemprecon los malditos prejuicios... Y no eran pocas las Directioners quese negaban a aceptar la relación... Si saliese con una niña de 13años, ésta sería envidiada por todas y se quejarían nuevamente...pero por celos. ¿No eran ellas las mismos que decían que el amorera ciego y que no tenía edad?

Fruncióel ceño y se pasó la mano por sus rizos, desordenándolos sincuidado.

Finalmente,su relación con Caroline había acabado... pero gracias a todas lascríticas que recibían. Puede que él no la amase con toda su alma,pero el cariño y el aprecio de algunos meses que habían estado comopareja seguían allí.

 

Recorrióunas cuantas calles, con tranquilidad. Amaba vivir en Downing Street,donde toda la gente famosa y con un presupuesto alto vivía. Lo buenode aquel sitio, es que había rejas a lo ancho de la calle con dosguardias. Para acceder a la calle tenías que... bueno... ser famoso,ya que los guardias te identificarían o ir con una identificación,valga la redundancia.

Sehalló con una multitud de fans en cuanto pisó "terreno libre"como decía Liam. Puso una sonrisa falsa, pues no es que estuvierafeliz de la vida después de haber cortado con Flack, y perdió 20minutos firmando autógrafos y haciéndose fotos con ellas. Cuandoterminó, se colocó unas gafas de sol y una gorra y caminó por lascalles, perdiéndose en la magnificencia y grandeza de laciudad londinense.

Seencontraba en un barrio perdido, cuando sintió su estómago rugir.En ese mismo momento, su móvil comenzó a sonar. Cogió la llamada,que era de Liam. Le estaba avisando de que irían a Nando's a comerpero él se negó, pues estaba bastante lejos del sitio, así quedecidió cenar solo en cualquier pizzería que encontrase. Sonrió alver que había una tienda de comida mexicana en esa esquina.

Entrócon cautela, no fuera a que allí había una directioner chillona, ledolía bastante la cabeza. En cuanto se sentó, una camarerasonriente se acercó a él con una pequeña libreta y un boli. Teníael pelo castaño claro, largo y ondulado, todo recogido en un moñocon mechones sueltos. Su rostro mostraba un sonrisa infantil y aHarry se le hacía conocida esa sonrisa.

― ¡Hola!―saludó sonriendo ampliamente. El oji-verde sonrió tímidamenteen respuesta. ¡Espera! ¿Desde cuándo él sonreía tímidamente?Era obvio que había conocido a esa chica, por la confianza con que ella lo trataba, pero no tenía la mínimaremota idea de quién diablos era... Quizás se estaba equivocando ysolo era una fan... Anteel silenció de él, ella carraspeó: ― Ejem... ¿Qué desea tomar?

Harrymeditó un rato y pidió tacos con una Coca Cola de bebida y lacamarera se marchó, con su manera típica de caminar, casi dandosaltitos, de forma infantil. Harry soltó una pequeña carcajadainconscientemente sin que ella lo oyese.

Eljoven echó una mirada por el local. Había varias mesas, una barracon sus respectivas sillas altas y un pequeño escenario. Su mesaestaba al lado de la vitrina, así que cualquiera que pasase por lacalle podría verlo. El local estaba vacío, exceptuando a una chicajaponesa, a varias mesas de él, que comía tranquilamente.

 

Harryse puso a mirar por el cristal, buscando algo que mereciera suatención mientras esperaba.

― ¡Tubebida! ―exclamó la chica sonriente, apareciendo de un salto.Harry casi pegó un brinco en su asiento. Aquella rara joven lerecordaba a un elfo travieso y sonriente. Le intrigaba no saber porqué ella le trataba con tanta confianza.

Elchico pegó unos cuantos sorbos a su Coca Cola, mientras observaba delejos a la chica que se encaminaba a la otra (y única) mesa ocupadapara recoger los platos ya usados y parloteaba alegremente con ella.La chica japonesa la siguió, ayudándole a llevar algunas cosas.Harry supuso que serían amigas, pues si no, no habría podido entrara la cocina.

Ambassalieron a la vez, mientras la duende, se había quedado con eseapodo, seguía parloteando. La otra le dijo algo, pero la duende negócon la cabeza, haciendo un puchero y señalándolo a él. La japonesahizo una mueca y se marchó.

Laduende entró a la cocina y volvió con la comida de Harry, volviendoa sonreír de nuevo. Harry ya estaba bastante asustado, sorprendido yextrañado. ¿Es que no podía parar de sonreír como una maniática?

― Gracias―dijo él― Por cierto, ¿cómo te llamas? ―La sonrisadesapareció y fue sustituida por una mueca. Luego, ella lo volvió amirar y se fue. Más tarde, cuando él ya había terminado de comer,ella volvió, recogió sus cosas y se marchó de nuevo a la cocina. Mejores Opiniones y reviews

Élesperó. Esperó y siguió esperando, pero ella no salía de allí.Media hora después, al fin, salió y comenzó a limpiar todas lasmesas. Harry se acercó, lentamente, dispuesto a pedirle la cuenta.

― ¡Ah!¡Todavía sigues aquí! ―exclamó ella con tono casual.

― Sí...Esto... La cuenta, tengo que pagar... ―comentó él con tonoincómodo.

― Note preocupes, invita la casa ―dijo mientras intentaba quitar lasmanchas―. Es una especie de costumbre para todos los viejoscompañeros.

― Pero...―intentó protestar él. No quería quedar como un interesado eirse, así porque así, así que intentó defender su dignidad―Esto... Yo no te conozco... Ni siquiera sé tu nombre...

― ¿Acasotengo que ponerme un traje de bufón para que te acuerdes de mí? ―elchico la miró desconcertado― ¡Puck! ¡Robin Goodfellow! ―fue laexasperada respuesta de ella, él seguía aún desconcertado,añadiendo que se sentía idiota por su memoria de pez para recordargente― ¿Olvidas a toda la gente de tu instituto de Cheshire o solosoy yo?

Eloji-verde se puso aún más nervioso y comenzó a rascarse elcabello, hábito que tenía cuando las cosas le iban mal y losnervios empeoraban todo.

― Déjalo,no importa. Ya te puedes ir.

Elrizos se marchó de allí con una sensación agridulce. Era obvio quela debía de haber conocido, pero le resultaba MUYembarazoso no acordarse deella.



Aldía siguiente, cuando Louis lo despertó pegándole almohadazos ygritándole para que protegiera a sus zanahorias del hambrientoestómago de Niall, lo sucedido el día anterior volvió a su cabeza.Puck, repitió en su mente. ¿Qué significaba eso? Así era como losescoceses llamaban a los duendes al igual queen Irlanda les llamaban Leprechauns y en Inglaterra y Gales se lesdenominaba Gremlins...

Ciertoera, que su modo de comportarse le recordaba a un duende... ¿Seríasolo un mote?

Eloji-verde estaba bastante intrigado. Ignoró los almohadazos de Louisy se fue a la cocina a desayunar. La mañana pasó sin alteracionescon su curso normal... Louis comenzó una guerra de comida,consiguiendo que perdieran el almuerzo... Luego, él muy aljksd sefue a comer con Eleanor, dejando a los 4 sin almuerzo. Liam aprovechóy se fue con Danielle...

― ¡Tengohambre! ―casi gruñó el rubio, sintiendo rugir su estómago.

― Novamos a poder cocinar en 5 segundos... ―meditó Zayn― Deberíamosir a cualquier lado, pero ¡YA! Si no lo hacemos, moriremos de hambrey alguien tan guapo como yo no merece morir sin comida ―Niall rodó los ojos.

― Conozcoun sitio perfecto de comida mexicana. ¿Vienen? ―preguntó el rizos.

Elrubio y el moreno asintieron felizmente. Mientras sirviesen comidaaceptable...



― Juraríaque estaba aquí... ―murmuraba Harry, observando las calles. En laesquina de allí, debería estar el restaurante, pero en su lugarhabía una librería. ¿En serio estuvo allí? El chico comenzó acuestionar su propia salud mental... Tal vez habría sido producto deun sueño... No, era imposible. Recordaba todo con perfecciónpero... El restaurante no estaba. Quizá era una broma de loschicos...

― Tehabrás perdido... Déjalo, Styles... Vamos a Nando's y punto―determinó el irlandés. Harry asintió con un suspiro y lossiguió.

¿Habríaocurrido de verdad o solo era un simple resultado de su imaginación?

¡Hola!Bueno... pues en un rato libre escribí esto y no sé... queríacolgarlo para que me dieran su opinión... No sé si se quedará comoun relato corto (con este único capítulo) o luego lo desarrollarémás y tendrá más capítulos... Lo siento por no actualizar de misotros fanfics de 1d, pero no tengo tiempo... Esto lo escribí en unahora libre en clase.

Porcierto, si a alguien le interesa... Tengo un blog en el que publicotodo lo que se me pasa por la cabeza. Es este:https://yotambienquieroserfeliz.blogspot.com.es/

Esperono recibir muchos tomates aquí... Si algún día me llega algunagota de inspiración con los otros fanfics, prometo queactualizaré... Vale deciros que os he echado de menos? Pues escierto.

Besosos,Celia.

PD:"Downing street" es una calle de Londres donde vive la gentefamosa. No sé si nuestros chicos viven allí, pero lo cierto es quetiene guardias para que vigilen y rejas. No me dejaron entrar y no les podía decir que yo era la futura esposa de Niall Horan... ¡Jum! >.<

Puck - Fanfics de Harry Potter

Puck - Fanfics de Harry Potter

Harto.Así es como estaba después de que todos no hicieran más quecriticar su vida y sus relaciones. ¿Qué le importaba al mundo si élsalía con una mujer

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-puck-fanfics-de-harry-potter-1481-0.jpg

2023-02-27

 

Puck - Fanfics de Harry Potter
Puck - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/110674
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20