¿Quién lo creería? - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Era primero de agostoy la plataforma 9¾ de la estación King's Cross estaba llena de estudiantes, Draco Malfoycaminaba en dirección al tren, Narcissa, su madre, le acompañaba con los ojosvidriosos, besó su mejilla y el chico hizo una mueca de disgusto, subió al treny se encontró con Pansy Parkinson quien no pensó dos veces antes de colgarse desu cuello, él la miró con desdén y los dos entraron al vagón, ella besabafelizmente su mejilla mientras él se notaba fastidiado, Draco no dudaba en quePansy estaría con él aún cuando este le tratara notablemente mal, ella le amabay él a ella
bueno, no tanto, era un Malfoy y amar era un sentimiento sinimportancia.
En otro lugar del tren se encontraba Hermione Granger con unaenorme sonrisa, ella y sus amigos conversaban alegremente y así lo hicierontodo el viaje.
- Ya vuelvo chicos, haré una inspección a los de primero.-Dijo sonriendo, era prefecta y además una de las más responsables.
Caminaba alegremente mientras leía muy atenta, un artículodel Quisquilloso el cuál le parecía que tenía artículos ciertamente malos, perohabía olvidado llevar un libro consigo, estaba tan perdida en su lectura que nonotó que Draco Malfoy se acercaba hacia ella con aire amenazante sino hasta quetropezó con él.
- Disculpa Malfoy, no te vi.- Dijo irritada.
- Maldita sangre sucia, deberías ver por donde caminas.-Respondió él sacudiendo su traje negro que lo hacía ver ciertamente elegante.
Hermione levantó los ojos y lo vio alejarse, estaba mucho másatractivo desde el quinto año pero a ella le seguía dando el mismo asco por elhecho de ser una asquerosa serpiente.
Llegaron a Hogwarts, asignaron a los de primer año a susrespectivas casas, estuvieron en el banquete y luego se fueron a dormir.
Al día siguiente Hermione fue por su horario y al ver quetenía algunas horas libres ese día no dudo en ir a la biblioteca, quería estarmuy preparada para presentar sus TIMOS.
Luego de pociones corrió aquel santuario de polvorientos libros tan querido por ella, sacóunos cuantos tomos de Artimacia y se sentó a solas en una mesa, levantó lamirada y se percató de que dos mesas más adelante estaba Malfoy con Pansy, élla miraba con una maléfica sonrisa en su rostro mientas Pansy besaba cadarincón de su rostro, Hermione sintió como se le revolvió el estómago y se propusoleer, sumergiéndose en sus libros, pero teniendo en cuenta que el rubio lamiraba atentamente.
-¿Qué demonios haces Draco? No paras de mirar a esa sangresucia.- dijo Pansy un poco irritada porque ciertamente Draco ni siquiera notabaque ella quizá lo besaba con demasiada "pasión"
-No la miro a ella... estoy pensando, estúpida- respondióDraco a la vez que alejaba a la chica con su mano y se levantaba bruscamente.
Sólo cuando Draco salió Hermione pudo concentrarse en sulectura, esos pesados ojos grises la desorientaban, no podía sostener la miradade Malfoy, quizá porque le daba demasiado miedo o quizá simplemente porque nole traían buenos recuerdos.
Pansy se acercó a su mesa y puso su mano fuertemente en ella.
-La cosa está así sangre sucia inmunda- dijo con cierto airede torpeza y tomándola por el cabello-No sé por qué pero Draco te miraba y siintentas sacar provecho de eso no dudaré en lanzarte un Avada.-
Hermione asintió con dificultad... no entendía porque Pansyhabía dicho eso pero ella sabía que Draco sólo miraba así a una chica cuandoquería algo de ella y aunque ella más que nadie sabía que las chicas de Dracoeran para pasar la semana no quería que por nada del mundo ensuciara su nombrecon una hija de muggles.

 

Hermione no paraba dedarle vueltas a aquellas palabras de Parkinson, ese sábado se organizó unasalida a Hogsmade, Ron había comenzado de nuevo una relación con Lavender Browny Harry y Cho estaban muy apegados, por lo que ellos habían decidido ir a caminarpor las calles o visitar tiendas y Hermione quedó sola, buscó un libro y entróa las tres escobas por cerveza de mantequilla o hidromiel, se sentó sola a leercuando sintió una pesada mirada sobre ella, ya la había reconocido, sólo sumirada le pesaba tanto y en una mesa más alejada de la suya estaba Draco Malfoy,igualmente con un libro y con Ananá Confitado, aunque el libro tapaba parte desu cara, sobre él se veía que los grises ojos de Malfoy estaban maliciosamenteposados sobre la castaña.
Él la miraba muy atentamente, no sabía la razón pero leparecía que Hermione estaba muy atractiva, aunque trató de eliminar rápidamenteese pensamiento de su cabeza y comenzó a leer su libro sin prestar muchaatención, aunque ella siempre le había parecido muy linda desde el cuarto añocuando el idiota de Viktor Krum la había invitado al baile de navidad deltorneo de los tres magos, pero seguía siendo una sangre sucia, impura y le dabaasco.
Esa noche al regresar Hermione fue a comer y luego se sentó alas afueras del castillo comiendo Grageas y escribiendo una carta, Malfoy llegóy se sentó a su lado en silencio dispuesto a molestarle, Hermione no notó supresencia, pero él si notó que lloraba y que sus lágrimas caían en el pergaminoque escribía, Hermione se dio cuenta de que el rubio estaba ahí y se apartóbruscamente, muy asustada.
-No te haré daño Granger, aunque venía dispuesto a hacerlopero... veo qué lloras, y no es que me interese o que me conmueva, tus lágrimasson como un felix felicis para mí, pero
¿Qué rayos te pasa?- Dijo Malfoy conuna mueca en el rostro parecida a una sonrisa, mientras Hermione retrocedíahasta encontrarse con la espalda contra la pared, tenía miedo pues Draco no eraprecisamente el más amigable de los Slytherins.
-No te importa lo que pasa y sabes que no te tengo miedo¿recuerdas el tercer año? tuviste que ir a la enfermería luego de ese puñetazoque te di.- Dijo Hermione con una sonrisa nerviosa, Draco se acercó a ella ypuso sus manos a los lados de su cabeza, pegó la punta de su nariz con la deella y le dijo en un susurro -Quizá deberías tenerme miedo Granger.- y sonrío,cuando Hermione separó sus labios para hablar y Draco sintió su aliento rozandosu rostro la miró detenidamente y la besó... con tanta brusquedad que casi ledolió.
Se apartó de ella con cara de desprecio y la miró con odio,sin saber que era lo que había hecho y se volvió a acercar a ella diciendo enun tono amenazador -Si alguien se entera de esto Granger, date por muertaporque no pensaré dos veces antes de lanzarte una maldición ¿entiendes?-Hermione se quedó callada en un estado de shock como si le hubiesen lanzado unPetrificus - ¿ENTIENDES?- Gritó Draco demasiado alterado y se fue dandozancadas, Hermione entendió pero lo que no logró entender fue lo que habíapasado, se limpió con asco los labios con las mangas de su túnica, aunque elbeso le había producido todo menos eso
Draco entró muy enojadoa la sala común y encontró a Pansy sentada frente a la chimenea leyendo larevista "corazón de bruja", él la tomó por el cabello y comenzó abesarla violentamente, luego la soltó y se sentó en el sofá mirando el fuego...nunca había sentido con un beso lo que sintió con Hermione y eso le producía muchafuria, enojo y frustración porque... le había gustado.

 

Después de eso noquisieron verse y se evitaban. Obviamente para Draco era más fácil evitarla,estaba realmente frustrado, ese año tenía una misión peligrosa, primero debíaencontrar la sala de menesteres y el armario Evanescente que allí se encontrabael cual estaba vinculado a un segundo armario en Borgin y Burkes.
Una noche a Hermione le tocaba guardia de prefecta, cuandovio a Draco entrar a la sala de menesteres, corrió hacia él y sacó su varita...
-DESMAIUS!- Gritó Hermione, pero Draco esquivo el hechizo.
-¡Everte Statum! ¡Expelliarmus!- Gritó Draco, Hermioneesquivo el primer hechizo pero no el segundo, él la dejó desarmada. -No necesito tener unduelo contigo Granger, tengo problemas mayores, si te vas ahora mismo puede quete devuelva tu varita mañana... o quizá... te doy un premio.- Dijo Malfoy conuna sonrisa pícara en los labios, y Hermione estaba muy enojada así que sólogruñó.
-¿Qué haces en la sala de menesteres Malfoy?- Dijo Hermionede brazos cruzados.
-Eso no es tu problema sangre sucia... - Dijo y comenzó acaminar hacia las mazmorras.
-Pues si lo es Malfoy, y dame mi varita, HURÓN.- RespondióHermione muy enojada.
-¿Cómo me llamaste?- Dijo Malfoy con una maliciosa sonrisa.
-HU RÓN- Vociferó Hermione.
Draco se abalanzó sobre ella y la dejó tendida boca arriba,él quedó encima con una pierna de cada lado de su cuerpo. Se acercó demasiado,al punto que sus narices se rozaban.
-Vaya, te has puesto muy atractiva desde el quinto año...quizá un día de estos te de una oportunidad y pase por alto que seas una sangresucia... aunque estoy seguro de que una vez que te pruebe no podré dejar dehacerlo...- Draco no habló más y se levantó, como si él no fuese el que estabahablando antes, como si temiera a sus palabras.
-¿Qué? ¿QUÉ HARÁS QUÉ, MALFOY?- Dijo Hermione en cuanto selevantó.
-Olvídalo Hermione, hagamos que esto nunca pasó.- Dijo Malfoyen lo que le daba su varita y se iba con el paso apresurado.
Él nunca antes la había llamado Hermione, jamás, y su nombresonaba tan sumamente dulce saliendo de los pálidos labios del rubio que ella seestremeció.
Al llegar a la sala común de Slytherin entró corriendo a lahabitación, Theo Nott se sentó a su lado muy confundido.
-Nott... ¿alguna vez has sentido que por más que quieresdañar a alguien... no puedes? Que sólo tenerle cerca te debilita y te haceescupir palabras.- Dijo Draco sin mirarlo.
-Si, lo siento... con alguien. Una Ravenclaw Malfoy, y¿sabes? Creo que... es amor.-
Pero antes de que Draco pudiera articular palabra Nott se fuede ahí inmediatamente como si haber dicho lo que dijo estuviese mal,como si llevara días meditándolo y apenas ahora lo decidió y Malfoyse tiró en su cama, era imposible, inseguro y totalmente estúpido que sintieraamor por Hermione Granger, una sangre sucia común... era simplemente utópico...inverosímil.

 

Por el resto de losdías se siguieron evitando, para Malfoy era simplemente horrible el hecho de quele podía gustar Hermione Granger, llegaron las vacaciones de navidad entreconfusión y miradas en los pasillos entre El Slytherin y la Leona. Hermione fuea la madriguera con Ron y Harry, pero para año nuevo tuvo que volver aHogwarts, dos días antes de fin de año, el castillo estaba casi vacío aexcepción de Luna que no pudo ir a casa porque su padre estaba en un viaje porel Quisquilloso, Cho Chang, y Padma Patil de Ravenclaw y Theodore Nott, BlaiseZabini, Pansy Parkinson, Astoria y Daphne Greengrass, Gregory Goyle y DracoMalfoy, de Slytherin lo que hacía pensar a Hermione que los mortífagos estabanen graves problemas y no podían celebrar navidad, a excepción de los Malfoy,Lucius estaba en Azkaban así que a Hermione no le parecía extraño que Draco nohubiese ido a casa.
Un día antes de año nuevo Hermione estaba desayunando en sumesa, con Parvati Patil quien había llegado ese día al castillo y vio aLuna sentada sola en la mesa de Ravenclaw, leyendo el Quisquilloso comosiempre... al revés. Notó que Theo Nott se levantó de su mesa y se acercó aLuna, tapo sus ojos con sus manos y se acercó a su oído susurrando algo, Lunasonrío y volteó, desde la mesa de Gryffindor se notó que Luna enrojeciócompletamente, Theo besó su mejilla y volvió a su mesa. Al notar que Parvati selevantó para reunirse con su hermana en la mesa de Ravenclaw la siguió y sesentó junto a Luna.
-Hola Luna ¿Cómo pasaste navidad?- Dijo Hermione con unasonrisa y muy bajo para que Luna no se asustara tomando en cuenta que estabamuy concentrada.
-Hola Hermione, maravilloso... algo sola, pero Theodore Nottúltimamente es muy amable conmigo así que estuvimos hablando unos minutos antesde la media noche, es un chico muy agradable y no me llama Lunática.- RespondióLuna con sus enormes ojos azules brillantes y una enorme sonrisa.
-Me parece maravilloso ¿recibiste algún regalo?-
-Si Hermione, mi padre me envió una mochila nueva, y unabufanda, ah y recibí tu tarjeta, gracias Hermione, también estaba este collaren el árbol, tenía mi nombre pero no sé quien lo envió.- Dijo Luna sin quitarsu expresión de confusión, y le mostró a Hermione un collar con un corazóncolgando, en el corazón se tallaba una T y luego una N, y eso sucedía una yotra vez.
-Luna, es obvio... T de Theodore y N de Nott... ¡Le gustas!-Dijo Hermione muy emocionada, pero Luna no parecía cambiar su expresión.
-No lo creo, no le gusto a la gente, aunque debo decir que esuna extraña coincidencia.- Dijo Luna con una sonrisa y arqueando las cejas.
-Luna, creo que puedes gustarle a cualquier chico, incluso aTheodore- Dijo Hermione en lo que se levantaba de la mesa -iré a la biblioteca,hasta más tarde Luna.- y salió rápidamente.
-¡Hermione!- gritó Luna desde la mesa.
-¿Si? ¿Qué sucede?- Ella se detuvo y Luna comenzó a caminar asu lado.
-Theodore dice... que Malfoy está muy extraño, que te mirademasiado, yo le dije que quizá estaba enamorado de ti... pero él dice que no.Cualquier chico se enamoraría de ti, incluso Draco Malfoy, porque a diferenciade mí, eres muy bonita, inteligente y popular.- Dijo Luna, y se fue dandosaltitos.
Era obviamente imposible pero... lo que había sucedidoúltimamente y el hecho de que Theo lo dijera le parecía muy extraño, a Hermionetambién le pareció curioso el hecho de que Luna se levantara a decírselo comosi fuese lo más importante del mundo, muchos creían que ella estaba loca peroella sabía que su amiga siempre veía más allá de lo que los demás intentabanver, y hasta ahora sólo tenía una cosa segura, a Theodore Nott le encantaba eláguila.

 

Pasado el año nuevovolvían las clases, Harry como siempre preocupado por los movimientos del Señortenebroso, Ron tenía más preocupación por el Quidditch o... comer, y Hermionepor sus TIMOS, pasaba día y noche estudiando.

Hermione entró a su habitación y encontró a Parvati y aLavender cotilleando, pero cuando la vieron entrar se quedaron calladas ydisimularon, en la ventana había una lechuza con un paquete...
-Ha estado ahí toda la mañana...- dijo Lavender mirando aParvati y riendo.
-Gracias.- Respondió Hermione de mala gana, ella sabía queesas dos siempre andaban metidas en asuntos que no le convenían.
Abrió la ventana, tomó el paquete, acarició la Lechuza y estase fue, se llevó el paquete notando la cara de decepción de las dos chicas,salió a la sala común que estaba convenientemente vacía y abrió el paquete...había una bufanda con una nota que decía: FelizNavidad Granger, no es de mi parte pero la persona que la envía prefieremantener anonimato.
PD: Nos vemos a las 8pm en los jardines... necesito un granfavor. Por lo que más quieras no faltes.
ATT: Theodore Nott.
Hermione no daba crédito a sus ojos y a su mente vino unaimagen de Draco Malfoy, que luego se esfumo, era obvio que él no había sido,Theo mantenía relación con muchos Ravenclaw, quizá había sido uno de ellos...Michael Corner siempre la miraba demasiado.
Estuvo todo el día pensando para que Nott querría hablar conella, y se fue a la única razón viable: Luna.
A las 8:10 Hermione llegó a los jardines y a lo lejos vio lafigura de Theodore, se acercó a él.
-Buenas noches Nott.- Dijo Hermione parándose junto a él ymirando hacia el horizonte.
-Buenas noches Hermione, por favor, llámame Theo... eres unabruja inteligente Granger, debes saber porque te pedí que vinieras.- Dijo Nottsin siquiera mirarle.
-Está bien, Theo, sinceramente no veo una razón.- Dijo Hermioneincrédula.
-Sencillo... me gusta Luna Lovegood, debo decir que nunca meha gustado alguien tanto como ella.-
-Y ¿cuál es mi situación en todo esto?- Dijo Hermione
-Seamos sinceros, tu sabes lo que soy, sabes en que meconvertiré, no es un secreto para nadie pero me gustaría que mantuvieras todolo que te diga entre tú y yo ¿puedo confiar en ti?- Dijo Nott con la cara muyseria.
-Si, si es para el bien de Luna, mis labios estaránsellados.- Hermione no mentía, ella estaba ciertamente un poco malde la cabeza pero sobre todo eso era su amiga.
-Es obvio que no necesito favores para acercarme a ella, loharé a mi manera, creo que así es mejor, aunque soy algo tímido... estar conella valdrá la pena pero para ser sincero, amar a una traidora de la sangre noes cosa fácil Hermione. Si algún día yo muriera, y a ella la atraparán te pidoque antes que el señor oscuro la tenga en su poder... mátala. Él odia a supadre, y no dudará en hacerla sufrir, más aún cuando se entere del amor quesiento por ella... mientras yo esté vivo, no le pasará nada, la cuidaré con mivida si es necesario, pero, en caso de que yo no esté Hermione, no permitas quenada le pase, te lo pido a ti porque eres la mejor bruja que conozco, laquieres y además sé que puedo confiar en ti
no sé la razón pero lo sé.- DijoTheodore con las lágrimas a punto de brotar de sus ojos.
-De acuerdo. Lo juro, pero... podrías decirme ¿quién me envióla bufanda?-
-No puedo hacerlo, lo sabrás a su debido tiempo... ¿sabes? noquiero ser lo que soy Granger, no quiero el destino que me toca.- dijo.Hermione le abrazó y dijo en su oído.
-Para ser sincera Theo, ninguno de nosotros quiere estar enesta situación... salvo quizá, Bellatrix Lestrange, Draco Malfoy y los demásmortífagos que no se preocupan por el bienestar de nadie.-
-Hermione, no quiero ser grosero pero estoy seguro de queDraco Malfoy, es la persona que mataría por salirse del destino que le tocó. Lehe oído llorar por las noches... no es fácil ser un Malfoy, si yo seré unmortífago es por el miedo de mi padre, él cree que así me mantendrá vivo y yoestoy para su servicio, pero
Draco al nacer tenía un destino marcado, unamisión, Lucius es un pésimo padre y su única razón de ser es
él, Voldemort yambos lo sabemos.- Dijo Theo mirándola a los ojos.
Hermione volvió a su habitación con más preguntas querespuestas en su cabeza. Theo argumentaba que Draco... tenía sentimientosaunque ella no lo creía sinceramente.
Esa noche, Draco Malfoy miraba a los dos chicos por laventana de su habitación, y en su pecho se produjo un sentimiento... celos.Aunque él no quería aceptarlo, eso era. Al llegar Theo encontró a Draco mirandohacia la ventana con los brazos detrás de su espalda.
-Así que... le enviaste la bufanda Nott. No sé para que lohice, ojalá se ahorque con ella.- Dijo Malfoy con demasiada furia.
-Si, Draco... yo...- No pudo terminar de pronunciar palabrapues tenía a Draco apuntándole con su varita.
-No sé para qué demonios te dije que la sangre sucia megustaba, eres una maldita serpiente que fue tras ella ¿no Nott?- Dijo Dracodemasiado enojado.
-¿Estás celoso o qué demonios? Dijiste que la querías parajugar con ella.- Respondió Theo muy asustado.
-Y así es maldito, pero tú no vales nada, no puedes enredartecon una sangre sucia.-
-Yo... Draco, detente, yo... ¡Amo a Luna Lovegood! ¿Estábien? La amo con toda mi vida...- Dijo Nott a la vez que caía arrodillado, ylos chicos de las otras camas que se hacían los dormidos por miedo a DracoMalfoy lanzaron un grito ahogado. ¡TRAIDOR! gritó alguno.
-Malditos hijos de perra.- Gritó Draco. -Petrificus totalum.-Y los petrificó a todos.
-Así es Malfoy... yo... la amo, y sí, soy un traidor pero...no puedo más, no puedo esconderlo más. Juro que lo intenté, no amarla, pero estan hermosa, esa mirada soñadora que me enamora cada día más, su inocencia,ella me hace sentir que no estoy pasando por todo esto, ella me hace sentiresperanza, que hay gente que aún cree
- Dijo Theo con la cara entre las manos,arrodillado en el suelo.
Draco se arrodilló igualmente a su lado y le dijo -Amigo...te apoyo en esto.- Nott levantó la cara, no esperaba ese comportamiento departe de Malfoy, esperaba como mínimo un Cruciatus. Estaba anonadado como todoslos petrificados.
-Yo... ¿tú?- Theo no podía decir nada.
-No digas nada, yo tampoco sé que me sucede.- Dijo Malfoy.
-¿Estabas celoso? Por Granger...- Dijo Nott aún esperando lopeor.
-Sí. Pero no le digas a nadie, creo que la sangre sucia megusta en serio. Y eso es peor que cualquier cosa. Tanto para mí como paraella.- Dijo Malfoy muy enojado al tiempo que se levantaba.
-Obliviate.- Pronunció Draco y le quitó la memoria a todoslos petrificados para que no dijeran nada de esa conversación y se acostó en sucama, Theo se acostó en la suya y le dijo -Yo también te apoyo.-

 

 

La mañana siguienteHermione iba caminando por el jardín con su bufanda, cuando se encontró a Pansyen el corredor. Quien le hizo una zancadilla, Hermione cayó al suelo con todosu peso sobre sus rodillas.
-Sangre sucia, hola, hola.- Dijo Parkinson canturreando altiempo que la empujaba al suelo justo cuando ella se levantaba. -No sabía queaparte de idiota eras fea, sinceramente no sé cómo alguien podría enamorarse deti, morirás sola con tus libros Hermione Granger, si es que vives luego de estosangre sucia inmunda, escoria del mundo mágico, eres una sucia muggle con undon demasiado grande para ti. Un asco de persona, la cosa más horrible que hevisto.- y continuó caminando, y allí en el suelo, Hermione se sintió muypequeña... al parecer Pansy había amanecido de muy mal humor y ella se topó ensu camino.
Nunca le había importado lo que Pansy decía pero... ese día,ese día se sintió tan miserable, tan estúpida, tan horrible, tan humillada, quecomenzó a correr mientras lloraba... llegó a una habitación del castillo quenunca había visto y se sentó en el suelo de ese pequeño lugar, y lloró.
Lloró por horas hasta que por debajo de la puerta entró unpapel que tenía escrito en fina caligrafía:
"¿Por qué lloras Hermione Granger?"
No tenía un nombre, sólo eso, a Hermione le pareció tontoresponder pero sin embargo lo hizo, justo debajo escribió:
"Me siento humillada, estúpida y nunca me había sentidotan fea, es tonto, es una niñada pero... me han insultado y me la he creído"
Y la devolvió, al cabo de un rato volvió.
"Quizá esa persona te tenga una enorme envidia, que note humillen, eres una magnífica bruja, con excelentes poderes, y grandesvirtudes... además si soy sincero, eres muy hermosa Granger"
Hermione se preguntó si era prudente hablar de eso con unextraño, cabía la posibilidad de que fuese un Slytherin e iría a contarle aParkinson...
¿Quién eres?
Escribió insegura, y cuando volvió...
"Quien menos esperas, tranquila, esto quedará entre tu,yo y este papel... Hermione Granger... me gustas"
Hermione terminó de leer las últimas palabras y abrió lapuerta de un golpe, pero para su sorpresa su compañero ya se lo esperaba y nohabía nadie afuera, salvo... un hermoso tulipán.
Hermione entró a la sala común sin poder creer lo que lehabía pasado, se lanzó en un sofá y las palabras de Parkinson se convirtieronen una tonta niñada.
Draco Malfoy entró a su habitación. ¡MALDITA SEA! Pensaba.-En cuanto esa sangre sucia se entere que era yo el de las cartas... serádemasiado tarde, pero sinceramente no puedo más con este deseo...- hablaba parasí mismo, o quizá para Theo que estaba tendido en su cama sin saber de quehablaba Draco.
Se había arrepentido porque aunque Hermione no sabía que eraél... era peligroso y además había admitido aunque anónimamente que teníasentimientos y peor aún, que le gustaba una sangre sucia.
La mañana siguiente en el gran comedor Draco miraba aHermione, no sospechaba que era él, miraba a todos los chicos de su mesa, a losRavenclaw y a algunos Hufflepuff pero jamás a Slytherin, se veía tan sonriente,tan linda, y cada vez que volteaba su falda dejaba ver un poco sus muslos, comole encantaría a Malfoy perderse en ellos, quizá era eso lo que le tenía...deseo.
Esa noche Hermione decidió ir al baño de prefectos a tomaruna ducha, era un lugar muy relajante.
Al entrar tiró su toalla y todos sus tónicos al suelo, ahíestaba Draco Malfoy, totalmente desnudo encendiendo la llave.
-¡MALFOY! ¡Tápate! ¿Qué demonios?- Dijo Hermione al tiempoque levantaba sus cosas del suelo, Draco tomo su toalla y le pasó un frasquitoque había caído cerca de él.
-¿Te gusta lo que ves Granger?- Dijo con una sonrisa pícara.
-Por supuesto que no.- Dijo Hermione dándose la vuelta.
-Entonces ¿Por qué no te has ido?- Y sonrió
-A eso iba.- Cuando estaba saliendo Draco tomó su brazo...ella sintió un cosquilleo, por alguna razón volteo con la esperanza de un beso,una caricia, un contacto.
-Te faltó este Granger.- Dijo Draco entregándole unfrasquito, que ella tomó mientras le miraba a los ojos, esos hermosos ojosgrises...
-Y Granger... buenas noches.- Dijo Draco de espaldas a ella,ella le observaba, como hipnotizada.
-Adiós... y Malfoy... tal vez si me gusta lo que veo.- DijoHermione y salió dando pasos largos. Era la primera vez que Draco no lainsultaba en una conversación. Ninguno de los dos sabía lo que había dicho oporque lo había dicho, pero esa noche Hermione supo que deseaba a Draco Malfoy,de una manera tan carnal que no parecía propia de ella y Draco entendió que siponía un poco de esfuerzo, lograr su objetivo con la Gryffindor no iba a sertarea difícil.

 

Los días siguientespasaron con normalidad aunque Hermione y Draco compartían miradas y sonrisaspícaras... Ginny las notó pero decidió no preguntar nada, un día Hermioneestaba en pociones y recibió un papelito "Despuésde encantamientos en aquel salón donde hablamos antes" Hermione miró hacia todos ladospero no había señas de quien había enviado aquel mensaje...
Encantamientos pasó lento y aburrido y cuando llegó la horase encontró ahí... sentada en el saloncito. Escuchó pasos lentos y se asustó...pero cuando la persona entró ahí sus ojos no podían creer lo que veían.
Draco Malfoy entró al salón con la cabeza gacha.
-No digas nada, sólo... escucha.- Dijo con la voz temblorosaMalfoy, Hermione asintió con los ojos muy abiertos y una expresión deimpresión. -No me gustas como para abrazarte y dar la vida, no soy de los queregalan flores y chocolates, tampoco de los que dicen babosadas como te quieroy esas porquerías, pero si aceptas lo que te voy a proponer te prometo quepasaras ratos muy divertidos, y puede que aquel beso en el que te dejé conganas de más se prolongue. Lo que digo es, los dos nos tenemos ganas ¿para quénegarlo? ayer lo dejaste claro en el baño de prefectos. Entonces te ofrezcoesto: matamos las ganas, cuando alguno de los dos se canse se olvida el asunto,eso es todo, nada de amor, nada de dolor, nada de complicaciones, nadie tieneque saber nada.- no había acabado de decir nada cuando la mano de Hermioneimpactó fuertemente en su mejilla. -Me lo esperaba.- Dijo Draco.
-¿Qué te crees que me puedes decir eso?- Dijo Hermioneindignada aunque por dentro ella también quería eso, nunca había deseado aalguien de tal manera.
-Me creo que te gusto y que me gustas pero siendo sincero loveo tan imposible que llega a ser sexy.- Dijo Draco con una sonrisa.
Hermione cerró la puerta y la encantó para que nadie pudieseentrar. -Escúchame muy bien Draco Malfoy, acepto lo que propones pero sialguien se llega a enterar yo misma te lanzaré un avada, serán algunos besos,platicamos, y punto. Como para matar las ganas ¿de acuerdo?- Dijo ellaextendiendo su mano.
-No creas que quiero que sepan que estuve metiendo mi lenguaen la boca de una sangre sucia... no sería bien visto.- Respondió Draco tomandola mano de Hermione, de nuevo la otra mano impactó en su cara. -Y no puedesgolpearme tan seguido.- Dijo él.
-¿Pero me llamas sangre sucia? ¿Tú...- no pudo terminar dehablar porque Draco se le había lanzado encima a besarla como desquiciado,nunca la habían besado con tanta... violencia y a la vez tanta calidez, legustaba, le encantaba... y así pasaron la tarde, luego ella salió y a los 10minutos él salió. No sin antes decirle "A la misma hora mañana".
No compartieron palabra, miradas o contacto alguno en el díasiguiente, sólo llegaban, se besaban y se iban, lo cual para Hermione se estabavolviendo algo adictivo y Draco sentía que cada día le gustaba más, no sólo sebesaban, mantenían conversaciones divertidas y hasta se reían un poco juntos,nadie lo creería de habérselo contado.
Un día mientras se besaban Draco tocó la pierna de Hermionesuavemente con la yema de sus dedos, esta se sobre saltó y lo miró algoasustada... -Deja, no seas tan miedosa, no haré nada.- Dijo Draco sonriendo...a Hermione nunca la habían tocado en su vida, ella sentía que Draco quería lascosas rápidas porque no era su primera vez pero lo que nadie sabía era que ellíder de las serpientes nunca en su vida había estado con alguien... aunque esoaparentara.
Nunca en su vida había amado pero eso estaba claro y lo únicoimportante para él era su madre, porque no había conocido el amor jamás. Lo quela gente conocía era sólo dura y escamosa piel de serpiente.

 

Pasó mucho tiempo yHermione y Draco no se cansaban uno del otro, nadie sospechaba nada, pues...nadie iba a sospechar de los enemigos mortales de Slytherin y Gryffindor...pero con el tiempo en sus corazones se formaban sentimientos que nunca habíanexperimentado.
Draco comenzaba a sentir amor por Hermione, le daba celosverla con Weasley y cuando llegaba tarde se ponía triste porque pensaba que noiría o que quizá se cansó de él.
Hermione sentía celos de Pansy y eso era muy lógico, sabíaque se estaba enamorando de Draco y planeó decírselo, si él quería seguirentonces seguirían...
Un día Hermione llegó muy decidida a decirle a Malfoy lo quesentía y como siempre llegó al lugar y se lo encontró allí sentado en la mesadel saloncito.
-Tengo que decirte algo.- Dijo Hermione jugando con susdedos, cerró la puerta y se paró frente a él, Draco estaba asustado pero no lodemostró.
-Anda, habla.- Dijo Malfoy.
-Draco... me estoy enamorando de ti y creo que eso es maloporque acordamos algo ¿no?- Dijo Hermione bajando la cabeza, Draco río conénfasis como burlándose pero en realidad no quería demostrar lo feliz que estaba,Hermione le miró muy enojada y en sus ojos se asomaron unas lágrimas rebeldes alver la actitud de Draco, dio media vuelta para irse cuando sintió los brazos deDraco rodeándola por detrás y su respiración en su oído.
-Quizá yo también me estoy enamorando Gra... Hermione- Dijoen su oído, pero ella no le creía, aunque el simple hecho de que hiciera eso laalegraba así que se volteó y besó tiernamente sus labios, ella lo separó.
-No tienes que mentirme.- Dijo mirándole a los ojos.
-No lo hago.- Dijo Draco con una mirada tan sincera, que porun momento Hermione olvidó que era Malfoy quien hablaba, y allí estuvieron todala noche, abrazados besándose y hablando tantas tonterías como les eraposible...
Esa noche Hermione volvió a su torre muy feliz y en laventana había una lechuza salió y tomó el paquete, acarició a la lechuza y sesentó en su cama, abrió el paquete y había un anillo en forma de serpiente conuna esmeralda verde, muy verde por ojo, unas empanadas de calabaza en unabolsita de papel verde con detalles dorados y unas bolas de chocolate con natade Cornualles envueltas en un papel transparente (muy mal envueltas pudonotarse, quien lo hizo estaba muy apurado) además de una carta que decía:
No mentía cuando dije que me estoy enamorando de ti, no estoyacostumbrado a decirlo y mucho menos a sentirlo, lo siento. Noté que no fuisteal gran comedor a cenar esta tarde y debes tener hambre, por favor deja elpostre para después... y el anillo, ha estado en mi familia por generaciones,me protege dice mi madre y cuando se lo vas a dar a alguien lo conjuras paraque la esmeralda brille cuando estés pensando en esa persona, entonces cuandobrille, recuerda que te... Te quiero Hermione Granger.
Draco Malfoy.
Hermione no daba crédito a sus ojos, buscó una cadena largaen su cofre y colgó el anillo el cual tenía un brillo singular en la esmeralda,sonrió y se lo colgó al cuello, se comió las empanadas de calabaza recordandodejar el postre para después luego se comió una bola de chocolate y le dio unaa Ginny la que preguntó quien se las había dado, Hermione sólo sonrió y se fuede allí, pensando que quizá Draco si la quería pues había notado su ausencia enla cena, en su cama antes de dormir miró el anillo, el cual brillaba demasiado,sonrió y durmió, nunca en su vida había dormido tan bien.

 

Al día siguienteHermione iba con una enorme sonrisa caminando por los jardines cuando a lolejos vio dos figuras que se apuntaban con sus varitas...
-¡Maldita sea Malfoy! ¡Dilo, joder dilo!- Gritaba Harry muyenojado
-¿Decir qué Potter? ¿Te has vuelto loco?- Respondía Draco conun tono burlón.
Hermione se acercó muy asustada.
-¿Qué pasa? ¿Qué les sucede?- Dijo agitada por haber corrido.
-Nada sangre sucia- Las palabras salían con mucha dificultadde la boca de Draco -"El elegido" me acusa de ser un mortífago. ¿Paraqué demonios el señor tenebroso va a necesitarme?- Respondió Draco con unaenorme sonrisa.
-Harry vete de aquí, Ginny te espera desde hace media hora enla sala común, yo arreglo las cosas con esta sucia serpiente.- Dijo Hermionesonando muy convincente.
-Esta bien Herms... pero ten cuidado...- Dijo y luegodirigiéndose a Malfoy gritó -Le haces algo maldito y juro que te lanzaré unAvada.- Y se fue, Draco y Hermione se miraban fijamente y cuando Harry se habíaalejado ella saltó sobre él rodeando su cintura con sus piernas y comenzó abesarlo...
-¿Qué pasó ahí?- Dijo Hermione mientras ponía los pies en elsuelo, tomaba su mano y comenzaba a caminar.
-Nada... tu buen amigo Potter acusándome ser un mortífago.-Dijo Draco mientras la seguía mirando a todos lados y percatándose de que nadielos estuviese viendo.
-¿Y lo eres?- Dijo Hermione en tono de broma... Draco cayó yla miró fijamente, ella lo besó tiernamente en los labios ignorando la miradade miedo del rubio y llegaron al sauce boxeador.
-¿Qué hacemos aquí?- Dijo Malfoy deteniéndose.
-¿Eres un miedoso Malfoy?- Dijo Hermione con una sonrisapícara y llevó a Draco hasta la entrada hacia la casa de los gritos que habíaal pie del Sauce.
Después de gritar y enojarse por haberse ensuciado la túnicaDraco preguntó.
-¿Dónde rayos estamos?-
-En la casa de los gritos... el edificio más embrujado que seha visto jamás...- Dijo ella sonriendo -Pero sinceramente a mí me parecen¡PATRAÑAS! ¿Tienes miedo?-
-¿Miedo? No... me gusta... estar solo contigo es...divertido...- Dijo Draco mientras la abrazaba.
Subieron unas escaleras y llegaron a una habitación dondesólo había una cama con un colchón viejo con sábanas blancas y un piano.
-Malfoy... dijiste que me querías ¿no?- Dijo ella sentándoseen la cama.
-Si... Granger lo dije.- Respondió Draco algo irritado puesno le gustaban las demostraciones de amor.
-¿Serías sincero conmigo?- Dijo ella mirándolo fijamente.
-ehm... si...- Respondió él tragando grueso.-Peroantes ¿Por qué a pesar de todo aún nos llamamos por el apellido?- Dijo él. -No lo sé
-Sonrió ella y comenzó a besarlo.
Ella se quitó su suéter y luego comenzó a quitarle la túnicaa Draco -¿Es tu primera vez?- Dijo mirándole a los ojos.
-Sí.- Respondió él y comenzó a besarla, en sus ojos ella viocompleta sinceridad. Se sentía llena de dicha, él quitó uno a uno los botonesde su camisa, sus manos temblaban, y la vio allí, tan hermosa, tan vulnerable,con sólo su falda y su sujetador y besó su cuello, luego le quitó el sujetadory notó como ella se sonrojaba completamente, él sonrió y dijo en su oído"Confía en mí" Entonces ella pasó sus dedos por el cuello de su camisay comenzó a desabotonarla, se besaban y él tocaba con sus dedos cada parte desu cuerpo... miraba sus ojos brillar y escuchaba su respiración agitada y suspequeños gemidos, sólo existía ella. Y en ese viejo colchón en la casa de losgritos ellos se amaron, se entregaron uno a otro completamente y el mundo fuerade allí parecía hostil y gris.
Hermione miró a Draco a los ojos y lo abrazó y estuvieronunos minutos así hasta que allí... en la muñeca de Draco la vio... la marcatenebrosa.
-Draco... tu...- Dijo ella levantándose y con lágrimas en losojos.
-¿Qué pasa hermosa?- Dijo Draco mirándola asustado, luego loentendió y miró su muñeca -Hermione... él... tiene a mi madre... yo no quería,lo juro... yo...- Hermione se vestía y él sólo la miraba sin decir nada, suboca se abría para hablar pero no salía nada... ella estaba vestida e iba asalir de la habitación cuando Draco soltó un grito ahogado -¡TE AMO HERMIONEGRANGER!- Dijo y cayó arrodillado, débil y vulnerable.
Hermione se detuvo por un momento pero no iba a aceptar talengaño y con el corazón hecho pedazos y con mucha dificultad dijo -Eres unsucio y maldito mortífago Draco Malfoy... tu no amas a nadie.- y se fue deallí, dejando su primera vez, su primer amor, y a ese chico de ojos grises ycabellos amarillos en el suelo, devastado... pues lo único por lo que su vidatenía sentido se había vestido y se había marchado.

 

 

Luna caminabaalegremente por los jardines de Hogwarts un sábado por la tarde, decidió entraren el bosque, siempre le habían gustado las criaturas de allí. -¡Lovegood! - Gritó un muchacho que corría tras ella algoagitado. -Theodore
- Dijo ellasonriendo. La chica se detuvo para esperar al moreno cuando este la alcanzó seveía cansado. -¿Quéhaces Luna?- Sonrió él. -Busco algún animal lindo para darle esta manzana.- Dijo ella sonriendo ymostrando la manzana roja que estaba en su mano. -Maravilloso.-Sonrió el chico. Pasaron toda la tarde hablando sobre un unicornio queencontraron en el bosque, luego sobre criaturas fantásticas que el padre deLuna estudiaba y luego
-Luna, debodecirte que
me gustas, no, estoy enamorado de ti, eres maravillosa y desde esedía en las tres escobas cuando te caíste y pasé el día contigo en laenfermería
te amo.- Dijo él recordando el día que la chica entró corriendo albar y cayó sobre su rodilla, él la levantó y la llevó a la enfermería dondepasó el día con ella, ese día supo que le gustaba, fue antes de navidad. -Oh, ciertamente Theodore hemos pasado 58 días juntos desde aquel día yyo
creo que también estoy enamorada de ti aunque no sé lo que la palabrasignifique con exactitud.- Dijo ella arqueando las cejas. -Los cuentas. Pues
yo tampoco sé,pero quiero besarte todo el tiempo y cuidarte, me encanta todo lo que dices yque seas tan directa
el día que fuimos a buscar duendes de las nubes en miescoba, al sentirte cerca sentí un cosquilleo en mi estómago.- Dijo élsonriendo, eran igual de directos los dos. -¿Entonces?-Preguntó ella. -¿Quieresser mi novia?- Dijo él sonriendo. -Efectivamente.- Sonrió ella y besó su mejilla, él la miró fijamente,sonrió y la besó en los labios. Ella también sabía que tenía que manteneraquello en secreto, pasó un mes y él le contó del ataque de los mortífagos y undía caminaban descalzos por el bosque cuando Theo abrió un muerta escondida enun árbol. -Mira lo que conseguí, fue algo difícil, trabajé bastante tiempohaciéndolo, espero que te guste.- Dijoel Slytherin entrando. Ahí, detrás de la puerta había una pequeña habitación,una cama con sábanas rojas gruesas, un lugar para guardar comida y agua, alfombras,demasiados cojines y paredes blancas, sólo la magia podría crear algo asídentro de un árbol. -Me encanta Theodore.- Sonrió ella -Eres el mejor novio que he tenidojamás, y el único
claro, pero
te amo.- Dijo soñadora. -Pues es para ti, y
ten, para que pintes las paredes, tengo entendido que te gusta pintar.- Dijodándole una caja con pinturas y pinceles en variedad, ella saltó a besarlo. Los días siguientes lo pasaron pintando y al cabo de una semana en lasparedes ya estaban pintados ellos, sonriendo, bailando, besándose, obra deLuna. El último día de trabajo él la besó
-¿Creesque estés lista? No es que yo quiera Luna, es que
si quiero, pero si noquieres estoy de acuerdo.- Decía nervioso Theo. -Vaya
no lo sé, laspersonas no creen que yo sepa que es el sexo, pero sé que es, aunque parezcaimpresionante, no soy tan tonta, creo que si quiero, si es contigo por supuestoTheo.- Luna sonaba segura, estaba segura y Theo sonrió, ella se sentía tanmadura con él, como si ya no fuese una niña y eso le gustaba pues ella sabíaque no tenía que ser una niña para lo que se avecinaba. Entre besos y abrazosTheodore Nott y Luna Lovegood se juraron amor eterno, cambiando las palabraspor caricias, ahí Luna dejó de ser una niña y él pasó a ser un hombre amado,nunca se había sentido más dichoso

 

Después de lo ocurridoen la casa de los gritos, Hermione lloró y corrió muy lejos de allí... sin pensaren nada, llegó a su cuarto, se puso su ropa de dormir y se fue a la cama aunqueen su mente se repetían una y otra vez las imágenes de ese día... fue tanestúpida.
Draco por primera vez en su vida odiaba loque era, en lo que su padre lo había convertido.
Hermione entonces percibió un brillo verdedebajo de la sábana, era el anillo... ese anillo que él le había dado ybrillaba más que nunca, entonces sintió la necesidad de salir de allí y esohizo, estaba en la torre de Astronomía mirando al cielo, llorando...
Entonces Draco entró y se sentó a su lado, laabrazó y por alguna razón ella no intentó irse, sólo lloró desconsoladamente ensu hombro.
-¿Por qué? ¿Por qué no me lo dijiste?- Dijoella llorando demasiado
-Sabía que si lo hacía le dirías a Potter...-Dijo él con la cabeza gacha
-No, no lo hubiese hecho... Draco Malfoy...yo te amo.- Dijo ella y eso fue todo lo que él necesitó para ser feliz y labesó y le dijo muy suavemente.
-Entonces lucharemos contra esto...lucharemos contra todo.- y besó su frente, por un momento no era Malfoy quienhablaba, era el Draco que comía grageas con su madre por las noches... el Dracoque besaba a su madre y le decía que la amaba, el verdadero Draco.
-Yo... en un par de años tendré que matarte.-Dijo Hermione con una sonrisa rota.
-Y yo tengo que hacerlo, pero no lo haré.-Dijo Draco sonriendo. -Pero... Hermione ya que sabes lo que soy quiero pedirteuna cosa ¿está bien?-
Dijo Draco mirándola seriamente.
-Lo que sea... menos traición.- DijoHermione.
-No... Mira, el 30 de junio los mortífagosvendrán... Bellatrix, su esposo y... algunos más. Por lo que más quierasGranger no luches, te matarán por favor, dile a todos pero tu... quédatetranquila, lo suplico.- Dijo Draco abrazándola muy fuerte.
-No prometo nada pero viviré... sólo quierosaber algo ¿cuál es tu misión?- Dijo ella.
-No puedo responder eso... y, Nott me pidióque te entregara esto.- Dijo Draco al tiempo que le entregaba a Hermione unsobre.
Estuvieron un rato largo besándose y Hermionelloraba por estar enamorada de su enemigo, luego se fueron a la cama...esperando el día para el cual faltaban cortas 48 horas...
Hermione abrió la carta de Nott cuando estuvoen su cuarto.
Hola Hermione... quiero que por favorrecuerdes el favor que te pedí aquel día en el jardín... en estos tiempos yo...no sé qué hacer, amo tanto a Luna que se me es difícil imaginar una vida sinella.
Ha sido mi primer amor, mi primera vez, y laprimera mujer que me ha dicho Te amo con total sinceridad, por favor...protégela.
Theodore. Era increíble
Lunahabía perdido su virginidad con Nott.
Hermione estaba cayendo en cuenta, erapeligroso... ese día harían algo grande pero... ¿qué?
Pasaron los días y la fecha llegó, Harry sehabía ido con Dumbledore, todos estaban en lugares estratégicos, Hermione nohabía visto a Draco y estaba tan preocupada...
Se encontraba en su lugar con Luna, ignorandolos ruegos de Draco sobre no luchar y en eso escuchó pasos apresurados, eraNott, Luna miró hacia atrás y corrió hacia él, este la levantó y juntó sufrente con la de la chica mientras decían al unísono, él con su voz gruesa yalgo quebrada y ella con su voz aguda y soñadora pero más segura, siempre mássegura "Siempre, pase lo que pase, sobre todo y todos y a pesar de lasadversidades te voy a amar".
Hermione sonrió, Nott bajó a Luna, la besó yle dijo.
-Cuídate... te amo.-
Ella sonrió - También... te amo Theodore,cuídate mucho.- Besó su mejilla y le dijo en el oído.- Cuidado con losNargles.- él sonrió.
-Cuando todo esto acabe iremos a buscarduendes de las nubes. Y tranquila, llevo puesto mi collar anti-Nargles- DijoTheo mientras mostraba el collar igual al de Luna que llevaba en su cuello y sealejaba.
-Que hermoso es Theo contigo...- DijoHermione sonriendo.
-Si que lo es, me da tanta vergüenza, perodecidí que tener un novio es bueno para mí... eso y mi collar mantendránalejados a los Nargles, además él no me dice Lunática.- Dijo Luna con unasonrisa.
En eso se escuchó una explosión... y dosmortífagos se acercaron a ellas y ahí estaban, dos chicas enamoradas peleandocontra Amycus y Alecto Carrow...
Una era traidora de la sangre y estaba enamoradade un futuro mortífago, la otra era una impura enamorada de un mortífago... lasdos colgaban juntas de la misma cuerda.

 

Y mientras Hermionearriesgaba su vida Draco tenía una discusión consigo mismo, ahí, en frente deDumbledore, apuntándolo con su varita...
-Lo mataré.- Dijo, aunque no sonaba convencido.
-¿Está seguro joven Malfoy?- Dijo Dumbledore notablementetranquilo.
-Si... demasiado... seguro.- Tartamudeaba Malfoy.
-Dime algo... ¿La señorita Granger sabe sobre esto? ¿Apoya laidea? No por mí... por ti.-
-¿Usted cómo demonios sabe lo nuestro? No... ella no sabe, nolo apoyaría, creería que me matarán.-
-Exacto, entonces... ¿por qué lastimar a lo que más amasjoven Malfoy?-
-Usted no entiende... tienen a mi madre. Ellos la matarán siyo no lo mato a usted.- Dijo Draco con lágrimas asomándose en sus ojos.
-Déjale eso a la orden, lo resolveremos... por favor.-
En eso entraron Bellatrix y Rodolphus junto a otrosmortífagos...
-Mátalo Draco, honra a la familia.- Decía Bella...
Tenían una discusión sobre si Draco podía o no podía hacerlopero él no la escuchaba pues estaba en su mente repasando cada hermoso momentoque vivió con Hermione, sus dedos pasando por su abdomen, los besos que ellaplasmaba fugazmente en el contorno de sus caderas... las yemas de sus dedospasando por sus muslos y los cortos gemidos de ella que la avergonzaban peroque a él le parecían adorables...
Entonces entró Snape, asesinó a Dumbledore y ahí el mundo deDraco dio un giro, salió corriendo de la habitación en busca de Hermione...
Hermione vio la marca tenebrosa en el cielo y temió porHarry, nadie la estaba atacando, a lo lejos pudo ver un cuadro muy hermoso, unmortífago peleaba con Luna y parecía estar ganando hasta que un Avada llegó yle quitó la vida, un Avada lanzado por Theo quien corrió y besó a Lunafugazmente para luego seguir lanzando maldiciones a diestra y siniestra...
A su mente vino Draco y comenzó a correr hasta que a lo lejosle vio y sin pensar quien podía estar cerca corrió hacia él y lo besó...
-A ver... que romántico.- Dijo Blaise Zabini al tiempo que seles acercaba -Aparte de cobarde... traidor, vas de mal en peor Malfoy.-
-Blaise tu eres un maldito... asquerosa serpiente traidora,no buscas más que poder ¿verdad? Hijo de... ¡CRUCIO!- Gritó Malfoy con tantoenojo que las lágrimas rodaban por sus mejillas, Zabini estaba en el sueloretorciéndose y Hermione estaba detrás de Draco rodeando su cintura con sus manos,aferrándose a él más que a nada, sabía que estaba cometiendo una atrocidad perotambién sabía que si Blaise contaba algo a ella le iría muy mal.
-Maldito, nadie le hará daño a la mujer de mi vida...púdrete. ¡Crucio!- Decía Draco muy enojado hasta que Hermione mordió su ropa ycon un grito ahogado le pidió que se detuviera...
-Obliviate- Dijo Hermione apuntándole a Blaise. -¿Era muydifícil?- Dijo reprendiendo a Malfoy, secó sus lágrimas y los dos comenzaron acorrer hacia la casa de los gritos.
-Herms... escúchame ¿sí?- Decía Draco mientras ella lequitaba la ropa desesperadamente, él trataba de decirle que Dumbledore habíamuerto.
-Cállate, no quiero saber nada del mundo exterior, no por unbuen rato por favor.- Dijo suplicante mientras besaba cada parte de su cuerpo,Draco la miró a los ojos y sonrió y comenzaron a besarse, a amarse a hacer elamor una vez más hasta quedar exhaustos, para escapar de la cruda verdad que acechabaafuera, para que Harry no existiera, ni Voldemort, ni un mortífago, ni unajoven bruja impura, para que ni siquiera la muerte existiera, Hermione podíamorir en ese momento y moriría plenamente feliz, porque amó y fue amada. Dracopasaba lentamente las yemas de sus dedos por los pechos de Hermione y estadormía tiernamente apoyada en su pecho...
-Si supieras cuanto te amo, entenderías porque decido irme...quiero protegerte, Dumbledore murió, ningún lugar es seguro... te amo Herms...te amo... te amo...- Y se quedó dormido, pero Hermione no estaba dormida, habíaescuchado eso último y las lágrimas empezaron a salir de sus ojos, tomó suropa, se vistió y fue corriendo al castillo no sin antes darle un último beso asu amado y decirle al oído "Quizá la que se tiene que ir soy yo... te amo,como nadie nunca ha amado, como si mi vida dependiera de ello Draco Malfoy,lamento haberme enamorado de ti, lamento haberte hecho esto" y se fue deallí, secándose las lágrimas, llegó al castillo y vio a Dumbledore ahí, inertecon todos los alumnos a su alrededor y Harry llorando sobre él, y ella llorabapero no precisamente por la muerte de Dumbledore sino por la muerte de todossus sueños y esperanzas... nunca pensó que amaría tanto a una serpiente, y enese momento la esmeralda del anillo brillaba como nunca lo había hecho, y Dracose encontraba camino a la mansión Malfoy esperando su muerte... con suerte. Blog quiniela

 

 

Al llegar a la mansiónMalfoy, Draco se sentía asustado, estaba seguro de que la malvada Bellatrixhabía dicho todo... todo lo que había pasado.
Hermione iba camino a la madriguera con Harry, Ginny y Ron yno podía sacar de su mente los ojos grises de Malfoy, trataba de recordarcuando lo miró a los ojos por primera vez, tanto odiarlo para terminar perdidaen él...
-¡Ahí estás Draco!- Dijo Narcissa muy alterada -Tu tía me hacontado lo que pasó, tranquilo, el señor tenebroso no te hará nada, lo prometomi amor.- decía muy atareada pero más tranquila por ver a su hijo sano ysalvo...
-Mamá, no quiero hablar, me iré a mi habitación- dijoapartando a su madre, haciéndose el duro, en realidad quería abrazarla ydecirle cuanto le amaba.
-Pero... hijo... tu tía...-
-Mi tía no me interesa, es una sucia y despiadada mujer quese ha vuelto realmente loca.- Dijo Malfoy caminando hacia su habitación.
Hermione se encontraba en la cama de Ginny boca arribamirando el anillo cuando una lechuza toco la ventana... ella no pensó dos vecesantes de correr a tomar la carta.
Querida Herms, veo que entendiste la razón por la cual mealejo de ti... quiero decirte que te amo, como ninguna persona jamás va a amara nadie, tus ojos, tus labios, cada parte de ti me da fuerzas para seguir y serfeliz... o intentarlo, pero si no estás a mi lado todo se vuelve gris yvacío... te amo Hermione Jean Granger, prometo que cuando todo acabe tebuscaré, eres mi razón para seguir viviendo... para respirar, por favor dameuna señal de que estás bien.
Con amor y muchísimo pesar... Draco Malfoy.
PD: Por lo que más quieras responde, el sólo imaginar quepudieron interceptar la lechuza me hace temblar.
-¡HERMS BAJA POR FAVOR!- Se escuchó la dulce voz de Ginny.
-Voy Ginny.- Dijo Hermione dejando la carta sobre la cama ysecándose las lágrimas...
Harry entró al cuarto y vio la carta sobre la cama, comenzó aleerla pensado que era para Ginny... bajo muy enojado.
-¿Qué demonios es esto Hermione?- Dijo tirándole la carta alos pies.
-¿Qué? Harry Potter creo que merezco privacidad.- DijoHermione muy asustada.
-Estamos pasando por mil cosas, él casi mata a Dumbledore ytu ¿LO AMAS? ¿Hermione? Dime... ¿Lo amas?- Gritaba Harry tomándola por loshombros.
-Sí Harry... amo a Draco Malfoy, como a la vida misma.- Dijocon lágrimas apunto de brotarle de los ojos.
Harry la soltó bruscamente y salió de allí, todos los Weaslymiraban la escena con impresión y miedo y Hermione cayó arrodillada en el suelollorando.
-Traidora.- Dijo Ron al tiempo que salía detrás de Harry.
-¿Cómo pudo hacerlo?- Dijo Harry mientras estrujaba la cartaen sus manos.
-Tranquilo... cuando él la hiera se dará cuenta de laestupidez que hace.-
Mientras Ronald decía esto alguien salió de entre losarbustos y se apoyó en un árbol cercano.
-La amo Potter y no espero la hieras porque ella también meama a mí.- Dijo Draco Malfoy quien había aparecido ahí cuando sintió queHermione estaba siendo atacada mediante el anillo.
-¿Qué rayos haces aquí? Maldito todo esto es tu culpa.- DijoHarry mientras le apuntaba con su varita.
-Yo la amo Potter, la amo como nunca he amado antes...- DijoDraco sentándose en una roca, sin responder a las amenazas de Harry.
-Te está haciendo una pregunta.- Dijo Ron -Crucio.- Ronaldestaba rojo de furia al más puro estilo Weasly.
Draco esquivo la maldición...-No puedes torturarme más de loque me está torturando lo que siento por ella... no entiendes.- Dijo mientraslas lágrimas brotaban de sus ojos.
-¿La amas?- Dijo Harry, Draco sólo lo miró fijamente. -Laamas...- Afirmó Ron.
-Vete de aquí, ahí viene ella.- Dijo Harry
-¿Me crees Potter?- Preguntó Malfoy.
-Te creo...- Dijo él moreno.
-Cuídala.- Dijo El rubio y desapareció.
-¿Le crees? Es Malfoy...- Dijo Ron
-Ron... yo le creo y lo apoyo, pero no porque sea él, sinoporque a ella le hace feliz eso. Hay gente que vive y muere sin siquiera sentirla mitad del amor que Draco siente por ella, lo veo en sus ojos.- Dijo Harry
-Lo lamento ¿Si? No lo pude evitar.- Dijo Hermionecuando se incorporó.
-Está bien, sólo no debiste ocultarlo.- Dijo Harry y la abrazó
-Yo no estoy de acuerdo.- Dijo el pelirrojo y se fue a lacasa.
-Superarás esto Herms...- Dijo Harry abrazando a su amiga.
-Lo extraño tanto.- Dijo la castaña llorando en su hombro.
-Te enamoraste de tu peor enemigo en tiempos de guerra... nofuiste muy inteligente Hermione.- Dijo Harry besando su frente. -Pero quizá enestos tiempos... es lo que necesitamos.- Hermione asintiósuavemente, no sabía a qué se debía el repentino cambio de humor de Harry peroestaba agradecida de que al menos uno de sus amigos la apoyara, en esosmomentos era lo único que necesitaba, no sentirse sola para mantener lacordura.

 

Después de ese díaninguno de los tres volvió a saber de Malfoy, hasta el día que los atraparon enel bosque, los llevaron a la mansión Malfoy donde Bellatrix torturó a Hermionepara saber que habían sacado de su bóveda, Draco lloraba detrás de su madre sinpoder hacer nada y Hermione le miraba, tirada en el suelo cuando todosdiscutían y le lanzó una sonrisa rota por el dolor, él se sentía indigno... esafue la última vez que lo vio hasta el día de la guerra en Hogwarts, cuando losalvó a él y a Zabini de morir en la sala de menesteres, sólo quería abrazarlopero no estaban en las condiciones de hacerlo así que sólo compartieronmiradas...
Luego de la guerra, de la caída del señor tenebroso y de lavictoria de la orden, Hermione esperaba llegar a Hogwarts para su último año yencontrarse a Draco... pero no fue así, estuvo esperando que Draco la buscarapero tampoco pasó... pasaron tres años y Hermione no supo nada de los Malfoy,sólo rumores de que Lucius había sido llevado a Azkaban o que Narcissa estabaen San Mungo pero nada de Draco...
Hermione trabajaba en el departamento de Regulación y Controlde Criaturas mágicas y vivía en una pequeña casa en el Valle de Godric, decidióvivir allí pues era un pueblo tranquilo... además de trabajar en el departamentode criaturas era aurora, era la única que ejercía dos profesiones de esamanera, aún se encargaban de la caza de mortífagos pues ellos aún causabandesastres en el mundo mágico.
Un día los llamaron a todos, los mortífagos tenían unareunión en la Mansión Malfoy, cuando dijeron esto Ron, Harry y ella semiraron... ella no pudo evitar emocionarse.
Al llegar no pasaron dos minutos antes de que comenzara labatalla, arrestaron a muchos mortífagos, que al parecer esperaban que ellosllegaran pues tenían sus máscaras, no habían más de 20 pero sólo fueron 10aurores... Hermione corría por uno de los pasillos y se detuvo para respirar unpoco cuando vio un mortífago acercándose...
Él se quitó la máscara, era Theodore Nott...
-Hermione Granger...- Dijo muy impresionado.
-Theodore...- Dijo Hermione y se lanzó a abrazarlo. -¿Aún eres un mortífago?-
-No, bueno sí pero trabajo para el ministerio... estoyencubierto. ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes después de...?-
-Estoy muy bien ¿Después de qué?- Dijo extrañada.
-¿No lo supiste? Draco estaba en Azkaban, después de laguerra mágica lo metieron allá pero salió hace dos días...-
-¿Azkaban? Por eso no me había buscado...- Dijo Hermionesintiéndose tan feliz y triste a la vez... Azkaban cambiaba a las personas.
-Si, lo vi ayer, está algo acabado pero parece muy bien.-Dijo Theo
-Espero verlo... yo... le guardaba tanto rencor. ¿Cómo estáLuna?- Dijo cambiando repentinamente su expresión
-Ella está maravillosamente bien, está embarazada... asustadaporque cree que una de esas criaturas raras la atacará pero está bien.- DijoTheo sonriendo.
-¿Embarazada? Me parece maravilloso ¿Cuánto tiene? ¿Quétendrá?- Dijo ella realmente feliz.
-Tiene ocho meses, y tendrá una hermosa niña a la que lepondremos Jean... por ti Herms.- Dijo tomándole la mano
-¿Por mí? Qué maravilla, me siento honrada.- Dijo Hermione ylo abrazó.
-Me tengo que ir pero mira... Luna y yo nos mudaremos alValle de Godric, sé que vives ahí y Luna quiere tener vecinos, dice que seríauna bonita aventura, ya la conoces... Te quiero Hermione, te escribiré.- Dijomientras se alejaba
Hermione estaba muy feliz, ese día atrapó dos Mortífagos,supo que Draco quizá no la había olvidado y vio a Theo quien le dio muy buenasnoticias, llegó a su casa y subió las escaleras, estaba tomando una botella deHidromiel cuando vio algo que le heló la sangre, la botella cayó al sueloderramando su contenido...

 

Ahí frente a ellaestaba Draco Malfoy, completamente vestido de negro, con una pequeña cicatrizen la ceja y las manos detrás de su espalda, con una enorme sonrisa y elcabello largo.
-Eres... un... maldito desgraciado.- Gritó Hermione y comenzóa darle pequeños puñetazos en el pecho al tiempo que salían lágrimas rebeldesde sus ojos, él la tomó de los brazos y la besó como nunca lo había hecho en suvida.
-También me da gusto verte.- Dijo Draco.
-¿Cómo me encontraste? Desgraciado hurón.- Dijo Hermionedándole la espalda.
-Pues... te busqué donde tus padres pero supe que unosmortífagos los mataron buscando vengarse de ti... luego fui a la madrigueradonde George Weasley me lanzó un Petrificus y Ron no me dijo dónde estabas...pero para mi suerte Harry llegó a comer con Ginny y me dijeron dondeencontrarte. Luego en el callejón Diagon vi a Theo y a Luna quien tiene unaenorme barriga de embarazada...- Draco hablaba rápido
-Estuve cuatro años sin poder dormir por las noches DracoLucius Malfoy, tu ni siquiera pudiste decirle a alguien que mandara unaLechuza.- Gritó ella.
-Estaba en Azkaban y que yo sepa ese maldito anillo nuncadejó de brillar ¿o sí? pensé en ti cada día y cada noche por estos cuatro añosHemione Jean Granger... supe que te enrollaste con Weasley.- Dijo Dracodemostrando celos, esto hizo que Hermione se apiadara de él y corrió a besarlo.
-Te amo... aunque me hayas tenido tan preocupada estos años.-Dijo
-Si, ahora si me amas Señora Weasley...- Dijo sonriendo yabrazando su cintura -Te extrañé tanto...- dijo mirándola fijamente.
-¿Qué harás ahora?- Dijo Hermione.
-Aún hay mortífagos buscándome por traición ¿Sabes? Zabini,Pansy...-
-Eso lo podemos arreglar ¿qué piensas hacer?-
-Hermione quiero ser auror.- Dijo muy seriamente.
-¿Es en serio? Entonces mañana mismo vamos al ministerio.-Dijo ella muy emocionada.
-Esos maditos te matarán Herms...- Dijo Draco realmentepreocupado. -Ellos no aceptarán que te ame ¿sabes? Los mortífagos... los pocosque quedan.-
-No me interesa, dije que mañana iremos al ministerio y esoharemos.- Dijo ella besándolo. -Limpiaré el hidromiel, ya vuelvo, nodesaparezcas, quédate aquí esta noche ¿Si? recordemos el sexto año...- DijoHermione con una sonrisa, limpió el hidromiel que había caído y se quitó sucamisa, llevó a Draco hasta su cuarto.
-¿En serio quieres hacer esto?- Dijo él sonriendo.
-Si... extraño tu piel Malfoy, te necesito... cuatro años sintenerte entre mis brazos es la peor tortura que pude sufrir.- Dijo mientrasdesabotonaba su camisa.
-Está bien, pero luego resolveremos todo esto y bu...-Hermione no lo dejó terminar, al cabo de una hora volvían a ser esos niñosenamorados, ella recostada en su pecho, desnuda y vulnerable con sólo el anillocolgando de su cuello y él besando su frente.
-Te amo.- Dijo suavemente ella
-Te amo demasiado.- Dijo él
Y allí, en su casa, después de seis largos años ellosvolvieron a hacer el amor como la primera vez, se volvieron a mirar enamorados,pero ya no eran niños poniendo todo en riesgo, eran dos adultos que se amaban yque harían lo que fuera por estar juntos.

 

Por la mañanaHermione se levantó, miró a Draco dormir y sonrió, le extrañaba tanto, selevantó de la cama, se metió a la bañera, limpió su cara con un montón detónicos y cuando estuvo impecable salió a hacer el desayuno, Draco aún nodespertaba, hizo empanadas de cornualles y lo sirvió con Ananá confitado, y unamanzana verde, ella sabía que era la favorita de Draco.

-Despierta dormilón.- Dijo dándole undulce beso en la mejilla.

-Buenos días preciosa... te levantastetemprano.- Dijo sonriendo y con los ojos aún algo cerrados, se levantó, lavo sucara y Hermione le esperaba en la mesa.

-No, tú te levantaste tarde.- Dijo elladesde la cocina.

-Buen apetito.- Dijo ella esperando quesu comida le agradara.

 

-Eres tan perfecta.- Dijo él besando sufrente.

-Quizá, terminarás de comer e irás avestirte, iremos al ministerio hoy.-

-Si me ven por allí me matarán Herms.-Dijo Draco con la boca llena.

-Eso ya lo tengo resuelto... ten.- Ypuso en su mano una botellita con poción multijugos.

-Esa es mi chica... ¿quién seré?-

-Cualquier persona, eso es lo de menos,puedes haber ido al ministerio por cualquier razón, irás conmigo de todosmodos.-

Terminaron de comer, Draco se vistió,tomó la poción con un poco de cabello de un muggle que Hermione tenía paraemergencias.

-Eres espeluznante.- Dijo él

-Lo sé, pero me funciona bien.-Respondió ella algo enojada.

Llegaron al ministerio y cuando entrarona la oficina del ministro de magia Draco ya era él mismo.

-¿Señor Malfoy? ¿A qué se debe suvisita? Además... con la señorita Hermione.- El ministro estaba notablementeimpresionado.

-Pues, vengo a ofrecer mi ayuda, quierotener un entrenamiento para ser auror, sé lo que fui pero puedo asegurar que noqueda secuela de eso, es más... me vengo a ofrecer para trabajar encubierto, sies lo que necesitan o desean.-

Y después de mucho discutir sobre elpasado de Draco y decidir que ejercería sólo 3 meses de entrenamiento comoauror (Tomando en cuenta sus habilidades mágicas) lo aceptaron y al día siguientecomenzaría su trabajo encubierto... sólo tenía que buscar a Zabini y decirlenunca traicionó a nadie, pero esto ponía en peligro a Hermione.

Draco y Hermione comenzaron a vivirjuntos y llevaban una vida muy placentera, Theo y Luna se habían mudado muycerca de ellos por lo que pasaban bastante tiempo con ellos y Theo ayudabamucho a Draco pues ejercían la misma profesión.

Un día estaban en casa de Zabini, yPansy comenzó a hablar de "El gran plan", Draco preguntó de qué setrataba...

-Pues verás, ya que notamos que si eresde confianza te contaremos Draquito, verás... nuestra venganza hacia Potter pormatar a nuestro amado amo está planeándose... mataremos a la sangre sucia y alpobretón de Weasley, además escuché que la Weasley está embarazada... lasecuestraremos y la mataremos despiadadamente junto a su hijo, ese maldito debepagar.- Pansy admiraba a Bellatrix Lestrange, y cuando supo de su muerte juróque sería su suplente, por eso había desarrollado un amor irracional haciaVoldemort ya muerto y un nivel de demencia inexplicable, una mortífaga perfectapero no al nivel de Bella...

-Además mataremos a ese cabrón deNeville Longbottom y a Luna Lovegood y... quien sabe a quien más.- Y ríoplácidamente.

Draco no podía creer lo que escuchaba,Zabini se había propuesto matar a su amada Hermione y Zabini era un tipo quesabía cumplir sus objetivos, sonrió ante ellos pero detrás de esa sonrisa habíadolor, furia y miedo...

Nott que se encontraba ahí se levantómuy enojado y abrió la boca para decir algo pero Draco lo miró suplicante yNott sólo dijo.

-Me tengo que ir Zabini, buenas nochesParkinson, Greengrass, los veré después... Malfoy, dijiste que me acompañaríasa... tu sabes.- Con la cara ciertamente roja de furia aunque nadie lo notó.

-¿A qué?- Dijo Zabini.

-Mataremos a un traidor que... nos debealgo, no vale la pena. Adiós.- Mintió Nott

-Así se habla amigos.- Dijo Zabini

-Adiós a todos.- Se despidió Draco

 

-Draco... quería saber si... ya sabes...nos vemos más tarde.- Dijo una pícara Pansy que humillarse era algo queobviamente había quedado de su antigua personalidad.

-No, gracias.- Dijo Draco y salió conNott de la habitación dejando a Pansy muy enojada detrás.

-¡Esos hijos de... no hacen más quejoderme la vida! A Luna no le tocan un pelo esos desgraciados.- Decía Nottmientras bebía una cerveza de mantequilla.

-Tranquilo, estoy igual de preocupadoque tu amigo.- Decía Draco mientras daba palmadas en el hombro a su amigo.

-Jean... ella está creciendo y yo noquiero que nada le pase Draco, pensé que esto se había acabado cuando cayó elSeñor Tenebroso.- Decía un lloroso Theo.

-Créeme que sé lo que nos espera, perolucharemos contra esto y contra todo lo que intente dañar a esas mujeres quenos esperan en casa.-

Mietras Draco decía eso Hermionecocinaba alegremente en casa después de un día de trabajo y una Luna risueñadaba de comer a la pequeña Jean, ninguna de las dos se imaginaba el horribledestino que les esperaba.

Draco llegó a casa y Hermione estabaesperándolo.
-¿Dónde estabas? Te preparé pastel de calabaza, siéntatecariño.- Dijo dándole un beso en la mejilla.
A Draco le emocionaba mucho la idea de estar con ella comotoda una pareja de casados pero estaba demasiado preocupado para pensar en eso,aunque sinceramente no quería que Hermione se alterara.
-Fui con Nott a tomar unas cervezas de mantequilla amor, querico se ve todo.- Draco hablaba muy bajito y lento, casi susurraba.
-¿Estás bien? Te veo alterado.- Dijo Hermione dándole pocaimportancia y sirviendo platos en la mesa.
-Hay dos platos más en la mesa ¿Quién viene?- Dijo Draco peroal ver el Alhelí servido supo que eran Luna y Nott pues esa era la bebidafavorita de Luna. En eso Luna y Theo tocaron la puerta, Hermione fue a abrir.
-¡Luna! ¡Theodore! Que maravilloso que hayan podido venir,aunque creo que Draco y tu ya adelantaron la cena ¿no?- Dijo Hermione sonriente.
Luna se había puesto un hermoso vestido azul turquesa yllevaba a la pequeña Jean en brazos, Hermione hizo aparecer una cuna para quepudiera dormir más cómoda, Theo al igual que Draco no se veía muy bien.
-Comamos.- Dijo Hermione más feliz que nunca, por fin su vidaera perfecta... al menos hasta donde ella sabía.
Pasó la noche y cenaron, Theo y Draco se miraban de vez encuando entonces Draco habló.
-Amor, Theo y yo vamos a tomarnos unas botellas de Whisky defuego...- Y besó la mejilla de Hermione.
-Casi lo olvido, traje tarta de melaza.- Dijo Luna, sacándolade una pequeña cesta que había traído, las chicas comenzaron a comer y aconversar.
-Luna debo contarte algo pero debes prometerme que no ledirás a nadie.- Dijo Hermione, Luna aún conservaba esa mirada risueña y tiernade los años de escuela.
-Claro Herms...-
-Creo que estoy embarazada.- Dijo Hermione muy sonriente, aella le emocionaba la idea.
-Oh Dios... es una maravillosa noticia Hermi, sabes si noestás segura conozco un hechizo sencillo para averiguarlo.- Dijo Luna quien erauna habilidosa medimaga, Hermione asintió, Luna hizo el hechizo yefectivamente... Hermione estaba embarazada.
Planeaba decirle a Draco la noche siguiente pues se cumplíancuatro meses desde que él había salido de Azkaban.
Afuera, los dos preocupados chicos hablaban, ya no eran losdos niños con un destino cruel... ahora eran dos adultos cumpliendo ese destino.
-No sé cómo decirle a Hermione Theo.- Dijo Draco.
-Yo tampoco le he dicho a Luna, sé que ella por cómo es no selo tomará tan mal y si lo hace no lo demostrará pero temerá por Jean y es loque menos quiero ¿Sabes?-
Pasó el día, al día siguiente Draco fue al ministerio conHermione a contarle al ministro lo que había escuchado y después fue a hacerunas compras para su casa, ese día era el día libre de Hermione... al llegarella lo esperaba sentada en el sofá de la pequeña sala.
-¿Qué pasa? Te noto muy seria.- Dijo él poniendo las comprassobre la mesa.
-Draco... quiero decirte algo, siéntate.-
-Yo también quiero decirte algo, pero primero tu.- Dijo él altiempo que se sentaba, ella respiró hondo.
-Estoy embarazada.- Dijo sonriendo, Draco se asustó,embarazada... y los mortífagos la buscaban... pero escondió el miedo detrás deemoción.
-¡MARAVILLOSO!- Dijo besándola -Ahora es mi turno... HermioneJean Granger ¿Te casarías conmigo?- Dijo sacando del bolsillo un hermoso anillocon una esmeralda, todo un Slytherin. Ella grito que si tantas veces que élsonrió.
Pasó el tiempo, se casaron, y en la velada habían serpientesadornando todo el lugar, serpientes con esmeraldas por ojos... de todos losmateriales posibles, no era para menos... él era un Malfoy.
Sólo ellos entendían el significado de esas serpientes puesen los momentos de ausencia, el anillo de Draco era lo único que le aseguraba aHermione que este la amaba con locura.
El vestido de Hermione era parecido al de Fleur en su bodacon Bill sólo que era más sencillo y con muchos detalles en verde, pues el avefénix resucita de sus cenizas, así era su amor... eterno como el fénix.
A los cinco meses y medio nació su hijo, un pequeño al que lepusieron Scorpius Theodore Malfoy, pero Hermione siempre le llamaba Theodoreporque odiaba el nombre Scorpius.
Pasó un año y Draco ya estaba olvidando lo que Blaise habíadicho, a Astoria la habían llevado a Azkaban, no quedaban muchos mortífagos. Undía Malfoy llegó a casa del trabajo y al entrar a casa...
Hermione estaba tirada en el piso gritando de dolor, y unamaldición le llegaba directamente, la maldición era conjurada por Blaise Zabini.
-¿¡Qué demonios haces Zabini!?- Gritó Draco
-¿Cómo supiste que estaba aquí? Ayer después de que te fuistedecidimos que hoy sería el momento perfecto para atacar a la sangre sucia ydescubrimos que Luna Lovegood también está viviendo en el Valle de Godric,además Draco... los rumores son ciertos, la traidora tiene un bebé. Pansy yAstoria están allá con Theodore. ¡CRUCIO!- Decía Zabini con una enorme sonrisay cada vez que decía la maldición soltaba una carcajada.
-¡Déjala Blaise!- Gritó Draco, desde el suelo Hermione lomiró como diciéndole que no importaba, él la levantó.
-Vamos a la mansión, allá... veremos qué hacer con ella.-Dijo Draco a punto de llorar aunque Blaise no lo notó
-Agua fiestas.- Dijo Zabini y desapareció.
-Draco... si hoy muero... quiero que sepas que... que...Draco... fuiste el mejor esposo del mundo.- Dijo Hermione con una sonrisa rotay lágrimas en los ojos.
-¿Qué? ¡NO! Hermione no te atrevas a morir, no vas a morir miamor, no lo harás... ¿Dónde está el pequeño Theodore?-
-Harry... él... vino... y le pedí que se llevara a Theo...yo... se lo pedí... también se llevó a Jean... ellos están a salvo...- Hermionehablaba con mucha dificultad. -llévame a la mansión... y Draco... si algo mepasa... por favor... cuida a nuestro hijo.-
-¡Nada te va a pasar! ¡Ese maldito va a pagar! No... Hermioneresiste, promete que resistirás.- Draco lloraba no podía creer que su amada ibaa morir en manos de Blaise Zabini.

 

 

Draco y Hermione se fueron a la mansiónMalfoy después de los ruegos desesperados de Hermione, al llegar vieron a Pansyhaciéndole un Crucio a Neville y a Luna tirada en el piso pidiendo que lamataran, era un cuadro totalmente horrible...
-¿Entonces malditos? ¿Ya han aprendido? Esto es sertraidores.- Decía Zabini con una enorme sonrisa.
-¡Maldito! Harry vendrá y te mandará a Azkaban...- GritóNeville pero Pansy no lo dejó terminar.
-¡Crucio! Cállate maldito, te dejaré como a tus padres.- Yreía como desquiciada.
Draco caminaba lentamente, sus piernas no le permitían casicaminar...
-Aquí está... ¿Dónde está mi madre Zabini?- Dijo Dracodejando a Hermione acostada frente a Zabini quien hizo gesto de no saber dondeestaba Narcissa.
En eso llegaron dos mortífagos con Ron en los brazos, estabamoribundo.
-Acá está el Weasley.- Dijo uno, Zabini sólo sonrió.
-Hermione... ¿Harry...?- Dijo Ron con pocas fuerzasrefiriéndose a que si su amigo se había llevado al pequeño Malfoy y a la hijade Nott...
-Si...- Respondió ella con una pequeña sonrisa.
-Saldremos de esta- Dijo el pelirrojo tomando la mano de lachica, estaban acostados uno junto al otro.
-Romántico...- Dijo Zabini con tono maléfico se acercó aHermione y se hincó para hablarle. -Estás muy linda sangre sucia... ¿Quién locreería?- No pudo decir más porque ya tenía un golpe de Ron en la nariz.
-La tocas y te juro que no te quedarán ganas de volver atocar a una mujer Blaise.-
Zabini enrojeció de rabia. -Crucio...- Dijo con un tonocalmado y el pelirrojo se retorció en el suelo.
En eso Draco entró a la habitación de nuevo, su madre noestaba en la casa.
-Querido Draco, a tu madre la tienen en el ministerio... creoque la mandarán a Azkaban con todos los demás mortífagos... sólo quedamosnosotros seis... ayer se llevaron a Astoria.- Dijo Pansy con un tono extraño.
-¿Recuerdas... que me... me decías Lu... Luná... LunáticaPansy? Pues tú... estás más loca que yo... perra.- Dijo Luna tirada en el suelocon una sonrisa muy pequeña.
-Maldita... ¡Cru...- Pansy no terminó de hablar, Draco lequitó su varita.
-Eres una idiota, ella va a morir si la torturas una vezmás.- Dijo el rubio, Nott que estaba sentado atrás de Zabini a punto de llorarlo miró agradecido, él quería intervenir, ver a la madre de su hijo pidiendoque la mataran no era fácil pero el ministro les dijo que no intervinieranhasta que no llegaran los aurores, porque podrían matarlos a ellos y huir.
Entonces Blaise habló
-La sangre sucia está linda ¿No Malfoy? ¿Qué tal si...jugamos un rato con ella? Sostengan al Weasley.- Zabini dijo esto último conmucha malicia y los dos mortífagos que estaban con máscara agarraron a Ron.
Zabini se quitó la chaqueta y tomó a Hemione, la levantó ensus brazos y dijo -Volveré en unos minutos...- con una sonrisa tan maliciosaque a Draco le dolió y se la llevó al cuarto principal, Draco sacó su varita yHermione negó con la cabeza y susurró "Estaré bien, es por el bien deTheodore"
-¿Qué?- Dijo Blaise
-Está delirando... por la tortura.- Dijo Theo salvando aHermione.
-Pansy, vete de aquí, y ustedes también... Nott y yo nosencargaremos de estos tres.- Dijo Draco, Pansy salió contoneando las caderasexageradamente, tomó una revista y se fue de ahí, los mortífagos soltaron a Rony este cayó al suelo sin fuerza, Draco cerró la puerta y comenzó a llorar.
-Él la va a violar Theo ¡LO HARÁ! ¡LO SÉ!- Gritaba Dracomientras pateaba cosas, Theo y él eran los únicos de pie, Luna estaba en elsuelo con la mirada perdida, Neville estaba desmayado y Ron trataba delevantarse pero era obvio que no podría.
-Tenemos que intervenir Draco, no podemos dejar que le hagaeso.- Dijo Theo tomando a Luna en sus brazos.
En eso en la chimenea apareció Narcissa.
-¡Madre! ¡Tengo que pedirte un enorme favor!- Dijo Dracosuplicante.

 

Narcissa asintió y él le explico todo, erauna sangre sucia pero era la madre de su nieto y el amor de la vida de su hijo,subió a la habitación y con tono autoritario dijo.
-¡Zabini! Eres un sucio y deshonras a todos los mortífagos,viste a la prisionera... nunca se vio semejante atrocidad y estupidez de partede un mortífago, el señor Tenebroso estaría indignado, eres un canalla.- NarcissaMalfoy gritó a Blaise con un tono que espantó al moreno.
Hermione se encontraba totalmente desnuda y casi muerta en lacama.
-Sal de aquí inmediatamente.- Dijo Narcissa.
-Gracias...- Dijo Hermione llorando.
-Eres la madre de mi nieto, no tienes nada que agradecer.-Dijo ella y comenzó a levitarla hacia el baño la puso cuidadosamente en labañera y abrió la llave... -debes estar muy adolorida, ese muchacho es unmaldito... una bestia.- Dijo Narcissa, en eso entró Malfoy. -Hijo, báñalavístela con esto y llévala abajo cuando se reponga, le daré algo que le quitaráel dolor.- Dijo Narcissa y salió de la habitación.
-Lo siento Herms... lo lamento... perdóname por favor.- Dijoun Draco suplicante y deshecho.
-Te... perdono.- Dijo Hermione casi sin vida.
En eso entró Narcissa y le dio de beber una poción que ledevolvió mucha vitalidad.
-Termina de vestirla, espero abajo.-
-Te amo, lo siento tanto. ¿Cómo te sientes? PerdónameHermione por favor ¿qué te hizo?- Decía Draco al tiempo que tocabacuidadosamente cada parte de su cuerpo con un jabón.
-Él... me violó Draco, me siento tan sucia, tan asquerosa,ultrajada, humillada... tú no tienes la culpa... te amo Draco, te amo.- DijoHermione llorando desconsoladamente.
Draco la abrazó y besó sus labios.
-Él va a pagar Hermione, él lo hará... yo haré lo que sea porhacerte sentir mejor... te amo, como nunca un hombre ha amado a una mujer.-Dijo Draco con lágrimas rodando por sus mejillas.
La poción había hecho efecto pues Hermione hablaba con másfacilidad.
Draco la vistió, la besó y bajaron.
Abajo encontraron el siguiente cuadro:
En la mesa del comedor estaba Zabini, junto a él Pansy yluego Nott, del otro lado Luna y Ron además de una silla vacía junto a ellosque apenas podían permanecer sentados, en la cabeza de la mesa Narcissa y enfrente una silla vacía y en la mesa, en lugar de la comida, el cuerpo sin vidade Neville.
Draco llevó a Hermione hasta su silla sin importarle lasmiradas de los demás y esta comenzó a llorar desconsoladamente, él se sentó ala cabeza de la mesa, frente a su madre.
-Quita ese cuerpo de la mesa Zabini, eres un demente.- DijoNarcissa y Zabini le obedeció, a ella era a la única que podían obedecerle ya,todos los demás mortífagos se estaban pudriendo en Azkaban. -Y vete de mi casa,no eres más que un sucio... tu también Pansy, prostituta loca.- Narcissa ya noera la misma delicada y callada mujer, ahora tenía toda la voz ella sola yestaba harta de las atrocidades de esos mocosos, sobre todo de Pansy que queríaser igual que la tonta de su hermana, ella ya no estaba bajo la sombra deLucius y aprendió a no callarse nada.
Cuando ellos se fueron acompañados del otro mortífago (Ya queal otro lo mató Pansy cuando iba a matar a Neville y Luna la empujó y Zabinimató a Neville al final) Hermione comenzó a llorar sobre el cuerpo de Neville,Nott tomó a Luna en sus brazos y corrió a llevarla arriba para darle algo debeber y la poción de Narcissa y Draco ayudó a Ron quien le agradeció diciéndole"Creo que no es tan malo que estés con Herms"
-Querida... debemos enterrar este cuerpo en el cementerio delValle de Godric- Dijo Narcissa muy amable. Ella había cambiado, era más duracon los mortífagos que quedaban pero también era más amable y estaba ayudando ala orden...
En eso llegó Harry con Bill y George.
-Llegas tarde, se han ido, tendrás que esperar a mañana.-Dijo Narcissa.
-Pero... demonios, Herms ¿Cómo estás?- Dijo Harry preocupado-¿Neville?
-Si... Blaise lo mató, después te contaré como estoy yo...ahora, hay que enterrar a Neville.-
Todos tomaron poción multijugos para ir a enterrar a Neville,su abuela había muerto así que sólo tuvieron que avisarle a Hannah su esposa,dos alumnos de Neville se presentaron a la pequeña reunión ya que eran muyunidos a su profesor.
Y ahí, enterrando a Neville, ellos no sólo se dieron cuentade que Neville había muerto, se dieron cuenta de que con él se había ido unapequeña esperanza, porque el matar al señor tenebroso no significó acabar laguerra y Neville... murió por valiente.

 

Esa noche todos sequedaron en la Mansión Malfoy, incluyendo a los chicos Weasley, Luna no teníala misma expresión risueña de siempre, quería ver a su hija y habían matado asu mejor amigo...
Hermione estaba sentada al pie de una ventana viendo lalluvia caer y recordando las horribles escenas del día.
Ginny y la señora Weasley estaban en la madriguera cuidandode Jean, Theodore y los dos hijos de Ginny, James y Albus.
Al día siguiente Pansy llegó antes que todos.
-Buenos días Cissy, hoy vengo sedienta de sangre.- Pansyentró a la habitación y al decir eso último miró a los prisioneros que estabansentados en el centro del salón.
-No me llames Cissy Pansy, no sé cuando dejé de ser la SeñoraMalfoy para ti. Te recuerdo que soy la única autoridad en este momento. Ah ybuenos días.- Dijo Narcissa mirando por la ventana mientras tomaba té.
-¿Cómo olvidarlo Cissy? Si siempre me lo recuerdas.-Respondió Pansy sentándose en una silla.
-¡Te dije que no me llamaras Cissy! Sólo mi hermana Bella mellamaba Cissy... es más, sólo las personas que me caen bien pueden llamarmeCissy ¿Entiendes? Asquerosa zorra, crees que puedes igualarte a ella ¿verdad?Pues te diré algo... ninguna mujer en el mundo, por más desquiciada que estépodrá igualarse a Bellatrix Lestrange su últimoy mejor lugarteniente.- Dijo Narcissa muy alterada, a lo que Pansy respondiólanzándole un cruciatus a Hermione.
-¡Pansy! ¡Déjala!- Dijo Draco entrando por la puerta grande,seguido de Nott y Zabini.
-Déjala Draco, su sed de sangre es sexy.- Dijo Zabinisonriendo.
-Buen día Narcissa, se encuentra hermosa esta mañana.- DijoTheo besando la mano de Narcissa la cual le respondió con una agradable sonrisa.
-Buen día madre.- Dijo Draco besando la mejilla de suprogenitora.
-Narcissa.- Dijo Zabini haciendo un gesto con la cabeza, élaún estaba enojado por lo que había pasado ayer.
-Bueno, aún tenemos que matar a estos prisioneros ¿Por qué nolo hacemos ahora?- Dijo Zabini sonriente y sacando su varita.
En eso apareció Harry con Bill y George. -No lo creo Blaise.-Dijo Harry.
En eso Narcissa, Draco, Theo, Luna, Hermione y Ron sacaronsus varitas.
Zibini no lo pensó dos veces antes de gritarles traidores.
-Mejor te rindes Blaise, somos 9 contra 2.- Dijo Harry
-¿Dos Potter?- Río Zabini, en eso aparecieron 10 mortífagosmás, que todos pensaban que habían muerto en la guerra mágica, entre ellos loshermanos Carrow, Petter Pettigrew, quien al final no murió asfixiado, ThorfinnRowle, Barty Crouch Jr, quien escapó de Azkaban, Antonin Dolohov, FenrirGreyback, Los hermanos Lestrange, Rodolphus y Rabastan y Walden Mcnair.
Los aurores quedaron impresionados pues esos eran mortífagosque hacían muertos o en Azkaban.
Ahí... comenzó la batalla.

 

Se veían maldicionespor todos lados, arriba, abajo...
En eso Draco vio como Fenrir Greyback se lanzó sobre Hemionecasi comiéndole la cara, corrió hacia él y le lanzó un hechizo aturdidor, luegolo atrapó con un hechizo de cuerdas, así poco a poco fueron cayendo mortífagos,y asesinaron a Bill... George al verlo caer recordó a Fred y se enojó tanto queasesinó a Rabastán Lestrange, el autor de la maldición, no le importaron lasconsecuencias, esa guerra estaba acabando poco a poco con toda su familia.
Después de duras maldiciones sólo quedaban en pie Zabini,Antonin Dolohov y Walden Mcnair, los demás estaban atados, habían matado a Billy herido fuertemente a Luna y a Ron, pero ellos no se rendían, a George nisiquiera le hubiese importado perder la oreja que le quedaba.
Zabini lanzaba maldiciones a diestra y siniestra cuando notócuantos de los suyos quedaban y corrió... tras Hermione, la tomó por el cuello.
-¡PAREN!- Un movimiento más y mato a la sangre sucia.- Dijososteniendo a Hermione con su mano derecha, con la izquierda sostenía su varitacon la punta de ella en la cabeza de Hermione, ella forcejaba para escapar yaque del fuerte jalón su varita había caído al suelo.
-NO- Se escuchó un grito. -¡MALDITO!- Gruñó Draco.
-Quiero respuestas, si me las dan suelto a la sangre sucia...también tienen que dejarme huir, no volveré a aparecer y me llevaré aParkinson. ¿Está hecho?- Dijo él aplicando la misma fuerza a Hermione.
-¿Qué respuestas?- Dijo Draco rojo de furia al más puroestilo Weasley.
-Respuestas Malfoy. ¿Por qué proteges tanto a la sangresucia?- Dijo él seguro.
-Porque es la mujer de mi vida, mi esposa y la madre de mihijo, porque la amo y la amaré siempre... porque los traicioné una vez por ellay lo haría millones de veces más.- Dijo Draco mirándolo muy fijamente.
-¿Tú? ¿Draco Lucius Malfoy con una Sangre sucia inmunda?-Bufó Blaise.
-No la llames así ¡Cerdo asqueroso!- Gritó Draco apuntándolocon su varita.
-Morirá Draco, baja la varita... a ver Theo y tu ¿Por quiéntraicionas?- Se burló Bailse, despertando en Theo una ira que no sentía muyseguido.
-Por Luna Lovegood, mi esposa. Medimaga, Directora delquisquilloso, amante de la herbolaria y ¿sabes qué Zabini? No meavergüenza decirlo. Y tu...- Dijo dirigiéndose a Pansy.-irás a Azkaban y tepudrirás ahí por torturar tanto a mi Luna... de eso me encargaréyo.- Y bajó la varita
-Ahora si nos acomodamos, cae el Señor tenebroso y ustedes secasan con Sangres Sucias y Traidores de la sangre... me dan asco, iguales aTonks, casada con ese Lupin y su asquerosa madre, Andrómeda... nada respetableen tu familia ¿No Cissy? Y en la tuya Weasley... pobretones pelirrojosasquerosos, todo el tiempo detrás de la sombra de Potter, el huérfano Potter,el supuesto niño que vivió, el que venció al Señor tenebroso, imbécil... y tuLovegood, estás demente, eres una loca asquerosa y tu padre lo era igual. Porcierto... hablando de familia ¿George extraña a Fred? Y ahora también el otroWeasley, agradezcan, les quitamos peso de encima a los Wea...- Zabini queestaba proponiéndose burlarse de todos ahí sin soltar a Hermione acababa derecibir un Avada por la espalda... nada más y nada menos que de Pansy Parkinson.
-Si voy a ir a Azkaban tengo que deshacerme de él por lomenos.- Dijo la chica atada y con apenas su mano saliendo por un lado de lacuerda.
Hermione se levantó lentamente pero... estaba llena desangre...

 

-Draco... yo no queríadecírtelo, yo... tenía tanto miedo.- lloraba Hermione ensangrentada.
-¿Qué? ¿¡DE QUÉ HABLAS HERMIONE!?- Gritó Draco llorando ycorriendo hacia ella.
-¡Estaba embarazada, pocos meses! ¡Lo siento Draco!- Gritabaella mientras iba perdiendo fuerzas.
-¡NO! ¡NO MIERDA NO!- Gritaba Draco mientras lloraba sobreHermione quien iba quedando sin vida poco a poco. -¡Mierda Hermione! ¿Por qué?-Gritaba él llorando como un niño, Harry se acercó y lo tomó, Draco se soltóbruscamente.
-Está muerta Draquito.- Reía Pansy.
-¡Cállate perra! ¡Haré que te maten en Azkaban, te vas apodrir ahí maldita!- Gritaba Draco, horribles cosas salían de su boca.
Luego de que se calmó llevaron el cuerpo de Hermione a SanMungo donde le hicieron examen llegando a la conclusión de que perdió el bebéen el crucio que le hizo Pansy y la pérdida de sangre la mató.
Y ahí estaba Draco, frente a la tumba de su esposa, la únicamujer que había amado con el pequeño Theo.
-No vale la pena que llores, ella te amaba y no hubiesequerido verte así amigo.- Dijo Ron con su mano en el hombro de Draco.
-¿Por qué no me lo dijo?- Dijo Draco llorando.
-Ella... quería que fuese una sorpresa, ve a casa.- Dijo Rony se fue dejándolo con Theo.
-Mamá...- Dijo el pequeño Theodore que no entendía nada.
-Mamá sigue con nosotros amor, lo juro, ella nunca querríadejarte solo.- Lloraba Draco, el pequeño Theo limpió sus lágrimas torpementecon su pulgar.
Llegaron a casa, ya habían pasado tres días desde la muertede Hermione, dejó a Theo en su cuna dormido y cuando entró al cuarto...
Habían pétalos de rosas en la cama y el suelo,velas gastadas por estar tanto tiempo encendidas, chocolates y una carta en lacama.
"Querido Draco, no sabía cómo decirte esto pero... estoyembarazada de nuevo, es tonto que no supiera como decírtelo después de tener aTheo... pero en serio espero que seamos muy felices los cuatro, voy a tener unaniña, Luna me lo dijo y quiero ponerle Narcissa como tu madre.
Si en cuarto año en Hogwarts me hubiesen dicho que estaríaenamorada de ti, que tendría hijos contigo y que me casaría hubiese reído a másno poder, pero hoy juro que daría la vida por ti...
Te amo Draco Malfoy, si alguna vez algo te pasara no sé quéharía, y si muero prometo no alejarme de ti jamás mi amor.
Con todo el amor de mi corazón, Hermione Jean Granger"
Draco no pudo evitar llorar, el amor de su vida ya no estabaa su lado, la cosa que más amaba en el mundo, pero sabía que el pequeño Theoera muestra del amor que ellos sintieron.
Pasaron los años y un día Harry y él estaban en una misión cuando unos dementores los atacaron, Harry estaba desmayado y Draco pudo citar el conjuro. -¡EXPECTRO PATRONUS!- Y de su varita, salió un patronus de cuerpo completo con la forma de una pequeña nutria...

¿Quién lo creería? - Potterfics, tu versión de la historia

¿Quién lo creería? - Potterfics, tu versión de la historia

Era primero de agostoy la plataforma 9¾ de la estación King's Cross estaba llena de estudiantes, Draco Malfoycaminaba en dirección al tren, Narcissa, su mad

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-quien-lo-creeriaja-potterfics-1591-0.jpg

2023-02-27

 

¿Quién lo creería? - Potterfics, tu versión de la historia
¿Quién lo creería? - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/121741
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20