Secuestrada - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Hermione caminaba por las calles de la cuidad, buscaba rebajas en tiendas. No compraba mucho, pero le encantaba pasear por esas calles cuando ya había anochecido; con la luz de las farolas iluminando el frío ambiente inverna. Paseaba ajena a todo, ajena a él, que la observaba desde su furgoneta aparcada muy cerca.

Le producía gran placer mirarla quedándose absorto en sus pensamientos, er...a la mujer que le complementaba, su media naranja, era perfecta. Pero debía hacerlo pronto, de lo contrario se volvería loco, necesitaba tenerla a su lado, poder sentir su cuerpo, el aroma de su pelo, el tacto de su piel... si no tendría que volver a salir con otra y no funcionaría porque aquellas chicas no podían compararse a ella.

Estaba sola, todos sus amigos se habían ido de campamento al Monte Sky y esta semana trabajaba de noche, por lo que saldría a un horario donde ya el sol estuviera escondido. Lo haría el sábado. Eso le daría margen de 2 días hasta que la buscaran.
La furgoneta la esperaba no lejos de allí, debía ser ahora y se fue acercando hasta parar junto a ella.

- Perdona, ¿podrías decirme por donde puedo llegar a la calle Ancora? - No podía estar tan cerca de ella sin sentir que su cuerpo se tensaba.

- Si, mira esta calle hasta el final, después a la

Sus labios se movían pero él no escuchaba sus palabras, tan solo sentía su presencia


- Perdone, ¿ha entendido? - Pregunto Hermione sacándole de su ensimismamiento

- Si, si, claro, disculpe, muchas gracias. ¿Quiere que la acerque a su casa? Me va de camino.

- Pero no le he dicho donde vivo - se extrañó.

- Lo se, perdona quería decir que si quieres puedo acercarte a tu casa, aunque no sepa dónde vives claro -¡Tonto, tonto, tonto!

- No gracias, prefiero caminar - y siguió su camino, pensando que el tipo era un poco rarito.
¡Dios! Casi cometo un fallo. Es que, me nubla estar cerca de ella
pero no se repetirá, pensó Draco.

Ya en casa colocó la compra, se puso cómoda, encendió la tele y cuando se disponía a tumbarse en el sofá, llamaron a la puerta:

- No me lo puedo creer, ¿y ahora qué? - se decía mientras abría la puerta, pero lo único que vio fueron unas manos con un pañuelo que olía a alcohol y todo se volvió negro.

- Lo siento, preciosa, pero no puedo arriesgarme a que alguien te oiga gritar - le decía Draco mientras la llevaba dentro de la casa, le ponía el abrigo y se la echaba al hombro para bajarla hasta el garaje y meterla en su furgoneta. Nadie los vio.



Hermione despertó un poco mareada, sentía nauseas, estaba cansada y los ojos se negaban abrirse
cuando lo consiguió y enfoco la habitación en la que se encontraba, se sobresaltó.
-Tranquila, no te asustes, no voy a hacerte daño -dijo una voz masculina.
-¿Dónde estoy? ¿Qué me pasó? - Preguntó aturdida, levantándose rápidamente de la cama y sintiendo un fuerte mareo.
- Vamos, acuéstate aún no se te han pasado del todo los efectos del cloroformo.
-¿Cloroformo? ¿Qué
? ¿Quién eres? - dijo dirigiéndose a la puerta y saliendo a un salón seguida de él.
-Tenía que darte la oportunidad de conocerme, se que estamos hechos el uno para el otro, pero necesitas tiempo para descubrirlo y yo te lo voy a dar.-Tenía que darte la oportunidad de conocerme, se que estamos hechos el uno para el otro, pero necesitas tiempo para descubrirlo y yo te lo voy a dar.

- Pero ¿De qué estas hablando? ¡Quiero salir de aquí, quiero irme ahora!

- No puedes tienes que tomarte tu tiempo para conocerme

- Estas loco - dijo incrédula tomando el teléfono que reposaba en una mesa.

- ¿Qué crees que vas hacer?

- Voy a llamar a la policía, estás loco, ¡esto es un secuestro!


Draco tomó el cable del teléfono y de un tirón lo arranco de la pared.



- No vas a llamara a nadie, te vas a tranquilizar y vas a darme tiempo para enamorarte - decía mientras se acercaba a ella.


Hermione estaba aterrada, no entendía nada, no era posible que aquello le estuviera pasando de verdad
pero era muy real y cuando él iba a tocarla, echo a correr buscando una salida y pidiendo
socorro.


- No te moleste, esta todo cerrado y la casa más cercana se encuentra a unos 30 Km. No te canses, no tienes salida.

Pero Hermione no le escuchaba, seguía recorriendo la casa buscando algo que la ayudara a salir de allí
y lo encontró, su abrigo con su celular. Lo tomó y se encerró en la primera puerta que vio. Era un baño.
En ese mismo instante Draco cambio su actitud. La tranquilidad se esfumo, dando paso a una furia casi incontrolable.


- Hermione abre la puerta, no hagas que me enfade.
Pero Hermione estaba muy entretenida llamando a la policía.

- Vamos, vamos, vamos
por favor no me dejes en espera

Draco aporreaba la puerta con tanta potencia que en cualquier momento la tiraría.

- No hagas una estupidez que luego lamentes


- Por favor tienen que ayudarme, me han secuestrado, está loco
-dijo Hermione una vez que el 911 contestó.

- Tranquilícese señorita, ¿dónde se encuentra? - preguntaba el policía desconcertado.

- ¡Y yo que sé! -se desesperaba Hermione.

- Por favor, para ayudarla necesito saber dónde está.

- Estaba drogada cuando me trajo, no sé donde estoy
. le tengo golpeando la puerta y no tardará mucho en entrar, ¿qué hago, por el amor de Dios?

- ¿Cuál es su nombre? -intentó razonar el policía.
Pero no le dio tiempo a contestar.
Draco había tirado la puerta. Le arranco el teléfono de la mano tirándolo contra el espejo y destrozándolo, mientras la sujetaba por el cuello contra la pared casi impidiéndole respirar
los pulmones le ardía y por más que abría la boca el aire se negaba a entrar.

- ¿Cómo has podido hacerlo?, ¿cómo?- le gritaba- eres una egoísta, no me has dado ni una sola oportunidad
pero ¿Qué problema tienes?- dijo soltándola. Hermione se doblo para permitir que sus lastimados pulmones se llenaran de aire.

-¿ Ves lo que me obligas hacer? Te he dicho que no quiero hacerte daño, pero me obligas
- dijo Draco abriendo una navaja ante los asustados ojos de ella y paseándola por sus mejilla -. Tendrás que aprender a respetarme, puedo ser muy cruel.

- Solo quiero que me dejes salir, no se lo diré a nadie, no iré a la policía, ni siquiera sé donde estamos
te lo juro - suplicó mientras le resbalaban lagrimas por las mejillas.

- Lo siento pero no puedo
vamos a pasar mucho tiempo juntos y vas a aprender a quererme. Tienes que darte tiempo para enamorarte de mí, y eso será por las buenas o por las malas - dijo sacándola del baño y arrastrándola hasta el salón.

- Pero, ¿cómo se te ocurre? ¡Estás loco! No puedes retenerme aquí, no puedes obligarme a enamorarme de ti.- le gritaba mientras forcejeaba con él

- Claro que puedo, cuando lleves unas semanas conmigo, sabrás que lo puedo todo- dijo tirándola en el sofá.

- Me buscaran, denunciaran mi desaparición a la policía, te detendrán.

- No ocurrirá nada de eso, no te buscaran porque tu coche aparecerá en la sierra, en el fondo de un barranco, todos creerán que intentaste reunirte con tus amigos y el mal tiempo hizo el resto
con lo que tenemos mucho, mucho tiempo para conocernos y llegaras a quererme.
Dijo Draco con cara maliciosa y jodidamente maníaca- No ocurrirá nada de eso, no te buscaran porque tu coche aparecerá en la sierra, en el fondo de un barranco, todos creerán que intentaste reunirte con tus amigos y el mal tiempo hizo el resto
con lo que tenemos mucho, mucho tiempo para conocernos y llegaras a quererme.
Hermione no podía creer lo que estaba oyendo

- Tu no estás bien. ¡¿Cómo piensas que llegaré a quererte, que llegare amar a una persona que me ha secuestrado, amenazado, maltratado y que ha estado a punto de matarme?! - le gritó ella.

- Lo harás, ya te he dicho antes que por las buenas o por las malas. -repitió Hayden.

- ¿Y si no? Si no consigues que me enamore de ti, ¿qué ocurrirá entonces
me
. me mataras?
Draco se abalanzo sobre ella, sujetándola de nuevo por el cuello.

- No digas eso nunca más, aprenderás a quererme por tu bien - dijo mientras oprimía su frágil cuello


Hermoine volvió a no poder respirar, los pulmones parecían que estuvieran a punto de estallarle y cuando creía que se desmayaría la soltó y la levantó.


- Será mejor que te vayas a tu habitación y descanses, ya seguiremos hablando. Vamos a tener mucho tiempo, todo el tiempo del mundo - dijo, y la dejo encerrada en una habitación, respirando con dificultad y echa un mar de lágrimas.

Esto tenía que ser una pesadilla. No podía estar secuestrada


Debió quedarse dormida, porque cuando despertó ya era de noche. No había ningún ruido en la casa y supuso que él había salido, era el momento de escapar
. buscó por los armarios que para su sorpresa estaban llenos de ropa y zapatos de su talla y lencería, lencería muy fina... Si, realmente estaba loco.

Buscó algo con lo que abrir la puerta, lo había visto hacer muchas veces en la tele, no tiene que ser difícil
cogió un percha y la desdoblo, con ella empujo la llave que cayó en un trozo de papel que anteriormente había metido por debajo de la puerta y en un santiamén estuvo fuera de la habitación.

No ha sido tan difícil de algo tenía que servir haber visto MacGyver. -penso Hermione


Probó todas las puertas, pero estaban cerradas sin llaves y las ventanas con rejas. Debía probar en el segundo piso, así subió las escaleras, miró en todas las habitaciones con el mismo resultado hasta que llego al baño y vio una ventana muy estrecha


- Dios, me voy a matar
- salió a duras penas y casi quedo colgando de un estrechísimo alerón - ¿como demonios voy a bajar de aquí? - pero encontró un canalón y consiguió deslizarse por él; pero al llegar al suelo, cuando comenzaba a dar gracias por seguir viva, un problema mayor le acechaba con sus enormes dientes
el rottweiler que le gruñía a solo unos pasos.
Debía decidir o no moverse y morir devorada por un perro o volver a subir por el canalón, entrar en la casa y esperar a que ese loco la matara o algo peor
. Pero algo se le ocurrió: cuando trabajada de vigilante de seguridad, la enseñaron a tratar con estos animales, el truco estaba en dar órdenes sin miedo y con voz firme; lo cierto es que nunca le había funcionado, pero tampoco se había sentido tan motivada, así pues se armó de todo el valor que pudo conseguir y cuando el perro estaba a punto de abalanzarse sobre ella, le grito con voz potente:


- ¡No, quieto! ¡Siéntate! - el perro se quedo helado y obedeció. Nunca supo si por sorprendido o por que la entendió. Hermione se acercó más a él y el perro, antes fiera, ahora era dócil y alegre moviendo el rabo juguetón.


Siguió el camino asfaltado y salió de la finca que realmente era grande. Por fin el camino desemboco en una carretera que si no estaba muerta, lo parecía. Llevaba dos horas caminando y ya empezaba a sentir cansancio cuando unas luces aparecieron a lo lejos - Este coche no se me escapa aunque tenga que meterme debajo de las ruedas - pero eso no hizo falta, el coche paro a la primera señal de ella.


- Por favor tiene que ayudarme, tiene que llevarme a la policía, un tipo me ha secuestrado, por favor ayud
.


Pero el conductor no iba hacer eso, todo lo contrario



- no.! no.!- dijo Hermione desesperadaDraco bajo rápidamente del coche, pero ella consiguió ser más rápida y corrió carretera adelante seguida de cerca por él.

- Hermione no lo vas a conseguir, no podrás huir de mí -

Pero ella seguía corriendo y corriendo hasta que vio aparecer unas luces a lo lejos
. Dios estaba salvada, venía un coche
siguió corriendo con más fuerza, pero cuando ya se sentía casi a salvo Draco se abalanzo sobre ella y rodaron los dos por la pendiente de la cuneta.; el coche se detuvo arriba y alguien salió intentando atisbar en la oscuridad lo que creía haber visto. Hermione intento llamar su atención, pero Draco no se lo permitió, la tenía inmovilizada bajo su cuerpo, era demasiado fuerte para poder con él. Después de unos interminables segundos, el coche desapareció y él la libero de su peso.


- ¿Dónde ibas?- le increpó levantándola del suelo

- Suéltame, solo quería ir a casa, déjame - le gritaba forcejeando.

- Cuando vas a entenderlo, no vas a ir a ninguna parte. Mírate estas temblando, te va a dar una pulmonía - dijo abrazándola para hacerla entrar en calor, entonces Hermione vio su oportunidad y le propino un rodillazo en sus genitales que le hizo soltarla y doblarse, pero se recupero antes de lo previsto y cuando iba a escapar él la inmovilizo sujetándola fuertemente con ambos brazos a la espalda y tan cerca de él que sus respiraciones se entremezclaban, ella apenas tocaba el suelo de puntillas.


- ¿Por qué has hecho eso?- le dijo jadeando por el dolor

- ¿Por qué crees?- contesto furiosa mientras le resbalaban lagrimas de rabia por las mejillas.
Pero él pareció no oírla. Se quedo mirándola con ojos encendidos por el deseo.

- Con que eso es lo que quieres ¿No?, pues hazlo de una vez y déjame.
Draco la beso salvajemente.

- Aun no, no hasta que tú me lo supliques. Conseguiré que te enamores de mi, ya lo veras.
Después le ato las manos a la espalda y la llevó casi arrastras hasta el coche, porque ella no dejaba de revolverse.

- Vamos Hermione, tranquila, tómatelo como unas vacaciones, cuanto más luches más tiempo estarás en esta situación.

- Pero ¿como puedes decir eso?, ¡estás loco! -dijo enfrentándole - Me retienes en contra de mi voluntad, me amenazas de muerte y encima pretendes obligarme a enamorarme de ti
por favor despierta de una puta vez, esto es un secuestro.

- Estas un poco alterada, será mejor que te lleve a casa y descanses.

- ¡¿Alterada, alterada?! Lo que estoy es aterrorizada. Nunca podré enamorarme de ti. Nunca.
Draco no lo podía soportar escucharla decir esas palabras, le arañaban las entrañas
y eso le llevo a sujetarla de nuevo por el cuello.

- No digas eso jamás, ¿me oyes?, no lo digas nunca jamás -le susurro al oído con una voz profunda llena de ira.

Pero la aterrorizada mirada de Hermione le hizo soltarla.

- Será mejor que duermas un poco, mañana veras las cosas de forma distinta - y diciendo esto saco de la guantera un pañuelo y un frasco que ella reconoció enseguida.

- No, no por favor, no quiero dormir, no
- pero fue inútil luchar y en cuanto el pañuelo le toco la cara cayó en un agitado sueño.


Cuando despertó, volvía a ser de día.
Sí sigo así voy a terminar adicta al cloroformo, pensó Herms.

No había ruido en la casa, pero la puerta de la habitación esta vez no estaba cerrada; salió de ella un poco mareada y con nauseas, seguía sin escuchar nada
- O.K, pues al baño, al ventanuco y a ver al perro de nuevo- pero al subir las escaleras noto como una arcada la obligaba a correr para llegar al baño y vomitar, tenía frío y todo su cuerpo se estremecía, eso duro unos segundos y poco a poco se le fue pasando. De todas formas tampoco podía vomitar mucho, hacia más de 24 hs que no probaba bocado.

Lo siento
Draco estaba detrás de ella y con tan solo una toallita sobre su cuerpo mojado - si no fueras tan testaruda


Sin duda esta bueno, sí que lo está
¿pero que estoy pensando? Debe ser efecto del cloroformo - pero otra nausea la saco de sus pensamientos.

Será mejor que.....

 

Será mejor que te acuestes se acerco a ella e intento tocarla para ayudarla
No me toques le aparto, pero un mareo la dejo sin fuerzas y las piernas se negaron a sostenerla
iba a caer pero él la sujeto.
Vamos no seas cabezota, deja que te ayude y la bajo para tumbarla en el sofá te voy a preparar un buen desayuno, veras con en cuanto comas algo te sientes mejor.
No tenía ganas, ni fuerzas para discutir, así pues se dejo cuidar.
Draco se puso una camisa a cuadritos encima de una remera blanca, unos jeans apretados negros y unos borceguís de cuero negro
La verdad es que no está nada, nada mal
eso no puede estar pasando deben ser los efectos del dichoso cloroformo..
Le preparo un café, tostadas y un jugo de naranja

¿Mermelada de durazno? - se sorprendió.
Es la que te gusta, ¿no?
Si, pero

Llevo mucho tiempo observándote, sé que no te gustan los champiñones, ni los guisantes; no soportas la leche entera, tu colonia es de Dior y te gusta Carolina Herrera para hombre. ¿Me equivoco?
No, en nada, pero, ¿como has llegado a saber tanto de mí?- quiso saber Hermione
Llevo siguiéndote varios meses, te conozco mejor que tu: ese pelo castaño y rizado, la forma que tienes de morderte el labio o tocarte la cadena cuando esta nerviosa
- intento acariciarle la mejilla pero Hermione se aparto, recelosa.
Tranquila, no voy hacerte nada
come dijo apartándose un poco.
Ella le hizo caso y se lo comió todo, y parecía que funcionaba ya se sentía mejor.
Te estás recuperando, ya veo que vuelve el color a tus mejillas. Ahora
te voy a pedir una favor
¿Cuál? - pregunto ella, recelosa
Dame tiempo dijo suavemente.
¡¿Pero como quieres que te de tiempo?!, por favor entiende que lo que estás haciendo está mal. Si querías salir conmigo me hubieras invitado a cenar, a salir, al cine; yo que sé pero no así dijo levantándose, airada.
¿Tú hubieras aceptado? Vamos, sé sincera. ¿Cuánto hace que no sales con un chico? ¿Cuánto hace que no das oportunidad a alguien como yo para conocerte
? se levantó y la siguió por el salón.
Eso no es cierto, si me lo hubieras pedido puede que te hubiera ido mejor, de esta forma no vas a conseguir nada - Hermione se sentía furiosa con él, pero no quería reconocer que tenía toda la razón.
¿Crees que no es verdad? Por favor no intentes engañarme, cualquier hombre que ha intentado acercarse a ti, se ha golpeado con ese muro de piedra detrás del que te escondes.
Intentas justificar lo que estás haciendo, pero no tiene justificación. Esto vuelvo a repetirte es un secuestro, me estas reteniendo en contra de mi voluntad y así nunca podré enamorarme de ti.
Eso no es cierto, esto es lo más cerca que has estado de una relación en mucho tiempo y es porque te has vuelto una cobarde, te da miedo afrontar cualquier relación. Pero yo aquí voy a obligarte hacerlo, no vas a tener más remedio que afrontarla.
Pero ¿A ti quien te ha pedido que me salves de mí misma? dijo empujándole furiosa me gusta como soy y quiero seguir así.
¿Así, cómo? ¿Siendo una solitaria amargada toda tu vida?, ¿eso es lo que quieres? dijo sujetándola por los hombros para obligarla a mirarle.
Tengo familia, amigos y nunca me he sentido sola, ni he echado de menos a un hombre. ¿No te has parado a pensar que si soy así, mis razones tendré? dijo ella soltándose
De acuerdo, de acuerdo. Eso no nos lleva a ningún sitio. Si piensas que realmente no podrás enamorarte de mí, sal por esa puerta ahora.

 

De acuerdo, de acuerdo. Eso no nos lleva a ningún sitio. Si piensas que realmente no podrás enamorarte de mí, sal por esa puerta ahora.

Hermione le miró, incrédula.

Vamos, puedes salir, está abierta
o quizás
hayas comenzado a sentir algo dijo acariciándola el cuello.

Hermione corrió hacia la puerta como alma que lleva el demonio, pero Draco no iba a dejarla escapar tan fácilmente; así cuando llegó y tiró de ella comprobó que estaba cerrada. Frenética tiró y tiró del pomo pero no consiguió nada; entonces oyó a Draco reírse a sus espaldas y la furia la dominó por completo lanzándose contra él como un torbellino.

Eres un *beep*, ¿cómo puedes jugar así conmigo? decía mientras le pegaba y luchaba por arañarle. Quería matarle y él no dejaba de reírse
Cuando se canso la inmovilizó contra su cuerpo y el beso apasionadamente. Ella no dejaba de revolverse bajo sus aprisionadores brazos.

Vamos, cariño, estate quieta, con esto lo único que haces es impacientarme dijo divertido

No seas cerdo. Suéltame.

¿Por qué? ¿Acaso no me deseas? dijo intentando besarla de nuevo.

Suéltame de una vez.

Contéstame: ¿No me deseas? ¿No te gusta mi cuerpo?

No, solo quiero que me sueltes. ¡Ya! le ordenó ella.

Vamos, estas temblando y he visto tu mirada en el baño, me deseas tanto como yo a ti - y volvió a besarla.

No, no
grito ella forcejeando asustada ¿Es que no puedes pensar que tiemblo porque te tengo miedo y que sé que esto no funcionara por esa misma razon.

Draco la tiró de nuevo contra el sofá.

No digas eso
El cambio fue radical y ahora estaba realmente furioso.

Pero es cierto... dijo Hermione calmándose e intentando razonar con él. No podré nunca enamorarme de ti porque te tengo miedo y una relación no puede basarse en el temor que yo siento, ¿lo entiendes?.

Te he dicho que no quiero oír eso su voz era gélida y cortante.

Lo siento, pero vas a tener que afrontar que nunca seré tuya.

¡No! gritó levantando la mano para abofetearla, pero al ver su aterrorizada mirada se contuvo y salió de la casa cerrando con llave.

Hermione corrió hacia la puerta hecha un mar de lagrimas, aporreo, pateó y tiró de la puerta, pero todo fue inútil
al final se quedo encerrada, sola y llorando. Ese maldito la había dejado sola
no se entendía a sí misma.


No se entendía a sí misma: no quería estar con él, pero tampoco podía soportar estar sola y encerrada. Con el llanto se quedo dormida en el sofá y cuando despertó sobresaltada por un ruido, escucho mejor y se dio cuenta que era un coche, el resplandor de los focos en el salón se lo confirmaron
Draco volvía.
Esta podría ser una oportunidad para escapar. Fue corriendo a la cocina y cogió la sartén mas grande que encontró y se colocó detrás de la puerta.

Herms, lo siento , no quiero que discutamos, me siento...

Pero ella le pego con la sartén tan fuerte como pudo, haciéndole caer al suelo como un muñeco.

Espero no haberle matado. soltó la sartén y corrió fuera de la casa, apenas se veía nada, el coche estaba abierto y subió pero las llaves no estaban. Daba lo mismo, tenía que recordar como se hacía un puente. Para eso había estudiado mecánica
- se decía mientras se metía bajo el volante.

Rojo, verde, azul
*beep*, estos coches automáticos son lo peor. conectó dos cables pero no paso nada. Vamos, vamos, esto no puede ser tan difícil.

¿Te sería mas fácil con esto? dijo Draco desde el otro lado de la ventanilla con las llaves tintineando en su mano.

Hermione cerró la puerta, pero Draco no se lo iba a permitir y de un puñetazo rompió el cristal de la puerta justo en el momento en que ella conseguía arrancar.
Pero algo iba mal, la dirección no respondía, el volante estaba muerto, e iba irremediablemente de frente contra un árbol con el cual choco golpeándose con el volante en la cabeza. De repente quedo cegada por la sangre, no veía nada, solo oyó como se abría la puerta y la sacaban del coche.Herms cerró la puerta, pero Draco no se lo iba a permitir y de un puñetazo rompió el cristal de la puerta justo en el momento en que ella conseguía arrancar.
Pero algo iba mal, la dirección no respondía, el volante estaba muerto, e iba irremediablemente de frente contra un árbol con el cual choco golpeándose con el volante en la cabeza. De repente quedo cegada por la sangre, no veía nada, solo oyó como se abría la puerta y la sacaban del coche.


¡Maldita sea! ¿Ves lo que ha pasado? ¡Has podido matarte!. le gritó mientras la introducía en la casa.

Ella estaba mareada, temblaba incontroladamente y le dolía la cabeza.

Escúchame, no voy hacerte daño, solo quiero verte esa herida - dijo sentándola en la mesa.

No me toques, tienes que llevarme a un hospital o voy a desangrarme, esto terminó- decía ella entre sollozos intentando apartarle.

Hermione, estate quieta, déjame verte eso, no me obligues a atarte.

¡Pero por el amor de Dios! ¿Serías capaz de atarme? Tengo la cabeza abierta necesito un
Medico.

No sabes nada de mí, no te has molestado en conocerme ni tan solo un poquito ¿Verdad?

Eres un egocéntrico, estoy desangrándome, ahora mismo no me interesa nada de...

Voy a coserte yo, así que estate muy quietita esto no puede ser muy difícil. ¿No?

¿Qué, qué? Ni hablar, estas loco
no dejaré que lo hagas dijo intentando levantarse de la mesa.

Estate quieta de una vez, no voy hacerte daño, será rápido. dijo sujetándola de los brazos.

Suéltame por favor, ni se te ocurra pensar que voy a dejarme curar por ti, ¡*beep*, reacciona, me estoy desangrando! dijo llorando histérica e intentando zafarse de sus brazos, levantándose de nuevo, pero el fuerte dolor que sentía casi la hizo caer.

Vale, vale
Tranquilízate. Soy médico, no te voy hacer daño. le dijo echándola en el sofá.

¿Eres medico? No me mientas, por favor...

Bueno, en realidad no es cierto del todo: soy cirujano le decía mientras le limpiaba la herida que por fin había dejado de sangrar. - La verdad es que esto no tiene buen aspecto, voy a tener que ponerte una pequeña anestesia que no te dolerá nada y darte unos puntos. Ella pareció tranquilizarse, pero le miraba con recelo. Lo prometo, no tardaré.

Parecía que sabía lo que hacía, así pues Hermione se dejó hacer, no tenía mas remedio y en poco tiempo terminó y le vendó la herida, después fue a la cocina con una toalla para humedecerla y comenzó a limpiarle de la cara la sangre seca.

Era tan tierno. Herms comenzó a relajar sus nervios. En ese momento sus manos acariciaban su rostro con ternura, sentimiento que comenzaba a no dejarla indiferente. Su cuerpo se estremecía con esas caricias - debo estar volviéndome loca - y él se dio cuenta de ello, cogió su cara entre la manos y comenzó a besarla lenta y suavemente
y ella se dejó llevar por los sentimientos que en ese momento crecían en su cuerpo.


Dios, lo que me ha costado
le susurraba Draco al oído entre beso y beso. La tomó de la cintura y Hermione enredó sus piernas en la cadera de Draco, mientras la llevaba al sofá.

Hermione despertó con una sensación de bienestar que hacia muchos días que no sentía. El sol entraba en la habitación caldeando el ambiente, iluminando la habitación. Sintió los brazos de él que la rodeaban. ¿Cómo podía haber ocurrido esto?


Recordó la apasionada noche anterior, y se ruborizó un poco.


Draco se movió y la abrasó más fuerte. Seguía durmiendo. Hermione se soltó de sus brazos suevamente, se visto y salió de la habitación.

Decidió bajar al sótano. Éste no tenía nada que ver con la pulcritud de la casa, estaba totalmente desordenado, sucio, lleno de trastos; no había ventanas o si las había no se veían. Allí había de todo: muebles viejos, cajas y cajas de libros de medicina, botes de pintura a medias
trastos y más trastos, nada interesante, hasta que encontró una puerta medio oculta.

La puerta estaba cerrada pero era vieja y consiguió forzarla. Dentro todo estaba oscuro y no había nada especial, solo una cama, una mesa y una silla.

¿Para qué usará esta habitación? ¿Para estudiar, meditar
? En una de las esquinas encontró un fichero - A ver que tenemos por aquí.

Abrió el primer cajón y encontró varias carpetas: Giny Weasley.
Serán pacientes, Pero al abrirla no era informes médicos lo que encontró, si no fotografías y papeles: domicilio, trabajo, horas de entrada y salida, estaba claro que era un informe de la vida de esa chica
Esto es increíble, es un acosador. Aquí hay más de 12 expedientes. - Comenzó a ponerse bastante nerviosa. -Pero, ¿qué voy a esperar? A mi me secuestró.Esto es increíble, es un acosador. Aquí hay mas de 12 expedientes. - Comenzó a ponerse bastante nerviosa.-Pero, ¿qué voy a esperar? A mi me secuestró.

Tomó un puñado de fotos que había en la carpeta: Ginny paseando, de compras, su casa, su coche
pero las siguientes la dejaron paralizada. En ella aparecía la chica, en esa misma habitación mirando a la cámara aterrorizada, con las ropas rasgadas y moretones por todo el cuerpo

... Y en la última, su cuerpo yacía sobre la cama con los ojos muy abiertos y sin vida.
Hermione quedó sin respiración. Las lágrimas se le agolpaban en los ojos y corrían por sus mejillas, pero ella no era consciente de eso. Buscó y buscó frenética por las demás carpeta y en todas se repetía la misma escena



Ellas no eran tú Susurró Draco a sus espaldas.

Hermione se arrinconó contra la pared, aterrorizada.

Tienes que entenderlo, ninguna era tú. Pero, ahora todo esta bien, tu estas aquí conmigo. Ya no tienes que preocuparte por ellas.

¿Dónde están? preguntó entre lagrimas.

No importan. Ahora solo contamos los dos dijo Draco acercándose a ella, intentando tocarla.

¿Dónde están? le gritó apartándose de él.

Vamos, Herms, tranquilízate, esto no es bueno para nosotros.

No me toques, ¿Dónde están?

¿Qué quieres que te diga? ¿Qué están muertas, eso es lo que quieres oír?
Pero ella no termino de escuchar lo que él tenia que decirle, de un empujón lo apartó de la puerta y corrió hacia arriba, pero en las escaleras Draco la tiró y la inmovilizó bajo su cuerpo.

Tranquilízate, por favor pero ella lloraba y forcejeaba histérica ¡Basta! le gritó Draco.
Ella se quedo inmóvil. Era absurdo luchar contra él en estas circunstancias.

Así esta mejor, ahora vamos a subir al salón y hablaremos pacíficamente.
Draco la puso en pie y sujetándola del brazo la llevo hasta el sofá. Ella no dejaba de temblar.

¿Vas a matarme? Pregunto entre sollozos

¡No, no! Por favor, escúchame bien: no quiero matarte ni hacerte daño, solo te quiero a ti, tenerte aquí conmigo.

Pero ellas también estaban aquí contigo y las mataste.

Olvídate de eso, es el pasado y yo no quiero hacerte daño, solo quiero amarte - dijo acariciándola e intentando besarla.

Ella lo rechazó y se levantó.

Pero las mataste, las asesinaste tú, después de traerlas hasta aquí en tu furgoneta como a mí y cuando te cansaste... Adiós, sin más. ¿Cómo lo hiciste?

Herms, esto no es bueno para nosotros dijo intentando agarrarla.

No, no, déjame adivinar. Las estrangulaste, ¿verdad? Las estrangulaste como has estado a punto de hacer conmigo ya varias veces.

Tranquilízate, vamos no me hagas esto dijo intentando tomarla de nuevo.

¡No me digas mas que me tranquilice! ¿Ves las marcas de tus dedos alrededor de mi cuello? ¿Cuánto tiempo hará falta para que me hagas lo que a ellas? le gritaba, mientras intentaba abrir la puerta que como siempre estaba cerrada.

Escúchame y para de una vez. La sujeto de espaldas, abrazándola de forma que no podía moverse. Estoy enamorado de ti desde hace mucho tiempo y ellas solo intentaban sustituirte, pero yo solo te amo a ti. Dijo abrazándola con más fuerza.

Suéltame. ¡Yo quiero, yo quiero! Y no te has parado a pensar que es lo que quiero yo. ¿No, verdad? Pues, lo que yo quiero es seguir con vida.

De acuerdo, piensa que te he dado la oportunidad de conocerme y te has enamorado de mi... o me vas a decir que lo de anoche no significó nada; hicimos el amor y tu no estabas asustada precisamente, me amaste como yo a ti.

¿A las otras también les hiciste el amor? ¿Antes o después de matarlas? le grito intentando deshacerse de él.

Veo que hoy no vamos arreglar nada, estas demasiado alterada, voy a ponerte un relajante para que descanses y veas las cosas con otra perspectiva - la llevó hasta un armario del que sacó una jeringuilla. Cuando ella vio lo que intentaba hacer, lucho por soltarse, pero Draco la aferró por un brazo y aunque tiraba y tiraba le fue imposible escapar de él.

No, por favor, no vuelvas a pincharme...

TENGO UN AVISO ANTES DE INICIAR LA NOVELA, LO HABIA MENCIONADO ANTES Y LO VOLVERE A HACER, ESTA NOVELA NO ES MIA, LA ADAPTE, GRACIAS POR SU MOMENTO! Giantess Videos and comics

 

 

 

 

Vamos, Herms no seas niña, solo será un pinchacito de nada.

¡No, espera! Ya me tranquilizo, me tranquilizo te lo prometo... decía mientras intentaba soltarse de la mano de Draco, que tenía la firmeza del acero.

Estas muy alterada, esto sólo va hacerte bien, y cuando despiertes lo veras todo de manera distinta. Tiraba de ella poco a poco acercándola cada vez más a él. Si no te
Mueves, no te dolerá. Recuerda que soy medico, ni te enteraras, te lo prometo.

Draco, Draco, por favor, escúchame
Pero era demasiado tarde, él la tenía entre sus brazos y la había inyectado.

Es la primera vez que pronuncias mi nombre. Me gusta, me encanta oírlo de tus labios. Y eso fue lo último que Hermione escucho en brazos de él mientras se desvanecía.


Cuando despertó, estaba tranquila, relajada; lo que había descubierto era como una pesadilla, pero aunque sabía que era cierto, eso no la perturbaba. Ahora se sentía bien, sabía que él era un asesino, también sabía que había hecho el amor con él y que la había hecho sentir cosas que hacia mucho tiempo creyó que no volvería a sentir
y era alto, atractivo, fuerte, moreno y un asesino - No sé que droga me dio, pero debe ser muy buena.

Hola su voz la saco del trance, pero no se sobresalto, ni sintió miedo. ¿Cómo te encuentras?

Bien, un poco magullada.

Es normal, tienes unos cuantos moretones por todo el cuerpo, peleamos duro. Lo siento, me pase, a veces no controlo mi fuerza.

¿Cuánto tiempo he estado inconsciente? Me siento como si hubiera sido semanas, esa droga debe ser buena.

Si, bueno es cosecha propia: cóctel de fármacos sedantes y ansiolíticos. Dijo, acercándose a ella.

Tenemos que hablar, es necesario que pongamos solución a esto - Draco se sentó en la cama y le aparto un mechón que le caía en la cara.

Lo sé, por eso te he dejado dos días sedada, quería que te tranquilizaras
Yo... te amo.

Draco, yo no puedo corresponderte, no con lo que se de ti. Quizás podría dejar de temerte, pero eso siempre estaría ahí.

Pero no tienes por qué tener miedo de mi, yo no podría hacerte daño, antes moriría

Herms no sabía que responder a eso.

Vamos, sé que sientes algo por mí, quizás no sea amor, pero podría serlo
¿Podrías enamorare de mí?
Pero ella no podía contestar.

Esta bien, no te preocupes, sé que esta situación prolongada lo único que haría con nosotros sería destruirnos a ambos y no quiero eso y sé que tu tampoco dijo mientras le cogía la mano.
Era tan tierno ahora, sin duda ella sabía que hubiera podido enamorarse de él, pero ese estigma lo tendría siempre en mente. ¡Maldita sea, había matado a una docena de mujeres!.

¿Qué solución propones?

Como no sabes donde estamos, ni donde trabajo
te voy a dejar libre... con una sola condición.

¿Cuál? pregunto excitada.

Si algún día volvemos a encontrarnos, serás mía para siempre.

Pero eso no es justo, ¿que te impide buscarme? Qué digo buscarme, sabes todos mis pasos, donde trabajo, donde vivo
creo que es una condición un tanto ventajosa para ti.

No, lo dejaremos en manos del destino, yo prometo que no te buscare y tú debes prometerme que no contaras nada de esto a nadie. Nunca.

¿Y esas mujeres?

De ellas tampoco debes preocuparte, sus familias las enterraron hace tiempo y según el informe policial ninguna fue asesinada, también me he deshecho de todo lo que encontraste abajo
es como si no hubiera ocurrido.

Pero ocurrió, ellas están muertas.

Herms, déjalo, no volvamos a empezar. Están muertas y olvidadas y no ocurrirá de nuevo, te lo prometo. No volveré a matar. Parecía sincero y si no había delito, la policía no le estará buscando...

Lo tienes todo bien calculado, pero ¿como voy a explicar mi desaparición?

 

Lo tienes todo bien calculado, pero ¿como voy a explicar mi desaparición?

rn Te encontraran en la sierra donde se supone que desapareciste, dirás rnque te encontraron unos cazadores y que han estado incomunicados en su rncabaña por el temporal
lo demás lo dejo a tu imaginación.

Gracias lee beso apasionadamente, más de lo que hubiera querido.

¿De verdad que no quieres quedarte? le dijo
Acariciándola de nuevo.

Lo siento, no puedo.

Esta bien, pues vamos.

rn Ella se vistió con la ropa que había traído el primer día y una camperarn de él, bufanda, guantes
cuando estaba ya en la puerta para salir él la rntomó en sus brazos, apretándola contra su cuerpo duro.

Voy a echarte de menos... última oportunidad para quedarte.

Lo siento susurro ella por segunda vez antes de que él la besara rnapasionadamente, mientras ella sentía un leve pinchazo en el cuello.

Tenía que sedarte, no podía arriesgarme a que veas donde estamos. Adiós, mi amor.
Y de nuevo la tomó entre sus brazos sin sentido.

Todo lo demás fue como una tormenta de sucesos: la policía cuando la encontraron, la ambulancia, el hospital, sus amigos, la familia
Y por fin todo acabo y se sorprendió de lo fácil que es volver a la rutina del trabajo, los amigos
y eso le gustaba, ahora se sentía bien, era como si la vida le diera una segunda oportunidad lejos de aquella pesadilla que aún se repetía en sus sueños y despertaba gritando y envuelta en sudor, pensando en los últimos momento de aquellas pobres chicas y en él, que volvía cada noche a su mente como un ladrón de sueños.

Pero eso lo tendría que superar poco a poco.

Pasaron los años y no volvió a saber nada de Draco, había cumplido su promesa de no acercarse a ella, y ahora se sentía segura de verdad. Había cambiado de piso, ascendido en el trabajo y comprado un coche nuevo; la vida por fin le sonreía y dejaba atrás los malos recuerdos.
Era el día de su cumpleaños y había preparado una fiesta por todo lo alto para esa noche, pero antes quería ir a comer con sus amigas:

¿Dónde vamos? Pregunto Luna en el coche

He reservado mesa en el mejor restaurante de la ciudad y nos vamos a dar un homenaje
pago yo.

Eso esta bien, no todos los días se cumplen 21 años, ancianita, y esta noche hemos invitado a todos los solteros en edad de merecer de la ciudad y
alguno habrá para ti.

Sabes que no, me he retirado por completo del mercado. Estoy destinada a la soledad dijo Hermione dramatizando.

De acuerdo, de acuerdo a más tocamos las demás.

Aparcaron el coche frente al restaurante y entraron entre risas y bromas, mientras esperaban a que la maêtre las acomodara. Herms se quedó paralizada: allí al fondo del salón, creyó ver a Draco. Pero, no podía ser él, estaba de espaldas y no le veía bien; sentado con otro joven y enfrascados en una animada conversación.

No sabía si era o no, pero no iba a quedarse allí para averiguarlo.

Pero, ¿Dónde vas, Hermione? Espera un momento, ¿Qué te ocurre?

Lo siento chicas, será mejor que cambiemos de restaurante, he visto a alguien que podría amargarme el día.

Pero, ¿Quién es? ¿Un chico, algún lío? ¡Vamos, Herms! No nos tengas así


Y entre preguntas y protestas salieron del restaurante.
El día transcurrió rápido y sin más percances, aunque Hermione no se sentía del todo tranquila. Pero, eso cambio cuando llego a casa y se encontró con toda su gente en la fiesta.
La juerga se prolongo hasta bien entrada la noche y no volvió acordarse del incidente del restaurante. Durmió lo que quedaba de noche de un tiran y fue al trabajo feliz pasando un día tranquilo. Por la noche había quedado con las chicas para cotillear de la fiesta, ya que había muchas cosas que contar porque más de una salió con compañía. Y cuando quisieron darse cuenta era tardísimo:

Bueno, mañana quedamos en casa de Luna para seguir con esto... dijo mientras se despedía en la puerta.

¿Podemos llevar compañía?

De eso nada, solo chicas. Si no, ¿como vamos a reírnos de ellos?

Vale, vale, hasta mañana dijo despidiéndose de todas.
No la apetecía recoger, así que decidió ir directamente a la cama, pero llamaron a la puerta:

Y ahora ¿qué se olvidaron? dijo abriendo la puerta y encontrándose frente a su peor pesadilla.

Hola, Hermione, que gusto me da verte dijo Draco entrando y cerrando la puerta tras de sí.

¿¡Tu?! Pero, pero, me prometiste que
que
no balbuceaba ella mientras retrocedía.

¿Qué no, que? ¿Qué no te volvería a buscar? ¿Y no lo he cumplido? El pacto lo has roto tú, fuiste tú la que me vio en el restaurante y preferiste huir a cumplir tu promesa.

De acuerdo, tranquilicémonos. Yo no puedo desaparecer de nuevo, sigo teniendo miedo de ti, me despierto por las noches aterrorizada


De ahora en adelante, yo estaré a tu lado para abrazarte - dijo sacando una jeringuilla del abrigo ¿Será esto necesario?

Draco, por favor, no ha cambiado nada desde la última vez dijo intentando alejarse de él no puedes hacerlo, no puedes hacerme esto otra vez.

He cambiado, cumplí mi promesa, no habido ninguna chica más y ya es hora de que cumplas tu parte dijo tomándola del brazo y atrayéndola hacia él.

Hermione intento soltarse, escapar; pero fue inútil. También intento gritar, pero Draco cubrió su boca con sus labios.

Bienvenida a tu nueva vida sentenció clavándole la aguja en el brazo Te amo.

Fue lo último que escucho antes de desvanecerse. Allí fue cuando Todo volvía a empezar











..
Desperté de nuevo mareada ¡Efectos del cloroformo! no, no y no.! No quería estar con un loco maniaco estaba muy asustada como podría conocer a un ser tan cruel como Draco, solo recordaba a mi madre y a sus lindos y sabios consejos "la vida es cuesta arriba hija, pero la vista es genial", "los sueños nos muestran aquello que nunca pasara", "nada puede ser mar fuerte que
El amor hacia tu familia".....

Todas y cada una de las lindas frases de mi madre, ahora mi vida era cuesta arriba pero de ninguna manera era genial aun nada es más fuerte que mi amor por toda mi familia, me arme de valor y busque con dedicación a Draco por toda la casa pero no, ni rastro de él recordé el cuarto terrorífico de aquel sótano mientras me dirigía a él en una pequeña mesita del living estaba un frasco repleto de cloroformo y un pañito pulcro muy limpio, ¡impecable! Le remoje de cloroformo y ágilmente le guarde en mi bolsillo seguí mi camino hacia el cuanto y lo vi, vi a Draco con un cuchillo en las manos sangre mucha sangre y a dos chicos muy bien parecidos maldición dos nuevas víctimas, estaba asombrada totalmente asustada quede paralizada cuando Hayden se percato de mi presencia y corrió hacia mi


-tienes que entenderme, sé que lo prometí mi amor pero ellos, ellos me obligaron me visitaron te vieron y luego el cloroformo sacaron conclusiones apresuradas y tuve que matarlos y me duele eran mi hermanos pe,
.pero te,
tenía que hacerlo-dijo Draco frustrado, llorando y tomándome de los hombros y batuqueándome como a una muñeca de trapo-

-Eres un mostro, y, y
.y a tus hermanos? Qué demonios te pasa maldición eres un maldito enfermo, púdrete-logre articular-

-cállate, ¡CALLATE! No digas nunca mas eso o, o te mato- Draco me comenzó a besar sin más, yo no correspondía sus besos- bésame, ¡bésame!-gritaba pero no aguante mas, tome ágilmente el pañito de cloroformo y lo coloque en su cara, en cuestión de segundos callo!

"dios mío ayúdame, que hago" pensé, pero luego vino a mí la idea de amarrarlo y comenzar a buscar sus llaves como loca era astuto las llevaba de collar "maldición que loco" camine y camine como alma en pena por una maldita carretera de 400km sola no paso ni un alma tenia sed pero aun así no estaba cansada pase 3 días caminado como una maldita perra hasta que llegue a la ciudad pedía ayuda y todos me ignoraban ¿Qué demonios pasaba? no sé por qué ya no caminaba flotaba hacia el cuarto de una clínica allí estaba Draco de nuevo "no.!" Pensé pero no logre encontrar ni una pisca de maldad en él lo observe trataba de salvar una vida o ¿no? Pero
¿que demonios? Me pregunte era yo en la camilla Salí del el cuarto y me dirigí a la sala de espera estaba mi madre y mi padre llorando allí lo pude recordar todo



"flashback"

Fui a la fiesta y me acordé de lo que me dijiste. Me pediste que no bebiera alcohol. Por eso, bebí una Sprite. Sentí orgullo de mí misma, tal como me dijiste que sentiría.
Me dijiste que no debería beber y conducir, al contrario de lo que algunos amigos me dijeron. Hice una elección saludable y tu consejo fue correcto, como todos los que me das siempre.

Cuando la fiesta finalmente se acabó, la gente empezó a conducir sin estar en condiciones de hacerlo. Fui hasta mi auto con la certeza de que volvería a casa en paz.

Nunca me imaginé lo que me esperaba, mamá. Ahora estoy tirada en la calle y oigo a un policía decir: "El chico que provocó este accidente iba borracho".
Mamá, su voz parece tan distante. Mi sangre está derramada por todos lados y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar.
Puedo oír a los médicos decir: "Esta chica va a morir". "no" contesto uno de los médicos la salvare así sea lo último que haga.

Fin de flashback



Allí comprendí toda la historia Draco no era un loco obsesionado por mi era un medico joven y muy talentoso que intentaba salvar mi vida por el accidente supongo que fue su rostro el que observe cuando mi vida dependía de un hilo y la anestesia me hacia alucinar, no soportaba ver a mis padres llorar pero cuando intente acercarme a ellos fui succionada por algo que me llevo de nuevo a la sala donde Draco luchaba por mi vida

-vamos, vamos! Vive
-gritaba Draco histérico

-Doctor a muerto
-comento con pena una de las enfermeras

No pude evitar llorar al ver mi propia muerte, no era cualquier cosa era MI MUERTE, abrace mi cuerpo y me uní a él en ese momento el monitor cardiaco comenzó a resonar de nuevo
empecé a vivir de nuevo Draco se emociono
. No recuerdo nada más solo el momento que abrí mis ojos en un cuarto un poco triste allí estaba el
Draco que me decía:

-BIENVENIDA DE NUEVO A LA VIDA HERMS -desde ese momento lo supe él era el amor de mi vida, nada que lo que pensé vivir era real, y aun así estaba consciente de todo


FIN.

Secuestrada - Fanfics de Harry Potter

Secuestrada - Fanfics de Harry Potter

Hermione caminaba por las calles de la cuidad, buscaba rebajas en tiendas. No compraba mucho, pero le encantaba pasear por esas calles cuando ya había anochec

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-secuestrada-fanfics-de-harry-potter-1646-0.jpg

2023-02-27

 

Secuestrada - Fanfics de Harry Potter
Secuestrada - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/127230
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20