Tlamanalistli - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

No debieron haber hecho ese recorridode noche, si se piensa cuidadosamente tal vez aunque hubieran pasado por esacarretera, sin pavimentar y olvidada por dios, de día no hubieran podido evitarnada, tal vez, estaba predestinado. Lo que les sucedió casi no fue fuera de locomún.

Usualmente cuando estás en un pueblo ala mitad de la nada a las tres de la mañana después de censar a media poblaciónreacia de responder sus datos lo que haces es pedir posada o llegados aextremos dormir en el auto, pero Miguel tenía prisa de llegar a su casa con sumujer, Fernando quería ver un partido de futbol la mañana siguiente, y elconductor Rubén solamente estaba harto de oírlos quejarse.

Eran ellos tres encargados de un censopoblacional quinquenal llevado a cabo por el Instituto Nacional de Estadísticay Geografía, un equipo más mandado a las faldas de un volcán activo a informarsi los niños del pueblo de Xalitzintla saben leer o no, y estaban cansados, tancansados, que a Rubén se le cerraban los ojos, no se dio cuenta a tiempo de ladesviación en el camino, se enfrentó a los árboles a toda velocidad, dio unvolantazo y salió del camino, frenó con brusquedad y los dos pasajeros de lacamioneta gritaron. Bajaron los tres del vehículo espantados, y a trompicones,medio metro más y se hubiera vuelto papilla contra el denso bosque. Rubénmaldecía e hiperventilaba, Fernando rezaba, Miguel en cambio se tambaleaba apunto de vomitar, no solo por el viaje tan brusco sino porque se había golpeadola cabeza contra la ventanilla cuando frenaron y tenía la camisa empapada ensangre, por mucho que intentaba evitar la hemorragia con las manos, la sangregoteaba entre sus dedos, repiqueteando en el suelo como lluvia.

 

No se dieron cuenta, claro que no, unonunca se da cuenta; se limitaron a llamar a una ambulancia, avisar que el sueloen el que estaban parados crujía y que esperarían a unos metros del carro,buscaron sus coordenadas en el GPS e informaron su localización exacta.

Cuatro horas después estaban camino ala ciudad, casi a salvo. ¿De qué no se dieron cuenta? Simple, el suelo comenzóa crujir después de que Miguel derramara su sangre sobre este.

Murió primero Rubén, y francamente nohubo mucha gente que le llorara, era prepotente y machista, había llegado a laciudad apenas seis meses antes y todo el mundo sospechaba algo de él,seguramente tenía un par de cadáveres en el armario, de igual manera era unamala noticia que se hubiera volado los sesos. Todo empezó a sonar un poco másmisterioso cuando Fernando se suicido de la misma manera tan solo tres díasdespués y era extraño porque había condenado la acción de Rubén y habíaasegurado con severidad que su compañero ardería en el infierno por laeternidad, cuando la mujer de Fernando se tiró de la azotea del edificio dondevivían no fue tan extraño, a veces sucede que las personas no pueden con tantodolor, pierden a su otra mitad y piensan que no vale la pena ya. Empezó a sercaso de noticias amarillistas cuando la mamá de la esposa de Fernando hizo lomismo, y luego la mejor amiga de la anciana y luego
Nadie lee los periódicosamarillistas, ven las imágenes de reojo con morbo pero no se ponen a leer elartículo si no está escrito en rojo con letras gigantes.

Total, para cuando alguien unió cabosy encontró la conexión de los suicidios, que todo empezaba con solamente trestrabajadores del INEGI, Emmanuel ya estaba completamente a su suerte. Unaverdadera tragedia, había empezado con su hermano mayor Miguel quién no habíatenido la prudencia de quedarse ni una noche en el hospital después de habersufrido una contusión y un descalabro gigante atravesando su frente, lo que élrealmente quería era estar a tiempo enfrente de su televisor para un partido.

 

Su equipo perdió, era gran fanático pero aúnasí no había razón suficiente para haber sido encontrado al día siguientecolgando de la ventana, por suerte, no se colgó en una ventana con vista a lacalle (evitando traumar a decenas de transeúntes) sino al patio de servicio,por mala suerte fue Emmanuel quién lo encontró, todo el mundo le había dichoque ser tan bueno en la escuela, y tan buen samaritano eventualmente iba a serdañino para su salud, se lo decían sus amigos y luego se reían de la broma conenvidia diluida, claro, nadie pensó que al salir tan temprano de sudepartamento para tender su ropa para que su madre no tuviera tanta carga de trabajo iba a encontrar a su hermanocolgando justo encima de él. Lengua morada y ojos fuera de las orbitas, seimaginan la escena, un solo grito desde el fondo de su aterrada alma y suspadres observaban el panorama junto a él.

Olor a flores, y a velasderritiéndose, y todo el mundo lo veía con pena, pobre chico, pobre Emmanuel,una perdida así a tan temprana edad, pobres padres, su vida nunca volvería a ser igual; finalmente, muchas palabras yninguna tenía sentido ya.

La tierra de la tumba de Miguel no sehabía terminado de acomodar del todo, cuando hicieron un espacio junto a élpara acomodar a su madre que se había metido un balazo, tardaron días en sacarla mancha de la pared de la cocina, francamente, para cuando el papá deEmmanuel se aventó del balcón ya a nadiele sorprendió. Y ahora quedaba solo él, quince años y viviendo en undepartamento demasiado grande para él solo y sin un peso para pagar la renta unmes más, su escuela solo atinó a darle una beca para que terminara supreparatoria. Pero él ya no estudiaba, no era más el estudiante modelo ni elhijo ejemplar, ya no dormía y ya no pensaba y suponía que el paso a seguir erabuscar un método diferente al adaptado por su familia entera, solamente paraque no dijeran que era no era original.

Cuando una tragedia así sucede sepierde el contacto con la realidad, tal vez fue por eso que le pudo ver, quepudo hablar, y que se le dio una oportunidad. Metido en su cama en la oscuridad,con los ojos secos de lágrimas, decidiéndose entre sobredosis o meterse a laducha con el tostador fue cuando lo vio. Una figura, una simple silueta de vozronca y malas intenciones.

-Estás loco.- fue lo primero que lafigura dijo antes de soltar la carcajada, demasiado entusiasmo para alguien queapesta a muerte y podredumbre.- estás tan loco que puedes verme.

Y él ni siquiera se salió de su camaasustado, ya no tenía la fuerza ni para sorprenderse de ver una entidad frentea su cama. Se encogió de hombros, levantó la mirada indiferente.

-Esto es divertido, tú eres divertidote daré la misma información que le di a tu familia y tú tendrás las mismas opciones ¿Listo? -silencio- tienes unciclo terrestre para ofrecerme una vida, puedes darme la tuya o puedes regalarmea alguien más, y si no te gustan las opciones anteriores vendré yo, cuando dela media noche y jugare un poco con tus tripas antes de comerme tu corazón. Túeliges.

 

¿Sintiendo arcadas todavía? Emmanuelya las sentía, la piel erizada y la vejiga a punto soltarse.

-¿Y porque yo haría eso? ¿Por quéquerrías tú que lo hiciera?- Y ahora grita y la voz se le hace tan aguda que escasi hilarante.

-Perdón.- ríe nuevamente elpersonaje.- no me he presentado, dónde están mis modales. Soy un Dios de lareligión antigua te diría mi nombre pero no creo que puedas pronunciarlo, y¿sabes? Durante quinientos años he tenido muy poca acción, solían ofrecermeniños todos los días, todos los habitantes de estas tierras tenían comprendidolas ventajas de nuestro trato.- su tono de voz cambia, un poco más hosco, unpoco más violento.- y luego llegaron los colonizadores y lo arruinaron todo,quinientos años sin sangre, no sabes el tormento que he sufrido, y seguramenteno te importa, pero fue tu hermano quién me despertó, así que le agradezcoviniendo a ti, tienes una oportunidad, te he explicado el trato, toma mipalabra niño y aprovéchalo.

-Mis padres.- susurra comprendidoEmmanuel- Mis padres y mi hermano se negaron.

-y se ofrendaron a mí.- concordó elespectro y después desapareció.

Emmanuel no pudo dormir después deeso, paso la mañana haciendo arreglos, metiendo sus cosas en cajas, marcando quiénquería que conservara cada cosa y quién tendría que hacerse cargo de sutortuga. Cuando termino de escribir una carta de suicidio que no sonaba extremadamentedramática ni muy desequilibrado se dirigió al metro, había decidido tirarse deun puente en una vía muy transitada, quería que mucha gente supiera de susacrificio. Era la mitad de la tarde, había decidido no esperar hasta la nochepara que se hiciera un caos vial aún más grande.

Llego entonces a la estación en la quese tenía que bajar, los focos del subterráneo titilaban y su corazón bombeabacon tanta fuerza que las venas de la frente se le marcaban, y su camisa vibrabacon cada latido. Bajo del vagón sudando y aterrado, un niño pequeño paso frentea él, descalzo y riéndose.

Y él pensó, en todo la vida que leescapaba entre los dedos, en todas las cosas que nunca haría.

Y el niño corría desenfrenado dandovueltas, jugando con una pequeña pelota.

En todos los sentimientos que nuncaexperimentaría, en los lugares que no visitaría.

Y el niño le sonrió.

Fue casi un reflejo, casi como si noquisiera hacerlo y una fuerza extraña se hubiera apoderado de su brazo derecho,agarrando del cuello de la camisa agarró al niño y lo aventó a las vías del trenque se distinguía avanzando velozmente por los rieles. No se quedó ahí aesperar lo inevitable, oyó un chillido y un golpe. Pero él ya se encontraba enla salida de la estación, corría con toda la fuerza de sus piernas cuando Lafigura se apareció frente a él, sonriendo con tantas ganas como el niño.

-Y eso es todo Emmanuel, eres libre,me has ofrendado una vida y a cambio se perdona la tuya, tengo que agregar sinembargo que hiciste una buena elección, me encantan los niños.

Emmanuel cayó al suelo con el sudor goteándole.

-Mi nombre es Mitlantecuthli.- prosiguióel espectro.- di mi nombre después de haberme sacrificado un niño y tus deseosserán cumplidos. El Dios desapareció en un parpadeo.

Y mientras Emmanuel se levantaba delsuelo y caminaba hacia su casa, no iba pensando en la encrucijada religiosa enla que se encontraba, en el cadáver del niño aplastado por el metro, en elnegocio maldito que había hecho con una deidad Azteca, No, lo que él ibapensando no podría estar más lejos de esas divagaciones moralistas, él ibapensando que después de hacerlo una vez no parecía tan malo, y que realmente yano le importaba la nueva forma de lograr favores divinos, a él lo que realmentele importaba es que se le fueran a acabar los niños que sacrificar.

Tlamanalistli - Fanfics de Harry Potter

Tlamanalistli - Fanfics de Harry Potter

No debieron haber hecho ese recorridode noche, si se piensa cuidadosamente tal vez aunque hubieran pasado por esacarretera, sin pavimentar y olvidada por dios,

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-tlamanalistli-fanfics-de-harry-potter-4928-0.jpg

2023-02-27

 

Tlamanalistli - Fanfics de Harry Potter
Tlamanalistli - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/62161
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20