El primer San Valentín. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Perspectiva James.

¿Qué hago?, ¡¿Qué hago?! Vamos, piensa James, no por algo eres un genio en los estudios
bueno soy un genio en todo
buff, vamos James deja de pensar tonterías y concéntrate

- James, ¿pretendes hacer un agujero en el suelo de la Sala Común? -me preguntó mi mejor amigo Sirius.

- ¿Eh?, mmm no, no
solo pensaba -respondí.

- ¿En qué? -me preguntó- ¡Ah, ya lo se! En una chica pelirroja, de ojos verdes esmeralda, es una Gryffindor, va a nuestro curso
y mañana es San Valentín -terminó de enumerar Sirius.

- Creo que has acertado en todo, Canuto -dijo mi otro amigo Remus.

- ¡Callaos! ¡No puedo concentrarme! -les dije, y acto seguido salí de la Sala Común y fui a los terrenos.

 

Me senté en el árbol que hay en la orilla del lago. A pesar de que hacía bastante frío ni siquiera lo notaba, ya que estaba concentrado en que iba a regalarle a Lily por San Valentín. Ninguna cosa me parecía buena para ella, todo lo que cruzaba por mi mente era absurdo y demasiado visto. Dejé vagar mi mirada por el lago, hasta que sentí que había alguien de pie a mi lado. Alcé la vista y me encontré con mi amigo Lunático.

- ¿Puedo sentarme?

- Sí, claro.

- ¿Todavía ninguna idea? -me preguntó

- No
no se que hacer -le respondí abatido.

- Bueno
Lily siempre ha sido amiga mía
incluso sabe mi ''pequeño problema peludo'' -dijo riendo- yo te podría ayudar -me dijo.

- ¿De verdad me ayudarías, Lunático? -dije emocionado- solo tendrías que decirme algunas cosas, por ejemplo alguna anécdota que le haya pasado en Hogwarts, su infancia
cosas de esas.

- Claro que si, Cornamenta -me dijo medio riendo, creo que por la cara de emoción que tenía.

Me empezó a contar todo lo que sabía de ella. Ya estaba a punto de esconderse el sol cuando acabó. Para entonces, yo ya tenía unas cuantas buenas ideas

Perspectiva Lily.

Me levanté contentísima, ¡Hoy era mi primer San Valentín con James! Vale, sé que siempre negué el que me gustara, y la verdad empezó a gustarme este curso
Bueno eso ya da igual, lo importante es que llevamos tres semanas juntos y, ¡Soy la persona más feliz de Hogwarts!

- ¿Por qué gritas que eres la más feliz de Hogwarts? -me pregunta extrañada mi mejor amiga Meg.

Otra vez he vuelto a pensar en voz alta, ¿Cuándo se me quitará esta manía?

- Oh ya sé porque es
es porque hoy es San Valentín y supongo que te tendrá alguna sorpresa cierto chico de pelo negro desordenado y ojos castaños ¿no? -me dijo ahora divertida.

- Claro que si -le dije- pero si no me equivoco, a ti también te tendrá preparada una sorpresa cierto chico de pelo negro y ojos grises -le solté burlona.

- Mmm
bueno, puede ser
-dijo sonrojándose.

- Ja, ja -reí- ya nos lo contaremos todo esta noche
si es que nos vemos -le dije con una sonrisa pícara, logrando que se sonrojara más- ¡Adiós! -y salí corriendo de la habitación.

Bajé a la Sala Común y busqué a James con la mirada, pero no lo vi. A quien vi fue a mi amigo Remus sentado en una butaca, así que fui hacia a allí.

- ¡Hola! -saludé.

- Hola, Lily -dijo tranquilamente- supongo que estarás buscando a James ¿no?

- Mmm, bueno la verdad es que sí -dije poniéndome roja.

- Creo que está en el lago, ultimando los detalles para tu sorpresa de esta noche
-me dijo con una sonrisita.

- Vale, gracias, ahora iré a verle. ¿Tú no tienes hoy una cita? -pregunté curiosa. Sí, vale, lo admito, soy oficialmente una cotilla.

- No -me dijo con una sonrisa rara en la cara- la verdad es que creo que aún me falta mucho para encontrar a mi princesa
-acabó con un suspiro.

- Bueno lobito romántico, yo me voy, ya nos veremos por ahí -le dije con una sonrisa para animarle, porque parecía estar triste.

- Vale, adiós, pásatelo bien hoy -se despidió también sonriendo.

- ¡No lo dudes! -le contesté emocionada, saliendo a toda pastilla por el retrato, para dirigirme al lago.

Perspectiva James.

Son las
08:15. Perfecto. Lily debe de estar viniendo hacia aquí, gracias a Lunático, que siempre está dispuesto a echarme una mano. Bueno James, no te pongas nervioso. Has estado años y años pidiéndole salir y nunca has sentido vergüenza ni nada que se le parezca.

- ¿Y por qué estas tan nervioso? -preguntó la voz del corazón dentro de mí.

- Porque antes se lo pedías como si fuera un juego, pero ahora vas enserio y estás nervioso por si a ella no le gusta tu regalo ni tu sorpresa -esta vez habló la razón.

¡Bah! Callaos las dos. Ahí viene Lily. Venga, estate sereno James. Pero
¿Por qué se para? Ah, está saludando al idiota de Macmillan. Bueno, no tiene nada de malo el salud
¡Se están besando! No, no es posible
¿Ella me quiere, no? ¿Entonces, porqué se esta besando con él?

- ¡Hola! -me dijo una voz. Yo levanté la cabeza, estaba tan metido en mis pensamientos que no había oído llegar a nadie. Oh no, era Lily. Se veía nerviosa. Bueno, me lo tomaré con calma.

- Hola, ¿Qué tal con Macmillan? ¿Ha sido un buen beso, no? -fantástico James, eso es lo que se llama estar calmado.

- Ah, hum, así que
-estaba realmente nerviosa, lo podía notar, por como se mordía el labio inferior.

- Así que os he visto. De verdad, ¿Aún piensas que estoy jugando?, ¿Qué te pedí salir para pasar el rato? Te pedí salir porque estoy enamorado de ti, pero por lo que acabo de ver, es más que obvio que tú de mí no.

- No, yo no
¡James! ¡Déjame explicarme!

- No hay nada que explicar Lily. Una imagen vale más que mil palabras. Toma, tu regalo de San Valentín, para que se lo regales a Macmillan -le arrojé el que era mi primer regalo, ya que le iba a regalar más de uno.

Después me giré y empecé a andar a grandes zancadas hacia el castillo, estaba enfadado, triste, abatido, decepcionado
pero sobretodo sentía que algo se había roto dentro de mí.

Perspectiva Lily.

James no me había dejado explicarme. ¡Ha sido Macmillan quien me ha besado! Ahora a ver como se lo explicaba a él. ¡Si ahora me odiaba! Miré lo que me había tirado.

- ¡Oh! -era un colgante en forma de corazón, por detrás ponía ''J + L''. Al ver esto me puse a llorar.

________________________________________________

Bueno aquí está el primer capítulo, de los tres que serán. Espero que os guste y que me deis alguna sugerencia sobre lo que queráis que sea la sorpresa de por la noche. Besos, Dafne.

 

Perspectiva Lily.

No fui a clases en toda la mañana. A la hora de comer Remus me encontró sentada cerca del lago, con los ojos rojos y el colgante de James entre mis manos. Me trajo un poco de tarta de fresa, mi favorita.

- Hola -me dijo con suavidad.

- Soy tonta Remus, le he arruinado el San Valentín a James -se me escaparon unas pocas lágrimas, ni me moleste en limpiarlas.

- No eres tonta, no te culpes de una cosa en la que tú no has tenido nada que ver.

- ¿Cómo sabes lo que ha pasado? -me sorprendí.

- James me lo ha contado -más lágrimas bajaron por mis mejillas.

- ¿Cómo
como está él?

- No te voy a mentir, está bastante mal -dijo Remus en voz baja- pero no es por lo que te piensas.

- ¿Ah, no? -mi voz destilaba sarcasmo- ¿No está mal porque ha visto como Macmillan me plantaba un beso y a él le a parecido que era yo la que lo besaba?

- No, está mal porque no ha dejado que te expliques. Además, odia a Macmillan y le quiere matar, pero a ti te sigue queriendo, eso seguro -añadió.

- Me ha tirado esto cuando se ha ido -le enseñé el colgante y solté más lágrimas. Remus suspiró. Me cogió de los brazos y me levantó.

- ¿Qué haces? -le pregunté extrañada. Me puso el plato con la tarta de fresa en una mano y en la otra una cuchara.

- A ver Lily -me dijo serio- quiero que te pongas el colgante de James, que te comas la tarta y que cuando acabes vayas a lavarte la cara y a buscar a James ¿Vale?

- ¡Sí, mi general! -dije bromeando, hice que Remus sonriera.

- Así me gusta -me dio un abrazo de oso- James seguramente estará en la Sala de los Menesteres. ¿Sabes donde está no?

- Sí, no te preocupes, y gracias -le dije sonriendo.

- De nada, para algo están los amigos -me devolvió la sonrisa y se fue.

Perspectiva James.

Llevaba en la Sala de los Menesteres toda la mañana. No había ido a clases, pero no es algo que me preocupara demasiado. Le había ordenado a la Sala que no dejara entrar a nadie, por lo que cuando oí la puerta me asusté. Giré mi cabeza hacia la puerta y vi allí a la que llevaba ocupando mis pensamientos toda la mañana. Lily. Rápidamente le di la espalda. Oí como ella se acercaba y se quedaba a mi espalda.

- James
-cerré los ojos. Había sonado como
¿Temerosa? al decir mi nombre.

- Dime -susurré.

- Quiero
quiero que me dejes explicar lo que pasó esta mañana en el lago.

- Vale.

- Mírame a los ojos -no, todo menos eso. Sus ojos son mi debilidad
Me giré despacio y la miré los ojos, los tenía rojos, ¡Mierda! Había estado llorando, que idiota que soy.

- Vale, ya te estoy mirando a los ojos -tenía la garganta seca. Bajé un poco la mirada y vi que tenía el colgante que le había tirado esta mañana puesto.

- Bueno pues
cuando iba a buscarte, Macmillan me paró y me saludó. Como somos amigos, me paré también a saludarlo. Entonces, de improvisto, me dijo que estaba enamorado de mí y me plantó un beso en la boca. Ya se que a ti te pareció que yo le estaba besando a él, pero era él el que me estaba besando, no yo.

 

- Lo se -le dije con la voz ronca. Puse mis manos en su cintura, pude sentir como temblaba, estaba nerviosa.

- ¿Me crees? -preguntó.

- Desde esta mañana que se que tú no le besaste a él -cada vez me iba acercando más a su rostro.

- ¿Entonces no estás enfadado conmigo?

- No. No estoy enfadado contigo, Lily. Estaba enfadado conmigo, por no dejarte explicarte. Pero ahora que ya lo has hecho, te tengo que pedir disculpas, por haberme portado tan poco caballerosamente esta mañana.

- Disculpas aceptadas, mi caballero -pasó sus manos por mi cuello.

- ¿Qué te parece si hacemos como si nada hubiera pasado y seguimos celebrando San Valentín? -sugerí a milímetros de su boca.

- Me parece estupendo -nada más oír esto, cubro sus labios con los míos, en una muda señal de aceptación a lo que acaba de decir.

Perspectiva Lily.

Cuando acabamos de besarnos James dijo:

- Espérame aquí, voy a por tu segundo regalo -y me guiñó un ojo.

- No hacia falta que me compraras tantos regalos
-aunque la verdad es que estaba encantada.

- Pues aún te queda el de esta noche -dijo misterioso.

- Yo también te daré el mío esta noche ¿Vale?

- De acuerdo cariño, bueno ahora vuelvo.

- Vale.

Después de cinco minutos James volvió a entrar por la puerta, llevaba una mano a la espalda, ocultando mi regalo.

- Bueno cariño, siéntate en el sillón y cierra los ojos -le hice caso y me senté, pero no cerré los ojos- venga Lily cierra los ojos.

- ¡No! -le dije haciendo pucheros como una niña pequeña.

- Por favor
-me puso cara de lastima, no me puedo resistir a esa carita, así que cerré los ojos.

- Tienes que abrir el regalo con los ojos cerrados.

- Vale -me puso el paquete en las manos. Era rectangular. Rasgué el papel y entonces abrí los ojos. No me lo podía creer.

- James
¿De donde has sacado esto? -dije en un susurro.

- No
¿No te gusta?

- ¡¿Bromeas?! ¡Me encanta! -dije abrazándolo- es la colonia que quería para Navidades, pero mis padres no me la regalaron porque era muy cara
¡Dios! ¿Cuánto dinero te has gastado en comprármela?

- Todo el dinero que me gaste en ti, es poco -dijo con una media sonrisa.

- Pero esto es demasiado
-estaba alucinada.

- Déjalo Lily. No le des más vueltas. Usa la colonia y ya esta.

- Gracias, gracias, gracias
Te amo -lo volví a abrazar. Dejé la colonia en una mesa y le planté un beso como los de las películas muggles.

- De nada, mi vida. Yo también te amo -me volvió a besar- bueno me tengo que ir, te tengo que preparar la sorpresa de esta noche. Vamos, te acompaño hasta la Sala Común.

___________________________________________

Bueno, aquí está el segundo capítulo. Solo queda uno más, el de por la noche. Por cierto, ¿Qué queréis que sea la sorpresa que le va a dar James a Lily? Yo no tengo ni idea, así que las sugerencias son bienvenidas.

Pasaos por mis otros fics, el de ''En las vacaciones de verano
'' lo acabo de actualizar.

Besos, Dafne.

Perspectiva James.

Ya eran las ocho, le había dicho a Lily que estuviera a estuviera a esa hora en la Sala Común, para llevarla hasta su sorpresa. Estaba mirando distraídamente por la ventana cuando oí pasos a mis espaldas. Me di la vuelta rápidamente y me quede boquiabierto. Menos mal que era hora de cenar y no había nadie en la Sala Común, porque si no habría tenido que pegarle a unos cuantos tíos por mirar a mi pelirroja.

 

- ¿Qué? ¿Pasa algo? -preguntó sonrojada por mi escrutinio.

- Estás
estás impresionante -todavía no había recuperado la capacidad del habla por completo.

- Hombre, no es para tanto -murmuró poniéndose más roja de lo que ya estaba.

¡Qué no es para tanto! Estaba preciosa. Llevaba un vestido verde (que le resaltaba los ojos) con escote en palabra de honor, que tenía un fruncido en la cintura y después caía liso hasta los pies. Los zapatos tenían poco tacón y eran plateados y combinaban perfectamente con los pendientes de aro de plata y con el collar que le había regalado. El pelo lo llevaba recogido en un moño alto, del cual caían algunos mechones rizados a ambos lados de su cara. Era todo una diosa.

- Tú si que estás guapo -dijo todavía sonrojada. Sonreí.

- No más que tú, princesa -dije dándole un corto beso en los labios- ¿Nos vamos?

- Claro.

Perspectiva Lily.

Salimos de la Sala Común y enfilamos el pasillo de la derecha. James iba muy guapo, con ese traje negro que le hacia parecer un caballero (bueno, en realidad lo era) y con esa corbata verde. Cuando giramos la esquina para entrar a otro pasillo James me paró.

- Te tienes que poner esta venda, para que no sepas donde te llevo -me dijo con una sonrisa pícara.

- Venga James, ¿Es necesario? -creo que estaba un poco ansiosa.

- Pues sí -me contestó tranquilamente- ahora date la vuelta.

Cuando la tuve puesta James me cogió de la mano para guiarme. Andamos por lo que supongo que sería un pasillo y luego oí como se abría una puerta. James me avisó de que había una escalera móvil que subía, así que me acogió de la cintura por si al tener los ojos cerrados me desequilibraba. Cuando llegamos arriba sentí como se colocaba detrás de mí.

- ¿A qué no adivinas donde estamos? -me susurró al oído.

- Pues
creo que en la Torre de Astronomía.

- ¿Cómo lo sabes? -me preguntó un poco asombrado mientras me quitaba la venda.

- Que yo sepa solo hay escaleras móviles para subir al despacho del director y para subir a la Torre de Astronomía, y no creo que el director nos deje celebrar San Valentín en su despacho -dije con una risita.

- Que inteligente que es mi pelirroja -y otra vez me pongo roja- Supongo que tienes hambre ¿No?

- Un poco, sí -hasta ahora no me había dado cuenta del hambre que tengo.

- Pues acompáñeme, madame -me ofreció su brazo como los príncipes de los cuentos muggles.

Perspectiva James.

La conduje a la parte este de la Torre, donde tenia preparada una estupenda cena. Me había llevado toda la tarde el que todo estuviera perfecto, así que espero que le guste.

- Bueno, ¿que te parece? -le pregunté cuando estuvimos sentados.

- Me encanta James, es muy romántico -me dijo sonriente.

- Todo es poco para ti -le quité importancia- Ahora mismo viene la cena ¡Heclio! -llamé.

Al instante apareció el elfo domestico de mi familia, al cual había encargado que nos preparara una cena al estilo muggle.

- ¿Si, amo? -dijo haciendo una reverencia.

- ¿Podrías traernos la cena a la señorita y a mi? -dije educadamente, no trato a los elfos mal, a pesar de que soy sangre limpia.

- Enseguida, amo -chasqueó los dedos y delante nuestra apareció un plato con solomillo de ternera. También apareció una botella de agua.

- Muchas gracias, Heclio -le sonreí.

- De nada, amo -hizo otra reverencia y desapareció.

Nos pusimos a cenar mientras hablábamos. Como llevábamos saliendo poco tiempo todavía tenía que conocerla un poco más.

- Bueno, si tuvieras un hijo, ¿Qué nombre le pondrías? -no se cuando habíamos sacado el tema de los niños, pero ya que estábamos, le pregunté.

- Pues
la verdad me gustaría ponerle Harry
¿Y a ti?

- No lo se, la verdad
pero Harry me gusta, eso si, me gustaría que su segundo nombre fuera James. Ah y que tuviera tus ojos
-le dije mirándola tiernamente. Ella solo se sonrojo.

- ¿Y quien ha dicho que vayamos a tener hijos? -preguntó.

- ¿No quieres tener hijos? -le pregunté de vuelta.

- Si, pero

- Pues ya está -la interrumpí con una sonrisa, que ella me devolvió.

Cuando acabamos de cenar volví a llamar a Heclio para que recogiera todo. Hice un hechizo con mi varita, que había estado perfeccionando días atrás, y empezó a sonar una melodía lenta.

- ¿Bailamos? -le pregunté cogiéndole la mano.

- Por supuesto -dijo aceptando el gesto.

Perspectiva Lily.

Empezamos a bailar mirándonos a los ojos, podría estar así toda la vida, con mis manos en alrededor de su cuello, sintiendo sus manos en mi cintura, era todo tan perfecto
Poco a poco nos fuimos acercando, hasta que nuestros labios se unieron en un beso que lo quería decir todo y que a la vez no decía nada. Cuando nos separamos nos quedamos apoyados uno en la frente del otro.

- Es tarde
deberíamos irnos ya -dije fastidiada por que se acabara la noche.

- Tienes razón, pero ¿Es necesario? -me contesto haciendo pucheros. Solo pude reír, tenia una cara de cachorrito abandonado que era irresistible. Le di un corto beso en los labios.

- Venga, volvamos a la Sala Común ya, son las doce de la noche y Filch puede pillarnos.

- No con esto -me dijo travieso sacando un mapa del bolsillo interior del traje- es un mapa del castillo, muestra a todos los que hay dentro -me explicó.

- Por eso no os pillan cuando vais por la noche a las cocinas -dije divertida.

- Por eso mismo -contestó- ¿Nos vamos?

- De acuerdo -dije cogiéndole de la mano.

Definitivamente, ese había sido el mejor San Valentín de mi vida.

________________________________________________

Bueno, aquí está el último capítulo de este mini - fic. La verdad es que he tardado bastante en actualizar, soy un poco (más bien muy) perezosa, y no tenía muchas ganas de escribir, así que si no hubiera sido por gente (coffHPlauritaR_Hcoff) que ha estado insistiendo en que actualizara
no estaríais leyendo este capitulo. Al final esto es lo que ha salido, espero que os guste.

Besos, Dafne.

El primer San Valentín. - Fanfics de Harry Potter

El primer San Valentín. - Fanfics de Harry Potter

¿Qué hago?, ¡¿Qué hago?! Vamos, piensa James, no por algo eres un genio en los estudiosbueno soy un genio en todobuff, vamos James deja de pensar tonterí

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-el-primer-san-valentin-4756-0.jpg

2023-02-27

 

El primer San Valentín. - Fanfics de Harry Potter
El primer San Valentín. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/56831
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20