17 reglas para conquistar a Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 




Un James Potter de 13 años miraba atento a sualrededor. La gran selección estaba por dar comienzo, y él como correspondíaestaba en su lugar en la mesa de Gryffindor, como sus padres y sus tíos lohabían sido alguna vez. Sonrió a algunosamigos que estaban llegando cuando Mcgonagall la ahora directora del colegioHogwarts de Magia y Hechicería comenzó a llamar a los de primero para suselección.



Buscó con la mirada a su hermanito Albus, este sería su primer añoen el Colegio, y James estaba completamente seguro que quedaría en Gryffindorsiguiendo la tradición familiar. Dio un hondo suspiro al encontrar una cabecitarubia muy cerca de su hermano, y recordó súbitamente el Expreso.

 



*Flash Back*


James Sirius Potter, el bromista consagrado deGryffindor, caminaba en busca de un vagón vacío para disfrutar el viaje alColegio.




Caminó un buen rato cuando vislumbró uno, sin pensarlo dos veces entrócomo un rayo para que nadie más lo ocupara. Dio un suspiro cuando entró y dejócaer su valija al suelo.




-El vagón ya está ocupado - Dijo unavocecilla. Se giró para ver a un pequeño rubio leyendo un libro de Pociones.



- No me di cuenta. Pero es bastante grandepara los dos - Dijo James.




-Prefiero estar solo, así que márchate -Respondió el rubio, y al mirarlo, James pudo ver unos ojos grandes y brillantesde un hermoso color gris.




-¿Y quién te crees tú para echarme? - Indicó el moreno enojado.




-¿Puedes marcharte, por favor? - Dijo el niñocon tu tono educado.




-Pues no pienso irme.




-¡Qué te he dicho que te marches! - Gruñó elpequeño sin despegar la vista de su libro.




-vale, vale. Niño gruñón. Me marcho, ya nohagas escándalo - Dijo de mala gana.




-Yo no hice escándalo, un Malfoy no haceescándalos - Dijo el niño cuando James ya se encontraba saliendo del vagón.




*Fin flash back*





Pareció despertar finalmente cuando llamaron asu hermanito al frente, el azabache subió al taburete y se le colocó elsombrero que minutos más tarde soltó: ¡SLYTHERIN!, y James sintió que el almase le caía a los pies.




¿Un Potter en Slytherin? ¡Debía ser una broma! Con unamirada llena de odio se giró hacia su hermano que lo miraba bastantesorprendido.




El niño se apresuró a sentarse en su mesa dónde lo recibieron conuna ola de aplausos. Unos cuantos niños después fue el turno del rubio delvagón. Que según la profesora Mcgonagall era Scorpius Malfoy. << Encimade todo, es un Malfoy>> pensóJames decepcionado. Pues según las historias de su tío Ron, los Malfoy eranterribles personas. Que no merecían vivir.

 



El niño como toda su familia, fue seleccionadoen Slytherin, se dirigió a su mesa con una sonrisa de superioridad y se sentó alado de su hermano. Quien para sorpresa y alegría de James le dio la mano alegremente.




-¿Qué tienes James? - Preguntó su amigo,Frankie.




-Mi hermano esta en Slytherin - Dijo secamente.




-Lo lamento, viejo - Indicó el chico sinprestarle mucha importancia.




James suspiró y se quedó mirando fijamente alchico rubio. Que era un Slytherin. Que era un Malfoy. Y que era, muy a supesar, hermoso. Cuando el Gran Banquete terminó el castaño se puso de pie y sedirigió hasta su hermano que conversaba con el rubio.



-¡Albus! ¿Qué tal? - Saludó.



-Hola
James. Él
él es Scorpius - Dijo temeroso. Pensando en que su hermano estallaríaen su contra por no acabar en Gryffindor.



-Muchogusto, Malfoy - Dijo tendiéndole la mano. La cual el niño aceptó.




-Igualmente,Potter.




- Bueno
¿Slytherin, eh? Debo decir que estoy decepcionado pero bueno,no puedo hacer nada el respecto - Indicó.




-Sí. Nopuedes, James. Pero estoy conforme con mi casa, a decir verdad.




-Como sea, te veré después enano. Debo irme -Dijo.




-¡No me digas enano! - Gruñó Albus.




- Debemos ir anuestra Sala Común - Habló Scorpius de pronto.




- Sí, el hijo de Mortifagos tiene razón - Dijo James con odio. Odio queciertamente no sentía
. ¿Cómo se podía odiar a una criatura tan inocente y hermosa? No, simplemente James SiriusPotter no podía odiar a Scorpius Malfoy.




-¡No digas eso, James! - Gruñó Albus.




-No importa. Estoyacostumbrado. La gente ignorante no es capaz de olvidar el pasado y avanzar -Sentenció Scorpius.




-¿Medices ignorante a mí? ¡Mocoso estúpido!




-¡Yabasta, James! - Exclamó Albus enojado - Mejor nos vamos, Scorpius.




-Yo noempecé - Se defendió su hermano.




-Tú si empezaste, pero de igual. Los niños pequeños son difíciles decontrolar.




Y así los dos Slytherin se marcharon tras lafila de alumnos de su casa para llegar a su Sala Común. James alcanzó a susamigos a mitad de un pasillo y se apresuró a entrar a su habitación.



-¡Hey chicos! ¿Ustedes creen que sea muchoproblema acercarse a un Slytherin? ¿O alguna otra casa? - Preguntó queriendo sonar indiferente.

 




-Yo no. Mi primo esta enHufflepuff y es un gran chico - Dijo Mike.



-Sí.Hay un tipo de Slytherin que es buenísimo en Encantamientos y me está ayudando.En realidad creo que todas esas trivialidades de las casas son tontas. Es elpasado - Opinó Stefan.



-¿Osea que sí intentara ser amigo de un Slytherin estaría bien? - Cuestionó.



-¡Pues claro!James, la casa no importa. Y si a caso importaba eso fue en otros tiempos -Respondió Stefan.




<< La casa NO importa>> repitióJames mentalmente.




Y sonrió. Entoncespodía ser amigo de ese hermoso ángel rubio. Quizá no iba a ser tan fácil viendoel carácter que tenía. Pero James - todo - lo - puedo - Potter iba a encargarsede eso.




-Bien. Un chico me invitó a salir, es lindo. Castaño,de ojos azules, inteligente
¿Le digo que sí? - Habló Mike.



-¡Claro!¿Es ese Ravenclaw que me contaste? - Dijo Stefan. Y Mike asintió.



-Entonces lediré que sí. ¿Qué opinas, James? Es un castaño muy guapo.




- Dile que sí. Aunquelos castaños no me llaman, me van las los rubios - Dijo el mencionado con unasonrisa antes de entrar a la ducha de la habitación.




<< Me acercaré a ese niñito de cualquierforma. Porque la casa no importa>> Pensó un alegre James Potter mientras comenzaba a ducharse.




James se preparaba para salir a jugar en pocosminutos. Ser el buscador estrella deGryffindor era uno de los logros más grandes en su vida hasta el momento, y elorgullo de su padre.




Suspiró. En casi seis meses que habían trascurrido, no había podido simpatizar con el pequeñoMalfoy. Por más que trataba de ser amable, el niño lo rechazaba. Sabía que élestaría en las gradas de Slytherin mirándolo así que su único pensamiento era<< Debo lucirme frente a él >>



Salió de las duchas y se dirigió hacía elcampo de Quidditch dónde casi todo el mundo se encontraba, y faltaban tan sólounos minutos para empezar. Caminó hacia dónde estaba su equipo cuando chocó conalguien y se tambaleó un poco en su sitio. Levantó la vista y sonrió.




-Hola Scorpius - Saludó sonriendo. El niñobufó molesto y le dedicó una mirada despectiva.




- Potter. ¿Listo para perder? - Le dijo.




-Slytherin va a perder, para tu información -Indicó James.




-Sí, claro.




-Bien, Scorpius. ¿Cuál es tu problema? Eres elmejor amigo de mi hermano y bien sabes que no te trato mal. Siempre intento seramable ¿No puedes hacerlo tú también? - Dijo.




-Podría, Potter. Podría - Musitó el niño.



 



-¿Entonces? ¿Qué debo hacer para agradarte? -Cuestionó algo preocupado cuando el niño le dedicó una sonrisa.




-¡¡No atrapes la snitch hoy!! - Exclamó.





-¿Qué? ¡Ni pensarlo Malfoy! Eso no - Gruñó elcastaño.





<< ¿Qué se cree el mocoso rubio ese? ¡Nome puede pedir una cosa así! ¡Qué absurdo! >> Pensó James con enojo.




-Está bien. Si no quieres no. Pero seguiremossin ser amigos - Anunció el rubio.




-¿Es una condición?





-Sí. Más o menos - Dijo sonriendo.




-¡Eso es extorción! - Gruñó de nuevo elcastaño. ¡Casi como venderse! ¿Dejar ganar a Slytherin para ganarse la amistaddel demonio rubio? ¡Definitivamente no iba a hacer esa locura!




-Llámala como tú quieras. Pero es simple,Potter - Dijo tranquilamente - Si atrapas la snitch te olvidas de lo quepediste pero si no la atrapas, te trataré como pides.





- Niño tonto. Ni creas que vales tanto la pena - Farfulló James con rabia.




- Como quieras, suerte Potter - Dijo dispuestoa irse.




<< ¿Qué te pasa, James? ¡Es imposibleque hagas eso! No puedes ni pensarlo. No >> Se dijo mentalmente pero algodentro de él lo hiso girar y retener apequeño del brazo, quien se giró para mirarlo.





-¿Qué te pasa, tarado? - Gruñó el niño.





-Lo haré - Sentenció.





-¿Hacer qué, Potter?




-No voy a atrapar la snitch, para queSlytherin gane el partido - Explicó. El rubio sonrió con satisfacción - Pero despuésde esto al menos tendrás que tratarme con respeto.




- Lo haré, Potter. Si cumples lo que dicesahora - Dijo y se fue.





El partido dio comienzo y James se apresuró a acomodarse en su sitio, no sin antes mirar alrubio que estaba mirando atentamente a lado de Albus en las gradas deSlytherin. James sonrió. Tenía una misión y la cumpliría.



El partido iba a favor de Gryffindor. 40 a 30y James había dejado pasar dos oportunidades para atrapar la snitch, Josh, el capitánde Gryffindor lo miraba desconcertado pero sin decir nada. Slytherin anotó 10puntos más y el buscador de las serpientes salió como un rayo tras la snitch,James salió tras él pero mucho más lento de lo que lo hubiera hechonormalmente. Cerca de cinco minutos después, Adam, el buscador de Slytherinhabía atrapado la snitch dorada.




Slytherin había ganado el partido, y JamesPotter la amistad de Scorpius Malfoy.

 




<< No me van a perdonar esto>>pensó mientras se dirigía a las duchasseguido por sus compañeros de casa que estaban abatidos y consternados por elhecho de perder ante Slytherin por primera vez en tanto tiempo. James fingió decepción. Internamente sonreía.




-¡No puedo creer que perdiéramos contraSlytherin! - Gruñó el capitán.




-¿Qué sucedió contigo, James? ¡Tuvisteoportunidad de atrapar la snitch! - Indicó Mike sorprendido.




-Yo no lo sé. Me distraje, no fue mi mejorjuego. Ya habrá otros - Dijo distraídamente.





-Sí, seguro - Dijo Mike aún sorprendido - Te verémás tarde.




Una vez que se hubiera duchado, James sedispuso a ir a su Sala Común, cuando se cruzó con el pequeño rubio y corrióhasta alcanzarlo.




-¡¡Scorpius!! - Gritó. El mencionado se giró yse acercó a él.





-¿Sí, Potter? ¿Necesitas algo? - Dijo amablemente.





-Hablar contigo. Teníamos un trato ¿No es así?- Dijo sonriendo.





-Oh, sobre eso. Claro. Cumpliste - Dijo conuna sonrisa.





-Lo hice. Y creo recordar que dijiste que silo hacía seríamos amigos - Dijo lleno de adrenalina. ¡Estaba tan cerca delrubio! Qué incluso sentía que se le iba el aire a segundos.





-Dijiste que te tratara con respeto. Jamás queseríamos amigos - Indicó.




<< ¡¡ Estúpido Malfoy y la madre que loparió!! >> pensó con indignación.




-Pero el "ser amigos" estaba implícito -Exclamó James.





- No lo creo - Susurró Scorpius.





-Yo sí lo creo. No seas un niñito estúpido y acéptalode una vez - Casi gritó.





-¡Tengo once! Puedo ser un niñito estúpido sime da la gana, Potter - Exclamó. James se había acercado a él, más de lacuenta.





- No lo seas, y acepta mi maldita amistad deuna jodida vez ¿vale? - Le susurró casi sobre sus labios.





-vale - Dijo Scorpius mirándolo fijamente alos ojos. Y James se quedó pensando, aquella mirada en Scorpius





<< Es como
cuando yo lo miro. Cuando
¡No!¿Scorpius me mira de esa forma a MÍ? ¡Merlín! ¡También le intereso al pequeñodemonio! >> pensó con alegría. Y sonrió.





-Me alegra que seamos amigos. Creo que Albusse alegrará también - Volvió a susurrar James, soltando a Scorpius. Quien sefue de ahí casi de inmediato. James seguía sonriendo de pura felicidad.

 





<< No atrapar la Snitch. ¡Joder! Ahorasoy su amigo. Ha valido la pena, ya veré como logro llegar a ser más que elamigo >> Pensó mientras se dirigía a su Sala Común.




JamesPotter, 14 años.



Scorpius Malfoy, 12 años.



Para James las cosas iban mejorando. Un nuevo año comenzaba y su amistad con elrubio florecía poco a poco. Charlabanconstantemente y se trataban mejor que durante el primer año.


James sonrió mientras observaba al pequeñorubio y a su hermanito Albus en el Gran Comedor. Los niños reían y comían con completaarmonía. Una vez que terminaron el desayuno, los dos se pusieron de pie, Jameslo imitó y caminó hacia ellos que ya salían a toda prisa.


-Hola - Saludó.

-Hola James, ¿Qué tal? - Dijo su hermano.

- Todo bien, no me quejo.

- ¡Estupendo! Scorpius y yo charlábamos sobreel partido de Gryffindor contra Ravenclaw - Dijo el moreno.

-Oh sí, lo ganaremos.

-Seguro que sí, James es un excelente jugador -Dijo el rubio con una sonrisa.



<< ¿Me hizo un cumplido? ¡Qué genial!Encima tiene esa sonrisa tan adorable, ¡Merlín, que demonio tan lindo!>>Pensó el castaño embobado con esa sonrisa.



-¿Desde cuándo piensas eso de James? -Cuestionó Albus sorprendido.

- Sé reconocer a un buen jugador cuando loveo, es todo - Dijo el niño dedicándole una sonrisa radiante al castaño, quesin pensarlo se le devolvió.


James llegó a su Sala Común paraprepararse. Bajó con sus compañeroshasta el campo. Una vez comenzado el juego, logró ver a Scorpius y a su hermanoen las gradas observar el partido con atención. Ravenclaw iba ganando yGryffindor no parecía lograr alcanzarlos ni mucho menos rebasarlos.





James se estaba desesperando. No quería perdercontra Ravenclaw, definitivamente no quería. Pero en un momento vio como elbuscador del equipo contrario iba tras la Snitch y como su escoba empezaba a enloquecer.Giró la cabeza para todos lados intentando averiguar qué ocurría hasta que notóa cierto rubio ocultando su varita en su túnica.




<< ¡¡Scorpius lo está hechizando paraque Gryffindor gane!! > Pensó.




Descendió en su escoba hasta llegar a dosmetros del muchacho que en segundos cayó de la escoba en picada. El públicoentero estaba preocupado. Mcgonagall llegó corriendo al igual que algunosprofesores para ver al muchacho que yacía en el suelo con muecas de dolor.




-¿Qué sucedió? - Cuestionó el capitán deRavenclaw.

-Hechizaron su escoba - Dijo McGongall - Será mejorllevarlo con Popy.

Entre varios compañeros lo levantaron y lollevaron dentro del castillo.

-Bien. Quiero saber ¿Quién lo hizo? ¿Fue algúnalumno? Deben saber que habrá un castigo si es así - Dijo la directora.



 


El pequeño rubio bajó la mirada y sacó suvarita. Empezó a caminar directo a dónde Mcgonagall estaba, y James se alarmó. Elpequeño Malfoy se delataría.




Lo miró por lo que le parecieron horas, y élsuspiró. El rubio sólo quería ayudarlo
sin que él se lo pidiera. No debíadejarlo. Definitivamente no.




-Fui yo profesora - Dijo James en voz alta.

-¿Señor Potter? - Indicó está - ¿Por qué lo hahecho?

-Quería ganar el partido, profesora. Sé que nofue bueno hacerlo pero no lo pensé -Explicó mirando a Scorpius.

-Bien, en ese caso debes saber que recibirásun castigo - Dijo ella.

-Lo sé, profesora. Y aceptaré el castigo queme imponga - Musitó.





Mcgonagall asintió y se marchó al igual que muchosde los presentes que estaban algo confundidos y sorprendidos de que el gran "JamesPotter" hubiera hecho trampa. Scorpius no se movió y el castaño lo imitó.



-¿Por qué hiciste eso? Yo iba a decir laverdad - Dijo el pequeño sin mirarlo.

-Somos amigos. Los amigos se ayudan, y ademástú lo hiciste para que Gryffindor ganara. Era lo justo - Explicó el mayor.

-Ese castigo debería ser para mí.

-No puede ser tan malo, Scorpius. Lo quehiciste no fue correcto, pero lo aprecio - Comentó.

-¿Estás enojado?

-No. En absoluto no lo estoy - Contestó - Eso medemuestra que te agrado.

-Eres agradable, Potter. Y somos amigos, tú lodijiste. Sólo quería que ganaras - Dijo el niño. James sin pensarlo dos vecesse acercó a él y lo abrazó. El rubio correspondió el abrazo algo shockeado porsin ser grosero ni apartarse. El castaño sonrió. Finalmente estaba cerca delrubio. Finalmente eran amigos.

-Gracias, Scorpius - Musitó bajito.

-¿Por qué?

-Por dejarme estar cerca de ti. Al principio penséque sería difícil, pero somos amigos ahora y veo que no es tan malo - Dijo sinatreverse a decir lo que verdaderamente quería decir.




<< Gracias por hacer esto por mí. Conesto me doy cuenta de que me estoy enamorado perdidamente de ti, demoniorubio>> Pensó sin atreverse a decirlo en voz alta. El rubio sonrió y seseparó del abrazo.




-No, no es malo. También me gusta ser tu amigo- Indicó.

-Genial. Bueno, debo ir a ver a Mcgonagallpara que me diga cuál es mi castigo - Anunció.

-Sí, sí. Oh, espera...Albus y yo iremos estefin de semana a Hogsmeade
¿Te gustaría ir con nosotros?

-¿Me estás invitando? - El rubio asintió. - Nocreo que a Albus le agrade. Es su salida.

-Quizá tú y yo podríamos ir solos.

-¿De verdad? ¿Tú y yo?

-Sí. Para conocernos mejor - Dijo el niño.

-Me encantaría eso - Dijo y se fue para hablarcon Mcgonagall. Sonrió. ¡Saldría con el rubio a solas! Y él mismo se lo habíapropuesto. Estaba seguro de que nopodría borrar esa sonrisa de su rostro. Cada día se acercaba más a él.




<< Echarme la culpa de TODO. Y terminarcon una cita en Hogsmeade, lo estoy haciendo bien. Estoy seguro de que estoyentrando al corazón del rubio. ¡Finalmente! >> Pensó mientras cruzaba lamuerta del despacho de la directora de Hogwarts.

 




Limpiar el aula de Herbología por una semanano fue gran castigo para James - Todo - lo - puedo - Potter, más contentoestaba porque llegará finalmente el fin de semana para su salida en Hogsmeade.

James, Mike y Stefan estaban parados juntofrente a Las Tres Escobas. Los dos últimos aburridos y sin entender que hacíanahí.


-¿Qué se supone que estamos esperando? -Cuestionó Mike.

- Que James te diga - Musitó Stefan.

-A mi hermanito y su amigo - Contestó elcastaño.

-Oh, sí. Olvidaba que ahora el rubio y tú sonmuy unidos - Comentó Mike con una sonrisa torcida, que molesto a James, quiénbufó y le dedicó una mirada de odio.

-Sólo quiero llevarme bien con él - Susurró.

-Sí, claro.

-¿Y cuál es el problema? ¿Si fuéramos amigoscuál sería el problema? - Gruñó.

-¡¡Es el hijo de mortifagos!! Una cosa es ladiferencia entre casas y otra muydiferente

-¡Eso es el pasado! - Le interrumpió James,muy abruptamente - Scorpius no tiene la culpa de lo que sus padres y abueloshicieron.

-James tiene razón, Mike. Si quieren seramigos nada los detiene - Habló Stefan de repente.

-Voy a ser su amigo con tu permiso o si él,Mike - Dijo y entró a Las Tres Escobas. Divisó una mesa y se sentó en silencioen ella. Solo. Tratando de asimilar que había discutido con su mejor amigodesde el primer año.



<< Scorpius no tiene la culpa de lo quesus padres y abuelos hicieron. ¡Él no es una mala persona! >> Pensó.Diciéndose a sí mismo que fuera cual fuera el pasado, este ya no importaba enabsoluto.



-¿James? ¿Qué haces aquí solo? Vimos a Stefany Mike a fuera - Era la voz de Albus, levantó la vista. El azabache y su amigorubio se sentaron en su mesa.

-Tuve una pelea con Mike - Dijo.

-¿Qué fue lo que ocurrió? - Cuestionó elrubio.

-Nada importante. Sólo
no quiero hablar deeso, ¿Quieren algo de beber? - Los dos pequeños asintieron.



Una vez que hubieran terminado de beber suscervezas de mantequilla, Albus se puso de pie para ir al baño, dejando solos alcastaño y al rubio.



-Le mentiste a Albus - Dijo el niño.

-No sé de que hablas, Scorpius.

-La razón por la que discutiste con tu amigo yes importante pero no se lo quisiste decir - Indicó.

-No sabes nada - Musitó ligeramente enojado.

-No, no lo sé. ¿Cómo puedo saberlo si no me locuentas? - Insistió el rubio Slytherin.

-Fue por cosas del pasado. Mike dijo algo queme molestó eso es todo.

-No es verdad. ¿Estás bien? Sé que Mike es tumejor amigo

-No, no estoy bien. Pero no importa.

-Sí que importa, James. ¿Por qué discutieron?

-Mike dijo que eras un hijo de mortifagos. Quehabía diferencia entre ser amigo de un Slytherin a llegar a serlo de unmortifago

-Ah

-¡Eso a mí no me importa, Scorpius! Se lo dijea Mike, que de todos modos quiero ser tu amigo - Indicó el castañoinmediatamente al ver el gesto de tristeza en la carita del rubio.

-Entiendo. Lamento causarte peleas con tumejor amigo - Dijo.

-No importa, Mike aún sigue viviendo delpasado - Dijo James - No es tu culpa.

 

-Mi padre no hizo nada malo - Musitó.

-Lo sé. Mi padre me lo dijo. ¿Podemos olvidareso ya? - Indicó el castaño algo incomodo.

-No, no podemos. Pero haremos de cuenta que sí- Dijo el menor.

-¿Cómo? No te entiendo

-Ya viene Albus. Está preocupado. Te preguntará
túle dirás que sí. Que estás bien - Contestó Scorpius.



<< ¿Desde cuándo un mocoso puede ejercerde psicólogo? Pero tiene razón. No quiero preocupar a Albus con mis cosas. ¡Esun gran chico! Seguro se pondría triste>> Pensó James mientras Albus sesentaba de nuevo en la mesa.



-James
¿Seguro que estás bien? Me preocupas -Dijo el azabache y su hermano inmediatamente miró al rubio, quien asintió.

- Si. Estoy bien, Albus. No tienes nada de quépreocuparte.

-De acuerdo. Me alegro mucho - Dijo Albus conuna sonrisa.



El resto de la salida fueron charlas deQuidditch y de algunas clases. James descubrió que Scorpius era un chico muyinteligente, especialmente en pociones. Talento que según contó, había heredadode su padre.



Decir que estaba anonadado era poco, esepequeño rubio tenía algo que lo hechizaba, y que ni él mismo podía explicar conexactitud. Una vez que llegaron al castillo, Scorpius dijo que caminaría unrato, mientras Albus volvía a su Sala Común.



-¿Por qué no te fuiste con mi hermano? -Cuestionó el castaño cuando el otro se hubiera marchado.

-Quería caminar un poco.

-Tenías razón. No era buena idea contarle aAlbus, se iba a poner mal, con lo sentimental que es - Dijo. El rubio se rióbajito.

-Lo sé. Tú sólo tienes que decir que sí.



James sonrió. Y de un momento a otro estabafrente al rubio
tan cerca que sus frentes chocaban, y podía sentir el alientodel pequeño golpear sobre sus labios. Scorpius tenía los ojos fuertementecerrados, y James hacia uso de todo su autocontrol para no abalanzarse sobre élen ese instante.


<< ¿Decir que sí? ¡Merlín! ¿Si lepregunto si puedo besarlo
me dirá que sí? ¿Dejaría que yo lo besara? >>Pensó el castaño.



-Scorpius
¿Puedo besarte? - Sólo susrespiraciones se escuchaban. James tembló.



-Sí.




James Potter, 15 años.

Scorpius Malfoy, 13 años.

Sintió una corriente eléctrica recorrer todosu cuerpo. No creía, ciertamente, que hubiera algo mejor que eso. Era estar enel paraíso, y le encantaba. Ese poder que tenía para enloquecerlo con un solotoque. Sujetó el pequeño cuerpo que se removía en sus brazos con ansiedad, y loapretó más a él. Le abrió paso a su lengua, en aquella cavidad tan bienexplorada y conocida por él, y estuchó un débil gemido en la boca del otro. Sonrió.De satisfacción, de placer, de felicidad.¡No podía creer que en verdad estuviera sucedido! Que después de tantodesearlo, le estuviera pasando.


Aferró una mano a su cintura, y la otra la entrelazóen los hermosos cabellos rubios platinados del muchacho, quien se abrazó más aél. Cada vez que estaban juntos, notaba la desesperación del niño por estar asu lado, como si temiera, de algún modo, que aquello terminase.

 


-Oh
- Escuchó de pronto, y se separó jadeantede su rubia adoración.


-¿Qué sucede, Scorp? - Cuestionó.


-Se supone que debía ver a Albus, hace quinceminutos - Dijo con las mejillas sonrojadas, aquella visión que le enternecíahorrores el castaño.


-Lo siento - Se disculpó bajito - Siempre teretengo más de lo necesario.


-No me molesta estar contigo, James - Dijo elpequeño dándole un ligero beso al otro en los labios.

-Lo sé, y no es eso es que no estoy de acuerdocon "nuestro" arreglo - Indicó haciendo las comas con las manos.


-¿Qué quieres decir con "nuestro"? - CuestionóScorpius.


-Fue tu idea, estar en secreto. - Contestó enseguida, con un bufido - Yo te dije que no me importaba decirle a todos quesomos novios.


-Sí. Pero no quiero causarte problemas con tusamigos - Musitó el niño, con las mejillas aún sonrojadas.


-¡Ellos se pueden ir mucho a la mierda! Yoquiero estar contigo, enfrente de todos. Poder abrazarte, y besarte - DijoJames.


-Yo también, pero ahora tenemos que seguir ensecreto, ¿vale? - Dijo, suspiró - No te enojes conmigo, Jamie.


El rubio se había acercado de nuevo al castañoy le había empezando a dar cortitos besos en las mejillas, y la comisura de loslabios, como incitándolo. Provocándolo. James volvió a sujetarlo de la cintura,y atrapó aquellos deliciosos labios carmesí con los suyos. En un beso lleno deternura. Adoraba la sensación de los embriagantes besos de Scorpius Malfoy. Podíaperder la razón, en segundos con su sólo beso de esos labios.


<> Pensó James, mientraslentamente terminaba el beso.


-Debo ir a buscar a Albus, espero no se enojemucho por dejarlo plantado - Dijo el rubio poniéndose de pie.


-Sí. También me odiará por mentiroso - Dijo elcastaño, poniéndose de pie también.


-Ya hablamos de esto. No estamos mintiendo,James, sólo
no diciendo toda la verdad - Masculló el rubio, recogiendo sumochila - Además, prefiero llamarnos "actores", mentirosos es una palabra muyfea.


-Sólo porque lo llames de otro modo, no esmenos grave - Gruñó el castaño, dándole un besito corto a su novio, en secreto,claro.


-¡No cometimos un crimen, James! Deja deexagerar ¿Quieres? - Exclamó.


<> Pensó con cansancio mientras asentía.


-Bien. Pero tarde o temprano me cansaré ygritaré que eres mi novio, ya vi a varios rondándote, y a una zorra descaradatambién - Gruñó.


-¡Potter, eres un celoso! - Exclamó riendo, ledio un último y largo beso al castaño y se marchó por dónde había llegado.


James se dejó caer en su cama, al llegar a suSala Común. Suspiró ruidosamente justo cuando la puerta se abría dejando ver asus dos mejores amigos.

 


-¿Dónde estabas? - Preguntó Stefan sentándose asu lado, mientras Mike se ponía a buscar algo en su baúl.


-Por ahí, nada importante - Respondió James.


-¿Y porque ahora te desapareces tanto? -Cuestionó Mike, dejando su baúl y mirándolo atentamente - Y nunca nos dices adónde vas.


-Yo no me desaparezco, sólo me gusta pasartiempo a solas - Se apresuró a decir el castaño, sin mirar siquiera su amigo.

-¿Estás seguro? Hasta tu hermano se queja -Insistió Mike.


-¡No lo hostigues, Mike! Somos sus amigos,pero no está obligado a estar siempre con nosotros - Intervino Stefan, y Jamesle sonrió. Al menos uno de los dos lo comprendía, sin hacer preguntas alrespecto.


-vale, vale. No quise "hostigarlo" sólopreguntaba - Dijo entrando a la ducha de la habitación.


-Cuando dijiste "a solas" ¿Te referías a solascon Scorpius Malfoy, no? - El cuello de James tronó, por tanta rapidez en que giró para ver a su amigo alescucharlo.


-¿Q-qué? ¿Por qué dices eso? - Indicó nervioso.


-Te vi ayer. Deberían buscar lugares másprivados, cualquiera pudo haberlos visto - Contestó el muchacho tranquilamente.

-¿No te molesta que este con él'


-No. ¿Por qué debería? Es tu vida, y no tengoderecho a inmiscuirme en lo que no son asuntos míos - Explicó su amigo.


-Gracias, Stef - Musitó.


-No hice nada. Eres mi amigo, y te respeto. Yese Malfoy, es jodidamente atractivo, no te culpo - Dijo y se giró para empezara escribir en un pergamino.


<< Sí, quizá sea mejor estar un tiempoen secreto. No sé como pueda reaccionarMike ahora si le digo. Bueno, aunque no es mentir, es no decir la verdadcompleta como dice Scorp, no soy mentiroso, soy como un actor. Confiaré en él,no me queda de otra >> Pensó James mientras salía de su Sala Común, paracharlar seriamente con su hermano Albus.





- James Potter estaba sentado, como siempre, enla mesa de Gryffindor en el Gran Comedor. Ese día había sido muy agotador.Entre los entrenamientos de Quidditch, y las constantes redacciones que ledejaban de tarea, era casi imposible pasar tiempo con "su novio" al que nisiquiera podía besar a menos que estuviesen muy bien escondidos.


Él sabía que Scorpius lo hacía para cuidarle,no quería que sus amigos (especialmente Mike) tuviera problemas con él con queestaban juntos, pero a James hace mucho le había dejado de importar eso, y sinembargo a regañadientes le hacía caso al rubio.


-¿Qué tienes, James? - Preguntó Mike, cogiendouna pieza de pollo grande.


-Nada. No tengo mucha hambre - Indicó el mencionadosin mirarlo.


-Mira a tu hermano, ya tiene un galán.


El castaño se giró de golpe al escuchar a suamigo, y no le gustó nada lo que vio. Albus estaba sentado en la mesa deSlytherin, cenando alegremente, acompañado del rubio, como siempre. Pero elazabache tenía la boca cubierta de comida y Scorpius muy<> le ayudaba a limpiarse con una sonrisa radiante. Aquellaimagen le revolvió el estomago.

 


-No digas tonterías - Gruñó por fin.

-No es eso. ¿Los viste? Siempre están juntos yeso. No me creo eso de que sólo son amigos - Dijo Mike.

-¡Sólo son amigos! - Gritó James.

-¿Cómo estás tan seguro?

-Porque - Intervino Stefan, calmadamente - Ydigo solamente, he visto a Scorpius con otro chico, que no es Albus. Así quedeja de inventarte historias fuera de lugar. ¿Seguimos comiendo?


Mike se calló, y enojado terminó su cena.James le sonrió a Stefan, a modo de agradecimiento. Por hacer que Mike secallara, y por no haber dicho que él era la pareja del pequeño rubio.


<< ¡Estoy celoso! Joder. Estoy celoso demi hermano menor. Y no debería. Scorpius no me engañaría. Debo controlarme>> Pensó mientras se dirigía a su habitación para dormir.


Como de costumbre, iba con paso seguro a reunirsecon su lindo novio. Transitaba por loscalmados pasillos del castillo, cuando se detuvo al ver a Scorpius, quienobviamente se dirigía a su cita concretada. El rubio estaba acompañado de tresmuchachos. Dos de Slytherin y uno de Ravenclaw. Y sintió su sangre hervir.


¿Qué hacía con ellos y no camino a su cita? Seacercó lentamente pero por más que quiso no escuchó nada de aquellaconversación. Salvo como el rubio reía con ganas por las cosas que los otros ledecían. << Como si fueran más graciosos que yo, Ja!> Pensó enojado.


Esperó hasta que el rubio terminó de charlarcon "esos" y se dirigió a la Sala de Menesteres. Lo siguió a una distanciaprudente y minutos después que su novio, entró a la Sala. El niño se encontrabaya sentado en un sofá, que lucía bastante cómodo, con las piernas extendidas y con un libro enlas manos.


- Hola - Saludó acercándose lentamente.

-¿Qué tal, Potter? - Saludó el otro. Recibiendoen respuesta un gruñido.

-¿Cuántas veces tengo que decirte que no mellames Potter?

-¡Pero si es tu apellido! ¿O preferirías quete llamara Potty? - Dijo con una sonrisa juguetona.

-No te pases, Escorpión - Dijo retadoramente.

-¿Qué me vas a hacer, eh? ¿Me vas atacar?

-Sí. Quizá lo haga.



Y dicho aquello se lanzó sobre aquel exquisitorubio, y comenzó a besarlo con ansia. El Slytherin dejó caer sus manitas entrelos cabellos castaños y salvajes de su novio. Mientras éste lo sujetaba de lacintura, sin detener aquel beso.



-¿Qué te pasa? - Cuestionó el menor, cuandoJames terminó el beso.

-Te vi con Albus anoche. En el Comedor - Dijo.

-¿Y eso qué? Es mi amigo, se supone que nodebe ser raro que nos vean juntos - Argumentó Scorpius.

-No parecían amigos, parecían "más que amigos"- Indicó James.

-¿Qué? - Exclamó el rubio confundido - ¡¡Noinventes, Jamie!! TÚ eres mi novio, NO Albus.

-Y te vi hablar con "esos" tres antes dellegar aquí - Informó con rabia.

-¿Me espiaste? - El castaño negó ofendido.

-Por supuesto que no. Venía de camino y mecrucé con esa escena - Dijo.

-Hablábamos de Quidditch.

-¿Estás seguro?

-¡¿Puedes parar?! - Gritó el rubio exasperado -TU eres mi novio. Y no te engaño, Potter. ¿Cómo puedes creer eso?

-No sé. Perdóname, no fue mi intención - Dijo avergonzado,pero después suspiró - Esto es tu culpa.

 

-¿Disculpa?

-Si todos supieran que somos novios, noestaría paranoico.

-¡No te he dado motivos para que estésparanoico! - Gritó exaltado.

-Al menos le diré a Albus que estamosjuntos. Debe saberlo - Indicó.


El rubio asintió y tras dar un largosuspiro se volvió a recostar en el sofá.James se puso a su lado y lo abrazó. Scorpius giró la cabeza y James atrapó suslabios en un ardiente beso. Ninguno daba señales de querer separarse. James pidió permiso para entrar en aquellaboca, permiso que le fue concedido casi al instante. Al cabo de un rato fuelengua contra lengua, y ardientes caricias que los estaban volviendo locos.



-Scorp - Dijo James separándose un poco, alver que el rubio se restregaba "inocentemente" contra él.

-¿Qué? ¿No te gusta? - Preguntó.

-No es eso. Es que

-¿Qué, James?

-Aún eres...muy joven para
eso.

-Pero yo quiero.

-Yo también. Pero no es el momento. Cuandoseas más grande ¿vale?

-James

-Tienes 13 años. Es demasiado pronto -Insistió el castaño. Deseaba mucho al pequeño, pero estaba consciente de que aúnno era el momento preciso.

-Vale. Pero no vuelvas a celarme nunca más. -El mayor se rió con ganas.

-De acuerdo. Pero no me provoques.

-Hablo en serio Potter. Si me celas te dejo -Dijo Scorpius y se recostó en el pecho de su novio con una sonrisa.



<>Pensó mientras se dejaba caer dormido abrazado a su amado.







James Potter, 16 años.

Scorpius Malfoy, 14 años.


Como siempre, James se abría paso en laapretujada ola de alumnos de Gryffindor que salían de la Sala Común paradirigirse al Gran Comedor a desayunar. Después de un rato logró llegar (no sindespeinarse) y vio entrar a su hermano, solo. Aprovechó ese momento parallamarlo, y juntos empezaron a caminar hacía fuera dónde nadie los miraba niescuchaba.


-¿Qué ocurre, James? - Le preguntó elazabache.


-Tengo que hablarte sobre algo - Indicónervioso.


-Claro, dime.


-¿Scorpius te mencionó que sale con alguien? -Le cuestionó.


-Sí. Pero el muy tonto no me ha dicho conquien - Gruñó su hermano. - Se supone que debe decirme, soy su mejor amigo.


-Sobre eso quiero hablarte.


-¿Tú sabes con quien sale? - Cuestionó, Jamesasintió lentamente - ¡Pues dímelo!


- Conmigo.


-¿Eh? No entiendo, ¿Sabes o no?


-Conmigo, Albus. Scorpius sale CONMIGO -Repitió. Y su hermano casi se va de espaldas, se puso pálido pero sonrió.


-¿De verdad? - Articuló.


- Sí. Hasta ahora era secreto, porque Scorp noquería decirlo y que todo el colegio se enterara, pero te lo tenía que decir ati. - Dijo pero su hermano no habló - ¿Puedes decir algo, Al?


-¡¿Decir algo?! Me he quedado shockeado James,jamás imaginé que tú
y él
pero me agrada. Sí, me agrada que estén juntos - Dijofinalmente el menor de los hijos de Harry Potter.

 


-¿Sí? ¡Vaya! Pues que alivio - Suspiró elcastaño con una sonrisa.


-¿Qué es ese ruido? - Preguntó su hermano, elruido provenía de dos pasillos más allá de dónde ellos se encontraban. Caminaronhasta allá para encontrarse con dos Ravenclaw y un Gryffindor que habían acorraladoa Scorpius en ese pasillo, y no le dejaban en paz.


-¡No he sido yo! - Gritó el rubio, rojo derabia.


Expeliarmus!- Gritó uno de los Ravenclaw, y la varita del rubio salió volando de su mano.Scorpius le lanzó una mirada llena de odio al chico.


-¿Qué pasa? - Musitó Albus, desde el otro ladodel pasillo.


-No sé, pero no es muy justo ¿No? Tres contrauno - Dijo James, sujetando su varita con fuerza, mirando la escena.


-No hagas nada James - Pidió su hermano sujetándolode la túnica.


-¿Cómo me dices eso? - Musitó apretando losdientes.


-Scorpius se sabe defender solo - Indicó elazabache, en un susurro.


-¿Y me importa eso? - Inquirió. Se fueacercando a aquellos cuatro con la varita bien sujeta a un costado.


-¡Vaya, Potter! Qué bueno que has llegado -Dijo el Ravenclaw que había desarmado al rubio.


-Sí. Quizá gustes ayudarnos con esta serpiente- Continuó el Gryffindor.


-¿Y qué te hace pensar que haré eso? -Cuestionó James.


-¿Y qué otra


PetrificusTotalum! - Exclamó James, apuntando al Gryffindor, que cayó al suelo cuandoéste lanzó el hechizo.


-¿Qué mierda hiciste Potter? - Exclamó el otroRavenclaw?


-Si no quieres que te pase lo mismo o algopeor, lárgate - Gruñó levantando la varita y apuntándole. Los otros dossalieron corriendo enseguida.


-¿Estás bien, Scorp? - Cuestionó Albus,ayudando a su amigo a recoger su varita del suelo.


-Me encuentro perfectamente, Albus. ¿No meves? - Contestó el aludido bruscamente.


-De acuerdo
- Dijo el azabache ligeramenteofendido por su tono.


-¿Por qué te estaban molestando esos? -Preguntó James.


-Por una tontería - Gruñó el rubio, de malagana, para variar - Yo no hice nada, ellos me culparon sin tener pruebas.


-Vamos a la Sala Común.


-Puedes ir tú, Albus. No me apetece ahora -Dijo Scorpius.


-Sí, claro. ¿No es mejor que me digas quequieres estar a solas con tu novio? - Dijo el moreno, y tras giñarle un ojo asu amigo se marchó.


-¿Le dijiste a Albus?


-Pues sí. Dijiste que estaba bien, y acéptalo,era justo que lo supiera- Dijo James.


-Sí, supongo - Aceptó su novio James se inclinópara besarlo, el castaño esperaba, como siempre sucedía, que el rubio sepusiera apasionado, pero no sucedió.

Verdaderamente ni siquiera le devolvió aquelbeso, en el que James puso tanto esmero. Se separó algo confundido.

 


-¿Qué tienes, Scorp?


-Nada.


-Sí, claro. ¿Me dirás? - Inquirió el castaño.


-No quería que me defendieras - Musitó.


-¿Qué? Pero ellos


-Lo sé. Éramos tres contra uno, pero Potter,me haces quedar como la "niña" que necesita que su novio dé la cara por él - Explicó- Y eso no me gusta, para ser sinceros.


-Yo no quise que eso pareciera - Dijo.


-Sí, ya lo sé. Es que me puse sensible -Musitó Scorpius, y James sonrió.


-Está bien, no pensé que te molestará -Comentó James.

-Sólo
no te hagas el héroe, ¿vale? Ya estoy grandecitoy puedo defenderme solo - Declaró el rubio.


-vale.



Abandonaron ese pasillo, y se fueron a un lugar<> para llenarse de besos y caricias, que de momentosubían de tono, por la pasión que la que se trataban.


<< No me haré el héroe. O esta serpientemanipuladora me matará con su veneno>> Pensó James entre beso y beso.



-James


-Ya te dije. Cuando seas mayor.


-Eres un aguafiestas - Gruñó el rubio.


-Y tú eres un promiscuo.


waa! heme aqui! tenia programado subir cap hace dos dias & por cosas familiares no pude -.- pero aqui lo traigo! >.< & los ultimos dialogos del cap! salieron de una conversación con una amiga asi que si es algo cómico, son libres de reír(? ¡A leer!!
-----------------------------------------------------------------------




Se encontraba en el Gran Comedor desayunando.Frente a Stefan, a un lado de Mike, quien casi no le hablaba desde hacíabastante tiempo. La relación se había vuelto tensa y cortante pero ninguno delos dos se planteaba la posibilidad de hablarlo. James no iba a echar por laborda lo mucho que había avanzado con el pequeño rubio, y Mike no iba aaceptarlo tan pronto el castaño le chasqueara los dedos.


-¿Qué te pasa, James? - Levantó la miradapara encontrarse con la miradaevaluativa de Stefan.


-Nada. ¿Por qué siempre tiene que pasarmealgo? - Indicó bruscamente.


-No dije que siempre tenía que pasarte algo -Evaluó Stefan, tranquilamente como siempre - Sólo te preguntaba por qué te notoalgo distante.


-Sí, lo lamento. No quise tratarte así -Musitó el castaño algo avergonzado.


-Iré al aula, prefiero llegar temprano - Mike sepuso de pie sin mirar a ninguno de los dos y se marchó del Gran Comedor.


-¿No hablarás con él jamás? - Le cuestionóStefan.


-Yo no le he hecho nada malo - Suspiró. - Ha sidoél quien no quiere dirigirme la palabra.


-Son mejores amigos.


-Solíamos serlo. No voy a alejarme de Scorpiussólo porque él así lo desea - Declaró James poniéndose de pie y abandonandotambién el Gran Comedor, sin mirar atrás.



Scorpius. Las cosas marchaban más rápido de loque alguna vez James hubiese pensado. Claro que deseaba al rubio como a nadiemás pero no podía olvidar que al final de cuentas era un niñito de 14 años, yél no llevaba prisa
.como si todo aquello tuviese fecha de caducidad. Queríaestar con él pero ¿Por qué ahora? ¿Tan pronto? No lo comprendía. Ese niño erahermoso y muy inteligente en pocas palabras: Perfecto. Pero algunas veces Jamessólo quería tomarlo y marcarlo como suyo, y otras veces
simplemente disfrutarde su compañía, de sus palabras, sus besos y sus sonrisas. Una mezcla de pasióny ternura
y que hacían que la entrepierna del castaño despertara sin reparos
perono. ¿Por qué darle a Scorpius lo que quería si él no se lo daba a James? Tododebía ser reciproco, y no, no lo era. Y quizá eso detenía a James. No queríaasí, así no era
.perfecto.

 


Así no le bastaba. Quería que todo el mundosupiera, y Scorpius se negaba. Pero
¿Porqué?


-¡¡James!! - Se giró para encontrarse con sulindo novio caminando hacía él.


-Hola Scorp - Saludó algo distraído.


-¿Estás bien?


-¿Por qué, Scorp? ¿A caso te avergüenzas demí? dímelo.


-No sé de qué me hablas - Indicó el mencionado- ¿He hecho algo malo?


-¿Por qué no podemos decirle a todo el mundoque somos novios? Eres tú quien tiene el problema - Explicó algo seco.


-Ya hablamos de esto.


-No. Tú hablaste, yo no tenía problema condecirle a todos - Dijo James.


-Tienes razón. Es que tenía miedo.


-¿Miedo de qué? - Preguntó.


-De mi familia. ¿Entiendes? Imagina que tuhijo de doce años te dice que es novio de un Gryffindor y encima de todo unPotter - Contestó el rubio - ¡No sabía como reaccionaría! Se lo dije una semanadespués porque pensé que se podría furioso.


-¿Tu padre no se enojó?


-No exactamente. Al principio no estaba feliz,me envió un vociferador. Pero después envió una carta pidiéndome disculpas.Dijo que nada me impedía estar contigo, que lo que sucedió entre nuestros padresera el pasado, y no nos implicaba a nosotros - Respondió. - Estaba impresionadopero agradecido. Mi padre es una gran persona aunque no muchos lo vean así, yen realidad estaba muy feliz cuando me permitió tener una relación contigo.


-¡Scorpius! ¿Por qué no me lo habías dicho? -Cuestionó algo impresionado. El rubio sonrió.


-No sabía como. Entendía que lo que te habíapedido había sido un error, pero por otro lado tampoco me sentía listo paradecirle a todos - Dijo - Quizá porque era muy joven.


James sonrió. Se acercó al menor y le dio unsuave beso en los labios.


-Lo siento, Scorp. Sé que no te gusta qué


-Está bien. Creo que tienes razón, ya es horade anunciar lo nuestro - Le cortó el rubio.


-¿Lo dices en serio? - Un impresionado Jamessiguió a su novio hasta los jardines del colegio, que desde luego estabanllenos de alumnos.


-Claro que sí, Potter - Sonrió y le dio uncorto beso. Los presentes los miraron sorprendidos - Unos alegres,enternecidos, indiferentes. - Cuando el beso hubiera terminado ambos sesonrieron y se sentaron juntos bajo un árbol.

 


Scorpius tenía la cabeza recargada en laspiernas de su novio, quien le acariciaba el cabello con inmensa ternura.


-Eso fue algo sorpresivo para todos ¿No crees?- Habló James.


-Me da igual. De todos modos se pondrán ahablar de nosotros - Contestó Scorpius distraídamente.


-Sí. Lo sé, seremos la noticia. ¿Crees que salgaen El Profeta? ¡El hijo mayor de Harry Potter novio del hijo de Draco Malfoy! -Recitó el mayor. A lo que él otro rió.


-No creo que sea para tanto. Además El Profetadice puras tonterías - Indicó.


-Bueno, pero eso no quita que seremos noticia -Dijo James sonriendo.


-Sí. Pero ahora eres libre de hacer DPA cuandoquieras.


-¿Qué mierda es DPA? - Preguntó Jamesconfundido.


-"D"emostraciones "P"ublicas de "A"fecto - Respondió el rubiocon una sonrisa pícara.

-Eso suena como de niñas - Gruñó James. Sunovio de lo un leve golpe en el hombro. - ¡Lo siento! Entones sí, ya podréhacer DPA.


-Lo que me pregunto es cuando vas a hacerme elamor - Dijo el otro mirándolo desafiante.


-¡Malfoy! No puedes decir eso en público,alguien puede oír - Exclamó James sonrojado.



-¡Bien! Pero un día tendrás que darmedemostraciones PRIVADAS de afecto. Y espero que pronto, Potter - Dijo y actoseguido le dio un beso, al cual el castaño respondió con toda la pasión queirradiaba su joven cuerpo.






waa! Bueno! estoy por fin aqui!>.< Me tarde mucho, lo siento :$ mi querida amiga Eli me ayudo mucho con ese cap! ._. & le agradezco! Me ha hecho sacar mi mente pervertida! ok no xDD Este cap esta narrado desde el punto de vista de James *.* & bueno se lo dedico a mi SpectraLestrange! Que tanto lo esperó & claro a ustedes! n.n Por fin lemmon!! >.< HAHAHA si mas ya pueden leer!


------------------------------------------------------------------------------------------------




James Potter, 17 años.

Scorpius Malfoy, 15 años.


Hoy era el día. No que lo hubiera planeadoasí, pero no podía retrasarlo más. Le amaba, aunque nunca se lo había dichodirectamente. Y lo deseaba, ¿Quién era yo para seguir negándole lo que los dos anhelábamosdesde hacía mucho tiempo? Nadie. Estabaen mi último año de Hogwarts, y Scorpius había cumplido los quince años ya, mishormonas me traicionaban cuando estaba con él
Ambos éramos maduros, y éramosuna pareja. Las parejas lo hacían, ¿No? Por eso íbamos a hacerlo.


Por mucho tiempo me di de golpes en la cabezapor frenar al pequeño rubio cuando tenía ciertas intenciones de perder toda inocenciagracias a mí, y me daba cuenta de que ya no podía seguir retrasando algo quenecesitaba.


Caminé con paso firme hasta llegar a la Salade Menesteres, esperé algunos minutos frente a la pared hasta que la puertaapareció. Entre sigiloso, no iba a negar que estaba nervioso. Esperé un buen rato hasta que todo aquelloque deseaba se materializó frente a mí. La puerta se abrió nuevamente y unacabecita rubia se asomó por ella.

 


-Hola - Saludó sonriendo.


-¿Cómo estás? Escuché lo que pasó en Transformaciones- Comenté, cuando ambos nos hubiéramos sentado frente al otro en un pequeñosofá que había aparecido minutos antes de que él llegase.


-Bien. Eso fue un problema menor. ¡Estúpido McCain!Me inculpó a mí.


-¿Estás seguro de eso? - Cuestioné. - Albus mecontó qué


-¡Yo no le prendí fuego al escritorio deMcgonagall! ¿Me crees, verdad? - Me interrumpió enojado.


-Sí, te creo. Sólo quería saber - Dije algocohibido. Scorpius podía llegar a ser muy intimidante cuando se ponía furioso.


-Está bien. Te extrañé hoy - Susurró
¿Sensualmente? Mientras se acercaba a mí.


- Yo también, fue un día pesado - Indiqué. Lo sostuvede la cintura y uní nuestros labios. Fue un beso inocente, dulce. Hasta que meempujó hacia atrás cayendo completamente sobre el sofá con él encima de mí.Comencé a besar su cuello, recibiendo pequeños gemiditos en respuesta, mientrasacariciaba toda porción de piel que encontraba a mi paso. Le saqué la túnica ydespués la camisa.


Besé aquel torso desnudo, que era tan suave, yde vez en cuando me giraba para besar sus labios, que ya estaban rojos por losanteriores besos. Me saqué la túnica yla camisa también y mi erección rozó con la del rubio. ¿Así de excitados estábamos?¡Merlín, que maravilla! No sabía que alguien podía sentirse así de bien.


-Ahh
James.


-Está bien, Scorp - Musité y volví a besar sucuello, su mandíbula, la sien. Le saquélos pantalones y volví a juntar nuestras ya despiertas erecciones. Scorpius soltó un gritito ahogado y yo gemíde placer. Para cuando quise darmecuenta ya estábamos ambos sobre la cama y completamente desnudos. Jamás, yrepito, jamás existiría un ser más hermoso que Scorpius Malfoy, ahora que locontemplaba en todo su esplendor. Tan frágil, y hermoso. Tan perfecto, y jodidamente sensual.


Besé sus labios una vez más, fui bajandolentamente sin despegar mis ojos de los suyos, que brillaban de lujuria pero aún podía ver su nerviosismo. Mi bocaacogió su erección en cuestión de segundos, y Scorpius se arqueó sobre la cama.


-¡Oh, Merlín, sí! - Gritó el rubio. Empecé asuccionar lentamente, disfrutando de la sensación. ¡Era tan increíble! Y era laprimera vez que hacía algo así. - ¡Más rápido, Jamie! ¡Rápido!


Mi cabeza subía y bajaba sobre la entre piernade Scorpius. Mientras sus manos viajaban por mis cabellos, algo inquietas.


-¡Me voy a correr, James! Ahh
quita
ahh -Dijo entrecortadamente, pero no hubo tiempo. Se terminó corriendo en mi boca. -¡Lo
lo siento!


-No importa - Le dije subiendo hacía él, parabesar sus mejillas sonrojadas.


Volvimos a besarnos. Lengua contra lengua, yuna sensación nueva en mi estomago. Me estaba volviendo loco, era demasiadobueno. Empecé a restregarme contra él cada vez más desesperado, angustioso. Y de pronto él cortó nuestro beso.


-Espera
James. ¿Lo harás ya? - Cuestionó mirándomedirectamente a los ojos.

 


-Pues
sí. Desde hace dos años estás como desesperadoporque lo haga, ¿Qué pasa hoy? - Dije.


-Yo
tengo miedo. - Susurró con vergüenza -Mucho, miedo.


- Yo también. Es la primera vez que lo hago,claro que tengo miedo. Pero estamos juntos y nada puede salir mal ¿Verdad? -Dije.


-Sí. Es sólo que
es mi primera vez. Quieroque sea especial - Musitó.


-Tranquilo, mi amor - Susurré, y volví abesarlo.


Lentamente metí un dedo en su interior,Scorpius se quejó. Al segundo se removió inquieto y lloriqueó. Volví a besarlocon toda la pasión que me era posiblemientras hacía movimiento de tijeras en su interior. Al poco rato se acostumbró y empezó a gemir.Con cuidado saqué mis dedos de él, y me puse entre sus piernas, con muchocuidado entré en él.


-Ahh


-Relájate Scorp, lo haré con cuidado.


Con toda la delicadeza que me fue posibleentré por completo en él. Y se sintió maravilloso, era tan
embriagante.


-Ahh sí. Se siente bien - Lloriqueó él.


-Voy a comenzar a moverme ¿Está bien? - Él asintió,mantenía los ojos fuertemente cerrados, y tenía los labios apretados, y lasmejillas sonrojadas. Se veía tan hermoso y tierno, verlo sólo me encendía más.


Comencé a embestirle con cuidado, bastantelento. Pero Scorpius se aferraba a las sábanas con todas sus fuerzas y aúnsollozaba con los ojos cerrados. Se pronto lo estaba haciendo aún más rápido yél ya había soltado un poco más las sábanas.


-¡Joder, eres tan estrecho! ¡Ahh
tandelicioso, Scorp! - Gritaba sin dejar de embestir - ¡Oh, me encantas!


-¡James
más rápido! Oh, sí. Me encanta - Dijode pronto, y me giré para observarlo. Sus mejillas aún estaban color carmesípero tenía los labios entre abiertos y gemía, complacido.


Toqué ese punto sensible en él, y se arqueógimiendo descontrolado. Decía mi nombre como si estuviera poseído, y yo nodejaba de pensar que era el día más maravilloso de mi existencia. Embestícontra ese sensible punto en él unas cuantas veces más, y comencé a gemirtambién.


Sólo nuestros gritos y gemidos se escuchabanen la penumbra de aquella Sala. Scorpius se incorporó y me abrazó por el cuellomientras yo seguía embistiendo como loco, empachado de placer. Me besó en elcuello y me aferré con fuerza a sus caderas. Se arqueó hacía atrás al momentoen que se corría entre nuestros estómagos. Me apretó tan deliciosamente que mecorrí en su interior segundos más tarde.


Ambos nos dejamos caer jadeantes en la cama, unoal lado del otro. Me giré para verlo conlos ojos cerrados pero sonriendo.


-¿Y fue especial? - Pregunté.


-Fue increíble. James, te amo - Dijo y mebesó.



<< ¿Me ama? ¡¡Me lo dijo!! Merlín, sí. Definitivamentees el mejor día de mi existencia >> Pensé mientras respondía a su beso.




Hallouu!!! Mis lectores, de nuevo me he atrasado!:$ ¡Soy una mala persona, pueden pegarme!! (?) Pero aqui estoy, y trataré de actualizar pronto! >.< Aquí esta el cap, y lo que muchos esperaban! ¿Como reaccionará la familia de James ante su relación con Scorp-El - Sexy- Malfoy? xDD Bueno pues aquí lo sabrán! n.n Espero les guste!! & waa ._. Si tengo obsesion con del Drarry!:$ No puede evitar mencionar algo de eso e.é


----------------------------------------------------------------------------------



Bien. Hoy era el día, el gran día. Comidafamiliar y el momento de darle la gran noticia a la familia, no podía ser difícilo sí "Soy el novio de Scorpius Malfoy, y lo amo". Sí, eso tenía que decir, ylisto. Sin embargo las piernas me temblaban, y la garganta me ardía. ¿Y sí nose lo tomaban bien? ¡Mierda! Me estaba volviendo loco. Pero después de estartres años juntos, no podía echarme para atrás.

 


Aspiré profundo, y abrí la puerta. Una sonrisase asomó en mi rostro, lucía tan hermoso.


-Hola James - Saludó el rubio - Espero nohaber llegado tan tarde.


-No no lo hiciste, adelante.


Lo hice pasar, y cruzamos la salita directo alcomedor dónde la familia ya se encontraba. Todos nos miraron algo confundidos.


-Cariño, ¿Qué hace ÉL aquí? - Cuestionó mimadre sin quitarle la vista de encima a Scorpius.


-Yo lo invite, mamá - Respondí.


-¿Sabías de esto, Albus? - Mi madre con lamirada algo desorbitada se giró hacía mi hermano menor.


-Sí, mamá. Ellos tienen que darles una noticia- Indicó mi hermano.


-¿Y qué noticia es esa, hijo? - Quiso saberpapá, siempre tan amable.


-Bueno, muchos ya sabían que estoy saliendocon alguien desde hace un tiempo y no les había dicho nada al respecto - Dije,y miré a mi prima Rose, quien les había contado a todos que yo tenía pareja - Ygracias a Rose ahora lo saben.


-¿Puedes ser más directo, James? - Interrumpióel tío Ron. Yo suspiré, y le lancé unamirada a Scorpius.


-Sí, ¿Quién es la chica? - Quiso saber tíaHermione, y al escucharla las piernas me temblaron como si fueran gelatina.


-Ehh.. Pues, no es una chica. - Dejé en claro -Yo soy ehh
gay.


-Eso ya lo sabíamos, continua - Dijo Albus conuna sonrisita.


-¡¡Yo no!! ¿Cómo que eres gay? - Saltó Ron.


-Sí, lo soy. Y tengo novio - Indiqué.


-¿Quién es? - Preguntó papá.


-Pues
Es Scorpius Malfoy - Dije, y entrelacémi mano con la del rubio.

El tío Ron escupió el agua que estaba bebiendo,y soltó un gritito ahogado.


-¿Qué? ¿Ese niño? ¡¡Es el hijo del malditohurón!!


-No hable así de mi padre - Soltó Scorpius mirándolocon odio.


-Yo hablo de él como quiera.


-James - Me susurró bajito el rubio - ¿Vas adejar que nos hable así a mi padre y a mí?


-Está impactado, es todo - Indiqué.


-¡No es verdad! Soy tu novio, merezco algo derespeto, Potter.


-Vale, lo siento. Tienes razón.


 

-Pues claro que sí, eres MI novio. TÚ tienesque defenderme de ese imbécil - Gruñó.


- Ese imbécil es mi tío - Le miré conreproche.


-Y es un imbécil - Repitió.


-¡Te escuché, mocoso! Mide tus palabras -Exclamó tío Ron de pronto.


-No tengo porque hacerlo - Dijo Scorpius.


-¡Basta los dos! - Grité, mientras el resto semantenía en silencio - Tío Ron sabes que te quiero, pero no me importa si teparece o no, es mi novio no el tuyo.


-Pero James


-Nada. Iré a mi habitación un momento - Dije soltandola mano de Scorpius - Si me disculpan


-Ven Scorp, siéntate con nosotros - Escuché aAlbus invitarlo a la mesa.


Subí a mi habitación y me tendí sobre la cama.Debí haber esperado que tío Ron se pusiera como loco, pero que Scorpius lepeleara como un niñito
eso no lo esperaba. Creí que serían maduros y semantendrían al margen. Escuché a alguien tocar la puerta, y mi padre entróhasta sentarse a mi lado.


-¿Estás bien? - Preguntó.


-He estado mejor, papá.


-Lamento que Ron se comportara así - Dijo - Yasabes que no es partidario de los Malfoy y esas cosas. Siempre se pone comoloco cuando se les menciona.


-Sí, lo sé.


-No te pongas mal, hijo. Yo te comprendo.


-¿Me comprendes? - Inquirí - ¿A qué terefieres?


-Tu amor por ese niño, lo entiendo. MiraJames, nadie elige de quien enamorarse,absolutamente nadie, pero cuando llega no puedes dejarlo escapar - Explicó - Tienesque sujetarlo y disfrutarlo cuanto dure, sin importar quien sea esa persona aquien le entregas tu corazón. No importa ni lo que digan ni piensen los demássi tú estás feliz.


-Gracias papá, supongo que tienes razón. Amo aScorp, y no voy a dejar de hacerlo por lo que el tío Ron opine - Hablé con seguridad.


-¡Me parece bien, hijo! Mientras tú seasfeliz, yo también. Además
los Malfoy siempre han sido atractivos.


-¿Qué dijiste? - Pregunté curioso - ¿LosMalfoy te parecen
?

- No le digas a nadie, pero cuando estaba enHogwarts
estuve un poco enamorado de Draco Malfoy - Dijo él.


-¡Papá! - Exclamé impresionado, al tiempo quealguien más tocaba la puerta. Calefactor electrico


-Es la verdad, James. - Se paró y abrió lapuerta, era Scorpius - Bien, estaré abajo con el resto de la familia.

Papá salió de mi habitación, y Scorpius sesentó a mi lado en mi cama.


-¿Te encuentras bien, Jamie? - Cuestionó.


-Sí, totalmente - Respondí besándolo conternura.


-Tu mamá habló conmigo hace un momento
elladice que acepta lo nuestro - Musitó el rubio bajito.


-¿De verdad? ¡Esa es una gran noticia, amor! -Dije con una sonrisa, y volví a besarlo. Esa vez un beso más largo.

Puse mis manos en su cintura, y comenzó abesarme el cuello. Yo ya empezaba a respirar con dificultad.


-No espera, Scorp - Dije con voz ronca, y apartándolosuavemente.

-¿Porqué?

 

-Es mi casa, y abajo esta mi familia

-¿Y qué importa? Quiero estar contigo -Comentó, mientras se apresuraba a sacarse la camisa y seguía besándome y acariciándome.

-Yo también pero
. ¡Para ya, Scorp! - Solté ungemido cuando logró sacarme la camisa y comenzó a besar mi pecho.

-No parece que quieras que pare, mi amor -Ronroneó de manera sensual.



Y terminamos teniendo sexo en la cama. En micasa. Mientras mi familia estaba abajo, ajena a lo que había sucedido.


Gente! Me he tardado! Joder, ._. lo siento! Estuve algo indispuesta estos días :$ Pero he volvido (?) con otro cap! Es algo cortito pero los otros serán más largos >.< Este desde el punto de vista de Scorp el rubio sexy! e.é ¡¡DISFRUTEN!!


----------------------------------------------------------------------------------------



James Potter, 18 años.

Scorpius Malfoy, 16 años.


Mierda. Han pasado tres semanas desde elinicio de clases. No me molesta, en realidad adoro los trabajos y tareas quetenemos en Hogwarts, más si son de Pociones, me encantan tanto como a mi padre.El problema es estar lejos de mi novio. James Potter ha dejado Hogwarts y a míen él. Ninguno quiere terminar lo nuestro pero estamos mucho tiempo separados yno es sencillo, la única manera de estar conectados es por medio de cartas, y es frustrante. Hacedos semanas que no le veo, ni beso ni abrazo ni le digo cuanto le amo. Meaburro mucho sin él aquí, aunque Albustrata de animarme pero sin lograrlo.


-¡Scorp! - Escuché a mis espaldas. Estabasentado en el pequeño escritorio frente a la ventana mirando hacia el campo deQuidditch, me giré y vi a Albus - ¿Vienes a comer?


-Ahora no, Al.


-¡Dale, Scorp! No puedes estar todo el tiempo aquíencerrado - Reclamó el azabache.


-Lo sé, es que
espero una carta - Dije.


-Ya pasaron tres semanas, quizá está muyocupado - Indicó él.


-Quizá. Pero de todos modos me gustaríaesperar si no te molesta.


-¡James es un idiota! No te pongassentimental. Quizá sólo está muy ocupado y no ha tenido tiempo pero lo harádespués - Comentó caminando hasta sentarse en la cama frente a mí.

-¿Eso crees? Ya pasaron tres semanas y no meha escrito ni una sola vez - Dije.


-Pareces una novia desesperada. No lopresiones - Me regañó.


Sí, lo acepto. Estaba paranoico por no haberrecibido noticias de él una vez que acabaron las vacaciones, no dejaba depreguntarle a Albus sobre él y si tenía noticias. Al fin de cuentas me era duroestar sin él este año. Desde que tengo 11 años estoy acostumbrado al JamesPotter metiche y protector, y ahora me siento desnudo sin él. Como si una partede mí faltara, quizá me había vuelto mi dependiente, pero no había modo desacar a James de mi mente. Todo el día, a toda hora estaba pensado en él, y enlo mucho que lo extrañaba.


-¡No me digas que parezco una novia, Albus! -Gruñí ofendido.


-No te exaltes, era una broma.


-Si no te molesta quiero estar solo, ve acomer y después te veo ¿vale? - Indiqué minutos más tarde.

 


-Vale. Perdón si te molesté - Musitó dirigiéndosea la puerta.


-Lo siento, Albus. No quise ser grosero.


-No importa, está bien. Adiós - Y salió de lahabitación.


Me sentía solo. Antes podía contar con queJames estaría ahí y podía verlo cuando quisiera y cuanto quisiera pero ahora
vale, ya sé que dije que lo extrañaba pero ¿Tú no extrañarías al amor de tuvida? No
espera. ¿Amor de mi
Vida? ¡¿Dije qué?! ¡Merlín! Soy un sentimental,me doy asco
Bueno en realidad no pero ¿Qué iba a hacer? Quería abrazarlo ybesarlo y
sólo estar a su lado. Y quizá en ese momento estaría conociendootros chicos y
¡¿Qué?! ¿Qué te pasa, Scorpius? ¡James no te engañaría! No loharía ¿Verdad?


Vale, estoy enloqueciendo. Claro que no meengañaría. Me ama. ¡ME AMA! No me dejaría por cualquier imbécil que se le cruzara,soy un Malfoy


Mierda. No soporto estar así. ¡Scorpiusparanoico Malfoy déjate de tonterías!


Detuve mis exagerados pensamientos cuando vicomo una lechuza aterrizaba en la ventana con una carta en la patita. Meacerqué y cogí la carta con cuidado. Estaba perfectamente doblada y olía alperfume de James
¡¡¡JAMES POTTER!! Abrí la carta con desesperación y volviendoa sentarme en el escritorio la leí:


Scorpius:


Lamento no haber escrito antes, no he tenido tiempo. El entrenamiento esmuy duro y cansado, que casi no me deja tiempo de nada. Quizá ser Auror fue unalocura después de todo, ¿No crees? Hice algunos amigos aquí y a pesar de todome divierto. Pero te extraño como no tienes una idea.

Quisiera estar contigopara besarte y abrazarte. Y pasar la noche juntos ¿No te gustaría? Me hacesfalta Scorp. No me gusta estar tan lejos de ti pero entiendo que es necesario.Espero te vaya bien en Hogwarts. He visto a tu padre en el Ministerio y ¿Sabesqué? Ha invitado a cenar al mío, creo que por fin intentarán ser amigos ¿No esmaravilloso? Pero mi madre dijo que noiría. Será el domingo, ¿Crees que puedas ir a tu casa? Quizá podríamos vernos,de todos modos, el sábado estaré en Hogsmeade por la tarde
me encantaría verte.Espero que vayas
Bueno tengo que dejarte. Tengo muchas cosas que hacer aquí.


Te amo Scorp.

J.P


Suspiré al terminar de leer la bendita carta. Ahora no estaba tanparanoico, o no tanto como antes. ¡Podría verlo ese fin de semana y nada mehacía más feliz que eso! ¿Su padre iría a cenar a la Mansión Malfoy? Jamáshabía estado ahí, no que yo supiera. Pero era una buena oportunidad para que mipadre y James se conocieran mejor.



Tomé un pergamino nuevo y una pluma paraempezar a escribir una respuesta. Moría por verlo, necesitaba verlo pronto.


waa ._. de nuevo me desaparezco >.< No ha sido mi intención:$ Ya empece clases, voy a la tarde.., ni tiempo me queda pero finalmente he podido!! :') Y bueno, aquí esta la gran cena, y el reencuentro de James & Scorp e.é xDD ¡A leer, mierda!! DD:

--------------------------------------------------------------------------------



Suspiré. Era domingo y estaba sentado a la mesa en la Mansión Malfoy, con padre a mi ladoderecho el gran Harry Potter había llegado unos minutos atrás, y ahora sólo esperábamosa James, que parecía estar ligeramente retrasado.

 

No lo había podido ver el día anterior enHogsmeade pero había dejado claro que iría a la cena esa noche.

-Y Scorpius ¿Qué tal Hogwarts? - Cuestionó elseñor Potter después de un incomodo silencio en el que miró intensamente a mipadre cuando este hablaba sobre sus negocios y su trabajo en el Ministerio.

-Ah, pues bastante bien, señor. Albus me ayudamucho a decir verdad - Contesté despertando de mi ensimismamiento. El señorPotter sonrió.

-No me digas señor, llámame Harry - Dijo aúnsonriendo.

-Vale, señor
es decir, Harry.

-Bien. ¿Desean cenar ya o esperaremos a tuhijo, Harry? - Era la primera vez que escuchaba a mi padre llamarlo por sunombre, y me sobresalté un poquito.

-Oh, como tú desees, Draco. Supongo que Jamesya se ha demorado lo suficiente y

-¡Llegué! Lo lamento, me han dejado pasar.Buenas noches señor Malfoy, papá - Dijo James Potter apareciendo de pronto enel Comedor de la Mansión.

-Potter toma asiento, por favor - Indicó mipadre. Él obedeció y se situó a lado de su padre, frente a mí. Le dediqué unasonrisa que él correspondió. Sirvieron la cena minutos más tarde, padre y Harrycharlaban sobre cosas triviales que a nosotros no parecían importarnos.

-Entonces James
¿Quieres ser Auror? - Dijo depronto mi padre.

-Ah, sí. Así es. Me gustaría ser como mi padre- Contestó y le sonrió al mencionado.

-Encantador - Papá sonrió de lado, y sus ojosgrises centellaron mientras miraba a James - Tienes un buen ejemplo a seguir.

Me sentí algo incomodo y desorientado. ¿Desde cuándomi padre hablaba bien de Harry? Cierto que no lo odiaba ni mucho menos, peronunca era tan amable cuando se trataba de él.

-Gracias, señor.

-Llámame Draco.

-Me nombraron capitán del equipo de Quidditch -Salté de pronto.

-¿De verdad? - Inquirió Harry - ¡Felicidades,Scorpius!

-Muchas gracias - Sonreí.

-No me lo habías contado - Comentó James depronto.

-Discúlpame, Jamie. No tuve oportunidad -Musité avergonzado, recordando que en efecto no se lo había mencionado antes.

-En fin, ¿Qué piensan hacer ahora? - Dijo papá.

-¿A qué te refieres, padre?

-A su relación, por supuesto. Ahora que Jamesha terminado en Hogwarts - Aclaró.

-Pues
no nos habíamos detenido a pensarlo -Habló James.

-No tienes porque presionarlos, Draco -Interfirió Harry - Son aún demasiado jóvenes, es normal que no sepan que hacer.

-Solo quiero estar informado de las decisionesde mi hijo, Harry.

-Había pensado en casarnos en la playa y tenersexo salvaje toda una semana.

Escupí de golpe lo que estaba bebiendo alescuchar a James, y me puse terriblemente colorado casi tanto como el cabellode los Weasley. ¿Cómo se atrevía a decir eso?

-¿DISCULPA? ¡JODER, POTTER! ¿COMO TEATREVISTE? - Gritó mi padre mirando a James rabioso.

-Draco, cálmate.

-¡NO ME DIGAS QUE ME CALME, HARRY! - Gritoneó mipadre, tan enojado que hasta el cabello se le despeinó - ¿OSEA QUE MI HIJO DE16 AÑOS YA NO ES VIRGEN, NO?

 

-Pues no se iba a quedar virgen toda la vida.

-¡James, cierra la boca! - Exclamé avergonzado.

-¿COMO TE ATREVES? ¡ES UN JODIDO NIÑO!

-¡No soy un niño, papá! Ya basta, deja degritar por favor - Dije.

-Vale. Será mejor que dejemos de hablar deesto, ¿Por qué no vamos a conversar a tu despacho, Draco? Así los dejamos solos- Dijo Harry. Papá soltó un bufido.

-Si no queda de otra - Gruñó.

James y yo subimos a mi habitación, ambos nossentamos en la cama a un lado del otro en silencio. Me había sentido tanavergonzado hace tan sólo unos momentos y ahora
sólo quería tenerle cerca ysentirlo. Saber que estaba ahí después de tanto tiempo de extrañarle.

-¿Estás enojado? - Cuestionó.

-¿Por qué lo estaría?

-Por lo que dije, tu padre estaba muy molesto.

-No importa - Indiqué - Yo hablaré con él. Yano soy un niño, y él no puede inmiscuirse en mi vida privada.

-Vale. Perdóname, sólo quería bromear un pocono pensé que sería para tanto - Dijo acercándose a mí.

-Sí, está bien. Sólo
Bésame, tonto - Musité bajito,pensando que no me había escuchado.

¡TRES SEMANAS! Tres largas semanas las habíavivido sin él, y ahora estábamos tan cerca, tan
Hasta que desapareció la distanciaentre nosotros y me besó, yo le respondí con toda la pasión que pude.

-Te extrañé mucho, Jamie -Susurré entre beso ybeso.

-Yo mucho más, mi bello rubio - Dijo. - Scorp

-¿Qué?

-Voy a hacerte el amor - Dijo con voz ronca ysensual.

------------------------------------------------------------



Para el siguiente cap! ¿Les detallo la noche de estos dos o no? >.< Hahaha ustedes deciden si doy detalles o no D: No quiero traumar ni causar derrames! xD

Espero les haya gustado! n.n ¿Me merezco un comentario?

Los quiero lectores, hasta el siguiente! *.*


Jsksdsidkdhfdkfhikf Uy! Como que hace siglos no actualizo T.T! Le echo totalmente la culpa a la jodida tarea! >.< Me absorbió mucho :/ Pero ya estoy aqui! & hare lo posible por actualizar MAÑANA MISMO! ¿Aún sigues mi historia? :'3 Aquí el cap! *.* Una noche apasionada entre James & Scorp (? e.é & una charla que al rubio no deja muy contento! XD Espero que les guste! Oh dios, esto parece un credo! LEAN YA! *.*



------------------------------------------------------------------------------------------------------







-¡Sí, sí quiero Jamie, por favor! - Supliqué. Hacíatanto tiempo que no estábamos juntos, o quizá así lo sentía yo. Pero lo que másdeseaba en el mundo era ser suyo esa noche. Olvidándome de todo, yprincipalmente olvidándome de mi exaltador progenitor.

-¿Estamos impacientes hoy, eh? - Susurró contrala piel de mi cuello, haciendo que sufriera un escalofrío de placer.

-¡Mucho, Potter! - Exclamé restregándome contraél. Me sacó la camisa y después los pantalones, tan rápido que no supe cuandohabía sucedido, sólo lo noté cuando ambos desnudos dábamos vueltas entre besosy besos en mi cama. Sus manos se perdían en cada porción de mi cuerpo que seencontraba, y yo me aferraba a sus hombros con toda la fuerza que podía.

 

-Oh, espera
Nuestros padres están abajo - Dijocon la voz estrangulada por el placer.

-¡Joder, que nunca te ha importado eso! -Exclamé desesperado - Quiero hacerlo, hoy. Ahora.

-Vale, vale. Que no te enojes, pues. Yotambién quiero hacerlo - Susurró besando nuevamente mi cuello. Metí los dedosentre sus castaños cabellos y me sujeté de ellos cuando sentí como Jamescapturaba mi erección con sus manos.

-¡OhDiosMioSí! - Exclamé casi ido, por aquellaelectrizante sensación.

-¿Te gusta Scorp? - Preguntó. Después dehacerme la mamada de mi vida (n/a: Es raro usar la palabra "mamada" pero todossaben que es ¿Cierto? XD).


-¡Ohsí! - Grité. Me colocó de espaldas a lacama y trepó hasta ella, su cuerpo caliente sobre el mío, podría correrme tansólo con eso
Más sin embargo no sucedió. Antes de poder terminar, soltó mierección, y sus manos comenzaron a acariciar mis muslos, mientras atrapaba mislabios en un ardiente beso. Sentí comoun dedo entraba en mí, dos, tres. Estabaahogado de placer. Dolía un poco, pero el placer era más grande y más poderoso.Mi cuerpo entero temblaba con anticipación

-Voy a entrar ahora, ¿está bien? - Dijo.

-Sí, sí. ¡Hazlo!

-Mierda.


Y entonces de una sola estocada entró en mí.Solté un gritito de impresión ¿Hace cuanto no lo hacíamos? ¡Se sentíajodidamente estupendo! Como si fuese la primera vez que estábamos juntos
se sentía maravilloso.


-Estás tan estrecho que si no lo supiera,pensaría que eres virgen - Dijo James, sin dejar de embestir.


Joder, que él no era de esos que decían palabrotas sucias mientras se lo hacía a su novio, si no de losque estaban cerca de recitarte un poema completo mientras estaba ocupado haciéndotesentir bien. Ese era James Potter, elchico dulce y amable que ahora me embestía como si quisiera romperme.


-Oh, James. Te amo - Grité, cuando tocó esepunto que me enloquecía.

-Yo te amo - Indicó entonces, sujetando mispiernas con fuerza.


A cada embestida el placer crecía, de mi bocasólo escapaban roncos gemidos y jadeos, hasta el punto en el que "James" era loúnico que escapaba de mi boca
Y entonces me corrí tan fuerte que James se vinosegundos después. Ambos caímos exhaustos en la cama, me acurruqué en su pecho yme besó la frente.

-Ese fue un excelente reencuentro, cariño -Susurró contra mi cuello, para besarlo después.

-Lo sé, fue genial - Suspiré. Era la primeravez que lo hacíamos así, se había sentido totalmente diferente, y aún estababorracho de placer. Se abracé más a su cuerpo.

-Sí, lo sé. Siempre termino haciéndote sentirbien, ¿No?

-¿A qué te refieres?

-Bueno, que es obvio que el dominante soy yo.Tú siempre estás abajo - Dijo con una sonrisa.

-¿Y eso qué? ...Oh, espera. ¿Te crees el listo sólo porque estás siemprearriba? ¡James Sirius Potter! - Grité.

-¿Qué, amor? ¡Es verdad! Además me gustadominarte - Indicó con una sonrisa juguetona, que me puso de nervios.

-¡No me dominas, mierda! Un Malfoy siempre
siempre
- Suspiré - ¡No soy un dominado, carajo! ¡No lo soy!

-Sí lo eres, y eso te encanta. Admítelo -Susurró él.

 

-¡Cierra la boca, Potter! - Exclamé.

Era verdad. Yo siempre estaba abajo, pero¿Porqué? ¿Alguna vez él
?

-¿Scorp?

-James, ¿Alguna vez has estado abajo? -Cuestioné.

-¿Yo? - Noté su sobresalto. No, JAMÁS haestado abajo.

-Sí, tú. ¿Has estado abajo?

-Pues no. Sólo he estado contigo y

-¡Déjame estar arriba, una vez! - Exclamé sentándomeen la cama, James me imitó y me miró confundido.

-¿En serio? ¿Tú quieres
?


-Te demostraré que no soy el dominado. Quétambién puedo hacerlo yo. ¿Sí? Sólo una vez probemos ¿O tienes miedo? - Dije alzandouna ceja. Siendo James como era, obviamente no iba a dejar que lo tacharan demiedoso.

-Vale, vale. Rubio extorsionista, la próximaestarás arriba, y espero que sea bueno - Dijo resignado.

-Prometo que será lo mejor, Jamie - Dije, y lebesé para después volver a recostarnos a descansar y quizá
pasar la nocheabrazados juntos.



La próxima yo estaría arriba
¿Cómo se suponeque debo hacerlo? Bien, hay mucho que trabajar pero ahora
. Caí dormido enbrazos del Potter más complicado de todos.


---------------------------------------------------------

& eso es todo! e.e XD

¿Como le irá a Scorp como dominante?! D: ¿Quieres saber? *.*

Deja tu comentario (Saben, esos me animan!) Y sabrás MUY PRONTO!

los quiero lectores, hasta el próximo n.n


sjsksjdkasdjasdkdsjf Lo se lose dije "actualizo pronto" & aparezco siglos después! Tienen derecho a pegarme! (?) ._. Insisto, culpa de las tareas, he estado actualizado de una en una mis historias xD Pero aqui les traigo cap! :'3 Esta es la regla 14 & siento rarito que solo falten tan poquitas para acabar >.< Beno! aqui esta el capitulo!(: espero haber cumplido sus expectativas, quise hacer algo no tan explicito porque ya fue mucho sexo! ok no xD ¡¡DISFRUTEN!! *O*

---------------------------------------------------------------------------------------------



Me llamo Scorpius Hyperion Malfoy, tengo 17años y hoy por primera vez voy a hacerle el amor a mi novio, James SiriusPotter. La verdad estoy nervioso, jamás he estado arriba y él jamás ha estadoabajo. Es algo bastante confuso pero hoy es mi primera vez estando arriba, yaque viví cansado de estar abajo y odié que James dijese que yo era el "dominado".Me acomodo la ropa lo más que puedo, lo cual me parece tonto, ya que dentro deun rato ya no estaré vistiendo nada.


Él me abre la puerta. Estamos solo esta tarde,su familia ha salido y él está de visita. Me siento incomodo, pienso en que yalo hemos hecho aquí antes y sin embargo es como si jamás hubiese pasado antes. Élestudia para ser un gran Auror, yo estoy en mi último año en Hogwarts.


-Hola, amor - Me saluda, con un beso corto enlos labios. Yo le sonrío, sin poder evitarlo.

-¿Cómo estás? - Pregunto, porque no sé meocurre nada más que decir.

-Bastante bien, ¿Subimos? - Me cuestiona, lerespondo con un asentimiento de cabeza, y lo sigo por las estrechas escaleras.No planeé nada especial, en realidad no había caído en la cuenta de lo quepasaría hasta el día anterior a ese, por lo que me siento inseguro de misacciones previas al momento.

 


Subimos y entramos directamente a suhabitación. Me senté en el borde de su cama, y le miré mientras se transportabade un lado a otro de la habitación, que era bastante amplia.


-¿Tu familia volverá pronto? - Cuestiono.

-No - Dice con una sonrisa - Han ido decompras al mundo muggle, y conociendo a Lily se tardarán unas cuantas horas.

-¡Menos mal! - Exclamó, con cierto nerviosismoen la voz - Así podemos estar juntos más tiempo.

-¿Te encuentras bien? - Pregunta, sentándose ami lado.

-Claro, claro - Respondo - Sólo un poconervioso, a decir verdad.

-Todo estará bien, ¿vale? - Me susurra, y mebesa. Un beso lleno de ternura, y cariño. Que me excita, lo cual me resultaextraño. Le echo los brazos al cuello, y sujeta mi cintura. Y se siente tanbien. De pronto ambos estamos recostados en la cama, yo sobre James. Mierección se hace más obvia, y palpita dolorosamente contra el vientre de James,me siento avergonzado, pero él tan sólo sonríe.

-Voy a quitarte la ropa ¿Está bien? -Pregunto.

-Tú mandas esta noche, Scorp - Susurra.


Maniobrando aún recostados, le saco la camisay le bajo la bragueta del pantalón. Comienzo con pequeños besos en el estomagohasta subir a su cuello, ¡como me encanta besarle el cuello! Con las manos, ytratando de no perder el equilibrio le saco el pantalón. Su erección estadespierta y rosa con la mía, tan deliciosamente que nos hace gemir de placer.


Bajo por su cuerpo dejando un camino de besos,y veo que ha cerrado los ojos fuertemente, y tiene las manos aferradas a lassábanas de la cama, no lo pienso dos veces cuando ya tengo su erección metidaen la boca, suelta un gritito de sorpresa, seguramente no esperaba que hicieraeso.


-Scorpius

-¿Te gusta? - Pregunto, jamás he dado unamamada, y realmente no tengo ni puta idea de que hacer, me dejo llevar. No mequeda de otra.

-Mmh, sí - Jadea, y jamás creí ver al granJames Potter reducido en una masa de jadeos y gemidos producto de mis accionespara con su persona.

-Dime si lo hago mal, ¿vale? - Le pido, peroya no me escucha, está ocupado mordiéndose los labios, y debo admitirlo, meencanta verlo así. Succiono con esa habilidad que no sabía que poseía, y enpoco tiempo James se corre. Me alegra.


Después de unos cuantos besos más, me indicaque quiere sentirme dentro de él, y que debo prepararlo, uso el lubricante queél ya tiene y meto mis dedos en él, se remueve incomodo pero no me pide quepare. Me siento algo torpe, y voy demasiado lento, pero él no dice nada. Cuandome dice que es suficiente y está listo, me sitúo entre sus piernas, no puedo evitar darmecuenta de cómo mi cuerpo entero tiembla, más él no se queja de mi actitud.


-Voy a entrar ahora, Jamie - Susurro, con vozronca, a pesar de mi nerviosismo no puedo evitar estar excitado con la simplevisión del hermoso cuerpo de James ante mí.

-Hazlo.


Y entro. Apenas, tan sólo un poquito, yescucho a James lloriquear. Pero en realidad me doy cuenta de que no puedodetenerme. Entonces empujo con fuerza, necesito esto, en verdad lo necesito.

-Scorp
duele - Jadea - Me
. Duele.

-Lo sé, James. Sólo un poco, y no dolerá. ¿Losabes, verdad?- Le digo, y el asiente. Cristalinas lágrimas corren los susmejillas y tiene los labios tan apretados que tengo miedo de que empiecen asangrar. Entro por completo, y suelto un gruñido, esa deliciosa estrechez suyaamenaza con volverme loco. No sé si reír o llorar pero nada jamás fue tan buenocomo esto.

 

-Nyhh, Scorp
más rápido - Gime con los ojosaún cerrados. Y comienzo a moverme al ritmo que él quiere.


El cuerpo de Jameses más grande y musculoso que él mío por lo que me es fácil perder elequilibrio, pero no caigo, y sigo embistiendo. Más gemidos, jadeos y gritos.Sólo escucho una y otra vez mi nombre de su boca, y eso me pone a mil. No puedoevitarlo, comienzo a masturbarlo. No tengo tanta experiencia, pero al parecerno es impedimento, mis caricias lo excitan, y pronto se corre por segunda vez.Me aprieta demasiado bien que termino corriéndome dentro de él. Me dejo caer asu lado, completamente exhausto. James sigue con los ojos y su respiración esaacelerada. Ambos estamos cubiertos de nuestras semillas pero con un hechizo delimpieza lo soluciono. Me abrazo a su cuerpo, como si fuese un pequeño asustadopor un cuento de terror de los chicos mayores que conoce por ahí.


Beso su pecho, y siento como me rodea lacintura con uno de sus brazos. Me da vergüenza decirle que aún estoy excitado,así que mejor me callo. Y doy un largo suspiro.


-¿Lo hice bien? - Susurro bajito. Él me miracon el ceño fruncido. Y temo la respuesta.

-Estuvo maravilloso, Scorp. Sólo porque erastú aguante el dolor - Contestó, yo sonreí - Y disfrute el placer.

-Me alegro tanto, estuve muy nervioso desde elprincipio. Pensé que te había hecho daño.

-Para nada. Era mi primera vez, debía haberdolor - Indicó, y me beso.

-Sólo una cosa más, Jamie - Digo de pronto, yme mira con atención - Jamás dejes que vuelva a ser el dominante.








---------------------------------------------------------

Nos vemos en el siguiente cap!(:'


Jsjskjsdkdjifk. Joder finalmente traigo el capitulo! Casi llegando al final 3 Confieso que me da tristeza pero todo tiene un fin! >.< Este cap, es cortito! T.T Tengo muchas tareas, & no me da tiempo de escribir mucho en estos días, espero les guste!(:




--------------------------------------------------------------------------------------------------


Me llamo James Sirius Potter, y tengo 20 años.Soy Auror, o al menos pretendo serlo, y estoy en entrenamiento. Mi novioScorpius Malfoy, tiene 18 años, y acaba de terminar sus estudios en el ColegioHogwarts de Magia y Hechicería. Y en realidad tiene un gran problema, o como élmismo le llama "La cuestión".


No sabe a ciencia cierta qué es lo que deseahacer, y por más que intento ayudarle, termina poniéndose de mal humor yencerrado en su habitación. Hoy llegué temprano a la Mansión Malfoy, desde queme llamase, y hace más de una hora que hablamos sobre lo mismo sin llegar a unacuerdo que en verdad le deje conforme. A veces puede ser demasiado exagerado eincluso exasperante.


-¡Que te he dicho que no! - Gritó Scorpius, balanceándoseen la cama, que casi termina cayéndose de ella - Me gusta el Quidditch, pero noquiero ser un profesional del deporte.

 

-¿Por qué no? Con ese cuerpo
- Indiqué conuna sonrisa traviesa, pero me interrumpió.

-¡James concéntrate! - Gritó. - No quiero nadade sexo, hasta que decidir esto.

-¿Sin
sexo? ¡No hablas en serio!


-Pero claro que es en serio, imbécil. Estamoshablando de mi futuro. Tú serás un increíble Auror, y yo no pienso quedarme encasa como la linda esposa que limpia y cocina, ¿Sabes? - Dijo él.

-¿Dijiste esposa? - Ronroneé. Cuando la imagendel rubio sexy con un lindo mandil de cocina a lo muggle, esperándome con lacomida lista.

-¡No! Joder, no es lo que quise decir -Declaró, volviendo su vista a la ventana - Quise decir que no pienso quedarmesin hacer nada mientras tú cumples tu sueño.

-Ya, lo entiendo. Cálmate, ¿vale?

-¡¿Cómo quieres que me calme?! A estas alturasya debería haber elegido una carrera - Gritó. Lo jalé de los hombros, hastarecostarlo en mi regazo - No sin antes darle un corto beso en los labios - Y comencéa acariciarle el cabello.

-Vale, vale. Estás muy estresado últimamentepor ese tema, y ya casi ni pasamos tiempo juntos - Dije.

-Lo sé, y lo lamento, Jamie. Es que en verdades importante para mí - Indicó. Y yo sabía que lo era, pero llevábamos mesessin hacerlo, ¡MESES! Y era demasiado frustrante ni siquiera poder insinuárselo sinque se escandalizara por completo.

-Ya lo sé, Scorp. Pero aún tienes tiempo y notienes que decidirlo justo ahora si no estás seguro - Hablé, volviéndolo abesar en los labios. Esta vez en beso más largo, y cálido. Nos abrazamos por unmomento y después nos quedamos un ratoen silencio, yo con la vista fija en la pared y Scorpius mirando de nuevo hacíala ventana.

-No, no es así. Tengo 18 años, tengo quedecidirlo ahora.

-¿Qué es lo que te gusta?

-Qué me des duro.

-¡No sobre eso! - Exclamé, enrojeciendo a másno poder, sentí mis mejillas arder con gran intensidad.

-Lo sé, sólo quería enloquecerte - Dijo conuna risita.

-Pero sí ya estoy más que loco por ti, rubiodel demonio - Dije, y le besé.

-Y yo por ti - Aseguró con una sonrisa - Pues megustaría ser Auror como tú, pero en realidad no me gustan mucho las ArtesOscuras.

-¿Entonces? - Pregunté, alzando una ceja.

-¡Pociones! Eso si me encanta, como a mipadre.

-Entonces serás un buen Pocionista, comoSeverus Snape - Dije.

-¡Oh, sí! Papá habla mucho de él, siempre loadmiró - Comentó sonriente - Quiero ser como él cuando sea mayor.

-Entonces ya lo has decido ¿No?

-Creo. Pero la cuestión es

-¡Nada de cuestiones! Me tienes exasperadodesde hace meses con todo este asunto, sé Pocionista y listo. Necesitamostiempo juntos, y no me digas que no -Gruñí, sentándolo sobre mis piernas.

Scorpius sonrió, y me echó los brazos alcuello, para darme un corto y dulce beso. Que me encendió de inmediato. Comencéa acariciarle la espalda y él posó sus manos en mi nuca a la vez que me besabade manera aún más demandante.

-Ya te extrañaba, niño travieso - Susurréentre beso y beso.

-¿Travieso, yo? ¡Sí soy un angelito!

-Un angelito del demonio
¡Endemoniadamentesexy! Serás mío esta noche Scorp, y nadie lo impedirá - Exclamé a la vez que lesacaba la ropa y seguía repartiendo besos por todo su cuerpo.

 

Después de meses d abstinencia finalmenteestaríamos juntos. Lo follaría hasta la inconsciencia, hasta que ya no puedamás

-Te amo Jamie.

Y yo a ti, Scorp.

Jshjddsjsdjdljk Beno si me he tardado & lo lamento u.u Tuve muchas tareas estos días & poca inspiración .-. De a poco estoy actualizando mis historias & por fin lo hago con esta :'3 James & Scorp viviendo juntos? ¿Como será? xd sjdkjdkdfl la idea de este capitulo fue gracias a una platica con mi amiga sobre que pasaría si Scorp fuera adicto al chocolate >.< JOJOJO'Espero que les guste *O*

-------------------------------------------------------------------------------------------


¡Lo odio! ¡James Sirius Potter es un inepto!Horas y horas revisando nuestras posibles "casas" y aún no se decide porninguna. Hace más de una hora le dije que con ganas elegía una, y me ignoró
¡Me ignoró!


Quizá mamá tenía razón, vivir con los Potter iba a ser un jodidodesastre. Mamá estaba vuelta loca cuando le dije que su hijo (guapo, sexy,inteligente y joven, por cierto) de 18 años se mudaba con su novio. Mi padrecasi me lanza una imperdonable del puro coraje que le causé, pero terminócediendo, supongo que su reciente amistad con Harry Potter tuvo que influir enesa decisión.


-¿Ya podemos irnos? - Cuestioné conenojo.

-Pero si aún no decidimos - ProtestóJames.

-¡Porque tú no has querido! Te dije que muchasme gustaban, y te pusiste a poner peros - Grité.

-Ninguna me convence - Indicó él, frunciendoel ceño - Quiero que sea perfecta para nosotros.

-Por el simple hecho de vivir ambos en ella,ya es perfecta. Lo demás sobra - Dije.

-Lo sé, amor. Pero quiero que la ames -Insistió.

-La que sea, cualquiera, yo la amaré porqueviviré contigo ¿No es eso suficiente?

Vale, yo me quería ir de ese sitio lo antesposible. Ya no aguantaba más el horrible día de mierda que estábamos teniendo.Y James parecía divertirse de lo lindo, tonto Potter.

-Vale, me convenciste. Elije la que quieras, yesa compraremos - Dijo. Yo con una enorme sonrisa asentí y elegí la primera queencontré, firmamos y nos fuimos de la tienda. Esas malditas cosas muggles de"bienes raíces" eran un fastidio, además de que no entendía nada de ello.


Convencí a James de pasear un rato,argumentando que pasar horas en aquella tienda me habían fatigadoterriblemente, él como de costumbre accedió. Me llevó a un parque que estabacerca de ahí, y nos sentamos a comer unos helados.


-Odio la vainilla - Murmuré, mientras le dabaun lametazo a mi helado, pues se estaba derritiendo muy rápido debido alsol.

-¿Entonces porque lo pediste de ese sabor? -Se quejó James, que tenía uno del mismo sabor.

-Porque de ese lo has pedido tú - Me excusé. Yme acerqué lentamente a besarle en los labios.

-Mmm, sabes a vainilla.

-Qué asco - Gruñí, James soltó una carcajadaal ver mi rostro.

-No te quejes tanto, Scorp. O te saldránarrugas.

-¡Sí, claro! Entonces ya no vas a querer aeste viejo arrugado y deforme - Indiqué.

-¡No digas eso! Aunque seas un viejitoarrugado te voy a amar - Dijo él.

-Sí, eso dices ahora.

 

-¡No empieces, Scorp! Pareces una esposa -Gruñó, dejando caer su helado en un bote de basura, le pasé el mío con unamueca de asco y también lo tiró.

-¡Yo no parezco una esposa, mierda! Deja dedecir eso - Grité. Odiaba que James usara esa expresión para referirse a mí.

-Vale, entonces ¿Nos vamos? - Dijo, poniéndosede pie.

-¿A dónde? - Cuestioné, poniéndome de pie paraseguirle el paso.

-A dónde quieras. Hay que divertirnos¿Quieres? - Dijo con una de esas sonrisas que me ponían a temblar las rodillas.

-Vale. - Respondí sonriendo también. Andamosun buen rato hasta que tras ir a un cine muggle, fuimos directo a nuestra nuevacasa que ya estaba lista para ser habitada.


Era bastante grande, con dos habitaciones,cocina, sala, baño y cocina con comedor. No se comparaba con la inmensa MansiónMalfoy, pero era muy hermosa. Tenía colores claros y vivos, lucía muyGryffindor, pero aún así me encantaba aquel decorado sencillo y acogedor.


-¿Y qué te parece? - Me preguntó con unasonrisa.

-¡¡Me encanta!! Es muy hermosa, James - Le contestécon sinceridad. Él sonriendo se acercó y me besó.

-Me alegro mucho - Indicó - ¿Vamos a dormir?Se ha hecho muy tarde.

-James

-¿Qué ocurre?

-Quiero un chocolate.

-¿Qué? ¡No inventes, Scorpius! Ya es hora dedormir - Se quejó, caminando hacía la habitación que ya estaba arreglada y connuestras cosas.

-¡No me importa! Quiero chocolate ahora.

-¡Pues anda tú a buscarlo! ¿Vale? Yo estoy muycansado - Insistió, metiéndose entre las cobijas, le seguí y me acomodé a sulado.

-¡No! Quiero que lo traigas para mí, Jamie -Dije con voz llena de dulzura, o al menos eso creí.

-¡No me jodas, Malfoy! - Gruñó y dándome laespalda se dispuso a dormir.

Aunque yo seguía con las ganas de un malditochocolate y no podía pegar un ojo por más que lo intentara.

-¡¡JAMES!! - Grité, logando que del susto secayera de la cama.

-¡¿Qué carajos pasa contigo?! - Cuestionó,algo desorientado y volviéndose a sentar en la cama a mi lado.

-¡Quiero un puto chocolate! - Exclamé.

-¿Sigues con esa tontería? ¡Scorp, ya son lasdos de la mañana! Duerme de una vez - Dijo.

-Quiero chocolate, Jamie. Y no puedo dormir -Dije, a la vez que me acercaba para besarle. Un beso que logró llenarse depasión y deseo, nuestras lenguas luchaban por el control y no se dejabanvencer, cuando finalmente James logró tomar el control, como de costumbre.

-Cierra la boca y duerme - Musitó sobre mislabios.

-¿Me traerás chocolate? - Cuestioné bajito.

-Te haré el amor, ¿Eso es mejor, no? - Indicó,recostándome sobre la cama, y poniéndose él encima de mí.


Por un momento todo fue completo silencio,mientras nos besábamos y nos acariciábamos. Entonces James comenzó a besarme elcuello y yo no pude evitar comenzar a soltar pequeños gemidos, que no llegabana gritos como en veces anteriores.


-James

-Scorp, ¿No quieres? - Preguntó mirándome fijamente,era obvio que se dio cuenta que no estaba tan excitado como a ambos nos hubieragustado.

-¡Claro que sí, es sólo que
!


-¡Mierda, está bien! Iré por tu puto chocolatey después regresaré a hacerte el amor hasta partirte en dos, tonto rubio -Exclamó James, poniéndose de pie para salir de la habitación en busca de michocolate. Entonces sonreí. Me traería chocolate, y cierta parte de mi anatomíadio un brinco de excitación pura
.

 



Jsjkdjsk Lamento la demora! DDD: No les entretengo más, lean la nota al final :'33


-----------------------------------------------------------------------------------------




Un Scorpius de 19 añosse miraba en el espejo de su habitación. Había empezado estudios de Pocioneshacía cosa de unos meses solamente, dispuesto a convertirse en un excelente yadmirado Pocionista. Mientras su maravilloso novio, James Potter, estaba en procesode volverse un gran Auror como su padre, Harry. Ahora vivían juntos, y se lesveían felices. Scorpius no se quejaba. Tenía una buena vida, y gente que loquería. Justo en ese momento se encontraba pensando en toda esa gente que lequería tanto como para recibirle en su casa


-¡Scorp, no exageres! -La voz fastidiada de James Potter se escuchó a sus espaldas. El chico estabatumbado en la cama con las sábanas cubriéndole el (aparentemente) cuerpodesnudo.

-¿Qué no exagere? - Elrubio se giró bruscamente, con expresión de enojo.

-¡No fue la gran cosa!

-¡Cierra la boca,James! - Gritó el otro, aferrado su mano a la dura madera del tocador de la habitación.

-Amor, no te exaltespor eso. Sólo fue un comentario - Pidió el castaño. La verdad estaba bastantefastidiado por la actitud que estaba tomando su novio por esa "palabra" enparticular.

-¡A la mierda tu putocomentario!

-¡Cálmate! ¿Vale? ¡Esuna estupidez que quieras irte de casa sólo por eso!

-¡¿Sólo por eso?!Merlín, Potter. ¿No entiendes que me humillaste?

-¡Yo no te humillé! -Se defendió el chico, mientras se ponía la ropa interior y caminaba hacía elrubio.

-Iré a casa de mispadres - Dijo por fin, ellos no se atreverían a rechazarle una vez que estuvieseahí pidiendo asilo.

-Mierda, no. Lolamento ¿vale? Prometo que jamás en la vida te diré de esa forma - Musitó James.

-¡No, claro que no loharás! - Gruñó. - ¿Cómo
ah
porque...?

-¡Scorpius, perdón!Prometo y te juro que no volveré a hacerlo.


Seguido de eso, lebesó suavemente en los labios. Abrazándole de la cintura con ambos brazos, ylogrando que el rubio también correspondiera al beso de su novio. Caminaron y atropezones llegaron a la cama y James se aseguró de acostarlo completamente sobre ella,Scorpius ya boca arriba en la cama, se sacó las últimas prendas que vestía arrojándolasal suelo, para seguir con lo suyo.


Le pasó los brazos porel cuello y le besó. Esta vez con más pasión y algo de lujuria. Ardía en deseosde más con cada caricia, y siemprequería más de eso. James comenzó a besarle el cuello suavemente, dejando uncamino de besos hasta llegar a su boxer el cual quitó y arrojó lejos de ellos.Cuando ambos estuvieron completamente desnudos nuevamente, James rozó laerección de su novio con la propia logrando que ambos gimieran de placer.


-James
acabamos dehacerlo - Musitó Scorpius de manera entrecortada. James sonrió.

-¿No aguantas otra? -Cuestionó burlón, sabiendo que le picaría en el orgullo.

 

-¡Claro que sí, tonto!- Exclamó ofendido. Dejando que James volviera a atrapar sus labios en un apasionado beso, que lo dejósin aliento.


Lo próximo queScorpius divisó fue a James entre sus piernas con la cabeza subiendo y bajandouna y otra vez, logrando que el rubio se ahogara con sus propios gemidos, ¡Seiba a correr en cualquier momento! El rubio sujetaba con fuerza los cabelloscastaños del otro, y le imponía un ritmo aún más rápido y placentero.


-Ya no aguantomás - Gimió el más joven, y terminó por correrse en la boca desu novio. Más seguido de eso, James le volvió a acostar en la cama y trasbesarle empezó a prepararlo. Metió un dedo y luego dos, y cuando fueron tresScorpius ya estaba gimiendo descontroladamente.

-¡Jamie, ya entra!¡Hazlo ya!

-Tranquilo, Scorp. Note desesteres.

-¡Con una mierda,hazlo ya! - Gritó. James no le hiso esperar más, y le penetró suavemente.


Scorpius tardaba muchoen acostumbrarse a la intromisión. A pesar de llevar tantos años juntos y dehaber hecho muchas veces el amor, Scorpius siempre estaba tan apretado como sifuese virgen, y eso enloquecía de placer a James, de cierta manera.


Una vez quehubiese entrado, le besó en los hombros, la sien y en la boca, dejando marcastambién en su cuello. Ese rubio sabía delicioso. Comenzó a embestir consuavidad, lentamente, disfrutando y logrando que el chico dejado de él tambiéndisfrutara.


-¿Scorp?

-¡Oh, joder! Sí. Sí.Mierda - Gemía el rubio, retorciéndose de placer, empujando las caderas paralograr más fricción.

-Calma, Scorp. Vas ahacer que me caiga - Gruñó James. Adoraba cuando su novio se ponía impacientepor más, pero en esa ocasión era demasiado.

-¡Más, Más! - Gritaba.Jaló a James de los cabellos y le besó. Un beso lleno de furia y de deseo.James no recordaba haber visto antes a Scorpius tan enérgico.

-Amor, estás diferentehoy - Susurró el castaño besándole el cuello.

-Te amo, James.

-Yo también te amo,tonto.


Embistió con másfuerza, ante los gritos desesperados del rubio, sólo se dejaban escuchargemidos, gruñidos y leves lloriqueos de parte de los dos. Cuando finalmenteScorpius se corrió entre el abdomen de James y el propio, y éste lo hiso en suinterior.


-¡Vaya, eso fue
!

-¿James? - Susurró, acurrucándoseen su pecho, mientras el castaño le abrazaba de la cintura.

-¿Qué pasa?

-Nada. Sólo me gustadecir tu nombre - Musitó él. El castaño sonrió y le besó en la frente.

-Te amo.

-¡¿Hola?!


Ambos dieron unsaltito en su sitio. Era la voz de Albus en la sala. Se miraron sorprendidos, yel primero en ponerse de pie fue James, mientras Scorpius seguía recostado enla cama, algo adormilado.


-¡Ya voy Al! - Gritó James,poniéndose algo de ropa- ¡¿Cómo entraste, enano?!

-¡Había una llaveextra! - Se escuchó.

-¿James?

-Iré a ver que quiere,y vuelvo. ¿Vale? - Indicó el chico, y después de giró hacia su novio - Prometonunca más decirte que pareces una princesa.

Antes de salir,Scorpius le lanzó una almohada.




------------------------------------------------------------

 

Bueno siento que este capítulo quedó algo corto! D: Pero espero que de igual forma les haya gustado! Y me disculpen por haberme tardado en actualizar!>.<

Pensé mucho en sus opiniones sobre que la regla 17 era la última, y querían más. Cuando empecé esta historia, lo hice gracias a mi hermano (raro, tiene 9 años xd) Al principio tenía otra idea, era un One Shot de como James se follaba a Scorp en un pasillo (idea de mi hermano, lo se raro xd) Pero después quise hacerlo más largo *.* Y llegué a esta historia ._. En realidad fueron 17 regalas porque así lo pensé, ya que yo iba a cumplir 17 años y lo hice por mi cumpleaños :'3 :'$ Pero ahora viendo que quieren más, y dandome cuenta de que hay mucho más para escribir! Haré unos capítulos más XD

Serán dos o tres solamente! Para darle un final definitivo C.

Vale espero sus comentarios & nos los entregando más :D

Los quiero mucho lectores <3





Lamento mucho haber tardado! T.T waa ._. la verdad es que este capítulo lo hice como 3 veces y ninguno me convenció u.u Entonces hablé con mi amiga Eli *.* que ha estado conmigo en esta historia dando algunas ideas, y quedó así, por fin! Espero que les guste <3 Si no es mucho pedir, lean la nota final y denme sus opiniones!:3
-------------------------------------------------------------------------------------------------


Se sienta al borde de la mesa con esamirada que te atraviesa el cuerpo entero diciéndote "sé lo que hicieron anoche" e intentas evitarla por todos los medos.Te asusta pensar que haya mejorado en Legeremancia y rememore aquella noche de pasión,pero sabes que él no es esa clase de persona y dejas de preocuparte.


-No tengo nada que decir - Escupió.

-¡Admítelo! - Exclamó Scorpius.

-No tendríamos porque estar hablando deeso - Argumentó James, sobándose el puente de la nariz, quién ya estaba al bordede la histeria.

-¡Cállate! - Exclamaron los dos máspequeños al mismo tiempo.

-¡No seas un mentiroso! - Gritó Scorpius.James sonrió de lado al verle la cara a su hermano.


Nadie que conociera al Auror en entrenamiento que era AlbusSeverus Potter, se podría imaginar semejante situación de su parte.


-No es mentira. He tenido novias - Dijo elazabache.

-Eso no prueba nada - Se defendió.Realmente no tendría por qué estar en la casa de los "recién casados" de no serpor esa situación.- A cualquiera lepuede pasar.

-A cualquiera que sea gay, sí - Gruñó Scorpius, mirándole de manerafelina con esos ojos grises y brillantes que poseía.

-No insistas, amor. Albus es demasiadocabeza hueca - Dijo James, en cuanto más pronto sacara a su hermano de casa,más pronto podría hacerle el amor a su nuevo esposo.

-¡No lo soy! Scorp pídeme disculpas.

-¡Yo no tengo porque pedirte disculpas! -Gritó - ¡Sólo he dicho la verdad, Potter!

-¡No me llames Potter, Malfoy! - Gruñó elotro. Más que enojo había inseguridad en los ojos del azabache, que realmenteno podía dar crédito a la razón por la que se encontraba ahí.

-¿Podemos terminar con todo esto? SiAlbus dice que no, es que no - Dijo James, y Scorpius suspiró ruidosamente.

 

-No voy a dejarle ir para que me hagas elamor en paz, James. - Gruñó el rubio - No se irá hasta que lo admita.

-¡Tú eres un moustro!

-Pero es mi moustro, y enserio quierohacerle el amor - Musitó James.

-¡Cierra la jodida boca, James! - ExclamóAlbus, que en verdad no le interesaba saber que tan buena maquina de sexo erael rubio.

-No es tan difícil - Habló el rubio, yamás calmado - Sólo tienes que decirlo, vamos Albus, nos morimos por oírte.

-¡Que te den! - Gruñó Albus.

-Si quieres - James Frunció el ceño.

-¡No en esa forma, maldita sea! ¿Puedesdejar de pensar en sexo? - Le gritó a suhermano mayor.

-Si Scorpius Malfoy es tu novio, no creoque se pueda - Contestó el castaño.

-¡Oh, por el santo Merlín! - Ronroneó Scorpius,no le daría tregua a su mejor amigo - Sólo dilo y ya, créeme que no nos importa.

-Si no te importa, ¿Por qué lo quieressaber? ¡No seas idiota, Scorp! - Dijo él.

-Quizá - Presumió - Te da miedo admitirloporque tienes miedo a no ser correspondido.

-No empieces a decir esas cosas - Pidió James.

-¡Eso no es verdad, en absoluto no esverdad! - Gritó un Albus casi histérico. Odiaba cada palabra pronunciada por elrubio, y después de eso ya planeaba no hablarle en un buen tiempo.

-Está bien tener miedo - Le indicó, conesa expresión de tranquilidad y paz que molestaba tanto al menor de los Potter.

-Maldición, castraré a tu novio, James -Gruñó entre dientes. Y James casi suelta un gritito al pensar que pasaría si suhermano se atrevía

-Sólo es una teoría - Le recordó Scorp,volviendo al principio de aquella conversación, una hora atrás - Pero cualquiera puede acertar o errar ¿No crees?

-Erraste - Dio por sentado Albus,mientras Scorpius se ponía de pie y cruzaba la mesa hasta llegar al otroextremo y quedar frente a Albus.


James se lamentó. Llevaba días hablandocon Scorpius sobre lo mismo con respecto a Albus, y por más que intentó sacarle el tema de la cabeza noobtuvo más que posibles teorías y experimentos sobre como Albus podía llegar aadmitir algo así. Le temblaron las piernas, ojala no hiciera lo que estaba pensando


-Generalmente no lo hago - Le dijoScorpius, mirándole fijamente - Soy tan inteligente.

-Y eres tan ególatra - Agregó su amigo,que comenzaba a temblar. ¿Por qué Scorpius estaba tan cerca de él y porqueJames no hacía nada?

-Sí, lo soy. Pero no soy mentiroso ytampoco me equivoco, Severus - El más pequeño tembló. Generalmente él era laúltima persona que le podría llamar Severus, pero tembló aún por la manera enque el rubio siseó su nombre.

-¡No me llames Sev
! - Iba a protestarcuando se dio cuenta que Scorpius lo besaba. ¡Su mejor amigo y esposo de su hermanolo besaba! Por un momento se quedó estático, esperando que James hiciera algo y se lo sacara de encima peroaquello no ocurrió en ningún momento. Y sin quererlo abrió la boca y atrapó lalengua del rubio entre la suya. No podía quejarse, los labios y la lengua deScorpius eran muy suaves y se sentían bien, y ¡Mierda, era el novio de suhermano! Intentó separarse, con un suave movimiento, pues no quería perder elcontacto, y tras unos segundos de un beso correspondido por parte de los dos,éste tuvo su fin, con un Albus jadeante.

 

-Sí, yo tenía razón - Dijo Scorpius, conuna sonrisa - Albus eres demasiado gay.


Albus tembló aún más, y miró a su hermanoque estaba frente a ellos con unasonrisa divertida en el rostro.


De alguna manera no se molestó, y Albustuvo la duda el porqué. James sabía que Scorpius llegaría hasta las últimas consecuenciaspara probar lo que decía, incluso hasta llegar a besar a un Albusabnegado. El corazón le golpeó el pechocon fuerza al imaginar a su esposo y asu hermano en un cama
. ¡Joder! Esas fantasías recurrentes le excitaban sobremanera, pero para nada debía pensarlas. No compartiría a su rubio. Nadiedisfrutaría como él, no señor. Él no iba a compartir a su esposo, ni muchomenos con su hermano
¿O sí? Mierda.


-Si tienes razón - Habló Albus tras unosminutos - Soy putamente gay.

Scorpius sonrió. Él jamás se equivocaba,y sobre todo pensó "Un trío sería su fin.James le pediría el divorcio".




-----------------------------------------------------------------------

Sé que fue corto! 3 ¡PERDÓN! pero es que sólo iban a ser capítulos independientes! x3 Bueno como habrán visto tanto James como Scorpius pensaron en un trío con Albus ;'$

Eli esta de acuerdo en que escribamos un trío con ellos >.<

Yo prefiero dejarlo a su elección, ya que contendría incesto! D: Para mí tampoco hay problema en escribirlo e.é ¡Todo depende de ustedes! Comenten, y pues diganos si quieren ese trío O no! Será su decisión!

Prometo que el siguiente cap lo subo prontooo <3


Besos mis lectores! :BBB







Aquí traigo el cap, como prometí xD Advierto mucho LEMMON xD {Casi todo el cap e.e} La mayoría fue editado por mi amiga Eli la sexosa e.e ok no XD Mitad ella mitad yo, :'3 Esperamos que les guste, y haya llegado a sus expectativas!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Albus suspiró. La llamada insistente de Scorpius le tenía la cabezadando vueltas. A sus diecinueve años no podía dejar de pensar en las pocas probabilidadesde tener una relación buena y estable y Scorpius le hablaba de un "sexo sin compromisos"Obviamente la boda con su hermano mayor le había afectado irremediablemente elcerebro y ya comenzaba a pensar en cualquier cosa.


Tocó el timbre una vez más pero no obtuvo respuesta, y se exasperó. El rubiole había llamado varias veces en esa semana y ahora que lo convencía no seencontraba en casa, que maldito. Se preguntaba porque la insistencia de suamigo sobre pasar juntos ese fin de semana, si desde su salida de Hogwartsapenas y se veían unas cuantas veces, ciertamente, empezaba a creer que se estabanalejando demasiado.


-¡Scorpius! ¿Estas ahí, Joder? - Gruñó, mirando por sobre el vidrio dela puerta inútilmente, ya que no se veía al interior.

-¡Sí, venga! Que voy en un minuto- Se escuchó la voz pastosa del rubio desde dentro. Y tras unos minutos elrubio estaba frente a él en la puerta. Scorpius había crecido al menos unosdiez centímetros, y él le llegaba hasta la nariz, por lo que tuvo que levantarun poco la vista para mirarle.

 

-Mierda, te has tarado - Se quejó, restregándose las manos heladas - Estánevando horrible, y se te ocurre dejarme esperando, que mal amigo eres.

-Perdóname, esque hablaba sobe algo con James - Dijoapenado, pero sonriendo - Pero pasa, no queremos que te congeles aquí, andaentra.


En cuestión de minutos estaban los tres en la pequeña salita de lahabitación de los chicos, en un principio a Albus se le hiso raro que pasasendirectamente a esa habitación, pero no protestó. Tomaron un poco de té yhablaron sobre temas sin mucha importancia. El azabache se dio cuenta de lasinsistentes miradas de ambos chicos sobre él y entre ellos, así que dejó sutaza de té en la mesita y suspiró.


-¿Pasa algo conmigo? - Cuestionó el menor, exasperado - ¿Alguna razónpor la que no dejen de mirarme?

-Albus ¿Recuerdas lo que te dijesobre sexo sin compromisos?

-¿Qué tiene que ver eso? - Le espetó al rubio, pues se sentía incomodotratando ese tema.

-Puedes tener todo el que quieras - Dijo de pronto James, poniéndose depie y caminando hacia el tocador, cerca de la puerta - Justo aquí y ahora.

-¿Qué? - El azabachedio un salto y se puso de pie, al mismo tiempo que Scorpius, quien sonreía.

-No te asustes, enano - Dijo James, sonriendo de lado como si eso fueratotalmente normal - No saldrá de estas cuatro padres.

-Creo que no estoy entendiendo de que mierda están hablando - Dijo Albus,entre confundido y consternado.

-Yo penséque estaba bastante claro - Musitó Scorpius, acercándose a su amigo hasta tomarlede la mano y jalarlo lentamente hasta la cama.

-Mi hermanitoaún es algo inocente ¿eh? - Se burló James, aún parado a lado del tocador,observando lo que ocurría.

-¿Qué quieres decir, James? - Pero éste no contestó, y Scorpius logrótirarlo sobre la cama y colocarse sobre él.

-Albuseres tan lindo - Susurró Scorpius antes de besarle en los labios. La primerareacción de Albus fue separarse y pedir perdón, pero no le fue posible.Scorpius le sujetó y le impidió moverse.


En cuestión de segundos aquello ya era un beso correspondido por ambos,Scorpius era atractivo y era excelente besador, quizá le valdría la pena lagolpiza que pudiera darle James por eso, después de todo. Scorpius le pasó ambosbrazos por el cuello y de pronto dos lenguas exploraban la cavidad bucal elotro con necesidad. Albus sin darse cuenta comenzó a acariciar al rubio por sobre la ropa, mientras éstesoltaba suspiro, evidentemente, de placer.


-Sería mejor que se quitaran la ropa - Escucharon la voz de James, quienpermanecía en la misma posición disfrutando del espectáculo. Scorpius sonrió yen segundos se quitó la ropa por completo, mientras un atropellado Albus leimitaba pero aún más despacio que el primero. El azabache se quedó de piedra alver el cuerpo desnudo de Scorpius, en su totalidad. Era ligeramente musculoso ypálido pero deseable y, aparentemente suave al tacto.


Comenzó a acariciar suavemente su pecho, hasta llegar a sus hombros, los cuales comenzó a besarsegundos más tarde. Subió por su cuello hasta llegar nuevamente a sus labios,los cuales besó y acarició ferozmente. -Acaríciame, Al. Vamos, hazlo - Susurró el rubio, anhelante. Albussonrió, no sabía que Scorpius era de ese modo en la intimidad. Comenzó aacariciar sus piernas, su cintura, hasta llegar a su erección, la cual se metióa la boca casi enseguida, para comenzar a hacerle una mamada. Scorpius se corrió casi de inmediato, aparentemente estabamuy deseoso.

 

-Lindo - Albus escuchó la voz de su hermano, casi a su espalda. Se giróy tembló un poco, se había olvidado de que James estaba ahí.

-Jamesyo
- Intentó explicarse, pero su hermano posó dos dedos sobre sus labios paracallarlo, y sonrió.

-Ha sidoexcitante verles así - Dijo.


Para cuando Albus reaccionó, James ya estaba besando a Scorpius y acariciándolepor dónde podía. Y le resultó fascinante. Su hermano era jodidamente sexy, y elrubio no se quedaba atrás, el azabache ya tenía una erección del tamaño de latorre Eiffel. Lo siguiente que Albus disfrutó fue el espectáculo más excitantey maravilloso que hubiese visto jamás, James haciéndoselo a Scorpius, enposiciones que él jamás se había imaginado que fuesen posible. James doblaba ycolocaba al rubio en posiciones que a Albus siempre le habían parecidoimposibles en el sexo, pero se excitó aún más, al ver la cara sonrojada de sumejor amigo, mientras su hermano mayor lo follaba con fuerza.


-Ven aquí, Al. Quiero
quiero que vengas - Jadeó Scorpius, mirándole directamente.El azabache no perdió tiempo y se acercó hasta colocarse sobre la cama, defrente a Scorpius, quien le besó de inmediato.


Albus creía que todo era demasiado irreal, él besando a Scorpiusmientras James le envestía como una bestia. Coló las manos por el pecho delrubio para comenzar a pellizcar sus pezones, mientras bajaba besando sucuello.

-Eres delicioso, Scorp - Musitó Albus sobre la piel sensible de sucuello. Scorpius gimió bastante fuerte, gritando un "sí" repetidas veces. James lo jaló, aún sin salir de él y lo hisoponerse sobre Albus mientras él daba otra envestida. - Espera, James. Espera.

-¿Qué
que ocurre? - Cuestionó éste.

-Quiero, quiero hacérseloa Scorp también ¿Crees que podrías
? - Dijo en un suspiro de placer.

-Sí, claro - Dijo,moviendo a Scorpius como si fuese un muñeco para colocarlo entre ambos. - Te sorprenderíasaber de cuantas maneras lo hemos hecho.

-He vistobastante, creo que puedo imaginármelo - Musitó el menor.


Hasta apenas en ese momento Albus se dio cuenta de que los tres estabancubiertos por una capa de sudor, y Scorpius estaba algo atarantado pero con unaexpresión de satisfacción en el rostro que a Albus se le antojó adorable.


-Mmm ¿James? - Susurró Scorpius, al sentir como le movían.

-Relájate, amor. Todo está bien ¿vale? - El rubio asintió, y se abrazóde frente a James. Besando suavemente su hombro.

-¿Qué pasa? -Preguntó Albus.

-Nada,continuemos - Indicó su hermano. Albus se posicionó como pudo e introdujo lapunta muy apenas, cuando Scorpius soltó un quejido.

-Duele - Musitó el rubio,tratando de alejarse, pero Albus le tomó de las caderas para entrar porcompleto.

-No lolastimes, enano. Hazlo con cuidado - Advirtió James - ÉL es lo que más amo enel mundo.

-No puedo, James. Se siente jodidamente bien - Musitó mientras daba laprimera envestida, y un asustado y jadeante Scorpius gruñó al sentir a ambosdentro de él. Entonces sucedió algo que nunca pensó vivir, James se inclinó y le besó en los labios. Su propiohermano le besaba. Y se sentía bien. Ambos embestían y el rubio gemía susnombres como poseído. Se sentía maravillosamente increíble. Albus estaba eufórico,quería follar a Scorpius una y otra vezhasta que se le fueran las ganas.

 

-Mierda - Dijo James, jalando a Scorpius para besarle en los labios,mientras Albus le besaba el cuello. Y en un segundo los tres se corrieron elmismo tiempo.


Se dejaron caer en la cama,dejando a Scorpius en medio de ambos, y se abrazaron. El rubio se acurrucócontra Albus, y le besó la sien casi con timidez. Albus sonrío alegre, esehabía sido el mejor día de su vida.


James abrazó a su esposo por la cintura, pegándole a él, y miró porsobre su hombro a Albus.

-¿Qué tal estuvo? - Preguntó curioso.

-Estupendo - Murmuró con unasonrisa.

-Me alegro,Scorpius se puso muy contento cuando aceptaste venir - Dijo él.

-¿Entonces este eraun plan suyo?

-De Scorp, principalmente. No puedo negarle nada - Comentó elcastaño.

-Ya me dicuenta - Indicó Albus - De cualquier modo, fue magnífico. Ahora entiendo porquete gusta tener tanto sexo con él.

-Sí - Murmuró su hermano - El problema es que no aguanta mi ritmo.

-¿Cómo? - Inquirió.

-Se cansa después de la segunda vuelta, es frustrante. Pero me encanta hacérselo - Dijo,y sonrió. Se acomodó abrazando aún al rubio y se dispuso a dormir. Albus leimitó con una sonrisa de felicidad en el rostro.



----------------------------------------------------------

NOTICA: Este fue el penúltimo capítulo ._. El siguiente nos trae el fin de esta historia T.T Espero que les haya gustado el trío *u*

Los quiero <3




¡Hola! Bueno, no creo haberme tardado tanto(? La verdad es que estoy con las lágrimas *Le Aria llorando* Por que este es el último capítulo de esta historia T.T!! Me he divertido mucho escribiendola y me alegra que les haya gustado tanto! Gracias a esos más de 100 usuarios que agregaron a favoritos y esos 125 comentarios! NO SABEN LO FELIZ QUE ME HACEN! <3 <3 *.* Los quiero muchisimo!!! <3 Son los mejores y ma´s fieles lectores del mundo, gracias por seguir esta historia :'3

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Scorpius ordenabaalgunas cosas que necesitaba para sus Pociones futuras, ahora que ejercía el puestode profesor de Pociones en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Mientrassu esposo, James, revisaba unos casos de oficina como Auror. Cuando uso ruidosextraños les hicieron pegar un brinquito.


-Deben ser los chicos -Dijo Scorpius, sin levantar la vista de los frascos con especias que teníadelante.

-Son tan ruidosos - Sequejó James, girando la cabeza, en efecto, los dos niños entraban a empujones a la cocina.

-¡Papi, Leo me estámolestando! - Gruñó la pequeña, de cabellos castaños y largos, con ojos grisáceoscomo los de Scorpius.

-¡No es verdad, es unamentirosa, papá! - Se defendió el chico.

 

-Uno de los dos estámintiendo - Dijo James.

-Qué observador -Musitó Scorpius, con una sonrisa ladeada y mirando a su esposo por sobre lasgafas que tenía puestas. Leo, que teníael cabello dorado y los ojos verdes, corrió hasta llegar a los brazos de supapá Scorpius, quien le abrazó y lo sentó en su regazo. - ¿Me cuentas qué pasó?


-¡Nada! - Gritó Leo,haciendo un puchero que le recordó a Scorpius a sí mismo a su edad.

-¡Me jalaste elcabello! - Indicó la pequeña Alexandra, en brazos de James.

-¡Mentirosa! - Gritó Leo.

-Pero querías tenerhijos ¿No? - Dijo James, con una sonrisa mirando a su rubio querido. Que lehiso una mueca nada agradable pero no a la vista de los niños.


-Son adorables, debesadmitirlo - Comentó entonces Scorpius.

-Nunca negué eso -Habló el castaño, dejando ya de lado su trabajo para concentrarse en laconversación - Son hermosos, Scorp.

-¿Y bien? ¿Alguno delos dos hablará sobre lo ocurrido? - Dijo Scorpius, acariciando el cabello desu niña, que sonreía ante la caricia.

- ¡Leo se molestó y mejaló el cabello, papi! - Dijo Alexandra. A lo que su hermano bufó molesto.

-¡Porque eres unametiche! - Gruñó.


-No le hables así, Leo- Le regañó James - Mejor dime porque te molestaste.

-¡No te lo diré!

-¡Eres un cobardebebé! - Se burló Alexandra.

-¡No es verdad! - Dijoel niño - Papá, soy un hombre ¿vale?

-¡Sí, claro que loeres! - Dijo él, con una sonrisa alegre. Si esperaba que sus hijos dejaran depelear alguna vez tendría que esperar sentado algo que no llegaría.


-Entonces dinos tú,Alexandra - Pidió Scorpius, que se había puesto de pie y había caminado hastaquedar a lado de James, que también se puso de pie.

-¡No lo digas, enana! -Amenazó Leo.

-No tuvimos hijosnormales - Se lamentó James de manera exagerada, logrando que el rubio soltaráuna risita.

-¿Alguien en nuestrasfamilias acaso es normal? - Cuestionó Scorpius, sonriendo.

-Tienes razón - IndicóJames, besando a su esposo suavemente en los labios, beso que Scorpiuscorrespondió al instante.


-¡No hagan eso! -Gritó Alexandra haciendo una mueca de asco - ¡Es igual que Leo!

-¡¿QUE COSA?! ¡¿LEO?! -Gruñó James.

-¡Dije que no lodijeras, Alexandra! - Gritó Leo, escondiendo el rostro entre las manos.

-¿A QUIEN BESASTE? -Gritó Scorpius exaltado.

-¡Yo les digo! ¡Yo lesdigo! - Gritaba Alexandra, dando brinquitos en su sitio y levantando la manita.

-¡Cállate, por Merlín!- Rogó Leo, con las mejillas sonrojadas.


-¡No puedo creerlo!Tienes doce años, por Merlín, ¿A quién mierda besaste? - Dijo James, algoimpactado por la noticia. Alexandra, que tenía dos años menos, soltaba risitasal ver la cara de su hermano. Ella odiaba ver a la gente besarse como suhermano lo había hecho.


Le timbre sonó yScorpius se apresuró a abrir la puerta. Albus y Stefan entraron directo a lacocina con su pequeña hijita Alexei, de trece años de edad.


-¡Qué gusto verles,sobre todo porque casi no visitan! - Dijo James, abrazando a su hermano. Quetres entender que era gay, se había animado a salir con Stefan, viejo amigo desu hermano en Hogwarts.

-Si les visitamos,James. - Dijo Stefan con una sonrisa - Sólo que no tan seguido, pero, sí losuficiente.

-Eso dices - Gruñó James.Pero Albus sonrió. Las cosas entre ellos no habían cambiado casi en nada, apesar de los años.


Tras comer los sietejuntos en la mesa, Alexandra y Alexei se pusieron a jugar con las muñecas,mientras Leo les miraba desde el sillón con el ceño fruncido. A lo que james seacerco con sigilo a su hijo hasta sentarse a su lado.


-¿Me cuentas ahora aquien besaste? No le diré a nadie - Susurró, y Leo levantó la vista hacía supadre con las mejillas rojas.

-Me da vergüenza, papá- Musitó él.

-Dime, Leo. Será nuestro secreto - Apremió su padre, le picabala curiosidad de saber quien había robado el primer beso de su primogénito.

-Bueno, vale - Dijo conduda aún - pero no le digas a papá.

-No, no le diré anadie más - Insistió James.

-Fue Alexei -Respondió. Y James casi se ahoga al enterarse de ello. Su hijo y su propiaprima

-¡¡Es tu prima, porMerlín!! - Exclamó.

-Ya lo sé, papá -Gruñó el niño - El punto es que no sé como hablar con las chicas ¿Me ayudarías?

-Claro que sí, Leo -Dijo su padre con una sonrisa - Te diré algunas cosas para conquistar. Yo lasllamaría las 17 reglas



----------------------------------------------------------------

No de despeguen de mi cuenta! Que muy pronto traeré unos One Shot's de esta hermosa pareja!! <3 *.*

GRACIAS A TODOS POR LEER Y COMENTAR! <3

Los amo mucho!! *.*

17 reglas para conquistar a Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

17 reglas para conquistar a Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

Un James Potter de 13 años miraba atento a sualrededor. La gran selección estaba por dar comienzo, y él como correspondíaestaba en su lugar en la mesa de G

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-17-reglas-para-conquistar-a-scorpius-potterfics-1527-0.jpg

2023-02-27

 

17 reglas para conquistar a Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia
17 reglas para conquistar a Scorpius - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/115328
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20