A pesar de todo... Aun Te Amo - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Todoseguía dándome vueltas, me sentía bastante mareada, después de que dejeescuchar la voz de Jake, todo era negro, supuse que había llegado mi momento,pero no lo deseaba, enserio no quería dejar de ver a mi novio, y a mis padresmenos.

Pocosminutos después sentí como una profunda luz traspasaba mis parpados, por locual abrí mis ojos, aunque mis ojos fueron lastimados por la intensa luz, secerraron de nuevo por inercia, pero de nuevo los abrí solo que estaba vez conlentitud. Revise el lugar con atención, no se parecía al hospital, de hecho laluz que me había despertado era el sol.

Habíaárboles, y sentí que mis brazos picaban, gire mi vista y noté que estabarecostada sobre el césped, me incorpore lentamente, creyendo que ese lugar, quesiempre imagine al que íbamos después de la muerte era este. Me levante sindificultad, el dolor del cuerpo se había ido.

 

Encuanto estuve de pie, note que estaba en La Reserva, la pregunta era ¿quédiablos hacía ahí? Observe todo el lugar, esperando encontrar a Dorian, pero nohabía indicios de que hubiera alguien más en ese lugar, esto si que eraextraño, nunca imagine que el lugar donde pasaría mi eternidad se pareciera aLa Reserva, aunque creí que tal vez mi mente lo había creado para sentirme segura,en un lugar conocido y además que quería, ya que ahí había vivido muchas cosas.

- Noestás muerta - al escuchar aquella voz, que reconocí al instante, trate deencontrar a Dorian, pero no hubo nada - ahora solo me escucharás.

- Grandioso- el sarcasmo fue inevitable - ahora me creeré más loca, por hablar sola.

- Yalo hacías antes - me recordó - pero ahora regresando, por lo que vine - esperecon paciencia a que me explicará esto - como ya dije no estás muerta, bueno noaquí.

- ¿Cómoque aquí no? - pregunte exasperada.

- Estees un Universo Alterno - muy bien, esto era peor que verlo - en dónde tuspadres tienen tu edad.

- ¿Dequé rayos hablas? - enserio, mi cerebro no podía asimilar algo así.

- Puesde que aquí, Jasper y Alice tienen dieciocho - fue su sencilla respuesta - ybueno debes unirlos.

- Noentiendo - mis neuronas no parecían querer trabajar.

- Conel tiempo lo entenderás - supuse que sonreía - pero ahora debes entender, queellos no te conocen, y no puedes llegar a abrazarlos como viejos conocidos,porque los asustarás y no querrán acercarse a ti.

- ¿Esuna broma? - esperaba que la respuesta fuera sí.

- Silogras unirlos, tal vez pueda regresarte tu vida - esto debía ser una broma -aunque tal vez termine gustándote este tiempo.

- Enverdad estás loco - le espete.

Perono obtuve respuesta, creo que esto enserio debía ser un mal sueño, suspiremientras comenzaba a caminar, después de todo tenía que saber, de qué mehablaba Dorian.


Espero les guste ^^

Caminar no había sido mimejor idea y menos si no sabía hacía donde debía dirigirme, pero ahora medolían las piernas, y bueno la casa donde antes vivía, no existía, ahora era unparque y ahí estaba yo sentada en uno de los columpios tratando de asimilar,que este no era mi mundo.

Pero si mis padres noestaban, ¿con quién vivía? Solté un suspiro, odiaba no tener idea de hacíadonde ir, y no conocer que era lo quepasaba aquí con mi vida, ¿Y si esto era un sueño? Aunque si lo fuera, el dolorde piernas, no sería tan nítido, fue por eso que la idea se alejo rápidamentede mi mente.

 

- Eres tan imbécil - al escuchar esa voz, melevante y literal corrí hacía donde provenía.

No podía creer que loestuviera viendo, mi impulso fue más fuerte, que mi razonamiento, sin pensarlome abalancé sobre él tirándolo al piso, ya que ni siquiera me había visto, yoquede sobre él, pero ese acercamiento para mí no era vergonzoso, después detodo habían pasado más cosas.

- ¿Qué diablos te sucede? - ante eso clave mimirada en él, sus ojos negros mostraban enojo - quítate de encima, perra.

- Jake- fue lo único que salió, no podía creer que me estuviera hablando así.

- Asísolo me llaman mis amigos - gruño - y tú no estás dentro idiota.

Sindecir una palabra, me incorpore, sentía las lágrimas acumularse en mis ojos,pero no iba a llorar al menos no delante de él, que parecía no tenía nada quever con mi novio, aunque también debía tener en mente, que este no era mi mundoo bueno mi realidad.

- Yte lo advierto, loquita - me tomo de los brazos - no quiero que te me vuelvas aacercar - y sin más me empujo, haciendo que cayera.

Lovi alejarse y fue en ese momento que comencé a llorar, quería regresar a mivida, con mi Jake, esto era horrible, porque necesitaba del tierno ycomprensivo Jacob, no de este patán que cada vez se alejaba más, ¿Qué diabloshabía pasado?

- Ley- escuche un voz, pero la verdad no me interesaba - ¿Qué paso?

Levantela vista, al sentir que alguien me tomaba de los brazos, y en ese momento sentícierto alivio, esos ojos cafés los podría reconocer en donde fueran, pero penséque no volvería a verlos.

- Dorian- susurre, aferrándome a él - pensé que no iba a volver a verte.

- Gusana,soy tu hermano es obvio que ibas a volver a verme - me acaricio el cabello -pero dime ¿Qué paso?

- Jake- dije en voz baja.

- ¿Denuevo? - ¿Qué estaba tratando de decir, que siempre me estaba rechazando? -debes superarlo, Ley esto solo te hace daño.

- ¿Porqué me odia? - pregunte.

- JacobBlack, cree que ni el sol lo merece - beso mi frente - pero tú estásobsesionada con él, y bueno no es que te odie, de hecho odia todo aquello, quese le acerque.

- ¿Cuándose volvió así? - no podía creer que él fuera un patán creído.

- Puesdesde que llegamos aquí - contesto - siempre ha sido así, no sé que tesorprende.

- ¿Hatenido muchas novias? - el temblor en la voz fue inevitable.

- Puesnunca se le ha conocido a una, pero si se a llevado a bastantes a la cama -ante eso mi corazón se oprimió - pero olvidemos mejor al imbécil ese yregresemos a casa, que mamá esta preocupada por ti.

Sindecir nada deje que me levantará y además me guiará a la casa, que no tenía nila más remota idea de donde estaba, el camino hacía donde íbamos era hacía lomás feo de Forks, pero no dije nada, en cuanto llegamos a una casa muy pequeñay además vieja, me dio un empujón para que entrara.

Encuanto entré, afuera era mejor fachada que dentro, la sala era bastantepequeña, solo había dos sillones y en uno de ellos estaba un hombre gordo, conuna playera que parecía haber sido blanca en algún momento de su existencia,los sillones que ahora estaban grises, pero no porque ese fuera su color, sinopor la mugre que escondían.

Elhombre gordo de ojos pequeños y negros los clavo en mí y vi que se levanto másrápido de lo que pensé que su cuerpo le permitiría, y sin más me tomo de losbrazos, mucho más fuerte de lo que lo había hecho Jake.

 

- ¿Dóndedemonios estabas mocosa? - su aliento a alcohol, suciedad y queso que estabasegura estaba pasado, golpeo mi nariz, enserio era asqueroso, estaba tratandode no respirar que no conteste, y en menos de un parpadeo, sentí su mano en mimejilla - a mí se me contesta, estúpida.

- Basta- vi como Dorian se colocaba delante de mí - ni siquiera le das tiempo, a quediga algo.

- Esmejor que no te metas, inútil - le espeto - y es mejor que te largues, porqueno pienso mantenerte, da gracias que te dejo vivir en la casa, pero no esgratis, idiota.

- Vamos,Dorian - una mujer que parecía cansada, pero que no pasaba de los cuarenta ytantos años, salió de lo que imagine sería la cocina - es mejor que vayas atrabajar.

Dorianle mando una mirada asesina al hombre, que de nuevo se había ido a recostar almugroso sillón, y sin más salió de la pequeña casa, mientras yo me habíaarrinconado en una pared, deseando fundirme con ella.

- Ven- la mujer me tomo la mano, su cabello castaño estaba en una coleta, erabastante delgada y a pesar de no ser muy grande, algunas arrugas ya se marcabanen su rostro - ¿Cuántas veces más, te vas a salir sin permiso? - tomo un pocode agua del viejo fregadero - sabes que a tu padre, no le gusta que no estés encasa, cuando él llega.

- Losiento - me disculpe.

- Erestan bonita - me acaricio la mejilla - me recuerdas a mí, cuando era joven, ybueno tu hermana también.

- ¿Hermana?- dije sin ser consciente.

- Haycariño, creo que el golpe te afecto - sus ojos azules mostraron preocupación -pero ahora es mejor que subas y hagas tu tarea.

Soloasentí levemente y salí de la cocina, que no era mucho mejor que el resto, subílas escaleras, tratando de hacer el menor ruido, para que aquel hombre no sediera cuenta, llegue a la planta alta y noté que había cuatro puertas, ahora elproblema, era ¿Cuál era mi habitación? Abrí cada una de las puertas, en unaestaba el baño, la siguiente que abrí estaba una cama matrimonial y una pequeñacuna, en la siguiente había dos camas individuales y en la última había trescamas individuales.

Yestaba alguien que no creía cierto, pero Emma llevaba en brazos a un bebé comode un año, no podía creer que mi mejor amiga estuviera aquí, sin pensar laabrace, esta vez no fue como con Jake, esta vez ella me lo respondió.

- ¿Tegolpeo muy fuerte? - me pregunto revisando mi mejilla - ese hombre, es undesgraciado.

- Esnuestro padre - susurre, con una media sonrisa.

- Esono le quita lo desgraciado - replico - no sé como diablos, mamá sigue con él.

- ¿Yesté pequeñín? - lo tome en brazos, ya que me llamo mucho la atención.

- Tuhermanito - bromeo.

- ¿Cómote llamas, precioso? - le pregunte a modo de juego, esperando que Emmacontestará.

- Jackson- en ese momento lo separe suavemente, y note su cabello negro y sus ojosazules.

- Eresprecioso ¿lo sabes? - le acaricie su mejilla y él solo rió.

- Todoslo somos - replico Emma - tal vez mamá, le puso los cuernos, porque enseriotodos somos bellos, como para ser hijos de Frank.

Soloreí ante sus comentarios, en verdad que ella no había cambiado y en ciertaforma eso me alegraba, porque al menos tendría con quien desahogarme y buenotambién tenía hermanos, cosa que antes nunca tuve, bueno si a Jackson, pero nolo vi, así que tener tres hermanos más me alegraba, aunque el padre que teníano me gustará mucho.

 


Frank

Espero que les guste el capitulo

Capitulo dedicado a:

las trillizas cullen

camille_evans

aliceyjasperfo0rever

sammy_diggory_cullen

Zhere StAr De Black

Abrílos ojos, esperando que todo fuera un mal sueño, pero la habitación era igualque como me había dormido, giré y me encontré a Carlie que aunque parecierararo, ahora era mi hermana en vez de mi prima, del otro lado estaba Emma, melevante sin muchas ganas, tal vez una ducha podría ayudarme a aclarar mi mente.

Caminehacia el baño, en donde me observe, mi mejilla estaba inflamada y tenía uncolor morado, pero al menos no era muy grande, el agua era tibia, aunque eramás fría que caliente, pero logre despertar por completo y darme cuenta quetodo esto no era un sueño, por más que lo deseará.

Encuanto termine, solo salí con una toalla anudada a mi cuerpo y camine hacia larecamara que ocupaba con mis dos hermanas, en cuanto llegue Emma me sonrió ycamino hacia el baño, mientras Carlie seguía dormida, en cuanto salió, observeel pequeño ropero, en donde estaba la ropa de las tres, en cuanto lo abrí, mepregunte donde estaba mi ropa interior.

- Esel cajón de la izquierda - Carlie camino hacia mí y abrió el cajón, en dondeestaba lo que buscaba.

- Gracias- le sonreí débilmente.

- Lele- hice un movimiento con la cabeza - ¿Cómo te sientes aquí?

- Bien- susurre.

- ¿Cómoera tu vida antes? -ante aquella pregunta gire a verla.

- Noentiendo - repuse con la nariz ligeramente arrugada.

- Puescomo era tu vida, antes de que llegarás aquí - me sonrió.

- Nohe tenido otra vida - trate de parecer tranquila, después de todo ella no podíasaber que venía de otro lado.

- Séque no eres mi Leyna - me acaricio la mejilla - mi hermana, solo finge sentirsemal por Jacob, cuando Dorian y Emma la ven.

- Cualquierapensaría que estoy loca - le susurre - pero mi vida, era mucho mejor antes, yquiero regresar.

- Lavoz me dijo que debía ayudarte - me sonrió - y que no debo decir nada, de quetú no eres la otra Leyna.

- Ademásno creo que nos creyeran - le bese la frente - pero mejor dime, que es lo quehacía la otra Leyna.

- Puesella, es como tú - eso lo supuse, pero no quise decírselo a una niña de ochoaños - siempre está sonriendo, odia a Renesmee Swan, es por eso que trata deconquistar a Jacob Black.

- ¿Odioa Renesmee Swan? - no creía que aquí odiara a mi prima, bueno no lo era aquí,pero se me iba a complicar hacerlo.

- Esuna chica odiosa - hizo una mueca que me causo gracia - aunque, Ley tampocohace algo para mejorar la relación, y bueno no tiene muchos amigos.

- Ley- escuche la voz de la mujer, que tenía que llamar mamá - ya deberías estarlista - me reprocho - debes llevar a Dean a la escuela.

- ¿Quéno vamos en la misma? - pregunte, pero Carlie me pellizco recordándome que yodebería saberlo - solo bromeaba - le sonreí, al ver su cara de confusión.

- Nohagas esa clase de bromas - me reprocho - y ahora arréglate.

Ysin más salió de la habitación, solté un suspiro, mientras comenzaba avestirme, Car me observaba con suma atención, supuse que trataba de buscar otracosa, en la que no me pareciera a su hermana.

 

- ¿Porqué Dean no va en la misma escuela? - pregunte en un susurro.

- Hacedos meses lo expulsaron - elevo los hombros - según, porque la broma que lehizo a Black, fue bastante fuerte de hecho creo que hizo su casillero explotar.

- ¡Vaya!- exclame - sí que es peligroso.

- Élte quiere mucho - me sonrió - eres su hermana favorita.

- ¿Tengoun hermano favorito? - cuestione.

- Creoque todos los somos - elevo los hombros.

Metermine de vestir, para que mi madre no volviera a subir, despeine el cabellode Carlie y sin más salí de la habitación, en el comedor estaba Dean con carade pocos amigos, amaba a ese chiquillo aunque aquí no era el niño al que lellevaba cuatro, aquí solo le llevaba un año y medio y era bastante alto, miprimito ahora pasaba a hacer mi hermano.

Creoque era bastante confuso, ya que tener a mis dos primos menores como hermanos,al igual que mi mejor amiga y a mi ángel o al que creí mi ángel, y a mihermanito, no creo que sea muy fácil de asimilar, pero tendría queacostumbrarme rápido a mi nueva familia.

- ¿Listo?- le pregunte.

- Desdehace años - me espeto.

- Quecarácter, hermanito - bromee, golpeando suavemente su brazo.

- Dejatus bromas - replico - es mejor que nos vayamos.

Norespondí, simplemente tome mi mochila y me despedí de mamá, y Dean hizo lomismo, parecía que está familia solo apreciaban a Jennifer, que era el nombrede mamá, y supuse la razón, Frank no era un gran padre, al menos el día quellevaba de conocerlo, ya me había golpeado y parecía que eso era costumbre enesa casa.

Lafamilia Parker era bastante grande, constaba de cinco hijos, que era Dorian deveinte, después seguíamos Emma de casi dieciocho, y después seguía yo dediecisiete, después venía Dean de quince, luego Carlie de ocho y por últimoJackson de un año.

Creoque mis padres, se sentía raro que no fueran Alice y Jasper, pero en lo que ibaparecía que Frank y Jennifer, no conocían el significado de planificaciónfamiliar, y bueno más en el lapso de tiempo de Emma y yo, ya que ella habíanacido el cuatro de Enero y yo el dieciséis de Noviembre del mismo año, nisiquiera un año nos llevábamos.

- Odioverte triste por el imbécil de Black - ante eso clave mi mirada en él - sé queles haces, creer a la mayoría que solo es para ganarle a Renesmee, pero sé queno es así.

- Meconoces bien - le sonreí levemente.

- Eseidiota no merece, que sufras - vi que apretó los puños - tú mereces algo mejor.

- Nohagas corajes - me agarre a su brazo - además, recuerda que cuando quiero algo,doy todo por conseguirlo.

- Blackno te merece - en verdad le importaba - eres demasiado para él.

- Tequiero, - susurre - pero estoy enamorada de Jacob, y sé que para conseguir queél se fije en mí, tendré que llorar sangre, pero todo habrá valido la pena, siél me ama al menos la doceava parte de lo que yo lo hago.

- Erestan obstinada - se separo de mí furioso.

- Vamos,Dean - tome su mano - apóyame en esto - escuche su gruñido - muy bien no lohagas, solo te pido que no te metas.

- Eresmi hermana - me espeto.

- Soymayor que tú - le recordé - así que te por favor, no te metas.

- Muybien - su voz sonó ronca - haz lo que se te venga en gana, pero cuando te rompael corazón no quiero que llores, porque yo no voy a estar ahí.

 

Sabíaque a pesar de lo que me estaba diciendo, si volvía a llorar por Jake, él iba atratar de vengarse, pero en ese momento no quise pensar en eso y simplemente mecoloque a su lado.

- Hermanito- llame con voz melosa - no te enojes, te ves horrible.

- Nome vas a contentar así - me espeto.

Decidíque lo mejor era callarme antes de molestarlo más, así que el resto del camino fueen silencio, en cuanto llegamos a su Colegio, yo seguí el camino hacía laescuela en donde había ido en mi realidad, jamás me había dado cuenta de quetan lejos estaba, ya que siempre o me llevaba mamá o era Jake, pero ahora queveía esto caminar era un insulto, pero cuando revise mi cartera, que estababastante desgastada, al igual que mi mochila, note que estaba vacía.

- Increíble- refunfuñe - jamás había notado, lo esencial que es el dinero.

- Tienescuatro hermanos - al escuchar aquella voz, gruñí - eso debería contrarrestar elpoco dinero que tienen.

- Pudistehaberme mencionado, quienes serían mis padres - le espete.

- Nolos conocías - la calle estaba sola - pero ¿no te gusto tu nueva familia?

- Mamáen cierta forma me recuerda a Alice - sonreí levemente - y mis hermanos, creoque eso me agrado, pero al hombre que tengo por padre, en absoluto.

- Algomalo debía haber - trate de no rodar los ojos - recuerda, la vida no todo esfelicidad, sino sería aburrida.

- ¿Quémás debo saber de mi nueva vida? - la ironía salió natural - claro además, desaber que Jake me odia, y yo odio a Nessie.

- Puesdebo decir, que necesitas ropa nueva - se estaba burlando del pantalón que mequedaba un poco corto, bueno la verdad es que me llegaba como cinco centímetrospor arriba del tobillo, el suéter estaba agujerado de los codos, y bueno lachamarra, también me quedaba chica.

- Quegracioso - enserio no podía creer que se burlara de algo así.

- Bueno,pero aun así te ves bien - claro ahora trataba de arreglar las cosas - aunquedebo decir, que tendrás que hacer muchas cosas, para demostrarle a Jake que enverdad lo amas.

- ¿Élpiensa que solo juego? - cuestione, mientras cruzaba la calle.

- Buenoademás de que el chico es un engreído de lo peor - susurro.

- ¿Porqué hablas sola? - no me había dado cuenta, que había alguien, giré la cabeza yme encontré a mamá, claro que joven, su cabello castaño lo traía corto y laspuntas paradas.

- Veníacantando - mentí.

- Pueseso no me pareció - elevo la ceja, como cuando le mentía y sabía que lo hacía.

- Puesno me importa lo que pienses - me sentí extraña de hablarle así.

- Eresmuy rara - estaba por replicar - y me agradan las personas así, soy AliceCullen.

- LeynaHa
Parker - estuve a punto de equivocarme.

- Asíque tú eres la chica vándalo - arrugue la nariz - el grupo de Jake, te conoceasí, porque siempre traes un golpe nuevo - me señalo la mejilla - y pues creenque por esa pinta, eres una persona agresiva.

- Veoque no se toman la molestia de conocer a las personas - dije con ciertairritación - solo, hacen suposiciones tontas.

- Yoles digo, que no tienes cara de ser una mala persona - me sonrió de lado - dehecho creo, que si alguien te ayudara con tu atuendo - me vio de arriba abajo -debes comprar nuevos pantalones.

 

- ¿Túcrees? - el sarcasmo fue involuntario.

- Losiento, si te molesto - se disculpo.

- No,yo lo siento - susurre - pero si pudiera comprar nuevos pantalones, lo haría -sin darle importancia - de hecho creo que unos tenis y un suéter nuevos,tampoco me vendrían mal.

- Yotengo ropa que ya no uso - ahora sentía lastima, era grandioso que mi madrebueno a la que yo conocía como tal, sintiera eso por mí.

- Eresmuy amable - repuse suavemente - pero no creo que tus amigos vean bien, que túayudes a la chica vándalo.

- Creoque si se dieran, el tiempo de al menos saludarte, se darían cuenta que no ereslo que ellos piensan - comento amablemente.

- ¿Eresamiga de Jacob? - necesitaba saber eso.

- Esel mejor amigo de mi hermano Edward, - respondió - así que lo tengo en mi casaa diario.

- ¿Yconoces a Jasper? - debía saber, si al menos se hablaban.

- Esel chico raro de tu grupo de amigos - ¿papá era mi amigo? Al menos podríaabrazarlo, sin que me viera como extraña - ¿es el qué parece siempre estartriste?

- Supongoque sí - la verdad no sabía si él era.

- Puesla verdad, no hablo mucho con ellos - aunque sus mejillas se sonrojaron.

- Eslindo ¿no crees? - trate de sacar más información.

Peroante aquello sus mejillas tomaron un color más intenso, bueno teníamos un pasoarriba, a Alice le gustaba y eso podía hacer que las cosas fueran mássencillas. Seguimos caminando en silencio, en cierta forma me agradaba caminarcon mamá, aunque ella no lo supiera.

- ¿Sabes?- el silencio fue roto por ella - creo que llegaremos a ser grandes amigas.

- Sí,creo que si - concordé.

- BuenoLeyna, debo ir a mi clase - comento cuando llegamos a la escuela - nos vemos.

- Nosvemos - me despedí.

Buenoal menos ya me había acercado a Alice, y eso era algo bueno, ahora solo faltabaconocer al nuevo Jasper, cosa que enserio me ponía muy ansiosa, ya que volveríaa ver a mi padre, claro que mucho más joven, pero aun así era papá.


Jennifer Parker

Capitulo dedicado a:

aliceyjasperfo0rever

Dani96

sammy_diggory_cullen

Zhere StAr De Black

Despuésde haber visto desaparecer a Alice, seguí mi camino, aunque ahora había unainterrogante ¿Qué clase me tocaba? Esto era grandioso, debía haberle preguntadoa Emma, pues supuse que siendo mi hermana debía saber mi horario, después detodo siendo su amiga se lo sabía, ahora con mayor razón debía sabérselo.

- Muñeca- antes de que girara, sentí un beso en mi mejilla.

- ¿Jasper?- no podía creer que ese chico, que tenía delante de mí fuera papá.

- ¿Porqué la sorpresa? - me observo con una ceja elevada.

Yes que este chico, no se parecía al Jasper que yo había conocido, bueno cuandoveía las imágenes de papá de joven, tenía el cabello corto y rubio y ahora lotenía largo entre negro, castaño y un poco de rubio, siempre vestía demasiadoformal, y ahora llevaba un pantalón roto y una camisa a medio abrochar y unasbotas, que enserio parecían de asesino.

- Teves diferente - susurre.

- Siempreme visto así - replico, pero en ese momento posó su mirada en mi mejilla - esehombre es un imbécil.

- Nofue nada - sonreí levemente.

 

- Algúndía va a terminar matándolos - gruño, revisando mi mejilla - pero ahora, ¿Porqué fue?

- Noestaba, cuando él llego - respondí en voz baja.

- Buenosdías, animalitos de la creación - cuando escuche aquella voz, creí que estabasoñando, pero cuando me di la vuelta noté que era Nahuel.

- Noempieces - le espeto Jasper.

- Yosolo quiero alegrarles el día - se giró indignado, hacía mí, pero en cuanto viomi mejilla, hizo lo mismo que había hecho papá - creo que esta vez, se contuvo.

- ¿Queríasque le cerrará el ojo, para que fuera preocupante? - veía que a Jasper,realmente le importaba Leyna, bueno además de que siempre era así.

- Nodije eso - me preguntaba si ellos siempre se estaban peleando.

- ¿Yatan temprano y peleando? - aquella pregunta, respondió la mía - deberíanesperar al menos hasta el descanso.

- Leah- saludó Jasper con una leve inclinación.

- Jasper- respondió de la misma forma.

Enserioque tenía amigos, bastante locos, aunque me extraño que me llevará bien conLeah, aunque creo que era que tuviera mi edad, pero para ser sincera, norecordaba haber estimado mucho a la chica en mi otra vida.

- Lele- me sonrió y note que su piel apiñonada le resaltaba su belleza - deberías deponerles un alto.

- Sabesque no escuchan - eleve los hombros.

- Porcierto - ante eso dejo de sonreír - el imbécil, de Jacob ayer fue a decirle alidiota de Seth, que necesitaba hacer algo, para que te alejarás de él.

- ¿Enserio?- trate de que no se viera que me dolía - pues sinceramente, lo que haga o dejede hacer no me interesa.

- Nopuedo creerlo - creo que hoy sería el día de conocer la nueva cara de todos, yaque en ese momento Nessie, me observaba con una altivez poco creíble en ella -que a Leyna Parker, dejo de interesarle "MI NOVIO" - esas dos últimas palabraslas grito.

- Nodigas tonterías, descerebrada - le espeto Leah - sabes que Black, no salecontigo, pues de eso pides tus limosnas.

- Eresuna vulgar - replico con cara de pocos amigos, ahora entendía un poco porque nome llevaba bien con ella - y claro que mi Jakie me ama.

- Déjala- sonreí de lado - después de todo soñar no cuesta nada.

- Puesaunque lo dudes - enserio no deseaba pelear - Jacob Black, tiene dueña y esasoy yo.

- Nosabía que Black fuera un objeto - observe como Jake se había detenido a unacorta distancia de nosotros, y venía junto con tío Edward y tío Emmett - aunquela cara de perro, ya la tiene.

Ysin más empuje a Renesmee y camine hacía él, enserio era bastante intimidantesu estatura y más yo siendo una enana, pero en ese momento recordé lo delparque.

- Yno te preocupes - le sonreí de lado - yo no me voy a acercar a ti, porque a mino me interesa un patán sin cerebro, que lo único que tiene es aire y susmúsculos no son más que basura.

- Claro,- esa sonrisa torcida jamás se la había visto, y mis latidos se hicieron másrápidos, después de todo lo hacía lucir más guapo de lo que ya era - zorrita,pero aquí todos saben que desde que llegaste mueres por mí, y aunque creas queno tengo cerebro, lo tengo porque de no ser así, ya me habría metido conalguien tan mediocre como tú.

Escuchela risa general, y eso no me dolió, sino que escuchar de esos labios, que hacíados días me había dicho que me amaba, no era fácil, pero debía recordar que élno era mi lobito y debía alejarme de él, por más que mi corazón y mi cuerposuplicarán por él.

 

- Nome hagas odiarte - susurre - por favor no lo hagas.

- Nome interesa si me odias o no - se quedo pensativo - aunque si me odiarás, temantendrías lejos de mí.

- Idiota- escuche la voz de papá.

- Contigono es el problema - le espeto - pero si tanto te preocupa, la próxima vezdetenla antes de que se humille más.

- Noimporta - tome la mano de Jasper - es mejor ir a clases.

- Tenloen mente zorrita - escuche su voz burlona - jamás estarás mi nivel.

- Eneso tienes mucha razón - le espeto Leah - ella es mucho mejor que tú, y cuandote des cuenta, será muy tarde.

- Esono pasará - gruño - yo tengo control de calidad.

- Mejordeja de hablar - replico Nahuel - o voy a olvidar que eres mi primo.

- Basta,Jacob - al escuchar aquella voz, giré y me encontré con la espalda de Alice - vamostodos a clases.

Yante la voz de orden, nadie podía desobedecer, así que los tres chicos desfilaronhacia el salón, creo que esto de que fuera a extrañar a vivir aquí, era unamentira, ya que lo único que deseaba en ese momento era poder regresar a mivida.

- Vamosa clase - comento Leah

Sindecir una palabra camine detrás de ella, el corazón tenía una nueva herida, ycreo que para mantenerlo a salvo, debía estar lejos de ese Jake, pero comohacerlo, si eso también me dolía. Lo iba a superar, iba a guardar el corazón enun cofre e iba a lanzar la llave muy lejos.


Jasper Hale

Espero que les haya gustado el capitulo ^^

Capitulo dedicado a:

sammy_diggory_cullen

Zhere StAr De Black

aliceyjasperfo0rever

Eldía había sido más largo de lo que recordaba que fuera normalmente, pero ademásde conocer a la odiosa de Nessie, conocí a su sequito de tontas, que aunque medoliera estaba Amanda, Danielle la mejor amiga de mi prima en mi realidad,seguían siendo buenas amigas, también estaba Claire que seguía tan unida a Nesscomo recordaba.

- ¿Quétal tu día? - al escuchar la voz de Emma, sonreí aliviada.

- Hetenido mejores - eleve los hombros.

- Jacobes un idiota - parecía que toda la escuela se había enterado de mi humillación- y en la escuela, todo lo que tiene que ver con él, se esparce como pólvora.

- ¿Quéhe hecho, para que me trate como zorra? - eso era lo que más me angustiaba, vique pensaba en que decirme - quiero la verdad.

- Bueno,Lele la verdad - comenzó a titubear - es que te has besado, con todos losamigos de Black, solo para saber que le gusta.

- ¿Enserio?- mi yo en está realidad, no podía ser así.

- Hola,preciosa - sentí las manos de Emmett en mi cintura - ¿Por qué te ibas tanrápido, no recuerdas nuestra cita de hoy? - vi como se acercaba a besarme, esono es nada bonito y menos cuando te imaginas a ese joven, más grande y siendotu tío, por impulso ladee mi rostro - ¿Qué pasa?

- Seme hace tarde - fue la patética excusa que pude darle - y olvida nuestrostratos, fue un error.

- Jakese va enterar de que te acostaste con Quil - eso debía ser una broma.

- Jamáslo he hecho - le espete.

- Pero¿a quién crees que le crea más a ti, que no eres nada o a su amigo? - muy bienEmmett McCarthy era un desgraciado - vamos a ser sinceros, nadie te va a creernada, porque bueno tu origen no es muy bueno y además, todos saben que erescapaz de muchas cosas por lograr lo que quieres.

 

- Meimporta un reverendo cacahuate lo que piensen de mí - le espete - y puedes ir adecirle al imbécil, de Black, que me acosté con todos sus amigos, porque si loque piense la gente no me importa, mucho menos lo que crea ese descerebrado.

Estabamintiendo, porque de solo imaginar lo que Jake diría me estaba muriendo demiedo, pero tenía que aguantar después de todo, este no era el chico al que yoamaba, absolutamente no lo era, pero me di la vuelta y seguí mi camino, no ibaa andar besándome con Emmett, y mucho menos porque siempre que lo tenía cerca,recordaba a mi tío, él que siempre me estaba molestando.

- ¿Seguraque estás preparada, para los insultos de Jacob Black? - Emma me habíaalcanzado.

- Jacobno es tan importante en mi vida - de nuevo mentía - por mí puede burlarse loque quiera, no me importa.

Nodijo nada, así que seguimos el camino a la casa, pero lo que vi termino porromper la imagen, de que ese Jacob podía ser alguien bueno, ya que delante demí, estaba besando con demasiado desesperación a una chica que como la tenía nopodía reconocer, pero las manos de él no había parte de su cuerpo que no tocará.

Memordí el labio para no correr, a golpearlo y llorar con fuerza como deseaba, enese momento vi que metía su mano al pantalón de la chica, me dio asco y tambiéndestrozo mi corazón, escuche su audible gemido y entendí que me había detenidoante la escena, al sentir el empujón de Emma.

- Almenos deberías tener la decencia, de llevarla a un hotel - le espete, pasandopor su lado.

- ¿Noquieres hacer un trío? - ante eso me gire irritada.

- Penséque no te meterías conmigo - mi voz sonó ronca - pero yo sí tengo dignidad - encuanto vi la imagen de Claire, sentí nauseas, se suponía que era la mejor amigade Nessie - y no me conformó con las migajas.

Medi la vuelta altanera, y seguí mi camino, estaba totalmente erguida, JacobBlack, me iba a rogar porque saliera con él, esa era una nueva meta, iba apagar cada humillación que me había hecho pasar y lo que además le estabahaciendo a Renesmee, esto estaba firmado iba a llorar por mí, así me costará lavida entera, él iba a suplicar por mí.

- Oye- al escuchar aquella voz, no me detuve, no tenía ganas de hablar - Leyna,vamos detente.

- Notengo nada que hablar contigo - replique siguiendo mi camino - así que déjameen paz, Black.

- Nome dejes hablando solo - gruño, tomándome del brazo.

- Nome toques - me zafe de su agarre, pero me lastime al hacerlo - y es mejor queregreses con ella, no se te vaya a ir.

- Note comportes como una niña - replico.

- Tevoy a decir esto, con claridad - clave mi mirada en él - no te quiero cerca, yme dejaste claro que tú tampoco, así que actúa acorde a lo que dices.

- Leyna- ante aquella voz, desee correr, creo que mi instinto de supervivencia era loque alertaba mis sentidos - ¿Qué diablos haces aquí, deberías de estar ya encasa?

- Meestaba pidiendo una tarea - dije apresuradamente, alejándome de Jake - solo meretrase un poco - estaba disculpándome.

- Note quiero cerca de ella - gruño Frank - y tú ve a la casa, hablaremos ahí.

Sinesperar más eché a correr hacía la casa, en cuanto llegue trate de parecernormal, subí a mi habitación sin haber visto a nadie, en mi cama estaba Carliesentada leyendo un libro que por la portada, note que era de princesas,acaricie su cabello y ella me sonrió levemente.

 

- Estúpida- al escuchar aquella voz, desee fundirme con la pared - ¿Dónde diablos estás?

- Car,ve con mamá - le pedí.

- ¿Teva a pegar? - susurro conteniendo las lágrimas.

- Voya estar bien - le asegure con una media sonrisa.

- ¿Quédiablos hacías con ese mocoso? - ante su voz retrocedí, hasta que mi espaldachoco con la pared.

- Solome pidió una tarea - mi voz tembló.

- Note creo - se acerco a mí y me tomo del cabello - no puedo, creer que seas tangolfa como tu madre.

- Yono hice nada - mi voz era un susurro.

- Perote voy a enseñar a respetar el apellido Parker - ante aquello sentí su golpe enmi mejilla - vas a aprender, a darte a respetar y no andarte revolcando con elprimero que se te pace por enfrente.

Sentíotro golpe en mi mejilla, y después me tiró al suelo, y ahí comenzó a patearme,no sé cuanto fue, escuche los gritos de Emma y de mamá, al igual que los deCarlie.

- Esperoque con esto comprendas - gruño, en cuanto dijo eso, salió de la habitación.

- Le-le- escuche la voz de Emma - ¿puedes levantarte?

- Sí- aunque lo dudaba, todo el cuerpo me dolía.

- Voya matar a Jacob - aseguro Emma - no de hecho, dejaré que Nahuel y Jasper lohagan.

- No- en cuanto sentí la cama, gemí no soportaba el mínimo roce - Jacob, no tienela culpa de que Frank sea un psicópata.

- Creoque esta vez, es más fuerte - sus ojos mostraban preocupación - alguien debeverte.

- Noquiero tener más problemas - hasta hablar me dolía.

- Encuanto se vaya al bar con sus amigotes, podemos llamarle al doctor Carlisle -comento suavemente.

- Noes necesario - le sonreí levemente - solo debo descansar.

- Muybien - acepto de mala gana - solo espero que Dean, no te vea porque sino escapaz de enfrentarse a Frank.

- Lograretranquilizarlo - me acomode tratando de que el dolor fuera menor.

- Descansa- me acaricio el cabello y después de eso salió de la habitación.

Estono era para nada agradable, solo esperaba que esto pasará rápido, no queríaestar más aquí.


Emmett

Bueno espero les guste el capitulo, y también les informo que acabo de hacer un fic que se llama "La vida es mejor con mentiras" https://www.potterfics.com/historias/65312 que espero se puedan pasar y les guste ^^

Capitulo dedicado a:

sammy_diggory_cullen

Zhere StAr De Black

Despertécon todos los músculos adoloridos, trate de incorporarme, pero en verdad nohabía una parte de mi cuerpo que no doliera, pero trate de no poner atención enello, coloque mis piernas en el suelo y era como si miles de agujas se clavaranen ellos.

- ¡Oh,cariño! - en cuanto escuche la voz de mamá, sentí como me tomaba de la cintura,y ahogue un gemido ante el acto - creo que lo mejor es que te quedes en casa,no te ves bien.

- Estoybien - le asegure - solo necesito una ducha, y estaré como nueva.

- Creoque deberíamos llamarle al doctor Cullen - en verdad se notaba angustiada.

- Encuanto termine la ducha, voy a estar bien - dije de nuevo, aunque apenas sipodía caminar.

- Losiento - se disculpo, ante eso clave mi mirada en ella - él no debió de habertepegado, yo debí de haberte defendido.

 

- Noes tu culpa - le sonreí débilmente - aunque no comprendo, porque sigues con él.

- Talvez por miedo - su voz mostró seriedad.

- Noestás sola - le asegure - nosotros, estamos contigo.

- Yeso me angustia - confesó - porque si fuera yo sola, no me preocuparía tanto,pero tengo cinco enormes razones, por las que me mantengo con él.

Lesonreí en verdad no quería hacerla sentir más culpable, en cuanto llegamos albaño, tuvo que ayudarme a desvestir, y en cuanto lo hizo soltó un leve gritito,y cuando baje la mirada entendí la razón, creo que no había parte de mi cuerpoque no hubiera un moretón.

- Estoybien - pero al ver sus ojos llenos de lágrimas, sentí un dolor más profundo quetodos los golpes.

- Estoes mi culpa - sollozo.

- Claroque no - la contradije - Frank es el monstruo no tú.

- Sí,pero yo fui quien dejo que creciera - la hubiera abrazado, de no ser porque nopodía moverme sin que me doliera algo - Ley no sé cuando deje que esto pasará.

- Vamosa estar bien - le asegure - solo necesitamos, estar juntos.

Despuésde eso ella solo sonrió como agradecimiento, y yo me metí a la ducha, aunque enrealidad, en cuanto el agua choco con mi cuerpo, me reproche por haber decididohaberlo hecho, pero trate de ducharme lo más rápido que pude, aunque cuandohice eso, me dolieron aun más.

Encuanto termine, fije mi vista en el espejo y note que el labio estaba un pocoinflamado y bueno se veía la herida y ahora mis dos pómulos estaban morados,pero no mucho. Me vestí con demasiada calma, tratando de apenas que la ropa merozará.

Cuandotermine, Emma ya también estaba lista, por lo cual me ayudo a bajar, en elcomedor estaba Dorian y Dean, en cuanto ambos nos vieron bajar, clavaron lamirada en mí, el primero mostró frustración, pero la del segundo me causoescalofrío.

- Lovoy a matar - aseguro Dean.

- Nodigas tonterías - le sonreí levemente - no estoy tan mal.

- Le-le- susurro Dorian, que se acerco a mí - en verdad lo lamento, yo debí de haberestado para detenerlo.

- Nopasa nada - no entendía porque todos me pedían disculpa - después de todo, creoque en cierta forma lo merecía.

- ¡Estásloca! - Dean se había puesto de pie de un brinco - ese hombre, no tiene ningúnderecho en golpearte, pero creo que vivir tanto tiempo cerca de mamá, te hapegado su estupidez.

- Nohables así de mamá - le reproche - ella nos ha dado lo mejor, así que no tepermito que te expreses de esa forma de ella ¿entendido?

Nocontesto, simplemente gruño y salió de la casa, decidí que no necesitabaescuchar algo más sobre mis golpes, así que salí de la casa, claro con un pasobastante lento, ya que me dolía todo el cuerpo, no llevaba mucho cuando escucheun claxon.

- Teves mal - ante aquella voz rodé los ojos - creo que lo mejor, es que subas y telleve.

- Creoque no - repuse, al ver a Embry, aunque no sabía si con él mi relación eraigual que con todos los amigos de Jake.

- Vamos- estacionó su auto y bajo de él - sé que Jacob, se ha portado como un idiotacontigo, pero yo no soy como él.

- ¿Cómopuedo estar tan segura? - pregunte, caminando hacia el lado del copiloto.

- Porquesi fuera como el idiota de Jacob, o sus amigos cercanos, ya estaría tratando debesarte - fue su simple respuesta.

 

- ¿Noeres muy amigo de Jacob? - esto era nuevo para mí.

- Loéramos - elevo los hombros - pero llego alguien, y bueno nos separamos.

- ¿Quién?- necesitaba saber un poco más de este nuevo Jacob.

- Nocreo que sea bueno que lo sepas - me sonrió levemente - mejor dime, ¿Cómo tehiciste todos esos golpes?

- Largahistoria - eleve los hombros.

- Mejordi que no me tienes confianza - me reprocho.

- Bueno,es la primera vez que tenemos una plática ¿no? - trate de sonar normal, y nocon urgencia de que me dijera como nos conocíamos.

- Cierto- en ese momento llegamos a la escuela - aunque, algo me dice que lo que hablande ti, la bolita de Jacob no es cierto.

- ¿Quédicen? - clave mi mirada en él.

- Yalo debes haber escuchado - jamás había visto que la mirada de Embry, erabastante intimidante.

- ¿Quésoy una mal viviente, que se la pasa en peleas? - él simplemente asintió - supongo que debo habermelo ganado.

- Subolita son unos idiotas - me espeto - que solo por verte llegar con moretones,creen que tu te los buscas, pero Emma

- ¿Emma?- interrumpí - ¿Qué tienes que ver con mi hermana?

- Voya ser sincero - aunque bajo su mirada - Emma, me interesa, y sé que tu podríasayudarme con ella.

- ¿Tratasde ganarte mi simpatía, para que convenza a mi hermana que salga contigo? - useun tono de voz de falsa irritación.

- Noes de esa forma - susurro, ante eso no pude evitar una carcajada.

- Esbroma - repuse, tratando de controlar mi risa - me has caído bien, así que pormí le hablare bien de ti a Emma.

- Porun momento me asustaste - me reprochó.

- Nosvemos después - me despedí, bajando de su auto.

Enverdad caminar me dolía, pero necesitaba llegar al salón antes de que alguno demis amigos me vieran, aunque parecía una tortuga, todas las personas que meveían, comenzaban a murmurar, pero trate de no poner atención.

- Hola- al escuchar aquella voz, esperé que no me viera el rostro - tenemosLiteratura - en ese momento vi la enorme sonrisa de Alice, aunque enseguida seborró - ¿Qué te paso?

- Nada- trate de seguir caminando, pero me tomo del brazo y solté un gemido.

- ¡Oh!- fue lo que salió de sus labios, ya que me había subido el suéter y noto losmoretones - ¿Quién fue?

- Noimporta - le asegure con una media sonrisa.

- Puedesconfiar en mí - susurro.

- Esvergonzoso - murmure.

- ¿Tepego alguien de tu familia? - baje la mirada, esa fue su respuesta - ¿Quién?

- Mipadre - susurre.

- Siempreque llegas con un golpe, ¿es por él? - asentí levemente - es mejor que te veaun médico.

- Estoybien - parecía que todos tenían la manía de llevarme al hospital.

- Debemosver, que no haya golpes internos - y sabía que decirle que no a mamá, eraimposible.

Asíque en vez de caminar hacia el salón, caminamos hacia la salida de la escuelaen donde ella pidió un taxi, conocía el camino que el taxi tomó, después detodo en mi realidad, recorría ese camino casi a diario, solo para ver a papá yal abuelo, extrañaba a mi familia.


Dorian Parker
Capitulo dedicado a:
sammy_diggory_cullenZhere StAr De Black

POV Alice

Enverdad no sabía, como alguien pudiera golpear de esa forma a su hija, pero alllegar al hospital y entrar con ella al consultorio, y ver sus golpes, enseriosentí mi sangre hervir y desee golpear a ese hombre. Aunque no sabía porquehace algunos días, esa chica desaliñada y que parecía bastante agresivacomenzara a importarme.

 

Perono sé que había cambiado, hacía dos semanas ni siquiera sabía que existía, peroahora por más extraño que parezca necesitaba protegerla, era un sentimiento quejamás había sentido, era como si viera una niña indefensa.

- Tienesdos costillas rotas - informó el médico - y bueno tendrás que estar en reposo,y no cargar nada pesado.

- Perotengo que ir a la escuela - su voz mostró cierta ansiedad.

- Podrásir - la tranquilizó - pero no puedes, hacer movimientos bruscos, y no debescaminar mucho.

- Nose moverá - le aseguré - saliendo de la escuela, ira a su casa y no haráesfuerzos.

- Muybien - acepto el médico - es bueno, que tengas una hermana que se preocupe porti.

- Ellano

- Cierto- le sonreí a Leyna - yo me haré cargo, de que mi hermana se quede en cama.

- Aunqueno me explico, como es que te hiciste esto - comento, mientras la ayudaba aponerse en pie.

- Tengopies torpes - sonrió levemente - y me caí de las escaleras.

- Creoque debes tener más cuidado - le respondió, la sonrisa - y bueno, en dossemanas, nos vemos para ver que tal van tus fracturas.

- Aquíestaremos - comente tomando la mochila de Leyna.

Ysin más salimos del hospital, sabía que debía estar recostada, así que decidíllevarla a mi casa, para que al menos unas horas, pudiera estar tranquila sintener que soportar a su padre. En cuanto llegamos a la casa, note que mi madreestaba en casa.

- ¿Quéhacemos aquí? - pregunto un tanto sorprendida.

- Pueste voy a ofrecer mi cama, por un rato - conteste con una media sonrisa -escuchaste al medico, debes descansar.

- Entoncesdebería ir a mi casa - dijo suavemente.

- Claroque no - me negué tajantemente - vas a entrar y a dormir un rato, despuésobligaré a Edward a llevarte a tu casa.

- Noes necesario - aseguró - es mejor

- Yadije que no - le mande una mirada asesina.

Nocontesto, solo me siguió, en cuanto entramos a la casa, vi a Esme que es elnombre de mi madre, en el umbral.

- AliceCullen - esa voz sonaba a reprimenda.

- Mamá,te presento a Leyna Parker - dije, antes de que comenzara a gritar - Leyna ellaes mi madre, Esme Cullen.

- Unplacer, señora - hizo una leve inclinación.

- Elplacer es mío - mi madre le sonreía maternalmente - ¿quieres algo de comer?

- Ley,sube a mi recamara, es la primera puerta subiendo las escaleras - ella asintióun tanto incómoda.

- ¿Porqué no fuiste a la escuela? - me mando una mirada seria.

- Supadre la golpea - susurre, tomándola del brazo y llevarla a la cocina - ydecidí a acompañarla al hospital, y tiene dos costillas rotas, pero por lodemás esta bien.

Mimadre como siempre, se puso pálida al escuchar aquello, tenía el instintomaternal para todos.

- ¿Cómopuede un hombre golpear de esa forma a su hija? - sabía que Esme iba a quererayudarla.

- Nolo sé - acepté - pero necesita, estar en reposo, y bueno con el padre quetiene, decidí que lo mejor es que viniera aquí.

- Dileque esta es su casa - Esme, no era mucho de eso, de hecho ni siquiera con Rosey Bella había dicho aquello.

 

Peroantes de que contestara, escuche que llamaban a la puerta, camine hacia lapuerta para ver de quien se trataba, y me encontré con Jasper Hale, claro simal no recordaba, aunque a quien iba a mentir, por supuesto que sabía quienera.

- ¿Dóndeesta Leyna? - su seca pregunta me hizo arrugar la nariz.

- ¿Porqué tendría yo que saberlo? - le espete.

- Tevi, cuando la sacabas de la escuela - gruño secamente - así que es mejor, queme digas donde esta.

- Nopuedes venir a mi casa a amenazarme - dije con los dientes apretados.

- Simi mejor amiga, esta aquí, puedo hacer lo que se me venga en gana - sus ojosazules se clavaron en mí - así que es mejor, que le digas que vengo por ella.

- Leyno esta para que venga, un orangután por ella - lo fulmine con la mirada.

- ¿Quétiene? - ante la mención, de que no estaba muy bien, su actitud cambio.

- Debeestar en reposo - susurre - tiene fracturadas, dos costillas y b

- Esebastardo - gruño.

- ¿Túsabes quien la golpea? - él asintió - ella no puede seguir así, si su padresigue con esto va a terminar matándola.

- Notienes porque decirlo - su rostro mostró dolor, ante el pensamiento de que aella pudiera pasarle algo.

- ¿Soloes tu mejor amiga? - sabía que esa reacción, no era de una simple amistad.

- Esdifícil explicar lo que siento por ella - admitió - de hecho no sé, porqueestoy diciéndote esto, pero Leyna es lo que más quiero en este mundo.

- ¿Estásenamorado de ella? - sentí cierta opresión en el pecho, ante que la respuestapudiera ser afirmativa.

- Nopuedo ver a Le-le como mujer - ante eso eleve una ceja - la veo como unapequeña niña, que necesita protección, no siento atracción, es como si fuera mihermanita, pero ni siquiera por Rose siento lo que con Ley, es diferente, séque podría dar mi vida por ella.

Mequede sin palabras, porque yo estaba a comenzar a sentir lo mismo por ella,pero no sabía si eso estaba bien, pero si quería ayudarla, tendría que unirme aJasper Hale.

- Nitú ni yo, nos llevamos - comente - pero a ambos nos importa el bienestar deLeyna, así que creo que debemos a comenzar a hablar más, para tratar deayudarla.

- Creoque tienes razón, Cullen - su voz fue mucho más amable.

- Ylo primero que tenemos que cambiar, es la forma en la que nos llevamos, ¿nocrees, Jasper?

- Tienesrazón, Alice - ante eso sonreí.

- Entoncestrataremos de ser amigos, por Leyna - le extendí la mano.

- Amigos- aseguro estrechándome la mano.

Estosolo era por Leyna, íbamos a tratar de ser amigos, para ayudarla solo por eso.


Esme Cullen
Capitulo dedicado a:
florindasammy_diggory_cullenlokka black
FELIZ NAVIDAD

Apesar de que Alice, me obligo a recostarme y dormir, simplemente no podía, yaque en mi realidad Esme era madre de Jasper y no de Allie, y otra pregunta,¿Dónde estaba mi abuelo Edward? Ante aquella pregunta tuve que levantarme de unbrinco, necesitaba saber si él estaba en esta realidad.

Peroclaro ante el movimiento brusco, el dolor apareció, pero en ese momento no meinteresaba eso, sino descubrir si mi abuelo existía aquí, eso era lo único queme interesaba, me puse los zapatos con demasiado esfuerzo, ya que agacharme mecostaba un dolor fuerte.

 

- ¿Quéhaces? - pregunto Alice, que estaba recargada en el marco de la puerta, y meobservaba fríamente - se supone que te deje para que durmieras.

- Necesitover al señor Edward - respondí, mientras terminaba de anudar mis converse queparecían a punto de romperse.

- ¿Alpadre de Jacob? - muy bien eso era extraño.

- ¿YBilly? - eso no debía haber salido, pero ya era tarde para rectificar.

- Noentiendo - me miró confundida - ¿a quién quieres ver al padre de Jacob o alpadre de Emmett?

- ¿Billyes padre de Emmett? - esto sonaba realmente tonto.

- Creoque debes descansar - me veía preocupada.

- Estoybien - camine hacia la puerta - necesito hablar, con el padre de Jacob.

- Leyna- no me detuve, necesitaba entender esto nuevo - el médico dijo, que debíasestar recostada.

- Voya estar bien - dije colocándome la chamarra - gracias por todo, y a ustedtambién señora Cullen.

- Vuelvecuando quieras - fue lo que alcance a escuchar, antes de salir a la calle.

Enserioque Dorian pudo haberme dicho, que mis abuelos ya no eran padres de mis padres,esto sonaba aun más loco, que lo que el abuelo Edward era padre de Jake, aunqueahora venía otra pregunta ¿Dónde diablos vivían los Black?

Ybueno seguí mi impulso de ir a la casa, en dónde vivía mi abuelo en mirealidad, y bueno cuando llegué era enorme, no era como ya la recordaba, estababastante lujosa y bueno los carros que estaban afuera, se notaba que eranbastante caros.

Camineun poco asombrada, no podía creer que hubiera cambiado tanto, en ese momentonoté que había como un pequeño jardín, en dónde noté una mujer de cabello negroque arreglaba las flores.

- Buenastardes - salude, pero cuando se giró me quede sin habla, no podía ser queestuviera aquí, a pesar de ser la primera vez, que la veía en persona sabíaquien era, después de todo había creciendo viendo sus fotos.

- Leyna- estuve a nada de gritarle a abuela y correr hacia ella, pero no creo quepudiera, ya que unas rejas nos separaban - ven pasa.

Caminohacia la puerta y la abrió, en menos de lo que imagine estaba siendo rodeadapor sus brazos, en cuanto eso paso, fue como si mi madre lo hiciera, tenían lamisma calidez y el mismo estimulo relajante que los de Alice.

- Nosabes las ganas que tenía de verte - se separo de mí, y me acaricio lasmejillas - ese bastardo - sus ojos mostraron, irritación al ver los golpes enmi rostro - pero le dije a Dorian, que no debía darte esos padres.

- ¿Conocesa Dorian? - esto me estaba complicando muchas cosas.

- Soyla única, bueno además de Carlie que sabe que no eres la Leyna de esta realidad- me sonrió, mientras me guiaba a la sala.

- Estoes horrible - susurre - mi vida es un completo caos, ni siquiera conozco a mispadres, sé que son ellos porque viven en la casa, en donde mi hermano mayor -en ese momento eleve la voz - porque ahora tengo un hermano, bueno no solo uno tengocinco hermanos, de los cuales creo conocer a todos, pero dos de ellos hace unasemana eran mis primos, y al que creí mi ángel, es el hermano mayo, y buenoEmma que es como mi hermana ahora lo es, y Jackson que es al único que conocíacomo mi hermano.

- Tranquila- me acaricio el cabello - sé que es demasiado, para que puedas asimilarlo deun día a otro, por eso estoy yo aquí, para ayudarte y aclarar tus dudas.

 

Respireprofundo antes de comenzar con preguntas, sus ojos cafés como los de mamá, mehicieron sentir en casa, por primera vez desde que llegue ahí, saber que nopasaría nada.

- ¿Elabuelo Edward, aquí también es tu esposo? - ella asintió levemente - ¿es comolo recuerdo, huraño y en ocasiones, mejor dicho muchas veces sarcástico?

- Sí,cariño - me sonrió levemente - tu abuelo, sigue siendo como lo recuerdas, claroque un poco estricto con Jake, desea lo mejor para él. Al igual que lo quisopara tu madre y tu tío en tu realidad, y también para ustedes sus nietos.

- ¿Porqué odio a Renesmee? - pregunte clavando mi mirada en ella.

- Noes que se odien - me reconforto - lo que pasa, es que ambas tienen diferentesformas de pensar, y bueno ella es bastante caprichosa, y tú no tratas detolerarle, eso es lo que pasa.

- ¿YJake? - esa era la pregunta que llevaba pensando desde que había llegado.

- Buenoél, tiene un resentimiento hacia Leyna - me miró con cierta ternura - porquehace cuatro años, pues tenían trece años, y tú llegaste a la escuela y él sesintió atraído hacia ti, y cuando te pidió que fueras su novia, lo humillastedelante de sus amigos y los tuyos, desde ese día, se dispuso a hacer que algúndía fueras tú la que se humillará ante él.

- Penséque la Leyna de esta realidad, también lo quería - repuse en voz baja.

- LaLeyna de esta realidad, lo único que quiere es salirse de su casa - me sonriósuavemente - y bueno cuando descubrió, que Jake es hijo del dueño del hotel yrestaurante más importante en Port Angeles, quiso enamorarlo.

- Soyuna interesada - me lleve las manos a la cara.

- Cariño,esa chica a la que le dices interesada, a pasado por momentos muy complicados -me acaricio el cabello - que ni siquiera te puedes imaginar, imagina vivir conlos golpes diecisiete años, sin poder tener nada, más que las sobras de losdemás. Su vida es muy difícil y bueno aunque no lo creas, ella adora a sushermanos, y cuando piensa en salirse de ese lugar, también lo hace pensando enellos.

- ¿Porqué en vez de tratar de conquistar a Jake, no busca trabajo? - solloce.

- Lotiene - me sonrió levemente - es mesera, en uno de los restaurantes, que tieneEdward aquí.

- Nohe ido a trabajar - me levante y gemí debido a las costillas.

- Tuabuelo sabe, que estás enferma -su sonrisa era cálida - así que no debespreocuparte - de nuevo me senté - de hecho, le pediré que te deje trabajarconmigo.

- ¿Dequé trabajaría contigo? - cuestione.

- Puesme ayudarías a cuidar mis flores y bueno cualquier otra cosa que se meocurriera - elevo los hombros.

- Siemprequise conocerte - confesé - mamá, me hablaba mucho sobre ti.

- Yosiempre estuve contigo, y también con el resto de mis nietos - me beso lafrente y me abrazo - yo voy a estar aquí para ti.

- Gracias- susurre.

- Mamá- ante aquella voz, nos separamos - ¿Qué haces aquí?

- Vaa trabajar para mí - me abrazo por los hombros - así que, la verás por aquí muya menudo.

Silas miradas matasen, estaría tres metros bajo tierra, yo simplemente sonreínerviosa, y bueno cuando mi cerebro hizo la conexión de porque ya estaba encasa, me separé de mi abuela o de Elizabeth como fuera, después de todo teníaque llegar a casa, antes de que Frank llegará.

- Gracias,por todo - dije apresuradamente - pero ahora debo irme, fue un placerconocerla.

 

- Elplacer fue mío - y esa sonrisa que era idéntica a la de mamá apareció.

- Hastaluego - me despedí.

- Jake- llamo - llévala, a su casa.

Nocontesto, pero en cuanto vi su mirada, supe que estaba furioso de tener quellevarme, y si por él fuera me habría dejado irme caminando, suspire antes deseguirlo, enserio no podía creer lo difícil que era estar con él.

Subimosal auto que noté era un mustang negro, y se veía que era nuevo, sonreí al recordarque mi Jake tenía el sueño de comprarse ese carro, pero ya nada era igual. Entodo el camino no hablo ni yo lo hice, pero al ver que estábamos a una cuadra

- Aquíesta bien - susurre.

- Mimadre dijo, que te llevará hasta tu casa, y eso ha

- Porfavor - lo interrumpí - no quiero, que me vea llegar contigo.

- ¿Tandesagradable soy, como para que tu familia no me quiera ver contigo? - laironía, me hizo rodar los ojos.

- Sieres despreciable - le espete - pero creo que lo soy más yo, así que por favor,no vuelvas a siquiera a mirarme.

- Noeres tan importante - me miro fríamente.

- Lamentotodo lo que te hice - susurre - pero lo mejor, es que dejes tu estúpidavenganza, o lo que sea que quieras que haga, no voy a humillarme ante ti.

Ysin esperar respuesta baje del auto, mis pasos fueron lentos, tratando deevitar el dolor, aunque eso parecía imposible.


Elizabeth

Bueno acabo de subir un nuevo fic, que es de Emmett, Rose no sera la pareja, así que espero que se puedan pasar por el, se llama "Mi pequeño demonio" https://www.potterfics.com/historias/67170

Capitulo dedicado a:

sammy_diggory_cullen

katy_parawhore

alexi_story

Zhere StAr De Black

POV Leyna

El dolor de las costillas, era ya casi inexistente, me había tomado todos los medicamentos, gracias a Alice, que en verdad me recordaba a mi realidad, ya que no se separaba de mí, hasta que me hubiera tomado las pastillas, de hecho casi no se separaba de mí, y eso comenzaba a molestarme.

Pero sabía que lo hacía, porque se preocupaba por mí, además de que esto de los golpes de Frank, habían ayudado en algo, ya que ahora Jasper y Alice estaban más juntos, bueno al menos para verme y apoyarme en todo lo que pudieran, pero estaban ahí.

- Buenos días - Nahuel se sentó junto a mí - ¿Qué se supone que haces?

- Pues hago un dibujo - conteste sin poner mucha atención.

- ¿Por qué dibujas a Emmett McCarthy? - ante eso descubrí, que en verdad estaba dibujando a Emmett.

- No lo sé - y en verdad no lo sabía - ni siquiera, lo había notado.

- Creo que estás enamorada - bromeo, a lo que yo le mande una mirada asesina - Le-le sabes que no les voy a decir nada, sobre tu obsesión con él.

- No sé de que hablas - me hice la desentendida, aunque en verdad no tenía ni la menor idea de que hablará.

- Sé que tuviste la confianza, de decirme lo que pasaba con Emmett, y en verdad debo decir de nuevo, que lo mejor es que lo olvides - me sonrió cálidamente.

Decidí no contestar, ya que observe de nuevo el dibujo y no entendía porque lo había dibujado a él, debo decir que me había quedado mejor de lo que recordaba habían sido mis dibujos.

 

- Sí que me dibujaste bien - ante esa voz, trate de ocultar el dibujo, pero era tarde, ya que ahora estaba en manos de Emmett.

- Quisieras regresármelo - le pedí - es mío.

- Pensé que el dibujo al estar inspirado en mí, era más mío - me sonrió de lado, ocasionando miles de mariposas en mi estómago.

- McCarthy dáselo - le ordeno Nahuel.

- Porque no hablamos a solas - le mando una mirada asesina a mi amigo.

- Ella no tiene por qué hablar contigo a solas - le espeto, tomando mi mochila - además debemos ir a clase.

- Leyna tiene la edad suficiente para decidir - replico - así que no hables por ella Black.

- Basta - dije, antes de que Nahuel pudiera decir algo - y Nahuel tiene razón, no tengo nada que hablar contigo, así que puedes quedarte el dibujo, pero a mí déjame en paz.

- Leyna - me tomo del brazo, impidiendo que caminará - por favor, vamos a hablar.

- No hay nada que decir - pero no hice el intento de soltarme.

- Sabes que si hay cosas de que hablar - vi la mirada de Nahuel, parecía querer matarlo.

- Después de clases - fue lo que dije, después de soltarme de su agarre.

Y sin esperar respuesta, camine hacia mi salón, en cuanto llegue observe a Alice, que tenía una silla vacía a su lado, en cuanto me vio, me hizo una seña para que me sentará a su lado, sin decir una palabra, tome asiento a su lado, en verdad en esos momentos me sentía bastante confundida.

- ¿Qué pasa? - Alice me observaba preocupada.

- Nada - le sonreí levemente.

- No llevo mucho, hablándote - confesó - pero te conozco, y sé que algo te pasa, así que dímelo.

- Emmett - respondí.

- ¿Ahora qué te hizo? - su mirada estaba fija en mí.

- Me confunde - susurre.

- ¿Cómo que te confunde? - elevo una ceja.

- Buenos días - por primera vez agradecí la presencia del profesor de Física.

Ante eso tuvo que dejar la plática, cosa que agradecí, ya que en verdad no tenía respuesta, para la pregunta que me había hecho, porque no entendía porque me confundía, pero lo hacía y tenía que aclarar eso.

La clase termino bastante rápido, en cuanto vi salir al profesor, tome mi mochila y salí del salón, antes de que Alice continuará con la plática. El día paso bastante rápido a mi parecer, y bueno la verdad lo de Emmett lo había olvidado, pero cuando lo vi esperando por mí, fuera del gimnasio, los nervios regresaron.

- ¿Ya puedo tener tu atención? - cuestionó, mientras yo pasaba por su lado, tratando de ignorarlo.

- Debo de ir a trabajar - fue mi excusa.

- Puedo acompañarte - vi que caminaba hacia el estacionamiento.

- A mí me gusta caminar - pensé que con eso me dejaría.

- Bueno, creo que eso me dará más tiempo para hablar - y sin más me quito mi mochila.

Me quede de pie, observando cómo comenzaba a caminar, en verdad eso me sacaba de onda, en cuanto salí de esa sorpresa, tuve que correr detrás de él, y así caminamos un buen rato, sin decir una palabra.

- ¿Qué es lo que quieres decirme? - pregunte, después de un rato de estar en silencio.

- Primero quiero disculparme, por lo que te dije, hace un mes - no giró a verme - en verdad no pensaba lo que decía, me sentí celoso.

- ¿Celoso? - repetí, con la nariz ligeramente arrugada.

 

- Sé que lo nuestro, solo han sido simples besos - comento - y sé que tú no tienes el menor interés en mí, pero yo no puedo decir lo mismo.

- No entiendo - eso me estaba confundiendo más.

- Ya no me conformo con solo ser el remplazo - ante eso se detuvo - sé que tú a quien quieres, es a Jacob, pero no puedo ver como él te trata peor que basura, y menos cuando hay más personas que darían todo por ti.

- Lamento, haberte utilizado - repuse suavemente.

- Creo que es culpa de ambos - me sonrió tratando de tranquilizarme - además, tus besos son mi adicción.

- Lo nuestro no podría ser - comente, aunque algo en mi interior, me suplicaba por aferrarme a él y no dejarlo ir - somos polos opuestos.

- No dicen, que los polos opuestos se atraen - sus ojos se clavaron en los míos - por favor, dame una oportunidad.

- No sería correcto, salir contigo, cuando estoy interesada en alguien más - pero algo en mi interior brincaba de felicidad.

- Jacob no te merece - posó su mano en mi mejilla - y yo podría hacerte feliz, de hecho quisiera gritarle a todo el mundo, que eres mi novia, solo déjame demostrarte lo que siento por ti.

- Debo pensarlo - fue mi respuesta.

- Muy bien - aceptó - te daré tiempo, para que lo pienses.

- Lo mejor es que me vaya - dije atropelladamente, mientras le quitaba mi mochila - nos vemos.

Y eche a correr, necesitaba alejar todo aquel pensamiento, que tenía con él; siempre lo había visto como mi tío, pero ahora en esta realidad, no éramos familia y algo me decía que la Leyna de aquí, si sentía cosas por él, pero yo no podía estar enamorada de él, era casi incesto. Aunque jamás compartimos lazos de sangre, pero no podía enamorarme de ese hombre que me decía ardilla, enserio no podía sentir nada por él, más que el cariño de tío y sobrina, solo eso debía haber.


Si ya sé esto es un poco raro, pero en verdad estas últimas semanas, he tenido una obsesión con Emmett, espero que no les moleste mucho n.nU

Capitulo dedicado a:

lokka black

Csantos_96

Zhere StAr De Black

sammy_diggory_cullen

alice_cullen28

POV Leyna

Llegue a casa de los Black, mi respiración era agitada, ya que había corrido las últimas diez calles, tratando de alejarme de Emmett y de todo lo que en este cuerpo despertaba, enserio necesitaba entender un poco de todo lo que estaba pasando.

- Cariño - en ese momento observe a Elizabeth - ¿Qué pasa?

- ¿Qué siento por Emmett? - ante aquello, su sonrisa se desvaneció.

- Pensé que jamás llegaría esto, que el amor que sentías por Jake, sería más fuerte que los sentimientos que está Leyna tiene por Emmett - ¿de qué rayos hablaba?

- No entiendo - y eso en verdad me angustiaba.

- Vamos adentro - me tomo del hombro, y me guió a la casa - creo que te prepare, un poco de té.

No dije nada, solo la seguí a la cocina, necesitaba muchas explicaciones, observe a mi abuela, caminar de un lado a otro, colocando la tetera en el fuego, y buscando azúcar y los sobrecitos de té, esperé a que comenzará hablar, pero parecía que quería alargar eso, lo más que pudiera.

- Explícame, que es lo que significa Emmett, en la vida de la Leyna de esta realidad - mi voz sonó, más agresiva de lo que deseaba.

 

- Todos creen que solo es el vehículo, hacia Jacob - respondió, eso ya lo sabía, pero no lo dije esperé a que continuará - pero a pesar de querer negarlo, está enamorada de él.

- ¿Por qué nadie me dice, que la Leyna de aquí está enamorada de alguien más? - quería gritar, en mi interior se estaba llevando una batalla.

- No creí que los sentimientos de esa Leyna fueran a salir, creí que tus sentimientos serían los que regirían tu vida - se disculpó.

- ¿Debo saber algo más? - pregunte con sarcasmo - no sé, ¿Cómo que tal vez pueda salir que tengo un hijo, o que amo a alguien más?

- Sé que estás molesta - aceptó.

- Estoy confundida - la contradije - porque una parte de mí, quiere a Jacob, pero la otra anhela por Emmett; y por lo que veo el último siente cosas por mí, y no se la pasa humillándome cada vez que tiene oportunidad.

- No puedes hacerle caso - comento suavemente.

- ¿Por qué no? - me levante del banco.

- Porque tu misión aquí, es unir a Alice y a Jasper - me recordó - aquí, no hay algo para ti.

- Demasiado tarde - le espete - porque voy a elegir a Emmett, le dejaré claro a Jacob que no es el centro del Universo.

- No actúes, solo por venganza - me advirtió - eso nunca sale bien.

- Pues de todas formas, hace mucho que nada me sale bien - replique - y si puedo tener a Emmett, no me interesa nada más, de hecho si Alice y Jasper están juntos ya no es mi problema.

- Dorian te trajo aquí solo por eso - trataba de que entrara en razón - no puedes, hacerlo a un lado.

- Mírame - fue mi sencilla respuesta.

Y sin más salí del lugar, no podía creer que hubieran puesto aquí, sin decirme, cual era la vida que llevaba aquí. Simplemente me habían dejado en manos de un loco psicópata como padre, sin darme ni las más mínima explicación, al igual que sin decirme que la persona que yo amaba, simplemente no podía verme.

Esta vida era un caos, lo único que deseaba era que mis sentimientos se contradijeran, porque por un lado amaba a Jake, eso lo tenía claro, pero por el otro la confesión de Emmett, había despertado nuevos sentimientos, y había un problema que no sabía cuales eran más fuertes.

- Elizabeth tiene razón - escuche esa voz, que tenía demasiado sin escuchar - tú deber es unir a tus padres.

- Ellos no son mis padres - replique - son unos desconocidos, que tú deseas que yo una.

- Eso lo tenías claro - repuso suavemente - y no te negaste.

- Porque no sabía, que mi vida era completamente diferente a lo que yo recordaba - le espete.

- Son obstáculos, que tienes que pasar - rodee los ojos - jamás te dije que sería fácil.

- Pero tampoco mencionaste que sería tan complicado - le reproche.

- Tal vez debí de haberte mencionado, ciertas cosas de tus padres - aceptó - pero no puedes echarte para atrás, y mucho menos tratar de averiguar quién es más importante en tu vida, eso lo debes hacer a un lado y concentrarte en unir a Alice y a Jasper.

- ¿Cómo lo hago? - la ironía salió natural - no sé si recuerdes, que en la otra realidad, en sí yo no los uní, ellos lo hicieron solos.

- Debes hacer que se conozcan más - respondió calmadamente - y bueno, algo que tienen en común, es que tú les importas; puedes usar eso.

 

- Muy bien - acepte - dejare a un lado mi vida, y me concentrare en ellos.

- Así está mejor - sentí como una brisa me acariciaba la frente - todo va a salir bien.

- Eso espero - susurre.


Capitulo dedicado:

Zhere StAr De Black

alice_cullen28

gabriella1624

Muybien debía buscar un plan, para que Alice y Jasper se unieran, y debía buscarlapronto, porque entre más rápido fuera, más pronto saldría de esta realidad queno me gustaba. En ese momento me encontraba haciendo mi tarea, ya que a pesarde que mi misión era unir a Allie y Jazz, aun debía sacar buenas notas.

Ytodo para mantener la paz con Frank, ya que una sola mala nota, y era seguroque recibiera golpes de su parte, aunque parecía que ahora su furia estabasiendo controlada, y por lo que había escuchado de Emma, era que seguramente había encontrado unanueva amante.

Yaunque en cierta forma era bueno, ya que no tenía tiempo para molestarse connosotros, también venían cosas malas, ya que si antes apenas había dinero,ahora solo nos manteníamos con lo poco que ganaba Dorian, y bueno también conlo mío y lo de Emma, y también lo de Dean. Y bueno si el sueldo de los tressolo se usará para la casa, creo que estaríamos bien, pero el desgraciado denuestro padre, además de gastarse su sueldo, también lo hacía con el nuestro.

Asíque mamá tenía que hacer milagros con el poco dinero, que lograba salvar de lasmanos de Frank, yo no sé porque seguía con él, si ni siquiera nos mantenía, dehecho nos quitaba y a él no parecía importarle nada más que él mismo.

- Leyna- ante la voz de preocupación de Emma, me levante de un brinco y corrí hacia lahabitación de nuestros padres.

- ¿Quépasa? - pregunte, y en ese momento note que llevaba en brazos a Jackson.

- Noreacciona - sus ojos estaban llenos de lágrimas - y está muy caliente.

- ¡¿Qué?!- creo que mi voz sonó más elevada de lo deseado.

Caminehacia ella, y le quite a mi hermanito de brazos, y por más que lo moví no huborespuesta, vi que su pecho subía y bajaba muy rápido, no sabía que le estabapasando, pero debíamos ir al hospital.

- Tieneque verlo un médico - camine con él en brazos, buscando una cobija - tú busca aDean o a Dorian y diles que tienen que quedarse con Carlie.

Soloasintió, envolví a Jackson con la primera cobija que encontré y busque un pocode dinero pero no había nada, ante el intento fallido, salí de la casa, yadespués buscaría como pagar, lo importante ahora era que alguien viera a mihermanito.

Encuanto el aire helado golpeo mi rostro note que no llevaba nada que pudieraprotegerme, pero eso era lo de menos, pegue más a Jackson a mí, y eche acorrer, necesitaba llegar más rápido al hospital.

- Parker- escuche mi apellido, pero en ese momento lo único que tenía en mi mente erael bienestar de mi hermano - Leyna.

Enese momento sentí que alguien me tomaba del brazo, giré mi vista y me encontrécon los ojos aceitunados de Emmett.

- ¿Quépasa? - pregunto suavemente.

- Noreacciona - en ese momento, sentí como el pánico comenzaba apoderarse de micuerpo - no despierta, y está muy caliente.

- Tranquila- sus manos estaban en mis brazos - todo va a salir bien.

Mejalo hacia un carro, que ni siquiera había notado, y en ese momento me di cuentaque no venía solo, sino en el lado del copiloto estaba Jacob, y en la parte deatrás estaba Edward y Quil.

 

- ¿Quédiablos hace aquí? - esa voz fue de Edward, que me veía como si tuviera algunaenfermedad altamente contagiosa.

- Seguramente,Emmett creyó que con ella podríamos divertirnos - se mofó Quil.

- VamosEmmett, recuerda que tenemos mejores gustos - Jacob me observo con una sonrisaburlona.

- Jacob,vete atrás - le ordeno.

- ¿Nosvas a cambiar por ella? - Jacob elevo una ceja.

- O tecambias o te bajas - lo amenazo.

- ¿Poresta? - mis lágrimas estaban a nada de salir - en verdad Emmett debes tenermejores gustos, y bueno ya habrá tiempo, para que te revuelques con ella, ahoralo mejor es ir a la

- No estárespirando - susurre, al observar a Jackson y ver que su pecho ya no subía ybajaba - Emmett, no respira.

- Súbete- en ese momento no me intereso, si Jacob estaba o no sentado.

- Porfavor Jackson - bese su frente, si como con eso pudiera hacer que despertara -vamos, precioso - en ese momento noté que sus labios se ponían morados.

- Edward- gruño Emmett - tu padre, te enseño reanimación ¿cierto?

- Noen un bebé - susurro.

- Nodebe ser muy diferente - le espeto Emmett.

- Auntiene pulso - sentí cierto alivio, y más al ver que su pecho aun subía ybajaba, aunque cada vez era más lento.

- Muévete- le ordeno Quil - enserio, hermano, el niño está casi azul.

- Cállate- su tono, fue casi histérico.

- Todosdebemos mantener la calma - en ese momento note que Jacob, si se había cambiadode lugar - tranquilizándonos, podemos pensar mejor.

Losescuche discutir, pero en ese momento trate de hacer que su respiración seregulará, con lo poco que recordaba que me había enseñado mi abuelo y mi padreme habían enseñado, en algún momento de mi vida.

No sé nicómo llegue al hospital, pero cuando me di cuenta, una enfermera ya tomaba enbrazos a Jackson, dijo algo que ni siquiera entendí, y me quede de pieobservando a la enfermera, y a pesar de dejar de verla, no aparte la vista dedonde se había ido.

- Lomejor es que nos sentemos - las manos de Emmett, se posaron en mis hombros y meguió hacia una de las sillas de la sala de espera.

No dije nada, de hecho sentía mi boca seca como para hablar;en cuanto nos sentamos los brazos de Emmett me rodearon y en ese momento fuecomo si fuera lo que necesitara me solté a llorar, me estrecho con más fuerza ehizo que colocará mi rostro en su pecho, mientras sus manos acariciaban micabello.

POV Jacob

En cuanto la vi abrazada a Emmett, sentí como si tuviera unabestia en mi estomago, que intentaba salir y atacar al que suponía mi amigo,por estarla tocando. No podía apartarla de mi mente, por más que lo habíaintentado.

- Veo quese siente mejor con Emmett - escuche la voz de Quil.

- No meinteresa - replique secamente.

Y sin más camine hacia la parejita, mientras trataba de controlar a mi bestia interna, en cuantollegue, sentía como me arañaba el estómago, esperando poder salir y despedazaral idiota que estaba abrazando.

- Emmett- llame secamente - ya que trajimos a Parker lo mejor es que nos vayamos.

- Lo siento- se disculpo ella, sus ojos azules estaban rojos e hinchados y algunaslágrimas pendían de sus largas pestañas - no quería quitarte el tiempo.

 

- No importa- le aseguro - de hecho no me voy a mover, hasta que sepamos algo de tuhermano.

- Tenemoscosas que hacer - replique.

- No quierointerrumpir tus cosas - no me veía, sus ojos estaban clavados en Emmett - puedesirte.

- No quiero- susurro - así que ustedes son libres de irse, yo me quedaré con Leyna.

- Muy bien- mi voz salió ronca - nos vemos en la escuela.

Me giré dispuesto a irme.

- Espero,que tu hermano se recupere - dije un tanto seco.

- Gracias- escuche su débil voz.

Y sin más salí del hospital, enserio en ese momento lo que másquería era alejarme de ella, porque cada vez que estaba a su lado, lo único quedeseaba era lastimarla, y enserio debía luchar contra eso. Debía sacar de mimente a Leyna Parker.


Jackson Parker

Capitulo dedicado a:

Zhere StAr De Black

- ¿Cómoestá? - ante la voz de mi madre, desee de nuevo llorar - Leyna, dime ¿Cómo estáJackson? - me tomo de los brazos.

- Señora- llamo Emmett - su hijo, está en observación, creen que pueda tener Neumonía.

- Solotiene un año - escuche el sollozo de mi madre - no puede pasarle nada, no a mibebé.

La abrace, ya que las palabras no salían, después de todoJackson era demasiado pequeño, para que pudiera tener una enfermedad tan agotadoray dolorosa como era la Neumonía, pero él debía salir completamente sano deaquí.

- Lo mejores que vayas a casa, y te encargues de Carlie y Dean - comento mi madre - yo mequedaré aquí con Dorian.

- ¿Segura?- susurre, la verdad no deseaba separarme del hospital, hasta saber que mihermano estaba bien.

- Tu padre,llegara hambriento y lo mejor es que la comida este lista - me sonrió y beso mimejilla - además Emma necesita ayuda.

- Muy bien- solté un suspiro - pero cualquier cosa me avisas, por favor.

- Claro,cariño - dejo un beso en mi frente - ahora ve a casa.

Simplemente observe a mi hermano, que se veía bastantepreocupado, me hizo un ligero movimiento con la cabeza, sabía que esosignificaba que debía estar tranquila y todo iba a salir bien. Emmett sedespidió de mi madre y mi hermano.

- ¿Quieresque te lleve? - me pregunto, mientras caminábamos hacia la salida del hospital.

- Ya hicistemucho por mí - dije suavemente - y ya no deseo molestarte.

- Todolo que hago por ti, lo hago con gusto - me acaricio el cabello - además si pasomás tiempo contigo, es mucho mejor.

- No creoque sea bueno, esto - susurre - se supone que deberíamos tratarnos como amigos.

- Lo siento- se disculpo - solo amigos, no volveré a tratar de conquistarme, a menos deque tú así lo quieras.

- Merecesa alguien que sepa valorar, el maravilloso ser humano que eres - le sonreílevemente.

- Es unalástima que yo a quien quiera seas tú - me ofreció su brazo - y bueno, ahoravayamos a tu casa.

No dije nada, solo tome su brazo, la verdad Emmett, eraúnico y merecía a alguien que lo amará.

POV Alice

Estaba haciendo mi tarea, en la sala; aunque mi mente era uncaos, ya que en ese momento me encontraba pensando en la vida de Leyna, enseriotenía una vida bastante complicada, y más con ese padre que solo servía paramaltratar.

- Cariño- esa voz fue de mi madre - la cena, ya va a estar, ¿puedes poner la mesa?

 

- Claro- cerré mi cuaderno, después de todo ya había terminado.

Camine hacia el comedor, en donde coloque solo dos sitios,ya que solo estábamos mi madre y yo, debido a que mi padre aun no regresaba delhospital, y mi hermano en ese momento seguramente se encontraba coqueteando enalgún café, junto con los idiotas de sus amigos.

Mi hermano no era tan patán como ellos, o al menos esodeseaba pensar, ya que Jacob Black, era de lo peor, solo usaba las chicas parasatisfacerse y después las dejaba, Quil Ateara otro patán, que usaba a lasmujeres para sentirse más hombre, Emmett McCarty, él era un poco más reservadocon sus cosas, aunque lo poco que había escuchado de sus conversaciones, teníauna obsesión "Mal sana" la llamaban el resto por una chica que elloscatalogaban como "Zorra" del colegio.

Según habían dicho, ya había pasado por la cama de todos,excepto por la de Emmett, o al menos eso decían; y cada vez que se mencionabaalgo sobre esa chica, él se iba furioso. Eso me hacía ver, que de todos, él erael que tenía más posibilidades de salvarse de ese ambiente, "De las chicas sonsolo objetos"

- Hola,hermanita - ni siquiera me digne a verlo - ¿acaso estás molesta?

- ¿Túqué crees? - le espete.

- Vamos,Allie - se colocó frente a mí - mis amigos, y yo solo utilizamos a las chicasque se dejan, y por eso las dejamos, porque mujeres fáciles jamás cambian.

- Eresun imbécil - gruñí.

- Aunqueeso Emmett no lo comprende - me sonrió de lado - porque aun quiere ligarse a lazorra de Leyna Parker.

- Ellano es una zorra - lo miré fríamente.

- Pueseso no es lo que dice Quil - sonrió burlonamente - dice, que hace unostrabajitos, que está pensando en recomendarla.

- Leynajamás se metería con alguien tan bajo como Quil o alguno de ustedes - replique -además no es que ustedes sean muy sinceros, por ejemplo también dijiste quetuviste que ver con ella, y bueno es la cuarta vez que te rechaza.

- LeynaParker ya la tuve - me miró secamente - y cuidado con que digas, que es unamentira porque

- ¿Porque qué? - lo rete - ambos sabemos que Leynano tiene el menor interés en ninguno de ustedes, es por eso que hablan de ella,porque jamás han podido lograr nada, estás ardido hermanito.

- Esa zorra,jamás nadie la tomara como algo serio - estaba furioso - porque todo mundo sabeque ya es más fácil que la tabla del uno, es más en cuanto Emmett la puedatener, se olvidará de ella, y esto de ayudarla con su hermano, solo es unaforma de hacerla caer.

- ¿Quéhermano? - clave mi mirada en él.

- Puesun mocoso de un año, que se puso muy mal - elevo los hombros - Emmett la llevoal hospital.

Enserio que Edward era un insensible, pero algún día iba allegar una chica, que le iba hacer pagar todo lo que había hecho, le di laespalda y camine hacia la cocina para hablar con mi madre, Ley necesitaba deuna amiga en estos momentos y yo iba a estar con ella.

POV Leyna

En cuanto llegamos a la casa, ya que Emmett no habíaaceptado un no por respuesta, observe que una figura estaba recargada en lapuerta, en cuanto se estaciono noté que era Jasper, baje del Jeep de Emmett ycamine hacia el chico de la puerta.

- Jazz- llame, se giró hacia mí y su rostro mostraba preocupación.

- Encontréa Embry - susurro - y me dijo que te habías subido con los idiotas de Black, ypensé que te habían hecho daño.

 

- Estoybien - le sonreí levemente - de hecho Emmett, se portó muy bien, ya que mellevo al hospital.

- ¿Estásbien? - de nuevo su parte protectora.

- Sí -aunque sentí que la voz se me quebraba - es Jackson, él que est´qa mal.

- Hale,yo puedo cuidarla - le espeto Emmett.

- Tú eresquien le puede hacer daño, McCarty - la voz de Jasper sonó amenazadora - y es laúltima vez que te lo digo, déjala en paz o te va a pesar.

- Elladecide - en ese momento tuve la mirada de los dos sobre mí.

- Ahorano estoy de humor para decidir - susurre - así que si van a pelear, lo mejor esque los dos se vayan.

- Lo siento- dijeron los dos al unísono.

- De todasformas, deseo que se vayan - trate de sonreír pero no lo logré - tengo muchascosas que pensar, Jazz un favor, puedes hablar con Alice y decirle que necesitoque me llame y Emmett, gracias por lo que hiciste hoy por mí.

No hubo respuesta por ninguno de los dos, solo hicieron unmovimiento con la cabeza y se alejaron de la casa, enserio estaba agotada,física y mentalmente, necesitaba llorar lo que no había llorado en el hospitaly terminar la comida para Frank y consolarla al resto de mis hermano, que sabíaen cuanto entrara, iba a ser un bombardeo de preguntas. Por eso respireprofundo antes de entrar, para mantener la calma y no asustarlos más.


Edward Cullen

Capitulo dedicado a:

florinda

lokka black

Zhere StAr De Black

sole-cullen

POV Alice

Me levante más temprano de lo normal, ya que el no poderhaber ido a ver a Leyna me estresaba de sobre manera, pero Jasper me habíadicho que lo mejor era esperar, ya que mi amiga tenía muchas cosas que pensar,pero yo debería estar con ella, se supone que para eso eran las mejores amigas.

Me duche con el pensamiento en Leyna, suponía que debía ir ala escuela, y bueno ahí podría hablar con ella sobre lo de su hermano y todoslos problemas que esto acarrearía, ya que suponía que si padre, iba a tratar deculpar a Jennifer, la madre de mi amiga y como siempre iba haber golpes.

Solté un suspiro, mientras terminaba de cepillar mi cabello,en verdad que Le-le no tenía una vida sencilla, de hecho era mucho máscomplicada, que la de cualquiera de la escuela, pues en el instituto todosparecían que tenían padres no maravillosos, pero si dentro del rango denormalidad.

En cambio la familia Parker, además de ser más, sus padresganaban menos dinero, y eso era lo de menos, sino que su padre, era un malditobastardo, que por todo los golpeaba, creo que no había día, en que no hubieragolpes en esa casa, pero por más que le había dicho a Leyna que lo mejor erademandarlo, simplemente siempre era una negativa.

- Alice- esa voz fue de Edward - es mejor que bajes ya, porque si no se nos harátarde.

No conteste, simplemente tome mi mochila y baje, en elcomedor mis padres y mi hermano desayunaban, pero la verdad no tenía hambre,solo tome un poco de jugo y pique mi fruta para que mi madre no me dijera nada.

Edward se levanto, en cuanto termino su vaso de jugo, medespedí de mis padres y lo seguí al Volvo, que papá le había comprado en sucumpleaños; coloque la radio, ya que no deseaba hablar con él, era tandiferente nuestra relación, no era como cuando éramos niños, ahora cada unotenía sus intereses y no tenían nada en común.

 

Y parecía que ya nada volvería a unir esa hermandad, quealguna vez habíamos tenido, pues mi hermano ahora era un patán y eso no meagradaba, pero él parecía feliz, llevándose a toda chica que saludara a lacama; y aunque no quisiera verlo, algún día una chica le iba hacer ver susuerte.

Solo esperaba que no fuera a sufrir mucho, cuando esa chicale llegará. En cuanto llegamos a la escuela, baje del auto, ya que debía ver aLeyna y saber que tal estaba con lo de su hermano, mientras Edward se habíaencaminado, hacía la bolita de Rosalie Hale, que no era más que una hueca,idiota, que se creía superior, solo por ser rubia y popular; y bueno en susequito de descerebradas, estaban Jessica Stanley, Claire Uley, DanielleHudson, Amanda McCarty hermana de Emmett, y por supuesto las más taradas de todaslas hermanas Swan, Isabella y Renesmee.

De ese grupo no se hacía una, las siete solo sabían utilizarsu belleza, de hecho creo que era lo único que tenían, pues el cerebro no lesfuncionaba, así que tenían que usar su rostro para lograr algo, pero la mayoríade la escuela moría por una cita con ellas; pero claro los únicos con elderecho de salir con ellas, eran Jacob que Renesmee solía decir que era suyo, Quilque a pesar de sus muchas aventuras, parecía que en verdad quería a Claire;Jessica estaba enamorada de Mike, aunque esté parecía solo tener ojos paraIsabella y esta veía a mi hermano con fascinación, aunque él ni siquiera lavolteaba a ver.

Amanda y Kellan eran casi la pareja perfecta, claro si lequitarás las infidelidades de ambos; y Danielle deseaba una cita con Jacobtambién, aunque como ya dije Renesmee ya lo había proclamado como suyo; y porúltimo Rosalie, a pesar de que fingía, la mayoría sabía que moría por Emmett,aunque él no mostrará mucho interés.

- Alice- ante la voz del musculoso me sorprendí.

- ¿Quépasa? - pregunte un tanto sorprendida, ya que no hablábamos mucho, de hechosolo nos saludábamos.

- Sé quetú eres amiga de Ley, y bueno quisiera saber si sabes algo de ella - me miróesperanzado.

- Puesen eso estaba - comente - estaba buscándola, para saber que es lo que pasa.

- Pareceque no ha llegado - respondió un tanto decepcionado.

- ¡Quéraro! - exclame - ella siempre llega temprano.

Y en ese momento estaba pasando Jasper, esperaba que élpudiera decirme algo de mi amiga.

- Hola,Jasper - salude con una media sonrisa.

- Hola- respondió, con una ceja elevada, suponía que sabía que le iba a preguntaralgo.

- ¿Sabesporque Leyna no ha llegado? - pregunte suavemente.

- Puestuvo que quedarse en casa - respondió de manera automática - pero dijo, que note preocuparás que ella está bien, y que después te dirá lo que pasa.

- Sé quesu hermanito está enfermo - repuse.

- Puesentonces, creo que debes entender porque no vino - su voz fue indiferente - y ahora,debo ir a clase.

Y sin más se alejo del lugar, en ocasiones era bastanteextraño, pero aun así creo que era lindo y una débil sonrisa apareció.

- No medigas ¿Qué te gusta el Emo ese? - ante la voz de Emmett, no evite sonrojarme.

- Cla
claroque no - dije sin verlo.

- Eresuna mala mentirosa, - vi su media sonrisa - pero supongo que no soy nadie paracriticarte.

 

- ¿Dequé hablas? - arrugue la nariz confundida.

- Puesque yo estoy enamorado, de la chica que solo tiene ojos para uno de mis amigos -soltó un suspiro - y a ti parece gustarte el chico, que parece gustarle michica.

- Sigosin entender - eleve una ceja.

- Estoyenamorado de Leyna, y ella solo ve a Jacob, y Hale parece solo tener ojos paraLey - ante aquello reí y sentí su mirada de reproche.

- Lo siento- me disculpe - pero no imagino a Leyna y a Jasper juntos, la palabra polosopuestos les queda corto, de hecho no entiendo como pueden ser tan amigos, sitienen de común lo que un león y un conejo.

- ¿Soloamigos? - parecía emocionado.

- Sí -sonreí levemente - y bueno creo, que ahora que me has dicho que estás enamoradode mi amiga, hay más cosas de las que hablar, tal vez yo pueda ayudarte.

Solo sonrió de lado, y sin más desapareció, creo que Emmetttenía razón, me gustaba Jasper y eso no era bueno, porque no haríamos buenapareja, debía olvidarme de que él existía, solo debía enfocarme en Leyna, ahoraella necesitaba mi apoyo, y no tenía que tener nada más en la mente, más queayudarla, solo eso.


Rosalie Hale

Capitulo dedicado a:

miley_rockstar

lokka black

- Necesitasayuda - esa voz fue de Emma.

- Soypésima en la cocina - susurre, mientras trataba de que las verduras no sequemaran.

- Buenoyo soy la que siempre cocina - sonrió levemente.

- Peroahora tú deberías irte a descansar - la observe seriamente - amaneciste confiebre.

- Yame siento mejor - comento suavemente.

- Aunte ves pálida - replique - así que sube a descansar, que yo me hago cargo de lacomida.

- Soloespero, que la cocina no explote - bromeo.

- Noes gracioso - le espete, mientras la sacaba del lugar - y ahora ve a dormir, yote subo la comida cuando esté lista.

- Esperono morir por envenenamiento - escuche su risa.

Decidí no contestar, porque si no jamás iba a acabar depreparar la comida, y bueno tenía que terminarla, antes de ir a recoger aCarlie a la primaria y después pasar por Dean.

Observe el reloj, solo tenía media hora para que la comidaestuviera lista, solté un suspiro, antes de checar el pollo y ver que este yaestuviera cocido, al igual que las verduras, que llevaba el caldo, y comprobéque no estaba tan mal, y pues se podría decir que mi abuela Esme me habíaenseñado a cocinar, aunque debo decir que esta había sido la primera vez que nose me había quemado nada.

Sonreí orgullosa, después de todo parecía que el caldo habíaquedado bien, y mis queridos hermanos no tendrían por qué quejarse de su sabor;limpie la cocina y tape la olla, para por fin salir por mi hermanita.

Llegue a la primaria dos minutos antes, me senté en unajardinera cerca de la puerta para esperar a Carlie; se escucho el timbre quedaba fin a las clases y no tardo el mundo de niños salir, busque a mi pequeñahermana y debo decir que fue ella quien me encontró.

- Hola,Le-le - me saludo Carlie - ¿mamá ya está en casa?

- No -le sonreí levemente, mientras la tomaba de la mano - Jackson aun esta en elhospital.

- ¿Seva a recuperar pronto? - cuestiono, con su voz un tanto temblorosa.

- Esoes lo que esperamos - respondí tranquilamente - después de todo, Jackson es unbebé muy fuerte.

 

Ella sonrió, cosa que agradecí, pues en la casa ya había unambiente de tristeza, como para además aumentar las lágrimas de Carlie. Comenzóa hablarme de su día en la escuela, mientras caminábamos hacia la escuela deDean; me alegraba que fuera una niña feliz, con muchas amigas, era bueno saberque el infierno que vivíamos en casa, no le afectaba en su vida social en elcolegio.

- ¿Creesque papá me deje ir a la fiesta de Dakota? - se notaba su miedo de pedírselo.

- Yoharé todo lo posible porque él te deje ir - le asegure, revolviendo su cabello- pero ahora, una sonrisa enorme, que me gusta más ese rostro sonriente.

Y ella sonrió, en verdad se veía mucho mejor con esa sonrisaradiante, que hacía que sus ojos brillaran más.

- Comienzasa parecerte más a mi hermana - me aseguro.

Ante aquello arrugue la nariz al no entender a que serefería, después de todo yo era su hermana, no entendía su comentario.

- Ellasiempre, se enfrenta a papá por nosotros - y me jalo, para llegar a la escuelade Dean.

Era cierto, yo no era su hermana, había tomado un lugar enun universo paralelo, y comenzaba a dudar, si prefería irme; pues si lo hacíaiba a perder a mi familia, aunque no era mía, pero en ese tiempo en este lugarme había encariñado tanto de esa familia.

¿Cómo iba a dejar de verlos? Deje escapar un suspiro, quepaso desapercibido por Carlie. Mis pensamientos fueron interrumpidos por Dean,que me miraba con una enorme sonrisa.

- Medio el sí - dijo de pronto.

- ¿Quién?- cuestione.

- Hermanita,en verdad tienes la mente en otro lado - me reprocho - Jane, me dijo que sí.

- Felicidades- lo abrace, al recordar que hacía tres noches, me había hablado de una chicarubia que le gustaba de su mismo grupo de deportes - sabía, que esa chica nopodría rechazar a alguien tan guapo como tú.

Me sonrió, en verdad se veía feliz, y debo decir, que susonrisa era contagiosa, y eso era lo que necesitábamos en ese momento, sonreírpara que lo que estábamos viviendo fuera más sencillo.

Dean me quito la mochila de Carlie, y así comenzamos acaminar hacia la casa, claro que mi hermanito nos hacía reír con cada una desus tonterías, parecía que tenía un don, de hacer que todo a su alrededor fuerafelicidad, y se notaba que la familia Parker en verdad eran dignos deadmiración, pues a pesar del horrible padre que tenían, y el infierno que leshacía vivir, aun así podían ser felices y ver el mundo maravilloso.

Suponía que esa Leyna, era igual a ellos, que a pesar detodo lo que vivía, siempre tenía una sonrisa, y bueno con los hermanos quetenía, no era tan difícil ver las cosas positivas, de hecho con ellos eracomplicado ver algo mal en su mundo, todo era perfecto.

Llegamos a la casa entre risas, y bueno les ordene que sefueran a lavar las manos, y a Dean le pedí que pusiera la mesa, para quepudiéramos comer, y después poder subir a darle de comer a Emma y ver comoseguía. Ambos obedecieron sin replicar, yo entre a la cocina a calentar elcaldo.

Escuche la puerta, pero no fui a abrir, porque Dean dijo queél lo haría, por eso me dedique a preparar el agua.

- Ley- esa voz fue de mi hermano - Jasper está en la sala.

- Ok -deje la jarra - ¿puedes darle el visto bueno? - le cuestione.

Asintió, le sonreí como agradecimiento y salí del lugar,para encontrarme al que en ese lugar era mi mejor amigo.

 

- Jazz- salude, con una media sonrisa - ¿a qué debo el honor de tu visita?

- Veníaa saber, porque no fuiste al instituto - respondió seriamente.

- PuesEmma, amaneció enferma y pues no podía dejarla sola - mi sonrisa no se quito. Calefactor electrico

- Alicese preocupo por ti - me reprocho.

- ¿Soloviniste, porque le preocupe a Alice? - eleve una ceja.

Se puso rojo, ante aquello no evite soltar una débil risita,no podía creer que le gustará, aunque si era así facilitaba las cosas.

- ¡Oh!¡Ah, Jazzie le gusta Alice! - exclame divertida.

- Noes gracioso, Leyna - replico, con las mejillas más rojas.

- Asíque no lo niegas - ante aquello se puso mucho más rojo, si es que eso eraposible.

- Eresmi mejor amiga - repuso suavemente - no puedo mentirte, y sí me gusta Alice,pero ella ni siquiera le intereso.

- Creoque estamos equivocados en ello - comente con una leve sonrisa - yo creo que aAlice también le gustas, aunque no lo sabremos, si no intentas hablar con ella.

- ¿Meestás diciendo, que debo invitarla a salir? - parecía que había dicho la peorlocura.

- Nolo estoy diciendo, - le espete - lo estoy asegurando.

- Esuna locura - gruño.

- Unalocura, sería que no hicieras nada - comento como si nada - pero claro, es tudecisión.

- Estásmanipulándome - me mando una mirada asesina.

- Nolo hago - eleve los hombros - solo te doy mi opinión, de que si no haces nada,por tener algo con la chica que te gusta, eres un idiota.

- Muybien - parecía que en verdad lo estaba obligando - invitare a salir a Alice,pero si ella me rechaza, te culpare de todo.

- Siemprelo haces, - no le tome importancia - no sería algo nuevo.

Sin decir nada salió de la casa, en verdad estaba furioso,pero tarde o temprano me iba agradecer que casi lo hubiera obligado, a quesaliera con Alice.


Dean Parker

Espero tener aunque sea un comentario y que les guste el capitulo

Escuche que alguien llamaba a la puerta, mi madre no estabadebido a que había ido a comer con algunas amigas, y Edward, supuse que estaríapor ahí; así que no me quedo más que caminar hacia la puerta.

- ¿Quién?- cuestione, antes de abrir.

Al noobtener respuesta, abrí la puerta y encontré a Jasper un tanto extraño, sumirada estaba en el suelo, y sus manos las tenía detrás de la espalda, yparecía un tanto ansioso.

- Hola- salude con una media sonrisa.

- ¿Quieresiratomaralgoconmigo?- lo dijo tan rápido que no entendí, ni una sola palabra.

- Losiento - me disculpe - pero no entendí, lo que dijiste.

- Yo,quería ver, si te gustaría ir a tomar algo - esta vez, si lo entendí.

Abrí los ojos sorprendida, no podía creer, que Jasper Hale,me estuviera pidiendo que saliera con él, en ese momento sentí mi rostroenrojecer, pero decidí aceptar.

- Claro- le sonreí levemente - ¿quieres que vayamos ahora?

- Sino tienes nada que hacer - susurro, y su mirada seguía en el suelo.

- Puesparece que es tu día de suerte, - bromee - porque hoy no tengo nada que hacer,así que vamos. Bueno solo deja ir por un abrigo y mi bolso y nos vamos.

No dijo nada, lo invite a pasar, y subí a mi habitación, enverdad estaba sorprendida, pero a la vez feliz de haber recibido la invitaciónde parte de Jasper, esperaba que nos la pasáramos bien, quería conocerlo mejor,y ver si era tan maravilloso como Ley decía.

 

Tome el primer abrigo que encontré, y después el bolso queestaba en mi tocador, antes de salir me observe, y me regreso la sonrisa unaAlice radiante, no podía creer que Emmett tuviera razón y me gustará Jasper,pero no se lo iba hacer notar, antes muerta, a decirle una palabra.

Baje sin quitar mi sonrisa, en cuanto llegue a la sala,Jasper veía una fotografía en donde estábamos Edward y yo, como de cinco ysiete años.

- Yaestoy lista - informe.

- Vamos,entonces - respondió como siempre serio.

Cuando salimos de la casa, comenzamos a caminar uno al ladodel otro, hacía bastante frío, pero no me queje, además me gustaba caminar.

- Lamentohacerte caminar, - se disculpo - pero no sabía, si te iba a gustar andar enmotocicleta, de hecho muchas chicas no les agrada.

- Noes que no me agrade, - comente con una media sonrisa - es mejor dicho, que medan un poco de miedo.

- Noson tan peligrosas, como dicen - repuso suavemente.

- Esoes porque tú debes ser un experto - dije, sin apartar la vista del camino.

- Esmás sencillo de lo que crees - me aseguro - es más, podría enseñarte.

- Lopensaré - susurre, aunque no muy convencida - mejor háblame de ti.

- Puescomo sabrás, Rosalie Hale y yo somos hermanos - coloco sus manos dentro de losbolsillos de su chaqueta - es bastante superficial, y bueno eso aumento cuandose intereso en McCarty, y bueno ella siempre va a decir que es la menor, peroes mentira es la mayor por unos diez minutos.

- Veo,que ambos tenemos hermanos, que solo les importa el aspecto - solté un suspiro- Edward, ha cambiado bastante desde que se hizo amigo de Black, ya no es elmismo chico Nerd.

- Esdifícil olvidar, que uno de mis amigos, se unió al imbécil de Black - giré averlo, había olvidado que en la infancia de Edward, se había llevado mucho conél y con Nahuel.

- Creoque eligió el camino incorrecto, - opine - pero veo que tú conseguiste buenosamigos.

- Leah,en ocasiones es un tanto explosiva - sonrió débilmente - pero es bastantehumanitaria, además de que ella se podría decir, que es la que nos mantiene almargen, Nahuel es el que siempre quiere estar de fiesta, mientras Leyna es laalegría del grupo.

- ¿Ytú? - fije mi vista en él.

- Puesyo, Leyna suele decir que soy el negativo, en pocas palabras, él que hace queel resto mantengan los pies en la tierra - su rostro estaba inexpresivo - no esun trabajo fácil.

- Lo imagino- no podía quitar mi sonrisa.

- ¿Y ati, que tal con tus amigos? - en cuanto su vista se clavo con la mía, ladesvíe.

- Puesen sí, solo son conocidos - confesé - de hecho, las mujeres que me hablan, soloes por una cita con Edward, y bueno los hombres se mantienen alejados por mihermano, así que a la única que puedo considerar amiga es a Le-le.

- Tambiénpuedes considerarme a mí uno - ante aquello, sentí millones de mariposas en elestómago - y créeme que a Nahuel y a Leah también.

- Buenoamigo - le di un ligero empujoncito - ¿Qué me vas a invitar de tomar?

- Tellevaré a un Café, - me ofreció su brazo - al cual suelo ir, cuando necesitopensar.

- ¿Es tulugar especial? - ante aquello elevo una ceja, parecía meditar.

- Sí,creo que así podría llamarlo - contesto simplemente.

 

El resto del camino, que fueron como diez minutos fue encompleto silencio, y se sentía bien, ya que no era incómodo, era como si quisiéramos solo disfrutar de la compañía del otro y esome gustaba.

En cuanto llegamos al Café, era un lugar pequeño, pero sudecoración, te hacía sentir en casa o al menos para mí, esa fue la sensación queme dio, me guió a una mesa cerca de la ventana y enseguida comenzó a llorar,parece que solo esperaba que estuviéramos protegidos, para que las gotas deagua comenzarán a caer.

- Justoa tiempo - repuso, al igual que yo viendo la lluvia golpear la ventana.

- Esoparece - concordé.

- Jazzie- al escuchar aquello, giré la vista y me encontré con una joven como de laedad de Jasper, cabello negro, piel apiñonada, ojos negros - es un milagroverte por aquí.

- Puesya me hacía falta despejarme un poco - respondió, sin despegar su vista de lapequeña carta del lugar.

- ¿Quiereslo de siempre? - su voz se hizo más aguda.

- Porfavor - clavo su mirada en mí - ¿Qué vas a pedir Alice?

- UnCapuchino y un pastel de chocolate - en ese momento la mirada negra de lajoven, me tensó un poco.

- Gracias,Maria - repuso Jasper, regresando las cartas.

La mujer me dio una última mirada irritada, antes de darsela vuelta, en cuanto la perdí de vista, de nuevo clave mi vista en él.

- Creoque le gustas - murmure.

- ¡¿Qué?!- parecía salir como de un sueño - perdón, no te escuche.

- ¿Enqué piensas? - arrugue un poco la nariz.

- Ennada - aunque se sonrojo levemente.

- Bueno,si no quieres decírmelo está bien, - trate de cambiar de tema - que te parece,que vayan a meter teatro.

- Nosoy mucho de eso de la actuación, - elevo los hombros - pero creo que ya eranecesario, que metieran algo más entretenido que carpintería y electrónica,bueno supongo, que para ustedes como mujeres, será mucho mejor.

- Laverdad, es que para mí sí - admití con una sonrisa avergonzada - tanto encarpintería como en electrónica, soy un verdadero fiasco.

- Talvez, tengas una actriz escondida - sonrió de lado, ocasionando que el corazónme diera un vuelco.

Solo baje la mirada, un tanto sonrojada, en ese momentollego Maria con lo que habíamos pedido, estuvo a punto de tirarme el americanode Jasper de no haber sido por él, habría terminado con los brazos quemados,pero el pastel termino en mi blusa.

- Lolamento - aunque se noto que era falso - suelo ser muy tonta.

- Noimporta - fingí inocencia.

- Creoque es mejor que te lleve a casa - repuso mi acompañante, y saco su móvil.

La mirada de Maria y la mía se encontraron, en ese momentofue como si ambas, nos dijéramos que haríamos de todo, por quedarnos conJasper, y esta vez no me iba a permitir el perder.

- Eltaxi no tardará en llegar - me informó.

- Gracias- le dedique una cálida sonrisa.

Él no dijo nada, pero como ya había dicho, aquí no estaba elpermitido perder.


Maria

Capitulo dedicado a:

lokka black

maryadorotaylor

rosaliecullen

- Ley- ante la voz de Carlie, baje la vista.

- ¿Quépasa? - pregunte con una media sonrisa.

- ¿Yava a estar la comida? - su voz fue baja - porque me muero de hambre.

- Ya,solo unos cinco minutos - la despeine suavemente - mientras tú vas y le dices,a los demás, que la comida ya esta y te lavas las manos.

 

Solo asintió, y salió de la cocina, mientras yo me dedicabaa poner la mesa y a esperar, a que la comida terminara de estar, la verdadesperaba que les gustará, pues no era muy buena en la cocina y mis hermanoseran un tanto remilgosos, pero más les valía que se lo comieran o íbamos atener problemas.

- Jennifer- ante aquella voz, me congele - quiero comer.

- Mamáno está - mi voz apenas si fue audible.

- ¿Ydónde diablos está? - estaba ebrio - ¿acaso se fue de golfa?

- Puessi lo hiciera, sería para darnos de comer - le espeto Dean - ya que tú, eres uninútil.

- A mí,no me hables así escuincle - le espeto, caminando hacía el furioso - y no tengoporque mantener a unos bastardos, que no llevan mi sangre.

- Es loque todos desearíamos - gruño mi hermano- no llevar tu asquerosa sangre.

- Dean- susurre, tratando de que cerrara la boca.

- Perono todo en este mundo se puede - lo miro con odio.

- Te voya enseñar a respetarme - vi como tomaba un palo, que mi madre dejaba cerca,para cuando a Frank se le pasaban los golpes.

- Tus golpesya no me intimidan - no podía creer, que no pudiera cerrar la boca.

En ese momento Frank le soltó un puñetazo, haciendo que Deancayera al suelo, en ese momento levanto el enorme palo y estaba dispuesto agolpearlo, sin pensarlo le tome el brazo, impidiendo que lograra su cometido.

- Así quetú también quieres, que te enseñe a respetar - su mirada me causo un escalofrío.

Di unos cuantos pasos hacia atrás, esperando que algo pasaráy ese hombre no fuera a tocarme, pero creo que eso no iba a pasar, ya que conel enorme palo, me golpeo en las costillas, haciendo que cayera, debido a queel golpe había hecho que perdiera la fuerza de las piernas.

- Jamásen tu puta vida, te vuelvas a entrometer en lo que hago - esperé el siguientegolpe pero no llego.

- El problemaera conmigo - Dean le había detenido el golpe que iba directo a mi espalda - note metas, con Leyna.

- Malditomocoso - no podía moverme, me dolía demasiado el costado, y las piernas no merespondían.

Lo empujo y vi como su cabeza golpeaba contra la pared,sentí las lágrimas comenzar a salir de mis mejillas, porque Dean cayo inconsciente,y si eso no era bastante, comenzó a golpearlo con el palo.

- ¡NO!- grite - Ya basta, déjalo.

- Ahorate toca a ti, perrita - mi hermano no se levantaba.

- Tengoque verlo - le pedí - déjame ver, si está bien.

- A míno me vas a dar órdenes - me dio un puñetazo, sintiendo la sangre en mi boca.

- Por favor,- suplique de nuevo - tenemos que llevarlo al hospital.

- Cállate- me dio con el palo en la espalda, haciendo que quedará en el suelo.

La voz se había ido con ese golpe, lo sentí patearme, peroen ese momento al ver la sangre de Dean, no me interesaron los golpes, soloesperaba que se cansará rápido, para poder revisar a mi hermano.

- En estacasa son todos unos inútiles - gruño, después de haberse cansado de golpearme -iré a la calle, al menos ahí tengo quien me dé de comer.

No conteste, solo lo vi salir del lugar, en cuanto lo hizo,me arrastre hacia el cuerpo de Dean que no se había levantado, en todo esetiempo.

- Dean- llame, tomando su mano, pero estaba helada - vamos, hermanito.

- ¿Yase fue? - pregunto la pequeña vocecita de Carlie.

 

- ¡Dios!- exclamo Emma, que corrió hacia Dean y hacia mí - Dean, vamos tienes quelevantarte.

- Llamauna ambulancia - le ordene.

Mientras trataba de ponerme de pie, para tratar de buscarayuda, como pude me mantuve en pie, camine hacia la puerta y como pude logresalir a la calle, rogando porque alguien apareciera en ese momento y me pudieraayudar con mi hermano.

Sentía húmeda mi frente, pero no me interesaba, lo único quedeseaba en ese momento era encontrar a alguien que pudiera ayudarme con Dean.

- Peromiren, nos encontramos con Parker - al escuchar la voz, giré y ahí estabanEdward, Jacob y Quil.

- No medigas que de nuevo te peleaste - se burlo Quil - pero que se puede esperar, deuna perra como tú.

- Por favor- me deje caer de rodillas, sintiendo las lágrimas salir en todo su resplandor.

- No pensamosacostarnos contigo - Edward y Quil comenzaron a reír - y menos, si te ves tandesesperada.

- Parker- Jacob, fue quien camino hacia mí - ¿Qué pasa?

- Vamos,Jake - bufo Edward - solo fingí para llamar tu atenció

- Por favor- tome la mano de Jacob - mi hermano no reacciona, necesito llevarlo alhospital.

No contesto, simplemente me hizo ponerme en pie, sinimportarme el dolor de las heridas, corrí hacia casa, con él siguiéndome lospasos, escuche que había ordenado a Quil de traer el auto.

POV Jacob

Su aspecto causaba escalofrío, tenía sangre en la frente yen la mejilla, y de la ropa mejor ni hablar, también tenía muchas manchas desangre, en cuanto llegamos a su casa, era bastante humilde y bueno en la salaestaba un chico como de unos quince años, tenía sangre a su alrededor.

Fue una imagen bastante fuerte, pues una niña de seis años,estaba pegada en la esquina observando el cuerpo de su hermano, y lloraba ensilencio, mientras Emma caminaba de un lado a otro de la habitación, y Leyna sehabía hincado al lado de su hermano.

- Creoque lo mejor es esperar la ambulancia, - susurre - no creo que sea muyconveniente que lo movamos.

- ¿Estámuerto, Le-le? - la pequeña voz de la niña, se escucho temblorosa.

- No digasidioteces - le espeto Emma.

En ese momento observe como Leyna buscaba el pulso, ypareció que no lo encontró, porque movió sus manos por todo el cuerpo,esperando encontrar algún signo.

- Dean- susurro - por favor, hermanito - le acaricio el cabello - no puedes dejarnos,por favor.

En ese momento entró el doctor Cullen, el padre de Edward, ymi amigo detrás de él, camino hacía el cuerpo del adolescente, Leyna se hizo aun lado enseguida, haciendo que Carlisle pudiera hacer su trabajo. No entendíaque hacía ahí, pero a la vez me sentía un tanto aliviado de que estuviera ahí.

Lo vi colocarse el estetoscopio, le tomo el pulso, y a loque a mí me parecieron horas, se levanto. Se giró hacia las hermanas, la máspequeña estaba abrazada a Leyna, ella solamente le acariciaba el cabello.

- Lo siento- ante aquellas dos palabras, esas dos chicas que se veían tan fuertes sederrumbaron - está

- No lodiga - le espeto Emma - mi hermano está bien, solo esta bromeando, ya loconoce.

- Emma- el doctor Cullen, la abrazo - tienes que aceptarlo.

- No, -trataba de separarse de él - es mentira, él está bien, él debe de estar bien.

 

- Lo mato- susurro la niña - y después vendrá, por nosotros.

- Todoesto es tu culpa - Emma, ahora había girado su enojo hacia ella - tú debiste dehaberlo impedido, él bajo a defenderte y dejaste que lo golpeará.

- ¿Yporque no bajaste a ayudarnos? - le espeto - crees que de haber podido, no mehabría metido - sus ojos estaban llenos de lágrimas - mírame, Emma - su voz sequebró - estoy así, por tratar de defenderlo, ¿y qué tienes tú?

- Basta- repuso el doctor Cullen - ahora deben de estar unidas, su madre las va anecesitar.

- Lo siento- se disculpo Emma - no quise decirlo, es solo que es imposible, que él

- Cállate- la fulmino con la mirada - siempre, creí que éramos una familia, pero tú teencerraste dejando que nos golpeará, eres horrible.

- Leyna- Carlisle trataba de tranquilizarla - debes mantener la calma.

- ¿Lacalma? - repitió secamente - mi hermano está muerto, y yo vi como lo golpeaba,y no pude hacer nada, no me venga con que me calme, cuando no tiene ni la mínimaidea de lo que estoy sintiendo.

- Le-le,- susurro la niña - Emma no bajo, porque yo se lo pedí, no quería que subiera yme encontrará, y sabes que no le gusta que llore, así que la culpa de que Deanesté muerto es mía.

- No,Carlie - solo con la niña, volvió a ser tierna - no es culpa de nadie, ademásDean, ahora va a cuidarnos, como los abuelos.

- Peroyo no quiero que él nos cuide - sus ojos, me dieron tanta ternura y tristeza ala vez - yo quiero, que él juegue conmigo.

- Ya nosé puede - gruño Emma - él ahora, está muerto, entiéndelo.

- Emma,cierra la boca - le espeto Leyna - ¿recuerdas, lo que mamá nos dijo, de que laspersonas buenas se van a un lugar hermoso? - la pequeña asintió - pues Dean, yaestá en ese hermoso lugar, y ahora nosotros tenemos que hacer cosas muy buenaspara ir con él, cuando sea nuestro turno.

- Leyna,debo revisar tus heridas - informó Carlisle, se levanto y camino hacia la salay yo los seguí - ¿con que los golpeo?

- Con elpalo, que está ahí - mi giré, y vi que tenía de grosor como unos diezcentímetros.

- Serásun testigo fundamental, para que detengan a Frank - le informó.

- Ojalacon eso regresará Dean, - susurro - pero no lo hará. Debimos haberlo hechoantes, mi madre debió haberlo hecho, desde el primer golpe que recibió, onosotros, después de cada golpiza que nos daba - sonrió con amargura - todos fuimos,cómplices y culpables de lo que ahora le paso a Dean.

- No volveráa tocarlos - comento suavemente.

- En estemomento quisiera, ser yo - susurro - así el dolor se acabaría, después de todo,mi hermanito se ha ido.

- Ley -el doctor le tomo el rostro - tú eres la fuerte, de todos tus hermanos, y tumadre te va a necesitar fuerte - beso su frente - debes ser, como siempre unroble.

- Es demasiadopara mí - susurro - no voy a poder.

- Siemprehay hombros, que pueden ayudarte - ante aquellas palabras, que no parecíanhaber salido de mí, pero ambas miradas puestas en mí, me decían que si habíasido yo - y sobre todo, personas que pueden darte el valor, cuando lo creesperdido.

- Gracias- me sonrió levemente.

No dije nada, pues ni siquiera sabía porque había abierto laboca, pero ante su sonrisa, algo cálido creció en mí, no me importaba nada másque verla bien.


Debo decir que con este capitulo llore mientras lo escribía, espero que les guste

 

Capitulo dedicado a:

lokka black

maryadorotaylor

Zhere StAr De Black

¿Cómo se lo iba a decir a mi madre? Mi cerebro no podíapensar en nada, que no fuera en que no volvería a ver a Dean, que ya nadie meiba a contar sus chistes, nadie me iba a alegrar el día con su sonrisa.

- Nopuedo - susurre, sosteniendo su fotografía - tú eras mi fortaleza.

- Muñeca- solo alguien me llamaba así, y sin decir nada me abracé a él - en verdad losiento.

- Emmett- escondí mi rostro en su pecho - ¿Qué voy a hacer sin mi hermanito?

- Séque es muy difícil, - me acaricio el cabello - pero aquí estoy, para ayudarte.

- Graciaspor estar aquí - me separe de él.

- Siempre,que me necesites, voy a estar para ti - estaba tratando de retener las lágrimas,pero estás fueron más fuertes que yo.

De nuevo me abrazo, dejando que las lágrimas mojaran sucamisa, enserio no tenía ni la más remota idea de cómo superar esto, y muchomenos cuando yo había visto como Frank lo golpeaba, y no había podido hacer nadapara evitar esto.

- Nofue tu culpa - ante aquello me estremecí - no podías hacer nada, él te habíadejado en el suelo.

- Quieroa mi hermano - sollocé con fuerza.

- Loentiendo - me acaricio el cabello - pero debes aceptarlo, que él ya no está.

Llore como mi alma me pedía, sabía que en cuanto saliera deesa habitación, tendría que demostrar fortaleza, pues mis dos hermanas nohabían dejado de llorar, y en cuanto mi madre se enterará esto no iba amejorar, esperaba que Dorian también tomara un papel de fuerza, porque yo nopodría llevar esto sola.

Necesitaba un poco de apoyo, el dolor debía ocultarlo, paracuando estuviera sola, pero necesitaba que alguien me apoyará, cuando tuvieraque ocultarlo, solo en esos momentos que tenía que mostrar una sonrisa, cuandomi alma se desgarraba.

- Ley
- no me separe de Emmett, pues no deseaba que me vieran llorar - lamento,interrumpir - la voz de Jacob se volvió ronca - pero hay personas, que quierenhablar contigo.

- Dilesque en un momento voy - trate de que mi voz sonará firme.

No escuche respuesta, pero en vez de eso fue el ruido de lapuerta al cerrarse, me separe de Emmett y me limpie las mejillas, y reprimí elresto de las lágrimas.

- ¿Quieresque te acompañe? - cuestiono suavemente.

- Note apartes de mí, ni un minuto - le pedí.

Solo sonrió y tomo mi mano, salimos de la habitación ybajamos a la sala, en donde estaban dos personas, que por su vestimenta, supeque eran policías, solté un suspiro y Emmett apretó mi mano, dándome a entenderque él estaba conmigo.

- Buenastardes - salude.

- Buenastardes - respondió uno de ellos, y él otro me hizo un movimiento con la cabeza- necesitamos, tomar su declaración.

Asentí levemente, y tome asiento en el sillón de dos plazas,mi compañero se sentó a mi lado, con toda la fuerza que tenía retuve laslágrimas e hice que mi voz sonará firme, mientras relataba lo sucedido con Deany Frank; vi como uno de ellos tomaba nota.

El relato no tomo mucho, aunque el nudo de la garganta cadavez era más fuerte. Los dos hombres en cuanto termine, se despidieron ysalieron de la casa, esto en verdad era mucho más complicado de lo que habíaimaginado, y aun no llegaba el momento más complicado.

 

- Tengoque ver a mamá - repuse suavemente.

- Tellevo - me hizo levantarme.

Me guió hasta su jeep, pero no deseaba subir, pues en cuantollegáramos al hospital, tendría que darle una noticia desagradable a mi madre,esto iba a resultar realmente difícil.

El camino hacia el hospital fue más rápido de lo querecordaba, respire profundo antes de adentrarme a aquel lugar, en la sala deespera había muy pocas personas, pero encontré a Dorian en una esquina queparecía más abatido, que ayer.

- Dorian- llame, él clavo su mirada en mí - ¿Dónde está mamá?

- Se desmayo- respondió con un hilo de voz - y al hacerle estudios, descubrieron que tieneLeucemia - hizo una pausa, que me pareció demasiado larga, pero parecía darse ánimos- y está en fase terminal.

- No escierto - susurre.

- Aunquesea doloroso así es - me abrazo - debemos ser fuertes, para ella.

- No puedehacerme esto - de nuevo me derrumbe - no se la puede llevar a ella también.

- ¿Dequé hablas? - se separo de mí.

- Dean- mi voz fue temblorosa y baja - está muerto.

Sus ojos se cristalizaron, pero no dijo nada, solo me abrazode nuevo, sabía que estaba tratando de retener las lágrimas, pero esto noparecía justo, después de todo parecía que no estaba satisfecho con eso, sinoque también se llevaría a mi madre.

- No esjusto - susurre - nosotros, que hemos hecho cosas buenas, nos paga así, enseriono entiendo donde queda la justicia.

- Lascosas, cuando se ponen negras, después se ve la luz - me beso la frente -además tenemos, que ser fuertes, mi madre nos necesita enteros, además de quecreo, que lo mejor sería no hablar sobre lo de Dean, al menos no en estemomento.

- ¿Yqué le diremos, cuando pregunte por él? - clave mi mirada en él.

- Ya veremos,que inventamos - me acaricio el cabello - ahora, lo importante es que ella semantenga tranquila, para que se mantenga estable por un tiempo, es todo lo que hacer,para que ella esté más tiempo con nosotros.

- ¿Conque dinero lo vamos a enterrar? - murmure.

- De esono se preocupen - comento Emmett - el doctor Cullen, se está haciendo cargo, aligual que mi padre.

- Gracias- susurro Dorian - en verdad, no tenemos como agradecerles esto que hacen pornosotros.

- No haynada que agradecer - repuso amablemente - después de todo, suelen decir "hoypor ti, mañana por mí"

Ante aquello le bese la mejilla, en verdad Emmett era unapersona extraordinaria, comprendía porque estaba enamorada de él, y de nuevo meabracé a él, enserio que en esos momentos necesitaba saber que él iba a estarahí, que no me iba abandonar. Porque ahora necesitaba la fortaleza que Emmettme pudiera dar, y sabía que sería mucha, de él me iba a apoyar en estosmomentos.




Espero que no me maten, pero mi abuela suele decir, que para ver la luz, se debe caer en total oscuridad, y pues espero que no se molesten mucho por el final
Capitulo dedicado a:lliizz99Zhere StAr De Blacklokka blackgabriella1624Paoola

Estaba viendo la televisión, bastante entretenida, puesestaba un programa de modas, algo que a mí me fascinaba, mientras mamá estabaen la cocina, preparando la cena, yo le había ayudado con la ensalada, pero nome dejo hacer más, diciendo que quería hacerla especial para papá.

 

No me queje, pues la cocina no era mucho de mi agrado,prefería diseñar nueva ropa, con la vieja que tenía, pero ahora no tenía ganasde hacerlo.

En ese momento se escucho la puerta abrirse, y en menos dedos segundos, Edward estaba delante de mí, con el rostro más pálido de lo queera realmente, sus ojos estaba un tanto desorbitados, parecía que había vistoun fantasma.

- ¿AcasoIsabella, te siguió? - pregunte de manera burlona.

- LosParker - su voz fue baja, pero escuche perfectamente.

- ¿Quépasa con ellos? - me puse de pie de un brinco.

- Unode ellos - parecía casi desquiciado.

- ¡¿Qué?!- en verdad me estaba poniendo los nervios de punta.

- Estámuerto - lo grito, ocasionando que Esme llegará agitada a la sala.

- ¿Quiénmurió? - pregunto mamá.

- Nosé el nombre, - susurro - pero fue uno de los hermanos Parker.

En ese momento, sentí una opresión en el pecho, pues elprimero nombre que se me vino de los hermanos fue Dean, después de todo estabasegura que había sido un hombre, pues mi hermano conocía el nombre de Emma y deLeyna, así que a quien más me quedaba era él.

Salí de mi casa, sin pensar en nada, solo tome las llavesdel auto de Edward, en ese momento no me interesaba sus reclamos, solo saberque era lo que había pasado, escuche los gritos de mi madre y de mi hermano,pero en ese instante, lo único que tenía en mente, era la casa de los Parker.

El camino fue mucho más largo de lo que recordaba, en cuantollegue a la casa, note que la puerta estaba abierta, entre esperando encontrara Ley, pero encontré a Emma abrazando a la pequeña Carlie, mientras Jacobestaba recargado en la pared, y parecía un tanto molesto, a su lado estaba Quilque observaba a las dos hermanas.

- Pensé,que no vendrías - susurro una voz, tan conocida para mí.

- Meacabo de enterar - fue mi respuesta - ¿Cómo está Leyna?

- Puesaparenta estar bien - soltó un suspiro - pero le duele mucho, tenía demasiadaunidad con Dean.

- Losé - observe toda la sala, y me di cuenta que también estaban los padres deJacob, el señor Edward y la señora Elizabeth, al igual que estaba el señorBilly, el padre de Emmett - aunque, creo que estos hermanos todos son unidos.

- Bastante- acepto.

- Alice- en ese momento aparte la vista, de Jasper y fije mi vista al frente, en dondeLe-le llevaba en brazos a su hermano más pequeño - es bueno que estés aquí.

- Habríavenido antes, pero apenas Edward me dijo - repuse, abrazándola - lo siento, ysabes que estoy para ti para lo que necesites.

- Gracias- me sonrió levemente - en verdad, gracias.

- Paraeso somos las amigas - comente acariciando la mejilla del pequeño - y veo, queJackson ya está bien.

- Lodieron de alta, hace una hora - su voz se escuchaba apagada - pero mamátuvieron que internarla, y bueno Dorian se quedo con ella, aunque ya no debe detardar.

- Todova a salir bien - a pesar de que sonrió, eso no llego a sus ojos, que parecíanhaber perdido el brillo.

- Debollevarlo a dormir - señalo al pequeño, que tenía los ojos llorosos y también estabacabeceando.

Y sin más subió las escaleras, el cuerpo de su hermano aunno estaba, así que las pocas personas que estaban ahí, se encontraban en lasala, me iba a dirigir hacía ese lugar, pero Jasper me tomo la mano y me guió ala cocina, en donde estaban Embry, Leah, Nahuel y Emmett, los cuatro se veíanbastante abatidos.

 

- Iréa ver a Emma - repuso Embry, paso por mi lado, dedicándome una leve sonrisa.

- Aella no debería estarle pasando a ella - comente suavemente.

- Todoslo sabemos - fue la ronca voz de Emmett.

- Perohay, cosas que parecen no tener explicación - dijo Leah seriamente.

- Espera- susurre, al recordar que tenía morada la mejilla - ¿Qué le paso, a Ley?

- Fuesu padre - ante la respuesta de Nahuel, sentí mi sangre hervir - de hecho, esel culpable de la muerte de Dean.

- ¿Seatrevió a golpearlo tan brutalmente? - eso me parecía tan ilógico - esinhumano.

- Frank,es un bastardo sin sentimientos - gruño Emmett.

Nadie dijo nada, pues todos parecían darle la razón, pero yono podía creer que alguien fuera tan desgraciado con sus propios hijos. No mecabía en la cabeza imaginar a alguien como Frank.

- Sesupone que debemos ayudarla - ante aquella voz, giré mi rostro y encontré aJacob en el marco de la puerta - y con esa cara, no creo que se sienta mejor.

- ¿Desdecuándo te importa Leyna? - Nahuel, lo observaba seriamente.

- Esono importa - gruño.

- Escierto - concordó Emmett - ahora nosotros, debemos ser su fortaleza.

- Esperoque sea la única vez, en que esté de acuerdo con Black - parecía que le costabadecir aquello a Jasper - pero debemos estar bien, para Ley, debe vernos fuertesy no con caras largas.

Sabía que tenía razón, después de todo Le-le tendría queapoyarse de nosotros, y para que lo hiciera debía vernos bien, y a pesar de queella fuera valiente, en estos momentos estaba aterrada y solo sus amigos eraquien podría ayudarla, ya que sus hermanas parecían depender de ella.

Posé la mano en el brazo de Jasper, dándole a entender, queyo iba a tratar por todos los medios, de apoyar a Leyna, sin importar lo quepasara. Pues para mí Le-le era alguien importante, y no iba a dejar que cayera.

- Ynos va a necesitar más, cuando llegué la hora de su mamá - susurro Leah.

- ¿Cómo?- eso no lo entendí.

- Sumamá, está en fase terminal - respondió Nahuel.

- Noes justo - sentí mis ojos picar - Le-le no lo merece, en verdad no lo merece.

Y antes de que pudiera evitarlo, las lágrimas ya bajaban pormis mejillas, no podía creer, que alguien tan noble como lo era Ley, tuvieraque vivir tantas cosas horribles, como ahora. En estos momentos la vida sehabía ensañado con ella, me daba tanta rabia, lo que estaba viviendo.

- Alice- sentí los brazos de Jasper en mis hombros - vamos, se supone que debemos serfuertes.

- Eshorrible - hizo que colocará mi cabeza en su pecho.

- Losé - me acaricio el cabello - pero debemos mantener la calma.

Lo sabía, pero en ese momento me sentía tan débil, aunquedebía concentrarme en tratar de tranquilizarme, debía mantenerme calmada, paraque Ley estuviera bien, ella me necesitaba fuerte, y eso era lo que iba ahacer.


Leah Clearwater

Espero que les guste, la verdad no es el mejor que he hecho, pero deseo que haya sido de su agrado.

Capitulo dedicado a:

lokka black

Zhere StAr De Black

Ver aquella lápida, hacia que mi alma doliera, como hacíamucho no lo hacía, sentía una opresión en el pecho, y a pesar de todo eso, laslágrimas no habían hecho acto de presencia, mis ojos los sentía secos, y sihubiera llorado como mi corazón lo hacía, me sería más sencillo esto de laperdida, pero simplemente no podía.

 

El cielo estaba gris, el clima de Forks era húmedo, y sinembargo ese día, no había caído una gota, pero no era un día soleado, de hechopodría decirse, que estaba acorde a lo que la familia Parker estaba viviendo.Dorian llevaba en brazos a Carlie que por fin había dejado de llorar y se habíaquedado dormida.

Emma estaba hincada sobre la tierra, que ahora cubría a mihermano, mientras yo estaba más alejada, pues Jackson debía estar abrigado, y la capilla estabacomo a tres metros de donde sería, el lugar de eterno descanso de Dean y desdeahí, había tenido que ver el entierro.

La mayoría de la gente, que no había sido mucha, comenzaba airse, solo quedaban unos cuantos amigos de Dean, la chica rubia que algunosdías antes me había dicho que era su novia, no había dejado de llorar, de hechoun chico de cabello castaño, de su edad no se había separado de ella.

- Muñeca- giré la vista, hacia la entrada de la capilla, y Emmett entraba al lugar - lomejor, es que ya se vayan a casa, parece que no tarda en llover, y para Jacksoneso no sería conveniente.

- Tienesrazón - observe a mi pequeño hermano, que jugaba con un oso de peluche.

Tome a Jackson en brazos, y le acomode la chamarra, mientraslo cubría con una cobija para salir de la capilla, y decirles a mis hermanos,que lo mejor era irnos. Camine hacia Dorian, que en cuanto me vio, sin que ledijera una palabra, asintió y camino hacia la salida del cementerio.

Me acerque a Emma, que desde que habían colocado la tierrasobre Dean, no se había movido del lugar, pose mi mano libre sobre su hombro,no me miró de hecho parecía que no notaba mi presencia.

- Emma,- llame, moviendo su hombro - es hora de ir a casa.

Pero no se inmuto, su vista estaba perdida en el horizonte,y eso comenzaba a preocuparme, aunque no podía zarandearla, para ver si salíade su estado, pues llevaba en brazos a mi hermano.

- Vamos,Em - le pedí - Jackson no puede estar fuera, con este clima.

- Irédespués - su voz fue monótona.

- Notardes - pues sabía que estaba sufriendo, y tampoco podía obligarla a irse.

Camine hacia donde se había ido Dorian, Jasper se encontrabaesperándome fuera de la capilla, poso sus manos en mis hombros, y eso fue algoque mi alma y corazón le agradecieron, pues necesitaba estar con él, quealguien pudiera entender lo que estaba viviendo.

- Vamos,muñeca - me acaricio el cabello - debes descansar.

Jasper Hale, me hacía sentir tranquila, con una solapalabra, lograba tranquilizar mi alma, era un poco complicado explicar, lo quesentía por él, porque no solo era un amigo, era mucho más que eso, que jamáshabía sentido con nadie más. Pero sabía que no estaba enamorada de él, de hechome era imposible verlo como un hombre, él era como mi hermano.

El tiempo paso más rápido de lo que esperaba, pero el dolorpor la pérdida de Dean, seguía tan nítido, que a pesar de los cinco meses quehabían pasado, aun seguía llorando en las noches, pues en las mañanas debíademostrar que era la fuerte de esa familia, que día tras día se ibadesmoronando más.

Pues Frank había desaparecido, y eso nos tenía con el miedo,de que él regresará, e hiciera lo mismo con el resto, pero a mí sinceramenteque me matará sería un favor, pues mi vida estaba pendiendo de un hilo, puesuna parte se había ido con Dean, y la otra trataba de mantenerse, para ver porsus hermanos, pero no estaba segura de soportar la muerte de mamá.

 

Y con ella cada día se veía peor, pero a pesar de eso,cuando iba a visitarla no quitaba su sonrisa, de hecho esa tarde regresaba acasa, después de la tercera vez que iba a parar al hospital en el mes, puesahora si era la definitiva despedida.

Esconderle lo que había pasado con Dean, había sido bastantecomplicado, pero con eso de que le habían dado una beca por el fútbol, en locual fue bueno, así que mi madre creía que ahora estaba en California, estudiando,y mamá, estaba tan feliz, que nos había pedido que no le dijéramos nada.

- Ley -escuche la voz Carlie.

- ¿Quépasa? - baje la mirada hacia mi hermana, que sus ojos marrón habían dejado debrillar, y mostraban tanta tristeza que me dolía.

- Alguiente busca en la puerta - susurro.

Me extrañe, pero no lo dije, simplemente camine hacia lapuerta de entrada, en donde me sorprendió ver a Jacob, pues no era mucho de suagrado, y a decir verdad para mí tampoco era la persona que deseará ver en esemomento.

- ¿Perdistealgo? - fue mi pregunta tosca.

- Solovenía a ver cómo estaban - clavo su vista en mí.

- No pensé,que para el gran Jacob Black, le preocupará como esta mi familia - le espete.

- Sé queno me he portado bien, con ninguno de ustedes, principalmente contigo - eleve unaceja - pero quiero arreglar las cosas.

- Me hashumillado, tantas veces - mi voz fue seca - y ahora vienes, y crees que voy a olvidar todo y te diré queestá bien - sonreí de manera irónica - enserio que te faltan neuronas, porqueno quiero verte, de hecho no entiendo cómo pudiste gustarme, si solamente eresun patán.

- Yo nofui quien se ofrecía al mejor postor - replico ácidamente.

- Al únicoque acepto, que sí me ofrecí fue a Emmett - lo empuje fuera de la casa, paraque nadie escuchará eso - y eso fue porque estoy enamorada de él, pero erademasiado cobarde para aceptarlo, y fingía que lo hacía por ti, pero no fueasí, tal vez al principio sí, pero amo a Emmett McCarty.

- Tú nole interesas - gruño.

- Eso túno lo sabes - entrecerré los ojos.

- Si leimportarás, estaría aquí - me lo dijo como si tuviera cinco años.

- ¿Nome digas que estás celoso? - trate de hacerlo enojar, para que se fuera.

- Sí -ante aquello abrí los ojos, pues no esperaba aquello.

- ¿Esuna broma? - suplicaba porque me dijera que sí.

- Me gustas,Leyna - su voz ronca, me causo un escalofrío - y ahora no pienso dejarle elcamino libre a Emmett.

- Yo nosiento nada por ti - aunque muy dentro sabía que mentía.

- Mientes- mi corazón dio un vuelco - y lo sabes.

- No mehagas esto - susurre.

- Voy ahacer que aceptes, que lo que sientes por mí, es mucho más fuerte que lo quesientes por Emmett - me acaricio la mejilla.

- Ahorano tengo tiempo para eso, - tome su mano - y te diré lo mismo que le dije aEmmett, ahora lo más importante es mi familia, no tengo tiempo para nada deesto, así que lo mejor es que encuentres a alguien más.

- Te quieroa ti - aseguro - y así tenga que esperar mil años, lo haré.

 

No dije nada, simplemente me di la vuelta, para entrar a lacasa, no tenía tiempo para esto de noviazgo, ahora lo más importante era mifamilia, y eso no iba a cambiar.


Lamento no haber actualizado antes, pero apenas si tengo tiempo para respirar, y pues espero que me tengan paciencia.

Capitulo dedicado a:

lokka black

Paoola

maryadorotaylor

No sabía cómo ayudar a Leyna, pues cada día se veía másdesmejorada, de hecho había perdido peso, se veía más pálida de lo normal, yhabía faltado mucho a clases, pero a pesar de eso, sus notas no habían bajado;pero sabía que esos momentos para ella eran bastante duros, pues además deperder a su hermano, ahora tenía que hacerse cargo de su familia.

Y además tenía que cargar con la enfermedad de su madre, quesegún mi padre, su cuerpo ya estaba demasiado agotado y solo era cuestión detiempo, para que muriera, y sonaba horrible, pero era la cruel realidad de losParker y no había marcha atrás.

- Alice- esa voz fue de Edward - se nos hará tarde.

- Yavoy - repuse, tomando mi mochila.

Bajelas escaleras, en donde mi hermano ya me esperaba, no dijo nada, solo camino algaraje y yo lo seguí, la verdad no entendía porque ahora había decididoesperarme, si desde hacía dos años, tenía que irme sola a la escuela.

Creoque sí, sé la razón, después de todo papá le había puesto un ultimátum, parapoder usar el auto, y en él estaba que me llevará a la escuela, y me regresaráa casa, porque si no lo hacía entonces podía irse despidiendo del carro.

Elcamino hacia la escuela fue en completo silencio, pues entre nosotros no habíaalgún tema de conversación, pues hacía mucho que habíamos dejado de ser el tipode hermanos que se conocían a fondo.

- Nome gusta que te vean con Jasper Hale, - dijo de pronto - su reputación no esbuena.

- Latuya tampoco - le espete - y sin embargo, tengo que compartir lazos sanguíneos.

- Note atrevas a compararme, con ese imbécil - gruño.

- Tienesrazón - le mande una mirada ácida - ustedes no tienen, un mínimo parecido, puesél si es un caballero.

- Nodigas estupideces, - detuvo el auto de golpe - ese idiota, desearía tener almenos mi porte, pero no es nadie Alice, entiende que ese grupito de fracasados,no te va a llevar a ninguna parte.

- Esees mi problema, - replique - así que no te metas, porque yo no te digo nada, deque tu grupito sea de patanes.

- Nosomos patanes - se puso a la defensiva.

- ¿Entoncescomo se llama lo que le hicieron a Leyna? - eleve una ceja esperando surespuesta.

- ¡Porfavor, Alice! - exclamo - nos podrías llamar patanes, cuando ofendamos a unadama, pero los dos sabemos que Parker solo es una perra, a la cual no importacuánto maltrates, siempre regresará por un poco más de sexo, que es lo únicoque le interesa.

- Eresun imbécil - tenía tantas ganas de abofetearlo, de hecho apreté tanto la mandíbula,que no sabía cómo me salían las palabras - y lo peor, es que eres un ardido,porque no puedes decir que se acuesta con cualquiera, después de todo, ni a tini a ninguno de tus imbéciles amigos, les ha hecho caso, y es por eso quehablan.

Y sin esperar su contestación baje delauto, enserio que mi hermano me podía arruinar el día, con uno de sus estúpidoscomentarios, decidí que lo que faltaba lo caminaría, pues no quería escucharalgún otro comentario desagradable sobre mis amigos.

 

En verdad que no podía entender, el pobrepensamiento de Edward, pues Leyna jamás les había dado esperanza a ninguno,solo a Emmett y sabía porque lo había hecho, y de todos era el único que no serefería a ella, ni como una perra, ni como zorra, ni mucho menos como una puta.Y los otros con los que no había tenido nada, de mujerzuela no la bajaban, enverdad que estaban mal.

- Alice- giré la cabeza, para ver quién me llamaba, y al ver a Jasper, las miles de mariposasen mi estómago aparecieron, como siempre que estaba con él - ¿podemos caminarjuntos?

- Claro- sonreí levemente.

- ¿Cómohas estado? - pregunto - hace días que no hablas, de hecho que te encierres enla biblioteca no es bueno.

- ¿Mehas estado espiando? - lo miré con una media sonrisa.

- Mepreocupa, tu estado - se defendió.

- Eresmuy amable - sentí mis mejillas arder - y pues, me siento una inútil, al nosaber cómo ayudar a Leyna.

- Ellasolo necesita que estemos ahí, - aseguro - que le demos una mano, cuando lonecesite, y te necesita a ti más que a nadie.

- ¿Porqué lo dices? - clave mi mirada en él.

- Nodeja de preguntar por ti, - elevo los hombros - de hecho, solo tú lograstranquilizarla, tienes un efecto extraño en ella.

- Iréa verla en la tarde - comente - pero ¿Cómo sigue?

- Mal- su voz fue baja - está mucho más desmejorada, si no se cuida, tal vez la quese enferme sea ella.

- Nodebe ser fácil, la que se tenga que encargar, de todo lo que tiene que ver consu familia - dije suavemente - después de todo, ahora todos los problemasfamiliares, están cayendo sobre sus hombros y los de Dorian.

- Losé, - soltó un suspiro - Emma se ha dedicado, ha

- ¿Aqué se ha dedicado mi hermana? - ante la voz de Leyna, ambos nos miramos sinsaber que decir - les hice una pregunta, ¿qué ha estado haciendo Emma?

- Habuscado trabajo - fue lo primero que se me vino a la mente.

- Sifuera por eso, no tendrían esa cara - nos observo con el entrecejo fruncido -es mi hermana, y quiero saber qué pasa con ella.

- Noes nada - aseguro Jasper.

- Noles creo - nos espeto.

¿Cómo le decías a tu amiga, que suhermana, parecía que lo de buscar trabajo, era sacándole dinero a los hombres,con los que salía? No podía decírselo, de hecho no tenía las palabras parahacerlo.

- Enverdad - comento Jazz - no es nada, solo busca un empleo, pero ella deseaba quefuera sorpresa.

No pareció muy convencida, pero no dijonada, de hecho los tres seguimos el camino hacia la escuela, ella parecíabastante pensativa, y me dolía verla así, no me gustaba, pero no sabía quéhacer para que su rostro no mostrará dolor, sino que siempre tuviera unasonrisa.

- ¿Porqué no entras a la obra? - dijo de pronto Jazz - así podrías estar con Alice, yalejar un poco tu mente de todo esto.

- Debocuidar a Jackson y a Carlie - fue su respuesta.

- Podríasllevarlos, y entre todos, podríamos cuidarlos - opine - no creo que a Tanya lemoleste.

- Nocreo que la actuación sea lo mío, - sonrió levemente - pero les agradezco, quetraten de ayudarme.

- Bueno,pero puedes irme a ver - repuse sonriendo - y así después podemos, ir a dar unpaseo con Carlie y Jackson, y que ellos también se distraigan.

 

- Lopensaré - me aseguro - pero ahora, debo llegar a clase de Cálculo, antes de queel profesor Banner no me deje entrar.

Y sin más echo a correr hacia su clase, yde nuevo quedamos nosotros dos, observe a Jasper de reojo, y vi que su miradamostraba preocupación por ella, de hecho yo también lo estaba.

- Serásun gran padre - no supe ni porque lo dije.

- Sololo seré, si la madre de mis hijos eres tú - y sin más dejo un beso en mifrente, y me dejo con las mejillas completamente rojas, e inmóvil.

No podía creer lo que había escuchado,pero lo vi sonreír y alejarse, enserio que parecía divertido, con lo que habíalogrado hacerme, pero sentí tan bien, lo de que yo fuera la madre de sus hijos,y sin notarlo una sonrisa tonta se formo en mi rostro, tal vez no seríamos tanmalos padres, si estábamos juntos.


Lamento haber tardado tanto en actualizar, pero debo decir que no tenía mucha inspiración solo espero que les guste el capitulo, y que la espera haya válido la pena ^^U

Capitulo dedicado a:

lokka black

Paoola

maryadorotaylor

Zhere StAr De Black

¿Dónde diablos se había metido Emma? Cadadía llegaba más tarde a la casa, en verdad me preocupaba que algún día ya noregresara. Creo que a quien más le había afectado la muerte de Dean, había sidoa ella; la chica sonriente y cariñosa se había ido, cuando llegaba a casa subíaa la habitación y no hablaba con nadie.

- Leyna- ante aquella voz, deje caer el vaso que tenía en manos, pues estaba tanmetida en mis pensamientos.

- Losiento - me disculpe, después de todo era su casa.

- No,yo lo siento - me incline a recoger los vidrios, pero él hizo lo mismo - ¡Ah! -ante aquella queja, note que su mano sangraba.

- Déjamever - le ordene, pero retiro su mano.

- Estoybien - replico.

- Hastaque no vea con mis propios ojos, te voy a dejar en paz - y sin más jale su mano.

Nohubo replica, simplemente se quedo callado, mientras yo revisaba su mano, laverdad es que tenía una herida que atravesaba toda su palma, pero no eraprofunda.

- Pareceque no es grave - susurre.

- Telo dije - le mande una mirada asesina, mientras él solo sonreía - pero como siempre, eres unaobstinada.

- Almenos no me corte - le espete.

Pero no quito su sonrisa, en ocasionesdeseaba borrársela de un golpe, aunque también me hacía sentir vulnerable, nosabía que poder tenía Jacob Black en mí, debía decir que era bastante fuerte,pues cuando esos ojos cafés se clavaban en los míos, no existía nada más a mialrededor. Aunque el poder de Emmett era mucho más fuerte, solo con él podíasacarme de la cabeza a Black, en cambio al revés siempre había un pensamientopara el musculoso de McCarty.

- ¿Porqué sigues estando a la defensiva? - su voz fue baja y mostraba cierto dolor.

- Porqueaun no puedo confiar en ti - respondí, dándole la espalda y recogiendo lo quehabía quedado del vaso.

- Tehe demostrado, que en verdad me importas - sentí su penetrante mirada en miespalda.

- Unassemanas, no hace que olvide, todos los años de humillación que me hiciste vivir- no gire a verlo.

- Tulo hiciste conmigo - me espeto.

- Nosomos compatibles - por fin clave mi vista en él.

- ¿Porqué? - camino hacia mí.

 

- Porla sencilla razón, de que ambos hemos guardado rencor hacia el otro - no sentía mi piel erizarse como cuando Emmettse acercaba.

- Mientes- llevo su mano ilesa a mi mejilla - te da miedo, aceptar que sientes algo pormí.

- Jacob- tome su mano, y la aparte de manera suave.

- ¿Porél? - sus ojos mostraban dolor.

- Yate lo dije, - trate de ser delicada - somos incompatibles, además no puedoestar con alguien, mi familia me necesita.

- Yote apoyaría, - jamás me había imaginado que Jacob Black, pudiera rogarme - solodame la oportunidad de estar a tu lado.

- Porfavor, - no quería lastimarlo - no hagas esto más complicado.

- Mírame- o ronco de su voz, me hizo fijar mi vista en sus ojos - te voy a hacer unapregunta, y quiero que me digas la verdad ¿Te enamoraste de Emmett?

Me quede callada, observando su rostro,esperando cualquier indicio de enojo para alejarme, pero parecía másdesilusionado, decepcionado que otra cosa. Sabía que amaba a Emmett, pero no mecreía capaz de decírselo, no tenía el valor para hacérselo saber en esemomento.

- Nana - esa fue su voz, pero él ni siquiera moviólos labios, aunque se escuchaba como si fuera en mi cerebro - vamos, no puedes dejarme, tienes quedespertar, por favor preciosa, abre losojos.

Me quede congelada, pues era la voz deJacob, pero no podía ser porque él estaba delante de mí y no había abierto laboca; moví la cabeza de un lado a otro, tratando de olvidarme de esa voz.

- Leyna,- levante la vista - responde lo que te pregunte.

- Hacetiempo, para la única persona que tenía ojos, era para ti. - soné más agresivade lo que deseaba - No voy a mentir, me acerque a Emmett, para poder acercarmeal gran Jacob Black, pero lo único que recibí fueron insultos y humillaciones -su agarre tembló - y en cambio Emmett, a pesar de todo se mantuvo ahí,esperando en que en algún momento lo viera; y así fue, me enamore de él y ahorasolo puedo decirte que lo amo.

- Entoncesperdí - sonrió de forma amarga.

- Nuncafue un juego o una competencia, - pose mi mano en su mejilla - y no hay unperdedor, solo una situación en donde ambos nos equivocamos, y ahora solo nosqueda seguir cada uno con su camino.

- Soloespero que Emmett, sepa cuidarte y valorarte - dejo un beso en mi frente.

- Yalo hace - sonreí levemente.

No hubo replica, simplemente salió de lacocina, y yo termine de lavar y acomodar los platos, vasos y cubiertos quehabían usado en la comida, en casa de los Black. En cuanto termine camine a lasale en donde estaba la madre de Jacob.

- Señora- llame educadamente - ya termine.

- Nodebes llamarme señora, cuando estamos solas - me sonrió amablemente - ya habíamosquedado que sería abuela, o solo Elizabeth, cuando estuvieran Jake o Edwardpresentes.

- ¿Abuela?- repetí desconcertada - no creo que tenga la edad para serlo - dijesuavemente, tratando de no molestarla.

- Ley,cariño - se levanto del sofá y camino hacia mí, pero yo retrocedí - ¿Qué pasa?

- Eslo mismo que me pregunto, - mi voz fue baja - no quiero ofenderla, pero no soydemasiado de afecto y menos cuando apenas conozco a las personas.

Me observo bastante sorprendida, parecíamedir mi reacción, arrugue la nariz ante eso y ella enseguida sonrió de formamaternal.

- Losiento - se disculpo - pero siempre desee tener una hija, y teniéndote aquí, escomo tenerla, pero prometo que no volverá a pasar.

 

Solo asentí, y ella me entrego el dinero,en cuanto lo guarde en el bolso de mi pantalón salí de la casa, enserio que enesa casa eran extraños, pero no podía negar que fueran buenas personas.

- Penséque tardarías más - al escuchar aquella voz, no evite que una sonrisa tonta seformara en mi rostro.

- Tedije que no era necesario que vinieras - aunque realmente estaba feliz de queestuviera ahí.

- Peropara mí es un placer venir, a recoger a tan bella señorita - y me dedico susonrisa más hermosa.

- Teamo - ante aquello clavo su mirada en mí.

- ¿Enserio?- parecía tratar de controlar su emoción.

- Nolo diría si no fuera cierto - comente con una media sonrisa.

Yantes de que pudiera reaccionar estaba dando vueltas, mientras sus labiosestrujaban los míos, en ese beso demostraba que sentía lo mismo, y que estabafeliz que por fin pudiera corresponderle.

- Tambiénte amo - me dijo en un momento que se separó - no sabes cuánto - y esta vez nosfundimos en un beso mucho más largo.


Capitulo dedicado a:

maryadorotaylor

Paoola

Lleguea casa de Leyna, pues tenía que hablar con ella, aunque comenzaba a dudar quela emoción me dejará hablar, pues estaba a nada de tener otra cita con Jasper,solo esperaba que esta fuera mejor que la primera, al menos que no apareciera María,con eso sería feliz.

Cuandollegue a su casa, note que la puerta estaba entre abierta, lo que me causocierta desconfianza, pero entré tratando de no hacer ruido, por si tenía quellamar alguna patrulla o algo, en el umbral pude escuchar risitas.

Caminehacia la sala de donde parecían provenir, en el sofá estaba Emma, siendo besadapor un hombre como de unos treinta y tantos años, no sabía que hacer, pues nosolo era un hombre, sino era el profesor de Historia, creo que esto estaba mal,me quede congelada, pues no tenía ni la menor idea de que hacer.

- ¿Quédiablos haces? - esa voz fue de Dorian.

En ese momento los dos se separan, yclavan su mirada en nosotros, el profesor se levanta bastante molesto por lainterrupción, mientras Emma observa a su hermano con indiferencia, parece queya no le interesa nada.

- Entoncesseñorita Parker, su calificación seguirá siendo reprobatoria - el muy imbéciltodavía se escuchaba molesto.

- Malditohijo de puta - ante aquello Dorian, se abalanzo sobre él - como se atreve ameterse con una menor de edad.

- Dorian- grite, mientras trataba de separarlos, pues no creía que fuera bueno, paraellos pelearse con un profesor, aunque él ya no fuera estudiante.

Aunqueno era muy fuerte, así que no había logrado que se soltarán, Emma ni siquierase había movido del sillón, ¿por qué nollegaba nadie a ayudarme? Dorian estaba dando los golpes con todo, y sabía larazón, después de todo, había encontrado a su hermanita a punto de acostarsecon un hombre, simplemente para subir su calificación.

Enmenos de lo que imagino, alguien pasa por mi lado, y por fin logra separarlos,cuando lo observo veo que es Emmett, quien ha logrado retener a Dorian, giró lacabeza y Ley observa entre sorprendida y un poco asustada la escena.

- ¿Quépasa? - su voz sonó un poco aguda.

- Deesto se va a enterar la mesa directiva - replico ese bastardo.

 

- Estoysegura, de que estarán muy interesados, de saber lo que estaba haciendo en casade una alumna, profesor - ante aquello palideció.

Ysin decir más salió de la casa, mientras Lele observaba a su hermano, y despuésa Emma, parecía tratar de hacer conclusiones, pero no parecía tener mucha idea,de porque Dorian había golpeado a uno de sus profesores.

- ¿Quédiablos pasa? - se colocó delante de Dorian, que ya había dejado de forcejearpara soltarse.

- Pregúntalea Emma - gruño.

- Emma- su voz fue suave, sabía que ella era la que estaba llevando la peor parte dela muerte de Dean.

- Esmi vida, - fue su contestación - no tienen porque meterse en ella, yo hago loque se me venga en gana, y no tienen porque entrometerse en mis cosas.

- Entonces,si no quieres que nos inmiscuyamos en lo que haces - Dorian camino hacia ella -te largas ahora, porque yo no pienso estar manteniendo a una puta.

- ¡Dorian!- exclamo Ley un tanto molesta - es nuestra hermana.

- No- su voz es ácida - solo es una perra, que no tiene ni tanto cariño por ellamisma, y eso Leyna, no pienso tolerarlo al menos no, en una casa que yo estoymanteniendo.

- Erespeor que Frank - le espeto Emma, por lo que recibió un golpe de Dorian, queparece más decepcionado que enojado.

- LárgateEmma - su voz muestra dolor, y enojo - no voy a tolerar, que además de que teestás destruyendo, lo hagas con el resto; no voy a dejar que Carlie puedaseguir tu ejemplo.

- Vamosa tranquilizarnos, - Ley es la única que parece, mantener la cabeza fría - somosuna familia, y deb

- Porfavor Leyna, - Emma ríe, aunque solo es de desesperación - jamás hemos sido unafamilia, cada uno busca su bienestar, no le importa lo que los demás sufran,así que no vengas con frases cursis, que en nosotros no funcionan.

- Dorian,- la voz de Emmett es firme - no creo que lo mejor sea que Emma se vaya.

- Exacto- concordé y Ley asintió - solo lo dices, porque ahora estás enojado.

- Yame cansé, - susurro, en ese momento no parecía tener veintidós, parecía unanciano - te he dado demasiadas oportunidades, siempre creyendo que en algúnmomento vas a cambiar, pero no es así, cada vez son más. Primero fue la botellade alcohol, después el dinero que robaste de la tienda y ahora prostituirte poruna calificación, ya no más Emma, en verdad ya no puedo.

- ¡¿Qué?!- mi amiga por fin parecía entender - ¡Dios! No puede ser Emma, ¿cómo puedeshacerlo?

- Nome vengas con clases de moralidad, - le espeto - después de todo no solo te hasrevolcado con Emmett, sino con todos los de su grupito de idiotas.

- Note voy a permitir que la insultes - Emmett estaba enfadado, pues ama a Ley y leduele que lleguen a herirla.

- ¿Eravirgen cuando se acostó contigo? - esa chica que estaba delante no era Emma, dehecho parecía satisfacerle herir a Leyna.

- Estu hermana - los ojos miel de Emmett destellaban, no podía creer lo que estabadiciendo - no deberías hablar de ella, como lo estás haciendo.

- Vamos,- sonrió de manera burlona - no tienes porque fingir que la amas, después detodo estoy segura de que ya se metió en tu cama.

- Basta- Leyna se puso delante de ella - yo no soy la culpable, de lo que paso - losojos cafés la veían con frialdad - no eres la única que lo perdió, también erami hermano, yo tampoco puedo olvidarlo, aun lloró en las noches, sigo ansiandodespertar, y que él esté sentado esperando por el desayuno - no mostraba lamisma compresión, de hecho estaba molesta y decepcionada - pero no por no tenerloaquí, estoy echando por la borda toda mi vida, pero si eso quieres hacer,Dorian tiene razón no tienes nada que hacer aquí.

 

Y sin más le dio la espalda, sabía que mimejor amiga estaba sufriendo con esto, pero no parecía haber otra salida másque esa, pues Emma en vez de ir mejorando, cada vez iba empeorando, y comodecía Ley, parecía que la culpaba por lo que había pasado.

- Túdeberías estar muerta, - en ese momento las lágrimas de Emma salían - no Dean,él debió quedarse en la habitación, pero su estúpido cariño por ti lo hizobajar, y defenderte - Dorian parecía haberse congelado, al igual que el resto -era un niño, él debería seguir alumbrando nuestra vida, con una de sus tantasbromas, tú has llenado esta casa de enojo y decepción, con tu carácter tanpesimista.

- Yotambién lo he pensado, - susurro - de hecho no hay día, en que no quisieraestar muerta, para dejar este infierno, pero después veo a Jackson y a Carlie ysé que debo ser fuerte por ellos, porque mis dos hermanos mayores no pueden, yaque uno se mata trabajando para poder mantenernos y la otra se pudre en sudolor, tratando de culpar a cualquiera menos a ella, de no haber querido a Deancomo lo merecía.

<< Pero eso no lo va a regresar, noimporta cuánto me culpes, - le espeto - además yo no tengo la culpa, de llevaruna mejor relación con él, que yo si haya disfrutado de su presencia, y que túsolamente le hayas reprochado todo lo que hacía, no es mi culpa haberlo queridocomo lo hice.

Ante aquello Emma paso por su lado, nodijo una palabra más, solo se escucho la puerta cerrarse, la sala seguía llenade tensión.

- Ten- Ley camino hacia Dorian y le dio un recibo - falta que pagues la luz, yo mehice cargo de la despensa, aunque a Carlie le hacen falta un par de zapatos.

- Sefue - susurro Dorian.

- Regresará- fue su sencilla contestación - ¿quieres pescado para la cena?

Ella camino hacia la cocina, y los tresque quedamos nos observamos, pues sabíamos que simplemente estaba ocultando sudolor, y cuando ya no pudiera guardar más iba a estallar, de una formaimpresionante, y eso nos preocupaba, pero lo único que podíamos hacer era estara su lado, para cuando ese momento llegará.


Emma Parker

Capitulo dedicado a:

maryadorotaylor

Paoola

Deje la casa de los Parker, no muy segurade que estuvieran bien, después de todo, Emma se había ido, y aunque fingieranno importarles, era una mentira, después de todo era su hermana, y entre elloshabía bastante unidad, aunque ahora ella pareciera perdida, esperaba que sediera cuenta del error que estaba cometiendo.

Me preocupaba bastante, después de todoellos eran como mi familia, solo esperaba que todo se arreglará, pues no queríaque terminaran mal, los quería demasiado como para aceptar que su familia sedesmoronara, de por sí ya habían perdido un miembro, y en poco tiempo perderíanal segundo, y necesitaban estar juntos para superar lo que la vida les mandaba.

Llegue al parque en donde había quedadocon Jasper, aunque lo que en ese momento deseaba, era estar con Ley y ayudarlacon todo esto que estaba pasando, además necesitaba ayuda para superar esto,pero no quería dejar a Jazz plantado, además de que Leyna literal me corrió desu casa, diciendo que no podía dejar a su mejor amigo esperando.

 

Y en cuanto lo vi sentado, todo lo maloque había pasado, se había ido, pues en ese momento, verlo era mi mejormedicina para el olvido, y también verlo, me hacía saber que todo podía serposible, mientras estuviera a mi lado.

- Hola- salude, sentándome a su lado en la banca.

- Comenzabaa temer que te hubieras arrepentido - sonrió levemente.

- Esonunca, - le asegure, con una media sonrisa, aunque cuando entendí lo que habíadicho, me sonroje - lo que pasa es que pase a ver a Lele y bueno, descubrió lavida que lleva Emma.

- ¿Cómolo tomo? - pregunto en voz baja.

- Doriany ella decidieron que se fuera de la casa - conteste suavemente - además de queEmma culpa a Ley, por lo que paso con Dean.

- Losupuse - fijo su vista en los columpios - Emma necesita culpar a alguien, paraevitar que el dolor aumente.

- Losé - solté un suspiro - pero la familia Parker se está desmoronando.

- Peroahí estaremos, evitando a que eso llegue a pasar - se giro hacia mí, y mededico una media sonrisa.

- Ellosson como mi segunda familia - le confesé.

- Sientolo mismo, - comento tranquilamente - pero lo mejor es comenzar con nuestracita, ya después nos preocuparemos por lo que pasara con ellos, por ahora hayque tratar de ver si nuestra amistad puede llegar a más.

Anteaquello, sentí mi rostro arder, enserio que Jasper podía hacerme sonrojar concualquier comentario, y eso no era todo, sino que parecía disfrutar con ello,pero decidí no mirarlo o mi sonrojo aumentaría aun más, me ofreció su brazo elcual tome tratando de recordarme que solo era Jasper, uno de mis amigos.

Caminamospor largo rato, hasta llegar a La Reserva, un lugar precioso, tenía una vistamaravillosa, pues estaba rodeada de árboles, y yo amante de la naturaleza, nopodía haberme llevado a un mejor lugar que ese, me señalo una manta en dondetambién había un cesto.

- Creíque la segunda cita, debía ser más sorprendente que la primera - comentoayudándome a sentarme - así que conociendo, tu obsesión, por la naturaleza,decidí hacer un picnic.

- Noestoy obsesionada - le reproche - solo me gusta, y me siento a gusto.

- Esbueno que te guste, - me sonrió de lado - de hecho eso es algo que me atrae deti, claro además de tu enorme corazón.

- ¿Enverdad te gusto? - pues no quería hacerme ilusiones.

- Tendríaun problema, si no me gustarás - tomo mi mano - eres hermosa Alice.

- Tutambién me gustas - susurre.

Nopodía creer que le estuviera confesando eso, aunque estaba segura de que ya losabía, y más al ver esos hermosos ojos azules, que causaban hipnosis en mí,cuando esos ojos se clavaron en mí, podía olvidarme de todo, me sentía como lamujer maravilla, creía que podía hacer todo.

- ¿Mepermite besarla? - sonreí levemente, era todo un caballero.

- Losmejores besos suelen ser los robados - conteste acercando mi rostro al de él.

- Quieroque te sientas cómoda - susurro, tomando mi rostro con sumo cuidado.

- Estarébien - le asegure - jamás me sentiría incómoda, estando a tu lado.

Nohubo más palabras, pues nuestros labios estaban ocupados, en conocer los otros,su beso era suave, y tierno, suponía que no quería apresurar las cosas y laverdad me encantaba que fuera tan considerado, era tan lindo, que no podíapedir más.

 

POV Leyna

Mealegraba demasiado que Alice y Jasper ya tuvieran una relación, se veían tanbien juntos, aunque no pudiera estar completamente feliz, pues Emma llevabatres semanas sin regresar, y eso en verdad me angustiaba, pues tenía miedo queestuviera haciendo estupideces.

- Nome gusta verte así - susurro Emmett.

- Mepreocupa Emma, - conteste - tengo miedo, de que comenta alguna estupidez.

- Debeestar bien, - acaricio mi cabello - después de todo es una Parker, y los de esafamilia son unos luchadores.

- Ytambién somos tercos, y orgullosos, y preferimos estar solos a reconocer quenos equivocamos - replique.

- Muybien, - su voz fue baja - ella me pidió que no te dijera nada, pero estáviviendo con Embry.

- ¿Desdecuándo lo sabes? - me gire hacia él.

- Hacedos días - susurro.

- ¿Porqué no me lo dijiste? - le reproche.

- Ellame dijo que vendría a hablar contigo y bueno también con Dorian - elevo loshombros.

- ¿Mehas visto angustiada, por ella, y no me lo dijiste? - enserio eso me irritaba.

- Mehizo jurarle que no te lo diría, después de todo quiere hablarles de unproblema - no me miraba, eso decía que estaba enterado, de lo que nos iba adecir.

- ¿Quées? - mi voz fue ronca.

- Esmejor que ella te lo diga - repuso tranquilamente.

- Esmi hermana, y quiero saber qué es lo que le pasa - le espete - y si no vas adecirme nada, lo mejor es que te vayas.

- Muñeca,en verdad quisiera decírtelo, pero es algo que debes escuchar de ella - su vozfue dulce - está noche vendrá, y les dirá lo que le está pasando.

Lo observe fijamente, sus ojosaceitunados, eran mi paz, con solo verlo, podía pasarme el enojo y parecía queesta vez no iba a hacer la excepción, solté un suspiro de resignación y meabrace a él.

- Losiento - me disculpe - no he tenido ningún buen momento.

- Losé - me beso la frente - pero aquí estoy, para sostenerte.

- Eresincreíble - susurre - no cualquiera, estaría a mi lado, y menos con el pasado yla familia que tengo.

- Elpasado obscuro que tienes, fue conmigo - comento en voz baja - y bueno no fuetan obscuro, después de todo ser el primero en tu vida, no fue para nada malo,de hecho espero ser el único en poder tocarte y amarte entre sábanas.

- Dejeque lo hicieras, porque te amo, y no quisiera que nadie más llegará - bese sucuello - no quiero que nadie más ocupe tu lugar, te quiero a ti, solo a ti.

- Meacabas de hacer sentir indestructible, - me separo suavemente - te amo, Leynano hay nadie que pudiera ocupar tu lugar en mi vida.

- Lacasa está sola - susurre, pasando mis brazos por su cuello - Carlie está en laescuela, y Jackson se acaba de dormir, así que no dará problemas, hasta dentrode tres horas.

- SeñoritaParker - su voz fue ronca - ¿está tratando de hacer que me meta en su cama?

- Nosolo trato, - le sonreí de lado - es un hecho de que entrará en mi cama.

- Veoque me conoce muy bien - se inclino y me beso suavemente.

Seguimoscon el beso y sin previo aviso, me cargo, ante aquello me aferre más a sucuello, y sonreí al ver que comenzaba a subir las escaleras.

- Jamáslo hemos hecho en tu recamara, - su voz era realmente sexy - siempre lo hemoshecho en el mío, creo que será un buen cambio.

 

- Teamo - le asegure - jamás me voy a arrepentir de haberme enamorado de ti.

- Niyo - unió nuestras frentes - siempre te voy a amar, porque te has robado micorazón, y no quiero que lo regreses, es tuyo.

Lobese de nuevo, en verdad Emmett McCarty, era el hombre indicado para mí, nohabía nada más que hacer, más que aceptar que estaba completamente a merced deaquel hombre de hermosos ojos, que me habían robado no solo el corazón, sino encierta forma mi voluntad, y realmente no me interesaba porque a pesar de todo,yo era feliz, estando en sus manos.


Lamento la tardanza, y solo vengo a decirles que ya no quedan más de 5 capitulos, para que este fic termine, al igual que vengo a decirles que subí un nuevo fic de Emmett que se llama"Solamente tu" https://potterfics.com/historias/95577 me gustaría que se pasarán y me dieran su opinión.

Capitulo dedicado a:

Paoola

maryadorotaylor

Loobserve dormir, era como un niño pequeño, era tan hermoso, que temía que algúndía despertara, y él no estuviera a mi lado, en verdad amaba a Emmett McCarty, yme dolería tanto si él no sintiera lo mismo que yo, o tener que alejarme de él,sería como si me pidieran que dejara de respirar.

Encuanto escuche el llanto de Jackson, me levante de la cama, solo me puse mipantalón, que era lo más cercano y la sudadera de Emmett, que era lo que estabamás a la mano, camine hacia la habitación en donde se encontraba la cuna.

- ¿Quépasa? - pregunte, mientras lo tomaba en brazos - ya estoy aquí, precioso.

Poco a poco se fue tranquilizando, sushermosos ojos azules se clavaron en los míos, y después se acurruco en mihombro, sabía que ese pequeño a partir de ese momento era mi responsabilidad,nunca podría ser su madre, pero intentaría que nada le pasara, que tuviera unainfancia feliz, le daría todo lo que estuviera en mis manos.

- Creoque debemos darnos una ducha, - le dije con una media sonrisa - pues hoytendremos la visita de Emma, y los dos debemos estar presentables.

Busque las toallas, para poder entrar ala ducha, las deje en el baño, desvestí a Jackson, y lo deje en una pequeñasilla que estaba dentro, tratando yo de desvestirme, pero Jackson no hacía lascosas muy sencillas, así que cuando había decidido ducharnos juntos, no habíapensado muy bien las cosas.

- Pareceque necesitas ayuda - comento la voz de Emmett.

- Creíque dormías - repuse, girándome a él, con mi hermano en brazos.

- Note sentí - elevo los hombros, y solo estaba en bóxer - ¿quieres ayuda?

Asentímientras le pasaba a mi hermano, y en cuanto estuvo en sus brazos, comencé adesvestirme, después de todo no sería la primera vez que me viera así.

- Loducho y después te lo doy - comente mientras abría la llave, para templar elagua.

- Esmejor que primero te duches y después entro yo y lo ducho, y te lo entrego ytermino yo por salir limpió - sugirió - ¿o tú qué opinas campeón?

Y Jackson parecía fascinado en los brazosde Emmett, no estaba muy segura.

- Podrehacerlo - me sonrió de lado.

Solté un suspiro y acepte, e hice lo quehabíamos acordado, me duche y cuando abrí la cortina, los dos hombres entraron,y yo salí para poder secarme, como cinco minutos después me entrego a mihermano.

 

- Iréa vestir a Jackson y a traerte una toalla - le dije.

No hubo respuesta, pero supuse que mehabía escuchado, después de todo el baño no era muy grande, saque la toalla yse la deje en la baño, antes de comenzar a vestir a Jackson, que parecíademasiado feliz o al menos eso me parecía a mí.

Me costó bastante vestirlo, pero lologré, lo deje en su cuna con unos cuantos juguetes para poder hacer yo lomismo, cuando llegue a mi habitación, Emmett se estaba cambiando.

- Solovine por ropa - le informe, mientras me hincaba para abrir los cajones y buscarmi ropa.

Cuando encontré la ropa adecuada, me incorporéquedando frente a él, que me veía con una media sonrisa, por lo que eleve unaceja.

- ¿Tengoalgo? - pregunte.

- Serásuna perfecta madre - fue su sencilla respuesta.

- Noentiendo a qué viene eso, - repuse caminando hacia la puerta - pero creo quegracias.

- Yome hago cargo de Jackson - me aseguro - y tú cámbiate con tranquilidad.

No dije nada, solo lo vi salir de lahabitación, se estaba comportando de una manera bastante extraña, pero yadespués tendría tiempo para saber qué era lo que le pasaba. Termine de vestirmey salí de la habitación, los busque en donde había dejado a Jackson, pero noestaban ahí, por lo que decidí bajar.

Y los dos estaban en la sala, no evitesonreír al ver la escena, en donde mi novio, correteaba a mi hermanito queapenas comenzaba a caminar por la sala, y más escuchar la risa de Jackson, en verdadera hermosa aquella vista, baje tratando de hacer el menor ruido, paradisfrutar más de eso, hacía mucho que yo no había estado feliz, hasta ahora.

Lo cual fue interrumpido por el timbre dela puerta, fui yo quien abrió, pues era la que estaba más cerca, aunque al vera mi hermana del brazo de Embry, me tomo por sorpresa.

- ¿Podemospasar? - pregunto Emma suavemente.

- Losiento - me disculpe, haciéndome a un lado.

Caminaron a la sala y yo los seguí, endonde encontré a Emmett con Jackson en brazos, aunque en cuanto vio a Emma, leestiro los brazos y ella lo recibió encantada.

- Hola,amor - lo saludo besando su cabeza - no sabes lo mucho que te extrañe.

- ¿Quierenalgo de tomar? - trate de ser amable.

- No,gracias - respondió Embry.

- ¿Dorian,va a tardar en llegar? - los ojos cafés de mi hermana se clavaron en mí.

- Nodebe tardar, - repuse al ver el reloj, y ver que marcaba las seis - ya debiórecoger a Carlie de su clase de ballet.

- ¿Yava a ballet? - se emocionó ante aquello.

- Dorianconsiguió un mejor trabajo - conteste con tranquilidad - además de que, tambiénme han subido el sueldo, y Emmett ha decidido también trabajar y ayudarnos.

- Veoque no les he hecho falta - sonrió de manera amarga.

- Eresnuestra hermana, - mi voz sonó un poco ronca - siempre nos harás falta, y sabesque está casa siempre será la tuya.

Se abrazó a mí, llorando y pidiéndome disculpas,que la verdad no entendí por los sollozos que soltaba, lo único que hice fueabrazarla, mientras le acariciaba el cabello, tratando de tranquilizarla, peroeso no paso, de hecho sus lágrimas aumentaron, haciendo que Jackson la imitara,así que ahora eran dos los que lloraban en la sala.

- ¡Emma!- ese grito fue de Carlie.

Me entrego a Jackson, antes de girarsehacia nuestra hermanita y levantarla del piso en un abrazo, con una sonrisaradiante, mientras Car no entendía su actitud.

 

- ¿Porqué lloras? - la inocencia con que pregunto, la hizo reír.

- Porqueestoy feliz de volver a estar con ustedes - fue su respuesta, mientras ladejaba en el piso.

- ¿Quéhaces aquí? - esa fue la voz de Dorian.

- Quierohablar con ustedes - clavo su mirada en él.

- Nohay nada que hablar - le espeto.

- Dorian,- pedí - debemos escucharla.

- ¿Tevas a poner de su lado? - gruñó.

- Esnuestra hermana - trataba de que se tranquilizara - mamá, siempre nos ha dicho,que estando juntos somos fuertes; separados somos demasiado débiles - estabarenuente - ya perdimos a Dean, no podemos perder también a Emma.

Memiró un tanto frío, pensé que me mandaría al diablo, de hecho ya estabapreparando mi siguiente argumento, para tratar de que la escuchara.

- Emmett- llamo a mi novio - ¿puedes llevar a Carlie y a Jackson a dar una vuelta?

- Claro- respondió.

- Peroyo quiero escuchar - replico Carlie.

- Nopuedes, - sonó a orden - así que sube por una chamarra para Jackson, y tambiénuna manta.

No dijo nada, solo hizo lo que Dorian lehabía pedido, la vi subir las escaleras, mientras en la sala se sentía latensión, nadie dijo una palabra en el tiempo en que Carlie había desaparecido.

- Ten- me entrego las cosas, la pequeña.

- Note separes de Emmett, - le pedí - has caso a todo lo que te diga.

- Sí,Ley - respondió con cansancio.

Solo sonreí, le entregue a Jackson,después de ponerle la chamarra y le entregue una mochila con pañales, y unbiberón, aunque esperaba que no fueran a estar mucho tiempo fuera.

- Cuídalos- susurre, mientras dejaba un beso en su mejilla.

- Soloserá una hora - comento con una sonrisa burlona.

Le extendió la mano a Carlie, que tomo nomuy a su agrado, los vi salir de la casa, esperando que no volvieran loco a Emmett.

- Teescucho - dijo Dorian, en cuanto la puerta se cerró.

- Séque me comportado, horrible - susurro - pero la muerte de Dean, me dolió mucho.

- Tambiénera nuestro hermano, - fue la seca respuesta del mayor - y nosotros, no noscomportamos de esa manera tan fría y destructiva.

- Ustedesson mucho más fuertes que yo, - apenas si fue audible - y en verdad perdónenme,por todo lo que hice, estaba cegada por el dolor, no me daba cuenta que no soloyo me estaba haciendo daño, sino también se lo estaba haciendo a ustedes.

- Almenos ya es un progreso - replico Dorian.

- Noentiendo, porque te comportas así, - le reprocho Embry - no ha pasado el mejortiempo de su vida, y llega aquí creyendo que ustedes como sus hermanos le van aayudar, y ahora tú no dejas de reprocharle sus errores.

- ¿Quiéneres tú? - por primera vez clavo su vista en él.

- Sunovio - dijo de forma altiva.

- ¿Sunovio o solo alguien que le está calentando la cama? - ante aquello Embry selevantó.

- Nopermito que hables así de ella - se notaba furioso.

- Porfavor, - intervine - es nuestra hermana Dorian, cometió errores, pero está aquíporque quiere enmendarlos.

- Muybien - acepto a regañadientes.

Emma se abrazó a él, ante eso mi hermano,las barreras que se había puesto se acaban de ir a la basura, respondió suabrazo con fuerza, mientras yo solo sonreía. Parecía que la familia Parker denuevo iba a estar junta, y eso era lo que necesitábamos y más con lo que estábamospasando, debíamos estar juntos, para superar lo que vendría después.

 


Embry

Lamento haber tardado tanto en actualizar, pero espero que la espera haya válido la pena ^^

Capitulo dedicado a:

maryadorotaylor

Paoola

arelove

Observe a la pareja que estaba en elestacionamiento, en verdad se veían tan felices, no había duda que eran lamejor pareja, el amor se veía entre ellos, los ojos azules de Jasper la veíancomo si fuera lo mejor que pudiera haber, mientras los miel de Alice, lomiraban con tanto amor, que era imposible no notarlo.

- Seven bien juntos - ante aquella voz, giré la cabeza, para encontrarme con Jacob.

- Hacenuna linda pareja - acepte con una media sonrisa.

- Ytodo por ti - susurro.

Arrugue la nariz, y fije mi vista en él,sin entender a que se refería, pero tenía una sonrisa ladina, seguía sincomprender que pasaba, pero él me extendió la mano, pero no sabía que hacer, sitomarlo o mejor ignorarlo.

- Tengoalgo que mostrarte - susurro, no sabía si tomarla - Emmett, no se va a enterar.

- Eseno es el problema - mi voz fue baja, pero por fin tome su mano.

Soltó una ligera risita, que ocasionocierto nerviosismo, pero trate de ignorarlo, caminamos hacia su auto, me abrió lapuerta, fije mi vista en él, e hizo un ligero asentimiento por lo que subí alauto, enseguida él subió del lado del conductor.

- ¿Adónde vamos? - pregunte cuando puso el auto en marcha.

- Yalo verás - fue su simple respuesta.

- Tenemosclases - replique.

No hubo respuesta, supuse que de nadaserviría discutir con él, por lo que mantuve la boca cerrada, solo viendo elcamino, y me extraño que estábamos yendo a su casa.

- ¿Porqué a tu casa? - repuse, cuando se estaciono frente a la enorme casa.

- Novoy a hacerte nada - me aseguro - pero mi madre, quiere hablar contigo.

No quede muy convencida, pero baje delauto, preparada a golpearlo y echar a correr si era necesario, sin embargomantuvo la distancia, de hecho se comporto bastante amable y educado, porque meabrió la puerta y me dejo entrar primero.

Conocía esa casa, después de todo habíatrabajado ahí, Jacob paso por mi lado y decidí seguirlo, claro siempre conprecaución. Al llegar a la sala, me sorprendió ver a Elizabeth en medio de lasala, frente a un espejo de cuerpo completo.

- Esperoque no hayas intentado propasarte con ella - ante aquel gruñido, gire mi vistahacia la esquina del lugar, en donde estaba Emmett recargado, y miraba de formaamenazante a Jacob.

- Ellano es tu Leyna, - dijo con indiferencia - ni tampoco la mía, por lo que no lahe tocado.

- ¿Quées esto? - no entendía nada.

- Veoque has pasado mucho tiempo, en este lugar, - susurro Elizabeth - que pareceque has olvidado tu verdadera realidad.

- Nome gusta, esta broma - les reproche.

- Noes broma - la voz de Emmett, fue suave - este no es tu mundo, y es hora de queregreses a tu realidad, a tu vida.

- ¿Dequé rayos hablan? - mi voz fue ronca - soy Leyna Parker, y tengo una familiaque me necesita, y no tengo tiempo para perder aquí.

- Tuno eres una Parker - replico Elizabeth - y está no es tu realidad, es momentode que dejes que la real ocupe su lugar, tu ya hiciste tu trabajo y ahora debesregresar a tu vida.

 

- Muñeca- susurro Emmett - sé que es complicado entender esto, pero debes creerlo.

- Estánlocos - sonó a chillido.

Pero antes de que pudiera salircorriendo, Jacob me retuvo los brazos, trate de soltarme, pero él era mucho másfuerte que yo, y sin mucho esfuerzo me hizo caminar hacia el espejo.

- Mírate,- me ordeno - míranos.

Deje de forcejear y clave mi mirada en elespejo, Jacob estaba detrás de mí, me sacaba una cabeza y sus manos sosteníanmis brazos, parecía más un abrazo, que una agresión.

- Sifueras Leyna Parker, no sentiría nada por ti, - apenas si fue audible - porque solole gusta burlarse de mí, además de que está enamorada de uno de mis mejoresamigos - parecía acariciar las palabras - Emmett, merece a Leyna Parker, -entrelazo nuestras manos - pero no, a Leyna Hale.

- Noentiendo - susurre.

- LeynaHale ama a Jacob Black, - sus ojos hicieron que se me fuera el habla - me enamorede ti, porque eres Leyna Hale, la chica que fue mi mejor amiga, la chica queabandone, pero me fue a buscar, la chica que se esta debatiendo entre la vida yla muerte - sus ojos estaban cristalinos - la chica que más amo en el mundo, mipequeña Nana.

- Pero
- la voz me temblaba y sentía mis ojos picar.

- Atrévetea decirme que no me amas - me reto, e hizo que me girara.

Aquellos ojos cafés, hacían que micorazón se detuviera y latiera con fuerza al mismo tiempo, no podía hacer nada,lo amaba, pero

- LeynaParker, solo tiene ojos para Emmett McCarty - posó su mano en mi mejilla - y túno lo amas.

Fije mi vista en Emmett, y sentí como micorazón se encogía, pues tenía razón, no lo amaba, baje la mirada realmenteavergonzada por lo que había hecho.

- Jamásestuve contigo, - susurro Emmett - mi muñeca, fue quien estuvo, lamentoocasionarte tantos problemas.

- Nana- susurro - dime que me amas.

Levante la vista, pues todo aquello eraconfuso, no entendía absolutamente nada, pero al ver sus preciosos ojos cafés,no pude más que rodear su cuello y ponerme de puntitas para lograr besarlo,cerré los ojos para sentir mejor la sensación de sus labios sobre los míos.

De pronto deje de sentirlos, y todo fuecompleta obscuridad, pero enseguida sentí que mis pulmones quemaban, todo micuerpo dolía, sentía un picazón en el dorso de mi mano izquierda, al igual quealgo me picaba la nariz, pero eso era lo de menos, pues el horrible dolor decabeza, hacía que lo demás no importara.

Abrí los ojos, pero fue un error, puessentí que la cabeza me explotaría, por lo que los volví a cerrar, los apretéesperando que con eso, el dolor disminuyera, pero no parecía haber un alivio,pero eso no era todo sino que el ruido de pasos hacía que aumentara, y cuandotrate de hablar sentí la boca tan seca, que no fui capaz de pronunciar unapalabra.

- Leyna- esa voz la conocía, de hecho cuando la escuche, sentí cierto alivio - ¿meescuchas?

Abrí la boca, pero de nuevo no saliónada; necesitaba ver a la mujer que me hablaba, por lo que sin interesarme elhorrible dolor de cabeza, abrí lentamente los ojos, al principio no hubo grancambio, pues solo veía sombras.

- Hola,nena - aun no podía enfocarla - ¿puedes verme?

- No- por fin salió algo, aunque sonó más a un sonido gutural que a una palabra.

 

Sentí una fuerte luz, por lo que cerrélos ojos, pero debía saber donde estaba y ver a la persona que estaba conmigo.

Con esfuerzo volví a abrirlos, esta vezviendo mejor, aunque seguía siendo borroso, pero al menos sabía que era unamujer y vestía de blanco o eso era lo que mi mala vista percibía.

- Leyna- de nuevo la voz - soy la doctora Jennifer Parker.

¿Doctora? ¿Desde cuando mi madre eradoctora? Pero no podía preguntar nada, porque con la boca seca, la lengua se mepegaba, y no salía nada, la vista seguía siendo borrosa, pero cada vez ibasiendo menor.

- Eresmuy fuerte, - algo me hizo creer que sonreía - te quedaste con nosotros.

Noentendía nada de lo que estaba hablando, pero la cabeza me dolía demasiado,como para meditar todo, y además mi voz parecía haberse ido.

- Debesestar confundida - susurro - pero ahora te daré un tranquilizante, cuandodespiertes, tu familia estará contigo.

Otra vez todo se puso negro, y el dolordesapareció, cosa que en verdad agradecí, pues fue un alivio dejar de sentir eldolor de cabeza.

- Ardilla- esa voz escuchaba lejos, pero conocía al dueño de la voz - vamos, ardilla.

- ¡Emmett!- esa voz era de mujer - no te comportes como un niño.

- Rose- parecía avergonzado - dijeron, que le haría bien que le habláramos, además yadespertó, y yo quiero que despierte, que sea la misma ardilla hiperactiva desiempre.

- Pero,no debes exigirle que se despierte - le reprocho, cada vez era más cercana.

No hubo respuesta, pero sentí una manosobre la mía, y moví la mía, para saber con el tacto podría reconocer a lapersona.

- Cariño- fue un suave susurro - soy yo, tía Rosalie.

Abrí los ojos, encontrándome con unosazules, enseguida se abrazó a mí, ocasionando que lo único que viera fuera surubio cabello.

- Esun milagro - fue una de las pocas cosas que entendí.

- Rose- intervino, Emmett - deja que respire, acaba de despertar, no queremos que sedesmaye.

- ¡Claro!- se separo de mí - les avisare a tus padres.

Salió de la recamara, los ojosaceitunados se clavaron en mí, aunque no era el Emmett que yo recordaba, puesél que tenía frente a mí, no aparentaba dieciocho años, más bien unos veinteaños más, estaba segura que pasaba de los cuarenta.

- Nosasustaste demasiado - comento, sentándose al borde de la cama.

No dije una palabra, solo fije mi vistaen la habitación, me sentía un poco mareada, y completamente confundida, puesno comprendía que estaba pasando.

- Cielo- fue lo primero que escuche, antes de que de nuevo se abrazaran a mí, solo queesta vez la cabellera fue negra.

- Alice- intervino la voz de Jasper - recuerda, que esta débil.

- Losiento - se disculpo.

Se separo de mí, y pude ver sus ojosmiel, conocía a todos los que estaban en aquel lugar, pero todos se veían muchomás grandes, en verdad pasaban de los cuarenta. Se suponía que debían tener miedad.

Los días pasaron, no comprendía nada,pues los que habían sido mis amigos, ahora resultaban ser mis padres, al quecreí mi novio era mi tío, la rubia que me odiaba también era mi tía, al igualque Isabella y Edward era mi tío.

No había dicho una palabra, solo decía unhola, cuando los veía llegar, pues todos eran adultos, ninguna persona menor decuarenta había entrado a verme, diciendo que solo podrían agitarme más, y buenosupuse que era normal, pues el primer día me dio un ataque de angustia, puestodo lo que creía se había esfumado.

 

- ¿Podemosrepasar? - le pregunte a Alice, que cepillaba mi cabello, después de todo hoysalía del hospital.

- ¿Sobrequé? - pregunto suavemente.

- Sobremi vida - susurre.

- EresLeyna Alexandra Hale, tus padres somos Jasper Ryan Hale y Mary Alice Cullen, -la sabía de memoria, pues en los últimos diez días la había repetido día trasdía - tu cumpleaños es el 16 de noviembre, tienes un hermano de tres meses quese llama Jackson Arley Hale, mi hermano y tu tío es Edward Cullen que se casócon Isabella Swan, tienen dos hijas, Renesmee y Carlie Cullen, la hermana de tupadre es Rosalie Hale y su marido es Emmett McCarty que tienen dos hijos Amanday Dean.

Ante el último nombre sentí una opresiónen el pecho, pues ese nombre me recordaba a mi pequeño hermano, que debíaaceptar que jamás iba a volver a ver.

- Tusabuelos y padres de Jasper, son Esme y Carlisle Cullen - asentí levemente - y mipadre y tu abuelo Edward Cullen, con el cual nos ocultaste tu enfermedad, perogracias al trasplante de medula, ahora estás aquí, aunque estuviste dormida másde tres meses.

- Escomplejo - susurre.

- Pocoa poco vas a recordar todo - dejo un beso en mi cabello.

- ¿Listas?- pregunto Jasper.

No conteste, pero camino hacia mí, y comosi nada me tomo en brazos y me coloco en la silla de ruedas, pues me costaríaun poco de trabajo volver a caminar, pero con las terapias y ejercicios,esperaban que fuera pronto.

Pero mientras eso pasaba debía usar unasilla de ruedas, aunque la doctora Jennifer, que debo decir estuve a punto deabrazarla, pues era igual a la mujer que yo consideraba mi madre, pero con todolo que había pasado, ya no entendía nada, pero ella me había dicho, que si mesentía segura podía tratar de ponerme en pie, pero sin hacer esfuerzos.

Papá o Jasper como fuera, llevo elcontrol de la silla, mientras mi madre o Alice, llevaba mi maleta. En cuantollegamos al auto, de nuevo me puso en el asiento trasero del auto, que debodecir era demasiado lujoso, o tal vez lo veía así, por la forma en que habíavivido.

Observe el camino por la ventanilla, eseno era el Forks que yo recordaba, era mucho más hermoso, o tal vez yo lo veía deotra forma. El viaje fue bastante corto o al menos así me pareció, pero mesorprendió que no estuviera el parque, al cual iba con Carlie todas las tardes.

Al pensar en mi hermanita, sentí unapunzada en el corazón, pues no la volvería a ver a ella, ni a mi pequeño Jack,ni a Emma, ni a Dorian.

- ¿Pasaalgo? - pregunto Jasper, al abrir la puerta y tomarme en brazos.

- Nada- trate de sonreír, pero las lágrimas ya rodaban por mis mejillas.

- Séque debe ser difícil, - dejo un beso en mi frente - pero todas las personas quete queremos, haremos que esto sea más sencillo.

- Gracias- susurre.

Me dejo en la silla de ruedas, mientrasmi madre habría la puerta de la casa, que debía decir lucía hermosa, y se mehacía lejanamente familiar, de nuevo Jasper empujo la silla hacia la casa, endonde pude ver un enorme letrero de "BIENVENIDA"

En menos de lo que imagine, muchosrostros me sonrieron, y comenzaron a hablar a la vez, ocasionando que mesintiera un tanto desorientada, pues no sabía a quien mirar o que responder.

 

- ¡Leyna!- ante aquella voz, desee levantarme de la silla, pero no fue necesario, porquela dueña de la voz, empujo a los que estaban y llego frente a mí - te extrañemucho.

- Em
Emma- tartamudee un poco, mientras ella me abrazaba, las lágrimas no tardaron ensalir.

Mi hermana estaba ahí, aunque estabasegura que aquí no lo era, pero que estuviera ahí quería decir, que para mí eraimportante, además de que en ese momento que veía con más tranquilidad losrostros, me di cuenta que a todos los conocía.

- Lele- ante aquella voz, Emma se hizo a un lado y vi a mi hermanita.

- Carlie- bese su frente, mientras sonreía a más no poder.

- ¿Porqué solo te emocionas con ella? - reprocho a quien reconocí como a Renesmee.

- ¿Renesmee?- estaba confundida.

- Tambiénsoy tu prima - me reprocho - y yo también te extrañe.

Solo pude abrir mis brazos, para que meabrazara, que no tardo en hacerlo, de hecho Amanda que supuse también era miprima no tardo en unirse, también recibí abrazos de Nahuel, Embry, Quil, Seth,Kellan, Danielle y Claire.

- Yotambién quiero saludar a mi novia - ante aquella voz, miles de mariposasaparecieron en mi estómago.

- Jacob- no podía creer que él tuviera mi edad, y más que lo volviera a ver.

- Nosabes, el miedo que tuve de perderte, - tomo mi mano - creí que moriría sin ti.

Todo aquello era realmente confuso, peroa la vez era lindo, pues todas aquellas personas, me querían, lo único quefaltaba para que esto fuera perfecto, era mi pequeño Dean.

- Yodonó la medula, y soy al único que no saludas - aparte mi mirada de los ojoscafés, para encontrar los ojos aceitunados, que más había extrañado.

- Dean
Dean
- cada vez que decía su nombre el nudo en mi garganta se iba cerrando, y sinpensarlo intente levantarme de la silla, de hecho las piernas me sostuvieron -¡Dean!

- ¿Quéhaces? - gruño mi Dean, que había tenido que sostenerme, pues cuando quise darun paso, estuve a nada de caer.

- ¡Oh!- sentía que el aire que había no era suficiente - ¡Dios! - tome su rostro, dehecho con mi mano le toque toda la cara, esperando que no se desvaneciera -estás aquí.

Le eche los brazos al cuello, y coloquemi cabeza en su hombro, dejando que las lágrimas salieran, pues mi Dean estabavivo. No podía haber nada mejor, mi pequeño estaba sano y salvo, estaba aquí.

- ¿Dóndemás estaría? - pregunto, apretándome con fuerza - aquí esta mi hermana.

- Gracias- susurre.

- ¿Porqué? - pregunto confundido.

- Porestar aquí, por estar vivo - bese su mejilla - por todo.

- Enverdad, el tiempo que estuviste desconectada te afecto - no pude más quesonreír.

- Nosabes como anhele volver a ver tus ojos - acaricie sus mejillas - no tienesidea, de lo que llore tu ausencia.

- Yono fui a ningún lado - me observo con una ceja elevada.

- Ahoralo sé - pues ahora todo comenzaba a acomodarse.

La vida que había vivido durante meses,ahora sabía que no había sido mía, que todo había sido parte de miinconsciencia, que todo lo que había pasado había sido un sueño, y no podíahaber un mejor despertar que ver a Dean, vivo y sano.

Sonreí de nuevo, mientras Jake me ayudabade nuevo a sentarme, no había duda que regresar a mi realidad era agradable yreconfortante, pues ahí estaban todas las personas que amaba. Y ahora todo lo quehabía vivido solo serían recuerdos, y nadie los sabría jamás. Lo importanteahora, era volver a mi vida, y sabía que todos ahí me ayudarían, a pesar detodo, ellos siempre estarían a mi lado.


Bueno este es el capitulo final, y es el más largo de todo el fic, por lo mismo, xq quería que todo quedará en un capitulo, espero que les guste y les agradezco que hayan dedicado un poco de su tiempo a este fic.

Capitulo dedicado a:

Lizz_taty

maryadorotaylor

A pesar de todo... Aun Te Amo - Potterfics, tu versión de la historia

A pesar de todo... Aun Te Amo - Potterfics, tu versión de la historia

Todoseguía dándome vueltas, me sentía bastante mareada, después de que dejeescuchar la voz de Jake, todo era negro, supuse que había llegado mi momento,pe

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-a-pesar-de-todo-4985-0.jpg

2023-02-27

 

A pesar de todo... Aun Te Amo - Potterfics, tu versión de la historia
A pesar de todo... Aun Te Amo - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/64489
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20