A ti te amo mas que a nada Ginny - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Ginny caminaba de un rincón a otro de la sala. Estanerviosa, casi histérica.

Harry se había ido en una misión hace cuatro días. Deberíahaber vuelto hace horas. Sumándole al hecho de que estaba demasiado preocupada,lo extrañaba mucho.

Quería verlo, besarloy acurrucarse contra él. Quería hacer el amor con él.

Después de la guerra, no pasaban más de unos días antes deque empezaran a extrañarse, cosa incomoda cuando tu marido es auror.

Marido. No haciarelativamente mucho que se habían casado. Adoraba no tener que cuidarse denadie, estaban en su casa, podían ser todo lo románticos o sensuales quequisieran.

Romántico y sensual, era una buena descripción para Harrycomo amante.

 

Estaba a punto de halarse el cabello, cuando la chimenealanzo una llamarada y dos aurores entraron, seguidos de Harry.

Ginny casi se abalanza a besarlo, cuando noto la mancha rojaen el costado de su camisa.

-¿Te hirieron?- pregunto preocupada.

-Nada que no se solucione con alguna poción- la tranquilizoy la miro con dulzura- ¿Así saludas a tu esposo? Pensaran que me maltratas-Ginny rió y lo abrazo por el otro costado.

-¿ustedes crees que soy capaz de maltratarlo?- los auroresse removieron algo incómodos, Harry era (hace un año) el jefe de la academia deAurors; era un jefe estricto. Por lo cual era raro verlo con esa mirada dulce ycariñosa. Además del hecho que Ginny solo traía puesto su pijama de short yremera de tirantes, que resaltaba su preciosa figura.

Harry sintió los celos despertar al ver la mirada de loshombres en su chica. Y la pelirroja, conociendo como conocía a la bestia en elinterior de Harry, decidió que era momento de estar a solas.

-Creo que deben estar cansados y es hora de que vayan a suscasas- dijo de manera amable. Los hombres miraron a Harry buscando una orden.

-Tiene razón, han hecho un gran trabajo- se mostraronorgullosos de sí mismos, antes de hacer una leve reverencia y marcharse por lachimenea.

-Quítate la camisa- ordeno Ginny, el ojiverde alzo una cejay sonrió de lado.

-Creí que primero tendríamos un poco de cariño, pero siquieres ir al grano- ella rió.

-Quiero curarte, estaba preocupada- busco el botiquín deprimeros auxilios, una útil idea de Hermione. Claro que poco tenía que ver conel botiquín que tendrían los muggles, esta versión estaba repleto de pociones yungüentos curativos.

Harry se quito la camisa y las precarias vendas que cubrían laherida de su costado.

-Oh dios, es bastante grande- su cara de tristeza y preocupaciónestrujo el pecho del elegido.

-No te pongas triste, solo eran unos carroñeros, no sabían muchode hechizos- le acaricio el brazo cuando ella se acerco a limpiarle la herida-de verdad, ni siquiera me lo han hecho con magia oscura- respiro un poco mástranquila.

-Entonces será sencillo, pero cuídate
sabes que nuestronosotros no existiría sin ti y yo no sabría existir sin nuestro nosotros- elsonrió ante el desastre de palabras de su mujer.

-Linda forma de decir que no puedes vivir sin mi- lo miró alos ojos, mezclando el esmeralda con el avellana. Había algo en la mirada deGinny, algo especial.

-listo- anunció, guardando las cosas en el botiquín.

-No que haría sin ti- la sentó en su regazo- te extrañe.

-yo también, no te das una idea cuanto- lo beso con ternura,la miro desconcertado cuando sintió las lagrimas mojar el beso.

 

-Estoy aquí- ella se escondió en el hueco de su cuello.

-es que tú no sabes cuánto te extrañe- la rodeo con susbrazos, siempre se extrañaban pero eso era otro nivel, nunca la había visto tanafectada por una misión.

-¿Ginny, paso algo malo?- la separo, para mirarla seriamente.

-Si. Quiero decir no. Quiero decir
- le acaricio lasmejillas.

-Respira y dime que paso- ella suspiro.

-¿Qué opinas de los niños?- pregunto moviendo las manosnerviosamente.

-¿Niños? ¿Qué niños?- pregunto confuso.

-Niños
niñas
bebes
¿te gustan?- se encogió de hombros.

-Son bonitos, me encantan los niños ¿pero qué tiene que vercon lo que estábamos hablando?-ella sonrió.

-Pues, si te gustan tanto, estas de suerte- la miro sincomprender- estoy embarazada.

-¿embarazada de un bebé?- pregunto balbuceando.

-No se me ocurre de que otra cosa podría estarlo, pero si. Embarazadade un bebé- llevo las manos del ojiverde a su vientre- de nuestro bebé- agregocon dulzura.

-¿tendremos un hijo?- la pelirroja dejo caer algunaslagrimas al notar la emoción en la voz de Harry. Blog sobre vibradores

-O una hija, felicidades- froto su nariz con la de Harry- seráspadre.

El ojiverde la miro como si hubiese dicho que un elfodomestico había dominado el mundo. Recapitulo la información lentamente en su mente. Ginevra estabaembarazada. Un bebé crecía en el pequeño vientre de su mujer. Seria padre.

La beso en la frente con ternura.

-¿estás feliz?- pregunto enredando sus dedos en el peloazabache.

-Nunca en mi vida he estado más feliz- la beso conintensidad, recorriendo la calidez de su boca.- ¿Cuándo lo has sabido?- larealidad había entrado en su cerebro y la euforia lo recorría.

-Hoy. No he tenido mi periodo
he ido a San Mungo y me lohan dicho. Comencé a llorar y luego grite que sería mamá, creo la sanadora pensóque tendrían que enviarme a la sala de enfermedades mentales- razono haciéndoloreír, la felicidad le brotaba por los poros. La tomo por las mejillas ydeposito cientos de besos en los rosados labios de su pelirroja.

-Es perfecto- los besos de ternura y alegría fueron dejandopaso a unos descoordinados y apasionados. Comenzó a recorrer con sus finos dedos elfuerte pecho del elegido.

-¿Harry?- susurro con voz aterciopelada- ¿crees que elbebito se entere si su mama y su papatienen ganas de practicar para hacerle un hermanito?- Harry sonrió.

-No, el bebe dormirá mientras su papa y su muy sexy mamajuegan- la pelirroja le mordió el labio.

-te amo- la beso en el cuello y susurro en su oído un te amo mas.

Se abrazo a su cuello, divertida cuando él la levanto comosi fueran recién casados. La recostó en la cama con suavidad.

-Eres preciosa- sonrío mientras él se posicionaba sobre ellapara besarla. Harry sabía como hacerla sentir la mujer más hermosa del mundo,la miraba como si fuera su tesoro más valioso.

Le quito el pantalón del pijama aprovechando para acariciarla.Subió por sus piernas, pálidas y delgadas, repartiendo besos. Cuando se topo con la remera, la levanto parapoder observar minuciosamente el plano vientre de Ginny.

Le era imposible no sentirse admirado, ¿cómo era posible queen ese pequeño pedacito de suave piel estuviese la vida de su hijo? Rozo con sunariz la pequeña marca de nacimiento y beso con una ternura infinita el vientrede su mujer. Sentía adoración por ese bebé, y por la mujer que se lo estabaobsequiando.

Ginny dejo que el ojiverde mirara, besara y acariciara suvientre, mientras ella acariciaba su rebelde cabello. El estaba, de algunamanera, interactuando por primera vez con su hijo.

Cuando decidió que debía, por ahora, dejar tranquilo a subebé; siguió subiendo mientras terminaba de quitar el pijama de la pelirroja.Se dedico a desnudarla y explorarla como si fuera la primera vez.

La vio desnuda, solamente cubierta por sus pecas y algunoscabellos pelirrojos. Harry supo desde la primera vez que la abrazo y sintió eltibio cuerpo entre sus brazos, que nunca podría dejarla ir. Ella era sudebilidad, su única tentación.

La hizo suya, gozando cada gemido. Mirando embelesado como arqueaba su espalda ysuspiraba su nombre.

-Eres mía.

No era una pregunta, Ginny le pertenecía, tanto como él aella.

Llegaron al extremo del placer, a penas era consciente delas uñas de su chica arañándole la espalda.

Se acurruco en el pecho del azabache y se sintió protegidaentre sus brazos.

-¿crees que será niña?- pregunto Harry cuando su respiraciónse normalizo.

-Creo que será niño
he pensado dos nombres, que iríanperfectos juntos- ambos casi murmuraban, por miedo a romper esa paz que losrodeaba.

-¿Cuáles?- pregunto perdiendo su nariz en el aroma floralque desprendía el cabello pelirrojo.

-James Sirius- sintió que el abrazo se apretaba a sualrededor y vio los ojos esmeraldas aguarse. Escondió su rostro en el hueco de su cuello para darle privacidad. Se sorprendiócuando sintió el pequeño estremecimiento de un sollozo contenido.- ¿Por qué lloras?-pregunto con suavidad.

-Porque amo al bebé y amo la familia que formamos - seacomodo para poder besarlo.

-No me has dicho qué opinas del nombre- el sonrió.

-Amo el nombre- se mordió el labio.

-Creo que amas muchas cosas esta noche- lo hizo reír.

-A ti te amo más que a nada Ginny.



Nota de autora: Al principio tenia la idea de hacer un lemmon, pero después me incline hacia la situación de James Sirius y realmente me fascino explorar esa situación. Abrazos gigantes.

Mero.

A ti te amo mas que a nada Ginny - Potterfics, tu versión de la historia

A ti te amo mas que a nada Ginny - Potterfics, tu versión de la historia

Harry se había ido en una misión hace cuatro días. Deberíahaber vuelto hace horas. Sumándole al hecho de que estaba demasiado preocupada,lo extrañaba muc

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-a-ti-te-amo-mas-que-a-nada-ginny-potterfics-1893-0.jpg

2023-02-27

 

A ti te amo mas que a nada Ginny - Potterfics, tu versión de la historia
A ti te amo mas que a nada Ginny - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/161620
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20