Al finalizar la guerra - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Capítulo 1 - Tengo ganas (H/G)

En medio de la tristeza de la gran mayoría, incluido Harry Potter, dadas las pérdidas de grandes magos en la batalla, el amor hace presencia en esta desolada imagen, y permite que dos enamorados separados por la oscuridad, se reencuentren y vuelvan a unir sus manos en un solo nudo, y sus labios en un solo corazón.

**Tengo ganas, tengo tiempo y mil canciones que cantarte
Tengo historias, tengo cosas que contarte
Más hoy tengo tu llegada y mi mano voy a darte**

Ginny se acercó a él cautelosamente, una tristeza inmensa inundaba su corazón, dado que había perdido a uno de sus hermanos en la batalla
Sin embargo, no podía negar la tranquilidad que tenía de verlo a él sano y salvo, además de albergar la esperanza de volverlo a tener a su lado como algo más que su amigo
- Lo abrazó por detrás, Harry estaba destrozado por dentro, pero al sentir ese cálido abrazo esbozo una pequeña sonrisa y tomó los brazos de su pequeña al igual que sus manos. El silencio los absorbía, pero eso no evitó que se dijeran todo lo que querían
-

**Es tan lindo, cuando existe un sentimiento y cuando quieres
Cuando cuentas sin callarte qué prefieres
Por ejemplo yo quisiera si no es mucho, que te quedes//
Dame solo un momento, dame amor del más cierto, no te pido más nada
Dame de tu mirada y de tu sentimiento, siente si estoy sintiendo**

Los dos se encontraban tristes, sus corazones se encontraban destrozados, muchos amigos, muchos seguidores habían perecido en la guerra, y muchos de ellos, también eran familia
- Harry por fin volteó, y se encontró con esos ojos marrón brillante, que le transmitían una tranquilidad infinita - Ella sonrió al verlo dar vuelta y se fundieron en un beso que pareció interminable, sin importar quien los viera y que dijeran, simplemente fundieron sus labios con el del otro, sedientos de su sabor -

**No te quedes, no revises el pasado que entristece
No te niegues que el amor pertenece
Ven y siéntate a mi lado mira el día, que amanece**

Al separarse, vieron como el amanecer dejaba ver el triste resultado de la noche que se desvanecía con los tenues colores naranja, rojo y azul del cielo
Esos ojos marrones brillaron más que lo normal, y dejaron caer sobre sus mejillas una lágrima perfecta, que enunciaba todo el dolor que sentía.

- Harry - Dijo ella casi en un susurro - Esto en verdad acabó, cierto? La guerra


El la miro con sus penetrantes ojos esmeralda, y respondió con una leve sonrisa - Si pequeña, así parece. -
Pasó un tiempo en silencio, él se acercó más a ella, permitiendo que ella se recostase en su pecho escuchando los latidos de su corazón, asegurando cada vez más que él estaba vivo, que estaba ahí. Por un momento él la separó delicadamente y le dijo:

- Pequeña? - Ella volteó y respondió a su llamado - Sabes? Ya no hay nadie que me persiga y pueda alejarte de mí, por estar conmigo - Él la miraba fijamente, sin ella inmutarse siquiera, así que él continuo - Así que podremos seguir adelante. - Ella sonrió y lo abrazó con fuerza, él volvió a ver al horizonte, sabiendo su respuesta, sin necesidad de las palabras.

**No respondas callada, mucho menos ahora, no me digas mañana
Es que vi que pasabas, me acerque porque pienso
Que por ti yo esperaba
**
El centro de tu corazón - R/Hr

Él se encontraba destrozado. Su hermano había perecido en esta fatídica y estúpida guerra, en la que buscaban matar a su mejor amigo, Harry Potter. Sin embargo, y a pesar de sentir ese extraño sentimiento de dolor y confusión, después de ver caer a su hermano, por dentro el recuerdo de la unión de sus labios con los de ella, la fusión de dos mundos en medio de la guerra, el deseo cumplido sin previo aviso, hizo que sus labios presentarán sin ningún esfuerzo, un movimiento similar a una sonrisa, que mostraba su satisfacción.

**Que pasó, que pasó, que pasó la vida, extraño carrusel
Me dejó, me dejó, me dejó un sabor amargo bajo piel
Ya sabes, ya sabes, ya sabes me gusta tener el control
Pero igual, pero igual, pero igual yo me quiero morir con vos
Nunca me voy a olvidar del centro de tu corazón
Es que nunca me voy a olvidar de nada**

Se encontraba solo en su habitación en el colegio Hogwarts, mirando al horizonte, cuando un golpe en la puerta lo hizo voltear para verificar quien había llegado. Era ella, con su cabello castaño algo alborotado por la batalla, con sus ojos castaños que lo hipnotizaban, pero contrario al comienzo de su relación, un tono suave de voz, que hacía que todo lo que sucedió en la guerra pareciese un mal sueño.

Ella entraba después de haber dudado por muchos minutos, si debía o no hacerlo. Sabía que él necesitaba estar solo para poder pensar bien todo lo que pasó, aceptar la muerte de su hermano y asimilar lo que ella había hecho en ese instante donde el mundo pareció reducirse a ellos dos. Golpeo suavemente la puerta y entró, y lo vio ahí, junto a la ventana de su habitación, triste, pensativo, pero extrañamente con una sonrisa de satisfacción que no sabía explicar.

**Espera, espera, espera sentarte al centro de la mesa
Y nunca más, nunca más, nunca más vas a comerte mi dolor
Está bien, está bien, está bien que naveguemos en el rio
Y esta vez, esta vez, esta vez dejaste el puerto y yo me voy
Nunca me voy a olvidar del centro de tu corazón
Es que nunca me voy a olvidar de nada**

- Como estás? - Preguntó Hermione con voz queda

- Triste, pero bien - Respondió Ron con un dejo en la voz de tristeza

- No sé exactamente por lo que estás pasando, a mí también me duele la pérdida de Fred, pero lo más cercano a ese sentimiento, lo tuve cuando vi a Harry en los brazos de Hagrid esta noche, cuando parecía estar muerto
Aún así, no me gusta verte así
Crees que pueda hacer algo por ti? - Dijo ella acercándose un poco más hacia él y mirándolo fijamente.

Él no supo porque lo hizo, tampoco supo realmente que fuerza lo impulso a hacerlo, solo se enteró lo que había hecho, cuando estaba rodeando con sus brazos a esa castaña y le estaba dando un suave y tierno beso, que fue respondido de igual forma por ella, mientras rodeaba su cuello de forma suave y sin intención de lastimarlo más de lo que ya estaba.

**Nunca me voy a olvidar del centro de tu corazón
Es que nunca me voy a olvidar de nada
Vamos cayendo al mundo
Y vamos huyendo del mundo**

Los dos se fugaron de su realidad, a través de ese corto pero intenso beso; cuando se separaron, ella dirigió su mirada castaña hacia esos ojos azules que transmitían la paz que estaba buscando, y sonrió
- Está bien, eso haré - Dijo ella sin necesidad de escuchar una respuesta de Ron. Así que se hicieron en la ventana, viendo hacia el horizonte, mientras él detrás de ella le rodeaba con sus brazos y ella se recostaba sobre su hombro. Todo parecía estar de nuevo, tranquilo.
Seminaré - Luna y Neville

Él había sido otro héroe de la noche anterior, esa que estaba culminando y que mostraba con su luz, la parte triste de su culminación. Estaba sentado cerca al lago, y contrario a las otras dos personas que se presentaron anteriormente, no estaba solo, por el contrario, estaba muy bien acompañado: Luna estaba junto a él, como lo había estado en ese comienzo de año, antes de ser secuestrada por los mortífagos. Cuando ella traspaso ese agujero en el cuarto de los menesteres, él no había pronunciado palabra, pero por dentro se encontraba aliviado, contento y tranquilo.

El sombrero seleccionador le había permitido a él, a Neville Longbottom, sacar la espada de Gryffindor con la cual pudo exterminar a Naggini, la serpiente que acompañaba a Voldemort y último horcrux. Él se sentía el hombre más feliz del mundo, porque a pesar de las múltiples tragedias que se vivieron en la noche anterior, él había sido un héroe más, su abuela estaba viva, había vengado la locura de sus padres y se encontraba con una mujer que le quitaba el sueño, Luna Lovegood.

**Quiero ver, quiero entrar
Nena nadie te va a hacer mal, excepto amarte
Vas aquí, vas allá
Pero nunca te encontrarás, al escaparte**

Era increíble como se sentía de bien con ella, como todo fluía con ella a su lado, como todo parecía paz y calma mientras ella tomaba su mano. Ella miraba hacia la nada, a la distancia, como si estuviera interesada en otros temas, pero sin dejar de tomar su mano. Él estaba lastimado, pero sumamente satisfecho por lo hecho, entonces no sentía dolor alguno. En ese momento, él tomó la palabra y después de pensar muy bien lo que iba a decir, pronunció:

- Tienes miedo de continuar? - Dijo con ese tono de voz que lo caracterizaba

- La vida siempre continúa, con nuestro temor o sin él - Respondió ella de forma tan natural, como si estuviera hablando de una criatura extraña.

- Aún así, tienes miedo de continuar? De seguir el camino? - Volvió a preguntar Neville como si no hubiese escuchado claramente la respuesta de Luna.

- No se que venga o que deje de venir, si a eso te refieres - Y poso sus adorables ojos azules sobre sus ojos expectantes ojos miel.

**No hay fuerza alrededor, no hay pociones para el amor
Donde estás?, donde voy?
Porque estamos en la calle de la sensación
Muy lejos del sol que quema de amor**

- Que esperas que venga ahora Luna? - Preguntó Neville con la tranquilidad que lo caracteriza

- No espero nada en especial, solo que ocurran las cosas - Se quedó callada, pero después de un tiempo volvió a pronunciar - Lo único que en verdad me importaría ahora, es mi padre - Con eso, concluyó sus ideas.

**Te doy pan, quieres sal
Nena nunca te voy a dar, lo que me pides
Te doy Dios, quieres más
Es que nunca comprenderás, a un pobre pibe
Esas motos que van a mil
Solo el viento te hará sentir, nada más, nada más
**

- Yo espero algo más, sabes? - Dijo él cuando ella concluyó su idea. En eso se dio la vuelta para quedar frente a ella y se acercó lentamente y la beso, con tal ternura, con tal suavidad, que pareciera que apenas rozara sus labios. Ella respondió de la misma manera, tierna, suave, única.

- No pienses nada, - Pidió él en un escaso momento de separación - Así haré yo, así dejaré que todo suceda y veremos a que le tememos realmente del futuro -

Estaba estupefacta por tal respuesta de Neville, pero aún así sonrió y ahora fue ella quien se acercó a él para besarlo con más pasión que antes.

**Si pudieras olvidar tu mente, frente a mi
Se que tu corazón, diría que si.**
El entierro del pasado

Poco a poco el amanecer presenciaba el desastre ocurrido la noche anterior, en la última batalla en el Colegio Hogwarts. Cada uno de nuestros héroes se encontraban en una paz absoluta, gracias también, al hecho que estaban con las personas con las que querían compartir ese momento. En la habitación de los de séptimo, Ron y Hermione habían visto como el amanecer mostraba todo lo que había ocurrido la noche anterior, sin embargo, el cansancio ya estaba haciendo estragos, así que cuando Ron vio a Hermione que estaba dejándose llevar por el mundo de los sueños, la levantó con delicadeza y la llevó hasta su lecho, en el cual la cobijó y se recostó junto a ella para acompañarla en el mágico mundo del descanso; se arropó junto con ella y abrazándola, como quien no quiere dejar escapar a su sombra, se quedo dormido.

En la torre, se encontraban Harry y Ginny, viendo como las luces naranja, rojas y azules entraban y los abrigaban en el sueño en el que habían caído; Harry despertó levemente, y se vio junto a ella, quien sonreía entre sus sueños. En ese instante se levantó suavemente y la levantó a ella también; ella, al sentir este leve movimiento abrió sus ojos lentamente y se fijo como el hombre que amaba la llevaba en sus brazos. En ese momento le habló, teniendo en cuenta el nivel de cansancio en el cual él se encontraba, y le sugirió bajarla para ir juntos caminando hacia donde él la estaba llevando; es así como siguieron su camino hacia la habitación de los niños de séptimo, la misma donde se encontraban Ron y Hermione, sin embargo cuando entraron, solo notaron a Ron en la habitación y sin fijarse más allá se recostaron en la cama de Harry, buscando que el sueño los tomará en sus brazos y pudieran descansar un poco más.

En el lago, mientras tanto, una pareja hablaba de muchas cosas y de nada a la vez, querían seguir el consejo que se habían dado a si mismos, de esperar lo que venía para ver exactamente a lo que tenían que temer; la conversación estaba tan animada, que parecía que nada ni nadie los podía interrumpir; al ver los primeros rayos del sol, decidieron en conjunto irse a descansar; a pesar de que ella pertenece a otra casa, fueron a la habitación de Neville, donde se encontraban otras dos parejas descansando y sumidos en un sueño profundo; al entrar, Luna quien siempre ha sido muy observadora, se fijo en tal situación y tan solo esbozo una sonrisa y le mostró a Neville, quien en su rostro reflejaba asombro; cuando se acostaron en la cama de Neville, Luna pronunció unas cortas palabras antes de dormir - Puede que duré, puede que no duré, sabes Neville? - Neville la miró pensativo y no supo que decir, dado que no sabía a ciencia cierta a que se refería, ella sin embargo continuó al ver la cara de perplejidad que mostraba Neville - Mientras dure, solo podemos disfrutar Neville, porque el futuro es incierto pero al mismo tiempo, es muy segura su ocurrencia - Neville decidió abrazarla para dormir y así ella posó su brazo sobre el de él, con el cual se sentía tan protegida, como el mismo castillo en si.

Mientras tanto, afuera de esas cuatro paredes que resguardaban el amor de estos seis héroes, se encontraban imágenes totalmente desoladoras y tristes; la familia Weasley se encontraba de una forma u otra separada, dado que cada uno de sus miembros requerían un espacio en soledad para poder aceptar la muerte de Fred; Molly y Arthur se encontraban en el despacho de Dumbledore, junto con Charlie y Percy, Bill y Fleur se encontraban en el Gran Salón y George se encontraba a puertas del Bosque Prohíbido mirando hacia la nada y llorando como un niño pequeño, en silencio. Mientras tanto al colegio estaban regresando todos aquellos estudiantes que no participaron en la última batalla, dada su edad e inexperiencia; algunos llegaban a buscar a sus amigos y compañeros de las casas, otros fueron a sus habitaciones a buscar sus pertenencias y otros simplemente fueron al Gran Comedor para verificar el resultado de esta gran batalla; así mismo, llegaban las familias de aquellos estudiantes que se quedaron a pelear por el mundo mágico y a buscarlos entre los vivos, sin embargo la gran mayoría sabía que en este mundo ya no se encontraban sus seres queridos; se veían imágenes desalentadoras, madres de familia sobre los cuerpos de sus hijos sin vida mientras el resto de la familia la rodeaba en una imagen de dolor única. En otros casos se veían a estudiantes rodeando a sus compañeros, a sus amigos de otros cursos que se encontraban inertes sobre el suelo. En más de una ocasión se notó como descargaban su furia y resignación en los cuerpos de los mortífagos o incluso del mismo Voldemort, a través de golpes e insultos. El dolor era tan grande como la alegría que otros sentían al saber que el señor de las tinieblas había desaparecido.

La profesora McGonagall, a pesar de estar sumamente cansada, mostraba su fortaleza al organizar el entierro de todos aquellos, quienes perecieron la noche anterior; bien es sabido que los entierros de los magos se realiza una semana después de la muerte de éstos, sin embargo se realizaría un entierro simbólico antes, con el fin que las familias se llevasen los cuerpos de sus seres queridos, para que a su vez, le rindieran sus respectivos honores en la intimidad de sus hogares.

- Hagrid - Llamó la profesora McGonagall - Me podrías colaborar por favor?

- Claro que si, en que puedo servirle Profesora - Respondió Hagrid con voz servicial, pero con un dejo de cansancio.

- Ve con Filch y con otros elfos domésticos, y preparen el terreno junto al lago, que quede totalmente limpio y que el pasto se encuentre arreglado. Organicen aproximadamente 1000 sillas individuales, y cerca a la tumba del Profesor Dumbledore, organicen una mesa con 10 sillas, mirando hacia las mil sillas. También organicen un atril para poder hablar desde ahí, al lado derecho de la mesa - Dijo la Profesora, señalando cada uno de los espacios mencionados anteriormente.

- Muy bien profesora - Dijo Hagrid, preparándose para iniciar su labor. - Pero antes, quisiera saber Profesora - Se detuvo, esperando la mirada de aprobación - Los cuerpos serán enterrados aquí en el colegio? -

La profesora lo vio por encima de sus lentes y respondió - Sería lo más justo Hagrid, pero sus familias quieren rendirle los honores correspondientes en la intimidad de sus hogares. En esta ocasión la ceremonia será algo simbólica, y al finalizar ésta, cada familia podrá retirarse con sus seres queridos y nosotros nos quedaremos aquí, con la ejecución de otros planes -

- Y los cuerpos de los mortífagos? Y el de
- Se detuvo un segundo antes de continuar - Quien usted sabe? - Dijo Hagrid con un poco de temor reflejado en su voz.

- Si las familias de ellos vienen a reclamarlos en el transcurso de la semana, serán entregados a conformidad, si no serán llevados al cementerio más cercano para ser enterrados - Se quedó callada un momento, pensando en la segunda pregunta - Y con respecto a él - Señalando el sitio donde yacía el cuerpo de Voldemort - será llevado al cementerio donde se encuentra su padre y será enterrado junto a éste - Dijo severamente, como si un mal recuerdo pasará por su mente.

- Esta bien profesora, entonces iniciaré mi labor - Dijo Hagrid alejándose y llamando a Filch y a unos cuantos elfos que se encontraban haciendo limpieza en el Gran Salón.//

Luego de unas horas, despertó Harry, después de tener por primera vez en mucho tiempo, un sueño tranquilo. Dejó en la cama a Ginny y cuando se levantó, Ron y Hermione se levantaron al verlo entre las sombras; algo sonrojados se miraron entre todos, y con una mirada de asombro y una sonrisa, Harry hizo un movimiento señalando la cama de Neville donde reposaban Luna y él.

- Son tal para cual - Dijo Ron en un susurró, con una sonrisa en sus labios mientras miraba a Hermione.

- Al parecer así estamos todos - Dijo Hermione señalando la cama de Harry y esbozando una pequeña sonrisa. Harry se sonrojó un poco, y esperando una reacción negativa de su amigo, le miró algo incómodo.

- Supongo que se sabía que eso iba a pasar - Dijo Ron mirando a Harry y lanzándole una sonrisa de aprobación. Harry le agradeció con la mirada y les pidió que lo siguieran un momento a la Sala Común, la cual supuso estaba desierta en ese momento.

Al bajar las escaleras, no se encontraron con nadie en la sala común, y Harry al verificar que no vendría nadie, inició una conversación con ellos sobre lo ocurrido con Snape. Les contó absolutamente todo lo ocurrido, desde lo que vio en la Casa de los Gritos hasta que estaba en brazos de Hagrid, cuando Voldemort creía haber ganado la batalla. Les expreso su sentimiento de angustia al escucharlos gritar por él, y la conversación que había tenido con Dumbledore en la estación de King’s Cross. Hermione mientras escuchaba, no podía evitar derramar unas lágrimas y expresar su dolor mientras tenía de la mano a Ron; mientras tanto, Ron solo expresaba su asombro a través de su rostro. Al finalizar la charla Ron solo pudo decir:

- A pesar de todo, me costará no odiarlo Harry - Dijo mientras miraba al suelo.

- Todos tenemos que asumir algunas cosas que no estaban bien concentradas - Dijo Harry con aire melancólico y filosófico.

- Y quien más sabe sobre el cuerpo de Snape en la casa de los gritos Harry? - Preguntó Hermione rompiendo un breve silencio que se había generado en ese instante.

- Nadie más Hermione, hasta el momento nosotros tres - Dijo Harry algo pensativo. - Seguramente le contaré a la profesora McGonagall más tarde todo lo que sucedió, para enterrarlo en el cementerio más cercano, sin embargo, necesito que me ayuden a sacarlo de allí para dejarlo con los otros cuerpos. Él no tenía más familia, y dado que el estuvo tan cercano a mi madre, considero justo acompañarlo hasta su último adiós.-

- Sabes que no te negaríamos nada Harry - Dijo Ron - Pero primero será mejor que nos cambiemos y vayamos a ver a mamá, no debe estar bien. - Hermione asintió ante tal propuesta y se dirigió a las habitaciones de las niñas mientras Harry y Ron fueron a su habitación, pero antes de entrar Harry detuvo a Ron y le dijo:

- Ron, ahora vamos a empezar nuevas vidas, a tomar nuevos rumbos, tal vez nos veamos igual de seguido como hasta el momento, o quizás no, pero hasta lo que creo, voy a seguir con Ginny y tu empezarás una relación con Hermione - Ron asintió escuchando con atención y esperando que concluyera su idea, por lo cual Harry continuó - Solo quiero que pase lo que pase, las personas que quiero sean felices, por ende no lastimes a Hermione y hazla feliz, y en el momento en que alguno de los dos no sean felices con su relación, y no les llene la vida como debiera, no continúen
- En ese momento Ron abrió los ojos como preguntándole a Harry la razón de sus palabras, y en parte con odio por las mismas - No lo tomes a mal Ron, es algo que también haré si llega a pasar lo mismo con Ginny, porque quiero vivir al máximo y no quiero que los demás sufran por mi culpa, pero tampoco quiero sufrir más. Solo es que, los quiero a los dos, y no quiero que ninguno sufra, me entiendes? - Ron lo miró un poco más aprensivo y le sonrió, y contestó finalmente - Esta bien amigo, pero espero que sigamos igual, por lo menos un tiempo
- Así siguieron su camino hacia la habitación. Cuando abrieron la puerta, Luna los estaba esperando con una sonrisa y lista para irse, pero antes les dijo:

- Hay que disfrutar todos los momentos que vienen de ahora en adelante, porque nos servirán para el futuro - Los miro divertida y agregó - Los felicito, aprovechen lo que viene.- Y se retiró de la habitación, dejando a Harry y a Ron perplejos, al igual que a Neville que estaba recién despierto y no se alcanzó a despedir de Luna. Los tres se vieron y sonrieron. Harry entro a darse un baño, y Ginny mientras tanto salió de la habitación para la de ella para arreglarse.

Después de un rato salieron los 3 caballeros arreglados y listos para ir a encontrarse con sus familias; en la Sala Común se encontraron con Seamus y Lavender, quienes estaban hablando de lo sucedido y al verlos solo pudieron sonreír y se acercaron a Harry para agradecerle y felicitarlo por la batalla presenciada la noche anterior. Así mismo, felicitaron a Neville por su acto heroico, y les recomendaron bajar con cuidado, dado que las escaleras del castillo estaban algo inestables y que los profesores estaban haciendo lo posible a través de hechizos, para que se sostengan más tiempo mientras llegan los expertos, para remodelarlas por completo. Mientras esperaban, bajaron Hermione y Ginny, quienes ya estaban preparadas para seguir su camino hacia el Gran Salón. Hermione saludó con un corto pero tierno beso en los labios a Ron, al igual que Ginny, mientras el resto miraban con asombro a la primera pareja, dado que era más que obvio que Harry y Ginny volverían. Así se dirigieron juntos al Gran Salón, donde encontraron a toda la familia Weasley en pleno, rodeando el cuerpo de Fred, pero de forma más solemne que en horas anteriores. La profesora McGonagall al ver a Harry con la familia Weasley lo llamó para felicitarle y darle las condolencias por todos los muertos; en medio de su charla le convencía que nada de eso fue culpa suya, que todos habían peleado porque querían y que no se dejará llevar por una culpa injustificada. Neville mientras tanto, estaba con su abuela y presentaba a Luna, mientras le tomaba de la mano. Hagrid entró e informó a McGonagall que todo estaba casi listo, que la ceremonia podía hacerse al día siguiente, es así como la profesora organizó todo para que las familias tuvieran un sitio para descansar y así al otro día pudieran participar de la ceremonia. Después de ello, Harry le pidió un momento a McGonagall en el cual le contó todo lo sucedido con Snape; en tal conversación, estaban Ron y Hermione presentes, al igual que algunos profesores. Después de finalizar la conversación, el trío se dirigió a la casa de los gritos, ya entrada la noche, para recoger el cuerpo de Snape y llevarlo junto a los otros cuerpos, que se encontraban en el Gran Salón, lejos de los cuerpos de los mortífagos, los cuales estaban en una zona alejada fuera del castillo. Después de ello se fueron a acostar, cada uno a sus habitaciones para evitar cualquier tipo de inconveniente.

Al siguiente día se levantaron todos en la mañana, y se reunieron para desayunar todos juntos. Muchas familias estaban más tranquilas, aunque sus rostros mostraban la tristeza en la que estaban sumidos. Después del desayuno, la antigua profesora y ahora Directora McGonagall, los citó a todos en la zona cerca del lago, donde se encontraba la tumba de Dumbledore, para iniciar la ceremonia simbólica por los caídos en la guerra que se había manifestado dos noches antes. Todos se dirigieron hacia tal sitio, y los profesores se ubicaron en la mesa establecida para ellos. La directora pidió a Harry y sus amigos, sentarse en primera fila, junto con la familia Weasley; Harry sin entender la razón, aceptó la propuesta y junto a Ron, Hermione, Neville, Luna y Ginny, se sentaron en la primera fila frente al atril destinado para que la persona que quisiese, dirigiera unas palabras de apoyo. En medio de la ceremonia, dirigida por la directora, ésta se dirigió al público y solicitó a Harry decir unas palabras. Harry se sintió algo nervioso por hablar frente a tanto público, sin embargo Ginny apretó su mano para darle ánimos, y a su lado escuchó a Luna decir: No preguntes algo que tiene una respuesta clara, el héroe debe hablar, es el único que puede mitigar el dolor que están sintiendo - Hermione puso su mano en el hombro de Harry y le sonrió, confirmando las palabras de Luna; es así, como Harry se dirigió al atril y dirigió estas cortas, pero significativas palabras:

- Alguna vez, después de uno de mis encuentros con Voldemort - Algunos hicieron cara de temor y otros simplemente hicieron caso omiso al escuchar ese nombre - una persona muy importante me recibió al despertar, después de estar unas horas inconsciente; era el Profesor Dumbledore. Cuando pregunté sobre la muerte de su amigo entrañable Nicolas Flamel, me dijo algo que nunca voy a olvidar:
para las mentes organizadas, la muerte es la siguiente gran aventura
. No se cual futuro depararían a todos aquellos que me acompañaron en esta pelea y que perecieron en ella - Se detuvo un instante al ver que la voz se le quebraba - pero si se que estaban totalmente seguros de la causa por la cual estaban luchando, y que sabían que este podría haber sido el resultado; por ello, tenían todo organizado por si tal caso se presentaba. No puedo más, sino agradecerles y elevar una oración por sus almas, para que sigan esta nueva aventura de una forma más tranquila, sabiendo desde donde se encuentren, que participaron en el mayor acto heroico de los tiempos, y que ellos mismos, son unos héroes en estos momentos. - Miró a sus amigos por un instante, y Hermione sonrió en la distancia, al igual que Luna y Ginny y continuó - Lo último que puedo decir es gracias, a todos aquellos que participaron, los que fallecieron y los que continuaron con vida, pero en especial quiero agradecerles a ustedes - Hizo un gesto señalando a sus amigos - por cumplir con su palabra en contra de la mía, por seguir a mi lado a pesar de las dificultades, por no dejarme solo. - Nuevamente se dirigió a todo el público, mientras escuchaba algunos sollozos de fondo y veía como lloraban sus amigos - Que las almas de estos fuertes y grandes héroes descansen en paz, y que su recuerdo permanezca en la historia de la magia, por siempre y para siempre. - No pudo continuar, porque sintió que su voz se quebraba y una lágrima no pedía permiso para salir, así que fue directamente hacia la silla en la cual se ubicaba minutos antes y se sentó a escuchar el resto de la ceremonia.

Al finalizar la ceremonia, hubo un almuerzo y luego cada familia se retiró con los cuerpos de sus seres queridos; los Weasley se fueron a la madriguera junto con Harry y Hermione, para tomar unos días de descanso, mientras los profesores se quedarían arreglando el colegio Hogwarts, el cual, volvería a abrir sus puertas en el siguiente curso.
Capitulo 5: Retomando los caminos

En la Madriguera ya se encontraban todos nuevamente; después de un tiempo, Bill y Fleur volvieron a su hogar junto al mar, Charlie volvía a Rumania y George se había quedado en el apartamento, sobre el local de Sortilegios Weasley. Percy decidió quedarse en un apartamento en Londres y Ron se quedó en la Madriguera, junto con Harry, Ginny y Hermione. Neville por su parte, estaba viviendo de nuevo con su abuela y Luna se reencontró con su padre e iniciaron los arreglos de la casa. Todo parecía estar en total calma, en ese entonces. Cada una de nuestras parejas habian decidido tomar las cosas con calma e ir despacio.

- Buenos días - Bajó Ginny las escaleras y se encontró con todos en el comedor.

- Buenos días - Contestaron en coro todos. George se encontraba desayunando también con la familia, pero no hacia bromas ni sonreía siquiera en gesto de satisfacción. Cuando terminó de desayunar, llamó a Ron a un lado para hablar con él.

- Ron - Le dijo con una voz seria, que no parecía de él - Como bien sabes, Sortilegios Weasley requiere de dos administradores para continuar atendiendo al público; después de pensarlo por mucho tiempo, he decidido ofrecerte la vacante existente, y que me acompañes, por lo menos mientras decides cual es el paso a seguir. Faltan unos meses para que abran de nuevo el colegio, y mientras tanto podrás ganar algún dinero para que empieces a crear tu futuro.

Ron lo miraba expectante, la verdad no había pensado sobre lo que iba a hacer de ahí en adelante; es más, ni siquiera había pensado si volvería o no al colegio. Todavía estaba superando lo ocurrido, pero esta oportunidad era única, y más, siendo que se había presentado sin él pedirla. - Está bien George, cuando empiezo? - Dijo Ron ante la cara de desconcierto de su hermano.

- No vas a preguntar por la paga hermanito? - Por primera vez en muchos días sonreía George ante la pregunta de Ron - Es increíble, entonces trabajarás gratis no? - Y sonrió con más ahínco.

En el comedor todos miraban sorprendidos la escena desde lejos, no podían creer que George estuviera riendo, y ante la cara de Ron, no pudieron más que advertir que había hecho algo extraño; Molly sin embargo, no podía evitar sollozar a lo bajo, dado que el recuerdo de su hijo se mostraba mucho más fuerte al ver tal escena. Arthur ponía su mano en el hombro de Molly en señal de apoyo y sonrió con un dejo de tristeza.

Cuando Ron volvió, con una sonrisa de satisfacción en su rostro, al igual que su hermano, hizo una seña a sus amigos, para que lo acompañarán al jardín para hablar. Ya ubicados, se sentaron los cuatro (Con Ginny, quien no se despegaba de Harry) y les comentó lo sucedido, y les avisó que en 3 días iniciaba labores.

- Felicitaciones amor! - Dijo animadamente Hermione, dándole un beso a Ron - Pero y que harás cuando vuelva a abrir el colegio?.

- Hermione, - Interrumpió Harry antes que Ron contestara - tu en verdad quieres volver al colegio? - Le dijo como quien sabe la respuesta, pero no quiere escucharla.

- Por supuesto Harry - Frunció el ceño - Acaso en que piensas trabajar sin presentar los EXTASIS? - Preguntó algo enojada.

- Pues la verdad yo no quisiera volver - dijo Ron en medio de la pequeña discusión que se había generado - creo que aprendimos demasiado al lado de Harry y preferiría ver la opción de buscar nuevas oportunidades con nuestro conocimiento. - Miraba a Hermione con algo de temor, pero a la vez con seguridad.

- Pues Ronald, en ese caso, tendrás que seguir solo, porque yo pienso volver al colegio si me dan la oportunidad - Replicó Hermione algo disgustada.

Antes que iniciará la eterna disputa entre estos dos enamorados, una lechuza café llegó y dejó cuatro cartas sobre los regazos de cada uno; tal lechuza venía del colegio Hogwarts; la primera que abrió su carta, ante la cara de sus tres acompañantes, fue Ginny, dado que era la que más probabilidades tenía de volver, por estar en sexto.
********
Señorita
Ginevra Molly Weasley
La madriguera

Permítame comunicarle, que ha aprobado satisfactoriamente el sexto curso y por tal motivo, se espera su ingreso a la institución el próximo 1 de septiembre, para iniciar el séptimo curso junto con sus compañeros. A pesar de no haberse terminado el año escolar de la forma planeada, ha demostrado a través de múltiples acciones, que merece ingresar a este nuevo curso. En caso de no sentirse satisfecha con esta decisión, puede volver a iniciar el sexto curso y terminarlo a conformidad. Adjunto se remiten las listas de útiles para el séptimo curso, dado que para el sexto ya cuenta con los útiles necesarios. En espera de una pronta respuesta, se despide.

Minerva McGonagall
Directora del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería
Draco Dormiens Nuncan Titillandus
********

Ante la cara de desconcierto de todos, Ginny se puso de pie al finalizar la lectura y fue hacia la casa, para informarle a Molly y Arthur lo sucedido, y ante todo para informarles que iba a ingresar al séptimo curso. Mientras tanto, los otros 3 jóvenes se miraban el uno al otro, esperando que cualquiera de los tres se decidiera a abrir la carta. En el momento que Harry iba a abrir la carta, se abrió intempestivamente la puerta de la casa, y el trío dio un brinco, y por la costumbre empuñaron sus varitas, sin embargo, de la casa salieron Luna y Neville, quienes venían con cara de preocupación y asombro.

- Saben para que nos necesita McGonagall? - Preguntó Neville, sin siquiera saludar.

- Que dices Neville? - Dijo Harry, dando a entender que no sabía de lo que estaba hablando. En ese momento Neville mostró la carta y Harry la abrió para ver su contenido, al igual que Hermione y Ron.

********
Señor
Harry James Potter Evans
La Madriguera

Solicitó su presencia el día 24 de abril en las instalaciones del Colegio Hogwarts, a las 14:30 horas, con el fin de llevar a cabo una charla con usted y algunos de sus compañeros y amigos. Agradezco su puntualidad.

Minerva McGonagall
Directora del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería
Draco Dormiens Nuncan Titillandus
Pdta. Los Dragones Duermen, ahora que todo está tranquilo.
********

Al mirar las caras de sus dos amigos, verificó que la información era exactamente la misma en todas las cartas.

- Alguien más fue citado? Alguien más de nuestro curso? - Preguntó Harry a Neville y Luna.

- Nadie más, - Respondió Luna - por lo menos que nosotros sepamos, aunque a mí me llegó la carta diciendo que entraría al séptimo curso, como Ginny. - Finalizó la frase.

- En ese caso, es más que claro que quiere hablarnos de nuestro futuro - Dijo Harry con mucha seguridad. - No hay que asustarse, tal vez va a insistir que volvamos al colegio - Dijo Harry y miró a Hermione que esbozaba una tímida sonrisa de satisfacción, a lo que Harry sonrió por lo bajo también.

- Bueno, eso es en una semana, tendremos que ir preparados compañeros! - Dijo Ron haciendo gestos de pelea.

- A que te refieres Ron? - Dijo Luna algo divertida ante las señas de su amigo.

- Pues que no nos convencerán de volver fácilmente - Sonrió Ron. Ante tal respuesta Hermione se puso seria y blanqueo los ojos.

- Bueno, yo necesito pedirles un favor antes que todo eso ocurra - Dijo finalmente Hermione, antes de iniciar una segura discusión con Ron. - Tengo que ir a Australia a recoger a mis padres, volverlos a su realidad y así poder compartir con ellos los meses que quedan antes de entrar de nuevo al colegio.

- Eso quiere decir que no te quedarás conmigo aquí en la madriguera en estos meses Hermione? - Dijo Ron con un tono de rabia.

- Eso quiere decir que quiero estar con mis padres también Ronald - Dijo Hermione, quien sabía que iba a empezar otra pelea con su novio. Antes de ver la segunda batalla de magos más grande, Harry intervino:

- Ok Hermi, iremos mañana a recoger a tus padres. Toca avisarle a Molly y a Arthur y es necesario planear todo, para que podamos estar aquí antes de la reunión con la directora - Hermione sonrió alegremente y Ron sintió morir cuando Harry le dijo a ella Hermi, pero recordó que él había dicho que la quería como a una hermana y no dio mucha lata al respecto.

- Hermione, - interrumpió Luna antes de seguir la conversación - nosotros también estamos invitados a buscar a tus padres? - Preguntó como si Hermione solo se hubiese dirigido a su novio y su mejor amigo.

- Por supuesto Luna - respondió Hermione, como algo muy obvio - lo ideal es que vayamos todos, claro si gustan y pueden. Tocaría un viaje algo corto, dado que Ron inicia su trabajo el lunes, no es cierto? - A lo que Ron asintió - Entonces, es necesario salir mañana temprano y así disfrutar algo de los paisajes de Australia.

- En ese caso, mejor vamos a hablar con Molly y Arthur para comentarles lo que decidimos - Dijo Harry, como líder del grupo, mientras Hermione les decía a Neville y Luna que más tarde les explicaba lo del trabajo de Ron.

Cuando entraron, Molly y Arthur se encontraban felices por las noticias de su hija y al verlos entrar, esperaban que vinieran con razones similares a las de Ginny; sin embargo, Harry solo les comentó lo del viaje y muy por encima, les comentó que la directora los citaba a una reunión en la siguiente semana. Al finalizar la conversación, con la aprobación de los señores Weasley, Ginny se fue disgustada a la habitación y Harry al notarlo la siguió para ver que le ocurría.

- Que te ocurre pequeña? - Dijo Harry acercándose a ella despacio, al ingresar a la habitación.

- Cuando pensaban decirme sobre sus maravillosos planes de Australia? Acaso se pensaban ir los 3 como hicieron en el último año? Acaso pensaban dejarme aquí sola???!!! - Dijo sumamente disgustada Ginny.

- Por supuesto que no te pensábamos dejar sola, simplemente Hermione nos pidió el favor ahora mientras les contabas a tus padres sobre la lechuza que te había llegado del colegio pequeña - Dijo Harry en un tono conciliador - Incluso, Neville y Luna dijeron que irían.

- Si claro - dijo Ginny - seguramente fue algo que tenían planeado hacia tiempo y pensaban decirme mañana cuando se fueran - Miró con rabia a Harry.

- Se puede saber que te pasa Ginny? - Dijo Harry intentando sacar el tono conciliador de hace un momento, pero sin poderlo simular muy bien. - Acaso crees que me gustaría de nuevo separarme de ti? Si es así, que poco me conoces.

- Pues no dudaría que quisieras alejarte nuevamente, estuviste tanto tiempo solo que seguramente ya te estoy hartando yendo contigo a todos lados - Cruzó los brazos y lo miró seria.

- Si eso es lo que piensas Ginevra, entonces quédate aquí y nosotros nos iremos sin ti a Australia - Dijo Harry harto de la conversación.

- Está bien, al fin y al cabo tengo otras cosas que hacer. - Respondió Ginny - Y si me disculpas, quisiera recostarme un rato - Y señalo la puerta. - No te preocupes Ginevra, yo tengo que alistar maleta. - Salió Harry supremamente furioso y tiró la puerta al cerrarla. Se dirigió a la habitación de Percy, la cual estaba ocupando ahora él, y se dispuso a alistar maleta, pero viendo el desastre en el que estaba, decidió bajar a ver a sus amigos. Cuando llegó a la sala Ron estaba ahí, rojo como su cabello, al parecer muy furioso. - Que pasó? - Preguntó Harry como quien no quiere la cosa - Estás de mal genio?.

- Tu amiga Hermione amigo - respondió Ron muy disgustado. - Siguió buscándome la pelea después de hablar de lo del colegio. - Dijo Ron. - No será que estás tomando las cosas a la ligera? - Preguntó Harry de forma muy tranquila - Ahora estás del lado de ella Harry? Esto es increíble - Y se puso de pie Ron y salió hacia la parte trasera de los jardines. Harry volteo hacia el comedor donde se encontraban Molly y Arthur siguiendo la conversación, y los 3 hicieron caras de desconcierto. - Molly, de casualidad sabes donde se encuentran los demás? - Preguntó Harry, a lo que Molly señalo al jardín delantero - Hermione está afuera, pero Neville y Luna se fueron porque necesitaban preparar lo del viaje y avisarles a sus familias. - Finalizó Molly.

Harry salió al jardín delantero, al parecer ninguno se encontraba con ánimos de hablarle a sus respectivas parejas; a ese paso, solo irían Harry, Hermione, Luna y Neville al viaje, si los hermanos Weasley seguían con esa actitud. Al salir, encontró a Hermione quien estaba sentaba en las faldas de un árbol, con su cabeza apoyada en sus rodillas, llorando a lo bajo.

- Hermione? - Se sentó Harry cerca de ella y pasó su brazo por la espalda de ella - Que ocurrió ahora?.

- Harry - Dijo ella después de un lapso de silencio algo incómodo para Harry, por sus sollozos - la verdad es que no se que pasa entre Ron y yo, no podemos estar más de dos minutos cerca sin pelearnos, a menos que estemos con la familia de él, en cuyos momentos se comporta lo mejor posible. - Habló Hermione en medio de sus lagrimas.

- Es normal que esto ocurra entre ustedes dos no? - Dijo Harry tratando de calmar a su amiga - dicen por ahí porque te quiero te aporreo - dijo Harry sacando una de sus mejores sonrisas, y haciendo que Hermione sonriera con gusto ante tal comentario - Además, parece que es mal de familia ese genio, porque todos están como en las mismas. - terminó Harry viendo hacia el suelo.

- Por cierto, donde está Ginny? Por qué no bajó contigo? Que le pasó? - Dijo Hermione buscando detrás de Harry al levantar su cabeza - Acaso disgustaron? - Finalizó al ver la cara de Harry.

- La verdad Hermi, tengo que confesarte algo que he estado pensando desde que me enfrente a Voldemort - Miró a Hermione esperando la señal para seguir - aunque mi mayor sueño es formar una familia, también es cierto que no quiero sufrir más para crearla, y soy consciente que tengo que soportar alguna que otra pelea con mi novia, pero no pienso soportarlo siempre. La verdad ha estado muy extraña, ahora no se separa de mi ni un minuto y ahorita se disgustó porque cree que nosotros tenemos planeado el viaje a Australia desde hace quien sabe cuanto tiempo y que nos íbamos a ir los tres, porque me quería alejar de ella. Al finalizar la conversación, decidió que no iba a ir y yo le dije que estaba bien, que no fuera, y me sacó de la habitación. - Finalizó como con rabia la frase, dado que estaba recordando lo sucedido. Miró a Hermione que ya se estaba alistando para ponerse en pie e iba a decir algo, y Harry la interrumpió antes - No quiero que hables con ella, no quiero que salga ningún comentario ni nada por el estilo Herms, si ella mañana a la hora convenida no tiene lista su maleta, pues nos vamos sin ella! - Hermione lo iba a interrumpir otra vez, pero nuevamente él se adelantó - Y sin peros Hermione, ella se lo buscó.- Finalizó algo seco.

- Ahora si puedo hablar Harry? - Lo miró Hermione entre divertida y temerosa - Lo que te iba a decir es que tu tampoco hablaras con Ronald, porque según parece él tampoco irá conmigo; si es así, podremos demorarnos más tiempo y de una forma u otra, descansaría de todo yo también. - Harry se asombró ante sus palabras pero solo atino a asentir con su cabeza y la abrazó, luego entraron a la casa y él le pidió que le ayudara con su maleta, tal cual lo había hecho para la partida el año anterior, y fueron a la habitación de Harry, donde empacaron las cosas de él, y luego ella fue a empacar las suyas.

Al finalizar el día, cada uno se fue a acostar sin despedirse de sus respectivas parejas, dado que estaban indispuestas; al otro día, cerca de las seis de la madrugada, llegaron Neville y Luna a la Madriguera; Harry y Hermione ya estaban listos para irse. Molly les tenía preparado un delicioso desayuno, y por más roña que hicieron, dieron las seis y media de la mañana y los hermanos Weasley no bajaban; Hermione miró a Molly, y ésta les dijo - Vayan muchachos, todos merecen un espacio de tiempo para pensar, las cosas son diferentes y es necesario ver como empezar de nuevo - Harry no espero a que terminara de hablar, cuando ya tenía su maleta y la de Hermione en su hombro, y se dirigía a la puerta. Abrazo a Molly y le dio un beso en la frente, en señal de despido. Hermione abrazó a Molly y salieron los cuatro y se desaparecieron, todos tenían ya la licencia para hacerlo.

En el viaje no pasó gran cosa; como Hermione sabía donde encontrar a sus padres, fueron directamente hacia ellos y al verlos bien, decidió darles un día más, en el cual fueron a buscar un hotel, donde ella se quedó en una habitación, Harry en otra y Neville y Luna en otra. Al día siguiente, el sábado, fueron con Hermione y la ayudaron a volver a su realidad a sus padres, los cuales estaban algo confundidos por lo ocurrido. Sin embargo pronto entendieron todo, y mientras compartieron todo el sábado con Hermione en la intimidad de su hogar, los demás Harry, Neville y Luna recorrieron algunos sitios de Sydney. El domingo en la tarde fueron a almorzar todos con la familia de Hermione y pasaron la tarde juntos. Decidieron volver en avión el martes al anochecer, para llegar a Londres el miércoles en la tarde y estar listos para el jueves. En todo el viaje, no intercambiaron ninguna lechuza con sus parejas, por el contrario hablaron mucho entre ellos y se olvidaron de los problemas que tenían.

Al volver, Luna se fue a su casa, Neville con su abuela, Hermione con sus padres y Harry, contrariando a Hermione, se fue a su casa en Grimmauld Place 12, la cual le dejó su padrino y estaba habitando Remus y Tonks antes de la batalla. Sabía que podía sentirse contrariado, pero decidió ir y enfrentar sus miedos, sabía que la primera noche era la más complicada, pero Hermione y sus padres le habían dicho que si necesitaba algo, que podía comunicarse con ellos por teléfono a cualquier hora, que no era ninguna molestia. Ambos quedaron en que cada uno le enviaría una lechuza a su hermano Weasley, para informarles de su arrivo satisfactorio y que al otro día se encontrarían en la Madriguera todos, (Junto con Neville), para ir al colegio, sobre las 13:45 horas. Así lo hicieron, sin dar mayor información del viaje y se acostaron cada uno en su nuevo hogar, esperando el siguiente amanecer.
Capítulo 6: Decisiones

El amanecer llegó, y con él los temores y dudas con los hermanos Weasley y sus respectivas parejas
Ron por su parte, había recibido la noche anterior la lechuza y había decidido leerla al día siguiente; Ginny apenas recibió la lechuza la leyó, sin embargo, se aguantó las ganas de responderla de inmediato y prefirió hablar con Harry al día siguiente, si era posible, antes de la reunión con McGonagall. Con lo que no contaba Ginny, era que Harry llegaría y partiría de inmediato hacia la reunión con la directora de Hogwarts. Por alguna razón que Harry no entendía, no tenía muchas ganas de ver a Ginny, tal vez para evitar una segura discusión, o simplemente porque quería esperar a que la directora del colegio les explicara el motivo de su llamado.

Llegada la hora establecida, Luna y Neville llegaron a la Madriguera, Luna se iba a quedar con Ginny mientras los demás llegaban; Harry pasó por Hermione y se fueron juntos la madriguera, llegando cinco minutos después; Ron ya se encontraba allí, y el saludo que hubo entre la pareja estuvo algo distante, teniendo en cuenta el tiempo que estuvieron separados, Ron solo hizo un ademán de saludo con la mano, y Hermione le dio un beso en la mejilla; Harry sin embargo, llegó y esperó en el jardín, definitivamente no quería verse con su novia, así que le pidió el favor a Hermione de entrar por sus amigos y salir de inmediato, además porque tampoco quería verse con Molly, dado que lo iba a cuestionar sobre su decisión de haberse ido de la casa a vivir a la de su padrino. Hermione hizo lo pedido, y entró saludo muy rápidamente y expreso que se había hecho tarde, así que salieron de inmediato, dejando a Ginny con ganas de ver a Harry y a Molly con ganas de llamarle la atención.

Ron se sentía incómodo con la situación, dado que no quería preguntar como les había ido, pero no podía evitar notar que sus tres acompañantes estaban más unidos que antes; hablaron, rieron y hasta Neville hizo bromas sobre todo lo vivido. Harry en un momento, interrumpió la conversación para preguntarle a Ron como iba en su trabajo, y él simplemente respondió con su pulgar hacia arriba, dando a entender que todo iba bien. Llegaron al colegio sobre las 14:15 horas, habían decidido aparecerse en Hogsmeade y desde ahí caminar hasta el colegio, y así recordar viejos tiempos, obviamente el único que no había participado de la decisión era Ron, dada su poca habilidad para comunicarse en ese momento. Al llegar al colegio Filch los hizo seguir y se dirigieron inmediatamente al despacho de la directora, y en el transcurso del camino veían como los cuadros que quedaron en pie los saludaban y hacían ovaciones frente a ellos. Al llegar al despacho, dieron la contraseña y cuando entraron ya los estaba esperando McGonagall y habían tan solo 4 sillas, para cada uno de ellos.

- Buenas tardes muchachos - Dijo la directora al verlos entrar - Veo que aprendieron sobre puntualidad antes de salir del colegio - Les miró por encima de sus lentes cuadrados.

- Buenas tardes directora - Dijeron en coro y respondieron luego con una sonrisa ante la observación que había hecho la susodicha.

- Bueno, lo ideal es hablar de inmediato sobre la sugerencia que se les tiene a ustedes cuatro. A sus demás compañeros ya se les hizo la propuesta, pero la situación con ustedes es particular, por este motivo se les citó en una hora y día diferente. Sin dar más rodeos, debo informarles que el colegio logró interceder con el Ministerio para que presentarán los EXTASIS sin participar en el año escolar propiamente dicho, dada su excelente (Y sobra decirlo) participación en la última batalla vivida hace unas semanas atrás; es así como quisiera saber si ustedes desean hacer el año escolar y presentar los exámenes al finalizar el mismo, o si por el contrario, prefieren presentarlos antes de iniciar el año escolar y poder ofrecerles la segunda propuesta que lleva esta reunión - Les quedó mirando fijamente a cada uno, esperando una respuesta casi inmediata. Hermione, quien tenía interés por volver, dudó un momento y por fin pronunció palabra:

- Directora, cuando sería el examen y que facilidades nos darían para presentarlo? - Todos miraban sorprendidos la respuesta de Hermione, de quien se esperaba un quiero volver al colegio seguro.

- Pues bien, la prueba sería a partir del 23 de julio hasta el 30 de julio, incluyendo los días festivos, con el fin de tener los resultados al finalizar tal semana; incluso, el último examen, sea cual fuere, serían entregados los resultados al finalizar la tarde. Y con respecto a las facilidades señorita Granger, usted muy bien sabe que tienen a su disposición la biblioteca y los profesores estamos dispuestos a colaborarles hasta el día 17 de julio, es decir una semana antes del comienzo de los exámenes - Concluyó la directora.

- En ese caso, y sin hablar por todos, únicamente por mi, quiero presentar los exámenes en tal fecha directora - Dijo Hermione asombrando a todos los que se encontraban en la sala, en especial a Ron, quien en su mente solo transitaban las discusiones sobre volver o no al colegio si en aquel momento le ofrecían tal propuesta. La directora miró al resto, esperando una respuesta, a lo cual Harry y Neville informaron la misma decisión de Hermione. Ron por su parte dudo un momento, haciendo que todos s sintiesen confundidos por su actuación, pero después de unos minutos decidió aceptar la propuesta.

- Pues bien señores y señorita - Dijo la profesora McGonagall - con base en su respuesta debo informarles que todos tienen ofertas para estudiar en diferentes ciudades para la carrera que deseen, conforme a los resultados de sus EXTASIS. En ese caso, y sin temor a equivocarme, debo decir que el señor Potter, junto con el señor Weasley y la señorita Granger querrán ser aurores y el señor Longbottom querrá ser docente, no es así? - Nuevamente finaliza con esa mirada sobre sus lentes, que por un momento hace olvidar a Harry que está hablando con ella. Los cuatro se vieron, no era necesario hablar entre ellos para responder, así que Harry tomó la palabra.

- En que países estaríamos directora? - Preguntó Harry, dando a entender que estaba en lo correcto al definir sus profesiones.

- Muy bien, si tienen las calificaciones suficientes, y seguramente así será, a usted señor Potter le ofrecen participar en el curso el tiempo correspondiente, en Estados Unidos; a usted señorita Granger la solicitan para realizar el curso en Francia y a ustedes dos señores Weasley y Longbottom, aquí en Inglaterra - Terminó de dar la información algo seria.

- Eso quiere decir que no podríamos estudiar juntos directora? - Preguntó Ron, sabiendo la respuesta.

- Eso quiere decir que en todo el mundo son famosos señor Weasley y saben que han aprendido mucho junto con el señor Potter y quieren tener parte de tales conocimientos. Y respondiendo a su pregunta, si su decisión es aceptar las propuestas, quiere decir que no estudiarían juntos. - Hizo una pausa en la cual el silencio les hizo pensar por un momento el alejarse de su familia y todo en general, menos a Ron y Neville quienes quedarían en su país - Dado que ya aceptaron presentar los exámenes en las fechas propuestas, tal y como lo hicieron sus demás compañeros, sugiero no comentar nada al respecto, pero necesito su decisión a más tardar dos semanas antes de los exámenes, para enviar sus solicitudes a la escuela correspondiente. - Finalizó la directora.

- En ese caso directora, será mejor que nos retiremos, dado que hay mucho que estudiar y pensar - Dijo Harry en un tono de desconcierto aún. Todos le miraban porque sabían que tenía razón. Se pusieron de pie y se despidieron de la directora y salieron a los pasillos del colegio, donde alguna vez compartieron aventuras y conocimiento. Se vieron entre si y no se dijeron una sola palabra, por sus mentes solo repasaban la propuesta que les habían hecho. Al salir del colegio, se dirigieron en silencio hacia Hogsmeade, pero allí se separaron, Ron y Neville se fueron a la Madriguera y Hermione y Harry se fueron a sus casas; la despedida entre Ron y Hermione fue parca, sin ganas, estaban demasiado sumidos en sus pensamientos como para compartir expresiones de cariño. Así pasaron dos días, no se hablaban ni siquiera por lechuzas, Ginny le escribió el viernes a Harry pero éste no contestó. El sábado en la mañana, llegó una lechuza a la casa de Harry que él no conocía, ésta le dejo una carta y se fue de inmediato, la carta decía:

********
Querido Harry,

Se que estamos en medio de una encrucijada y tomar la decisión es complicado, pero soy consciente también que si no estudiamos, tal vez no tengamos siquiera la posibilidad de tomar la decisión. Te espero en mi casa para organizar un plan de estudios, de tal forma que organicemos visitas y demás al colegio y prepararnos para los EXTASIS. Te espero hoy a las 19 horas. Ya le avise a Ron, cuya respuesta espero sea afirmativa.

Con cariño,

Hermione

********
Harry leyó la carta y sonrió a lo bajo, aún no entendía porque lo hacía, pero no sentía ninguna vergüenza. Le respondió de inmediato que allá estaría. Ya en la noche, Ron había aceptado la invitación y llegó junto a Harry a la hora acordada. Decidieron darse una tregua entre él y Hermione, pero también decidieron terminar la relación dado el poco tiempo que tendrían. Ron les indicó que su cronograma de estudios debía ser diferente, dado que estaba trabajando, y que gustaría mejor reunirse con ellos en la Madriguera los domingos para que le explicarán todo lo que ellos habían averiguado entre semana. Hermione le envió una lechuza a Neville informándole todo, dado que él no había podido ir porque fue a visitar a sus padres a San Mungo y no alcanzaba a llegar a su cita, pero estaba dispuesto a aceptar cualquier horario. Hasta ese momento, la única relación estable era la de Neville y Luna, porque Hermione y Ron habían terminado y Harry y Ginny no se hablaban, y lo peor, es que las cosas no iban a mejorar para nada, dado que Harry estaba totalmente dedicado a sus estudios y Ginny estaba en un segundo plano.

Cuando iniciaron la ejecución del cronograma, el primer domingo que se encontraron en mayo fue en la casa de Neville, dado que Harry había dicho que la abuela podría también colaborarles con temas como Historia de la Magia y demás, aunque en el fondo sabía que era porque no quería ver a Ginny. Mientras tanto, ella también se sentía algo libre y no se dejo apagar por la indiferencia de Harry; salía con Luna todos los días a Hogsmeade y se divertían mucho, cada tanto pasaban por Sortilegios Weasley y visitaban a Ron en su trabajo, mientras Neville, Harry y Hermione se dedicaban netamente a estudiar para sus exámenes. Al fin en el segundo domingo de mayo, fueron a la Madriguera, donde Ginny y Harry apenas tuvieron tiempo de hablar, porque había mucho tema para explicarle a Ron; sin embargo, ellos ya se hablaban aunque era demasiado formal su conversación. A partir de ese domingo empezaron a rotar las casas, es así como solo hasta el segundo fin de semana de junio volvieron a verse Harry y Ginny; ellos se comunicaban por lechuzas, pero estrictamente para decirse como estaban y de vez en cuando salía un te extraño, pero nada formal; para tal entonces, Luna y Neville habían decidido terminar, porque Neville estaba muy preocupado por algunas materias que le estaban dando complicaciones y Luna entendió lo sucedido, sin embargo ellos no pelearon, simplemente siguieron siendo amigos, como Ron y Hermione. Ese día, al finalizar las clases con Ron, Molly los invitó a comer y al finalizar la comida, Ginny le pidió a Harry unos minutos antes de irse; fueron veinte minutos, los cuales fueron aprovechados por las otras dos parejas para hablar de sus relaciones, y puede que para ellos hayan sido los veinte minutos más relajados, pero para Harry y Ginny fueron todo lo contrario


- Y entonces que quieres que haga Ginevra?? Que deje de estudiar y me dedique 100% a ti?? - Dijo Harry con un tono algo subido de voz - Solo quiero que me dediques un poco más de tiempo que el que me estás dedicando ahora Harry! Es que acaso es mucho pedir?? - Respondió Ginny con rabia - He tratado de organizar el tiempo para poder vernos, pero cuando llego a tu casa nunca estás, al contrario estás en Hogsmeade quien sabe con quien! - Explotó Harry al verse atacado - Acaso crees que te engaño Potter?? Acaso crees en verdad que yo estoy con otra persona?? Si es así dímelo y dejamos las cosas así - Dijo Ginny con un dejo de dolor en su voz, pero tratando de simular muy bien tal estado - No se Ginevra, dímelo tu, acaso estás saliendo con alguien más?? Dímelo de una buena vez, para dejar esta farsa de lado!! - Dijo Harry con dolor en su voz y a la vez con una rabia infinita - Entonces te voy a complacer Potter, si estoy saliendo con alguien más y no quiero seguir contigo!! - Dijo Ginny, arrepintiéndose al final de lo que decía pero sin poder hacer nada al respecto. Harry se puso de pie, con lágrimas en los ojos y la miró fijamente, sabía que le dolía lo que le decía Ginny, pero no precisamente porque la quisiera como pareja, sino porque se había dado cuenta que ya no la quería y que había dejado pasar mucho tiempo y ahora se estaban lastimando demasiado para terminar algo que no estaba funcionando. - Lo siento mucho Ginevra - Dijo Harry de una forma inesperada y con los ojos llorosos - No tengo porque hacerte estos reclamos, lo siento en verdad, yo ya
yo simplemente
Yo
Yo ya no te veo como antes, ya no te amo, y es mejor no hacernos más daño con esta relación que está llena de mentiras. Lo siento mucho - Se acercó lentamente y beso suavemente a Ginny, pero cuando se separó la miró a los ojos y se notaba que ese amor que sentía antes, se había perdido. Ginny sin poder reaccionar se quedó paralizada, mientras Harry salía de su habitación y solo atinó a decir con un susurro - Terminamos.

Bajó las escaleras con los ojos bañados en lágrimas, y miró a Molly quien se encontraba con Arthur en el comedor y sin decir nada miró a sus amigos y salió sin despedirse. Ron y Hermione salieron detrás de él pero era demasiado tarde, se había desaparecido. Cuando entraron Luna ya estaba arriba y Neville estaba en la sala - Creo que debes subir Hermione, ella necesita de sus amigas - Dijo en un tono muy preocupado Neville; Hermione subió y le pidió explicaciones a Ginny sobre lo sucedido, y cuando por fin pronunció palabra Ginny, solo dijo - Se acabo el amor, se murió el sentimiento - Volteó y les pidió a sus amigas que se fueran, que ella estaba bien. Cuando Hermione bajó, Ron se ofreció a llevarla mientras Neville salía con Luna hacía sus respectivos hogares, y preguntándole por la situación de Ginny. Hermione se negó al ofrecimiento de Ron y decidió aparecerse en la casa de Harry; cuando llegó vio a Harry en la sala viendo hacia el fuego de la chimenea; estaba tan concentrado que no se fijó cuando llegó Hermione, sin embargo ella puso su mano en su hombro y el la reconoció sin verla y en vez de saludarla, le comentó - Ya tomé mi decisión Hermi, me voy a Estados Unidos - Y volteó a verla para ver que opinaba - Entonces nuestras lechuzas viajarán grandes recorridos Harry, porque yo también decidí irme a Francia - Así concluyó la conversación. Harry se ofreció a llevarla a su casa y cada uno en su casa escribió tres cartas, en todas expresaban su decisión, pero cada una iba a un destinatario diferente: primero la directora McGonagall, segundo Ron y tercero Neville; Harry no le escribió a Ginny, dado que no tenía porque dar explicaciones de nada y si podría darse para malas interpretaciones.

En la Madriguera llegaban dos lechuzas con cartas de sus amigos, Ron las abrió y dejó escapar una lágrima de sus ojos. En ese momento hizo lo mismo que sus amigos y le envió una carta a cada uno de ellos, a la directora McGonagall y a Neville, donde informaba que aceptaba el reto. Mientras tanto, miraba una fotografía mágica en la que estaba con Hermione y se veían muy felices juntos, luego miró una foto donde estaba el trío, y casi en silencio, con un sollozo dijo - Ya no seremos los tres, ni siquiera tu y yo mi linda castaña, ya nada será igual, todo acaba realmente aquí - y se durmió con la foto entre sus manos. Entre tanto, Neville recibía todas las cartas y hacía lo mismo, informar a todos sobre su decisión afirmativa; sin embargo, hubo una carta especial para Luna, en la cual le decía que había decidido irse a vivir a Londres para tomar el curso y que eso complicaría un poco más las cosas dado que ella estaría en el colegio, por tal motivo, prefería romper con el mito del tiempo y debían terminar. Al recibir tal carta, Luna solo sonrió y para sí misma dijo - Así debía ser, pero disfrute todo contigo Neville - Se acostó y durmió plácidamente.
Capítulo 7 - Hasta
Pronto?

Faltaban 4 semanas para terminar con el plan de estudios que había definido Hermione, sin embargo, dadas las últimas situaciones, Neville, Hermione y Harry le informaron a Ron que los domingos se reunirían en la casa de Harry únicamente, para evitar posibles discusiones entre el dueño de casa y la hermana de su mejor amigo. Neville, quien tenía mucha más confianza que antes con Hermione y Harry, les informó en persona sobre su ruptura con Luna, y en una carta le dio la misma información a Ron, dado que sentía que lo estaba excluyendo. Las semanas pasaron lentamente, pero para ellos era demasiado rápido por todo lo que tenían que estudiar. Harry no volvió a ir a la Madriguera, pero Molly si fue a visitarlo dos veces en el transcurso del tiempo, gracias a una invitación del moreno, donde le informaba que ya tenía la casa organizada y que quería que fuera a verla. En una de esas visitas, le pidió su colaboración para conseguir a alguien que le ayude a arreglar su casa en el Valle de Godric, dado que quería volver a allá más adelante y tomarla como casa de campo, a lo cual la Sra. Weasley respondió afirmativamente y de forma enérgica.

Con el paso de las semanas, llegó el 17 de julio, último día definido por los profesores para colaborarles a los alumnos del séptimo curso para sus exámenes. Para esa época, Hermione estaba realmente tensa y peleaba con más ahínco con Ron, sin embargo cuando ellos se veían se notaba que aún existía algo de amor. En la última semana antes de los exámenes, Ron no pidió permiso en el trabajo, con la excusa que podría entretenerse, por tal motivo, entre Neville y Harry trataron de distraer a Hermione con muy buenos resultados, claro que ella en las noches leía sus apuntes antes de quedarse dormida. Llegó el gran día, e iniciaron con DCAO. Aparentemente a todos les había ido muy bien, Neville solo agradecía a Harry por su colaboración. Al finalizar la semana Hermione estaba muy tranquila, porque se sentía segura de sus buenos resultados; sorprendentemente sus amigos se sentían de igual forma, a pesar de sus nervios y en el último examen que era de Transformaciones no les pudo ir mejor. El día del cumpleaños de Harry entregarían los resultados a todos sus compañeros, y aprovechando tal situación, decidieron hacer una fiesta en la casa de Harry, dado que no habían mayores que interrumpieran una buena reunión.

El 31 de julio, el golpeteo de una lechuza en la ventana de la habitación, despierta a Harry de su profundo sueño - Hacia mucho no dormía tan relajado - Se dijo a sí mismo - Serán los resultados? - Se preguntó al ponerse las gafas y ver la lechuza golpeando. Se levantó de inmediato y recogió la carta que la lechuza traía, en efecto era el resultado de sus exámenes y había aprobado las materias requeridas para poder ser auror; de inmediato escribió una carta a Ron, Hermione y Neville preguntando por sus resultados, y cogió su lechuza (Que había comprado mientras estudiaba con sus amigos), y la envío con sus cartas. Sobre las 10 de la mañana, golpearon a la puerta y se encontró con Hermione con un paquete de regalo y con su carta con los resultados de sus exámenes, su sonrisa destacaba la felicidad que sentía dados los excelentes resultados de la prueba.

- Felíz cumpleaños Harry!! - Saludó efusivamente Hermione a Harry, con un abrazo - Espero que todo te salga bien de aquí en adelante y que no nos separemos por más países que se interpongan entre nosotros. - Harry solo asintió con su cabeza y con una sonrisa agradeció el gesto. Al poco tiempo llegaron Neville y Luna, con una cara sonriente de Neville por su gran triunfo. Poco después llegó la lechuza de Ron con una carta, informando que había alcanzado las notas necesarias para ser auror. Todo iba hasta el momento muy bien, así que empezaron a organizar la casa y a hacer el almuerzo para tener toda la tarde para recibir a sus amigos. Desde las 4 de la tarde empezaron a llegar todos sus compañeros de Hogwarts, Ron había pedido permiso y había llegado sobre las 5, junto con Ginny y más compañeros del colegio. Tenían cerveza de mantequilla, whisky de fuego e hidromiel para pasarla a lo grande, así como comida (preparada por el anfitrión) y bebidas sin alcohol para los que no deseaban tomarse un traguito. Mientras duró la fiesta, Ginny y Harry hicieron una tregua, para definir un poco más sus sentimientos, al igual que Ron y Hermione, y Neville y Luna. Fue una tarde y noche maravillosa, y cuando vieron que se estaban pasando de tragos muchos decidieron retirarse, algunos emparejados y otros solos. En casa de Harry se quedaron sus amigos, pero a pesar de la tregua, decidieron quedarse cada uno en habitaciones separadas, aunque Neville y Luna se fueron a la misma habitación y aprovecharon ese tiempo hasta la madrugada para hablar, dado que ellos dos no estaban siquiera prendidos (Término para los que están con algunos traguitos en la cabeza, sin estar ebrios).

- A esto te referías cuando me dijiste todas esas cosas esa noche Luna? - Preguntó Neville mientras la miraba a lo lejos.

- A que cosas te refieres Neville? - Preguntó Luna tratando de recordar y entender a lo que se refería su amigo - A la noche de la batalla? - A lo cual asintió Neville.

*_* Flash Back *_*

En el lago, mientras tanto, una pareja hablaba de muchas cosas y de nada a la vez, querían seguir el consejo que se habían dado a si mismos, de esperar lo que venía para ver exactamente a lo que tenían que temer; la conversación estaba tan animada, que parecía que nada ni nadie los podía interrumpir; al ver los primeros rayos del sol, decidieron en conjunto irse a descansar; a pesar de que ella pertenece a otra casa, fueron a la habitación de Neville, donde se encontraban otras dos parejas descansando y sumidos en un sueño profundo; al entrar, Luna quien siempre ha sido muy observadora, se fijo en tal situación y tan solo esbozo una sonrisa y le mostró a Neville, quien en su rostro reflejaba asombro; cuando se acostaron en la cama de Neville, Luna pronunció unas cortas palabras antes de dormir - Puede que duré, puede que no duré, sabes Neville? - Neville la miró pensativo y no supo que decir, dado que no sabía a ciencia cierta a que se refería, ella sin embargo continuó al ver la cara de perplejidad que mostraba Neville - Mientras dure, solo podemos disfrutar Neville, porque el futuro es incierto pero al mismo tiempo, es muy segura su ocurrencia - Neville decidió abrazarla para dormir y así ella posó su brazo sobre el de él, con el cual se sentía tan protegida, como el mismo castillo en si.

*_* Fin Flash Back *_*

- Ya recuerdo Neville, - le miró a sus ojos miel - si, precisamente a esto que está ocurriendo me refería. No se que pueda pasar de aquí en adelante, pero quiero decirte que te ame demasiado y aún te quiero, pero ahora es diferente, porque sé que lo nuestro no será. Pero nunca dudes que disfrute contigo esos momentos juntos, en especial el viaje a Australia, donde pudimos convivir como una verdadera pareja - Lo miro y sonrió ante tal recuerdo - Duró poco, lo sé, pero por lo menos se que amé de verdad y me amaste, no es así? - Lo miró interrogándolo con la mirada.

- Nunca dudes eso Luna, - Le dijo Neville con una sonrisa, mientras se ponía de pie y se acercaba a ella lentamente - el hecho que te haya pedido que termináramos, no fue porque no te amara, al contrario fue porque te amo aún
- Neville quedó en silencio por un tiempo.

- A eso me refería con los temores Neville - Dijo Luna rompiendo el silencio - Y se que no quieres que nos pase lo mismo que a Harry y a Ginny, quienes en su afán de encontrar amor, no se dieron cuenta que no lo estaban alimentando y que la rutina se los comía más rápido de lo que podían soportar, hasta que murió el amor - Terminó Luna tomando la mano de Neville quien ya estaba sentado frente a ella.

- Sabes algo? - Preguntó Neville sin esperar respuesta inmediata de Luna - no sé si esto esté bien, pero pronto partiré y no quiero que ninguno de los dos sufra. No te voy a prometer algo que no sé si voy a cumplir, pero quiero que sepas Luna, que te amé de verdad y que fuiste mi primer gran amor - En eso se acercó y besó a Luna de igual forma que la primera vez, suave, casi rozando sus labios y tiernamente. Luna respondió y tomó el rostro de Neville entre sus manos - Nunca lo voy a olvidar, porque tu también lo fuiste para mi Neville, pero te puedo asegurar que nosotros no seremos más que amigos después de tu partida - Dijo Luna casi en silencio y le volvió a besar y prosiguió - Déjame este beso como tu recuerdo y toma mis labios como tu recuerdo, porque el primer amor nunca se olvida, pero es necesario dejarlo atrás, en el baúl de la memoria - Concluyó Luna y lo beso con tanta pasión, que Neville la abrazó con fuerza como quien no quiere separarse nunca. El amanecer los sorprendió besándose, pero después de ello, él se puso en pie y decidió irse a su casa, no sin antes asegurarse que ella se iría con sus amigos. Obviamente las lágrimas no faltaron, pero fueron sollozos en silencio, de un amor que fue perfecto, mientras duró.

Cuando todos se levantaron, Luna ya había hecho el desayuno y se encontraba pensativa viendo hacia la nada. - Te ocurre algo Luna? - Preguntó Harry - No Harry, para nada, todo está bien, gracias - Respondió Luna casi de inmediato. - A que hora se van? - Preguntó Luna a Ginny - No se, supongo que en una hora, o no Ron? - Respondió Ginny - Si, supongo que en una hora
- Permaneció un momento en silencio mientras tomaba su jugo de naranja y continuó - Harry, Hermione, Luna, mi madre dijo que los espera para cenar el próximo sábado en la noche para despedirnos, y por cierto, dijo que por favor le dijeras a tus padres Herm
ione - Hacia tanto tiempo que no le decía Herms que se sentía raro. - Claro Ron, allá estaremos; por cierto tu seguirás en la tienda antes de entrar a la escuela de Aurores? - Preguntó Hermione - Si claro, por qué? - Preguntó Ron - Por nada en especial, solo quería saber - Respondió Hermione. Ron le escribió a Neville para que fuera a la cena con su abuela y a Luna para que fuera con su padre. En esa semana cada uno se dedicó a dejar todo listo para poder irse de viaje, así que se comunicaban por lechuzas, claro está entre Neville, Harry, Hermione y Luna; Ginny se enteraba de todos los preparativos por Luna y por Hermione, dado que Ron casi no les escribía a sus amigos. La noche de la cena llegó y todos se encontraban ya en la Madriguera, donde Molly había hecho una exquisita comida.

**Despídete, es el momento de decir adiós
Recuerda que, los que se quedan no lo pasarán mejor**

La cena estuvo maravillosa, todos hablaban animadamente de sus planes cuando vuelvan, pero ninguno especificó algo similar al matrimonio o vida en pareja; todos estaban muy contentos, hasta que Harry se puso de pie y pidió la palabra.

- Perdón, excusas requiero de su atención - Dijo Harry un poco fuerte para que le pongan atención.

**Y te das cuenta que es más fácil esperar
Que alargar el camino que más tarde nos va a separar**

Cuando tenía la atención de todos, dijo - Querida familia, porque eso son ustedes para mi, mi familia, debo admitir que me entristece un poco el separarme de los seres que más quiero, pero también es cierto que es la primera vez que me siento libre para pensar en mi futuro - Hablaba seguro mientras miraba a todos - Tal vez ustedes no lo sepan, pero quiero avisarles a todos, en nombre de las dos personas que partimos a otros sitios y en mi nombre, que mañana a esta hora ya debemos estar en nuestros lugares de estudios, para reconocer la ciudad y acomodarnos antes de clases. - En ese momento se escucharon algunos gritos ahogados por parte de Molly y Fleur, pero Harry continuó - Yo sé muy bien que ninguno de ustedes sabía, salvo por los padres de Hermi y la abuela de Neville, pero no queríamos una despedida larga ni mucho menos - Hubo un momento de silencio, y prosiguió dado que tenía quebrada su voz - Lo único que puedo decir en estos momentos, es gracias, gracias por estar aquí, gracias por haberme acompañado, - Señaló a Hermione y a Ron - gracias por su valentía, - Señaló a Neville - gracias por su amistad, - señaló a Luna - gracias por su cariño y fraternidad - señaló a la familia Weasley - y por último, gracias por enseñarme a querer - señaló a Ginny - Espero verlos en dos años, para nuestra graduación.- Finalizó y solo se escuchaban sollozos de fondo, Molly se fue a abrazarlo y no pudo más que llorar en su hombro.

**Muchacho vete ya, a otro lugar
Cabeza alta y lágrimas
Porque regresarás, ya verás
Aguanta el tiempo y anda**

Después de un rato, las familias estaban en la sala mientras las parejas se iban cada una a un sitio diferente, Harry y Ginny al jardín trasero, Ron y Hermione al jardín delantero y Neville y Luna se quedaron en el comedor conversando; ya se sabe que esta última pareja no tenía nada de que hablar, más que como seguiría su comunicación, pero las otras parejas necesitaban aclarar muchas cosas.

**Despídete, pero no dejes de mirar atrás
Abrázame, que tu calor me llena hasta que vuelvas**

- Todo acabó aquí, verdad Hermione? Nuestras vidas se separarán ahora si
- Dijo Ron algo triste - Si Ron - respondió Hermione con la voz entrecortada, no podía evitar las lágrimas - Ahora no estaremos juntos y será mucho tiempo, no creo conveniente que nuestra relación continúe - Finalizó Hermione - A que hora sucedió todo esto Hermione? A que hora dejamos que muriera lo nuestro? - Preguntó Ron con dolor - No lo sé Ron, solo se que sucedió y que tenemos nuevos planes en nuestra vida que debemos continuar, y no se si tu estés en mi camino más adelante, no me quiero ilusionar sabiendo que en la distancia todo puede pasar - Dijo Hermione llorando aún - Hermione, te amo - Dijo Ron y la besó, y tal beso fue correspondido por Hermione y cuando se separaron respondió - Yo también Ron, pero no se si vuelva a Inglaterra y en dos años, no creo ser igual - Dijo Hermione - Intentémoslo Hermione, no hagas caso a la razón, por favor! - Suplicaba Ron - Lo siento, pero por primera vez, le voy a hacer caso a mi corazón, quien me pide no ilusionarte a ti ni a él - Respondió Hermione, y al finalizar se puso en pie y abrazó a Ron. Cuando él se acercó de nuevo para besarla, ella lo esquivó y entró de nuevo a la casa dejando a Ron con los puños cerrados y su dolor oprimido.

**Y te das cuenta que es más fácil esperar
Que alargar el camino que más tarde nos va a separar**

- Ginny, siento mucho todo lo que pasó. Yo se que me alejé al principio para evitar que Voldemort llegará a ti, pero luego me cansé de nuestra situación y simplemente me alejé de ti - Decía Harry quien estaba de pie frente a Ginny, pero alejado de ella - No te preocupes Harry, yo me di cuenta de todo ese día que me besaste, me di cuenta que ya no sentías lo mismo, me di cuenta que habíamos matado al amor que había en nuestros corazones - Respondió Ginny casi sin inmutarse siquiera - Si hubiéramos seguido así, tu crees que hubiésemos sido felices Ginny? - Preguntó Harry mirándola a los ojos - Creo que todo igual hubiera terminado Harry, y a decir verdad creo que encontraremos en nuestra vida a la persona con quien compartirla, por lo menos eso te deseo a ti - Dijo Ginny con una seguridad no vista antes - En ese caso, déjame decirte que te quiero Ginny, y que estoy totalmente agradecido por haberme enseñado a amar - respondió Harry con una gran sonrisa - Gracias a ti Harry, por permitirme amarte y por amarme a mi - Se abrazaron, no hubo besos ni nada de despedida.

**Muchacho vete ya, a otro lugar
Cabeza alta y lágrimas
Porque regresarás, ya verás
Aguanta el tiempo y anda**

- Es hora de despedirnos - Dijo Hermione saliendo de la Madriguera, al ver que Harry y Ginny ya se habían separado. En ese momento Harry entró y llamó a Ron, Neville y Luna, quienes se encontraban en el comedor conversando. Al salir hubo abrazos, lágrimas y demás cosas que hay en una despedida
Se hizo la promesa de escribirse cartas todas las semanas al menos, para saber como estaban. Entraron por un momento y se despidieron de la familia de sus amigos, todos sonrientes a pesar de las lágrimas que brotaban sin querer de sus ojos, porque igual un amigo en la distancia sigue siendo amigo, y hubo abrazos y lágrimas al igual que afuera. Al final, se fue primero Luna con su padre, luego Neville con su abuela y por último Harry y Hermione salieron juntos con los padres de ésta; la despedida más emotiva se presentó ahí, cuando de un momento a otro los hermanos Weasley vieron partir, a quienes hasta hace unas semanas creían que eran, su verdadero amor.

FIN

-----------------

Gracias a los que siguieron la historia. Recuerden que la serie continúa, por eso el final es abierto y deja para nuevas cosas! Sigan conmigo! Dejen reviews! Gracias Sol por permanecer ahí! Un abrazo! NatisJD ^"^ Juegos gratis

 

Al finalizar la guerra - Fanfics de Harry Potter

Al finalizar la guerra - Fanfics de Harry Potter

Capítulo 1 - Tengo ganas (H/G)En medio de la tristeza de la gran mayoría, incluido Harry Potter, dadas las pérdidas de grandes magos en la batalla, el amor

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-al-finalizar-la-guerra-fanfics-de-harry-potter-2676-0.jpg

2023-02-27

 

Al finalizar la guerra - Fanfics de Harry Potter
Al finalizar la guerra - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/28778
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20