�Alguna vez yo también amé� - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Alguna vez yo también amé



*Harry está en el suelo, mientras un hombre alto lo apunta con una varita. El hombre tiene los ojos vidriosos, y le dice lo siguiente al muchacho
*

+++++++

¿Qué si soy un mounstro?... Puede ser verdad ¿Qué mi corazón es de hielo?, se podría decir
¿Qué soy un asesino?... sí. Lamentablemente lo soy
¿Qué si me arrepiento de lo que soy?... *suspiro*, sí, muchas veces, pero ¿Qué si siempre fui así?... No. Alguna vez yo fui lo que se podría decir, un hombre. Alguna vez yo también amé. Amé como nunca nadie ha amado.
Muchas personas, como tú Harry, conocen mi historia, o al menos eso creen.
Yo no conocí a mi madre, ella murió dándome a luz, y el cobarde de mi padre huyó antes de que yo naciera. La abandonó. Pero juré vengarme, y lo hice: Lo maté. Crecí en el orfanato, hasta que mi carta de Hogwarts llegó a mí. Como ya sabes, quedé en Slytherin. Nunca fui amistoso, no me agradaba la gente; si alguien se me acercaba, simplemente lo espantaba, pero con ella fue distinto. Yo a ella la acepté, tal cual era.


* Una mujer está sentada en el húmedo césped, de lo que parece ser un parque, con la cabeza gacha y un papel arrugado en las manos, habla con algo, o alguien; mientras brillantes lágrimas le caen por las mejillas, ella habla en voz alta, pues no hay nada más que ella y él.*

Muchos te creen un lunático despiadado, muchos te odian, y esperan que yo también te odie
pero créeme que te odié. Te odié con todo mi amor.
Recuerdo que ambos estábamos en Slytherin, y teníamos la misma edad. Se podría decir que fue algo tonto, una cosa de niños, llámalo como quieras, pero a mí me gusta decir que empezó con amor. Con ése amor especial que es capaz de darte solo una persona, no sé si debo alegrarme o arrepentirme, de que esa persona fuiste tú.
Siempre creí en el amor eterno, amaba las historias de amor. Pero resulta que mi propio cuanto de amor fue un desastre. Un hermoso desastre.

Siempre fuiste un chico diferente, misterioso, distante
yo no te conocía, se podría decir que hasta los 17 años tu vivías tu vida, y yo la mía. Pero en 7º, el destino nos hizo darnos cuanta de lo que sentíamos. Era una noche en pleno invierno, por lo tanto, fría y oscura. Yo dibujaba muy bien y me encantaba, y esa noche, yo no podía dormir. Bajé a la sala común a eso de las 2.30 de la madrugada, y me senté en un sillón frente al fuego. Me quedé mirándolo, y entonces me percaté de que no estaba sola.

Tú estabas sentado en el suelo, apoyando la espalda en un sofá, mirando el mismo fuego. Me dabas el perfil, y no pude evitar comenzar a dibujarte, te encontré tan misterioso, silencioso, perfecto. Estaba concentrada en el dibujo. Tan concentrada que no me percaté de que avanzabas hacia mí.


++++++++++



Fue la 1º noche en que la conocí, yo nunca podía dormir, por lo que siempre, todas las noches, bajaba a la sala común a pensar. Estaba sumido en mis pensamientos, cuando escuché algo diferente. Siempre había tenido muy buen oído, buen olfato, y sobre todo, buenos reflejos. Noté que no era el único que estaba en la sala. Escuché otra respiración, otro aroma. Dejé de respirar, no había dudas, había otro ser ahí, y por la manera de respirar, más lenta que la de otras criaturas, supuse que era un humano.

Volteé la cabeza, y entonces la vi. Me levanté lentamente, acercándome a ella, hasta quedar a unos 30 cm. Miré lo que hacía. Dibujaba una persona. Esa persona era yo.

- ¿qué haces?- le espeté con furia. Ella se sobresaltó y me miró nerviosa, se le cayó el cuaderno, y me senté a su lado, no sin antes recogerlo. Se lo di, y ella lo tomó con manos temblorosas. La observe un poco mejor, y recién ahí me di cuenta de lo hermosa que ella era. Sus ojos grises y almendrados, y su boca roja me obligaron a mantener la mirada. Su pelo negro y ondulado caía muy largo bordeando su espléndida figura. Tan de repente como noté su presencia, me dijo con una voz inigualablemente hermosa.


++++++++


- ¿Te gusta?- Te pregunté, tú asentiste. Tus ojos rojizos me hipnotizaron para siempre. Pero justo cuando me acercabas a ti con tu mirada, te levantaste y te fuiste a tu cuarto. Yo ya no tenía nada que hacer por ahí, por lo que también me fui. Las siguientes noches volví a bajar, a la misma hora, incluso a veces bajaba sin mi cuaderno. Fue cuando comprendí que no era una cosa de no poder dormir, era una cosa de no querer dormir. Siempre que bajaba, y tú estabas. Siempre, nunca faltaste. Nos hicimos muy amigos, yo te aburría con todas mis historias y problemas, y tú siempre escuchaste atentamente. Aunque una sonrisa, no te pude robar nunca. Nunca, hasta esa noche.


+++++++++


Una noche fui al bosque. Fui a buscar comida para mi basilisco, no fue fácil. Había de toda clase de criaturas, criaturas que me atacaron. Atacaron al intruso que entró en su bosque. Aún no sé muy bien cómo es que salí con vida del bosque, pero la cosa es que de una manera u otra, llegué a la sala común. Mi túnica estaba rasgada, y tenía unos rasguños en la cara. Ella me esperaba, y al verme llegar en ese estado, se asustó, e hizo algo que antes nunca había hecho: me abrazó. Me quedé tieso sin saber qué hacer. Nunca nadie me había abrazado de esa manera. De pronto, como despertando, la separé bruscamente de mí, gritándole que qué diablos creía que hacía. Ella me miró ofendida, y en voz muy alta, me dijo:

- ¡Me preocupo por ti!
- ¡No hay por qué preocuparse!
- ¡SÍ! QUÉ HACÍAS?!
- ¡NO TE INTERESA!
- ¡SI ME INTERESA!
- ¡NO ME GRITES!
- ¡¡¡QUE NO TE ESTOY GRITANDO!!!- Chilló finalmente.

La miré furioso y ella me miraba igual, entonces, me acerqué a ella y la tomé firmemente de los brazos, y le dije mucho más calmado que por favor no me preguntara cosas de las que seguramente se arrepentiría de haber oído. Ella se calmó y asintió lentamente, obviamente ofendida. Me dejé caer en un sillón con los ojos cerrados, dando un gran suspiro. Sentí cómo se sentaba a mi lado. Abrí los ojos nuevamente, e hice algo que no pude evitar hacer: Le pasé un brazo por sus hombros, ella apoyó su cabeza en mi pecho.

Recuerdo que esa noche sentí cosas que nunca antes había sentido. Mi corazón latía a 1000 por hora, y al sentir su pelo, su cara su aroma, tan cerca, me puse nervioso y comencé a hacer cosas que antes, ni muerto habría hecho. Como por ejemplo, le acaricié el pelo, y le tomé la cara delicadamente, haciendo que me mirara.


+++++++


Te miré y entonces vi algo que jamás había visto en ti: Una sonrisa. Sonrías pero de verdad, te veías tan diferente, tan infantil, tan
guapo, que no pude evitar darte un beso. Al parecer ya te lo esperabas, porque el beso me lo respondiste de inmediato. Nuestro primer beso. Aún lo recuerdo como si fuera ayer. A la hora de besar eras tan dominante, pero a la vez tan delicado, yo simplemente me dejaba llevar por ti.

Desde esa noche, nos vimos todas las siguientes, es más, nos pasábamos el día juntos. En clases: juntos; en los corredores: juntos; en el campo de Quidditch: juntos otra vez.
Pero al terminar la escuela algo salió mal. Tú cambiaste, y yo no quería cambiar de la misma manera en que lo hiciste tú.


++++++

Después de la graduación nos mudamos juntos y algo pasó.
Yo quería poder. Quería dominar la muerte, y lo estaba logrando. Pero ella al enterarse, me dejó. Con unas lágrimas que jamás había visto en ella antes, se fue de mi vida para siempre. Yo no la busqué, pero me deshice por dentro y me convertí en lo que soy. Un asesino. Me convertí en Lord Voldemort.

+++++++

Te fui descubriendo de a poco. No quería formar parte de un asesino, así que te dejé. Pero no sabes cuánto me arrepiento ahora.


++++++++

Lo que son las cosas, Yo, Lord Voldemort, el innombrable, el invencible, recordando todo esto, y contándotelo a ti. Quiero que sepas Harry, que quiero hacer solo un maleficio más con esta varita. Pero este maleficio, no es para ti. *Voldemort baja la varita, y se da la vuelta, dándole la espalda a un Harry totalmente sorprendido*

Pero si hay algo que te tengo que decir Harry es: Lo siento. Lo siento mucho. Si es que aún conservo algo de mi dignidad Harry, no voy a dejar que tú me mates. *Voldemort se apunta con su varita*. Adiós Harry. *Pronuncia las palabras, mientras un rayo verde se dirige hacia su corazón, a toda velocidad, y el hombre cae al suelo. Harry se levanta atónito, y se acerca para comprobar que el innombrable está muerto. Esta vez no hay dudas. Lord Voldemort se ha ido para siempre.


+++++++


Y ahora yo miro tu lápida, soy la única persona que te ha venido a visitar. Pero seguiré viniendo, porque fuiste la única persona capaz de hacerme feliz alguna vez.


* Una mujer de pelo negro y ojos grises, se limpia una lágrima que le cae por sus mejillas. Estira el papel arrugado que tenía en su mano. Es una foto, una foto en la que aparecen dos jóvenes abrazados. Deja la foto junto una rosa en la tierra, y se aleja del cementerio. Suena una trueno, y de inmediato un relámpago ilumina la lápida, que rezaba: Tom Marvolo Riddle, 1926-1997*


El Blog de la ginebra y el whisky on the rocks

 

�Alguna vez yo también amé� - Fanfics de Harry Potter

�Alguna vez yo también amé� - Fanfics de Harry Potter

Alguna vez yo también amé*Harry está en el suelo, mientras un hombre alto lo apunta con una varita. El hombre tiene los ojos vidriosos, y le dice lo siguien

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-alguna-vez-yo-tambien-ame-fanfics-de-harry-potter-5486-0.jpg

2023-02-27

 

�Alguna vez yo también amé� - Fanfics de Harry Potter
�Alguna vez yo también amé� - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/9882
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20