Amor Imposible... Alec Vulturi Y Samantha Black - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Capítulo 1: La verdad de la vida.

Principios de mayo
micumpleaños número dieciséis, y solo había una diferencia de entre todo esto.Que hoy estaba rumbo a la reservación la Push, donde tengo alguna familia queno recordaba mucho que digamos.

Solo me faltaban unosminutos para llegar, si veía a mi hermano por la calle lo reconocería gracias auna foto que tenía, éramos diferentes pero su mirada era la misma que la demamá, yo vivía con mis tíos en Texas,lose, era algo lejos, pero yo no podía seguir viviendo ahí, no cuando metransforme en lo que soy.

Mis tíos me explicaronque si viajaba a la reserva me ayudarían con eso, que no era la única. Un día por equivocaciónme transforme en frente de ellos porque no me dejaron salir con mi ex novio Carlos,no les cause ningún daño ni heridas, pero si se sorprendieron.

 

Señorita es aquí, ¿Quiere que le ayude con suequipaje?- me pregunto un señor algo regordete.

No gracias, aquíestaré bien, tome- le tendí el dinero del viaje en taxi, claro que lo habíatomado en el aeropuerto.

Baje del auto y tomemis maletas, que no eran más de dos, y una mochila, todo junto no pesaba nada,claro que, con mi condición licantrópica, nada me pesaba. El señor del taxi arranco su auto y se fue,me quede parada donde decía un letrero "Bienvenido a la Push".

Saque el papel queestaba doblado en mi bolsillo trasero de mi pantalón y lo releí bien, tenía quebuscar a
Billy Black, mi padre.

Solo que tenía quetener paciencia aquí, no conocía a nadie ni nada de por aquí, no estabaacostumbrada a vivir en un lugar así, además la vestimenta no me ayudaba paranada. Tal vez me estuvieran tratando de loca, ya que estaba con un pantalón demezclilla y rasgado en las rodillas unas converse blancas y una blusa detirantes color blanco y un mini chalequito color negro, pero no tapaba nadamás.

Tome mi mochila y me lacruce, tome mis maletas y empecé a caminar buscando a alguien para pedirleinformación. Miraba todo a mi alrededor,maravillada por los árboles, todo era tan
verde y café, este lugar serialindo, pero a la vez algo complicado, en Texas podía andar en tirantes y shorty nadie me criticaría, pero aquí
aquí era diferente, para un humano esto seríaalgo frio.

Hola, oiga buenastardes, ¿Usted me podría informar donde vive el señor
Billy Black?- pare a una señora, que traía unas bolsas enlas manos.

Oh por dios
- soltólas bolsas y se tapó la boca sorprendida.

Yo la mire sin entendernada, la mire y mire las bolsas que estaban tiradas en el suelo, me agache atomarlas y se las tendí, eran solo dos.

¿Se encuentra bien?-le pregunte.

¿Sam? ¿Samanta Black?- la mire incrédula ¿De dónde me conocía?.

Si
¿La conozco?-

No me recuerdas, porque eras pequeña
soy SueClearwater, era amiga de tu madre, Sarah Black-

¿Usted sabe dónde vive mí
padre?-

Claro que sí, vamos,se alegrara de que estés aquí-

Ella con una sonrisa;empezó a caminar, yo la seguí esperando llegar a casa de mi padre. SueClearwater
no se me venía en mente, creo que tenía razón, yo era muy pequeña.Mis padres decidieron mandarme a vivir con mis tíos cuando yo apenas tenía dosaños y mi hermano Jacob tenía cinco.

Caminamos por durantequince minutos, pasamos por unas callecillas que estaban hechas de solo tierray mis zapatillas ya no estaban del todo blancas. A lo lejos se dejó ver unacasita de color rojo ya gastada la pintura, una camioneta de color café y cremaestaba estacionada a un lado de esta y una moto también de color negra.

 

Nos fuimos acercando másy más, y mi corazón palpitaba a más no poder, estaba nerviosa por lo quepasara, no sabía a ciencia cierta que pasaría en ese lugar ¿Me recibirían bien?O ¿Me mandarían de nuevo a Texas?

Cuando estuvimos cerca,Sue, como me había dicho empezó a gritar.

¡Billy! ¡Billy, salahora!- escuche como unas cosas semovían dentro de esa casa.

Mi corazón se empezó aacelerar más y mi respiración también, deje mis maletas en el suelo cuando vi auna persona salir de esa casa, mi respiración se detuvo y unas pequeñaslágrimas amenazaban con salir.

< ¿Sam?... ¡Sam!- el señor en silla de ruedas extendió susbrazos a mí, ya que no podía continuar por su condición.

Yo deje todo en elsuelo y corrí a él, técnicamente me tire a él llorando como una niña pequeña.

Papá- sollocemientras lo abrazaba.

Lo había extrañadotanto, solo hablábamos cada tres veces al año y eso no era lo que yo quería,ahora yo podía abrazarlo y sentir a mi padre.

(***)

¿Viajaste sola hastaaquí?-

Si, me dijeron queaquí me ayudarían con mí
problema- mire a otro lado.

¿Qué problema?- mepregunto mi padre.

Estábamos dentro de lacasa, Sue se había retirado para seguir con sus cosas, pero no sin antesagradecerle todo.

Bueno yo
soy unaloba- titubee.

¿También tienes elgen?- me pregunto exaltado.

Si
¿También? ¿Alguienmás lo tiene?- pregunte confundida.

Si
tu hermano y sus amigos lo tienen, tuhermano es el alfa de una de las manadas, pero que él te lo cuente cuando loveas-

Claro-

Le di un sorbo a mi vasocon agua y me quede pensando en lo que me había dicho mi padre, ¿Mi hermano esun lobo también? Además era un alfa, era hermana de un macho alfa, genial.

¡Papa, ya llegue!...¿Quién es ella?-

No me esperaba que elllegara tan pronto, que el verlo fuera tan rápido

Capítulo 2: ¿Una hermana? Y ahoraqué ¿Soy adoptado?

¡Papa, ya llegue!... ¿Quién es ella?-

No me esperaba que elllegara tan pronto, que el verlo fuera tan rápido

Jacob
que bueno que llegas-

Si, ¿Quién es ella?- me miro receloso, comosi fuera algo peligroso.

Ven hijo, siéntate, teexplicare todo-

Jacob, como le dijo mipadre, se sentó en una de las sillas que estaban a lado de él, pero Jacob jamásdejo de mirarme receloso. Esta situación me incomodaba.

Te escucho-

Bueno mira
sabes que tienes una hermana, queno has visto desde hace años-

Sí, ¿Qué tiene quever?-

Ella
Samanta estáaquí
y es ella- su mirada me señalo.

Jacob, me miro, pero yano receloso más bien
sorprendido, se paró de su silla y se me fue acercandopoco a poco.

Cuando estuvo enfrentede mí
me paro de la silla y me miro a los ojos, después una sonrisa se asomóen sus labios y me apego a él.

Samanta, Hermana-

Jacob
- llore en supecho.

No lo había visto desdehace años, pero ahora que lo veía de nuevo era como si el tiempo no hubierapasado y siempre hubiera estado con él.

 

Pero mírate
estas preciosa- me separo de supecho y me miro de pies a cabeza.

Tenia que
cambiar enestos años, ya soy grande- me limpie las lágrimas con las manos.

Hoy es tucumpleaños
-

Dieciséis, soy unaadolecente ya- les sonreí a mi padre y ami hermano.

Genial, espero que nodes problemas, que yo te estaré cuidando- me dijo Jacob.

El que me debe decireso es papá, dile algo- me queje.

Vamos chicos, noempiecen
mejor sami, ¿Por qué no vas y te pones cómoda en tu cuarto?Prepararemos algo para festejar-

Claro-

Empecé a caminar conmis cosas donde se suponía que era mi habitación pero
la mano de Jacob medetuvo.

Bienvenida de regresoa casa-

Gracias, y será para siempre creo-

Les sonreí y esta vez síme fui al cuarto, cuando llegue tome el pomo y la abrí
un cuarto con una camaindividual se dejó ver.

Era muy sencilla y auntenia algunas muñecas por ahí regadas, algunas cosas de bebes y todo eso, enfin, el cuarto parecía de una niña de tres años. Tendría que hacer limpieza ytirar todo lo que no ocuparía y comprar más cosas, gracias a dios que teníasuficiente dinero ya que en vacaciones trabaje en el restaurante de mis tíos enTexas.

Puse mis maletas a unlado de la cama y mi mochila la puse en la cama, me tire en ella mirando altecho y suspirando.

Estaba en mi hogar, conmi familia ahora.

(***)

Y cuéntanos
¿Qué talTexas?-

Bueno
hacia un poco más de calor que aquíeso seguro, pero no me sentía cómoda estando ahí, como si no perteneciera ahí-

Créeme que yo no podíavivir ahí, tanto calor
-

Lose, es difícilaguantar el calor con nuestra situación
- tome un poco de comida en el tenedor pero
todo se sumió a un silenciosepulcral.

¿Qué situation? - ¡Rayos! Jacob aun no sabía nada.

Yo
bueno - deje el tenedor en el plato parahablar directamente - veras Jacob, séque eres un lobo
además de que también lo soy yo-

¿Eres una loba?-

Me temo que si, almenos eso es lo que soy cuando me convierto en una bola de pelos blanca-

¿Eres blanca? -

Totalmente-

Genial, tengo unahermana loba, claro que, esta vez sí es de sangre-

¿Sigo siendorecibida?- pregunte dudosa.

Por supuesto que sí,ahora con más razón, mañana tendremos que ir a presentarte, por cierto, hoy tengo guardia así que
quédate en tucasa-

Gracioso- lo mire mal y le di un suave golpe.

Lo soy, además de sexi-

Ya vete, no me hagas sacarte con una patadaen el trasero-

Como si pudieras -

Rodee los ojos y este salióde casa, dejándonos a papá y a mi solos.

Cuando terminamos decomer yo me encargue de recoger todo lo que tenía que guardarse y limpie losplatos sucios, y obligue a mi padre a que se fuera a descansar, con la silla deruedas era más complicada yo creo las actividades diarias.

Al terminar de eso yome fui a mi habitación, donde me puse mi pijama algo corto y deje la ventanaabierta para que entrara el aire fresco, aquí hacía calor, al menos para mí.

Mañana sería algo duro,mi hermano me presentaría a sus amigos, además le tengo que pedir que me llevea una tienda o un súper mercado para poder comprar más cosas, papá teniendo doslobos en la casa, su refrigerador terminaría vacío totalmente.

 

Capítulo 3: Encontronazos con lamanada.

Cuando dieron las sieteen punto de la mañana el reloj que estaba en mi buro, estire mi mano y loapague. Volví a taparme con la manta lacara
cinco minutos más, pero ya no podía quedarme ni un minuto más ya que teníaque salir a hacer ejercicio, no podía quedarme aquí y estar de holgazana.

Me levante mejor de lacama y me dirigí a mis maletas. Donde saque la ropa adecuada, saque unos shortcortos de mezclilla, una blusa de tirantes de color verde y otra de coloramarillo, me fascinaban esas combinaciones; me puse mis converses y me hice unacoleta alta. Tome mi reproductor que se ponía en mi brazo y también tome uno deesos pañuelos que se pueden amarrar en la pierna, esta era de color negro, teníami olor ya que siempre la cargaba conmigo por cualquier cosa.

Salí de la habitación yen la sala me topé con mi padre.

-buenos días, ¿No creesque es muy temprano?-

-buenos días, y no, enla casa de los tíos salía a correr desde temprano para ejercitarme, ya que nopodía transformarme a ya y tenía que quemar adrenalina, aunque algunas veces haciadeportes extremos-

-ya veo, aquí puedestransformarte cuando quieras en el bosque claro, oh y puedes practicar salto de acantilado-

-claro, suenainteresante, bueno me voy que no quiero que me vea nadie corriendo o haciendoejercicio como lo hago yo- me acerque a mi padre y le di un beso en la frente.

Salí de la casa y mepuse los audífonos, encendí el reproductor y deje que las canciones corrieran.Mire a todos lados, todo alrededor era bosque así que no sería difícilconvertirme, solo que aún no lo aria.

Corrí hacia el bosque,trate de estar lo más adentro para que ningún humano me viera y no sospecharanada malo de mí.

Llegue a un pequeñoclarito, era angosto pero me serviría de mucho.

Cuando estuve ahí loprimero que hacia eran estiramientos o calentamientos como mejor se les conoce,a mí me encantaba bailar al ritmo de la música y a la vez ejercitarme. Así quepuse una de mis favoritas, "Born for this" de paramore. Era uno demis grupos favoritos y cuando vivía con mis tíos y me ponían a limpiar mihabitación tomaba la escoba y la convertía en guitarra eléctrica, jamás meenseñe a tocarla.

Bailaba y saltaba, dabaalgunos giros y maro metas, también algunos puñetazos y patadas, algo que sillegue a hacer cuando aún era humana completamente fue entrar a defensapersonal, así que sigo entrenando con los mismos movimientos que me enseñaron.

Me encantaba bailar ytambién cantaba pero creo que no lo hacía muy bien, así que solo lo hacía en micabeza o cuando me bañaba, cuando la música acabo le puse pausa a mireproductor y me quite los audífonos, los colgué en mi cuello y me desamarre mipañuelo que estaba en mi pierna, lo pase por mi cara quitándome todo el sudor,aunque fuera loba sudaba creo que aun tenia partes humanas.

Cuando acabe delimpiarme tendí el pañuelo en el suelo y me quite mi reproductor poniéndoloahí, me quite mis converse y en uno de ellos metí el pañuelo con elreproductor, quería tener todo junto. Me transformaría para darme unaestiradita, de seguro mi loba interna debe estar agarrotada desde hace muchoque no me convierto.

 

Me quite mi ropa y ladoble dejándola a lado de todas mis cosas, todo eso lo deje en una de las ramasen lo alto de un árbol, para que no se ensuciara.

Me concentre en mi lobainterna y después de segundos la bola de pelos que era me invadió. Caí al sueloen cuatro patas blancas, me sacudí como es normal en un perro, a veces me erapatético hacerlo y me sentía como si me rebajara demasiado haciendo eso, peroera divertido.

Estire mis patastraseras y después mis delanteras, me tire en el suelo y rodee, sentía tanrico, como la hierba me rascaba mi lomo. Patético, creo que en vez de ser unaloba salí a un perro blanco y enorme.

De repente empecé aescuchar ruido a mi alrededor, mire recelosa todo el lugar, agudice mi oídopara escuchar todo a mi alrededor, escuchaba barias cosas pero lo que más mellamo la atención fueron las pisadas pesadas que sentía, eran como animales grandesy barios.

Me preparare para loque fuera, me puse en posición de ataque y de entre los arbustos salieronbarios lobos enormes, de diferentes gamas decolores. Abrí mis ojos hasta más nopoder, baje la guardia pero eso me costó que uno me atacara desprevenida, penséque sería diferente y no me atacarían por ser una como ellos.

Quede en el suelomirándolos desconcertada, el que me ataco miro a un lobo negro y actuó como sile estuvieran hablando y si el contestara, los mire a cada uno, me pare de donde estaba y los mireenseñándoles mis colmillos, si ellos me habían atacado yo solo me defendería.

El que me había atacadose puso enfrente de mí y me gruño fuerte, lo mire directamente a los ojos y legruñí en respuesta, empezamos a caminaren círculos, jamás me había enfrentado a ningún animal de tal magnitud solo aun toro que se había soltado del rancho de mis tíos, pero no fue problemaalguno.

Esto era
bueno me daba un poco de miedo, ya quedebería de tener en cuenta que era mucho más grande que yo, y además su aspectodaba miedo, no vi cuando el lobo se aventó a mí pero trate de apartarme de sualcance y casi lo logro ya que me mordió mi pata, aullé del dolor, genial teníauna herida que preocuparía a mi padre.

Con la otra pata que teníalibre le di una patada en el hocico y me solté de él, me pare y ahora fui yo laque me avente contra él, le mordí un poco una de las patas pero este me empujo,me levante de nuevo y me le tire encima, me le subí en el lomo tumbándolo en elsuelo con mi peso, este se levantó y me aventó de nuevo al suelo, tenía quedecirle a Jacob que me enseñara a defenderme, no sabía ni como atacar.

Sabía que si seguía asíme terminarían lastimando de más, y no quería eso ya que preocuparía solo así ami padre y no quería eso, lo único que pude hacer fue
correr, correr como unacobarde, pero sabía que si no lo hacía me terminarían lastimando. Olvide mi ropa y mis cosas en la rama, perocreo que no se dieron cuenta de que estaban ahí, solo mis converse y mireproductor con mi pañuelo, ¡Rayos!

Lo bueno de todo estoes que déjela ventana abierta y no tendría problemas de buscar una ropa. Aúnera muy temprano no pasaban de las doce del mediodía

Capítulo 4: los Black.

Cuando entre a mihabitación tome algo de ropa, me puse un short corto de mezclilla un poco máslargo que el anterior, y una blusa de tirantes con una blusa de mangas cortas yuna gorra en está. Me puse unas sandalias y mi pelo lo amarre en una coleta alta.

 

-sami, ¿Estas lista? Eshora de irnos- entro Jacob a mihabitación.

-¿Podrías al menostocar?-

-claro, para lapróxima- el salió y yo rodee los ojos.

Salí de mi habitación yfui tras Jacob, nos despedimos de papá y salimos hacia el bosque, quería salir lo más rápido dela casa ya que papá no me había visto entrar y no quería dar explicaciones.

Él se transformó y yome subí a su lomo, según él no quería que me convirtiera para que sea unasorpresa.

El corrió por entre losárboles, esquivando y brincando, para mí era más fácil estar arriba de él ya que al ser loba me agarraba más fuerte deél, era divertido subirme a un lobo, jamás lo había hecho antes ya que yo erala única en Texas.

Cuando llegamos a unclaro, se me hizo conocido, este claro lo había visto cuando corría y llegue alotro claro más pequeño.

Él se detuvo y yo bajede un salto de arriba de él, él se fue a cambiar tras los arbustos y lo esperemientras él llegaba, algunos ruidos se escucharon entre los árboles, unoschicos se empezaron a ver, unos más altos que otros, pero todos eran igual demorenos y fuertes.

Todos se me quedaronviendo, sus miradas me daban algo de
miedo. Pero uno de ellos me mirosonriendo.

-ya estoy- Jake se pusoa mi lado, mirando a los chicos.

-¿Es ella?- le preguntoun hombre más o menos más grande que todos.

-sí, es ella Sam, ellaes mi hermana, Samanta Black-

-hola-saludetímidamente.

-hola-dijeron algunos yotros solo asintieron.

-ella será la nuevamiembro de mi manada-

-claro, no hayproblema- le dijo Sam, así se llamabacreo.

-¿Se podríantransformar para que los reconozca?- lespregunto mi hermano.

El solo asintió y sefue tras los arbustos, otros lo siguieron por decir todos. Uno a uno fuesaliendo. Eran bonitos de diferentes tonalidades, me gustaba que no llamaran laatención como yo, los miraba maravillada, eran más grandes que yo, eso era másque obvio.

Pero uno me llamo másla atención, era un lobo gris obscuro, era el mismo lobo que me había atacadocuando estaba entrenando.

Me asuste y como niñachiquita me escondí detrás de Jacob, ese mismo lobo me había atacado y era unode los que estaría viendo siempre.

-Sam, sami, ¿Qué pasa?-no respondí pero solo miraba a ese lobo gris con miedo e inconscientementetoque donde había todavía una herida, la que ese lobo me causo cuando me ataco.

Jacob tomo mi mano y lamiro, me miro a mí y abrió los ojos a más no poder.

-¿Quién lo hizo Samanta?-yo no respondí, pero mi mirada seguía en ese lobo gris.

El seguí mi mirada ygruño al verlo.

-te matare Paul-

Jacob corrió donde estabael tal Paul y se transformó de un salto en un lobo enorme y rojizo, mi hermanoera precioso. Grite al ver lo que pretendía Jacob, no dejaría que le hicieradaño, no tenían idea de quien era yo.

Me transforme tambiénde un salto desgarrando mi ropa, tenía más ropa en el bosque así que no meimportaba. Barios lobos bufaronsorprendidos al verme y reconocerme, pare a Jacob en seco cuando me puse enmedio de él.

-<>-

-<>-

-<< ¿Cómo es quete escucho?... Jacob, no hagas nada estúpido, él no sabía quién era yo, nohagas nada>>-

 

-<>-

-<>-

Me le quede mirando, yel empezó a bufar de coraje.

-<>- una voz mesaco de mis pensamientos y me hizo mirar a todos lados.

-<>- Jacob se des transformo y los demás hicieron lo mismo, yono aria nada de eso aquí.

-bienvenida a lamanada, y lamento haberte atacado antes- se disculpó el chico, Paul, y yo soloasentí con mi cabeza, ya que no podía hablar.

Tenía a una manda, yano estaría sola, eso era más que genial.

Capítulo 5: La mirada de unos ojosrojos.

-y sigo diciendo que esincreíble- digo cuando saltábamos unas rocas grandes.

-claro, cuando tengasalgunos años transformándote y estando con estos chicos, te aburrirás-

-lo dudo, además, ¡Esdivertido pelear con ellos!- le digo a mi hermano que iba corriendo a mi lado.

-claro, pero no es nadadivertido cuando intentan ver cómo te cambias- bufo enojado.

-cálmate Jake, creo queLeah ya paso por eso y ya se acostumbró
¿O no Leah?-

-claro, solo que yo melas arreglaba para que pagaran por verme, oh y Seth también los hacia sufrir unpoco-

-baya, las dos tenemosunos hermanos celosos, genial- sonrió en mi forma lobuna.

Estábamos corriendo porel bosque patrullando toda la manada de mi hermano, como no teníamos mucho quehacer estábamos corriendo sin rumbo y jugando. Jacob trataba de cuidarme mucho,solo que se le olvidaba que yo también era loba y podía defenderme.

-oye Jake
¿Ya teimprimaste?- Jake tropezó con una piedraal preguntarle eso.

-¿Por qué lopreguntas?-

-quiero saber que sesiente-

-bueno
es algo asícomo amor a primera vista pero, es más fuerte que esta
cuando un lobo seimprima no hay nada en el mundo que le importe más que esa persona, deja detener los lazos que tenía hacia su familia, sus amigos, en nuestro caso lamanada, no importa nada solo el bienestar de esa persona- habíamos parado y elme miraba a los ojos, explicándome y dándome el punto de vista de Sam conEmily.

-suena muy bonito
¿Yate imprimaste de alguien?- pregunte curiosa.

-bueno
si, me imprimede alguien ya-

-¿Y quién es? ¿Laconozco? ¡Habla!- le pregunte curiosa y alterada, un poco nada más.

-se llama Renesmee, yes hija de Edward y Bella Cullen- procese la información.

Se me hacían conocidosesos nombres, hace poco nosotros habíamos ido a la casa de unos vampiros parapresentarme y que me vieran y yo los viera, así no los atacaría yo ni ellos a mí.

-no me digas que
-

-sí, es ella-

-¡Pero es una bebe!-

-sami, cuando teimprimas no importa la edad, nosotros seremos lo que se necesita de acuerdo asu edad, en el caso de Quil con Claire, él la quiere como su hermanita, o comoen el caso de Jared y Kim, ellos son pareja porque Kim ya es grande, todo es deacuerdo a su edad-

-¿No importa la edad?¿Y tampoco la especie?-

-no, cuando te imprimasno importa si es lobo, humano, semi vampiro, solo el que la cuides, unaimprimación de un lobo es intocable- medijo serio.

 

-ya veo- le digo entendiendo todo.

Retomamos el camino yempezamos a correr por el bosque. Estábamos cerca de terminar ya el patrullajey le tocaría a la manada de Sam hacerlo.

-Jake ¿Podría dar unpaseo en la playa cuando terminemos?-

-hum, está bien pero nollegues tarde a casa, si papá se despierta le diré que fuiste a la playa-

-gracias- me acerque aél y con mi cabeza le acaricie el lomo agradeciéndole.

Me fui corriendo de ahía la playa, se me antojaba mucho esaagua, meterme y andar un poco. Cuandollegue me pare en la orilla mirando el mar, el cielo obscuro por ser ya de noche,tal vez media noche, el viento que me acariciaba mi cara. Me des transformequedando desnuda, nadie me vería.

Camine despacio alagua, sintiendo como el agua subía poco a poco hasta taparme los pechos, me sumergí en el agua quedando unos segundosbajo de ella y saliendo para respirar riendo.

Era muy divertido,decidí que era ya algo tarde y Jake se preocuparía, así que salí del agua y mepuse en la orilla de frente al bosque, me escurrí el agua que tenía en mi cabello y lo expandítapando mis pechos.

Algo llamo mi atención,y la sonrisa que tenía en mis labios desapareció, un efluvio algo
exquisitollego a mis fosas nasales. Busque con la mirada ese olor, o el objeto que lodesprendía, pero me encontré con unos ojos rojos
su mirada se veía tan intensa era como siquisiera penetrarme con ella.

Un brillo apareció enellos y yo sentí
un enorme vacío cuando desaparecieron esos ojos. ¿Qué fueeso? ¿Qué era eso que había visto? Me transforme corriendo a mi casa, no sabíalo que fue eso, pero esa cosa o persona, lo que sea, se había llevado parte demi con una sola mirada

Capítulo 6: ¡No lo lastimen! Si lomatas a él, me matas a mí.

Una persona de trajenegro caminaba a mi lado, me miraba tiernamente, como si fuera su todo. Su manotomo la mía y yo la estreche, me junte más a él, respirando su olor, avainillas. No me era para nada desagradable.

-Samanta, mi sami-

La voz de esa personaera como un canto de Ángeles, la preciosa voz que salió de sus labios eraanormal y no podía salir de un humano común y corriente.

Sus ojos hipnotizan tésrojos, me abrazaban cálidamente, mostrándome el amor que sentía hacia a mí, mequede hipnotizada mirando sus labios

-sami
sami
- levantosu mano a mi mejilla y me sonrió, su imagen se fue haciendo borrosa.

-¡Samanta¡- di unbrinco en la cama cuando me gritaron.

-demonios Jacob, ten unpoco de piedad-

-te he estado hablandodesde hace cinco minutos, ya pensaba en hablarle a papá porque se había muertosu hija-

-que gracioso, mejorvete de mi cuarto ¡Salte!- le avente una almohada para que se saliera y medejara en paz.

-en cinco minutosespero verte en la mesa y desayunando, no me hagas venir con un balde llena deagua y tirártela-

-¡Papá! ¡Jacob me estámolestando!- le grite a mi padre.

-¡Jacob Black, ven aquíahora mismo!-

Me empecé a reír, Jakesolo me aventó de nuevo la almohada y salió de mi habitación, me levante de lacama y me dispuse a cambiarme.

Creo que hoy saldríamosde patrullaje de nuevo.

(***)

-sigo diciendo queexageras-

 

-no exagero, solo tomolas precauciones debidas-

-Jacob, no necesitoniñera-

-y yo ya te dije que noes niñera, solo te cuidara las espaldas-

-Seth, dile que noquieres venir- le pedí.

-lo lamento sami, perotu hermano me dio la orden y yo no puedo romperla- me dijo apenado.

-bien- camine enojada,corrí al bosque y me transforme de un salto.

-<>-

-<< ¿Tu hermanaexagera así también?>>-

->-

-<>-

-<>-

-<>-

Corrimos por entre los árboles,solo éramos Seth y yo, mi hermano primero tenía que hablar con Sam y despuésvendría con nosotros.

Era lindo correr con él,ya que no me presionaba para nada, además me daba mi espacio y me entendía portener una hermana mayor.

-<< ¡Samanta,Detente! >>- me pare en seco.

-<< ¿Qué ocurre Seth?>>-

-<>- su mirada se posó entre todo los árboles, yo hice lo mismo.

Agudice el oído y miolfato, pero lo único que pude escuchar fueron pasos. Seth aulló fuertementepara que los demás lo escucharan, después más aullidos se escucharon. Ahora yano estábamos solos, sino que ahora tenía a lobos metidos en mi cabeza.

-<>-

-<>-

-<>-

No conteste ya que lasombra, el vampiro salió de los arbustos, era un vampiro de ojos rojos, miro a Sethy después me miro a mí, al ver sus ojosel recuerdo de Aller vino a mí. Rugidos se escucharon en mi mente, sabía queestaba en problemas

-<>- bufe.

Seth se pusoenfrente de mí, protegiéndome delvampiro, pero aun así podía mirarlo.

Sabía que eran losmismo ojos ya que sentía lo mismo de ayer en la noche, ahora que el me mirabame sentía completa de nuevo, y eso era
malo.

En minutos Jacob y losdemás estuvieron rodeándolo, yo me puse nerviosa ¿Ahora que hacia? Si le hacíanalgo yo
yo perdería todo.

-<>-

-<>- no me hizo caso.

-<<¿Listos?>>- todos dijeron un "Si", estaban a punto de saltarleencima pero
me atravesé en el camino de Jacob.

-<< ¿Qué diabloste pasa Samanta?>>-

-<>-

-<>-

-<>-

-<>- me gruño.

-<>- le gruñí a mi propio hermano, me sentía malpero
tenía que hacerlo.

-<< ¡Maldita sea!¡Que te quites, te digo!>>-

-<< ¡Ya te dijeque no lo are! Tú me dijiste que una imprimación es sagrada, pues estoyprotegiendo a mi imprimación>>- le grite mentalmente.

 

-<< Pero que
>>-le mostré todo, lo que había pasado ayer, lo que sentí cuando vi sus ojos ycuando él se fue, lo que sentía hora cuando lo vi. Le mostré todo.

Me gruño, como jamás lohabía hecho, me asuste pero no doblegue mi paso. Me miro por última vez y sefue de ahí. Yo me quede paralizada dándole la espalda a mi imprimación, alvampiro que estaba tras de mí.

¿Que había hecho? ¿Quées lo que pasaría ahora? ¿Qué pensara mi padre?

Capítulo 7: Eres una deshonra paralos Black.

Cuando llegue a mi casame dio tanta vergüenza entrar a mi propia casa
pero tenía que hacerlo, teníaque enfrentar las cosas. Yo no tenía la culpa de imprimarme, yo no elegí dequien hacerlo.

Camine hacia la puertade mi casa y tome el pomo, gire lentamente este y abrí la puerta, entrando conla cabeza gacha.

-era hora de quellegaras, siéntate que tenemos que hablar- me sobresalte al escuchar la voz deJacob.

-Jacob, déjame esto amí-le dijo mi padre.

-papá yo
-

-siéntate
y explícameque es lo que está pasando- mi padre estaba serio, muy serio diría yo.

-yo
me imprime- mire aotro lado, no podía mirar a la cara a mi padre.

-eso no tiene nada demalo, imprimarse es natural en un lobo- empezó mi padre.

-¡Se imprimo de unmaldito chupasangre!- grito Jacob. Tenía que explotar, yo no levante la miraday solo espere todo.

-¿Es eso cierto Samanta?-me pregunto mi padre.

-si
yo. Me imprime deun vampiro- solté el aire, y me pare del sofá.

-¿Y lo dices así tansínicamente?- me ladro Jacob en la cara técnicamente.

-¿Qué es lo que quieresque diga o haga? Yo no elegí de quien imprimarme, ¿Crees que yo quise esto?¿Ser una loba?-

-es un monstruochupasangres, ¿Que no lo ves?- me enfade en ese momento, él no tenía nada quereclamarme.

-por si no lo sabias tuimpronta viene siendo una chupasangre también, así que eres el menos indicadoen decirme nada-

-ella no mata gente, ¡Ellano es un chupasangre completo!-

-¡Pero tiene partevampiro! -

-¡Pero no es unasesino! ¡Impediste que lo matáramos!-

-¿Crees que dejaría quemataran a mi imprimación? ¿Qué me dirías o me arias si mato a tu impronta?-

-te mataría- me dijofría mente. Retrocedí un paso hacia atrás.

-¡Jacob Black!- le grito mi padre.

-eres una deshonra parala familia- eso me había dolido más que cualquier cosa, ahora preferiría un golpeen el estómago o que me atravesaran con una bala, que escuchar eso de mi propiohermano.

No les di oportunidadde que me dijeran nada, salí corriendo de mi casa, no quería volver a eselugar, tenía que huir de aquí y olvidarme de todo y de todos.

Corrí metiéndome en elbosque, introduciéndome hasta lo más profundo y que nadie me encontrara, queríaalejarme de todos.

Maldito Jacob, malditogen de lobos, maldita imprimación, ¡Maldito todo!

Capítulo 8: Eres mi tua cantante,estúpida loba.

Pov. Alec.

Caminaba por losbosques mirando con indiferencia cada árbol o no tomándole atención a nada,estaba aquí para vigilar el comportamiento de los Cullen y más elcomportamiento de Renesmee, Aro me había mandado sin preguntarme nada ¿Por qué?Porque quería joderme mi eterna vida.

 

Pero lo que me habíapasado no tenía explicación alguna, primero cuando salí a pasear me topé conuna chica que no estaba para nada mal de cuerpo que se bañaba completamentedesnuda, el instinto de hombre despertó en mi pero me tuve que ir cuando ellasalió y se me quedo mirando, además de que el olor a perro llego a mí.

Después me topé conperros (Metamorfos) en mi camino, uno de ellos me protegió observaba como me"Protegía" ¿Por qué lo hacía? ¿Qué quería ese perro de mí? Y lo másimportante ¿Por qué sus ojos me eran tan importantes para mi einolvidables? Maldito perro.

Caminaba por el bosquesin rumbo fijo, hasta que me topé con un ruido de sollozos provenientes de untronco, donde estaba sentada la misma chica que yo había visto en la playa bajola luz de la luna y esa misma luz de lineaba perfectamente sus curvas.

Trate de no hacerruido
camine hacia donde ella se encontraba pero todo fue en vano ya que ellame escucho, levanto la mirada y sus ojos anhelados de lágrimas y mejillasmojadas, algo se removió dentro de mí, era algo que yo sentía cuando erahumano.

Ella al sentirme overme, se paró de inmediato de donde estaba, miro recelosa el lugar limpiándoselas lágrimas, olisqueo el olor pero después ella se frustro y salto por asídecirlo, convirtiéndose en una enorme bola de pelos. Era un maldito perro, peroel maldito perro que me había defendido con los otros.

Me acerque un poco mása donde ella estaba, estaba entre las sombras y ella, alumbrada por la luna,como una diosa. ¿Pero que decía? Dios, estoy ablando de un perro sarnoso.

Estuve a nada pero elperro me gruño a mi dirección, algo me hizo saltar de mi lugar y aventármele ensima, solo que no le hice daño algo no me permitía hacerle nada ella debajo de míse des transformo, estaba desnuda bajo de mí y yo encima de ella, miimaginación bolo hasta muy alto, la parte del hombre que estaba dentro de miempezó a despertar y a desear a esta chica que era un perro sarnoso y que olía
nada mal, que deseaba poseerla en este instante y saciar el deseo que ahoramismo sentía.

-quítate de encima mío,maldito chupasangre- reí con sorna.

-cállate perrita, ahorayo soy el que te controla y manda-

-nadie me dice quehacer y menos un chupasangre- intento zafarse de mi pero era más fuerte queella.

-tranquila, que talvez
te toque suerte hoy-

Me agache oliendo sucuello, ella se estremeció al sentir mi tacto, sentí como mis ojos cambiaban decolor, del rojo carmesí a un negro carbón, su olor, su sangre, todo de ella meatraía, era como
la sensación de tener todo con ella ya, la satisfacción deque ella llenara todas y cada una de mis deseos.

-oh maldita loba, ahoratú eres mi tua cantante, estúpida loba, ahora tú me perteneces-

Bese fuertemente sucuello, dejándole unas visibles marcas en este, ella intentaba por todos losmedios deshacerse de mí, la tome de los brazos y metí una pierna mía entre lassuyas, ella empezó a lloriquear y me aleje de ella como si algo me repeliera.

-¡Estúpida loba! No tepuedo hacer nada
- tenía que hacer algo mejor, use mi don en ella y le aventemi capa tapándola, sabía lo que tenía que hacer ahora que tenía a la causantede mis deseos más lujuriosos.

Capítulo 9: Secuestro.

No sentía nada, nosentía ni mis brazos ni piernas ¿Qué pasaba? ¿Estaba muerta? Tal vez si, elvampiro que era mi imprimación me había
atacado por así decirlo, yo pude haberhecho algo, pude haberlo quitado de encima, pude hacerlo añicos, pero no hicenada.

 

No podía lastimarlo, noa él, era mi imprimación y no podía tocarlo aunque quisiera, pero sentir como estaba a punto de ser "Ultrajada" medaba pánico ¿Era así como siempre seria? Si era así, mientras estuviera junto aél, estaría bien. Lose, masoquista de mi parte, ¿Pero que más podía hacer?Nada.

Solo sentía miconciencia, y eso aun la sentía medio adormilada, era como estar en un sueñoque no eres capaz de manejar tu propio cuerpo, no sabes lo que pasa fuera deesa burbuja, pero solo puedes estar en esta obscuridad, una vez cuando erapequeña tuve un sueño así, mi madrehabía fallecido hace algunos días y solo tenía a Jacob quien me cuidaba de losmonstruos que estaban debajo de la cama, él me decía que era un mal sueño nada más,pero que nada me pasaría porque él estaba ahí para mí, él era mi príncipesalvador, pero ahora
nadie me salvaría, él estaba enojado conmigo y seguíapensando que era algo ilógico.

Poco a poco empecé asentir parte de mi cuerpo, mis manos, mis piernas, hasta mis propios ojos.Trate de abrirlos pero me pesaban, así que solo empecé con movimientos de mismanos, los sentía tan pesado, todo mi cuerpo en general. Moví mis manos, misdedos levantando el brazo, tratando de moverme, deje de intentarlo paracentrarme nada más en mis ojos, tome un respiro y abrí poco a poco mis ojos.

Al abrirlos observe queno estaba en el bosque como pensaba, estaba en una especie de habitación. Mirea mi alrededor, todo era de un color crema, con cortinas de color café yalgunos detalles de flores en color blanco, estaba en una cama tumbada, y a unlado había un sofá, unas mesitas de noche a los lados de la cama y unaslámparas que alumbraban la habitación.

-ponte esto, no quieroque vallas por ahí sin ropa- la persona por la cual moriría entro en lahabitación aventándome algunas prendas, me mire de pies a cabeza y estabacubierta por una especie de capa negra, estaba desnuda.

-¿Dónde estoy?-

-estas lejos de tufamilia- me respondió fríamente.

-me quiero ir, noquiero estar aquí- me pare dirigiéndome a la puerta pero el vampiro que estabaen la habitación me tomo de las muñecas y me aventó a la cama de nuevo.

-no iras a ningúnlado, si te traje aquí es porque tú yano le importas a nadie y quiero que mis amos te vean- un cierto brillo paso porsus ojos.

Él tenía razón, yo nole importaba a nadie. Tome las prendas en las manos, era un vestido de colorverde, me lo puse por abajo sin quitar la capa y dándole la espalda, subí pocoa poco el vestido hasta que metí mis brazos por cada tirante, quitándome lacapa para poder acomodarme mejor los tirantes. El vampiro que era miimprimación se acercó a mi rápidamente, temblé un poco ante su tacto y el rosede su cuerpo en el mío.

-hueles tan bien, apesar de ser un asqueroso perro- paso sus manos por mi cintura, me aprisiono enun abrazo y yo serré los ojos, ahora tenía miedo ante sus actos.

¿Por qué todo lo malome pasaba a mí? ¿Ahora se suponía que estaba secuestrada? ¿Dónde estaba? Sabíaque donde fuera que estuviese yo, no regresaría a mi hogar, como había dichoJacob, era una deshonra para la familia.

 

Capítulo 10: Todo es miculpa, ¿Por qué no lo acepte?

Pov. Jacob. La Push,Washington.

"Tiene queaparecer, tiene que aparecer" me repetía una y mil veces.

Llevaba más de dos díasbuscando a mi hermana y no encontraba ningún rastro, seguimos su olor y algunascosas nos indicaban que estuvo por aquí, pero cuando llegue al claro que ellasolía ir para estar tranquila había huellas notorias de que forcejeo con algo ocon alguien, eso era lo que más me preocupaba. Ella no había sido entrenada, yjamás se había enfrentado a un vampiro, ella no estaba lista para enfrentarsecon un vampiro sin que saliera dañada al momento.

Habían pedazos de susropas rasgadas y tiradas por todo el claro, también se notaban sus garrasmarcadas en el suelo, eso me preocupaba más que nada. Fui un completo idiota alhablarle así, ella no era una deshonra para la familia porque ella no tenía laculpa de que ese chupasangre fuera su imprimación.

-Jacob, laencontraremos-

-deja de culparte-

-ella estará bien
-todo eso me decían y muchas cosas más.

Trataban de alentarme yno ponerme en este estado, pero todos sabíamos que era mi culpa y Leah meechaba en cara eso y todos los días me torturaba, pero en el fondo sabíamos queella tenía razón, yo y solo yo tenía la culpa de que mi hermanita menorestuviera desaparecida, tal vez ella este en otro lugar o tal vez
secuestrada,por las huellas visibles en el suelo del claro.

-hijo, sé que tuvisteculpa en que Samanta saliera así, pero también se lo que paso, no te eches laculpa de algo que no sabemos cómo paso- me había dicho mi padre en unas de las conversaciones que tuvimos.

-ella se fue por miculpa, y te are una promesa padre- el solo asintió.

-dime hijo, cualpromesa-

-no descansare hastaque la encuentre, no dormiré si es necesario y viajare por todo el mundo,buscare por cielo mar y tierra hasta encontrarla-

-sé que la encontrarashijo, pero no quiero que te eches la culpa de nada-

-volveré con ella y sino la encuentro
jamás volveré- fue mi última palabra.

Ahora yo estababuscándola y estaba lejos de mi casa, pero aún mantenía la conexión de lamanada para saber algo más sobre el paradero de mi hermana.

Estaba dispuesto adejar todo, con tal de encontrarla a ella.

Capítulo 10: Todo es mi culpa, ¿Porqué no lo acepte?

Pov. Jacob. La Push,Washington.

"Tiene queaparecer, tiene que aparecer" me repetía una y mil veces.

Llevaba más de dos díasbuscando a mi hermana y no encontraba ningún rastro, seguimos su olor y algunascosas nos indicaban que estuvo por aquí, pero cuando llegue al claro que ellasolía ir para estar tranquila había huellas notorias de que forcejeo con algo ocon alguien, eso era lo que más me preocupaba. Ella no había sido entrenada, yjamás se había enfrentado a un vampiro, ella no estaba lista para enfrentarsecon un vampiro sin que saliera dañada al momento.

Habían pedazos de susropas rasgadas y tiradas por todo el claro, también se notaban sus garrasmarcadas en el suelo, eso me preocupaba más que nada. Fui un completo idiota alhablarle así, ella no era una deshonra para la familia porque ella no tenía laculpa de que ese chupasangre fuera su imprimación.

-Jacob, laencontraremos-

-deja de culparte-

 

-ella estará bien
-todo eso me decían y muchas cosas más.

Trataban de alentarme yno ponerme en este estado, pero todos sabíamos que era mi culpa y Leah meechaba en cara eso y todos los días me torturaba, pero en el fondo sabíamos queella tenía razón, yo y solo yo tenía la culpa de que mi hermanita menorestuviera desaparecida, tal vez ella este en otro lugar o tal vez
secuestrada,por las huellas visibles en el suelo del claro.

-hijo, sé que tuvisteculpa en que Samanta saliera así, pero también se lo que paso, no te eches laculpa de algo que no sabemos cómo paso- me había dicho mi padre en unas delas conversaciones que tuvimos.

-ella se fue por miculpa, y te are una promesa padre- el solo asintió.

-dime hijo, cualpromesa-

-no descansare hastaque la encuentre, no dormiré si es necesario y viajare por todo el mundo,buscare por cielo mar y tierra hasta encontrarla-

-sé que la encontrarashijo, pero no quiero que te eches la culpa de nada-

-volveré con ella y sino la encuentro
jamás volveré- fue mi última palabra.

Ahora yo estababuscándola y estaba lejos de mi casa, pero aún mantenía la conexión de lamanada para saber algo más sobre el paradero de mi hermana.

Estaba dispuesto adejar todo, con tal de encontrarla a ella.

Capítulo 11: Vulterra.

Habíamos viajado, másbien habíamos caminado por un buen rato. Algunas veces que me atrasaba Alec medaba un jalón, ¿Es que acaso no se daba cuenta que aun siendo loba medolía? Creo que a él, eso no leimportaba.

Un jalón
otro jalón
otro jalón.

-me duele, ya no mesigas jalando así- gimotee suave y bajito, no quería que la gente se enterarade esto.

-cállate, yo te jalarecada que no camines rápido
así que es mejor que camines más a prisa-

-por favor, me duele-esto era caer bajo, casi le estaba suplicando.

"¿Dónde quedo elespíritu lobuno?" escuche una vocecita en mi mente, "¿Dónde quedo lasangre Quileute?"

Esa voz tenía razón, yoera una loba y era una Quileute, era hija de Billy Black, un descendiente purode Ephraim Black, uno de los jefes más poderosos que hubieran existido.

Como pude me solté deun tirón de su agarre, el me miro fiero pero yo le regrese la mirada
tenía queser fuerte y tenía que sobrevivir en este lugar ya que no sabía que meesperaba.

-camina, y no me hagasusar mi don contigo
- me miro de arriba abajo, pero después dio un giro a sumirada y empezó a caminar, no tenía otras alternativas, tenía que seguirle.

Camine tras de él, elme guiaba por unas callecitas algo angostas y obscuras, pero aun así pudimospasar. Una de ellas tenía una pequeña puerta, que a pesar de ser muy pequeña sepodía ver, claro que si le ponías atención, sino, pasaba desapercibida.

El entro y me hizo unaseña de que lo siguiera, no me quedo de otra. Entre en este arrastrándome unpoco para bajar, después camine tras de él una vez que serró la pequeña puerta.El lugar era como un pasillo, donde solo caminaba de a una persona, así que teníaque ir tras de él, el lugar se sentía lúgubre y era muy obscuro. Pero al llegara un punto de este callejón, se dejaron ver algunas luces producidas poralgunas antorchas.

Al termino de estepasillo, entramos a una especie de 'sala', solo que esta solo tenía una cortinaal frente de color carmesí obscuro, y el vampiro se acercó a la cortinacorriéndola y dejando ver a una puerta de estilo clásico color caoba. La abrióy entramos, más pasillos fueron los que encontré ¿Este lugar era un laberinto?Creo que sí.

 

Esto era muy raro, ¿Porqué me tenía que traer a mí? Esto no era justo, no debería de pasar de peor amas peor aún
tenía que encontrar una salida en este momento O tal vez después,tendría que observar a todos con detenimiento y precaución, tenía que dejarsalir a la loba interna.

Bajamos escaleras yentramos a un ascensor, donde una, no muy grata música, sonaba a todo lo alto.Esto era una pesadilla, jamás había entendido como a cierta gente le gustabaeste tipo de música 'calmada'. Al salir de este ascensor, nos dirigimos por unpasillo, pero este no era largo, llegaba a donde estaba un escritorio y unahumana estaba tras de él ¡Una humana, entre asesinos! Inaudito.

-Alec giovane,buonpomeriggio
(Joven Alec, buenas tardes)- había saludado la secretaria alvampiro que era mi secuestrador.

'Alec' como le habíadicho la chica solo la miro indiferente y asintió, él se dirigió hasta lapuerta, que era inmensa. La abrió y yo entre dé tras de él. Lo que vi me dejofría
un puñado de vampiros carnívoros estaban dentro.

-ma che la peste... Alec dove hai portato questo?... (Pero que peste... Alec ¿De dónde has traído eso?-le dijo un tipo alto, tanto o más que Sam.

Todos me miraron muyraro, además de que uno que otro me miraba amenazante. Los bellos de mi piel seme erizaron a tal grado que solté un suave gruñido, 'instinto animal activo'decía una vocecita en mi mente.

-Amo questo... è un lupo, la tuta per varie ragioni e non parla italiano
(Amo, esta
Esuna loba, le traje por razones varias y no habla italiano)- dijo algo el vampiro que me secuestro y parami mala suerte no le entendía nada. Pero sé que se trataba de mí.

-ya veo
cuéntamequerida ¿Así que eres una loba?- me hablo un vampiro de cabellos negroazabache, su piel fría y dura como el granito se notaba casi transparente.

-hum- asentí, no queríahablar.

-veamos
¿Mepermitirías tu mano?- ¿Para qué diantres quiere mi mano?

Lo mire con el ceñofruncido pero me acerque recelosa, paso a paso. Le tendí mi mano y sentí como'algo' intentaba entrar en mi mente. ¡NO! Rugió mi mente. De repente el vampiro que tomaba mi mano abrió losojos de golpe, como si algo hubiese pasado.

-¡Fascinante!... me hasacado de su mente sin dejar que viera nada- me miro maravillado
¿Qué suponeque significa eso?

-¿Tiene algún donhermano?- pregunto otro de los vampiros que estaban sentados en unas sillasgrandes 'tronos'

-todo afirma que si,pero
quisiera hacerle pruebas-

-ahora que tenemos auno de ellos debemos saber y comprender su comportamiento
- una voz aburrida seescuchó.

-Alec, ci vuole per una delle migliori sale... (Alec, llévala a una de las mejoreshabitaciones...) bienvenida al castilloVulturi- me dijo el de pelos azabaches.

No pude reaccionarcuando 'Alec' me estaba jalando de mi brazo sacándome de ese lugar y guiándomea no sé dónde. Pronto me quedo claro a donde me llevaba, a una de lashabitaciones. Algunas puertas tenían nombres y otras tenían algunas leyendas enel idioma que hablaban los vampiros, italiano por supuesto.

 

Llegamos a unahabitación que estaba algo alejada de las demás, él la abrió y dejo ver uncuarto precioso, estaría feliz sino fuera un secuestro.

-aquí estarás tú, esmejor que no intentes nada como escapar, nos daríamos cuenta y
no te iría muybien que digamos- intento acariciar mi mejilla pero yo me voltee esquivándolo.

Me adentre en el cuartorefugiándome dentro, sabía que era inútil pero era el lugar más 'seguro' que tenía.Tenía que ser fuerte y jamás dejarme ver sufrir.

"Honor y gloria
jamás aceptar una derrota" me habían enseñado mis tíos.

Capítulo 12: ¿Soy como una rata delaboratorio? /// El tiempo pasa.

Al día siguiente, yoseguía tumbada en la cama y despierta, solo había dormido a lo mucho treshoras. ¿Por qué? Porque pensaba y además mi instinto animal estaba activo, porcualquier ataque hacia mi persona.

Toc
toc
toc

-adelante- susurre.

No tenía muchas ganasde ver a alguien, además de que me sentía algo
cansada, y sabía que cualquieraque entrara en este lugar seria vampiro y me hablaría fríamente. Una chica muy hermosa entro a la habitación,unos ganchos estaban en su mano con ropa.

-Buenos días
Aro memando a traerte esto y un poco de desayuno, quiere que te presentes en la sala de tronos- me levante sentándome en la orilla de lacama.

-buenos días, ¿Para qué
me quiere en ese lugar?- tentaba mi suerte al estar pidiendo explicaciones.

-bueno
no se mucho deeso, y por cierto creo que
hueles algo mal, ¿Por qué no te duchas?- hizo ungesto con la nariz algo gracioso, sabía que era natural, el olor de losvampiros no me agradaba tampoco.

-creo que el olor esmutuo, y ambos olemos mal para el otro- ella rio suave y angelicalmente.

-sí, creo que tienesrazón, por cierto soy Heidi-

-yo soy Samanta Black
-

-Black
me suena, creohaberlo escuchado antes-

-¿De mi hermano? JacobBlack-

-sí, era ese nombre-

-¿Qué tiene que verel?- pregunte curiosa y parándome en frente de ella.

-bueno
según con loque yo escuche la otra vez, estaban hablando de traer a Jacob Black al castillo,ya que era el alfa de la manada de
lobos, así que era para pruebas y esascosas-

Ahora entendía parte deesto, si yo estaba aquí era como estar en el lugar de mi hermano, losecuestrarían y lo tendrían en este lugar. Claro que teniendo en cuenta elgenio de él las cosas no serían fáciles para nadie.

-entiendo
no tepreocupes, no diré nada-

-ok, por ahora toma
esmejor que te cambies y vallas a la sala de tronos, ¿Sabes cómo llegar? - Meneela cabeza negándole - bueno, te espero y te llevó así que apresúrate por favor-

Solo asentí y me fui albaño que había descubierto cuando 'conocía' mi nuevo cuarto. Me puse lo queella me trajo, era ropa deportiva, unos pans de color negro y rayas blancas alos lados, una blusa gris con negro a rayas ajustada y una sudadera de colornegro, me amarre mi pelo en una coleta y me puse tenis deportivo.

Salí del baño yendodonde estaba Heidi, como ella me dijo que se llamaba. Caminamos hasta la salade tronos, donde nos esperaban todos, y cuando decía todos eran todos, estabanalgunos vampiros que no había visto ayer. Un suave gruñido se me escapo,'instinto animal' pensé.

 

-buenos días querida,espero que hallas descansado bien-

-hum- solo asentí, no teníaánimos de contestar, además sabía que tenía la misma lengua de Leah si meenojaba o me sentía mal.

-bien, a lo que estamosaquí, seré directo querida, quiero que te sometas a barias pruebas y prácticas,además de que me temo que tu estadía será algo larga en el castillo-

La verdad eso no me importaba ya que no tenía a donde másir, mi hermano técnicamente me corrió de mi hogar, así que no podía ir de nuevoa la reserva, al menos no ahora.

-cuando empiezo- mi vozsonó fría como el hielo y amarga como un limón o peor, todos se sorprendieronal escuchar mi voz ¿Qué? ¿No podía estar enojada y sin sentimientos para noponerme a llorar como una niña chiquita?

-ese ánimo me agradaquerida, lo primero que aras es someterte a los dones de todos, también tomarasclases de combate para saber hasta dónde pueden llegar y como un entrenamientopara ti, también te daremos clases de italiano, si vivirás en este lugar tienesque saber italiano, es indispensable
-

Y así fue como empezó adarme una lista de cosas por hacer, mi vista estaba en la nada pero escuchabatodo lo que decía, sería como una rata de laboratorio de la cual sacaranexperimentos.

Y la verdad por unaparte estaba bien, si tendría que hacer todo esto el tiempo en este lugar seriamenos tedioso y así no me deprimiría
a quien engaño, por las noches cuando vayaa descansar me iré a llorar como nena a mi cuarto, además de que extrañare a mipadre y a Jacob, quiera o no él es mi hermano.

(Salto espacio-temporal)

6 meses después

Medio año ya habíapasado desde que me 'secuestraron' y la verdad ya no era como un secuestro, eramás bien como unas vacaciones, no digo que este cómoda en un castillo convampiros, y la verdad se habían tomado la molestia de ponerme una casita en eljardín, así nadie aguantaría mi olor y yo tampoco, ya que con unos días más enmi primer día de estancia mi nariz sufrió quemaduras graves, que al inhalar meardía la nariz.

Los tres reyeschupasangres, aun les llamaba así y ellos me llamaban perro, claro que ahoraera más bien de cariño que de odio. Sí, me llevaba bien con ellos, eso por sereficiente en algunas cosas.

-¿Es todo lo que puedesdar? Me estoy empezando a cansar- lo rete.

-veras lo que es buenoperro, ahora si te voy a arrancar un brazo de cuajo-

-eso pasara si me dejo,ahora
ven aquí que me está dando sueño-

Demetri corrió a midirección pero lo esquive y le plante un golpe en el cuello con mis manosjuntas, haciendo que se callera redondo al suelo.

-y así es como se mandaa dormir aun vampiro- le tendí la mano y le ayude a levantar, el solo sonriósobándose el cuello.

-baya, has mejoradodemasiado, creo que ya no podemos contigo-

-lose, tuve excelentesmaestros-

-por cierto, Heidi teestará esperando para las clases de italiano, por cierto ella me dijo quemejoraste mucho también-

-Heidi è un pettegolezzo, doveva essere una sorpresa... (Heidi es una chismosa, se supone que era unasorpresa)- le sonreí con ironía.

Me despedí de él yempecé a caminar dentro del castillo, nosotros entrenábamos en el jardín, dondeno echáramos a perder las lindas flores claro. Todos aquí, bueno solo los reyes chupasangres, me cumplían mis antojos,me refiero a la comida, a veces se me antojaba mucho el pastel de chocolate,eso sí que era un pecado. Claro que al ser yo una loba mi metabolismo era másrápido y quemaba más rápido calorías y era por eso que me mantenía en forma ycon esta figura.

 

-¿Vas con Heidi ya?- lavoz de él me paro en seco, nuestra relación ya no era de 'villano a pobre chicainocente' ahora era más bien 'un trato común'

-sí, tengo que ir o si noella vendrá por mí y no quiero eso-

-claro
bien, soloquería decirte que lo que pediste ya está en tu cuarto, en la mesita de noche-su semblante serio como el de un militar pero su cara de niño bueno lo hacíaparecer
sexi.

-claro, gracias- elasintió y se fue de ahí dejándome sola.

Alec ya no me tratabacomo antes, pero aun así solo me dirigía la palabra cuando era necesario o paraun aviso, de ahí más nada. Y la verdad tenía muchas ganas de platicar con él,de saber de él, Aro sabia de mi imprimación hacia el pero él no decía nada, yla verdad yo pensaba que tomaría eso a su favor y no.

Di un suspiro, comoextrañaba salir y ver la sociedad, saber que es divertirse de nuevo con gentenormal o solo caminar por las calles con el viento rosando tu cara.

Solo que ahora elproblema era que era como
parte de la guardia Vulturi, ahora la verdad yo nome consideraba así, tenía mi orgullo aun y nadie se metía conmigo, todos losabían. Y yo era una loba, una Quileute y eso nadie me lo quitaría, jamás.

Capítulo 13: ¿Quieres salir apasear, pequeña loba?

Pov. Jacob Black.

Seis largos meses ya,seis meses desde que ella desapareció
¿Por qué había sido tan estúpido y latrate así? Ella no merecía eso, no, ella merecía solo comprensión y el amor dela familia.

El dolor que sentí a enel pecho era algo insoportable
ahora, en este momento estaba corriendo por elbosque rumbo a los acantilados, donde siempre iba para despejar mi mente y queme dejaran en paz todos.

Era de noche, deberíanser más de las diez de la noche.

Me pare en la orilladel acantilado, mirando la enorme luna llena que brillaba en lo alto, un nudo en mi garganta amenazando con salir
el dolor que sentía ya no podía más con el

¡Auuuu!... ¡Auuuu!...¡Auuuu!...

Solté aullidos a la luna,queriendo mandarle un mensaje a mi hermana desde aquí, pedirle perdón y quevolviera con nosotros.

"Perdónamehermana, por ser un estúpido"

(Salto espacio-temporal)

Vulterra, Italia. 10:30 P.m.

Miraba las estrellas desdela ventana de mi cuarto, a pesar de que ya tenía tiempo en este lugar y ya mesentía un poco más cómoda a comparación de la primera vez que llegue.

Extrañaba a mi familia,a mi padre, a mis amigos, a mi hermano. Los extrañaba tanto, pero no podía irya que era por dos razones, la primera era por la cual estoy aquí, Jake mehabía dicho que era una deshonra para la familia, la segunda
le estabasalvando la vida a mi hermano, si el venía a este lugar y con su temperamentolo matarían con los dones que tenían los de aquí, gracias a dios yo era inmune.

Estaba ya aburrida,harta, y todo lo malo por estar aquí, ¿Qué más podía hacer aquí? Me tratabanbien gracias a que Aro les había dado la orden de que no me faltara nada. Nonegaba que uno que otro personal de la guardia no le caía muy bien.

 

Mejor me fui a dormir,pero antes le eche un vistazo a la luna, estaba preciosa
"Sami" escuche la voz de Jacob susurrarme en eloído, cuando un viento suave toco mi mejilla. Una lagrima resbalo por mimejilla, quería a mi familia, quería estar con ellos, pero si estaba aquí erapara salvarle la vida la gente que amo.




A la mañana siguiente,me levante con algo de pesar.

Me levante tomando loprimero que encontré, hoy tenia practica de nuevo de combate, aunque más bienera solo para no perder condición ya que superaba a toda la guardia ya, inclusoCayo se había apuntado con eso de entrenar conmigo, el combate contra él fueépico, según lo que me habían dicho los vampiros jamás se había atrevido ameter manos en una batalla así.

Me puse unos pans, unablusa de tiras color café y unos converse negros, una toalla en mi hombro y mipelo en una coleta alta, ya tenía mucho que no me lo cortaba, tenía que hacerloo sino mi pelaje lobuno se verá feo con pelo largo.

Tome un respiro y salíde la habitación, como dolía cuando el amor no me era correspondido, y dolía máscuando la imprimación que se supone tenía con Alec Vulturi no hacia efecto ¿Quéestará mal? ¿Seré yo la mal? tal vez la imprimación no surge efecto con losvampiros, como duele el solo respirar yver que el destinatario de mi impronta camina como si nada por ahí, aunque éltiene todo el derecho de ser feliz con el que él quiera
no soy nadie paradecir nada.

A quien engaño, medarían unos celos irrefrenables si lo llegara ver con una estúpida vampiresa,con belleza inigualable, con mejor cuerpo y sería igual que él, una vampira yno tendría que aguantar mi tufo.

-auch- me queje cuandotope con alguien. -Lo siento- me disculpe cuando me fije quien era.

-no te preocupes,estaba distraído
pero ahora que te veo, te estaba buscando -

-si lo siento, se mehizo tarde, ya voy al entrenamiento si era para eso que me
-

-no, yo te buscaba paraotra cosa -

-¿Qué cosa Alec?-

-mira
quería saber si,bueno, si quieres salir a pasear más tarde, Aro lo permitió ya que siempre estásaquí y dice que es bueno que salgas- hablo rápidamente, ladee la cabezacuriosa, ¿Estaba nervioso?

-claro, está bien ¿A quéhora pasas por mí?- me miro confundido pero después recobro la compostura.

-¿Te parece a eso delas 8 y media de la noche?-

-claro, estaré lista
ahora me tengo que ir se me hace tarde-

Salí corriendo de ahí,tenía que llegar rápido a los entrenamientos sino, bueno, no pasaba nada perome gustaba ser puntual. Tenía que salirhoy a pasear con Alec, ¡Una no- cita! Que genial, esperaba algo así, pero noque fuera real, más bien siempre lo tuve como un sueño inalcanzable y ahoraviene y me invita a salir, que genial.

Capítulo 14: ¿La vida porque no estan fácil? Innovacion y creatividad

Y aquí estaba, cumpliendomi mayor sueño. Caminando en la calle y junto a Alec Vulturi, el destinatariode mi impronta, ¿Qué más podía pedir? A sí, claro, que me correspondiera en elamor, pero cosa improbable ya que él era un vampiro y yo una loba
imposible.

Yo estaba vestida conun vestido azul cielo y un lazo de color blanco en mi cintura, unas zapatillasde color blanco con un moño azul y mi pelo recogido en una coleta alta, si, muyfemenina. Siempre andaba vestida con pans y suéter, era para el entrenamiento,jamás me ponía faldas o vestidos, así que de eso más de un mes o algo así.

 

-me siento rara-

-¿Por qué?- me preguntoextrañado.

-mira
estoy envestido, tengo mucho que no uso estos trapos-

-ya
te acostumbraras¿No?-

-supongo- me encogí dehombros.

Caminamos hasta llegaruna pequeña plaza, gracias al cielo que estaba nublado, además sentía que unatormenta estaba próxima, así que era por eso que estaban las nubes cubriendoaquí a mi caballero andante, solo que él no sabía eso.

Nos sentamos en unos delos columpios, bueno fui yo la que se sentó, me daba curiosidad subirme a uno,sonriendo como una niña me subí, me abalance de delante hacia atrás, eradivertido.

Toda la tarde nos lapasamos en el parque, claro que a veces si me pasaba con eso de pare ser a unaniña, pero después de esta encerrada en ese castillo todo me era fascinante,cualquier cosa, lo apreciaba al máximo, después de todo
¿Cuándo me sacarían denuevo?

Él y yo estuvimospaseando después por la plaza, algunas veces lo hacía reír y otras solo tratabade ocultar su sonrisa, en algunas se molestaba pero terminaba riéndose también
me compro un helado y me llevo a cenar

-¿Crees que mañanapueda salir de nuevo? Ya no quiero estar encerrada en el castillo- mi voz saliótriste, después de todo así me sentía dentro.

-no lose, necesitohablar con Aro, pero tratare de darte una respuesta afirmativa
¿Qué teparece?-

-genial, ojala que tediga que si-

De ahí la noche callo ynosotros como cenicienta tuvimos que ir al castillo y me dejo en mi habitación,pero no sin antes prometer darme una respuesta lo antes posible.

Capítulo 15: El sentimiento delamor
¿Está haciendo efecto la imprimación?

-Si-

-¿Estás seguro que dijoque si?-

-no gano nada conmentirte, ¿O sí?-

-bueno, creo que no-

-pues arréglate que tellevare a un restaurante, quiero que pruebes la comida de Italia-

-claro, estaré lista-

Él se fue, dejándomesola.

Había venido a darme larespuesta que esperaba
me habían dado permiso para salir a pasear de nuevo. Mearregle lo más rápido posible. Me puse unos pantalones de mezclilla entubada yuna blusa blanca de tiras holgada, un pequeño saco de color negro y unosbotines de color negro con un poco de tacón. Mi pelo suelto y una pequeña trenza que quedaba a un lado, con algunoscolgantes indígenas, así mi madre se peinaba, se veía tan preciosa.

Me senté en la camatomando un respiro, pensar en mi madre me entristecía tanto.

Mi madre era preciosa,no la conocí ya que ella murió cuando yo nací, pero mi padre tenía una fotodonde ella salía sonriendo y en su hermoso y largo cabello tenia algunas cosasindígenas. Mi madre era preciosa y mi padre había estado perdidamente enamoradode ella.

La puerta empezó asonar, y yo me pare de mi lugar para abrir está.

-hola
llegas muypuntual- le dije.

-suelo ser puntual atodo
te vez
bien- su mirada, sentía que me quemaba con ella.

-gracias- me sonrojea más no poder - ¿Y bien? ¿Nos vamos?-

 

-claro-

Salimos de mihabitación y salimos del castillo, caminando por las calles italianas en el atardecer,un atardecer algo nublado pero cálido
un poco raro.

Sentía una sensación,era como de emoción y ansiedad, ¿Por qué? No lose, pero la sensación se sentíamuy bien recorriendo mi piel.

Caminamos por lascalles, miraba sonriendo todo, hum, bueno ya había pasado por aquí ayer peroaun así no me importaba, estaba disfrutando de un día con Alec, mi imprimación.Debería de tener en cuenta que en cualquier momento este precioso sueñodesaparecerá y me dejara caer dolorosamente. Un simple sueño.

-aquí es, entremos-asentí a su petición.

Se notaba que era unfino restaurante italiano, pero sabía perfectamente que para Alec era como ir acomprar una galleta, no le costaría mucho pagar, claro, teniendo en cuenta queera un vampiro con una cuenta con ceros inimaginables. Un vampiro codiciado porcualquiera de las famosas chicas que mueren por el dinero, más sin embargo noduraría en los brazos de Alec, un vampiro no era muy cuidadoso que digamos

-¿En qué piensas?- mepregunto cuando estuvimos sentados en una mesa que se notaba lujosa yromántica.

-en que extraño a mifamilia- mentí, tenía que hacerlo. Pero aun así me dolía mentirle a miimprimación.

-entiendo
creo que yoextrañaría a jane si me separan de ella también
lo lamento mucho-

-¿Por qué lo lamentas?-

-yo te traje a lafuerza aquí, sabía que tenías familia hermanos y padre
mi egoísmo pudo más-jamás lo había escuchado hablar así
¿Qué pasaba?

-no tienes quelamentarte, si por mi fuera me hubiera ido hace tiempo, pero lo hago por mihermano, aun cuando él me corrió y me echo en cara que soy una deshonra para lafamilia-

-¿Por qué serias unadeshonra para tu familia? Tengo entendido que él también es un pe
lobo, asíque no deberías ser una deshonra, ¿Por qué te corrió de tu casa?- su cara mostrabacuriosidad.

-bueno yo
mi hermanome corrió por imprimarme de la persona menos indicada según el-

-¿Imprimarte?... oh, yaveo, pero él está de la semi vampira de los Cullen ¿No?-

-sí, bueno yo meimprime de un vampiro completo
- genial, estaba a nada de revelar quién era mi imprimación.

-ya veo
creo que
bueno, no creo nada, ¿El vampiro ese ya lo sabe?-

-es
ahora si- me lequede mirando
"Tú eres mi imprimación" pensé para mí.

Su silencio me dejabaver que estaba pensando, pensando algo que yo no sabía.

-¡¿Yo soy tuimprimación?!- me susurro alterado.

-si
lo siento- agachemi cabeza
pero el tomo mi mano y me saco de ese lugar.

Lo mire asustada, ¿Quépasaba? El caminaba sin mirarme siquiera, pero estaba serio
muy serio diríayo. Me saco de la ciudad, a un pequeño bosque que quedaba a espaldas delcastillo, donde yo solía transformarme para no perder la práctica.

Cuando estuvimos losuficientemente alejados él me puso entre un árbol y el, me aprisiono mirándomefurioso
lo entendía, le había dicho que me había imprimado de él.

-¿Desde cuándo?-

-desde que te vi en laplaya
- dije bajo y con miedo, serrando los ojos.

-¿Por eso me defendisteel día que me iban a atacar?-

 

-si
-

-¿Por qué no hicistenada el día que estuve a punto de
?- se calló, me apretó más mis muñecas, erafuerte, mucho más
además de que no podía hacerle nada
era mi impronta.

-eres mi imprimación
-gimotee por el dolor.

Él se dio cuenta de loque me hacía, me soltó y se alejó de mi a más de dos metros, agache mi cabeza ymis piernas temblaban, tenía miedo
se alejaría, me odiaría como al principio,mi sueño se estaba cayendo poco a poco, mi sueño perfecto donde jamás queríadespertar y siempre ser feliz.

-¿Te das cuenta de loque me acabas de decir?-

-sé que
tu no
lose, yes por eso que siempre tengo mi acercamiento hacia a ti moderadamente
-

-todo este tiempo
¿Porqué no lo contaste?-

-sé que te doy asco porser un "Perro" como tú nos dices, pero no lo dije más para que no seburlaran de ti
siempre me preocupaste-

-¿Quién más lo sabe?-

-Aro
-

-lo suponía
-

-ahora entenderé siquieres que me aleje de ti, y si no me quieres hablar
no te preocupes, conozcoel camino de regreso a mi casa-

No lo mire, no lo mireporque sabía que caería en cualquier momento, me transforme en la carrera decamino a mi casa, dentro de los terrenos de los Vulturis. Sentía mi corazóndoler, prefería en este momento que un vampiro me muerda

Capítulo 16: "Durmiendo"juntos.

Cuando llegue a lacasita que estaba disponible para mí, me tumbe en la cama, quería olvidartodo
quería solo ser
no lose, ni yo sabía que quería ser.

Lágrimas de dolorsalían de mis ojos, algunos sollozos inundaban la habitación, solo queríadesaparecer y ya no existir, que el dolor que sentía en este momentodesapareciera, ¿Por qué tenía que sufrir tanto?

Creo que si solo sehubiese tratado de un humano común y corriente, y solo hubiera sentido "Atracción"y no la imprimación que sentía ahora mismo, sería mucho más fácil todo.

Empecé a tumbar todo, aventarmis cosas y quebrar todo lo que encontrara a mi paso
maldita sea laimprimación, maldita sea la persona que fue capaz de crear esto tan fuerte.

-maldita sea laimprimación- susurre dejándome caer en el suelo.

Metí mi cara entre misrodillas, mi pelo suelto y a la ves enmarañado
sabía que mi cara no estaríamucho mejor después de tanto llorar, a veces me decían que tenía un genio deperros, pero ahora sabía que eso si me quedaba.

-no deberías haberrompido así tus cosas- su voz me hizo sobresaltarme un poco.

-¿Qué haces aquí?- melevante y me subí a la cama, tumbandoalgunas almohadas y cobijándome completamente hasta la cara con esta.

-tenemos que hablar-

-por favor, solo
déjame y ya, sé que no quieres permaneces cerca de mí, y lo comprendo, peroahora
vete-

-no me iré hastaaclarar todo contigo-

-¿Qué es lo que quieresaclarar?-

-que estas confundiendolas cosas-

-solo estoy diciendoalgo que sé que sientes, repugnancia-

-no seas tonta yescúchame-

Sentí como se subía ami cama y me quitaba mi cobija, tome una almohada y me tapé la cara.

-no quiero hablar deeso ya-

-yo sí, así que no meiré hasta que me escuches- me quito la almohada e hizo un movimiento, dejándomeabajo de él tomándome de las muñecas y dejándome inmóvil.

 

Yo solo mire a otrolado y no forcejeé.

-escúchame, nada de loque dices es cierto, yo no siento repugnancia hacia ti, en estos meses teganaste mi
corazón, sé que sonara raro pero, tu eres mi tua cantante, esosignifica que eres mi otra mitad, creo que viene siendo lo mismo que laimprimación en los lobos, pero en nosotros se llama "Tua cantante"-

-¿Debería creerte?...-susurre.

-deja de ser tan fría ycomprende de una vez que siento lo mismo que tu o más-

-eso no es cierto
-

-¿Quieres que te locompruebe?- no puede decir nada ya que estampo sus labios a los míos.

Fría
así fue como mesentí, congelada sin poder moverme y seguir sus movimientos, mis ojos abiertosa más no poder por la sorpresa
después de que comprendí todo, serré los ojos yle seguí el beso hasta que soltó mis muñecas y acaricio mis mejillas, yo soloacariciaba su espalda, él beso empezó a subirse de tono

Como pude lo voltee yyo quede encima de él, le mordí un poco su labio inferior haciendo que soltaraun suave gemido, sus manos se posaron en mi cintura acercándome a él.

Le empecé a desabrocharsu camisa, abriendo el saco pero

-no intentes quitarmela ropa
-

-eso te lo dejo a ti-jadee.

-hoy no, es muy ponto
-

Pare mis manos y peguemí frente a la de él. Suspire, me baje de encima de él y me acosté a un lado,dándole la espalda
¿Por qué me detuvo cuando estaba más
? Ok, mejor me callo.

-¿Qué tienes?- mepregunto, pero yo solo me quede callada. - lo siento, pero es muy pronto parahacerlo, quiero hacerlo bien, quiero hacer bien las cosas-

-lo siento, solo queestoy algo sensible-

-no te preocupes, mejorduerme que debes estar cansada-

-si
-

-duerme, yo estaré aquícuando despiertes-

-hum- asentí, meacurruque a él.

Bueno
al menos habíasacado algo con este capricho mío
dormir con la persona que más quiero, yademás de que el sentía lo mismo que yo por él.

Capítulo 17: Mi regreso a lareserva, mi novio Alec Vulturi.

Un mes había pasadodesde que Alec y yo estábamos juntos, al principio los de la guardia no lohabían tomado muy bien que digamos, eso por no hablar de la hermana de Alec,jane.

Ella fue la que másafectada salió en esto
pero ella y yo tuvimos una charla algo más tranquila,así fue como la calme y le aclare que jamás la separaría de su hermano.

Bueno después de todoeso se me vino algo mejor, más bien sobre la decisión que tome
y esperaba quefuera la mejor que he tomado en la vida. Regresaría a casa, visitaría a mi papáy a Jacob, merecen saber de mí, solo una vez les escribí una carta pero no pusedirección de donde me encontraba, solo que estaba bien y que pronto me tendríanenfrente de ellos, ellos no saben que yo ya había tomado la decisión de volver.

-¿Estas lista? Yaestamos llegando al aeropuerto, si aún no está completamente segura podríamosregresar al castillo y otro día viajamos-

-no, quiero hacerloahora
porque después no podré hacerlo- susurre esto último.

-está bien, solorecuerda que siempre estaré para ti, si me necesitas solo me tienes que decir¿Estamos?-

 

-lo prometo- lesonreí y tome su mano.

En todo el caminofuimos callados, solo que me acurrucaba a él, era como ser solo humanos, yestar con él era reconfortante, una vez me dijo el "< me complementas en todos lossentidos>>"

Aun pensaba en ese día,fue una noche con tormenta, pero aun así para mí era como estar en una tardellena de sol y flores, un claro precioso que remplazaba la cama de donde nosencontrábamos
era todo tan mágico que me daba miedo pensar que todo esto terminaríade un día a otro.

¿Podría siempre serasí? El que el este conmigo y yo con él, ¿Sin que nada ni nadie nos separe?

"La Push" seleía en el letrero que teníamos en frente de nosotros, había cometido el errorde traer a Alec conmigo hasta la reserva, pero mientras este conmigo estaríabien, nadie lo atacaría por ser una
loba y hermana del alfa.

-¿Estas lista?-

-si
por ahora-

-vallamos entonces, tecubriré si es necesario-

-no nos atacaran
soyhermana del alfa ¿Lo recuerdas?-

-cierto, aun así yocuidare de ti-

Le sonreí y me puse depuntillas, dándole un suave beso
eso era para darme valor más que nada.

Capítulo 18: Relación aprobada.

Y tomando un respiropor la mañana es como me despido del frio amor que recorre mi corazón, lamañana más mágica es a tu lado mi gran y primer amor.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Caminábamos juntostomados de la mano con maletas en estas libres. El miraba con sigilo todo a sualrededor y yo al contrario
mirando todo a mi alrededor con añoranza y congran entusiasmo, ya que tenía más de medio año lejos de casa, ¿Es posible estarasí y sin comunicación?

Al principio pensé queera un secuestro, pero más bien fue como pagar una deuda por deuda, ahora mihermano me debía una y
bueno pensaba aprovechar eso por Alec.

Estábamos tan cerca
y sabíaque más de uno de los chicos de la manada ya se habría dado cuenta de que unvampiro estaba dentro de la reserva, lo bueno de esto es que sin querer yohabía infiltrado mi olor en la ropa de Alec y el hecho de que él estuvieracercas de mí, disminuía su olor, así que era como oler a Renesmee, lo heconstatado ya.

Una pequeña casa decolor rojizo se dejó ver, el color desgastado y la camioneta estacionada a unlado de esta. Un vuelco en el corazón al ver de nuevo esa casa.

Tome un poco más fuertela mano de Alec y así dándome más valor nos acercamos más.

Parándome enfrente dela puerta y tomando un respiro
toque dos veces dubitativamente, Alec detrás demí y con mi maleta.

Unos pasos se escucharondentro
Jacob, pasos pesados pero agiles, respiración pesada y era como si searrastrara. Jacob, mi hermano estaba a punto de abrir y no sabía si estabalista para verlo a la cara y perdonarletodo lo que me hizo, su desprecio hacia mi imprimación, el hecho de que mecorriera sin justificación
el hecho de que me dijera que era una deshonra parala familia

-¿Sam?... ¿Sami?... ¡Samanta!-y me abrazo, asiéndome soltar la mano de Alec y serrar mis ojos

 

Mis manos duras ante lasorpresa e impresión, Jacob, mi hermano me abrazaban y sollozaba para despuésempezar a llorar a abrasarme más fuerte y llegar a un punto que era un abrazoque podría asfixiar.

Al principio nocorrespondí
pero después lo abrace como pude, rodeándolo con mis manos en sucintura y escondiendo mi rostro en su pecho.

-Jake
Jacob, tambiénte extrañe-

-lo lamento
lo siento,yo no quería y
no sabes cómo me arrepiento de
lo lamento tanto sami
perdóname-

-tranquilo
todo estábien, tranquilo-

Lo abrace y trate decalmarlo y calmarme yo también. Poco a poco se fue separando de mi
después memiro a los ojos y arrugo un poco la nariz, mirando a mi acompañante, pero no dijo nada, solo volviósu mirada a mí y me abrazo de nuevo.

-pasa
pasen-

Jake nos dejó entrar,Alec detrás de mí y cauteloso.

-¡Papá, Ven aquí!-

-¡No grites Jacob, aunescucho!-

Escuche como las ruedasde la silla de mi padre se arrastraban hasta la sala, que era el lugar dondeestábamos.

Todo pasó de un momentoa otro, primero lo vi congelarse cuando me vio, en medio de la habitaciónde estar, y después me encontraba en losbrazos de mi padre
él no había tenido culpa de nada, y además lo habíaextrañado tanto en estos meses.

-Papá
papi, te extrañemucho- solloce en su regazo, llorando como una niña pequeña.

-mi niña
sami, misamanta, mi pequeña te e extrañado también-

Paso un tiemposuficiente para que yo pudiera calmar mis sollozos, nadie se había metido perosabía que estaban parados observando la escena.

-papá, te e extrañado-

-y yo a ti pequeña,¿Dónde estabas? ¿Por qué te fuiste
?- paro cuando observo a Alec.

Frunció las cejas perodespués relajo las facciones y me miro con ternura.

-¿Es él?- lo entendí ala primero

-si papá, él es miimprimación, lo sabe-

-gracias muchacho
porcuidar a mi hija-

Alec asintió haciendouna suave reverencia, tan formal como siempre.

(Salto espacio-temporal)

-y ya sabes, solo puedecasar en el territorio de los Cullen o fuera de aquí, lo más lejos posible-dijo mi padre.

-y que no deje queentre cualquier vampiro aquí, a nuestras tierras, si hacemos esta excepción espor ti, pero solo él puede entrar, ¿Quedo claro?-

-más claro que el agua,gracias Jake, gracias papá-

Estábamos hablandosobre el caso de Alec, y había conseguido que lo dejaran entrar a aquí cuando élquisiera, además de que tendríamos que hablar después sobre esto con los demáslobos, por ahora Alec y yo no podríamos salir de aquí, no mientras Jake hablaracon los demás para que no atacaran.

Ahora si estabacompleta, estaba donde pertenecía y con mi familia, con todo bien por completo.

Capítulo 19: Un día de calidad.

Al estar con el seramado es como estar en el cielo, y más cuando se trata de estar con unaimprimación como la mía.

-me alegra que yapodamos salir tranquilamente- y me sonrió.

-si salimos es porque estásconmigo, recuerda que no puedes salir sin mí a no ser que te vallas de casería-

-ya lose, y cuandotengo que ir de casería se perfectamente que tus
amigos lobo, me siguen hastaque salgo de la frontera de ustedes y voy a la de los Cullen-

 

-es normal mi amor,recuerda que nosotros cuidamos a los humanos-

-y yo te cuido ati-

Se giró a verme y mebeso, quedando yo debajo de él.

Estábamos en la playa,aprovechando un poco del tiempo, estaba nublado pero se sentía el bochorno, lasolas estaban perfectas y gente por la playa paseando. Un día perfecto paraestar con mi Alec.

-oh por favor, ¿Podríanirse a otro lado? Aquí también hay niños- voltee a verlo, era Quil y con el venia Claire.

-¡Claire!- griteemocionada.

Ella se soltó de Quil yyo me pare para ir a su encuentro, corrió a mis brazos y yo la tome en vuelo.

Quil nos miraba a lasdos sonriendo, pero le daba desconfianza que Claire estuviera cerca de Alec.

-mira Claire, él esAlec, mi novio-

-¿Es mi tío Alec?- me pregunto mirándome a mí y luego a Alec. Élsonrió y se acercó lentamente a nosotras. En el momento que Alec daba más pasosQuil también se acercó a nosotras.

-si tú quieres tambiénseré tu tío, pequeña princesa-

-¿Y me comprarashelados?- pregunto feliz.

-los que túquieras, y lo que tú me pidas ¿Qué teparece?-

-¡Sí!- Claire salto demis brazos a los de Alec.

A Quil se le fue larespiración y estuvo a nada de saltar a Alec para quitarle a Claire, yo lodetuve con un brazo y le señale para que viera
al mirar lo que yo respiro mástranquilo.

Claire estaba riendopor las cosquillas que Alec le hacía, era una escena conmovedora
me dabaternura verlo así.

-anda, ve con ellos
-le dijo Alec de repente cuando olisqueo el aire.

-¿Qué pasa Alec
?- mepuse a olisquear el aire también y olía a vampiro, uno desconocido.

-iré a dejar a Claire acasa de Emily- me aviso Quil.

-yo te cubriré, no tepreocupes, tratare de ir por el- ledije. Alec se acercó a mí y me abrazos.

-iré yo también, no tedejare sola, pero necesito irme ya
hablare con el si es necesario, tal vez mesirva de algo ser un Vulturi ¿No?- sonreí y asentí.

Él camino al bosque,donde nadie lo viera después
corrió como el solo podía, en su facetavampírica.

Quil se fue y yo me fuipor donde Alec había tomado ese camino, me transforme en la loba que yo era.Corriendo por entre el bosque pero mirando a Quil, sin perderlo de vista.

Teníamos que encontraral intruso. Este era mi día y un estúpido vampiro temerario me lo arruinaba.

Capítulo 20: Accidente, tedefenderé siempre de todos.

Corría por el bosqueQuil a mi lado y Embry de mi otro lado, Quil le explico todo a Emily en unasola oración. Jake ya estaba enterado de todo, así que él y los chicos yaestaban en camino.

Me tenía que apresurara llegar a donde estaba Alec, tenía miedo que algo le pasara.

-¿Y donde se supone queestá tu vampiro?- me pregunto Embry.

-el salió corriendopara encontrarlo y dialogar con él, él piensa que al ser Vulturi tieneoportunidad de hacer que se marche-

-¿Crees que pueda con él?-me pregunto Quil.

-por supuesto, Alec esmuy fuerte, él y su don son letales, él y su hermana son las armas más mortalesdel clan Vulturi-

-¿Cómo sabes tú eso?-

-cuando estaba en elcastillo, vi como jane y Alec mataban a vampiros que quebrantaban las reglasvampíricas-

 

-¿Y cuáles son losdones de esos vampiros?-

-Jane tiene el don dehacerte sufrir, ella te tortura hasta la muerte o solo te tortura para querijas las reglas
su don mata pero en cambio el don de Alec es como el antídotoa lo de jane, él te quita los sentidos, pero te hace vulnerable
no sientescuando te matan, es peor el don de Alec que el de jane, con ella sufres pero sigues consiente,el de Alec no tiene dolor solo muerte.- les explique.

-entonces
¿Sonletales?-

-si-

Seguimos corriendo, yoestaba desesperada por llegar, ¿Qué tal si algo le pasa a Alec y yo no estoyahí? ¿Qué tal si él ya se enfrenta a él? ¿Y si Alec esta lastimado?... vamossamanta, Alec es fuerte, tiene siglos de preparación, al igual que yo. Claroque a mí solo me enseñaron a no rendirme nunca y a defenderme, según Arotambién era letal, claro que en mi forma lobuna.

Aro tenía la esperanzade que yo siguiera en la guardia, que formara parte de su ejército, pero yo nopodía estar en ese castillo lleno de vampiros, me quemaba la nariz, Alec no,Alec tenía diferente olor
tal vez solo sea porque era mi imprimación.

-samanta, no quiero quehagas ninguna estupidez
¿Estamos claros?- me ordeno Jake de repente en mi mente.

-claro-

-estoy hablando enserioSam, no quiero que cometas ningún error que te pueda costar la vida-

-yo también habloenserio Jake, está bien, no cometeré ninguna estupidez, pero sabes que todotiene un límite, si alguien le pone un dedo encima a Alec yo atacare-

-solo trata de estarviva, ¿Entiendes?-

-Jake, no exageres, me sedefender perfectamente
me entrenaron para matar vampiros y no dejarme morir-

Les empecé a enseñarlas imágenes desde que llegue al castillo, cada entrenamiento con cada vampiro,algunas derrotas pero también muchos triunfos, cuando vieron que estaba a puntode despedazar a un vampiro todos rezongaron
se impresionaron.

Me apresure a llegar adonde estaba Alec, olisquee el aire buscando el olor de él, esto me llevaríahasta donde estaba Alec, así que me apresure más.

-¿Qué estás haciendoaquí?- escuchamos de repente, parando de golpe.

-eso mismo pregunto yoVulturi, se supone que los vampiros no pueden entrar aquí-

-eso no te incumbe, asíque dime, ¿Qué haces aquí?-

-estoy buscando aalguien, así que ahora dime, ¿Qué estás haciendo aquí? No soy tonto, losconozco y no creo que solo estén aquí por curiosidad-

-lo que haga o deje dehacer eso a ti no te importa, y si tanto me conoces deberías de saber quefaltarle al respeto a un Vulturi es quebrantar las reglas- Alec hablabafríamente, tomando el papel de un Vulturi frio y calculador.

-estoy buscando a unachica para matarla-

-estoy cazando, de hechoestaba en eso, pero olí tu olor y aquí me tienes-

-claro
si quieres teacompaño a cazar, estoy hambriento- Jakegruño bajo, amenazante, todos estábamos escuchando la conversación.

-no
he terminado decazar y es mejor que te retires de este lugar, no queremos que por enfrentartea
alguien termines revelando nuestro secreto- Alec estaba parado firmemente,con las manos detrás de su espalda, haciendo una seña
era un "Esperen".

Claro, seguro que él yanos escuchó o nos sintió y por eso esa señal.

 

-no soy tonto, perobueno, mejor me voy antes de que aparezcan los lobos y me arruinen todo
¿Sabes?Creo que a lo mejor me podrías ayudar, tengo que encontrar a la hermana de unlobo-

Barios sentimientosencontrados pasaron ante mí, miedo, odio, enojo, repugnancia y más, Jake se preocupópor eso, ya que
¿Quién más es hermana de un lobo? Solo Leah y yo, Seth miro asu hermana y esta negó, y yo mire a Jake quien me miraba desesperado.

-si ese bastardo lesquiere poner un dedo encima
-

-tranquilo Jake- lotrate de tranquilizar.

Alec y el vampirointruso se miraban seriamente, nadie hablaba y Jake solo resoplaba por elenojo.

-¿Y sabes el nombre deesa chica? Tal vez te pueda ayudar- Alec, sabía perfectamente que esto era unaestrategia.

-le dicen la pequeñaSam, me mandaron a matarla para cobrar cuentas con su hermano- Alecse puso rígido y Jake también, el con su hombro me empujo a un lado y se pusoenfrente de mí.

-¿Por qué la quieresmatar?- esta vez, Alec hablaba apretando los dientes.

-porque, como te dije,me mandaron a matarla para arreglar cuentas con su hermano y
- el vampiro sedetuvo y olisqueo el aire, arrugando su nariz, dándose cuenta de nuestrapresencia. - Yo que tu Vulturi, corría, los lobos están cerca-

-no soy ningún cobarde,pero te advierto
ellos ya saben que estas aquí y saben todo, así que
el quedebe de estar con miedo eres tu-

-claro que no, son soloperros, ¿Qué me pueden hacer?-

Jake dio la orden desalir, lentamente y rodeando el lugar, creando un círculo para que nadiesaliera y entrara, la manada de Sam también estaba ayudando con esto.

-¿Esto era una trampano? Me pregunto
¿Cómo es que un Vulturi esta con esos perros?-

-la respuesta essencilla
por que los Vulturis respetan a las parejas de su clan-

-¿Pareja? Como es
estas con una loba ¿no?-

-y no solo eso, estoycon la chica a la cual quieres matar- elvampiro intruso, que estaba sonriendo, se envaro en su lugar.

El miraba a sualrededor, mirando a cada lobo que estaba a su alrededor, su mirada se posó en Jakey después se dirigió a mí, mirando directamente a mis ojos.

-¡Tú, eres tú!- apunto a mi dirección, me puse nerviosa pero Jakeme tapo con su cuerpo y Alec se puso delante de Jake, ambos cubriéndome.

- no te atrevas aacercarte, no tienes oportunidad de salir vivo de esta, es mejor que digasquien te mando y así empiezas tu vida aparte de esto-

-tengo que matarla
¡Ellame lo pidió!- esto último lo grito, él se abalanzo a mi dirección pero Alec lotomo del cuello y lo estampo en el suelo.

-te dije que no teacercaras a ella, ¿Por qué no haces caso?- los ojos de Alec ya no eran rojos,sino que eran negros como el carbón.

-tengo que matarla o memataran a mí-

-te ahorraremos eso,ahora mismo yo te matare-

Alec empezó a pelearcon el vampiro, deteniéndolo y empujándolo cuando él estaba cerca de mí, loschicos solo veían y lo mordían cuando trataba de acercarse a mí y Alec no teníaoportunidad de quitármelo, ¿Cómo era posible que no me dejaran ayudar? ¡Estabaatacando a mi Alec!

Gruñidos, golpes,tierra volando, algunos troncos caídos
era lo que se escuchaba y veía por lapelea. Me estaba poniendo más nerviosa, en una de esas me escabullí de todos yme metí en la pelea, separando al vampiro de Alec y mordiéndole el hombro,quitándole un pedazo de piel dura. Su sabor era horrible, Alec se quedó friocuando me vio enfrentarme a él, el vampiro estaba a punto de morderme cuandoAlec me empujo lejos y la mordida fue hacia él, Alec profirió un gemido seguidode un grito sordo.

 

-¡Alec!- rugí en mimente, los chicos se metieron, matando al vampiro en segundo y despedazándolo.Me des transforme acercándome a Alec que estaba gimiendo de dolor en el suelo.

-idiota, Alec eres unidiota, ¿Por qué te metiste?-

-siempre te protegeré
- grito de nuevo, eso me dolió también a mí.

Capítulo 21: La curación de Alec.Me quiero ir ¿Te irías conmigo?

Estaba tan asustada, teníatantos sentimientos en mi carcomiéndome por dentro, tantos que me confundía
odio, dolor, ira, tristeza
sentía que el mundo se me caía encima, ¿Cómo eraposible que nadie pudiera cesar esos gritos desgarran tés para mi corazón?

Alec estaba dentro dela oficina de Carlisle, él se encontraba curándolo, me dijo que tenía que sacarla ponzoña succionándole, nunca pensé que eso se podría
la ponzoña del vampirointruso que ahora estaba muerto, lo dejaría marcado
tendría una cicatriz comolas tantas que tiene Jasper.

De pronto todo seso,Alec ya no gritaba
algo dentro de mí se tranquilizó, pero solo fue un poco.

Me pare de dondeestaba, estaba en el sofá a un lado de Jake, que trataba de tranquilizarme, me dirigí a la oficina de Carlisle, dondeestaba equipada de cosas de hospital, pero nada de eso serbia para Alec porqueél no era humano.

Toque suavemente yCarlisle me abrió.

-¿Puedo pasar?-

-pasa, ya he terminado,por ahora está un poco débil, pero se repondrá
necesita cazar y solo eso-

-muchas graciasCarlisle, no sabes cuánto te lo agradezco-

-tranquila, bueno
será mejor que hable con Aroinformándole sobre lo que paso-

-claro, gracias-

Carlisle asintió ysalió de la pequeña oficina, me adentre a la pequeña habitación mirando todo alrededor y con paso lento ycansado.

Camine a una camillaimprovisada que estaba en medio de la habitación, Alec estaba recostado con eltorso desnudo, tenía los ojos serrados, parecía que dormía, se notaba el cansancioen sus ojos y las ojeras de color morado debajo de estos, su pantalón estabaalgo rasgado y sucio pero eso no impedía que él se viera completamenteatractivo.

Estuve a un lado de lacamilla y levante mi mano derecha, acariciando suavemente la mejilla de Alec
quise retirar la mano pero la mano de Alec la detuvo.

-déjala ahí, se sientereconfortante- la voz de Alec se escuchaba cansada, pero aun así tenía una sonrisa en sus labios.

-no sabes cuánto mepreocupe por ti, eres un idiota Alec, ¿Por qué te metiste?-

-es fácil responder esoSamanta, me metí por dos razones, jamás puedo dejar que alguien te lastime y lasegunda
la ponzoña de nosotros es mortal para ti, yo me curare rápidamentepero tu
de solo pensarlo
- abrió sus ojos buscándome.

-aquí estoy, sabíaperfectamente lo que tenía que hacer, pero al verte cerca del peligro, miconcentración se fue por la borda-

-creo que somos undesastre cuando esta uno de nosotros en peligro, ¿No crees?- su sonrisa se hizomás pronunciada.

 

-sí, creo que sí, ¿Enverdad te encuentras bien?-

-perfectamente, solonecesito cazar y bueno, la comezón y el ardor se pasara en uno o dos horas,nada de qué preocuparse-

-claro- me quedecallada, sentándome en la cama, ya que Alec me había hecho un pequeño espacio
mireal piso, pensando en algo que ya tenía en mente pero pensando también que estopodría ser un error, no quería alejar a Alec de su familia.

-¿Qué pasa preciosa?-Alec se levantó forzosamente y se sentó, poso una mano en mi barbilla haciéndolomirar.

-no es nada, solo queestaba pensando en algo-

-¿Y qué es? Cuéntamelo,puedes contar conmigo para todo-

-estaba pensando enirnos lejos, empezar una vida
no sé, como si fuéramos normales, ¿Me explico?-

-perfectamente-

-pero entenderé si túno quieres
-

-¿Cuándo nos vamos? ¿Adónde quieres ir?- lo mire a los ojos, ¿Era de verdad?

-¿Estás hablandoenserio?-

-más enserio que nunca,así que
¿Cuál es el destino?-

-aun no lose, perotenemos que
hablar con mi padre y con Jake-

-tranquila, yo estarécontigo-

-gracias Alec-

-por ti aria todo miprincesa-

-más que comprobado-

Capítulo 22: Diciéndole a mi padrey hermano.

Y ahora es cuando mesentía que
tenía que salir corriendo, huir de esto y no pasarlo. ¿Cómo unahija le dice a su padre que se quiere ir con su novio lejos de su lado? O si,aun nadie ponía una guía de cómo hacer eso.

-¿Y bien? Para quequerías tenernos a Jake y a mí aquí-

Mi padre impaciente deque estuviéramos ambos aquí, y que pidiéramos que Jake estuviese presente. Alectomaba mi mano suavemente y yo miraba a mi padre y después a Jake, estabanerviosa y mi voz no sabía si saldría si se me ocurría abrir la boca.

Carraspee antes dehablar.

-yo
- cerré la boca deinmediato, no podía, no sabía cómo hacerlo.

-no me digas que tu
¡ESTAS EMBARAZADA!- grito Jacob histérico.

-¿Qué?... ¡NO! Claroque no, ¿De dónde sacas eso?- pregunte histérica.

-bueno, si no hablasrápido nosotros empezaremos a sacar conclusiones que tal vez no son verdad, ¿Estassegura que no estas embarazada?- me pregunto Jake de nuevo, lo mire mal peroeste levanto las manos en son de paz.

-bien, lo que lesquiero decir es
- tome un respiro hondo, los mire de nuevo a ambos y después medecidí a hablar de una vez- Lo que quiero decirles es, que me quiero ir de aquí,vivir en otro lugar
-

-¿Te iras con Alec no?-pregunto mi padre.

-Sí, pero
-

-¡No te puedes ir!¿Cómo se te ocurre irte así? ¿Vas a dejar a la manada? ¿Vas a dejarnos solos denuevo?- mi padre lo paro, le puso una mano en el hombro y Jake lo miro.

-Jake, ella ya estágrande y sabe perfectamente lo que hace, es su decisión-

-Pero papá-

-Nada Jacob, pero esosi
Alec, ella será tu responsabilidad, cae en ti la protección de mi hija, elque ella este lejos de su manada la hace vulnerable ante otros vampiros-

-no se preocupe señorBlack, la cuidare con mi vida si es necesario-

Mi padre solo asintió yse puso serio, Jake estaba con los brazos cruzados, definitivamente molesto,pero sabía perfectamente que él no cometería la misma estupidez de correrme.

 

-¿Y a donde piensanviajar?- pregunto mi padre esta vez con una sonrisa.

-bueno
yo aún no lotengo decidido- empecé yo.

-¿Conoces Brasil?- mepregunto Alec.

-no, la verdad noconozco nada que no sea Italia y Forks- le conteste.

-¿Qué te parece si viajamosahí?... no te preocupes por los gastos- añadió esto último cuando iba areplicar sobre que no contaba con muchos fondos.

-bueno
solo me quedadecirles que
tengan mucho cuidado-

-sí, y que no se lesocurra hacerme tío tan rápido.-

-¡¿Qué?! - me empecé aahogar, ¿Cómo se le ocurre decir tales cosas?

-solo era broma- medijo Jake.

-ya veras, te daré unalección por haber dicho esas cosas.-

Me tire arriba de él,Alec no hizo nada, ya que sabía que solo jugaba, mi padre solo rodo los ojos yse movió un poco, escuche como decía
"Niños" pero aun así no meimporto y seguí dándole golpes a Jake en el suelo.

Bueno, al menos ahoraya podía irme tranquila, solo me ponía nerviosa el tener que estar a solas conAlec y en otro lugar del cual yo no conocía nada.

Capítulo 23: Destino: Brasil.

La despedida hacia lasmanadas fue dura
claro que prometí marcar todos los días o casi, y tambiéntiraron algunas amenazas hacia Alec, según ellos tenían que cuidar a la lobamás chica y la hermana del alfa, tonterías.

Estaba feliz en ciertomodo, feliz por estar viajando a un lugar desconocido con Alec, mi Alec, estorealmente me daba la sensación de una escena de película, donde la adolecenterompe reglas se escapa de casa para irse con su amado a vivir la vida. Sonaba algo tan
temerario, pero la verdad esque esa no era mi situación, y había salido bien de mi casa, al haber habladocon mi padre y hermano.

-¿Estas cansada?-

-no
estoy bien, solopensaba-

-¿En qué?- voltee amirarlo, sus ojos me miraban curiosos, le sonreí y el a mí.

-en nosotros, en lomaravilloso que será todo, en lo divertido que será conocer un lugar que noconozco como Brasil, en estar contigo-

-siempre estarécontigo, y prometo que te enseñare todo Brasil, la verdad es que ya conozco todoel mundo como la palma de mi mano, cuando tienes
la inmortalidad en el camino,todo es más fácil-

-¿Es fácil para ticonocer todo el mundo y hablar todos esos idiomas?-

El rio, pero se acomodómejor en el asiento del avión era de noche y todos dormían, pero aun asíhablábamos bajo para que nadie escuchara sobre nuestra condición diferente a unhumano.

-es fácil, cuando eresun recién vampiro, todo es nuevo y maravilloso, tienes esa curiosidad deconocer todo el mundo, de tener todo lo que quieras en la mano, de aprender
escomo si un hombre de clase media, se sacara la lotería
¿Qué crees que aria? Segastaría toda la fortuna en comprar todo lo que siempre quiso
pero, jamás sedio el tiempo de asimilar y aprovechar todo, con el tiempo se aburrirá
y en elpeor de los casos perderá fortuna y los objetos sin poder aprovecharlo-

-¿Eso te paso a ti? Merefiero a
. ¿Quisiste "Vivir" todo tan rápido?-

-en cierto modo, si, espor eso que ahora no tengo nada que no conozca
y nada que no me aburra
pero despuésllegaste tú, eres todo lo contrario, jamás terminare de conocerte y eso haceque crezca mi curiosidad por ti, siempre me sorprendes con cosas nuevas ydiferentes-

 

-qué bueno que no teaburro, que sino
-

-aunque me aburrieras,siempre te pediría que estuvieras a mi lado, eres tan hermosa-

-no es cierto- élsonrió y me acaricio una mejilla, acercando su rostro al mío.

-lo eres para mí y esoes más que suficiente-

-las vampiresas de tuclan son
bonitas-

-pero no te igualan ati, tú brillas como estrella fugaz a su lado, opacándolas en tu camino-

-gracioso, ahora déjamedormir que si no, no aguantare el camino-

-está bien, duerme cuore il mio-

Sonreí pero ya no leconteste, tenía mucho sueño

(***********)

-señores pasajeros,estamos a unos segundos de pisar la autopista, favor de abrochar sus cinturonesde seguridad-

Alcance a escuchar, auntenia mis ojos serrados pero estaba despierta, creo que permanecer muchosentada me estaba cansando más de lo esperado. Alec me estaba abrochando el cinturón, solté una risita.

-estoy despierta-

-lose, pero quierohacerlo-

-muy bien, señorprotector-

El avión produjo unosmovimientos algo extraños que al primero me asustaron, Alec tomo mi mano y metranquilizo diciéndome que era algo normal y que todo estaba bien.

Cuando el aviónaterrizo las azafatas se empezaron a movilizar mientras que los pasajerostomaban sus cosas de los compartimientos. Alec tomo nuestras cosas, solo mibolsa y una pequeña mochila con algunas cosas por si quería cambiarme.

Bajamos del avión
elcalor invadirme fue algo muy bueno. Mire a Alec quien me sonreía. La vista erapreciosa, el aeropuerto era muy bonito, caminamos dentro de este para buscarnuestras maletas y dirigirnos a un lugar donde quedarnos.

En la salida nosencontramos con una
vampiro, pero por lo que vi Alec la conocía.

-Alec
que gratotenerte aquí-

-Tansine, digo lomismo, estoy aquí de vacaciones o tal vez a vivir-

Mire a la vampiresa queestaba frente a nosotros, era preciosa como toda vampiresa, pero su piel no eracomo la de todos los vampiros, la de ella era más morena
no tanto, era como lade Nessie, ¿Una hibrida?

-oh, trajisteacompañante-

-ella es Samanta, miprometida- vi como la decepción en losojos de la hibrida aparecían, la mire con os ojos entrecerrados y después mirea Alec cuando dijo que era su prometida, pero el solo me dio un beso en lamejilla haciendo que le sonriese.

-bueno, yo mejor mevoy, ahí tienes el auto que Aro le pido a mi padre, y ya sabes dónde está laresidencia
cualquier cosa
márcame y te ayudare en lo que quieras- en esto últimopesque algo de doble sentido.

Solté un gruñido suave,Alec me rodeo con sus brazos y miro serio a la hibrida, ella me miro mal ydespués a Alec le sonrió y se fue. Genial, estúpida hibrida.

-no tienes por quétener celos-

-¿Qué?-

-que no debes de tenercelos-

-yo no tengo celos-

-lo vi en tus ojos, yese gruñido no fue de tu estomago-

-esa hibrida
utilizodoble sentido, claro que
si eso te gusto a ti, pues bueno, perdón por gruñirlea esa
-

-cariño
si no le tomeimportancia es porque ella no me interesa en lo absoluto, además
prefiero a una loba como tu
que es máscaliente que ella-

 

-¡ALEC!- gritesorprendida, el rio divertido y me tomo de la cintura besándome y dirigiéndomeal auto
creo que primero necesitábamos descansar al menos yo y ya despuésconocer Brasil por completo.

Capítulo 24: No puede ser
yo nopuedo estar
es imposible

Ya habían pasado unassemanas desde que llegamos a este precioso lugar, el primer día que llegamosaquí técnicamente nosotros no perdimos el tiempo, Alec y yo, jugamos, por asídecirlo. Terminamos entregándonos el uno al otro, la verdad fue que, laexperiencia de Alec, me hacía volverme loca por completo.

Tres semanas aquí nossirvió para salir a pasear por las noches, ya que con la condición de Alec nopodíamos arriesgarnos, pero el tiempo que estábamos encerrados en la habitaciónnos des aburríamos asiendo
otras cosas.

Sami:

Lamento no estar aquí, teníaque salir a cazar, sé que si te digo que volveré pronto será una mentira,recuerda que hay mucha gente aquí y debo de tener cuidado con mi alimento,prometo regresar lo antes posible, te amo.

Alec.

Eran eso de las cuatrode la tarde, estaba viendo algo de televisión, pero no entendía lo que decíanasí que mejor apague eso. Me fui a la cocina a preparar algo de comer, moría dehambre, sabía que mi lobo a veces pedía mucho de comer, pero esta última semanaha estado pidiéndome de más.

En esta última semaname he sentido algo extraña, el sueño era más fuerte en mí, al día dormía dos otres veces, pequeñas siestas, Alec decía que era porque estaba agitada y nodejaba que descansara como era debido.

También el mareo que seme presenta por las mañanas y las náuseas que tengo al digerir el alimento, talvez sea algo como infección en el estómago.

Me prepare un omelets con jamón y unos trozos de queso, eso era lo que másme gustaba. Cuando acabe de prepararlos me los comí rápidamente, tenía muchahambre, pero así como entraron querían salir; me fui corriendo al bañodevolviendo todo en la tasa del baño.

En mi frente había sudor, pero aquí en Brasil hacía mucho calor,cuando termine de vomitar fui al lavamanos y me mire en el espejo, algunasojeras debajo de mis ojos y el sudor que hacia brillar mi frente, un suaveespasmo en mi estómago hizo que soltara un jadeo.

Puse mis manos en mivientre, de ahí fue donde sentí el espasmo, de repente lo volví a sentir, peroesta vez un poco más fuerte, ¿Qué fue eso?

¿Qué me está pasando?¿Qué tengo? Fui a la habitación, tome el teléfono que estaba en la mesita denoche y pedí servicio a la habitación, pedí una prueba, solo quería salir desospechas, Leah me había dicho que era imposible, pero quien quita y a mí me
pasa eso.

Cuando me dijeron quellegaría en media hora espere impaciente, camine por todo el departamento-casa,me sentaba en el sofá y me paraba, me dirigía a la enorme ventana y abría yserraba las cortinas, estaba desesperándome cada vez más hasta que la puertasonó, era mi pedido.

-aqui está o que vocêpediu (aquí esta lo que pidió)-

-graças, aqui é a ponta(gracias, aquí está la propina)-

El joven se fue, Alecme había enseñado unas cosas en portugués, apenas me estaba enseñando pero yasabía defenderme.

Abrí la pequeña cajitamientras caminaba al baño, abrí la puerta y me encerré en el baño, hice todo loque decía la pequeña cajita y espere los minutos que decía, cada minuto quepasaba era una pesadilla e incertidumbre por el resultado, ¿era posible que unaloba se embarazara de un vampiro? No lo sabía, pero ahorita me sacaría dedudas.

 

-muy bien, azulnegativo, rosa positivo- leí en la caja, mire con mucho miedo lo que semostraba en el resultado.

Me senté en la tasa delbaño, mirando detenidamente el resultado, entre en una especie de shock, ¿Estoestaba pasando de verdad?

No sé cuánto tiempoestuve dentro del baño, mirando el resultado

-Sam, ¿Sami, estasahí?- Alec toco suavemente la puerta del baño. No pude responder. - Sam, me estas asustando, voy a entrar-

Escuche como la puertase abrió, Alec camino rápidamente hasta posicionarse enfrente de mí, me miro alos ojos pero yo solo veía a la nada, miro la prueba que tenía en mis manos,duro unos segundos mirándolo y después miro la cajita, comprendió todo y tomomis manos y me hizo pararme y me abrazo protectoramente.

-no tengas miedo,estaré siempre contigo-

-no tengo miedo, estoyfeliz de
lo que crese dentro de mí, es solo que estoy tan sorprendida, jamáspensé que me pasaría a mí-

-¿Te sientes bien?-

-perfectamente, esta últimasemana me había estado sintiendo mal, pero todo era por
esto- dije mientras meseparaba de él y tocaba mi vientre.

-seremos papás- mesusurro con una sonrisa.

-si- suspire con unasonrisa, sabía que esto sería estupendo.

Un pedacito de Aleccrecía dentro de mí, un pedacito fruto de nuestro amor. Lo amaría con todas misfuerzas, fuese lo que fuese, y mataría a quien sea que lastime a mi bebe.

Capítulo 25: Dos meses
es hora

>>Samanta<<

Estaba en el jardínplantando algunas rosas, Alec había comprado una casa aquí en Brasil, paravivir cómodos y estarlo yo mientras nuestro bebé nacía.

Alec mando una carta undía después de que supimos que seriamos padres, a los Vulturis, dos díasdespués recibimos respuesta

Alec y sami

Mis queridoshijos, mis felicitaciones de nuestraparte
les quiero decir que cuando nazca esa criatura tiene que ser presentadaante nosotros
el primogénito de nuestro querido Alec, nuestra joya máspreciada. Saludos y nuestras sinceras felicitaciones

Aro Vulturi

Recordé la carta queAro nos mandó, era típico de él, le importaba más el don que pudiera tenernuestro bebé, aun no sabíamos que sería si un niño o una niña, pero en algoestábamos de acuerdo Alec y yo, que nuestro hijo o hija serian amados, sean lo que sean.

-sami, aquí estabas,mira te traje el vaso con sangre-

-gracias mi vida, ya teníaalgo de hambre-

-pues tómatelo-

Tome el vaso que Alecme tendía, estaba lleno de sangre, de algo que nos dimos cuenta fue que élbebe o la bebe seria parte vampira, yaque recibía la sangre a la perfección, pero también tendría parte humana porqueaun podía comer comida.

Bebí el vaso completo,serrando los ojos y disfrutando del delicioso sabor, al principio pensé que medaría asco beber del alimento del cual sobrevivía el ser al que debía de matar.

Al abrir los ojos mirela sonrisa de Alec, el disfrutaba el como yo disfrutaba del alimento suyo.Claro que Alec tenía que matar animales para dármelos a mí. Recordé la llamadatelefónica con mi padre.

 

Él estaba muy contentode tener un nieto, pero él lo esperaba primero de Jake, claro que, la improntade él apenas tenía cinco meses y aparentaba algunos años, no mayor de diez.

La reacción de Jake fuealgo peor, él dijo que si veía a Alec lo mataría por embarazarme. Algoexagerado cuando ya lo tenían pensado, ¿Qué más haríamos nosotros dos solos enuna casa? ¿Jugar al monopolio? Sabía que Jake ya lo tenía en mente, sucabeza siempre piensa cosas que aún no han pasado.

Un dolor algo fuertehizo que dejara de pensar eso y el vaso que sostenía con mi mano callera alcésped, Alec corrió a mi lado sosteniéndome.

-¿Estás bien?- mepregunto preocupado.

-sí, no te preocupes,solo fue
- un grito mayor salió de mi boca y sentí como mi vientre se abría dea poco.

Alec me cargo hastadentro de la casa y me llevo a nuestra habitación, recostándome en nuestracama, yo me empecé a retorcer de dolor entre las sabanas de color canela.

-¡YA VA A NACER!- gritecon frustración. Alec se quedó paralizado.

Alec sabia perfecto loque tenía que hacer, así que no me preocupaba, pero en el momento que se quedóparalizado me empecé a preocupar. Otro espasmo me hizo gritar más fuerte.

Mi parto empezó en elmomento que yo empecé a pujar, sentí como mi vientre se abría poco a poco,desgarrándome por dentro y dejando salir a mi bebé. Pujaba como nunca en mivida lo había hecho.

-¡Alec!- el reaccionoante mi grito y corrió en mi ayuda, el recibió a nuestro bebé.

Todo cesó cuandoescuche el llanto de un hermoso sonido, mi bebé.

Mire a Alec, quientenía las manos llenas de sangre y tenía a un pequeño ser que lo miraba conadoración. Me miro sonriendo felizmente, me miro y luego miro al pequeño ser entre sus brazos.

-es una niña, nuestrahija-

Suspire, sonreí ydespués empecé a reír. Me tumbe en la cama mirando al techo, mi niña, unapreciosa niña.

Ahora teníamos unpequeño problema
el nombre de nuestra hija.

Capítulo 26: Nuestra Niña.

Al ver al pequeñotesoro que había entre mis brazos me dio gusto saber que todo lo bueno y lomalo que me había pasado valió la pena, todo porque nuestra pequeña naciera.

-¿Cómo se llamara?- mepregunto Alec.

-había estado pensandoen eso, y bueno, ¿Qué te parece Laia Mackenzie Vulturi?- ladee un poco lacabeza arrullando a mi princesa.

-me parece hermoso,además le queda a una preciosa princesa- sonrió mirando a nuestra niña, Laia.

-¿No es preciosa?-

-se parece a ti, igualde hermosa que su madre- me dijo mirándome y recargándose en la pared.

Sonreí feliz, jamáspensé que sería tan feliz como lo era ahora, ¿Tanta felicidad podía ser paramí? Si, tal vez alguien me hizo un milagrito y me mando esta felicidad.

(****************)

2 meses después.

-¡Laia, no corras! -grite mientras trataba de atraparla para poder darle la comida que le habíapreparado.

-yo no quiero eso mami,sabe feo- hizo unas muecas adorables de disgusto.

-tienes que comerlocariño, sabes que eso te hace bien- trate de que hiciera caso.

-tu mamá tiene razónprincesa, además si comes eso, te prometo llevarte a cazar un animal grandote,¿Qué me dices, hum?- Alec estaba arriba de una rama de uno de los árboles de lagran casa que teníamos mirándonos desde lo alto, había llegado de cazar.

 

-¿Lo prometes papi?- ledijo mirándolo con los preciosos ojos heredaros de su padre.

-lo prometo princesa.-

-está bien, comeré loque has hecho mami-

Mi hija camino a milado y tomo mi mano, estábamos en medio del jardín. Nuestra princesa aparentabalos tres años pero apenas tenía dos meses de nacida, Alec y yo disfrutábamoscada día con nuestra niña ya que ella crecía como Renesmee.

En estos dos meses, medi cuenta que Alec era un gran padre, cariñoso y amoroso y además era muyprotector con Laia.

Entre Alec y yo leregalamos un precioso collar de corazón rojo, donde estaba incrustado en unaplaca color dorado, y atrás estaba una escritura en italiano, "il nostropiccolo gioiello" (nuestra pequeña joya) era algo que Alec y yo habíamospensado, además de que el corazón reflejaba el escudo Vulturi y en la placa elQuileute, era para la protección de nuestra niña.

Laia era una niña muyinteligente, le gustaba el ballet y le gustaba el piano además de que tambiénle gustaba verme en forma de lobo, jugábamos en el jardín, claro con muchocuidado, ella siempre reía y decía que era su enorme peluche.

Ella había heredado lashabilidades de su padre, pero también heredo parte mía, la regeneración rápiday casi mi temperatura, ella era preciosa, era un precioso angelito caído desdeel cielo.

Era tan feliz, peroahora solo tenía que hacer algo
un pequeño detalle.

Capítulo 27: Es hora de volver conla familia.

-¿Por qué mami?- mepregunto por quinta vez en menos de cinco minutos.

-para que conozcas a tutío Jake y a tu abuelito Billy-

-¿Tengo muchos tíos?-pregunto ella con sus ojitos brillando.

-claro que si princesa,tienes muchos tíos y tendrás muchos amigos-

Peine delicadamente elcabello de Laia, le hice dos coletas altas y flequillo, una pequeña banda de colorde su vestido, azul turquesa, y unos zapatitos de color negro, más bien eranuna botas, unas mayitas de color blanco y su collar que jamás se quitaba.

-hola mis mujeres- Alec entro a la habitación sonriendo.

-¡Papi!- Laia corrió alos brazos de su padre, yo los mire sonriendo.

-¿Llamaste al taxi parairnos al aeropuerto?- le pregunte mientras acomodaba unas cosas en la mochilade Laia.

-si, en quince minutosestá aquí, ¿Ya tienes todo?-

-si, en la sala estánlas maletas y Laia quería que le llevara a Míster Toni- míster Toni era el osode peluche que Alec le había regalado.

-papi, ¿Cuándo conoceréa tía jane?-

-cuando viajemos aItalia, ella vive en un castillo de princesas-

-yo quiero vivir en uncastillo como una princesa- me preocupoel comentario de mi hija, ¿Vivir en el castillo Vulturi? Ni loca dejaría queella se quedara ahí.

-lo siento mi amor,pero eso no puede ser, nosotros tenemos una casa aquí, ¿No te gusta que soloestemos mami, tú y yo?-

-sí, si me gusta, ¿Perome llevaras a ver a tía jane?-

-claro que si princesa-

Hoy viajábamos para vera mi papá y a Jacob, ellos no sabían nada pero queríamos darles la sorpresa delo grande que era Laia ya, a veces hablábamos y le mandaba algunas cosas desdeBrasil pero jamás les mande una foto a ellos para que vieran a mi hija.

El taxi llego rápido ynosotros fuimos al aeropuerto, suspire y me recordé que a nada le debía temer.

 

(Salto espacio-temporal)

-¿Tito vive aquí?-pregunto Laia. Ella no decía bien el abuelito completo así que solo le decíatito.

-si cielo, aquí vive tuabuelito y mi hermano Jake, vamos-

Alec y yo tomamos aLaia de las manos uno con cada mano, las maletas se quedaron en el auto queAlec había comprado en Seattle. Le habíamos puesto una chaqueta a Laia por elfrio de Forks, no queríamos que se enfermara, caminamos los tres hasta laentrada de la casa.

Toc, toc, toc

Toque tres veces ypasos se escucharon en la puerta, eran de Jake. Tardo algunos segundos paraabrir, al hacerlo el me miro con los ojos abiertos y me abrazo fuertemente.Alec tenía agarrada a nuestra hija de la mano y se hicieron un poco para atrás,el abrazo efusivo de Jake duro algunos segundos también pero una vocecita seescuchó.

-yo también quiero unabrazo mami-

Me separe riendo suavementey Jake miro por mi hombro, vio a Alec y bajo su mirada por su brazo donde mihija lo agarraba fuertemente.

-claro que sí, ven aquíprincesa te presentare a tu tío Jake-

-¿Tío Jake?- mepregunto Jacob confundido, su mirada estaba en Laia.

-si Jake, ella es Laia,es mi hija-

-pero esta
espreciosa- lo pensó un minuto y de seguro estuvo haciendo sus cuentas.

-¿Entonces tambiéntengo abrazo para mí?- pregunto mi hija, Jake sonrió y estiro los brazos, Laialos acepto y lo abrazo por el cuello.

Se veían muy bienabrazados, Jake me miro y le sonreí, Laia en brazos de Jake se metieron dentrode la casa, Alec tomo mi mano y yo la entrelace, caminamos dentro de la casaserrando la puerta, ahora faltaba Billy.

-¿Quién era Jake?- almirarme empezó a llorar y yo fui a sus brazos, lo había extrañado tanto a mipadre.

Jamás pensé que haceruna vida aparte de mi padre serían tan difícil, pero aun así estaba contenta dela familia que tenía, tenía a Alec y tenía a una hija, tenía a la familiaperfecta, también estaba mi padre y Jake, que él y yo éramos licántropos,también estaban los demás chicos que también eran como mis hermanos.

Tenía una gran familiaque no cambiaría por nada del mundo, y que estaba segura que yo daría la vidapor protegerlos.

Capítulo 28: Epilogo.

>>SamantaBlack<<

-y así fue como pasotodo, ¿Creen que Embry se pueda quedar aquí mientras regresamos a Brasil?-conté yo y agregue cuando me di cuenta de nuestro acompañante.

-si no tenemos opción,pero solo te pido querida, que se mantenga al margen- me contesto Aro.

-mientras no se metancon Laia, todo estará bien Aro- le dije.

-aun me resultafascinante el fenómeno de la imprimación de los lobos, ¿Es tan fuerte?-pregunto.

-con decirte que paraviajar a Vulterra teníamos que traer al perro
-

-papi, no le digas asía mi Embry, él no es perro, es un lobo grande- Laia abrió sus bracitosespecificando el "Grande"

Alec rodo los ojos ycargo a Laia que estaba en brazos de Embry, nosotros pasamos a retirarnos parair a mi casita que estaba fuera del castillo pero sin salir, en el jardín.

Embry venía detrás denosotros y Alec caminaba con Laia en brazos yo caminaba a lado del padre de mihija.

Cuando entramos en micasita que ahora era de nosotros cuatro, Alec dejo a Laia en el suelo ella sefue corriendo a los cuartos, siempre le daba curiosidad lo nuevo, Embry fuetras de ella. Alec se acercó a mí abrasándome por la espalda.

Laia y Embry salieroncorriendo al jardín, nosotros los miramos por la ventana, ellos corrían riéndose,Laia se reía cuando Embry la atrapaba.

-se ve muy feliz-

-es feliz con Embry,Alec-

-aun no puedo aceptarque
-

-él es la personaperfecta para nuestra hija, pero Laia tiene las posibilidades de escoger, élsabe que Laia cuando crezca, podrá elegir si estar con él o con alguien más, elsolo quiere su felicidad como nosotros-

-solo que no quería queun lobo se imprimara de mi hija- Alec apoyo su cabeza en mi cuello, besandodulcemente el puente.

-yo tampoco lo quería,yo no quería que uno de mi manadatuviese un estúpido sentimiento de que mi bebé fuera de su propiedad, pero terecuerdo que yo me imprime de ti, la imprimación al principio, pensé que erauna maldición, pero eso fue antes de que te conociera-

-y no sabes que tanfeliz estoy de haberte conocido y de que te hubieses imprimado de mí, eso mefacilito las cosas- me apretó más a él mordiéndome el lóbulo de la oreja.

-la imprimación es algomuy fuerte, nosotros los lobos somos muy entregados en eso, cuando nosimprimamos no existe nada más que no sea esa persona, siempre queremos que seafeliz, aun a puesta de nuestro dolor-

-jamás te lastimaría, yel día que yo lo haga
será porque algo peligroso anda rondando-

-¿Sabes que puedesconfía en mí? ¿Qué nosotros somos una pareja y las parejas se hacen una? Tú yyo afrontaremos los problemas tomados de la mano- voltee a mirarlo, sus ojosnaranjas por haber empezado la dieta animal me miraron brillantes.

-gracias- neguésuavemente mirándolo y sonriendo.

-no tienes nada queagradecerme, lo hago porque si te pasa algo yo no podría vivir, eres mi mundo ytambién Laia-

-ustedes sí que son mivida, son las mujeres de mi vida junto con jane-

Sonreí dándole un suavebeso en los labios, abrasándolo por el cuello y el sujetándome por la cintura.

Era tan feliz, auncuando Embry se había imprimado desde el primer día que estuvimos en lareserva, Jake como todo tío celoso se enfrentó a Embry pero la verdad eso nofue nada, Alec fue todo un caso.

Él y Embry pelearon,pero al escuchar el llanto de Laia tuvieron que parar para ver qué era lo que le pasaba, ella no quería quepelearan su padre ni tampoco su Embry, para ella Embry era de su pertenencia,tenía muy en claro lo que le pertenecía.

Ahora nosotros seriamosfelices, mi hija y Embry, Alec y yo, tenía a mi familia que jamás pensé tenerlaporque era una loba, tenía el amor de mi vida, ¿Qué más podía desear? Nada,solo ser felices por toda la vida.

Fin.

Amor Imposible... Alec Vulturi Y Samantha Black - Fanfics de Harry Potter

Amor Imposible... Alec Vulturi Y Samantha Black - Fanfics de Harry Potter

Principios de mayo micumpleaños número dieciséis, y solo había una diferencia de entre todo esto.Que hoy estaba rumbo a la reservación la Push, donde teng

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-amor-imposible-1523-0.jpg

2024-05-19

 

Amor Imposible... Alec Vulturi Y Samantha Black - Fanfics de Harry Potter
Amor Imposible... Alec Vulturi Y Samantha Black - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/114959
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences