Amor Verdadero - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Acercamiento

Era un sábado a finales de febrero, era una tarde realmente hermosa, el sol resplandecía en todos los jardines de Hogwarts.


Había un grupo de 3 chicas, una de cabello castaño, tez blanca, ojos color avellana, era la mas alta de sus amigas, y también la mas risueña; la de cabello negro, era la más bajita, tenía cara redonda, ojos color miel y la de instinto maternal; la de cabello pelirrojo y abundante, tenía los ojos de color verde, era la mas responsable, "la mas matada". Las cuales eran amigas desde que habían llegado al colegio; las 3 chicas estaban sentadas a la orilla del lago.


Cerca del lago se encontraban los 4 chicos mas populares y rebeldes del colegio; lo de ser rebeldes solo era por James y Sirius ya que siempre estaban en castigos.


Una de aquellas chicas traía loco a James su nombre era Lily (que era la de cabello pelirrojo y abundante), aunque Sirius trataba de negarlo tambien lo traía loco otra de aquellas chicas (la de cabello castaño) su nombre era Gabrielle.


Así que tanto James como Sirius, no dejaban de ver en dirección al lago.


- ¿Qué es lo que ven? - preguntó uno de los chicos que se encontraba sentado bajo la sombra de un árbol leyendo (era alto, delgado, cabello castaño, ojos color miel y su aspecto era un poco enfermizo)
-

- Ehh! Nada, Lunático, nada - contestó un chico de cabello negro y quebrado que traía un poco largo, ojos grises, después de Remus era el más alto, y era el mas atractivo del grupo.
-

- Solo estoy viendo si puedo ver al calamar gigante - contestó un chico con cabello negro y despeinado, no era muy alto, pero no era el mas enano de los 4, utilizaba gafas que ocultaban unos ojos color café y de los 4 era el mas presumido.


Una de las chicas que estaba a la orilla del lago, se levantó y con decisión se dirigio en donde se encontraban los 4 chicos.


- Hola Remus - saludo alegremente la chica de cabello castaño, al que estaba leyendo.
-

- Hola Gabrielle - dijo levantando un momento la vista del libro.
-

- Black, Potter ¿Qué tal? - pregunto a los que habían estado observándolas, ellos contestaron con un movimiento de la cabeza. Luego dirigiéndose a un chico enano, con cara de ratón, tenía cara de estupido y tenía unos ojos pequeños los cuales eran negros como si se trataran los de un roedor - Pettigrew - con una voz que denotaba que de los 4 era el que mas le desagradaba, de hecho era el único.
-

- Espero no interrumpir -dijo Gabrielle sonriendo.


- No, para nada - contesto el chico de ojos grises al instante, que al ver que la mirada de Gabirelle se dirigía a él, hizo como si jugara con una flor.


- Me alegra que estés tan de buen humor Black - dijo Gabrielle aun sonriendo.


- Yo siempre estoy de buen humor - dijo levantando la mirada hacia Gabrielle, que lo estaba mirando y cuando sus miradas se cruzaron las bajaron al momento.


- ¿Qué es lo que quieres Swan? - preguntó Pettigrew en tono desafiante.


- De ti nada - contesto Gabrielle con desagrado - Black necesito pedirte un favor - cambiando el tono de su voz a uno mas agradable.


- No se si pueda ayudarte - contesto un poco sorprendido.


Al ver que los 3 amigos de Sirius los veían.


- Pero ¿podria hablar contigo a solas? - pregunto Gabrielle.


Antes de que Gabrielle terminara la pregunta Sirius ya estaba de pie, así que se alejaron hasta que Sirius estuvo seguro de que no los escucharían.


- Dime que es lo que me vas a pedir - dijo de manera grosera, cosa que le habían hecho hacer sus nervios.


- Pensé que no te incomodaría - dijo de forma tranquila - pero si es así se lo pediré al mismo Potter.


- Así que al que realmente necesitas es a James y yo solo soy o iba a ser el intermediario - dijo con cierto resentimiento.


- En cierta manera - dijo un poco avergonzada.


- Si quieres salir con James, debes saber que no sale con cualquiera - contesto de manera agresiva.


- Claro Black, pero da la casualidad que yo no soy cualquiera - le espetó.


- Bueno si es así, será mejor que hables con él - caminando hacia los chicos.


- No Black espera - dijo tomándolo del brazo.


- Pero si quieres salir con él será mejor que le diga que venga - replico.


- De acuerdo Black - soltándole el brazo - pero necesito que James vaya a la fiesta de Lily y tu eres el único que puede convencerlo.


- Así que trataras de invitarlo a salir en la fiesta - lo dijo en un susurro.


- Y si quieres puedes venir tu - dijo, sin haber escuchado lo anterior - y también Remus - y cambiando su voz a la que usaba con Pettigrew - también puede ir Pettigrew.


- De acuerdo lo haré, pero me deberás una - dijo al ver que también quería que fuera él.


- Gracias, Black - y cuando se alejaba le grito - después te aviso donde será.


En cuanto la vio alejarse el camino hacia sus amigos.


- ¿Qué quería Swan? - pregunto el chico de cabello alborotado y gafas.


- Quiere que asistas a una fiesta - respondió.


- ¿Gabrielle quiere que James vaya a una fiesta con ella? - pregunto atónito Remus.


- Pero claro que Cornamenta no aceptara la invitación de esa creída - tercio Pettigrew.


- De hecho Colagusano quiere que vayamos los 4 -comentó Sirius.


- Swan no me cae mal, pero a ¿que iría a una fiesta suya? - dijo James.


- De hecho la fiesta tampoco es de ella, se la organiza a Evans - contesto Sirius.


- Ok tratándose de una amiga de Canuto iremos - dijo James como si le costara mucho trabajo ir.


Una noche mientras Sirius estaba sentado en la sala común sin sus amigos un poco raro en él, y Gabrielle al ver que estaba solo se acerco.


- ¿Me puedo sentar? - pregunto a Sirius.


- Claro.


- De verdad quiero agradecerte que hayas aceptado, hacer que Potter vaya - dijo sonriendo.


- Me ha costado un poco de trabajo, pero vale la pena - dijo Sirius sin pensar.


- Así que supongo que te encontraras a una de tus conquistas - dijo, ya sin la sonrisa y mas seria de lo que era en realidad.


- No exactamente, de hecho no puedo verla sin que cometa una estupidez - dijo Sirius avergonzado de lo primero.


- Supongo que tonto ya eras, así que no creo que se de cuenta - contesto recuperando su sonrisa.


- Gracias, Gabrielle - contesto con sarcasmo.

- Así que ya no soy Swan, Sirius - dijo sonriendo aun más.

- Pues.



am




..no





.lo


.se -dijo tartamudeando un poco.


- Por mi esta bien, así que de ahora en adelante soy Gabrielle o mejor Gab y tu Sirius - dijo tomandole la mano.


- De acuerdo - algo le había pasado cuando Gab le había tomado la mano.


- Así que porque no me enseñas a jugar ajedrez, para que pase mas rápido el tiempo - repuso Gab.


Así se dispusieron a jugar, a la hora (tiempo) de estar jugando, llegaron sus respectivos amigos.


- ¿Qué haces allí Swan? - pregunto Pettigrew con desden. Sobresaltando a Gab y haciendo que tirara el ajedrez.


- Bueno a parte de entrometida, tonta - dijo una chica de 7° que estaba junto a otro grupo de chicas del mismo curso, todas ellas eran un año más grande que Gab.


- Me llamas entrometida Thomson y la más chismosa de aquí eres tu - dijo Gab enojada.


Pero Gab había cometido un error, así que la chica rubia y fornida de 7° se le había aventando tirándola al suelo, Sirius buscaba la manera de quitarle a Thomson de encima, pero también trataba que las otras 4 chicas no se le fueran encima, así que buscaba ayuda, pero las amigas de Gab al ver lo que estaba pasando se le fueron encima a 2 de ellas y las otras 2 eran retenidas por James y Remus.


Cuando por fin Sirius pudo quitarle de encima a Thomson.


- Eres una maldita zorra - comenzo a gritarle a Gab - no te basta con uno, necesitas más para satisfacer tus necesidades.


Al escuchar esto Gab salio corriendo de la torre, ya que se sentía avergonzada por aquella escena que todos los de Gryffindor habían visto, en eso choco con otro alumno.


- Gab - dijo sonriendo un chico pálido, una cortina de cabello negro y grasiento, nariz puntiaguda, con unos ojos negros y profundos; pero al observar su rostro su expresión cambio ya que sangraba de la boca y tenia algunos rasguños - ¿Qué te paso?



- Nada Severus - dijo, pero al ver la expresión de su amigo - bueno tuve un pequeño percance.


- Supongo que fue por culpa del idiota de Black - dijo con repulsión.


- ¿Por qué dices eso? - pregunto con Gab, con lagrimas que retenía.


- Por que ahí viene el idiota y supongo que vendra a pedirte perdón - dijo con enojo que reflejaba lo mucho que queria a Gab como a una hermana.


- Por favor Severus, no hagas nada y déjame hablar con él a solas - con tono de angustia.


- Gab ¿estas bien? - pregunto Sirius con dulzura.


- Por que no te vas Black, necesita estar sola - repuso Severus con cara de asco al verlo.


- Quejicus, ella sabe hablar y no veo ni escucho que diga algo - replico Sirius.


Gab se acerco a Severus, y al estar a su lado tuvo que pararse de puntitas y el tuvo que agacharse un poco para escuchar lo que decía.


- Por que no vas a ver que tal esta Lily que también tuvo un pequeño percance - dijo Gab tratando de que solo él escuchara.


- De acuerdo Black, te dejare hablar con ella, pero le vuelve a pasar algo como esto y no te lo perdonare, entendiste perrito - repuso Severus y después se fue antes de que Sirius pudiera decir algo.


- Veo que interrumpí algo privado - dijo Sirius en un tono algo deprimido.


- No, solo quería saber como estaba - dijo Gab entrecortadamente.


- Veo que le interesas mucho a Quejicus - repuso Sirius con un tonono de indiferencia que no logro.


Después de esas palabras Gab ya lo había abrazado y le caían las lágrimas sobre su blanco rostro, así que Sirius solo le acariciaba su hermoso cabello.


Cuando por fin cesaron sus lagrimas, se aparto de Sirius y al ver aquellos ojos avellana, no pudo contener el deseo que llevaba mucho tiempo sintiendo, así que tomo el rostro de Gab entre sus manos y poco a poco se fue acercando, comenzaron a sentir sus respiraciones aceleradas por aquel acercamiento y después la beso, apartando todo lo que aquella noche había pasado.
Capitulo 2
La fiesta

El lunes por la mañana Gab le había dicho a Sirius que la fiesta sería el viernes por la noche, y después de haberle dicho esto no habían vuelto a hablar.


El resto de la semana paso sin relevancia. Así llego el viernes por la tarde, como todos los viernes el profesor Slughorn pidió a Lily que esperara un momento, pero esta vez tendría que entretenerla más que otros días, ya que sus amigas se lo habían pedido.


Así que Lily tuvo que quedarse una hora más de lo acostumbrado, mientras sus amigas hacían que todos los invitados subieran al 3° piso donde se encontraba la sala de Menesteres donde sería la fiesta.


En la entrada de la biblioteca se encontraban James, Sirius y Remus; Sirius como siempre era observado por un grupo de chicas.


- Y ya nos vas a decir ¿Qué paso contigo y con Swan? - preguntaba de nuevo James dándole un codazo.


- Ya te dije que nada ¿Cuántas veces te lo tengo que repetir? - contesto Sirius enojado.


- Hola Gabrielle - saludo Remus para que dejaran de hablar.


- Hola Remus - contesto Gab como siempre sonriendo - Y ¿ya están listos? - pregunto en tono serio ya que había visto la cara de Sirius y pensaba que lo había incomodado.


- Si claro - contesto Sirius antes que los otros 2 y le guiño un ojo.


- Sirius ¿te pasa algo?, ¿tienes algo en el ojo? - pregunto Gab algo extrañada por aquel comportamiento, esto hizo que los 2 amigos contuvieran risas.


- Lo cerré para ver si así te veía un poco más agradable Swan - resaltando lo último.


Gab miro a Sirius con odio y así entendió que había hecho mal al pronunciar aquellas palabras.

- Gab





.. - trato de disculparse


- Black, no me importa lo que tengas que agregar - dirigiéndose a los 3 pero principalmente a Sirius - así que no tarden - casi gritando, después de esto se alejo.


- Tu si que sabes tratar a las mujeres canuto - dijo Jame en tono burlón.


- Saben? Mejor regreso a la torre, y ustedes vayan y diviértanse - desanimado.


- ¿Qué pasa canuto? Que una chica te haga sentirte así, debe ser por que te pego fuerte - dijo James dándole unas palmadas en la espalda.


- No es eso, no quiero ver a esa creída - en un fingido enojo, pero que se denotaba que le dolía.


- Entonces vamos a ir para que le demuestres que no te importa - dijo James empujándolo.


10 minutos después llegaron a la fiesta, al llegar Gab intercepto a James, pero rápidamente James empujo a Sirius hacia ella, pero ella al tenerlo de frente, se inclino aun lado para ver a James.


- Potter necesito pedirte un favor - dijo Gab sonriendo, pareciendo que todo lo que había ocurrido ya se le había olvidado.


- Mmmmm - dudo y al ver a su amigo - por que no se lo pides a Sirius.


- Es que necesito pedirte lo a ti - con una sonrisa picara, que Sirius notó y sintio celos.


- Bueno que es lo que necesitas.


- Te lo diré a solas - jalándolo cerca de la puerta.


- De verdad no quieres que lo haga Sirius - tratando de convencerla.


- Por que no te digo de que trata el favor y después decides.


- De acuerdo, pero no creo que sea tan fácil de que me convenzas - con cierta irritación.


- Necesito que vayas por Lily al despacho de Slughorn y la traigas aquí - enseguida vio como la mirada de James comenzaba a luminarse después de haber escuchado el nombre de Lily.


- Veo que no te he convencido - al ver que no respondía.


- No Swan espera - dijo un poco más fuerte de lo necesario y Sirius giro en aquella dirección observando como su mejor amigo sostenía a Gab por el brazo - No es necesario que molestes a Sirius yo lo hare.


- Sabía que lo dirías - dijo sonriendo - bueno ve por ella - Acto seguido James salio.


Gab se acerco a los 2 chicos que se habían quedado de pie desde que habían llegado.


- Remus ¿Por qué no tomas algo? - con un tono alegre y aparentando que solamente se encontraba él - pensé que Pettigrew vendría.


- Se sintió un poco mal - contesto Remus y Lugo bajando la voz para que solo escuchara Gab - perdónalo a veces es demasiado inmaduro. - después de haberlo dicho se alejo.


- Bueno Black ¿no quieres tomar algo? - pregunto algo nerviosa de haberse quedado con Sirius sola.


- No gracias, y ¿Qué fue lo que le dijiste a James? - en tono de indiferencia, pero sus ojos lo delataron.


- ¿Celoso Black? - en tono burlón.


- Yo, claro que

. - pero la había visto a los ojos y por alguna extraña razón le hizo decir la verdad - si y más de lo que imaginaba.


Se quedaron en silencioso como por un minuto, que fue roto por Sirius.


- Quería pedirte perdón - dijo sin verla a los ojos.


- No, perdóname tú a mi yo no debí responder así - contestó mordiéndose el labio por los nervios.


- Claro que debías responder así, ya que te falte al respeto - la contradijo, luego en un susurro - y no se por que lo hice si me importas más que cualquier cosa.


- De verdad te importo? - le dijo casi en el oído.


- Y me gustas - tomándola de la mano.


- Claro eso se lo debes decir a todas las chicas que se te acercan - respondió pero sin moverse de su lugar.


- Desde hace mucho a la única chica que he podido decirle esto es a ti - tomándole la otra mano.- por que no vamos a un lugar mas privado - al ver que varias personas los observaban.


Y sin soltarla de la mano salieron al pasillo y al llevó a un salón, al cual habían llegado después de haber atravesado una gárgola.


El salón era pequeño, por las ventanas entraba la luz de la luna, había algunos sillones, al entrar Sirius con su varita ilumino todo el salón.


- ¿Dónde estamos? - pregunto sorprendida.


Sirius le tomo la otra mano, sin hacer caso a la pregunta.


- Eh soñado con esto durante meses - en forma tierna.


- Ah si? Y por que no me dices de que se trata tu sueño - interesada por aquella palabras.


- No, mejor haré lo que hago en el - un poco agitado por los nervios - Gabrielle, desde hace tiempo me gustas y daría por ti cualquier cosa - no podía seguir ya que la boca se le había secado.


- Yo por ti siento lo mismo - dijo Gab acercándose, esto le dio el valor para seguir hablando.


- Desde aquel beso he tenido ganas de decirte que si quisieras - pensó un momento las palabras adecuadas y luego las grito - SALIR CONMIGO.


- Sirius, pero un poco más bajo, no es necesario que todo el colegio se entere - más sonriente de lo que Sirius la había visto y con la mano en la boca de Sirius para que no volviera a gritar. - Me encantaría salir contigo - luego pensativa - tardaste menos de lo que Alice había predicho.


- ¿Ah si?!!!!! Y ¿Cuándo dijo Alice que te invitaría a salir? - pregunto también sonriendo y acariciandole el rostro.


- Cuando ganáramos la copa de Quidditch - con alivio de que lo hubiera hecho antes - pero gracias que se equivoco, por que no se si hubiera soportado tanto.


- Si no lo hubiera hecho hoy ¿Qué habrías hecho? - pregunto divertido.


- No lo se, tal vez te hubiera invitado a salir - dándole un beso.


- ¿Así que si me hubiera hecho del rogar más, no habría tenido que sentir miedo por si me decías que no? - sentándola en un sillón.


- Bueno eso podría haber pasado, o hubiera perdido la esperanza y hubiera salido con Robert Smith - dijo sin pensarlo.


- ¿Así que hubieras salido con el idiota ese, si yo no te hubiera invitado a salir? - enojado y dirigiéndose a la puerta.


- No lo creo, ya que no eres tu, por eso soporte casi un año, esperando a que te decidieras - tomándole la mano.


- Esperaste casi un año - pensativo, como si hiciera cuentas - menos de lo que llevó yo tratando de decirte esto - sonriendo de nuevo.


Así que la tomo por la cintura, la acercó a él y la beso como nunca había besado.
Capitulo 3
Discusión

Después de aquel beso decidieron que era mejor regresar, 10 minutos depuse de haber salido, llegaron a la sala de los Menesteres, donde se encontraba la fiesta, al llegar se dieron cuanta que esa noche no habían sido los únicos que se habían hecho novios esa noche, ya que Lily y James bailaban y cuando termino la música la beso. Pero no solo Gab y Sirius fueron los únicos en verlos, ya que un chico de cabello negro y grasiento y nariz puntiaguda y unos ojos negros que resplandecían por la rabia.


Gab al escuchar como un bufido se dio vuelta y aun pudo ver como una capa ondeaba, antes de que la puerta se cerrara, así que salio detrás de él y al verlo grito:


- ¡Sev!, por favor espera.


- Así que esta era tu estupida idea de una fiesta feliz y un regalo perfecto - le grito deteniéndose antes de comenzar a bajar las escaleras.


- Esto no fue idea mía - tratando de controlar su voz y acercándose a él.


- No se si recuerdas, pero todas las ideas estupidas vienen de ti - le espeto.


- Que a ti no te gusten mis ideas no quiere decir que sean estupidas - para tratar de tranquilizarlo lo agarro del brazo.


- No me toques - quitando la mano de Gab - preferiste a ese cuarteto de idiotas, antes que a mí - sus gritos retumbaron por todo el vestíbulo.


- Severus, por que no buscamos un lugar en el que podamos hablar - empujándolo aun salón que se encontraba a un lado de las escaleras.


- Me has decepcionado - dijo Snape con repudio.


- Pero yo no he hecho nada para que te pongas así - su voz comenzaba a temblar.


- ¿No? Solo preferir a Potter y a Black - sus ojos la veían con odio.


- Nadie los a preferido, ellos para mi no valen más que tú.


- ¡Cállate! No eres mas que una hipócrita - su voz comenzaba a doblarse, y le costaba decir las palabras - y una víbora, no sabes el asco que me da tenerte cerca - ya que de verdad no creía nada de eso, pero no había pensado en las consecuencias.


- Severus, por favor - las lágrimas comenzaban a rodar sobre sus mejillas.


- Ya Quejicus basta, ella no se merece que la trates así - tercio Sirius que había escuchado los gritos y había decidido ir a buscar a Gab y ahora la abrazaba.


- Ya veo que has conseguido un perrito - dijo Snape con ironía - para que te acompañe y no estés sola como en un principio.


- Por favor déjame explicarte - dijo Gab con cierto miedo en su voz.


- ¿Qué? Que me has cambiado por la mascota de Potter - Snape había sacado la varita y apuntaba a Sirius.


Sirius estaba consolando a Gab que no se había dado cuenta, pero Gab ya había sacado su varita, y se había soltado de los brazos de Sirius y se acerco a Snape, hasta que ambos quedaron de frente y Gab lo apunto con su varita.


- No te atrevas - dijo Gab con su voz impasible.


- ¿Serías capaz de hacerme algo Gabrielle? - pregunto un poco sorprendido por aquella reacción.


- Si tú así lo quieres, lo haré - con un tono amenazador.


Sirius buscaba su varita, para oponerse a Snape, pero no la encontró. Snape al ver los ojos de Gab, bajo la varita ya que aunque estuviera muy enojado no sería capaz de hacerle daño y salio de la habitación azotando la puerta.


- Aquí tienes tu varita - Gab se había acercado a él y le entregaba una varita que había sacado del bolsillo de su pantalón.


- ¿Cómo lo has hecho? - pregunto sorprendido, pues no había sentido que lo tocara.


- No ha sido difícil, no estabas poniendo atención - contestó con indiferencia.


- Debes entenderme, al estar contigo no puedo poner atención en otra cosa, que no seas tú - levantándole el rostro.


Pero al ver su rostro unas grandes lágrimas lo recorrían.


- No puedes ponerte así por Quejicus y mucho menos por él - pero sabía que sería inútil, ya que como precisamente se trataba de él lloraba.


- Que vas a pensar de mí - secándose las lágrimas con la mano - que lloro por todo.


- No te preocupes - tomándole la barbilla - yo pienso que eres hermosa con lagrimas o sin ellas - con una sonrisa que demostraba que estaba siendo sincero.


- ¿Sabes? Necesito estar sola - un poco incomoda por todo lo ocurrido.


- Claro! Mmmm



. - pensaba en que decirle - Estaré en la fiesta, por si necesitas algo.


- Gracias, Sirius - le dio un beso antes de que Sirius saliera.


Pero no pudo regresar a la fiesta, así que se quedo sentado fuera de la puerta del salón, escuchando como Gab comenzaba a derrumbarse por culpa de Snape al cual le importaba un cacahuate lo que le estuviera pasando.


Allí se quedo esperando, hasta que vio el reloj y vio que ya era medianoche (hacia casi una hora que no escuchaba nada, pero pensó que aun no estaba lista para salir así que la había dejado), así que decidió que era mejor que entrara para decirle que era mejor irse.


Toco la puerta, pero no escucho respuesta así que entro; al entrar la encontró sentada en el suelo viendo como la luz entraba por la ventana, con las piernas abrazadas.


- ¿Estas bien? - pregunto Sirius delicadamente.


Gab solo asintió, cosa que desmintió su rostro, ya que estaba muy pálida y sus ojos estaban hinchados que demostraban que había estado llorando por horas. Sirius no dijo nada de que deberían irse, solo se sentó a su lado, le paso el brazo por sus hombro e hizo que Gab recargara su cabeza en su hombro; así se quedaron como por media hora, hasta que Sirius rompió el silencio.


- Es mejor que nos vayamos.


- Si - la voz de Gab sonaba como si tuviera gripe - será mejor que llegue antes de que Lily acabe por levantarse y se ponga a buscarme.


Después de que Sirius tomara algunos atajos, llegaron a la torre de Gryffindor sin encontrarse a Filch el conserje.


- Gracias por todo lo que has hecho por mi esta noche - dijo Gab casi sin voz, apunto de subir a la habitación de las chicas, como a 5 metros de Sirius, que se encontraba a la mitad de la sala común.


- No tienes por que dármelas, por esa razón soy tu novio, para estar cuando lo necesites - sin verla a los ojos.


- Pero de todos modos gracias, ya que no creo que cualquiera pueda soportar una novia con tantos problemas.


Sirius había levantado la mirada para ver si lloraba, pero no la encontró en el arco de las escaleras para subir a las habitaciones de las chicas, sino aun lado de él.


Así que la beso dejándole ver que le importaba y que estaría allí para cuando lo necesitara. Después del beso observo como desaparecía por las escaleras, espero hasta escuchar que se cerraba la puerta, después de eso el también subió a dormir.

Capitulo 4
Ángulos

Al día siguiente Sirius supuso que Gab aun estaría triste por lo que había ocurrido con Snape, así que dejo que sus amigos bajaran a desayunar, sin comentarles nada de lo que había ocurrido la noche anterior; pero James se había quedado para esperar a Lily.


Cuando por fin las amigas de Gab bajaron sin ella, diciendo que se había sentido algo indispuesta; Lily saludo a James y los dos bajaron a desayunar, Alice bajo con un grupo de chicas de su mismo curso.


Después de que los 3 bajaran, Sirius vio bajar a una chica de 2° año.


- Hola amiga - la saludo Sirius sonriéndole, cosa que hacia que ninguna chica le negara un favor - ¿necesito un pequeño favor?


La chica al ver la sonrisa de Sirius no pudo hablar así que solo asintió.


- Necesito que subas a la habitación de las de 6° curso y le digas a la única chica que estará ahí, que alguien quiere hablar con ella - dándole unas palmaditas en la espalda.


Así que la chica subió temblorosa y bajo minutos después


- Dice que en un momento viene - le comunico tímidamente.



- Gracias - regalándole una sonrisa.


Después de eso la chica salio algo nerviosa, como 15 minutos después bajo Gab, a pesar de que se veía algo cansada se veía hermosa.


- ¿Quién quiere hablar conmigo? - pregunto en voz alta, ya que no había visto a Sirius.


- Pues quien mas - respondió Sirius sonriendo.


- Hola Sirius - saludo con una leve sonrisa.


- Parece que no te da gusto verme - un poco dolido por su saludo.


- No, no es eso - acercándose a él, le levanto el rostro - verte a ti, siempre me da gusto - lo beso.


- ¿Espero que no sigas mal por lo de anoche? - acariciándole el rostro.


- Un poco - respondió, al ver que se estaba enojando - debes entenderme, aunque no te caiga bien Sev es mi amigo y lo quiero.


- No se como puedes tener un amigo como él - con cierto resentimiento.


- Yo no me quejo de que tu amigo sea Pettigrew - tranquilamente y tomándole la mano.


- No compares a Colagusano con Quejicus - un poco irritado.


- Ve hasta su apodo lo dice no es más que una rata - sonriendo.


- Por favor Gab no digas nada de Pete hasta que lo conozcas - pero al ver aquella sonrisa su enojo se había esfumado.


- Sabes perfectamente que yo tampoco le caigo bien - con indiferencia - así que no me obligues a tratarlo - al ver que iba a replicar - yo no pienso obligarte a que trates a Sev.


- De acuerdo no te obligare a que convivas con Pete - Lugo observando su rostro y aquella sonrisa - el sábado está hermoso como tú - haciendo que se sonrojara - por esto hay que ir a los jardines, para que todos se enteren de que la niña más hermosa del mundo es mi novia.


- Sirius, por que no
-al ver los ojos de Sirius entendió que no tendría otra opción - de acuerdo, pero solo poco tiempo.


- Como tu digas preciosa, así que ¿nos vamos?- ofreciéndole su brazo.


Así bajaron a los jardines.


- Sirius - dijo Gab en voz baja.


- ¿Qué pasa? - deteniéndose para verle el rostro.


- ¿Traes algo de comer? - sonriendo - es que tengo un poco de hambre.


- Ehhh!!!!!! No, pero podemos ir al Gran Comedor por algo - propuso, al darse cuenta de que él también tenía hambre.


- No quisiera ver a tantas personas - pero su estomago la hizo recapacitar - pero creo que necesito alimentarme.


- Muy bien, entonces hay que darnos prisa antes de que se acabe todo - divertido de aquella escena.


Al llegar la mayoría de los alumnos se había retirado y como Sirius había pensado ya no había comida.


- Pensabas salir sin nada que comer? - pregunto Gab sonriendo.


- Ok, no soy muy bueno con los planes y menos pensando en ti - se defendio.


Estas palabras hicieron que Gab se riera, cuando estaban a punto de besarse.


- Gab - grito Alice que estaba sentada a la mitad de la mesa.


Gab se acerco a la chica, de la mano de Sirius.


- Hola Alice - saludo y le dio un codazo a Sirius para que saludara.


- Hola - casi sin voz, ya que el codazo dado por Gab le había sacado el aire.


Las chicas que estaban con Alice saludaron a Sirius con demasiado entusiasmo.


- Lily subió un poco de comida para ti - Alice observo a Gab y luego se dirigió a Sirius - y a ti te subió un poco Remus, pero yo si fuera tu subiría, antes de que Pettigrew se lo coma.


- Gracias Alice, nos vemos después.


- Si gracias - temiendo otro codazo.


Cundo llegaron a la sala común, encontraron a Remus leyendo como siempre sentado en un sillón, James y Pettigrew jugando ajedrez mágico y Lily los observaba.


- Hola - saludaron Gab y Sirius al unísono.


Todos voltearon a verlos, Pettigrew con una risa maliciosa


- Así que tu nueva conquista es Swan - comento en cuanto Sirius se le acerco. En voz baja para que nadie escuchara - ¿Y cuanto tiempo la vas a utilizar?


- No es mi nueva conquista, y te prohíbo que digas algo insultante hacia ella - con tono amenazador.


- Alice nos dijo que nos habían traido un poco de comida - comento Gab que se moría de hambre.


- Están sobre la mesa - contesto Lily - me tienes que contar algo - en tono serio.


- No se de que hablas - un poco confundida.


- Sobre Snape - en un susurro - se ve molesto y decepcionado y la unica que lo pone así eres tú.


- ¿Y que fue lo que trajiste? - como sino hubiera escuchado lo que Lily le había dicho.


- Un poco de todo - luego observando hacia la mesa - y es mejor que te des prisa antes de que Sirius te deje sin nada.


Así que se acerco a la mesa, pero depuse de lo que le había dicho Lily había quedado igual que la noche anterior, así que no comió mas de lo que Sirius le hacia comer a fuerza.


Después de haber comido un poco decidieron que era mejor quedarse en la torre, así que el resto de la mañana, Sirius se la paso enseñando a Gab y a Lily a jugar ajedrez mágico, Gab había mejorado mucho desde la ultima vez que Sirius la había visto jugar, pero a pesar de eso no lograba ganarle a Lily, ya que se desesperaba muy rápido y no pensaba sus movimientos, así que Lily comenzaba a comerse sus piezas ya que era más paciente.


- Vamos Gab, no tienes que precipitarte, tienes que ser paciente y pensar donde tiras - repitió Sirius después de que había dejado que Lily hiciera otro empate.


- Soy demasiado desesperada para este juego - un poco avergonzada.


- Por que no lo ves como el quidditch - comento, al ver que lo miraba extrañada explico - si en el partido también tienes que pensar lo que hará el otro jugador, en que ángulo va a girar





..


- ¿Ves todo eso en un juego de quidditch? - preguntaron sorprendidos Gab y James.


- ¿Qué ustedes no ven eso? - como si fuera lo mas obvio


- No yo solo juego - contesto Gab sonriendo.


- Por esa razón Gab es la mejor cazadora, por que si midiera el ángulo no podría atrapar la quaffle - James apenas si podía hablar de la risa.


- Yo estoy de acuerdo con Sirius en un juego de qudditch debería verse todo eso - comento Lily.


- Por favor Lil si se viera todo eso, jamás se terminaría un partido - a Gab le costaba hablar ya que trataba de no reírse, pero al ver que Sirius comenzaba a enojarse añidio - claro pero Sirius puede hacer todo eso y jugar - pero no pudo contener una carcajada a la que se unió James.


- En el próximo partido, seria mejor que llevaras una regla para que no te falle el ángulo canuto - dijo James entre sus risas y las de Gab.


Al ver que no paraban de reírse, Sirius decidió salir de la sala común. Estaba confundido ya que por una parte estaba enojado por las burlas y por otra estaba feliz ya que Gab parecía haber olvidado lo de Snape.


- ¿Ángulo? - confundido, pero sonriendo - ¿de verdad lo veo?


- ¿Qué es lo que ves? - pregunto Gab un poco avergonzada por lo que había sucedido momentos antes.


- Los ángulos para ver si puedo caminar en línea recta - le sonrió y la tomo de la mano y la acerco a él y al tenerla cerca la beso.

Castigo


Unos días antes del último partido de quidditch, después de que Sirius y Gab estuvieran saliendo durante 2 meses, lo cual había hecho a Gab más irresponsable de lo que ya era (y cabe decir que era muy parecida a Sirius).


Una tarde mientras comían Alice llego llorando.


- ¿Qué te pasa? - pregunto Lily, abrazándola.


- Lo de siempre con el grupo de Slytherin - contesto hipiando ligeramente.


- Esas malditas arpías - susurro Lily con enfado, y salio del Gran Comedor.


Después de salir del Gran Comedor se dirigía hacia las mazmorras cuando se encontró con Gab que venía del brazo de Sirius después del entrenamiento de quidditch.


- Hola Lil - saludo Gab - ¿Qué pasa? - pregunto al ver el rostro de su amiga.


- Tenemos que hablar - tratando de controlar su voz para no gritar.


- Claro Lil - acepto sorprendida por la actitud de su amiga y luego dirigiéndose a Sirius - Sir después nos vemos.


- Claro preciosa - contesto también sorprendido.


Después de que las 2 amigas se hubieran ido en dirección a las mazmorras, llego James.


- Canuto, pensé que ya estarías comiendo - dandole un puñetazo a su amigo en el brazo - y ¿Dónde esta Gab?


- Tu novia se la llevo - contesto - será mejor que las esperemos sentados - un poco preocupado.


Así que los 2 entraron, mientras Sirius le explicaba lo ocurrido, después de haberse sentado, apenas habían tomado algo de la comida, ya que estaban preocupados ya que Lily nunca había actuado de
esa manera.


15 minutos después de que Lily y Gab se hubieran ido en dirección a las mazmorras, llegaron 4 chicas de Slytherin cubriéndose el rostro y caminaron hacia la mesa de profesores.


Tanto Sirius como James tenían el presentimiento de lo que había ocurrido era culpa de sus respectivas novias, pero aun así anhelaban que ellas no hubieran tenido nada que ver. Pero Sirius sintió como si una cubetada de agua fría le hubiera caído encima, cuando vio que Filch llevaba a rastras a Gab frente a los profesores.


- Encontre a esta niña, después de escuchar los gritos con la varita en la mano - comento Filch con regocijo.


- Señorita Swan ¿Qué hacia con la varita? - pregunto McGonagall con severidad.


- Profesora, usted sabe que hacia con la varita - señalando y mirando con odio a las 4 chicas que no dejaban ver su rostro.


- No creo que usted pudiera hacer esto sola - observo McGonagall - Había alguien mas con usted - no pregunto sino que afirmo.


- Era la única - un poco disgustada por haber menospreciado su talento.


La profesora McGonagall salio del Gran Comedor y le hizo una seña a Gab para que la siguiera, cuando salían del Gran Comedor todos los alumnos observaron como se marchaban. En cuanto salieron, Sirius se levanto y las siguió al despacho, se quedo fuera escuchando como le decía que estaba tan avergonzada que una alumna de Gryffindor actuara así, que no creía posible que alguien como ella se hubiera comportado así, entre más le decía lo decepcionada que estaba de ella, Sirius dejaba de escuchar sus palabras. Después de 20 minutos de estar en el despacho de McGonagall, Gab salió.


- Estoy fuera del equipo - dijo en cuanto vio a Sirius.


- Es broma? - entre sorprendido y ofendido - McGonagall no puede sacarte, el sábado jugamos el ultimo partido.


- No Black, no es broma - estaba demasiado enojada que necesitaba desquitarse con alguien.


- Se que debes estar enojada, pero lo que paso no fue culpa mía - dolido al ser llamado por su apellido y por la forma.


- Lo siento - se disculpo - se que no es tu culpa, sino las de esas 4 descerebradas.


- Ok, pero ahora tenemos otro problema - tomándole la mano para que empezaran a caminar.


- ¿Cuál? No puedo tener más problemas en este momento - algo deprimida.


- Pues creo que sí - sin mirarla - y se llama James.


- Es cierto James me va a matar - lo acababa de recordar.


- No creo que te mate - comento - ya que no voy a dejar que lo haga - suspiro - después de todo el tiempo que me tarde para conquistarte.


- No estoy para bromas - pero aun así se le formo una ligera sonrisa.


Al llegar a la torre, había muy pocos alumnos, en los que destacaban James y Remus.


- ¿Qué fue lo que paso? - pregunto James al verlos entrar.


- Nada - contesto Sirius a la defensiva.


- ¿Qué castigo tienes que cumplir? - pregunto Remus.


- Mmm, este - Gab se puso nerviosa ante aquella pregunta y sin mirar a James contesto - estoy fuera del equipo.


- ¿Cómo que estas fuera del equipo? - James la fulmino con la mirada.


- Digamos que eso es parte de mi castigo - contesto sin mirarlo.


- Así que por una estupidez tuya todo el equipo pagara - grito James.


- Y ¿Qué quieres que haga? - respondió de manera agresiva (eran como hermanos se la pasaban peleando, pero se querían).


- No creo que sea la forma de responderme - le espeto - después de que por tu culpa el equipo va a perder.


- Claro, por que todo el equipo soy yo - dijo sarcásticamente.


James quería matarla, así que se acerco peligrosamente a Gab, pero Sirius lo noto y se puso delante de ella.


- No te atrevas - Sirius estaba tan enojado como James.


- Quítate esto es algo entre Gabrielle y yo - fulminando con la mirada a Gab.


- Todo lo que tengas contra ella, es como si fuera contra mi - cubriendo a Gab.


- Lo siento - se disculpo Gab al ver la reacción de los 2 amigos - de verdad lo siento.


- No se de que nos sirve que lo sientas - le espeto James.


- Por favor te esta pidiendo una disculpa y no puedes aceptarla y ya - a Sirius le temblaba la mano con la que sostenía la varita.


James no contesto y solo bajo su varita, Gab sin hacer caso a James.


- Remus ¿no has visto a Lily? - pregunto Gab.


- No la he visto en todo el día - contesto Remus en tono de disculpa por lo que había sucedido.


Después de escuchar su respuesta, Gab salio de la sala común y se dirigio a los baños de mujeres, donde encontro a Lily que estaba pálida y llorando.


- Perdóname

.. Gab - dijo Lily entrecortadamente - todo
. Esto
..ha
.. sido
.culpa mía.


- Tu no has tenido la culpa de nada - en tono tranquilizador.


- Claro que sí - la contradijo - lo que les ha pasado a esas 4 fue mi culpa y a la que castigaron fue a ti.


- Por favor Lil, si tu no te hubieras adelantado, yo las habría matado - contesto Gab sonriéndole - además ya estoy acostumbrada a los castigos.


Estas palabras hicieron reír a Lily, después de que estuvieron de acuerdo en que no se le notaba que había llorado, decidieron regresar a la sala común.


Al llegar las intercepto Alice, estaba entre preocupada y enojada.


- ¿Cómo es posible que hayas hecho una estupidez así? - regaño Alice a Gab - y lo único que recibiste a cambio es que no juegues la final.


- ¿Cómo que no vas a jugar? - pregunto Lily indignada.


- Así que aun no le decías a tu amiga que por tu culpa vamos a perder - tercio James.


- James callate - le espeto Lily - si no sabes lo que paso, no quiero que te metas.


- No me puedes pedir eso, después de que Gabrielle decidiera hacerse la graciosita - trato de defenderse.


- La que se hizo la graciosa fui yo, así que si alguien tienes que molestar debería ser yo. - Lily volvía a llorar.


- Como eres idiota James - le espeto Alice.


James no dijo nada ya que estaba confundido, por lo que acaba de escuchar, así que se sentó junto a Pettigrew, Gab noto que Sirius y James seguían enojados.


- Es mejor que me vaya antes de que McGonagall, decida castigarme todo el tiempo que me queda en Hogwarts - comento Gab a sus
amigas con una sonrisa, para consolar a Lily.


- Te acompaño - Sirius se levanto y dejo que pasara ante el retrato de la señora Gorda.


Sirius seguía molesto, así que no le tomo la mano, y solo camino a su lado.


- Sirius - dijo Gab tímidamente.


- ¿Qué pasa? - tratando de sonar tranquilo y no irritado.


- No me gusta que te pelees con tus amigos - comento en voz baja.


- Entonces que querías que dejara que te atacara y me quedara con lo brazos cruzados - enojado por aquel comentario.


- Creo que es mejor que terminemos - se había detenido.


- Estas loca? - contesto atónito.


- No, piénsalo - con la mirada en el piso - desde que acepte ser tu novia, solo te he traído problemas - la voz le temblaba - y lo que paso hoy es la gota que derramo el vaso - tomo aire ya que le costaba mucho decir aquellas palabras - es mejor que dejemos de salir.


Después le tomo el rostro y lo besó, fue un beso corto de despedida, y después de besarlo se alejo, dejando a Sirius sin comprender por que habían terminado.

Capitulo 6
Castigo (parte II)

El miércoles por la tarde, ya tenían reemplazo para Gab, lo que a James no alegro mucho, ya que a pesar de haber sido el mejor en las pruebas, no se comparaba con Gab, ella siguió cumpliendo sus castigos, sin tener otra queja de ella.

Después de que terminaron Gab y Sirius, ambos se veían mal, ya que con trabajos comían y eso era algo rarísimo en Sirius; sus amigos suponían que dormían poco ya que los 2 tenían ojeras.

El resto de la semana paso sin que Sirius se metiera en problemas, cosa que no se podía decir de James, ya que en esa semana estuvo en castigos con Gab y donde ya se habían vuelto hablar como si nada, eso siempre pasaba con ellos, habían crecido juntos así que siempre que tenían una pelea, siempre la olvidaban al día siguiente (en Hogwarts no se llevaban tan bien, por que desde el primer día a Lily le había caído mal James, así que por decisión de Gab habían quedado como si no fueran nada ya que a Sirius también le había caído mal la chica y a ella él, pero cuando regresaban a casa era totalmente diferente).

Cuando llego el sábado en la mañana, al entrar al Gran Comedor se veía la gran rivalidad de las casas de Gryffindor y Slytherin. Cuando los 7 chicos llegaron a desayunar, todos como viejos amigos excepto Gab y Pettigrew, a pesar de que tenían que estar en el mismo grupo no se soportaban, y Sirius le costaba hablar con Gab, ya que siempre que estaba cerca quería besarla.

Los 7 chicos se sentaron en el centro de la mesa, Lily intentaba que James desayunara un poco, Remus y Alice hablaban de los exámenes, Pettigrew solo comía, Sirius estaba tan nervioso que no se había dado cuenta que Gab lo observaba y que tampoco ella comía.

- Tienes que comer - dijo Gab que sonaba nerviosa, al ver que iba a replicar añadió - por que como vas a pegarle a la bludger, si no tienes fuerza.

- Es que no me entra nada - con la cabeza baja.

- Vas a jugar muy bien - con un poco de envidia, luego sonrió - como siempre.

- Es una lastima que no estés - un poco intranquilo - contigo no solo yo sino también James estaríamos mas relajados.

Cuando Gab iba a responder llego un chico del equipo, que estaba pálido y agitado.

- ¿Qué pasa? - pregunto James cuando llego.

- Es Lee - su voz apenas era audible.

- ¿Qué pasa con él? - lo apremio

- No podrá jugar - sus manos temblaban.

- ¿Por qué? - preguntaron al unísono James, Gab y Sirius.

- Por que alguien le ha hecho una broma y ahora esta en la enfermería - farfullo el chico que apenas si se entendió lo que había dicho.

La profesora McGonagall al ver que James estaba a punto de golpear a Remus que trataba de tranquilizarlo se acerco.

- ¿Qué pasa señor Potter? - pregunto McGonagall al llegar.

- Es Lee, no puede jugar - grito James, haciendo que todos los alumnos girarán a verlo - y ahora nos falta un cazador.

- Señor Potter debe tranquilizarse - comento McGongall de forma autoritaria.

- Lo siento - se disculpo tratando de controlar su voz - pero nos falta un cazador, y eso es una desventaja.

- Señorita Swan - McGonagall la veía con severidad.

- Si profesora - contesto un poco asustada.

- Tiene usted levantado el castigo - de manera seria - así que puede jugar - sonriéndole.

- Gracias profesora - contestaron Sirius y James, ya que Gab aun no lo asimilaba.

- Pero será mejor que se vaya a cambiar - observando a los 2 chicos.

James y Sirius tomaron a Gab de los brazos, y la sacaron del Gran Comedor y subieron las escaleras lo más rápido que pudieron, tomaron algunos atajos y llegaron a la sala común en 10 minutos.

- ¿Quisieras darte prisa? - James parecía más relajado - o ¿quieres que te ayudemos a cambiarte? - y eso se noto cuando hizo su bromita.

- Ya quisieras idiota - le espeto Gab antes de subir al cuarto de las chicas.

- No sabes de lo que te pierdes - grito James.

Los 2 chicos se quedaron de pie a ambos lados del arco de las escaleras, Gab bajo 5 minutos después.

- Muy bien, vamonos - comento James jalando a Gab del brazo.

- Con cuidado - le espeto Gab cuando casi hace que chocara contra un pilar al dar la vuelta.

- Si cornamenta - susurro Sirius - no quiero que tenga rasguños, mi bebé

James no contesto solo sonrió y Gab no escucho, ya que tuvo que saltar 2 escalones por culpa de James, cuando iban en el vestíbulo la chica choco contra un chico de Sytherin bastante alto y gordo que hizo que Gab cayera de sentón.

- Haber si te fijas por donde vas estúpida - le espeto el chico, que no se había movido un centímetro.

- Cállate imbécil! - le espeto Sirius - ella no tiene la culpa de que una vaca este estorbando.

- Gab estas bien? - pregunto James ayudándola a levantarse.

- Si - mirando con odio a James - y no por ti.

- Lo siento - se disculpo con sinceridad.

Gab camino hacia Sirius y le tomo la mano, y lo jalo ya que con las miradas que se lanzaban los 2 chicos no tardaban en sacar sus varitas.

- Nos vamos? - dijo Gab al llegar donde estaba James - aun quiero jugar quidditch.

- Claro vamonos - tomándola de nuevo del brazo.

- Mejor camino yo sola - soltándose de la mano de James.

Gab soltó la mano de Sirius y comenzó a caminar hacia los jardines.

- No piensas regresar con ella? - pregunto James cuando los 2 comenzaron a caminar un poco alejados de ella.

- Me muero por volver a besarla - contesto con su mirada en la espalda de Gab.

- Entonces que esperas? - un poco confundido.

- Y si ella no quiere regresar conmigo? - algo nervioso.

- Por favor ella esta igual que tú - contesto James sonriendo.

- Y ¿Como lo sabes? - arrugando la frente.

- Recuerda que la conozco desde que éramos bebés - repuso aun sonriendo - la conozco mejor que nadie.

- Y también por que Lily te lo dijo ¿cierto? - con una sonrisa de triunfo.

- Lily no habla de las cosas de sus amigas - contesto, pero al ver la mirada de Sirius - tal vez lo menciono.

Sirius no dijo nada solo sonrió, cuando llegaron al campo, el resto del equipo parecía sumamente preocupado, James hizo que tomaran sus posiciones.

Comenzó el partido la primera anotación fue hecha por Gryffindor, el partido seguía 110 - 80 favor Gryffindor, sin que ninguno de los 2 buscadores tuviera indicio de la snitch. Así siguieron hasta que un golpeador de Slytherin se dio cuenta de que James ya había atrapado la snitch, así que se acerco a Sirius que comenzaba a aterrizar a un metro de él, Sirius observaba a Gab, así que no se dio cuenta cuando el golpeador se lanzo contra él, le dio con el bate como si le pegara a una bludger, Sirius comenzó a caer en picada, Gab y James se lanzaron hacia Sirius para detenerlo.

Después de varias horas de que el partido hubiera terminado los 6 chicos estaban fuera de la enfermería, Gab no le dejaban de temblar las manos que estaba sentada en el suelo y no veía a nadie.

- No creo que le pase nada malo - comento James sentándose aun lado y abrazando a Gab - ya que la cabeza la tiene bastante dura.

- Si Gab - Remus se sentó del otro lado - no creo que sea tan fácil deshacernos de él.

- Que buenos amigos - dijo Lily sarcásticamente.

- Además aun le debes unos cuantos besos - repuso James después de guiñarle a Lily - y no creo que se muera antes de cobrarlos.

Gab solo movió la cabeza negativamente y sonrió de las tonterías de los 2 chicos, segundos después de eso salio Madame Pomfrey.

- Pueden pasar a verlo - les dijo a los 6 chicos - esta dormido así que no hagan ruido - les advirtió antes de dejarlos pasar.

- No haremos ruido Madame Pomfrey - contesto Alice.

Los 6 chicos rodearon la cama de Sirius, James y Gab quedaron en la cabecera de la cama, así que quedaron de frente, Gab al verle la cabeza vendada sintió un nudo en la garganta.

- ¿Cómo que no se ve muy bien? - dijo Pettigrew con su voz chillona.

- Claro!!! Que querías que se viera como siempre? - contesto Alice enojada por el comentario estúpido de Pettigrew.

- De hecho nunca se ha visto bien - observo Gab tratando de sonreír.

- Canuto creo como que le empiezas a dejar de gustar a Gab - comento James dándole un golpe en la cabeza.

- James - gritaron todos y Gab le regreso el golpe por Sirius.

- Perdón, se me olvido - se disculpo un poco intimidado.

- ¿Qué pasa? ¿Por qué me duele la cabeza? - pregunto Sirius somnoliento.

- Supongo que por el golpe de James - contesto Gab con una media sonrisa.

Sirius al escuchar su voz levanto la vista y la encontró pálida y con una sonrisa de alivio.

- Canuto no nos vuelvas a dar un susto así - dijo James, dándole otro golpe en la cabeza.

- James por favor - lo regaño Lily.

- No creo que quede peor de lo que estaba - se defendió James.

- Si le vas a pegar que no sea en la cabeza - comento Gab sonriendo - por que no sabemos si de verdad no puede quedar peor

- Mejor deja que Lily me defienda - se quejo Sirius.

- Pero yo no te estaba defendiendo - contesto con una sonrisa más grande - solo le estaba dando algunas recomendaciones.

- Nosotros nos vamos - se despidieron los demás chicos.

- Si los dejamos, para que le puedas pagar - comento James sonriendo de manera pícara.

- ¿Qué me tienes que pagar? - pregunto Sirius.

- Los besos que no te ha dado en una semana - contesto James antes de salir.

- Cuando llegue a la sala común lo mato - susurro Gab, que se había puesto roja después de lo que James había dicho.

- Pero antes de matarlo, me tienes que pagar - Sirius le había tomado la mano - por que si vas a Azkaban no solo me deberás los de esta semana sino todo el tiempo que no te vea.

- Muy bien señor Black - contesto Gab - no le voy a pagar nada por que no le debo nada.

- En eso esta muy equivocada - comento Sirius con su sonrisa que ninguna chica resistía - por lo menos me debe una explicación de por que terminamos.

- De eso me arrepiento - contesto con la vista en el suelo.

- Entonces eso quiere decir que si me debe los besos de esta semana - repuso incorporándose.

- No por que ya no somos nada - levantando su vista y viéndolo a los ojos.

- Eso tiene solución - acercándola a él - por que tú quieres regresar conmigo y yo también quiero estar contigo.

Gab se inclino y comenzó a besarlo, cuando se iba a separar Sirius la retuvo, dejo que se separaran hasta que sus pulmones exigieron aire.

- Eso no alcanza a cubrir ni un día - comento Sirius después de separarse.

- Lo se - concordó sonriendo - pero en tu estado no puedo pagarte como quisiera.

- Muy bien cuando salga - repuso jugando con la mano de Gab - tendrás que pagar no solo la semana, sino también los días que este aquí.

- Los días que estés aquí no los pienso pagar - replico besándole la nariz - por que yo no te golpe la cabeza, así que si quieres cobrarle a alguien estos días tendrá que ser al golpeador de Slytherin.

- Muy bien solo la semana - contesto tomándole el rostro - pero estos no valen - volviendo a besarla.

Después de que se separaron salio Madame Pomfrey y saco a Gab argumentando que Sirius tenía que descansar.
Capitulo 7
Escape
Las clases en Hogwarts ya habían terminado, así que los 7 chicos estaban en sus respectivas casas.

Era viernes y final de la primera semana de vacaciones, Gab estaba en casa de James, los 2 chicos se encontraban en la habitación del ultimo, se encontraban sentados en el suelo con un tazón de palomitas, escuchando música.

- ¿Qué te parece una guerra de almohadas? - pregunto James incorporándose.

- No James - comenzó Gab, observando como el chico ya había agarrado una almohada - ni se te ocurra.

- Ahora Sirius no esta para defenderte - se burlo.

- Muy bien - contesto entrecerrando los ojos - quieres guerra - tomando la otra almohada de la cama - guerra tendrás.

Los 2 chicos comenzaron su guerra de almohadas, cuando los 2 chicos se habían agotado Gab se tiro en la cama y James en el suelo.

- Creo que te gane - comento Gab observando a James.

- Desde que tenemos 5 años nunca me has ganado en una guerra de almohadas y esta no es la excepción - contesto James mirándola retante - acaso será un empate - añadió sonriendo.

- Muy bien James - acepto girándose para quedar boca arriba.

- Gracias - repuso James con media sonrisa.

- ¿Por qué? - volviendo a girarse para verlo y arrugando la frente.

- Por haber hecho que Lily comenzara a salir conmigo - con una sonrisa soñadora.

- Para eso soy tu amiga - contesto Gab sonriendo por la cara que había puesto.

- Mi hermana - la corrigió - por que eso eres para mí.

- James me vas hacer llorar - fingiendo que se secaba algunas lágrimas.

Antes de que James contestara se oyó que tocaban la puerta y como sus padres no estaban.

- Gab puedes ir a abrir por favor - pidió James con los ojos cerrados.

- Se supone que soy tu invitada - se quejo la chica incorporándose.

- Por eso te dije por favor - se defendió el chico sin hacer el mínimo intento de levantarse.

Gab bajo las escaleras, y cuando abrió la puerta se encontró de frente a un Sirius pálido y que parecía que había llorado.

- Hola - saludo intentando sonreír.

- ¿Qué paso? - pregunto Gab preocupada.

- Nada preciosa - contesto Sirius tratando de sonar indiferente - solo no aguante más a mi linda familia.

- Sirius - susurro Gab abrazándolo.

- Necesitaba tanto estar junto a ti - abrazándola con fuerza.

- Gab ¿Quién demonios
. - James que se había desesperado y había salido de la habitación - canuto - grito emocionado.

- Siento venir a estas horas - se disculpo separándose de Gab - pero no soporte estar más en casa de mis padres y.... - viendo a James - me fugue.

- Por favor canuto esta es tu casa - contesto James sonriendo.

- Pero tus padres
. - trato de decir Sirius.

- Por favor a mis padres les caes muy bien - comento James dándole unas palmadas en la espalda a su amigo - y van a aceptar encantados que te quedes.

- Claro - repuso Gab - ya que cualquiera que tuviera a James como hijo desearía cambiarlo - haciendo que Sirius sonriera.

- Muy graciosa - le espeto James.

- Sabes que es broma - Gab sonrió - se te quiere.

- Si no es por que te quiero - susurro y luego volviendo a sonreír - ¿Por qué te saliste de tu casa?

- James - repuso Gab viéndolo con severidad.

- Jamás he sido el hijo prodigo que desearon tener - contesto tomando la mano de Gab - y ellos tampoco son los padres que yo hubiera elegido.

- Bueno tus padres son un poco crueles - comenzó Gab.

- Un poco? - repuso James sorprendido - si no solo son crueles son despiadados.

- James - Gab lo fulmino con la mirada.

- No, James tiene razón - contesto Sirius, sonriéndole.

- Bueno a parte de lo que ya sabemos - replico James al ver que los 2 chicos no tardaban en empezar a besarse - que fue lo que te hicieron esta vez?

- El idiota de Regulus le dijo a mi madre que salía con
. - se detuvo y observo a Gab.

- Que fue lo que no le pareció de que salieras con Gab - repuso James enojado - Es sangre limpia, se supone que ese sería un punto a su favor.

- Si soy sangre limpia - repuso Gab en voz baja - pero recuerda que mi familia esta a favor de los muggles y eso es algo que la familia Black no acepta.

- Tal vez ellos no - Sirius la abrazo por la espalda - pero eso es algo que no me importa ya que lo único que importa es que tu eres perfecta para mi.

- Te das cuenta de lo que has hecho con mi mejor amigo, casi hermano - le reclamo James - has hecho que por primera vez en su corta vida sea fiel y cursi.

- Y por eso tienes que reclamarme - se defendió Gab sonriendo - me tendrías que dar las gracias.

- No él que te tiene que agradecer es Sirius - contesto James - por que si no hubiera sido fiel o no sigue siendo fiel va a terminar en la enfermería.

- No que es tu mejor amigo - repuso Gab confundida.

- Y lo es, pero tu eres mi pequeña hermanita - contesto James con simplicidad - además no sería el único también Remus, Lily y Alice me ayudarían a mandarlo.

- Ahora entiendo por que me eres fiel - contesto Gab girando para quedar de frente.

- Y por que Te Amo - jugando con un mechón de su cabello.

- Será mejor que veamos donde te vas a quedar - repuso James cuando estaban a punto de besarse los 2 chicos.

Sirius asintió y tomo de la mano a Gab y subieron James iba guiándolos, cuando llegaron a la recamara que estaba de lado derecho a la de James.

- Esta noche ocuparas está recamara - comento James - mañana te puedes cambiar a la que siempre usas.

- ¿Por qué? - pregunto Sirius.

- Por que la otra recamara la ocupa Gab esta noche - contesto James con indiferencia.

- Pero creo que es mejor que me vaya con mi abuelo - repuso la chica en voz baja.

- Por supuesto que no - replicaron James y Sirius a la vez.

- ¿Por qué no? - pregunto arrugando la frente.

- Ya viste la hora que es? - contesto James mirándola con severidad.

- Es tarde y además en los tiempos en que estamos es peligroso que salgas - completo Sirius - y no pienso ponerte en peligro.

- Canuto tiene razón - repuso James con seriedad - además tus padres me dejaron a tu cargo.

- No tengo 4 años - replico Gab fulminándolos con la mirada.

- Lo sabemos - contesto Sirius abrazándola - pero eso no deja que nos preocupes.

- Además que haría con Canuto si te pasa algo - comento con una fingida preocupación - tendría que soportar sus lloriqueos y ya los soporte bastante cuando no lo pelabas.

- Muy bien papás - repuso Gab tratando de sonar tranquila - si no les molesta me iré a dormir - luego observo a los 2 - a menos que quieran ir a revisar la recamara por si está el coco - con sarcasmo.

- No es mala idea - contesto Sirius sonriendo de la expresión de Gab.

- Si es mejor que revisemos - con una voz autoritaria - ya que no queremos que le pase algo a nuestra pequeñita - pellizcando sus mejillas como si fuera una niña de 2 años y como si le hablara a una.

- Si no quieren que la pequeñita - Gab trataba de controlar su voz para no gritar - los haga dormir en el jardín, la dejaran en paz.

- Muy bien chiquita - Sirius la tomo en brazos - pero no nos puedes prohibir que te demos tu besito de las buenas noches - acurrucándola contra su pecho.

- BAJAME - grito Gab tratando de soltarse de sus brazos - BLACK BAJAME.

- Como te pareces a tu padre - comento James imitando la voz de su madre - por que la vida me castigo así. - fingiendo que se limpiaba algunas lagrimas.

- Nena relájate - susurro Sirius - por que sino cuando seas grande te parecerás a tu madre.

- Te estoy escuchando - repuso James aun fingiendo la voz de mujer - ahora entiendo por que nuestra hija se comporta así - tocándose el lado del corazón como si le doliera - si tu le enseñas.

- Esto no es gracioso - dijo Gab en voz baja, cuando por fin Sirius la bajo.

- Ven hijita - repuso James sonriendo y bajándose los lentes para que pareciera abuelito - es mejor que te ayude a ponerte la pijama.

- No eso le corresponde al papá - contesto Sirius quitándole la pijama a James de las manos.

- Fuera - repuso Gab con frialdad.

James y Sirius entendieron que su juego había llegado lejos, así que Sirius le entrego la pijama y le sonrió, pero la chica siguió con la misma expresión de odio hacia los 2 chicos, cuando estuvieron fuera azoto la puerta.

- Si que está enojada - repuso James un poco nervioso.

- Es mejor que la dejemos en paz por lo menos está noche - opino Sirius.

- Estoy de acuerdo - contesto James - ¿te parece que juguemos ajedrez?

- Vamos - repuso Sirius.

Los 2 chicos estaban en el salón que era amplio de color blanco, en el centro había una mesa, en donde se encontraban jugando ajedrez, una planta extraña que a la madre de James le había gustado en un viaje que habían hecho a Bélgica. Era el turno de Sirius para tirar, cuando se escucho un grito, los 2 chicos subieron las escaleras lo más rápido que pudieron, cuando llegaron a la habitación que ocupaba Gab.

- ¿Qué pasa? - pregunto James casi sin voz.

- Tardaron - contesto la chica con una enorme sonrisa.

- Todo fue una broma? - Sirius trato de sonar enojado y no aliviado de que solo hubiera sido eso.

- Yo lo llamaría simulacro - repuso Gab tratando de controlar su risa.

- No vuelvas hacer algo así - la reprendió James - casi me da un ataque.

- Lo siento - contesto tratando de no sonreír y sonar realmente apenada.

- Muy bien - James sonaba serio - pero en tu vida me vuelvas hacer algo así.

- Nos vuelvas - corrigió Sirius - no entiendes que nos importas.

- Ok en serio lo siento y prometo no volver hacerlo - ahora si en tono apenado.

- Los espero abajo - comento James saliendo de la habitación.

- A veces eres tan niña - comento Sirius dándole un beso en la frente - y eso me encanta por que eres mi niña.

Sirius le tomo el rostro con ambas mano y se inclino, cuando sus labios tocaron los de Gab.

- Te amo Gab - repuso Sirius - no se que pasaría si algún día te pasa algo.

Gab solo apretó sus labios contra los de Sirius para que dejara de hablar y comenzará a besarla.



Capitulo 8
Callejón Diagon
La semana siguiente de que Sirius hubiera llegado, Gab se fue a Australia a visitar a su hermano Daniel (2 años mayor), que era guardián en Pride of Potree, así que casi no tuvieron tiempo de hablar.

Gab llevaba casi un mes en Australia y apenas si le había escrito a Sirius, ya que apenas tenía tiempo para dormir, ya que su madre la estaba haciendo conocer toda la ciudad.

Estaban a principios de agosto, así que se acercaba el cumpleaños de Gab (20 de agosto), pero por las pocas cartas que Sirius había recibido de Gab, ella pasaría su cumpleaños en Australia. Era jueves 18 así que para el cumpleaños de Gab faltaban 2 días, Sirius y James estaban en la recamara del ultimo, sin la menor idea de que hacer.

- Cornamenta inventa algo - suplico Sirius que estaba sentado en el suelo y recargado en la cama.

- Y por que no lo inventas tu? - replico sin inmutarse - el de las ideas siempre eres tú.

- No se me ocurre nada - contesto con la mirada en la ventana.

- Que crees que este haciendo Lily en este momento? - pregunto James mirando el techo distraídamente.

- Yo que se - contesto arrugando la frente - cornamenta concéntrate en buscar algo que podamos hacer - le exigió.

- Muy bien - contesto incorporándose.

James camino alrededor de toda su habitación buscando algo con que distraerse, mientras sacaba algo del closet su mamá entro, era una mujer algo mayor cabello negro, la nariz larga y afilada, tez blanca, y los ojos azules.

- James - llamo Dorea.

- ¿Qué pasa ma? - contesto James sacando la cabeza del closet.

- Gab quiere verte - contesto sonriendo a Sirius que había girado al escuchar el nombre.

- Dile que vamos - contesto James.

- Regreso - grito Sirius.

- Tranquilo - le ordeno James - es mejor que bajemos.

Sirius no espero a que se lo dijera de nuevo, salio y cuando estaba a punto de bajar.

- Por favor canuto date a respetar - susurro James, mientras lo mantenía tomado del brazo. - Gab - grito James en las escaleras.

- Hola - saludo Gab girando a verlos y sonriendo.

- Pensé que no te vería hasta King’s Cross - comento Sirius mientras la abrazaba.

- Creían que iba a pasar mi cumpleaños lejos de mis amigos - contesto Gab, tomando el rostro de Sirius - y mi novio.

- Y olvidaron comprar tus libros - comento James sonriendo.

- En cierta parte - repuso sin quitar su vista de Sirius - bueno a lo que vine - girando a ver a James - mamá me obligo a invitarte a mi fiesta - comenzó a reírse.

- Gab - a James se le había borrado su sonrisa.

- Sabes que es broma - tratando de controlar su voz - el sábado es mi cumpleaños, así que vas a ir a mi fiesta.

- Eso no es una invitación - se quejo James.

- Claro que no es una invitación es una obligación - contesto de manera sería, cuando vio el reloj - bueno entonces los espero el sábado en mi casa.

- Ahí estaremos - contesto Sirius acompañándola a la puerta.

- Entonces nos vemos el sábado - después lo beso.

Al día siguiente Lily llego a la casa de Gab, así que las 2 chicas estaban sentadas en el jardín delantero de la casa, cuando vieron salir a los 2 chicos.

- ¿Adonde van? - pregunto Lily.

- Lily - grito James que cruzo corriendo la calle.

- Hola hermosa - saludo Sirius a Gab al llegar al lado de su amigo.

- Hola - contesto Gab acercándose al chico y poniéndole los brazos alrededor del cuello.

- Y ¿adonde van? - volvió a preguntar Lily después de haber besado a James.

- Al callejón Diagon - contesto James con sus manos en la cintura de Lily.

- ¿A que? - pregunto Gab besándole la nariz a Sirius.

- Por algunas cosas para pociones - contesto Sirius con sus labios rozando los de la chica.

- Por que no vamos con ellos y compramos tus libros - sugirió Lily.

- NO - gritaron los 2 chicos a la vez.

- Por que no? - pregunto Gab que había dado un brinco al escucharlos gritar.

- Por que no queremos que se aburran - contesto James sin pensar.

- Exacto - concordó Sirius un poco nervioso - somos demasiado aburridos.

- Después nos vemos - se despidió James y le dio un beso corto en los labios a Lily.

Sirius hizo lo mismo con Gab y se alejaron, cuando las chicas se quedaron solas se miraron desconcertadas, Gab entro a la casa para pedirle dinero y permiso a su madre de ir al callejón Diagon, se tardo media hora en convencerla, para que le diera permiso tuvo que decir que James las acompañaría, como estaba tan ocupada organizando la cena y buscando la receta del pastel favorito de Gab no salió a ver si de verdad James las iba a acompañar.

Cuando Gab salió se encontró no solo con Lily sino también con Remus, que se suponía que llegaba al día siguiente.

- Hola Remus - saludo Gab abrazando al recién llegado.

- Espero que no sea inoportuno - comento sonriendo.

- No, para nada - contesto Lily devolviéndole la sonrisa.

- Ya que llegaste antes - repuso Gab sonriendo ligeramente - no te importaría acompañarnos al callejón Diagon?

- Vamos - contesto sonriendo.

Así que los 3 chicos comenzaron a caminar, entraron a un callejón para poder desaparecer, Lily tuvo que ayudar a Gab ya que como aun no era mayor de edad no podía desaparecer sola, cuando aparecieron frente a la heladería Florea Fortescue, Gab no pudo evitar comprar un helado, y los otros 2 chicos hicieron lo mismo.

Después de comprar el helado se dirigieron a la librería a comprar los libros de Gab. Después de comprar todos los libros, los metieron en una mochila que Remus llevaba, Gab los guió a Artículos de Calidad para el Juego del Quidditch, donde compro un Equipo de Mantenimiento de Escobas Voladoras.

- Ya tienes uno - comento Lily cuando salieron de la tienda.

- Pero este no es para mi - contesto Gab examinando el estuche - es para Daniel.

- Que les parece si dejamos todo esto en el Caldero Chorreante y venimos a echar un vistazo - sugirió Remus.

- Claro - contestaron las 2 chicas sonriendo.

Cuando llegaron al Caldero Chorreante vieron a James y a Sirius en una mesa en la esquina, observaron que examinaban algo muy detalladamente, Gab tomo del brazo a Remus cuando se iba a cercar a los chico, el chico entendió que no era buen momento para acercarse.

- Hola Tom - saludo Gab

- Señorita Swan - contesto Tom.

- Te puedo dejar mis libros? - pidió Gab sonriendo

- Claro - contesto y tomo la mochila de la chica.

- Gracias, Tom - comento Gab aun sonriendo - en un rato regreso por ellos.

{
..}

- ¿Qué hacen aquí? - pregunto Sirius, cuando vio a los 3 chicos.

- Yo que voy a saber - respondió James en voz baja.

Sirius se levanto y se acerco a los 3 chicos, después de haber metido los objetos que habían estado observando a la mochila.

- Pensé que estarían en tu casa - comento Sirius sonriendo a Gab.

- Venimos a comprar mis libros - contesto dándole la espalda - pero ahora daremos un paseo.

- Entonces vamos - tercio James.

- No - contesto Lily sonriendo - queremos divertirnos y como ustedes dijeron son demasiado aburridos.

- Hola - saludo Remus que había regresado al ver que las chicas no lo seguían.

- Hola lunático - contesto Sirius sonriendo.

- Remus - llamo una chica rubia y cabello rizado, de la misma estatura de Gab y ojos aceitunados.

- Hola Banner - contesto Remus un poco sonrojado.

- Cuantas veces tengo que decirte que me llames Vanesa - contesto la chica - hola - saludo a los demás chicos.

- Hola Vanesa - contesto Gab sonriendo - oye no te gustaría ir a mi casa mañana? - pregunto.

- Va a ver una pequeña fiesta - completo Lily comprendiendo el plan de su amiga.

- Para festejar mi cumpleaños y de verdad me gustaría que fueras - termino Gab con una sonrisa inocente.

- No se si pueda - contesto Vanesa un poco sorprendida, ya que a pesar de pertenecer a la misma casa casi no se hablaban, y aun más por que una de sus amigas había salido con Sirius (de hecho de su grupo de amigas la única que no había salido con el ojigris era ella)

- Bueno pero no puedes negarte a acompañarnos a dar un paseo - repuso Lily.

- Ya que no puedes dejar a lunático sin pareja - replico Sirius antes de que la chica contestará.

- Muy bien vamos - contesto Vanesa un tanto sonrojada.

Sirius tomo de la mano a Gab y salieron primero, después salieron James y Lily y por ultimo Vanesa y Remus sin dirigirse la palabra.

- Me vas a explicar por que no quisiste que viniera contigo - susurro Gab cuando entraron a una tienda de dulces.

- No es que no quisiera que vinieras conmigo - contesto Sirius sin verla a los ojos.

- Entonces que fue? - tratando de sonar relajada.

- Prometo que mañana te lo explico - examinando un recipiente con grajeas, para no tener que ver como trataba de no golpearlo.

- Mas te vale Black que no tenga que ver con ninguna de tus conquistas - repuso apretando los puños.

- Por favor Gab - girando a verla - yo Te Amo y no podría engañarte - tomando su rostro - no lo entiendes tu eres a la única que necesito.

- Yo también Te Amo - contesto tratando de controlar su respiración.

Sirius que respiraba también de manera entrecortada la beso.

- Muy bien chicos ya compre lo que necesito - comento James a su espalda.

- Me das un minuto más - pidió Sirius aun con el rostro de Gab entre sus manos.

- No creo que sea bueno que den está clase de espectáculos - replico James un poco serio.

- Ni siquiera Daniel se pone como tú - le espeto Gab tomando de la mano a Sirius para salir.

Cuando los chicos salieron, varia gente corría hacia el Caldero Chorreante, Sirius jalo a Gab antes de que un grupo de brujas y magos se la llevaran.

- ¿Qué pasa? - pregunto Remus a su espalda.

- No lo se - contesto Sirius que tenía a Gab contra el escaparate y a él cubriéndola.

- Es mejor que nos vayamos - comento James tomando a Lily de la mano.

Se escucho una explosión y mucha gente gritando y aumentaron los magos que corrían hacia el Caldero Chorreante.

- Creo que es mejor entrar de nuevo a la tienda - sugirió Vanesa detrás de Remus.

- Todo va a estar bien - susurro Sirius a Gab mientras la abrazaba, para entrar de nuevo a la tienda.

Dentro de la tienda eran los únicos ya que los demás habían decidido irse al Caldero Chorreante, para protegerse.

- Han de ser los seguidores de quien-ustedes-saben - comento un señor de edad ya muy avanzada y que por lo mismo estaba encorvado y su rostro era dulzón - todos están bien? - pregunto con su voz ronca.

- Si - contesto James abrazando a Lily.

- A mi madre le va a dar un ataque cuando se entere - repuso Gab con su cabeza apoyada en el pecho de Sirius.

- A mis padres también - comento Vanesa pálida.

Se quedaron un tiempo en silencio, a fuera se seguían escuchando gritos, el señor de la tienda había cerrado la puerta, todos los chicos se habían sentado en el piso, Sirius mantenía abrazada a Gab, que de todas las chicas era la que menos asustada estaba, las otras 2 chicas estaban transparentes de lo nerviosas que estaban.

- Todo va estar bien - comento Remus mientras le pasaba el brazo por los hombros a Vanesa.

- Gracias Remus - contesto Vanesa, recargando su cabeza en el hombro del chico.

- Lily - llamo Gab - recuérdame que cuando ellos - señalo a Sirius y a James - nos digan que no debemos ir a algún lugar, les haga caso.

- Trataré de recordarlo - prometió con una débil sonrisa.

- Vanesa venías sola? - pregunto James.

- Esperaba a Jenny - contesto.

- No me desagradaría que hubiera un pequeño muerto - susurro Gab, pero al sentir la mirada de Lily que estaba demasiado cerca - es un pequeña broma.

Sirius sonrió del comentario de su novia y le dio un beso en el cabello. Después de 20 minutos dejo de escucharse gritos o algún otro tipo de ruido.

Así que los chicos decidieron regresar al Caldero Chorreante, cuando llegaron una chica de cabello color caramelo y al igual que Vanesa rizado corrió hacia los chicos en cuanto los vio entrar, sus ojos eran miel, tenía cara de tonta.

- Vane - grito la chica en cuanto vio a su amiga - pensé que te había pasado algo.

- Ya puedes tranquilizarte - contesto Vanesa tratando de sonreír - estoy bien.

- Gracias Siri - repuso la chica sonriendo - siempre siendo el héroe.

- De hecho yo no....

- Por favor no te hagas el modesto - lo interrumpió poniéndole un dedo en la boca, para tratar de que no hablara.

- Por favor Sirius solo acepta su agradecimiento - replico Gab fulminando con la mirada a la chica.

- Veo que no se te hizo librarte de tu noviecita - contesto mirando con odio a Gab.

- Nos vamos? - pregunto Vanesa un poco apenada por la actitud de su amiga.

- Claro Vane - contesto la chica y antes de girarse le guiño a Sirius.

- Respira Gab - comento Lily al ver el rostro de su amiga - no hagas caso de esa tonta.

- Estoy bien - contesto con una sonrisa que no convenció a nadie - Nos vamos? - pregunto - antes de que mi madre venga a buscarme.Capitulo 9

Un Regalo Especial

Debía ser temprano, ya que cuando logró abrir los ojos, al escuchar que la felicitaban el sol apenas comenzaba a salir.

- Feliz cumpleaños a ti - escucho cantar a James.

- Gracias James - dijo Gab con voz somnolienta y tallándose los ojos - pero con esa parte de la canción fue más que suficiente - agrego al ver que iba seguir cantando.

- Felicidades - dijo Lily mientras le entregaba un paquete.

- Gracias - contesto mientras desenvolvía su regalo - Oh!!!! Lily gracias - casi grito al ver el libro de Romeo y Julieta de muggles.

- Sabía que te gustaría - repuso la chica sonriendo.

- Este es mi regalo - comento James mientras le entregaba un paquete mediano.

- Creo que quieren que me la pase leyendo - observo al ver el libro de quidditch que James le había dado - muchas gracias James.

- Felicidades - Remus le sonreía detrás de James, y le extendió un paquete

- Gracias Remus - contesto mientras desenvolvía el paquete - gracias - volvió a decir cuando vio el CD de Los Magos Tuertos su grupo favorito.

- Es mejor que te cambies - comento Lily antes de salir de la recamara para dejar a la chica.

- Y Sirius? - pregunto Gab al ver que faltaba.

- Está un poco ocupado - contesto James - pero en un rato viene a felicitarte.

Así que los chicos salieron, para dejar que Gab se cambiará; primero se ducho y después se vistió, cuando termino los 3 chicos estaban en la mesa desayunando con sus padres.

- Feliz cumpleaños pequeña - la felicito su padre un hombre alto delgado, el mismo color de cabello que Gab solo que quebrado, los ojos avellana al igual que los de su hija.

- Gracias papá - contesto Gab abrazándolo.

- Espero que te guste - repuso el señor Swan entregándole un paquete más grande que todos los que había recibido.

- Esta hermosa - contesto Gab, cuando vio una gran bola de cristal con una galaxia en miniatura - gracias.

- Me agrada que te guste - repuso su padre besándole la frente.

- Felicidades princesa - la felicito la señora Swan que tenía la misma estatura de Gab, la misma nariz afilada, la boca pequeña igual a la de Gab, eran muy parecidas excepto en los ojos ya que los de su madre eran azules y el cabello que era rubio y quebrado - espero que te haya gustado mi regalo.

- Querrás decir regalos - la corrigió Gab abrazando a su madre - y si me gusto mucho toda la ropa que me compraste.

Su madre no contesto, solo la tomo de los hombros y la guió a la mesa, todos los chicos hablaban muy animadamente.

- Si me vas a acompañar a hacer mi examen de aparición? - pregunto Gab a su padre.

- Lo siento cariño - se disculpo - pero hoy no puedo, tendrá que ser la próxima semana.

- Si quieres nosotros te acompañamos - tercio James.

- Puedo ir con ellos? - pregunto Gab con una sonrisa llena de inocencia.

- No lo se - contesto el señor Swan.

- Por favor - suplico Gab, con cara de cachorrito a la cual su padre nunca le negaba nada.

- Muy bien - acepto a regañadientes - pero solo haces el examen y regresan - repuso viendo tanto a James como a Gab.

- De acuerdo - contesto James sonriendo.

Así que cuando los chicos terminaron, el señor Swan ya se había ido al ministerio, se despidieron de la madre de Gab y se dirigieron al ministerio.

{

}

Sirius había terminado de decorar la habitación que ocupaba en casa de James, así que bajo para ir a casa de Gab.

- Sirius - comento la señora Potter un poco sorprendida - ¿Por qué no fuiste con los chicos?

- Estoy un poco cansado - contesto con una leve sonrisa - no le molesta que salga?

- Claro que no querido - contesto la señora Potter.

Así que Sirius salio y se dirigió a casa de Gab llamo a la puerta, salio la madre de Gab con un delantal.

- Buenos días - saludo Sirius con una inclinación de la cabeza.

- Sirius cariño - contesto la señora Swan - pensé que te habías ido con los demás.

- Es que estoy preparando el regalo de Gab - contesto sonriendo - así que necesito ver si me deja entrar a su habitación?

- Claro cariño - contesto con una media sonrisa.

- Gracias, señora Swan - agradeció con otra leve inclinación.

La señora Swan regreso a la cocina, y Sirius subió a la recamara de Gab, era un poco más pequeña que la recamara de James, aunque mucho más limpia, su cama se encontraba en el centro de la habitación, su closet se encontraba de lado de la puerta, un espejo de cuerpo completo, un sofá frente la cama y varios pósteres de su equipo favorito de quidditch y en su buró una foto con Lily y Alice.

{
..}

Habían pasado como 3 horas desde que se habían ido los 4 chicos, cuando llegaron a la casa.

- Gab relájate - comento Lily.

- No vale la pena que te pongas así por Hale - repuso James.

- Como demonios quieren que me relaje - replico Gab casi gritando - si tuvo el descaro de decirme que va a venir a mi casa a mi cumpleaños.

- Si no hubieras invitado a Vanesa - comenzó James.

- Pero es que yo si quería que Vanesa viniera - se defendió Gab de una manera no muy convincente.

- No creo que Vanesa deje que Hale venga - tercio Remus un tanto deprimido - así que ninguna de las 2 vendrá.

- Aun no conoces a Hale - contesto Gab en voz baja - se que va a venir - trato de sonreír - así que también vendrá Vanesa, así que si está noche no es tu novia te mató.

- De que hablas? - Remus se había puesto rojo.

- De que sabemos que Vanesa te gusta y tu le gustas a ella - contesto Lily sonriendo.

- Así que soportare a la antipática de su amiga - replico Gab - para que tu estés con ella, pero - le advirtió - si no se hacen novios está noche te mato.

- Pero yo no puedo
.

- Vamos lunático - repuso James un tanto desesperado - no creo que le hagas daño si no está cerca de ti en la luna


- Cállate - gritaron las 2 chicas a la vez.

- Veo que ya regresaron - comento la señora Swan que acaba de entrar del jardín - Sirius dejo un libro en tu recamara.

- Gracias - contesto Gab aun fulminando con la mirada a James.

Gab dejo a los 3 chicos en la sala y subió a su recamara para ver que libro era, pero cuando llego la puerta estaba abierta, cuando entro se quedo de pie atontada ya que en las paredes había notas con:

TE AMO

ERES LO MAS IMPORTANTE EN MI VIDA

ERES LA NIÑA MAS HERMOSA DEL MUNDO

FELIZ CUMPLEAÑOS PRECIOSA

ILUMINAS MI VIDA

Y su cama estaba llena de pétalos de rosa que formaban un corazón, y encima del corazón había una caja, así que se acerco y cuando abrió la caja salio confeti y se escucho una voz que conocía bastante bien.

Te amo hermosa y no sabes cuanto, si crees que este es tu regalo, estás equivocada, ya que tu regalo te espera en algún lugar y yo te estaré esperando con el

- Wow - escucho Gab a su espalda - si que se esmero.

- James - grito Gab girando a verlo - ¿Dónde esta?

- Supongo que en mi casa - contesto un tanto asustado por el grito.

Gab no espero a que los demás llegaran, bajo corriendo las escaleras y cruzo corriendo la calle, cuando llego trato de tocar lo más decente la puerta, Dorea abrió.

- Gab querida - saludo Dorea - felicidades.

- Gracias - contesto Gab casi sin voz - ¿esta Sirius?

- Si, está en su recamara - contesto un poco sorprendida - ¿quieres que le llame?

- No gracias - repuso controlando su respiración - puedo pasar?

- Claro cielo - y le dedico una sonrisa maternal.

- Gracias - respondió tratando de no correr.

Dorea regreso al salón donde estaba regando sus plantas que a Gab le resultaban feas desde que tenía memoria; Gab ya había regulado su respiración cuando llego a la habitación del chico, la puerta estaba cerrada y había un letrero que decía:

FELIZ CUMPLEAÑOS PRECIOSA

Gab abrió lentamente la puerta, ya que sus nervios no habían dejado que la abriera de un tirón, cuando logro ver la habitación estaba decorada con un sinfín de mariposas, estrellas y corazones negros y rosas que eran sus colores favoritos, en el centro de la habitación había una caja enorme que le llegaba a las costillas a Sirius que estaba junto a ella, Gab no le importo la caja ya que cuando vio a su novio se abalanzo sobre él y lo beso.

- Felicidades hermosa - logro decir mientras se besaban.

Después de ese beso le tomo la mano y la guió a la caja, cuando la abrió, dentro venía otra caja que saco con ayuda de Sirius, dentro de esa caja venía un ramo de flores y otra caja, dentro de esa caja venía un oso de peluche con una escoba y con el uniforme de los Tornados el equipo favorito de la chica y otra caja, dentro de esa caja estaba una snitch con la inscripción TE AMO GABRIELLE y venía otra caja, pero esta ya era muy pequeña para que viniera otra, cuando la abrió venía una estrella de oro blanco que también tenía una inscripción ERES MI LUZ.

- Esta fue la razón de por que ayer no quería que fueras conmigo al callejón Diagon - comento Sirius mientras la tomaba de la cintura - no quería que vieras tus regalos.

- Sirius Te Amo - contesto la chica poniendo los brazos alrededor de su cuello - y perdón por haber pensado mal de ti.

- Gab por favor si no hubieras tenido celos - repuso inclinándose para pegar sus labios a los de Gab - me habría puesto mal - besándola.

Capitulo 10
Sorpresas (parte I)

Después de que terminaron de besarse, los 2 chicos regresaron a casa de la chica, para dejar los regalos y tratar de ayudar en algo a la señora Swan, cuando llegaron Remus, Lily y James estaban en el jardín.

- ¿Qué hacen aquí? - pregunto Gab un tanto sorprendida ya que se había imaginado que su madre los había puesto a ayudarla en algo.

- Lysandra nos saco - contesto James.

- Esta algo nerviosa - continuo Lily - le dijimos que si la podíamos ayudar, pero dijo que no era necesario, y nos dijo que era mejor que saliéramos a dar un paseo.

- Pero no te preocupes - comento James al ver que Gab iba a entrar - tu tía y mi madre le están ayudando.

Gab no hizo caso y entro, su madre que estaba en la sala se paro frente a ella y le impidió el paso.

- Por que no vas a dar un paseo con tus amigos - propuso su madre empujándola hacia la puerta.

- Pero


- Pero nada Gab - la interrumpió algo nerviosa - hoy es tu cumpleaños y no quiero que ayudes a hacer tu propia fiesta.

- Muy bien - acepto en voz baja - pero puedo subir esto a mi recamara? - mostrándole las cosas que traía en los brazos.

Su madre asintió y dejo de empujarla, pero la acompaño hasta su recamara, para que no se dirigiera a ningún otro lugar, cuando Gab dejo los regalos de Sirius en su cama, su madre la saco a rastras de la casa.

- Vayan y den un paseo - comento la señora Swan cuando saco a su hija - solo regresen antes de las 6 - después de decir esto cerro la puerta.

- Jamás la había visto así o al menos no cuando se trata de mi cumpleaños - repuso Gab en voz baja.

- Bueno es la primera vez que cumples 17 - contesto James sonriendo - y supongo que Lysandra quiere festejar en grande a su pequeñita.

Gab no contesto, solo tomo de la mano a Sirius para comenzar a caminar, los demás chicos hicieron lo mismo, se dirigieron a un parque que se encontraba como 5 calles al norte de su casa.

- No voy a pedirle a Vanesa que sea mi novia - contesto Remus casi gritando por la insistencia de Lily y James.

- Por que no? - tercio Gab observando con severidad al chico.

- Por que - repitió en voz baja - no se si recuerdas que soy un hombre lobo.

- Por favor Remus - replico Gab algo irritada - que seas un licántropo no quiere decir que tienes que renunciar a todo - fue casi en un susurro, todos habían hecho un círculo.

- Gab tiene razón - tercio Sirius al ver que su amigo iba a replicar - además se nota que a Vanesa le gustas.

- Y que mas da si le gusto - replico entrecerrando los ojos - no entienden soy peligroso para todo aquel que este cerca de mí.

- Para nosotros no eres peligroso - contesto Lily sonriendo.

- Además si Dumbledore creyera que eres peligroso, no te habría permitido entrar a Hogwarts - repuso James pasivamente.

- Y a parte, esto me lo debes - comento Gab apretando los puños al recordar a la amiguita de Vanesa - por ti voy a soportar a la estúpida de Hale.

- Eso es culpa de Sirius - contesto Remus con la mirada en el suelo.

- Pero también tuya - replico Gab - si no fuera por que te quiero no habría invitado a Vanesa.

- No lo hubieras hecho - aun con la mirada en el suelo.

- Muy bien no le pidas nada a Vanesa es más si no quieres hablar con ella en la fiesta esta bien - contesto Gab tratando de sonar lo más tranquila posible - pero eres un cobarde.

Después de decir esto se alejo del grupo.

- Es mejor que vaya a hablar con ella - comento Lily y siguió a su amiga.

- Gab solo está haciendo esto por que te quiere - repuso Sirius observando el lugar por donde las 2 chicas se habían ido - y tu le sales con que eres peligroso.

- Este va a hacer su peor cumpleaños y todo lo está haciendo, para que tu estés con Vanesa - comento James - pero a ti te importa lo que ella va a pasar?

- Claro que me importa - contesto en voz baja.

- Entonces, solo has el intento de hablar con Vanesa - pidió Sirius girando a verlo.

- Si ella ve que haces el intento - continuo James - le va a hacer más fácil soportar a la ex de este idiota - señalando a Sirius.

- El culpable es lunático - se quejo Sirius arrugando la frente.

- Si pero el del mal gusto fuiste tú - dándole un golpe en el brazo.

{
.}

- Vamos Gab - comento Lily abrazando a su amiga - no te pongas así.

- Es que no entiendo a Remus - contesto separándose de su amiga - cree que por ser un licántropo no merece nada, pero no se da cuenta que es el que más cosas merece.

- Lo se - concordó Lily - pero no podemos hacer nada para que crea lo contrario.

- Lo que más me pesa es que voy a tener que soportar a la tarada de Hale por nada - contesto algo deprimida.

- Ve esto por el lado amable - repuso Lily sonriendo - vas a poder restregarle que Sirius sale contigo.

- Sería hacer lo mismo que ella - aunque después de pensarlo - aunque sería bueno demostrarle que Sirius me ama a mí y no a ella - con una sonrisa maligna.

- Es mejor que regresemos con los chicos - propuso Lily.

Gab asintió y comenzaron a caminar, cuando llegaron los 3 chicos estaban sentados en el suelo como vagos.

- Lo siento Remus - se disculpo Gab sentándose entre Remus y su novio - no quise llamarte cobarde.

- No Gab yo lo siento - contesto Remus tratando de sonreír - se que va a ser difícil soportar a Hale y te agradezco que lo hagas por mi.

- Remus eres mi amigo y si para que seas feliz tengo que soportar a la descerebrada de Hale lo haré con gusto - sonriendo - bueno tal vez con gusto no, pero trataré de no matarla - al ver que Lily se reía de ella agrego - además no creo que sea la única que tenga que soportar a una tarada, por que como es Hale traerá con ella a Jessica Parker.

- No - a Lily se le borro su sonrisa - dime que la tonta esa no va a venir.

- Yo creo que sí - ahora la que sonreía era Gab - y más si sabe que el bombón de James va a estar.

- El bombón es cornamenta? - pregunto Sirius fingiendo enojo.

- Si - contesto con inocencia - por redondo y esponjosito.

Todos los chicos comenzaron a reírse por el comentario de Gab excepto James que era el afectado de aquel comentario, después de que lograron controlar sus risas, decidieron dar un paseo. Después de un rato de solo estar dando vueltas a lo tonto, decidieron regresar, cuando llegaron frente a la casa de Gab los 3 chicos se despidieron y cruzaron la calle, para entrar a casa de James, para hacer lo mismo que las chicas (ducharse y cambiarse para la fiesta).

Lily y Gab estaban en la recamara de la ultima, después de que Lily llevara varios cambios de ropa sin nada que ponerse estaba sentada en la cama.

- Gab que demonios me voy a poner - casi llorando.

- Con cualquier cosa que te pongas te vas a ver bien - contesto arreglándose el cabello, frente a su espejo, la chica llevaba un mallon blanco con un bluson rosa, tal vez no iba despampanante, pero la chica lucía hermosa y lo más importante se sentía cómoda.

- Yo no tengo el cuerpo como tu - le espeto con cierta envidia - tu si tienes el lujo de que con cualquier cosa te veas bien.

- Lily - susurro, mientras se acercaba a su closet - que te parece esto - entregándole una minifalda, y una blusa blanca.

No contesto, solo se lo quito de las manos y se lo puso, se observo en el espejo de cuerpo completo de Gab, la pelirroja lucía bonita sin resaltar en lo vulgar, a los ojos de Gab se veía bastante bien.

- No me veo mal - comento la pelirroja después de meditar su aspecto.

- Te ves muy bien - repuso Gab sonriendo, al ver que su amiga por fin se sentía bien con algo.

Después de que Lily aceptara aquel cambio de ropa, las 2 chicas terminaron de arreglarse, Lily le delineaba los ojos a Gab cuando su madre entro.

- Gab cariño - llamo la señora Swan - algunas de tus amigas ya llegaron.

- Gracias ma - contesto Gab levantándose de la cama - en un momento vamos.

- Pero ya no tarden - comento la señora Swan antes de cerrar la puerta.

- Es mejor que bajemos - suspiro Lily - antes de que Alice y las demás chicas se desesperen.

Gab no contesto, así que las 2 chicas bajaron, cuando llegaron a la sala, no era Alice ni sus otras amigas, eran Vanesa, Jenny y Jessica (de sus 3 amigas era la más enana, flacucha, cabello castaño rojizo, ojos miel y cara de zorra, y había sido novia de James en 4)

- Swan - saludo Jenny - y donde dejaste a Siri?

- Felicidades Gab - comento Vanesa con una sonrisa de disculpa.

- Gracias Vanesa - contesto devolviéndole la sonrisa, no entendía como Vanesa siendo inteligente, podía juntarse con esas 2 taradas.

- Donde está Siri? - volvió a preguntar Jenny con una sonrisa tonta.

- En nuestra relación si hay libertad - contesto tratando de sonreír - así que como ves no está aquí.

- Hermosa - llamo Sirius a la espalda de las 3 chicas.

- Hola - contesto Gab abalanzándose sobre el recién llegado, que llevaba un pantalón de mezclilla, una playera tipo polo color café, (que les puedo decir Sirius es hermoso con lo que se ponga).

- Chicos quisieran comportarse - repuso James en tono serio a su espalda.

- James - grito Jessica abalanzándose sobre él.

- Lily - dijo James en cuanto se soltó de la chica - luces hermosa.

- Gracias cariño - contesto Lily besándolo para agradecerle.

- Hola Vanesa - saludo Remus a su espalda.

- Hola - contesto la chica con una sonrisa tímida.

- Que tal si
.

- Gab - casi grito Alice.

- Alice - grito Gab corriendo hacia la chica para abrazarla.

- A veces puede ser tan niña - comento con repugnancia Jenny que estaba aun lado de Sirius.

- Tal vez - concedió Sirius con una tierna sonrisa sin quitarle la vista a Gab que no paraba de dar saltitos con Lily y Alice - pero así la amo y es mi niña.

- Por que no pasan al jardín - comento la señora Swan.
Capitulo 11
Sorpresas (parte II)

Sirius tomo de la mano a Gab y salieron al jardín, cuando llegaron al jardín, la señora Swan había puesto 2 mesas, una para la familia de Gab y los padres de James y otra para los amigos de Gab; todos los chicos se sentaron en la mesa que la señora Swan había puesto al fondo.

- Gab - llamo un hombre muy parecido al padre de la chica solo que más bajo y con lentes y un poco más grande - felicidades

- Gracias tío Albert - contesto mientras recibía el abrazo de su tío.

- La pequeña de la familia ya es toda una bruja adulta - comento una mujer un poco más alta a Gab, ojos miel, el cabello rizado y rubio y con la misma nariz de Gab.

- Hola tía Marie - saludo la chica abrazándola.

- Mi querida primita - repuso una joven de la estatura de Lily, ojos miel, el cabello quebrado y rubio - bienvenida al club de los adultos - bromeo.

- Gracias Jane - respondió sonriendo.

- La única que faltaba para completar el club - comento un chico alto, algo fornido, ojos aceitunados, el cabello quebrado y castaño.

- Te imaginé en Bélgica - contesto mientras lo abrazaba.

- Tu prima no dejo que me fuera - repuso en voz baja tomando la mano de Jane.

- Mark - dijo Jane algo apenada.

- No estoy diciendo ninguna mentira - sonriendo y tomándola de la cintura.

- Yo los dejo - comento Gab alejándose de sus primos.

Cuando llego a la mesa donde estaban todos los chicos, quería matar a Jenny que estaba sentada junto a su novio.

- Hola - dijo con una fingida sonrisa - espero que estés cómoda.

- Estaría más cómoda si no tuviera que verte - contesto Jenny sin girar a verla.

- Eso se puede arreglar - le espeto sin elevar la voz.

- Cuando quieras - con una sonrisa burlona.

- Gab - Sirius se levanto y le tomo la mano y la alejo de los chicos - te ves hermosa.

- Gracias - contesto tratando de controlar su enojo.

- No le hagas caso - le susurro al oído - no vale la pena que amargues tu cumpleaños por ella.

- Tú podrías ayudarme - pasando sus brazos alrededor del cuello de Sirius.

- Eso será un placer - tomándola de la cintura.

Después de que se besaron, Gab se había relajado bastante, así que pudo soportar bastante bien todas las cosas que Jenny le dijo; después de un rato no vieron ni a Remus ni a Vanesa, lo que alegro más a Gab.

- Podemos ir a un lugar más privado - le susurro Sirius, mientras fingía besarle la mejilla.

La chica asintió y Sirius la guió fuera del jardín y de la casa, cuando llegaron al jardín de enfrente, Vanesa y Remus estaban en una comunicación corporal.

- Pensaron lo mismo que yo - comento Sirius en voz baja - solo que se adelantaron.

- Es mejor que regresemos - repuso Gab sonriendo y tomando la mano de su novio.

Después de terminar la fiesta (cuando Gab saco a empujones a Jenny y a Jessica), las 3 chicas subieron a la habitación de Gab y después de que el señor Swan les pusiera 2 colchonetas, para que las 3 chicas se quedaran juntas, se pusieron las pijamas y Lily se acomodo en la cama de Gab, para poder escuchar a las 2 chicas mejor, cuando Alice vio el reloj (5:00), las obligo a dormir; los chicos se durmieron más o menos a la misma hora ya que estuvieron interrogando a Remus sobre Vanesa.

- Chicas - llamo la señora Swan - ya levántense (10:00)

Gab fue la primera en abrir los ojos, así que se incorporo lentamente y bostezando, cuando sus ojos lograron acostumbrarse a la luz, pudo ver a su madre al pie de la cama.

- Gab levanta a las demás - comento su madre sonriendo - el desayuno ya está listo.

Gab solo asintió, cuando su madre salio.

- Lily - llamo Gab moviendo a la pelirroja que estaba a su lado - ya levántate.

- 5 minutos más - contesto con los ojos cerrados.

- Alice - repuso Gab en voz baja - quisieras ayudarme? - al ver que su amiga ya se había incorporado.

- Lily - llamo Alice mientras se tallaba los ojos - vamos a llegar tarde a pociones.

- POCIONES - grito la chica brincando de la cama - Qué graciosa - le espeto.

- Lily no te enojes - contesto Gab sonriendo por la reacción de su amiga - tenemos que bajar a desayunar.

Se pusieron lo primero que encontraron, cuando estuvieron vestidas, bajaron y encontraron al señor Swan leyendo el profeta.

- Buenos días - saludaron las 3 al unísono.

- Hola chicas - respondió el señor Swan sonriendo - ¿Qué tal durmieron?

- Pues podríamos haber dormido más - contesto Gab bostezando.

- Bueno son jóvenes aun soportan los desvelos - comento la señora Swan a su espalda.

- Oye hablando de que somos jóvenes - repuso Gab sonriendo angelicalmente - puedo pasar las semanas que faltan en casa de Alice?

- Si a Alice no le molesta? - contesto el señor Swan sonriendo.

- Claro que no me molesta, de hecho me encantaría que Gab y Lily pasarán las ultimas semanas en mi casa - contesto Alice sonriendo.

El señor Swan asintió, así que las 3 chicas sonrieron, después comenzaron a desayunar, cuando terminaron se dirigieron a casa de los Potter, para ver que tal habían amanecido los chicos, cuando Gab llamo a la puerta, Dorea abrió.

- Hola chicas - saludo con una sonrisa.

- Hola - contesto Gab y las otras 2 hicieron un movimiento con la cabeza - se que sería casi un milagro que James este despierto a estas horas, pero
.

- Sigue dormido - la interrumpió con una sonrisa maternal - mejor dicho los 3 siguen dormidos.

- Entonces nos dejarías despertarlos? - pidió con una sonrisa de inocencia.

- Claro - contesto dejando pasar a las 3 chicas - es mejor que ya despierten.

- Gracias - contestaron las 3 chicas al unísono.

Cuando llegaron a la recamara de James, tanto Sirius como James dormían en la cama del ultimo y Remus en el sofá que había en la recamara, los 3 chicos solo llevaban el pantalón de la pijama, lo que dejaba al descubierto sus ejercitados brazos y sus abdómenes, pero el que mejor cuerpo tenía sin duda era Sirius que estaba acostado bocabajo con la cabeza y el brazo fuera de la cama, James estaba igual que su amigo y los 2 tenían la boca entreabierta, Remus estaba sobre su costado y les daba la espalda, así que no veían su rostro.

- No pueden usar la pijama completa? - se quejo Alice en voz baja.

- Pues a mi no me desagrada que no la usen completa - comento Lily.

- Esa no se parece a la Lily inteligente que yo conozco - repuso Gab sonriendo.

- Es que - trato de buscar una excusa por lo que había dicho, y como no la encontró - los vas a despertar o no?

- Muy bien - acepto acercándose a James - Comida - dijo en voz alta, haciendo que los 2 chicos despertarán.

- ¿Dónde? - pregunto James mientras se incorporaba.

- Si donde esta? - replico Sirius mientras buscaba con la mirada.

- Es imposible que en lo único que piensen sea en comida - se quejo Lily.

- Y en ti preciosa - contesto James al darse cuenta de que Lily estaba allí.

- Son hombres - repuso Gab acercándose a Remus - Remus - lo llamo mientras lo movía - levántate.

- Vanesa - murmuro antes de abrir los ojos.

- No - contesto Gab sonriendo - soy Gabrielle.

- ¿Qué haces aquí? - pregunto alejándose de la chica.

- Vine a despertarlos - contesto Gab tratando de no reírse - bueno ya que los 3 están despiertos, los esperamos abajo - después de decir esto las 3 chicas salieron.

- No es hermosa? - pregunto Sirius un poco atontado.

- Vaya si que Gab te cambio - repuso Remus sonriendo - jamás había visto a Sirius Black el que no era hombre de una sola mujer, preguntar algo así de alguna chica.

- Gab no es cualquier chica - replico Sirius de manera seria.

- Eso lo se - contesto Remus buscando una playera - pero recuerda que Gab al principio fue tu pequeño capricho.

- Creo que ese pequeño capricho fue y es lo más hermoso que me ha pasado - repuso mordiéndose el labio y recordando su ultimo beso con la chica.

- De verdad que te has vuelto tan cursi que me das nauseas - comento James fingiendo que vomitaba.

Después de eso siguieron vistiéndose en silencio, cuando terminaron, bajaron y las 3 chicas reían, junto con la señora Potter, las 4 se encontraban en la sala.

- Veo que Gab logro despertarlos - comento el señor Potter desde el salón - tu madre ya les dejo el desayuno.

Los 3 chicos entraron al comedor, tanto Sirius como James en cuanto se sientan comenzaron a devorar lo que tenían enfrente, Remus en cambio toma un pedazo de fruta y lo mastica lo más lento posible, mientras los otros 2 no se ve que mastiquen nada, ya que así como se metían a la boca la fruta se la pasaban.

- Donde están los modales Black y Potter? - pregunto Remus observando con una sonrisa, la manera en que comían sus amigos.

Los 2 chicos solo levantaron los hombros y siguieron comiendo.

- Provecho - comento Gab, sentándose al lado de Remus.

- Gracias - contesto Remus ya que era el que no tenía la boca llena, los otros 2 se lo agradecieron con un movimiento de la cabeza.

- Y que tal tu noche con Vanesa? - pregunto viendo al chico con una sonrisa inocente.

- No me puedo quejar - contesto algo sonrojado.

- Así que Vanesa ya es tu novia? - con una sonrisa más grande.

- Con lo que vimos anoche tu pregunta quedo contestada - tercio Sirius sonriendo, y Remus asintió.

- Te quiero - repuso Gab encantada y abrazando a Remus.

- ¿Qué pasa? - pregunto Lily al ver que su amiga abrazaba a Remus.

- Pasa que nuestro querido prefecto, ya tiene novia - contesto Gab sonriendo angelicalmente.

- Remus y Vanesa - repuso Lily en voz baja, cuando lo asimilo - Remus me da tanto gusto.

- Y Alice? - pregunto Gab buscándola con la mirada.

- Nos espera en su casa - contesto Lily sonriendo.

- En su casa? - preguntaron James y Sirius a la vez.

- Si, vamos a pasar las ultimas semanas en su casa - contesto Gab con indiferencia.

- No te veo casi un mes y te vas a ir? - pregunto Sirius tratando de sonar tranquilo y no enojado.

- Solo serán 2 semanas - respondió sonriendo con inocencia - te parece si salimos?

Maldita sea no me sonrías así pensó tratando de respirar normalmente, ya que esa sonrisa siempre lo desarmaba, y ella lo sabía, así que no deja de sonreír, mientras salían al jardín, cuando estaban en el jardín, Gab le puso los brazos alrededor del cuello.

- Sirius - susurro mientras sus labios rozaban los del chico - si tanto te molesta me quedo.

- No - contesto con los ojos cerrados y sintiendo el aliento de Gab y su olor a durazno que lo enloquecía - si tu quieres ir yo no lo voy a impedir.

Después de escuchar esto Gab lo beso.
Capitulo 12
Amigos

Las 2 semanas pasaron bastante lentas para Sirius, pero por fin llego el día de ir a la estación de King’s Cross, Remus después de tanta insistencia de James y Sirius se quedo en casa del primero, así que los 3 chicos fueron llevados por el padre de James.

Llegaron bastante temprano, así que el señor Potter se despidió de ellos y los dejo ya que tenía que pasar al banco de Gringotts, los 3 chicos subieron al tren en busca de un compartimiento, todas las chicas giraron a ver como pasaban James y Sirius eran los chicos mas populares del colegio y también habían tenido que ver con la mayoría de las chicas que los observaban y que les guiñaban.

Al final del tren encontraron un compartimiento vacío, Remus fue el primero en entrar, después de varios minutos de estar hablando de que solo faltaban 2 días para la luna llena y haciendo planes de lo que harían, se abrió la puerta del compartimiento.

- Hola - saludo alegremente Gab, sentándose junto a Sirius, y él giro y tomo el rostro de la chica y la beso.

- ¿Qué tal pasaron sus ultimas semanas de vacaciones? - pregunto Lily detrás de su amiga.

- Extrañándote - contesto James tomando a la chica de la cintura para besarla.

- Y Alice? - pregunto Remus a Gab cuando sus amigos terminaron de besarse.

- Con Frank - contesto Gab sonriendo, al ver que no entendían - se hicieron novios en vacaciones.

- Estuvo en su casa a diario - comento Lily en tono serio.

- Déjalos están enamorados - contesto Gab sonriendo.

- Eso no lo discuto - repuso en voz baja - pero nosotros solo fuimos a hacer mal tercio.

- Hola - saludo Vanesa que se acerco a Remus - ¿Qué tal estuvieron tus vacaciones? - sentándose al lado del chico.

- Soportando a Sirius y a James - contesto de manera tierna - y las tuyas?

- Pensando en
. - observo a los demás chicos que fingían estar hablando entre ellos - en ti - lo dijo en un susurro.

- Yo también he pensado todos los días en ti - respondió, tomando el rostro de Vanesa para besarla.

Los 4 chicos decidieron salir, para darles un poco de privacidad, cuando notaron que ya habían terminado de besarse entraron.

- Gabrielle - dijo Vanesa en voz baja.

- Dime Gab, así me dicen mis amigos - contesto Gab sonriendo.

- Y siendo novia de lunático - tercio Sirius - te conviertes en amiga nuestra.

- Gracias - contesto Vanesa un poco sonrojada.

- Claro sin Hale o Parker - comento James en tono serio.

- James - lo reprendió Lily - no le hagas caso.

- No James tiene razón - contesto en voz baja - además no quieren hablar conmigo.

- Eso quiere decir que la inteligencia de ese grupo, se une al nuestro - comento Gab sonriendo.

Después de eso las 3 chicas hablaban de algo que ninguno de los 3 chicos entendían, mientras las chicas reían, llego Pettigrew.

- Hola - saludo con voz chillona.

- Hola - contestaron todos, excepto Gab que hizo un movimiento con la cabeza ya que había mordido una rana de chocolate.

- ¿Qué tal tus vacaciones? - pregunto James dándole un golpe en el brazo al chico.

- No han estado mal - contesto con una media sonrisa.

Cuando el tren se puso en marcha, Remus salio para dar su ronda como prefecto, Sirius y James se pusieron a jugar ajedrez y Pettigrew observaba atentamente cada jugada de sus amigos; Vanesa y Lily observaban como jugaban los chicos y Gab leía el profeta que Lily llevaba.

- Algo nuevo? - pregunto Sirius sin quitar la vista del juego.

- Solo que hay varios muertos muggles - contesto Gab con desagrado - por que a los imbéciles de los mortifagos les pareció divertido.

Ninguno de los chicos dijo nada, Gab que no soportaba ver morir a tanta gente y no poder hacer nada dejo el Profeta en el asiento y salio a tratar de tranquilizarse.

- Solo necesita tranquilizarse - repuso Lily, al ver que Vanesa iba a seguirla.

- Y es mejor que la dejemos sola - comento Sirius un poco nervioso y que había dejado de importarle el ajedrez.

{
}

Gab salio demasiado molesta por los mortifagos, odiaba que personas que no tenían que ver con la magia murieran, sin saber el por que, en su mente maldecía a los mortifagos, cuando choco contra Snape, haciendo que la chica se tambaleara, pero el alcanzo a detenerla para que no cayera.

- Lo siento - se disculpo Gab, algo deprimida.

- ¿Qué te hizo el imbécil de Black? - pregunto observando el rostro de la chica.

- Nada - contesto tratando de sonreír.

- Vamos Gab, no quieras engañarme - repuso el chico de manera seria.

- Es que Sirius no me hizo nada - replico en voz baja.

- Entonces si el idiota de Black no te hizo nada - tratando de sonar tranquilo - ¿Qué tienes?

- Lo que me pasa es que odio a Voldemort y a sus estúpidos seguidores - contesto apretando los dientes.

El chico no contesto, ya que no sabía que hacer era su amiga, de hecho su única amiga de verdad ya que los demás amigos que tenía en Slytherin solo eran unos creídos que se creían superior a cualquier persona, pero por otro lado él quería pertenecer a los seguidores de Voldemort, al mago más poderoso que pudo existir en todos los tiempos.

- Sev - llamo Gab con una enorme sonrisa - esto quiere decir que volvemos a ser amigos?

- Tu y yo jamás dejamos de ser amigos - contesto el chico un tanto sorprendido.

- Entonces quiere decir que me vas a volver a hablar?

- Si tú así lo quieres - contesto con una sonrisa.

- Claro que quiero - respondió abrazando al chico - tienes algo que con el simple hecho de hablar contigo me siento mejor - separándose del chico - gracias.

- Por que lo agradeces - contesto Snape, a él le pasaba lo mismo, y además con ella podía hablar de cualquier cosa y jamás iba a ver que se riera o se molestará por las cosas que le contaba - para eso somos amigos.

- Nos vemos después - repuso Gab sonriendo y caminando hacia el compartimiento.

Cuando regreso al compartimiento Sirius no dejaba de ver hacia la puerta con cierto nerviosismo, pero cuando la vio entrar sonrió con alivio.

- Y quien gano? - pregunto Gab sonriendo y sentándose al lado de Sirius.

- Cornamenta - contesto Sirius, jugando con un mechón del cabello de la chica.

Después Remus regreso y comenzaron hablar de lo que harían llegando a Hogwarts, el tiempo se les fue volando, así que en menos de lo que imaginaban ya estaban en Hogwarts.

Cuando llegaron al Gran Comedor, Alice ya los esperaba en el centro de la mesa de Gryffindor, así que los 7 chicos caminaron hacia Alice y su novio.

- ¿Qué tal Frank? - saludo James.

- Hola - contesto un chico de la estura de Sirius, cabello castaño y ojos verdes.

Gab miro hacia la mesa de Slytherin, donde se encuentro con la mirada de Snape y le sonrió, el chico se la devolvió con simplicidad, después volvió su mirada hacia la mesa de Gryffindor donde se encontró con la mirada de odio de Jenny.
- Creo que tendré que revisar mi cama antes de acostarme - le susurro Gab a Lily, que estaba sentada a su lado, y giro a ver a Jenny.

- No creo que solo seas tú - contesto en tono serio - creo que sería mejor pedir que nos cambiarán de habitación.

- Y que dormimos con las de primero? - pregunto Gab sonriendo.

- No, creo que es mejor la sala común - repuso Lily en un tono falsamente preocupado.

- Son un poco incomodas las bancas - contesto Gab tratando de no reírse.

- Entonces tendremos que dormir por turnos - opino Lily riéndose de las tonterías que estaban diciendo.

- ¿De que hablan? - pregunto Alice que estaba sentada frente a sus amigas.

- De tonterías - contesto Lily tratando de controlar su risa.

Después de eso, todos guardaron silencio, ya que empezaba la selección.

- Tengo hambre - murmuro James.

- Por favor James - comento Lily en voz baja - no puedes comportarte.

- Con hambre lo dudo - respondió guiñándole un ojo.

Lily no contesto, solo movió la cabeza negativamente, después de que termino el discurso de Dumbledore, tanto Sirius como James comían con tanta rapidez que tanto Gab como Lily estaban preocupadas de que fueran atragantarse en cualquier momento, después de que los 2 chicos terminaran cada uno un panqué, sus miradas observaron el ultimo panqué y como 2 niños chiquitos se peleaban por el panqué.

- Niños compórtense - ordeno Lily como una madre que le habla a 2 niños de 3 años.

- Entonces dile a Cornamenta que ese panqué es mío - contesto Sirius sin apartar la mirada de James.

- Ese panqué es mío - repuso James fulminándolo con la mirada - yo nací para comerlo.

- Siempre se comportan así? - pregunto Vanesa un poco sorprendida.

- Cuando se trata de comida - contesto Remus algo avergonzado por la actitud de sus amigos - si, y a veces se ponen peor.

- Por que no comparten el panqué - propuso Vanesa sonriendo.

- No pienso compartir mi panqué - contesto Sirius en voz baja.

- No es tu panqué - le espeto James.

- Por favor chicos - comento Gab pasivamente - creo que Vane tiene razón, compartan el panqué.

- No lo pienso compartir - repitió Sirius tajantemente.

- Entonces este panqué no será de ninguno - repuso Gab tomando el panqué y partiéndolo a la mitad - Lily quieres? - extendiéndole el otro pedazo de panqué.

- Eso no es justo es nuestro panqué - se quejo James.

- Si - concordó Sirius - si alguien tiene que comer ese panqué somos nosotros.

- Eso esperaba - contesto Gab entregándole un pedazo a James y otro a Sirius.

- A veces en vez de ser sus novias tenemos que ser sus mamás - repuso Lily ante la mirada atónita de Vane.

Después de esto los 8 chicos dejaron a Remus, para que guiara a los de 1° año, cuando llegaron a la sala común, varios chicos ya habían llegado.

- Si me disculpan, me voy a la cama - comento Gab controlando un bostezo.

- Sueñas conmigo - le susurro Sirius mientras la besaba.

- Y tú conmigo - respondió dándole el último beso.

- Como siempre - contesto siguiéndola con la mirada.

Después de haberla visto desaparecer por las escaleras se fue a reunir con los demás, cuando Remus llego solo hablaron media hora más y subieron a dormir.
Capitulo 13
Ruptura

Era martes de la primera semana, y por como se veía Remus la luna llena llegaba esa misma noche, los chicos desayunaban y Vane no dejaba de observar a Remus con preocupación, ya que estaba más pálido que otros días su aspecto enfermizo se notaba más.

- Te sientes bien? - pregunto Vane tomando la mano de su novio.

- Solo un poco cansado - contesto sonriendo para tranquilizar a la chica.

- Mañana desvelado - le susurro Gab a Sirius.

- Un poco - contesto el ojigris sonriendo.

- Por que desvelado? - pregunto Alice.

- Por que tiene que entregar un trabajo de transformaciones - contesto Gab con indiferencia.

- Pero McGonagall no nos dejo un trabajo - replico Alice alzando una ceja.

- Recuerda es Sirius - contesto con tanta naturalidad, que Alice no le quedo una duda de que debía ser un castigo.

Remus al escuchar la pregunta de Alice se puso más pálido, pero Gab siempre había ocultado su pequeño problema peludo como lo llamaba James, desde que se había enterado; fue la primera en saber y por está razón al igual que James la veía como su hermanita, ella fue la que le dijo que era mejor que se los dijera a sus amigos, era increíble que aquella niña menuda y pequeña para su edad fuera tan madura, y ese día que le dijo conocer su secreto con esa sonrisa de inocencia que a más de 2 profesores había engañado, ocultando sus pequeñas travesuras; como si no fuera nada del otro mundo se acerco a él mientras leía y le dijo ¿que sientes cuando te transformas? , le había sorprendido que eso fuera lo único que dijera y no lo insultará como lo habría hecho cualquier otro, pero esa niña que desde ese momento se convirtió en su hermana era diferente a cualquier persona que hubiera conocido, hasta que sus 3 amigos al igual que lo había hecho Gab aceptaron su problema, pero a Gab le agradeció más que a cualquier otro ya que no se alejo de él, de hecho le dio su amistad.

- Remus - llamo Gab - ¿estás bien?

- Solo recordaba - contesto sonriendo, ya que se encontró con esos ojos avellana que siempre estaban allí observándolo y tratando de ayudarlo.

- Y que recordabas? - pregunto James después de beber jugo.

- Cuando Gab se convirtió en mi hermana - contesto sonriéndole a la chica.

- Ahora, no solo tengo que compartir mi habitación contigo - repuso James fingiendo enojo - si no también a mi pequeña hermanita.

- Saben los adoro a los 2 - contesto Gab sonriendo - aunque como todos los hermanos tengo a mi favorito.

- Así y quien es? - preguntaron los 2 al unísono.

- Lily - contesto con simplicidad.

- Tu también eres mi favorita - contesto Lily abrazando a la chica.

- Y yo que? - replico Alice enfadada.

- Tu eres como nuestra madre - contesto Gab sonriendo - así que contigo nadie compite.

- Y nosotros? - pregunto Sirius señalando a Vane, a Frank y a el mismo.

- Frank suponemos que es como el novio de nuestra madre - respondió James sonriendo.

- Vane es nuestra prima - contesto Lily - y tú - se quedo pensando.

- Eres el adoptado de la familia - repuso James con simplicidad.

- Al igual que James - comento Gab - que? - pregunto cuando vio la mirada de James - si no fueras adoptado no podrías salir con Lily.

- Muy bien entonces Canuto y yo somos los adoptados - contesto James en voz baja.

- Pero no por ser adoptados hay diferencia - comento Gab sonriendo - por que entre Remus, Lily y tú no hay diferencia, a los 3 los quiero igual.

- Aunque Lily sea tu favorita - contesto sonriendo y guiñándole un ojo.

- Y yo que? - pregunto Sirius un poco molesto.

- Tu eres diferente - contesto Gab tomando su mano - por que a ti Te Amo.

- Y recuerda que ahora son 3 hermanos que la cuidan - lo amenazo James.

- Al igual que tú con Lily - contesto Sirius sonriendo.

Después de esto terminaron de desayunar y se dirigieron a la primera clase de pociones de ese año, cuando llegaron, el profesor Slughorn los esperaba de pie con una sonrisa que ante la vista de Sirius y James hacia que su parecido con una morsa se acentuará, James y Sirius tomaron su lugar hasta el final del aula, Lily y Gab a la mitad, detrás de ellas estaban Frank y Alice y a un lado Remus y Vane, esa clase la compartían con Slytherin, cuando vio que todos sus alumnos estuvieron sentados.

- Buenos días jóvenes - saludo con su sonrisa de morsa y espero a que todos lo saludarán - en este curso trabajarán por pareja - observo como sus alumnos ya estaban haciendo sus parejas - pero ustedes no las harán.


- Mientras no me toque con la tarada de Figg - comento Gab en voz baja - estaré bien.

- Yo estaré bien si no me toca con ningún idiota de Slytherin - repuso Lily.

- Muy bien las parejas serán - continuo el profesor - Banner y Potter.

- Te deseo tanta suerte - comento Alice a Vane.

- Boot (Alice) y Snape.

- No me puede pasar a mí - comento Alice en voz baja.

- No te preocupes, es uno de los mejores en pociones - susurro Gab.

- Longbottom y Figg.

- Por lo menos no te toca con la tarada - susurro Lily, Gab asintió.

- Lupin y Swan.

- Gracias - murmuro Gab sonriendo a Remus.

- Evans Y Black - después siguió nombrando a las demás parejas, cuando termino hizo que se cambiarán de lugares, Gab y Remus quedaron detrás de Lily y Sirius en la esquina del aula, James y Vane en el lugar donde estaban Gab y Lily, Snape y Alice en la otra esquina del aula - muy bien ya que están en parejas quiero que empiecen hacer la poción de sueño.

- Bueno al menos no me toco ningún idiota de Slytherin - suspiro Lily girando a ver a Gab.

- Eso lo debo de agradecer? - pregunto Sirius con una débil sonrisa.

- No - contesto Lily un poco apenada - me gusta que tu seas mi pareja.

- Con nosotros siendo pareja es una desventaja para los demás equipos - comento Sirius sonriendo.

- Claro que no - repuso Lily un poco sonrojada.

- Por favor Lily no seas tan modesta - contesto Sirius sonriendo - nosotros somos los mejores en esta clase.

- Lily no se te olvide que estas hablando del perfecto Sirius Black - repuso Gab que se había enojado al escuchar a su novio sintiéndose mejor que cualquiera en esa clase - que se cree el centro del universo.

Después de decir esto se levanto y se dirigió al estante de los ingredientes, Remus se levanto, no antes de ver a Sirius con cierto enojo y negando con la cabeza.

- A veces tienes que quedarte callado - susurro Lily y se levanto.

Sirius la siguió sin entender realmente que es lo que había hecho mal, cuando Lily y Sirius regresaron, Gab pesaba un poco de polvo de raíces de asfódelo y Remus cortaba algunas raíces, los 2 chicos reían. Después de un rato, la poción de Gab y Remus tomo un color azul eléctrico que ninguno de los demás calderos tenían.
- Estás segura que lo hiciste bien? - pregunto Sirius con una media sonrisa.

- Que te importa - le espeto sin verlo - es mejor que pongas atención en tu poción.

- Gab que demo


- No creo que sea el momento de hablar - lo interrumpió.

- Muy bien señorita Swan y señor Lupin - los felicito el profesor Slughorn - le agregaron cada cosa justa, por esa razón su poción tiene el color azul, el de los demás va a tardar un poco más, pero lo va a tomar.

Un chico alto, rubio y ojos azules de Slytherin le sonrió y Gab le devolvió la sonrisa.

- Solo fue suerte - Sirius lo dijo sin pensar ya que su enojo, que sentía por como Gab lo estaba tratando y como le había sonreído al idiota de Slytherin lo hizo actuar.

- Tu también tuviste suerte cuando acepte salir contigo - le espeto tratando de que su voz no sonara quebrada - pero tu suerte se acabo y con eso esta estúpida relación - y antes de que Sirius dijera algo se levanto - profesor puedo ir a la enfermería?

- Le paso algo? - pregunto el profesor acercándose.

- Me corte - enseñándole la palma de la mano donde tenía un corte que atravesaba toda la mano, ya que al escuchar lo que Sirius le había dicho, se había olvidado que llevaba el cuchillo en la mano y lo apretó haciéndose el corte.

- Por su puesto - un poco nervioso y haciéndole una señal para que saliera.

- No te podías quedar callado - repuso Remus fulminándolo con la mirada.

- Gab termino conmigo - comento Sirius con la mirada perdida.

- Te lo buscaste - le espeto Remus.

Después de esto termino la clase, Sirius necesitaba hablar con Gab y explicarle que lo que dijo no era cierto que estaba enojado y celoso, pero después recordo lo que ella le había dicho y sintio de nuevo enojo y quería verla suplicarle que volviera a besarla, se los estaba contando a sus amigos en la casa de los gritos, Gab lo había evitado a toda costa, de hecho después de pociones, de la enfermería no había salido, así que no la había visto desde que habían terminado.

- Siempre eres tan imbécil - comento James después de escuchar a su amigo - cuando se trata de Gab?

- No soy imbécil - le espeto sin dejar de pasearse por la habitación, parecía un perro que necesitaba salir.

- Si lo eres - lo contradijo Remus pasivamente - después de lo que le dijiste en pociones no me queda más que decirte que si eres un imbécil.

- Pero no se por que te preocupas - Pettigrew por primera vez habla en voz baja - cualquier chica quisiera salir contigo y si Swan termino contigo busca a otras.

- Estoy de acuerdo con colagusano, debes buscar a otras - contesto James que se encontraba sentado en el suelo observando a su amigo.

- James - lo reprendió Remus - se supone que Gab es como tu hermana.

- Si pero canuto es mi hermano - se defendió - y por como Gab lo trato - observo a Sirius que se había dejado caer en el banco que estaba al lado del piano - tiene derecho a buscar a otras chicas, además a Gab jamás la he visto con celos y es algo que no me puedo perder.

- Entonces la solución es que busqué a otras chicas? - repuso Sirius en voz baja, James asintió y sonrió - entonces lo haré.
Capitulo 14
Te Amo

Se acercaba octubre y con esto el primer partido de quidditch, Sirius había tratado de seguir los consejos de James y Pettigrew, pero siempre que trataba de buscar otra chica, siempre le encontraba un pero, ninguna chica era como Gab y lo que más le dolía es que ella parecía no afectarle nada su rompimiento, ya que siempre que estaba con ellos, la veía sonriendo y feliz como siempre y ahora que sabían que había terminado con Sirius, la mayoría del tiempo estaba rodeada de chicos de todas las casas, al que estaban poniendo celoso era a Sirius y no a Gab como lo había planeado con James.

Era miércoles principios de octubre los 4 amigos habían bajado antes, para ayudar a Sirius encontrar a una nena según James, no les fue difícil encontrar una ya que al igual que Gab, el ojigris era asediado por un sinfín de chicas, la primera que encontraron antes de llegar al Gran Comedor era una chica de Hufflepuff, tenía la estatura de Lily, bastante voluptuosa, cabello rubio y rizado, ojos miel y cara de zorra.

- Hola Siri - lo saludo con una tonta sonrisa.

- Hola Amanda - contesto Sirius después de que Remus le susurrará el nombre de la rubia.

- Nosotros los dejamos - comento James con una sonrisa picará.

- Por que no vamos aun lugar más privado - repuso Amanda poniendo sus brazos alrededor del cuello de Sirius.

- Tu nueva conquista Black? - pregunto Gab con una sonrisa burlona.

- Eso es algo que no te importa - le espeto la rubia sacándole la lengua.

- Tienes razón - concedió Gab tratando de no reírse de la rubia - vas mejorando en tus gustos - comento antes de desaparecer por la puerta del Gran Comedor.

- Creo que mejor después - comento Sirius quitándose los brazos de la chica y caminando hacia el Gran Comedor

Cuando entro al Gran Comedor, Gab parecía no haberlo visto con otra persona, de hecho estaba sonriendo con un chico de Ravenclaw, y le susurraba a Lily y la pelirroja giro a ver al chico y sonrió, como dándole su aprobación.

- Oye Remus, Thomas va contigo en Aritmancia? - pregunto Gab cuando Sirius llego a la mesa.

- Si - contesto Remus un poco frío - ¿Por qué?

- ¿Qué defecto tiene? - observando atentamente la reacción de Remus.

- Para que quieres saber? - pregunto frunciendo el entrecejo.

- Me invito a salir y
. - Sirius escupió el jugo al escuchar eso - estas bien?

- Como que te invito a salir? - repuso James algo enojado.

- Así - contesto girando a ver a James con suficiencia - entonces me conviene salir con él? - volviendo a ver a Remus con una sonrisa inocente.

- Es un maldito patán - tercio Sirius sin poder contenerse.

- Para que lo digas tú - repuso Gab un tanto sorprendida - es mejor que consiga a otra cita.

Después de decir esto salio del Gran Comedor y detrás de ella salio Lily.

- Gab - llamo Lily, cuando la chica giro sus ojos brillaban por las lagrimas - por favor no llores.

- No puedo soportarlo - murmuro mientras abrazaba a su amiga - por más que trato olvidarme de él no puedo y estar cerca no me ayuda.

- Lo has hecho bastante bien - comento mientras le daba unas palmaditas en la espalda - al menos todos siguen creyendo que Sirius no te importa.

- Gab cariño - dijo Alice en voz baja y acercándose a las chicas - por que no hablas con él y se reconcilian.

- Ya está saliendo con la tarada de Amanda - contesto tratando de controlar sus ganas de llorar y separándose de Lily.

- Pero es una zorra - repuso Lily algo enojada - como puede Sirius cambiarte por ella.

- Bueno ya terminamos - le recordó Gab en voz baja.

- Hola - saludo Vane que también había salido del Gran Comedor.

- Supongo que Sirius se creará lo mejor, por que ya se dio cuenta de que me sigue poniendo mal - comento algo enojada y sentándose en uno de los escalones.

- No, de hecho creo que está planeando como matar al tal Thomas, para que no se acerque a ti - contesto Vane sentándose a su lado - por que no hablan y se reconcilian de una vez?

- Por que sale con la zorra de Amanda - contesto Lily al ver que su amiga no respondía.

- No creo que Sirius te sustituya por ella - opino Vane arrugando la frente.

- Por favor Sirius sale con cualquiera, para satisfacer sus necesidades - contesto Gab con una sonrisa amarga y dibujando las comillas.

- Te acostaste con él? - pregunto Alice arrugando la frente.

- No - contesto en voz baja.

- Eso quiere decir que te quiere - comento Vane - por que con Jenny solo se veían para tener sexo y ya.

- Eso es un consuelo - contesto sarcásticamente.

En eso sonó el timbre y Gab tuvo que levantarse y sonreír como si no le dolería no poder besar a Sirius, sin saber que él sentía lo mismo, después de entrar a Transformaciones, todas las chicas se sentaron junto a Gab, para hacerla sonreír, pero se pasaron un poco, así que Vane y Gab quedaron castigadas, por no parar de reírse por culpa de Alice, (conocen a McGonagall), y también por que le hicieron una pequeña cola de zorra a Amanda que esa clase compartían.

- En que estabas pensando? - repuso James tratando de controlar su voz para no gritar - está tarde íbamos a entrenar.

- Lo siento - se disculpo con sinceridad - prometo que en el próximo entrenamiento me quedare mas tiempo que los demás.

- Solo espero que en el próximo entrenamiento no seas castigada - comento James un poco más tranquilo - de verdad que si no es por que juegas bien y eres mi hermanita - mientras se alejaba de la chica.

No escucho la ultima parte de la frase, pero sonrió por lo que había dicho. Después de que terminaron de cenar (19:00), tanto Vane como Gab se despidieron de sus amigos, Gab tuvo que girarse cuando su amiga se despidió de Remus y se dirigieron a la despacho de McGonagall. Después se levantaron James y Sirius, para su entrenamiento de quidditch. Cuando iban en los terrenos de Hogwarts, Sirius iba pensando en que tenía que hacer otra cosa para regresar con Gab o para olvidarla.

- Ella te sigue queriendo - comento James, haciendo que su amigo saliera de sus pensamientos - o al menos eso creo.

- Gab quiere salir con otros - contesto Sirius en voz baja - creo que tú plan no funciono, ya que ella no siente celos, en cambio yo.

- Creo que es momento de decir que Remus tenía razón - repuso un poco molesto por aceptar que su plan había sido un fracaso - y hubiera sido mejor hablar.

- No me digas - contesto sarcásticamente.

Después de eso no dijeron nada, llegaron al campo de quidditch donde todo el equipo esperaba con excepción de Gab, se cambiaron, James tomo su escoba y se sitúo delante de todo el equipo, comenzaron con su entrenamiento, pero después de 2 horas, decidió que era mejor regresar ya que el equipo no estaba tan mal como lo imaginaba, pero él decidió quedarse a volar un poco más como casi siempre lo hacia después de los entrenamientos, no llevaba mucho tiempo, cuando vio algo moverse en las gradas, así que decidió aterrizar, para ver que era.

Sirius decidió darse una ducha, para poder pensar en que iba a hacer con Gab y esperar a James, hasta que decidiera que ya era hora de regresar; sabía que tenía que hablar con ella decirle que la amaba y que quería regresar con ella, que sin ella no era lo mismo que la vida perdía su sentido si sus ojos avellana no lo veían o no podía besarla

- No puedo creer que de verdad me hayas convertido en un cursi, romántico - susurro mientras comenzaba a vestirse.

Cuando termino de cambiarse decidió salir y decirle a James que era momento que bajara de su escoba, para regresar al castillo, pero cuando llego James no estaba en la escoba sino en el suelo y sin moverse, cuando vio a su amigo en el suelo, hecho a correr hacia él, cuando llego junto a James sangraba de la boca y los lentes estaban rotos, decidió que era mejor no moverlo, pero necesitaba ir a la enfermería, ¿por que no estaba Remus allí él era el de las ideas en estás situaciones y él que los tranquilizaba?

- Maldita sea Sirius tranquilízate - mientras se apretaba el puente de la nariz con el dedo pulgar y el índice - tengo que llevarlo a la enfermería - reflexiono.

Después de que esa idea llego, saco su varita y apareció una camilla, donde con un movimiento de su varita subió a James, y después hizo que la camilla levitara y la guió al castillo.

(30minutos después)

Gab y Vane por fin habían terminado de su castigo de acomodar libros en la biblioteca o al menos por ese día habían terminado, cuando llegaron a la entrada de la sala común.

- Es mejor que vaya a la enfermería - comento Vane examinándose la mano, la cual un libro había mordido y no le paraba de sangrar.

- Te acompaño - repuso Gab sonriendo.

- No - contesto con indiferencia - mejor entra y si ves a Remus le dices que estoy en la enfermería.

- Estas segura? - Vane asintió - entonces buscaré a Remus.

- Gracias - y después de decir eso se fue en dirección a la enfermería.

Gab espero hasta no ver a Vane y después camino hacia la señora gorda.

- Dulces de Limón - dijo Gab con indiferencia, La Señora Gorda la dejo pasar.

Cuando estuvo dentro, había muy pocos alumnos, la mayoría eran de 1°, pero en una esquina estaba Lee uno de los cazadores y parecía estar bastante nervioso y cuando vio a Gab.

- ¿Cómo sigue James?

- James? - repitió en voz baja - ¿Qué le paso?

- Está en la enfermería - parecía sumamente preocupado.

Gab no pregunto más, en cuanto escuchó que estaba en la enfermería salio, no pudo correr ya que sus piernas no le respondieron, así que camino, no sabía si estaba temblando o era ella, en ese momento no le importaba nada, solo quería saber si James estaba bien y quería escuchar sus tonterías. Cuando llego a la enfermería Remus estaba recargado en la pared con Vane abrazándolo, Pettigrew en el suelo con las rodillas abrazadas y con la vista perdida, Lily en una de las sillas que Dumbledore había puesto para los chicos, estaba llorando y Alice la mantenía abrazada de los hombros y la estaba consolando y Sirius estaba de pie frente la puerta de la enfermería, no quitaba la vista de la puerta, era como un perro vigilando; Gab se quedo petrificada al ver la cara de todos, James no podía estar tan mal como sus rostros lo decían.

- ¿Qué tal esta? - pregunto Gab al ver que nadie había visto que había llegado.

- No lo sabemos - contesto Sirius girando a verla, sus ojos grises destellaban de preocupación y nerviosismo, Gab no pudo contener su impulso, necesitaba sentirse protegida por él, así que sin darle tiempo a nada lo abrazo.

- No le va a pasar nada ¿verdad? - mientras escondía su rostro en el pecho de Sirius.

- Bueno ya le paso - contesto mientras le acariciaba el cabello, su olor a durazno lo relajo un poco - pero no creo que con esto nos podamos deshacer de él.

- ¿Qué paso? - pregunto sin separarse del chico.

- No lo se - contesto Sirius en tono seco.

- Por favor Sirius - suplico Gab al saber lo que ese tono significaba (que en cuanto se enterará de quien le había hecho eso a su amigo iba a idear una forma de venganza, mejor dicho se iba a parar frente a ellos y golpearlos) - no hagas nada precipitado - se separo de él y lo examino con sus ojos avellana.

- Tratare de no hacerlo - contesto en voz baja y esquivando la mirada de la chica.

- Eso de tratare - repuso Remus - no convence a nadie.

Sirius no pudo contestar ya que en ese momento las puertas de la enfermería se abrieron, salieron Madame Pomfrey y Dumbledore.

- El señor Potter, tiene el brazo izquierdo fracturado en 3, varias costillas rotas y el hombro derecho dislocado, pero en pocos días va a estar como si nada - comunico a los chicos, antes de que ellos pudieran preguntar algo.

- Podemos verlo? - pregunto Sirius con esa voz coqueta que ninguna chica podía resistir.

- Poppy, creo que es mejor que los dejes pasar - contesto Dumbledore, antes de que Madame Pomfrey pudiera contestar algo.

- Muy bien, pero solo 5 minutos - contesto dejando pasar a los 7 chicos.

Cuando llegaron James tenía entablillado el brazo izquierdo y el brazo derecho vendado al igual que el abdomen y el pecho, estaba dormido ya que le habían dado un poción para dormir, por primera vez Lily lo vio sin que se estuviera moviendo.

- No puedo creer que deje de ir a un entrenamiento y te encuentre así - susurro Gab, sabía que no la escuchaba, pero ella necesitaba decir algo para no empezar a llorar - creo que tendrás que cancelar los próximos entrenamientos de quidditch a los cuales yo no pueda ir o buscar a alguien quien te cubra las espaldas.

- Si no te pones bien - dijo Sirius que estaba aun lado de Gab - yo mismo te rompo los huesos que no te rompiste.

- Por favor James tienes que estar bien - comento Remus que estaba del otro lado de Gab - por que tú eres el único que puede mantener a Sirius un poco más conciente, ya que sin ti el que se vuelve idiota es él.

- James - llamo Lily - te necesito.

- Mira James - repuso Vane - más te vale que no tardes mucho en despertar, por que sino tendré que hacer yo sola el trabajo para pociones y me rehusó a hacerlo.

- Muy bien chicos ya paso el tiempo así que - repuso Madame Pomfrey empujando a los chicos a la salida - mañana podrán venir a darle otra visita, pero hoy ustedes tienen que descansar.

Los 7 chicos se dirigieron a la sala común sin decir nada, cuando llegaron había muy pocos alumnos Gab se sentó en una banca que estaba en la esquina y los demás hicieron lo mismo, Lily era la que peor se veía, ya que tenía los ojos rojos e hinchados y se veía algo cansada, así que las 3 chicas decidieron que era mejor llevar a su amiga a acostar, así que se despidieron y dejaron a los chicos.

Cuando llegaron a la habitación de las chicas, todas se pusieron la pijama sin hablar, cuando terminaron, Gab se sentó en la cama de Lily y abrazo a su amiga.

- James va estar bien - comento en voz baja.

- Ya escuchaste a Madame Pomfrey va a estar bien - repuso Vane sentándose al pie de la cama.

- Además creo que necesitaríamos más para deshacernos del cabeza dura de James - tercio Alice sentándose en la cabecera.

- Pero creo que esto sirvió, para que Gab se haya reconciliado con Sirius - repuso Lily sonriendo y viendo a Gab.

- Yo no me he reconciliado con nadie - contesto un poco sonrojada.

- Entonces lo que paso en la enfermería? - pregunto Vane observando con atención a su amiga.

- No me pude resistir - respondió avergonzada por lo que había hecho - y me odio por no haber logrado mantenerme alejada de él.

- Cariño - susurro Alice - tú lo sigues amando y es razonable que quisiera abrazarlo y más con lo que paso con James - siempre siendo la mamá en las relaciones amorosas de la chica.

- Maldita sea - repuso en voz baja Gab - por que tenía que enamorarme de Sirius Black.

Ninguna de las chicas contesto, solo abrazaron a Gab, después de eso entraron sus otras 2 compañeras de habitación, así que tuvieron que dejar de hablar de Sirius y de otras cosas y decidieron tratar de dormir. Gab no sabía cuanto tiempo llevaba dando solo vueltas en la cama ya que no podía dormir, supo que sus demás compañeras ya estaban dormidas ya que no escuchaba murmullos entre Hale y Parker, Lily había dejado de dar vueltas al igual que sus otras 2 amigas, estuvo como media hora más tratando de dormir, pero no pudo así que decidió levantarse y para no despertar a sus demás compañeras, bajo a la sala común, no antes de ver el reloj (1:00). Así que bajo a la sala común, su corazón comenzó a latir más deprisa, cuando vio a Sirius con el pantalón del pijama y una camiseta blanca sin mangas, sentado en uno de los sillones que había en la sala común.

- Hola - saludo Sirius al escucharla bajar, pero cuando giro se quedo sin aliento llevaba un pijama de pantalón con estrellas y la blusa del pijama sin mangas tenía solo una estrella en el centro y llevaba el cabello en una coleta, lucía hermosa.

- Hola - contesto Gab sentándose en otro sillón - pensé que todos estarían dormidos.

- Lo mismo pensé yo - repuso el ojigris sin perder de vista los movimientos de la chica.

- ¿Qué tal vas con Amanda? - pregunto clavando su mirada en una banca que estaba en la esquina.

- Amanda? - un poco confundido, al recordar a la rubia de esa mañana - Ahh!!! No es mi tipo - cambio de tema - ¿te preocupa cornamenta?

- Al igual que a ti - contesto girando a verlo - y hablando de eso - en voz baja - gracias por darme ánimos.

- Por favor Gab - lo dijo con cierto abatimiento - no tienes por que agradecérmelo, yo lo hice por que a pesar de haber terminado seguimos siendo amigos.

- Amigos - murmuro Gab - claro.

- Pero sino te gusta que seamos amigos - contesto Sirius que había escuchado claramente lo que acaba de decir Gab - puede ser como antes.

- Antes de ser novios? - pregunto Gab tratando de no sonar preocupada por lo que Sirius estaba tratando de hacer.

- Si es lo que quieres - contesto de manera pasiva.

- Sirius bésame - contesto Gab después de que su corazón le ordenara a su mente.

- ¿Qué? - Sirius estaba de verdad desconcertado.

- Que me beses - repitió con voz seca.

Sirius se levanto del sillón y se acerco a Gab, cuando estuvo frente a ella se inclino y Gab lo jalo de la camiseta y lo beso con pasión y furia, Sirius le tomo las muñecas y se separo de ella, cuando sus pulmones se lo exigieron.

- Me amas? - pregunto Gab levantándose, debido a que Sirius la seguía manteniendo de las muñecas.

- Como idiota - contesto Sirius pegando su frente a la de Gab.

- Entonces por que no me estas besando - replico Gab con cierto temblor en la voz.

- Por que yo no se si tú me amas - contesto.

- Que más necesitas para saber que Te Amo? - pregunto con una media sonrisa.

- Que me lo digas - repuso pegando sus labios a los de ella.

- Te Amo - susurro mientras Sirius le acariciaba la mejilla con la yema de los dedos.
Capitulo 15
Un Secreto Peludo (parte I)


Después de que los 2 chicos se hubieran reconciliado ya había pasado un mes así que el partido de quidditch ya había pasado el cual habían ganado contra Hufflepuff.

Era sábado a principios de noviembre, todas las chicas dormían, debían ser las 6:00 de hecho todo el castillo debía de estar dormido, pero Vane no había podido dormir, debido a que necesitaba preguntarle algo a Gab y a Lily, así que se levanto y se dirigió a la cama de Gab, ya que era la que tenía el sueño más ligero y por está razón le era más fácil despertarla.

- Gab - llamo en voz baja.

- ¿Qué pasa? - pregunto abriendo solo un ojo, para ver quien era.

- Necesito hablar contigo y con Lily - contesto.

- No puede esperar - repuso dándole la espalda.

- No - mientras le quitaba las sabanas - necesito que sea ahora.

- Esta bien - acepto a regañadientes e incorporándose - ve despertando a Lily.

Vane no contesto, solo hizo lo que su amiga había dicho, con la pelirroja fue mucho más difícil, cuando Gab vio que Lily por fin se había incorporado se sentó al pie de la cama de la pelirroja, para escuchar que era eso tan importante que no podía esperar.

- Y? - urgió Lily - que eso tan importante que no puede esperar?

- Muy bien - contesto Vane sentándose en la cama de la chica - podríamos cerrar las cortinas?

- ¿Qué te pasa? - pregunto Gab que había cerrado las cortinas y se había puesto en la cabecera y la observaba con atención.

- Pasa que he estado leyendo - contesto en voz baja y con la mirada en sus manos.

- Que devores los libros como Lily - comento Gab alzando una ceja - no es sorpresa.

- Si - concedió - pero lo que leí me dejo un poco desconcertada.

- Pues deja de leerlo y se acabo el problema - opino Gab.

- ¿Por qué no nos dices sobre que has estado leyendo? - propuso Lily tranquilamente.

- Sobre vampiros y hombres lobos - contesto con la mirada en las sabanas.

- Y crees que somos vampiros? - comento Gab sonriendo, que por un momento se quedo sin aire, pero que lo recupero al instante.

- No seas tonta - contesto Vane levantando la vista.

- Entonces? - pregunto Lily sin inmutarse (juntarse con Gab le había enseñado a mentir).

- He estado leyendo algunos signos de los hombres lobo y - observo la reacción de las 2 chicas - creo que Remus es un hombre lobo.

- Wow - dijo Gab en voz baja, fingiendo perfectamente su sorpresa - eso es algo que no me esperaba.

- Por favor - suplico la chica observando a sus 2 amigas - se que ustedes saben si Remus es un licántropo.

- Nosotras? - preguntaron las 2 al unísono.

- Creo que estás en un grave error - comento Gab, después de que Vane asintiera - y deberías de dejar de leer esos libros.

- Se que saben algo - las acuso con cierto temblor en su voz.

- Estoy de acuerdo con Gab debes de dejar de leer esos libros ya que te ponen algo mal - repuso Lily que le temblaban un poco las manos.

- Soy su novia si es un hombre lobo debo saberlo - replico fulminándolas con la mirada.

- Pero eso es algo que nosotras no sabemos - contesto Gab seriamente.

- Tendrías que hablar con Remus y decirle de tus sospechas - sugirió Lily.

- Pensé que eran mis amigas - les espeto y después se levanto y salio de la habitación.

- Sabes que cuando se enteré de que si sabemos el pequeño problema nos va a matar? - pregunto Lily secamente.

- Si - contesto Gab - pero que hacíamos, le decíamos y luego los que nos matan son Sirius y James.

- Es mejor que les digamos - propuso Lily en voz baja.

- Creo que es lo mejor - concordó Gab, levantándose.

Después de esto las 2 chicas se dirigieron a las habitaciones de los chicos, cuando llegaron todos estaban en el quinto sueño, era algo normal ya que todavía no eran ni las 7:00, abrieron la puerta tratando de hacer el menor ruido, Frank roncaba bastante fuerte al igual que Pettigrew.

- Como demonios aguanta esto Alice? - pregunto Gab arrugando la frente.

- Bueno nunca a dormido con él - contesto Lily.

- Claro - repuso sarcásticamente - las noches que no ha llegado a dormir, es por que se pasa toda la noche en la biblioteca.

- Gab - la reprendió - eso ahora no importa.

- Tienes razón - contesto acercándose a la cama de Sirius, se sentó al borde de la cama - Sirius - llamo en voz baja.

- Un beso más - murmuro entre sueños.

- Espero que estés soñando conmigo - comento Gab sonriendo.

- Quisieras despertarlo - ordeno Lily que no llevaba muchos avances con James.

- Claro mi general - contesto Gab comenzando a mover a Sirius - Sirius.

- 5 minutos más - contesto girándose.

- ¿Qué hacen aquí? - pregunto Remus que se había incorporado al escuchar tantos ruidos y se tallaba los ojos.

- Tratando de despertarlos - contesto Gab quitándole las sabanas a su novio - Sirius levántate - ordeno.

- Es sábado - se quejo mientras bostezaba - no podías esperar un poco más para verme?

- No es por que quisiera verte - contesto un poco enojada.

- Entonces? - pregunto Sirius con esa sonrisa sexy que ninguna chica resistía y que en cuanto la veían se lanzaban a besarlo.

- Vine a hablar con Remus - contesto Gab con indiferencia, ya estaba tan acostumbrada a esa sonrisa que ya le afectaba muy poco - y contigo - añadió al ver que iba a replicar.

- Y de que vas a hablar? - pregunto un James somnoliento.

- No despiertan? - pregunto Lily examinando a los otros chicos que dormían placidamente.

- Lo dudo - contesto Remus que se había levantado y ahora estaba sentado al pie de la cama de Sirius - bueno de que quieren hablar? - observando a Gab que estaba recargada en la cabecera de la cama del ojigris

- Creo que es momento de que hables con Vane - comento Gab clavando sus ojos avellana en los miel del chico - de tu secreto - los 3 chicos la observaron con cara de estas loca - no me vean así - se quejo.

- Bueno es que quiero esperar más tiempo, para decírselo - contesto Remus en voz baja.

- Cuanto? - pregunto algo molesta - 1 mes?

- Un poco más - respondió esquivando la mirada de la chica.

- Gab creo que Remus puede decidir cuando es que se lo quiere decir - tercio Sirius en tono serio.

- Si Gab - concordó James - además aun tenemos tiempo.

- Es que ese es el problema - replico Gab - tiempo ya no tenemos.

- De que hablas? - pregunto Remus algo nervioso.

- Vane a estado leyendo - contesto Lily.

- Y? - James no entendía.

- Que a estado leyendo sobre hombres lobo - contesto Lily.

- Pero eso no es lo peor - comento Gab tomando la mano de Remus - ella esta casi segura que eres un licántropo.

- Eso no puede ser - contesto Remus que se había puesto pálido.

- Quería que nosotras le dijéramos si eras un hombre lobo - comento Lily en voz baja.

- Pero no dijeron nada ¿verdad? - dijo James con cierto temblor en la voz.

- Remus - llamo Gab sin hacer caso a James.

- Tendré que terminar esta relación - comento con voz apagada.

- No es necesario - contesto Lily.

- No lo ves - replico soltando su mano de la de Gab - personas como yo no pueden ser felices.

- No por ser un hombre lobo, debes de decir que no mereces nada - lo reprendió Gab - de hecho de todos los que estamos en está habitación quien tiene más derecho a ser feliz eres tú.

- Por que no lo entiendes - le espeto - en cuanto ella se enteré de lo que soy me va a dejar.

- Lo mismo dijiste de tus amigos - le recordó - y ellos siguen contigo.

- No me agrada está situación - repuso Sirius con el tono de padre que era más común en Remus - pero no creo que alejándote de Vanesa sea la solución.

- Si ella te deja - comento Gab pasivamente - ese será su problema, tú cumpliste con decirle lo que eres.

Remus sabía que Gab tenía razón, a pesar de que a veces fuera algo infantil, siempre que sus amigos tenían problemas era la que les decía las cosas que ellos en el fondo sabían que tenían que hacer, y a veces odiaba eso.

- Espero que lo pienses - dijo Gab seriamente, haciendo que saliera de sus pensamientos - y que hagas lo que creas conveniente.

- Lo haré - contesto en voz baja.

- Muy bien entonces los dejamos dormir - le dio un beso a Sirius - recuerda que pase lo que pase todos vamos a estar para apoyarte - dándole un beso en la mejilla a Remus.

Capitulo 16
Un Secreto Peludo (parte II)
Después de lo que Gab dijo lo menos que pudo hacer fue dormir, al igual que los otros 2 chicos.

- Creen que Vanesa acepte mi problema? - pregunto Remus al notar que sus amigos no se habían dormido.

- Bueno Gab confía en que sea así - contesto Sirius, que no dejaba de ver el techo de su cama.

- Gab cree que todos son como ella o como Lily - repuso Remus en voz baja - que creen que ser un licántropo no es malo.

- Es que no es tan malo como tu lo ves - replico James incorporándose, para ver a su amigo.

- Además si todos fueran como Gab o como Lily, no habría tantos problemas - comento Sirius que al igual que James se había incorporado - y los magos dejarían de rechazar a los demás por ser diferentes.

- ¿De que hablan? - pregunto Pettigrew que habían despertado y se tallaba los ojos.

- De que tengo hambre - contesto James levantándose y comenzando a buscar un poco de ropa limpia.

Sirius imito a su amigo al igual que Remus y Pettigrew volvió a acostarse y en menos de 3 minutos el chico estaba otra vez roncando, los chicos no hablaron para no despertarlo.

[
..]

Después de que Gab y Lily salieran de la habitación de los chicos, se dirigieron a la suya, pero solo para cambiarse y buscar a su amiga, no tenían ni la menor idea de donde buscar, pero decidieron buscar en cada aula vacía.

- El castillo es enorme - comento Gab después de ver como en 12 aulas y en ninguna estaba su amiga - no creo que nos sea muy fácil encontrarla.

- En verdad crees que ella va a aceptar a Remus? - pregunto Lily.

- Si no lo hace de verdad que sería una estúpida - contesto abriendo otra aula - Remus tiene todo para poder hacer feliz a cualquier chica.

- Estoy de acuerdo, pero no sabemos que piensa Vanesa - repuso Lily abriendo otra aula.

- ¿Qué buscan? - pregunto una voz a sus espaldas.

- Pues a ti tonta - contesto Gab sonriendo.

- No te vuelvas a salir así - la reprendió Lily.

- Remus si es un licántropo - no pregunto ahora lo afirmo.

- Por que sigues con lo mismo? - replico Gab un poco irritada.

- Por que quiero que me digan si lo es o no? - era tan testaruda, que sabían que hasta que dijeran que sí se iba a quedar tranquila.

- Si dijera que sí, seguirías con él? - pregunto Lily, ante una mirada de reproche de Gab.

- Si - contesto tan segura que Lily no pudo evitar abrazarla.

- Remus no pudo escoger mejor - mientras la seguía abrazando.

- Esto me confirma que es un licántropo - comento Vane examinando Gab.

- Te odio - murmuro Gab.

- Eso lo vuelve a confirmar - contesto mientras se acercaba abrazarla - te prometo que no lo voy hacer sufrir, de hecho con esto lo quiero más.

- Lo se - respondió mientras la abrazaba - y Lily tiene razón Remus no pudo escoger a alguien mejor.

- Les parece que vayamos a comer? - propuso Vane sonriendo.

- Claro - contestaron las 2 chicas sonriendo.

Así que las 3 chicas se dirigieron al Gran Comedor, cuando llegaron la única mesa que tenía la cuarta parte de los alumnos era la de Ravenclaw, las demás solo había 3 o 4 alumnos y la mesa de Gryffindor estaba vacía, así que fueron las primeras en sentarse a desayunar, a penas se acababan de sentar cuando llegaron Sirius, James y Remus.

- Que, se cayeron de la cama? - pregunto Vane con una sonrisa burlona.

- Pues algo así - contesto Remus tratando de sonar tranquilo y sentándose frente a las chicas.

- Después podemos hablar? - pregunto Vane con una media sonrisa.

- Claro - contesto Remus un poco sorprendido.

- Ya terminaron el trabajo de Transformaciones? - pregunto Gab para cambiar de tema.

- No - contestaron Sirius y James.

- Algún día harán sus deberes antes y no para el último momento? - pregunto Lily seriamente.

- No es que los dejemos para el último momento - se defendió James - solo es que tenemos muchas cosas que hacer.

- Como que? - replico Lily cruzando los brazos.

- Como estar contigo - contesto James sonriendo.

- Lily tu que ya lo acabaste - tercio Gab al ver que iba a replicar - necesito tu ayuda con
.

- No puedo creer que te estés volviendo como ellos - replico Lily tratando de no poner los ojos en blanco.

- Ya acabe el trabajo de Transformaciones - contesto arrugando la frente - quería pedirte ayuda para preparar el regalo de mi madre.

- Lo siento - se disculpo - claro que te ayudo con el regalo de tu mamá.

- Pero yo necesito ayuda con el trabajo de Transformaciones - comento James con inocencia.

- Tu y Sirius son los mejores en esa clase - tercio Vane.

- Pero quiero pasar la tarde con Lily - contesto James.

- Que te parece si después de desayunar tu y Sirius se dedican a hacer el trabajo de Transformaciones - propuso Lily - y nosotras - señalo a Gab - buscamos el regalo para la señora Swan.

- Serán a lo mucho 2 horas - replico Gab al ver que James iba a responder.

- Muy bien y después? - pregunto James algo irritado.

- Después podemos ir a hacer un picnic frente al lago - contesto Lily sonriendo.

Nadie contesto, así que siguieron desayunando, cuando terminaron Gab y Lily fueron las primeras en salir y después James y Sirius, cuando Remus y Vane se quedaron solos estaban bastante nerviosos así que ninguno decía nada.

- Vamos aun lugar más privado - comento Vane algo sonrojada.

- Claro vamos - contesto Remus tomándole la mano.

Remus la guió a los jardines, cuando llegaron al árbol donde siempre se sentaba con sus amigos, la ayudo a sentarse y él hizo lo mismo, se quedaron en silencio por un buen rato.

- No se como decir esto - repuso Remus en voz baja - hay algo que tienes que saber.

- Te quiero - contesto Vane sonriendo tímidamente - y lo que tengas que decir no va a cambiar nada lo que siento.

- No creo que después de lo que diga, sigas diciendo lo mismo - replico sin mirarla - esto es algo que llevo escondiendo por años, casi nadie en Hogwarts sabe - explico en voz baja y jugando con sus manos - solo lo saben James, Peter, Sirius, Gab y Lily y por supuesto todos los profesores, pero ahora quiero que tu lo sepas - levanto su mirada y Vane lo abrazo.

- No tienes que decir nada - susurro tratando de sonar tranquila - se lo que estas a punto de decir y quiero que sepas que no me importa que seas un licántropo - lo ultimo lo dijo aun más bajo.

- De verdad? - no lo podía creer esa chica la cual le había gustado desde 3° año, le estuviera diciendo que no importaba lo que fuera.

- Claro tontito - contesto con los ojos llorosos, pero sonriendo - ya te dije te quiero y no importa lo que seas, ya que en el fondo siempre está ese Remus, él cual me puede dejar sin aliento con solo mirarme o hacer que olvide cualquier cosa con solo besarme.

- Eres demasiado importante para mí - respondió Remus tomando el rostro de la chica - y no sabes que feliz me siento al escuchar todo lo que me acabas de decir.

Después de eso se besaron tiernamente y lentamente, cuando terminaron de besarse, Vane se acurruco en los brazos de su novio.

- Tengo muchas preguntas - comento Vane que no dejaba de sonreír.

- Creo que después de que conoces mi secreto, puedo contestar tus preguntas - contesto Remus besándole el cabello.

- ¿Quién se entero primero de tu secreto? - pregunto seriamente.

- Gab, deberías de haber visto cuando Sirius supo que aquella niña tonta y sin ninguna gracia se había enterado antes del secreto no lo podía creer, claro así la veía Sirius, pero en realidad es demasiado inteligente, había notado que siempre salía del colegio en luna llena, creo que desde la mitad del primer año sospechaba, pero como no sabía mucho de hombres lobo, no podía estar segura, así que según James todas las vacaciones se paso leyendo libros de licántropos y el primer día que llegamos para cursar el 2° año espero a que Sirius, James y Peter subieran a la habitación.

Flash Back
Remus estaba sentado al fondo de la sala común, sus amigos lo habían dejado ya que el chico se había quedado leyendo, Gab lo vio, así que se acerco.

- Hola Remus - saludo con su sonrisa de inocencia.

- Hola Swan - contesto Remus algo sorprendido ya que la chica odiaba a Sirius y a todo aquel que fuera su amigo.

- Dime Gab - después de negar con la cabeza al escuchar su apellido - así me dicen mis amigos - el chico estaba tan sorprendido que solo asintió con la cabeza - Te puedo hacer una pregunta? - el chico volvió a decir si con la cabeza -¿Qué sientes cuando te transformas?

- De que hablas? - pregunto Remus un tanto nervioso.

- No te asustes - susurro la chica sonriendo - se que eres un hombre lobo - se lo susurro.

- Estas loca? - le espeto, pero sabía que sus nervios lo estaban traicionando ya que su voz tembló un poco.

- Te prometo que no se lo diré a nadie - contesto examinando su rostro.

- Enserio? - maldición se había puesto al descubierto.

- Lo prometo Remus - y volvió a sonreír esa sonrisa que decía que desde ese momento podía contar con ella para lo que fuera - y solo dime te duele? - era demasiado curiosa.

- No tienes miedo? - pregunto un sorprendido Remus, ya que se imagino que cualquiera que se enterará de su secreto saldría corriendo y gritándole monstruo.

- De un pequeño lobito - contesto con esa sonrisa que desde ese momento siempre contagio a Remus - para nada.

- Gracias - contesto el chico sonriendo.

Gab lo abrazo y Remus le respondió el abrazo, esa niña de ojos avellana se había hecho su amiga de la nada, su primera amiga que sabía su secreto y no se había alejado, no era su amiga, eso era poco para esa niña menuda y frágil que le había ofrecido su amistad sin ser amigos antes esa niña debía ser su hermana y con el tiempo si se convirtió en eso.

Fin flash back.

- Ahora entiendo - comento Vane sonriendo - por que es como tu hermana.

- Gab siempre ha estado ahí - repuso Remus.

- Y siempre lo estará para cualquiera de ustedes - tercio Gab que acaba de llegar junto con James, Lily y Sirius.

- De que hablaban? - pregunto Lily que acomodaba un mantel en el césped.

- De quien fue el primero en saber mi secreto - contesto Remus.

- Aun sigo sintiendo cierto resentimiento - comento Sirius dándole un beso en la mejilla a Gab.

Gab movió la cabeza negativamente y sonriendo por el comentario de su novio.

- No que tenías muchas preguntas? - comento Remus sonriendo.

- Gab fue la primera y ustedes cuando se enteraron? - pregunto Vane observando a los demás chicos.

- James empezó a tener ciertas sospechas, cuando accidentalmente cierta personita dejo un libro de hombres lobo sobre una mesa de la sala común - observo a Gab.

- Sabía que James no se iba a alejar de ti - se defendió Gab un poco sonrojada

- Y tuvo razón - salio Sirius en defensa de Gab - ya que James me comento sus dudas sobre Remus, así que una noche a principios de 3° año lo sentamos y lo obligamos a que lo confesará.

- No quiero saber - comento Vane al ver que James ya le iba a explicar lo que habían hecho.

- Y Lily, escucho a 2 personas hablando sobre que harían para que yo pudiera asistir a una fiesta y estaban viendo un calendario para ver si había luna llena - comento Remus.

- Íbamos en 5° - recordó Lily

- Sirius y James? - pregunto Vane.

- Hay otros - contesto Lily sonriendo.

- Eso no fue nuestra culpa - se defendió James - nosotros no sabíamos que alguien iba a estar escuchando detrás de las puertas - abrazando a Lily por la cintura.

- Son todas tus preguntas? - pregunto Remus ayudándola a levantarse.

- Donde pasas tu transformación? - los 5 chicos tuvieron un escalofrío colectivo.

- En la casa de los gritos - contesto en voz baja.

- Ahora comprendo el sauce boxeador - comento Vane sonriendo y abrazando a su novio.

Después de eso, Vane no volvió a preguntar nada, así que el resto del día paso sin relevancia.
Capitulo 17
Siguiente Etapa


Estaban a punto de comenzar las vacaciones de navidad, los chicos estaban planeando una fiesta en la casa de James (Sirius y James, para ser mas explícitos), ya que sus padres iban a estar fuera, James y Sirius hacían una lista de a quien iban a invitar, estaban con un pergamino en la mesa de Gryffindor observando a todos los alumnos y murmurando algunos nombre y después anotándolos en el pergamino.

- No es por que sea aguafiestas - comento Gab que examinaba la lista en la cual estaban casi todos los alumnos de Ravenclaw, Hufflepuff y de Gryffindor que en esta si eran todos (desde 4°) - pero no creen que son demasiados invitados?

- Gab no te preocupes - contesto James - ya anotaste a Helena Grint?

- Ni se te ocurra invitar a esa tarada - repuso Lily que se había puesto roja.

- Muy bien Helena queda fuera - contesto Sirius tachando a la chica de la lista.

- Hola Gab - saludo Thomas sonriendo.

- Hola - contesto Gab con cierta indiferencia, el chico se alejo sin saludar a nadie más.

- Muy bien Thomas Banks queda fuera de esta fiesta - repuso Sirius fríamente y tachando el nombre del rubio.

- Y también tacha a Richard Zellawer - murmuro James ya que el chico que era de Hufflepuff no dejaba de observar a Lily.

- Remus te gusto como quedo el trabajo de pociones? - pregunto Gab, ya que no quería seguir escuchando los planes de los 2 chicos.

- Esta muy bien - contesto el chico sonriendo - y espero que Slughorn piense lo mismo.

- Más le vale - contesto Gab - por que no pasamos casi toda la semana en la biblioteca en vano.

- Hablando de pociones - comento Lily - que creen que nos ponga a hacer esta tarde?

- No creo que nos ponga a hacer una poción - contesto Vane - ya que esta es la ultima clase que tenemos antes de vacaciones.

- Supongo que nos va a poner a leer o identificar los venenos - contesto Alice.

- Creo que eso es lo más probable - concordó Gab y Remus asintió.

- Así que no vamos a tener nada interesante que hacer - comento Lily.

- Tenemos que entregar estas invitaciones antes de salir - repuso James en voz baja.

- Nos quedan menos de 3 días - replico Gab que no pudo evitar meterse - así que no se como le van a hacer, para hacer tantas invitaciones.

- Vamos - contesto James - ya que ustedes nos van ayudar.

- Eres tan gracioso - comento Alice fingiendo que se reía.

- No nos pueden dejar hacer todas las invitaciones - replico Sirius suplicando con la mirada.

- Muy bien los ayudare - contesto Lily.

- Por eso Te Amo - repuso James besándole la mejilla.

- 8 manos es mejor que 4 - acepto Remus sonriendo.

- Si Remus ayuda por que no - comento Vane con una débil sonrisa.

- Los odio - contesto Gab al ver la mirada de Sirius la odiaba ya que jamás le podía negar nada.

- Y yo Te Amo - contesto Sirius sonriendo, ya que ese era un sí.

- Solo si lo piden por favor - repuso Alice, ya que era la única que faltaba por aceptar.

- Nos puedes ayudar a hacer las invitaciones? - pregunto James con inocencia - por favor.

- Ok los ayudare - contesto a regañadientes.

Después de esto, sonó el timbre así que Remus, Pettigrew y Frank se dirigieron a Aritmancia, James, Alice, Vane y Sirius a Cuidado De Criaturas Mágicas, Lily y Gab tenían clase libre, así que James les pidió que empezarán a hacer las invitaciones, las 2 chicas aceptaron a regañadientes, así que cuando se despidieron de los demás chicos, subieron a la torre de Gryffindor a comenzar a hacer las invitaciones, no llevaban ni 7 cuando volvió a sonar el timbre, para su clase de Runas Antiguas.

- Espero que eso le baste a James - comento Gab mientras se levantaba del suelo y tomaba su mochila.

- También lo espero - concordó Lily.

Las 2 chicas salieron, para su clase de Runas Antiguas, después de esa clase se veían con todos en Defensa Contra las Artes Oscuras, después de comer, los 8chicos se dirigieron a pociones.

- Muy bien chicos - comento el profesor Slughorn cuando todos sus alumnos estuvieron sentados - como está es nuestra última clase antes de vacaciones, tomaré está clase, para hacerles un pequeño examen
.

- ¿Qué? - se quejo todo el grupo.

- Jóvenes - llamo el profesor Slughorn en tono serio, cuando todos los chicos dejaron de protestar continuo - necesito hacerles el examen para ver que tal están.

- Será en parejas? - pregunto una chica de Slytherin.

- No señorita Stell - contesto Slughorn.

- ¿Por qué? - protestaron la mayoría.

- Por que en sus EXTASIS no serán por pareja - contesto con tranquilidad - así que - con un movimiento de su varita les entrego los exámenes.

- Todo esto es del último trabajo - susurro Lily.

- Que bien - dijeron Remus y Gab a la vez, al leer las preguntas que estaban en el examen.

- Bueno al menos alguien va a tener buena nota - comento el profesor Slughorn al ver a Remus y a Gab que sonreían.

Después de aquel comentario, solo se escucho el ruido de las plumas al entrar en contacto con el papel, así paso como media hora de la primera clase, Snape se levantó y le entrego su examen, después se lo entrego Remus, en seguida se lo dio Gab y después de leer por 3° vez sus respuestas Lily. Los 4 chicos que habían terminado, se dedicaban a esperar que sus demás compañeros acabaran, Gab se había puesto a hacer dibujo tontos en su libro, Remus se reía de las cosas que dibujaba la chica, Snape no dejaba de observar a Lily y está leía, 5 minutos después de que Lily entregara, James y Sirius entregaron su examen.

- No estuvo tan mal - susurro Sirius cuando llego a su lugar.

- Estuvo interesante - contesto Lily.

- Estúpida hoja - murmuro Gab enojada.

- La hoja no tiene la culpa - repuso Remus sonriendo.

- Debes alejarte de las hojas - opino Sirius tratando de no reírse.

- ¿Qué pasa? - pregunto Slughorn al ver que Sirius y Lily le estaban dando la espalda.

- Nada profesor - contesto Sirius con indiferencia.

- Entonces guarden silencio, ya que sus compañeros siguen en examen - los reprendió.

Gab dejo de hacer tonterías con el libro después de que se cortará, Sirius había decidido hacer lo mismo que Lily, así que se dedico a leer, Remus observaba a Gab y la chica se dio cuenta.

- ¿Qué tienes? - pregunto en un susurro.

- Nada - contesto, pero al ver la mirada de la chica - estoy preocupado.

- ¿Por qué?

- Por que estoy sintiendo cosas por Vane que no debería sentir - murmuro.

- ¿Qué cosas? - pasivamente.

- Creo que no es bueno que te lo diga - contesto el chico, pero por su reacción Gab supo que era.

- Son novios - repuso Gab sin inmutarse - si no sintieras atracción o sino te excitará


- Gab - Remus se estaba poniendo algo rojo.

- Que? - replico Gab - o quieres que diga que quieres tener sexo con ella - lo observó - a mi me suena mejor excitar - se le formo una media sonrisa - además es normal - reflexiono - soné igual a Lily.

- Un poco - acepto Remus con su mirada en sus manos.

- Bueno, pero ese no es el tema - y lo taladro con la mirada - creo que es el momento en que empieces a darle al cuerpo lo que pide - arrugo la frente - ahora soné a una mezcla de James y Sirius.

- Solo que mucho más decente - contesto Remus.

- Tienes razón - concordó Gab sonriendo - pero es mejor que hables con Vane de esto.

- Y que le digo? - pregunto Remus sarcásticamente - Vanesa quiere tener sexo contigo.

- Creo que necesitas estar más con James y Sirius - contesto tratando de no reírse.

Remus no dijo nada, después de que todos entregarán sus exámenes, solo faltaban 5 minutos, para que la clase acabará, así que el profesor los dejo salir, Remus fue el primero en tomar sus cosas y salir sin esperar a nadie, Vane no entendió, ya que cuando ella llego a su lado no le hizo caso, así que la chica salio y sus amigas detrás de ella, cuando Gab iba a salir, Sirius la tomo del brazo.

- En la Sala de Menesteres en media hora - le susurro.

Gab asintió y le dio un beso en la comisura de la boca y salio tras Vane, cuando la chica llego al baño de chicas del 2° piso, Vane estaba llorando y Alice y Lily trataban de consolarla.

- Yo se que tu sabes - repuso Vane cuando vio entrar a Gab al baño - Remus quiere terminar conmigo ¿verdad?

- No - contesto Gab - que se haya ido sin esperarte no quiere decir que no te quiera.

- Entonces por que está tan raro conmigo desde hace 2 semanas? - pregunto escrutando el rostro de Gab.

- No lo se - contesto pasivamente.

- Claro que lo sabes - le espeto bastante enojada.

- Y por que yo soy a la única que le preguntas? - replico Gab arrugando la frente.

- Por que los vi hablar en pociones - contesto fulminándola con la mirada.

- Muy bien - acepto a regañadientes - pero promete que Remus no se va a enterar que te lo dije - Vane asintió - es que Remus siente cosas que cree que no debería sentir cuando está contigo.

- ¿Qué clase de cosas? - pregunto Vane.

- Pues que lo excitas - contesto Alice algo desesperada, desde que salía con Frank ya no era la misma - y quiere
.

- Que su relación pase a otra etapa - la interrumpió Gab, ya que se estaba pareciendo a James en no tener tacto al decir las cosas.

- Oh!!! - comento Vane al entender a que se referían.

- Pero si tú no estas preparada, para pasar a la otra etapa - comento Gab - solo dile a


- No - la interrumpió de manera brusca - yo si quiero pasar a la otra etapa.

- Es la mejor parte - comento Alice sonriendo.

- Que hizo Frank con mi inocente Alice - repuso Lily negando con la cabeza.

- No me digas que no te gusta? - comento Alice arrugando la frente.

- No pienso hablar de eso - contesto Lily, su rostro tomó el color de su cabello.

- Tu y
- comento Vane - bueno no quiero saberlo - luego vio a Alice y a Gab - pero ¿Qué hago?

- Bésalo - contesto Alice con naturalidad - y llévalo a un aula vacía y ya.

- Como nunca te han descubierto? - pregunto Vane sorprendida.

- Por que jamás lo ha hecho en un aula - contesto Gab.

- Además que clase de respuesta fue esa - replico Lily.

- Bueno entonces saca a todos los chicos de su habitación - repuso Alice.

- Esto no se planea - comento Lily - pero tu que estas segura de lo que quieres hacer habla con Remus.

Después de eso hablaron de que no tenía que precipitarse y que no lo hiciera, solo por creer que Remus la dejaría, después de que Vane estuvo más tranquila salieron del baño, Gab se dirigió al 3° piso, cuando llego Sirius la esperaba recargado en la pared junto al cuadro de los trolls.

- Tardaste - comento Sirius sonriendo y acercándose a Gab.

- Lo siento - contesto rodeando el cuello de Sirius con sus brazos.

Después de esto entraron a la sala de los Menesteres, que tenía una cama al fondo de la habitación, un sillón, Sirius comenzó a besarla, minutos después los 2 chicos ya estaban desnudos y mientras Sirius la besaba y penetraba, la chica clavaba sus uñas en la espalda del ojigris. Cuando terminaron, Gab tenía su cabeza sobre el pecho de Sirius.

- Te Amo - repuso mientras le daba un beso en el cabello.

- Y yo a ti - contesto Gab besándole el pecho.

Después de esto los 2 chicos decidieron regresar a la torre de Gryffindor, cuando llegaron los demás chicos hacían las invitaciones y aunque los 2 chicos estaban cansados, tuvieron que ayudar.
Capitulo 18

Motocicletas y otros Deseos

Cuando los chicos llegaron a King’s Cross, la mamá de Gab había ido a recoger a James, Sirius y a Gab, acompañada de una chica que sería 2 años mayor que ellos, tenía el cabello negro, los ojos azules, los demás chicos, pasarían Navidad con sus padres, pero el 26 se verían para la fiesta de James.

- Hola - saludo la chica en cuanto llegaron James y Gab en donde estaba la señora Swan.

- Tiffany - comento Gab sorprendida - ¿Qué haces aquí?

- Crees que mis tíos dejarían que hicieran una fiesta sin alguien que los cuidara - contesto la chica sonriendo - además esa no es la forma de recibir a tú prima - Gab la abrazo.

- De hecho no eres su prima - comento James a la espalda de las 2 chicas.

- Claro que soy su prima - lo contradijo sonriendo - si es como tu hermana, entonces es mi prima.

- Entonces mis padres confían en que nos cuides? - pregunto James mientras abrazaba a su prima y trataba de no reírse.

- No soy tan irresponsable - se defendió.

- No se si recuerdas que cuando Gab se rompió la mano y nariz estábamos a tu cuidado - le recordó James.

- Bueno también quien deja a una niña de 6 años cuidando a 2 niños de 4 - tercio Gab.

- Y además no los estaba cuidando - comento la señora Swan - solo debía avisarnos si ustedes se subían a los árboles.

- Cosa que no hizo, por estar jugando con el perro - comento James sonriendo.

- Tenía 6 años - le espeto - además que Gab se cayera fue tu culpa, ya que el que se resbalo fuiste tú.

- Ahora regresamos - comento James, tomando a Gab del brazo, para despedirse de los demás.

- Hola Sirius - saludo la señora Swan en cuanto el chico llego, después de haberse despedido de los demás.

- Hola - contesto Sirius sonriendo.

- Bombón - susurro Tiffany - hola - saludo sonriendo y mordiéndose el labio - soy Tiffany Potter, prima de James.

- Sirius Black - contesto con la sonrisa que derretía a cualquier chica (es Sirius cualquier sonrisa te eriza la piel).

- Ya se conocen - comento James, en cuanto Lily se fue se acerco a ellos - es mi mejor amigo.

- Y futuro primo - murmuro sin que nadie la escuchará.

- Y novio de Gab - termino James.

- En un momento regreso - comento Sirius, observando a Gab.

- Es novio de Gab - no pudo contener su desilusión - y que paso con Roberth?

- Desde cuando no te escribe? - pregunto James.

- Desde hace más de un año - contesto tratando de que su desilusión no se notará - ¿Cuánto tiempo llevan? - mientras observaba como Sirius la guiaba hacia algo que acaba de ver en una columna.

- Casi un año - contesto James - no me digas que te gusto?

- No - comento de forma mecánica.

- Que bien - comento James sonriendo - ya que él está como idiota por Gab.

- Chicos es hora de irnos - comento la señora Swan.

- Sería increíble tener una motocicleta - comento Sirius sonriendo, mientras llevaba de la mano a Gab - no lo crees?

- Si tú lo crees - contesto Gab, ya que a ella jamás le habían gustado mucho esas cosas.

- Yo creo que si sería increíble tener una moto - tercio Tiffany.

- No imagine que te gustaban las motos - comento James arrugando la frente - si le tienes miedo a la velocidad y además recuerdo que hace 4 años cuando viniste, Matt


- Era un vecino - comento Gab al ver el rostro de Sirius.

- Tenía una moto, y no te quisiste subir por que te dio miedo - terminó James, con enojo.

- Como tu has dicho el tiempo pasa y con el algunas cosas, ahora amo la velocidad - eso era mentira ya que le seguía teniendo miedo a las motocicletas y a la velocidad, pero ese chico le gustaba como ningún otro, es novio de Gab le recordó su memoria y se supone que es como tu prima se reprocho, pero al ver la sonrisa de Sirius se olvido de todo eso.

- Bueno si tanto les gustan las motos - comento Gab sacando a Tiffany de sus pensamientos - mi padre le compro una a Daniel hace como 2 años - explico - y según escuche era una de las mejores.

- Pero son 2 años ya no debe funcionar - repuso Tiffany con una débil sonrisa.

- Conoces a mi padre, no ha dejado de darle mantenimiento, además a dado unas cuantas vueltas en ella - contesto Gab sonriendo - corre bastante bien.

- Pero no creo que tu padre nos quiera prestar la moto - observo Tiffany un tanto nerviosa.

- Yo creo que Richard no tendrá problema en prestárselas - tercio la señora Swan - es más yo creo que si quieren desde que lleguemos pueden utilizar la motocicleta.

Los 3 chicos sonrieron, Tiffany trato, pero no pudo ya que le tenía pavor a las motocicletas, cuando llegaron afuera de la estación, el padre de Gab los esperaba en el coche.

- Buenas tardes - saludo Sirius como siempre educado.

- Buenas tardes Sirius - contesto el señor Swan sonriendo.

- Hola - saludo James.

- James ¿Qué tal Hogwarts? - pregunto el señor Swan.

- Como siempre - contesto el chico con indiferencia.

- Hola - saludo Gab dándole un beso en la mejilla a su padre.

- No tienes algo que decirle a tu padre - comento la señora Swan que acaba de subir al auto.

- Si - contesto Gab con una sonrisa de niña buena, lo cual quería decir que iba a pedirle algo.

- ¿Qué necesitas? - pregunto al ver la sonrisa.

- Recuerdas la moto que le compraste a Daniel? - repuso sin quitar su sonrisa, su padre asintió - bueno quiero saber si nos la puedes prestar? - pidió con una débil sonrisa.

- Alguno de ustedes a usado una motocicleta? - pregunto un poco serio.

- No - contesto Gab - pero como hoy tu vas a estar en casa podrías enseñarnos - puso sus ojos de inocencia, que Sirius conocía bastante bien, ya que siempre que necesitaba algo ponía los mismos ojos y no le negaba nada.

- Siendo así - contesto el señor Swan.

- Gracias, papá - repuso Gab sonriendo.

Cuando llegaron, James, Sirius y Tiffany se dirigieron a casa del primero a dejar sus cosas, el señor Swan les había dicho que en una hora se verían, para que les enseñara, mientras tanto Tiffany no sabía que hacer, para no tener que subirse a la motocicleta.

- ¿Qué te pasa? - pregunto James al ver que su prima no dejaba de tronarse los dedos.

- Nada - contesto la chica sin ver nada en especial.

- Muy bien - contesto el chico, cuando iba a salir.

- James - llamo la chica.

- Si - respondió girando a ver a su prima.

- Gab es más bonita que yo? - pregunto en voz baja.

- Por que? - un poco desconcertado.

- Por que siempre que está Gab ningún hombre deja de verla - contesto la chica algo deprimida.

- Eso no es cierto - replico James, aunque no sabía si era verdad ya que jamás había puesto atención en esas cosas, pero sabía que Gab si era más bonita que su prima, pero no se lo podía decir - no podría decirte quien es mas bonita a menos que dentro de esta comparación este Lily.

- Espero no interrumpir - comento Sirius desde la puerta del salón.

- No - contesto Tiffany al instante.

- ¿Qué pasa canuto? - pregunto James.

- Nada - contesto el ojigris acercándose a la ventana - solo quería saber que hacías.

- Terminarías a Gab por otra chica? - pregunto Tiffany dejando desconcertados a los 2 chicos.

- No - contesto arrugando la frente.

- Como lo sabes - replico la chica un tanto frustrada.

- Por que amo a Gab, más que cualquier cosa - contesto Sirius girando a ver a James.

- Por que preguntas? - le espeto James.

- Solo quería saber si no haría sufrir a Gab - contesto la chica con indiferencia.

Los 2 chicos no dijeron nada, así que Sirius siguió observando por la ventana, desde ese punto, el jardín de la casa de Gab se veía, James se dejo caer en una silla y observaba el nuevo ajedrez que su padre había comprado, Tiffany seguía pensando en lo que tendría que hacer para no subirse a la moto.

[
..]

El señor Swan y Gab se encontraban en el garaje, el señor Swan le estaba quitando la manta a la motocicleta y Gab lo observaba recargada en la pared y con los brazos cruzados.

- Bonita no crees? - pregunto el señor Swan a su hija.

- Supongo - contesto la chica con indiferencia - me dejas manejarla antes de que los demás lleguen? - pregunto con inocencia y con cara de cachorrito que su padre jamás le negaba nada.

- Gab jamás has manejado la motocicleta - contesto el señor Swan en tono serio.

- Daniel me dejo manejarla varias veces - replico Gab sonriendo - además solo será una vuelta a la manzana ¿si?

- Solo una vuelta - acepto su padre a regañadientes - y despacio.

- Te quiero - contesto abrazando a su padre. Su padre encendió la moto y se la saco a la calle, Gab se subió con tanta naturalidad que parecía experta.

- Con cuidado Gab - comento su padre cuando la chica acelero un poco para probar el motor.

- Lo tendré - contesto Gab.

[
..]

- Gab sabe andar en moto? - pregunto Sirius que observaba como la chica ya estaba arriba de la moto.

- No que yo sepa - contesto James corriendo a la ventana. Después de esto Gab arranco.

- Pero como lo hizo parece que si - comento Tiffany que también se había acercado a la ventana.

Sirius salio a hablar con el señor Swan, los 2 chicos lo siguieron, cuando llegaron.

- Solo esperaremos a Gab - comento el señor Swan al verlos llegar.

- Si sabe andar en moto ¿verdad? - Sirius sonaba nervioso.

- Si - contesto el señor Swan igual de nervioso.

No sabían cuanto llevaban esperando, pero para solo dar la vuelta en moto Gab ya se había tardado, Sirius y el señor Swan empezaban a preocuparse.

- Creo que es mejor que vaya a buscarla - comento Sirius.

- Si - contesto el señor Swan - vamos.

Cuando comenzaban a caminar, Gab iba empujando la moto, tenía el pantalón y el suéter roto, un raspón en la mejilla y otro en la barbilla y las manos llenas de rasguños.

- ¿Estas bien? - pregunto el señor Swan corriendo hacia su hija.

- Si - contesto la chica con una débil sonrisa - solo fue un pequeño accidente.

- Me dijiste que sabías - le reprocho su padre.

- Y no mentí - se defendió.

- Entonces que paso? - pregunto su padre un tanto enojado.

- Un niño salio corriendo y mi reacción fue esquivarlo - contesto Gab - y fui a dar contra la barda del parque.

- Creo que es mejor que la llevé a que la revisen - opinó Sirius preocupado.

- Estoy bien - replico Gab - no necesito que nadie me revise.

- Por favor Gab - suplico Sirius - debes ir a que te revisen.

- Solo son rasguños - contesto Gab con indiferencia - además necesito que me enseñen a esquivar niños sin sufrir accidentes.

- No insistas - repuso el señor Swan al ver que Sirius iba a replicar - no vas a hacer que cambie de opinión.

- Lo se - acepto Sirius a regañadientes.

- Me voy a cambiar y a que mamá me cure las heridas - comento Gab cuando su padre le quito la moto - mientras tú les das las primeras clases.

Su padre no contesto, Gab le sonrió a Sirius con inocencia e hizo que se tranquilizará un poco. El señor Swan les enseñaba las cosas básicas, Sirius había sido el primero en manejar la moto, así que cuando Gab llego Sirius estaba sobre la moto.

- Lo hace bien - comento el señor Swan - creo que tiene talento para esto.

- En cuanto tiempo crees que sea aconsejable que tenga una moto? - pregunto Gab sonriendo.

- Es posible que solo se tarde una semana en manejar a la perfección - contesto el señor Swan.

Sirius se bajo de la moto, después de haber dado la vuelta a la manzana en menos de 2 minutos, James fue el siguiente en subirse no lo hacia mal, pero se notaba torpeza, más de 2 veces estuvo a punto de caer, el señor Swan decidió que era mejor que no diera la vuelta a la manzana, así que le tocaba a Tiffany, la chica estaba temblando, se subió a la motocicleta con demasiado cuidado, al igual que James el señor Swan no dejo que diera la vuelta a la manzana ya que no controlaba muy bien su equilibrio.

- No manejo como Sirius - comento Gab antes de subirse - yo no tengo ese talento.

- Mientras no te mates - comento el señor Swan - además no te voy a dejar dar la vuelta a la manzana.

- Mejor no - repuso Gab alejándose de la moto - creo que por hoy tuve suficiente.

- En serio? - el señor Swan la veía desconcertado, al igual que Sirius y James.

- No - contesto Gab sonriendo - pero creo que no es uno de mis pasatiempos, así que no me pienso subir.

- No puedo creer que tengas miedo - comento Tiffany sonriendo.

- No es que tenga miedo - replico Gab pasivamente - pero lo mío no son las motocicletas - observo a Sirius - a menos que él maneje y yo vaya con mis manos alrededor de su cintura.

Tiffany le dio la razón, ya que ir arriba de una motocicleta con las manos rodeando la cintura e ir recargada en la espalda de Sirius Black debía ser lo máximo, pero también sabía que quien lograría eso sería Gabrielle Swan.
Capitulo 19

Efectos de Navidad (parte I)

Era demasiado temprano, cuando escucho ruidos, así que se levanto, se dirigió al cuarto de James pero el chico no estaba, eso empezaba a preocuparle, bajo a la sala donde estaban los señores Potter y Tiffany abriendo los regalos.

- Feliz Navidad Sirius - comento Dorea al ver bajar a Sirius.

- Gracias - contesto - y también feliz navidad.

- Gracias - contestaron los 3 al unísono.

- Creo que iré a preparar el desayuno - repuso Dorea dirigiéndose a la cocina.

- Por que no abres tus regalos - comento Tiffany señalando unos cuantos regalos a su lado.

Sirius no contesto, solo se dirigió a abrir sus regalos, el primero era de su tío Alphard era una pequeña esclava de oro con sus iniciales, la siguiente era de los padres de James y era una cadena con un pequeño bate de dije, los demás eran dulces de sus amigos, pero de James y Gab no había nada.

- Gab no te dio nada? - pregunto Tiffany que había estado observando los regalos y los nombres de quien se los enviaban.

- Supongo que me lo dará en persona - contesto Sirius con indiferencia - y James?

- Fue a abrir los regalos de Gab - contesto con una media sonrisa.

- Entonces después nos vemos - comento Sirius mientras se levantaba.

- Si - contesto con cierta decepción. Sirius solo se puso su chaqueta y salio en dirección a la casa de Gab, cuando llego la puerta estaba abierta, así que entro, Gab y James estaban en la sala.

- Esta hermosa James - comento Gab al ver una cadena mientras lo abrazaba - por esto te podrías ganar un beso - se acerco al chico - de Lily claro.

- A veces estas más loca que otras - contesto James mientras sonreía.

- Oye te gusto mi regalo? - pregunto mientras abría otro paquete.

- Ve lo por ti misma - contesto James enseñándole el reloj de pulsera que la chica le había dado.

- Lily me ayudo a escogerlo - comento mientras habría un pequeño estuche - Es hermosa - murmuro mientras examinaba una pulsera con pequeñas G de oro.

- Así que después de todo si la compro - repuso James aun sonriendo.

- Supongo que le enviaste una parecida a Lily - repuso Gab mientras se ponía la pulsera.

- Si solo que con eles - contesto James.

- Que crees que haga cuando no vea nuestros regalos? - pregunto Gab dejándose caer en un sillón.

- Conmigo no creo que se enoje - contesto James sentándose a su lado - pero yo creo que se va a sentir contigo.

- Bueno solo será poco tiempo ¿cierto? - algo nerviosa.

- Por que no me lo preguntas? - repuso Sirius que se había quedado de pie junto al recibidor.

- ¿Qué haces aquí? - pregunto Gab que se había puesto de pie de un salto.

- No me compraste regalo - comento algo decepcionado - pero a todos los demás si.

- No es que no te haya comprado un regalo - repuso en voz baja - lo que pasa es que - se quedo callada.

- Que - replico - vamos Gabrielle dime que paso.

- Lo que pasa es que nos robaron - contesto James no de manera muy convincente.

- Claro - repuso Sirius con una sonrisa irónica - y solo se robaron los regalos que me iban a dar.

- Los ladrones no estaban de tu lado - comento James sonriendo - vamos canuto no pasa nada, los regalos no importan.

En eso estaban cuando una lechuza entro por la puerta que seguía abierta, Sirius le quito la carta a la lechuza.

- De Roberth - le informo a Gab - no se supone que es tu ex.

- Y lo es - contesto Gab algo nerviosa - pero sigue siendo mi amigo.

- Entonces no te molesta que la lea - replico con voz amarga, Gab asintió, así que la leyó, se tardo varios minutos - te agradece tu regalo.

- Y no habla de si le gusto el mío - comento James, tratando de que el ambiente se relajara.

- Ni siquiera le hablas - le espeto Sirius, que observaba a Gab - así que hasta tu ex recibe reglo, pero yo no soy importante - su voz no era de enojo sino de decepción al igual que su rostro - para tener el honor de recibir un regalo tuyo.

- No es eso Sirius - a Gab le temblaba la voz.

- Entonces que es? - replico enojado.

- Lo que pasa es que tu regalo


- Se te olvido - termino Sirius agresivamente - pero no te preocupes no pasa nada solo es un regalo.

Después de esto salio de la casa sin escuchar que Gab lo llamaba, cuando llego a la habitación que ocupaba en casa de James había un suéter color negro y una nota que decía FELIZ NAVIDAD y que era de Tiffany, ella que no llevaba ni 2 semanas conociéndolo si le había dado regalo y su novia le había dado a todos menos a él.

- Esta es una estupenda navidad - comento con sarcasmo y dejándose caer en la cama.

- ¿Estas bien? - pregunto Tiffany.

- Podría estar mejor - contesto con irritación.

- Supongo que te peleaste con Gab - comento la chica sentándose a su lado.

- Algo así - contesto girando a ver a la chica, pudo ver el azul de sus ojos, perfectamente.

- No te dio regalo? - aventuro, Sirius asintió y bajo la mirada - Gab es así - comento - jamás toma una relación en serio.

- Eso no me afecto - contesto girando a verla - sino que hasta Roberth le dio regalo.

- Yo podría ser mejor novia que ella - repuso en voz baja, mientras se acercaba a él - solo déjame demostrártelo.

Segundos después Sirius ya la estaba besando, sus labios estrujaban los labios de la chica con desesperación, necesitaba tranquilizarse, pero por más que la besaba su enojo no se esfuma, de hecho sabía que los labios que necesitaba sentir eran los labios tiernos y suaves de Gab.

[
..]

- Tranquilízate Gab - comento James que abrazaba a la chica - en cuanto vea que no olvidaste su regalo todo vuelve a la normalidad.

- Eso espero - contesto Gab secándose las lagrimas y separándose del chico.

- Por que no vamos a ver que le dieron a Tiffany - sugirió James.

Gab asintió, así que salieron, los 2 chicos seguían en pijama, cuando llegaron los padres de James desayunaban solos, ya que nadie había querido desayunar, al igual que ellos que subieron, la puerta de Sirius estaba abierta, así que cuando pasaron, Gab vio perfecto como los 2 chicos se estaban besando, no lloró se quedo en shock eso no podía ser cierto.

- ¿Qué te pasa? - pregunto James al ver que Gab no lo seguía, no respondió se quedo de pie sin moverse, James miro hacia la habitación de Sirius - esto no está pasando - el chico entro y se aclaro la garganta, haciendo que los 2 chicos se separaran.

- ¿Qué haces aquí? - pregunto Sirius girando hacia la puerta - Gab - susurro.

- Eso es lo que yo pregunto ¿Qué demonios estaban haciendo? - James estaba furioso.

- Nos vemos después - comento Gab cuando logro cavilar.

- Espera - repuso Sirius caminando hacia ella.

- No quiero ver otro espectáculo - contesto en tono seco - James entonces nos vemos en 2 horas como habíamos quedado.

- Si - contesto James con una débil sonrisa.

- Me va a odiar - murmuro Tiffany en cuanto Gab bajo las escaleras.

- No creo que te odie tanto como a Sirius - le espeto - y necesito hablar con Sirius a solas - la chica salio con la cabeza baja, en cuanto salió cerro la puerta.

- Soy un maldito imbécil - repuso Sirius dejándose caer de nuevo en la cama.

- No lo discuto - contesto James fulminándolo con la mirada - de verdad si fueras otro te estaría golpeando en este momento.

- Pues piensa que soy otro - replico Sirius con voz apagada.

- No podría golpearte - contesto James - aunque cuando lunático se entere no creo que a él le cueste mucho trabajo hacerte daño en luna llena.

Se quedaron en silencio por un buen rato Sirius tenía los puños apretados sobre sus piernas y con su mirada en el piso, James estaba tratando de controlar un poco su enojo.

- ¿Por qué besabas a Tiffany? - pregunto James.

- Me dolió que Gab no me diera regalo y al idiota de Roberth si - contesto levantando la mirada - me deje llevar, pensé que tal vez así podría controlar el enojo que sentía, pero lo único que hice fue que Gab me odie.

- Gab no te va a odiar - comento James - aunque dudo que quiera regresar contigo después de esto.

- Eso lo se - contesto con voz apagada - pero ella también tuvo la culpa, si no se hubiera olvidado de mi regalo.

- Que tu no sepas controlar tus hormonas no es su culpa - le espeto James.

- Tienes que decirme que si tiene cierta culpa - le reprocho - no tienes por que hacerme sentir peor.

- Es que no lo entiendo - repuso caminando por la habitación - desde que íbamos en 4° trataste de invitarla a salir.

- Como lo sabes? - pregunto un poco sorprendido, ya que el único que se había dado cuenta había sido Remus.

- Crees que lunático fue el único que te vio ensayando para como invitarla - contesto James que no pudo evitar sonreír - solo fuimos nosotros 2 - añadió al ver la cara de su amigo - yo no podía creer que Sirius Black el que era todo un Don Juan se pusiera tan nervioso al invitar a Gabrielle Swan la niña que ante sus ojos era tonta y sin ninguna gracia.

- Ya se - contesto un poco molesto - pero sabías que lo que decía no era cierto - comento en voz baja - ya que era la chica que más invitaciones tenía de todo Hogwarts, la mayoría de nuestros compañeros querían una cita con ella al igual que los de años superiores.

- Pero tú eras Sirius Black, el chico que era, mejor dicho que es el sueño de todas las chicas de Hogwarts - contesto James.

- Se escucho un poco gay - comento Sirius.

- Lo se - concordó James - pero ese no es el punto, por fin te da el sí, y llevan casi un año de relación en el cual te diste cuenta que es la chica perfecta para ti y solo por un pequeño problema, corres y besas a otra.

- No me estas haciendo sentir mejor - repuso arrugando la frente - al contrario me estas haciendo sentir una rata.
Capitulo 20
Efectos de Navidad (parte II)


Sirius se acostó en la cama y cerro los ojos era un estúpido, por primera vez se había enamorado y por una idiotez esos labios que lo hacían sentirse en el cielo cuando lo besaban ya no lo volverían hacer, James no había dicho nada, sabía que su amigo necesitaba estar solo, pero cuando iba a salir, en la ventana una lechuza picoteaba, así que al ver que Sirius no se levantaba, abrió la ventana y le quito la nota.

- Quien me maldice? - pregunto Sirius sin incorporarse.

- No creo que alguien se haya enterado de lo que paso - contesto James, mientras leía.

- Entonces? - replico, mientras se incorporaba.

- Es de Gab - contesto James - que tan mal te sientes?

- No creo sentirme peor - mientras se dejaba caer de nuevo sobre la cama - y que quiere? - pregunto - hacerme la maldición cruciatus.

- No seas idiota - le espeto - quiere que vayamos a verla.

- Crees que si me golpea o me hace la maldición cruciatus las veces que quiera me perdone? - con tono de suplica, para que la respuesta fuera si.

- Mejor vístete - opino James mientras se dirigía a la puerta - cuando termines nos vemos en la sala.

Sirius se levanto deprimido, se puso todo sin mucha atención, trato de ponerse el tenis derecho en el pie izquierdo, cuando por fin termino de vestirse, bajo sin saber bien lo que hacia, cuando llego James ya lo esperaba en la puerta, así que salieron, pero no se dirigieron a casa de Gab, el ojigris estaba tan mal que no pregunto hacia donde se dirigían, hasta que la vio recargada en una motocicleta nueva y hermosa, aunque con Gab recargada la motocicleta parecía insignificante ya que la belleza de la chica opacaba cualquier cosa, así lo veía Sirius.

- Ten - le dijo pasivamente mientras le entregaba las llaves - tú regalo - Sirius supo que si se podía sentir peor.

- Es el regalo de los 2 - comento James.

- No puedo recibirlo - contesto Sirius sin ver a la chica.

- No nos van a regresar el dinero - repuso Gab fríamente - y yo no quiero una motocicleta ni James, así que es tuya - sin esperar la respuesta comenzó a caminar.

- MALDICION GAB - grito Sirius, haciendo que la chica se detuviera - El único regalo de Navidad que quiero es un beso - acercándose a la chica.

- Bueno ese ya te lo dio Tiffany - contesto Gab despectivamente.

- No - repuso moviendo la cabeza negativamente - yo quiero un beso tuyo.

- No te lo puedo dar - contesto, dando la vuelta y alejándose del chico.

- Ni se te ocurra - repuso James al ver que iba a seguirla - si lo haces lo único que vas a lograr es que las cosas empeoren.

- Esto no podría estar peor - le espeto.

Pero no la siguió, se subió a la motocicleta la encendió y se alejo, James no se opuso, dejo que se fuera, ya que eso era lo que su amigo necesitaba estar alejado, para aclarar sus ideas. Sirius no sabía que hacer la necesitaba para ser feliz, necesitaba besar esos labios rojos carmesí, pero sabía que eso sería imposible ya que ella no quería saber de él nada, y no podía culparla se había besado con otra, llego al centro de Londres en menos tiempo de lo que pensaba, estacionó la motocicleta frente al caldero chorreante (solo tenía dinero mágico).

[
.]

- Se fue - comento James cuando llego al jardín de Gab donde la chica se encontraba sentada.

- A donde? - pregunto sin levantar la mirada.

- No lo se - contesto James, mientras se sentaba junto a ella.

Se quedaron callados, Gab no dejaba de jugar con sus manos, James solo estaba sentado observando hacia su casa, cuando escucho los sollozos de la chica, le pasó el brazo por los hombros e hizo que recargara su cabeza en su hombro.

- Todo esto va a pasar - murmuro James torpemente.

- Por que? - pregunto Gab mientras sus lagrimas recorrían su nariz y sus mejillas.

- Ni él mismo lo sabe - contesto James - pero estaba enojado y no pensó lo que hacia.

- Entonces cuando yo me enoje - comento Gab limpiándose el rostro con las manos - voy a besar a cualquiera y no podrá decir nada.

- Sirius te ama - repuso James en voz baja - y aunque en este momento no lo creas se siente el ser más despreciable de la faz de la tierra por haberte hecho esto, a él le duele tu dolor y sabe que es un imbécil, por perderte.

- Si siente todo eso a donde fue, es un bar. a emborracharse - tercio Tiffany con tono de disculpa y apenada.

- ¿Qué haces aquí? - le espeto James fulminándola con la mirada.

- Gab perdóname - repuso hincándose para quedar a su altura - soy una estúpida y de verdad que si no quieres volver a hablarme lo entenderé.

- Por favor Tiff - contesto Gab tratando de sonreír - eres casi como una hermana


- No merezco que me veas así - la interrumpió.

- Tal vez - concordó Gab - pero así te veo y se que lo sientes, por que yo también siento no poder golpearte.

- Se que merezco que me golpees - contesto Tiffany con una débil sonrisa - por que Sirius me encanta y sería
.

No pudo terminar ya que Gab si le había soltado un golpe en la cara haciendo que la nariz se le rompiera.

- Gab tranquilízate - comento James mientras la retenía para que no se le fuera encima a Tiffany.

- Ahora si estamos a mano - dijo Tiffany con voz nasal, mientras se cubría parte de la cara - y prometo no volver acercarme a Sirius - después de esto cruzo la calle.

Gab abrazo a James y comenzó a llorar de nuevo, James solo le daba una palmaditas torpemente, cuando termino de llorar, subió a su recamara, para poder dormir un poco, no sabía ni cuanto tiempo llevaba dormida, a la chica le parecieron segundos, James le llamaba sumamente preocupado.

- ¿Qué pasa? - pregunto cuando sus ojos se acostumbraron a la luz.

- Que ya van a hacer las 6 y canuto no aparece - contesto un tanto preocupado.

- Las 6 - Gab se levanto de un brinco de la cama - no le pudo pasar nada - comento más para ella que para James.

- Eso espero - contesto James - es mejor que lo busquemos.

Gab no contesto, se puso los tenis lo más rápido que pudo y los 2 chicos salieron, cuando llegaron a la calle se observaron ya que no tenían ni la menor idea de donde ir a buscarlo.

- Creo que es mejor que tu vayas al Caldero Chorreante - opino James - y yo voy a buscar en los bares Muggles.

- Y cuando alguno lo encuentre? - pregunto Gab.

- Sabes hacer los patronus parlantes? - Gab asintió.

Gab no quiso decirle que como demonios iba hacer para que las personas muggles no vieran el patronus, cuando iban a desaparecer, se escucho el ruido de una moto, así que se quedaron sin hacer ningún movimiento, en menos de 10 segundos vieron la motocicleta de Sirius, de hecho vieron cuando se cayo de la misma, Gab corrió hacia él y detrás de ella James.

- ¿Estas bien? - pregunto Gab cuando llego a su lado.

- Eso creo - contesto mientras se levantaba.

- Pensé que estarías ebrio - comento James cuando vio que su amigo hablaba normal.

- Que clase de persona crees que soy - contesto Sirius, al ver la mirada de James - Tom no quiso servirme más después del 3° trago.

- Bueno yo me voy - comento Gab cuando lo vio en perfecta condiciones - y si vuelves a hacer algo así, le avisas a James donde vas a estar - comenzó a caminar hacia su casa.

- Gab - llamo Sirius, Gab se detuvo, y James decidió dejarlos solos - perdóname - mientras se acercaba a ella.

- No tengo nada que perdonar - contesto Gab - solo que lo nuestro no puede seguir.

- Te Amo - le susurro - y se que soy un maldito imbécil por haber hecho eso.

- Ni yo lo pude decir mejor - contesto Gab con una débil sonrisa.

- Jamás me va a dejar de tranquilizar tu sonrisa - comento Sirius con cierto pesimismo.

- Bueno siempre que quieras tranquilizarte yo voy a estar ahí - contesto Gab y le dio un beso en la mejilla, la chica se dio la vuelta y lo dejo.

- Gab no me dejes - casi grito Sirius, la chica se detuvo y cerro los ojos para no abalanzarse sobre él - por favor Gab no puedo estar sin ti - se acerco lentamente - dime que no me amas y te dejare en paz.

- En un día no puedo dejar de amarte - contesto Gab con una media sonrisa - pero se que en algún momento serás tal vez no mi amigo, pero podré decir que nos llevamos bien.

- Entonces dame un beso - comento Sirius - solo eso un beso.

- Eso solo lo hará más difícil - contesto Gab.

- Por favor Gab - pidió - solo quiero saber lo imbécil que fui al besar otros labios (que cursi, yo lo se).

Gab no replico, solo se acerco a Sirius y él tomo su rostro, la beso con dulzura y lentamente, sus labios estaban como siempre suaves, tiernos y cálidos, trato de que ese beso durara lo más que se pudiera.
Capitulo 21
Tristeza Black

Al día siguiente de Navidad llegaron Alice, Vane, Lily, Remus y Peter, llegaron a casa de James, ya que sus padres se habían ido a primera ahora, cuando llegaron James estaba sentado en la sala, Sirius estaba sentado frente a él y Tiffany les había abierto, James se las presento de mala gana, Sirius los saludo con muy poco entusiasmo, cuando terminaron de saludarse.

- Y donde está Gab? - pregunto Lily.

- Supongo que en su casa - contesto James con una débil sonrisa.

- ¿Qué paso? - pregunto Alice observando a Sirius y a James.

- Deben cerrar la puerta - dijo Gab que llevaba una caja en las manos - pensé que llegarían más tarde - mientras abrazaba a Lily.

- ¿Qué es eso? - pregunto Vane señalando la caja.

- Cosas de Sirius - contesto Gab con indiferencia y entregándosela.

- ¿Qué tal pasaron Navidad? - pregunto Remus después de abrazar a Gab.

- Es mejor no recordarlo - comento Gab tratando de sonreír.

- ¿Qué paso? - pregunto Lily examinando el rostro de su amiga.

- No me puedes dar esto - interrumpió Sirius - esto es tuyo.

- Es mejor que tú lo tengas - contesto la chica sin girar a verlo.

- Pero son las cosas que Sirius te ha dado - comento Vane que examinaba todos los regalos que el ojigris le había dado.

- Si es así te regreso la motocicleta - replico Sirius en tono irritado.

- Ese regalo es de James también - le espeto.

- De que me perdí? - pregunto Remus en voz baja y observando a los 2 chicos.

- Pero también es tuyo - replico Sirius en voz un poco alta.

- Si supiera que me van a regresar el dinero la aceptaba - contesto Gab fulminándolo con la mirada - pero como no es así no la necesito.

- Siendo así yo tampoco necesito esto - mientras la obligaba a que lo recibiera.

- Cualquiera de tus noviecitas lo querrá - contesto Gab que mantenía los brazos cruzados.

- Les puedo comprar cosas nuevas - le espeto con la mirada llena de coraje.

- Por que no se tranquilizan - propuso Lily mientras le quitaba la caja a Sirius.

- Cuando no tenga que ver la cara de este idiota - contesto Gab señalando a Sirius - lo haré.

- Te comportas como una escuincla engreída y tonta - le espeto Sirius.

- En que momento volvimos al pasado? - pregunto Remus que no podía creer lo que estaba pasando.

- Prefiero ser una escuincla engreída y tonta a ser un pseudo galán - replico furiosa.

- Terminaron ayer - contesto James que se había dejado caer en el sillón - así que se tratan peor que antes.

- Se supone que se aman - comento Lily tratando de que se reconciliarán.

- Tu lo has dicho se supone - replico Gab - y no trates de que nos reconciliemos por que con ese maldito patán
.

- Pues ni quien quisiera estar con una niña tonta y caprichosa - la interrumpió Sirius.

- Son un par de estúpidos - comento James.

- CALLATE - gritaron Gab y Sirius a la vez.

- James tiene razón - comento Alice un poco sorprendida por la reacción de los 2 chicos - no puedo creer que se estén comportando como antes de que fueran novios.

- Te agradecería que no me recordarás que fui novia de este imbécil - repuso Gab fríamente.

- Que hayas salido conmigo es un honor - le espeto - por eso ahora todos querrán salir contigo para saber que tienes, que haya hecho que Sirius Black saliera contigo.

Gab le dio un puñetazo haciendo que se cayera del sillón, después de esto salio de la casa, no antes de matarlo con la mirada.

- Por que terminaron? - pregunto Remus observando a Sirius.

- Si les contesta - tercio James - lo que Gab le hizo no será nada con lo que ustedes le harán.

- Con quien? - pregunto Alice fulminándolo con la mirada.

- Solo fue un beso - trato de defenderse, aunque sabía que merecía más que el golpe que Gab le había dado, y además se sentía peor por lo que le había dicho.

- Eres un imbécil - contesto Alice.

- Eso ya me lo dijo James y ya me lo dije yo - replico Sirius, mientras se levantaba - así que si me vas a insultar busca otras palabras.

- Al menos tu tuviste con quien desahogarte - comento Vane al igual que Alice lo fulminaba con la mirada - maldito traidor - desdeñosamente.

- No me menosprecies - replico James - yo estuve con Gab en lo que pude, y después estuvo con su prima.

- Si - acepto Alice - pero pasaste más tiempo con el traidor.

- Creo que suena mejor imbécil - comento Sirius bastante deprimido.

- Bueno basta - repuso Lily con autoritarismo - es mejor que vaya a ver a Gab y ustedes se queden sin pelearse.

- Yo quiero ir - comento Alice.

- Y yo también - replico Vane.

- Ustedes solo van a decirle lo imbécil y estúpido que es Sirius - contesto Lily con autoridad - y lo que menos quiero es que Gab se siga peleando con él.

Las 2 chicas no contestaron, regresaron y se sentaron, cuando Lily vio, decidió salir, cuando llego al jardín Gab reía con Thomas el chico de Ravenclaw.

- Me encantaría - repuso Gab sonriendo.

- Entonces vengo por ti a las 8:00 - contesto Thomas despidiéndose de la chica con un beso en la mejilla - Hola Evans - saludo el chico - espero que a ultima ahora no me salgas con un no.

- Por supuesto que no - contesto Gab jugando con su cabello y sonriendo con inocencia.

- Muy bien entonces nos vemos - volviendo a darle un beso en la mejilla - nos vemos luego Evans - se despidió de Lily.

- Que hacia Banks aquí? - pregunto Lily.

- Vino a invitarme al cine y a cenar - contesto con indiferencia.

- Esta noche es la fiesta de James - le recordó.

- Lo se - contesto - por eso acepté - al ver que su amiga la observaba - supongo que ya les dijo por que terminamos - Lily asintió - les dijo con quien se beso - negó con la cabeza - se beso con la prima de James.

- La que nos abrió la puerta - Lily arrugo la frente.

- Supongo - contesto Gab - y yo no pienso estar en esa fiesta con ellos.

- Pero James se va a sentir - comento Lily.

- Si voy a estar un rato al principio y después otro al final - contesto - pero no me pidas que pase toda la fiesta con ellos.

- Es mejor que le digas a James tus planes - repuso Lily.

Gab asintió, así que caminaron hacia la casa de James, cuando llegaron Remus estaba recargado en la pared con los brazos cruzados y taladrando con la mirada a Sirius, este se encontraba sentado en el sillón pequeño, era como si fuera el acusado, James estaba sentado frente a su amigo, junto con Pettigrew, las 2 chicas daban vueltas alrededor de Sirius.

- ¿Qué pasa? - pregunto Gab que no pudo evitar sonreír por como sus amigas parecían que estaban interrogando a Sirius.

- Pasa que ya nos enteramos de lo que este idiota te hizo - contesto Alice.

- Les agradezco que se preocupen por mí - comento Gab seriamente - pero este es un asunto entre Sirius y yo - al ver que iban a replicar - por favor.

- Muy bien - aceptaron las 2 a regañadientes.

- James - repuso Gab sonriendo ligeramente - espero que no te moleste que solo este poco tiempo en la fiesta de está noche.

- No - contesto James - pero por que?

- Es que Thomas Banks me invito a salir - respondió en voz baja - y pues acepté.

- Felicidades - repuso Alice abrazando a su amiga.

Sirius se levanto y sin decir nada los dejo solos ya que necesitaba pensar, cuando llego a su recamara, se tiro en la cama boca arriba, era un imbécil, ahora Gab comenzaba a salir con otros chicos, y para él todos eran idiotas.

Después de que Gab les dijera de su nueva cita con Thomas, sus amigas la acosaron con preguntas, después de que terminaron de preguntar, mejor dicho cuando Lily y James cambiaron el tema con las cosas que tenían que hacer para la fiesta, así que se pusieron arreglar las cosas para la fiesta, Remus les dijo que era mejor que no molestaran a Sirius y tanto Gab como Lily estuvieron de acuerdo.

Cuando faltaban 2 horas para la fiesta las 4 chicas se dirigieron a casa de Gab, para comenzar a arreglarse, cuando terminaron, Lily se dirigió a la recamara de Gab, la chica estaba sentada a la orilla de su cama con una nota en la mano.

- ¿Estas bien? - pregunto Lily.

- Creo que es mejor que no salga con Thomas - contesto Gab en voz baja.

- Eso es en algo que no puedo ayudarte - comento Lily sentándose a su lado.

- Alice me diría que no debo cancelar está cita - repuso con una leve sonrisa - que si Sirius me engaño, yo debo salir con otros y demostrarle que me importa un bledo.

- Entonces si vas a salir con él? - pregunto Lily pasando su brazo por los hombros de su amiga .

- Pues si - contesto algo deprimida - por que como es Alice es capaz de golpearme por haber cancelado la cita.

Lily abrazo a su amiga, después de esto entro Alice, para decirles que los invitados ya llegaban a casa de James, así que se levantaron y salieron para irse a la casa de James, Gab desde que llego, por instinto busco a Sirius, pero por ningún lado lo vio, así estuvo todo el tiempo, antes de que Alice le dijera que Thomas ya la estaba esperando.

Sirius no quería salir de su recamara, no quería ver a Gab, no sabía que hacer, pero de algo estaba seguro era que quería volver a besar otra vez a Gab, pero esta vez no quería que solo fuera uno, no ahora quería que pudiera besarla cuando quisiera, pero también sabía que eso sería imposible.

- Por primera vez en tu vida - se reprocho - acepta que Gab no va a volver a besarte.

Estaba dando vueltas en la habitación, cuando una lechuza color negro picoteo la ventana, para que la dejará entrar, cuando abrió la ventana la lechuza solo espero a que le desatará la carta, para después irse, cuando abrió la carta pudo ver la caligrafía de su hermano.

Mi madre no quería que supieras, que tío Alphard acaba de morir, pero el anciano me hizo prometerle que te enviará una carta diciéndote de su defunción, pero es mejor que no vengas al entierro.
Regulus.

Se dejo caer de nuevo en la cama, escucho que James la llamaba, pero no quería ver a nadie, su tío, el único de esa familia que lo había apoyado que lo había querido sin importarle que hubiera sido la Deshonra, al entrar a Gryffindor y no a Slytherin, también era al único que quería de esa familia.
Aprender a programar con ejemplos

 

- Sirius abre la puerta - ordeno Remus.

- No sirve de nada que te encierres - comento James - debes salir y distraerte.

Sirius abrió la puerta, pero solo para aventarles la carta, después volvió a cerrar, James leyó primero la carta y después se la entrego a Remus.

- ¿Qué pasa? - pregunto Lily al ver a los 2 chicos recargados a ambos lados de la puerta, Remus le entrego la carta - como lo tomo? - al terminar de leer la carta.

- No lo sabemos ya que no nos quiere abrir la puerta - contesto James.

- Sirius - llamo Lily - todo esta bien?

- Por favor canuto - repuso James después de que no contestará - tienes que abrir.

Gab después de haber abofeteado a Thomas, después de que el imbécil le hubiera tocado los senos no podía creer como había aceptado salir con semejante patán, estaba furiosa cuando llego a la fiesta, la intercepto Alice.

- Te imagine en el cine - comento arrugando la frente.

- Es un maldito patán - contesto Gab.

- ¿Qué paso? - pregunto Vane - ¿Qué haces aquí?

- Mi cita es un maldito cerdo - contesto Gab buscando con la mirada a Lily - pero eso no importa ¿Dónde esta Lily?

- Supongo que con James - contesto Alice levantando los hombros.

- La voy a buscar - comento Gab alejándose de las chicas.

La busco en el salón, en la cocina y al no encontrarla decidió subir a las recamaras, cuando llego, encontró a Remus de pie frente a la puerta de Sirius, Lily tenía los brazos cruzados y no dejaba de observar la puerta del ojigris y James estaba sentado en el suelo, esperando a que su amigo abriera la puerta.

 

- ¿Qué hacen aquí? - pregunto Gab.

- Tratando de que Sirius nos abra - contesto Remus.

- Esta bien ¿cierto? - su voz tembló un poco.

- Creo que esto le afecto - comento Lily mientras le entregaba la carta.

- Sirius - dijo Gab nerviosa y acercándose a la puerta después de leer la carta - abre por favor.

- Para que? - se escucho detrás de la puerta - para que mi vida se acabe de arruinar más de lo que ya está.

- Necesitas hablar - contesto Gab - y yo estoy aquí, soy tu amiga.

- No quiero que seas mi amiga - le espeto - no necesito hablar con nadie, es más no necesito nada.

- Es mejor que lo dejemos solo - comento Remus, James se levanto y tomo la mano de Lily, pero Gab no se movió.

- No te va abrir - repuso James, tomándola del brazo.

- Yo los alcanzo - contesto Gab soltándose, James iba a replicar, pero Lily lo jalo - abre - volvió a decir cuando los demás se alejaron.

- No necesito hablar con nadie - repitió Sirius.

- Pero yo si necesito hablar contigo - contesto Gab - y si no quieres abrir, me quedare aquí hasta que necesites hablar con alguien.

Sirius abrió la puerta y Gab lo primero que hizo fue abrazarlo, la levanto y cuando los 2 estuvieron dentro cerro la puerta.

- Lo siento - susurro mientras se seguían abrazando.

- Era al único que le importaba - murmuro - el único que se preocupaba por mí.

- No se que decirte - comento Gab separándose del chico - solo que puedes contar conmigo para lo que necesites.

- Gracias - contesto cabizbajo.

Gab lo observo de pie frente la cama, mientras el chico se sentaba de nuevo en la cama y se inclino, cubriendo su rostro de la mirada de la chica, lo observo por largo tiempo, sin decir nada, suponía que debía estar llorado, así que se sentó a su lado y le tomo la mano y recargo su cabeza en el hombro del chico.

- Se que tal vez lo que menos te importa en este momento es como me fue con mi cita - comento con una débil sonrisa - pero a mi siempre me hace bien escuchar los problemas de otros.

- Todo lo que tenga que ver contigo me importa - contesto Sirius con voz ronca y acariciándole la mano - así que quiero saber que tal estuvo tú cita.

- Fue un verdadero fracaso - repuso seriamente.

- ¿Por qué? - pregunto sin levantar la vista.

- Por que es un cerdo - contesto con indiferencia - patán, imbécil, idiota y todo lo asqueroso que puedas imaginar.

- Fue antes o después de que la película empezará? - repuso con una débil sonrisa.

- Después - contesto con irritación - antes de la película me estuvo agarrando las piernas.

- A mi no me dejaste agarrarte las piernas, hasta nuestra 4° cita - le reprocho Sirius.

- No creas que me estuvo agarrando las piernas por mi voluntad - se defendió - de hecho antes de abofetearlo le tire el refresco encima.

- Solo lo abofeteaste - comento Sirius levantando la vista - a mi por tratar de hacer lo mismo me mandaste a la enfermería -le recordó.

- Bueno estaba en un cine - contesto un tanto avergonzada - además en ese entonces tú tenías novia y solo lo hacías por que de tu lista era la única que faltaba de que le tocaras los senos.

- No te olvides de Lily - comento con una sonrisa.

- Hubiera querido ver que te hacía James - contesto Gab sacándole la lengua.

- Bueno y después de eso - comento Sirius sin querer imaginar a ese idiota tocando parte que solo a él le correspondía.

 

- Después de eso lo golpeé y salí del cine - contesto en tono seco - regresé a la fiesta, para tratar de relajarme y después de que esquive a Alice y a Vane llegue a está habitación - termino con una media sonrisa.

- Gab - susurro - eres lo mejor que me paso - clavo su mirada en los ojos avellana de la chica - y soy un imbécil.

- Eso me lo dijiste ayer - contesto sin apartar la mirada de aquellos ojos grises, que expresaban miedo, cosa que ella jamás había visto en ellos.

- Y lo diré las veces que sean necesarias - replico acercando su rostro al de Gab - hasta que te convenzas de que Te Amo o hasta que te canses y te vayas.

- Debes mejorar tus opciones - contesto Gab que también se estaba acercando - que pasaría si yo me cansará y me fuera?

- Al principio te buscaría - contesto a escasos centímetros de los labios de Gab, pareció meditar el resto de su respuesta - y después te seguiría buscando.

- Estas loco - murmuro cerrando los ojos y acabando con la poca distancia que había entre sus labios.

Se besaron hasta que tuvieron que tomar un poco de oxígeno, pero a pesar de que dejaron de besarse quedaron con las frentes juntas, Sirius le acaricio el rostro.

- Eres hermosa - expresó Sirius, dándole un beso en la nariz - y Te Amo.

- Y yo necesito olvidarte - contesto Gab alejándose de Sirius.

- Por favor Gab - suplico Sirius - yo Te Amo.

- Y yo a ti -contesto Gab - pero ya no puedo estar contigo, me engañaste - se acerco a la ventana - y es algo que no puedo perdonar.

- Nunca? - pregunto Sirius.

- Nunca - contesto Gab con una débil sonrisa.

Después de decir esto le dio otro beso y salió de la recamara, Sirius sabía que esta vez sería la ultima vez que la besaría, así que se dejo caer en la cama y no pudo evitar llorar, lo mismo que hacía Gab en su recamara.

espero ke les guste, esté es el penúltimo cap, así ke espero sus comentarios.

Después de que terminaran Hogwarts Gab había decidido irse lejos, así que se encontraba viviendo en Nueva York, estaba sentada tratando de terminar un informe, algo que era complicado ya que no encontraba una posición cómoda la cual era difícil con un embarazo de seis meses, no llevaba mucho, pero decidió levantarse ya que tenía un poco de hambre.

Cuando llego a la cocina, vio la foto que tenía en el desayunador, era el lugar donde podía observar a sus amigos sin preguntas inoportunas de su marido, era un mago que había conocido trabajando en el Ministerio de Nueva York, era alto cabello negro, ojos azul grisáceo, de hecho se parecía a Sirius; tomo la foto, los 9 chicos estaban en el ultimo día que estuvieron en Hogwarts, James como siempre con Lily sobre sus piernas, Remus con su aspecto de enfermizo, Vane estaba junto a Gab (habían terminado poco antes de la salida y no habían vuelto a saber nada de la rubia), Alice y Frank al centro, Pettigrew junto al alto y atractivo Sirius Black.

- Siempre tienes que ser el centro de atención - comento Gab sonriendo y observando a Sirius.

La ultima vez que había visto al chico había sido en la boda de Lily y James, de eso ya hacía dos años, (sin contar la visita corta que le había hecho no hacía mas de seis meses) aunque recibía cartas del ojigris al menos una al mes, por eso ella había sabido que el pequeño Harry ya había nacido, después de que habían terminado se habían hecho amigos, les costo casi cuatro meses tratarse como amigos, pero al final lo habían logrado, el día de la boda de Lily y James, Sirius había asistido con una mujer que acaba de conocer, Gab sabía que así era él, pero no pudo evitar tener un poco de celos, al igual que él al verla llegar del brazo de Matthew, el nombre de su ahora marido.

 

- ¿Qué habría pasado si no nos hubiéramos separado? - pregunto en voz alta y con una sonrisa amarga.

- ¿Separarte de quien? - pregunto Matthew a su espalda.

- De mis amigos - contesto Gab con una débil sonrisa.

- Gab cariño - comento Matthew abrazando a su mujer - si los extrañas debes ir a verlos.

- Pero con mi embarazo - repuso en voz baja.

- Cielo - susurro con ternura - aun te faltan 3 meses y no creo que te haga mal ver a tus amigos.

- Gracias - contesto Gab sonriendo.

Matthew solo le dio un beso en el cabello. Dos días después la chica llego a Inglaterra, se dirigió a casa de Remus ya que era el único que sabía donde vivía, era una casa pequeña, después de que llamará a la puerta la persona que abrió le hizo sentir un hueco en el estómago, tal y como siempre que lo veía.

- ¿Gabrielle? - repuso Sirius sorprendido.

- Supongo - contesto con una débil sonrisa - ¿puedo pasar?

- Por supuesto - contesto con cierto amargo al ver su vientre.

- ¿Y Remus? - observando toda la sala.

- No debe tardar - contesto - ¿quieres algo?

- Un poco de jugo - mientras lo seguía a la cocina - y ¿Qué tal tu vida?

- No me puedo quejar - contesto sacando el jugo.

- ¿No tienes juego de naranja? - viendo con cierto asco el jugo de calabaza.

- Si - contesto metiendo de nuevo el jugo de calabaza - ¿pensé que te gustaba?

- Con el embarazo lo detesto - respondió.

- ¿Y cuanto llevas? - pregunto en tono seco.

- Seis meses - contesto sin ver su rostro.

- ¿Seis meses? - repitió Sirius un tanto desconcertado - es casi el mismo tiempo en que tu y

- Sirius - replico Gab - lo que paso entre nosotros fue cuando yo ya estaba embarazada.

- ¿Estás segura? - pregunto con un brillo en sus ojos que jamás había visto.

- Estoy segura - contesto aunque no fue muy convincente - y ¿Qué tal está Harry?

- Creciendo - contesto acariciando el abultado vientre de Gab - ¿y sabes que va a hacer?

- No lo se - repuso con cierto temblor en la voz.

- ¿Si es niña le pondrías Rachel? - pidió Sirius.

- ¿Por que? - pregunto tratando de dejar de ver sus ojos grises.

- Por que ese es el nombre que siempre quise que llevara nuestra hija - contesto Sirius con naturalidad.

- Estás loco - fue lo único que dijo.

- Tal vez - acepto - ¿pero si le pondrías Rachel?

- ¿No quieres elegir el nombre por si es niño? - pregunto Gab sarcásticamente.

- Gab - dijo Remus que acababa de llegar y no dejo que Sirius contestará - ¿Qué haces aquí?

- Los extrañaba -contesto abrazando a Remus, aunque tuvo que ser de lado ya que el vientre de Gab se los impidió hacerlo bien.

- Te dejo de ver un año y me vas hacer tío - comento Remus con una enorme sonrisa - pero ¿Cuánto te falta?

- Tres meses - contesto con una ligera sonrisa.

 

- Matthew debe estar feliz - repuso Remus examinando a la chica.

- Muy feliz - contesto Gab sin poder evitar ver como la mirada de Sirius se ensombrecía - quisiera ver a Lily y a James - comento Gab - ya se lo que pasa con Harry - añadió al ver que Remus iba a replicar.

- La chica esta embarazada lunático - replico Sirius con un dejo de dolor - así que no puedes negarle nada.

- Muy bien - acepto Remus a regañadientes - pero tendrás que llevarla tú ya que yo tengo que hacer otras cosas.

Gab abrazo a Remus, antes de salir con Sirius a la calle, el ojigris no hablo, cuando llegaron, Lily y James estaban en el pequeño jardín con un bebé de 11 meses que tenía el cabello negro azabache igual al de James, de hecho eran muy parecidos con excepción a los ojos y nariz que eran de Lily. La pelirroja al ver a su amiga corrió a abrazarla.

- Estás enorme - comento Lily mientras examinaba el vientre de su amiga.

- ¿Cuando nace nuestro sobrino? - pregunto James mientras abrazaba a Gab.

- O sobrina - replico Lily.

- A principios de Octubre - contesto Gab mientras se acercaba a Sirius que tenía a Harry en sus brazos - Hola Harry - saludo Gab con voz tierna y el pequeño sonrió.

- Parece que le caíste bien - comento James a su espalda.

- No puedo creer que volvieras a nacer en Harry - repuso Gab con una media sonrisa.

- Bueno al menos saco los ojos de Lily - comento Sirius.

- ¿Qué trataste de decir? - pregunto James cuando los otros 3 chicos comenzaban a reír.

Sirius no contesto, después de que comieron, Gab y Sirius se despidieron, cuando llegaron de nuevo a la casa de Remus el chico no estaba, así que Gab decidió esperarlo antes de irse a casa de sus padres, así que se había sentado, Sirius la observaba con atención, la chica sentía la mirada, así que se levanto.

- ¿Necesitas algo? - pregunto Gab poniéndose frente al chico.

- Sabes que siempre te amé - contesto Sirius tomando el rostro de la chica - y que te amaré hasta que muera.

- Otra vez no - suplico y trato de alejar su rostro.

- Eres el amor de mi vida Gabrielle - besándole la nariz - y necesito que si ese bebé - acaricio de nuevo el vientre de Gab - es niña le pongas Rachel.

- ¿Por que? - pregunto logrando separarse de él.

- Por que se que si es niña es mía - contesto con simplicidad - y quiero que si no voy a estar con ella por lo menos tenga el nombre que yo elegí.

- No eres el padre aunque sea niña - replico con la voz quebrada.

- Solo prométeme que le vas a poner Rachel - repuso con voz apagada.

- Esta bien - contesto con voz firme aunque algunas lagrimas ya recorrían sus mejillas - si es niña su nombre será Rachel - tomo su bolso y camino hacia la puerta.

- Recuerda que Te Amo - comento Sirius recargado en la pared - y que eres el amor de mi vida.

Gab no giro a verlo, ya que trataba de controlar el llanto, en cuanto salio de la casa, no pudo controlar más las lágrimas y entre sollozos.

- Tú también eres el amor de mi vida - dijo en un susurro.

Después de esto se alejo y fue la última vez que vio a la única persona que había amado como solo una vez se puede amar y supo que por más que tratará de olvidarlo jamás lo iba a lograr.

por fin termine un fic, se ke es un poco triste, pero dejen comentarios,

ya ke vivo de eso, bueno les agradezco a todos los ke se tomaron la molestia de leer mi fic, muchas gracias n_n

 

GRACIAS

bueno ya ke much@s de ustedes no estuvieron deacuerdo con el final, aki les va el largo, pero xfa dejenme comentarios, xq sino me desanimo, y bueno cap dedicado a bonnie radcliffe, Josefine hunter, MariaGrintSimental y brendisky ya ke la conti se debe a ustedes n_n

Los pocos días que quedaban para regresar a Hogwarts, Gab no salio de su casa, para no tener que ver a Sirius, con esto las otras 3 chicas pasaban todo el día tratando de hacer sentir mejor a su amiga.

Cuando llegaron al colegio, gracias a la red Flu, las chicas ya habían llegado, así que cuando los 4 chicos llegaron a la sala común de Gryffindor, las 4 chicas estaban en el rincón de la sala, así que los chicos se acercaron a ese lugar, Gab llevaba la mano vendada y parecía molesta con Alice

- ¿Qué te paso? - pregunto Remus señalando su mano.

- Nunca trates de escapar por la ventana - contesto Gab irritada - y más si de quien tratas de escapar es de Alice.

- Ya dije que lo siento - repuso Alice con voz ronca y el entrecejo fruncido.

- Pero por que estabas tratando de escapar? - pregunto James sentándose frente a la chica.

- Necesitaba hablar con alguien -contesto en voz baja - y Alice se siente mi madre y también se cree la persona perfecta para elegir mis amistades - tratando de controlar su voz para no gritar.

- No puedo creer que consideres a ese idiota tu amigo - le espeto fulminándola con la mirada.

- Al menos él no trata de controlar mis amistades - replico levantándose - y ese día el tenía problemas, pero como a la perfecta Alice no le parece que sea mi amigo, me prohibió la salida y me encerró en mi recamara.

- Todo lo hice por tu bien - dijo Alice poniéndose frente a la chica - solo trato de que no te involucres con personas que no te convienen.

- Gracias - contesto irónicamente - pero ya no tengo 5 años por si no te habías dado cuenta - hablaba más alto de lo debido - así que me harías un favor si dejas de meterte en mi vida - Alice iba a replicar así que añadió - por que te tengo una noticia, es mi vida y puedo tener los amigos que a mi se me den mi gana, te parezca o no - después de decir esto salio de la sala común.

- Ella tiene razón - comento Lily - si Gab quiere que él sea su amigo lo va a hacer.

- Además Gab jamás a hablado mal de tus amigos - tercio Remus.

- Por que mis amigos no son unos desgraciados como Snape - replico Alice furiosa - pero a veces es demasiado inmadura y necia.

- Ya basta - comento Vane también enojada.

- No me digas que estás de su lado - repuso Alice fríamente.

- Si - contesto fulminándola con la mirada - no me cae bien Snape, pero cuando Gab estaba mal por - observo a Sirius y el chico entendió a que se refería, pero no dijo su nombre - él la apoyo y no solo estuvo hablando pestes de - volvió a omitir el nombre - y diciéndole que si regresaba era una tonta.

- Sirius cometió un error - comento Remus tratando de que el ambiente se relajará - pero jamás fue su intención dañar a Gab.

- No importa si fue su intención - le espeto Vane - giro a ver a Alice - así que deja de decidir quien debe ser su amigo y quien no.

- En vez de que se estén peleando - comento Sirius que no dejaba de ver hacia el retrato - no sería mejor que fueran a ver si está bien - opinó.

 

- Lo más seguro es que haya ido a consolar a la imbécil serpiente - contesto Alice antes de subir a la recamara - y además no creo que te importe.

- Voy por algo para comer - comento Vane tratando de sonar relajada.

- Yo te acompaño - repuso Lily levantándose.

- Alice tiene razón - comento James - Gab no debería tener como amigo a Quejicus - Sirius asintió - es una maldita serpiente.

- Más vale que Gab no te escuche hablar así de Snape - comento Remus pasivamente - por que aunque no les parezca es su amigo.

[
]

Gab caminaba tan despacio y sin saber a donde dirigirse que las otras 2 chicas la alcanzaron casi enseguida.

- Vamos por algo de comer - comento Vane al llegar a su lado - vienes?

- No tengo nada mejor que hacer - contesto Gab con una media sonrisa.

- Se le va a pasar Gab - repuso Lily abrazando a la chica por los hombros - solo es cuestión de que le des tiempo.

- Se que Snape no le cae bien - dijo Gab en voz baja - pero que me haya encerrado para no verlo si es el colmo y además quien tendría que estar en la etapa odio a Sirius soy yo.

- Pero como tu no puedes odiarlo Alice lo hace por ti - contesto Vane con una débil sonrisa.

- Que Alice no te escuche que no odio a Sirius - comento Gab en voz falsamente preocupada - por que sino también me va a prohibir hablar con él.

- Y piensas regresar con él? - pregunto Lily sonriendo.

- No lo se - contesto Gab - creo que aun no ha sufrido bastante.

- Remus me dijo que lo que faltaba de vacaciones se la paso encerrado y sin querer hablar - repuso Vane pasivamente - creo que ya lo hiciste sufrir.

- Estoy de acuerdo -concordó Lily.

- Solo quiero estar segura de que no lo va a volver hacer - comento Gab con desgana - además si ustedes hubieran visto besarse a Remus o a James con otra persona ya los habrían perdonado?

- Después de todas las cosas hermosas que Sirius te dijo - contesto Vane reflexionado - si ya lo habría hecho.

- No lo se - contesto Lily pensativamente - pero Sirius ya te demostró que está arrepentido y que te ama.

- Solo necesito pensar y saber si soy estoy lista para regresar con él - comento Gab con una débil sonrisa.

Las 2 chicas solo sonrieron y siguieron caminando. Cuando llegaron a la sala común los chicos estaban al fondo donde las chicas los habían dejado, así que se dirigieron, con los postres que los elfos les habían dado.

- Esos elfos traidores - comento James al ver todas las cosas que le habían dado a las chicas - siempre nos dijeron que a nosotros eran a los únicos que nos daban.

- Y además les dieron más de lo que nos dan a nosotros - repuso Sirius algo indignado.

- Es que nosotras les caemos mejor - contesto Vane sonriendo.

- Es que con esa sonrisa - comento Remus atontado por la sonrisa de Vane - cualquiera les da lo que pidan.

- Y Peter? - pregunto Lily para tratar de ignorar a los 2 chicos que no tardaban en comenzar a besarse.

- Supongo que fue por comida - contesto James tomando un pastel, del montón que las chicas habían dejado en la mesa.

- No te comas mis pasteles - le espeto Gab dándole un manazo.

- No seas egoísta - le reprocho James - además también son de Lily.

- Gab - le reprendió Lily - los trajimos para todos.

 

- Entonces puedo tomar uno - comento Sirius - por que me estoy muriendo de hambre.

- Claro Sirius - contesto Lily sonriendo.

- James - Gab trataba de quitarle el pastel que él le había quitado - te dijeron que si podías agarrar, pero no los que ya estuvieran mordidos y menos si es mío.

- Lo que es tuyo es mío - contesto James mordiendo el pastel de chocolate que la chica le peleaba.

- Eso es con Lily - replico Gab sacándole la lengua y tomando otro pastel - pero ese pastel te va a hacer daño.

- Pego
egta

- No hables con la boca llena - lo regaño Lily.

- Este se ve delicioso - comento Remus quitándole el pastel a Gab de la mano.

- Que todos me van a quitar los pastelillos que yo me quiera comer - se quejo Gab tomando otro pastel, pero el que iba a tomar Sirius ya lo había tomado.

- Toma - repuso Sirius extendiéndole el pastelito.

- Gracias - contesto Gab sonriendo.

- Solo me dejas probarlo - pidió Sirius de manera relajada.

- Por lo menos tú lo pides - contesto Gab acercándole el pastel a la boca.

Sirius sonrió antes de morder el pastel, en menos de 10 minutos ya no había pastelillos, así que los 6 chicos se quedaron sentados tratando de que el efecto de los pastelillos pasará, cuando llego la hora de la cena, los únicos que seguían teniendo hambre eran los 3 chicos, ya que aunque Remus si tenía modales para comer, también tenía un hambre feroz.

Así que se dirigieron al Gran Comedor, cuando llegaron había muy pocos alumnos, así que se entraron, Gab caminaba y reía junto con Lily que iban al ultimo, Vane y Remus no se daban cuenta de nada ya que cuando estaban juntos solo había miel, James y Sirius iban hasta delante, ya que querían comer lo antes posible. Gab que iba al último choco contra Thomas.

- Necesitamos hablar - dijo el rubio tomándola del brazo.

- Yo no necesito hablar contigo - contesto fulminándolo con la mirada y tratando de soltarse.

- Vamos Gab - comento Lily tomando a su amiga del otro brazo para que Thomas la soltará.

- Swan y yo tenemos una plática pendiente - replico Thomas seriamente - así que si no te molesta nos puedes dejar.

- Te alcanzo después - dijo Gab, para que su amiga se fuera más tranquila.

- Muy bien - acepto Lily a regañadientes.

- Vamos - repuso Thomas llevando a Gab casi a rastras fuera del Gran Comedor.

[
.]

- ¿Qué quiere ese idiota? - pregunto Sirius enfadado y observando a los 2 chicos.

- Supongo que quiere aclarar algunas cosas de su cita - comento Vane con indiferencia, la chica no sabía exactamente lo que había pasado en esa cita.

- Como que quiere aclarar - replico Sirius levantándose, pero la mano de James se lo impidió.

- Canuto te recuerdo que ya no son nada - le recordó James con tono serio.

- Pero eso no quiere decir que voy a dejar que ese idiota se propase con Gabrielle - contesto Sirius apretando los dientes.

- Si no regresa en 5minutos, la vamos a buscar - repuso Remus, tratando de tranquilizar a su amigo.

- Le doy 2 - contesto Sirius dejando de tratar de soltar su brazo.

- No creo que trate de volver a hacer lo que hizo en el cine - comento Lily tratando de sonar relajada, ante la mirada de Sirius de "que ingenua eres" - bueno si eso pasa, no creo que a Gab le cueste mucho trabajo hacerle lo mismo que te hizo a ti.

 

Eso hizo que Sirius se relajará un poco, a los 2 minutos de que Gab había salido entro al Gran Comedor un poco desconcertada, se dirigió hacia los chicos.

- ¿Qué paso? - pregunto Lily.

- No te hizo nada ese imbécil - comento Sirius con voz ronca.

- No -contesto Gab seguía confundida - me pidió disculpas y
- se quedo callada.

- Y que? - urgió Vane.

- ¿Qué? - pregunto James ya que murmuro la respuesta y nadie la escucho.

- Que acepte ser su novia - contesto en un susurro más audible.

Hubo un silencio colectivo y Sirius la observo con incredulidad, Lily y Vane se levantaron y se llevaron a Gab, cuando llegaron al baño de chicas del 2° piso.

- Estas loca - repuso Vane sorprendida.

- Si estoy loca - acepto Gab con voz apagada.

- Como pudiste decirle que si? - pregunto Vane - si se supone que tu amas a Sirius.

- Me dijo que sentía mucho lo del cine y que no quería que yo pensará mal de él - contó Gab - y después de que le dije que aceptaba sus disculpas, me tomo la mano y me pidió que fuera su novia - se cubrió el rostro con las manos -no se que paso conmigo, mi boca actuó por si sola y antes de darme cuenta ya le había dicho sí y ya me estaba besando.

- Esto complica un poco las cosas - comento Vane.

- Gab - dijo Lily en voz baja - todo va estar bien.

- Como va a estar bien - le espeto Gab - le dije que sí a Thomas, y como lo voy a terminar a un día de relación?

- Ya encontraremos la manera - contesto Lily y Vane asintió - ahora solo tranquilízate y tendrás que explicarle a Sirius lo que paso.

- No me va a querer ni escuchar - repuso Gab sentándose en el suelo y abrazando sus rodillas.

- Sirius te ama, así que está esperando un explicación de por que aceptaste ser novia de Thomas - replico Vane.

La primera semana, Gab no fue capaz de terminar con Thomas ni de hablar con Sirius, así que una mañana mientras desayunaban, después de 3 semanas, Gab fingía hablar con Lily ya que sentía la mirada de Thomas desde la mesa de Ravenclaw, y Sirius lo fulminaba con la mirada, Gab había tratado de hablar con el ojigris, pero siempre que estaba a punto de comenzar a hablar siempre llegaba alguno de los chicos a interrumpir.

- Sirius - llamo Gab sonriendo.

- ¿Qué pasa? - pregunto el ojigris sin dejar de ver a la mesa de Ravenclaw.

- Necesito tu ayuda en Transformaciones - contesto Gab pasivamente - es que me atore en mi trabajo - lo cual era mentira, ya que la chica con tal de no tener que estar a solas con Thomas había adelantado las tareas de una semana.

- Por que le pides ayuda - le reprocho Alice.

- Necesito tener una buena nota y Sirius es el mejor en esa clase - contesto Gab con indiferencia.

- Si quieres está tarde - contesto Sirius antes de que Alice pudiera decir otra cosa.

- Gracias -comento Gab levantándose, viendo antes que Thomas aun no terminaba de desayunar.

- Tenemos clase con Ravenclaw - observo Remus, al saber las intenciones de la chica de escabullirse de su actual novio.

- ¡¡Ahh!! - contesto Gab sentándose de nuevo.

- Parece que no te sientes a gusto con Banks - observo Frank.

- No es que no me sienta a gusto -contesto Gab - lo que pasa es que
.

- La pone nerviosa - la interrumpió Alice.

 

- Los espero en clase -comento Sirius algo molesto.

- Te molesta que vaya contigo - repuso Gab levantándose, tal vez si Thomas la veía con Sirius, el chico le pidiera que terminaran - así me puedes ir ayudando con Transformaciones.

- Nos vemos después - se despidió Sirius después de levantar los hombros que quería decir que le daba igual. Cuando llegaron al vestíbulo - por que no solo lo terminas - repuso en voz baja.

- No lo se - contesto caminando junto a él.

- ¿Entonces en que quieres que te ayude? - pregunto con un optimismo demasiado fingido.

- Sabes que no hay ningún trabajo - replico en voz baja.

- Lo suponía - contesto con una débil sonrisa y con un brillo en los ojos -ya que el trabajo lo terminaste hace 2 noches.

- ¿Me espías? - pregunto fingiendo su enojo.

- Te vigilo - la corrigió, ante la mirada de la chica de reproche - sales demasiado tarde de la biblioteca.

- Así que no estoy loca - se dijo así misma.

- Si estás - contesto Sirius con una media sonrisa - solo un poco - añadió al ver que la chica arrugaba la nariz.

- Bueno gracias -repuso Gab con una débil sonrisa.

- Sabes que siempre voy a estar para protegerte - contesto Sirius deteniéndose.

- Así que ahora no tengo 3 hermanos sino 4 - comento Gab con desgana.

- Si - contesto con un amago de sonrisa.

- Tendrías que haber contestado "no Gabrielle" - replico Gab con un dejo de dolor.

- ¿Por qué? - pregunto Sirius un poco desconcertado.

- Por que tendrías que haber dicho - comenzó Gab, acercándose a Sirius - "yo no quiero que me veas como un hermano"

- Quiero que me veas como la persona que te ama - completo Sirius, tomándola de la cintura - y que daría por ti su vida.

- Eso suena mejor - contesto Gab con una sonrisa de inocencia.

- Te Amo - susurro mientras dibujaba la boca de la chica con su dedo.

- Yo también Te Amo -contesto Gab rodeando su cuello con sus brazos.

- ¿Así que esto es una reconciliación? -pregunto Sirius con sus labios sobre los de Gab.

- Todo depende
.- no pudo terminar ya que Sirius ya oprimía sus labios contra los de ella.

Ese beso duró hasta que las voces de los demás alumnos llego a sus oídos, después de que se separaron, Sirius la tomo de la mano y se dirigieron al aula de encantamientos, olvidándose de que Gab aun tenía novio, cuando llegaron se sentaron en la esquina como siempre lo hacían, Sirius no la había soltado a pesar de que ya habían llegado, así que cuando llegaron los demás chicos, el ojigris jugaba con la mano de Gab.

- Te recuerdo que tienes novio - le espeto Alice, que fue la primera en llegar.

- Siempre tienes que amargarme las cosas - le reprocho Gab soltándose de la mano de Sirius.

- Eso se arregla antes de esta noche - susurro Sirius fulminando con la mirada a Thomas que acababa de entrar al aula.

- Tu no vas a hacer nada - contesto Gab en un susurro aun más bajo que el de Sirius, pero que el chico alcanzo a escuchar perfecto.

- Gab - llamo Thomas a su espalda - necesitamos hablar.

- Después de clases - contesto Gab, mientras escribía en un pedazo de pergamino, sin dejar que Sirius viera el lugar - nos vemos aquí - mientras le entregaba el pedazo de pergamino al chico.

- Entonces nos vemos - dándole un beso en la mejilla.

- Y más te vale que no me sigas - lo amenazó - por que si lo haces vamos a tener grandes problemas.

 

- Mientras termines con él - contesto Sirius molesto por todo aquello.

Después de que termino la clase de pociones, que ese día era la última, Gab dejo a los demás chicos en las escaleras, cuando Alice vio que la chica ya no podía escucharla.

- No se que estas tratando de hacer con Gab - repuso Alice fulminando con la mirada a Sirius - pero más te vale que no quieras que regrese contigo.

- Es algo que a nosotros no nos importa - contesto Vane pasivamente.

- Que a ti no te importe no quiere decir que a nadie le importe Gab - le espeto Alice molesta.

- Chicas - tercio Remus antes de que Vane pudiera contestar - a todos nos importa Gab y no por eso nos vamos a meter en su vida.

- Estoy de acuerdo - concordó Lily y James asintió.

- Nos vemos después - comento Sirius que estaba tan ajeno a esa plática ya que su mente estaba pensando en lo que estaría haciendo Gab.

Se dirigió a los terrenos de Hogwarts, cuando llego a la casa de los gritos, donde había llevado la motocicleta (como? solo él lo sabe), tomo un libro de un montón que tenía de "como hacer volar coches, motocicletas o cualquier otro transporte muggle" se había sentado en el suelo y comenzaba a leer, cuando llegaron James y Remus.

- ¿Ya encontraste la manera? - pregunto James sentándose en la cama.

- No - contesto sin levantar la vista del libro.

- ¿Qué paso entre tú y Gab? - pregunto Remus, no pudo aguantar la curiosidad.

- Nada - contesto Sirius fingiendo que su lectura era más interesante que lo que Remus quería saber de Gab.

- Que bien - comento James - por que pensamos que ya habían arreglado sus problemas, pero con lo que tu me dices, no tengo por que regañar a Gab por estarse besándose con Thomas.

- Se estaban
- replico Sirius tirando el libro - así que el beso no significo nada - murmuro en voz baja.

- Gab no se estaba besando con Thomas - comento Remus con voz pasiva

- Así que si paso algo - repuso James sonriendo.

- Eres un imbécil - le espeto Sirius.

- Tal vez - concedió James - pero este imbécil te saco lo que paso entre Gab y tú.

- ¿Así que Gab ya te perdono? - pregunto Remus con una media sonrisa.

- Eso creo -contesto Sirius confundido.

- ¿Cómo que crees? - replico James.

- Bueno solo nos besamos - contesto Sirius un poco contrariado - y no hablamos sobre nosotros.

- Entonces lo 1° que tienes que hacer llegando - explico James como si fuera el más maduro del grupo - es hablar con Gab y aclarar su relación.

- Salir con Lily te a ayudado a madurar - repuso Remus que no pudo ocultar su sorpresa.

Sirius no contesto, solo se enfrasco de nuevo en la lectura, aunque no tenía ni la menor idea de que estaba leyendo, ya que su mente no dejaba de pensar en Gab, después de vario tiempo en el cual ninguno de los chicos había hablado, Remus le quito el libro a Sirius, al notar que no cambiaba de página.

[
.]

Gab llego a la sala común, donde solo estaban Vane y Lily en una esquina adelantando el trabajo de pociones, así que la chica se dirigió hacia sus amigas.

- ¿Qué paso? - pregunto Vane en cuanto Gab se sentó.

- Thomas y yo ya no somos novios - contesto Gab con una débil sonrisa - me dijo que estaba saliendo con una chica de Hufflepuff.

 

- Bueno era de suponerse, después de que tú lo esquivaras todos los días - comento Lily.

- Entonces eso quiere decir que tú y Sirius ya no tienen ningún problema, para que regresen - repuso Vane con una enorme sonrisa.

- ¿Qué pasa? - pregunto Lily al ver que Gab no ponía atención.

- Nada - contesto con indiferencia, pero al ver el rostro de la pelirroja - bueno estoy preocupada por Severus - repuso en voz baja.

- ¿Por qué? - pregunto Lily, aun sentía cariño por el chico y quería saber si podía ayudarlo.

- Nada importante - contesto Gab sonriendo - sabes que a veces soy muy sobré protectora - no pensaba decirle lo que Snape le acababa de decir.

Lily no quedo muy convencida ya que la conocía mejor que nadie, y como la conocía sabía que no iba a hablar de que problemas tenía Snape, así que decidió no preguntar más.

- ¿Qué trabajo hacen? - pregunto Gab, para cambiar de tema.

- Lo de pociones - contesto Vane.

- ¿Llevan mucho? - pregunto Gab examinando los pergaminos de las chicas.

- Acabamos de empezar - contesto Lily entregándole un pergamino, una pluma y el libro de pociones.

Gab los tomó y comenzó a leer, y mientras leía, también escribía algunas cosas en el pergamino. Después de una hora de que estuvieran escribiendo, Lily cerró el libro, y casi enseguida Vane, Gab tardo como 10 minutos más que las otras 2 para cerrar el libro, lo cual quería decir que las chicas ya habían acabado el trabajo, estaban guardando las cosas, cuando los chicos entraron.

- Hola - saludo James mientras se sentaba junto a Lily.

- ¿Dónde estaban? - pregunto Lily en tono serio.

- Arreglando algunas cosas - contesto Remus pasivamente.

- ¿Podemos hablar? - pregunto Sirius a Gab.

- Claro - contesto Gab un poco confundida y levantándose.

Sirius la guió hacia la habitación de los chicos, cuando los 2 estuvieron dentro cerró la puerta, Gab se quedo de pie junto a la puerta, mientras Sirius caminaba de un lado a otro de la habitación, se quedaron largo tiempo en silencio, hasta que Gab lo rompió.

- ¿Bueno que quieres decirme? - pregunto Gab algo exasperada.

- Lo que quiero decirte - titubeo.

- ¿Qué? - Gab comenzaba a perder la paciencia.

- Que va a pasar con nosotros - farfullo.

- ¿A pasar con nosotros? - repitió confundida.

- Si - contesto Sirius - que va a pasar -al ver que la chica seguía sin entender - que pasa con nosotros.

- Acabo de terminar un trabajo de pociones, mi cerebro no esta trabajando - repuso Gab pacientemente - así que si no es mucha molestia ¿me explicas con manzanitas lo que estas tratando de decirme? - pidió con un amago de sonrisa.

- Lo que quiero saber es que si - se acerco a ella y pego su frente a la de Gab - quieres ser mi novia - y luego añadió - de nuevo.

- Ser novia de Sirius Black - repuso en voz baja y sonriendo - es un riesgo.

- Al igual que amarte - contesto Sirius en un susurro y besándole la nariz -y es un riesgo que voy a correr y que además me encanta.

- Crees que con eso me convenciste - contesto Gab rodeando el cuello del chico con sus brazos.

- Que te parece si te convenzo con esto - y la besó.

xfa comentarios n_n

mal nombre lo se u_u, pero aun así, espero ke les guste n_n y dejen comentarios

 

Estaban a mediados de Marzo, el cumpleaños de Lily ya había pasado, pero el de Sirius apenas se acercaba (31 de marzo), así que Gab estaba planeando el regalo perfecto para Sirius, había estado un poco distante ya que la chica no dejaba de pensar en el regalo del ojigris, era miércoles, así que para el cumpleaños de Sirius faltaban 2días, los chicos estaban desayunando.

- Vane -llamo Alice - Vanesa - repitió, ya que la chica leía el Profeta y no le prestaba atención.

- Vane - dijo Remus mientras le tocaba el hombro.

- ¿Qué pasa? - pregunto Vane mientras arrugaba el Profeta y trataba de que su voz no temblara.

- Es lo mismo que pregunto -comento Alice molesta.

- ¿Qué es lo que hay en el Profeta? - pregunto Lily inclinándose sobre Remus para poder ver el Profeta.

- Nada - contesto Vane agresivamente y levantándose - después nos vemos - y después salio del Gran Comedor.

- Necesita estar sola - comento Gab al ver que tanto Remus como Alice ya se habían levantado.

- ¿Qué es lo que sabes? - pregunto Alice taladrando con la mirada a su amiga.

- Nada - contesto con indiferencia, y se levanto.

- ¿A dónde vas? - pregunto Sirius.

- Se me olvido algo en la sala común -contesto con una sonrisa inocente - nos vemos en clase.

- Voy contigo - repuso Lily también levantándose.

Las 2 chicas salieron del Gran Comedor, caminaron hacia la torre de Gryffindor, cuando llegaron a la habitación de las chicas, Vane estaba sentada en su cama y escucharon sollozos, así que supusieron que la chica debía de estar llorando, se acercaron a la rubia y Gab le paso el brazo por los hombros y Vane la abrazo y Lily le daba palmaditas a su amiga.

- ¿Qué paso? - pregunto Lily en voz baja.

- Están investigando a mi padre - murmuro Vane con su cabeza escondida en el hombro de Gab.

- ¿Pero por que? - pregunto Gab contrariada - si según he escuchado de mi padre y mi abuelo el señor Banner es un mago honesto.

- Y lo es - contesto Vane separándose de Gab - pero alguno de los mortífagos, que está dentro del ministerio, estaba a punto de ser descubierto, y para que no fuera a Azkaban, está tratando de culpar a mi padre.

- Esos imbéciles - repuso Gab furiosa.

- No te preocupes Vane - comento Lily sonriendo - la verdad siempre sale a flote.

- Y si no es así - dijo Vane con la voz quebrada - y termina en Azkaban?

- Vane - comento Gab pasivamente - hay que pensar positivo, para que las cosas sean positivas.

- Necesitaba desahogarme con alguien - contesto tratando de sonreír - y siempre son ustedes las que llegan a escucharme.

- Para eso somos amigas - repuso Lily abrazando a la rubia.

- Mis mejores amigas - replico Vane abrazando a las 2 chicas.

- Me vas a hacer llorar - comento Gab fingiendo limpiarse algunas lagrimas, se levanto y se dirigió a su baúl - ¡¡¡Ahhh!!! - grito agarrándose la mano.

- ¿Estás bien? - pregunto Vane acercándose a la castaña.

- Me mordió - repuso Gab pálida y examinando su mano que sangraba.

- Se ve fea - comento Vane tomando la mano de Gab.

- ¿Qué es eso blanco que se ve? - pregunto Lily con voz temblorosa y pálida.

- Creo que es el hueso - contesto Vane.

- ¿Cómo que el hueso? - replico Gab tratando de observar su mano, pero Vane se lo impidió - Lily has algo - pidió preocupada.

 

- ¿Por qué yo? - pregunto ahora estaba más pálida que Gab.

- Por que tu eres la más inteligente y la que sabe hacer más hechizos - contesto Vane que también estaba nerviosa.

- Es mejor que te llevemos a la enfermería - opinó Lily.

- No quiero que Madame Pomfrey me este regañando - contesto Gab con un hilo de voz.

- Muy bien - acepto Lily apuntando la mano de Gab con su varita, murmuro un hechizo, que no dejo que la herida dejara de sangrar, pero por lo menos había hecho que lo blanco que se le veía en la mano dejará de verse - es lo mejor que puedo hacer - comento Lily.

- Gracias - contesto Gab.

- Ten - Vane le extendía una venda - con esto podrás cubrirte la herida.

- Gracias - volvió a decir la chica mientras comenzaba a vendarse la mano.

- ES TARDE - grito Lily al ver que faltaban menos de 2minutos, para que la clase comenzará.

La pelirroja tomo a Gab y a Vane de los brazos y las jalo sin importar la queja de sus amigas.

[
.]

El resto de los chicos llegaron al aula de pociones, imaginando que las 3 chicas ya estarían en el aula, pero para su sorpresa no estaban, eso era algo raro en las 3 chicas ya que del grupo eran las más puntuales, cuando el profesor Slughorn llego las chicas aun no habían llegado.

- Buenos días - saludo el profesor Slughorn, los alumnos lo saludaron, y detecto la ausencia de las 3 chicas - ¿Dónde están las señoritas Swan, Evans y Banner?

- Muy buena pregunta - susurro Sirius.

- No lo sabemos profesor - contesto Alice.

- Muy bien - contesto Slughorn - bueno jóvenes - señalando a Remus, a Sirius y a James - por está clase tendrán que trabajar juntos.

Los 3 chicos se sentaron en el lugar de Remus y Gab, llevaba como 10 minutos la clase, Slughorn ya les había puesto los ingredientes para el Felix Felicis, cuando Lily abrió la puerta totalmente agitada, y Vane y Gab venían igual, solo que Gab se veía pálida.

- ¿Podemos pasar? - pregunto Lily tratando de controlar su respiración.

- ¿En donde estaban? -pregunto Slughorn seriamente.

- Con la profesora McGonagall - contesto Vane.

- Entonces vayan con la profesora y que les de una nota - repuso Slughorn haciéndoles una seña con la mano para que salieran - y si no la traen tendrán que entregarme un ensayo de 3 pergaminos de las propiedades de cada uno de los ingredientes que necesita el Felix Felicis.

- Profesor - repuso Lily - lo que pasa es que la profesora en este momento está en clase
.

- Entonces como estaban con ella - replico Slughorn levantando una ceja, haciendo que todos los de Slytherin se rieran con excepción de Snape.

- Gab - murmuro Vane al ver que la mano de la chica sangraba.

- ¿Para cuando quiere el trabajo? - pregunto Gab al ver que la venda ya estaba llena de sangre.

- Lo quiero para el viernes -contesto Slughorn - y a esta clase no entran.

- Pero profesor
.

- Lily el profesor tiene que dar su clase - repuso Vane al ver que la venda de Gab comenzaba a gotear.

Gab fue la primera en desaparecer de la vista del profesor, cuando Lily cerro la puerta, vio a sus amigas con frialdad, pero las 2 chicas ni siquiera la notaron ya que las 2 ponían más atención a la herida de Gab, su mano estaba tomando un color morado, debido al hechizo que alguien le había hecho a su baúl.

 

- Es momento de que te llevemos a la enfermería - repuso Vane.

- Estoy mareada - contesto Gab recargándose en la pared.

- Gab - llamo Lily, al ver que su amiga comenzaba a resbalarse por la pared - háblame.

- Me siento mal - contesto con un hilo de voz.

- ¿Qué pasa? - pregunto una voz fría a sus espaldas - Gab - Snape se acerco a la chica - ¿Qué tiene?

- No lo sabemos - contesto Lily con voz temblorosa.

- Es mejor llevarla a la enfermería - repuso Snape levantando a Gab con esfuerzo, ya que el chico no era como Sirius o James que la levantaban como si nada.

- ¿Por que tanto ruido? - pregunto Slughorn que al estar cerca de la puerta había escuchado murmullos - ¿Qué paso? - pregunto con un hilo de voz al ver que Snape cargaba a Gab que parecía inconsciente.

- Después le explicamos - contesto Vane que estaba a punto de llorar.

- ¿Qué demonios le habrá pasado al idiota de Quejicus? - repuso James que ni siquiera había girado a ver como los demás.

- Con lo torpe que es - contesto Sirius sonriendo con malicia - se ha de ver caído y se ha de haber roto una mano.

- ¿No les pareció escuchar la voz de Vane? - pregunto Remus que si giro hacia la puerta.

- Si que estas enamorado - comento James sonriendo - ya que hasta su voz escuchas.

- Señor Potter - llamo Slughorn - ¿quisiera ir por la profesora McGonagall y decirle que uno de sus alumnos va hacia la enfermería?

- ¿Uno de sus alumnos? - James estaba desconcertado, ya que nadie de Gryffindor había salido de aquella aula.

- Señor Potter necesito que sea ya - replico Slughorn que estaba pálido y sudaba.

James no contesto y solo salio sin entender bien lo que pasaba, cuando el chico se fue, Remus giro a ver a Sirius con preocupación.

- No seas paranoico lunático - comento Sirius al ver la cara de su amigo - Vanesa esta bien.

- Eso espero - contesto Remus - también espero que Gab y Lily estén bien - susurro.

- Las 3 están bien - aseguró, aunque al pensar en Gab sintió un nudo en la garganta.

Después de eso James no volvió a aparecer en el aula al igual que Snape, lo cual empezó a preocupar a los 2 chicos, en cuanto terminó la clase, los 2 chicos se dirigieron a la enfermería, James mantenía abrazada a Lily y Vane estaba recargada en la pared con los brazos cruzados y la vista en el suelo.

- ¿Dónde esta Gab? - pregunto Sirius la voz le tembló.

- Dentro - contesto James con reserva.

- Esta bien ¿cierto? - suplico con la mirada, para que la respuesta fuera sí.

- No lo sabemos - contesto Vane abrazando a Remus.

- Pero ¿Qué fue lo que paso? - pregunto Remus preocupado.

- Su baúl la mordió - contesto Lily en voz baja.

Antes de que Sirius o Remus pudieran preguntar algo, la puerta de la enfermería se abrió, y por ella salieron McGonagall y Madame Pomfrey.

- ¿Cómo esta? - pregunto Sirius desesperado.

- Bueno la señorita Swan sufrió una pequeña maldición - contesto Madame Pomfrey - ya la logramos controlar, solo será cuestión de que este en reposo, para que se recuperé por completo.

- ¿Podemos verla? - pegunto Remus.

- No creo que sea conveniente de que la vean ahora - repuso la profesora McGonagall - además en este momento tienen clase conmigo.

Después de decir esto, a los chicos no les quedo de otra que seguir a la profesora, ninguno de los chicos ponía atención, pero en especial Sirius, ya que necesitaba ver a Gab y saber que de verdad estaba bien, cuando termino la clase, los 6 chicos se dirigieron a la enfermería, ya le habían contado todo a Alice, cuando llegaron, la chica no estaba sola, ya que Snape estaba con ella, aunque Gab seguía inconsciente.

 

- Tienes que estar bien - murmuro Snape tomando su mano - y se que vas a estar bien.

- ¿Qué hace ese tarado aquí? - replico Alice.

- Es su amigo - contesto Lily - y aunque no te parezca tiene derecho a estar aquí.

Alice abrió la boca 2 veces y al no encontrar que decir la cerró, Sirius lo odiaba, pero al ver que estaba preocupado por Gab, dejo pasar 2 minutos más antes de entrar, Snape en cuanto los vio entrar se levanto y solo giro a ver a Lily que trato de sonreír, y después de eso salió sin decir nada.

- Te prometo que a quien se le haya ocurrido hacer este tipo de broma me la va a pagar -comento Vane con enojo.

- El partido es la próxima semana - repuso James inclinándose - así que te doy solo 2 días para que despiertes.

- James - lo reprendió Lily - no le hagas caso - como si estuviera despierta y la estuviera escuchando - tomate todo el tiempo que necesites - reflexionó lo que estaba diciendo - que tontería estoy diciendo - repuso algo molesta - necesito que despiertes ya.

- Es mejor que le hagas caso - comento James seriamente - por que ya sabes como se pone si no sigues sus órdenes.

- Deja de decir idioteces cornamenta - replico Remus.

- Te necesito - susurro Sirius inclinándose para darle un beso en la mejilla.

- Todos te necesitamos - repuso Remus pasivamente.

- Y no nos puedes dejar mucho tiempo sin tus ánimos - continuo Vane con una sonrisa.

- ¿No tienen clase? - pregunto Madame Pomfrey que acababa de salir de su despacho.

- Solo venimos de paso - contesto Alice y todos los chicos tomaron su mochila.

- Señor Black - llamo Madame Pomfrey al ver que el chico no había hecho lo mismo que sus amigos - usted también tiene que ir a clase.

Sirius tomó su mochila de mala gana y salió de la enfermería.

bueno espero ke les haya gustado, xfa dejen comentarios n_n

FELIZ NAVIDAD

Lily, James, Remus, Vane y Sirius estaban en la sala común, después de que Madame Pomfrey los sacará casi a empujones de la enfermería, argumentando que Gab necesitaba descanso, aunque la chica no había despertado desde que había llegado, todos estaban sentados en una esquina, y Sirius pensaba en la primera vez que la había visto.

Flash Back

Estaba bastante nervioso, ya que era su 1° año en Hogwarts, cuando subió al tren, golpeó accidentalmente a una niña de ojos avellana que combinaban perfecto con su cabello castaño.

- Tarado - le espeto la chica mientras se sobaba la espinilla - eres un animal.

- Yo no tengo la culpa de que estés estorbando - contesto Sirius, si pensaba pedirle una disculpa, pero después de todo lo que le había dicho.

- Idiota - repuso la chica mirándolo con odio, después dio media vuelta y se metió en un compartimiento.

- "Idiota" - repitió Sirius imitando la voz de la chica - quien se ha creído esa niña tonta.

Fin flash back

- ¿De que te ríes? - pregunto Remus al ver que Sirius sonrió.

- Del día en que conocí a Gab - contesto y su sonrisa se ensancho.

- Desde ese día te odió - comento James.

- ¿Gab odiaba a Sirius? - pregunto Vane un tanto sorprendida.

- Así como odiar no - contesto Lily - solo no lo soportaba.

- Era algo como Lily y yo -repuso James tomando a Lily de la mano.

- Solo que aquí los 2 se molestaban - comento Remus -era algo parecido a lo que viste en casa de James el día de la fiesta.

- ¿Entonces como llegaron a ser novios? - pregunto Vane interesada.

- Yo en el fondo la molestaba, por que me gustaba -contesto Sirius - y lo hacía para que nadie se diera cuenta.

- Y Gab trato de sobrellevarlo, cuando supo que había aceptado lo de Remus - comento Lily - aunque le fue muy difícil, ya que Sirius no dejaba de molestar con cualquier tontería, pero siempre que trataba de atacarlo, recordaba lo de Remus y se relajaba.

- Aunque no siempre funcionaba - repuso James sonriendo - ya que siempre que estaba castigada era por que atacaba a canuto.

- Eso no me contesta mi pregunta - replico Vane.

- Bueno a principios de 4° Sirius la dejo de molestar y comenzó a tratarla como a cualquier chica - contesto Remus.

- O sea que trataste de conquistar a Gab, como si fuera cualquier otra de las chicas que pasaron por tu vida - repuso Vane, que no podía imaginarse a Sirius sonriéndole de medio lado, para poder llevársela a la cama.

- Bueno ese era el plan - contesto Sirius un poco avergonzado - pero ella ni siquiera me volteaba a ver.

- Eso me recuerda la vez que te tiró el jugo - comento James sonriendo - y casi pierdes el labio.

Flash Back

Comenzaban las vacaciones de Navidad, así que esa mañana, ya quedaban muy pocos alumnos, entre los cuales destacaban Lily y Gab que habían decidido pasar Navidad en el colegio, las 2 chicas estaban desayunando, cuando llegaron James, Sirius y Remus, que también habían decidido pasar Navidad en Hogwarts.

- Hola - saludo Remus a las 2 chicas.

- Hola - contesto Gab ya que Lily tenía la boca llena con un pedazo de tostada - te imaginé en casa - repuso al ver a James.

- Mis padres iban a salir -contesto con indiferencia - y decidí pasar Navidad aquí.

- ¿Y tú Swan por que no te fuiste a casa? - pregunto Sirius sentándose junto a la chica y con esa voz sexy que ninguna chica resistía.

- Asuntos personales - contesto Gab pasivamente - de nuestro curso ¿somos los únicos que quedamos? - le pregunto a Remus.

- Solo otros 2 chicos de Ravenclaw - contesto Remus.

- ¿Por qué? - pregunto Sirius sonriendo de medio lado y rozando la mano de la chica.

- Es algo que no te importa - le espeto tratando de no golpearlo.

- Si te sientes sola en la noche - repuso Sirius como si no hubiera escuchado la respuesta de Gab - yo te puedo hacer un lugar en mi cama.

- Eres un cerdo - contesto Gab levantándose - y antes de dormir en tu cama, prefiero dormir con el calamar.

- Admítelo Swan - replico Sirius levantándose y tomando a la chica de las muñecas.

- Sirius - dijo James - déjala - pero no hizo el intento de separarlos.

- Te mueres por mí - y después la beso, cualquier chica hubiera matado por estar en el lugar de Gab, pero la chica al no poder separarse, le mordió el labio - estas loca - dijo Sirius cuando se separo y se limpió el labio.

- La próxima vez te mando a la enfermería - repuso Gab tomando el vaso de jugo y tirándoselo encima.

 

Fin Flash Back

- Después de eso no volví a intentarlo - comento Sirius tocándose el labio instintivamente.

- Sigo sin entender como a Gab le gustaste - repuso Vane aunque sonrió al imaginarse la escena.

- Creo que le empezó a llamar la atención a finales de 5° - contesto Lily.

- ¿Cuándo cayó al lago? - pregunto Remus.

- Y fingió no saber nadar - repuso James sonriendo.

- Así que si sabía nadar - replico Sirius.

- Si - contesto Lily.

Flash Back

Gab, Alice y Lily estaban en los jardines, a la orilla del lago, era la última semana de clases y la morena les estaba contando lo que había pasado con su relación con Mark, la cual acababa de terminar, aunque la chica no parecía triste, sino más bien decepcionada.

- ¿Jamás voy a encontrar a una persona que me amé y que yo amé? - pregunto Alice a sus 2 amigas.

- Aun eres joven - contesto Lily abrazando a su amiga - ya verás que pronto va a llegar esa persona.

- ¿Cuándo? - pregunto bruscamente y separándose de la chica - cuando sea una anciana.

- Si sigues así - contesto Gab - saliendo con cualquiera que se te cruce por el camino y sientes que ese si es el bueno, jamás lo vas a encontrar.

- ¿Entonces como lo encuentro? - replico observando con severidad a la chica.

- Una nueva forma sería - repuso Gab sonriendo - que cayeras al lago y fingieras que no sabes nadar y el hombre que te salve, deberá tener una oportunidad para ganar tu corazón.

- Quien te dijo esa tontería - comento Alice irritada.

- Así se hicieron novios mis primos -contesto Gab levantando los hombros - y me parece una buena idea para ti.

- Si tu lo haces yo lo hago - respondió Alice, ya que sabía que la chica no lo haría, ya que el agua del lago estaba casi congelada, además de todas las criaturas.

- Sabes que eso suena a reto - tercio Lily, antes de que Gab pudiera negarse y la pelirroja sabía que su amiga jamás se negaba a un reto.

- ¿Eso fue un reto? -pregunto Gab con una media sonrisa.

- Si creo que eso fue -contesto Alice retante.

Gab se metió al lago, mejor dicho se cayó, ya que la chica solo iba a fingir que se iba a lanzar, para que Alice retirara el reto, pero no se fijo en lo que estaba pisando y cayó al lago, pegándose en la pierna y en el brazo, en ese momento no estaba fingiendo que se ahogaba, ya que al pegarse en el brazo y por el agua, tanto ambas piernas como el brazo izquierdo el cual había sido el lastimado, no le respondieron.

- Maldición Canuto - replico James, al ver que su amigo no le ponía atención - te estoy hablando.

- Swan no ha salido - comento Sirius sin apartar la vista del lago.

- No tarda - contesto James - solo se está haciendo la interesante.

Pero Sirius ya se había levantado y corrió hacia el lago, Alice y Lily gritaban ayuda, ya que la chica solo podía mover un brazo, pero nadie se movía todos los chicos que estaban allí solo observaban como Gab se ahogaba, a Sirius no le costo más que 2segundos estar dentro del lago, en menos de medio minuto, el ojigris ya había llegado en donde estaba Gab, la chica lo abrazo del cuello y aunque le costo trabajo poder nadar así, le encantaba sentirla así de cerca y más poder oler perfecto su olor a durazno.

Cuando salieron, Alice y Lily corrieron hacia su amiga que se había puesto en 4 patas al llegar a tierra y no dejaba de toser, Sirius se había tirado boca arriba tranquilizando su respiración.

 

- ¿Estás bien? - pregunto Alice que sonaba sumamente preocupada, Gab solo asintió.

- No vuelvas hacer una tontería así - la reprendió Lily que tenía los ojos llorosos - casi me da un ataque.

- Te
lo
pro
me
to - contesto Gab su voz apenas fue audible.

- Black - dijo Alice tranquilamente - gracias por ayudarla.

- No hay problema - contesto Sirius acercándose a Gab - Es mejor que te llevemos a que te revisen.

- Estoy bien - contesto con un hilo de voz.

- Es mejor que eso lo diga Madame Pomfrey - repuso Sirius con una débil sonrisa.

- De verdad estoy bien - girando su mirada hacia los ojos del chico - gracias Black - y le sonrió.

- No hay de que - contesto algo atontado por la sonrisa de la chica - solo que la próxima vez no se si esté cerca para salvarte.

- Si trato de ahogarme otra vez - comento la castaña con una ligera sonrisa - primero me aseguraré de que estés cerca - después de esto se levanto y le dio un beso en la mejilla.

Fin Flash Back

- Que hermoso -comento Vane sonriendo con inocencia - le salvaste la vida.

- Lo habría hecho con cualquiera - contesto Sirius tratando de restar importancia a que le hubiera salvado la vida.

- Eso es mentira -replico Remus - ya que lo hiciste, para tratar de siquiera tener su agradecimiento.

- Y supongo que después de eso te trato mejor - repuso Vane aun sonriendo.

- Al menos después de eso ya no me insultó tanto - contesto Sirius con una débil sonrisa.

El viernes llego, y con esto el cumpleaños de Sirius, Gab seguía en la enfermería sin despertar, lo cual empezaba a preocupar a los chicos, pero Madame Pomfrey les aseguraba que era normal, ya que la chica había llegado muy débil, y que su cuerpo necesitaba descansar, Sirius había pasado las noches al lado de Gab, gracias a la capa de invisibilidad de James, así que se notaba agotado.

Esa mañana cuando despertó o mejor dicho cuando regreso de la enfermería, encontró regalos al pie de su cama, los abrió sin muchas ganas ya que no necesitaba ningún regalo, lo que necesitaba era a Gab abrazándolo y deseándole un Feliz Cumpleaños, cuando termino de abrirlos, Remus fue el 1° que despertó.

- Feliz Cumpleaños - lo felicitó sin muchas ganas.

- Gracias - contesto tratando de sonreír.

Después de eso entró al baño a ducharse y Remus hizo lo mismo, cuando terminó de vestirse bajo primero que el resto de sus amigos, se dirigió a la enfermería, cuando llegó fuera de la enfermería estaba Vane llorando, así que decidió dejarla sola, pero antes de que diera la vuelta la chica trataba de sonreír.

- Feliz Cumpleaños - repuso con un hilo de voz y secándose las lagrimas

- Gracias - contesto con una sonrisa fingida - ¿Estás bien? - pregunto lo más delicadamente posible.

- Claro - respondió con una débil sonrisa - te dejo - comento antes de alejarse.

Sirius se quedo un poco confundido, se acerco a la puerta de la enfermería, pero Madame Pomfrey no lo dejo pasar.

- La señorita Swan no pasó muy buena noche - comento a Sirius - así que es, mejor que descanse.

- ¿Despertó? -pregunto sorprendido, ya que él había pasado la noche con la chica y en el tiempo en que él había estado, ella no había despertado.

 

- No - contesto Madame Pomfrey - pero desde hace un rato no deja de quejarse - lo vio de manera seria - así que es mejor que nadie este con ella.

- ¿Pero va a estar bien? - repuso Sirius con cierto temblor en la voz.

- Claro - contesto Madame Pomfrey - pero ahora será mejor que no la vea.

Después de decir esto, cerró la puerta dejando a Sirius sumamente preocupado, el ojigris se dirigió al Gran Comedor, cuando llegó, todos los chicos ya estaban desayunando, no saludó a nadie.

- ¿Estás bien? - pregunto Lily, al ver que no estaba comiendo nada.

- Pensé que mi peor cumpleaños había sido en mi niñez - repuso en voz baja - pero me equivoque.

- ¿Qué paso? - pregunto Remus al ver que la voz de su amigo le temblaba.

- Gab le está molestando la mano y Madame Pomfrey no me dejo verla - contesto con la mirada en el suelo.

- ¿Eso quiere decir que ya despertó? - pregunto James.

- No - contesto Vane que por 1° vez hablaba desde que había llegado - y lo de la mano es un signo de que no tarda en despertar o de que la maldición no era tan débil como pensaba.

- Entonces quiere decir que tal vez despierte está tarde - comento James animadamente y los demás chicos animaron aquello, pero Sirius observó a Vane.

- Y si la maldición no era tan pequeña que sucede? - pregunto Sirius en voz baja.

- Es lo que Madame Pomfrey está temiendo en estos momentos - contesto con voz temblorosa - y si la maldición no era tan pequeña como creía, tendrá que mandar a Gab a San Mungo.

- Pero no creo que las personas que hayan hecho eso a su baúl sepan hacer maldiciones poderosas - comento Lily tratando de sonar tranquila.

Nadie dijo nada, todos esperaban que lo de la mano fuera que la chica no tardaba en despertar. Después de que terminaron de desayunar se dirigieron a clase, Sirius no ponía atención a ninguna clase. Cuando les tocó clase de transformaciones con los de Slytherin, hacia falta un alumno que a Sirius no le fue muy difícil descubrir quien era, ya que la cortina de cabello negro y grasiento no la encontró por ningún lado.

[




]

Snape a pesar de que era incapaz de faltar a una clase y mucho menos en transformación en la cual no era muy bueno, pero no había podido estar con Gab debido a que todo el tiempo Sirius estaba con ella, así que había decidido no entrar a esa clase y después de suplicar por más de 20minutos a Madame Pomfrey, por fin podía estar con su única y mejor amiga.

- Ya llevas demasiado tiempo descansando - susurro - el idiota de Black es insoportable si tú no estas para controlarlo, de hecho todo ese estúpido grupito de tus amigos son in

Se interrumpió, por que Gab comenzó a quejarse de su mano y minutos después abrió los ojos avellana encontrándose con los negros de Snape que se había incorporado y la observaba con preocupación.

- ¿Qué haces aquí? - pregunto con un hilo de voz.

- Dándote una visita - contesto un poco más relajado de que hubiera despertado - llevas 2 días inconsciente.

- ¿2 días? - repitió desconcertada.

- Si - contesto - comenzabas a preocuparme.

- Lo siento - se disculpo incorporándose - ¡¡¡ahh!!! - mientras se agarraba la mano.

- ¿Estás bien? - pregunto Snape tomando la mano de la chica.

 

- Si - contesto en voz baja.

Se quedaron vario tiempo en silencio, hasta que Gab que tenía mucho tiempo pensando en lo que Snape le había dicho lo rompió.

- ¿Sabes? - repuso observando hacia la ventana - estuve pensando.

- Querrás decir soñando - replico sarcásticamente.

- ¿Bueno como sea, no hablabas enserio? - girando su mirada hacia el chico.

- ¿No hablaba en serio de que? - pregunto arrugando la frente.

- En convertirte en mortifago - contesto en tono serio.

- Nunca he hablado más en serio en mi vida - contesto con arrogancia.

- Lo haces por que ella jamás te

- No lo hago por eso - la interrumpió de manera brusca - lo hago por que es lo que me hace feliz.

- Eres un mentiroso - le espetó.

- No lo soy - replico, tal vez si tenía cierta razón, pero no era cierto que todo lo hiciera por que Lily no le hacia el menor caso.

- Eres un maldito mentiroso - repuso mirándolo con severidad - por que no puedo creer que puedas ser feliz haciendo daño a las demás personas - espero a que respondiera, y al ver que no lo hacia - pero tal vez me equivoco, ya que tu con tal de tener poder eres capaz de pisotear a quien se te ponga enfrente, no importa

- Claro que me importa si a la que tengo que pisotear eres tú o

- se quedo callado.

- Por que no dices su nombre - replico Gab, el chico bajo la mirada - se que la amas y por eso no entiendo el por que unirte a Voldemort - el chico giro a verla, sabía que Gab era una de las pocas personas que no tenía miedo al mago más poderoso, más bien sentía repugnancia hacia él - todos sus seguidores odian a los hijos de muggles.

- Creo que es mejor que descanses - repuso Snape como si no hubiera escuchado todo lo que la chica acababa de decir - nos vemos después.

Dicho esto salio sin darle tiempo a la chica de decir algo, en cuanto Snape salio, Madame Pomfrey salio de su despacho y con una sonrisa maternal.

- Veo que por fin a despertado - acercándose a la chica - no sabe lo preocupados que nos tenía.

- Eso escuche - contesto la chica dejando que Madame Pomfrey le quitara la venda - ¿Sirius ha venido?

- El señor Black no se a separado de la enfermería más que para ir a clases y dormir - contesto con severidad, reviso su mano con detenimiento - veo que le a quedado una pequeña cicatriz.

- ¿Que tan pequeña? - pregunto tratando de observar su mano.

- No muy pequeña, pero no se nota a simple vista - contesto untándole un poco de murtlap - por haber sido una maldición siempre tendrá esa cicatriz.

- Bueno al menos aun tengo la mano - comento tratando de sonreír.

Madame Pomfrey sonrió y después de ponerle el murtlap, le volvió a vendar la mano y se dirigió de nuevo a su despacho, Gab en cuanto la vio entrar al despacho se quito la venda y vio que en el dorso de la mano tenía una cicatriz que era como una "u", con una línea vertical y de está salían 3 horizontales (como el tatuaje que tiene Sirius en la película 3 en el pecho) , no era muy pequeña, y Madame Pomfrey la había engañado al decirle que no se notaba, pero a pesar de eso no se veía tan fea como otras cicatrices, después de ver su cicatriz, volvió a vendarse la mano.

[




]

 

Sirius en cuanto llego la hora de la comida, se dirigió a la enfermería, cuando llego Madame Pomfrey no pudo evitarle la entrada, así que casi corrió a la cama de Gab, pero la chica no estaba, así que sintió un hueco en el estomago al imaginarse que la chica había sido llevada a San Mungo, eso no podía ser posible, al solo imaginar que la vida de la persona que más amaba estuviera en peligro, era como si le dieran una puñalada en el corazón; al imaginar aquello se dejo caer en la silla.

- No debe levantarse - escucho que reprendía Madame Pomfrey - acaba de despertar y no debe andar dando paseos.

- Bueno no me hubiera levantado si hubiera comida - se defendió, al escuchar está voz Sirius sintió que todo se volvía a iluminar.

- Me hubiera dicho que tenía hambre - replico Madame Pomfrey, abriendo la puerta - y por favor no quiero que se levante de la cama.

Haciendo pasar a Gab que llevaba una pijama de pantalón color morado y de playera de manga larga blanca con las orillas de color morado y como siempre que estaba a punto de acostarse con una coleta, se veía un poco pálida y algo ojerosa, pero aun así lucia hermosa.

- ¿Pero primero puedo comer algo? - pregunto sonriendo con inocencia.

- En un momento le

- se interrumpió al ver a Sirius de pie frente a ellas - señor Black, ¿Qué hace aquí?

- Bueno vine a ver si

- comenzó, pero al ver la sonrisa de Gab se quedó sin respiración.

- Por favor - pidió Gab al ver que Madame Pomfrey iba a decirle que se fuera - solo por poco tiempo.

- Muy bien solo 5 minutos - contesto.

- 10 - pidió con una leve sonrisa.

- 7 y no más - concedió Madame Pomfrey.

- Gracias - contesto Gab con una leve inclinación de la cabeza.

Después de escuchar las gracias de la chica, Madame Pomfrey entró a su despacho dejando a los 2 chicos solos, Gab se acerco a él y lo abrazo.

- Feliz Cumpleaños - susurro, mientras el chico la levantaba.

- Ahora si es feliz - contesto el ojigris bajándola y besándole la nariz - te tardaste demasiado en despertar - le reprocho.

- Lo siento - se disculpo sonriendo - y también siento no tener tu regalo.

- Que hayas despertado - acariciándole la mejilla - es el mejor regalo que pude recibir - luego reflexionó - y también un beso sería un regalo perfecto - Gab sonrió y se levanto de puntitas para besarle la frente - creo que ese no era el beso que estaba pidiendo - Sirius sonrió de medio lado y acerco lentamente sus labios a los de la chica y la beso.

primero kiero agradecer x tomarse la molestia de leerlo y después kiero desearles un muy:

FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO

¿Quién demonios le había hecho aquello? Era la pregunta que pasaba por su mente, pero cuando supiera le daría su merecido a la idiota que lo hubiera hecho. Ahora bajaba las escaleras, para ir a clases, cuando escucho la conversación de la estúpida de Jenny, Jessica y Snape.

- Idiota te dije que el hechizo era para Potter, no para Gabrielle - le espeto la voz de Snape.

- Tú no me vas a venir a dar ordenes - le espeto la zorra de Jenny - sabes que sin nosotras tú plan de desacerté de Potter no tiene futuro.

- Mira zorra - Snape se escuchaba bastante enojado - a mi me importa un bledo si quieres a Black para ti, es más si te acuestas con él me es inclusive - Gab se asomo a ver que pasaba y vio que el chico a apuntaba a la chica con su varita - pero te prohibí que le hicieras daño a cualquiera de las chicas y más si de Gabrielle se trataba - su rostro era demasiado sombrío que hasta ella sintió un escalofrío - y a mi no me vengas con amenazas, ya que si voy con McGonagall o con Dumbledore y les digo que tú fuiste la del baúl, estarías expulsada.

 

- No te olvides que si yo digo que tu fuiste el que ataco a Potter, cuando el pobre estuvo como dos semanas, no solo tenías que preocuparte por la expulsión sino también por un Sirius furioso al igual que un Potter - le recordó, mientras una sonrisa burlona se dibujaba en su rostro.

- Si yo le digo antes a Black que lo que le paso a Gabrielle fue tu culpa, él jamás creerá en lo que tu digas, o tal vez lo haga, pero tú también sufrirás las consecuencias de un Black furioso - Gab observo que la chico se estremeció - así que si yo fuera tú guardaría silencio - la chica asintió antes de salir corriendo.

Así que lo del baúl había sido por la descerebrada de Jenny, pero sabía que el hechizo se lo había enseñado Snape, al que ella siempre considero su mejor amigo, Sirius y James siempre tuvieron razón él era malo y no merecía que fuera su amigo, y ahora también sabía que él había sido el que había atacado a James en el campo de quidditch, sabía que ahora ella era cómplice, ya que ese secreto jamás saldría de sus labios, ya que a pesar de que Snape fuera un desgraciado lo quería y no dejaría que su novio y su amigo se vengaran, así que tendría que guardar el secreto; pero lo que sino seguiría haciendo era seguir siendo su amiga. Y lo del baúl se le olvido, ya que esto de darse cuenta que su amigo era un desgraciado le había hecho olvidar todo lo de su venganza contra quien le había hecho la maldición a su baúl.

[





]

Ahora el mes de Abril comenzaba, Gab llevaba cinco días fuera de la enfermería (la plática de su ex-amigo y la zorra de su compañera de habitación, habían pasado tres días), lo cual solo había hecho que Lily no dejara que la chica saliera de la biblioteca estudiando, la pelirroja estaba como loca por los EXTASIS, Gab no se había quitado la venda, así que ninguno de los chicos le había visto la cicatriz, era jueves en la mañana, y el viernes los chicos salían de vacaciones de pascua, Lily, Gab, Vane, James, Sirius y Remus habían decidido quedarse, Frank y Alice irían a pasar unos días en la playa con la familia del chico y Pettigrew (no importa).

Los chicos desayunaban, cuando una lechuza color gris se paro frente a Gab, y salio volando en cuanto la castaña le quito la carta, comenzó a leerla con una sonrisa, pero entre más leía, su sonrisa se fue esfumando.

Querida Gabrielle:

Se que le has dicho a tus padres que deseabas pasar vacaciones en Hogwarts, pero necesito ver a mi nieta favorita y sabes que tu pobre abuelo ya no tiene muchas fuerzas, así que conociendo tu carácter se que vendrás a pasar vacaciones a casa.

Además necesito hablarte de muchas cosas que han pasado y que se que disfrutarás, he conocido a una familia de muggles (si Gab de muggles) y me encantaría que tu también los conocieras, así que les he dicho que debemos de ir de día de campo, se que no te gusta mucho hacer este tipo de cosas, pero ya verás que nos vamos a divertir, además después de eso algunos otros magos decidieron que deberíamos de ir a acampar.

 

También invite a Roberth, ya que el chico se muere de ganas por conocer las costumbres de los muggles y tengo que reprocharte el por que no me dijiste que al chico le encantan las cosas muggles como a mi.

Bueno creo que es todo y espero que vengas, por que Roberth te tiene una pequeña sorpresa.

Se me olvidaba dile a James que para él es obligatorio venir, ya que a sus padres les encanta la idea de que conozca a personas muggles.

Te quiere tu abuelo.

- ¿De quien es? - pregunto James al ver la cara de Gab.

- De mi abuelo - contesto la chica, mientras Sirius leía la carta - no voy a pasar vacaciones en Hogwarts.

- Entonces ¿Dónde las vas a pasar? - pregunto Vane.

- En casa y tal vez 2 días en un bosque - contesto con cierto pesimismo.

- Yo voy contigo - repuso Sirius irritado, al terminar de leer la carta.

- Nadie te invito - comento Remus en tono serio.

- Yo lo invito - contesto Gab sonriendo y dándole un beso en la mejilla a Sirius - es más sería increíble que fueran todos.

- No es por que no me guste la idea - comento James - pero lo de ir a acampar no es lo mío.

- Para ti no es una invitación - repuso Gab sonriendo, al ver que el chico sonreía aliviado - es una obligación.

- ¿Es broma? - replico James, quitándole la carta a Sirius.

- No - contesto Sirius sonriendo por la expresión de su amigo - así que tu si estás dentro del plan de acampar.

- Suena divertido - comento Lily y Vane asintió.

- Bueno, pero como van a llegar ustedes 2 con todos nosotros - repuso Remus con una leve sonrisa por la reacción de James.

- Por eso no hay problema - contesto Gab levantándose - créeme a mi abuelo le encantará tener personas de más para poder contar todas sus cosas sobre los muggles - se colgó la mochila - le escribiré contando que van más personas de las que imaginaba.

- Se pondrá eufórico - repuso James un tanto resignado.

Gab sonrió y salio del Gran comedor. El sábado en la mañana, los 6 chicos ya tenían listas unas pequeñas maletas ya que ni los padres de Gab ni los de James estaban, así que se quedarían en casa del abuelo de Gab, así que se encontraban desayunando. Cuando llegaron a la estación un hombre de unos 70 años con el cabello blanco, sus ojos negros demostraban fortaleza al igual que su persona, ya que a pesar de la edad se veía bastante fuerte los esperaba, Gab en cuanto lo vio corrió a abrazarlo.

- Mira abuelo -comento Gab separándose del señor -ellos son Remus - señalándolo.

- Mucho gusto - repuso Remus y el señor Swan hizo una inclinación con la cabeza.

- Vane - continuó.

- Hola - contesto la rubia sonriendo, y el señor Swan le devolvió la sonrisa.

- Bueno a Lily ya la conoces - comento Gab.

- Me da gusto volver a verlo - dijo Lily amablemente.

- A mi también querida - contesto el señor Swan igual de amable.

- Y el es Sirius - terminó Gab con una débil sonrisa.

- Un placer - repuso Sirius educadamente y con una leve inclinación.

- Igualmente - contesto el abuelo de Gab - pensé que me estabas engañando cuando me dijiste que un Black vendría - comento sonriéndole a Sirius - pero es formidable que este aquí.

 

- Hola señor Swan - saludo James, abrazando al señor.

- James - contesto el señor Swan respondiendo el abrazó del chico.

Después de que todos se saludaron, salieron, y afuera encontraron el coche del señor Swan que debía ser un clásico, a James le encantaba ese carro desde que el abuelo de Gab lo había comprado y eso había sido poco antes de que los chicos entraran a Hogwarts, y a pesar de todo el tiempo, el coche seguía como James lo recordaba, así que el chico corrió al auto y lo examino como siempre.

- Tal vez cuando salgas de Hogwarts te lo de - comento el señor Swan a su espalda.

- Eso sería grandioso - repuso James emocionado.

- Yo soy tu nieta - le recordó Gab con una leve sonrisa - así que si a James le das el carro a mi me tienes que dar algo similar.

- He estado pensando en darte un departamento - contesto el señor Swan abrazando a su nieta.

- Lo que dije era broma - comento Gab un tanto sorprendida, por la respuesta de su abuelo.

- Pero lo que yo contesté no - repuso su abuelo abriendo la puerta trasera, para que los chicos subieran.

James no dejo que Gab se fuera del lado del copiloto, así que la chica se fue con los demás atrás, el viaje les pareció demasiado corto, llegaron a una casa que era un poco más grande que la de James, la casa se encontraba a algunas cuadras de las casas de Gab y James, frente tenía un jardín bastante bien cuidado con algunos rosales, al entrar a la casa, lo 1° que estaba era una sala mediana, después seguía un comedor que era para 8 personas y las escaleras, para subir a las recamaras y una puerta que daba a la cocina y otra que daba a un pequeño salón, el señor Swan los guió escaleras arriba, cuando llegaron, había 5 puertas, las cuales solo 3 eran recamaras, ya que de las otras 2 una era la puerta del baño y la otra era de un estudio, así que el señor Swan los guió al final del pasillo, donde estaban las 2 puertas más alejadas de las demás.

- Bueno chicos en está - abrió la primera - se quedarán ustedes.

La habitación tenía una cama matrimonial y un sofá cama, y una ventana bastante grande que daba hacia al jardín trasero, los chicos entraron y James y Sirius comenzaron a pelearse por la cama, así que el señor Swan dejo que se pelearán a gusto y les mostró a las chicas, la recamara que ocuparían, está recamara tenía una cama matrimonial y una individual y al igual que la de los chicos, también tenía una ventana grande que daba al jardín, en las 2 ventanas se veía un gran roble, y escondida entre las grandes ramas una casa del árbol.

- Bueno yo dejo que se instalen - comento el señor Swan - los voy a dejar solos ya que tengo que ir al ministerio

- Esta bien - contestaron las 3 al unísono.

- ¿Quién quiere la individual? - pregunto Gab, mientras corría las cortinas, para que entrará un poco de sol.

- Creo que debemos turnos - opinó Vane - un día duerme una en la individual y 2 en la matrimonial y otro día otra y así sucesivamente.

- Me parece bien - comento Lily - y por ser tu la de la idea el primer día te corresponde a ti.

- Gab ¿estas de acuerdo? - pregunto Vane.

- Claro - contesto la chica sonriendo - bueno ya que lo de las camas quedó decidido - repuso caminando hacia la puerta - ¿les parece que salgamos al jardín?

 

- Vamos - contestaron las 2 al unísono, cuando salieron de la recamara se escucho.

- Eso no fue justo - replicaba Sirius.

- Claro que fue justo - se defendió James - acéptalo canuto te gane limpiamente.

- ¿Por qué discuten? -pregunto Vane que había abierto la puerta - ¿Qué paso? - pregunto al ver toda la recamara desordenada.

- Nuevo record James - comento Gab sonriendo - en menos de 5 minutos ya desordenaste la habitación.

- Gab - la reprendió Lily - ¿Qué hicieron?

- Una pequeña guerra de almohadas - contesto James sonriendo con inocencia.

- En la cual hiciste trampa - le espeto Sirius.

- No hice trampa - replico James, observó a Gab - quisieras hacerle comprender que no hice trampa? - pidió.

- Primero necesito saber por que estaban haciendo una guerra de almohadas -contesto Gab pasivamente.

- Por quien se quedaba con la cama - contesto James - y Canuto no quiere entender que gane limpiamente y que ahora tendrá que dormir en el suelo.

- No puedes dejar que duerma en el piso -comento Lily seriamente.

- Gane - contesto en voz baja - y ese era el premio.

- Pues no me importa - replico Lily - no puedes dejar que Sirius duerma en el piso.

- Por que no comparten la cama - comento Gab tranquilamente - además solo serán 2 noches lo que estemos aquí - añadió al ver que James iba a replicar.

- Muy bien - acepto James a regañadientes - voy a compartir la cama, pero no con canuto - observando a Lily y se le dibujo una sonrisa pícara,

- Estas loco - le espeto Gab - dormirás con Sirius te parezca o no.

- Eres una aguafiestas - replico James.

Gab no pudo contestar ya que llamaron a la puerta, la chica antes de salir lo fulmino con la mirada, cuando la chica abrió la puerta se encontró con un joven alto, cabello castaño obscuro y quebrado, y ojos aceitunados, de la estatura de Sirius.

- Gabrielle - comento el chico sonriendo - pensé que estarías en casa de tus padres.

- Mis padres no están - contesto Gab con indiferencia - y mi abuelo no dejo que me quedará en casa sola.

- Ya sabes que a Arthur le importas - repuso el chico aun sonriendo - y no creerías que dejaría a una chica tan linda como tú sola.

- Roberth - llamó la chica pasivamente - mi abuelo no está.

- ¿Podría esperarlo? - pidió educadamente, al ver que Gab estaba a punto de decir que no - así podría hacerte compañía.

- Creo que compañía ya tengo bastante - contesto Gab haciéndose aun lado, para que Roberth pasara - pero no se si mi abuelo regrese pronto.

- Bueno no importa - contesto el chico en voz baja, levanto su mirada - ¿podemos hablar? - pregunto un poco brusco.

- Claro - contesto la chica un tanto sorprendida, se escucho que algo se rompía - me esperas en el salón ahora regreso - comento antes de subir corriendo, cuando entro a la recamara de los chicos, la lámpara de su abuelo estaba hecha pedazos - no se pueden quedar quietos por cinco minutos - observando a James y a Sirius con severidad, pero el ojigris se examinaba la mano - ¿estás bien? - pregunto acercándose al chico.

- Solo fue un pequeño corte - contesto Sirius quitándole importancia.

- Y ¿Quién era? - pregunto James sacando su varita para arreglar la lámpara - Reparo - murmuro señalando la lámpara.

 

- Roberth - contesto la chica que examinaba la mano de Sirius.

- ¿Qué hace ese idiota aquí? - pregunto levantándose y zafando su mano de las de la chica.

- No te pongas así - pidió Gab un tanto irritada por la actitud de su novio.

- Ponerme como -le espeto furioso.

- Sabes que olvídalo - contesto Gab un tanto frustrada y salio de la recamara.

Nadie dijo nada, Sirius se sentó al borde de la cama y fingió que seguía examinándose la mano, mientras tanto Gab ya había llegado al salón, donde Roberth la esperaba nervioso.

- Hola - dijo Gab al llegar.

- Hola - contesto Roberth, tratando de sonar tranquilo.

- Bueno y para que querías hablar conmigo? -pregunto Gab.

[





]

Después de que pasaron 2minutos Sirius se sintió mal por reaccionar de esa manera, así que salio de la recamara, para buscarla y decirle que lo sentía, pero que ella también entendiera que sentía celos de Roberth, cuando llego a la sala escucho murmullos, así que se acerco a la puerta para escuchar lo que estaban diciendo.

- Ya dilo - le espeto una Gab desesperada.

- Es que no es fácil - se defendió Roberth.

- ¿Bueno lo vas a decir si o no? - pregunto Gab.

- Muy bien -acepto el chico - llevamos mucho tiempo juntos - comenzó Roberth, algo que no le gustó a Sirius - para ser más específicos 2 años, los cuales han sido los mejores de mi vida - Sirius entreabrió la puerta y vio que Roberth se había hincado junto a Gab - y en los cuales también me di cuenta que eres el amor de mi vida - vio que Gab sonreía - así que quiero saber si ¿quieres ser mi esposa? - sacando una pequeña cajita.

- Es hermoso - comento Gab quitándole la caja - y claro que me quiero casar contigo.

Sirius cerró la puerta, le costaba respirar, ya que acababa de ver que el amor de su vida había aceptado casarse con otro, se dirigió a la cocina sin hacer el menor ruido, eso no era posible Gab no podía haberlo engañado todo ese tiempo, eso no podía ser cierto.

si no les gusta, pido disculpas, ya ke como ya tengo todo el fic y lo del baul y lo de James jamás lo escribí (u_u si se ke era escencial, pero como en el otro lado donde lo tenía publicado jamás me pidieron explicación, jamás lo escribí) así ke como ven solo hice una pekeña explicación, pero si kieren más, solo diganme y ya vere como hago para ke el fic se adecue, pero tendrán ke esperar, ya ke como ya entre a la uni, ahora mi tiempo es muy reducido (y sobre todo x la carrera ke elegí @_@) pero prometo ke ahre lo posible para ke sea rápida laactualización n_n

GRACIAS X LEER

- Es hermoso - comento Gab y le quito la caja - y claro que me quiero casar contigo - sonrió - creo que eso es lo que responderá Renee en cuanto vea el anillo - repuso entregándole la cajita donde venía el anillo.

- Espero que tengas razón - comento Roberth nervioso - y gracias por ayudarme a ensayar como se lo diría.

- Sabes que para eso somos amigos - contesto Gab - ¿entonces se lo piensas decir hoy?

- Prefiero esperar un poco más - contesto con la voz temblorosa - tratar de estar mas tranquilo.

 

- ¿Y crees que vas a estar tranquilo? - pregunto arrugando la nariz, el chico negó - entonces para que esperas más, lo que tenga que ser que sea ya - le dio unas palmaditas en el brazo - además ella te ama tanto como tu a ella.

- Gracias - contesto antes de salir del salón.

[






]

Sirius tenía ganas de gritarle que era una maldita, una traidora, entre más pensaba todo lo que quería decirle, algunas lágrimas luchaban por salir, pero él trato de evitarlo, pero las lágrimas ganaron, así que salieron y recorrieron sus mejillas y algunas pendían de su nariz.

- No me puedes estar haciendo esto a mi - repuso golpeando el desayunador - no a mi que Te Amo como idiota.

- ¿Estás bien? - pregunto Gab a su espalda, al ver que lloraba - ¿Qué paso?

- Pasa que me di cuenta de que solo he sido un juego para ti - contesto con voz temblorosa y sus ojos la miraban con odio.

- ¿De que estas hablando? - pregunto Gab desconcertada.

- De que cuando me ibas a decir que te vas a casar - su mente pensó en decirle que para él también ella había sido un juego, pero al tenerla frente a él nunca podía mentir.

- ¿Casar? - repitió Gab arrugando la nariz - ¿de que demonios estás hablando?

- Ahora me vas a negar que el idiota ese que vino - su voz no sonaba más alta como él quería, sino más bien comenzaba a sonar como susurro - no te pidió matrimonio y tu aceptaste.

- ¿De verdad crees que aceptaría ser esposa de Roberth? - pregunto incrédula Sirius no contestó - Te Amo - repuso al ver que el chico no decía nada - y si alguien me pidiera matrimonio, al único que podría decirle que si es a ti.

- Entonces explícame que fue lo que pasó en el salón - ordenó, pero al ver el rostro de la chica - por favor - añadió ásperamente.

- Lo que paso en el salón fue un ensayo - contesto molesta - de como Roberth le pediría matrimonio a Renee, su novia.

- ¡¡¡Oh!!! - fue lo único que pudo decir.

- Y la próxima vez que te tomes la molestia de escuchar mis conversaciones - replico enojada - al menos escúchalas completas - Gab camino hacia la puerta, cuando iba a salir, Sirius la tomo del brazo.

- Lo siento - susurro con voz tierna - no fue mi intención escucharlos.

- Solo prométeme que no lo vas a volver hacer - le hizo prometer Gab besándole la nariz.

- Lo intentaré - contesto, al ver que la chica iba a replicar la silencio con un beso.

El lunes en la mañana, no debían pasar de las 6:00a.m cuando el abuelo de Gab fue a despertarlos.

- Vamos chicos - casi tirando la puerta.

- ¿Qué pasa? - pregunto Gab somnolienta que llevaba una pijama de un pantalón y una playera sin mangas y estaba asomada en la puerta.

- Yo creo que tu abuelo se volvió loco - contesto James bostezando, que al igual que la chica se había asomado para ver que pasaba y el chico como siempre solo llevaba el pantalón de la pijama.

- No me he vuelto loco - repuso el señor Swan - lo que pasa es que se hace tarde para ir de día de campo.

- ¿Quién en su sano juicio se sita a las 7:30? - replico James.

- No te quejes - comento el señor Swan sonriendo - mejor vístanse.

Gab fue la primera que tomo una toalla, para ducharse, los demás chicos tuvieron que hacer fila, para poder entrar, cuando todos los chicos estuvieron listos, bajaron a la sala con cara de sueño, el señor Swan era el único que se veía que tenía energías, ya que los chicos se habían dejado caer en los sillones. De hecho ni cuenta se dieron de cuanto tiempo llevaban en el coche, parecieron despertar cuando el auto se detuvo, el señor Swan hizo que todos bajaran, para que conocieran a los muggles.

 

En una camioneta que estaba estacionada al frente, se encontraba una mujer de unos 42 años, alta, robusta, rubia y su rostro se mostraba amable, mientras el abuelo de Gab presentaba a los chicos; junto a ella se encontraba un hombre un poco más bajito que Margaret, era el nombre de la señora, era bastante rechoncho, el poco cabello que le quedaba era negro, debía tener no más de 45 años, tenía una sonrisa bastante infantil, su nombre era Philip; también había dos chicos, los dos tenían un año más que el resto de ellos, Tom que era hijo de Margaret y Philip, era un chico de la estatura de James, de cabello rubio al igual que su madre y quebrado, y Jack que era amigo de Tom, era un poco más alto que su amigo, y el cabello castaño obscuro y alborotado.

Tanto Vane como Lily llamaron la atención de ambos chicos, así que cuando llegaron a un pequeño bosque después de que todos se presentarán, los dos chicos eran demasiado atentos con ellas, así que tanto James y Remus parecían leones a punto de atacar, Gab y Sirius trataban de que el ambiente no fuera tan pesado, los ocho chicos estaban sentados en el césped, y el abuelo de Gab, los padres de Tom y Roberth y su novia Renee, acomodaban las cosas para el día de campo.

- Bueno y ¿estudian? - pregunto Tom observando a Lily.

- Si - contesto James con odio.

- ¿Y que estudian? - pregunto Jack rozando la mano de Vane.

- La preparatoria - contesto Lily.

- Debes ser una buena estudiante - comento Tom sonriéndole coquetamente.

- La mejor - le espeto James.

- Que les parece si vamos a dar un paseo - opinó Gab que veía que James estaba a punto de golpear a Tom.

- Yo estoy de acuerdo - comento Sirius, levantándose y extendiéndole la mano a Gab, para ayudarla a levantarse.

Los demás chicos hicieron lo mismo, después de un rato de estar caminando, Remus notó que Jack que iba al frente, no les prestaba atención a los que iban detrás, así que tomo a Vane del brazo y se separaron del grupo, Gab giró para ver si todos venían.

- Remus y Vane -comento Gab nerviosa.

- ¿Qué? - replico Tom, deteniéndose al notar que los 4 chicos se habían detenido.

- Que si no te has dado cuenta faltan dos personas - le espeto James.

- Han de ver regresado con los demás - comento con indiferencia Tom.

- No creo, ya que no saben como regresar - repuso Jack seriamente.

- Muy bien suponiendo que estén perdidos - replico Tom con impaciencia - no creo que nosotros podamos hacer

- Tal vez tú seas un inútil - le espeto James.

- ¿A quien le llamas inútil? - replico Tom acercándose peligrosamente a James.

- A ti imbécil - contesto James, que al igual que Tom se estaban acercando.

- No creo que sea conveniente que te pongas contra él - repuso Jack que también se acercaba a James.

- Y crees que él viene solo idiota - le espeto Sirius que se había encarado contra Jack.

- No creo que sea momento de que comiencen una pelea - dijo Lily nerviosa, Gab no se había dado cuenta ya que no dejaba de buscar con la mirada a Remus y a Vane.

 

- Eso se lo deberías de decir a los idiotas de tus amigos - contesto Jack que no dejaba de ver a Sirius con odio.

- Es mejor - comenzó Gab, pero al ver que los 4 chicos estaban a punto de golpearse - ¿Qué pasa?

- Que el idiota de tu amigo me insultó - contesto Tom, sin quitarle la vista de encima a James.

- Me importa un bledo si te insultó o no - le espeto Gab con odio, ya que James era como su hermano y el tal Tom se merecía el insulto - lo que me importa ahora es encontrar a mis amigos.

- Pues suerte - contesto Tom que no apartaba la mirada de James.

Gab observó a los 4 chicos y no vio que ningún quitará su mirada asesina hacia el otro, lo cual le molesto.

- Muy bien entonces si se van a golpear que sea ya - les espeto - y cuando terminen, talvez puedan ayudarnos a buscarlos.

Después de decir esto tomo a Lily del brazo y se alejaron de los chicos que en cuanto Sirius vio que se alejaban, dio media vuelta, para seguirlas sin importarle que le estaba dando la espalda a Jack, pero el chico no lo atacó.

- Es mejor que las busquemos - comento Jack, al no ver a ninguna de las dos chicas.

- Es mejor que nos dividamos - opinó Sirius - en dos grupos.

- Está bien - contesto Tom con indiferencia.

[





]

Gab y Lily llevaban tiempo caminando.

- Fue mala idea alejarnos - comento Lily sentándose en una piedra - ahora estamos perdidas.

- No estamos perdidas - repuso Gab que trataba de recordar las cosas que su abuelo le había ensañado de niña y en esos momentos odiaba a James, ya que por estar juntos nunca la dejaba escuchar.

- A entonces - repuso Lily sarcásticamente - solo no sabemos donde estamos.

- Relájate - contesto Gab pasivamente - solo tenemos que - se metió la mano en la bolsa de su pantalón - no está - susurro con nerviosismo.

- ¿Qué no está? - pregunto Lily exasperada.

- Mi varita - contesto con un hilo de voz - bueno, pero después me preocupo por eso ¿me prestas tu varita? - pidió.

- Mmmm - titubeo Lily.

- Lily eres la mejor bruja y no traes varita - le reprocho con voz temblorosa.

- Bueno veníamos con muggles - se defendió la pelirroja.

- Muy bien - comento Gab tratando de sonar tranquila - es momento de pánico.

- Gab - susurró Lily.

- ¿Qué pasa? - pregunto la castaña con cierto temblor en la voz.

- Creo que vi moverse algo, por aquellos árboles - contesto señalando unos árboles que estaban como a 5metros de ellas.

- Es mejor que

- ¡¡¡Ahhhh!!! - grito Lily, haciendo que Gab girara de manera brusca lastimándose el cuello - Remus - susurro.

- Casi nos matas del susto - le espeto Gab que se sobaba el cuello.

- Lo siento - se disculpo un poco apenado por haberlas asustado.

- Bueno y ¿Vane? - pregunto Gab al ver que la rubia no estaba con él.

- Aquí - contesto Vane saliendo de detrás de un árbol.

- Díganme que traen sus varitas - suplico Gab, los dos chicos negaron con la cabeza - bueno pero saben como regresar ¿cierto?

- No - contesto Remus en voz baja.

- Bueno al menos ahora estamos juntos -comento Lily, al ver que Gab iba a replicar.

- Bueno tienes razón - aceptó Gab, observó todo el bosque - y cuatro cabezas piensan mejor que dos - tratando de sonreír - así que pensemos como regresar.

 

Los cuatro chicos se quedaron en silencio pensando en como salir de allí y regresar con los demás, a Lily se le había ocurrido algo, pero antes de que la dijera.

- Nada de dividirnos -comento Vane observándola con severidad - en las películas de terror - explicó al ver que los 3 chicos la observaban sin entender nada, Vane al igual que Remus era sangre mestiza, así que sabía de todo tipo de películas muggles - siempre que se dividen mueren.

- ¿No es enserio? - replico Gab sonriendo por el comentario.

- Bueno, entonces hagan lo que quieran - les espeto muy ofendida.

- Bueno no hay que dividirnos - comento Gab con indiferencia.

- Es mejor que esperemos aquí - comento Lily y tanto Gab como Remus la observaron con incredulidad - alguien tendrá que venir en algún momento.

- Es la mejor idea que tenemos - reflexionó Remus, se acomodó en el suelo y se recargó en un árbol.

Gab los observó con receloo podía creer que eso es lo que iban hacer sentarse y esperar que alguien los encontrará, pero decidió quedarse ya que al menos en ese momento estaba perdida con sus amigos y si se iba seguiría perdida, únicamente que sola.

[





]

- Creo que fue mala idea lo de separarse - comento James de manera agresiva - y mas si no conoces el bosque y vienes con otro que tampoco lo conoce.

- Entonces te hubieras ido con cualquiera de esos 2 idiotas - le espeto Sirius, un poco exasperado.

- Pero cuando encuentre a Remus o a Gab - después de que fulminó con la mirada al ojigris - me las pagan.

- Ha Remus le puedes hacer lo que quieras - comento Sirius - pero a Gab yo le cobro - hizo una mueca de disgusto.

- Cierto - recordó James a su novia - también tendré que cobrarle a Lily esto.

Los 2 chicos siguieron caminando, no sabían ni cuanto tiempo llevaban caminando, pero comenzaba a oscurecer.

- Esa roca ya la pasamos - comento James al ver una roca en forma de snitch, según él.

- Todas las rocas son iguales - le espeto, aunque también le pareció parecida.

- No - contesto James - está piedra ya la habíamos pasado.

- Entonces guía tú - dijo Sirius irritado.

James no contestó, solo se puso al frente, para guiar a su compañero.

me creyeron tan mala, ¿como para ke dejara a Sirius?

bueno no creo ke haya tardado con la actualización, pero si fue así una disculpa,

ya ke con esto de la universidad (estoy en medicina) salgo un tanto tarde y entro muy temprano, así ke solo podré actualizar los viernes, si es ke no tengo mucho ke estudiar.

bueno el cap es dedicado a:

Chefi

Gabriela Black

Geli Black

bonnie radcliffe

Josefine hunter

GRACIAS X LEER

- Tengo hambre - susurro Lily.

- Yo también - repuso Vane que estaba recargada en el pecho de Remus.

- ¿Creen que haya fruta? - observo Gab que había recargado la cabeza en el hombro de Remus.

- Voy a investigar - comento Remus levantándose, haciendo que las 2 chicas se quejaran.

 

- Solo no te vayas a perder - dijo Vane sonriendo.

- Lo prometo - contesto dándole un beso corto en los labios.

- Te acompaño - repuso Gab levantándose, al ver que Remus iba a replicar - llevó mucho tiempo sin hacer nada así que no te quejes.

- Muy bien - aceptó a regañadientes.

- Además que pasa si te quiere atacar un conejo - comento la chica sonriendo y comenzando a caminar a su lado.

- Estás loca - contesto Remus sonriendo.

- Un poco - aceptó observando los árboles.

No llevaban mucho tiempo caminando, cuando Remus observó la mano de la chica que seguía sin quitarse la venda.

- ¿No te la piensas quitar? - pregunto Remus señalando su mano.

- Hmmp - contesto levantando los hombros.

- Ha Sirius esa venda lo tiene fastidiado con indiferencia.

- Bueno a Sirius la mayoría de las cosas lo fastidian - contesto Gab pasivamente.

- Gab - dijo Remus tranquilamente - debes entender, a Sirius le preocupas - al ver que Gab no contestaba - le preocupa tu mano más de lo que piensas.

- Muy bien - Gab se estaba quitando la venda.

- ¿De la maldición? - pregunto Remus al ver la cicatriz, Gab asintió - no se ve tan mal - le tomó la mano - no se va a quitar ¿cierto?

- No - contesto Gab con indiferencia - y me gusta como se ve.

- ¿Entonces?

- Es que no quiero andarla enseñando por todas partes - contesto levantando los hombros, Remus sonrió y pudo ver las cicatrices que el chico se hacia en luna llena - pero soy demasiado superficial - comento un poco molesta, ya que no quería enseñar una pequeña cicatriz, mientras él enseñaba varias.

- No lo eres - la contradijo aun sonriendo - eres la persona más humilde que conozco.

- Claro que no - replico un poco avergonzada - ya que me da pena enseñar una pequeña cicatriz y tú.....

Se quedo callada ya que se escucho ruidos, Remus la puso detrás de él.

- Ahora estamos más perdidos - comento Sirius irritado.

- SIRIUS, JAMES - grito Gab corriendo hacia los 2 chicos.

- Ves ya llegamos - repuso James sonriendo.

- Por favor díganme que saben hacia donde están los demás -suplico Remus.

- Así que ustedes también siguen perdidos - comento James que se esfumo su sonrisa.

- ¿También? - repitió Gab soltando a los 2 chicos con pesimismo - idiotas.

- Nada de esto hubiera pasado si tú - Sirius estaba molestó y más al ser insultado - no te hubieras ido.

- Bueno al menos estamos juntos - comento Remus tratando de relajar el ambiente.

- Eso no me quita el hambre - le espetó Gab, que estaba tratando de ponerse de nuevo la venda, de pronto sonrió - traen sus varitas ¿cierto?

- Era un día de campo con muggles - contesto James un poco avergonzado al no traer su varita.

- Ok soy un idiota - contesto Sirius - ¿pero y la tuya? - le reprochó.

- Supongo que en mi mochila - contesto Gab con la mirada baja.

- Es mejor que regresemos con las chicas - comento Remus con pesimismo.

Gab comenzó a caminar primero, los demás chicos hicieron lo mismo, minutos después llegaron en donde se encontraban las 2 chicas que Lily en cuanto vio a James se abalanzo sobre él.

- Tendremos que pasar la noche aquí - informó Remus pasivamente.

- ¿No encontraron comida? - pregunto Vane en voz baja.

- Ni comida, ni a mi abuelo - contesto Gab sentándose en el césped y recargada en el árbol, quitándose la venda, para acomodársela.

 

- Ya no tarda en obscurecer - comento James - así que es mejor hacer una fogata.

- Será interesante verte intentarlo - repuso Gab sonriendo.

James no hizo caso a su comentario, sino que camino para buscar un poco de leña, Sirius y Remus lo imitaron, como 20 minutos después los 3 chicos trataban de encender una fogata, mientras las chicas los observaban sonriendo, ya que ninguno de los 3 podía.

- Comienza a hacer frío - repuso Vane abrazando sus rodillas.

- Ya no tarda en prender - comento James sin quitar la vista de la leña.

Después de una hora, Vane se seguía abrazando las rodillas, Remus le puso su sudadera, para tratar de cubrirla, Lily los seguía observando y Gab estaba a punto de quedarse dormida, cuando por fin lograron encender la fogata.

- Lo logre - gritó James, haciendo que Gab se sobresaltará.

- Lo logramos - replico Remus, ya que el que la había logrado encender había sido él.

- Bueno entonces si vamos a dormir aquí - comento Lily al ver que James iba a replicar - tendremos que dormir por turnos.

- Entonces yo quiero dormir primero - comento Vane bostezando - claro si no les molesta.

- Es un poco temprano - comento James levantando los hombros - así que por mi no hay problema.

- Remus - llamo Vane y el chico se sentó a su lado y la chica recargo su cabeza en su hombro.

Gab vio que James abrazaba a Lily y Remus a Vane, y Sirius estaba frente a ella de pie, recargado en un árbol, no entendía por que estaba molesto, pensó en dejar que él se acercará, pero de verdad estaba haciendo mucho frío así que no le importó su orgullo, ya que prefería ser humilde a morir de frío, se levanto y camino hacia a él abrazándose debido al frío que sentía.

- ¿Qué pasa? - pregunto Gab con cierto temblor en la voz, debido al frío.

- Necesitas que te abrace - susurro abriendo los brazos, para poder abrazarla.

- Pero dime que tienes - haciéndole una seña para que se sentará.

- Tengo hambre - contesto, acomodándose y después abrió sus brazos, para que Gab se sentará y así poder abrazarla.

- Pensé que estabas molesto, por algo que había hecho - repuso acurrucándose en los brazos del ojigris.

- Bueno esa molestia ya paso - comento besándole el cabello - ahora solo tengo hambre - Gab se quedó en silencio, el ojigris le tomo la mano y sintió la venda - ¿nunca te la vas a quitar? - pregunto con cierta irritación.

- Tal vez mañana - contesto con indiferencia.

- Esto lo había soñado - susurro, ya que sabía que su novia no hablaría de su mano, así que decidió cambiar de tema.

- ¿Soñaste que te perdías en un bosque? - pregunto Gab confundida.

- No - con una débil sonrisa - soñé que estábamos en un bosque y que estábamos como ahora - mientras le besaba la mejilla.

- Tienes unos sueños extraños - repuso mientras se recargaba en su pecho - de hecho todo tú eres extraño y es por eso que me enamore de ti.

- ¿Eso es un halago?

- Es como lo quieras tomar - estar entres sus brazos, estaba haciendo que el sueño se apoderara de ella - pero a pesar de que eres extraño Te Amo.

- Creo que las personas raras se atraen mutuamente - le susurro, mientras le besaba el cabello y yo también Te Amo - le beso la frente - duerme yo vigilaré tu sueño.

 

- Eres todo un caballero - dijo con una débil sonrisa, con los ojos cerrados.

Los tres chicos estaban despiertos, vigilando que nada ni nadie se acercara a donde ellos se localizaban, después de lo que a ellos les pareció como tres horas, escucharon gritos.

- Gab - le llamo en un susurro, pero la chica ni siquiera se movió - vamos Gab, despierta.

Mientras los otros dos chicos trataban de hacer lo mismo con sus respectivas novias, Gab abrió los ojos lentamente al escuchar un poco más fuerte la voz de su novio.

- ¿Qué pasa? - pregunto con voz somnolienta.

- Escuchamos voces - contesto, mientras le acariciaba el cabello.

- CHICOS - se escucho un grito, Gab al reconocer la voz de su abuelo.

- ABUELO - contesto el grito la castaña.

En menos de cinco minutos, el abuelo de Gab, ya estaba en el mismo lugar que los chicos, Gab al verlo corrió hacia él, y lo abrazo, de verdad que en esos momentos todos adoraban al señor Swean, por haberlos recastado, mientras iban de regreso todos los chicos estaban siendo regañados por su irresponsabilidad de no llevar varita, ninguno dijo nada, ya que sabían que tenía razón, pero cuando llegaron al campamento los seis chicos corrieron hacia la comida, sin importarle las miradas asesinas de Renee y Roberth.

el cap es dedicado a:

Chefi, bonnie radcliffe y roberta black

muchas gracias x mantener el fic con vida n_n

se ke el nombre suena cursi, pero este cap es uno de los ke mas me gusta de todo el fic, bueno espero ke a ustedes también les guste n_n .

cap de dedicado a:

bonnie radcliffe, Lali y Pauli y Na-12Black

Al día siguiente el abuelo de Gab decidió que era mejor regresar a casa, ya que los 6 chicos estaban agotados con su antigua experiencia, cuando llegaron, lo primero que hicieron fue llegar a acostarse en sus respectivas recamaras, el abuelo de Gab recibió una carta en la cual le decían que lo necesitaban en el ministerio, cuando entro a la recamara de las chicas, para decirle a Gab que iría al Ministerio, pero al entrar la vio durmiendo tan placidamente, que decidió mejor dejarle una nota, pero antes de que cerrará la puerta.

- ¿Necesitas algo? - pregunto Gab con voz somnolienta.

- Solo quería decirte que iba al Ministerio - contesto su abuelo con indiferencia - pero sigue durmiendo.

- Primero iré por algo de comer - repuso levantándose y dirigiéndose a la puerta.

Gab camino sin muchas ganas a la cocina, después de haberse preparado un sándwich junto con un vaso de jugo, se dirigió a la sala, su abuelo se fue en cuanto vio que la chica ya tenía su sándwich, la castaña en cuanto termino su emparedado, encendió el televisor y se recostó en el sillón y en muy poco tiempo la chica se quedo dormida.

Sirius despertaba debido al gruñido de su estomago que le exigía comida, salio de la recamara tratando de hacer el menor ruido, ya que si despertaba a cualquiera de los chicos lo mataban, cuando llegó a la cocina se preparo cereal, ya que era lo más rápido; después se dirigió a la sala, para ver un poco de televisión, pero cuando llego la encontró dormida con tranquilidad y tan hermosa como siempre, la chica tenía la mano izquierda junto a su cabeza, así que decidió que era momento de ver lo que había detrás de esa venda que lo tenía fastidiado.

 

Dejo lo poco que le quedaba de cereal en la mesita de centro, después camino de puntitas, para no despertarla, en cuanto estuvo junto al sillón se hinco, para quedar a su altura, después tomo su mano lo mas cuidadoso de lo que fue capaz, Gab al sentir que tomaba su mano, se movió, pero no despertó; después de que se cercioro de que la chica no había despertado, le quito la venda lentamente, en cuanto se la quitó vio la cicatriz en forma de "u", con una línea vertical y de está salían 3 horizontales.

- Así que esto era lo que ocultabas - susurro acariciándole la cicatriz con la yema de los dedos - no esta tan mal - besándole la mano y después la frente, a lo que la chica arrugo la nariz - así que no te gustan que te besen la frente.

- Sirius - murmuro Gab con los ojos cerrados.

- Duerme - le susurro, mientras le acariciaba el cabello.

- No dejes que se la lleven - dijo con cierto temblor en la voz.

- Todo está bien, hermosa - comento tratando de tranquilizar su sueño.

- Tiene tus ojos - susurro con una leve sonrisa, el 1° sueño ya se había ido

- Aun no te pido matrimonio - comento con una media sonrisa - y ya sueñas con nuestros hijos - se inclino para susurrarle al oído - aunque a mi me encantaría que tuvieran tus ojos.

Gab solo movió la cabeza, ya que le había incomodado un poco el susurro, pero no abrió los ojos, Sirius se recostó en el otro sillón y comenzó a ver el programa que la chica estaba viendo antes de dormir, era una telenovela, bastante melosa al parecer de Sirius.

- Ahora entiendo por que te dormiste - murmuro, quitándole el control de la televisión que lo tenía en la otra mano.

Le cambio a las luchas, lo cual le pareció muy gracioso y continuamente, tenía que taparse la boca, para amortiguar sus risas y no despertar a la chica, después de vario tiempo, soltó una reverenda carcajada, haciendo que Gab despertará.

- Lo siento - se disculpo cuando vio que Gab estiraba los brazos.

- Pensé que aun seguirías dormido - comento Gab después de bostezar, se vio la mano y observo a Sirius - aun no estaba lista - le espeto, al ver que su venda ya no estaba.

- Gab, cariño - le habló como si tuviera 4años - no pasa nada.

- No pasa nada - suspiro - lo único que pasa es que no respetas mis decisiones.

- Lo siento - repuso acercándose a la chica - pero ya me tenía fastidiado no saber que escondía esa venda - le beso la nariz - ¿te puedo hacer una pequeña pregunta?

- Dime - contesto Gab pasivamente.

- Jamás se va a quitar ¿cierto? - tomando la mano en donde tenía la cicatriz.

- Cierto - contesto Gab acurrucándose en el pecho del ojigris.

Sirius al escuchar esto, se quedo pensativo, Gab lo notó, así que levanto la mirada, el ojigris al notarlo le sonrió y la beso.

Esa tarde los padres de Gab y James llegaron, así que los 3 chicos se fueron a casa de James y las chicas a casa de Gab, esa tarde se la pasaron jugando quidditch en el jardín de la casa de los Potter, después de que James diera el partido por empatado, las chicas se dirigieron a casa de los Swan, Gab había decidido dejarse ver la cicatriz, ninguna de las chicas hizo comentario alguno.

A la mañana siguiente, Sirius despertó demasiado temprano, ya que aun no amanecía, pero no pudo dormir, pensando en la cicatriz de Gab, cuando el cielo comenzaba a iluminarse, se levanto resignado de que no podría estar un momento más en la cama, se duchó y cuando regreso a la recamara, el que había despertado era Remus, tenía una cara.

 

- ¿Pasa algo lunático? - pregunto Sirius al encontrarlo con la mirada perdida.

- Solo tuve un mal sueño -contesto, el chico estaba más pálido de lo normal.

- Se ve que te dejo muy mal - repuso Sirius comenzando a vestirse - sería mejor si se lo contarás a alguien.

- No es para tanto - contesto un poco más tranquilo, al ver que Sirius se estaba cambiando - ¿y tu a donde vas?

- Es un secreto - contesto Sirius, que se estaba observando el pecho en el espejo de James y se tocaba, tratando de saber donde iba a quedar mejor algo que solo él sabía.

- No piensas hacer alguna locura ¿verdad? - replico Remus con seriedad.

- Lo que para ti es locura, para mi no lo es - contesto sin inmutarse.

- Cuando escuche eso - repuso Remus con resignación - llegaste con un tatuaje, que según tú simboliza nuestra amistad.

- Y eso es lo que simboliza - le espeto señalando un tatuaje de luna llena que tenía en la espalda.

Remus se levanto sin decir nada y se dirigió al baño, cuando regreso Sirius ya no estaba, aun recordaba esa vez que James y Sirius se habían quedado en su casa, los 2 chicos habían desaparecido, cuando regresaron Sirius traía una luna llena y James una "L" grande en el hombro.

Deseo que no fuera a hacer lo mismo está vez, pero decidió no decirle nada a Gab ni a los demás.

[





]

Sirius se dirigió al Callejón Nocturn, donde se había hecho por primera vez el tatuaje, pero antes de dirigirse se sentó en una mesa del Caldero Chorreante, donde le pidió pergamino y una pluma a Tom, y se dispuso a dibujar, cuando termino, pago el Whisky de fuego que había pedido, para darse valor.

Camino con decisión al Callejón Nocturn, cuando vio un pequeño local con dragones y hadas a las afueras entró, estaba una bruja bastante fea, con un corazón en el brazo.

- ¿Qué clase quieres? - pregunto con indiferencia la bruja.

- Quiero este - contesto nerviosamente Sirius enseñándole el dibujo que él había hecho.

- ¿En donde? - le pregunto con aburrimiento.

- Aquí - dejando al descubierto su torso.

[






]

Los chicos se encontraban desayunando en el jardín de los Swan, Remus había estado pensando en el sueño que había tenido, Gab lo notó, después de Lily, Remus era su mejor amigo.

- ¿Qué pasa? - pregunto Gab alejando a Remus de los demás chicos.

- No dormí bien eso es todo - contesto el chico con un amago de sonrisa.

- Si y yo me chupo el dedo - replico Gab sarcásticamente.

- Solo tuve un mal sueño - repuso en voz baja - y ya no me acuerdo de que se trataba.

- ¿Es la primera vez que lo tienes? - pregunto Gab observándolo con seriedad.

- Si - contesto Remus - si lo vuelvo a tener te prometo que te lo diré - para tratar de tranquilizarla.

- Canuto - dijo James, haciendo que Gab girará y así que dejará en paz a Remus - ¿donde te metiste?

- Estuve tratando algunos asuntos - contesto el ojigris sonriendo.

- ¿Qué clase de asuntos? - pregunto Gab.

 

- Te lo diré a solas - contesto Sirius tomando a Gab y llevándola a su recamara (Gab), cuando llegaron Sirius se quito la playera.

- ¿Que es eso? - pregunto al ver que en su torso estaba tatuado una "u", con una línea vertical y de está salían 3 horizontales.

- Esto quiere decir que soy tuyo - contesto Sirius con una leve sonrisa - se que tu cicatriz es para siempre al igual que mi amor y si algún día borro mi tatuaje, quiere decir que ese día me dejaste de amar.

- ¿Por qué? -pregunto Gab que estaba delineando el tatuaje de Sirius con su dedo.

- ¿Por que el tatuaje o por que si se borra tu me dejas de querer? - pregunto Sirius.

- No, por que el tatuaje - contesto Gab.

- Por que Te Amo como idiota y está es la forma en que te lo puedo demostrar - repuso tomando a la chica de la cintura.

- Entonces esto quiere decir que si un día te borras el tatuaje - comento Gab pasando sus brazos alrededor de su cuello - ese día será el día que nuestro amor se haya esfumado.

- Corrección si lo borró será por que tú me dejaste de querer - contesto Sirius acariciándole la mejilla.

- O al revés - repuso Gab con una leve sonrisa.

- Para que te dejará de amar necesitaría que mi corazón dejará de latir - contesto Sirius besándole la nariz - es más cambio lo dicho, si tu me dejas de querer ese tatuaje seguirá ahí, hasta que muera o de verdad suceda un milagro y yo pueda dejar de amarte.

Gab sonrió y Sirius se inclinó y la beso lentamente y con suavidad, dejando claro así su pacto de amor.

Era una noche bastante tranquila, los chicos hablaban en la sala común, por una extraña razón solo estaban los 6 chicos, ya que ni Alice ni Frank estaban, algo que no era muy raro en ellos y Pettigrew, según rumores, el chico andaba con una chica de Hufflepuff (como? no tengo la menor idea, supongo que debía estar ciega), estaban haciendo preguntas.

- ¿Cómo les gustaría que se llamaran sus hijos? - pregunto Vane sonriendo.

- Si es niño - contesto James, que tomó la mano de Lily - tiene que llevar el nombre de su padre.

- Estas loco - le espeto Lily - si tu y yo llegamos a tener hijos, el nombre si es niño será Darián o Harry.

- No es tan mal - repuso James - siempre y cuando tengan como segundo nombre el mío.

- ¿Bueno y si es niña? - pregunto Gab antes de que Lily replicara.

- Amy o Samantha - contesto Lily con una sonrisa.

- A mi también me gusta Samantha, para el nombre de mi hija - replico Vane.

- ¿Y tu que opinas lunático? - pregunto Sirius seriamente.

- Samantha esta bien - contesto el chico con un amago de sonrisa.

- ¿Y para el niño? - pregunto Lily.

- Siempre me a gustado el nombre de Matthew - contesto Remus, Vane sonrió, aceptando el nombre que su novio había dicho.

- ¿Y ustedes? - pregunto Vane aun sonriendo, observando a Sirius y a Gab.

- Si es niña - comento Gab reflexionando.

- Rachel - dijeron al unísono, Gab y Sirius.

- Bueno ustedes piensan igual - repuso Vane sorprendida - y si es niño.

- Owen - dijo Sirius.

- Edward - dijo Gab sonriendo - aunque Owen no está mal.

Después de seguir hablando de los nombres que Alice les pondría a sus hijos, los chicos decidieron subir a dormir. Gab no le costo mucho trabajo, al principio sus sueños eran cosas con el bosque, hombres lobo y casas rarísimas, pero de pronto su sueño se encontró en un bosque.

 

Una niña como de 2 años con el cabello negro azulado y lacio que le llegaba a los hombros, la niña era idéntica a Sirius, excepto en la nariz, así que era una niña hermosa, pero sus enormes ojos grises estaban rojos, ya que la niña lloraba desconsoladamente, en un bosque.

- Mami - llamaba la niña que estaba sentada en el suelo abrazándose las rodillas.

- RACH - Gab gritaba desesperadamente.

- MAMI - grito la niña, haciendo que Gab corriera hacia ella.

- Mi niña - comento Gab tomando a la niña en brazos - no llores todo va a estar bien.

- ¿Crees que todo va a estar bien? - pregunto una fría voz.

- ¿Qué quieres? - le espeto Gab tomando a la niña en brazos y tratando de protegerla.

- Sabes perfectamente que lo que quiero lo tienes en brazos - contesto aquella voz.

- Dame a la niña - repuso una mujer alta, cabello negro al igual que sus ojos y tenía los parpados caídos.

- Bellatrix - dijo Gab con odio -estás loca si crees que te la entregaré.

- Gabrielle - esa voz se escuchaba en todo el bosque - no hagas esto más difícil.

- Si tanto la deseas por que no apareces - replico, buscando a Sirius con la mirada, pero lo que encontró fue a más de 10 mortifagos rodeándola.

- Si fuera, no tendrías oportunidad alguna de protegerla - contesto con indiferencia.

- Te lo suplico - comento Gab con la voz temblorosa - no necesitas a una niña, mejor dicho no necesitas a un bebé.

Gab no supo que paso, pero de la nada apareció un hombre alto, con una gran capa negra, cuando llego frente a ella, se descubrió el rostro, dejando a la luz un rostro demasiado pálido y sus facciones no eran humanas, eran más bien de serpiente, y sus ojos tenían un brillo rojizo.

- No le hagas nada - suplico Gab con algunas lagrimas recorriendo sus mejillas - es una bebé.

- Gab - llamó Lily, haciendo que la chica saliera de aquel sueño - ¿estas bien?

- Si - contesto con un hilo de voz.

- Me asustaste - le reprocho la pelirroja - no dejabas de decir que no le hicieran nada.

- Lo siento - se disculpo la castaña incorporándose.

- ¿Por que no me dices de que trató tu sueño? - opinó Lily sentándose al pie de la cama.

- Todo empieza con un bosque - comenzó la castaña, tratando de sonar tranquila ya que al recordar a la niña, no sabía si era su hija, o solo era una niña cualquiera, pero el nombre de la niña era Rachel, la tenía realmente angustiada, entre más escuchaba, la pelirroja no cambia la expresión de su cara de seriedad - y cuando aparece Voldemort tu me despertaste - termino Gab un poco más tranquila.

- ¿Dices que se parece a Sirius? - observo Lily como reflexionando las cosas.

- Si - contesto Gab en voz baja, Lily se levanto de su cama y se dirigió a su baúl - ¿Qué buscas?

- El libro de sueños que nos dieron en Adivinación - contesto, sacando un sinfín de cosas - aquí está - después de encontrarlo se dirigió de nuevo a la cama de la chica.

- Creí que no te gustaba - repuso Gab un poco desconcertada.

- Y así es -contesto con indiferencia - pero si le damos un significado ridículo a tu sueño, ya no te preocupará - mientras leía algunas páginas - niños - se aclaró la garganta - cosas buenas llegan a tu vida - levantó la mirada y vio que Gab sonreía, así que continuo ojeando - bosque, amor para toda la vida - la castaña rió - ¿quieres seguir escuchando? - le espeto mirándola con severidad.

 

- Lo siento - contesto Gab tapándose la boca, para tratar de calmar su risa.

- Escoria - al ver que la castaña la observaba sin entender - los mortifagos - le explico - bueno escoria, ciertos problemas de potencia sexual.

- Lily que clase de libro es ese - comento Gab sonriendo y acercándose a leer el libro.

- Yo me preocuparía más por Sirius -comento Lily riéndose.

- No se por que te siguen creyendo la niña santa y pura - repuso Gab, tratando de no poner los ojos en blanco - si eres de lo peor.

- Eso fue tu culpa - le espeto aun sonriendo - por que yo antes si era una niña santa y pura - reflexionó - santa sigo siendo aunque pura ya no - después de decir esto las 2 chicas se rieron.

- De verdad deberías alejarte de mi - comento Gab, cuando pudo controlar su risa - si soy muy mala influencia para ti.

- Lo pensaré -comento Lily levantándose de la cama - ahora que sabes que tendrás ciertos problemas en tus relaciones íntimas con Sirius.

- Cállate - le espeto Gab, aventándole una almohada.

- Como quieras - contesto Lily, regresándole el almohadazo - pero ahora es momento de que me dejes dormir y que también te duermas.

Casi enseguida, las 2 chicas se quedaron dormidas, Gab le agradecía tanto a Lily de que siempre le hiciera las cosas malas insignificante, haciéndola reír de cualquier tontería que se le ocurría a la pelirroja, ya que la chica, aunque todo mundo creía que era la típica chica matada, Lily era una chica que te podía hacer reír y olvidar tus tristezas y problemas, al menos para Gab lo era y Lily pensaba lo mismo de Gab y las 2 sabían que una haría cualquier cosa por la otra, y así sería hasta que murieran, ya que las 2 se consideraban las mejores amigas.

El sueño de Remus sera visto hasta los últmos caps del fic, así ke no se desperen

y kiero agradecerles x leer, pero kiero agradecer más a:

Lali y Pauli

bonnie radcliffe

Geli Black

Na-12Black

Chefi

Era una noche demasiado fría algo raro en el mes de Mayo, entre la obscuridad se veía la sombra de un hombre encapuchado, parecía que se deslizaba, de pronto una tenue luz de luna ilumino su pálido rostro, sus facciones no eran humanas, más bien parecían de reptil, sus ojos tenían un brillo rojizo. Sabía que lo que estaba buscando estaba cerca, así que una sonrisa apareció en su pálido rostro, siguió caminando y casi enseguida vio una pequeña cabaña con las luces encendidas, no tardo en llegar, llamó a la puerta, escucho ruidos dentro y segundos después una mujer alta, mulata y unos ojos verdes que deslumbraban, abrió.

- Sabía que vendrías - repuso la mujer con una sonrisa ladina.

- Me dijeron que eres la mejor adivina - comento con cierto aburrimiento.

- Se a que vienes - dijo sin hacer caso al comentario.

La cabaña tenía colgado toda clase de hierbas, tenía varios estantes de pociones extrañas y animales, en medio de esa habitación había una mesa en la cual había caracoles y cartas esparcidas, la mujer tomo asiento observando con astucia a su compañero.

 

- Quieres ser el más poderoso - repuso la mujer sonriendo con malicia.

- Ya soy el mas poderoso - le espeto.

- Tal vez - aceptó - pero no por ser el más poderoso, no quiere decir que seas indestructible - el hombre por primera vez clavo su mirada en la de ella.

- ¿De que hablas? - le espeto en un susurro.

- Hablo de que tú te consideras el mago con más poder que puede existir - contesto con indiferencia - y tal vez en este momento lo seas, pero no seguirás siendo el mago más poderoso por mucho tiempo.

- ¿Que quieres decir? - pregunto con cierto recelo.

- Que según las cartas y los astros - contesto con una sonrisa mordaz - dentro de 3 años más o menos, nacerá una niña que podría ser la paz o la maldad en el mundo mágico.

- Una niña - repitió el hombre con irritación - y esa niña vendrá a derrocarme - se burlo, aunque sus ojos demostraban cierta frustración.

- Nadie dijo que vendría a derrocarte, más bien - explico con una media sonrisa - si esa niña, es enseñada a lo que a ti te convenga, serías invencible - al ver que no entendía - será un bebé, ella no sabrá que es bueno y que es malo, si es enseñada a odiar, utilizara su magia y su poder a la venganza, lo cual podría ser algo malo para ti, ya que si a esa niña la enseñan a odiarte, ese será tú fin, pero - lo observo con una sonrisa maliciosa - si tu le enseñas a odiar a los otros magos, tú seguirás siendo el mago más temido no solo de está época sino de todos los tiempos.

- ¿Y como sabré quien es la niña? - pregunto con interés.

- Esa niña será hija de 2 magos, eso quiere decir que será de sangre limpia - repuso en voz baja - y además será heredera de la sangre de 2 de las familia de magos más viejas y más respetadas del mundo mágico, aunque esa niña ya es rechazada de una, gracias a que ya han borrado a su padre de ese linaje - tomo una carta y le enseño al loco - quiere decir que sus padres ya sueñan con su llegada - saco otra carta y esta era un rey - aunque al parecer sus padres aun son jóvenes y esa niña será la primogénita - tomo otra carta y está vez era la muerte - esta ves dice que solo traerá muerte, supongo que por que tu la querrás de tu lado - el asintió - así que las cartas ya no ven la luz que podría haber traído.

- Regresaré - comento antes de salir - y si esa niña no nace, vendré solo a matarte.

Después de decir esto desapareció, la mulata lo observó con una sonrisa de maldad, ocultando sus verdaderos secretos de haberle dicho que esa niña nacería o tal vez no lo hiciera, ya que las cartas no estaban muy claras con ese nacimiento, pero al menos ahora lo dejaría creyendo que esa niña podría ser el arma con la cual podría ser invencible.

es el más corto de todo el fic, pero también es el más importante y estaba pensando en dividir el fic en dos partes, y si es así, está primera parte le faltan cinco caps para llegar a su fin, pero ustedes deciden.

Bueno kiero agradacerles x dar un poco de su tiempo a mi fic n_n

pero principalmente le agradezco a:

Lali y Pauli

Geli Black

bonnie radcliffe

Na-12Black

Era 5 de mayo, para ser más específicos, era sábado ese día era cumpleaños de Remus y además era luna llena, así que no iba a ser un muy feliz cumpleaños, además los EXTASIS estaban cada vez más cerca, y eso traía cada vez más alterada a Lily, Gab y Vane eran las que pagaban las consecuencias de que la pelirroja se pusiera nerviosa por los exámenes y James estaba igual de nervioso y no por los EXTASIS sino por el último partido de quidditch, que otra vez sería contra Slytherin, así que la castaña tenía dobles preocupaciones, ya que no solo Lily la obligaba a estudiar sino también James que la obligaba a entrenar a diario.

 

Ese día, como era costumbre de Gab levantó a Remus por su cumpleaños, con ayuda de Lily, ya que Vane no estaba por ningún lado; debían de ser las 7:00 cuando las 2 chicas entraron a la habitación de los chicos, Gab llevaba una bandeja con tarta de melaza, un poco de melón, era la fruta preferida del merodeador, jugo, un par de tostadas, un poco de café, para que le chico se levantara con ánimos y un pastel mediano (imagínense el que más les guste J). Desde que se habían hecho amigos, el día de su cumpleaños, Gab le llevaba el desayuno a la cama. Cuando llegaron junto a la cama del ojimiel, le cantaron Feliz Cumpleaños, hasta que el chico abrió los ojos.

- Feliz cumpleaños lobito - comento Gab poniendo la bandeja frente a Remus.

- Gracias - contesto Remus con una leve sonrisa.

- Después de que desayunes te damos tus regalos - comento Lily sonriendo.

- ¿Y Vane? - pregunto Remus mientras tomaba un poco de jugo.

- Se levanto muy temprano - contesto Lily, ya que Gab estaba probando un poco de la gelatina que la pelirroja había preparado - y no sabemos donde está.

- Oye Lil te quedo muy bien la gelatina - comento Gab, dándole un poco en la boca a Remus - o tu que crees?

- Que no sabía que Lily preparará gelatina tan rica - contesto Remus, después de que se había pasado el bocado.

- Y el pastel va a estar mejor - repuso Lily con una sonrisa de suficiencia.

- ¿También lo hiciste? - pregunto Remus sorprendido.

- Claro que no -contesto Lily sonriendo - por eso está mejor.

Gab se había sentado junto a Remus, recargada en la cabecera, mientras observaba como el chico comía y también veía como dormía Sirius, cuando termino de desayunar se estiro un poco, para hacer un poco de espacio al delicioso pastel.

- Es mejor despertarlos - repuso Lily levantándose y dirigiéndose a James.

Gab no contesto, se levanto y se dirigió a la cama de Sirius para levantarlo, cuando el chico despertó, lo primero que hizo fue robarle el primer beso del día, Remus veía aquello con algo de envidia, ya que desde hacia una semana, Vane se portaba algo indiferente, la castaña le dio un golpe cariñoso en el brazo y le dio un beso mucho más largo que el primero, cuando por fin se separaron, vio el rostro de Remus.

- ¿Qué pasa? - le susurro acercándose al chico y abrazándolo.

- Nada - contesto Remus sonriendo - es mejor que partamos el pastel, porque ya estoy babeando.

Gab no dijo nada, solo se sentó de nuevo junto a él y recargándose en la cabecera, el pastel se termino en menos de 2 minutos, gracias a James y Sirius, que no respetaron la parte que Remus les había dicho que le tocaba a Vane y a Pettigrew.

- Bueno ahora si los regalos - comento Lily sonriendo y entregándole un paquete cuadrado - espero que te guste.

 

- Gracias - contesto desenvolviéndolo, cuando termino dejo al descubierto un libro de Encantamientos, que al igual que la pelirroja era su materia favorita - era el que estaba buscando, gracias Lily.

- Feliz Cumpleaños - repuso James entregándole un paquete un poco más grande que el de Lily.

- Gracias, James - respondió Remus, abriendo el paquete dejando al descubierto la colección de los discos de "Los Magos Tuertos".

- Mi regalo te servirá para escuchar el regalo de James - comento Sirius entregándole una caja más grande.

- Gracias Sirius - repuso Remus sonriendo y abriendo el regalo del ojigris que era un tocadiscos mágico - no sabes como me encantan estás cosas - comento examinando el tocadiscos.

- Y ahora me siento mal - comento Gab sacando una caja de su sudadera, mucho más pequeña que las otras.

- Gab - repuso Remus con su sonrisa más sincera - la intención es lo que cuenta.

- No me hagas sentir peor - le reprocho, mientras le entregaba la caja - y ábrelo.

- Te adoro Gab -repuso Remus abrazando a la chica, tenía unos boletos en una mano y un reloj en la otra - es el mejor regalo que he recibido - observó a los otros 3 chicos - sin ofender.

- Wow - susurro James, quitándole un par de boletos - has opacado como siempre nuestros regalos.

- No es para tanto - comento Gab con una leve sonrisa.

- Son para lugares preferentes y pase a camerino - replico Remus - y ¿no es para tanto?

- A mi en mi cumpleaños solo me diste un Equipo de Mantenimiento de Escobas Voladoras - le espeto un molesto James.

- Y la guitarra que tanto deseabas - le recordó Gab.

- Cierto - aceptó James más tranquilo y sonriendo, luego medito un poco las cosas - ¿de donde demonios sacas tanto dinero?

- La madre de mi mamá, me abrió una cámara en Gringotts - contesto Gab con una sonrisa amarga - y el dinero muggle que mi abuelo coleccionaba, lo paso a esa cámara el día de mi cumpleaños.

- ¡¡¡Oh!!! - fue lo único que dijo James, ya que de todos los que estaban presentes, era el único que conocía esa historia larga y melosa de por que no quería hablar de su abuela materna.

- ¿Mamá de tu mamá? - repuso Lily confundida - ¿por que jamás supe de eso?

- No es algo de lo que hable - se defendió con indiferencia.

- Estoy de acuerdo con Lily - repuso Sirius con demasiado interés - que es eso de que tienes una abuela de la que jamás nos has hablado.

- Ni lo haré - comento seriamente, busco con la mirada el apoyo de Remus, pero el ojimiel, también estaba interesado en saber.

- Se supone que soy tu mejor amigo - le reprocho el ojimiel - ¿y no se nada de tu abuela?

- Si Gab no quiere hablar déjenla - salió James en defensa de la chica.

- Eso lo dices - le espeto Lily con irritación - por que tu si sabes lo de su abuela.

- Yo no se nada - repuso James algo nervioso, por la mirada asesina de la pelirroja.

- Pero les advierto que es larga y demasiado melosa - aceptó Gab a regañadientes.

- Tiempo tenemos - comento Remus sonriendo y haciéndole un pequeño espacio a la chica para que se sentará.

- Lo siento - murmuro Vane a la espalda de los chicos, que acaba de entrar en la habitación - ¿pero que hacen todos aquí reunidos?

- Te recuerdo que es cumple de Remus - contesto Gab sonriendo, ya que había creído que los chicos se olvidarían del asunto de su abuela.

 

- Llegas a tiempo - repuso Lily sonriendo - para escuchar la historia de la abuela de Gab.

- Adelante - comento Vane, sentándose del otro lado de Remus.

- Mejor se los cuento en los jardines o en otro lado - contesto Gab levantándose y corrió hacia la puerta de la recamara.

- Estoy comenzando a tener mis dudas de que no nos dirá nada - comento Lily algo molesta, pero luego observo a James - ¿pero tú nos contarás cierto?

- Nos vemos después - contesto James, que también corrió hacia la sala común.

- Tiene que regresar - repuso Sirius con indiferencia.

- Yo no estaría tan seguro - comento Remus.

Después de eso las 2 chicas salieron, para que los 2 chicos se cambiarán, cuando los 2 chicos terminaron de vestirse, bajaron a encontrarse con las 2 chicas que los esperaban en la sala común, su interés por saber la historia de la abuela de Gab era grande, así que decidieron buscar a la castaña, que debería estar con James, ya que el moreno tampoco estaba.

[







]

James y Gab caminaban por los terrenos de Hogwarts, reían como cuando eran niños y nada les molestaba y creían que el mundo solo eran juegos y dulces y el moreno la llevaba abrazada, de pronto el chico se detuvo frente al sauce boxeador y con su varita le dio a una de las raíces dejando así inmovilizado al sauce, dejo que Gab pasará primero.

Cuando los 2 chicos estuvieron dentro, James le hizo un movimiento con la mano para que no hablara, cuando llegaron a las escaleras, hizo que subieran, cuando llegaron a la planta alta, entraron a la única habitación que había en donde Remus pasaba sus transformaciones, cuando entraron había una cama, un piano y varios muebles destrozados, Gab era la primera vez que estaba dentro de la casa, ya que se suponía que ese era el lugar de los merodeadores.

- Siempre me dijiste que este era el lugar de los merodeadores - comento Gab sonriendo y no dejaba de mirar todo a su alrededor.

- Creo que siempre fuiste una merodeadora - contesto pasándole el brazo por los hombros - aunque a Sirius y a mi, no nos gustará mucho al principio - Gab lo observó sin entender, por que era una merodeadora - pensé que la lista aquí eras tú - le espeto dándole un pequeño empujón.

- Es que tú no te explicas - se defendió sonriendo.

- Eres la única que conoce todo de nosotros - explico seriamente - a parte de que fuiste la primera en descubrir el secreto de Remus - sonrió al recordar la cara de Sirius al saber que Gab se había enterado primero que ellos de su secreto - me ayudaste con mi transformación y un poco a Sirius.

- Pensé que al único que había ayudado era a ti - repuso arrugando la nariz.

- Cuando practicábamos - contesto con una leve sonrisa - Canuto creía que tú y yo salíamos, así que nos espiaba.

- ¿Desde cuando empezó a sentir esa atracción hacia mí? - pregunto tratando de sonar indiferente.

- Después de que casi le destrozaras el labio - contesto seriamente - de hecho desde que entramos le gustaste, solo que eras odiosa.

- ¿Odiosa? - repitió un poco molesta - si soy un alma de Dios.

James al escuchar esto no pudieron evitar reír y Gab también se unió a sus risas, cuando terminaron de reírse, el moreno la observo.

 

- ¿Cuántos años teníamos, cuando vimos esa película de muggles y quisimos saber que se sentía besarse? - pregunto James, con cierta nostalgia.

- 5 - contesto Gab sonriendo con tristeza - fue mi primer beso.

- Y el mío - convino James con una ligera sonrisa - recuerdo que prometimos amarnos por siempre.

- Y me diste un anillo de plástico - repuso cerrando los ojos, para recordar todo eso - que simbolizaba nuestro amor.

- Mi primer beso - suspiró James - quisiera saber si sigues besando igual - bromeo acercándose a ella.

Gab sonrió y se dejo caer en la cama, pensando en su niñez y que en algún momento James si fue su chico perfecto, como cuando tenía 7 años, ella si había soñado con casarse con el moreno, al recordar eso sonrió.

- Jamás te dije que antes de que entráramos a Hogwarts - repuso James sonriendo - tú eras mi chica perfecta.

- Al igual que tu James - contesto Gab observándolo con una sonrisa.

Se quedaron otro rato en silencio, a pesar de que los demás los veían tan diferentes y que se llevaban como perros y gatos, en el fondo ellos se querían como verdaderos hermanos y pasar tanto tiempo el uno con el otro, habían tomado algunas cosas del otro, James la veía como siempre tan pequeña y frágil, como cuando pasaron su primera tormenta juntos y Gab había corrido a abrazarlo, ya que aparentaba ante ella que no le tenía miedo a nada, pero la verdad de ese día era que él estaba mucho más asustado que ella, pero juntos había logrado que su miedo se fuera, al igual que ella.

- Por fin - comento Sirius a su espalda - chicos están aquí - llamo al resto.

- Pensé que se los había tragado la tierra - repuso Remus, sentándose en una silla que estaba junto a la ventana.

- Por que se van así y nos dejan con la duda - les espeto Lily que fulmino a los 2 chicos.

- Hola - saludo Vane a los 2 chicos con una ligera sonrisa.

- Dijiste que era un lugar seguro - le reprocho Gab, mientras Sirius se sentaba junto a ella.

- Somos merodeadores - contesto Sirius y le dio un tierno beso en la mejilla - ningún lugar es seguro - Gab arrugo la nariz y se giró indignada.

- Bueno y entonces la historia de tu abuela - repuso Remus sonriendo con inocencia.

- ¿Si se las cuento, ustedes nos dicen, por que no están en el castillo en luna llena? - cuestiono con una media sonrisa.

- Tú ya lo sabes - le susurro Sirius, para que nadie se diera cuenta.

- Pero quiero que Lily y Vane, también lo sepan - contesto fingiendo que besaba la mejilla de su novio.

- Trato hecho - contesto Sirius, antes de que alguien dijera algo más.

- Muy bien - suspiro Gab con desgana - mi abuela es Rosalie Prewett.

- Pero
. - Remus sabía que Rosalie Prewett, era una de las brujas más ricas del mundo mágico, y gracias a todo su dinero trataba que no le dieran trabajo ni a hijos de muggles, traidores a la sangre y sobre todo a los licántropos.

- He escuchado ese nombre - repuso Sirius, tratando de hacer memoria.

- Es amiga de todos lo magos de sangre limpia - contesto Gab con indiferencia - y se que no quiere a los hijos de muggles, traidores y licántropos.

- Ahora entiendo por que no quieres habar de ella - repuso Lily un poco contrariada.

- En parte y por que mi madre, llora cada vez que es mencionada - comento con indiferencia, al ver que Lily iba a replicar - mi madre es hija única, mi tía Marie es su prima de parte de su padre, por si creyeron que eran hermanas.

 

Hubo un pequeño silencio en el que Gab buscaba las palabras, para continuar su explicación, Sirius le tomo la mano y le dio un pequeño apretón, le sonrió y continuo.

- Cuando Lyssandra Prewett entro a Hogwarts, era la típica niña engreída y caprichosa que sus padres cumplían todos sus deseos, todo el mundo en el tren cuando la conocieron, creyeron que quedaría en Slytherin, pero cual fue la sorpresa de que quedará en Gryffindor, Lyssandra a pesar de ser guapa y rica, nadie en Gryffindor quería ser su amigo, ya que la mayoría estaba en desacuerdo en lo que decía, así que comenzó el infierno de la rubia, ya que nadie la quería en su grupo, cuando llegaba a un aula, todo mundo se alejaba de ella, al menos cuando no les tocaba clase con Slytherin - dio un pequeño respiro y observó a los chicos que estaban demasiado atentos.

>> En su casa era el blanco de las bromas, todos se burlaban de ella, estaba completamente sola, podría haberles pedido a sus padres que la sacarán, pero Lyssandra era presumida y caprichosa y muy orgullosa, así que no dejaría que unos niños inmaduros y tontos la sacarán del colegio al que ella había decidido ir, pero una tarde en su segundo año, las bromas se pasaron un poco, ya que un grupo de chicas y chicos, mientras estudiaba, la tomaron en brazos y la aventaron al lago, una chica de su mismo curso, la defendió y la ayudo a salir del lago, su nombre era Margaret Thiller, ese día se hicieron amigas, junto con otra chica que se llamaba Gabrielle Swan. Lyssandra nunca supo o tal vez se hacia la que no sabía que Margaret era hija de muggles, hasta el día que un idiota de Slytherin le llamo sangre sucia, llevaban más de 2 años siendo amigas. Pero Lyssandra era hija de magos "sangre limpia" - dibujo las comillas - no podía imaginarse que su madre se enterará que era amiga de una sangre sucia; así que se alejo de las chicas, pero ese año, cosas inesperadas le esperaban a la rubia, ya que por seguir con el supuesto orgullo de la familia seguía sola, ya que Gabrielle o Gaby para sus amigos, supo que no aceptaba a Margaret, y también se alejo de la rubia.

>> Esa noche, cuando comenzaba su 5° año, unos chicos de su misma casa un año mayor a ella, le vendaron los ojos y le taparon la boca, la sacaron cargando hacia el bosque prohibido, la dejaron amarrada aun árbol, pero gracias a los dioses, un chico de su mismo año y mellizo de Gabrielle los había visto llevársela, así que los siguió, Richard era alto, unos enormes y hermosos ojos avellana, su cabello castaño un poco largo y quebrado, y su fornido cuerpo, gracias al quidditch dejo sin respiración a la rubia, ya que desde que lo había conocido le había gustado, pero el chico solo había ido a rescatarla, por que no soportaba que se portarán así con una dama, aunque la dama fuera Lyssandra Prewett - suspiró - fue una desilusión muy grande para la rubia, pero siguió con su vida. Cuando estaban en los TIMOS, Lyssandra ya no era la misma, ya que Richard le había destrozado el orgullo, cosa que ningún otro había hecho, Margaret siendo una niña tan buena y bondadosa, volvió a dirigirle la palabra a Lyssandra y Gabrielle hizo lo mismo, así que se volvieron tan inseparables como un año atrás. Pronto Gabrielle se dio cuenta que su hermano tenía otras intenciones con la rubia, ya que en todas las vacaciones, se la paso enviándole cartas a la rubia, así que cuando regresaron a Hogwarts, para cursar 6°, Lyssandra y Richard ya eran novios.

 

>> Lyssandra era completamente feliz, estaba junto al hombre con el que siempre había soñado, tenía a 2 amigas increíbles que adoraba, no podía pedir más, hasta que su madre, se dio cuenta que salía con el hijo de Arthur Swan un año después, no era muy intuitiva -al ver la mirada de Lily omitió lo que iba a decir y continuó con la historia - uno de los partidarios de los muggles, eso no lo iba a permitir, así que cuando la chica llego a pasar Navidad a casa de su madre, fue un caos, ya que le prohibió salir con Richard, fue un mar de lagrimas, pero Richard que es un amor y adoraba y adora a Lyssandra, ideo el plan perfecto, antes de terminar 7° año le pidió matrimonio, por supuesto nuestra querida ojiazul acepto encantada, así que esa misma noche en que le pidió matrimonio, ya tenia todo listo Richard y antes de que todo mundo se enterará se casaron a la luz de luna y solo sus amigos fueron testigos de esa hermosa unión.

>> Cuando Rosalie Prewett llego a la estación, Richard y Lyssandra, bajaron tomados de las manos, en cuanto vio aquello les hizo una verdadera escena. Le dijo que estaba fuera de su familia, que no quería volver a verla, que desde ese momento dejaba de ser su hija, Lyssandra no dejaba de llorar, escuchando todas las atrocidades que su madre le decía - respiro profundamente - y así siguió, Lyssandra le escribía cartas a su madre, pero ninguna fue contestada, poco después de que saliera de Hogwarts quedó embarazada, algo que no sirvió para la reconciliación, si no que hizo más grande la separación, así paso el tiempo, la rubia trabaja con sus 2 mejores amigas en el ministerio, su bebé tenía ya el año y 7 meses, cuando se enteró que sería madre por segunda ocasión, el matrimonio no podía ser más feliz; esa noche, cuando la chica iba por el 8° mes de embarazo, habían salido a cenar, pero cuando iban en una calle sola, 3 tipos se les aparecieron de la nada, habían sido mandados por Rosalie Prewett, no quería que hubiera más descendencia Prewett y Swan, así que trataron de hechizarla, provocándole así la muerte del bebé, pero sus amigas estuvieron ahí para defenderla, Lyssandra se había quedado paralizada, ya que las contracciones le comenzaban, así que uno que veía eso, le mando una maldición asesina, pero Gabrielle lo vio y antes de que llegará se interpuso y le dio a ella - sonrió con tristeza - y lo mismo paso con Margaret; pero cuando solo quedaba ella, algo raro sucedió, ya que esa calle que estaba desolada, se lleno pronto de gente, así que no pudieron a acabar con el trabajo - Sirius la abrazo, no podía creer que no hubiera podido nacer su Gab, que hubiera pasado si ella no hubiera existido, de solo imaginárselo se le erizaba la piel.

>> Bueno cuando Lyssandra dio a luz a su bebé que está vez había sido niña, decidieron ponerle Gabrielle Margaret, el primero por la tía de la pequeña y el segundo por la amiga de la rubia. La pequeña Gabrielle fue creciendo, educada a que la pureza de la sangre no importa, cuando la pequeña Gab, todo mundo le decía así, ya que su hermano, cuando nació la niña fue como decía su nombre, bueno cuando cumplió los 6, su abuelo decidió llevarla al ministerio a que conociera un poco del mundo en donde sus padres trabajaban, era una niña demasiado curiosa, así que cuando llegaron al ministerio se soltó del agarré de su abuelo y echo a correr, pero la niña choco con una mujer algo mayor, cabello rubio y lacio, los ojos azules y se parecía a su madre, la señora al verla se quedo atontada, ya que esa niña era igual a su hija a su edad, excepto en los ojos y en el cabello, ya que había sacado aquello del hombre con el cual su hija se había casado sin su autorización - termino con una leve sonrisa - y después de eso, me abrió una cámara en Gringotts, ya que se sintió culpable, con todo lo que había hecho en el pasado, así que ahora trata de ganarse mi cariño con su dinero y algunos regalos.

 

- ¡¡¡Oh!!! Gab cariño - susurro Lily y abrazo a su amiga - no se que habría hecho sin ti.

- Eres la alegría de este grupo - comento Vane que se unió al abrazo de las chicas.

- Y algunas veces la sensatez - repuso Remus sorprendido, como habría sido su vida sin Gab que le dijera que no importaba lo que era, sin esa sonrisa que le contagiaba a ser feliz.

- Bueno yo se que soy importante para ustedes - repuso Gab sonriendo.

- No solo importante, eres una de las partes más esenciales entre nosotros - replico Remus y abrazó a la chica - en este momento se que mi mejor regalo es que tú estés aquí y seas mi amiga - abrazándola con más fuerza.

- Remus - susurro Gab y le dio un beso en la mejilla - Te quiero, pero ahora es mejor que nos digan a donde van en luna llena - mientras se separaba del chico, ya que necesitaba cambiar de tema, antes de que comenzara a llorar.

- Bueno - comenzó James que era el que estaba más tranquilo, ya que ya había escuchado esa historia - como ya saben, lo que le pasa a lunático ese día.

- Cuando nos enteramos de su secreto - continuo Sirius con una débil sonrisa y sin soltar la mano de Gab - decidimos buscar una manera, para acompañar a lunático en esas noches.

- Así que en nuestros ratos libres, nos la pasábamos leyendo - siguió contando James pasivamente - a finales de 3° año descubrimos la manera de acompañar a lunático, pero no era una forma fácil, así que tuvimos que practicar por un año y medio, para poder conseguirlo.

- El primero en conseguirlo fue James y en seguida Sirius, y los 2 tuvieron que ayudar a Peter con la transformación, así que para Navidad de 5° año, los 3 ya eran animagos - repuso un Remus pálido.

- Ahora entiendo por que son los mejores en Transformaciones - comento Vane pasivamente.

- Y también de sus pseudónimos - repuso Lily seriamente - James debe ser un ciervo.

- Como llegaste a esa conclusión - replico Gab, ya que ella había tenido que ver a Sirius, para saber que se transformaba en un perro.

- Fácil - contesto Lily con una leve sonrisa - por su patronus.

- Ok - comento Vane - James es un ciervo y ¿Sirius y Peter?

- Yo me transformo en un perro - contesto Sirius tranquilamente.

- Y Pete en una rata - termino Remus pausadamente.

Después de contar todo aquello, los chicos decidieron, que era mejor regresar y comer algo, Remus decidió quedarse, ya que no tardaba en obscurecer, así que James y Sirius, después de comer buscarían a Pettigrew, para irse a la casa de los gritos, y hacer lo que hacían siempre en noches de luna llena.

 

bueno espero ke les haya gustado, y bueno comienza la cuenta regresiva de esta primera parte, ahora ya solo nos faltan cuatro más y se acaba, este fic lo puedo actualizar rapido, ya ke la mayoría ya esta escrito. Pero ahora kiero agradecerles a:

Geli Black

bonnie radcliffe

Lali y Pauli

Chefi

Josefine hunter

es mas si tengo los cinco comentarios ke tengo siempre, antes del domingo, subo dos caps

ahora ya ke estan de acuerda en ke lo divida en dos, ayudenme para saber ke nombre va a llevar la siguiente parte. Bueno ahora si los dejo y de vdd ke muchas gracias x tomarse la molesti a de leer.

LOS KIERO

El partido de quidditch, era ese sábado, así que esa tarde que era viernes, tenían que entrenar, como lo habían hecho toda la semana, Pociones era la última de ese día, en cuanto termino James que salió tomado de la mano de Lily observo a Gab y a Sirius que venían riendo de alguna tontería que Alice había dicho, ya que no solo ellos reían, sino también Remus, Vane y Frank, y la pelinegra los veía con resentimiento, todos se dirigieron al Gran Comedor, Sirius y Gab iban al último.

- Nos vemos en el entrenamiento - comento Sirius a Gab al ver la hora.

- ¿A dónde v
- no termino, ya que Sirius le había dado un beso corto y después salio corriendo, entro al Gran Comedor confundida.

- ¿Y Sirius? - pregunto James que ya estaba comiendo.

- Dijo que nos veíamos en el entrenamiento - contesto Gab sentándose junto a Remus.

Después de que James terminó de comer se llevo a Gab sin que está hubiera terminado de comer, pero no le importo las quejas, cuando llegaron a los terrenos de Hogwarts, la castaña se soltó y camino sin dirigirle la palabra. Cuando llegaron al campo de quidditch, Sirius estaba ya con el uniforme, esperando al resto del equipo, Gab iba a darle un beso al ojigris, pero James se la llevo antes de que se besarán.

Después de cuatro horas de entrenamiento, todos los jugadores se fueron maldiciendo a James, Gab y Sirius esperaban a James fuera de los vestidores, cuando salió iba bastante deprimido.

- Vamos Cornamenta - comento Sirius dándole una palmada en la espalda para animarlo - mañana es seguro que ganamos.

- Si James - concordó Gab sonriendo, para darle ánimos - hemos jugado bastante bien - lo cual era mentira, ya que todos estaban nerviosos por los EXTASIS, los TIMOS y los exámenes finales y no habían hecho ninguna anotación.

- ¿A que entrenamiento fuiste? - repuso James con voz apagada - por que el de Gryffindor fue un verdadero asco, y vamos perder.

- Con los ánimos del capitán - replico Gab con irritación.

- ¿Que no nos viste jugar? - le espeto James que levanto su mirada - como te explico que si jugará colagusano tendríamos más posibilidades de ganar.

- Tenemos al mejor buscador - repuso Gab pasándole el brazo por los hombros - mejor dicho tenemos lo mejor del quidditch, y se que mañana darán un juego que Hogwarts no olvidará.

- Eso espero - murmuro James - ya que sino seremos el hazme reír de todo el colegio.

Tanto Sirius como Gab estuvieron convencidos de que no harían que James se sintiera mejor, así que el resto del camino fue en silencio. Cuando llegaron al castillo, James no quiso ir a comer, así que subió directo a la sala común.

 

- No tengo hambre - repuso Gab, después de que James se hubiera ido - así que nos vemos en la sala común - después de darle un beso a Sirius subió con dirección a la sala común de Gryffindor,

Así que subió las escaleras, iba caminando tranquilamente, pudo observar que Pettigrew se encontraba con unos chicos de Slytherin del mismo curso, se acercó al grupito.

- ¿Todo está bien? - pregunto Gab observando a los de Slytherin, Pettigrew no le caía bien, pero tampoco dejaría que los idiotas de Slytherin se metieran con un idiota que no sabe defenderse.

- Es algo que no te importa - contesto un chico alto y gordo de Slytherin.

- ¿Te están molestando? - le pregunto a Pettigrew, observando con odio al Slytherin.

- No pasa nada - contesto Pettigrew sonriendo con nerviosismo.

- Ya escuchaste Swan - le espeto un rubio con odio - así que vete.

- Gab - llamo Remus que sonreía.

- Hola - contesto Gab acercándose al chico y dejando al grupo de Slytherin que segundos después desapareció, junto con Pettigrew.

- ¿Que hacías? - pregunto abrazando a la chica de los hombros.

- Nada - contesto con indiferencia - y ¿donde dejaste a Vane?

- Se quedo comiendo con tu novio - contesto con cierto aburrimiento.

- ¿Y la dejaste sola con Sirius Black? - pregunto con una falsa preocupación.

- No estoy loco - contesto Remus sonriendo - se quedo con Lily y Alice.

- Lo dejaste solo con chicas - repuso sarcásticamente - sabes que puede hacer un cuarteto.

- Por mucho que presuma de su "hombría" - Remus dibujo de las comillas, mientras Gab reía - no creo que pueda con 3 chicas a la vez.

Gab no podía hablar por la risa, así que decidieron caminar hacia la sala común, cuando llegaron se sentaron en la esquina de la sala común, reían diciendo cosas realmente tontas, como por que la Luna no era de queso, así eran cuando estaban juntos, los 2 solo decían incoherencias, y era peor cuando se unía Lily.

- Hace mucho que no hablábamos solo nosotros 2 - repuso Remus tratando de controlar su risa.

- Desde que eres novio de Van - contesto Gab con una leve sonrisa - no hemos tenido un momento para platicar de todas estas tonterías.

- Lo extrañaba - susurro Remus tomando la mano de su amiga.

- Al igual que yo - repuso Gab acariciando la mano del ojimiel.

Los 2 chicos se soltaron la mano, después siguieron hablando de no se que más cosas, hasta que la chica se cansó de esperar a su novio, así que subió a dormir, debido al entrenamiento y a que el día siguiente tenía partido.

Los rayos del sol se colaban por las ventanas, dando de lleno al rostro de Gab, que trataba de cubrirse de ese malestar, pero no era posible, así que sin otro remedio se levanto tallándose los ojos, observo toda la habitación y sus demás compañeras seguían dormidas, así que supo que aun era temprano, decidió tomar el reloj que estaba en su mesita de noche, cuando tomo el reloj, se dio cuenta, que si era muy temprano, ya que apenas eran las 7:00 y el partido era hasta las 11:00, así que vencida de que ya no iba a volver a dormir, decidió vestirse y dar un paseo por el colegio.

Después de dos horas de caminar, le dio hambre y se dirigió al Gran Comedor, donde había muy pocos alumnos, así que comió bastante bien, sin las miradas de la mayoría de los alumnos. Cuando estaba a punto de terminar de desayunar, llegaron los demás, ninguno de los chicos hablaba, ya que siempre que hablaban era por que se reían de las cosas que decían James y Sirius, pero estos 2 estaban muy nerviosos, así que no hablaban.

 

Remus y Vane hacían reír a Gab que al darse cuenta de la hora, corrió hacia la torre de Gryffindor por su uniforme de quidditch. Cuando llego al Gran Comedor, James la jalo del brazo y se la llevo al campo de quidditch, seguidos por el resto del equipo.

Así comenzó el partido, Slytherin hizo la primera anotación, en cuanto James vio eso, comenzó a desesperarse, así que estuvo a punto de caer de la escoba cuando una bludger lanzada por Sirius, que estaba bastante nervioso, Gab al ver aquello comenzó a poner más atención a la quaffle, así que después de eso Gryffindor marco 4 seguidos, así siguió el partido hasta que por fin James atrapo la snitch, dando por finalizado el partido, aterrizaron agotados y con algunos rasguños causados por los jugadores de Slytherin.

En cuanto los 3 chicos llegaron a la salida del campo, donde estaban sus amigos, Lily en cuanto vio a James se abalanzó sobre el chico, el resto decidieron darles su espacio, así que caminaron hacia el castillo, Hagrid estaba aun costado del campo, Sirius al verlo besó a Gab y les dijo que él los alcanzaba después, la chica sin comprender nada, se dejo llevar por Alice que la jalaba del brazo, después de que según Gab le guiñara un ojo, pero eso era imposible, ya que Alice después de lo que el ojigris le había hecho a su amiga ya no se llevaban bien.

Pero la chica decidió que todo eso había sido solo imaginación suya, así que no pregunto el por que, Alice y Vane llevaron a Gab al Gran Comedor para que comiera algo y después de que termino de comer la llevaron a dar un paseo por todo el colegio, pero lo que la castaña pedía a gritos era un baño y una siesta, pero las 2 chicas se negaban a dejarla ir, cuando estaban junto al lago Lily llego con las chicas. Con esto Gab sintió alivio, ya que la pelirroja que era la razón de ese grupo, les diría que la dejarán ir.

- Vamos Gab es un día hermoso - repuso Lily, cuando la castaña se quejo con ella de que no la dejaban ir a dormir - y hay que divertirnos, solo nosotras - señalando a las otras 2 chicas - como antes de que existieran James y Sirius.

- Eso lo hacemos todos los viernes en la noche - replico Gab arrugando la nariz.

- No seas amargada - le espeto Alice.

Supo que era su derrota, así que se recostó según ella a ver las nubes, pero de verdad estaba agotada, así que comenzó a sentir los parpados pesados y minutos después ya se había quedado dormida.

- Pensé que mentía - susurro Alice, al ver que su amiga se había quedado dormida.

- Bueno es mejor que duerma - repuso Lily poniendo su sudadera como almohada a la castaña - yo no se por que tanta insistencia de Sirius que la mantuviéramos alejada de la sala común.

- Ya vez que siempre tiene ideas extrañas - comento Alice con indiferencia.

Vane sonrió por el comentario de Alice, ya que tenía razón, la chica no entendía por que no quería que Gab fuera a la sala común, pero el ojigris les había dicho que era una sorpresa que le encantaría a la chica, por esa razón las 3 chicas habían aceptado mantener alejada a la castaña de la sala común. Las chicas estaban hablando de cual sería la sorpresa para Gab. Hasta que llego una lechuza, que se paró frente a Lily.

 

- Ya podemos llevar a Gab a la sala común - repuso Lily incorporándose y acercándose a la castaña - Gab - comento mientras la movía.

- Mmmm - fue la contestación de Gab mientras mantenía los ojos cerrados.

- Ya es hora de regresar al castillo - contesto Lily, mientras le extendía la mano para ayudar a levantarla.

Gab tomo la mano que Lily le ofrecía y sin muchas ganas se levanto y sin decir palabra alguna comenzó a caminar, esperando sentir su cama pronto, las chicas veían a la castaña sonriendo, la chica estaba tan agotada que no notaba las miradas de sus amigas, cuando llego a la sala común no se paró a ver quien estaba, sino que subió directo a la habitación de las chicas, mientras subía pensaba que ya no tardaba en que obscurecer, así que estaba decidida a darse una ducha, antes de meterse en la cama; cuando se dirigió a su cama, para sacar de su baúl su pijama, encontró un hermoso vestido plata, con un escote en la espalda y unas hermosas zapitillas del mismo color y sobre estás había una nota, la cual la chica tomo con cierto fastidio, ya que solían ser los regalos que su abuela le daba; pero cuando vio la nota, una descarga eléctrica le recorrió todo el cuerpo.

Si mi memoria no me falla, fue este vestido el que te gusto cuando fuimos al Callejón Diagon, así que decidí comprarlo y regalarlo a la mujer más hermosa que he conocido y también por que quiero que lo utilices está noche.

Espero que aceptes mi invitación de verte está noche en el lago, te estaré esperando y recuerda que eres todo para mí y también recuerda que Te Amo.

Tuyo Sirius.

Se le dibujo una sonrisa tonta mientras veía la nota y después el vestido, en eso estaba cuando entro Lily y al ver a la chica sonriendo.

- ¿Estás bien? - pregunto acercándose a la castaña, la chica solo le extendió la nota, cuando termino de leerla - ¿y que esperas?

Gab no contesto, solo dejo que Lily la llevará al baño, cuando su mente comprendió lo que estaba pasando, abrió la llave del agua caliente y dejo que el agua caliente destensara sus nervios y así poder tener una buena velada con Sirius, cuando termino su ducha, Lily la tomo del brazo y la llevó hacia su cama (de Lily), en la cual tenía un gran estuche con maquillaje.

- ¿Qué vas a hacerme? - pregunto Gab, mientras Lily ya estaba poniéndole la base del maquillaje.

- Maquillándote -contesto Lily con naturalidad.

- No quiero nada extravagante - repuso Gab, mientras dejaba que Lily la maquillará.

Lily no contesto, sino que siguió con su trabajo, ya le estaba poniendo la sombra plateada, entraron Alice y Vane que venían riendo, pero al ver a las 2 chicas.

- ¿Qué hacen? - pregunto Alice observando a sus 2 amigas.

- Arreglando a Gab para su cita con Sirius - contesto Lily dándole el último retoque.

- Wow - susurro Vane al ver el vestido plateado de la castaña - tiene buen gusto.

Gab sonrió por el comentario y observo que para ver a Sirius solo faltaba 30 minutos (se verían a las 9:00pm), así que tomo el vestido y entró al baño a ponérselo, cuando salió la castaña se veía espectacular, el vestido le llegaba un poco más abajo de la rodilla, era holgado, así que no mostraba el buen cuerpo de la chica, pero lucía hermosa con ese vestido y con el cabello en una coleta que dejaba al descubierto su rostro.

 

- ¿Y como se supone que te iras? - pregunto Alice sonriendo.

- Esa es una muy buena pregunta - contesto Gab pensativa, ya que buscaba la forma de salir de allí.

Las 4 chicas se quedaron calladas buscando la manera de sacar a Gab sin que nadie la viera, la castaña comenzaba a desesperarse ya que no encontraban una forma en sacarla, en eso estaban cuando llamaron a la puerta, Lily fue la que primero salió de su ensimismamiento, así que fue la que abrió la puerta, quien estaba del otro lado era James con su capa.

- ¿Qué pasa? - pregunto Lily al ver a James.

- Necesito darle esto a Gab - contesto James sonriendo y mostrándole la capa.

Gab en cuanto escucho la voz de James, se acerco a la puerta y al ver que el azabache traía la capa se la quito y antes de que alguien dijera algo se la puso y segundos después ya nadie la veía, así que bajo casi corriendo hacia los jardines, varios alumnos regresaban a su sala común después de la cena, así que con sus prisas empujo a más de 2.

Cuando llego a los jardines decidió ir un poco más lento, así que siguió con su camino con paso normal, antes de llegar al lago vio pequeñas luces en esa dirección, así que decidió quitarse la capa, pero antes de llegar una persona la tomo de la cintura, haciendo que Gab emitiera un pequeño grito.

- Tranquila - le susurro Sirius al oído.

- No me vuelvas a hacer algo así - repuso Gab con un hilo de voz.

- Hmph - fue la contestación del ojigris, al ver que iba a replicar - te ves hermosa.

- Gracias - contesto con una débil sonrisa.

- Te Amo - repuso Sirius mientras la giraba para quedar de frente - aun quieres ver tu sorpresa.

- Claro - contesto Gab rodeándole el cuello con sus brazos, el chico llevaba un traje gris con una camisa blanca sin corbata, se veía guapísimo

Sirius no contesto, solo le beso la nariz y le tomo la mano y la guió hacia el lago, cuando llegaron Gab se quedo algo atontada, ya que en todo el lago había luciérnagas, dando un aspecto maravilloso al lago, y junto a este había una mesa para 2 con un mantel rojo y unos lirios sobre la mesa, la guió hacia la mesa, cuando estuvieron sentados, con un movimiento de la varita les sirvió comida.

Gab apenas si toco la comida, Sirius la observaba con una tierna sonrisa, era hermosa y la amaba como jamás creyó amar a alguien, no lo pensó mucho, así que segundos después estaba arrodillado tomando la mano izquierda de Gab, la castaña veía todo aquello completamente confundida.

- Sabes que Te Amo y que eres lo más importante en mi vida - comenzó Sirius levantando su mirada a la avellana - llevamos mucho tiempo siendo novios, así que creo que es momento de dar el siguiente paso -y antes de que Gab pudiera decir algo saco una pequeña caja, que dejaba al descubierto un hermoso anillo de compromiso - Gabrielle Margaret Swan ¿quieres ser mi esposa?

Gab se abalanzó sobre el tirándolo al césped y ella sobre él, se veía realmente feliz mientras besaba al ojigris, el cual respondía gustoso aquel besó, pronto tuvieron que separarse, para dar un pequeño respiro.

 

- Estoy esperando tu respuesta -comento Sirius mientras le acariciaba el rostro.

- ¿Puede haber otra respuesta que no sea un "sí"? - pregunto mientras volvía a besarlo.

bueno aki esta el cap y ahora solo nos faltan tres, ya va el siguiente, como venm cumplo mis promesas jajaja

bueno ahora otra cosa, si tengo 3 comentarios minimos x cap, los otros dos los subo el lunes ok

Los EXTASIS por fin habían terminado, así que los chicos por fin podían descansar, esa tarde después del examen de Herbología que había sido el último, los 6 chicos habían decidido pasar el resto de la tarde en los jardines, todos los chicos se encontraban sentados en el césped mirando hacia el lago, solo que las chicas estaban un poco más alejadas, así que cada grupito hablaba de cosas diferentes, Vane y Lily no dejaban de hablar de la próxima boda de Gab y Sirius que sería para el mes de septiembre, para el 20 para ser más específicos, los padres de Gab no estaban muy de acuerdo, de hecho en ese momento leían una carta de la madre de Gab y también de su papá.

Gabrielle Margaret Swan:

En que demonios estás pensando, aun eres una niña, para que estés pensando en que te quieres casar, y no digo que Sirius sea un mal muchacho, pero los 2 aun están muy jóvenes para pensar en eso. Cuando leí tu carta casi fui a dar a San Mungo, pero claro crees que esto es un juego.

Para que un matrimonio funcione debe haber amor, pero no solo amor sino también maduración. Lyssandra por favor, lo siento cariño, pero sabes que te queremos y que si es lo que quieres nosotros te vamos a apoyar. Richard como demonios puedes decirle que la vamos a apoyar si lo que piensa hacer es una locura.

Que quieres que se casé a escondidas sin que nosotros sepamos nada? Le acabas de dar una idea. Ves lo que ocasionas que haga, bueno Gab si piensas casarte a escondidas, podrías invitarme ya que yo no quiero perderme un momento tan importante para mi pequeña.

Ni se te ocurra casarte a escondidas, por que te desconocería como hija. Lyssandra le estas haciendo lo mismo que tu madre te hizo a ti, bueno pequeña, sabes que por lo menos conmigo cuentas y trataré de convencer a tu madre y tu abuelo también te apoya al igual que el resto de la familia (con excepción de tu madre) Claro que yo la apoyo, cariño lo siento, pero es que eres mi nenita y no quisiera perderte, pero tu padre tiene razón te queremos y por eso puedes contar conmigo para lo que sea.

Tu hermano te manda un beso y espera verte pronto, por que quiere que conozcas a Denisse su prometida.

Te queremos y tienes nuestro apoyo.

Lyssandra y Richard Swan

- Bueno al menos tu papá ya hizo que tu mamá lo aceptará - comento Vane un tanto sorprendida por la carta.

- Estaba segura de que lo aceptaría - comento Gab con una leve sonrisa - después de todo ella se casó a mi edad.

- Y sino lo hubiera aceptado te habrías casado sin su permiso? - pregunto Lily seriamente.

- La pregunta sería me hubieras dejado? - repuso Gab pasivamente.

 

- Por supuesto que no - contesto Lily.

- Eso era lo que esperaba - comento Gab mientras la abrazaba y sonreía - y si me hubieras dejado casar a escondidas te mataba, después de que mi cerebro comprendiera lo que había hecho.

- Estas loca - repuso Vane que veía sorprendida aquella escena - si te casabas ibas a matar a Lily por no haberte detenido?

Gab y Lily solo sonrieron, mientras Vane seguía confundida, después de un rato de seguir hablando, decidieron subir sin esperar a los chicos que hablaban de las mejorías de la motocicleta.

Había pasado una semana de aquello, así que era viernes y era el último día en que estaban en Hogwarts, así que sería la ceremonia de despedida, los demás chicos se habían ido un día antes, así que solo estaban los de 7º, esa tarde era la entrega de documentos, para ser más específicos a las 4:00p.m., así que las chicas estaban en la habitación hablando, recordando y haciendo sus baúles, estaban todas, excepto Vane sus amigas suponían que estaba con Remus.

Las 3 chicas reían mientras las otras 2hacían lo mismo, pero cada grupito con sus amigas, a pesar del tiempo, jamás llegaron a llevarse bien, así que cada una estaba en sus cosas, cuando llego Vane tratando de no llorar, antes de que alguna de sus amigas logrará preguntar algo la rubia entro al baño. Las 3 chicas se vieron entre sí confundidas, mientras Hale y Parker, seguían hablando de sus novios de Hufflepuff, casi enseguida saliendo ya que se suponía que habían quedado con sus novios de verse antes de la entrega de documentos, así que las chicas se acercaron a la puerta del baño.

- Vane - llamo Lily un tanto preocupada - ¿estás bien?

- Si - contesto un poco ronca y sin ser bien escuchada ya que no abría la puerta.

- Vamos Vane - repuso Gab pegándose a la puerta - sabes que no estas bien, así que dinos que paso.

- No quiero hablar - contesto la rubia comenzando a llorar de nuevo.

- Hablar te hará bien - comento Alice tratando de abrir la puerta.

- Creo que es mejor que se desahogue - comento Lily seriamente y Gab asintió - si quieres hablar estaremos en la sala común - repuso la pelirroja antes de bajar.

Gab la siguió y Alice hizo lo mismo, cuando llegaron a la sala común estaba vacía ya que todos debían estar haciendo su maleta, así que tomaron la mesa de la esquina, esperando a que su amiga se tranquilizara y les contará lo que había pasado, pasaron algunos minutos sin que ninguna dijera algo, cada una estaba en sus pensamientos, cuando bajaron los 2 chicos que al igual que las chicas estaban sorprendidos.

- Hola - saludo James seriamente.

- ¿Que hacen aquí? - pregunto Alice observando a los 2 chicos.

- Lunático esta de un humor - contesto Sirius con indiferencia, aunque todos sabían que estaba preocupado.

- Entonces se pelearon - dijeron Gab y Lily al unísono.

- ¿Quién se peleo con quien? -pregunto James un poco desconcertado.

- Remus y Vane - contesto Alice después de reflexionar.

Los chicos se quedaron pensando en que tan fuerte había sido la pelea y por que había sido, no sabían cuanto llevaban, hasta que se dieron cuenta de la hora, las 3 chicas subieron a su habitación mientras los 2 chicos hacían lo mismo, cuando las chicas llegaron a la habitación Vane estaba sentada en su cama ya no lloraba, pero se notaba su tristeza y que había llorado, antes de que alguna preguntara o dijera algo.

 

- Me voy a Australia - repuso Vane con voz ronca.

- ¿Por que? -pregunto Gab

- ¿Por cuanto tiempo? - pregunto Lily.

- ¿Cuando? - pregunto Alice, pero las 3 preguntaron al mismo tiempo, haciendo que Vane sonriera un poco.

- Primera pregunta - contesto Vane observando a Gab - por que me aceptaron en el club de investigación de "Rubor Star" (mal nombre lo sé, -_- pero se supone que investigan plantas extrañas, Vane es fanática de todo eso, aclaración) segunda pregunta - observo a Lily - no se muy bien y la tercera -observo a Alice - el lunes en la mañana.

- Tan pronto - dijo Alice un tanto sorprendida mientras Gab y Lily observaban a Vane seriamente.

- Es mejor que comencemos a cambiarnos - comento Lily pasivamente sin que Vane contestará al comentario de Alice.

Las chicas decidieron no hablar más de aquello, así que se arreglaron sin hablar, cuando terminaron por primera vez ellas eran las que esperaban a los chicos, cuando los chicos por fin bajaron, había un ambiente bastante pesado entre las 3 chicas y Remus no veía a Vane, el ojimiel traía la corbata colgada sobre los hombros, los demás llevaban perfectamente puesto el uniforme cosa que solo una vez verían ya que por primera vez llevaban la camisa abotonada hasta el último botón e iban fajados y con la capa encima; Gab se acerco al chico y le acomodo la corbata, para hacer el nudo, los demás chicos decidieron dejarlos solos.

- ¿Te quiero lo sabes? - repuso Gab en voz baja.

- Y yo a ti - contesto Remus con la mirada perdida.

- Yo estoy aquí para apoyarte - susurro mientras le daba un beso en la mejilla - y todo va a estar bien.

- Gracias - contesto con un amago de sonrisa.

- Bueno es mejor que nos vayamos - comento mientras le tomaba la mano para salir a los jardines.

Cuando llegaron a los jardines, junto al lago había varias filas de sillas, sus amigos estaban en la segunda fila, había muy pocos alumnos, y la mayoría de esos alumnos eran de Ravenclaw, y era de suponerse que hubieran muy pocos alumnos, ya que para que la ceremonia comenzara faltaban 40minutos, así que se sentaron Sirius y James trataban de animar a Remus, mientras que las chicas hacían lo mismo con Vane.

- Te vas - repuso Gab con una leve sonrisa - pero no te voy a perdonar si no vienes a mi boda.

- No me lo perdería por nada - comento Vane con una media sonrisa - además de que me tienes que hacer tu dama.

- ¿A quien más crees que se lo pediría? - dijo Gab sonriendo.

Las 3 chicas rieron, ya que Alice se había desaparecido junto con Frank, así que solo estaban ellas, mientras hablaban, una señora de edad avanzada, el cabello rubio y los ojos azules y con los mismos rasgos que Gab, la señora se notaba elegante y arrogante, se acercaba a ellas.

- Gabrielle - llamo la señora con voz autoritaria y fría.

- Abuela - dijo Gab un tanto extrañada - ¿Qué haces aquí? - pregunto educadamente.

- Eres mi nieta -contesto aun fríamente - y necesito hablar contigo.

Gab se levanto con la mirada baja, mientras los chicos se quedaban viendo aquella escena, cuando llegaron cerca del lago.

- En tu habitación están 2 vestidos - comento su abuela ásperamente, Gab levanto la mirada - uno es para está noche y el otro es para una cena que será el próximo viernes, en donde conocerás al hijo de los Thompson.

 

- El próximo viernes tengo cosas que hacer - repuso en voz baja - y siento no poder

- Vas a ir - la interrumpió de manera tajante - no me importa que es lo que tengas que hacer - observó la mano de su nieta - así que los rumores son ciertos - mientras tomaba la mano izquierda de Gab - te piensas casar.

- Bu
bueno
.y..yo
. - comenzó la chica a tartamudear.

- Querida - llamo Arthur el abuelo de Gab, que acaba de ver a Rosalie y no iba a dejar que molestara a su nieta.

- Abuelo - la chica se giró hacia él y lo abrazo.

- Arthur - dijo Rosalie con desagrado - veo que aun no te enseñan educación.

- Al igual que tu yo soy su abuelo - contesto Arthur pasivamente - no pensé que vendrías - comento cambiando de tema, para sacar a su nieta del aprieto de estar con aquella señora.

- Como acabas de decir soy su abuela y no iba a perderme algo así - contesto de manera altanera.

- Con Daniel no estuviste aquí - repuso con indiferencia - y si mi memoria no me falla de él también eres su abuela.

- Eso es algo que no te importa - le espeto de manera agresiva.

- Mis nietos me importan - contesto fríamente sin apartar la mirada de Rosalie.

Gab veía aquello sin saber que decir o que hacer, Sirius que comenzaba a preocuparse, por que su novia no había regresado, decidió ir a ver que pasaba con ella, cuando llego vio que entre los 2 abuelos de Gab había una gran discusión, mientras la castaña trataba de que se tranquilizaran.

- Crees que por que estas aquí Lyssandra te perdonará - le espeto Arthur secamente - lo que trataste de hacerle no solo a ella sino también a la que ahora si consideras tu nieta.

- Por que no dejamos

- Gab trataba por todos los medios de que esa discusión terminará.

- Siempre la he considerado mi
...

- ¿Entonces eso de que trataras de que no naciera, era para demostrarle lo mucho que la quieres o querías? - Arthur cada vez se exaltaba más.

Sirius se quedo de pie observando aquella escena, sin saber de donde había aparecido ahora estaba el padre de Gab también en esa discusión.

- ¿Qué pasa? - pregunto el padre de Gab.

- Otra porquería de la magia - repuso Rosalie con desagrado - no se que vio Lyssandra en ti.

- Tal vez vio por primera vez lo que era el amor - comento Gab con desagrado - y no solo todas esas tonterías de la pureza de la sangre que no sirven para na
- no pudo terminar ya que la había abofeteado.

- Eres igual a ellos - comento de manera altiva - no se como creí que tal vez podrías ser diferente a tu madre.

- Váyase - comento Richard mientras abrazaba a Gab - es mejor que Lyssandra no la vea y menos después de tantos años.

- Dejas de ser mi nieta a partir de ahora - parecía que solo estaban ellas.

- Yo deje de ser tu nieta el día que mataste a mis tías - contesto Gab pasivamente - lo único que quería era saber que se sentía tener una abuela, pero me acabo de dar cuenta que jamás la tuve - y antes de alejarse de allí le dio un beso en la mejilla a Rosalie - a pesar de todo, siento cariño por usted - y después de decir esto se alejo.

Sirius seguía de pie sin saber que hacer, hasta que Gab se acerco a él y le tomo la mano, ella sabía que el ojigris había vivido cosas peores, ya que el chico teniendo una madre como Walburga, había pagado caro todo aquello de no creer en los principios de su familia.

 

- ¿Estás bien? - pregunto Sirius seriamente.

- Claro - contesto Gab sonriendo y comenzando a caminar.

Sirius la vio por el rabillo del ojo y pudo ver que su mejilla izquierda estaba roja, debido al golpe dado por su abuela, sabía que le dolía, pero no iba a decir nada y menos después de lo que Remus estaba viviendo, así que cuando llegaron con sus amigos, se sentó junto al ojimiel y a pesar de lo que el ojigris había visto lo que había pasado, la castaña, parecía que no había pasado nada. Y era extraño ver como 2 personas importantes para él, estaban viviendo una desilusión.

bueno ahora solo faltan dos y como dije en el anterior si tengo tres x cap, , subo los otros dos el lunes, y otra cosa, ayudenme a elejir el nombre de la siguiente parte.

Capitulo dedicado a:

Geli Black

Lali y Pauli

bonnie radcliffe

roberta black

Chefi

Estaban en septiembre, Vane llevaba casi 3 meses en Australia, mientras los demás chicos habían conseguido trabajo, Sirius y James habían conseguido trabajo en Gringotts, mientras Lily trabaja en el Ministerio en las Relaciones con los Muggles, mientras Gab trabaja en el Profeta como reportera, Remus por su condición trabajaba en el Caldero Chorreante, los 3 chicos vivían en el mismo departamento, mientras las chicas vivían en otro, Alice se había casado casi saliendo de Hogwarts, así que solo Gab y Lily vivían en el departamento.

Para la boda faltaba un día, así que la castaña estaba un poco alterada por los preparativos de la boda, esa tarde Sirius pasó a recogerla para comer, cuando llegó a su oficina, Gab leía la nota que acaba de terminar de escribir, así que no notó la presencia de su novio.

- Lista - le susurro al oído, haciendo que la chica diera un pequeño brinco.

- ¿Cuantas veces te he dicho que no me hagas esto? - le reprocho Gab, mientras metía el documento en un folder.

- No lo recuerdo - contesto con inocencia y besándole la mejilla.

- ¿Jamás vas a cambiar? - pregunto con seriedad.

- Lo dudo - contesto Sirius tomando su mano para salir.

Todo el trayecto hacia el restaurante fueron preguntas hechas por Gab, por si ya estaba hecha la decoración del bosque, ya que la boda iba a hacer en el bosque de Dean, por decisión de la castaña, si ya había enviado las invitaciones.

- Gab - comento Sirius un tanto desesperado - ¿Cuántas veces tengo que contestar que todo está listo?

- Bueno es que me siento inútil, ya que tú organizaste todo esto - contesto Gab con tono de disculpa.

Sirius sonrió y le acarició la mano, cuando llegaron al restaurante, Gab casi no comió, ya que al día siguiente sería la boda y estaba demasiado nerviosa como para tener hambre, el ojigris se dio por vencido, intentando que comiera algo, así que decidió llevarla al departamento de la chica, para que descansara y tratara de tranquilizarse.

Después de dejar a Gab en el departamento se dirigió a una villa que estaba aun lado del mar, después de dejar su motocicleta estacionada, caminó hacia una casa que quedaba frente al mar, de hecho el jardín de esa casa daba a la playa, después de que un muggle le entregará los documentos de la propiedad, regreso a su departamento donde encontró a James y a Remus hablando, se acercó a los chicos, después de un rato de estar hablando, James salió de la casa argumentando que había quedado con Lily para comer, pero el azabache se notaba realmente nervioso, ya que le costo mucho trabajo ponerse en pie y abrir la puerta.

 

- Parece que la va a pedir matrimonio - bromeo Sirius. Remus no contesto, solo sonrió del comentario.

Gab había decidido sentarse a ver una película y esperar a que Lily llegará, no sabía cuanto tiempo llevaba de la película, estaba tan metida en la película, que cuando oyó el timbre del departamento dio un pequeño brinco, sabía que no era Lily, ya que ella tenía llaves, así que se levanto un tanto agitada, cuando abrió la puerta Vane estaba con una enorme sonrisa, en cuanto vio a la chica la abrazo.

- Te extrañaba tanto - comento Vane mientras la abrazaba.

- Yo también - contesto la castaña con una débil sonrisa - pensé que llegabas en la noche.

- Ese era el plan, pero ya no podía esperar más -repuso la rubia separándose del abrazo - llevaba casi 3 meses sin verlas y se muy pocos de su vida, así que tenía que llegar antes, para hablar de todo lo que ha pasado con sus vidas.

Gab no dijo nada, sino que la condujo a la sala, donde las 2chicas se sentaron, después de que la castaña hiciera un poco de café, comenzaron a hablar de todo lo que había pasado en sus vidas, Gab le contaba la boda de Alice que había sido un mes después de que habían salido de Hogwarts, un poco de su trabajo, mientras Vane le contaba que en el "Rubor Star", había conocido aun chico con el cual estaba comenzando a salir, el chico era castaño, ojos azules y por la foto, Gab se dio cuenta de que se parecía a Remus, pero no quiso decirle a Vane, seguían hablando de los últimos detalles de su boda, en eso estaban cuando se escucho que la puerta se abría, segundos después, Lily estaba frente a ellas un tanto pálida, pero con una media sonrisa, y sin saludar a Vane extendió la mano izquierda dejando ver un hermoso anillo de compromiso en el dedo anular.

- Es hermoso - comento Vane sonriendo.

- Jamás pensé que James te lo iba a dar hoy - repuso Gab observando el anillo.

- Bueno en ¿cuanto tiempo te casas? - pregunto Vane.

- A finales de Diciembre - contesto Lily en voz baja.

- Un poco rápido - comento Vane sonriendo.

- Parece que no conoces a James - repuso Gab sonriendo - antes si le dio 3meses para preparar todo.

- Mira quien habla - replico Lily pasivamente - la que se casa a menos de 3 meses de que hubiéramos salido de Hogwarts.

Gab no dijo nada sino que se levanto y después de desearles buenas noches y decirle a Lily que compartirían la recamara, por que Vane se iba a quedar se fue directo al baño, para lavarse los dientes y ponerse la pijama, mientras las 2 chicas se habían quedado algo confundidas, por todo eso.

Después de decidir que era mejor ir a dormir, Lily entró en la recamara y vio que Gab ya dormía placidamente, así que entró, tratando de hacer el menor ruido para no despertarla, no sabía cuento tiempo llevaba durmiendo, pero parecía muy poco, cuando escucho que algo se caía.

- Maldita lámpara - escucho murmurar a Gab.

 

- ¿Pasa algo? - pregunto Lily mientras se incorporaba y se tallaba los ojos.

- Nada - contesto Gab algo nerviosa - sigue durmiendo.

- ¿A dónde llevas esa maleta? - pregunto cuando por fin abrió los ojos y la vio vestida y con una pequeña maleta.

- Me voy - contesto en un susurro, caminando hacia la puerta.

- ¿Cómo que te vas? - Lily se había levantado de un brinco y se había puesto delante de la puerta - hoy es tu boda.

- Por eso - contesto la castaña, tratando de esquivar a la pelirroja.

- Estas loca - le espeto la pelirroja un tanto exasperada - no te voy a dejar que dejes a Sirius en el altar.

- No estoy lista - repuso Gab dejándose caer en la cama - y tampoco tengo el valor de decírselo.

- ¿Dime que todo esto no es más que una broma? - le suplico Lily.

- Ayúdame - le susurro con voz quebrada.

- ¿A que? - le espeto de manera sarcástica - ¿Escaparte de tu boda?

- Solo quiero que le des esto a Sirius - repuso con un hilo de voz, extendiéndole una carta - y dile que a pesar de todo lo amo y que me perdone.

Lily tomó la carta y sin hacer otra cosa, dejando libre el paso, Gab salió de la recamara, la pelirroja se levanto, para tratar de detenerla, pero cuando llego a la calle, ya no habían nadie, así que entro decaída, tenía que hablar con Sirius y decirle que Gab había huido y solo le había dejado una carta. Más por que tenía que decirle y no por que de verdad quisiera, tomo el teléfono y marcó el número de los chicos.

- ¿Hola? - se escucho que contestaba después de 5 timbrazos.

- Hola Remus - contesto Lily un tanto nerviosa - ¿Me dejas hablar con Sirius? - pidió.

- ¿Todo está bien? - pregunto Remus al notar que la voz le temblaba.

- Gab se ha ido - contesto con un hilo de voz.

- ¿Cómo que se ha ido? - le espeto Remus.

- Dijo que no estaba lista y salió de la casa con una maleta - repuso Lily.

- No te preocupes - dijo Remus - nos vemos en la boda.

- ¿Que no lo entiendes? - pero como contestación recibió que ya le había colgado el teléfono - Remus - pero no recibió respuesta.

- ¿Pasa algo? - pregunto Vane con voz somnolienta.

- Gab ha huido - contesto en un susurro.

[





]

- ¿A dónde vas? - pregunto James al ver que Remus se estaba cambiando.

- Tengo que salir - fue lo único que contesto.

- No me puedes dejar solo con él - le suplico, mientras se ponía frente a la puerta.

- Es un asunto importante - dijo pasivamente mientras lo hacía aun lado - trataré de no tardarme.

James ya derrotado, dejo que saliera, mientras el regresaba a la recamara de Sirius a tratar de tranquilizarlo y quitarle algunas botellas, recordándole que hoy era el día de su boda y no era muy bueno que llegará con aliento alcohólico.

[





]

- Bueno es la primera vez que vivo una situación así - repuso Vane, después de que Lily le explicará la situación - pero ¿Qué no deberíamos estarla buscando?

- Pero pudo haber ido a muchos lados - contesto Lily con voz temblorosa.

- Somos sus amigas - comento Vane levantándose del sofá y caminando hacia su habitación - así que no creo que nos cueste mucho trabajo encontrarla.

 

Después de decir esto cerró la puerta de la recamara y Lily le dio la razón, así que también se dirigió a su recamara a cambiarse, solo tenía que pensar como Gab, lo cual no era muy difícil, después de 7años de convivir con ella.

[




]

Estaba en el baño, ¿Si sus sospechas eran ciertas? ¿Qué demonios iba a hacer?, sacó la pequeña caja de su bolso, leyó las instrucciones lo más lento posible, ya que su cerebro en esos momentos no entendía muy bien, así que después de leer las instrucciones por tercera vez vio la prueba y

[





]

- ¿Dónde demonios te pudiste haber metido? - decía la pelirroja que ya llevaba más de 3 lugares donde había aparecido sin que hubiera rastro de ella - no puedes estar muy lejos.

"Piensa como ella" se repetía una y otra vez "¿A dónde irías si no quieres ir a tu boda?", pareció meditarlo con los ojos cerrados y después de segundos los abrió de golpe.

- Claro - susurro y después de decir esto desapareció.

[





]

- Por que no se me ocurrió antes - se maldecía Remus mientras caminaba por todo aquel lugar buscando con la mirada.

Siguió caminando, debía estar allí, él lo sabía, así que continuo con su búsqueda, iba tan metido en sus pensamientos que no vio que alguien se dirigía a él y la otra persona tampoco, así que chocaron, haciendo caer a la chica.

[





]

- ¿Estás bien? - escucho que le preguntaban fuera del baño, como iba a estar bien si estaba embarazada.

- Necesito ir a San Mungo - repuso con un hilo de voz.

- Vamos - comento la chica que estaba fuera del baño - pero ¿Qué te pasa?

- Esto - contesto mientras le entregaba la prueba.

- ¿Es de él? - pregunto en un susurro al ver que la prueba decía positivo.

- No lo se - contesto con voz quebrada.

- Todo va a estar bien - dijo la chica mientras le pasaba el brazo por los hombros. Sabía que no era momento de que la reprendiera, por no saber de quien estaba embarazada.

Y así como estaban desaparecieron y se dirigieron a San Mungo, en cuanto llegaron, se acercaron a la recepción, donde se encontraba una mujer regordeta y un rostro algo duro, después de decir que necesitaban a un sanador las hizo pasar a una pequeña habitación.

[





]

- Lil - susurro Remus, mientras le extendía la mano, para ayudarla a levantarse - ¿Estas bien?

- Si - contesto la pelirroja mientras se incorporaba y se sacudía el trasero.

- ¿La encontraste? - pregunto Remus en voz baja.

Lily solo movió la cabeza de forma negativa, algo dentro les decía a ambos que ya no iba a estar allí, así que se dirigieron al departamento de la pelirroja a esperar respuesta.

[






]

Tenía que hablar con él y decirle todo lo que estaba pasando, que había querido irse, y que ahora había algo que los unía, o al menos eso creía, así que salió de San Mungo y marcó el número que se sabía de memoria, escuchó 2 timbrazos.

- ¿Hola? - contesto James del otro lado.

- Necesito hablar con Sirius - le espeto un tanto nerviosa, ya que tenía que decirlo antes de que se arrepintiera.

 

- Que humorcito - contesto James, antes de llamar a Sirius y decirle algo así "contrólale los nervios" o "aun estás a tiempo de arrepentirte"

- ¿Pasa algo bonita? - pregunto Sirius con voz tierna.

- Te Amo - contesto Gab a punto de no decir, por lo que le había hablado - y si tu me amas, te espero en el bosque de Dean en una hora, con un juez - farfullo.

- Pero

- Si aun quieres que me casé contigo, esa es mi condición - lo interrumpió - solo tú y yo.

- Muy bien nos vemos en una hora - contesto Sirius, un tanto aliviado, ya que él tampoco quería que tantas personas fueran.

Antes de colgar escucho un "Te Amo y soy tuyo", algo que le hizo sonreír y aceptar que tal vez si era lo mejor, así que salió, camino por la acera, al ver su reflejo en un escaparate, no podía permitirse casarse así, llevaba unos pants y una coleta, no llevaba nada de maquillaje, aunque Sirius siempre le había dicho que se veía más hermosa al natural, pero aun así, siempre soñó de otra forma ese día, pero luego apareció el rostro de Sirius, no importaba que llevará puesto, sino que se iba a casar con el amor de su vida, así que se tuvo que dirigir así al bosque ya que además de que no tenía un solo centavo, ya que había salido demasiado rápido del departamento, a parte de que no quería regresar y encontrar a Lily, ya que está no sería tan fácil de complacer como Vane.

Cuando llego, supuso que tendría que esperar, pero cual fue su sorpresa que Sirius ya estaba en el altar que había mandado construir, llevaba un pantalón de mezclilla algo desgastado y una playera tipo polo negra, lucía guapísimo, cuando él giró la vista como siempre se quedó atontado."Como es posible que aun en pants te veas hermosa y sexy" pensó, mientras sonreía de medio lado.

- ¿Dónde está el juez? - pregunto Gab al llegar a su lado.

- No conseguí ninguno -contesto Sirius con una débil sonrisa - pero ¿Así pensabas casarte conmigo?

- Agradece que me iba a casar contigo - repuso Gab arrugando la nariz.

- Eso de iba no me gustó - replico Sirius tomándola de la cintura - ya que aun tenemos una boda a las 8:00 - le recordó mientras le besaba la frente.

- No estoy segura de si voy a llegar - le susurro mientras se acurrucaba en su pecho.

- Se que vas a llegar - contesto mientras le acariciaba el cabello - por que si lo que me dijiste por teléfono es cierto, no podrás estar sin mí, como yo no puedo estar sin ti.

- Hmph - fue lo que recibió de respuesta, ya que se sentía tan tranquila entre sus brazos, que sabía que tenía razón.

[





]

Los 2 chicos se encontraban sentados, esperando a que Gab hablará y le dijera donde estaba, o al menos que les dijera que estaba bien, cuando escucharon como se abría la cerradura, se levantaron de golpe, y al ver a Sirius y a Gab tomados de la mano y Sirius con una leve sonrisa.

- Tenemos que decirles algo - repuso Sirius, abrazando a Gab por la espalda.

se supone ke esto era para dejarlos en suspenso ¬¬

pero como les prometí ke hoy subiría los ultimos dos si tenía 3 comentarios x cap, no tiene chiste, pero si me dejan cinco x cap, más tardar el miércoles subo la siguiente parte ke llevara el nombre de "Amor y una Varita" jijiji ^^jijiji ^^

 

no ya enserio se llamara "Nadie como tu" (perdonen a pagome, pensaba en La Oreja ¬¬) pero suena bonito, así ke me kedare con el, pero si no les gusta, diganme y yo lo cambio. Bueno solo nos keda uno más

- Tenemos que decirles algo - repuso Sirius, abrazando a Gab por la espalda.

Los 2 chicos se quedaron callados y observando a sus amigos confundidos, y con muchas preguntas, pero se limitaron a observarlos, Sirius sonrió con nerviosismo y por fin dijo:

- Nos casamos - dejando a los 2 chicos totalmente desconcertados.

- ¿Cómo que se casaron? - pregunto Lily levantando una ceja.

- No le hagas casó - repuso Gab con indiferencia - lo que tengo que decirles es que lamento que me hayan estado buscando y que después de todo si me voy a casar.

- Y también que vamos hacer papás - comento Sirius, haciendo que sus ojos casi se salieran de sus orbitas.

- Deja de hacerles bromas - lo reprendió Vane que también acaba de llegar y se notaba algo pálida y nerviosa.

- ¿Qué te dijeron? - pregunto Gab abrazando a su amiga.

- Que mis sospechas si son ciertas - contesto mientras trataba de sonreír.

- ¿Qué sospechas? - pregunto Remus, ya que a pesar del tiempo aun la seguía amando.

- Que estoy embarazada - contesto la rubia con un amago de sonrisa.

Remus no dijo nada, solamente salió de la casa seguido de Sirius que antes de salir.

- Espero que no me dejes plantado - le susurro antes de salir del departamento.

- Pero ¿Cómo que estás embarazada? - pregunto Lily, cuando por fin entendió todo.

- Así - contesto la rubia dejándose caer en el sofá.

- ¿Entonces si es del tipo ese de "Rubor Star"? - pregunto Gab sentándose a su lado.

- Si - contesto en un susurro.

- Tenías la esperanza que fuera de Remus ¿verdad? - repuso Lily al ver la reacción de su amiga.

- Lo deseaba - contesto mientras las lágrimas comenzaban a salir - no saben cuanto lo deseaba.

- Solo tranquila - le susurro Gab mientras le pasaba el brazo por los hombros.

Vane la abrazo y comenzó a llorar, tratando así de aliviar un poco ese dolor que tenía ya que a pesar de amar tanto a Remus ahora tenía que estar sin él, ya que estaba embarazada y no precisamente gracias a él, pero también no podía llorar, ya que era el día más importante para una de sus mejores amigas, así que se secó las lagrimas y le mostró una débil sonrisa, antes de levantarse y dirigirse al baño.

- Pobre - susurro Lily y luego recordando lo que su amiga había hecho giró a verla con enojo - y tu ¿Dónde demonios te metiste?

- Es una larga historia - contesto Gab con indiferencia y levantándose del sofá y comenzando a caminar hacia su recamara -Y tal vez cuando nazca tu primer hijo te la cuente.

- Te odio - contesto Lily mientras se dirigía a la cocina a prepararse un poco té.

Gab sonrió ante aquel comentario, y entró a la recamara.

[





]

- Vamos Remus - repuso Sirius mientras ponía su mano en el hombro del ojimiel.

- Sabías que tarde o temprano eso iba a suceder - comento James, haciendo que Remus se deprimiera más y que Sirius le mandará una mirada realmente asesina.

 

Remus no contesto, solo se levanto y se dirigió a su habitación dejando a los otros 2chicos completamente desconcertados, sabían que a su amigo le dolía que Vanesa estuviera embarazada y el no fuera el padre, pero que demonios iban hacer, ninguno de los 2 dijo palabra alguna.

[





]

- Gab - llamó Lily, la castaña ya llevaba mucho tiempo encerrada, ya faltaba menos de 4 horas para su boda y aun no se había ni duchado - Es tarde - escuchó sollozos - por favor Gabrielle abre - pero no recibió respuesta ni alguien le abrió la puerta, así que tuvo que usar "Alohomora" para poder abrir la puerta.

Cuando abrió la puerta encontró a Gab recostada y de un costado, dándole la espalda, así que se acerco a ella, para ver si sollozaba, pero cual fue su sorpresa, que la chica estaba dormida, así que los sollozos que había escuchado no eran de ella.

- Gab - repuso mientras la movía - tienes que despertar.

- Hmmph - contesto mientras abría los ojos - ¿Qué hora es? - mientras trataba de controlar un bostezo.

- Las 4:35 - contesto, mientras veía como la chica brincaba de la cama.

- Por que no me despertaste antes - le reprocho mientras tomaba una toalla, para ducharse.

- Llevó más de una hora tocando la puerta - contesto un tanto molesta por el reproche.

Gab no contesto ya que ya estaba en el baño y solo se escuchaba el sonido del agua caer, se dirigió a la recamará de Vane, a decirle que era momento de que se duchará, ya que la linda pelirroja, ya había arreglado todo para cambiarse en el bosque, ya que Sirius había mandado a poner carpas, para que se cambiarán y además también ya se había duchado, cuando llegó a la recamara de la rubia la encontró sentada en una esquina sollozando y abrazándose las rodillas.

- Vane - llamó la pelirroja, acercándose a la rubia - no me gusta verte así.

- Es que dime que voy a hacer con un bebé a los 18años - repuso secándose las lagrimas.

Lily que no supo que responder, solo la abrazó mientras escuchaba como la rubia ya se estaba tranquilizando, la separó un poco de ella y le seco los restos de lagrimas, mientras le sonreía.

- Recuerda que hoy es el día más importante para Gab y que te necesita - repuso Lily sonriendo - así que basta de lágrimas y ve a ducharte.

Vane no respondió, solo se levanto y se dirigió al baño, donde Gab acaba de salir y ahora estaba en su recamara, mientras la pelirroja, trataba de controlar los nervios de sus 2 amigas, cuando entró a la recamara de Gab, a la cual encontró en pants y sentada en la esquina de la cama.

- No te estás arrepintiendo de nuevo ¿verdad? - pregunto Lily acercándose a la chica.

- Dime por que hago todo esto - repuso la chica girando su rostro, para ver a la pelirroja.

- Por que lo amas y quieres pasar toda tu vida a su lado - contesto Lily con seriedad.

- ¿Pero si esto no es correcto? - pregunto con cierto temblor en la voz.

- Entonces Sirius estará ahí y te dirá que si es lo correcto - contesto con una leve sonrisa - así que deja de pensar en abandonar de nuevo al novio y arregla la tiara que vas a llevar.

A la castaña se le formó una débil sonrisa mientras se levantaba y se acercaba al closet y sacaba una pequeña caja que ya estaba algo vieja, pero Gab la tomo con mucho cariño y la puso sobre el vestido que la pelirroja ya había puesto en la sala. Las 3 chicas estaban sentadas en la sala, tanto la rubia como la pelirroja trataban de tranquilizar a la castaña. En eso estaban cuando llamaron a la puerta, la pelirroja se levanto a abrir, encontrándose a James.

 

- Es hora de irnos - repuso James con una leve sonrisa y besando a Lily.

- ¿Puedes llevarte esto? - le pidió la pelirroja cuando se separaron del beso y le entrego una enorme bolsa donde solo dios sabe que llevaba, pero que pesaba demasiado.

James hizo una mueca de molestia, pero claro que su novia no la vio, sino hubiera pagado caro aquella mueca, salieron al pasillo donde desaparecieron, primero viendo que nadie estuviera, cuando llegaron al bosque Sirius los esperaba recargado en un árbol, en cuanto vio a Gab la tomó de la cintura.

- Sabía que ibas a venir - susurro dándole un beso en la nariz -Te Amo, solo recuérdalo.

- Después se besan - repuso Lily al ver que los 2 chicos estaban a punto de besarse y jalando a Gab del brazo - ahora tenemos que arreglar a la novia.

- Te Amo - repitió Sirius cuando la castaña ya estaba como a 5metros de distancia de él.

Gab sonrió con nerviosismo, mientras le mandaba un beso, después de eso desapareció entre los árboles, James le puso su mano en el hombro.

- Aun puedes cambiar de opinión - repuso James sonriendo, ya que conocía a la perfección la respuesta.

- Antes de cambiar de opinión tendría que arrancarme el corazón - contesto en voz baja y después caminó hacia la otra carpa.

James sonrió satisfecho, sabiendo que su amigo si estaba haciendo lo correcto, después camino detrás del ojigris que no dejaba de latirle el corazón a mil por minuto, y también a costarle respirar, debido a los nervios.

[





]

Gab observaba el vestido, mientras sentía como sus 2amigas pasaban de un lado a otro de la carpa, poniéndose, quitándose y no se que más cosas, sintió que Vane la llevaba a una silla y poco después sintió a Lily sobre ella maquillándola con tonos suaves, vio que Vane y Lily sonrieron como aceptando que se veía bien.

- Desvístete - ordeno Lily con firmeza, sin dejar que se viera en el espejo.

Gab obedeció como si de un robot se tratase ya que no opuso objeción, como lo habría hecho, si hubiera sabido lo que estaba haciendo, después sintió como el blanco vestido bajaba por su cuerpo.

- Gab has bajado de peso - susurro mientras con su varita acomodaba el vestido, para que no se le cayera.

- Te ves hermosa - repuso Vane sonriendo.

- Pero aun le falta - comento Lily llevándola de nuevo a la silla.

Cuando estuvo sentada le puso pasadores, para dejar su rostro descubierto, solamente con un poco de flequillo cubriéndole la frente, le puso la tiara de plata que llevaba en la caja vieja que tenía pequeñas estrellas.

- Eres la novia más hermosa que he visto - repuso en voz baja un chico de cabello rubio cobrizo y quebrado, la altura de Sirius y no muy corpulento, pero se notaba que se ejercitaba, y los mismos ojos de Gab. Y el chico no estaba equivocado ya que el vestido a pesar de no ser cosa del otro mundo, ya que era blanco, totalmente liso, sin ningún vuelo, solo tenía un listón debajo del busto, una pequeña cola y de tirantes, y demasiado largo, ya que no se veía las zapatillas que la chica usaba; hacia que Gab luciera espectacular o mejor dicho Gab hacia que el vestido se viera espectacular.

 

- Daniel - grito Gab corriendo a abrazar a su hermano.

- No llores - repuso su hermano respondiendo el abrazó - recuerda que se te arruina el maquillaje.

- ¡¡¡Oh!!! Que hermoso vestido - comento una chica un poco más baja que Lily, cabello negro y ojos aceitunados.

- Querrás decir que hermosa novia - susurro Daniel sonriendo a la chica.

- Si tienes razón -concordó la chica con una leve sonrisa. Gab se separo de su hermano viendo a la chica, tratando de recordarla.

- Ella es Denisse - dijo Daniel al percatarse de la mirada de su hermana a la chica - mi prometida.

- Mucho gusto - comento Gab con una débil sonrisa - y bienvenida a la familia.

- Gracias, Gabrielle - contesto Denisse sonriendo.

- Ya que vas a hacer de la familia solo dime Gab - repuso la castaña un poco más tranquila al ver a su hermano allí, la chica asintió - ¿Ya están todos aquí?

- La mayoría - contesto Daniel besándole la frente - si alguien me hubiera dicho que mi pequeña hermanita se iba a casar con Sirius Black, me habría reído bastante.

- Ni lo digas - susurro Gab con una media sonrisa.

- Bueno, te ves hermosa - volvió a besarle la frente - ahora es mejor que te dejemos, para que te termines de arreglar - Gab sonrió y Daniel - a cierto se me olvidaba - saco de la bolsa de su traje de gala una pequeña pelota - esto siempre me dio suerte.

- Pero esto yo te lo di - susurro Gab observando la pequeña pelota de colores, si mal no recordaba, se la había dado cuando ella tenía 4 y él 6.

- Si - contesto Daniel con una media sonrisa - y por eso me da suerte, pero ahora quiero que la lleves en este día, para que todo salga como tu lo soñaste y cuando terminé la quiero de vuelta - le acarició la mejilla y después salió de la carpa.

- Ahora es momento de que te pongas esto - comento Lily poniéndole la estrella que Sirius le había dado hacía un año y los aretes de estrella que ella le había dado en su 18º cumpleaños.

- Y también esto - repuso Vane poniéndole una pulsera que se había quitado - esto también te dará suerte.

- Gracias - susurro Gab abrazando a sus 2amigas - no se que habría hecho sin ustedes y aun no se si esto es lo correcto.

- Gabrielle Margaret Swan - replico Lily con seriedad - todo esto es lo correcto y si no lo fuera, disfrútalo de todas las formas posibles.

- ¿Pero si yo no soy lo mejor para Sirius? - repuso con un hilo de voz.

- Para Sirius no hay chica mejor que tú - contesto Vane abrazándola - así que deja de tener miedos tontos y sonríe.

- Recuerda que Alice debe estar allí afuera y si no te ve sonreír te dejará viuda, antes de si quiera te cases - Gab volvió abrazar a sus amigas, pero antes de que dijera algo entro Richard Swan.

- Te ves hermosa - susurro ante la visión de su pequeña con un vestido de novia y nerviosa.

- Papá - Gab se abalanzó sobre él y se acurruco en su pecho.

- Nosotras vamos a ver si ya todo está listo - repusieron Vane y Lily al unísono, saliendo casi corriendo de la carpa.

- Si algún día te arrepientes de haberte casado - susurro Richard a su oído - tu madre y yo vamos estar ahí para apoyarte.

- Te quiero - repuso Gab besándole la mejilla.

 

- Y yo Te Amo pequeña - contesto Richard besándole el cabello - ahora hay que salir antes de que todo mundo se vaya.

Gab con cierta molestia se separó de su padre y tomó el brazo que le ofrecía, cuando salieron pudo ver que había un camino de velas, Vane y Lily los esperaban a unos 5 metros de aquel lugar, estaba tan nerviosa que no veía al frente, veía a los costados y eso la ayudo a ver aun hombre entre aquellos árboles, quería saber quien era, pero no era momento, para dirigirse hacia aquellas ramas, pero algo dentro la hizo sonreír hacia aquellos arbustos y susurrar "sabía que vendrías" y después de esto siguió con su camino, cuando lo vio de pie con un traje negro un moño negro y la camisa blanca tuvo que aguantar sus ganas de vomitar de los nervios y de salir corriendo, pero encontró la forma de controlar ambos y fue fácil, ya que se concentró en los hermosos ojos grises que su futuro esposo le regalaba, cuando llegaron junto a él, su padre tomo su mano y la puso sobre la de Sirius el cual le asintió a Richard como diciéndole que la haría feliz aunque eso le costará la vida.

- Te ves hermosa - susurro Sirius en cuanto le tomó la mano, ella solo le acarició la mano.

Un mago bajito comenzó con la ceremonia, mientras Sirius sentía como Gab no dejaba de temblar y con esto el no dejaba de pensar que tal vez en cualquier momento, ella fuera a echar a correr, cuando el mago le pregunto a Sirius que si aceptaba a Gab el contesto casi al instante "Si, acepto", pero cuando fue turno de Gab se quedó callada observando su mano, el mago tuvo que preguntar 2 veces, pero Gab solo contestó cuando sintió la mano de Sirius acariciando la suya y con voz temblorosa contesto "a
acepto"
y después continúo la ceremonia, Sirius tuvo que ponerle el anillo con la ayuda de Remus y después de que el mago hiciera caer una lluvia de estrellas sobre Gab y Sirius, haciéndoles entender que ahora si ya eran marido y mujer. Sirius tomo a Gab de la cintura y le beso la mejilla, mientras los demás gritaban "Beso, beso" así que el ojigris sin mucho esfuerzo la beso dulce y tiernamente.

En cuanto se separaron, Gab comenzó a sentir los flashes y abrazos, los primeros en felicitarlos fueron los padres de Gab, Lyssandra no había dejado de sollozar en toda la boda.

- Te ves tan hermosa princesa - susurro Lyssandra, mientras abrazaba a Gab.

- Gracias mamá - contesto Gab con una leve sonrisa.

- Ya te dije que si en cualquier momento Sirius te hace algo, puedes venir a casa - repuso su padre abrazándola - las puertas siempre van a estar abiertas, para ti cariño

- Te lo agradezco papá, pero espero que no sea necesario - susurro mientras sentía el beso de su padre en su frente.

- Siempre pensé que yo iba a ser el primero en casarme - comento Daniel felicitando a su hermana - pero creo que como siempre rompes las reglas.

Gab sonrió y siguió recibiendo las felicitaciones de los demás, mientras veía hacia los arbustos, pero ya no había nada, así que observó a su ahora marido que le dedico una hermosa sonrisa llena de amor, después de cómo 20 personas le llego el turno a James de felicitarla.

- Recuerda hacer feliz a mi mejor amigo - le susurro mientras la abrazaba.

- Trataré - contesto Gab con una débil sonrisa - ¿Pero si él no me hace feliz?

- Solo dímelo y yo lo arreglaré - repuso con una media sonrisa.

- Felicidades - era el turno de la pelirroja, a la cual debía que ella estuviera allí, ya que sin ella, ya estaría tomando un avión a Tokio o algún lugar lejano.

- Gracias, Lil - comento Gab mientras se abrazaban - que ahora este aquí se debe a ti.

- Para eso somos las amigas - susurro Lily con una ligera sonrisa - para obligarnos a casarnos -Gab sonrió y vio que ahora le tocaba a la rubia.

- Gracias Vane, por estar hoy conmigo - repuso Gab antes de que la rubia dijera algo.

- No tienes por que agradecérmelo, por eso soy tu amiga - contesto la chica sonriendo con sinceridad, y Gab se lo agradeció más, ya que sabía lo que la rubia en estos momentos estaba pasando.

Después sintió como Sirius tomaba su mano y la llevaba a un círculo que había dejado como pista de baile, comenzó una canción tierna y suave, mientras Sirius la tomaba de la cintura y ella ponía sus brazos alrededor de su cuello, comenzaron a dar vueltas, Gab recargo su cabeza en su pecho.

- Te Amo - susurro Sirius mientras le besaba el cabello - jamás lo olvides.

- Y tú tampoco olvides que yo también Te Amo - contesto Gab besándole la barbilla.

- Y también quiero decirte que jamás te vas a arrepentir de casarte conmigo - suspiró -al menos no por mí.

Gab no contesto solo le besó lo que podía verse de su cuello, haciendo que Sirius sonriera y le besará la frente, ese era el día más feliz de su vida ya que se había casado con el amor de su vida, con la persona que lo complementaba.

bueno ahora si ya terminamos, kiero agradecerles a cada uno de ustedes, ke se tomaron la molestia de seguirlo, de vdd muchas, muchas, muchas, muchas, muchisisisisisisisisisisisissisisisisisisisisisisisisisisisisisisisisisisisisimas GRACIAS

bueno ambos capitulos son dedicados a:

Geli Black

Chefi

bonnie radcliffe

Rosie

martinuchi

_grace_lovegood_

roberta black

Amor Verdadero - Potterfics, tu versión de la historia

Amor Verdadero - Potterfics, tu versión de la historia

Acercamiento Era un sábado a finales de febrero, era una tarde realmente hermosa, el sol resplandecía en todos los jardines de Hogwarts.Había un grupo de 3

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-amor-verdadero-potterfics-2756-0.jpg

2023-02-27

 

Amor Verdadero - Potterfics, tu versión de la historia
Amor Verdadero - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/29628
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20