Ángel de ojos verdes - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

24 de Diciembre los recuerdos se remolinan en mi cabeza, mis ojos aún siguen derramando lágrimas al revivir la historia.

Recuerdo el día en que escuche la noticia a manos de un medimago, mis ojos perderían su luz poco a poco, negaba aquello era un simple error, maldije en mi interior eso no era justo cuando todo parecía tener un final feliz, la vida misma me odiaba, lagrimas corrían, mi corazón estaba triste en silencio, mi mente trabajaba.

Huir, es lo mejor ellos no deben verme así, no lo merecen - decirlo era fácil pero afrontarlo resulto un pesar mucho mayor.

En la mesa estaba él con una enorme sonrisa, comiéndose un panecillo, se veía tan lindo, tan tierno, me odie por lo que le hice, pero en mi interior siempre creí que era lo mejor,

 

Ron - dije temerosa.

Hola amor, siéntate - se levantó en seguida, y me ofreció una silla a su lado.

No,no creo, solo vine a decirte que me voy - dije temerosa mirando al suelo.

¿A dónde vas? - pregunto incrédulo.

Me voy de tu lado, es lo mejor - mencione mientras mi manos sudaban frio.

¿de qué rayos estás hablando? -menciona levantándose de la silla mientras lágrimas salían de sus ojos - es una broma ¿verdad?

No, es en serio - conteste tratando de portar lo más segura que podía.

¿Por qué? - pregunto tomándome de los hombros queriendo que lo mirará llorar.

Porque- dude en seguir mire al suelo cerrando los ojos para contener el llanto .

Dime ¿Por qué me haces esto? ¿por qué ahora? ¿ya no me amas? - me seguía sacudiendo tratando de que le respondiera.

YA NO TE AMOOOO - grite, él solo me soltó y lo vi correr a la puerta.

Me quede ahí con mi rostro lleno de angustia solo después de un rato tuve el valor y desaparecí, llegue a mi cuarto donde me desahogue quería sacar todo este dolor mis manos sangraron al golpear la pared y aun así no era ni la milésima parte del sufrimiento que había en mi interior, la puerta sonó era él, mi hermano y sin más armas para fingir corrí a su brazos y llore en silencio, sentados en el suelo estuvimos en ese abrazo el me acompaño hasta que tuve fuerzas suficiente de apartarme y levantarme limpie mi rostro con mis mangas tome una maleta mientras oía su voz sin escuchar realmente lo que decía.

¿Qué te pasa? - me tomo de los hombros y me hizo mirarlo a los ojos.

Harry - me volví a desboronar era tan horrible esa sensación, el miedo, la incertidumbre , dolor, culpa, yo no podía más y lo dije casi en un grito - voy a quedarme ciega.

Herms- lo único que dijo pero unas lágrimas aparecieron en su cara - pero
no eso no puede ser
¿Por qué?.. Ron ya lo sabe.

No,no y no quiero que lo sepa - grite desesperada.

Herms- quiso de nuevo sujetarme pero di varios pasos hacia atrás.

Él se merece a alguien mejor que yo, una chica completa, no
- guarde silencia era demasiado para ser cierto.

El entenderá, lo sabes, él te cuidará.

No, para él no es justo tener que hacerse cargo de una
ciega - dije sin evitar las lágrimas.

 

Herms sabes que eso no es cierto.

No lo mejor es que yo no esté aquí.

No puedes correr de tus problemas eso no es justo ni para ti ni para él, a lo mejor podemos curarte, pero debemos luchar una vez más juntos, como siempre - dijo Harry enfrente de mi.

Esto no tiene cura, debo aceptarlo estaré muy pronto ciega, y no existirá manera de luchar contra ello.

Herms no puedes rendirte tan fácilmente.

Harry - me acerco al ojiverde - prométeme que no le dirás a nadie de esto.

¿Qué?

Prométemelo.

No eso sí que no él y los Weasley deben saber

Por favor- dije soltando lágrimas.

Está bien, está bien te prometo no decir nada hasta que tú me lo permitas - le dijo abrazándola de nuevo.

Luego de eso volví a la casa de mis padres para tratar de hacer una vida normal sin magia, decidí no volver al mundo mágico para evitar encontrarme al pelirrojo que tanto ame.

El tiempo trascurrió tan lento dejando cerrar poco a poco cicatrices en mi corazón, solo Harry venía a visitarme insistía tanto en decir la verdad y yo siempre con la misma respuesta, un simple y rotundo no, pero él no se daba por vencido, buscaba la manera de que me encontrar una cura gastaba mucho en pruebas que me realizaban, para que la final dieran el mismo y letal diagnóstico.

No hay nada que se puede hacer, ella perderá la vista.

De repente un ruido del timbre me hizo volver a la realidad.

Hermy, querida alguien te busca - mi madre llamo desde la puerta.

Hermione.

Ron, pero ¿Qué hace aquí?

Vine a desearte feliz navidad - él se acercó y me abrazo levantándome del suelo y dándome un beso en la mejilla.

Gracias, pero pase adelante.

Platicamos animadamente en la sala con la compañía de mi padre, después de un rato mi madre entro para avisarnos que era hora de cenar, sentados en el comedor degustamos el pavo que a mi madre le salía tan bien y de repente una vez más volvieron a mi mente los recuerdos.

En esa misma mesa hace unos cuantos meses atrás se encontraba él comiendo con mi familia, las cosas eran diferentes él me confeso que la relación que tenía con Ginny ya no funcionaba por lo que se habían separado, y sin darnos cuentas la hermandad que siempre habíamos sentidos empezó a transformarse, tal vez la situación, la vulnerabilidad, la tristeza y el miedo ayudaron a que eso pasará, era tan irónico trate de huir del amor pero este me siguió para no volverme a dejar escapar, aun cuando mis ojos quedaban en sombras una luz hermosa surgió en mi corazón.

Esos meses fueron hermosos, lo mejor de todos me encantaba que él estuviera ahí, sus besos, sus abrazos, sus risas.

La voz de mi padre me hizo dejar de recordar.

Hija ¿estás bien? - me preguntó con voz angustiosa.

Si claro, estaba pensando en las navidades anteriores ¿recuerdas? - mentí, frente a ellos no me permitiría mostrar mi tristeza.

 

¿Cómo olvidarlas?- dijo suspirando- eras la primera en levantarse a abrir los regalos y comerte todas las galletas que tu mamá horneaba.

Papá- dije haciendo un puchero seguido de mil risas, en ese instante olvide todo.

Después de un rato Ron se retiró a su casa y nosotros nos acostamos, sola en la habitación a mi volvió ese día donde con una voz tan dulce el llego a abrazarme dándome mil vueltas.

Herms, vas a volver a ver - me planto un beso.

¿Cómo?

Hay alguien que te dará sus ojos, está en coma, las pruebas hay que hacerlas de inmediato - escuchaba sus palabras tan convincentes - ¡volverás a ver!

Veré de nuevo a ti y a mis padres y sobre todo tus lindos ojos.

Si - dijo secamente luego se alejó y prometió volver al día siguiente.

Los días pasaron él siempre estuvo ahí los exámenes salieron bien y la fecha de la operación llego, acostado en la cama sentí su mano soltarme suavemente mientras los doctores hablaban y la camilla seguía adelante, las horas pasaron y al fin despertó escuche las voces de mis padres solamente, él se había ido para jamás volver.

La venda se me retiro y puede ver varias sombras, cuando al fin las distinguí me di cuenta que la familia Weasley estaba ahí con mis padres yo los abrace fuerte todos estaban tan felices por mí, entonces porque yo no, la respuesta era simple él no volvió a aparecerse.

El despertador sonó tan puntual como siempre me levante tome un baño, me arregle y baje abrí varios regalos con mis padres y luego el timbre se oyó era Ron había prometido volver en la mañana para dar un paseo conmigo quise decirle que no pero era tan insistente que al final accedí.

Abordamos un taxi mientras avanzaba veía caer la nieve a través del vidrio recordaba que el día que salí del hospital también nevaba copiosamente.

Llegue a la casa subí a mi habitación me recosté sobre la cama y pude ver un pequeño trozo de pergamino era su letra me emocione tontamente la abrí desesperadamente.

Herms:

Perdóname, sé que no debería hacerlo así pero no tengo el valor de hacerlo de otra forma, me marcho para no volver ahora que ya estás bien espero encuentras la verdadera felicidad con alguien que te merezca, yo
estoy enamorado de alguien con el corazón entero pero no puedo estar con ella.

Harry.

Esa nota tan corta, tan amarga me había hecho caer en un abismo tan negro, lo intente odiar tanta veces, arrancarlo de mi ser, pero cada intento parecía arraigarlo más, para hacerme sufrir, para extrañarlo y vivir tormentosamente.

El taxi se detuvo, limpie mis lágrimas para evitar que mi amigo las viera caminamos había un gran parque empezamos a platicar y después de tanto tiempo respire hondo y le pregunte:

¿Cómo te enteraste de lo que me pasaba? - me daba miedo la respuesta pero era necesario saberlo.

Harry me lo dijo poco antes de la operación y me pidió que te cuidará - miraba el cielo tomo aire y continuo - me confeso todo lo que habían vivido, lo odie pero luego comprendí que las circunstancias y la vida misma se empeñaba en acercarlos, luego como un balde agua fría me dijo que se marcharía para no volver pero me hizo prometer que yo estaría tu lado siempre, que te haría feliz.

 

A claro él quería hacerme feliz, que considerado, claro quién de los dos le tiene más lastima a la tonta de Hermione - conteste tan enojado.

Herms, no creas que
yo no
esa jamás fue mi intención, te juro que yo tampoco le entendí, pero
- permaneció callado.

¿Qué?- acaso hay algo más que debo saber.

Me tengo que ir - desapareció tras un árbol sin poderlo alcanzar.

¡Maldita sea! - un perro casi me hace caer, luego me arrepentí, aquel animal no tenía la culpa de lo que ocurría lo acaricie suavemente y vi en su placa el nombre de "Ángel".

====================================================================

Esta es la primera parte de la historia, bajo la perspectiva de Hermione Granger, las partes de color vino son el presente y las de color negro los recuerdos.

Sentado en la cama observaba la foto de cuando estábamos en el primer curso, ella tan linda con esos cabellos tan enmarañados y esas cosas que sus padres la obligaban a usar en los dientes, él con esas gafas redondeadas y tan escuálido que apenas podía ponerse en pie y yo ese pelo con ese corte, por Merlin mi madre no me hacía ningún favor y claro en mi mano una rana de chocolate, fueron los momentos en que nuestra amistad quedo sellada.

Ron ¿Qué haces? ya es hora de comer - me hablo mi hermanita.

Aaah claro ya voy - trate de darle una sonrisa mientras me ponía en pie, ella me halo de la mano y me impidió abandonar la habitación.

A mí no me engañas - dijo mirándome desafiantemente - ¿Qué ocurre? Quiero la verdad.

Mmm
no sé de qué me hablas - trate de zafarme pero ella me apretó la mano más fuerte.

Ronald Weasley no me mientas, te conozco desde que te nací - dijo desafiante.

Está bien, siéntate, ganaste - ella emitió una sonrisa triunfante.

Siempre lo logro.

¿nunca te has sentido confundido respecto a una decisión que debes tomar y te da miedo las consecuencias de lo que ocurra después? - me senté con las manos en mi cabello.

NOP, creo que nop, pero explícame mejor a lo que te refieres.

Bueno no sé cómo cuando terminaste con Harry ¿no te dio miedo de que te equivocaras?- la mire a los ojos.

Este
pues la verdad...si, pero que tiene que ver eso contigo, eso fue hace tanto, ya es un tema superado.

¿Nunca te has arrepentido de dejarlo irse?

Claro que no hermanita, yo no lo amaba hubiera sido un error estar juntos solo por costumbre - dijo algo fastidiada - deja de darles vueltas y suéltalo de una vez.

Grrr
maldición - estaba tan enojado que mis manos temblaban - es que no se ¿qué hacer?

Ron dímelo yo te ayudo - ella se sentó a mi lado poniendo su mano en mi hombro.

Creo que debo explicarte lo que paso hace varios meses.

Era una tarde de verano cuando alguien toco la puerta de la casa George abrió mientras yo bajaba las escaleras.

¿Harry? - dijo sorprendido.

Si, ¿puedo pasar?

Claro, adelante, tengo que decirle a mis padres, ahorita vengo-George salió corriendo a buscar a mi madre

Espera, no

Harry - le dije mientras lo abrazaba - hace tanto tiempo
¿Por qué no habías venido? ¿dónde has estado? ¿cómo has estado? ¿qué has hecho durante tiempo?...ya sé que terminaste con mi hermanita, pero me hubieras escrito, eres un ingrato - hable sin descanso mientras Harry me miraba con ojos incrédulo - pero habla hombre.

 

He tenido cosas que hacer.

Bueno si pero

Ron se ¿Dónde está Hermione? - esas palabras me hicieron levantarme del sillón de un salto y gire mi rostro para que él no se percatara de mis lágrimas- no quiero hablar de ella.

Ron, ella te necesita más que nunca.

No Harry, deja de insistir yo no quiero saber nada de ella, ese día me lo dejo muy en claro.

Ella esta ciega - las palabras de él me hicieron voltearlo a ver - ¿QUÉ?

Es por eso que se alejó de ti, ella no quiere que la veas en ese estado en que está, ella solo

Espera, espera, eso no es posible, es mentira, si es una broma, no es graciosa.

Yo nunca bromearía de esa forma, acaso no me conoces, ella es sagrada para mí.

Es que no
eso no puede ser
pero ¿por qué no me lo dijo, yo la amo, haría lo que fuera por ella? - lagrimas gruesas se escurrían en mis mejillas.

Ella te necesita y también hay algo más que debes saber.

¿qué cosa?

Ron yo
- guardo silencio varios segundos

Dime.

Yo soy novio de Hermione.

No eso no, eres un maldito - grite mientras me abalance contra él.

En la sala le di tantos golpes como pude, el solo trataba de esquivarlos, pero ni siquiera metía las manos para defenderse, mi madre llego en ese momento y junto con mi hermano me separaron de mi contrincante.

Lárgate de mi casa, maldito traidor, vete con esa
- no pude terminar la frase porque un puño furioso choco en mi mentón impidiéndolo.

Harry, Ron, deténganse - gritaba mi madre.

No te atrevas a insultarla, no en mi presencia- me amenazaba mientras yo trataba de limpiar la sangre que tenía en la boca.

YA BASTA, déjense de pelear ¿qué está ocurriendo con ustedes?- mi madre estaba histérica

Ella no tiene la culpa de nada - fue lo último que dijo mi amigo para luego marcharse.

La puerta de mi cuarto se abrió por George, obligándonos a callarnos y a ponernos en un salto en pie, al mismo tiempo que nos advertía de que mamá ya estaba enojada por no bajar a comer, sonreímos al escuchar esa noticia.

Corre Ron, antes de que mi mamá nos regañe.

Te gano.

A eso sí que no - ella se subió al barandal de la escalera para resbalarse.

Mientras ella bajaba yo tome mi varita y me aparecí en la cocina, cuando ella llego yo ya estaba sentado triunfantemente.

Te gane.

Eso ¿crees?- dijo maliciosamente - Mamá Ron uso su varita en la casa

Ronald castigado una semana sin varita hasta que aprendas a no usar magia en la casa.

Pero mamá... - acababa de entender la trampa de mi hermanita para luego mirarla y con un susurro decirle- tú me las vas a pagar

 

Yo también te quiero - decía con esa sonrisa de niña buena - bueno... bueno para que veas que no hay maldad en mi te doy 40 galeones nada más para que me perdones.

¿en serio? - preguntaba mientras mi hermano George se sentaba a mi lado.

Claro - rio de nuevo mientras se acercaba a mi hermano George - ahora tú dame los 100 galeones que me debes.

Oyes Ginny eso no se vale.

Claro que sí, la apuesta decía que 100 galeones a que hacían que castigarán a Ron y que él no se enojaría conmigo, yo gane.

Pero, pero
- trataba de buscar alguna objeción, aunque era imposible esa pelirroja tenía una inteligencia suprema para siempre salir victoriosa.

La tarde pasa sin mucho que contar, solo que George tuvo que despedirse de sus ahorros para pagarle a la más pequeña de la casa y yo ver cuarenta galeones en mi bolsillo mientras mi madre confiscaba mi varita. La noche llego demasiado rápido entre risas y burlas, a veces era un dolor de estómago soportar a mis hermanos, pero sin duda los amaba y daría lo que fuera porque siempre estuvieran felices.

Ron puedo pasar- pregunto mi hermanita

Si claro, siéntate, te estaba esperando - haciéndole señas para que se sentara a mi lado

Bueno, pues ahora que estamos solos, platícame lo que te pasa

Espérame un momento - me levante para cerrar la puerta y evitar así alguna interrupción - creo que ahora si

Ya suéltalo

Si si ya voy, ¿Dónde me quede? - me rascaba la cabeza para pensar

Cuando Harry se fue de la casa - ella me miraba impaciente

A si ya me acorde

La tarde de ese día me encerré al cuarto maldiciendo a todos, de repente una lechuza picoteo la ventana, así que la abrí y ella me dejo en la mesa un sobre, lo tome y reconocí la letra de mi amigo, dude mucho para no romperla y abrirla pero al fin tome valor para leerla.

Hola Ron

Sé que no tengo derecho a pedirte perdón, ni siquiera creo que merezca que leas la nota, pero tengo la esperanza que lo hagas, no por mí, sino por ella, por ella la joven que sin duda sigues amando, lo sé nadie puede negar que la amas, tu mirada al escuchar su nombre me lo ha confirmado, en tus ojos hay amor, amor infinito, ese que solo alguien como tú, puedes profesarle a una mujer tan especial como lo es ella.

La relación de nosotros no tiene futuro, ella no se merece a alguien como yo, ella se merece a alguien como tú, me voy te dejo el camino libre, yo solo fui un obstáculo que debían superar.

Ella no tiene la culpa, si alguien siempre fue culpable fui yo, yo fui el que se aprovechó de la oportunidad para conquistarla, fui yo quien se merece los reproches, fui yo quien la engaño, por eso me voy, lejos de ella, por eso te pido que la cuides y que la ames por siempre, mi corazón pertenece a una mujer pero es imposible volver a su lado.

Ella te necesitará, a ti y a toda tu familia, hazla feliz, como yo james podría hacerla, esta es tu última oportunidad no la desperdicies.

Me levante de la cama me dirigí a un cajón y le enseñe la carta a mi hermana, ella la empezó a leer y al final, me confeso.

Después de la operación Hermione me confeso que Harry le dejo una nota, donde le explicaba que amaba a alguien pero que no podía estar con ella, supusimos que él me seguía amando y que lo que hizo con ella más que un juego, fue de alguna manera de no dejarla caer, que ella tuviera una esperanza para que siguiera luchando.

 

Yo también sé que él nunca se atrevería a jugar con ella.

¿y bueno ese es el problema?

No exactamente - dije resignado.

Entonces ¿Cuál es?

Es que no sé lo que siento por Hermione.

Hermanito te aseguro que por tu mirada, es un amor de ese raro de encontrar, un amor limpio.

¿es que a veces no sé si es amor u obsesión?

Hay Ron te complicas demasiado - dijo negando con la cabeza.

Bueno, ya, es que
ayer...lo vi

¿a quién? - pregunto con cara de ingenuidad.

A
Harry - ella solo me miró fijamente.

Y ¿Qué te dijo?

Nada - suspiré - él no se dio de mi presencia.

Entiendo, tienes miedo de perderla de nuevo.

¿creo que sí? - asegure con la cabeza agachada.

Ron
yo creo que no debes preocuparte, al final el amor siempre vence - me dijo mientras sus brazos me rodeaban.

Tienes razón, gracias - suspire - Ginny te quiero mucho.

Yo también.

Ginny me haces un favor.

Claro.

Me prestas tu varita mañana en la noche.

¿para qué quieres mi varita? - dejo de abrazarme.

Porque quiero ir a la casa de Herms - mire al suelo - es que le prometí ir a verla en Nochebuena.

Está bien te lo debo, después de todo es mi culpa que no tengas tu varita.

Gracias - le dije abrazándola.

Ya es Nochebuena, estoy en la puerta de ella, y me sigo preguntando si es lo mejor, toco el timbre y veo a su mamá que me sonríe, luego ella lega y mi corazón salta de alegría, es tan hermosa, tan dulce, tan perfecta.

Hermione- dije sonrientemente mientras sentía mis mejillas sonrojarse.

Ron, pero ¿Qué hace aquí? - pregunto al verme de sorpresa llegar.

Vine a desearte feliz navidad - me acerque y la abrace levantándola del suelo y dárle un beso en la mejilla.

Gracias, pero pase adelante - ella tan educada como siempre.

Toda la noche me la pase mirándola, la vi varias veces sacar pequeñas lágrimas de sus lindos ojos aunque claro trataba de disimular para no echar a perder la velada, yo pensaba en como siempre trata de ser felices a los demás antes que su propia felicidad, eso era su más hermosa cualidad, la que la diferenciaba de las demás, ese corazón tan limpio y puro.

En la sala volví a verla con la mirada fija a la nada me senté a su lado, tome uno de sus lindos rizos, y me propuse sacarla de sus pensamientos, haciéndola reir con mis bromas y chistes.

Herms, mañana vendré muy temprano por ti - la mire suplicándole con la mirada que me diera un sí.

Ron, pero mañana es Navidad, tu familia debe querer que estés con ellos - me dijo y pensé en mis adentros, siempre piensa en los demás.

No te preocupes, solo será un paseo corto y luego me retiro para estar con mi familia.

¿un paseo?

Sí, pero no preguntes a donde vamos, porque no te diré, es una sorpresa.

Está bien - al responder hizo un lindo puchero que me dejo soñando con ella toda esa noche.

No pude casi dormir pensando en ella, me levante muy temprano me bañe y me arregle con esmero, después de tanto tiempo de conocerla, había aprendido a ser muy puntual. Llegue a su puerta, aun en mi cabeza seguía esa pregunta ¿estaré habiendo lo correcto?, pero al verla bajar tan hermosa como siempre lo supe, mi decisión la hará feliz, al fin y al cabo "El amor siempre vence"

 

Tomamos un taxi para llevarla a un hermoso parque, la vi llorar pero disimule en no hacerlo, no deseaba que ella sufriera, ella debe ser feliz. Caminamos alrededor del parque mientras la hacía reír con mis tonterías,

Después de un rato ella se puso tan seria y me recordó tanto a esa linda niña que en los primeros años se la pasaba regañándome.

¿Cómo te enteraste de lo que me pasaba? - cuando ella lo pregunte sentí como mis ojos se abrían instintivamente.

Harry me lo dijo poco antes de la operación y me pidió que te cuidará - mire el cielo, necesitaba saber que estaba haciendo lo correcto, de decirle la verdad - me confeso todo lo que habían vivido, lo odie pero luego comprendí que las circunstancias y la vida misma se empeñaba en acercarlos, luego como un balde agua fría me dijo que se marcharía para no volver pero me hizo prometer que yo estaría tu lado siempre, que te haría feliz.

A claro él quería hacerme feliz, que considerado, claro quién de los dos le tiene más lastima a la tonta de Hermione - contesto tan enojada que creí que me golpearía.

Herms, no creas que
yo no
esa jamás fue mi intención, te juro que yo tampoco le entendí, pero
- es ahora o nunca pensé para mis adentros.

¿Qué? , acaso hay algo más que debo saber -pregunto furiosa.

Me tengo que ir - me dirigí a un árbol lo más rápido que pude para evitar que me alcanzará y desaparecer y esperar un milagro.

================================================================

Esta es la segunda parte de la hsitoria bajo la perpectiva de Ron, como la vez anterior las partes en vino son los momentos actuales y las partes de color negro son recuerdos.

Ese mismo 25 de diciembre en otro lugar un joven de cabello desordenado jugaba entre sus manos una foto donde estaba una linda castaña recordaba los meses donde se habían enamorado, momentos hermosos que guardaba en el alma.

Hola Herms le salude depositándole un beso en la mejilla

Hola Harry - respondió con su dulce voz ¿Qué te sucede?

¿De qué
hablas? - no sabía cómo podía adivinar mis pensamientos

Harry... te conozco mejor que nadie, sé que algo anda mal dime, ya suéltalo

Es que Ginny y yo terminamos - suspire definitivamente

¡QUE!!!!! - alzo la voz tan alto que me espanto ¿pero porque?

ya, ya no es para tanto, bueno es que , ella ya no me ama - la tome de las manos y yo tampoco

¿Qué? ¿Cómo? ¿en serio? - estaba tan confundida

Ella y yo ya nos entendíamos mucho por lo que decidimos mutuamente separarnos - la mire a los ojos

¿Y ella está bien?

Si , acordamos ser amigos, aunque por el momento creo que será mejor poner distancia

Si creo que es lo mejor - menciono con esa dulce sonrisa

Los días pasaron rápidamente yo trataba de alegrarla, me angustiaba tanto ver como poco a poco las sombras aparecían en sus ojos borrando la luz, me había propuesto a gastar todo mi dinero con tal de no verla sufrir, esperaba que me dijera que quería regresar al mundo mágico para que hablará con Ron y dejarse revisar por los medimagos, pero era tan testaruda. Cada vez me costaba más sacarle una sonrisa, no entendía porque me dolía tanto y deseaba que ella no sufriera, después de un tiempo lo entendí la amaba, esa era la razón por la cual quería estar a su lado siempre. Para mi suerte ella también me correspondí.

 

- Ho...hola Herms - dije nervioso.

- Hola Harry, ¿estás bien? - me contesto ella extrañada.

- Si...si...creo que si - no sabía lo que me estaba pasando.

- Como ¿qué crees?

- Es
este si - hay por Merlín, porque me costaba tanto trabajo hablar con ella.

- Harry ¿Qué te ocurre?se levantó de la cama para acercarse a mí pero una almohada en el suelo la hizo tropezar.

- Hermione, cuidado - grite para luego correr y sujetarla antes de que callera al suelo.

Nuestros rostros quedaron a centímetros, sentía su respiración en mi cara y ese olor a vainilla me envolvió por completo, la puse en pie, la mire mientras mi mano la posaba sobre su rostro y en un instinto, la bese, sentí en mi cuerpo una ola de emociones, una corriente eléctrica, una explosión de felicidad nunca antes experimentada. Un beso que ella me respondió con la misma intensidad, yo no quería abrir mis ojos, creía estar soñando, estar saboreando el mismo cielo.

Cuando la falta de aire se hizo presente y al fin nos separamos, vi su rostro sonrojado lo que me hizo sonreír.

- Harry ¿Qué fue eso?

- Un beso - dije irónicamente

- Ya sé que es un beso... pero ¿qué significa?

- Que...que...que - tenia mil ideas en mi cabeza que no podía poner en orden en ese minuto.

- No significo nada ¿verdad? - contesto ella.

- No, no. No claro que no - conteste desesperado es que...yo
si...yo
te

- Te amo - término mi frase.

- Si, si eso - le dije dando varios pasos hacia atrás - y sé que está mal, que tú me ves como un hermano, como iba a suponer que alguien como tú, tan linda e inteligente, te fijaras en alguien como yo, un sonso que nada más te ve siente como si el piso completo empezara a temblar, yo el mayor tonto que nunca se fijó que enfrente de mí siempre tuve lo que necesitaba.

Hablaba sin para mientras ella solo sonreía, yo no entendía nada, sentía que acaba de echar a perder nuestra amistad, me volteé a ver la pared, no sé ni siquiera como pudo moverse de donde estaba y ponerse detrás de mí, gire al sentir su presencia y ella se me abalanzo a los brazos plantándome un beso, eso era lo único que necesitaba para saber que mi amor era correspondido, eso no era un sueño, eso era realidad, una hermosa realidad.

- Yo también te amo me contesto cuando nos separamos.

- Hermione. Me has hecho el hombre más feliz - le llene el rostro de besos.

Aquellos meses trate de hacerla lo más feliz que pudiera, le cantaba, la hacía reír con mis ocurrencias, la cargaba para subir las escaleras, me la pasaba casi todo el día a su lado, incluso sus padres se sentían cómodos a mi lado.

 

Sentí la cabeza de alguien en mis rodillas me incline hacia adelante tome su cara en mis manos.

- Está bien, ve a jugar, pero no te alejes mucho - él corrió después de escuchar mis palabras y yo sonreí satisfecho.

- Lo consientes demasiado dijo una mujer rubia de hermosos ojos azules a mi lado.

- Es lo único que me queda - conteste sin dar mucha importancia.

- Iré a cuidarlo y por favor no te alejes tú de esta banca - me ordeno Luna.

- Claro - ella se fue y yo me volví a sumergir en mis pensamientos.

Estaba en San Mungo cuando el mejor especialista, aquel que le había quitado por fin las gafas, hablaría por primera vez del caso de su novia

Bueno dígame hay alguna posibilidad de que se pueda recuperar

Dado la situación, señor Potter creo
que es casi imposible solo si alguien le donara sus ojos, el veneno ya está muy arraigado

¿el veneno, de que habla?

No sabe, la ceguera de ella se debe a un polvo que provoca la ceguera, según yo debió ser hace menos de dos año cuando le rociaron el veneno a su cara

No entendí al principio, pero luego recordé, hace ya casi un par de años nos habían secuestrados y llevados a la mansión Malfoy, entones eso significaba
no, no antes tenía que averiguar, desaparecí y llegue justo enfrente del único que podía decirme la verdad

Tú, necesitamos hablar le grite a Draco

Si espérame un momento

No ahora - entramos a la oficina lo tome del saco y sin más le exigí - dime ¿Qué rayos le hicieron a Herms el día en que nos secuestraron?

Harry cálmate, ¿de qué hablas? - me miro asustado

Cuando nos secuestraron y nos llevaron a tu mansión - lo sujete con muchas más fuerzas

Pues mi tía la torturo, ya lo sabes

¿Le hicieron algo más? - pregunte casi en un grito

No nada
bueno tal vez Bellatrix le roció algo en el rostro, pero no el ocurrió nada y luego tomo la daga casi matándola lo solté cayendo al piso y mirándome extrañamente

Lo deje sin decir una palabra salí corriendo mi cabeza estaba a punto de estallar después de gritar y enfurecerme conmigo mismo pensando en que si ella nunca me hubiera conocido ella sería feliz y no estar en esa situación, entonces lo planee.

Pensaba en un mundo diferente, en otro donde ella nunca hubiera estado a mi lado, me frustraba sentirme así, la culpa me ahogaba, era un maldito talismán de mala suerte, cada vez que amaba a alguien mi destino era perderlo, de una u otra manera.

Reía de día con ella y lloraba en la noche por el destino que me deparaba y la culpa de ser siempre el peor amigo.

Faltaban solo tres días para la operación, ya había hablado con Ron y le acababa de enviar una lechuza con una carta junto con la dirección del hospital, así como la fecha y la hora en que a Hermione le quitarían las vendas, esperaba que fuera acompañada de su familia, sabía que al igual que para mí los Weasley significaban demasiado para ella.

 

Me acosté con una idea en mi mente , ella, siempre ella y su hermosa sonrisa, de repente en mi sueño vi a mi castaña sonriendo como cuando la conocí, la vi recorrer el castillo a lado de Ron y de mí, entonces pude ver que otra vez nos encontrábamos en la habitación donde ella tenía que elegir la poción correcta, la vi tomársela, entonces la vi ahogarse, su piel se tornó blanca, sus mejillas de color rosa tornaron a morado, la vi agitarse sus ojos estaban en blanco cayendo al suelo mientras se convulsionaba

- Hermione - sentía su cuerpo frío, cerrando sus ojos y el latido de su corazón se detuvo - NOOOO.

Todo en un segundo desapareció y de repente la volvía desaparecer la vi correr con un espejo y un libro en la mano, huyendo de una gran serpiente, era el basilisco que la atrapaba con su cuerpo y la enrollaba rápidamente, mientras ella trataba de zafarse sin éxito, sus gritos fueron silenciados poco a poco hasta que la serpiente la tiro al suelo sin vida.

- No, no, no HERMIONEE - grite angustiosamente.

Desperté en mi cama bañado en sudor, me lleva mis manos al rostro mientras mi respiración se encontraba ofuscada, lágrimas salieron de mi rostro, aquello era un sueño, muy real, eso hubiera sido real, su mejor amiga siempre se arriesgó demasiado por él y nunca lo había visto tan claro, como en ese sueño.

En la noche anterior la historia se repitió, veía a la castaña en el bosque prohibido a su lado mientras varios dementores la buscaban atacándola, la vi llorar y luego sentir una desesperanza en su corazón cuando una sombra negra le daba un beso, su vida se acababa como una flama en una fogata a media noche.

El bosque se perdió entre la nada, cuando mis ojos volvieron a abrirse pudieron notar que salí del lago negro, entre sus brazos llevaba a Ron y a una niña rubia, cuando estuvo en tierra firme noto a varios profesores aun viendo el lago mientras otros atendían a la joven que acabada de salvar, entonces vi a Krum salir del agua pero en sus brazos no traía a nadie, en un impulso salte una vez al lago y entre la hierba noto a la castaña con los brazos abiertos la tome como pude y la lleve a tierra pero era tarde ella estaba muerta.

Volví a despertarme con ese dolor en el pecho, con la angustia de saber que de una u otra manera la había conducido varias veces a la muerte, las lágrimas salían sin poderse detener, el dolor era tan insoportable que necesitaba golpearse contra la pared, por primera vez sintió lo mismo que Kreacher, la frustración y el dolor mezclado, el sufrimiento era sencillamente inhumano.

La última noche fue la más terrible, era el quinto año, estábamos en el ministerio y justo cuando Bellatrix mandaba la maldición asesina a mi padrino. Vi como un mortifago le mandaba una igual a ella, mi corazón se dividió en mil pedazos, al ver a las dos personas que más amaba desaparecer de mis ojos.

Una ráfaga de viento casi hace volar mi sombrero, que sostuve con ambas manos, en ese momento escuche una voz llamándome.

- Harry, Harry - grito Luna

- ¿Qué pasa? - le cuestione algo extrañado

- Me tengo que ir, le prometí a Teddy llevarle su regalo temprano, adiós- no me dejo ni siquiera responderle y solo desapareció.

Mi amiga se fue dejándome solo en navidad, lo único que me faltaba para sentirme al borede de la tristeza, esa que jamás me dejo en paz a partir de aquel día.

El ministerio entero se volvió humo para dar paso a un nuevo paisaje, ella estaba escondida tratando de vigilar a Snape, pero este las descubrió, varios mortifagos lo ayudaron mientras él solo le dio en el pecho con un Sectumsempra ella cayó al suelo en un enorme charco de sangre mientras yo solo la veía agonizar.

Una vez más la imagen cruel se esfumo y enfrente pude ver la mansión de los Malfoy donde la loca de Bellatrix, la tenía en el suelo vertiéndole un polvo plateado a sus ojos, luego ella divertidamente le mandaba mil Cruciatus que se estrellaban una y otra vez en su cuerpo, nosotros salimos a recatarla, y gracias a Dobby nos alejamos de la mansión, pero al llegar a la arena, mis ojos vieron a un Ron llorar sobre alguien, me levante con la ayuda de alguien que no puede distinguir, tome mis gafas y corrí hasta donde estaba mi amigo para verla con la daga en el pecho mientras sus ojos estaban cerrados, Dobby estaba a mi lado llorando como yo, mientras mi corazón sentía destrozarse.

Mis gritos hicieron que llegara Kreacher, el elfo como pudo me habia sacado de mis pesadilla y en vez de agradecer le ordene que se largará, me sentía ahogado, mis miedos se habían hecho presentes, pero a diferencia de los sueños anteriores, estos tres mostraban algo más cruel que nunca note, ella había sido asesinada por mis enemigos, esta vez las pesadillas me hicieron ver como yo la había conducido a un mundo obscuro.

A la mañana siguiente me dispuse a estar a su lado cada minuto hasta que llegará el momento de su cirugía sentí su mano sobre la mía y eso ue el último recuerdo que mi mente guardaba de la mujer de mi vida.

Sentí de nuevo una pequeña cabeza sobre mis rodillas me incline tome su rostro con mis manos.

Es hora de irnos.­

Unos pasos adelante una castaña que seguía al perro labrador vio a su dueño, un joven alto con pelo azabache que llevaba puesto un par de lentes obscuros sentado en una banca, no hubo explicaciones las últimas palabras de su recado parecían tener sentido "no puedo estar con ella" lo comprendió él le dio esos ojos verdes que ahora tenía y sin razonar corrió a su lado quito sus lentes y lo beso, aquel acto significaba tanto: cariño, agradecimiento pero sobre todo amor, un amor que era capaz de sacrificar todo por hacer al otro feliz.

Eres mi Ángel de ojos verdes dijo el joven sin mirada.

===============================================================================

esta es la tercera y última parte de mi historia , desde la perspectiva de Harry (ya saben lo del color vino es el presente y lo demas son los recuerdos de Harry), y como se habrá dado cuenta no lo mate, no sería justo y para evitar un final demasiado dramatico, los junte de nuevo.

bueno a las personas que les dedique mi hsitoria y a aquellos que la han leido y comentado muchas gracias.

Ángel de ojos verdes - Potterfics, tu versión de la historia

Ángel de ojos verdes - Potterfics, tu versión de la historia

24 de Diciembre los recuerdos se remolinan en mi cabeza, mis ojos aún siguen derramando lágrimas al revivir la historia.

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-angel-de-ojos-verdes-potterfics-5407-0.jpg

2023-02-27

 

Ángel de ojos verdes - Potterfics, tu versión de la historia
Ángel de ojos verdes - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/94955
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20