Apariencia oscura, sentimientos níveos - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Lanieve caía suavemente sobre la casa, los árboles, las enredaderas que trepabantorpemente por la fachada y sobre los animales muertos que su hermano habíadejado tirados en el patio. Ese paisaje inspiraba tranquilidad, pureza,blancura impoluta. El interior de la casa era todo lo contrario, el ambienteestaba cargado de pobreza, mugre y oscuridad aquí y allá. Todo el que viera ellugar le ahondaría un sentimiento de tristeza y desolación. No había ningúnsigno ni en el salón, ni en la entrada ni siquiera en la chimenea que mostraraque estaban en festividades, en la víspera de Navidad. Y allí estaba ella,mirando desesperada esa libertad nívea del exterior. Quería estar allí, volarcomo un pájaro sobre el helado viento, correr como el agua de un río sin que ningúnobjeto impidiera su recorrido. Quería ser libre. Pero para Mérope eso no eraposible, ella estaba enclaustrada, esclavizada tanto por su padre como por suhermano Morfin. El tiempo pasaba sin que se pudiera detener, ni siquiera conmagia y hacía que ella envejeciera más y más, sola, sola con sus pensamientos.

 

Eldestino quiso que en ese preciso momento sus ojos pudieran deleitarse con lapersona más hermosa que en su mísera vida podría ver, aquel a quien todos en elpueblo conocían como Tom Riddle. No era príncipe, no era conde ni siquiera unduque, era el simple hijo del herrero de pequeño Hangleton. Y ella deseabaestar allí fuera con él, pasear en ese espléndido carruaje que llevabaremolcado por dos magníficos percherones mientras la grácil agüilla caída delcielo se colocaba tímidamente sobre su cabello azabache.
Sabía que no podía aspirar a tal hombre y menos desde que su hermano la habíaacusado ante su padre. Gracias a ello recibió una paliza monumental de la cualaún poseía moratones y algunos rasguños en su cara. Solamente se atrevía amirar al joven cuando estaba sola y rememorarlo en la intimidad. Su sonrisa, supiel, su cabello

Peroestaba harta, harta de su precaria situación, de la locura de su hermano y supadre, harta de vivir enclaustrada en esa mohosa y decrépita casa, por lo queideó un plan mientras veía alejarse al amor de su vida. Corrió hacia suhabitación y desempolvó su vieja varita que estaba guardada en una cómodaenvejecida y raída. Por primera vez en su vida miraba con ilusión ese objeto,por primera vez quiso que la magia la inundara y la ayudara a llevar a cabo sucometido.

Pasóel día como siempre, entre vejaciones y maltrato aunque nada podía detenerla,un halo de fuerza la escudaba protegiéndola de cualquier tortura. Mañanaacabaría todo.
Esa tarde la diosa de la suerte quiso hacerle una visita a Mérope. Un señorprocedente del Ministerio de Magia, arrestó a su hermano y su tío por asuntoscontra muggles. Ella hizo como siempre,esconderse en un rincón sin hacer nada, sin hablar ni moverse, como si sefundiera con los objetos de la habitación. Una grieta de luz se abría en sucorazón, en ese mismo momento entendió la palabra "esperanza", y aún con los gritos ensordecedores de Sorvolo y Morfinde fondo, Mérope sintió un gran alivio en su interior. Libre.

Esa nocheMérope se fue a acostar con la misma ilusión que un niño el día previo a sucumpleaños. Una sonrisa se dibujó en su rostro por primera vez en su vida,haciendo incluso que sus mejillas adquirieran un tono rosado. Su idea tomaríaforma y precisión a la mañana siguiente. Deseó que Santa Claus le obsequiaracon el regalo que había soñado toda su vida: ser libre, feliz y escapar junto ala persona que más amaba en ese mundo: Tom Riddle. La pequeña mugrienta observólos suaves copos níveos posarse acompasadamente sobre al alféizar de su ventanahasta que Morfeo la llevó a su reino de sueños.

 

Sueña feo patito negro porque en tus sueños espera con losbrazos abiertos el majestuoso cisne blanco en el que te convertirás.

Elsonido de la nieve al deshacerse bajo las ruedas de un carruaje envolvía a lajoven. Ya estaba cerca, ya podía sentirlo, sería suyo. Su cara apareciópausadamente entre la bruma, ella sonrió satisfecha, venía hacia ella, pero lasuerte es una amante caprichosa y no siempre te recompensa: otro rostro asomabapoco a poco por la neblina y su sonrisa desapareció de un plumazo

Méropedespertó sobresaltada, saltó de la cama asustada como si alguien la estuvierallamando hacía rato y fuera en ese momento a por ella. Pero ese día no era undía normal, Sorvolo ya no estaba, ya no la levantaría a gritos o arrastrándoladel pelo. Estaba sola en esa gran mansión. Un dilema recorrió su ser: se sentíafeliz por estar allí sin su padre o su hermano, pero la soledad le oprimía elcorazón. Un lugar tan grande un alma tan pequeña. Deseó con todas sus fuerzasser amada por alguien, que la levantara con dulces besos y delicadas caricias.
Volvió a la realidad, el destino no se lo traería así porque sí, ella debíaconstruirlo y estaba dispuesta a todo. Tomó la varita que reposaba en la mesitade noche y sintió un escalofrío, la magia la invadía de forma desbocada, hacíatanto que no la utilizaba

Comotodos los días Mérope no desayunó, se sentó en una de las viejas sillas de lacocina a meditar su plan. Debía actuar una tarde con ventisca, eso ayudaría. Suapariencia no podía ser la misma, el joven Riddle no debía reconocerla,necesitaba convertirse en la Reina de las Nieves.
Miró su varita.

Porfavor, por favor, ayúdame a serlo.

Cerrólos ojos y dejó que la magia corriera por sus venas. Su mano se movía sola alcompás de una música desconocida. Su apariencia fue cambiando: ese cabellonegro como el carbón que llevaba largo hasta la cintura comenzó a tornar ablanco reluciente con un poco más de largura; sus tristes ojos negrosadquirieron una tonalidad azul cristalino como el agua del rocío; susvestimentas mugrientas y raídas se engalanaron con borlas y encajes hastaconseguir un vestido níveo majestuoso. El patito feo ahora era un bello cisne.
Pero Mérope no podía saber cómo había quedado, antaño Morfin se había encargadode romper todos los espejos de la mansión Gaunt por el hecho de no querer versu rostro reflejado en ninguna parte. Intentó conjurar un espejo pero le fueimposible, no siempre iba a acertar con la magia. No le importó, algo en su gélidocorazón comenzaba a derramar esperanza.

Laprimera parte de su plan había terminado, ya solamente podía esperar a que elreloj dejara que las horas se escurrieran como hojas que caen de los árboles enotoño. Observó por la ventana implorando a los dioses que esa tarde hubieraventisca.

Méropese olvidó de comer, desatendió sus necesidades más básicas sólo por mirar comoel cielo tornaba hacia una gran tormenta. Sonrió por segunda vez consecutiva,se le hacía raro pero era un sentimiento que le agradaba con creces.

 

Por finla tan ansiada tarde llegó, ella sabía que él pasaría, siempre lo hacíamientras ella lo observaba enclaustrada en su casa. Salió al vendaval que hizoque su largo cabello se enmarañara dándole un toque místico a la vez. Mérope sesituó al borde del camino pedregoso y esperó oír los cascos de los percherones.La varita la llevaba agarrada con tal fuerza que parecía que la vida se lefuera en ello.

Comenzóa escuchar un ruido lejano. Sus piernas temblaban, sus labios se congelaban, laventisca la envolvía por completo haciéndola medio desaparecer y entonces fuecuando lo vio
igual que en su sueño, él aparecía por entre la bruma, eserostro por el que Mérope suspiraba todas las noches encerrada en su habitación.El joven Tom Riddle clavó sus hermosos ojos en la joven apeada al borde delcamino. Era tal la belleza de la chica que ya no sentía frío, no notaba nada asu alrededor, lo había hipnotizado. Paró en seco el carruaje embobado por lahermosura de la dama que se disponía a regalarle unas palabras.

Vengoa predecirte el futuro comenzó a decir Mérope con una voz potente que resonópor todo el valle, tu destino, jovenTom Riddle, es estar junto a una chicahumilde, desolada y que lleva esperando por ti desde hace mucho tiemp

Lapequeña Gaunt cerró la boca por un instante. Al igual que en su sueño otrorostro apareció de entre la niebla: una chica rubia preciosa con mejillassonrosadas por el frío, que portaba un sombrero el cual agarraba con sudelicada mano para que el viento no se lo llevara. A Mérope se le heló elcorazón, aquella odiosa niña tenía su mano entrelaza con la de su amado. Nohabía planeado que viniera con alguien. La mala suerte seguía acosándola.

¿Quiénes esa Tom? preguntó dulcemente haciendo que el joven la mirara con devocióna ella desatendiendo a la Reina de las Nieves.

Tudestino es estar con esa chica ¡y no con la que está a tu lado!

Méropechilló el final de la frase con toda la fuerza y rabia que su alma leproporcionaba en ese momento. Alzó la mano de su varita hacia la chica y unrayo de luz verdosa impactó en el cuerpo de la rubia haciendo que su cuerpo sedesplomara en el carruaje, la delicada mano cayó a plomo. Tom agitó la fustaaterrorizado, gritó "arre" con el miedocalado en su voz y los caballos relincharon y salieron corriendo calle abajoderribando a su paso a Mérope. Unos pequeños hilos de agua salada comenzaron abrotar de los ojos de la pequeña Gaunt que acababa de caer en la nieve mullida.Vio impotente como el amor de su vida huía despavorido hacia el pueblo y lo queno podía imaginarse es que pasarían meses hasta que el joven Riddle volviera arecorrer ese camino.

No todaslas Navidades son felices, no todo son risas y alegrías, también hay personasque sufren por pérdidas, por desolación y por amor. Pero había algo que SantaClaus quería regalarle a Mérope ese año y era la fuerza para enamorar al jovenRiddle intentándolo tantas veces como fuera necesario. Se levantó decididamientras la magia evaporaba su aspecto de cisne convirtiéndola de nuevo en elpequeño feo patito negro. Ella, en su interior, sabía que algún día loconseguiría, de un modo u otro.

Nota:Aquí está el final del two-shoot. Espero que haya gustado y haya recompensadovuestras expectativas. Ya sabéis como acabaría el fics en verdad: Tom volveríaa pasar por allí un día cualquiera y Mérope le daría el vaso de agua "embrujado". Acabaría concibiendo alhijo de satán jeje. Y por fin la pequeña Gaunt sería "feliz".
La historia la he intentado encuadrar lo más canon posible. Espero haberacertado.

Gracias a todos por los comentarios y las lecturas.

Apariencia oscura, sentimientos níveos - Potterfics, tu versión de la historia

Apariencia oscura, sentimientos níveos - Potterfics, tu versión de la historia

Lanieve caía suavemente sobre la casa, los árboles, las enredaderas que trepabantorpemente por la fachada y sobre los animales muertos que su hermano habíad

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-apariencia-oscura-5009-0.jpg

2023-02-27

 

Apariencia oscura, sentimientos níveos - Potterfics, tu versión de la historia
Apariencia oscura, sentimientos níveos - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/65555
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20