Cadenas de Amor... S.S. - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 



Hola:


Pues vengocon una nueva invención, espero que les guste.


No se muy biencomo será, solo se como quiero el final, de ahí el título. Así que si tienenalguna sugerencia para la historia la acepto con gusto.


Saludos.



Yo no sabía que eralo que me esperaba
no pensaba que sucediera de este modo, sabía que tenía quepagar todo el daño que había causado, todos los problemas pronto tendrían unasolución, y el lado oscuro terminaría cuando estuviera a punto de alcanzar su máximoesplendor.

Aquella persona, laúnica a la que había amado estaba perdida en mis pensamientos, en algún lugarde algún tiempo se encontraba ella, quizás mejor de lo que hubiera estado a milado, yo no le rogué para que se quedara conmigo, ella prefirió irse y yo no loimpedí. Quizás al lado de aquel iba a estar mejor que del lado oscuro.Agradezco tanto que ella apareciera en mi vida, y ruego por que no seequivocara al tomar la decisión de quedarse lejos de mí.

 

Ahora a unas cuantashoras de que todo llegue a su fin comprendo que todo el dolor que causé fuebien pagado con mi propio sufrimiento.

Si me hubieranpreguntado que si estaba dispuesto a vivir esto que he vivido mi respuestasería que SI. Quizás no encontré la amistad que esperaba, la vida que quería oel dinero que hubiera deseado, pero encontré el amor que nunca imaginé, enella, teniéndola tantos años cerca de mí, cuidándola como un tesoro y nuncasupe que tenía mi mayor felicidad.

Sería una locura silo hubiera pensado hace unos años, sé que yo no lo hubiera creído si alguien mehubiera dicho que esto sucedería, lo hubiera tomado como una burla
pero cuandolo viví todo se desvaneció, solo era ella quien permanecía en mi mente, aunquesu cuerpo no estuviera a mi lado, su esencia permanecía conmigo a donde fueraque yo iba, así de perfecta llegó a ser mi vida, y ahora todo era un recuerdoque no podía olvidar así por así, un recuerdo que parecía tan lejos de larealidad, mi única fuerza para terminar mi misión en esta vida.

No le tengo miedo ala muerte, es algo que nunca podré evitar, no comprendo cómo hace tiempo deseétanto la muerte, y ahora quiero que no llegue tan rápido. Estaría en totalsatisfacción si me dieran unos 3 o 4 días de vida, solo para asegurarme de queella está bien y que es feliz. Una vez que lo compruebe sé que morirétranquilamente.

A unas horas, tansolo 5 horas, espero que sean más las que tenga que esperar por mi muerte. ¿Ypor qué no? Recordarlo ahora no será mala idea, si había sido mi todo ahoraserá la mejor salida a todo este dolor. Recordar aquellos días donde todocambiaba, donde parecía mejorar todo a mi alrededor.

Flashback__________________________________________________

Severus.

Yo había acabado conla vida de sus padres, órdenes del Lord y no me podía negar, mientras no jugaracon la vida de ella no estaban tan mal las cosas, le había avisado a ArthurWeasley lo ocurrido para que fueran a ayudarla, ya que yo no podría hacer nada.Dos días después hubo una reunión de la Orden del Fénix en Grimmauld Place, ylo supe cuando la vi, ella estaba destrozada, en su mirada pude sentir el odioque sentía hacia mí. Estaba seguro que ella no sabía quién había sido el causantedel asesinato de su familia, pero yo era un mortífago, y eso era suficientepara que me viera de esa manera.

 

Cuando todos nossentamos a la mesa en donde estarían por primera vez Potter, Weasley y Grangerse sentaron lo más lejos de mí, aparte de quedarme en una esquina como siemprelo hacía no podía evitar sentirme incómodo.

Dije lo que sabíasobre Lord Voldemort, sobre sus planes y di unos puntos de vista que yo tenía. Entoda la reunión Granger no había dicho nada, ni si quiera estaba poniendoatencion a lo que se decía, por un momento creí que todo se debía a lo quehabía pasado con sus padres, pero no había notado que ella no le dirigía lamirada a Weasley cuando él le hablaba. Unas preguntas de Lupin me hicieron alejaresos pensamientos, y no volví a verlos hasta que terminó la reunión.

Como era mi costumbreme levanté y sin hablar me dirigí hacia la puerta para irme de ese lugar. Cuandooí que me llamaban.

-profesor-

----------------------------------------------------------------------------------------

Narrador:

Hermione se había levantadode la silla pocos segundos después de que Severus saliera del comedor en el quetodos se encontraban, quería hablar con él acerca del tema sobre sus padres,justo cuando el hombre abrió la puerta decidido a irse ella lo llamó.

Cuando Severusescuchó que la chica lo llamaba se giró sobre sus talones, con ese porte que locaracterizaba, un poco amenazante. -Dígame señorita- su voz era fría, su miradadaba miedo, no expresaba algún sentimiento en su voz.

-quería hablar conusted- Hermione lo miraba directamente a sus ojos, como si lo estuvieraretando.

-la oigo, aunque lediré que no poseo mucho tiempo- para que no se le olvidara con quien hablaba, Severususo ese tono de voz de sarcasmo, que tanto usaba en clases, y había levantadouna ceja, en claro gesto de burla.

-sé que sabe, a mispadres los mataron hace un par de noches, y quiero saber quién fue
no puedodejar las cosas como están
si el ministerio mágico no quiere hacer justicia yola haré- Hermione estaba decidida, y Severus pudo notarlo.

-Granger, no haganada, no ahora, no es el momento, va a haber justicia, de eso no hay duda-

------------------------------------------------------------------------------------------

Severus:

Cuando le dije queiba a haber justicia, me refería a que pronto pagaría por la muerte de suspadres, no se lo merecía al igual que los padres de Potter, deberían estarvivos, pero ya nada podía hacer.

No esperé a quedijera más y salí de ese lugar, como siempre, sentía ese remordimiento porhaber matado, no soportaba estar con alguien, lo que más quería era desaparecerpor un momento de ese lugar.

La compañía de Luciuso Narcissa era lo único que en ese instante poseía, pero prefería no verlos enun tiempo, era lo mejor que consideraba en un momento así.

------------------------------------------------------------------------------------------fin del Flashback______________________________________________

Sí, ese día empezótodo, cuando por primera vez sentí lástima por ella.

Habían pasado dos meses desde la última vez que lo vi, nosabía absolutamente nada de él, hay días en los que ya nada me importa, y envez de esconderme quiero ir a verlo, besar sus labios y decirle al oído lomucho que lo amo. Pero no sé ni si quiera donde puede estar, tampoco puedosalir de aquí porque Lord Voldemort nos detectaría de inmediato.

 

Puedo mandarle una carta con una lechuza, pero siempre queestoy a punto de enviarla termino arrepintiéndome, así que la verdad no sé nicómo actuar ante esta situación, tengo miedo a que cuando lo vuelva a ver el yano quiera estar conmigo, y tendría razón no lo culparía fui yo quien tuvo laculpa de que él y yo estemos separados, no creo que tan rápido se haya olvidadode mí, pero yo le prometí algo que nunca cumplí, y ahora tiene razón en noquererme ver una vez más.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione:

Cuando llegaron los mortífagos a mi casa sentí mucho miedo,no sabía para que estuvieran en ese lugar, corrí hacia la habitación donde mispadres se encontraban para protegerlos de cualquier cosa. Pero cuando llegué era demasiado tarde, unMortífago los había matado. Cuando lo vi impactada por ver los cuerpos de mis padresme sorprendí, al momento lo pude identificar como Snape, aunque llevaba unacapa que nunca había visto, y una máscara que ocultaba su identidad, pero eraél, lo sabía, conocía su cuerpo y sus movimientos. El me miró por unos minutos,no sabía cómo reaccionar, hasta que él se fue del lugar. No lloré por la muertede mis padres, nunca sentí la sensación de hacerlo, sentía tristeza pero laslágrimas nunca llegaron.

Días después hubo una reunión en Grimmauld Place, de laOrden del Fénix, Arthur Weasley había ido por mí después de lo ocurrido, yestuve con ellos en la Madriguera por un par de días, a pesar de las muchasaventuras que había vivido ahí me sentía incomoda, no quería estar en eselugar, mi relación con Ronald Weasley nunca se había logrado, ahora estabaLavender Brown, y parecía que a Ron le gustaba, así que eso también me hacíasentir muy mal.

Sirius Black me había invitado a vivir en su casa, era muygrande, y dijo que podía tener toda la privacidad que quisiera, sin dudarlomucho acepté, y desde entonces he estado viviendo aquí hasta que sea el momentode regresar a Hogwarts.

Harry fue el primero en llegar, eran casi las 4 de la tardey no había visto a Sirius para nada, así que no supe que responderle a mi amigocuando me preguntó por él.

Nos sentamos en un sillón de la sala, a esperar que todosllegaran y comenzara la reunión.

-¿cómo has estado?- fue la primera pregunta que Harry mehizo.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador:

-bien- fue lo único que la chica respondió, estaba perdidaen sus pensamientos, era notable que no quería mencionar a sus padres.

-está bien Hermione- ambos se quedaron callados por unoslargos e incómodos minutos. Hasta que nuevamente el chico volvió a hablar -losiento tanto Hermione, sabes que comparto tu dolor y
-

-Harry, lo sé, pero no puedo evitar pensar en ellos-Hermione lo interrumpió para que no continuara hablando.

-¿y por qué no lloras? Te hace mal guardar todo ese dolor-

-porque no he sentido esa sensación para llorar, sientolástima porque estén muertos, me da tristeza porque ya no los voy a volver aver, pero no puedo llorar
cambiemos de tema, por favor- la castaña se levantódel sillón en el que se encontraba y caminó hacia la cocina. Harry se levantó yla siguió, sin quitarle la mirada de encima.

 

El tiempo fue pasando, poco a poco comenzaron a llegar losdemás integrantes de la Orden, Hermione parecía querer evitar a todos, ahora loque quería es estar sola.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione:

Solo quería ver a una persona, y no llegaba, en el fondo medecía que Snape no pudo matar a mis padres, siempre había demostrado protegernoscomo para que hubiera hecho eso, pero sentía la enorme sensación de verlo.

Como Snape no llegaba todos acordaron en iniciar para queno se hiciera demasiado tarde, pero justo cuando nos dirigíamos al comedor élllego, con ese porte tan característico suyo, sin decir una palabra a nadie sesentó en la mesa, al principio planee sentarme un poco cerca de él, pero Harryy Ron me jalaron con ellos. No presté mucha atención a lo que decían Sirius,Remus, Ojo loco o cualquier otra persona que haya tomado la palabra.

Hasta que por fin terminó la reunión, el salió lo másrápido que pudo, y lo seguí hasta la puerta, lo que me dijo cuando le preguntéme dejó sin palabras, pero era cierto, no tuve oportunidad de preguntarle loque sospechaba, pero después no importó.

Pronto tendría que regresar a Hogwarts, de eso no habíaduda, pero sería muy difícil éste año.

Cuando disponía a irme a la habitación que Sirius me habíaasignado alguien me llamo.

-espera Hermione-

-------------------- --------------------------------------------------------------

Narrador.

-¿Qué paso Ginny?- preguntó curiosa la chica.

-¿sigues enojada con mi hermano?- la pelirroja no la mirabadirectamente a los ojos, como que se sentía avergonzada

-nunca estuve enojada con él. ¿Por qué la pregunta?-

-solo quiero que me escuches por favor, sabes que siempreme gustó Harry, pero ahora las cosas han cambiado, Ron piensa que tú y Harrypueden tener una relación mayor que solo de amistad, y pues yo quiero que me loaclares Hermione- Ginny miraba al piso,y estaba ligeramente roja de las mejillas.

-no Ginny, Harry y yo solo somos amigos, no entiendo porqué Ron piensa eso, en fin, no te preocupes, solo es una amistad- Hermione laabrazó, sabía que era pesado para la chica esperar a que Harry le hiciera caso.Después de unos escasos segundos se separaron, la familia Weasley se iría.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Nunca entendí por qué Ron pensaba eso, creí que enocasiones era demasiado obvia cuando estaba cerca de él, hasta Luna lo notó.

Severus

Flashback-------------------------------------------------------------------------

La segunda vez que la vi fue dos días antes de regresar aHogwarts, poco después de que hiciera el juramento inquebrantable con Narcissa,le había prometido realizar la tarea que Lord Voldemort le había encargado aDraco, así que ahora no tenía ninguna escapatoria a la tarea que Albus me habíadicho, de matarlo.

Nos reuniríamos de nuevo en Grimmauld Place para proteger aPotter y sus amigos de los mortífagos, ya que suponíamos que irían a laestación de Kings Cross. Cuando yo llegué, tarde como siempre, no la vi enningún lado del comedor. Por un momento pensé que ella no asistiría, pero esa voz,que por muchos años me había causado dolores de cabeza se escuchó cerca de mí,pero llamando a su amigo pelirrojo.

 

-disculpa-

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-no te preocupes Hermione, fue mi culpa- Ron se disculpócon la castaña por haberla empujado accidentalmente.

Ambos chicos se acercaron a la mesa para sentarse, como nohabía otro lugar en donde pudieran sentarse Hermione terminó a un lado deSnape, con el pelirrojo de su otro lado. Snape estuvo todo el tiempo serio comosiempre, haberse sentado cerca de ella no había resultado ser buena idea. Estabamuy distraído, pensando solo en ella, sabía del daño que sufría, pero no soloera eso, algo no había salido bien en sus planes, no sabía cómo, ni si quierasabía porque, pero sentía cierta preocupación por ella, algo que era muydiferente a los otros años.

La chica se levantó de la silla cuando terminó la reunión,por alguna razón Snape aún continuaba en ese lugar, era como si algo lo tuvieraatado a la silla en la que se encontraba. Cuando Hermione atravesó la puertadel comedor, Severus se levantó de la silla con el impulso de alcanzarla, y lohizo cuando ella estuvo a punto de salir de la Mansión Black.

-señorita Granger-

Hermione se volteó de inmediato, una vez más aquel hombrela llamaba, aunque esta vez no era para burlarse de ella por haber contestadobien o por haber respondido antes de tiempo, o al menos eso esperaba.

-¿si profesor?- lo esperó hasta que la alcanzara.

-¿A dónde se supone que va?- el tono de voz del hombre eracomo el que usaba en clases

-solo saldré a caminar un poco-

-¿le molesta si la acompaño?- no sabía porque le habíapreguntado eso, solo esa sensación de estar con ella.

-no
para nada- dijo sorprendida la castaña por lapropuesta de su profesor.

Apenas habían cerrado la puerta de la mansión cuandoSeverus la tomó del brazo y desaparecieron del lugar.

-------------------------------------------------------------------------------- -

Hermione.

-¿pero qué?... - fue lo único que dije cuando sentí unfuerte mareo, entonces entendí que habíamos hecho una aparición en un lugardiferente.

Cuando abrí los ojos de inmediato al volver a sentir elpiso lo primero que vi fueron sus ojos, dos túneles que parecían no tenersalida, ambos nos mirábamos y ni una sola palabra salía de nuestras bocas.

Después de unos cuantos segundos que parecieron eternos mealejé de él, y lo primero que se me ocurrió decirle fue - ¿era una aparición? ¿Porqué?- ni si quiera me importaba saber en dónde estábamos, solo el por qué mehabía llevado a ese lugar.

-necesito hablar con usted, no lo iba a hacer en un lugardonde todos nos vigilan- fue su respuesta, cuando puse atención al lugar dondenos encontrábamos me di cuenta de que nunca lo había visto, era curioso que mellevara a ese lugar, era un poco gris, triste, y tétrico, estaba nublando ylloviznaba, y aun así habían muchas personas que caminaban como si nada.

-¿en dónde estamos?- pregunté de inmediato al no poderidentificar el lugar

-es la hilandera, yo vivo en este lugar- fue lo único que me dijo, igual seguíconfundida pero decidí no hablar más y solo seguirlo. Hasta que llegamos a unacasa donde supuse que él vivía. La abrió con un ligero movimiento de varita quecreo nadie más vio. Hizo una señal con su mano para invitarme a pasar, alprincipio lo dudé un poco, pero por alguna razón que desconocía terminéaceptando

 

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Por un momento creí que ella se negaría, pero después de unosescasos segundos aceptó y pasó temerosa a la casa, con un movimiento de varitahice que la chimenea se prendiera y unas luces para que no se viera tan oscurala casa, pasamos a la sala, sentía esa necesidad de estar solo con ella yquizás contarle algo de mi pasado, algo que nadie sabía.

--------------------------- ------------------------------------------------------

Narrador.

-¿desde cuándo esta casa es suya?- Hermione estaba sentadaen uno de los sillones enfrente de su profesor, pronto iniciarían un platicaamena que podría llevarse horas.

Lo más curioso es que nadie en la mansión Black había vistoa Hermione, ni si quiera se dieron cuenta en qué momento se había ido, de unmomento a otro había desaparecido.

­­­­­­­­-¿en qué momento se desapareció?- Ron parecía estarmuy preocupado por la castaña.

-no lo sé Ron, nadie se dio cuenta, pudo ser cuando estábamoshablando todos- Harry también estaba notablemente preocupado por su amiga,habían salido a buscarla, la habían buscado en todos los cuartos de la mansión,e incluso habían ido a la casa que había sido de sus padres, pero no la encontraronpor ningún lado.

Fin delflashback-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Quizás no haya sido lo correcto haberme desaparecido de esemodo, pero tampoco negaré que me sirvió de mucho haberlo hecho.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

No puedo negar que fueuna buena tarde, algo que no lograba comprender, una de las personas que más mehabía provocado dolores de cabeza era la persona que tenía enfrente de mí y conquién pasaba un buen momento.

-¿desde cuándo esta casaes suya?- fue la primera pregunta que ella me hizo, noté un poco de miedo en suvoz, y sin pensarlo dos veces respondí que había sido de mis padres. Por supuesto también le conté de ellos, de mi padre que era muggle y mi madre unabruja, de cómo habían muerto y cómo tuve que salir hacia adelante yo solo.

Ella me miraba con muchaatención, como si fuera la historia más fascinante la que yo le contaba. En susojos se mostraba un brillo que años atrás había notado cuando aprendía algonuevo, no habló mientras yo le contaba mi historia, evité hablar de Lily, nocreí que ella se burlara de mí pero preferí no lo hacerlo.

-ahora es su turno- fuelo que dije, a pesar de la confianza que tomé en ese instante, mi tono de vozno había cambiado, seguía siendo tan frío como antes, pero al parecer a ella nole incomodaba eso.

Narrador---------------------------------------------------------------------------

-pues
siempre crecí,como sabe, alejada de la magia, en una escuela muggle, siempre fui muy cercanacon mis padres, pero cuando mi carta de Hogwarts llegó no lo dude ni un segundoy le dije a mis padres que si iría, ellos se sorprendieron mucho por mirespuesta pero igual aceptaron. Antes de que supiera que era una bruja nuncatuve amigos, siempre he preferido el estudio a que hablar con mis compañeras decosas que la verdad nunca me interesaron. Mis primeros amigos los tuve aquí enHogwarts, a Harry y a Ron, y desde entonces nos volvimos inseparables
-Hermione le contó a Severus muchas de sus aventuras, que por supuesto él lassabía muy bien, pero era distinto escucharlas de ella, atrapó a Snape, y porsegunda vez una chica lo hacía ver la vida de forma distinta.

 

De vez en cuando sonreíade una forma muy discreta que apenas la chica podía notar.

Ella habló mucho más delo que él lo hizo, pero la plática era muy entretenida. Hasta que termino ytuvo una pregunta en su mente.

-¿y por qué se convirtióen mortífago?- Hermione tenía miedo a la respuesta de su profesor, pensó quequizás se enojaría, pero solo vio como el fijó su mirada en ella.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Desde que inició nuestraplática supe que pronto me haría esa pregunta, sabía que sentía esa necesidadde saber o estar enterada. Al principio no supe si responderla o no, perotampoco lo dudé mucho.

-fue cuando estudiaba enHogwarts, iba en 5º grado cuando sentí curiosidad, pero desde antes resultabaser bueno en Artes Oscuras, me gustaba mucho, y sabía que el único lugar dondepodía demostrar todo el potencial que tenía era estando del lado de LordVoldemort. Sé que suena repugnante, por todo lo que tuve que hacer, matargente, torturarla y varias cosas más-.

Granger no podía creerque yo dijera todo eso, y fue cuando sentí la necesidad de hablarle de Lily, nolo pensé mucho, solo dejé que las palabras salieran de mi boca.

-dejé de ser Mortífagocuando cometí el error más grande que jamás haya cometido. Estaba en un bar,ebrio, como era costumbre en esas fechas, pero tuve que hacer a un lado esocuando vi que Dumbledore entraba con Trelawney, me alejé de ellos cuando los vipara que no notaran mi presencia. Después de un buen rato se levantaron de lamesa en la que se encontraban y se fueron a un cuarto para hablar a solas, yolos seguí, y cuando cerraron la puerta me acerqué a ella para poder escuchartodo lo que decían, fue cuando encontré una oportunidad para acercarme más aVoldemort
Trelawney había dicho una profecía, y hablaba sobre el fin del señortenebroso, no esperé más tiempo, y fui a la mansión Riddle, el lugar donde élse encontraba, y le conté. Jamás esperé que el dijera que era el hijo de losPotter quien se mencionaba en la profecía. Traté de convencerlo de que habíaerrado pero no quiso, como ya sabe, Colagusano lo convenció de buscarlo ymatarlo. Al no poder hacer nada para evitarlo busqué a Dumbledore, le conté loque había hecho y le pedí que los ayudara y haría lo que fuera a cambio. Mepidió que me convirtiera en su espía, y así lo hice, al parecer las cosasmarchaban bien. Hasta que Colagusano decidió traicionar a los Potter.- cuandoterminé de hablar la miré a ella, a sus ojos, no sabía cómo descifrar sumirada, pude notar un poco de odio y tristeza, no dije más y solo esperé a queella hablara.

-¿por qué trató de ayudara los Potter, si tanto odiaba al papá de Harry?-

Tragué saliva, mientrasle contaba lo anterior decidí decirle la verdad, pero ahora ya no estaba tanseguro

 

-efectivamente,James y yo nunca nos llevamos bien, pero él no era mi preocupación, era Lily-ella me miró con mucho asombro, no apartaba su mirada de mí en ningún momento-nos conocimos cuando éramos niños, yo sabía que ella era una bruja, y al igualque a mí a ella también le llegó su carta. Fuimos amigos, a pesar de que ellaera Gryffindor y yo Slytherin nunca hubo problema, James desde entonces eragrosero conmigo, y al principio Lily no lo aprobaba, pero después las cosascambiaron, ella empezó a sentir cierta atracción por él, y aunque siempre me lonegó no lo pudo ocultar. En 5º grado, cometí otro grave error, le dije "sangresucia" y como era de esperarse ella se enojó conmigo y ahí acabó la amistad- enningún momento le di indicios para decirle que me había enamorado de ella, peroparecía que ella ya lo sabía.

-¿ustedse enamoró de ella?-

No tuvemás opción que decirle que si con un movimiento de cabeza.

------------------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Haberhablado con él era muy raro, sentía una sensación nueva y rara para mí, pero elsimple hecho de que me contara su pasado significaba mucho para mí, y sé quepara él también, me imagino que el único que debe saber es Dumbledore.

Aunquehay ciertas cosas de él que no puedo creer, como por ejemplo que estuvieraenamorado de Lily Potter, creo que era la persona menos indicada para que medijera ello, o al menos la menos indicada para mí. Así que me tomó porsorpresa. Lo miré unos segundos, no sabía que decirle. No sabía ni si quiera cómoreaccionar ante todo lo que me contaba. Mi boca no podía reaccionar para decirunas palabras, mi mente iba a mil por hora, hasta que de la nada hablé

-losiento- fue lo único que pude decir, y de momento comencé a llorar. Lo vi y élse extrañó, yo tampoco no comprendía, quizás porque solo pensé en todo el dolorque pudo haber pasado.

------------------------ -----------------------------------------------------------------

Severus.

No imaginéque ella llorara al oir una parte de mi historia, era algo que no me esperaba. Estabaanocheciendo y ella pronto se tendría que ir, era algo curioso, pero teníaganas de impedirlo, quería que se quedara conmigo, me gustaba su compañía.

Fin delflashback--------------------------------------------------------------------------

Severus:

Quien diríaque ese sería el comienzo de todo. A mi parecer, fue perfecto, ya que ellacomenzaba a conocerme de la misma forma que a ella la conocía.

Ron:

A mi parecer ellahabía pasado mucho tiempo sola, no quería que estuviera así, sentía que la soledadle hacía daño, cada vez más, pero ella no quería que alguien le acompañara,salía de su cuarto a comer y en ocasiones a desayunar, pero no más. Me hepreocupado mucho por ella, no sé ni si quiera que hacer, he tratado de hacervarias cosas para ayudarla, pero no hay mucho que hacer, ella se niega a recibirayuda.

-¿Hermione?- toqué lapuerta, y cuando ella la abrió note que el cuarto estaba totalmente oscuro.

-¿qué pasó Ron?-

Sus ojos estabanhinchados y rojos, sabía que había llorado, que sufría por Snape.

-solo quería ver comoestabas-

-bien Ron, Gracias-dijo con la voz temblorosa, y con lágrimas amenazando a salir.

Cerró la puerta sinque yo lo pudiera impedir, pero por alguna razón decidí no intentar de nuevo.

 

Yo le había prometidoa Snape que la cuidaría, que no permitiría que algo malo le pasara, y noimporta cuánto me lleve, cumpliré con mi promesa.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Agradezco mucho a Ron,porque ha sido quien más ha estado al pendiente de mí, pero no quiero salir,quiero regresar a su lado, no me importa nada, si tan solo supiera donde está.

flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

El me miró asombradopor haber comenzado a llorar pero es que se había vuelto confuso, y no soloeso, el simple hecho de pensar en lo que sufrió fue más que suficiente parahacer que las lágrimas brotaran de mis ojos, ahora comprendía porque era así.

De momento me acordéque pronto tenía que regresar a Grimmauld Place, vi hacia la ventana y estabaoscuro, Snape se dio cuenta de mi preocupación de ese momento, así que selevantó del sillón en el que se encontraba y se dirigió hacia mí.

-vamos Granger, laacompañaré a Grimmauld Place, de seguro deben estar preguntándose por usted-

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

No sé porque razón lehabía dicho que yo la acompañaría a Grimmauld Place, no quería que se fuera,quería hablar más tiempo con ella, o mínimo quería que ella durmiera en mi casa,sé que suena raro, pero así no me sentiría solo de nuevo.

-no quiero irme- demomento me dijo Granger, tomándome por sorpresa, sentí cierta tranquilidad aloir eso, claro que no lo demostré.

-¿se quedará aquí?- nome resistí para nada, estaba esperanzado a que dijera que sí.

-pues esa es sudecisión profesor- me miró con esa luz que perdió al haber llorado y que megustaba ver en su rostro.

Me senté de nuevo enel sillón en el que me encontraba, ella sonrió de nuevo.

-¿cree que me esténbuscando en éste momento?-

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-puede que sí, másPotter y Weasley, creo que debería avisarles para que no la busquen y esténtranquilos- Severus parecía estar más tranquilo que nunca, y es que después demuchos años por fin podría pasar una noche en compañía de alguien.

Hermione supo quetenía la razón así que le pidió a su profesor un pergamino y tinta paraescribir, y cuando lo hizo Severus le prestó su lechuza para que la cartallegara a su destino.

En Grimmauld Placetodos estaban buscando a la castaña, nadie sabía dónde podía estar, sobretodoMolly era la que estaba más angustiada, Arthur había tratado de calmarla perono lo conseguía, había oscurecido y no había señales de ella. Albus habíallegado 5 minutos antes para hablar con Sirius, pero grande fue su sorpresacuando se enteró de que la castaña llevaba horas, desaparecida.

De momento un pequeñogolpeteo se escuchó en una de las ventanas, todos se giraron para ver de qué setrataba y cuando vieron a la lechuza se abalanzaron contra ella, pero fue Ronquien tomó el pergamino.

"siento haberme desaparecidode ese modo, pero prefería estar sola para pensar, estoy bien, pero noregresaré ésta noche.

Hermione"

Todos setranquilizaron al saber que no estaba en peligro como muchos lo suponían. Pero apesar de todo quedaba una pregunta más, ¿en dónde estaba?

 

Solo Albus Dumbledore,pudo reconocer esa lechuza, sabía muy bien que era de Severus, sabía que por lomientras Hermione estaría segura, pero no se quedaría así, él se encargaría quenada más sucediera.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Platicamos unas horasmás hasta que tuve sueño, y Snape se diocuenta de ello, me dijo que podría dormir en su habitación y que él dormiría enuno de los sillones, sabía y estaba segura que no haría algo en mi contra, asíque me sentí cómoda. Me llevó a su habitación, su casa me había dejado de darmiedo, de hecho me empezaba a gustar, me sentía más cómoda en ese lugar que enGrimmauld Place, apenas entré a la habitación y el cerró la puerta. Lo oí bajarlas escaleras, y me acosté en la cama, era muy suave, como no tenía pijamadecidí ponerme una de sus camisas negras, como era grande podría dormir bien,aunque no sabía si se enojaría.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

No había podido dormira pesar de que lo intenté, quería verla, sentía una sensación rara, que nohabía experimentado, o que quizás había olvidado. Después de pensarlo por variosminutos decidí que la iría a ver. Me levanté del sillón y subí las escaleras,abrí lentamente la puerta. Ella estaba dormida, las cobijas la tapaban hasta lacintura, y pude notar que tenía puesta una de mis camisas, usándola comopijama. Lejos de enojarme causó un sentimiento positivo en mí, ahora sentía esanecesidad de cuidarla.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

La mañana habíallegado demasiado rápido para la castaña, se levantó de la cama y bajó para vera su profesor, se dio cuenta de que no estaba en el sillón, un pequeño ruido lehizo darse cuenta de que estaba bañándose, así que de la nada se le ocurrió quepodía hacer el desayuno, sin ponerse algo más, ya que la camisa le llegaba a lamitad del muslo bajó hacía la cocina y comenzó a preparar algo.

Cuando Severus saliódel baño se dio cuenta de que Hermione no estaba en la habitación, se vistiócon un movimiento de varita y la vio en la cocina, para asombro de el solotenía la camisa con la que había dormido, le permitía darle una vista que élnunca se imaginó. Estaba absorto hasta que un golpe en la puerta llamó suatención. Haciendo que Hermione se sobresaltara un poco. Sin verla más sedirigió a la puerta para abrir.

Nunca se imaginó queAlbus Dumbledore estuviera afuera de su casa esperando a que le abrieran. Apenashabía abierto la puerta cuando el director entró rápidamente asustando aSeverus y a Hermione.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Narrador:

Albus estaba muysorprendido al ver a Hermione con una camisa de Severus, miraba a ambos conmucha curiosidad, buscando una respuesta en sus miradas de confusión.

-¿qué pasa Albus?- FueSeverus quien decidió hablar antes de que el anciano sacara conclusionesfalsas.

-señorita Granger-hizo caso omiso a la pregunta del profesor y se dirigió a ella, en un momentomás se encargaría de Snape- ya que se había desaparecido de ese modo hubierasido un poco más consiente y avisado a alguien más temprano para que no sepreocuparan por usted- la voz del anciano director sonaba distinta a como enrealidad era, algo raro para la castaña, que siempre lo había escuchado con unavoz tranquilizante.

 

-no era mi intención,quería salir a caminar un rato
-

-eso ya no importa, elproblema es saber porque vino a esta casa, y como se atreve a pasar una nocheaquí- Dumbledore caminaba de un lado a otro, como si se sintiera encerrado enesa casa - ¿y no cree que sea mejor estar bien vestida a que con esa camisa?-

-para pasar la noche,era muy incómoda mi ropa- Hermione estaba extrañada con la actitud del anciano.

-esos no son pretextos-se giró sobre sus talones para ver por la ventana y dar la impresión desuperioridad.

-¿a qué has venidoAlbus?- preguntó Severus poniéndose enfrente de Hermione para impedir que Albusla siguiera atacando.

-ella no debe estar aquí,y tú lo sabes, te lo he prohibido, no debes ni puedes hacer amistad conalguien, eso no nos conviene-

-no te conviene a ti,y el hecho de que haya aceptado ser tu espía no quiere decir que vas a seguirmanipulando mi vida, ya has hecho suficiente- Severus estaba muy calmado parala situación.

-soy yo quien te salvóde Azkabán, no me obligues a hacer que dé la orden de que te lleven preso-

-eso no sería buenaidea Albus, solo pregúntate en donde estarían sin toda la información quesabía, Potter estaría muerto sin mis cuidados. Así que te pido que te vayas deaquí- Severus se había acercado a la puerta y la había abierto ligeramente indicándoleque lo estaba prácticamente corriendo.

-ya que se quedaráaquí la tendrás que cuidar, no sabes lo que te espera si algo malo le sucede- fuelo último que dijo antes de salir por la puerta y desaparecer unos segundos mástarde.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Es la primera vez quelo veo actuar de esa forma, se me hizo muy raro, siempre lo había vistotranquilo y pasivo, fue raro, pero no se me hizo justo que tratara así aSeverus, prácticamente era su títere, hacía con él lo que quería, sabía que nopodía decir que no a los mandatos del director, pero hasta cierto punto teníamucha razón, si no fuera por Severus Harry estaría muerto.

Pero eso no era todo,Dumbledore escondía algo, de eso no habría duda.

-¿piensa irse pronto?-

De momento Snape mesacó de mis pensamientos, no respondí luego porque lo que menos quería era irmelejos de él, sentía una sensación diferente, prefería pasar mi último día fuerade Hogwarts con el hombre que tenía enfrente de mí.

-¿me podré quedar mástiempo aquí?- ansiaba que me dijera que sí, prefería quedarme con él a queregresar y oír cientos de preguntas sobre donde había pasado la noche,

Solo vi como con lacabeza hizo un movimiento afirmativo. No pude evitar sonreír de momento, asíque sin más me dirigí de nuevo a la cocina para terminar el desayuno.

-¿qué hace Granger?-Severus se acercó detrás de mí, sentía su mirada atravesándome tratando deaveriguar que hacía.

-el desayuno- cuandogiré para verlo él tenía una ceja levantada que hacía otra pregunta más. -Le aseguroque no le hará daño-

 

Por primera vez en mivida lo vi sonreír de una forma notoria, podía sentir sienta tranquilidad.

-está bien- con un movimientode varita la mesa estaba puesta. Esperó a que yo me sentara para que el tambiéntomara asiento.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

El desayuno no era lagran cosa, pero era muy rico, mefascinaba la idea de que ella se quedara más tiempo, al menos así podríaconocerla un poco más.

Estuvimos calladoshasta que a punto de acabar Hermione hizo una pregunta.

-¿por qué Dumbledorese comportó así?-

-estaba enojado, eraalgo lógico- dije sin verla, estaba pensando en muchas cosas, por su puesto,sabía que ella estando en mi casa estaba en peligro.

-¿y se enoja muyseguido? ¿Por qué dijo que usted no puede hacer Amistad con alguien?-

-hay algo que omitídecirle, pero viendo que usted es muy curiosa lo diré. Cada que voy hacia elSeñor Tenebroso tengo que poner una barrera en mi mente para que él no la puedaleer, pero eso no quiere decir que en algún momento él pueda romper esa barreray sepa de muchas cosas, teniendo una amistad puede atacar a esa persona-

Claramente vi que Hermionese quedó sin palabras, estaba sorprendida por lo que decía.

-ahora entiendo-

Terminamos dedesayunar, vi que ya no quiso seguir con el tema y en silencio recogió losplatos y vasos de la mesa.

La invité a la sala denuevo, estuvimos un rato en silencio hasta que decidí hablarle.

-no importa queestemos en Hogwarts, usted podrá ir a las Mazmorras, y si así lo prefierepodremos hablar-

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

La propuesta deSeverus era genial, sentí como si algo iluminara mi ser, asentí con felicidad yvi como en su rostro se delineaba su sonrisa.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Harry.

No podía seguir así,estaba matándome la curiosidad por verla, no pude aguantar más y subí lasescaleras hacia su cuarto. Toqué dos veces pero no abrió, así que no esperé másy abrí la puerta. Lo primero que pude visualizar con la poca luz que entraba alcuarto fue un bulto en la cama. Daba la impresión de estar dormida, peropresentía que algo andaba mal. Me acerqué a ella y le hablé con voz baja parano despertarla de golpe, pero ella no respondía, aumente el volumen de mi vozpero ella seguía sin responder.

Así que comencé amoverla pero al ver que no respondía la tome en mis brazos y bajé las escaleraslo más rápido que pude. Cuándo la familia Weasley me vio se alarmó y seacercaron a mí.

-no despierta- fue loúnico que dije, y al parecer eso bastó para que todos comenzaran a moverserápidamente.

La llevamos alhospital San Mungo, donde la atendieron rápidamente.

Había pasado más dehora y media cuando un medimago salió y preguntó por familiares de la SeñoritaGranger.

-ella se encuentra en buenestado- comenzó a hablar cuando nos acercamos a él -está un poco débil, pero deeso no hay por qué preocuparnos, el problema es que ella está embarazada ynecesitará muchos cuidados-

Absolutamente todosnos giramos para ver a Ron, él no podía creer lo que el medimago había dicho.

 

flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

Después de haberpasado dos días con Hermione ahora lo que menos quería era que ella se separarade mí, sentía mucho alivio en mí ser, era algo inexplicable. Pero ella teníaque ir a Grimmauld Place por sus cosas y despedirse de Arthur y Molly Weasley ytambién de Black así que sin poderlo evitarlo la acompañé hasta ese lugar yesperé que entrara para retirarme.

Cuando ella entrósentí un dolor muy fuerte en mi brazo, sabía que el señor Tenebroso me llamabay cuando estuve a punto de marcharme una voz me llamaba. Giré a verlo yefectivamente
era Albus Dumbledore.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-siento lo que pasóayer Severus, sabes que no quise, pero estaba muy enojado- el anciano miraba directamentea Severus, algo que siempre había incomodado al profesor.

-ya pasó Albus-

-veo que has olvidadoa Lily, solo cuida bien a la señorita Granger por favor- como siempre Albus nodijo más y entró al cuartel dejando pensando a Severus-

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Narrador.

-vamos Severus, tienesque acompañarme, arreglé tu situación- llegaba Lucius, un hombre alto y rubio,la condición en la que venía no era muy buena pero él lo ayudaría, de eso nohabría duda.

-¿a qué te refieresLucius?-

-estarás un tiempo en Azkabán,no será mucho tiempo, te lo aseguro, solo unos días en los que busco la forma desacarte-

-¿por qué haces esto?-Severus estaba asombrado por la actitud del rubio.

-somos amigos-

Una vez estando enAzkabán y al ser llevado a su celda de alta seguridad le dijo Lucius

-la buscaré y le diréque estás aquí, tú no puedes morir Severus-

Ron.

Al principio noentendí porque todos me miraban, mi mente pensaba en que pasaría ahora. Sabíaque el bebé era de Snape, y el problema mayor es que él está del lado de losmortífagos en algún lugar que yo desconocía.

Nadie más se habíaenterado de su relación, creo que Dumbledore también se había enterado, perohace ya tanto tiempo que no sabemos nada de él. Era curioso pero Hermione nuncaquiso que alguien se enterara, sabía que nadie quería a Snape porque lo creíanun traidor. Harry supo un poco de verdad, pero no sabía que llevaban una relaciónmás que solo una amistad.

Y cuando reaccioné medi cuenta de que todos pensaban que el bebé era mío, no supe que decir, nosabía si decirles que el bebé era de Snape o no, así que sin poder aguantar másla mirada de todos hablé.

-¿podré ver aHermione?-

El doctor me dijo quesí y lo seguí ante la mirada de asombro de todos. Me condujo por variospasillos hasta que llegamos a su cuarto, poco después se fue dejándonos asolas. La vi y estaba triste, había llorado y tenía la mirada perdida.

-¿Hermione?-

Ella me miró y llorónuevamente, me acerqué para abrazarla, tenía miedo a lastimarla pero ella seaferraba cada vez más a mí, después de unos minutos me soltó y me dijo:

-¿Qué voy a hacerRon?-

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-cuentas con mi apoyoHermione, yo te ayudaré- Ron limpiaba las lágrimas de la castaña, ya no queríaque sufriera más.

 

-lo quiero, lo amo, yno puedo estar más tiempo sin él- Hermione se estaba alterando y más lágrimasamenazaban con salir.

-cálmate Hermione, nosé cómo, pero sé que te ayudaré a encontrarlo y le diré que regrese- Ron estabamuy seguro de sus palabras, quería mucho a Hermione, y no la dejaría sola.

La chica se calmó,estaba segura que Ron no la dejaría sola, pero también tenía miedo de que algomalo le pasara por ayudarla.

-Hermione, no quieroincomodarte, pero cuando el doctor nos dijo que tú estabas embarazada todos memiraron, creyendo que yo soy el padre de tu bebé ¿Qué les dirás?-

La chica no dijo nada,miraba directamente los ojos de su amigo, pensando que sería mejor -dejemos queellos crean eso, no les diremos nada-

A Ron no le importó yaceptó.

flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Cuando entré aGrimmauld Place, no encontré a nadie en la sala, por un momento pensé que lacasa estaba sola, pero me equivoqué cuando llegué al comedor, todos estabandesayunando.

-señorita Granger,será mejor que prepare sus cosas para irse a Hogwarts, recuerde que en unas horaspartirá a la estación Kings Cross- me tomó por sorpresa el director, no sabíacómo reaccionar por cómo me había visto ayer y cómo yo lo había visto. Cuandogiré mi rostro él tenía la sonrisa que siempre había conocido. Sin decir mássubí las escaleras, quería evitar todo tipo de preguntas, y comencé a arreglarmis cosas.

Mi mente no dejaba depensar en él, era una tortura no estar en su casa hablando, en dos días habíansido suficientes para necesitarlo ahora.

Un golpe en la puertame sacó de mis pensamientos, abrí la puerta y vi a Harry.

-¿estas lista?- fue loprimero que me preguntó cuándo entré, pensé que me haría preguntas de dondeestuve. Pero no fue así.

-ya casi, nada másrevisaré que no se me olvide algo- busqué en toda la habitación y al parecer yano dejaba nada. Cuándo estuve lista bajé por las escaleras con Harry. Lafamilia Weasley nos esperaba para irnos a la estación Kings Cross.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Parecían días desde elúltimo momento que la vi, aunque en realidad eran horas.

Cuando me enteré quelos alumnos ya estaban en Hogwarts sentí cierto tipo de emoción. Estabaansioso, y sin más salí de inmediato hacía el Gran comedor, cuando llegué losalumnos apenas comenzaban a pasar por la puerta.

-valla Severus-Dumbledore se acercó a mí- es la primera vez en muchos años que llegas tempranoa la ceremonia de selección-

En ese momento me dicuenta que era demasiado temprano, yo siempre llegaba cuando era el turno delos alumnos de primer año pasar. En fin, no le respondí y me fui a sentar a milugar a esperar para verla.

Pero eso nuncasucedió, llegaron los hermanos Weasley, platicaban los dos con otros alumnos deGryffindor, después vi a Longbottom con la señorita Lovegood, y al final aPotter que venía solo. Comenzó la ceremonia de Selección y ella no llegaba aún,me parecía muy extraño todo esto, la busqué cientos de veces con la mirada perono la encontré hasta que me decidí a levantarme e irme a buscarla. Comencé abuscar por los pasillos principales y al no verla Salí por las puertas delcastillo.

 

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Cuando bajé delexpreso no tenía ganas de seguir con Ginny, Ron y Harry, ya que la menor de losWeasley empezó a hacerme preguntas sobre donde había estado cuando medesaparecí, cuando Ron se dio cuenta de que no quería contestar cambió el tema,pero ahora me sentía muy incómoda cómo para seguir con ellos.

Así que empecé acaminar yo sola por mi cuenta, lo que quería era llegar al castillo pronto paraver a Severus, pero quería estar distante de mis amigos.

Pronto mispensamientos se vieron perturbados al sentir como alguien me llevaba hacia lassombras. Me tapó con una mano mi boca para que no gritara, y con su otro brazome agarró totalmente para que no me moviera.

Esperó a que todos losalumnos pasaran para que me soltara. Cuando lo hizo me dijo al oído -más valeque no te muevas sangre sucia- en ese momento me di cuenta de que en realidadse trataba de Lucius Malfoy.

Traté de alejarme deél, pero me fue imposible, el me cerró el paso. Así que me quedé quieta,dispuesta a escucharlo antes de que se enojara.

-has cambiado muchoGranger- acercó una de sus manos y la posó en mi cadera, y fue acercándose cadavez más a mí, -ya no eres la misma pequeña de antes- movió su mano, la bajabalentamente hasta llegar a mi pierna, yo estaba inmóvil, como en shock, no sabíaque pensar, no sabía ni si quiera como actuar, tenía miedo, pero a la vez noquería que lo dejara de hacer.

-ahora eres una diosa-su boca llegó hasta mi cuello, donde comenzó a besarlo, me gustaba esasensación, era genial sentir su aliento.

----------------------------------------------------------------------------------

Lucius.

En realidad no teníaque buscar a la sangre sucia sino a Severus, pero admito que el simple hecho dehaberla visto me volvió loco, como bien se lo dije, ahora era una Diosa, demomento no me importó si era una sangre sucia, tenía un cuerpo espectacular loque me hizo querer poseerla, querer llevármela a mi cama y tener sexo con ella.Estaba totalmente consiente de que Narcissa era mi esposa, pero eso nosignificaba que de vez en cuando no pueda estar con otra mujer por un momento.

Estaba muy entretenidobesando su cuello, y después su labio inferior, no sentí que ella se movieranegándose, por el contrario parece que lo estaba disfrutando. Hasta que lamordí provocando una herida que sangrara, fue entonces cuando ella se hizo paraatrás.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Ni si quiera supe porque acepté que Lucius Malfoy hiciera eso, por unos segundos me imaginé aSeverus y a mi haciendo eso, entre las sombras, ocultándonos de todos y a miparecer eso me gustaba. Pero el dolor que sentí en mi labio me hizo salir deesos pensamientos y darme cuenta de lo que en realidad estaba pasando.

-¿pensé que te gustabaGranger?- me dijo al tiempo que llevaba una mano a mi labio para limpiarme lasangre.

No dije nada, no creíaaún que hubiera permitido eso, me di la vuelta para irme, sino fuera porqueMalfoy sujetó mi mano -nos volveremos a ver Granger, de eso no hay duda- fue loúnico que me dijo cuándo corrí para irme al castillo de Hogwarts, me habíatardado demasiado, de seguro ya no llegaría a la cena.

 

Iba pensando en nometerme en problemas, justo cuando choqué con algo, o más bien con alguien ycaí al piso.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Por fin, era ella,habíamos chocado, pero ahora la pregunta era ¿dónde había estado?

La ayudé a levantarse,y fue cuando vi esa herida en su labio inferior que aún sangraba, a mi pareceralguien se la había provocado. -¿qué le pasó en la boca?-

-nada profesor, fue unaccidente cuando resbalé hace rato- sabía que me estaba mintiendo, pero noquise incomodarla.

-¿está bien?- cuandovi que me dijo que si con un movimiento de cabeza y con una sonrisa en surostro le pedí que me siguiera para curarle su labio.

Llegamos a lasmazmorras, y después de que se limpiara la sangre saqué una poción gelatinosade color azul, le advertí que le ardería. Tomé un poco con dos de mis dedos, ylos acerqué a sus labios, con sumo cuidado comencé a ponerla en la herida, notéque le estaba ardiendo mucho, comenzó a ponerse roja, así que decidí retirarmis dedos de sus labios. Después de unos segundos abrió sus ojos y me mirófijamente, de un momento a otro se abalanzó hacia mí, y juntó sus labios conlos míos.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Cuando Severus pusouna poción gelatinosa en mi labio sentí como si en realidad me pusiera fuego,me ardía bastante, el dolor era muy intenso, pero más allá del dolor sentí susdedos, si bien pudo haberme dicho que yo misma vertiera la poción en mi labiopero por alguna razón decidió que él lo haría. Cerré mis ojos por el dolor,pero al abrirlos me di cuenta de que me miraba fijamente, lo había extrañadotanto en unas cuantas horas que ahora que lo tenía enfrente no sabía quedecirle, y más por lo que había hecho con Lucius, pero decidí alejar esospensamientos de mí y hacer algo que quizás rompería con nuestra amistad.

Cuando mis labiostocaron los suyos sentí alivio, la poción había dejado de quemar mi labio,sentía mucha calidez, sentía algo que nunca había experimentado y que no sabíacómo descifrarlo. Me estaba metiendo en problemas, de eso no había duda, no mehabía presentado a la cena y ceremonia de selección y ahora estaba besando a unprofesor, pero es que dos días se habían vuelto suficientes para desearlo.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

El beso me tomó porsorpresa, no lo había correspondido, simplemente pensaba porque lo había hecho,en realidad yo a ella no le convenía, era un mortífago, y no quería que algomalo le pasara a ella, no quería que se enteraran que yo sentía algo porHermione.

De momento sentí comosu lengua pedía permiso para entrar en mi boca, era demasiado rápido esto, noes que no lo quisiera, pero antes que en mi pensaba en ella, quizás ni siquieraestaba consciente de lo que estaba haciendo, no quería que después searrepintiera, así que con autocontrol tome con mis manos su rostro y laalejé de mi sin mostrarme brusco.

-¿por qué lo hizo?-noté como sus mejillas comenzaban a ponerse rojas, a mi parecer se veía muytierna.

Ella no respondiónada, por un instante pensé que ahora se estaba arrepintiendo, ella tomó mismanos y las quitó de su rostro, y comenzó a acercarse de nuevo, volvió a posarsus labios sobre los míos, pero esta vez no dudé en responder el beso.

 

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Narrador.

-Lucius, ¿me puedesdecir porque Severus está en Azkabán?- Bellatrix parecía estar muy alterada,por el apoyo que había demostrado a su hermana Narcissa comprendía que él noera tan malo como quería hacer creer.

-tengo un plan,podemos decirle al Lord que a Severus lo han acusado por la desaparición deDumbledore, y así podremos retrasar su muerte, bien sabes que el Lord no lomatará si cree que él sabe el paradero del anciano- Lucius la mirabadirectamente a los ojos, estaba decidido, era lo único que la bruja Sádica pudodescifrar en su mirada. -tenemos que encontrar a Granger, bien sabes que porella Severus luchará.

-Sí, tienes razónLucius, yo me quedaré con él para asegurarme de que el Lord no lo ataque-Bellatrix se desaparecía ante la mirada del rubio que pensaba en que partepodría comenzar a buscar a la castaña.

Ya estando en AzkabánBellatrix caminaba rápido entre todas las celdas buscando a Severus, estaba muytranquila, sabiendo cómo era ella pensarían que algo malo le ocurría, cuando loencontró se acercó a él, con un carácter que hasta el mismo Severus desconocía.

-¿estás bien?-

El hombre un pocoextrañado y sin moverse de su cama la miró y con un movimiento de cabeza ledijo que si.

-Lucius me ha contadodel plan, te dejaré solo, pero no estaré muy lejos- Bellatrix sabía que sucomportamiento para él era muy raro, así que no se quiso alejar mucho de élpero disimuló hacerlo.

"vaya, ahora ella mecuidará" pensó Severus y se recostó en su cama, quería seguir recordando.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

Ese beso me habíadejado muy confundido, pero al parecer para ella no importaba mucho, había pasadoun día entero desde que eso sucedió, el día siguiente no la había visto paranada, ni en el Gran comedor, en la biblioteca y no tenía clase con Gryffindor.

El día siguiente no vitampoco que llegara al Gran comedor, estaba preocupado por ella, y para variarlas cosas tenía que ser Albus quien me sacara de mis pensamientos.

-no me aparto quequieras verla, pero por favor no permitas que le hagan daño-

-¿Qué es lo que sabesAlbus?- me había llamado mucho la atención que me dijera eso, daba la impresiónde que algo ocultaba.

-solo cuídala- fue loúnico que me dijo antes de que se levantara para irse, quise esperar un pocomás de tiempo, pero decidí irme hacia las mazmorras, tenía que preparar lascosas para la clase de Gryffindor y Slytherin.

Mi mente iba tanocupada pensando en tantas cosas que el camino a las mazmorras en realidad seme hizo muy corto, así que cuando llegué y abrí la puerta grande fue misorpresa al verla sentada en una de las bancas.

-¿Qué hace aquíseñorita Granger?-

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

No quería verlo porpena, Severus no sabía lo que había pasado con Lucius pero me sentía culpable,así que procuraba llegar temprano a el desayuno, comida y cena , ya que él erade los últimos en llegar. Pero quería estar un rato a solas con él, así que medirigí al salón en el que nos impartiría la clase, me senté en una de lasbancas de hasta atrás a esperarlo.

 

Cuando abrió la puertay me vio me preguntó que hacía, no le respondí, solo me dediqué a observarlounos segundos, me levanté de mi silla y me dirigí a él, en todo momento con sumirada clavada en mí, sabía que no estaba enojado, así que me acerqué a él y loabracé por la cintura, me acomodé en su pecho.

-lo extrañé- no sabíaque esperar de ese hombre, pero me volvía loca con su aroma. Sentí como posósus manos alrededor de mi cuerpo y en vez de apartarme me acercó más a su cuerpo.

-¿Qué es lo que esperade mí?- fue lo único que me dijo. No sabía que responderle, ni si quiera yo mehabía hecho esa pregunta.

-no lo sé, solo quieroestar con usted-

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Haber escuchado eso deella me hizo pensar en muchas cosas, estaba muy confundido, quería tomarme mástiempo y hacerle más preguntas, saber bien lo que ella estaba sintiendo, perotenía el tiempo contado, pronto comenzarían a llegar los alumnos y tenía quepreparar las cosas, sin quererlo la tuve que alejar de mí, platicamos un rato antesde que todos los alumnos llegaran, me sentía tranquilo teniéndola cerca, pero ala vez me sentía incómodo por pensar en el beso que había tenido lugar dos díasatrás.

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

Recuerdo que nuncallegaba temprano a las clases cuando estuve en Hogwarts, y menos a una clase deSnape, pero en aquella ocasión pensaba en tantas cosas que sin dudarlo dosveces me dirigí a las mazmorras. Iba solo, así me sentía bien, no había vistomucho a Hermione, nos estábamos alejando y pensé que quizás sería lo mejor,ella era obvio que lo único que sentía por mí era amistad, y para ser realistasyo no sentía algo especial por ella, estaba enamorándome, de eso no había dudaalguna, el problema era que se volvía imposible.

Entre tanto pensar ycaminar pronto llegue al salón correspondiente, oí una voz muy conocida paramí, y estaba seguro de que no me equivocaba, así que me acerqué lo más que pudea la puerta del salón que estaba cerrado para poder escuchar.

Y efectivamente, eraHermione, pero aquella sorpresa es que no platicaba con cualquier persona,platicaba con Snape, el profesor más temido de Hogwarts, era raro oírloshablar, era como si él fuera otra persona, era como si no fuera la primera vezque hablaban, como si Hermione hubiera estado con él, el día que desapareció.

En ese justo instantecomprendí, Hermione había estado con Snape, no podía asegurar que llevaba unarelación como pareja, pero al menos de amistad si era.

De momento la puertase abrió, hubiera preferido estar a unos cuantos metros de ahí y no a unoscentímetros de la puerta -señor Weasley- vi el rostro de Snape cuando abrió,estaba asombrado de verme.

Se hizo a un lado paradejarme pasar, y la vi a ella, no sentía celos ni nada por el estilo, sentíaasombro y admiración, era algo casi imposible llevarse con Snape, y más cuandoel profesor pasó 5 años sufriendo dolores de cabeza con tantas preguntas deHermione.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

 

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Ron.

No sabía que pensar,ambos estaban muy sorprendidos de verme, me sentía muy incómodo y pronto elsilencio se hizo presente, no sabía que esperar, así que solo me dirigí a milugar y esperé a que fueran ellos quienes dijeran e hicieran algo.

Hermione estaba de piea un lado del escritorio de Snape, vi cómo se alejó de ese lugar para dirigirsehacia donde yo estaba, se sentó a un lado de mí y me habló con un tono denerviosismo -vaya Ron, es la primera vez que llegas a una clase temprano- sabíaque trataba de distraerme, pero seguía sintiendo esa mirada tan penetrante deSnape sobre nosotros. Le expliqué a Hermione la razón por la que había llegadotemprano, y pronto iniciamos una conversación agradable, a pesar de que Snapese sentó en la silla de su escritorio a leer un libro me di cuenta de que enrealidad era lo que estaba aparentando, pues si mirada la sentí en todomomento.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Ese momento se habíavuelto muy incómodo, Ron se había dado cuenta, sabía que algo había con Snape,y no tuve más que hacer que sacar lo que había visto de su mente.

La clase también fueincomoda, Snape dándome clases y Ron a un lado de mí, fue la primera clase enmucho tiempo a la que no puse atención, era un caos mi mente, y lo presentí,Severus tampoco estaba pasando un buen momento, veía que por momentos su miradase posaba sobre mí, pero cuando se daba cuenta de que yo lo descubría mirándomeapartaba su vista de mi, fue muy rara esa clase, y para empeorar las cosas sehizo eterna esa hora.

Cuando por fin laclase llegó a su fin comencé a guardar mis cosas, trataba de hacer tiempo parapoder hablar con Severus, pero Harry se acercó a mí y me dijo -Ya los viHermione, vaya que te gusta- me asusté demasiado, pensé que hablaba de Severuspero cuando alcé mi vista vi que el miraba a Ron.

-no Harry, sabes queRon y yo en realidad somos amigos- no dije más y para no levantar sospechas mefui con ellos dos.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Desde ese día Hermioney Severus no habían vuelto a hablar a solas, solo se veían en clases depociones, en el Gran comedor o cuando Hermione entraba o salía de labiblioteca, eran las únicas veces que coincidía, pro nunca se atrevieron adirigirse las palabras.

Una sola semana habíapasado, 7 días interminables, y ellos no habían podido hablarse, tan solomiradas furtivas con la esperanza de que nadie los descubriera.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Se habían hechoeternos estos 7 días que pasaron, no sabía que había pasado con Weasley, niella ni yo habíamos intentado hablar, nos veíamos en clases y en el Grancomedor, así que no había mucho que hacer.

Estaba desesperándome,necesitaba escuchar su voz, y sin embargo ahora ya no respondía en mis clases,no sabía lo que pasaba, estaba frustrado.

Era viernes, y decidíno ir a cenar, salí del castillo a caminar un poco, la noche era nublada, nopodía verse ninguna estrella, hacía mucho frío y el air golpeaba mi cara, erauna noche tranquila a mi parecer perfecta, caminaba lentamente, hasta que a mimente llegó una duda, "Lily Potter" tenía ya un tiempo que no pensaba en ella,no sabía porque, sentía que todavía la quería pero ya no como antes, no mepreocupaba nada, sabía que en algún momento tenía que pasar, pronto esos pensamientose alejaron de mi cuando vi a una persona a lo lejos, la reconocí de inmediato,estaba viendo el lago negro, así que por lo tanto no se había percatado de mipresencia. Pensé en acercarme a ella, hablarle y estar un rato juntos, protambién lo dudaba, sentía alguna sensación de miedo.

 

Pero de la nada decidíacercarme a ella, estaba nervioso, por alguna razón. Caminaba en completosilencio para no asustarla, y cuando estuve a escasos centímetros de ella laabracé por la espalda, noté como se sobresaltó temerosa, pero al darse cuentade que yo era se calmó.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-me asustaste-Hermione se había asustado cuando él la abrazó, no había escuchado algún ruidoque le indicara que alguien se acercara.

-lo siento, no fue miintención- Severus continuó abrazándola, se sentía tranquilo a su lado. -¿Quéhaces aquí?- le hablaba a su oído haciendo que la chica se estremeciera.

-solo pensaba, y se meocurrió que este podría ser un buen lugar para hacerlo- Hermione disfrutabacada instante pasando con ese hombre.

Su conversación sehizo amena, ambos disfrutando la compañía del otro.

-¿sabe profesor?Extrañaba hablar con usted- Hermione lo miraba fijamente mientras Severusmiraba hacia la nada.

-¿en serio?- no hizoninguna mueca ni nada por el estilo, simplemente su mente estaba pensando enalgo.

-sí, me gusta hablarcon usted, a pesar de que me haya llamado "insufrible sabelotodo"-

Severus sonrióligeramente al escuchar lo que la chica decía. -¿Qué pasó con Weasley?- eradrástico el cambio de conversación que hizo Severus pero consideraba necesariosaberlo.

-nada, él no me hamencionado algo al respecto-

-deberías aclarar lascosas con él, y pedirle que no hable-

-pero ¿qué le diré quesomos?- Hermione pensó que le diría que ya tenían una relación fija.

-dile que llevamos unaamistad o algo por el estilo, solo que no se lo diga a los demás porque noquiero ser amigo de todos los alumnos que se sientan capaces de ser"Insufribles sabelotodos"- su tono era sarcástico, cosa normal en él.

Hermione sonrió máspara sí que para ella, entendía que él solo la quería a ella y nada más.

Su conversación siguiópor un largo tiempo, los minutos avanzaban muy rápidamente, las horascomenzaban a pasar.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

Si eran muy bonitosrecuerdos, todo lo que había pasado con él, me gustaba, y la forma en comoinició todo fue perfecto, porque desde un principio me demostró que él no mequería solo para pasar el rato, si no para algo más serio.

Habían pasado 4 días desdeque ingresé a San Mungo, las cosas iban mejorando según los doctores, y en todomomento Ron se quedó conmigo.

-buenos días SeñoritaGranger- entró un medimago por la puerta de la habitación.

-buenos días- respondícon las esperanza de que me dejaran salir ese día del hospital.

Ron al oírnos sedespertó de inmediato y de golpe, estaba algo apenado por haberse dormido, perono le dijimos nada ya que casi no había dormido.

 

-la señorita Grangerserá dada de alta esta misma tarde, pero si tiene que tener cuidado
-

En realidad no estabaponiendo mucha atención a lo que el medimago me decía, estaba feliz porque yame había aburrido de estar en ese lugar y porque Ron prometió que me ayudaría abuscar a Severus. Cuando el medimago se retiró Ron me ayudó a ponerme de pie,en ese instante entró la Señora Weasley para ayudarme a vestir.

Estaba ansiosa dellegar a Grimmauld Place, el lugar donde me estaba quedando.

Cuando me subieron ami habitación pedí quedarme a solas con Ron, por fin había llegado el momento.

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

Pude notar la alegríaque tenía Hermione, yo estaba dispuesto de buscar a Snape y rogarle queregresara, con tal de que ella este feliz nuevamente. Sería difícil porque nosabía dónde estaba, había tantos lugares en el que se podía hallar, y pensabarápidamente en los distintos lugares de su paradero.

-¿me ayudaras verdad?-fue lo primero que Hermione me dijo cuándo nos quedamos solos.

-claro que siHermione, te lo prometí- estaba feliz al verla llena de ilusión, era mi mejoramiga, y en un pasado estuve enamorado de ella, aunque ahora mi corazón lepertenece a Luna Lovegood la amo, como un hermano ama a su hermana.

-¿tienes alguna ideade dónde pueda estar? Comenzaremos a buscarlo
-

-no- la interrumpícuando noté que ella comenzaba a incluirse en los planes de la búsqueda -tútienes que reposar, tú te quedaras aquí, yo lo buscaré Hermione, te quedarás alos cuidados de mi madre y sé que estarás bien, no puedes arriesgarte y perdera tu bebé-

Vi cómo se pusotriste, pero no podía permitir que fuera conmigo, algo le podía pasar y no,Luna también se quedaría con ella, así que estaría tranquilo cuando partiera.

----------------------------------------------------------------------------------

Bellatrix.

Estuvo quejándose entoda la noche, como si algo le doliera, pero no puedo hacer nada. Maldita sea,la mencionó varias veces, estaba segura de que la llamaba a ella, a Hermione.

Maldito Lucius másvale que la encuentres

-Bellatrix- esa vozno, no podía suceder, no él, no en este preciso instante. Su muerte la habíamosalargado 4 días cuando solo le quedaban unas cuantas horas, y ahora viene elLord para posiblemente matarlo
no, esto no.

Hola

Siento si tardé en actualizar, pero he estado ocupada. En fin, aquíles traigo este capítulo, espero que les guste, y si tienen alguna sugerencia,una crítica o algo por el estilo, pueden dejarlo en un comentario, además deque necesito saber si les va gustando o que debo cambiar.

Saludos.




Bellatrix.


Lord Voldemort se acercó ala celda donde Severus se encontraba, sonrió cuando lo vio sentado en el piso,él estaba devastado, se notaba a simple vista, sentía lástima por él. CuandoSeverus notó que quien lo miraba era el Lord se levantó e hizo una reverencia


-vaya Severus- con unmovimiento de su mano Voldemort abrió la celda y entró, yo estaba temerosa y nole quitaba la mirada de encima -me sorprende verte así, pero te tendrás quequedar aquí, necesito tenerte vigilado, hasta que sea el momento de saber dóndese encuentra Dumbledore-

 


Severus no se intimidó niun poco, lo miraba directamente a los ojos, me sentí aliviada al verlo salir.-tu tendrás que vigilarlo, Bellatrix- me dijo señalándome, y solo hice una reverenciacon poca importancia.


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


Al momento no entendí aqué se refería con "hasta que sea el momento de saber dónde se encuentraDumbledore" pero después recordé las palabras de Lucius, él le había dicho quesabía su paradero. Pero en realidad no es cierto. Hace mucho tiempo que no sénada de él. No sé en donde se escondió, o si murió o si sigue vivo.


En fin, el tiempo se hacíaa cada momento eterno. Estaba cansado de ver siempre lo mismo, "recuerdos" y novivirlos.


Flashback-------------------------------------------------------------------------


Severus.


Tres días pasaron desde eldía que hablamos, estaba confundido, buscaba una amistad con ella, pero alparecer estoy obteniendo más que eso. Me siento bien a su lado, los días tomanotro sentido, y eso me hace sentir bien. El simple hecho de verla durante misclases me tranquiliza con esa sonrisa que tiene, aparentemente para muchos depoca importancia, pero para mí significa más que solo una sonrisa, no debíaentrometerme con ella, desde que empezamos a hablar la he puesto en peligro, yeso es lo que menos quiero, pero me calma estar a su lado, es algo quesimplemente no quiero cambiar, quiero saber que siempre contaré con ella.


El cuarto día sin hablarllegó, la primera clase que tenía era conmigo, pero para mi sorpresa no llegó ala clase, no sabía si se había quedado dormida, o si le había pasado algo, noquería que los alumnos notaran el interés que estaba teniendo por ella, peronecesitaba saber la razón por la que no llegara.


----------------------------------------------------------------------------------


Hermione.


Ya habían pasado unos díasdesde que Ron nos había encontrado solos en el aula, no pasó nada malo esa vezpero Ron sabía que no solo era una relación maestro-alumna, yo no le habíaquerido dar oportunidad a que me preguntara algo relacionado a eso, pero sabíaque tarde o temprano lo terminaría haciendo, no sabía lo que le diría, eso meatemorizaba.


Hasta que durante eldesayuno él se dio cuenta de que yo miraba hacia la silla donde se supone queSeverus va sentado.


-¿ya me vas a contar?- medijo Ron sacándome de mis pensamientos.


-¿de qué Ron?- pretendí hacermela desentendida, pero no funcionó.


-sabes a qué me refiero, alo de Snape y tu- dijo Ron bajando la voz para que nadie más lo escuchara.


-caminemos un poco-salimos del Gran Comedor y empezamos a caminar por los pasillos del castillo.


-¿y bien?- su mirada noestaba posada en mí, esto me ayudaba mucho.


-¿te acuerdas del día queme fui de Grimmauld Place?- vi que Ron decía que sí, había comenzado así quetenía que terminar- pues esa vez estuve con Snape, me dijo que quería hablarconmigo, pero nos fuimos a su casa, y ahí estuvimos los dos días, me gustómucho hablar con él, es diferente a como siempre lo creímos, es una persona muyespecial, me sentía tranquila, segura y cómoda estando con él. Es unaexperiencia que me gustó. Y ese día no hicimos nada malo, solo hablábamos, nohicimos más, no esperábamos que llegaras temprano y él no está molesto, solo mepidió que de favor no dijeras nada, es sólo un secreto que existe entre lostres- cuando terminé de hablar lo miré, estaba calmado, no había dicho nada, yaún permanecía callado como si razonara lo que le había dicho. Habíamos llegadoa los jardines, y seguíamos caminando.

 


Hasta que por fin Ronhabló -Hermione, yo sé que tú sabes lo que haces, eres una chica muyinteligente, y si tú confías en él yo también lo haré. Y no diré nada, no teníaplaneado hacerlo, pero dime algo más ¿qué relación hay entre los dos?-


-solo somos amigos, no másRon- su mirada se tornó hacia mí, su vista estaba totalmente fija en mí.


-tú quieres algo más¿verdad?-


-no sé Ron, me sientoconfundida-


-ya es hora, ¿irás aclase? Toca con Snape-


A pesar de todo en estaocasión no tenía ganas de verlo, quería pensar bien todo lo que estaba pasando,lo que yo estaba sintiendo -No Ron, quiero estar un rato sola para pensar lascosas-


Vi cómo Ron se alejaba, comencéa caminar sin ver a dónde me dirigía iba tan sumergida en mis pensamientos queno me fijé que alguien me seguía hasta que sentí que una mano sujetó mi cinturay me jalaba hacia atrás mientras otra mano tapaba mi boca.


----------------------------------------------------------------------------------


Narrador.


Lucius la jaló hacia elbosque prohibido, no planeaba lastimarla, solo estar un rato con ella.


-calma, no va a pasarnada- le dijo el rubio al oído al ver como ella se resistía.


Al escucharlo Hermione setranquilizó un poco por lo que había pasado al inicio de clases. La llevó hastala orilla del bosque prohibido donde podrían estar tranquilamente, a su parecerde Lucius.


-¿Qué estabas haciendoafuera de clases?- Lucius se había puesto enfrente de ella, se había acercadodemasiado a ella, su cara estaba a escasos centímetros del rostro de Hermione.


-nada- fue lo único que lacastaña pudo articular, no sabía que pensar de lo que estaba sucediendo.


Lucius cortó la distanciaque había entre ellos, y comenzó a besarla, Hermione no respondía estabaparalizada.


Fin del flashback------------------------------------------------------------------


Ron.


Había empacado lonecesario para irme a la búsqueda de Severus, había hablado con mi mamá y conLuna, y ambas se comprometieron a cuidarla, esperaba no tardar demasiado, sabíaque me llevaría semanas o quizás meses, pero no importaba, no me arrepentiríahoy.


Fui a ver a Hermione, adespedirme de ella, cuando entré a su habitación estaba dormida, me acerqué aella y me senté en su cama, viéndola.

 


-Hermione, es hora de queme vaya-


Vi como despertó poco apoco. Me miró directamente a los ojos y después de unos segundos habló.


-cuídate mucho Ron, no séqué haría si algo te pasara-


-tranquila Hermione, mecuidaré mucho, regresaré con Severus, para conocer a tu bebé
ya verás que si-sin decir más la abracé fuertemente, deseando que no fuera la última vez que lohiciera. Y salí por la puerta de la recamara. Me despedí de mi familia, deHarry y de Luna, y salí del lugar sin girar hacia atrás. Y Sin pensarlo dosveces desaparecí de ahí dejando todo atrás.


----------------------------------------------------------------------------------


Bellatrix.


-¿estás bien Severus?- mehabía acercado a su celda, y lo había observado unos segundos, sabía que él sehabía percatado de eso, pero en esta ocasión no había dicho nada.


-no entiendo, ¿Por qué estásaquí?- estaba confundido, mi cambio tan rápido de apoyar a Lord Voldemort aapoyarlo a él.


-Severus, has ayudado a mifamilia, y eso es algo que la única forma en la que te puedo agradecer es ayudándotea vivir-


-¿sabías que estabapreparado para recibir la muerte?-


-no Severus, Granger tenecesita, no puedes dejar así por así las cosas-


-no Bellatrix, ella estámejor, no debió quedarse nunca conmigo, no debí buscarla en esa ocasión cuandoLucius se la llevó.


flashback-------------------------------------------------------------------------


Ron.


Habían pasado cuatro horasdesde que hablamos en la mañana, y no la había visto, era como si la tierra sela hubiera tragado, estaba preocupado por que no se había presentado a lasclases y eso no era normal en ella.


De un momento a otro penséque podría estar con Snape, así que me dirigí a su despacho, tenía miedo, apesar de saber que Hermione se llevaba bien con él no le quitaba su malhumor. Toqué la puerta cuando llegué,tratando de calmar mi angustia.


-señor Weasley- dijo Snapecon su habitual tono sarcástico.


-disculpe profesor, ¿Hermioneestá aquí?- prácticamente iba rogando porque así fuera, pero al no obtenerrespuesta de él supe que no.


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


-¿no ha estado con usted?-hice una pregunta más que obvia, si había venido a buscarla aquí era porque nola había visto, pero de momento consideré necesaria esa pregunta.


-no profesor-


Volví a sentir ese miedo inexplicable,como cuando supe que Lily estaba en peligro, en esta ocasión era igual, nosabía si verdaderamente estaba en peligro, pero ese miedo comenzaba aapoderarse de mí.



Hola.

La verdad no se que tanfuerte este el Lemmon, pero depende de ustedes si lo quieren leer.

espero que les guste el capitulo.

Saludos


Flashback-------------------------------------------------------------------------

 

Severus.

Rápidamente comencé asacar conclusiones de donde podría estar.

-¿hace cuánto tiempofue la última vez que la vio?- le pregunté a Weasley que seguía en mi despacho.

-en la mañana, antesde su clase, dijo que no entraría, que tenía muchas cosas que pensar- me dijocon ese miedo que siempre había visto en él, rodé los ojos, tanto tiempodándole clases y seguía igual.

-está bien Weasley
buscaré algunos datos más, si sabe algo comuníquemelo de inmediato- no hizofalta que dijera más para que él se fuera. Necesitaba estar solo, pensarclaramente.

De nuevo era esemiedo, no podía permitir que algo malo le pasara, y de repente a mi mente llegóun pensamiento que me atacó directo al corazón. "mortífagos".

Exacto, ahí estaba larespuesta, pudo haber sido alguno de ellos, yo la había puesto en peligro desdeel momento en que decidí llevarla a mi casa. Pero ahora se desataban más preguntas¿Quién de todos pudo haber sido? ¿Dónde la tendrían? ¿Sabrá el Lord?

Mi mente era un caos, nopodía pensar claramente, las cosas se estaba saliendo de control en mi mente,el miedo comenzaba a manipularme.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

De momento sentí unmareo, sentía como nos movíamos, no estábamos haciendo una desaparición, eso nose podía hacer en Hogwarts, pero al menos ya no estábamos en el castillo. Era unasensación desagradable, y cerré los ojos, cuando volví a abrirlos vi unamansión, supuse que era de Malfoy, a que otro lado me llevaría Lucius.

-¿Qué hacemos aquí?-le pregunté de inmediato. Pero no me respondió, solo me tomó de la mano y mellevó hacia el interior de la mansión, y no solo eso, subimos las escaleras yrecorrimos un largo pasillo hasta un cuarto.

La abrió y era unaamplia habitación, con una cama en el centro, la luz era escasa, lo miré unpoco asustada, comprendí lo que tenía planeado hacer.

------------- ---------------------------------------------------------------------

Narrador.

Lucius jaló a Hermionede su mano para que ambos se introdujeran en el cuarto. La acercó a la cama ehizo que se sentara en una orilla, es se hincó para quedar a su altura yacarició un poco su rosada mejilla.

-¿qué es lo que pasaentre Severus y tú?- el rubio la miraba detenidamente, era muy hermosa lacastaña.

-nada- dijo dudando lachica.

-¿segura? No pareceque me digas la verdad- Lucius se levantó y se dirigió a una mesa que había enuna de las esquinas, tomó una liga y amarró su cabello con ella.

Hermione lo mirabacuriosamente, no quería decirle lo que comenzaba a sentir por Snape. -Solo somosamigos- le dijo en un tono muy bajo, pero que Lucius oyó.

-vamos Granger.Severus no ha tenido amigos en años, lo más parecido a un amigo he sido yo
másbien diría que lo que tu sientes es algo más- Lucius volvió a la misma posiciónen la que estaba hace unos momentos.

-no, solo amigos-Hermione trataba de ocultar que sus ojos dijeran lo contrario a sus palabras.

-muy bien, si es así-Lucius no dijo más, y acercó su boca a la de Hermione. La castaña al principiose hizo hacia atrás, pero él con sus manos acercó nuevamente el rostro deHermione para volverla a besar.

En esta ocasión no seopuso al beso y lo correspondió. Lucius lentamente se fue poniendo de pie, perosin alejarse de ella, hizo que Hermione se recostara en la cama, el quedandoencima, con el cuidado de no hacerle daño.

 

Fueron solo minutos,cuando para Lucius sintió que había sido más tiempo. Decidido a lo que haríacomenzó a bajar al cuello de la castaña, su piel era cálida y suave. Hacía pequeñoschupetones, dejando marcas muy visibles.

Con una de sus manoscomenzó a acariciar un seno de la castaña.

Al principio Hermioneretiró la mano del rubio pero la regresó, se sentía incomoda haciendo eso, peroa la vez no quería que se detuviera. Estaba tan sumergida en sus pensamientosque no notó en que momento Lucius le había abierto su blusa escolar dejando ala hambrienta vista del hombre sus senos cubiertos por un brasier rojo.

Hermione se levantó degolpe, quitándolo de encima de ella, estaba a punto de ponerse de pie cuandoLucius le sujetó de la cintura y le impidió levantarse, comenzó a besar sushombros, y después de unos segundos desabrochó su brasier quitándoselo porcompleto. Se puso delante de ella para poder lamer sus firmes senos.

La castaña no podíareaccionar, se sentía fatal dejándose hacer todo eso.

El rubio la recostó ensu cama, y le quitó su falda, sus zapatos y sus calcetas escolares. Acariciaba ybesaba sus piernas, parecía estar fascinado. Con una de sus manos bajó la ropainterior de la chica, dejando a su vista la vagina de la chica, acercó surostro lentamente, pero Hermione cerró sus piernas sabiendo lo que el hombre queríahacer. Lucius no se dio por vencido y volvió a abrir las piernas de la chica.

Se dio cuenta de queHermione no estaba lo suficientemente húmeda, pero que más daba, ansiaba porestar dentro de ella, y no esperaría más tiempo. Sin esperar más se colocó encimade ella, dirigió su pene en la entrada de Hermione, la vio a los ojos y se diocuenta de que tenía miedo. Pero no ahora se detendría.

Sin pensarlo dos vecesla penetró. Supo que le dolió a Hermione cuando vio una lágrima bajar por sumejilla izquierda, pero poco le importó y siguió con su labor.

La castaña no dejabade llorar, y no dejaba de quejarse, pero no por placer, si no por dolor. Luciusestaba a punto de llegar cuando un dolor intenso se apropió de su brazo, dondetenía la marca tenebrosa. Tuvo que detenerse, pues el dolor se intensificaba. Cuandose retiró de encima de Hermione vio una mancha de sangre en las sábanas. Susospecha de que la castaña era virgen estaba acertada. Hubiera sentido satisfacciónde ser el primero si el dolor no estubiera presente.

-no te convieneescapar Granger
volveré y terminaremos esto- Lucius se retiró del lugar dejandoa Hermione llorando en la cama.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Estaba impartiendo unaclase a las casas de Ravenclaw y Slytherin de primer año, cuando ese dolorapareció en mi antebrazo izquierdo. El Lord nos llamaba y no podía faltar. Les dejétrabajo a los alumnos y salí del lugar.

El punto de reuniónera en la antigua mansión Riddle, cuando llegué estaban casi todos, yo era elúnico al que le permitía llegar tarde por la situación en la que me encontraba.Dos minutos más tarde llegaron Narcissa y Bellatrix tomando lugar en la mesa.

-Vaya Lucius, hastaque te dignas a llegar- cuando oí mencionar eso a Voldemort alcé mi vista, y lovi, llegaba demasiado tarde. Pero algo no estaba bien, él siempre ha sido unhombre cuidadoso con su apariencia, y esta vez parecía que se había vestido rápidoolvidándose de ciertos detalles en su vestimenta, aparte de que traía elcabello recogido, eso no era lo extraño, en varias ocasiones lo hace, ladiferencia es que cuando se llega a peinar de esa forma lo hace delicadamente ycon un moño color negro, en esta ocasión solo se había puesto una liga.

 

En fin, no le didemasiada importancia, y la reunión comenzó. El Lord habló de un plan que teníapara matar de una buena vez a Potter, sabía que fracasaría, pero igual no dijenada. Solo quería que la reunión terminara lo más pronto posible para buscarla.

Después de que parecióuna eternidad el Lord nos dejó ir, quería hablar con Lucius, y justo cuando medirigía hacia él se marchó sin decir más, ni siquiera a Narcissa. Sabía quealgo ocultaba y eso me inquietaba.

-esconde algo, quieroque averigües que es- Voldemort me lo había pedido y no me podía negar, así quecomencé a seguirlo.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Hermione aún seencontraba en la habitación de Lucius, que claramente también era de Narcissa.

Hacia unos cuantosminutos se había levantado, estaba desnuda, pero momentáneamente no le importó,comenzaba a buscar su varita, probablemente Lucius la había escondido paraimpedir que se fuera. Buscaba en uno de los cajones de un mueble negro queestaba en una orilla de la habitación, cuando oyó que entraban por la puerta.

Era Lucius, la personaque menos quería ver. El hombre se dio cuenta de lo que Hermione quería hacer,pero antes que cualquier cosa quería terminar con ella. Así que besando suslabios la empujó hacia la cama. La tocaba de nuevo, pero esta vez Hermione nose dejaría.

Comenzó a gritar y apegarle a Lucius en el pecho.

Pronto Severus llegóal interior de la mansión. Sintió pánico al escuchar esa voz que reconocía tanbien, y supo de dónde provenía. Subió las escaleras lo más rápido que suspiernas se lo permitieron. Abrió la puerta y la imagen que vio lo dejócongelado.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

Sigo pensando lo quepasó en esa ocasión en la mansión Malfoy, y me siento tan mal porque Lucius mearrebató mi virginidad, pero a la vez agradezco que todo eso haya pasado,gracias a eso Severus y yo aceptamos nuestros sentimientos.




Yazmin y Erika, creo que ahora si me torturaran por dejar el capitulo así
pero tengo que pensar bien lo que escribiré
gracias a las dos por comentar... saludos...

Severus.

-ni si quiera sé porque te estoy contando esto- le dije unpoco fastidiado a Bellatrix que estaba sentada a mi lado atenta a todo lo quedecía.

-simple, por que necesitas contárselo a alguien- me dijo unpoco sarcástica, pero entendí que quería seguir escuchando lo que pasaba.Quizás Bella tenía razón, era la única explicación que encontraba para que ellasiendo una bruja sádica, fuera con quien me desahogara, y a decir verdad mesentía bien haciéndolo.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

 

Severus.

Cuando entré me quedé impactado. Vi que Hermione estabadesnuda. Así que me quité mi capa y se la di para que se cubriera. No la mirabacon morbosidad, simplemente traté de ser muy cuidadoso con ella.

Traté de abrazarla, pro de inmediato se hizo hacia atrás.Fue entonces que comprendí lo que había pasado.

Mi mirada recorría toda la habitación, buscando algo que meindicara que me estaba equivocando. Pero todo lo estaba haciendo cada vez máscierto. Vi una mancha de sangre en las sábanas blancas de la cama, su ropa deHermione en varias partes del piso, y aún más vi a Lucius tirado en el pisonegro, con una mancha de sangre en su camisa, y al lado el él había

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Cuando Lucius se fue tardé mucho tiempo en recuperarme,estaba aterrada, mi primera vez no había resultado como yo hubiera querido, séque en parte fue culpa mía también, por haber permitido los besos que él mellegó a dar, lo que nunca imaginé fue que el llegara tan lejos.

Sentía que había perdido mucho tiempo, tenía que escapar deese lugar lo más pronto posible, buscaría a Severus y le diré lo que ha pasado.

Pero había un problema
no encontraba mi varita por ningúnlado, no estaba entre mi ropa o tirada en el piso.

Comprendía que Lucius la había escondido en algún lugar,sospechado que quizás yo podría escaparme. Comencé a buscarla en su closetrogando por que no se la hubiera llevado. Había muchas túnicas en ese lugar, lomás rápido posible busqué en todas. Al no encontrarle me dirigí a un mueblenegro con muchos cajones que tenía, pero tampoco estaba.

Fue en ese instante cuando oí que Lucius estaba entrando alcuarto.

Comenzó a acercarse a mí, volvía a besarme y tocarme. Peroa diferencia de antes en esta ocasión no lo permitiría.

Así que comencé a gritar lo más fuerte que pude, con mimano izquierda le pegaba con todas mis fuerzas
mientras mi mano derecha sepreparaba.

----------------------------------------------------------------------------------

Lucius.

Era algo de esperarse. Estábamos hablando de HermioneGranger, una bruja lista e inteligente en todos los aspectos.

Yo había dejado un cuchillo para Narcissa en ese mueble, enel que Granger registraba. Lo había puesto ahí por si mi esposa tuviera quedefenderse y no tuviera su varita.

A pesar de los gritos y golpes de Granger no me importó y continúe besándola.

Hasta que sentía ese dolor causado por el cuchillo, en miabdomen del costado derecho.

La sangre brotó de inmediato y en grandes cantidades, conmi mano retiré el cuchillo. Sabía que no debía hacerlo, pero sentía tanto dolory desaparición que en ese instante no me importó. Sin desearlo terminé en elpiso, estaba perdiendo fuerzas, y mis piernas no aguantaron más mi peso. Sentíaque todo daba vueltas en mi cabeza.

Oí a lo lejos que alguien se acercaba a la habitación.Rogaba que no fuera Narcissa, no quería que me viera de este modo.

Cuando vi a Severus no sabía que era mejor. Sabía que lehabía tomado cierto cariño a Granger, lo que eso provocara que me convirtieraen su enemigo.

Pronto mi vista se nubló y no supe más.

----------------------------------------------------------------------------------

 

Narrador.

Pronto Severus sintió como su sangre comenzaba a hervir portodo su cuerpo, sentía una furia que jamás sintió, Lucius no debió de haberhecho, por unos segundos o quizás minutos quiso dejarlo morir, era lo que menosse merecía por haberle hecho eso a Hermione.

-ayúdalo
Por favor- Hermione había hablado con una voz muybaja por el llanto.

-¿qué?- Severus había escuchado perfectamente lo queHermione había dicho, la razón de la pregunta era porque no entendía por qué lepedía que lo ayudara.

-que lo ayudes-

Sin pensarlo más Severus sacó su varita y la acercó a laherida de Lucius donde había dejado de sangrar. Una tenue luz apareció. Laherida pronto comenzó a cerrarse, y la sangre a desvanecerse, como si volvieraal cuerpo del rubio.

Lucius despertó unos cuantos segundos después, se sentíamuy mareado y tenía la vista borrosa y dolor de cabeza.

-quiero suponer que te has de haber lastimado o perforadoalgún órgano, necesitas ayuda médica
vamos levántate- Severus lo tomó delbrazo y lo levantó con cierta brusquedad, Lucius se quejó por el dolor agudoque sentía.

Severus no dudó en ningún momento darle un puñetazo en lamandíbula de Lucius.

-agradece que ella tiene un corazón bondadoso y me pidióque te ayudara, que si por mi fuera te dejo morir- Severus no dijo nada más,recogió la ropa de la chica abrió la puerta y salieron de la habitación. Apesar de que él sabía que Hermione no quería que le tocara tuvo que hacerlo, letomó la mano y desaparecieron de la mansión.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Bellatrix.

-no entiendo- sabía que Severus no era un hombre malo, deeso no tenía duda.

-¿Qué es lo que no entiendes?-

-¿Cómo es que volvieron a llevarse?-

-no lo he perdonado del todo, solo que no podía dejar deayudar a su familia
les he hecho favores, quizás por eso es que me estáayudando-

-¿y porque aceptaste su ayuda?- sabía que había algo másque Severus estaba ocultando, aunque aún no estaba dispuesta a forzarlo paraque me dijera que es lo que pasaba.

flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Después del mareo que sentí abrí los ojos, para darmecuenta de que me había llevado a su casa en la Hilandera, donde habíamos estadodos días hablando antes de entrar a Hogwarts.

Aún tenía puesta la capa de Severus. Era todo lo que teníapuesto, mi ropa él la tenía en sus manos.

Sin soltarme de la mano me dirigió a su habitación, yohabía dejado de llorar pero eso no significaba que no me sintiera mal aún por losucedido. Al llegar me senté a la cama y él se dirigió al baño. Mi ropa lahabía dejado a un lado de mí y oí que había abierto la llave del agua. Salió yme llevó a dentro. Había puesto la tina con agua caliente.

-será mejor que te des un baño, yo te esperaré allá abajo
en la noche te llevaré a Hogwarts- Vi que Severus seguí molesto probablementepor lo que había pasado, pero en todo momento se había comportado como uncaballero.

Cuando salió del baño me quité la capa y me metí a la tina,me sentía relajada y pronto me dormí.

----------------------------------------------------------------------------------

 

Severus.

Bajé a mi estudio y comencé a escribir una carta para AlbusDumbledore. Lo único que quedaba por hacer era esperar.

Así que me senté en un sillón a pensar. Sentía tanto corajeal recordar lo que había pasado, la imagen de Hermione desnuda y llorando meafectaba demasiado. Había pasado poco más de una hora, así que subí a verla,tenía curiosidad de cómo estaba. Cuando toqué la puerta nadie me respondió. Despuésde unos segundos más decidí entrar pensando que estaría dormida.

Pero no la vi en la cama, por un momento un pensamiento megolpeó en la mente, la idea de que pudo atentar contra su vida no sonaba malpara la situación. Me dirigí rápidamente hacia el baño.

Pero no, ahí estaba ella, dormida en la tina, la espumacubría su cuerpo, lo único que estaba afuera era su mano izquierda, sus piernasde sus muslos hacia abajo y su cabeza por su puesto.

Me acerqué a ella lentamente para no asustarla, me hinqué aun lado de la tina y tomé su mano, era tan pequeña y frágil, la acariciabaentre las mías.

Hasta que poco a poco abrió sus ojos, aún estaban rojos porel llanto, y sin embargo eso no le quitaba ese brillo que siempre tuvo.

Me acerqué a ella y le di un beso en su frente como muestrade mi apoyo y cariño. Nunca había hecho eso, me sentía incómodo haciéndolo,pero se trataba de ella.

-ya me quiero salir- me dijo con un hilo de voz que apenassi pude escuchar.

No dije nada, solo le pasé una toalla, me di la vuelta paraque pudiera salir de la tina sin que la viera. Salimos del baño y con unmovimiento de mi varita hice que tuviera puesta la camisa que había usado haceunas cuantas semanas.

Se metió a la cama y se tapó totalmente con las cobijas.

-¿Qué pasara ahora?- me preguntó de momento.

-no lo sé- no sabía que decirle, ni si quiera sabía porquele había respondido eso.

Nos quedamos callados unos minutos, y luego ella volvió ahablar. Hubiera preferido que mejor siguiéramos callados a que me dijera lo quedijo.

-me quiero alejar del mundo mágico, no quiero volver nunca.No regresaré a Hogwarts
quiero irme muy lejos donde nadie me encuentre- sentí unafuerte punzada en mi corazón, no se había dado cuenta del daño que me causaba.

----------------------------------------------------------------------------------

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

No sabía de qué formadecirle que no se fuera, que yo necesitaba de ella, que sin su presencia en miclase sería una tortura. Se había vuelto tan esencial en mi vida, tanimportante, me dolía mucho que le hubiera pasado esto, me dañaba verla sufrir.Quería estar con ella en estos momentos difíciles, quería tenerla a mi lado yconsolarla.

-no lo hagas- vi comosus ojos se posaron en mí, estaban rojos por el largo llanto

-¿Por qué?- mepreguntó con su voz temblorosa.

Al momento no supe quedecirle, no sabía si decirle lo que yo comenzaba a sentir por ella, pero al verque me quedé callado me dijo que si se iría. No quise preguntarle a donde, ninada. No podía hablar, estaba paralizado al saber que pronto se iría.

No hice más que salirdel cuarto para dejarla sola un rato. Habían pasado unos segundos cuandoescuche unas pisadas en el piso de abajo, supuse que era Albus de quien setrataba.

 

-¿y la señoritaGranger?- fue lo primero que me preguntó, bajé las escaleras hasta él.

-descansando-

-¿Qué te ha dicho?-sabía que pronto Albus descubriría lo que me estaba afectando. No le dije nada,no respondí, sentía una apuñalada en el corazón, como la vez que supe que habíaperdido a Lily. -sé que te duele Severus, pero es mejor que las cosas sucedanasí-

Lo miré a los ojos, estabaserio como últimamente, sabía que por lo mientras era lo mejor, pero no queríaque se fuera de Hogwarts, tenía miedo de que no regresara, de que encontrara aalguien más con el paso del tiempo, no tenía esperanzas de que se quedaraconmigo, habían muchas cosas que nos impedían estar juntos. Pero al menos me tranquilizabano verla con alguien más. No le dije algo más, me salí de mi casa y medesaparecí sin decir más. Simplemente no quería saber ya nada.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Albus había habladocon Hermione Granger, había tenido paciencia para hacerla entender que estabahaciendo lo incorrecto, pero en todo momento ella dijo que quería irse,desparecerse del mundo mágico y de todo lo que conocía.

Albus sin más remedioaceptó lo que la chica le pidió y el mismo la llevó a una casa de los padres dela castaña.

Después de eso volvióal castillo, fue a la oficina de Severus, quería platicar con él sobre losucedido, aunque no estaba dispuesto a obligarlo a decir algo, si Lucius Malfoyhabía hecho eso pronto lo pagaría.

Tocó la puerta yesperó a que se le abriera, como era costumbre en la oficina de Severus, peroal no recibir respuesta decidió abrir la puerta. Lo vio sentado en suescritorio, con una botella en la mano, supuso que era Whiskey de fuego, lo quesiempre él tomaba, se acercó un poco hacia él. -La dejaste ir- su voz teníacierto reproche.

Albus entendió que noera momento de hablar con él, así que decidió irse y regresar cuando estuvieramás tranquilo. Apenas si había cerrado la puerta y oyó que la botella se habíaestrellado contra la pared. Era lo mejor, pensaba en ese momento Albus.

Y sin variar lascosas, el tiempo no se detuvo una vez más. Avanzaba como la primera vez, cuandose dio cuenta de que había perdido a Lily Potter, el tiempo no lo habíaesperado a que fuera feliz, a que se diera una segunda oportunidad, se habíaquedado solo de nuevo.

La extrañaba mucho, side por si su carácter era serio se había vuelto aún más seco, más cerrado a losmaestros y a los alumnos, e incluso para Albus. El tiempo no había sido sualiado, la verdadera razón solo la sabían Ron y Severus, Hermione no habíaquerido que Harry se enterara, no lo sentía conveniente. Y ambos hombres solopodían esperar que la castaña regresara algún día.

Severus caminaba haciala oficina del director, todos los alumnos le tenían mucho miedo, más queantes. Ya que llegó a la oficina pasó sin si quiera tocar la puerta. Cuando entróvio que Albus estaba dándole la espalda. Severus no dijo nada y solo esperó quefuera el anciano director quien hablara.

-¿ya estas mejor?-

Severus solo alzó unaceja en respuesta a la pregunta "tonta".

-¿me dirás a donde sefue?-

-la decisión de laseñorita Granger fue que nadie se enterara de donde estaba, la única personaque lo sabe soy yo, y solo con el consentimiento de ella te podré decir pero porlo mientras no lo puedo hacer-

 

-¿entonces para que mehas llamado?-

-¿Qué ha pasado conVoldemort?-

Severus le dirigió unamirada muy penetrante a Albus -ya losabes-

Fue lo único que elhombre le dijo antes de salir por la puerta. Albus solo movió la cabeza deforma negativa, a ese hombre le estaba afectando demasiado la soledad.

Ese día Albus tomó unadecisión buena por Severus, así que sin pensarlo dos veces desapareció de suoficina,

-me da gusto de verlade nuevo-

-gracias profesor,pase- Hermione le había saludado con una sonrisa ligera, ambos habían pasado ala sala de estar de la casa en la que estaba la castaña.

La conversación noduró mucho tiempo, solo unos cuantos minutos, y pronto ambos se quedaroncallados.

-¿cuándo regresará aHogwarts? Sabe que por su conocimiento no hay problema, tiene el suficientecomo para regresar y estar al nivel de sus compañeros- Albus trataba deconvencerla.

-aún no lo séprofesor-

-pronto comenzarán lasvacaciones de Navidad y nadie sabe de usted, creo que ha sido losuficientemente fuerte para superar lo sucedido, pero no puede permitirabandonar todo esto, algo en lo que usted es realmente muy buena-

Hermione no dijo nada,pronto haría tres meses que pasó todo eso, tres meses que no usaba la magia pordejar abandonada su varita en la mansión Malfoy, tres meses que no veía aSeverus. De momento sintió un impulso por volver, pero por alguna razón decidióno hacerlo.

Albus entendió susilencio, así que se levantó y se dirigió hacia la puerta para irse -yo esperarésu respuesta- y desapareció sin más.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

La visita del directorhizo que pensara en muchas cosas, principalmente en aquel hombre con el quellevaba soñando tanto tiempo, aquel por el cual mi corazón clamaba volver a Hogwarts,pero lamentablemente mi miedo era más grande que cualquier otra cosa.

Anhelaba estar con él,abrazarlo o platicar aunque sea unos minutos. Si, lo deseaba, la distancia mehabía hecho darme cuenta de lo que en realidad sentía por él.

Quizás estaría enojadoconmigo por haberme desaparecido así, pero se había vuelto ya una necesidadverlo de nuevo.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

Vi que Luna estaba mirándome,estaba sentada en la misma cama que yo, no me habían dejado levantar muchodesde que Ron se fue, no podía quejarme, habían estado cuidándome todos,incluyendo que Harry venía a verme y hablábamos un poco, pero nunca con nadiecomo en esta ocasión lo estaba haciendocon Luna.

Me sentía bienhaciendo, me sentía tranquila y entendida. No tenía nada de qué preocuparme,contaba con que Ron pronto lo encontrara, y pudiera ser feliz de nuevo con él.

-¿y qué pasó después?-Luna quería saber más, desde que había comenzado a contarle mi historia conSeverus no había criticado nada, solo se dedicaba a escucharme, lo que metranquilizaba mucho, porque al menos podría desahogarme todo este dolor quenecesitaba sacar de mi corazón.

flashback-------------------------------------------------------------------------

Ron.

Tan rápido habíapasado el tiempo, pronto se harían tres meses desde que Hermione se había ido,era comprensible por lo que había sufrido, estaba sentado en mi cama pensando enella, en mi castaña, no la quería como si estuviera enamorado, si no como mihermana, y por esa razón estaba muy preocupado.

 

Mi mente volaba portodas partes menos en la actualidad, cuando un golpe en mi ventana me hizovolver al presente.

Era un cuervo,totalmente negro, por alguna razón me daba miedo. Pero vi que tenía en el picoun paquete delgado y largo. Así que no dudé ningún segundo en acercarme paraabrirle y tomar lo que tenía.

Apenas si abrí la ventanay el ave soltó el paquete y se fue. Dudándolo un poco lo tomé en mis manos y loabrí, lo que vi me dejó muy confundido y sorprendido. Era la varita deHermione, cuando la saqué vi que una nota calló al suelo, recogí la nota y laleí.

"Weasley.

Esta varita es de Granger, laencontraron hace unos días en mi casa. Escondida debajo del colchón de larecamara de mis padres. Sabemos de lo sucedido con mi padre. Lo siento.

DM"

El único nombre que seme vino a la cabeza había sido Draco Malfoy, y prácticamente él lo estabadiciendo al mencionar "con mi padre" no sabía qué hacer, pero antes de ver aDumbledore decidí que sería mejor ir con Snape.

Cuando llegué toqué lapuerta, y por mucha casualidad Snape abrió la puerta.

-¿Qué se le ofreceWeasley?-

Le di el paquete conla nota que llegó esta mañana. Él la vio y supuso lo que estaba pasando.

La tomó y cerró lapuerta. Sabía que si encontraba algo lo buscaría.

Fin del flashback ------------------------------------------------------------------

Hola

Aquí les traigo unnuevo capitulo. Siento si me atrasé en actualizar. Pero espero que les guste
ypor favor comenten, en verdad se los agradeceré mucho.

Y espero responderalgunas dudas que tenías YazminAche
si alguien tiene más dudas puede decírmelasy se las iré aclarando en los capítulos..

Saludos.





Severus.


-no es que fuerascobarde, solo era eso, no sabías absolutamente nada de ella- Bellatrix seguíaescuchando mi historia, a veces creo que solo esperaba a que amaneciera paraque le siguiera contando lo sucedido. Sí, eso me sorprendía mucho de ella, perono me angustiaba, por primera me sentía tranquilo estando con la desquiciadabruja que por lo general me hacía enojar. Llevaba un mes entero en esta cárcel.Esperando, no podía hacer más. Exactamente 30 días habían pasado desde el díaque pensé que todo acabaría, los tratos recibidos aquí no eran tan malos, Bellase esforzaba por que fuera diferente. Aun no sabía la razón de porque lohiciera, pero tampoco estaba muy interesado en saberla.


Los días de un momentoa otro se había tornado muy difíciles, Lord Voldemort se había enterado de queen realidad nunca maté a Albus Dumbledore, en realidad había aprovechado elmomento que desapareció para decir que había cumplido mi misión, hay días enlos que pienso todo a profundidad y mi conclusión llega a que Albus lo planeótodo a la perfección, dejó la varita de sauco en mi escritorio en uno de esosdías que bebía en un acto de desaparición, y lo único que hoy me mantiene vivoes la necesidad de Voldemort por encontrar a Albus. La compañía de Bellatrix meestaba haciendo mucho bien, ya que 30 días habían pasado desde la última vezque vi a Lucius.

 


Un mes se habíaagregado desde la última vez que la vi. Tan solo 3 meses y siento que han sidoaños.


Flashback-------------------------------------------------------------------------


Severus.


No había mucho quehacer, no podía encontrarla solo con tener su varita, tenía que guardarla en unlugar seguro. Y a seguir esperando, me sentía desesperado de soñar con ella ydespertar para no verla, cada día se volvía una esperanza de volverla a verentrando por las puertas de Hogwarts, y a pesar de que cada noche me dabacuenta que no sucedería volvía a tener la misma esperanza al acostarme.


Anhelaba tanto volvera verla, aunque no nos volviéramos a dirigir una palabra, solo quería verla, saberque estaba bien, saber que estaba cerca y tranquila, solo eso quería, y parecíaque el tiempo volaba desde la última vez que la vi, quería detener el tiempocon mis manos y me daba cuenta de que eso era imposible, de que eso jamás sucedería.


Acababa de impartir laclase de pociones a los alumnos de Gryffindor y Slytherin, estaba pensando unavez más en ella, constantemente miraba el asiento a un lado de Weasley dondeella siempre se sentaba y no verla me enfermaba cada día más.


-largo- grité parahacer que todos salieran de inmediato del salón, me sentía harto -Weasley- adiferencia de otros alumnos a él lo vi tranquilo, creo que el mismo sabía larazón de porque lo había llamado. Esperé que todos los alumnos salieran parapoder hablar con él - ¿cuándo le llegó esto?- dije al tiempo que saqué elpaquete que contenía la varita de Hermione.


-ayer en la mañana,minutos antes de que se lo trajera-


-¿ha intentado comunicarsecon ella?-


-sí, pero no herecibido respuesta alguna de ella- noté que su voz era tranquila, no connerviosismo o miedo como tantos años sucedió.


-si sabe algo avísemepor favor-


Efectivamente lasesperanzas comenzaban a perderse a cada instante. Y lo que más me frustraba erasaber que no podía hacer nada.


----------------------------------------------------------------------------------


Ron.


No precisamente Snapeme caía bien, pero sentía lástima también por Hermione, aunque esa vez me dijoque estaba confundida sabía que había empezado a sentir atracción por él, claroque al principio me había caído como bomba, pero antes que nada era mi amiga,una hermana para mí, y la quería y la quiero mucho.


Así que si ellaprefería estar con Snape lo aceptaría, pero ahora ni él ni yo sabíamos nada deella.


También era evidenteque el sentía algo más por ella que solo preocupación por una alumna. Y nosentía enojo ni nada, quizás la vida los había preparado para estar juntos.


Llegué a la sala comúnde Gryffindor y sin dudarlo más decidí escribirle una carta más a Hermione,necesitaba decirle lo que estaba pasando, el día de irnos a casa para pasar laNavidad se estaba aproximando y no sería mala idea que ella estuviera aquí.


Tomé un pergamino ytinta para escribirle, y a pesar de que no soy muy bueno en esto no me importó,tan solo ella tenía que saberlo. Pronto terminé y fui a ver a Harry para que meprestara a Hedwig para enviar la carta, y ahora solo quedaba esperar unarespuesta de ella. Tenía tan solo 5 días para recibir una respuesta, lasesperanzas de que ella regresara no desaparecían por ningún instante.

 


Fin del flashback------------------------------------------------------------------


Hermione.


-no quiero que lotomes como una crítica Hermione, después de todo solo tu sabías lo que estabaspasando, pero en verdad desperdiciaste mucho tiempo- de momento Luna se callócuando notamos que la puerta comenzaba a abrirse, era la Señora Weasley quellegaba con un poco de comida, ella seguía creyendo que mi hijo era de Ron, nole podía decir lo contrario hasta que encontrara a Severus, solo entonces todossabrían la verdad, y a pesar de que pronto haría un mes desde la partida de Ronconfiaba en que algún día Severus entrara por mi puerta y se quedara conmigopor siempre.


-tienes que comer unpoco, ¿quieres que te ayude?- la señora Weasley siempre había sido una mujermuy maternal, algo que siempre había agradecido de ella.


-no gracias, yo loharé- Luna había hablado sonriéndole a la mujer. Así nos dejaría solas por untiempo más. -vaya, había olvidado que tenías ya 3 meses de embarazo- dijo de unmomento a otro Luna -¿Qué te gustaría que fuera?-


-en realidad no lo hepensado, fuese niño o niña la verdadsería totalmente feliz-


Luna me ayudó a comeraunque en realidad me estaba volviendo a cada día más independiente. Pero laconversación no quedaría ahí, Luna volvería a decir lo mismo.


Flashback-------------------------------------------------------------------------


Hermione.


Más de 10 cartas sihabía recibido de Ron en este tiempo que llevaba alejada de la magia, y nohabía abierto ninguna, solo las recibía de Hedwig y las ponía en una mesa de misala, todas estaban cerradas, esperando algún día para que las leyera.


Pero hace 4 días habíarecibido una nueva, y por alguna razón sentía una enorme curiosidad por leerla,más que a las demás. Sabía que mañana comenzarían las vacaciones en Hogwarts,sabía que era una oportunidad de regresar, pero a la vez eso me causaba unenorme dolor, recordaría todo ese dolor que con el tiempo se ha ido durmiendo.


No pude aguantar lasansias, así que abrí la carta de una buena vez por todas.


Efectivamente era deRon, me sentía nerviosa, pero pronto comencé a leerla.


"Hermione.


Han pasado tres mesesdesde la última vez que te vi, y a decir verdad te extraño mucho, sabes que nosoy muy bueno expresándome, solo quiero que sepas que a pesar de lo malo que teha sucedido no fue bueno que te alejaras, porque así siempre tendrás a alguienque te quiera, que te ayude, que te proteja, no has estado sola, solo quisistesentirte sola, sabes que en 5 días llegará el momento de irnos a casa parapasar las fiestas, y si quieres venir con nosotros a mi casa sabes que serásbienvenida.


Aunque por mucho queHarry, Ginny y yo te extrañamos muy bien sabes que él también te extraña, creoque no hace falta decirte su nombre si bien tú lo sabes. El ultimo día que nosvimos trataste de ocultarlo, pero no fue posible, lo supe desde el día que losencontré en su despacho hablando, no es malo, el amor perfecto no se encuentraen la persona más parecida a nosotros. No es que él me caiga bien, pero a ti tequiero mucho, y si esa es tu decisión yo la aceptaré. Piensa bien las cosas, yno dejes tirado todo lo que lograste en muchos años. No evites tussentimientos, no rechaces las oportunidades que la vida te está dando, entiendoque fue un golpe muy duro, pero no puedes seguir evitando la vida. Sabes quelas personas corren el riesgo de morir en cualquier momento, pero no por esodejan de nacer los niños en todo el mundo. No lo evites, mejor dale la cara, ydile lo que en realidad es
y sabes que aquí me tendrás para ayudarte en todolo que a mí me sea posible

 


Conmucho cariño Ron"


Pronto habían empezadolas lágrimas a brotar de mis ojos, y por mucho que me costara aceptarlo Ronestaba teniendo mucha razón, estaba evitando las cosas cuando en realidad loque debía hacer era enfrentar mis miedos, mis angustias.


Tomé un pequeño papel yquise escribir una pequeña frase, no sabía cómo iniciarlo ni tampoco como terminarlo.Para Ron le dije que agradecía lo que había hecho, el detalle de haberme escrito,y más porque sus palabras son las que habían hecho que reaccionara.


Por un instante también quiseescribirle algo a Severus, pero tomé una pronta decisión. No los alcanzaría enHogwarts, muchas personas me preguntarían por lo que me había pasado, y en eseinstante era lo que menos quería, solo quería verlo y hablarle, lo demássucedería con el tiempo,


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


El día que menosquería fue el más rápido había llegado, tan rápido las vacaciones de Navidadhabían llegado. Faltaban escasos minutos para que el banquete comenzara, yo medirigía hacia el Gran Comedor, sabía que si no me presentaba Albus me iría abuscar, así que para ahorrarle las molestias al anciano director decidípresentarme.


Mientras caminaba ibacon las esperanzas de verla sentada en la mesa de Gryffindor con Weasley yPotter, sentada, riéndose con ellos, como en tantos años había sucedido. Había vecesen las que me sentía un adolescente enamorado, perdido solo por ella, peroahora poco me importaba, se trataba de Hermione.


Cuando llegue al GranComedor tomé asiento en mi lugar a un lado de Albus, él estaba a punto de darsu discurso. Con mi mirada rápidamente la busqué entre los alumnos, pero ellano estaba. Aun así la esperanza de verla entrar por las puertas seguía en pie,pero una vez más nunca sucedió, no quería darme por vencido.


Me dirigí a midespacho a preparar las cosas para regresar a mi casa en la Hilandera. Y pocoantes de salir por mi chimenea por la red flu me giré para ver a la puerta "quizásregrese después de las vacaciones" y sin pensarlo más salí del lugar.


Fin del flashback-----------------------------------------------------------------



 

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

Había llegado a micasa en la Hilandera, y la verdad no tenía muchas ganas de hacer algo, solo mequité mi levita y la tiré en el piso, no acostumbraba a hacer eso, pero noimportaba mucho, no había prendido ninguna luz, y la casa estaba casi aoscuras, así me sentía bien, tomé una botella con Whiskey de fuego y me dirigía un sofá enfrente de la chimenea que prendí con un movimiento de varita,comencé a beber el whiskey directamente de la botella. Habían pasado ya muchosaños desde que lo bebía que ahora me parecía agua.

Dejé que el tiempoavanzara sin darle mucha importancia, "al final ella no regresara" si, habíaperdido la esperanza de volver a verla.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Me sentía muy nerviosade verlo, siempre tenía una mirada muy diferente a los demás, y eso meencantaba de él, ya no podía negarlo, claro que no todos lo sabrían, solociertas personas en las que sabría que podía confiar en ellas.

O tenía varita, lahabía dejado en la mansión Malfoy aquella noche, no sabía cómo llegaría con él,pero ahora eso no sería un obstáculo. Hedwig seguía conmigo desde el día queRon me envió la carta así que la utilizaría para comunicarme con AlbusDumbledore, tomé un pergamino y le escribí lo que quería hacer, sabía que él nose negaría, que por el contrario me ayudaría. Así que le envié mi carta y mesenté a esperar, era lo único que en ese momento podía hacer.

Comencé a empacar unpoco de ropa, esperanzada en que él me recibiera, una parte de mi corazón sabíaque si lo haría, fue todo lo que hice cuando escuché el timbre sonar, estabamuy nerviosa, por fin se acercaba el momento de regresar.

Fui hacia la puertapara abrir, y ahí estaba Dumbledore.

-veo que ya está listaseñorita Granger- me dijo el anciano al darse cuenta de la maleta que tenía aun lado de mí. No hice más que sonreírle, así que me acerqué a él, y meextendió su brazo que yo tomé para hacer la desaparición.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Severus.

Los días avanzabanvelozmente y no sabía nada de Lucius, según él la buscaría, pero no estaba muyseguro de que la fuera a encontrar, no entiendo porque razón había perdidotodas las esperanzas, eso hacía que recordara la primera vez que la perdí, y lomal que me sentía, claro no tanto como ahora, pero si sentí ese vacíonuevamente.

Bellatrix había salidopor un momento, necesitaba buscar algunas cosas que necesitaba, y yo estabatranquilo, sentado, pensando, recordándola solo a ella
pero de momento sentífrio y lo supe Lord Voldemort había llegado al lugar, lo que me dejó congelado,no tenía una varita con la que me pudiera defender si el me atacaba.

-vaya Severus, ya nome eres de mucha ayuda- entró a la celda en la que yo estaba, me puse de pie,no quería que me viera débil en ningún momento, ya suficiente era que me vierade esta forma -no sé porque ocupas un lugar que alguien más podría utilizar-

No hice nada alrespecto, no quería que notara el miedo que estaba sintiendo, traté de ser friocon la mirada, y él se dio cuenta de que no me intimidaba, lentamente sacó suvarita, la sujetaba muy fuerte, clara muestra de enfado.

 

Los segundoscomenzaron a pasar lentamente, y yo sabía lo que pasaría.

-Avada Kedavra- gritómuy fuerte

flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Habíamos llegado a laHilandera, afuera de la casa de Severus, estaba nerviosa, sentía mi corazónpalpitar muy fuerte, imaginaba las posibles conversaciones y reacciones que élpudiera tener y como yo lidiaría con cada una. Dumbledore se alejó lentamentedel lugar sonriéndome, fue entonces que supe que lo que estaba haciendo era locorrecto. Eran cerca de las 5 de la mañana, el día de ayer habían salido losalumnos de vacaciones en Hogwarts, supongo que él habría llegado aquí anoche,así que quizás pueda abrirme.

Toqué con cierto miedola puerta y esperé a que me abriera, como no obtuve respuesta volví a tocar másfuerte, y así una tercera vez, hasta que de un momento a otro la puerta seabrió dejándolo ver. No estaba precisamente como yo lo esperaba, olía aalcohol, tenía el cabello hecho un revoltijo y parecía estar medio dormido,pero pronto su semblante cambio, me miraba fijamente, como si aún no creyeraque era yo.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Cuando abrí la puertay la vi deje mi estado de ebriedad a un lado, no podía creer que ella estuvieraenfrente de mí, mi cuerpo no reaccionaba, mi mente pensaba a mil por hora,estaba completamente confundido, no sabía cómo ni por qué.

-hola- fue lo primeroque ella dijo, su voz era tan dulce, estaba llena de luz, parecía que habíasuperado todo lo que le sucedió.

No pude responderle almomento, era como si las palabras quisieran salir de mi boca pero a la vez searrepentían de hacerlo.

-lo siento- volvióella a hablar.

Fue cuando las cosasse salieron de lugar, ella no tenía por qué decir eso. -¿por qué?- le pregunté.

-por haberme ido, noera mi intención
-

-pasa- le dije interrumpiéndola,por algún momento no quería que siguiera hablando de eso. Tímidamente lo hizo, seveía inocente. -no tienes por qué disculparte-

-pero no debí de haberido-

-veo que eso te ayudó,así que ahora no importa
iré a bañarme, no tardo mucho y si así lo deseaspodremos hablar un rato y desayunar- vi que se sentó en el sofá en el que yohabía pasado la noche, y subí muy rápido a mi habitación, no quería que seguircon ella en estas condiciones.

Cuando estuve listobajé ella estaba leyendo un libro, hasta que me vio y lo dejó a un lado -no memolesta que lo leas- le dije para tranquilizarla, parecía que había hecho algomalo.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

-preparé un desayunoen lo que el bajaba y acababa de abrir un libro viejo que estaba en la mesa quetenía él, había visto una pequeña nota que me llamó mucho la atencion, pero enese instante bajó Severus y lo dejé a un lado.

Comenzamos a hablar,de lo que había pasado, de lo mucho que lo sentía, él me dijo en repetidasocasiones que no tenía por qué sentirme culpable, que no había sido mi culpa,pero sin embargo yo sentía que no debí de abandonarlo nunca.

-estar lejos de lamagia, del mundo que yo conocía me ayudó mucho, sé que sonará raro pero me dicuenta de muchas cosas- tenía que decirle lo que yo sentía por él, pero nosabía cómo -todo sucedió diferente- y cuando más dispuesta estuve a decirle vi que él tomo su brazo izquierdo consu mano derecha y lo apretaba muy fuerte. Regresé mi mirada a sus ojos y vi eldolor que estaba sintiendo.

 

Supe lo que pasaba,pero no quería que él se fuera y me dejara sola, quería estar con él.

-lo siento, pero tengoque irme- me dijo levantándose de su lugar, tomó su capa y se la acomodó,-puedes leer lo que quieras, no hay problema, puedes subir o quedarte aquíabajo- supe que haría algo, lo veía nervioso, y no me equivoqué, antes de salirde su puerta besó mi mejilla izquierda.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

Le había pedido a Lunaun tiempo para estar sola, necesitaba descansar, y aunque al principio no lepareció mucho la idea lo hizo, salió de la habitación.

Estaba tranquilapensando en él y en nadie más cuando de momento entró la señora Weasley muyemocionada, atrás de ella venía Ginny y Luna -ha llegado una carta suya- medijo muy alegre.

Mi corazón dio un gransalto. Por fin en 3 meses y medio teníamos noticias de Ron.

La señora Weasley abrióla carta y sin leerla me la dio.

"Hermione.

Estoy muy lejos de Londres, no puedodecirte en qué lugar con exactitud por miedo a que la carta se llegue a perdery sea la guía para algún mortífago suelto. He encontrado familiares de TobíasSnape, por lo que sé puede ser una gran ayuda. Sé que he tardado más de lo quetodos esperábamos, pero estoy esforzándome, te prometo que lo encontraré, ycuando regrese será porque él este conmigo. No nos podemos dar por vencidosHermione, tenemos que encontrarlo, y lo lograremos. A mi familia dile por favorque estoy bien y que pronto regresaré. Los quiero a todos.

Concariño Ron"

No era precisamente loque esperaba, pero era un avance muy grande, sabía que cuando Ron prometía algolo conseguía y eso haría, no me defraudaría.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

-avada Kedavra-

-protego-

-¡Bellatrix no!-

-¿está muerto
?-

Severus.

-avada Kedavra- gritó LordVoldemort apuntándome con su varita.

Bella había llegado deun momento a otro, sin que la vieran se acercó silenciosamente, y justo cuandoVoldemort gritó reaccionó en cuestión de milisegundos -protego-

-¡Bellatrix no!- legrité cuando me di cuenta de lo que acababa de hacer, había puesto en peligrosu vida, ya que por la protección que ella puso en mi hizo que el hechizorebotara y se dirigiera hacia ella

-¿está muerto
?-preguntó Voldemort al darse cuenta de que el hechizo le había dado a Yaxley directamente en el pecho, ya quehabía llegado atrás de Bellatrix para atacarla, pasando a escasos centímetros de ella. -¡BELLATRIX!-gritó Voldemort al darse cuenta de quien había matado en realidad. Korean Beauty

Supe que esto noshabía puesto en riesgo a los dos.

Bellatrix se dirigióhacia mí y me preguntó si estaba bien, con un movimiento de cabeza le dije quesí, pero mi mirada seguía fija en él, esperaba que dijera algo, y supe que algoestaba tramando. Quizás un castigo para los dos.

-¡Colagusano!- volvióa gritar, y aquel traidor apareció a nuestra vista. -Llévatelos a la MansiónRiddle y enciérralos en los calabozos no sin antes quitarles las varitas. Llévalosal más aislado para que no tengan contacto con nadie- fue lo único que dijoantes de desaparecer. No podíamos negarnos o terminaríamos muertos los dos.

 

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Abrí el libro quehabía visto en la mesa de Severus, me llamaba mucho la atención todas lasanotaciones que tenía, era curioso, el libro era de pociones, el que yo llevabaen este curso. En casi todas las páginas estaba la poción corregida, más apartetenía unos hechizos que al parecer había sido de su invención. Me parecía muyinteresante todo lo que vi, así que no paré de leer, hasta que de una forma muyrápida llegué a las últimas hojas, había dejado dos hojas totalmente en blanco,pensé que ya no había escrito nada y a punto de cerrar el libro vi unaanotación en la parte superior derecha.

"Lily Evans:

Te amo"

Eso me dejó congelada,era su letra, la misma que las anotaciones de todo el libro.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Me urgía llegar a micasa, en la Hilandera, Hermione estaba ahí. Ansiaba verla y Voldemort noterminaba con la reunión, en realidad a mi parecer había sido solo una pérdidade tiempo, se me hacía muy poca cosa de lo que habló. Solo esperaba que por findijera que nos podíamos retirar. Vi el reloj que estaba en la Mansión Riddle,donde había sido la reunión y habían pasado dos horas y media desde que llegué.

Hasta que por finterminó, nos dijo que nos podíamos ir, claro no sin antes darme una misión.

-Severus- estaba apunto de hacer una desaparición cuando Narcissa me llamó. -necesito hablarcontigo-

-¿Qué es lo quenecesitas?- ella siempre había sido una amiga para mí, podía jurar que era unade las personas que verdaderamente me conocía. A pesar de que Lucius también eraun amigo para mí estaba seguro que siempre escogería a Narcissa antes que anadie.

-sé qué fue lo quehizo Lucius, Draco les mandó su varita, y si hay algo en lo que pueda ayudarsabes que puedes confiar en mí
-

-ella está en mi casa,regresó esta mañana- le dije casi en un susurro, Lucius nos miraba desde unaesquina, como tal no lo había visto, pero sentía su presencia y la mirada deBellatrix

-oh- se sorprendióNarcissa, claro entendía porque le hablaba en un susurro -entonces vete- medijo con frialdad al ver que su esposo se acercaba a nosotros.

-¿tan rápido Severus?-Bellatrix llegaba atrás de mí, a mi parecer en esta ocasión se acercó demasiadoa mí

No respondí a supregunta y me fui del lugar, ansiaba por verla, por estar con ella.

Unos cuantos minutosme fueron suficientes para llegar a mi casa. Cuando lo hice abrí la puerta, yella estaba ahí, sentada en el mismo sillón en el que la dejé antes de mipartida. Me miró un poco sorprendida, vi que en sus manos tomaba un libro ypronto me di cuenta de que el libro era el que llevé en sexto año de pociones. Lohabía hojeado y vi que estaba en la última hoja. Mi sangre se congeló deinmediato, sabía que lo había leído.

No dije nada y mesenté junto a ella.

-¿es cierto lo quedice? ¿La amaste?- me preguntó de inmediato. Al ver que me tardé en responderella me volvió a hacer otra pregunta -¿es cierto?- pude notar que ella sentíacelos, o quizás era mi imaginación, pero el tono de voz la delataba.

 

-eso no lo sé-respondí después de varios segundos -fue hace muchos años-

Me levanté del sillóny me dirigí hacia la mesa, donde había una botella de Whiskey de fuego, toméuna copa y vertí un poco para tomar un trago.

-es la mamá de Harryde quien hablamos-

-buen, no siempre fuePotter- le dije secamente, tratando de que ella dejara de lado las preguntas.

-¿La amas aún?- ahíestaba esa pregunta que hubiera tratado de evitar. Cierto que había sido muyimportante para mí, pero ahora no sabía lo que significaba.

-¿la amas?- volvió apreguntarme, parecía estar enojada.

-es como si yo lepreguntara que si usted ama a Weasley-

-si tú me lo preguntaste diré que No sin pensarlo dos veces- me quedé impactado al escuchar eso,mucho tiempo parecían estar enamorados los dos.

-Qué bueno que me loaclara señorita Granger- a pesar de que ella ya me hablaba de tu yo preferíahablarle de usted. -Pude haber pensado otra cosa-

Y sin planearlo ambos comenzábamosa discutir, después de tanto tiempo lejos y lo mejor que se nos ocurrió eradiscutir.

-¿Entonces a que hevenido?- esa pregunta parecía reproche que entendía bien.

-no se a que hayaquerido venir- dije antes de acabarme mi bebida de un solo trago. Y darme lavuelta para irme a mi habitación.

Claro, como era deesperarse ella me siguió, no dejaría las cosas así. Cuando llegué a mihabitación sentí como ella me jaló de mi mano, no estaba molesto por su acción,estaba tratando de huir a algo que ya era momento de enfrentar.

-¿la amas?- mepreguntó mirándome a los ojos.

Lo pensé por unossegundos, la tenía enfrente, la chica que he pensado por tres meses, quien mehizo abrir por completo mis ojos, la persona con quien me sentía muy cómodosiendo yo mismo. Era ella por quien había tenido esperanzas nuevamente. Tenía quepensar si la debía perder o luchar por ella.

-ya le dije señoritaGranger que eso fue hace muchos años, eso ha quedado atrás, no veo porque leimporte tanto si la amo o no
está usted aquí-

Hermione--------------------------------------------------------------------------

Quizás no era la formaque yo me esperaba que me dijera lo que estaba sucediendo, pero era suficiente,no había gritado ni nada por el estilo, no soy de esas ideas. Solo lo abracédisfrutando de su aroma, disfrutando del roce que había entre nuestros cuerpos.

Lo sentía muy frio, yera lógico, no podía cambiarlo de un día para otro. Me abrazaba pero con ciertodeje, pero eso no me importó. Lo había necesitado tanto, necesitaba tenerlocerca.

Habían pasado unosminutos. Cuando sentí que él se alejó de mí, me miraba directamente a los ojosy a pesar de que traté de descifrarlos no pude, era como unas ventanas cerradaspor completo.

-no pienses en ella-me dijo al oído después de unos segundos.

Acercó su boca haciala mía, y estuvimos a punto de besarnos, de unir nuestros labios cuando cerrélos ojos y vi ciertas escenas de aquella tarde con Lucius. Me alejé cuandoestaba a escasos milímetros. Él lo notó y no lo pude evitar.

Trató de comprenderme,y solo me invitó a bajar de nuevo, nos sentamos en uno de los sillones ycomenzamos a hablar.

 

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Narrador.

Hermione estabadescansando tranquilamente, habían pasado 3 días desde que la carta de Ronhabía llegado. No estaba dormida, solo miraba hacía la ventana que estabaenfrente de ella. Eran casi las 5 de la tarde. El cielo estaba nublado, como sien cualquier momento fuera a haber una tormenta.

Comenzaba a quedarsedormida cuando escuchó un fuerte estruendo, al principio pensó que había sidoun relámpago. Pero pronto volvió a escuchar otro acompañado de un grito deGinny.

Se asustó demasiado yse levantó de la cama para asomarse y ver quien era. Tomó su varita y sedirigió hacia la puerta. Cuando la abrió la escena la dejó congelada. Eran unoscuantos mortífagos, entre ellos Narcissa quien se dirigía velozmente haciaella.

-aun confías en mi ¿verdad?-le dijo al tiempo que Draco subía por las escaleras.

Dos segundos antes vioa Luna tratando de calmarla y desaparecieron del lugar.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

-¡Colagusano! Te arrepentirás-gritó Bellatrix cuando nos metió a ese inmundo calabozo.

Él se fue sin decirmás y a un lado mío vi a otra persona quien entre la oscuridad reconocíperfectamente.

Estaba cubierto desangre en su túnica y su barba. Parecía no tener nada de fuerzas, y fue cuandoentonces comprendí la razón por la que Voldemort fuera a matarme a Azkabán.

-Albus- si, habíandado con su paradero.




Hola.


Siento la demora, es que he estado ocupada. pero Trataré de actualizarmas seguido. Solo espero que les guste


Saludos.





Severus.

-tranquilo muchacho,no es tan grave como parece- me dijo Albus cuando me vio acercarme a él.

-¿Dónde has estado?-le pregunté un poco alterado.

-eso no importa ya.Tienes que salir de aquí. Sabes donde es tu lugar, sabes a donde tienes que ir-

Entendí a qué se refería,sabía que estaba hablando de Hermione -ya no Albus, y creo que sabes la razón-

-eso no quiere decirque sea la mejor decisión
no te des por vencido
- fue lo único que él pudodecir antes de que comenzara a toser escupiendo sangre.

Estaba aterrado, sabíade todos los daños que Albus había sufrido.

flashback------------------------------------------------------------------------

Severus.

El daño que teníapsicológicamente no estaba totalmente curado, así que decidí mejor alejarme unpoco de ella, aun así empezamos a hablar. Tranquilamente hasta que la nochellegó.

Le dije que podríaacostarse en mi cama y ella me pidió una camisa, como la primera vez que estuvoen mi casa para usarla de pijama.

Esa noche preferí nodormir, así que baje de nuevo a mi sala y me senté en uno de los sillones, nole puse fuego a la chimenea, estaba casi a oscuras, si no fuera por la luz dela Luna que entraba por la ventana.

Estaba calmado,pensando en Hermione y en Lily a la vez, tenía que decidirme, no podía seguircomo lo he estado haciendo desde que comencé a hablar con Hermione, desde queempecé a sentir algo por ella.

La noche estaba tantranquila y el sueño comenzaba a apoderarse de mí, cuando oí un pequeñogolpeteo en mi puerta, abrí los ojos rápidamente y dirigí mi mirada endirección donde escuché el ruido. No sabía si había sido mi imaginación o enrealidad si lo había oído.

 

Me levanté cuando lovolví a oír y supe quién era
la única persona que a esa hora podía visitarme.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Cuando Severus abrióla puerta la vio a ella. A una mujeralta y delgada, su cabello rubio brillaba a la luz de la luna. Su mirada eraserena y tranquila, se mostraba un poco de orgullo en sus ojos "característicode un Black" solía pensar Severus cada vez que la veía a los ojos. Estaba a escasos centímetros de la puerta,esperando a ser invitada a pasar a la casa.

-pasa Narcissa- ledijo Severus con su tono de voz tan frio como siempre.

La mujer entró, apenasvisualizando todo ante la poca luz que había en la casa. Ambos se sentaron enla sala sin decir nada.

-¿puedo saber elmotivo de tu visita? ¿Estás bien?- preguntó Severus viéndola completamente alos ojos, ella sabía mentir muy bien cuando la ocasión se presentaba.

-claro, solo quisehacerte una visita-

-tiene que haber unarazón Narcissa- le dijo Severus, sabía que algo ocurría.

-sí, tienes razón
pero antes, dime que piensas hacer
¿quedarte con ella?-

Severus se levantó desu lugar, esa era una conversación para la qu aún no estaba listo para discutir-¿quieres algo de tomar?-

Preguntó tratando dedesviarla, cosa que él mismo sabría, no lograría. Al ver que le dijo que si conun movimiento de cabeza tomó dos copas y comenzó a servir Whiskey de fuego paraambos, sabía que Narcissa solo tomaba con él.

-¿ya me responderás?-le preguntó Narcissa cuando Severus le dio la copa.

-no sé qué hacer
¿esote sirve como respuesta?- dijo el hombre muy cortante.

-no- le dijo Narcissaal tiempo que se levantaba del sillón en el que se encontraba y caminaba haciaatrás de él. -necesito una respuesta más específica-

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Oí que alguien hablabacon Severus, al principio pensé que lo estaba soñando, pero después me dicuenta que no, así que me levanté y me dirigí a la puerta, la abrí lentamentepara no causar ningún ruido y salí hacia las escaleras. Vi de quien se tratabaaquella voz femenina. No sabía que esperar de aquella mujer. Solo esperaba algoque fuera útil para saber qué pasaba

-Necesito escucharalgo justo. No puedes seguir pensando en ella- Narcissa hablaba firmemente -Quesea firme tu vida-

-sabes que ese consejono lo aceptaré
hasta que tu sepas que hacer con tu vida- Severus la miraba fijamente,girando hacia atrás donde ella estaba, mirando algunas cosas del mueble en elque habían pequeñas cosas.

-será mejor que tevayas Narcissa, es muy tarde y Lucius debe de estar buscándote, sabes lo quepasará si se entera que estuviste aquí- dijo Severus fríamente, como si supieraque yo los estaba viendo. Era algo imposible, él nunca había volteado hacia lasescaleras

Narcissa no reprochóabsolutamente nada, tomó su abrigo, se despidió saliendo por la puerta paradesaparecer.

-¿Por qué estasdespierta?- me preguntó no con reproche, solo una pregunta cualquiera.

 

-los escuché hablar-estaba asombrada de cómo supo que yo estaba en ese lugar -¿piensas en ella?-

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Claro que pensaba enella, pero esa no podía ser mi respuesta para Hermione, era como si amara aLily pero a quien quería a mi lado era a Hermione, no sabía cómo decirle por loque estaba pasando, no quería perderla pero tampoco quería olvidar a LilyPotter.

-no- creo que a lahora de responderle mi voz cambió, y sé que ella se dio cuenta de aquello.

-¿estás seguro?-

Hasta cierto puntohabía ciertas preguntas que todavía me fastidiaban.

-será mejor queduermas, es muy tarde-

-no quiero dormir
solo quiero que me hables de ella- empezaba a bajar por las escaleras y sedirigía hacia mí, se sentó en el sillón en el cual Narcissa había estado haceunos pocos minutos.

-¿Por qué?-

-solo quiero saber quepasó-

-no pasó nada, si esoes lo que quieres saber
fuimos amigos, y alguna vez estuve enamorado de ella. Éramosniños cuando nos conocimos, poco antes de entrar Hogwarts, yo le hablé de lamagia, del mundo al que pertenecemos ya que como sabes ella era hija de mugglesy no sabía nada de ello. Recibimos nuestra carta de Hogwarts el mismo día. Viajamosjuntos en el Expreso a Hogwarts. Solo que a ella la mandaron a Gryffindor y ami a Slytherin
a pesar de que tratamos de seguir con nuestra amistad nosfuimos distanciando, ella conoció a Potter, y desde un principio le gustó, asíque nuestros caminos se separaron por completo. Ella se casó con Potter, yo meuní a los mortífagos, y lo último que supe de ella es que Voldemort la habíamatado
eso es todo Señorita Granger- estaba enojado con ella, no queríadecirle lo que hubo entre los dos, era algo que hubiera preferido guardarmesolo para mí pero a su insistencia se lo conté y ahora me sentía mal.

-y ¿Por qué no solo laolvidas?-

-porque no solo setrata de eso
de olvidar a las personas solo porque sí
- me levanté del sillóndispuesto a irme -es como si yo le pidiera que olvide a sus padres, solo porqué están muertos- le respondí casi gritándole, y fue cuando comprendí quehabía llegado demasiado lejos. Vi que se levantó para irse, la tomé del brazopara que no lo hiciera pero se soltó de mi agarre.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

-aun confías en mi ¿verdad?-me dijo Narcissa antes de que ella, Draco y yo desapareciéramos del lugar.

Aparecimos en la mansiónMalfoy, estaba confundida y muy mareada, sentí que todo me daba vueltas. Draco seacercó a mí y me tomó con fuerzas, como si presintiera que iba a caerme.

-¿Qué pasa Granger?-me dijo él, pero no podía responderle.

Vi como Narcissa seacercaba a mí. "estás pálida" fue lo único que escuche.

No recuerdo más de loque haya pasado. Solo cuando desperté. Estaba acostada en una cama, en una delas habitaciones.

-¿estás embarazada?-fue lo primero que escuché al abrir mis ojos, Narcissa estaba sentada a un ladode mí.

-si
de Severus-respondí con un poco de mareo todavía -¿Por qué me has traído a este lugar?-

-Severus ha cuidadosiempre de mí y de mi hijo, le prometí que si algún día necesitabas ayuda yo tela brindaría
con los Weasley ya estabas en peligro. Les dejé una nota quenecesitaban salir de ese lugar- sabía que ella era una mujer fría, no esperabaque fuera tan maternal como lo era Molly, pero a decir verdad me sentíatranquila.

 

-¿Dónde esté él?- lepregunté esperanzada en que supiera decirme.

-desde que te despedistede él tampoco lo volví a ver-

-creí que no loquerías volver a ver- escuché la voz de Draco desde la puerta de la habitación.



Hermione.


Eso sucedió porque estaba enojada,pero ya no puedo vivir más tiempo sin él. Pero a pesar de lo mucho que confiaraen los Malfoy no quería decírselos. Pero ahora era más que obvio que se habíandado cuenta.


-es el papá de mi hijo- dijetratando de hacer que me creyeran, pero sabía que no lo lograría.


-eso no parece Granger-


-Draco, ve por algo para quecoma- dijo Narcissa, sabía que era pésima mintiendo.


El rubio salió por la puertadesapareciendo de nuestras vistas, nos quedamos calladas por un momento, peroeso no demoró mucho tiempo hasta que ella me pregunto lo esperado.


-aun lo amas ¿verdad?- me dijomirándome fijamente, esperando una respuesta positiva de mi parte.


-si- le dije al mismo tiempo quecomenzaba a llorar.


Flashback-------------------------------------------------------------------------


Narrador.


Severus se había dado cuenta desu enorme error, pero ella también lo había cometido y no se había dado cuentade ello, cosa que para Severus era injusto.


Temiendo a que se fuera a ir corriódetrás de ella, subió las escaleras y entró en la habitación. La abrazó por laespalda. No dijo nada, solo disfrutó del roce entre ambos cuerpos.


Hermione no se movió, no sintióternura en ese abrazo, sintió mucho más que solo eso. Eran varias emociones lascuales ella pudo interpretar, en especial esa protección que había dejado desentir.


-¿Por qué lo dijiste?- dijoHermione con cierto deje de reproche.


-solo perdóname- dijo Severus alpaso de un largo tiempo en silencio.


-no sé qué es lo que pretendes
regresé porque yo creía que tu querías estar conmigo, porque me querías, peroahora veo que me equivoqué
tú la amas a ella y no a mí- logró decir en mediode las lágrimas.


-¿Qué?- Severus no podía creer loque la castaña había dicho. Quizás si estuviera totalmente consciente no habríadicho eso, pero lo dijo, estaba invadida por el dolor, por el coraje y quizásun poco de celos.


Hermione se dio cuenta de que lohabía dicho, lo había aceptado, pero ahora tenía miedo a que Severus la fuera arechazar, a que quizás solo buscara una amistad en ella. Se soltó del abrazo enel que ambos se encontraban -déjame- gritó la castaña.


-¿piensas irte?- le preguntóSeverus temeroso a la respuesta de la castaña.


-si- dijo Hermione limpiándoselas lágrimas de su rostro -si tuviera mi varita
-


Dejó de hablar cuando vio queSeverus se dirigió a su armario como si buscara algo, cuando se giró hacia ellatenía en sus manos un paquete rectangular, le llamó la atencion de que sería.

 


-aquí está tu varita
Weasley mela entregó después de que Draco se la enviara- le dijo al mismo tiempo queabría la caja en la que se encontraba -si quieres irte no te detendré, yo tellevaré a donde tú quieras, pero antes necesito que me escuches- tomó de lamano a Hermione y la acercó a la cama, ambos sentándose en ella. -como bien telo dije en un pasado si estuve enamorado de Lily Potter, pero tú no tienes porqué pensar en ello, eso sucedió mucho antes de que tu llegaras a mi vida, tuestas aquí en este instante y te agradezco que hayas regresado, la razón por laque me enojara es porque esos recuerdos eran míos, y compartirlos por primeravez me hacía sentir vulnerable. No la amo a ella-


Hermione alzó su vista con esebrillo tan característico de ella, esa ilusión estaba presente de nuevo


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


-¿me quieres?- me preguntó concierta emoción.


No sabía que responderle, claroque la quería, pero yo no era una persona que confesara sus sentimientos, paramí eso no importaba mucho -no me preguntes eso
creo que ya sabes comosoy-


Quizás no era la respuesta que ellaesperaba, pero no podía cambiar de un día a otro, solo esperaba que ella locomprendiera.


Vi que ella sonrió ante mirespuesta. Eso fue lo que hizo sentirme más tranquilo.


Me acerqué lentamente a ella. Planeababesarla en la boca, pero recordé que no era el momento, así que decidí darle elbeso en la frente como muestra de cariño. Disfruté tanto el roce.


-será mejor que duermas- le dijepor último antes de salir para dejarla descansar.


Fin delflashback------------------------------------------------------------------


Severus.


Según mis cálculos era el sextodía que llevábamos en los calabozos. Estar en Azkabán era mucho mejor que estelugar. Lo que si lamento es que Bellatrix estuviera aquí. Ella no se lomerecía. Aún no sabía el porque me estaba ayudando, pero si se lo agradecía. Porprimera vez en la vida la veía débil, asustada. Siempre había tenido ese portede dar miedo.


Mi vista viajaba de nuevo entre losmuros del calabozo, de momento me detuve cuando vi a Albus recostado en elpiso, lo habían torturado demasiado, y sabía que Lord Voldemort lo usaría parallegar a Potter. Dudaba mucho que él aguantara más días en este lugar. Se veíaverdaderamente mal.


Escuché unas pisadas, y me alarméde inmediato, me puse de pie esperando ver a la persona que llegaba.


Era de nuevo Colagusano, veníacon comida, lo que significaba que era ya el séptimo día en ese lugar. Nos apuntabacon su varita para que no fuéramos a hacer algo en su contra.


Atrás de él llegaban dosmortífagos más, estaban cubiertos con las máscaras, supuse que eran nuevosporque no los pude reconocer. Mientras Colagusano seguía apuntándonos con suvarita ellos entraron dirigiéndose hacia Albus.

 


Uno de ellos lo tomó de uno desus brazos y lo levantó con brusquedad, Albus despertó de inmediato, no pudosostenerse con sus pies por la poca fuerza que tenía. Así que el otro se estabaacercando cuando me dirigí hacia ellos para evitar que se llevaran a Albus.


-¡Crucio!- gritó Colagusano.


Esperaba sentir el impacto en micuerpo de la maldición. Pero al no llegar me giré a ver qué sucedía.


Bellatrix se estaba retorciendo deldolor, pero no gritaba, algo que ella nunca había hecho. Me empecé a alejar delos mortífagos esperando a que Colagusano cediera. Cuando estuve losuficientemente lejos de ellos Colagusano dejó de usar la maldición enBellatrix, ella parecía estar totalmente rendida, por un momento creí que se desmayaríaasí que me acerqué a ella rápidamente para verla. Estaba bien a mi punto devista.


Le dije que se comiera toda lacomida, por el impacto que acababa de tener era lo mejor. Mi mente viajaba a travésde las posibles cosas que Voldemort pudiera usar con Albus, sabía que trataríade llegar a Potter. Tenía que evitar que él cayera a como diera lugar. Tenía queencontrar la forma de evitar ese encuentro. No dudo que Potter pueda vencerlopero no es el momento adecuado.


De nuevo volví a caer vencido enel suelo, de esas veces en que las pocas ganas de vivir se esfuman, larecordaba a ella de nuevo. Siempre con la misma pregunta que me aterraba ¿Dóndeestás Hermione?


Flashback-------------------------------------------------------------------------


Hermione.


Era el 5º día en la casa deSeverus, estaba fascinada, verdaderamente me gustaba estar en este lugar, pormomentos estaba sola, a veces estábamos juntos, callados, cada quien metido enel libro que estuviese leyendo. A veces hablábamos de cualquier cosa. Desayunábamosy comíamos juntos. Le ayudaba a hacer pociones. Cualquier cosa que al momentose me ocurriera. Durante los cinco días que llevaba en este lugar había idocada noche a donde el señor Tenebroso lo llamara, de momento quería ir con él,claro que no se lo decía, sabía cuál sería su respuesta.


Hoy era la quinta noche que ibadonde Voldemort, anoche había llegado con unos cortes en las manos, no sabíaqué tipo de cosas tenía que hacer, pero hasta cierto punto prefería no saberlo.Esperaba su regreso mientras leía un libro de pociones antiguas. Cuando vi quelas llamas de la chimenea cambiaron a un color verde, sabía que había llegado.


Lo vi salir de la chimenea, pero parami sorpresa no venía solo, atrás de él salía Narcissa Malfoy. Estaba sorprendida,al parecer eran buenos amigos.


-Hermione. Empaca un poco deropa, debo sacarte de este lugar- me dijo acercándose hacia mí.


-¿Qué? ¿Por qué?- le preguntétratando de saber un poco más sobre la situación.


-debes hacerlo Hermione. Te explicaréen un rato
arriba en el segundo cuarto- esto último lo dijo dirigiéndose haciaNarcissa quien subía rápidamente las escaleras.


No dije más y atrás de Narcissasubí yo, dirigiéndome al cuarto de Severus que era donde yo dormía. Tomé unamaleta y empecé a empacar mi ropa, mis zapatos y algunos accesorios que habíatraído. No me tardé mucho. Empecé a bajar las escaleras con mi maleta cuando via Severus caminando de un lado a otro, se veía verdaderamente preocupado.

 


-¿Qué pasa?- pregunté cuandoestuve a su lado. Me tomó de las manos y me jaló a uno de los sillones para queme sentara.


-hay un grupo de mortífagos queaunque estemos a los servicios de Voldemort buscamos que el final de él sea másfácil para Potter. El Lord se ha enterado de esto, por Yaxley, que últimamente seha vuelto muy cercano a él. Por lo mientras el grupo se separara para que labúsqueda para ellos se vuelva más difícil. No te puedo llevar conmigo porquesería muy arriesgado, necesito llevarte con los Weasley, le he mandado a Arthuruna carta y ha aceptado-


-¿te volveré a ver?- leinterrumpí


-te veré en Hogwarts
ellos alláno me podrán atacar, no les conviene- me dio un beso en la mejilla. Cuando bajóNarcissa por las escaleras.


-rápido Severus. Tengo que ir aver a Draco- dijo Narcissa acercándose a nosotros, por esto supuse que se iríanjuntos. Y a pesar de ello no sentí ningún tipo de celos.


Me levanté, Severus tomó mimaleta y los tres desaparecimos del lugar.


Apareciendo a unos cuantos metrosde la madriguera.


-no confíes en nadie más que nosea en los Weasley, Potter, Narcissa y yo. Por favor Hermione-


Me puse en las puntitas de mipie, me acerqué lo más que pude y le di un beso en los labios. No sabía cuándolo volvería a ver, sé que eso lo tomo de sorpresa y solo sonreí a mi acción.


Tomé mi maleta y comencé aalejarme del lugar hacia la puerta de la madriguera ante la fija mirada deSeverus. Lo vi una vez más y entré a la casa.


-Hermione- corrió la señoraWeasley a abrazarme, con esa maternidad que siempre había tenido para Harry ypara mí. Poco a poco los Weasley llegaban a donde estaba. Por la ventana vicomo él y Narcissa desaparecían lentamente. "Adiós Severus" dije en una vozinaudible para que nadie más me escuchara.



Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Era el tercer día que estaba aquí con los Weasley, mefascinaba, por una parte nadie hizo preguntas de más, solo si estaba bien, loque me hacía sentir tranquila. Siempre estaba en compañía de alguien, ya fuerade Ginny, de Harry, de Ron o de los gemelos, así que eso también me hacíasentir bien. Pero por otra parte extrañaba a Severus, quería verlo. Prontollegaría Navidad y me hubiera gustado pasarla con él.

Estaba caminando por uno de los jardines de la madriguera,pensando en las mil y un posibilidades de estar con Severus cuando Ron mellamó, me giré a verlo y caminaba velozmente hacia mí.

-¿Qué pasa Ron?-

-nada, solo quería platicar un rato contigo, ¿te parece?-

Le respondí con una sonrisa, a decir verdad su compañía meagradaba bastante, más por el hecho de que él sabía lo que estaba pasando conSnape.

-¿has visto a Snape?- me preguntó, mi mirada se posó en él,pero Ron veía en otra dirección.

-¿Por qué la pregunta?- dije tratando de evitar que lecontara el hecho de que estuve unos días en su casa.

 

-porque ya tienes tu varita, yo se la di a él cuando Dracome la envío- me dijo sin voltear a verme, es como si algo escondiera.

-él y yo llevamos una relación- sí, eso me faltaba,contarle a alguien, aunque creo que lo dije de una forma brusca.

Fue entonces cuando la mirada de Ron se posó en mí,penetrándome con un interrogatorio -vaya- no sabía que decir, creo que eso nose lo esperaba. -¿alguien más lo sabe?-

-me imagino que Narcissa Malfoy y quizás Draco- le dije conmucha tranquilidad, no me sentía avergonzada ni nada por el estilo.

-supongo que quieres que guarde el secreto ¿verdad?-

-¿sería mucho pedir?- le pregunté con voz baja, como si demomento sintiera miedo, vi que con su cabeza dijo no, acción que me hizo sentirfeliz.

Fin del flashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

¿Cuántas semanas de embarazo tienes?- me preguntó Narcissacuando bajaba las escaleras.

-no lo sé
nunca he llevado la cuenta- le dije dándomecuenta por primera vez del descuido que había tenido.

-traeré a un medimago para que te cheque necesitas cuidartemucho- me dijo Narcissa, ya la conocía. Sabía que era una mujer fría. Si estabapreocupada por mí, pero como tal no lo demostraba.

No me agradaba mucho estar en la Mansión Malfoy, habíamuchos lujos que a mi parecer no eran necesarios, estaba muy agradecida por lasatenciones de ellos. Pero si no fuera por ello preferiría la Madriguera.

----------------------------------------------------------------------------------

Narcissa.

Sabía cuál había sido la causa por la que Hermione ySeverus se separaran, ese día que terminaron todo tipo de relación Severus mepidió que si en algún momento ella necesitaba ayuda yo se la brindara. Él erami amigo, y después de todo lo que había hecho por mi familia no me podíanegar, así que acepté. Supe que un tiempo estuvo en la Mansión Prince, perodespués deje de tener información de él. He tratado de localizarlo, pero pareceque esta vez supo dónde irse.

Yo calculaba que Hermione tenía más de 20 semanas deembarazo, su vientre ya estaba abultado, pero creo que tenía ya algún tiempodesde que había visitado a un doctor. Así que era momento de que alguien larevisara para que se cuidara. Haría lo que fuera posible para que el pequeñoSnape estuviera sano en agradecimiento a Severus por lo que hizo con Draco.

Eran casi las 5 de la tarde cuando llegó el medimago quecité en la Mansión para que revisara a Hermione.

Me hice a un lado para dejarlo trabajar. Después delchequeo se dirigió a ambas -el bebé está muy sano, no hay de qué preocuparse. Tienes23 semanas de embarazo, casi 6 meses, los cuidados deben aumentar. Por ciertoes un varón- para mí era orgullo y giré para verla a ella y en su mirada pudenotar que para Hermione también.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

-Bellatrix ¿estás bien?- llevaba callada un largo tiempoalgo raro en ella.

-si
solo pensaba en donde estará Lucius- me dijo con vozbaja, pero ahora que lo mencionaba yo también me hacía esa pregunta, tenía yaalgún tiempo desde que lo vi por última vez. Sabía que encontrarla no seríafácil. Según Hermione, se iría a Australia, me imagino que por ese lugar élhabía comenzado.

 

------------------------------------------------ ----------------------------------

Ron.

Llevaba 4 meses tratando de encontrar a Snape, si,efectivamente había dado con ciertos familiares de Tobías Snape, me dijeron quepor parte de la familia Prince había una mansión, que quizás podría estar ahí.Así que comencé a buscarla y cuando la encontré estaba totalmente vacía. Nadievivía ahí. He regresado varias veces a la casa de la Hilandera que tenía Snape,pero siempre la vi abandonada. No se me ocurre en que otro lugar puedabuscarlo. Me estaba hartando. Hasta que un recuerdo llegó a mi mente, Hermioneen una ocasión me mencionó que Narcissa Malfoy y Snape eran amigos. Entonces seme ocurrió que pudiera estar con ella.

Fui a donde la Mansión Malfoy, toqué el gran timbre yesperé a que se me abriera. Draco fue quien lo hizo. -¿Qué quieres Weasley?-

-busco a Snape- le respondí muy serio.

-él no está aquí. Hermione si-

¿Cómo que Hermione estaba en este lugar?, se suponía quedebía estar en la madriguera, con mi familia. Ante mi asombro Draco me dejopasar para verla.

Cuando me llevó a su habitación y la vi no pude aguantarlas ganas de abrazarla. Corrí hacia donde estaba ella, noté de inmediato loabultado de su vientre y la primera pregunta que se me ocurrió fue - ¿ya sabesqué será?-

-un niño- me respondió muy sonriente.

----------------------------------------------------------------------------------

Draco.

Hay algo que todavía no lograba entender. Granger era unachica muy guapa, muy atractiva, tengo que confesarlo con un cuerpoespectacular, que ahora se veía diferente por su embarazo, pero seguía siendomuy hermosa. Snape era un hombre mayor, 19 años más grande que Granger, es unhombre frío, serio, es sarcástico y hasta cierto punto molesto. Y con todo esollevaban una relación. Granger se había fijado en él como si no hubiera máspersonas en el mundo con las cuales pudiera llevar una relación más adecuada.

Sentía celos de Snape, de mi padrino por haber logrado queella se fijara en él, yo lo intenté por años, pero parecía que Granger estabamuy entusiasmada con Weasley, y aunque no terminaron juntos llevan una amistadmuy favorable, cosa que aún no he conseguido, y eso que vivimos bajo el mismotecho.

Más tarde el pelirrojo se fue de la Mansión, un alivio muygrande para mí. Alcancé a escuchar que él decía que seguiría con la búsqueda deSnape, para ser realistas me gustaría que nunca lo encontraran. Y aun así elpelirrojo regresaría justo para el nacimiento del bebé de Granger.

Flashback------------------------------------------------------------------------

Severus.

Tan rápido había llegado la Navidad. Claro no lafestejaría, estábamos escondidos y lo que menos queríamos era que nos fuéramosa delatar. Pero Narcissa no estaba muy convencida de que no hiciera nada esanoche.

-ve a buscarla- me tomó por sorpresa.

-no
la podría poner en riesgo- dije dándole pocaimportancia, lo que no quería es que se diera cuenta de que me moría de ganaspor verla.

-Severus, eres el mejor espía del mundo, siempre te lasarreglas para hacer lo que parece imposible. Hazlo por ella- me dijo Narcissamientras se ponía su abrigo. -Iré a ver a mi hijo- dijo saliendo por la puertade la pequeña casa en la que nos encontrábamos.

 

Lo estaba pensando mucho, efectivamente, podía ir a verlasin que nadie se diera cuenta, pero por alguna razón lo estaba pensandodemasiado.

--- -------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

La familia Weasley comenzaba a reunirse en el comedor parala cena, no tardaban en llegar Remus con su esposa, y el hermano mayor de lospelirrojos. Hermione se encontraba en la cocina, tratando de evitar que alguienla viera triste. Ella esperaba algo de Severus, había esperado todo el día conansias tan si quiera una carta. Pero no había ninguna señal de algo.

Ron entró por un vaso de agua cuando vio a la castañalimpiándose las lágrimas. Se acercó a ella, entendía su dolor, trataba deconsolarla inútilmente.

-calma Hermione
- no sabía que más le podía decir, laabrazó para calmarla, estaba pensando cuando por la ventana de la cocina vioalgo a lo lejos entre la oscuridad. -creo que estoy alucinando, pero de algo siestoy seguro, no le gusta mucho que te abrace- dijo el pelirrojo de una formadivertida para borrar todo rastro de lagrima en la chica.

Ella no entendía a qué se refería, así que se separó de ély lo vio su rostro, su mirada veía por la ventana, trató de ver lo mismo queRon, hasta que lo vio. Su corazón dio un enorme salto, como si quisiera salirde su pecho.

No sabía qué hacer. No tardaba mucho en empezar la cena, sise salía la buscarían. Pero quería ir a donde Severus.

-ve
yo te cubro- le dijo Ron sonriendo. Sabía loemocionada que estaba su amiga, podía verlo en sus ojos.

Hermione corrió tanto como sus piernas se lo permitieron,cuando estaba a escasos metros de él Severus caminó hacia ella. Encontrándoseal fin.

-pensé que no vendrías- dijo Hermione al oído de Severus.

-Feliz Navidad Hermione- fue lo último que logró decirantes de unir sus labios a los de la castaña.



hola...

Lamentotanto haber tardado en actualizar
es que por mucho que quisiera escribirmuchas cosas se han estado complicando
aún así ya tengo listo el final, solo dirigirépoco a poco la historia para no complicarme tanto
pero si alguien tiene algunaidea con gusto la aceptaré


Esperoque les guste
y saludos





Hermione.

Aún recuerdo esa navidad, cuando sin importar lo que estabapasando el me buscó, yo hubiera querido hacer lo mismo pero él me lo habíaprohibido, así que no había mucho que hacer.

Ahora que estaba sola recordando todo lo que había sucedidoen mi vida me doy cuenta de todo lo que sentí verdaderamente por Severus. Cadadía parecía más lejos aquella despedida, y me arrepiento tanto de haberlohecho. Al principio estaba muy segura de lo que estaba haciendo, pero yadespués sentí cierto sentimiento de culpabilidad.

-Hermione- era Draco quien tocó la puerta para entrar a mihabitación.

-pasa- le respondí limpiándome las lágrimas de inmediato.

-¿estás bien?- me preguntó mirándome fijamente a los ojos.Su mirada me ponía nerviosa.

-claro- le dije cortantemente. Últimamente me agradabamucho hablar con él, así que su compañía me caía bien. Pero en esta ocasión queríaestar sola, casi de inmediato comprendí que él no se iría, así que me resigné atener su compañía.

 

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

El regreso a Hogwarts después de las fiestas decembrinasfue lo más anhelado, claro que solo Ron lo sabía, los demás no preguntabannada, aunque creo yo algo sospechaban, cada vez que alguien hacía una referenciaa esto Ron era quien me sacaba de apuros, así que en verdad le estaba muyagradecida.

De camino en el tren hablé muy poco con Harry y con Ron,ellos hablaban de Quidditch, algo que la verdad casi nunca me ha interesado. Asíque me sumergí en mis pensamientos, no sabía si verdaderamente podía ver aSeverus, aunque así lo quería no estaba muy segura. Estaba escondido, y creíaque por esa razón no regresaría a Hogwarts. Durante todo el camino imaginécientos de historias que podía vivir con él, hasta que me di cuenta de lo queestaba pasando, era Severus Snape de quien se trataba, el profesor más temido,y quizás la última persona con la que me hubiera imaginado llevar una relación.Pero poco me importo.

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

Ponía atención a todo lo que Harry me decía, pero también habíanotado lo que pasaba con Hermione, ella era muy reservada, pero por algunarazón había confiado mucho en mi como para contarme lo que estaba pasando conSnape. Aunque al principio no me parecía mucho terminé aceptándolo, ella es miamiga y no podía darle la espalda.

Conforme nos íbamos acercando a nuestro destino pude notarlo nerviosa y ansiosa que ella se sentía, sabía que quería verlo, y también sabíaque necesitaría mucha ayuda para que lo pudiera ver, así que comenzaría aformular ideas para ayudarla.

Cuando bajamos del tren, Harry notó lo que pasaba conHermione.

-¿Qué tienes Hermione?- le preguntó

-¿no es obvio Harry?, estamos regresando a Hogwarts- ledije para cubrir a Hermione.

---------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Ron sabía lo que tenía, y la verdad agradecía que hicieraeso, pero si no quería más preguntas tuve que cambiar un poco mi manera de comportarme.Entré con ellos dos al castillo, anhelando que él estuviera aquí.

Poco a poco el gran comedor fue llenándose con los alumnos,di un vistazo a la mesa de profesores, pero él no se encontraba aún "pacienciaHermione" pensé y me senté con mis amigos en la mesa de Gryffindor.

Dumbledore se había levantado de la mesa para dar sudiscurso, cuando él, Severus, llegaba tarde como siempre, tomó su lugar, seriocomo de costumbre.

La cena transcurrió algo rápido, vi que él se levantódispuesto a irse, y aunque traté de verlo a los ojos no pude hacer ningún tipode conexión con él, quería levantarme e irme con él, y cuando me lo propuse ahacerlo Ginny me detuvo.

-aún es muy temprano y mañana no hay clases-

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Severus.

Había perdido por completo la cuenta de cuantos días llevábamosen este lugar, Albus nunca regresó y aunque me costaba aceptarlo sabía quenunca más lo haría.

Bellatrix extrañamente estaba recuperándose, para cambiarlas cosas, ella seguía haciéndome preguntas sobre mi pasado, como si fuera lamejor historia que pudo haber escuchado.

 

-¿Cuándo llegaron a Hogwarts las cosas cambiaron?-

-Bellatrix, sigo sin entender porque estás tan interesadaen esto- le dije en un tono de fastidio, pero para ser realista no memolestaba, era agradable tener una persona con quien hablar.

-ya te lo dije mestizo, simple curiosidad-

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

Estaba oculto en una casa abandonada, los mortífagos últimamentecazaban por diversión, jugaban un poco con los magos y luego los asesinaban, noquería arriesgarme y aunque ya llevaba oculto una semana esperaría otro poco.

Mi amor a Hermione, eso era lo que me daba fuerzas paraseguir hacia adelante.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

Estaba ansioso por ver a Hermione, la extrañaba mucho, perolo que menos quería era escuchar preguntas tontas de Dumbledore, así que ni siquiera me giré a verla, pero esto no acabaría así. Tenía que buscar la forma deestar con ella.

Mañana no había clases, oportunidad que sus amigosaprovecharían para estar todos juntos y hablar sobre sus vacaciones. Así quesupuse que a ella no le importaría que la alejara de ellos.

Fui un rato a las mazmorras, mientras ideaba algo, peronada se me ocurría. Vi que ya era tarde, y temiendo que ella ya se hubiera idoa su sala común salí lo más rápido posible, estaba a punto de llegar al grancomedor, cuando ella y su grupo de amigos salían de ese lugar para dirigirse asus dormitorios.

-señorita Granger- la llamé como si pretendiera regañarla.

Vi ese brillo en sus ojos, característico de algo que legustaba, se acercó a mi lentamente, disimulando que entre ella y yo no habíanada más que una relación alumna-profesor.

-¿si?- me dijo en voz baja.

-sin pretexto alguno la quiero ver mañana en mi oficina. Debidoa que no acabo el ciclo pasado mañana le haré una prueba diagnóstica paracomprobar si usted puede iniciar las clases normales con el resto del grupo-claro que podía hacerlo, era más que obvio, y si en algo fallaba yo podíaayudarla, no habría ningún tipo de problema, pero en ese instante fue lo mejorque se me ocurrió.

-si profesor- noté una pequeña sonrisa en su rostro, ella tambiénsabía que esa no era la razón por la que la citara. Alcé la vista y vi que suscompañeros habían hecho un gesto de inconformidad.

Esperé unos segundos a ver como ella se marchaba, y salíhacia las mazmorras nuevamente. Lo único que quería en ese instante eradescansar.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Quiero pensar que por fin había superado el trauma queLucius Malfoy me había dejado, sentía que estaba preparada para cualquier cosa siél así lo deseaba, sabía que Severus no haría nada que a mí no me pareciera,así que por ese lado estaba tranquila, pero hasta cierto punto, yo también deseabaque algo más ocurriera, por fin podríamos estar solos, y sería una buenaoportunidad.

Esa noche no pude dormir bien, pensando en tantas cosas, loquería de eso estaba segura, pero los pequeños momentos estaban formando ungran sentimiento hacia él.

Cuando menos lo imaginé me quedé dormida.

 

Había dormido como una hora, cuando noté que comenzaba aamanecer. Me levanté de inmediato y me metí a bañar, no tardé mucho y despuésme vestí. Quería lucir provocativa para él, pero para ser realistas esa no erami forma de ser, así que simplemente me enfocaría a ser yo misma.

Salí de mi habitación y luego de la sala común, por fortunamía no había nadie despierto aún. Caminé tranquilamente hacia las mazmorras.

Cuando llegué a su despacho, respiré profundamente y toquéla puerta.

Pasaron quizás dos minutos, un tiempo eterno para mí,cuando él abrió la puerta.

-pase
y tome asiento- me dijo fríamente. Lo hice paraseguir el juego que pensé él estaba haciendo.

Pero cuando me senté en la butaca vi una hoja que decía "examen"me giré a verlo, pero él se había volteado
¿verdaderamente haría el examen?

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Hermione.

-es muy difícil de explicar qué es lo que siento, solo siestoy segura de quererlo a mi lado- Draco me miraba fijamente mientras lehablaba sobre él.

-no lo entiendo
primero te alejaste de él y ahora loquieres de vuelta, y mejor aún estás esperando un bebé de él
-

-¿Qué?- noté que había interrumpido lo que me decía y sehabía quedado pensando.

-¿has decidido un nombre ya?-

La verdad aún no lo había hecho, no sabía que nombre seríaperfecto.

-Draco no sería mala idea- me dijo sacándome de mispensamientos, ambos reímos ante tal comentario.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

Aunque no la vi me imaginé su cara de asombro y deincredulidad cuando vio que la sentaba en una butaca y encima de esta había unexamen para responder.

-¿Severus?- me dijo muy confundida

-soy su profesor, señorita Granger- le dije con el tono devoz que siempre acostumbro a usar en clases, era perfecto para esta ocasión.

-no entiendo, pensé que
-

-la llame para que hiciera su examen
no veo para que otracosa la pudiera llamar- le dije seriamente caminando hacia la parte trasera delsalón en el que nos encontrábamos.

Vi que se resignó, ni siquiera se giró a verme, tomó supluma y dirigió toda su atención al examen que tenía sobre la butaca.

Lo que ella no sabía es lo mucho que disfrutaba verlaresponder un examen, estaba tan concentrada que se olvidaba de ciertos gestosque hacía. Cuando dudaba de alguna pregunta se mordía el labio inferior, poresa razón al final de cada examen que terminaba su labio estaba rojo. Otrogesto que hacía mucho era sonreír de lado, cuando estaba muy segura de larespuesta. En ocasiones ponía un mechón de cabello detrás de su oreja lonecesitara o no cuando buscaba completar su respuesta.

Habían pasado casi 20 minutos desde que comenzó, y aunquedisfrutaba de esto quise cambiar un poco las cosas para ella. Así que sinpensarlo mucho me levanté de la silla en la que estaba sentado y me dirigíhacia ella de una forma lenta y silenciosa para que no se distrajera de sutarea. A escasos centímetros de ella, noté que ni si quiera se había dadocuenta de que yo estaba atrás de ella.

-vaya que tiene un buen nivel Señorita Granger- le dije conmi tono de voz que uso en clases, aunque en esta ocasión se lo decía en unsusurro y a escasa distancia de su oído.

 

-¿usted cree?- me pregunto inocentemente.

-creo que no será necesario que lo termine, y haga otrotrabajo- le dije disfrutando del aroma que su cuerpo desprendía

-no lo creo- ni siquiera había despegado su mirada delexamen que tenía en su butaca -será necesario que lo terminé.

Al principio me sorprendí un poco, pero después entendí sujuego, si ella quería jugar entonces yo le enseñaría de qué forma sería mejor.

Tomé el examen sin avisarle, prácticamente arrebatándoselo,y la conduje al escritorio, donde creí que sería más adecuado.

-tiene prohibido dejar de contestarlo por cualquier motivo-

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Estaba un poco confundida, al principio mi idea era hacerloesperar un poco, pero no entendía porque razón me había pasado a su escritorio,y menos entendí a qué se refería cuando me dijo que tenía prohibido dejar decontestar el examen. Después dejé de pensarlo tanto y me enfoqué nuevamente alo que estaba haciendo. Por un momento creí que se había ido, ya que unascuantas velas alumbraban el lugar donde yo estaba, así que casi el salóncompleto estaba a oscuras y no podía ver donde estaba él.

Me sobresalté cuando él se acercó de nuevo a mí, me tomopor sorpresa.

Sentí como sus manos se posaban sobre las mías y como suboca se posicionaba en mi cuello, besándolo de una forma brusca.

---------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Llevaba tiempo deseándola, claro que estaba dispuesto aesperar a que ella estuviera lista, después de lo sucedido con Lucius Malfoysabía que tenía que darle el espacio y tiempo necesario hasta que ella olvidarael miedo y dolor de aquel día.

Pero sabía que estaba lista, sabía que no habría ningúnproblema en esta ocasión.

Aunque Hermione se sobresaltó al momento que él se acercó aella disfrutó mucho del roce que estaba haciendo el cuerpo de él con el suyo.

Tenía sus manos un poco ásperas, pero eso no importaba,poco a poco Severus comenzó a subir sus manos por los brazos de ella hasta sushombros, mientras seguía besando sus labios. Él nunca había sido tierno y pormucho que quisiera a Hermione en esta ocasión tampoco lo sería.

Así que sus manos no se detuvieron en ese lugar, siguieronbajando por el cuerpo de la castaña, disfrutando de todo lo que tocaba, prontollegó a los senos de Hermione, al principio lo dudó un poco, esperando queHermione retirara sus manos, pero ella con sus manos lo incitó a que continuaralo que tenía planeado.

-le dije que tenía prohibido dejar de contestar el examenpor cualquier motivo-

Hasta ese momento Hermione entendió su juego, y no se negóa seguirlo, así que se concentró al examen nuevamente mientras él seguía con sulabor

Fin del flashback -----------------------------------------------------------------

Severus.

Las esperanzas se morían a cada instante, no entendía quemás podía hacer en este lugar. El encierro se estaba volviendo mi debilidad másgrande.

Lo único que hacía cuando Bellatrix estaba dormida eracerrar mis ojos y pensar en ella, solo en Hermione, no entendía cuál había sidomi error para perderla, solo esperaba que ella estuviera bien, en el lugar quesea y con quien sea, pero feliz.

 

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

-quizás le ponga Severus- le dije a Draco quien esperabauna respuesta desde hace 1 mes. Tan rápido iba por mi séptimo mes de embarazo. Erasorprendente lo abultado de mi vientre.

Vi que hizo una mueca, pero no se me ocurría que otronombre le podría poner -¿tú qué opinas?-

-mmm, se me ocurre Gyandev, lo escuché hace unos meses ycreo que significa inteligencia- le dijo Draco mirándola con una dulce sonrisa,acto que solo hacía con ella.

Estábamos buscando más nombres cuando de pronto llegóNarcissa, estaba preocupada y nerviosa -tenemos que irnos de aquí-

Draco y no nos miramos sorprendidos, no entendíamos queestaba pasando.

-Lucius ha desaparecido, no lo encuentran en ninguna parte,y el Lord cree que nosotros lo estamos escondiendo- nos aclaró al ver que estábamosconfundidos. -solo llevaremos con nosotros algunas cosas, lo más importante.

Sin hacerme esperar más subí las escaleras hacia lahabitación que me habían asignado. En una bolsa guardé un poco de ropa para míy otra poca que había ya comprado para mi bebé, bajé lo más rápido que pude, yme reuní con Narcissa y Draco y los tres desaparecimos para aparecer en unacasa muy lejos de todo lo que conocíamos. Era demasiada pequeña comparada conla mansión Malfoy, claro que para mí estaba mejor. La casa se encontrabajustamente a la mitad de un bosque que claramente desconocía.

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

Hermione estaría segura siempre y cuando estuviera con lafamilia Malfoy, lo que siempre me tranquilizó. El problema en esta ocasión sigosiendo yo, los mortífagos continúan con la cacería de magos por diversión. Ya habíalogrado salir de mi escondite, a pesar de todo el miedo que sentí, y por ahoracaminaba con una sudadera negra y un gorro para que no me reconocieran como unWeasley, como lo que soy.

Tenía hambre, y decidido entré a un restaurante, no me fijeen nada ni en nadie, estaba tan sumergido en mis pensamientos, las ideas y lasopciones se habían agotado, no sabía que más hacer. Ya había intentado de todoy nada funcionaba, había buscado en muchas partes, llevaba casi medio año buscándolo,y las cosas parecían empeorar.

-Weasley- una voz muy ronca fue la que pronunció miapellido.

No sabía de quien se trataba, estaba seguro de que nuncahabía escuchado esa voz, o quizás fue hace mucho tiempo que lo había olvidado.

Levanté mi mirada y me encontré con unos ojos azules y unamirada muy penetrante.

-¿Malfoy? ¿Qué hace aquí?- el restaurante era muggle, poreso se hacía difícil creer que un mago como él estuviera aquí. Sentí muchomiedo cuando lo vi. Un mortífago.

-busco a Granger
tú eres su amigo, por favor dime dondeestá-

----------------------------------------------------------------------------------

Lucius.

Solo espero no haberme escuchado muy desesperado, pero esque era ya tanto tiempo el que llevaba buscando a la castaña que cada día sevolvía interminable.

-¿para que la busca?- me preguntó muy desconfiado, por unmomento olvidé como él me veía, pero ahora, en este mismo instante queríacambiar las cosas para que me diera información de ella.

 

-para llevarla donde Severus
a él lo quieren matar-

-¿Quién?- me preguntó el pelirrojo escandalizado.

-Voldemort- le respondí secamente.

-yo busco a Snape- me dijo, no era posible, ambos estábamostratando de unir a la pareja que se había dado por vencida. Quizás arriesgábamosnuestras vidas, y nunca pudimos encontrarnos si no hasta este momento. Lo mirésorprendido. La única diferencia, es que mientras yo buscaba a Hermione poragradecimiento a Severus, Weasley lo buscaba por amor a la chica. Lo sabía. Podíaverlo en sus ojos, Weasley amaba a Hermione no como a una hermana, él se habíadado por vencido pero aun así la amaba como a una mujer.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Narrador.

Severus se había deshecho ya de la camisa de la chica,mientras ella trataba de concentrarse en su examen, era imposible por lasgrandes sensaciones que él le daba, pero aun así Hermione no quitaba la miradade su examen, como si las respuestas llegaran por si solas. Severus quitó elsostén de Hermione de un fuerte jalón, acto que solo ella respondió con unjadeo.

El hombre hizo que Hermione se levantara de la silla en laque se encontraba, pero en ningún momento permitió que ella dejara de seguircontestando el examen que le había dado.

hola.

UPS, siento por no haber actualizado antes, pero por fin ya esta lista toda la historia, así que ya no tardaré tanto en actualizar...

solo espero que puedan COMENTAR y así saber si lo que he escrito esta bien o necesita modificaciones.

gracias por leer... saludos..





Flashback-------------------------------------------------------------------------


Severus.


A pesar de lo mucho que la deseaba trataba de ser cuidadoso conella, de no lastimarla, y sobre todo de asegurarme de que también ella lodisfrutaba tanto como yo lo hacía.


Fin del flashback------------------------------------------------------------------


Bellatrix.


-vaya
me imagino que debiste de ser muy dulce con ella- le dijesarcásticamente. Conocía a Severus, sabía que en ningún momento el sería así,solo quería distraerlo un poco. Disfrutaba mucho que él me contara todo lo quepaso, pero entendía que él se ponía mal conforme su historia avanzaba.


Sonrió de lado, tratando de ocultarlo, ambos habíamos perdido lacuenta de los días, no sabíamos si era de noche o de día, perdimos totalmentela noción, hace tiempo que se habían llevado a Dumbledore, conforme lo pensabamás lejano me parecía.


Era totalmente asqueroso estar en este lugar. Pero por primera vezconfiaba en que Lucius nos sacaría a ambos de aquí, o que Potter vencería aVoldemort. Cualquier cosa que pasara sería muy buena para nosotros.


Por lo tanto solo era cuestión de esperar. Decidí ya no preguntarlemás si él me quería contar o no sería decisión suya.


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


Agradecí que ella no preguntara más, no quería decirle lo que habíasucedido después.

 


Claro que habíamos logrado tener sexo, de una forma grandiosa.


"Después de haberle quitado el sostén acaricié sus senos de unaforma lenta, la tenía solo para mí, no había razón para hacer las cosasrápidas. Estaba desesperado por sentir sus manos haciendo algo así que sinrodeos le quité el examen y lo tiré al piso. Ella comprendió lo que yo quería,y sin esperar más se giró hacia mí, y comenzó a besarme y de vez en cuandomordía mi labio. Fuera del dolor lo que sentí fue una excitación muy grande,sabía lo que estaba haciendo, no parecía tener miedo, estar nerviosa o preocupada,ella confiaba en mí y decidí no fallarle en ningún. El momento tan anheladollegó, y ella estuvo dispuesta a todo lo que yo pude ofrecerle, ambos llegamosal punto máximo de aquella noche, ambos habíamos quedado totalmente satisfechos"


------------------------- ---------------------------------------------------------


Lucius.


Creo que ahora estábamos más perdidos que nunca, pero amboscontamos lo que había sucedido con la pareja, Weasley me contó que Hermioneestaba embarazada y que esa era la razón por la que buscaba a Severus, yo leexpliqué que buscaba a Granger porque querían matar a Severus. Estábamos asombrados,y a la vez sentíamos que estábamos fallando. Pero ahora que yo sabía dóndeestaba Severus y Weasley sabía dónde estaba Hermione sería más fácil unirlos. Parami grata sorpresa Hermione estaba con Narcissa y Draco en la mansión de mifamilia. Serían las cosas más fáciles.


Así que sin más vueltas al problema decidimos que lo mejor sería irdonde se encontraba ella y contarle todo lo que sucedía con su amado. Y esohicimos, aparecimos allá sin ningún problema, todo se complicó cuando entramosa la mansión y ésta se encontraba deshabitada. Lo miré con asombro, como reprochándoleel hecho de que ellos no estuvieran en este lugar.


-ellos estaban aquí, puedo jurarlo- me dijo hasta cierto puntoenojado.


No hice nada, era más que obvio que él no tenía idea de su nuevoparadero.


flashback-------------------------------------------------------------------------


Hermione.


Agradecí que no haya tenido ningún recuerdo de lo sucedido conLucius, Severus había sido tan cuidadoso con lo que hacía, por ese lado teníamucho que agradecerle. No podía mentirle ya a nadie, lo amaba, se había vueltoalguien tan importante para mí, y no quería que desapareciera de mi vida,estaba feliz, me sentía completa. Claro que no lo estaba, mis padres estabanmuertos, pero sabía que ellos nunca me dejarían sola, así que por el momento nonecesitaba más.


-cuando me gradúe de Hogwarts quiero vivir contigo- le dije en elmomento que nos estábamos vistiendo.


-no sabes lo que dices- me dijo con su tono de voz sarcástico -¿nopiensas seguir estudiando?-


En realidad no había pensado en eso, pro si yo decidía estudiarimplicaba que tenía que alejarme de él, y por el momento no lo deseaba así.


-quizás deje un año libre- le dije restándole importancia. Él memiró fijamente, sabía que no le parecía mi decisión, pero quería asegurarme detener una gran conexión con él para soportar la lejanía que tendremos quepasar.

 


-creo que será mejor que se vaya- me dijo después de unos cuantosminutos en los que dejamos que el silencio reinara. -Sus amigos querrán saberque tan fuerte fue su examen- me giré hacia él, pero me daba la espalda.


Me acerqué, y me puse enfrente de él, me estiré lo más que pude yle di un beso en sus labios, él se quedó estático, sabía que no era muy románticoo dulce, pero no le di importancia.


-les diré que fue el mejor examen de pociones que he hecho- le dijeal mismo tiempo que salía por la puerta.


----------------------------------------------------------------------------------


Severus.


En cualquier momento tenía que decirle que fui yo quien mató a suspadres, sabía que no me perdonaría eso, y era justo, no podía amar al asesinode sus padres, era eso todo lo que me preocupaba, incluso más que LordVoldemort.


-¿se te ofrece algo Albus?- me había citado la noche anterior, creoque evitaba que pasara lo que había hecho con Hermione.


-siéntate- me dijo hablando muy calmadamente, en ocasiones estaactitud me asustaba mucho, pero sabía lo que me diría. -lograste una vez mássalirte con la tuya
sabes que no puedo permitir que se vuelva a repetir-


-¿Cuál es el problema?-


-aparte de que eres un mortífago y eres mucho mayor que ella, estoes un colegio y tu eres un profesor, ¿no es suficiente para ti?-


Tenía razón, odiaba admitirlo, pero estaba en gran peligro estandoa mi lado, no quería separarme de ella, la había recuperado después de que laperdí por una largo tiempo, y la quería conmigo.


-te doy un mes más con ella, después tendrás que alejarla, sabesque en cualquier momento puede iniciar una guerra y prefiero que te concentresen tu tarea- era frio, algo muy común en él desde hace un tiempo.


-¿y si no quiero alejarla? ¿Si consigo que le pongan la marca?-eran mis últimas esperanzas, que él aceptara.


-¿ponerle la marca y convertirla en alguien como los demás? En alguienque no tenga la libertad y que se arriesgue a que la encierren en Azkabán, quesi ella necesitara atención médica no pueda ser atendida en San Mungo, que nopueda tener una familia, porque sabes que la marca la hace infértil, y que nopueda estudiar, porque en ninguna parte aceptarían a alguien que haya sidoseguidor de Lord Voldemort
dime, acaso ¿eso es lo que quieres para ella?-


No quedaba mucho por hacer en realidad, no quería que ella pasarapor todo eso, solo quería lo mejor para ella, pero para eso tendría quealejarla lo más posible de mí, el Lord sabía que yo llevaba una relación conalguna mujer, pero él no podía ver con quien era, pero esa barrera que ocultabasu identidad se debilitaba a cada segundo, cualquier día se podría romper y esosignificaría su muerte.


-no, Albus
solo un mes- fue lo último que le dije, me levanté y mefui de ese lugar, quería estar solo, y pensar como la alejaría.


Fin del flashback------------------------------------------------------------------

 


Ron.


No era posible que esto sucediera, parecía que la vida misma noquería que ellos se unieran, pero eso no lo permitiríamos Lucius Malfoy y yo,nos esforzaríamos por que pudieran verse, y darse una segunda oportunidad.


-no comprendo en que otro lado pueden estar- Lucius caminaba por lasala de estar. Pero nada se le ocurrió, las esperanzas terminaban con nuestrasposibilidades aplastadas.


Después de un largo tiempo Lucius me dijo que nos quedaríamos en lamansión, y me asignó un cuarto. Su nueva actitud era muy rara para mí, siemprelo conocí como una persona que se creía superior, y que no había ser que loigualara, pero ahora, parecía estar cansado, devastado, quizás por su familia opor la larga búsqueda que le prometió a Snape.


Yo también me sentía cansado, ya eran varios meses los que llevabaalejado de mi familia, de Luna, de Hermione, de todo lo que yo conocía yquería. Estaba hartándome, desde un principio lo sabía, en cualquier momentopasaría, solo que amo a Hermione, que no podía hacer algo más por ella queayudarla a ser feliz.


Me recosté en la gran cama de la habitación que Lucius me habíadado, cerré mis ojos pero en ningún momento pude conciliar el sueño, mi menteestaba siendo golpeada por tantas dudas que tenía. Por un momento pensé quenada de esto tendría un buen final.


----------------------------------------------------------------------------------


Hermione.


Estaba preocupada por Ron, no le había dejado ningún tipo de pistao nota que le dijera nuestro paradero, Narcissa me lo había prohibido y nopodía oponerme. Por otro lado sentía curiosidad por Lucius, al parecer erademasiado raro que él se alejara de Lord Voldemort, como muchos mortífagos élsiempre había sobrevivido a la sombra del señor Tenebroso.


Poco a poco le resté importancia, y decidí enfocarme en lo queverdaderamente me importaba, mi bebé, creo que las cosas se estabancomplicando, no creo que iremos a San Mungo, mas bien tendré un parto en casa,eso era lo que me preocupaba, que las cosas fueran a salir mal y no obtuvieraayuda medica.


La noche estaba cayendo demasiado rápido, no quedaba mucho porhacer, solo esperar un poco más, quizás un día de estos, abriré mis ojos, y porfin Severus esté a mi lado.


Hermione.

Me había acostumbrado a las pesadillas de todas las noches, adespertar de golpe y darme cuenta de que nuevamente estaba sola, después deunas noches comencé a acostumbrarme, pero eso no impedía que dejara de sentirese dolor en el pecho.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Después de lo sucedido con Severus, el día en el que se suponía queharía mi examen las cosas fueron distintas, cambiaron para bien de Severus ymío. Trataba de visitarlo todas las noches, después de la cena, así podíamosplaticar y pasar momentos agradables, en ocasiones me quedaba a dormir con él, yaunque lo deseaba no habíamos vuelto a tener sexo, Severus había dicho que Nomientras estuviéramos en Hogwarts, pero las veladas que compartíamos eransuficientes para mí, para llenar de alegría mi vida, todo iba mejorando a cadamomento, era perfecto.

 

Por otro lado la amistad que tenía con Ron iba creciendo, másporque podía contarle lo que pasaba con Severus, y aunque de vez en cuandohacía muecas graciosas no me había criticado ni cuestionado mis acciones. Todoesto hizo que las cosas fueran más sencillas, con lo que tuviera que cargar nolo haría sola, sabía que Ron estaría sujetando mi mano.

Era todo lo que podía pedir, era todo lo que podía desear para serfeliz.

--------------------------------- ------------------------------------------------

Severus.

Las semanas pasaban de una forma rápida, y conforme pasaba eltiempo la amaba más, no podía mentir, ella era tan importante para mi, ella erami todo. Pero como era de esperarse, lo bueno no dura para siempre. Cada díaque pasaba era un día menos al tiempo que me restaba para estar con ella. Teníaque separarla de mí, pronto se haría el mes que Albus me había dado permisopara estar con Hermione, pronto comenzaré a alejarme de Hogwarts, el Lordquiere que haga otro tipo de tareas, y no sé hasta qué punto sea mejor. Laquería siempre conmigo, pero eso sería ser egoísta, ella era muy joven al ladomío, tenía un gran camino enfrente de ella, uno que yo no podía arrebatarle, yaunque por ahora la tenga que alejar planeo buscarla en un futuro y que me digaque es lo que verdaderamente quiere, si seguir conmigo o caminar su propiocamino.

-¿tan pensativo, profesor?- siempre tenía una pregunta que mesacara de mis pensamientos, me sentía joven siempre que estaba con ella.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-¡Lucius!- Lord Voldemort estaba impaciente por empezar la guerra,pero sabía que no era el momento, solo saldría perdiendo si la iniciaba ahora.Tenía una sed enorme de matar que no podía controlarse, y lanzaba la maldiciónasesina a toda persona que lo cuestionara, lo hiciera esperar o lo molestara.-manda a traer a Severus. Lo necesito pronto- le había ordenado al rubio cuandoeste llegó al llamado del Lord.

A su parecer estaba más irritable que nunca, estaba dando órdenes acada rato, y no era una conducta normal de él.

En fin, sin buscar ningún pretexto lo llamó.

-¿qué sucede?- Hermione se había dado cuenta de la expresión de suprofesor, sabía que se tenía que ir, que probablemente Voldemort lo estaballamando.

-tengo que ir- le dijo Severus viendo como Hermione hacía una muecade desapruebo. -será mejor que esta noche no me esperes, mañana yo te buscaré-fue lo último que le dijo, se acercó a ella y besó sus labios a forma dedespedida. Entró en la chimenea y salióen dirección a la Mansión Riddle.

Cuando llegó supo lo que estaba pasando, veía a las personasinconformes, sabía que era un pésimo día para todos los que se encontraban enese lugar.

Caminó en dirección donde suponía que el Lord se encontraba, cuandollegó hasta él hizo una pequeña reverencia.

-Severus, como te había mencionado antes, necesito que hagas otrotipo de tareas más adecuadas para ti. Claro que ser espía no es fácil, pero porel momento, necesito tus servicios en otro lugar- Voldemort lo mirabaimpaciente, las tareas eran desagradables, pero para el gran poder que Severustenía era perfecto. -mientras más rápido inicies será mejor
pero no estarássolo, Lucius irá contigo-

 

A Severus no le cayó bien la noticia de que iría con el rubio, yaunque nunca se había opuesto a hacer una tarea con él ahora no estaba segurode querer hacerlo, pero en esta ocasión no se negaría, no después de vercuantos cadáveres había en el lugar.

-mi señor- fue lo único que dijo en forma de aprobación a sumisión.

-quizás mañana, puedan irse, hay cierta urgencia para realizarestas tareas
y así podrás concentrarte más en mí que en aquella mujer que tedistrae- se levantó de su silla y dio unos pasos hacia Severus, levantó suvarita y disfrutando del momento gritó -¡CRUCIO!-

Como era de esperarse, de esta maldición, Severus comenzó aretorcerse del dolor que sentía, cayó de rodillas en el piso, pero ningúnsonido se emitió de su garganta, a pesar del fuerte dolor que sentía comenzó aponerse de pie, con mucha dificultad logró hacerlo, y eso era lo que leagradaba a Voldemort, que siempre mostraba la fuerza suficiente ante cualquiersituación.

-vaya Severus. No has cambiado en tantos años- le dijo Voldemortcon una sonrisa burlona, disfrutaba el dolor de los demás. -Se van mañana- fuelo único que dijo antes de irse.

A pesar de que Severus pudo soportar el dolor de la maldicióntorturadora estaba muy adolorido, los años no habían pasado en vano, ya no erael mismo joven que cuando se unió a los mortífagos.

-Severus- era Lucius quien lo estaba llamando -mañana te veré aquía las 7 de la mañana-

Severus no dijo nada, apenas si lo veía o escuchaba y sentía susangre arder, era algo que no podía perdonar. El daño que le había hecho aHermione.

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

A penas llegué a Hogwarts decidí ir a ver a Albus, contarle lo quehabía pasado.

-¿Qué ha pasado Severus?-

-tendré que dejarla antes de que se haga el mes que tú me habíasdado- le dije sin tantos rodeos, pero no sabía si estaba convencido.

-no estás seguro de dejarla ¿o si?-

Fin delflashback--------------------------------------------------------- ---------

Narrador.

Lucius y Ron estaban en la mansión Malfoy aun, al principio sesentían incomodos de haberse unido para buscar a Severus y a Hermione. Pero yano sabían que hacer, estaban derrotados, todo lo que tenían poco a poco se ibaacabando, y ahora solo les quedaba esperar.

Llevaban casi una semana que estaban en ese lugar, y estaban hartosde que no pudieran salir, pero tampoco querían arriesgarse.

Sin nada más que hacer Ron comenzó a caminar por la inmensamansión, a Lucius ya no le molestabaeso, y sin ningún problema fue a la habitación que Hermione había ocupado enlos días que había estado aquí. Notó que no se había llevado toda su ropa,imaginó que salieron de un momento a otro, empezó a preocuparse, dedujofácilmente que los estaban siguiendo, por lo tanto consideraba que podían estaren grave peligro.

Pronto Hermione haría 8 meses de embarazo, o algo así podíacalcular, le preocupaba mucho, el hecho de saber que quizás no podía seratendida en San Mungo, y que las cosas se fueran a complicar.

Sin nada más que ver, estaba dispuesto a salir de la habitación,cuando algo le llamó la atención, un pequeño brillo encima de una mesa denoche. Se acercó a él, y cuando estuvo cerca se dio cuenta de que era unpequeño cofre con unos brillantes encima, Hermione lo usaba para guardarciertas cosas con mucha importancia, un poco indeciso decidió abrirla y ver quetenía, no sabía por qué Hermione la había dejado, ella siempre la llevabaconsigo. Cuando la abrió adentro tenía una pequeña nota, que leyó.

 

"Weasley

Nos hemos ido de estelugar porque los mortífagos piensan que nosotros estamos escondiendo a Lucius,no puedo arriesgar a Hermione




"

Ron no podía creer lo que estaba leyendo, quizás Hermione no sabíaque esta nota estaba aquí, pero Narcissa no lo había dejado a su suerte.

Sin poder contenerse bajó donde estaba Lucius, lo más rápido quesus piernas se lo permitieron. Y una vez que estuvo donde él le enseñó la nota,impresionado Lucius le devolvió la nota a Ron, mientras pensaba donde quedabael bosque, cuando un recuerdo fugaz llegó a su mente.

-claro, Narcissa lo había mencionado una vez, ella quería una casadonde pudiera pasar unos días en total tranquilidad- dijo Lucius haciéndose sucabello hacia atrás, por fin tenían una pista que los ayudara a salir del hoyo enel que se habían estancado. -Tendremos que ir Weasley, supongo que a Granger lecaerá bien verte- fue todo lo que pudo decir cuando vio por una ventana quellegaban varios mortífagos. Alarmado buscó a Ron, que había regresado por suvarita que la había dejado en la habitación que había sido de Hermione.

-Weasley, ¿Dónde estás?- corrió Lucius desesperadamente al darsecuenta de que los mortífagos estaban a punto de entrar, imaginaba que vendríanpor él, y si se lo llevaban no podía ayudar a Severus, sin encontrar a Ron porninguna parte optó por desaparecer de ese lugar, ya después vería la forma deayudarlo a escapar de ellos.

Los mortífagos entraron de un segundo a otro en la mansión,buscando a Lucius, pero en vez de eso encontraron a Ron buscando algodesesperadamente.

Lanzando un hechizo para aturdirlo se lo llevaron de ese lugar,estaban seguros de que Lord Voldemort encontraría algo perfecto para hacer conél.

-vaya a quien veo aquí, es el amigo del elegido
- dijo Voldemort alver a quien traían dos jóvenes mortífagos -creo que puedes serme útil-

-prefiero que me mates- dijo Ron en voz baja pero muy seguro de suspalabras.

-lo haré, de eso no hay duda
pero antes de eso me servirás demucho-

----------------------------------------------------------------------------------

Ron.

No creo que haya sido culpa de Lucius, pero agradecía después detodo que él pudiera escapar de los mortífagos, así el seguiría con la búsqueda,y esperaba que verdaderamente la pudiera encontrar, cada vez el tiempo seagotaba y las esperanzas ya eran muy pocas.

Solo esperaba no poder fallarle más a Hermione.



Flashback-------------------------------------------------------------------------


Severus.


Claro que no estaba seguro de dejarla, pero tampoco quería queestuviera en peligro constante por mi culpa, ya suficiente era con que fueraamiga de Potter.


-me despediré hoy de ella
mañana temprano me iré-


-sabes que es lo mejor, ya hemos hablado de esto, y si en verdad laamas
-


-no digas esto una vez más, Albus
hace varios años atrás lohiciste y lograste salirte con la tuya, cuando Lily murió, ahora volvió asuceder todo como tú querías
es suficiente- le dije poniéndome de pie, mesentía muy inseguro y débil, sabía que Albus ya se había dado cuenta.

 


-no lo hago por mí, sé que ella es feliz a tu lado, pero que vidaes la que le espera. Si quieres llevártela, hazlo, pero no quiero volver a vertearrepentido por tus decisiones y que me pidas ayuda, porque ahora no estarépara ti- Albus estaba visiblemente enojado, se levantó de su silla y se fuehacia sus aposentos.


Él tenía razón en todo para variar, creo que era lo que más meenojaba.


----------------------------------------------------------------------------------


Narrador.


Severus fue hacia su cuarto pensando en tantas cosas, en que era loque debía de hacer, si lo que era más prudente o lo que le dictaba su corazón.Cuando estuvo ya en sus aposentos decidió darse una ducha de agua fría. Cuandollegase la guerra no estaba seguro si sobreviviría, era difícil de saberlo, ysi lograba vivir lo difícil estaría en que creyeran que era inocente, todo era tanconfuso.


No sabía en cuanto tiempo volvería a ver a Hermione, así que queríapasar una noche que recordaría siempre.


Cuando terminó salió del baño y se vistió con un pantalón negro yuna camisa negra holgada y así se metió en la chimenea de su cuarto paraaparecer en el de la castaña.


Cuando llegó ella ya estaba dormida, era un poco tarde para hacervisitas, pero esa era la única oportunidad que tenía para despedirse de ella.


El cuarto estaba a oscuras, pero eso no impedía que él pudiera vercon la poca luz de la luna que se colaba entre las ventanas. Su mirada se posó en un pequeño reloj quehabía entre las cosas de la chica, pronto daría la 1. Así que un poco dudoso seacercó a ella, apenas si la había tocado cuando Hermione despertó de golpe,había sentido su presencia desde el momento que llegó, al principio lorelacionó con su sueño, pero después supo que no era parte de él.


-me asustaste- la chica se sentó y le dio lugar a él para quetambién lo hiciera -¿está todo bien?- le preguntó un poco temerosa a surespuesta.


-si
solo quería pasar esta noche contigo- poco a poco se acercó asus labios, disfrutando de todo lo que pasaría, necesitaba muchas fuerzas siiba a alejarse de ella.


Hizo que ella se recostara y encima de ella Severus se colocócuidadosamente, apoyando su peso en sus brazos para no lastimarla.


Conforme los segundos pasaban el beso se iba intensificando, hastaque él decidió bajar por el cuello de Hermione, los disfrutaban tanto, el rocede sus cuerpos, poco a poco fue levantando la playera que Hermione estabausando como pijama, tocando todo lo que estaba a su alcance, sin resistir másle quitó la prenda y ésta cayó al suelo.


Tocó suavemente los senos de Hermione, masajeándolos y pellizcandosus pezones, Hermione gimió ante la acción de su amado, disfrutando de aquellouna vez más.


Hermione decidió no quedarse quieta, y con sus manos comenzó aacariciar la espalda de Severus por debajo de su camisa, hasta que decidió quequería quitársela. Cuando lo hizo tuvo más libertad para tocar todo lo que ellaquisiera, pero no quiso detenerse, así que prefirió quitarle de una vez elpantalón y así lo hizo.

 


Severus continuo bajando y succionando y lamiendo todo lo quepodía, pero así como Hermione casi lo había desvestido el también lo haría.


Con una de sus manos empezó a acariciar una de sus piernas, ydespués lentamente bajó el short que estaba usando, sonrió al ver que ellaestaba usando una braga roja, como si estuviera esperanzada en que sucedieraalgo esa noche. Pronto Hermione estaba totalmente desnuda, Severus abrió lentay cuidadosamente las piernas de la chica y hundió su rostro en su parte intima.Ella comenzó a gemir al sentir el placer que le proporcionaba, estaba fascinadaque no podía hacer otra cosa que gemir, y así le demostraba a él lo mucho quelo estaba disfrutando.


Cuando estuvo a punto de llegar a un orgasmo Severus se dio cuentay prefirió alejarse de ella antes de que todo terminara tan rápido. MientrasHermione se recuperaba y calmaba un poco su respiración Severus se colocó entresus piernas, y dirigió su miembro a la entrada de Hermione, la miró a los ojosy notó unas gotas de sudor en su frente, no estaba seguro de cuando la volveríaa ver, así que se encargaría de que ambos los disfrutaran lo más que sepudiera.


Lentamente comenzó a introducir su miembro en la vagina deHermione, lo que provocó que el dolor que ella estaba sintiendo fuera tortuoso,pero provocándole uno de los mayores placeres que ella pudiera gozar.


Conforme los segundos pasaban iba aumentado el ritmo de lasembestidas, Hermione sujetaba con sus piernas a las caderas de Severus,haciendo que él tuviera un mejor acceso y más profundo, pronto comenzaron asentir como sus cuerpos avisaban que un orgasmo se acercaba, hasta llegaron enun escandaloso gemido.


Pero eso no sería todo, sería la última noche que pasarían juntos,y aunque Hermione lo ignoraba Severus sabía que lo que se aproximaba seríaverdaderamente sería difícil, así que hubo un segundo orgasmo y luego uno másque ambos disfrutaron.


----------------------------- ----------------------------------------------------


Severus.


Era muy tarde y seguíamos despiertos, no me hacía a la idea de quepronto tendría que alejarme de ella, a unas cuantas horas actuaríamos como sinunca nos hubiéramos conocido, como si no hubiera pasado nada entre nosotros.


-¿me amas?- le hice esta pregunta cuando noté que ella comenzaba adormirse.


-mucho- no lo pensó mucho, su respuesta fue inmediata. -¿y tú a Mi-


-¿aún lo dudas?- vi que ella sonrió ante mi respuesta, no era loque ella o cualquier otra mujer podía esperar. Pero estaba decidido a nocambiar mi forma de ser.


No quería dar más vueltas y decidí después de un largo tiempo adecirle lo que estaba a punto de pasar -tú y yo no podemos seguir juntos pormás tiempo-


-¿Qué?-


----------------------------------------------------------------------------------


Hermione.

 


No me esperaba que él me dijera eso, no esa noche, no después de loque acabamos de hacer.


-lo que oyes Hermione
el Lord decidió utilizar mis servicios enotro lugar- su mirada estaba al vacío, sabía que él no quería esto pero tampocorenunciaría a eso.


-tú no puedes irte y dejarme aquí- sin que yo me diera cuenta habíacomenzado a gritar, -no vayas- estaba tan enojada y desilusionada que nopensaba bien lo que decía. En ese momento solo quería impedir que él se fuera.


-sabes que no puedo negarme
hay tareas que él no quiere hacer, ypara eso nos manda a nosotros, para impedir que el temor que él provoca seacabe
-


-¿entonces mataras?-


-preferiría no hablar de eso
- lo que más me enojaba es que élestaba muy tranquilo y yo estaba gritando y comportándome como una chiquilla.


-lo harás
eres un bastardo- sin que él se lo esperara levanté mimano y la estrellé en una de sus mejillas con un gran impacto.


Tapé mi cuerpo desnudo con las sabanas y le pedí que se fuera, legrité que no quería verlo, no había podido contener mis lágrimas, no meapartaba que fuera mortífago, había sido una decisión de hace años pero ya nomataba a las personas, y solo se encargaba de ser el espía de Dumbledoremientras fingía ser el espía de Voldemort, pero ahora, esto era distinto, y yono quería aceptar que solo eran órdenes y él no se podía negar.


-te amo Hermione, y no puedo pedirte que te quedes conmigo, perotampoco quiero perderte
todo depende de ti
tú decides que pasará- fue todo loque dijo cuándo se levantó de la cama en la que estábamos y se vistió. Como nodije nada se metió a la chimenea y se fue.


Fin delflashback------------------------------------------------------------------



Flashback-------------------------------------------------------------------------

Severus.

No sabía que era mejor, pero por lo mientras estaría alejada de mí,y eso era una buena señal, no intentaría buscarme después y no estaría enpeligro.

No había salido como yo esperaba, no había sido lo que yo habíaplaneado, pero no podía cambiar ya nada, como se lo había dicho, ahora tododependía de ella.

Sentí unas inmensas ganas de llorar, el ardor en mis ojos porquelas lágrimas querían salir y esa sensación tan desagradable en mi garganta hizoque tomara una decisión que había preferido no hacer.

Me dirigí hacia un mueble de mi habitación lo abrí y saqué unabotella de Whisky de fuego. Comencé a tomar sin medida, vaciaba un vaso trasotro, necesitaba desahogarme, y no encontré mejor cosa.

Cuando casi dieron las 7 de la mañana me había rendido, habíaesperado con ansias que Hermione viniera, pero eso nunca sucedió. Saqué de miescritorio un pequeño frasco con un líquido azul y lo bebí, así nadie seenteraría que había bebido.

Dándome por vencido empaqué mis cosas y fui a ver a Albus, adespedirme de él.

Fin del flashback.-----------------------------------------------------------------

Severus.

-así sucedió todo, Bella
dos semanas después regresé a Hogwarts, aayudar a Albus con mi última misión recibida por él, hicimos que desaparecierapara hacer creer a Voldemort que estaba muerto, aunque nuestro plan decidiómodificarlo de último momento, habíamos quedado de vernos en Londres, pero élnunca llegó, y no supe de su paradero hasta hace poco, cuando llegamos aquí,claro que Voldemort lo descubrió
en fin, esa vez que fui a Hogwarts la busquéen su habitación. Pude notar ese brillo tan característico de ella, pero noquiso acercarse a mí, como si sintiera asco, ella sabía que mis manos ya sehabían manchado de sangre.

 

"solo vine a ver si aún prefieres quedarte aquí" fue todo lo que yole dije, habían dado la orden de que los alumnos regresarían a su casa, debidoa lo que pasó con Albus. Ella no tenía familia, claro que los Weasley siemprela recibirían pero por un instante pensé que ella podría querer irseconmigo. Pero respondió que se iría conWeasley, que con él estaría mejor.

Solo espero que no se haya equivocado. Y que esté verdaderamentebien.

----------------------------------------------------------------------------------

Hermione.

Claro, sé que me equivoqué, pero ahora lo necesitaba más que nunca,no podía vivir más sin él, lo anhelaba tanto, y a pesar de lo que había hechoya no me importaba nada.

Estaba tan sumergida en mis pensamientos que no me di cuenta en quemomento tocaron la puerta de la casa.

Narcissa caminó hacia la entrada, y abrió la puerta, solo escuchécuando ella mencionó el nombre de su esposo, de Lucius.

No podía creer que él hubiera dado con nuestro paradero, Narcissahabía sido tan cuidadosa, no nos pudo haber seguido, y estoy segura que Dracono le había ayudado.

-tranquila Narcissa, estoy aquí para ayudarlos- habló Luciusrápidamente cuando vio que Narcissa había sacado su varita y apuntaba hacia él.

-no necesitamos tu ayuda- Draco llegaba atrás de su madre,parándose a un lado de ella y retando a Lucius.

-quizás ustedes no, pero Hermione si
Severus está en la prisión deAzkabán-

-¿Qué?- me uní a ellos, parándome en la entrada, y dando la cara alrubio.

Él se asombró al ver que mi embarazo estaba avanzado, que teníacasi 8 meses - lo que oyes, el Lord lo quiere matar, descubrió el paradero deDumbledore, sabe que Severus le mintió-

-pero Severus lo mató
-

No me dejó terminar de hablar cuando me interrumpió -él nunca lomató, solo idearon un plan para que no muriera, pero que Voldemort creyera quesi lo hizo-

Estaba paralizada ante el comentario, lo que me había impulsado atomar mi decisión de alejarme de él cuando regresó dos semanas después de quese fuera la primera vez fue la idea de que tenía de haber matado a Dumbledore,quizás él iba a explicarme eso y yo no lo quise escuchar, eso era suficientepara que me sintiera peor.

-¿y qué puedo hacer?- le pregunté al momento que comenzaba allorar.

-por el momento nada. No con tu embarazo
-

----------------------------------------------------------------------------------

Severus.

Me sentía raro, hace un tiempo que había dejado de contarle mi vidaa Bella y ya no teníamos mucho de qué hablar, pasábamos mucho tiempo callados,en ocasiones hablábamos de algún tema que se nos viniera a la mente, tuviera ono importancia, pero creo que los días y noches se volvían cada vez más largas.Creo que nuestras esperanzas estaban llegando a su fin, cuando dos jóvenesmortífagos trajeron a una persona casi moribunda a la celda en la que nosotrosdos nos encontrábamos, estaba mal, había sido torturado, no podía creersimplemente lo que veía, pero no pude hacer nada, porque los mismos mortífagosque habían traído a esta persona ahora nos llevaban a nosotros.

 

Caminábamos temerosos de lo que pudiera pasar, sin fuerzas y con unardor insoportable en nuestros ojos por todo el tiempo que llevábamos en laoscuridad. No teníamos ninguna forma de defendernos, estábamos totalmenteperdidos.

----------------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-vamos Hermione, tú puedes hacerlo- Draco sujetaba su mano que eraapretada con gran fuerza.

El bebé de Hermione se había adelantado y mientras desayunaban sele había roto la fuente, no podían llevarla a San Mungo, si ponían un pie fuerade la casa sabrían de su ubicación. Aunque aun faltaba 1 mes de gestacióndecidieron ayudar a Hermione en el parto.

Gritaba muy fuerte mientras su frente sudaba, derramaba lágrimasincontroladamente y apretaba su mano de Draco con gran fuerza, hasta dejarlamorada.

No parecía que las cosas se estaban complicando, solo eran losdolores de cualquier mujer que da a luz, había pujado en varias ocasiones, y elbebé aun no lograba salir del cuerpo de Hermione.

-una última vez Hermione, tu podrás hacerlo- Narcissa le hablaba lomás maternal que podía, siempre había sido una mujer fría pero ahora esonecesitaba cambiar y poco le importó hacerlo.

Pronto un llanto inundó los oídos de todos, dando la señal de queel pequeño bebé había llegado al mundo, Narcissa lo examinó cuidadosamente, yno notó que algo estuviera mal, solo el peso y la estatura, pero poco a poco seiría recuperando. Envolvió al niño en unas mantas y se lo pasó a Hermione,pronto dejó de llorar cuando ella le habló, el bebé reconocía su voz.

-es perfecto- dijo al ver que tenía su cabello y sus ojos tannegros como los de Severus, quizás su piel fuera cetrina y Draco dijo que su narizy boca eran como las Hermione.

No había nada que temer por el momento.

Severus.

Las cosas nosalieron como yo lo esperaba, muchas cosas habían cambiado, agradecía lo quehabían hecho por ayudarme, a Dumbledore por el sacrificio que había hecho, a Weasleyy Lucius por ayudarnos para encontrarnos de nuevo, a la familia Weasley y aNarcissa por cuidarla durante su embarazo y a Bellatrix por haber estadoconmigo en las peores circunstancias pero el destino tomó otro rumbo, me tomópor sorpresa y por mucho que yo hubiera querido cambiarlas parece que las habíaempeorado.

Hay días en los queparezco estar convencido de querer olvidar todo, pero no sé si sea lo mejor orecordarlo por mucho tiempo.

Flashback-------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-pero vayaNarcissa, así que éste ha sido tu escondite, mucho tiempo vine a buscarte aquíy como no te había encontrado pensé que no volverías nunca, pero en fin, creoque es justo que ahora te toque pagar por lo que has hecho- la mirada deVoldemort era fría como de costumbre, solo que en esta ocasión todos podíannotar que tenía mucha hambre de matar.

La mujer estabaestática, con un pequeño bebé en sus brazos envuelto con varias cobijas.

 

-¿y ese bebé?-preguntó Lord Voldemort acercándose a ella.

Narcissa se alejabaconforme el hombre se acercaba a ella, tratando de proteger al pequeño quedormía tranquilamente. Estaba desesperada, no se vencería tan fácilmente,pronto sus ojos visualizaron a Severus y a su hermana Bellatrix, dañados por elencierro y el maltrato que habían recibido en los calabozos. Trató de queSeverus la mirara a los ojos y así poder hacer conexión con él pero eso nosucedió.

-¡¿de quién es esebebé?!- Voldemort estaba furioso porque Narcissa no hablara.

-de Granger- dijocon la voz temblorosa, estaba muy nerviosa y asustada.

Severus levantó lavista cuando escuchó el nombre de su amada, quería acercarse y ver al bebéaunque sea unos segundos esperanzado en que fuera de él.

-la sangre sucia-dijo Voldemort destapándolo un poco para poder verlo -tiene el cabello negro-dijo sin darle mucha importancia y sin relacionarlo con alguien.

Pronto llegaron 2mortífagos más con sus máscaras, Narcissa pudo distinguir que eran nuevos,estaba segura de que no los conocía, a Severus se le congeló la sangre al darsecuenta de que las personas que traían los mortífagos eran Hermione y Draco, noquitaba su mirada de ella, como si quisiera saber si estaban bien o si no habíasido agredida.

Severus estabarindiéndose, le quedaban pocas fuerzas para enfrentarlo, sabía que ya nadapodía hacer, y a pesar de la impotencia que sentía al ver como Lord Voldemortapuntaba a Hermione con su varita ya nada pudo hacer, solo esperar.

-Voldemort- prontose escuchó una voz en el lugar, Hermione reconociendo esa voz se giró haciadónde provenía.

-¡No Harry! ¡Vetede aquí!- gritó la castaña con desesperación, pronto fue silenciada con unfuerte golpe recibido por el mortífago que la sujetaba.

-tú me quieres amí, y aquí estoy
deja ir a Snape, Lestrange, los Malfoy y a Hermione Granger-dijo Harry enfrentando el miedo que sentía por entregarse voluntariamente.

-es buena ofertaPotter, tengo que admitirlo- dijo Voldemort mirando a todos los que dejaríalibres a cambio de la muerte del muchacho, como si estuviera haciendo másdoloroso ese hecho.

-¡no Potter, no lohagas!- le gritó Draco desde el lugar en el que se encontraba.

-¡cállate Draco! ¿Oacaso quieres morir con él?- Voldemort al ver que el joven no dijo nada seacercó a Potter, disfrutando del momento, en el que por fin lo mataría.

Snape no podíacreer lo que Harry Potter estaba haciendo, no podía tampoco permitir quemuriera, lo había cuidado tantos años y vería la forma de que esta ocasión nofuera la excepción.

-suéltalos a ellosantes de saborear tu victoria- le pidió Harry al notar que se estaba acercando.

Lord Voldemort diouna señal con su mano, los mortífagos les quitaron todo lazo que existía paraque se fueran. Severus giró su mirada hacía Hermione, ambas miradas se encontraron,pero Hermione decidió mover su vista, sabía que él se iba a ir y ella sequedaría con Harry. Severus entendió de inmediato lo que ella planeaba hacer, yno permitiría que algo le pasara, estaba planeando que hacer cuando Bellatrixse acercó a él y de una forma muy discreta le dio una varita, quizás de unmortífago, no sabía cómo la había conseguido pero poco le importo, se alejó detodos ellos para poder crear un planrápidamente. Miraba fijamente a Hermione, esperando ver un movimiento de ellaque le diera una pista de lo que podía hacer. Pero la castaña no dejaba de vera Harry, quien trataba de decirle que se fuera de ese lugar. Los segundosparecían eternos, como si les diera el tiempo suficiente para planear algo.

 

-¿aún no te vasGranger?- dijo de momento Voldemort -¿acaso quieres morirte junto con Potter?-su voz era muy áspera disfrutando del momento que tenía para matar a Potter ysi bien podía por qué no también matar a Hermione.

Al no ver respuestade la castaña que estaba congelada, se acercó a ella lentamente, Severus queveía todo de lejos estaba muy asustado, tenía miedo a que le fuera hacer daño.

-¿quieres que temate?- le dijo Voldemort a Hermione, que estaba a escasos centímetros -¿quieresque te mate así como Snape mató a tus padres?- Lord Voldemort lo sabía, sabíatodo lo que pasaba con los mortífagos, así que supo del romance de Snape conHermione.

Hermione no podíacreer eso, se giró violentamente a verlo, lo miró con profundo odio, con todoel odio que no había sentido nunca acumulado en esta ocasión.

Severus estabapetrificado, no era posible que él lo dijera, ahora solo le quedaba esperar aque Hermione entendiera que no era más que solo una orden que Voldemort lehabía dado.

-vete- le gritóVoldemort a la castaña -no seas tonta, tienes un hijo, que si no me equivoco esde Snape, o no creo que quieres que el niño se quede solo ¿o sí?- le dijo aHermione en una voz poco audible.

Hermione miró unaúltima vez a Harry, a forma de despedida.

-no moriré- le dijoHarry cuando ella pasó cerca de él.

Lo que dejótranquila a la castaña. Pero en ese instante no sabía que pensar, Snape mató asus padres, y ahora era el padre de su hijo, lo amaba, pero eso no cambiaríalas cosas. Corrió cuando tuvo que pasar cerca de Snape sin darle importancia alos daños graves que tenía, trató de alejarse lo más que pudo de él buscando aNarcissa para irse lo más rápido que podía junto con su bebé.

Pronto Lucius seacercó a ella -¿Qué pasa Granger?-

-nada, déjeme,quiero irme- dijo Hermione entre sollozos, pronto llegó Narcissa con el pequeñobebé en sus brazos y se lo dio a su madre.

-¿piensas irte soloasí?- dijo Lucius al darse cuenta de lo que la castaña planeaba hacer.

-no se irá sola,nosotros nos iremos con ella- dijo Narcissa al mismo tiempo que llegaba Draco.

Segundos antes deque se fueran Lucius giró su mirada hacia donde Severus se encontraba, élestaba en la puerta de la casa, sabía que estaba en un dilema, adentro de esamansión estaba Harry Potter que obviamente necesitaría ayuda y por el otro ladoestaba Hermione y su hijo que estaban a punto de perderlos quizás para siempre.

Vio cómo Severus sedio la vuelta dirigiéndose hacia el interior de la casa y él que estaba a puntode perder también a su familia en vez de seguirla prefirió ir donde su amigo,una vez que las cosas mejoraran tendría oportunidad de buscar de nuevo a sufamilia y pedir perdón por sus errores.

Cuando entró laescena lo dejó congelado, Severus estaba sujetándose de la pared, estaba muydébil, sabía de todos los daños que había sufrido. Se acercó lentamente a élmientras que a Potter lo tenían arrinconado en una esquina por Lord Voldemort ydos mortífagos más.

 

Pronto se hizo unsilencio sepulcral, todos esperando que las cosas llegaran a su fin.

-AVADA KEDAVRA-gritó de momento Voldemort.

-Protego- alcanzó ausar ese hechizo Snape.

El hechizo saliódisparado hacia Lucius que estaba a unos cuantos centímetros de Snape, porfortuna éste apenas si logró agacharse.

-AVADA KEDA
-estaba gritando de nuevo Lord Voldemort dirigiéndose esta vez hacia Snape.

-es hacia mí- lerecordó Harry cuando estuvo a punto de lanzar la maldición asesina.

-no serás es elúnico que morirá este día Harry- dijo Voldemort haciendo una señal con su manoy así los mortífagos que estaban se acercaron a Severus y Lucius paraatacarlos.

-ese no fue eltrato- dijo Harry asustado.

-no tengo porqueobedecer órdenes de alguien- dijo poco antes de lanzar un Crucio al chico.

Del otro lado de lahabitación los dos ex-mortífagos combatían con los demás, la desesperación deSeverus por salvar al hijo de Lily crecía a cada segundo que pasaba, pero nopodía hacer nada.

Pronto la carcajadade una mujer llamó la atencion de todos los que estaban en ese lugar, a pesarde las pocas fuerzas que tenía Bellatrix en ese momento regresó para ayudar asus amigos.

-expelliarmus-gritó haciendo que se rompiera el hechizo que Voldemort lanzaba a Harry.

Ambos magos, antela sorpresa de todos comenzaron a luchar, Bellatrix, su seguidora más fielahora lo estaba atacando en lo que Harry se recuperaba.

Pronto másmortífagos a la orden de Voldemort llegaron, poco a poco las esperanzas seterminaban, solo 4 personas luchando contra 20 o 30, era imposible llegar muylejos.

Cuando un fuerterayo de luz llamó la atencion de todos. Llegaban en ese instante Hermione,Neville, Luna, Narcissa, Draco, Arthur y Molly Weasley, con los gemelos,Kingsley, Minerva y Remus Lupin.

Pronto una batallamás estaba iniciando, y aunque más mortífagos iban llegando pronto ibancayendo.

Bellatrix al verque Harry estaba recuperado se hizo para atrás, para así dejar que la profecíase cumpliera, pero Severus no muy seguro se acercó a ellos para cuidar al jovende cerca.

La desesperación deLord Voldemort se notaba al darse cuenta de que comenzaba a perder fuerzas,estaba asustado, tenía miedo a que fuera destruido una vez más.

Y sin esperarlo,ambas varitas, la de Harry y la de Voldemort sacaron un brillo segador de laspuntas, ambos brillos se unieron en el centro de la habitación, lo que obligóque todos dejaran de combatir en ese instante, los mismos brillos producían uncalor inimaginable, tan caliente que provocaba ardor en la piel, todos seagachaban para evitar que el brillo lastimara sus ojos, hasta que la luz setornó en azul, y desde el centro se escuchó una voz femenina "la profecía debecumplirse, el poder de las varitas no traicionaran al verdadero amo de lamuerte. Desde un principio él fue elegido, y las cosas deben cumplirse, puesaunque ambos son descendientes de los Peverell solo a uno se le otorgó elverdadero valor de manipular la muerte"

-avada Kedavra-gritó por última vez Lord Voldemort cayendo al suelo y lanzando la maldición ala persona que lo traicionó, sabiendo que uno de los tres tendría que morir.

El cuerpo inerte deVoldemort se encontraba en el piso, la piel parecía haberle quemado, parecíamás bien un pedazo de carbón. Todos sorprendidos miraron la escena, HarryPotter tampoco creía lo que había pasado ni lo que había escuchado, no seimaginó tal cosa nunca.

 

Aun cuando todosfueron recuperando la visibilidad vieron un cuerpo más tirado en el piso,pagando así su alta traición, había caído en manos de su amigo y aunque nolloraba el dolor se marcaba en su rostro.

-Severus- dijoHermione en un susurro y corrió hacia el lugar de dicha escena con lágrimas enlos ojos.

Cuando llegó searrodilló frente a él, pero no supo que hacer, solo permaneció callada.

Bellatrix, quizásla única amiga del hombre, ahora se encontraba con su mirada al vacío, y aunqueuna lágrima recorrió su rostro ahora no había nada que hacer. Todo habíaterminado, había sido su decisión y aunque no se merecía la muerte la habíaencontrado justo en el mismo instante que había encontrado la felicidad.

Ahora Bellatrixsería un gran recuerdo de Severus, la persona que supo toda su historia, y queen vez de criticarlo lo ayudó a salir hacia adelante. Ahora Bellatrix no teníavida mientras Severus tenía un largo camino para recordarla.

Después depermanecer varios segundos así Severus se levantó con su semblante que siemprehabían conocido todos. Se aseguró con su mirada de que Harry estuviera bien, ylo único diferente que notó fue que la cicatriz ahora estaba muy roja.

Se dio cuenta deque Hermione también se estaba levantando poco a poco

-gracias- le dijoSeverus fríamente. Sabía que Hermione había lanzado el "protego" que salvó suvida.

Hermione sonrióligeramente y salió tras de él que se dirigía hacia el exterior. Caminaron porvarios segundos que se hicieron eternos, y se alejaron lo más posible quepudieron de todos.

Llegaron hasta unárbol donde él se recargó y con sus manos se hizo el cabello para atrás comomuestra de impotencia.

-pensé que novolverías
¿Por qué lo hiciste?- preguntó Severus -¿Por qué me salvaste?- en suvoz se escuchaba cierto reproche.

-porque tú nopodías morir Severus, porque ahora sé que habrá una razón más para que puedasseguir viviendo- dijo Hermione hasta cierto punto triste.

-¿y ella merecíamorir?- Severus dio un golpe al árbol que se encontraba atrás de él, así soltandouna gran parte del coraje que sentía.

Después de un parde minutos en los que Severus no mostró ningún tipo de debilidad él se acercólentamente hacia Hermione, la abrazó fuertemente, como si tuviera miedo aperderla una vez más.

-te he extrañadotanto- le dijo Hermione abrazándolo tan fuerte como él la abrazaba, mientraslloraba sin poder controlarse.

-¿en verdad es mihijo?- preguntó Severus limpiando el rostro de la castaña.

-Severus Snape-dijo una persona en un susurro a unos cuantos metros de ellos
los mirabaatentamente mientras ellos se besaban
alzó su varita justo cuando la pareja seseparaba, estaba a punto de lanzar el hechizo cuando vio que Severus se girabahacia él, como si tuviera el presentimiento de que los estaba vigilando.

A pesar de queSeverus lo miró con mucha atención, no pudo descifrar lo que decía, en aquellaocasión no pudo leer sus labios.

-¿Weas....?- estabamencionando el nombre de quien los miraba cuando la voz de su castaña lodistrajo.

-¿profesor?- fue lavoz de Hermione quien lo sacó de sus pensamientos.

Rápidamente se giróhacia ella y comprendió que era lo que esa persona decía. Había conjurado unObliviate, y era demasiado tarde para evitarlo.

 

Con la sensaciónmás grande de llorar que jamás había sentido tuvo que tragar saliva, recuperarsu semblante y tratando de evitar que la voz se le quebrara habló -la encontréaquí inconsciente, no sé qué fue lo que le pasó, pero está bien-

Una vez más lahabía perdido, solo que esta vez todo parecía indicar que había sido parasiempre. Todo parecía indicar que la vida estaba jugando de nuevo con él.

Fin delflashback------------------------------------------------------------------

Severus.

Así había acabadotodo, ella se había ido con Narcissa y Draco Malfoy, con nuestro bebé, porsupuesto.

Aunque he tratadode darme por vencido ahora no sé qué pensar, me gustaría encontrar una forma derevertir el hechizo y volver a su lado, a estar con ella y con nuestro hijo, yluchar porque ambos estén bien.

Ahora que hatranscurrido casi medio año desde la última vez que la vi me doy cuenta de que solo hay un motivo más para seguir con vida: volver a Hogwarts e iniciaruna vez más, si lo había logrado con Lily Potter estaba seguro que lo lograríacon Hermione Granger, dejarlas poco a poco en un segundo plano.

Severus.

Regresar a Hogwarts había sido un gran alivio, estaba lejos deella, y por primera vez ansiaba dar clases con la esperanza de que eso medistrajera de este dolor y preocupación que sentía.

Minerva era la nueva directora de Hogwarts, me habían ofrecido a míel puesto, pero decidí enfocarme a dar clases. Así que dio un pequeño discursode bienvenida para los estudiantes y después comenzó el banquete.

Estar sentado en este lugar era extraño, por primera vez AlbusDumbledore no estaba sentado a mi lado haciendo tontos comentarios, faltabaCharity Burbage, la profesora con la que más solía pasar tiempo, y viendo lasmesas de los alumnos faltaba ese trio a quien cuidé por muchos años, Hermioneestaba lejos seguramente con su hijo, nadie supo que había pasado con Ron yHarry en la escuela de aurores. Draco faltaba en la mesa de Slytherin, y unoque otro alumno que me había acostumbrado a ver. Terminé lo más pronto que pudey me levanté, para no cambiar las cosas llamé la atención de muchas personas allevantarme. Conservaba aún ese porte que causaba temor, lo prefería así.

Caminé lo más rápido que pude hacia las mazmorras, llegué a mihabitación, me quité mi capa y mi levita, me retiré los zapatos y me recosté enla cama, estaba oscura la habitación, lo que me tranquilizaba. "será un largotiempo" pensé, perdiéndome entre mis pensamientos
"será una larga vida"recordando que ahora ella no estaría a mi lado.

Me quedé profundamente dormido, y no desperté sino hasta la mañanasiguiente. Era momento de dar clases y volver a mi vida de antes, quizás algofuera a cambiar.

Ella estaba conmigo, aunque no fuera en persona su esencia estabaconmigo en todo momento.

Sabía que el tiempo nunca perdonaba, no se detenía ante ningunacircunstancia, solo pasaba a veces muy rápido o en ocasiones muy lento, tantoque torturaba el alma, taladraba las esperanzas de seguir viviendo.

Y así 1 mes había pasado desde que comencé a dar clases, las cosasmarchaban más o menos bien. Me sentía tranquilo, estaba bien con mi vida,aunque no mentiré, existieron muchas cosas más que pudieron mejorarla, perohabía quedado en el pasado.

 

Necesitaba ir a mi casa en la Hilandera por unos libros que habíaolvidado, y avisándole a Minerva que saldría llegué allá por medio de la redflu. Tomé lo que necesitaba y poco antes de regresar a Hogwarts decidí que iríaa tomar un poco, algo para distraerme.

Estaba sentado en una mesa, alejados de todos, disfrutando de loque estaba tomando cuando una voz me sacó de mis pensamientos.

-¿Severus Snape?-

Me giré para ver a la persona que me llamaba. Me asombré mucho aldarme cuenta de que era Lucius. No volví a verlo desde el día que mi vidacambió y Hermione olvidó quien era.

-Lucius ¿Qué haces aquí?- le pregunté asombrado.

-solo pasaba cuando te vi
te he buscado por mucho tiempo y nadiesabe decirme algo de ti- me dijo en voz baja, esperando que nadie lo escuchara.

-prefería estar oculto de todo mortífago que quedara vivo- respondísecamente restándole importancia

-yo ya no soy un mortífago- me dijo alzando la voz, cuando se diocuenta prefirió quedarse callado.

-sigues teniendo la marca, eso te hace un mortífago Lucius- le dijepoco antes de darle un sorbo a mi bebida.

-¿y qué hay de ti? ¿Aún tienes la marca, cierto?-

-en realidad no- le dije mostrándole mi brazo donde solo se veíauna cicatriz sin forma.

-entonces es cierto- me dijo asombrado y se acercó un poco más amí, para decirme algo a forma de secreto -una vez me llamo el señor Tenebroso,y me dijo que escogiera entre mi familia y él, para que no le pasara nada aNarcissa y a Draco le dije que lo prefería a él. Me dijo que había tomado unabuena decisión. Sentí que había ganado un poco más de su confianza así que mearriesgue a preguntarle que si había forma de quitar la marca
su respuesta fuesencilla, pero cuando lo pensé era lo más complicado que había escuchado. Enpalabras sencillas te lo diré
la forma más sencilla de traicionar a LordVoldemort es amando profundamente a una persona, y dejar de tener miedo a loque te pueda suceder, porque tu corazón no será tuyo, sino de la persona queamas. Es una magia antigua, como la que Lily Potter le dio a su hijo. En fin,cuando amas a otra persona más que a tu propia vida dejas de ser un mortífago,porque creas una nueva vida a partir de la oscuridad. Y eso no cualquiera puedehacerlo.-

-sigo sin entender Lucius
¿solo porque he amado a una persona dejéde ser un mortífago?- pregunté con cierta incredulidad.

-es más que solo eso
yo lo noté con mi familia. Cuando tienes lamarca tenebrosa es imposible amar, sientes cierto cariño por las personas, perono puedes amarla como cualquier otra persona o mago lo hace
sé que has amadoen 2 ocasiones ya teniendo la marca
pero hay una tercera vez.-

-mi hijo- dije en un susurro casi inaudible.

-exacto
se formaron unas grandes cadenas entre tú y él, lo quehizo que tu marca desapareciera-

No dije nada. Necesitaba pensar las cosas muy bien, quizás teníarazón o quizás me estaba mintiendo. Nunca había escuchado algo similar, así quefuera lo que fuera tenía que razonarlo muy bien. Me levanté de la mesadispuesto a irme

-¿los has visto?-me preguntó Lucius.

-no necesito buscarlos
de cualquier forma no me reconocerían-

 

-si te gustaría verlos puedes buscarme en este lugar
estoy aquícasi todos los días- me dijo antes de que yo desapareciera.

Llegue a Hogwarts
pensando cada palabra que Lucius había dicho.Noté que había llegado justo a tiempo para la cena, y aunque no tenía hambredecidí asistir para calmar un poco mi mente.

Severus.

Casi otro mes había pasado desde la vez que vi a Lucius en aquelbar. Tenía tanta curiosidad por saber si lo que me había dicho era cierto. Asíque como ese domingo no tenía nada que hacer decidí salir a caminar un poco porel lago negro.

Estaba totalmente solitario el lugar que lo hacía perfecto
iballegando cuando una imagen volvió a mi mente, aquella persona que vi, aquellapersona que le quitó la memoria a Hermione. Todo comenzaba a ponerse confuso

-Profesor Snape- al parecer no estaba solo como yo creía.

-Draco
¿Qué haces aquí?- pregunté girándome hacia él.

-solo venía a hablar con usted-

-¿de qué?- quería estar solo, pensar bien todo lo que rondaba pormi mente.

-se trata de Hermione-

-¿ella está bien?- le pregunté dando a conocerle que estabapreocupado.

-si
ella está ben, pero creo que quien no lo está es usted. Nopuede seguir atormentándose en este lugar, tiene que regresar con ella. Einiciar una vez más. Quizás ella no lo recuerda porque le borraron la memoria,pero siente esa necesidad de estar con usted, así que lo mejor que puede haceres ir donde ella y volver a iniciar-

-Draco, eso se ha acabado. No hay nada que hacer. Y volver ainiciar no servirá de nada- ahora que sabía que las cosas estaban bien decidíretirarme a las mazmorras, quizás ese lugar estuviera más solitario que este.

-mi madre me pidió que viniera a este lugar, para invitarlo a lacasa, dice que solo quiere hablar con usted por un momento
Hermione está connosotros viviendo, pero si quiere esta noche ella y yo saldremos a algún ladopara que pueda estar tranquilo- Draco me seguía un poco apresurado para noperder mi paso.

-dile a tu madre que iré a las 8
y por favor, hazme el favor deque no haya nadie más que solo ella cuando yo llegue- le dije dejándolo atrás.Aún después recordé lo de Lucius y me detuve hablándole de nuevo a Draco -¿y tupadre?-

-desaparecido en algún lugar, no volvimos a saber nada desde esedía, por lo que sabemos es que está tratando de salvar a los últimos mortífagosque quedan-

-¿y tú tienes la marca aún?-

-no
desapareció misteriosamente. Mi padre decía que cuando amara auna persona verdaderamente la marca desaparecería- esa última respuesta de Dracoera todo lo que yo necesitaba para confirmar las dudas que tenía.

Cuando eran las 8, tal y como lo había dicho llegue a la casa en laque Narcissa y Draco estaban viviendo, estaba a punto de tocar el timbre cuandoLucius apareció nuevamente atrás de mí.

-vaya Severus, veo que siempre si te convenciste de venir a verla-me dijo acercándose y haciéndose visible ante la poca luz que había.

-¿Cómo sabías donde estaba? Si no vives con ellos-

-Severus, en esta casa vive Narcissa, Mi esposa. Aunque no esté conella siempre la estaré cuidando
ahora también es tu turno de cuidar a tufamilia- fue lo último que me dijo antes de que desapareciera cuando toqué eltimbre.

 

Narcissa abrió la puerta. Tenía en su rostro esa sonrisa que conocíaños atrás cuando éramos compañeros en la escuela. Se veía tan calmada y comoni ella ni yo somos muy afectos a los abrazos y a las muestras de cariño loúnico que dijo fue "es todo un placer verte de nuevo".

Pasé a su casa y nos sentamos en la sala, estábamos tranquilosplaticando de todo lo que había pasado con ellos, en ningún momento tocó eltema de Hermione y agradezco que así lo haya hecho, después le conté lo que yoestaba haciendo, le conté que había preferido volver al castillo de Hogwarts adar clases de nuevo. Y todo marchaba bien hasta que oí que la puerta se abrió
me imaginaba quien era. Sabía que Draco y Hermione llegaban.

Al principio no quise voltear, no quería ver a Hermione, pero oí elllanto del bebé, de mi hijo. Fue imposible no girar mi vista hacia él
cuandogiré aparte de verlo a él vi a Hermione, lucía radiante y angelical con esasonrisa.

-buenas noches profesor- me dijo un poco apenada, noté como susmejillas se ponían rojas, quise sonreír al ver esto, pero ella no me conocíaasí. Solo hice un pequeño gesto a modo de saludo.

-¿tan rápido?- se levantó Narcissa y se aceró a ella para cargar albebé y ver que tenía.

-no ha dejado de llorar, por eso estamos aquí-

Sabía que Narcissa y yo no podríamos seguir hablando, así quedecidí irme de ese lugar. Pero cuando me levanté Narcissa me detuvo y me pidióque me quedara otro rato. Pero no podía soportar estar en la misma casa queHermione y no poder hacer algo para estar cerca de ella.

Salí de la casa, esperando que nadie me siguiera.

-profesor Snape- fue esa voz, la que siempre anhelo escuchar la queme llamo, no quise voltear por miedo a que solo fuera mi imaginación, pero laescuché una segunda vez.

Lentamente me giré y vi que ella estaba en la puerta de la casa,tenía una gran sonrisa que no podía ocultar, estaba confundido por lo que veía.

-¿si, señorita Granger?- dije secamente y a la vez un poco dudoso.

-¿ya no me llamaras Hermione?- me dijo sonriendo en plenitud ycorrió hacia mí, apenas si pude abrir mis brazos para recibirla, el calor de sucuerpo llenaba por completo mi ser, volví a sentir unas inmensas ganas dellorar, pero una vez más lo evité. La abracé tan fuerte como pude cuidando deno lastimarla, pude notar que ella también se había aferrado a mí, y segundosdespués unimos nuestros labios, en un beso de desesperación, de angustia, desufrimiento, de dolor, de tristeza, de felicidad y de amor.

-¿Cómo fue esto?- pregunté al cabo de unos minutos.

-fue Draco, Severus
poco después de que te fueras cuando recién leborraron la memoria a Hermione él se puso a investigar la forma de revertir elhechizo y hasta Hace dos semanas él lo logró- Narcissa salía de la casadirigiéndose a nosotros.

-a él le hubiera gustado saber que estamos de nuevo juntos- me dijoHermione.

-¿le hubiera gustado saber? no entiendo- estaba muy confundido,como es eso de que le hubiera gustado saber que estábamos juntos, él mismohabía ido a verme para pedirme que regresara, y minutos antes llegaba conHermione de la calle.

-Draco fue asesinado hace unos días, solo hubo un testigo, y dijoque en la escena había visto a un chico pelirrojo, creímos por un momento quehabía sido Weasley, pero horas más tarde supimos que él llevaba meses que habíamuerto. No sabemos qué fue lo que en realidad pasó, pero sabíamos que ya no eraun mortífago, que si murió obtuvo el perdón al daño que en algún momento hizo-Narcissa estaba triste, como era de esperarse, pero no mostraría esa debilidadnunca, el claro orgullo de un Black. Cuando termino de hablar me entregó alpequeño bebé de Hermione, a nuestro pequeño hijo. Lo miré detenidamente. Teneral bebé en mis brazos me hizo recordar el día que conocí a Draco, hace variosaños atrás, a unas horas de que naciera y la necesidad que sentí de cuidarlo alver que Lucius estaba más ocupado en la magia oscura que en su propia familia.y ahora él estaba muerto, por unos segundos sentí que le había fallado, peroentendí porque razón él había perdido la marca. Es cierto, que no era latercera vez que amaba a alguien, había una persona más que también amé, yaunque nunca más lo volvería a ver sabía que esas cadenas también me conectabana él, si nunca más lo volvería a ver estaba tranquilo, porque su recuerdo nuncase perdería, sería honrado por el resto de mi vida.

 

Fue entonces que comprendí que Verdaderamente existían esas"CADENAS DE AMOR".

----------------------------------------------------------------------------------

Weasley """""

Había visto todo lo que sucedía en ese lugar, no estaba demasiadolejos de ellos, y había podido escuchar todo. Pero ahora mi lugar no era ese.Ya no pertenecía aquí. Creyeron que por fin todo había terminado, quizás sisucedió en este lugar, pero el mal no acabará nunca, no hay ninguna duda deello.

Pronto sonreí cuando vi que una enorme serpiente pasaba por milado, no estaba satisfecho con lo poco que había logrado, pero pronto el caminode Harry Potter y el mío se unirían una vez más.

Por lo mientras era momento de comenzar una vez más, poco a poco midestino marcaría un camino estable por el cual podía caminar.

Vi la serpiente que estaba a mi lado, por un momento no comprendíen que se habían basado para decir que habían acabado conmigo, luego decidí nodarle más importancia.

Saqué una máscara de un bolsillo del abrigo que tenía y me la puse,escondería mi rostro.

Poco antes de desaparecerme de este lugar eché un último vistazo aellos que estaban a unos cuantos metros, no olvidaba la traición que habíancometido en mi contra, pero no era momento de darles importancia,

-vamos Nagini
comenzaremos de cero desde otro lugar, mientras elcuerpo de Weasley funcione no lo desperdiciaré-

flashback-------------------------------------------------------------------------

Narrador.

-vaya a quien veo aquí, es el amigo del elegido
- dijo Voldemort alver a quien traían dos jóvenes mortífagos -creo que puedes serme útil-

-prefiero que me mates- dijo Ron en voz baja pero muy seguro de suspalabras.

-lo haré, de eso no hay duda
pero antes de eso me servirás demucho- lord Voldemort mandó a traer a uno de sus sirvientes, Ron mirabaasombrado todos sus actos. Con una señal hizo que los mortífagos fueran a dondeel pelirrojo y lo sujetaran fuertemente, Ron se jaloneaba al no entender queera lo que estaba pasando.

Lord Voldemort se giró dando la espalda al joven, sacó su varita yapuntó hacia el sirviente -Avada Kedavra- dijo disfrutando del momento.

Él lo sabía muy bien, no sería la primera vez que lo hiciera, y sibien el alma que se desgarraba dentro de él fue depositada dentro del cuerpo deRon.

Voldemort dijo un conjuro, un hechizo casi inaudible, Ron loescuchó, pero era demasiado extraño que sabía que no lo recordaría. Un airehelado sintió en su ser, en lo más profundo, la sensación era la más extrañaque había sentido, y su cabeza comenzaba a dar vueltas, lo levantaron los mortífagosy lo llevaron al calabozo, donde por fin había dado con su paradero

-lo encontré
después de tanto tiempo de buscarlo, Hermione lonecesita, ella está con Narcissa Malfoy, por favor, dígale que no le fallé,cumplí mi promesa, lo encontré a usted- dijo Ron poco antes de vomitar, elproceso para hacer un horrocrux verdaderamente había sido muy asqueroso.

-Weasley- dijo Severus mientras veía el mal estado del pelirrojo-yo se lo diré, saldré de aquí, iré con ella y lo sabrá-

-ahora usted prométamelo a mí
- y sin decir más se desmayó.

Fin delflashback------------------------------------------------------ ------------

-si acabaron con el cuerpo que conocían no tuvieron el mismo éxitocon mi alma
algún día las cosas cambiaran y se darán cuenta de su gran error-fue lo último que Lord Voldemort dijo antes de desaparecer de aquel lugar.












































Fin






Muchas Gracias a todos los que leyeronesta historia, espero que haya sido de su agrado y no haberlos decepcionado
alos que la agregaron a sus favoritos y en algún momento comentaron lesagradezco aun más, porque fue lo que me impulso a terminarla.


Saludos.






Cadenas de Amor... S.S. - Potterfics, tu versión de la historia

Cadenas de Amor... S.S. - Potterfics, tu versión de la historia

No se muy biencomo será, solo se como quiero el final, de ahí el título. Así que si tienenalguna sugerencia para la historia la acepto con gusto. Pues v

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-cadenas-de-amor-1980-0.jpg

2023-02-27

 

Cadenas de Amor... S.S. - Potterfics, tu versión de la historia
Cadenas de Amor... S.S. - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/179185
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20