**¿Caprichos del amor?** - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Mientras tanto en Howarts se podía ver perfectamente el último día de aquel curso a todos los alumnos disfrutando del buen tiempo al lado del lago, pero algunos de 5º año no mostraban actitud de estar pasándoselo muy bien...

- ¡ Black ¡ eres un bruto insensible- gritaba Almu, furiosa, al merodeador de ojos color mar.- No se te ocurre que al dejar a una chica, así tan... bruscamente le haces daño.¡ No puedes con tu ego! Angelita no tiene la culpa de que seas tan arrogante y manipulador.- El chico sin poder dejar de mirar a los fascinantes ojos azules de la morena hizo un gesto para sacar su varita, pero James lo agarró del brazo impidiéndoselo. James negó con la cabeza indicándole a su amigo que no hiciera lo que estaba pensando.

- Oye, Golbraith que Sirius también sufre,¿sabes lo que es tener detrás a todas las chicas del colegio?- dijo James divertido ante la situación, mientras se revolvía el pelo.

Inesperadamente cierta pelirroja le dio una bofetada al moreno. La chica se había molestado bastante ante un comentario tan arrogante y ese gesto de revolverse el pelo que la sacaba de sus casillas.

- Tu no te metas, Evans- dijo James mientras se llevaba la mano a la mejilla dolorida.

- El que no se tiene que meter eres tu Potter - le gritó exasperada Lily- Angelita no le hizo nada a Sirius para que el la dejara tan de sopetón y encima con la única explicación de que llevabais una semana saliendo y eso era mucho tiempo, las chicas tenemos sentimientos¿ sabes? La pobre está...

- ¡ BASTA ! - gritaron a la vez Remus y Gloria - no podéis seguir así . Nosotros no podemos seguir viéndoos pelear.

Gloria era de las mejores amigas de Almu y Lily .Remus a su vez era de los mejores amigos de James y Sirius , pero Remus y Gloria eran mejores amigos y eso les ocasionaba a ambos algunos problemas, pues sus respectivos amigos se llevaban a matar...

- Pues si no podéis. ¡ Largaos!

- Eso mismo vamos a hacer.

El merodeador castaño cogió la mano de su amigo y se fueron hacía otro lado donde no pudieron oír gritar a sus amigos.
Los gritos aumentaban por momentos pero todos se callaron repentinamente cuando apareció Angelita por la puerta del castillo besándose con un chico de 4º año.

- Anda que no es ligerita la niña, ahora tendría que ser yo el dolido - Sirius hizo un gesto dramático y rió al ver lo avergonzadas que estaban Lily y Almu que se dieron cuenta de lo mal que habían quedado. James, por su parte , miró con autosuficiencia a Lily ,quien apretó los puños conteniéndose.

- Bueno...¡ aún así eres un arrogante, manipulador y troglodita!-la morena miró con odio a Sirius , agarró a Lily de un brazo y se fueron con la cabeza gacha y tan rojas como el cabello de Lily, pero por el camino se animaron al pensar que al día siguiente se iban a sus casas y no verían a los merodeadores en todo el verano.

Después volvieron todos a la torre de Gryfindor y los chicos en su cuato y las chicas en el suyo comenzaron a recogerlo todo.

- Lily ¿ has visto mi vestido rojo?

- Sí , está debajo de tu cama- se oía en una habitación y en la otra...

- ¡ SIRIUS! ¿ se puede saber que hacen tus calcetines sucios encima de mi ropa limpia? - gritaba un Remus enojado.

- Mmm... pues... los has encontrado... Gracias- le respondía Sirius con cara de circunstancias.
María sabía que se acercaba el momento en el que ella y su hermano abandonarían Italia e irían a Londres y lo más importante, por fin estudiarían en Howarts y es que nunca le había gustado el colegio de magia al que asistían en Italia.

-¡María demonios quieres coger la quaffe-un chico rubio, fuerte con unos hermosos ojos verdes miraba con reproche a su hermana- ¡contigo así de distraída no puedo jugar!

-lo siento Matt, es que estoy muy nerviosa... ¡por fin nos vamos a Howarts y podremos a ver al primo Sirius!-dijo ella emocionada.- espero no tener que ver a su familia
menos mal que papá renegó de ella.

-Según tengo entendido Sirius a abandonado también a sus padres y ahora vive en casa de un amigo suyo
oye, ¿por qué no le escribimos una carta?
-mmm
no
prefiero que se una sorpresa,¿ qué alucine al vernos!- María estaba tan emocionada que tuvo que hacer grandes esfuerzos arún conmovido por su a no caerse de la escoba.
-¡buena idea! Oye, ¿dejamos el quidditch ya? Mamá tiene razón ya es hora de que recojamos nuestras cosas o mañana perderemos el tren.
-esta bien, y después vamos a despedirnos de Pedro, Estela y los demás, los voy a echar de menos


Tras esto dejaron las escobas y se dirigieron corriendo a empaquetarlo todo para después ir a despedirse de sus amigos .Tardaron más de lo que esperaban en recogerlo todo pero aún les quedaba algo de tiempo antes de acostarse para despedirse.

-Matt siento que te vayas
te echaré de menos- Estela abrazó a Matt con todas sus fuerzas y posó suavemente sus labios por última vez en los de él, después le susurró al oído- tranquilo sé que lo nuestro termina aquí solo quería sentir tu boca sobre la mía una vez más, adiós te quiero.

Después se separó de él y se alejó lentamente mientras unas lágrimas corrían por sus mejillas.

Bajo un árbol María se despedía cariñosamente de Paolo, su mejor amigo. Después de hablar un largo rato acerca de lo mucho que se echarían de menos y de repetirse una y otra vez cuanto se querían, se abrazaron y permanecieron así, en silencio hasta que Matt anunció, aún conmovido por du despedida con Estela, que debían de irse.

------**--------¡James
mira como te mira esa te va a devorar! Grrrrr
¡por merlín!

-tu tampoco te quedas corto Sirius ¡MIRA ESA! Se ha puesto roja jajaja
.

-¿qué te ocurre Remus? Diviértete con nosotros.

-puff
lo que me ocurre es que acabamos de montarnos en el tren y ya estáis pavoneándoos- al castaño nunca le gusto esa actitud tan arrogante que mostraban sus amigos.

-¿Quién soy?- una chica castaña de ojos de un verde no muy bien definido, tapaba los ojos de Sirius mientras que le hacía gestos a Remus y a James para que se callasen.

Sirius quitó las manos que le cubrían los ojos y se dio la vuelta, y al ver a su prima le abrazó efusivamente.

-¿Qué haces aquí peque? ¿Tú no vivías en Italia?

-ya no, me he mudado a Londres y a partir de ahora estudiaré en Howarts.

-¡Qué bien!

-oye ¿no nos presentas?-dijo James dándole un codazo a Sirius y se, como tantas otras veces, el pelo.

En cuanto María reparó en Remus no pudo apartar la vista de sus ojos color miel en todo el camino, quizás por eso cuando Sirius le hizo una pregunta ella tardó en contestar ensimismada.

-¿Matt no ha venido?-inquirió al darse cuenta de que faltaba su primo.

-ehh
sí, está comprando algo para comer, ahora viene - dijo, no sin dificultad intentando recordar la pregunta de su primo.

Fuera del compartimento tres chicas de 6º año iban por el pasillo del tren dos de ellas le estaban reclamando algo a la tercera.

-Glo, no es justo-dijo Lily contrariada.

-si, es verdad nosotras no tenemos porque ir a ver a los merodeadores porque tu quieras saludar a Lupin.- corroboró almu enfadada.

-¡callaos chicas! Voy yo sola si es lo que queréis, pero si Potter y Black me ven sola van a pensar que les tenéis miedo-les desafió la castaña de ojos grises, sabía lo que hacía, había dado en el punto débil de sus amigas, ambas levantaron la cabeza, la miraron resentidas y la siguieron sin rechistar con los brazos cruzados.

Cuando iban a entrar al compartimento de los merodeadores, Gloria se chocó con un chico rubio, con los ojos verdes y bastante guapo(N/A vamos un pivonazo...^^)

-lo
lo siento-logró decir Gloria medio embobada por el chico que tenia delante.

-no pasa nada, a sido mi culpa, es que soy nuevo en Howarts y todavía no me he acostumbrado a esto.- dijo con una inocente sonrisa dibujada en la cara.

-pues si necesitas ayuda
aquí estamos nosotras-intervino Almu algo más animada (N/A almu si hay un tio weno al ataque!!)

-me llamo Gloria Stickson
¿y tu?-dijo la castaña de rizos sin hacerle caso al comentario de su amiga.

-me llamo Matt Black

-¿¿¡¡BLACK!!??- gritaron Lily y Almu al unísono. Y acto seguido dejaron de interesarse tanto por el chico, si tiene algo que ver con Sirius ya nos podemos olvidar de él, murmuraron entre sí.

-Sí
pero yo no soy como los demás despreciables de la familia Black...mis padres renegaron de ella al casarse con mi madre, como mi primo Sirius que también a renegado de ella.

Almu presionó los labios y Lly hizo rodar sus verdes ojos mientras que Gloria parecía cada vez más interesada.

-¡Ah! Pero si nosotras conocemos a Sirius
su amigo Remus Lupin es mi mejor amigo, lo que ocurre es que estas dos se llevan a matar con Black y con Potter
otro amigo suyo.-explicó la castaña señalando con los ojos a las dos mosqueadas chicas.

-Glo entramos o nos dan las uvas lo que prefieras
- espetó Lily en tono sarcástico cansada ya de la conversación.

Gloria le dedicó una mueca burlona , abrió el compartimento de los merodeadores y se acercó a abrazar a su mejor amigo:

-¡Remus!

-Glo mi niña ¿cómo estás?

-Oye y vosotras dos ¿qué hacéis aquí? Por que lo de Stickson está justificado pero vosotras
sobráis.

-Perdona pero es que yo no he venido a verte a ti precisamente, si hemos venido a sido solo para cuidar a nuestra amiga.- fue Lily la que contestó a James furiosa mirando a los ojos castaños del chico.

-Que un segundo con vosotros dos es suficiente para salir herido.- añadió Almu.

-Galbraith no empieces, ¿vale? Ser guapo no es delito- se defendió Sirius que parecía que iba a estallar mientras que, como tantas otras veces miraba con odio los azules ojos de Almu.

-El caso es que tu no lo eres- mintió la morena.

-¡eh! Con mi primo nada- María saltó inesperadamente para defender a su primo sin siquiera conocer a las chicas.

-¿y esta moco de dónde a salido?- esta vez fue Lily la que intervino pues al ver a su amiga tan asombrada decidió salir en su ayuda.

-¡Qué no soy tan pequeña que estoy en 5º curso! A mí nadie me dice moco


- ¿a no? Pues me parece que Lily acaba de hacerlo- dijo Almu desatando así la furia de María quien, sin pensárselo dos veces se abalanzó sobre ellas.


Pero no fue de Lily y de Almu de quien acabó encima y en el suelo, sino de Remus que, en el último momento se interpuso entre la castaña y las dos chicas.

-María las cosas no se arreglan así - dijo Remus sonriendo mientras veía como María se ponía rojo a más no poder.

Tardaron bastante en incorporarse de manera que durante ese tiempo sus miradas estaban tan cerca que ninguno de los dos pudo apartar los ojos de los del otro, Remus dándose cuenta de lo fascinantes que eran los ojos azules verdosos de María y ésta volviendo a quedar hipnotizada por los ojos del chico.

-¿Por qué la has detenido Remus? ¡Iba ha hacer lo que yo he intentado durante 5 años! Es mi ídolo jajajaja -rió Sirius mientras recogía a Maria del suelo.

-¡pues si no lo has hecho es porque eres un cobarde!¡ tu sol vales para


-¡¡¡¡¡¡¡SE ACABÓ!!!!!!!! Todavía no hemos llegado a Howarts y ya os estáis peleando
-después de que Gloria gritase para detener la pelea suavizó el tono y añadió-María, ¿y si te vienes con nosotras?

-¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡QUE!!!!!!?????-gritaron desesperadas Lily y Almu

-por mí perfecto-contestó María sonriendo a Lily y a Almu al ver su reacción.

Salieron las chicas hacia su compartimento. El ambiente estaba muy tenso.

-bueno
-empezó María-que lo siento,es que no soporto que me llamen enana.

-de acuerdo
dejémoslo así.

-oye... ¿En serio Black es tu primo?-preguntó Almu con curiosidad.

-Sí, es el único de la familia Black que me cae bien-asintió María con una sonrisa-no entiendo como te puede caer mal.

-Escucha María si quieres que todo vaya bien entre nosotras será mejor que no defiendas a Black
- le advirtió Almu.

-Ni a Potter-añadió Lily- si a ti te caen bien, de acuerdo, pero no nos intentes convencer a nosotras para que nos caigan bien.-dijo tajante, si esa enana intentaba algo las llevaba claras, Lily no se lo iba a permitir.

-Vale pero os equivocáis con respecto a él
esto...Gloria
¿Tu tienes algo con Lupin?- procuró María intentando no sonrojarse.

-¿Yo? Sí
-María bajó la vista decepcionada-es mi mejor amigo,¿por?

-No
por nada

-sí, que sí, que a ésta le ha gustado Lupin -empezó Almu viendo que ahí había tema-te digo que Lupin es el único que me cae bien de los merodeadores.

-Pues, la verdad,
sin ánimos de ofender(N/A claro que pretendía ofenderla), tu eres pequeña y no sé si Mi Remus querrá algo contigo- anunció la castaña de rizos con satisfacción resaltando la palabra MI.

-¡Glo está celosa, Glo está celosa! - se burlaron divertidas Lily y Almu como solían hacer a menudo. Y es que Almu y Lily eran inseparables, siempre estaban juntas en todo.

-No estoy celosa, solo digo una realidad.

-Pues a mí me parece que la realidad es otra-dijo Almu insinuante mientras le daba codazos a Gloria quien,en esos momentos, se encontraba de lo más incómoda

------------**--------------Las cuatro estaban entrando en el gran comedor cuando a Lily se le ocurrió preguntar algo:

-Oye María ¿tú en que casa estás? Porque


-¡Ah! En mi antiguo colegio también había casas, la mía era la del valor y la audacia, me mandaron una carta diciéndome a que casa correspondía la mía antigua en Howarts
solo es, que no me acuerdo


-¡es gryffindor! Sin duda
-gritó Almu contenta con la nueva miembro de su casa-¡Bienvenida!- en ese momento algo le pasó a la morena por la mente-oye, ¿tu juegas al quiddith?

-¿Bromeas? Me encanta el quiddith..quiero jugar en el equipo pero


-no me digas más, ¡yo juego en el equipo de Gryffindor! Te llevaré a hacer las pruebas. Así no tendré que soportar sola a Srius y a James, ya que ni a Glo ni a Lily les gusta jugar, son una aburridas
es en lo único en lo que esta pelirroja y yo no estamos de acuerdo- dijo Almu con cariño y una media sonrisa en la cara-¡menos mal que a ti sí te gusta!

-Bueno basta de parloteos y entremos de una vez al comedor ¡que estoy hambrienta!- les apremió la pelirroja de ojos verdes.

-Venga que el banquete está apunto de empezar, ¡María tienes que oír a Dumbledore!

-a claro Glo, me han hablado mucho de él- dijo María mientras se sentaban en la larga mesa de Gryffindor.

-bienvenidos una vez más a Howarts-era Dumbledor q como cada año daba un discurso a comenzar el curso-os recuerdo que el bosque prohibido esta: PROHIBIDO y además este año se han tomado nuevas medidas, nos e podrá entrar en el 7º corredor de la planta baja de las mazmorras.-Dumbledore lanzó una fugaz mirada a los merodeadores a quienes ya les brillaban los ojos del interés ante un nuevo reto y con una sonrisa añadió- Y no probéis a intentarlo porque si lo hacéis vuestra vida se verá en peligro
Bueno y ahora
¡A COMER TODO EL MUNDO!

Una vez finalizado el banquete todos salieron por la puerta y un chico bajito, rubio , de ojos cansados y azules, y de aspecto debilucho chocó torpemente con María:

-¡Eh! tapón mira por donde vas

-¡Peter! No te he visto en el tren- le dijo Sirius, que acababa de aparecer, a colagusano dándole cariñosamente unas palmaditas(N/A ¡por favor matemos a la rata!). Meter no contestó a Sirius pues estaba decidiendo si antes de eso le pedía disculpas a María. Pero tardaba demasiado en decidirse María se le adelantó:

-Por lo menos podrías disculparte
- María, sin saber por qué, sentía desprecio hacia Peter, y por eso no pudo reprimir una mueca de asco.

Sirius se rió ante la situación y le echó una manita a Peter:

-Venga pídele perdón a mi primita
.

-¿Tu
tu
primita?

-¡Anda y encima tartamudea!- la castaña sabía que era demasiado borde con el chico, pero el caso es que no podía evitarllo.

-Si es tu primita yo le beso los pies si es necesario


-¡¡¡No eso ni en mis peores pesadillas!!!

En ese momento, afortunadamente, llegaron Glo, Lily y Almu consiguiendo que María pidiese escapar de aquella situación.

-María vente con nosotras


-Claro Glo
justo a tiempo.-dijo feliz de poder salir de allí.- .Bueno primito hasta mañana.-la dijo a Sirius dándole un beso en las mejilla.

-Mañana nos vemos.

Almu hizo rodar los ojos exasperada, odiaba a ese chico, no sabía por qué, pero lo hacía. Todas se dirigieron hacia la torre de Gryffindor, charlando y riendo.

-Oye
hay un problema
tu no puedes dormir con nosotras, eres de 5º curso.-dijo Lily dirigiéndose a Maria con tristeza.

-Bueno pero mañana nos vemos, ¿no?-preguntó Gloria, aunque mas que una pregunta era una afirmación.

-¡Claro! buenas noches chicas

-¡Hasta mañana!- Dijeron las demás al separase de Maria en la sala común de Gryffindor.

Entonces llegaron los merodeadores seguidos de Matt, parecían los chicos más felices del mundo y a pesar de que ya era tarde estaban muy despiertos.

-¡Lo de las bromas va a ser genial!-exclamó Virus-me encantará verlas sufrir desesperadas
bueno a Stickson me da igual
pero a Galbraith y a Evans por supuesto.

-Sí lo van a pasar mal- dijo James con una maliciosa sonrisa mientras se imaginaba a Lily huyendo despavorida.

-Creo que también participaré
una broma no hace mal a nadie
o a casi nadie.

-¡Eh! Lunático que bien! Por fin te animas.

-pero no nos pasamos, ¿vale Sirius?

-No
tranquilo-le respondió el moreno con una traviesa sonrisita.

-Me encantará eso de hacerle sufrir a mi hermana.

-Pues bienvenido a los merodeadores. Debes de sentirte muy afortunado, este honor no se lo concedemos a cualquiera
bueno no se lo concedemos a NADIE y tienes que prometer guardar el secreto.-con estas palabra James hizo de Matt un nuevo merodeador lo que le supondría muchos cambios.

-¿Sabes?, en realidad nosotros no somos tres, aunque lo parezca, colagusano.Peter para que me entiendas,también forma parte de los merodeadores, pero últimamente...no viene tanto con nosotros


-Y la verdad es que nos importa poco

-James no seas así- le reprendió Remus.

-¿Y eso de colagusano,Lunánito
?-preguntó Matt sin comprender.

-Antes de saberlo
tendrás que convertirte de verdad en uno de nosotros


Todos sabían a lo que James se refería así que cogieron la capa invisible y abandonaron el dormitorio para irse al bosque.

Cuando llegaron a los límites del bosque Matt no se mostraba demasiado convencido.

-Ven ya, ¿qué hacemos aquí? Dumbledore dijo claramente que este lugar estaba PROHIBIDO.

-¿en serio crees que le haremos caso?-preguntó Sirius mostrándose de lo más divertido.

-Observa y aprende.-dijo James alzando las cejas.

Entonces Matt vio algo que jamás hubiese imaginado,Sirius se había transformado en un enorme perro negro y James ahora era un precioso ciervo.

Matt miró a Remus esperando a que se transformase también
pero el chico de cabellos dorados no parecía tener intención de hacerlo.

-¿y tu?

-Bueno yo
verás es que lo mío es algo
.especial.

-Lunático,no hace falta que se lo digas si no quieres.-dijo Sirius mientras se transformaba otra vez en un muchacho.

-No, yo confío en él, lo que ocurre,Matt, es que yo no me puedo transformar cuando yo quiera
porque soy un hombre lobo.-Matt abrió los ojos sorprendido pero sabía que eso era importante para el licántropo, así qye se acercó a él.

-Gracias por confiar en mí, bueno y yo ¿qué debo hacer?

Los tres chicos sonrieron ante la pregunta y lo rodearon explicándole como transformarse en un animago
y aunque el proceso fue largo y pesado al terminar la noche Matt ya podía transformarse a su antojo en un hermoso zorro .Al rubio de ojos verdes, le designaron el nombre de astuto como nuevo miembro que era de los merodeadores.

-----------------------****-------------
Los merodeadores y su nuevo miembro quedaron después del desayuno en la sala común de Gryffindor.

-Deberíamos pensar en lo de las bromas, ayer no decidimos nada-comentó Matt.

-Oye, ¿y si les encogemos la ropa?-sugirió James mordiéndose el labio inferior ansioso.

-¿Recuerdas que mi prima está con ellas?-dijo rodando los ojos.

-¡Qué es mi hermana!

-Jooo!! Sois unos aguafiestas
-refunfuñó James dicho esto dejó la vista fija en ningún sitio y comenzó a imaginarse a las chicas con una falda que ni llegaba a ser cinturón
se mordió el labio
sin darse cuenta, pero acabó por pensar solo y únicamente en Lily y sus pequeñas prendas(N/A Almu pervertido!!)

-James ¿te traemos una fregona? ¡Lo estás encharcando todo!-se burló el moreno de ojos mar.


-¿Eh? ¿Qué dices?-preguntó el moreno de gafas aturdido mientras mientras se pasaba la mano por la boca limpiándose las babas.

-Déjalo, lo tuyo no tiene remedio-sentenció Remus.

-Ja-ja-ja ¿hay que reirse?-preguntó James con sarcasmos.

-Dejadlo ya, ¿vale? y centrémonos en las benditas bromas-cuando Sirius les recordó lo de las bromas la discusión cesó al instante por un asunto de fuerza mayor.

-Pensemos
¿qué es lo que mas odian las chicas?- la pregunta de Matt hizo reflexionar a todos hasta que el merodeador de los ojos color miel, respondió graciosamente.

-¡ya lo tengo! ¡ A Sirius y a James! Jajaja- pero la risa no le duro mucho, pues Sirius le fulminaba con esos ojos azules que tan guapo le hacían (N/A está clarísimo que la que está escribiendo es Almu!!XD!!)al igual que James, que le fulminaba con sus preciosos ojos avellanas a través de sus gafas.- Vale no ha tenido gracia, ya está,¿ podeis dejar de mirarme así?

Los aludidos apartaron la vista pero aún con el resentimiento grabado en sus ojos.

- Lo que mas odian sin duda, en general, es
el acné- Matt dio un puñetazo al aire como señal de que había dado en el clavo, mientras decía su gran idea.(N/A Almu si su graciosa idea y un cuerno!!! Acné
buaaa)

- No será muy cruel?-pregunto Lunático pensando en Glo y en las demás, y es que si eso era de verdad lo que las chicas mas temían y odiaban el no quería participar en una broma de tantísimo mal gusto.

- La verdad es que con el acné, adios a sus hermosas caras
porque reconozcámoslo, son muy guapas- se sinceró James.

- Es cierto, no se merecen eso
pero si algo que se me acaba de ocurrir
- el moreno de ojos azules no cabía en si de la emoción y les contó su asombroso plan a los demás merodeadores.

*******

María no dejaba de darle vueltas a esa extraña y fascinante sensación que experimentaba cada vez que veía al merodeador de ojos miel y cabello dorado, pero ¿Qué podía hacer ella? Era un año menor que Remus y este jamás pondría sus ojos en ella. Por su parte Gloria estaba cada vez más confusa, sentía que su Remus se alejaba de ella para estar más cerca de María y eso le provocaba unos celos desmadrados que no sabía si llegaría a controlar, ¿estaría ella enamorada perdidamente de su mejor amigo? Las cosas les iban algo mejor a las dos restantes, Lily y Almu estaban muy unidas y tenían muy claro que ellas odiaban a los merodeadores por los que sus problemas se reducían únicamente a estudios, aunque por la cabecita de Lily se paseaban de vez en cuando alguna que otra imagen de James, algo que, por supuesto, ella asociaba al odio incondicional que sentía. La morena de ojos azules también contaba con su pequeño problemita, seguía sin poder dejar de prestar atención a cada uno de los movimientos que realizaba el merodeador de ojos mar y a eso ni siquiera podía darle una explicación. Entre tantos pensamientos no quedaba demasiado tiempo para hablar así que después de las clases se dirigieron al gran comedor donde cenaron con un silencio casi insultante.

Una lechuza atravesando el comedor aproximándose a las chicas, éstas al verse acechadas despertaron de su ensimismamiento y cuando la negra lechuza se paró a escasos centímetros de las sorprendidas chicas y dejó un enorme sobre de llamativos colores ante ellas, todas se apresuraron lo más tranquilamente posible(N/A almu vamos hechas un manojo de nervios) .

-¡No me lo puedo creer! ¿EN SERIO HEMOS GANADO ESTO?-la morena miraba asombrada la carta con sus hermosos ojos azules abiertos como platos.

-QUE SÍ QUE HEMOS GANADO UN VIAJE CON LOS JUGADORES BÚLGAROS DE QUIDDITCH- la pelirroja se puso en pie y abrazó a sus amigas con una mirada de lo más emocionada.

-¡¡POR MERLÍN CREO QUE ME VA A DAR ALGO!-ahora era María la que gritaba dando saltos de alegría.

-Me parece que ya se ha enterado todo el colegio de que hemos ganado-terció Glo haciendo que las demás se diesen cuenta de que todo el comedor las miraba boquiabiertos e incluso pudieron apreciar como los merodeadores reían a carcajadas(N/A ¿por qué sería?), lo que provocó la furia de Almu y de Lily que los miraban fijamente, especialmente a los dos morenos.

-Bueno
y ¿alguien sabe por qué hemos ganado esto?

-¿es que acaso no sabes leer, Almu?- le preguntó Lily burlona.-Mira, aquí dice que nos lo comunicarán la próxima semana con otra carta donde tambiñen nos darán unos pases para poder ir con los jugadores


-Vale
bueno
peke que hoy son las pruebas de quidditch.-la morena cambió de tema porque se sentía algo incómoda siendo el centro de atención de todos los que se encontraban en el gran comedor y además así tendría una excusa para salir de allí cuanto antes o llegarían tarde a las pruebas.

-Entonces
¡corre!-María agarró del brazo a Almu aún con la tostada en la boca y se despidió ,como pudo, de la pelirroja y de la chica de rizos haciendo un gesto con la mano-¡Hasta luego chicas!

-¿Cómo que hasta luego? nosotras os acompañamos-Lily se levantó y siguió, al igual que Glo, a Almu y a María que se alejaban corriendo.
Cuando llegaron al campo de quidditch ya estaban todos preparados
eso incluía, claro está, a James y a Sirius que jugaban en el equipo. El merodeador de ojos mar era el guardián mientras que el moreno de ojos avellana era el buscador, el resto del equipo estaba formado por Almu que era una cazadora, Miriam Ruberstrong que era otra cazadora, Jack Wilson y Martin Hitch que eran los golpeadores
y una cazadora que ya no seguía en el equipo pues ya había terminado el colegio
y ahora un hueco quedaba libre en el equipo
un hueco que podía ser ocupado por María porque el resto hizo las pruebas y mantuvo el puesto que les correspondió el año pasado.


Mientras María se defendía en el aire compitiendo con los otros aspirantes, cierto moreno de ojos mar miraba a Almu sin prestar demasiada atención a los movimientos de María pero sí a los de la morena de ojos azules.

La primera prueba consistió en pasar a través de unos aros colocados por todo el terreno y a diferentes alturas, lo que dificultaba el no saltarse ninguno, y una vez que hubiesen pasado por los aros debían intentar traspasar al guardián del equipo, Sirius, lo que no resultaba tarea sencilla.


Gloria y Lily animaban desde las gradas, la primera abrazada a Remus sin apartar la vista de la escoba de María mientras que a la segunda se le escapaban de vez en cuando largas miradas de reojo a James que solían ser correspondidas con gran descaro por parte del merodeador.

Al finalizar la prueba ya solo quedaban tres aspirantes, entre los cuales se encontraba Maria .Los otros dos eran Lombotton y Crevey, ambos de 6º curso. En la siguiente y última prueba tendrían que recorrer todo el terreno de juego esquivando a las cazadoras del equipo de Gryffindor y también a las bluckggers que les lanzaban los golpeadores
Comenzó Lombotton quien consiguió llegar a mitad de campo
pero una bluckgger lo derribó cuando parecía tener una buena trayectoria. El siguiente fue Creveya quien una bluckgger le rozó el cabello pero no lo derribó
fue Almu la que consiguió eliminarlo arrebatándole la quaffle sin muchos aspavientos. Ahora solo quedaba María y era de ella de quien dependía entrar o no en el equipo.

Se hizo un silencio sepulcral, María estaba en frente de Almu y la miraba desafiante, no así la morena más bien estaba indecisa, por un lado ella quería que María entrase en el equipo
pero eso supondría que ella tenía que lograr dejarla atrás sin perder la quaffle
y Almu no pretendía dejarse porque si lo hacia estaría engañando de alguna manera a María
.Pero esa indecisión la distrajo y María supo aprovechar muy bien el momento dejando atrás a Almu y convirtiéndose así en la nueva integrante del equipo.

La castaña no cabía en sí de la emoción, todos los del equipo la felicitaban y le rodeaban formando un círculo alrededor. Lily, Gloria y Remus no tardaron en bajar a celebrarlo con los demás y este último abrazó a María compartiendo con ella ese momento(N/A creo q gloria también va a entrar en el equipo
puff)

-¡María te lo merecías eres la mejor!- decía Remus mientras la estrujaba entre sus brazos.

-¡peque bienvenida! ¡Felicidades!- Sirius apartó a Remus para felicitar a su prima y éste apretó los puños y disimuló como pudo su enfado, aunque a Gloria no se le escapaba una


-Remus, ¿podemos hablar?- preguntó Glo con suspicacia

-hombre pues
¡Glo no me mires con esa cara de corderito degollado! ¡Siempre consigues lo que quieres! Esta bien voy ha hablar contigo -dijo algo incómodo ante ese repentino interés de su amiga en hablar con él
¿se habría dado cuenta de que le había molestado separarse de María?

Se alejaron en silencio de grupo y cuando estuvieron lo suficientemente lejos para no ser interrumpidos comenzó la
esperada charla.

-lobito me parece que no me has contado algo- le reclamó divertida Gloria con los brazos en jarras.

-yo
pero
si yo te lo cuento todo- se defendió el merodeador de ojos miel algo nervioso mientras se miraba las manos incapaz de mirar a los ojos de su amiga.

-no me mientas
se que traes algo con María

-¿pero que insinúas que me gusta María?- el pobre Remus sin saberlo se había delatado a sí mismo (N/A Gloria y eso le costará caro
)

-yo no he sido quien lo a dicho
¡a sido tú! ¡Remus que es de 5º curso! ¡ por Merlín!

-Gloria no te confundas, María y yo congeniamos
no sé me siento bien cuándo estoy con ella
reconozco que es más que una amiga para mí es como una prima y NADA más- Remus casi había logrado convencer a Gloria ,o eso creía, el problema era que no conseguía convencerse a si mismo

-¡ohh vamos! Es que estas todo el día con ella, MIRÁNOLA ENVOBADO- dijo Gloria desesperada, Remus no podía engañarla, sabía lo que el merodeador sentía por Maria
lo conocía demasiado bien
y le dolía tanto que se alejase de ella


-Glo
¿estas celosa?- ahora era Remus quien miraba divertido a Gloria con los brazos en jarras mientras la castaña de rizos se miraba las manos incapaz de levantar la vista de su amigo como momentos antes le había ocurrido al castaño.

-pues
¡SI! estoy celosa, es que parece que la quieras más a ella que a mí- Glo apoyó, decaída, su cabeza sobre el pecho del preocupado Remus mientras jugaba con sus rizos nerviosa.

-Glo, mi niña no digas eso


Tras esto permanecieron un largo rato así, abrazados en silencio, absortos cada uno en sus pensamientos
Remus convenciéndose a sí mismo de que la castaña de esos fascinantes ojos verde azulados que tanta impresión causaban en él, no era más que una amiga y que si necesitaba estar con ella era para protegerla
y ese deseo de acariciar su suave piel
de besar sus labios
no, eso no podía ser ¿por qué pensaba esas cosas? se había dejado llevar, sin duda, por la conversación que había tenido con Glo, seguramente los remordimientos que ésta le habían provocado lo estaban obsesionando,solo quiero protegerla, solo quiero protegerla se dijo para sí mismo una y otra vez pero cuanto más lo repetía más ganas tenía de besarla y estar con ella
La chica de ojos grises y rizos castaños se sentía de lo más a gusto abrazada al licántropo, a su mejor amigo
aunque ahora experiméntela esos celos que la confundan tanto creyó que lo que sentía por Remus no era profunda amistad si no intenso amor
y no iba a dejarlo escapar

Ya había pasado una semana desde que tuvieron lugar las pruebas de quidditch lo que significaba que las chicas recibirían los pases para ir con los jugadores Búlgaros y la razón por la que los habían ganado. Por eso se habían levantado muy temprano y habían bajado precipitadamente al gran comedor.

La lechuza llegó cuando el comedor estaba repleto de alumno, parecía que estuviese planeado
las chicas abrieron el sobre con unas amplias sonrisas y entonces sonó una potente voz que se oía en todo el comedor:

-LILIAN EVANS, ALMU GALBRAITH, GLORIA STICKSON Y MARIA BLACK HAN GANADO EL PREMIO A LAS BRUJAS MÁS TORPES EN INCOMPETENTES DE HOWARTS ¡FELICIDADES!

Las chicas se pusieron rojísimas, más incluso que el cabello de Lily. Almu se mordía el labio inferior mientras se tapaba la cara con las manos avergonzada, Glo se quedó inmóvil sin saber que hacer, maría miraba para todos los lados buscando un culpable y Lily los encontró , dirigió la vista hacia los merodeadores y los encontró saltando y felicitándose por la gran broma. Sin pensárselo la pelirroja se levantó dispuesta a pegarles, Almu se dio cuenta de lo pretendía y la siguió con paso firme. Ya solo le separaba unos pasos cuando Gloria y María las agarraron por detrás y les impidieron continuar y aunque la morena y la pelirroja se resistieron al final se rindieron y solo pudieron gritarles en la lejanía:

-BLACK ESTA ME LA PAGARÁS, TE ODIO

-POTTER NO CREAS QUE ESTO VA A QUEDAR ASÍ, MAL NACIDOS COBARDES

Durante todo el día tuvieron que soportar miradas burlonas de todo el mundo, así como cuchicheos, risitas y algún que otro comentario insultante. Pero por suerte para ella siempre quedaba una solución de lo más placentera
VENGANZA

Esa noche decidieron planear su gran venganza, por eso esperaron a que todos se hubieran ido de la sala común para elaborar su plan:

-he estado dándole vueltas y creo que debería ser algo relacionado con lo que dijo Dumbledore al principio de curso - la morena esperó a que sus amigas intervinieran pero al ver que no sabían a lo que se refería continuó- ya sabéis, lo que dijo sobre las mazmorras


-¡ahhh! Es verdad
dijo que el 7º corredor de la planta baja de las mazmorras estaba prohibido.

-¡¡María!! Espera no me interrumpas
lo que quiero decir es que si está prohibido es porque hay algo escondido en él
seguro

-ya te entiendo
como a los chicos les gusta eso de desafiar a Dumbledore y averiguar todo lo que esconde el castillo seguramente querrán conseguir aquello que está en las mazmorras
¡y nosotras podemos hacer que los castiguen por intentarlo!- a Lily le brillaban los ojos maliciosamente, le iba a encantar devolvérsela a Potter, podía imaginárselo y limpiando al estilo muggle


-exacto - Almu sonrió viendo claramente a Sirius frente a ella sufriendo por lo que no pudo reprimir un leve suspiro


-chicas ya se como podemos conseguirlo
Lily necesitáremos tu habilidad para realizar pociones
-Gloria se recogió los rizos en una coleta y se mordió la lengua con actitud misteriosa.

-dime ¿Qué poción vamos a necesitar?- inquirió la pelirroja intentando averiguar las intenciones de la castaña de ojos grises

-Multijugos


-¿Qué tal si continuamos esta conversación en la habitación? estoy agotada


-te olvidas de algo Almu, yo no duermo con vosotras-protestó la castaña cruzando los brazos

-pues a partir de ahora lo harás
¡decidido!

-¿y como piensas hacerlo Glo si puede saberse?

-¡obvio! - Dijeron a la par Lily y Almu - conjurando tu cama con Accio
esperemos que nadie te eche de menos

Subieron a la habitación y sin pronunciar en voz alta el conjuro (cosa que les habían enseñado) para no despertar a sus compañeras hicieron que la cama de María se situara ahora al lado de la de Glo.

Se pasaron gran parte de la noche desarrollando y perfeccionando el plan hasta que quedó absolutamente perfecto
.(N/A preparaos chicos
jajaja)

----------------****-----------------

N/A estamos actualizando bastante rapido...xero x favor dejarnos rewius!!bsitooossss!!Pasados algunos dias todo parecía haber vuelto a la normalidad entre las cuatro chicas y los merodeadores pero es que eso era lo que ellas pretendían,querían que ellos bajasen la guardia y así cogerles por sorpresa.María bromeaba con los chicos como de costumbre intentando que Remus se fijase en ella como algo más que a una amiga,Gloria, convencida de sus sentimientos pro Remus,luchaba llamar la atención de su mejor amigo y las dos restantes continuaban con los ya comunes enfrantamientos con los morenos.

El plan de venganza era arriesgado pues con la poción multijugos Gloria y María se convertirían en profesoras y hablarían acerca de aquello que ocultaban las mazmorras de manera que hicieran que, por la noche, los merodeadores fuesen a los limites del bosque prohibido donde les esperarían Lily y Almu escondidas.Y mientras los chicos estuviesen allí Gloria y María tendrían que convertirse de nuevo en las profesoras y avisar a Flich de que les había parecido ver a alguien en el bosque prohibido...y por fin cuando Flich los pillase en el bosque a esas horas de la noche los castigaría.

La poción multijugos estaba lista gracias a la habilidad de Lily con las pociones , llegó el momento de la venganza.

Gloria se convirtió en la profesora Mcgonagall y María en la prpfesora Sprout aprovechando que ambas es estaban en clase.Enseguida localizaron a los merodeadores codeándose con chicas que los adulaban mientras ellos sonreían coquetamente y las miraban de arriba abajo... Las castañas cogieron aire celosas por ver a Remus coqueteando con otras y avanzaron hacia ellos decididas a hacer "desaparecer" a las chicas con su nueva y eficaz autoridad.

-Niñas iros un momento que hay algo que tenemos que hablar con ciertos muchachitos -la profesora Macgonagall (N/A "glo" osea yo :p)- echó una severa mirada a los chicos quienes se miraron desconcertados.

Las cjicas se apresuraron a irse, no sin antes echar dos o tres miradas de inocencia a los merodeadores quienes nrespondieron con orgullosas sonrisas.

-no es que me quiera meter en nada pero... -Gloria notaba que las palabras no salían...¿que les podemos reclamar? era lo único que pensaba sin poder articular palabra

-lo que quiere decir Minerva es que teniendo en cuenta vuestra trayectoria por el colegio no nos gustaría que alguno de vosotros saliera mal parado por alguna "broma" o desobediencia que causase daños al colegio...porque os arrepentiríais.-la intervención de María fue todo un exito

-y no nos harán falta pruabas...os estaremos vigilando muy de cerca.-Mcgonagall alzó el metón con actitud altiva,gesto que caractarizaba a la profesora
8N/A "glo" si es que yo iba pa actriz!!) dio en el hombro de su amiga con la mano y anbas se alejaron unos matros para continuar el plan.

Los chicos dejaron de prestar atención a las profesoras quienes empezaon a hablar en un tono algo más elevado de el que se suele emplear para un asunto confidencial...

-Profesora tengo que decirle algo acerca de...ya sabe lo de las mazmorras

-shsh...no menciones lo que es...hay alumnos aqui y podrían oirnos-María en su papel de la profesora Sprout miró de reojo a los merodeadores quienes ahora escuchaban con sumo interés aunque como grandes expertos supieron disimular-¿de qué se trata?

-Dumbledore a ordenado que sea transladado a ...-Gloria haciendo gala de su astucia se acercó a la castaña de ojos verdes azulados que se cubrían tras los azules ojos de Mcgonagall

-no sabía que precisara de tal protección...aunque no me sorprende-María tambien sabia defenderse como profesora.Los chicos solo prestaban atención a su conversación sin tener en cuenta a las chicas que habían vuelto para seguir coqueteando.

-el problema es que esta noche no tendrá protección, estará en los límites del bosque...cerca de la cabaña de Hagrid.Ya sabes tal vez al no haber protección nadie sospeche lo que sucede- los merodeadores ya no solo no prestaban atención a las chicas que seguñían adulándolos si no que además les hicieron callar bruscamente y sus ojos adquirieron el brillo característico de cuando se les presentaba un desafío.

-Entiendo...¿qué tal si continuamos esta conversación tomando un té?

-Buena idea.

Las profesoras se alejaron y justo cuando quedaron fuera de vista de los estusiasmados chicos comenzaron a cambiar de aspecto hasta convertirse en dos hermosas castañas,una de pelo liso y otra de lo más rizado que sonreían orgullosas de su gran actuación.Y por fin llegó la noche y los cuatro chicos ya estaban listos para el nuevo reto... ¿qué sorpresa les esperaría?

-¡James venga coge tu capa y vamonos!- Sirius estav impaciente,tanto que en ese momento mataría a su madre( N/A su madre la verdad no vale mucho... pero en fin es una expresión) por salir a la aventura

-yaaa meteros dentro-los 4 se juntaron debajo de la capa y uno de ellos no pudo evitar pisar al moreno de ojos avellana y gafas que gruñó dolorido...

Bajaron apretujados bajo la capa al véstibulo y salieron a los terrenos del colegio donde se desprendieron de la capa invisible para avanzar con más comodidad y entusiasmados se dirigieron hacia el lugar indicado,lo s límites del bosque prohibido.

Mientras tento María y Gloria que se habían vuelto a tomar la pocíon multijugos para trnsformarse de nuevo en las dos profesoras, fueron av¡sar a Flich de que habían vistos a algunos alumnos fuera de sus cuartos...concretamentecerca del bosque prohibido lo que supondría un castigo aún mayor.

Flich recibió la noticia con gran entusiasmo...por fin había alumnos a los que torturar...y antes de que las chicas pudieran terminar de explicarse salió sin perder tiempo en busca de los merodeadores que ya se hayaban muy cerca de su destino.

..................*****..................***....................

- Lily ya están aquí- susurró Almu algo nerviosa

-shhh ¿no querrás que nos descubran no?- le reclamó la pelirrohja mientras escrutaba en la oscuridad para verlos con mayor claridad.

Flich no se hizo esperar, apareció unos egundos más tarde con una sonrisa que ponía los pelos de punta seguido de su querida señora Noris .

-vaya, vaya, vaya... ¿pero qué tenemos aquí?klos chicos se dieron la vuelta temerosos y al encontrar a Flich con una sonrisa odiosa, James se revolvió el pelo, Sirius se lamió los labios y miró en todas direcciones buscando una escapatoria, Remus murmuró algo incomprensible y Matt se cubrió la cara con las manos y resopló alñ ver lo que estaba sucediendo.-Me parece que no deberíais estar aquí...¿no es cierto? veamos que es lo que podemos hacer...

Pero no pudo continuar porque entonces dos chicas salieron gritando austadas de entre los matorrales y al verse descubiertas sonrieron nerviosas y se miraron los mpies mientras flich se reía a carcajadas cada vez más feliz.

-Entremos al castillo que recibireis vuestro castigo.-ordenó Flich alumbrando con el farol que llevaba en su anciana mano los rostros de los asustados chicos.

El camino hacia el castillo no fue muy agradable que digamos, Lily y James no dejaban de mirarse con ese odio que hacia saltar chispas al igual que Sirius y Almu que en sese momento estaban muy entregados a un duelo de miradas cada cual más intensa y Flich les hacia temblar continuamente con comentarios acerca de castigos y torturas que martarían a cualquiera antes de que pudiese pestañear y aunque el camino se les hizo eterno por fin llegaron al castillo.

Gloria y María los vieron entrar y conprendieron que algo no había salido bien asi que decidieron improvisar...como seguían teniendo la apariencia de las dos profesoras fueron al encuentro de Flich y de sus dos amigas para salvarles de un castigo seguro.

-ya veo que teníamos razón, estos chicos ya estaban haciendo de las suyas, ¿no es así?- inquirió la profesora Sprout

-ya lo creo...son unos niños muy malos y eso tiene su castigo...-dijo Flich con ese tono que solía emplear tan escalofriante

-ehh...siento decirle que me tengoi que llevar a las señoritas Galbraith y Evans a mi despacho- dijo al final la castaña de ojos girses que se encontraba bajo la apariencia de la profesora
Mcgonagall

Pero cuando Flich parecía que iba a acceder, la poción multijugos empezó a perder efecto y en ocasiones se podía entrever a las dos castañas que no parecían darse cuenta de lo que ocurria hasta que llegaron apresuradamente las verdaeras profesoras llamándolas a gritos.

-¡Stickson!¡Black!¿¡Se puede saber que es esto!?- las 4 chicas se quedaron sin habla pero James y Sirius ya habían averiguado lo que estaba pasando y no perdieron su oportunidad.

-¡¡profesora!!... ellas nos hicieron ir al bosque pora la nohe sirviendose de la poción multijugos para transformarse en usted y en la profesora Sprout- acusó James en cuyos ojos volvía a aparcer ese brillo de orgullo y satisfacción

-si quieren podemos traer testigos...unas chicas nos acompañaban cuando nos obligaron a ir al bosque... -dijo Sirius mirando a Almu y levantando ligeramente las cejas algo que hizo que a la morena le hirviera la sangre por dentro.

-quiero ver a Dumbledore creo que le interesaría conocer la verdad, nuestra verdad-Almu miró entonces al moreno de ojos mar de la misma forma que él la ahabia mirado antes a lo que él respondió entornando los ojos y apretando los puños deseando que se le ocurriese algo para salir de esa situación, pero por desgracia no se le ocurrió

-si es eso lo que quieres...-accedió Minerva

-nosotras la acompañamos- intervino Lily con decisión -y creo que Potter y sus amigos también tendrían que hacerlo...

Y así fue como los 8 chicos abandonaron a Flich y se dirigieron al despacho del director precedidos de las profesoras Minerva y Sprout.

.............*******.........*****............................

-Adelante-dijo con serenidad el director.

-Albus estos alumnos quieren explicarle algo.-dijo Mcgonagall señalando con la mirada a los chicos.

-esta bien...Minerva,profesora -dijo dirigiendose a las dos-pueden irse, gracias.

Comenzaron los chicos confesando todo lo que hicieron aunque ,claro , omitiendo detalles y comentarios y después continuaron las chicas en que consistia su venganza. Dumbledore les escuchó con atención pero no parecía darle demasiada importancia y cuando concluyeron anunció su sentencia:

-creo que ya sabésis que os mereceis un castigo...-dijo sonriendo- aunque no me parece tan grave lo sucedido, os castigaré y además he decidido castigaros con quien más os conviene y quizás con quien menos queráis estar...-el fénix dorado que siempre se hayaba en el despacho de Albus batió las alas divertido- veamos...Evans y Potter, si... los aludidos se miraron instintivamente y cuando sus miradas se cruzaron ambos giraron la cabeza con brusquedad -Galbreith y Black-Sirius miró de reojo a Almu y aunque se suponía que no debía de alegrarse una parte de si msimo brincaba de alegría, Almu por su parte cruzó los brazos descontenta- bueno sé que los restantes no os lleváis mal pero no voy a poner a los hermanos juntos, así que...Black y Lupin-María sonrió pero no se atrevió a mirar a Remus porque sabía que se había sonrojado,el merodeador sí la miró y sonió para sus adentros-y por último Stickson y Black-a Gloria no le importaba estar con Matt, se llevaba con él de maravilla pero le reventaba que María estuviese con Remus.Matt estaba muy contendo con su pareja, Gloria le resultaba muy agradable y le parecia muy guapa, estaba seguro de que con ella el castigo no sería tan pesado.

-y ¿en qué va a consistir el castigo?-preguntó Matt

-todos los viernes al terminar las clases durante tres semanas James y Lily deberan limpiar el cuarto de las lechuzas-los dos abrieron las boca dispuestos a quejarse pero Dumbledore al ver sus intenciones les prohibió hacerlo-¡ahh! no os quejéis no os servirá de nada...-Lily resopló y se dejó caer en la silla, James miró a Lily e emitó sus movimientos- Almu y Sirius tendran que limpiar las mazmorras -Almu apretó los labios y movió las piernas conteniendose y Sirius abrió la boca disgustado- veamos....Remus y María vais a ordenar todos los libros de la biblioteca- a María no le importó demasiado al fin y al cabo estaría con el castaño que tanto le gustaba, esa er una buena portunidad para estar a solas con él y se prometió a si misma que la aprovecharía- Gloria y Matt limpiaréis todos los baños -los dos chicos se miraron mientras tragaban saliva pensando en lo que les esperaba - Y ahora podéis iros a dormir.
Ninguno de los chicos quería que llegase aquel primer viernes de castigo y, quizás, por eso no podían explicarse que hubiera llegado tan rápido...se les había pasado en nada de tiempo.



María llegó puntual a su castigo, por eso cuando Remus llegó vio a la castaña, que ya había comenzado a colocar los libros, con cara de fastidio, y no pudo evitar pensar que le encantaba esa chica y que los mechones castaños que le caían por los lados de la cara, cubriéndosela, le quedaban muy bien. Sin decir una palabra el merodeador de ojos color miel se puso a ordenar la estantería que estaba en frente de la que ordenaba Maria.



El licántropo sabía que tenia que pedir perdón a las chicas, en especial a Maria, no sabía por que pero algo le impulsaba a disculparse ante ella, pero no le salía las palabras y lo único que se le ocurrió fue ofrecerle torpemente su ayuda.



- ¿Te ayudo? - dijo sin estar muy seguro, y cuando vio que la castaña le respondía con una mirada asesina se mordió el labio y se golpeo con las manos la frente sintiéndose como un idiota (N/A hay que mono que es mi lobito!!! María)



- Me hubieras ayudado no haciendo esa estupida broma...

La chica dejo de prestar atención al castaño y fingió no escucharle mientras el se disculpaba...(N/A que mala q soy, jeje)

- Peque... llevas razón, si estamos aquí es por mi culpa, perdóname, lo siento... - hizo una breve pausa pero María no se digno a mirarle, aunque sentía unas fortísimas ganas de abrazarle pero se resistió y continuo colocando los libros en la estantería como si no lo estuviese escuchando, pero el merodeador no se dio por vencido, tenía que seguir intentándolo le sabía muy mal no estar bien con María.- No soporto que no me mires- dijo el ahora irritado- que me ignores... joder María! Quiero estar bien contigo... dime lo que tengo que hacer para que me perdones porque sea lo que sea lo haré.


La castaña que ahora le escuchaba con interés, pero aún sin mirarle, con un libro en la mano que ni siquiera sabía que sujetaba no aguanto mas y se lanzo a los brazos del merodeador en un fuerte abrazo y le dijo mientras le besaba en la mejilla.



- Con lo que has dicho me sobra! Yo si que lo siento, no por la broma porque os lo merecíais, pero si por haberme puesto borde e ignorarte, es que... no se... supongo que en cierto sentido quería que me pidieses perdón...- dijo ella sonrojada.
..............................0000.................................


Mientras,Gloria y Matt ya llevaban un rato limpiando un baño de chicos que les daba muchos problemas. La castaña no se imaginaba que unos chicos pudiesen ensuciar tanto un baño
en fin, eso no importaba, ahora estaba decidiendo que decirle a Matt,le guardaba algo de rencor por hacerle aquella broma pero sabia que si estaban alli castigados era más bien por su culpa.

-mira
- comenzó sin mirarle algo insegura- antes estaría enfada contigo pero
ya tuve mi venganza
no salió del todo bien pero era una venganza al fin y al
cabo
además sé que si me enfado lo solucionaríamos en seguida porque tu y yo nos llavamos bien
y
-Gloria no sabía como seguir
como explicarle que estaba convencida de que a su lado el castigo no sería no mucho menos un suplicio sino una bendición
y es que el rubio le caía muy bien.

-Tranquila sé lo que me qieres decir
siento lo de las bromas,perdona Glo-dijo sonriendo nervioso..la había llamado por su nombre y es que Gloria le inspiraba confianza
él confiaba en ella plenamente y al decir su nombre se lo estaba dando a entender
y es que esos grises le atraían tanto
hace algunas semanas solo podía pensar en Estela pero con cada día que pasaba con esa chica de rizos sentía que el lugar de Estela iba siendo ocupado por la castaña que ahora estaba en frente de él con las mejillas sonrojadas.

-Me gusta como suena mi nombre dicho por ti-se le escapó a Gloria que cuando logró reaccionar añadió sonriendo y procurando sonar convincente-los chicos lo decis diferente


-¿¿si??- dijo divertido mientras trataba de quitar con una espátula restos de algo pegajoso de un lavabo.

-si, nose
es una tontería pero me suena diferente

-y ¿no será que yo te soy diferente?-el merodeador rubio de ojos verdes necesitaba saber si ella sentía lo mismo pero decidió disimular su interés con una inocente broma.

-¡no te creas importante!-le reprochó la castaña mientras le lanzaba una esponja que no dio en su objetivo.

-eyy ¡me quieres matar!...te vas enterar-dijo agarrando un cubo dispuesto a tirarale el agua que este contenía.

-Ni se te ocurra
-le advirtió la muchacha extendiendo la mano para alcanzar una espátula y amenazarle con ella


Y así dio comienzo una larga guerra de agua que arrancó las risas de ambos chicos que bromeaban entre el jabón y el agua




























..


Pero no todo eran reconciliaciones
en el cuarto de las lechuzas cierta pelirroja peleaba (para variar) y se quejaba de su compañero de castigos que le respondía con nuevos insultos y miradas
.


-¡Esto es un asco!-se quejaba Lily mirando con desesperación las miles de lechuzas que revoloteaban a su alrededor-Y encima tengo que hacerme cargo de un palomo que se llama Potter-añadió con desdén mirando de reojo al aludido.

-¡Evans cáyate! ¿vale? Tu eres la única que incordia aquí
no me arrepentiré jamás de las broma que os hicimos-le respondió el moreno lanzándole un trapo


-Mira me da lo mismo
no pienso perder el tiempo contigo,así que tu ve pro tu lado sin dirigirme la palabra que yo haré lo mismo.-Lily dejó al instante de prestar atención a James y se puso a meter a las lechuzas en unas jaulas que ella misma conjuraba para así poder limpiar com más facilidad, pero no le resultaba tarea sencilla y más de una vez estuvo tentada en pedirle ayuda al merodeador.

El moreno de ojos avellana quería hablar con ella aunque solo fuese para pelear pero no soprotaba tenerla ahí y serle indiferente
.Sin embargo solo se pudo conformar con mirarla y pensar en lo guapa que estaba con dos trenzas,pues le danban un aspecto picarón que le encantaba y mientras lo pensaba sonrió embobado sin dejar de mirar a la chica de ojos evrdes
y , a cambio, recibió una sonrisa de compasión pro parte de la pelirroja.Y esa sonrisa que jamás había visto dibujada para él hizo que el merodeador se sonrojara derritiéndose por ella. Lily le hacía sentir cosas que nunca antes había sentido por otra chica
y aunque ella le odiase él conseguiría que estuviese con él porque sabía que no podría aguntar más sin esa muchacha ya que James quedó cautivado por Lily desde el primer momento en que la vio
en un ya lejano primer curso.

-¿Te ayudo Li
Evans?-preguntó James temiendo su respuesta y evitando pronunciar su nombre mientras se revolvía el pelo nervioso.

-Sí por favor¿podrías cerrar la boca?- le respondió la pelirroja dedicándole una burlona sonrisita.

En realidad Lily no sabía por qué era tan dura con James ¡claro que quería su ayuda!pero era orgullosa
muy orgullosa
siempre había odiado al merodeador por eso no sabía como comportase con él ahora que el muchacho le ofrecía su ayuda.La pelirroja desvió la mirada al muchacho y se encontró con sus ojos avellana clavados en ella.¡él la estaba mirando!el chico continuó mirándola fascinado pero ella no pudo mantener por más tiempo sus ojos en los suyos porque sentía que empezaba a sonrojarse y algo bailaba en su estómago.

-Te quedan muy bien las trenzas-le dijo timidamente James(N/A james timido?cosa rara
) sin mirarla a los ojos.

Lily le sonrió volviéndose a sonrojar pero luego reflexionó y pensó que a lo mejor solo quería reirse de ella
y NADIE se ría de Lilian Evans.

-Sí claro
lo que pasa es que como llavas demasiado tiempo sin tua admiradoras-dijo ella irritada-necesitas a alguien con quien coquetear.

James se quedó bastante contrariado ante la respuesta de la pelirroja,entendía que pensase eso..¡pero es que no era cierto!

-No
Lily yo solo quería
-el chico calló sin saber como continuar,ni él mismo sabía lo que quería decirle.

Lily esperaba desafiante a que James siguiera pero como él no lo hizo le dio la espalda y siguió ordenando.A James le molestaba esa actitud y se dio cuenta que no podía perder otro año más sin decirle lo que sentía por ella.Pero el problema es que la pelirroja lo odiaba
¿por qué tenía que ser tan complicada?


































..


-¡BLACK! Como se te ocurra pasar a ese corredor, te juro que te mato.

-tranquila, yo solo quería saber que es lo que esconde Dumby ahí- dijo con cara de niño bueno que a Almu le resultó adorable pero meneó la cabeza y se corrigió a sí misma

-una pista:si no se puede es por algo ¡ESTÁ PROHIBIDO!- y como vió que Sirius no estaba muy dispuesto a hacerle caso
le agarró del brazo y tiró de él para alejarlo del 7º corredor

-Galbraith
Galbraith
Galbraith, ¿ tienes que poner excusas para agarrarme? Sé que lo estabas deseando- dijo mientras la miraba mordiendose el labio con actitud picarona.

-¡estupido Black! No pensaba que fueses tan imbécil, en el fondo
hasta te hago un favor


-Tienes razón
me gusta que me agarres- dijo Sirius guiñándole un ojo. Almu apretó los labios, soltó bruscamente el brazo de Sirius y le fulminó con una mirada que cortaba la respiración pero que en el merodeador solo provocó una risa burlona,a él le gustaba cuando se enfadaba
le gustaba
Y cuando la vio girarse y alejarse con paso firme y los puños apretados,volvió a sonreir y la siguió perdiendo el interés en el corredor.

El primer día de castigos continuó sin demasiadas novedades.Los dos chicos limpiaron en silencio procurando no mirar al otro,cosa que les fue imposible y en ocasiones sus ojos acababan por encontrarse haciendo que ambos se sonrojaran y volvieran bruscamente la cabeza intentando disimular
pero los dos sabían lo que pasaba
sabían que se sonrojaban cuando sus miradas coincidían cargadas de ¿interés?, ¿deseo?, ¿amor?, ¿odio?....¿o simplemente confusión?

































.

Ya era tarde pero Almu y Lily seguían en la sala común hablando de su primer día de castigo, bueno mejor dicho de sus parejas de castigos
.

-Almu es que
nose,no parecía el Potter arrogante que todos conocemos.

-Ya me lo has contado
¿sabes lo que pienso?que a ese le gustas
o por lo menos busca en ti algo más que una amistad
pero resulta muy extraño que de pronto empiece a estar de buenas contigo
-dijo Almu pensativa.

-Pues por eso mismo
.lo que yo creo es que el pretende
¡no sé lo que pretende!

-uiuiuiui
lo que yo sí sé es uqe lo tuyo no es pura curiosidad
¡a ti te gusta! No me pongas esa cara,sabes que lo que digo es cierto,¡no me lo niegues!¡Potter ronda por tu cabecita loca desde primer curso!-Lily puso cara de circunstancia pero no contradijo a su amiga porque tenía razón
¡por mucho que no le gustase!- Solo te advierto una cosa Lilian Evans no quiero que sufras y si Potter te lo hace pasar mal va descubrir quien soy yo cuando juegan con mi mejor amiga.Hazme un favro
antes de lanzarte a sus brazos asegúrate de que no juega contigo


-Sí
lo haré,muchas gracias Almu da gusto hablar contigo.

-lo sé-dijo Almu haciéndose la importante.

-jaja
bueno¿y a ti cómo te ha ido?

-Ni me preguntes...Sirius es insoportable.

-Espera
¿acabas de decir lo que yo creo que acabas de decir?

-Yo solo he dicho que Sirius es insoportable.

-¡¿Has visto!? Ahí está otra vez.Has dicho su nombre.- sonrió Lily, sabiendo que ahora podría devolvérsela a su amiga.Almu se quedó pensativa
es cierto había dicho su nombre pero, ¿por qué? Seguramente había pasado demasiado tiempo con él..por lo del castigo y eso, pero¿y si se estaba enamorando? ¡NO! Imposible ella lo odiaba
¿lo odiaba? Siempre se estaban peleando a ella le gustaba verlo enfadado,le hacía gracia
¿qué estaba pensando? LO ODIO, LO ODIO
se repitió tratando de quiarse esos estúpidos pensamientos de su cabeza.

Las semanas fueron pasando y con ellas los días de castigo.Ya solo quedaba un día, y en el tiempo que habían estado castigados Dumbledore consiguió lo que quería , los castigos habían unido a los chicos y a las chicas
o por lo menos habían conseguido que se evitasen las peleas entre ellos
bueno a excepción de Lily y James
la pelirroja estaba harta del merodeador,aunque en realidad no era eso lo que le molestaba
¡lo que de verdad le reventaba era el moreno la tratase como una más de su larga lista de conquistas! Y el ultimo día de castigo
mientras limpiaban


-Lily,eres la chica más lista y guapa que he conocido nunca
¡eres perfecta Lily!...y esos ojos verdes
¡me matan!¡sal conmigo! lo necesito mi pequeña pelirroja.-dijo James suplicante.

-¡Potter basta!¡No soy tu pequeña pelirroja!-gritó Lily enfurecida.

-Bueno
¡pero lo serás! Porque
tu me fascinas Lily
me fascinas.

La pelirroja presionó los labios exaperada..en el fondo se moría por James, pero parecía que el chico no sentía precisamente lo mismo..¡se lo tomaba como un juego! Y ella no era de esas que se dejaban enredar para luego ser utilizada y llorar amargamente
¡eso no!

-¡oh, déjame en paz Potter!-Lily fue a darle la espalda pero el moreno le agarró del hombro y le hizo mirarle a los ojos,ella sintiéndose azorada desvió la mirada y retrocedió lentamente bajo la atenta mirada del merodeador
James avanzó también hacia ella hasta que Lily chocó con la pared y ya no pudo continuar
el moreno sonrió con dulzura y le acarició la mejilla.La pelirroja sabía perfectamente lo que éste pretendía
y sin embargo no fue capaz de evitarlo,no podía resistirse a los encantos del chico


-James
por favor-suplicó Lily en un susurro,él la hizo cayar poniendo suavemente su dedo sobre sus labios
y después fue acercando su boca a la de ella lenta y suavemente.Hasta que por fin ambos se entregaron a un beso cargado de dulzura,calor
amor
sobre todo eso amor.La pelirroja (N/Ano sin mucho esfuerzo
comprenderlo la chica estaba disfrutando para que engañarnos.) se dio cuenta de su error pero ya era tarde
¡había dejado que James le besase!incluso había jugado con el pelo del chico de una forma apasionada mientras este lo hacía y ya falta de aire y con las mejillas sonrojadas por el beso giró la cabeza mientras apartaba a James que no parecía entender nada
él quería continuar con aquel hermoso primer beso entre ambos que hacía saltar chispas
pero por alguna razón ,esa chica que conseguía volverle loco con sus labios,su cuerpo
¡toda ella le volvía completamente loco!
, no parecía sentir lo mismo que él.

Lily abrió la boca dispuesta a protestar por lo sucedido pero solo pudo negar con la cabeza y salir corriendo de el cuarto de las lechuzas mientras el merodeador la veía marcharse entristecido y confuso ahora solo en compañía de lechuzas
a las cuales no le importaban nada






































Sirius y Almu habían dejado a un lado sus diferencias aunque ellos, claro está, decían que tan solo era una tregua temporal,solo evitarían las peleas durante los días de castigos.

Al merodeador le gustaba mucho la morena, y había intentado coquetear con ella en más de una ocasión pero no parecía tener ningún resultado
y necesitaba tanto besarla
pero era má que un deseo pasional, él la quería
mucho más de había querido a otras chicas,ella era especial para él, le gustaba perderse en sus ojos azules, y acariciar su suave piel
le gustaba ella
no solo por su cuerpo
sino por todo
.todo en ella era perfecto para él. Pero Sirius no quería reconocer que se había enamorado de Almu
y fingía que lo único que sentía por ella era pura pasión
un deseo que terminaría en cuanto la consiguiese y después de eso podría volver a ser el chico al que no le importaba ninguna chica
y que con no pasaba más de tres días estando con alguna.

-Buff...por fin se acaban nuestros días de castigos,¿no?-dijo Almu sonriendo pero con un deje de tristeza en la voz que a Sirius no le pasó desavertido.

-Una pena
ya no podré estar tanto tiempo contigo.-dijo giñándole un ojo y con una seductora sonrisa dibujada en la cara.

-Seguro que lo estabas deseando.

-Te equivocas Galbraith
yo
-se mordió la lengua ,¿qué iba a decir? ¿Qué la quería? Pero si no era cierto
él la odiaba,lo único que pasaba es que deseaba estar con ella
pero no la quería
¿verdad?¡Oh por qué era tan complicado!


Y después de mucho limpiar entre pensamientos que implicaban miradas furtivas al otro,llegó el final del castigo
del último día de castigo.


-Bueno
estoy agotada
me voy a reunirme con las chicas.-dijo Almu a modo de despedida mientras se apoyaba cansada en la pared
y al apoyarse un ladrillo se movió y bajo los pies de la chica se abrió una trampilla y con un chillido la morena calló por el agujero
por suerte lo que había en el interior de éste era una sustancia geletinosa y,gracias a eso, no sufrió ningún daño.


Sirius sonrió sabiendo lo que contenia aquella trampilla, no en vano se conocía todos los pasadizos secretos que escondía el castillo, y encontró en aquel terrible accidente una oportunidad para probar el sabor de los labios de Almu. Así que con decisión siguió a la morena al interior de la abertura cayendo por casualidad (N/A pro casualidad? Venga ya!!jaja) encima de ésta que se quejó dolorida.Entocas se miraron a los ojos
sus rostros estaban muy cerca y Sirius no se resistió más y acercó más aún su boca a la de Almu. La morena iba a dejarse llevar por lo que el merodeador le hacía sentir, a dejarse besar y disfrutar con el beso
un escalofrío recorrió su cuerpo al sentir el aliento del chico tan cerca
Sus labios se rozaron y la pasión se ida a desatarse entre ambos
. Pero Almu supo reaccionar a riempo
¿Qué estaba apunto de hacer?¡¡¿besar a BLACK?!! Y en el último momento tapo con su mano la boca del merodeador rechazándolo


-Era eso lo único que buscas en mi
¿cierto?-susurró la chica con la esperanza de que el moreno lo negase.

-Yo
pero
-no lo diría
.¡no! ella no le gustaba.

-Quitáte de encima Black-dijo decepcionada mientras le empujaba con brusquedad luchando para impedir que se le escapase una lágrima.

-Almu
-dijo Sirius agarrándola de la muñeca
espera..¿la había llamado Almu? Ella no era Almu era GALBRAITH
¿por qué la había llamado por su nombre?

-Ya sé
lo de llamarme por mi nombre forma parte de tu tácticas de conquista¿o qué?....¿qué es lo que pretendes Black? ¿jugar conmigo? Dime que soy
¿una apuesta?...mejor no me contestes seguramente lo negarás pero no te creo.

-Si tanto te afecta es porque te importa.

-¡JA! ¡y un cuerno!...no me importa lo que tu hagas o dejes de hacer..eso me trae sin cuidado..pero lo que sí me molesta es que intenten jugar conmigo
¡y más si es un estúpido y presuntuoso como tu! Yo no me voy a dejar enredar como las demás por ti...nunca

-Pero es que tu no eres como las demás
eso es lo que ocurre, tu eres especial para mi.

-No intentes confundirme
y di como vamos a salir de aquí de una vez.- dijo Almu titubeando sin saber bien que pensar


Por su parte Sirius seguía afectado por el rechazo de la morena, era la primera chica que le rechazaba
pero no era solo eso ,era ella,la única chica que le importaba que le rechazase
y eso aún le preocupaba más
¡no tenía por qué importarle!

La chica seguía esperando que el moreno contestase
aunque sus pensamientos no tenían nada que ver con salir de allí
sino más bien con Sirius
con el chico que ahora le cogia la muñeca con suavidad para indicarle el camino.

-Este pasadizo lleva al 5º piso
conozco muy bien todas las entradas secretas de este castillo
-dijo comnocionado.

-Esta bien...pero no tienes por qué agarrarme
ya aprendí a andar hace tiempo
.puedo seguirte no soy tonta.

Sirius le soltó la muñeca y la miró con sus azules ojos llenos de preocupacióny confusión y descubrió en los de Almu un brillo triste y rebelde a la vez que le hizo suspirar.Caminaron en silencio con cierta dificultad hasta llegar al segundo piso,donde,sin decir una palabra,Almu se fue corriendo a buscar a Lily para desaogarse con ella contándole lo sucedido.

........................................................................Gloria estaba muy confusa, no sabía que pensar. Por un lado estaba Remus, su mejor amigo, por el que creía sentir mas que amista, pues no había otra explicación para esos celos que sentía cuando Maria estaba cerca de él. Por otro lado estaba Matt, durante el castigo había empezado a sentir cosas por el rubio de ojos verdes, y ya no sabia que hacer... bueno... si besaba a Remus podría averiguar de una vez si le gustaba y si no, no pasaba nada a él se lo podría explicar... sí! Eso haría, seguro! Gloria se dirigió a la biblioteca, donde estaba Remus acabando su último castigo.
************

Remus estaba acabando de recoger unos libros, le había dicho a Maria que él acababa. Maria... ese pequeña que le había robado el corazón... no! No podía pensar eso, ella era más pequeña y... bueno en realidad eso no importaba, el merodeador de ojos color miel sabía que eso solo era una excusa, era por su condición, no debía estar con nadie seria demasiado doloroso para los dos y aparte ¿Quién iba a querer estar con un licántropo? El licántropo miró hacia delante y vio a Gloria que se dirigía hacia él, últimamente estaba demasiado extraña con él... no era la misma y eso le extrañaba tendría que hablar con ella.

- Hola!- saludo ella nerviosa- Oye... tengo que hablar contigo.

- ¿ es por lo que estas tan rara?- preguntó él, curioso.

- Veras... yo... tengo que averiguar algo- y sin mas palabras se lanzó hacia él y le besó.

Justo en ese momento se oyó un ruido muy fuerte a su derecha. Los dos chicos giraron las cabezas justo a tiempo para ver como María recogía un libro que se le había caído al suelo y salía corriendo.

- Peke... Glo luego hablamos!- dijo el merodeador de ojos dorados mientras salía corriendo detrás de María.

María corría hacia la sala común, no quería ver a Remus, como podía haberse hecho ilusiones. Él nunca la querría, ella era solamente una enana... no sabía como podía haber pensado que tenía alguna posibilidad, no podía ser. Sintió que alguien le agarraba de la muñeca y cuando se dio la vuelta se encontró con unos ojos dorados que le encantaban pero que en ese momento no quería ver.


- Peke... - comenzó él inseguro, pero María le corto.

- Para ti soy Black, Lupin- dijo ella fría. Le costaba mucho hablarle así, pero no pensaba mostrase débil. Esas palabras, y que le llamase por su apellido dejaron a Remus paralizado de la impresión, el tiempo suficiente para que María siguiese corriendo hacia la sala común.

María entró corriendo dispuesta a irse a su cuarto a llorar, pero vio a Almu sentada en el sillón mirando al fuego, metida en sus pensamientos y nada mas verla se lanzó hacia ella llorando.

- Peke. ¿Qué te pasa?- preguntó Almu cogida por la sorpresa viéndola llorar- Venga... ya paso... cuéntamelo.

María negó con la cabeza y siguió llorando mientras Almu la calmaba. En ese momento entraron James y Sirius hablando distraídamente, y María nada mas ver a su primo se fue corriendo hacía él , quien la abrazo desconcertado y miró a Almu preguntando que le pasaba.

- No lo se- dijo Almu apartando la vista, pues Sirius había clavado sus ojos en los suyos- os dejo solos- terminó, esquivándole. A Sirius le apetecía ir ha hablar con ella pero en ese momento tenía que ayudar a su prima. La abrazo y se sentó con ella en el sofá.

- Peke venga... dime que te pasa- le pidió mientras le quitaba unas lagrimas de la cara. (NdA- No penséis mal! Que es mi primo)

- Es que...

- Es por un chico?- la castaña asintió- ¿ Es por Remus?- la castaña volvió a asentir echándose a llorar.

- Pe.. Pero como lo sabias?- dijo ella sollozando.

- Es muy fácil. Soy tu primo y te conozco... y también conozco a Lunático. A ver... cuéntame. -(NdA- Que buen primito tengo... Es un cielo!!!) María le contó todo lo que había pasado, cuando acabo Sirius la abrazó mas fuerte.

- Venga, tranquila... es un idiota si no sabe ver lo que vales- la consoló.

- Gracias Sirius- dijo mientras le daba un beso en la mejilla.

- Venga no es nada, tranquila- dijo mientras le acariciaba el pelo. Al cabo de un rato, entre el llanto el disgusto y todo, María se quedo dormida.

Sirius tenía que hablar con Remus... mira que podía ser patán, y también que conquistar a Almu, era la única chica que se le resistía... siempre acababa pensando lo mismo! No... ahora su prioridad sería su prima... por muchas ganas que tuviese de conquistar a Almu... no! Lo primero es lo primero! Se dijo mirando a María, que dormía a su lado.
******************

Remus estaba delante de la Dama Gorda, Matt estaba entrando delante de él. Se paró un momento a pensar en lo que le había dicho Gloria, porque después de alcanzar a María había ido ha hablar con Glo y ella le explico el porque del beso, y que ya no le gustaba, que no quería que se enfadase con ella y le recomendó que intentase ganarse a María desde el principio. Mientras entraba oyó a Matt, que ya estaba dentro, hablar con alguien.

- ¿ qué hace ahí dormida?- preguntó Matt sorprendido, y fue la voz de Sirius la q ue contesto.
- Es que estaba llorando, yo la he consolado y se ha quedado dormida- Remus sonrió pensando que se trataba de alguna de las conquistas de Sirius pero cuando oyó que Matt dijo: - Qué raro! Si mi hermana nunca llora- al oír esas palabras Remus creyó que se le caía el mundo encima, y entró muy pálido en la sala común. Sirius le miró con una expresión extraña, entre curiosa y enfadada, mientras se acercaba. Se arrodillo delante de ellos mirando a María embobado...

- Peke...- susurro mientras le acariciaba la mejilla.

- No la toques- dijo Sirius, furioso, sin levantar la voz mientras le empujaba hacia atrás- luego hablamos.

Remus se subió a su cuarto, seguido de Matt que no comprendía muy bien que estaba pasando allí. Remus se sentía demasiado mal como para replicarle.

> se dijo Sirius mientras la cogía en brazos y subía por las escaleras. ( NdA- Esta fuerte.... eh? Jeje a Almu se le esta cayendo la baba!) Cuando abrió la puerta Almu estaba de espaldas a él, y como no le vio le confundió con María.

- Peke! Me vas a decir...?- se paró al ver que era Sirius- ¿ qué haces aquí, Black?- Sirius miró a Almu como si fuese evidente, y fue entonces cuando se fijo en que María estaba dormida en los brazos de Sirius.(NdA- Soy ignorada!!! Buaaa... snif snif.... bueno ya se
que me salí no me hagais muxo caso...es que desvario... ya vuelvo! Pero no me maten!!)

- ¿ Qué le has hecho?- preguntó la morena asustada.

- Nada... se ha quedado dormida, además yo sería incapaz de hacerle nada.

- A ti te creo capaz de todo, Black- contestó procurando sonar lo más fría y cortante posible.

- En realidad no crees eso, Almu.

- Llamame Galbraith, Black

- Nunca, y me da igual lo que me digas.- ella no se vio capaz de contestarle a lo que el moreno sonrió triunfante- Esto... ¿ me podrías decir cual es su cama?

- Si, es la última- contesto la ojiazul, mientras se dirigía hacia allí y le habría la cama para que él la metiese dentro. Sirius fue a tapar a su prima sin darse cuenta de que Almu también iba ha hacerlo, y puso la mano encima de la de ella, sus ojos se cruzaron y Almu aparto rápidamente la mano y la vista azorada, ahora estaba demasiado confusa. De repente Almu calló en una cosa.

- ¿ cómo has subido?- dijo curiosa- supuestamente los chicos no podéis subir.

- Ya... pero has olvidado un factor importante- dijo sonriendo- soy un merodeador, y un simple hechizo me permite subir.
- Ah!

- Bueno Almu, buenas noches... a las dos- añadió mientras se agachaba y le daba un beso en la frente a su prima. Almu deseo poder estar en el lugar de la pequeña.

Sirius salió por la puerta y la morena se quedo mirando el lugar por el que se marchó, cuando de repente volvió a aparecer.

- Por cierto- dijo- lo siento Almu... te voy a demostrar que estas equivocada y... que tengas dulces sueños.

********************
Fueron pasando los dias
María seguía sin dirigirle la palabra a Remus y a Gloria desde lo ocurrido entre ambos, Almu y Sirius solo se atrevían a mirarse llenos de sentimientos confusos sin dirigirse una sola palabra, James continuaba con los constantes acosos a Lily, recibiendo en más de una ocasión los gritos de la pelirroja por respuesta y Matt que parecía seguir igual que antes con todos en el fonde estaba resentido porque Glo besó a Remus
y por eso no pudo evitar mostrarse algo más frio con ella. Quizás por todo eso cuando los merodeadores vieron a Snape practicando hechizos con una lombriz (N/A pobre amargado) decidieron descargar sus frustraciones con él
así que recorrieron los terrenos hasta situarse en frente del moreno

-dime Quejicus
¿ya estás inventando locos hechizos?- se burló Sirius

-se ve que tengo mucha más intelignecia que vosotros- respondió escupiendo en el suelo

-si fueses inteligente ya te habrias largado porque te advierto que saldrás de aquí llorando- dijo en esta ocasión James apuntándole con la varita

-¿qué pasa todavía seguis resentidos por lo del castigo?- sonrió con una actitud burlona que sacaba de quicio a los merodeadores.-Ya me acuerdo como fue
todo era un plan de la sangre sucia de Lily y sus amigas, ¿cierto? pero a ellas también las pillaron, ¡oh! Pobrecitas..jaja- rió con sarcasmo- lo cierto es que esa parte me gustó
al fin y al cabo Ficht las pilló por mi culpa
yo las asusté cuando estaban escondidas
me alegro mucho de ello esa sangra sucia no merece ni vivir- sonrió con orgullo y clavó sus fríos ojos en los de los merodeadores que ardían de rabia,

-¡¡¡No digas eso de Lily!!! Eres repugnante
- James estaba cegado por el odio...quería matar a esa serpiente
hacerle tragar sus propias palabras... trató de contenerse para no cometer una locura que provocase su expulsión
o peor aún su ingreso en Azkaban( N/a puff mejor ser amigo de este chico.. q mono!). Matt sacó su varita y agarrándolo del cuello lo empotró contra el árbol pero no pretendía hacerle nada, solo era una advertencia y lo soltó en cuantp el chico comenzó a temblar atemorizado.

-¿qué ocurre Potter?...¿te gusta esa sangre sucia?- volvió Snape a la carga (N/a este chico es tonto no
lo siguiente!!) mientras e sacudía la túnica.

James ya no aguantó más
.y apuntándole con la varita hizo que el Slytherin quedase colgado por un tobillo en el aire bocabajo gritando de rabia y temor.

En ese momento las chicas salían del castillo y al ver lo que estaba sucediendo se apresuraron hacia allí (N/A se meten en todo
eh? puff).
-¿Pero qué haces Potter? ¡Suéltalo!- le ordenó la pelirroja indignada- Tienes que aprovecharte de los más débiles... ¿no es así? No te aguanto- dijo más triste que enfadada ayudando a Snape a incorporarse.

-Pero Lily
si él...yo solo


-No lo pongas peor James-le dijo María apenada... ¿es que nunca cambiarían?

Tras esto las chicas se alejaron a paso ligero aún con el amargo sabor de aquel encuentro
Almu cada vez estaba más convencida de que esa tarde de castigo Sirius solo quería
¿usarla? Y Lily de que ella solo era un juega para James...Por otro lado Gloria y María no entendían lo que acababa de ocurrir
ellos no eran así
o por lo menos Remus no era así


Cuando las chicas se fueron James le propinó a Snape fuertes golpes en el estómago
por su maldita culpa Lily había quedado defraudada, se iba a enterar esa asquerosa serpiente. Sirius seguía con la mirada los pasos de las chicas..los pasos de Almu, de esa chica que le hacía dudar de su condición de don Juan
que le hacía estremecer con solo una sonrisa
Matt volvió a pensar una vez más en el beso entre Glo y Remus
le encantaría haber estado en el lugar del licántropo
¿por qué se enamoró de ella?, Remus por el contrario deseó que Gloria jamás lo hubiese besado y que pudiese decirle a Maria lo que sentía sin tener que cargar con remordimientos a su espalda
pero al parecer el amor no estaba de su lado(N/a pobrecitoooos!!! Aiii!!=(
)
Esa noche los merodeadores precisaban de riesgos y aventuras pues dormir se les hacía imposible con tantos problemas en la cabeza, querían escapar de alguna forma de todo aquello
y ¿qué mejor que ir a la planta baja del 7º corredor de las mazmorras?

-Juro que mis intenciones no son buenas- dijo Sirius señalando con la varita el mapa del merodeador mientras avanzaban envueltos en la capa invisible.

-¡Mirad es Peter!- dijo James señalando un punto detrás de los que llevaban sus nombres.

-Peter
no t escondas ven con nosotros si quieres.-le invitó Remus desprendiéndose de la capa para que Colagusano pudiese verle (N/A venga ya
ese tio ai espiando y encima lo invita a ir con ellos
pufff
.RATA ASQROSAA!!). El muchacho rubio le miró aún dudando con sus pequeños y caídos ojos azules y avanzó inseguro (N/A
para variar
cobarde ¬¬
) hacia los cuatros chicos y después lo cubrieron a él también con la capa y siguieron su camino.

Pero delante de la puerta que conducía a las mazmorras estaba el profesor Slurghon
y parecía que se tomaba muy en serio eso de vigilar la entrada a las mazmorras
para cualquiera sería difícil pasar sin ser advertidos..pero ellos no eran cualquiera, eran los merodeadores y un auror con malas pulgas no los iba a detener ni mucho menos.Matt estubo rápido y pronto se le ocurrió una idea..se arrancó un botón de su chaqueta y lo lanzó a una distancia prudente para despistar así al profesor y aprovechar el momento para entra a las mazmorras.

-¡¿Quién anda ahí?!- preguntó el profesor alumbrando la armadura contra la que había hecho chocar Matt el botón para producir un ruido considerable. Slurgon le alejó de su puesto para averiguar si el gamberro se oculta en algún sitio y en ese momento los merodeadores aprovecharon para bajar.

Ahí estaban
en el 7º corredor delante de una enorme puerta con extraños grabados en la madera que ponía los pelos de punta. Los cinco merodeadores se desprendieron de la capa, a partir de ahí solo estarían ellos y sus varitas.

-¡Alojomora!-dijo Sirius bien claro ya acostumbrado a estos casos
la puerta se abrió chirriando, Peter se transformó en rata como acto reflejo acobardado ante la situación
pero los demás ya estaban entrando y no pensaba quedarse solo así que volvió a transformarse y siguió a los cuatro chicos al interior del 7º corredor.



****************************************
Bueno ya se que es cortito pero weno
jaja
los intentare poner más largos
=)!! Ya me direis que os parece. Ah!!

*
Feliz añoO
* gracias por vuestros rr!!
En el cuarto de las chicas Lily y Almu se encontraban bastante animadas hablando entre risas pero siempre evitando sacar a los merodeadores en la conversación porque según ellas una conversación en la que apareciesen ellos no era una conversación
¡era un suplicio!(N/a pues para el resto del mundo no es precisamente un suplicio
jajaj
¿no estáis de acuerdo ?=)!!!) Pero les preocupaba María porque por enésima vez había ido al baño y o bien tenía problemas con el estómago o estaba llorando a mares y la primera opción no parecía la más aproximada.

-¡Gloria por Merlín habla con ella antes de que nos inunde a todos y no podamos salvarnos ni con el arca de Noe!-le suplicó Almu a la castaña de rizos que se sentía fatal por haber besado a Remus
por culpa de ese beso María no le hablaba de hecho o único que hacía era dedicarle miradas asesinas, y ¿ todo para qué? Ni siquiera le gustaba Remus ,pero su error le había costado bien caro
.Reunió fuerzas y se levantó de la cama para hablar con María haciéndole caso a las suplicas de Almu.

-María
déjame entrar
por favor.-dijo golpeando la puerta del baño.

-Lárgate Stickson
no quiero hablar contigo.-respondió la castaña entre sollozos.
-Voy a entrar me da igual lo que digas quiero aclarar algo
.necesito disculparme, así que
-cogió su varita y apuntó a la cerradura-¡Alojomora!

Cuando María vio entrar a Gloria se volvió dándole la espalda y cruzó los brazos decidida a no hacer caso a sus palabras.

-Eh
no se bien que decir
fui una egoísta, no pensé en tus sentimientos
mira él no siente nada por mi
y yo tampoco por él
lo que pasa es que yo tenía miedo de perder a Remus porque él te quiere y pasaba mucho tiempo contigo
mucho tiempo
yo sentí celos, confundí sentimientos y me convencí de que me gustaba
pero me equivoqué porque al besarle no sentí nada
¡no me mires así! Se que no lo tendría que haber besado
no sabes cuanto lo siento
he sido una estúpida
lo siento, de verdad.

María sonrió ampliamente y abrazó con fuerza a su amiga riendo de felicidad, había prestado mucha atención a Gloria cuando ésta hbló de los sentimientos de Remus, ¡él sentía algo por ella!
.....................................................................Al entrar por la puerta del 7º corredor se encontraron en una sala completamente vacía.

-Esto no tiene sentido
-dijo James confundido.

-Tienes razón
no tiene ningún sentido-admitió el merodeador d ojos dorados- porque el año pasado este corredor era muy largo - ante la expresión inquisitiva de sus amigos aclaró- es que un día me tuve que esconder de Filch aquí- dijo con una traviesa sonrisa.

-Entonces está claro que Dumby ya ha hecho de las suyas.- dijo Sirius entusiasmado ante el reto.

-Lo más obvio sería que fuese un hechizo
pero no se
no creo que sea eso
- dijo James pensativo.

-Explícate
¿qué estas pensando?- preguntó Matt con interés.

-La mayoría de los pasadizos de las mazmorras se abren presionando una piedra
moviendo una antorcha
¿por qué tiene que ser diferente aquí?

-Mmmm...no esta mal
vas mejorando Cornamenta
¡muy bien!- dijo Sirius adoptando la actitud de un profesor orgulloso de que por fin el alumno más tonto de la clase fuese capaz de hacer algo bien.-jajaj
!-todos rieron al ver la cara de enfado que se le quedó a James.

-Dejaos de bromitas
y centrémonos de una vez
- dijo James harto de escuchar las risas de sus amigos.

-veamos
Yo y Remus probaremos hechizos que puedan servir para encontrar la salida y vosotros-dijo dirigiéndose a James y a Matt- buscaréis la piedra o lo que sea que pueda abrir una trampilla.-Sirius recordó una vez más el último día un de castigos
cuando él y Almu estaban juntos en la trampilla y en su cara apareció en una dulce sonrisa
pero no duro mucho porque alguien le rescató de su ensimismamiento dándole unos golpecitos en el hombro.- ¡QUE PASA!

-lo siento Sirius
es que a mi no me has dicho lo que tengo que hacer.

-Upps
perdón Peter
se me olvidó-se encogió de hombros y se llevo a la mano sintiendo que había metido la pata
- Tu
ehh
tu
ayúdanos a Remus y a mi
¡manos a la obra!

-¡Si mi Coronel!-dijeron todos a coro a poniéndose muy rectos llevándose una mano a la cabeza al estilo militar.


No sabían cuanto tiempo habían pasado probando hechizos y buscando un objeto que accionase la salida
pero ya se estaban cansando de intentarlo sin conseguir absolutamente nada
y tampoco podían volver atrás porque la puerta por la que habían entrado había desparecido.

-¡Ey, esta piedra se mueve!- dijo Matt emocionado y al presionar la piedra el suelo desapareció y los merodeadores se precipitaron al vacío envueltos pos un remolino. La caída duró unos eternos segundos
pero por fin pudieron abrir los ojos y ver donde se encontraban
estaban ante un enorme laberinto que no parecía tener fin. Intentaron romper sus paredes para evitar asi perderse pero todo lo que probaron fue inútil tenían que penetra en él y enfrentarse a todos los peligros que pudiese haber en su interior.

Iban avanzando con la varita en ristre preparados para defenderse de cualquier amenaza pero por el momento no se habían encontrado con ningún peligro
lo que les traía problemas era encontrar el camino correcto y en ocasiones tenían la sensación de estar caminando en círculos.Caminaron durante mucho tiempo hasta que toparon con un agujero gigante en la mitad del pasillo que les impedía continuar. De nuevo probaron con todo tipo de hechizos y ninguno daba resultado hasta que a Remus se le ocurrió algo.

-Haber
hemos probado los hechizos más complicados y no dan resultado
y conociendo a Dumbledore seguramente habrá puesto lo más sencillo


Así fue que utilizaron reparo y al instante el agujero quedó cubierto de piedra maciza al igual que el resto del laberinto.

Después llegaron a una parte en la que había cinco puertas diferentes, cada una de las cuales llevaba escrito el nombre de cada uno de ellos. Todos sabían lo que eso suponía
¡Tendrían que separarse! no sabían que peligros les esperarían al atravesar esas puertas pero fuese lo que fuese no contarían con la ayuda de sus amigos





































.

Un joven licántropo de ojos dorados aullaba a la luz de la luna llena. Remus no sabía como había ocurrido
hacía un momento estaba ante una puerta que llevaba su nombre y al entrar la luna llena brillaba en el cielo y ya no era un chico sino que se había convertido en un hombre lobo
una terrible criatura que no llegaba a controlar.

Con cada aullido iba perdiendo conciencia de sus actos. Pero ahí no acaba esa pesadilla horrible que se hacía realidad con cada plenilunio, el licántropo sintió un aroma de mujer que resultaba inconfundible para Remus pero que para el licántropo solo significaba una cosa
.carne que morder.Una parte del que ahora era Remus luchaba con todas sus fuerzas por no morder a María, pero la esencia del licántropo era más fuerte y Remus ya no estaba cegado por sus sentidos de hombre lobo


La chica no parecía tener miedo alguno
pues cuando miraba al licántropo aún veía los dorados ojos del chico que quería
pero a medida que el licántropo se acercaba sus ojos dejaron de ser los del muchacho, ahora estaban inyectados en sangre...María trató de retroceder pero aquella criatura ya la tenía sujeta
y no dejaría escapar a su víctima.

Lo cierto era que Remus sabía lo que hacía y sin embargo no podía controlarlo
era como si él tan solo fuese un espectador que solo podía mirar y no hacer nada
¡o no! Sus dientes estaban apunto de perforar la piel de la castaña
¡Cómo podía hacerle eso a la chica de la que estaba enamorado! Podía sentir la respiración entrecortada de María
y a pesar de que no quería necesitaba morderla
y destrozar su vida. Deseó con todas sus fuerzas detenerse a sí mismo, parar aquella locura
y sin saber de donde sacó las fuerzas se mordió a si mismo para evitar cometer el mayor error de su vida
Miró a la luna que brillaba angustiosamente aquella noche de plenilunio pero ésta comenzó a desaparecer
todo estaba desapareciendo. De pronto dejó de ser esa criatura y volvió a ser el mismo muchacho que era antes de entrar por la puerta y se dio cuenta de lo que había pasado... ¡todo era una condenada prueba!

Momentos después James apareció a su lado mirando sorprendido a su alrededor sin entender lo que acababa de suceder. Por suerte vio a Remus y sintiéndose más reconfortado sonrió contento de ver a su amigo.

-¿Cómo te fue James?

-Lo he pasado mal no
lo siguiente
no sabes lo que he tenido que soportar, ha sido horrible.- respondió el moreno de ojos avellana pasándose la mano por la frente que estaba empapada de sudor frío.-Vosotros moríais por mi culpa
y las chicas también
Lily moría por mi culpa
-intentó continuar pero se le quebró la voz solo de recordarlo.

-yo también lo e pasado francamente mal
-dijo pesambroso- yo
yo era un hombre lobo y...- bajo la cabeza recordando la terrible prueba-María estaba ahí y casi
casi la muerdo.

-Bueno ya paso Lunático- dijo James mi tratando de animarle mientras le ponía la mano en la espalda- oye...María ¿no?...jaja...es muy guapa
hacéis buena pareja...- dijo recobrando su característica sonrisa picarona y dándole codazos a su amigo que estaba muy sonrojado ante la insinuación.

En ese momento apareció Sirius que los miró ausente, estaba demasiado afectado por lo que acababa de vivir, comprendía que todo era una prueba pero necesitaba tiempo para asumirla.

-¡Canuto!-dijo James de lo más contento.- ¿muy mal dentro?

-Peor que mal.-contestó el moreno sin dar detalle alguno. James comprendió que no quería hablar de ello...lo conocía bien y sabía que cuando él creyese conveniente se lo contaría jamás le había ocultado nada y respetaba lo que su amigo deseaba hacer
pero tenía que saber que él estaba ahí para apoyarle.

-Sirius
ya sabes que puedes contar conmigo
-el moreno de ojos mar abrazó a James agradeciéndole su apoyo y justo en ese momento apareció Matt.

-Chicos
no sabéis lo que he vivido ahí dentro- dijo el rubio aliviado de haber salido de una vez de aquella prueba.

Esperaron allí a que saliese Peter, pero tardaba mucho
y al cabo de un largo tiempo de larga espera apareció un papel en la puerta por la que tendría que salir Colagusano. James lo cogió y leyó en voz alta:

-Peter Petigrew no ha superado la prueba y no continuará con la búsqueda.La puerta del 7º corredor ha sido cerrada para él.

-Bueno
visto lo visto...¿seguimos?- preguntó Matt muy sonriente, una parte de sí mismo se alegraba de que Peter no siguiese con ellos.

-Sí
además, presento que estamos cerca- dijo Sirius olvidando por un momento sus pesares mientras se frotaba ansioso las manos.

Siguieron por el laberinto que se les hacía interminable y cuando creían que ya no aguantarían más una puerta se abría ante ellos
una majestuosa puerta decorada con serpientes doradas. Al ver las serpientes los merodeadores intuyeron que aquello que andaban buscando tendría algo que ver con Slytherin
pero solo había una forma de saber con certeza lo que había tras la puerta, tenían que entrar.

Un inquietante humo cubría el suelo y a James le recordó tanto al cementerio en el que había aparecido en la anterior prueba que cayó al suelo de rodillas abrumado por los recuerdos. Sirius, viendo que el moreno no se encontraba muy bien lo ayudó a incorporarse y le dijo unas palabras de aliento, Remus y Matt ya se acercaban corriendo hacia la plataforma en la que algo brillaba iluminando toda la sala , los ojos de los cuatro chicos tenían una luz especial, por fin habían encontrado la preciosa daga plateada , con hermosos diamantes y esmeraldas, y con detalles en oro formando por la empuñadura majestuosas serpientes. En la hoja de la daga había unas iniciales,S.S, ya no cabía duda alguna, esa daga no podía pertenecer a otro que Salazar Slytherin.

-¡guaaauuu! Es alucinante
- exclamó Matt mientras la empuñaba con delicadeza.

- Déjamela
yo también quiero empuñarla
- le pidió Sirius entusiasmado-
magnífica
- admiró el merodeador cogiéndola con sumo cuidado. Después de realizar algunos movimientos empuñando la daga se la dio a James , quien la empuño orgulloso de haberla encontrado, por último se la dejó a Remus que la escondió entre sus ropas para salir de allí.

Peter les estaba esperando a la salida
y no tenía cara d eestar pasándolo demasiado bien


-¿Cómo estas?-le preguntó Sirius con una sonrisa de oreja a oreja sin darse cuenta, al parecer, de que la rata no se encontraba muy bien.

-Eh
bueno


-¿Qué te pasó ahí dentro?- preguntó James con curiosidad mientras cubría a todos con la capa invisible.

-Vale
-accedió Peter pensando la manera en la que podría contar los hechos para quedar lo mejor posible (N/a...ummm..No creo que pudiera qdar bien nunca
¬¬)- Pues alguien, una sombra desconocida y despiadada
m acosaba y amenaza con matarme
yo intenté buscaros para que me protegierais pero vosotros habíais desaparecido... ¡yo estaba solo! - entonces Colagusano palideció y comenzó a temblar, los chicos lo miraron preocupados..pero él continuó sin prestarles atención.- no había escapatoria
bueno si había una
no era la más agradable pero sin duda con ella encontraría la paz
.terminarían todos mis sufrimientos, así que corrí al lago y me lancé a él para no volver a emerger jamás a la superficie
pero el caso es que no sucedió lo que esperaba y aparecí de nuevo aquí- concluyó encogiéndose de hombros. Los demás se lanzaron miradas horrorizadas
ese pobre chico no llegaría muy lejos siendo así de cobarde
todo ¡por una sombra! Sin duda los necesitaba más de lo que creían
se preguntaban porque Peter estaba en Gryffindor
desde luego la valentía no era su mejor virtud (N/A si esq tenia alguna
).



































El castillo estaba en silencio
aparentemente a aquellas horas de la mañana todos los alumnos se encontraban en clase, sin embargo en cierto baño de chicas de la 2ª planta se oían alguna voces


-Petigrew ¿qué nos traes?- preguntó una voz femenina.

-Pues
no sé
-titubeó el aludido.

- ¡Oh vamos! ¿No querrás pasarlo mal
verdad?- dijo en esta ocasión una voz perteneciente a un muchacho que sonaba amenazadora y altiva.

-Pues
es que no se
ellos se portan bien conmigo- dijo Peter entrecortado.

-Os dije que perdíamos el tiempo con él
de todos modos ¿qué más nos da lo que hagan o dejen de hacer los merodeadores? - dijo crispado un chico que al parecer no estaba muy contento con la situación.

-Espera Severus (N/a Snape? Jaja
se pone interesante!), déjame a mi
-dijo sugerente la misma voz femenina de antes, y a continuación se dirigió a Peter- Bueno Peter, porque puedo llamarte Perter ¿no? - dijo sonriendo coquetamente, a lo que el merodeador asintió cegado por los encantos de aquella chica- nosotros también nos portamos bien contigo
yo me porto bien contigo.- insinuó la chica aproximándose a Peter- tu puedes hacer lo mismo, no diremos que eres tú el que nos pasa información, ¿te parece?

-Tienen una daga
pero no una daga cualquiera, es la de Salazar
la de Salazar Slytherin que estaba en el séptimo corredor de las mazmorras


-Bien hecho Peter
bien hecho- dijo la chica sonriendo maliciosamente mientras acariciaba la cabeza de Peter.







































El resto de merodeadores estaban es DCAO, el profesor, un viejo auror que parecía haber vivido mundo les hablaba de los licántropos, ninguno le prestaba mucha atención pues sabían más del tema que cualquiera de sus compañeros, no en vano se iban con una cada noche de luna llena.

Sirius no paraba de bostezar y estirarse cansado y aburrido, Matt, vencido por el aburrimiento, estaba dormido sobre la mesa y James se balanceaba continuamente tratando de pasar aquella larga hora sin morirse del aburrimiento
Remus, sin embargo, estaba pensando el los pocos días que faltaban para el próximo plenilunio
ya tenía los síntomas previos a su metamorfosis
cambios bruscos de humor, palidez, mareos constantes
solo había un consuelo, sabía que sus amigos estarían a su lado. También Glo conocía su condición pero a ella nunca le había permitido asistir a sus transformaciones y jamás lo haría
.era demasiado peligroso y no se perdonaría que le sucediese algo.

Un golpe sordo le despertó de sus ensoñaciones...miró a su lado y se encontró a James en el suelo con cara de fastidio
Muy pronto se oyeron las carcajadas de Lily, a las que siguieron las de Almu, que acaba de darse cuenta de que el moreno estaba en el suelo
los demás también se unieron a las risas de sus compañeros
Pero Sirius muy serio mandó callar a Almu
y ahí comenzó una larga pelea que terminó con la expulsión de los cuatro implicados; James, Lily, Sirius y Almu.

Y ya fuera de clase


- Lily ¿has visto que me he puesto de tu parte?- preguntó James sonriendo.- eso es porque te quiero, ¡qué digo te quiero!, te amo. - Lily hizo rodar sus verdes ojos haciendo caso omiso al nuevo intento de seducirla


-Por bueno
mira lo que te pongo
¡un pin!- dijo Almu con ironía.

- Almy , ¿nos vamos?- dijo Lily con una amplia sonrisa.

-Por supuesto
aquí no hay nada que merezca la pena- respondió la otra divertida. Los dos chicos abrieron la boca indignados dispuestos a replicar pero ellas ya se alejaban con sonrisas burlonas en los labios.

Pero al doblar la esquina desafortunadamente chocaron con un chico de Hufflepuff
era guapo, rubio de ojos castaños y piel dorada.

-¡Almu! Nunca coincidimos
y mira que yo tenía ganas de verte
.estas preciosa
- dijo el chico ayudando a la morena a incorporarse.

- Gracias
tu estas también muy guapo
oye hablamos otro día que tengo algo de prisa
- dijo la morena
¡ Mike otra vez noo! Pensaba Almu, ese chico no la dejaba en paz desde que salió con él en cuarto curso
y mira que era insistente
no soportaría otro año más con ese tio siempre detrás de sus talones.

-Claro
mañana te veo
y...hablamos- dijo mirándola de arriba abajo.--¡ah! Evans tu también estás pero que muy guapa.

-Sí claro
¡adiós!- dijo la pelirroja agarrando a su amiga para salir de allí cuanto antes.

Unos ojos azules y otros avellana escuchaban celosos lo que ese Hufflepuff decía a las chicas
y les pareció que era conveniente hacerle entender a ese estúpido que no debía volver a intentar coquetear con ellas.

Al sonar el timbre se reunieron todos en la puerta del aula, los expulsados querían reunirse con sus respectivos amigos y María llegaba de su clase de Transformaciones. Cuando esta última vio a Remus lo miró a los ojos resentida, aún la dolía lo que ocurrió entre él y Gloria
sabía que el chico no tuvo la culpa pero no soportaba que tomase una actitud indiferente
como si no le importarse lo que ella pudiera pensar sobre lo que pasaba
¡estaba claro que ella no contaba para él! Frustrada inventó una excusa para irse de allí
y no tener que verlo para pensar que no la quería
que ella no era suficiente para él.

-Esto
¡tengo que ir al baño!

Almu vio como se Sirius se le acercaba insinuante
con unas intenciones muy claras
su actitud lo delataba
asi que ,de pronto ,le entraron una terribles ganas de ir también al baño.

-María ¡voy contigo, que también tengo que ir al baño!- dijo apresurándose a seguir a la castaña
aunque no dejó de mirar atrás para ver como Sirius murmuraba con fastidio.

Remus suspiró dándose cuenta de que María solo estaba huyendo de él

no podía soportar que la castaña lo ignorara cuando él se moría de ganas por abrazarla y decirle al oído aquello que ya le resultaba imposible ocultar
la quería, mucho más de lo que le hubiera gustado porque estar con ella supondría un riesgo para María que quizás no quería correr
y él lo último que deseaba era hacerle daño, la quería demasiado, no iba a dejar que le pssara algo
por su culpa.

Matt, por su parte, pensaba en Gloria todo el tiempo
y no podía mirarla sin preguntarse qué sentía ella, por qué había besado a Remus
Volvió a mirarla y descubrió sus ojos grises puestos en él
no aguantaba más
tenía que hablar con ella, total no perdería nada por hacerlo, ¿no’, tomó aire y sin vacilar la arrastró escaleras arriba para estar a solas con ella.

-¿Qué es lo que pasa?

-¿en serio no lo sabes?- dijo luchando por no responderle con un beso que era lo que más deseaba- me pasa que no se que sientes por Remus
- dijo entrecortado.

-¿Y eso a ti que más te da?- el corazón le latía con fuerza en el pecho, Matt fue el que le hizo dudar de sus supuestos sentimientos por Remus, era a ese rubio al que necesitaba explicarle que lo de Remus fue un terrible error y que solo había un chico al que besaría mil veces sin arrepentirse
un chico de ojos verdes que ahora estaba en frente suya con la mejillas sonrojadas. Pero tenía que asegurarse de Matt sintiese algo por ella


-Me importa demasiado lo que sientes y dejas de sentir porque yo
porque tu
tu me gustas, me gustas mucho.- dijo armándose de valor. Glorio sintió un cosquilleo en el estómago
¡le quería! Ahora solo faltaba que ella le dijese que también lo quería (N/a weno
tbm pued pasar a la acción directamnt
jajaja
un beso vale mas que mil palabras
no creeis?^^)y por fin algo le sadría bien.

-Matt
tu a i
-no pudo continuar porque un demacrado Remus le agarró del brazo y le hizo voltearse dejándola con la palbra en la boca.

-Necesito hablar contigo.

-¡Y tiene que ser ahora!- Remus la miró desesperado-ya veo
esta bien- accedió al final y luego se dirigió al celoso y enfadado Matt.¿Queda pendiente esta conversación!¿vale?- y a continuación se alejó en compañía de su mejor amigo.

Cuando los perdió de vista Matt se apoyó decaído en la pared
¿Remus se empeñaba en joderle o era su imaginación? Ya no sabía que pensar


----------------------------------------------------------
María y Almu estaban en el segundo piso, ante la puerta del baño de chicas cuando oyeron unas voces masculinas que procedían del interior.

-¡Ey!¡Hay tios ahí dentro! - gritó María indignada haciendo ademán de abrir la puerta.

-¡Quieta! no hagas ruido
puede ser muy interesante escuchar lo que dicen
- la detuvo Almu con una traviesa sonrisa, y después puso la oreja en la puerta para escuchar lo que decían.

-¡Cotilla! Venga a poner la oreja- dijo María riendo y, al igual que su amiga, se acercó a la puerta para escuchar.

-Narcisa
¿estás en esto con nosotros sí o no? Venga hermanita que no va a pasar nada
- dijo Bellatrix

-No me convence
no deberíamos hacerles nada


-Primero escucha lo que ocurre, después estoy seguro de que no te negarás- intervino Lucius, y luego la besó con brusca pasión.

-Los estúpidos de mis primitos y sus amigos encontraron la dada de Salazar en el 7º corredor
¿comprendes? ¡No podemos dejar que ellos la tengan! No son dignos
así que
tendremos que cogerlos por sorpresa y
en fin ya me entendéis.- dijo Bella con una risa psicópata
Almu emitió una exclamación horrorizada y, aunque María le tapó la boca, ya era tarde Bellatrix abrió la puerta y al ver a los chicas agachadas sonrió con malicia.

-¡Anda mira, he encontrado el pendiente!-dijo Almu exponiendo su más inocente sonrisa.- Ya podemos irnos María- dijo levantándose y ayudando a la nerviosa María a hacer lo mismo.

-Me parece que no
DESMAIOUS"








































Almu fue la primera en abrir los ojos, estaba avanzando hacia el bosque
y para fomentar sus ganas de salir corriendo, ¿Qué mejor que verse en brazos de Lucius? A su lado María estaba aún bajo los efectos del conjuro de Bellatrix
pero lo peor era que Snape era el que la llevaba en sus brazos
el mismo chico de piel pálida y cabello graso al que ella y Lily habían defendido en numerosas ocasiones
¡y él se lo pagaba raptándola! Se iba a enterar esa asquerosa serpiente traidora


De un salto se desprendió de Lucius y lo derribó de un fuerte empujón. Después sacó su varita y sin dale a Snape tiempo para reaccionar le lanzó un conjuro:

-PETRIFICUS TOTALUS- Snape cayó redondo sobre el césped y María, que antes estaba en los brazos del Slytherin, del golpe despertó sobresaltada.

-¡Ahhhhh!¡Almu lo has matado!- dijo la castaña asustada apartándose del pálido y rígido Snape.

-¡No seas tonta María!¿Cómo lo voy a matar? ¡Me pillarían!-dijo Almu sonriendo

-jaja
¡puff, tenemos que escapar
YA!

-¿No me digas? ¡Que lista!- ironizó la morena-¡María a tu espalda!

La castaña se giró justo a tiempo y el conjuro de Bellatriz no legó a darle. Ésta se aproximaba a las dos chicas seguidas de Narcisa quien, al ver a Malfoy en el suelo le acercó a él y le ayudó a ponerse en pie(N/A q graciosiya la barbie esta).

-No lograréis escapar, somos mayoría.

-¡Oh venga ya! primita querida sois solo tres.

-Y además la rubia ésta que parece que no ha visto en su vida la luz del sol no creo que nos vaya a dar muchos problemas
vamos no creo que nos vaya a dar ninguno.- añadió Almu riéndo haciendo que María la imitase con sonoras carcajadas. La aludida, enfurecida lanzó sin ningún tipo de escrúpulos un potente hechizo que las chicas evitaron pero que les dio un buen susto.

En un momento todos se vieron lanzando todo tipo de hechizos a diestra y siniestra hasta que , al final, las dos hermanas y Lucius quedaron desarmadas gracias a la habilidad de Almu y María (N/A aqi a exarse flores q sienta mui bn!! Jaja).

-Estáis perdidos
rezad vuestras oraciones
¡a perdón no sabéis!

-Yo que vosotras no reiría tanto- contestó Bellatrix con su mejor sonrisa.

Almu y María no entendían que le pasaba a Bellatrix, estaba desarmada y aún se atravía a amenazarlas y sonreír de esa manera, sin duda alguna algo estaba pasando y desgraciadamente no sería bueno para ellas. Muy pronto se vieron confirmados sus temores, unos corpulentos chicos las agarraron por detrás con fuerza. Ambas se resistieron propinándole a sus captores patadas, mordiscos y tirones de pelo pero de nada servía, los dos enormes chicos continuaban sin soltarlas.

-DESMAIOS (N/A les gusta muxo la palabrita eh??)- conjuró Malfoy viendo que Crabbe y Goyle no aguantarían mucho más sujetándolas- Buen trabajo
por fin habéis hecho algo bien.
.....................................................................-Esta noche nos toca aventura. A divertirse, no Remus?- comentaba James en el desayuno. Remus asintió pesaroso, en ese momento no estaba para diversiones, María lo ignoraba y el no podía hacer nada.

-Fi! Nof fo fafos a fajar fenialf!!(*)- contestó Sirius a la pregunta con la boca, evidentemente, llena de comida.

-Canuto...por favor...- le dijo el licántropo con cara de súplica.(N/A- Q mono el lobito!!!)

-Fi??

-TRAGATE LA COMIDA ANTES DE HABLAR!!!!- ante la cara de susuto que puso el merodeador de ojos mar, sus amigos empezaron a reir, pero callaron al ver a Lily y Gloria que iban hacía ellos.

-Hola!-dijo Gloria muy sonriente, al llegar hasta ellos- por casualidad no habreís visto a Almu y Maria, ¿no?

-No-contestaron los cuatro a coro, perplejos ante la pregunta..

-Lo que yo decía! Están con algún chico.

-No...- le dijo Lily a Gloria, insegura- no es típico de María, al menos sin avisar, y menos de Almu.Y además no las dos...

-Espera un momento- le interrumpió Matt que había estado escuchando la conversación- estáis diciendo que mi hermana y Galbraith no están.

-Sí, ayer no fueron a cenar y no han dormido en sus camas.

-¿QUÉ?-gritaron a la vez Matt, Sirius y Remus. James no estaba preocupado, seguro que no les había pasado nada.

De repente una lechuza se posó delante de ellos, era para los merodeadores. James al ver que ninguno de sus amigos se había dado cuenta de la lechuza, cogió la carta y comenzó a leer.Según iba leyendo la carta se puso pálido.

-No puede ser...- susurro, todos le miraron, extrañados- aquí dice que tienen a Galbraiht y a María... y que si no hacemos lo que dicen no las volveremos a ver...
Sirius no se lo quería creer, y le quitó a James la carta por lo que pudo constatarlo con sus propios ojos. Pegó un puñetazo en la mesa de pura impotencia y se quedó en estado de shock, como estaban todos los demás. Nadie parecía capaz de reaccionar, hasta que Gloria irrumpió en llanto y se abrazó al que tenía mas cerca, que resulto ser Matt. Él le devolvió el abrazo sin pensar, todavía estaba en estado de shock.

-¿qué... qué tenemos que hacer?- preguntó Lily apesadumbrada, dispuesta a darlo todo por sus amigas.
-Tenemos que ir a la sal común, y allí iremos recibiendo instrucciones- contestó Sirius saliendo de su ensimismamiento.

Se dirigieron a la sala común, y allí se sentaron todos callados, metidos en sus pensamientos.


Sirius no se lo podía creer, seguro que era su culpa. La última vez que las vieron fue cuando él se intentó acercar a Almu, entonces ellas habían salido corriendo... si las hubiese seguidono habría pasado eso. Por su maldita culpa Almu y María podían estar en peligro...

Los pensamientos de Remus eran parecidos, él estaba seguro de que era su culpa, las había visto correr cuando él salió de clase y Maria le miró, ella lo había evitado y salió corriendo con Almu, si hubiese tenido fuerzas para ir a hablar con ella igual no les habría pasado nada...

Por otra parte Matt no se sentía para nada culpable, solo mal, muy mal...María... su hermanita pequeña... se peleaban, pero en el fondo la quería mucho. No podía permitir que le pasase nada y a Almu tampoco, vale que no la conocía muy bien pero lo poco que lo hacía le caía genial, era super simpática, y sabía que, aúnque él no lo reconociese, a su primo le importaba mucho.

Luego estaba James, él también se sentía mal, esas chicas no podían haber echo nada malo y quiera que no las quería como amigas, y no podía perderlas.Además sabía que Almu era la mejor amiga de Lily... y no podía aguantar el dolor de la pelirroja.

Lily y Glo también estaban muy mal, sus mejores amigas habían sido raptadas, y les podía pasar cualquier cosa, podían estar heridas.No lo sabían y no podían soportar la espera, en realidad ninguno podía, pero la aguantaron y a las dos horas llego una lechuza.Matt se levantó a cogerla.

- Queridos merodeadores...

________________________________________________


** SI!nos lo vamos a pasar genial!(traducción del lenguaje de Sirius...^^)Almu y María estaban sentadas sobre la fría hierba del bosque prohibido, atadas a un árbol, con la muñecas juntas lo que hacía que resultase imposible mover las manos
además también los tobillos los tenían bien atados por lo que el único movimiento que podían hacer era el de la cabeza ( que no creo que les sirviese para escapar) y bueno también podían elevar las piernas pero eso no les pareció de gran ayuda
Por si fuera poco les habían quitado las varitas y siempre había con ellas alguien que las vigilaba. Los encargados de la tarea eran Crabbe y Goyle (N/A vigilaban juntos porque los demás los consideraban demasiado tontos para hacerlo por separado) pero pasadas unas largas horas llegó Snape para relevarlos.

-¡Largaos! ahora me encargo yo.-ordenó Snape a lo que los otros asintieron y se fueron corriendo.

-Vaya, vaya, vaya...-empezó a decir Snape cuando perdió de vista a los dos corpulentos chicos.- por fin las fieras están bien ataditas
que pena
- dijo con un a sonrisa, viendo como las dos le respondían con una mirada cargada del más puro odio.

-¿Sabéis? Muchos chicos desearían estar así
a solas con vosotras
y..yo lo estoy- insinuó Snape acercándose cada vez más al árbol donde se encontraban las chicas muriéndose del asco.

-Veamos
¿por quién empezar? Son las dos muy lindas
¿lo echamos a suertes?- el Slytherin entonces se llevó la mano al bolsillo y sacó una moneda.- Muy bien Almu, tu eres cara
¿te parece bien?


- Me parece que NO! Apártate serpiente asquerosa.- dijo Almu tratando de sonar lo más tranquila posible
y de reflejar en cada palabra lo mucho que lo odiaba. Pero Snape lo único que hizo fue reír con ironía mientras lanzaba la moneda al aire.

-¡cruz! Sangre sucia
¡te tocó!- dijo agachándose delante de María.

La chica respiraba entrecortadamente
era horrible, Snape olía su pelo con actitud posesiva
después le acarició el rostros con sus pálidas manos y le obligó a mirarle a los ojos. Entonces María le escupió entre sollozos a Snape en la cara
pero éste solo sonrió mientras se limpiaba de lo más tranquilo.

-¡oh! ¿No m e digas que no te gusto?- ironizó- bueno... ¡No tienes elección!

Dicho esto volvió a la carga
agarró con fuerza a la castaña y comenzó a besarle el cuello
María solo quería que terminase aquello
que alguien viniese y la ayudase
o que simplemente jamás hubiese escuchado aquella conversación
A su lado oía como Almu le gritaba a Snape con todas sus fuerzas
pero el chico no pensaba dejarla
En ese momento, siguiendo un impulso, alzó las pernas a la desesperada tratando de darle lo suficientemente fuerte para que se apartase
y lo consiguió
porque el golpe fue directo a
la entrepierna de Snape quien se llevó las manos al lugar afectado mientras se tiraba de espadas al suelo dolorido.

-¡Zorra!- dijo apoyándose ahora en un árbol próximo.

-¡Ojala te mueras! ¡¡¡No se te ocurra volver a tocar a María
eres lo peor
cobarde!!!- le gritó Almu viendo como su amiga sollozaba en silencio aterrada, sintiendo la marca de los besos de Snape en su cuello
(N/a necesitará muchas duchas para quitarse los gérmenes
argg!)

-No te impacientes que ahora empiezo contigo
-le respondió com un extraño brillo en los ojos que ponía los pelos de punta.

-No te me acerques porque sino


-sino
¿qué puedes hacerme tu? Te recuerdo que estas atadita-la chica se revolvió entre las cuerdas al ver como el slytherin se le acercaba lentamente
hasta situarse en frente de la morena, ya sabiendo lo que podía ocurrir, agarró las piernas de Almu y las puso con firmeza en el suelo (N/a la tarea era difícil teniendo en cuenta que la chica no paraba de patalear) para sentarse sobre ellas impidiendo que Almu pudiera moverlas


Ahora sí podré hacer lo que quiera
-susurró Snape muy cerca de Almu por cuyas mejillas corrían lágrimas de impotencia
El slytherin agarró con fuerza el rostro de la chica pare evitar que ésta girase la cabeza y la besó en los labios con brusquedad
Almu trataba de apartarse pero Snape le tenía bien sujeta y no le permitía girar la cabeza tampoco ya que sus manos apretaban con fuerzas la mejillas de la chica
Y aunque Almu se resistió a abrir la boca y dejar que Snape profundizase el beso pero acabó por ceder exhausta de luchar contrar algo que sabía que no podría evitar, por desgracia
lo único que podía hacer era dejar correr lágrimas por su rostro mientras temblaba del asco y el miedo. Pero la morena sabía que no acabaría todo con aquel sucio beso
tenía que quitárselo de encima como fuera
.hizo acopio de las pocas fuerzas que le quedaban y mordió el labio de Snape hasta que éste se apartó sangrando.

-¡Aaah!¡perra! las dos sois unas zorras
pero acabaréis siendo mías
os lo aseguro(N/A q friki este
abusador!!!)

-No lo creo-respondió María pues su amiga se veía incapaz de hablar.

-¿a no? Y eso por qué

-Por eso- dijo la castaña señalando con la mirada algo situado a la espalda de Snape. El chico se giró para ver qué era a lo que María se refería y se encontró con los ojos de un centauro clavados en él, atemorizado ¡, Severus salió corriendo despavorido pues el centauro parecia decidido a atacarle
aunque ya en la lejanía puedo ver como el centauro se inclinada ante las chicas y comenzaba a desatarlas.

Era un centauro fuerte y atractivo, de fracciones marcadas y pelo castaño al igual que el resto de su cuerpo.


-Iros humanos marchaos de nuestro bosque.-dijo el centauro con voz fría al terminar de desatarlas.

Las dos chicas agradecían hasta la saciedad la aparición de aquel centauro, maldiciendo mil veces al violador y cobarde de Snape, a esa serpiente traidora se la tenían jurada
se las pagaría bien caro.
La luz del atardecer teñía de color las copas de los árboles del bosque prohibido. Cinco jóvenes observaban angustiados como el sol ya se escondía en el horizonte dejando a su paso un color rojizo en el cielo que no era por menos hermoso
aunque a ellos no les importaba lo más mínimo el color del cielo en aquel bonito atardecer
de hecho los merodeadores deseaban que se retrase sino aquello podía ponerse aun más feo con la luna llena brillando en el cielo
ahora era lo que menos necesitaban
tenían que conseguir rescatar a las chicas lo antes posible
si llegasen a tardar demasiado quizás se encontrasen con Remus de una forma no muy agradable
Por lo pronto los secuestradores no se dignaban a aparecer, y los chicos ya empezaban a impacientarse
habían seguido al pie de la letra las indicaciones que venían en la carta de secuestro, llevaban allí media hora esperando
.Matt guardaba la daga bajo su túnica, era lo que pedían a cambio y aunque su valor fuese incalculable, nada se comparaba con las vidas de sus amigas
tendrían que desprenderse de ella y el gratificante sabor de devolvérsela a Dumbledore para demostrarle una vez más que no había nada que no pudiesen burlar. Solo esperaban que aquello no fuese una tomadura de pelo
y lo más importante, que las chicas estuviesen bien.

-Se acercan
-dijo Sirius preparándose para atacar o defenderse de ser necesario mientras buscaba entre las capuchas que cubrían las caras de los secuestradores algún rastro de las chicas ,pero nada
venían solos
- ¿y las chicas? No hay trato si no hay chicas
¡nos vamos!- dijo con seguridad en sus palabras
sabía que era la única forma de meterles presión
de mostrarles que ellos no se andaban con chiquitas
y que no los tenían en sus manos, que aunque ellos tuviesen a María y
a Almu no loa manejaban
aunque lo cierto es que si lo hacían, aquello era solo una vaga estrategia


- Tranquilo, Black- le contestó una fría voz, que arrastraba las palabras.-Las chicas están...mmm... relativamente bien.- terminó riendo la figura. Las otras figuras corearon la risa de la que parecía ser la que daba las órdenes.

-Malditos...- susurró una pelirroja, rabiosa, dispuesta a echarse encima de ellos y matarlos con sus propias manos.-Como les hayáis hecho algo...- se disponía a saltar cuando un brazo la detuvo. Era James que le negaba con la cabeza, no merecía la pena, tenían que averiguar donde estaban las chicas.

-Bueno... si queréis volver a verlas ya sabeís lo que teneís que hacer.- esta vez fue otro figura la que hablo, su voz era igualmente fría que la anterior pero con la diferencia de que esta vez no se trataba de una mujer.

-no
yo no hago tratos con alguien al que no le veo la cara
mostraos cobardes
aunque no hace falta
se de sobra quienes sois.- dijo James con autoridad siguiendo los pasos de Sirius


-Mira no juegues con nosotros o me temo que ciertas chicas saldrán muy mal paradas
dadnos la daga
y después os daremos a las chicas ...pero lo primero es lo primero.- contestó la voz femenina.

- Se han escapado!! Están en mitad del bosque solas!- dijo jadeando Snape que acababa de salir del bosque aún con sangre en los labios.

-CALLATE IDIOTA!!- rugió una arrogante figura mientras la capucha que llevaba se resbalaba por su cara, mostrando un perfil aristocrático y unos fríos ojos grises llenos de rabia.

La joven se giró hacía Matt bajo la eterna capucha que le cubría el rostro, dispuesta a arrebatarle la daga como fuera, pero Lily fue más rápida y le echó un conjuro que lo hizo caer al suelo. Eso sacó a los demás del ensimismamiento en el que habían caído y se apresuraron a seguir el ejemplo d Lily y hechizar a todos. Acabaron por derrotar a todos y cada uno de ellos y, seguidamente, sin ponerse de acuerdo salieron corriendo en la dirección de la que había venido Snape.









































Estaba anocheciendo y el bosque se veía de lo más terrorífico alumbrado solo por la tenue luz de una espléndida luna llena
dos chicas avanzaban a ciegas pos el espeso bosque de matorrales y árboles sin poder evitar tropezar con frecuencia o rasgarse las túnicas y la propia piel con ramas y espinas
sabían que a ese paso no encontrarían la salida nunca
era imposible teniendo en cuenta que ni siquiera podían ver el suelo que pisaban


De pronto un aullido desgarró el silencio que hasta entonces había reinado en el bosque



-Almu
dime que no has oído eso


-Ojala
pero me temo mucho que sí lo he hecho- contestó Almu atemorizada, alguien
o algo las acechaba y no tenían varitas con las que defenderse!!

-Se está acercando
-susurró María abrazándose a su amiga.

-sshh
si no te callas no habrá posibilidad de que se vaya
bueno eso suponiendo que aún exista esa pequeña posibilidad.- dijo Almu agustiada y muerta del miedo.

Algo se movió entre los matorrales
las chicas se separaron mirando a todos lados para buscar aquello que las perturbaba
pero el susodicho no daba señales de vida
ellas esperaban tensas la aparición del peligro que estaban seguras que deberían afrontar de un momento a otro
y entonces


- ¡AHHH! ¡UN HOMBRE LOBO!- gritaron las dos aterradas al ver a un joven licántropo abalanzándose sobre ellas. Ambas retrocedieron lentamente hacia atrás tratando vanamente de escapar
pero llegó un momento en el que toparon contra un árbol y no pudieron continuar
ahora sí les había llegado el final
solo un milagro podía salvarles de aquello, y dudaban mucho que éste se produjese
lo que tenían claro es que no se rendirían sin luchar.

Pero al parecer aquel día Dios estaba de su lado porque ocurrió el ansiado milagro...en ese momento cinco figuras aparecieron corriendo hacia ellas.

-¡REMUS NOO!- gritó Gloria al ver a su mejor amigo por primera vez como un hombre lobo
Es cierto que nunca antes lo había visto así pero a él lo podía reconocer de cualquier manera, no en vano se trataba se su mejor amigo.

-¿¿REMUS?? - dijeron con incredibilidad Almu, María y Lily.

-Me parece que ya no tiene sentido ocultarlo por más tiempo
- dijo Matt a los demás con extrema impaciencia
tenían que actuar
YA

Los cuatro chicos asintieron, y un segundo después el lugar de Matt lo ocupaba un magnífico zorro, y Sirius dejó de ser un apuesto joven para convertirse en un enorme y precioso perro negro, por último James adoptó la forma de un espectacular ciervo blanco de gran cornamenta. Ya las chicas no entendísn nada... aquello tenía que ser una alucinación
¡no era posible!...¿o si? ...
Los tres grandiosos animales se interpusieron, valientemente, entre el enorme lobo y las dos chicas. Lo desafiaban gruñendo y sacando los dientes, no iban a permitir que les pasase nada, pero tampoco querían herir al licántropo, era su amigo. Almu y María estaban atónitas, viendo la escena, esperando a que Lily y Glo llegaran hasta ellas.

-¿Estáis bien? - preguntó Glo asustada.

-Si, si, pero les tenemos que ayudar, ellos solos no pueden con él sin dañarle
-Dijo Almu, mientras María y Lily todavía no salían de su ensimismamiento, estabán atónitas viendo a los cuatro magníficos animales luchando entre ellos.

El lobo se abalanzaba , constante, sobre los otros animales, pero ellos lo esperaban firmes. Se echó primero sobre el zorro, que saltó evitando el encontronazo, pero el licántropo le dio un zarpazo que lo empujo violentamente contra un árbol. El golpe lo dejo inconsciente y con varias heridas sangrando y lentamente su imagen dejó de ser la de un enorme zorro para convertirse en la de un adolescente inconsciente con heridas por todos lados, y una en especial en el estomago que sangraba profusamente. El lobo se disponía a saltar encima de las chicas, pero el ciervo se interpuso rápidamente entre él y las asustadas brujas, y con su enorme cornamenta lo paró mientras el gran perro negro arremetía contra él por la izquierda, derribándolo, pero no contó con que al caerse el lobo se llevaría al ciervo con él al suelo, ya que estaban enredados. Los dos animales ya en el suelo se enzarzaron en una pelea en las que al parecer el lobo llevaba todas las de ganar. Cuando por fin el ciervo se consiguió librar del lobo, se levanto rápidamente, sangrando por varios cortes y cojeando, se intentó alejar del lobo pero no aguantó mucho ya que se desmayó nada más andados unos metros. El enorme licántropo se acercaba a las chicas, amenazadoramente, estaban paralizadas y no podían hacer nada. Se encontraba a apenas unos metros, y se disponía a abalanzarse sobre ellas cuando algo negro y peludo lo derribó. Este hecho sacó del trance a las jóvenes brujas, tenían que hacer algo por los chicos a ese paso la lucha encarnizada que estaba teniendo lugar entre el lobo y el pero se llevaría por delante a James y Matt.

Lily intentó ir hacía donde se encontraba James, que era el que mas peligro corría debido a que la lucha que se llevaba acabo en ese momento tenía lugar cerca de él y podía pasarle cualquier cosa, pero no podía ya ni acercarse. Canuto vio sus intentos por ir hacía su amigo, así que - arriesgándose mucho- dirigió al lobo a un lugar un poco más apartado. Lily consiguió llegar hasta James y sacarlo de allí, llevándolo, con la varita, cerca de Matt, del cual se había encargado Gloria. Maria y Almu se apresuraron a ayudarlas pero sin quitar la vista de la pelea.

El lobo arremetía ferozmente contra el perro, pero este por muy herido y cansado que estuviese se volvía levantar dispuesto a defender a los que quería, nada podía con su empeño de defender a todos y no hacer daño a Remus, pero hubo una caída tan fuerte que Sirius cayó contra un árbol y no pudo levantarse. Al ver esto Almu y Maria echaron a correr sin hacer caso a lo que les decían sus amigas, Almu hacía Sirius que estaba tendido junto al árbol y María hacía el licántropo, no podía aguantar mas aquello. Iba a saltar sobre ellas cuando una figura menuda se interpuso en su camino, María estaba ahí plantada con las lágrimas amenazando con salir de sus ojos. El lobo gruño, dispuesto a echarse sobre ella.

- Remus, por favor
- era una súplica, un quedo susurro que causó efecto en el animal, el cual estaba dispuesto a desgarrarla con las garras, pero el sonido de esa voz lo calmó-se que estas ahí- dijo mirándole a los ojos del animal, que estaba apenas a unos centímetros de ella, pero eso no la hizo salir corriendo- por favor, lucha con tu instinto, se que puedes, por favor si una parte de ti me está escuchando date la vuelta y vete, por favor
- se le rompió la voz, y parecía que el lobo iba a echarse sobre ella pero repentinamente se dio la vuelta y salió corriendo mientras soltaba un aullido.

- Remus, amigo
- ese murmullo, dicho por Sirius que se apoyaba en un árbol intentando ponerse en pie, pero estaba mas que claro que no podía apenas respirar- Tengo que ayudarle


-¡ Pero no puedes!- casi gritó Almu, que había llegado a su lado y lo ayudaba a mantenerse en pie- no puedes ni andar y


-¡ Pero es mi amigo!- le cortó él, pero sabía que la morena tenía razón así que no discutió, fue entonces cuando reparó en Matt y James- ¡Matt, James! Hay que llevarlos a la enfermería
- Sirius avanzaba lentamente hacía las camillas en las que habían colocado a sus amigos. Iba apoyado en Almu, haciendo caso omiso a las múltiples punzadas de dolor que recorrían su cuerpo cada vez que se movía o que simplemente respiraba. Si todavía no se había desmayado de dolor era porque no se lo permitía a si mismo, pero la verdad era que él tenía mucho peor aspecto que sus amigos.
........................................................................Ninguno tenía ganas de hablar de lo ocurrido
ahora Sirius se encontraba en la enfermería recuperándose, aunque lentamente, de las graves heridas que el licántropo le había causado. Matt y James habían corrido con más suerte y no tenían que preocuparse por sus heridas pues eran solo superficiales, lo que sí les preocupaba era Sirius y ni ellos ni Remus, quien se sentía culpable hasta tal punto de negarse a estar con ellos nunca más
decía que él era un monstruo horrible al que más le valdría estar muerto, pero por supuesto fue reprendido y contradicho por sus amigos hasta que al final Remus cedió agradeciendo aquellos amigos que él creía no merecer. Las chicas iban a visitar también a Sirius siempre que podían pero les resultaba realmente difícil permanecer allí mucho tiempo ya que Remus procuraba que se fuesen lo antes posible de la enfermería porque quería evitar que alguna de ellas sacase el tema de su licantropía
y sobre todo que la que lo hiciese fuese María. Además a Almu le costaba ver a Sirius en esas condiciones, y todo por qué. Por su maldita culpa
si Sirius estaba allí era solo por haberla defendido de ¡REMUS! Aún no podía creerlo, pero desde luego que no pensaba juzgarlo por el hecho de que fuese un hombre lobo, de hecho le parecía incluso interesante, además él siempre le había caído bien, era el único que no parecía verse afectado por su popularidad y el que fuese un hombre lobo, le traía sin cuidado al igual que a todos, pero el merodeador de ojos dorados seguía insistiendo que él era una amenaza contra la que debían protegerse


-¿Cómo sigue?- preguntó Almu en una de sus breves visitas, mordiéndose el labio inferior preocupada.

-Pues igual.- contestó James ensombrecido.- No ha abierto los ojos ni una sola vez y solo de vez en cuando se revuelve entre las sábanas
-James continuó hablando sobre el estado de su mejor amigo pero María ya no lo escuchaba, llevaba días intentando hablar con Remus pero éste no hacía más que darle largas poniendo excusas que resultaban totalmente incoherentes, pero esta vez no se le escaparía, se había propuesto no salir de allí si no era para hablar con Remus a solas. Así que tiró de él sin siquiera preguntarle y se lo llevó medio arrastras fuera de le enfermería mientras dejaban a su paso las curiosas e impresionadas miradas de sus amigos.

Remus salió de la enfermería mirando al suelo, apesadumbrado. No quería quedarse con Maria para que le dijese que era un monstruo y le hiciese sentir mas culpable, pero cuando avanzó tratando de dejarla atrás ella salió corriendo en pos suya.

- Remus...- el castaño se giró con la mirada interrogante, sin ganas de oír lo que venía a continuación- tenemos que hablar.- el merodeador negó con la cabeza y siguió andando pero ella era muy persistente y probó de nuevo- Remus...

-No, no tenemos que hablar.- le cortó él, tajante, y dejo a la chica mirando como se iba por un pasillo que se comenzaba a llenar de gente saliendo de sus clases.

- ¡REMUS JOHN LUPIN!- toda la gente que se encontraba en el pasillo se giró, incluido Remus, para contemplar a la castaña que había proferido ese grito.- Me da igual lo que me digas pero vas a venir conmigo- dijo, ahora andando hacia él , cogiéndolo del brazo y metiéndolo en una clase vacía.- Ahora estamos solos. -¿Qué...?- el chico calló al comprender que afuera se les había quedado mirando medio colegio, pero no tenía intención alguna de comenzar una conversación con ella.- No vamos ha hablar. Se giró dispuesto a salir de allí, pero se encontró a María apoyada en la puerta, mirándolo desafiante. El merodeador no aguanto más y se derrumbo apoyándose en la pared que tenía mas cerca. Había comprendido que esta vez no podía eludir a la castaña que le incitaba ha hablar con esa mirada. - ¿Qué quieres que te diga?- comenzó preguntando, mientras miraba al suelo con la voz rota, Pero no le dio tiempo a responder ya que siguió hablando.- que soy un idiota. No, soy más que eso. No me merezco a los amigos que tengo, los amigos que siempre me han ayudado, me han soportado, me han dado ánimos para seguir, han creído en mi, me han dado mil y más pruebas de su amistad y yo no he hecho nada bueno por ellos. Yo... casi les mato. Que es mi culpa que estén así y...- se le rompió la voz, sin capacidad para seguir. María se acercó a
él, y le tocó el hombro. El castaño se quedo allí, mirando al suelo sin fuerzas para levantar la vista, mirar a esa chica y ver el rechazo, la repulsión reflejada en sus ojos. - Si que eres idiota. - el chico no se sobresaltó al oír eso, se lo estaba esperando. Más bien se sobresaltó por las palabras que oyó después. - Eres idiota por pensar eso, nadie te ha culpado de lo que ha pasado, y si que te mereces a tus amigos, tú también has hecho cosas por ellos, les has ayudado cuando lo han necesitado, les has demostrado siempre que estabas ah’ cuando te necesitaban... - Pero... soy un monstruo, y os iba atacar yo... - Tu nada. No eres un monstruo, y el lobo es parte de ti, no serias quien eres si no fuera por eso y... no te querríamos igual. El licántropo se quedó pensativo, parecía ser que ella no lo rechazaba por ser como era, y se atrevía a levantar la mirada. Se encontró con unos impresionantes ojos pardos mirándole fijamente, unos ojos que lo volvían loco, y le costaba concentrarse teniéndolos tan cerca, mirándolo tan fijamente por lo que se apartó. - ¿y las chicas? - ¿Las chicas? a las chicas no les importa lo que seas eres nuestro amigo, y eso es lo que importa. Además siempre has sido el que mejor les caía de los merodeadores... - Pero si no llega a ser por los chicos no quiero ni pensar que podría haber pasado y a pesar de todo ya ha sido bastante malo. - ¡Pero no paso nada! Es que no lo entiendes - le reprochó- no pasó nada, no hay nada de que arrepentirse, no nos importa. - ¿Y qué pasa con Sirius?, los chicos están bien pero él casi no se puede ni mover... - ¡Como si no conocieses a mi primo!- le contestó ella irónica- ese en cuanto pueda lo único que va ha hacer va a ser comer y aprovecharse de sus supuestas heridas para llamar más la atención. Ya sabes como le gusta para él solo va a ser como un juego más. - ¿Y tú?- Remus volvió a levantar la vista, pero ahora dispuesto a no apartarla hasta tener una respuesta, lo que le acababa de dar le había tranquilizado un poco respecto a su amigo pero no respecto a ella. Casi atacó a Maria, estuvo a punto de morderla, y no sabía como le había afectado eso. Decía que a los demás no les importaba, pero ¿y a ella? - ¿y...yo?- dijo nerviosa, tragando saliva- sabes que a mi no me importa. - Pero estuve a punto de atacarte, y si te hubiese pasado algo no me lo podría perdonar- dijo él mientras se acercaba a ella lentamente, la castaña retrocedió hasta chocar con la pared y las manos del merodeador se posaron en sus hombros. - Pero no lo hiciste, porque yo te lo pedí, y tú me escuchaste - Yo te escuché - le cortó Remus murmurando - eres la única que ha conseguido despertar tanto mi parte humana en luna llena - le brillaban los ojos y podía sentir perfectamente la respiración de Maria a la altura del cuello, junto con su aroma. - no podía permitir que te pasase nada. - sus últimas palabras habían sido apenas un susurro, y cuando terminó de hablar sus labios estaban a escasos centímetros de los de la chica y el deseo de probarlos era casi incontenible pero unas palabras pasaron por su mente solo nos hará daño a los dos y se retiró con resistencia. Maria le miraba sin comprender. - Será mejor que vayamos con los demás. - Si - la castaña se quedó mirando como el merodeador de ojos dorados salía por la puerta. - ¿Remus?- él se giró interrogante y ella, siguiendo un impulso, se lanzó a sus brazos para darle un abrazo que él respondió de buena gana. Se separó un poco de su pecho y le dijo - gracias por escucharme Él se separó con gran pesar, otra vez, y le revo¬lvió el pelo intentando disfrazar el amor que sentía por ella de un cariño fraternal que ni de lejos se acercaba a lo que en realidad sentía por ella. - Gracias a ti por ayudarme, pequeñaja! - ella recibió el comentario con una sonrisa y le sacó la lengua - venga vámonos.
-Vale, pero no soy una enana- Remus rió por la cara que se le había quedado. - vale
Remus solo seguía tratándola como una amiga, y a pesar de que evitó lo que podría haber pasado un rato antes Maria no se molesto por ello, al menos ya no la evitaba como antes.










































.
-Oye yo quiero que me cuentes todo lo que ocurrió mientras estabais secuestradas
¿os hicieron algo?-preguntó James muy serio.

-Nada- se apresuró a contestar Almu nerviosísima desviando la mirada para evitar encontrarse con los ojos de alguna de sus amigas porque estaba segura de que si las miraba se darían cuenta enseguida de que mentía como una cerda, de que solo de pensar en lo que Snape les había hecho, o peor, en lo que iba a haceles las piernas le comenzaban a temblar y un frío escalofrío la recorría helándole la sangre. Pero la pelirroja ya había notado que no había dicho la verdad, a su parecer se le notaba quizás Almu no se sintiese a gusto contándolo en la presencia de éste
o simplemente era algo tan fuerte que ni a ella misma se atrevería a contárselo, de cualquier modo conseguiría averiguar lo que le ocultaba
pero no ahora, esperaría a que estuviesen solas y dejaría que la morena se desahogase sin que ella tuviese que presionarle a que se lo contase


-¡Ei! ¿Qué pasa? ¿Por qué no entras?- le preguntó Remus a María cuando ésta retrocedió cuando ya agarraba el pomo de la puerta de la enfermería ya que había escuchado la conversación que se mantenía en el interior de la misma y lo último que quería era que la abordaran de preguntas también ella, no quería mencionar ese episodio nunca más.- ¿Es que acaso ocurrió algo que no me has contado?-continuó el merodeador suspicaz arqueando las cejas.


-¡Pero qué dices!- respondió la chica sin mirarlo mientras notaba como le sudaban las manos.- Es solo que se m e olvidaba decirte una cosa.-inventó rápidamente.

-Bueno pues
dímelo, ¿no?-susurró el chico muy cerca de la castaña. Entonces sonó la campana que anunciaba el comienzo de las clases.

-¡Ui! ¡A clase! Tengo Encantamientos
y no quiero llegar tarde-dijo mientras se alejaba y luego murmuró- uff, salvada por la campana.

-¿Qué dices?

-Nada, nada
¡Hasta luego!-dijo María besándole la mejilla y a continuación salió corriendo.

La puerta de la enfermería se abrió en ese momento y salieron precipitadamente las chicas seguidas muy de cerca pro Matt y James quienes, al ver a Remus, tiraron de él para llevarlo a clases de Pociones con Slurghon.

-¡¡Corre que la señora Pomfrey parece que se va a convertir en dragona o algo de eso!!





En la clase Remus y Gloria, que siempre se ponían juntos, hablaban muy seriamente sobre el eterno problema del merodeador:

-Escucha Remus, no insistas más en el tema, nos da igual que seas un licántropo ¡haber si te enteras de un vez!- dijo la castaña de rizos mientras le echaba mandrágora a su poción que tenía un color moráceo muy diferente el rosa que tendría que tener(N/A vamos el rosas de las pociones de lily y almu
aunque la de lily perfectísima que es la experta en pociones!!=D!).

-Eso es lo que dices ahora
además no sabes lo mal que lo paso cada vez que me vais a decir algo
siempre creo que está relacionado conmigo y mi problemita.

-Lo que te pasa q ti es que te preocupas demasiado
haber te queremos Remus tal y como eres
piénsalo si no fueses un hombre lobo no serías el mismo
.¡ Ya no serías tu! Y tampoco serías mi mejor amigo
- dijo sacándole la lengua.- Así que calla y préstale un poco de atención a la poción porque está azul y tendría que estar roja.- dijo entre risas.

-¡ai! No te rías
esto es por tu culpa que no paras de charlar conmigo y claro


-¡tendrás morro!


-jaja
¿sabes? He hablado con María
- de pronto su cara se iluminó con una sonrisa y suspiró embargado por los recuerdos.

-Remus
¡Remus! Pues sí que te gusta porque ni siquiera me escuchas cuando piensas en ella


-¿Quién me gusta? ¿María?... ¡que dices!

-Que loca yo ¿no?- ironizó Gloria.- venga ya no seas sosiyo, que ya nos hemos dado cuenta TODOS
seguramente hasta ella lo sepa

-¿Ella?¿tu crees?

-¿Por qué todos os volvéis como tontos cuando se trata de la chica que os gusta?-rió Gloria- vamos a lo mejor ella tampoco se ha dado cuenta porque resulta que a ella también le gusta mucho un chico.

-¡No! digo
¿quién?

-¡Tu tonto! ¿no ves lo celosa que se puso cuando
te besé?


¡¡¡PUM!!

-¿qué haces Matt?- preguntó Gloria entre risas. Ya que el rubio sonreía ahora en el suelo porque se había caído de su banqueta intentando escuchar
conversaciones ajenas.

-¿Yo?...esto yo no os estaba escuchando ni nada de eso (N/a el chico este es tonto o se cayo d peke? =S!...), lo que pasa es que quería ver tu poción
porque
a mi esto no es que se me de muy bien y
- Gloria había estado intentando aguantar la risa sin éxito y al final soltó una sonora carcajada, y cuando por fin consiguió controlarse (N/A que tardó lo suyo) le dio un beso en la mejilla y le susurró- Tú y yo tenemos una conversación pendiente
- el merodeador se sonrió a sí mismo y luego se sonrojó cuando la castaña añadió- y no me importa que escuches mis conversaciones pero hazme un favor
la próxima vez intenta no caerte


Lo raro fue que Slurghon no se dio cuenta de nada, lo cierto es que no dijo una sola palabra hasta que llegó el final de la clase, entonces, además de felicitar a los pocos chicos que consiguieron la perfección en sus pociones anunció aquello de sus famosas reuniones.

-Bien como cada año quiero anunciarles que voy a convocar a lo largo del curso para algunos alumnos
naturalmente solo aquellos que destaquen hasta brillar en algo. Me he tomado la molestia de realizar una lista con los alumnos de 6º que deben asistir
si lo consideran conveniente, claro está. Lo dejo aquí encima.-dijo señalando su mesa con el dedo.- Y ahora podéis iros.

Las chicas se acercaron para ver quienes eran los alumnos escogidos pos el profesor.

-¡Mierda!- dijeron Gloria y Almu a coro -

-Ahora tendremos que perder una preciosa hora cada viernes que a éste le de la gana.-protestó Gloria.

-Míralo por el lado bueno
son puntos a nuestro favor en cuanto a calificaciones
somos de sus favoritas


-¡Que optimista Lily! Uiui
¡pero mira quien nos va a hacer compañía!- dijo Almu señalando un nombre de la lista.

-¡Matt!- gritó Gloria. El aludido al oír su nombre en boca de la castaña se paró en seco a escasos centímetro de la libertad (N/A vamos de la puerta
jajaja)

Matt se acercó a la chica de rizos que estaba entre feliz y sorprendida.

-¿Qué pasa?

-Nada es solo que algún que otro viernes tendrás que sufrir durante una hora, bueno y eso si conseguimos que le surja algo urgente para que nos deje libre cuento antes- intervino Almu frustrada.

-¿De qué hablas?

-¡De Slurghon y sus puñeteras reuniones!-gritó Lliy exasperada. Matt se quedó boquiabierto
no quería que fuese lo que había entendido
no podía ser.

-Lo siento Matt es duro pero te acostumbrarás y sino pues te recomiendo el lago, un bonito lugar para perder la vida.- dijo Almu chistosa dándole a Matt una palmaditas de consuelo.

-¿Matt vienes o qué?-le preguntó Remus desde la puerta.

-¡En cuanto salga de este shock estoy con vosotros!
........................................................................Cuando llegaron a la enfermería María estaba allí hablando animadamente con Sirius que estaba sentado, recostado sobre el cabecero y con las manos detrás de la cabeza en una actitud relajada.

-¡Eii! ¡Canuto!-gritó James al verlo mientras corría a su lado- ¡Bella durmiente al fin despiertas! ¿Viste a tu princesa?

-Ahora sí
- contestó Sirius mirando a Almu de arriba abajo sin reparos en mostrar su entusiasmo. Almu bajó la mirada sintiendo sobre ella los ojos de todos los presentes
.y sobre todo los de Sirius.

-Bueno eres tu Jamsie
ven dame un besito - añadió para disimular tratando de agarrar a su amigo que gritaba como un poseso.

-Sabía que algún día ocurriría esto
pero no pensé que sería tan pronto.- continuó con una mal disimulada sonrisa Remus.- en fin
en vuestra boda dejadme ser el padrino, ¿si? - la mirada suplicante de Remus quedó ahogada por una sonora carcajada general.

-¡Qué es todo este jaleo!- era la señora Promfey quien había acudido enfadada al oír las risas- el enfermo necesita REPOSO no payasos, así que ¡fuera de aquí!

- No... Por favor, no quiero estar
solo.- dijo Sirius con su mirada más conmovedora ( n/a se m esta cayendo la baba
¡socorro m inundoo!!!! Ahhhh!!) La señora Promfey sonrió derrotada por la persuasiva mirada de Sirius y al final dejó que se quedase con el enfermo alguien
pero solo uno, recalcó.

-¡Yo me quedo contigo Sirius! ¡Que tengo cosas que contarte!- se ofreció James entusiasmado ante la idea de contarle, otra vez, lo magnífica que era Lily y lo que siempre le aseguraba, que ella ya estaba cediendo a sus encantos. Pero Sirius le miró significativamente y James comprendió.

-¡anda se me había olvidado! Lo siento no puedo quedarme
tengo tanto que estudiar


- Bueno a mi también me resulta imposible, tengo que ir a
.hablar con Dumbledore
sí, eso.- añadió rápidamente Remus captando lo que pretendían, y Matt se unió en breves instantes.

-Yo me quedo contigo primito.- dijo María con una radiante sonrisa, pero entonces Remus le pegó un pisotón y después de quejarse con disimulo, comprendió lo que ocurría y rectificó como pudo.- ¡no! No puedo, porque es que tengo que
- todos la miraban expectantes.- tengo que
¡ai! Que os importa cotillas.

Gloria se excusó también apremiada por Matt, ya solo quedaban Lily y Almu, y cuando ésta última se dispuso a inventarse una excusa tan ridícula como el resto, Lily la interrumpió atropelladamente y se excusó ella en lugar de Almu.

-¡Pero será falsa! ¡Venga ya Lily, tu no tienes que ordenar tus cosas! ¡Por el amor de Dios si tu lo tienes todo encajado como un puzzle!- protestó Almu.

-Si bueno, lo que tu digas pero que yo no soy la única que se quedó sin excusa
Almu te tocó
¡por lenta! - respondió Lily con aires y a continuación le sacó la lengua y le sonrió al susurrarle si en el fondo
lo estabas deseando, Almu se hizo la ofendida y trató de detener a Lily cuando ésta se apresuró a salir de la enfermería siguiendo al resto.

-Por fin solitos.- dijo Sirius con una sonrisa traviesa.

- Puff
menuda noche me espera

...............................................................

Gloria veía en esos momentos una oportunidad para hablar con Matt, al fin y al cabo, Sirius ya había despertado y ya no tenía sentido sentirse mal por haber pensado en sus sentimientos mientras Sirius se encontraba en estado grave en la enfermería
de modo que cuando se dirigían a la sala común se adelantó dejando a Glo y a Lily hablando para alcanzar a Matt y le llevaba unos metros de ventaja, pero no salió precisamente como esperaba sino que un chico castaño , de piel más bien lánguida y ojos oscuros se interpuso en su camino
.ella resopló con evidente fastidio mientras Charlie Robbins le sonreía ampliamente. Matt no estaba mucho más contento, la había visto acercarse e, incluso ya se había detenido para esperarla pero entonces ese chico se tuvo que poner en medio, ¿es que no podrían hablar nunca? (N/A o weno no hablar y pasar a la acción directamente!!=P) Hubo un momento en el que se quedó ahí parado tratando de escuchar lo que le decía a su Glo pero se percató de que la chica lo miraba con reproche y Matt se sonrojó al recordar su experiencia al escuchar conversaciones de la castaña, y decidió que lo mejor era irse con resignación.

Mientras Matt se alejaba Charlie comenzaba a abrumar a Gloria intentando seducirla.

-¡Woouu! Estás más guapa que nunca
y mira que ya era difícil.-Gloria fingió sentirse alagada y rió cortésmente pero en realidad lo único en lo que pensaba era en la cara de fastidio con la que se había ido Matt.- ¿Sabes? Durante este curso he tenido la sensación de que me evitabas.

-jiji
que tontería- dijo Gloria con una risita nerviosa que la delataba, todavía recordaba las miles de veces que había salido corriendo o se había escondido tras una esquina
no era por maldad pero es que ese chico resultaba muy pesado.

-Lo se y por eso supuse que querrías acompañarme al baile de Navidad

-¡Puff! Aún queda mucho
de aquí a Navidad quien sabe- dijo Gloria imaginándose bailando con Matt
¡ni loca iría la baile con ese pesado con ese plasta! Demasiado castigo tenía con tenerlo ahí delante.

-No me falles preciosa
te lo volveré a pedir más adelante- le cogió de la barbilla y se alejó no sin antes guiñarle un ojo a Gloria.

-Pues menuda gracia
- murmuró Gloria cuando el chico se perdía en una esquina.









































.

Por la noche en la enfermería solo el ruido del viento al dar contra las ventanas rompía el incómodo silencio que se prolongaba horas enteras. Almu , inquieta movía nerviosamente la pierna, y cuando sentía que de no hablar enmudecería y el respaldo de la silla se le había clavado del todo se levantó y se dirigió por primera vez al enfermo.

-Mira yo me voy
.no ha sido buena idea que me quedase yo contigo

-Por favor
te necesito- dijo Sirius con su mirada más conmovedora, dulce y arrebatadora, Almu sintió una punzada en el estómago ¿cómo negarse si se lo pedía así? Se dijo que lo hacía solo porque él la había salvado y estaba en deuda con él de algún modo.

Almu se acercó a Sirius y se agachó para situarse a su altura.

-Solo lo hago porque siento que te debo algo por haberme salvado
no te confundas
- Almu estaba tan cerca que su perfume le embriagaba los sentidos y aceleraba su corazón
miró sus ojos
sus labios, su cuerpo
era demasiada la tentación, intentando controlarse se mordió el labio pero no era así como estaba acostumbrado a actuar, si deseaba algo lo tomaba sin más, por lo que supuso un esfuerzo casi sobrehumano
además ella se lo ponía realmente difícil, ¡Almu tenía la culpa de todo!, era la culpable de que ahora respirase entrecortado muerto por las ganas de besarla.

-Eh
sí, claro- dijo dubitativo deseando que su respuesta fuese acertada porque la verdad era que no tenía ni la más remota idea de lo que le había dicho, pero por suerte Almu asintió conforme y regresó a su posición en la incómoda silla.

-Galbraith
¿me puedes hacer un favor? - Almu frunció el entrecejo preparándose para oír una barbaridad.- Tranquila, no es nada malo. - se apresuró a excusarse Sirius aunque con una pícara sonrisa que le hizo dudar a la chica.- ¿Puedes sentarte aquí a mi lado en la cama?

-Menos mal que no era algo malo que sino
estar a tu lado no es uno de mis hobbies precisamente

-Vamos no seas mentirosilla
vale, vale, no te gusta pero hazlo por mi, no sabes lo que me duele todo el cuerpo y creo que el que esté aquí es solo fruto de salvarte a ti.-terminó con una sonrisa victoriosa.

-¡¡¡aii!!!...¡Chantajista!

-Ya sabes que me encantas cuando te enfadas

-¡Te odio!- respondió Almu frustrada mientras se sentaba en la cama.















































Eran las tres de la mañana, aparentemente todos debían estar durmiendo pero en el cuarto de las chicas había una cama vacía, concretamente la de Gloria que en esos momentos estaba en el lago junto Matt, él le había dejado una nota al lado de su baúl diciendo que acudiese al lago, que ya no podía retrasarlo más, y claro Gloria salió disparada con el corazón desbocado. Y ahora estaban allí los dos sentados a los pies del agua con la luna alumbrando sus sonrojados rostros

-Gloria
- le llamó Matt con un hilo de voz, a lo que ella respondió mirando a los verdes ojos del chico, entonces Matt comenzó jugó con uno de sus ojos, después bajó la vista hasta mirar también a los ojos de Gloria y con ternura la fue acercando hacia él hasta que ambos se fundieron en un cálido y tal vez tímido beso, lleno de dulzura y en el que cada uno trataba de mostrar lo mucho que necesitaba al otro.

Pasaron largo tiempo allí, abrazados, demostrándose con nuevos besos lo que sentían incapaces de expresarlo con palabras.














































James andaba a hurtadillas hacia el cuarto de las chicas, su sonrisa le delataba, desde luego, sus intenciones no tenían nada que ver con jugar a las cartas.

Cuando llegó se encontró dos camas vacías, obviamente una debía ser la de Almu pero ¿Y la otra? , solo espero que no sea la de Lily pensó, pero luego para su suerte descubrió de quien era la cama, porque Matt se había ido con la torpe excusa de querer tomar el aire, seguramente aire es lo que debía faltarle ahora entre beso y beso con Gloria. James pensando esto a punto estuvo de soltar una carcajada pero un suspiro lo detuvo
bueno, por suerte nadie se había despertado, solo se trataba de una chica que tenía sueños bonitos.

-Veamos...Lily
Lily
-murmuraba James buscando a la pelirroja.- ¡Ajá! Sin duda esta es su faldita, por lo que esta será su cama


Con una pícara sonrisa se acercó lentamente intentando no hacer ruido, la verdad es que no veía a Lily pues ésta estaba dándole la espalda y tapada completamente con las sábanas. James se inclinó sobre la chica y la movió un poco para despertarla.

-Lily
despierta
- susurraba cerca de lo que suponía que debía ser la cabeza de Lily.

El bulto comenzó a moverse y una cabeza asomó de entre las sábanas.

-¡¡Aaaaaaaaaaaaaaa!!- gritó la chica al ver a James rompiendo el silencio de la habitación.

La luz se encendió y James pudo ver delante suya a María gritando.

-¡James, qué ibas a hacerle a María!- gritó Lily pegando un brinco asustada y contrariada al ver lo que sucedía.

-Es que creía que eras tú


-¡Pues peor aún!- le cortó la pelirroja- ERES UN PERVERTIDO
¡fuera de aquí!- decía señalando a la puerta mientras María lo empujaba para echarle de la habitación.

-Pero
que no es eso
pero


-Ni peros ni nada, largo.-le decía María

-Yo solo quería
.¡AY!- el portazo de Lily le dio justo en la nariz y lo dejó ahí fuera sin la opción de explicarse.
Sirius dormía sumido en un profundo sueño, pero para Almu dormir no resultaba tan sencillo y no tenia ninguna intención de cerrar los ojos a pesar de que estaba agotada, ¿Qué iba a hacer, apoyar su cuerpo en el pecho de Sirius? ¡Ja! Pero qué estaba pensando, sin duda el cansancio le hacía delirar, pero tampoco podía irse a su puesto en la silla porque cada vez que lo intentaba un musculoso brazo rodeaba su cintura
¿es que acaso Black llevaba un sensor de movimiento o qué? La verdad es que no puedo negar que dormido está guapísimo pensaba sin dejar de mirarle, pero seguidamente se reprendió severamente a sí misma y volvió a atribuir aquellos lapsus a su falta de sueño. Poco después se sorprendió pensando de nuevo en él
pero ya no tenía las fuerzas suficientes para resistirse y guiada por una loca ocurrencia se fue acercando a Sirius sigilosamente como atraída por una fuerza contra la que no valía la pena luchar. Cerró los ojos y rozó con sus labios los de Sirius, él se movió levemente y Almu se apartó temerosa de ser descubierta y trató de aparentar que ella había estado ahí quietita todo el tiempo. El merodeador abrió los ojos y con una sonrisa se llevó la mano a sus labios
seguramente había sido solo u n sueño
que por desgracia no pudo continuar, con un suspiro alzó la vista y encontró los ojos de Almu puestos en él, una ocurrencia rondó por su mente, pero la descartó rápidamente, era imposible que Almu lo hubiese besado de verdad
.pero podría hacerlo él, podría intentar robarle un beso a la morena. Mirando a Almu a los ojos se incorporó y fue acercándose a ella muy lentamente. La chica no sabía muy bien como reaccionar, los ojos de Sirius le tenían hipnotizada y pronto se encontró envuelta por la respiración de Sirius y más tarde por sus labios. El moreno agarraba a Almu de la cintura y acariciaba sus cabellos mientras ella se negaba a entregarse al beso por completo y luchaba por resistirse. Pero Sirius le hacía estremecer y pronto Almu comenzó a revolverle los cabellos al chico y a dejar atrás sus temores para concentrarse únicamente en besar a Sirius con la misma pasión que éste le besaba a ella. Después el merodeador comenzó a besar el cuello de la chica apra luego volver a sus labios, estaba cegado por la pasión y siguiendo un impulso, que no pudo evitar buscó aquello que ya había encontrado en muchas y llevó su mano hasta el muslo de Almu y la deslizó bajo su falda, al instante la chica dio un fuerte manotazo a la mano de Sirius y se separó bruscamente de sus labios.

-Soy una
- se calló de pronto y tomando aire volvió a hablar.- es culpa mía no debí dejarme arrastrar por ti y tus malditas intenciones
tuve que suponer que para ti todo gira en torno a el sexo...y
- se giró dándole la espalda a Sirius sin poder continuar, aún tenía las mejillas sonrojadas
y la respiración entrecortada y lo menos que necesitaba era que Sirius la viese llorar.

Por su parte Sirius se maldecía mil veces sin explicarse por qué tuvo que hacerlo, no entendía como había sucedido, ni siquiera lo pensó. Vio como Almu se encaminaba hacia la puerta, ¿iba a dejar que se le escapara de aquella manera? De ninguna manera. Como pudo se levantó con el cuerpo magullado y corrió para alcanzarla.

-Almu no te vayas así


-Suéltame
- dijo Almu con un deje de suplica.

-No por favor, hablémoslo


-Ya cometí demasiadas estupideces por esta noche- dicho esto y con una sensación amarga de bochorno se deshizo de la mano de Sirius que la sujetaba y se apresuró a salir de allí.

Esta vez el merodeador no consiguió detenerla y cuando llegó a la puerta esta ya se cerraba por completo. Con impotencia se apoyó en la fría madera golpeándola furioso con el puño.














































Los rayos de sol penetraban por la ventana dando paso a un radiante viernes. Llily abrió los ojos desperezándose, seguidamente se levantó y vio a Almu dormida con el uniforme y la cama sin deshacer, y de golpe se acordó, su amiga debería estar en la enfermería el que la hubiese encontrado en su cama significaba sin duda alguna que algo había ido mal.

-¡Eiii Almu! ¡Despierta!

-No déjame
no quiero

-¡Qué hoy es el partido contra Rvenclaw (N/a m acabo de inventar como se escribe=S..jaja)- le apremió Lily- ¡Vamos!

Nada más escucharla Almu pegó un brinco y se metió corriendo en el baño pero escuchó como Lily se reía a carcajada limpia y se dio cuenta de que para el partido quedaba todavía una semana.

-Ja-ja-ja, te vas a enterar- dijo Almu cogiendo una almohada de debajo de la cabeza de gloria ,que se despertó quejándose, para darle con ella a Lily quien agarró a su vez la almohada de María la cual gruño soñolienta.

Al final Gloria y María también se incorporaron a la batalla y acabaron las cuatro tiradas en el suelo con sonrisas en los labios.

-Os tengo que contar el episodio de Potter, muy fuerte- dijo Lily cuando al fin logró parar de reír.

-Claro porque Gloria no estaba
aunque no creo que ella nos echara en falta.- dijo María insinuante, lo que provocó que la aludida sonriese nerviosamente, y luego añadió- Por cierto Almu, ¿tu no tendrías que estar en la enfrmería? - preguntó extrañada a lo que Lily sonrió satisfecha de que se hubiese sacado el tema.

-Bueno
¿y qué esperabais? Yo sabía que no aguantaría

-Ya
¿nos vas a decir que te pasó o qué? Que a mi no me la juegas.- dijo Gloria

-puff
como sois
pues nada que Blackibaaloqueiba- dijo lo más rápido que pudo y en un susurro casi inteligible.

-¿Nos hablas a nosotras o al cuello de tu camisa?

-¡Ai Lily! ¡Qué soy una tonta y no me di cuenta de que Black solo iba a
lo que iba!- soltó de golpe y porrazo.

-¿¡QUÉ!?

-Eso
ya esta
no tengo más que decir


-Bueno está bien
haya tu pero vamos que yo creo que hay que tomar cartas en el asunto, Almu ya va siendo hora de prestarle algo más de atención a Mike.
James, Remus y Matt se dirigían medio dormidos hacia la enfermería. La idea de ir tan temprano había sido del moreno, quería ver a su amigo y hablar con el, necesitaba ayuda porque una vez mas había vuelto a fastidiar las cosas con Lily. Llego frente a la puerta de la enfermerìa y tiro de ella. Algo le cayo encima de los pies con un quejido y un golpe sordo.



- Eso ha tenido que doler
auch! - comento Remus viendo a Matt que ayudaba a su primo a levantarse del suelo.



- Canuto! ¿ Que hacías ahí? - un gruñido fue la única respuesta que recibió James por parte de su amigo mientras se adentraban en la enfermería.



- Pues
adivínalo! - dijo, irónico, tras un minuto de silencio.



- Ya veo
¡ te ha dado plantón! vamos porque yo aquí no la veo. - dijo James divertido- Estamos gafados
tanta mala suerte
no es normal en nosotros.



- No a todos nos a ido mal. - dijo Matt insinuante con una sonrisa.



- Anda es verdad
jaja - dijo James mas animado, dándole sugerentes codazos a Matt. - ¡ Haber cuenta!



- Pues digamos que pase una bonita noche.



- Vaya
no sabia que fueses tan rápido. Al final si que vas a ser mi primo y todo!- reía Sirius, también bastante mas animado.



- ¡ No seas mal pensado Canuto! solo nos besamos
no paso toda la noche conmigo.



- Bueno tampoco es necesario pasar toda la noche
lo cierto es que se puede terminar muy rápido. - dijo Sirius entre risas a las que se unió la sonora carcajada de James



- Pues al menos a mi me fue bien
- Sirius y James cerraron los ojos acusando el golpe, a la vez que Remus reía a carcajadas ante las caras de sus amigos.



- Bueno
- comentó Remus entre risas - yo tengo
una pregunta. ¿ Como es que siempre la fastidiáis con las únicas chicas que en realidad queréis?- Matt y el no aguantaron mas y rompieron a reír, no pudieron parar hasta que los dos morenos, hartos, hicieron aparecer un par de cubos llenos de agua fría encima suya, y los dejaron empapados.



- Pero nos vais a contar que habéis hecho ahora
o no?- preguntó Matt mientras sacaba la varita para secarse y Remus hacia otro tanto.



- Yo no hice tanto - dijo el moreno de ojos marrones, con una mueca en la cara- solo tengo que explicar que solo quería hablar, pero si no llega a ser por los pulmones de tu hermanita
no tendría que explicar nada. No me dejo sordo de milagro! - acabo entre risas - ¿ y tu canuto?



- Yo? yo tuve un sueno que me gusto
- claro que le gusto pero ni el mismo comprendía porque, solo sabia que algo le había incitado a besar a esa morena que lo dejaba aturdido. Se disponía a continuar con su relato cuando un ruido en la puerta lo distrajo. Era un chico de Ravenclaw al que le había mordido algún tipo de animal. Eso devolvió a Sirius a la realidad y se dio cuenta de que había estado a punto de contarle su sueno a sus amigos y hacerlo seria aceptar que le gustaba Almu, y eso era algo que primero tenia que aceptar ante si mismo. El no podía cambiar por una chica, nunca le había importado una y no era el momento de empezar, el seguía siendo el mismo de siempre, si, no podía cambiar. Vio que los otros esperaban que continuase pero negó con la cabeza y dijo:



- Me tengo que cambiar, luego nos vemos










.....................



¿Otra vez ese estúpido de Ravenclaw tonteando con Almu?Menudo pesado...Y lo peor es que ella sonreía y dejaba gustosa que se le insinuase. Ahora mismo lo que mas le apetecía era estar en el lugar de Mike y no ahí plantado sintiendo como le ardían las mejillas de los celos mientras le invadían unas terribles ganas de pegarle a ese @$3%%&·X$$&%/$·!!! que se atrevía a tirarle los tejos a Almu... Espera, no! primero Almu no era nada suyo y en teoría le tenía que dar lo mismo lo que hiciese o, por lo menos esa era la idea y segundo no tenía razón alguna para querer agarrar a Mike y destriparlo mientras lo quemaba vivo. VALE!! lo había vuelto a hacer,
¡es insoportable!



-Ui Sirius cualquiera diría que estas celoso- dijo James y entonces captó la mirada asesina de su amigo y añadió- he dicho cualquiera
¡no yo!



Pero Sirius ni siquiera le prestaba atención, ya no aguantaba un segundo más, asi que con los dientes apretados y los puños bien cerrados se dirigió al lugar donde estaban Almu y Mike charlando muy entretenidamente, decidido a hacerla irse con él de cualquier modo.



James lo vio marchar encogiéndose de hombros
el amor es lo que tiene se dijo como si se tratase de un abuelo comprensivo cuya experiencia de la vida le hacía conocedor de todos los misterios que esta podía entrañar. Además entre la multitud de alumnos que se dirigían a clase divisó a su preciosa Lily acompañada de Gloria y corrió hacía ella con la cara iluminada por una sonrisa mientras se revolvía el pelo, olvidando por completo a su mejor amigo.



Almu no había parado de mirar al merodeador de ojos azules ni un instante, y si sonreía a los intentos de seducción de Mike era solo porque le encantaba la cara que ponía Sirius con cada coqueteo. Y parecía que ahora venía lo mejor, Sirius se acercaba a paso ligero
Se podría decir que estaba echo una furia
pero un chico se interpuso en su camino y Sirius lo empujo sin ningún reparo... Si, confirmado, estaba echo una furia, pero en aquella carrera de obstáculos hubo uno de ellos que se negaba a apartarse y cuando el merodeador le empujo ella agarró su manga y impidió que el chico continuase su camino. (n/a almu- Será
yo quería una escenita de celos
joo!¬¬)



- Sirius!! Siriusin!!



- ¡¿Siriusin?! ¡ No me insultes!
¿que eres una especie de barbie viviente o algo así?- dijo Sirius al ver ante él a una chica rubia de ojos azules, que llevaba en el bolso( a juego con el uniforme) un perrito tan pequeño que mas que perro parecía una rata (N/A eii!Peter!!!en versión wapo!! xq x feo q sea el perro seguro q es mas wapo q el
¡MUERTE A LA RATA!!) No tenía tiempo para eso, Almu seguía hablando con Mike y esa barbie le sacaba de quicio, aunque en otros tiempos hubiese sido un bombón para el fin de semana., ¿otros tiempos? ¡NO! seguía siendo el mismo. Decidido se quedaba ahí charlando con su
amiga.



- No te acuerdas de mi?
con lo bien que lo pasamos!
- ¡Anda! esa no era la chica con la que había celebrado el comienzo de curso?
entonces no le pareció tan terriblemente imbecil
como se llamaba?



- A claro! tu eres P
¡Peggi!



-¡Penny!¡ Casi! ya veo que he sido muy importante para ti
no sabes lo que me gustaría volver a repetirlo.



- Jaja
si
¡ me tengo que ir!- dijo al ver que Almu doblaba la esquina con Mike y a continuación salió corriendo como si su vida dependiera de ello. Cuando encontró a Almu esta ya estaba entrando en clase acompañada por Lily y el nuevo colgante de ésta, James, al que no parecía molestarle lo mas mínimo los continuos insultos de la pelirroja pero lo importante era que Mike había desaparecido. Tras Sirius apareció Matt con Gloria a su lado, ambos muy acaramelados.



- Vaya, bonita pareja. - dijo Sirius recuperando el ritmo normal de su respiración.



Los dos chicos se sonrojaron y Matt cambió de tema para no tener que someterse a los incómodos comentarios que solía hacer su primo.



-¿Has estado en la maratón o qué?



-Eh... más o menos- respondió con una sonrisa.



-¿No entráis en clase?- preguntó Remus que acababa de llegar.



-Más nos vale porque Mcgonagall no suele ser muy comprensiva que digamos.

.........................................................

Después de las clases había entrenamiento de quiddicth (N/A weno
vosotros lo entendéis por muy mal que pueda haberlo escrito
si es que sois listísimos!) , el partido contra Ravenclaw sería el próximo sábado y James se lo estaba tomando muy en serio , hasta el punto de hacer entrenar al equipo tres horas seguidas , la frase estrella del capitán era Valdrá la pena cuando tengamos la copa en nuestras gloriosas manos , pero esas palabras para los agotados chicos no  servían de aliento ni mucho menos, al contrario, les recordaba que aún quedaban muchos partidos hasta que terminase el curso lo cual les producía el temor de nuevos entrenamientos solo aptos para suicidas.



Ese día estaban jugando francamente mal, James trataba de dirigir el juego dando instrucciones pero no tenía éxito, y no lo tendría hasta que ciertos jugadores dejaran de pelear y discutir a gritos sobre sus respectivas escobas. Todo comenzó cuando Sirius hizo hincapié y se quejó de que Mike estuviese como espectador del entrenamiento, pero Almu le recordó que Mike no estaba solito en las gradas ya que Penny también se encontraba allí y manifestó también su desconformidad e indignación al reprocharle bastante enfadada el que ésta le hubiese hecho compañía en los vestuarios. Y aquello dio comienzo a una auténtica batalla campal que parecía no tener fin.



-¿Qué nombre es Penny? ¡Ni que fuera un caballo!



-¡Qué más dará cómo se llame! El caso es que a ella le parezco encantador.



-¡Sí, de serpientes!



-¡SE ACABÓ! ¡a la mierda el entrenamiento! ¡y darle la gracias a estos dos! Ir a un consejo matrimonial o algo así pero en los entrenamientos ¡NO!



-Venga James no te pongas así
yo si echamos al ravenclaw este me callo y no vuelvo a abrir la boca en todo el entrenamiento
.Lo juro.



-De acuerdo, ¡MIKE LARGO DE AQUÍ!- gritó desesperado James desde su escoba.



-Oye que no es justo que Mike se tenga que ir y Penny  pueda estar incluso en el vestuario
¡encima en el vestuario!



-Haber Galbraith que si estás celosa no es problema mío.



-¡SERÁS FLIPADO! Ya te gustaría verme celosa por ti, lo que estoy tratando de deciros es que si Mike se va la Barbie loca también.



-¡¿OTRA VEZ VUELTA A EMPEZAR?! Pues yo se cómo lo podemos solucionar de una vez
¡Sirius y Almu, fuera!- les ordenó James autoritario y con una severa mirada que no dejaba opción a replica alguna. Ambos bajaron de sus escobas sin apartar una mirada hostil del otro y así, mirándose con desprecio se alejaron hacia los vestuarios aún discutiendo a gritos.



En cuanto se fueron se retomó el ritmo normal y fluido propio de los entrenamientos, aunque había cierta tensión en el ambiente y se notaba la ausencia de los expulsados pero pudieron llevar a cabo numerosos ejercicios son problemas.



Al concluir el entrenamiento James abirdó a Lily en cuanto la vio aproximarse preguntando por Almu. La pelirroja llevaba libros en la mano, seguramente saldría de una de sus abundantes clases
¡era ten inteligente y responsable!



-¡Lily! Me gustas muchísimo



-¿vienes a darme la lata o tienes algo IMPORTANTE, cosa que dudo, que decirme?



-Para mi cualquier cosa es importante si te la puedo decir a ti.



-Ohh! ¡ahora se volvió poeta, qué lindo! Por favor Potter, déjame, nunca cambiarás, seguirás siendo el mismo crío de siempre.



-¿Pero qué dices?¿ acaso me has visto con otra chica desde que te dije que te quiero? - preguntó revolviéndose el pelo nervioso.



-Ummm
¡Sí! Y además con frecuencia , reconócelo tu sueles estar rodeado de chicas babosas.



-Si también lo sabes es porque te has debido fijar en mi, y esas chicas no son nada
yo solo tengo ojos para ti, eres la única chica con la que desearía estar.- Lily se sonrojó levemente, no debería hacerlo pero algo que no podía remediar ni controlar, sus palabras la estremecían, juraría que era sincero, pero teniendo en cuenta los dotes interpretativos del chico perfectamente podía tratarse de una muy buena actuación. Sin querer se le escapó un suspiro que dejaba entrever muchas cosas, algo que para James no pasó desapercibido y con una amplia sonrisa dirigió una insinuante mirada a los labios de la chica.



-Ni se te ocurra- se apresuró a decir Lily cortante.- Adiós Potter.- concluyó mientras se retiraba indiferente  dejó allí a un James desesperado por seducirla, pero era demasiado complicado, ¿qué podía hacer? Ya había pensado en invitarla a ir con él al baile de Navidad pero sabía que Lily se negaría, sin embargo una idea rondaba por su mente desde hace unas horas, era una idea esperanzadora que tenía que llevar a cabo cuanto antes, necesitaba conquistarla y quizás por fin había hallado la forma, el problema era que no diese el resultado esperado y la chica se burlase de él,  automáticamente rechazó esa posibilidad , su pelirroja no era de esas, James sonrió como solía hacer cada vez que pensaba en ella y después emprendió el camino hacia el castillo.



Ahora lo que debía hacer era buscar a Sirius, menudo era, seguramente se encontraría en la sal común resentido, lo más seguro sería visitarle en otro momento, quién sabe lo que puede hacer un Sirius disgustado y
celoso, pero James debía hablar con él
sabía no se encontraría demasiado bien , no estaba acostumbrado a sentir celos y quizás  esto estuviese trastornándolo.



Cuando el merodeador de ojos avellana llegó a la sala común encontró a Sirius en un rojo butacón con la mirada ausente y,a juzgar por el continuo movimiento de sus dedos sobre el brazo de su asiento , algo nervioso.



-Canuto
quería hablar contigo.



-¡Ah! ¿pero mira quién es? Mi estupendo amigo que me echa de los entrenamientos.- dijo Sirius sin siquiera mirar al recién llegado.



-Sabes perfectamente que tu mismo te lo buscaste
nunca te había visto así



-¿Así cómo? - preguntó el chico irguiéndose momentáneamente en su asiento.



-Celoso.- Sirius titubeó al oír a su amigo, durante todo el tiempo que había permanecido allí le había estado dando vueltas al asunto de sus posibles celos pero había optado por la absoluta negación aunque ahora que James se lo decía volvía a replanteárselo.



-No pueden ser celos, eso no es para mi



-Enamorarse, Sirius, es para todos.-contestó James dándole palmadita en la espalda , mientras evocaba en su mente a Lily. Pero Sirius no estaba dispuesto  a reconocerlo, él no caía a los pies de la chica , era al revés como sucedía, no podía permitir que esto le sucediese a él, de modo, que decidió tomar medidas y mirando fijamente a James dijo con absoluta seguridad.



-Te voy a demostrar que Galbraith es solo un capricho más
Penny prepárate para una visita nocturna


.......................................................................................................................................



Olassss!!!como stan??? espero q les guste el cap!!!xdon x la tardanza
sq entre los examns y demas
xo weno
q lers parecio???sppero q bien1!!
vnga 1 besito!!! esperams sus R/R q sin ellos no actualizams!!!^^ En la habitación de los chicos cierto moreno de ojos mar besaba con desesperación a una chica de cabellos rubios. Pero algo no iba bien, era a Penny a quien besaba pero no era en ella en quien pensaba pese a sus constantes intentos, sino en una testaruda morena que se negaba a salir de su cabeza. Y aquello en lo que fingía concentrarse lo único que conseguía era fomentar el deseo de estar con ella
desesperado se decidió a arrancarla de su mente a como diese lugar y entre besos y caricias que sabía que no le correspondían a Penny, la arrastró hasta su cama y ella se dejó caer suavemente entre las sábanas con una sonrisa.







































..

A la mañana siguiente en la misma habitación solo Remus estaba despierto, aunque no tenía el mínimo interés en levantarse, no para volver a empezar un día normal, un regreso a la monotonía, al suspirar por María sin conseguir nada, ¡su vida era una asco! Y para colmo seguramente Dumbledore anunciaría que la próxima semana tendría lugar el baile de Navida , otra oportunidad para estar con María de la forma que quería que sin embargo debía rechazar, por ahora se había negado a ir de parejas con algunas chicas que se lo habían pedido pero sabía que tarde o temprano iba a tener que aceptar por muchas ganas que tuviese de llevar a la castaña de su brazo.

Al fin se decidió a levantarse y darse una ducha, aunque solo fuese para despejarse y dejar de pensar por un instante en María. Pero al pasar por delante de la cama de Sirius se detuvo, a los pies de la misma no solo se encontraba, como de costumbre, la ropa de su amigo revoleada sino que además había prendas femeninas
¿Había pasado Sirius la noche con
Almu? No, eso era imposible
bueno tan solo había una forma de averiguarlo, Remus se acercó sigilosamente
.descorrió las cortina y


-¡OHH DIOOSS!- gritó el castaño al ver a Sirius y a su acompañante.

-¡aaaahhhh! - se quejó Sirius quien, de susto, se había caído de la cama y estaba totalmente enredado con las sábanas en el suelo.

-¿Qué es lo que pasa Siriusin?

-¡QUE NO ME DIGAS SIRIUSIN- respondió éste a la impertinente voz de Penny.

A continuación el merodeador de ojos mar se levantó del suelo con ciertas dificultades (N/A weno aunq ya no lo cubrían las sábanas sus partes si que estabn cubirtas x unos calzonciyos
eso si bien bonitos que serian!!!) mientras James y Matt bostezaban en sus respectivas camas ya que es asombroso grito de Sirius había conseguido sacarlos de su profundo sueño.

A su vez Penny se levantó tapándose con la colcha, puesto que la sábana continuaba en el suelo, cogió su varita y con unos cuantos toques recogió sus cabellos en una coleta e hizo aparecer en lugar de la manta su uniforme con detalles en dorado. Después le tiró a Sirius un beso y salió de la habitación feliz y risueña dejando a todos boquiabiertos.

-¿Tu te la has
.?no- dijo James aún incrédulo- sabes creí que no serías capaz ¡eres el puto amo! Jaja - le felicitó James mientras chocaba su mano con la de su amigo y comenzaban a revolverse mutuamente el pelo.- Bueno pero esto no hubiera sido posible si yo no me hubiese encargado de distraer a estos caballeros.

-¡Cornamenta!- le reclamó Remus indignado y luego se dirigió a Sirius - Definitivamente eres un caso perdido.- sentenció entrando en el baño.

-¡Anda ya! Tu ni caso
.que sino te llegó el amor pues
¡hazlo!- rió James acompañando la gracia con un movimiento de vaivén con los brazos (N/A no se si sabéis a lo que me refiero
*o*!)

-James estás como una cabra- dijo Matt cuando consiguió controlar su risa.- y en cuanto a ti primito solo espero que sepas lo que has hecho y de ser así me queda decirte que
¡eres la leche!

-Sí , sí todo eso está muy bien pero que después de Remus voy yo al baño! - anunció Sirius de lo más contento, aunque en cuanto sus amigos dejaron de prestarle atención y comenzaron a preparar sus cosas se tiró derrumbado en la cama suspirando por la única chica en la que no había podido dejar de pensar un solo instante, pero lo que había hecho era la esperanza que le quedaba para apartar de una vez a Almu de su mente y, aunque sabía que le costaría, debía mantenerse firme para lograr dejar a un lado lo que quiera que fuese que le hacía sentir Almu y que sin duda lo estaba echando a perder por completo.







































.

Cuando las chicas despertaron se encontraron con la habitación repleta de preciosas rosas rojas que cubrían el suelo. Y en medio de la que reinaba en la habitación. Todas corrieron hacia el ramo para averiguar quien era el galán
Lily fue la que, con nerviosas manos, encontró la tarjeta, la cual estaba perfectamente decorada, y al abrirla leyó en voz alta unas doradas letras de bonita y elegante caligrafía que fueron apareciendo.

-He querido huir de ti, pero resultas irresistible para mí, me he equivocado 5 años, pero ahora no dejaré que pases a mi lado sin mirarme, aunque a veces me hagas daño. Siempre tuyo mi pelirroja. - al terminar Lily se quedó paralizada mirando fijamente las letras que ahora comenzaban a desaparecer, ¿sería James? Se preguntaba al tiempo que su corazón latía a mil por hora en su pecho, no seguramente estaría equivocada, no debía hacerse falsas ilusiones porque luego quedaría defraudada
aii
James ojala no seas tú porque se que si haces esto acabaré a tus pies
.si es que aún no lo estoy

-¡Vaya! Esta vez si estuvo bien James, o sea Potter
¡Le felicito!- dijo Almu impresionada.

-¿Tu crees que fue él?

-¡Obvio!- respondieron Almu y Gloria a la par y seguidamente, al ver que las dos habían contestado lo mismo, se miraron y se echaron a reír (N/A almu gloo jajaj ¡! Ya sabs lo que siempre nos pasa
.copionaaa!!^^ tOtO!) .

-No se, no creo


-¡Pues empieza a hacerlo!- la interrumpió María sin darle tiempo a Lily para continuar.

-Bueno, ahora la misma pelirroja que ha recibido todo esto será la que lo recoja
¡aunque también podemos montar una floristría!

-jaja---prefiero la floristería.

-¡Anda!¡ que ya es viernes! Tenemos la visita a Hogsmad
¡Corred!
El pequeño pueblo relucía más que nunca en invierno, como de costumbre por aquellas fechas, la nieve cubría los tejados de las casas , por las calles encontrabas los característicos muñecos de nieve , los niños jugaban sin preocuparse del frío con la húmeda nieve y en cada hogar había alguien con una buena taza de chocolate caliente entre los dedos , sentado frente a la chimenea.

En medio del hermoso paisaje las chicas charlaban animadamente mientras caminaban entre la abundante nieve en busca de cerveza de mantequilla. No muy lejos algunos alumnos de tercero hacían apuestas para ver quien se atrevía a entrar en la casa de los gritos y de pronto, de entre aquellos niños, salieron dos pequeñas como pudieron, abriéndose paso entre los alumnos sirviéndose más de un codazo, eso sí, después se disculpaban a modo: opss!!... Perdón!
Lo sientoo!! (N/A q monas las niñitas
codazo limpio pero eso sí muy educaditas q piden perdón!!jajajaj). Las dos niñas eran mucho más pequeñas que los chicos de Hogwarts y además no llevaban el uniforme, sin embargo, parecían conocer perfectamente a las chicas y sin demorarse un segundo corrieron hacia ellas, para abalanzarse después sobre los brazos Almu. Ésta cogió a una de ellas en brazos y la comió a besos mientras la niña reía , después repitió el proceso con la otra que no habían dejado de protestar cuando no era a ella a quien cogía en brazos.

-¡Pero bueno! ¡Meryl, Kate! ¿Qué hacéis aquí, pitufillas? - les preguntó Almu a sus dos hermanas pequeñas, dos graciosas gemelas de aspecto pícaro y traviesas sonrisas.

-Pues que la pesada de tu madre se empeñó en venir a comprar yo que se qué y bueno vimos alumnos de Hogwarts
- dijo Meryl poniendo cara de niña inocente que jamás había roto un plato (N/A un plato no!! La vajilla enteritaa!).

-¡Y nos escapamos! Pero eso sí, por una buena causa
¡para verte! ¡ah, no! Eso no es una buena causa.- continuó Kate con su temeraria sonrisa que la delataba.

-Tus hermanas son lo mejor
.¡buenísimo!- se empezó a reír Lily coreada por las risitas de Gloria (María no estaba con ellas). Kate y Meryl las miraron con orgullo y simpatía, un halago nunca venía mal.

-Almu
¡ahí hay un tío que te está mirando mucho, el muy cerdo! - dijo Meryl quien se había asomado por detrás de su hermana mayor para divisar a los chicos que estaban detrás de ella. Y mientras decía el ocurrente comentario le daba a Almu sugerentes codazos en la pierna, que era donde llegaba.


-¡oh, que fuerte! - comenzó Kate la cual, siguiendo a su gemela, también se había asomado para ver al supuesto pervertido.- ¡Te está mirando el culo!- Lily y Gloria miraron hacia atrás y rieron al ver de quién se trataba.

-¡Oye, tu, pelirroja, no te rías que a ti te está mirando uno con gafas!- dijo Meryl cortando la risa de Lily instantáneamente u provocando que la de Gloria aumentará considerablemente.

-¿Y te has dado un beso con él en
la boca?- preguntó Kate dirigiéndose a ambas, mientras se tocaba con el índice los labios.

-Cucha éstas, mocos verdes sin fronteras, vamos, ¡con mamá YA!- dijo Almu avergonzada empujando a sus hermanas quienes luchaban por quedarse muertas de risa.

-Qué familia
- fue lo único que atinó a decir Gloria viendo como Almu hacía malabares para arrastrar a sus hermanas hasta la tienda en la que se suponía que debían estar sus padres.

-¡Y todavía falta el mayor! Fernando, que está poco bueno - dijo Lily rememorando los veranos que había pasado en casa de Almu.

Entonces llegaron los merodeadores, uno de ellos bastante agitado.

-¡Cómo que está poco bueno! ¡Pero Lily , qué estás diciendo!

-Potter digo que hay un chico, que no eres tú, que muy guapo.

-No me digas eso preciosa
¡Ya verás!- dijo James agarrando a Lily para llevársela detrás de la tienda donde estarían a solas.

-¡¡Qué haces Potter!!(N/a sisi mucho qué haces potter pero bien que ha andado ligerita por la nieve con él sin rechistar
jummm)

-Shh
- fue lo único que obtuvo Lily por respuesta, eso y el índice de James rozando sus labios .La chica se calló azorada, sus mejillas estaban encendidas y el frío que la nieve le hacía sentir comenzaba ahora a abandonarla
James estaba demasiado cerca de su cuerpo, y su sonrisa la estremecía de una forma fascinante y a la vez aterradora


-Eres muy bonita
- susurró James cautivado por los ojos de Lily , su cuerpo y su cegador aroma. Pero recapacitó sobre lo que estaba a punto de hacer, no, no debía besarla, seguramente si lo hacía ella no lo aceptaría. Resultaba insoportable tenerla tan cerca y no poder romper la pequeña barrera que separaba sus labios
pero la quería demasiado para perderla por un beso, de modo, que con los ojos cerrados por la desilusión se apartó un poco de Lily y aclaró su garganta para volver a hablar. - ¿Recibiste mi
mensaje?


-¿Perdón? ¡Qué pegos dices!- respondió Lily con una mueca de desprecio. Aunque ésta solo encubría lo que en realidad pensaba, ¿y si le preguntaba eso por las flores y la nota de esa mañana? Enseguida desechó la idea, era más probable que el autor fuese un mono manco antes que James.

El merodeador bajó la vista decepcionado, no le habían gustado
las rosas no habían servido para nada, ni siquiera parecía acordarse, de pronto James se dio cuenta de que había olvidado un detalle, un mínimo detalle que sin embargo lo cambiaba todo
.¡olvidó firmar la nota! Que cabeza, esto solo le pasaba a él, bueno no había por qué lamentarse, le mandaba más cositas y al final su adorada Lily descubría que era él, porque eso sí, Lily otra cosa no pero lista era un rato, bueno y guapa y hermosa y con ese carácter que lo traía loco
Al poco rato de pensamientos idolatradotes hacia la pelirroja, salió de su ensimismamiento y se encontró a Lily mirándolo un poco extrañada y algo asqueada también, en seguida descubrió el motivo, seguramente se le había quedado una cara de imbécil que le era ya muy familiar
no en vano siempre que Lily aparecía en sus pensamientos (N/a q no eran pokitas veces!) acababa con cara de bobo, o eso le decía Sirius quien no desaprovechaba la oportunidad para pegarle un choto en la cabeza alegando que no perdería ninguna neurona porque simplemente carecía de ellas, cosa que crispaba enormemente a James y ahí daba comienzo una auténtica batalla campal.

-¿Te pasa algo, Potter? Lo digo porque se te ha acentuado tu ya cara de subnormal.

-Tu siempre tan chistosa.-dijo James acortando la mínima distancia que aún los separaba, esta vez no pensaba interponerse entre sus deseos de besarla. Pero parecía que aunque ahora James estuviese por la labor de dejarse arrastrar, Lily no tenía esa intención, y nada más sentir el aliento de James sobre sus labios, lo apartó y comenzó a alejarse por la nieve sin volver la vista para mirarle.

James la siguió corriendo y al alcanzarla decidió no decir una palabra, Lily estaba ruborizada y no lo miraba, quizás eso fuese buena señal y tampoco creía conveniente meter la pata con una de sus insinuaciones que tan nerviosa ponían a la chica. Así que caminaron juntos, uno al lado del otro, sin hablarse pero mirándose de vez en cuando para asegurarse que no era una ilusión, que los dos estaban andando por la nieve como si el amor fuese ya algo evidente.

-¡Lily! Oye, ¿Qué habéis hecho tantísimo tiempo solitos?- preguntó Gloria con una mirada suspicaz cuando los vio aparecer tras la esquina.

-Comprobar una vez más lo estúpidos que pueden llegar a ser algunos
-respondió Lily deseosa de no haber dicho aquella barbaridad, no, lo cierto es que lo que había pasado es que ella se moría por James y no quería dejar que el sentimiento la arrastrase, no quería verse humillada por un merodeador, pero ni loca diría algo así, aunque tampoco tendría que haber cambiado tan radicalmente lo que pensaba, habría bastado con decir nada , o con una mirada de te mato como sigas hablando, pero no , tuvo que mostrarse frívola con James , y dejarlo con una mirada dolida revolviéndose el pelo. La pelirroja se mordió el labio arrepentida y a punto estuvo de besar a James y suplicarle perdón. Pero se corrigió enseguida y avanzó separándose por completo de James para unirse a su amiga de rizos.

-Vaya
Cornamenta, no te me deprimas que tu eres un macho, un semental...cámbiame ese careto- le decía Sirius colocando su brazo sobre los hombros de su amigo.

-Tú también deberías estar más animadito Canuto- empezó a decir significativamente Remus. Sirius se apartó enseguida de James y dedicó una asesina mirada a Remus tratando de amenazarlo para que callase. -¡Ei no me mires de ese modo! No se yo creo que teniendo en cuenta lo que pasó con Penny deberías sonreír más ampliamente, ¿no crees? - concluyó el licántropo victorioso.


-¿Qué es lo que pasó?- preguntó Lily temiendo lo peor.

-Nada- se apresuró a contestar Sirius tapándole la boca a Remus.

-¡¡¿Cómo que nada?!! ¡Te acostaste conmigo! - gritó una recién llegada con enfado.

-¡QUÉ! - gritó otra recién llegada que agravaba la situación. Todos volvieron la vista hacia Almu que acababa de salir de la tienda, Sirius al verla ahí plantada con una vidriosa mirada corrió hacia ella para tratar de explicarse, pero la chica lo detuvo y se acercó a Penny , quien sonreía satisfecha.

-¡Felicidades! Eres muy afortunada por tirarte a un cerdo.-le dijo Almu con venenoso recelo y sarcasmo.- ¡Anda pero si hasta formáis una linda pareja! Un caballo y un cerdo...sois ideales.- dijo sonriendo falsamente. Estaba muy enojada pero ante todo dolida, completamente destrozada por dentro.- Chicas
¿nos vamos a buscar a María?- les preguntó a Glo y a Lily fingiendo despreocupación. Las dos asintieron alucinadas con los ojos tan abiertos como platos, y acto seguido abandonaron el lugar cargado de tensión.

Cuando se marcharon, Sirius se dejó caer en la húmeda nieve con pesimismo, no le importaba que su pantalón se mojase o que Penny no hiciese más que reclamarle su decadente actuación. Una sombra cruzó su rostro al recordar como había empezado aquello, guiado por un impulso se levantó repentinamente y a punto estuvo de propinarle a Remus un puñetazo, suerte que James y Matt se interpusieron y lograron derribar a Sirius.


-¿Qué es lo que te pasa? Bien contento que estabas esta mañana cuando te pillamos con Penny.- le recalcó James irritado, y Sirius respondió con un gemido irónico.

-¿No te das cuenta que le ha jodido que Almu se enterase? Éste lo que pretendería era jugar a dos bandas
por un lado Penny y por otro Almu.- dijo Remus clavando sus dorados ojos en los de Sirius, quien mantuvo el contacto duramente.

-No te cueles, lo único que ocurre es que yo no quería que lo de Penny se hiciese público, fue una noche y punto.- aclaró Sirius hablando en voz baja para que no se enterase Penny que se encontraba a unos metros de distancia.

-Pues entonces díselo.- intervino Matt como si fuese obvio.

-Sí ve a hablar con el caballo.- dijo Remus haciendo alusión al comentario de Almu y echándose a reír momentáneamente.

James sin embargo, permanecía en silencio, algo le decía que no era eso lo que le pasaba a Sirius, y tenía una ligera idea de lo que de verdad le ocurría.

-¡Qué chispa de mayor mechero!- dijo Sirius disgustado. Luego se incorporó y se acercó donde estaba Penny con los brazos cruzados y la cabeza alzada en actitud de altivez.

-Penny, ¿podemos hablar?














































Lily y Gloria consolaban a Almu que no dejaba de insultar a Sirius mientras unas lágrimas corrían por sus mejillas con impotencia y desesperación.

-Vamos, el engreído ese que se habrá creído
pero os digo una cosa, conmigo no va a poder, ¡JA! Él no me va a destrozar, ¡y se acabó llorar por ese troglodita que solo piensa con lo de allá abajo! Si esa furcia lo quiere, que lo disfrute- Gloria y Lily no contestaron por muy de acuerdo que estuviesen, porque entonces Almu cogería más confianza y seguramente no pararía en todo el día
mejor esperarían pacientes a que se desahogase ella solita y ya les tocaría el turno. - Yo es que lo sabía, estaba cantado que no m e iba a traer nada bueno, ¡si es que soy tonta!- Continuaba la morena sin tregua. Después de decir aquello respiró hondamente y por fin guardó silencio.

-Venga Almu, relájate, no sufras más, ahora lo que hay que hacer es darle donde más le duele.

-Tienes razón Lily. Ya le daré una buena patada en la entrepierna, pero mientras tanto he pensado algo.


-Joder, ¿cómo te a dado tiempo?-preguntó Gloria impresionada.

-Es que yo
- dijo dándose aires.- bueno a lo que iba, he pensado en recurrir al pivon de


-Babby - completó la frase Lily con una sonrisa traviesa.

-Vaya que compenetración, pensamos igual - dijo Almu consiguiendo la mezcla del agrio sabor de las lágrimas con el dulce gusto de una sonrisa.

-Me he perdido.- anunció Gloria.-¿Baddy, ese no era el amigo de tu hermano?

-Precisamente


-Es perfecto
.juega al quidditch por lo que tiene un cuerpo atlético, es tremendamente guapo y
¡está coladito por ti!

-Yo no estoy tan segura de eso, haber este año ha salido con Tiffani y con Rosse
no creo que yo le siga interesando
.

-¡Anda ya! Si este verano intentó besarte y no paraba de darte por culo
en fin no creo que tengas problema alguno.

-¡Que a lo mejor le gusta otra!

-Inténtalo, verás que no tienes problemas.- intervino Gloria.

-De acuerdo
y de paso tú, Lily, puedes salir con John, que es también ideal y me consta que le pareces muy guapa, no creo que tenga ningún inconveniente
bueno pero tu casi mejor con James, que el chico se lo está currando.

-No digas tonterías, Potter es idéntico a Balck son
dos gotas de agua.

-No, James te quiere, y de verdad
-afirmó Almu convencida

-Si está te llenó la habitación de rosas- corroboró Gloria.

-¿Y si no fue él? Mira, mejor dejemos el temita
porque sino
¿buscamos a María?

-¡Osti! Es verdad...que habíamos quedado con ella
opss!





































María corría por las calles del pequeño pueblo, como de costumbre llegaba tarde, se había entretenido mirando los escaparates y a poco estuvo de olvidar que había quedado con las chicas en la puerta de la taberna. Desde su posición vio como Gloria, Almu y Lily acababan de llegar al sitio indicado, y apresurada apretó su ya ligero paso. Pero por desgracia, cuando ya llegaba se resbaló con una piedra que sobresalía y que estaba cubierta de escarcha, y la castaña acabo espatarrada en el suelo, empapándose con la nieve. Las otras chicas la vieron en el suelo y se acercaron corriendo entre risas.

-¡María, por Dios que tortazo!- ría Gloria mientras le tendía la mano para ayudarle a incorporarse.

-Si bueno, estoy acostumbrada.- decía María recordando numerosas experiencias de caídas de ese tipo.

-Si ya decía yo que raro era que en toda la semana no te hubieses caído- bromeó Lily aún medio riéndose.

-Oye
que yo no me suelo caer.- se defendió María con una mirada incómoda.

-Va
lo dejamos mejor.-intervino Almu mientras le sacudía la túnica a su amiga.

-¿Vamos a tomar algo?-preguntó María una vez seca su túnica.

-Sí- respondieron todas animadas.

-Pero después yo me voy
- todas miraron a Gloria inquisitivamente.- es que he quedado con Matt- respondió tratando de no sonrojarse.

-Oishh
claro tonti.- le dijo Almu con una pícara sonrisa.


El camino estuvo cargado de continuas insinuaciones hacia Gloria, y comentarios acerca de la estupenda pareja que formaba con Matt, algo que empezaba a incomodar a la castaña de rizos, pero por suerte aquello cesó antes de llegar a su destino, concretamente cuando María atisbó algo muy interesante en el mostrador de una tienda.

-¡Wooo! Mirad a ese tío, no es ni normal
- dijo alucinada mirando a través del cristal del escaparate. El resto la imitaron y se asomaron para ver aquella maravilla.

-Es otro royo
dejádmelo a mi- dijo Almu con aires de experta y luego añadió casi suplicante con su cara más persuasiva- por fii


-De acuerdo.- accedieron las otras con cierta dificultad y a continuación abrieron la puerta de la pequeña tienda.

-¡Ola!- saludaron las chicas al atractivo dependiente, un hombre castaño terriblemente guapo.

-Ola.- respondió sutilmente.- ¿Qué desean?

-Eh
esto
-dijo Almu fijándose por primera vez en los artículos de la tienda.- un libro.

-Ya, bueno, es lo que vendo.- dijo algo crispado.- pero digo qué libro.

-Uno de
artes oscuras.-dijo sonriendo.-¿te importaría decirme tu nombre?

-No es de tu incumbencia.-Almu abrió la boca ofendida.

-Bueno pero puedes decírnoslo, es que verás nos gustaría conocerte.- dijo Lily.

-Pero resulta que a mí no me interesa conoceros.-respondió sin inmutarse.

-¡Oh! Que fuerte- dijo Gloria indignada.

-Ahora entiendo por qué la tienda está completamente vacía.- dijo Almu fríamente.

-No, no está vacía, hay unas mocosas impertinentes.- dijo el dependiente mordazmente.

-¡Hasta nunca so mal educado!- dijo María y todas de fueron enojadísimas, algo que por supuesto no le importó al chico en absoluto.

Y ya fuera de la tienda


-¡Será borde!

-Es un imbécil, pero bueno da lo mismo
¡nos vamos a tomar algo o qué!- dijo María cambiando la cara.

-A mí se me quitaron las ganas
¡me voy con Matt!

-Gracias Glo por dejar plantadas a tus amigas
-le reclamó Lily- es broma, anda corre con tu chico.- Gloria le miró mosqueada pero enseguida se alejó feliz de encontrarse con Matt a solas.

-¿Y nosotras qué hacemos?- preguntó de nuevo María.


-¡Pues al pub!- respondió Almu sonriendo.














































El día había estado completito, demasiado para el gusto de Almu quien en todo el tiempo no había dejado de darle vueltas a lo de Sirius
pero lo había disimulado con una sonrisa y comentarios desenfadados, no quería que María notase que estaba triste y empezase a abordarla con preguntas hasta verse obligada a contárselo todo, no lo soportaría. Pero para su consuelo y diversión del resto aún quedaba algo por hacer en aquel pueblecito.

Gloria ya se había vuelto a reunir con las chicas, y por su cara de felicidad cualquiera intuiría que había estado haciendo (N/A no me refiero a nada
vamos que había estado con matt xro no penséis mal) aunque ella se negó a dar detalles. Enseguida llamó la atención sobre su cometido consiguiendo que se desviasen de tema.

-Se acerca la serpiente- informó Gloria.-Lily , tu y yo vamos a escondernos y vosotras dos ya sabéis.- dijo Gloria guiñándoles un ojo.


Cuando Snape por delante del escondido callejón donde se encontraban Almu y María, ésta última tiró de él para meterlo dentro del mismo.

-Ummm
Severus- dijo Almu mordiéndose sugerente el labio mientras jugaba con la corbata de Snape. El chico se quedó embobado, alucinado por los encantos y la provocación de la chica. Almu se apartó un poco, aunque continuaba muy cerca del chico, entonces María se aproximó también al slytherin y comenzó a acariciarle la grasa piel de su cara (N/a socorro, esto es asqroso
repugnante!!)

-No he podido dejar de pensar en lo que pudo pasar aquel día
¿lo recuerdas?- comenzó María insinuante.-entonces no me di cuenta
pero me gustó esa actitud tuya
Severus- el chico estaba cada vez más entusiasmado, deseoso agarró a las chicas por la cintura y las atrajo hacia él. Las dos recorrieron con sus manos la camisa de Snape y éste no parecía poder contenerse.

-¿Sabes? Muchas chicas desearían estar aquí contigo para hacer
¡esto!- dijo Almu propinándole a Snape un fuerte rodillazo en su genitales, al tiempo que María le pegaba una fuerte cachetada.

Snape se tiró al suelo dolorido clavando las rodillas en la fría nieve, con una mano en sus miembros y la otra en la mejilla. Las chicas esperaron pacientes, y cuando el dolor se calmó un poco el chico tanteó tu túnica en busca de su varita pero se vio obligado a desistir cuando aparecieron Gloria y Lily con sus varitas en alto.





-Ni se te ocurra, pon las manos grasientas arriba.- le ordenó Gloria con lo que Snape tuvo que sacarse resignado las manos de los bolsillos de su túnica y levantarlas. Entonces María se agachó y le quitó la varita.


-Y ahora el plato fuerte
- comunicó Llily alzando las cejas. Y seguidamente pronunció un conjuro que dejó a Snape en calzoncillos tiritando a causa del frío.

-¡opss! Ya es la hora de irse, todos se estarán montando en este momento en el tren
¡vaya por Dios! Bueno si quieres recuperar tu ropa y tu varita, pues tendrás que ir a cogerlas, mira para que veas lo buena que somos, te diremos donde estarán, la pondremos en la estatua esa de la plaza
sí sí, la que suele estar repleta de gente
si las quieres me temo que tendrás que lucir tus horribles calzoncillos- le anunció Almu burlándose de él.

-¡Chao lindo! Y no te creas que esto es tu castigo
digamos que solo se trata de un aviso de lo que viene después
- dijo María, y luego se fueron, aunque no sin antes mandar las cosas de Snape al sitio indicado con un toque de varita.
Daba comienzo un gran día, no porque cumplieran mayoría de edad, o porque hubiese huelga entre los profesores y éstos se negaran a dar clase, el motivo era exclusivamente
¡partido de quiddith! Gryffindor contra Ravenclaw.

Debido a este emocionante acontecimiento las sábanas no se les pegaron a ninguno de los integrantes del equipo, aunque la verdad es que James no lo estaba pasando muy bien, la tensión entre Almu y Sirius era palpable y al capitán le preocupaba que esto afectase al juego por ello su discurso debía ser alentador y conciso
mientras pensaba en esto se llevó una mano a la cabeza, definitivamente perderían el partido.

Esperanzado echó una última ojeada a sus compañeros antes de comenzar su discurso, pero lo que vio le inquietó aún más
no solo Almu y Sirius se miraban con evidente resentimiento, sino que además sus golpeadores estaban discutiendo acaloradamente sobre una táctica que al parecer a uno no le salía especialmente bien. James se revolvió el pelo y tras suspirar hondamente para tomar esa bocanada de aire que creía que le faltaba empezó a hablar.

-Esperáis que yo os haga rugir como leones, salir al campo y arrasar con todo pero
no puedo, y la razón es sencillamente que no lo necesitáis, vosotros sois los únicos que podéis darlo todo ahí fuera sé que lo haréis, y ninguna de las palabras que yo os diga va a cambiar eso
no importa los problemas que haya entre nosotros sabemos trasladarlo a un segundo plano en el quiddicth, he de recordaros que el juego no es solo nuestro sino de todos los integrantes de nuestra casa, así que espero que no los defraudemos y juguemos como sino existiese nada más, olvidaros de todo y dejaos llevar por la emoción de un partido ¡Somos gryffindors, hagamos que todos se enteren!

James concluyó y los jugadores lanzaron vitoreos con lo que el capitán resopló como si hasta entonces un fuerte peso le hubiese oprimido el pecho, las puertas se abrieron para dar paso al campo de juego a los Gryffindors y las gradas aplaudieron reconfortándolos y comprometiéndoles a darlo todo en el campo.

-¡Y ahí sale el equipo de Gryffindor, campeones 4 años consecutivos!¡¿Qué decir de un equipo que lo tiene todo?!...¡me parece que lo mejor será desearle mucha suerte o un milagro al equipo de Ravenclaw!- Collin Stensure guardó silencio ante los abucheos por parte de las masas de ravenclaws, hufflepuffs y slytherins, en contraste con las risas de los Gryffindors mientras trataba de no reírse él también consiguiendo que sus blancas mejillas adquirieran algo de color contrastando aquel rojo con el dorado de sus rizos que brillaban al sol mientras recibía una fugaz e intensa mirada de reproche por parte de la jefa de su casa, Minerva Mcgonagall.

-¡COMIENZA EL PARITDO! Miriam Ruberstrong, se hace con la quaffle, ¡oh, esa bluckgger le ha pasado rozando! Ante este atentado Ruberstorong decide pasarla
Galbraith la recibe sin problemas


*Almu*

Joder con qué ímpetu me la a lanzado Miriam, bueno tú disimula
¡A ti las costillas no te duelen como si se hubieran roto! No importa ahora se te pasa
¡osti que me como a la Suri ésta,¡uff, por poco me la quita
¡pero no! ¡JA!




-¡Almu Galbraith deja atrás a Suri Castell!
¡atraviesa el campo sin ningún problema! ¡Es increíble lo rápido que vuelva esta chica, deja a todos totalmente desconcertados!

*Almu*

Acabo de joderle la pierna a Soyer
ahora querrá venganza
pues bien



Almu giró bruscamente para esquivar una Bluckgger se elevó un poco y continuó después con su trayectoria.

*Almu*

Por fin se desmarca María, se van a cagar con el pase
¬



-¡Wow! ¡A eso se le llama un pase!¡Los juadores de rawenclav desearían no haberse levantado hoy!...¡María Black es quien lleva la quaffle y avanza por el terreno de juego!

*María*

¡Por fin me toca! Jijijijiji
ui que parezco una psicópata riéndome así..,¡concéntrate María por Merlín ,que tienes que hacerlo genial y que Remus alucine contigo
.¿por cierto, me estará mirando?



Instintivamente volvió la cabeza hacia las gradas buscándolo, le costó un poco encontrarle
pero al fin lo vio, sus ojos estaban clavados en ella, al sentir esa mirada una sonrisa brotó de sus labios y entonces María sintió una ráfaga de aire que le revolvió el pelo y volvió la vista a su escoba para después ver a su lado a Jack Wilson, golpeador de su equipo, con el entrecejo fruncido.

-¡María! ¿Crees que es momento de buscar amiguitos en las gradas? si no fuera por mi esa Bluckgger habría llegado a su destino
.¡TU CABEZA! Así que concéntrate bonita.

María observó como Jack se alejaba todavía refunfuñando y se mordió el labio avergonzada mientras su escoba volvía a alcanzar la velocidad a la que estaba acostumbrada.

*María*

¡Qué patosa!no tuve que mirar
por Dios, ¡que mal! Venga no me atormento más que si no me veo en la enfermería
pero a partir de ahora Remus no está ahí mirándote con sus lindos ojos y su fascinante sonrisa
¡Calla que ya vol


-¡AH!- gimió la chica cuando un cazador d raweclav la empujó y tiró de la quaffle con la intención de arrebatársela, aunque sin éxito.

*María*

Que golpetazo, por favor si es que es bruto
¡aquí viene la Suri esa!---¡Toma!



-Parece que a María Black no le a gustado mucho ese empujón de Soyer y esta vez no ha dejado que Suri Castell se le acercase
el guardián tiembla ante la cada vez más próxima posición de la cazadora de Gryffindor
..¡María esta a punto de lanzar
.y
.¡NO! increíble se la ha pasado a Galbraith engañando al guardián, Galbriath se dispone a lanzar y
¡DENTRO!...¡las gradas estallan en aplausos!¡ A sido una gran jugada!


:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:...:
:.
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:
:

-¡ya hace una hora que el partido dio comienzo y ni rastro de la snicth!..Después de las cinco espléndidas paradas de Sirius Black el marcador está algo desigualado:¡50 a 10! Ganando Gryffindor
corrijo
¡60 a 10! Miriam Rubestrong ha marcado su primer tanto
¡noto cierta tensión por parte de los jugadores de Rawenclav que ante la derrota parecen ponerse algo nerviosos
!pero no solo los roces son para este equipo, Gryffindor también parece tener problemas internos si no que se lo digan a ¡Almu Galbraith y a Sirius Black!¡No han dejado de lanzarse dardos envenenados desde el comienzo del partido! ¡Si yo fuese periodista de una revista del corazón, vería aquí una gran noticia
!uuu
¡no me hagáis ese grosero gesto, solo comento el partido! Y
¡menudo trallazo! El cazador de ravenclaw pierde la quaffle ante la buena puntería de Hitch que a dado con esa bluckgger en el blanco
.¡Almu Galbrith se hace con esa pelota suelta!

James atisbó un destello dorado en el cielo
el buscador de Ravelclaw no parecía haberse dado cuenta
inmediatamente emprendió la persecución tras la dorada snicth a una velocidad sorprendente tratando de ganar una prudente distancia antes de que su contrincante reaccionase. El otro buscador lo siguió surcando el cielo en pos de James con la sola idea de adelantarle para hacerse con la victoria.

*James*

La tengo que alcanzar
¡endiablada! Venga, Lily me estará mirando
no hagas el ridículo
y¡ cógela!...¡mierda!


-¡El buscador de Rawenclav se hace con la primera posición en esta interesante carrera tras la escurridiza snicht propinándole un codazo a Potter!

James apresuró el vuelo con los ojos entornados fijos en su objetivo, ni siquiera se dio cuenta de que su oponente tuvo que desviarse de la trayectoria por culpa de la bluckgger que él ya había sabido esquivar, solo seguía el destello dorado que parecía haberse propuesto no dejarse cazar. Apretó los dedos a su escoba mientras extendía la otra mano con el solo deseo de sentir en su palma el batir de las alas de la snicth. Murmuraba palabras de aliento mientras rozaba su dorada superficie



-¡Potter se ve obligado a ascender de forma precipitada
.!¡La snicht se lo pone difícil!...¡James Potter continua tras la snicth dorada...se aleja
.no sabemos si lo conseguirá pero yo apostaría a que
.¡NO!....una Bluckgger choca contra su escoba
¡tiene que controlarla! El buscador de rawenclav aprovecha este incidente para adelantar a Potter
¡pero el buscador de gryffindor aún no se ha rendido
¡a ambos les separan de la snicth escasos centímetros!

*James*

Vamos
un poco más



-¡ES SUYA!¡POTTER LA TIENE!....¡GRYFFINDOR GANA!











































.

Bueno esto es lo único que he podido hacer
lo siento de verdad
pero estoy agotada, no daba para más
y ya se que además tardamos mucho en actualizar
intentaré remediarlo
¡gracias por los rr! Un besazoO*
Aquella noche todos los gryffindors disfrutaban de una fiesta en la sala común con motivo de la victoria conseguida, por ello los alumnos se centraban en los jugadores que no hacían más que recibir halagos y vitoreos.

En ese momento todo el mundo bailaba animado, María lo hacía muy pegada a Remus quien la miraba embelesado por el bailar tan sensual de la castaña. Almu lo hacía despreocupada provocando que muchos se le acercasen a causa de sus atrevidos y sugerentes movimientos aunque ella fingía no verlos y continuaba bailando junto a Miriam (la otra cazadora del equipo), ambas muy risueñas. La morena, que por una vez no estaba empeñada en ello, consiguió que cierto merodeador no bailase como acostumbraba y se dedicase simple y hondamente a observarla aliviando su rabia en el alcohol.

-¡Qué lindos por Dios!-comentó Almu mirando a punto situado detrás de Miriam.

-¿Quiénes?

-¡Gloria y Matt
!- Miriam entonces miró hacia donde le indicó Almu, realmente hacían una pareja muy bonita, Gloria bailaba escandalosamente cerca del rubio ambos mirándose a los ojos con una complicidad envidiable, como contempla un pintor su obra de arte recién acabada en la que a puesto no solo unas briznas de pintura sino todo su corazón.

-Bueno sigamos a nuestro rollo.

Lily sin embargo no se había movido de la barra quizás porque temiese perder su puesto una vez que se hubiese ido, aunque lo más probable sin duda era la eterna inseguridad que le inundaba al tener que bailar
siempre le costaba empezar pero una vez lo conseguían
o bueno la obligaban el resultado era excelente. Pero esa noche o fueron suficientes las suplicas de Almu o la insistencia constante de James que obtenía, como ya acostumbraba a recibir, malas contestaciones. Y llagado un momento rendido y agotado por el esfuerzo depositado en convencerla se sentó a su lado con la estricta proposición de no bailar sino era con ella.


-Lily
vente conmigo a bailar
anda- le dijo Almu la cual se había acercado a por una copa.

-No me apetece, ¡James deja de mirarme! Vete a hacer el ganso o algo.-dijo frustrada harta de sentir los ojos del muchacho fijos en ella en todo momento.

-¡Ai Lily vente de una vez! me pone enferma verte ahí aburrida en una fiesta come esta.- seguía Almu haciendo caso omiso a los intentos varios de James por hablar.

-Hoy me quedaré contigo tooodo el tiempo- consiguió decir finalmente James con una sonrisa triunfante, sonrisa que desapareció al ver la expresión de horror con que Lily le miró.- oye lo digo solo porque
¡soy camarero!- añadió para salir del paso, y a continuación saltó por encima de la barra para situarse tras ésta. Después le dijo al chico que se encargaba de aquello que lo relevaba un rato para que disfrutase un poco de los bombones que bailaban en la pista y, claro, el muchacho le dejó encantado.

-¿Una copa, preciosas?- les preguntó James divertido.

-Claro ponnos 2 martinis con cocacola.

-¡que yo no quiero!-protestó Lily.

-Tú ni caso
pónselo a tu pelirroja.- James sonrió abiertamente y les sirvió muy a gusto lo pedido.


-¡Me estás cayendo muy bien eh!- le dijo James con las copas en la mano.

-¡Pues tú a mi no!- contestó la chica sacándole la lengua.-pero reconozco que por lo menos no eres tan sumamente imbécil como Black, considéralo un cumplido, pero que cada vez me caes mejor
desde que dejaste a todas las demás por mi amiga la sosa por muy poco cerebro que tengas me pareces hasta más listo y todo.

-Vete a la mierda Almu.- dijo Lily enojada y Almu se excusó con una sonrisa y se alejó de nuevo a bailar.

De pronto cuando la cosa estaba más animada alguien cortó la música. Todos volvieron la cabeza entre quejas hacia James que se encontraba encima de la barra.

-¡Ahora vuelvo a ponerla, pero escucharme un momento, Quero invitaros a todos a venir mañana a las 12:30 a los terrenos, en frente del lago concretamente
¡prometo no dejaros insatisfechos, os consigo una pareja para el baile y más de un beso de regalo!- concluyó James dejando entre sus oyentes una agitación palpable.

-Retiro lo de que no era tan imbécil.- sentenció Almu desde su posición en la pista de baile.

-¿Qué dices?-preguntó Miriam.

-Nada, nada
¡tonterías!- entonces Gloria le agarró del hombro y la hizo voltearse.

-¡Ah! hola Gloria

-Tenemos un problema


-¿Estás embarazada?-le preguntó ésta al instante colocando su mano en el vientre de su exasperada amiga.

-¡¿qué dices?! Estás tú un poco contentita señorita
.es Lily ha bebido un pelín más de la cuenta
mira hacia allá.-Almu y Miriam se giraron mirando hacia donde Gloria apuntaba con el dedo encontrando a Lily sobre un sofá a punto de quitarse la camisa.

-¡LILY!- gritó la morena corriendo para detenerla seguida de Gloria y Matt, en esa carrera por supuesto no faltaba James que aún se planteaba si debía o no impedir que continuase y poder de ese modo los encantos de la pelirroja, pero al final se decidió matarla si fuera necesario con tal de que parara al ver como gran parte del sector masculino se arremolinaba alrededor de Lily animándola con cara de obsesos alucinados.




Cuando llegaron después de una buena carrerita que a James le pareció eterna, entre los cuatro (Gloria, Matt, Almu y James) la bajaron del sofá sirviéndose de tirones y empujones y se la llevaron medio arrastrando escaleras arriba hasta el cuarto de las chicas mientras la susodicha gritaba cual niña chica.

-Venga Lily a dormir-decía Gloria con tono maternal.

-Y todo eso, ¡yo me vuelvo a la fiesta!

-No tú te das una duchita y luego ya veremos- dijo James que tenía experiencias en asuntos como este- y bueno si quieres yo te ayudo con el jabón
- añadió con expresión pícara mordiéndose el labio.

-¡pervertido!- le reprendió Matt pegándole un tortacito en la nuca.

-Bueno yo te dejo pero si hacemos espuma y burbujas de jabón sino nada- le advirtió Llily tan tranquila mientras imitaba como explotaba una burbuja con el dedo, James sonrió y la miró de arriba abajo con un silbido de aprobación.

-Es broma
¡qué solo era una broma!- se excusó al ver a Gloria y Almu apuntándole con sus respectivas varitas.

-¡Largo abusador!- decían las chicas luchando por sacarle de la habitación.

-¡Adiós amor!- logró decir James antes de que la puerta se cerrase tras él.

-Bueno Matt gracias ya nos ocupamos nosotras- le dijo Gloria, a continuación le beso y Matt se fue con una sonrisa intachable en la cara.


Al final consiguieron duchar y acostar a Lily aunque empleando alguna que otra ayudita mágica porque Lily desde que James se fue no hacía más que repetir lo guapisisimo que era y lo mucho que lo quería mientras pataleaba intentando salir de allí, buscarlo y plantarle un beso (N/a ya saben lo q dicen los niños y los borrachos siempre dicen la verdad).

-Desde luego no se puede quejar de amigas- dijo Gloria desparramada sobre su cama a causa del agotamiento.

-Recuérdame que la próxima vez la detenga en lugar de animarla a beber.-dijo Almu recostándose junto a Gloria en la cama.

-Lo haré tranquila- dijo Gloria y ambas rieron tontamente, una risa cansada y perezosa.

-Oye
una cosa, ¿tú con Matt estás saliendo o qué?

-Umm, ¿la verdad? Ni idea, creo que ahora estamos como de rollo o algo


-Bueno no te deprimas que éste ya mismo te está pidiendo matrimonio.

-jajaj si es cierto porque yo estoy embarazada ¿no Almu? - dijo Gloria chistosa provocando que las dos acabasen otra vez envueltas en un mar de risas.
.......................................................................
Maria se despertó la primera, la noche anterior fue perfecta; la atención de Remus había sido solo para ella y por si fuera poco estubo apunto de besarla, pero como tantas otras veces no lo hizo. No lo entendía, ella se moría por probar sus labios y demostrarle que le quería, pero nada. Cuando la respiración del chico ya envolvía la suya Remus desvió la cabeza avergonzado, como si estubiera enfadado consigo mismo. María estaba segura de que el que el chico se hubiera obligado a controlarse tenía que ver con su condición de licantropo. ¿Cómo podía hacerle entender de una maldita vez que eso a ella le traía sin cuidado?

Con estos pensamientos rondando por su cabeza se fue a la ducha con la intención de que el agua refresque su memoria y la despertará por completo. Mientras el agua recorria su cuerpo comenzó a recrear el partido y la posterior fiesta con lujo de detalles.Se acordó del anuncio que hizo James subido en la barra y se propuso firmemente ir a descubrir cual era aquel nuevo invento del merodeador, en realidad los merodeadores, porque estaba convencida de la contribución de Sirius en aquella ocurrencia.La chica forzó una sonrisa, desde luego nunca hubiera imaginado la infinidad de historias que envolvian su estancia en Hogwarts.Inevitablemente su mente se desplazo a su pasada vida en Italia tan diferente a como lo era en Inglaterra , un nudo se le hizo en el estomago¿ qué habria sido de Paolo?Sintiose defraudada consigo misma, no se había acordado de él en lo que llevaba de su esancia en Inglaterra, ni siquiera le había escrito una carta.Añadió inmediatamente a su lista mental de tareas pendientes el proposito de enviar una lechuza con destino Itlia y alargó la manao para alcanzar la toalla.
............................
-Menuda nochecita nos diste ayer...¡borrachinga!-le reprochab Gloria a Llily provocando que la pelirroja trastabillase hasta perder el control de su cuerpo cayendo al suelo de bruces. Llily desconcertada se llevó una mano a su doloriada cabeza (no a su trasero, zona del impacto), aún tenía en la otra mano el jersey que intentaba ponerse momentos antes y le pareció imposible volver a lenvantarse en esas circustancias tan sumamentes delicadas( N/a comprendan ...si con una mano se sujetaba al cabeza y con otra el jersey..¿qué hacer para levantarse?)

-¿Has pensado que quizás soltando el jersey y dejado a tu cabeza un instante prodría levantarte?- bufó Almu ayudando a la pelirroja a ponerse en pie. En ese momento salía Maria del baño, envuelta en una toalla, que al haber oido la conversación decidio meterse divertida.

- Si
a mi me han contado que se te da muy bien eso de explotar burbujitas
mira si quieres en el baño te he dejado unas cuantas


La risa no se hizo esperar y las tres chicas se echaron a reir descontroladamente, mientras la aludida las miraba con expresion entre extrañada y ofendida lo que ofrecia a la imagen un cuadro mas cómico aún.

-me quereis contar que pasó ayer
no me acuerdo de nada- dijo Lily cuando sus amigas dejaron de reir sujentandose la dolorida cabeza.

-Bueno
digamos que el alcohol no es lo tuyo- contestó Glo apaciguadora.

- ¿QUE
?
me quereis contar que
diablos pasó- la pelirroja comenzaba a mosquearse.

- Pasar, pasar
no pasó nada- comenzó Almu- pero vamos con decirte que querias ducharte con James- un ahogado grito de su amiga no le evitó continuar- y el queria ducharse contigo.

El grito y las carcajadas inmediatas se oyeron en toda la torre de Gryffindor.Acto seguido sus amigas comenzaron a relatarle todo lo acontecido la noche anterior mientras se acababan de vestir y bajaron a la sala común en la que se encontraban casi todos los merodeadores, que las saludaron con una sonrisa.

-Hola chicos!- saludo María sonriendo, mientras Lily se volvia a sujetar la cabeza gimendo ante el el grito de la castaña.

María se tiró de un salto encima de su primo, su hermano y cierto lobito que la recibian en sus brazos, entre risas, intentando no caerse. Esa chica núnca cambiaria, siempre tan efusiva, no en vano era la peque del grupo. DEspues de darle un beso a cada uno les preguntó que si las acompañaban a desayunar.

- No, peque.- contestó Sirius- tenemos que esperar a Cornamenta.Un gesto de satisfaccion surgió en la cara de cierta morena que opinaba que cuanto menos tiempo cerca de Sirius mejor.

- Bueno
pues nos vamos ya no?- intentaban aligerar el paso Almu y Lily, ya que Gloria estaba pegada a Matt.

- Desyuno
ambre
- murmuraba or lo bajo María, palpandose la barriga, lo que arrancó una sonrisa de cierto merodeador, definitivamente esa chica era algo insolito. En ese momento James bajaba por la escalera, y Almu mirando a su amiga pelirroja al oir los pasos sonrió con malicia.

- Pensandolo bien
el desayuno puede esperar - comentó mirando a la escalera ocasionando la mirada de Llily también, que intento esconderse detrás del sillon con disimulo al suponer quien podía aparecer en dos segundos, pero como todo la resaca no ayudo mucho y su sigilo se convirtió en un estrepito cundo trpezó con sus propios pies y se abalanzó tras el sillon.Todos se quedaron mirando el muble tras el que acababa de desa`parecer la pelirroja.

- Hola!-dijo James atrayendo la atención de todos- ¿ se puede saber porque mirabais aun viejo sillón?

- No
nada que creo que aqui detrás hay algo que te pertenece- dijo ALmu con una radiante sonrisa mientras observaba la cara de suplica de su amiga, que aunque los demás no la podian ver ella desde su posición si.

- Lily!-atino a decir el merodeador sorprendido al atisbar detrás del mueble y encontrarse a la muchacha a gatas en el suelo.

- Eh
encontre mi pendiente!-

-Pero si tu no llevas- observó extrañado, mientras veía por el rabillo del ojo, desconcertado como Almu intentaba escabullirse silenciosamente.

- ¡QUIETA!¡TE VOY A MATAR!- gritó Lily a una Almudena que ponía cara de circustancias, y musitando un ligero creo que mejor me voy salió corriendo todo lo desprisa que sus piernas le permitian seguida de cerca por la pelirroja.

Todos se quedaron callados, un poco impresionados hasta que un lejano ¡SOCORRO! les sacó la carcajada que momentos antes se veían incapaces de proferir.

--------------------------------------------------------------------



Dumbledore llevaba un tiempo sospechando que algo no iba bien, aquel chico de apariencia impecable, Tom Riddle, siempre le había desagradado, era manipulador, perverso, frío, calculador y, extremadamente inteligente, quizás lo más peligroso en un ser así, por ello le denegó el puesto de profesor en Hogwarts años atrás algo que Tom no supo encajar, y suponía Albus, tampoco tolerar. Había observado siempre muy de cerca a Riddle durante su estancia en Hogwarts, entonces Albus no era el director pero Tom lo temía como si lo fuera. En esos años el actual director había descubierto lo retorcido de su carácter, aunque ciertamente nunca llegó a conocerlo, todo lo referente a ese chico eran meras suposiciones, conclusiones que los hilos de su mente elaboraban llevándole por los confusos caminos de las hipótesis. Desde luego que Tom despertó la admiración de muchos, incluyendo en este grupo a profesores y a alumnos, pero Dumbledore no se dejó engatusar con sus dotes y sus buenas notas o la forma elegante y envolvente con que exponía todo, a él le bastó mirarle a los ojos para conocer la frialdad de su alma, le bastó observar como el chico reaccionaba no ya solo con impasividad sino con regocijo ante le sufrimiento de los otros para descubrir que carecía de corazón, aunque por supuesto esto pasaba desapercibido para las mayoría eclipsados ya por sus logros. De modo que aquella cita imprevista con el joven sería un encuentro sin duda interesante del que Tom Riddle solo obtendría una firme negación siempre con el tranquilo semblante que caracterizaba a aquel distinguido mago de barba plateada fueran cuales fuesen las razones que traían a el muchacho, que por desgracias irían más allá de un puesto de profesor en Hogwarts.


Mientras pensaba en todo aquello se dirigía con relajado caminar hacia la cabaña de Garrid recorriendo los pasillos de dura piedra que hacía resonar cada unos de sus pasos en el silencio que le rodeaba.

-Que extraño
no hay un solo alumno por aquí.- se percató una vez recorrido el especio con la mirada que antes fijaba en ningún lugar pendiente solo de sus pensamientos.- Intuyo que Sirius y James tienen algo que ver.- murmuraba Dumbledore formado con sus finos labios una sonrisa amable y divertida que resultaba realmente entrañable, cautivadora y siempre reconfortante al tiempo que acariciaba su barba con actitud despreocupada.

Se acercó a una ventana buscando encontrar lo que ya esperaba. Bajo el radiante sol a orillas del lago se alzaba una pequeña tienda de campaña roja con bordes en dorado, y como ya suponía no eran otros que Sirius y James los que hacían pasar a la multitud que hacía cola a expensas de conocer la nueva ocurrencia de tan célebres alumnos. Ante esa visión Albus Dumbledore no pudo más que acrecentar su sonrisa mientras sus azules ojos brillaban tras el cristal de sus gafas de media luna. Alejose el director más contento dejando tras de sí aquella esencia que solo su presencia te concebía.


-¡Ehh,tú! La pasta o no entras- exigió James atrayendo con su varita a un chico de Ravenclaw que pretendía colarse.

-Menudo negocio es el amor-comentó Sirius mientras hacía pasar a un chico pelirrojo al interior de la tienda.

-Por curiosidad
¿Qué nueva chorrada habéis inventada Potter?- preguntó Almu que se había infiltrado (N/a vamos colado mui fuert) en la cola procurando no apartar en ningún momento la mirada de James para no recaer coma tantas veces en el error de quedarse mirando a Sirius.

-¡Pues justamente lo que tú necesitas!- respondió alegremente James como si anunciase un dentífrico al tiempo que empujaba a Almu, que le pilló de improvisto por lo que no pudo resistirse, adentro.- Ya me lo agradecerás luego
entra y no la dejes irse sin conocer una de nuestras habitaciones
tu ya m entiendes.- Sirius le devolvió la sonrisa y penetró en la tienda no sin antes anunciarle a James que Lily venía hacía allí con cara de desconcierto.

-¡ola Lily!- saludó James y sin dejar que Lily dijera una sola palabra a pesar de que hiciera el intento la introdujo también en la tienda.- no te quejes que es gratis
vamoss!-añadió cuando la chica ya desaparecía tras la tela de la tienda.

-¡Primera sesión completa!














































El interior estaba adornado con todo detalle, al entrar un mayordomo recibía a los recién llegados con gentiles maneras y la más absoluta elegancia, y te guiaba desde el recibidor hasta otra sala más amplia, en la que el suelo estaba recubierto de una moqueta roja, color que predominaba en la estancia, había también dos sillones con forma de corazón y un sofá entre éstos que compartía la misma apariencia. En el centro de la habitación extendida en el suelo había una alfombra blanca alrededor de la cual se encontraban unos cojines de color rojo (N/A variemos un pokito si?) y en medio de la alfombra ocupaba lugar una ruleta de colores.

-Bienvenidos afortunados al nidito del
¡beso!-proclamó James con su siempre particular y atractiva sonrisa dirigiéndose a los alucinados chicos que guardaban silencios impacientes por comenzar con esa innovación tan peculiar.

-Tomad asiento en los cojines por favor.- pidió Sirius señalando los cojines con majestuosidad y delicadeza. Todos se sentaron sin rechistar, bueno casi todos
a Lily y a Almu tuvo que obligarlas María (que casualmente había coincidido en la misma sesión que Remus) a hacerlo. Además de Remus, Almu, Lily y María también estaban Tom, Baddy, Jonh, un castaña de Rveclaw que se llamaba Dena y Doris (estas últimas eran hermanas Dena de 6 y Doris del curso de María).

-Bueno este juego está inspirado en un entretenimiento muggle, la botella- comenzó a exponer Sirius como si fuese un científico valoradísimo que estaba exponiendo su tesis.- pero con algunas innovaciones, para empezar en lugar de una botella nosotros usaremos esta ruleta, por supuesto está embrujada de manera que la ruleta escoge a la persona que uno más desee. ¿Alguien conoce el juego de la botella?

-Yo
- murmuró Llily con un hilo de voz imaginándose ya la situación, ella dándole a la ruleta y ésta señalando como una descosida a James, ¡un suicidio en público!

-¡Qué exitazo! solo una lo conoce, en fin, no hay más remedio tendré que explicarlo.- suspiró Sirius- A cada uno se le asignará un color, si observáis la ruleta ésta tiene los colores que ahora James os está asignando a cada unos de vosotros- en ese momento James estaba haciendo aparecer en las túnica de los presentes una cinta de un determinado color- pues bien, la chica o chico a de tocar la ruleta empezando la misma a girar alternando los distintos colores del restos hasta que acabe predominando uno s de ellos, el de sus pareja. A continuación el que sea su turno deberá pulsar aquel botón rosa que hay junto a ese tubo q se eleva en medio de la ruleta y saldrá por el orificio que hay en la cumbre de éste un papelito indicando lo que se ha de realizar.¿Alguna duda?- concluyó expectante aunque ya suponía que nadie le respondería ansiosos por comenzar ahorrándose las posibles dudas que puedan retrasar dicho comienzo. Sirius y James tomaron aire y se sentaron en los dos cojines que aún quedaban libres.- Os recuerdo que es una ruleta mágica que escoge a la persona que uno más desee


-¡Muy bien, empecemos! - frotose las manos James destruyendo el clima de suspense que Sirius había logrado con su última frase y un tono lento y suave que hacía que dejaba a todos pensativos.- Si nos os importa
-continuó sin darse cuenta del chasco que provocó en el personal al tiempo que extendía la mano para tocar la ruleta.

-¡Quieto! No te emociones que el primero no eres tú, hay que echarlo q suerte, ¿recuerdas?- James chasqueó la lengua cuando Sirius conjuró un dado de once caras y asumida la idea de que aún si el azar se lo permitía podría comenzar el mismo volvió a hablar con el habitual entusiasmo.

-Déjamelo, Canuto
por favor sacad vuestras varitas y colocarlas sobre una de las caras- la obediencia fue inmediata, y en el momento en que las varitas tocaron el dado apareció el nombre de cada uno grabado con impecable caligrafía en las caras dado. Todos miraban con admiración tanto la ruleta. Como el dado y la ambientada sala, no se podía negar que los merodeadores hicieron un excelente trabajo.?
James dejó caer el dado expectante por ver el resultado
por favor dadito, un James Potter, lindo murmuraba mientras el cuerpo Geométrico giraba en el suelo.


-¡Mierda!- bufó James cuando el nombre de Sirius quedó en la parte superior.

-Es que el que vale, vale. - le pinchó Canuto con una abierta sonrisa.- ¡yujú! ¡¿Quien es bueno?!¡YO soy bueno! Jaja- continuaba Sirius en un intento de hacer estallar a su amigo. Y después de que James le obligara a callar, Sirius llevó su mano hasta la ruleta tocándola eufórico. El color turquesa no se hizo esperar, y en cuanto Almu lo vio angustiada se llevó una mano a la cabeza, reacción muy diferente a la de su pareja pues Sirius la miró seductor y presionó sin reparos el botón rosa que dictaría la sentencia de la chica.

-Tienen que besarse durante un minuto- el merodeador miró a la muchacha para descubrir su reacción pero lo que vio no podía ser más alejado de la idea que tenía; Almu mirándole sonrojada, mientras que la realidad era que a quien miraba era a
¿James?, ¡¿ahora su hermano le robaba la atención de su
.(rectificó mentalmente suprimiendo el posesivo) ¡de Almu?!

-¡Me niego rotundamente!- aclaró Almu sin apartar la vista de James a modo de reclamo.- y no me vais a obligar, me voy.- concluyó decidida levantándose en el acto pero cuando comenzó a dirigirse a la puerta algo tiró de ella, concretamente y a riesgo de parecer una loca, Almu aseguraría que era algo invisible que nada tenía que ver con la fuerza de la gravedad y que le impedía continuar con su trayectoria haciéndole retroceder caminando hacia atrás... Acabó la chica por perder el equilibrio sin más remedio que agarrarse por instinto a Sirius hasta quien dicha fuerza se empeñó en atraerla. Sirius la sujetó de la cintura con el objeto de impedir su caída y al mirarla para comprobar si se encontraba bien (N/a ni que se hubiese caído desde un barranco) sus miradas coincidieron y Almu pareció olvidarse de las circunstancias por las que había terminado así, solo existía él y sus hechizantes ojos
pero alguien le hizo despertar de sus ensoñaciones cando elevó la voz confusa, y la morena se apartó rápidamente carraspeando incómoda.

-¿qué demonios ha pasado?- preguntaba Lily.

-ejem, ha sido un detallito mínimo que se me olvido explicar- se excusó James- Veréis, no podéis negaros a hacer lo que la ruleta a indicado que hagáis, sino ella misma se encargará de que lo cumpláis. Así que iros a esa habitación, ya sabéis, por aquello de la intimidad
y bueno haced lo debido.


Almu entornó los ojos y torció el gesto repulsiva quedándose ahí parada sin intención alguna de moverse, hasta que Sirius la cogió de la muñeca y tiró de ella haciendo oídos sordos a los resoplidos de la muchacha. Llegron a una coqueta sala roja y unas velas de tenue luz se encendieron automáticamente al tiempo que la puerta se cerraba, realmente la velas junto con los pétalos rojos esparcidos por el suelo hacían de aquello un lugar muy romántico.

-¿te gusta?- preguntó secamente Virus a quien no le gustaba nada lo forzado del encuentro.

-no puedo negar que es muy bonito
-esbozó una sonrisa y procuró controlar el temblor de su voz. Le costaba reconocer y asumir que se olvidaría en un momento de todo con él si no ponía toda su voluntad para impedirlo. Tampoco le entusiasmaba la idea de que fuera así, un paraíso ficticio, como si después de salir de esa sala volvieran de nuevo al rencor y las miradas cautivas, era un espacio único que finalizaría cuando el minuto de gloria se agotase.

-Me gustaría decírtelo que pasa por mi mente cuando te miro
pero no puedo.- reunió valor para decir Sirius algo acongojado por el alcance de sus propias palabras, ¿era una forma de admitir que era más que un mero deseo pasional? No, no
no debía...no podía dejarle ganar esa batalla a sus sentimientos.

-Ya, supongo que hasta tú tienes algo de vergüenza para callarte las necedades. Me da igual, no quiero que me digas nada más, cumplamos la tortura y salgamos de aquí.

Sirius cerró los ojos como si le acabasen de asestar una puñalada pero hizo lo que le pedía, acercó su cuerpo al de la chica y Almu se encargó de encontrar sus labios con los de él.

-Mira que Galbraith se negaba a entrar, y no veas el tiempo que llevan ahí dentro.- se quejaba James bostezando abiertamente.

-Si no salen ya me prepararé para ser tía. - espetó Lily cansada de la larga espera.

-Como no les vea salir inmediatamente entro yo mismo a sacarlos-gruñó Baddy.

-Déjalos que disfruten- espetó James, imaginado a Lily y a él en el lugar de aquellos dos.

-Pero es que era un minuto ¡no 10!- objetó Doris resoplando aburrida.

Por fin la puerta se abrió dando paso a una Almu rojísima y a un SirIus un tanto confuso, por un momento vaciló sobre lo que debía hacer a continuación; él por su parte estaba seguro de que sus deseos eran salir de allí con la morena cogida de la mano pero no estaba muy convencido de que las intenciones de Almu fueran las mismas que las suyas, así que se quedó esperando a ver que es lo que la muchacha hacía esperanzado de que se volviese para buscar su mano.

Pero Almu no se giró, avanzó sin apartar la vista del suelo muy avergonzada, culpable de haberse besado ahí dentro para luego actuar como si no hubiese sido lo que para ella un beso con el merodeador representaba. Todos miraban la escena como sin fueran los espectadores de una película de la que Sirius y Almu eran los protagonistas. Al final ambos volvieron a sentarse como si lo vivido ahí dentro fuese un sueño, un resquicio que sus mentes se empeñarían en ocultar desde aquel mismo instante.


-Dena, es tu turno.- optó por decir James para normalizar la situación y desagravar la tensión reinante.

La aludida tocó la ruleta, lo cierto que no le importaba cual de los presentes era el escogido, tanto James, Sirius , John , Baddy , Remus y Tom eran de su gusto y no tenía ninguna preferencia.

-No, no, yo es que
quería con Lily, exclusivamente con ella.- dijo aprensivo James al comprobar que el rojo de la ruleta era idéntico al de su túnica. Remus observó con aspereza a su amigo, comprendía su reacción pero no era necesario que fuese ten inconsecuente con lo que a Dena le pudiera afectar aquel comentario.

-James, no seas tan insensible por favor. - dijo el castaño, señalando con la mirada a Dena.

-No te preocupes Remus


-Lo siento, Dena, eres muy guapa en serio, pero es solo que yo
- trató de disculparse terminando la frase con un suspiro y una mirada fugaz a Lily.- Venga pulsa el botón rosa.

-El chico besa el cuello de la chica hasta llegar a la comisura de sus labios- James giró bruscamente la cabeza como si de esa manera evitase que eso sucediera. Casi podía sentir los ojos de Lily clavados en él, pero no quería mirarla y descubrir el rencor de su mirada. Buscó otro punto en el que fijar la vista pero no lo encontraba, sus impulsos luchaban por obligarle a mirar a Lily, tenía una curiosidad que debía saciar. Lentamente volvió la cabeza hacia ella y la encontró mirando el suelo con tristeza, angustiada, no con recelo como suponía el merodeador, realmente estaba afectada no era una reacción superficial.




-¿Nos vamos a la habitación o qué?

-Eh..no no , es mejor aquí, no vamos a tardar mucho- de hecho cuanto antes termine mejor continuó en su pensamiento. Por lo vito a Lily la idea de que no se fueran no le había parecía tan fantástica como James creía, no le apetecía en absoluto ver como los labios de James recorrían el cuello de Dena, ¡sería demasiada tortura! Ya era suficientemente horrible imaginarlo no soportaría tener que verlo en directo ante su ojos.

-Como quieras
- se contentó Dena, era cierto que perdía con ello la privacidad que le invitaba a intentar sacarle más que besos en el cuello pero sería una oportunidad excelente para demostrarle a Lily que James no le pertenecía lo más mínimo.

Cualquiera se daría cuenta de que James no se sentía nada cómodo haciendo aquello, había tomado una posición tensa y recorría el cuello de la chica lo más rápido que podía solo rozándolo levemente, pero cuando iba a llegar a la comisura se apartó no muy convencido, no sabía por qué pero intuía que Dena no se conformaría con un simple beso en la comisura del labio.


-No has terminado, falta un beso aquí.-le dijo Dena un poco nerviosa, había notado perfectamente que el chico había evitado lo más que pudo el contacto con ella, y eso le reventaba, no quería desperdiciar su tirada no obteniendo nada, así que decidió jugárselo todo a una carta.

James tragó saliva y se acercó a la chica, pero cuando ya rozaba la comisura de sus labios, Dena se giró repentinamente logrando que James la besara en los labios, trató de continuar pero James no le dio tiempo a conseguir también profundizar el beso y se apartó casi al instante.

-No tenías que haberlo hecho.- le espetó el chico fríamente.

-Lo siento, pensé que tú también querías.

-He de reconocer que besas muy bien.- el orgullo que estaba sintiendo Lily al ver a James rechazar a la chica quedó desmoronado con esa última frase, no le gustó en absoluto ese comentario, ¡ja! Y pensar que momentos antes (aunque yo no lo recuerde) quería explotar pompas de jabón conmigo pensó inconsciente del peso de sus palabras, echó un vistazo a Dena y al ver una satisfecha sonrisa dibujada en su linda cara notó un pinchazo en el estómago como si fuera a vomitar todo el coraje que sentía. Celosa y fastidiada decidió devolvérsela a Potter aunque, se dijo algo apenada, a él por su puesto no le importará en absoluto.



-Pues si tanto te gusta como besa, mejor que te vayas con ella, no vaya a ser que al final te quedes a dos velas.- soltó Lily de repente sin darse mucha cuenta. Nada más decirlo sintió una tremenda liberación...Pero se arrepintió de haberlo hacho igualmente, James seguramente se emocionaría y sacaría sus propias conclusiones, y aunque estaba segura de que serían muy ciertas no estaba preparada ni mucho menos para que lo supiese
ni siquiera lo había terminado de asimilar ella misma, no para después tener que desengañarse.

James efectivamente sonrió ilusionadísimo mientras se revolvía el pelo, algo que crispaba los nervios de Lily, no lo soportaba, a pesar de que le quedaba tan seductor, se veía tan mono cuando lo hacía
le parecía
¡un tic horroroso!


-Bueno, ya si eso continuáis fuera, que me toca a mí.- intervino John mirando a todas las chicas presentes, ¿Cuál estaba más buena? Puff
difícil decidirse por una
Dena tenía un gran cuerpo pero no era muy ingeniosa, demasiado simplona, él necesitaba misterios, rebeldía, una chica con carácter
ummm ¿María Black? Era realmente guapa, pero no, ella era de 5º
demasiado pequeña para él, mejor una de 6º
¿qué tal Almu? Sí, Almu era perfecta, bonita y con carácter, además era de 6º, solo un año menor que él, ¡o, no! Se le olvidaba, su amigo Baddy se la pidió primero (N/A ¡¡es una subasta
chicas a precio baratoo!!...¬¬), no podía quitársela, eso era jugar muy sucio, muy bien Almu no estaba disponible
¡Lily! Ésta reunía las mismas condiciones que María y Almu, y al igual que la última cursaba sexto, y estaba libre. Sonriendo de haber llegado a una excelente determinación tocó la ruleta que comenzó a intercalar colores tan variados como los de un arco iris , no parecía que fuese a decidirse por uno en concreto
al final acabó por tornarse en un verde no muy bien definido, algo azulado y un poco amarillento también, pero verde al fin y al cabo.- ¡Lily! Me tocó con Lily.

-No te flipes tanto, que es color que ha salido muy verde no es.- replicó como no, James.

-Sí pero que turquesa menos, y de amarillo no tiene pinta, y es que ya el rosa ni aparece.- Remus se ganó una mirada asesina por parte de James, mereció la pena decirlo, se divirtió muchísimo viendo la cara que se le quedó al moreno.

-Es verde no hay más que discutir.- intervino para sorpresa de todos Lily, quien vio en esos momentos la oportunidad perfecta de devolvérsela a Potter, algo que consiguió con creces, perecía que James saltaría de un momento a otro encima de Jon cual feroz animal, mientras John estaba tan tranquilo sin sospechar lo más mínimo que aquello era la particular guerra de Lily, de modo que pulsó el famoso botón rosa y luego agarró el papel deseando descubrir su contenido.

-Deben besarse durante 10 segundos-a John le pareció algo escaso pero seguramente podría conseguir que se convirtiera eso en mucho más. Miró a Lily y notó claramente que la idea no le gustaba demasiado y en seguida pensó que debía ocurrirle lo mismo que a él, simplemente le parecía muy poco, pero él tenía la solución a ese problema.

-¿Nos vamos o qué?- inquirió Lily respirando profundamente en un intento de calmarse y reprimir sus deseos de marcharse de allí, pero le bastó mirar a Dena y ver como ésta a su vez miraba a James para decidirse definitivamente a entrar con John en la habitación.

-Claro, adelante, las damas primero- dijo galante. Lily entró sin dejar de mirar atrás continuamente hasta que la puerta se cerró tras John.

-¿Sabes qué? Durante este curso me he fijado mucho en ti.- y en muchas más continuó la frase para sí-te he mandado alguna que otra indirecta que no sé si habrás recibido. - a Lily le vino rápidamente a la cabeza su habitación repleta de rosas, eso significaba que no había sido Potter, sino John, menudo desengaño, la culpa era de sus tres amigas que no habían parado de insistir en que era James el autor de aquello, y mira como salió la cosa, aunque nunca lo reconocía en su interior mantenía la esperanza de que hubiese sido el merodeador y ahora solo pensaba en lo estúpida que había sido otra vez, otra nueva desilusión.

-Entonces
eras tú el de las rosas.-John no tenía ni idea de lo que le hablaba pero supuso que negarlo sería un error, y aunque frunció el entrecejo contrariado asintió varias veces. A Lily se le cayó el mundo encima pero a pesar de todo, como ya acostumbraba a hacer, actuó en desacorde con lo que deseaba, simplemente le plantó un beso más por cerrarle la boca que por otra cosa, pero desde luego no pensaba durar un segundo más de lo debido, bastante había hecho ya con ser la promotora del beso. John por otro lado, estaba que ni se lo terminaba de creer, para que luego dijesen que con la mentira no se llega a ningún sitio ¡JA! , en esos momentos no podría estar mejor. Intentó continuar pasados los 10 segundos, pero la pelirroja se apartó como si hubiese sonado una alarma indicándole que ya había cumplido lo que la ruleta había mandado, por un momento Jonh penseque Lily lo estaba cronometrando y se sintió rechazado pero en seguida se dio cuenta de que era una tontería, no hacía falta más que mirar la cara de l chica para ver que solo se hacía la difícil (N/A suspenso en comprensión femenina..!)

-¿entonces vendrás conmigo al baile?- preguntó haciéndose el inocente.

-ehh
claro...Sí- contestó Lily dejando volar su pensamiento hasta su habitación llena de rosas.

John quedó más que satisfecho con la respuesta de Lily. Y con una amplia sonrisa la cogió por la cintura para salir de la habitación y encontrarse a un colérico James que no hacía más que arrugar, morder y arañar un cojín que había cogido del sofá rojo y ya cuando vio aparecer a John agarrando a Lily de la cintura, lo rompió de un tirón sin apartar una desgarradora mirada de John mientras se ponía rojo de la rabia.

Llily se acercó a John y el susurró que ella iba a quedarse solo para ver que sucedía con sus amigas a lo que John asintió tomando asiento. En cuanto Lily se sentó Almu el pidió detalles, la pelirroja suspiró y le contó todo con total exactitud.

-Lily, por Merlín, no seas ingenua, John te mintió, por favor está muy claro que fue James.

-¡No seas pesada! John mismo me lo ha dicho.

-eaa, te mintió, te engañó, se tiró el rollo. Te lo digo en serio, sabes que para que te diga que el burro de James es divino contigo tengo que estar muy convencida, así que más te vale creerme.

-Sshh- le mandó callar Lily que tenía el presentimiento de que cierto personajillo estaba muy pendiente de su conversación. En efecto James chasqueó la lengua con fastidio pero bueno, al menos había sacado un valiosa información, en primer lugar, que John era un farsante arrebata méritos ladrón de pelirrojas y que él empezaba a caerle bien a Almu, lo que suponía un punto a favor. Decidió desenmascarar tal mentira de John, a James Potter nadie se las daba en sus narices
.solo de pensar en el beso que el muy cerdo consiguió de ella ardía por dentro de manera casi sobrenatural
¡jo! Que nervioso se estaba poniendo (N/A glo aquí tenemos nuestro guardián entre el centeno!!... almu).

-Oye, voy a darle a la ruleta esta- dijo María entrecortada, no muy segura de que su intervención fuera muy acertada. Los demás la animaron con una mirada expectante, casi parecían obligarla a hacerlo por la forma en que sus ojos se clavaron en ella.

-Tienen que irse a la habitación paradisíaca y besarse












































- Oye
que voy a darle a la cosa esta- dijo MAria, entrecoratda no muy segura de que su intervención fuese la correcta.

- Si, dale María que seguro que a ti te va mejor- dijo Almu volviendo de nuevo al angustiado pesimismo en el que se sumia cada vez que pensaba en lo que núnca debió pasar
jamás tendría que aberse interesado en Black; y mucho menos haberse besado con él sin poder remediarlo, pero aún por muchas contradicciones y oposiciones que ponía a lo que Sirius le hacía sentir no era capaz de dejar de mirar a esos hermosos ojos azules que le hacían estremecer.

María solo sonrió nerviosa ante el comentario de Almu
sabía de que color si iba a poner la ruleta, blanco el mismo color que colgaba de la túnica de Remus, pero por una parte deseaba que el que señalara fuese a Tom, ya estaba harta de uqe Remus fuese tan cobarde, porque eso es lo que le parecía a ella cada vez que le decía que él no podía estar con nadie debido a su condición o que le repetía que ella era mas pequeña y que debería salir con chicos de su edad, por eso solo pensaba que si le tocaba Tom conseguiría demostrarle lo crecidita que estaba y además así podría darle celos haber si reaccionaba de ese modo y dejaba a un lado sus estupidos remordimientos. Pero como suponía desde el pricipio el color que tomo la ruleta no podía ser mas blanco y aunque sabía que esta vez Remus no merecía nada suyo no puedo evitar sonreir radiante cuando le vió sonrojarse. A continuación pulsó el ya conocido botón rosa y espero el papelito que no tardó en salir.

- Tienen que irse a la habitación paradisiaca y besarse sin tiempo limitado- a Remus el corazón le latía a mil por hora, ¿besarse con Maria?, no, eso no podía hacerlo y no precisamente porque las ganas fuesen pocas, pero es que no qería hacerle daño ni a ella ni a si mismo, no soportaría probar el sabor se sus labios para luego no volver a besarlos y tampoco opdía estar con María, no de aquella manera, no siendo el monstruo que creía ser. Pero no podía negar que le entusiasmaba la idea de ver a la castaña entre sus brazos
lo suyo no era otra cosa que un martirio, no podía olvidarse de María y tampoco estar con ella
y ese problema se lo podía aplicar también a Sirius, quine por orgullo y temor a reconocer lo que sentía pretendía dejar escapar a Almu. En definitiva el único al que las cosas le iban bien era a Matt que no podía estar mas feliz que con Gloria. Porque a James tampoco le iban ni medio bien
ya que Lily no parecía tener el mas minimo interes en que algo pasara entre ambos, ella insistia en que él no la quería y todas esas paranoyias que la chica se negaba a dejar a un lado.(N/A-(maria)-- no ns ponemos filosofos m an contao
xD!!si parec q ayams estudiao pa comeerns la cabeza nosotrs solitosss!!!jjaja!!q si x un lado qiero, q si no
ya no no se ni q piensoo!!
weno dejemos apart ls pensamients lokos d una d ls autoras y sigams cn la istoriaa!!)

- ¿ Y donde está ea habitación?- preguntó María con interes.

- Sales de aqui
entinces os encontrareis en un pasillo, pues debeis entrar en la segunda puerta a la derecha, de todos modos hay un cartel en la puerta que lo indica.- les explicó Sirius, aunque su voz sonaba desanimada, pero cad vez se convencía mas de que el que Almu no se hubiese ido con él le venía de perlas porque lo que necesitaba era olvidarse de ella, alejarse
para asi poder dejar de desear no separarse de su lado. De modo que ir con otra al baile podía ayudar con su auto-terapia.

Remus sonrió imaginandose lo que le esperaba y motivado por sus ensoñaciones se levantó y tiró de Maria hacía afuera sin darle siquiera opción a respirar. No tardarón nada en llegar a la habitación, en ese momento al licántropo se encontraba falto de esa maldita conciencia que siempre le evitaba besar a esa pequeña que tanto quería. La habitación en la que acababan de entrar no se parecía en nada a un cuarto, carecía de paredes y el suelo
no había era arena. Al fondo un mar con palmeras deperdigadas por la playa paradisiaca que les aparrcía a la vista.

Nada mas entrar el castaño soltó a Maria del brazo por el que la sujetaba y se fue a sentar en la arena sin estar muy seguro de que debía hacer
besarla obviamente, pero aunque fuese lo que mas deseaba en el mundo no pudo evitar preguntarse a que precio.Confuso levantó la cabeza para mirar a la chica.

María, por su parte, al sentir uqe Remus la soltaba se tambaleo. Todavía tenía la impresión de saber que iba a pasar y no podía centrarse. Se acercó a la palmera mas cercana y se quedó apoyada en ella con los ojos cerrados mientras pensaba. Estaba nerviosa, no podía negarlo, se mordió el labio intentando centrarse. De pronto sintió una presencia delante suyo, solo pdía ser él. No quería abrir los ojos para que le dijese que solo iba a ser eso y porque era obligado, pero una mano debajo de su barbilla le hizó subir la cabeza haciendole abrir los ojos por el asombro. No se sentía capaz de hablar, la visión de aquel chico castaño y sus ojos miel respladecientes con una sonrisa pintada en el rostro le arrebató el habla y la respiración. Tenía las manos sobre la pared en la que ella estaba apoyada, la chica se encontraba arrinconada entre sus brazos, sintiendose desfallecer. El se inclinó girando la cabeza para depositar un suave beso en la mejila de la castaña, sin separar los labios de su cara fue bajando, mientras propinaba pequeños besos, hasta sus labios sobre los que depositó el último delicadamente pidiendo permiso. La respuesta no se hizo esperar y María se lo devolvió. Meintras sus lenguas se encontraban y sus labios se acariciaban, las manos de él pasaron a su cintura y las de ella a su pelo. Cuando la falta de oxigeno se hizo latente, se separarón sonrientes y respirando entrecortadamente juntaron sus frentes mirandose a los ojos.

- Te quiero
te quiero decir que esto que ha ocurrido es solo por la ruleta, que no ay nada mas- dijo Remus apartandose lentamente mientras ahogaba con esas estupidas palabras el te quiero que, indiscreto, había salido de sus labios. A Maria se le rompió el alma en mil pedacitos, ¿cómo podía ser tan sumamnete insensible? no podía besarla como si de verdad la quisiera para luego decirle eso. Sus ojos se llenaron inevitablemente de lagrimas, pero no podía dejar que él la viese llorar, no se merecía sus lágrimas, siempre negandose a estra con alguien por ser un hombre lobo
¡ por Merlin! él no tenía la culpa de ser como era.

- Maria
no te lo tomes asi, verás
yo soy un engendro horrible, y tu la cosa mas bonita que mis animales instintos serían capaces de destrozar
tu te mereces mas
- no pudo continuar, ya que Maria volvió a besarle con lagrimas corriendo por sus mejillas. Con ese beso quería demostrarle lo absurdo de sus palabras para ella, necesitaba que entendiese uqe valía la pena cualquier riesgo para estar con él.- no
no puedo
- dijo Remua entre los besos de la chica, pero sin evitar que esta continuase, hasta que al final asumió él el control del beso hasta que noto que el aire les faltaba y se aparto jadeando.

-¿por qué haces que sea tan dificil?- preguntó Remus sin mirar a la chica- Escucha no puedo estar contigo, en relidad
no quiero estra contigo- se decidió al fin a mentir por lo que él creía el bien de Maria- Tu eres pequeña para mi, ya te lo dije. No confundas sentimientos, soy tu amigo o incluso tu hermano pero nada mas- dijo dirigiendose a la puerta sin sentirse capaz de mirar a la castaña, que destrozada se sentó en la arena.



Cuando Almu y Lily vieron salir a Maria frotandose los ojos para disimular las lagrimas se levantaron y la sentaron entre ambas. Todos las miraban interrogantes, pero nadie se atrevía a preguntar nada.

- Ei Maria tranquila
son todos unos cerdos
(N/A- aqui esta el porta
:P!)bien venida al club.- decía Almu para consolarla.

- Tu mejor piensa en el bombón de Tom Rogell y verás cómo se te quitan las penas- añadió Lily señalando con la mirada a un chico de Huffelpuff que las miraba preocupado.

- Además si Remus te ha hecho llorar no te merece
tu vales mucho mas que eso, no permitas que el mismo que te haga sufrir e¡sea el único que te haga sonreir
- continuó Almu dirigiendose mas a si misma que a su amiga- es un error creeme.

La castaña solo asintió, ahora mas calmada. Almu tenía toda la razón del mundo no podía pasarse todo el tiempo tras Remus
no, tendría que seguir el consejo de Lily y empezar a fijarse en Tom aunque el proposito de fijarse en el chico sea solo de darle celos a Remus.

- En fin
Buddy te toca- dijo Lily con el objeto de interesar a los presentes en la ruleta en lugar de en Maria.

Buddy esbozó, con su perfecta dentadura, una sonrisa que se dirigía a Almu quien no se la devolvió, no por nada en especial, sino porque simplemente no se había dado cuenta de que el chico la miraba continuamente. Se encontaraba demasiado ocupada escuchando lo que María le contaba en susurros sobre lo ocurrido con Remus, pero Lily si se dió cuenta y el propinó un codazo a Almu quién gimió mirando hacía donde le indicaba su amiga. Se encontró a Buddy mirandola con sumo descaro, a lo que le sonrió algo incomoda. El chico satisfecho ante el gesto de la chica, tocó el aparato que se encontraba en la mesa que al instante tomó un collor turquesa identicó al que colgaba de la túnica de Almu quien al verlo bajó la mirada ya cansada de todo ese royo.

- Vaya
bonito color- dijo el chico tratando de sonar seducctor.

- Precioso, pero no muy adecuado para ti- intervino Sirius conteniendose para no agarrar a la morena y obligarla a salir con él de la cabaña de una vez por todas- y no lo digo por nada, solo es que tú vales mas- agregó a continuación para disimular los terribles celos que sentía en ese momento.

- Bueno, se ve que entonces poco vales tú porque a ti también te toqué yo- contratacó Almu molesta

- ¡UU! te la ha dado bien- rió Buddy dandole unas condescendientes palmadas al aludido en la espalda, mientras este apretaba fuertemente los dientes.


Baddy regresó a su asiento y pulsó el botón rosa que decidiría lo que él y Almu debían hacer.

-deben besarse sin tiempo pero antes el chico ha de masajearle a Almu- una sonrisa d e satisfacción que adornó el rostro de Baddy mientras que Almu torció el gesto y se mordió el labio inferior abrumada, lo que ella quería era salir de allí
y sola



Sirius cerraba con fuerza el puño mirando fijamente a ambos, sabía que debía aparentar que lo que ocurriese con ella no le importaba en absoluto, pero no era tarea sencilla, se le hacía insoportable el simple hecho de imaginar un solo instante a ese tío poniendo sus sucias manos encima de Almu, temía no poder reprimirse y acabar partiéndole a Baddy la mandíbula de un puñetazo.

Cuando Almu y Baddy se dirigía la famosa habitación, John se levantó tirando de Lily con la intención de salir de la tienda de campaña.

-¡Eh, tu!¡ no te flipes! ¿a dónde vas?- dijo James entre burlesco y crispado.

-¿A ti que te parece? Me voy con mi pareja... ¿de eso se trata no?- respondió mientras alcanzaba la puerta que suponía que era de salida agarrando siempre la mano de Lily.

Ante la expresión de desconcierto que manifestaba James, Baddy añadió.

-¡Solo nos quedamos porque Lily quería ver lo que sucedía con sus amigas y


-¡NI SE TE OCURRA ABRIR ESA PUERTA PARDO TONTO!- le interrumpió James incorporándose momentáneamente al detectar la cercanía de los dos chicos a la puerta.

-¡NI SE TE OCURRA ABRIR ESA PUERTA PARDO TONTO!- le interrumpió James desesperado.


-Tú no eres nadie para prohibir que nos larguemos- contraatacó Llily deteniendo un momento a John que más que acompañarla hasta la salida la arrastraba hacia ella. John reforzó las palabras de la pelirroja con un asentimiento de cabeza y abrió la puerta con ímpetu chocando ésta con un barra que cayó la suelo derrumbando con un estruendo toda la tienda.

-Yo ya avisé
-se oía a James por entre la tela roja que cubría sus cabezas.















































La clase de Encantamientos fue un completo aburrimiento del que se vieron salvados cuando sonó el timbre tras 60 minutos de intensa charla continua que todavía resonaba como rumor insoportable en los oídos de los alumnos de Gryffindor y Hufflepuf que cursaban esa asignatura.

-¡Por fin libres!- exclamó Sirius fingiendo que acababa de salir de una prisión.

-Sí bueno, de clase somos libres
pero no de eso.- dijo James señalando con una mueca de terror a un punto situado a espaldas de Sirius quien se giró sobresaltado para encontrar a Julliet, una chica de Hufflepuf no muy agraciada.

-¡Socorro, es Julliet la troll! ¡Sálvese quien pueda! ¡aaa!- interpretó Sirius mientras James reía a carcajada limpia.


-¡Dejadla en paz! ¿O es mucho pedir que busquéis alguien más feo que vosotros a quien insultar? Porque, creedme apestáis.- intervino Almu ajetreada al ver como humillaban a Julliet.

-Tal vez, pero a ti te gusta.- respondió Sirius alzando las cejas.- Además aquí la única que tufa es mi amiga Julliet, ¡que le canta el ala a cloaca!

-¡Qué te compres una vida y dejes de joder la de los demás!- volvió a la carga Almu- El mundo no tiene la culpa de que tu vida carezca de interés.

En ese momento Llily salía de clase y tiró de Almu apartándola del enojado Sirius quien se había empezado a acercar peligrosamente a la morena.

-Vámonos
que Sirius se te acerca y te puede contagiar algo...- dijo Lily en tono lo suficientemente alto para que los dos merodeadores lo oyeran. Almu miró por con desdén a ambos por última vez y las chicas se fueron.

Y cuando quedaron quedaron fuera del campo de visión de los dos chicos, Lily y Almu comenzaron a reír descontroladamente.

-¡Virgen del camino seco! Es wapiiii!jajaj- intercalaba Almu entre las risas.

-¡Ya te digo!..No la soporto, Julliet es imbécil
y de las buenas.


*-*- Descripción de Julliet para que comprendáis por qué es tan
querida-*-*


La chica no era inteligente, a pesar de los esfuerzos que ponía en aparentarlo, de hecho resultaba incluso torpe, pero estudiaba noche y día sin descanso por lo que no era de extrañar que aprobara los más difíciles exámenes aunque no con las altas calificaciones que la cantidad de horas de estudio invertidas deberían dar. Resultaba realmente lastimoso verla ahí en un rincón de la biblioteca manoseando con actitud posesiva los libros
según esto y unido a su deplorable aspecto lo normal es que inspirara compasión, pero ésta quedaba totalmente enterrada y sustituida por repugnancia y desprecio al descubrir lo grosera, impertinente y desagradable que podía llegar a ser. Su actitud era arrogante y no vacilaba en responder con insultos a quien trataba de integrarla.

Por si fuera poco la higiene no parecía ir con ella; apestaba como si aquello de lavarse fuese todavía un misterio. Y al comer la grasa le resbalaba por las comisuras al igual que la salsa u otro condimento de los alimentos
. Y pequeños trocitos se depositaban alrededor de su boca


Esto entre otras cosas ayudaba a que todos la quisieran tener siempre al ladito! Jajaj








































.


Y mientras las chicas comentaban a tan linda criatura (Julliet) aparecieron Gloria y María, ésta última contando algo muy entusiasmada mientras la boca de Gloria se entreabría en señal de sorpresa.

-Ya veo que te están informando.- se apresuró a decir Almu
seguro que María estaba hablando de la dichosa ruletita.

-¡Ya te digo!...umm una cosa Sirius con Penny ya... ¿nada?

-¡¡¿Black?!!Por favor, después de acostarse con ella la dejó más tirada que Potter a su peine. - respondió Almu, y Lily rió como si se le fuera la vida en ello. Toda se voltearon hacia ella y la pelirroja se excusó algo sonrojada.

-ehh...ha sido muy bueno
- dijo poniendo su mejor sonrisa de inocencia
y fue entonces cuando el resto estalló en una carcajada.

Pero alguien les interrumpió con un curioso carraspeo, las chicas aminoraron el volumen de sus risas, y se volvieron hacia el corta rollos
que resultó ser Baddy.

-Disculpad
es que...- suspiró abandonando el intento de disculparse y se dirigió a Almu
que parecía más abochornada y desconcertada que otra cosa.- Bueno, creo que tú y yo dejamos ayer algo pendiente.

-Uuuu
¡con lo que odio yo ser metiche!¡ Me parece que aquí sobramos! Que creo que estos adorables chicos necesitan intimidad.

-Pero Lily si


-¡Chaito!- le cortó Mairía y las tres (Glo, Lily y María) se alejaron conteniendo sus impulsos que le pedían a gritos una buena carcajada.


-Uff
es que John es torpe y tuvo que cagarla precisamente en el mejor momento.- decidió decir finalmente Baddy tras un incómodo silencio, mientras recorría con la mirada a Almu de arriba abajo.

-mmm..eee
bueno
no creo que me vaya a regir por lo que pasara en esa cabañita.- atinó Almu a decir apartando la mirada.

-Por eso estoy aquí- decía el otro mientras se acercaba a Almu que sintiendo su respiración tan cerca volvió bruscamente la cabeza y alzó las cejas sumamente incómoda y desesperada.

-Baddy
déjalo, no se si quiero
- puntualizó escuetamente mientras su mirada se desplazaba inconscientemente a un moreno de ojos azules.

-¿Es por ese, verdad?- preguntó Baddy siguiendo la dirección de los ojos de la chica.

-¡No!- se apresuró a aclarar la morena y acto seguido improvisó, no en vano durante toda su vida había aprendido que el don de la interpretación podía resultar un poderoso aliado.- es por mi hermano, verás tu eres su mejor amigo..no le va a gustar y tampoco es que yo me sienta cómoda sabiendo que mi hermano no lo está.

-Ya, claro.

Baddy sabía que el que no quisiera besarle nada tenía que ver con su hermano Fran, al contrario, siempre creyó que ese factor jugaba en su favor
Almu sería capaz de estar con él para darle en las narices a su hermano. Lo sabía porque había estado con ellos un verano prácticamente entero, y siempre había sido testigo de la misma discusión; Fran sacaba el tema de los chicos abordando con comprometedoras preguntas a su hermana que salía victoriosa de todas ellas
el motivo de su insistencia era que Baddy le había confesado que Almu le gustaba y Fran trataba de hacerle prometer a Almu que jamás estaría con uno de sus amigos. Las contestaciones de la morena eran múltiples pero en ninguna dejaba un resquicio de duda en que los intereses de su hermano le importaban un cuerno si se refería a su vida sentimental. Esto sacaba de quicio a Fran, no consentía que su hermana pequeña se le rebelara de aquella manera, lo que unido a su orgullo y a la facilidad de Almu para resolverse en nuevas contestaciones daba lugar a eternas discusiones.

No, lo que a Almu le movía a rechazarle era Black, no cabía duda alguna, pero con ese muchacho nunca se sabía, un día podía jurarle su amor incondicional a una y al siguiente dejarla con las ilusiones rotas mientras él se dirigía en busca de una nueva conquista, así hacía con todas y aunque el griffindor siempre le había caído bien, Almu no sería para ese chico, además creía jugar con ciertas ventajas; él sabía como tratar a Almu, solamente tendría que ofrecerle lo que a Sirius le faltaba.- No pasa nada, si es Fran el inconveniente, hablaré con él. Me gustas Almu, y me gustas de verdad. - dijo poniendo en práctica su táctica.

-Eres
un cielo.

Baddy sonrió y le puso la mano en la espalda para invitarla a andar hacia el interior del castillo.

Entretanto Sirius y James hablaban en el vestíbulo.

-Se te nota mucho- dejó caer James enigmático.

-¿El qué?- preguntó Sirius inexpresivo.

-Que te gusta Galbraith
y me apuesto hasta mi cara a que solo te acostaste con Penny para olvidarte de ella
para demostrar que no te importa
y para convencerte también a ti mismo de que es una más. Pero dudo mucho que hayas conseguido mejorar la cosa, sigues deseándola igual aunque con la diferencia de que ahora ella te mandará bien lejitos si intentas algo...antes ya le costaba así que ahora imagínate


-¡No digas más gilipolleces!- gritó muy afectado el susodicho haciendo que Almu se detuviese en la puerta del vestíbulo para escuchar de que trataba aquello. Babby ante esto se quejó preguntando qué se suponía que hacían, pero Almu le mandó callar con lo que Baddy guardó silencio y se contentó con escuchar resignado.- Si me acosté con Penny fue porque estaba buena, porque me hiciste una apuesta y porque estaba harto de intentarlo con Almu. Y que te quede bien claro que lo que busco en Almu es lo mismo que en todas, ¡soy un hombre de acción, por Merlín! Pero te digo una cosa, nadie se resiste a Sirius Black, conseguiré a quien me proponga
no hay para mi mujer imposible.- cuando terminó respiraba entrecortado, había puesto tanta pasión en cada palabra envenenada que pronunciaba...una parte de sí se había revuelto inquieta a tantas mentiras que le destrozaban por dentro, si había algo de verdad en lo que había dicho era que se llamaba Sirius Black. Los ojos se le inundaron de lágrimas mientras el mundo desaparecía para él, solo deseaba no existir y que cesara aquel dolor horrible que le oprimía. Algo parecido experimentaba Almu que si no hubiese sido porque Baddy estaba ahí para sujetarle habría perdido el equilibrio entre la multitud de alumnos que iban de un sitio a otro sin darse cuenta de nada, sin darse cuenta de que ella se ahogaba en un mar de oxígeno. Quería llorar amargamente hasta que le faltaran las fuerzas, pero no iba, no podía hacerlo...al fin y al cabo ninguna de sus lágrimas acabaría con ese intenso malestar.

-¿Estás bien?- le preguntó Baddy mientras la sjetaba con extremo cuidado.

-Sí sí, seguramente esto me pasa por no desayunar.- contestó esforzándose por esbozar una sonrisa. Baddy medio sonrió también y se ofreció para acompañarla a buscar a sus amigas pero Almu le aseguró que no era necesario y antes de irse le dijo al Huflepuff con voz tenue que se verían en el baile.













































Tom corría por el pasillo tras María, desde el día anterior había estado intentando dar con ella para invitarla al baile pero sin éxito y ahora por fin la veía por lo que no dudó en emprender una considerable carrerita en pos de la castaña. Finalmente la alcanzó jadeante.

-María
ai
yo te quería decir
que

-Tranquilízate, ¿has estado corriendo?- Tom sonrió irónicamente y cuando su pulso recuperó su ritmo normal volvió a intentarlo.

-¿Vendrás al baile conmigo?

-¡Claro!- respondió María con una sonrisita un tanto enigmática. Tenía unas ganas de ir a ver a su primo y a sus amigos
, lo que implicaba también a Remus, para contarle a Sirius, claro, quien iba a ser su fabulosa pareja.- Bueno tengo algo de prisa ¡Nos vemos!- dicho esto y tras un breve beso en la mejilla salió escaleras arriba en busca de los merodeadores a quienes encontró repanchingados en la sala común, aunque como esperaba, Matt estaba ausente, debía encontrarse, para variar, con una amiguilla suya de rizos.

-¡Primito!- saludó María a Sirius con evidente entusiasmo mientras lo apretaba entre sus brazos y le besaba en la mejilla. El merodeador, por el contrario, no se veía muy animado y cuando le preguntó el motivo de tanto entusiasmo no mostró demasiado interés en la repuesta de María.

-Pues que ya tengo pareja para el baile-Sirius emitió un deprimente que bien mientras que Remus se irguió momentáneamente y en su asiento y comenzó a bombardear a María con preguntas de las cuales María solo logró identificar la primera.

-No te diré quién es, es una sorpresa. - respondió con una sonrisa cargada de satisfacción. Luego se levantó del regazo de Sirius y le miró con repentino interés.- Por cierto ¿a ti qué te pasa?

-No le preguntes que la arma, es un chucho muy susceptible - dijo James un poco mosqueado con su amigo.

-Calla, tú que sabrás ciervo cornudo.

María temiéndose una próxima pelea salió a hurtadillas de la sala común bajo la atenta mirada de Remus.














































Almu encontró a Lily en la biblioteca, maldiciendo mil veces al verla el no haber mirado antes si se encontraba en tan frecuentado lugar por la pelirroja. Estaba distraída y destrozada y no pensó donde buscarla, fue entrando en diversos sitios hasta dar con ella, lo que provocó un mayor enfado consigo misma, bueno en realidad con todo ser andante. Era uno de esos enfados aparentemente injustificados pero que claramente respondían a algo muy concreto, en este caso, al nombre de Sirius, y que hacen que la expresión se torne distante y dura para todo el mundo.

-¡Lily!


-Shhh, no grites.

-Si esto te parece gritar es porque no me has visto en la cama. - Lily se giró bruscamente y clavó la vista escandalizada en Almu quien ni siquiera la miraba, había tomado asiento y se dedicaba a observar ausente los montones de libros que rodeaban a Lily. De modo que la chica tras parpadear repetidas veces suprimió el primer intento de reír pues Almu no parecía que fuese a iniciar la carcajada y se sumió en su trabajo a la espera de que su amiga hablase. Pero no sucedió, y cuando, cansada de fingir que continuaba con el trabajo, levantó la vista, Almu seguía estática en la misma posición. Con un resoplido Lily agarró a Almu de la barbilla obligándola a miarle.

-¿Qué te pasa?

-¡Esa es la pregunta del millón! Anda vamos que tengo hambre.- Lily miró su pergamino casi completo y se metió el pelo tras las orejas dudando
pero finalmente apremiada por los ruiditos de impaciencia de su amiga cerró los libros, recogió sus cosas y se marcharon en silencio.

Almu se asomó al gran comedor sin entrar y localizó al instante a Sirius&company con lo que murmuró un mierda y retrocedió alegando que no tenía hambre y que además antes era mejor que dejaran en la sala común la pila de libros con la que cargaba Lily. Ésta frunció el entrecejo pero los libros pesaban demasiado y su amiga tenía razón, así que no sopesaría el por qué en tan repentino cambio en su apetito, aunque podía llegar a imaginarse algo.

Las chicas subieron escaleras arriba y llegaron a la habitación, al abrir la puerta hasta el pesimismo de Almu quedó convertido en sorpresa y admiración; ante ellas se encontraba flotando un espléndido vestido largo, de un hermoso color verde esmeralda, era atado al cuello y dejaba la espalda al descubierto
junto a él los complementos, en plateado, también flotaban, había una preciosa gargantilla de pedrería, pulseras a juego y unos glamorosos pendientes, además de un coqueto bolso de mano. Las dos chicas miraban aquello fascinadas.

-Me apuesto lo que quieras a que esto es cosa de
- empezó Almu pero se vio interrumpida por su amiga.

-¡JOHN!


-¡En eso estaba pensando, no te jode! ¿¿¡john!??...ha sido James Potter, vamos de gordo.

-Muy bien, comprobémoslo.- retó Lily mirando a Almu desafiante y ambas se lanzaron a por una tarjetita que colgaba delante del traje. Tras varios rasgones del sobre Lily consiguió abrirla con manos torpes y comenzó a leer:

Acude la noche del baile a las 12 a la torre de Adivinación, mi pelirroja, te espero:

J


-¿Ves? Te lo dije, Potter, que lindo, ya me gustaría a mi que


-¡Que no so parda! La J es de John.- afirmó con despampanante seguridad.

-¿Por qué tienen que empezar los dos nombres por J? Haber que es James, no me contradigas que yo voy para adivina ¡JA!, además sé que estás deseando que sea él


-No, no lo estoy, así que dile adiós a tu supuesta carrera como adivina
ya veremos quien lleva razón el día del baile.

-¿Qué te apuestas a que acierto yo?

-Tres ranas de chocolate y
- contestó dejando un espacio mientras que se el ocurría algo más que apostar.

-y pasearse por la sala común en ropa interior.- completó Almu con gesto y actitud triunfantes.


-De acuerdo, si tienes ganas de exhibirte no seré yo quien te lo impida.- arremetió Lily no muy convencida de aquello.

-Para que veas mi buena intención Jamesina te dejo que te pongas también una bufanda para que no te resfríes y haber si renuevas tu ropa interior eh!- Lily entornó los ojos y ante la ofensiva dejo atrás sus reparos y cerraron la apuesta estrechando sus manos.

- Ya veremos quien se pasea en sujetador y braguitas. - Dijo Lily alzando las cejas.- ¡Ah! Y debe ser el último día de curso, ya sabes que en ese día la sala común está a reventar.

-Trato echo















































*BAILE*

Ese día los alumnos andaban ajetreados corriendo de un lado a otro ultimando los arreglos para el baile o preparando sus maletas para irse al día siguiente. Les separaban ya del gran momento solo un par de horas y en la habitación de las chicas estaban cada vez más estresadas.


Lily estaba lista desde hacía un rato pero aún así no por ello había dejado de moverse, al contrario, no había parado d e dar vueltas y rebuscar por si se le olvidaba algo.

-Lily por tu madre estate quietecita que estás guapísima y no te falta un solo detalle, así que para un rato que me pones nerviosa.- se quejó Almu que llev ab un tiempo observando los vaivenes de su amiga.

-Lo siento, es que estoy un poco histérica.

-¿¡Un poco!?- ironizó Gloria que acababa de terminar de abrocharse las sandalias y se erguía victoriosa.- Bueno ¿Cómo me veis?

-¡Estás bellísima!

-¡Espectacular!

Piropearon Almu y Lily admirando el resultado, a Gloria le sentaba de maravilla el vestido, era blanco y al estilo griego, muy bonito, largo, con un tirante que tenía un broche dorado (el otro hombro iba al descubierto), bajo el pecho unas cintas doradas ayudaban a darle forma
y de complementos la chica lucía unos pendientes dorados preciosos y un brazalete en el brazo derecho.

-Gracias, gracias.- dijo adoptando diversos poses como si se tratara de una estrella del cine.- No es para tanto

-¿Qué no? Tú pregúntale a Matt, puede inundar el colegio de babas al verte.- continuó entre risas Lily.- bueno y tú, Almu, ¿cuándo nos deleitarás con tu arrebatador vestido?

-Ehh
ya, ya voy, de todos modos déjame que te diga que la percha es lo más arrebatador.- proclamó presentándose con la mano con una sonrisa conquistadora.

-¿Si no? Pues más vale que te quites la toalla y dejes de insinuarte o te quedarás sin lucirte en tan cotizado baile.- le apremió Llily agobiándose por las dos, por ella misma y por Almu que no había comenzado a vestirse.

El vestido de ésta reposaba todavía sobre la cama de la morena, era precioso, de un azul muy bonito con pedrería de ese color bajo el pecho, sin mangas y con un pronunciado escote. Este vestido, a diferencia del de sus amigas, no era largo sino que llegaba hasta un dedo más de medio muslo. Era espectacular y los complementos en plateado que Almu había elegido eran bellísimos y hacían aún más bonito el conjunto.

-Si todo es cuestión de un leve toque de varita y ¡voilà! No tengo prisas.

-Pues deberías, yo ya estoy preparada.- informó Gloria conforme se miraba en el espejo.- Haber si de una vez empiezo a salir en serio con Matt, porque la verdad estoy un poco harta de que no se decida.

-¡Esta noche es la definitiva GLo!, y en cuanto a lo de que estés preparada¿ debo decir que tiene mérito teniendo en cuenta que llevas tres horas y media arreglándote?- le respondió Almu a sus represalias consiguiendo que Gloria la mirara entornando los ojos para luego volver a concentrarse en colocarse cada mechón en su lugar correspondiente frente al espejo, mientras ,Almu prosiguió- María es la que va sin duda alguna más retrasada, con solo deciros que sigue en el baño arrugándose como un garbanzo
- todas volvieron la vista hacia el cuarto de baño bajo cuya puerta salía vapor y a Lily se le escapó un chasquido de crispación.

Las otras dos que habían que poco le faltaba a Lily para entrar y sacar a María a patadas del baño de ser necesario ignoraron el gesto de la pelirroja y, mientras Almu se ponía el vestido, Gloria procedió a retocarse el maquillaje.


-Bueno yo ya he terminado, me he vestido, me he maquillado y peinado solo me faltan los pendientes y a triunfar.- constató Almu con una sonrisa triunfadora.- y solo me ha hecho falta media hora.


-Si pero por no empezar antes yo me voy y no te espero
¡eaa! Gloria ¿tú no te vienes no? Has quedado aquí con Matt
- se interrumpió porque en ese momento se abrió la puerta dando paso al susodicho junto con James, Remus, Sirius e incluso Peter estaba ahí.




-¡Y hablando del rey de Roma!- dijo Gloria muy contenta de ver a Matt.

-¡Estás, estás
wouu...alucinante! ¡Preciosa!- exclamó el rubio como si le costase vocalizar de la impresión.- Sin duda seré el más envidiado del baile. Añadió acercándose a la chica para darle un tierno beso.- ¿Me acompaña señorita?- le propuso en tono galante ofreciéndole le brazo. Gloria asintió riendo y ambos salieron de la habitación muy sonrientes.


James se abrió paso entre sus amigos y miró con ojos desorbitados a Lily, la boca entreabierta en una sonrisa de extrema admiración.

-Os dije que iría de verde
- murmuró dirigiéndose a sus amigos y a continuación avanzó para comenzar con el piropeo masivo dirigido a la pelirroja.- Estás hermosa, divina, guapa, bellísima, sublime, te quiero bonita, linda
(N/A ni que fuera la Virgen en un paso de Semana Santa) Te sienta tan bien ese vestido


-¡Me voy!- aclaró Lily haciendo caso omiso a los elogios de James.- Almu que no se te olvide meterle prisa a María
¡Nos vemos luego que hay una venganza que cumplir!

-¡Eh espera!- bramó el moreno corriendo en pos de la chica para detenerla.
Almu llevaba todo el tiempo, desde que los merodeadores al completo habían hecho su aparición, de espaldas a la puerta, frente al espejo, aparentemente ocupada en el intento de ponerse un impertinente pendiente que parecía no querer meterse en el dichoso agujero de la oreja. Irritada chascó la lengua, sus manos temblaban y aunque trató de calmarse la presencia de Sirius la alteraba, el verle acercarse a ella a través del espejo le removía por dentro, debía odiarle pero sabía que no podía aunque ahora desde luego sería capaz de comportase como si así lo fuera, pero era solo dolor, tal vez orgullo también pero odio desgraciadamente, no. Atacada por el desasosiego fingió no verlo avanzar, aproximarse a su cuerpo. Volvió a concentrarse en el precioso pendiente
pero pronto notó la respiración de Sirius en su nuca, y se estremeció desistiendo en la difícil tarea, y bajo lentamente la mano derrotada aún con el pendiente entre sus dedos. Sirius recorrió con sus dedos los brazos de la chica en una caricia, quien se mantuvo rígida mirado al espejo, para luego sujetarlos con delicadeza, Almu aguantó la respiración, aquel contacto le trastornaba enormemente. El chico cerró los ojos y se dejó arrastrar por el perfume de Almu, podía sentir como el corazón se aceleraba en su pecho y algo le invitaba a dejarse llevar por los deseos de besarla.

-Estás
irresistible, radiante.- susurró en el oído de la chica. Almu respiraba entrecortada, sus cuerpos estaban juntos por varios puntos, y la increíble voz sosegada y terriblemente seductora de Siirus la embriagaba por completo.- Una pena que no sea a mi a quién acompañes.

-¿A dónde, al manicomio? Porque no sé a qué otro sitio se puede ir con semejante espécimen.- contestó hábilmente la chica, esta vez no se dejaría envolver en sus trampas. Sirius buscó una respuesta a su tono frío, a la distancia que su mirada manifestaba, quiso explicarle que cometió un error al creer que estar con otra era la solución a un problema al que no quería ponerle nombre, al que no se atrevía a hacerlo, pero no lo hizo, permaneció en silencio y permitió que Almu se fuera de la estancia sin decir palabra quizás por temor a que su voz se quebrara.

-Ya has visto lo bien que me va ¿eh?- comentó una vez la puerta se hubo cerrado tras Almu, en su origen era una pregunta destinada a no ser contestada pues creía estar solo, pero Remus bufó a modo de respuesta y entonces Sirius se dio cuenta de que su amigo continuaba ahí, al igual que Peter que sonreía colocándose bien el nudo de la corbata.- Levanta- ordenó Sirius de repente dirigiéndose a Remus, éste le miró desconcertado pero obedeció la mandato sin rechistar. Sirius le agarró por los hombros y condujo al desganado licántropo hasta la puerta del baño y al tiempo que la abría empujó al castaño al interior.- ¡Ya luego si eso me lo agradeces campeón, al cielo con ella!- dijo cerrando por completo la puerta del baño y dejando a Remus en una vaporosa e incómoda situación. Remus se giró y donde esperaba encontrar a una María al descubierto mostrando todos sus encantos en el baño, descubrió a la chica sumergida en un mar de espuma en el interior de un jacuzzi con un bikini marrón y una plácida sonrisa en sus labios.

-Lily ya salgo, de verdad
- aseguró María sin abrir los ojos pensando que era su amiga la que había entrado con el propósito de meterle prisa.

-No soy Lily.- se apresuró a aclarar el merodeador desde la puerta sin atreverse a entrar más. La castaña reconoció su voz de inmediato, sorprendida y azorada abrió los ojos y salió atolondradamente del jacuzzi derramando una gran cantidad de agua. El chico se acercó a ella agarrando la toalla al ver como María tiritaba por el frío y con suavidad la extendió sobre ella, la castaña le miro con suspicacia tratando de averiguar con que intenciones había entrado allí
y mientras en esto pensaba trastabilló resbalando con el agua que mojaba sus pies y por no caerse tiró de Remus dando por resultado una caída conjunta al interior del jacuzzi. Cuando lograron sacar la cabeza de entre la espuma, María se encontraba encima de Remus quien se había agarrado a los bordes del jacuzzi como buenamente puedo para evitar sumergirse de nuevo. Sus cuerpos estaban mojados, y a Remus la camisa se le pegaba dejando a la vista su bien formado torso. Ambos se miraron como si el tiempo se parara un instante para ellos, como aquella primera vez en que sus ojos se cruzaron en una situación parecida cuando se conocieron (N/A recordemos que fue en el tren y María acabó como ahora encima de éste guapo personaje
¡que suerte tiene la desgraciada ¬¬ ajaj), el vapor adormilaba sus sentidos y la presencia del otro disparaba sus hormonas.


Remus bajó la vista para fijarla en los labios d e la muchacha luchando por contener el deseo de besarlos, pero María se decidió por él y comenzó a aproximar lentamente su boca a la del chico, lo último que necesitaba era lanzarse y que él la rechazara de modo que lo hizo muy despacio
el uno sentía ya la respiración de otro sobres sus rostros, a penas había especio que los separara y entonces


-¡María que se me olvidó decirte q
- comenzó a gritar Almu hasta que vio la escena que tenía lugar tras la puerta, sorprendida y hartísima de ser la más oportuna del mundo que siempre llegaba en el momento justo para joderlo todo (N/a esq la pobre mujer llevaba una racha
), se llevó la mano tapándose la cara algo sonrojada de la impresión y mordiéndose el labio tremendamente incómoda volvió a cerrar la puerta lo más rápido que pudo paro luego suspirar abrumada.- que te dieses prisa de parte de Lily.- continuó es un susurró la frase que la trajo hasta allí.- ¡Yo no estaba preparada para ver esto! ¿Me traumatizaré?

Remus se removió azorado y María se apartó como si el chico quemase, ambos sintiéndose terriblemente incómodos.


-Lo siento, no debí...en fin, ha sido una confusión.- atinó a decir María rompiendo en atronador silencio.

-Sí
afortunadamente apareció Almu.- continuó Remus contradiciendo el torrente de pensamientos que nada tenían que ver con un agradecimiento a la oportuna Almu.- ¡Bueno que muchas gracias por empaparme!- sorteó Remus tratando de evitar el tema en cuestión y mostrándole María una casual y chistosa sonrisa.

-¡Lo siento, con lo guapísimo que venías tú! Aunque te diré que así esta pero que muy seductor.- María esperaba que sonase como un comentario amistoso y sin importancia pero no consiguió el resultado que buscaba sino que Remus se sonrojó y se levantó apresuradamente para salir del jacuzzi. María siguió sus pasos y salió del jacuzzi deseando ser tragada por la tierra. Seguidamente se lió en una toalla mientras Remus se secaba haciendo uso de su varita. La muchacha no pudo evitar pensar que le encantaba como le quedaba la camisa amarilla con su corbata perfectamente colocada y la chaqueta abrochada que le hacía parecer un perfecto chico formal y elegante, sencillamente le fascinaba Remus.

-Bueno Peque que yo solo quería sonsacarte el nombre de tu pareja para esta noche pero creo que podré soportar sin saberlo unos minutos
siempre y cuando no tardes mucho más en bajar...porque la paso que vas.


-Me parece a mí que a ti te quedan más que unos minutillos de espera.- tras esto María le besó en la mejilla y se despidió de él para estallar luego en un enorme resoplido y comenzar totalmente desanimada la gran tarea de vestirse. Lo único que la invitaba a bajar era plan que habían preparado junto con los merodeadores para vengarse de los slytherins.

,









































..


Como cada año el comedor lucía una espectacular decoración, con muérdagos flotantes, velas y candelabros iluminando la estancia y, como no, en un rincón un enorme y exultante árbol de Navidad con adornos en dorado le daba a la sala un aspecto majestuoso y a la vez familiar y cercano. La música no desentonaba en absoluto con el trabajado ambiente pues se trataba de una música lenta, de esas melodías que solo se pueden bailar acompañado. Lily lo hacía con John no muy lejos de James (aunque no por su propia voluntad) y su encantadora acompañante. La chica mantenía la cabeza erguida pero sus ojos se desviaban inevitablemente hacia James una y otra vez. Pronto James comenzó a llamar a la pelirroja con ruiditos de lo más variado, pero ella permaneció impasible con su mano en el hombro de John. Esto no pasaba desapercibido para Clara Marchrstein, la pareja del merodeador, quien, ante el desinterés que mostraba James por ella, no hacía más que coger al chico por la barbilla para hacer que la mirara a ella en lugar de a Lily.

-¡Cambio de pareja!- anunció James repentinamente viendo que Lily se iba alejando con disimulo. Dicho esto James soltó a Clara y fue corriendo a separar a Lily de John y al ver la cara de este último añadió con una expresión de disculpa-¡Lo siento, los cambios de pareja son así Johny! No te molestes que Clara esta muuuuuy bien.- John y Lily le dedicaron al tiempo una mirada asesina pero finalmente John se apartó y comenzó a bailar con Clara.

-Potter, ¿algún día dejarás de joderme? Sé que es lo único que sabes hacer pero podrías tratar de joderte solo a ti mismo


-Es que para ese trabajo ya estás tú, créeme cada vez que me rechazas me dejas jodido.

-Entonces vives así todo el tiempo.- respondió Lily con sorna mientras los dos se mecían al compás de la música.

-¡Incorrecto! Ahora mismo soy el más feliz del mundo.- dijo James deleitándose con la chica que al bailar tan cerca de su cuerpo podía admirar detenidamente.- Escucha, quiero decirte una


-¡Cambio de pareja!- le cortó Lily fingiendo aburrimiento y a continuación volvió junto a John quien parecía muy satisfecho. Pasados unos pocos minutos James vociferó un nuevo cambio de parejas convirtiéndose eso en poco tiempo en un continuo vaivén de parejas.

En uno de esos momentos entre los repetidos cambios, cuando James bailaba con Lily ésta comenzó a fijarse en él con detenimiento procurando no sonreírse a sí misma mientras los elogios que James le dedicaba muy cerca de su oído la hacían estremecerse, aunque supo guardar las apariencias. Realmente no podía negar que la camisa azul le sentaba de maravilla con la chaqueta medio abrochada y la corbata floja, se le notaba que se había esforzado por estar lo más formal y elegante posible, incluso parecía haber tratado de peinarse ,sus intentos de no sonreír se vieron entonces frustrados y acabó por mostrar una sonrisa soñadora en sus labios, le gustaba mucho que se hubiese esmerado tanto aunque, debía reconocerlo, le encantaba con el pelo desordenado por lo que agradecía enormemente que, a pesar de haber intentado peinárselo, al final lo tuviera, como siempre, revuelto. De pronto despertó de su ensimismamiento, estaba tan cómoda con James ahí, dejándose llevar por la música que había olvidado que en realidad con quien debía estar bailando era con John así que volvió a gritar las ya comunes palabras.


-¡Cambio de pareja!- pero, sin embargo, éste no se produjo. Lily extrañada volvió la vista hacía donde estarían John y Clara y, al igual que James, quedó alucinada, aquello era sin duda una gran impresión que la pillaba desprevenida
¡Jonh y Clara estaban en medio de un bonito y entregado beso!


-¡Qué rápidos! Deberíamos hacer lo mismo.- terció James sin inmutarse a lo que Llily respondió con un bufido y una hostil mirada y sin mediar una sola palabra o molestarse en matar a John se fue a la barra y tomó asiento. También Remus estaba allí, y aunque le extrañó que no bailara con una bonita chica lo atribuyó a algo que tuviera relación con María y no hizo ningún comentario. La pelirroja tuvo que permanecer poco tiempo sentada pues viendo como James se acercaba se levantó con pasmosa rapidez y se fue de allí tratando de escabullirse. Decidió buscar a Almu, aún eran las once pero ya le daba igual, su cita de las doce seguramente estaba anulada teniendo en cuenta que Jonh se había besado con Clara delante de sus narices
Por fin encontró a su amiga, y como cabía esperar estaba con Baddy, aunque no era precisamente así como Lily esperaba encontrarles; Almu discutía con su hermano, Fran, mientras Baddy agarraba su hombro para tranquilizarla.


-¡Fran que no sigas, que me dejes! Lo que me puedas decir sabes que no me va a hacer cambiar de opinión así que ahórrate saliva, yo me voy con quien quiero, eso también incluye a Baddy
Tus celos absurdos me traen sin cuidado ¿te volviste gay y no me enteré o qué?

-¡No, pero ya te advertí que no te dejaría estar con mis amigos como con tus otros amigos especiales...! ¡Tienes el resto del colegio para elegir! Seguro que no les importa incluso compartirte...pon un anuncio y ya verás quede pretendientes.

-Si estuviera tan desesperada habría seguido tu ejemplo
le hubiese pagado a uno para que estuviera conmigo como has hecho tú con esa furcia que me traes.- aquello fue un golpe bajo, Fran se volvió para mirar a la chica que le había acompañado, Britany, ella había estado con muchos
por ello Almu había aludido a esa promiscuidad logrando el efecto esperado; Fran abrió mucho los ojos y levantó una y otra vez los pies aunque sin moverse, siempre hacía eso cuando estaba furioso, lo que animó a Almu a continuar, con suerte su hermano se rendiría y todos contentos.

-¡Yo te mato enana! Soy tu hermano mayor y te prohíbo que salgas con Baddy.- concluyó al borde de la histeria señalando a Almu con un dedo acusador.

-¿A sí?- cuestionó desafiante Almu y a continuación se dio la vuelta para encontrase con Baddy y le besó impulsivamente, ni siquiera lo pensó, solo quería fastidiar a Fran
nunca hubiese besado a Baddy en otras circunstancias, hasta él mismo podía adivinarlo, aunque en ese momento en lo único en que Baddy pensaba era en sus labios con los de Almu
no quería que cesase, pero afortunadamente Almu se apartó en seguida. Tanto Fran como Lily, que se mantenía a una prudente distancia, quedaron boquiabiertos y tras una mirada de entre desconcierto y desaprobación Fran se fue, no sin antes advertirle a Baddy que si continuaba con aquello tendría graves problemas.

-Baddy, escúchame, lo siento
yo no quería causarte problemas con mi hermano
sois amigos, lo mejor será que dejemos esto aquí. - dijo Almu una vez su hermano se hubo marchado, no le hacía ninguna gracia el que pudiese haber emocionado a Baddy al besarle.

-¡No! ¿Qué dices? ¡Ni hablar! No sabes lo que me ha gustado ese beso, así que tu hermano puede intentar matarme si quiere
pero tú me importas mucho, no voy a renunciar a ti.- declaró Baddy sonriendo mientras buscaba la mirada de Almu, quien la apartó como quien busca una escapatoria.- Lo mejor será que hable con él, ahora vengo.- continuó Baddy y ante el vago asentimiento de Almu se acercó para besarla (algo que no consiguió pues la chica torció levemente la cabeza) y se fue. Lily lo vio marchar mientras se aproximaba a su amiga.

Baddy encontró a Fran esperándole impaciente.

-No me ha gustado nada hacer esto
¿lo sabes, verdad?- inquirió Fran preocupado.

-Tranquilo, merecerá la pena, ya lo verás. Has estado estupendo
¡de aquí a Holliwood, actor!

-Déjalo ya Baddy, y solo te advierto que mi hermana es muy difícil
nunca hará lo que tú quieras
es muy cabezota.

-Po r eso me gusta
es como un reto, ya verás conseguiré tenerla en mis manos.- aseguró entusiasmado Baddy haciendo que su amigo hiciese rodar sus ojos a modo de respuesta, sabía que no lo conseguiría
se notaba a leguas que a Almu no le gustaba.

Lily y Almu discutían acerca de lo ocurrido. La primera opinaba que esa era una gran oportunidad para dejar de una vez atrás a Sirius, pero a Almu aquello no le entusiasmaba en absoluto. En todo caso ahora tenían que buscar a los demás, había llegado el momento de llevar a cabo la venganza contra los slytherins, sería un placer inigualable
. Quizás lo único bueno de la noche, apuntó Almu. Finalmente dieron con María y las tres encontraron a Matt y a Gloria bailando muy acaramelados. Solo les faltaba dar con Remus, James y Sirius (casi nada), por lo menos Lily estaba segura de donde podían encontrar a los dos primeros, de modo que la siguieron y, efectivamente, ahí estaban los dos en la barra hablando con unas copas en la mano.

-¿Y vuestras parejas?- preguntó María de sopetón incapaz de controlar el alivio que sintió al ver a Remus sin acompañante.


-Pues la mía en estos precisos instantes debe estar refregándose con Jonh. - contestó James alzando la copa a modo de brindis.- Pero siendo sincero, mejor. Así si el imbécil de Jonh está con Clara no podrá estar con Lily.- con una bobalicona sonrisa dirigida a la pelirroja se bebió de un trago su copa y se incorporó animadamente.

-¿Y la tuya?- volvió a preguntar María.

-Yo
- murmuró Remus.- no tengo pareja.- dijo enfrascado en el contenido de su copa.- María intentó mascullar algo incrédula, entonces había rechazado a todas las que se lo habían pedido
quizás fuera por, no imposible, no después de haber hecho todo lo posible para que no pasara nada entre ambos.

-Bueno vamos que todavía tenemos que buscar a Sirius.- se apresuró a intervenir Matt para sacar del apuro a Remus.

-¿Tenéis alguna idea de donde puede estar ese espécimen?- preguntó Almu.

-Ni la más remota
debe estar
¡justo detrás de ti!- dijo James apuntando con el dedo al moreno que acaba de aparecer corriendo.

-¿Me buscabais? Yo siempre aparezco en el momento justo.

-Bien, vamos a ello, ¿no?- dijo Gloria haciendo caso omiso al comentario del recién llegado.


Como cada año el comedor lucía una espectacular decoración, con muérdagos flotantes, velas y candelabros iluminando la estancia y, como no, en un rincón un enorme y exultante árbol de Navidad con adornos en dorado le daba a la sala un aspecto majestuoso y a la vez familiar y cercano. La música no desentonaba en absoluto con el trabajado ambiente pues se trataba de una música lenta, de esas melodías que solo se pueden bailar acompañado. Lily lo hacía con John no muy lejos de James (aunque no por su propia voluntad) y su encantadora acompañante. La chica mantenía la cabeza erguida pero sus ojos se desviaban inevitablemente hacia James una y otra vez. Pronto James comenzó a llamar a la pelirroja con ruiditos de lo más variado, pero ella permaneció impasible con su mano en el hombro de John. Esto no pasaba desapercibido para Clara Marchrstein, la pareja del merodeador, quien, ante el desinterés que mostraba James por ella, no hacía más que coger al chico por la barbilla para hacer que la mirara a ella en lugar de a Lily.

-¡Cambio de pareja!- anunció James repentinamente viendo que Lily se iba alejando con disimulo. Dicho esto James soltó a Clara y fue corriendo a separar a Lily de John y al ver la cara de este último añadió con una expresión de disculpa-¡Lo siento, los cambios de pareja son así Johny! No te molestes que Clara esta muuuuuy bien.- John y Lily le dedicaron al tiempo una mirada asesina pero finalmente John se apartó y comenzó a bailar con Clara.

-Potter, ¿algún día dejarás de joderme? Sé que es lo único que sabes hacer pero podrías tratar de joderte solo a ti mismo


-Es que para ese trabajo ya estás tú, créeme cada vez que me rechazas me dejas jodido.

-Entonces vives así todo el tiempo.- respondió Lily con sorna mientras los dos se mecían al compás de la música.

-¡Incorrecto! Ahora mismo soy el más feliz del mundo.- dijo James deleitándose con la chica que al bailar tan cerca de su cuerpo podía admirar detenidamente.- Escucha, quiero decirte una


-¡Cambio de pareja!- le cortó Lily fingiendo aburrimiento y a continuación volvió junto a John quien parecía muy satisfecho. Pasados unos pocos minutos James vociferó un nuevo cambio de parejas convirtiéndose eso en poco tiempo en un continuo vaivén de parejas.

En uno de esos momentos entre los repetidos cambios, cuando James bailaba con Lily ésta comenzó a fijarse en él con detenimiento procurando no sonreírse a sí misma mientras los elogios que James le dedicaba muy cerca de su oído la hacían estremecerse, aunque supo guardar las apariencias. Realmente no podía negar que la camisa azul le sentaba de maravilla con la chaqueta medio abrochada y la corbata floja, se le notaba que se había esforzado por estar lo más formal y elegante posible, incluso parecía haber tratado de peinarse ,sus intentos de no sonreír se vieron entonces frustrados y acabó por mostrar una sonrisa soñadora en sus labios, le gustaba mucho que se hubiese esmerado tanto aunque, debía reconocerlo, le encantaba con el pelo desordenado por lo que agradecía enormemente que, a pesar de haber intentado peinárselo, al final lo tuviera, como siempre, revuelto. De pronto despertó de su ensimismamiento, estaba tan cómoda con James ahí, dejándose llevar por la música que había olvidado que en realidad con quien debía estar bailando era con John así que volvió a gritar las ya comunes palabras.


-¡Cambio de pareja!- pero, sin embargo, éste no se produjo. Lily extrañada volvió la vista hacía donde estarían John y Clara y, al igual que James, quedó alucinada, aquello era sin duda una gran impresión que la pillaba desprevenida
¡Jonh y Clara estaban en medio de un bonito y entregado beso!


-¡Qué rápidos! Deberíamos hacer lo mismo.- terció James sin inmutarse a lo que Llily respondió con un bufido y una hostil mirada y sin mediar una sola palabra o molestarse en matar a John se fue a la barra y tomó asiento. También Remus estaba allí, y aunque le extrañó que no bailara con una bonita chica lo atribuyó a algo que tuviera relación con María y no hizo ningún comentario. La pelirroja tuvo que permanecer poco tiempo sentada pues viendo como James se acercaba se levantó con pasmosa rapidez y se fue de allí tratando de escabullirse. Decidió buscar a Almu, aún eran las once pero ya le daba igual, su cita de las doce seguramente estaba anulada teniendo en cuenta que Jonh se había besado con Clara delante de sus narices
Por fin encontró a su amiga, y como cabía esperar estaba con Baddy, aunque no era precisamente así como Lily esperaba encontrarles; Almu discutía con su hermano, Fran, mientras Baddy agarraba su hombro para tranquilizarla.


-¡Fran que no sigas, que me dejes! Lo que me puedas decir sabes que no me va a hacer cambiar de opinión así que ahórrate saliva, yo me voy con quien quiero, eso también incluye a Baddy
Tus celos absurdos me traen sin cuidado ¿te volviste gay y no me enteré o qué?

-¡No, pero ya te advertí que no te dejaría estar con mis amigos como con tus otros amigos especiales...! ¡Tienes el resto del colegio para elegir! Seguro que no les importa incluso compartirte...pon un anuncio y ya verás quede pretendientes.

-Si estuviera tan desesperada habría seguido tu ejemplo
le hubiese pagado a uno para que estuviera conmigo como has hecho tú con esa furcia que me traes.- aquello fue un golpe bajo, Fran se volvió para mirar a la chica que le había acompañado, Britany, ella había estado con muchos
por ello Almu había aludido a esa promiscuidad logrando el efecto esperado; Fran abrió mucho los ojos y levantó una y otra vez los pies aunque sin moverse, siempre hacía eso cuando estaba furioso, lo que animó a Almu a continuar, con suerte su hermano se rendiría y todos contentos.

-¡Yo te mato enana! Soy tu hermano mayor y te prohíbo que salgas con Baddy.- concluyó al borde de la histeria señalando a Almu con un dedo acusador.

-¿A sí?- cuestionó desafiante Almu y a continuación se dio la vuelta para encontrase con Baddy y le besó impulsivamente, ni siquiera lo pensó, solo quería fastidiar a Fran
nunca hubiese besado a Baddy en otras circunstancias, hasta él mismo podía adivinarlo, aunque en ese momento en lo único en que Baddy pensaba era en sus labios con los de Almu
no quería que cesase, pero afortunadamente Almu se apartó en seguida. Tanto Fran como Lily, que se mantenía a una prudente distancia, quedaron boquiabiertos y tras una mirada de entre desconcierto y desaprobación Fran se fue, no sin antes advertirle a Baddy que si continuaba con aquello tendría graves problemas.

-Baddy, escúchame, lo siento
yo no quería causarte problemas con mi hermano
sois amigos, lo mejor será que dejemos esto aquí. - dijo Almu una vez su hermano se hubo marchado, no le hacía ninguna gracia el que pudiese haber emocionado a Baddy al besarle.

-¡No! ¿Qué dices? ¡Ni hablar! No sabes lo que me ha gustado ese beso, así que tu hermano puede intentar matarme si quiere
pero tú me importas mucho, no voy a renunciar a ti.- declaró Baddy sonriendo mientras buscaba la mirada de Almu, quien la apartó como quien busca una escapatoria.- Lo mejor será que hable con él, ahora vengo.- continuó Baddy y ante el vago asentimiento de Almu se acercó para besarla (algo que no consiguió pues la chica torció levemente la cabeza) y se fue. Lily lo vio marchar mientras se aproximaba a su amiga.

Baddy encontró a Fran esperándole impaciente.

-No me ha gustado nada hacer esto
¿lo sabes, verdad?- inquirió Fran preocupado.

-Tranquilo, merecerá la pena, ya lo verás. Has estado estupendo
¡de aquí a Holliwood, actor!

-Déjalo ya Baddy, y solo te advierto que mi hermana es muy difícil
nunca hará lo que tú quieras
es muy cabezota.

-Po r eso me gusta
es como un reto, ya verás conseguiré tenerla en mis manos.- aseguró entusiasmado Baddy haciendo que su amigo hiciese rodar sus ojos a modo de respuesta, sabía que no lo conseguiría
se notaba a leguas que a Almu no le gustaba.

Lily y Almu discutían acerca de lo ocurrido. La primera opinaba que esa era una gran oportunidad para dejar de una vez atrás a Sirius, pero a Almu aquello no le entusiasmaba en absoluto. En todo caso ahora tenían que buscar a los demás, había llegado el momento de llevar a cabo la venganza contra los slytherins, sería un placer inigualable
. Quizás lo único bueno de la noche, apuntó Almu. Finalmente dieron con María y las tres encontraron a Matt y a Gloria bailando muy acaramelados. Solo les faltaba dar con Remus, James y Sirius (casi nada), por lo menos Lily estaba segura de donde podían encontrar a los dos primeros, de modo que la siguieron y, efectivamente, ahí estaban los dos en la barra hablando con unas copas en la mano.

-¿Y vuestras parejas?- preguntó María de sopetón incapaz de controlar el alivio que sintió al ver a Remus sin acompañante.


-Pues la mía en estos precisos instantes debe estar refregándose con Jonh. - contestó James alzando la copa a modo de brindis.- Pero siendo sincero, mejor. Así si el imbécil de Jonh está con Clara no podrá estar con Lily.- con una bobalicona sonrisa dirigida a la pelirroja se bebió de un trago su copa y se incorporó animadamente.

-¿Y la tuya?- volvió a preguntar María.

-Yo
- murmuró Remus.- no tengo pareja.- dijo enfrascado en el contenido de su copa.- María intentó mascullar algo incrédula, entonces había rechazado a todas las que se lo habían pedido
quizás fuera por, no imposible, no después de haber hecho todo lo posible para que no pasara nada entre ambos.

-Bueno vamos que todavía tenemos que buscar a Sirius.- se apresuró a intervenir Matt para sacar del apuro a Remus.

-¿Tenéis alguna idea de donde puede estar ese espécimen?- preguntó Almu.

-Ni la más remota
debe estar
¡justo detrás de ti!- dijo James apuntando con el dedo al moreno que acaba de aparecer corriendo.

-¿Me buscabais? Yo siempre aparezco en el momento justo.

-Bien, vamos a ello, ¿no?- dijo Gloria haciendo caso omiso al comentario del recién llegado.


-Sí pero me gustaría saber una pequeña cosita antes. - dijo Remus con una mirada penetrante como si en su mente algo se le estuviese mostrando oscuro y tratase de averiguar de qué se trata.- ¿vosotros dos dónde habéis estado eh? Que llegasteis muy tarde al baile par de tórtolos.- continuó señalando con un dedo acusador a Gloria y a la prolongación de su cuerpo, Matt.

Gloria y Matt intercambiaron una mirada cómplice y Gloria tras sonreír algo indispuesta a apartar la vista de los ojos de Matt finalmente se decidió a responder.

- Bueno digamos que oficialmente estamos juntos.


















































Narcisa se ocultaba molesta con la situación, odiaba tener que esconderse y huir así de Lucius
pero comenzaba a ponerse violento y no quería tener nada que ver con él en aquellas circunstancias, era insufrible, una vez incluso llegó a pegarle.
-Cissy, no seas boba sal de ahí, hazte el favor. - bufó entre dientes Bellatrix al descubrirla agachándose tras una de las parejas en la pista de baile, parecía irritada.

-¡Oh, déjame! No voy a irme con Lucius en estos momentos.

-¿Quién te ha pedido que lo hagas? Necesito que me escuches, es importante.-al oír a su hermana, Narcisa cambió la expresión de disgusto de su rostro por una de extrema curiosidad y apremió a Bellatrix para que le contase a qué se debía tanto misterio.

-Son los merodeadores y las estúpidas esas, me apuesto el cuello a que intentarán hacer algo contra nosotros.- empezó Bella con absoluta rotundidad.

-Sí, desde luego no sería de extrañar
¿A quién se le ocurre secuestrar a Galbraith y aquí mi prima
?- Narcisa cesó en seco, no debía condenar a la culpable pues la tenía delante y mostrando una mirada asesina que respondía implacable y amenazante a la pregunta.- Perdona Bella, pero debo decirte que nunca estuve de acuerdo con eso, ¿recuerdas?

-¿Y? eso ellos no lo saben
de modo que estás en el pack, tú también vas a ser uno de sus objetivos, créeme.

-Bueno
y ¿qué piensas hacer?- preguntó derrotada Narcisa y algo cansada de la conversación.

-Debemos irnos


-¿A dónde quieres ir primita?- interrumpió Sirius con una sonrisa de autosuficiencia perfectamente encajada y ejecutada.

-A matarte, pero no creo que pueda ser hoy
demasiados testigos por desgracia.- contraatacó Bella quien no estaba dispuesta a dejarse vencer tan fácilmente.

-Una pena, yo sin embargo para lo que vengo a hacer espero tener tantos testigos como sea posible.- continuó Sirius alzando la voz para llamar así la atención de los presentes.

Bellatrix y Narcisa sacaron automáticamente las varitas para defenderse, pero de nada les sirvió pues de entre los alumnos salieron María y Matt y las desarmaron a ambas sin darles opción siquiera a reaccionar.




En ese momento apareció Lucius irguiéndose amenazante, orgulloso y mirando de reojo a Narcisa
parecía querer decirle que la defendería, incluso por un momento la escena lució enternecedora
pero el encanto se rompió por completo cuando Lucius levantó la cabeza y la miró con desprecio, lo único que buscaba era demostrarle que el SÍ podría con los contrincantes. Inmediatamente se llevó la mano al bolsillo de su túnica buscando su varita
su siniestra faz se tornó momentáneamente en terror y frustración


-¿Buscas esto rubio oxigenado al más puro estilo Barbie?- preguntó Almu quién tras abrirse paso entre la gente que se había arremolinado alrededor con curiosidad balanceó entre sus dedos la varita que Lucius reconoció con un brillo de odio en sus ojos. El slytherin arrugó los labios dispuesto a escupir palabras de arrogancia pero un nuevo suceso interrumpió su incoherente discurso aún por comenzar.

Lily apareció junto con James y Gloria llevando frente a ellos volando y pataleando en el aire a Crabbe , Goyle y Snape. Todos los slytherins tenían una mirada un tanto asustada que, unos más que otros, intentaban esconder sin lograr su objetivo. En el fondo lo estaban esperando desde hace algún tiempo, solo a ellos se les podía haber ocurrido involucrar a las griffindors en todo aquello, estaba cantado que sus galanes leones no se iban a quedar con los brazos cruzados y todos sabían los humos que se gastaban ellos.

Cada vez había más gente alrededor del espectáculo, todos querían ver que habían preparado esta vez los famosos merodeadores, pero las chicas no pensaban dejar que solo ellos se llevasen el merito, no en vano el daño había sido para ellas y la mayoría del plan había sido idea suya. Gloria cruzó una mirada con Lily, que asintió quedamente con la cabeza y acto seguido se adelantaron haciéndose notar.

-Bueno, yo se que vosotros queréis que esto acabe pronto, obviamente este bochorno no lo aguanta cualquiera, pero aún os queda mucho. Nadie toca a nuestras amigas y sale inmune.- las palabras introductoras de la pelirroja dieron que temer a las serpientes que observaron atentamente como Gloria movía con gracia y celeridad su varita, agrupándolos en el centro.

-¡Ui! Bellatrix pero que guapa estás hoy, el vestido a lo vampiresa te va que ni pintado... ¡ya está! te has puesto así para alguien especial
¡qué bonito! compadezco al podre desgraciado pero, ¡qué bonito! Si quieres lo pongo en un sitio preferente para ver el espectáculo ¿qué te parece? Ee sin escupir que con la mala puntería que tienes lo mismo mojas a tu hermanita ¿Por dónde empezar? el pelo
te pega muchísimo el pelo a lo afro
¡ya lo estoy viendo, pelo a lo payasa a juego con tu cara!- Almu agitó la varita y el pelo de Bella se estropajeó al instante creado una bola inmensa de pelo a lo afro (N/A superó con creces al de once ocho onceee).

-Perfecto
ese es el estilo que buscaba
¡muy bien conseguido! Pero el vestido ya no le pega mucho
veo más apropiado para tal cavernícola como la poseída ésta un vestido haraposo, ¡están a la última entre los mendigos!- continuó Lily con lo que fue rompiendo y deshilachando su vestido, mientras lo ensuciaba dejándolo irreconocible. -Ahora realmente se puede decir que tu apariencia es el reflejo de tu alma, ¡Que fallo, el dicho dice que el rostro es el espejo del alma
! Tendremos que solucionar esto también


-Ya me encargo yo Lily.- María avanzó y con una sonrisa maliciosa hizo aparecer en la cara de Bella un cúmulo de granos verdosos repletos de pus e hizo además que el maquillaje se le corriera. El resultado era una mezcla entre payaso mohoso y repugnante, mendiga recién salida de un contenedor de basura y adolescente paella.



Pronto aquel grupo de desgraciados slytherin se convirtió en sopa de granos, maquillaje corrido, ropas rasgadas y pelos disparatados. Para rematar la faena los merodeadores y las chicas hicieron aparecer una jaula para cada uno de ellos y tras encerarlos elevaron las misma en el aire de manera que fuesen visibles desde cualquier punto del gran comedor.
Mejores Opiniones y reviews

 

La comitiva que observaba con entusiasmo el espectáculo poco a poco se fue retirando para continuar con bailes y conversaciones que se distorsionaban con la distancia al mezclarse unas con otras.

-¿Habéis visto las caras de mi prima be&company? Puaagg si es que somos los mejores
. ¡TOMAA! - reía Sirius mientras chocaba su mano con las de Matt y Remus.

Lily miró el reloj
las doce. Pero ya no tenía ningún sentido ,John le había comido los morros a la pareja de James en sus narices
y aunque existiera en ella el terrible deseo de que aquello no tuviera la menor importancia dado que James sería el que la esperaba en la torre y la idea de que su fantasía pudiese ser real la mantenía indecisa frente al reloj, no quería pasar por una decepción
además había hecho una apuesta con Almu, no podía oponerse a su firme declaración de que había sido John acudiendo aún sabiendas de que éste no iría.

-Lily te informo, aunque estoy muy segura de que lo sabes y te mueres por ir, de que son las doce. Ahora haré como que te obligo a ir para que no sientas en absoluto que tú lo hubieses hecho por voluntad propia, sin que te presionaran a pesar de que las dos sabemos que irías finalmente porque esperas encontrar a James. Tranquila, tú no te sulfures que no se lo diré a nadie, nuestra versión oficial será que yo te requeteobligué. ¡Corre petarda!- Almu al ver que Lily no reaccionaba aún asimilando las palabras de su amiga y esperando que saliese por su boca una contestación, ya que creía que su deber era contraatacar
en cuanto le respondiese el cerebro, claro, tiró de ella hasta sacarla del comedor, momento en el que Lily desistió a negar la evidencia y acabó por sonreír, Almu la conocía
¡qué podía ella hacer! Tras esto subió las escaleras que se dirigían a la torre de adivinación sintiendo su corazón latir con asombrosa velocidad. Almu la vio marchar y se sintió de pronto muy sola
no tenía ninguna gana de volver a la fiesta, podría encontrarse con Baddy
algo compungida, casi celosa de que Lily pudiese estar con James y ella estuviese condenada a no poder estar junto
detuvo sus pensamientos y suspiró, no se atrevía ni a pensar su nombre. Debatiéndose entre irse directamente a la cama o volver a la fiesta para tratar de animarse acabó por dejarse caer sobre los escalones un tanto abrumada. Con la vista fija en los peldaños y los pensamientos fluyendo muy deprisa no se dio cuenta de que Sirius estaba a unos metros de ella mirándola sin apenas pestañear. Éste pasado unos instantes carraspeó para hacerse notar y fue acercándose a la escalera bajo la mirada de la chica en cuya mente todos aquellos incansables pensamientos se habían paralizado. Como tratando de adquirir una actitud defensiva Almu se levantó con rapidez y le preguntó si quería algo con indiferencia y mirando hacia otro lado.

 

-La verdad es que sí
quiero advertirte sobre Baddy, no es trigo limpio
lo oí hablar con tu hermano y darle las gracias por haber accedido a engañarte para poder conseguirte.

-¡Esupendo! Gracias por la información
pero no me interesa, ya conozco bien a los embaucadores y pocos hay peores que tú
así que me trae sin cuidado lo que puedas decirme de Baddy. - replicó Almu que luchaba por no desviar la conversación y terminar hablando de ellos dos
por no decirle que ya sabía que solo buscaba en ella lo que en todas consiguió y esperar que lo negara todo. - Bueno y si me disculpas me voy. Pásalo bien.

Almu se alejó con paso tranquilo camino a la sala común
Aunque estuviese llena de ese nerviosismo crispante de sentirte observada, debía aparentar normalidad.

-¡Espera! No me hagas caso si no quieres
pero escúchame al menos. - pidió Sirius mientras corría para alcanzarla. Almu se giró indecisa, pero reunió fuerzas para negarse y cuando Sirius llegó a su lado y la agarró por el brazo ésta se deshizo del amarre y tras emitir un cordial y cortante "Buenas noches" trató de seguir andando, sin éxito.

-¡Black, suéltame pero YA!

-No soy yo flipadiya.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Remus se dirigió a la mesa de bebidas observando de lejos como cierta castaña bailaba abrazada a un chico, con la mente llena de imágenes en las que él descuartizaba vivo a aquel desgraciado que se atrevía a bailar con ella. Se llenó una copa y la vació de un trago, aún imaginándose mil y una formas de matar al degenerado aquel muy lenta y dolorosamente. Al cabo del rato esa misma copa se había llenado unas cuantas (muchas) veces más, llevado a ello por el resentimiento. Observó como María y su acompañante se dirigían hacia la mesa de las bebidas, y dándole un último trago a la copa se acerco a ellos.

- ¿ Qué, disfrutando de la noche..no?- pregunto irónico.

María se dio la vuelta al escucharle y, al darse cuenta de su estado, le dijo a Tom con una afable sonrisa que le perdonase un momento, y cogiendo a Remus de un brazo se alejó de allí.

-¿ Qué se supone que haces?

-Yo? Nada! Disfrutar de la velada, ¡igual que tu! Solo que cada uno a su manera .. no?- ya volvía a usar ese tono irónico.

-Remus.. ¿has estado bebiendo?

-Noo...- respondió vacilante, pero al ver la mirada que le lanzaba la castaña cambió la respuesta con una risita- Bueno, si.. pero solo un poquito!

-¿cuánto?

-Una.. - María asintió interiormente, no era tanto, pero su expresión cambió totalmente al oír lo que siguió- ..botella.

-¿Estás loco?¿por qué te haces esto?

-Si, puede que este loco, pero es por tu culpa- Remus comenzaba a perder el poco juicio que le quedaba y se acerco aún más a María, estaban casi pegados y la chica no podía hablar, estaba como estática sobre todo por el cambió que había sufrido la conversación- ¡estoy loco por ti!

 

Esas últimas palabras las susurró en su oído haciendo que un escalofrío recorriese la columna vertebral de la castaña. Una parte de María quería creerse todo lo que Remus decía, pero algo dentro de su cabeza le instaba a no hacerlo, "solo está borracho" pensaba "luego me dolerá mas aún, me volverá a rechazar". Tenía razón pero la misma parte de ella que quería creer al merodeador se negaba a aceptarlo. Estaba confusa y el echo de tener al castaño tan cerca no ayudaba. Remus por su parte desesperaba, pero cuando se dispuso a terminar de acortar las distancias una voz les interrumpió.

-¿Te está molestando, María?- preguntó Tom que se había cansado de esperar.

-Aquí el único que molesta eres tu- respondió Lunático furioso.

-¿Perdón? Lupin que yo sepa no soy yo el que acosa a la pareja de otro- respondió tranquila y altaneramente.

-Ella no quería venir contigo- le chilló, en ese momento su racionalidad era nula.

-¿a no? Entonces, ilumíname, ¿por qué según tu acepto venir conmigo y no contigo?- esa respuesta ya había sido mordaz, el Rawvenclaw estaba perdiendo la serenidad.

-Yo te lo voy a decir!- y con un rugido se abalanzó sobre Tom y comenzaron una pelea al estilo muggle. Remus debido a su naturaleza lobuna era más fuerte pero como había bebido más de la cuenta la pelea se encontraba bastante igualada. La gente se comenzó a arremolinar alrededor pero nadie hacía nada por pararlos, María contemplaba todo esto impotente por no poder hacer nada.

-¡PARAR!- consiguió gritar, al fin,, con lágrimas en los ojos. Apreciaba a ambos chicos, puede que de formas distintas pero lo hacía. Su grito fue vano, no le escucharon o no quisieron hacerlo.

Desesperada, se metió en medio de la pelea, tenía que separarles cuanto antes. La reacción de Tom fue apartarla de un empujón que la tiró al suelo, mientras que Remus al verla se paró en seco, no sabía porque pero simplemente lo hizo. Y sin más se dio la vuelta sin atender a las burlas que le hacia el Rawvenclaw o a los gritos que oía. Necesitaba alejarse de allí, aislarse. No se le ocurrió mejor sitio que la sala de menesteres y hasta allí corrió sin percatarse de que era seguido por alguien.
---------------------------------------------------------------------------------

Lily aguantó la respiración, no quería que supiese que estaba allí. Tenía que pensar una frase sino ingeniosa al menos lógica
no podía enfrentarse a James sin su coraza, se sentía desprotegida
fuera de lugar. Pero no hubo tiempo para construir guiones pues James se volvió de improviso y al ver a Lily sonrió ampliamente y le indicó que saliese al balcón.

-Me alegra muchísimo que estés aquí, de verdad.

-Tenía curiosidad, no esperaba encontrarte a ti. - ¡mentira!- pero bueno no seré mal educada, gracias Potter
el vestido es precioso.

-Créeme estoy comprobándolo por mí mismo
.pero hasta un saco sería precioso si lo llevas tú.- Dijo James acortando distancias. Lily rió
tantas tonterías similares había oído de él
y era la primera vez que se reía en vez de maldecir.

 

-Bueno y debo pensar que hay algún motivo especial para que estemos aquí, ¿o vengo a oír las majaderías de siempre?

-Lily necesito que me creas cuando te digo que te quiero. No sé qué hacer para demostrarte que es cierto, no me voy a rendir
Puedo notar que no te soy indiferente y con eso me basta
¿qué más da si es odio o amor? No son sentimientos tan opuestos, Lils.

Lily enmudeció, ni siquiera se molestó en corregirle por llamarla Lils. Apretó fuertemente las manos contra el balcón extremadamente insegura, nerviosa y deseosa de poder responder con sinceridad.



-James yo
- ¿qué estaba haciendo? Era Potter, no James, ¡Potter, Potter! Pero qué sensación asombrosa era escucharse pronunciar su nombre. - no sé qué decirte.

-Di mi nombre otra vez, no sabes lo bien que suena en tu boca. Solo eso Lils.- a Lily las piernas le comenzaron a temblar, incluso llegó a pensar que si daba un paso caería pero no le importaba
entendió al mirar a los ojos a James que no iba a negarse y se acercó aún más
casi rozó sus labios pero rechazó la tentación de besarlos. Se aproximó a su oído y susurró con un hilo de voz tenue
"James
"

-------------------------------------------------------------------------------------------------


Almu miró frustrada hacia atrás, Sirius mostraba las manos exculpándose. Sin dejar de mirarle, vigilarle en términos más concretos, Almu trató de caminar hacia atrás
pero llegar a los treinta centímetros de distancia ya era una hazaña. Sirius observaba con aire risueño como Almu hacía mil y un intentos por conseguir alejarse y murmuraba maldiciones a diestro y siniestro.

-¡Black que te dejes de tonterías ya! ¿Qué mierda de conjuro asqueroso has hecho?- emitía mientras casi se tiraba al suelo para escapar. Sirius por toda respuesta reía cada vez más contento con la situación, resultaba interesante además de cómico pues vestido y arrastres por el suelo son mala combinación, o buena según quien la mire.- ¡OH no!- profirió Almu que tras tratar de arrastrase por el suelo se dio la vuelta cansada y encontró la maldita explicación de aquello,¡ había un muérdago sobre ellos!...y era bien conocido lo que eso significaba. - ¡Puñeta! No, no, no, no y noo! Me niego

-Lo siento nena, a mi no me importa quedarme aquí toda la vida a tu lado pero casi que prefiero un beso y mayor especio para vivir que un metro cuadrado.

Sirius le tendió la mano a Almu para ayudarle a levantar
pero ésta la rechazó y se puso en pie aún sin resignarse a aceptarlo
miró hacia arriba, después al suelo...las paredes
necesitaba una vía de escape, rápido.

-¿Qué haces?

-Nada mirar lo que será mi hogar el resto de mi vida- repuso con una sonrisa forzada.-No pienso hacerlo.

-Sé que beso bien pero tú ya lo has probado
no creo que te suponga tanto nerviosismo.

-Oh no, más bien me supone vómitos esporádicos y repugnancia extrema, lo digo porque como bien sabes tengo por desgracia experiencia.

-Muy bien pues procura vomitar hacia otro lado porque no hay opción a réplica, nuestro cometido es besarnos señorita.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Entró a una habitación muy parecida a su sala común, en la habitación había una chimenea con el fuego encendido y algunos sillones enfrente de el. Se dispuso a cerrar la puerta, pero algo se lo impidió. María había agarrado la puerta y entró detrás suya cerrándola suavemente.

 

-¿ A qué juegas?- fue lo único que le dijo, con un tono triste en la voz- No quiero que jueguen conmigo Remus.

-Yo no quiero jugar contigo- dijo él aproximándose a ella. La chica retrocedió, asustada, hasta chocar con la pared, pero el no se detuvo, sino que continuo acercándose hasta apoyar las manos en la pared a cada lado de ella para evitar que la castaña escapase (N/A si es que a la chica se le ocurre
por que vamoos
cmo para hacerloo!) - Pero.. no puedo evitarlo. Cada vez que intento alejarme, algo me impide hacerlo.

Ahora la mano de Remus se había posado sobre la mejilla de la chica y la otra seguía apoyada en la pared que estaba detrás. Estaba claro que a pesar de haberse despajado bastante con la pelea, el licántropo seguía aún bajo los efectos del alcohol, seguía algo "contento", porque de no ser así no estaría diciendo todo eso.

-No tienes porque alejarte
- indicó ella en un susurro.

-¡Pero es necesario!- le replicó frustrado, mientras le acariciaba la mejilla tiernamente gesto ante el que María no podía resistirse- sin embargo
ahora no puedo, no ahora

Se acercó lentamente a los labios de la chica dispuesto a probarlos de nuevo pero ella no se dejó, sino que apoyando las manos en su pecho le empujó suavemente para alejarlo de ella. El chico la miró con la confusión reflejada en la mirada, algo que la castaña no pudo dejar de notar.

-Remus, estás borracho, y si mañana vas a negarlo todo poniendo eso como excusa
no quiero sufrir
no más!- cerró los ojos con dolor.

Por toda respuesta sintió como unos labios rozaban los suyos, y ella volvió a empujarle, esta vez con un poco más de fuerza, mientras abría los ojos llenos de lágrimas con pesar. No le podía hacer eso
apenas tenía fuerzas para resistirse a él a diario, y menos ahora que el chico ponía tanta insistencia.

-Por favor
- susurró suplicante, no le podía hacer eso.

-No, por favor tu!- suplicó él- te digo la verdad, no estoy tan mal como para ir desvelando sentimientos sin darme cuenta
Mira, te quiero y ya está no puedo seguir negándolo. Tienes que entender que llega un momento que uno explota, y no puedo tenerte tan cerca y no controlarme, uno no es de piedra! y no puede aparentarlo todo el tiempo.

-Nadie te ha dicho que tengas que hacerlo
pero ya no se si puedo creerte
como puedo saber que mañana o pasado o la semana que viene no vas a salir con la misma excusa de siempre.- su voz fue apenas un murmullo, no podía siquiera levantar la vista! Si lo hacía ya podía despedirse del poco autocontrol que le quedaba, y quería mostrarse firme.

-Inténtalo al menos solo por esta noche, porque siempre ha sido relativamente fácil resistir cuando sabía que te tenía para mi
pero ahora que te he visto con aquel desgraciado no puedo evitar sentirme perdido, celoso. Te necesito conmigo.- mientras decía todo eso apoyó su frente en la de la chica y al terminar le obligó a que le mirase a los ojos, ya que se atrevía a decir todo aquello por lo menos tenía que mirarle a los ojos.

 

Pero lo que él no esperaba era quedar tan cerca de sus labios, ya si que no aguantó y sin más dilación se lanzó a saborear lo que por toda la noche le estaba siendo vedado, sus labios. Al principio María trató de oponer resistencia pero por mucho que intentase engañarse estaba perdida desde el momento en que sus ojos hicieron contacto. Sus manos pasaron de estar en el pecho de él a enroscarse y jugar con el pelo dorado del merodeador detrás de su nuca. Era un beso cargado de anhelo, cariño y sentimientos de trasfondo, un beso con un gran significado. Pronto Remus no se conformó con esos suaves labios tan deseados por él, y con la lengua pidió permiso para prefundir el beso, permiso que le fue concedido.
----------------------------------------------------------------------------------------------
A James se le erizaron los vellos de la nunca formulando el absurdo deseo de congelar el tiempo y detener aquella imagen, evitar que ese momento se le resbalase entre los dedos y pasase a formar parte de sus recuerdos. Sujetó a Lily por la cintura y la abrazó estrechándola contra su pecho mientras en su estómago sentía como el deslizar de una montaña rusa. Cerró los ojos y se dejó embriagar por el perfume de Lily y el contacto de sus cuerpos.

Lily buscó los ojos de James, podría encender una hoguera con el calor que inundaba sus mejillas. Sus miradas de cruzaron y parecía que no podrían apartarlas nunca más, Lily se sentía segura en los brazos de James, como si realmente perteneciera a ellos, ningún lugar en el mundo podía compararse con el cobijo de su mirada. Ninguno de los dos hizo ademán de separarse y permanecieron abrazos unos minutos
callados, solo muy de vez en cuando James susurraba algo al oído de Lily provocando sonrisas azoradas y un sonrojar que Lily no puedo calificar por menos de hermoso.

Después James, aunque algo receloso, se separó apenas unos centímetros y tras pronunciar "Accio escoba" y ver como la expresión de Lily se tornaba en una mueca de horror al adivinar sus intenciones sonrió con picardía. Lily tenía sus limitaciones muy claras, podría montarse en un hipogrifo, en un thethral e incluso permitiría que una mosca cargase su cuerpo surcando los cielos, pero ¿una escoba? NO.

-Bueno
y aquí nos despedimos
buen viaje Pot...Jam
. ¡TÚ! - declaró Lily encontrándose con la dificultad de no saber cómo tratar a James ahora.

James tras sonreír con ternura le respondió.

-James. - Luego le guiñó un ojo y continuó.- deberás despedirte por supuesto
pero no de mí sino del suelo y no aceptaré un no por respuesta.


-¿te vale entonces un
¡NUNCA!?


Aunque el proceso de convicción fue lento Lily terminó subida a la escoba, clavando con ahínco sus dedos en las costillas de James y repitiéndose en su cabeza simultáneamente "no mires abajo, no mires abajo".

Desde las alturas vieron el inmenso bosque prohibido, sobrevolaron la miles de torres del castillo, también el invernadero y el campo de quiddicht. Lily dejó su temor atrás y se deleitó con las vistas
mientras una ráfaga de intenso y gratificante aire movía sus cabellos haciéndola sentir más viva que nunca. James le mostraba con entusiasmo los rincones más hermosos de Hogwarts no apreciables sobre el suelo. Reían, conversaban, descubrían sobre el otro y se maravillaban regocijándose en sus averiguaciones como el astrónomo que se recrea en su ilusión al mirar una estrella, antes solo dibujada en sus sueños, y recién descubierta ahora real a través de su telescopio, fascinándose de manera completa con aquel esplendor que creyó imposible de encontrar. Lily arrastrada por aquel bienestar que la invadía junto a James no pudo contenerse y le indicó q la mirara un segundo
James lo hizo de buena gana y Lily le besó en los labios con absoluta convicción, sin sentir en ningún momento que cometía un error. James optó por profundizar el beso, y debido a la total entrega y absorbidos todos sus sentidos por aquel electrizante beso dejó de prestar atención a la escoba y acabó perdiendo el control de ésta con lo que empezaron a descender a una velocidad de infarto cayendo en picado. Aún con todo esto James no se dio cuenta de la situación únicamente centrado en el placer de sentir los labios de Lily, de modo que ésta horrorizada le aparató sobresaltada y mediante gritos de histeria le obligó a mirar hacia delante y tirar fuerte le la escoba para evitar continuar precipitándose.

 

-¡No te vuelvo a besar, por Merlín que mal lo he pasado!- aseguró Lily llevándose la mano al pecho y notando el agitado palpitar de su corazón.


-¿Cómo que no me vuelves a besar? Ven aquí pelirroja.- y seguidamente le besó consiguiendo sofocos por parte de Lily quien lo apartó con rapidez y le pegó riñéndole con evidente temor.

James había reservado el lago para el final del trayecto, lugar romántico, tranquilo e inquietante
que parecía esconder los secretos más oscuros bajo una capa de serenidad que era el agua meciéndose en su reposo aparente
sosiego para el alma cansada aventura para el curioso.

Se acercaron a su superficie...salpicándose con el agua
haciendo remolinos con el dedo
formando pequeñas olas con la mano al sobrevolarlo con velocidad. Disfrutaban cada instante
cada maravilla que le vuelo les ofrecía según su parecer, únicamente a ellos dos, como espectadores privilegiados de una realidad que solo existe para ambos.


-Bueno, de acuerdo, algo rapidito y hasta nunca. - pronunció Almu a modo de auto convicción. Sirius negó la cabeza y sonriendo la atrajo hacia así para fundirse con sus labios, y desvanecer en su beso. Apenas fueron unos segundos pues Almu consiguió vencer la lucha contra sus deseos y se deshizo del lio entre sus labios
de su cuerpo entre los brazos de Sirius que intentaron impedirlo apretando su cintura con la única obsesión de que el tiempo dejase de correr
.que solo quedaran ellos dos sin nada que esconder
nada que temer.

La chica le miró a los ojos durante un instante
después cerró los suyos y con desesperanza y torpeza murmuró un "Hasta luego". Sirius la dejo marchar, sintiendo que nunca podría retenerla
que era una brisa que a sus dedos resbalaba. Quiso gritarle que se detuviese decirle que la necesitaba, que anhelaba su presencia cada día junto a él
que lo sentía, pero no podía. Entonces ella se giró, Sirius no lo esperaba pero sucedió y al mirarla las palabras brotaron solas como en una erupción inevitable fruto de una acumulación interna que no podía sostener.

 

-¿Por qué no? ¿Por qué mierda tienes que irte sin haberme dicho que me quieres? Vamos, intentémoslo. -Almu estaba estupefacta, conmocionada, incapaz de responder ante lo que creyó una alucinación. Con cierto temor volvió sobre sus pasos y se acercó a Sirius.

-¿Por qué me mientes? Deja de confundirme, ódiame si quieres
pero esto es demasiado, no puedo soportarlo, sabes que no te importo y yo también lo sé ¿por qué fingir Sirius? Esta función no te salió bien
pero habrá muchas Pennys que no conocen aún la comedia.- respondió con frustración
arrastrando su desilusión, su rencor
sus ganas de llorar con cada palabra.

-No hay ni hubo Penny
- recapacitó, estaba echándolo todo por tierra, no debía haber abierto la boca y aún menos debía confesarle que no se acostó con Penny porque solo la veía a ella.- bueno quiero decir, no que a mí me importase.

-¿Y cómo saber si una chica te importa más que tu apariencia, tu orgullo o tus ganas de revolcarte? En serio déjalo. Además yo no te quiero, ni te querré
ni te necesito. Así que deja que pueda intentar querer a quien me quiere a mí
Baddy. Tú continua acumulando chicas como quien colecciona cromos, es lo único que se te da bien.


La mente de María terminó de desconectarse, no podía seguir pensando ya que se encontraba en las nubes, aunque algo dentro le decía que quizás eso no era lo correcto que tenía que mostrase firme en ese propósito que intentó marcarse a si misma. Pero para que engañarse no podía separarse ya de Remus ni queriendo y en el fondo eso había sido su deseo desde el principio, cuando acepto ir al baile con Tom, darle celos a Remus para que aceptase de una vez lo que sentía no podía quejarse tanto.

Pasados unos minutos la falta de oxigeno se hizo presente, y tuvieron que separarse con pesar, aunque el merodeador se inclinó aún más hasta llegar al cuello de la castaña, el cual comenzó a besar lentamente subiendo de vez en cuando un poco para morder el lóbulo de su oreja. Si antes a la chica le fallaba la mente ahora tampoco le funcionaban las piernas, de no ser porque el licántropo le estaba agarrando de la cintura ya se habría caído al suelo, ¡estaba segura!. Así que lentamente le agarró de la mano y tiró de él para llegar a uno de los sillones dónde se sentaron abrazados. María apoyó la cabeza en el hombro del chico y mientras el le acariciaba lentamente el pelo y le hacía alguna caricia se fue quedando dormida poco a poco, siendo seguida poco después por el merodeador.

Las cortinas descorridas dejaban pasar toda la luz de aquel día en el que el sol brillaba tras una tímida nube. Gloria se revolvió entre las sábanas negándose a despertar, pero la maldita luz no le dejaba dormir como hubiese querido en vista de su agotamiento fruto de una fiesta sin precedentes. Entornó los ojos recelosa de abrirlos por completo pues entonces no habría marcha atrás; el radiante sol se clavaría en su mirada y dormir se convertiría en una opción vetada. Pero algo además de la perturbadora luz la incitó a levantarse, había una nota flotando a escasos centímetros de su colcha. Aún la voz de Matt lejana pero clara rondaba entre sus más íntimos pensamientos que rescataba de una noche plagada se sueños mezclados con la asombrosa realidad del baile ¿y ahora le dejaba una nota flotando frete a ella? La chica sonrió ante la expectativa de encontrar una invitación a un lugar en el que dejar el mundo atrás a su lado, o quizás fuese un recordatorio, una forma de decirle que la quería, de darle los buenos días. Ansiosa agarró con cierta impaciencia la nota y se quitó como buenamente pudo los mechones que la noche le había descolocado de su correspondiente lugar, nada podía empañar la lectura de esa nota. No se atrevía ni tan siquiera a murmurar las palabras que iba leyendo por miedo a que sus suspiros despertasen a las demás, por miedo a verse descubierta en sus secretismos que solo les pertenecían a ellos dos, a ella y a Matt.

 

"Puedo ser para ti algo más que un bulto en un pasillo. Déjame probar el roce de mis dedos en tu mano
al menos una migaja tu cariño. No me importa que ahora otra sombra ocupe mi lugar a tu lado- Gloria se detuvo ¿de qué iba eso? ¿Qué sombra?, comenzó a sentirse incómoda al saber que Matt no podía haber escrito eso y continuó con la esperanza de que la firma de su pretendiente no confirmase su atormentadora sospecha.-, te esperaré por siempre hasta que tus ojos se posen en mi y ya no los apartes jamás
TE QUIERE, Peter Petigrew"

Un grito atronador rompió el cuidado silencio de la habitación y despertó a sus ocupantes entre alarmadas y llenas de instintos asesinos dirigidos a la autora del alarido que, evidentemente, era Gloria la cual se ahogaba en un sentimiento de repulsión asfixiante.

-¡QUIÉN!¡CÓMO!¡DÓNDE!¡CUÁNDO! digo ¡¡¡¡QUE!!!!- profirió María angustiada y confusa aún absorbida por el cansancio.

-Gloria monina los grititos resérvalos para cuando
¡Te mate!- intervino Almu tras pegar un brinco sobresaltada fulminando a Gloria con una mirada soñolienta.

Lily se tapó con las sábanas instintivamente luchando por permanecer en la cama. Gloria, sin embargo, no movió un músculo a pesar de los grandes aspavientos que protagonizaron las recién despertadas, el shock repulsivo la dominaba.


-¡Eh! ¿No has pensado en dedicarte a algo relacionado con las alarmas? Te aseguro que el ladrón que te escuchase no salía de ahí sin ser descubierto, ¡Lo tuyo no son cuerdas vocales, son alta-voces, por Merlín! - continuó ofuscada Almu. Pero aún con la reprimenda Gloria no pareció perturbarse. Así que María y Almu intercambiaron una mirada de confusión compartida y fueron a arrancarle la nota de las paralizadas manos. Las risas ininterrumpidas no se hicieron esperar. Lily invitada por la extrema curiosidad y las ganas de participar de las carcajadas se levantó también y corrió a leer la declaración en toda regla de la gran rata.

-Vaya, vaya,vaya
de modo que el amigo Petigrew vuelve a las andadas
. Creo que deberías satisfacerle Glor
¡quítate la sombra de Matt y quédate con este bellezón del caribe para siempre! - se mofó María tras apaciguar el volumen de su risa.

-Ni puta gracia
¿Qué hago con este prototipo?- inquirió realmente preocupada Gloria. Le daba lástima el siempre rechazado Peter, pero no tenía ninguna intención de seguir dejándole pensar que tiene alguna esperanza. El chico llevaba más de dos años sin tregua enviándole notitas similares y ella nunca se decidió, a pesar de las recomendaciones de sus amigas, a cortar con aquella correspondencia que insultaba al estómago de quién se atrevía a leerla.

 

-¿Te decimos la eterna respuesta que ya conoces o lo que quieres oír? -preguntó Lily con el monótono acento de quien repite siempre la misma cantinela.

-¿Lo qué quiero oír?- preguntó Gloria con inocencia y temor.

- De acuerdo. ¡No te preocupes Gloria éste ya mismo se cansa y te deja en paz! no te desanimes por sus dos años de acoso vía escrita. - respondió Almu con un tono de espontaneidad y despreocupación fingido y culminando la actuación con una conseguida falsa sonrisa cargada de sarcasmo que hizo que Gloria cayese en la cuenta de que había llegado el momento de terminar con aquello.

-Ummm
¿algún alma caritativa me acompaña a ver a Petigrew?- como respuesta solo obtuvo un silencio atronador. Las tres chicas hasta aguantaron la respiración temerosas de que Gloria considerase el sonido de tal proceso como un ofrecimiento a acompañarle.-Gracias ya veo que no tenéis compasión. - gruñó enfadada aunque con un deje de súplica en el tono de su voz.

-Vale, voy contigo. Pero deberías empezar a concienciarte de que no eres una estrella del pop o algo de eso, no necesitas escolta para hablar con una ratita.- accedió Almu compadeciéndose de su amiga. - En fin, no te sueltes de mi mano ¿eh? Y esta noche te leo caperucita roja no sufras, pequeña.

María y Llily se despidieron con sonrisas burlonas y se tiraron en la cama con resaca de buenos y no tan buenos momentos de la noche anterior. Lily evocaba una y otra vez cada segundo que había pasado con James en el balcón, repasando mentalmente sus palabras, sus gestos
sus besos mientras sus labios se arqueaban en una sonrisa ensoñadora llena de ilusión y de ese cosquilleo que solo James le proporcionaba con tan solo mirarla. Y entonces volvió el miedo a despertar de lo que le pareció un sueño, afloró de nuevo esa intranquilidad de no saber si sería cierto, si podía abandonar sus rígidas formas con James, si podía despojarse de su coraza fría y dejarse mecer por cuanto James le proponía
era tan difícil decidir qué hacer a continuación, cómo actuar después de caricias y palabras sinceras, al menos por su parte

Encontrar a Peter fue complicado, nadie lo conocía y si por un casual daban con alguien a quién le sonara el nombre (n/a le sonara
.importante ni siquiera estaban seguros de conocerle) daba comienzo una serie de sorprendentes preguntas o afirmaciones infundadas, leyendas urbanas como"Petigrew, ¿no es ese al que por feo solo las ratas lo querían como compañero de juegos? Y por lástima que les daba que sino tampoco
" Las chicas ante cada nueva alentadora respuesta corroboraban sus ya sólidos pensamientos acerca de Peter, sencillamente: mejor nunca nunca imaginarlo aunque fuese un solo instante de lo contrario las consecuencias estarían próximas al vómito.

Tras un recorrido del castillo casi en su totalidad, incluyendo los más recónditos pasadizos finalmente y para desgracia de Almu no podía estar en otro sitio que detrás de una estantería de la biblioteca agachado y espiando a Sirius y Remus.

-¡Gloria! Si buscas a Matt está persiguiendo a James que está empeñado en que la fiesta continua.- informó con desenfado Remus al verlas acercarse.

-Jumm
gracias Rem, pero por muy extraño que te parezca no era a Matt a quien buscaba. -contestó Gloria un poco preocupada ante aquel saludo que incluía la palabra Matt como en tantas otras ocasiones. Quizás pasaba demasiado tiempo con Matt remplazando momentos al lado de Remus con quien antes llenaba ratos de risas y conversaciones interminables. Echaba de menos su compañía, lo extrañaba mucho .Se dio cuenta de que lo estaba perdiendo y que no podía permitirlo así que formuló una promesa irrefutable de recuperarle y decidió comenzar con a poner en práctica su determinación en aquel preciso instante.- de hecho quería hablar contigo.

 

Almu giró bruscamente la cabeza y clavó una mirada acusadora en Gloria mientras su boca se abría por la sorpresa. Gloria la miró significativamente y Almu desistió de intentar persuadirla comprendiendo que nada iba a hacerle cambiar de idea y que no podía negarse a encubrir a Gloria en su mentira, además le convenía irse pues no podría evitar mucho más tiempo establecer el contacto visual con Sirius y ahí flaquearía y estaba casi segura de que él lo notaría y entonces seguramente podría sacar tajada de su debilidad. Se despidió con un leve gesto de cabeza y se marchó esperando que la voz de Sirius la detuviera, pero n o sucedió. Aminoró el paso procurando hacerse notar cada vez que apoyaba el pie en el suelo pero no obtuvo el efecto que buscaba, y ya crispada se vio obligada a mirar hacia atrás y averiguar qué hacía Sirius en lugar de detenerla. Sirius tenía la mirada vacía, fijada con inexpresividad en algún punto de la pared, semblante ausente y el pelo alborotado, todo ello señal sino de resaca al menos de agotamiento, embotellamiento mental.

Almu torció el labio, gesto que delataba un sentimiento impertinente, ese malestar de sentirse ignorado, de ver como tus predicciones con tanta seguridad formuladas en tu cabeza se derrumban provocando una vergüenza interior, una perforación del orgullo propio que por suerte solo conoce uno mismo y prefiere silenciar, mantener el chasco entre las rejas del pensamiento, exclusivamente conocida por el susodicho.

Movió con impaciencia el pie molesta con la situación
pero finalmente cedió y dejó de intentar captar la atención de Sirius esperando al menos dejar su orgullo en no muy mal lugar, procurando mantenerse en el estatus que su dignidad le marcaba como legítimo.

Remus experimentaba una mezcla de sentimientos que lejos quedaban de la contradicción, muy por el contrario se enlazaban para desembocar en la más pura de las ilusiones por hablar con su gran amiga Gloria. Pero no podía desentenderse de Sirius que parecía estar en medio de un trance provocado más por el dolor que por el alcohol. Le pidió a Gloria que esperase un momento pues necesitaba encontrar a alguien que se quedara con Sirius
Gloria miró hacia la puerta por donde acababa de salir Almu e intercambio una leve mirada con Remus, lo que bastó para hacerle entender.

-¡ALMU, ESPERA!- vocifero corriendo Gloria. Al cabo de un par de minutos regresó trayendo a Almu consigo agarrada por el brazo.

-Gloria, no te pases
te acompaño a solucionar el asunto rata ¿y es así cómo me lo pagas? ¡Me la estás jugando Gloria!

-¡Caya y obedece!- aquella actitud autoritaria de Gloria era una faceta desconocida
¿Gloria dando órdenes? El mundo estaba cada vez peor. Pero fue tal la confusión que sintió al ver a su amiga seria y en actitud de sargento que no chistó. Remus y Gloria aprovecharon la coyuntura y se fueron de la biblioteca dejando a Almu con una gran tarea por delante.

 


Remus y Gloria decidieron entrar en una clase vacía para hablar con tranquilidad
¡había tanto que contar! Pero antes de hablar y explayarse había algo que ambos llevaron a cabo sincronizados, como si se tratase de una escena ensayada, impulso natural que dos corazones que se quieren comparten. El resultado
un abrazo.

-Necesitaba este abrazo. - declaró Remus una vez se hubieron separado.

-Yo también, no sabes cuánto me alegro de estar hablando contigo. ¿Sabes qué? - Preguntó con los ojos muy abiertos intuyéndose por el fulgor de su mirada y el brillo de su sonrisa que estaba realmente emocionada.- Estoy saliendo con Matt, oficialmente.

-¡Eii! Es estupendo, por fin el lento este te lo dijo. Estás radiante de felicidad ehh
vaya suerte.

-Ya casi la misma suerte que tú tendrías con María si quisieras. - replicó Gloria dirigiéndole a su amigo una mirada perspicaz. Remus ante aquel comentario se vio obligado a desviar la conversación
no quería hablar de ello

-Ya bueno, una cosa ¿desde cuándo es oficial lo de Matt y tú?

-Desde ayer.- respondió sonriente y su mente se desplazó a la noche anterior
en el baile
.


---------------FLASH BACK------------------

No podía ver absolutamente nada porque, ya que Matt había insistido, llevaba los ojos vendados. No entendía que era eso tan urgente que había llevado al merodeador a sacarla del baile y llevarla así a Merlín sabía dónde. Tropezó con una baldosa del suelo y se aferró más aún a la mano del rubio. Siguió caminando un rato a tientas guiada por Matt.

- Cuidado, escaleras.- le avisó la suave voz del chico y, mientras sentía una leve brisa que le indicó que habían salido a los terrenos, fue bajando las escaleras.

Mientras le hacía detenerse y le susurraba al oido un leve "¿Qué te parece?", le quitó la venda, situado tras su espalda. A Gloria se le iluminaron los ojos, estaba observando el árbol que se encontraba a orillas del lago, del cual pendía un columpio de color blanco y todo se hallaba rodeado de pequeñas velitas y lirios blancos que hacían de la ocasión un momento mágico.

El chico le llevó hacia el columpio, que era de dos plazas, y le hizo sentarse a su lado. Matt comenzó a balancear el columpio suavemente, pasaron un largo tiempo así, meciéndose sobre el lago, riendo y conversando con desenfado, también intercalando caricias, besos, burlas o miradas cargadas de pasión y mutua admiración. En medio de uno de los miles de cariños Matt detuvo el columpio y miró a Gloria tratando de mostrarse serio y de disimular su nerviosismo que llenaba de rubor sus mejillas ya acaloradas por los besos.

-Escucha, yo tenía algo importante que decirte y quería que fuese hoy, aquí
- desvió la mirada levemente hacia el lago, para volver a mirar, segundos después, a la castaña que le quitaba el aliento.- Para mí esto no es necesario, pues siempre has significado para mí tanto que creí que no hacía falta aclarar que desde nuestro primer momento juntos para mí estábamos saliendo, formalmente
.porque yo te quiero Gloria, de verdad.

 


-------------------------------------------------------------------------------------------


-Bueno morrudo que me has cambiado de tema ¡Vas listo si crees que te vas a librar, lobito malo!- continuó Gloria abandonado sus ensoñaciones.- Ya me estás explicando cual es la situación.

Remus vaciló, pero accedió finalmente y no por temor a negarse, sino porque en el fondo necesitaba desahogarse y quién mejor que Gloria, que lo conocía, entendía comprendía y aconsejaba poniendo en ello todo su cariño, atención y empeño, nadie como ella.

Le relató cada palabra y hecho acontecido, explicando los sentimientos que experimentaba en cada fibra de su ser y exponiéndole con sinceridad su problema, su gran angustia; comprometerse a estar con alguien para verle sufrir.

-Remus solo te diré una cosa y no pienso andar detrás de ti para que me hagas caso. No juegues un segundo más con María, si le dices la verdad, si le has dicho que la quieres ya no vale regresar al miedo
no vuelvas a seguir ese temor absurdo tuyo, y permítete ser feliz.

La puerta se abrió entonces cortando a Remus en el momento de su respuesta, era Petigrew que jadeaba cual toro fatigado.

-Espero no interrumpir. - Dijo procurando no mirar mucho a Gloria para evitar sonrojarse o tartamudear.- pero es que James está muy raro.

Remus se precipitó sobre la puerta y agarró a Peter preguntándole que donde estaba. El muchacho se sintió atosigado y siendo incapaz de responder verbalmente señaló un punto en la lejanía. Remus corrió hacia el lugar donde señalaba, Gloria quiso seguirle pero Petigrew la sujetó del brazo, aunque no con fuerza alguna pero sí con una valentía que a Gloria le resquebrajó el instinto de huir.

-Yo
es decir, tu
- Peter no sabía qué palabras escoger, ni siquiera estaba seguro de conocer palabra alguna. Estaba muy nervioso, comenzaba a sudar y su cara se tornaba cada vez más colorada.

-Lo siento muchísimo Peter, pero yo quiero a Matt, y lo quiero de verdad. Créeme cuando te digo que no me gusta nada tener que decírtelo, pero es mejor que dejes de intentarlo
encontrarás alguien mejor que yo para ti. Lo siento. - parecíale a Gloria casi un milagro que su discurso hubiese brotado de sus labios con facilidad, sintió especie de alivio y por fin sus pies se despegaron del suelo para seguir a Remus.


James se encontraba deslizándose por los pasillos con garbo, desparramando gritos eufóricos y bailes escandalosos.

-¡QUE LA FIESTA NO DECAIGA! ¡EH TÚ! ¿HAS VISTO A MI LILY?- y al segundo
- ¡CONGA, CONGA, CONGAAA!

-Ehh
Gloria, seguimos hablando luego, tengo a ocuparme de este psicópata.- se disculpó Remus con absoluta desgana ante el gran reto que se le presentaba a su paciencia, un James mucho más atolondrado que de costumbre.

-¡Miryammmm, ven aquí que te tengo que contar mi última táctica de ataque, uuuuaaajajaja! - vociferaba James en pos de una chica del equipo de quiddicht que lo miraba de soslayo. El merodeador la empujo contra la pared y empezó a explicarse entusiasmado, mientras Remus miraba la escena de lejos, compadeciéndose de la pobre chica, ¡cualquiera aguantaba a James así! Aquella situación le hacía al chico casi arrepentirse de haberle echado la poción esa en la copa de James, le habían puesto como una moto.

 

En esos momentos el licántropo vio una cabellera pelirroja al final del pasillo, y corrió a darle encuentro antes de que por desgracia se topase con Jamesy entonces sí que se arrepentiría de haberle hecho eso a James, ¡La que podía liar Lily!

-¡Lily! Oye te aconsejo que no sigas por ahí, James está un poco
alterado, dejemoslo ahí, y no sería conveniente

-¡QUÉ SÍ MIRYAM QUE TODO PERFECTO! ¡SUBIDOS A LA ESCOBA
.VOLANDO ALTO Y CON ESA HABILIDAD NUESTRA! ¡LA TENGO EN EL BOTE!-volvió James a gritar siendo inevitable que Lily lo escuchara y asociara sus palabras a la noche anterior, a lo que había sucedido entre ellos. No le hacía falta seguir escuchando, Potter lo había hecho, jugó con ella y lo peor es que lo permitió. L a pelirroja se marchó decepcionada, consternada y vacía de ilusiones, sin conocer que en realidad James solo hablaba de una táctica de quiddicht.

----------------------------------------------------------------------------------------

El final del curso llegó, parecía mentira que hubiesen pasado tantas cosas. Un año más había transcurrido llevándose parte de cada uno, un trocito de su vida. O al menos esa era la sensación que tenía Gloria mientras hacía tristemente la maleta. Observó cómo sus amigas iban de un lado a otro de la habitación, le parecía estar viendo una película, buscando sus cosas.

-¡Jo,parece mentira, no quiero irme!- dijo María con nostalgia-¡ han pasado muchas cosas este año, y no es justo que esto acabe así!

-Aunque desde luego unas han vivido más que otras, ¿no Almu?- preguntó Lily inquisitivamente mirando a su amiga.


-Sí bueno... pero en el fondo me han quedado cosas por hacer- mientras comentaba eso, sin saber por qué, la imagen de unos profundos ojos azules le pasaron por la mente.


-Chica pues no será conocer intímate a más alumnos porque desde Baddy
tu carrerita ha ido en aumento ¡y qué aumento!
.Joan, Hicht, Will, el otro Will, Henry, Robert , Robin
el rubio ese guapísimo ¿cómo se llamaba?, ¡ah! Y que no se me olvide Diggory
no entiendo por qué lo dejaste
.me encanta ese niño. - recitó María haciendo memoria.

-Y te has dejado alguno por mencionar
.también estaba Jordan, Drake
Michael
- añadió Gloria.

-¡Callaros ya la boca! Joder
. Me estáis haciendo sentir un poco
.ligerita de cascos, dicho así tan rápido tantos nombres suena muy mal. - imploró Almu realmente avergonzada, ¿en qué se había convertido? Incluso se recordaba a Black
odiaba eso.

-Y el gran bombazo
¡REGULUS! Y extrañamente estás durando mucho
casi un mes y medio. Parece que los Black son tu punto fuerte.- apuntó Lily con venenoso dardo. Almu no respondió, solo entornó los ojos y sonrió con malicia buscando entre la ropa interior que ya había guardado en su maleta.

-¡Monina mira lo que compré para este gran día
tengo buena memoria y tú mala suerte Lily!- dijo insinuante Almu mostrando unas bonitas braguitas. Las caras con las que se quedaron María y Gloria mostraban a la perfección que no tenían ni idea de los que estaba diciendo Almu y que sus mentes empezaban a maquinar una explicación un tanto obscena. Ante la posibilidad tentadora de oír comentarios subidos de tono Almu optó finalmente por dar la correspondiente explicación motivada sin duda por las ganas de ver a sus amigas reírse levemente de Lily.- Sí bueno es que no sé si recordáis que en el baile de Navidad hubo algo más que bonitas guirnaldas y un gran árbol
Lily pasó una perfecta noche acompañada de su galante admirador, ya sabéis el que le regaló el preciosísimo vestido verde, y resultó que como yo predije no era otro que James y no John como la inútil de la chica esta pelirroja se empeñó en decir, así que dado que acerté y que habíamos hecho la interesante apuesta de que quien no acertara tendría que pasearse por la sala común el último día del curso en ropa interior pues le he comprado estas bonitas braguitas para la ocasión.

 

Las bromas, risitas y burlas inundaron la habitación sin tregua, unidas al constante intento de obligar a Lily a cumplir con lo pactado.


La sala común como era habitual en un día como aquel, el último del curso, estaba repleta de chicos inquietos que revisaban cada rincón a toda prisa para no dejar nada, o recorrían agobiados la sala común de un extremo a otro buscando aquello que no encuentran
y antes todos estos espectadores Lily debía mostrarse en sujetador y braguitas, sin duda una gran humillación que la chica todavía no creía poder superar. Ocultándose tras sus amigas fue arrastrada escaleras abajo
Gloria sacó su varita y la movió murmurando unas palabras para hacer aparecer una especie de fuego artificial que captó la atención de los alumnos.

-Bueno sentimos interrumpiros, seguro que tenéis muchas cosas importantes que hacer
¡aaauuu, bruta!- se quejó María ante una fuerte patada de Lily.- por Merlín Almu sujétala anda. Como iba diciendo
no puedo privaros de ver esto
seguro que no os dejará indiferentes, mi gran amiga Llily quiere mostrarse de una forma
especial, a ver qué opináis. - Almu, Gloria y María se apartaron entonces descubriendo cual telón de un teatro a Lily que procuraba taparse con las manos lo máximo posible. Se oyeron silbidos, exclamaciones de todo tipo
aunque la mayoría, todo hay que decirlo, subiditas de tono.

Lily fue empujada, obligada a caminar entre la gente, teniendo que sobrevivir a continuos ataques por parte del sector masculino que intentaban sacar el mayor provecho de la situación: la toqueteaban o hacían gestos provocativos de muy mal gusto
alguno incluso la besó
o lo intentó porque Almu, María y Gloria los detuvieron y empezaron a obrar como guardaespaldas en vista de la imposibilidad de Lily para defenderse al tener sus manos demasiado ocupadas en tratar de taparse. La situación se volvió casi insostenible y las chicas decidieron que una retirada a tiempo sería lo mñas acertado.

Los merodeadores llegaron en el momento más oportuno cuando un chico le decía a Lily mientras la fotografiaba que si buscaba compañía él se ofrecía para quitarle lo poco que le quedaba de ropa. James lo oyó perfectamente pues el chico lo gritaba como si su vida dependiera de ello, e hirviéndole la sangre el merodeador se abrió paso entre la multitud y le pegó un fuerte puñetazo. El ambiente enseguida cobró seriedad. La tensión congeló los vitoreos y halagos
todos miraban a James.

-¡Qué miráis viciosos! Coger una revista sino tenéis imaginación
pero ni se os ocurra mirarla.- Lily esbozó una medio sonrisa, se sentía muy agradecida y ciertamente le encantaba que hubiese sido él quien detuvo aquello
sus amigas llevaban un rato tratando de regresar a la habitación entre la marajada de babosos sin éxito
y él fue quien la rescató, no quiso pensarlo mucho ni preguntarse si aquello significaba más que un simple gesto de decencia. Desde la mañana posterior al baile en la que oyó la peor de las conversaciones entre James y una chica acerca de ella y la estrategia de James para engatusarla decidió ignorarle por completo
ni siquiera se enfadaría o al menos se lo mostraría cuando hiciese comentarios flirteando, actuar como si que lo odiara no era forma de olvidar
.ignorar y fingir, aunque más doloroso, era su mejor alternativa.

 

Alcanzaron con relativo éxito la habitación de las chicas y Lily se dejó caer desplomada sobre la cama sintiéndose como un trapo magreado y sucio.

-Lo siento Lily
no conté con el problema chica guapa en ropa interior y guarros. Pero ahora mismito voy a darles su merecido.- se disculpó Almu realmente decepcionada y sintiéndose muy culpable. Agarró con determinación su varita y salió de allí con enérgicas ganas de partirles la cara a todos de un hechizo
María y Gloria la siguieron, no querían quedarse al margen de aquel castigo.

Sin embargo cuando Almu llegó abajo una chica de Gryffindor, Tesela Dans, le dijo que Regulus la estaba buscando lo cual la inquietó, lo había olvidado
tenía que hablar con Regulus antes de irse, debía acabar con lo que tenían. Alguna vez llegó a pensar que le gustaba y podría ser su vía de escape, pero estaba equivocada y continuar con la farsa no era otra cosa que prolongar el momento de dejarlo
resultando incluso más difícil.

Con cada nuevo chico que pasaba por su vida y trataba de rozar su corazón se sentía más despreciable, pero no podía controlarse
el deseo de vengarse, de provocar en Sirius la mínima reacción de celos le invitaba a justificarse, a aplacar su culpabilidad y situarla en el estante que ocupaba el último puesto en su cabeza.

La chica abandonó la sala común forzándose a no decaer en su firme determinación de terminar con Regulus
y no volver a caer en la estupidez de jugar no solo con los sentimientos de otros
sino con los suyos propios. La escena que presenció al encontrarle no fue nada alentadora
Sirius había empotrado a Regulus contra la pared sujetándole con fuerza por la camisa mientras sus miradas cargadas de ira se taladraban. Almu corrió hasta ellos y los separó, tuvo que apuntarles con la varita amenazándoles para que no volvieran a la carga. Sirius gruñó y desvió su hiriente mirada hacia Almu que se había acercado a Regulus para tranquilizarle. La chica sintió como si le atravesara el alma de un sablazo implacable, incluso perdió el compás de su respiración y sintió la necesidad de apretar a Regulus con fuerza para calmarse. Regulus tiró de Almu indicándole que se alejaran comprendiendo que estaba afectada.

-Regulus
¿qué ha pasado?- preguntó Almu más que impaciente sofocada.

-Nada
es idiota. - Concluyó y al notar que Almu no quedaba convencida le besó con ternura en los labios.- no te preocupes tontina, ya sabes que mi hermano no es muy soportable.

 


-Bueno, pero prométeme que si es importante me lo contarás.- insistió la chica elevando el índice en señal de amenaza, aunque era más una petición airosa que eso. Luego le besó con brío y le sonrió cansada, no tenía fuerzas para decírselo
no después de ver como se peleaba con Sirius, conocía a Regulus sabía que le afectaban aquellas peleas fraternales más de lo que su mirada dejaba entrever, nunca lo admitiría pero tampoco es que fuese necesario. Era entonces cuando Regulus más la buscaba y se resguardaba en sus brazos que ella extendía maternal más que como enamorada.

-Que sí que no pasa nada pesadita angelical
pero tú también tienes que prometerme algo - propuso Regulus iniciando ese juego que se mantenía en secreto entre ambos, diversión tonta de dos. Almu rió melosa y se negó de antemano meneando el dedo ante los ojos de Regulus que los abrió fingiéndose impresionado y la atrapó cual cazador besándola como si con ello pretendiera matarla provocando así risas desmesuradas. Él sujetándola por la espalda besó su cuello, y la inocencia del juego se derrumbó con insolencia frente a Almu que tuvo que retener al muchacho disculpándose con picardía como si aquel rechazo formase también parte del juego. Se despidió de él quedando en buscarle más tarde, las salidas se le cerraban ante sus ojos, ¡no podía dejarle! Pensó que quizás él mismo lo hiciera, podría ser que ella solo formara parte de una diversión escolar
cuando llega el verano muchos así los estiman se decía sin ninguna seguridad de ello.

Almu regresó a la sala común cruzándose con Glo en el retrato de la señora gorda, sin embargo su amiga no pareció reconocerla. Almu extrañada la agarró del brazo descubriendo que la chica estaba muy pálida.

-¿Gloria, te encuentras bien?

-Eee
sí, sí - se esforzó por sonreír añadiendo.- creo que me ha sentado mal el desayuno.

Almu se ofreció a acompañarla a la habitación hasta que se encontrara mejor pero Gloria se negó rotundamente asegurando que estaba bien y que tenía que buscar a Matt. Su amiga insistió pero finalmente accedió a dejarla ir en vista de la tozudez de la chica.

Gloria se dirigió al cuarto de baño, estaba muy mareada. Trató de mejorar su aspecto para evitar que Matt hiciera preguntas; se mojó la cara y se sentó un poco para recobrar al menos el equilibrio. Cuando se sintió algo mejor se dirigió en busca del merodeador.

Matt hablaba con Sirius en el vestíbulo, parecía preocupado mientras que Sirius trataba de quitarle importancia con un gesto de la mano. El novio de Gloria se dio cuenta de que ésta estaba ahí y le indicó a Sirius que más tarde hablarían.

-Buenos días linda.- le saludó y cuando fue a completar el saludo con un beso Gloria lo impidió.

-Tenemos que hablar.

Se fueron a los terrenos buscando algo de intimidad dejando a Sirius casi igual de desconcertado que el propio Matt. Gloria en cambio parecía atormentada y evitaba a toda costa mirar a Matt a los ojos.

-Matt quiero dejarlo.- pronunció con un nudo implacable en su garganta. Matt la sujetó por los brazos acongojado pidiendo explicaciones
un sentido a aquello.- Lo siento de verdad
pero no quiero continuar. Llega el verano y bueno, ha sido bonito pero se acabó. - dicho esto se fue, no podía soportar más
corrió reprimiendo el llanto aunque era imposible detener las caprichosas lágrimas que escapaban de sus ojos.

 

Matt tardó un instante en asimilar aquellas palabras, y cuando consiguió reaccionar salió corriendo en pos de Gloria jadeando de dolor más que de cansancio por la carrera.


-¡Matteuw Black!- lo detuvo con autoridad un profesor cuyo rostro el chico no supo identificar a causa de las lágrimas que empañaban sus ojos y tampoco se molestó en intentar hacerlo. Solo trató de apartarlo de su camino con la idea fija de alcanzar a Gloria pero el profesor se resistió.- Hoy quiero que vengas a mi vagón en el tren, será nuestra última reunión.- ¡Slurghon! Sin duda era él, lo de las reuniones no daba opción a que estuviera en un error. El chico asintió presintiendo que aquella era la forma más rápida de quitárselo de encima y, aunque en efecto el profesor se marchó satisfecho, ya era tarde, Gloria había desaparecido.
........................................................................................


María rebuscaba en su maleta apurada, ¿dónde demonios estaba la camiseta de Remus? Tenía que devolvérsela, ya era hora de ponerle freno al merodeador y darle devuelta su camiseta era sin duda una estupenda señal gráfica que reafirmaría la seriedad de su determinación. Habían pasado desde Navidad momentos de besos y caricias cautivas, escondidas de miradas curiosas. Absolutamente nadie sabía lo que estaba pasando entre ellos y María no lo aguantaba, detestaba que Remus la obligara a callar. Él le había confesado que la quería y sin embargo no parecía dispuesto a rechazar la idea de permanecer solo ante el juicio de los demás. Remus no quería estar sin María, pero afrontar que era tan importante para él era algo muy difícil que solo en su pensamiento reconocía y no se atrevía a rebelar, seguía empeñado en que estar con alguien siendo un licántropo no era bueno para su pareja, no sería bueno para María.

-¡La tengo!- exclamó aliviada y luego corrió para abordar a Remus en la sala común.

Inesperadamente en la sala común no había nadie, aparte del licántropo, por lo que las circunstancias no podían ser mejores para María. El merodeador apartó la vista del libro que estaba leyendo y lo cerró de golpe, mientras sonreía a la chica. Se levantó acercándose a ella, al mismo tiempo que se cercioraba de que estaban solos, y se inclinó para besarla pero se quedó atónito al ver como apartaba la cara girándola bruscamente hacía otro lado.

-No, Remus no. Esto no puede seguir así- dijo contestando a la muda pregunta del merodeador.- Tu no me quieres, si de verdad lo hicieses no te esforzarías por ocultar lo nuestro y habrías hecho todo lo posible por demostrarme los que sientes
pero no, no fue así. Y yo he sido la tonta que te lo he consentido, pero se acabó, no más besos ni encuentros furtivos, ya no queda nada entre nosotros Remus. El chico balbuceó un "pero María
" mientras la chica se giraba en dirección a la puerta tirándole antes de salir la camiseta de él que llevaba en la mano.

cación Almu: "No diré que es amor", Hércules(Disney)

canción Gloria: "Un café con sal" (no se si se llama así, y alguna palabra ha sido sustituida jaja) , La Oreja de Van Gogh

canción Matt: "Quien" , Efecto mariposa

 

canción María: "Déjame", Los secretos

Ya todo llegaba a su fin, cuando el tren llegase a su destino no solo dejaría a chicos en una estación repleta de gente, también junto a ellos bajarían emociones, tristezas, aires de despedida, recuerdos de un curso que ya jamás regresaría más que en los recuerdos.

Sin embargo, aún resoplaba una leve brisa escolar, todavía el tren estaba en marcha, había alumnos aún con las túnicas puestas, y, por suerte, quedaba tiempo para tomar decisiones, para decir aquello que en todo el transcurso del año no creíste poder decir.

Lily, Almu, María y Gloria estaban juntas en un compartimento del abarrotado tren, cada una absorta en sus propios pensamientos, ninguna palabra de sus labios brotaba pudiendo todas hacerse pasar por mudas.

Momentáneamente Lily se movió y plantándose una sonrisa en su cara y levantando el índice para dar mayor ímpetu al carácter de ocurrencia que adquirían sus palabras dijo que casi olvidaba que tenía el hipod. Las tres restantes la miraron con clara expresión de no comprender a lo que se refería y entonces la pelirroja sacó un aparato rectangular, bastante pequeño, del que colgaban unos auriculares.

-¡Ei! Yo sé para qué sirve eso...para escuchar música o algo así, ¿no?- intervino Gloria sonriendo al encontrarse con algo de lo que había oído hablar y haber sido capaz de identificarlo.

-¡Exacto!- corroboró Lily mientras desenrollaba el cable de los auriculares.

-¿Me dejarías oírlo contigo?- preguntó Almu ilusionada ante la idea de escuchar un poco de música.

-¡Claro!- contestó la pelirroja colocándole uno de los auriculares a Almu en el oído.

Sintiendo como la música transportaba sus sentidos, y arrullada por el traqueteo del tren, Almu se apoyó en Lily y, cerrando los ojos, se dejó arrastrar al mundo de los sueños, donde se pierde la conciencia del tiempo y solo existes para lo que te depara los misterios del subconsciente.

Mientras su mente se trasladaba la canción que en esos momentos se estaba reproduciendo llegaba todavía a sus oídos


"Yo lo sé no es amor
"


Pronto se encontró sumida en un profundo sueño, ya no existía el tren
no tenía conciencia de hallarse en el vagón, ahora se encontraba frente a un paisaje totalmente nuevo, aunque en el sueño ella lo conocía bien. Se trataba de una especie de jardín, con una hermosa fuente en el centro, suelo empedrado y árboles rodeando el lugar
Había estatuas de dioses y criaturas pertenecientes sin duda a la mitología griega, y en medio de la fuente se situaba la estatua de un héroe griego.

Almu llevaba puesta una preciosa túnica griega de color rosa y su cabello esta medio recogido y adornado con una cinta dorada. Sin darle ninguna explicación comenzó a cantar mientras se sentaba en el bordillo de la fuente y jugaba con el agua.

Almu: "Si hablas de amar a un gran hombre
a lo peor te equivocas,
luego el dolor se te refleja,
la historia es vieja te vuelves loca
"

Al terminar esta última frase unas estatuas comenzaron a moverse y a perder ese color grisáceo de las piedras para tonarse en aspecto humano, eran las musas
y aunque sus rostros Almu no los reconocía se trataban de Lily, Gloria y María quienes comenzaron a cantar ataviadas en túnicas blancas.

 

Musas: ¿A quién crees que engañas?
Él es tierra y paraíso.
no uses artimañas,
nena solo es un aviso
no te hagas la fría,
claro como el día vemos tu interior
. (Almu,"oh,oh,oh"
)

Almu negaba repetidas veces y procuraba hacer todo gesto posible con su mano que esclareciera su actitud negativa ante la idea de ese amor que proponían las musas.


Almu: Que va no habléis no lo acepto no no,

Musas: Por él estás, de qué vas, niégalo


Almu: Es un cliché, yo lo sé, no es amor

Musas: huhuhuhuhuhuhu

Almu (en el claro papel de Megara) se iba moviendo por el jardín al tiempo que cantaba posándose en su mente Sirius con cada nueva palabra.

Almu: "Todo es hermoso en el principio,
el corazón se nos salta,
la mente grita ten más juicio,
si es que no quieres llorar por nada, ohohoh
"


Musas: "tu sigue negando,
lo que quieres, lo que sientes,
no estamos tragando,
es amor, es evidente,
tienes que admitirlo,
te ha pillado fuerte,
te ha herido y ya, ya, ya estas. "

Almu: "ohohoho, que va ni hablar no lo digo no, no."

Se afirmaba ésta con determinación y testarudez mientras saltaba de una piedra a otra, la cuales se encontraban en el interior de la fuente. Entonces en uno de estos precoces saltos, Almu tropezó y por poco cae de no ser porque agarró la mano de la estatua que estaba situada en la fuente, aturdida elevó la vista y se encontró frente a la sonrisa de Sirius que estaba plasmada en la robusta piedra, ¡era de él la estatua!

Musas: tu estas por el mírate, míralo


Almu: así lo veis, yo lo sé no es amor.

Musas: desde hoy en ti existe ese amor.

Almu: "que no lo veis, yo lo sé"

Recitaba la chica mientras corría para alejarse de la estatua de Sirius.

Musas (coro): si no es amor.

Almu: que me dejéis, yo lo sé.

Musas: deja el desdén, sabes bien que es amor.

Por fin Almu quedó rendida y conocedora de no poder negarlo más, se tendió en el borde de la fuente y concluyó con una plácida sonrisa:

Almu: ahahahahahaha,
en alta voz, no diré que es mi amor.
Musas (coro):shudu,shudu,shudu, shala,la,la,la,la,
aaah!


El relajado y conciliador estado en que Almu se encontraba pronto se vio
desmoronado, pues aparecieron en un carro tirado por caballos Sirius, James y Remus ,alborotando el apaciguador rumos del agua con gritos desmesurados.

Almu abrió los ojos, ya no vestía una preciosa túnica
la musas estaban junto a ella sí, pero de nuevo las reconocía como sus grandes amigas, y el carruaje tirado por caballos se había convertido en el carro de chuches en el que se deslizaban los merodeadores en una de sus travesuras.

-¡QUIETOS!- profería un prefecto en intento de detener a los delincuentes. Entonces los merodeadores perdieron el control del carro cayendo y con ellos también el carro con todas sus chucherías.

-¡Levantaos ahora mismo! Dado que se han caído todas las chucherías al suelo tendréis que pagarlas todas, y daros por castigados
os meteré en un vagón y ahí os quedáis encerrados hasta llegar a Londres
¡que va a ser esto! - continuaba con garbo enzarzado el prefecto, y luego apaciguando levemente el atronador tono de voz, añadió- Espera un segundo, tú eres prefecto, ¿no es cierto?- preguntó dirigiéndose a Remus.- eh, y Evans también
pues acompañadme y haced vuestro deber, ¡vamos!

 

Los prefectos desganados se levantaron dispuestos a cumplir con su labor y María viendo como el reprendedor hacía gestos al resto de merodeadores para que lo siguieran, trató de impedir que los castigasen.

-Yo creo que va ser mucho peor castigarles encerrados en un compartimento
solos, más que nada porque no sabes lo que puedes encontrarte al abrir de nuevo la puerta. - Comenzó a razonar.- me parece que lo mejor es que estos pillos se queden en nuestro compartimiento, yo les conozco bien y sé cómo manejarlos. - concluyó satisfecha. El prefecto, aunque no de buena gana, accedió y dejó a James y a Sirius bajo la responsabilidad de María.

Remus tomó asiento al lado de María y Almu se apresuró a levantarse para sentarse también al lado de su amiga tratando de impedir que su sitio fuese junto a Sirius, pero María con picardía extendió los pies sobre el asiento y le dijo que pensaba dormir tumbada y que no cabía, de modo que Almu volvió sobre sus pasos y sin mirar a Sirius se sentó a su lado y se dedicó a observar el paisaje efímero que se abría ante sus ojos por la ventana.


-¿Y mi hermano? - preguntó María extrañada.

-Está hecho pure y se quedó solo en el compartimento, por lo visto lo ha dejado con Gloria
bueno ella lo dejó. - respondió Remus con lastimero tono.

-¡Oh, no! Por eso estaba tan mal Glo
y ya hace rato que se fue al baño, debe estar sin duda hecha un mar de lágrimas, debería ir a verla. - decía Almu realmente preocupada.

-No, dejémosla sola un poco más
luego hablamos con ella. - propuso María y aunque a Almu no le gustó esa idea y quería enseguida ir a consolar a su amiga, decidió que esperaría un poco, pero muy poco, para actuar.


Efectivamente Gloria lloraba, con la puerta del baño cuidadosamente cerrada, sentada el sanitario con las rodillas pegadas al pecho, sus manos tapando su rostro empapado en lágrimas
Tuvo que hacerlo, fue necesario dejar a Mat, no podía permitir que sufriera más al observar como su vida se escapaba, como la perdía para siempre. Pues ella ya estaba muy enferma, tenía leucemia
algo que ni siquiera a sus amigas había dicho. Y hacía una semana sus padres le habían comunicado que se estaba agravando, que tan solo le quedaban dos años de vida a lo sumo según un especialista... con tanta juventud y ya esperaba la muerte


Un café con sal,
ganas de llorar,
mi mundo empezando a temblar,
presiento que se acerca el final

No quiero ganar,
ahora eso qué más da,
estoy cansada ya de inventar excusas que no saben ni andar.

Y solo quedaran los buenos momentos de ayer
que fueron de los dos

y hoy solo quiero creer...

Que recordarás las tardes de invierno por aquí
las noches enteras sin dormir
la vida pasaba y yo sentía que me iba a morir de amor
al verte esperando en mi portal
sentado en el suelo sin pensar
que puedes contar conmigo...

Los recuerdos de los dos juntos bombardeaban con angustiosa insistencia cada recóndito de su alma, y lloraba

 

Y sus lágrimas se unían en secreto a las de Matt que, solo con su tristeza, ahogado en la soledad de saberse abandonado por Gloria, también sollozaba.
Quién roba el tiempo de tu boca
Quién me diría tantas cosas, que no fueran por decir
Quien te hiere es quien te importa
Quién irá contigo hasta el final

Quién te amaría tanto que moriría por tu fé
Quién daría todo lo que das y lo que no pediste
No hace falta una razón si se rompe un corazón
Sólo una palabra
Adiós, adiós, adiós, adiós, adiós...
Después de ti no hay nada

Matt no entendía por qué
creyó que Gloria lo quería, y solo fue una mentira
ahora el sueño había terminado y despertaba en una pesadilla.

La chica se sentía destrozada, ya no podría acudir a los brazos de Matt cuando lo viese
no podría perderse en sus ojos o besarle en los labios, él no estaría a su lado en los momentos difíciles que sabía que iban a acontecer. Pero así sería mejor, no podía permitir que Matt sufriera más, no quería morir y dejarlo a él peor, convenía que se olvidase de ella, así debía ser.

Nunca hubo maldad,
solo ingenuidad
pretendiendo hacernos creer que el mundo estaba a nuestros pies.

Cuando el sueño venga a por mí
en silencio voy a construir
una vida a todo color donde vivamos juntos los dos

Y solo quedaran los buenos momentos de ayer
que fueron de los dos.
y hoy solo quiero creer...

Que recordarás las tardes de invierno por aquí
las noches enteras sin dormir
la vida pasaba y yo sentía que me iba a morir de amor
al verte esperando en mi portal
sentado en el suelo sin pensar
que puedes contar conmigo
para siempre y no puedo evitar
echarte de menos mientras das la mano a mi tiempo y te vas
hoy siento que quiero verte y verte y pienso
que recordaras las tardes de invierno por aquí,
las noches enteras sin dormir
la vida pasaba y yo sentía que me iba a morir de amor
al verte esperan en mi portal sentado en el suelo sin pensar
que puedes contar conmigo
.

Que recordarás las tardes de invierno por aquí
las noches enteras sin dormir la vida pasa y yo me muero
me muero por ti.


Entretanto María repasaba mentalmente su historia con Remus
¡Pero qué tonta había sido! Permitió que jugase con ella
Mucho tiempo estuvo María asegurándole que no tenía que tener miedo, que no importaba que fuese un licántropo y ¿qué consiguió? Besos a escondidas y un Remus que solo le aseguraba que la quería si no había nadie delante

En esas cavilaciones estaba cuando se abrió la puerta del compartimento, era Remus.

-María, ¿podemos hablar? Necesito que sepas que
- empezó Remus quien se había escabullido de su puesto como precepto para hablar con ella, pero la chica negó con la cabeza y le hizo callar, no quería escuchar más, ya era tarde.

Déjame, no juegues más conmigo,
esta vez, en serio te lo digo
tuviste una oportunidad,
y la dejaste escapar.

 

María volvió la vista a la ventana, incómoda en sus pensamientos y la proximidad de Remus
pero debía mantenerse firme.

Déjame, no vuelvas a mi lado,
una vez, estuve equivocada,
pero ahora todo eso pasó,
no queda nada de ese amor.

Remus buscaba una palabra acertada que pudiese convencer a María para retomar lo que tenían, una palabra que le concediese el perdón
pero al rato desistió, no existía esa palabra, sabía que ya era tarde
su situación requería acción, debía demostrarle a María que la quería

Sin embargo la chica estaba decidida a no ponérselo fácil en el caso de que el tratase de recuperarla

No hay nada que ahora ya, puedas hacer
porque a tu lado yo, no volveré, no volveré.

Déjame, ya no tiene sentido,
es mejor que sigas tu camino,
que yo el mío seguiré,
por eso ahora déjame

-Remus en serio, déjalo, vete. - concluyó María viendo como Remus se había quedado parado mirándola mientras el resto de los presentes los miraba a ellos a su vez en completo silencio.

El licántropo no insistió más y se fue cabizbajo.

-¿Qué carajo ha pasado con vosotros?- preguntó James que pareció reaccionar al sonido de cierre que hizo la puerta tras Remus. Y es que ni siquiera el resto de merodeadores tenía noticias sobre la relación que mantenían Remus y María a escondidas.

-Nada James
nada entre nosotros

Canción de Remus --- i´m all out of love

Canción de James --- What can i do?, the Corrs

Canción de sirius --- The winner takes it all, ABBA!=)

Canción de Lily --- No quiero ser, Melocos ( levemente modificada)

.........................................................................



Remus pensó varias veces en volver, agarrar a María sin darle opción de replica y una vez a solas perdirle perdón
y decirle que entendería que ya no lo creyese si le decía que la quería, que lo demostraría y que no quería perderla
pero no lo hizo, para variar. Frustrado se dejó caer en el asiento del compartimento vacío en el que acababa de entrar, solo veía a María en su mente.

Thinking of you till it hurts
I know you hurt too, but what else can we do
Tormented and torn apart
I wish I could carry your smile in my heart
For times when my life feels so low
It would make me believe what tomorrow could bring
When today doesn't really know, doesn't really know

Peter (Petigrew) se sintió desorientado, había permanecido solo todo el viaje
no tenía muy claro con quien debía ir, los slytherins le habían echado de su lado con desprecio y temía en cierto modo dirigirse alos merodeadores, pues parecía que Matt lo había desplazado por completo de su puesto como merodeador.

La gente se arremolinaba cargada con baules para salir del tren
y entre empujones sin notarlo apenas Peter se encontró ya fuera del tren.

-¡Remus!- saludó Peter decidiendo que el licántropo era el más indicado para entablar de nuevo amistad
.o servidumbre según se mire.

 

- ¿Peter? - se sorprendió Remus de la presencia del chico
hacía mucho que no lo veía
.o no se percataba de que lo veía.

-Oye, ¿pero tú no te has cambiado de colegio o algo así? -le preguntó muy serio Sirius al roedor (quiero decir chico) cuando lo encotró hablando con Remus. Le contradecía verlo delante suya
en serio creía que ya no estaba en el colegio, aunque en realidad nunca notó su ausencia, ¡pobre Peter!

-Que va
si
yo... ummm no se. - fue su contestación. Sirius y Remus se miraron extrañados pero omitieron mentalmente aquella ambigua respuesta de Colagusano y poniéndole el brazo sobre el hombro le invitaron a acompañarles.

Las chicas cargaban con sus baules
a excepción de María quien, al ver a sus amigas tan apuradas tirando de sus pertenencias, se sintió algo ligera y entonces se dio cuenta

-¡MI MADRE
MI BAÚL! ¡QUE SE VA EL TREN!- profería al tiempo que corría de regreso al tren.

-Muy típico
- suspiró Gloria

-¡María tenía que ser!- añadió Lily.

-Y encima la tonta sale corriendo... ¡Accio baúl!- conjuró Almu.

María se vio obligada a detenerse pues llegaba tarde; el tren ya estaba en marcha, había perdido sus cosas.

-María eres una lenta

-¡Eh que yo he corrido todo lo rápido que he podido!

-No María, no es eso...eres lenta porque

-¡Qué no os riais más
pues que sepáis que tenía unos regalos para vosotras en el baúl, ahora os jodéis!

-Tendremos regalo eso seguro
mira dónde está tu baúl, tonta.- indicó Lily señalando con una sonrisilla hiriente al baúl.

-¿No recuerdas para qué sirve esto?- puntualizó Almu alzando su varita con actitud burlona.

-¡Pues
! ¿Qué pasa eh? A mi no me está permitido practicar magia fuera de Hogwarts
¡ala!

Todas rieron

-¿Y nuestros regalos, Mer?- inquirió Gloria con inocente sonrisa. Las cuatro volvieron la vista hacia el bendito baúl
y no pudieron hacer cosa distinta a sorprenderse
sobre él se encontraba un gato negro, de mirada tan misteriosa como cautivadora, no parecía un gato corriente.

-¡Uai va! ¿Qué mierda gato ese, no?- atinó a decir Gloria.

-¿Será un animago? Que yuyu me da.- dijo Almu.

-No sé, pero acojona
- intervino la pelirroja.

-Mejor nos vamos.- concretó Gloria.

-¡Y un carajo! Yo no me muevo de aquí sin mi baúl. - se mantenía firme María.

Se miraron entre ellas retándose, ¿quién echaría al gatito de ahí?

-Ya voy yo cobardicas du merda
- se atevió Almu.

-¿Estás segura?- le preguntó Lily agarrando a su amiga del brazo como si fuese a embarcarse en la más peligrosa de las misiones.

-¡Que es un puto gato! ¡Centrémonos, por favor!- quiso matizar María.

-¿A sí? Pues corre y saca al lindo gatito de ahí tu misma so lista
- contraatacó la otra medio en broma.

-Ehhh, es que yo se a Almu se muere de ganas, no le voy a quitar la ilusión
anda Al ve a por el gato.- dijo María sonriendo. Almu entornó los ojos mirándola con reproche y a continuación de acercó al gato lentamente.

-Minino
. ¡minino guapo, vete! - pedía mientras movía en repetidas ocasiones las manos como tratando de echarlo, obteniedo como respuesta una mirada feroz y penetrante
¡si más que un gato aquello parecía un tigre!

El felino se deslizó entre amenazante y sutil hasta bajar del baúl avanzando haciá las chicas quienes no hacían más que alejarse dando pequeños y cuidadosos pasos hacia atrás.

Pero este camino a ciegas (estaban andando hacia atrás) no estaba exento de obstáculos y, claro, al final se chocaron como cabía esperar.

-Con Peter me tuve que chocar
- murmuró Gloria a modo de lamento.

-¿qué os pasa?- preguntó Remus al verlas.

-Eso pasa.- contestó Lily señalando al punto donde debía estar el gato, pero éste había desaparecido.

-Tío, estáis como una chota
- sentenció Sirius convencido. Las chicas se sintieron algo ridículas en medio de su asombro, ¡vaya con el gato!

Los chicos se fueron riendo y entonces intuyeron que alguien les observaba
sobre un muro un precioso gato negro clavaba en ellos sus misteriosos ojos zafiro.

FIN (de la primera parte=)...)

¿Final extraño y sin sentido? Es posible
aunque quizás deberíais continuar leyendo la historia que ahora se llamará "El juego de los dioses". Muchas gracias a todo aquel que a leído esta primera parte, hemos disfrutado mucho escribiendo y seguiremos haciéndolo! Esperamos contar con vosotros en la continuación.

Solo se trata de un aviso para quien leía la historia y le gustaría saber cómo continua, pues bien... el nuevo fic se llama "El juego de los dioses", podíes ya, si queréis, leer el primer capítulo recién subido!

**¿Caprichos del amor?** - Fanfics de Harry Potter

**¿Caprichos del amor?** - Fanfics de Harry Potter

Mientras tanto en Howarts se podía ver perfectamente el último día de aquel curso a todos los alumnos disfrutando del buen tiempo al lado del lago, pero alg

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-caprichos-del-amorja-fanfics-de-harry-potter-2209-0.jpg

2023-02-27

 

**¿Caprichos del amor?** - Fanfics de Harry Potter
**¿Caprichos del amor?** - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/23922
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20