Cartas a mi madre - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Querida madre:


Espero que algún día estas cartas lleguen a tus manos. Quiero que comprendas, entiendas mi situación. Lord Voldemort está persiguiéndome y no encuentro una solución. Podría jurar que estoy sonriendo. Sonrío al recordarte, al recordarlos. Tus palabras resuenan con potencia en mi mente y no evito sonrojarme al asegurarte que las siguientes te caracterizan: "Si Harry estuviera aquí...". Pero papá no está y debemos acostumbrarnos.


Te preguntarás qué es de mi vida. Y te contestaré que no se parece a cuando papá estaba. Te preguntarás cómo habré cambiado físicamente. Y te contestaré "a papá le hubiera gustado". El pelo que tan delicadamente heredé de ti, pasó de largo por mis hombros, y sí, se acerca a mi cintura. Los ojos que papá heredó de su madre... siguen presentes. Y mis 16 años los resaltan. Mi figura ya no se parece a la última que viste de mí. No, hubo una gran diferencia de los 13 a mis 16 actuales. Podría describirme más íntimamente pero eso sería escaparme del tema.

 

¿Cómo lo conseguiré? ¿Cómo haré para destruirlo? Ni siquiera papá lo ha logrado. Pienso que debe haber una clave. Una que lo destruya por completo. Un hechizo no ha de ser, porque rumorean que aquella profecía recitaba que solo papá podía destruirlo. ¿Qué significa esto? ¿Acaso no hay una forma de vencerlo? ¿Esa forma está... muerta? Me niego a pensar así. Sé que tú tienes la respuesta. Pero estos tres veranos sin verte me decepcionan. ¿Has perdido la fe en él? Papá rogó que yo acabara con su tarea, y mencionó que tú me la comentarías. Jamás obtuve explicaciones de tu parte. Sospecho que lo haces porque sabes que esa tarea podría matarme, y deduzco que no quieres separarte de mí como pasó con papá. ¿No crees que el no decírmelo y mantenerme distante, a salvo, nos ha separado más de lo deseado? Eres la única persona con el don de salvar millones de vidas. Porque sé que si tú me lo dices yo lo llevaré a cabo con certeza. Sin embargo no haces más que apartarte de todo y de todos. Reacción impropia de la madre que me crió, sospecho.

¿Dónde está esa fuerza y valentía que me transmitiste? ¿Dónde la escondiste? Porque aseguro que sigue ahí, viva e imponente en ti. Refulgiendo con sabiduría... y con ese amor que tan fuertemente me inculcaste. Algo es seguro: desde que papá se dejó fallecer no eres la misma. Otra habita en ti. Y aún así me gustaría que me la presentaras.

Te ama,
tu hija: Hanna

Hola mamá.


Hoy es diferente. Mi vida es diferente. Han muerto varios miembros del Ministerio de la Magia y aún no sé cómo debo hacer para acabar con esta batalla. Una niña en el colegio se empeña en decirme que no me responderás... que las cartas jamás te llegarán y que sola deberé empezar todo de nuevo. Desde el principio...


La profesora McGonagall va a retirarse, ¿sabías? Me enteré hace un tiempo que no perteneces más a la orden... y todo para alejarte más. Esa es la razón por la cual sospecho que no debes estar enterada. Pero, dime, ¿qué haremos en Hogwarts sin ella? El profesor de pociones, Horace Slughorn quiere dejar de enseñar... ambos afirman estar ya muy viejos para brindar servicios al colegio. El profesor de encantamientos ha desaparecido, y Trealewney y Firenze jamás dejarán de pelear por las clases... Parecen ser los únicos profesores que nos quedan. Desde que cancelaron Defensa contra las Artes Oscuras, porque el puesto está encantado, me siento mucho más desprotegida. ¿Puedes creer o siquiera imaginar lo que voy a decirte? Pienso irme de Hogwarts. Abandonar al colegio y retirarme de Gran Bretaña hasta que las cosas... se calmen un poco. Sé que si Lord Voldemort me busca aquí, me encontrará esté donde esté. Pero al menos así me aseguro un poco más de vida. ¿Acaso me dirás donde estás viviendo? Me encantaría que podamos vernos... Y sin embargo, parece ser que te esfuerzas para librarte de mí. Te entiendo, soy un problema para tu vida y una unión a ese mundo al que no quieres acercarte, pero... ¿tan enojada estás conmigo? Me encantaría alejarme de esto por un tiempo. La rutina, las noticias, las muertes... ya nada de todo esto parece tener un propósito o sentido. ¿Te has fijado que todos los accidentes recetados en El Profeta no ocurren cerca de Hogwarts como antes? Los padres de mis compañeros están más tranquilos... pero yo no. Yo estoy deseando que Voldemort me encuentre y así poder vengarme de papá. El único problema es... ¿cómo saber qué debo hacer para acabar con él? Comenzaré mi viaje en busca de pistas... seguiré los pocos rastros que me has dejado y sé que al fin te encontraré con vida. Preguntaré por ti, empezaré por nuestra familia. Hoy partiré hacia las ruinas de lo que era la Madriguera... ¿recuerdas cuando la atacaron? Parecía que ni polvo quedaría de tantos maleficios. Y sin embargo... allí sigue, de pie e imponente mostrándoles a todos esos malditos y desagradables Mortífagos que no nos rendiremos ante sus pedidos. Lucharemos, porque no pienso quedarme de brazos cruzados, lucharemos y lucharemos, hasta alcanzar la gloria. Ah... no sabes cuánto la deseo, madre. No tienes una idea mínima siquiera... Pero si tan solo me lo hicieras más fácil... ayúdame, estoy segura que juntas podríamos con tranquilidad.

 

Mañana volveré a escribirte, te contaré las novedades... seguro desde la Madriguera. Pero, te lo pido por favor, no cuentes que me he escapado. En Hogwarts no he dicho nada aún. No quiero que la información llegue antes de lo deseado a oídos ajenos...

Por siempre tuya,
Te ama, tu hija;

¡Mamá!


¡No! Si tan solo te imaginaras la gravedad de la situación... El tío Ron... él... ¡no solo ha desaparecido! Comenzaré desde un principio. Aquí estoy, sí. En la Madriguera. Aquí parece no quedar vida y toda la familia anda llorando por los rincones. ¡Hoy tu desaparición no nos ayuda, mamá! ¡Por Merlín...! ya quisiera tener yo la suerte de Sophie, y una mamá como Hermione. ¡Ella sí que la contiene! Lo siento, pero no puedo evitar pensar que si no fueras mi madre estaría odiándote más de lo que lo hacen tus padres... ¡Irte! ¡Escapar de todo de esa forma tan cobarde! ¿Cómo, mamá? ¿Cómo?

Mis lágrimas no ayudarán, ¿cierto? Al menos eso dice el tío Fred... ah... ¡el sí que me hace reír! Pero ese es otro asunto aparte. Necesito ayuda. ¡Pistas! Lo más mínimo... para poder acabar con ese maldito cobarde. Lord Voldemort no descansará en paz hasta que alguien vengue la muerte de papá... ¡y yo no voy a rendirme! No moriré sin saber que aunque sea lo intenté. No, me rehúso a pensar que mi fin puede estar más cercano que tus signos de vida.

 

¿Será que de verdad estás allí? Mi lechuza negra siempre va con las cartas que te obsequio y vuelve sedienta de más encomiendas. No pienso dejar de hacerlo, no dejaré de escribirte. Aún tengo la esperanza de que estés recibiendo todo esto y que nada sea en vano. Porque no lo soportaría... no aguantaría más años intentando encontrar respuestas para saber que tú no has estado allí. Me molesta que no contestes, debes saberlo. Pero entiendo que no quieras acercarte, mamá. Por eso, por eso mismo. ¡Estoy intentando guardar calma! Espero que te animes... que respondas y que cuando lo hagas no sea demasiado tarde.
Recetas faciles y rápidas

Única en tu vida,
Te ama; Hanna

Ya no es necesario preguntarte cómo estás. Solo me preocupa saber si estás. Sé que si la lechuza vuelve... tú estarás allí, y algo me dice que sí, que volverá.
Mamá esto es terrible... solo han pasado dos días desde que no te escribo y ya se encontró un muerto cercano a nosotros, y una nueva desaparición. Ron, mamá, Ron. Encontraron su cuerpo... ¡estoy destrozada! Por favor... has que todo esto se acabe ya y dame las respuestas... ¡¡dame esas respuestas que tanto tú como yo necesitamos!! Si jamás las recibo... puede que no sobreviva de todo esto. Y como no sé si mañana podré escribirte solo quiero decirte que te amo, y que te extraño como nunca a nadie. Eres importante, lo único importante que queda en mi vida y que sé que aún conservas vida. ¿Para qué la guardas, mamá? Siempre quise preguntarte eso. ¿Para qué la escondes en ti si puedes compartirla? Sí, hablo de tu vida, porque depende de ti y tus decisiones el hecho de que mi prima Sophie muera o no. Sí, ella es quien ha desaparecido, y Hermione está tan desconsolada...

Si no quieres responder por mí, no lo hagas. Pero Hermione no se merece sufrir de esa manera. Ella no tiene nada que ver en todo esto, y tú podrías ahorrarle nuevas desgracias. Si te apuras y me cuentas qué trama ese maldito, tal vez pueda detenerlo a tiempo. ¡A tiempo antes que...!

Lo siento... la emoción me puede. Pero... ¿te imaginas qué será de Kevin cuando crezca (si crece) y se entere de que su padre y su hermana han sido matados por un solo hombre? ¿¡Acaso crees que le gustará?! ¡¡Piensa, por Merlín!! ¿Cómo te sentiste tú? ¿Cómo reaccionaste cuando viste a papá morir? ¡¿Cómo!?

No, no me respondes y yo sigo escribiéndote... ¿debo bajar las expectativas? ¿Debo dejar que la poca esperanza que guardaba dentro de mi corazón, fallezca?
No tendría sentido hacer algo como eso... Mantengo la frente en alto y demuestro al mundo que soy Hanna Potter, sí, la niña casi huérfana y abandonada de la que todos hablan como si fuera un fenómeno de otro tipo. Pero... ¿crees que me interesa? No, yo solo espero tus contestaciones.

Mañana me iré de aquí, no soporto el clima... la sensación de pura muerte que ha sembrado con garras y todo, la aparición, ya dejada en el pasado, de un tal "Voldemort". Iré hacia el Valle de Godric. Hermione dijo que ahí fue donde falleció papá y también donde perecieron sus padres. Algo hay allí, ¿verdad? ¿Qué? Si no vas a decírmelo lo averiguaré...

¿Al fin me contestarás? Aún pienso que siempre te escriba veré volver a Sedgan, mi lechuza, con una carta. ¿¡Una?! ¿Qué digo una? ¡Muchas! Muchas cartas tuyas... Sí, lo sé, es mucho pedir. No me interesa... porque aunque a veces crea que no vas a responder, estoy segura de que en algún momento de tu vida lo harás. Tal vez muy tarde, o capaz demasiado temprano. Solo sé que lo harás... ¿verdad que sí?

 

Quien solo escribe a ti,
Tu hija, Hanna

¡Hola!


Cuatro días... ¿creíste que no volvería a escribir? No después de convencerme de que me debes mucho para que yo deje de hablarte. Si no te interesa no tienes más que tirar mis cartas al fuego. Estoy sobre una pista, lo aseguro... Un Horcrux, ¿verdad? Eso es lo que esconde Lord Voldemort. ¿Cuántos? No tengo idea, pero no han de ser muchos. Eso sería casi imposible, ¿no? Más de uno me parece una exageración, pero... más de uno es demasiado. Demasiado para mí, y demasiado para el tiempo. Porque yo puedo intentarlo y buscarlos todos, pero... ¿podría acabarlos todos antes de que el mundo mágico estuviera destruido? Por eso suplico que sea uno. ¡Solo uno, por favor!

Los días pasan y no sé cómo resolver todo esto. Este es el momento de mi corta vida en el que me planteo seriamente el acabar conmigo misma y dejar de ser una promesa para cientos de vidas. Irónico, ¿no crees? aquella profecía no me nombró y por tanto no me creo del todo involucrada en la situación. Y sin embargo... mírame. Con 16 años y toda una vida por delante, lo único que me interesa es asesinar a un hombre. Porque sí, si me lo preguntas obtendrás mi respuesta. No quiero irme sin acabar con él, pero no quiero tantas responsabilidades. ¡Estoy sola! Sola completamente... mi soledad llega a un punto alarmante, y creo que es solo eso lo que me mantiene la cabeza sobre los hombros y la mirada fría y segura.

Es de noche aquí. El campo totalmente desierto se ve alumbrado por la brillante luna. Es invierno, pero no hay una sola nube en el cielo y, en cambio, se encuentra más que despejado. Es luna llena y me pregunto lo mismo que tú... ¿será la última transformación de Remus Lupin? ¡Pobre hombre! Ha tenido que sobrevivir de las garras de Voldemort desde los comienzos de éste, ver a sus amigos morir y traicionarle, para luego ver desfallecer su última esperanza... papá. Te preguntarás por Tonks, supongo. La he visto antes de llegar aquí y se la ve de maravillas. Ella siempre tan alegre y optimista, o al menos desde que la conozco y vive con Remus.

Una estrella fugaz, ¿vas a creérmelo? ¿Qué debo hacer? ¿Pedirle un deseo, tal vez? Lo haré, pero no te lo diré. ¡No, qué va! Sino no tendría gracia y el hechizo se rompería. ¿Has estado observando el cielo de vez en cuando? ¿Sabes que en Hogwarts me he enterado sobre la constelación de Pegaso? Siempre intento encontrarla... Pero no, ningún grupo de estrellas tiene forma de caballo alado. ¿Sabes a qué me recuerda todo esto? ¿Recuerdas al anciano que desapareció cuando tú eras una niña aún? Sí, ese, el que vendía y creaba varitas mágicas. Ajá, Ollivanders, no te equivocas. Lo encontraron... muerto. ¡Horrible!

¡Oh, madre, alguien viene! Se está acercando... te enviaré esta carta, ahora.
Hanna

N/A: es muy cómico porque este fic lo escribí antes del rapto de Ollivanders, y después terminó siendo que lo secuestraban y casi muere (a). Este ff' tiene una segunda parte que publicaré a partir de mañana: Cartas de un posible reencuentro se titulará. Espero veros por allí! y gracias uly por tus comentarios! Besos ^^

Cartas a mi madre - Fanfics de Harry Potter

Cartas a mi madre - Fanfics de Harry Potter

Espero que algún día estas cartas lleguen a tus manos. Quiero que comprendas, entiendas mi situación. Lord Voldemort está persiguiéndome y no encuentro un

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-cartas-a-mi-madre-fanfics-de-harry-potter-3046-0.jpg

2023-02-27

 

Cartas a mi madre - Fanfics de Harry Potter
Cartas a mi madre - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/34170
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente