¿Como sigue la historia despues de la batalla final? - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Los libros se acabaron, pero quien dice que no se pueda seguir la historia. Recordemos como fue la vez que Harry rompió con Ginny:

- Oye, Ginny
-musitó, mientras alrededor la gente reanudaba las conversaciones interrumpidas poco antes y se levantaba-. No podemos seguir saliendo juntos. Tenemos que dejar de vernos.

Ella esbozó una enigmática sonrisa y replicó:

- Es por alguna razón noble y absurda, ¿verdad?

- Estas últimas semanas contigo han sido
como un sueño -prosiguió Harry-. pero no puedo
no podemos
Ahora tengo cosas que hacer y debo hacerlas solo. -Ginny no se pudo a llorar; sino que se limitó a mirarlo a los ojos. - Voldemort utiliza a los seres queridos de sus enemigos. A ti ya te utilizó una vez como cebo, y únicamente por que eras la hermana de mi mejor amigo. Imagínate el peligro que correrías si siguiéramos juntos. Él se enterará, lo averiguará. Intentaré llegar hasta mí a través de ti.

 

- ¿Y si no me importa? -replicó Ginny.

- A mí sí me importa -repuso Harry-. ¿Cómo crees que me sentiría si éste fuera tu funeral
y si yo tuviera la culpa?

Ginny desvió la mirada y se quedó contemplando el lago.

- En realidad, nunca renuncié a ti -dijo-. Aunque no lo parezca. Siempre albergué esperanzas
Hermione me aconsejó que me olvidara de ti, que saliera con otros chicos, que me relajara un poco cuando tú estuvieras presente, por que antes me quedaba muda en cuanto tú aparecías, ¿te acuerdas? Y ella creía que quizá te fijarías más en mí si yo me distanciaba un poco.

- - Es muy inteligente -repuso Harry, y sonrió-. ¡Ojalá te hubiera pedido antes que salieras conmigo! Habríamos podido pasar mucho tiempo juntos
meses
años quizá.

- Pero estabas demasiado ocupado salvando el mundo mágico -sentenció Ginny con una risita-. Bueno, la verdad es que no me sorprende. Ya sabía que al final ocurriría esto. Estaba convencida de que no estarías contento si no perseguías a Voldemort. Quizás por eso es que me gustas tanto.

Harry creyó que no podría mantenerse firme en su propósito si seguía sentado al lado de Ginny. Observó que Ron abrazaba a Hermione y le acariciaba el cabello mientras ella lloraba con la cabeza apoyada en su hombro, y que Ron también le resbalaban las lágrimas por su larga nariz. Con aire compungido, Harry se puso de pie, les dio la espalda a Ginny y al sepulcro de Dumbledore, y empezó a caminar por la orilla del lago. Se sentía mucho mejor caminando que sentado, y cuando empezara a buscar los Horrocruxes y matara a Voldemort, también se sentiría mejor que sólo pensando en ello

Al terminar con Voldemort no mostraron en ningún momento la reconciliación de Harry con Ginny.

Este es uno de los modos en que pudo haber ocurrido:

Lumos

Al despertar esa mañana y recordar todo lo ocurrido el día anterior, Harry quiso permanecer en la cama unos minutos mas recordando todo. Voldemort había muerto, al fin se había acabado, él, junto con millones de personas más, ya podían ser libres, libres de mortífagos, muertes, desapariciones y cosas peores. No podía negar que, para conseguir todo eso, se lamentan muchas perdidas. Recordó a Fred, Remus y Tonks acostados en el gran comedor junto a todos sus amigos y familia: Molly, Arthur, Ron, George, Bill, Fleur, Charlie, Percy, Hermione, Ginny
Al recordar ese nombre, se le detuvo el corazón por unos segundos. Ginny. Ya no tenían que estar separados, por que Ginny no corría ningún peligro. Ahora podían estar juntos, como había pensado la noche anterior, ahora tendrían días, meses, años para hablar.

 

Miró a su alrededor, y todos sus compañeros se encontraban allí. Se veía a Neville, con la espada de Gryffindor debajo de su cama, Dean, Seamus, pero no había señales de Ron y eso lo preocupó, ya que antes de dormir lo había visto acostarse. Se duchó y se puso ropa común y corriente antes de bajar a la sala común. Era temprano y todos dormían así que no se encontraba casi nadie en ella, excepto Ron y Hermione, que estaban en el sofá, abrazados, ambos por la cintura y Hermione con la cabeza en el hombro de Ron. Harry pensó que su amigo lo odiaría por aquello pero no pudo evitar ir a interrumpir esa romántica escena.

- Buenos días. - dijo Harry, sobresaltándolos a ambos.

Hermione se levantó, velozmente, y abrazó a Harry mientras Ron se levantaba y le daba unas palmadas en la espalda.

- Harry, que bueno que estés bien. ¿Por qué te despertase tan temprano? - preguntó Hermione soltándolo.

- No lo se. Se me pasó el sueño de repente. ¿Alguna novedad?

- No, en realidad todos duermen. Fuimos los primeros en bajar por que también a nosotros se nos pasó el sueño. Yo bajé primero y, luego, escuché a Hermione que bajaba también. - le contó Ron.

Harry miró a sus dos amigos.

- Yo no
- pero Hermione lo interrumpió.

- Ya sabemos a que te refieres, pero no hay novedad ni de Fred, Tonks o Remus. No pudimos ver nada de si se los llevaron o no por que todos estábamos cansados. Molly, Arthur, George y Charlie regresaron a la Madriguera y Bill y Fleur se encuentran en el refugio.

- ¿Cómo lo sabes? - preguntó Harry.

Hermione le entregó una carta de la señora Weasley y la leyó solo para él.

Harry, Ron y Hermione. Yo, Arthur, George, Percy y Charlie nos volvimos a la Madriguera mientras dormían. Bill y Fleur están a salvo también en el refugio. Fred, Tonks y Remus, junto con todos los cuerpos que cayeron anoche, fueron trasladados a San Mungo y, luego, supongo que habrá un funeral para todos los caídos. Ron, cuídate mucho por que no quiero que te pase algo a ti también, Hermione, ten mucho cuidado y, sé que eres la mejor alumna, mantente junto con tus amigos, Harry, al igual que Ron, ten mucho cuidado. Y ahora me dirijo a los tres, los quiero mucho a todos, y, por favor, por favor, cuiden de Ginny que también se quedó en Hogwarts.

Los quiere,

Molly.

Terminó de leer la carta y se la devolvió a Hermione. Se sentó en uno de los sillones que había cerca de allí y sus amigos volvieron a sentarse en el sofá con las manos unidas. A Harry le agradaba que todo haya terminado pero aún así no podía festejar por el hecho de que mucho de sus amigos, o familias completas, habrían muerto. Como festejar cuando Harry pensaba que era todo su culpa. Recordó cuando, antes de que Voldemort intentara matarlo, que había logrado ver a su madre, su padre, Sirius y Remus, todos ellos le habían dado el valor para seguir avanzando y hacer lo correcto. Ahora nadie más moriría por que Lord Voldemort ya había desaparecido del mundo mágico y muggle.

 

Harry escuchó que alguien más bajaba la escalera del dormitorio de chicas y vio a Ginny Weasley, vestida con su pijama que se trataba de una remera larga, como un vestido, de color verde y un pantalón abajo, ajustado, junto con su micropuff Arnold pegado al hombro. Encontró, tal y como esperaba, a Harry, Ron y Hermione en la sala común y se dirigió a ellos.

- Hola chicos. - saludó la pequeña Weasley.

- Hola Ginny. - saludaron los tres amigos al mismo tiempo.

- Ron, recibiste una carta de mamá ¿no? - preguntó sentándose en unos de los sillones al frente de Harry y junto a Ron y Hermione.

- Si, ¿Cómo lo sabes? - Ron izo una mueca sin entender por que Ginny le preguntaba eso.

- Ah, por que yo también recibí una. - se la pasó a Hermione - Léela en voz alta.

- "Ginny, tu padre y yo ya volvimos a casa junto con George, Percy y Charlie, y Bill y Fred están en el refugio. Ten mucho cuidado, hija. No quiero que andes sola hasta que vuelvas a casa. La profesora McGonagall y los demás profesores les avisaran como recuperaran las clases perdidas. Tal vez el año que viene tengan que volver a Hogwarts. Solo te escribía para decirte que tengas cuidado. Ya, pronto, volverás a casa. Te quiere, tu madre." - leyó Hermione - Obviamente tendremos que recuperar las clases. - dijo ella, dejando la carta sobre la mesa.

- Si, nosotros tendremos que recuperar y año y Ginny dos. Ya que este no contó como un año de estudios en Hogwarts. Mucha gente tendrá que volver el año que viene. - admitió Ron.

Harry miró a Ginny que dejó caer una lágrima. Pero no le hacia falta preguntar por que, Fred había muerto y ella siempre se había llevado bien con los dos gemelos. Estaba seguro que cada vez que vería a George la haría llorar por su hermano. Hermione y Ron también vieron a Ginny llorando, Hermione se paró y la abrazó y Ron la tomó de la mano.

- ¿Por qué lloras, Ginny? - preguntó Hermione, preocupada.

- Por Fred, Tonks, Remus y todas las personas conocidas que murieron en todo el año. ¿Por qué más? - zafándose del abrazó de Hermione y soltando su mano de la de Ron - No sabes lo que acaba de pasar. Acaso soy la única que llora por las perdidas que ocurrieron anoche. Murió mi hermano, Fred, y parece que a nadie le importa. Nadie llora por él, solo yo. - Hermione intentó abrazarla de nuevo pero ella se alejó - No me toques!

Ginny empezó a caminar por la sala común de un lado para el otro. Estaba llorando mucho más que antes y ninguno de sus amigos pudo calmarla. Harry continuó sentando viéndola caminar por que sabía que sus esfuerzos serian inútiles ya que ella no se tranquilizaría tan fácilmente. Arnold parecía asustado, así que saltó a donde estaba Harry, que lo atrapó con ambas manos. Él lo mantuvo en sus manos y se lo colocó en el hombro como hacia Ginny. Este se quedó allí a gusto y continuó viendo a su dueña llorar y caminar.

- Ginny, -dijo Harry, levantándose - todos lamentamos lo que pasó, pero no tienes que tratar así a Hermione. - ella seguía caminando así que Harry la detuvo, sosteniéndola por los hombros - Ninguna de nosotros tiene la culpa de lo que pasó.

- Suéltame, Harry. - Ginny forcejeó para que la soltara pero él la sostuvo con más fuerza sin hacerle daño - Suéltame. Ya dije que no quiero que nadie me toque. No eres nadie para decirme que hacer, Potter. Nadie puede decirme que hacer. - dejó escapar otras pocas lágrimas.

 

- No te estoy diciendo que hacer, Ginny. Solo te pido que te calmes. - Harry la miró a los ojos y esperó a que ella también lo hiciera - ¿Lo harás?

- De acuerdo. - respondió ella. Harry la soltó y Ginny fue a sentarse de vuelta - Lo lamento, Hermione.

- No importa, Ginny. Esta bien que extrañes a Fred, todos lo extrañamos.

Se quedaron un momento en silencio y Ginny fue la que lo rompió.

- Voy a cambiarme. Pero antes me daré una ducha. - dijo, levantándose - Ya vuelvo. - y subió a su dormitorio.

La vieron subir y los tres oyeron el ruido de la puerta al cerrarse. Harry sintió que hacía tanto que no hablaba ni tocaba a Ginny. Anoche pudo a ver estado a punto de perderla pero no fue así, y no quería estar mas sin ella. La última vez que se habían besado, fue en su séptimo cumpleaños, Harry recordó su mirada, sus ojos, su sonrisa, sus labios, su cabello, todos. Ron había aceptado que ambos fueran novios pero ese día de su cumpleaños le había prometido no acercársele a Ginny más. Harry se preguntó si esa promesa se había roto al morir Voldemort, la razón por la que rompió con ella, pero no sabía como averiguarlo. No podía preguntarle a Ron por que si este todavía lo negaba le rompería la cara pero tal vez había sido así y él desperdiciaba todo su tiempo con Ginny sin preguntarle si quería volver. Otra vez se libraba la batalla ¿Ginny o Ron? en su cabeza.

Ginny bajó vestida con una remera, manga corta, de color morado y unos jeans azules, rasgados en la parte de la rodilla. Su cabello estaba suelto y eso a Harry le encantaba. Su piel blanca quedaba bien con el color de la remera al igual que sus ojos de color chocolate. Siempre había sido hermosa pero ese día se veía muy, muy, hermosa. Estaba con una sombra color violeta en los ojos, y un brillo para los labios. Harry no podía evitar no besar esos labios que brillaban en la luz, ni acariciar esa piel tan suave.

Harry no se dio cuenta de que la sala común se iba llenando de a poco por que sus ojos solo estaban en Ginny, que de vez en cuando, lo veía pero desviaba la mirada al notar que él también la veía y se sonrojaba. Hermione notó como se miraban pero no izo comentarios, solo sonrió y Ron estaba muy ocupado viendo a Hermione y no prestaba atención a lo demás.

- Harry, -dijo Ginny, en un momento - ¿Podrías pasarme a Arnold? - y sonrió.

- Mmm
Claro. - tomó a Arnold con cuidado y se lo pasó a Ginny.

- Que raro
- admitió mirando a Arnold y después a Harry - A Arnold no le gustan los extraños, por lo general. - rió y Harry, Hermione y Ron se unieron a sus risas.

Ya era hora de desayunar por que todos se iban dirigiendo al comedor. Todos supusieron que ya no abría clases hasta el año entrante. Se dirigieron, al igual que todos, al gran comedor. Harry y Ginny se sentaron en frente de Hermione y Ron, que estaban con las manos unidas. Todos tenían la vista clavada en Harry, que no prestaba atención por que solo tenía ojos para Ginny. Ella estaba incomoda también por que algunas miradas iban dirigidas hacia ella.

- ¿No te gusta verdad? - le preguntó Harry a Ginny. Esta lo miró sin comprender - Tantas miradas en ti. - explicó Harry.

- Ah
algo, pero no tanto. - admitió - ¿A ti?

 

- No, la verdad no. Toda mi vida e tenido que soportarlas. Además, tengo mejores cosas que pensar que en esas miradas.

Ambos sonrieron. Vieron que la profesora McGonagall ahora ocupaba la silla del director y como se paraba para decir unas palabras. Todo el comedor quedó en silencio.

- Primero que nada, quiero felicitar a todos los que ayer pelearon junto con nosotros. Todos y cada uno de ustedes fueron muy valientes al permanecer aquí a ayudar, y todos se merecen un gran aplauso. - empezó a aplaudir, después lo siguieron los aplausos de los profesores y, al final, los de los alumnos. - Hemos sufrido mucho por nuestros amigos, parientes o hasta conocidos, los que no lograron sobrevivir a esta lucha. Y creo que todos están de acuerdo en que ellos también se merecen un gran, gran aplauso. - y hay si todos empezaron a aplaudir con fuerza - El año que viene, todos, recuperaran las clases perdidas, disfrutaran los cortos días de clases que les quedan este año y, también, gozarán de este verano. Pero los espero a todos aquí el año entrante para seguir con sus estudios. - la profesora McGonagall sonrió al ver las caras de los alumnos - Mientras tanto, pueden divertirse. Planeamos ir a Hogsmade este fin de semana para los que quieran acompañarnos y no ningún año tendrá clase. A los profesores les comunicó que podrán disfrutar de estos días al igual que los estudiantes o pueden elegir volver a casa ya, es su elección. A todos un buen día y ya pueden retirarse.

Todos comenzaron a aplaudir de nuevo, reír, charlar, bromear, mientras salían del Comedor. Harry, Ron, Hermione y Ginny fueron los últimos en salir. Decidieron ir a lago, donde podrían hablar tranquilos, sin ninguna interrupción. En el camino encontraron a Neville y Luna así que los invitaron a ir con ellos. Ginny había llevado la cámara fotográfica y había comenzado a sacar fotos a todo lo que encontraba. Fueron a una parte de afuera donde había un árbol que estaba junto al lago (el lugar favorito de Harry y Ginny). Ella se sentó apoyando la espalda contra el árbol, Hermione a un lado de ella, y Luna del otro. Neville, Harry y Ron estaban sentados formando una C enfrente de las chicas. Ginny tomó una foto a Hermione, otra a Luna, otra a Hermione y Luna, otra a Ron, Harry y Neville y otra a ella con Hermione y Luna. Comenzaron a charlar de cualquier cosa, no tenían un tema específico. Era un día caluroso y mucha gente había decidido meterse al lago, la parte más baja y menos peligrosa, y los chicos decidieron meterse también, menos Ginny y Harry que no tenían ganas de meterse. Luna y Hermione fueron a ponerse los trajes de baño igual que Neville y Ron. Harry los veía jugar con el agua desde donde estaba y pelando a guerritas en grupos de dos: Hermione y Ron contra Luna y Neville. Él estaba sentado al lado de Ginny, no tan cerca de ella.

- ¿Por qué no quieres meterte al lago? - preguntó Harry a Ginny.

- Por que si Ron me ve con mi traje de baño me regañaría y no tengo ganas de gritarle ahora. - ambos rieron - ¿Y tu?

- No lo se. No estoy de ánimo para meterme.

- ¿A si? ¿Y por que estas tan depresivo?

- Es complicado de explicar. - Harry no quería contarle que en su mente de vuelta esta librándose esa batalla.

- Creo que podré seguirte. No soy tan tonta.

Harry suspiró.

- Ese día de mi cumpleaños, Ginny, justo después de haber salido con Ron y Hermione de tu cuarto
- Ginny lo estaba por interrumpir, pero él siguió hablando -No, escucha. Le prometí a Ron que no me acercaría a ti por que solo te hacía sufrir. Él me dijo que cuando cortamos habías quedado destrozada. - Harry miró hacia otro lado - Y no solo tú, yo también quedé mal por la ruptura, pero tu sabías el por que ¿no? - Harry fijó de vuelta la vista en Ginny, que asintió - Hoy me desperté ilusionado de que al fin podríamos volver a estar juntos pero cuando los vi a ti y Ron me acordé de la promesa que le había hecho y me pregunte si ya la abría olvidado o todavía la recordaba. No te he preguntado si querías volver por que quería saber si Ron estaba de acuerdo, pero no soy capaz de preguntarle. - ella estaba callada escuchando lo que decía, pero su rostro hasta ahora no expresaba ningún sentimiento así que Harry le dijo - Ginny, tu sabes lo que siento por ti, pero al parecer tengo que repetírtelo. Ginny, yo te amo, más que a mi propia vida. En este año no hubo un día en que no me preguntara si estabas a salvo o si todavía me recordaras. Veía en el mapa del Merodeador donde estabas, y lo que hacías. Y cuando te vi entrar por esa puerta en la sala de Eminencias pensé que jamás en la vida te habías visto tan hermosa o tal vez yo nunca me había fijado bien. Solo te vi pocas veces en la batalla y siempre suplicaba que estuvieras a salvo. Soy un cobarde al no hablar con Ron y preguntárselo pero, como te dije, no soy capaz de hacerlo. No soy tan valiente como algunos creen.

 

Ginny negó con la cabeza y sonrió.

- No, Harry. Eres muy valiente. Fuiste capaz de decirme lo que sientes, y eso me encanta. Eres una persona maravillosa, Harry, tienes un corazón enorme y, a veces, me pregunto como hace para caber en una persona tan pequeña. - Ginny sonrió aún más y Harry rió - Si pudiste decírmelo a mí, obviamente puedes decírselo a Ron también.

- No, eso es diferente, Ginny. No voy a ser capaz. ¿Y que tal si todavía recuerda esa promesa? Me mataría si se lo pregunto.

- No lo sabrás hasta que lo averigües. ¿Tú me amas de verdad, como dices? ¿Mas que a nada? - preguntó Ginny.

- Si, si. Ni siquiera sé como hice para sobrevivir todo este tiempo sin ti.

Ginny sonrió de oreja a oreja. Y preguntó.

- ¿Y no dejarías que saliera dañada? ¿Prometes que me protegerás, siempre?

- Si, claro que si. ¿Por qué preguntas? - preguntó Harry, confundido.

- Por que yo se lo pedí. - Harry se sobresaltó al escuchar a Ron, que salía junto con Hermione, de atrás de un árbol - Escuché todo lo que dijiste, Harry.

- Pero
- miró a Ginny - ¿Por qué no me dijiste nada?

- Intenté avisarte pero me interrumpiste, justo cuando empezaste a hablar. - y sonrió.

Entonces Harry recordó que Ginny si lo iba a interrumpir pero él había seguido con la historia. Se paró y enfrentó a Ron. Ginny también se había parado y se puso a su lado.

- Entonces
¿Oíste todo lo que dije? - preguntó Harry, que miró a Ginny y después a Ron.

- Así es. Le pedí a Ginny que hiciera esas últimas preguntas para saber lo que respondías. - respondió Ron. Miró a Hermione, sonrió y después miró a Harry - ¿De verdad me prometes protegerla, cuidarla, mantenerla siempre a salvo?

Harry vio a Ginny al los ojos y esta también lo miró. Harry jamás pensó en enamorarse de ella pero ahora que lo estaba, sentía que quería protegerla por que, sin ella, él no podía vivir. Miró a Ron.

 

- Si. - contestó muy confiado en lo que decía. Ron notó que este no mentía, que decía la pura verdad así que asintió.

- De acuerdo. Ya puedes besar a tu novia, Potter. - dijo Ron, como si los estuviera casando.

Harry sonrió, Ron había aceptado que Ginny y él volvieran a estar juntos. Ginny también sonrió y miró a Harry, este también la miró a los ojos. Ella lo abrazó colocando sus brazos alrededor de su cuello y él por la cintura. Hermione estaba sonriendo y, también, abrazó a Ron. Harry tomó a Ginny por la cara y la besó con todo el amor que le tenía, ella le devolvió el beso, agradecida de probar de nuevo sus labios. No sintieron a Hermione y Ron alejarse para volver al lago, estaban concentrados en ellos y lo que acababa de pasar. Siguieron besándose unos minutos y, finalmente, se soltaron. Se sentaron uno al lado del otro, abrazados.

- No lo puedo creer. -dijo Ginny, apoyando su cabeza en el hombro de Harry.

- ¿Qué cosa? -preguntó Harry.

- Que al fin hallamos vuelto. Me siento tan feliz por todo esto. - y suspiró - Cuando vi a Ron llegar estaba por decírtelo, pero seguiste hablando. Hermione llegó y ambos se escondieron atrás del árbol escuchando todo lo que decías. Cuando terminaste de hablar, Ron, escribió en el aire, con la varita, las preguntas que te ice. Me encantaron todas tus respuestas y la cara de confundido que ponías al escuchar cada una de mis preguntas. - sonrió.

- Ponía esa cara, no por que me hubiera confundido al oír preguntar eso, si no por que me sorprendía que no supieras todas las respuestas. Muchas veces te dije lo importante que eras para mí y no me molestó repetírtelo. - Harry también sonrió.

Ginny se abrazó más a él al oír lo que decía. Ninguna de los dos quería que ese día terminara, pero la noche llegó y ya todos los que estaban en el lago volvieron para la cena. Se levantaron, lentamente, y caminaron al castillo todavía abrazados. Se sentaron en frente de Hermione y Ron con las manos unidas. Neville se unió a ellos y se sentó al lado de Ron.

- Hola chicos. - saludó, mientras se servía un pedazo de pollo en su plato.

- Hola Neville. -contestaron los cuatro al mismo tiempo.

- Ginny, Harry. Hoy que volvieron. ¿Eso es cierto? - preguntó mirando a Harry y Ginny.

Ambos se miraron y sonrieron. Estaban con las manos unidas debajo de la mesa.

- Si. - dijo Ginny, beso la mejilla de Harry y, luego, miró a Neville.

- Pues, entonces, felicidades.

- Gracias. -contestó la pareja, al mismo tiempo.

La cena transcurrió normal hasta que la profesora McGonagall se levantó otra vez. El murmullo de voces cesó en un momento.

- Quiero comunicarles a todos - dijo la profesora - que mañana, en honor a todos los alumnos que murieron, se hará una fiesta después de la cena. Los que quieras asistir, pues, sean bienvenidos y los que no estén de humor para una reunión, podrán volver a sus cuartos para descansar. Todos están invitados, alumnos, profesores, familia, parientes lejanos, todos lo que decidan reunirse con nosotros. - miró a Harry, Ginny, Ron y Hermione y les izo una seña que ellos entendieron como "quiero hablar con ustedes después" - Hasta entonces, pueden volver a sus cuartos. Nos vemos mañana.

 

Los cuatro amigos esperaron a que el comedor quedara vacío y se dirigieron hacia donde los estaba esperando la profesora McGonagall.

- Chicos, invité a Molly y Arthur a que vengan mañana, acompañados de todos los que decidan venir. Solo quería decirles que tal vez algunos de ustedes no estén de humor para venir pero les pido que vengan para que Molly este tranquila de que todos están bien. - la profesora miró a Ginny y Ron - Estoy consiente de que, después de lo ocurrido ayer, no quieran venir porque no están con ganas de festejar nada, pero sus padres los necesitan ver sanos y a salvo y para que eso ocurra deben asistir mañana.

Ambos asintieron. Hermione tomó a Ron de la mano y Harry pasó uno de sus brazos por los hombros de Ginny. Saludaron a la profesora McGonagall y volvieron a la sala común. Se sentaron en los sillones, Hermione y Ron en uno y Harry y Ginny en otro, todavía abrazados.

- No quiero ir mañana a esa fiesta. No quiero festejar que todas esas personas hallan muerto. - se quejó Ginny.

- No vamos a festejar que hallan muerto. Si no agradecerles todo lo que hicieron por nosotros, agradecerles que hallan estado presentes el día que los necesitábamos, agradecerles por muchas cosas que han hecho por nosotros. - explicó Hermione.

- Lo se. Lo se. Pero aún así no estoy de humor para fiestas. - siguió diciendo Ginny.

- Debemos ir Ginny. Papá y mamá quieren ver que estamos bien así que no nos queda otra. - admitió Ron.

Ginny dejó caer la cabeza en el hombro de Harry. Él no sabía como hacer que Ginny se sintiera mejor aunque izo un intento.

- Ginny
-dijo Harry, pero justo llegó Dean y lo interrumpió.

- Hola a todos. - saludó Dean, pero no espero a que contestaran y preguntó - Ginny, ¿te gustaría ir conmigo a la fiesta de mañana?

Harry lo fulminó con la mirada y Ginny notó eso y dijo.

- Lo siento, Dean. Pero no. - respondió ella.

- ¿Por qué?

- Por que, por si no es obvio, estoy saliendo con Harry y si voy a la fiesta, solo va a ser con él. - Harry sonrió.

- No creo que le importe que vallas conmigo. Por que solo somos amigos. Él puede tenerte todo el tiempo que quiera, creo que compartirte para salir con amigos no le importará. - siguió insistiendo Dean.

- Dean
no puedo. Aunque solo seamos amigos, antes hubo algo entre nosotros, y no me siento cómoda estando tú y yo solos. - admitió Ginny. Pero Harry no notó que se estuviera negando y eso lo izo enfurecer, aunque nadie se dio cuenta.

- Oh vamos, tu lo dijiste, solo somos amigos. - tomó la mano de Ginny y Harry sintió ganas de golpearlo - Vamos, ve conmigo mañana. - y sonrió.

- No, lo siento. - dijo ella, soltándose.

- De acuerdo. Piénsalo y mañana me dices. - No dejó que respondiera por que se dio media vuelta y se fue a los dormitorios.

Hermione y Ron se habían quedado callados viendo toda la escena. Ninguno de los dos había dicho una sola palabra. Ginny miró a Harry que seguía con cara de enfado.

- ¿Por qué esa cara, Harry? - preguntó Ginny, aunque sabía la respuesta.

- ¿Hace falta que preguntes? - dijo Harry - Se supone que cortaste con Dean y él se atreve a preguntarte si quieres ir a la fiesta con él. "Iremos solo como amigos" - dijo, imitando la voz de Dean a la perfección - Si, claro. Él sabe que sales conmigo. Con-mi-go, no con él. Te juro que no lo puedo creer.

 

- Harry, tranquilízate. Escuchaste muy bien lo que dijo. Solo vamos como amigos, y tú ya sabes que solo tengo ojos para ti. No tienes que ponerte así. - admitió Ginny, que no le gustaba que Harry se enfadara.

- Claro que tengo que ponerme así. Admito que me va a ser difícil acostumbrarme a que todos en este colegio quieran salir contigo. Eres hermosa, dulce y muy valiente, pero quiero que quede claro que eres mía y de nadie más.

- Harry, escucha lo que dices y, luego, ponte en mi lugar. - Él no entendió lo que quería decir - Si es difícil para ti, no te imaginas lo que es para mí salir contigo. Él chico mas hermoso y deseado por todas las chicas del colegio
-Hermione tosió en voz alta - excepto Hermione, claro. Pero todas las chicas esperan que cometa una pequeña equivocación para ponerse en mi lugar. Hay una larga fila de admiradoras mucho mejores que yo esperando estar en mi lugar.

- ¿A si? ¿Dime a dos chicas que quieran salir conmigo? Y yo te diré otros diez o veinte que esperan estar en MI lugar.

- No es muy difícil, ni siquiera hace falta pensar. Primero, esta Cho Chang - Harry se ruborizó al oír ese nombre - y segunda, esta Romilda Vane.

- Tú sabes perfectamente que ninguna de esas dos chicas me gusta. Cho nunca fue nada en mi vida, y Romilda Vane, ja, Romilda no es nada comparada contigo. Odio que me hagas preguntas tan tontas, a veces pienso que no escuchas nada de lo que digo.

- Como no escucharlo. Lo que dices es lo que me hace tan feliz, tan dichosa, tan agradecida de la vida. Pero es difícil recordar lo que me dices cuando alguna chica se acerca a ti o algo parecido. Y ¿sabes que? Yo pienso lo mismo de ti. Siempre te pones celoso de que algún chico me salude o hable conmigo después de haberte dicho lo que siento.

Ambos estaban enfurecidos, pero les encantaba escuchar lo que ambos decían. Apenas había terminado de replicarle Ginny cuando Harry la tomó, rápidamente, por la cara y la besó para que se callara. Ella le devolvió el beso.

- Aún estoy enfadada contigo. No te salvaras tan fácil, te lo aseguro. - dijo Ginny, cuando se soltaron.

- Ya me ganaré tu perdón de alguna forma. Pero hasta entonces tengo solo una pregunta que hacerte, ¿A ti te gustaría ir a esa fiesta con Dean? - preguntó Harry.

- No lo se. Tal vez no, pero solo si tú me lo pides. - Ginny sonrió y le guiñó un ojo a Harry.

- Bueno, eso estaba por hacer cuando Dean nos interrumpió. Entonces, ¿Ginny, te gustaría ir mañana, a la fiesta, conmigo? - Él la había tomado de la mano.

- Mmm
Puede ser. - miró hacia otro lado, luego, miró a Harry y sonrió - Claro que sí, me encantaría ir contigo. - Y ambos se abrazaron.

Hermione miró a Ron, y éste notó lo que quería así que se paró e izo que Hermione también se levantara. Él se arrodillo y la tomó de la mano, ambos con una sonrisa.

- Hermione, ¿Te gustaría ir a la fiesta de mañana conmigo? - preguntó Ron.

- Si! Si! Claro que sí! - Ron se paró y ambos se abrazaron, al igual que Harry y Ginny, que todavía no se soltaban.

Se quedaron allí unas horas, luego se marcharon cada uno a su cuarto pensando en lo que podría pasar mañana. Harry había escuchado a Hermione y Ginny hablando ese día sobre que el día de la fiesta irían, ellas y Luna, de compras así que él, Ron y Neville estarían aburridos todo el día de mañana.

 

Harry no tuvo ganas de despertarse sabiendo que Ginny se iría ese día y Ron tampoco. Pero aún así se ducharon y se cambiaron con ropa común.

/Mientras tanto en el dormitorio de las chicas/

- Ginny, Ginny! Despierta! Hoy tenemos que irnos de compras. - gritó Hermione.

Ginny estaba muy cansada pero al escuchar que irían de compras se despertó, se duchó y se puso lo primero que encontró, que fue una remera musculosa de color rosado, una pollera de jean no tan corta y unas zapatillas blancas. Se dejó el pelo suelto y, para decorar, una bincha de color rosa también. Hermione estaba vestida con una remera larga de color amarillo, ajustada, un pantalón corto de jean color blanco y unas sandalias. Bajaron a la sala común donde encontraron a Harry y Ron, que las miraron con cara de pocos amigos.

Harry vio a Ginny vestida de esa manera y alcanzó a ver, también, como Dean la miraba. Sintió a Ron enfado, ya que Cormac McLaggen estaba disfrutando el espectáculo.

- ¿Cómo se les ocurre vestirse así? - preguntó Ron.

- ¿Qué tiene? - lo desafió Ginny.

- Pues, todos los chicos de aquí adentro las están mirando, ¿cómo se les ocurre ponerse eso?

- Si iremos a tiendas muggle, debemos vestirnos como ellos, ¿no? - dijo Hermione.

- Eso es peor - Harry dio su opinión - los chicos muggle son peores que los de aquí. Pónganse algo menos llamativo.

- Oh, por favor, - se quejaron Ginny y Hermione - Es obvio que están celosos. Pero no tienen en cuenta que somos magas, y podemos defendernos SOLAS - dijo Hermione haciendo énfasis la última palabra - Si, -acordó Ginny- y, también, creo que se olvidaron que tenemos novio y nosotras no los vamos a engañar con nadie. - Ginny miró a Harry y Hermione a Ron, con cara suplicante.

Obviamente ninguno de los dos podía negarse al verlas con esa cara y asintieron.

- Bien. -dijo Ron.

- De acuerdo. -aceptó Harry.

- Gracias. - dijeron las chicas al mismo tiempo, y cada una besó a su novio.

El desayuno fue incomodo, por que todos en el gran comedor estaban mirando a Ginny y Hermione. Harry se arto en un momento y puso su brazo en la cintura de Ginny para que todos entendieran que estaban juntos, Ron izo lo mismo con Hermione, que se puso roja.

- Wow, creo que deberíamos vestirnos así más veces, ¿o no Hermione? - bromeó Ginny.

- Si, Ginny. Así los chicos nos pondrían más atención. -admitió.

- ¿Qué? Ni se les ocurra. No necesitan verse de esa forma para capturar toda nuestra atención. Podrían estar usando ropa de ancianas y las amaríamos igual. - dijo Harry, y Ron asintió al estar de acuerdo. Códigos para juegos

Cuando salieron del comedor se encontraron a Luna y Neville hablando. Luna estaba usando, al igual que Hermione, un pantalón corto de jean de color gris, una remera suelta manga corta de color banco, zapatillas y estaba con el cabello recogido con una coleta.

- Luna, te ves hermosa. - Hermione y Ginny habían corrido hacia donde estaban Luna y Neville.

- Gracias chicas, igual ustedes. - dijo Luna.

- Gracias. -respondieron al mismo tiempo - Oye, Luna - dijo Hermione - ¿con quien vas a la fiesta?

- Voy con Neville. - admitió su amiga, mirando a Neville - Ninguno de los dos consiguió pareja así que vamos a ir juntos, solo como amigos. A menos que consigamos ambos una cita hoy.

 

- Ah, de acuerdo. ¿Ya nos vamos? - preguntó Hermione.

- Si, creo que deberíamos ir yendo. - admitió Ginny.

Las chicas miraron a Harry, Ron y Neville.

- Bueno chicos, creo que ya nos vamos.

Harry saludo a Ginny con un beso en los labios y un abrazo, Ron y Hermione también se dieron un beso y un abrazo y Neville saludó a Luna con un beso en la mejilla. Las acompañaron a la entrada y las vieron alejarse hasta tal punto y, luego, desaparecer. Los tres muchachos se estaban dirigieron a la sala común, pero en el camino se toparon con Cho.

- Hola Ron, Neville. -saludo Cho, y miró a Harry - Hola Harry.

- Hola Cho. -saludaron todos.

- Harry, me preguntaba si ¿Quieres ir al baile conmigo? -preguntó.

- Lo siento, Cho. Pero ya tengo pareja. - y se alejaron para seguir su camino a la sala común.

Ya habían pasado casi dos horas y los chicos estaban sentados sin nada que hacer, solo extrañar a sus parejas para el baile.

- Jamás creí que extrañaría tanto así a Ginny. - dijo Harry - Es tan aburrido sin ninguna de las chicas aquí. - admitió.

- Si, yo tampoco pensé extrañar tanto a Hermione. No tenemos a nadie diciéndonos que hacer, ni ayudándonos con alguna tontería que hallamos hecho. - dijo Ron.

- Pues yo extraño a Luna, también, aunque no lo crean. Ella es muy divertida, y tal vez algo extraña, pero eso la hace más graciosa e interesante. - opinó Neville.

Todos suspiraron y, cada uno, se sumió en sus pensamientos.

/Mundo Muggle/

- No chicas, esto me queda horrible. -dijo Hermione.

- No, claro que no. Te queda muy bien, ese color combina con tu cabello castaño. - dijeron Ginny y Luna.

- Bueno, si ustedes lo dice les creeré. Ahora vamos a comprar el vestido para Ginny. - pero antes de que Ginny dijera algo, fue a sacarse el vestido y lo pagó.

Se dirigieron a otra tienda.

- ¿Qué tal? ¿Les gusta? - preguntó Ginny, saliendo del vestidor.

- Wow! Ginny, te ves sensacional. -Hermione y Luna quedaron asombradas, ese vestido le quedaba perfecto a Ginny.

- Gracias. - y sonrió - Y ahora
Luna sigues tú. Vamos. - se cambió, pagó y se dirigieron a otra tienda.

A Luna no le gustaba tanto ir de compras, pero hasta ahora se veía que se estaba divirtiendo. No eligió su vestido apenas lo vio, como Hermione y Ginny, ella era de ver primero las tiendas y, después, elegir. Pero pasaron por una tiendo de ropa, donde había un vestido del cual se enamoró. Entraron, Luna se probó el vestido y se los mostró a Hermione y Ginny.

- Me encanta, lo amo. Es hermoso ese vestido, Luna. -opinó Ginny - Y va muy bien con tu estilo.

- Si, Luna. El vestido y tú quedan perfectos juntos. Todos los chicos van a envidiar a Neville apenas vean con quien fue al baile. - la apoyó Hermione.

- Oh, que tierno lo que dicen chicas. - Luna fue y las abrazó.

Volvieron a Hogwarts un poco mas tarde de lo esperado por que las tres estaban muertas de hambre al terminar las compras. Ginny y Hermione se despidieron de Luna pero, en el camino, decidieron que antes del baile iban a juntarse en una de las aulas de Transformaciones para maquillarse y vestirse, y les pedirían a los chicos que las esperaran al frente del aula para que nadie entrara.

 

Llegaron a la sala común y, para su sorpresa, encontraron a Harry, Ron y Neville cada uno con un libro en la mano. Hermione le tapó los ojos a Ron y Ginny a Harry.

- Volvieron! -dijo Neville - ¿Dónde esta Luna?

rn

Las chicas los soltaron. Ginny se sentó junto a Harry, que le rodeo los hombros con el brazo y Hermione junto a Ron que izo lo mismo.

rn

- Se fue a su sala común. Antes del baile vamos a juntarnos en el aula de Transformaciones para cambiarnos y maquillarnos, ¿podrían vigilar que nadie entre? Por favor. - rogó Hermione.

rn

- Claro
-dijeron los tres al mismo tiempo.

rn

- Gracias. -agradecieron Hermione y Ginny.

rn

Se quedaron hay un tiempo, negándoles que vieran lo que habían comprado. Las chicas repetían a cada rato:

rn

- No, es una sorpresa. -se miraban y sonreían - Pero solo podemos decirles que les encantará.

rn

La sala común se fue vaciando de a poco por que todos habían subido para cambiarse. Neville, Ron y Harry, también, habían subido a cambiarse; cada uno estaba vestido con un traje negro y corbata. Bajaron y recibieron los halagos de las chicas. Después, las siguieron hacia el aula, cada una llevaba una bolsa con su vestido y maquillaje, la encontraron a Luna esperando al frente y las tres entraron.

rn

- ¿Por qué tardan tanto? - preguntaba Ron a cada rato.

rn

- Chicas, ¿podemos pasar? - preguntó Harry.

rn

- No, ya salimos. Estamos peinando a Luna. - respondió Hermione, desde adentro.

rn

- De acuerdo.

rn

Después de unos minutos escucharon a Ginny gritar:

rn

- Ya! Pueden pasar.

rn

- Al fin. -suspiró Ron.

rn

Abrieron la puerta de la sala y quedaron congelados al ver lo que había adentro.

rn

Vieron a un ángel de pelo castaño, parado a la derecha, con un vestido escotado color rosado hasta las rodillas y un chal del mismo color, el vestido estaba bordado con flores en la punta, son zapatos tacón alto. Su cabello estaba recogido en un rodete que dejaba caer algunos mechones hacia abajo. Labios brillosos, sombra de ojos rosa y enormes pestañas. A su lado a otro ángel rubio, en medio, con un vestido sin escote color plateado y lleno de brillo, también hasta la rodilla. Era suelto y parecía bastante cómodo. Su cabello estaba recogido en una coleta que llegaba hasta la cintura y chatitas plateadas con puntitos de color dorado. Labios color rosa, no tan fuerte, sombra de ojos gris y, al igual que la anterior, enormes pestañas. El último y, para Harry, mas hermoso de todos, un ángel pelirrojo con un vestido mas corto que lo anteriores, la parte de arriba era ajustada y sin mangas y abajo era suelto, como una tela debajo de otra, color azul. Su cabello estaba suelto, tal como le gustaba, y rebelde, con mechones para todos lados, hasta un poco más arriba de la cintura. Labios rojos, sombra color azul y, igual que las demás, enormes pestañas que, cada vez que parpadeaban, sentía que un tornado lo recorría por dentro.

rn

Los tres ángeles se quedaron allí esperando alguna reacción pero ellos estaban disfrutando lo que tenían en frente, con miedo a que, en cualquier momento, desaparecieran. Se acercaron a sus respectivas parejas para el baile y, estos, reaccionaron.

rn

- Wow
- dijo Ron - ¿Acaso estamos muertos?

rn

- ¿Por qué lo dices? - preguntó el ángel castaño.

 

rn

- Por que parece que estuviéramos rodeada de ángeles
- admitió Harry.

rn

Las chicas sonrieron. Su ángel pelirrojo se acercó a él y lo abrazó. El ángel rubio abrazó a Neville y el castaño a Ron. Sintieron los abrazos y despertaron de su sueño.

rn

- ¿Despertaron ya? - preguntó Ginny,

rn

- Eso creo
-respondieron los chicos.

rn

- Entonces, vamos a la fiesta
No tardamos horas arreglándonos así para que nos quedáramos aquí. -admitió Luna.

rn

- Luna tiene razón. Vamos. - dijo Hermione.

rn

Agarró a Ron de la mano y salieron, Luna y Neville los siguieron también de la mano, dejando a Harry y Ginny solos.

rn

- Nunca te había visto con esa cara, Harry. -dijo Ginny, riendo.

rn

- Es que
jamás te había visto tan, pero tan, hermosa. -respondió Harry, asiendo que Ginny se sonrojara y bajara la mirada.

rn

Harry, con un mano, levantó su rostro y viéndola a los ojos. Se acercó lentamente, pero justo cuando estaban por besarse se sintió que alguien abría la puerta. Era Luna.

rn

- Vienen, Harry, Ginny. Nos estamos dirigiendo al comedor. -los apuró Luna.

rn

- Si, si
-dijeron Harry y Ginny.

rn

Se tomaron de la mano y salieron. Todos se dirigieron a donde se haría el baile y al abrir las puertas para poder entrar, todos los que estaban bailando o hablando, se quedaron contemplando a las chicas que acababan de entrar. Harry y Ron abrazaron, a su pareja, con un brazo por los hombros. Neville y Luna estaban solo tomados de la mano, ambos muy relajados.

rn

- Allí están, chicos. - grito la señora Weasley, del otro lado del pasillo.

rn

Corrió hacia ellos y los abrazó uno por uno. El señor Weasley estaba a su lado, junto con George.

rn

- Solo queríamos verlos
- dijo George.

rn

- Si
McGonagall nos pidió que vengamos y dijimos que sí para ver como estaban ustedes. - la señora Weasley miró a las chicas.

rn

- Ginny, Hermione, Luna
¿son ustedes? - bromeó George.

rn

- Ja Ja
que gracioso, George
- dijo Ginny - ¿Y? ¿Qué tal nos vemos? - preguntó.

rn

- Bellas, muy bellas
- admitió George.

rn

- Muy, pero muy hermosas. - dijo el señor Weasley.

rn

- Mas que hermosas
y ustedes chicos se ven muy guapos también
- la señora Weasley sonrió - Mejor nos vamos
solo pasábamos
- saludó a todos, el señor Weasley y George también y se retiraron.

rn

Los chicos se dirigieron de vuelta al comedor.

rn

La música todavía sonaba, pero los alumnos no bailaban. Harry, Ron, Ginny y Hermione se sentaron en una mesa que había por allí, mientras Neville y Luna iban a bailar para que todos los demás despertaran y dejaran de mirar. Dean miraba a Ginny desde la mesa de al lado, Cho miraba a Harry del otro lado del salón, Lavender miraba a Ron y Cormac a Hermione.

rn

- ¿Por qué nos mira tanta gente? - preguntó Hermione.

rn

- ¿"Nos"? Hermione, las están mirando a ti y a Ginny. -admitió Ron.

rn

- En eso te equivocas. Cho no deja de ver a Harry ni Lavender a ti. - dijo Ginny, fulminando con la mirada a Cho.

rn

- Pero a nosotros nos miran solo una chica, a ustedes todos los chicos de aquí. -se quejó Ron.

rn

Ginny y Hermione no hicieron otro comentario. Cho se acercó a Harry.

 

rn

- Hola Harry. -saludó ella, sin ver a Hermione, Ginny y Ron - ¿Quieres bailar? - preguntó.

rn

- Lo siento, Cho. -se disculpó tomando a Ginny de la mano - Justo le había preguntado a Ginny lo mismo. Nos vemos. - tiró de Ginny hasta la pista de baile. Ahora se escuchaba una música lenta para las parejas.

rn

- Es hora de ponernos románticos, busquen una pareja. - dijo el DJ, subiendo el volumen.

rn

Ron sacó a bailar a Hermione, que aceptó encantada.

rn

- ¿Ginevra Molly Weasley -preguntó Harry, asiendo una reverencia - me haría el favor de bailar conmigo esta pieza?

rn

- Pues, claro que si -aceptó.

rn

Harry la tomó por la cintura y la acercó a él mientras Ginny ponía sus manos alrededor de su cuello y apoyó la cabeza en su pecho. Según lo que Harry entendía, la canción la cantaba una chica que había perdido al chico de sus sueños y ahora sufría.

Al escuchar la estrofa: "Bonito mío, lindo de amar, cuantos amores en tu vida encontrarás" Ginny se abrazó más a él. Harry le acarició el cabello con una mano, mientras que la otra seguía abrazándola por la cintura. Después de esa canción siguió otra, y otra, y otra, hasta que la música se detuvo.- ¿Quién va a ser él o la valiente que suba aquí arriba para cantar una canción? - preguntó el DJ.Muchas chicas levantaron la mano, hasta vio que Hermione, Ginny y Luna también.- No sabía que cantabas, Ginny. -dijo Harry, en un susurró.- Ya verás. - le guiñó un ojo - Si me toca a mí quiero que sepas que la canción te la dedico a ti.Y para suerte de Ginny, un reflector la iluminó y se escuchó que el DJ decía:- Aquí tenemos a la valiente cantante. La linda chica pelirroja de vestido azul
Ginny subió y la profesora McGonagall, que estaba viendo desde una de las mesas, subió al escenario para entregarle el micrófono. Se escucharon a muchos chicos silbarle pero ella no dio importancia. Harry se tranquilizó cuando Hermione empezó a aplaudir y a ella se unieron Ron, Luna, Neville, y de a poco todos en el comedor.- Gracias. - dijo Ginny, sonriendo - Esta canción se llama "Querido Diario". Y creo que la persona a la que se la dedico ya lo sabe. - y miró a Harry.
Todos miraron a Harry, pero él no los vio, solo escuchó cuando Ginny empezó a cantar:
 
 Querido Diario

Hoy vi a un chico

Y me preguntaba si él me ha notado

Él me dejó sin aliento

Ginny tenía una voz hermosa, nunca la había escuchado cantar:

Querido Diario

No puedo sacarlo de mi mente

Y eso me asusta

Porque nunca me sentí de esta manera

Nadie en este mundo

Me conoce mejor que tu

Pues diario, yo confío en ti

- Harry
- escuchó una voz a sus espaldas y dio media vuelta. Era Luna. - ¿Te gustaría bailar conmigo? - dijo sonriendo.

- Claro Luna. - aceptó Harry.

Harry tomó a Luna por la cintura y ella por los hombros, pero ninguno de los dos se acercó. Harry miró a Ginny, y esta sonrió y siguió cantando:

Querido Diario

Hoy vi a un chico

Mientras él pasaba, yo creí que me sonreía

Y me preguntaba

¿Él sabe lo que hay en mi corazón?

Intenté sonreír, pero apenas pude respirar

¿Debo decirle como me siento?

¿O eso lo asustará y lo alejará?

Diario, dime qué hacer

Por favor dime qué decir

 

Querido diario

Un toque de su mano

Ahora no puedo esperar ver ese chico nuevamente

Él sonrió

Y yo pensé que mi corazón podía volar

Diario, ¿tú crees que nosotros seremos más que amigos?

Tengo un sentimiento, seremos mucho más

Que amigos.

Cuando Ginny terminó de cantar se escucharon fuertes aplausos. Luna y él se soltaron y se unieron a los aplausos.

- ¡Otra! - gritó Hermione.

Ginny la miró, sonriendo. Todos empezaron a gritar "¡Otra!" al igual que ella.

- Esta bien
-dijo Ginny, y todos aplaudieron - Esta dos de mis mejores amigas: Hermione y Luna
espero que les guste, amigas

Esta vez Luna fue a bailar con Ron y Hermione fue con Harry.

- ¿Quieres bailar? - preguntó.

- Claro, Hermione. - sonrió Harry.

Bailaron de la misma forma que con Luna. Sin acercarse ninguno de los dos.

Se empezó a escuchar la voz de Ginny cantar:

Yo sé contigo puedo darme a conocer
Tal y como soy
Y sé que siempre tú serás mi amiga
Y eso es lo mejor...
Porque se que estás aquí en mi corazón
 
Yo sé contigo hay mucho por recorrer
Y para disfrutar
Y sé que siempre vamos a estar juntas
Y te quiero contar que no te voy a fallar
Porque tú eres mi amiga ideal
La que soñé encontrar... ¡Te digo...!
 
Harry sintió que Hermione estaba llorando y lo abrazó. A él no le importó, después de todo, eran amigos. Ron lo miró, pero no parecía enfadado, todo lo contrario. Estaba sonriendo. Mientras tanto Ginny siguió:
 
Que amigos como tú, hacen mejor la vida
Curan heridas, son de verdad
Que amigos como tú, nos traen alegrías
Y el sol cada día, una luz a nuestra amistad
 
Yo sé contigo siempre hay magia alrededor
Eres especial
Yo sé que ya eres parte de mi vida
Y te quiero contar que no te voy a fallar
Porque tú eres mi amiga ideal
La que soñé encontrar... ¡Te digo...!
 
Que amigos como tú, hacen mejor la vida
Curan heridas, son de verdad
Que amigos como tú, nos traen alegrías
Y el sol cada día, una luz a nuestra amistad
(X3)

Cuando terminó, le devolvió el micrófono a la profesora McGonagall y se fue a reunir con Harry y Hermione que ya se habían soltado. Todos aplaudieron y el reflector ilumino a otra de las chicas que había levantado la mano.

- ¡Que linda canción, Ginny! ¡Me encanto! - Hermione abrazó a Ginny, Luna llegó y, también, la abrazó.

- ¡Ginny, que hermosa canción! -dijo Luna.

- Gracias chicas
-Ginny se soltó de su abrazó y miró a Harry. - ¿Te gustó la primera canción?

- Me encanto, mucho. Yo creo que, definitivamente, "podemos ser mas que amigos" -Harry repitió una de las frases de la canción. Ginny lo abrazó.

Después de que subieran otras chicas a cantar, empezaron a poner canciones más rápidas. Bailaron y, cuando sus pies no daban más, Harry, Ginny, Ron y Hermione fueron a sentarse. Tomaron cerveza de manteca y comieron lo que se encontraba en la mesa. Cada chico que pasaba cerca de la mesa en la que estaban, le echaban una ojeada a Ginny y Hermione. Ron y Harry ya no lo soportaban, en un momento, Ron, casi golpea a uno de los chicos por haberles silbado.

 

- Ron, tranquilo. A nosotras también nos molesta pero no vamos a golpearlos por eso
-dijo Hermione, tranquilizándolo. - Aunque sería una buena idea
-susurró, mirando a Ginny y ambas rieron.

- Entonces, ¿Quieres o no que les demos una buena tunda? -preguntó Harry.

- Nos encantaría, pero mejor no. - las chicas rieron.

Se quedaron allí unos minutos. Harry, al ver a Dean acercarse, tomó a Ginny de la mano. Ron había hecho lo mismo con Hermione al notar a Cormac mirándola.

- Ginny, ¿Quieres bailar conmigo esta pieza? -preguntó Dean. - No te preocupes, es un baile rápido, Harry. No tienes de que preocuparte. Tú ya la tuviste toda la noche, no creo que te moleste compartirla. - Dean sonrió con picardía y miró a Ginny.

- Mmm
no lo se, Dean. -Ginny miró a Harry, este asintió aunque en realidad no quería que se alejara - De acuerdo.

Dean tomó la mano de Ginny y la guió hacia el centro de la pista. Harry se quedó intentando ver algo, pero estaban tan en medio que no los veía.

Habían pasado media hora. Ron y Hermione habían ido a bailar al escuchar otra canción lenta, Neville se había ido al baño y Luna estaba sentada junto a Harry, que seguía sin notar la presencia de Ginny y Dean.

- ¿Qué estas buscando, Harry? -preguntó Luna.

- A Ginny
desde que se fue a bailar con Dean no los veo. -admitió Harry.

- Ah, ¿quieres que te ayude a buscarlos?

- Si, gracias Luna.

Luna miró hacia todos lados y, para sorpresa de Harry, dijo:

- Mira, allí está Ginny. - Harry vio hacia donde apuntaba y logró ver una cabellera roja corriendo hacia afuera del comedor.

- Ya vuelvo, Luna. - Harry se levantó y siguió a Ginny.

Al salir del comedor, vio que el pasillo estaba vacío, miró hacia donde estaba la entrada y la vio. Estaba corriendo hacia el lago, y se detuvo. Comenzó a caminar por la orilla. Harry la siguió, por un momento pensó que estaba llorando, pero no era así. Estaba con los puños apretados con fuerza y miraba hacia abajo. La alcanzó y la tomó de la mano para que se detuviera.

- Detente, Ginny. ¿Qué pasa? - preguntó Harry.

- Harry
- dijo Ginny, al verlo lo abrazó. - Que bien que estés aquí. No quería estar sola.

- Y ¿Por qué no me avisaste para que no tuviera que salir corriendo del comedor?

- No lo se
Había mucha gente. - Ginny soltó a Harry y siguió caminando con él a su lado.

- ¿Quieres contarme que pasó? ¿Por qué saliste de esa forma?

- En realidad, preferiría que no lo supieras. Te enfadarás si te cuento. - Ginny lo miró.

- Me enfadaría más si NO me lo cuentas, Ginny.

- Si te cuento, ¿prometes no enfadarte?

- Eso depende. Si alguien te dijo algo para que salgas de esa manera, obviamente, me enfadaré con esa persona.

- Bueno, mejor te lo digo yo antes que otra persona
-Ginny suspiró- Cuando me fui a bailar con Dean, todo estuvo bien. Nos estábamos divirtiendo, por que era música rápida. Pero luego empezó a sonar una balada y yo quería ir a buscarte pero él me detuvo y me agarró para bailar. Intenté soltarme todo lo que pude pero no quería armar mucho alboroto, así que me quedé bailando. - bajó la mirada - Al terminar, Dean, me llevó hacia una mesa y me alcanzó algo para tomar. La verdad me sorprendía por lo bien que me trataba. Vi a Luna y así fue como logré encontrarte, me despedí de Dean pero me tomó de la mano y me obligó a darme vuelta, se acercó más a mi y eso me asustó así que intenté soltarme, me sostuvo con fuerza y, para colmo, cerca de allí estaba Cho, mirando. Dean me besó - Ginny levantó la mirada y vio a Harry de un rojo fuerte, se notaba que estaba enfadado - pero apenas fueron unos segundos cuando me solté y le pegué una cachetada. Muchas personas se dieron vuelta a mirar, así que salí y vine hasta aquí, y tú me seguiste.

 

- ¿Cómo pretendes que no me enfade al contarme eso? - se quejó Harry. Dio media vuelta y tenia planeado buscar a Dean, pero Ginny lo sostuvo con fuerza para que no fuerza.

Se miraron a los ojos. Ella tenía los ojos húmedos, aunque no se derramó ninguna lágrima. Harry la abrazó por que no le gustaba verla así. Estuvieron, al menos, dos minutos, se soltaron y Harry la besó. Se quedaron hay hasta que escucharon unas voces que los llamaban, dieron media vuelta y se dirigieron al castillo, donde estaban Ron y Hermione buscándolos.

- Allí están, Ron
- Hermione corrió hacia ellos. Ron estaba atrás de ella. - ¿Dónde estaban? ¿Hace cuanto están aquí?

- Hace unos minutos
-mintió Harry - ¿Luna y Neville?

- Ya se fueron a los dormitorios. Vamos, es tarde y si nos ven aquí nos castigaran. - dijo Ron.

Se dirigieron a la sala común. Harry se despidió de Ginny y Ron de Hermione, todos estaban cansados así que subieron a los dormitorios para descansar. Mañana tendrían otro día libre, así que podrían dormir todo lo que quisieran. El día después de mañana ya podrían volver, todos, a la Madriguera.

Despertaron todos al mismo tiempo, no era tan tarde como había creído. Se ducharon y se cambiaron, ese día lo tendrían libre.

/Dormitorio de chicas/

- ¿Qué podremos hacer hoy? - preguntó Ginny. Hermione había pasado por su cuarto y las demás compañeras ya habían bajado.

- No lo sé
No quiero estar aquí todo el día
- admitió Hermione.

- ¿Podremos ir hoy a Hogsmade?

- Quizá, la profesora McGonagall no dijo nada aún
En el desayuno tendría que avisarnos si podemos o no

- Si, tienes razón. Mejor me voy a cambiar, hoy hace un poco de frío ¿no? - Ginny vio por la ventana que había mucho viento.

- Si, algo.

Hermione estaba con un suéter rosado con una línea ancha de color gris y un pantalón de jean, también, gris, zapatos negros y polainas y guantes rosados. Su cabello estaba sujetado en dos colitas y no se había maquillado, por que ni ha ella ni a Ginny les gustaba. Ginny se vistió y se puso un suéter violeta, una falda amarilla, una calza violeta, polainas, guantes, bufanda y una bincha de color verde. Su cabello estaba sujetado con una trenza y, también, estaba sin maquillar.

Los chicos se vistieron de la manera de siempre. Ron con un suéter de la señora Weasley rojo y una campera marrón encima, un jean gris, guantes rojos y zapatos. Harry con un suéter azul, una bufanda y guantes rojos, un jean azul y zapatos. Ambos tenían el pelo desordenado, tal como les gustaba.

Harry vio a Hedwig encerrada en la jaula así que la sacó para que volara, y Ron izo lo mismo con Pigwidgeon. Ginny se puso a Arnold al hombro y Crookshanks seguía a Hermione con los ojos pegados en Arnold.

 

Bajaron todos al mismo tiempo.

- Buenos días
- dijeron Ron y Harry y fueron a saludar cada uno a su novia con un beso en los labios.

- Hola
- Ginny y Hermione también los saludaron.

Se sentaron en los sillones cerca de la chimenea. Ginny y Harry abrazados y Hermione y Ron tomados de la mano.

- ¿Qué podemos hacer hoy? - preguntó Ron.

- De eso veníamos hablando con Ginny. Si la profesora nos deja podríamos ir a Hogsmade
- opinó Hermione - ¿Qué les parece?

- Genial
no hacía falta salir de aquí a mí y Ron. - admitió Harry.

- Si
- Ron miró a las chicas - Ustedes ya salieron ayer de compras, ahora saldrán de vuelta pero con nosotros
- Ron besó a Hermione en la mejilla.

- Digámosles también a Neville y Luna, seguro quieren venir también. - opinó Harry. Vio a Neville sentado solo con un libro en la mano - ¡Eh! ¡Neville!

Neville miró a Harry que le hacia señas para que se acercara. Dejo el libro en la mesa y se sentó en un sofá en frente de Ron y Hermione.

- ¿Qué sucede, Harry? - preguntó.

- Vamos a ir a Hogsmade hoy, si McGonagall nos deja. ¿Quieres venir con nosotros? - dijo Ginny - Capaz venga también Luna, ¿si quiere? ¿Tú quieres venir?

- Claro, Ginny. Me encantaría
estaba muy aburrido hoy. No tenía idea de que hacer.

- Bien
Ahora hay que buscar a Luna.

Salieron de la sala común para ir a desayunar. Harry vio que muchos chicos miraban a Ginny y eso no le agradó, tal vez era por como estaba vestida ayer, pero fue hay cuando notó lo que Ginny estaba usando ahora. Se veía hermosa, pero no quería que todos los chicos del colegio la miraran.

- ¿No se te ocurrió ponerte un jean en vez de eso? - preguntó Harry, susurrándole al oído.

- Harry, por favor. Ayer me dejaste usar algo así, además esto no es tan corto. - respondió Ginny, susurrándole también.

- Pero eso era diferente. Ahora vamos a ir a un lugar donde solo hay magos, no muggles. Podrías haberte puesto algo diferente. - admitió.

- ¿Qué? ¿No te gusta como me queda? - Ginny lo detuvo sosteniéndolo de la mano, dejando que los demás avanzaran.

- No, no es eso. Me encanta como te queda. Te vez preciosa. - Harry acarició su mejilla.

- Entonces, que importa. Yo solo me visto bien para ti, no para los demás chicos. - tomó la mano con la que Harry la acariciaba y la sostuvo allí.

- ¿Enserio me lo dices? - preguntó. Ginny asintió - Ginny, podrías estar usando cualquier cosa y yo, aún así, pensaría que te ves hermosa. - ambos sonrieron.

- Pero ayer me dijiste que me veía como un ángel y, la verdad, estaba completamente diferente. Con vestido, tacos, maquillada. -izo una mueca de asco - Ni a mí, ni a Luna, ni Hermione nos gusta maquillarnos, pero sabíamos que nos veríamos mejor. - Harry soltó una carcajada - ¿De que te ríes?

- Oh, Ginny. Si no les parecía cómodo podrían no a verse maquillado, nosotros las veríamos como ángeles lo mismo. Apenas te vi acercarte ese día al terminar el partido de Quiddicht me pareciste un ángel corriendo hacia mí. Siempre vas a ser hermosa para mí.

Ginny sonrió aún más y besó a Harry. Tomados de la mano se dirigieron a desayunar. Todos los chicos veían a Ginny y, a veces, también a Hermione, que también se veía hermosa. Ron y Harry se estaban enfadando con todas esas personas mirando a sus novias. Y las chicas también se veían incomodas. Luna se acercó a ellas, estaba usando un short blanco, abajo una calza rota apropósito negra, un suéter azul con una L en medio color blanca, el cabello suelto y zapatos blancos. Se sentó entre medio de Ginny y Hermione.

 

- Hola chicas. - saludó Luna.

- Hola Luna
- saludó Ginny - ¿Cómo estas? - aportó Hermione.

- Bien

- ¿Haces algo hoy? - preguntó Hermione.

- No tengo nada planeado. ¿Por qué? ¿Ustedes hacen algo?

- Si. Si la profesora McGonagall nos deja, iremos a Hogsmade. ¿Vienes con nosotros? - Ginny miró hacia la mesa de profesores, todos se veían felices - Seguro nos dejan ir
- susurró.

- Si, claro. Será divertido. - admitió Luna.

Desayunaron de manera normal. Sin prestar atención a los demás. Luna, al igual que Ginny y Hermione, se veía muy linda y, también, captaba las miradas de algunas personas.

- Nunca en mi vida sentí que casi todas las personas de una sala me miraran. - Luna bajó la mirada, pero no estaba avergonzada, si no que parecía divertida.

- A nostras tampoco
-admitieron Hermione y Ginny - Pero ayer también había mucha gente mirándote, Luna. Te veías hermosa anoche. - dijo Hermione.

- Gracias
- ahora si estaba sonrojada.

Al terminar se dirigieron a la mesa de los profesores. La profesora McGonagall no había hecho comentarios sobre los viajes a Hogsmade así que ellos tendrían que preguntarle.

- Profesora McGonagall
- la llamó Luna.

- ¿Si, señorita Lovegood? - preguntó McGonagall.

- Queríamos preguntarle algo
- admitió Ginny. Miró a los demás y prosiguió - ¿Podríamos ir a Hogsmade hoy?

- Mmm
creo que no hay ningún riesgo. - todos sonrieron - Pero - callaron - solo si los alumnos Potter, Weasley y Longbottom las acompañan. - dijo sonriendo.

- Claro
- dijo Ron.

- No hay problema. - aseguró Harry.

- Sera un placer. - agregó Neville.

- Bien
Puedes ir. Si algún alumno les pregunta díganles que tienen que hablar conmigo primero.

- Si, profesora. - dijeron todos, antes de salir del comedor.

Decidieron ir caminando hacia Hogsmade, aunque sabían que el camino sería largo y cansador. Harry abrazaba con un brazo a Ginny para que no sintiera frio, Ron hacia lo mismo con Hermione y Neville y Luna iban tranquilos, sin tomarse de la mano ni nada, ambos estaban sonriendo. Llegaron a Las Tres Escobas donde tomaron todas cervezas de mantequilla, esperaron unos minutos hasta que las chicas decidieron salir y ver la tienda Tiros Largos Moda(una tienda de ropa con sucursales en Londres y Paris). A los chicos no les gustaban esas cosas, ni ir de compras, pero fueron entraron con ellas. Neville y Luna fueron los únicos en quedarse afuera a esperar. Ginny y Hermione tampoco eran de comprar siempre, solo querían pasar a ver y, tal vez, comprar algo que les guste. Hermione había entrado al vestidor para probarse una remera suelta de color turquesa, suelta, manga corta y con, un poco, de escote.

- ¿Y? ¿Qué les parece? - preguntó Hermione, saliendo del vestidor.

- Me encanta, Hermione. Te queda muy, muy bien. - opinó Ginny.

- ¿Ustedes que dicen Ron, Harry? - Hermione sonrió al ver que Ron estaba boquiabierto.

- Te ves hermosa, Hermione. - dijo Ron.

- Si
Te queda bien
- opinó Harry, viéndola.

Hermione rió y se cambió. Después de probó un jean color blanco que tenia en la punta un bordado de flores color rosa. , , . Era lo único que decían para que Hermione no se enfadara. Se compró la remera que se había probado primera junto con el pantalón.

Luego le tocó a Ginny probarse ropa. Lo primero que se puso fue una remera negra, sin mangas, un poco ajustada y con el dibujo de una snitch en medio color amarilla. Al salir Harry fue el que se quedó boquiabierto esta vez.

- ¿Qué tal? - preguntó Ginny, viéndose en el espejo desde todos los ángulos.

- Muy, muy, hermosa te queda esa remera, Ginny. ¿O no, Harry? - opinó su amiga, mirándolo con una sonrisa.

- Si
es cierto. - dijo Harry, Ginny sonrió.

Después un pantalón de jean negro con un cinturón blanco y, al final, otra remera manga larga de color gris, con un poco de brillo. Ginny se compró las dos remeras y el jean.

- ¿Ustedes no se comprarán nada? - preguntó Hermione, riendo.

- No, gracias
- respondieron los chicos.

Salieron del lugar, encontraron a Luna y Neville y salieron a dar un paseo. El viento ya no azotaba con fuerza como antes, ya empezaba a hacer un poco de calor. Ginny había traído una mochila donde llevaba la ropa de Hermione y la suya, y adentro puso las bufandas de todos, junto con los guantes, que ya no necesitaban.

Volvieron a Hogwarts tarde, ese era su último día de clases. Al partir mañana a sus hogares, Harry se quedaría en casa de Sirius, Ron y Ginny en la Madriguera y Hermione con sus padres. Al pasar el tiempo podrían averiguar sobre lo que cada uno de ellos podría empezar a hacer, sus trabajos. Disfrutar su último día en Hogsmade había sido una gran idea, pudieron descansar, pensar en el futuro, el presente pero no en el pasado. Ya no tendrían que preocuparse nunca más de que el peligro los encuentre por estos terrenos.

Nox

¿Como sigue la historia despues de la batalla final? - Fanfics de Harry Potter

¿Como sigue la historia despues de la batalla final? - Fanfics de Harry Potter

Los libros se acabaron, pero quien dice que no se pueda seguir la historia. Recordemos como fue la vez que Harry rompió con Ginny:

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-como-sigue-la-historia-despues-de-la-batalla-finalja-fanfics-de-harry-potter-3359-0.jpg

2023-02-27

 

¿Como sigue la historia despues de la batalla final? - Fanfics de Harry Potter
¿Como sigue la historia despues de la batalla final? - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/37901
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20