Cuídate de los nargles... - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

¡Feliz lectura y feliz Navidad! :)

Allí están.

Se mueven como culebritas translúcidas y sinuosas en torno a la hojarasca verduzca. Son como gusanélidos medio invisibles que desean probar la roja fruta de la pasión y el pecado. Se creen reyes en su paraíso de esmeralda y malaquita, rubíes y granadas. Engullen, asedian, se recrean en su mundo de piedras preciosas.

No puede evitar querer ser como ellos. ¡Vivir rodeada de muérdago debe de ser maravilloso
! Y, sin embargo, ella no puede más que regocijarse en la contemplación de esos seres diminutos y soñar con que, algún día, será capaz de encogerse hasta límites insospechados y volar entre nubes llenas de opíparo pasto.

Disculpa
¿qué estás mirando?

 

Baja la mirada y descubre la cara de preocupación de un muchacho al que no conoce. Calcula que estará en segundo curso como mucho.

Nargles
susurra ella pausadamente mientras señala con parsimonia el manojo de hojas que pende de la viga de madera.

¿Son peligrosos? pregunta el zagal con temor.

Ella lo mira como si fuera un nuevo espécimen de animal fantástico que acabara de descubrir. Observa sus enormes ojos que se abren con incertidumbre, esperando una respuesta tranquilizadora, y, tras muchos días de melancolía, Luna Lovegood sonríe ampliamente.

Desciende por la escalera de mano a la que estaba encaramada y deposita sus pies en el suelo con delicadeza. Se acerca al muchacho, dirige sus manos hacia su propia nuca y desabrocha uno de los seis amuletos que cuelgan de su cuello.

No tienes nada que temer mientras te proteja esta ristra de mostacillas celestes murmura ella, colocando el que es uno de sus collares favoritos alrededor de la garganta del infante.

El chiquillo sostiene el colgante y lo analiza, poniendo especial atención en cada una de las cuentas azuladas que lo forman y en el corcho de cerveza de mantequilla azucarada que tiene en un extremo. Después, alza la vista hacia la muchacha y musita:

Gracias.

Y, acto seguido, extiende sus bracitos como un águila que fuera a retomar el vuelo y rodea con ellos la figura de la chica. Ella se sorprende y agacha la cabeza: junto a su cintura el semblante de un diminuto koala que se agarra a sus piernas le devuelve la sonrisa con admiración. Acuosos círculos de ondas de pozo azul le sonríen con dulzura desde las profundidades de sus ojos y, de pronto, se esconden en los pliegues de su túnica negra y se derraman pequeñas gotitas saladas. Recetas faciles y rápidas

Muchas gracias
añade de nuevo el portador de los pozos de agua azul acurrucado en su regazo.

Y, después, el muchacho desentierra la cabeza de allí y echa a correr por el pasillo regalando lágrimas de agradecimiento al aire frío de invierno. Luna lo contempla fascinada hasta que el vaivén del collar del corcho contra las metálicas mostacillas deja de oírse en la lejanía.

Sonríe de nuevo, esta vez más abiertamente. Puede que Hogwarts haya dejado de ser Hogwarts, pero, por un momento, parece que ha conseguido olvidarlo con ese regalo de Navidad anticipado.

Porque, por fin, Luna ha descubierto un nuevo espécimen: un koala con una capacidad de asombro tan enorme que supera la de cualquier humano... incluso la de ella misma.

Porque, por fin, ese koala desconocido ha descubierto algo de protección y de amor en un colegio con forma de cárcel mortífaga.

¡Por fin!

Luna Lovegood vuelve a subir por la escalera de mano y estudia los nargles otra vez. Les está muy agradecida y, por este año, se abstendrá de desinfectar el muérdago del castillo: no le importa que le roben los zapatos en estas navidades. ¡Se aguantará! Les debe un regalo y cree que dejarles vivir a sus anchas un año más es un buen presente.

Continúa observando a los reyes del mundo de la esperanza y sus recorridos de babas translúcidos le recuerdan a las lágrimas de su protegido.

Tras unos minutos, Luna Lovegood desciende al suelo y pliega los escalones portables. De camino hacia su sala común, sigue meditando todavía sobre los nargles: le encantan y siempre le han encantado, pero, desde hoy, ya no quiere ser como ellos: no le hace falta.

FIN.

Cuídate de los nargles... - Fanfics de Harry Potter

Cuídate de los nargles... - Fanfics de Harry Potter

Se mueven como culebritas translúcidas y sinuosas en torno a la hojarasca verduzca. Son como gusanélidos medio invisibles que desean probar la roja fruta de

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-cuidate-de-los-nargles-3784-0.jpg

2023-02-27

 

Cuídate de los nargles... - Fanfics de Harry Potter
Cuídate de los nargles... - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/43745
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20