Descubriendo el infierno.. a través de tu cuerpo - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás, a Jotaká :)

Como no me banco el 19 años después, he aquí mis cambios: Historia situada después de la Batalla Final. En Hogwarts. Remus Lupin y Severus Snape siguen vivos (porque a mí se me antoja), ambos son Profesores (de Defensa y de Pociones). Minerva es la Directora. Ginny y Harry son novios; al igual que Ron y Lavander.

Disfruten el primer capítulo :)

____________________________________________________________

Era primero de septiembre.

Hermione se encontraba en su casa de dos pisos en Londres muggle. Se estaba vistiendo para ir al Andén 9 y 3/4 nuevamente. Se estaba empezando a enfadar. Lo cierto es que ella nunca se caracterizó por tener los senos muy grandes, pero ahora, mientras se colocaba el sujetador encontró que le quedaba apretado. Su cuerpo había cambiado demasiado. Ya tenía 18 años. Mientras buscaba otro más grande empezó a pensar en Harry y Ron. Los extrañaba bastante. Eran sus mejores amigos, como sus hermanos, pero hace poco había tenido un sueño bastante raro con ellos:

 

Ella estaba en su casa, a punto de partir a Australia a revertir el hechizo para que sus padres volvieran, y de repente llegaba Harry. Empezaban a hablar en el cuarto de Hermione sentados en la cama y de repente y sin previo aviso, Harry la besa. Ella se sorprendiò, pero correspondiò al beso deslizando sus manos por la nuca de Harry. El resultado fue que él cayò encima de ella. Acostados en la cama el empezó a besar su cuello, mientras que con sus manos tocaba sus senos.

No recordaba màs nada. Vaya sueño. Apenas se levantó tuvo que ir a darse una rápida ducha de agua fría.

Llegó a la Plataforma de donde partiría el Expreso a las 10:30 hs. El tren partía a las 11:00 en punto, por lo que se decidió a sentarse y esperar que llegaran Harry y la familia Weasley. Sus padres, siempre esperaban con ella, pero esta vez fue diferente ya que tenían un importante Congreso de Odontología en Francia, y no podían perder el avión. Estaba tan aburrida que sacó un libro de su baúl y empezó a leer. No se dio cuenta que un par de ojos color gris la miraban de arriba a abajo. Cuando se percatò de ello, vio a Draco Malfoy acompañado de su madre. No querìa hacerlo pero sintiò làstima por él. Tenía 18 años y había perdido a su padre.

Ambos se miraron y Draco le hizo una guiñada. Después de todo, pensó el rubio, Granger no esta nada mal...

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

_____________________________________________________________

Hermione vio con anhelo como llegaban sus amigos y dejó de mirar a Malfoy.

Es cierto que ese rubio estaba demasiado lindo, pero ella, la sabelotodo y correcta Granger no debería tener esos pensamientos impropios.

Vio acercarse a Harry y se preguntó mentalmente donde estaba Ron. Si Hermione Granger se hubiera parado, habría visto a una rubia y un pelirrojo besándose demasiado rápido dentro de una pieza deshabitada que había en la estación.

-Ro-Ro- dijo Lavander mientras Ron chupaba el lóbulo de su oreja.

-Si Lavander, sí- le contestó el chico cuando ella le sacaba lenta y provocadoramente su camisa.

Cuando el pecho musculoso y firme de Ron quedó a la vista de la rubia, ésta bajo su cabeza y empezó morderle los pezones. Ron gemía por lo bajo mientras Lavander hacía esto y deslizaba una mano por el interior de sus vaqueros.

 

Mientras tanto, él empezó a tocar el trasero de la chica, y llevarla más contra sí.

Como ninguno de los dos era muy bueno en transformaciones, se acostaron sobre la túnica de Ron que previamente habían puesto en el piso.

Faltaban 15 minutos para tomar el tren por lo que la pareja no podía demorar mucho. Ron le sacó la ropa interior a Lavander, bajó él sus pantalones y su bóxer y dejó expuesta su virilidad.

-¡Oh Ron!- dijo ella- ¡Te deseo ya!

-Me tendrás- le dijo el mago mientras se hundía de forma brusca en Lavander.

Empezaron un ritmo de forma lenta, pero cuando ella empezó a moverse, Ron no se pudo contener y cambio de posición con Lavander.

La chica acarició con los labios lo que se le ofrecía y Ron mientras tanto rozaba su entrepierna haciendola proferir gemidos de placer

Lavander se apresuró a hacer todo más de prisa por dos cosas, porque el tren se iba y porqe Ron estaba haciendo maravillas en su zona privada..

De un último roce Ron dejó ver su enorme placer mientras la chica hacia lo mismo por la aniquilante explosión que había tenido..


-Ron, creo que esta noche te voy a abrir mi cuarto- dijo Lavander con una sonrisa mientras decía - ¡Fregotego*!-

Salieron sin darse cuenta que un par de ojos grises había visto todo. Malfoy se imaginaba lo mismo con Hermione, y en ese momento tomó una decisión: la sangresucia sería suya...

* ¿Es el hechizo de limpieza, no?

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Cuando Ron y Lavander llegaron tomados de la mano al compartimento donde estaban sentados Luna, Neville, Hermione, Ginny y Harry todos se quedaron en silencio.

Luna, siempre en su propio mundo estaba pensando en el olor a sexo que tenían Ron y Lavander. Se los imaginó juntos, en el piso, llegando al clímax y no pudo evitar que sus bragas se le humedecieran.

Maldijo por lo bajo y todos la miraron. Ella sonrió y dijo que tenía que ir al baño.

-Te acompaño si quieres Luna- dijo Ginny mirándola

-Bueno, si tú quieres- le respondió la rubia con voz suave.

Ambas salieron hacia el baño del tren. Iban caminando por el pasillo. Llegaron frente a una puerta que decía "desocupado" que al entrar las muchachas cambió por ocupado.

-Luna, te noto algo rara, ¿Te pasa algo amor?- preguntó Ginny.

-Es que, Ginny, percibí el olor a sexo que desprendían Ron y Lavander y no pude evitar excitarme- le contestó la rubia como si nada.

Ginny sonrió pícaramente, y metió su mano por debajo de la túnica de su amiga. Lo cierto es qe ambas eran bisexuales; aunque Ginny estuviera con Harry.

Tras esto, Ginny "alivió" a su amiga, como solo ella podía hacerlo, para que luego fuera Luna quien le diera ese alivio a ella..

-Oh Dios ¡Más! - gritó la pelirroja cuando la rubia la llevó mas allá del placer..

Draco Malfoy, que se había puesto una capa invisible y estaba en el baño parado frente a ellas vio todo.

-No sé que me pasa, últimamente veo a todos los Weasley teniendo sexo- pensó el rubio.

 

Tenía una dolorosa erección, ese no era problema, Pansy Parkinson lo arreglaría. Pero sus pensamientos fueron hacia Hermione, ¡Mierda! pensó Draco, ¿Desde cuándo es Hermione?

Esa castaña iba a estar abajo suyo gimiendo, costara lo que costara..

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

[Como puedo manipular los personajes a mi antojo, digo que Teddy no existe. No, Remus nunca se casó con Tonks. Ah, y la Sala de los Menesteres aún funciona, debe funcionar ;) ]

__________________________________________________

Luna y Ginny salieron del baño, no sin antes apuntarse con las varitas y decir "Fregotego."

Draco salió tiempo después a buscar a Pansy.

Cuando llegaron a Hogwarts, Minerva les habló:

-Bienvenidos a un nuevo año en Hogwarts- juntó aire- esperó que todos estén contentos de haber regresado a un nuevo año de educación mágica. Sin la presión de fuerzas oscuras, podremos ser nosotros mismos. Es un placer para mi anunciarles que el profesor Remus Lupin está nuevamente con nosotros para impartir Defensa Contra las Artes Oscuras-

El Gran Comedor estalló en aplausos y gritos de alegría. Lupin se paró y agradeció a todos.

El hombre lobo se sentía realmente feliz. Por fin todos lo miraban con respeto. Algo que él siempre quiso, que no lo discriminaran por su condición de licántropo.

-Ahora..- continúo diciendo Minerva- ¡A comer!-

Nadie se hizo esperar, y cuando las cinco mesas del Gran Comedor (incluyendo la de los Profesores) se llenó, todos empezaron a alimentarse.

La mirada de tres hombres estaba puesta en Hermione Granger: Draco Malfoy, Remus Lupin y para el propio desconcierto del hombre, Severus Snape.

Pero la castaña no se daba cuenta de nada, ya que en ese momento conversaba entretenidamente con Neville, sobre si Snape ese año seguiría restándole puntos a Gryffindor.

Sin quererlo, Hermione llevó la mirada hacia la mesa de los profesores buscando a Snape, y sus miradas se encontraron. La bruja pudo jurar que el le sonreía con esa mirada tan suave, algo impropio de él.

Le dio una sonrisa auténtica, y pudo ver como él le correspondía el gesto.

Bajó nuevamente la vista a su plato, y siguió conversando con Neville.

Nadie, o casi nadie, se dio cuenta que un rubio perteneciente a la casa de Slytherin salía presuroso del Gran Comedor con una chica alta de pelo brillante, llamada Pansy Parkinson.

-Para Draco, ¿qué tanto apuro llevas?- preguntó Pansy cuando llegaron a la Sala de los Menesteres.

-Este es mi apuro- le contestó el rubio llevando la mano de la chica hacia su prominente erección.

-Jaja- rió- ¿pero qué te causo tanto alboroto Draquito?- dijo mientras seguía riendo.

-Algo que si tú lo hubieras visto de seguro estarías más caliente que las medias del Profesor Dumbledore-

Pansy se soltó del agarre de Malfoy y llevó una de sus manos dentro del pantalón de Draco y con la otra acercaba la boca del muchacho hacia ella.

Empezaron a besarse muy despacio, para pasar a un beso rápido y apasionado.

Draco sacó la mano de Pansy de su entrepierna y "tiró" a la chica en la cama que la sala les había proporcionado bajo el pedido de "un lugar para demostrar pasión".

Pansy se subió a horcajadas sobré él, y le sacó la túnica, seguida del pantalón del chico y de su camisa. Sus bóxers también desaparecieron.

 

-Ah-exclamó Malfoy- esto es muy injusto; yo no tengo nada de ropa y tú tienes todo puesto-

-Sácamelo- le respondió ella besando su cuello.

Draco se giró y ahora era Pansy quien se encontraba abajo de él. Sin demorarse más le sacó la falda a la chica y la tiró para un costado, donde también fueron a parar su camisa, su sósten y sus bragas.

-Ahora sí es justo- dijo el rubio

-Draco- le contestó Pansy- llevamos teniendo sexo hace mas de dos años, deja los preliminares atrás. ¡Quiero que te apures, y me ames!-

-¿Tienes otro amante, querida?- le dijo Malfoy acariciando un pezón de ella, que al tocarlo se puso aún mas rígido.

-No, pero tengo sueño. Hazlo de una vez Draco- le contestó con un gemido entrecortado.

Draco no le contestó. Frotó su entrepierna, y al comprobar que estaba lista, se le unió al placer. Pansy lo rodeó con sus piernas y empezaron un ritmo de vaivén rápido que sin durar demasiado los llevó a la cima del placer.

-¡Oh, sí! Draco, sí- gemía Pansy mientras él frotaba su húmeda cavidad.

-Quiero que grites para mí Pansy, quiero que te corras-

Y complaciéndolo, un toque más tardó Pansy en llegar a la cima para él.

Ambos suspiraron y se vistieron apurados de no violar el toque de queda que estaba en el castillo depués de las 10:30.

Salieron deslizándose en la oscuridad hacia las mazmorras como buenas serpientes que eran.

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

En la Sala Común de Gryffindor, a las 11 de la noche se encontraban Ron Weasley, Harry Potter y Hermione Granger.

Dos de ellos se encontraban ensartados en una excitante partida de Ajedrez Mágico, mientras que la tercer integrante del trío de Oro, se hallaba leyendo un gran libro de la Guerra de los Duendes.

Pero al parecer, no estaba tan concentrada como demostraba estarlo. Su mirada, si bien fija en el libro, parecía perdida. Hermione Granger fingía leer, mientras que en realidad pensaba en una persona que le estaba quitando el sueño.. va en realidad eran tres.. ella no podía creerlo
pero, es que los tres eran tan diferentes entre sí:

Uno tenía su misma edad, 18 años, era de la casa de Slytherin, tenía el pelo de un rubio platino, y se llamaba Draco Malfoy. El segundo, era un hombre mayor de 38 años, con el pelo negro cayéndole a ambos lados de su cara y profesor de Pociones, Severus Snape

Y el tercero, para Hermione era el más dulce de todos
Remus Lupin, el licántropo, tierno, también de 38 años de edad

No podía creer que de repente le gustaran tres personas a la vez, no, esto no podía estarle pasando, no a ella..

Pero se dijo a sí misma, que el rubio no le gustaba. No.. era un simple deseo.. algo así, llamado ¿lujuria? ¡Por Dios! ¿Hermione Granger fantaseando con Draco Malfoy?

Para su suerte, o su condena si no lograba nada con ellos, era que ella y Malfoy habían sido nombrados Premios Anuales; por lo que compartirían Torre. Además, como los alumnos debían ser acompañados por algún Profesor, el alumanado eligió casi con unanimidad a Remus, y Minerva y el resto de los Profesores a Severus.

La castaña estaba tan feliz, conviviría con los "sujetos de su deseo".

 

Ella tenía pensado irse mañana a la torre de Premios Anuales, pero decidió hacerlo en ese momento, total, aún no había desempacado nada..

-¡Hey, chicos!- los llamó Herm

-¿Qué pasa Mione?- le preguntó Harry mientras veía como Ron ponía en Jaque a su rey.

-¿Me acompañan a mi nueva torre?- les preguntó la castaña

-¡Claro! Además ya hemos terminado de jugar- le contestó Ron mientras le decía a Harry:

-Jaque Mate, querido-

Los tres se rieron de la voz del pelirrojo, haciendo una clara imitación de una mujer.

Hermione, levantó su varita:

-¡Accio baúl!-

El baúl de Hermione demoró unos segundos en llegar a donde los chicos se encontraban.

La chica, volvió a susurrar otro encantamiento y dijo:

-Baúl locomotor- mientras pensaba en su nueva torre.

El baúl desapareció frente a ellos.

-Hermione, espera-

-¿Qué pasa Harry?- preguntó la chica

-Son mas de las 10:30, el toque de queda ya está en los pasillos del castillo-

-¡Oh! Es cierto, pero para los premios Anuales, no es importante- le dijo ella a los chicos.

-Pero no podremos acompañarte- dijo Harry laméntandose.

-No importa Harry, mañana nos vamos a ver igual, ¿si?- le dijo la castaña mientras depositaba un beso en la comisura de los labios del moreno, sin que el pelirrojo de su amigo se diera cuenta.

Harry se sonrojó, pero le dijo:

-Adios Hermione-

-Chau Harry- besó a Ron en la mejilla- ¡Adiós Ron! Nos vemos mañana chicos-

Se dirigió a la salida de la Sala Común y salió por el Retrato de la Señora Gorda.

Efectivamente, el toque de queda no sonó cuando ella puso un pie en los pasillos de Hogwarts.

La torre donde ella viviría ese último año se encontraba en el octavo piso del castillo, y se accedía a ella de un modo muy particular.

-Hermione Granger- le dijo Hermione a un hermoso cuadro con una orquídea que había en la pared.

El cuadro se abrió dejándola pasar.

Para acceder a la torre, debían decir su nombre. Sólo habían cinco nombres por año, y los de este año eran, claro está, Severus Snape, Draco Malfoy, Hermione Granger, Remus Lupin y Minerva McGonaggall.

Al entrar Hermione pudo comprobar cuan espaciosa era la torre. En el centro, donde vendría a ser la Sala Común, había cuatro sillones, frente a una gran chimenea. En la pared de la izquierda, como la derecha habían dos puertas. Las del lado izquierdo decían 'Draco' y la otra 'Remus'. Y las de las derecha 'Hermione' y 'Severus'.

Pensó que era la primera en llegar y se dirigió a la puerta que decía su nombre cuando sintió una voz:

-Buenas noches Señorita Granger, como ve, somos los primeros en llegar y estamos solos-

-¡Oh

! Hola Profesor Snape, ¿cómo se encuenta usted?-

-Bien gracias, Granger- le respondió el hombre mirando el cuerpo de la casta

ña, deteniéndose más en sus senos que en otra parte de su anatomía.

-¿El Profesor Lupin no está aquí?- preguntó Hermy.

-No Granger, él se muda mañana. Hoy hay luna llena-

-¡Oh! Pobre Remus. Debe ser atroz cargar con el gen de la licantropía-

-¿Remus? ¿Porque a él le dice Remus y a mi Profesor Snape?- preguntó el hombre, sin darse cuenta que se estaba portando como un adolescente celoso.

 

-No tengo ningún inconveniente en llamarte Severus- le dijo Hermione acercándose más al hombre.

-Hum, Granger, jugar con fuego a veces quema- le dijo el hombre tomándola por la cintura mientras su boca buscaba los labios de la castaña.

El primer contacto fue efímero, tan suave, que Hermione dudaba si había sido real o no.

El hombre volvió a besarla, esta vez de forma más apasionada. Buscó el labió inferior de la chica, pidiendo permisó para entrar con su lengua. Ésta se lo concedió sin dudarlo.

Ambas lenguas se tocaban, se probaban. El interior de Severus sabía a menta, a algo fresco. El de la castaña a miel, a algo dulce.

Cuando el beso terminó por falta de aire, la chica le dijo pegada a sus labios:

-Vayamos a mi cuarto, Severus-

-No- contestó él.

-¿Pero por qué? ¿Tan mala soy besando?-

-No es eso Hermione, besas de maravilla, pero yo sólo puedo ofrecerte sexo. Nada de romanticismo y flores; mucho menos promesas para el futuro.-

-No quiero eso, Severus. Sólo quiero saber que se siente que dos cuerpos se fundan en un acto tan... excitante... saber el placer, que según Ginny y Luna, es inimaginable- le respondió la castaña casi rogando.

-Entonces sí quiero... Pero Hermione, eres vírgen, por Merlín- le dijo Severus Snape.

-Si lo soy. Pero esta noche dejaré de serlo.-

Él la tomó por la cintura y se dirigió hacía el cuarto de la chica. La depositó en su cama y él se tumbó encima de ella. Hermione no pudo evitar que un temblor recorriera su cuerpo al sentir como el hombre le subía su buzo rojo y amarillo, típico de Gryffindor.

-¿Sabe Señorita Granger, qué usted me encanta?- le preguntó el hombre mientras besaba su cuello y mordía suavemente el lóbulo de su oreja..

La chica gimió y él le dijo:

-Esto recién empieza Hermione, esto recién empieza-

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

-Severus.. -

El hombre no dijo nada, luego de haberle subido el buzo a la adolescente que yacía abajo de él, empezó a masajearle un seno. Vio como a través de la fina tela los pezones erectos de Hermione señalaban el cielo..

La chica, al sentir ésto, se apretó más contra Snape.

Él siguió masejando uno de los senos de la castaña, mientras que con la otra mano, fue delineando su espalda. La piel de Hermione, era suave, blanca.. el modelo puro de la perfección.

Cuando Severus se hartó de masajear sus senos, decidió que la ropa hacía tiempo que sobraba..

Cuando ambos quedaron desnudos en la cama de sábanas negras, se dedicaron a contemplarse por largos minutos...

-Severus- le dijo Hermione- ¿Por qué me miras de esa manera?

-Es que eres muy hermosa, lejos de la chica sabelotodo que se pasa en la Biblioteca-

La chica se rió.

Él se puso encima de ella, y le preguntó:

-¿Estás segura qué quieres hacer esto?-

Hermione le respondió besando su cuello de manera desesperada..

Era enorme la necesidad que tenían esas dos personas de sentirse juntas..

De sentir sus cuerpos juntos..

Severus la miró y sin decir más nada.. bajó su cabeza y empezó a besar los senos de la castaña.. cuando ella lanzó un gemido, los succionó aún más..

Bajó su lengua a su vientre, mientras le besaba el ombligo.. así hasta llegar a la zona más íntima de Hermione..

 

Ella, al sentir eso, creyó morir..

Jamás un hombre la había besado como lo estaba haciendo Severus Snape en esa excitante noche..

El mordió suavemente, el botón de placer, que sabría llevaría a la castaña a la locura, mientras introducía un dedo dentro de ella, para prepararla a su tamaño..

El resultado de ésto fue a Hermione moviendo sus caderas involuntariamente de arriba a abajo..

Él hombre no aguanto más. Suavemente, abriendo camino con su mano antes, la penetró, mientras besaba sus labios, para suprimir el grito de dolor que Hermione lanzó...

La chica sabía que la primera vez podría doler, pero gracias a Merlín, el dolor, rápidamente fue suplantado por el placer...

Severus, al ver que la chica empezaba, lentamente, a moverse con él, intensificó el movimiento de su miembro dentro de esa cavidad..

-Hermione, no aguanto más, me vengo- le dijo el hombre

-Hazlo Severus, hazlo- le dijo la chica.

De una última embestida, Severus y Hermione tocaron juntos las puertas del paraíso.

Snape salió de arriba de ella, y se acostó al lado. La atrajo hacia sí, y pasó un brazo por su espalda.

Después de que su respiración se tranquilizara, Severus le dijo:

-Hermione, ¿cómo te sientes?-

-Bi... bien, yo creo, que esto, em.. tener relaciones, es realmente placentero-

-Lo es- dijo el hombre besándole el pelo.

-Yo, hum, una vez leí que la segunda vez, es mejor que la primera- le dijo la castaña tímidamente

-Puede ser- dijo Severus mientras posaba una de sus manos en las nalgas de Hermione.- ¿Probamos?-

 

Mientras tanto, en otra parte del castillo, Draco Malfoy pensaba en que Hermione Granger, en pocos días estaría gritando de placer en sus brazos..

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Ese probamos había mandado al cuerpo de Hermione otra oleada de excitación tremenda..

Esa voz sensual que sólo Severus tenía la hacía sentir en el paraíso..

Es que era así. Severus era todo un hombre.. y que hombre..

Pensar que todos sus atributos estaban ocultos en esa maldita túnica negra que llevaba puesta a diario...

La noche entera transcurrió entre gemidos, gritos, idas y vueltas al paraíso y los fluidos de ambos mezclándose...

Pero Severus y Hermione no eran los únicos que estaban dándose placer en medio de gemidos y gritos ahogados..

En una habitación de la Torre de Griffyndor, en la habitación de Ginny Weasley, para ser precisos, ésta se encontraba desnuda, sentada a horcajadas sobre el cuerpo de, nada más y nada menos, que de su hermano, Ron Weasley...

Nadie podía negar qe Harry Potter era, dentro del trío de Oro, el más lindo de los hombres, así como tampoco nadie podía negar que Ron Weasley era quien tenía el mejor físico de los dos..

Su miembro era de un tamaño un tanto grotesco... el glande de él se hallaba humedecido con los fluidos de Ginny, al entrar y salir de su cuerpo..

Pero en esa habitación habían tres personas..

Ron Weasley, que entraba y salía del cuerpo de su hermana de manera desenfrenada..

Ginny Weasley, que sentía su orgasmo próximo a hacer erupción..

Y...

Harry Potter, que en ese momento se retorcía del placer que Ginevra Weasley le estaba causando al practicarle sexo oral...

 

Esa pelirroja era de los mil demonios..

Harry recordó un día que estaban sentados en los jardines de La Madriguera,, escondidos de la vista de todos

HP&GW**************FLASH BACK******************HP&GW

-Harry, ¿sabes cuál es mi más grande fantasía?- le preguntó la pelirroja mientras que con la mano masturbaba a Harry.

-¡Oh! ¡Merlín, Ginny! Sigue así... ¡Sí! No, no lo sé- respiró profundamente y preguntó-¿Cuál es?

-Es hacer un trío. Tú, yo y Ron- dijo con una sonrisa pícara, al ver que Harry se había corrido en su mano.

-¿Es enserio Ginny?-

-¡Muy enserio!-

HP&GW***************FLASH BACK***************HP&GW

Y ahí estaban, en el cuarto de ella, los tres acostados en la cama para satisfacer las necesidades de la ninfómana de su novia..

Lo peor, pensó Harry, es que él no la quería...

Su corazón, y por ende sus sentimientos hace mucho que estaban con ...

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Nota: P.O.V = Point of view = Punto de vista 

P.O.V Harry Potter

Allí estaba él, tendido en la cama mágicamente ampliada al lado de su novia, Ginny Weasley y de su mejor amigo y hermano de su novia, Ron Weasley.

Maldición, él tendría que decirle la verdad a su novia.

No la amaba. Tal vez alguna vez lo había hecho, pero ahora no recordaba ese sentimiento, no para con ella.

Su corazón hacía mucho que le pertenecía a una hermosa mujer.

Una mujer leal, noble, inocente, vírgen (en todos los sentidos), hermosa, sincera, simpática, valiente, orgullosa, terca, sencilla..

Una mujer de 18 años, alta, delgada, de pelo castaño alborotado (siempre comparado con arbustos), de ojos color miel, que al estar enojada relampagueaban..

Una mujer que era la primera en su clase, era prefecta, premio anual..

Hermione Granger, su mejor amiga.

Vaya que Ron era estúpido , Hermione había pasado dos años enamorada de él... y él nada...

Pero se lo iba a decir, le iba a decir que la amaba.. que quería estar con ella, besarla, acariciarla, abrazarla.. hacerle mimos.. perderse en su frescura e inocencia..

 

.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.

 

-¿En qué piensas Harry?- le preguntó su novia

-Ginny, ¿a tí en qué te parece qué va a pensar?- le preguntó su hermano.

-Ron quieres callarte, es una lástima que el tamaño de tu boca sea igual al de tu pene-

 

Harry rió.

 

-Nada Gin, no pensaba en nada-

.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.:.

 

Esa mañana Luna, Ginny y Hermione se hallaban en la sala de los Menesteres, hablando.

La Sala les había proporcionado tres sillones y una estantería llena de libros. Eso era lo que Hermione quería.

-Bueno Hermione, ¿qué quieres contarnos?- le preguntó Ginny

-Hum... yo quería contarles, hum...-

-Largalo ya Hermione- la apuró Ginny

-Que ya soy toda una mujer. Ayer tuve mi primera vez- dijo Hermione sonrojada

Luna y Ginny la abrazaron y le preguntaron:

-¿Con quién, Hermione? ¿Con quién?-

 

-No se rían. Con Severus Snape-

Luna, haciendo acto de la sinceridad que la caracterizaba, le dijo:

-¿Cómo nos vamos a reír? Si Snape tiene el cuerpo perfecto, además ese misterio que lo rodea, no sé, es algo sexy-

-Y si todo lo tiene como la nariz...- dijo Ginny

Hermione, que demoró en entender, les dijo:

-¡Oh, si! No saben, fueron cinco veces en toda la noche-

-Vaya Hermione, ¿quién lo creería?- se burló Ginny

Las tres chicas rieron.

-Ahora sólo te falta una experiencia lésbica y un trío- le dijo Luna

-Luna, ¿cómo dices eso? Un trío vaya y pase. ¿Pero una experiencia con otra mujer? Jamás-

-Si tú lo dices- le dijo la rubia algo mosqueada, pero sin que Hermione se diera.

 

Esa tarde la pasaron entre clase y clase.

Cuando llegó la hora de Pociones, Hermione estaba hecha un manojo de nervios. Tanto, que llegó diez minutos antes.

Entró al salón y se dio cuenta que estaba sola, exceptuando, claro está, al Profesor, que en ese momento la miraba fijamente.

-Buenos días Señor- le dijo la castaña.

El hombre se paró, selló la puerta momentáneamente con un hechizo y se acercó a Hermione

-Señorita Granger, aunque lo lamente en lo más profundo de mi ser, y a sabiendas de que me puedo arrepentir algún día, 50 puntos para Gryffindor-

-¿Qu..qué?- balbuceó la chica

-Si, 50 puntos para Gryffindor-

-Y eso, ¿Por qué Profesor?-

-Por usted. Por ser increíblemente sexy, y haber estado endiabladamente maravillosa en la cama a pesar de ser su primera vez-

La chica se sonrojó y con una mano tomó la de Severus

-Gracias, creo-

Él, se acercó a la castaña y la besó. Dulce primero, apasionado después...

Que bien se sentía estar dentro de la boca de Hermione, pensó Severus.

-Hermione, escucha. Lo de anoche, no puede volver a pasar. Fue genial, pero alguien podría saberlo. Da la casualidad de que ayer estabamos solos pero si Lupin, o peor, Draco hubieran visto algo..-

-¿Sabías que tengo una capa invisible?- le preguntó Hermione al oído, haciendo que en el hombre se expandiera una corriente de excitación.

Ante este comentario el hombre no pudo más que sonreir.

Sacó el hechizo de la puerta, y todos pasaron. Hermione no miró a nadie en particular, pero su mirada se cruzó con la de cierto rubio, que le fijo la vista y se relamió los labios..

Harry se sentó junto a ella.

Ron lo hizo con Lavander.

-Harry-

-¡Hola Hermione! Tengo que decirte algo muy importante- dijo el niño-que-vivió-dos-veces.

-¡Yo también!-

-Primero tú-

-Es algo delicado y bueno, personal. Te lo cuento porque eres mi mejor amigo. La cuestión es que yo... hum... ayer hice por primera vez el amor- le dijo al oído bajito.

-¿Qué?- preguntó Harry. El chico de pelo azabache había tenido la fantasía y la esperanza de ser el primer hombre en la vida de Hermione.

-Si. Pero por el momento no te puedo decir con quien-

-Está bien Hermione, luego hablamos-

-Profesor, necesito retirarme. No me siento bien para tomar la clase- dijo Harry Potter.

-¿Harry qué te pasa?-

-Shh...-la hizo callar mientras le guiñaba el ojo, indicándole que era una broma.

Severus, aunque desconfiado, lo dejó salir.

La noche tiñó el cielo de un azul oscuro, tirando a negro.

 

Sentada leyendo en la Sala Común de los Premios Anuales y los Profesores "Elegidos

'', Hermione se encontraba inmersa en la lectura de un voluminoso libro, cuando de repente, se abrió la puerta del dormitorio de la habitación de Remus Lupin. Éste, se sentó frente a la chica, con un libro ligero en sus manos.

-Buenos noches, Hermione. ¿Cómo estás?-

-Bien ¿y tú Remus?-

-Bien, dolorido pero bien- dijo resignado el licántropo.

 

Hermione hubiera deseado en ese momento poder hacer algo para ayudar a suavizar el dolor que sentía el hombre en ese momento. Guia y trucos de Tiktok

Se lo dijo.

-Gracias Hermione, pero ya pasó. Además, no hay nada que puedas hacer...aunque...-

-¿Qué?- preguntó la chica rápidamente.

-¿Me darías un beso en la mejilla? Por los viejos tiempos- aclaró el hombre

La chica por toda respuesta se levantó y fue hacia donde se encontraba sentado. Se sentó a su lado, y lo miró a los ojos. Le dio un beso en la mejilla. Pero no se separó. Se miraron fijamente, tan cerca uno del otro..

Remus tomó la iniciativa, rozando apenas sus labios con los de Hermione.

Ella reaccionó y le rodeó el cuello con los brazos. Él puso una mano en su cintura para profundizar el beso. Las lenguas se tocaban y jugaban entre ellas...

 

Se separaron por la falta de oxígeno.

-Vamos a mi cuarto, antes de que alguien pueda vernos- le dijo Remus

-Vamos-

Entraron a la habitación de Remus, en la que Hermione pudo ver y juzgar muy parecida a la de ella, por el orden claro.

Se sentó en la cama del hombre y con un movimiento de varita, lo dejó desnudo de pies a cabeza..

Ella sólo reía.

Echó un vistazo al cuerpo de Lupin, y se dio cuenta que no era tan musculoso como Severus, pero tampoco estaba nada mal. Su miembro estaba en el máximo esplendor.

Él realizó el mismo hechizo en Hermione, y la observó, igual que ella había hecho con él.

Se acercó a la cama donde Hermione estaba sentada y la besó apasionadamente poniéndose encima de ella..

Los besos de él descendieron al cuello de la chica, mientras que con una mano empezó a pellizcar suavemente sus pezones.

-¿Hermione, es tu primera vez

?-preguntó

-No-

-Entonces vamos a hacer esto de forma diferente...-

Ella por un momento se tensó; cierto que no era su primera vez, pero tampoco era la 50.

Empezó a besar el cuello del hombre, quien con sus manos estaba masajéando las nalgas de Hermione.

Él besó sus pezones mientras ella le tocaba el pelo, cosa que le encantaba al hombre...

-Estás muy húmeda- le informó

-Lo sé. Todo es por tí,Remus Lupin.-

Él la giró y la penetró de una. Eso que le había dicho no se le iba a olvidar por mucho tiempo. Sus

cuerpos se unieron con una armonía perfecta que ninguno de los dos podría haber imaginado.

Él empezó moviéndose suavemente, pero cuando Hermione se movió con él, empezó un ritmo desesperado.. Estaban tan cerca del orgasmo, tan cerca.. unas embestidas más y ambos llegarían..

Lupin estalló en su interior sin previo aviso lanzándola al paraíso y robándole la respiración..

-Ésto ha sido genial, Hermione, enserio-

-Gracias, creo-

Ella sabía que no podía quedarse. Se vistió bajo la mirada atenta del hombre.

-Adiós Remus-

 

-Adios hermosa-

Hermione salía pensando, que después decían que era el pobre Sirius el de los piropos..

 

Draco Malfoy observó como SU castaña salía de la habitació de Lupin.. eso no se iba a quedar así.

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Muy lejos del Castillo de Hogwarts, en un cálido pueblo al sur de Francia, se hallaba nuestro guardabosques y Profesor del Cuidado de las Criaturas Mágicas, Hagrid.

Éste, estaba discutiendo con Madame Maxime, Olympe para él.

-Olympe, te digo que la Boda tiene que ser en Inglaterra-

-Pego Haggid, aquí está mi familia... ellos son muy impogtantes paga mi-

-Pero Olympe... - pensó por un momento el semi-gigante- ¡Ya sé! Haremos la boda en Hogwarts!-

Olympe pareció pensarlo por un momento.

-Esta bien Haggid, después de todo, mis alumnas pueden pegdeg algunos días de clase para concuggig a la Boda-

Hagrid se acercó, y depositó un beso corto en los labios de Olympe.

La cama que se hallaba en la descomunal habitación de la Dirección en el Colegio de Beauxbatton* era lo bastante fuerte para aguantar el peso de Hagrid, y encima de él, a horcajadas a Madame Maxime.

Necesitaban demostrarse el amor que sentían, necesitaban festejar, que por fin se habían puesto de acuerdo para celebrar su boda, ese acontecimiento que les cambiaría la vida.

Olympe empezó a besar el cuello de Hagrid muy suavemente, y él, abajo de ella, no pudo más que gemir..

Con un movimiento de varita, por parte de la Directora, ambos quedaron desvestidos.

Hagrid empezó, titubeante, a tocar los enormes pechos de Olympe... y en ella se descargó un fuego, mientras sentía correr miel hirviendo por su entrepierna..

-Haggid...-

-Mmm...-

Hagrid llevó un dedo a la entrepierna de su prometida, y lo empezó a frotar contra la protuberancia que Olympe tenía en su centro..

-Más Haggid-

Hagrid, aumentó la rápidez y sintió como ella se contraía encima de él..

Cuando Olympe se recuperó de su orgasmo, Hagrid penetró en ella muy suavemente.. abriendo camino con su mano...

Ambos empezaron una danza erótica que sabía que los llevaría a la cima, cosa que no tardó en suceder..

________________________________________________

Mientras tanto en Hogwarts, Harry Potter se encontraba pensando la manera de poder tirarse a Hermione.. si.. ya no quería "hacer el amor con ella", ahora sólo quería una noche de pasión..

Tal vez sólo debía pedírselo..

N/A: Estoy corrigiendo algunos dedazos, y una que otra palabra mal escrita, como Olivia, que era Olympe. También modifiqué algunas partes del lemon de cada capítulo, pero este.. no me atrevo a hacerlo. ¿Estuve tan loca para escribir esto? Merlín se apiade de miiiiiiiiii

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Nymphadora Tonks nunca se había caracterizado por ser discreta. Es más, si de algo todo el mundo estaba seguro, es que "Tonks" no tenía el más mínimo ápice de discreción.

La metamorfomaga se hallaba recorriendo los pasillos de Hogwarts, en busca de su siempre amado Remus.

Aunque nadie lo supiera, hubo unos meses antes de la batalla final, en que ella y Lupin estuvieron viéndose..

 

Viéndose y compartiendo cama..

La directora, Minerva, le había dicho que al ser sábado, y no haber clases, posiblemente Lupin se encontraría en la Torre de los Premios Anuales y Profesores Delegados.

Cuando llegó frente al cuadro de la orquídea, se apoyó contra la pared esperando que Hermione Granger llegara para decir su nombre a modo de contraseña.

Pasaron alrededor de 10 minutos, y por fin la castaña apareció.

-¡Hola Tonks!- la saludó-¿Qué tal vas?-

-Bien, Hermione. Gracias-

La Premio Anual se paró frente al cuadro y dijo su nombre, dejando un pasillo a la vista.

Ambas chicas entraron.

-¿Necesitas algo más Tonks?-

-No Hermione, gracias. Ahora ya puedo apañarmelas yo solita-

-¡Está bien! ¡Nos vemos, Tonks!-

 

Hermione salió de su torre para dirigirse hacia el antiguo despacho de Remus Lupin, donde el licántropo la había citado para repetir lo de la noche anterior, cosa que la chica aceptó con gusto.

Llegó y llamó a la puerta.

-Pasa- se escuchó la voz sensual del hombre desde adentro

Entró.

Ambos se miraron, y los dos pudieron apreciar en los ojos del otro, la lujuria y el deseo presentes.

-Ven- la invitó el hombre a acercarse al escritorio

La chica fue, y se sentó en sus piernas. El hombre, sin esperar más empezó a besarla apasionadamente.

Sus lenguas entraron en contacto, perfectamente sincronizadas, como si supieran lo que debían hacer hace mucho.

Ese beso no tenía nada romántico ni mucho menos. Estaba cargado de pasión, de deseo, de lujuria pura.

Cuando se separaron por la falta de aire, el hombre comenzó a besar su cuello y a lamer el lóbulo de su oreja. Escuchó claramente como la chica ahogaba un gemido en su propio cuello.

Al ver que eso le gustaba, empezó a mordisquear su cuello fuertemente, tanto que llegó al límite entre lo placentero y lo doloroso..

Cuando los besos dejaron de ser suficiente, Remus trancó con un hechizo la puerta, y colocó un encantamiento silenciador.

Se acuestan en el suelo. Él se encuentra arriba de ella, pero sin recargar todo el peso en la castaña.

Lentamente, sin apuros, el hombre le sacó toda la ropa, besando cada espacio de piel revelado.

Hermione hizo lo mismo con él, exceptuando besar "eso".

Remus quería más. Necesitaba estar dentro de ella, dentro de su cuerpo. Merlín, pensó el hombrelobo, estaba haciéndose adicto a ella.

Quiso comenzar a preparar terreno, por lo que uno de sus dedos se deslizó en el interior de la castaña. Hermione quiso gritar de placer, pero apretó los labios con fuerza para ahogar un gemido.

Hermione acompañó todos los movimientos del hombre con gemidos y vaivénes* de caderas.

Remus respondió al deseo de la chica hundiendo el dedo más profundamente y con más fuerza.

Una y otra vez el dedo la penetró. La castaña recibía cada introducción con sumo placer y entusiasmo.

Un dedo ya no es suficiente para Hermione, y Remus lo sabe, por lo que se posiciona entre sus piernas, y entra sin pedirle permiso alguno..

Poco tiempo pasa antes de que Hermione se deje llevar por ese cúmulo de sensaciones, que le permiten llegar a la cima.. y con dos embestidas más Remus la acompaña..

Tocaron el paraíso juntos..

 

OoOoOoOoOo

Mientras tanto en la Torre de los Premios Anuales, más concretamente en la habitación de Severus Snape, Nymphadora Tonks está por llegar al cielo..

-Un poco más.. ya casi Severus-

Y de dos embestidas, Severus arremeté contra ella, llevándola hacia el orgasmo más aniquilante de la metamorfomaga.

Sin querer pensarlo siquiera Tonks se abrazó a él, recordando como fue que había llegado a esa posición.

NT&SS------------------------------------------NT&SS

Tonks esperó que Hermione se fuera, y golpeó la puerta de Remus. Al no obtener respuesta, se adentró en la habitación.

No estaba allí. Salió dispuesta a ir a buscar al hombre a cualquier parte del castillo, pero no fue necesario, en ese momento entraba Severus Snape.

El hombre la vio y le preguntó:

-Nymphadora, ¿qué haces aquí?-

-Busco a Remus-

-Entonces te voy a ahorrar trabajo. El muy condenado está disfrutando de un cuerpo que yo disfruté antes que él-

-¿Q.. qu..qué?- balbuceó Tonks

-Lo que oíste. Ahora... - le dijo Snape- o te retiras, o te vienes a mi cuarto conmigo-

La bruja no lo dudó y se fue a la habitación de Snape...

Tal vez, era como decía ese refrán muggle:

"Si todo lo tiene grande como la nariz"

NT&SS------------------------------------------NT&SS

-Yo... Severus, debo irme-

-Ve, entonces-

Tonks se vistió, y, no sin dudarlo, le dio un beso de despedida al murciélago de las mazmorras...

oOoOoOoOo

Harry hablaba con Ron acerca de .. Quidditch. Parecía mentira que después de haber hecho aquél maldito trío para consentir a su novia, Ron y él habían hecho como si nada hubiera pasado..

Harry se preguntaba donde estaría Ginny en ese momento...

N/A: Vaivenes: Creo que se dice así. Es como.. va y viene, ¿se entiende no?

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

Harry hablaba con Ron acerca de... Quidditch. Parecía mentira que después de haber hecho aquél maldito trío para consentir a su novia, Ron y él había hecho como si nada hubiera pasado...

Harry se preguntaba donde estaría Ginny en ese momento...

°o°o°o°o°

Y Ginny en ese momento se encontraba en la habitación de cierta chica rubia de Ravenclaw, llamada Luna Lovegood.  

Punto de vista, Ginny Weasley.

¡Oh Circe! Luna es maravillosa. Sé que todos dicen que está loca, y que es una rayada... pero yo sé que no es así... Es tan... hermosa.-. tan llena de vida... daría lo que fuera por dejar a Harry y poder oficiar mi relación con ella... pero no puedo. No tengo el valor necesario. Es cierto que Fred es novio de Lee Jordan, y George de Trent, pero ellos son hombres... me imagino la cara de mamá si fuera y le dijera "-¿Mamá a qué no sabes qué?- -¿Qué cielo?- -¡Soy lesbiana. Mi novia es Luna Lovegood, la hija de Xenophilus-

¡Merlín! ¿Qué está haciendo Luna en mi entrepierna?

 

Punto de vista, Luna Lovegood.

 

¡Por el amor de Morgana! Es tan condenadamente rico lamer la entrepierna de Ginny. Tiene ese sabor tan peculiar que la hace única. Yo la amo tanto. No entiendo por qué ella no se anima a decirles a todos que me ama. Tal vez sea por que yo soy la "Lunática Lovegood"... Sí, ha de ser por eso... Pero ya no puedo seguir amándola así... es una locura... necesito que sepan que ella es ¡mía!. Que sólo yo la puedo hacer gemir así... Que no pueden mirarla con cara de pervertidos... Ah...

 

¡Merlín! ¿Qúe hace Ginny en mis senos?

Después de una hora y media encerrada en la habitación de la rubia, Ginny salió presurosa a la Torre de Gryffindor. Harry aplacaría el ardor de su entrepierna.

Draco Malfoy se encontraba caminando por los pasillos del séptimo piso del Colegio. Se dirigía a la Sala de los Menesteres para aplacar el calor que desprendía el olor de la castaña en la Sala Común de los Premios Anuales..

Al no mirar por donde iba, y dirigirse casi por inercia, se topó con Luna Lovegood, que claramente iba acalorada... y al parecer al mismo lugar que él.

-¿A dónde vas, Lunática?-

-A la Sala de los Menesteres-

-No, tú no puedes ir ahí-

-¿Y eso por qué? Desde donde yo sé, la Sala esta ahí para quien la necesite, y da la casualidad que yo la necesito en este momento-

-Pero no puedes ir, porque yo también voy para ahí-

-Y vamos juntos Malfoy.. ¿Qué problema?-

-Pero tú estás loca Lovegood, además ¿tú que ibas a hacer?-

-Bueno..-

-Ya lo sé.. ibas a estar a sola para.. ¿masturbarte, no?-

-Malfoy.. cállate-

-No me callo, es más, tú eres una mujer-

-Que detallista-

-Sí, lo que quiero decir, es que voy a aplacar mi calor contigo-

-No, no lo harás, porque para eso necesitas mi cooperación, y no la tendrás-

-¡Ah! Pero me parece que me estoy olvidando de nombrar algo. ¿Qué es? ¡Ah! Si, que te vi teniendo sexo Lovegood, con la triadora a la sangre Weasley-

-¿Qu.. qué tú qué?-

-Lo que escuchaste.. En el baño del Expreso de Hogwarts. No lo niegues-

-Igual, aunque ma hayas visto, no me importa, no voy a tener sexo contigo-

-Entonces no te importará que vaya y lo cuente esta noche en el Gran Comedor, ¿Verdad?-

¡No! La verdad a mi no me importaría. ¡Pero a Ginny sí! Mierda- pensó la rubia

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

-Sí, lo que quiero decir, es que voy a aplacar mi calor contigo-

-No, no lo harás, porque para eso necesitas mi cooperación, y no la tendrás-

-¡Ah! Pero me parece que me estoy olvidando de nombrar algo. ¿Qué es? ¡Ah! Si, que te vi teniendo sexo Lovegood, con la triadora a la sangra Weasley-

-¿Qu.. qué tú qué?-

-Lo que escuchaste.. En el baño del Expreso de Hogwarts. No lo niegues-

-Igual, aunque ma hayas visto, no me importa, no voy a tener sexo contigo-

-Entonces no te importará que vaya y lo cuente esta noche en el Gran Comedor, ¿verdad?-

¡No! La verdad a mi no me importaría. Pero a Ginny sí! Mierda- pensó la rubia

-Haz lo que quieras Malfoy- le respondió la rubia

-Bien...- entonces el blondo la tomó de la cintura y la besó desesperadamente...

Estar tan "caliente", hablando vulgarmente, rara vez le pasaba a Malfoy, sólo cuando pensaba en SU castaña..

Merlín...

pensó Draco... ¿desde cuándo es Mi castaña?-

 

Se dio cuenta, que más allá del sexo con Hermione, lo que Draco quería, es tenerla a ella para sí... por siempre...

 

Se dijo que debía cambiar si quería estar a su lado como algo más que mera amistad...

Y besando a Lovegood, llevaría a acostarse con ella... pero sería más bien violación... ya que ella no quería...

Poco a poco fue reduciendo el beso... hasta que se despidió con un suave pico en sus labios.

-Vete, Lovegood... pero que esto no salga de aquí-

Luna no le contestó y se alejó corriendo de allí...

______________________________________________

Hermione Granger estaba leyendo en su Sala de Premios Anuales y Profesores Coordinadores.

Estaba leyendo Historia de Hogwarts, indudablemente, ese siempre sería su libro predilecto.

Pensó en como había cambiado desde la batalla final. Antes era vírgen... ahora se sabía varias posiciones, gracias a sus dos amantes...

Eran tan diferentes el uno del otro...

Severus había sido dulce y paciente la primer vez... pero cuando habían hecho el amor...-tenido sexo, Hermione, no te engañes- por segunda vez había sido salvaje, dominante y espectacular..

Mientras que Remus en todo momento se había portado con una galantería impropia de él...

Pero lo que ella sabía... es que quería seguir disfrutando de esos placeres antes de "sentar cabeza".

Ese pensamiento le trajo la imagen de un rubio egocéntrico a la mente: Draco Malfoy...

El heredero Malfoy no tenía ningún desperdicio... ojos grises que te hacían perder en un mundo de sensaciones al mirarlos... labios finos que hacían delirar queriendo besarlos... el pelo, en donde ella quería enredar sus manos...

El pecho musculoso y tonificado por donde acariciar... un trasero de infarto... y sin dudarlo, la castaña aseguraría que el órgano que lo hacía hombre sería esplendoroso...

El golpe que produjo que se cerrara la puerta del retrato de la entrada, sacó a Hermione de sus cavilaciones y se volvió para ver quien entraba...

Draco Malfoy hizo acto de presencia...

Ella se paró para retirarse, pero haciendo gala de su agilidad, Draco la tomó de la cintura y la apretó contra sí...

-Ma.. Malfoy ¿qué haces?-

-Draco...-

-¿Qué?-

-Mi nombre. Es Draco-

-Ejem.. Draco ¿qué haces?-

-Trató de sentir tu cuerpo junto al mío-

La castaña pudo notar en su bajo vientre la enervación del blondo, y lanzó un suspiro por demás audible.

-Yo.. creo que le mejor es que me sueltes-

-No Hermione... esperé mucho por tenerte así... contra mí-

-Yo... yo no sé que decir...-

-¡Wow! Por una vez Hermione Granger no tiene nada que decir- se burló el rubio.

Pero no lo dijo actuando de mala fé... sino tiernamente... y Hermione viendo esa ternura... entrelazó sus manos con las de él...

-¡Oh, Hermione!-

La besó delicadamente, temiendo romperla... pero cuando ella correspondió el beso con ansias, el beso se tornó apasionado... sus lenguas se entrelazaban... luchando por tener el control...

-¿Quieres ir a mi cuarto?- preguntó el rubio luego de separarse por la falta de aire.

-Mmm.. ¿a qué?- preguntó retóricamente Hermione

-Tranquila castaña... no haremos nada que tú no quieras-

Y esa frase fue lo que convenció de ir con Draco y entregarse a él sin ningún reparo.

Entraron en la habitación del rubio, y se tumbaron sobre la cama, ambos de costado para verse mejor...

 

-Eres tan hermosa Hermione...-

-Mientes-

-No lo hago... eres tan hermosa como una ninfa del bosque... tu cabello castaño es brillante y seductor... tus ojos color miel... rayan lo cotidiando... cuando los veo de cerca como ahora puedo ver que en realidad son de color dorado-

Antes que ella contestara, Draco la besó.

Y a Hermione se le olvidó lo que iba a decirle... simplemente se olvido de pensar...

El vestido negro simple que Hermione llevaba se aflojó por un momentó... y luego la prenda desapareció.

Ella sentía frío... pero eso dejó de importarle cuando el buscó sus pechos sacándole el sósten de manera cálida y sensual.

Con una caricias aquí y allá por parte del rubio, llevándose consigo la última prenda de Hermione, los preliminares habían acabado.

Él se posicionó sobre ella, apoyándose en sus codos para no descargar todo su peso en el cuerpo de la castaña... y penetró en la cavidad de ella que sabía a miel, como él recién había probado...

Empezó a moverse en su interior suavemente... pero cuando ella se movió con él, perdió el control y aumentó el ritmo de sus embestidas...

La castaña gemía descontroladamente... mientras se acariciaba los pechos... Draco al verla autosatisfacerse sintió que su clímax estaba a punto... por lo que empezó a tocar su clítoris con la intención que se corriera antes que él... y lo hizo... ¡Merlín, como lo hizo!

Draco gritó cuando alcanzó el nirvana dentro de ella...

Ese había sido el mejor encuentro de toda su vida... y eso que había tenido mucho a lo largo de los años debido a su temprando despertar sexual...

Ahora no había dudas, quería a esa castaña...

N/A: Tengo otitis (para el menos culto, es una enfermedad que afecta el oído medio haciendo que éste se inflame y duela mucho... bueno ésta es mi definición.. pero tá); por eso la demora.

Disclaimer: Nada me pertenece, excepto ideas. Créditos y demás a Jotaká :)

1 mes después de la noche entre Draco y Hermione

-Deberían darle una oportunidad, realmente es una persona estupenda- dijo malhumora una castaña de ojos color miel.

-¡Oh! Cállate Hermione, de sólo pensar que tú y él se revolcaron me entran nuevamente ganas de vomitar- le respondio uno de sus dos mejores amigos, el de pelo azabache y ojos verde esmeralda.

-Tú lo dices por envidia, Harry- dijo burlándose Ron, sin saber que había dado en el clavo

-¿Es enserio eso Harry?- lo miró Hermione nerviosa.

-Claro- contestó Ron por su amigo -¿Por qué piensas que dejó a Ginny después de hacer aquel maravilloso trío?-

-Harry... yo.. yo no sé que decir-

-No digas nada Mione- dijo el ojiverde- Si tú quieres estar con él te entiendo, pero sabes, es cierto que te amo-

-¡Merlín, Harry! ¿Por qué no me lo dijiste antes de que empezará a salir con Draco?-

-Por varias razones, Hermione. Te veías estupendamente bien de su brazo, y aunque me duela, a Malfoy le hará bien tu compañía. Eres hermosa, tierna, cariñosa...-

-Gracias- dijo sonrojándose

-Sólo hazme un favor, ¿sí?-

-Lo que quieras, Harry-

-Sé feliz- dijo parándose y depositando un dulce y cálido beso en la frente de la castaña.

 

Ron y Harry se dirigieron al interior del castillo, dejando sola a Hermione, frente al lago en aquella tarde de otoño, con sus pensamientos.

-¿Qué hace una joven de Gryffindor sola, aquí afuera?- preguntó un taciturno Severus Snape sentándose junto a ella

-Pensando, Severus-

-Hermione... hacía mucho que no me decías Severus-

-Lo sé. Sería hipócrita de mi parte decirte "Profesor Snape" o "Señor"-

El hombre de pelo negro rió.

-¿Qué te acompleja, pequeña bruja?-

-Mis amigos.Harry acaba de confesarme que me ama, Ron no acepta para nada mi relación con Draco, Ginny no me habla, aunque ahora entiendo su enfado, pero...-

-¿Pero?-

-Aún así, los quiero. Son mis AMIGOS-

-Exacto. Con sus virtudes y defectos esa pandilla apestosa es tu grupo-

Hermione se quedó callada mucho tiempo. Severus y ella no hablaban, pero raramente, ese silencio, roto por algún pez en el agua, no era incómodo.

-¿Estás enfadado conmigo, Severus?

-¿Por qué habría de estarlo?- replicó él

-Tal vez por acostarme contigo solo una vez y haberme olvidado de ti-

-No Hermione. En este caso el hipócrita sería yo si me enojara-

-¿Por qué lo dices?

-¿Recuerdas la noche qué pasamos?-

-Cada segundo- dijo en voz baja, apenas audible

-Entonces recordarás cuando te dije que sólo te podía ofrecer eso. Tú aceptaste, aunque curiosamente, además de ofrecerme sexo, me ofreciste tu virginidad-

-Lo sé- dijo sonrojada

-Por eso no estoy enojado Hermione, lo nuestro fue sólo sexo, ¿Verdad?-

-Si, verdad-

-Y dime- preguntó Snape curioso- ¿Con el pulgoso de Lupin, también fue sólo sexo?-

Hermione respiró entrecortadamente.

-¿Cómo lo sabes?-

-Sólo lo sé. Limítate a responderme-

-Si, fue sólo sexo. Remus se aburrió de mí. Me dijo que no era tan liberal para aceptar alguna de sus.. hum.. sugerencias-

Severus levantó una ceja en un gesto tan típico de él.

-Y...¿Draco?-

-A Draco lo amo- dijo ella, de forma indiscutible.

-Entonces...- dijo Severus- tuviste sexo...- ante la mirada de la castaña- perdón, hiciste el amor con él... ¿Amándolo?-

-No. La primera vez, lo hicimos con ternura, cariño, pero yo no lo amaba-

-¿Y cuándo lo hacen ahora?-

-Es amor. Lo amo más que a nada Severus, quiero ser feliz, y sé que con él lo voy a hacer-

-Te lo mereces, Hermione. Todos nos merecemos ser felices en este jodido mundo-

La chica sonrió. Momentos después, ambos se paraban.

Severus la miró, Draco se estaba llevando un gran premio con él.

-Enserio eres un gran amigo, Severus Snape- le dijo con voz dulce la castaña.

-Claro que lo soy- dijo él, inflando el pecho.

-Y tu ego también-rió la castaña

-No lo extrañes, sabes que nos volveremos a encontrar una vez al año para nuestro encuentro apasionado-

-Claro que lo haremos, Severus-

Y ambos salieron caminando rumbo al Colegio más prestigioso de Gran Bretaña.

Más tarde esa noche

-Oh, sí... Draco sí... ahí... justo ahí- le dijo una castaña al blondo entre gemidos

-Hermione, baja la voz, la gente podría pensar cualquier cosa-

-Es que me duelen tantos los pies, y tus manos haciéndome masajes son como el paraíso-

-Ya te enterarás lo que es el paraíso esta noche, castaña-

 

-No quiero esta noche, Draco...-

-¿Qué? ¿Por qué no?-

-Quiero ahora- dijo la castaña riéndose

Ambos se dirigieron a la habitación de Hermione, esa que se encontraba del mismo lado que la de Severus Snape.

Ambos se miraron mientras se desnudaban, besando cada parte de piel revelada.

Cada vez que hacían el amor era una experiencia única, e incomparable a las otras.

Esta vez no iba a ser la excepción.

Draco acercó sus labios hacia la boca de Hermione, y comenzó a besarla muy suavemente. Con un casto y dulce beso que terminó más rápido de lo que empezó.

-Te amo-

-Y yo a tí, Draco-

Se miraron sonriendo y volvieron a fundirse en otro apasionado beso.

El rubio comenzó a dar suaves mordiscos por el cuello de la chica, mientras ella, sin pudor alguno le tocaba su miembro; el cual se encontraba, duro, caliente y húmedo por el juego previo.

Draco puso sus manos sobre los hombros de Hermione con lentitud y recorrió los brazos lentamente hacia abajo. De inmediato, los ojos de ella se entornaros hasta cerrarse.

-Si
- suspiró Hermione. -Tócame mas-

-Lo haré. Puedes estar segura de ello-

Ambos se acostaron en la cama, sin perder el contacto visual.

Sus cuerpos ardían, y estaban inflamados en el deseo del otro.

Draco se encontraba encima de ella, moviendo sugerentemente su pelvis contra la de ella.

En esos movimientos Hermione podía notar el deseo de Draco, ya que su erección se encontraba rozando su clítoris en ese momentos, y Hermione creía morir.

Draco metió la mano izquierda en la parte de Hermione que estaba más caliente y encontró la fuente de su humedad. La penetró con un largo dedo.

Ella se removió bajo de él, y gimió.

-Oh Draco, ¡Sí!-

-Vente para mi, Hermione-

Y Hermione, cuando él metió otro de sus dedos dentro de ella, lo complació y se vino en su mano.

Se recuperó un momento antes de hablar y dijo:

-Eso, fue condenadamente estupendo-

-Lo sé, mi amor-

El corazón de Hermione pugnaba por salir de su pecho. Amaba tanto a ese rubio.

Los preliminares ya habían quedado atrás.

Draco estaba a punto de entrar en ella.

Y lo hizo.

Lo hizo mirándola a cada segundo, sin despegar jamás su mirada de la de ella.

¡Era tan hermosa!

Empezaron un movimiento conduntende...Sacando y metiendo poco a poco.

Ambos se movían al unisono, tratando de llegar a la cima del placer... al paraíso... A ese nirvana terrenal.

Y cuando lo hicieron, Draco supo que ese era el comienzo de algo maravilloso...

Mansión Malfoy, un año después

-Severus- gritó Hermione - ¡Qué alegría verte!-

-Lo mismo digo hechicera- dijo Snape con voz ronca

-Pasa, Draco y yo te esperabamos-

Severus entró en esa mansión, que claramente tenía algunos gustos de Hermione enfundados.

Pasaron a la Biblioteca. Draco los esperaba allí.

-Hola Snape-

-Draco-

Hermione estaba radiante, y no era para menos. Su panzita de 4 meses y medio era una completa alegría para el matrimonio Malfoy

-Vamos al grano- dijo Draco

-Draco... que no soy dermatólogo- dijo Snape tratando de ser chistoso

-Jaja- se rió Draco sarcásticamente

En cambio Hermione lloraba de risa

-Bien, lo que queremos Hermione y yo, es que seas el padrino de nuestra hija-

-¿Hija?-

-Si, es nena- dijo Hermione interviniendo - se llamará Amelie-

-Amy- dijo su padre con una dulce sonrisa

-¿Y por qué quieren que yo sea el padrino?-

-Severus, deja de hacer preguntas taradas, y dime que sí- le dijo Hermione

Severus miró a esa bruja maravillosa, a su ex-amante, su confidente, su amiga; y aceptó.

-Después de todo- dijo Draco riendo- eres como el segundo padre. No se me olvidan sus encuentros apasionados una vez al año.

Todos en la habitación rieron.

○•The End•○

N/A: Se terminó... después de más de 350 comentarios, de muchos favoritos,de 13 capítulos, me despido...

Les pasó la página de mi nueva historia, acá en PF, claro:

https://www.potterfics.com/historias/57902

Los quiero mucho, gracias por quedarse hasta el final J

MaR sEV ♥

Descubriendo el infierno.. a través de tu cuerpo - Fanfics de Harry Potter

Descubriendo el infierno.. a través de tu cuerpo - Fanfics de Harry Potter

Como no me banco el 19 años después, he aquí mis cambios: Historia situada después de la Batalla Final. En Hogwarts. Remus Lupin y Severus Snape siguen viv

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-descubriendo-el-infierno-4455-0.jpg

2023-02-27

 

Descubriendo el infierno.. a través de tu cuerpo - Fanfics de Harry Potter
Descubriendo el infierno.. a través de tu cuerpo - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/51431
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences