Dragón contra Dragón - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

Dragón contra Dragón

Pronto,los trovadores de Poniente compondrán canciones sobre este día ViserysTargaryen se recostó en la cama, había un brillo distinto en sus ojos liliáceosque cargaba sus palabras de melancolía . Dirán: así fue como empezó la Era delDragón.

Trazóun gesto cargado de grandilocuencia, su mano se agitó en el aire denso de laestancia, pero su mirada estaba perdida al otro lado de la ventana, muy lejos deallí: en Desembarco del Rey, un lugar misterioso para ella al que debía llamarhogar.

¿Esono te complace, hermano? Daenerys nunca lo había visto así, cuando le contabacómo iba a ser su vida de vuelta en el trono la expresión de Viserys desbordaba orgullo, su voz adquiría nobleza,casi gritaba con entusiasmo, pero esta vez solo era un susurro cansado. Quizá,se atrevió a pensar, había aceptado por fin que jamás recuperarían lo que pornacimiento era suyo.

 

Viserysla miró un instante y sus ojos se abrieron más de la cuenta, como si no hubieserecalado en la presencia de su hermana hasta ese momento. Bajo su repentinamirada Dany se sintió pequeña y retrocedió varios pasos, avergonzada por faltade tacto.

Sí,sí Su respuesta fue vaga, se perdió en el silencio de la habitación. Dany,como muchas otras veces, no era capaz de decir que estaba pasando en la cabezade su hermano y el temor de importunarlo de nuevo la forzó a guardar silencio Nacimos para gobernar los Siete Reinos, hermanita, y hoy es el día en queempieza nuestra conquista. Cómo hicieron Aegon y sus hermanas, ¿Lo recuerdas?El dragón ondeará de nuevo en cada estandarte.

Unapequeña sonrisa se formó en sus labios y Daenerys asintió con firmeza, siemprele había gustado aquella historia, algunas noches, cuando no podía dormir, suhermano dejaba que se acurrucase en su cama y se la contaba con toda la pompade un juglar hasta que se quedaba dormida. Esas noches siempre soñaba condragones de alas poderosas que lanzabas llamaradas sobre campos y ciudadesrepletas de soldados furiosos. Ella y su hermano los montaban a través de lasmontañas pero jamás se detenían en su viejo castillo, su viaje terminaba en la casade la puerta roja, en su sueño era incluso más grande que los dos dragones yambos eran felices allí, su hermano no la golpeaba cuando lo hacía enfadar yella era mucho más valiente que al despertar.

Elrecuerdo la entristeció, la historia había sido escrita ya y no regresaríanunca a aquella casa en la que por un tiempo fue feliz, su hermano sería rey yen el Trono de Hierro vengaría a su familia masacrada por el Usurpador, pero¿Qué pasaría después? Daenerys había sentido siempre que aquello sería el finaltriste de su trágica historia. ¿La dejaría su hermano con aquella tribu desalvajes? Quizá ese era el plan, solo un Targaryen regresaría victorioso acasa.

Viserys Se tomó un tiempo para escoger bien sus palabras, ni siquiera la miradaimpaciente con que respondió su hermano la amedrentó esa vez , ¿Entoncesregresaremos los dos a casa?

Últimamentecuando él hablaba de su inminente reconquista siempre decía "nosotros", aunqueDany no estaba segura de entender a qué se refería. El legítimo rey de Ponientela escudriño con la mirada antes de ponerse en pie y avanzar hasta ella con lamisma actitud cansada que lo dominaba.

¿Noes lo que quieres? Sus ojos se llenaron de ira por un momento, Dany volvió aalejarse, pensó que él la golpearía y le gritaría lo tonta que era, a veces lohacía sin razón, cuando estaba más desesperado acudía a ella para descargartoda su ira y al final, agotada, se limitaba a dejarle hacer y prometerle, unay otra vez, que lo haría bien la próxima vez
aunque nunca sabía que habíahecho mal.

 

Yo
yo solo quiero la casa con la puerta roja. Quiero vivir contigo allí, comoantes Cerró los ojos con fuerza, anticipando un golpe que jamás llegó, cuantoViserys hizo fue sostenerla por los hombres con más fuerza de la necesaria.Dany gimió aunque el zarandeo no llegó a hacerle daño . ¿Volveremos allí?

Cadapalabra se le atragantaba en la garganta, reticente a ser pronunciada y causarla ira del dragón.

No La respuesta fue tan fría y directa que rompió el corazón de DaenerysTargaryen . Ese no es nuestro hogar, te lo he dicho cientos de veces, perocuando volvamos a Desembarco del Rey tendrán toda una fortaleza de color rojo,Dany, tendrás lo que te pertenece por nacimiento
por sangre y todos seinclinarán ante ti.

Lajoven princesa se deshizo de las manos de su hermano mayor, cientos de lágrimaspugnaban por derramarse desde sus preciosos ojos, pero ella las negó, porque eldragón no llora, el dragón no teme
el dragón solo se mezcla con el dragón.

Perovoy a casarme con Khal Drogo, ¿Qué hará conmigo? En ese preciso momento odióa Viserys por haberla vendido al que probablemente era el peor hombre sobre lafaz de la tierra Quizá no me deje regresar contigo, quizá me tenga que quedarcon él en el desierto para siempre Fue la certeza la que finalmente la hizollorar.

Élresopló con desgana, estaba cansado después de una larga noche en vela y lacabeza le dolía tanto que apenas podía pensar, cuando los guardias que elcondenado de Illyrio había apostado frente a la puerta de su hermana no ledejaron pasar tuvo que ahogar su frustración con otra botella de vino y algúnque otro cabezazo.

Noseas tonta, niña
A pesar de la continua apatía consiguió que su voz, aunqueapagada, sonase molesta Cuando yo seaRey la voluntad de Khal Drogo y su asquerosa tribu de salvajes ya no tendráimportancia.

Daeneryslo miró horrorizada y al mismo tiempo una nota de admiración se iluminó en susojitos. Viserys se limitó a reír y estrecharla entre sus brazos, tan fuerte quesus delgados dedos se clavaban dolorosamente en la espalda de su hermana.

¿Vasa traicionar a quienes te consiguieron el trono? Se sentía incómoda entre susbrazos, Viserys no controlaba su fuerza y a menudo no distinguía el cariño dela brutalidad.

¡Porlos siete infiernos, Dany! El grito resonó en sus oídos y en cada esquina dela anodina habitación, a menudo Viserys se quejaba de la falta de gusto delMaestre Illyrio que los había acogido en su casa de Pentos, las paredes teníanun soso color crema y la cama vieja y la cómoda de arciano no bastaban parallenar la estancia. A veces el suelo crujía y asustaba a Dany por las noches,cuando corría a buscar refugio en la cama de su hermano el colchón de plumas noera lo bastante grande para los dos y Viserys tenía que dormir muy pegado aella para no caerse. Era una de las pocas cosas que en realidad la hacíansentir segura, por lo demás, también odiaba aquel lugar, pero jamás lo decía enalto Todo sobre las islas canarias

Asustadapor la blasfemia de Viserys se acurrucó entre sus brazos en busca de un cobijoque no encontraría en ningún otro lugar.

¿Acasotú sabes lo que quieres? ¿Quieres volver a casa? ¿Quieres que sea un rey justo?¿O prefieres que te abandone a tu suerte en manos de Drogo? La noche anteriorse había mostrado más que dispuesto a dejar que todos los hombres del Khal laviolaran a cambio de un ejército
Dany ya no estaba segura de sí hablaba enserio o solo pretendía asustarla. Su pobre hermano sufría de mucha presión, aveces hablaba sin pensar, si solo ella supiese como hacerlo feliz
peroúnicamente lo empeoraba.

Yo
No sabía que decir, lo que realmente quería era ver cumplido su sueñoinfantil, los dragones y la casa con la puerta roja. Quería ser feliz
Queríaque él fuese feliz. Pero estaba tan asustada al mismo tiempo
Ante la duda solose atrevió a decir la verdad Quiero ser tu reina.

Yano sentía tan tenso el cuerpo de Viserys a su alrededor, cuando se moviódespacio para corresponderle el largo abrazo se dio cuenta de que las manos letemblaban.

Entonces,Daenerys, haz lo que te pido La muchacha agachó la cabeza tratando de rehuirla mirada liliácea del único hombre que la había cuidado. Acudieron a sumemoria las noches que habían pasado en vela por las calles, como su hermano lecontaba historias para distraerla de los temores que la atormentaban, comocompartía su comida y la alejaba del peligro cada vez que su inocencia infantille impedía verlo
Sabía, al mirarlo a los ojos, que se lo debía . Cásate conel señor de los caballos y consigue mi corona, hermana.

Lamano de Viserys hacía presión bajo su barbilla, no se detuvo hasta que los ojosvioleta de Dany volvieron a clavarse en los de él. Cohibida, asintió.

Prométemelo,Dany La desesperación había vuelto a sus palabras, las manos delgadas de suhermano mayor paseaban por su rostro, apartaban lágrimas y cabello por igual,aunque había intención en sus caricias, éstas carecían totalmente de ternura.

Elcarácter de Viserys empeoraba con cada año que cumplía, pero Daenerys no sabíacómo decirle que echaba de menos al chico que la había ayudado a memorizar losnombres de su árbol genealógico con más paciencia que mano dura, ahora solopodía ceder ante sus súplicas y asentir.

T-telo prometo, Viserys
Otra vez apartó su mano, había algo de inapropiado entodo aquello, sí, pero era reconfortante al mismo tiempo y aunque la pequeñaTargaryen sabía que las cosas ya no podrían ser así hubiese dado cuanto teníapor cambiarlo Pero tengo miedo.

Eldragón la soltó de golpe, ahora estaba furioso otra vez, sus ojos lilasdestilaban furia y la joven novia se cubrió la boca con ambas manos paraocultar un gemido aterrado.

¿Cuántasveces te lo tengo que decir? La bofetada retumbó en toda la estancia Eldragón no tiene miedo, ¿Me oyes? ¡¿Me oyes?! Viserys se había puesto frenético y avanzaba en torno a su hermana comoel depredador que busca atacar. Dany lloraba de nuevo y no podía hacer más queasentir una y otra vez encogida por el miedo ¡Voy a ser el rey! Y no puedesestropearlo, niña, ¿Lo entiendes? ¿Eh? ¡No se te ocurra estropearlo! Todo, micorona, mi trono, mi vida
¡Todo! Depende de ti
. Y de tu maldita boda.

Jadeabay parecía aún más cansado que antes, más mayor, Dany no podía dejar de mirarlocon respeto, el hombre que tenía frente a él no era un rey, ni un niño, nisiquiera era su hermano ya, pero la miraba con los ojos muy abiertos, tanmaravillado como ella le devolvía la mirada, no tuvo que decirlo, pero ella losupo, nunca hasta ese aterrador momento le había pedido ayuda.

Seacercaba y Dany retrocedía al mismo tiempo, hasta que su espalda topó contra lapared y comprendió que no tenía escapatoria, Viserys, todavía ausente, acaricióla mejilla que acababa de golpearle y esbozó una sonrisa tan amarga que a ellale rompió el corazón.

Nome falles, Dany, después de todo lo que hemos pasado. No puedes fallarme Susfríos labios se posaron en su frente, fruncidos y apremiantes, después, conmucha más suavidad aterrizaron donde la mejilla de Dany, dolorida, empezaba asonrojarse y se quedaron allí. Ella temblaba.

Nolo haré, hermano. Te lo juro por la sangre del dragón Le pareció vislumbraruna sonrisa en los labios de su hermano y se la devolvió antes de que lailusión se desvaneciera, había empezado a sentir un cosquilleo en el bajovientre y sus ojillos danzaban llenos de curiosidad.

Viserysno se contuvo más, sería el rey y un rey podía tomar aquello que se leantojara. En ese momento ni el trono le parecía mejor. Dany no opusoresistencia, se mantenía quieta, con la barbilla levemente alzada y los brazoscolgando a ambos lados de su cuerpo, cediendo poco a poco al inexperto beso de suhermano. Era una sensación extraña, algo que la pequeña Daenerys no habíasentido antes, ni siquiera cuando soñaba con dragones de alas poderosas; sehabía intensificado el cosquilleo de su bajo vientre y un cálido escalofríorecorrió su espalda cuando Viserys enredó los dedos en su larga cabellera,tenía los ojos cerrados con fuerza y sus pequeñas manitas se sostuvieron de loshombros de él para poder mantenerse en pie.

Supoentonces que así debía ser, que si se portaba como esperaban de ella algún díaasí sería. Cuando su hermano fuese rey, la haría su reina, no dejaría que KhalDrogo le hiciera ningún mal y juntos buscarían a sus propios dragones. Se amaríancomo solo los Targaryen sabían hacerlo.

Ambostuvieron que separarse cuando unos nudillos inquietos golpearon la frágilpuerta, de nuevo las lágrimas pugnaron por salir de sus ojos, pero Dany secontuvo, la forma en que miró a su hermano era una promesa, y lo haría sentirorgulloso.

AltezasAdvirtió Illyrio desde el otro lado , es la hora, los hombres del Khal esperanpara escoltar a la novia.

-------------------------------

Hola a todos, pequeñines.

Antes que nada espero que no me matéis, este es el primer que escribo sobre Canción de Hielo y Fuego... o Juego de Tronos, como vosotros queráis.

Un pequeño Daerys, como yo lo llamo (I ship it so hard!!!) que no he podido evitar escribir, jaja

Espero que os guste, comentarios de todo tipo son bienvenidos. :DX

Dragón contra Dragón - Potterfics, tu versión de la historia

Dragón contra Dragón - Potterfics, tu versión de la historia

Pronto,los trovadores de Poniente compondrán canciones sobre este día ViserysTargaryen se recostó en la cama, había un brillo distinto en sus ojos liliác

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-dragon-contra-dragon-potterfics-1752-0.jpg

2023-02-27

 

Dragón contra Dragón - Potterfics, tu versión de la historia
Dragón contra Dragón - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/142024
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20