Edward y Bella...¡Humanos! - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Aquí estoy, en el aeropuerto de Phoenix. Me voy a vivir una temporada con mi padre, Charlie, que vive en Forks.
-¡Adiós Bella!-me gritó mi madre, Renée, mientras yo arrastraba mis maletas hacia donde estaba el muchacho del equipaje.
-¡Adiós, mamá!-le grité de vuelta.
-¡Mándale saludos de mi parte a Charlie!
-¡Está bien, mamá! ¡Ya déjame subir al avión!-le grité sonriendo.
Al intentar darle mis maletas al muchacho, se me cayeron...
-¡Oh! ¡Lo...Lo siento!-le dije mientras intentaba volver a agarrar mi maleta y dársela.
-Si, no importa...-dijo un poco aburrido el muchacho.
Subí al avion y me fui derecho hacia mi asiento. Cuando llegué, vi que una chica de pelo negro y parado en diferentes direcciones se sentaba a mi lado y miraba por la ventanilla.
-¡Hola!-Dijo la chica, volteando la cara hacia mi dirección con una gran sonrisa en el rostro.-Te he visto por el reflejo del vidrio. Soy Alice, Alice Cullen, ¿y tú?.
-Soy Bella, Bella Swan.-Le dije sonriendo.
-¿Swan?-me preguntó Alice pensativa.-¿Éres la hija del Jefe Swan?
-Si, asi es...
-¡Nuestro padre es amigo suyo!-dijo con la sonrisa de oreja a oreja.-Bah, no es justamente nuestro padre, pero asi lo llamamos...ellos son Rosalie y Emmett-señaló hacia los dos hacientos que estaban al lado nuestro-, y ellos Jasper y Edward.-señalo a los dos chicos que estaban detras de Rosalie y Emmett.-Rosalie y Emmett estan juntos,-me explicó volviendo a mirar por la ventanilla- al igual que Jasper y yo. Edward, en cambio, está solo...aún...-y lanzó una mirada hacia mi, que aún seguía mirando a su familia.
Rosalie, rubia, y muy hermosa, leía una revista sobre moda. Emmett, que parecía un oso, se le notaba que estaba bastante aburrido. Jasper, entre pelo rubio y castaño, en cambio, miraba todo el tiempo por la ventanilla o en ocaciones a Alice. Edward, de pelo cobrizo y ojos verdes, miraba para todas partes. Cuando me miró a mi y notó que yo me había quedado mirándolo, me dirigió una pequeña sonrisa y yo me di vuelta para seguir hablando con Alice, sonrojada.
-Carlisle y Esme son muy buenas personas...-me dijo, y yo me quede mirándola, un poco confundida.-¡Oh! ¿No te dije nada sobre Carlisle ni Esme?-negué con la cabeza- Ellos son nuestros "padres" adoptivos...
-Ah...-le respondí.-¿Así que son muy buenas personas?
-Así es...Oye...-dijo mirando hacia la dirección de Edward y Jasper-Creo,-dijo bajando el tono hasta hacerlo un susurro-que mi hermano, Edward, está interesado en tí.
-¡Oh, si, claro! ¡Ay vamos Alice!, si en Phoenix-le dije hablando al mismo tono que hacia ella-nadie se fijó en mi, ¿Tu crees que alguien lo haga aquí, en Forks?.
-Solo decía...-con una sonrisa pícara.
Me voltée para ver de nuevo a Edward, que miraba en mi dirección y de nuevo, me dirigió una sonrisa y se sonrojó un poco -aunque nunca iba a superar el color de mi sonrojo- cuando se la devolví.
-¡Uh!-dijo Alice abrazando su estómago-Me agarró un poco de hambre...¿A ti no?
-Claro que si...
-Toma..-me dió un sandwich-Lo escondí del muchacho que guardaba el equipaje..-dijo comiendose el suyo.
-¡Gracias!-le dije y empecé a comer mi sandwich
Luego de terminarnos ese sandwich, empezamos a hablar sobre nuestras vidas y familias.

-¡Por aquí, Bella!-me gritó papá apenas bajé del avión.
-¡Hola papáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!-grité cuando Alice me agarró del brazo y me arrastró con ella-¡Ya voy!-le grité a mi padre-¡Alice! ¿Que crees que haces?
-¡Tienes que conocer a mi familia! ¡Oh, vamos!-dijo cuando vio mi cara.
-Oh, está bien..
Carlisle, era alto, rubio y, según me había contado Alice, doctor. Esme, era...hermosa. Con pelo castaño y ojos cafés, parecía la persona más bondadosa del mundo.
-¡Carlisle!, ¡Esme!-gritó Alice.
-¡Alice!-gritaron ambos al unísono.
-Miren a quien traigo...-les dijo cuando ya estabamos a su lado-¡Ella es Bella Swan, la hija del Jefe Swan!
-¡Oh!Encantada, Bella. Soy Esme.-me dijo y me dio un beso en la mejilla.
-Igualmente, Esme...-le dije con una gran sonrisa.
-Encantado, Bella. Yo soy Carlisle.
-Encantada...-le respondi.
-Encantada vas a estar...de Edward..-me dijo al oído.
-¡Alice!-le susurré.-¿Recuerdas lo que te dije?Si no fue en Phoenix, mucho menos en Forks.
-Oh, si. Claro, claro...-me dijo riendo. Me arrastró hacia donde estaban Edward, Jasper, Rosalie y Emmett y dijo-Chicos, ella es Bella, Bella Swan.
-¿La hija del Jefe Swan?-preguntó Emmett con una sonrisa burlona en el rostro. Oh vaya, todos la misma pregunta.
-Así es..-dijo Alice dando saltitos.
-Hola, soy Rosalie.-se apresuró Rosalie a decir antes que Emmett.
-Un gusto, Rosalie.
-¡Soy Emmett!-sonriendo aún más burlón.
Edward puso los ojos en blanco.
-Oh vaya, Emmett, un gusto...-dije riendo.
El resto se rió conmigo.
-Yo soy Jasper...
-Un gusto, Jasper-dije sonriendo.-
-Yo soy Edward-me dijo Edward sonriendo alegremente.
-Encantadísima..-me susurró Alice al oído.
-Un gusto, Edward...-le dije luego de echarle una rápida mirada a Alice.-Oh, presiento que mi padre me llama. ¡Un gusto haberlos conocido!-les dije sonriendo aún más.
Cuando llegué con mi padre, él ya tenía mis maletas.
-Bienvenida a Forks, hija.-Me dijo con una sonrisa de oreja a oreja.
-Gracias, papá.
-¿Así que ya conociste a los Cullen?
-Asi es, son totalmente agradables...
-Ya lo creo. Es más, me contó Carlisle, que hasta van a ir al mismo instituto que tú.
-¡¿Que?! ¿De verdad? ¡Eso es genial!-le dije.
-Ya pensé que dirias eso. ¿Oye, recuerdas a Billy y Jacob Black?
-Em...Si...-respondí confundida-¿Porqué?
-Se pusieron contentísimos cuando les dije que vendrias para aquí.
-¡Que bueno!-dije-Hace varios años que no veo a Jacob por aquí.
-Oh, si.
-Me imagino que debe de haber crecido, ¿no?
-¡No sabes cuanto!-me contestó.-Un poco más y se va a tener que agachar para pasar por el marco de su propia puerta.
-¿Tanto creció?-pregunté. Y me quedé sorprendida al ver que ya habíamos llegado a casa. Con la charla, todo había pasado muy rápido.
-Si, ya lo creo.-Se ve que no había notado mi cambio de expresion de tranquila a sorprendida.
Entramos en casa, fui al baño y me miré en el espejo. ¡Oh! Tenia todo el pelo despeinado por el viento que entraba desde la ventanilla de Charlie. Subí a mi habitación y estaba todo tal cual recordaba. El escritorio, la cama, las sabanas, las

 

cortinas, todo, absolutamente todo. Empecé a desempacar y encontre un CD que habia guardado por si las dudas. ¿Uno solo? No, un montón. Los apilé en mi escritorio y puse el primero que encontré. Pulsé PLAY y seguí desempacando. Oh,

genial. Claro de Luna, mi favorita. Empecé a cantarla, y a dar vueltas mientras ordenaba todo. Cuando estuvo todo ordenado, bajé y preparé la comida.
-Oh, papá...¿Pizza?...Dios, todos los días cocinaré yo.
-Como quieras, hija.
Comimos, fui al baño, me lavé los dientes, me bañé y fuí a mi habitación, me puse mi pijama y fui a darle las buenas noches a Charlie. Cuando subí de nuevo a mi habitación, me acosté y en cuestión de minutos me dormí.

Algo muy luminoso me despertó al día siguiente. Cuando abrí los ojos vi que se trataba de que ya había amanecido y había un sol requete luminoso allí afuera. Miré mi reloj y fui corriendo al baño, me bañé rapidísimo, me vesti para el instituto y ni siquiera desayuné. Cuando llegué al instituto aún faltaban algunos alumnos y me arrepentí de no haber desayunado.
-¡BELLA!-se escuchó un grito emocionado. Alice, pensé.
-¡Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella, Bella!-repetía Alice mientras se acercaba corriendo a mi con los brazos abiertos.
-Oh, por Dios, Alice. Ten cuidado de que no te coma, no desayuné pensando que vendría tarde.
-¡Oh, Bella!-dijo Alice.
-¡Ay, que quieres..!-dije riendo.
-Mañana Jazz, Edward y yo te iremos a buscar ya que Rose y Emmett van ellos solos. Y así lo haremos todos los días. Y si no te despiertas temprano entraremos por la fuerza y te despertaremos y te obligaremos a comer.
-Oh, Dios.
-Y sabes que soy capaz de hacer eso.
-Si, lo se, muy bien.-En el poco tiempo que había conocido a Alice, ya conocia de lo que era y no era capaz de hacer. Ya me sé de memoria toda su vida.¡Ja!.
En eso, tocó el timbre de la escuela.
-Oh, será mejor que vayamos entrando.-dije.
-Muy bien, vamos.
Cuando entramos, todo el mundo nos miraba. La hija del famoso Jefe Swan -de seguro ya todos sabian- y los famosos Cullen.
-Oye, te tocan todas las clases con Edward...-me dijo Alice con una sonrisa pícara.-Con migo, solo Trigonometria.
-Oh, vaya.-¡¿Todas las clases con Edward?!Oh, genial. Otras excusas para Alice. Ya me la imaginaba.. "¿Y? ¿Que hicieron? ¿Se sentaron juntos? ¿Hablaron mucho?" Supongo, que en Trigonometria me iba a obligar a sentarme con ella. Suspiré. Y desperté de mi ensoñación cuando una mano me agarró el brazo.
-¿Adónde crees que vas? ¿No te tocan todas las clases conmigo?-me preguntó Edward.
-Oh, si. Lo siento.-Le dije sonrójandome y entrando detrás de él.
-Solo queda ese banco vacio. Te tendrás que sentar con migo.-dijo sonriendo.
De todas formas lo iba a hacer, pensé. No creía que alguien se quisiera sentar con la hija del Jefe Swan.
Cuando nos sentamos, una chica se dio vuelta de su asiento, mirando en la dirección de Edward y le guiñó un ojo. Pero él no la vió, sino que estaba leyendo el libro. Yo reí.
-¿De qué te ríes?-me preguntó curioso Edward.
-De nada, que se nota, que todas están muertas por tí.-dije mientras me seguia riendo.
Edward puso los ojos en blanco y sonrió.
En ese momento, el profesor empezó a dar la clase.
-Weber, entregue esto.-Le pidió el profesor a una chica flaca y alta.
-Está bien, profesor.-Se paró y empezó a repartir los trabajos.
-Hola, soy Angela Weber. Tu eres Isabella Swan y tu Edward Cullen, verdad?
-Bella, solo Bella, Bella Swan.-dijimos con Edward al unísono. Lo miré y sonrió un poco.
-Si, y yo soy Edward Cullen...-dijo agarrando el trabajo.
-Ah, un gusto conocerlos.-Y siguió repartiendo los trabajos.
-¿Como sabías que me gustaba que me digan Bella y no Isabella?
-Por la cara que les ponias a los que te decian Isabella en el pasillo...-dijo riéndose.
Sonreí por lo que dijo.
La clase terminó y fuimos con Edward a la cafetería, pusimos comida en nuestras bandejas y me fui a una mesa que estaba vacía. Oh, de nuevo. Edward me agarró del brazo y me sonrojé.
-Ay, Bella, para Alice ya eres de la familia, y...para la mayoría también.-Me sonrió.-Asi que, o comes con nosotros o no comes.-Sonrió aún más.
-Oh...-dije.
Me llevó hacia la mesa donde estaba su familia y me sente. Fulminé con la mirada a Alice, había dejado dos sillas juntas -muy juntas- para Edward y para mi. Gracias Alice, pensé. Nos sentamos y Edward quedó al lado de Alice y yo al lado de Emmett.
-Oigan, Rose, Emmett...Ustedes vienen siempre solos al instituto, verdad?
-Si, asi es.-Dijeron al unísono. Gemí en mis pensamientos.
-Está bien, entonces, Jazz, Edward y yo iremos a buscar a Bella todos los días a la casa...Y nos ocuparemos que desayune...-me lanzó una mirada-...y que se levante temprano.
-Oh, que feo que los amigos le hagan eso a la hija del Jefe Swan...-dijo Emmett burlón.
A Edward se le escapó una risita.
-Y,-prosiguió Alice- si no se quiere levantar o no quiere desayunar, nosotros...
-Entraran por la fuerza en mi casa y me despertaran y obligaran a comer.-Terminé.
-Asi es.
Otra risa de parte de Edward. Lo miré.
-Es que...-dijo Edward sin poder contener la risa.-Es que...-y estalla en risas. Y su risa era tan contagiosa que todos no empezamos a reir.
Emmett, aún riendo, se apoya en mi hombro, y Alice en el de Edward, de tal manera que hacían que Edward y yo estuvieramos cada vez más cerca. Suerte que me di cuenta antes, y puse mi hombro contra el de Edward. Te falló el plan, Alice, pensé. Luego de un minuto, dejamos de reir. Edward y yo nos quedamos hombro con hombro y cabeza con cabeza y sacándonos las lágrimas de risa, en eso pude ver a la chica que antes le había guiñado el ojo a Edward, que nos miraba a Edward y a mi con odio.
-Oye...Edward, ¿quien es esa chica que nos mira?-la señalé con un gesto de la cabeza.
-Oh,-rió un poco más- es Stanley-Alice sonrió eufórica-, Jessica Stanley.
-Sigan asi,-nos dijo Alice-en esa pose, ¡Me encanta ver a esa Stanley enojada!-dijo con una gran sonrisa-Mmm...pero mejoremos esto...-y le dijo algo al oído a Edward, en eso, Edward pone su brazo sobre mis hombros, con lo que me sonrojo.
-¿Asi?-preguntó Edward.
-¡Perfecto!-Dijo Alice-Faltaría...-me imaginé lo que le iba a decir.Oh, no.
-¿En la cabeza no es lo mismo? ¿O en la nariz?
-Está bien, pero con la condición de que la semana que viene haces lo que te diga.
-Oh, vaya. Muy bien.-Cuando dijo eso, me dió un beso en la cabeza y otro en la nariz. Luego, vimos en la dirección en que se encontraba Jessica, que estaba que se moria de odio.

 

 

Comeenteen!:)

El día paso rapidísimo. Jessica nos miraba cada vez que estabamos juntos con profundo odio y yo me moría de la risa por dentro. Tal como pensaba, en Trigonometria Alice me arrastró para que me siente con ella y le cuente cada cosa que

haciamos con Edward.
-Pero...¡Solo hacemos los trabajos!-le repliqué.
-¡Ay, Bella! ¡Algo más! ¿Una miradita cariñosa, al menos?
-¡Alice!
-Hay que saber aceptar que Edward está bastante enojado con migo porque me siento contigo. Se ve que queria sentarse donde estoy yo..
Fulminé con la mirada a Alice y me di vuelta para ver a Edward, quien miraba, como en el avión, para todos lados. Y luego, mi mirada se encontro con la de Jessica. Iba a aprovechar que me estaba sentando con Alice para darse

vuelta y hablar con Edward, seguro. ¡Ja! No me equivocaba. En el momento que me di vuelta, note que ella también se daba vuelta, pero...¡Timbre! Y se me escapó una risita.
-¿Qué pasó?-dijo emocionada Alice.
-Mira a Jessica..-le susurré mientras guardaba mis cosas.
-Tiene la misma cara que tenia en la cafetería, ¿Que tiene?-me preguntó.
-Que se había dado vuelta para hablar con Edward...
-Cosa que no iba a conseguir..-me interrumpió Alice.
-...Y justo sonó el timbre. Si tuviera algo que ver con esto, Jessica directamente me culparía.
-Y Edward saldría en tu defensa.
-¡Alice! Por milésima vez, aquí nadie está atraido por...
-Hola!-dijo un chico alto, de pelo negro y ojos un pocos achinados.-Soy Eric. Ojos y oidos de este instituto. Ustedes...Isabella...
-Solo Bella-dijo Edward con una gran sonrisa pasando al lado nuestro. Alice sonrió eufórica.
-Tiene razón..-Por mala suerte, pensé. Ahora Alice me iba a tener "Solo Bella, eh?". Gemí.
-Como quieran-dijo Eric-, Bella Swan y Alice Cullen, ¿cierto?
-Así es.-dijimos ambas al unísono y tratamos de seguir caminando.
-¡Oye, Alice!-se escuchó un grito a lo lejos.
-¿Que pasa, Jazz?-le gritó Alice a Jasper.
-¿Viste a Rose?-le preguntó Jasper cuando estaba al lado nuestro.
-No, ¿por?
-Solo preguntaba..¡Oh, allí está!. ¡Emmett!-dijo Jasper y señalo a Rosalie.
-Gracias, Jasper.-dijo Emmett y fue hacia donde Rosalie.
Cuando ya nos ibamos a casa, Alice prometió que al día siguiente o me levantaba o tiraba la puerta abajo y le decía a Edward que suba a mi habitación y me bese.
-¡Oh, Alice!-le dije sonrojada.
-¿Y que quieres? ¡De alguna forma tendrás que levantarte! Y además, no estaría mal sacarles una foto y mostrársela a Stanley.
-Oh, tienes razón. Pero oye, ¿un beso?. Mejor me despierto...
-Está bien..-y se fue corriendo hacia el Volvo plateado, donde la esperaban todos sus hermanos.
Me subí a mi camioneta y fui despacio para casa. De todas formas, ¿que apuro tenía?. Oh, si tenia un apuro. Hacerle la comida a Charlie. Fui al supermercado y compre todo para hacer la cena. Cuando entré en el supermercado... ¡Oh! Estaba

 

Edward. Sin que él me viera, empecé a agarrar todo lo que necesitaba y luego fui a la caja.
-Hola, Bella!-dijo Edward detrás mio. Ugh.
-Hola Edward!-dije volteándome y dirigiendole una sonrisa.
Pagué todo y cuando me iba a ir, Edward me dijo:
-Oh, recuerda, o te despiertas o entramos por la fuerza.
Y Alice te dirá que me beses, pensé.
-Oh, si. No quiero darle explicaciones a Charlie de porqué su puerta estaba toda destrozada.
-Tienes razón. Adiós, nos vemos mañana.-y sonrió con una sonrisa que me dejó totalmente deslumbrada.
-A...diós...-dije.
Me subí a mi camioneta y manejé deprisa hacia mi casa, para hacerle la cena a Charlie y luego ponerme al día con los deberes.
-¿Bella?-preguntó papá apenas entré.
-Así es, papá.
-Ya me preguntaba porque no llegabas.
-Fuí a comprar las cosas para la cena.
-Y esa fue mi primer sospecha.
Me reí ante el verso que habiamos echo con Charlie. Fui a la cocina y preparé todo rápidamente. Subí a mi habitación y me puse a hacer los deberes. Cuando terminé, recordé que no había visto los mensajes de mi casilla de correo. Cuando abrí

todo solo tenía un mensaje, que era de mi mamá...Preguntándome como me iba en el instituto y como estaba Charlie. Le puse una respuesta bastante corta pero ¿que le iba a hacer? recién hacía un día que me había marchado de Phoenix.

Mamá;
Charlie está excelentemente, cosa extraña, porque me pregunto como hizo para sobrevivir estos años. Imagínate, tengo que cocinar yo. Cuando llegué, habia varias cajas de pizza en la heladera. En el instituto son todos realmente amigables.

Conocí a unos chicos en el avión que resultaron ser hijos del amigo de papá, los Cullen. En la cafetería nos sentamos todos juntos y en clases también. Mañana me vendrán a buscar para ir juntos al instituto.
Besos, Bella.

Tuve que mentir en algunas partes. Claro, ¿nos sentamos todos juntos en clases?, no, solo con Edward, y Alice, en una sola clase. Y mañana solo vendrían Alice, Jasper y Edward ya que Rosalie y Emmett irían ellos solos. Bajé y saqué la comida del

horno, la serví en la mesa y comimos junto a Charlie. Luego vimos un poco de TV, fui al baño, me lavé los dientes y me bañé, y en mi habitación me puse el pijama, fui a darle las buenas noches a Charlie y me tiré en la cama. Mañana sería un día

bastante largo...

Comenten :D

Cuando amaneció, unos bocinazos y unos gritos de "¡BELLA! ¡DESPIERTA DE UNA VEZ!" me despertaron. Me asomé por la ventana y allí estaban Alice, Jasper y Edward. Edward sonrió al ver mi aspecto. En cambio, Alice me gritó.
-¡Oh! ¡Al fin! Pensé que nunca despertarías, ¡Bella Durmiente!. ¡Ahora, baja y ábrenos!.
-Oh, esta bien, Alice.-Dije media dormida.
Bajé y busqué las llaves, abrí la puerta y los hice pasar.
-Supongo que no quieres ir así al instituto-me dijo riendo Edward.
-Sabes porque te abri.-le dije al oído a Alice.
-Quería que no lo hicieras.-me dijo con un puchero.
Me fui a bañar, me puse mi shampoo preferido, con olor a fresas y luego de bañarme me vestí para el instituto.
-Ah, listo.-Y bajé. Alice me esperaba con el desayuno.
-¿Te molesta que nosotros también tomemos?-me preguntó Jasper.
-No, para nada. Sírvanse lo que quieran.-Sonreí.
-¡Oh, genial! ¡Pizza!-dijo Alice.
-¿Dónde?-dijo Edward.
-¿Te molesta, Bella?-dijo Alice con la caja de pizza en la mano.
-Para nada. Y oye, ¿que parte de sírvanse lo que quieran no entendieron?
Edward, Jasper y Alice rieron.
Ya todos desayunados, salimos y yo me fui directo a mi camioneta.
-Ay, Bella.-Suspiró Edward y me tomo del brazo.-La parte iremos a buscar no solo significaba que nos aseguraríamos que comieras. También irás con nosotros. Ida y vuelta.-Dijo Edward rápidamente al ver que yo iba a protestar.
-Oh, bien.-Dije.
Alice se quedó hablando con Jasper detrás nuestro para que Edward y yo sigamos adelante, solos.
-Ya me pregunto que hará Alice hoy para que molestemos a Stanley.-Dijo Edward sonriendo.
-Ja, Alice es capaz de todo.
-¡Oh, Dios!-se escucho la voz de Alice.-¡Edward! ¡Abraza a Bella!
-¿Porq..?-Y su mirada se fijó en Jessica, que iba con Angela. Edward me abrazó por los hombros, y Alice, detrás mio, agarró mi brazo y lo puso al rededor de la cintura de Edward.
-Necesitaban ser más realistas, chicos.-Dijo Alice.-¡Bésala!-le dijo al oido a Edward.
-¡Alice!-la fulminé con la mirada.
-Oh, ¡en la cabeza o en la nariz! Y te doy lo que te prometí.-Le dijo a Edward.
-Oh, en ese caso...-y me besó en la cabeza y la nariz justo en el momento en que Jessica y Angela miraban en nuestra dirección.
Jessica, un poco más y estaba que echaba humo, y Angela, en cambio, sonreía. ¿Porqué? Ah, yo que sé.
Nos subimos al Volvo y fuimos todos al instituto. Al bajar del auto, Alice nos dijo a Edward y a mi que nos tomemos de las manos, que necesitabamos ser realistas.
-Oh, Alice. Pagarás por esto.-Le dije.
-¡Me lo agradecerás!.
Cuando entramos en Biologia, no había ningún banco vacío. Gemí y Edward me miró.
-Es que...Supongo que tendré que sentarme con Stanley-mentí. No quería decirle que no quería sentarme con nadie más que no fuera él.
-Error. Allí hay un banco. Ven.-Me agarró de nuevo de la mano y me arrastró con él. Al pasar al lado de Jessica, pensé... Te ha fallado el plan, ¿verdad, Jessica?.
Para mis adentros, estaba que daba saltos de alegría. ¡Había un banco libre!
La clase empezó, y un chico casi rubio empezó a entregar los trabajos. Mientras miraba al resto de la clase, -la mayoría echaba miradas hacia donde estabamos Edward y yo- vi que Jessica Stanley miraba a Edward y al chico que entregaba trabajos de la misma manera. ¿Peléandose por dos, Jessica?.
Cuando el chico llegó a nuestra mesa, nos entregó los trabajos y las notas de los deberes que habíamos entregado ayer.
-Hola, soy Mike. Mike Newton. ¿Isabella Swan y Edward Cullen?
Fulminé con la mirada a Mike, y Edward notó eso.
-Solo Bella.-Dijo señalándome.
-Gracias-le dije, pero en realidad solo moví los labios, al parecer, me entendió, ya que me dirigió una gran sonrisa.
Cuando miré mis notas, vi que habia un número de teléfono anotado en la parte superior. Al lado decía "Mike Newton" y luego habia otro número. No me detuve a ver de quién era. Eric, pensé. Cuando vi el nombre, vi que no me equivocaba.
-¿Quieres que yo también ponga el número?-me preguntó sarcásticamente Edward, divertido.
Agarré la goma y borré los números y los nombres.
-Alice tenía razón...-Suspiré.
-Usualmente la tiene.-me dijo Edward.
Cuando llegamos a Trigonometria, me sente al lado de Alice.
-¡Tenías razón!-Gemí.
-¿En qué?
-¡Dos chicos gustan de mi!
-¿Edward y quién más?
-No, Mike y Eric.
-Oh. Entonces tres!.-dijo divertida.
-Ni te creas.

-Olvídalo.-Me dijo entre frustrada y divertida Alice. Luego, murmuró algo como "Terca".
-¡Oh! Mira a Jessica.-Me susurró.
Me di vuelta y miré a Jessica, que estaba por darse vuelta y mirar a Edward, y a lo mejor hablar con él.
-Oh, genial.-Dije dandome vuelta bruscamente. Alice murmuró "¡Celos!".-¿Celos?Yo...¡Yo s...no tengo celos!-Dije en un susurro.
-Oh, Stanley, déjame en paz.-Se escucho del fondo. Sonreí.
Me di vuelta de nuevo solo para ver la cara de Jessica. Me di vuelta justo a tiempo para que no me vea, pero me reí bien bajito.
-Oh, por cierto, Bella.-La miré.-¿Cuáles son tus flores favoritas?
-¿Mis flores...favoritas?Oh, emm...Las rosas...
-Las rojas, rosas, azules, o sea, ¿todas?.
-Las azules en especial..
-Oh, genial.-Dijo sonriendo.
Salimos del instituto y fuimos hacia el Volvo plateado. Antes de subir, me encontré con la mirada de Jessica. Está furiosísima, pensé. Sonreí y Edward, Alice y Jasper me miraron.
-Es que..miren la cara de Jessica..-dije aún sonriendo.
Miraron y sonrieron.
-Oye, Bella. Tienes muy buen gusto respecto a las flores.
-Oh, gracias, Alice.-Le dije recordando nuestra charla de Trigonometría.
Nos subimos al auto -Alice al volante y Jasper en el asiento del acompañante, Edward y yo detrás (¡Siempre Edward y yo juntos!)- y Alice le dice a Edward.
-Oye, Edward. Que cara que puso Stanley en Trigonometría.
-Oh. Es una pesada.-Dijo sonriendo.-Solo me hablaba para invitarme -a mi solo- a la fiesta que iba a hacer en su casa.
-¿Una fiesta?-Dijo Alice sonriendo malvadamente.
-Oh, si. Me dijo: -se aclaró la garganta imitando a la perfección la voz de Jessica- Oh, Edward...¿Quieres venir a la fiesta que haré en mi casa?-guiñó un ojo.
Reí bajito, pero Alice lo notó.
-Oh, te ha encantado la imitación a la perfección de Stanley, ¿verdad, Bella?.
Asentí con la cabeza sin dejar de reir.
-Oh, por cierto, ven tú solo.-Siguió imitando a Jessica. Yo me seguí riendo. Cuando terminó, Edward me abrazó por los hombros y apoyó mi cabeza sobre su pecho con la mirada fija en la ventanilla, cuando mire hacia afuera, vi que Jessica estaba

 

 

a unos pasos del Volvo. Me sentía cómoda así. Oh, me parece que Alice lo notó. Me sonrojé. Cuando llegamos a casa no quería salir de esa pose.
-Oh, vamos, Bella-me dijo Alice-mañana cuando te vengamos a buscar, te pones en la misma pose.
-¡¿Eh?!-Dije sonrojada.
-Te conozco.-Me dijo al oído cuando bajamos del auto. Le saqué la lengua y ella rió.
Entré en casa y papá vió detrás de mi y dijo...
-Oh, chicos, pasen, pasen.-Les dijo a Jasper, Alice y Edward.
-¡Oh, gracias Jefe Swan!-Dijo emocionada Alice.
Los tres entraron en la casa y miraron para todas partes.
-Llámenme Charlie.-Dijo amablemente.
-¡Qué linda casa!-Dijo Alice.
-¡Gracias!-Dijimos con Charlie.
-Oh, tengo que ver si no me envió un correo mamá.-Dije acórdandome.
-¿Puedo ir contigo?-Me dijo Alice.
-Claro. Siéntete como en casa.-Le sonreí y luego subí las escaleras. Alice les hizo señas a Jasper y Edward que la siguieran, pero Jasper le dijo a Alice que quería ver el partido que estaba viendo Charlie.
Ya en mi cuarto, Alice soltó un silbido.
-¡Que lindo!
-Bah, no es gran cosa.-Le dije.
-Oh, Bella, tu siempre tan modesta..-Dijo Edward sonriendo.
Prendí mi ordenador y esperé. No. Ningún correo de Renée. Alice y Edward se sentaron en mi cama.
-¡Oh! ¡Qué cómoda!-Dijo Alice.
-¿Así que Jessica hará una fiesta?-Dije mirando a Edward.
-Si, asi es...-Dijo mirándome.
Alice solto una risa malévola.
-Se me acaba de ocurrir algo...Pero primero hay que pedirle permiso a Esme..
-Oh, ¿qué se te ocurrió?.
-¡Nuestra propia fiesta en casa!
-¡Genial!-Dijimos con Edward al unísono.
-Le iré a decir a Jasper. Y de paso, me quedaré un rato mirando el partido.-Sonrió y luego se fue. Con Edward nos quedamos mirándonos.
-Bella, ven, siéntate conmigo.
Me sonrojé, apagué el ordenador y fui al lado de Edward.
Edward me abrazó de nuevo por los hombros y me apoyó de nuevo en su pecho. Sonreí. Luego me levanto la cabeza hacia la altura de la suya y apoyó su frente sobre la mia. Fué acercando su boca a la mia y justo cuando se rozaban, toca

 

Alice la puerta.
-¡Toc, toc! ¿Puedo pasar chicos?.
Edward cerró los ojos, se alejó de mi y fue a abrirle la puerta a Alice.
-Claro, pasa.
Ugh, Alice!¡¿NO PODIAS ELEGIR OTRO MOMENTO PARA TOCAR LA PUERTA?!, grité en mis pensamientos.

Comenteen!:D

-Edward, vayamos ya a casa. Se está haciendo de noche y Carlisle y Esme se preguntarán donde estamos.
-Oh, bien.
-¡Adiós, Bella! Nos vemos mañana a la mañana. -Me dió un beso en la mejilla y luego bajó.
-Esto...Adiós, Edward.-Le dije. Edward se me acercó de nuevo, puso una mano sobre mi mejilla pero... los pasos de Jasper contra los escalones de la escalera. ¡Ugh! Alice, ahora Jasper...
-Adiós.-Dijo Edward con una sonrisa y me besó la mejilla. Esperó en la puerta a que Jasper pase y bajó las escaleras.
-Adiós, Bella.-Me dijo Jasper con una sonrisa y también me besó la mejilla. Bajé con Jasper las escaleras y allí estaban Edward y Alice.
-Bueno, adiós Jef...Charlie.-Dijo Edward.
-Adiós Edward. Siempre serán bienvenidos aquí.
-Muchas gracias, Charlie.-Dijo Alice.
-Bueno, vamos.-Dijo Jasper y tomó a Alice de la mano y fueron hacia la puerta con Edward detrás de ellos. Fui y cerré la puerta.
-Son unos chicos verdaderamente adorables.-Dijo Charlie.
-Así es.
-Lástima que no se queden para cenar..
-Es que no le avisaron a Carlisle y Esme.
-Oh. La próxima vez, les diremos que los llamen de aquí y se queden a cenar.
-Muy bien. Oh, la cena.-Y fui a hacerla.
-Mmm...Que bueno que esta, Bella.-Dijo Charlie cuando estabamos cenando.
-Gracias, papá.
Terminamos de cenar y fui a ver un poco de TV con Charlie. Me aburrí, subí a mi habitación y me puse al día con los deberes, me bañe, me puse mi pijama, fui a darle las buenas noches a Charlie y me acosté. Puse Claro de Luna en mi MP3, me puse los auriculares y cerré los ojos. Eso fue lo único que recuerdo. Me dormí escuchando Claro de Luna. Cuando me dí vuelta para quedar de cara a la ventana, algo quedó bajo mi cabeza. Abrí los ojos y vi que era una rosa...azul. Oh, las únicas personas que sabían que esas flores eran mis favoritas eran Charlie, Renée, Phil y... Alice. A no ser que alguno de los cuatro le hubiera dicho a alguien más que este aquí, en Forks, ¿no?. Me asomé por la ventana, con la rosa en la mano y vi que estaba llegando el Volvo de Edward. Alice se bajó y me gritó...
-¡Oh! ¡Te levantaste antes que nosotros lleguemos! ¡Va a llover!.-Le saqué la lengua y me di vuelta para bajar y abrirles, sin darme cuenta que la rosa se cayó hacia donde estaban Edward, Alice y Jasper.
-Pasen.-Les dije. Me fui a bañar y me vestí para el instituto.
-¡Oh, por cierto, Bella! ¡Eres la invitada de honor en la fiesta en casa!-Me gritaron Edward y Alice.
-¿De verdad?-Dije asomándome.-¡Genial!
-Oye, Bella, ¿te importa?-dijo Alice con la caja de pizza en una mano y una porción en la otra. La miré.-Oh, muy bien, nos serviremos lo que queramos.
-¡Dame! ¡Pizza! ¡Pizza!-Decía Edward estirándose hacia donde estaba Alice. Me reí.
Alice puso la caja de pizza sobre la mesa y los cuatro empezamos a comer. En mi segunda porción, y la tercera de Edward, los dos elegimos la misma porción. Su mano se posó sobre la mia y él apenas sonrió y yo me sonrojé.
-Agarrala tú.-Me dijo Edward.
-No, tómala tú.-Le dije.
-Tú.-Edward.
-Tú.-Yo.
-Tú.-Edward.
-Tú.-Yo.
-Ahh!-Dijo Alice. Tomo la porción y acercó el rostro de Edward al mio, puso cada punta de la porción en nuestras bocas y dijo.-¡Empiecen a comer!
-¡Pigsa!-Se escuchó que decía Edward. Y empezó a comer.
-¡Agigs!-Dije yo en un intento de decir "¡Alice!". Y se cayó la pizza.
-¡Uh!-Dijo Edward.
-No te preocupes, yo lo limpio-dijo Alice.
-¿Vamos ya al instituto?-Dijo Jasper.
-Está bien.-Dijo Edward, divertido.
-Oye, en frente de Stanley, ¿escuchaste, Edward?-Dijo Alice.
-Oh, si. Y tambien le preguntaré en la cafetería sobre que día y a que hora era la fiesta. Iré contigo a preguntarle.-Me miró.
-Muy bien.-Alice sonrió.
Nos subimos al Volvo y Edward me tomo de nuevo por los hombros y me apoyó en su pecho.
-Por si las dudas...-Dijo sonriendo. No pude evitar devolverle la sonrisa.
-Aww...Hacen una linda pareja, chicos.-Dijo Alice.
-Oh.-Dije.
Cuando llegamos al instituto, Edward seguía abrazándome por los hombros y yo a él por la cintura. Fuimos a Biología y Jessica nos miraba furiosa. En la cafetería, fuimos con Edward a preguntarle lo de la fiesta.
-Oye, Stanley.-Dijo Edward.
-¿Si, Edward?-Dijo con voz dulce. Bueh..
-¿Que día y a que hora es tu fiesta?
-El viernes y toda la tarde hasta la medianoche. Pero los que se quieran quedar, que se queden. ¿Qué, vas a ir?-Me lanzó una rápida mirada.
-No. La verdad no me interesa.
-¿Ah, no?-Dijo desesperada.
-No. ¿Vamos, amor?-Me preguntó y yo me sonrojé.
-Claro. Vamos.-Me dió un beso en la cabeza y nos fuimos a la mesa.-Oh, por cierto-dijo bastante alto como para que Jessica escuche-, toma Bella.-Y me dió una rosa azul, idéntica a la que encontré hoy en mi almohada-Se te ha caido hoy de la ventana.-Dijo lo bastante bajo para que solo yo oyera.
-Gracias.-Le dí un beso en la mejilla.-Oh, ahí vienen Alice, Jasper, Rosalie y Emmett.-Dije.
Edward se dió vuelta y miró a sus hermanos.
-Oh, tienes razón.

 

 

Comenteen!(:

-Hola Edward, hola Bella-dijo Rosalie apenas se sentó.
-Hola Rose.-Dijimos ambos.
-Hola Eddie, ¡hola cuñadita!-Dijo Emmett y me abrazó.
-¡Ugh! Y...¡¿Como es eso de cuñadita?!-Dije.
-Sabes que no me gusta que me digan Eddie.-Dijo Edward y le pego en el brazo a Emmett.
-¿Y? ¿Noticias?-preguntó anciosamente Alice.
-Si. La fiesta será el viernes, toda la tarde hasta la medianoche. El que se quiera quedar más tiempo que se quede.-Le dijo Edward.
-¡Genial! Rose, Emmett. El viernes habrá una fiesta en casa.
-Hay que preguntarle a Esme y a Carlisle.-Dijo Rosalie.
-Ya le pregunté a Esme. Y dijo que si. Y Carlisle estará de acuerdo con cada opinión de Esme.
El resto del día pasó rapidísimo. Cuando llegamos a casa, papá me recibió con una sorpresa. Invitó a los 3 Cullen a pasar y les presentó a... Jacob.
-Oh. Es verdad. ¡Creciste muchísimo!.-Le dije sorprendida.
-Y tú tambien. Aunque no tanto como yo.-Dijo divertido y me abrazó.
-Bueno, Jacob.-Dije separándome de él y llendo al lado de Edward, quien me pasó un brazo por los hombros.-Ella es Alice, él es Jasper, y él es Edward.-Dije mirándolo.
-Oh, un gusto, chicos.-Dijo Jacob.
-Oigan-dijo Charlie-ahora que estamos todos, ¿porqué no se quedan a comer?.
-Perfecto.-Dijo Edward antes que nadie.
-Pero...¿Y Esme y Carlisle?-Preguntó Alice.
-Pueden llamarlos desde aquí y avisarles.-Les dije.
-¿Puedo llamar yo primero a Billy? Es que no le dije que vendría para aquí y no quiero darle un tremendo susto.
-Claro, Jacob.-Dijo Charlie.
-Iré a revisar mi casilla de correo.-Dije y subí las escaleras rápidamente.
-Oh, espérame.-Dijeron Alice y Edward al unísono. Subieron detrás de mi y cuando me senté se pusieron detrás mio.
-Oh, si tengo uno.

Bella;
¡Oh! Me imagino, tu padre dale que dale con la pizza todos los días, ¿no?. Tú eres su salvación. Me alegro que encuentres amigables a los chicos. Oh, los Cullen. La familia más bondadosa que encontré en la vida. -Alice solto un ¡Oh! ¡Que dulce!- Y oye...dime, ¿ya te gusta algún chico?-Me parece que Renée pasó mucho tiempo contigo, Alice.-Dije.-Oh, te dejo. Phil acaba de llegar a casa y debo hacerle la cena. ¿Estamos en la misma situación, a que si, hija?
Te quiero, Mamá.

-Veamos.-Empecé a escribir.

Mamá;
Oh, Dios. Te estás pareciendo a Alice. Solo que ella pretende juntarme con el hermano, que está apoyado en mi hombro leyendo esto igual que Alice, en mi otro hombro. Sobre lo de papá, oh si. No se como hizo para sobrevivir. A no ser que haya comido algo sano algún día.-Edward rió- Hoy acaba de venir Jacob aquí a casa. Me llevé una sorpresa cuando entré en casa y lo vi hablando con Charlie. ¡Dios Santo! Creció un montón. Oh, tengo que hacer la cena. Igual que tú.
Adiós, Bella.

 

-Ah, que lindo que hoy es viernes, ¿verdad?-Dijo Alice.
-Si...-Le respondí.
-Oigan, ¿mañana quieren dar un paseo?-dijo Edward.
-Mañana Jazz y yo iremos a Port Angeles.
-Entonces iremos Rose, Emmett, Bella y yo.
-Rose y Emmett van a dar vueltas por Seattle.
-Oh. Entonces Bella y yo. A no ser que vayas a algun lado.-Dijo sonriendo.
-No. Iré.
-Oh, genial-dijo alegremente Edward-iré a abajo a ver TV, ¿vienen?
-No, gracias.Luego iremos.-Dijimos con Alice.
-Oh. Muy bien.-Y se fue.
-Oh, Bella. ¿Cuándo besarás a mi hermano?.
-Cuando se interese en mi, ¿será?.-Dije. Pero al recordar el día anterior... No. Imposible. De última, si alguien cree que Edward está interesado en mi, que me lo diga aqui abajo, que dice "Comenta este capítulo". Ja, que chiste. Edward, Edward ¿interesado en mi? Jaja, menudo chiste.
-¡Se muere por ti, Bella!-Me dijo Alice desesperada.
-Si, seguro. Lo único que falta es que Edward me haya puesto la rosa azul en la almohada. Solo tú, Renée, Charlie y Phil saben que me encantan esas flores.
-Si, ya se. Lo único que te diré, es que Edward es un muy buen escalador.

Comenten (:!!!!!

Alice se levantó.
-Le diré a Edward que suba a hacerte compañía.
-Oh, está bien.-Dije, aún pensando en lo que me acababa de decir. ¿Buen escalador?.
Alice cerró la puerta y se escucharon sus pasos en la escalera, y luego su voz diciéndole a Edward que suba a continuación, se escuchó la voz de Edward contestando. A los pocos segundos, se escucharon sus pasos en la escalera y entró en mi

habitación.
-Toc, toc.-Canturreó con una sonrisa. Se la devolví. Fue y se sentó en la cama, y como el día anterior, me indicó que me sentara con él. Cuando apagué el ordenador y fui a sentarme a su lado, negó con la cabeza. Me tomó de la mano y me

sentó en su regazo. Apoyé mi cabeza en su hombro y mis manos en su pecho. Él me abrazo. Ah, que cómoda estaba. Bostecé.
-¿Sueño?-Me pregunto con su hermosa voz Edward.
-Masomenos..-le dije cerrando los ojos. Edward me besó la cabeza.
No se cuanto tiempo duré despierta, pero en algún momento me dormí. Ahh, estaba en medio de un sueño muy lindo. ¿Muy lindo? Ah, extremadamente hermoso. Edward me besaba, y decía que era la única en su vida y siempre lo sería. Oh, si
esto fuera verdad, diría que esto es obra de Alice. Y ahí si que le agradecería. Estabamos en un prado hermoso. Era un pequeño círculo perfecto lleno de flores silvestres: violetas, amarillas y de tenue blanco. También, se podía oír el burbujeo

musical de un arroyo que fluía en algún lugar cercano. Pero entonces, todo se desvaneció y me desperté.
-¿Bella? ¡Bella, despierta!-susurraba Edward.
Levanté la cabeza aún con los ojos cerrados hacia donde suponía que estaba la cara de Edward y abrí los ojos. ¡Oh! Su rostro estaba a uno o dos centímetros del mio. Nos miramos por un rato a los ojos y luego me dijo:
-Tenemos que bajar a cenar.
-¡Oh, la cena!-Dije. Me había dormido y me había olvidado de hacer la cena.
-Descuida, Alice se ocupó de eso.-Dijo sonriendo como cuando nos vimos en el supermercado e igual a ese día, me dejó deslumbrada.
-Oh, ¿seguro no le puso alguna poción de amor a nuestros platos?-Dije riendo.
-No lo sé. Estuve todo el tiempo aquí, contigo.
-Oh..-Me sonrojé.
-Dos cosas. La primera, tu piel tiene un aspecto adorable.-Me tocó las mejillas.
-¿La segunda?-Pregunté.
-¿Sabias que hablas dormida?-Me pregunto sonriendo.
Puse cara de pánico y asentí, recordando mi sueño. ¡Oh! ¿Qué pude haber dicho?
Edward rió muy bajito. Su aliento me llegó a la cara. Oh, que adorable aroma.
-¿Qué dije ésta vez?-Dije en un susurro.
-Pronunciaste mi nombre...unas cuantas veces.
-¡Oh!
-¿Cómo era tu pesadilla?
-¿Pesadilla?
-Si, porque para que pronuncies mi nombre...
-Ja, te equivocas. En realidad fue un sueño extremadamente hermoso.
-Claro, porque en cada cosa que aparezco yo, todo se vuelve hermoso.-Y sonrió.
Me reí. Él acercó sus labios a los mios pero...
-¡A comer!-Gritó Alice.
-Oh, Alice.-Susurramos ambos. Edward se levantó y me miró, porque yo todavía seguía sonrojada.
Ambos bajamos y nos sentamos. Al igual que en el instituto, Alice dejó dos sillas muy juntas para Edward y para mi.
Comimos, por cierto, la comida estaba muy rica. Alice es una verdadera cocinera.
-Oh, que lástima no quedarnos a dormir.-Dijo Alice, desepcionada.-Es que verdaderamente nos gustó su casa.
-Oh, pero ¿Y Esme y Carlisle?-pregunto Charlie-No sé que dirían ellos.
-Podemos llamarlos.-Sugirió rápidamente Edward.
-Ya los llamo yo.-Dijo Alice contenta y corrió hacia el teléfono. Marcó los números y esperó.-Hola, ¿Esme?. Soy Alice. Si, todavía estamos en lo de Bella. No, no pasó nada. Solamente queríamos saber si nos dejan quedarnos a dormir aquí. ¡Genial!

 

Muchas gracias, Esme. Si. Cualquier cosa llamamos.-Cortó.-¡Si! ¡Nos quedamos!
-¡Excelente!-Dijeron Edward, Jasper y Charlie a la vez.
-Yo no podré quedarme. Así que ya me voy.-Dijo Jacob.
-Oh, que pena, Jake.-Dijo Charlie.
-Un gusto volver a verlos.-Dijo sonriéndo Jacob.
-Igualmente, Jake.-Le dije, Jacob saludó a todos y se fué.
-¿Los pijamas?-Preguntó Alice.
-En casa...-Dijo Jasper.
-Oh, Jazz, acompáñame a casa y traeré nuestros pijamas.
-Oh, está bien.
-Ya venimos.-Alice sonrió.
Cuando se fueron, con Edward subimos a mi habitación y nos pusimos juntos a mirar por la ventana.
-Que linda vista..-Dijo Edward.
-Gracias.-Le sonreí.-Así que...¿eres un muy buen escalador? Me lo dijo Alice.
-Así es.
Nos quedamos un rato callados y Edward pasó su brazo por mis hombros. Luego de un rato, Alice y Jasper regresaron.
-¡Volvimos! Toma Edward.-Le dijo Alice.
-Oh.-Dijo Edward.
Salí de mi habitación para que se pudiera cambiar solo. Cuando terminó, me dejó pasar y salió él para que me pudiera cambiar yo. Ya todos cambiados, Alice dijo:
-Jasper y yo dormiremos aquí.-Dijo en la sala.- Edward y Bella en la habitación de ella.
Subimos con Edward a mi habitación y Edward se tendió en el piso, donde se había preparado una especie de cama.
-Buenas noches, Eddie.-Le dije sonriendo.
-¡Oye!-Me dijo. Nos reímos. Dejé un brazo colgando de la cama, por costumbre, pero Edward me tomó la mano y nos dormimos así, tomados de la mano.

 

Comenteen!(:

Edward POV
Tardé unos cuantos minutos en dormirme. Aún tenia tomada de la mano a Bella y estaba cómodo así. Al día siguiente iríamos al prado, un lugar que descubrimos con Emmett y Alice en una de nuestras excursiones. No se porque, pero tenia la

impresión de que a Bella le iba a encantar. Minutos después que Bella se duerma, empezó a decir, nuevamente, mi nombre. Oh. Me gustaba mi nombre, pero me gustaba mucho más cuando salía de sus labios. Sonreí. Encontré una rosa azul en el

piso y pensé que a Bella se le había caído. No, imposible. Seguramente Alice me puso esa rosa ahí para que se la ponga en la almohada a Bella. Y ya le había dicho que yo era un escalador excelente. Luego me quedé pensando en todos los

intentos de Alice para juntarnos a Bella y a mi. No darían resultados. Ella no se fijaría en mi, creo, y tambien me parecía que le gustaba ese tal... Jacob. Eso me hizo apretar los dientes. Aún dormida, Bella me apretó la mano que tenia agarrada y

sonrió. Me moví hacia un lado, dejando más de la mitad libre de mi "cama", sin soltarle la mano a Bella y me dormí.

Bella POV
Siempre que estaba con Edward mis sueños eran hermosos. Ahora que estabamos dormidos tomados de la mano, mucho más. Cuando me desperté a la mañana, aún estaba de la mano de Edward, pero... ¿Me caí de la cama en la noche?

Edward dormía frente a mi, estabamos cara con cara, y en el medio nuestro, otra rosa azul. Sonreí y me acomodé bajo los brazos de Edward. Se sentía bastante cómodo. Edward me abrazó un poco más, aún dormido, y sonrió. Me dormí y al poco

tiempo me despertaron.
-¿Bella? ¡Despierta!-me susurraba Edward.-¡Bella!.
-Mh...¿Que pasó?-dije con voz dormida.
-No lo sé, pero estás en el piso conmigo.
-¡Oh!-Me sonrojé y el se rió.-Se está cómodo aquí.-Volví a cerrar los ojos y apoyé mi cabeza en su pecho. Él me besó la cabeza.
-Si viene Alice le diré que tú quisiste acostarte aquí...-dijo divertido.
-¡Alice!-Dije y abrí los ojos de golpe.
-Tranquila, supongo que todavia está durmiendo.
-Oh, ¿y Charlie?-Edward se levantó un poco y se fijó por la ventana.
-Se fué.
-Oh, hoy iba a pescar.
-Lindo día.-Sonrió.
-Así es.
-Nos viene perfecto.
-¿Para qué?
-¿Recuerdas que hoy iríamos a dar un paseo?
-Oh si.-Sonreí radiante.

Edward POV
Me pareció que le había encantado la idea de estar todo un día juntos. O por lo menos ese era mi plan.
-¿Te digo una cosa?-Le pregunté.
-¿Qué cosa?-Me preguntó sin quitar esa hermosa sonrisa que tenía.
-Me encanta el aspecto que tienes así toda despeinada.-Y estoy totalmente enamorado de ti, pensé. Me reí y ella se unió a mis risas.
-Me voy a bañar...-Me dijo levantándose.
-Muy bien, luego iré yo.-Le dije.
-Esta bien. Por cierto, buenos días.-Dijo y se rió. Salió de la habitación y se dirigió al baño.
Empecé juntando todo lo mio, luego le ordené la cama y luego empecé a mirar su habitación. En ese momento, ella llegó con una toalla en la cabeza y vestida.
-Alice está despierta.-Me susurró.-Y no tenias porqué juntar todo esto...-dijo sonriendo.-Lo iba a hacer yo.
-No importa.-Le sonreí.-¿Escuchó algo de lo que dijimos?
-No.
-Bueno, iré a bañarme.-Tomé mi ropa y me fui al baño, al pasar junto a Bella, le acaricié la mejilla. Y ella se sonrojó. Me reí.

 

Bella POV
Le dije a Alice que pasara a mi habitación.
-Hoy van con Edward de paseo, ¿verdad?
-Si, así es.-Le dije.
-Veamos que ropa tienes.-Se dio vuelta hacia mi ropero y empezó a buscar ropa.-Oh, está le encantará.-Y me dió el conjunto.-¡Cámbiate!-Me dijo.
Me puse la ropa que me habia dado Alice y cuando ya la tenia puesta Alice solto un silbido.
-¡Hermosa!-Me dijo sonriente.
Empecé a darme vuelta y decirle a Alice-Iré a desayunar, tengo mucha ham...-Al darme vuelta me encontre con Edward, quien tenia todo puesto menos la camisa.-...bre.-Terminé con un hilo de voz. Me sonrojé y baje rápidamente hacia la sala.

Luego se escuchó a Edward preguntarle a Alice donde estaba su camisa. Me preparé el desayuno y vi que Jasper se estaba despertando. Le preparé el desayuno y se lo dejé en la mesa. Subí a preguntarle a Alice si ya había desayunado y

cuando entré, Edward seguía sin la camisa. Le pregunté a Alice, quien me dijo que no había desayunado y bajé corriendo las escaleras, sonrojada. Les preparé el desayuno a Edward y a Alice, y cuando todos ya estabamos desayunando Alice

me dice:
-Oye, Bella. A Edward le pusiste más que a todos nosotros.-Me hizo un puchero.
Miré todas las tazas y vi que estaban todas iguales. Le saqué la lengua a Alice y Edward se rió. Cuando nos quedamos solos con Edward en mi casa, Edward notó algo...
-Oh, Bella, vamos a juego.-Rió.
-¡Tienes razón!
-¿Nos vamos?-Me preguntó.
-Está bien...-Le sonreí.

Edward POV
La tomé de la mano y fuimos juntos hasta el Volvo, que todavía estaba en la puerta de la casa. Alice y Jasper se habían ido con el auto de Carlisle.
En el viaje nos ibamos preguntando cosas mutuamente. Yo le preguntaba sobre Phoenix, sobre Renée y muchas cosas más. Cuando llegamos al bosque, ella al fin me preguntó adonde ibamos.
-A un prado hermoso que descubrimos con Emmett y Alice en unas excursiones que hacemos cada año. Nos encanta acampar en los bosques.
Anduvimos caminando largo rato. Cuando al fin llegamos, Bella se sorprendió.
-Es...¡Es hermoso!-Dijo.-¡Me encanta!-Lo sabía.

Bella POV
Ese prado me hizo acordar a mi sueño. Era igual. Avancé hasta el medio del prado de la mano de Edward. Ambos nos sentamos en el piso y el me abrazó.
-Me encanta..-repetí.
-Me alegro mucho-me dijo sonriendo Edward.
-Oh, lo que sí, hace calor...-Dije.
-Tienes razón. Suerte que traigo una remera manga corta bajo este suéter.
-Igual que yo.-Reí. Edward se saco su suéter y yo el mio. ¡Vaya! Teniamos la misma remera.
-Alice.-Susurramos ambos. Edward me abrazó de nuevo y cerré los ojos.

 

Comenteen!


Adelanto prox. capítulo: ¡¡Primer Beso!!(Con eso ya es decir mucho, ¿verdad?)

Bella POV
Aún con los ojos cerrados, abracé a Edward. Él enterró su rostro en mi pelo y me abrazó más fuerte.
-La semana que viene vas a estar al mando de Alice, Edward...-Le dije en un susurro.
-¿Porqué?-Me preguntó, curioso.
-Porque...¿recuerdas la primera vez que hicimos enojar un montón a Jessica, cuando tu me besaste la cabeza y la nariz?
-Si, lo recuerdo..-Dijo sonriendo.
-Bueno, Alice te había dicho que lo hagas, ¿verdad?..
-No exactamente.-Me quede petrificada.-Ella me había pedido que te bese. No que te bese la cabeza o la nariz.
-Pero entonces, ¿porque no le hiciste caso?-Uh, me pareció que ahí me delaté diciéndole que hubiera querido que lo haya hecho..
-Porque recién nos conocíamos...-Me dijo y me miró a los ojos.
-Tienes razón...-Le dije en un susurró mientras él me sostenía la mirada.
-Entonces, ¿porqué lo de toda la semana al mando del pequeño monstruito Alice?
-Porque cuando tú le dijiste que me ibas a besar, pero en la cabeza y en la nariz, ella te dijo.. "Está bien, pero con la condición de que la semana que viene haces lo que te diga."-Dije tratando de imitar el tono de voz de Alice. Edward rió.
-Imitas la voz de Alice muy bien..-Dijo aún sonriendo y apoyando su frente en la mia.
-Gra-Gracias...-Le dije sonrojándome.
-¿Qué crees que hará esta semana Alice?Digo, que me dirá que haga.
-Ay, nose. Pero estoy segura que lo peor lo guardará para el viernes, para arruinarle el día de su fiesta a Jessica, ¿no crees?
-Tienes razón.-Sonrió. Corté una flor del suelo y la miré
-Oh, que hermosas. Aunque me siguen encantando las rosas azules.-Dije. Con Edward nos reimos. Edward me sacó la flor de la mano y me la puso detrás de la oreja.
-Te ves adorable.-Dudó si decir algo o no.-Con todo lo que te pongas.-Ambos nos sonrojamos.

Edward POV
Sin darnos cuenta, cada uno se fue acercando cada vez más al otro. Me di cuenta porque estabamos frente con frente y nariz con nariz. Bella tenía los ojos cerrados y parecia concentrarse en algo. Fui acercando mis labios a los suyos, pero luego

me detuve. Bella había abierto los ojos y me miraba fijamente.
-¿Pasa algo?-Le pregunté. Bella negó con la cabeza. Al negar, nuestros labios se rozaron. Bella se sonrojó un poco, y la abracé. Tendriamos todo el día para nosotros. El beso podría esperar...¿O no?
-Éres cómodo...-susurró Bella cortando el hilo de mis pensamientos. La abracé más fuerte. Sentía ganas de acariciarle todo el día la mejilla, estar todo el día y todos los días con ella. Nunca había sentido algo igual, aunque cueste creerlo. Bella cerró

 

los ojos.
-¿Tienes sueño?-Le pregunté. Negó con la cabeza.-Si quieres, duerme. Me quedaré aquí contigo.-Por siempre y para siempre, pensé.
Bella se puso de rodillas, frente a mi y me abrazó. Luego me dio un beso en la mejilla y la abracé. Nos quedamos como la noche anterior. Ella con sus manos en mi pecho y su cabeza en mi hombro y yo abrazándola. A los pocos minutos se durmió.

Me quedé mirándola. Pasados otros minutos, empezó a hablar dormida.
-Edward...-Decía. Le acaricié la mejilla y sonrió. Estuvimos varios minutos así. Desde la noche anterior -cuando tambien se durmió conmigo abrazándola- intentaba decir algo más que "Edward". Pasados otros minutos, dijo:
-Edward...Te...Quiero...-Dijo.
-Yo tambien, Bella. Mucho más...-Le susurré. Sonrió.

Bella POV
Luego de un rato, me desperté. Edward me miraba cariñosamente.
-¿Pasa algo?-Pregunté. Negó con la cabeza. Me puse de rodillas frente a él, como había echo antes.
-¿Te desperté yo?-Preguntó preocupado.
-No-le sonreí-tú no me despertaste.
-Está bien.-Me dijo y me sonrió amablemente.-Recién te pusiste mucho más interesante que anoche.
-¿De qué hablas?-Le pregunté, confundida.
-¡Recuerda que hablas dormida!
-¡Oh! Tienes razón. ¿Qué dije esta vez?-Pregunté.

Edward POV
-Aparte de tu nombre.-Aclaró.
-Dijiste mi nombre...y también dijiste que..
-¿Qué cosa?
-Que me querías...-Bella se sonrojó. Apoyé nuevamente mi frente contra la suya y la miré.
-¿De verdad dije eso?
-Si...-Asentí-¿Qué, no es verdad?-Dije desepcionado.
Bella tomo aire, cerró los ojos, se sonrojó aún más y asintió.
-Claro que es verdad.-Sonrió tímidamente y me miró.
Cuando nos dimos cuenta, ya nuestros labios estaban a milimetros. Un segundo después, el beso. Ahh, que bien se sentía. Bella me abrazó un rato después, aún sonrojada.
-Te quiero..-Me dijo con una sonrisa.-Mucho, mucho. Oh.-Dijo y se tocó el estómago. Luego miró al cielo y dijo-¡Vaya! Ya es de noche. Y tengo hambre.-Hizo una mueca.
Me levanté y la tomé de la mano mientras ella se levantaba.
-¿Le diremos a Alice?-Me dijo Bella.
-No lo sé. A lo mejor esperamos la fiesta en casa, ¿no crees?
-Oh, si. Tienes razón.
Nos subimos al Volvo y empecé a manejar, sin soltarle la mano a Bella. En una ocación me preguntó a dónde ibamos, le dije "A un lugar" y sonreí. Cuando llegamos a un restaurant, que por algunas preguntas, supe que era su favorito, me bajé del

auto y fui a abrirle la puerta a Bella. Le abrí la puerta y le ofrecí mi mano, que la aceptó gustosamente. Cuando al fin vio de que restaurant se trataba, me miró.
-No es verdad.-Me dijo.
-Oh, si que lo es.-Le sonreí.

Bella POV
¡Mi restaurant preferido! Oh, que genial que era Edward. Entramos en el restaurant y vino la camarera, sonrió feliz al ver que ni nos tocabamos y al fin habló.
-Buenas noches...-Antes de que siguiera hablando, Edward la interrumpió.
-Disculpe, una mesa para dos.-Sonrió de una manera que dejó a la camarera deslumbrada. Me reí bien bajito. La camarera nos guió a una mesa. Prácticamente estaba en el medio de todo el restaurant.
-Una...¿más íntima?-Preguntó y me paso el brazo por los hombros, como me encantaba a mi. La sonrisa de la camarera desapareció y nos llevó hacia una mesa al final del restaurant, bastante bonita. Nos sentamos con Edward y al poco tiempo

 

vino otra camarera.
-Buenas noches. ¿Que podría ofrecerles?-Dijo mientras mirabamos el menú.
-Ravioli de setas con Coca-Cola.-Dijimos con Edward al unísono. Nos miramos y sonreímos.
-Ya se los traigo.
-¡Oh, Dios!-Susurró Edward.-¿Quieres que nos vea Alice?
-No, ¿porqué?
-Tápate con el menú, están pasando con el auto.
Ambos nos tapamos con los menús y nos reímos.
Nos trajeron nuestros platos y nuestras gaseosas y empezamos a comer. Rato después, se escucha abrirse la puerta.
-Edward me dijo que éste es el restaurant favorito de Bella. Y también el mio.-Se escuchó decir a Alice.
Con Edward nos miramos y seguimos escuchando. Oh, ¿nos descubrirán?.

Comenteen!!

Bella POV
Terminamos de comer y pagamos la cuenta. En realidad Edward pagó. Pero yo quería pagar. Oh, todo un lío. Nos levantamos despacio de nuestra mesa y para ir hacia la salida, teniamos que pasar junto a la mesa de Alice y Jasper. Al pasar al lado de esa mesa, Alice estaba de espaldas a nosotros. Suerte. Pero cuando pasamos, Jasper me vió.
-¿Bella?-Susurró al ver que Alice estaba distraída. Me llevé el dedo a los labios y Jasper asintió, sonriendo.
Cuando nos estabamos acercando a la salida, se escucha la voz de Alice...
-¿Bella? ¿Edward?.
-¡Corre, Edward!-Le susurré. Edward me tomó de la mano y salió caminando rápido del restaurant. Me di vuelta y saludé con la mano a Alice y le sonreí. Alice nos miró confundida.
Nos subimos rápidamente al Volvo y suspiramos.
-No nos salió tan bien, pero por lo menos Alice no salió a los gritos, ¿verdad?-Me dijo Edward sonriendo.
-Aún.-Dije.
-Aún.
Hubo un minuto de silencio y luego me sonó el celular. Era Alice. ¿Quién más podría ser?.

"Oh. Una cena. ¡Qué romántico!. ¿Qué se dijeron? ¿Ya se besaron? Oh, dime todo. Detalle por detalle. Te quiero, Alice."

-Oh, Dios.-Dije riendo.
-¿Qué pasa?-Me preguntó Edward.
-Lee esto..-Le dije.
-Oh.-Dijo Edward.-Siempre es así.
-Me imagino. ¿Qué le pongo?.
-A ver... Si queremos mantener nuestro secreto...sería... "Romántico, ¿verdad?. Pero la verdad es que Edward me llevó ahí solo porque me moría de hambre.."y ahí sigues todo lo que quieras.
-Gracias. Te adoro.-Le di un beso y luego empecé a escribir.

"¡Si! Romántico, ¿verdad?. Pero la verdad es que Edward me llevó ahí solo porque me moría de hambre. ¿Besarnos? Ay, Alice. Él no está interesado en mi. También te quiero, Bella."

-Oye. ¡Eso no es verdad!-Me dijo Edward.
-Eso le decía yo desde que nos conocimos en el avión. Desde que me contó toda la historia, quiso que yo esté contigo.
-Oh. Lo logró.
-Alice logra todo, ¿verdad?.
-Asi es.
-Oh. Se está haciendo tarde. Charlie preguntará donde estoy.

 


Edward POV
Arranqué el auto y manejé a la casa de Charlie. Quería quedarme todos los días al lado de Bella, pero sabía que a lo mejor eso molestaría a Charlie. Llegamos a la casa y me bajé del auto, fui hacia el lado de Bella y le abrí la puerta y nuevamente le ofrecí mi mano. Ella la tomó y bajó del auto.
-Gracias por traerme a casa.-Me dijo Bella y me sonrió. La besé y la acompañé hacia el porche. Tocó el timbre y esperó. A los pocos segundos Charlie abrió la puerta y se sorprendió al vernos a Bella y a mi solos.
-¿Y Alice y Jasper?-Preguntó.
-Estuvieron dando vueltas por Port Angeles.
-Oh. ¿Quieres pasar, Edward?-Preguntó Charlie y se hizo a un lado. Bella entró y yo entré detras de ella dándole las gracias a Charlie. En voz alta por invitarme a pasar a la casa y en mis pensamientos por tener una hija tan maravillosa.
-Iré a controlar mi casilla de correo.-Dijo Bella y desapareció por las escaleras. Yo la seguí. Cuando apenas subí unos escalones, pude oir la voz de Charlie..
-Oh. Andan todo el día juntos. ¿No serán novios y Bella no me lo quiere decir?. Oh, Dios. Luego le preguntaré.-Sonreí y seguí subiendo las escaleras hasta la habitacion de Bella.
-Pasa.-Me dijo Bella cuando ya estaba detrás de la puerta. Abrí la puerta y vi que estaba encendiendo el ordenador. Le echó una rápida mirada y al ver que no tenía ningún mensaje, apagó todo.
-Oye. Charlie se está preguntando porqué pasamos todo el día juntos y si somos novios. Luego te preguntará.
-¡Oh! ¿Qué le diré?.
-Si quieres dile la verdad...-Dije y me acerqué a ella y ella me abrazó por la cintura, hundiendo su cabeza en mi pecho. Levantó la cabeza y se puso de puntas de pie para poder rozar nuestros labios. Sonreí.
-¿No te ha contestado Alice?-Pregunté sin despegar nuestros labios.
-Ni idea. Ahora me fijo.-Me dio un beso y sacó su celular. Lo abrió y si, Alice le había contestado. Oh, Alice. ¿No te conformaste con vernos juntos en el restaurant preferido de ella?, pensé.

"Dale con que no está interesado en ti. Oh, Bella. Muere por ti. Ahora, dime una cosa...¿Estás en tu casa? ¿Está el contigo?. Oh, y otra cosa. ¿Qué tal el paseo?"

Bella POV
Le contesté.

"Oh, si. Muy bien. Dejémoslo así porque me aburrió la pelea de si Edward está o no interesado en mi. Si. Estoy en mi casa y él está conmigo. En el paseo Edward me llevó a un prado hermoso que él, tú y Emmett descubrieron en una de sus excursiones."

Al recordar el prado, sonreí. Era hermoso. Completamente hermoso, pensé. Me pasaría toda la eternidad en aquél prado y seguiría opinando lo mismo. En ese momento bostecé y miré la hora. Las dos menos diez de la madrugada.
-¡Oh!-Dije, sobresaltada.-Me pondré el pijama y me acostaré.
-Yo iré a casa a dormir y a decirle a Esme que estoy sano y salvo. Y más feliz que nunca. Hasta mañana, Bella. Duerme bien.-Me dijo y me dio un beso de despedida. Bajé con él y lo despedí en la puerta. Subí rápidamente y me puse mi pijama y me acosté. Ah...Hoy habia sido el mejor día de mi vida.

Edward POV
Me desperté bien temprano y salí sigilosamente de casa. Encendí el auto y lo arranqué. Para que ni Alice ni Jazz se procuparan, les dejé una nota. Salvaría por unos momentos a Bella del cuestionario de Alice. Hoy, domingo, iríamos todos juntos de

 

paseo a Port Angeles. Manejé rápidamente hacia la casa de Bella y dejé el auto al lado del árbol que pasaba justo por la ventana de la habitación de Bella. Estupendo. Comencé a trepar por el árbol y abrí con cuidado la ventana. Oh. La

próxima vez traeré aceite, pensé. Entré en su habitación y me senté al borde de la cama. Me quedé un rato mirándola y se despertó.
-Buenos días, Bella Durmiente.-Le sonreí.
-Buenos días..-Dijo con entrecerrando los ojos.-¿Como entraste? Es decir..
-Por la ventana.-Le dije.
Miró su ventana. Se sentó en la cama y me abrazó.
-Te extrañé.-Me dijo con una sonrisa.
-Yo mucho más.-Le dije y la besé.
-Mmm...¿Y Alice?.-Preguntó.
-En casa, aún durmiendo. Aunque supongo que ya se despertó. No sabes, me tuvo toda la noche con las preguntas. En vez de irse a dormir a su cuarto, se armó la cama en mi habitación y cuando le dije que quería dormir, sucedió un milagro, se

calló.-Nos reimos juntos.-Así que como dentro de un rato nos juntaremos aquí, por ahora, te vengo avisando que te prepares para la lluvia de preguntas.
-Gracias.-Me dijo y me abrazó más fuerte.
-Bueno, señorita, es hora de ir a bañarse.-Le dije sonriendo.
-Oh, si. Por poco me olvido.-Agarró su pantalón y dudó entre dos remeras.-Oh, ¿cuál prefieres? ¿Esta-se apoyó una de las remeras en el pecho, era gris claro con tres pares de anteojos dibujados en distintos colores, azul, verde y amarillo.- o ...esta?
Blog sobre Ajedrez

-en el momento que me la iba a mostrar, se escucharon unos bocinazos y los gritos de...Alice.
-¡OH, EDWARD! ¡DILE A BELLA QUE ME ABRA! ¡YO LE AYUDARÉ A PONERSE ALGO PARA VESTIR!-Me gritaba.
-Oh, está bien Alice.-Le dije mientras me asomaba a la ventana. Me dí vuelta.-Bella, ve a abrirle a Alice. Por favor.-Le dije y le sonreí. Bajé junto a ella y me quedé abajo mientras Alice y Bella subían a elegir vestidos.

Bella POV
Subí con Alice y cuando llegamos a mi habitación, cerré la puerta y le dije:
-Solo voy a llevar un jean y una remera, Alice.-La miré y me encantó el vestido que llevaba puesto.
-Ni soñarlo. Tienes que dejar con la boca abierta a Edward.-Se dió vuelta y empezó a buscar en mi ropero vestidos.-Mmm...Ninguno me convence mucho. Así que recurramos al Plan B.
-¿Pla-Plan B?-Dije.
-Así es.-Agarró una de las bolsas que traía y sacó un vestido y me lo apoyó en el pecho.-Perfecto.-Sonrió.
Me miré y el vestido me llegaba unos cm. más arriba de las rodillas. Era negro, muy bonito y tenía a la altura de la cintura un moño grande. Me encantó.
-¡Oh, que bonito!-Dije sonriente.
-Sabía que te gustaría.
-Iré a bañarme.-Fui corriendo y me bañé rápidamente. Me envolví en una toalla y corrí hacia mi habitación. Me puse el vestido y Alice me sentó en la cama y empezó a pintarme las uñas. Cuando terminó, me maquilló y cuando terminó de

maquillarme sonrió.
-Ahora, solo falta que venga....-Se escuchó el sonido del timbre.-Rosalie.-Sonrió, bajó las escaleras corriendo y luego subió con Rosalie.-Bien, Rose. Peinala hasta que tú creas que Edward quedará con la boca abierta.
-Está bien.-Rosalie estaba con un vestido hermoso, rojo sangre.Me sentó enfrente del espejo y empezó a peinarme. Apenas me sentó enfrente del espejo, me miré el maquillaje y decidí que Alice era una genia. Luego de unos minutos, Rose terminó.

 

Me miré en el espejo y me quedé sorprendida. Estaba hermosa. Me había echo el pelo bien lacio y unos 5 cm. de bucles.
-Oh, gracias, Rose, gracias, Alice. Son unas genias.-Les sonreí y las abracé.
-Oh, eso ya lo sabía.-Me dijo Alice.
-Bella, te estropearás el vestido.-Me dijo Rose.
-Cierto.-Dije.
-Bueno, bajemos y veamos la opinión de Edward...Si es que podrá hablar luego de que te vea.-Dijo Alice y se rió. Oh, pensé.-Rose, baja tú primero. Yo bajaré con Bella.-Me tomó de la mano y salimos detrás de Rosalie.

Edward POV
Oh, al fin bajan, pensé. Primero bajó Rosalie con una gran sonrisa, y luego Alice y...¿Bella?. ¿Esa chica era Bella? Oh, por Dios. Estaba hermosa. Más que hermosa, mucho más que eso, muchísimo más.
-Oh, Edward. ¿Te gusta?-Me preguntó Alice. Asentí con la cabeza, impresionado. Alice sonrió radiante de alegría.-Pónganse los dos juntos, chicos. Les tomaré una foto.
Bella miró al lado de Alice y cayó en la cuenta de que Jasper y Emmett estaban ahí.
-¿Ésa es mi cuñada? ¿Ésa es mi cuñadita preferida?-Preguntó Emmett.
-Eh, ¿y yo qué?-Preguntó Alice con un puchero.-Y si, es Bella.
Bella se sonrojó y Emmett sonrió. Bella caminó hacia mi lado y Alice vino hacia nosotros y me dijo que abrace a Bella por los hombros.
-Está bien..-Le dije y abracé a Bella. Alice nos sacó la foto y sonrió.
-Hacen una pareja hermosa. Emmett, Rose, pónganse y les saco a ustedes.-Rosalie y Emmett se pusieron frente a la cámara y Alice les sacó la foto.
-Ahora, tú y Jazz pónganse.-Les dije. Agarré la cámara y cuando estuvieron listos les saqué la foto. Luego de toda la sesión de fotos, salimos hacia afuera. Jasper y Alice irían en el auto de Carlisle, Rosalie y Emmett en el descapotable de Rosalie y

Bella y yo en mi Volvo. Aprovechamos que estábamos solos en el Volvo y nos dimos un beso.
-Estás preciosa.-Le dije a Bella. Se sonrojó.

Jasper POV
Me pareció ver a Edward y a Bella besándose. No, era imposible. Nos lo hubieran dicho, ¿o no?. Se lo iba a decir a Alice, pero preferí salvar a Bella del cuestionario de Alice. Sonreí. Será mejor para Bella, pensé.
-Oye, Jazz. ¿Luego me acompañas a comprar ropa?
Suspiré. Oh, Alice me tenia toda la semana comprando ropa.
-Está bien.
-Iré con Rosalie y Bella. Tenemos que conseguir vestidos para el viernes.
-Oh, cierto.

Bella POV
Me pareció que Jasper nos vió besarnos. Oh. ¿Todo Jasper?. No le digas a Alice, no le digas a Alice, pensé.
-Bella, amor, ¿que miras?.
-Me...Me parece que Jasper nos vio besarnos.
-Oh, si nos vió, no le dirá a Alice, tranquila.
-¿Cómo lo sabes?
-Porque sino, Alice ya estaría aquí.
-Tienes toda la razón.
De prontó, algo me asustó. Yo tenía la ventanilla del todo baja, y Emmett se acercó con el descapotable de Rose y me habló.
-Hola cuñadita.
-¡Oh!-Me sobresalté-Emmett, por poco me matas del susto.-Emmett se rió.
-Lo siento. Oigan, ¿que hacían?
-Na-Nada.-Dije. Oh, ¿Emmett nos habrá visto, también?, pensé.
-Mmm...Está bien.-Dijo y se alejó.
-Oh, por cierto, Bella. ¿Ya te fijaste en el asiento de atrás?
-¿Porqué me iba a fijar...?-dije mientras me daba vuelta.-Oh.-Agarré el ramo de rosas azules que había allí.-¿Tú las pusiste ahí?
-En realidad, Alice. Las compró y las puso ahí, pero...tomémoslo como un sí.-Dijo y me besó.

 

Comenteen mucho mucho!!♥

Bella POV
El resto del día pasó rapidísimo. Alice me llevó a rastras a un montón de tiendas de ropa y zapaterías. Luego fuimos a una tienda de peluches -la favorita de Alice- y Alice compro muchisimos peluches.
-Oh, Alice. ¿Para qué tantos?-Le pregunté.
-Mira, uno para Edward-se lo darás tú-, otro para Emmett, que se lo dará Rose y otro para Jazz, que se lo daré yo. Y el resto...Nos lo dividimos entre nosotras. Si Rosalie quiere alguno, que lo agarre.-Me sonrió.
-Oh. ¿Puedo ver el que le tengo que dar a Edward?-Le pregunté. Oh, Dios. Era el más grande. Era un gran osito de peluche con un corazón que decía "I love you ♥".
-¿Te gusta? A mi me encanta.-Me dijo Alice.
-Oh, es hermoso.-Lo tomé y sonreí.
-Alice, Bella, ¿se pueden apurar un poco? Conociendote, Alice, tu querrás ir a otras 20 tiendas de peluches.-Nos dijo Edward entrando a la tienda. Apenas empezó a hablar, lo miré y me sonrojé, al ver que me miraba, volví la cabeza mirando el

peluche.-Bonito osito.-Dijo Edward, me sonrió y salió de la tienda.
-Que bien me conoce...-Susurró Alice.-¡Que bien! ¡Le gustó el osito de peluche!-Dijo dando saltitos.
-Vamos a pagar todo esto.-Le dije riéndome.
Pagamos y salimos. Al salir, Emmett, Jasper y Edward se quedaron con la boca abierta de todos los peluches que compramos.
-Fue idea de Alice.-Dije rápidamente y Edward rió.
-Me imagino.-Dijo Jasper.
-El de Edward es el más grande.-Susurró Alice e hizo un puchero.
-¿El mío?-Preguntó confundido Edward y le entregué el peluche. Me acerqué a su oído y le dije "Idea de Alice". Sonrió y miró el peluche.
-¡Qué adorable!-Dijo Edward con ojos cariñosos mirando el peluche.
-Oh, Edward. Cada vez me asustas más.-Dijo Emmett alejándose de Edward riendo.
-Toma Jazz..-Le dijo Alice y le entregó a Jasper su peluche. Jasper abrazó a Alice.
-Toma Em...-Dijo Rose y le entregó su peluche. Emmett besó a Rose. En ese momento, Jasper y Alice también se estaban besando.
-¿No crees que...?-Empezó a decir Edward.
-No hasta el viernes.-Le dije.
-¿Qué cosa no hasta el viernes?-Preguntó Alice.
-Ehh...Esto...¿Mostrarles los vestidos que compramos?Si, eso. Hasta el viernes no podemos mostrarles los vestidos que compramos.
-Oh. Cierto.-Dijo Alice y siguió besando a Jasper.

Edward POV
-Oh, acabo de recordar algo.-Dije y me dí vuelta y empecé a caminar. Al notar que Bella no me seguía, la agarré del brazo y la llevé conmigo hasta la puerta de un negocio. Si el resto se dirigía hacia donde estabamos nosotros, los escucharíamos.
-¿Que pasa?-Me preguntó Bella.
-Shh...Si no quieres que te escuchen. Gracias por el peluche.-Le dije y la besé. Ella correspondió a mi beso y justo luego de unos segundos escuché un "¡Oh!". Con Bella dejamos de besarnos pensando que era Alice, pero al mirar, era Stanley.-Oh,

 

deja, Bella. Solo es Stanley.-Le dije y nos seguimos besando. En ese momento escuchamos la voz de Alice.
-¿Bella? ¿Edward?.-Oh, Alice, pensé. Nos dejamos de besar y Stanley seguía ahí.
-¿Qué quieres, Stanley?-En ese momento, Stanley se fué. En ese momento, Bella y yo nos acomodamos como que estabamos viendo una vidriera.-Cualquier cosa que te pregunte Alice, estabamos viendo su próximo regalo de cumpleaños.
-Oh. Está bien, Eddie.-Me dijo y se rió.
-Oh, aquí están. Oigan...¿Saben qué le pasó a Stanley?...Porque por la cara parecía que los había visto a ustedes dos...-sonrió-...besándose.
-Alice, ¿cómo se te ocurre?-Dijo Bella riéndose. Se había sonrojado.
-Oh, bueno.-Dijo sin dejar de sonreir Alice.-¿Vamos? Más tiendas de ropa me están llamando.-Dijo y se fue con Emmett y Rosalie detrás suyo. Jasper se nos acercó y nos dijo..
-¿Ustedes se besaron en el auto y aquí, no?-Preguntó sonriendo.
-¿Qué?-Dijimos con Bella al unísono.

Jasper POV
-Oh, vamos. No le diré a Alice, lo prometo.
-En ese caso, sí.-Dijeron al unísono.
-Mantendré mi promesa y no se lo diré a Alice.
-¿Qué cosa no le dirás a Alice, Jazz?-Preguntó Emmett.
-Que...Que Bella me mostrará un peluche sorpresa que le compró a Alice.-Balbucée.
-Humm...Está bien...-Dijo.
Edward, Bella y yo salimos corriendo para alcanzar a Rosalie y a Alice.
-Gracias, Jazz.-Me dijo Bella y me abrazó.-Gracias por salvarme de Alice.-Dijo y rió.
-Oh, de nada.

Emmett POV
Estas sabandijas creyeron que con esa excusa se salvarían. Ni me la creí. Corrí hacia donde estaban todos y mi Rose me agarró de la mano.
-¿Pasa algo, Em?-Me dijo.
-Nada, Rose, nada.-Le dijé, sonreí y la besé.
-Como me gustaría estar viendo esto mismo pero en vez de ustedes dos, Bella y Edward.-Nos dijo Alice. En ese momento se me prendió la lamparita. ¿Y si Edward y Bella...?

Rosalie POV
Mi Emmett parecía ocultar algo. ¿Que sería?.
-Oh. A lo mejor algún día lo logras.-Le dijo Jazz poniéndose al lado de Alice y pasándole el brazo por los hombros.
-Ojalá. Hacen una pareja hermosa.-Dijo y se volteó, mirando a Edward y a Bella.
-Quizá, antes de lo esperado.-Dijeron Jasper y Emmett al mismo tiempo, como diciendo lo obvio.
Edward y Bella se quedaron congelados. Bella fue y agarró a Jasper y se lo llevó con ella. ¿Qué pasó?

Alice POV
Bella vino rápidamente, agarró a Jazz del hombro y se lo llevó con ella, con millones de dudas en los ojos. Oh, Dios. Para que Bella actue así...Sonreí. ¿Edward y Bella serían novios? No, no lo creo. ¿No me lo hubieran dicho ya?
-Jasper, ven para aquí.-Dijo Bella y se fue al lado de Edward con Jazz enfrente suyo.
No podía escuchar nada. ¡Qué mal!

 

Bella POV
-¿Le contaste a Emmett?-Le dije con tono asesino. Jazz se estremeció.
-No, Bella. No hablé con Emmett y tú lo sabes.-Dijo.-A lo mejor sospecha.
-Y la sospecha dió en el clavo.-Dijo Edward, pensativo.
-Por lo menos, esperemos hasta el viernes.
-Ah, ¡¿entonces era eso lo del viernes, y no lo de los vestidos?!
-Claro. El viernes le diremos a Alice.
-Ah, ¿entonces puedo ver los vestidos?
-Ah, no. Si quieres, pídele a Alice que te muestre el suyo. ¿No es tu novia?-Le dije sonriendo.
-Entonces yo te lo pediré a tí.-Dijo Edward sonriendo.
-Pero...¿Porqué, Edward, tú se lo pedirás a Bella?-Preguntó Alice detrás de Jazz. Todos nos quedamos paralizados. ¿Había escuchado todo?

Comenteen muchoo muchooo muchoooo!!

Edward POV
-Porque...Porque Bella no tiene a quién mostrárselo.-Dije.
-Tiene a Charlie.-Dijo Alice sonriendo.
-Oh, es verdad. Me había olvidado.-Dije sonriendo.
-Bueno, vamos.-Dijo Alice y agarró de la mano a Jasper y se fué con él.
-De todas formas me lo mostrarás.-Le dije.
-Claro.-Dijo y se rió.

Bella POV
Luego de las compras, se hizo de noche. Eran las 11 y nos fuimos a un restaurant a comer. Había un hombre sacando fotos...¿Para qué?. Luego de unos minutos, llegó a nuestra mesa.
-Buenos días, y Feliz Día de San Valentín.-Dijo el hombre. Estaba tomando Coca-Cola y me atraganté.
-¿Bella?-Dijo Edward-¿Bella, estás bien?-Asentí con la cabeza.
-Oh, usted es el hombre que en San Valentín toma fotos a las parejas, ¿verdad?-Dijo emocionada Alice.
-Asi es.-Dijo y le sonrió.
-Ya vengo, voy al baño.-Dije. Me levanté de la mesa mientras Alice indicaba quienes eran las parejas.
-Oh, Dios. Yo tambien voy.-Dijo Edward y fuimos juntos hasta la puerta de ambos baños.-¿Estás bien?
-Si. Gracias, de todos modos.-Le dije y le di un beso, luego entré en el baño.

Alice POV
-Muy bien-Dijo el hombre.-. ¿A quiénes les saco foto?
-A ellos dos, -señalé a Emmett y a Rosalie- a nosotros dos-señalé a Jasper y luego me señalé- y por último a los dos que se acaban de ir al baño y...están regresando.-Dije al ver que Edward y Bella se estaban sentando en la mesa.-El hombre les sacó la foto (Emmett y Rose se besaron para salir así en la foto y Jasper y yo también).-Ahora ustedes, chicos.-Les dije y le sonreí a Bella.
-¿Qué?Pe-Pero...Nosotros no somos pareja.-Dijo Bella.
-No digas tonterías, Bella.-Dije. Me levanté y fui detrás de ellos dos, les agarré las cabezas y se las junté, haciendo que se den un beso. Bella se sonrojó.
-Te apuesto 50 dólares a que Bella intenta asesinar a Alice luego de esto.-Dijo Emmett.
-Hecho.-Dijo Rosalie sonriendo.
-Si Bella intenta asesinar a Alice luego de esto, Rose y yo te damos 50 dólares. Si Bella no intenta asesinar a Alice luego de esto, tu nos das a Rose y a mi 100 dólares.-Le dijo Jasper a Emmett. Los ojos de Emmett se achicaron.

Bella POV
Alice pagará por esto, pensé. Pero también quería divertirme un poco, así que luego le diría a Edward que haga como si quisiera asesinar a Alice y Emmett perdería y tendría que darles a Rosalie y a Jasper 100 dólares a cada uno.
-Perfecto.-Dijo el señor y nos entregó las fotos.
-Haz como si quisieras asesinar a Alice. Te doy 50 dólares si lo haces.-Le susurré.
-Guárdate los 50 dólares.-Me dijo y miró furioso a Alice, quien sonreía triunfante.-Alice, no te asesino porque va a ver testigos y no quiero ir preso.-Dijo.
-Los 100 dólares.-Dijeron Rose y Jasper al mismo tiempo. A Emmett se le achicaron los ojos y les dió los 100 dólares a Rose y Jazz.
La cena estuvo muy rica. Luego Edward me llevó a casa y antes de que Charlie nos vea me saludó con un beso.
-Te paso a buscar mañana.-Dijo y salió del auto para abrirme la puerta.
-¿Bella?-Preguntó papá apenas entré.
-Si papá, soy yo.
-Linda hora de llegar.
-Lo siento, Alice compró muchísimas cosas y se nos hizo de noche y tuvimos que cenar en un restaurant y...
-Oh, está bien, hija.-Me interrumpió Charlie.
-Iré a acostarme, estoy cansadísima.-Le dije y subí rápido las escaleras, me bañé, me puse el pijama y me dormí a los pocos minutos.
Al otro día Edward me pasó a buscar y le entregué la foto nuestra. La guardó en la mochila y nos fuimos al instituto. Cuando llegamos, vi que había pegado nuestra foto en uno de sus libros. Sonreí.
El día en el instituto pasó rapidísimo y cuando Edward me llevó a casa tuve una idea.
-Oye, Eddie, bonito...¿Me llevas a La Push?-Le dije poniendo mi mejor cara de perrito mojado.
-Ya que me lo pides con esa cara...-Dijo y me besó.
Al llegar a La Push me bajé del Volvo y le dije a Edward que cuando tenga que ir a casa lo llamaba.
Antes de tocar la puerta de la casa de Jake, lo vi caminando por el bosque. Corrí hacia el y me paré detrás suyo.
-¡Hola, Jake!-Le dije con alegría.
-Oh, Bella. Hola.-Dijo con voz raramente fría.Vaya, pensé que me iba a recibir mejor, ¿no?, pensé.
-¿Quieres dar una vuelta?-Le dije.
-No, Bella. Llegué a pensar y a aceptar la opción de que tú y yo ya no seamos amigos. Igual, a ti eso no te va a importar mucho, ¿verdad?.-Me dijo y se dió vuelta. Oh, Dios. Ése no parecía el Jake que conocía desde niña.-Teniendo a ese Cullen, ¿a quién le va a importar Jacob Black?.
-Jake, yo nunca dije eso. Ni tampoco lo diría. ¡Eres mi mejor amigo desde la infancia!-Le dije.-¿Y a qué viene todo esto?
-Soy peligroso para ti. Pero, ¿eso que importa?. De seguro va a ser la primera y última vez que vengas por aquí.-Me espetó.
-Ja-Jacob Black, eres patético. Dices cosas sin sentido alguno.-Le dije mientras una lágrima recorría mi mejilla. Me dí vuelta y empecé a correr hacia la playa. Me senté contra un árbol y empecé a tratar de encontrarle sentido a todo lo que me había dicho. No lo tenía. ¿Qué le había pasado al Jacob que conocí cuando niña? Saqué el celular de mi bolsillo y llamé a Edward.-Hola, ¿Edward?. Me...¿Me podrías venir a buscar aquí a La Push?
-Eh, ¿tan rápido te vas de allí?-Me preguntó, curioso.
-En el auto te cuento. Te quiero.-Esperé a que me contestara y colgara y colgué yo también. Doblé las piernas y me las abracé, ocultando mi cara en ellas. En pocos minutos, Edward ya estaba allí.
-Bella, ¿qué te pasa?.-Me preguntó abrazándome.
-No lo sé...Todo lo que me dijo Jacob...No tenía sentido...-Le dije abrazándolo.
-Bueno, vayamos a casa.-Me dijo y me llevó hasta el Volvo, me senté y el subió al auto, tomó mi mano y empezó a manejar hasta casa.
-Bella, ¿qué pasó?-Dijo Charlie y miró a Edward.
-No, papá, Edward no me hizo nada, tranquilo. Fue Jacob.
-¿Jacob? ¿Jacob Black? ¿Qué te hizo?
-La verdad, papá no lo sé. Dijo que no teníamos que ser amigos...-Suspiré y Charlie me abrazó.-Papá, ¿puede Edward quedarse a cenar?
-Eh...Está bien.-Dijo Charlie mirando a Edward, quien le sonrió y le agradeció.
-Muchas gracias, Charlie.-Dijo Edward-Llamaré a Alice para avisarle...
-Yo la llamo.-Lo interrumpí. Corrí hacia el teléfono y marqué rápidamente el número de la casa de los Cullen.
-¿Hola?-Se escuchó del otro lado.
-¿Esme? Soy Bella.
-Hola, Bella. Si llamas por Edward, no está aquí.
-Tranquila Esme. Edward está aquí, conmigo.
-Oh, ahora le aviso a Carlisle. Ehh... ¿Para qué llamabas?
-Solo para decirles que Edward se queda a cenar.
-Oh, muy bien.
-¡Dile a Bella que si quiere que le diga a Edward que se quede a dormir allí!-Se escucho decir a Alice.
-Oh, ahora le digo.-Dije riendo.
-Adiós, Bella.
-Adiós, Esme. Adiós, Alice.
-¿Cómo sabe que estaba aquí, escuchando todo
?-Se escuchó decir de nuevo a Alice.Me reí y colgue.
-Eddie, Alice y Esme me dijeron que si quieres te quedes a dormir aquí.-Dije y le sonreí.
-Oh. ¿Esme? Wow. Charlie...¿puedo...?.-Preguntó Edward a Charlie.
-Eh...Claro.-Justo en ese momento, me sonó el celular. Era Alice.

 

 

"¡Hola! ¿Qué dijo Edward? ¿Se queda?"

Le conteste:

"Si. Le preguntó a mi padre y el le dijo que si, así que Edward se queda."

Cenamos, me bañe, me puse mi pijama -Edward sólo se quitaba la camisa-, y bajé a darle las buenas noches a Charlie, que se iba a quedar hasta tarde viendo la tele. Subí y Edward me preguntó..
-¿Puedo ver el vestido?
-Claro.-Le dije. Lo saqué y se lo mostré.
-Oh. Es hermoso. Te verás preciosa en él. -Dijo Edward.
-¿Te digo exactamente lo que dijo Alice?
-Ok.
Traté de imitar la voz de Alice.-¡Estás preciosa! Rose te peinará y yo te maquillaré y te pintaré las uñas, igual que hoy. Dejarás a Edward con la boca abierta.
Edward rió.
-Bueno. ¿Nos dormimos ya?...
Me sonó el celular. Alice.

"Buenas noches, Eddie y Bella, parejita del año."

Nos reimos y le mandé..

"Buenas noches, Alice, pequeño monstruito."

Nos dimos un beso de buenas noches y nos fuimos a acostar.

Comenten mucho!!

Bella POV
-Bella, despierta, Bella.-Me decía Edward.-Tenemos que ir al instituto.
-Oh, cierto.-Dije y abrí los ojos.
-Buenos días.-Dijimos con Eddie al unísono.
Me fui a bañar y luego me vestí, nos fuimos en el Volvo de Edward y llegamos al instituto en menos de dos minutos.
-Llegamos.-Canturreó Edward y me abrió la puerta y me ofreció su mano.
-Mira a Jessica.-Dije y ambos la miramos. Nos miraba con la misma cara de antes de ayer cuando nos vió besándonos.
-¡Hola, chicos!-Nos dijo Alice y corrió hacia nosotros.
-Hola Alice.-Le dije sonriéndole.
-Hola monstruito.-Le dijo Edward.
-¡Se acerca el día de la fiesta!-Dijo emocionada Alice.-En la cafetería iremos por todas las mesas invitando a todos. Les vamos a dar estas invitaciones.-Dijo y nos mostró un gran papel de todos los colores que decía:

 

"¡FIESTA EN LA CASA DE LOS CULLEN!
ESTE VIERNES DESDE LAS 13:00 P.M. HASTA LA MEDIANOCHE. ¡EL QUE SE QUIERA QUEDAR, QUÉDESE!"

-Es más. Las podemos ir entregando ahora.-Dijo y llamó a Jazz, que fue hasta su lado y ella le dijo-Jazz, vamos a repartir algunas invitaciones...Ustedes, Edward, Bella. Tomen.-Dijo Alice y nos dió algunas invitaciónes.-Vayan con el grupito de

Stanley y dénles estas a todos, menos a ella.-Dijo y se fue.

-¿Vamos?.-Dijo Edward y empezó a caminar. Llegamos con el grupo de Jessica y les dijimos con Edward.
-¡Hola! Están todos invitados a nuestra fiesta. Este viernes. Sigan el camino de los árboles iluminados.-Dijimos y les dimos a todos tarjetas menos a Jessica.
-Se olvidaron de darme a mi.-Dijo Jessica.
-Lo siento, Stanley. Tú eres la única que no está invitada. No falten.-Dijo Edward y ambos les sonreímos a todos y nos dimos vuelta y fuimos a seguir entregando invitaciones.
-De todos modos no quería ir.-Se escuchó decir a Jessica.

En los días siguientes, no se hablaba de otra cosa que no fuera la fiesta de los Cullen. Hasta que llegó el viernes, el gran día, todos tendrían que decidirse. ¿Jessica o los Cullen? Aunque, la respuesta era obvia. Pero, también, para Edward y para mí

sería el gran día. Tendríamos que decirle a Alice que éramos novios.

Ése día, Alice y Rose me llevaron a casa. Charlie aún no había regresado.
-A ver, Bella. ¿Dónde pusiste el vestido?
-Allí.-Dije y lo señalé.
-Perfecto.-Dijo y me lo dió. Ya me había bañado y estaba lista. Solo faltaba que Alice me maquillara y pintara las uñas y que Rose me peinara.
-Estas hermosa. Solo falta el maquillaje.-Dijo Alice un rato después, ella ya me estaba pintando las uñas mientras Rosalie me terminaba de peinar. Mi vestido:
https://img.chicade15.com/wp-content/uploads/2009/02/rosa.jpeg
Alice terminó con las uñas y empezó a maquillarme. Cuando terminó, me mire al espejo y sonreí.
-Gracias, Alice. Eres genial, tú tambien, Rose.-Les dije.
-Gracias, Bella.-Dijieron al unísono.
-Me imagino la cara que pondrá Stanley al ver que nadie irá a su fiesta.-Dijo Alice.-Y que suerte que eligió un día feriado para hacer la fiesta, ¿no?

Edward POV
Jasper y Emmett me apuraron para que me vista rápido. Me puse mi traje y bajé.
-¡Oh, Edward!-Dijo Esme.-Me encanta como te queda. Ya quiero ver que dirá Bella.
-Dentro de poco llegarán todos. ¿Que están esperando?-Preguntó Emmett impaciente.
-Oh. Ahí vienen.-Dijo Carlisle, que estaba en la puerta.-Pasen, chicas.-Les dijo. Rosalie entró primera y besó a Emmett, luego Alice y besó a Jazz y por último, entró Bella, mirando para todos lados. Se ve que se había dado cuenta que Alice tenía un

 

gran sentido de la decoración.
-¡Bella!-La saludó Esme.-Estás preciosa. ¿Verdad que sí, Edward?.-Yo asentí con la cabeza sonriendo. Más que eso, pensé.
-Bonito sentido de la decoración, Alice.-Le dijo Bella a Alice mientras venía a mi lado.
-Gracias, Bella. Sabía que te gustaría. Oye, Eddie.-Me dijo y la miré.-¿Llevarías a Bella a conocer toda la casa?-Me preguntó y yo asentí con la cabeza y tomé de la mano a Bella, quién me siguió. Llegamos al piso de arriba y le fui indicando cada

cosa.
-Habitación de Alice, de Jazz, de Rosalie, la cocina...-dije señalando cada puerta. Seguimos así hasta que llegamos a la última puerta del último piso.-Mi habitación.-Dije y me preguntó si podía pasar. Le dije que sí.
Entramos y miró para todas partes.
-Oh, vaya. Es hermosa.-Decía mientras caminaba hacia todos mis discos y mi grabador. Me senté en la cama.-¿Eres músico?-Me preguntó.
-Si. ¿Porqué lo preguntas?
-Por el piano.-Dijo.
-Oh.-Le dije y le sonreí.
Me senté en el banquito y empecé a tocar la canción favorita de Esme. Luego, una que había compuesto el día que Bella y yo nos conocimos.
-¡Oh! ¡Están llegando los primeros invitados!-Dijo Emmett. Agarré rápidamente de la mano a Bella y bajamos. Nos quedamos a en el cuarto y quinto escalón mirando hacia la puerta. Eran Angela Weber, y detrás de ella, venian todo el resto del

grupo de Stanley, menos ella, claro.
-Bienvenidos a nuestra casa, chicos.-Dijo Esme con una gran sonrisa.
-Muchas gracias, Sra. Cullen.-Dijo Weber.
-Llámame Esme.-Dijo.
-Oh, claro.-Miró hacia las escaleras y nos vió a Bella y a mi.-Hola, Bella-Dijo Weber y sonrió.-Hola, Edward.
-Hola, Angela.-Dijimos ambos al mismo tiempo. Bella bajó los escalones que quedaban y fue a saludarla.
-Estás preciosa.-Le dijo Angela.
-Oh, gracias, Angela. Tú también.-Le dijo con una gran sonrisa. Volvió de nuevo a mi lado al ver que el resto del grupo se acercaba.

Bella POV
-¡Hola, Bella!-Dijeron Mike y Eric al mismo tiempo.-Hola, Cull...Edward.-Dijeron ante mi mirada asesina.
-Hola, chicos.
-Recuerda que eres la invitada de honor en esta fiesta.-Me recordó Edward al oído. Asentí con la cabeza. En ese momento, Alice se nos acercó.
-¡Bella, Edward!-Decía. Nos agarró del brazo y nos hizo bajar de la escalera.- Ustedes saben que ni Esme ni Carlisle los vieron besarse, ¿verdad?
-Si.-Contestamos con Edward.
-¿Podrían besarse ahora?-Nos preguntó. Se me prendió la lamparita. Le dije al oido a Edward "Digámosle ahora." Él asintió con la cabeza.
-Claro.-Dijimos al unísono.
-¿Desde cuando aceptan con tantas ganas?-Preguntó confundida Alice.
-Desde el sábado.-Dijo Edward y me besó. Alice corrió hacia Jasper, Emmett y Rose saltando de alegría.

Alice POV
¡Si! Mi sueño se cumplió. Al final, los sueños si se cumplen, ¿verdad?. Corrí hacia mi Jazz, Emmett y Rosalie eufórica de alegría.
-¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI! ¡SI!-Grité cuando estuve delante de ellos.
-Oh, Alice. ¿Qué pasa?-Me preguntó Emmett.
-¡Edward y Bella!-Grité y los señalé.
-Se están besando solo porque se los pediste para que Carlisle y Esme los pudieran ver.
-¡Además de eso! ¡Edward y Bella son pareja!-Grité y me abalancé sobre Jasper.
-¡Wow, Alice cuidado!-Dijo Jazz antes de que me tire sobre él, pero ya era tarde. Se cayó y todos nos empezamos a reír.

 

Bella POV
Dejamos de besarnos y Edward se rió.
-Prepárate para el cuestionario de Alice.-Me dijo.
-Oh.-Dije.-Oye, Alice. Grita un poco más fuerte, porque creo que en Japón no te escucharon muy bien.-Dije y me reí. Caminé hacia Jazz para ayudarlo a levantarse.
-Gracias, Bella.-Me dijo Jazz.
-De nada. Si no venía, me parece que morías aplastado.-Le dije y nos reímos. Angela me agarró del brazo y me llevó con ella.
-Wow, Bella. Edward Cullen. ¡Eres una genia!-Dijo y me abrazó.
La abracé y luego me llegó una duda.
-Oye, Angela...-Le dije y ella me miró.-¿Porqué has venido aquí y no a la fiesta de Jessica?
-Porque voy todos los días a la casa de Jessica. Y aquí no había venido nunca. Es bastante bonita la casa.
-Si, y Alice tiene un gran sentido de la decoración.
-Oh, claro.
Luego de media hora, todos estaban los invitados estaban presentes.
-¿Bella?-Me preguntó Edward.
-¿Que pasa, Edward?
-Me pregunto porqué Angela no fue a la fiesta de Stanley, siendo su mejor amiga.
-Oh, porque va todos los días a su casa y aquí no había venido nunca.-Le respondí.
-Oh, vaya.-Dijo.

Comenteen muchoo!:)

Bella POV
Todos parecían estar disfrutando. Angela y Alice hablaban sobre vestidos y moda. Oh, que raro. En eso sonó el celular de Angela. Qué raro que se escuche en medio de toda esta música, gritos y eso, ¿no?. Atendió y se escuchó un...
-¡Hola, Jess! ¿Cómo que en donde estoy? ¡En la fiesta de la casa de los Cullen! Jess, voy todos los días a tu casa. Además, aquí la fiesta está genial. Si, todos están aquí. Adiós.-Dijo y cortó.-Se acercó a nosotros y nos dijo-Jessica les desea un feliz

"muéranse".-Rió.
-Oh, vaya.
-Oh, que linda canción.-Dijo Angela. Estaban pasando Claro de Luna.
-Mi favorita.-Dijimos con Edward al unísono, nos miramos y nos reímos.
-Oh, hacen una pareja hermosa, chicos.-Nos dijo Angela y luego se fue. Pasó al lado de Eric, quien luego la invitó para bailar.
-¿Quieres bailar?-Me preguntó Edward y asentí con la cabeza. Me agarró de la mano y empezamos a bailar.
-Sra. Cu...Esme...-Preguntó Angela cuando terminó de bailar.-¿El baño?
-Allí, querida.-Dijo Esme y señaló la puerta del baño.
-Muchas gracias.-Dijo y se fue al baño.
Me sonó el teléfono y me fijé el número. Charlie.
-¿Hola, papá?
-Hija, ¿qué pasa que hay tanto ruido?
-Eh...Papá, ¿recuerdas que estoy en la fiesta de los Cullen?-Dije riendo.
-Oh, si. Eh...Jacob ha llamado.
-Oh.-Dije y se me borró mi sonrisa.
-Dice que quiere que luego lo llames y tratará de explicarte todo.
-Que se lo ahorre.
-Hija, debes de llamarlo. Cuando habló, se sentía en su voz que estaba verdaderamente arrepentido.
Suspiré.-Muy bien. En cuanto llegue a casa veré que hago.
-Adiós, Bella.
-Adiós, papá.-Corté.
-¿Qué pasó?-Me preguntó Edward.
-Charlie dice que Jacob ha llamado.-Dije sin darle importancia.
-Oh.-Dijo Edward.
-¿Bella? ¿Podrías venir un momento?-Dijo Alice. Asentí con la cabeza y la seguí. Entramos a su habitación. Tenía un ropero enorme. Wow, lo que puede hacer la moda.-Mira...-Dijo y me mostró unos aritos que tenían grabados "E+B"-¿Te gustan?
-Oh, Alice. Son hermosos.
-Son para ti. Estaba pensando -desde hace mucho- que cuando tú y Eddie estén juntos, yo te regalaría esto. Así que aquí tienes.-Dijo y sonrió.
-Oh, Alice. Eres la mejor.-Le dije y la abracé. Me quité mis aritos y me puse esos.
-¡Bella! ¡Te quedan hermosos!-Dijo Alice sonriente.
-Gracias, Alice.-Le respondí. En ese momento escuchamos que estaba empezando la canción "Alice" de Avril Lavigne.-Oh, me encanta esa canción.-Dije y empecé a cantarla mientras bajabamos con el resto. Alice también la cantó.

 

Tripping out,
Spinning around
I'm underground, I fall down
I fall down

I'm freaking out
So where am I now?
Upside down
And I can't stop it now
It can't stop me now

I, I'll get by
I, I'll survive
When the world's crashing down
When I falling hit the ground
I will turn myself and run
Don't you try to stop it?
I, I won't cry

I found myself in wonderland
Get back on my feet again
Is this real?
Is this pretended?
I'll take a stand until the end

I'll get by
I'll survive
When the world's crashing down
When I'm falling hit the ground
I'll just turn myself around
Don't you try to stop me
I'll won't cry.

I'll get by
I'll survive
When the world's crashing down
When I'm falling hit the ground
I'll just turn myself around
Don't you try to stop me
I'll won't cry.

-Cantas hermoso.-Me dijo Edward y me abrazó. Alice se había ido con Jasper.
-Me encanta Avril Lavigne.-Le dije como si dijera lo obvio. Edward rió.
Luego de la canción "Alice" pasaron otras de las canciones que más me gustaban. De Selena Gomez y Avril Lavigne, sobre todo.
Cerca de la una, se fueron retirando. Los últimos que se fueron, Angela, Eric y Mike, se fueron a la una y media.
-Fue una fiesta estupenda.-Dijo Alice.-Deberíamos hacer más.
-Si, pero la parte mala, es que tenemos que limpiar todo esto.-Dijo Rosalie y señaló todo.
En eso se escuchó un ruido y todos nos volteamos y vimos hacia afuera a través de los ventanales.
Había cinco personas encapuchadas pasando por enfrente. Erán pálidos, muy pálidos. Tres de ellos con ojos color carmesí. Dos de ellos, con los ojos dorados. Pararon, sin darse vuelta, justo enfrente de la casa. ¿Quíenes serían?.


¿Quienes serán?

¿Qué querrán?

 

Comenteen mucho!!!!!!

Bella POV
-Cálmense.-Dijo Jasper. Que raro. Todos nos calmamos cuando él dijo eso.
Antes de que pasara un segundo, aquellas cinco personas ya estaban delante nuestro.
-Humanos...-Susurró uno.
Se quitaron las capuchas y dejaron que vieramos sus rostros. Eran hermosos. Parecían no respirar...ninguno.
-Humanos...-Volvió a susurrar el que estaba enfrente de nosotros.-Me llamo Aro. Ellos son Jane y Alec-señaló a los dos chicos de ojos carmesí que le acompañaban-. Y ellos, Antonhy y Marie.-Sañaló a los de ojos dorados.
-Nosotros somos Carlisle, Esme, Alice, Jasper, Rosalie, Emmett, Edward y Bella.-Dijo Carlisle y fue señalando a cada uno a medida que nos nombraba. El que respondía al nombre de Alec me miró largo rato. Antonhy se acercó al hombre llamado Aro

y le susurró algo al oído muy rápido.
-Oh, interesante.-Dijo y me miró.-Querida, ¿tú te llamas Bella, verdad?-Asentí.-¿Podrías darme tu mano solo para comprobar una cosa?
-Cla-Claro...-respondí y lentamente posé mi mano sobre la de él. Oh. La tenía extremadamente fria. Aro cerró los ojos y luego de unos segundos los abrió de nuevo.
-Oh, como he dicho, interesante, muy interesante. Jane, ¿podrías intentar tú?
-¿Qué...Qué cosa?
-Utilizar tu don con ella, Jane.
-Claro.-Me miró y me susurró.-Te va a doler un poco.
Esperé y esperé, pero nada sucedió. ¿Ésto era una broma?
-Basta, Jane. ¡Basta, Jane!-Dijo Aro.
-Lo siento. Pero...¿Cómo es posible...?
-No lo sé.
-Perdón, ¿pero me pueden explicar que es interesante?
-Que resultes ilesa a cualquiera de nuestros dones, Bella.
-¿Dones?
-Resulta, que nosotros somos...vampiros.-Dijo y rápidamente retiré mi mano de la suya.-Oh, Bella. No te asustes. No les haremos daño.
-Aro...Él huele muy bien...No puedo soportarlo...-Dijo Jane mirando a Aro.
-Tendrás que hacerlo, Jane. Por favor.
-Pero... no puedo. ¡No puedo soportarlo!-Dijo y se abalanzó rápidamente hacia Jasper.
-¡JANE!-Gritó Aro.-Antonhy, Marie, Alec, sálgan de aquí. Rápido.-Pero ya era tarde. Alec se había abalanzado sobre mi y me había mordido el brazo. Grité de dolor. Alec no se había levantado aún. Seguía en mi brazo. Aro agarró a Jane y a Alec y

se los llevó rápidamente. Apenas pude ver el rostro de Alec. Estaba horrorizado.
Luego de todo eso, no recuerdo nada más. Lo único que recuerdo era una quemazón que me recorría por todo el cuerpo. Cuando me desperté, todos estaban contra la pared y me miraban.
-¿Be-Bella?-Preguntó Edward y cuando lo quise mirar, vi que ya lo estaba haciendo. Oh. Qué rápida. Edward avanzó un paso y Alice lo detuvo.
-Edward. Ten cuidado a ver si se pone como Jasper.
Tenía una quemazón en la garganta. No le presté atención. Me levanté. Cuando quise hacerlo, ya estaba levantada.
-¿Jasper? Que...¿Qué le pasó? ¿Qué me pasó?-Pregunté. Alice me entregó un espejo y me miré. ¡Por Dios! Esa no era yo. Tenía los ojos carmesí, los más brillantes que había visto y la piel demasiado pálida. Además, era hermosa. Era...¿un vampiro?

No. Imposible. En eso todo desapareció y volví a abrir los ojos. Aún estaba tendida en el piso. A mi lado, estaba Edward. Veía todo borroso.
-¿Edward?
-Aquí estoy, Bella.-Me dijo y me agarró de la mano.
-Un..espejo. Quiero un espejo.-Pedí.
-Esme.-Dijo Edward. Esperamos y Esme trajo un espejo. Me miré en él y suspiré. Era la humana que siempre había sido. De pelo castaño, ojos chocolate.
-¿Qué pasó?-Pregunté.
-Esos...vampiros. Los hermanos, te atacaron a ti y a Jasper. No sé como, pero logramos salvarlos.-Me miré el brazo. Tenía una cicatriz en forma de medialuna.
Traté de levantarme. Oh, no fue buena idea. Me marée.
-Tranquila.-Me dijo Edward y me levantó un poco, haciendo que apoyara mi cabeza sobre su hombro. Luego de unos minutos, llamé a Charlie para decirle que me quedaba a dormir en la casa de los Cullen.
Al otro día, me sentía como nueva.
Edward tocó la puerta -Edward me había dejado dormir en su cama y el durmió en el piso. Eso hizo que discutieramos y venga Alice y nos gritara-.
-Pasa.-Dije aún en la cama.
Edward entró. Tenía puesto unos jeans y una camisa desabrochada hasta el pecho.
-Al fin te despertaste, Bella Durmiente.-Dijo y puso una bandeja de desayuno sobre mis piernas.-Lo hizo Esme. Está muy rico.-Lo miré.-Lo digo por el mio.-Se rió. Me besó y entró Alice.
-Oh, que ternura, chicos.-Dijo y se sentó al lado mio.-¡Bella! ¿Cómo te sientes? ¿Te duele algo? ¿Estás mareada? ¿Estás bien?
-¡Oh, oh, oh! ¡Espera Alice!-Dije levantando las manos con las palmas hacia ella.-Respondiendo todas las preguntas en una sola respuesta, estoy perfectamente. Y yo pensé que esta cantidad de preguntas me harías ayer.
-¿Ayer?-Preguntó confundida.
-Por Edward y yo.-Dije y me reí.
-¡Oh! ¡Cierto!-Dijo y sonrió maliciosamente.
-Antes que nada, ¿cómo está Jasper?-Pregunté.
-Oh, está bien, pero aún no se despierta.
-Oh.
-Bien, ahora...-Dijo y volvió a sonreir-¿Cómo fue? ¿Dónde fue? ¿Fue de mucho tiempo el beso?
-¡Alice! ¡De a una!-Dije y me reí.-Pero te contestaré las 3. Primera, eh...fue...hermoso.-Dije y Edward posó su mano sobre la mia.-Fue en el prado que descubrieron contigo y Emmett...
-¡Oh! ¡Ese era un lugar hermoso!
-Alice, déjame terminar.-Dije y volví a reir.-Y..ehh... La última no la se. ¿Tú que opinas?-Miré a Edward.
-Masomenos. Más que poco y menos que mucho.
-Oh. ¡Qué hermoso!-Dijo Alice.-¿Qué provocó el beso? Además de lo obvio...
-Eh...supongo que ella dormida.
-¿Qué, qué?-Preguntó Alice confundida.
-Hablo en sueños, Alice.
-¿Recuerdas que el viernes nos quedamos a dormir en la casa de Bella?-Alice asintió con la cabeza.-Bueno, Bella se cayó de la cama...-Rió recordando eso.-...y cayó a mi lado, en la cama que me había hecho yo... Antes de que me duerma y

 

todo eso, Bella había estado pronunciando mi nombre...Y parecía que quería decir algo más que "Edward, Edward". Cuando estábamos en el prado, ella se acomodó y yo la abracé, diciendole que si quería, que se durmiera, que yo estaría con

ella en todo momento. Apenas se durmió, empezó a pronunciar mi nombre hasta que dijo "Edward te quiero". Luego se despertó, estuvimos hablando y le dije lo que me había dicho. Ella se sonrojó, cosa normal...y le pregunté si era verdad. Me dijo

 

que si y bueno...
-¡Aww!-Gritó Alice y se me abalanzó.
-¡Edward, saca la bandeja!-Dije, Edward sacó la bandeja justo a tiempo. Alice cayo sobre mi justo donde había estado un segundo antes la bandeja.-Alice, ten cuidado de que no te coma. Aún no he desayunado.
-Desayuno, desayuno. ¡Esta chica no piensa en otra cosa que no sea comer!-Dijo y se rió.
-La verdad, no, Alice.-Dije y le pedí a Edward una tostada. Él agarró una y me la puso en la boca. Me sonrojé y comencé a comer.
-¿Listo?-Preguntó Alice cuando me terminé todas las tostadas.
-¡No! Falta todo eso.-Dije y señalé lo que había en la bandeja. Alice gimió.
Terminé de desayunar y Alice me preguntó.
-¿Ya?
-Si...
-Repito lo de antes... ¡Aww!-Dijo y se volvió a abalanzar sobre mi.
Todos nos reímos y luego eché a Edward del cuarto para que Alice me diera ropa de ella-No me iba a poner el vestido de anoche...-. Me dio un bonito conjunto. Me lo pusé y me lo regaló.
-¡Alice! ¿Cómo que me lo regalas?
-A mi no me queda bien y a ti te queda genial.
-Oh, como quieras.-Dije y salí de la pieza.
-¿Ese no es el conjunto de Alice?-Preguntó Edward.
-Me lo regaló.-Dije y me reí. Alice se fue.
-Te queda hermoso.-Me dijo y me besó. Luego de un rato, decidimos bajar.
-¿Algo para tomar, señorita
solamentepiensoencomida?-Dijo Edward.
-Oh, Dios. Ed-Edward...-Dije y me paré.
-¿Qué pasa?...
-Quiero...Quiero sangre.


¿Qué pasará?

¿Será humana con gustos de vampiro?

Comenten muchoo (:!

Bella POV
Edward se quedó petrificado.
-¿Qué?¿Tú...quieres...sangre?-Preguntó, asustado.
Me empecé a reir sin poder parar. Edward me miraba entre asustado y confundido.
-¿Qué es tan gracioso?-Me preguntó.
-Que te lo creyeras. Edward, ¡no tengo nada de vampiro en mi!. Supongo..-Dije, pensativa.-Y todos dicen que soy una pésima actriz. Además, tengo el presentimiento de que alguien más se lo creyó. No lo sé.-Dije y me encogí de hombros.
-Bella, eso no fue gracioso.-Dijo serio.
-Sabes que si.-Le dije y lo besé.
-Chicos...¿No saben donde está el café?-Nos preguntó Jasper.
-No, Jasper.-Le dije.-Ni idea...
-¡Coffee es en inglés, café en español, como me gusta el coffié!-Cantó Alice entrando en la cocina. Todos nos alejamos de ella.-Café, café, café, café. ¡¿DÓNDE ESTÁ EL CAFÉ?!-Gritó Alice.
-Oh, Dios.-Dije.
-¡Alice, tranquila!-Le dijo Jasper.-Ya desayunaste. ¿Para qué quieres café?.
-No lo sé.-Dijo y sonrió.
-Yo no desayuné y no me estoy quejando.-Le dijo Jasper y rió.
-¡Encontré el café!-Dije y se lo pasé a Jasper.
-Gracias, Bella.-Dijo.
-De nada. Bueno, iré a casa...Tengo que limpiar, seguramente.-Dije.
-¿Te llevo?-Preguntó Edward.
-Claro.
-De paso me quedo un rato.-Dijo. Saludé a todos y nos fuimos. Cuando ya llegamos a casa, entré.
-Oh, vaya. Está todo limpio, qué raro.-Dije.-Hay una nota.-Dije y me acerqué, al lado del telefono, había una nota pegada. La nota decía:

 

"Bella, házme el favor y llama a Jacob."

Suspiré y marqué el número de la casa de Jacob.
-¿Hola?-Se escuchó la voz de Jacob del otro lado.
-Hola, Jacob.-Dije.
-¡Bella! Perdona por lo que te dije el otro día...Eh..
-Está bien, Jacob.-Le dije.
-¿Te molesta que pase por allí?-Me preguntó.
Tapé para que no me escuchara y le hablé a Edward.
-¿Te molesta que venga Jacob?-Le pregunté. Negó con la cabeza. Destapé el teléfono y le contesté.-Claro, Jacob. Pásate por aquí.-Le dije.
-Estupendo. En un rato estoy ahí.-Dijo y colgó.
Colgué el teléfono y me dí vuelta. Edward había venido silenciosamente y se había puesto detrás mio.
-¿Debería irme?-Me preguntó.
-Claro que no. Pero si tu quieres...-Dije haciendo como que me dolía decir eso.
-Jamás me iré a no ser que tu me eches.-Me dijo. Me besó y luego de unos segundos suena el timbre.
-Agh.-Dije. Fui a abrir la puerta y ahí estaba Jacob con una sonrisa de oreja a oreja.
-¡Bella!-Dijo y me abrazó. Ugh, estaba muy caliente. Al ver que Edward se acercaba, moví mis labios diciéndole "¡Compórtate!". Jacob dejó de abrazarme y se dió cuenta que estaba Edward.
-Hola, Cull...Edward.-Dijo ante mi mirada asesina. ¡Todos los chicos son iguales! Mike, Eric, Jacob. Faltaban Jasper, Emmett y Carlisle.
-Hola, Jacob.-Dijo Edward.-Bella, los dejo solos. Ehh...¿puedo fijarme una cosa en tu habitación?-Me preguntó.
-Claro, Edward.-Le dije y me besó la cabeza y luego subió las escaleras.
-Eh...Bella.
-Antes que nada, ¿y si mejor nos sentamos?-Pregunté y señalé los sillones.
-Claro.-Dijo y se sentó.-Bueno, siento haberte dicho todas esas cosas. ¿Me perdonas?-Dijo haciendo la típica cara perrito mojado y con muchísimo frío.
Suspiré.-Está bien, Jacob. Pero dime, ¿qué te pasó para que me digas todo eso?.
Jacob dudó.-Verás Bella...No es que no quiera, pero...No puedo decírtelo.
-Esta bién...¿Puedes contestarme otra pregunta?
-Claro...-Dijo.
-¿Porqué estás tan caliente?
-Eso tampoco puedo responderte, Bella. Lo siento.
-No importa.-Dije. En eso bajó Edward.
-Bella, luego vuelvo. Iré a casa...Iré a ver si Alice sigue tan maniática como recién.
-Oh, claro. Si es así, dale esto.-Dije y le lancé un paquete de café.
-¿Tú...?-Preguntó Edward riéndose. Asentí con una sonrisa diabólica.-Eres malvada, Bella.
-No sabes cuanto.-Le dije.-Adiós, Edward.-Dije y lo besé.
-Adiós, Bella. Adiós, Jacob.-Dijo y se fué.
-Adiós, Edward.-Dijo Jacob.
Estuvimos todo el rato viendo TV y luego de un rato, Jacob se dió cuenta de mi cicatriz.
-Bella...¿Tú eres una...?-Dijo y señaló mi cicatriz.
-¿Qué? ¡Por supuesto que no, Jacob!-Le dije. ¿Porqué le hacía enojar mi tonta cicatriz?.
-Ok. Tengo que irme.-Dijo y se dió vuelta.-Adiós, Bella.
-Adiós, Jacob.-Dije y se fué.
Pasaron horas y yo seguía sola. me preparé el almuerzo y cerca de las cuatro de la tarde sonó el timbre. Abrí la puerta y vi que era Alice.
-¡Bella! ¿Vamos de compras?-Me preguntó haciendo un puchero. Suspiré.
-Está bien, Alice.-Entró rápidamente y fue a mi habitación. Subí y vi que estaba mirando mi ropa.
-Mmm...veamos...¡Éste!-Dijo y sacó un vestido negro que me llegaba mucho más arriba de las rodillas. Tenía una rosa blanca.-Póntelo.-Me dijo y me lo puse. Me maquilló y encontró mis hebillas que hacían juego con mi vestido-hebillas negras con

 

una rosa blanca-.Sacó unos zapatos negros con taco y me los puse. Me maquilló y me peinó.
-¡Listo!-Me dijo.-Pareces una diosa.
-Alice, vamos de compras, no a un desfile de moda.
-¡Shhh!-Me calló y bajamos.-Edward te llevará.-Salimos afuera y ahí estaba el Volvo y el Porsche de Alice. Me acerqué al Volvo y Edward me abrió la puerta y luego la cerró cuando ya estuve adentro. Subió él y arrancó el auto.
-Eh...Bella...-Me dijo.
-¿Qué pasa?
-Todo eso lo eligió Alice, ¿verdad?.
-Si. ¿Porqué?.
-Porque vestida así, enamorarás a cualquiera que pase al lado tuyo.-Dijo y me miró.
-Oh, Edward. No seas celoso.-Dije y me reí. ¡Que gracioso era culpar de celoso a Edward!-Además, siempre te querré a ti.-Le dije y le besé la mejilla.
-Muy bien.-Dijo.-Llegamos.-Se bajó del auto y dió la vuelta para abrirme la puerta. Me ofreció su mano y la tomé. Un día de compras. Pobre Volvo, cargar con todas las bolsas de ropa que me hará comprar Alice...


¡¡Comenten mucho!!

Dedicado a: pamelamalfoy

Edward POV
-¿Vendrás conmigo o te irás?-Me preguntó.
-¿Tú que quieres?
-Que te quedes conmigo.
-Entonces, así será.-Dije y le sonreí.
-Eddie, ¿te quedas?-Dijo Alice haciendo la carita de perrito tan famosa en ella.
-Si, Alice.-Le dije y me reí.
-¡Genial!-Dijo.-Jasper dijo que tenía que hacer algo...Se fué caminando y por eso me dejó el Porsche...Eh...Bella... ¿Vamos?-Dijo Alice y Bella asintió con la cabeza. Mientras caminaban hacia la entrada, todos los chicos las miraban. Fui al lado de

Bella y ella me agarró la mano.
-¡Allí!-Dijo Alice y señaló una tienda que tenía un gran cartel que decía "47 Street".
-Luego está esa.-Dijo Bella y señaló otra tienda que decía "Muaa".

Bella POV
Alice nos llevó a 47 Street y compró un conjunto muy lindo color blanco. Yo también me compré un conjunto de top y mini-short pero de color rojo. Entramos a la tienda "Muaa" y se quedó mirando unas zapatillas-botitas. Me compré una campera

y Alice me compró un llavero.
-Dios, Alice.-Dije y me reí.
Entramos a una tienda de ropa interior -Edward se quedó afuera- y Alice miró todo. Luego salimos y fuimos a una tienda de peluches, compramos -plural de Alice- muchísimos y le hicimos cargar con algunas bolsas a Edward.
-Ahora sé porque Jasper inventó eso para volver a casa...-Susurró Edward.
-¡No te quejes que la mayoría de bolsas las llevamos nosotras!-Le dije y el se rió.
Fuimos de acá para allá, de allá para acá y cuando nos íbamos, el asiento de atrás del Volvo y el del Porsche, iban completamente llenos. Te compadezco, Volvo, pensé. Bajé la ventanilla y cerré los ojos ante el viento que me pegaba

 

suavemente en la cara. Alice estaba loca. Dijo que mañana regresaríamos para seguir comprando. Llegamos a casa de los Cullen y Edward me ayudó a bajar todo. Entramos y Carlisle y Esme estaban en la sala. Cuando nos vieron, se les abrieron

los ojos como platos. Alice venía detrás nuestro y las bolsas le tapaban la cara. Emmett y Rosalie bajaron y Emmett sonrió diabólicamente y fue detrás de Alice.
-¡Boo!-Le gritó y Alice se asustó y tiró todas las bolsas al piso. Emmett se desternilló de la risa. Alice le sacó las llaves de su Jeep. Emmett dejó de reirse.-¡Devuélveme eso!-Gritó.
-Ni lo sueñes, hermanito. Me divertiré mucho con esto.-Dijo y salió corriendo.

Alice POV
Subí corriendo las escaleras e hice como que me iba a mi habitación pero fui hacia la de Jasper. Abrí la puerta y él me miró.
-¿A-Alice?
-¡Jazz! ¡Guarda esto!-Le dije mientras entraba y le tiraba las llaves del Jeep.
-¡Esto es del Jeep de Emmett!
-¡Shh!-Lo callé- Sólo guárdalas y no se las tienes que dar...¿Si, Jazz, bonito?-Dije sentándome a su lado y poniendo carita de perrito.-Porfa, porfa, porfa.-Le pedía mientras le daba un beso en la mejilla.
-Oh, está bien.-Dijo y las guardó. Lo abracé y le seguí diendo besos en la mejilla hasta que él se dió vuelta y los besos empezaron a ser en la boca...

Bella POV
Con Edward tratamos de subir las escaleras con todas las bolsas hasta la habitación de él-nose porqué pero quería que las llevemos allí-. Cuando llegamos, arrojamos todo en el piso.
-Gracias, Eddie.-Dije y sonreí.
-No me gusta que me digan así, pero si tú lo dices, me gusta.-Dijo y me besó. Lo abracé por el cuello y estuvimos así hasta que Emmett entró.
-Agh...-Dijo como si tuviera asco.-Chicos, ¿no vieron dónde Alice escondió mis llaves?
-No, Emmett.-Dijimos ambos y Emmett se fué.
-¡Bella, llamé a Charlie -a la comisaría- y le dije que te quedarás a cenar!-Gritó Esme.
-Oh, gracias, Esme.-Le grité.
-De nada, cielo.-Dijo.
Pasaron minutos y minutos y Edward y yo los pasamos abrazados.
-¡A cenar!-Gritó Esme y todos bajamos. Nos sentamos y Esme trajo la comida. Emmett, apenas Esme apoyó el plato en la mesa, empezó a comer.
-Gracias por dejarme que me quede a cenar, Esme.-Le dije y le sonreí.
-Bella, ya éres de la familia, puedes hacer lo que quieras.-Dijo y me devolvió la sonrisa.
-Exacto.-Dijeron todos al unísono y Edward me besó de nuevo.
-Agh, chicos. Hay gente comiendo.-Dijo Emmett
-En realidad hay una sola persona comiendo, hermanito.-Dijo Alice.
-Oh, bueno. Dá lo mismo...-Dijo y siguió comiendo.
-Emmett, fijate si no tiene veneno, que lo cocinó Alice.-Dijo Edward y se rió.
-Fíjate si tu plato no tiene veneno, Edward.-Dijo Alice echándole una mirada envenenada a Edward.
-Le cambié mi plato a Emmett.-Dijo Edward y Emmett se atragantó. Todos nos empezamos a reir hasta que llegaron Carlisle y Esme a la mesa.
Empezamos a comer -Emmett ya había terminado- y cuando terminamos, Emmett se fue en busca de sus llaves del Jeep.
-La comida estuvo muy rica, Esme.-Dije mientras la ayudaba a llevar todas los platos hasta la cocina.
-Gracias, Bella. Ve con el resto, yo me encargo.-Me dijo y me sacó los platos que traía. Fui hasta la sala y ahí estaban Edward y Rosalie haciendo zapping. Fui y me senté al lado de Edward y el me abrazó y puso mi cabeza en su pecho.
-No hay nada para ver.-Dijo Rosalie y subió a su habitación.
-Oye, Edward. Ya tengo que ir a casa. ¿Me llevas?..
-Claro, Bella.-Me dijo y me levanté y saludé a todos. Nos fuimos en el Volvo y cuando llegamos a casa, Edward me dijo que tenía que regresar a la casa porque yo no quería darle explicaciones -por ahora- a Charlie de porqué Edward estaba

 

conmigo en la noche. Como Charlie aún no había vuelto-cosa rara- me puse a hacer zapping. Rosalie tenía razón, no había nada para ver. En eso, se escuchó el sonido de un auto y me fijé por la ventana y era la patrulla de Charlie. Entró en casa

y me llamó.
-¿Bella?
-Aquí, papá.-Le dije.
-Oh, pensé que no habías vuelto.-Me dijo.
-Recién vengo. Esme me había dicho que me quede a cenar...
-Que suerte tienes, hija. Yo aún no cené.
-Oh, en ese caso...-Dije y me paré rápidamente y le hice la cena a Charlie. Mientras esperaba, miré por la ventana, en dirección al bosque y ví algo...Parecía un gran perro. Un lobo. Un lobo que parecía un oso. El pelaje era rojizo y me hacía

recordar a Jacob, no sabía porqué. Terminé de hacerle la cena a Charlie y se la serví en la mesa.
-Gracias, Bella.
-De nada, papá. ¿Porqué has venido mucho más tarde que todos los días?.
-Tuvimos muchos trabajo. Varias personas desaparecidas y algunas muertas...
-Oh.-Dije.
Luego de algunas horas, me agarró mucho sueño. Me fijé la hora... 02:33 a.m. ¡Dios mio! ¡Era tardísimo!. Subí rápidamente y me bañé, me puse el pijama y bajé a darle las buenas noches a Charlie. Cuando ya estaba acostada en mi cama, me

vino a la cabeza la imagen de aquel lobo-oso. ¿Porqué me había recordado a Jacob?. Un montón de preguntas invadían mi cabeza. Mañana trataría de encotrarles respuesta. Ahora, quería dormir. Me acurruqué bien y cerré los ojos. Luego de

unos minutos, me dormí. Soñé que Jacob y yo caminabamos por un bosque...Hasta que Jacob desaparecía y a mi lado aparecía ese lobo de pelaje rojizo que había visto hoy.


Comenten mucho :)!!!

Bella POV
Me desperté tempranísimo. Era domingo. No importaba si dormía un poco más, ¿verdad?. Pero al parecer, alguien no quería que siguiera durmiendo.
-¡BELLA! ¡ARRIBA!-Me gritaba Alice desde abajo a los bocinazos.
-¡Ya, Alice! ¡Ya me despertaste!-Le dije media dormida. Bajé y les abrí la puerta(venían, Emmett, Edward y Alice). Emmett se rió muy bajito y fue a buscar un poco de agua. Volvió hacia donde estábamos todos y me lo tiró en la cara. Listo, me

desperté del todo.
-¡Emmett!-Grité medio enojada y divertida. Edward, Alice y Emmett un poco más y estallaban de la risa.
-Ve...a...-dijo entre risas Alice-...vestirte...y secarte...la cara...que nos vamos....de paseo...-dijo y siguió riéndose.
Subí al baño y me bañé, luego fui a mi habitación y ya estaba Alice ahí.
-Pónte esto.-Dijo y me lanzó la ropa. Me la puse y bajé.
-¿Estás despierta?-Me preguntó sonriendo Emmett.
-Si, gracias, Emmett.-Le contesté.
-Bueno, ¿nos vamos?-Preguntó Edward y todos asintieron. Emmett iba en el Porsche de Alice y Edward y yo en el Volvo. Subimos al Volvo y Edward arrancó el auto. Luego de unos minutos, me dí cuenta que no había desayunado.
-Oh.-Dije y me sujeté el estómago.
-¿Qué pasa?-Me preguntó Edward.
-Es que...no desayuné.-Dije e hice una mueca de dolor.
-La verdad-susurró-yo tampoco desayuné. Le mentí a Alice para que deje de decirme "Edward, apúrate."-Dijo imitando la voz de Alice. Sonreí.-Mmm...creo que podemos parar en algún lugar para desayunar. Oh, allí.-Dijo y estacionó el auto.
-¿Edward? ¿Qué pasa?-Preguntó Alice desde la ventanilla de su auto cuando Edward bajaba del Volvo.
-Ninguno de los dos desayunó.-Contestó.
-Ninguno de los tres, querrán decir.-Dijo Emmett y se apresuró a ir con Edward.
-¡¿Acaso soy la única que madruga?!-Preguntó Alice.
-Sí.-Contestamos Emmett, Edward y yo al unísono.
Desayunamos y volvimos a emprender marcha. Pasamos por un montón de lugares hasta que llegamos a Port Angeles. Bajamos y empezamos a caminar y caminar. En eso, nos encontramos a Jessica Stanley y a Angela.
-Oh, hola, Bella.-Dijo Angela y se paró para saludarme.
-Hola, Angela.-La saludé y sonreí.
-¿De paseo?-Preguntó Angela.
-Así es.
-Bella, apúrate que quiero ir a comprar ropa...-Me susurró Alice al oído.
-Bueno, adiós, Angela.-Le dije.
-Adiós Bella, adiós Edward, Alice y...Emmett.-Dijo Angela y se apresuró a irse.
Alice me arrastró por miles de tiendas de ropa. Cada vez que entrábamos a una tienda, salíamos con nueve o diez bolsas más.
-Oh.-Dije y me paré en la vidriera de una joyería. Había un colgante hermoso, con un diamante en forma de corazón. La cadenita era toda de oro y plata.
-Vaya.-Dijo Alice detrás mio.-Es hermoso...
-Mucho más que eso.-Dijo Alice.-Bueno, ¿seguimos caminando?
-Claro.-Dije y empezamos a caminar pero...-Oigan, ¿y Edward?..
-Eh...No lo sé.
-Sorpresa..-Canturreó la voz de Edward detrás mio. Me di vuelta y vi que tenía las manos detrás de la espalda.
-¿Qué traes ahí?-Le pregunté y me mostró una cajita pequeña, pero muy bonita.
-Para ti.-Me dijo y sonrió dulcemente.
Agarré la cajita y la abrí. ¡El colgante!. Me quedé petrificada.
-¡Oh, Edward! ¡Gracias!-Le dije y lo besé.
-No es que quisieramos interrumpir, pero...¿qué pasa?-Preguntó Alice.
-Mira.-Dijo Edward y se posó de nuevo detrás mio y pasó el colgante por delante mio. Lo colocó mejor y Alice se quedó con la boca abierta.
-¿Y para mi qué?-Dijo Alice con un puchero.
-Eh...
Antes de que Edward pueda hablar, Alice dio un gritito.
-¡Mira ese vestido!-Dijo y lo señaló.
-Hum, está bien, Alice.-Dijo, fue y lo compró.
-¡¡Gracias, Edward, gracias!!-Gritó Edward y lo abrazó.
-¿Y para mi?-Dijo Emmett imitando el tono agudo de Alice. Todos nos reimos.-No de verdad, ¿y para mi qué?.
-Todo el cariño de Rosalie.-Dijo Edward y sonrió.
El resto del día pasó muy rápido.
El año también.
Año Nuevo. Estabamos Charlie, Renée, los Cullen y yo en la casa de los Cullen. Estaba todo hermosamente decorado por Alice. Adornos por donde sea.
-¡Feliz año!-Dijimos con Charlie y Renée apenas habíamos llegado a la casa. Renée había viajado desde Phoenix sola, ya que Phil no había podido venir porque no me acuerdo qué.
-Estás hermosa.-Me dijo Edward.
-Gracias.-Le dije, ruborizándome. Charlie había tomado bastante bien todo esto del noviazgo con Edward. Cosa que me sorprendió, bastante. En cambio, Renée, se emocionó, me abrazó y me felicitó más de un millón de veces.
-Bienvenidos.-Dijo Esme con una sonrisa.
-Muchas gracias, Esme.-Respondió Charlie devolviéndole la sonrisa.
-¡Bella!-Se escuchó a Alice desde el principio de las escaleras. Bajó corriendo y me abrazó.
-¡Alice! Estás preciosa.-Dijimos con Charlie y Renée al unísono.
-Gracias.-Dijo sonriendo.-Oh, Bella. Tú estás más preciosa.-Me dijo.
-¿Y Rosalie, Emmett y Jazz?-Pregunté.
-Rosalie maquillándose y Emmett y Jazz jugando con la PlayStation.-Dijo rodando los ojos.
Llegó la medianoche. Los fuegos artificiales adornaban el cielo. Era una vista asombrosa. Edward me abrazó por la cintura.
-Tengo algo para ti.-Me susurró Edward al oído y me llevó hasta su habitación. Buscó y buscó y al fin sacó una pequeña cajita.
La abrió. Oh, Dios. Me quedé petrificada viendo el anillo de diamantes.
-Isabella...
-Bella.-Le interrumpí sonriendo.
-Oh, Bella. Por una vez.-Dijo apoyándose en una rodilla.
-De acuerdo.-Dije rodando los ojos.
-Isabella Marie Swan...¿Quieres...?
Estaba impaciente para que lo diga ya. No pude esperar más, la impaciencia me ganó.
-¡OBVIAMENTE QUE SI!-Grité, interrumpiendolo y lo abracé. Luego me puso el anillo y me besó.
-Dios, chicos. ¿Qué fue ese grito?-Preguntó Alice desde la puerta.
-Mira..-Dije dando saltos y mostrándole el anillo.
-¡Dios mio! ¡Felicitaciones!-Gritó Alice y me abrazó.
Fuimos con el resto.
-¡Charlie, Renée!-Grité y les mostré el anillo.
-¡Felicitaciones, hija!-Dijeron al unísono y me abrazaron. Lo mismo fue con Rosalie, Jazz, Emmett, Esme y Carlisle.
-¡Yo haré los preparativos y todo!-Dijo Alice eufórica.
Ese fue el mejor Año Nuevo de mi vida.

 


Con este final feliz doy como terminada esta historia, pero haré la segunda parte, "Edward y Bella...¡Humanos! 2".

Los Swan y los Cullen pasaron muy bien este año, y el otro también. Todos son muy felices en familia. Bella prontó se convertirá en Bella Cullen y...No adelantaré más, sino les diré de qué será la segunda parte, ¿no?.

Edward y Bella...¡Humanos! - Fanfics de Harry Potter

Edward y Bella...¡Humanos! - Fanfics de Harry Potter

Aquí estoy, en el aeropuerto de Phoenix. Me voy a vivir una temporada con mi padre, Charlie, que vive en Forks.-¡Adiós Bella!-me gritó mi madre, Renée, mi

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-edward-y-bella-4181-0.jpg

2023-02-27

 

Edward y Bella...¡Humanos! - Fanfics de Harry Potter
Edward y Bella...¡Humanos! - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48324
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20