El amor ciego también es bonito - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Ella era una mujer desenvuelta, ella no necesitaba nada de lo que la tecnología le brindaba. Había nacido con una dificultad visual y paulatinamente había terminado ciega, mientras crecía. A lo largo de su vida.
Pero nunca tuvo problemas con ello. Nunca había sentido que su vida no tenía sentido sin poder ver algo más que la oscuridad. Podía oír perfectamente. Podía tocar y sentir. Incluso podía ser tocada.
No estaba enferma. Solo estaba ciega.
Y a lo largo de sus estudios, no había ocurrido nada extraordinario. Se había convertido en una gran pianista. Adoraba escuchar y sentir. Tocar las piezas más suaves, enagalanar sus sentidos con la más suave música.
Lo que no pudiera ver; lo quería sentir con sus manos y con el resto de sus sentidos. Siempre había sido una jovencita dedicada. Los estudios se le daban muy bien. Ella no dejaría de crecer; por un par de impedimentos.
Su madre era en exceso, sobrepotectora. Tenía miedo de que se lastimara, de que terminara sintiendo los estragos de su triste destino. Aún así, su hija sonreía. Su hija era una persona mucho más feliz. Siempre decía:
¿Cómo puedo deprimirme por algo que nunca vi? Por eso las personas que ven, son tan infelices. Deben ver la realidad, yo aún puedo vivir en un mundo de fantasía. Puedo creer que todos son amables y sonrientes, aunque estemos en guerra.
Así era Khaterine. Desprendida. Sin ataduras que pudieran doblegarla. El no ver, no resultaba impedimento para ella. Más bien, era una diversión. Un tiempo de esparcimiento.
Y a lo largo de su vida, ella continuó sus creencias. Se graduó y terminó en la universidad. Estudiar era su fascinación y la química de igual forma. Ansiaba poder aunque fuera, aprender algo. No manipularía químicos sin poder ver, pero quería enseñarla.
No tenía muchos recursos, pero no desestimaba en nada para su educación. Ni su madre tampoco. Y a lo largo de ella, conoció a un joven. Maravilloso como ella lo llamaba, aunque no podía verlo. A su madre le parecía igual. Velaba por ella. Se había enamorado perdidamente de ella y no podía dejar de llamarla.
Dejar de escribirle cartas que aunque ella no podía leer, su madre se encargaba de ello. Y apenas lo supo, había comprado un código Braile, para comunicarse. Había intentado escribir letras en relieve.
Quería hacer todo por ella. Amaba a esa mujer, con locura. Tan hermosa. Con sus cabellos negros y sus ojos de color pardo. Su piel blanca y su rostro perfilado. Su pequeña nariz. Todo de ella, amaba.
Y su vida esperaba compartir con ella.
Así sería.
¿Estás segura de que quieres casarte con él? ¿Aunque no puedas verlo? ¿Aunque sea poco lo que le conoces?
Asintió sin dudar, imaginándose su vestido de novia y parada frente al espejo. No podía verlo, pero estaba bien. Ansiaba solo sentirlo entre sus brazos. Besarlo hasta la saciedad y ser feliz a su lado.
Había prometido serle fiel por sobretodas las cosas, aunque solo él pudiera ver esa fidelidad. Aunque ella viviera en un mundo completamente diferente.
El tiempo pasaría y ella lo vería con el corazón.
Y efectivamente, el tiempo pasó y ella no podía ser más feliz en los brazos de Raúl. Su esposo. El joven tesista a quién había asistido a lo largo de su carrera. Ya eran profesionales. Él trabajaba, ella esperaba hacerlo. Esperaban tener una casa enorme, con un gran jardín donde ella pudiera correr. Donde pudiera percibir el aroma de flores y del campo mismo.
Nada arruinaría su nueva vida.
Absolutamente nada.
Khaterine, ¡te tengo buenas noticias! El doctor de confianza ha llamado a tu madre y le ha dicho que existe una forma de curar tu visión. De curar tu vista para siempre. Podrás volver a ver. Una cirugía menor.
Estaba emocionado, podía oírlo en su voz. Inspiró, imaginándose las tantas cosas y colores que ya no le describirían. Que ya podría ver. A su esposo.
Hasta ese momento, solo eso le emocionaba. Ello y ver a su madre una vez más.
Pero sentía miedo. Miedo de perder todo lo que ya había construido con solo volver a ver. ¿Y si nada era como imaginaba? Al recostarse en la cama, su esposo pudo sentirla temblar. Creyó que se trataba de frío. La abrazó en silencio.
Mi amor... ¿y si decido no operarme?
Pero... ¿por qué Katherine? ¿Es que no quieres volver a ver? ¿Verme?
Tengo miedo de que en realidad, esté bien así. Si ver.
lo sabremos en unos días. ¿Qué te parece?
Asintió y trató de dormir. Sintió en aquella noche, que su esposo trataba de infundirle paciencia, seguridad. No dejaba de abrazarla y de asegurarle que nada pasaría. Que estaría a su lado. Tomara la decisión que tomara.
Te amo de todos modos, cariño.
Y los días volvieron a pasar, ella esperaba al doctor. Todo en silencio, su madre no quería hablar al respecto. Sonreía, aunque era la única en hacerlo.
Puede tener riesgos. Puede volver a perder la vista. Es una cirugía experimental. Nada concreto aún.
Bien. A la buena de dios. Si no lo comprobaba, no lo sabría. Había sido pautada para un mes luego y ella trataba de no preocuparse. Había hablado con sus profesores al respecto y todos habían aceptado darle ese permiso.
El postgrado ya estaba tan cerca. No quería arruinarlo.
Podrás ver lo hermosa que eres justo ahora, mi amor...
Su esposo estaba feliz y esa era su tarea. Serlo a su lado.
El día de la operación había llegado. Todos estaban preparados. Incluso ella. Sonriendo, se dispuso a la cirugía. Ya se había cambiado y mientras su esposo sostenía una de sus manos en la camilla; ella le dio un pequeño beso de despedida.
Iban a volver a "verse".
Horas. Interminables horas para Raúl. Insoportable el tiempo y la espera. No podía mantenerse sentado, aunque su suegra insistiera en que debía tranquilizarse. Que su esposa estaba muy tranquila.Que ella no tendría miedo. Que ella estaría feliz de complacerlo.
Lo sabía. Quizá sentía que la presionaba.
Muchas horas luego, tuvieron noticias de ella. Estaba en cama, recuperándose. Pasarían a verla en unos minutos. Sonrió al saber que todo había terminado y que ella continuaba existiendo. Que su esposa estaba en aquella cama y sonreía de igual forma.
La recuperación había sido más dolorosa de lo que creía, pero eso no le quitaba el ánimo a su esposa. Esperaba que funcionara; pero no se desilucionaría de no ver nuevamente.
Y el día de la verdad, seguía diciendo lo mismo. Sentada en la camilla, esperaban mientras retiraban el vendaje.
Tenía que poder ver.
Katherine, abre tus ojos muy lentamente. Si ves alguna luz, no te precipites. Te acostumbrarás a la sensación.
Asintió con la cabeza y comenzó a abrir los ojos con mucho cuidado. Raúl esperaba, ansioso. Su madre esperaba.
¿Puedes distinguir algo? ¿Puedes ver mis dedos?
Doctor...estoy viendo al hombre más guapo del mundo. Estoy viendo a mi marido.
No pudo contener las lágrimas al saberlo. Su esposo...su madre. Sonrió, tomándola entre sus brazos. Fundiéndola en un gran abrazo. Su hermosa esposa, podía ver.
Y Katherine había notado, cuánto había cambiado. Qué tan hermoso era su vestido de novia y su trabajo.
Pero sentía que de todos modos; algo le faltaba. A veces resultaba todo más sencillo, cuando no podía ver. Cuando no veía el dolor y podía huir dentro de sí misma.
Muy en el fondo, extrañaba no ver. Y su esposo de vez en cuando, la encontraba con los ojos cerrados. Tocando el piano. Cocinando.
¿Por qué?
A veces extraño no ver. A veces extraño ser la de antes. La vida no se detiene por no poder ver. El amor ciego también vale la pena.
Su esposo lo sabía. Estaba acostumbrada. Pero pronto conocería la pasión de ver. De sentir los colores. De mirar el arte.
La llevaba a todos los museos y galerías.
Sin ver habría imaginado cosas similares.
¿Qué piensan? ¿Que Katherine es una mujer mañosa? El amor ciego a veces es mucho mejor. Luego llega el desencanto...
Pero ¿cómo saber de lo que amas si no lo puedes ver?
Ironías de la vida.

 

El amor ciego también es bonito - Fanfics de Harry Potter

El amor ciego también es bonito - Fanfics de Harry Potter

Ella era una mujer desenvuelta, ella no necesitaba nada de lo que la tecnología le brindaba. Había nacido con una dificultad visual y paulatinamente había t

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-el-amor-ciego-tambien-es-bonito-fanfics-de-harry-potter-4975-0.jpg

2023-02-27

 

El amor ciego también es bonito - Fanfics de Harry Potter
El amor ciego también es bonito - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/63873
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20