El amor secreto de Severus Snape - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Una noche en la escuela Hogwarts de magia y hechizeria, cuando acabaron las vacaciones y comenzaban nuevos cursos (en este caso harry va a pasar a 6), Durante el banquete, Dombledore se levanto de la mesa del profesorado para dar la bienvenida a un nuevo año a los nuevos alumnos que ingresaban a 1º.

Dombledore, que en cuanto se levanto todos callaron al instante para oir su bienvenida.

-Buenos noches y bienvenidos a Hogwarts a todos los nuevos alumnos- anuncio Dombledore alzando los brazos y saludando con una amable sonrisa -tenemos a una nueva profesora, la profesora Stover que les dara Cuidado de Criaturas Magicas- alumnos y profesores aplaudieron para darle la bienvenida, mientras Jennifer saludo con una sonrisa - tambien habra un nuevo profesor de pociones, pero no ah llegado aun por lo que el profesor Snape les seguira enseñando esta materia y tambien les dara Defensa Contra Artes Oscuras, bueno, pues que comience el banquete- y en cuanto se sento aparecieron deliciosos platillos.

 

Mientras comian, alumnos y profesores charlaban.

La profesora Stover estaba sentada a la izquierda de McGonagall y a la derecha de Snape; Jennifer no lucia como comunmente se visten las brujas, si no que vestìa con ropa de mago, eso era porque no le gustaba que le llamaran "bruja", ella preferia "hechizera" o "maga", portaba una gabardina muy larga por debajo de las rodillas, color verde palido oscuro, unas botas algo estilo militar color negras, un pantalon aterciopelado negro que ocultaba algo de sus botas cuadradas, tenia una blusa de manga larga negra, daba una sensaciòn misteriosa como Snape; tenia unos hermosos ojos azules, tes blanca, una boca rosada, cabello azabache muy bien cuidado, lacio y le llegaba por la mitad de la espalda, tenia un fleco del lado derecho, tenia la misma edad que Snape pero tenia tan bien cuidada la cara como su cabello que parecia màs joven que èl, era delgada; tambien llevaba una gorra estilo militar del mismo color de su gabardina (parece que ah Jennifer le gusta lo militar) llevaba el pelo agarrado en una coleta baja.

Detras de la silla en la que estaba sentada habia un elfo domestico bien vestìdo como los duendes del banco del callejon Diagon.

Cuando acabo la cena todos fueron a sus respectivas salas para descanzar.

Al dìa siguiente en la mañana, en Cuidado de Criaturas Magicas, los alumnos de Gryffindor y Slytherin comenzaron a entrar, era un aula algo oscura, por las cortinas entre abiertas, habia muchos cuadros de criaturas magicas colgadas en las paredes, algo rectangular, cuando todos se sentaron, apenas y se dieron cuenta de que habia una pantera negra de ojos azules sentada en el escritorio que estaba en frente, donde se suponia que deberia estar Jennifer, y a lado de la pantera estaba el elfo de la profesora Stover, cuando la pantera bajo de la silla y todos estaban asustados, la pantera se paro sobre sus patas traseras y se transformo en la profesora Stover, todos se asombraron con un "ooh"

-Buenos dìas alumnos de 6º de Gryffindor y Slytherin, yo sere su profesora de cuidado de criaturas magicas en este y el proximo año- Dijo en voz alta para que la escucharan, todos la miraban con una sensacion miedosa, claro, por la forma en que vestìa- Yo me llamo Jennifer Stover- Se presento mientras tomaba su varita de uno de los bolsillos largos que tenia su gabardina y apunto con ella al pizarron, en la que aparecio "Profesora Stover, Cuidado de Criaturas Magicas"

 

-De una vez les explicare como manejo mi clase- dijo en tono extricto Jennifer -bien, yo como quiza muchos de sus profesores que estaban en esta materia, traere algunas criaturas magicas y les hare algunas preguntas sobre ellos, si alguien no pone atenciòn- subio la voz al ver que Neville miraba hacia la ventana -tendra un castigo simple, pero bueno...- dijo mientras se aproximaba a la puerta que estaba atras de su escritorio, algunos alumnos comentaban en susurro lo rara que lucia, cuando salio con una pecera llena de gnomos que apachurrados intentaban salirse de este -hoy traje a una criatura muy comùn en cualquier jardin, quizas hasta en el sullo habite uno de estos pequeños gnomos, les dare uno a cada uno, ahora les explicare que haran con ellos -dijo mientras pasaba por las mesas entregandoles un gnomo.

-Con cuidado, son muy fragiles pero son algo rudos, para mantenerlos en la mesa y evitar que se escapen- explicaba mientras iva con el ultimo gnomo a su escritorio -coloquen la palma de la mano hacia donde se dirija y no dejen que caiga al piso - esplicaba mientras trataba de que el gnomo que tenia en la mesa no hullera.

Cuando acabaron las clases, los maestros se reunieron en la sala de obviamente maestros xD, para comentar de los partidos de Quiddich y de lo que les irian a enseñar a los alumnos de 6º y 7º para los EXTASIS.

-Buenas noches profesores- se precento Dombledore- ¿que tienen para enseñarles a los alumnos, para que pasen sus EXTAsIS?

- Bueno, pues yo les pondre encantamientos màs complicados de los que habian hecho en los años atras y repasaran algo de los TIMOS- contesto McGonagall

-Pero los de 6º y 7º ya pasaron por esos- le dijo Jennifer a McGonagall en un tono ironico.

-Sì, pero quiero que salgan bien con su futuro y lo que planean hacer- le contesto ella.

Despues de su pequeña reunion, los profesores salieron, cada quien a su despacho.

-Disculpa, espera - le dijo Jennifer a Severus cuando salieron de la sala de los profesores y Snape se paro en seco y dio media vuelta - creo que te conosco de alguna parte.

-Amm... yo no- respondio friamente Snape- asi que si me permite, tengo cosas que hacer -dio media vuelta y siguio con prisa hacia las mazmorras donde estaba su despacho, el si la recordaba pero llevaba prisa.

-Que no te llamas Severus Snape, y estabas en Slytherin?- pregunto Jennifer confusa por la respuesta y tratando de seguirlo.

-Si lo soy y si lo estaba ¿porque?- dijo el algo fastidiado, caminando a grandes zancadas, o queria llegar a hacer sus asuntos o queria perder de vista a la profesora Stover.

-Por curiosidad, y, seguro que no se acuerda de mi? -insistio Jennifer, cuando al fin llegaron al despacho de Snapey este se paro enfrente de la puesrta y dio media vuelta para mirar a Jennifer.

-a ver profesora Stover, ¿que trata de hacer?, que llegue màs tarde a realizar mis deberes? -contesto Snape ya perdiendo la paciencia.

-Bueno no, pero...

-Pero creo que usted tambien tiene trabajo por hacer , no?- la interrumpio Snape.

-Ok veo que esta ocupado, tal vez lo vea luego- dijo Jennnifer perdiendo las esperanzas de que la recordara.

-Hasta que se da cuenta- mascullo Snape en lo que abria la puerta y entraba.

 

Jennifer dio media vuelta y se retiro a su despacho a descansar.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les alla gustado este primer capitulo

Por favor comenten :'(

Al día siguiente en la tarde, en el Gran Comedor, Jennifer se sentó a lado de Hagrid y de Snape.

-Disculpa, hoy¿ tiene trabajo en la tarde?- Pregunto Jennifer a Snape en un tono bajo.

- No más o menos, ¿Por qué?- respondió Snape en tono frio y sin mirarla.

-Para invitarlo a charlar algo- Dijo Jennifer con la sensación de que le sonaría algo raro a Snape - en mi despacho.

-Está bien, veré si tengo tiempo- contesto Snape sin todavía mirarla.

Cuando terminaron las clases, Jennifer esperaba en su despacho, era un cuarto cuadrado y había unos trofeos en una estantería de un deporte llamado Lerypard (pronto les diré de que trata) y había unos cuantos cuadros donde había varias criaturas mágicas como en el aula, ella estaba sentada en su escritorio con una silla frente a ella, esperando a Snape. Cuando alguien toco a la puerta Jennifer pidió que pasara y era Snape.

-Tome asiento profesor- dijo Jennifer señalando la silla que estaba frente a ella.

-Solo una pregunta profesora Stover, ¿porque sus ojos son diferentes?- Pregunto Snape mientras se sentaba, pues los ojos de Jennifer tenían un color rosa.

-Siempre cambian, dependiendo de mi estado de ánimo -explico Jennifer sin darle mucha importancia- soy una pequeña parte de metamorfomaga, pero solo cambian mis ojos, ¿no quiere algo de tomar?

-No, gracias.

- ¿Aun piensas en Lily?- Pregunto Jennifer haciéndose pasar por misteriosa.

-Como sabes de ella?- pregunto Snape desconcertado.

-Por dios! Parece como si te olvidaras de que yo era una de las amigas con las que màs se juntaba con Lily -Exclamo Jennifer.

-Tranquila
am
Jenni...?- Dijo Snape que no recordaba su nombre.

-Jennifer! - respondió ella luego suspiro y sus ojos ahora eran de un azul fuerte.

-Y ese color?- pregunto Snape con frialdad.

-Am
comúnmente odio decir que cada color, me da algo de vergüenza, créame- dijo ella ya calmada y avergonzada - y dígame, nunca sintió una mirada en cada clase, cada vez que nos tocaba juntos en u trabajo?- pregunto Jennifer esperando la respuesta impacientemente.

-Ahora que lo menciona, creo que sí, pero nunca supe de quien era- Respondió tratando de guardar su frialdad.

-Claro, por más que intentaba hacer que sintiera la mirada
-Se dijo ella y luego se detuvo con la expresión como de "ups".

-Entonces esa mirada era suya?- Pregunto Snape esforzándose para mantener su frialdad, con esa pregunta Jennifer se puso algo roja- Yo creía que alguien me estaba espiando, también en el comedor y en la biblioteca y en el descanso y
entonces durante los años que estabas en Hogwarts me espiabas?

-No te enojes con migo, pues solo lo hacía porque tú me
me
me hacías pensar que eras misterioso- respondió rápidamente Jennifer pues eso la avergonzaba mucho.

-Y Lily que decía de mi?- Pregunto él.

-Después de llamarla sangre sucia o antes de eso?, bueno la verdad es que ella me conto que eran buenos amigos, hasta que tú la llamaste de esa forma, pero cuando sucedió eso yo no estaba ahí, pues yo llegue después de que su amistad se rompió- Explico - incluso me pusieron junto contigo para hacer pociones, también me sentaba junto contigo en el comedor, pero por lo visto no lo recuerdas, también te defendía mucho de esos "Merodeadores", aunque tú me ofendías cada vez que te defendía de ellos, no me importo las ofensas siempre seguía juntándome contigo.

 

-Pues yo me defendía solo- contesto Snape en tono frio y muy serio.

-Enserio? Y que tal esa vez donde te culparon por la poción mal hecha, ¿pudiste defenderte?- Pregunto ella con sarcasmo.

-Bueno yo

-No pudiste- lo interrumpió Jennifer enojada- además de que tu amigo Lucius no hizo nada y yo fui la única que te defendía, aunque todos se burlaban excepto Lily, y quien fue la única que quiso ir al baile de navidad contigo?

- Bueno
- Dijo Snape como si no supiera.

-Pues fui yo, y quien te hacía de vez en cuando las tareas de transformaciones? Ha! pues yo.

-Está bien está bien ya te recuerdo y ¿querías hablar del pasado?- dijo algo irritado.

-Sí, pues se me hizo algo raro que no te acordaras de mi- respondió con tristeza.

Cuando acabaron de platicar sobre cómo se llevaban y eso cada uno se fue a dormir.

Antes de que Jennifer fuera a dormir, decidió dar un pequeño paseo y paso frente a la puerta del Gran Comedor y se detuvo por una conversación que creyó que eran alumnos, antes de entrar a decirles que ya tenían que irse a sus dormitorios se quedo oculta en una de las puertas entreabiertas para observar de quien se trataba. Eran dos personas vestidas con una túnica negra y con una capucha que ocultaba parte de su cara, Jennifer de inmediato pensó que esas personas eran mortifagos, solo se quedo quieta para oír la conversación.

-Debemos envenenar a los alumnos, grupo por grupo, para hacerlo, lo haremos en la clase de pociones, ya descubrí que van a hacer, así que hay que cambiar la sangre de unicornio por la sangre de sirena, esto empeorara la poción y creara un humo mortal, vamos ya al salón de pociones- dijo una voz ronca.

Y las dos personas se dirigían afuera donde se encontraba Jennifer, ello no sabia que hacer asi que vio enfrente de ella unos cuantos marcos que estaban en el corredor.

- Wingardium leviosa- susurro apuntando con su varita a uno de los marcos, que comenzó a levitar.

Cuando vio que los mortifagos estaban a punto de salir soltó el marco que cayo con fuerza al piso y llamo la atención de los mortifagos y le dio tiempo a Jennifer para transformarse en pantera y salir con silencio hacia el otro corredor, claro que no notaron que se movía pues su pelaje se confundía con la oscuridad.

"Eso estuvo cerca" pensó Jennifer al bajar las escaleras de mármol que conducían a las mazmorras donde se encontraba el aula de pociones, la puerta estaba asegurada con el típico encantamiento que ponía Snape para que nadie entrara a robar sus pociones, Jennifer estaba muy asustada, el corazón le latía tan rápido que pensó que iba a estallar en cualquier momento, claro pues a cualquiera le asusta estar tan cerca de mortifagos peligrosos.

Se quedo en la puerta esperando alguna señal de los mortifagos, pero durante media hora no ocurrió nada, ya era tarde era la una de la madrugada, cuando comenzaron a escucharse pasos, Jennifer se oculto tras una armadura que adornaba el aterrador y oscuro pasillo de las mazmorras, en el fondo se veían los dos mortifagos que llevaban en las manos unos frascos que hizo suponer a Jennifer que era la sangre de sirena.

 

-Qué raro fue eso - dijo uno de ellos - ¿crees que alguien nos estaba espiando?

-No lo sé- dijo la voz ronca - pero bueno, abre la puerta.

Su compañero se puso frente a la puerta, saco la varita apuntando a ella y susurro un conjuro que Jennifer no alcanzo a escuchar bien, pero el conjuro no abrió la puerta, entonces dijo otro hechizo en voz baja y entonces la puerta se destruyo habiendo mucho ruido.

-Rápido cámbialos - dijo uno de ellos mientras entraban juntos.

Jennifer no sabía qué hacer, o irse corriendo al despacho de Dombledore a avisar y llegar cuando ya se habían ido o entrar en ese momento y lanzarles el hechizo Desmaius para dejarlos tumbados en el piso y así cambiar las pociones a su estado original, pero
y que hacía con los cuerpos? Sabía que el hechizo no duraría para siempre, volverían a levantarse y seguro la mataban con Avada Kedabra o alguna otra maldición imperdonable.

Decidió tomar las dos opciones.

Se convirtió en su forma humana y entro silenciosamente apuntando con su varita, observaba como cambiaban las pociones. En cuanto los dos voltearon apuntaron con sus varitas a Jennifer.

Inmovilus!- exclamo Jennifer antes de que ellos dijeran lo mismo.

Y los dos se quedaron inmóviles, Jennifer aprovechó y cambio las pociones en su lugar correcto, cuando se dio vuelta los dos mortifagos ya no estaban, tampoco se veían correr en el pasillo.

Cuando escucho pasos que venían se quedo inmóvil apuntando con su varita a la salida de la puerta y con la otra mano los frascos.

Habían llegado McGonagall, Snape y Filch.

-¡Trata de robar pociones!- Exclamo Filch con una mirada de loco.

-¿Qué hace aquí, profesora Stover?- pregunto confundida McGonagall.

-Había mortifagos y querían cambiar algunas cosas y causar algo para matar a los alumnos cuando les tocara pociones - Contesto Jennifer nerviosa porque pensaba que la iban a acusar de algo que ella no había hecho.

-Hay que llevarla con Dombledore - Sugirió fríamente Snape.

-¿¡Pero no me creen?!- dijo Jennifer confusa

- Y porque no quiere ir con Dombledore? Teme que la corran?- Le dijo Filch con maldad y con la cara más loca y diabólica, parecía que no le caía bien Jennifer.

-No, pero

-Vamos profesora Stover- Dijo McGonagall tomándola del antebrazo y llevándola al despacho de Dombledore dejando a Filch con Snape en las mazmorras.

Reparo! - Dijo Snape apuntando con la varita a la puerta hecha pedazos haciéndola volver a su lugar habitual.

-Sabia que esa profesora tramaba algo- Dijo Filch con crueldad.

-Tú siempre crees que todos son misteriosos Filch- Dijo Snape mientras salían y cerraba la puerta con un encantamiento.

Mientras tanto, en el despacho de Dombledore

-Profesor yo no quise robar nada, solo trate que los mortifagos no cambiaran las pociones- Explico Jennifer desesperada y asustada.

-Le creo profesora Stover - Dijo Dombledore en tono suave - no tiene porque preocuparse ya.

 

-¿Puedo retirarme ya a descansar? - Pregunto ella.

-Claro - Respondió Dombledore - usted también Minerva.

Jennifer se retiro junto con McGonagall y cada una se dirigió a su cuarto a descansar.

Mientras Jennifer estaba acostada en la cama pensaba en porque Snape sugirió eso, porque no la defendió? "Seguramente aun no me recuerda muy bien" pensaba "tiene que recordarme bien para decirle mi verdad sobre lo que eh pensado de él durante mucho tiempo, desde el día en que lo vi". Esa noche no durmió muy bien, no sabía que más hacer para que la recordara perfectamente.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero y les alla gustado este capitulo :3

Por favor comenten, diganme sus opiniones ya que son importantes para mi :)

En la mañana cada profesor fue a dar sus clases después de haber desayunado.

Jennifer les estaba dando clases a Hufflepuff y a Gryffindor

-Hoy les eh traído a una gran y asombrosa criatura, pero está afuera, así que salgamos - Explico Jennifer a los alumnos y luego fueron hasta llegar cerca de la cabaña de Hagrid.

-¿Qué es eso?- Pregunto una estudiante de Hufflepuff.

-Esto alumnos es un familiar del hipogrifo - Explico ella.

La criatura estaba atada a un árbol con una soga al cuello, tenia cabeza de águila, media como 3 metros de alto, tenía cuatro patas de caballo y una cola de león, pero a diferencia de su familiar hipogrifo, era más manso y no tenia alas.

-¿Porque no tiene alas? - pregunto Hermione mirando con curiosidad a la criatura.

-Es una cruza muy rara entre hipogrifo, unicornio y caballo, su nombre es hipcollifro - comento Jennifer - ¿alguien lo quiere tocar o montar?

La mayoría que levanto la mano fueron niñas.

-Los hipcollifros son mucho más mansos que los hipogrifos y uno puede acercarse a ellos sin problemas, incluso hay un deporte en el que se compite montando a uno de estos, se llama Lerypard; bueno acérquense no hace nada.

Todos disfrutaron de la clase, hasta que acabo. Jennifer fue con Dumbledore a pedir un pequeño terreno en Hogwarts para que algunos alumnos pudieran hacer ese deporte con los hipcollifros y si lo logro.

En la tarde en el Gran Comedor, Jennifer se sentó a lado de Snape y Dumbledore.

-Profesor Dombledore - le dijo Jennifer en voz baja - puede prestarme su pensadero?

-Sí, cuando se le ofrezca ahí está en mi despacho.

Luego se inclino hacia Snape y le dijo también en tono bajo:

-Tiene tiempo en la tarde, otra vez? - pregunto ella con timidez

-Para que me vuelva a regañar? - contesto él con sarcasmo y frialdad.

-No esta vez - sonrió avergonzada - solo quiero recordar algo más.

-Quizás - respondió Snape.

Cuando terminaron las clases en la tarde, Jennifer estaba recargada en la puerta afuera de su despacho. Estaba impaciente esperando a Snape con los brazos cruzados.

-Bueno, si no llega en 10 minutos, nos vamos Vacobe - Le dijo Jennifer a su elfo domestico que cargaba sus libros y pergaminos.

-Sí señorita Jennifer - contesto su elfo con voz aguda.

Estaba pensando en lo que le iría a decir a Snape, estaba nerviosa y no sabía en la reacción que tendría Snape al momento de usar el pensadero, Dio un suspiro y antes de que se decidiera a marcharse, Snape apareció en el corredor.

 

-Sev
digo Snape - Saludo Jennifer - al fin llegas.

-Es urgente?- Pregunto Snape con sencillez - porque llevo prisa.

-Bueno si llevas
llevas prisa
pues haz tus asuntos y vuelves luego, ¿no? - Respondió ella algo nerviosa porque había interrumpido algo que tal vez era importante. (Sus ojos se habían vuelto rosas por un momento y al otro su color normal).

-Bueno, no tengo asuntos importantes pero si deje algo en el despacho de Dumbledore

-Pues allí es donde quería que vieras algo, bueno, recordar - contesto nerviosa.

-Andando pues.

Y se dirigieron hasta el despacho de Dumbledore. Cuando llegaron, Snape se dirigió hasta el escritorio y recojio unos frascos.

-Bien, y que me querías decir? - le pregunto a Jennifer mientras observaba los frascos.

-Solo vamos al pensadero - dijo ella observando al Fénix que los veía curioso, Dumbledore no estaba y dejo solo a su fénix.

Se pusieron enfrente del pensadero, Jennifer con su varita coloco un pensamiento en el pensadero que comenzó a remolinarse.

-Vamos a entrar - dijo ella

- ¿Qué quieres que recuerde? Cuando me amenazaba ese tal James? - Pregunto Snape entre dientes.

-No, solo entremos.

Se sumergieron en el pensadero y aparecieron en un salón que parecía que estaban en pociones, y claro, estaban en Hogwarts, en el salón de pociones. Parecía que estaban los alumnos de Slytherin y Gryffindor, Snape esperaba hallarse allí
y en efecto, el se encontraba en la segunda fila de adelante. Tendría 15 o 16 años.

De repente el profesor entro en la puerta que se encontraba detrás de los alumnos, camino junto con una muchacha que tendría la misma edad que Snape joven, esa muchacha era Jennifer solo que esta vez no tenía el cabello agarrado con una cachucha, si no que lo llevaba suelto igual de un negro intenso y bien cuidado, llevaba una el uniforme de Slytherin.

-Alumnos de Slytherin , tenemos a una nueva alumna, ella es Jennifer Stover, y la han cambiado de escuela, por favor siéntese señorita Stover - dijo el profesor.

La adolecente de Jennifer se sentó a lado de un muchacho que al parecer era Snape (joven). Mientras Snape y Jennifer del ahora (jaja ) observaban lo que sucedía en un rincón del salón.

-Hola me llamo Jennifer ¿y tú? - le pregunto Jennifer joven al estudiante que tenia a lado, pero el joven Snape no contesto.

-Hoy haremos una gran poción, que es para dormir, se juntaran en parejas - explico el profesor- Potter con Remus, Evans con Black, Snape con Stover, Florence con Weazly

-¿Quién es Snape? - pregunto la joven Jennifer volteando de un lado a otro.

-Es el perdedor que esta a tu lado linda - contesto James apuntando al joven Snape.

La joven Jennifer vio a James con odio, era evidente que odiaba que se burlaran de las personas.

-¿Cómo es tu nombre completo? - Pregunto la joven Jennifer al muchacho pálido, pero el no contesto - bueno, no seas tímido - dijo ella sonriéndole.

-Luego coloquen una garra de hipogrifo en el caldero y mezclen - seguía explicando el profesor.

Se notaba que Jennifer joven no sabía de pociones, Snape (joven) de inmediato mezclaba los ingredientes como si ya lo hubiera hacho miles de veces, Jennifer solo lo miraba asombrada.

 

Cuando termino la clase, todos salieron al descanso y Snape y Jennifer del ahora siguieron a ellos mismos en jóvenes.

Los siguieron hasta fuera del castillo donde la mayoría de los alumnos salía a relajarse; cerca del lago donde el joven Snape llevaba un libro de pociones y artes oscuras, y la joven Jennifer lo seguía, como cuando una persona se topa con un perrito y este lo sigue contento.

-Porque me sigues? - Pregunto el joven Snape con brusquedad dando media vuelta y mirando con enojo a la joven Jennifer.

-Bueno, es que no conozco aquí y como eres la primer persona a quien le hablo en este lugar, pues espero a que me des un pequeño tur por aquí - respondió ella alegremente.

-Yo no soy muy buena persona, y no te conviene estar junto conmigo - le respondió perdiendo la paciencia.

-Para mí no es tan importante eso - Respondió Jennifer Joven mirando al césped por el que iban caminando.

Luego todo se volvió oscuro, porque parecía que cambiaron de pensamiento y lugar. Y fue así, de repente Snape y Jennifer aparecieron en el otro lado del lago.

-Una semana después - indico Jennifer.

Alcanzaron a ver a Snape joven sentado debajo de un árbol, que leía otro libro de artes oscuras. Y luego James Potter y los demás merodeadores que se aproximaban al joven Snape.

-Hey! Quejicus, ya nos hemos dado cuenta de que tienes a una nueva amiga - Le dijo Sirius al Joven Snape - ya cambiaste de Evans a Stover? - dijo burlonamente.

Snape se levanto de golpe al verlos y los apunto con varita.

-No Quejicus, hoy ya no tienes quien te defienda así que mejor ni uses la varita - Contesto James y su pandilla rieron, menos Lupin.

Snape y Jennifer del ahora vieron a la joven Jennifer escondida tras un arbusto que observaba con cautela a los merodeadores y al Snape joven. Cuando ella vio que James se acercaba al joven Snape con la varita apuntando hacia él, saco la varita de la túnica y se preparaba para atacar a los merodeadores.

-Hoy decidi usar un nuevo hechizo contra ti Quejicus - Explico James remangándose las mangas de la túnica y poniéndose en posición de ataque, mientras el joven Snape apenas iba a lanzar un hecizo a James se escucho que alguien grito Desmaius y un rayo rojo lanzo a James por los aires y cayó casi cerca del lago, había sido Jennifer que salió de entre los arbustos en los que se hallaba escondida, salió decididamente apuntando con su varita a James y luego a los merodeadores (Sirius, Lupin y Colagusano).

-Porque lo molestan?- les pregunto Jennifer (joven) roja de enojo y ayudo a levantar al joven Snape.

-Otra que te defiende al inútil de Quejicus ¿Cuánto les pagas para que te defiendan, Quejicus? - Pregunto James levantándose del suelo - Ahora Quejicus te ofenderá por a verlo ayudado, eso hizo con Evans y ahora ya no es su amiga, ¿no es así?

-Es obvio que no necesito ayuda! - Respondió el joven Snape con enojo soltándose de la mano de Jennifer - no necesito ayuda de otra sangre sucia

-Que tonto eres Quejicus, que no te das cuenta de que es una Stover, los Stover son sangre pura - Se burlo James - y tú? Porque no te enojas como Evans cuando este tonto la ofendió?

-Porque es obvio que no lo soy, y además no me importa que él me allá llamado así, aun para mi es mi amigo - Le respondió enojada la joven Jennifer.

 

Luego todo Volvio a tornarse negro, habían cambiado de pensamiento.

Y aparecieron en el Gran Comedor y escucharon que el Dumbledore de antes avía anunciado que el baile de navidad iba a ser en 3 días.

Luego Snape y Jennifer siguieron a Jennifer joven por el pasillo del castillo, cuando Remus Lupin se le acerco a Jennifer joven.

-Hola Jenny - le saludo Lupin

-Hola Remus - saludo ella con la cabeza, pues llevaba su mochila cargada de libros y pergaminos.

-Ya tienes pareja de navidad? - Pregunto Lupin poniéndose algo rojo.

- No, pues nos acaban de anunciar sobre eso - Respondió ella con tono irónico.

- Bueno, es que
quería saber
si
si querías ir al baile con migo - dijo Lupin poniéndose todavía más rojo.

-Ya veré - contesto ella y siguió caminando hasta que se topo con Snape que iba muy pegado a la pared y con su singular andar.

-Hola Sev! - Le saludo Jennifer a Snape que se detuvo.

-Eh, hola - Contesto el en tono como si llevara prisa.

-Con quien iras al baile de navidad? - le pregunto.

-Con nadie, nunca voy al baile de navidad - contesto fríamente el Snape joven.

- ¿Quieres ir al baile con migo? - Le pregunto la joven Jennifer algo ruborizada.

-ah
pues

-Está bien, nos vemos en el baile - Contesto Jennifer y se fue con Lupin.

-Ah, lo siento Remus ya tengo pareja de baile, pero si no va, tal vez valla contigo - Le explico la joven Jennifer pues dudaba que Severus no fuera.

-Ok, no te preocupes Jenny, nos vemos - le contesto Lupin.

-Espero que no te allá hecho sentir mal - dijo Snape del ahora a Jennifer.

-No lo hiciste, al principio no, solo bailamos muy poco - Explico Jennifer del ahora (jaja)

Cambiaron de pensamiento y llegaron al día de navidad, llegaron a una mesa y se quedaron observando lo que pasaba.

Los hombres venían de trajes diferentes y las mujeres con vestidos muy bonitos.

Lily estaba con Jennifer esperando a su pareja; Lily bestia un elegante y hermoso vestido color verde claro y Jennifer uno rojo oscuro, al parecer Lily esperaba impacientemente al igual que Jennifer.

-¿Con quién vienes? - Le pregunto Jennifer a Lily.

-Con Sirius,y tú? - Respondió Lily observando a los que comenzaban a bailar.

-Amm
no lo sé, no sé si con Sev o Lupin - Respondió Jennifer.

-A ver ¿Cómo? - quiso saber Lily que no le había entendido.

-Pues yo le pregunte a Severus si quería venir al baile con migo y antes de eso me lo había pedido Lupin, le dije que ya vería, cuando fui con Sev, no me respondió y no lo sé - Dijo Jennifer pensativa.

-Ah! - Exclamo Lily - porque querrías a Snape? Lo único que hace es ofender a la gente, escuhe que te había dicho algo, pero que a ti no te importaba.

-Bueno es que, no soy mala con las personas excepto con esos tales merodeadores - dijo Jennifer con cara de asco.

De repente volvieron al despacho de Dumbledore

-Porque volvimos? - Pregunto Snape

-Solo quería que me recordaras bien - Explico Jennifer - ¿ya te acuerdas de mí?

-Sí, solo que

-Tú querías a Lily, no? - Lo interrumpió Jennifer - creo.. Creo que sí, antes me decían que tu y ella eran buenos amigos, pero una pelea los separo - dijo en tono pensativo.

-Eso ya no tiene importancia, no tuve muchos amigos - respondió él después de un suspiro.

 

-Tú fuiste un gran amigo para mí, aunque tú no lo notaste - contesto ella en tono triste y le dio la espalda.

Hubo una pequeña pausa.

-Bueno me voy, hasta mañana - Se despidió Jennifer, regresando sus recuerdos a su mente y lo dejo solo en el despacho de Dumbledore.

Snape solo se quedo frente al pensadero sin creer en lo que había visto en el, pues nunca pensó que a alguien le importara como era el, pues toda su vida se la paso perdido en Lily y nunca salió de aquel transe de aquellos ojos verde esmeralda de Lily Evans, siempre creía que la única amiga que el había tenido fue Lily y resultaba que no era asi.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero y les sea de su agrado :)

Al día siguiente en el Gran Comedor

-Buenos días a todos, antes de que comience el desayuno, les comunicare que hoy a las 6 de la tarde en el campo de Quiddich, la profesora Stover nos dará una demostración de un deporte que quizás pocos conocen, que se llama Lerypard - Les comunico Dumbledore a los alumnos que comentaban entre ellos preguntándose de que se trataba aquel deporte (nota mia:este deporte es inspirado en el barrel racing para saber que es, busquen en youtube) - Bueno pues que comience el banquete.

Y de todos los platos dorados que estaban frente a los alumnos y profesores aparecieron manjares deliciosos, había lo habitual de Septiembre por las mañanas. Ese jueves Jennifer llevaba su atuendo habitual al igual que siempre vemos a los profesores de Hogwarts, solo que esta vez ella llevaba el cabello suelto pero todavía con su gorra militar habitual, estaba sentada al lado de McGonagall y como siempre de Snape también.

-De donde viene, profesora Stover? - Le pregunto McGonagall mientras se serbia avena.

-Vengo de Londres pero soy de origen francés, nací en Francia - Comento ella, luego tomo un trago de su copa.

- Y de que trata el Lerypard? - Pregunto McGonagall con curiosidad, observando su plato de avena.

-A escuchado de los hipcollifros, profesora? - Le pregunto Jennifer.

-Algo

-Pues los usan en ese deporte - Explico Jennifer - hay 3 troncos formando un triangulo en una arena o terreno, pasamos alrededor de ellos montando en los hipcollifros en el menor tiempo posible, pero
- Dio un suspiro - en la mayoría de los países lo practican magos (nota mia:en el barrel racing lo practican más las mujeres), no brujas, pero soy una de las 3 únicas mujeres que practican este deporte.

-Debe ser difícil, no? - Pregunto McGonagall.

-Algo, pero he tratado de destacar algo en eso-Explico ella mientras se serbia un pan tostado -"como montar sin Neyders, que son las sillas que se usan para montarlos."

-Que bien, ya quiero ver la demostración - dijo MacGonagall con mucho interés.

Cuando acabo el desayuno cada alumno se iban a sus respectivas clases. Mientras en la clase de Defensa Contra Artes Oscuras Snape seguía pensando en cómo no pudo recordar a Jennifer durante su adolescencia, estuvo toda la clase distraído.

Cuando acabaron las clases de la tarde, a las 6 todos se dirigieron al terreno de Quiddich para ver la demostración de la proferora Stover cobre el Leryperd

Había 3 troncos formando un triangulo en medio del campo de Quiddich bastante grande la figura (para entenderme mejor de cómo iba a ser la demostración vean en youtube barrel racing como ya se los he comentado, de ahí me inspire de este deporte)

 

-Buenas tardes a todos y todas, hoy habrá una pequeña demostración de un deporte mágico que se hace en la mayoría de los países - Explico un alumno de Gryffindor que estaba en 7º que se escucho su voz fuete y claro con ayuda del hechizo Sonorus mientras mantenía la varita en el cuello - este deporte se llama Lerypard y nos dara la demostración la profesora Stover, y que también nos enseñara a practicarlo a los que les interese, bueno pues que comienze la demostración

Jennifer salió por donde solían salir los de los equipos de Quiddich, iba montada en un hipcollifro, no llevaba neyders, solo sostenía con las dos manos una soga que mantenía agarrada alrededor del pico del hipcollifro, esta vez no llevaba su gabardina asi que se veía que llevaba su blusa de manga larga negra, remangada. Después de unos segundos de preparación, Jennifer salió corriendo en el hipcollifro hacia la derecha donde se encontraba un tronco y giro con brusquedad el hipcollifro, pero ella no se movió tan brusco como él, los alumnos y profesores aplaudieron mientras se dirigía con rapidez al otro tronco dio otra vuelta muy rápida y se siguió al último hasta que llego a la meta, con un gran tiempo a pesar del gran terreno, 20.015 segundos.

-Esto es lo que se hace en el Lerypard, lo más rápido que se pueda sin tirar ningún tronco y el menor tiempo posible gana - Explicaba el alumno de Gryffindor a los alumnos.

Cuando termino todo el revuelto de los alumnos de regreso al castillo, algunos se acercaban a Jennifer a que les enseñara ese deporte, después del revoltijo que se hizo, se dirijeron todos al Gran Comedor a la cena
había chuletas, tocino, cereal, leche y muchas cosas deliciosas (tengo hambre jaja).

-Muy bueno profesora Stover - le dijo con una mable sonrisa McGonagall quien estaba al lado de ella.

-Gracias
profesora, no sabe si en Defensa Contra Artes Oscuras me den un puesto como ayudante? - Le pregunto Jennifer en voz baja mirando de reojo a Snape que se encontraba a su lado.

-Pues puede, solo que le pregunte al profesor Snape - Le sugirió McGonagall.

Cuando termino la cena, todos se fueron a sus salas común, por lo tanto Jennifer se dirigía a la biblioteca
iba a revisar que nadie estará fuera de su cama aunque ese no fuera trabajo de ella, cuando llego alcanzo a ver una luz que provenía de la sección prohibida de la biblioteca, se dirigió hasta allí y encontró a un estudiante de Slytherin agarrando un libro llamado Peores formas de vengarse de Kumbhakarna.

-Hey!, esta sección está prohibida señor Nordan - le dijo Jennifer arrebatándole el libro de la mano y devolviéndolo a su lugar - y que hace aquí con un libro que está prohibido usar? - con tono estricto.

-Es que
quería aprender algunas formas de vengarme de alguien, profesora Stover - dijo el alumno avergonzado por la situación.

-Tendré que llevarte con el jefe de tu casa, para ver que castigo es justo para usted señor Nordan - le dijo tomándolo del brazo y llevándolo hasta la puerta del despacho de Snape y llamando a la puerta
(toc toc)

-Pase - Se escucho desde adentro y Jennifer entro junto con el alumno, hasta enfrente del escritorio de Snape.

 

-Profesor, encontré a uno de sus alumnos de su casa paseando en la biblioteca y en la sección prohibida - Le explico Jennifer soltando al joven del brazo.

-Pero lo hice para vengarme de un alumno de Gryffindor , señor - dijo Nordan asustado.

-Sí, pero por eso le llaman sección prohibida señor Nordan - le dijo Snape en su tono frio luego se dijo que Jennifer estaba esperando algo más que solo regañar al alumno y entonces agrego entre dientes - 10 puntos menos a Slytherin, ya puede marcharse señor Nordan.

Y el muchacho se retiro enojado y a la vez confundido, era obvio que Snape no le quitaba con frecuencia puntos a su casa, Jennifer se quedo ahí.

-Puedo platicar un momento con usted? - Le pregunto Jennifer .

-Tome asiento - Dijo este sin mirarla mientras revisaba unos pergaminos - recuerdos? - pregunto con frialdad.

-No, Sev - Contesto ella sentándose en la silla acercándose más al escritorio con la silla y observando el lugar.

-Dígame, de que quiere hablar? - le pregunto él todavía revisando los pergaminos y sin averse dado cuenta de que la profesora habia usado un diminutivo de su nombre.

-Como la excursión a Hogsmeade va a ser este sábado y se van todos los alumnos por un rato, me preguntaba si usted me daba una pequeña vuelta por Hogwarts, hace mucho que no lo recuerdo bien - Pregunto ella con timidez.

-¿Qué trama usted? - pregunto él sin todavía mirarla.

-¿Piensa que tramo algo?, yo no tramo nada - Le respondió Jennifer con toda sinceridad.

-No nada - levanto la vista hacia ella - está bien, le enseñare Hogwarts, y
¿Por qué no usa tacones? Pues parece que le pesan algo esas botas - le pregunto y volvió a seguir revisando.

-Bueno ya no me gusta usarlos, después de una torcedura, los odie desde entonces - sonriendo - así que decidí estas botas. Bueno, que pase buenas noches profesor.

Él no respondió, y ella se fue a dormir.

Esa noche Snape se fue a acostarse tarde, pero no sabía porque estaba pensando en la profesora Jennifer "¿Estaría sintiendo algo por ella?" Pensó mientras miraba el techo "No lo creo, no he sentido esa clase de sentimientos desde hace años, además, ahora no me puedo distraerme, tengo muchas cosas por hacer" luego se quedo dormido.

Al día siguiente (viernes) en el desayuno en el Gran Comedor, Dumbledore se paró de su silla para dar su discurso casi diario

-Buenos días a todos, hoy ah llegado el nuevo profesor de pociones, el profesor Horace Slughorn (La verdad es que no he leído el 6º, así que me tardare algo en seguirle una parte del capítulo 7), bueno pues, que comience el banquete.

-Am
disculpa Severus - Se inclino Jennifer hacia Snape que estaba a lado suyo y en voz baja- ¿Puedo ser su ayudante en sus clases de Defensa?

-Está bien, solo le advierto que tiene que ser bastante rápida para la demostración de un ataque - Le advirtió con frialdad Snape - la clase sigue después de su clase.

-Soy lo bastante rápida, solo espero que pueda evadir mis hechizos.

Snape no contesto, solo la miro de reojo y volvió a su desayuno.

Cuando acabo su clase de Cuidado de Criaturas Mágicas, fue al aula de Defensa Contra Artes Oscuras, cuando llego, estaban las casas Gryffindor y Slytherin, y se dirigió hasta con Snape.

 

-Buenas tardes profesor - Le saludo ella.

-Buenas tardes; hoy alumnos, tendremos una demostración de un combate, quiero que anoten los hechizos que presentaremos la profesora Stover y yo - Explico Snape mientras subía a una tarima negra cuadrada que estaba colocada en medio del aula - Por favor profesora, suba al área de combate.

Jennifer sentía miedo, pues sabía que Snape conocía demasiado de hechizos y encantamientos que quizás ella no sabía. Se puso en el otro lado del cuadrado, frente a Snape que se encontraba a unos 3 metros de ella. Luego se pusieron en posición de combate.

-Empezaremos
ahora! - Dijo Snape y de inmediato la apunto con la varita - ¡Desmaius!- Lo mismo hizo Jennifer, haciendo que los dos fueran lanzados por el choque de la luz que salía de sus varitas, y fueron a parar cerca de las orillas del cuadrado. Snape se levanto rápido, con el cabello en la cara y Jennifer también se levantó, sin su gorra.

Fiendfyre!- Dijo Jennifer, una bola de fuego fue hacia Snape y este uso el contra maleficio "Fiendlocked".

-¡Filipendo! - Dijo Snape

- ¡Protego! - dijo Jennifer para defenderse pero no lo hizo a tiempo y cayó hacia un lado, trato de levantarse y luego le lanzo otro hechizo - ¡Venite! - Y la varita de Snape llego a las manos de Jennifer, luego lo apunto con la de ella.

-Creo que terminamos - Dijo Snape sin moverse de su lugar observando a Jennifer quien le hizo una leve sonrisa, luego se acerco a él y le entrego su varita.

-Que buen combate profesor - Le felicito ella.

Los alumnos solo miraban asombrados.

-Igual profesora - Le contesto él - Bueno alumnos, espero que hayan escrito algunos hechizos y maleficios - Dijo mientras bajaba de la tarima.

Luego de que salieran todos los alumnos, Jennifer se dirigió hasta el escritorio de Snape, donde él se encontraba observando el suelo.

-Debo confesar que tuve miedo, Severus - Le dijo muy seria ella, deteniéndose frente a él.

-¿Porque debería tenerlo? - Le pregunto él sin mirarla y en su tono habitualmente frio.

-Bueno, te conozco bien, y dudaba de que me hicieras daño - Le dijo también bajando la cabeza al suelo.

-Pude hacerlo, pero no recordaba el hechizo que lo hiciera - Contesto algo frustrado.

-Si como no, yo igual
- dijo con sarcasmo - hasta luego profesor, ¿O tendrá otra demostración de un ataque?

-Por hoy fue suficiente, puede retirarse - Luego se sentó en su escritorio y comenzó a escribir en un pergamino.

Ella suspiro y salió del aula lentamente.

----------------------------------------------------------------------------------------------

Tardare en hacer el proximo, nececito saber que cosas interesantes salen en el libro 6º, se algo, pero no mucho, bueno espero y les alla gustado, nos vemos.

Cuando Jennifer salió del aula de Severus, se quedo recargada en la puerta preguntándose del "¿Por qué no se lo dijo en ese momento, porque no le dijo lo que ella sentía por él?", se retiro a su despacho y se sentó en su escritorio, pensando en ir al despacho de Dumbledore a contarle una verdad suya; Claro, todos sabían que Dumbledore ayudaba a los que tuvieran problemas o/y días difíciles; recordò el combate que tubo con Severus, la verdad era que si tuvo miedo cuando se le enfrento, no podia creer que lo lograra vencer, no cualquiera podria vencer a alguien que sabia bien los hechizos, en especial artes oscuras, a ella se le dificultaba algo memorisar los hechizos; Jennifer iba a ir con Dumbredore pero antes de visitarlo ya era hora de ir al Gran Comedor. Cuando llego, le pregunto a Dumbledore si podía ir con el después de las clases para contarle un problema que tenia.

 

Cuando terminaron las clases, Jennifer ya se iba al despacho del director, pero antes de llegar apareció Snape quien estaba saliendo de las escaleras que conducían al despacho de Dumbledore.

Jennifer no lo vio, estaba mirando al piso y Severus tampoco la vio, pues estaba viendo unos pergaminos que llevaba de las calificaciones de los TIMOS y EXTASIS; ninguno se dio cuenta de que iban directo hacia ellos, hasta que chocaron de hombro y los pergaminos de Snape cayeron al suelo. Los dos se hincaron para recogerlos.

-Lo siento, Severus - Se disculpo ella muy apenada recogiendo los pergaminos.

-No te preocupes - Le contesto él en su acostumbrado tono frio.

Cuando quedo el ultimo pergamino, los dos de dirigieron a este, y la mano de Severus quedo sobre la de Jennifer, luego se miraron por un momento, ella se quedo perdida en los ojos negros de él y Severus en los de ella.

Luego de unos segundos reaccionaron, los dos quitaron lentamente la mano, y Snape recogió el pergamino.

-Lo siento - Se dijeron al mismo tiempo.

Se levantaron y siguieron por su camino.

Cuando Jennifer llego al despacho de Dumbledore, esté le pidió que tomara asiento.

-Buenas noches director - Saludo ella.

- Buenas noches Jennifer, dígame ¿en qué le puedo ayudar? - Le pregunto él amablemente.

-Mire director, se que usted conoce perfectamente bien al profesor Snape - Le dijo ella - Yo también se algo sobre él, por medio de algunas personas
se que él está aquí por Lily - Bajo la mirada, a ella le dolía mucho lo que Snape sentía por Lily - Se que él está aquí para cuidar de
de Harry Potter
yo viaje de Francia hasta Londres hace 6 años
solo para buscar a Snape, se que él le conto lo que siente por Lily y vengo con usted para contarle lo que yo siento por él
-

-¿Cómo sabe usted sobre lo que él siente por ella? - Le pregunto con curiosidad Dumbledore.

-Porque conozco algo de su pasado -

-Dígame ¿El sabe lo que usted siente por él? - Pregunto Dumbledore, pues el siempre creía que Snape no tenía a nadie, que para Snape, Lily solo fue su única amiga.

-La verdad, no, quizás algo, pero no se lo he dicho
- Jennifer sentía un nudo en el estomago, era difícil para ella mencionar que quizás Snape nunca supo su verdad - Se que el
está haciendo esto por Lily
bueno, cambiando un poco el tema, ¿Cómo hare para que él se dé cuenta de que lo quiero?

- Solo siga platicando con él, - Le explico Dumbledore, para él era un caso algo difícil: Snape quien estaba enamorado de Lily por largo tiempo, Lily quien se enamoro de James y los dos eran felices juntos, Jennifer quien estaba enamorada de Snape, quien podría vivir de nuevo, sin sufrir por su primer amor, pues no siempre significa que el primer amor tendría que ser el ultimo - Escuche Jennifer, quizás Snape quiera mucho a Lily, pero eso no significa que el primer amor tenga que ser el último, solo le sugiero que sigan viéndose.

 

-Gracias director, con su permiso - Se iba a retirar ella.

-No hay porque darlas.

Jennifer se retiro a su despacho, en su cuarto se acostó en su cama mirando al techo, recordando el encuentro que tuvo con Snape hace unos minutos, no sabía que había pasado cuando se miraron a los ojos, se había quedado perdida.

Mientras tanto, Snape también estaba recordando ese momento, sentado en su escritorio, no podía quitarse de la mente esa pequeña pregunta "¿Y si realmente siento algo por ella?" pensaba cuando recordaba ese encuentro; Los ojos de Jennifer obviamente no tenían el mismo color que los de Lily, pero si lo veían igual que Lily lo hacía.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola gracias por leer

comenten ya que las opiniones son importantes ;)

Al día siguiente, sábado, durante las 2 de la tarde, los alumnos se acababan de marchar a la excursión a Hogsmeade. Jennifer se fue al despacho de Snape, esperándolo afuera, hasta que este salió.

-Hola Sev
Severus, me dijiste que hoy daríamos una vuelta por la escuela para que pudiera ver el Hogwarts de ahora ¿recuerdas? - dijo ella.

-Más bien usted, quiso que yo le diera una vuelta por el lugar
bueno pues
- Le contesto el, aun no sabía porque parte de Hogwarts empezar.

-Bien, y ¿por dónde empezamos?

-mm
ven - se dirigieron hasta los hibernaderos - aquí son los hibernaderos, no sé si recuerdas como eran antes.

-algo

-Ya tienen más plantas mágicas de las que tenían antes - explico Snape - ven, vamos a las aulas.

Vieron casi todas las aulas, solo faltaba la de Snape.

-Creo que ya conoces la mía.

-Pues, no del todo - contesto ella.

Entraron y ya no estaba la tarima en la que habían hecho la demostración, si no que las bancas estaban en su lugar, el aula estaba algo oscura ya que estaban las cortinas completamente cerradas, no como el día del combate.

-Bien, como ya habías visto, uso mucho el negro - le Explico

-sí, se nota bastante - le contesto ella observando el aula.

Snape se dio la vuelta y no se dio cuenta de que Jennifer estaba cerca de él, quedando muy cerca uno del otro, se miraron por un momento, como lo habían hecho la vez pasada.

-Snape, creo que ya llegaron los alumnos - dijo Jennifer algo nerviosa.

- No
todavía no llegan - le explico el, se estaban acercando cada vez más cerca, se tenían cara a cara.

"Un poco más cerca" dijo Jennifer en su mente.

Estaban a un centímetro de darse un beso, cuando

-Profesor Snape
-Dijo McGonagall quien había entrado a buscarlo y se detuvo al ver la escena.

Los dos se retiraron de inmediato y estaban rojos de vergüenza.

Jennifer al igual que Snape se sintieron muy apenados y más porque MgGonagall los estaba a punto de ver darse un beso.

-Creo que, iré a mi despacho - dijo Jennifer y se fue pasando por un lado de McGonagall sin mirarla, pues estaba muy roja de vergüenza.

-Sí? Profesora McGonagall - dijo Snape

-amm
- era obvio que quería sonreir, pero aguanto - ahora que recuerdo, nada, así que si me disculpa - se retiro y rio por lo bajo, era obvio que no podía creerlo, viniendo de Snape y más aun con la profesora Stover que era una profesora nueva.

 

Snape, en cuanto se dio cuenta de que McGonagall se había perdido de vista, se fue hacia el despacho de Jennifer, llamo a la puerta, pero no contesto.

-Profesora Stover? - llamo Snape tocando la puerta. Eso le sorprendió algo a Jennifer después de lo ocurrido; ella tenía vergüenza de abrirle la puerta, hasta que lo hizo

-sí?, profesor Snape? - dijo Jennifer al abrir la puerta.

-Solo le quiero decir que, perdóneme por lo que iba a pasar en mi aula - se disculpo Snape en su tono frio.

-no, más bien debería disculparse la profesora McGonagall, por no llamar a la puerta antes de entrar - le contesto ella.

El no le contesto, pero la miro sin expresión.

-Dime Severus
¿qué sientes por mi? - le pregunto mirándolo a los ojos.

-
yo
yo nada
- Dijo en su tono frio y se marcho.

Jennifer se quedo perpleja al oír su respuesta, entro a su despacho y cerro la puesta de un golpe, se sentó en su escritorio con los brazos cruzados mirando a la puerta; de repente su elfo Vacobe apareció a lado de ella.

-Ya llegue señorita Jennifer - Saludo el elfo con su voz chillona.

-Está bien Vacobe - le contesto ella con tono triste.

-señorita Jennifer, ¿Qué le ocurre? - le pregunto el elfo angustiado, al ver a su dueña con los ojos que parecían a punto de llorar - ¿señorita?

-No pasa nada - dijo ella, pero su voz se escuchaba temblorosa y unas lágrimas resbalaron por sus mejillas.

-pero señorita, usted puede confiar en mí, puede contarle todo a Vacobe - le dijo su elfo acercándose a ella y haciéndole una reverencia.

-Lo sé Vacobe, pero
es mejor que me dejes sola, por favor - le indico ella, y el elfo desapareció de un chasquido de dedos.

Mientras tanto, Snape iba en camino a su despacho, cuando se detuvo frente a la puerta, de verdad se sintió terrible al responderla eso a Jennifer, pero no quería sentirse débil y mucho menos con ese sentimiento que no había sentido hace mucho, tenía que seguir en su estado frio y serio, no podría descontrolarse por alguien en esos momentos. Entro a su despacho y se quedo parado frente a su escritorio, pensando en que hubiera pasado si McGonagall no entrara al aula a buscarlo, hubiera preferido que McGonagall tardara más, pero al mismo tiempo no quería ser tan grosero con Jennifer por haberle contestado de esa forma y con una mentira; que un no sabía si realmente sentía algo por ella o solo era algo pasajero; lo que estaba a punto de suceder en su aula, era algo que él no creía que fuera posible.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espero y les alla gustado, comenten por favor, asi sabre si mi imaginacion es buena jjajaja :D

Al día siguiente, durante la tarde, en el Gran Comedor, Jennifer buscaba un lugar en la mesa de los profesores, por desgracia para ella, había un lugar a lado de McGonagall y a lado de Snape, así que no tuvo otro remedio que sentarse en ese lugar

-Buenas tardes profesora Stover - Saludo McGonagall. A Jennifer le daba miedo saludarla, pues temía que le preguntara lo que paso ayer con Snape.

 

-Buenas tardes McGonagall - la saludo Jennifer sin mirarla.

-¿Cómo ha estado? -

-hmm
pues, bien -

-Creo que no del todo, se le nota que esta algo nerviosa - insistió McGonagall

- no, porque debería estarlo -

-Bueno, solo quiero disculparme por no haber tocado la puerta antes de entrar ayer.

Genial, lo que temía Jennifer, que le recordara la vergüenza que paso ayer frente a McGonagall.

-
¿a qué se refiere? - Le pregunto Jennifer mirándola de reojo.

-me refiero a lo que sucedió ayer, con el profesor Snape y usted

-no
no lo recuerdo - se estaba poniendo roja de vergüenza de tan solo recordarlo.

-Bueno, no la molestare más - y siguió con su comida

- Snape - se dirigió Jennifer a él en voz baja - alguna vez te han dicho que eres algo grosero con las personas?

- alguna vez te han dicho que no te acerques demasiado al espacio de alguien - le contesto él, sin mirarla. Esa respuesta le enojo a Jennifer, pues él fue el que se acerco a ella primero.

-y me pregunto ¿Por qué no te alejaste de mi, en lugar de acercarte?, además de que tú fuiste primero quien se acerco.

-Tú sabes que yo puedo usar la Legemerencia, así que te pude escuchar que me decías que me acercara.

- y tu muy obediente ¿no?, además, yo ni siquiera se que tu sabias esa técnica de magia - le respondió ella.

Así se la pasaron la mayor parte del banquete; cuando termino Jennifer, fue a la lechuzeria a mandar una carta a una editorial de Francia, para que le mandaran un libro de hechizos; antes de mandar la carta, escucho que alguien venia, se transformo en pantera y se escondió detrás de una jaula de una lechuza y vio a Snape entrar, llevaba una carta y alcanzo a escuchar lo que murmuraba

-Que terca es - murmuraba Snape mientras se dirigía a una lechuza negra - espero que con esta carta entienda que no solo porque me acerque mucho a ella la otra vez, crea que siento algo por ella.

Jennifer se dio cuenta de inmediato que se refería a ella. "¿¡QUE?!" pensó ella "¿enserio todavía no se da cuenta de que me gusta?" Se enojo mucho con lo que decía de ella que lo comenzó a acechar (en su forma de pantera, claro) se iba acercando poco a poco, se detuvo y se preparo para atacarlo "solo será un pequeño susto" se dijo ella en su mente; algunas lechuzas apenas y vieron a la pantera y se echaron a volar, Snape no sabía el porqué, se dio la vuelta y no vio nada, hasta que bajo la vista y vio a una pantera preparándose para saltarle encima; Snape se quedo congelado, claro, el no sabía que Jennifer era una animaga; Snape retrocedió hasta ir hacia la ventana, y dejo ir a la lechuza que llevaba su carta; él iba a agarrar su varita para lanzarle al animal el hechizo inmovilizador, pero se detuvo al ver que los ojos de la pantera se le hacían familiares, la pantera se le acerco más, estaba a punto de saltarle encima

-¿Jennifer? - pregunto Snape, al intentar recordar del porque veía los ojos de la pantera familiares - ¿eres una animaga?

La pantera dejo su posición agazapada y se paro en sus patas traseras para luego convertirse en Jennifer.

-sí y si - le contesto ella en tono serio y se recargo en la pared que tenía cerca con los brazos cruzados - ¿porque te acercaste la otra vez a mi?

 

-bueno, la otra vez
ah ya no importa.

-¿porque mandas cartas desde aquí?, si lo puedes hacer desde tu despacho.

-Esa misma pregunta te hago a ti - dijo Snape con tono sarcástico y ella también se dio cuenta de su error de esa pregunta.

-hmm, pues
es que yo no tengo una lechuza.

-Creí que los Stover tenían mucho dinero como para comprar cien lechuzas.

-No somos tan ricos que digamos, pero no tengo tiempo de ir al callejón Dìagon - contesto ella enojada.

-Dime
¿Por qué no tienes ese típico acento que tienen los franceses? - pregunto Snape con curiosidad.

-¿Quieges decig de este molesto acento? - Snape solo dio una leve sonrisa - pues, cuando vivía en Francia, nos cambiamos a Londres, cuando tenía uno o dos años, luego me fui a una de las escuelas de magia algo lejos de aquí, claro que no era Hogwarts, hasta que la cerraron por no recuerdo que, por eso llegue a Hogwarts en 6º - explico Jennifer - cuando termine Hogwarts me regrese a Francia, luego, hace 6 años regrese a una casa que tengo en Londres; por esa razón no tuve ese acento, pego si quiego lo uso.

-Yo crei que me emntian de eso de que venias de Francia

-Pues ahora sabes que si vengo de ahí
¿Para quién era la carta?

-Tanto te importa? - dijo Snape y camino hacia la salida, pero se paro en la entrada y volteo y observo como mandaba Jennifer una lechuza - la carta que mande, es para alguien de los profesores.

-Y porque no le hablas frente a frente, en lugar de mandarle una carta? - ella ya sabia que la carta era para ella.

-Porque, a veces no tengo tiempo de hablarle - le contesto Snape y se retiro.

-Cómo es posible que aun no se dé cuenta - se dijo Jennifer para sí misma en voz baja mientras se dirigía a su despacho - creo que a de ser por lo frio y serio que es - abrió la puerta y entro a su despacho, y se dio cuenta de que había una lechuza negra picoteando la ventana, traía una carta - ja!, con que no tiene tiempo de hablarme, o más bien me tiene miedo - se acerco a la ventana y la abrió, agarro la carta y la lechuza se echo a volar; abrió la carta, al principio no reconoció la letra hasta que termino de leerla

"Profesora Stover

Perdóneme por la vez que me acerque a usted, sé que no debí de hacerlo, pero quiero aclararle que eso no significa nada, no quiero que piense que siento algo por usted, así que tratemos de hace como si no hubiera pasado. También esperemos a que McGonagall no nos moleste, porque nosotros no somos nada más que compañeros de trabajo.

Severus Snape."

Jennifer sintió una gran tristeza de tan solo volver a leer las palabras "nosotros no somos nada"; "¿ni siquiera amigos?" pensó ella; y en "no quiero que piense que siento algo por usted"; se sintió muy mal; se sentó en su escritorio, se cubrió la cara con las manos y comenzó a recordar en esos bellos momentos que pasaba con Snape en Hogwarts cuando eran adolecentes, que más bien "bellos", para ella era cuando estaba junto a él, aunque ni siquiera se daba cuenta de que ella estaba ahí, pero para ella eran los momentos más lindos de su vida; ya no podía contener las lagrimas de tan solo recordar cuando llego a Hogwarts hace poco como profesora, y el no la recordó, ni cuando se le acerco, ni cuando platicaron un poco, solo Snape la recordó cuando ella le mostro sus recuerdos en el pensadero, que triste fue que no la reconociera "¿Por qué a Lily si, y yo no? Pues yo siempre le decía que tal vez algún día Lily lo iría a perdonar
como extraño esos momentos"
pensó.

 

Pasaron los días y a mediados de Octubre, Jennifer estaba en su despacho revisando algunos pergaminos que eran de algunos deberes que les habia dejado a sus alumnos de 6º y 2º; era una tarde con lluvia y algo fría, los alumnos se habían ido a la excursión a Hogsmeade, así que el castillo estaba bastante tranquilo, así que decidió pasear por los pasillos después de terminar de revisar los pergaminos.

Mientras paseaba por la biblioteca, se asomo por una de las ventanas y observo que venía corriendo el guardabosques Hagrid, quien llevaba a una niña en brazos que se veía muy asustada y no dejaba de moverse; de inmediato, Jennifer bajo al vestíbulo, donde apareció Hagrid abriendo la puerta de un empujón de costado, la chica que sostenía en brazos hacia unos chillidos desgarradores, Jennifer se acerco a Hagrid para observar que le ocurría a la chica.

-Profesora Stover ¿Dónde está McGonagall? - Pregunto Hagrid asustado, pero antes de que ella le contestara, McGonagall había aparecido corriendo dando vuelta en un pasillo y fue directo hacia Hagrid asustada por los gritos de la muchacha que este traía en brazos.

-¿Qué ha pasado, Hagrid? - Pregunto McGonagall asustada

-Al parecer alguien la a hechizado, no sé quien fue, Harry me aviso y la encontré en el piso, y a lado de ella había una caja que contenía un collar algo extraño - Le respondió el en voz alta para que lo escuchara por lo alto de los chillidos de la muchacha que parecían hacerse más altos y desesperados.

-Llévela a la enfermería, rápido, yo iré a buscar a los alumnos que observaron lo ocurrido - Y salió del castillo. Jennifer siguió a McGonagall fuera, y la encontró con Harry, Hermione,Ron y otra chica que sollozaba.

-Hagrid me ah contado lo sucedido, ¡suban rápido a mi despacho!, ¿Qué es lo que llevas, Potter? - Dijo McGonagall hacercandose a ellos.

-Es el collar que toco Katie, profesora - Respondió Harry

-¡Por Merlín!- Dijo ella asustada mientras tomaba la bufanda que envolvía el collar que deslumbraba una luz verde - Filch no se preocupe, no están haciendo nada malo - aclaro McGonagall al ver a Filch con el sensor de ocultamiento - Lleve esto al profesor Snape, inmediatamente, pero no lo toque, puede ser peligroso!

Jennifer siguió a Filch que iba directo al despacho de Snape, este llamo a la puerta y Snape pidió que pasara, mientras Jennifer se escondida para esperar a que Filch saliera del despacho de Severus, para que ella pudiera entrar y preguntarle de aquel objeto que ocasionó todo ese alboroto, no se lo iba a preguntar enfrente del cascarrabias de Filch pues ella ya sabía que le caía mal. Hasta que por fin salió el conserje, Jennifer entro.

-Severus, creo que vas a tener que ir a la enfermería - Explico ella acercándose a Snape quien observaba el collar entre la bufanda - Dudo que la señora Pomfrey pueda con la maldición que le ocasionó el collar a la chica.

-¿Quién lo toco? - Pregunto Snape aun viendo el collar.

-Katie Bell; mejor date prisa antes de que le suceda algo peor.

-Está bien - Y Snape se dirigió a la enfermaría y Jennifer lo siguió. En la enfermería, Snape pudo impedir que la maldición siguiera con más fuerza en la chica, gracias a unas cuantas pociones y una que otra contra maldición con su varita, lamentablemente la chica seguía mal y la llevaron a San Mugo.

 

Mientras tanto, en el despacho de Snape

-¿Qué se supone que es ese collar? - Le pregunto Jennifer a Snape, quien examinaba el collar sin tocarlo.

-Aun no lo se, pero tiene una maldición muy fuerte.

-Bueno, nos vemos luego, aun tengo cosas por hacer - Se retiro Jennifer. Snape solo se quedo mirando a la puerta, no sabía porque pero prefería que ella no se fuera y lo dejara solo, fue un sentimiento algo extraño para él, pues siempre estaba solo y ya estaba bastante acostumbrado a ello.

Cuando Jennifer llego a su despacho encontró un pergamino enrollado, lo abrió y se fijo que era de su viejo profesor de pociones cuando ella estaba en Hogwarts, Slughorn; al parecer era una invitación a su fiesta de navidad, "quizás iría" pensó ella, pues no se le daban muy bien las fiestas, pues no estaba acostumbrada a ir a ellas.

Pasaron los meses y luego Diciembre con un tiempo del de siempre, con nieve alrededor del castillo.

A veces en las cenas y comidas en el Gran Comedor, Jennifer sentía una mirada y cuando se dirigía a donde sentía la mirada, se dio cuenta de que Snape retiraba la vista de ella; cada vez que ella alcanzaba a ver sus ojos negros le daba un vuelco al corazón, se ponía ruborizada y se daba una sonrisa para sí misma cuando retiraba la vista.

Cuando llego el día de la fiesta de Slughorn, por la noche, Jennifer ya se dirigía al despacho de Slughorn, ella solo iba sin su gabardina que dejaba ver que llevaba su blusa negra de manga larga y su pantalón aterciopelado negro, también iba sin su gorra y con el cabello suelto, a ella no se le daban mucho las fiestas, pero al menos saludaría a su viejo profesor de pociones. Antes de llegar, se paró en seco y le dio un vuelco al corazón al ver que Snape estaba entrando en donde era la fiesta.

Cuando entro, había muchas personas, magos, alumnos, incuso estaba la profesora Trelawney de adivinación, lo que resultaba extraño que la hayan invitado; Jennifer comenzó a buscar a Snape por la multitud que bailaba y aminaba de un lado al otro, cuando ella estaba muy cerca de alcanzarlo, un elfo con una charola de bebidas se atravesó en su camino, y siguió caminando hacia él, que parecía que no sabía hacia donde caminar.

-Severus - Saludo ella, al fin alcanzándolo. Snape volteo y la miro algo sorprendido, pues el no esperaba encontrársela por ahí.

-Hola - Saludo él con su típico tono serio. La miro de pies a cabeza, "de verdad su gabardina la cubría en gran parte", pensó Snape, pues era muy delgada y aunque solo se había quitado la gorra , la gabardina y haberse dejado el cabello suelto se veía muy bonita.

- Cuéntame ¿Cómo te ah ido en tu clase favorita? - Le pregunto ella, acercándose más a él, pues había una que otra persona que se atravesaba en la conversación.

-Bien, todo bien, algunas dificultades con algunos alumnos que no saben hacer hechizos no verbales - Respondió observando muy serio a Harry que estaba con Slughorn. Luego Snape se dio la vuelta y tomo dos copas de hidromiel de una pequeña mesa que se encontraba atrás de él, y le dio una a Jennifer.

 

-Gracias - le dijo ella tomando la copa

-No hay de que - respondió el.

Luego los dos desviaron la vista y no sabían que más decirse; hasta que Snape se le ocurrió comentar algo, pero antes de decirlo, Slughorn le hablo.

-¡Alegra esa cara y ven con nosotros, Severus! - Comento este.

-Ahora vuelvo - Le dijo Snape a Jennifer y se fue hacia Slughorn.

Jennifer observaba como platicaban, quería platicar con él sin que nadie los interrumpiera, cuando termino de platicar con el viejo profesor de pociones, ella se iba a dirigir hacia él, pero Snape salió con un alumno de Slytherin, que si no se equivocaba, era el presumido chico Draco Malfoy, que a veces observaba pasar frente a su despacho.

Después de un buen rato, Snape regreso, se le notaba algo molesto así que Jennifer fue hacia él y se sentaron en unas sillas que se encontraban cerca de la pared.

-¿Qué ah pasado?, ¿Por qué estas enojado? - Le pregunto Jennifer a Snape.

-Nada, no ah pasado nada, un alumno que se metió en problemas, eso es todo - Respondió el, aunque se le notaba lo disgustado que estaba.

Slughorn quien ya se le había subido algo el hidromiel y una que otra bebida más, se les acerco tambaleándose un poco.

-¡Hola!, querida Jennifer - Saludo Slughorn - ¿Cómo estás?

-Bien, profesor Slughorn ¿Y usted?

-También bien - respondió este, hipando - como recuerdo cuando
eras la única de mi clase que no tenía ningún éxito con las pociones
solo recuerdo que la causa de eso era porque
porque todo el tiempo estabas mirando a un chico, que no recuerdo quien era
pero era muy bueno en las pociones.

Jennifer no sabía que decir, sentía vergüenza, pues aquel chico que siempre miraba en clases de pociones, estaba justo al lado de ella.

-Bueno, nos vemos
seguiré con la fiesta - Y se marcho tambaleándose hacia otros magos que estaban cerca de ahí.

-Que profesor tan simpático - Comento Jennifer sarcásticamente cuando se le paso la vergüenza.

-Por esa razón del chico ¿reprobaste pociones? - Le pregunto Snape.

-Si, debí de poner más atención a lo que hacia él, no a solo observarlo

-Tratare de adivinar
era ¿Sirius? - Supuso Snape esforzándose por qué no se notara el enojo que hacia al mencionar "Sirius".

- No, me caía mal, además de que tampoco era bueno en pociones que digamos - Dijo Jennifer y Snape recordó de la ves que ella le pregunto de que si no sentía una mirada en cada clase de pociones, cuando lo invito a su despacho el primer día que ella llego a Hogwarts como Profesora nueva.

-Supongo que ese chico sentía tu mirada pero no te volteaba a ver - Dijo Sanpe y de inmediato Jennifer se dio cuenta de que Snape ya sabía quién era aquel chico de pociones.

-Sí, ya lo creo - contesto ella y lo miro a los ojos profundamente negros de él, y él a los azules de ella; como las veces que ya les había pasado. Harry quien conversaba con McLaggen, quien buscaba a Hermione, volteo a buscarla y se topo con Snape quien miraba a la profesora Stover, y se les quedo viendo hasta que Snape se dio cuenta y lo miro de reojo, Harry desvió la mirada rápidamente.

-No te cae muy bien que digamos ¿no?, solo por parecerse al antes molesto James - Comento ella y Snape volvió la vista hacia ella.

 

-Pues - Suspiró - si, bastante

-No creo que debas guardarle récor.

-No lo sé, hay veces que no lo soporto.

Pasaron toda la fiesta hablando, hasta que termino y cada quien se fue a su despacho a empacar para que mañana se fueran a sus respectivos hogares a pasar la navidad, aunque quizás Snape siempre se pasaba las navidades solo.

..............................................................................................................................

Espero que les alla gustado, si no, pues avièntenme los jitomatasos jaja :P

Al día siguiente, Jennifer salió de su despacho a primera hora con un baúl no tan grande, pues ya se habían acabado las clases y todos, bueno la mayoría se iba a sus casas a pasar la navidad.

-Ayúdame con el baúl, Vacobe - Le pidió Jennifer a su elfo domestico, mientras ella cerraba la puerta de su despacho con un encantamiento - listo.

Cuando bajo al vestíbulo vio a Snape saliendo del castillo, supuso que él se iba a ir en el expreso de Hogwarts para luego marcharse a su hogar, así que como lo mismo iba a hacer ella pues lo siguió pero trato de que no se diera cuenta. Subió al expreso escarlata y encontró un compartimiento vacio, se sentó en uno de los asientos y su elfo se sentó frente a ella en el otro asiento. La mayor parte del viaje, Jennifer se la paso viendo a la puerta del compartimiento para ver si de por casualidad pasaba Snape por el pasillo. Cuando ya iban a mitad del viaje, Jennifer salió por el pasillo solo para pasear por un momento, y cuando ya había dado la vuelta por el pasillo para regresar una persona salió de un compartimiento, era un poco más alta que ella, Jennifer no se dio cuenta porque iba perdida en sus pensamientos, cuando choco contra un hombre de ojos negros, piel pálida y con dos cortinas de cabello negro, le dio un vuelco al corazón cuando subió la vista, era Snape.

-Perdón - dijeron los dos al mismo tiempo y Jennifer se retiro rápidamente a su compartimiento. Cuando llego y se sentó, noto que su elfo estaba algo extraño.

-¿Qué te ocurre, Vacobe? - Pregunto ella al elfo que veía hacia la ventana con un tipo de mirada triste.

-Vacobe vio a una elfina que estaba muy triste, señorita Stover - Le contesto el elfo con su voz chillona y mirándola con sus grandes ojos cafes - Vacobe la conoció en las cocinas de Hogwarts, estaba muy triste que hasta se la pasaba tomando cerveza de mantequilla.

-¿Y cómo se llama?

-Se llama Winky; Vacobe no sabía que los elfos llegaban a tomar por que sus dueños los despedían.

-Pues los elfos actúan de manera diferente cuando se les pide, a ver ¿Qué harías si te despido? - Dijo ella.

-NO NO - Se estremeció el elfo - Nunca quisiera que despidiera a Vacobe, señorita Stover, si lo haría sería horrible para Vacobe.

-Claro que no te voy a despedir Vacobe, solo era un ejemplo - explicó ella.

-ah bueno - contesto aliviado el elfo

-¿Qué te parece si en noche buena visitamos al profesor Snape? - Sugirió cambiando el tema Jennifer.

-Bueno, a Vacobe le da miedo el señor Snape - Comento el elfo bajando la vos como si pensara que Snape estuviera cerca.

-No pasara nada jaja - dijo ella calmándolo - yo lo conozco bien, aunque dudo que allá cambiado en como es, pero él no es malo, Vacobe, así que iremos a visitarlo en noche buena.

 

Pasaron pocos días, hasta que llego noche buena. En la casa de Snape, en la noche como a las ocho treinta de la noche, el solo se la pasaba en aquel lugar de su casa donde estaba tapizado por libros, una chimenea y una ventana que dejaba ver la calle de la Hilandera donde estaba cubierta por nieve, Snape observaba desde la ventana a las demás casas, algunas con la luz encendida otras a oscuras por estar abandonadas, supuso que algunas personas de ahí estaban festejando Noche Buena "Es mejor así, estar solo" pensó "¿Para qué tener visitas?" de todas maneras nadie viene" se decía mientras la mesa entre los dos sofás vacios "Además de que sería tonto andar por ahí invitando personas, eso sería muy raro de mi parte". Se dirigió a su butaca, pero antes de que se sentara escucho que alguien llamaba a la puerta, y se pregunto de quien se trataba, pues no había invitado a nadie, así que se dirigió a la puerta y se asomo por la rendija, pero no logro ver nada pues la nieve cubría esta, así que abrió un poco la puerta y vio a una mujer que llevaba una gabardina larga verde pálido, a lado de ella había una pequeña criatura que se trataba de un elfo domestico cubriéndose del frio con la gabardina de su ama, se dio cuenta de que se trataba de Jennifer, solo que esta vez no llevaba su gorra como acostumbraba y llevaba el cabello suelto, así que Snape abrió un poco más la puesta.

-¡Hola Severus! - Saludo la mujer.

-¡Hola Jennifer! Que sorpresa - Saludo Snape y se aparto de la puerta - Pasa.

-Gracias - Paso por la puerta pero se detuvo a lado de Snape para saludarlo con un beso en la mejilla - ¿Cómo has estado? - Pregunto ella, mientras el cerraba la puerta con la mente en blanco por como lo había saludado.

-
¿Qué?... ¡ah sí!, pues bien ¿y tú? - Respondió Snape mientras le ofrecía tomar asiento en el sofá.

-También bien - Dijo mientras se quitaba la gabardina, la ponía a un lado y se sentaba - ¿Te la pasas solo en la Navidad siempre?

-Sí, pero estoy acostumbrado - Contesto mientras buscaba una botella de vino y dos copas en uno de las puertas secretas de la pared tapizada de libros - ¿Y, porque no fuiste con tus familiares?

-Bueno, la verdad es que les dije que este año no iba a poder, porque iba a tener cosas por hacer - Explico

-Se nota - comento en tono sarcástico mientras serbia vino de color rojo sangre en las dos copas, le dio una a Jennifer y se sentó en la butaca frente a ella - ah, por cierto, me pidieron que te diera esto - Le entrego una carta que tenia las iníciales "O.F" y la abrió, mientras Snape tomaba un poco de su copa y espero a que Jennifer dijera algo al respecto. La carta iba así:

"Orden del Fénix

Por medio de esta carta invitamos a la profesora Jennifer Stover, a que se forme parte de la Orden del Fenix, esta orden se dedica a que no le pase nada a los que forman parte, y a atacar a Lord Voldemord, también para cuidar de Harry Potter, si acepta, solo mándenos por medio de una carta o díganos que está de acuerdo con algunos de los integrantes que son: Albus Dumbledore, Minerva McGonagall, Nimphadora Tonks, Severus Snape, Remus Lupin, entre otros.

Me despido!

Albus Dumbledore y la Orden."

-Entonces ¿Quieres formar parte? - Le pregunto Snape

-Sí, me gustaría formar parte - acepto mientras guardaba la carta en el bolsillo de la gabardina que estaba al lado.

 

-Como ves ahí, yo también formo parte - hizo una pausa - Pero a diferencia de lor demás que están ahí, para mi es más difícil por una razón algo complicada de explicar.

-Pues puedes contármelo, soy tu amiga, bueno, solo si me consideras una - Dijo ella, algo triste por si no la consideraba "una amiga" y tomo algo de su copa. Snape no supo como decirle esa razón, pero después de una larga pausa que era algo incomodo el silencio, reflexiono si decírselo tan rápido o no y esperar el momento adecuado; así que se levanto de su asiento y se sentó en el sofá junto a ella.

-Ok, te lo diré pero no quiero que pienses mal de mi - le dijo el en tono bajo como si hubiera alguien más en la casa.

-Nunca eh pensado mal de ti Severus - Dijo con toda sinceridad ella antes de que el le siguiera explicando.

-Solo espero que no le digas a nadie más que no forme parte de la orden o algún ministro, y también espero a que no cambies de opinión en cuento te muestre esto
- Snape respiro profundo y se arremango la manga izquierda y le mostro la marca tenebrosa que tenia dibujada en el brazo, y luego la miro esperando una reacción de asombro o espanto, pero el rostro de Jennifer no mostraba ninguna de esas, es como si no hubiera visto nada. Partyflauta: Partituras para flauta dulce

-Soy en parte mortifago y en parte de la orden, pero solo lo hago para sacarle información al señor tenebroso - Explico y luego se cubrió la marca con la mano derecha, como si tuviera vergüenza de seguir mostrándola, luego desvió la mirada de ella y solo se quedo observando el piso, y después de un rato, sintió la mano de ella en la mano que todavía cubría la marca - ¿No sientes miedo de mi por esto? - Pregunto Snape.

- No ¿Por qué debería tener? Comprendo que lo haces para la orden - Dijo ella pero la verdad es que no se lo esperaba de él de que fuera un mortifago aunque en la adolescencia, ella notaba que a él le gustaba todo eso de artes oscuras.

Se la pasaron platicando hasta la 1:30 de la mañana, Jennifer se despidió deseándole feliz navidad y también lo hizo como cuando llego; cuando Snape regreso a recoger la botella vacía de vino y las copas, se dio cuenta de que había un pequeño paquete en el lugar donde se había sentado Jennifer, el pensó que se le había olvidado, pero se equivoco cuando reviso el paquete y había una nota pegada a el que decía: "Para: Severus. De Jennife. Feliz Navidad"Lo desenvolvió y era un tipo de pequeña cajita de caoba con un tipo de figuras raras marcadas alrededor de la cajita, la abrió poco a poco y encontró dos fotos en ella, una era de su primer amor : Lily Evans, que se encontraba sentada al lado del lago y sonriente. Otra donde se encontraban Jennifer y Lily cubriéndose la cara de abajo a arriba con un libro cada una, uno de pociones (Lily) y el otro de Cuidado de Criaturas Mágicas (Jennifer) y a pesar de que eran de casas diferentes (Lily de Gryffindor y Jennifer de Slytherin) se veían divertidas. Detrás de las fotos había un tipo de amuleto, era como un diamante pequeño y ovalado color morado y estaba incrustado en un metal de oro ovalado y con formas raras marcadas alrededor, lo examino con detalle, era un poco más grande que un galeón, era muy hermoso, Snape sabía que tenía algo de magia pero por ahora no lo iba a revisar, era un regalo de navidad muy distinto y especial a todos los que le habían dado antes aparte de que ni recibía (jaja).

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Ojala les alla gustado bye :3

En fin de año, Snape también se la paso acompañado de Jennifer y celebraron el año nuevo con vino y demás, ya la veía como una amiga, se la pasaron platicando y cuando Jennifer se despidió de él y estaba a punto de irse, Severus le pregunto para que serbia el amuleto que le había regalado y qué clase de magia tenia, ella le respondió que luego se lo diría pero que nunca se separara de ese amuleto en casos peligrosos y se fue sin nada más que decir, y a Snape se le hizo rara esa respuesta "¿Casos peligrosos? Pero ¿Por qué llevarlo en casos peligrosos?" le hizo pensar, pero se tuvo que quedar con la duda pues ya era muy noche como para averiguar la magia de aquel misterioso amuleto.

Enero fue un mes lento para Jennifer

Un sábado, Jennifer paseaba alrededor del Bosque Prohibido aparte de que no hizo caso a las advertencias del guardabosque Hagrid, pero ella no se preocupo pues sabía que los centauros solo atacaban a los humanos, así que se convirtió en pantera para que así no le hicieran nada. Estaba caminando como si nada, observando el paisaje oscuro y misterioso que estaba alrededor de ella, hasta que su mirada de detuvo en una figura parecida a una mujer que al parecer, caminaba de un lado al otro, Jennifer se acerco un poco que estaba a unos ocho metros de distancia de ella, pero en un paso rompió una rama que hizo un ruido algo audible para aquella figura; pues aquel bosque hacia que el menor sonido provocaba eco; la figura se dio una vuelta repentina hacia donde provenía el sonido y lanzo un hechizo aturdidor en donde se encontraba Jennifer (en pantera, claro), pero por suerte no le dio y solo le rozo el hechizo por un costado, se transformo de una vez en humana y la figura volvió a lanzar el mismo hechizo aturdidor pero Jennifer saco de una de sus bolsas de la gabardina su varita a tiempo para hacer un movimiento que detuvo el hechizo y se acerco más a aquella figura.

-Tranquila, no te hare daño - Dijo Jennifer tratando de tranquilizar a aquella mujer que parecía dispuesta a atacar de nuevo.

Como se acerco más a ella, observo que era una mujer con pelo corto y de color muy extraño, tenía una expresión entre triste y asustada.

-Hola, soy Jennifer Stover ¿Y tú? - Se presento y le tendió la mano para que ella se la estrechara.

- Soy Nimphadora Tonks - Le estrecho la mano - Debes de ser la nueva integrante de la orden, perdón por los hechizos.

-No te preocupes - rio Jennifer - ¿Qué haces aquí sola? Te pueden atacar los centauros.

-Bueno, es solo que vengo de vez en cuando a pasear por aquí, para calmarme un poco de unos cuantos días difíciles que eh tenido.

- Ah que mal - hizo una pausa - ¿Es cierto que hay un hombre lobo en la orden?

Esa pregunta hizo bajar la mirada a Tonks, pues tenía un pequeño problema con Lupin, luego hizo un gran esfuerzo por hacer que su voz sonara normal y no temblorosa por la tristeza.

-Sí, pero
descuida, el es de los buenos, se llama Remus Lupin - Explico Tonks volviendo a dirigir su mirada a ella.

- Ah, creí que solo bromeaban conmigo

-Bueno, pues depende de quién te lo allá contado - Se estaba refiriendo a Snape.

-Pues cierta persona me conto otra cosa, pero eso por ahora no importa, dime ¿Por qué estas pasando días difíciles?

-Porque, yo
quiero estar con Lupin, pero el me lo impide porque dice que me merezco a alguien más joven y sano, solo porque es hombre lobo - Y volvió a bajar la vista.

- Yo tengo casi el mismo problema, solo que este hombre no se quiere dar una oportunidad para no pasar oscuros días y vivir de nuevo - Bajo también la vista al igual que Tonks.

-De verdad que las dos estamos sufriendo de amor - Dijo Tonks y soltó una risita que más bien parecía una risa muy forzada.

- Pero por lo menos tu caso es un poco más fácil que el mío

- ¿Y de quien se trata?

-Hmm
es confidencial - Dijo Jennifer pues no quería decirle que estaba enamorada de alguien que formaba parte de la orden y que no le caía bien a todo el mundo.

-Es alguien que conozco ¿no? Parte de la orden ¿quizás? - Intuyo Tonks

Jennifer suspiro - ok ok, es
es Severus.

Tonks se quedo pasmada al no poderse creer que alguien se enamorara del pálido y enojón Severus, así que se quedo con la boca entreabierta sin podérselo creer.

-lo se lo se, es algo tonto, pero es verdad - Dijo Jennifer sacándola de la noticia.

-Pues
es raro, no digo que sea tonto
pues conociéndolo, es algo enojan y demasiado serio

-Sabes, el enojo es una forma de ocultar lo tristes que estamos - Dijo con voz reflexible.

-Tienes razón
pero ¿De que esta triste Snape?

-No lo sé - Mintió Jennifer.

-Bueno, nos vemos luego - Y sin más que decir, Tonks desapareció.

-Ojala me pudieras ayudar con mi problema - Dijo en voz baja y luego se volvió a transformar en pantera y siguió con su paseo por el Bosque Prohibido, mientras caminaba observo a unos centauros correr muy deprisa y uno de ellos que iba al último se freno de repente, parecía que había visto algo en dirección a Jennifer, pues este se dirigía donde estaba un arbusto donde ella se escondía, y ella solo se agazapo para quedar más oculta y se quedo quieta. El centauro pasó a un lado de ella pero se detuvo ahí, se quedo parado ahí durante unos segundos y Jennifer solo lo estaba observando de reojo, hasta que de repente, el centauro bajo la mirada hacia ella, tan rápido que se hubiera lastimado el cuello, luego se levanto en sus patas traseras y luego bajo de un modo brusco, quedando la pantera en medio de las patas delanteras del centauro, Jennifer solo escucho el sonido del golpe en el suelo cuando los grandes cascos del centauro aterrizaron a lado de ella. De inmediato, la pantera paso por debajo de el y corrió lo más rápido que pudo de regreso a Hogwarts, el centauro volvió a levantarse de manos y dio un salto que al parecer era para dar vuelo y persiguió a la pantera. Jennifer pasaba entre ramas y troncos tirados para por lo menos hacer que se atrasara el centauro, pero al parecer este, estaba decidido a sacar a aquel felino de su territorio. Pero Jennifer no contaba con que el centauro traía un arco y varias flechas que podía utilizar contra ella, pues cuando ya iba a medio camino de salir del Bosque Prohibido, unas flechas aterrizaron a sus lados mientras corría y rodeaba los grandes árboles y una flecha le fue a parar enfrente de su camino y se freno lo más pronto posible y la rodeo, afortunadamente para ella, había un árbol con un hoyo, así que entro en él y se escucho como el centauro pasaba el árbol en el que ella estaba, al parecer no se dio cuenta; luego de una larga pausa para respirar tranquilamente, escucho que algo golpeaba el árbol en el que se hallaba, se quedo viendo a la pared del de madera de este y de repente se rompió y dejo ver que unos enormes cascos iba a volver a romper el tronco "a este centauro no le agradan mucho los grandes felinos que digamos" pensó Jennifer y salió del hoyo del tronco para dirigirse fuera del bosque; mientras tanto, Hagrid que estaba acariciando a Fang fuera de su cabaña, observo como una gran sombra negra aparecía entre los árboles y cada vez se acercaba más y más a él, hasta que pudo divisar de que se trataba de un centauro persiguiendo a una pantera, la pantera paso a lado de él y el centauro seguía corriendo en su dirección, Hagrid agito sus enormes brazos para espantarlo mientras le decía:

 

-¡Largo de aquí! - Le ordeno Hagrid al centauro y este se detuvo derrapando y quedando frente a él - Esta parte ya no es de tu territorio.

-Pues será mejor que cuides de tus mascotas, Hagrid, antes de que los mate, esa pantera es una amenaza para mi manada en especial para los potros - Le contesto el centauro en tono muy autoritario y agresivo.

-Está bien está bien, pero ya largo de aquí - Dijo Hagrid y este se retiro de mala gana. Hagrid se dio media vuelta y vio a la pantera detrás de él; esta se paro en sus patas traseras para luego convertirse a la profesora Stover y el guardabosque se sorprendió, pues él no sabía que ella era una animaga.

-Gracias, Hagrid

-No hay de que profesora Stover - Dijo Hagrid - Le dije que era peligroso

-Bueno, todos cometemos errores, nos vemos más tarde - Y se retiro al castillo.

Cuando llego, decidió darle una visita a su nuevo amigo de las mazmorras, Snape.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les alla gustado este capitulito jjajaja, se que estaba medio rara la persecucion, pero queria ver algo de eso jaja, comenten por favor :D

Cuando llego al despacho de Snape, toco la puerta y Snape respondió con un "pase", Jennifer entro y lo encontró saliendo de la puesta de su dormitorio.

-¿Si, que necesita? - Dijo Snape, pues no levanto la vista y luego levanto la mirada al no esperar respuesta - ah, eres tú, perdón.

-No importa - Luego Snape le pidió que tomara asiento.

-Antes no te aplasto ese centauro - Dijo Snape mientras colocaba unos libros en sus estantes.

-Ah, ¿Me viste? - y soltó una risita nerviosa y luego agrego en voz baja - que vergüenza.

-Bueno, ¿No quieres dar un paseo por los jardines? - Le ofreció el y Jennifer se levanto muy rápido del asiento como si hubiera esperado eso desde el principio.

-Sí, gracias

-No hay de que, vamos - Y se dirigieron a los jardines del colegio, pero antes de llegar, alguno que otro alumno los miraba raro, pues la mayoría sabía que Snape casi nunca iba acompañado por alguien, o iba solo o solo iba con alguien que era un alumno para solo castigarlo de alguna manera o también iba acompañado por Filch, que, siempre le chismeaba las travesuras de algunos alumnos; pero ir acompañado por alguien que no era un alumno ni Filch, ya era raro.

 

Cuando llegaron, decidieron sentarse en una banca que hizo aparecer Snape con su varita, y se la pasaron platicando, mientras que Dumbledore los observaba desde su ventana, parecía estar contento de que Snape tuviera compañía y de que ya no estuviera tan solo.

-¿Nunca te interesaron las artes oscuras? - Pregunto Snape y luego agrego rápidamente - No es para que te unas a ya sabes que - Pues Jennifer había desviado la mirada, pues ella no le agradaba mucho que Snape estuviera con los mortifagos, pues pudiera estar en peligro junto a ellos.

-Pues si me llaman la atención, mucho, pero no tanto para
- No termino la frase, no quería que se sintiera mal Snape.

-No te preocupes, no me ofendes ni nada de eso - Dijo el poniendo su mano en la de ella que estaba apoyada en la banca. A ella le dio un gran vuelco al corazón y a Snape igual "¿Qué le estaba pasando? ¿A caso se estaba enamorando? ¡¿De nuevo?! Hace mucho que no le había ocurrido" Esas preguntas le pasaron muy rápido en la mente después de haber sentido aquel vuelco que le dio el corazón; luego de una pausa separo la mano de la de ella - Perdón - Y los dos se ruborizaron.

-¿Y qué me cuentas, Severus? - Pregunto ella para cambiar de tema

-Solo de cuando saliste del Bosque Prohibido, ¿Qué hacías, tratando de perderte o haciendo enojar a un centauro para correr un rato? - Comento el sarcásticamente, Jennifer solo rio de vergüenza y Snape noto que sus ojos ya no eran azules si no verdes, aquellos que había visto hace mucho tiempo - ¿Y ese color?

-¿Qué? ¿Cambiaron? - Snape asintió - Pues como ya te lo había comentado antes, cambian según mi ánimo.

- ¿Y qué significa el verde?

-Que estoy muy contenta de estar
bueno, aquí contigo - Comento ella y se sintió muy apenada por el ultimo comentario, pues no pensaba decirlo "Al parecer lo pensé en voz alta" pensó.

-Sí, lo dijiste en voz alta - Al parecer Snape le había leído la mente, pues la estaba mirando a los ojos y además de que sabía usar bien la legeremancia.

-¿Por qué no me enseñas a usar esa técnica de la Legeremancia?

-Quizás algún día.

-Bueno, creo que iré a mi despacho, tengo que revisar algo

-Como quieras, nos vemos en la cena - Luego cada quien se fue por su camino; Jennifer, por mientras, cuando llego a su despacho, comenzó a buscar en un estante de libros, luego saco uno forrado con piel, de dragón negra donde venia el titulo "Objetos de magia oscura y magia blanca del antiguo Egipto" y comenzó a hojearlo, luego se detuvo en una página y comenzó a leerla.

-Está bien, creo no me eh equivocado de objeto - Se dijo para si - Pero posiblemente, si junto la otra parte de este objeto, tendrá más posibilidades de que no le pase nada malo - había cambiado de hoja - sí, estoy bien, con esto no le ocurrirá nada malo, bueno al menos eso presiento - Cerro el libro y lo coloco de nuevo en su estante, se sentó en su escritorio, agarro una pluma y un pergamino y comenzó a escribir rápidamente, luego llamo a su elfo, y este apareció a lado de ella.

-Ten este rollo de pergamino y
- Saco de uno de sus bolsillos de su gabardina, una bolsita que se escuchaba que adentro traía unos galeones y se lo entrego a su elfo - y esto también y entrégaselos a Al-Rahman - Su elfo hizo una reverencia y desapareció. Mientras tanto, Snape, quien se encontraba sentado en su escritorio comenzó a recordar los momentos en los jardines, en el cual había visto algo muy parecido en Jennifer de Lily aunque no duro mucho en seguir viendo aquellos ojos verde esmeralda, y también se sintió muy confundido con lo que sintió cuando le tomo la mano a Jennifer, pues sintió un vuelco al corazón y eso no era común en el, además de que hace mucho que no había sentido aquel sentimiento desde hace años, años en los que estaba Lily con vida, años en los que la pasaban juntos hasta que acabo su amistad; en esos momentos no sabía que le estaba ocurriendo "¿Se estaría enamorando de verdad o solo era una ilusión rara que de repente salió de su mente?" pensó "¿Qué era? ¿Qué tengo que hacer? Además, no sé cómo puedo cambiar de amores, y además, seguramente no es amor lo que siento, pero parece ¿Qué rayos me sucede? Tiene que ser algo pasajero, y apenas es mi amiga". Así se la paso pensando hasta que llego la cena, Jennifer y él se sentaron juntos en el Gran Comedor, tratando de evadir las miradas picaras que les lanzaba McGonagall cuando los veía platicar o hasta incluso volteándose a mirar sin ninguna razón y la desviaban.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Creo que se preguntaran lo del pergamino y de la bolsita con galeones, pero son pistas para lo que sigue en los capitulos. Espero que les guste =3 comenten n.n

En Febrero llego la excursión a Hogsmeade, y Snape invito a Jennifer a ir a pasear un rato, aunque antes de salir, no les fue tan bien, pues Filch seguía desconfiando de la profesora Stover y trato de no dejarla salir, pues seguía insistiendo en seguirla revisando con el detector de objetos oscuros, hasta que Snape se harto y le dijo que la dejara en paz, este obedeció de mala gana y los miraba con una mirada de enojo y curiosidad de lo que le estaba pasando a Snape; cuando llegaron a Hogsmeade, se fueron a Las Tres Escobas, donde se la pasaron platicando y tomaron una cerveza de mantequilla, antes de marcharse, Jennifer saco de uno de sus bolsillos de la gabardina, un pequeño pañuelo negro que parecía que envolvía algo y, en efecto, cuando lo desenvolvió había dentro una piedra ovalada de color verde esmeralda.

-¿Aun traes contigo el amuleto que te regale? - Pregunto Jennifer a Snape, quien veía con interés la piedra que ella tenía en el pañuelo.

-Si - Afirmo él y saco de su levita el amuleto que le había regalado, luego se lo entrego y ella coloco la piedra verde detrás del metal en el que estaba incrustado la otra piedra morada que igual que esta, era ovalada, cuando la piedra verde toco el metal de oro, esta emitió una pequeña luz verdosa como señal de que ese era su lugar, en total dio un amuleto con dos piedras que estaban separadas por el metal dorado, una verde y la otra morada, y el amuleto era un poco más grande que un galeón - ¿Ya me vas a decir que tipo de magia contiene el amuleto? - Pregunto Snape sorprendido por lo que había visto.

-No aun no, pero no te separes de el - Contesto ella sin darle importancia.

-Bueno, vámonos - Y salieron del bar, luego se dirigieron al castillo, además de que en su camino, algunos alumnos los veían raro, en especial a Snape, pues nunca había salido del castillo para ir a Hogsmeade y menos con alguien. Cuando llegaron, cada quien se fue a su despacho; Jennifer, cuando entro, encontró una rosa roja en su escritorio, ella se acerco a este y esperaba ver una nota, pero solo estaba la rosa, tomo la rosa y la puso en un pequeño jarrón con agua, "¿De quién será la rosa?, no creo que sea de
, a menos que le pregunte, pero sería muy loco llegar y preguntar eso, además, no creo que Snape este enamorado de mi, él prefiere a Lily, aunque ella este muerta, eso no hará que cambie de opinión respecto a ella
" Pensó, y las últimas palabras hicieron que de repente se le humedecieran los ojos; era cierto que Lily era su amiga en el colegio Hogwarts, pero a la vez le tenía algo de envidia, pues se había dado cuenta de lo de Snape por medio de algunos contactos y por como actuaba cuando le contaron lo de que su amistad se había roto, era obvio que Snape estaba enamorado de Lily, aunque fue difícil de saberlo, en algunas ocasiones, le pedía a Lily que le diera unos consejos de cómo tratar a Snape y como era, pues cuando lo conoció, este la evitaba cada vez más seguido, que Jennifer casi se rendía en tratar de conocerlo, hasta que Lily le conto que quizás Snape se transformara en un mortifago cuando saliera del colegio de magia y hechicería, porque le entusiasmaban mucho las artes oscuras, al principio, Jennifer no le había creído, pero luego lo hizo, ya que había visto como Snape se juntaba con el malvado Lucius y parecían tramar algo, según Snape, Lucius era su amigo, pero no tenía ni pisca de que lo fuera, pues cuando los merodeadores molestaban a Snape, este no se presentaba para defenderlo, y Jennifer era la única que lo hacía, aunque Snape no la tomaba en cuenta. Cuando Jennifer termino Hogwarts, y regreso a Francia, no volvió a saber más de Snape, hasta que un día decidió mudarse a Londres, luego de un año allí, se entero de que Snape ahora trabajaba en su antigua escuela de magia, Hogwarts, ella de vez en cuando pasaba por los terrenos del colegio, pero no se atrevía a entrar como profesora, hasta después de 5 años, logro entrar, ya que tardo en hacer algunos papeles para lograr entrar como profesora y aparte de no estar segura completamente de si era cierto de que Snape entro ahí a trabajar, pero ahora era cierto, estaba trabajando en ese antiguo colegio, estaba recordando esos momentos, acababa de sospechar de si esa flor era de parte de Snape, pero no sabía que seguiría, no estaba totalmente segura de si Snape ya se hubiera dado una oportunidad para amar de nuevo.

 

Mientras tanto, en el despacho de Snape; se estaba preguntando en como tomaría el regalo que le dio a Jennifer "¿Se dará cuenta de que se la regale yo? ¿O pensara que alguien más se la dio? Posiblemente crea que alguien más fue, aparte de que hoy es ese día festivo de Febrero, nunca lo eh celebrado, pero le eh dado la flor ¿eso ya sería algo, sobre este día?" pensaba, pues de verdad estaba muy desconcertado y no sabía que más hacer, no sabía que tenía que hacer para estar seguro de si se estaba enamorando de nuevo, la flor ya era una pista de que si, pero aun seguía con la duda.

Ese día era un domingo, y cuando anocheció, ninguno de los dos se iba a dar cuenta de lo que iba a seguir

Cuando termino la cena en el Gran Comedor, Snape fue directo a su despacho, pero antes de seguir, se había cruzado con Jennifer que venía de uno de los pisos de arriba, y solo había bajado para dar sus acostumbrados pases por el castillo, aunque fuera de noche, siempre tomaba el pequeño tiempo libre que le quedaba para pasear. Cuando, los dos se cruzaron de frente, instintivamente se detuvieron uno frente al otro, luego se quedaron viendo, hasta que reaccionaron.

 

-Buenas noches Jennifer, ¿vas al Bosque Prohibido a correr un rato? - Comento en tono burlón y con sarcasmo.

Ella solo le sonrió -No hoy no, tal vez será otro día.

-¿No quieres mejor entrar a mi despacho para platicar, sin interrupciones? - Le propuso, pues dos alumnos pasaron por el pasillo y se les quedaron viendo mientras caminaban, Jennifer asintió y entraron al despacho de Severus.

- ¿Hoy no tienes tiempo para enseñarme algo de legeremancia? Así sabré que estas pensando- Opino ella que estaba cerca de la puerta observando que Snape la cerraba.

-Sí, hoy si

-Pues
- Esperando las explicaciones de él.

-Bueno, para empezar, la legeremancia es algo que puede llegar a ser útil en algunos casos - Explico, mientras se dio media vuelta para quedar frente a ella y la miraba con sus ojos negros - por ejemplo, tienes que decir en tu mente el hechizo Legeremens mientras observas a los ojos de quien la piensas usar. Supongo que ya sabes decir los hechizos en tu mente ¿no?

-Sí, so puedo hacer.

-Bien, quiero que te concentres en decir el hechizo en tu mente, mientras me miras a los ojos y trates de averiguar que estoy pensando - Ella hizo caso, y se miraron a los ojos, no pudo concentrarse mucho, pues en lugar de averiguar que estaba pensando, sin darse cuenta, Snape se estaba acercando a ella poco a poco , y de repente, estaban a un centímetro de su cara; a Jennifer le latía muy rápido el corazón y a Snape igual, pero por algo, Snape se detuvo, se separo un poco de ella y como si no hubiera pasado nada dijo - ¿Verdad que la legeremancia no es fácil?

Eso desconcertó a Jennifer, pues ella creía que por fin en muchos años iba a lograr besarlo, pero no era así y respondió en voz baja - algo,
tengo
tengo que irme - Y sin otra palabra se fue a su despacho, dejando a Snape solo en el suyo, el sabia que quizás ella se había molestado por lo que estaba a punto de hacer, pero solo se había detenido por miedo a que a ella le resultara descortés de su parte, pero resulto que fue al revés, pues más bien, a ella le había molestado que no lo hubiera hecho. Mientras tanto, Jennifer ya estaba en su despacho, recargada en la puerta, pensando en lo que acababa de ocurrir; ya les había pasado, esa vez que estaban solos en el aula de Snape y al igual, estaban muy cerca pero nunca lograban besarse. Jennifer siempre había esperado esos momentos, cuando era adolecente y veía a Snape a lado de ella, cuando era una oportunidad, ella esperaba darle la vuelta a él y darle un beso. Esa noche no pudieron dormir, ninguno de los dos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les guste :3

quizas en el siguiente capitulo ocurra o ¿no? dificil saber, pues Snape no se decide en si lo esta o no enamorado, para el es algo muy dificil de aceptar, despues de haber perdido su primer amor; en el siguiente capitulo, ¿se decidira y se dara una oportunidad de amar de nuevo? o decidira rendirse? Pues averiguenlo en el siguiente capitulo, aunque igual yo tratare de descubrirlo jaja =S

 

Pasaron los días, en los cuales Snape evitaba a Jennifer, Llegó Marzo que fue un mes algo distinto a los demás

Un viernes por la tarde, cuando termino la comida en el Gran Comedor, la profesora Stover, salió a dar una vuelta por los jardines del colegio Hogwarts, cuando se alejo un poco más del castillo, y paso cerca de la cabaña de Hagrid, escucho algo por los arbustos que se encontraban en el terreno del Bosque Prohibido, se detuvo para ver si se escuchaba de nuevo el sonido, pero no se escucho nada, siguió caminando y de nuevo se es cucho el sonido, como unos pasos, camino hacia donde se escuchaba el sonido y saco su varita lentamente de su gabardina, cuando estaba muy cerca, noto que no era más que el sonido de un thestral que se encontraba paseando tranquilamente, entonces, antes de que Jennifer se guardara de nuevo la varita, escucho una voz que la asusto pero que la reconoció:

-¿Qué haces?

-Ah, eres tú - Dijo cuando vio a Snape atrás de ella, pero ella lo tenía apuntado con la varita y luego la guardo

-No me digas que vas a volver a entrar, ¿ahora cazas thestrals? - Comento con sarcasmo

-No
creí que era un centauro o algo así, por eso el susto - Contesto con seriedad - y tu ¿Qué haces aquí?

-Bueno
solo vine a buscarte
quería preguntarte ¿quieres venir en la noche a los jardines conmigo? - Dijo Snape algo nervioso. Jennifer no sabía que decir, se estaba acordado de las veces en las que las pasaban solos y que a veces terminaban muy cerca y al último no ocurría nada, más que interrupciones.

-Pues
- muy indecisa - yo
no se
. Pues, si - Contesto al fin

-Entonces nos vemos a las ocho en los jardines - Y se dirigió al castillo.

Jennifer solo se quedo contemplando cómo se dirigía el profesor de pociones al castillo, pero no comprendió porque no sentía feliz de que Snape la invitara a salir un rato, quizás ese sentimiento que no lograba que la felicidad llegara totalmente a ella, pues ella dudaba en si Snape se estaba dando cuenta del secreto de ella o no.

Se dirigió al castillo y llego a su despacho, se puso a ver la ventana y luego recordó el porqué de aquel sentimiento, era uno donde se confundía la tristeza y el enojo, era uno cada vez que se juntaba con Lily y veía como Snape la miraba. ¿Qué tenía que hacer para ser igual que aquella pelirroja? Ella no era Lily y nunca lo seria, seguía confundida también por aquellos momentos en los cuales, Snape se le acercaba mucho y no entendía porque "¿A caso se está enamorando de mi?" se preguntaba mientras observaba como se iba poniendo la puesta de sol a lo lejos "no es posible, quizás solo me invito para hablar de otra cosa" luego sintió un gran odio por sí misma "Pero tuno eres Lily" le decía una voz "Recuerda de la vez que le pediste a Dumbledore que te aclarara más la información sobre el porqué había llegado Snape a trabajar en este colegio; Snape nunca te amara como amo a Lily" eso la hizo sentir mucho peor, haciendo que algunas lagrimas le resbalaran por sus mejillas "no sigas insistiendo, busca a alguien más" le decía esa molesta voz "no tiene sentido, el la sigue amando aunque Lily sigua muerta" ya no podía soportarlo, se sentía morir por esa voz y por lo que le aclaro Dumbledore sobre Snape, era un tipo de sentimiento horrible, era como si le restregaran en la cara "Tú no eres esa persona que el ama, no insistas, no tiene sentido". Después de largo rato, en el que se trato de controlar las lágrimas, se tranquilizo más, luego recordó que tenía que ir a los jardines con Snape, salió de su despacho y se dirigió a su destino, mientras en el camino, iba reflexionando, si es que, Snape se llegara a enamorar de ella realmente, entonces eso significaba que "el se daría una segunda oportunidad de volver a amar", entonces, eso significaba que no todo estaba perdido, pero primero tenía que esperar a que el diera más señales de estarlo; después de lo reflexionado por el camino, tenia más animo que el que había sentido antes y con algo de remordimiento al reflexionar lo que acababa de pensar y compararlo con lo que había pasado en su despacho; ¿Por qué siempre le llegaban las reflexiones al final? ¿Por qué siempre llegaban tarde cuando le ocurría algo triste o difícil? Al final se sintió como una persona bipolar, aunque no lo era; solo era que se dejaba llevar por las emociones.

 

Cuando llego a los jardines, encontró a Snape sentado en el pasto mirando al cielo, y cuando ella se acerco más, este de levanto de golpe.

-Hola Sev - Saludo ella y a Snape se la paso la pregunta ¿Ase cuanto no me llaman así?

-Hola Jennifer - Saludo él, luego le hizo una señal para que lo siguiera.

-Perdona por las veces en las que me acerque demasiado a ti - Dijo Snape mientras iban en dirección al lago. Ella no le contesto.

Luego él se detuvo y ella se paró a lado de el.

-No creo que necesites de disculparte - Contesto Jennifer poniendo una mano en el hombro de él y luego la retiro, Snape se dio vuelta para quedar frente a ella.

-Se que fue algo descortés, pero
no
yo - Luego se miraron y se acercaron poco a poco, y volvieron a quedar muy cerca como en las otras ocasiones y, después Snape, lentamente puso una mano en la mejilla de ella y la beso, luego ella cruzo sus brazos alrededor del cuello de él y duraron por un rato besándose.

Luego se separaron y los dos miraron al piso, Jennifer se dio media vuelta y comenzó a caminar al castillo, dejando a Snape en los jardines, pero ella no lo dejo ahí solo porque si, si no que, no sabía que decir, igual Snape. Cuando ella llego al castillo, se dirigió a su despacho y encontró otra rosa roja en su escritorio, la tomo y se fue a su dormitorio, donde la coloco junto con la otra que estaba en el jarrón, que seguía sin marchitarse. Se acostó en su cama y contemplo el techo, recordando en aquel momento. Al fin había pasado, eso siempre había esperado durante años; esa noche ninguno de los dos tuvo problemas para dormirse. Por fortuna para ellos, nadie se había dado cuenta de lo sucedido en los jardines o al menos eso creía los dos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

wow! que envidia Jennifer!! jajaja

comenten!! :·3

Espero les guste n 3 n o si no, pues solo diganme en que falle jaja n_n"

Al día siguiente, por la mañana, Jennifer dio uno de sus acostumbrados paseos por el castillo, mientras iba por un pasillo se la paso recordando cada instante de lo que había sucedido en los jardines con Snape, continua así hasta que llego al Gran Comedor y se preguntaba cómo sería la reacción de Snape al volverla a ver.

 

Cuando se iba a sentar, se dio cuenta de que le tocaba un lugar cerca de Snape, los nervios la tenían muy temblorosa, y cuando se sentó a lado de el, este la miro de reojo y ello solo le dio una sonrisa muy discreta, luego en los minutos que estaban comiendo, Jennifer no controlaba sus nervios al sentirlo de cerca que hasta en unas cuantas ocasiones seguidas, se le caía el tenedor. Después de comer, Jennifer se dirigía a su despacho, era domingo, y como no disfrutar algo de descanso y
recordar el momento en los jardines, pero estaba sintiendo que alguien la seguía mientras iba por su camino hacia el despacho, se dio la vuelta, se fijo que se trataba del profesor de Defensa, Snape.

-Hola -Saludo ella y Snape se detuvo frente a ella.

-¿Cómo estás? - Pregunto él mientras observaba a los lados para ver que nadie estaba por ahí.

-Bien
- hizo una pausa y luego pregunto en voz baja- ¿Crees que nos hayan visto, alguien ayer?

-No lo creo, a menos que nos allá visto Hagrid - Y luego agrego al ver que Jennifer empezaba a mirar alrededor de los pasillos- pero no creo que diga nada, me tiene algo de miedo.

-Hmmm
gracias por las flores -.

-De nada - Contesto Snape tratando de mantener su aspecto lo más sereno posible, pero se le notaba que se había ruborizado algo - ¿Puedo ir a tu despacho, más tarde? Necesito saber si tienes un libro que estoy buscando.

-Sí, pero si quieres te lo llevo

-Mejor voy, quiero verificar bien si me darás el libro - Luego siguió su camino.

Durante la tarde, Jennifer se preguntaba porque Snape no quiso dejar que ella le llevara el libro que él buscaba, pero mejor lo dejo para después; espero a Snape en el despacho y no llegaba así que decidió ir al despacho de Dumbledore para pedirle prestado el pensadero, en su despacho se la paso viendo unos recuerdos, pero no llegaba Snape, así que mejor salió a dar un pase, quizás se lo encontraría en el camino.

Mientras tanto
Snape iba saliendo de su despacho y se dirigió al de la profesora Stover, cuando llego llamo a la puerta y no contesto nadie, así que entro, camino hacia el escritorio y se dio cuenta de que estaba un pensadero encima de este; se acerco más y se fijo que dentro de el había recuerdos, pues el liquido que había en el pensadero se remolineaban, sentía curiosidad por saber que recuerdos miraba Jennifer, pero mejor se mantuvo quieto, observando el despacho de la profesora ( estaba muy en orden). Cuando, sin pensarlo, se iba a recargar en el escritorio con una mano, pero esta cayó en el pensadero y Snape fue absorbido por este.

De repente, todo se vio oscuro y luego sintió que sus pies tocaron tierra; parecía que estaba en alguna parte de los terrenos de Hogwarts, miro hacia todos los lados, ahí estaba el, muy lejos de donde se encontraba, al parecer, su "yo" joven estaban sentado cerca de unos arbustos, como siempre hacia en los descansos; comenzó a buscar a su alrededor para ver donde estaba Jennifer, no tuvo que esperar mucho a que apareciera, a los pocos minutos, vio a dos chicas de entre unos 15 o 16 que iban corriendo hacia donde se encontraba el. Una era pelirroja, con el cabello hasta los hombros y de ojos verde esmeralda y la otra, una chica de cabello negro azabache, hasta la mitad de la espalda y de ojos azules.

 

Llegaron cerca de Snape y se detuvieron para sentarse, era un día muy soleado pero se encontraban debajo de unos árboles que los cubrían de los intensos rayos de sol.

-Está bien, ya dime, Jenny -Dijo la chica pelirroja

-Bueno
ya sabes que me gusta - Conto su amiga mirando a todas partes para asegurarse de que nadie las oía - Pero no sé cómo decirle.

-Pues, Sev es muy tímido y
que mal me siento por haber discutido con él - de repente reflexiono.

-Pero dices que él te ofendió - Le recordó Jennifer.

-Sí, pero, me arrepiento de haberme enojado con él, aunque también se me hizo muy injusto de parte de él llamarme de ese modo, porque éramos amigos - Comento Lily con un hilo de voz - Pero ya paso. Mira, tengo planeado que le digas lo que sientes por él en clase de Herbologia , Sev siempre se la atrasa al salir cuando la clase termina.

-Ok entonces ¿Se lo digo cuando la clase allá terminado? - Como si no estuviera totalmente segura de haberla oído bien.

-Sí, seguramente te aceptara, pero te aconsejo que se lo digas con calma - Le sugirió Lily.

Luego todo se volvió negro y después aparecieron unas imágenes como remolinadas alrededor de Snape, el comprendió que estaba cambiando de recuerdo. Después, apareció en los terrenos del colegio, pero esta vez en los invernaderos. Espero un momento y luego se dio cuenta de que en uno de los invernaderos se estaba vaciando; salieron unos alumnos de Slytherin y Gryffindor, así que Snape se acerco más a la escena.

Cuando se acerco, se dio cuenta de que una chica iba hacia donde estaba Jennifer, quien estaba saliendo detrás de Lily y esta le dio una señal de "bien" con el pulgar; la chica que se había acercado con Jennifer no era ni más ni menos que Bertha Jorkins pues Snape la reconoció al instante.

-¿Es cierto que te gusta Quejicus? - Le pregunto Bertah a Jennifer y esta se ruborizo pero no le respondio y se dio una vuelta para buscar a Snape.

Jennifer se dirigía a donde estaba el Severus adolecente, pues lo vio detrás de los invernaderos, pero antes de llegar a él, ella se detuvo ocultándose en una esquina del invernadero; Snape sabía que sucedería después; mientras veía la escena, se dio cuenta de que una chica se estaba acercando a su "yo" joven, la chica le dijo algo que no se escucho, luego se le acerco mucho al chico pálido y después lo beso; Snape se fijo en como reaccionaria la joven Jennifer, esta se cubrió la boca con una mano, se dio media vuelta y se fue corriendo; Snape fue detrás de ella, como si se verdad estuviera en aquel recuerdo, quería llegar y explicarle pero comprendió que no era así, se detuvo y miro como Bertha tuvo curiosidad del porque corrió la chica, así que se fue a donde esta había salido corriendo.

Todo volvió a hacerse negro y volvió a pasar imágenes borrosas, estaba cambiando de recuerdo, cuando al fin apareció de nuevo en los jardines del colegio, luego, unos sollozos lo sacaron del enojo que había sentido al darse cuenta de cómo fue que Bertha lo había descubierto besándose con aquella chica; cuando busco de donde provenían aquellos sollozos, vio que eran de Jennifer que se encontraba sentada en el pasto tapándose la cara con las manos. Snape sintió que la chica le contagiaba un sentimiento de tristeza, de lastima y de culpa.

 

Luego una muchacha pelirroja corría en dirección hacia su amiga que continuaba sollozando.

-Jennifer ¿Qué paso? ¿Qué te dijo? - Pregunto Lily preocupada mientras se hincaba lado de ella.

-Nada
e-el tiene
el ya tiene
a-alguien - No podía hablar bien por los sollozos, aunque continuaba sin descubrirse la cara, luego Lily le dio un abrazo para calmarla un poco.

-Pero, no puede ser ¿estás segura? - Le pregunto Lily

- Claro que
que lo estoy
lo vi besándose con Florence.

Todo volvió a hacerse negro y al parecer terminaron loas recuerdos y el pensadero saco a Snape de él y este se quedo mirando al pensadero que seguía arremolinándose.

Cuando se escucho que abrieron la puerta, Snape se alejo lo más que pudo del escritorio, acababa de llegar Jennifer, aquella chica, la que Snape nunca se había dado cuenta de que a ella le gustaba el, cuando eran alumnos en Hogwarts, quien siempre la evitaba, esa chica que ahora estaba frente a él y que, hasta el momento estaba enamorado de ella.

-Hola Sev, al fin llegas - Saludo la profesora mientras se dirigía a un estante de libros.

-Solo me retrase algo - Contesto Snape, aun pasmado en lo que acababa de ver.

-¿Cual libro buscabas?

-Uno sobre objetos que se tengan que usar en casos peligrosos - Dijo él, mientras se acercaba a ella, quería observarla bien y pensar en el porqué la evitaba cuando eran adolecentes.

-Veo que aun estas insistiendo en saber sobre ese amuleto - Poniéndose nerviosa de lo cerca que estaba de Snape - Ten, este es - Le dio el libro en el que venía "Objetos de magia negra y blanca del antiguo Egipto". Luego dio un paso atrás; Snape siempre la ponía nerviosa con su mirada, con aquellos ojos negros - Cuando encuentres la respuesta, espero que el amuleto te sirva de algo, presiento que te pasara algo.

Snape se volvió a acercar a ella y le dijo al iodo - Cuida bien tus recuerdos, estuve a punto de entrar al pensadero, pero no lo hizo -mintió en las últimas palabras y luego se fue, dejando a Jennifer con el pulso acelerado de los nervios y porque se había acordado que dejo el pensadero en el escritorio.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

aver si les gusta :3 esta largo pero creo que chido :D

Snape se dirigía a su despacho, mientras recordaba lo que había visto en el pensadero ¿Cómo era posible que Jennifer ya hubiera estado enamorada de él y nunca se dio cuenta?¿Porque nunca se dio cuenta? Además de que ahora Jennifer seguramente estaba enamorado de él, ¿todavía? pero ¿Y si en la adolescencia se había olvidado de él y ahora que lo encontró, comenzó de nuevo a enamorarse de el? Entonces eso significaba que Jennifer no se estaba enamorando de él cuando se le acercaba demasiado, si no que ya lo había estado "Qué confuso es esto" pensó; quizás la profesora Stover estaba sufriendo lo mismo que Snape
de amor. Y ahora el estaba enamorado de ella, ya no podía negarlo, era obvio que se estaba enamorando de nuevo, después de tanto tiempo sin sentir aquel sentimiento, pero ahora el problema era ¿Cómo demostrarle a Jennifer lo que sentía por ella? Seguramente ella se estaba haciendo la misma pregunta, pero ya habían demostrado eso los dos, en los jardines, puede que si lo hayan demostrado, pero quizás no demasiado, no con palabras.

 

Al día siguiente, en clase de Cuidado de Criaturas Mágicas con los de tercer año, la profesora Stover les estaba explicando a sus alumnos una lectora del libro de la materia, se encontraban en el aula. Después de unos minutos dando la clase, el elfo de la profesora apareció a lado de ella, quien estaba a lado de un alumno, diciéndole la página en la que iban.

-Mi ama - dijo el elfo en voz baja a Jennifer - Tome - Le entrego una carta

-Gracias Vacobe - Contesto ella en voz baja mientras miraba la carta y se dio cuenta de que era del profesor de DCAO; pero no la abrió hasta que termino la clase y decía:

Jennifer S.

Te invito a pasar un rato en Las Tres Escobas, esta noche, si aceptas mándame una carta con tu elfo o solo dímelo en el Gran Comedor.

Creo que te preguntaras para que quiero que vengas al bar con migo, es para platicarte de algo importante

Hasta pronto

Severus S.

A Jennifer le dio un vuelco el corazón, tenía ganas de ver a Snape, aunque solo hayan llevado pocas horas sin verse, así que después de la cena en el Gran Comedor, se acerco al profesor de DCAO.

-Acepto ir, Sev - Dijo ella mientras caminaba a lado de el por el pasillo.

-Está bien, nos vemos en un rato - Contesto Snape y siguió por su camino, mientras que la profesora Stover se fue a su despacho. Cuando llego comenzó a arreglarse cepillándose el cabello y dejándoselo suelto debajo de su gorra). Después se dirigió a Hogsmeade con una presión en el corazón, estaba muy nerviosa y no sabía de qué tema importante se refería Snape; llego a Las Tres Escobas, comenzó a buscar con la vista a Severus y lo encontró sentado en una mesa del fondo en una esquina del bar, se dirigió hacia él y se sentó delante de Snape.

-¿Cómo estas Sev?- Pregunto ella mientras observaba los ojos negros de él, los que siempre la ponían nerviosa.

-Bien ¿y tú? -

- Bien ¿ya descubriste para que sirve el amuleto? -

- No, aun no - No se había cordado de que ya tenía el libro en el que venía la magia que contenía el amuleto, se la había pasado recordando lo que había visto en el despacho de la profesora. Después de una breve pausa, Snape pidió dos copas de whisky de fuego.

-Sev ¿Qué ocurrió entre tú y Dumbredore, una noche? - Pregunto su invitada después de darle un sorbo su copa.

-No sé a qué te refieres - mintió Snape, ya sabía a qué se refería.

-Me refiero a la discusión que había tenido

- ¿Cómo te enteraste de eso? - Pregunto incrédulo

- Bueno, veras
esa noche, yo estaba paseando por los jardines con mi elfo, luego me llamo la atención una fuerte discusión, y me tope con que tu y el profesor Dumbledore estaban discutiendo acerca de algo
pero eso ya paso - Dijo ella al ver como Snape la miraba con aquellos ojos que usaba cuando quería entrar en la mente de la gente y retiro la mirada de los ojos negros.

-Cambiando de tema - Suspiro Snape - Quiero que sepas algo
es difícil de decir... Creo que ya te has de dar cuenta, pero
yo - Puso una de sus manos en la de Jennifer que se encontraba apoyada en la mesa, a ella le dio un vuelco el corazón e hizo que se le erizara la piel - Yo siento algo por
- Sentía un nudo en la garganta que no lo dejaba terminar la frase - quiero que quede claro, más de lo que paso en los jardines... Que yo siento algo por ti.

 

Jennifer no sabía que decir, sentía que le habían quitado el habla con un hechizo, como aquella vez en los jardines; como no sabía cómo responderle, lo hizo con una sonrisa y se ruborizo.

-Yo igual
desde hace mucho - Le sincero ella

Después de una charla, se dirigieron de regreso al castillo caminando, no llevaban ninguna prisa por llegar. Cuando llegaron a los terrenos del colegio, se pararon frente al lago.

- Dime ¿A qué te referías con que sentías lo mismo de mi desde hace mucho? - Aventuro Snape, sabia la respuesta gracias al pensadero.

- Bueno, supongo que ya lo has de saber - Contesto ella, al parecer sabia a que se refería Snape, y como él no contesto, siguió con su intuición - Me refiero a mis recuerdos que se hallaban adentro del pensadero

- Pues, yo no

-No te preocupes Sev, por lo menos ya sabes cómo logro verte Bertha en los invernaderos - lo interrumpió - Claro que no tenía planeado que vieras esos recuerdos, pero pensaba contártelos algún día.

-Yo no tenía idea de lo que sentías por mí - Aclaro algo preocupado con el tema.

-Pero eso ya paso Severus, es mejor dejar el pasado para seguir adelante ¿no crees? - Reflexiono. A él le aclaro esa opinión, así que asintió levemente. Después de una pausa, se regresaron cada quien a su despacho despidiéndose con un beso en la boca, pero no antes de ver que el conserje no se encontrara por ahí patrullando en los pasillos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les guste... comenten! =·3

Una tarde, Snape salió a los jardines para ver si de casualidad encontraba a la profesora Stover. La busco en casi todos los terrenos de Hogwarts, pero no la encontró, cuando iba caminando por la cabaña de Hagrid, se dio cuenta de que una gran luz plateada se movía de un lado al otro entre los arboles del Bosque Prohibido, se fue acercando y cuando ya estaba dentro del bosque, vio a un caballo frisón plateado galopando de un extremo al otro del bosque, parecía que solo paseaba. Cuando se hubo alejado, Snape comenzó a buscar huellas de alguien que allá invocado al patronus, hasta que de repente sintió una mano en la espalda que lo empujo.

-Cuidado - Dijo una vos de mujer detrás de el, se dio la vuelta y vio que se trataba de Jennifer que lo había retirado del camino del patronus que paso a lado de ellos y que estaba a punto de atropellar a Snape.

-¿Es tuyo? - Pregunto Snape observando como el frisón plateado se detuvo y desapareció.

-Si
y ¿Cómo es el tuyo? -

- Es una cierva - Contesto él, volviendo la mirada a ella - te eh estado buscando.

-Pues, ya me encontraste - Subiendo los hombros

-¿Qué hacia tu patronus? -

-Solo quería verlo correr un momento, hace mucho que no lo uso

- Y por lo visto, creo que no te quedo muy claro el ataque del centauro

-Humm
no, pero aun tengo esperanzas de que pueda volver a escapar de el - tratando de sonar despreocupada.

- Y parece que está muy enojado contigo, ahí viene - mintió señalando atrás de ella y Jennifer abrazo a Snape quien rio al ver cómo reaccionó - Solo era broma.

 

-Ah
ya sabía - Algo nerviosa

- Si como no
- Luego observo que Jennifer seguía sin soltarlo - y si no era verdad
¿Por qué sigues abrazándome?

Ella se dio cuenta y lo soltó lentamente.

-Bueno, se me olvido - Contesto sonrojada.

-Jennifer
- Dijo después de una breve pausa - Si llegara a hacer algo malo que me haya mandado hacer el Señor Tenebroso, y si lo haría
¿Qué me dirías?

-¿A qué te refieres, Sev? - Pregunto algo alarmada

-No digo que allá hecho algo malo, pero si es que llegara a ocurrir ¿Qué me dirías?

Jennifer suspiro - Depende de
que tan grave sea - Luego hizo una pausa - Sabes que es arriesgado eso de ser en parte mortifago y en parte de nosotros; y que hacer lo que te diga el Señor Tenebroso es difícil porque puede que si no lo hicieras, el quizás te mate.

"No sabes que tan difícil es" pensó Snape - Bueno cambiando de tema ¿Quieres pasear un rato?

-Sí, claro

Pasearon por los terrenos del colegio y cuando iban por un pasillo, Filch se topo con ellos, y se paró en seco, observándolos, Jennifer y Snape también se detuvieron delante de él, luego se fijaron que el conserje bajo la vista y ellos hicieron lo mismo y se dieron cuenta de que estaban agarrados de las manos, no se habían dado cuenta, así que se soltaron rápidamente y como el conserje seguía mirándolos de una manera entre sorprendida y confusa, Snape reacciono y le dijo:- ¿Qué no deberías estar revisando por otros pasillos, Filch? - Con tono autoritario, lo que hizo que este se diera media vuelta a paso apresurado.

-Ahora él lo sabe - Comento Jennifer algo preocupada

-Tranquila, me teme y dudo que ande divulgando sobre lo nuestro - La calmo Snape.

-Sev, ¿De verdad
tenemos que ocultar lo nuestro? - Pregunto la profesora que lucía algo triste con la pregunta.

-Yo
pues la verdad
- Era cierto, no sabía él porque, quizás era porque todos creían que era una persona muy seria y fría, y también, era porque todos lo consideraban como el malo y misterioso del colegio, quizás esas razones eran las del porque no quería que alguien supiera que él estaba saliendo con una profesora nueva, que tenía una relación amorosa con ella; Pues nunca lo habían visto enamorado, ni ningún profesor, ni ningún alumno, pero ahora el problema era mencionárselo a Jennifer - Es complicado
nunca me han visto con alguien paseando de un lado a otro y mucho menos agarrado de la mano de esa persona.

-Bueno, no pasa nada, no creo que sea realmente un problema ¿o sí? - Dijo ella con tono despreocupado. Pero ¿Y si era un problema? ¿Qué pasaría si es que Voldemort se enteraba de que su fiel sirviente tuviera una relación amorosa con alguien, y si este cometiera un error se iría contra quienes más quería Snape, como ocurrió con Lily? Ese sí que es un problema.

-Veras, el Señor Tenebroso se desquita con sus seguidores de una forma cruel solo si no hacemos lo que él quiere, por ejemplo dañar a los que más queremos - Explico - y si se entera de ti, no quisiera imaginarme lo que te pasaría.

-Bueno, viéndolo de ese modo, es mejor estar ocultos - Respondió ella, aunque la respuesta le dolió algo.

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, aqui no pasa gran cosa, el el siguiente cap si =D

bueno, espero que les alla gustado n_n

hasta luego ;D

Un Domingo por la tarde, Jennifer se dirigía al despacho de Snape, llego, llamo a la puerta y adentro se escucho un "pase". Snape, quien se encontraba sentado en su escritorio metido en sus pensamientos, despertó de golpe al ver de quien se trataba, era la profesora Stover quien llevaba una escoba en una mano y venia empapada de agua.

-¿Qué te ocurrió?- Pregunto Snape caminando hacia ella y mirándola de pies a cabeza.

Nada interesante; vine a visitarte un rato - Contesto mientras sacaba su varita de la gabardina e hizo un hechizo para secarse en un dos por tres.

-¿Te caíste de la escoba en el lago? -

-Pues sí, pero no fue gran cosa - Comento como si estuviera hablando de nada - La verdad es que intente volar una

-¿Ahora tampoco sabes montar en escoba? - Pregunto incrédulo, creía que ya era bastante con que no supiera realizar ninguna opción, y ahora que no sabía montar en escoba sonaba tonto.

-No me culpes, la culpa la tienes tu - Se defendió al ver su incredulidad en la cara.

-Así que ¿Hacías lo mismo en la clase de pociones? -

-Sabes, hace mucho que no montaba en escoba, ese no es un problema
- Luego hizo una pausa - ¿no me enseñas?

-Primero reprobaste en pociones y ahora ¿me culpas de que te distraías en la escoba por verme? Dime
¿te afecte mucho, no?

-¿Cómo sabes que ese chico de pociones eras tú? ¿Cómo sabes que no era Sirius o Remus?- Trataba de buscar una escusa.

-Ellos ni sabían manejar las pociones mejor que yo, además de que se la pasaban jugando en clase y tú estabas siempre al lado de mí - Respondió con ironía y vio como se sonrojaba con cara de "ups"- ok, vamos.

Los dos se dirigieron a orillas del lago, cada quien con su escoba en mano, se subieron en ellas y comenzaron a pasearse alrededor de los terrenos del colegio, Snape le decía como manejar la escoba, en una de esas se le perdió de vista Jennifer, así que comenzó a buscarla, dio muchas vueltas alrededor del colegio pero no encontró rastro de ella, le comenzó a preocupar así que descendió un poco, pero siguió sin encontrarla, volvió a subir y continuo buscando, de repente se detuvo y escucho un zumbido similar a una escoba a máxima velocidad detrás de él, se volteo y vio a Jennifer aproximarse hacia el a gran velocidad en la escoba, que al parecer no controlaba; Cuando estuvo muy cerca de él, reacciono y se quito a un lado dejando pasar a la des controlable escoba en la que iba la profesora.

-¡¿Cómo la paro?¡ - Le grito ella, mientras se dirigía al lago, por el que ya había caído. Snape la siguió a toda velocidad para sacarla de la escoba, cuando se acerco lo bastante la tomo de la cintura para pasarla a su escoba. Ninguno se estaba dando cuenta de que se dirigían directo hacia los arboles del Bosque Prohibido. Por fin, Snape paso a Jennifer detrás de él y se detuvieron al ver que estaban demasiado cerca de unos árboles.

-¿En dónde te habías metido? Te estaba buscando por todas partes - Dijo Snape inquieto por lo que acababa de pasar - no te hubieras alejado de mi

 

-Lo siento, pero creo que le acelere un poco

-¿Un poco? - Subrayo con sarcasmo - Lo bueno es que no te ocurrió nada

-Ni a ti- luego se rio

-¿Por qué te ríes? Pudo a ver sido peligroso-

-Pero fue divertido -

Descendieron y se marcharon al castillo. Mientras caminaban por un pasillo, sintieron que alguien los seguía, y cuando voltearon, alcanzaron a ver una cola peluda de un gato que iba hacia otro pasillo.

-Filch - Sospecho Snape en voz baja

-Primero Minerva y ahora el conserje ¿Quién falta, los estudiantes? - Comento Jennifer y Snape rio por lo bajo - Bueno, tú querías mantener una relación oculta.

-Mira Jennifer, no es que quiera mantener oculto lo de nosotros, si no

-Ya lo sé, es por el Señor Tenebroso - Lo interrumpió - y ¿Cómo piensas mantenerlo oculto, si a cada rato alguien se da cuenta?

-Yo
pensaba en
-¿Qué respuesta le iba a dar? "Lo quiero ocultar porque los demás piensan que soy el malo del colegio y esto para ellos sería algo muy raro de mi parte" pensaba "no es una respuesta muy buena que digamos"- La verdad de eso de ocultarlo es por lo que dijiste del Señor Tenebroso y por otra parte es difícil mencionarlo.

En eso se escucharon pasos apresurados por el pasillo, Snape dio gracias a la distracción para sacarlo de ese tema; los pasos venían de la profesora McGonagall y se paro frente a ellos.

-Qué bueno que no les ocurrió nada - Dijo McGonagall - Juraría que casi me desmayo al ver que por poco chocan.

-¿Cómo nos vio? - Pregunto Jennifer

-Desde mi despacho veo la mayor parte del terreno del colegio. Pero ¿Están bien, cierto? - Ellos asintieron levemente - Los dejo - Se retiro con una mirada picara, lo que hizo que los dos la vieran con cara de "¿Qué le pasa?".Después de la cena en el Gran Comedor, cada quien se fue a su dormitorio; Snape estaba recargado en su ventana de su dormitorio, acordándose de lo que había pasado en la tarde, la verdad de que en lugar fuera una experiencia de susto fue muy divertido, pues no se ve todos los días que alguien no pueda controlar una escoba a máxima velocidad, hace mucho que no le pasaban cosas graciosas como esa, le recordó las veces que pasaba con Lily en el colegio, era una chica divertida y muy metida en cosas riesgosas, recordaba aquella vez que saltaba del columpio cuando estaba en lo más alto.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero que les halla gustado n_n

comenten, diganme su opinion :·3

El verano se iba acercando y con ella
unos cuantos rumores.

La profesora Stover salía del Gran Comedor y se dirigía a su aula para esperar a unos alumnos de 4º año, pero, en su trayecto, ocurrieron unas cuantas cosas raras. Iba por el pasillo lleno de estudiantes, como de costumbre, estaban de camino a sus respectivas clases; en unas cuantas ocasiones escucho unas palabras como "Profesora Stover""Con" Profesor Snape" "juntos" "escoba", lo que le preocupo y se le vino a la mente la palabra "rumores" podría ser, pero quizás estaba imaginándose que solo oía esas palabras, tal vez y solo eran palabras que pronunciaban por otra cosa: tareas, estudios, quidditch; así que se calmo y llego como si nada al aula. Entro, se sentó en su escritorio y espero a los estudiantes que llegaron poco a poco, cuando se lleno por completo, comenzó a dar su clase normalmente y cuando se volteaba a la ventana en lo que esperaba a que sus alumnos apuntaban lo que había escrito en el pinzaron, escuchaba las mismas palabras que había escuchado en el pasillo, le comenzó a preocupar que los hayan visto en escoba aquella vez, pero lo que más le preocupaba es que aquellos rumores se fueran haciendo más falsos en cada versión de persona. Termino la clase y observo cómo algunos estudiantes cuchicheaban a la oreja de otros cuando estaban saliendo del aula.

 

En la noche, Jennifer se estuvo en uno de los pasillos en los que había grandes ventanas, se quedo un rato observando como en la cabaña de Hagrid se aproximaban unas 2 personas, a lo mejor lo iban a visitar, mientras tanto, se la paso recordando lo que había escuchado durante la tarde y unos pasos la sacaron de sus inquietudes, observo por ambos lados del pasillo pero no vio nada, hasta que distinguió un rostro pálido entre la oscuridad y la luz de las velas que había por el pasillo. Snape asustaba de esa forma, por su forma de vestir, parecía que su rostro flotaba cada vez que pasaba cada una de las velas que lo dejaban de iluminar.

-¿Qué haces aquí? - Pregunto Snape y se detuvo a su lado.

-¿No se comportaron de manera extraña tus alumnos?

-Ahora que lo mencionas, si - Afirmo Snape

-Creo que son rumores

-No creo que sean tan grabes los rumores - Comento no tanto sorprendido por esa noticia.

-Al parecer nadie tiene privacidad en este colegio - Dijo con Sarcasmo la profesora

-Muy cierto - Luego escucharon unos sollozos que provenían de la cabaña de Hagrid, se asomaron por la ventana que tenían delante y observaron como la gran figura de Hagrid se movía como tembloroso hacia su jardín, quizás era por sus sollozos que eran apenas audibles desde donde estaban, escudriñaron la oscuridad para ver quien más estaba con el guardabosque, al parecer estaba acompañado por el nuevo profesor de pociones y otra figura que no distinguieron bien, los tres miraban al suelo, donde se encontraba un gran hoyo.

-¿a que se deberán los sollozos?- Se pregunto Jennifer

- Hagrid tiene mascotas en el Bosque Prohibido, seguramente se le murió una - Se la respondió Snape.

-Pobre; bueno, pues buenas noches - Se retiro la profesora, dejando a Snape observando la ventana.

En clases de Jennifer y Snape, los estudiantes se comportaban un tanto diferentes y aun un más en el Gran Comedor, ya que cuando a los dos les tocaba sentarse juntos, sentían unas miradas y cuando volteaban a ver de quienes provenían, unos alumnos bajaban rápido la mirada a su comida.

Un día Jennifer y Severus se encontraban en los jardines después de haber dado sus clases.

-Sospecho que nos vieron la vez de cuando estábamos en escoba - Saco de repente el tema La profesora Stover después de una pausa.

-Yo igual - Comento preocupado - Tal vez si somos más discretos, se calmen un poco ¿no lo crees?

-Posiblemente, solo espero que ya pase todo eso de los rumores

Continuaron caminando y en el camino se encontraron a Dumbledore, quien parecía muy pensativo.

-Buenas tardes, Profesor Dumbredore - Saludo Jennifer

-Buenas tardes - Contesto alegremente - Disculpe profesora Stover, necesito hablar con el profesor Snape.

 

-Está bien, hasta luego - Se retiro y entro al castillo.

-¿Si, profesor Dumbledore? - Dijo Snape

-Dime, Severus - Comenzó con tono amable - ¿Qué ocurre entre tu y la profesora Stover? Los noto más juntos de lo normal, será que

- No lo sé - Lo interrumpió repentinamente

-Severus, te conozco bien y se que te ah estado ocurriendo algo desde que llego la nueva profesora

-No sé a qué se refiere - Contesto tratando de calmar su tono de nervios

-Puedes contármelo
¿recuerdas lo de Lily?

Severus respiro hondo - Yo
ciento algo por ella - contesto con esfuerzo y sin mirar a la cara del anciano director

- Me alegro de que ya no estés tan triste y serio como antes, era hora de que te dieras una segunda oportunidad

-No lo sé - Vio como el director arqueaba las cejas - está bien, si lo hice, pero no se que me está ocurriendo

-Quizás más tarde lo descubras - Luego se retiro al castillo. Snape solo lo miro alejarse y continúa paseándose por los jardines. Era muy cierto, se habia dado otra oportunidad y ahora estab un poco màs contento de lo que habia estado antes, Jennifer lo habia enamorado de alguna forma que aun no se deba cuenta del porque.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero les guste :·3

Unos días antes de un partido de Quidditch (Gryffindor contra Revencñaw) el cual ayudo a que se calmaran un poco los rumores que habían hecho sobre el profesor de DCAO y la profesora de CCM; Jennifer salía del Gran Comedor acompañada del profesor Snape.

-¿Cómo te fue en tu clase? - Pregunto Snape

-Bien, ya se calmaron esos rumores y ¿a ti? -

-También bien, que alivio - Luego la tomo de la mano cuando ya no había visto a nadie que estuviera por los pasillos. Mientras iban caminando, escucharon al pasar cerca del baño de hombres, que alguien gritaba ¡¡Asesinato!! ¡¡Asesinato en el baño!!, y los dos se detuvieron asustados.

-Ahora vuelvo, espera - Le indico Snape, ella se quedo esperando afuera mientras Snape abría la puerta de golpe para ver que estaba ocurriendo; después de un minuto, Snape salió con un chico de cara demasiado pálida y de cabello güero quien iba a un lado del profesor y parecía asustado, además de que estaba manchado de sangre y agua, era Draco Malfoy.

-¿Qué le ocurrió? - Pregunto Jennifer preocupada

-Un hechizo de un alumno. Tenemos que llevarlo a la enfermería - Explico Snape.

Llevaron al alumno de Slytherin a la enfermería, donde le dieron díctamo y se recupero un poco, aunque aun tenía cara de asustado.

Luego de 10 minutos Snape volvió a donde estaba quien había atacado a Draco Malfoy, Harry Potter; y le había pedido a Jennifer que lo esperara en su despacho.

Cuando este llego, le conto todo lo ocurrido.

-Quiso engañarme con un libro que no era de él ¿Cree que soy un tonto? - Decía muy enojado Snape sentado en su escritorio.

-Tranquilo, Sev - Le puso una mano en el hombro - Fue un accidente, no todos controlamos los hechizos que son desconocidos y que los mencionamos para ver su efecto.

-Si, pero ese hechizo es muy peligroso, además de que proviene de las artes oscuras - Explico

-¿Qué hechizo es? - Pregunto Jennifer con interés

 

-Sectumsempra - Contesto, calmándose un poco

-¿Cómo castigaste al chico?

-Los sábados por las mañanas, hará trabajos en aquí

-No se supone que tiene entrenamientos y eso del Quidditch - Comento pensativa

-Sí y eso no me importara, con tal de que sea Potter no me importan sus compromisos

-Creo que te estás pasando, Severus - pensando que era algo injusto de su parte - Eres muy duro con Harry

-Así era su padre con migo - Le recordó Snape - además de que se parece mucho a el

-Quizás en lo físico, pero tal vez no en cómo actúa - Comento, pero Snape no respondió - Buenas noches - Pero antes de que Jennifer se alejara del lado de Snape, este le tomo la mano, se detuvo y volteo.

-Ten, gracias - Soltó su mano y Le dio el libro de "Objetos de magia oscura y blanca del antiguo Egipto".

-¿Encontraste lo que buscabas?-

-Sí, pero estaba en francés - Jennifer rio - ¿Por qué no me dices ya el misterio?

-No. Esa forma es buena para que nadie sepa que estoy leyendo - Explico burlonamente - La razón por la que no te quiero decir es para que te asombres del uso de ese amuleto - Le guiño un ojo y se retiro.

Cambiando de tema en su mente, recordó el encuentro con Dumbledore, y lo que había mencionado acerca de él y Jennifer, sobre esa segunda oportunidad, también recordó lo que le había contestado sobre eso "no sé que me está ocurriendo", no quería que se enterara el profesor de que estaba enamorado nuevamente, y de otra persona que no era Lily. Tenía toda la razón el viejo director, se dio una segunda oportunidad de amar y se dio cuenta de que el primer amor no tendría porque ser el último, quizás el primer amor siempre se recordaba pero no siempre seria el último ni el único; ya le había mencionado a Jennifer que sentía algo por ella, pero quería decirle que la quería mucho y que estaba feliz de que alguien le hiciera sentir ese sentimiento que hace tiempo no había tenido, el sentimiento que creyó que nunca iba a volver a recuperar, el amor a alguien, estar enamorado.

Un sábado, cuando el partido entre Gryffindor y Revenclaw termino, Jennifer se dirigía al despacho de Snape, en su camino, Harry casi chocaba contra ella, pues iba corriendo demasiado rápido. Jennifer llego a la puerta del despacho de Snape, llamo, entro y vio a Snape revisando unas cajas encima de su escritorio.

-Hola, Sev ¿Qué le has hecho hacer al chico? - Pregunto mientras se sentaba en una silla donde quizás había estado sentado Harry haciendo el castigo que la había puesto el profesor de DCAO.

-Solo a que pase este fichero en blanco, solo los que están muy maltratados - Explico Snape

-¿De qué son? -

-Son de los castigos que tenían los alumnos cuando estábamos estudiando aquí

-¿Puedo? - Poniendo una mano encima de una caja

-Sí, claro

-Oh! mira - Dijo después de un rato, le tendió una ficha - Uno de mis castigos

Snape la tomo y decía "Jennifer Stover. Sorprendida haciendo una poción que no se encontraba en buen estado, y dársela a Sirius Black. Resultado: grave irritación en la cara de Sirius Black. Un castigo por semana en pociones por un casi envenenamiento"

-Se equivocan en casi envenenamiento - Explico Jennifer cuando le entrego la ficha y la puso en su lugar - Ya que no era mi intención de "casi" envenenarlo, ya sabes, porque no sabía hacer pociones. Solo quería que tuviera una alergia, pero al parecer hacia una poción casi mortal.

 

Snape rio y luego dijo:- Recuerdo esa vez; me pediste que te ayudara, pero solo te di un ingrediente

-Cierto - Afirmo. Se la pasaron todo el día recordando los castigos de los demás. Durante ese rato Snape casi no escuchaba lo que le decía Jennifer, solo la veía sonreír de lo que decían las fichas. Por su parte, Jennifer lo veía de reojo de vez en cuando, solo para ver aquellos ojos negros que tanto le gustaban.

Cuando la profesora se fue en la noche, Snape pensó en lo que sucedería cuando llegara ese trato que había hecho con Dumbledore, le preocupaba lo que pensaría Jennifer de él.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ojala les guste =D

Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo
Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo
Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo
Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo
Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo
Capítulos
  1. ¿Me recuerdas?
  2. El recuerdo
  3. El malentendido
  4. De nuevo a recordar (parte 1)
  5. De nuevo a recordar (parte 2)
  6. Lerypard
  7. Combate
  8. Confesión a Dumbledore
  9. ¿Què fue realmente?
  10. La carta
  11. El collar la maldiciòn
  12. Fiesta entre ¿animada y seria?
  13. Una navidad diferente a las demas
  14. Saludando parte de la orden y... Persecucion
  15. ¿Enamorado o que?
  16. !Snape, ya decidete!
  17. Nunca sere esa pelirroja, pero...
  18. El pensadero
  19. Aceptacion
  20. ¿Tenemos que ocultar lo nuestro?
  21. Paseo por escoba
  22. Rumores y otra cosa màs...
  23. La segunda oportunidad
  24. El boggart
  25. El hombre lobo
  26. Para toda la vida
  27. Mortifagos en Hogwarts
  28. Asecinato en el salon de astronomía
  29. Ya no te amo... eso creo
Comenta este capítulo

El amor secreto de Severus Snape - Fanfics de Harry Potter

El amor secreto de Severus Snape - Fanfics de Harry Potter

Una noche en la escuela Hogwarts de magia y hechizeria, cuando acabaron las vacaciones y comenzaban nuevos cursos (en este caso harry va a pasar a 6), Durante

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-amor-secreto-de-severus-snape-fanfics-de-harry-potter-5085-0.jpg

2023-02-27

 

El amor secreto de Severus Snape - Fanfics de Harry Potter
El amor secreto de Severus Snape - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/71066
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente