El lobo se enamoró de caperucita. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Día sin final.

Un día másamanecía, y yo como siempre sentada en la orilla de la ventana de mi cuarto
admirando el nuevo amanecer. Yo, una chica tan normal, común y corriente semudaba de nueva cuenta a un pequeño pueblo donde dejaría de ver el hermoso soly los pajaritos cantando en las copas de los árboles, gente con short ydisfrutando de un día soleado en familia.

-¡Jade, baja a desayunar ahora mismo!- me habíagritado mi madre.

Hoy teníamos queviajar, técnicamente de un país a otro, yo era del país de México, y tenía queviajar a estados unidos
por eso nuestros padres me habían hecho estudiaringlés, a mí y a mi hermano menor.

Baje a desayunarjunto con mis padres y hermanos, mi madre había preparado unos deliciosos hot cakes,en mi familia solo éramos dos hijos, mi hermano menor Jackes, y yo.

 

Todos estábamos muyunidos, solo que mis padres tenían que viajar por el trabajo de mi padre, élera un administrador de empresas, pero la empresa a la que pertenecía papaquedaba cerca de donde viajaríamos hoy.

-Oye jade, ¿Tienestodo empacado ya, cariño?-

-Si mamá, me lo haspreguntado un par de veces, pero si- le dije sonriendo.

-Yo quiero ver quetal están los chicos del lugar, para jugar al futbol soccer- mi hermanitoestaba sonriendo feliz de ver que tal estaban ellos de aprendizaje en esedeporte.

-Chicos, solo prométanme que serán buenos chicos-dijo mi padre.

-Si papá- hablamosa la vez mi hermano y yo.


(*****)

-¿Listos?-pregunto mamá.

-Sí,ya estamos todos dentro de la camioneta y las maletas están en el camión demudanza rumbo al aeropuerto- le dije yo.

-Bueno,andando, se supone que nuestro vuelo sale a las doce del medio día- mire mireloj y eran las once.

-Faltauna hora- asentí ante lo que decía mi padre.

Elarranco la camioneta rumbo al aeropuerto, nosotros tuvimos que tratar de perderun poco el tiempo. Yo siempre tuve mi Mp3 puesto, escuchando música movidas, aveces algunas románticas o tristes.

Cuandollegamos al aeropuerto, todos bajamos y mi padre dejo encargada la camioneta enlas bodegas que tenían ahí, eran para guardar los autos de los viajantes parasu regreso. Mi padre nos dirigió dentro del aeropuerto para abordar el avión.

Cuandocaminaba con mi bolso en mi brazo derecho y mi reproductor puesto pero apagado,vi a unos chicos que me miraban haciéndome sonrojar.

Ahoraque era mayor de edad llamaba un poco más la atención, pero ningún chicocaptaba mi atención, ninguno me gustaba ya que los chics de hoy en día eranunos patanes que solo querían divertirse con los sentimientos de nosotras.

Yauna vez en el avión, mi hermano se sentó junto a mí y mis padres estabandelante de nosotros, yo estaba de lado de la ventana, miraba las nubes que empezabana tornarse de colores rojizos y a la vez morados, el atardecer se acercaba.

Soloesperaba que en la nueva vida que estaba por empezar de nuevo, fuera tranquiloy sin muchas complicaciones.

La push.

Cuandollegamos a Forks, nuestro padre nos dijo que el dueño de la empresa había pensadoen todo, dejando un auto para poder trasladarnos hasta nuestra nueva casa.

Nuestrasmaletas estaban en el auto, mi padre aseguraba que la casa en donde viviríamos yaestaba amueblada y tenía todo lo necesario, que estábamos rodeados denaturaleza. La verdad es que si extrañaría un poco el sol, no es que no megustara este clima nublado, lluvioso y muy frio, pero aquí no podría usar mucharopa de verano, solo invierno y casi no tenía.

 

Cuandollegamos a la nueva casa solo me quede observando por la ventana, aun con mireproductor de Mp3, suspire y baje del auto, mi hermano también bajo detrás de mí,parándose y observando mejor la casa como todos.

-Órale,esta casa sí que es genial- mi hermano traía en sus brazos una maleta dedeporte.

Ahítraía todo su equipo para jugar, mi padre se encontraba bajando las maletas y dejándolasfuera del auto y mi madre también miraba la casa con una sonrisa.

Fuihasta donde se encontraban mis dos maletas y las lleve hasta dentro de la casa,teníamos que instalarnos, pero como ya estaba amueblada seria menos trabajo.

-¿Lesgusta la casa?- pregunto papá.

-Esmuy bonita, grande y espaciosa- le dije yo.

-Eshermosa amor, creo que aquí estaremos muy bien- mi madre aun miraba todomaravillada.

-Québueno que les guste, entonces
chicos, instálense que mañana tienen escuela-

¿Qué?Apenas llegamos de un lugar a otro ¿Y ya nos quiere mandar a estudiar? Deperdido unos días mínimo para asimilar todo.

Yosolo bufe rodando los ojos y subí con mis maletas a un cuarto, la casa era dedos pisos y tenía tres habitaciones, en la primera del lado derecho estaba la habitaciónde mi hermano por el color azul en todas las paredes, en la habitación de enfrente,estaba la de mis padres, ya que la cama era matrimonial, pero en el final delpasillo estaba una puerta más, era mi habitación.

Caminehasta ella, abrí la puerta y lo que vi me dejo boquiabierta, el color de lasparedes eran de un color blanco, pero en la pared que quedaba atrás de la camaera de un color café decorado con algunas figuras como mariposas en colorblanco, mi cama era individual pero con cubrecama color café y blanco, había alfombray una ventana que dejaba ver la parte trasera de la casa, que estaba rodeada debosque, las cortinas eran de color blanco y arriba de estas una especie demallita-tela, de color café.

Unarmario algo grande enfrente de la cama de color arena, y a lado del armario habíaotra puerta, cuando la abrí era un baño, donde tenía todo lo necesario peroigual de hermoso.

Dejelas maletas en la orilla de la cama y me dirigí a la ventana, abriendo lascortinas de color blancas y dejando solo las cafés, así lograr ver todo lo que estabaafuera.

Abríla ventana haciendo que un viento frio azotara en mi cara, temblé un poco peroaun así me quede ahí, se escuchaban algunos pájaros y algunos ruidos de animales,como búhos y también los autos escasos que pasaban por la carretera.

Serrélos ojos y después serré la ventana de nuevo dejando las cortinas como las habíapuesto, me fui a mi cama y me avente, tenía algo de sueño y me sentía cansada.

Buenoal menos tenía que aprovechar lo que me quedaba para descansar, mañana empezaríala escuela gracias a mi padre, pero yo empezaría la preparatoria, ¿Estaría muylejos? No lose, pero tenía que dormir para mañana no estar durmiéndome enclases.

La escuela.

El día empezaba yyo ya me encontraba desayunando, tenía que estar muy temprano en lapreparatoria ya que tenía que llegar a las oficinas por mi horario.

 

Estaba vestida conun pantalón de mezclilla y una blusa de mangas largas de color café obscuro,además un pequeño chaleco de mezclilla, en el respaldo de la silla estabacolgando mi bolso y la bufanda que llevaría, además de también una chaqueta.

Mis papas ya sehabían ido además de que el autobús de mi hermano ya había pasado, así que solofaltaba yo.

Me pare y caminedejando el plato y el vaso que había usado, mis botas con relleno de lana erancalentitas, perfectas para hoy, creo que aquí siempre hacia frio.

Me puse la bufanday después la chaqueta, tome el bolso y las llaves que estaban en el estantedetrás de la mesa y Salí de la casa.

El aire frio azotomi cara e hizo que un suave temblor me recorriera de pies a cabeza. Mire todo a mi alrededor y suspire oliendo atierra mojada, a mí me encantaba ese rico olor, la verdad es que cuando erapequeña mi madre había comprado un juego de tazas de barro, y cada vez que meservía agua siempre con los dientes le raspaba, olía y sabia rico.

Pero cuando mimadre se dio cuenta de lo que hacia las tiro todas, haciendo que mi padre fuerapor toda la ciudad buscándome otra, ya que no quería tomar nada si no eran enmi pequeña tasa de barro.

En el camino pasepor una pequeña tienda, donde había un grupo de chicos, al menos eran cuatro,todos eran altos y se notaban muy fuertes, mi mirada estaba concentrada en esoshombres tan corpulentos, tanto que todos ellos me miraron, pero uno de ellosllamo mi atención, al notar tales miradas el sonrojo no se hizo esperar.

Camine más rápidohasta la escuela, que ya empezaba a verse desde donde yo estaba.

(Salto espacio-temporal)

-¿Y de dónde eres?Creo que tú no eres de por aquí. ¿Qué edad tienes?-

-Si me dejarasresponder sabrías algo más de mí- reí suavemente.

Estábamos caminandoa la cafetería, Karla, una amiga nueva que había encontrado en las clases deespañol, solo que ella era un poco habladora y demasiado imperativa.

-Pues anda,responde porque tengo demasiadas preguntas- ella gesticulo con sus manos,fuimos hasta donde estaban las charolas de comida y caminamos hasta una mesadonde habían unas sillas solas.

-Soy de México, ypues se me nota mucho eso que no soy de aquí ¿Verdad? Y tengo dieciocho-

-Pues sí, tienes unasentó algo raro pero aun así me caes muy bien, por cierto no quiero que te altereso algo pero un chico de la meza de los guapos, te está mirando y ya tiene ratoque te mira-

Aun y cuando Karla medijo que no me alterara voltee y mire a las mesas, pero casi todos reían yplaticaban con alguien más, solo que seguí mirando mesa por mesa, hasta llegara una mesa donde se encontraban algunos de los chicos que había visto en lapequeña tiendita.

-Creo que tienes algode pegue, ese chico es el único que no tiene novia, casi todos tienen la mismanovia desde hace años, solo el no-

Lo que me dijo Karlallamo mi atención, pero aun así seguí mirando, el chico me mirabaprofundamente, se notaba tranquilo y a la vez impaciente por algo.

El chico moreno me sonriócuando se dio cuenta que yo lo estaba inspeccionando, el sonrojo llego a mismejillas y le sonreí un poco, ya que yo era demasiado tímida. Regrese mi vistahasta mi almuerzo y trate de comer un poco, pero tenía un nudo en el estómago.

 

Toda la hora delalmuerzo me la pase solo mirando mi comida y algunas veces miraba de reojo alchico moreno que no me dejaba de ver, Karla seguía parloteando sobre que prontoiría a visitar la playa y me invito a ir, ella no dejo que me negara así quemañana iríamos a la playa, seria día de asueto por tres días.

En las siguientesclases Karla me estuvo acompañando y enseñando algunas cosas, además de que meexplicaba que algunos maestros eran muy enojones y otros más felices.

Al salir de laescuela, Karla se fue corriendo no sin antes despedirse de mí, me había dichoque sus padres la querían temprano en su casa, así que tenía que salircorriendo. Yo con mi bolso en mano y abrochándome la chaqueta empecé a caminar,pero antes de que doblara en la cuadro y así perder de vista la escuela, observeque el chico moreno me miraba sonriéndome, y riendo cuando algunos de susamigos le decían algo.

(*****)

Por Seth.

La vi caminar abrochándosela chamarra, ella traía su bolso en la mano derecha colgando de su brazomientras subía su cierre, después miro hacia atrás, donde yo estaba mirándola,le sonreí abiertamente y ella me sonrió pero giro su cabeza rápidamente.

-¿Es ella?- mepregunto Embry.

-Sí, pero no seburlen- les reproche.

-No estamos burlándonos,es bonita y se ve graciosa cuando se sonroja- los mire mal y les di un golpe a Quilque había venido y a Embry que había salido de clases.

Empezamos a reírnosy a hacernos bromas, esa chica se había vuelto algo especial para mí, cada vezque la miraba yo sentía que todo en mí se quedaba sin mando, y con una solaorden de ella obedecería.

Necesitaba hablar conella, tenía que conocerla y poder estar con ella para bien y para mal.

Playa.

Toalla, lista.

Ropa de cambio,lista.

Celular móvil,listo.

Las llaves

-¡Mamá, ¿Dóndeestán mis llaves?!- grite desde mi habitación.

-¡Están aquí en lacocina!- me respondió mamá.

Estaba preparándomepara ir a la playa que Karla me había invitado, algunos amigos de ella y suprimo irían, también unos compañeros de la preparatoria, pero la verdad es queaún no conocía a nadie.

Cuando le platiquea mis padres sobre salir a la playa ellos me respondieron que si podría ir,estaban felices de que estuviese haciendo amigos.

Baje las escalerascon mi bolso de playa, traía un short corto de mezclilla y una blusa detirantes de color azul cielo, además de unas sandalias.

-¿Tienes todo,cariño?-

-Si mamá, solo mefaltan las llaves-

-¿Quién vendrá porti?-

-Karla, es unaamiga de la escuela-

-Solo no lleguesmuy tarde, ¿Quieres?-

-Llevo la móvil mamá-saque el celular y lo menee en mi mano para que lo viera.

El timbre de lapuerta sonó y me di cuenta que Karla ya había llegado.

-Ya me voy mamá,regreso más tarde-

-Claro, diviértete-

Salí de mi casasonriendo y dejando a mi madre con mi hermano, mi padre estaba en el trabajo y tardaríaaun en llegar. Karla ya estaba ahí y la salude con un beso en la mejilla.

Me arrastro hastael auto que nos esperaba pero adentro estaban su hermano y otro chico.

-Él es Scott, y esmi primo-

-Eh, hola- salude alos presentes que estaban dentro del auto.

-Hola, suban chicasque nos esperan ya en la playa- nos apresuró el hermano de Karla.

 

Yo me senté atrás,donde estaba el primo de Karla, Scott. En todo el camino sentía como me miraba,sus miradas me quemaban pero sentía también que me incomodaban, en su totalidada mí no me gustaban.

Cuando llegamos ala playa lo que vi fue genial, todo era muy bonito era como una playa rodeadade bosque, se notaba tan genial y además de ser perfecto para ser dibujado,como no me traje mi libreta de bosquejos.

-¿Qué te parece?-me dijo Karla cargando su maleta y mirando la playa que estaba algo llena degente.

-Es muy bonita, ademásde que se nota que es tranquila-

-Lo es, buenovallamos a donde están los demás-

-Claro-

Sonreí mirando todode nuevo y fui detrás de ella.

(Salto espacio-temporal)

-¡Atrápala jade!- Karlame aventó una pelota que tarde me di cuenta que estaba en mi dirección.

Pero yo no la alcance,la pelota se fue a algunos pasos más atrás de mí, tuve que ir corriendo porella.

Cuando llegue me dicuenta que la pelota estaba en manos de un chico, al levantar la mirada ya que élera muy alto me di cuenta que ese chico era el mismo que me miraba en la horadel almuerzo del día de ayer y en la salida, además de que es el mismo queestaba en la pequeña tiendita con sus amigos tal vez.

-¿Es tuya?- señalola pelota con sus ojos.

-Si-

-Aquí esta- altocar la pelota con mis manos también rose sus manos, eran cálidas y muysuaves, el miro nuestras manos que aún estaban unidas con la pelota y después levantosu mirada sonriéndome.

Su sonrisa era cáliday dulce, te trasmitía paz y amor, era como un chico inocente.

-Yo
- tartamudee,el soltó la pelota y me arrepentí de haber hablado.

-Lo siento-

-No es nada, esto, ¿Porqué no se juntan con notros? Estamos un poco más allá- el miro por arriba de micabeza y sonrió asintiendo.

Mi corazón estaba amil por hora, de tan solo recordar la suavidad de las manos de el en mis manosme sentía tranquila y mi corazón latía feliz.

Terminamos yendosolo el joven moreno y uno de sus amigos, Karla no opuso resistencia pero el primo de ella si,dijo que era una reunión entre nosotros, aunque ella no le puso atención y yotampoco.

Resulto que elamigo del joven se llamaba Embry y el joven moreno que tanto me había llamadola atención se llamaba Seth, como el nombre de ángeles, tal vez suene cursipero tan solo pronunciar su nombre me trasmite tranquilidad y paz.

El cine.

Despuésde ese día en la playa con Karla, su hermano y su primo, además de Seth yEmbry, todo ha cambiado.

AhoraKarla y yo nos juntábamos con Seth y Embry, resulta ser que Karla estabaenamorada perdidamente de Embry y según lo que yo veía el también de ella, elhermano de Karla ni se inmutaba cuando los veía juntos pero el primo de ellaresulta que no me habla después de ese día.

Sethsiempre estaba conmigo, bueno solo en la entrada cuando veníamos a la escuela y en la hora delalmuerzo, en la salida me acompañaba a casa y por las tardes a veces venía apasarla conmigo. Alquiler de Maquinaria

Mispadres estaban felices porque Seth era un chico "Modelo" que estaban dispuestosa presumir en la familia, una larga historia que un día yo contaría claro, porahora yo me estaba arreglando para ir al cine con Seth, hoy era sábado y notendríamos clases, mis padres siempre me dejaban salir con Seth, pero siemprediciéndole que yo sería la responsabilidad de Seth.

 

-Jade,Seth está esperándote abajo-

-Yavoy mamá, solo buscaba mis lentes-

-Aquíestán, los dejaste en la mesa anoche-

-Losiento- me disculpe por no cuidar de mis cosas.

Mimadre sonrió y salió de mi habitación, tome mi bolso y mis gafas de aumento,había sentido algunos dolores de cabeza y el doctor me había recomendado usarlentes de aumento, según era porque mi vista estaba cansada, baje corriendo lasescaleras, mi hermano Jackes estaba en casa de unos amigos.

-HolaSeth- salude

-Holajade, te vez genial-

-Gracias,¿Nos vamos?- pregunte ruborizada.

-Claro-

-Adiósmamá-

-Concuidado chicos, y Seth, tráela temprano-

-Nose preocupe, yo la cuidare- Seth le sonrió a mi madre y me dejo salir primero.

Subimosal auto y de ahí nosotros nos fuimos rumbo a Port Angeles

(Saltoespacio-temporal)

-¿YQué te parece esa?- me había dicho Seth.

Estábamosen las taquillas escogiendo que película ver, pero o una era demasiado de miedou otra era demasiado de amor, así que escogimos una que apenas salía, la últimaparte de una saga vampírica.

-Creoque quiero ver esa, la última parte de la saga-

-Bueno,pero que sepas que yo no soy mucho de eso-

-Ya,si lo tenía en cuenta pero es que a mí me gusta todo eso-

-Bueno,haber- se acercó a la señorita que estaba en la taquilla cobrando. - Podríadarme dos entradas para la función de la última parte de la saga-

-Claro,aquí están -

-¿Cuántova a ser?- Seth saco su billetera.

-Dosboletos, serian diez dólares-

-Aquíesta-

Despuésde que nos dieron los boletos nosotros fuimos entrando a la sala de cine, nosacomodamos a mero arriba donde casi no había gente, toda la gente estaba en laparte de abajo.

Lapelícula empezó y todo estaba muy bien, hasta que sentí a Seth reír por lobajo.

-¿Quépasa?- le pregunte divertida y bajito.

-Quelo que está pasando ahí le paso a un amigo mío-

-Creoque a veces las películas no se escapan de la realidad-

-Soloalgunas-

-¿Teimaginas si existieran los vampiros, hombres lobo e híbridos? Sería casi extraordinario-le dije, pero observe como su semblante cambiaba de divertido a serio.

-Esono puede existir- susurro casi sin aire y sonriendo forzadamente.

-Lose,pero no tienes por qué ponerte así- sonreí divertida y agregué - Solo era broma-

Despuésde eso ya no hablamos, pero seguimos viendo la película, en una de esas Sethpaso su brazo por mi cuello, yo no desvié la mirada de la pantalla pero sonreídivertida y me acomode mejor, note como sonreía.

Volteemirándolo sonriendo feliz y él también me sonrió, su mirada iba de mis ojos amis labios y de mis labios a los ojos, sus ojos brillaban a pesar de estar aobscuras, al ver como se empezaba a acercar mi corazón se empezó a acelerar.

Suslabios suavemente fueron rosando mis labios, provocando que yo serrara misojos, sentía tan bien, tan cálido y tan hermoso, las mariposas en mi estómagono se hicieron esperar.

Elsuave beso que él me estaba dando era hermoso, suave y lento, además sentíademasiadas cosas, tanta que hicieron que yo posara mi mano en el pecho de Seth.

Megustaba estar así con él, aunque fuese la primera vez.

 

Cazador.

Cuandoestas a punto de perder lo que más amas siempre es cuando todo se detiene ynada cobra sentido, ni el tiempo gastado en mirarte en el espejo y tampoco eltiempo perdido que utilizaste discutiendo con tus padres cuando sabias que eraun caso perdido, siempre pensé que todo sería tan
normal, siempre espere eso;jamás pensé que llegaría a experimentar un sentimiento como este.

Habíasalido a pasear como todos los días desde que Salí de vacaciones; pero hoy senotaba diferente, mas nublado y el aire más frio, Seth había estado muy ocupado desde hace un tiempo.

Karlaestaba en Seattle y había dejado a Embry aquí, ambos se habían separado peroaun estando algo lejanos se llamaban todos los días a cada momento, me daban ciertaternura al verlos juntos, pero bueno, ahora en este momento estaba caminandopor la orilla de la playa, hoy en particular estaba un cierto fresco en elambiente.

Suspirerecordando los besos que nos dábamos Seth y yo, el día que me pidió ser sunovia, también el día que habíamos estado en el cine y cuando nos dimos nuestroprimer beso.

Decidísentarme en una piedra saliente que estaba en la playa, me abrace mis piernas para pasarme un poco de calor.

Elviento removía mis cabellos y acariciaba mi rostro.

Derepente un aullido rompió el aire, provenía del bosque, ese aullido era de unlobo, ¿Había lobos en la reserva?, había escuchado algo sobre que los lobos pertenecíana la reserva y eran hermanos.

Despuésde escuchar ese aullido le siguieron otros más, me dio una gran curiosidad saberporque aullaban esos lobos, me senté mejor en la piedra y gire mi cabeza paramirar el bosque.

Algome decía que me pusiera de pie y caminara hacia el bosque y la verdad así lohice, fue como una especie de soga atada a mi cintura me atrajera hasta dentro elbosque sin dejar que ese pensamiento siquiera pasara por mi mente paraasimilarlo.

Escomo si yo no tuviera voluntad en mi cuerpo, ¿Por qué me sentía así?

Eraextraño, totalmente extraño.

(¨******¨)

Corríade un lado a otro, esquivando los árboles para poder seguir mi objetivo.

Despuésde haber aullado avisándoles a los demás chicos de la manada que el vampiroestaba cerca y que yo lo perseguía, me habían seguido más aullidos.

Hoyhabía dejado a Jade en su casa, sabía que ella no saldría ya que
bueno, le habíadicho que no saliera, que era peligroso y le había inventado una estúpida escusa,le había dicho que se podía enfermar porque estaba apunta de largarse a llover.

Ellaera mi vida y jamás podría aceptar que algo le pase, era mi imprimada pero ellano lo sabía y también era mi novia, era e amor de mi vida y yo no podía dejarde pensar en que la había dejado sola.

-Seth,pon atención en la ruta, ella estará bien- me hablo mi hermana.

-Ladeje sola, ¿Y si se sale? ¿Si le pasa algo? -

-Seth,enserio hermano ahora es mejor que nos preocupemos más por el vampiro que andasuelto, así podremos regresar más pronto de lo esperado-

Soloasentí en mi forma lobuna.

Seguimoscorriendo persiguiendo al vampiro que estaba a la fuga, pero un olor que jamás seme olvidaría llego a mis fosas nasales, era ese olor a canela con manzana, unolor exquisito y que le pertenecía a ella, a mi Jade.

-¡Demonios,le dije que no saliera!- grite mentalmente.

 

-Esmejor apurarnos, no queremos que algo pase, Leah y Quil, vallan al lado este, Embryve con Seth al frente, iré con Sam para estar en contacto, los Cullen vienen encamino también- ordeno Jake.

Nosapresuramos en correr, yo con cada pisada que daba sentía como mi corazón se queríasalir de mi pecho, mi corazón latía como jamás hubiese pensado, mispensamientos solo se dirigían en una sola persona, tenía que encontrar a Jade ytenía que hacerlo lo más rápido posible, pero también el simple pensamiento deque Jade no sabía nada me torturaba, sabía que si me veía se asustaría y eso medolía el alma.

Registramostodo los lugares y todos a la ve decían "Nada", no había rastro de ella ni delvampiro y esto cada vez me carcomía.

Nopodía aceptar que ella no apareciera, a pesar de que ningún chico la conocíapersonalmente sabían que ella era importante para mí, ya que era mi impronta ysi a ella le pasaba algo yo me moriría de dolor y la manada no podría soportarese dolor por la conexión que teníamos.

Seguíbuscándola, olfateando cada rincón del bosque y después de tanto tiempotranscurrido una imagen me dejo helado, estaba el vampiro que había visto peroenfrente de él estaba mi Jade, ella tenía sus brazos flácidos a cada lado de sucuerpo y su cabello estaba suelto además de que estaba abrigada, pero su miradaestaba en la nada, se notaban sin vida y no tenían ningún brillo alguno, ¿Qué lehabía hecho?

Peligro.

Seguíbuscándola, olfateando cada rincón del bosque y después de tanto tiempotranscurrido una imagen me dejo helado, estaba el vampiro que había visto peroenfrente de él estaba mi Jade, ella tenía sus brazos flácidos a cada lado de sucuerpo y su cabello estaba suelto además de que estaba abrigada, pero su miradaestaba en la nada, se notaban sin vida y no tenían ningún brillo alguno, ¿Quéle había hecho?

Lamanada al ver eso se puso alerta y corrieron en la dirección que le había dichoEmbry, los Cullen también se estaban acercando y yo no pude más, la furia fuecreciendo dentro de mí y sintiéndola salir de mi boca en forma de un gruñidotan amenazador que a cualquiera hubiese atemorizado.

-Yoque ustedes no me acercaba- hablo el vampiro.

Susonrisa torcida hacía creer que tenía algo entre manos, además de que podía usara mi Jade en contra de nosotros para hacernos parar.

-Déjalair, ella no sabe nada de esto- hablo Edward.

-Puesno parecía no saber nada, al contrario, en segundos supo que era yo-

-Déjalair- repitió Edward, su ceo estaba fruncido.

-Nocreo que eso sea prudente, ¿Verdad cielo?- el vampiro acaricio la mejilla deJade pero ella no hizo nada, solo se quedó para sin decir o hacer nada.

-Jadeestá bajo el don del vampiro, él puede manejarla a su antojo- nos explicó Edward,al leer mi mente claro.

¡Esono puede ser, ella no puede estar con eso encima! Rugí en mi interior.

Elvampiro le susurro algo en el oído de mi Jade, ella empezó a caminar hacia mi dirección,me acerque a ella, pensando que todo estaría bien, que ella quería estarconmigo y que se había dado cuenta que estábamos aquí porque queríamos protegerla.

Bajemi cabeza para estar a su altura y me agache un poco pero ella miraba mis ojossin vida, sus ojos eran un pozo negro donde si los veía sentías que te hundías,mi corazón se achico al verla así.

 

Levantosu manita y
me pego a un lado de mi hocico, no me había dolido su golpe, loque me había dolido fue que me golpeo con su rostro inexpresivo y sus palabrasfueron la tumba para mí.

-Teodio Seth Clearwater- su voz era fría y sin ningún sentimiento, eso era lo que másme dolía.

-Seth,ella no sabe lo que hace, está bajo el don del vampiro- me dijo Jacob en mimente, pensé en eso, pensé que no era ella y que era alguien más quien había dichoeso.

Peroa pesar de eso me había dolido verla así.

Unafuria me empezó a invadir, Jade camino de nuevo con el vampiro quien extendió losbrazos hacia ella, el caminar de Jade era como
Zombi, como si caminara automáticamente.

Mepuse en posición de ataque y los chicos también, yo no podía aguantar más viendocomo el vampiro chupasangre jugaba con el amor de mi vida, como la estabaexponiendo a tales peligros.

Elvampiro al ver lo que estaba pasando tomo el brazo de Jade acercándola a suboca, mi respiración se encontré corto, pero Edward era el más rápido de todosy corrió para aparecer detrás del vampiro y aprisionarlo, eso provocó quesoltada a mi Jade, aventándola contra un árbol, escuche el jadeo de ella alchocar, la mire, sus ojos se habían cerrado pero al abrirlos tenía su magníficocolor, era ella de nuevo, una felicidad per también furia me llego.

-Vecon ella, no la dejes sola- me ordeno Jacob, pero aun así yo no la dejaría sola.

Trotehasta llegar a ella, los Cullen y los chicos de la manada acabaron con el rápidamente.

Almirarla observe como se agarraba su pierna.

Conmi hocico le moví un poco el hombro ella me miro adolorida y con lágrimas enlos ojos, una escena que me partía el alma.

-Creoque
me rompí la pierna- me susurro con dolor.- Nose porque le habloa un lobo-

Ellaserró los ojos y callo desmayado.

-Iremosa nuestra casa, ahí la curaremos- hablo Carlisle, Emmet la tomo en brazos y yobufe.

-Lacuidara, pero aún no había visto mucho, piensa que tuvo un accidente y que unlobo se acercó a ella, está realmente confundida- me explico Edward.

Soloasentí y los seguí hasta la casa de los Cullen, donde Carlisle la metió a uncuarto, donde empezó a checarla y curarla, pasaron minutos, minutos que meparecieron eternos al no saber nada de mi Jade.

Hoyhabía estado en peligro, y todo por mi culpa.

No me dejes.

Escuchabacomo gritaba de dolor en la otra habitación, no me sentía de buen humor, ¿Y cómoestar? Si en la otra habitación se encontraba el amor de mi vida con una piernarota y Carlisle la estaba curando.

Estabasentado en uno de los sofás más lejos de todos, mientas Jacob estaba hablandocon la madre de Jade, tuve que hablarle para que supiera lo que le había pasadoa su hija, al verla cuando llego pensé que me echaría en cara lo que le había pasadoa su hija, pero ella solo me sonrió y me agradeció por cuidarla.

Habíamosoptado por tenerla aquí en la casa Cullen, la madre de Jade y su padre habían estadoaquí, pero se fueron encargándomela a mí, ellos tenían que cuidar de su segundohijos que era más pequeño.

-¿Puedoentrar?- toque la puerta suavemente, Jade dijo un "adelante" tan bajito que sifuera humano me hubiera costado escucharlo.

-¿Cómoestás?- le di una sonrisa de lado.

-Estoybien, aunque me da un poco de picor- hizo el ademan de rascarse pero sintocarse.

-Creoque es normal, pronto te lo quitaran, te lo prometo-

Nosquedamos un rato callados, las manos de Jade estaban en su regazo y la lluviarepiqueteaba el enorme ventanal de la habitación. Yo estaba sentado en una delas sillas de la habitación, a un lado de su cama.

-OyeSeth, quiero contarte algo que vi en el bosque antes de
quedar desmayada- mepuse rígido.

-¿Quécosa?- susurre.

-Yo
vi un lobo enorme y precioso, era de color arena, me gusto ese lobo, ¿Sabes? Meestaba cuidando, lo podía notar- sonrió apenada.

-Creoque
Jade, tengo que contarte yo también algo-

-¿Quécosa?-

-Yo
era ese lobo- ella se quedó callada y mirándome, solo se escuchaba el sonido dela lluvia.

Entoncesella voltio su mirada hacia enfrente y se trató de acomodar con cuidado.

-Tómalocon calma, te puedes lastimar- le ayude a sentarse mejor.-

-Gracias-

Ellase acomodó después y se escuchó un suspiro.

-Seth,¿Me estás diciendo que eres un lobo? ¿Qué existen los hombres lobo?-

-Sí,bueno, somos capases de convertirnos en lobos para cuidar a las personas-

-¿Deque las cuidan?- me miro curiosa.

-Devampiros- asintió. Me estaba preocupando su rapidez de aceptación, tal vez el accidentehabía anulado su capacidad de supervivencia.

Despuésde eso empecé a contarle todo lo que había pasado, le conté mi vida entera yella también a mí, ambos lloramos y reímos.

Despuésde ese día todo había empezado a mejorar, habían pasado unos meses de lo quepaso con Jade, ahora nosotros salíamos como novios y siempre estábamos juntos,le había explicado todo, ahora no había secretos de por medio, estábamos juntosy eso era lo que importaba.

Lospadres de Jade viajaron a Seattle, ella se quedó porque no quería cambiarse masde escuela, así que mi madre se había quedado con la tutela de ella, nos habíanpuesto horarios dentro de la casa y nada de dormir en una sola habitación si nohabía vigilancia maternal.

Ahoraes cuando todo había vuelto a la normalidad.

Felicespara siempre.

-Lasestrellas son preciosas- dijo mirando el cielo.

-Túeres más hermosa que nada- sonreí ante su sonrojo evidente.

-Seth,quiero que me hagas una promesa-

-Laque quieras- le acaricie la mejilla mientras veía sus preciosos ojos.

-Quieroque me prometas que siempre estarás conmigo, que jamás me dejaras- sus ojoseran anhelantes.

-Loprometo, siempre estaré contigo, para siempre-

Sellemi promesa con un hermoso beso.

Ahorasé que estaríamos siempre juntos, en las buenas y en las malas y sabía que teníamosun futuro aunque apenas seamos novios.

FIN.

El lobo se enamoró de caperucita. - Fanfics de Harry Potter

El lobo se enamoró de caperucita. - Fanfics de Harry Potter

Un día másamanecía, y yo como siempre sentada en la orilla de la ventana de mi cuartoadmirando el nuevo amanecer. Yo, una chica tan normal, común y corrien

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-lobo-se-enamoro-de-caperucita-1686-0.jpg

2023-02-27

 

El lobo se enamoró de caperucita. - Fanfics de Harry Potter
El lobo se enamoró de caperucita. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/133508
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20