El más famoso mortífago - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Morton


CAPITULO 1

LA CONFESIÓN





Noche de Graduación

7º grado

Colegio Howarts



Hoy es la noche en la que les diré la verdad, los he citado en el lago después de la cena, espero que me escuchen, que entiendan mis razones y que me apoyen. Va a ser difícil y no sé por donde empezar, creo
estoy seguro que me rechazaran, no los culparé




Hice algo que creerán no es correcto, me duele lo que dirá y pensara Ginny, la amo en verdad y se que no soportará el dolor que le causará la noticia, tengo la seguridad de haber hecho lo correcto, aunque mi libertad y posiblemente mi vida este en juego.



El fin de curso había llegado al colegio Howarts y como cada año el baile de graduación celebrado para los alumnos del séptimo año era un éxito, el gran salón, se encontraba adornado por los estandartes de las cuatro casas, el techo mostraba la noche estrellada y una gran luna llena que iluminaba en su máximo, la cena fue sensacional, había pollo en todas sus presentaciones, pescados y mariscos muy extraños, los postres como natillas y pasteles estaban deliciosos y la cerveza de mantequilla fluía por todas partes, al terminar el banquete a una señal del director de Howarts el profesor Dumbledore, las mesas se plegaron a las orillas del gran comedor e inicio la música, el famoso grupo llamado las brujas de mcbeth mostraba túnicas de lúgubres colores y desgarradas en la parte inferior de las rodillas, casi todos los graduados animados por el ritmo de la música, se dirigieron al centro del gran salón y comenzaron a bailar.



Mientras la música se escuchaba en el gran salón, dos esbeltas y bellas chicas, una de ellas de cabellos rojos como el fuego, ojos castaños y piel blanca y tersa con algunas pecas y la otra de cabello castaño con grandes ojos cafés y un alto chico de ojos azules con cabellos rojos y pecoso, se dirigían a la entrada principal del colegio, pasaban por los escalones y se encaminaron al lago, hablaban y reían, no sabían que esa alegría pronto cambiaría.



Cerca del lago lograron observar a un joven alto y delgado de piel blanca y con el cabello negro azabache, llevaba lentes y tenia una marca en forma de rayo sobre la frente, se movía nerviosamente de un lado para otro, al acercarse a él notaron que su rostro estaba pálido, la joven de cabellos rojos le sonrió, se había acercado para darle un beso pero el se retiro y dijo a la otra joven.



- Hermione, ¿podría hablarte un segundo a solas?.-



Los otros dos jóvenes se sorprendieron y sin decir nada se alejaron unos cuantos metros.



- Hermione - le dijo

- Espero que le entregues esto a Ron el día que creas necesario.- dijo mostrando un pequeño paquete.



- No puedo hacerlo yo
, sobre todo porque se que no lo aceptara después de
¿me lo podrías prometer? -



- Claro Harry - dijo en tono preocupado. - Pero
-



- Solo hazlo - le interrumpió.



- Sin importar que el lo que suceda hoy, sin importar cuan amargo y cruel pueda ser el destino
¿Me lo prometes?. -



Hermione asintió todavía más consternada y se guardo en la bolsa de su túnica el paquete.



-Adelante - dijo Harry cogiendo delicadamente del brazo a Hermione y llevándola junto a los otros dos jóvenes.



Minutos después, Hermione, Ron y Ginny irrumpieron en llanto, llenos de angustia, desesperación y terror, no podían creer lo que escuchaban, no querían escucharlo, ni verlo, era un grande y duro golpe para los tres, Ginny cayo desmayada y Ron no dejaba que Harry la tocará, Hermione, había sacado su varita y le decía a Harry que se apartase, que se fuera o que tendría que actuar, Ron monto en cólera y también saco su varita, nunca había estado tan alterado y decidido.



- Aléjate de nosotros - dijo



- No te vuelvas a acercar a nosotros o no responderemos, aléjate de Ginny, no queremos volver a verte -



- Escuchen, si me dejaran explicar..- decía Harry



-Expelliarmus- de la varita de Ron salio un destello rojo que se impacto en el pecho de Harry y lo arrojo varios metros por el aire.



Harry se levantó adolorido y dijo. - Si tan solo me escucharán un momento.-



-Hemos escuchado suficiente y no deseamos seguirte escuchando- dijo Ron



Ginny ya se había incorporado y observaba el brazo descubierto de Harry, lloraba en el pecho de Hermione que la sostenía con su brazo izquierdo, en la mano derecha mantenía la varita apuntando a Harry.



-Bien- dijo Harry y se volvió y camino hacia el bosque prohibido, al parecer aquella seria la ultima vez que estarían juntos.


CAPITULO 2

EL SUEÑO





6 años más tarde




Comenzaba el mes de Julio, la noche era tormentosa, la lluvia que caía parecía desgarrar el cielo y los truenos que seguían a los relámpagos eran ensordecedores, la prisión de Azkaban se mostraba lúgubre junto a la tormenta y en la zona de máxima seguridad había una pequeña y oscura celda marcada con el numero 253, el ruido de la tormenta llegaba hasta ella aunque carecía de ventanas, en esta celda solo existía una cama de piedras con algunas cobijas y una mesa desgastada y sucia, había unos anteojos y un plato de comida sobre el que merodeaban las ratas, la puerta de grueso acero tenia una pequeña rendija por donde solo pasaba un plato y un vaso, se encontraba protegida con encantamientos aturdidores y hechizos de seguridad máxima.



Recostado en la cama de piedra, un joven marcado por la falta de apetito y la desesperación, trataba de conciliar el sueño, hace cinco años que estaba en esa celda, nadie lo había visitado desde entonces, recordaba los rumores escuchados después de su primer año de prisión.



-EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO ataco nuevamente- le decía un gigante a otro en una ocasión.



Poco tiempo después escuchaba - Ha muerto, ahora podremos estar tranquilos-



Cada día pasado en esa celda, las horas, los minutos, los segundos se hacían eternos y él deseaba morir, solo un recuerdo lo había mantenido en pie, vivía y se aferraba a ese bello y hermoso recuerdo pero
ya no podía más, como tantas veces, no podía creer que él, que se había enfrentado a VOLDEMORT en varias ocasiones, que había ganado la copa de los tres magos, que formo parte de la orden del Fénix, el heredero de Gryffindor, dueño del libro de los herederos..., se encontraba en esa mísera condición.



Al pensar en todo esto, el sueño comenzó a actuar sobre él y en unos cuantos minutos se había dormido. Soñó algo que le pareció muy real.



En una caverna se encontraba encendida una hoguera, se veía la silueta de una pequeña persona y a su alrededor varios magos con mascaras, uno de ellos preguntaba.



-¿Cómo podemos ayudar a nuestro Maestro Colagusano?- y él respondió



-Necesitamos sangre de bicornio, corazón de dragón y muchos sacrificios, el maestro regresará en cuanto sepa que ha muerto el único que puede detenerlo-



Colagusano se veía viejo y cansado, su rostro demostraba una larga cicatriz sobre el pómulo derecho y una espantosa quemada a la izquierda, se podía observar que el brazo derecho terminaba en una mano de plata, esto lo convertía en un ser grotesco y repulsivo.



-Dumbledore ya murió- dijo uno de los mortífagos



-Pero no ha muerto Harry Potter- dijo Colagusano con rabia - No sabemos si contamos con él o no, nuestros informes dicen que se entrego sin mover un solo dedo, no derramo sangre, no cumplió con su parte del trato, matar o morir-



De pronto se escucho una voz como venida de ultratumba y en ese momento todos los mortífagos se inclinaban en una sola dirección.



-Potter seria una molestia, lo único de debemos hacer es esperar y el tiempo hará su labor-



En ese momento el joven se incorporo de la cama de piedra con un gran dolor de cabeza, la cicatriz en la frente le ardía y sentía que su cabeza estallaría, hacía casi cuatro años que no le dolía e incluso se había olvidado de ella, no sabia que hacer, no podía enviar una carta y si pudiera ¿a quien se la enviaría?, pronto se quedo vagando otra vez en sus pensamientos y la tristeza y desesperación volvieron a su cabeza.
CAPITULO 3

LA CARTA



Era la mañana del 18 de Julio en una casa ubicada a las afueras de Londres de techo de dos aguas con un gran jardín trasero lleno de flores y árboles, en la mesa de la estancia se encontraba Ron Wesley, tomaba un café leyendo EL PROFETA, él era el actual encargado del Departamento de Defensa Contra las Artes Oscuras en el Ministerio de Magia, su trabajo había aumentado en las ultimas fechas, desde que EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO había muerto hacia cuatro años en la gran batalla, el trabajo no se había intensificado tanto como ahora, al parecer los mortífagos volvían a las andanzas y eso le preocupaba.



Recordaba como se había desarrollado la gran batalla de Howarts en donde Dumbledore había perdido la vida al enfrentarse a EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO, no sin antes disminuir su poder considerablemente a tal punto que se creía muerto, recordaba que no se había podido ganar esa lucha tan sangrienta sin sacrificios, Howarts había sido desvastado casi en su totalidad por los mortífagos de EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO, los defensores que quedaban en pie eran pocos contados entre ellos Severus Snape, Draco Malfoy, Neville Longbotton, Sirius Black, Remus Lupin, Hermione Granger y el mismo
de no haber sido por el sacrificio de Dumbledore, los mortífagos no se habrían asustado al ver a su líder morir y de esta forma huir, solo hubo una persona que se enfrento en varias ocasiones a EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO y sobrevivió, no lo quería recordar.



Los ojos de Ron se dirigieron a una fotografía mágica colgada en la pared de la estancia, era de la familia Wesley en un viaje a Egipto, en ella se podía ver a Bill, Charlie, Los gemelos Fred y George, Ron pensó en sus ocurrencias, en su época de merodeadores en Howarts, en la fotografía también estaba Ginny y Percy, al ver a este en aquella fotografía mágica haciendo gestos de persona importante no pudo más y su garganta era un nudo.



Recordó que Percy se había vuelto mortífago de EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO, pero recapacito a tiempo y en la gran batalla se había puesto en su contra, recibió de manos del mismísimo SEÑOR TENEBROSO y de Colagusano la maldición CRUCIATUS en repetidas ocasiones, ahora se encontraba en el Hospital San Mungo de Enfermedades y Heridas Mágicas, recordó que siempre que lo iban a visitar lo único que preguntaba era ¿En donde esta HARRY POTTER?.



Al ver a su antigua mascota junto a él dijo - Colagusano te he de echar mano un día-, recordó que Sirius Black había sido exonerado por la muerte de los Potter.



Al recordar esto se lleno de rabia e impotencia, todo esto no habría sucedido si no hubiera sido por Harry Potter, ¿por qué tenia que haberse presentado en su vida?, ¿por qué se había vuelto su amigo?, ¿POR QUÉ SE HABÍA VUELTO UN MORTÍFAGO?, le había hecho demasiado daño a él y a su familia, pobre Ginny no era sido la misma desde la noche de su graduación, durante mucho tiempo dejó de hablar y sonreír, ahora ella se encargaba de dirigir el Departamento de Defensa Muggle en el Ministerio de Magia.



De pronto se dio cuenta que en la ventana había una gran lechuza de ¿AZKABAN?, traía una carta la cual Ron desato de su pata, la lechuza partió inmediatamente.



Podía ver el sello de Azkaban en el sobre, al abrirlo y extraer la carta leyó lo siguiente.



Sr. Ronald Wesley

Departamento de Defensa Contra las Artes Oscuras.

Ministerio de Magia.



Por medio de esta carta le informamos que el prisionero de la celda de máxima seguridad número 253 con nombre Harry Potter, murió la madrugada del día 18 de Julio, su cuerpo ha sido enterrado en el cementerio de esta prisión.



Atentamente

Godofredo Olay

Gigante Principal de Azkaban.



Ron se encontraba mudo, bajo su mirada y comenzó a llorar como un niño, su gran amigo, su mejor amigo en la época de Howarts había muerto y ahora recordaba sus momentos felices al lado de aquel que lo había traicionado.



En ese momento, entró una joven en bata de baño, sorprendida por la situación en la que este se encontraba, se acerco rápidamente a él y pregunto.



-Ron, amor ¿Qué pasa? ¿Sucedió algo grave?- dijo mirando la carta



Ron le extendió la carta y ella la leyó, su ojos se llenaron de lagrimas y abrazando a Ron lloró con él.



Hermione Granger y Ron se habían casado un año después de haber salido de Howarts, ella trabajaba como maestra de Transformaciones en Howarts ya que el Ministerio de Magia no requería demasiados aurores, la Profesora Mcgonagall había asumido el cargo de Directora.



De pronto recordó algo y creyó que era el momento oportuno de cumplir una vieja promesa pero
no sabia porque tenia que esperar un poco más.
CAPITULO 4

DEL HOSPITAL A LA MADRIGUERA



Ron se alisto y partió al Hospital de San Mungo, ese día en particular le tocaba visitar a Percy, le pidió a Hermione que citara a todos los Wesley y las personas relacionadas a Harry en la Madriguera y que no dijera nada de la carta hasta que el llegará, tomo polvos Flu y lanzándolos en la chimenea se introdujo en las llamas azules que eran tibias, dijo.



-Hospital San Mungo- y desapareció.



Al llegar al Hospital se preguntaba si le diría a Percy que Harry había muerto, no sabía que respondería si el volvía a preguntar ¿Donde esta Harry Potter?, eran las doce del día, iba sumido en sus pensamientos por el pasillo del hospital, de pronto escucho una voz familiar.



-Ron- le gritaba por atrás.



Al voltear, reconoció a Neville Longbotton, sus padres estaba en la misma ala del hospital que Percy, Ron le saludo cabizbajo.



-Hola Neville, ¿Como estás?- Ron no disimulaba su tristeza.



Neville lo observo y dijo -¿Pasa algo Ron?-



-¿Estarás ocupado esta tarde Neville?, hay algo que debo comunicarles a varias personas entre ellas tu, ¿Qué dices? a las cinco en la Madriguera.- contesto Ron



-Claro, a las cinco estaré allí.- y se despidió de Ron intrigado.



Cuando Ron llego a la habitación de Percy, este se encontraba sentado en la cama mirando hacia la ventana y con la vista perdida en la lejanía del cielo.



-Hola hermanito, soy yo Ron- Percy no se inmuto ni se movió, seguía con la mente en otro lugar, Ron tomo su mano y quiso abrazarlo y vio esa marca en el antebrazo, una calavera con una serpiente que salía por la boca, -La odio más que nunca- y de pronto escucho la voz de Percy que preguntaba.



-¿Donde esta Harry Potter?- Ron estaba tan enojado por sus recuerdos que sin pensar contesto, -Murió en la madrugada de hoy- No sabia porque lo había dicho, no debía de haberlo dicho, se consideraba un estupido pero escucho algo que lo hizo alejarse de sus pensamientos.



Percy lloraba.






-Hermanito, ¿Qué pasa?, voy por un medimago- al querer levantarse, Percy lo tomo de la mano y lo apretó fuertemente, dijo algo diferente a lo que tantos años había repetido.



-Era inocente, él me salvó, él me salvo y lo encerraron por eso, era inocente, siempre fue inocente, inocente, inocente
él me salvó, era inocente- y volvió a sumirse en sus más profundos pensamientos.



Ron pregunto consternado -¿De que te salvo?, Percy- pero solo recibió una respuesta.



- Él me salvó, era inocente-



Durante el tiempo que paso con él, Ron no pudo obtener otra respuesta que esta, se encontraba aturdido, ¿Harry inocente? ¿Podría ser cierto esto?, ¿De que salvo a Percy?, cuando llegaron los medimagos, le dieron un té para dormir a Percy y Ron tuvo que salir de la habitación, al dirigirse a la chimenea publica del Hospital, eran las cinco menos quince, era la hora de la cita en la Madriguera.



Cuando llego a la Madriguera encontró a toda la familia Wesley reunida, se encontraba Sirius, Remus, Arabella y Mcgonagall solo faltaba Neville, al cinco para las cinco apareció por la chimenea y saludo a todos.



******************************************************





Este es mi primer Fic, espero que sea interesante, cualquier comentario envíenlo a la siguiente dirección [email protected]




(N/A. Se que me tarde un poco en enviar la continuación pero SORRY por ello, para cuando sea publicado este FIC, el quinto libro de Rowling ya se encontrará a la venta por lo que me apresure a terminar este FIC y posiblemente se verá afectado, espero que aun así les guste, no olviden dejar mensajes para animarme un poquito, si quieren pueden escribirme a [email protected])



****************************

CAPITULO 5

EL DIARIO DE POTTER



Todos los que se encontraban en la madriguera se preguntaban para que habían sido llamados, se miraban entre ellos esperando que alguien supiera el motivo por el cual Ron los había citado, mientras tanto Hermione llevó a Ron a la cocina y le dio un sobre del tamaño de una libreta, Ron le quito el envoltorio y reconoció algo que le había regalado a Harry el día de su cumpleaños numero quince.



- Durante años no cumplí una promesa hecha el día de nuestra graduación, el día que nos enteramos de lo de Harry, él me pidió que te diera este sobre cuando creyera que fuere el momento oportuno- dijo Hermione e hizo lo posible para no llorar, Ron la abrazo y regresaron a la estancia en donde se encontraban todos reunidos.



Ron tomo la palabra.



-Bueno, no se por donde empezar, espero que cada uno de ustedes tome la noticia de la mejor forma posible- Miro a Ginny y luego a Hermione que tenia los ojos rojos y vidriosos, suspiro y tomando valor dijo.



-Hoy que fui al hospital, Percy reacciono diferente- se escucharon algunos murmullos de felicidad, el Señor Arthur Weasley papá de Ron, le pregunto con nerviosismo.



-¿Qué fue lo que paso? ¿Qué dijo?-



-Percy reacciono por una noticia que recibí de Azkaban esta mañana- y saco un sobre con el sello de la prisión mágica.



Parecía que todos se habían quedado mudos, Ginny palideció mientras Hermione la abrazaba, Sirius paso las manos sobre su cabeza con un semblante serio y triste a la vez, el único que hablo en ese momento fue Neville -¿Qué dice la carta?-



Ron abrió la carta y la leyó entrecortadamente parecía que tenia un nudo en la garganta que no dejaba que las palabras fueran claras, pero aun así todos entendieron lo que leyó.



Estaban sorprendidos por la noticia, Ginny lloraba por su único amor, su razón de vivir había desaparecido y no le importaba nada, los Weasley estaban consternados, cada quien recordaba a Harry de forma diferente, Fred y George no dejaban de pensar en el gran amigo que habían tenido en él, hasta les regalo el dinero del premio del torneo de los Tres Magos para abrir los Sortilegios Weasley




Neville recodaba que Harry siempre le animaba y le ayudaba con sus tareas de Defensa Contra las Artes Oscuras, recordó la vez en la que Crabbe y Goyle estaban a punto de pegarle y Harry los convirtió en osos de felpa, Pansy Parkinson casi se desmaya del susto cuando comenzaron a tomar su tamaño normal en sus brazos, sonrió al acordarse de ese gracioso suceso.



De pronto se oyó una pregunta -¿Cómo fue?- era Sirius y tenia el semblante bastante decaído.



Ron contesto -Le pregunte eso a Odofredo (el gigante principal de Azkaban), me dijo que no había comido en mucho tiempo, siempre estaba sumido en sus pensamientos y que su estado era peor que el de un vagabundo- se quedo callado y de sus ojos broto una lagrima.



Todos guardaron silencio y algunos intentaban calmar a Ginny quien lloraba nuevamente, Neville que era un experto herbólogo, conjuro una taza de té y se lo hizo tomar a Ginny.



-Ron, ¿Qué dijo Percy al enterarse de esto?- pregunto Bill Weasley



-Fue extraño- comento Ron y relato lo sucedido en el Hospital San Mungo, al terminar de decir las palabras de Percy -Él me salvó, era inocente- Ginny hablo por primera vez.



-Yo lo sabia, Harry era inocente y ustedes no me dejaron ir a verlo, no me autorizaron, se los dije era inocente- miraba a Ron y al señor Arthur Weasley, sus ojos iban de uno a otro - No los perdonaré, así como ustedes no lo perdonaron, era su amigo y era el amor que nunca más tendré- Ginny se había refugiado en brazos de su mamá quien contenía las lagrimas.



-¿De que salvo Harry a Percy?- preguntaron Fred y George al mismo tiempo



-No lo sé y tal vez no lo sabremos nunca- dijo Ron



De pronto Hermione comprendió algo y se culpo, sin duda pudo haber evitado mucho sufrimiento a todos si solo hubiese actuado antes, pero no era el momento de pensar eso, debían conocer la verdad. -Ron, creo que la respuesta esta en tus manos- dijo Hermione y todos voltearon hacía él, tenia una pequeña libreta en sus manos, Ron susurro - El diario de HARRY- todos estaban sorprendidos, las respuestas a sus dudas estaban allí.


CAPITULO 6

VERDADES DESCUBIERTAS





Ron comenzó a hojear el diario de Harry, cuando iba a leer en voz alta alguien se lo arrebato de las manos, era Ginny, se había levantado rápidamente y ahora se encontraba frente a su hermano, él jamás la había visto tan enojada, Ron iba a decir algo cuando Ginny lo interrumpió gritándole - ¿AHORA VAS A DECIR QUE TIENES DERECHO DE LEERLO PORQUE ERA TU MEJOR AMIGO?, TÚ MENOS QUE NADIE-



-Ginny, debemos conocer que fue lo que sucedió en realidad, si no quieres que lo lea yo entonces hazlo tú, solo te pido que nos dejes conocer la verdad de todo lo que paso con Harry
y aunque no lo creas no he tenido otro amigo después de él- Ginny pudo observar la sinceridad de Ron algunas lagrimas recorrían su rostro y su mirada era diferente, faltaba algo en ella, pudo comprender que él también necesito a Harry durante todo ese tiempo, había necesitado a su amigo.



Hermione ya se acerco a Ron y le abrazaba mientras el lloraba - Lo siento hermano, no sabia cuanto lo extrañabas- dijo Ginny y le puso en la mano el Diario de Harry.






No se como decírselo, me encanta, estoy pensando todo el día en ella, no la había visto de esta forma antes, es la hermana de mi mejor amigo y la amo, no se como decirle que vaya conmigo al baile, cuando sus ojos me miran, me siento en las nubes, me siento desfallecer por no poder decirle que la amo...



Se lo diré hoy, no puedo pensar que acompañe a otro al baile, se que Ron se enfadará pero la amo, Ron deberá entender y si no entiende que la amo, que lo parta un rayo




Ron sonrió mientras leía en voz alta, Ginny lloraba en silencio mientras escuchaba y recordaba.



Se lo pedí, le dije que si quería ir al baile conmigo y me dijo que si, ahora solo falta declararle mi amor pero
y ¿si me rechaza?, ¿Si ella no me ama?, se me acabaría el mundo porque sin ella moriría




En este momento de la lectura Fred dijo - Se tardo mucho en decírtelo hermanita, George y yo no hallábamos la forma de ayudarte- Ginny solo sonrió un poco, Hermione y Neville recordaban que Harry no podía dormir de la angustia, le daba muchísimo miedo que Ginny lo rechazara.



Sirius solo escuchaba con los ojos cerrados y la cabeza entre las rodillas.



Al pasar las hojas y leer los pensamientos y sentimientos expresados por Harry en su diario, casi todos estaban sumergidos en sus pensamiento y recuerdos, al voltear una de las hojas del diario, Ron leyó algo que consterno y dejo en silencio a todos.



Me he convertido en un mortífago, debía hacerlo, VOLDEMORT, tenia a Ron y a Hermione en su poder y de no hacerlo los habría matado, además esta Percy, debo salvarlo, recuperarlo para el bien de todos, debo convencerlo, es lo menos que puedo hacer por mis amigos y por la familia Weasley que tanto me han querido
son mi familia.



-¿QUÉ?- grito Sirius saliendo de sus pensamientos y poniéndose de pie, lo habían imitado el Sr. Arthur Weasley, Remus Lupin y la profesora McGonagall, todos estaban como petrificados, aquello había sido como un balde de agua fría.



-Sigue leyendo Ron- se apresuro a decir Arabella Figg, este asintió y volvió a leer




a Ron y a Hermione los he dejado cerca de la cabaña de Hagrid para que los encuentren rápido, yo volveré más adelante diré que fui secuestrado por VOLDEMORT, debo rescatar a Percy, Ron y Hermione ya están a salvo, tuve que usar el hechizo desmemorizante sobre ellos para que no recuerden que estuvieron una semana al borde de la muerte en manos de VOLDEMORT y que decidí unirme a él




Todos recordaron la búsqueda de Ron, Hermione y Harry, fue durante el sexto año de ellos en Howarts, Hermione y Ron fueron encontrados cerca de la cabaña de Hagrid por Fang, Harry regreso un mes más tarde a punto de morir por la maldición - cruciatus- ahora comprendían que seguramente había sido parte de la iniciación de Harry como mortífago.



Sirius lloraba amargamente y decía -¿Por qué no le creí? ¿Por qué no quise hablar con él?, yo merecía estar es Azkaban, no él, solo quería salvar a sus amigos, a sus seres queridos-.



-No eres el único que no creyó en él, todos le fallamos- dijo McGonagall.



Ron continuo la lectura después de tomar nuevas fuerzas.




Solo el saber que mis amigos se encuentran bien ha podido ayudarme a soportar las torturas y maldiciones recibidas por VOLDEMORT, el tatuaje me quema, la cicatriz me arde a cada instante, ya logré hablar con Percy y creo que esta recapacitando, lo estoy convenciendo





Sirius por poco descubre la marca en mi antebrazo, no sabría que decirle, como explicarle, me quiere tanto, es como un Padre para mi y no deseo fallarle, un día tengo que contarle todo pero no por el momento, seguramente se preocuparía muchísimo, debo de recuperar a Percy primero




...Algo nuevo a sucedido, encontré un libro que me ha permitido elevar mi magia a niveles muy superiores a los de VOLDEMORT, estuve en la biblioteca y lo encontré por casualidad, es magia muy antigua, al parecer nadie puede leerlo, únicamente los herederos de los fundadores pueden hacerlo, Hermione y Ron no comprenden el porque ven las paginas en blanco pero yo se que soy el heredero de Gryffindor y puedo hacer magia muy poderosa inclusive sin una varita...




Lo he logrado, al fin cada uno de los esfuerzos conseguidos han dado fruto, Percy ha decidió dejar a VOLDEMORT, no hay porque ocultarse más, hoy es la noche en la que les diré la verdad, los he citado en el lago después de la cena, espero que me escuchen, que entiendan mis razones y que me apoyen, va a ser difícil y no sé por donde empezar, creo
estoy seguro que me rechazaran, no los culparé




...Después de todo hice algo que creerán no es correcto, me duele lo que dirá y pensara Ginny, la amo en verdad y se que no soportará el dolor que le causará la noticia, tengo la seguridad de haber hecho lo correcto, aunque mi libertad y posiblemente mi vida este en juego.



Cuando Ron termino de leer esto, todos lloraban, se sentían culpables, derrotados por un hecho que había sido doloroso para todos, era su culpa, únicamente Ginny había creído en la inocencia de Harry, todos tenían sentimientos de culpa y remordimiento, ¿qué habían hecho por Harry?, el había dado su amor, su libertad y su vida por un grupo de amigos que no le habían pagado más que con el abandono en una fría y oscura celda de Azkaban y ahora Harry Potter estaba muerto.
CAPITULO 7

EXTRAÑOS SUCESOS



Eran las tres de la mañana cuando se habían despedido la mayoría de los visitantes de la madriguera, solo quedaban los Weasley, entre ellos Hermione, nadie se había querido quedar a dormir, uno a uno se fueron despidiendo hasta quedar únicamente Ron, Hermione y Ginny, cada uno se veía y recordaba la noche cerca del lago en Howarts, destrozados y llenos de terror, su reacción había sido natural para cualquier persona, pero lo hicieron con Harry, no habían querido saber nada de él.



Cuando Ginny salio de Howarts un año después, pidió autorización al ministro de magia para visitar a Harry en Azkaban, Ron y el Sr. Wesley se habían opuesto rotundamente y movieron cielo mar y tierra para que esto no fuera posible.



Ginny se levanto y le dijo a Ron.



-Destrozaron mi vida Ron, si tan solo hubiera estado con él antes de morir, pero
recuerda que Harry hizo esto por nosotros, creo que deberías sacarlo de ese horrible lugar y enterrarlo junto a sus Padres- dijo esto y se dirigió hacia su habitación.



Ron no pudo decir nada solo lloro al lado de Hermione, poco después subieron a su cuarto a dormir.



*********************



Cuando Arabella, Remus y Sirius llegaron a casa de este ultimo era ya de madrugada, entraron por la chimenea sin decir nada, Sirius y Remus se desplomaron en dos sillones de la estancia y Arabella se dirigió a la cocina a preparar té, Remus dijo.



-Se como te sientes Sirius, yo me siento igual-



-No sabes lo que se siente haber fallado otra vez, hace veintidós años les falle a James y Lily Potter y ahora están muertos, hace seis le falle a Harry
y ahora también esta muerto- y comenzó a llorar.



Al entrar Arabella a la estancia Sirius intento controlarse, su llanto no paso desapercibido para Arabella y lo comprendía pero algo llamo su atención en ese momento, la puerta principal se encontraba abierta.



-¿Alguno de ustedes abrió la puerta principal?- pregunto



-Entramos por la chimenea querida- exclamo Remus sin prestar mucha atención a lo dicho por Arabella



- ¿Entonces porque esta abierta?- volvió a preguntar



En ese momento se escucho un ruido en la planta alta, se oía como si arrastrarán algo, instintivamente los tres sacaron sus varitas y se dirigieron a las escaleras, conforme subían, se dieron cuenta que el ruido provenía de la habitación a la derecha de las escaleras .



Intentando ser cautelosos, se acercaron a la puerta y Sirius la abrió rápidamente.



-Solartem- escucharon y de pronto una luz muy potente los cegó, Remus buscaba traspasar esta barrera de luz y de pronto escucharon otro hechizo desconocido.



-Burbulius incantem- y se encontraron atrapados en una burbuja de gran energía mágica e invisible que no les permitía retroceder ni avanzar, eran presa fácil para cualquier mortífago.



El tiempo transcurrió pero ni la burbuja de energía ni el destello desaparecían, de pronto se encontraron al pie de la puerta, la burbuja y el destello habían desaparecido.



Se dieron cuenta que en esa habitación estaba todo en desorden, fotografías tiradas, un baúl abierto y ropa revuelta, podían faltar algunas cosas. - ¿Guardabas algo importante aquí Sirius?- Pregunto Remus



-Las cosas de Harry, su escoba, libros, fotografías, la capa invisible, ¡SU VARITA! Y se dirigió al baúl y busco pero no la encontró, faltaba además la escoba, la capa invisible, ropa algunos libros y el anillo de Lily Potter la madre de Harry.



-Debo avisar al Ministerio sobre este hecho- dijo Sirius intranquilo.



-¿Quién querría las cosas de Harry? y ¿Qué hechizos fueron esos?- pregunto Arabella



-No sabemos porque se llevaron las cosas de Harry y no nos mataron, los hechizos son magia antigua, los conozco por los libros de historia pero se requiere ser un mago muy poderoso para realizarlos, tengo entendido que hace más de mil años no se habían usado- dijo Remus consternado.



-Esperemos a que amanezca para comunicar esto a Ron, su departamento debe venir a investigar- Dijo un Sirius pensativo.
CAPITULO 8

APARICIONES



La mañana llego y con ello nuevas noticias, Ron se encontraba frente a la chimenea conversando con Sirius de lo que había pasado.



-Ahora mismo enviaré algunos aurores para que investiguen, yo iré más tarde- dijo Ron.



-Por otro lado- dijo Sirius - acabo de hablar con Ginny y me pidió que le dejara arreglar las cosas de Harry, debe venir en camino, espero que no te importe-



-Claro que no, ya bastante daño le he hecho- contesto Ron - Seguramente la encontraré allí cuando vaya.-



En ese momento entro Hermione sobresaltada y saludo bruscamente - Hola Sirius, perdón por la interrupción pero deben ver esto- y mostró el periódico EL PROFETA que tenia una fotografía mágica del momento en que Harry Potter se encontraba en el juicio llevado en su contra y leyó lo que en su primera plana aparecía



EL FAMOSO Y ODIADO HARRY POTTER MURIÓ AYER EN AZKABAN.



Fuentes muy confiables para este periódico, nos informaron que el Mortífago más famoso de todos los servidores de EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO, murió la madrugada de ayer en la prisión más temida del mundo mágico, esto no ha querido ser confirmado por el ministerio de magia, como se recordará, hace cinco años el famoso Harry Potter se unió a las filas de EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO decepcionando a propios y extraños, Harry Potter destaco durante sus años de estudio en Howarts por enfrentarse a EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO (seguramente para ganarse la confianza de todos) y por ganar el Torneo de los Tres Magos, también llevó a la selección inglesa de quidditch a obtener el campeonato mundial.



Creemos que el mundo se ha librado de un ser terrible y peligroso, ahora podremos estar más tranquilos ya que el segundo de los dos grandes magos tenebrosos, ha dejado de existir.



Rita Skeeter



-¿Cómo se enteraron Ron?, ¿alguien más lo sabia?- pregunto Sirius.



-Como se enteraron es una duda y puesto que se anticiparon a sacar las cosas de Harry de tu casa, definitivamente lo sabia alguien más, debemos investigar rápidamente que es lo que se llevaron de tu casa Sirius, iré a la oficina y después me dirijo a tu casa, Hermione ira inmediatamente- dijo Ron mirando a su Esposa que conocía bien la mirada de ayuda que le dirigía.



Cuando Sirius termino de hablar con Ron, sonó la campana de la puerta principal y allí estaba Ginny, se veía que había llorado mucho y que el sueño no la alcanzo en toda la noche.



-Hola Sirius ¿Puedo pasar?- pregunto Ginny



-Claro Ginny, tu sabes bien que esta es tu casa y que eres bien recibida aquí- contesto Sirius mientras se apartaba abriendo la puerta para que entrará Ginny.



-¿Gustas un té?-pregunto Sirius, Ginny solamente asintió con la cabeza, cuando regreso Sirius a la estancia, Ginny sostenía una fotografía de Sirius con Harry en un día de pesca, los dos sonreían mientras sostenían un bagre realmente enorme.



-Esa fotografía la tomaste tú, ¿te acuerdas Ginny?- dijo Sirius



-Claro que lo recuerdo, Harry y yo iniciábamos nuestro noviazgo y tú no dejabas de burlarte de él- Ginny sonreía al recordar esos momentos tan felices en su vida.



De pronto de la chimenea salieron chispas rojas avisando que alguien estaba a punto de llegar, cuando las flamas tomaron un color verde, apareció Hermione, saludo a Sirius y a Ginny con un fuerte abrazo y después de tomar un té y recordar los momentos agradables pasados con Harry dijo en tono serio.



-Creo que debemos buscar pistas y revisar que falta en las cosas de Harry, los aurores no tardarán en llegar y seria bueno que adelantáramos un poco su trabajo ¿vamos?-



Ginny, miro con desconcierto a Sirius y a Hermione, no sabia que habían entrado a la habitación de Harry por lo que Sirius le contó detalladamente lo sucedido en la madrugada.



Sirius ,Ginny y Hermione subieron a la habitación de Harry y comenzaron a levantar fotografías y a recordar el momento y las circunstancias en las que habían sido tomadas, ya sabían que faltaba la varita de Harry, su escoba (en la cual seguramente habría huido el ladrón), la capa invisible, el anillo de compromiso de Lily Potter




Ginny recordó que Harry se lo había obsequiado como muestra de su amor, era navidad y ella estaba en su sexto año de estudios en Howarts, no quiso aceptarlo y le pidió que si después de terminar sus estudios el estaba todavía interesado en ella, lo aceptaría encantada, a ella le quedaba un año en Howarts y el terminaba sus estudios, ¿por qué no lo acepto?, ahora no sabia en que extrañas manos había caído, pero no sabia lo que iba a pasar al finalizar el curso




-Faltan algunos libros- oyó decir a Sirius con lo que dejo sus pensamientos atrás y seco algunas lagrimas que había derramado, solo Hermione se dio cuenta de esto.



-¿Eran libros importantes?- pregunto Ginny



-Mmmh
algunos al parecer sin importancia pero
claro, falta el Libro de los Fundadores de Howarts- y Sirius se quedo callado y pensativo.



-Pero
ese libro solo lo pueden leer los Herederos de Howarts, para los demás no significa nada- dijo Hermione.



-Esto es un misterio- dijo Sirius en tono preocupado.



Cuando llegaron los aurores, Sirius les dio un reporte detallado de lo que faltaba en la habitación, pero había algo que no habían considerado Sirius, Hermione y Ginny y que los aurores descubrieron, faltaba una fotografía de un cuadro que se veía colgado en la pared junto a la ventana de la habitación.



-¿De quien era la fotografía?- pregunto un auror a Sirius



-Realmente no se cual fotografía se encontraba en ese cuadro- contesto.



-Era de Harry conmigo- interrumpió Ginny



De pronto entro Ron exaltado y sin saludar dijo - Hay un grupo de Mortífagos en Homesdale, debemos ir inmediatamente- le dijo a los aurores y a Sirius.



-Hermione y Ginny quédense aquí, estarán más seguras que en cualquier otro lado- dijo Sirius, a Hermione no le pareció la idea, además ella era un auror calificado y bien podía defenderse sola y muy bien.



-Ronald Wesley- dijo Hermione - Si recuerdas yo también soy auror, no es justo que me hagan menos- Ron la llevo a un lugar aparte y le dijo



-Mi hermana Ginny también necesita tu apoyo, por favor ¿te quedaras con ella?- la mirada de suplica que le dirigía Ron la desarmo y ella asintió.



Ron, Sirius y los aurores salieron rápidamente hacia Homesdale dejando a Hermione y Ginny en aquella casa rodeada de bosques y cercana a un lago, la tarde caía y se vislumbraban las primeras estrellas en el cielo.



La mayor parte del tiempo Hermione y Ginny estuvieron ojeando los libros de apuntes de Harry y encontraron cosas muy interesantes, al parecer Harry se dedico a transcribir el Libro de los Fundadores de Howarts, los comentarios que Harry escribía eran raros e incomprensibles para ellas.



-No puedo entender nada- dijo Hermione molesta, -Habla de hechizos muy poderosos que solo pueden utilizar los herederos pero no dice cuales son-



Mientras Hermione se rompía la cabeza tratando de descifrar los escritos de Harry, Ginny se acerco a la ventana y pudo observar algo extraño, en medio de la oscuridad del bosque vio la silueta de un ciervo con una cornamenta muy grande, se acercaba a la casa mientras Ginny lo seguía con la mirada, cuando el ciervo se percato de la presencia de Ginny en la ventana de la habitación se paro y fijo sus ojos en los de ella, de pronto Ginny grito.



-¡HARRY!- Hermione se acerco rápidamente con la varita en la mano y pregunto intrigada



-¿Qué sucede Ginny?-



-Harry- dijo mirando a Hermione -Ahí esta Harry- y al volver su mirada al lugar en donde anteriormente se encontraba el ciervo, no vio nada.



-¿Cómo que ahí estaba Harry?- pregunto Hermione sorprendida y asustada a la vez.



-No era el Harry humano, era su forma animaga la que vi- dijo Ginny y relato lo que observo a Hermione.



-Ginny, estas cansada y la presión ha sido mucha para ti, en esta zona boscosa es común que te encuentres con ciervos y animales silvestres, creo que debes descansar-



-Hermione, yo se lo que vi y no estoy cansada o loca, conozco a la perfección el ciervo en que se convertía, era animago ¿recuerdas?, se que era él-



-Se que todo esto ha sido muy duro para ti, no quise ofenderte ni mucho menos decirte loca pero recuerda que Harry esta muerto y que no podemos hacerle volver aunque queramos eso de todo corazón, vayamos a dormir que es tarde, esperemos que a Ron y Sirius les haya ido bien.


CAPITULO 9

HOMESDALE





Cuando Sirius, Ron y los aurores llegaron a Homesdale encontraron a una banda de no menos de cien mortífagos, algunos perseguían a los habitantes de Homesdale, otros incendiaban las casas y los establecimientos del lugar, otros aurores ya combatían con algunos mortífagos aunque el total de aurores no legaba ni a la tercera parte de los mortífagos presentes en el lugar.



-No hay tiempo de sofocar los incendios- dijo Ron, -debemos agrupar a todos los aurores y atacar rápidamente o perderemos esta batalla-, alzo su varita y lanzo chispas rojas y azules al cielo con ella, inmediatamente comenzaron a llegar los aurores que allí se encontraban, algunos se encontraban heridos y sangraban de los brazos piernas o cabeza, de pronto uno dijo



-Hemos perdido a Parkinson- era Snape el que hablaba, su pelo grasiento solo había cambiado por la tonalidad plata de las canas, su nariz ganchuda se había achatado y tenia el mismo mal carácter de siempre.



En total no eran más de 35 aurores y lo peor se encontraba a la vista, además de la banda de mortífagos que era numerosa, habían llegado dementores, un grupo de casi 50 de estos seres salía de todas partes, los aurores solo tenían dos opciones, presentar pelea y seguramente morir o bien, desaparecer del lugar y aceptar la derrota, cada uno de los aurores volteaba a ver a Ron, esperando la señal de retirada o de pelea.



Los habían rodeado pero
-No atacan, ¿Qué pasa?- en eso uno de los mortífagos se acerco al lugar en que se encontraban los aurores y apuntando con su varita hacia uno de ellos mando un hechizo.



-Crucio- y de su varita salio un destello rojo hacia el más próximo de los aurores pero algo sucedió que dejo a todos pasmados, la maldición reboto contra una pared invisible y regreso hacía el mortífago que la había enviado, uno de los aurores como acto reflejo de este ataque tomo su varita y lanzo un hechizo.



-Expeliarmus- sorprendentemente el hechizo dio de frente a un mortífago y lo lanzo contra un árbol y cayo desmayado, lo que sucedió a continuación fue una lluvia de maldiciones sobre los aurores - Crucio-, -Avada Kadavra- el resultado fue igual al primero, algunos mortífagos cayeron retorciéndose en el piso de dolor y otros muertos por sus propias maldiciones.



-¿Qué es esta fuerza tan grande y extraña?- pregunto Remus - Nunca había visto algo parecido-.



Los mortífagos que quedaban en pie huyeron rápidamente de la escena pero los dementores se mantenían alrededor de los aurores, comenzaron a avanzar y los aurores experimentaron un frió que les llegaba a los huesos, algunos convocaron su Patronus pero no eran lo suficientemente fuertes para alejar a los dementores, comenzaron a caer desmayados y cuando los dementores casi alcanzaban a Ron, Sirius y a Remus que todavía se encontraban en pie apareció de la nada un ser resplandeciente corriendo hacia ellos, -Un caballo- dijo Ron y se desmayo, pero conforme se acercaba Sirius y Remus observaron que era un ciervo con gran cornamenta y recordaron a James Potter, -Es James- dijo Sirius, los dementores huyeron rápidamente ante aquel Patronus tan fuerte y en ese momento Remus y Sirius se desmayaron también.



Cuando esto había terminado comenzaron a llegar otros aurores y se encargaron de atender a los desmayados sin comprender lo que sucedió, algunos de los aurores que llegaron tarde pensaron que los mortífagos habían matado a todos pues los encontraron en el piso, Neville Longbottom fue quien se dio cuenta que estaban desmayados y fue utilizando el encantamiento - Enervate- para que los aurores despertaran.



-¿Qué paso aquí?- pregunto Draco Malfoy, -Hay más de cuarenta mortífagos muertos-, -No sabemos que paso, solamente nos desmayamos- dijo Remus mirando a Sirius y a Ron, no tenían la certeza de lo que había pasado pero se lo imaginaban, la duda los empezaba a consumir y decidieron regresar a casa de Sirius con Hermione y Ginny.


CAPITULO 10

EL CEMENTERIO DE AZKABAN





En cuanto llegaron a casa los tres estaban perdidos en su recuerdos y sobre todo en la incógnita de ¿Qué había pasado en realidad?, -vayamos a dormir- dijo Sirius en la mañana hablaremos con la cabeza despejada, ha sido una noche muy ajetreada- Ron y Remus asintieron y fueron a dormir.



Eran las ocho de la mañana y Sirius se encontraba en la cocina preparando el desayuno, apareció Remus y dio los buenos días pero no hablo más, al poco tiempo llego Ginny seguida de Hermione y por ultimo llegó Ron.



-¿Qué paso ayer en Homesdale?- pregunto Hermione al verlos tan serios, los tres se miraron, Remus contó lo que había sucedido, los mortífagos destruyendo y matando a Parkinson, los dementores rodeándolos, la primera maldición rebotada, el hechizo del auror, la lluvia de maldiciones también rebotadas y al llegar al punto del Patronus notaron que Ginny y Hermione se sobresaltaron sin siquiera simularlo.



-¿Están seguros que era un ciervo?- pregunto Hermione, con incredulidad y asombro - -Yo lo vi. como un caballo- dijo Ron con tono reflexivo. En ese momento Sirius intervino-¿Paso algo durante el tiempo que no estuvimos?-.



Hermione relato que después de irse, Ginny y ella se habían puesto a revisar las notas de Harry y que después de un rato
-Me desesperé y salí a la ventana- y continuo el relato de lo sucedido, -Era Harry, estoy segura- y al decir esto no pudo contener una sonrisa que le había faltado a su rostro durante tanto tiempo.



-¿Tú que opinas Remus?-pregunto Sirius.



Remus Lupin había sido maestro de Harry en su tercer año y le había enseñado el hechizo - Expecto Patronus- -Yo nunca vi el Patronus de Harry, solamente me entere que había sido un ciervo, realmente nadie vio el Patronus de Harry- y se sumió en sus pensamientos.



-¿Podría haber regresado de la tumba?- pensó Ron en voz alta - ¿Estará vivo?-, cada uno pensaba en las posibilidades de que Harry Potter no hubiera muerto.



- Creo que es hora de ir al cementerio de Azkaban- dijo Sirius -¿Podrías arreglarlo Ron?-, el afirmo con la cabeza y se dirigió a la chimenea - Regreso en cuanto haya preparado los papeles necesarios y avisado al gigante Odofredo, estén todos preparados para ir a Azkaban- tomando polvos Flu los arrojo a la chimenea, se introdujo en las llamas azules dijo Ministerio de Magia y desapareció. Nadie hablo más y todos se alistaron para salir rumbo a Azkaban.



Pasaron dos horas y al regreso de Ron, observaron que traía un bastón dorado, el les explico, -Como no podríamos llegar a Azkaban por medio de los polvos Flu, utilizaremos este bastón como translador pero tengo que advertirles algo muy importante, hemos tenido ataques de la prensa en el ministerio y no quiero que se difunda esta visita, hable con Odofredo y le dije que queríamos visitar la tumba por cuestiones sentimentales, nos dejarán solos un rato y en ese momento debemos actuar, Sirius y Remus debemos romper los hechizos sobre la tumba, Hermione y Ginny, ustedes deberán verse afligidas ante Odofredo para que no sospeche nada y crea mis excusas sin preguntas innecesarias-



Una vez puestos de acuerdo en esto, tomaron el bastón que los llevaría a Azkaban al dar las dos de la tarde en punto, faltaban veinte segundo, quince, cinco, cuatro, tres, dos, uno, de pronto se vieron en un remolino de luces y todo pasaba rápidamente delante de ellos, cuando todo paso, se encontraron en el patio de un gran castillo, había muchos gigantes observándolos y dragones volando sobre ellos, Sirius recordó el tiempo que paso en ese lugar y se estremeció de pies a cabeza, habían sido doce años pero como atraparon a Pettigrew lo absolvieron casi inmediatamente, pensó que nunca iba a regresar pero ahora las circunstancias eran otras, uno de los gigantes se adelanto a su encuentro y saludo, -Hola Ronald, te esperaba impaciente, ¿Por qué tanta urgencia en venir?, ¿Hay algo que deba saber?-, Ron lo miro torciendo el cuello hacia arriba, debía medir por lo menos siete metros, -Odofredo, ya te explique todo cuando hablamos ¿Recuerdas?-



El gigante miro a Ron y a sus acompañantes con escepticismo -¿Tu eres Ginny?- pregunto mirando a la linda pelirroja que se encontraba cerca de él, ella solo asintió con la cabeza, todavía estaba asombrada, la prisión era horrible y lúgubre en esa área, imaginaba que el interior debía ser mucho peor, -Sabes, algunas veces jugaba ajedrez con él y te describió tantas veces que parece que te conozco, no dudo que estaba enamorado de ti- y Ginny comenzó a llorar, el gigante no dijo nada más e hizo una señal para que lo siguieran.



Pasaron por túneles sombríos y húmedos, fosos que parecían pantanos profundos, de pronto llegaron a una gran puerta, era el cementerio de Azkaban, -A los presos que mueren aquí, se les entierra en este sitio- dijo Odofredo y abrió la puerta, el cementerio parecía sacado de una película de terror Muggle pensó Hermione, el ambiente estaba frió y había mucha neblina siguieron al gigante durante algunos minutos más, casi debían de correr para no perder la pista del gigantes, un paso de él equivalía a siete pasos de Sirius que de por si ya era grande.



Llegaron a una tumba en la que la tierra todavía estaba revuelta, no había sido invadida por las hierbas y la maleza, solo había una lapida que indicaba el nombre de la persona que allí yacía, HARRY POTTER.



Ginny y Hermione, se arrodillaron junto a la lapida y comenzaron a llorar mientras lo demás guardaban silencio, el gigante Odofredo le dijo a Ron - Los dejaré solos un momento regresaré en veinte minutos- y se alejo escuchando los lamentos de Ginny y Hermione.



Cuando escucharon que la puerta se cerraba, las dos chicas se pusieron de pie y se alejaron un poco para vigilar que nadie se acercará, Remus, Sirius y Ron estaban rompiendo los hechizos lanzados sobre la tumba, cuando el ultimo hechizo fue roto, la tierra se estremeció y se abulto a los lados de la tumba dejando un féretro descubierto, era hora de encontrarse con la verdad.


CAPITULO 11

VICTORIA MORTÍFAGA



Cuando Sirius abrió el féretro, no podían creer lo que vieron, estaba VACIÓ, la cara de los cinco cambio por completo, tenían muchas preguntas en su cabeza y que no podían responder ¿Qué había pasado con Harry?, dejando esto para después, Sirius, Remus y Ron ayudados por Hermione realizaron los encantamientos protectores sobre la tumba, en el momento que terminaban, se escucho que la puerta de la prisión se habría, Ginny y Hermione estaban abrazadas, los otros disimularon la inquietud que los envolvía justo en el momento que Odofredo llegaba hasta ellos.



El regreso al patio principal de la prisión de Azkaban les pareció eterno, tenían prisa para salir de aquel espantoso lugar, cuando volvieron a tocar el translador, se encontraron en el torbellino de colores que también les pareció interminable, al llegar a casa de Sirius se quedaron sin habla y no sabían si emocionarse o angustiarse, Harry no se encontraba enterrado en Azkaban, pero ¿qué pasaba entonces?, ¿dónde se encontraba Harry realmente?



Tenían que investigar, indagar y buscar debajo de las piedras si era necesario, en esto pensaban cuando entro una lechuza por la ventana, Sirius se acerco y vio que era una carta de Howarts, la abrió y lo que leyó el puso pálido



Sr. Sirius Black

Auror



Howarts esta siendo atacada por un grupo de por lo menos quinientos mortífagos, estamos atrincherados con los alumnos y no sabemos cuanto tiempo podamos resistir los ataques, los maestros somos pocos, espero que esta carta llegue a usted y de aviso al ministerio de magia.



P.D. Esta carta ha sido enviada a todos los aurores debido a que no sabemos si las lechuzas puedan ser interceptadas.



Atentamente

Minerva Mcgonagall

Directora de Howarts



-Tenemos que ir de inmediato- exclamo Ron, -Ginny, tu iras al ministerio a alertar a los aurores que allí se encuentran para que se dirijan inmediatamente a Howarts-



A Ginny no le interesaba dejarlos solos pero accedió al ver que era lo mejor, fue a la chimenea y utilizando los polvos Flu se dirigió al ministerio de magia, Hermione, Ron, Sirius y Remus se aparecieron en Homesdale, esperaban llegar a tiempo ya que los encantamientos protectores de Howarts no les permitían aparecer directamente en el castillo.



Al llegar a Homesdale todo se encontraba en aparente calma, de dirigieron rápidamente hacia HoneyDukes, pensaban utilizar el túnel que los llevaba directamente a la joroba de la bruja y así encontrar desprevenidos a los mortífagos, como era de noche y la gente del lugar seguramente de encontraría durmiendo, abrieron la puerta del establecimiento con un - ALOHOMORA- e ingresaron lo mas sigilosamente posible, no les fue difícil localizar la trampilla en el piso, Remus y Sirius la recordaban lo suficientemente bien pues eran parte de los famosos merodeadores.



El trayecto por el túnel duro diez minutos a todo correr, cuando entraron a Howarts, no se esperaban lo que vieron, había absoluto silencio en todos los corredores y parecía que el vuelo de una mosca se escucharía a kilómetros de distancia.



Sin saber que es lo que pasaba, se dirigieron al gran comedor de Howarts, al parecer los pasillos se hacían más largos, la ansiedad que recorría el cuerpo de los cuatro aumentaba conforme se acercaban al gran comedor, comenzaron a escuchar un gran bullicio y al entrar al comedor observaron que ahí ya se congregaban por lo menos otros cien aurores, -Wesley- le llamaron a Ron y el volteo rápidamente observando a un joven alto de cabello rubio y ojos grises, tenia la impresión de haber corrido mucho - Draco, ¿Qué pasa?, ¿Dónde esta McGonagall y los mortífagos?-



-De eso quería hablarte, hemos llegado muchos aurores pero ninguno ha visto un mortífago y mucho menos a minerva- dijo preocupado



-Siguen llegando más aurores pero no sabemos nada de los mortífagos- interrumpió Sirius pero en eso apareció McGonagall aun con su bata de dormir y visiblemente disgustada -¿Qué pasa Sr. Wesley?, ¿Por qué este alboroto?-



-Profesora McGonagall, usted nos envió una carta urgente ¿No lo recuerda?- dijo Sirius sacando de la bolsa de su túnica la carta recibida en su casa.

McGonagall tomo la carta y la leyó y dijo - No puede ser, yo no he enviado esto- Todos los aurores que se encontraban allí reunidos que ya sumaban cerca de trescientos no hablaban, su rostro estaba como de piedra, de pronto Ron exclamo.



-Fue una trampa, nos querían a todos aquí para atacar otro lugar seguramente pero
¿Cual sería el objetivo?-



-¡El ministerio de Magia!- exclamaron Malfoy y Hermione, al parecer la idea llego al mismo tiempo a los dos aurores.



Todos los aurores estaban confundidos pero Ron actuó rápidamente y como nunca se había visto, dejo a cien aurores en Howarts al mando de Malfoy, debían estar prevenidos ante todo, con el otro tanto a su mando se dirigieron rápidamente a las afueras de Howarts, una veintena de aurores se quedaron como centinelas al mando de Neville y el resto de los aurores desaparecieron, se dirigían al ministerio de Magia.



Al llegar al ministerio de magia vieron con horror y desesperación la escena, había sido destruido y se podría decir que no existía una piedra en pie, la marca tenebrosa se observaba sobre lo que había sido el edificio del ministerio de magia hasta antes del ataque, Ron comenzó a girar instrucciones, algunos aurores comandados por Remus fueron enviados a investigar en los alrededores para buscar pistas e intentar descifrar el paradero de los mortífagos,



Los aurores que quedaron en el lugar se concentraron en sofocar los incendios que se habían generado y buscaban a las posibles victimas del ataque.



-Por fortuna el ataque fue en la noche y el numero de bajas debe de ser menor- dijo Sirius, Ron abrió sus ojos como plato y se puso pálido - Ginny, debemos buscar a Ginny-



Hermione y Sirius recordaron que Ginny se había dirigido al ministerio a alertar a los aurores que se encontrarán allí. - Posiblemente volvió a casa de Sirius- dijo Hermione, con preocupación, quería tranquilizar a Ron, -Iré en seguida a ver si regreso a casa- dijo Sirius y desapareció.



-Encontraron algunas victimas del ataque- dijo un auror y Ron y Hermione se dirigieron al lugar rápidamente. - Eran Amanda Robinson del Departamento de Control de Criaturas Mágicas, Ben Thomas del Departamento de Defensa Muggle y Robert Cunnigham del departamento de Deportes mágicos- dijo a Ron Seamus Finnigan, uno de los aurores forenses.



-¿Nadie más?- Pregunto Ron, -No hasta el momento, pero seguimos buscando- respondió Finnigan.

Al llegar Sirius, tenia cara de malas noticias y reflejaba angustia en sus ojos.



-¿Encontraste a Ginny?- pregunto Ron



-No, en mi casa no estaba y busqué por el bosque y el lago pero no la encontré, fui a casa de tus padres y tampoco estaba allí, no se me ocurre otro lugar en donde buscar-



-¿Mi papá sabe esto?- volvió a preguntar Ron



-Le dije lo del ataque y en lo que se distraía un poco, me colé al cuarto de Ginny pero no la encontré- dijo Sirius



En eso apareció el Sr. Arthur Wesley actual Ministro de Magia, no podía creer lo que veía.



Ron seguía buscando a Ginny con Hermione y Sirius.


CAPITULO 12

REENCUENTRO



-Tenemos que ir de inmediato- exclamo Ron, -Ginny, tu iras al ministerio a alertar a los aurores que allí se encuentran para que se dirijan inmediatamente a Howarts-



A Ginny no le interesaba dejarlos solos pero accedió al ver que era lo mejor, fue a la chimenea y utilizando los polvos Flu se dirigió al ministerio de magia.



Al entrar, pudo observar a una veintena de aurores en la cafetería, se dirigió hacia ellos pero fue interceptada por un chico de cabello rubio de ojos grises - Ginny-, le dijo -¿Qué haces aquí tan tarde?-.



-Draco, he venido a decirle a todos los aurores que están atacando Howarts, Ron me envió a pedir todos los refuerzos posibles- Draco tenia una cara de asombro por el impacto de la noticia.



De pronto llego Neville Longbottom, mostraba una carta a los otros aurores allí reunidos - Debemos dirigirnos a Howarts cuanto antes- el grupo de aurores había aumentado hasta alcanzar el numero de cien, comenzaron a desaparecer y Draco se dirigió a Ginny



-Tu quédate aquí, estarás más segura, hubiera querido hablar contigo pero creo que tendrá que esperar- y diciendo esto desapareció.



Cuando se hubo quedado sola, pensaba en regresar a casa de Sirius pero caminaría un poco antes, se dirigió a la puerta de salida, paso el umbral de la puerta y al dar vuelta se encontró con algo que la aterro en lo más profundo.



Allí se encontraba un grupo de varios cientos de mortífagos, todos la miraban y algunos reían, de pronto se oyó una voz que decía - Vaya, vaya, la Srita. Weasley en persona, que placer volver a encontrarla-



-Colagusano, eres un maldito- dijo Ginny con rabia mientras recordaba la condición de Percy.



-Tus maldiciones no me asustan mocosa pero verás como las mías si te gustarán ¡CRUCIO!- Ginny observo un rayo rojo que salía de la varita de Colagusano y se dirigía a ella, de pronto ya no sentía nada, se había desmayado.



Cuando abrió los ojos no supo que había pasado, se encontraba acostada en una cama, el lugar estaba poco iluminado y le dolía la cabeza, -¿Dónde estoy?- se pregunto en voz alta



-En un lugar seguro- le respondió alguien



Ginny se exalto e instintivamente se sentó y busco su varita en la bolsa de su túnica, -No te preocupes por buscarla, yo la tengo y no pienso hacerte ningún daño- le dijo la misteriosa voz.



-¿Quién eres?, ¿A dónde me has traído?-



-Como ya dije, estas en un lugar seguro, no debes temer y en cuanto a tu primera pregunta, no puedo responder eso-



-Entonces me secuestras, me quitas mi varita y me dices que no debo temer, tampoco me dices quien eres ¿esperes que cante y baile?- dijo Ginny y pudo escuchar algo como una risa pero no sabia porque no tenia miedo.



-Nunca cambiaras, tu carácter fuerte siempre aparece cuando estas en desventaja
-



Ginny escuchaba esa voz y lo que decía pero... había algo que le inquietaba, no tenia miedo eso era algo seguro, conversaba con alguien que no conocía
¿Quién era? de pronto escucho algo que dijo el desconocido y que le helo la sangre.



-Eres alguien tan especial que ni con miles de estrellas refulgentes y brillantes te podría reemplazar




**************Flash Back ****************



-¿Por qué lloras Ginny? Tu sabes lo que siento por ti



-Si y también se lo que sientes por Cho- dijo Ginny



-Solamente estábamos hablando de quidittch y estrategias de juego-



-Claro, ella no perdía el tiempo de acercarse a ti y coquetearte, ¿Crees que no los observe cuando ella te tomo la mano?



-Y claro observaste cuando yo le retire la mía ¿No?, Ginny yo te amo a ti y no puedo pensar en nadie más, sentí algo por Cho en el pasado, ahora todo lo que tengo en mi corazón es solo tuyo y nadie lo puede cambiar, eres alguien tan especial que ni con miles de estrellas refulgentes y brillantes se te podría reemplazar.



**************Fin del Flash Back************



-Tu varita- dijo el desconocido tendiéndosela a Ginny



-¿Qué?- dijo Ginny como regresando de un sueño



-Te regreso tu varita, ¿No me harás daño verdad?- dijo el extraño



Ginny se levanto lentamente y extendió su mano, no tomó la varita por el extremo ofrecido sino que puso su mano sobre la del extraño y la apretó fuertemente diciendo rápidamente -¡LUMOS!-, la habitación se lleno de luz y Ginny pudo observar al fin el rostro de aquel extraño.



-¡HARRY!, ¿Eres tú en verdad?- Ginny sentía un vértigo en el estomago, se acerco a él y sin dejarle decir nada lo beso, Harry sentía que estaba en el cielo, no quería terminar ese beso, se separaron y Ginny lo abrazo nuevamente y le susurro al oído - Te he extrañado, he soñado con tu regreso y ahora se ha hecho realidad.-



Volvieron a fundirse en un gran beso, Ginny no quería soltarlo pensó en que si lo soltaba desapareciera nuevamente.



-Ginny, te amo- dijo Harry



Ginny lo besaba apasionadamente, pronto estaban recostados en la cama y sus besos se convirtieron en caricias, Harry sentía las piernas de Ginny entre sus manos, se encontró besando su cuello y acariciando sus pechos, era como estar en la gloria, Ginny le quitaba la ropa poco a poco y acariciaba su espalda, sus manos llegaron hasta la cintura de él, bajo su zipper y le quito el pantalón, la piel de ambos se encontró y pidió más, se unieron más que nunca ahora eran uno solo, Ginny gemía por el placer experimentado y Harry quería que el tiempo se detuviera y no corriera más, el clímax llego para ambos y sintieron como una explosión de placer les recorría el cuerpo entero.



Pronto quedaron tendidos en la cama uno al lado de otro, Ginny se durmió profundamente. Harry se levanto, se vistió y le dio un beso en la frente.CAPITULO 13

SECRETOS GUARDADOS



-Ginny despierta, Ginny-



Poco a poco fue abriendo los ojos y su mirada se encontró con la de Hermione, ella sonreía y miraba a Ron que mostraba una gran sonrisa.



-¿Donde esta Harry?-



A Ron se le congelo la sonrisa y miro a Sirius y a Remus que también estaban sorprendidos.



-¿Qué cosa preguntas Ginny?- exclamo por fin Hermione



-Harry esta vi..- se había quedado callada y su rostro rebosaba de alegría, sus ojos grandes se abrían mucho más de lo normal, algunas lagrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.



Hermione, Ron, Sirius y Remus voltearon al lugar que Ginny dirigía su vista, estaban igualmente asombrados por lo que veían, allí estaba HARRY POTTER.



Traía puesta una túnica negra, su cabello negro azabache seguía rebelde, su rostro se había alargado por la falta de comida o apetito, la cicatriz de la frente parecía poco perceptible, estaba alto, tan alto como Ron, su espalda era ancha y fuerte, sus brazos habían sido moldeados por el tiempo y el trabajo forzado en Azkaban, algo no había cambiado, sus ojos verde esmeralda seguían teniendo un extraño brillo, se podía observar una mirada penetrante y profunda,



-Harry
- dijo Sirius y se acerco pero algo lo detuvo y salio volando hacia una pared chocando contra la pared, parecía una barrera invisible.



-¿Fuiste tu el que entro esa noche a la casa?- pregunto Sirius, Harry solo asintió con la cabeza.



-No sabes como lo lamento, debí haber muerto antes que permitir que te llevarán a Azkaban- y se arrodillo llorando.



Los demás no se habían movido, sabían que la barrera no los dejaría pasar a ellos tampoco y se hizo un gran silencio, se escuchaba el llanto de Sirius, todos estaban llorando por no haber confiado en su amigo y ahora que lo tenían frente a ellos no eran capaces de mirarlo a los ojos.



-Harry- dijo Ginny que ya se había incorporado de la cama algo había pasado ¿acaso fue un sueño lo que tuvo?



Harry la miraba a los ojos, Ginny desvió la mirada al suelo.



-Nunca me fuiste a ver, creí que irías a aclarar las cosas, a decirme que me amabas pero en lugar de eso solo me olvidaste -



Ginny lloraba e iba a decir algo cuando se vio interrumpida por Ron que hablaba por primera vez.



-Yo tuve la culpa, no Ginny, cúlpame a mi- miraba a Harry con lagrimas en los ojos y continuo - Yo fui quien no permitió que obtuviera la autorización del ministerio de magia para ir a buscarte, lo solicito por lo menos una vez a la semana durante mucho tiempo, YO TUVE LA CULPA, perdí a un amigo, a un hermano y ahora el deseo de vivir, porque este remordimiento me duele mucho, no sabría como compensar todos estos años de sufrimiento que has tenido que padecer, casi todos los que estamos aquí somos culpables por habernos hechos cómplices de la sociedad que te señalo y hundió, no confiamos en ti, te abandonamos a tu suerte y también sufrimos porque te queríamos y nos dolió perderte, no sabes cuantas noches he sufrido la misma pesadilla de verte partir y no poder ayudarte porque la sociedad mágica reclamaba una justicia que nunca existió, solo te suplico una cosa, no involucres a Ginny con nuestro comportamiento, ella hizo hasta lo imposible para estar cerca de ti, no debes perdonarle nada porque ella no te fallo.-



Harry miro a Ginny, ella observaba a Ron sorprendida, nunca creía que pudiera expresar lo que sentía, imagino el sufrimiento por el que pasaba su hermano, Hermione al fin comprendió esas largas noches de insomnio de Ron y esas repentinas sacudidas a mitad de la noche.



-Harry, si tan solo me hubieras dicho que lo que me entregabas tenia todas las respuestas a nuestras preguntas, creo que habríamos reaccionado a tiempo, pero el hubiera no existe y ahora todo ha pasado, te queremos de vuelta, esto deberá aclararse, iremos al ministerio y expondremos la verdad, quisiera que nos dieras una segunda oportunidad a todos, estamos en tus manos, si nos perdonas seremos felices en tu compañía, si no lo haces, sabemos que tendrás la razón, no nos comportamos como tus amigos y tu no tendrías por que hacerlo en este momento.



Harry camino hacia ellos, Sirius se encontraba llorando sobre sus rodillas.



-VOLDEMORT ha regresado y el único que puede detenerlo soy yo, ahora más que nunca deben estar alerta, lamentablemente tu lo dijiste Hermione, ahora todos están en mis manos, VOLDEMORT cree que he muerto y se presentara con mas poder que nunca, no quiero arrastrarlos conmigo y... debo borrar su memoria, no es conveniente que sepan que estoy vivo.-



-Espera- dijo Remus Lupin -¿Por qué si no deseas vernos sufrir quieres desmemorizarnos?, como bien sabes creo que todo pasa por algo, aunque no logremos entenderlo.-



Se hizo un silencio, Sirius veía a Harry esperando una respuesta, el pensaba igual que Remus, Ron abrazaba a Ginny y a Hermione.



-¿Me quieres quitar nuevamente la razón de vivir? ¿Fue un sueño lo que paso?- dijo Ginny soltándose de Ron y Hermione y acercándose a Harry.



-¿Por qué creen que he regresado?, no deseo vengarme de ninguno de ustedes pero tampoco quiero arriesgar mis planes, ahora que VOLDEMORT cree tener el camino libre para dominar el mundo mágico y el muggle saldrá de su escondite, en ese momento podré actuar, ¿Creen que él atacara si sabe que estoy vivo?, una vez derrotado VOLDEMORT ustedes podrán volver a sus vidas nuevamente.-



-No has contestado mi pregunta- dijo Ginny mirándole fijamente a los ojos, esta vez fue Harry quien desvió la mirada.



-Tienes razón Ginny, lamento decirte que no fue un sueño, pero tengo una misión desde antes de nacer, destruir al Señor Oscuro y si bien te amo muchísimo, también estoy herido, el dolor causado por varios años de prisión es enorme, una cosa me detiene en este mundo y es destruir a VOLDEMORT, Sirius ahora te comprendo, tu pasaste doce años en prisión y sabes de lo que hablo, es difícil olvidar y empezar de nuevo.-



-Harry... yo busque una razón para vivir, para empezar de nuevo y tu fuiste esa razón, tienes muchas razones para odiar, para buscar venganza como lo hice yo pero tienes también una gran razón para vivir nuevamente y no te hablo de mi, te hablo de Ginny que hasta el ultimo momento ha llorado y sufrido por ti, olvídate de mi y de tus amigos pero no te olvides de Ginny eso no seria justo para ella ni para ti.- dijo Sirius quien ya estaba junto a Remus.



-Sirius, tienes mucha razón pero... lamento tener que hacerlo, los planes que tengo no deben involúcralos cometí un error al haberme acercado a ustedes, se que si alguien tiene la culpa soy yo, debí confiar en ustedes desde el principio, no debí ocultarles nada y ser honesto, Gin no te preocupes, todo pasara y te olvidaras de mi, recuerda a Harry Potter como siempre lo has hecho...-



-Mejor morir que vivir sin ti- Ginny se venia acercando a Harry, sabia que la barrera la expulsaría violentamente pero no quería dejar de intentarlo.



-No Ginny, te puedes lastimar- dijo Ron intentando detenerla paro Ginny fue más hábil que él y se soltó de sus brazos fácilmente.



Harry y Ginny se observaban fijamente, Hermione, Ron, Remus y Sirius observaron como Ginny pasaba la barrera y se acercaba a Harry sin el menor daño, ella le tomo la mano derecha a Harry y la llevo a su mejilla, Harry estaba sumido en sus pensamientos, pudo sentir nuevamente la piel de Ginny en su palma, de pronto la abrazo muy fuerte, Ginny se sentía en el cielo, su amor había vuelto, no le importaba VOLDEMORT, ella sabia que con Harry a su lado no habría peligro que no afrontará Harry puso el rostro de Ginny entre sus manos y acerco su cara a la suya, sus labios se unieron y se fundieron en un gran beso.



-Creo que he sufrido bastante al no tenerlos cerca como para despreciarlos ahora que veo la sinceridad en sus ojos.- dijo Harry - Pero no es este el momento oportuno- Se separo de Ginny y dijo un conjuro desconocido para todos los que allí estaban - reversus remondaris memorium unma dae- (N/A Me lo saque de la manga) y desapareció de la vista de todos.



Nadie sabia que había pasado, Ginny para sorpresa de todos se encontraba muy tranquila, cuando Ron le pregunto en donde había estado durante el ataque al ministerio, ella dijo que camino durante mucho tiempo hasta llegar a casa de Sirius y después recordaba haberse quedado dormida.



Ya tranquilos con la respuesta de Ginny bajaron a cenar algo y estuvieron comentando sobre la agitada noche que habían tenido al recorrer de casa de Sirius a Howarts y después a Londres, todos estaban muy cansados pero por alguna razón sentían que había una respuesta a la vista.


CAPITULO 14

PREPARATIVOS PARA LA BATALLA



La mansión Ryddle parecía abandonada desde hacia muchos años, no obstante allí se encontraban reunidos por lo menos cien mortífagos, todos llevaban túnicas negras y mascaras que impedían saber cual era su identidad, al centro de ellos se alzaba una figura espectral, Lord VOLDEMORT con sus característicos ojos rojos miraba y escudriñaba a cada uno de los mortífagos que se encontraban delante de él, de pronto el silencio se vio roto por su voz que parecía venir de ultratumba.



-Los he reunido porque hemos descubierto quienes son los espías del ministerio, esos dos Weasley que protegen a los sangre sucia y a los muggles no sabrán más sobre nuestros planes, ahora despréndanse de las mascaras.-



Todos los mortífagos se quitaron las mascaras, algunos de ellos estaban temerosos pues se sabían descubiertos pero confiaban en que los delatores pudieran dar nombres incorrectos, ya había pasado antes, VOLDEMORT se había desecho de mortífagos leales confundidos con espías de Arthur y Ron Weasley.



VOLDEMORT saco su varita y apuntaba hacia los mortífagos, ellos sabían que en cuanto se detuviera, alguno de ellos moriría.



-¿Desde cuando pasas informes al ministerio?- dijo VOLDEMORT apuntando a Michael Banks, ahora no les podrás decir que he regresado mas poderoso que antes y como ya no tienen a su Harry Potter para que los pueda defender, el mundo será mío.



Cuando el espía iba a decir algo se escucho un - AVADA KEDAVRA- y el cuerpo Michael cayo sin vida.



Durante varios minutos mas VOLDEMORT repitió esta misma acción ocho veces sin escuchar las suplicas y lamentos emitidos por los mortífagos espías, nueve cuerpos yacían sin vida en el suelo, por primera vez VOLDEMORT no se equivoco del todo y elimino a nueve de lo diez espías que Arthur y Ron Weasley tenían a su servicio.



-Envíen los cuerpos a nuestro ministro de magia- dijo VOLDEMORT con sarcasmo y aire de triunfo. - Colagusano, ¿Cuántos mortífagos tengo a mi servicio?-



-Somos dos mil servidores suyos mi Señor- respondió Colagusano - Pero cada día se suman más y más, calculo que para fin de mes seremos más de cinco mil fieles servidores suyos-



-Bien, bien... quiero a esos cinco mil mortífagos en el castillo de Salazar al finalizar este mes ¿’entiendes Colagusano?, si no lo haces discretamente, Nagini estará esperándote para la cena- dijo VOLDEMORT acariciando a su serpiente.



Colagusano se estremeció tenia tres semanas, salio corriendo a cumplir las ordenes del Señor Oscuro.



**********************



Dos semanas después de la escena de la mansión Ryddle, Ron Weasley se encontraba en su nueva oficina del ministerio de magia, gracias a las buenas finanzas de Arthur Weasley, se contaba con los recursos suficientes para reconstruir el edificio del ministerio después del ataque mortífago que dejo en ruinas el antiguo edificio.



Ron revisaba algunos reportes sobre los cuerpos de los nueve espías que habían sido dejados en las puertas mismas del ministerio, pero le preocupaba uno más de sus espías ¿Estaría vivo? ¿Dónde?, veía reportes de varios aurores que estaban seguros que numerosos grupos de mortífago se desplazaban al norte de Londres y esto le intrigaba mucho, no habían atacado desde la noche en que el ministerio fue desvastado, de pronto su atención se centro en un cuervo que entro por la ventana y se poso en su escritorio, inmediatamente lo reconoció como un mensajero de los espías infiltrados en el grupo de mortífagos de mas alto rango y jerarquía, tomo el sobre que tenia y el pájaro salio volando nuevamente por la ventana.



Ron



Perdón por no haber escrito antes pero alguien revelo la identidad de nueve de los espías y he tenido que estar en alerta permanente, EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO a regresado, lo he visto con mis propios ojos y esta reuniendo a todos los mortífagos en un castillo que no se todavía en donde se encuentra ni a quien pertenece, por lo que he logrado enterarme es un grupo de por lo menos cinco mil mortífagos, es indispensable que reúnas toda la ayuda posible en el menor tiempo pues se avecina una gran batalla al parecer atacaran al finalizar el mes, se prudente y discreto ya que como debes imaginar hay espías en el ministerio.



X



Ron se quedo pasmado si VOLDEMORT había regresado las esperanzas eran pocas, las personas que podrían detener al INNOMBRABLE habían muerto el profesor Dumbledore y Harry Potter no podrían ayudarlos.







Tomo la carta y se dirigió corriendo a la oficina de su padre, cuando entro sin llamar el ministro Arthur Weasley se sobresalto al ver a Ron más pálido que nunca, se encontraba en una reunión con varios aurores en ese momento.



-Tengo que hablar contigo y es urgente- dijo Ron mirando a su padre - No puede esperar ni un segundo- todavía estaba impresionado por la noticia recibida.



El ministro dijo a los aurores que se reunirían más tarde y una vez que habían salido se dirigió a su hijo.



-¿Qué pasa Ron? ¿Cuál es la urgencia?- Ron le tendió la carta y el ministro la comenzó a leer.



-Esto es imposible, el INNOMBRABLE... murió- dijo con la voz entrecortada y más pálido que Ron.



-Tenemos que actuar inmediatamente, ¿qué haremos?- pregunto Ron a su padre



-¿Con cuántos aurores contamos Ron?-



-Si traemos a todos los que se encuentran en misiones y a los espías mmm... seremos aproximadamente dos mil, tal vez menos-



-Debemos solicitar ayuda a los ministros de los países del eje de defensa mágica (Francia, España, Italia, Estados Unidos, México y Argentina)- dijo el ministro.



-¿Cuántos aurores crees que se pudieran sumar a los nuestros- pregunto Ron



-Tal vez otros dos mil más, pero primeramente debemos llamar a los aurores del grupo de elite, ¿puedes hacerlo? Yo me comunicare inmediatamente con los ministros del eje-



Ron salio corriendo hacia su oficina y llamo a Neville Longbottom y a Seamus Finnigan, cuando estos llegaron a su oficina les dijo - Necesito su ayuda para reunir al grupo de elite de inmediato.- los tres aurores comenzaron a escribir cartas y tan pronto terminaban eran enviadas con las lechuzas más rápidas del ministerio.



En cuanto hubieron terminado Ron les pidió a sus amigos que fueran discretos, ellos formaban parte del grupo de elite y se verían a las diez de la noche en el salón subterráneo del ministerio.





Ron se dirigió nuevamente a la oficina del ministro, al entrar pudo observar que el semblante de su padre no era muy alentador -¿Qué paso?- pregunto Ron



-Los ministros de España, México y Argentina son los únicos que enviaran ayuda, se sumarán a nosotros en breve mil aurores de estos tres países- respondió el ministro.



-¿Por qué los otros ministros no mandaran ayuda?- pregunto Ron



-Porque apoyan al INNOMBRABLE, inclusive me dejaron entrever que si él les solicitaba ayuda, se la darían- contesto el Sr. Arthur Weasley con gran abatimiento, parecía que en las últimas horas hubiera envejecido diez años.



-La reunión con el grupo de elite esta programada para las diez de la noche en la sala subterránea- dijo Ron intentando cambiar el tema, no quería ver a su padre preocupado, faltaba una semana para terminar el mes y no sabia en donde iba a atacar el INNOMBRABLE, por otro lado estaba en juego la paz de toda la comunidad mágica y muggle.


CAPITULO 15

EL GRUPO Y LA APARICIÓN





Eran casi las diez de la noche en el ministerio de magia, Ron y Arthur Weasley salieron del despacho de este ultimo y se dirigieron a la sala subterránea, esta no era una sala común, estaba protegido por un gran numero de encantamientos protectores para evitar que alguien escuchara lo que se hablaba allí, para ingresar a ella se debía de pasar por un laberinto que si no se conocía bien, podía llevar al intruso a una muerte segura.



Después de pasar por el laberinto y dar la contraseña para acceder, se encontraron en una sala que tenia una mesa octagonal con veinte asientos a su alrededor, había ya varios aurores esperando y platicando, no sabían que era tan urgente para convocar a una reunión sin darles oportunidad de prácticamente nada, al entrar Ron escucho que alguien le llamaba.



-Ron cariño- era Hermione, el se acerco y le dio un beso en la mejilla de forma seca, Hermione noto su cara de preocupación y pregunto -¿Qué pasa?- el solo se limito a decir - Ya te enteraras, esperemos a que este todos presentes- y se alejo hasta donde estaba su padre sentado, mientras tomaba un lugar junto a él.



Una vez que hubieron llegado todos, el Sr. Arthur Weasley se paro y comenzó a hablar.



-Se que este grupo no se había reunido en varios años y que esta junta es una sorpresa para todos, antes que nada debo decirles que el asunto es mas serio de lo que pueden imaginar así que iré al grano... El INNOMBRABLE ha regresado, uno de nuestros espías lo vio con sus propios ojos-



Hubo un silencio por que fue roto por el ministro.



-Lo grave es que ha reunido un grupo de por lo menos cinco mil mortífagos y piensa atacar a finales de este mes- dijo el ministro.



-¿Dónde atacará?- pregunto Sirius Black



-No lo sabemos todavía, esperamos que nuestro espía pueda obtener esa información, hemos estado llamando a todos los aurores al Valle Godric, debemos ser cuidadosos, ya que hay espías en el ministerio, el INNOMBRABLE mato a nueve de nuestros espías, por suerte el último no ha sido descubierto.-



-¿Cuántos aurores somos en total?- pregunto un joven de cabello rubio y ojos grises.

Ron fue el que respondió esta vez - Somos mil quinientos aurores, pero algunos países del eje mágico, nos enviarán mil más Draco, aun así el numero de gigantes y dementores en las filas del INNOMBRABLE aumenta en dos mil más el numero de enemigos que tendremos que combatir-



-Siete mil contra dos mil quinientos es una gran desventaja- exclamo Snape.



-Sr. Ministro ¿por qué dijo que solo algunos países del eje nos apoyarían? ¿Qué pasa con los demás?- exclamo Hermione preocupada.



-Bueno, hable con los ministros de México, Argentina y España y pusieron a nuestra disposición esos mil aurores, son países con una gran historia mágica, el ministro mexicano me dijo que enviaría inmediatamente 400 aurores y de ser posible enviaría 500 más para finales de este mes, el ministro argentino envía otros 400 y de ser posible y necesario enviaría 400 mas para inicio del próximo mes, por su parte el ministro español enviara 200 únicamente, debe procurar por el cuidado de su país ya que si el INNOMBRABLE a regresado atacara primeramente los países cercanos a la Gran Bretaña. Por otro lado los ministros de Francia, Italia y Estados Unidos son de la idea de apoyar al Señor Oscuro, de hacerlo estaríamos en grave peligro.-



-De recibir la ayuda adicional de México y argentina estaríamos hablando de siete mil contra tres mil quinientos, eso todavía es una gran desventaja- dijo Remus Lupin.



-¿Podremos obtener ayuda de algunos seres mágicos?- pregunto Neville Longbottom.



-Desgraciadamente no pasarían de quinientos elementos- dijo Ron



-¿Hay algún plan en desarrollo?- pregunto ojo loco Moody viendo a todos con su ojo mágico.



-Primeramente debemos obtener la información del lugar que piensan atacar, debemos estar prevenidos y alertas, somos el grupo de reacción inmediata más fuerte desde la desaparición de la orden del Fénix, así que no confiemos plenamente en nadie fuera del grupo, es importante guardar el secreto hasta donde sea posible.-



-Si tan solo tuviéramos a Dumbledore con nosotros- dijo Seamus Finnigan



-Oh a Harry- dijo Hermione



-Lamentablemente no están aquí y nada ganamos lamentando sus muertes, debemos luchar hasta el final, recuerden que de nosotros depende el mundo mágico y muggle, si fallamos estos dos mundos se sumirán en un reinado de tinieblas y oscuridad...- el Sr. Arthur Weasley fue interrumpido por una alarma contra intrusos, todos sacaron sus varitas y apuntaban al lugar del que provenía el aviso, se quedaron petrificados ante lo que estaban observando.



-CREO QUE MEREZCO OTRA BIENVENIDA Y NO ESTA- dijo el personaje que estaba delante de ellos mirando sus varitas.



-Pero si usted murió- dijo Sirius Black después de un tiempo de silencio.



-No se como pero he regresado, alguien me ha llamado desde el más allá, alguien con grandes e inimaginables poderes, tengo una idea de quien es pero... si el no se ha revelado no seré yo quien lo haga, ahora necesito hablar contigo Arthur, tienes que ponerme al tanto de lo que sucede, mi tiempo aquí esta limitado y no debemos esperar mucho.-



-Cla... Claro Albus, señores eso es todo por ahora, estén alerta y recuerden que todo lo sucedido aquí no debe ser revelado- dijo el ministro sin dejar de mirar a Albus Dumbledore.


CAPITULO 16

EL PRIMER ATAQUE



Una vez que salieron de la reunión, Ron, Hermione, Sirius, Remus y Arabella se dirigieron a casa de Sirius en donde se encontraba Ginny, ella estaba ya preocupada pues no sabia en donde se habían metido.



No le comentaron nada a Ginny, debían guardar muy bien el secreto, no desconfiaban de ella pero era mejor mantenerla lo más alejada posible de los problemas, una vez que se retiraron Hermione, Arabella y Ginny a descansar, Ron, Sirius y Remus comenzaron a hablar del asunto.



-Con Albus de regreso hay una esperanza- dijo Remus



-¿Pero? ¿Quién lo regreso?- cuestiono Ron



-¿Creen que...Harry?- dijo Remus



-Tu mismo viste su cuerpo en el ataúd- respondió Ron rápidamente.



Remus volvió a hablar -Pero... ¿no les parece extraño que lo digamos como si nada?, ¿porque todos recordamos ver el cuerpo de Harry y no sentimos tristeza por tal recuerdo?, tomemos de ejemplo a Ginny, desde que regresamos de Azkaban a estado muy tranquila, ¿recuerdan el día que nos reunimos en la madriguera?, ella estaba inconsolable y no había visto el cuerpo.-



-Tienes razón hay algo extraño en todo esto, estuvimos buscando a Ginny después del ataque al ministerio, yo vine a buscarla y no la encontré, fui a buscarla a la madriguera y tampoco estaba allí, cuando llegamos aquí resulta que ya estaba en cama y todos estábamos con ella pero ¿Cuándo la encontramos?- dijo Sirius.



Los tres se quedaron callados cada uno sumido en sus pensamientos de pronto Remus volvió a hablar.



-Tengo una teoría... alguien pudo haber modificado nuestra memoria y dejar en ella solo lo que quisiera que recordásemos pero... eso es magia antigua muy poderosa y difícil de revertir.-



-¿Cómo podríamos saber si eso paso con nosotros?- pregunto Ron



-Tendré que investigarlo- dijo Remus - Por ahora será mejor que descansemos, no sabemos si mañana tendremos oportunidad de hacerlo.-



Cada uno subió a la habitación asignada, Ron encontró a Hermione durmiendo apaciblemente, Sirius y Remus entraron cada uno a su habitación mientras que Ginny y Arabella dormían en lo que había sido la habitación de Harry.



**********************



Pasaron cinco días y los aurores de México, Argentina y España se encontraban en el Valle Godric, los aurores del ministerio se encontraban divididos en cuidar Howarts y el Ministerio de Magia, Ron nunca había tenido tanto trabajo como esos días.



-Draco, recuerda que si algo me pasará tu quedas al frente de todo, debemos soportar los ataques del INNOMBRABLE hasta donde sea posible y contraatacar en el momento preciso- dijo Ron.



-No te preocupes, nada va a pasarte, por eso eres el auror encargado de todo nuestro ejercito, verás como salimos victoriosos, además, recuerda que Dumbledore esta ayudando en el diseño de la estrategia y planes de defensa, ataque y contra ataque- respondió Draco.



-Si eso me calma y te aseguro que llego en un momento muy difícil para todos- recalco Ron.



-Por cierto, ¿tu sabes quien... lo regreso?- dijo Draco en un susurro apenas audible para Ron.



Este respondió -No, Remus esta buscando esa información pero todavía no tiene nada resuelto...-



De pronto entro Seamus Finnigan corriendo, estaba agitado solo dejo - Están atacando Homesdale, son miles de mortífagos y dementores-



-Draco, ve inmediatamente a Howarts por medio de la red Flu y lleva a los aurores que se encuentran allí hasta las afueras de Homesdale, espera mi señal para contraatacar- dijo Ron



Draco salio corriendo mientras Ron y Seamus con un millar de aurores mas se aparecieron en Homesdale.



El pueblo se encontraba totalmente destruido, habían llegado tarde para defenderlo pero aun así había miles de mortífagos en el lugar, la lucha era sangrienta, algunos aurores y mortífagos caían por las maldiciones lanzadas por ambos bandos, el numero de aurores era superado por los mortífagos en tres a uno, Ron dirigió su varita al cielo y disparo una lluvia de chispas Rojas y Azules.

Los mortífagos se vieron atacados por dos frentes, por un lado Ron dirigía a los aurores con inteligencia y audacia, por el otro lado Draco llevaba a los aurores con fuerza y astucia, el numero de mortífagos disminuía mientras los aurores comenzaban a aventajarles.



Ron se encontró con un mortífago que hizo que sudará mas de lo normal, un odio intenso lo lleno, Colagusano lo miro, rió despectivamente y dijo - Hola Weasley, ¿has venido a sufrir igual que tu hermano?.-



Ron contesto - Sigues siendo una rata Colagusano pero este día vas a tener tu fin-



-Eso crees tu... ¡Crucio!- la maldición dio de lleno a Ron, sentía que sus huesos se quebraban, era como si miles de cuchillos entraran a el.



-¿Quieres más amito?- dijo Colagusano irónicamente -¿Con que soy una rata? Eh creo que el que morirá será otro ¡Avada...- un rayo verde dio de lleno a Colagusano que cayo muerto en ese instante.



-Gracias Draco- dijo Ron incorporándose



-Creo que tu hubieras hecho lo mismo- dijo Draco sonriéndole a Ron



-Los mortífagos se están retirando- dijo Seamus llegando hasta ellos.



-Debemos auxiliar rápidamente a los heridos y contar nuestras bajas- dijo Ron



Pasaron varias horas hasta que llego Neville con el numero de heridos y bajas registradas.



-Hay un total de 322 aurores caídos, tenemos 234 heridos- dijo Neville



-¿Cuántos mortífagos de baja?- pregunto Draco



Neville cayo un momento y dijo - solamente 74- y bajo la cabeza



-¿Estas seguro Neville?- pregunto Ron



-Yo tampoco lo creía pero los he contado yo mismo- respondió



-Creo que están en graves problemas ¿no?- dijo una voz que hizo que todos quedaran pasmados del susto.



-¿Qué haces aquí?, ¿Qué quieres?- pregunto Draco con la varita lista.



-Vaya, el traidor quiere respuestas- dijo en tono despectivo.



Ron se apresuro a responder - Estas solo VOLDEMORT y nosotros somos más de mil aurores ¿Crees poder con todos nosotros?-



-Vaya, el joven Weasley por fin toma valor y me llama por mi nombre, creía que sin Potter jamás te atreverías a hacerme frente- Ron se mordió el labio, estaba dispuesto a enfrentar a VOLDEMORT.



Al ver el enojo de Ron, VOLDEMORT rió y dijo - Tu lo has dicho Weasley, estoy solo, ¿no piensan atacarme? o temes perder más aurores, mis poderes son insuperables y pronto los conocerán a su máxima potencia, he venido a decirte que atacaré Howarts en tres días, todo mi ejercito estará allí, es una buena oportunidad para probar nuestras fuerzas ¿no crees?, tengo quince mil soldados dispuestos a pelear por Mi, por su Señor...-



-¿Crees que serán suficientes Tom?- dijo una voz detrás de VOLDEMORT



-¿Tu?, ¿Qué haces aquí?, yo te mate- dijo VOLDEMORT con preocupación.



-Así es pero como puedes ver, aquí me tienes Tom- dijo Dumbledore



VOLDEMORT hablo -Te mataré nuevamente, tu no podrás hacer nada contra mi ni contra mi ejercito-



-Recuerda que la Profecía dice que tu morirás a manos de un descendiente de Godric Gryffindor, no a mis manos- añadió Dumbledore



-Me reconforta saber eso, Potter ha muerto y no dejo descendencia- dijo VOLDEMORT en tono de victoria.



-Recuerda que el destino tiene muchas vueltas, ¿crees que no hay descendiente de Godric?, ¿crees que tu magia es más poderosa que la de él?- Dumbledore miraba a VOLDEMORT de forma desafiante.



-Mira viejo profesor, si existe otro descendiente de Gryffindor me enterare pronto y lo destruiré al igual que a todos ustedes, estas avisado Weasley, en tres días atacaré, puedes tomar las medidas que quieras pero recuerda que tengo quince mil soldados a mi servicio- y diciendo esto desapareció dejando a todos atónitos.


CAPITULO 17

RECUERDOS ENCONTRADOS





En Howarts se encontraban cerca de cuatro mil quinientos aurores, gracias a la ayuda de los ministros de magia de México y Argentina, se habían sumado novecientos aurores más a la campaña de defensa del mundo mágico, por su lado Hermione había convencido al ministro Rumano Krum para que enviará mil aurores de apoyo para esta batalla.



Ron y Hermione discutían en el aula de transformaciones sobre la salida de los alumnos de Howarts a sus hogares.



-La evacuación de Howarts esta concluyendo, tenemos que proteger el castillo lo mejor posible- dijo Hermione a Ron



-¿No crees que VOLDEMORT esta tendiendo una trampa?- dijo este



-Claro que lo he pensado pero... todo esto comenzó cuando Slytherin quiso tomar el control de Howarts, no quería a los sangre sucia como yo aquí ¿Recuerdas?, la ambición de Slytherin siempre fue tener el control de Howarts, ¿porque crees que el INNOMBRABLE lo quiere?, es su misma ambición a final de cuentas.- dijo Hermione



-Tienes razón sin duda, por eso de elegí para que fueras mi esposa- dijo Ron riendo



-¿Qué me elegiste a mí?, pero si te enfurecías cuando alguien se me acercaba, es más sigues teniendo celos cuando alguien me mira, te enojaste cuando supiste de las negociaciones con Krum- Respondió Hermione a Ron, dejándolo con la risa congelada



-Bueno, dejemos ese tema para después ¿Si?- respingo Ron.



-Nunca cambiaras Ronald Weasley- Hermione reía.



La puerta del aula se abrió y entraron Remus, Sirius y Ginny corriendo, -nuestros vigías han observado el ejercito de el INNOMBRABLE y han traído fotografías para que sean analizadas- dijo Sirius entregando varias fotografías aéreas del ejercito enemigo.



-Son demasiados, no se si saldremos de esta- dijo Ginny



-No te preocupes Ginny, hay algo que quizás pueda ayudarnos- dijo Remus



Todos lo miraban con incredulidad el continuo hablando - Sirius y Ron ¿recuerdan nuestra ultima platica?, pues creo tener la respuesta- y saco un pergamino amarillo con algunas letras escritas.



-Cada uno debe de repetir este conjuro cinco veces, si estamos en lo correcto recordaremos todo- dijo mirando a Ron y Sirius.



-¿De que están hablando?- pregunto Hermione confundida



-Tu has lo que dice Remus y si nuestras sospechas son ciertas, no te costara entenderlo después- dijo Ron a Hermione



Cada uno tomo el pergamino que les ofrecía Remus - No olviden que lo debemos repetir juntos, no se adelanten ni se atrasen porque no tendría efecto este contra hechizo y no podemos probarlo más que una vez.-



Cada uno tomo la posición que Remus les indico, tomaron el pergamino y a la cuenta de Remus comenzaron a leer



-Memoris retardum volveus am-

-Memoris retardum volveus am-

-Memoris retardum volveus am-

-Memoris retardum volveus am-

-Memoris retardum volveus am-



Cuando hubieron terminado se vieron unos a otros - No paso na...- Ron no pudo terminar, se vieron envueltos en una luz blanca y brillante, poco a poco los recuerdos iban regresando a ellos.



*******************Flash Back Ron y Hermione******************



-Bien Harry, tu decides unirte a mi o morir con tus amigos- dijo VOLDEMORT



-No Harry, nosotros no valemos ese precio- gritaba Ron



-Crucio- Ron sintió el dolor de la maldición sobre su cuerpo, miraba a Hermione que también la recibía.



-Alto, VOLDEMORT- dijo Harry - Acepto con una condición-



-¿Cual es Potter?- dijo VOLDEMORT



-Déjalos libres- dijo Harry mirando a Ron y a Hermione - Ellos no te sirven y tampoco afectaran tus planes-



-Claro Potter pero... ¿quién me garantiza que al dejarlos libres tu no escaparas?-



-Yo te lo garantizo, hazme la marca tenebrosa en el brazo y seré tuyo- dijo Harry levantándose la túnica y dejando su brazo descubierto.



-Es un trato Potter- dijo VOLDEMORT.



-NO HARRY, NO LO HAGAS, POR FAVOR- gritaban Hermione y Ron mientras que VOLDEMORT se acercaba a Harry y murmuraba un hechizo, de su varita salieron luces verdes y plateadas, cuando hubieron desaparecido, Harry tenia la marca tenebrosa en su brazo.



-Ahora si querido Potter, has con tus amigos lo que mejor te pareciere, tienes dos horas para desaparecerlos de mi vista y si no has regresado para cuando transcurra ese tiempo, ellos serán los primeros en morir- dijo VOLDEMORT.



Harry se acerco a Ron y Hermione apuntándoles con su varita y dijo - Desmaius- y ambos perdieron el conocimiento.



*******************Fin del Flash Back****************



-Ron, Hermione, despierten- gritaban Sirius y Remus



-¿Qué paso?- dijo Ron volviendo a la realidad



-Se desmayaron cuando terminamos el hechizo- dijo Remus



-Ahora lo recordamos todo- dijo Hermione



-HARRY ESTA VIVO- grito Ginny



-Así es creo que todos recordamos lo que paso después del ataque al ministerio- dijo Sirius



-Tenemos que hablar con él- dijo Ron



-Creo que toda va por buen camino- dijo una voz que reconocieron inmediatamente.



-Profesor Dumbledore- dijo Hermione



-Ya que recordaron todo es mejor empezar a trabajar en la defensa de Howarts- dijo Dumbledore.



-Pero... ¿y Harry?- pregunto Ginny.



-El tiene una tarea que cumplir y después el tiempo dirá- le contesto con una sonrisa calida.



-¿Usted ha hablado con él?- pregunto Sirius



-Hay cosas que mejor hay que guardar Sirius, entre ellas lo que han recordado, se que su corazón espera respuestas pero todo a su tiempo, lo mejor será esperar- contesto nuevamente Dumbledore.



-Tienes razón Albus, sabemos que hay esperanzas y eso es suficiente- dijo Remus mirando a todos.




CAPITULO 18

LA BATALLA FINAL





Faltaban tres horas para que amaneciera, el ejercito de VOLDEMORT se encontraba cerca de Howarts, los vigías que Ron había dispuesto cerca del castillo, contaban cerca de veinte mil mortífagos, dementores y gigantes de VOLDEMORT, por su lado el ministerio de magia había logrado reunir cerca de cinco mil aurores, sabían que la lucha seria a muerte y que su futuro dependía de la astucia e inteligencia más que de la fuerza.



-Bien joven Weasley, creo que tenemos todo cubierto y si somos astutos saldremos bien librados del encuentro.-



-Ya quedamos en que debemos esperar a que inicien su ataque profesor Dumbledore- dijo Ron.



-Todavía recuerdo cuando te ponías celoso de tus hermanos y de Harry y ahora eres el encargado de defender al mundo de las garras de la oscuridad, todos estamos orgullosos de ti- añadió Dumbledore



-Gracias por sus palabras pero seria deshonesto de mi parte llevar todo el crédito, además somos cinco mil aurores no uno.- respondió Ron



-Veo que has madurado y hablas sabiamente- dijo Dumbledore mientras reía.



-RON, RON SE ACERCAN, ESTÁN AQUÍ- entro gritando Draco.



-Vamos Draco tenemos que estar en la primer línea de defensa y ataque- dijo Ron mientras salía.



Ron y Draco se incorporaron a la línea de defensa principal y que a su vez atacaría cuando fuese necesario, en esta línea también estaba Sirius, Remus, Snape, Arabella, Hermione y Neville entre otros, casi mil aurores defendían la entrada principal de Howarts.



El ataque comenzó antes de los previsto por Ron, unos dos mil mortífagos se acercaban lanzando hechizos y maldiciones imperdonables a los aurores, las barricadas levantadas por los aurores las detenían pero poco a poco algunos aurores fueron cayendo, por más que se esforzaban parecía que los mortífagos no se cansaban y cada vez se unían más al ataque.



Poco a poco los aurores comenzaron a disminuir en cantidad y fuerza, la defensa de la entrada principal de Howarts parecía más un cementerio que nada.



Algunos gigantes lanzaban grandes piedras que poco a poco fueron haciendo de las suyas en el castillo, dos de las torres se encontraban prácticamente destruidas y los muros comenzaban a derrumbarse, los dementores avanzaban cada vez más, uno de ellos estuvo a punto de darle el beso a Neville pero Remus invoco su Patronus que impidió que esto sucediera, recogió a Neville y lo llevo dentro del castillo, el gran comedor estaba lleno de aurores heridos, Madame Pomfrey y Ginny no tenían un minuto de descanso.



Habían caído muchos aurores, de pronto el ataque ceso, los mortífagos y gigantes dejaron de atacar pero no cedieron el terreno ganado, los aurores aprovecharon ese momento para llevar a los heridos dentro del castillo, mientras que Ron y Draco los reagrupaban.



-¿Por qué dejaron de atacar?- pregunto Draco.



-No lo se- respondió Ron



Pronto la duda desapareció, frente a ellos esta Lord VOLDEMORT, tenia una risa en su rostro, sentía que había triunfado.



-Vaya Weasley, veo que tienes problemas, ¿cuantas bajas has tenido hoy? Creo que suficientes para decir que si prosigo el ataque no terminaras vivo el día, he perdido unos dos mil mortífagos pero me quedan muchos más, ¿cuantos aurores has perdido? ¿dos mil?- se escucho su risa mas lúgubre y profunda que nunca.



-Hemos perdido quinientos aurores y mil más están mal heridos, quedamos tres mil quinientos en pie de lucha- susurro Seamus a Ron para no ser escuchado.



-Eso es una desgracia mi buen Weasley, has perdido pocos aurores, tres mil quinientos es un numero bastante reducido para pelear contra dieciocho mil mortífagos, ríndete y tendré clemencia, los mataré a todos rápidamente.- Ron solo se mordía el labio y pensaba en una sola persona, ¿Dónde estaría Harry Potter?.



-Creo que hemos escuchado suficiente habladuría Tom- dijo Dumbledore



-Veo que si asististe a la batalla viejo profesor, yo creía que tenias miedo- respondió VOLDEMORT en tono de burla



-Mi tiempo aquí termina TOM pero quiero recordarte que este día morirás para siempre, nunca hiciste caso a la profecía que dice que el día tercero del mes octavo, el señor oscuro desaparecerá para siempre y que el único heredero que sobrevivirá será el que traiga luz y paz al mundo mágico y muggle y que su descendencia prevalecerá contra el lado oscuro.-



-Yo soy el único heredero vivo, no me vengas con cuentos baratos- viejo profesor



-AVADA KEDABRA- dijo VOLDEMORT y una luz verde salio de su varita directo hacia Dumbledore.



Cuando el rayo de luz estaba a un metro de Dumbledore la maldición se detuvo y desapareció, VOLDEMORT no lo podía creer, y su rostro demostraba enojo, todos estaban atónitos.



-¿Cómo lo hiciste viejo?- gruño VOLDEMORT



-Lo hice yo Tom- VOLDEMORT miro a quien había hablado y su cara reflejo el miedo del que fue presa, allí estaba HARRY POTTER.



-TU ESTAS MUERTO- grito VOLDEMORT.



-Eso fue lo que creíste, ¿Cómo podía lograr que salieras de donde estabas escondido si hubieras sabido la verdad?- respondió HARRY.



-ATAQUEN TODOS- Grito VOLDEMORT a los mortífagos, dementores y gigantes.



Los aurores estaban listos para recibir el ataque pero sucedió lo mismo que en Homesdale, los hechizos de los mortífagos rebotaban contra ellos, VOLDEMORT estaba asombrado -¿Cómo puede ser esto?- quiso desaparecer del lugar pero no pudo, corrió hacia el bosque pero una barrera de energía lo tenia rodeado.



Los mortífagos seguían atacando sin poder conseguir nada y los aurores ya al descubierto mandaban hechizo de desarme y aturdidores a los mortífagos, los dementores y gigantes huyeron rápidamente.



-No tienes adonde ir VOLDEMORT- le dijo HARRY - esta es nuestra ultima pelea-



VOLDEMORT le lanzo una serie de maldiciones que HARRY pudo parar sin problemas, todos los aurores veían la lucha entre estos dos grandes magos, HARRY enviaba hechizos antiguos muy poderosos que lograron lastimar a VOLDEMORT, de pronto VOLDEMORT realizo un conjuro que hizo que la tierra temblara a los pies de HARRY - TERRUS INFINIO ALOSAE- un gran torbellino lo levanto varios metros dejando a HARRY suspendido en el aire por algunos segundos y proyectándolo a gran velocidad contra el suelo, HARRY se levanto difícilmente, esto lo aprovecho VOLDEMORT para enviar otra maldición - CRUCIO- Harry se vio envuelto en un dolor insoportable, levanto la mano y grito - SESAE MALDITIUS- y VOLDEMORT fue arrojado varios metros sobre el aire para caer fuertemente en el piso.

VOLDEMORT se paro y grito un nuevo conjuro - SOLAREM FLANAE ACTUM-, el cielo se abrió y un torbellino de fuego se dirigía a HARRY, el levanto la mano nuevamente y envió un conjuro - ACTUM AQUA FLANAE- y de la tierra broto un remolino de agua que se estrello con el torbellino enviado por VOLDEMORT desapareciendo ambos.



VOLDEMORT aprovecho para lanzar otra maldición sobre HARRY - CRUCIO BALLUM ETRE-, la maldición le pego de lleno a HARRY en el pecho y fue lanzado contra un árbol, el dolor era inmenso, HARRY sentia que se le rasgaba la piel y que sus huesos se hacían polvo.



-¿Te gusta ese dolor?, creo que hemos jugado bastante, es hora de morir POTTER, AVADA KEDABRA-, el rayo de luz se dirigía a HARRY y él se encontraba desprotegido, de pronto alguien se interpuso en el camino del rayo y cayo muerto.



-Como siempre el viejo profesor en defensa de su pupilo favorito- dijo VOLDEMORT mirando el cuerpo de Dumbledore - Tendré que empezar de nuevo, AVADA KEDABRA- dijo apuntando a Harry nuevamente.



HARRY alzo la mano y detuvo el rayo de la maldición la cual se esfumo como si nada, VOLDEMORT no podía creer su suerte, HARRY se levanto y dijo - Creo que esto debe terminar Tom, no dejare que hagas más daño- levanto su varita y apunto a VOLDEMORT diciendo - TERMINUS VITAE TERRA SOLARES AQUA VENTO FINAE EXPANDE- al terminar de decir esto VOLDEMORT se vio entre cuatro torbellinos, uno de fuego, otro de agua, uno con mucha tierra y otro casi transparente, era un fuerte viento, los cuatro se unieron sobre VOLDEMORT mientras este gritaba, la fuerza de los cuatro juntos era descomunal, VOLDEMORT sentía como su cuerpo se despedazaba, se volvía polvo y de pronto dejo de existir, el Señor Oscuro había sido derrotado y destruido, Tom Ryddle era cosa del pasado.



Todos los aurores gritaban de alegría y festejaban el final del INNOMBRABLE, Howarts se había vaciado al saber la noticia de que HARRY POTTER estaba allí, hasta los aurores heridos habían querido salir a ver el encuentro de los dos magos más poderosos de la historia actual.



Harry se sentía libre, miro su brazo y la marca tenebrosa había desaparecido, de pronto escucho una voz a su espalda que identifico fácilmente.



-¿Harry?- volteo y vio a Ginny Weasley que le miraba con temor y angustia.



Pudo observar que todos sus amigos y algunos aurores desconocidos para él se habían acercado.



-Creo que esto ha sido el final- dijo Harry - No se preocupen más y piensen en reconstruir todo los que Tom Ryddle destruyo, recuerden a cada uno de los caídos y honren su memoria- Harry dio la vuelta y camino hacia el bosque prohibido, recordó que años atrás había tomado el mismo camino.



Alguien lo jalo y se interpuso en su camino -¿a dónde vas? ¿Me dejas nuevamente Harry?- dijo Ginny llorando - No ves que sin ti mi vida no tiene sentido-



Harry tenia el deseo de abrazarla y no dejarla nunca más pero dudaba que su lugar estuviera allí, quería olvidarse de todo, volver a empezar, tal vez con el tiempo regresaría pero... ¿que pasaba con Ginny?.



-Harry, tengo que decirte algo muy importante- y lo jalo a un lugar apartado, todos los veían desde lejos pero no escuchaban nada.



-No se como decirte esto pero... no me dejarías únicamente a mi, quiero decirte que... ¿recuerdas aquella noche del ataque al ministerio?, ¿lo que paso después? Pues... estoy embarazada Harry- y diciendo esto comenzó a llorar pues no sabia cual sería la reacción de Harry.



Harry abrió los ojos como dos enormes platos, no sabia que decir pero estaba feliz, comprendió que se le estaba dando una nueva oportunidad junto a la persona que amaba y junto a su amigos, abrazo a Ginny, la cargo y grito de felicidad, esa felicidad que tenia años de no experimentar, todos los que miraban no sabían porque motivo Harry había cambiado su actitud pero tenían la seguridad de que se quedaría con ellos.



-Gin te amo y es la mejor noticia que me has podido dar, ahora que todo va a estar bien, creo que podemos comenzar a forjar nuestro futuro- volvió a besar a Ginny y le dijo -Debemos comenzar pronto- y tomo a Ginny de la mano y se dirigió hacia sus amigos, Ginny no dejaba de llorar por la felicidad ahora alcanzada.
CAPITULO 19

EL FINAL





Al acercarse a sus amigos, estos estaban sorprendidos por el cambio de Harry, todos veían que Harry y Ginny tenían una gran sonrisa, cuando llegaron hasta ellos Sirius se acerco a Harry y le dijo.



-Espero que me perdones algún día Harry- Harry rápidamente lo abrazo y le dijo.



-Hoy es un día para celebrar y olvidar Sirius, no puedo hacer a un lado a aquel que siempre me ha visto como a un hijo- Sirius lloraba por la emoción de haber recuperado a su ahijado.



Harry soltó a Sirius y se acerco a Hermione y a Ron y abrazándolos les dijo



-Espero que pronto me den un ahijado- Hermione y Ron reían con lagrimas en los ojos, su amigo estaba nuevamente con ellos y lo abrazaban deseando que todo fuera como antes.



-Ron tengo que decirte algo- le dijo Harry en tono serio - Tu hermana y yo nos vamos a casar, pronto tendrás un sobrino-



-¿QUÉ, QUE?, HARRY JAMES POTTER, ¿COMO LO HICISTE? TE APROVECHASTE DE MI HERMANITA, YO NO SOY EL INNOMBRABLE PERO SI TE MATO- tenia la cara roja y bufaba como toro loco.



-RONALD WEASLEY, ¿QUIÉN TE CREES PARA AMENAZAR A HARRY?, EL NO ABUSO DE NADIE Y YO LO AMO- Ginny estaba furiosa, Harry y Hermione veían la escena entre risas.



-TE ADVIERTO HARRY QUE YO SERÉ EL PADRINO- grito Ron mientras miraba a Harry y le sonreía.



-Nunca cambies amigo, siempre se tú mismo- respondió Harry con una sonrisa y le dio un gran abrazo a su amigo que por supuesto Ron correspondió.



-¿Para mi no hay nada Harry?- exclamo Remus que había observado todo.



-Claro que no me puedo olvidar de mi profesor favorito- y le dio un fuerte abrazo



-Bien hecho Potter, te iba a ayudar pero veo que pudiste solo- Harry volteo al reconocer la voz de aquel que había sido su enemigo durante tanto tiempo.



-Draco Malfoy hasta que te decidiste por el bando bueno, creo que tu y yo debemos reunirnos y hablar un largo rato- dijo Harry y le tendió la mano en señal de amistad, sorprendentemente Draco aparte de estrechar su mano con la de Harry le dio un fuerte abrazo y le dijo - Te extrañe Harry, realmente te extrañe-



Harry sonrió y lo abrazo nuevamente.



***********************************



Pasaron algunos meses, Harry fue exonerado de todo cargo por el ministerio de magia y recompensado con un millón de galeones por haber librado al mundo de la era oscura de VOLDEMORT.



A los aurores extranjeros que sobrevivieron se les recompenso en gran manera y a las familias de los caídos también, Harry visito a los ministros de magia de España, México y Argentina agradeciendo su ayuda y asegurándoles que los lazos de amistad y ayuda eran ahora mucho más fuertes que antes.



Un día estando en la casa de Valle Godric que había pertenecido a sus padres, recordó que tenia que hacer una visita, se despidió de Ginny con un beso, faltaba un mes para el nacimiento de su hijo, ya sabia que sería un varón y se llamaría James Arthur Potter, en honor a sus abuelos, tomo polvos Flu y acercándose a la chimenea dijo - Hospital San Mungo-, sintió un tirón y se vio rápidamente en el hospital de enfermedades mágicas, algunos medimagos le rodearon al reconocerlo, le felicitaban y agradecían por la paz que había traído al vencer al INNOMBRABLE, como pudo se escabullo y dirigido por un medimago llego a una habitación en donde se encontraba una persona con la vista perdida en la ventana.



-Percy- le llamo pero no obtuvo respuesta.



Se acerco y se sentó a su lado y volvió a hablarle - Percy ¿me escuchas?- obtuvo una respuesta



-Él me salvo, Harry me salvo-



-Percy soy yo, Harry, Harry Potter- le dijo, Percy volteo a mirarlo y sus ojos se llenaron de lagrimas, -¿Eres tu Harry?- -Si Percy soy yo, Harry Potter, estoy aquí, estoy libre y vengo por ti, tienes que salir de ese lugar en el que te encuentras y volver a la vida, te necesitamos, te extrañamos y queremos que vuelvas con nosotros- tomo el brazo izquierdo de Percy y se lo mostró - Ya no hay nada que temer, ¿ves? ha desaparecido para siempre-



-Harry ¿qué paso con la marca?-



-Desapareció al morir el señor oscuro Percy, y ahora estas en deuda conmigo, por lo que te ordeno que regreses con nosotros, tus seres queridos- dijo Harry en tono autoritario.



Percy movió la cabeza como si despertara de un largo sueño, se paro de la cama y abrió los ojos como si fuera una sorpresa para el estar en ese lugar.



-¿Dónde estoy Harry?- pregunto y Harry le contó lo que había sucedido.



-Espera aquí Percy- y Harry salio corriendo, no tardo en regresar con el medimago encargado de Percy, este lo reviso y dijo sorprendido.



-Vaya que tiene grandes sorpresas para nosotros Señor Potter, el Señor Percy se encuentra listo para ir a su casa, avisaré a su familia para que vengan por él-



-Mire, quisiera darles una sorpresa, yo firmo todos los papeles que sean necesarios, recuerde que soy parte de la familia Weasley- dijo Harry



El medimago pensó un poco y dijo - Esta bien Señor Potter, pero recuerde que el papeleo tomara un poco de tiempo, es medio día mmm... a las tres de la tarde estarán listo los papeles para que los firme y el Señor Weasley pueda irse con usted, necesita traer ropa para que pueda salir-



-No se preocupe ahora mismo voy por ella- Harry se acerco a Percy y le dijo sonriendo - Podrás salir en unas cuantas horas y estarás de vuelta en la madriguera Weatherby- Percy rió y dijo - Gracias Harry, eres en verdad un gran amigo- y le dio un abrazo.



Harry salio de la habitación de Percy y se dirigió a la chimenea publica, tomo polvos Flu y dijo - Ministerio de Magia- en poco tiempo estaba en el recibidor del ministerio.



-Buenos días señorita vengo a ver al Sr. Ronald Weasley- dijo Harry a la secretaria que estaba sumida en un cajón lleno de papeles.



-¿Quién lo busca?- dijo sin voltear a ver a Harry



-Harry Potter señorita- la secretaria alzo la mirada sorprendida - Señor Potter, pase, pase por favor- y dejando todo lo condujo a la oficina de Ron.



Al entrar Harry, Ron se levanto y le dijo, -Que agradable sorpresa cuñado ¿a que debo el honor de tu visita?, ¿Has considerado mi propuesta de trabajar en el ministerio?, serias de gran ayuda-



-Ron sabes que mi pasión es el quidditch y que recién he realizado solicitudes para ingresar a algún equipo profesional pero eso es otro asunto, necesito que reúnas a toda la familia en la madriguera inmediatamente, es necesario que todos este allí, si hay que pagar algo sabes bien que lo puedes tomar de mi cámara de Gringotts-



-¿Pasa algo malo con Ginny?- pregunto Ron preocupado



-No, es más necesito que también te comuniques con ella y le digas que yo la veré allí- contesto Harry



-Tienes suerte ya que Bill y Charlie se encuentran de visita y a los otros no será difícil contactarlos, solo faltará....-



Harry interrumpió a Ron, sabia que le preocupaba Percy - Mira es las una de la tarde y necesito que todos este allí a las cinco en punto, yo llegaré unos diez minutos después ¿Esta bien?-



-Claro cuñado, sabes que puedes contar conmigo- dijo Ron sonriendo



-No se te olvide decirle a Hermione y por cierto ¿me prestas tu automóvil? necesito transportarme por el mundo muggle y como vine por la red Flu no traje el mío-



-Esta bien, pero que no se te haga costumbre- dijo Ron bromeando



Harry salio del ministerio y se dirigió a un centro comercial muggle cercano, entro a una tienda de ropa y compro varios pantalones y camisas para Percy, además de ropa interior, salio apresurado, faltaban 30 minutos para las tres de la tarde y estaba todavía lejos del hospital San Mungo.



Llego a las tres y diez al hospital, se disculpo con el medimago y le entrego a Percy la ropa que llevaba mientras el salía a firmar los papeles, una vez realizados todos los tramites, se dirigió con Percy a la madriguera, eran las cinco de la tarde cuando estaban llegando al pueblo cercano a la madriguera.



-Hace muchísimo tiempo que no venia por aquí- exclamo Percy, -todo esta muy cambiado-



-Los cambios son buenos y te acostumbraras a ellos Weatherby- dijo Harry riendo



Percy también sonrió, se estaba acostumbrando a que Harry le llamara Weatherby y sabia que lo hacia con cariño pues lo consideraba como su hermano.



Cuando llegaron a la Madriguera Harry le dijo a Percy, -Espera aquí, tenemos que darles la sorpresa- y se dirigió a la puerta, al entrar vio que todos estaban allí, los gemelos Fred y George, Bill, Charly, Ginny, Hermione, la Sra. Molly Weasley y el Sr. Arthur Weasley.



-Hola a todos- saludo Harry con una sonrisa



-¿Qué es tan importante Harry?, ¿Para que nos has reunido?- dijo Ginny



-Espera un poco y lo sabrás mi amor, ahora les voy a pedir que tengan calma y recuerden esto, necesita reposo y nada de sobresaltos ¿de acuerdo?-



-Pero...- Harry le hizo una señal a Ginny para que se tranquilizara, todos estaban impacientes, Harry salio y le llamo a Percy, este se acerco cautelosamente, iba cubierto por Harry que era más grande y ancho que él.



Cuando entraron a la estancia en donde estaban todos, Harry tenia una gran sonrisa y les pregunto - ¿Listos para la sorpresa?- todos asintieron y Harry se hizo a un lado, allí estaba Percy.



Todos estaban con la boca abierta, la Sra. Weasley se paro de su asiento al igual que su esposo



-Hola a todos- dijo Percy con una gran sonrisa



Todos corrieron a abrazarlo, lloraban de alegría Ron se acerco a Harry y le pregunto -¿Cómo ha sucedido?- Harry solo se limito a empujarlo hasta donde estaba Percy, quien al mirarlo pregunto - ¿No me saludas Ronnie?- Ron lo abrazo mientras lloraba de la emoción.



Una vez tranquilos todos, Harry les contó lo sucedido en el Hospital, estaban realmente sorprendidos y no dejaban de agradecerle por esa gran sorpresa.



-Su atención por favor, nosotros también queremos darles una sorpresa- exclamaron Fred y George - Como el negocio de Sortilegios Weasley ha marchado muy bien y como saben tenemos la tienda en el callejón Diagon y se esta reconstruyendo la de Homesdale, queremos anunciarles que gracias al Señor Ministro- dijo George mirando a su papá -y al departamento de cooperación mágica- completo Fred, -abriremos tres sucursales más- dijeron a coro los gemelos.



-¿En donde?- pregunto Ginny con gran emoción.



-Allí esta lo interesante- dijo Fred - se abrirán en México, Argentina y España y tendremos que viajar mucho- termino George con una sonrisa llena de emoción.



-Eso es fabuloso- dijo Bill - pero ¿tienen los fondos suficientes para financiar esas nuevas tiendas?-



-Bueno, creo que ya no es necesario guardar más el secreto ¿no?- dijo George mirando a Fred y a Harry.



-Ya es de su conocimiento que alguien nos ha financiado para poder llevar a cabo nuestros planes y ese misterioso accionista anónimo no es otro que Harry- dijo Fred, mientras Harry intentaba esconderse atrás de Fred.



-¿Cómo es que jamás nos enteramos Harry?- pregunto Hermione.



-Yo... solo les di el dinero del premio del torneo de los tres magos- dijo Harry defendiéndose - pero como he visto que el negocio prospera he decidido aportar un poco más y pues somos socios a partes iguales- dijo con más confianza.



-Y porque yo no me entere de eso último- dijo Ginny con cara de sorpresa.



-Bueno ya esta bien de querer regañar a Harry, de no ser por el no estaríamos tan contentos- dijo Ron riendo y tratando de calmar a Hermione y a Ginny.



-Yo tengo otra sorpresa- dijo Hermione poniéndose en pie.



-¿Otra más? No por favor- dijo Ron con cara de angustia.



-Pues creo que es la que más te incumbe y alegrara Ronald Weasley- le contesto Hermione a Ron con una sonrisa picara.



-¿De que hablas?- pregunto Ron - De que estoy embarazada zoquete- contesto Hermione riendo, Ron se acerco, la abrazaba y besaba.



-Ron, deja de acapararla y permite que los felicitemos- dijo la Sra. Molly Weasley abrazando a su hijo, todos felicitaban a los futuros papás y no dejaban de abrazarlos.



Todo era alegría en ese momento y sabían que esta vez nada la cambiaria.



**************************



Un mes después, Harry se encontraba en el Hospital muggle vestido como un Doctor, llegaron Hermione y Ron corriendo -¿Cómo esta todo Harry?- pregunto Hermione nerviosa.



-Están preparando a Ginny para el parto, ha tenido muchas contracciones y el Doctor me dijo que en cuanto estuviera todo listo podría entrar para ver el nacimiento de mi hijo- contesto Harry, estaba muy nervioso e incluso sudaba.



-Tranquilízate Harry, todo saldrá bien- le dijo Ron mientras lo abrazaba



-Ya te veré en unos meses- dijo Harry riendo.



En ese momento salio el doctor muggle - Señor Potter, puede acompañarme esta todo listo-, Harry se despidió de Ron y Hermione y del dijo que en cuanto todo hubiera pasado saldría a verlos.



Después de algunos minutos comenzaron a llegar los miembros de la familia Weasley y los amigos íntimos, Sirius, Remus y Arabella entre otros.



-Que bueno que has venido Draco- Saludo Ron al que años antes no paraba de molestarle.



-No me lo podía perder- respondió con una sonrisa, algunos meses antes Draco hablo con Harry, le contó muchos de sus secretos, desde ese momento se hizo uno de los mejores amigos de Harry, claro después de Ron.



Sirius se acerco a Draco y a Ron y les pregunto -¿Se enteraron que los equipos de la liga inglesa de quidditch se están peleando porque Harry sea su buscador?-



-Si, pero Harry ya se decidió por un muy buen equipo- contesto Ron riendo.



-¿Cuál?- pregunto Draco intrigado - A los Chudley Cannons- contesto Ron con orgullo.



-Pero si están en décimo lugar, hay mejores equipos- dijo Draco



- Si, pero con Harry en sus filas te aseguro que ganaremos el campeonato, recuerda que Harry únicamente ha perdido un juego en toda su vida y que fue por culpa de un dementor- le contesto Ron.



En ese momento se abrió una puerta y salio Harry, traía un pequeño bulto en sus manos, todos se acercaron a él ya querían ver al hijo del famoso Harry Potter.



El pequeño Potter era de piel muy blanca, tenia el cabello tan oscuro y rebelde como Harry, los ojos eran como los de Ginny, castaños y grandes aunque sus rasgos eran todavía imperceptibles.



-Es hermoso querido- dijo Molly Weasley mientras cargaba a su nieto acompañada de su esposo y sus hijos.



Una enfermera se acerco al grupo y se llevo al niño, debían de llevarlo con su madre para que le diera de comer, Harry volvió al lado de Ginny y su pequeño hijo.



Dos días después Harry salía con Ginny y James Arthur Potter del hospital acompañados de Hermione, Ron, Sirius y Remus.



Todavía existían problemas, algunos mortífagos desesperados por la derrota seguían acechando pero eran controlados por los aurores del ministerio y por el temor que sentían al saber que Harry Potter estaba vivo.



Los únicos Herederos sobrevivientes de los cuatro grandes magos de Howarts y específicamente de Godric Gryffindor se convertirían años más tarde en esa Luz que traería la Paz al mundo mágico y muggle.



FIN DEL FIC



Uff este ultimo capitulo si que fue largo pero espero que les haya gustado, creo que este Fic podría tener una continuación pero tengo que pensarla muy bien, saludos a todos y si desean escribirme recuerden que mi mail es [email protected]


Mejores Páginas de Contactos | Opiniones y Análisis 2023

 

El más famoso mortífago - Fanfics de Harry Potter

El más famoso mortífago - Fanfics de Harry Potter

Libro de visitas: http://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.MortonCAPITULO 1LA CONFESIÓN Noche de Graduación7º gradoColegio Howarts Hoy es la noche en l

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-mas-famoso-mortifago-fanfics-de-harry-potter-2955-0.jpg

2023-02-27

 

El más famoso mortífago - Fanfics de Harry Potter
El más famoso mortífago - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/3320
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20