El regalo de cumpleaños para mi mami - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

¡EL MEJOR CUMPLEAÑOS PARA MI MAMI!(dedicado a mi madre Soledad)


Solían celebrarlo juntas, casi nunca Hermione solía estar sola cuando de su cumpleaños se trataba. A ciencia cierta, no tenía a casi nadie con quien celebrarlo. Harry, Ron, Neville y Luna. No quería decir con eso, que no los apreciara. Al contrario.
Estaba queriendo decir que eran todo para ella, pero que no era suficiente.
A ella le hacía falta él, para poder celebrar su cumpleaños de forma amena. Cada vez que recordaba todos esos años que había pasado libre y él, lejos de ella, sentía un ardor terrible en su garganta.
Un ardor que no podía mitigar con medicinas ni agua. Un hoyo en su estómago, que no podía mitigar con alimentos o anti ácidos.
Una sensación de soledad que algunas veces, su hija no podía compensar.
Meredith, la pequeña de ojos grises.
Pero ese año, todo iba a cambiar. Ese día en particular, el día anterior al cumpleaños de su madre, Meredith tenía la solución a todos los problemas que aquejaban a su madre. Ella era su mami, ella no podía sufrir de esa forma.
Se sentó en su cama, mirando un pedazo de papel en blanco y dándose cuenta de que ella siempre tuvo la respuesta a esos dichosos predicamentos.
Ella ya sabía qué hacer. Qué escribir.
"Querido ministerio de magia. O señor ministro de magia
Estoy enojada y mucho, con usted. O con ustedes. ¿¡Cómo es posible que no se den cuenta de lo que mi mami sufre!? No puedo creerlo. ¡Mi mami lleva no sé cuantos cumpleaños sin poder sonreír y todo ¡por culpa de ustedes! ¿Por qué no dejan que mami sea feliz!? Papi ya pasó años encerrado allí. ¡No pueden ser tan injustos! Me caen muy mal ahora y cuando sea grande no votaré por ninguno. ¡Se los aseguro! Ya no tienen mi voto y lo van a lamentar, por como lastiman a mi mami. ¡Ella quiere a mi papi a su lado! Ella quiere a ¡Draco Malfoy a su lado! Y yo quiero a mi papi. Son malos, malos. ¡Y feos!
¡Mañana es su cumpleaños y será mejor que ya lo suelten! Queremos que nos den ese regalo y si no me hacen caso iré hasta ustedes y me echaré a llorar. Y se los advierto:
Soy muy gritona.
Meredith JanneAnn Malfoy."
Esa carta tenía que bastar. Meredith y sus castaños cabellos, se mecieron en la cama mientras admiraban el trabajo hecho. Si sus padres no se reunían para el cumpleaños de su madre; ella iría hasta allí y lloraría de la peor forma que pudiera.
Hasta que pidieran clemencia y cedieran.
Aquella noche, Hermione miraba las invitaciones que ella y su hija estaban coloreando. Un cumpleaños especial, todo tenía que cambiar. Aunque Meredith tenía una sonrisita que su madre no lograba comprender. ¿Por qué tanta felicidad? ¿Por qué parecía haber cometido una travesura?
No lo entendería tal vez, hasta que ella se lo dijera. Quizá quería hacerle un regalo. Meredith era bastante buena para esconder sus sentimientos.
Aquella noche, Hermione se fue a la cama con el beso adelantado de su hija y gran abrazo de feliz cumpleaños.
Tenía que ser el mejor de todos. Se acostó pensando en eso. No podía equivocarse ahora. Treinta años tenían que pasar con alegría.
Sin importar las pérdidas.
Y entonces se levantó esa mañana, con alegría. Su hija estaba sentada en la cama y había un plato en sus piernas. No era muy buena cocinando, pero había hecho lo posible por su madre. Hermione no quería imaginarse como debía estar la cocina, seguro era un desastre.
Igualmente eso no importaba. El amor y sus deseos de hacerle feliz su día, era lo más valioso.
Un desayuno de huevos, pan y mantequilla con mermelada. Incluso había logrado preparar un buen jugo. Acarició su rostro y sonrió. Meredith era lo más valioso que tenía.
Y él también. Su familia era lo más valioso.
Mami, ¡feliz cumpleaños! ¡Feliz feliz cumpleaños!
Hermione sonrió dulcemente, mientras tomaba aquel plato y caminaba hasta la cocina. Era tiempo de organizar la casa para la fiesta. Era tiempo de limpiar.
Y aquella tarde luego de un gran trabajo de decoración y remodelación total, todo estaba preparado.
Harry y Ginny fueron los primeros en llegar. Con paquetes de regalos. Estaba bien, los podía abrir.
Pero sentía que eso no era suficiente. Lindos obsequios sin duda alguna, pero nada suficiente para llenar aquel vacío.
Ron fue el siguiente en llegar, no venía solo. Luna y Neville le acompañaban. La casa pronto estaba llena de niños, bullicio y risas.
Todo parecía estar bien.
¡Por favor, Merlín! Cúmple el deseo a mami y que ellos hayan leído mi carta. Sé que mi papi hizo mal antes, pero él es bueno. Yo lo sé. Te lo pido.
"Trae a papi a casa"
Se quedó en silencio, mientras se persignaba y rápidamente corría hacia sus amigos, para disfrutar de entretenciones que Hermione había construido para ellos. El mejor cumpleaños.
Al menos se sentía renovada, sentía que podía dejar de pensar un poco en las penurias y disfrutarlo.
Vinieran las cosas como fuesen. Ella soportaría todo viento en contra.
¡A que no me atrapas, Meredith! gritaba Lily Luna Potter. Meredith corrió tras ella pero antes de alcanzarla, el timbre de su hogar sonaba suavemente. Se detuvo y ladeó la cabeza hacia la puerta. Su madre ya tenía a la mayoría de sus invitados, incluyendo a gran parte de la orden que tenía parte de la familia Weasley. No esperaba a más nadie.
Hermione abrió la puerta y se detuvo, con sorpresa. ¿Qué?...¿Qué significaba?
¡Papi! exclamó Meredith y corrió hasta su encuentro. Draco se inclinó para abrazarla, mientras Hermione no sabía si reclamarle por la sorpresa y la falta de aviso o si echarse a llorar y abrazarlo.
Hizo lo segundo.
¡Oh por dios, Draco! Pero..¿qué haces aquí?
Draco sonrió suavemente, mientras Meredith brincaba en el suelo. Su carta había funcionado. O eso creía.
Me dieron un indulto. No estoy seguro del por qué, pero parece que ya "cumplí" mi condena. Pese a que tenía dos años más de ella, salí libre. Aunque por allí escuché... dijo y bajó la vista hacia Meredith, que lo miraba risueña que cierta carta ayudó en mi liberación.
Meredith desvió la vista, pero Draco insistía en ver en su dirección.
¡Yo no lo hice! Lo juro...bueno ¡yo envié una carta pidiendo por la liberación de papi! Mami lo extrañaba mucho y pensé que sería un buen regalo de cumpleaños.
Dijeron que los amenazabas con llorar estridentemente hasta dejarlos sordos.
Hermione y el resto se echó a reír. Meredith se sonrojó, mientras su madre la rodeaba con sus brazos.
Pero creo que lo que más miedo les dio es cuando dijiste que "no votarías por ellos, hasta que no me liberaran".
Sí, había dicho eso.
Y entonces, ese fue el cumpleaños más feliz que su madre había tenido. Porque gracias a la amenaza de Meredith; el ministerio le había tomado miedo al asunto e incluso, le había escrito una carta en respuesta.
Que por supuesto Draco tenía entre sus manos. Hermione jamás dejó de reírse ante aquel suceso. No sabía que su hija era capaz de algo así y luego de haberlo visto, se alegraba de que eso sucediera.
Porque no se le había ocurrido a ella, pero le había dado lo que tanto anhelaba con el corazón.
Volver a estar con su esposo.

 

El regalo de cumpleaños para mi mami - Fanfics de Harry Potter

El regalo de cumpleaños para mi mami - Fanfics de Harry Potter

¡EL MEJOR CUMPLEAÑOS PARA MI MAMI!(dedicado a mi madre Soledad)Solían celebrarlo juntas, casi nunca Hermione solía estar sola cuando de su cumpleaños se t

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-el-regalo-de-cumpleanos-para-mi-mami-fanfics-de-harry-potter-5098-0.jpg

2023-02-27

 

El regalo de cumpleaños para mi mami - Fanfics de Harry Potter
El regalo de cumpleaños para mi mami - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/72025
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20