El terror de los Potter - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Prólogo

Esta historia trata sobre los 10 años antes que Harry Potter asiste a Hogwarts en el primer libro de J.K Rowling. (el comienzo del año del asesinato).

La comunidad Mágica no puede vivir en paz ya que el Señor de las Tinieblas está más fuerte que nunca y cada vez consiguiendo más vasallos.

Nota Importante: Los padres de Harry (que tiene 1 año de edad) aún están vivos, por ello "resucitaré" a algunos de sus amigos que menciona Rowling en los libros (aurors que han muerto y demás).

Otra nota importante: Ésta historia no tiene nada que ver con "La Banda de Slytherin", y es propiedad de la autora (yooo!!). Si en alguna otra página o en ésta misma (hay incontables ficts en HA, todos parecidos y diferentes) hay una historia similar a ésta, es mera coincidencia, puedo jurarlo sobre la tumba de Tom Ryddle.

* PiLi GrAnGeR *

Capítulo 1



Aquella noche iba a ser inolvidable para los Potter. El clima había sido perfecto: no había nada más que la Luna brillante en el cielo, y las nubes se habían esfumado como algodón hecho polvo. Las lechuzas ululaban y las ramas de los árboles golpeteaban las ventanas del hospital mágico "Take Care" por la leve brisa, que susurraba alegremente. Lilian Evans de Potter era una madre inmensamente feliz.

¡Oh, James! ¡Nuestro querido Harry!-
Y James, era un padre orgulloso.

Es igual a ti - continuó la madre -; tu mismo cabello desordenado, negro azabache, tus resplandecientes ojos color verde esmeralda, y tu misma expresión al sonreír... -
El padre se acerca al bebé, que estaba llorando. Y sin más que decir, sonríe.

* * *

Habían pasado tres semanas desde aquel día en el hospital, y los alegres padres ya se habían marchado hacia su casa con su nuevo hijo, Harry. Habían preparado una habitación para el bebé, junto a la suya. Eran padres primerizos, lo que da a conocer que sería toda una experiencia criar al pequeño.

Pero los Potter tenían un secreto: no eran del todo "normales". Eran brujos. Aunque no lo crean, los brujos siempre han existido, desde tiempos remotos. Es más, en una época, la de los cuentos de hadas, hasta los muggles (personas comunes, sin magia) creían en las brujas. Y en Irlanda, desde siempre (y aún ahora los más supersticiosos) se creyó en los leprechauns, pequeños duendes que aparecían cada vez que la lluvia se detenía y el sol aparecía; cuando se formaban los arco-iris.

De todas formas, los Potter eran unas de esas personas que poseían el don de la Magia, y por razones de seguridad, debían ocultarlo, al igual que todos los magos. Al decir "seguridad", me refiero a que, si todos los muggles se enteran sobre la existencia de la Magia, querrían hacer todo tipo de hechizos, y eso sería un descontrol. Así es como todos los brujos, incluidos los Potter debían ocultar sus poderes.

Los únicos parientes que tenían Lily y James eran los Dursleys. Petunia (hermana de Lily) se casó con Vernon, y juntos tuvieron a su hijo Dudley, del cual estaban inmensamente orgullosos. Creían que no había niño como él. Y tenían razón: no había niño más malcriado y molesto que él. Los Dursleys eran muggles, Y Petunia, no era una bruja como Lily por una historia, que pocos conocen y que yo no contaré. El caso es que, al casarse Lily y James, ambos brujos, formaron a Harry un auténtico mago (nada más que genes). Además, los Dursleys se avergonzaban de tener vinculación con los Potter. Sabían que eran magos, y ese era el problema. "Es un vago" decía Petunia sobre James; "No logrará nada en la vida, además de ser anormal como mi detestable hermana". Hasta llegó a negar tener una hermana, y su esposo coincidía con ella que sería mejor pretender no tener parientes además de la Tía Marge, hermana de Vernon.

Para los Potter esto no era nada grave, no necesitaban a los Dursleys para nada. Tenían a sus amigos de la escuela (brujos también) y a sus colegas, no estaban solos. No necesitaban la aprobación de sus parientes. Con Harry eran una familia feliz.


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili

Capítulo 2



James, Lily, ¡felicidades!-
Oh, gracias Sirius.-
Soy el padrino más afortunado, ¡mira el ahijado que me tocó! ¡Será un valiente y poderoso mago como su padre!-
Sirius Black era uno de los mejores amigos de Lily y James desde la escuela, y padrino de Harry. Era una de las personas de confianza para los Potter.

Sirius saca la cámara mágica de su bolso, se reúne junto a los padres y a la canasta de mimbre donde estaba jugando el bebé y, diciendo "¡sonrían!" toma una preciosa foto en movimiento.

¡Un recuerdo para toda la vida!- dice Lily, a la vez que guardaba la foto en su álbum.
En ese preciso momento estaban desayunando. Lily unta una tostada con mermelada de frambuesa para Sirius, y James toma un sorbo de café.

Lily, pásame El Profeta por favor.-
Su mujer le alcanza el diario. James lo abre y a través de sus anteojos lee el titular.

El Profeta Diario

¡Últimas novedades!

_Londres_ ¡Terrible tragedia! Ayer por la noche, el Innombrable reapareció, confirmando los rumores que dicen que aumentó su poder y su cantidad de vasallos. No se sabe quienes son los traidores, que llevaban máscaras, el Ministerio está trabajando en ello día y noche. La aparición del Señor de las Tinieblas trajo serias dificultades, entre ellas, dos muertes. Los conocidos aurors Longbottom han muerto, asesinados por Él. Mucha gente sigue llorando por ellos, y por su pequeño hijo recién nacido, Neville, que quedó huérfano. Al pequeño lo trasladaron a la casa de su abuela, que no quiso hacer declaraciones. Incluso se descubrió que no todos los vasallos lo siguen a voluntad, sino que Él está utilizando el maleficio imperdonable Imperius, y así los obliga a obedecerlo. Está castigando terriblemente a los que se topan en su camino con el maleficio Cruciatus, y peor que ello,! está matando como nunca. El Avada Kedavra está siendo el hechizo más escuchado... así que les prevenimos que cierren bien sus casas (si quieren cerrarlas con magia compren la revista "Hechizos para toda ocasión") y no dejen a sus niños solos. Eso fue todo por hoy, tengan mucho cuidado, porque el Innombrable podría estar acechando.

¡Oh, por Dios, James, los Longbottom!- Lily abraza a su esposo, su rostro estaba cubierto de lágrimas.
Sirius estaba estupefacto. Había dejado caer su tostada al suelo al escuchar la noticia que James había leído.

Lo siento Lily, ya lo limpio... - dijo, con dificultad para hablar.
Deja Sirius, ya habrá tiempo de limpiarlo. Pero ahora debemos hablar contigo. Con James hemos estado pensando mucho. Harry apenas tiene un mes y medio de edad y tenemos mucho miedo por él, por su seguridad. Son tiempos muy difíciles y el-que-no-debe-ser-nombrado puede buscarnos, por mis antecedentes, y querrá vengarse de nuestro matrimonio, él sabe muy bien que mi punto débil es mi hijo, alguien le ha dicho sobre su nacimiento. Necesitamos que nos ayudes a protegerlo, ¿lo harías querido amigo?-
No debes ni preguntarlo Lily, saben que estoy a su disposición y a la de mi pequeño ahijado.-
Muchas gracias amigo, lo que necesites, pídelo.-
James, necesito que sean felices tú y tu familia, y el Innombrable no se interpondrá en esa felicidad.-
¡Concedido!- y James y Sirius se abrazan afectuosamente.
En ese preciso momento, el pequeño Harry Potter comienza a llorar ruidosamente. Se puede decir que podía predecir que eso no sería tan fácil.


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 3



Sirius había reunido a Remus Lupin, Peter Pettigrew y Arabella Figg para pedirles que les ayudaran a proteger a Harry y a sus padres. Todos ellos eran amigos de la escuela de Magia y Hechicería a la que habían asistido de jóvenes, Hogwarts, que estaba compuesta de cuatro casas a donde eran asignados sus alumnos teniendo en cuenta la personalidad: Gryffindor, la de los astutos y valientes, Ravenclaw, los inteligentes, Hufflepuff, nobles como ninguno y Slytherin, ambiciosos a más no poder; y desde allí se habían hecho más que amigos. Remus, a pesar de su enfermedad (era un hombre-lobo) era un gran hombre; Peter Pettigrew siempre fue el "tonto" de la clase. Era el que quería ser como Sirius y James (los cabeceras de Gryffindor, la casa a la que asistían) y el que andaba tras ellos todo el tiempo. Y Arabella era una gran amiga también. Los tres, junto a Sirius, estaban dispuestos a ayudar. Muy bien sabían que el Innombrable (llamado así porque la Comunidad Mágica teme llamarlo ! por su nombre) acecharía cerca de los Potter, por hechos del pasado. Las malas lenguas dicen que Lily fue novia de Tom Ryddle, que cambió su nombre por Lord Voldemort, quien es nadie más que el mismo Innombrable. Entonces, cuando el Señor de las Tinieblas se pasó al lado oscuro Lily lo abandonó, y se enamoró de James. Se casaron secretamente, para que Él no los descubriera. Pero alguien, evidentemente algún traidor le contó todo. Y es por eso que Lily y James temen por su hijo, y por sus propias vidas.

* * *

Lily, ya me voy!-
James, ¡espera!-
¿Qué?-
Lily aparece en el Living de su pequeña casa con Harry en sus brazos. El pequeño había cumplido 4 meses.

Mira lo que ha aprendido el pequeño Harry... - apoya suavemente al pequeño en la alfombra azulada.
Harry empieza a gatear. Su padre lo levanta y da vueltas en el aire junto a él. Cuando llegó la hora de irse a trabajar, se despide de su esposa con un beso en la mejilla y de Harry con un abrazo. Se va.

Lily queda sola en la casa con el bebé. Lo lleva a su habitación y lo acuesta en la canasta de mimbre, regalo de bodas a cargo de Albus Dumbledore, el hombre más noble y justo que los Potter jamás hayan conocido. Era profesor en Hogwarts, y se dice que dentro de unos años llegará a ser director.

Lily acaricia suavemente a su hijo y le canta una canción de cuna. El niño se duerme.

Duerme tranquilo pequeño Harry, que mamá está aquí para cuidarte... - y tapa al niño con su manta celeste.
* * *


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 4



Dos sombras siniestras se encontraban en el cementerio que quedaba a dos millas del pueblo "Hanndville", donde vivían los Potter. Una sombra, la más alta le hablaba a la otra, con un tono escalofriante en la voz, que hacía que los pelos de la nuca se le pararan.

La noche era tranquila y apacible, aunque con algunas nubes del color de la nieve intentando ocultar a la blanca media Luna.

Colagusano, ¡haz lo que te pido!- dice la voz fría, que provenía de la sombra alta.
La otra sombra, baja y ancha, parecía estremecerse. Se agacho a los pies de la otra sombra.

Pero, Mi Señor, ¡eso es imposible!-
No hay imposibles, mi querido Colagusano... -
Colagusano comienza a llorar. La sombra más alta saca la varita y le apunta.

Parece que llevas un cariño dentro tuyo con respecto a Lily y James... -
¡No, Mi Señor, no!-
Entonces demuéstrame tu lealtad, como buen vasallo que eres... - dice con voz suave pero aterradora.
¿Que quiere que haga Señor?-
Lo planeado. Mañana por la noche. Debe salir perfectamente. Por lo que me has contado Colagusano, ese Black será el protector de los Potter y su repugnante hijo. Debemos seguir el plan cuidadosamente, ¿entendido?-
Sí... Si Mi Señor... -
Y así, cuando una nube deja libre a la Luna, ésta ilumina a las dos sombras. Y, puedo asegurarlo, a nadie le hubiera gustado ver esa escena.

Lord Voldemort estaba parado sobre una tumba, y nadie más que Peter Pettigrew estaba llorando a sus pies.

* * *

Esa mañana llovía a cántaros, y no había absolutamente nadie caminando por las calles del Callejón Diagon. Flourish Y Blotts, Ollivander´s Wands, Artículos para Quidditch, todos vacíos. James y Lily estaban junto a su pequeño hijo en su casa. No sabían que ese mismo día su vida correría peligro. Que había un traidor cerca suyo, y en ese mismo momento, a su lado.

Peter, pásame la revista "Corazón de Bruja" por favor.- dijo Lily, mientras mordía una tostada con manteca que se había preparado.
Si... Si Lily... - contestó, algo nervioso.
¿Te pasa algo?-
¿A mí? No, no, nada.- y su voz era cada vez más aguda.
Peter le alcanza la revista a Lily, y ésta la abre en la primer página, y lee.

¡Chismes de último momento!

¡El Ministerio se pelea!

Así es mis queridas brujas lectoras! Integrantes del Ministerio de la Magia se estuvieron peleando en la desesperación de no poder vencer al Señor de las Tinieblas. "Ni todo un ejército podría vencerlo, imagínense nosotros!" Dijo el actual supervisor de Misterios, del que no podemos reflejar identidad. Era de suponer que los irresponsables del Ministerio no iban a hacerse cargo, así que nos dejan a nosotros, los ciudadanos, desprotegidos de fuerzas del mal que no podemos combatir. ¿Qué clase de Comunidad Mágica somos? Así se llama la campaña que muchas brujas y brujos están realizando en Londres, así que si se quiere unir, usted, una bruja informada, llame al 0800-132-MAGIA.

Eso fue todo, los saluda Rita Skeeter.

¡Esa Skeeter! ¡No hace más que criticar y traer más problemas de los que hay!-
Estoy de acuerdo contigo Lily... más problemas, más problemas.- y Peter se agacha en su silla, apenado y avergonzado.
Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 5



En esa noche oscura y neblinosa James debía ir hacia el Ministerio a ayudar con la búsqueda de dos aurors desaparecidos. Lily había quedado sola junto a Harry. No se puede negar que no estaba preocupada. La radio mágica "Magic News Daily" había dicho que era peligroso andar por la calle y hasta quedarse en su casa, que cualquier cosa, por más inimaginable que fuera podía ocurrir. Era por eso que la mujer temblaba incontrolablemente, mientras sostenía a su hijo.

De pronto, Lily oye un ruido en el cuarto del bebé.

Podía esperar lo peor, pero decidió no preocuparse sin razón y subió a ver que ocurría. Lo primero que pasó por su mente fue que algún gato o una lechuza había entrado por la ventana, la cual estaba abierta de par en par.

Recorrió la habitación, por las dudas. Estaba todo en su lugar. La canasta de mimbre de Harry estaba intacta. Nada fuera de lo que se puede llamar "normal".

Unas horas después, llegó James. Éste estaba agitado, había dejado su abrigo en el perchero junto a la puerta y se había sentado listo para encender la radio y escuchar las noticias. La "Magic News Daily" estaba transmitiendo una novela, cuando apareció la voz estruendosa del locutor. "Noticias de último momento! - comenzó - Por lo que nuestros reporteros nos han informado, los aurors Nott han desaparecido, sin dejar rastro. Las malas lenguas dicen que se unieron al Innombrable pero eso no está confirmado. Repito, no está confirmado..."

¡Ya se han enterado! - dijo James, alterado - ¡Batieron su propio récord!
Lily le dijo a su esposo que se calmara, que Harry estaba dormido y que no quería que despertase. Le pidió que le explicara lo que había ocurrido, lo más dulcemente posible.

Mi querida Lily, estoy muy cansado y mañana tendré que ayudar con la búsqueda de esos malditos Nott, así que quiero descansar, si no te importa.-
Su mujer, entendiendo, accedió a su pedido. Al escuchar la palabra "malditos", cayó en la cuenta que no estaba de muy buen humor, y que al parecer, el locutor había dicho la pura verdad. Otros traidores se habían unido a Lord Voldemort.

Al día siguiente, Sirius había aparecido en la pequeña casa de Los Potter para desayunar.

¿Eso dijeron? -
Sirius Black estaba boquiabierto. Se acababa de enterar los de los Nott.

¡Los encontraremos James! ¡Y les haremos pagar a ellos, a sus compañeritos y a su jefe!-
El hombre trinaba. Pero se calmó al ver la cara de preocupación de Lily. Decidieron ocuparse de sus propios problemas y de su protección.

En eso tocan el timbre, era Arabella Figg. La mujer entró y les preguntó si se habían enterado. La respuesta la alivió, ya que no quería ser la persona que debía contárselos. Porque no sólo Lily tenía un secreto. James también.

* * *

La búsqueda de los Nott era cada vez más numerosa. Los rumores de que se habían aliado al Innombrable se habían confirmado y la gente quería era encontrarlos para que, si estaban actuando obligados por el hechizo Imperius (era lo más probable, ya que dos respetables aurors no se iban a aliar a su peor enemigo de un día para el otro) les dijeran quienes eran los traidores que seguían a Voldemort y cuáles eran sus posibles planes. Pero pasaron días y no hubo rastros de los Nott. James había sido muy amigo de Michael Nott en Hogwarts y por eso su preocupación iba más allá del Ministerio. Llamó a su madre, que era una anciana que vivía en el pueblo de Hogsmeade, y que estaba al borde de un ataque de nervios por la desaparición de su hijo y su esposa. Lily fue a visitarla y la contuvo, hasta que decidió volver a su casa para la protección de su hijo, Harry.

Todo se complicaba cada vez más. James debía pasar prácticamente todo el día en el Ministerio, colaborando con la búsqueda de personas desaparecidas; Remus estaba enfermo y eso lo afectaba los días de luna llena cuando se convertía (empezaba a estornudar fuego) y Arabella se iba a un congreso de Brujas Eficientes en Noruega. Sirius pasaba sus ratos libres con Lily y Harry (a pedido de James), pero eso no bastaba y la mujer tenía miedo de que llegara el momento. Mientras tanto, el asustado Peter no podía colaborar mucho, porque estaba demasiado ocupado ocultándose de su jefe.

Lily, ¿seguro que estarás bien? No quiero dejarte sola...-
Sirius, el Valle de Godric es muy seguro, no creo que se atreva a asomar su cabeza por aquí...o lo que sostenga su cuello...-
Segura?-
Totalmente.-
Un asustado Sirius Black se estaba marchando hacia el Ministerio esa mañana nublada. En el momento menos apropiado para dejar a Lilian y a Harry solos.

Lily estaba concentrada en el libro "Comidas Mágicas y Muggles" cuando un viento repentino que abrió la ventana de la cocina de golpe la hizo sobresaltar. El libro se le resbaló de las manos y la mujer se aproximó a dónde estaba su varita.

No creo que eso te ayude en éste momento Lilian.- le dijo una voz fría desde la ventana.



Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 6



Lily se estremeció de pies a cabeza. Sostenía la varita lo más firmemente posible, pero no podía evitar que se le resbalara a causa de los nervios. Miraba fijamente a la sombra que le hablaba desde la ventana. Cada vez se hacía más visible, como si se fuera acercando, poco a poco. Hasta que tuvo a esa extraña figura enfrente suyo.

¿Es que no vas a decir nada Lilian? -
La cosa que había hablado llevaba una capucha puesta, y la capa negra sólo dejaba a luz sus zapatos gastados. Al pronunciar Accio! la varita de la asustada Lily llega a sus manos. Lily, aterrorizada, tuvo una súbita y loca idea. Tomó a Harry de la canasta y con él en brazos subió las escaleras lo más rápido que pudo. Se encerró en su habitación. Intentó abrir la ventana que daba al jardín: estaba sellada con algún encantamiento que ella no podía recordare en ese momento de pánico.

Desde el piso inferior, lo que antes era una sombra y ahora un hombre de mediana edad, flacucho y pálido, con tan solo un movimiento de la varita estuvo frente a la puerta de la habitación de Lily y James.

Lilian...tan tonta e ingenua...-
Y a continuación, pronunció Alohomora!. La puerta se abrió de golpe. Lily estaba intentando en vano abrir la ventana, y al ver que el hombre había logrado alcanzarla, desistió. Cubrió a Harry con una manta. El niño estaba llorando sonoramente.

¿Qué quieres de mi Tom? -
Primero y principal, querida Lilian, no creo que estés en condiciones de llamarme por mi nombre. Soy Lord Voldemort. - Lily respira entrecortadamente - y segundo... sabes muy bien que quiero. -
Voldemort se acerca a la repisa donde estaban las fotos familiares. Apunta con la varita a cada una de ellas y lo que queda luego son sólo cenizas.

Para que luego no recuerdes nada - se ríe fríamente.
Lily sigue parada, estupefacta. Harry sigue llorando, pero su madre no se aparta de él.

¿Qué quieres de mi Voldemort? - pregunta nuevamente.
Voldemort no contesta. Sigue recorriendo la habitación, deteniéndose para revisar algún cajón o para destruir algún lindo recuerdo de Lily y James.

¿Cómo está tu querido esposo? ¿Son felices juntos? -
Lily lo mira con cara de desprecio, algo más valiente que antes.

Somos muy felices.- contesta fríamente, como nunca la habían escuchado hablar.
La boca de Voldemort forma una mueca despreciable.

Oh, no sabes cuanto me alegro. Espero que a esa felicidad la aprovechen, porque créeme querida Lilian, no durará mucho más. -
No te tenemos miedo. Albus está con nosotros. -
Voldemort irrumpe en carcajadas.

¿Ese viejo loco? - a Lily le hubiera gustado darle una patada -; a ese nunca le he temido, como nunca le he temido a nadie querida e inocente Lily. ¿Pero sabes qué? Mejor terminemos con esto, que no tiene ningún sentido. Espero que tú y James se cuiden, porque de Harry no puedo decir lo mismo. -
Con un movimiento de varita, atrae a Harry a sus brazos, y con un chasquido de dedos, desaparece de allí en un abrir y cerrar de ojos.

¡¡NO!! -
Pero Lily no puedo hacer nada para impedirlo.

* * *

Era la primera vez en esos meses que James había dejado de ir al Ministerio para quedarse con Lily. Habían pasado dos días desde que Voldemort se había llevado a Harry, y en el valle de Godric los pueblerinos susurraban a las espaldas de Lily y Sirius, que habían dejado anuncios mágicos por toda la región que decían:

Niño Perdido

Por favor, con cualquier información, mandar una lechuza a:

Valle de Godric

Cerca de las montañas,

Cabaña 32



Pero sabían que era mucho más grave, que el niño no estaba solo. Estaba acompañado. De su peor enemigo.




Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 7



Arabella sostenía cuidadosamente el pañuelo varias veces usado de Lily. James había viajado junto a varios miembros del Ministerio de Misterios y Remus al pueblo Pequeño Hangleton por rastros de Harry. Lily había quedado con Sirius y Arabella, mientras Peter no aparecía por ningún lado.

¿Dónde estará? Siempre falta cuando hay problemas. - objetó Arabella.
Tal vez esté en Pequeño Hangleton, disfrazado de Voldemort y con Harry en sus brazos. - dijo Sirius, entre carcajadas.
Pero con su sentido del humor los dos amigos no habían podido sacarle ni una mueca a Lily. Ésta estaba inmersa en sus pensamientos, de vez en cuando le caía una lágrima. Sirius y Arabella estaban preocupados.

Lily, ¡te ves peor que Tufty! -
¿Quién? -
Tufty, mi gata embarazada que se la pasa tirada. Lily, hazme caso, me parece que debes tomar algo de aire puro. Este Valle no es el indicado, ¿qué te parece si vamos al Callejón Diagon a ver la nueva venta de ropa en Madam Malkin? -
No tengo ganas Arabella, peor gracias por preocuparte... de hecho, quiero dormir. Llega a llamar James y no duden en despertarme de un grito. Y si hay algún rastro de Harry... lo mismo. - y sin decir más se levanta y se transporta hacia su habitación.
* * *

¡¡RING!! El teléfono estaba sonando en la pequeña cabaña, hogar de los Potter. Arabella se levanta de repente y agarra el tubo del teléfono. Repentinamente, se lo entrega a Sirius para que él contestara.

¿Hola? -
¿Sirius? ¿Eres tú? -
¡James! ¡Sí, claro que soy yo! ¿Alguna novedad? -
Por supuesto Sir... transpórtate con el traslador que les dejé sobre la mesita del comedor hacia Pequeño Hangleton. Trae a Lily y a Arabella.-
Entendido. - corta la comunicación.
¿Y? - pregunta Arabella, impaciente, que se mordía las uñas.
Ve a despertar a Lily... parece que James tiene novedades. -
Y así, gracias al traslador con forma de lata de gaseosa logran llegar a Pequeño Hangleton en menos de tres segundos. Allí, James y Remus los esperaban.

¿Y los del Ministerio de Misterios? - pregunta Lily, observando que allí no había nada más que colinas, una vieja mansión y ellos.
Les dije que se fueran, que todo está en órden. -
¿Cómo dices? - dice Lily, abriendo bien los ojos. - ¿Acaso ha aparecido nuestro hijo? -
No, pero sé bien donde está. Por cierto, ¿dónde está Peter? -
Eso es todo un misterio... - acota Sirius.
Debe andar buscando pistas, en su forma de rata blanca. - dice Arabella.
Tal vez, pero lo que buscamos está aquí, enfrente nuestro. - James señala a la vieja mansión de tres pisos que estaba en la cima de una colina.
Sirius, Arabella y Lily se miran, interrogativos. Sabían que lo que James decía no tenía sentido porque, ¿qué diablos puede haber en una vieja mansión abandonada? Nada. O eso es lo que pensaban.

* * *

Tras mucho esfuerzo lograron llegar a la cima. La puerta de la mansión estaba abierta. Un cartel raído y mohoso a la entrada decía con letras grandes y blancas: Mansión de los Riddle.

Lily mira el cartel y se sobresalta. Mira a James.

¿Mansión de los Riddle? El... ¿El esta aquí? -
Remus asiente con la cabeza a la misma vez que James. Arabella y Sirius miran a Lily, que estaba petrificada.

Acá supuestamente íbamos a vivir, la íbamos a reconstruir... esos eran nuestros planes... - titubeando.
Lil, entremos de una vez, esto me da escalofríos... -
Si Arabella, entremos ya, porque a mi también... -
Al entrar, miraron para arriba y notaron que la luz de uno de los cuartos estaba prendida. Se miraron entre sí, sin poder evitar estar asustados. Hasta que James habló:

Pueden subir conmigo los que tengan el valor. Lily, te necesitamos a ti especialmente, eres la clave. -
Yo estaré allí contigo amigo. - digo Sirius, adelantándose.
Y yo con ustedes. - acotó Remus.
No duden que yo también. - dijo Arabella, con la varita bien sostenida en su mano derecha.
Lily sin decir nada, se adelantó. Los cinco subieron la escalera cuidadosamente. De vez en cuando se sentía el crujir de un escalón. Llegaron a la puerta de la habitación con la luz encendida.

¿Listos? - preguntó temerosamente James a sus amigos.
Listos. -
Abrieron la puerta.


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 8



Lily dejó caer su varita, aturdida. Sirius y Remus retrocedieron de repente, empujando a Arabella. Pero James seguía parado, con la varita bien sostenida.

Los estaba esperando. - dijo una voz fría.
Arabella recoge rápidamente la varita de Lily y se la entrega.

Lilian, volvemos a encontrarnos... - dijo la misma voz, que dejó de serlo y se convirtió en un hombre de mediana edad, con cicatrices en los brazos y rostro repugnante, como si en los últimos años hubiera envejecido como nunca.
Luego el hombre se adelantó, enfrentó a Lily y a James, que estaban respaldados por sus amigos.

Soy Voldemort, Lord Voldemort. Teman mis enemigos.-
Luego se volteó y le dijo a una pequeña sombra que estaba en un rincón:

Acércate Colagusano. - el pequeño encapuchado obedeció a su amo, caminando torpemente. - Muy bien Colagusano... ahora sácate la capucha, déjales ver a quien has elegido. -
El hombrecito se sacó la capucha como Voldemort le había dicho. Al verlo, Arabella y Lily se tapan la boca. Remus y Sirius se adelantaron furiosos y James no sabía como reaccionar.

Peter, ¿cómo pudiste? - dijo James.
Pequeño traidor, te mataré! Ya verás que lo haré, ya verás... - Sirius se adelantó, pero James lo paró. Lo miro diciendo: "es mejor no provocar a su...amo."
Lily estaba aturdida. Veía venirse todo aquello. Pero no paraba de pensar en dónde estaría Harry. Hasta que Colagusano desapareció por un momento y apareció de nuevo, con un aturdido Harry en sus brazos.

Dámelo Peter... dame a mi hijo por favor... - dijo Lily suplicante.
Pero Colagusano le entregó a Harry a Voldemort.

Que hermoso... - comenzó Voldemort - el fruto de un amor. De un amor que no durará mucho, desafortunadamente. Ay Lily, no sabes cuan decepcionado estuve cuando me dejaste por ese. - mira a James con sus fríos ojos grises -, pero bueno, eso es historia Lilian. Podemos cambiar el futuro, nuestro futuro. Podría matarlo sólo a él y a sus sucios amigos, menos a mi vasallo Colagusano, e irnos nosotros. Pero Harry no podría quedar vivo: sería un recuerdo de tu querido esposo. ¿Qué dices Lily? -
Los tres amigos se miran entre sí, y luego miran a James que trinaba de furia. Mientras Lily ni lo había pensado.

No sabes lo que dices Tom! Haces esto sólo por venganza a tu padre que dejó a tu madre! Te atreves a llamar a personas "sangre sucia" cuando tu, el señor de las tinieblas es sangre mezclada! -
Voldemort acaricia su varita con expresión maligna.

Primero, querida Lilian, no me llames más con ese nombre que heredé de mi estúpido padre. Soy Lord Voldemort, y ya lo sabes. Y segundo, no soy sangre mezclada, no lo seré más, porque mi padre morirá, pagando su cobardía de no enfrentar que mi madre fuera una bruja. Y si me lo permites, podría matarlos a todos. Porque soy el todopoderoso, capaz de todo, el amo de las serpientes. Y eso me recuerda... NAGINI! -
Terminó de hablarle a Lily y empezó a susurrar cosas extrañas, en un lenguaje que de esa habitación, sólo él conocía. El lenguaje pársel, de las serpientes. Mientras seguía hablando pársel, una serpiente gigante que se arrastraba por el pasillo entró a la habitación. Arabella, Remus y Sirius se corrieron de la puerta velozmente, James agarró a Lily y Colagusano se agachó. Voldemort seguía parado con Harry en sus brazos, al recibir a su mascota.

Nagini, querida mía, ¿tienes hambre? -
La serpiente lo miró con sus resplandecientes ojos amarillos.

Que bien, porque aquí tienes todo un banquete. -
¡Ni lo pienses! - Gritó Sirius, distrayendo a Voldemort.
Vamos, Lily, James, todos! Agárrense! -
Todo pasó tan rápido que ni el propio Voldemort lo entendió. Remus llevaba un traslador con forma de sombrero para precaución, es por eso que Sirius había tenido tiempo de agarrar a Harry y de agarrarse a sus amigos a tiempo. Así fue que todos aparecieron en el hogar de Los Potter, con Harry, sanos y salvos.


Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 9



Sí Remus, ya te dije que estoy bien... -
Lily estaba acostando a Harry, tras un día agitado.

Remus, Arabella, son las doce en punto. Si Sirius se queda conmigo, no hay problema. Además James no tardará de llegar del Ministerio. -
¿Segura Lily? -
Segurísima. -
Remus y Arabella tomaron sus abrigos del perchero, y despidiéndose de Lily y Sirius, se marcharon.

Sirius estaba tomando un vaso lleno de cerveza de manteca cuando se le resbaló de las manos, produciendo un estruendo.

Puaj! - exclamó.
¿Qué pasa? - preguntó Lily, sobresaltada.
¿Es esto cerveza de manteca? -
Lily observa por un momento el vaso roto y el líquido desparramado por el piso. Piensa por un momento, y luego reacciona.

Oh, por dios! No puede ser que hayas tomado eso... - mira a Sirius y luego al piso, con asco.
¿Qué diablos he tomado? -
Pus de bubortubéculo. Si no lo vomitas ya, te hará agujeros en el estómago. Ve al baño! -
Sin siquiera pensarlo dos veces, Sirius se va corriendo hacia el baño. Lily se ríe por lo bajo, y se sienta en el sillón del living, al lado de la chimenea.

Pensaba en Peter, en porqué los había traicionado así. Nunca habían tenido un problema con él. Al menos ninguno que Lily se acordara.

Pero unos ruidos en el jardín delantero la distrajeron.

¿Quién está ahí? - preguntó Lily, abriendo la puerta principal.
Al segundo que tocó el picaporte, la puerta se abrió de golpe, empujándola hacia atrás. Lily queda inconsciente en el piso.

Ennervate! - dice el hombre que había entrado.
Lily se despierta, frotándose la cabeza. Mira hacia arriba con expresión de terror.

¡Voldemort! - exclama.
Voldemort entra y cierra la puerta. Tras él caminaba muy torpemente su vasallo, Colagusano.

¡Peter! Peter por favor ayúdame! - pero su antiguo amigo sólo la mira con tristeza.
Voldemort se dirige al bebé. Lo toca, le pasa el dedo índice por la cara.

Lily... terminaré lo que he empezado... -
Lily se preguntó donde estaba Sirius cuando lo necesitaba. Pero se acababa de acordar que se había tragado un vaso de pus y que probablemente, estaría vomitando en el baño la mitad de él. Pensó en gritar, pero sabía que Voldemort podría matar a Harry. Así que se quedó callada.

Bien, bien, bien Lily... ¿Dónde está James? -
Descuida Tom, pronto llegará y... -
Nunca...repito, nunca me vuelvas a llamar con el asqueroso nombre muggle de mi padre - le interrumpe Voldemort -, y, me aseguré de que James llegara justo a tiempo para matarlo, junto a su hijo. Lilian, aún estás a tiempo de retractarte e impedir tu propia muerte, si te unes a mi...yo siempre te he amado, y aún lo hago... -
Lily mira a Voldemort. Creía que la que iba a vomitar era ella.

Ni lo sueñes Voldemort. Antes muerta. -
Muy bien... - mira a Harry - entonces tendré que...
Pero la puerta se abre de golpe. Era James.

¡LILY! -
Corre hacia su esposa. La abraza, y luego se vuelve a Voldemort.

No te tenemos miedo. Y ni sueñes que te rogaremos. Moriremos peleando, si es necesario. - dijo James, con ojos fríos.
Oh... que tierno... Lilian, es tu última oportunidad para cambiar de opinión! -
Lily mira a James, luego a Harry, y luego a Voldemort. Sin decir nada más, toma su varita y le entrega a James la suya.

Tal vez no salgamos victoriosos, pero no moriremos rogándote. -
Voldemort también sostiene su varita. Peter mira toda la escena, atónito.

Peter - comenzó James - Nos has traicionado, confiábamos en ti... y pagarás, tu conciencia se asegurará de ello. -
James se pone delante de Lily. Pero Voldemort fue más rápido.

Avada Kedavra! - un chorro de luz verde sale de su varita. Le da a James, dejándolo frío como un hielo.
¡NOOO! - gritó Lily, con lágrimas cayendo por sus mejillas.
Se agacha donde se encontraba James. Su cara mostraba una expresión de horror. Estaba frío y pálido. Estaba muerto.

Lily, déjame matar a Harry. Es él, y luego, podremos irnos. Estar juntos otra vez. No habrá nada vivo que te haga recordar tu pasado. -
¡NO! - gritó Lily, sosteniendo a Harry firmemente en sus brazos.
Lily, si no te apartas, te tendré que matar a ti también. -
Lily respondió con sollozos.

No me dejas opción... Avada Kedavra! -
Lo que ocurrió después, es inexplicable. Lily se había puesto delante de Harry, así que murió al igual que James. Pero cuando el chorro rojo le dio a Harry, misteriosamente rebotó. Rebotó contra Voldemort, produciendo un estallido. La casa empezó a caerse en pedazos. Voldemort se disolvió, se hizo nada. Lily estaba congelada en el suelo, al lado de James. Peter... parado al lado de donde antes estaba su amo, sin habla. Y Harry... permanecía llorando, con sangre en su frente, que chorreaba por toda su cara y manchaba su ropa.

Peter miró como su amo se desvanecía, y como un cobarde huyó.

Sirius, sobresaltado con todo el ruido salió rápidamente del baño. Estaba verde.

¿Qué pas..? - pero se detiene al vera James y a Lily, muertos entre escombros, y a Harry envuelto en sangre.
¡Oh por Dios! -
Se agacha donde sus amigos.

¡Lily, James! Por Merlín, ¡están muertos! -
Libro de visitas: https://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.Pili


Capítulo 10



¡Último capítulo!



Sirius permaneció un buen rato en el suelo, observando los cadáveres de Lily y James. Contemplaba sus expresiones de horror, con los ojos llenos de lágrimas. No podía creerlo. Eran Lily y James, felices y orgullosos padres de un maravilloso niño. Maravilloso realmente. ¿cómo podía ser un niño de apenas un año el único sobreviviente al maleficio imperdonable mortal?

Decidió enviarles una lechuza a Remus y a Arabella, que en ese momento debían estar soñando con los angelitos.

En el reloj de la pared sonó la 1:00 de la madrugada. Sirius levantó a Harry - que seguía bañado en sangre -, y, al limpiarle la frente con un pañuelo, notó algo extraño en el bebé. Como una herida abierta, al rojo vivo, con la forma de un rayo. A juzgar por el llanto del niño, le dolía mucho. "un milagro" pensó Sirius, sin encontrar ninguna explicación normal para ése fenómeno.



En ese momento, llegaron Remus y Arabella. Lupin estaba horrorizado, y al juzgar por su expresión, a punto de caer desmayado. En cuanto a Arabella... con los ojos llenos de lágrimas y los labios fruncidos de odio, se agachó ante los cadáveres de sus amigos.

¡Lily, James! ¿¿cómo dejamos que ocurriera esto?? ¡Tendriamos que habernos quedado! Ay, tendría que haberme quedado... -
Remus se agachó junto a Arabella y la abrazó. Le indicó que se calmara, que no era su culpa, y que ya no había nada que hacer. Mientras abrazaba a su amiga, miró a Sirius interrogándole lo que el mismo Sirius se preguntaba.



¿Desapareció para siempre?

Sirius pidió a sus amigos que llevaran los cadáveres fuera de los escombros - que eran lo único que había quedado del hogar de los Potter - y él se quedó junto a Harry, limpiándole la cara y observándole esa curiosa cicatriz en la frente. Hasta que un ruido de motor que provenía del jardín lo asustó y decidió salir a ver.

Afuera había un hombre gigante, el doble de alto y de ancho de lo que es normal saludó a Sirius con un gesto con la mano. Se notaba en su cara la tristeza, y por sus mejillas corrían grandes lágrimas de dolor y pena.

- ¡Rubeus! -

Sirius fue corriendo hacia el gigante.

Black, ¿cómo está? No diría que bien... *dijo el hombre, mientras se secaba las lágrimas -. Dumbledore me envió para buscar al niño... oí por allí que sobrevivió milagrosamente. - Sirius asiente con la cabeza. - Muy bien Sirius, pronto vendrán del Ministerio a examinar los cadáveres y la casa... o lo que quedó de ella. -
Sirius besa a Harry en la frente, y le entrega el bulto a Hagrid. Saluda con la mano y observa como el gigante y Harry desaparecen en el cielo.

Al cabo de un rato, Lupin y Arabella volvieron. Le comunicaron a Sirius que habían llegado del Ministerio de Misterios - encapuchados, ya que no quieren develar su identidad - y que querían ver a Harry.

Harry está en buenas manos. - contestó Sirius, y luego se tumbó en la hierba, para observar las estrellas.


Si, Harry Potter se encontraba en buenas manos. Y lo que ocurrió en esa noche oscura y neblinosa, ocurrió por alguna razón. Tal vez ese niño tenía destinado a sobrevivir a aquel mago tenebroso.

En cuanto a Voldemort, si murió, no lo sabemos, pero lo más probable es que aún siga vivo, apenas con un poco de fuerza, esperando inútilmente a alguno de sus vasallos para ir a buscarlo. Pero lo que él no sabe es que todos ellos traidores volverían a sus trabajos matutinos, fingiendo haber sido obligados. Pero, donde quiera que esté Voldemort, se es que aún sigue vivo, no dudemos que intentará vengarse. Pero Harry Potter crecerá, irá a Hogwarts como sus padres, se hará fuerte y valiente, hará del apellido Potter un orgullo.

Porque todo lo que está destinado para pasar, pasará, y ya habrá tiempo para enfrentarlo.

NOTA DE LA AUTORA: El final de éste fict sería un posible comienzo para el libro 1. La última parte, es una reflexión de lo que Harry Potter hará a través de su estadía en Hogwarts. O lo que la gente espera que haga. ^___^

Sí, sé que es algo trágico, pero, como dije, es lo que está destinado a pasar. Tal vez podríamos cambiar la historia, pero... sería Harry, el niño que sobrevivió entonces??



Trucos de los Sims 4

 

El terror de los Potter - Fanfics de Harry Potter

El terror de los Potter - Fanfics de Harry Potter

Libro de visitas: http://gbooks1.melodysoft.com/app?ID=FictsHA.PiliPrólogoEsta historia trata sobre los 10 años antes que Harry Potter asiste a Hogwarts en e

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-el-terror-de-los-potter-fanfics-de-harry-potter-2547-0.jpg

2023-02-27

 

El terror de los Potter - Fanfics de Harry Potter
El terror de los Potter - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/2737
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20