Enamorado de... ¿mi hermana? NUEVO CAPITULO 30! - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

El día comenzaba, hacía bastante calor, el verano comenzaba a mostrar sus primeros estragos, cuando un joven de ojos verde esmeralda, cabello color azabache y una cicatriz en forma de rayo, despertaba colocándose unas gafas redondas.


-Harry, por fin despiertas, anda apúrate, el tren nos dejara y mis padres no nos quedran esperar mas.-dijo un pelirrojo, de ojos mieles, vestía un pantalón de mezclilla color azul y una camiseta blanca, estaba alistando su equipaje.


-Voy, oye y Hermione pasara el verano con nosotros?.-pregunto Harry sentándose al pie de la cama mientras dejaba salir un gran bostezo.
-Pues creo que ira a la madriguera dentro de dos semanas, quiere pasar tiempo con sus padres.-
-Oh!... bueno ire a cambiarme.-
-Anda date prisa, recuerda que el tren saldra pronto.-

 


Ron espero al moreno, que no tardo mucho en alistar sus cosas, bajaron juntos a la sala comun de Gryffindor, ahí estaban dos jovencitas esperandolos.


-Vaya! Hasta que se digan a bajar, Ginny y yo casi nos ibamos sin ustedes.-exclamó una castaña,mientras sostenia su maleta.
-Perdon... pero es que Harry fue quien se demoró.-agregó el pelirrojo volteando a ver a su amigo.
-Ya va Ron!... me hubieras despertado si tanta urgencia tenias.-comento el moreno dandole un pequeño puñetazo al pelirrojo en el brazo.
-Hey! Ni que fuera tu niñera!- dijo Ron regresando el golpe a su amigo.


Hermione y Ginny, no paraban de reir.


Ron al oir aquella tierna risa de una de las jóvenes, voltio y posó sus ojos en la pelirroja.


-Bien chicos vamonos!-exclamo Ginny tomando el brazo de Harry y salian juntos.
-Creo que tu hermana y Harry no tardan en ser novios ¿no crees?-pregunto Hermione, caminando al lado de Ron.
-Pues la verdad
no me agrada mucho que Harry ande con mi hermana.-
-Mmm... Mejor candidato no va a tener.- agrego la castaña.


Los chicos acababan de terminar el sexto curso, pronto empezarian su ultimo año en Hogwarts, a excepción de Ginny que comenzaria el sexto año.


Llegaron por fin al tren, guardaron su equipaje y se dirigieron a un vagon.
-Miren, creo que aquí esta bien.-dijo la pelirroja, al entrar se toparon con dos jovencitas, una era rubia y con grandes ojos azules y la otra tenia el cabello rizado negro, y ojos grises.
-Hola Luna ¿podemos sentarnos aquí?, los demas vagones estan llenos.-pregunto Harry
-Claro Harry, pasen ahí mucho espacio.-


Los cuatros amigos entraron, Luna iba sentada con la otra chica, asi que sobraba el asiento de enfrente que estaba vacio, se sento primero Hermione al lado de Luna, y en el otro de enfrente, se sento Ron, luego Ginny y después Harry.


-Chicos les presento a Isabella Leibniz, es mi amiga y pasare con ella las vacaciones, ya que mi padre estara de viaje.-explico Luna mientras Isabella sonreia saludando a los chicos.
-Yo, se bien quienes son: Hermione Granger,-dijo volteando a ver a la joven.-Harry Potter,Ron Weasley y claro Ginebra Weasley-
-Hola Isabella!.- dijo Ginny devolviendole la sonrisa.


Los 6 chicos iban hablando durante todo el trayecto, Ron veia como su hermana tomaba la mano de Harry, y le susurraba cosas en el oido, el pelirrojo no sabia que era, pero le daba tanto coraje ver en esa situación a su hermana que decidio salir del vagon.

 


-Muchachos me disculpan, ire por un bocadillo.- dijo el pelirrojo levantandose bruscamenete del asiento.
-Ire contigo Ron.- agrego Hermione saliendo detrás de el.

Los chicos caminaban hacia el comedor, se podia ver que el pelirrojo estaba molesto, en su mente solo veia las imágenes de Ginny abrazada de Harry.
-Que pasa Ron?.-
-Nada-
-Mmm... parece como si estuvieras enojado
- comento la castaña entrando al vagon de comida.
-No es nada, por favor pide un trozo de pastel si?- agrego el chico mirando a otra parte.
Hermione lo miro, solo se limito a darle el trozo de pastel, y se dirijieron de vuelta con los demas.
-Sabes Harry y Ginny hacen linda pareja no crees.?-
-Ya te dije que no me gusta harry para mi hermana
-
-Hay! Pues nadie te gusta, primero Dean Thomas y ahora Harry!, vaya que acaso quieres que tu hermana siempre este sola?.- dijo sobresaltada la castaña
-¡Yo estoy con ella!.- agrego Ron tirando el trozo de pastel.
-Pero tu no eres su papa o su novio, dejala que ande con Harry!.-
-¿Y por que? Si a ella no le gusta.- dijo el pelirrojo entre dientes.
-Claro que si, que acaso no se lo notas! Y te dices su hermano...-
-Mira mejor callate, por que a Ginny aunque le gustara Harry eso no importaria, por que el esta enamorado de ti!.- grito Ron mirando fijamente a la castaña, que se quedo perpleja.


-¿Que dices?... Estas loco, a él también le gusta Ginny.- dijo Hermione


-Chicos ¿que pasa?.-pregunto una dulce voz que provenía de una pelirroja, Hermione y Ron voltearon, este ultimo al ver a Ginny, sintió como el mundo se iluminaba, era tan tierna y bella.
-Si ¿que pasa?.- pregunto también Harry llegando atrás de Ginny, la abrazo y le dio un pellizco en el costado derecho.
-No Harry!...- exclamo la joven riendo ante la acción del moreno, Hermione volteo a ver al pelirrojo que estaba serio mirando la escena.
-Creo que alguien tiene celos...- se burlo la castaña agarrando los cachetes de Ron.


Ginny y Harry se soltaron riendo.


-Déjame... yo no tengo celos...- agrego el chico enojado.
-Ya va Ron!... no te preocupes a mi Ginny no me gusta, la quiero mucho como amiga, pero hasta ahí ¿verdad Ginny?.-comento el moreno abrazando a la pelirroja
-Además, yo se quien le gusta a Harry...- agrego la joven mirando a Hermione, ésta se ruborizo y entro de nuevo al vagón.

Aunque Harry le había aclarado a Ron que no le gustaba su hermana, siempre quedo la duda.


Pronto llegaron a la estación y los señores Weasley los recibieron.
-Chicos! Que bueno que ya llegaron!...- exclamo la señora Weasly abriendo sus brazos y abrazando a Ginny.
-Mama
ya avergüenzas a nuestra hermana.- dijo Fred saludando a su padre.


-Hermione, iras directo a la madriguera?...-pregunto la señora.
-No dentro de dos semanas iré, es que quiero estar un tiempo con mis padres, adiós cuídense mucho y no me extrañen.- dijo la castaña despidiéndose de todos, el ultimo de quien se despidió fue de Harry.


-Adiós, te veo dentro de dos semanas.-dijo la joven abrazando al chico.
-Espero pasen pronto...- agrego el moreno dándole un beso en la mejilla a la joven, ella se sonrojo, miro de nuevo a todos y se marcho con sus padres.
-Muy bien!, es hora de irnos!.- exclamo Ginny tomando la mano de Harry, Ron los miro con enojo, en todo el camino no les dirigió la palabra a los muchachos, hasta que llegaron a la madriguera, y comieron, todavía el pelirrojo seguía sin hablar.

 


-Ron ¿te pasa algo? No has hablado nada en el camino
- comento Ginny sirviéndose un poco de leche.
-No es nada, Harry ¿ya iras a dormir?...-pregunto el joven levantándose de la mesa.
-No!, Harry recuerda que tenemos que platicar!...- exclamo la pelirroja mirando al moreno fijamente.
-Si Ron es verdad, quede de hablar con tu hermana
.- dijo el chico mirando a la pelirroja. Eso era lo ultimo que le faltaba a Ron, pudo sentir hervir la sangre, dio media vuelta y subió por las escaleras.



-Maldito Harry!... Dice que le gusta Hermione, pero anda tras mi hermana.... -decía el pelirrojo furioso empuñando sus manos.-Pero ¿que me pasa? ¿Por que me molesta tanto que Ginny este con Harry? Acaso
no
¿me gusta mi hermana?...- se preguntaba el joven sentándose sobre la cama, se quedo serio un momento.-No! Es mi hermana!.- exclamo de repente desesperado, dejo salir algunas lagrimas de confusión.-Ginny, no me puede gustar
- susurro dejándose caer boca abajo en la cama.



Muy pronto amaneció, Ron despertó y se percato que Harry no estaba, rápidamente bajo, y lo vio en a cocina con Ginny, preparando el desayuno


-¿Por que están aquí?...-pregunto entre bostezos el pelirrojo.
-Bueno, anoche Harry me dijo de una excelente receta y le propuse que la hiciéramos en el desayuno
¿quieres?- pregunto la pelirroja acercando la cuchara a la boca de su hermano, el chico abrió su boca probando el contenido de la cuchara.
-Vaya! Esta delicioso! Que es??- pregunto Ron
-Es batido de plátano con manzanas y miel
a mi me encanta!- contesto Harry tomando otra cucharada.
-Bueno chicos, iré a cambiarme, si bajan los demás les dicen que aquí esta el desayuno.-dijo Ginny subiendo por las escalera, Ron la siguió hasta que ya no se pudo ver.


-Ron y dime cuando venga Hermione ¿me ayudaras a que sea mi novia?...-pregunto tímidamente Harry encogiéndose de hombros.
-Mmm
seguro te gusta Hermione?... yo he visto que andas muy apegado con mi hermana...- agrego el pelirrojo tomando otra cucharada.
-Claro que me gusta Hermione! Yo a ginny la veo como a una hermana!- aclaro el moreno.



Pronto eran las 11 de la mañana, Ginny, Harry y Ron se dirigieron al patio, para limpiarlo, Ron y Harry estaban levantando unos enormes ramas con espinas que estaban alrededor, mientras Ginny barría las hojas que caían de un enorme árbol.


-Auch!...!-exclamo Ron dejando caer una de las ramas.
-¿Que tienes?-pregunto preocupada Ginny acercándose a su hermano.
-Maldita espina, se me encajo y me saco sangre
-
-Déjame ver...- dijo la pelirroja tomando la mano de su hermano.-Mmm... parece que esta profunda, iré por alcohol
-Ginny se dirigió a la casa, Ron se sentó al pie del gran árbol.

 


-Haber... auch! Debe dolor.- comento Harry mirando la mano de su amigo.


-Muy bien Ron... aquí esta el alcohol y una gasa, prestame tu mano.- dijo Ginny arrodillandose cerca del pelirrojo, el muchacho extendio su mano, mientras la joven limpiaba la herida con el alcohol.
-Aunch! Ginny ten mas cuidado!...- exclamo Ron ante el ardor del liquido.
-No seas lloron, ni siquiera te he tocado
-
-Que? Si acabo de sentir el alcohol.-
-Ashhh! Como te quejas!.- agrego fastidiada la pelirroja, en eso un perro negro se dirigio a los tres muchachos, ladro muy fuerte asustando a Ginny, la joven al percatarse del ladrido, abrazo rapidamente a Ron, dejando caer la botella de alcohol, el pelirrojo se sonrojo y correspondio al abrazo.


-Sirius
eres tu?- pregunto Harry acercandose al animal.


Ginny y Ron seguian abrazandos, la pelirroja no queria voltear, le daba panico ver al animal, respiro rapidamente por el susto, Ron podia sentir el pecho de la pelirroja que se elevaba y desendia entre suspiros.


-Ginny, tranquila, es Sirius no Harry'?.-pregunto el pelirrojo acariciando el cabello de su hermana.
-Claro! Hola Ron, Ginny!.- conesto Sirius ya en su forma humana.


-Sirius!. -exclamo el moreno abrazando a su padrino, Ginny volteo lentamente y le sonrio al hombre.


-Me asustaste!.- agrego la pelirroja, separandose lentamente del cuerpo de su hermano.Ron sintio como el frágil cuerpo de la joven se alejaba y fue entonces cuando entendio todo, lamentaba tanto la ausencia de su hermana, queria tenerla junto a el siempre, Ron estaba enamorado de su ella.

-Sirius ¿que haces aquí?.-pregunto Harry a su padrino.
-Bueno me entere que pasarias aquí las vacaciones y decidi visitarte solo por hoy.-contesto el hombre mirando a los chicos.-Mmm...Y Hermione, Harry?.-agrego Sirius mirando a todos lados.
-Vendra dentro de unos dias.-
-Oh! Yo la queria ver..., bueno en fin me tengo que ir, solo venia rapido, mañana prometo que vendre y pasaremos todo el dia juntos.- dijo el hombre despidiendose de su ahijado.
-Espera! Solo viniste a asustarme!.-agrego Ginny molesta. La pelirroja se hizo la enojada, le dio la espalda a los 3 hombres y se cruzo de brazos
-Perdona no era mi intencion.- dijo Sirius abrazando a la joven.
-Esta bien, ya... espero vuelvas mañana.- agrego la joven correspondiendo al abrazo.
-Que te valla bien Sirius, si, regresa mañana.- intervino Ron, separando lentamente a su hermana del hombre.
-Hasta mañana!.- se despidio el moreno hombre convirtiendose de nuevo en perro y corriendo a lo lejos.



El dia paso rapido, muy pronto se llego la mañana Sirius volvio a ir, esta vez si paso todo el dia con los jóvenes, Ron veia como Harry y Ginny platicaban muy animados, se hacian cosquillas o simplemente se miraban haciendose enojar, pero el pelirrojo era el que estaba enojado, el tenia buena relacion con su hermana, pero habia algo que le impedia ser tan bueno como Harry.


Paso una semana, no habian tenido noticias de Hermione, pero pronto llegaria, ademas en aquellos dias, aquel cariño sobre protector de hermano, habia cambiado, el sentimiento crecio, pero todavía no a un grado escandaloso.



-Vaya! Que calor, no creen?.- dijo Ginny bajando por las escaleras, traia una blusa de tirantes muy ajustada, y un short de mezclilla escandalosamente corto, sujetaba en su mano una pequeña franela, con que se limpiaba el sudor, mientras que su cabellos lacio y rojo lo recogia en una cola alta.
Ron al verla, le dio mas calor, recorrio con sus mieles ojos el perfecto cuerpo de la joven, veia sus blancas piernas, subia lentamente su mirada y se topo con los redondos senos de la pelirroja, no eran muy pronunciados, pero tenian un tamaño perfecto, el joven al percatarse de tal accion, volteo nervioso hacia otro lado.

 


-Hey Ginny!- exclamo Fred al ver a su hermana.-No andes vestida asi!.-
-Que?? Hace demasiado calor, no creas que voy andar con una abrigo y un pantalón de lana o si?...- agrego la chica poniendose detrás de Ron que estaba sentado en la mesa.


-Pero tenemos invitados.- dijo Fred entre dientes mirando a Harry, el moreno se sonrojo y tomo una manzana.


-Hay! Por favor, Harry es como de la familia!- comento fastidiada la joven entornando los ojos.-Hay mi hermano preferido! Tu no me dices nada verdad?.- agrego Ginny abranzando a Ron por detrás.Este al sentir tal contacto, no pudo evitar tragar saliva y ponerse aun mas nervioso.
-Emmm
no
tu eres libre de vestirte como quieras
- dijo el pelirrojo bebiendo un poco de agua fria.
-Por eso te prefiero a ti que a estos dos
- dijo Ginny mirando a los gemelos que se limitaron a hacer muecas de fastidio, al mismo tiempo que Ginny depositaba un calido beso en la mejilla de su hermano preferido.



-Que amor!.- exclamo la señora Weasley, entrando con una cesta de ropa.- Ginny querida, me podrias traer del armario el abrigo negro de tu padre?... ya sabes quiero lavar todo lo de invierno para que cuaundo se llegue el tiempo no andar a ultima hora.- agrego la señora.
-Hay mama! Pero falta mucho para el invierno.- exclamo la joven


-No importa sabes muy bien que siempre lavo la ropa de invierno antes de que empieze.- agrego la madre doblando la ropa que traia en el cesto.
-Esta bien
- acepto la pelirroja, subiendo por las escaleras, al final del pequeño pasillo habia una puerta la abrio, pero el abrigo estaba muy arriba y no alcanzaba.


-Ginny! Ya!.- grito la mama apurando a la chica.
-No! Es que esta muy alto!.- contesto la joven.
-Jajja! Chaparra!- agrego George entre risas.
-Calla George y ve a ayudarle a tu hermana.- dijo la señora molesta.
-Lo siento mama, Fred y yo tenemos que irnos- diciendo esto los gemelos desaparecieron con su varita como de costumbre.
-Hay estos muchachos pero veran cuando regresen, quedran nunca haber nacido en esta familia!.- agrego la señora Weasley enojada.- Anda Ron ve tu
Ron me oyes?.-

El pelirrojo estaba ido en sus pensamientos, no podia explciarse lo que sentia hacia su hermana, no queria sentir aquella atracción, aquellos celos, aquel amor


-Que mama?...- respondio como ido.
-Que vayas a ayudar a Ginny, anda ve!.-


El pelirrojo subio y vio a su hermana de espaldas y de puntitas tratando de alcanzar el abrigo, la miro detenidamente y fijo su vista de nuevo en aquellas piernas.


-Ron
ayudame
- dijo Ginny viendo a su hermano, el joven se acerco pero Ginny no se quitaba, le gustaba molestar a su hermano.
-Ginny haber dejame bajar el abrigo
- decia el muchacho sonrojado.
-No
Jajá!- agrego la pelirroja riendo delante del muchacho, Ron se movía para un lado y ella igual, no dejaba que entrara al armario.
-Ginny!...- exclamo el chico estirando su mano haciendo que el abrigo y una gran caja cayeran, Ron perdió el equilibrio y callo también al suelo, pero antes tomo a la muchacha por el brazo y juntos cayeron al suelo.
-Auchh! .- se quejo la pelirroja entre risas, al lado del muchacho.
-Ginny, ves es por tu culpa.- dijo también entre risas Ron, podía apreciar a la bella joven riendo, estaban tan cerca, Ron respiraba el aliento de Ginny y ella igual, el pelirrojo la miro fijamente y por impulso la acerco a él, Ginny seguía riendo, pero al notar que su hermano ya no reía paro de hacerlo, miro al pelirrojo a los ojos, y sintió una rara sensación recorrer por su cuerpo, los dos jóvenes estaban callados, ninguno decía nada estaban sumergidos en sus miradas, Ron acaricio el rostro de su hermana, pudo recordar cuando apenas eran unos niños, pero lo que tenia ante el no era una niña, era una linda mujer, Ginny se estremeció al sentir la mano de su hermano en su rostro, bajo su mirada y posó sus ojos en la boca del muchacho, trago saliva, y tuvo miedo, no sabia exactamente que pasaba, pero sentía que aquello que estaba apunto de suceder era algo prohibido, Ron la tomo por la cintura, acaricio ahora el rojo cabello de la joven, sabia que si no era ahora nunca podria probar aquellos labios que estaban frente a el, sabia perfectamente que estaba mal, pero el impulso le gano a la mente, la chica también se acerco a el lentamente, y cuando menos pensaron, se fundieron un calido beso, un beso lleno de prohibiciones, de pasiones, de miedos, de impulsos, tal vez de todas las emociones
pero ¿hasta de amor?....

Los jóvenes sintieron que aquello estaba mal, pero algo les impedia separarse, parecia que aquel beso seria eterno pero la muchacha lentamente, alejo sus dulces labios de los del chico

Ginny abrio sus ojos y miro aterrada a su hermano, no podia creer lo que acaba de pasar, dejo salir una fina lagrima, mientras Ron tambien obeservaba a la muchacha, el se sintio el ser mas despreciable por besarla, veia como su hermana estaba horrorizada por aquel beso, aquel beso que para el pelirrojo habia sido lo mas dulce que habia probado.
-Ginny, ire a dejar el abrigo
- dijo el muchacho levantandose del suelo, tomo el abrigo y sin decir nada bajo rapidamente por las escaleras, mientras Harry subia.
La pelirroja se encontraba todavía sentada en el suelo, no decia nada, no salian lagrimas de sus ojos, pero si inundados de agua, la joven estaba en shock, no acaba de aceptar lo que habia sucedido.
-Ginny?...- pregunto la voz del moreno, acercandose rapidamente a la chica.-Que te pasa?... Ginny que tienes?...-pregunto de nuevo Harry levantando a Ginny del suelo.
La joven volteo y dejo salir finas lagrimas.-Yo
ire a mi habitación, me duele la cabeza
- dijo con un nudo en la garganta.
-Pero
estas bien?.-
-Si! Dejame, solo necesito, dormir!.- exclamo desesperada la pelirroja encerrandose en su habitación.

Ginny cerro la puerta tras de si, se recargo de espaldas a ella, y bajo lentamente hasta quedar sentada de nuevo en el piso, ahora si comenzo a llorar incontrolablemente, se pasaba su mano por la boca, como tratando de quitar el sabor de los labios de Ron.
-Yo
esto
es mi hermano
- decia por lo bajo, derramando aun mas lagrimas.
La joven se sentia asqueada por lo sucedido, recordaba a Ron y solo podia sentir confusion, terror, miedo.

Por su parte Ron, se encontraba en la sala, en silencio, recordando aquel beso, trataba de no llorar, tenia que comportarse normal, sin embargo por dentro estaba deshecho, preguntandose como fue capaz de dañar a Ginny, por mas que la amara, que la quisiera, ella no se merecia aquel sufrimiento que pasaba.

 

 


-Soy un estupido... nunca debi besarla...- se repetia el muchacho mentalmete.-Tengo que arreglar las cosas
- en ese momento se levanto, se dirigio al cuarto de Ginny, estaba parado justo enfrente de la puerta cuando toco.


La joven todavía seguia llorando, solo que ahora estaba acostada en su cama, al oir que tocaron, se seco las lagrimas y pregunto.-Quien es?-
-Yo, Ron.-
La pelirroja al oir aquella voz, se estremeció, comenzo a llorar de nuevo.
-Vete!- exclamo entre sollozos.
Ron tomo aire, queria morirse en ese instante, dejo salir una lagrima y volvio a insistir.
-Por favor, tenemos que hablar..., Ginny no me movere de aquí hasta que abras!.-
La joven, tomo su varita y apunto hacia la puerta abriendola, vio como casi, instantáneamente un chico entro, la joven al verlo trato de no llorar, pero no pudo, tenia un nudo en la garganta y solo se limito a cubrirse el rostro con la almohada.

-Ginny que tienes?.- pregunto Ron casi afuerzas tambien evitando llorar.
-Todavia lo preguntas!- contesto histerica


Ron se sento a su lado, ella se alejo un poco, mientras oia lo que decia.


-Miara, lo que paso, fue... solo un roze, estabamos muy cerca, a cualquiera le pasa
- dijo el pelirrojo cabizbajo.
-Un roze? Ron nos besamos! Somos hermanos! Ademas duramos un tiempo
- agrego la joven llorando y acercandose a su hermano.
-En serio
? pues para mi fue solo algo sin importancia, un accidente.- al decir esto el pelirrojo la miro, con aquellos ojos mieles, que apenas hace un momento sumergieron perdidamente a la pelirrja, Ginny entendio lo que Ron trataba de decir, que solo fue un accidente, que mejor lo olvidaran, la pelirroja no quiso darle mas vueltas al asunto, aunque ella sabia muy bien que aquello no habia sido un accidente, se seco las lagrimas y mostro con muchos esfuerzos una pequeña sonrisa.
-Muy bien, entonces todo arreglado?.-
-Si Ron, fue un accidente, a cualquiera le hubiera pasado
-

El chico se levanto de la cama y salio de la habitación, cerro la puerta, dejando salir gruesas lagrimas y aunque todo parecia hbaerse arreglado, se preguntaba por que Ginny habia correspondido al beso
la pelirroja tras la puerta tambien se preguntaba lo mismo.



-¿Por que, si es mi hermano, me deje llevar por sus labios?...

-Ron... que te pasa?...-pregunto Harry al ver a su amigo recargado en la puerta del cuarto de la pelirroja, se notaba que estaba llorando.
-Nada.-contesto friamente secandose con cuidado lagunas lagrimas.
El moreno lo miro fijamente, sabia que algo pasaba, ya que momentos antes tambien miro a Ginny llorando, sin embargo decidio no preguntar nada.



La semana paso rapido, entre Ron y Ginny, podia verse claramente que habia distancia, ninguno se miraba a los ojos, y muy a fuerzas se dirigian la palabra, aunque habian quedado que lo que paso fue un accidente, ninguno de los dos muchachos lo aceptaba, bueno Ron no lo hacia, por que aunque sabia que era indebido, el ya estaba mas que seguro que era amor lo que sentia hacia Ginny, pero no amor de hermanos, si no que la veia como una mujer.


Por su parte Ginny, cada vez que estaba cerca de Ron, se estremecia, podia sentir los mieles ojos del pelirrojo clavandose en su cuerpo, era algo incomodo, sin embargo, aquellos dias que estaban tan distanciados, algo pasaba, la pelirroja extrañaba convivir con el , como antes, le dolia la indiferencia con que se trataban...
-Pero por que no olvidar el estupido beso y seguir con mi vida? De todas formas no volvera a pasar...- decia en su mente la joven, mirando de reojo a su hermano.



-Hermione!.-exclamo Harry corriendo a recibir a la castaña, ella lo abrazo y le dio un beso en la mejilla.

-Hola!...- saludo la joven mirando a todos con una gran sonrisa, pero no por nada Hermione Granger era la alumna mas inteligente de Hogwarts, en cuanto vio a Ginny y a Ron, se dio cuenta que algo pasaba, los chicos estaban sonriendo, pero habia como una barrera entre ellos.

-Valla, asi me reciben, ni un abrazo
- agrego la castaña extendiendo sus brazos, Ginny se acerco rapidamente y la abrazo muy fuerte, sentia como si al llegar Hermione, se le quitara un gran peso de encima, tenia que contarle lo sucedido.
-Bienvenida...- dijo Ron extendiendole la mano a la joven, tal y como paso en segundo año, Hermione creyo que ya no estaban para esos juegos, asi que fue ella quien propicio el abrazo.
-Vamos Ron, asi se recibe a una amiga...- agrego la castaña separandose del pelirrojo.

Ginny al ver la accion de su amiga con su hermano, sintio como una punzada en su estomago, era algo molesto, miro fijamente al pelirrojo y a la castaña que reian, se molesto un poco y casi por impulso tomo a Harry por el brazo.

-Harry, llevemos el equipaje de Hermione, seguro que primero quieres platicar con Ron verdad?...- comento la pelirroja con cierta ironia que ninguno de los presentes entendio.
-Bueno, yo queria hablar con Harry primero- dijo la castaña un poco sonrojada.
-Pues hablan después, quedate aquí con mi hermano... Harry y yo dejaremos las maletas.- diciendo esto Ginny jalo al moreno hacia ella, sin darle tiempo de decir nada, tomaron el equipaje de Hermione y subieron por las escalera, Ron los siguió con la mirada, sin evitar ponerse celoso.


-Ron... noto a Ginny molesta... ¿que le pasa?.-pregunto Hermione sentandose en el sofa.

Era muy buena pregunta, el pelirrojo no sabia por que de repente la muchacha se habia molestado...-Acaso?... No puede ser, Ginny no siente eso hacia mi...- dijo Ron en su mente sentandose al lado de la castaña.
-No lo se, talvez, solo no anda de buen humor.- respondio el pelirrojo.



En el cuarto de Ginny, Harry y ella, ponian las maletas de Hermione a un lado de la cama.
-Vaya! Hermione trajo mucho equipaje, estan muy pesadas estas maletas.- comento Harry, sentandose en la cama de la pelirroja, miro hacia donde ella estaba, la noto seria pero con aspecto de enojo.-¿Que pasa Ginny? Desde hace unos dias andas como rara...- dijo el moreno acercandose a la joven.
-No es nada...-respondio como siempre la pelirroja saliendo de la habitación.



-Jajaja! Ron, no es verdad en el tren no te pellizque la cara...- decia entre risas la castaña, el pelirrojo le sujetaba las mejillas y trataba de pillazcarlas.
-Claro que si! Recuerdas enfrente de Harry y Ginny me pellizcaste las mejillas Jajaj...- agrego el muchacho riendo, en ese momento por las escaleras bajaban Harry y Ginny.

 

 


-Hey Ron! Deja a mi novia, no me la maltrates...- exclamo sonrojado el moreno, al ver tal escena, todos se quedaron en silenecio, Harry en lugar de decir Hermione, dijo "mi novia", la joven lo miro sonrojada, mientras la castaña y el moreno intercambiaban miradas timidas y tiernas, Ginny al ver a Ron con Hermione, volvio a sentir aquella punzada, no estaba segura que era, pero podia sentir un calor subir por su rostro, inmediatamente se molestaba, por su parte Ron miro a su hermana, le noto algo, estaba molesta, la pelirroja clavaba sus tiernos ojos en el muchacho, parpadeo un par de veces y subio de nuevo a su habitación, Ron quiso seguirla.

-Que dijiste tu novia?...- pregunto Hermione.- Oiste Ronald?.- agrego la muchacha tomando por el brazo al pelirrojo, impidiendole que fuera con Ginny.



La pelirroja entro rapidamente a su cuarto, cerro la puerta, dejando salir una lagrima.
-Que me pasa?... por que estoy llorando...?- se pregunto por lo bajo, mientras veia el equipaje de Hermione, se acerco a el, y tiro con fuerza, pero a la vez con tal coraje, una de las maletas.
-Por que reacciono asi?... Acaso estoy celosa de Hermione?...-



Ron por su parte se sentía impotente, tenia que ir con Ginny, no estaba seguro por que, pero si sabia, que la joven se habia molestado con el.

-Se enojaria, por que estaba con Hermione?....Estara celosa?...- se pregunto mentalmente mirando hacia las escalera.

-Hermione, que te parece si vamos para afuera?...-pregunto Harry sonrojado, la castaña acepto y los dos jóvenes salieron de la casa, Ron en cuanto los vio salir se dirigio al cuarto de su hermana.



Harry y Hermione, se miraban nerviosamente y no evitaban ponerse rojos...
-Necesito decirte algo...-comento el moreno tomandole las manos a la chica, la castaña tenia una idea de lo que el moreno iba a decir, se puso a un mas nerviosa, le sudaban las manos...
-Crees que todo ande bien entre Ron y Ginny?...-preguto Harry soltandole las manos a la chica, al oir aquello parecia que Hermione se habia topado contra la pared, dejo salir un suspiro, entorno los ojos y se sento en una silla que estaba al lado de ella.
-Mmm... yo los vi raro...-respondio con algo de enojo.

Harry pudo notar la expresión de la castaña, sonrio un poco, se volvio a acercar a ella, la volvio a tomar por las manos, acaricio si rostro y pudo sentir como la joven se estremecia bajo su piel.

 


-Hermione....- dijo Harry mirandola fijamente, la castana volvio a sonreír, ahora si estaba segura que el chico le iba a decir lo que ella estaba ansiando desde hace tiempo.
-Quisieras...- agrego el joven sonriendo...- Preguntarle a Ginny, por que anda asi, y yo le pregunto a Ron?...- dijo el moreno separandose de nuevo de la castaña, la cual se quedo con la boca abierta, no era exactamente la pregunta que esperaba.

-Ah... si... le preguntare...- respondio la joven aturdida, se levanto de la silla y volvio a entrar a la casa, Harry la observo y solo se limito a sonreir.


-Ginny!, abre...- decia el pelirrojo, mientras tocaba la puerta de la habitación de su hermana.
La joven, abrio lentamente la puerta, miro a su hermano con aquellos tiernos ojos bañados de lagrimas.
-Que pasa?...-pregunto preocupado el chico.
La pelirroja no sabia que decir, estaba segura que lo que queria preguntar era absurdo, demasiado ridiculo, pero lo hizo.
-A ti te gusta Hermione?...- pregunto con miles de esfuerzos dejando salir de nuevo una lagrima.


Ron esbozo una media sonrisa, acaricio la mejilla de su hermana.-Claro que no... por que lo preguntas?...- agrego el chico, Ginny no respondio solo miro los mieles ojos de su hermano, sintio una gran sinceridad en su respuesta, que solo lo abrazo tiernamente.

-Por nada...- respondio la pelirroja, se separo lentamente del chico, pero sus manos comenzaron a subir por el cuello del pelirrojo, observo sus dulces labios, Ron estaba estatico, no sabia que hacer, se sentia tan bien en los brazos de la joven, pero no queria dañarla de nuevo.

Ginny se acerco lentamente al rostro de su hermano, podia respirar su aliento, era como si el solo echo de estar frente aquellos labios, la embriagara, queria probarlos.

-Tengo miedo...- susurro la joven.-Miedo, que no me pueda controlar...- agrego acariciando el rojo cabello del chico.

Ron por su parte al oir aquellas palabras sintio como un balde de agua fria le cayera encima, no sabia que decir, parecia como si sus labios estuvieran cocidos, sabia muy bien que si llegaba a decir algo podia dañar a su hermana.


-Dime Ron, crees que tu si te puedas controlar...?-pregunto la pelirroja, besando apasionadamente al joven, Ron seguia estatico, no respondia al beso, sin embargo era mas fuerte la pasion, el deseo, tomo a la pelirroja por la cintura, la pego contra la pared, y respondio al apasionado beso, Ginny, acariciaba la espalda del chico, mientras el, evitaba bajar sus manos por las perfectas piernas de la muchacha...

En ese momento oyeron pasos en las escalera, se separaron rapidamente, Ron se sentia fatigado, nunca habia experimentado tanta pasion en un solo beso, por su parte Ginny, tenia la cara totalmente roja, por el contacto con su hermano, se miraron fijamente y al no ver que nadie subia, se volvieron a fundir en un apasionante beso...


-Ron
Ginny?!!!- exclamo una voz, los chicos se separaron al oirla, voltearon y se percataron que era Hermione, la castaña los miro confundida, no daba credito a lo que acaba de ver, dos hermanos besandose??....



-Harry... y Hermione?- pregunto el señor Weasley, que acaba de llegar, el moreno estaba sentado en la silla de afuera.
-Acaba de entrar... señor, me podria dar una idea para declararme a Hermione?...-pregunto sonrojado el chico, el senor Weasly sonrio, le hizo una seña que lo siguiera, Harry se levanto y camino tras el hombre...

 

El señor Weasley, entro en una pequeño cuarto, que se encontraba en el patio, abrió la puerta e invito a Harry a entrar...
-Mira muchacho, aquí hay un sin fin de cosas, escoge las que quieras, yo mmm... pensé que te le podrías declarar a Hermione en una linda cena, talvez rodeada de velas y flores.-comento el hombre señalando todas las cosas a su alrededor.

Harry se quedo con la boca abierta, en aquel lugar había desde una pequeña vela, hasta una mesa con toda la vajilla completa, el moreno no entendía por que guardaban aquellas cosas, así que decidió preguntar.
-Pues déjame decirte Harry, todas estas cosas que ves aquí, son de la familia de Molly, se las heredaron, y estoy seguro que aceptara que las uses para impresionar a Hermione.- agrego el señor cerrando la puerta.



-Se estaban besando!...- exclamo la castaña perpleja, miraba a los dos hermanos sorprendida, no sabia que hacer.
-Hermione, esto no es lo que parece
-agrego Ron acercándose a la chica.
-Que no es lo que parece?... Por favor se estaban besando, tu la tenias tomada por la cintura...- decía la castaña apuntando al pelirrojo
-Y tu lo abrazabas como si fuera tu novio...- agrego también apuntando a Ginny.
-Por favor déjame explicarte...- dijo la pelirroja, tomando aire.
-Mira Ginny, yo... esto es demasiado para mi...necesito tomar aire...- cometo la castaña bajando las escaleras.
-Hermione espera!- exclamo Ginny alcanzando a su amiga. La castaña volteo miro fijamente a la joven.-Por favor no digas nada de lo que viste...- agrego la pelirroja con los ojos húmedos.
-No diré nada... por ahora... no se por que hacen esto, y la verdad no quiero saber.- con esto la joven bajo a la sala.



Ginny se quedo mirando hacia las escaleras, Ron estaba con la mirada en el suelo, ninguno decía nada, sabían que estaba mal, sin embargo, un sentimiento comenzó a nacer en la pelirroja



-Ginny...- dijo Ron después del pequeño silencio entre ambos.-Que pasara?...-

La pelirroja seguía sin ver a su hermano, sabia perfectamente que ella había comenzado el beso, que por ella los descubrieron, no estaba segura por que lo beso, pero pensaba que talvez sentía algo más por el chico.


-Ron esto fue mi culpa, no debí besarte
- dijo la pelirroja dejando salir una lagrima.
-Pero Ginny, por que lo hiciste?...- pregunto el chico acercándose a su hermana.
-Por la misma razón que viniste a buscarme!...-exclamo la joven abrazando de nuevo al pelirrojo.
-Yo... vine a buscarte por que...-pero antes de que Ron pudiera inventar algo creíble Ginny lo interrumpió.
-Por que te gusto!.... sientes algo hacia a mi! Me quieres pero no como hermana!...- dijo la joven estallando en lagrimas, abrazo mas fuerte a su hermano.
Al oír aquellas palabras el joven sintió un gran nudo en la garganta, dejo salir finas lagrimas, que cayeron sobre el rojo cabello de su hermana, Ginny al sentir el contacto de ellas en su cabeza voltio hacia arriba.
-Ron...- dijo en susurro viendo a su hermano completamente devastado.
-Ginny, esto no es tu culpa, yo
esta mal.- dijo de golpe alejando a la pelirroja de su lado, pero ella no se movía, seguía aferrada a el, como un niño a su juguete.
-Yo no se que me pasa... pero estoy segura que te quiero
- decía la joven abrazando mas al chico.
-Eso no es verdad, solo nos dejamos llevar, esto nunca debió pasar!.-grito el pelirrojo aventando a su hermana al frió suelo, Ginny al caer se golpeo en la rodilla, dejo salir un gemido de dolor, miro con furia al chico que estaba parado frente a ella.
-Yo no te quiero como crees niñita... eres mi hermana grábatelo, nunca habrá nada entre nosotros
me oíste!.- agrego el joven al momento que se ponía en cuclillas y tomaba la barbilla de la chica, podía ver lagrimas correr por las blancas mejillas de la pelirroja, a Ron le dolía tanto verla así, pero era lo mejor.-Además, es mejor que olvidemos lo que paso, eres mi hermana, repítelo
- diciendo esto se levanto, y se dirigió al baño, Ginny quedo desvastada mirando a Ron que se encerraba en el baño.
-Yo...te amo...-dijo por lo bajo levantándose del suelo.


Ron por su parte al cerrar la puerta, comenzó a tirar todas las cosas a su alrededor, estaba furioso.
-Como pude besarla de nuevo! Como!.- se repetía en su mente, dejando salir gruesas lagrimas.


-Hermione!...Hola!...-exclamo la señora Weasley, que llegaba con algunas bolsas de comida, llego junto a Fred y George.-Perdón por no estar aquí cuando llegaste, pero es que fui a comprar unas cosas para la cena..- se disculpo la señora abrazando a la castaña.
-Bienvenida Hermione!.-exclamaron los gemelos abrazando a la joven, fue tanta la fuerza que cayeron encima de ella, sobre el suelo.
-Fred George!, quítense inmediatamente, van a lastimar a Hermione!.- grito la madre preocupada.
-Lo sentimos Hermione
- digieron al mismo tiempo, poniéndose cabizbajos y con pucheros de regañados.
-Jajaj! No se preocupen estoy bien
- agrego la joven, sobandose su hombro.
-Molly!-
-Arthur!.- exclamaron la pareja recibiéndose con un tierno beso.
-Hola Hermione, perdón por no haberte saludado antes, pero es que estaba con Harry
- dijo el señor mirando al moreno, Harry se sonrojo.
-Mama!- grito Ginny bajando por las escaleras, tenia los ojos lloroso, pero ya no derramaba lagrimas, Hermione la miro, tenia que hablar con ella.
-Ginny, querida, ven vamos a preparar la cena
- agrego la señora dirigiéndose a la cocina.

Madre e hija cocinaban, los demás estaban ya sentados en la mesa esperando la comida, pero faltaba Ron

-Ginny, ve a decirle a Ron que baje, que esta lista la comida
- ordeno el padre, la pelirroja se puso nerviosa no quería ver a su hermano, después de todo lo sucedido, camino lentamente pero una voz la detuvo.
-Espera! Si quieres voy yo
- dijo Hermione poniéndose de pie, la castaña noto al instante el nerviosismo de la chica, por eso se ofreció a ir, Ginny acepto y Hermione se dirigio a donde Ron.

En su habitación un joven, de hermosos ojos mieles, y cabello rojo, miraba un foto de un pequeña de no mas de 10 años, pelirroja igual que el, era Ginny, recordaba los buenos tiempos, cuando eran apenas unos niños, que solo discutían y jugaban, aquellos momentos parecían tan lejanos, no se explicaba como nació aquel tormentoso sentimiento que tenia hacia su hermana, tenia que olvidarla.

 

 


-Ron!...- grito una voz desde el pasillo.
El pelirrojo al oír a Hermione, escondió rápidamente la foto y abrió la puerta.
-Ya esta lista la comida
- dijo fríamente la castaña, dio me día vuelta, pero Ron la tomo por el brazo, y antes de que ella reaccionara, le planto un fugaz beso, que dejo a la muchacha sin aire, mientras el pelirrojo repetía en su mente

-Tengo que olvidar a Ginny
la tengo que olvidar
-

En ese momento, Ginny, sintió una punzada en su estomago, comenzó a preocuparse y miro las escaleras

-Como tardan...-comento Harry mirando a la pelirroja

Ron seguía besando a Hermione, no se separaba de ella...

-Déjame!- grito la castaña empujando como pudo al pelirrojo.-Que diablos haces! Acabas de besar a Ginny y ahora a mi!?- exclamo furiosa la muchacha.

Ron la miro con los ojos húmedos, trato de no llorar pero no pudo.

-Hermione... necesito olvidar a Ginny...- dijo el muchacho, casi sin fuerzas y sentándose en el suelo. La castaña lo miro al principio con furia, pero al ver lagrimas correr por las mejillas del chico, y como jalaba su rojizo cabello, lleno de desesperación, la joven decidió sentarse a un lado de el.
-Ron que pasa?...- pregunto la castaña mirando al chico.

El pelirrojo la miro, tenia lagrimas en su rostro, Hermione al ver aquella escena, solo lo abrazo, no supo por que, pero aquel abrazo le hizo tan bien al muchacho.

-Hermione... estoy enamorado de Ginny...- confeso cabizbajo, la joven se separo de el, y puso cara de confundida.
-Que??...Ron es tu hermana!.- exclamo Hermione, como esperando que con aquellas palabras el pelirrojo reaccionara.
-Y crees que no lo se!.- grito el chico poniéndose de pie y pegándole a la pared, el ruido fue tan fuerte que Harry y Ginny al oírlo subieron de prisa.

-Ron...- dijo por lo bajo la pelirroja, al ver a su hermano contra la pared, y con las manos empuñadas, el muchacho voltio y solo paso al lado de Harry y Ginny, bajo las escaleras dejando a los demás arriba.
-Hermione que pasa?...- pregunto el moreno al ver a la castaña sentada en el suelo.
-Nada- contesto también bajando por las escaleras.




Durante la cena los cuatro chicos estaban serios, Ginny estaba segura que algo grave paso con su hermano y Hermione, por su parte la castaña, tenia que hablar con el pelirrojo respecto a lo que le dijo, Harry no quitaba su vista de Ron, el cual, no aguanto mas que lo miraran y decidió levantarse de la mesa.

-Disculpen...- dijo el pelirrojo levantándose bruscamente, salio al patio, quería estar solo.
-Ya va Ron!, vuelve!.-grito Fred haciendo señas de clemencia, en ese momento George se soltó riendo.


Ginny se levanto casi al instante, dejo su plato en la cocina y sin que la miraran, salio por la puerta de atrás, miro a Ron sentado al pie del gran árbol, y se acerco.

-Ron...- dijo casi en susurro, el joven voltio, subió su vista por el pequeño cuerpo de la chica, se veía tan hermosa bajo la luz de la Luna

-Vete...- dijo por lo bajo su hermano, mirando a otro lado.
-No... que paso con Hermione?...-pregunto Ginny acercándose al chico.

Ron no respondió, no miraba a su hermana, parecía que ella no existía.

-Responde!...-exclamo la pelirroja molesta.
-Ya déjame en paz!... no te importa, no es tu problema
!- agrego el muchacho levantándose, paso a un lado de ella y casi la tira al suelo.
-Espera!...- grito la muchacha tomando a su hermano por la camiseta, Ron reacciono al instante, la tomo por las brazos y la pego al gran árbol...

-Ginny, ya me hartaste! Que no entendiste lo que te dije??... lo que paso fue un error, no puedo haber nada entre nosotros!.- diciendo estas palabras el pelirrojo, apretaba con fuerza los frágiles brazos de la chica.
-Suéltame!...- decía entre sollozos la joven, Ron no podía verla así, le dolía tanto hacerle daño, pero era lo mejor para los dos...
-No me importa lo que digas... se muy bien que me amas...- agrego entre lagrimas la pelirroja, subió sus manos lentamente hasta la cara del chico, todo sus mejillas y sintió como el muchacho, descendía la fuerza con que la sujetaba.-Mírame... Ron, yo se lo que sientes por que yo también lo siento...- al decir estas palabras Ginny se comenzó a acercar a los labios de el, Ron casi cedía pero, algo dentro de el, lo detuvo

-Bese a Hermione...- dijo por lo bajo, haciendo que Ginny, se quedara perpleja.-Yo la amo a ella, contigo, solo estaba confundido, la amo, y me duele que Harry también la ame...- diciendo esto soltó a su hermana dio media vuelta.
-Mentira!... no la amas, no la miras como a mi, yo siento amor en tu mirada, cosa que no expresas al mirar a Hermione.- grito entre lagrimas la joven.
-Te equivocas, crees que era amor?... Jajaj! Era solo confusión, Ginny, deja de alucinar.- Ron, sonrió malvadamente, ahora si se alejo de su hermana, entro silenciosamente a la casa, vio que no estaba nadie en la cocina, se sentó una silla, y comenzó a derramar gruesas lagrimas.-Perdóname Ginny, Te amo, pero es lo mejor
-
-Ahora si, dime que pasa, por que dices que amas a Ginny?...-pregunto la castaña saliendo lentamente de una esquina, y parándose frente a el.


El pelirrojo miro a Hermione con aquellos ojos inundados de lágrimas, no quería decir nada, se sentía tan estupido, tan confundido, lo único que quería, es que lo que sentía hacia Ginny, todo lo que habían pasado, deseaba que fuera un sueño, y que todo se arreglara con despertar, pero eso no era así...

-Hermione, aquí no es el lugar, ni el momento
-respondió con un nudo en la garganta.
-Ron...esto que sientes hacia Ginny
ella también lo siente por ti?...-agrego la joven, acariciando el rojizo cabello del chico.
-Parece que si...necesito ayuda...no debo sentir esto por ella
...-dijo en susurro, mientras abrazaba a la castaña por la cintura, posó su cabeza en el abdomen de la joven, mientras seguía llorando mas...


Mientras Ron platicaba con Hermione, en el oscuro patio, una linda joven, estaba sentada en la tierra, lloraba sin cesar, las palabras de su hermano habían sido demasiado hirientes, ya no podía con lo que sentía...

-Realmente amo a Ron?....- se pregunto la pelirroja poniéndose de pie, dirigiéndose de nuevo a la casa.




-Ron... no se que decir...es complicado...- dijo la castaña acariciando todavía el cabello del chico.
-Yo... lo único que quiero es olvidar, es, arrancarme esto que siento...- al decir estas palabras el pelirrojo se puso de pie, acaricio el rostro de la joven y se acerco lentamente a sus labios

 

 

-Hermione, ayúdame por favor...ayúdame a olvidar...- y con esas palabras el chico beso tiernamente a la joven, pareció que esta vez el beso fue bien correspondido, la castaña no trato de alejarlo, Ron acariciaba la cintura de la muchacha, mientras ella tenia sus manos sobre los brazos de el, parecía que lo alejaría, pero al contrario lo acerco mas a ella, en ese momento Ginny iba a entrar silenciosamente por la cocina, cuando vio tal escena, sintió como le clavaban una filosa daga en su estomago, sus ojos se pusieron húmedos, quería quitar a Hermione, quería ser ella la que estuviera con el, aunque ese deseo fuera algo indebido, ella lo deseaba, trato de controlarse.
-Muy bien
... diciendo esto, la pelirroja entro de golpe a la cocina, los muchachos al darse cuenta se separaron, notaron una expresión de dolor en el rostro de la muchacha, pero no digieron nada...

Ginny los miro con furia, en especial a Ron, este, sintió morir, por haber sido encontrado en esa situación con Hermione, miro desilusión en los bellos ojos de su hermana, quería decir algo, pero su mente se bloqueo solo podo oír unas cuantas palabras de la boca de Ginny.
-Comienza el juego... a ver quien olvida primero...- al decir esto la pelirroja subió las escaleras tranquilamente, pero desecha por dentro.-Vamos a ver si me olvidas...-

La pelirroja casi entraba a su habitación cuando una voz la detuvo.
-Ginny?...-


La joven volteo, miro al joven y sintió ganas de abrazarlo, quería desahogarse con alguien pero se contuvo.

-Harry...- agrego Ginny mirándolo.
-Esta Hermione en la habitación?- pregunto el moreno tratando de ver si no salía de ahí.
-No...-
-Ha! Ginny, me podrías ayudar... quiero declarármele a Hermione, mañana en la noche, pero necesito a alguien que me digas que flores y así para una cena... me ayudas?...-pregunto tímidamente cabizbajo.

La pelirroja, recordó a su amiga besándose con su hermano, no se le hacia justo que Hermione traicionara así a Harry, sabiendo muy bien lo que ella significa para el, Ginny casi le contaba al moreno sobre el beso de Ron y Hermione, pero decidió no hacerlo, después eso le ayudaría mucho.

-Claro, te ayudo, mañana me dices, y escogemos las flores...- con estas palabras Ginny se acerco a Harry, le dio un beso, que pareciera que fue en la mejilla, pero en realidad fue casi en la comisura de los labios, el chico se puso nervioso ante la acción de la joven

-Buenas noches....- se despidió Ginny, con una coqueta sonrisa, entrando a su habitación.-Muy bien Ron, ya se como olvidarte, si tu usas a Hermione, yo usare a Harry, es justo
- con estas palabras se recostó en su cama y se dispuso a dormir.


En la cocina Ron y Hermione, estaban serios

-Estuvo mal, yo no te amo, quiero a Harry...- dijo por lo bajo la castaña.
-Lo se, pero eres la única persona que puede hacer que olvide a Ginny
- agrego el pelirrojo.
-No.... No puedo... quiero a Harry, el, es mi todo, lo amo Ron...- dijo la muchacha negando con la cabeza.
- Se que lo amas, pero ya no puedo con esto, ayúdame...-suplico el chico acercándose a ella.
-Y como?... enamorándote! Olvídalo, estas mal, si te llegaras a enamorar de mi yo...-

-Tu que?... tienes miedo de enamorarte de mi? Es eso?...-

 


La castaña al oír aquellas palabras, entre abrió la boca, como si fuera a decir algo, pero ningún sonido salio de ella.


-Creo que eso es un si... Hermione tu amas a Harry, eso nunca va a cambiar entonces mira...-
-Si dices que eso nunca va a cambiar, entonces tu tampoco, por que amas a Ginny!.- agrego la castaña interrumpiendo al chico.-Y si crees que voy a estar contigo, solo para que olvides a Ginny, estas loco!, Ron se que es difícil lo que pasa, yo te ayudare, pero no de esa forma...- dijo la joven abrazando a su amigo.

-Perdóname, es que estoy desesperado, Lo siento...-
-Lo se, pero hay que decirle a Harry lo que te pasa con Ginny, además ella dijo algo como.... quien olvidara primero, que habrá querido decir?-
-Talvez trate de olvidarme, pero con quien?...- pregunto el pelirrojo mirando a Hermione.
-Mmm... claro Harry... nos vio, y ahora querrá hacer lo mismo con el...- concluyo la chica, preocupada, sentía que perdería al moreno.



Después de lo sucedido, Hermione se dirigió a la habitación de Ginny, se percato que la pelirroja ya estaba dormida, la castaña, se acostó silenciosamente en la otra cama y se dispuso a dormir.

-Harry!.- dijo Ron al ver al moreno despierto y de pie en su habitación.
-Ron... mañana a estas horas... Hermione será mi novia
!- agrego el moreno lleno de felicidad y tomando por los hombros a su amigo, podía notarse una gran sonrisa en el rostro de Harry, en ese momento el pelirrojo se sintió el ser mas desconsiderado en la tierra, aparte que estaba enamorado de Ginny, también quería utilizar a Hermione, sabiendo muy bien que su mejor amigo estaba enamorado de ella.
-En serio?... Y como planes decírselo?...-pregunto Ron alejándose poco de su amigo.
-Ginny me ayudara
-contesto el moreno, el pelirrojo al oír eso, se estremeció, no entendía que se proponía Ginny al ayudar a Harry con eso.



Los chicos después de hablar un poco mas, se durmieron, muy pronto la mañana llego, y el momento que Harry había estado esperando casi se haría realidad.
-Ginny.-susurro el moreno desde una esquina, la pelirroja volteo y se acerco al chico.
-Estas lista, tenemos que ir ya a comprar las flores
- agrego el muchacho.
-Emmm... Si...pero tengo que decirle a mi mama.-respondió la pelirroja, se alejo del muchacho y entro a la cocina, ahí se encontraban Ron y Hermione desayunando.
-Buenos días!.- exclamo la joven saludando a los presentes, se dirigió a su hermano y deposito un tierno beso en la mejilla, Ron se quedo pasmado ante ese gesto, después Ginny fue con Hermione y solo se limito a sonreír.
-Mama... puedo ir con Harry a ...- en ese momento el moreno entro a la cocina.
-A comprar unas cosas que me faltan, para entrenar Quiddicht, es que en las vacaciones también tengo que
-
-Si ya Harry, son para entrenar!.-interrumpió la pelirroja.-Entonces mama me dejas ir?.-
-Mmm... y por que no va Ron y Hermione también
-sugirió la señora viendo a los dos chicos.
-Gracias, pero prefiero quedarme no ando de ánimos para salir.- agrego rápidamente la castaña.
-Bueno a mi no me molestaría ir con ustedes, pero ni modo que Hermione se quede sola
- dijo el pelirrojo poniendo sus manos en los hombros de la castaña, Ginny al ver tal acción solo entorno los ojos.
-Por mi no te preocupes, ve si quieres
- sugiero la castaña poniendo sus manos encima de las del chico.
-No sabes que... quédate Ronald, Harry y yo regresaremos pronto.- y con esto la pelirroja tomo al moreno por el brazo y salieron rápidamente de la casa.


Harry y Ginny, paseaban por las calles muggles, visitaban cada florería y de vez en cuando se paraban a admirar el estupendo paisaje de Londres.
-Y pensar que mi madre cree que estamos en el callejón Diagon, comprando lo de Quiddicht.- comento Ginny con un gran helado de vainilla en sus manos.
-Tenemos que escoger ahora si las flores, ya vimos demasiadas, y para serte franco, no hallo alguna que me guste tu que piensas?...-pregunto el moreno mirando a los transeúntes que vagan por las calurosas calles de Londres.

-Mmm... hay unas que se llaman amor por un rato, serian excelente para la cena...-respondió la joven.
-No! Solo con el nombre se le quita lo romántico, quiero algo que con solo verla, no se, exprese todo lo que siento por Hermione...- al oir aquellas palabras Ginny frunció el ceño, tenia muy presente en su mente el beso de su hermano con Hermione.
-Pues... no te compliques y cómprale rosas rojas...- sugirió la pelirroja caminando hacia una florería.

Los jóvenes entraron, Harry miraban todo alrededor, vio un ramo de rosas rojas y decidió comprarlo, en el mostrador, estaban una claves blancos, el moreno pensó que que se verían muy tiernos en la cena y también los compro. Ginny miro unas orquídeas, que aunque no eran muy románticas, tenían un aspecto exótico, trato de convencer a Harry para que las comprara, pero el moreno se negó.
-Muy bien! Tenemos las flores, es hora de irnos
-
-Pero no le regalaras nada?...-pregusto la pelirroja con la esperanza que el moreno respondiera que no.
-Claro que si, pero eso Ginny, es sorpresa.-


Al salir de la florería, la pelirroja llevaba el ramo de rosas, de repente se le cayo una, la tomo, y al levantarse una de las tantas personas que pasaba a todo prisa, la empujo hacia el frente, la joven no tuvo como sostenerse y choco con Harry, haciendo que quedara a milímetros de sus labios, los jóvenes se sonrojaron y solo siguieron caminando.

-Ginny, están bien las flores?
-pregunto ingenuo el chico mirando los claveles.
-Si están lindas...- respondió la pelirroja.-Harry me canse, podemos tomar algo antes de seguir?.-
-Pero Ginny, tenemos que apresurarnos o si no las flores se marchitara
-agrego el moreno mirando de nuevo los claveles.
-No te preocupes, allá en la madriguera, podremos lanzarle un hechizo para que vuelvan a estar igual, por favor?...-insistió la pelirroja dejando las rosas en una pequeña mesa, y mirando la carta de bebida del lugar.
-Esta bien...pero rápido...-

Los dos muchachos, tomaron jugos natural, Ginny de naranja y Harry de piña.

-Mi jugo esta mas rico que el tuyo
- comento la chica pasando su lengua por sus labios.
-Jajaja! Parece que si esta muy rico...!- dijo entre risas el moreno mirando a la chica.
-Quieres?...-pregunto la muchacha mordiéndose su labio inferior, acercándose a Harry, llevaba el jugo en la mano, pero creo que no le ofreció exactamente jugo, el chico dejo de reír, y miro los fugaces ojos de la pelirroja.
-Será buena idea?...-agrego el chico siguiendo el juego.
-Mmm... no lo se tu decides...- dijo Ginny al oído del moreno, volteo despacio al rostro de Harry y cuando menos pensaron estaban sumergidos en un apasionado beso, sin embargo sabían muy bien lo que hacían, Harry se separo lentamente de la muchacha, volvió a mirarla y solo se limito a tragar saliva.
-Ginny... amo a Hermione...- fue lo único coherente que se le ocurrió decir.
-Lo se, Harry vamos! Fue solo un beso
esto no cambia lo que sientes por ella...- cometo con malicia la pelirroja y sentándose de nuevo en su lugar.
-Exacto, nada cambia verdad?...-
-Nada... somos como hermanos... seria absurdo un amor entre hermanos no crees?- comento la pelirroja, dejando salir un suspiro y posando sus ojos en el suelo.



-Ron en cuanto llegue Harry, le decimos lo que pasa
-
-No!... mejor hasta mañana
-
-Por que?...-pregunto Hermione.
Le pelirrojo, no podía decirle a Harry todo lo que pasaba con Ginny, y lo que había pasado con Hermione, por lo menos no ese día tan importante para su amigo

-Responde Ronald!.-
-Es que...Ahora Harry te pedirá que seas su novia!.- grito el pelirrojo dejando sin habla a la castaña.


Harry y Ginny, llegaron pronto a la madriguera, notaron que no estaba nadie, bueno al menos eso parecía.
-Ire a guardar las flores...- comento el moreno dirigiéndose al cuarto donde los Weasly tenían todas aquellas cosas.
La pelirroja entro rápidamente a la casa y se topo con Hermione y su hermano, la castaña estaba seria y Ron miraba a Ginny.
-Ginny... tenemos que hablar...- dijo Hermione.-Sobre todo lo que ha pasado.-
-Luego si?... no hoy...- y con esto Ginny subió a su habitación.
Harry y Ginny, llegaron pronto a la madriguera, notaron que no estaba nadie, bueno al menos eso parecía.
-Ire a guardar las flores
- comento el moreno dirigiéndose al cuarto donde los Weasly tenían todas aquellas cosas.
La pelirroja entro rápidamente a la casa y se topo con Hermione y su hermano, la castaña estaba seria y Ron miraba a Ginny.
-Ginny
tenemos que hablar
- dijo Hermione.-Sobre todo lo que ha pasado.-
-Luego si?... no hoy
- y con esto Ginny subió a su habitación.

-Hola chicos!...-saludo Harry entrando a la casa.
Hermione al verlo se sonrojo, Ron solo lo miro y se dirigió a la cocina.
-Algo le pasa?...-pregunto el moreno sentándose en el sofá.
-No lo creo
y como les fue?...-pregunto la castaña sentándose al lado del chico.
-Bien, pero no hallamos lo que buscaba
-
-Haa! Que mal
-


La tarde paso rápido, Ginny encerrada en su habitación, Ron casi siempre estaba en la cocina con Harry y por su parte Hermione, se la pasaba en la patio, le gusta estar afuera, los señores Weasly casi no estaban en casa, el papa trabajando y la señora siempre iba a comprar lo que necesitaba para la comida, por su parte los gemelos, solo venian a dormir.
Eran como las 6 de la tarde,Hermione subió las escaleras, y antes de entrar al cuarto de Ginny, miro que en la puerta estaba pegada una nota, la leyó


Hermione
.
Te espero hoy a las 10 al pie del gran árbol,

Atte Harry


La castaña, se puso nerviosa, recordaba lo que Ron le había dicho que el moreno se le quería declarar, Hermione abrió rápidamente la puerta y comenzó a buscar ropa.
-Que tienes?...-pregunto Ginny arqueando una ceja.
-Tu sabias que Harry
.-la castaña no continuo, talvez la pelirroja ya sabia, pero no era adecuado decirle lo de la nota.
-Que Harry que?...Hay sabes que no me digas no me interesa
- al decir esto la pelirroja salio de la habitación, no sabia a donde ir, su casa era demasiado pequeña, volteo al frente y vio la puerta de la recamara de su hermano, se dirigió a ella y la abrió de golpe.

-Ginny!.-exclamo Ron mirando a su hermana, la joven cerro la puerta tras de si, y se acerco al pelirrojo, el cual estaba sentado en la cama con un pantalón de mezclilla y sin camiseta, se podía apreciar los perfectos brazos del joven, como al igual que su bien formado abdomen, Ginny quedo pasmada ante ver a su hermano asi que lo único qe pudo decir fue
.
-Disfrutaste la tarde con Hermione?...- pregunto sarcásticamente sentándose al lado del pelirrojo. El muchacho trago saliva, y miro nervioso los calidos ojos de su hermana, Ginny mojo un poco sus labios, sabia que Ron no se resistiría a esa accion y no evitaría mirarla, y como por telepatia, Ron fijo su vista en los rojos labios de la chica.
-Y Harry no estas aquí?...-pregunto Ginny volteando a todos lados, su lacio y rojo cabello se mecia con el movimiento, trai una blusa de tirante amarilla y una falda de mezclilla, andaba descalza. El pelirrojo no respondió, se quedo pasmado mirando a la joven.
-Bueno, veo que no esta
Sabes que
estuve pensando, y tienes razón, solo fue un accidente todo lo que paso, no te amo, ni me amas
- dijo la pelirroja de lo mas tranquila, Ron seguia sin decir palabra.- Espero que tu Hermione resulten, asi como Harry y yo
- al oir esto el pelirrojo por fin dijo algo.
-Que! Tu sabes muy bien que Harry ahora se le declarara a Hermione
-
-Tu tambien lo sabes y eso no te impidio besar y decir que la amabas.!- grito la chica.
-Es diferente!.-
-Di lo que quieras
.- al decir esto la pelirroja dio media vuelta, estaba apunto de salir de la habitación, cuando sintio que un brazo la detuvo, Ron la tomo, y recosto sobre la cama, se puso encima de ella y la beso apasionadamente, Ginny se quedo paralizada ante la accion del chico, pero se dejo llevar por los calidos labios de su hermano, primero el beso comenzó como algo brusco, pero después se fue convirtiendo en algo tan tierno, tan puro

Ron separo lentamente su boca de la de Ginny, comenzó a bajar por el blanco cuello de la pelirroja, lo besaba apasionadamente, mientras las manos de Ginny acariciaban el perfecto abdomen del chico, después se aferraba a la espalda de el, Ron poso de nuevo sus labios en la boca de Ginny, esta fue un beso tan exquisito que dejo a la muchacha sin aire
.
-Ron
- decia entre gemidos la muchacha tratando de parar aquella accion, sin embargo el muchacho no dejaba hablar a la joven, la besaba mas, y cariciaba tan apasionadamente las desnudas piernas de su hermana, parecia que la pasio estaba al limite en aquel momento, Ron subió su mano por la entrepierna de Ginny, la muchacha al percatarse de esto solto un grito de miedo, con aquel sonido, parecio que Ron por fin pudo salir del transe en que estaba, poso sus manos en la cintura de la joven, mientras ella tenia las suyas en el pecho del muchacho, los dos se miraron fijamente casi sin aliento, los ojos de Ginny estaban húmedos y tanto ella y Ron sudaban demasiado, hubieran parecido lagrimas el agua que corria por la cara de la chica y del chico, pero no, eran rios de sudor que caian en su rostro por el contacto, pero los ojos de Ginny, estaban apunto de estallar en lagrimas.
Ron se quito de encima y dejo que Ginny se pusiera de pie.
-Por qu esto? Porque si dices que amas a Hermione!- grito furiosa la muchacha y derramando finas lagrimas.- Acaso solo me utilizas!, Me repites una y otra vez que esto no puede ser, pero eres tu quien empieza! A Que juegas Ron!.- volvio a decir la pelirroja con lagrimas en los ojos.
-Yo
-
-Tu no sabes lo que quieres, tenemos que aclarar esto, tendremos una relacion si o no?!.-pregunto la joven mirando deshecha a su hermano, el cual, tambien la miraba confundido.






Hermione estaba muy emocionada por lo de esa noche, las horas se le hacian eternas queria que pronto llegaran las 10.



-Entonces?...- pregunto Ginny con lagrimas en los ojos.

Ron miraba a su hermana, queria tener una relacion con ella, pero era algo de mas prohibido, ademas, el pelirrojo tantas veces que nego amar a Ginny, ahora no se podia contradecir.

-Ginny... no puede haber nada entre nosotros.-
-Ya!!!! Después de lo que acaba de pasar, de los besos, de las caricias, me dices que no pude haber nada??.... Vaya que el amor no respeta ni lazos de sangre...- dijo la pelirroja sentandose en la cama.
-Tu me amas?...-pregunto el pelirrojo observando a su hermana y acercandose a ella.
-Aunque digas que tu no me amas, yo a ti si, por eso son los besos, no solo estoy contigo por simple atracción, no soy asi Ron...- Ginny dijo esto con miles de esfuerzo.

El joven se quedo helado ante aquellas palabras, queria abrazarla, besarla, tenerla siempre a su lado, pero solo dos palabras gritaban en su mente dia y noche : Esta mal...

-Te amo...- dijo Ron cabizbajo, Ginny miro fijamente al chico, se seco las finas lagrimas que corrian por sus mejillas, entre abrio la boca para decir algo...

-Vaya que calor!.-exclamo Harry entrando de golpe a la habitación, miro a los dos pelirrojos, se percato que Ginny habia estado llorando.

-Disculpen me voy...- agrego la pelirroja saliendo de la habitación.

-Ron, tengo que contarte algo sobre tu hermana y yo...- dijo el moreno viendo como la pelirroja se iba.
-Que es?...- pregunto desinteresado el joven, tenia la mente en otro lado.

Harry tomo aire, miro a su amigo que estaba apunto de acostarse en la cama y por fin lo dijo.

-Ginny y yo nos besamos...-

El pelirrojo al oir esto volteo de golpe, miro al moreno parado frente y sintio ganas de golpearle, sintio un coraje al pensar que aquellos labios dulces de Ginny, habian besado a su amigo, el joven trato de controlarse, seguro que Harry hubiera sentido lo mismo, si se llegara a enterar del beso del pelirrojo con Hermione.

-Y...?- pregunto el chico acostandose en la cama.
-Ginny, no te lo dijo?... es que pense que por eso lloraba, y decidi decirtelo tambien yo.- contesto el moreno sentandose al pie de la otra cama.
-Ella no me dijo nada, lloraba por que.... extraña a sus amigas del colegio eso es todo.- agrego Ron, no muy seguro de lo que acaba de inventar, sin embargo Harry no se trago aquello.

- Y dime como vas con lo de Hermione?.-
-Pues, en la noche le pedire que sea mi novia
-
-EL beso con mi hermana, no cambio las cosas?.- pregunto muy interesado el pelirrojo arqueando una ceja.
-La verdad... no.- contesto el moreno, pero en ese momento algo paso por su mente, era muy buena pregunta, con aquel beso sus sentimientos no habian cambiado?...




-Ginny! Podemos hablar?...-pregunto la castana al ver entrar a su amiga.

La pelirroja entorno los ojos, dejo salir un leve suspiro y asintio con la cabeza.

-Estas enamorada de Ron?-pregunto Hermione directamente.
-Si! Estoy enamorada de el!... Ya no aguanto Hermione, su actitud me confunde!.- grito la pelirroja llorando de nuevo. La castana no daba credito a lo que oia, se estremecio, con aquellas palabras, aunque ya las habia escuchado de boca de Ron.
-Cuando te vi besandote con el, yo, me quise morir.- confeso la joven cabizbaja y derramando mas lagrimas.
-Ginny, el me beso, por que...-
-Me queria olvidar!, Lo se! Pero me acaba de confesar que me ama!, me estoy volviendo loca, ahora entiendes por que me confunde.- volvio a gritar la joven empuñando sus manos, y pellizcando fuertemente sus blancos muslos, la castana al ver la desesperación por la que pasaba su amiga, se acerco a ella y la abrazo, trato de tranquilizarla, mientras Ginny lloraba inconsolablemente.

-Ginny, ustedes, bueno su relacion no puede ser...- dijo Hermione tratando de consolarla.-Son hermanos, recuerdalo.-

La pelirroja se seco las lagrimas, miro los marrones ojos de su amiga, se sentia acorralada, sentia como si estuviera en un pequeño cuarto, donde las paredes cada vez iban acercandose mas a ella dejandola sin aire, era una sensación desesperante.

-Dime algo Hermione... Donde dice que alguien no se puede enamorar de alguien de su familia.... Es algo tan mostruoso, tan horrible?... Si a fin de cuentas somos personas diferentes, pero a la vez tan iguales como cualquier otras....- dijo la pelirroja entre suspiros, la castana no se esperaba aquella pregunta, o contestación o fuera lo que fuera, solo se quedo con la boca abierta, tratando de razonar lo que dijo su amiga.

-Amo a Ron, y eso nada lo va a cambiar.-agrego Ginny.



Los muchachos bajaron a cenar, eran ya las ocho de la noche, faltaban dos horas para el encuentro de Harry y Hermione.

-Hoy hice calabazas con queso y de postre crema de zanahoria.- dijo la señora Weasly sirviendole a los chicos.

-Mujer! A eso le llamas postre? Crema de Zanahoria.- comento George mirando la barra de la cocina donde estaba el recipiente.

-Madre, para un conejo estaria bien, pero aunque han tenido hijos como conejos, eso no quiere decir que seamos o si?...- agrego Fred llevandose una cacharada de calabazas a la boca. George solto una sonora carcajada que se hoyo por toda la casa.

-Basta Fred! Mas respeto!.- dijo la señora Weasly, pegandole en la cabeza al muchacho, lo cual hizo que Fred escupiera las calabazas.

-Hay! Que cerdo!.- chillo Ginny al ver la masticada comida sobre la mesa.

-Jajajja!, cerdos no hermanita, conejos si!.- agrego George entre carcajadas.

-Hay por las barbas de Merlin! Que hare con ustedes!?- dijo en tono de suplica la señora, en ese momento el señor Weasly entro a la cocina.

-Que pasa Molly?.-
-Aquí tus hijos, que no se comportan como gente civilizada.-
-Muchachos
...- dijo el padre mirando con enojo a los gemelos, los cuales solo se limitaron a seguir comiendo.



La cena transcurrio mas tranquila, bueno si los comentarios de los gemelos eran tranquilos, Harry y Hermione no evitaban reirse cada vez que los hermanitos, decian algo referente a la comida, o a sus padre, al contrario Ron, trataba de divertirse con las caras de enojo que ponia su madre, pero le era imposible, Ginny ni les prestaba atención a sus bufones hermanos, se concentraba en comer y en irse lo mas rapido posible a su habitación.


-Termine! Ire a lavar mi plato.- dijo Hermione poniendose de pie.
-Yo igual.- agrego la pelirroja.

Las muchachas subieron rapidamente a su habitación, Hermione no sabia si quedarse con esa ropa o cambiarse, no sabia si tardaria mucho con Harry.

-Hermione, me dormire, espero te valla bien con Harry.- dijo Ginny entre bostezos, habia sido un dia muy agotador.

Pronto se llegaron las 10, la castana salio con muxho cuidado al patio, se dirigio al gran arbol, aunque tenia miedo por la silenciosa noche, tenia que ir.

Llego al pie del lugar y distinguio a un joven de pie frente a ella, Hermione sonrio y se acerco al lugar.

-Hola...- saludo Harry entregandole un hermoso ramo de rosas rojas.
-Hola... estan hermosas...- respondio la joven mirando las flores.

La castana se veia tan linda, traia puesto un pantalón de mezclilla, y una blusa muy escotada, color rosa palido, era como de seda, mientras que su cabello lo recogio en una cola de lado y caia ondulado por su hombro izquierdo.

-Hermione, quieres ser mi novia?.- pregunto de la nada el moreno, la muchacha no se esperaba esa pregunta tan pronto, la joven se quedo con la boca abierta.

-Claro que si!.- exclamo abrazando al chico fuertemente, Harry sintio una gran alegria, busco el rostro de la muchacha, podia oler el aroma a jazmines que la joven desprendia, se acerco lentamente a sus labios y la beso tiernamente, mientras que del gran arbol caian miles de patalos blancos, eran de los claveles, al separase Hermione admiro los miles de patalos y solo sonrio.

-Te amo...- susurro le moreno al oido, la abrazo por detrás y beso tiernamente el desnudo cuello de la muchacha, sintio como se estremecia bajo su boca, la piel de la castana era tan tersa, queria no alejarse de ella, dejo de besar su cuello, para después oler su cabello, acariciaba la delgada cintura de la muchacha, mientras ella en una mano sostenia el ramo de rosas y con la otra acariciaba el rostro del muchacho, Harry la volteo lentamente hacia el, aspiro su aliento y volvio a besarla apasionadamente, la pego al arbol y se recargo totalmente en el cuerpo de la muchacha, Hermione sintio una gran pasion y pudo darse cuenta que Harry la deseaba deseperadamente...
-Harry...-dijo casi en susurro la castaña, tratando de alejar al chico de su lado.

-Hermione Te amo...- dijo el moreno, besando el calido cuello de la joven, Hermione sintio como un choque de electricidad recorria su cuerpo, se dejo llevar por los apasionados besos del muchacho, solto el ramo que tenia entre las manos y abrazo fuertemente al chico, atrayendolo hacia ella...







Ron entro a la habitación, miro sobre un pequeño mueble, miles de fotografias de su familia y amigos, tambien habia casi por todo el espejo de la pared, miles de mariposas que tanto le gustaban a Ginny... volteo lentamente hacia la cama del lado derecho de la habitación, y miro un pequeño bulto sobre ella, se acerco sigilosamente, y pudo admirar el pequeño cuerpo de la pelirroja, estaba ahí recostada en la cama, con una blusa de tirantes blanca, y un corto short, las sabanas blancas cubrian, casi acariciendo la delicada piel de la joven, se perdian entre las blancas piernas de la chica, el pelirrojo la miraba como un dulce angel que llacia recostada frente a el, admiraba el rojo cabello que cubria los pequeños hombros de Ginny, y luego como impulso se sento al pie de la cama, tenia a la persona que tanto amaba tan cerca, pero la sentia tan lejos, la tenua luz de la luna entraba por la pequeña ventana de la habitación, haciendo que la pelirroja luciera aun mas radiante...







Hermione poso sus manos en los perfectos pectorales de Harry, el cual al sentir las manos de la castaña dejo salir un gemido de placer, mientras el trataba de no bajar sus manos mas alla de las caderas de la muchacha.







Ron acerco lentamente su mano al rostro de la pelirroja, movio un pequeño mechon de cabello que le impedia admirar el espectacular rostro de muñeca de la joven, en ese momento el muchacho se acerco a la frente de ella, para depositar un tierno beso, cuando Ginny se movio delicadamente, con los ojos cerrados buscaba con sus manos algo, encontro la mano de su hermano que descansaba en su mejilla la tomo, y el joven se acerco aun mas, casi como hipnotizado, al rostro de ella pero esta vez en lugar de encontrarse con la frente de Ginny, encontro los dulces labios de la muchacha, ella abrio sus ojos y subio sus manos por el cuello de el, lo acerco mas a ella y cuando menos pensaron Ron estaba a un lado de ella, recostado en la cama y correspondiendo al fugaz beso.







-Harry... no...-dijo Hermione tratando de tomar aire, se separo lentamente y miro los hechizeros ojos de su novio, sintio desvanecer, cada vez que mira el verde color de ellos, podia sentir temblar todo su cuerpo, y esta vez no era la excepción, sentia que reflejaban una gran pasion.

-Hermione...- susurro el chico al oido.

-Vamos muy rapido...- respondio la joven alejandose mas de el, se puso a varios pasos.

-Lo se, perdon...-

-Que te parece si platicamos un rato...- sugirió la castana volteando a ver el cielo.-Ademas esta muy linda la noche.-

-Si, tienes razon.- acepto el moreno, aunque no le agrado del todo la idea.







Ron besaba apasionadamente a Ginny, recorria su manos por las perfectas piernas de la muchacha
-Te amo...- le decia al oido mientras ella besaba su cuello.

Ginny comenzo a despojar al chico de su camiseta, cuando logro hacerlo miro el perfecto abdomen del joven, mientras el, acariciaba su cintura, queria el tambien quitarle la blusa, queria hacerla suya, la pelirroja estaba sentada sobre el estomago de el, cuando Ron comenzo a subir sus manos por el abdomen de ella, llegando a los redondos senos de la muchacha, Ginny se estremecio al contacto, bajo lentamente y le dio un fugaz beso dejando al joven sorpendido, Ron saco sus manos de la blusa de ella y comenzo a quitarsela, quedando solo con el blanco brasier, en ese momento los papeles cambiaron, ahora era Ron quien estaba sobre ella.

-Decidi una cosa...- dijo el pelirrojo mirando los tiernos ojos de ella.- No me importa lo que digan, lo que prohiban, lo importante es que te amo..-

-Siempre te lo dije, pero tu te empeñabas en negarlo
-agrego Ginny acariciando la mejilla del joven. El pelirrojo sonrio, y comenzó a besar de nuevo su cuello, bajo sus labios recorriendo el pecho de la joven, sabia muy bien que eso llegaria a mas...







-Estan lindas las estrellas verdad?...-comento Hermione mirando el cielo.-Harry?...-pregunto de repente, volteo a su alrededor y no vio a su novio.-Harry
- dijo por lo bajo acercandose a la casa.

-Hermione ven...- dijo el moreno que estaba cerca de la venatana de la cocina tenia un periodico en mano.-Mira lo que dice aquí.- dijo el chico entregandole el periodico a su novia.



Hermione comenzo a leer, Harry noto como la castana temblaba con cada palabra, hasta vio una fina lagrima recorrer por la mejilla de ella.

-No es posible... seguro que Luna iba a pasar las vacaciones con Isabela?.-pregunto la muchacha con los ojos humedos.



-Pues, su apellido es Leibniz, y ahí dice que encontraron el cuerpo de Isabela Leibniz sin vida, cerca de su mansión, al parecer unos mortifagos, atacaron a la familia, pero es todo lo que dice, no menciona nada de Luna.-respondio Harry acercandose a Hermione.

-Pero por que no nos enteremos de esto antes!.- exclamo la castana

-Amor, recuerda que el periodico magico se renueva con cada noticia de importancia, al parecer esto fue alrededor de las 9 de la noche.-

-Me importa Luna, quiero saber que ha pasado con ella!.- grito la joven mirando a su novio.







Ron comenzo a bajar unos de los tirantes de la pelirroja, una de sus manos la poso en su espalda para desabrochar el brasier.

Ginny al sentir esto algo se le vino a la mente.

-Esto es lo mejor.???- penso la pelirroja dejando de acariciar los brazos del chico.

Ron mordio un un poco el lóbulo derecho de la pelirroja, ella se estremecio, pero algo pasaba, la muchacha estaba estatica, parecia estar congelada y ya no respondia a los besos y caricias del muchacho.



-Amor, pasa algo?...-pregunto el chico antes de despojarla del brasier.



-Ron, esto es peligroso y si llega Hermione?...-contesto la joven mirando a su hermano con inquietud.



-Tienes razon, sera mejor que me valla a mi habitación.-



La pelirroja trago saliva y asintio con la cabeza.



El chico se levanto de la cama, Ginny se quedo mirando los perfectos pectorales de su hermano, lo vio de pies a cabeza y se sonrojo.

-Recuerda, Te amo- dijo el chico depositando un tierno beso en la frente de la muchacha.

-Ron...- dijo Ginny al ver que su hermano estaba apunto de salir, con la camiseta en mano.-Tenemos algo?...-pregunto la chica.



El pelirrojo sonrio y se acerco de nuevo a la joven.

-Quires tu tener algo?...- pregunto acariciando la mejilla de la muchacha.



Ginny lo miro con aquellos ojos llenos de ternura.-Si, no puedo negar esto.-

Ron al oir aquella respuesta se sintio el ser mas dichoso sobre la tierra, beso apasionadamente a la chica.

-Esto sera...-

-un secreto...- completo ella sonriendo dulcemente. Ron se dispuso a salir de la habitación, dejando a una feliz Ginny que se ponia su blusa de tirantes.









-Ron!...- susurro Harry al ver a su amigo que iba a entrar a la habitación, Hermione venia detrás del moreno.

-Harry...Hermione...- dijo el chico mirando a la pareja.-Y como les fue... Son novios?.-

-Si...-contesto timido Harry.Hermione observo detenidamente al pelirrojo, miro que traia la camiseta en la mano, arqueo una ceja y volteo hacia la puerta de la habitación de Ginny, volio a posar su vista en Ron, el cual demostro gran nerviosismo al verse acosado por los marrones ojos de su amiga, esto hizo que la castaña dedujera rapidamente que el pelirrojo venia del cuarto de Ginny.

-Valla! Los felicito!.- agrego Ron nervioso.

-Gracias, pero mira lo que encontramos...- dijo la castaña entregandole el periodico.



El pelirrojo comenzo a leer del ataque a la mansión Leibniz...



-Y...?- pregunto sin darle importancia a la noticia.

-Como que Y??... Luna pasaria las vacaciones con los Leibniz.- agrego Hermione molesta.

-La bella chica que iba con Luna en el tren se apellidaba Leibniz.- dijo Harry poniendose énfasis en la palabra bella.



Hermione lo miro molesta y solo le volteo la cara.



-Vamos amor, no te enojes por una simple palabra.-

-Harry no es hora que hagas esos chistesitos.- dijo la joven molesta.

-Ya va Hermione! La chica si estaba muy guapa
- intervino Ron, la castaña lo miro con ojos de muerete le dire a Ginny, el chico entendio la señal y miro hacia otro lado.



-Muy bien, mañana seguiremos con el tema, tengo sueño, descansen.- se despidio Hermione besando tiernamente a Harry.







La castaña entro a la habitación, miro a su amiga dormida, aparentemente, se cambio y se dispuso a dormir.

Ginny se percato de la presencia de Hermione, ya que entro casi al tiempo que Ron salio.





La mañana pronto llego, y con ella un intenso calor, parecia que aquel verano seria el mas caluroso de los ultimos años.



-Hermione dime como te fue anoche!.- dijo Ginny mirando salir a su amiga envuelta en toalla, se acababa de bañar.

-Pues....Ya soy novia de Harry!- conesto emocionada la castaña.

-Woow! Que bien!.-

-Y dime Ginny
y como te fue a ti?.- pregunto Hermione desenredando su ondulado cabello.

-A mi... pues... me quede dormida, después que te fuiste...-respondio la pelirroja, dirigiendose a bañar.



La castaña solo sonrio y prefirio no preguntar mas.



-Oye! Sabes lo que paso en la mansión Leibniz?.-pregunto Hermione.

-No!...-respondio la pelirroja abriendo la llave de la ducha.



Hermione comenzo a contarle lo que habia leeido en el

periodico y que sospechaban que Luna estaba en peligro.





-Papa!-

-Señor Weasly!.- gritaron Harry y Ron, alcanzando al señor antes que se fuera a su trabajo.

-Usted sabe algo del ataque a la mansión Leibniz?.-pregunto Harry tomando aire.

-Mmm... ese ataque sucedió anoche, hasta hoy me hablaran de el.- contesto el hombre.







-Woow! Que guapas! A donde van?.-pregunto la señora Weasly al ver a Hermione y Ginny, muy arregladas.

-A ningun lado.-contestaron al unísono, y poniendose rojas.





-Valla! Que mierda! Estoy seguro que mi padre sabe algo!.- exclamo Ron entrando a la casa.

-Cuida tu vocabulario jovencito!.- grito la mama molesta.

-Hermione, Buenos Dias...- saludo Harry besando tiernamente a su novia.



-A ver, me perdi de algo no?...-dijo la señora Weasly mirando a la pareja.-Miren me alegro que sean novios, pero.... no quiero visitas nocturnas a las habitaciones, oyeron.- explico la mujer con algo de humor.La castaña al oir esto miro a Ron, el cual solo bajo su mirada.



-Chicos que les parece si vamos a pasar?...- sugirió Ginny tomando por el brazo a su hermano

-Muy buena idea vamos...- accedio Harry.



Los muchahos fueron a Hogsmade, extrañaban el pequeño pueblo.



-Mira Ron!.- grito Ginny señalando una gran estrella que estaba en un aparador.



El chico volteo y casi se besa con la pelirroja, quedaron a escasos milímetros, tenian que contenerse no podian besarse frente a Harry, tal vez frente a Hermione si, pero el moreno ignoraba lo que pasaba.



-Hermione... como que Ginny y Ron han estado muy juntos, hasta parecen novios.-comento el moreno observando a los pelirrojos.

-Alucinas amor...- agrego la castaña preocupada, no recordaba que Harry no sabia nada de aquello que sentian los hermanos, se estremecio con solo pensar en como reaccionaria su novio al enterarse de aquello.





Los cuatro chicos dieron vuelta en una pequeña tienda, habian pasado buen rato en el pueblo, ahora querian ir a Londres, pero estaban muy cansados.



-Harry... mira...- dijo Hermione fijando su vista en una pequeña esquina del lugar, el moreno no la escucho, la castana camino hasta ese lugar, que por un raro motivo, le llamo la atención, dio la vuelta a esa esquina y...





-Luna!- grito Hermione con terror en la voz, miro a la rubia recostada en el pasto, tenia sangre en la rente y boca, estaba muy maltratada, los demas al oir gritar a su amiga, se acercaron y llevaron a la rubia a la madriguera.

-Luna?...-pregunto Ginny, viendo que la rubia comenzaba a abrir los ojos.
-Donde estoy?...-pregunto la muchacha mirando a su alrededor.-Chico! Que bueno que están aquí!.- exclamo Luna al verse rodeada de los cuatro amigos, quiso sonreír, pero solo logro una débil mueca.
-Estas en la madriguera
- dijo Hermione sentándose a un lado de su amiga.
-Aquí esta el alcohol.- dijo Ron entregándole la botella a la castaña.
-A ver Luna, tenemos que sanar esas heridas...-

La rubia cerro los ojos y dejo que Hermione limpiara con algodón la sangre que corría por la comisura de sus labios, la castaña después mojo con alcohol el algodón y lo paso por la frente de la muchacha también limpiando la sangre.

-Luna que ha pasado?.- pregunto Harry preocupado.
-Isabela... murió!.- grito desesperada la rubia, comenzó a llorar y cerraba sus ojos, se aferraba a las sabanas de la cama como si tratase de protegerse de algo.
-Luna tranquila...- decía Ginny tratando de controlar a su amiga.
-Fueron mortifagos cierto!.- grito exasperado el moreno acercándose a la rubia.
-Calla Harry!.- exclamo Hermione al ver a Luna demasiado alterada.
-Vamos dime fueron mortifagos verdad!.- volvió a insistir el chico esta vez tomando a Luna por los brazos obligándola a que lo viera a los ojos, ella no dijo nada, sus grandes ojos azules estaban inundados de lagrimas y fue cuando Harry comprendió que estaba siendo muy desconsiderado con la muchacha.
-Suéltala Harry.- mustio Ginny sujetando a la rubia mientras el moreno soltaba sus brazos.
-Luna necesita descansar, será mejor que duermas
- dijo Ron saliendo de la habitación.- Ah! En cuanto llegue mi madre le diré que estas aquí.-
-Descansa...- dijo Ginny saliendo del lugar con Harry y Hermione.


La rubia se quedo sola en la habitación, no quería dormir, no quería estar sola, pero le daba pena decirles a los demás, se quedo sentada en la cama mirando a su alrededor respiro profundo y dejo salir una tierna lagrima





-Que te pasa Harry?!.- pregunto Hermione molesta
-Que? De que hablas?.- dijo el moreno extrañado.
-Te pusiste a gritar como loco, asustaste mas a Luna
- contesto la castaña entornando los ojos.
-Lo se perdón, me altere...- al decir esto, el chico abrazo a su novia depositando un tierno beso en su mejilla.- Me perdonas?...- pregunto con cara de niño bueno, Hermione solo sonrió y lo beso apasionadamente.- Creo que eso fue un si
- agrego el moreno después del beso, la castaña solo se sonrojo.



-Que crees que le aya pasado a Luna?...- pregunto Ginny de pie frente a su hermano, estaba afuera de la casa, esperando a que llegara su madre.
-Pues, a lo mejor la atacaron los mortifagos.- respondió Ron acercándose a su hermana.
-Pero no crees
- al decir esto el pelirrojo se acerco a la muchacha, acaricio su mejilla y respiro el delicado aroma a vainilla que desprendía la piel de ella
-No creo que?...-pregunto el muchacho tomando a su hermana por la cintura, acercándose mas a su rostro y respirando su exquisito aliento.
-Ron!...- exclamo la joven.- Alguien nos podría ver
- susurro la muchacha tratando de alejar a su hermano.
-Ginny, termina lo que ibas a decir
- agrego Ron poniéndose detrás de la muchacha y tomándola todavía por la cintura, mientras depositaba pequeños besos en su cuello.

La muchacha se estremeció al sentir los labios del pelirrojo en su piel pero pero pudo continuar lo que decía.

-Si la... atacaron los... mortifagos...- decía entre suspiros.- Por que entonces esta viva?.- esta ultima frases desconcertó al muchacho.
-Ginny acaso querías que la mataran?.- pregunto el pelirrojo dejando de besar el cuello de la chica.
-No!... pero los mortifagos no suelen dejar a alguien con vida...- tras decir esto el pelirrojo se quedo pensando ante aquello, era verdad, nunca dejaban a nadie con vida, o al menos que fuera de su conveniencia.

-Valla! Que tiernos!.- exclamo la señora Weasley llegando al lugar, vio a sus dos hijos abrazados, los muchachos sintieron morir, menos mal que no estaban en otra circunstancias





-Harry a donde vas?- pregunto la castaña la ver a su novio que subía por las escaleras.
-Iré a poner otra camiseta, hace demasiado calor.- contesto subiendo rápidamente, antes de entrar al cuarto de Ron, miro que la puesta de la habitación de Ginny estaba abierta, le pareció extraño y decidió ver

-Luna que sucede?.- pregunto el chico al ver a la muchacha de pie mirando por la ventana.
-Fueron mortifagos
- susurro la rubia.- Logre escapar, pero me pueden encontrar
- diciendo esto se volteo a mirar a Harry, la joven estaba derramando lagrimas y sentia un nudo en la garganta.
-Tranquila, con nosotros aquí, nada te pasara.- agrego Harry acercándose a la joven y abrazándola tiernamente.
-Auuch!...- se quejo la rubia al sentir el abrazo del chico.
-Perdón, has de estar muy lastimada.-
-Si, gracias.-

Harry solo sonrió y salio de la habitación, Luna se volvió a sentar en la cama, bajo un poco su blusa del hombro izquierdo, puso su mano sobre el, y solo frunció el rostro de dolor, bajo lentamente su mano y poco a poco la marca tenebrosa apareció en la blanca piel de la joven
oLaa!
miLes de gracias x loss comentarios =)
perdon la ausenciaa pero esq staba termianndo mi otro
fic SENTIMIENTOS CONFUSOS & decidi tomarme
un leve descanso jojo!^^
aqee staa el siguiente capituLo
sta cortoo pero spero les guste....
bae!




-Bajen a desayunar!...- grito la señora Weasley para que los muchachos bajaran a comer.
-Luna, estas bien como para bajar por las escaleras?.- pregunto Ginny preocupada.-Si quieres te traemos el desayuno
-
-No gracias, ya me siento mejor, bajare.-
-Con cuidado....-agrego Hermione abriendo la puerta.


-Buenos dias!.- saludo Harry, dandole un beso a Hermione.
-Hola.- dijo Ron mirando a Ginny sonrojado, la chica se puso nerviosa y solo sonrio.

Luna se percato de aquella actitud, pero no le tomo importancia.

-Como te sientes Luna?.- pregunto Harry posando su mano en el hombro izquierdo de la joven.
-Auuch!.-
-Perdon, lo siento, me olvide que todavía te dolia las heridas.-
-Mas de lo que crees...- respondio la rubia con cierta ironia.



Muy pronto terminaron, su desayuno, no habia mucho que hacer.



-Chicos ando aburrida.- comento Ginny tomando del brazo a su hermano.
-Yo tambien...- agrego Harry.
-Pero recuerden que Luna esta herida y no puede salir mucho.- dijo la castana mirando que Luna volvia de la cocina con un vaso de agua.
-Y quien dijo que saldriamos, podemos quedarnos aquí, pero...-
-Chicos, estaba pensando...- en ese momento, Luna dejo caer el vaso con agua sobre Harry, fue un accidente, por que la rubia se tropezó con la silla.-Lo siento Harry!.- agrego preocupada tratando de limpiar la camiseta del moreno.

-No te preocupes....Ire a cambiarme...-

-Luna, dinos una cosa, que paso?...- pregunto Ron interesado.
-A que te refieres?...-
-Cuando te hallamos ayer en Hosgmade, por que estabas asi, fueron mortifagos?.- pregunto mas directamente Hermione.
-Si.- contesto cabizbaja la rubia.
-Pero...- agrego Ginny dudosa.
-Pero que?.- pregunto la rubia arqueando una ceja.
-Bueno, por que estas viva, ellos no suelen dejar vivo a nadie.-

Luna se estremecio ante aquella respuesta, la pelirroja tenia razon, sin embargo tenia que inventar, bueno decir en parte la verdad.
-Escape.- agrego con los ojos humedos.-Y para serte sincera no quiero recordarlo...- diciendo esto se levanto de la mesa y salio de la casa.

-Ginny, fuiste muy dura!.- exclamo Ron, mirando a la rubia salir.
-Dura? Lo siento pero es la verdad, solo fue una pregunta, no es para tanto.- dijo la pelirroja un tanto molesta.
-Ya enamorados, por favor, no riñan, que bastante problemas tenemos con lo que le paso a Luna y
- pero antes que Hermione siguira Ron la interrumpio.
-Enamorados?..-
-Que has dicho Hermione?.- pregunto tambien Ginny.
-Ya no finjan, se muy bien que tienen una relacion, se les nota a kilómetros, y la verdad, no me molesta, no se por que no me habian dicho, yo los apoyo, aunque no sea muy comun esto
- explico la castana bebiendo jugo.

Los hermanos, se sonrojaron y solo miraron al suelo.

-Le diras a alguien?...-pregunto Ginny
-No, pero creo que Harry deberia sabelo ya que...-
-No!.- grito Ginny cambiando rapidamente el semblante.-Harry no puede saberlo...-
-Por que no Ginny?....Si es nuestro amigo, Estoy seguro que entendera, digo si entendio Hermione.- agrego el pelirrojo mirando confundido a su hermana.
-Claro, lo entendi yo, Ginny, yo, Hermione Granger!.- dijo la castana poniendose de pie.

La pelirroja entendia el punto, pero algo pasaba, amaba a Ron si, pero no podia dejar que Harry se enterara que tenia una relacion con su hermano.
Que pensaria el moreno de ella?, Como reaccionaria?, Que cambiaria entre ellos?....Pero sobre todo por que a la muchacha le importaba tanto aquello, si amaba a Ron?....
Por que no tomo en cuenta aquello cuando Hermione se entero? Que era diferente?....



Luna estaba sentada en el patio de los Weasley, cuando una gran lechuza negra se paro frente a ella, traia una nota en la pata, la tomo y desdoblo



Querida Luna...

Espero que tu estancia en la sucia madriguera te ayude a tus planes, recuerda esta es tu prueba, amor aunque seas mortifaga, todavía tienes que demostrar algo

Recuerdalo...

Con amor Draco Malfoy...

Luna arrugo el papel, y dejo salir una fina lagrima...

-Como me meti en esto?...-

-Maldita Lovegood!...- exclamo una voz furiosa.- Draco dime donde esta!.-
-No lo se! Entiende que escapo!...-
-No me quieras engañar, en el tiempo que Luna paso aquí tuviste un amorio con ella!.- grito aun mas furioso y desesperado Lucius.
-Exacto!, pero eso no significa que sepa donde esta!.-
-Draco... aunque creas que eres de piedra, y quieras aparentar que nada te afecta...- diciendo esto Lucius acerco su palido rostro al de su hijo y tomo a Draco por el cuello de la camisola, mientras susurraba.- Eres mucho frágil que un vil gusano, al que puedo aplastar fácilmente...-

El muchacho al oir aquello no se estremecio, miro duramente a su padre y solo podia transimitir con su mirada odio...




-Harry...- dijo Ginny entrando de golpe a la habitación donde el moreno se cambiaba.-Perdon!.- exclamo la pelirroja tapandose los ojos, al ver al chico poniendose el pantalón.-Pense que solo te cambiarias de camiseta.-

Harry al notar la reaccion de la pelirroja sonrio picaramente y se apresuro a terminar.
-Lo se, pero decidi ponerme este pantalón, esta mucho mas comodo.-
-Ya puedo...-
-Ya puedes ver Ginny...-
La pelirroja se destapo lentamente sus ojos y miro al moreno.

-Se te ofrecia algo?...- pregunto Harry sonriendo.
-Solo venia aver por que tardabas tanto
-
-Eso lo hubieras preguntado por la puerta
-

-Harry, puedo preguntarte algo?...- dijo la chica sentandose en una de las camas, el moreno la miro y aistio con l acabeza.



En la sala Hermione y Ron platicaban con los gemelos, bueno mas bien reian de las ocurrencias de los muchachos.

-Valla! Yo siempre pense que Ron se haria tu novio!- exclamo Fred mirando a la castana.
-Pues ya vez que no..-
-Jajja! Yo pensaba que Ginny se quedaria con Harry! Le ganaste Hermione... ahora hay que conseguirle novio no crees Ron? Jajja!.- comento George riendo y dandole un codazo a Ron, los gemelos ignoraban lo que pasaba entre Ginny y el.



-Claro Ginny, que me quieres preguntar?....-
-Quieres mucho a Hermione?...-
-La amo...- contetso el moreno sentandose frente a la pelirroja, Ginny al oir esto sintio un vuelco a su corazon, Que pasaba? Aquello no le deberia de importar, ella amaba a Ron? Ademas ella ya se esperaba aquella respuesta...
-Tengo novio...- dijo la pelirroja de golpe mirando al chico.
-En serio?...- agrego Harry sorprendido.
-Si, es... Muy atento, tierno, cariñoso, Lo amo!.- siguió diciendo Ginny fingiendo una sonrisa.

El moreno oyo todas aquellas alagaciones que la muchacha hacia referente a su novio, y sintio como una rara punzada en su estomago, que era aquello celos?...
-Y... Ron y los demas saben?...-
-amm... Ron, si el sabe, y Hermione tambien! Pero los demas no! No les digas si?.- contesto dudosa la muchacha.
-Sabian? Y por que no me habian dicho?.-
-Por que... les dije que yo te diria
-
-Y quien es el afortunado?...- pregunto serio el moreno mirando a la chica.
-Luego te dire...-

Los fugaces ojos de la muchacha se toparon con los verdes de Harry, ambos sintieron como un choque de electricidad recorrio su cuerpo con tan solo una mirada.




-Jajja! Ya muchachos, ire a ver si Luna sigue afuera...- dijo Hermione saliendo entre risas de la casa, miro para todos lados y en una esquina, cerca de los girasoles, se encontraba la rubia sentada.-Luna!.- grito Hermione acercandose rapidamente a la chica.
La rubia al oir a su amiga, guardo rapidamente el papel en su bolsillo.
-Hermione que pasa?.-
-Venia a ver si estabas bien
-
-No te preocupes, es solo que me ahogo dentro de la casa, no estoy impuesta a estar encerrada.-
-Luna, segura que estas bien?...- volvio a preguntar la castana, mirando a la chica mas aplida de lo normal.
-Ya dije que si
-
-De donde escapaste exactamente?.- pregunto Hermione con mirada acosadora.
La rubia se puso demasiado nerviosa y comenzo a tartamudear.
-De
la
man
sion
Leibniz.-
-La mansión queda demasiado lejos de Hogsmade
- agrego la catana, un tanto acosadora.
Luna se sentia en un callejón sin salida.


En una lúgubre habitación, casi sin luz, con solo unos cuantos destellos que entraba por la pequeña ventana del lugar, alumbraban la sombría esquina, donde un joven se encontraba de pie

-Por que no contestas Luna, contesta mi carta
-



-Bueno
ire con Hermione y Ron
- diciendo esto la pelirroja se levanto, abrio la puerta y se topo con los ojos de su hermano. Ginny salio tranquilamente dejando a los amigos solos.
-Tu sabias que Ginny tiene novio?...-pregunto el moreno
-Que?...-
-Ella me dijo, que tu Hermione ya sabian de su novio

-Te dijo que yo era su novio?....- pregunto el pelirrojo, dejando a Harry perplejo.


-Sabes que... me duele la cabeza, sera mejor que me valla
-Luna entro rapidamente a la casa dejando a la castana en el patio. Fue directo al baño, donde saco el arrugado papel y comenzo a escribir con una pluma que allo en la sala.

Amor...
Se que tengo que enfrentar mas pruebas, pero entiende estoy desperada, estan haciendo demasiadas preguntas, no encuentro como evadirlos, y sobre todo a Hermione


Te amo Luna...

Draco leyo esto ya en sus manos, al ve rel nombre de Hermione en la nota, supo que tenia que hacer algo, Granger seria quien podria descubrir a Luna.

-Que has dicho? Tu el novio de Ginny?!!- pregunto
gritando el moreno sin dar credito a lo que oia.

-Shh! Baja la voz...- dijo preocupado Ron tratando de callar a su amigo.- Si eso no te dijo Ginny, te lo dire yo... Ella y yo somos novios...- aclaro el pelirrojo mirando a Harry, el cual solo se quedo pasmado ante lo que acaba de oir.

-Que!!!!!!!, Ron son hermanos!.- grito aun mas fuerte Harry caminando de un lugar a otro.
-Ha! De veras?....- agrego el pelirrojo con sarcasmo.
- Mira Harry
-
-Eso es imposible.!-
-Harry, se que esto...-
-Son hermanos!.-
-Basta! Oyeme bien!.- exclamo desesperado Ron callando al moreno que no lo dejeba terminar ninguna frase. Harry lo miro calmado y se sento en la cama.- Se que esto es inusual, pero la verdad es....la amo Harry, no se como, ni cuando, pero este sentimiento crecio, no se como empezo, y la verdad es que se salio de mis manos...-

El moreno se tranquilizo, oia detenidamente las palabras de su amigo, pero aun asi se le hacia algo tan mostruoso el que dos hermanos tuvieran una relacion...

-Ginny esta enamorada de ti?....- pregunto Harry aun sin saber que mas decir.
-Creo que si... De ella fue la idea que tuvieramos una relacion.- contesto el pelirrojo cabizbajo.
-No termino de creerlo...-
-Amigo entiende en el corazon no se manda...-

-Es algo tan asqueroso...- susurro el moreno creyendo que Ron no lo oyeria...
-Que dijiste?...-
-Nada...- contesto cortadamente Harry.Sin embargo Ron oyo aquella expresion y le habia dolido que su amigo lo dijisera.
-Si no eres capaz de entenderlo, creo que no somos suficiente amigos no crees?... No puedo creer que Hermione! Hermione Granger! Entendiera esto, nos apoyara! Ella la mas recta, la mas bien portada, la
-
-Hermione lo sabia?!.- interrumpio Harry.
-Si, lo sabe!....-
-Y por que no me habian dicho?!.-
-Ginny no te queria decir.... Ademas creo que hubiera sido mejor que no te enteraras.- diciendo esto el pelirrojo se dirigio a la puerta.
-Ron...- dijo por lo bajo Harry, el pelirrojo solo se detuvo.-Esto es una gran noticia, es algo que no me esperaba, algo tan raro
-
-No digas mas, no espero que lo entiendas de un dia para otro, es mas no espero que lo entiendas!...- al decir esto Ron salio de la habitación dejando a su amigo cabizbajo y hundido en sus pensamientos.




-Hola Hermione!.- saludo Ginny mientras bajaba las escaleras.
-Hola, oyes has visto a Luna?.- pregunto la castaña preocupada.
-Creo que esta en el baño... Oie que habra pasado en la mansión Leibniz?.- pregunto de repente Ginny.
-No lo se, pero ten por seguro que lo averuguare...-

En ese instante un joven bajaba por las escaleras, Ron se acerco a las dos muchachas, las miro con enojo y se limito a tomar un vaso con agua.
-Que te pasa Ron?...- pregunto Ginny al ver a su hermano enojado.
-Harry no es mi amigo, no entiende lo que tenemos...- contesto el chico terminando de beber.
-Que le dijiste?...-pregunto rapidamentre Ginny acercandose a el.
-Que tu y yo somos novios...-
-Que! Por que lo hiciste! Te dije que no!-
-No te hagas fuiste a hablar con el para decirle que tenias novio! Ademas tarde o temprano se enteraria!.- exclamo aun mas furioso.

Ginny se quedo mirando los mieles ojos del chico y sintio terror recorre por su ser.

-Que mas le dijiste Ronald?!- pregunto Hermione preocupada.
-Que tu tambien sabias la relacion que tengo con Ginny...-
-Que!, estas loco! Harry debe de estar furioso!.- agrego la castaña nerviosa, no era su estilo ocultarle nada a nadie.
-No me importa el no entiende nada!.-
-Mira Ron, no es facil para nadie entender algo tan delicado, yo me super controlar cuando me entere, pero Harry lo conoces, es impulsivo, dijo cosas sin pensar.- dijo Hermione tratando del calmar al pelirrojo.

-Describio nuestra relacion como asquerosa...- susurro el joven dejando salir una leve lagrima...

Ginny al oir aquello comenzo a llorar amargamente, le dolio tanto aquella palabra- asquerosa- por su mente pasaron imágenes de los besos con su hermano, de los dulces te amo que se decian, comenzo a entender que nunca nadie los aceptaria....comenzo a pensar que aquello, si era asqueroso...

Hermione por su parte no sabia que hacer, tenia a los dos pelirrojos destrozados frente a ella, Luna habia sido atacada por mortifagos, y ahora solo le esperaba encontrarse con Harry para que le reclamara el por que no le habia dicho lo que pasaba entre Ron y Ginny.



Luna salio del baño secandose algunas lagrimas, habia estado llorando de desesperación, extrañaba a Draco, aquel muchacho menos esperado, aquel que ella amaba... Se dirigio a la habitación de Ginny ignorando lo que pasaba en la planta baja, ignorando lo que pasaba frente a ella, se recosto en la cama, respiro profundamente, cerro sus ojos y solo queria recordar todos los momentos que paso con el rubio, era algo tan difícil, era un recuerdo tan lindo, pero a la vez tan horrible...
Se empeñaba en olvidarlo pero a la vez en recordarlo, que hacer... olvidar o recordar....?


****************************************************
Eii Gracias x leer el fic =)
si se esthan preguntando que habra pasado en la manzion Leibniz, que habra pasado entre Draco y Luna... en como empezo su relacion, en como Luna se volvio mortifaga o para que?
No se preocupen en el proximo capituLo me enfocaree en esoo =) miLes de gracias....


Luna poco a poco se quedo dormida, y comenzo a recordar entre sueños...

****

-Luna!...- grito Isabela despertando a la rubia...
-Que pasa?!.-
-Mortifagos! Tenemos que...- pero antes que la muchacha terminara una gran luz verde se impacto contra ella, cayendo sobre la cama a pies de Luna, la rubia miraba horrorizada a su amiga que se retorcia a sus pies, Luna levanto la vista y vio como a alrededor se encontraban cuatro mortifagos, uno era alto y de largo cabello negro con una mirada azul penetrante, se acerco a la muchacha y acaricio su mejilla...

-Lastima que tambien moriras como tu amiga...- susurro el hombre levantando su varita.
-No solo como su amiga, si no como todos lo de este lugar...- agrego la unica mujer que iba con ellos.

Luna estaba helada ante aquella escena, miro de nuevo a Isabela y se dio cuenta que estaba sin vida, gruesas lagrimas recorrieron sus mejillas...

-Isabela! No!.- grito desesperada la joven abrazando a su amiga...

-Calla!.- grito el hombre de largo cabello negro.- Es tu turno!...- pero antes que tambien matara a la rubia una voz se oyo en la habitación.
-Detente Scorpio!.- grito una voz que entraba a la habitación.
-Lucius...señor....- dijo el hombre haciendo reverencia al paso del rubio.
-Valla! Que tenemos aquí!.- exclamo Lucius acercandose a Luna.- Lovegood... eres la ultima persona que me hubiera imaginado encontrarte aquí...-

La joven dejaba salir amargas lagrimas con cada palabra, con cada movimiento que Malfoy hacia...

-Me serviras de mucho...- susurro Lucius golpeando a la chica en la nuca y dejandola inconciente...

Hacia frio aquella noche, tal vez seria por el lugubre lugar o simplemente por que alrededor habia mortifagos, los azules ojos de la rubia comenzaron a abrirse, miro a su alrededor y parecia que se encontraba en una especie de sotano, comenzo a oir pasos y de repente la puerta del lugar se abrio, solo se podia apreciar la silueta de un hombre que llevaba consigo una charola, bajo lentamente los tres escalones y se acerco a Luna, la rubia al verlo tan de cerca se sorprendio...

-Draco!.- exclamo con asombro poniendose de pie.
-Lovegood...- dijo por lo bajo el muchacho dejnado la charola con comida en un pequeño mueble.-Come...- diciendo esto se dirigio de nuevo a la puerta para salir del lugar...
-Espera!.- grito la muchacha dejando salir finas lagrimas.- Que pasa?... por que me tienen aquí?.- pregunto desesperada, Draco volteo a mirarla, observo los grandes ojos azules de la joven y recorrio con su vista el bello rostro de Luna, trago saliva y se acerco a ella.

-No tengas miedo...- susurro Draco limpiando una de las lagrimas, el rubio se asombro de si mismo, nunca en su vida hubiera pensado decirle eso a Lunática Lovegood, y mucho menos limpiarle una lagrima.

Luna se tranquilizo con aquellas palabras, aunque no supo por que...

El rubio salio del lugar dejando a la joven sentada en una esquina, la muchacha miro la comida pero no quiso probar nada....

***

Luna veia entre sueños los momentos que Draco cuido de ella, mientras se le ocurria a Lucius que hacer, El rubio iba al sotano y convencia a la muchacha que comiera.


***
-Vamos Luna, llevas dos dias sin comer...-
-No gracias...-
-Mira no tiene veneno...- dijo Draco tomando un trozo de sandia y llevandoselo a la boca.

La rubia lo miro desconfiada, pero aun asi tomo un trozo y lo comio.

-Asi me gusta...- agrego el joven mirando a la chica, no sabia que pasaba pero Lovegood tenia una especie de iman, era tan dulce e ingenua, desde que la tenian encerrada no habia preguntado por Isabela, al rubio le comenzaba a gustar su compañía.

-Draco me pasas ese jugo por favor....- dijo la rubia señalando un vaso, pero el joven parecio que no la oyo y siguió en sus pensamientos, La muchacha se puso de pie pero al hacerlo el joven la tomo por la mano, se paro a su lado y le planto un fugaz beso.

La joven se quedo estatica al sentir los labios del rubio, sin embargo correspondio al apasionado beso...

Los dias pasaron y los encuentros entre Luna y Draco cada vez eran mas apasionados, el rubio pasaba horas enteras en el oscuro sotano con la muchacha, ella confio inmediatamente en el, no sabia que pasaba pero al estar con Draco se sentia protegida...


-Te amo...- susurro la joven besando el palido cuello del chico.

Draco no respondio, solo busco la boca de la muchacha y la beso con mas pasion que de costumbre, sus manos buscaron rapidamente las piernas de Luna, mientras la rubia desabrochaba desesperadamente la camisola de el...

Entre caricias y besos el tiempo paso, Draco estaba sin camisola y apunto de quitarse el pantalón...


-Draco!.- grito una voz al entrar al sotano.

Los muchachos voltearon y vieron a Lucius de pie frente a ellos, ambos sintieron morir, Luna estaba solo con brasiere.

-Sal de aquí!.- grito Lucius furioso mirando a su hijo levantarse del lugar.

Luna comenzo a derramar lagrimas y a ponerse rapidamente su blusa.

-No eres nadie!.- grito el joven igual de furioso que su padre.
-Sal!.... Si no quieres que tu nueva conquista muera aquí...- agrego el hombre a puntando con su varita a Luna.Draco salio no le quedo de otra.


-Muy bien Lovegood...resultaste una vil perra como todas...- dijo el palido hombre caminando alrededor de la muchacha, la cual no paraba de llorar.- Pero ese no es el caso... dime niña, amas a mi hijo?...- pregunto Lucius tomando por el brazo a Luna y poniendola de pie.

La joven seguia llorando y sentia un nudo en la garganta...

-Si...-dijo por lo bajo.
-Muy bien, seras mortifaga!.-
-Que!.- grito la muchacha dejando de llorar.
-Mi hijo es mortifago, y si tu lo amas tambien lo seras, ademas me ayudaras a atrapar a tu amiguito Potter...-

Luna sintio morir, estaba entre la espada y la pared.


***



La castaña subio por las escaleras, dejando a los hermanos en el comedor, le faltaba poco para llegar a la habitación de Ginny cuando alguien la detuvo.

-Hermione...-dijo Harry deteniendo en seco a la chica, ella volteo y al toparse con los verdes ojos de su novio sintio un escalofrio.

-Harry...-dijo por lo bajo acercandose a el.
-Entra...-agrego el moreno sujetando a la castaña para que entrara al cuarto.


-Por que no me habias contado lo de Ron y Ginny??....- pregunto molesto y arqueando una ceja.
-Eso no me correspondia...- respondio la joven rapidamente sosteniendole la mirada al muchacho.
-Soy tu novio! Me debiste de decir...- grito furioso y pegandole a una pequeña mesa a su lado.
-Por que te afecta tanto?! Ya te enteraste que mas da!.- grito tambien Hermione molesta.

La castaña obesrvo la reaccion del chico, lo cual no entendia, Hermione se puso a pensar que si asi reaccionaba por la noticia, no queria ni imaginarse cuando se enterar que ella se beso con Ron...


-Ginny te amo...- susurro el pelirrojo abrazando a la chica que estaba de pie y de espaldas a el. La pelirroja se estremecio, derramaba finas lagrimas y lo ultimo que queria era eso... decir te amo.

-Ron...-
-No te quiero dejar...- diciendo esto el chico volteo a Ginny de frente a el, y la aprisiono con sus labios, la beso tan apasionadamente que ella no pudo hacer nada, pero algo paso, Ginny no se sentia comoda en los labios de el....


-Harry calmate!.- exclamo Hermione acercandose a su novio, el moreno todavía seguia furioso por lo de Ron y Ginny.
-Lo se, lo se...- agrego mas tranquilo abrazando a la castaña.-Perdon amor, es solo que fue algo muy fuerte...- decia mientras le daba un beso en la frente a su novia.
-Por que te pones asi?... Digo yo no te dije nada por que no me correspondia
- comento la joven abrazando fuertemente al chico, como si con eso tratara que la perdonara.
-Si lo entiendo, pero... son hermanos! Como pueden tener una relacion, como pueden amarse?...- agrego Harry alzando la voz de nuevo, en ese instante la castaña se alejo de el.
-Mira... Yo pense que tu lo entenderias, bueno, has pasado por tantas cosas, que no pude ser que no tengas la mente abierta...- diciendo esto Hermione miro con enojo al muchacho.-Ademas son nuestros amigos, los tenemos que apoyar, si se aman... pues hay que apoyarlos...-
Harry miro a la joven sentada frente a el, la veia tan linda, y admitio que ella tenia razon, no habia nada que hacer, solo apoyar a los enamorados, el moreno se sento a su lado y la abrazo.
-Tiene razon....el tiempo dira si realmente se aman...-



En el comedor Ginny y Ron se encontraban abrazados, la pelirroja ya no lloraba mas sin embargo parecia como si la prensencia de Ron le desagradara, el chico le dio un calido beso en la mejilla, mientras ella estaba sumergida en sus propios pensamientos.



-Te dije que no te queria perder cierto?...- comento Ron respirando el delicado aroma del cuello de la muchacha, Ginny ante esto no se estremecio como otras veces, lo cual llamo la atención del pelirrojo, antes con solo respirar sobre su piel podia sentir como la muchacha se desvanecia en sus brazos.-Que pasa?...- pregunto el chico volviendo a besar su mejilla.

-Ron...esto nunca podra ser...- respondio seriamente la pelirroja pero a la vez con tono de tristeza en la voz.- Si Harry piensa que todo esto es asqueroso....Que pensara la demas gente, que nos diran, como reaccionaran?-

-Que dices?...Antes no te importaba el que diran, si Harry dijo eso es por que no entiende...- diciendo esto Ron se puso se frente a ella, miro los fugaces ojos de su hermana, acaricio su mejilla y tomo sus manos...- No importa si los demas no lo entienden, lo importante es que nosotros lo entendemos- finalizando esto el chico beso a su hermana tiernamente, la cual correspondio al fugaz beso, aquel beso le hizo tan bien a la muchacha, por un momento se olvido de los prejuicios, de todas las opiniones, de los juicios ante su relacion, aquel beso le hizo recordar lo que por un momento habia olvidado, amaba a Ron, no imporataba si se sentia confundida por lo que sentia hacia Harry, recordo que su hermano era el hombre mas tierno y sensible, el hombre que la comprendia a la perfección, aquel con el que se sentia tan segura,ese que nunca la dejaria que siempre podria contar con el.

Pero que pasaba con Harry, momentos antes habia celado al moreno... eso no importaba tal vez solo fue un impulso, talvez algo sin importancia, tal vez...

Lo unico en lo que pensaba Ginny era en que aquel beso con Ron no terminara, sintio las cosas tan claras, sintio que nada importaba si se amaban.





Recargados en la cama se encontraban Hermione y Harry abrazados, el moreno jugaba con el ondulado cabello de su novia mientras ella reia sin parar.
-Oye Harry, Ron esta muy molesto por el comentario que hiciste...-comento la castaña timidamente.
-Por lo de asqueroso?...-pregunto incredulo el moreno, Hermione asintió en silencio.- Lo siento, estuvo mal, tendre que disculparme, solo espero que me pude perdonar.-




-Te amo...-susurro Ron poniendo contra la pared de la cocina a su hermana y besandola apasionadamente.
-Ron...- decia por lo bajo la joven tratando de detener los besos que el pelirrojo le daba, tenia miedo que los descubrieran.- Te amo... pero por favor detente...- al decir esto ultimo sintio la mano de su hermano dentro de su blusa y la otra acariciando sus muslos.
-Lo siento...- se disculpo el chico besando el calido cuello de Ginny.
-Alguien nos puede ver...- al oir esto Ron se separo de la muchacha , la miro de pies a cabeza y cada dia se le hacia mas linda, cada dia se convencia mas que la amaba, ella lo miro a los ojos, sonrio y se acerco de nuevo.

-Sabes....este dia he estado muy confundida, nuestra relacion es peligrosa
-susurro la chica mordiendo el lóbulo derecho de Ron, lo cual hizo estremecer al pelirrojo.- Si te soy sincera, no estaba segura de seguir con esto, pero ya me di cuenta que Harry no importa....-agrego con voz atrevida acercandose a los labios del chico.

-Lo dices por como reacciono al enterarse?.-pregunto ingenuo Ron, Ginny sonrio, nego con la cabeza y beso apasionadamente a su hermano, mientras en su mente repetia.
-Amo a Ron.- convenciendose a si misma que si en algun momento se sintio atraida por Harry eso ya era pasado.




Luna desperto del golpe de sus sueños, un ruido en la ventana le llamo la atención y se dio cuenta que era la misma lechuza negra de unos momentos.
-Pobre amiguito, Draco te ha hecho trabajar mucho...- dijo la rubia levantandose de la cama, tomo el papel que el ave traia en una de las patas y lo leyo.



Amor...
Quiero que sepas que pronto te dare una gran sorpresa, trata que Granger no te descubra...

Draco

La rubia doblo de nuevo el papel, quiso escrbir algo para mandarselo a su amor, pero se dio cuenta que la lechuza se habia ido, imagino que eran ordenes de Draco, la rubia se quedo intrigada de cual serria la sorpresa.



Harry y Hermione bajaban a la cocina, el moreno queria hablar con Ron respecto a la riña, y cual fue su sorpresa cuando encontro a los dos hermanos besandose en el comedor, Hermione lo miro de los mas normal, no era la primera vez que los veia, sin embargo el moreno noto como Ginny tenia a su hermano aprisionado, el chico hizo una mueca de asco, pero se controlo.
-Disculpen
-

Ginny al oir la voz de Harry volteo lentamente y se puso al lado de Ron, mientras lo abrazaba.

-Podemos hablar?...- pregunto el moreno mirando al pelirrojo.
-No hay nada que hablar, que acaso esto no te parece asqueroso?...- respondio el chico con enojo abrazando mas a Ginny, la cual no quitaba su vista de Harry.
-Lo siento, estaba muy alterado
- se disculpo cabizbajo.

-Sera mejor que hablen.- comento Ginny mirando a Ron, se quito de su lado y camino hacia Hermione.
-Ginny... podria hablar tambien contigo?.- pregutno Harry tomando por la mano a la pelirroja.
-Despues...- contesto la chica soltandose bruscamente y poniendose al lado de Hermione.
-Hablemos...- agrego Ron saliendo al patio, Harry lo siguió.

La tarde llegaba a su fin, pronto la noche llegaria, haciendo que aquel dia, lleno de sorpresas acabara.
Se notaba en el aire que el ambiente era tenso, los dos muchachos estaban de pie en el patio, mirando el suelo.

-Ron.- dijo Harry interrumpiendo el silencio.-Mira, se que reaccione de una manera, poco comprensiva, quiero pedirte disculpas.-

El pelirrojo fruncio el ceño, miro fijamente a su amigo y solo sonrio.

-No tienes que disculparte, no esperaba que todo el mundo entendiera.- agrego el muchacho entrando a la casa.

-Espera...- dijo el moreno deteniendo a su amigo.-Recuerda que aquí estoy para lo que sea... Una cosa mas...Todo bien entre nosotros?.- pregunto dudoso, temiendo un no como respuesta.
-Claro Harry...-respondio con tranquilidad, entrando a la casa.




Luna salio de la habitación, traia en su pantalón, las dos cartas que Draco le habia mandado, bajo en silencio a la sala, y se encontro con Ginny y Hermione que estaban serias.
-Chicas, que les pasa?.-pregunto la rubia sentandose frente a ellas.
-Nada.-contestaron al unisono, ambas miraban el piso, Luna arqueo una ceja y miro como Ron entraba del patio.

-Y Harry?.-pregunto Hermione poniendose de pie.
-Se quedo afuera.- contesto Ron, la castaña al oir esto salio rapidamente en busca de su novio, Ron miro de reojo a Ginny que estaba a un lado y solo suspiro.

-Que pasa?.-pregunto Luna mirando a los hermanos.-Me he dado cuenta que me ocultan algo...-

-No empieses!.- exclamo molesta Ginny.-Eres la menos indicada para decir que algo ocultamos, estoy arta Luna, no has contado que te paso, o por que estas viva, asi que no vengas a cuestionarnos sobre ocultar algo!.- diciendo esto la pelirroja subio corriendo a su habitación, estaba demasiado aturdida, la rubia solo la miro y no pudo evitar dejar salir una leve lagrima, Ron queria ir con Ginny, pero al ver a Luna llorando decidio quedarse.

-Luna, no le hagas caso, no son sus dias...- comento el chico sentandose a su lado.
-No te preocupes...ve con ella...- agrego la joven limpiandose la lagrima, sonrio tiernamente y miro con tal tranquilidad al pelirrojo, el cual se estremecio, se dio cuenta que aquella mirada decia miles de cosas y una de ellas era, que Luna ya sospechaba la relacion de los hermanos.




Harry se encontraba mirando el tenue atardecer que la madriguera brindaba, oyo unos pasos y decidio voltear.
-Harry!.- exclamo Hermione abrazandolo.-Que ha pasado con Ron?.-
-Todo esta bien, parece que me perdono.- respondio el chico jugando con el castaño cabello de la joven.




-Ginny?.- dijo por lo bajo Ron, mientras tocaba la puerta de la habitación.
-Pasa...-

El chico entro y miro a su hermana sentada al pie de la cama, se veia tan linda...

-Las cosas con Harry se solucionaron, bueno parece.-
-Que bueno...- agrego la pelirroja sonriendo.
-Por que te exaltaste tanto con Luna?.- pregunto el joven sentandose a su lado.
-Estaba aturdida, no sabia si tu y Harry quedarian bien, son demasiadas cosas
-
-Tranquila, todo esto pasara pronto...- susurro el chico abrzandola tiernamente.

-Dime cuando...- agrego ella besando la mano de su hermano.-Cuando le diremos a todos esto...- finalizando aquellas palabras, busco la dulce boca del muchacho y se fundieron en un tierno beso que resulto reconfortante para ambos, sin embargo aquello que dijo Ginny daba vueltas en la cabeza del pelirrojo cuando le hablarian al mundo sobre su amor, sobre su relacion, cuando le dirian a sus padres?.




Los dias pasaron sin muchas novedades, Luna seguia viviendo en la madriguera, su padre todavía no tenia tiempo de volver de su viaje, sin embargo la rubia pronto se dio cuenta de la relacion que los hermanos mantenian, sus miradas de celos, de alegria, a veces algunos gestos de coquetería, eran demasiado obvios para sus ojos, ademas seguia mandandose cartas con Draco, aquella sorpresa que le prometio, pronto llegaria...


Por su parte Harry y Hermione derramaban miel, no habia oportunidad que no estuviesen besandose, se veian tan enamorados....ojo: solo se veian.


Los cinco chicos se encontraban en la sala , habian decidido pasar la tarde sentados sin hacer nada ( bueno eran vacaciones ), solo se miraban unos a otros, Hermione abrazada a Harry en una de los sofas y con su cabeza apoyada en el pecho de su novio, Ron y Ginny riendo sin parar, haciendose pequeñas bromas, disimulando su amor, y Luna cada vez mas convencida que se amaban.


Ginny reia ante las cosquillas que su hermano le provocaba en el abdomen, Ron la miraba como lo mas hermoso en el mundo, sin embargo la pelirroja aunque se sentia de lo mas feliz al lado de su hermano, algo la inquieto, sentia una fuerte mirada que se le clavaba en el cuerpo, disimuladamente busco al dueño o dueña de su incomodidad, sus mieles ojos buscaron entre sus amigos hasta que se toparon con los verde esmeralda de Harry, el moreno estaba fijo mirandola, aunque jugaba con el cabello de Hermione y esta le contaba como habia pasado las dos semanas con sus padres, parecia que le importaba poco, Ginny se estremecio al darse cuenta que Harry no separaba su vista de ella, el moreno recorria su cuerpo de pies a cabeza, luego miraba a Ron que abrazaba a Ginny y bajaba su vista a Hermione, la cual ni se percataba de lo que pasaba.

La pelirroja se quedo pensando un momento, y recordo que desde hace unos dias se sentia incomoda, no sabioa por que, pero ahora que lo pensaba bien, era por que Harry la obervaba siempre que podia, desde que descubrio lo de Ron y ella, no separaba su vista de la joven, no importaba si estaba con Hermione siempre la miraba...


-Voy por jugo quieren?.- pregunto Ron levantandose del sofa.
-Te ayudo...- se ofrecio Luna.- Le traemos a los demas.-
El pelirrojo y la rubia estaban en la cocina sirviendo en los vasos.



-Sabes Harry... Nunca pense que estariamos asi...Te amo...-susurro Hermione dandole un apasionado beso a moreno, al mismo tiempo que le daba la espalda a Ginny, los novios estaban besandose, sin embargo Harry miraba penetrantemente a la pelirroja que estaba frente a el, parecia que no sentia el beso de Hermione, Ginny se estremecio, se sintio tan incomoda que Harry la mirara, y mas si se estaba besando a Hermione.

-Deja de mirarme!.- grito Ginny entrando a su habitación, Harry venia detrás de ella.

-Espera, necesito hablar contigo.- diciendo esto el chico entro detrás de ella cerrando la puerta.- Ginny, estoy preocupado...-

-Preocupado?... Harry soy yo la que esta preocupada, mejor dicho incomoda...-

-Si lo dices por que te estaba mirando...-
-Basta!...- grito la pelirroja acercandose al moreno.
- Dime por que estas preocupado?...-


El chico se acerco mas a ella y la tomo por la cintura.
- Se me hace que es una perdida de tiempo el estar besandote con tu propio hermano...- Ginny al escuchar esto se estremecio, lo cual Harry noto enseguida y la solto.
-Eso que significa...- agrego la pelirroja sentandose en la cama.
-Nada...-dijo por lo bajo el moreno dirigiendose hacia la puerta.

-Espera! No me dijiste todo esto no mas por que se te ocurrio! Exijo que me digas que pasa!.- agrego molesta la chica poniendose de pie.

-Que me pasa! Que cada vez que te veo con Ron me los imagino besandose, diciendose cosas cursis, me lo imagino abrazandote tocandote...- mientras decia esto Harry tomo por los brazos a la pelirroja la recosto en la cama respirando su aliento...- Lo envidio Ginny...- agrego mirando la dulce boca de la chica.

-Tu amas a hermione! Que acaso no recuerdas que me lo dijiste! Harry estas confundido! Quitate!.- decia la muchacha tratando de quitar al moreno.

-Pues si creei amar a Hermione! Pero ahora que te veo con Ron, que me entere de esto, por Merlin Ginny! Me da rabia solo imaginármelo!.- diciendo esto el moreno comenzo a besar a la chica bruscamente, comenzo a tocar sus piernas, estaba desesperado...

-Expelliarmus! - exclamo una voz tirando al suelo al moreno.
-Luna!.- grito Ginny levantandose de la cama mientras sollozaba.

La rubia miro a Harry inconciente en el suelo y solo nego con la cabeza.- Valla sorpresa Draco...- dijo en su mente acercandose al muchacho.

-Luna... esta bien?.-
-Lo estara Ginny... ahora ve abajo tratare de tranquilizar a Harry.- La pelirroja salio de la habitación mientras el moreno volvia en si.



-Que paso?...-pregunto confundido mirando los azules ojos de Luna, la muchacha le daba tanta pena mirar a su amigo asi, no tenia idea de que iba hacer, tenia tantas ganas de abrazar a Harry y explicarle todo lo que le habia pasado, decirle que era mortifaga, novia de Draco, y que ahora lo que Harry comenzaba a sentir por Ginny no era amor si no deseo, como explciarle que Draco era el culpable de las acciones que el moreno tenia como...




Un apuesto joven estaba sentado mirando un gran libro, leeia con tal rapidez y entendia todo a la perfeccion como la mismisima Hermione Granger, sus grisáceos ojos se movian de un lado a otro sin parar, anotaba cada parte importante... Por fin decidio tomar un descanso y tomo papel y pluma.



Querida Luna...

Espero te halla gustado mi sorpresa...

He encontrado un libro muy antiguo que habla sobre los sentimientos humanos y como enloquecer a una persona con tan solo tres pasos, amor no te preocupes, no tendras que matar a nadie, desde aquí puedo eliminar a Potter...

La lechuza que te entrega estas cartas se ha encargado de rocear un polvo en las ropas de el, los cuales haran que nuestro amigo enloquesca en manera deplorable, empezara a sentir deseo y confusion, como me has dicho es novio de Granger, hacia que primero le restara importancia para después fijarse en Ginebra, a tal grado que estara tan confundido, primero sentira deseo que creo que a estas horas debe ya poseer a la Weasley , después de este paso sera una ira incontrolable, y el ultimo sera la culpa, el solo terminara por asesinarse.

Solo te pido que veas como se desarrolla mi plan, prometo que my pronto estaremos juntos...
Con amor Draco.

Ha! Una ultima cosa, si lo notas demasiado molesto alejate de el, cualquier percance podra irritarlo demasiado y sera capaz de todo.






-Harry... estas bien?.- pregunto la rubia ayudando a levantar a su amigo.
-Si... Luna, viste lo que estuve apunto de hacer...-comento el chico empapado de sudor y sentándose en la cama, la rubia asintio con la cabeza y solo bajo su vista.- Te juro que no la amo, te juro que Hermione es lo unico que me importa...Ginny le dira, perdere a Hermione por algo que no tengo ni idea de por que sucedió!.-

La joven escuchaba cada palabra, sentia como la culpa la invadia pero no podia decir nada si lo hacia perderia a Draco y el solo pensarlo la aterraba.

-Harry te creo... amas a Hermione, lo que paso con Ginny... fue...-
-No se que paso. Me descontrole...-

En ese intante la rubia volteo a la ventana y vio a la lechuza negra afuera.
-Harry esperame...- dijo la chica levantandose abrio la pequeña ventana y sin que el moreno la mirara tomo rapidamente la carta y se la escondio en la blusa.

-Mira por que no duermes un rato, talvez eso te ponga mejor...-sugirio Luna saliendo del cuarto, se dirigio al baño y leyo lo que Draco le escribo, la chica al leer lo de las tres etapas y al desaer cuenta que Harry ya habia pasado por el deseo, le preocupaba que tan rapido avanzaria el hechizo que Draco estaba llevando a cabo....



Los dias pasaron sin mas percances, Ginny no comento nada sobre el incidente que habia tenido con Harry, no se atrevia a mirarlo a los ojos, solo Luna era la unica con quien podia desahogarse en ese aspecto si lo necesitaba.


-Me tienes harto Hermione!.- grito exasperado el moreno retirando con brusquedad la mano de la joven que reposaba en su mejilla.- Dejame en paz.!- y diciendo esto entro rapidamente a la casa dejando a todos atonitos por su comportamiento, Luna miraba de lejos las reacciones de Harry y solo se sentia cada vez mas culpable.

-Que le pasa a Harry?.-pregunto Ron arqueando una ceja mientras veia a su amiga derramar finas lagrima.
-No lo se, desde ayer anda de un humor que ni yo lo aguanto.-tras decir esto Hermione tambien entro a la casa.


Luna, Ron y Ginny se quedaron sentados al pie del gran arbol, mirando a su alrededor, sin nada que comentar sobre la escena que el moreno habia dado...

-Chicos ire por agua...-comento de repente la rubia retirandose, los dos hermanos se quedaron solos y aprovecharon para acercarse mas, Ginny puso su cabeza en las piernas del pelirrojo mientras el acariciaba su cabello.
-Que crees que le pase a Harry?.- pregunto el chico mirando el rostro de su hermana.
-No lo se...-respondio secamente tomando la mano del muchacho y depositando un beso en ella.-Ron... ya me harte...-comento la pelirroja mirando el rostro del chico.
-Nome me vallas a gritar como lo hizo Harry...-
-No es eso...- agrego la muchacha sonriendo tiernamente.
- Cuanto crees que podramos durar asi?...Digo ocultándonos de nuestra propia familia
-
-Creo que tendremos que esperar a ser mayor de edad y asi no se talvez irnos lejos...-
-Lejos?...- pregunto incredula cerrando sus ojos.
-Si... solo imaginate las caras de todos cuando se enteren de esto... Te amo y estoy seguro que seremos muy felices pero lejos de aquí.- respondio el pelirrojo depositando un calido beso en la frente de la joven.
-Tu pronto seras mayor de edad, ami me falta algo
-
-No importa te esperare...- tras decir esto volvio a besarla pero solo que ahora en los dulces labios que hacia dias no probaba.




Hermione giro la perilla de la habitación, pero ollo un sonido que venia de la habitación de los chicos.
-Harry...-penso al instante, queria ir a ver si algo le pasaba, pero después de haberla tratado asi no se lo mereceia, sin emabagro aquello no importo se dirigio hacia la puerta y la abrio de golpe.-Harry!- grito mientras corrio hacia donde el chico se encontraba.-Que tienes?.-

-Quitate!.- exclamo con dolor sosteniendose la rodilla, parecia que se habia golpeado con la mesa.
-Pense que era algo grave...- diciendo esto la castaña salio de la habitación, Harry solo se limito a mirarla su mente estaba en una lucha constante no sabia por que estaba tan molesto, Hermione no le habia echo nada como para tratarla asi, decidio ir a buscarla, para disculparse, se paro frente a la puerta del cuarto de las chicas y toco dos veces.

-Hermione puedo pasar?.-
-Vete Harry!.- grito entre sollozos, se sentia mal, no se merecia lo que el chico le habia echo.
-Por favo...
- la castaña al oir esto abrio la puerta mirando los fugaces ojos verdes del muchacho.- Lo siento... no se que me pasa...- agrego Harry entrando a la habitación.
-Crees que siempre te voy a estar aguantando? Harry estos dias andas muy raro, y la verdad es que yo tambien me canso...-

-Hermione!.- grito Ron desde las escaleras interrumpiendo la platica.

-Harry ire a ver que quiere Ron, esperame.- diciendo esto salio del lugar, dejando al moreno, el cual comenzo a sentir enojo, no es que quisiera sentirlo pero fue espontaneo, salio casi detrás de la joven ocualtandose para ver que le diria el pelirrojo a Hermione.

-Que pasa Ron?.-pregunto la castaña mirando a Ginny y Ron frente a ella.
-Mira... Ginny y yo estuvimos hablando, y creemos que talvez Harry ande asi enojado por...- pero antes que terminara Ginny lo interrumpio.
-Creemos que se entero del beso que Ron te dio lo recuerdas? Cuando los halle en la cocina.-

-Shh! Callense! Pero eso solo nosotros tres lo sabiamos.- agrego la castaña en voz baja.

Harry se encontraba cerca de los tres y hoyo todo a la perfeccion, sintio aun mas rabia recorrer por su cuerpo, su piel ardia y su enojo era ilimitado.
-Te besaste con Ron?.-pregunto Luna que salio de la cocina.

-Si beso con el, eres una maldita!.- grito el moreno saliendo de su escondite.- Todos lo sabian! Y nadie me dijo nada!.- tra decir esto el chico saco su varita apuntando a su novia.

Luna al mirar tal escena dejo caer el vaso con agua, sentia que se iba a desmayar ella sabia por que Harry reaccionaba asi, pero sus labios estaban sellados.

-Calmate! Hermione todavía no era tu novia!.- exclamo Ron tratando de sacar su varita pero fue demasiado tarde, Harry ya habia lanzado un hechizo sobre Hermione, la ira lo invadia y aquel beso solo fue lo ultimo que le faltaba, la castaña comenzo a retorcerse en el piso, se notaba que tenia mucho dolor, Harry miraba rabioso la escena y de repente como si el coraje y la ira se hubieran desvanecido tiro la varita a un lado y corrio hacia Hermione, Ginny gritaba horrorizada mientras Luna ante la reaccion de Harry callo desmayada por el asombro.

-Hermione, Hermione!.-gritaba exaperado el moreno trantando que la castaña despertara.

-Dejala Harry!.- grito furioso Ron alejando al chico de su lado.
-Es mi novia dejala!.-
-Que pasa! Hermione!.- grito la señora Weasley dejando caer la cesta de ropa que traia consigo.- Que ha pasado?!.-

-Tenemos que llevarla a San mugo!.- replico Harry derramado lagrimas.

-Que diablos le hiciste! Que hechizo conjuraste! Tal mal se encuentra!??.- preguntaba histerica Ginny que se encontraba tratando de despertar a Luna.

Harry sotenia la cabeza de Hermione, derramaba lagrimas y se sentia impotente, no sabia por que habia reaccionado de esa forma, veia a la joven inconciente, el moreno sabia muy bien que el hechizo que le habia lanzado podria matarla si no se actuaba a tiempo.

Luna comenzo a despertar vio a Hermione inconciente en los brazos de Harry y fue cuando comprendio todo, tenia que ayudarlos, tenia que confesarle la verdad a Harry, recordo la carta de Draco que decia que después de la ira vendria la culpa, si no actuaba rapido, el chico podria terminar destruyendose....





El sol comenzaba a salir, las palidas caras de los muchachos que se habia desvelado velando el sueño de su amiga en San Mungo, los tenia asi, en una esquina Harry lloraba desconsolado se sentia tan culpable, parecia que ya no pensaba, se miraba ido, como si no estuviera ahí, por su lado Ron y Ginny abrazados en una banca, la pelirroja lloraba en el hombro de su hermano mientras el la abrazaba, el diagnostico de esa noche no era nada bueno, Hermione se encontraba muy mal, el hechizo que el moreno le habia lanzado era poco comun, sin embargo para que la joven se recuperara pronto tenia que pasar por diversas pruebas muy dolorosas y si no era fuerte moriria, aquellas palabras resonaban en la mente de Harry, mientras el se repetia que Hermione lo era, era fuerte y pronto saldria de aquel estado.



Luna se encontraba en el baño, rocio su cara con agua fria para tranquilizarse, pero ya no podia, el plan de Draco era extremoso, ella sabia las consecuencias y el objetivo que siempre habia tenido: Matar a Harry.

Pero ella ya no estaba ciega, si permitio por tanto tiempo el sufrimiento de todos, era por que el amor que sentia hacia Draco la cegaba, pero la amistad era mas importante, nunca se perdonaria si Harry y Hermione llegaran a morir, era hora de hablar.

Salio del lugar, se dirigio a la sala de espera donde miro de frente a los pelirrojos llorando, miro de nuevo a su alrededor y se dio cuenta que el moreno no estaba.
-señora Weasley... y Harry?.- pregunto con aquel tono angelical que la caracterizaba, la mujer la miro y con sus tristez ojos señalo hacia las grandes ventanas del lugar, apuntandole a una pequeña silueta que yacia sentada al pie de una escaleras, Luna salio corriendo llego y se puso de pie frente al chico, Harry subio su vista y fue cuando Luna se convencio aun mas que no era justo todo lo que pasaba, aquellos ojos del moreno inundados de agua la hicieron recapacitar aun mas.
-Harry debo decirte algo...-


La lenta respiración de la joven que yacia sobre la cama era dramatica no sabian cuanto tiempo estaria en ese estado, una sombra entro a la habitación se acerco al cuerpo de Hermione mientras ponia su fria mano en la frente de la muchacha acerco su rostro al de ella, mientras respiraba el calido e insipido aliento que esta brindaba, recorrio su mano sobre el cuello de ella, bajo lentamente hacia el lado izquierdo de su pecho apunto con su dedo mientras que una tenue luz naranja salia de el, acerco a un mas su dedo picoteo una vez haciendo que la muchacha abriera por un segundo los ojos, el ultimo segundo de su vida, las maquinas comenzaron a enloquecer, los latidos de Hermione descendieron de repente, su repiracion se fue esfumando hasta que ni un leve aliento saliera por su boca, el agresor sonrio malvadamente y se esfumo del lugar dejando a Hermione Granger sin vida.



-Que pasa... Hay noticias de Hermione?.- pregunto el moreno derrmando lagrimas.
-Harry, todo esto, lo que ha pasado... Es mi culpa.- confenso la rubia con su vista en el suelo.
-No... es mia!.- replico dando un salto del lugar.
-Mas bien el culpable es Draco!.- grito desesperada sacando su varita y apuntando al moreno, dijo un hechizo dejando inmóvil al muchacho, comenzo a explicarle todo desde su iniciación como mortifaga, la relacion que mantenia desde hace meses con el rubio, hasta el plan que estaba acabando con su vida, diciendo esto deshizo el hechizo dejando a Harry atonito.

-Asi que por su culpa estuve apunto de violar a Ginny, y por su culpa Hermione esta muriendose!.- grito desesperado pegandole puñetazos a la pared.- Y tu! Tu lo sabias y dejaste que todo esto llegara ha este limite!.- grito fusioso tomando a Luna por los hombros, tenia tantas ganas de golpearla, pero su educación pudo mas, no era corrector pegarle a las mujeres.-Largate... no quiero verte aquí, todo esto es tu culpa!.-

-Harry!.- grito Ginny que llegaba corriendo con Ron.
-Ella es la culpable, es mortifaga, me engaño por su culpa reaccione asi me tienen hechizado, por su culpa lastime a Hermione.- interrumpio el moreno sentandose de nuevo en las escaleras y apoyando su frente en sus manos, Ron y Ginny estaba pasmados, miraban horrorizados a Luna que lloraba amargamente.

-Hermione murio...- dijo secamente el pelirrojo para cortar el silencio que los invadio, Harry levanto su vista y salio corriendo hacia dentro del hospital, Luna miro a los hermanos que se estaban consumiendose en su dolor, camino hacia atrás desapareciendose como el humo, usual en los mortifagos.

-Ron...- dijo por lo bajo Ginny abrazando a su hermano se aferro a el como si no tuviera nada mas en el mundo, el chico la beso en la frente tratandola de tranquilizar, pero le era imposible.





Harry entro corriendo al hospital miro a los señores Weasley llorando, se acerco rápidamente a ellos, gritando como loco, preguntando en que habitación se encontraba Hermione el señor Weasley le dijo que estaba en el 202, el moreno corrio rapidamente entro de golpe al lugar y no creeia lo que sus ojos veian. Ahí en ese cama recostada como si estuviera durmiendo el cuerpo inerte de Hermione reposaba se miraba tan linda, tenia un aire de inocencia que le encantaba, el moreno comenzo a recordar los ultimos dias a su lado, no eran gratos recuerdos, por lo general siempre el enojado, humillandola, sin tomarle importancia, la recordaba llorando, la recordaba al final de las escaleras de pie mirandolo y el gritandole Que era una maldita por haberse besado con Ron, no podia creer que lo ultimo que Hermione hollo de su boca hallan sido aquellas palabras: Eres una maldita...

El moreno lloraba inconsolable en el pecho de la joven, le decia que la amaba que todo habia sido culpa de Draco, comenzo a sentirse culpable, pero al recordar las palabras de Luna y el plan que el rubio planeo, sabia que tenia que encontrar una solucion para que aquel hechizo no lo consumiera se vengaria de Draco como diera lugar.

-Señor.. no sabemos por que la joven Granger murio.- dijo una linda mujer de cabello morado y tez balnca como la nieve, sus grandes ojos miel irradiaban paz.
- Derrepente su corazon dejo de latir, es algo poco comun, sabemos que su estado era critico, pero algo la altero, no era para que muriera del corazon, tenemos sospechas que fue un homicidio.- y tra decir esto la enfermera se marcho del lugar dejando a Harry aun mas seguro que Draco habia ido a matar a Hermione.





La tarde era gris, el oscuro cielo que adornaba el ambiente melancolico de los presentes durante el funeral de Hermione Granger, lagrimas que brotaban de los tristes ojos de las personas, y ahí frente al ataud color ocre un joven en cuclillas reposaba su frente con una rosa roja en la mano, llorando desesperado, aferrandose al objeto como si con eso lograra traer de vuelta a la joven.

-Vamos Harry, es hora...- susurro una voz al oido de su amigo.- Levantate.- volvio a insitir Ron, ayudando al moreno a ponerse de pie.

Parecia que hasta el cielo sufria con la perdida de Hermione, gota tras gota comenzaron a caer lentamente sobre el lugar...

-Ron...- dijo por lo bajo Harry mirando de frente a su amigo, los verdes ojos del chico se encontraban hinchados de tanto llorar, su voz apenas se oia, desgasto su sonido entre tantos sollozos y gritos.
- Yo... la mate...- dijo entre lagrimas apuñando la rosa en la mano.
-Sabes muy bien que fue lo que paso, sabes que no es tu culpa.- consolo Ron con estas palabras al ver como su amigo desasia la pequeña flor, viendo como las espinas de la rosa se clavaban en su piel, sacandole sangre, lastimandolo, sin embargo parecia que Harry ya no sentia, la sangre corria por sus dedos, Ron tomo la mano de su amigo y quito lentamente la flor para que no se siguiera lastimando.
-Adios Hermione Granger....- dijo la voz del juez que estaba oficiando el entierro, el ataud comenzo a bajar lentamente, hasta que de pronto la tierra se lo trago, apareciendo en cima una lapida con el nombre de Hermione grabado en el.
Después todos comenzaron a irse, la lluvia no les permitia quedarse un rato mas, Ron y Ginny miraban a Harry arrodillado frente a la tumba de la castaña, derramando amargas lagrimas por su rostro.







La palida luz que tenuemente iluminaba la habitación, solo dejaba ver algunos muebles rusticos y cientos de cuadros colgados en las paredes, el ambiente era tragico, lugubre y sin sentimiento, en una de las esquinas una silueta reposaba, escondiendose del mundo, hasta de si misma.
El crujir de la puerta alerto al dueño de aquella silueta, con sus grandes ojos observo desde su escondite como una persona entraba al lugar, el hombre se dirigio a uno de los lujoso sofas de alrededor, desabrocho un poco su negra camisola, al tiempo que prendia un habano, se lo llevo a la boca y al instante dejo salir leve humo mientras que en su rostro se dibujaba una sonrisa.
-No hace falta que te escondas...Sal...- dijo friamente Draco mirando a la esquina donde alguien se encontraba.

-No hacia falta que la mataras...- agrego con voz temblorosa la rubia joven mientras salia del lugar... sus grandes ojos se encontraban rojos al igual que su nariz habia pasado largo rato llorando por la muerte de su amiga.

Draco se puso de pie y fruncio el rostro extrañado del comentario de la joven. - De que hablas?.- pregunto apagando el fino tabaco y acercandose lentamente a Luna.
La muchacha sentia un nudo en la garganta, no podia evitar dejar salir amargas lagrimas y mas con la presencia de Draco, se alteraba demasiado y su respiración era agitada


-Te pregunte de que diablos hablas?!.- grito desesperado el rubio tomando a la joven por los brazos, verla en ese estado le daba rabia, impotencia,la lanzo contra uno de los enormes estantes y Luna solo se limito a tragarse el enorme dolor causado por el impacto, el chico se acerco de nuevo a ella, levanto su barbilla y miro los azules ojos de la joven.- Lo siento, pero me desespera que te ganen las lagrimas, me da rabia verte tan debil.- esto ultimo lo susurro con delicadeza oliendo el cuello de su amanate.
-Amor ahora dime que estabas hablando...- insisto de nuevo sentandose en el suelo al lado de Luna, ella solo se limito a verlo para luego bajar su vista al suelo. - Si asesinaste a Hermione no me sorprende ya nada de ti...- respondio la rubia poniendose de pie.
-Que mate a Granger?...- pregunto perplejo el chico mirando ahora el suelo.
-Mira Draco... yo ya no no puedo con esto... le conte todo a Harry y de seguro que ya sabe que fuiste tu
-
-Que hiciste que?.- agrego por lo bajo aun confundido.- Espera Luna, yo no mate a Hermione....-
-Claro que fuiste tu! Eras el unico que tenia motivo! - Grito la rubia derramando de nuevo mas lagrimas.
-Yo no fui!.- grito tambien el chico poniendose de pie.- Mi plan no requeria matar a Granger
Era algo inútil, por lo menos para mi
-
-No finjas
mira vine a desirte que me voy no hagas el intento de buscarme.-
-Te olvidas que eres mortifaga...- agrego con tono desorientado, el rubio todavía no salia de su impresión por la muerte de Hermione.
-Exacto, pero hay algo que me premitira escoderme por un tiempo, no puedo con la culpa, Harry tal vez pronto enloquesca por culpa de tu hechizo, Hermione esta muerta y que decir de Ron y Ginny, destrozados
Adios ‘’amor’’.- y diciendo esto Luna se desvanecio sin que Draco se inmutara, el rubio nisiquiera hizo el intento por detenerla, parecia que de todo lo que Luna dijo solo le habia interesado la muerte de Hermione, nisiquiera la noticia de que Harry ya sabia del Hechizo o de que Luna tenia algo que la ayudaria a esconderse, nada importaba, su mente se encontraba en otro lugar....





-Espero encontrar al maldito de Malfoy, para hacerle pagar por todo...- decia por lo bajo Ron, mientras veia a Harry sentado en las escaleras de su casa, el pelirrojo empuño sus manos sintiendose estupido, impotente, rabioso, sentia que no podia ayudar a Harry, no podia traer de vuelta a Hermione
Pero sabia muy bien que aunque la venganza no fuera lo mejor eso haria, trataria de vengar la muerte de su mejor amiga y el gran dolor que Harry sentia. Ron se dirigio hacia fuera de la casa donde Ginny se encontraba de pie mirando el suelo, por su rostro recorrian finas lagrimas mientras que en una mano sostenia una pequeña imagen de su amiga.

-Como estas?.- pregunto el pelirrojo acercandose a su hermana.
-Mal...- respondio cabizbaja y tragando saliva.- Es demasiado, todo esto no es justo, Hermione a muerto, Harry estaba hechizado ni siquiera nos hemos tomado la molestia de buscar la forma de deshacerlo, y nosotros... bueno ya sabes...-
El pelirrojo al oir aquellas palabras se sintio fatal, pero se dio cuenta que tenian que romper el hechizo sobre Harry lo mas pronto posible.

-Tranquila...-susurro abrazando a Ginny por detrás.- Esto nunca sanara, sin embargo nos tenemos... tu y yo... y te aseguro que hare todo lo posible para que estemos bien... Te amo...- diciendo esto ultimo abrazo mas a la joven, aproximandose a sus labios, respirando su calido aliento que hace tiempo no disfrutaba tanto, los dos hermanos se dejaron llevar por sus emociones, se encontraban tan dolidos por todo que lo unico que necesitaban era apoyo.... y que mejor que recibirlo de la persona que tanto amas... Sus labios se juntaron como probando un exquisito nectar prohibido, sus brazos se aprionaron, Ron acariciaba la cintura de la pelirroja mientras ella entre cada beso sentia que no podia alejarse ni un segundo mas de su amor

-Que significa esto?...- interrumpio una voz haciendo que los amantes se separaran de golpe, Ginny miro aterrada a su padre que acababa de llegar, que acaba de descubrirlos.






Harry decidio subir a la habitación, se recosto en la cama aun llorando, no podia parar, sus ojos parecian estar en una constante tormenta que no cesaba
De pronto una piedra golpeo la ventana del lugar, el joven se acerco y se dio cuenta que por fuerqa de la ventana un papel se encontraba, miro a todas partes y no vio nada, tomo la carta y la abrio...






En la entrada de la casa un par de hermanos y su padre se miraba horrorizados y aterrados, el padre recorria de pies a cabeza los cuerpos de sus hijos imaginando el beso que acaba de presenciar, por su parte Ron tomo aire y sujeto la mano de Ginny esperando un sin fin de reacciones por parte del señor Weasley.


Eres culpable, tu y nadie mas, te dejaste llevar y ahora lo pagaras.

Harry al leer esto se quedo aun mas confundido, que diablos pasaba? Quien le habia mandado aquello? Miro de nuevo el papel, dedujo que tenia que ver con Hermione, y que por su culpa habia muerto ahora le faltaba ver que era eso de : lo pagaras.




-Que significa esto?.- volvio a preguntar el señor Weasley con confusion en el rostro, los hermanos sentian panico, los ojos de Ginny se humedecieron y sentia que no podia articular palabra.
-Padre...- dijo Ron mirando fijamente al hombre, ya no soportaba mas tenia que decir todo, tenia que sacar todo ese sentimiento que no lo dejaba vivir.-Nos amamos.- agrego secamente tomando con mas fuerza la mano de su hermana.
La pelirroja no soporto mas y dejo salir algunas lagrimas, comenzo a sollozar abrazando a Ron.
El señor Weasley se quedo atonito ante aquello, habia visto muy bien el beso, sin embargo tenia la esperanza que se excusaran con algo convincente o con cuanlquier tonteria, no esperaba aquella confesion. Ron no separaba su vista de su padre, tenia a Ginny sollozando en su pecho pero aun asi miraba fijamente al hombre.

-Ginny...- dijo su padre con la mirada en el suelo, la pelirroja entendio aquel tono de voz, su padre le pedia que hablara.
-Lo amo!.- grito entre lagrimas y separandose un poco del cuerpo de su hermano.-Lo amo papá... no se como paso, yo...- diciendo esto se acercaba cada vez mas a su padre. Pero antes que dijiera otra cosa, el señor Weasley la hizo a un lado avanzo hacia Ron y le planto un golpe en la cara, haciendo que el chico cayera provocando un estrepitoso sonido.

-Tu maldito!.- gritaba furioso golpeando aun mas a su hijo, Ginny grito desesperada tratando de que su padre se detuviera.- Eres una vergüenza, enredaste a mi pequeña en tus pervertidos actos!.-
-Detente!.- grito la joven casi en suplica, Harry oyo los gritos de Ginny al igual que los gemelos, bajaron corriendo haber que sucedia y se toparon con una escena no muy agradable.

Tirado sin hacer esfuerzo alguno por defenderse se encontraba Ron totalmente ensangrentado, su cara parecia tenerla destrozada y por su boca y nariz rios de sangre salia, su padre se encontraba encima de el, golpeándolo sin piedad a la vez que derramaba lagrimas y gritaba como loco. Fred y George se avalanzaron contra él, separandolo de Ron, Harry ayudo a su amigo a levantarse Ginny se acerco llorando abrazando a su hermano.
-Que pasa!.- Grito Fred al ver a su padre furioso mirando a Ron, sus ojos irradiaban odio, y gruesas lagrimas recorrian su palido rostro, seguia gritando ocurrencias(bueno talvez no tantas) y la ver que no reaccionaba George le dio una bofetada para que se calmara.

Por su parte Harry entendio todo al ver la escena, El señor Weasley sabia la verdad.

-Ese maldit...
- dijo entre dientes mirando ahpora a Ginny.Empuño sus manos y quizo irse de nuevo contra el pelirrojo, los gemelos lo detuvieron y le pidieron que se calmara.
La pelirroja saco un pañuelo de su pantalón y limpio un poco el rostro de Ron, los ojos de este no se abrian por los golpes.-Oh Ron...!- decia entre sollozos abrazandolo.-Basta papa.- agrego desafiando al hombre con la mirada, tomo aire y aun con lagrimas en los ojos dijo.- Lo amo.-

-A quien amas?.- pregunto dulcemente su madre que llegaba con algunas cosas para comer, pero al mirar a su hijo totalmente golpeado dejo caer las cosas y corrio hasta el.-Ronald... que ha pasado?.- pregunto entre sollozos, la imagen era demasiado.

-Anda di a quien amas.- agrego el señor Weasley.Ginny volvio a sollozar fuertemente y se tiro sentada en el suelo, los gemelos captaron aquella accion, se imaginaron la respuesta de aquello, voltearon a verse y solo negaron con la cabeza, era demasiado lo que habian pensado. Molly iba a decir algo, pero Ginny se adelanto.- Amo a Ron...- dijo finalmente llorando aun mas, los gemelos soltaron a su padre, aquello que dijo su hermana era lo que pensaron.

-Claro que lo amas, es tu hermano.- agrego la señora Weasley tratando de limpiar el rostro de su hijo, Ron no podia hablar, su boca estaba demasdiado adolorida por los golpes, todos al oir lo que dijo la mujer entornaron los ojos, exepto Harry sabia que aquello era delicado.

-No!.- grito Ginny mirando a su madre.- Lo amo si pero... no como mi hermano, si no como.- pero antes de terminar la interrumpieron.
-No digas mas! No quiero oir.- grito su padre golpeándose contra la pared, la señora se quedo perpleja ante aquello y miro a Ron.-Ronald, quien te golpeo?-

-Fui yo...- respondio el padre.- Los vi besandose y lo golpee.

La mujer se quedo aun mas confundida, se `puso de pie y miro a Ginny, no daba credito a lo que veia, su hija aquella pequeña que jugaba con las muñecas, estaba frente a ella, convertida en una mujer y admitiendo algo tan delicado como un incesto., miro a Ron totalmente golpeado y ahogo un grito de terror, todo esto era demasiado.

Harry no sabia que hacer, era una situación incomoda y el no tenia nada que ver. Bueno talvez si, el ya sabia de aquella realcion incestuosa.

-Mama...- susurro la muchacha acercandose a ella, la mujer dio un paso atrás y entro a la casa sin decir nada.

-Largate.- dijo una voz sobresaltando a todos.- Me dan asco, Harry ahora que Ginny y Ron no esten no te preocupes aun asi te puedes quedar.- agrego el señor Weasley con la vista abajo, la pelirroja entendio todo, sus padres no los perdonarian, camino hacia Ron y lo abrazo.
-No es necesario.- respondio Harry.-Me voy con ellos.-
El señor Weasley asintio con la mirada perdida, el moreno se sentia culpable por eso se iba, les habia ocultado la relacion entre los hermanos, y aquella era su familia, ya no le quedaba nada, Hermione habia muerto y a los que habia considerado como unos segundos padres los habia decepcionados, los Weasley eran buenas personas lo sabia pero era mejor dejar las cosas asi.

Ayudo a Ginny con Ron, la pelirroja subio y alisto su cosas rapidamente, tambien arreglo las de su hermano y las de Harry, ya que el moreno se habia quedado abajo cuidando a Ron.

La muchacha se encontraba cerrando la maleta de Harry cuando alguien entro al lugar.
-Fred, George.- dijo al ver a los gemelos en la puerta.Sus ojos estaban inundados de lagrimas y su nariz roja de tanto llorar.
-Ginny...- dijo Fred rompiendo el incomodo silencio.- Tu y Ron tienen nuestro apoyo, toma.- agrego extendiendole la mano y entregandole un papel, con un numero.
-Cuando quieras manda una carta a esta direccion, siempre contestaremos.- continuo George mientras abrazaba a su hermana.
-No estamos muy de acuerdo con lo que tu y Ron han hecho, pero aun asi son nuestros hermanos, y los apoyamos.-
-Gracias.- contesto con voz quebrada la pelirroja guardando el papel, sonrio nuevamente y tomo las maletas.
-A donde iran?.- pregunto Fred ayudandola con una maleta, George hizo lo mismo tomando otra.
Aquella era muy buena pregunta, no tenian ni idea de a donde irian, solo sabia que irian a San Mungo a consultar a Ron por las heridas y de ahí ya no sabia.
-No se.-




Los tres bajaron con las maletas, la señora Weasley miro a su hija con pena mientras sollozaba.-No se vallan.- suplico la mujer abrazando a Ginny.-Son nuestros hijos y los perdonamos.-
Ginny miro a su padre que tenia cara de enfado, miro a Ron completamente golpeado, sabia que todo ahora estaba en sus manos y ella debia tomar las decisiones, por ultimo le sonrio débilmente a su madre.-Estaremos bien.- dijo con tranquilidad acariciando su mejilla.
-No tienen que irse, su padre lo dijo por que...-
-Por que es lo mejor, hay que pensar muchas cosas y estando todos en el mismo lugar no se solucionara, estaremos bien lo prometo.- agrego de nuevo con una sonrisa tratando de tranquilizar a su madre.- Imagina que esto es un descanso, un tiempo para reflexionar.-

-Reflexiona si se aman.- interrumpio su padre.-Reflexiona si esta bien lo que hacen.-
-Eso es perdida de tiempo, nos amamos y no hay vuelta atrás, nuestro sentimientos no cambiaran, solo espero que nos perdonen.- agrego la pelirroja con una pose de indiferencia, aunque por dentro estaba devastada, queria quedarse ahí, tener consejos de su madre, pero no, lo que estaba hacieno era lo mejor.-Mama, solo una cosa.-
-Lo que quieras
-
-Pueden Fred y George llevarnos a San Mungo, tienen que ver a Ron.-
-Si.-


Los muchachos se subieron al auto, Ginny miro por utlima vez a sus padres y Ron aunque su rostro hinchado por los golpes derramaba finas lagrimas, Harry se sento enfrente con Fred que llevaba el auto, pronto llegaron a San Mungo, los hermanos se despidieron.

-George.- dijo Ginny.- Diganles a nuestros padres que no nos pudieron atender en San Mungo, que fuimos a otro hospital a uno muggle, y que no saben donde nos quedaremos.-
-Por que?.- pregunto el pelirrojo
-No quiero que nos busquen, hasta que estemos listos.-
-Esta bien.-

Los gemelos se despidieron dejando a los tres en San Mungo.

Era el comienzo de otra vida.


Hola!
muchas gracias x sus comentarios!
Se que tarde mucho en subir capitulo, pero aqui ando de nuevo =)
epero les guste^^ y les traigo una noticia

ENAMORADO DE...MI HERMANA?
LLEGA A SU FINAL!
SII! ASI COMO LO LEEN, PRONTO ESTA HISTORIA ACABARA! A LO MUCHO LE QUEDAN 5 CAPITULOS!
YO CASI SIEMPRE ANUNCIO QUE SE ACABARA 5 CAPITULOS ANTES DE QUE FINALIZE!
ESTOS ULTIMOS CAPITULOS SERAN MAS EXTENSOS, EL QUE PONDRE A CONTINUACION NO CUENTA DESPUES DE ESE BIENEN 5 MAS =)
GRACIAS!

Aqui les dejo el siguiente =)





Rostros cansados, preocupados, tristes y uno que otro alegre se podian apreciar en San Mungo, la sala de espera no era muy acogedora pero por lo menos sirvio para pasar la noche ahí. Harry durmió unas horas por la noche y Ginny estaba practiamente desvelada no queria perderse ninguna noticia de Ron.

-Familiares de Ronald Weasley...- llamo un hombre de cabeza clava y larga barba blanca.
Los chicos se pusieron de pie y fueron junto al sanador.
-Muchachos el joven Weasley esta fuera de peligro, desde anoche lo sanamos pero quisimos dejarlo en observación, pueden pasar a verlo pero solo uno...- y con estas palabras el anciano se retiro.
-Oiste, Ron esta bien.- comento Harry abrazando a la pelirroja, la cual derramaba lagrimas de alivio, suspiro hondo y miro al moreno.-Harry, entrare yo primero.-
-Esta bien.- agrego el chico viendo como la joven se alejaba entrando a un cuarto.



Una gran luz iluminaba la pacifica habitación, recostado en una cama un alegre pelirrojo sonreia al ver a su hermana frente a el, Ginny lo miro entre suspiros y lagrimas se avalnzo sobre el dandole un gran abrazo recosto su rostro sobre el pecho del joven y siguió ahí en silencio llorando aun mas.
-Ginny... todo esta bien...-susurro el chico acariciando el cabello de su hermana.-Calma, ya todo paso...-
-Ron...- solo se limito a decir la pelirroja para depues besar apasionadamente al chico. No podia hablar su garganta tenia un nudo y sus ojos no paraban de llorar queria que todo lo que estaba viviendo fuera un sueño una pesadilla que pronto acabara, queria salir corriendo, escapar de aquella realidad que parecia no acabar
.
-Ginny... el sanador me dijo que ya podia irme, solo es cuestion que me traigas ropa limpia
- dijo Ron después del fugaz beso.-Te amo.- agrego limpiando las finas lagrimas que recorrian el rostro de su hermana.
-Yo tambien... Ire por la ropa para irnos.- tras decir esto la joven salio de la habitación se encontro a harry y le dijo que entrara a ver a Ron.


-Valla! Que susto nos pegaste.!- exclamo Harry al ver a su amigo repuesto de golpes.
-El que me pego mi padre!.- agrego entre risas el pelirrojo mientras se sentaba. Harry miro a Ron riendo pero aun asi podia percibir la tristeza y frustración que su amigo irradiaba.
-Harry dime... a donde iremos depues de salir de aquí?.-
-No lo se Ron
-
-La casa de Sirius.- exclamo Ginny que entraba con la ropa, ambos chicos la miraron extrañados.
-Pero que dices Ginny?.- pregunto Ron perplejo.
-Despues les explico, aquí te dejo la ropa, solo uno puede estar en la habitación, me voy.-
-Espera.- agrego Harry poniendose de pie.- Quedate yo ire a... andar por ahí.- y con esto el moreno salio del lugar dejando a los hermanos solos.


-Bueno creo que me cambiare.-
-Y donde?.- pregunto la pelirroja al ver que la habitación no tenia un baño (n/a: lo se es raro).
-Pues aquí Ginny.- contesto ron sonrojado, la pelirroja bajo su mirada y dio media vuelta.-A donde vas?.-pregutno el pelirrojo al ver a su hermana que salia ed la habitación.
-Me ire para que te cambies
- conesto sonrojada, en ese mometo la mano de Ron la detuvo.
-Quedate
-susurro el pelirrojo haciendo que la chica se estremeciera como siempre, se acerco a ella y la abrazo por detrás besando su calido cuello, ella solo se limito a cerrar los ojos y a morder su labio inferior.-No, dejemos esto para después
- y antes de que Ron hiciera otra cosa salio del lugar casi corriendo.
Se sintio muy cerca de cruzar aquella linea que alguna vez pensaron en pasar aquella noche cuando Ron la visito en su habitación, cuando Hermione todavía estaba viva y se habia echo novia de Harry.


El pelirrojo se vistio rapido, salio de la habitación y se reunio con Harry y Ginny en la recepcion de San Mungo, firmaron algunos papeles y ya no tenian motivos para estar ahí.

-Ahora si Ginny, di nos que es eso de la casa de Sirius?.- pregunto Harry con curiosidad.
-Miren...- contesto la chica sentandose en una banca, los otros dos la imitaron mirandola con atención.- Estuve pensando y talvez Sirius nos ayude unos dias, digo que nos de hospedaje en su casa mientras regresamos a Hogwarts y pesansamos mejor las cosas.-
Ron y Harry meditaron la idea y se dieron cuenta que era la unica opcion posible.
-Creo que Sirius nos ayudara.- agrego Harry poniendose de pie.
-Pero que le diremos? Que Ginny y yo somos pareja y que por eso mis padres nos echaron de la casa, capaz que el tambien nos eche a patadas!.- Exclamo un frustrado pelirrojo.
-Tendremos que hacerlo, y nos tenemos que mover ya por que recuerden que tu Haryy estas bajo un hechizo y aunque todavía no se ha mostrado síntomas de la ultima etapa en cualquier momento pueden aparecer y si no averiguamos como detenerlo moriras!.-

Harry se quedo en silencio después de oir las palabras de Ginny, se habia olvidado del hechizo.

-Anden, vamos a contactar a Sirius.-
-Pero te olvidas que nuestros padres son de la orden y nos hallaran ahí!.- grito Ron
-Tendremos que pedirle a Sirius que no diga nada
-pero los chicos al oir a la pelirroja solo se quedaron aun mas en silencio y cabizbajos.- chicos por favor! No sera facil pero tenemos que hacer un intento..-




Eran alrededor de las doce de mediodia, un poc de vino tinto se servia en una lujosa copa de oro, una blanca mano la tomaba y se la llevaba a la boca saborendo el exquisito sabor

-Draco!.- exclamo una voz al mirar al joven bebiendo.-Que te dije de Lovegood?!.-volvio a gritar Lucius tomando por el brazo al chico, Draco solo lo miro con deprecio y volvio a beber de su copa.
-Mira padre no se donde esta Luna, se fue, la he tratado de localizar pero algo me impide saber en que lugar se encuentra.- contesto finalmente.
-A mi no me importa! Iras a buscarla...-ordeno el hombre clavando su fria mirada en su hijo.

Draco miro atento a su padre, noto algo raro, algo que nunca habia visto en su mirada. - Tu mataste a Granger...- agrego con pose seria, Lucius solo abrio los ojos como platos y solto el brazo de su hijo.
-Estas loco!.- solo atino a decir mientras daba media vuelta.
-No! Para que quieres a Luna?-
-Callate y has lo que te ordene.-
-Se que tu mataste a Granger, esa sensación de satisfacción mezclada con miedo te sale por los poros!.- grito el chico al ver a su padre alejandose, pero antes de perderlo de vista el hombre volteo. - Y si la mate que!?.- pregunto entre gritos, Draco solo empuño sus manos, se encontraba furioso, por la culpa de su padre Luna habia hablado, se habia alejado de él.



Harry y compañía se dirigian a casa de Sirius, ya le habian mandado una carta explicandole la situación, Sirius acepto guardar el secreto pero Ron no estaba muy seguro que lo haria, solo faltaban un par de calles para llegar a la casa cuando el pelirrojo se detuvo.
-Que pasa Ron?.- pregunto Ginny al ver a su hermano cabizbajo.
-Y si es una trampa? Y si nuestros padres estan ahí...- respondio sin animos, todo lo que estaba viviendo era demasiado, subio su cabeza para mirar a Ginny se veia tan linda, no podia creer que se hubiera enamorado de ella, era su hermana, y por el estaban en aquella situación, sin un lugar a donde ir y despreciados por sus padres.

La pelirroja se acerco a el, le tomo la mano y beso su mejilla.

-Tranquilo, tu solo confia.-susurro a su oido, Ron solo sonrio pero aun asi tenia la sensación que Sirius los engañaba.




A paso apresurado Lucius subia una de las torres de su mansión, saco un arrugado papel y comenzo a escribir.

Preparate Potter, pronto estaras al lado de Hermione...



Terminando de escribir esto lo puso en la pata de una gran lechuza negra,la misma de la vez pasada, el animal volo en busca de Harry.


Draco se encontraba todavía en el comedor, sabia que su padre habia matado a Hermione, pero no entendia que se traia entre manos...
Tanto padre como hijo estaban atacando a Harry pero ambos por su cuenta, ni ellos mismos lo sabian.

Cada paso parecía un latido mas rápido en su corazón, la aproximación de la casa de Sirius y su incertidumbre lo agobiaban estaba sin fuerzas ya no tenia alma, sentía el contacto de su mano aferrándose a la de Ginny y miraba a su izquierda el preocupado rostro de Harry sabia que ya no podía; no podía condenar a Ginny a una vida, a un sentimiento tan absurdo, no podía dejar a Harry consumirse por la muerte de Hermione debía hacer algo y en pocos segundos tomo una decisión.

-Llegamos.-exclamo Harry mirando la gran casa de su padrino, Ron sintió la boca seca y trago saliva, apretó con fuerza la mano de su hermana y camino hacia la casa.

La puerta se abrió lentamente como si tuviera vida propia los tres chicos entraron y sintieron un escalofrió que hace tiempo no sentían.
- Bienvenidos!.-saludo un alegre Sirius bajando las escaleras, Ron lo miro desconfiado y soltó la mano de Ginny.
-Sirius!.-exclamo Harry acercandose para saludarlo, el pelirrojo miraba con cuidado a su alrededor, los de la Orden podían estar ahí, no quería arriesgarse- Ya va Ron! Te estas arriesgando al entrar aquí.- pensó molesto.
-Hola Sirius.- saludo Ginny algo tímida, tenia vergüenza pero ¿de que? Bueno el estar enamorada de tu hermano no es algo para decirlo con orgullo.
Sirius miro a la pelirroja y solo sonrió.-Bienvenidos.- volvió a decir acercandose a ella y dandole un abrazo, Ron miro la escena y solo suspiro.
-Y dime
les dijiste a nuestros padres de nuestra estadia aquí?.-pregunto Ron frunciendo el ceño. El hombre se separo de Ginny para dirigirse hacia Ron.-Claro que no, soy hombre de palabra.- contesto Sirius mirando al pelirrojo fijamente.

La tensión en el lugar aumento, se respiraba la impotencia y desesperación


-Vamos les mostrare sus habitaciones.- agrego Sirius subiendo las escaleras.-Dime Harry como estas?.- pregunto por lo bajo para que solo el moreno que iba a su lado lo oyera.-Bien
- contesto el chico con voz apagada.
-Siento mucho lo de Hermione, cuando me entere fue algo impactante, nunca lo pensé.-

Al oir aquello sus ojos se humedecieron pero no dejo salir ni una lagrima, se quedo en silencio mientras llegaban hasta una puerta.

-Este es tu cuarto Ginny
- dijo Sirius abriendo la puerta.-El de ustedes esta al final del pasillo.-señalo mirando a Harry y Ron.-Quédense el tiempo que quieran, solo recuerden que tienen mi apoyo.- agrego mirando a los hermanos que se ruborizaron por el comentario.
-Bien ire a descansar, vienes Ron?.- pregunto Harry mirando al pelirrojo, el cual nego con la cabeza; el moreno se marcho dejando a Ginny y a Ron solos.
-Ginny tenemos que hablar.- agrego el chico entrando a la habitación, la joven se extraño de ese comportamiento pero entro detrás de él cerrando la puerta.







Gotas de agua al caer se podían oír por toda la habitación, la humedad se hacia presente en cada rincón, la oscuridad y una tenue luz que alumbraba una esquina era el escenario de aquel infierno.

-Despierta
- susurraba una dulce voz.-Vamos te lo ruego.- decia entre sollozos y tomando la mano de aquella persona que yacía inconciente. El abrir de la puerta alerto a la chica, se dirigio a una esquina y fingió estar inconciente.

La imponente presencia de aquel individuo llenaba el lugar con un ambiente escalofriante
.

-Lovegood
- llamo por lo bajo a la chica, la rubia joven abrió sus azules ojos; podía sentir como su cuerpo temblaba y lagrimas acidas recorrían sus mejillas, se puso de pie y miro al hombre el cual comenzó a reír.

-Luna Lovegood, mas insípida no podias ser
no tengo idea que te vio mi hijo
-
agrego entre risas Lucius caminando hacia la rubia, la tomo por los brazos pegandola contra la pared.-Me encanta como tiemblas con mi presencia.- susurro a su oido mientras Luna ahogaba sollozos y amargas lagrimas se escapaban de sus ojos.
-Mi hijo es tan imbecil, que ni cuenta se dio que te atrape hace dias. Creíste que podias escapar pero no Lovegood, Draco estaba tan atento a la muerte de Granger que se olvido de ti, te descuidaste niña y ahora estas en mis manos.- Con cada palabra que Lucius decía Luna sentia que se le escapaba el aire, recordaba aquel dia que se despidio de Draco diciendo que nunca la volveria a ver y se reprochaba a si misma el como habia sido tan estupida por dejarse encontrar por Lucius Malfoy.
-Le ordene a Draco que te buscara, pero estando aquí nunca te hallara.-

-Para que me quiere? No tengo nada que le interese.- interrumpio luna con su boca temblando.

Lucius la miro de nuevo y sonrio.
- Tienes información, se que mi hijo trama algo, y tu me diras.- respondio el hombre mirando a la persona que yacia inconciente en aquella celda
.-Dime que trama contra Potter o si no
- tras decir esto saco su varita apuntando al desconocido cuerpo de al lado, Luna pego un grito de susto y no paraba de sollozar.-Dime Lovegood.- volvio a insistir apuntando con su varita.-Avada Ka
-

-Alto!.- grito Luna al ver que lucius mataría a aquella persona.- Por favor no
yo le dire lo que quiera saber.- dijo por fin tirandose de nuevo al suelo cubriendo su rostro con sus blancas manos.










La habitación era algo rustica, no tenia muchos muebles pero una cama y un armario eran mas que necesarios, Ginny se sentó en la cama mientras Ron tomaba asiento en una silla.

-Me alegro que estemos aquí, siento que esto nos da tiempo para pensar en algo.- dijo la pelirroja cortando el silencio.

-Pronto regresaremos a Hogwarts, ¿Quieres seguir con esto allá?.- pregunto Ron en tono de agonía, sus palabras se quebraban y sus ojos lagrimas derramaban. Ginny se levanto de la cama y entre sus manos tomo el rostro del joven, sonrió tiernamente y deposito un beso en sus labios.

-Ron
Te amo, acaso no te lo he dicho mil veces
Dejemos el colegio, larguémonos de aquí, vayamos a donde no nos encuentren, a comenzar una nueva vida, lejos de prejuicios.- agrego la pelirroja abrazando a su hermano. Ron por su parte tambien deseaba hacer eso, pero sentía que no era justo, sentía que Ginny no se merecia el rechazo de sus padres.

-Yo
tengo pensado algo.- agrego Ron mirándola fijamente.Estaba dispuesto a irse a dejarlo todo hasta a Ginny. La beso apasionadamente y acaricio su piel como si no hubiera mañana, quería absórbela, grabarla en su memoria. La joven sintio la desesperación que su hermano irradiaba, lo alejó lentamente de su lado y lo miró.

-¿Qué tienes pensado?.-interrumpio acariciando su rostro.

Ron solo se limitó a mirarla y con miles de esfuerzos bajo la mirada.
-Duerme.-susurro poniendose de pie y dirigiendo a la puerta. La pelirroja se levantó tras de él y lo detuvo.
-Dime que tienes pensado.- inquirió con lagrimas en sus ojos.
El chico no la miró. Estaba de espaldas y asi quiso seguir.-Pienso ayudar a Harry.- y con esto salió dejando a su hermana algo confundida. Ella pudo sentir la falsedad de aquellas palabras; lo conocia bastante bien y no estaba dispuesta a trgarse lo primero que a Ron se le ocurriera.








-Habla!.- grito furioso Lucius apuntando aun al cuerpo de al lado. Luna lo miró, se puso de pie y trago saliva.

-Draco tiene embrujado a Harry con un hechizo que prácticamente lo hace enloquecer en tres etapas.- respondio la rubia sollozando. Lucius solo sonrió y salio del lugar.

Luna se volvió a acercar al cuerpo y vio como éste empezó a moverse; sus grandes ojos azules se abrieron como platos mientras que llevaba sus manos a su boca evitando gritar. Aquella persona la miró con dificultad y volvió a desmayarse.
-No, despierta.- susurraba la rubia para despertar a Hermione.







Todos dormian. El agotador dia que habian tenido los dejo sin fuerzas. Sin embargo Ron parecia no estar cansado, se habia propuesto a no perder un minuto mas.
Ni siquiera desempacó; dijo que por la mañana arreglaria sus cosas pero mintió.Tomó su mochila mientras dejaba una carta al lado de Harry.

Miró a su amigo sin nisiquiera pensar que esa sería la ulima vez que lo vería.

Derramó una lagrima y salio de la habitación. Se dirgió hacia la de su hermana y la observó. Se veian tan inocente.Ron se culpaba por todo lo que estaban viviendo. Se acercó y deposito un tierno beso en su frente; la miró por ultima vez y pudo sentir como un nudo en la garganta se formaba, las lagrimas era algo que no podía controlar.
Iba a dejarla, iba a asegurarse que se olvidara de él. Dio media vuelta y salio de la habitación.

Estaba seguro que algun dia la volvería a ver.¡Oh Ron! Que equivocado estabas. Aquella imagen duraria para siempre, hasta el ultimo dia de su vida. Asi la recordaria.




Bajo rapidamente las escaleras y antes de salir una voz lo detuvo.
-¿Crees que esto es lo correcto?.-
-Claro.- contestó el pelirrojo mirando fijamente a Sirius.
-Que piensas hacer?.- pregunto el hombre cruzado de brazos.
-Pronto lo sabras.-
-No puedes sacrificarte por
-
-No me sacrificio, esto es necesario, no soportaria todo lo que viene.- Y con estas palabras Ron salio del lugar. Dejando atrás Harry, a Ginny, a su pequeña Ginny.

Estaba dispuesto a vengar la muerte de Hermione; pero mas que eso deseaba destruirse y si era necesario una lucha con Malfoy lo haria. No le importaba nada.

No estaba dispuesto a oir el doloroso y a la vez silencioso sufrimiento que Harry y Ginny demostrarian en sus miradas. Era mejor acabar con todo de una vez.
"Esto es lo correcto".
Frase que vagaba por la mente del pelirrojo mientras caminaba por las calles de Londres, la repetía una y otra vez como tratando de convencerse que en efecto, aquello era lo correcto.

Pero cuidado Ron, lo correcto a veces no es bueno.

Estaba perdido en su mente planeando el siguiente paso para hacer la vida de Harry y Ginny mejor. Lo que incluía vengar la muerte de Hermione.
La poca gente que transitaba por las calles de Londres a esas altas horas de la noche solo lo miraban pero no le tomaban importancia alguna. Los fervientes pero desesperados ojos del chico observaban cada movimiento


"¿Por qué te empeñas en ser un héroe? Si sabes de sobra que lo que harás será visto como cualquier cosa menos como un gesto heroico. Ya no divagues en tu mundo. Vuelve y enfrenta las cosas. Lucha por lo que siente tu corazón no por lo que tu mente te obliga a creer. Ayuda a tu amigo dándole apoyo no haciéndolo sufrir mas. Acéptalo Ron, esto no es por Ginny ni mucho menos por Harry o Hermione. Esto es por ti. Te odias, te repugnas, te das asco. Solo te interesa destruirte bajo una imagen falsa
"

-¡Basta!- Gritó alertando a las pocas personas que caminaban junto a él. El pelirrojo dejó salir una lagrima y se apresuró a sentarse en la acera; respiró profundo y cerró los ojos.

"¿Te sientes culpable por todo lo que ocurre?..."

Aquellas frases y pensamientos brotaban en su mente a gran velocidad, esa vocecita que hablaba en su cabeza era la de él. Su mente se debatía entre lo correcto y lo mejor, pero no era tiempo de regresar a casa de Sirius. Tenía que seguir y el tiempo diría si aquello era una opción.




Dolía respirar. No sentía su cuerpo. Podía escuchar los pocos y desafinados sonidos de su corazón


-¿Hermione?...Hermione
-

Pudo sentir la delicadeza de una mano que acariciaba su rostro y oía muy débilmente su nombre. Abrió sus castaños ojos viendo una imagen un tanto borrosa pero al divisar los celestes ojos de su amiga se echó a llorar inconsolablemente, no se movia peor no era necesario. Sus lagrimas quemaban al contacto con la porcelanita piel de la rubia que acariciaba su mejilla.

-Tranquila
- susurró la chica tratando de que Hermione se levantara un poco.
La castaña la miró y se echó a sus brazos sin pronunciar palabra pero ahogándose entre sollozos. Luna tambien dejaba salir lagrimas y sentia gran alivio de que su amiga estuviera con vida. La castaña poco a poco de despegó del tierno cuerpo de la rubia y de nuevo la miró.
-¿Por qué estas aquí?- preguntó Hermione secándose las lagrimas y mirando a su alrededor. Sintió escalofríos al ver el lugar. Sus ojos todavía expresaban miedo y angustia.
-Es
una larga historia.- se limitó a responder la rubia.

Hermione parecia estar en un estado de shock.
-¿Cómo estan los demas? ¿Cómo esta Harry?.-

Luna bajó su vista.
-La ultima vez que los ví fue
el dia de tu muerte.- explicó la chica subiendo la vista para observar la reacción de Hermione. Probablemente ella no sabria lo que habia pasado.

Y asi era.

-¿Mi muerte?.- agrego la castaña con los ojos humedos y empezando a sollozar de nuevo. -¡Explícate Luna!-
La rubia tardó unos segundos en contarle lo sucedido. Empezó por el proncipio diciendole sobre su relación con Draco. Su iniciación como mortifaga. El plan que Draco tenia sobre Harry. Hasta como Lucius la capturó.
-Pero tu muerte la desconosco, pensé que Draco era el culpable, pero parece que fue Lucius
-
Hermione no podia creer todo lo que habia oido. Con dificultad se puso de pie y dio un paso a atrás.-Por tu culpa dices que Harry se estuvo comportando tan extraño. ¡Por tu culpa estoy aquí!, eres una maldita traidora. ¡Te odio!-

Aquellas palabras terminaron por derrubar el alma de Luna. Estaba sola. No estaba segura si volvería a ver a Draco y mucho menos se imaginaba que aquellas palabras eran las ultimas que Hermione le iba a dedicar







Cuando despertamos por la mañana tenemos la leve sensación que lo que vivimos por la noche fue un sueño pero no tardamos mucho en descubrir que es tan real como este mismo instante


Desesperada corrió hacia el cuarto de Harry y Ron. El pasillo se le hizo que no tendría fin. Se despertó aquella mañana con una extraña sensación, no sabia que era exactamente pero sentia que detrás de aquella puerta obtendría la respuesta.
Abrió la puerta de golpe y miró a Harry que estaba de pie junto a la cama con un papel en la mano. Ginny miró la habitación aun sin sostenerle la mirada a Harry. Notó la cama de Ron que estaba como recién echa y solo eso bastó para posar sus expresivos ojos en Harry, los verdes ojos del moreno se toparon con los mieles de la chica que solo con aquel gesto solto un leve sollozo y se acercó a su amigo.
-Dime que estupidez hizo Ron ahora.- dijo la pelirroja mirando el papel, Harry se lo dio y camino hacia la ventana mientras Ginny leeía aquello.

Harry.
¿Piensas que soy idiota? Basta no respondas, o mejor si, hazlo. No importará por que probablemente ya no este en casa de Sirius o mucho menos en Londres.
Amigo, hemos dejado a un lado lo del hechizo que esta sobre ti. ¿Recuerdas?. Decia que el ultimo paso era Desesperación, pero te digo algo, creo que eso me afectó a mi y no a ti. Tengo todo en la vida, y aun asi no puedo evitar sentirme culpable.
Bueno no te agobiaré con problemas de una mente turbada.
Tu y Ginny irán a Hogwarts, ya falta poco para entrar. Por mi no se preocupen yo estaré bien. Cuidala y por lo que mas quieran no me busquen.
Se muy bien lo que hago. Disculpa si esta carta es un tanto "seca" pero no se que mas decir.

Ron.

-Claro que es idiota!.- exclamó Ginny arrugando el papel y derramando lagrimas. -¿A dónde piensa que ira? ¿Qué se propone?.- Aquella ultima pregunta lo sabria pronto pero solo superficialmente. Nunca se enteraria de todo el caos que albergaba en la mente de su hermano. Y si se llegará a enterar talvez no seria capaz de entenderlo.
Harry se acercó a ella y la miró.
-No tengo idea que piensa hacer Ron. ¡Maldita sea siempre complica las cosas!.- exclamó desesperado Harry haciendo que Ginny se estremeciera..
-Hay que buscarlo.-
-No.- intervinó Harry.- Hay que ir con tus padres.-
-Harry hace unos dias los dejamos, no puedo volver.-
-Ginny, Ron se fue. Tu no sabes que diablos se propone, no podemos andar por ahí sin tener idea ni siquiera de lo que nosotros haremos
-
Antes que el moreno siguiera la chica lo interrumpió.
-¿Y quieres que mis padres se preocupen? No Harry, eso no. Tenemos que encontrarlo.-.
El moreno respiró hondo. Sabia que Ginny tenia razón. Pero lo mas importante, tenia una idea de lo que su amigo talvez haria y no queria que Ginny lo acompañará.
-Iré a hablar con Sirius, ve empacando las cosas para ir a buscarlo.- dijo finalmente el chico tratando de tranquilizarla, la pelirroja salió rapidamente de la habitación y Harry se apresuró a bajar por las escaleras.

En el comedor observó a Sirius y se acercó.
-Tienes que impedir que Ginny salga de la casa.- dijo casi en susurró pero a la vez muy rapido, un segundo era muy valioso.
-Esto es por Ron ¿cierto?.- agregó Sirius mirando a harry desesperado.
-No importa si tu lo sabias, pero si me importa el por que Ron se largo.- diciendo esto harry miraba hacia las escaleras percatandose de que Ginny no bajara.
-Se que se fue por que cree que es lo mejor para Ginny. Quiere que lo olvide.-
-Talvez Sirius
¿él te lo dijo?.-
-No, pero sus ojos dicen mas que su boca.-

Harry puso muy atención ante lo comentado. Solo queria evitar que Ginny saliera de la casa.

-Enciérrala.-
-¿Qué?. Harry ella tiene derecho de ir
-
-¡No!- gritó el moreno exaltado -Yo talvez tengo una idea de lo que Ron se propone, y si Ginny se entera podría ser fatal.-
-Piensas que se ¿suicidara?.- agrego en susurro el hombre mirando las escaleras.
-No tan explícitamente.- respondió Harry desesperado.
-Distraeré a Ginny, ahora vete.-

Harry subió a su habitación por su mochila, ya tenia todo listo pero no se habia ido antes por que Ginny se levanto muy temprano. Cuando estaba apunto de salir Ginny volvio.

-Estoy lista.- dijo la pelirroja con mochila en mano y preparada para irse.
-Si yo tambien, Sirius dijo que tenia algo importante que decirte, ¿Por qué no bajas y me esperas con él?.-
La pelirroja asintió en silencio y sonrió levemente.
Harry la observó dar media vuelta y suspiró hondo. Solo quedaba esperar un tiempo prudente para que Ginny se encontrara con Sirius y asi salir.




Sin importar como, Ron ya se encontraba escabulléndose entre la mansión Malfoy. Iba a vengar la muerte de Hermione y Draco iba a ser su presa

La gran mansión daba un aspecto terrorifico pero elegante, sus grandes pasillos ocultaban mas secretos de los que Ron podia imaginar. El chico acechaba las habitaciones, sabia que estaba en uno de los lugares mas peligrosos, pero aquello ya no importaba. Entró a la biblioteca de la familia y pudo ver a Draco de pie frente a él.

-Weasley.- Dijo el rubio sonriendo sarcásticamente. Ron se quedo sin decir palabra mientras lo apuntaba con la varita. -¿Realmente crees que llegaste hasta aquí por mérito tuyo?- agregó el joven sacando su varita. -Ordené que nadie interfiriera en tu camino para verte frente a frente
Dime ¿Qué buscas?-
El pelirrojo sonrio.
-Venganza.- respondió con una fria voz.
-Venganza
. Valla, aspiras a mucho ¿no crees?.- prosiguió el rubio caminando hacia el pelirrojo.- ¿Acaso crees que asesine a tu noviecita sangre sucia?.- agregó en tono burlón.
Ron sintio hervir la sangre.
-No te muevas Malfoy.-

Pero antes de continuar el rubio intervinó queria divertirse y asi lo haria, uso legilimancia, indagó en la derrumbada mente del chico y pudo enterarse de todo lo que habia pasado en estas semanas.

-Vaya, me das asco Weasley ¿Cómo pudiste enamorarte de tu hermana? Eres un pervertido, o ¿acaso Granger no sirvio para nada?.-
Ron al escuchar aquello soltó la varita y se fue contra el rubio, Draco rapidamente lo quito de encima lanzandolo contra la pared. Ron pudo alcanzar de nuevo la varita y logro ponerse de pie. Ambos jóvenes se miraban con odio.
-Vengaré a Hermione.-


*****
Se que no es mucho, y que la ultima parte estuvo fatal, pero queria avanzar lo mas rapido posible hacia el encuentro de Ron y Draco.

saludos!

Ginny bajó rápidamente por las escaleras y se encontró con Sirius de pie frente a ella.
-Ven, tengo que darte algo.- anunció el hombre caminando hacia el recibidor, a la pelirroja le pareció raro el comportamiento de Sirius pero aun así lo siguió. Al llegar al recibidor Sirius usó un hechizo para dejar inconciente a la chica, en ese instante Harry bajo y se encontró a Ginny recostada en el sofá y a Sirius de pie mirándolo.
-Anda vete, no podré tenerla así mucho tiempo.-
Harry asintió con la cabeza.
-Suerte.- agregó Sirius



Sus ojos chocaban con los ajenos de Draco. Ambos se repudiaban. El pelirrojo solo quería acabar de una vez con todo lo que había empezado.

-¿Sabes Weasley?, Yo no maté a Granger. No importa si me crees o no. Solo quiero que lo sepas, para que si me llegas a matar; cosa que no creo, se quede en tu conciencia la eterna duda.- agregó el rubio con la varita en mano. Dio un paso hacia enfrente y sonrió fríamente.
Ron podría estar muy decidido en su mente a hacer cualquier cosa, pero por fuera decía lo contrario, su mano temblaba y parecía que atacaría a todo menos a Malfoy. El rubio notó aquello y soltó una estrepitosa y burlona carcajada.
-Hasta la mano te tiembla Weasley, anda ¡mátame!.- Gritó el joven tirando su varita al suelo. El pelirrojo lo miró con furia y su mano dejó de temblar.

Trucos y guías de videojuegos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Aquel ambiente relente la sofocaba. Su propio sudor la quemaba. Podía sentir el insípido sabor de sus labios. Miraba a Luna con recelo y se limitaba a sostenerle la mirada.

Por su parte la rubia no dejaba de sollozar y mirar el suelo, ambas oían el caer de algunas gotas de agua desde una tubería cuando de la nada un estrepitoso sonido las alarmó, se pusieron de pie y caminaron hacia lo que parecía la puerta del lugar. Luna recargó su oreja sobre ésta justo en el momento que Lucius la abría. Sus ojos grises se mezclaron con los azules de Luna, sin pensarlo la tomó por el cuello y la puso contra la pared.
-Granger
¿Qué sentirías si matara a tu amiga este instante?.- preguntó el hombre mordiendo su labio. Hermione lo miró horrorizada pero pronto comenzó a observar como el rostro de Luna se tornaba morado. Quiso decir algo pero Lucius se adelantó.
-¿Nada?.- finalizó el hombre dejando caer al suelo el cuerpo inerte de la rubia. Había acabado con ella de una manera tan simple y fría que era difícil creerlo. Hermione, aun horrorizada, se acercó a ella mientras trataba de despertarla.
-¿Por qué lo hizo?.- gritó histérica la joven, sollozaba incontrolablemente y lo único en lo que podía pensar era en como había tratado a Luna minutos antes.

Lucius se acercó a ambas y tomó la mano sin vida de Luna.

-Nadie extrañará a Lovegood, además siendo mortifaga era un peligro para mí.- concluyó el hombre, Hermione se abalanzó contra él y trató de golpearlo, el hombre la tomó rápidamente por los brazos y la lanzó contra la pared.
-¡Maldita sangre sucia!- gritó enfurecido Lucius mientras sacaba su varita, camino hacia Hermione y tomándola por cuello la levantó.-Mas vale que demuestres tu inteligencia Granger, no creo que seas tan estupida como para provocarme de nuevo, ya que eso te costaría la vida
- susurró el pálido hombre al tiempo que Hermione derramaba gruesas lagrimas.

-¿Y eso que importa? Todos mis amigos me creen muerta, ¿Qué diferencia habría?-

Interrumpió la chica. Estaba totalmente aturdida. Ya no importaba nada, sus amigos la daban por muerta, Luna lo estaba, y casi podía asegurar que Lucius no la dejaría libre, si no la asesinaba en aquel instante pasaría su vida en aquel lugar que de apoco se convertiría en su tumba
No valía la pena seguir en aquella situación. Lucius soltó una escandalosa carcajada. Hermione lo miró aun mas confundida, cada poro de su cuerpo se sintió obstruido por el miedo y sollozando aun mas cerró sus ojos, Lucius paró de reír y empujó a Hermione a un lado.
-Es verdad, tu no vales la pena, ya no existes para los tuyos y para mi no eres importante
Pero hay una cosa que me interesa
-acarició el despeinado cabello de la chica y tirando de él hacia atrás la obligó a mirarlo a los ojos.

 



Sirius se encontraba mirando fijamente por la ventana cuando un ruido detrás de él llamó su atención. Miró hacia atrás y pudo ver a Ginny tras de él. La pelirroja estaba furiosa, tenía puesta la mochila que momentos antes habia peparado para partir con Harry. Se acercó al hombre y solo le propicio una bofetada.

-¡Eres un traidor!- gritó la chica al momento que trataba de golpearlo mas, Sirius trató de tranquilizarla y la sentó en el sofá.- ¿Dónde está Harry?.- preguntó mientras trataba de safarse de las manos del hombre- ¡Sueltame!-

Sirius la soltó pero le pidió que se tranquilizara, que él le contaría lo sucedido.

Ginny se limpiaba las lagrimas, quería salir corriendo en busca de su hermano pero antes tenía que averiguar a donde había ido Harry, de seguro donde él estuviera estaría Ron.



 


Ahí se encontraba Draco desarmado y con absoluta confianza en que su oponente no sería de capaz de atentar contra él. Ron empuñó su varita. Lo quería matar, pero no así, sabía que Draco no merecía ni la minima oportunidad de defenderse, sabía que el rubio podría matarlo, talvez aquello era lo que Ron quería
estar en una línea delgada entre la vida y la muerte y el solo hecho que Draco se diera por vencido inconcientemente complicaba el plan del pelirrojo.




-Harry fue a buscar a Ron.- Contestó Sirius poniendose de pie, Ginny se alteró al instante y exigió saber el por que Harry no la llevó consigo. -Él no quería que corrieras peligro.- repondió el hombre sin todavía mirarla.

-¿Peligro? ¿Acaso Harry sabe donde se encuentra Ron?.- preguntó la chica poniendose de pie, Sirius no respondió nada, seguía mirando por la ventana, Ginny lo jaló del brazo- ¡Responde!.- insistió la chica derramando lagrimas.- ¿Qué no puedes entender lo que estoy sintiendo? ¡Estoy apunto de volverme loca!.- exclamó ginny sentandose en el suelo, tapandose la cara con ambas manos y sin para de llorar.

Sirius por fin la miró, acarició su cabello y trató de ponerla de pie, tomó su cara y la obligó a sostenerle mirada.- Harry jamas me dijo a donde iría, solo menciono algo que Ron podía hacerse daño.- comentó Sirius abrazando a la joven que no paraba de sollozar. -Es mejor que te quedes aquí
o regreses a la madriguera e informes a tus padres de los sucedido
- Al oír esto Ginny se separó de él y negando con la cabeza respondió:
-¿Cómo se te ocurre eso? No puedo llegar diciendo que Ron se fue, que Harry lo ésta buscando y cree que corre peligro. Mis padres le informarían a Dumbledore y esto se haría mas grande de lo que ya es, ¡No lo haré!- finalizó la chica entrelazando sus manos, caminaba de un lado a otro
no podía tranquilizarse. Sirius no sabía que hacer, él también se encontraba preocupado por Harry y Ron, sin embargo no podía salir.


Hermione comenzó a sentir la boca seca y la brusquedad con que Lucius había tirado de su cabello le provocó dolor de cabeza, sostenía con sus manos la muñeca del temible hombre para así tratar de descender su fuerza pero era vagamente inútil.

-Tú seras
- continuo Lucius - La que marqué el regreso del Señor Tenebroso
serás el sello que distinga la era en el antes y después de Harry Potter
Serás
la primera, de muchos, sangre sucia que Mi Señor asesine ante el mundo magico desde su regreso, serás el principio del fin.- y con esto Lucius salió del lugar, dejando a Hermione atónita al lado del inerte cuerpo de Luna. Hermione se quedó un minuto en silencio tratando de descifrar las palabras de aquel ser miserable, y de pronto algo se le vino a la mente:

"¿Tendrán pensado asesinarme frente a todos, solo para demostrar que realmente se avecina un exterminio de
sangre sucia?".


Aquel pensamiento la aterró. Hubiera preferido morir juntó con Luna.


-Luna
- murmuró, y entre la oscuridad encontró el cuerpo de su amiga, tomó su mano y se dejó caer sobre el pecho de la rubia joven, sollozando, abatida y resignada.

 


¿comentarios?

saludos :D

FELIZ 2009!!

-¡Avadakadavra!- gritó Ron al ver la burlesca sonrisa del rubio frente a él.

El pelirrojo gritó aquello sin pensar, o talvez si, el cuerpo de Draco salió volando entre el gran resplandor verde que propició el conjuro.

En ese instante la puerta de la habitación se abrió dando paso al frío hombre que momentos antes había matado a Luna, la que fue, por un momento, el gran amor de su hijo. Ron, aun nervioso y absorto por la terrible escena que acababa de dar, miró a Lucius que comenzó a articular su rostro de una manera vagamente dolorosa, se podía apreciar al frío hombre correr hacia el cuerpo inerte de su hijo, se oía sus oscura voz repetir el nombre de su hijo
Aquello era demasiado para Ron. Había asesinado a Draco. Claro ese era su objetivo, pero jamás creyó que realmente lo haría.

Lucius miró al chico que estaba inmóvil frente a él con varita en mano. Ron rápidamente se percató del gran odio e ira que Lucius irradiaba con la mirada y decidió correr, salió rápidamente del lugar y comenzó una ajetreada salida por la mansión Malfoy. Por su parte Lucius no tuvo tiempo en sacar su varita, solo observó desaparecer a Ron entre el pasillo, pero aquello no había terminado, el pelirrojo se encontraba en la Mansión Malfoy y salir no sería fácil. "Te arrepentirás Weasley" agregó con fría voz derramando una lagrima mientras seguía mirando a su hijo ahora sin vida.

Ginny movía los ojos de un lugar a otro observando a Sirius caminar. Estaba callada pero por dentro gritaba, quería ir a donde estaba Ron. Ya nada había por hacer. La esperanza era su única opción. Gruesas lagrimas se veían caer por el terso rostro de la pelirroja; respiró profundo y tocando sus rojos labios recordó todo los momentos vividos con Ron. Aquel primer beso que los aterró tanto, casi podía sentir renacer ese momento con solo recordarlo, el miedo, la vergüenza, la angustia, todo tuvo cabida en su cabeza. Y en ese momento su mente disparó el recuerdo de la última vez que hablaron:

Me alegro que estemos aquí, siento que esto nos da tiempo para pensar en algo.- dijo la pelirroja cortando el silencio.

-Pronto regresaremos a Hogwarts, ¿Quieres seguir con esto allá?.- pregunto Ron en tono de agonía, sus palabras se quebraban y sus ojos lagrimas derramaban. Ginny se levanto de la cama y entre sus manos tomo el rostro del joven, sonrió tiernamente y deposito un beso en sus labios.

-Ron
Te amo, acaso no te lo he dicho mil veces
Dejemos el colegio, larguémonos de aquí, vayamos a donde no nos encuentren, a comenzar una nueva vida, lejos de prejuicios.- agrego la pelirroja abrazando a su hermano. Ron por su parte tambien deseaba hacer eso, pero sentía que no era justo, sentía que Ginny no se merecia el rechazo de sus padres.

-Yo
tengo pensado algo.- agrego Ron mirándola fijamente.Estaba dispuesto a irse a dejarlo todo hasta a Ginny. La beso apasionadamente y acaricio su piel como si no hubiera mañana, quería absórbela, grabarla en su memoria. La joven sintio la desesperación que su hermano irradiaba, lo alejó lentamente de su lado y lo miró.

 

-¿Qué tienes pensado?.-interrumpio acariciando su rostro.

Ron solo se limitó a mirarla y con miles de esfuerzos bajo la mirada.
-Duerme.-susurro poniendose de pie y dirigiendo a la puerta. La pelirroja se levantó tras de él y lo detuvo.
-Dime que tienes pensado.- inquirió con lágrimas en sus ojos.
El chico no la miró. Estaba de espaldas y así quiso seguir.-Pienso ayudar a Harry.- y con esto salió dejando a su hermana algo confundida. Ella pudo sentir la falsedad de aquellas palabras; lo conocía bastante bien y no estaba dispuesta a tragarse lo primero que a Ron se le ocurriera.

-¡Eso!- exclamó Ginny al recordar lo ultimo que Ron dijo Pienso ayudar a Harry, claro la respuesta a su angustia estaba ahí. Ayudar a Harry, en otras palabras vengar la muerte de Hermione, matar a Draco
-¡La mansión Malfoy!.- volvió a decir levantándose del sofá. Sirius la miró confundido y al ver a Ginny dispuesta a salir la detuvo.
-No puedes irte.-
-Déjame, se donde esta Ron
no me puedo quedar aquí.-
-Harry ya debe estar allá
solo complicarás mas las cosas-
Ginny movió su cabeza en forma negativa miró la puerta y cada vez se convencía mas en que debía ir.

El pelirrojo corría entre los pasillos de la mansión Malfoy, bajo por unas escaleras con la esperanza de encontrar una salida ¿Pero para que? De todas formas a donde fuera el ministerio lo encontraría y encarcelaría en Azcaban. Iba a ser su palabra contra la de Lucius, en ese momento recordó a Ginny, la amaba, estaba seguro que todo aquello valdría la pena, de una u otra forma ella y Harry serían felices, Ron ya no estaría con ellos, él, quien empezó todo, el que infringió las reglas enamorándose de su hermana y arrastrándola a ella a una vida maldita, ese era él y Harry, aunque no estuviera de acuerdo, sabría que la muerte de Hermione estaba vengada, que había asesinado a Draco y ahora si se podía hablar de justicia.

Caminó un poco mas entre el oscuro pasillo, todo estaba lleno de polvo, podía sentirse en el aire, de pronto muy débilmente escuchó un sonido, parecía un sollozo. Se acercó a la única puerta que se podía observar y acercó su oído. Si, era un sollozo de una mujer. Al instante escuchó que aquella persona pronunciaba un nombre -Luna
-
decía entre sollozos la voz, Ron no estaba seguro pero aquel timbre le recordó a Hermione.

"Es tu imaginación, ella esta muerta" pensó el pelirrojo alejándose un poco, cada vello de su piel se erizó con el solo echo de pensar que estuviera ante un fantasma y dio un paso atrás pero se topó con algunas laminas de aluminio que detenían varias latas de pintura, el estrepitoso sonido llamó la atención de Hermione que se encontraba detrás de la puerta. EL pelirrojo no estaba seguro si alguien había escuchado aquello.

La chica de acercó a la puerta y algo en su interior la ánimo a que dijera algo, -¿Hay alguien ahí?- preguntó con voz entrecortada, esperanzada en que no fuera Lucius. Ron se quedó estático al oír la voz de Hermione, aquello era demasiado. Hermione volvió a preguntar y Ron, con todo el miedo que en ese momento tenía, no solo por haber escuchado a Hermione, si no también por haber matado a Draco y el hecho de que Lucius estuviera buscándolo hacia que el chico quisiera morir en ese instante. Tomó fuerzas de donde pudo y logró articular palabra

 

-¿Hermione?- preguntó acercándose a la puerta, la chica sintió que su corazón se detenía y un leve suspiro de alivio logro escapar de ella. -¿Ron?¿Eres tu?-


El pelirrojo no salía de su asombro.-Hermione, soy yo
te sacaré de ahí.- logró decir sacando su varita.


"¿Y si es un fantasma?¿Y si en verdad Hermione esta viva? Eso significaría que
maté a Malfoy por nada".

Aquel pensamiento se apoderó de él y apretó su varita, apuntó hacia la puerta y logró abrirla. Y ahí estaba ella, Hermione, se encontraba totalmente sucia, con un aspecto desagradable. La castaña corrió hacia el chico abrazándola con fuerzas. Comenzó a derramar amargar lágrimas de alegría. Ron la alejó de ella para mirarla mejor y tocó su cara. -Esta viva.- agregó volviéndola a abrazarla, pero detrás de ella logró mirar a Luna que yacía en el suelo.

Ron se separó de Hermione y caminó hasta Luna, -¿Qué tiene?- preguntó al momento que trataba de despertarla, movió su cabeza y descubrió las marcas que las manos de Lucius habían causado.


-Lucius la mató.- respondió la castaña llorando de nuevo. -La asfixió, Ron.- agregó sin dejar de sollozar. Ron empuñó sus manos. Luna les había ocultado el hechizo que reinaba sobre Harry, aquel hechizó que estaba en su fase final. Pero lo que el pelirrojo, y todos ignoraba, hasta Luna, que el hechizo dejó de surtir efecto en el preciso momento en que Ron mató a Draco. Ahora si, la muerte de Draco no había sido en vano, pero aquello Ron jamás lo sabría. Se puso de pie y caminó hacia Hermione, la acercó a su pecho y careció su cabello.

-Hermione, hay algo que tengo que decirte.-

La joven lo interrumpió.

-¿Por qué estas aquí?- preguntó mirando fijamente a Ron.

-Ese era lo que te iba a decir
vine hasta aquí porque
quería vengar tu muerte, pensamos que Draco te había asesinado.- respondió el pelirrojo saliendo del lugar.

-¿Y Harry y Ginny?.-

-Ellos, no saben que vine hasta aquí, están en casa de Sirius.-
Hermione podía sentir el dolor que cada palabra desprendía, se acercó a Ron y preguntó:

-¿Qué ha pasado? ¿Cómo ibas a vengar mi muerte?.-

Ron respiró profundo y dejó salir una lagrima -Maté a Draco.-

Hermione abrió los ojos como platos y sintió un nudo en la garganta, ¿realmente Ron Weasley había matado a Malfoy? Iba a decir algo más cuando el chico agregó:

-Hay que salir de aquí, Lucius vio que asesiné a Draco y ha de estar buscándome, anda salgamos.-
Hermione se vio invadía de impotencia. -Salir de aquí" ¡Eso no será posible!- agregó recargándose en la pared y bajando hacia el suelo. -Lucius querrá matarte, ¿crees que será fácil salir, huir?.-
-¡Claro que no!, nada es fácil Hermione, pero hay que intentarlo.- dijo el pelirrojo derramando gruesas lagrimas, tomó la mano de Hermione pero ella se negó, estaba inmersa en una desesperación y la resignación comenzó a tomar su lugar. Ron no pensó más y alzó sobre su hombro tratando de buscar una salida.

 

"¿Por qué te empeñas en ser un héroe? Si sabes de sobra que lo que harás será visto como cualquier cosa menos como un gesto heroico. Ya no divagues en tu mundo. Vuelve y enfrenta las cosas. Lucha por lo que siente tu corazón no por lo que tu mente te obliga a creer. Ayuda a tu amigo dándole apoyo no haciéndolo sufrir mas. Acéptalo Ron, esto no es por Ginny ni mucho menos por Harry o Hermione. Esto es por ti. Te odias, te repugnas, te das asco. Solo te interesa destruirte bajo una imagen falsa
"

Y aquel pensamiento, aquel que tuvo cuando apenas se dirigía a la mansión Malfoy volvió a su mente, pero ya no había espacio para el. Lo evaporó recordando a Ginny, a su pequeña Ginny que había dejado dormida en casa de Sirius y que probablemente estaría preocupada pero el pelirrojo estaba seguro que se le pasaría y que pronto volvería a ser la risueña y linda joven que logró apoderarse de su ser.


El aliento comenzó a faltarle y se dio cuenta que Hermione ya no golpeaba su espalda, se detuvo y descubrió que la castaña aparentemente se había desmayado.
-Hermione
- comenzó a susurrar el pelirrojo pero en ese momento pudo escuchar unas estridentes voces hacer eco en el segundo piso, reconoció la voz de Lucius llena de odio y venganza. Ron volvió a subir y poner a Hermione en su hombro y trató de salir corriendo.


MUCHAS GRACIAS POR SUS COMENTARIOS, ME SIENTO MUY FELIZ DE HABER COMPARTIDO ESTA HISTORIA CON TODOS USTEDES; Y RECUERDEN, LA PROXIMA VEZ QUE NOS VEAMOS SERA PARA LEER JUNTOS EL FINAL DE ESTA HISTORIA.

CAPITULO 30 GRAN FINAL.

LOS ESPERO; ADIOS!


Aquel mundano olor lo consumía. Podía sentir su insípido aliento vagar por la celda para luego regresar a su boca. Miró las sepulcrales paredes grises que se alzaban ante él y lo único en que podía pensar era en ella, en ellos
Se sentó como siempre solía en la mas oscura esquina que podía encontrar, se recargó en la pared y dejó salir un suspiro, talvez el mas exhausto suspiro de su vida

Recordaba cada detalle de su vertiginoso final en la mansión Malfoy, a pesar de haber transcurrido un año. Todavía podía sentir el cuerpo de Hermione en su hombro, escuchar los gritos de odio y venganza de Lucius resonar por doquier. Y toparse con aquellos ojos, aquellos verdes ojos que jamás lo habían abandonado.

-¡Ron!- gritó Harry al distinguir a lo lejos el cuerpo de su amigo que trataba de salir, de lo que parecía ser el sótano de la Mansión Malfoy. Se acercó hacia él y tomó a Hermione entre sus brazos, Harry se encontraba atónito al ver a la chica inconciente pero con vida.


-¡Hay que irnos, Maté a Draco!- agregó al instante el pelirrojo tratando de correr, Harry lo siguió aun absorto por todo lo que pasaba. Trataron de escabullirse cerca del bosque y lo lograron, pero no les duró mucho.

Entre la espesa maleza se separaron, ninguno pudo distinguir donde estaba el otro y eso significó el fin de la vida de uno de ellos.

De entre los árboles la grotesca figura de Lucius tomó forma y logró sujetar al pelirrojo del cuello. Ron tiró su varita tomando la mano del hombre y antes de perder el sentido logró observar otra silueta que se abría paso de entre las ramas, Narcisa Malfoy se paró junto a él, su rostro completamente pálido y surcos de tristeza marcaban cada milímetro de su blanca piel. Desplomó una gran bófeta contra el pecoso rostro del chico solo para proseguir otorgándole, fácilmente, cinco más. Sus lágrimas caían como lluvia sobre sus mejillas y gritos de tristeza y rabia, por la muerte de su hijo, se podía oír en todo el bosque. Mientras tanto Lucius, frío y aparentemente insensible, solo detenía al chico que con cada bofetada su rostro se tornaba más rojo.

 

Ron no podía describir la terrible sensación que lo invadió en aquel momento.

-Te mataré Weasley.- susurró Lucius al ver a su mujer de rodillas en el escabroso suelo, abatida y débil.


-No, Lucius.- agregó ésta levantando su mirada hacia Ron.- Tiene que sufrir, ¿O acaso quieres darle una muerte rápida, indolora
? ¿Eso es lo que merece el asesino de tu hijo?- prosiguió poniéndose de pie, Ahora su rostro dejaba la tristeza y dolor para convertirlo en un deposito de ira, venganza

Ron se dio cuenta que los ojos de Narcisa podrían fácilmente confundirse con los de Lucius, no había comparación alguna.

Ambos eran iguales cuando se trataba de demostrar odio implacable.
-¿El beso del dementor?- preguntó el hombre a su esposa que se esforzaba por no volver a sollozar delante de alguien como Weasley, solo asintió en silencio.


Ron sintió el miedo traspasar cada poro de su piel, sus músculos se tornaron rígidos
sabía que iba a ser su fin. Y aunque Lucius tuvo secuestrada a Hermione y había matado a Luna, sabía de sobra que aquello no importaría. Cerró sus ojos esperando lo peor y así fue.

Se levantó de la esquina y caminó hacia los barrotes de la celda. Miró el interminable pasillo que conducía a la salida. Cerró sus ojos y recordó el instante que se vio ante el ministerio, la terrible condena que sufriría antes de morir

Abrió sus ojos y el rostro de su padre apareció frente a él. Se encontraba en el ministerio de Magia, en una celda de alta seguridad. Arthur lo abrazó y el chico no pudo contener las lágrimas.


-Hijo
perdóname, perdóname por todo lo que dije aquella vez cuando
-
-Olvídalo, no hay nada que perdonar.-


Padre e hijo tuvieron una extensa platica sobre lo que había pasado en la mansión Malfoy, sobre como encontró a Hermione, la muerte de Luna


-Harry y Hermione nos contaron todo
lograron escapar a casa de Sirius
regresamos al bosque tan rápido como pudimos pero Lucius avisó que tenía varias horas de haberte traído aquí.- agregó su padre acariciando el cabello de su hijo.
-¿Todos se encuentran bien?.- preguntó el muchacho levantándose de donde se encontraba sentado y le dio la espalda a su padre.


-Si
pero Ron, hay algo que debes saber.- el pelirrojo al escuchar aquello siguió sin darle la cara. Arthur prosiguió. -Encontraron el cuerpo de Luna cerca de los escombros de la Mansión Leibniz, no hay indicios que Lucius la haya matado
- Ron Empuñó sus manos. - En cuanto al secuestro de Hermione, todavía hay que probarlo, y el ser amiga tuya no ayuda mucho. El ministerio dice que solo quiere distraerlos, pero te aseguro que investigaremos que fue lo que paso.- Ron dejó salir algunas lagrimas y se contuvo.- Y sobre ti, hijo,- Arthur se puso de pie.- Un año
un año estarás en Azcaban, después de eso
- la voz del hombre se entrecorto.- Recibirás el beso del dementor.-

 


Ron volteo y miró a su padre ahora llorando y sabia que no quedaba nada por hacer, el ministerio le daba prioridad a Lucius y además, Ron si había matado a Draco.
-Quiero ver a Ginny.- pidió como signo de piedad, se acercó a su padre y lo obligó a que lo mirara.
-No puedes
- Ron sintió como una daga traspasaba su garganta y se quedó en silencio esperando que su padre dijera algo mas. - El ministerio accedió a la petición de Lucius, un año aquí sin ver a nadie, ni a tu familia ni a amigos
a mí me dejaron verte solo por que era necesario
-y con esto el hombre dio media vuelta y contuvo varios sollozos.
-Todavía no estoy en Azcaban
quiero ver a Harry, a Ginny, Hermione, a mamá, a los estupidos de Fred y George
a todos.- gritó desesperado el chico.
-No puedes, la condena empieza desde hoy, no puedo hacer nada.- gritó a la par su padre, en cada palabras se podía sentir la impotencia que sentía al tener a su hijo en aquella situación, lo abrazó fuertemente y susurró una ultima cosa
- Los verás
el día que tengas el beso del dementor.-

Aquellas últimas palabras lo aterraron
Lucius y Narcisa habían logrado su cometido. Lo hicieron sufrir lentamente todo ese año. Sin ver a Harry, a Hermione
a Ginny
a la pequeña Ginny. ¿Qué habrá sido de ella? Su padre le dijo que tratarían de volver a Hogwarts pero después de eso ya no tuvo noticias, su estancia en Azcaban se volvió tan desesperante que había días en los que sentía que el tiempo se congelaba, llegó a perder la noción de sus días hasta que una semana antes le avisaron sobre su muerte. Aquella muerte que tanto esperaba que tanto lo asustaba, pero sin embargo la deseaba, deseaba aquel día como nunca había deseado algo. Talvez resultaba masoquista pero así era. No por el hecho que iba a morir si no, por que ese día la vería, vería a Ginny. Una sonrisa logró asomarse de entre sus labios y cerró sus ojos.

-Es hora.- dijo una voz abriendo la celda. Ron salió y caminó por el largo pasillo hacia la sala de visitas, una tenue luz golpeo su rostro y apenas pudo distinguir aquel cuerpo. Aquel frágil cuerpo que se acercaba hacia él. Sintió su calor invadirlo y quemarlo al contacto. Sus labios calmaron esa sed que no sabía que tenía y acarició aquella cintura como si no hubiera mañana. Todavía faltaba encontrarse con sus ojos, esas luces que iluminaban su día, su vida. Ginny se separó lentamente de él y acarició su rostro.


-Oh, Ron.- logró escuchar y pudo perderse en aquella voz que solo en sueños lo había acompañado. Volvió a besarla. Quería absorber cada sabor de sus finos labios y grabar lo terso de su contacto. La pelirroja dejó de besarlo y solo se aferró a él acariciando su espalda y ahí fue cuando Ron se dio cuenta de la presencia de su familia, de Harry y Hermione. Hizo a Ginny a un lado y se aproximó a su madre que no paraba de sollozar. Pronto la habitación se llenó de lagrimas, de frases como: "Te quiero", "Perdoname"
y un sin mas que solo en las despedidas se dicen, pero solo en aquellas despedidas donde se esta conciente que jamas se volverán a ver.

 

Ron fijó su vista en Harry y Hermione que se encontraban derramando lagrimas y solo los abrazó.
-Todo saldrá bien
- susurró Hermione con un tono de resignación en su voz, Ron le sonrío y volvió a mirar a Ginny. La pelirroja tambien lo observaba de una manera casi obsesionante, como si con los ojos quisiera liberarlo de aquella prisión. Pero lo que ella no sabía era que Ron se sintió liberado en cuanto su piel tocó la suya. Se acercó a ella y depositó un calido beso en sus labios. Sus padres ya no se oponían a nada. Claro, como negarle aquel ultimo placer antes de morir.


-Si tan solo
si tan solo no hubiera reaccionado de aquella manera cuando me entere de su relacion
- agregó Arthur al ver la escena. Ron sonrío y miró a su padre.
-Si tu no hubieras reaccionado así en cualquier momento yo iba a hacer algo
- posó sus ojos en su hermana.- La culpa jamas me habría dejado vivir.- Ginny al oír esto lo abrazó y entre sollozos agregó:

-¿No te arrepientes de todo, de haber matado a Draco
de haber arruinado tu vida y con eso la mia?.-

Aquellas palabras penetraron en el pensamiento de Ron ¿arruinar la vida de Ginny? No, eso no. Sabía que no habia sido una buena idea el matar a Draco pero ya no quedaba nada por hacer.
-No, no me arrepiento de nada.-


Sabía que Ginny lo amaba
y talvez eso era lo unico que lamentaba.


-Te autodestruiste- completó la chica aun abrazada a él.


-Me destrui en el momento en que me enamoré de ti.- y la besó y lamentó lo escasos besos que compartieron. Ya jamas los probaría. No la vería ni tocaría.


La puerta se abrió para dejar entrar a un hombre quien acompañaría a Ron a su muerte. Hizó una seña para que el pelirrojo terminara de despedirse y mas sollozos invadieron la sala. -Te amo.- dijó en susuro mientras veía por ultima vez a todos, sonrío y dio media vuelta pero Ginny soltó un grito de terror. No quería dejarlo ir a su lecho de muerte.

Ron voltió y se acercó rápido a ella, tomó su rostro entre sus manos y limpió sus lagrimas. - Sonríe
- agregó- Sonríe, asi te quiero recordar en mi mente, quiero que tu seas lo utlimo que vea.- La pelirroja solo negaba con la cabeza y abatida dejó de sollozar. Sus labios comenzaron a dibujar una vaga sonrisa y Ron besó su frente. -Asi Ginny, sonríe.- y con esto el hombre que lo esperaba en la puerta entró. Se llevó al pelirrojo que cerró sus ojos para grabar aquella imagen de su hermana sonriendo, aunque fuera débilmente. Todo había terminado.


El crudo aire parecía bofetadas, como aquellas que Narcisa le había dado hace un año. Miró las nubes grises que vagamente se burlaban de él. Y en lo alto de un balcón distinguio dos cuerpo. Eran Lucius y Narcisa que estaban listo para ver como moría aquel chico que no era digno ni de matar a un Malfoy y sin embargo lo hizo. Ron levantó su vista mas y pudo observar a los dementores que estaban dispuestos a acabar con su vida. Cerró los ojos y la imagen de Ginny apareció ante sus ojos.


-Sonríe Ginny
sonríe
-

Susurró para sí mientras sentía el dolor crecer en su pecho y su eminente final acercarse.

FIN.


Muchas Gracias a Todos por sus comentarios, y a los que talvez por morbo o curiosidad abrieron esta historia. El contador de visitas no miente :D

Esta historia nació un día que, cansada de ver lo "normal" en esta pagina, se me courrió escribir esta historia emparejando a Ron y Ginny. Talvez algunos pegaron de gritos, se asombraron o sintieron ofendidos al ver el titulo tan explicito del fic o al leer y confirmar que evidentemente era "incesto".Todos sus comenatarios han sido bien recibidos y me alegro de las diversasopiniones y reacciones que provocó la historia; y aunque se que estos ultimos capitulos no fueron los mejores, les agradesco que algunos se hayan tomado el tiempo de dejar un comentario. No saben lo que significa para mí llegar y ver tantos comenatarios en una historia talvez... "polemica". Los aprecio mucho. Y espero vernos en otra historia.

Saludos y GRACIAS!

pd. COMENTARIOS :D


Si quieren pueden pasar por mis demás historias:

1.Sentimientos confusos (Terminada)

2.Jamas debí decir TE Amo;

Enamorado de... ¿mi hermana? NUEVO CAPITULO 30! - Fanfics de Harry Potter

Enamorado de... ¿mi hermana? NUEVO CAPITULO 30! - Fanfics de Harry Potter

El día comenzaba, hacía bastante calor, el verano comenzaba a mostrar sus primeros estragos, cuando un joven de ojos verde esmeralda, cabello color azabache

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-enamorado-de-2533-0.jpg

2023-02-27

 

Enamorado de... ¿mi hermana? NUEVO CAPITULO 30! - Fanfics de Harry Potter
Enamorado de... ¿mi hermana? NUEVO CAPITULO 30! - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/27216
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20