Endulzando a Rose - Potterfics, tu versión de la historia

 

 

 

-Buenos días alumnos-exclamó la profesora McGonagall- les traigo un anuncio muy importante, el día dehoy recibí la confirmación de una propuesta que le había hecho al director dela escuela Durmstrang
el anhelo de unir a las escuelas mágicas empezará desdeeste año
es por eso que os doy este anuncio, desde hoy están abiertas lasinscripciones para poder hacer un INTERCAMBIO ESTUDIANTIL con la escuela antesmencionada
si hay algún voluntario, levante la mano ahora mismo o puede esperarhasta que termine la cena
-

Los alumnos murmurabanen los alrededores, ¿Quién sería tan loco como para querer asistir a unaescuela donde todavía se enseñaba el control de la magia negra y sobre loshechizos prohibidos?

 

Una cabeza pelirrojade entre un mar de pelirrojos se levantó y estiró la mano como cuando lo hacíaen clase para contestar una pregunta del profesor.

-yo quiero ir- dijo lapelirroja de sexto año.

Las clases reciéniniciaban, era la Cena de Inicio de Clases, por lo que todos estaban en susrespectivas mesas.

Los murmullos secallaron cuando vieron quién era la persona que había salido al frente aaceptar hacer el INTERCAMBIO ESTUDIANTIL.

Rose Weasley, lapelirroja que acababa de dejar absortos a todos, estaba parada en medio delsalón, sin mostrar ninguna expresión en su rostro.

Ella necesitaba irsede allí, cambiar de lugar, cambiar su vida, cambiar sus amigos y, lo másimportante, necesitaba cambiar su corazón.

-¿señorita Weasley?-preguntó la profesora McGonagall sin poder creerse lo que su alumna predilecta,prefecta de sexto año, decía- ¿usted desea hacer el traslado de colegio?-

-así es- dijo Rose conconvicción.

Desde el otro lado delGran Comedor, Scorpius y Albus miraban sin poder comprender lo que Rose estabahaciendo, bueno, Albus sí comprendía sin embargo Scorpius seguía sin poderdecir palabra.

Rose se acercó a laprofesora McGonagall y cuando estaba a punto de tomarle la mano para cerrar eltrato, Scorpius se levantó y gritó.

-¡¡¡¡¡NO!!!!!-

Todos en el granComedor lo miraron y él, sin sentir vergüenza ni sentirse intimidado por todaslas miradas que lo seguían, se acercó corriendo y tomó la mano de Rose.

Ella lo miró sin podercomprender qué era lo que pasaba en realidad.

-Malfoy
¿Qué pasa?-preguntó ella con el mismo tono de voz apagado con el que últimamente sedirigía hacia él.

-no puedes irte Rose,no voy a dejar que te vayas- dijo él acercándola a sí.

-no eres nadie paradecirme qué hacer y qué no Scorpius Malfoy, ya decidí irme a estudiar aDurmstrang-

-entonces, si ya lodecidiste, está bien, pero déjame decirte algo antes que te vayas, algo quedebía decirte hace mucho-

Ella asintió, dándole aentender que prosiguiera.

-Rosebud Weasley,estoy enamorado de ti
- dijo él sin rodeos- lo he estado desde que te conocí enprimer año, sé que me he demorado mucho en decírtelo, y que soy un cobarde porno haberlo dicho antes, pero entiéndeme, tenía miedo, miedo a que merechazaras, miedo a que dejases de ser mi amiga-

 

Ella lo miróimpertérrita, se acercó a él y le dijo en su oído.

-te demorastedemasiado-

Y lo besó.

-Rose
-

-Rose
-

-Rose
-

-Rose
-

-¡Scorpius Malfoy! ¡Despierta!- gritaba Albus lanzándole unaalmohada que le dio de lleno en la cara del rubio chico.

Scorpius abrió los ojos dándose cuenta que no estaba en elGran Comedor, sino en su habitación, en su cama, soñando nuevamente con lamisma escena. Rose aceptando irse a estudiar al colegio Durmstrang.

-¿de nuevo soñando con mi prima, Malfoy?- preguntó Albus.

Scorpius lo miró con el ceño fruncido, él sabía la respuestapero le encantaba molestarlo por las mañanas con lo mismo. Se levantó y sedirigió al baño a darse una ducha. Recordaba muy bien a Rose, la extrañabademasiado, no había podido olvidarla por más que lo había intentado y créanmecuando les digo que lo había intentado. Había salido con todas, todas laschicas disponibles que existían en Hogwarts, hasta intentó salir con chicas muggles,pero nada, nada la sacaba de su cabeza. Sus rizos indomables, sus ojos azulesllenos de vida y cariño, sus labios carmesí que siempre quiso probar, las manosdelicadas que jugaban con su cabello cuando él se echaba en su falda, susonrisa sonora y dulce, su voz serena, su tonalidad mandona, sus bromas sinsentido que nunca entendería y que por quedar bien se reía y ella le decía "quémalo que eres Scorpius" con una sonrisa de oreja a oreja. Era un hecho,extrañaba todo ella.

Salió de la ducha con el cabello húmedo y vio a un molestoAlbus que lo esperaba enojado.

-si sigues así te vas a convertir en un inferí, Scorpius- ledijo a su amigo al verlo de la misma manera todos los días.

Scorpius simplemente asintió con la cabeza sintiéndose ya deesa manera.

Terminó de ponerse el uniforme y se limpió los zapatos conmagia.

-eres un flojoScorpius
limpia tus zapatos tú mismo, dependes tanto de la magia que si algúndía te quedas sin ella no podrías hacer nada- le habría dicho ella al verlolimpiarse los zapatos de esa manera.

Y él le contestaría.

-eso es lo bueno deser magos, Rosie
nunca nos quedaremos sin magia- con un tono coqueto en su voz.

Y ella reiría.

Y Reiría.

Y Reiría.

-¡Scorpius!- le golpeó el brazo Albus.

-¿Qué sucede Potter?- preguntó Scorpius sobándose en ellugar que había recibido el golpe de su mejor amigo.

-te he estado hablando hace más de diez minutos y tú nienterado-

-lo siento, estoy un poco distraído- dijo el rubio.

-¿un poco? Estás más que "un poco" Scorpius, desde que Ro
-Scorpius se le quedó mirando con la frente arrugada, si había algo que nosoportaba, además de extrañar a Rose, era el hecho de que la nombraran en supresencia, no porque no le gustase ese nombre; por el contrario, le parecía delo más hermoso, solo que le era demasiado doloroso escucharla ser nombrada yque estuviese tan lejos de él sin comunicarse con nadie.

Porque era bien sabido que en Durmstrang no permitían quesus alumnos se comunicasen con ninguno de sus familiares hasta que fuesen lasvacaciones de navidad.

 

-vamos Scorpius
ya es hora de desayunar- dijo Albus al ver asu amigo tan deprimido.

Él también extrañaba a su prima, a su mejor amiga, a su casihermana. Al inicio le guardó un gran rencor a su prima por haberlo dejado a élcomo si nada, pero luego pensando todo, se dio cuenta que su prima lo quequería no era dañarlo, sino más bien, todo lo contrario, ella simplementequería alejarse de todo, de todas las cosas que le hacían daño a ella misma. Yél lo aceptó, tanto así que se había prometido que ni bien volviese a ver aRose, le diría que le disculpara por haber creído que ella lo había abandonado,por más que ella no comprendiese de lo que estuviera hablando.

Bajaron en silencio hacia el comedor, no un silencioincómodo, sino, más bien, todo lo contrario, Scorpius y Albus eran chicoscompletamente similares, ambos amaban el silencio y poder pensar sus problemascon tranquilidad, quizás por eso es que resultaron ser los mejores amigos aúnen contra de lo que toda su familia dijese.

-¡Albus!- exclamó una sonora Lily que venía corriendo desdeel otro lado del salón.

Él miró a su amigo rodando los ojos, su hermana era, es ysería completamente diferente a él. Ella era parecida a Rose al ser bulliciosa,alegre, pero nunca daba muestra de ningún tipo de madurez, no se podía entablaruna conversación razonable e interesante con aquella niña.

Fue por eso que Scorpius desistió de su idea de reemplazar aRose con la pequeña de los Potter, además que era hermana de su mejor amigo yexistía lo que era la lealtad entre hombres, muy parecido a la ley de nuncaestar con el ex de tu mejor amiga o amigo.

-¿Qué pasa Lily?- preguntó fastidiado Albus, no era un buendía. Odiaba ver a su mejor amigo devastado por la ausencia de su prima. Ytambién estaba el hecho de que él extrañaba a su mejor amiga. Desde que Rose sehabía ido, no había vuelta a acercarse a Alice, que era la mejor amiga de ella.Todo porque la única conexión que tenían era ella, Rose, la única einigualable, la inconfundible, la risueña, la divertida, la distraída, lainteligente, su prima Rose.

-mamá me envió una carta diciendo que en las vacacionesinvites a Scorpius a la cena de navidad, ya falta menos de una semana y debemospresentar los permisos hasta mañana- dijo ella mirando al mejor amigo de suhermano.

-lo siento Lily, es solo que, no me siento con ánimos decelebrar la navidad- dijo él cansinamente, no se sentía con ánimos de celebrarnada que no fuera un funeral, SU funeral.

-a
bueno- dijo ella suspirando con pena- entonces supongoque en la cena estaremos TODOS los primos y Teddy-

Ella se dio la vuelta lentamente, dándole tiempo a Scorpiuspara que entendiera el mensaje.

-espera un momento Lily- dijo él tomándola de la mano-dijiste
¿TODOS LOS PRIMOS?-

Ella asintió.

-sí, en todos los colegios se dan las vacaciones pornavidad
en TODOS los colegios- dándole énfasis a TODOS.

-¿quieres hablar claro Lily? No te entiendo nada- dijo Albusincómodo por el comportamiento infantil de su hermana.

-¡me refiero a que Rose también va a ir a la cena de navidadtonto!- dijo gritando a todo pulmón, tanto que muchos de los alumnos voltearona ver al trío. Ella se giró y se fue amargamente de allí.

Albus se giró para ver a su amigo, él tenía una sonrisa deoreja a oreja pero Scorpius se había quedado helado.

 

Albus movía la mano frente al rubio pero este no salía de suensoñación. Podría volver a ver a Rose en navidad. Olvidándose de Albus saliócorriendo a la lechucería.

Subió las escaleras corriendo y llamó a su lechuza. Unalechuza gris apareció en el alfeizar de la ventana esperando la carta quetodavía no había escrito.

-accio papel ypluma- gritó elevando su varita hacia la ventana que miraba su habitación.Luego de diez segundos los objetos invocados venían a toda velocidad.

Los cogió y se puso a escribir una carta sencilla dondeexplicaba a sus padres que no pasaría las navidades con ellos y que podríanirse de viaje con tranquilidad, que él se quedaría con Albus en su casa.

Se apresuró al atar la carta en la pata del ave y esta salióvolando rápidamente.

FIN
POR AHORA

¿BUENO?

Espero que les haya parecido bueno este capítulo, no creoque lo haga tan largo, no sé en qué estaba pensando con el título, pero es unomuy significativo, porque trata en realidad de lo que se verá en esta historia.

Les cuento que es la primera vez que escribo tantashistorias a la vez, tengo tres fanfics en mi cabeza y una historia propia queestá evolucionando con el tiempo, espero poder concretar pronto todas y que nose me vaya la inspiración, pero como siempre, tengo todas las ideas en tiemposde exámenes. Odio mi creatividad en estas fechas.

Nos leemos luego, espero les haya gustado

Ojalá y les guste lo suficiente como para dejarme un review.

Besos de *SombraPosion*

Hola chicos y chicas, he tenido que volver a subir este capítulo porque no me había dado cuenta que había estado mal...es decir se veía horrible, con mm's por todo lado, espero comprendan que no fue mi culpa :P

Ojalá les guste



Vestía una falda deflores, una blusa sencilla con el mismo diseño que la falda, y una chalinacolorinche bien atada al cuello.

En sus ojos se notabala tristeza que sentía por el acto que estaba cometiendo, pero lo necesitaba,debía irse de allí lo más antes posible, no podía quedarse más tiempo en aquellugar.

Aunque si él, llegabade improviso y le pedía que se quedara ella lo haría, siempre había sido así,esperaba a que él la notara, a que él le dijera que por fin estaba enamorado deella.

Pero las cosas nopasan como uno quiere.

Sonó el pitido deltren, anunciando que ya era hora de partir a su nuevo destino, un lugar frío ylleno de maldad, aunque también el único lugar donde estaría contenta y enacogida. O por lo menos eso era lo que ella esperaba.

Se despidió de unfuerte abrazo de su hermano; de su pequeña prima Lily, que para ella siempresería la hermana menor que nunca tuvo y que aunque fuese caprichosa y muyengreída para lo que acostumbraba ella, igual la quería; la despedida másdifícil para ella fue la de Albus, su primo denotaba profundo resentimientoante la decisión de ella, sentía y con mucha razón, que lo abandonabarepentinamente, cuando desde pequeños habían hecho la promesa de mantenersesiempre juntos.

-Albus yo
-

 

-ya debes irte- ledijo secamente.

Ella se acercó a él yle dio un tierno beso en la mejilla, lo abrazó y en un suave susurro le dijo

-aunque no quierascomprenderlo
debo irme, no puedo estar bien, no puedo estar tranquila si estáél junto a mí, no puedo- su voz se cortó.

Se separó de Albuspero unos brazos que la rodeaban la sujetaban a él.

-Rosie, promete queregresarás sana y salva y que nunca cambiarás ni un solo rizo de tus pelirrojoscabellos, promete que cuando regreses seguiremos siendo los mejores amigos comolo somos ahora- la voz llorosa de Albus hizo que las lágrimas salieran aborbotones de sus lindos ojos azules.

Ella asintió a todo loque decía Albus.

-nada podría cambiarlo mucho que te quiero ni nuestra amistad-

Sonó el tercer pitidoy se separaron, caminó tomada de la mano de Albus hasta la entrada.

-señorita Weasley-habló la directora- si usted desea puede desistir de esta
idea-

Rose miró a lacondescendiente profesora y le dio la más triste sonrisa en clara señal que loque más quería era dimitir de su decisión. Volteó a ver en dirección alcastillo, en la búsqueda de una cabellera rubia que viniese a frustrar suintento de fuga, pero nada, no encontró ni rastro de aquellos ojos grises quela transportaban a un mundo lejano ni el aroma que la embriagaba y hacía quequisiese tumbarse sobre él y olerlo todo el tiempo.

Suspiró resignada.

-es hora de partir-dijo mirando a Albus que tenía los ojos llorosos.

-cuídate Rose
teestaré esperando-

Ella asintió.

-regresaré paranavidad Albus, no te librarás de mí tan fácilmente- y se perdió su rojacabellera al ingresar al vagón que la llevaría a su nuevo destino.

-¡regresaré!- gritódesde dentro del tren mientras aún podía ver a su familia.

-¡regresaré!-

-¡regresaré!-

-¡regresaré!-

-¡Weasley!- la despertaron gritando y haciendo que seinterrumpiera su sueño, y aunque ella no lo quisiese admitir, su recuerdo.

Ella se levantó rápidamente y se apresuró a poner una posemilitar.

-¡Buenos días, Señor!- gritó la pelirroja con la voz muchomás gruesa, el semblante mucho más serio, la mirada mucho menos soñadora, sinel brillo en los ojos de antes.

-tranquila Weasley- dijo su amigo Berni al entrar a lahabitación de la joven.

-maldito infeliz, te voy a lanzar un imperdonable como mevuelvas a despertar de la misma manera- dijo ella riendo pero no como antes.

-veo que ya no eres la misma que ingresó a inicios de año
elcambio te sienta bien- dijo él mirando las ropas que llevaba Rose vestida enese momento.

Una blusa casi transparente y un short que no cubría másallá de cinco centímetros de piernas, dejando muy poco a la imaginación.

-es solo ropa de dormir- se defendió ella- pero tienesrazón
la mojigata de antes no se hubiese dejado ver nunca por un hombre enestas ropas- dijo ella acercándose sensualmente a su amigo.

-así es- dijo él rodeándola con los brazos por la cinturamientras ella se sentaba a horcajadas sobre él- pero confieso que me agradaesta nueva Rose, la anterior no hubiese soportado todo este tiempo enDurmstrang
veo que juntarte con Natas te hizo bien-

 

Ella lo besó en confirmación de sus deducciones, un beso queno significaba nada para ninguno de los dos pero un beso a final de cuentas.

-sí, el juntarte con Natas te ha hecho muy bien- sonrió él.

-¿quieres ver qué más me enseñó ella?- preguntó Rosemoviéndose lentamente sobre el cuerpo de Berni, rozando ambos miembros, tantolos de él como los de ella.

-pues, no en este momento dulzura, Malcolm te anda buscandopreocupado, se va por navidad y no te ha encontrado para despedirse de ti-

Rose se tensó al oír el nombre de su actual novio.

-por Merlín Santo- gritó ella cogiendo su varita y con unsimple hechizo se cambió a la ropa que normalmente usaba- se me olvidó porcompleto
y yo perdiendo el tiempo aquí contigo-

Berni hizo un puchero y ella sonrió ante la expresión de suamigo. Le dio un suave beso.

-tú y yo pasaremos toda una semana aquí, con la torre solopara los dos Berni, Natas tampoco se queda, ¿lo recuerdas?- y salió corriendocogiendo su chalina negra en el último momento.

-en verdad que has cambiado mucho, Weasley- dijo él con unasonrisa.

-¡accio saeta!- gritó Rose antes de salir del corredor.

Una escoba apareció frente a las escaleras y ellasimplemente saltó sobre ella con una sincronía que tan solo el mismísimo HarryPotter en el cáliz de fuego podía igualar.

Pasó volando por todo el colegio, tratando de llegar a laestación de trenes con la mayor velocidad.

No le interesaba empujar a las personas de ese colegio,después de todo, si no te cuidabas, eras un tonto. Ella lo aprendió a la malacuando ingresó y ahora era una de las principales en el colegio y quizás hastala más respetada por todos, después de Malcolm, por supuesto.

Malcolm Krum.

Un joven fuerte, fornido, alto, piel color blanca, cabellonegro azabache, ojos completamente negros (un cambio radical en ella si es quetoman en cuenta que los ojos de Scorpius son grises casi para blancos). Esdecir, digno hijo de Viktor Krum. Si se preguntan cómo es que Ron Weasley aceptóque su princesita estuviese con el hijo del ex novio de su esposa, pues,créanme, no lo sabe. Ya que no hay forma que los padres se contacten con sushijos mientras están en la escuela.

-¡Malcolm!- gritó ella desesperada al ver el cabello de sunovio ingresando por una de las puertas del vagón.

Él se giró rápidamente al oír la voz de la chica con la queestaba desde hacía unos meses.

-llegaste- dijo al verla caminando hacia él.

-lo siento mucho, me quedé dormida y ni bien me despertévine corriendo hacia aquí- dijo ella abrazándolo.

-¿Por qué no estoy seguro de que eso es lo que haya pasadocon exactitud?- preguntó él un poco fastidiado.

-porque estás intentado leer mi mente y no te lo estoypermitiendo, pero créeme, me quedé dormida y recién me he despertado-

El puchero que puso ella hizo que cesara con el intento deLegeremancia y la besó. Era muy cuidadoso con ella; sabía que, por más que ellano lo demostrase, era delicada como la flor por la cual llevaba su nombre.

-adoro esos besos- dijo ella separándose de su novio- losvoy a extrañar en la semana-

 

-para eso tienes a Berni
él se quedará contigo durante estasemana y podrás divertirte con él mientras no esté- dijo él con tranquilidad.

Ella le sonrió pero eso no la hizo sentir menos incómoda. Larelación que tenía con Krum era extraña para ella, a pesar que ya llevaban unosmeses juntos.

-tienes razón, pero él no se compara a ti ni en un pelo-dijo ella acercándose más de lo debido a su novio, rozando sus cuerpos.

Él la abrazó, pegándola más hacia él si eso era posible yempezó a besarle el cuello y el lóbulo de la oreja derecha, haciendo excitar aRose.

-para que me extrañes más- dijo él besándola luego en loslabios.

Ella sonrió y vio cómo desaparecía su novio, al que nuncaquiso, al que no quiere y al que no querrá nunca.

Decidió regresar caminando por el sendero de piedras que había desde laestación hasta el colegio.

Caminaba pensando tristemente en que nunca podría querer aalguien como tan solo lo quería a él, a aquel hombre que le rompió su jovencorazón.

Caminaba velozmente,estaba cansada de buscarlo pero aun así seguía haciéndolo. Se había decidido adar el primer paso, aunque ello significase avergonzarse de por vida poraquello, no podía soportar más los sentimientos por él.

Cruzó un salón vacío ylo pasó, pero un reflejo de luz la hizo detenerse. Entró sin llamar a la puertapara evitar dar a conocer su presencia. Creyó que era una Doxy, desde hacíapoco los alumnos hablaban de que se daban algunos avistamientos por estasépocas y siempre quiso ver uno.

Pero no creyó que alentrar, se encontraría con lo más doloroso que podía alguna vez ver.

Scorpius y MelissaBloom se besaban. No soportó ver más allá de dos segundos aquella escena ysalió corriendo de ese lugar.

Lloró, lloró por todoel camino que la llevaba hacia su habitación de prefecta.

No quiso hablar connadie el último día de clases. Fue la primera en abordar el tren y la última enbajar, de más está en decir que no se sentó en el mismo vagón que sus primos yamigos.

Cuando la fueron abuscar a la estación, les dio una rápida mirada a sus tíos con una sonrisafeliz, la primera desde que había visto todo aquello.

Pudo ver por elrabillo del ojo que su primo Albus y su mejor amigo se acercaba a ellarápidamente. Miró a su padre con una mirada de disculpa y corrió hacia lachimenea más cercana. Cogió los polvos flu y desapareció entre unas llamaradasverdes.

Lo siguiente que supofue que su padre se volvió como loco interrogando a Albus y hasta a Malfoy porel comportamiento de su hija.

No salía de suhabitación, nunca lo hizo en todo el verano. Se dedicó a estudiar y estudiardurante todas las vacaciones lo que estudiarían en sexto año. Fue tanto así,que hasta pidió por catálogo los libros de sétimo año (que llevaría elsiguiente año) y cuando los terminó pidió a su madre, mientras ella le llevabael almuerzo, que le consiguiese los exámenes para los ÉXTASIS que tendría quedar.

Hermione estabapreocupada, si bien su hija siempre estudiaba en las vacaciones nunca era deesa manera.

Todos los días ibaAlbus a buscarla a su casa para tratar de conversar con ella pero ella senegaba a siquiera verlo, esa situación preocupó aún más a su madre.

 

Cuando llegó la fechade regreso de clases, Rose salió por primera vez de su cuarto, se le veíapálida y más delgada de lo que nunca en su vida fue.

Sonrió con malicia ante el recuerdo que acababa de tener.

Miró hacia el colegio que se levantaba en la cima de unagran montaña y se detuvo viendo el paisaje, se miró a sí misma y notó una gran diferencia,la misma que veía en ella Berni, ya no era la misma Rose de siempre, ya no erala misma que una vez estuvo enamorada de Malfoy. Ahora era más fuerte, ahoraera más hermosa, ahora era más segura de sí misma. El control que tenía demagia la hacía digna de llamarse Weasley Granger.



Ojalá les haya gustado y dejen sus comentarios :D

Besos

*SombraPosion*

Perdón por no haber actualizado el día de ayer :( hoy me voy de viaje y he estado a full estos días, espero y me entiendan :D ojalá les guste este capítulo


Capítulo 3


Bajó del tren emocionado, buscando una cabeza pelirroja muybrillante y con una sonrisa enorme por verlo.

Vio a sus tíos por un lado saludando con un abrazo inmenso asu primo Hugo y fue corriendo hacia ellos esperando ver a la persona que tantoanhelaba.

-hola tíos
¿y Rose?- preguntó sin darle mucha importanciaal saludo.

Sus tíos se miraron entre ellos con una sonrisa de oreja aoreja, al parecer no fueron los únicos que extrañaron a su hija.

-Rose va a venir para navidad, en esa fecha recién puedensalir del colegio
no es como en Hogwarts- dijo Hermione con dulzura a susobrino.

-sí
ese colegio no es para nada como Hogwarts- dijo Ron conla voz triste. Era la persona más apegada, quizás tanto como Albus, a su hija yel no poder saber de ella durante cuatro meses le ponía los pelos de punta. Élnunca estuvo de acuerdo con la decisión de su hija de irse a estudiar a unlugar tan oscuro como Durmstrang, pero como digna hija de Hermione Granger,hizo respetar su decisión.

Era la noche de navidad, toda la familia estaba reunida;incluyendo a Charlie que de vez en cuando venía y a Scorpius que desde laamistad entablada con Albus era considerado un Potter más, por ende, pertenecíaa la familia también.

-¿Por qué no llega Rosie, tía Hermione?- preguntó una risueñaLily anhelante por la llegada de su prima.

-se supone que ya debería haber llegado, Viktor me dijo quellegan siempre a las ocho de la noche-dijo ella.

-¡¿te has comunicado con Krum?!- preguntó, mejor dicho,gritó Ron al escuchar la conversación que mantenía su sobrina con su esposa.

-no, Ron, cálmate
lo llamé el primer día de clases parasaber cómo funcionaba el colegio, solo por eso-

Ron estaba rojo pero no contestó nada, estaba con la cabezallena por la espera de su hija.

-¿Por qué no llegará Rose?- preguntó Scorpius a su mejoramigo en voz baja para que nadie lo escuchara.

-tranquilízate Scorpius, que estás más nervioso por lallegada de Rose que el tío Ronald- dijo Albus riéndose por la expresión depreocupación, nerviosismo y ansiedad que tenía el rubio a su lado.

Diez de la noche y las personas en la madriguera empezaban apreocuparse.

Los Malfoy, es decir, los padres de Scorpius llegaron tanelegantes como siempre a la celebración de navidad.

 

Ya era costumbre que también se unieran en la casa de losWeasley, pues argumentaban que no les gustaba pasar la navidad sin su únicohijo. Las rencillas de colegio ya estaban acabadas, con excepción de Ronald,que por alguna razón no dejaba de odiar a Draco y viceversa. Aunque ya senotaba que comenzaban a soportarse, pero el molestarse entre ellos era algoinnato.

-Hermione, ¿no se supone que tu hija ya debería estar acá?Mi hermana me comunicó hace menos de dos minutos que su hijo llegó a las ochocomo todos los años y Beauxbatons usa el mismo medio que los de Durmstrang-

-se supone que sí, Astoria. Pero no he sabido nada de ellaaún
espero que no haya pasado nada malo- dijo la afligida madre.

-bueno, tranquila querida, seguramente no había terminado dealistar su maleta y aún está esperando por usar la red flu
sabes cómo secongestiona esa red en estas fechas- dijo Astoria con tono condescendiente,tratando de calmar a su nueva amiga.

-eso espero
-

-ya debería haber llegado mamá
no entiendo por qué no llega,son las once- dijo Ron mientras conversaba con su madre en la cocina.

Necesitaba distraerse un rato y decidió entrar a ayudar a suvieja madre cuando llegaron los Scamander a la madriguera.

-Ronald, no pasa nada, a Rosie siempre le gusta hacerentradas espectaculares, seguramente quiere sorprendernos con algo nuevo quehaya aprendido en el colegio este año- dijo su madre sonriéndole, tratando deocultar la preocupación que le embargaba a ella también.

Él sonrió y le pasó más platos.

-diez para las doce, Mione, y Rosie no viene- dijo Ronald.

No había nadie en la madriguera que no estuviese a laexpectativa de la llegada de la mayor del matrimonio Weasley Granger.

Una pequeña luz entró al lugar donde todos estabancongregados.

-te dije que haría una entrada sorprendente- dijo Mollyabuela a su hijo Ronald con una gran sonrisa.

La luz se transformó en varias formas, primera unacomadreja, pasando por un león, luego una lechuza y por último un dragón.Sorpresivamente volvió a cambiar tomando la forma entera de Rose Weasley.

El ente miró a todos en el salón, salió corriendo a abrazara su padre y este la recibió con los brazos abiertos, y al cerrarlos traspasóel cuerpo de Rose, confirmándole a todos que no era nada más que un patronus decuerpo entero personal*.

La Rose plateada sonrió fríamente.

-hola papi- dijo con la voz más dulce que tenía- hola mami,abuela Molly, abuelo Arthur, tío Charlie, tío George, tía angelina, es un gustoverlos; tío Harry, tía Ginny, tío Percy, tía Audrey, tío Neville, tía Hannah,tía Fleur, tío Bill, hola Dominique, Louis, Victorie, es bueno verte Teddy,hola tía Luna, tío Rolf, hola Lorcan, Lyssander, Molly, Lucy, Lily, James,Fred, Roxanne, hola Alice*, hola Frank*, señores Malfoy, buenas noches- luego corrióa los brazos de su mejor amigo ignorando por completo a la persona que estaba asu lado- Albus
te extrañé mucho- dijo feliz de verlo- pero
aquí falta alguien,¿dónde está mi Hugo?- preguntó.

-no quiso
no quiso bajar hijita- dijo su padretartamudeando.

-oh
supongo que seguirá molesto por lo que le dije- dijo ella.

-¿le dijiste algo a tu hermano, Rosie?- preguntó su madretratando de recobrar la compostura tras ver la aparición en plateada y casitransparente de su hija.

 

-sí, hablé con él ayer por la noche
-

-pero no puedes comunicarte con nadie mientras estás en elcolegio, eso es lo que nos dijeron- dijo su padre interrumpiéndola.

-pues sí, pero ser la novia de Malcolm y que este sea hijodel director, tiene sus ventajas papi- dijo Rose como si no estuviese soltandola noticia más importante de todas, en especial para dos personas: Para supadre que se enteraba que su hija salía con el hijo del ex de su esposa y paraScorpius, quien se enteraba que el amor de su vida, la chica por la cual habíaestado viviendo todos estos meses como un inferí, tenía otro a su lado que nofuese él.

La madre de Scorpius giró el rostro en busca de la de suhijo, y pudo confirmar sus sospechas, él estaba enamorado de ella. Pero quépudo haber pasado para que Rose Weasley dejase de querer a su hijo, porque side algo se había dado cuenta desde hacía buen tiempo, era que la hija deHermione estaba enamorada de su hijo, o al menos lo había estado.

-pero
pero- tartamudeó Ron.

-oh Rose, eso es genial- dijo Fred- ¡podrás llevarnos a verlos partidos de quiditch que queramos!-

-cuando no tú, Fred
te extrañé primito- dijo Rose.

-¡eh, que soy dos años mayor que tú!- dijo él.

-y mucho más inmaduro también- dijo Roxanne golpeándole lacabeza con un palmazo. Ella también estaba atenta a la reacción que habíatenido el mejor amigo de Albus ante la noticia. Es más, casi todas las primasWeasley, incluyendo a Alice, habían visto a Scorpius ni bien Rose lanzó aquellanoticia.

-bueno, no tengo mucho tiempo- dijo Rose.

-pero nenita, ¿por qué no llegas aún? Ya son casi las doce-dijo el abuelo Arthur.

-lo siento abuelo, es que no voy a regresar a la madriguerahoy
he decidido quedarme por acá hasta el siguiente año
que es cuando regrese aHogwarts, tengo mucho que aprender y tengo toda la biblioteca para mí sola, yaque solo dos personas, contando conmigo, nos hemos quedado-

-hija, ¡no puedes hacer eso! ¡Esa es decisión de tus padres,no tuya!- gritó Hermione.

-lamento decirte madre- habló dejando de lado su voz dulce yponiendo una voz seria que nunca antes habían escuchado en ella- que Durmstrangno es Hogwarts, y que acá, los padres no son más que simples espectadores antelas decisiones que tomen los hijos con respecto a SUS vidas- dijo remarcando lapalabra SUS- así que por eso me quedo
los veo el próximo año en la estación cuandoesté de regreso a Hogwarts, porque en vacaciones mi profesor de Magia Negra meha pedido que trabaje como su ayudante, pues dice que soy una experta en lamateria y que me puede instruir bien en lo que transcurre mi vida académica-dijo una sonriente Rose.

Decir que las bocas de todos los presentes, incluyendo la delos Malfoy, estaban abiertas en más de 180 grados es poco. El mencionar elcurso de Magia Negra había dejado a todos, TODOS los presentes sorprendidos. Sesabía que en ese colegio, el uso de ese tipo de magia estaba permitido, peroque la impartiesen era algo que nadie sabía, con excepción de los padres de losalumnos, aunque Rose nunca se los había mencionado, hasta ahora.

-por favor, no se sorprendan
donde hay luz siempre hayoscuridad; y yo prefiero conocer todo para poder después saber a lo que uno seenfrenta, ¿no es así tío Harry? Usted mejor que nadie debe saber eso, ya que esel jefe de la Oficina de Aurores- el aludido asintió sorprendido por el cambiode su sobrina.

 

-y otra cosa más
me estaba olvidando, soy animaga, mamá, meconvierto en un dragón, es algo único según mi profesor de Transformaciones, yaque dice que
-

-que no se puede convertir en un animal mágico debido a las restriccionesde la naturaleza mágica que todo mago tiene- la interrumpió Hermione.

-así es, ¿no te parece genial? Me falta algo más, sé que meestoy olvidando de decirles algo
déjenme ver, ya les dije del trabajo comoayudante, que soy animaga, que mi novio es Malcolm- dijo mirando de reojo aScorpius, aunque no supo entender la expresión que puso este- a, sí, tengo unapropuesta por parte del director para estudiar el próximo año en el colegio-

Todos pegaron el grito al cielo, tanto así que el mismoVoldemort lo sintió desde su tumba.

-¡estás loca Rosebud Jane Weasley Granger!- gritó su padrecompletamente enojado.

-papi, cálmate, les dije que preguntaría a mis padres si esque me daban permiso, pero supongo que no me la darán, así que mañana mismo lesdiré que declino a su oferta-

-más te vale jovencita- dijo su madre.

-bueno, ahora sí, eso es todo, ya me
-

-¡Rose!- gritó una personita que bajaba por las escalerasvelozmente.

Corrió hasta su hermana y la abrazó sin importarle queprácticamente estuviera abrazándose a sí mismo.

-Hugo- dijo una melancólica Rose. Si bien ellos no eran muycariñosos, se tenían mucha estima y eran quizás, los hermanos más unidos entoda la familia Weasley, quizás un poco más que como lo eran los gemelos Fred y George en su tiempo.

-cuídate mucho Rosie
por favor-

-Hugo, ya te dije que no me digas así
está bien, me voy acuidar, te lo prometo- dijo ella y entre los brazos de su hermano, desapareció.

Hugo y todos se quedaron viendo fijamente el punto dondeRose había desaparecido.

Nadie se dio cuenta cuando Hugo cogió su varita y con unexpelliarmus mandó a volar a Scorpius por los aires.

Scorpius Malfoy cayó como un saco de papas en el suelo.

Se levantó como pudo y miró con odio profundo al Weasleyhermano de la chica que le había roto el corazón en la noche de navidad.

-¡¿Qué demonios te pasa Hugo?!- gritó desde su posición.

-eso
es para que sepas que si vuelves a lastimar a mihermana, te la verás conmigo- y con esto Hugo guardó su varita y se fue hacialas escaleras en dirección a su cuarto, dejando a Scorpius muy confundido aligual que todos los presentes.

Solo una persona se quedó pensativa.

-¿Qué habrás hecho sin darte siquiera cuenta hijo?- sepreguntaba Astoria.

El reloj marcó las doce pero nadie en la casa, ni siquieraGeorge, tenía ganas de celebrar.



Ojalá les haya gustado, no tiene mucha información pero, algo es algo, no?? Como que ya va siendo hora para que aparezca Rose, ¿no les parece? ijijiji

besos

*SombraPosion*

Perdón, perdón, perdón, perdón...sé que no l merezco por haberlos hecho esperar pero al menos ya tengo avanzado gran parte de la historia y espero poder publicar más constantemente :D ojalá les gusteeste capítulo, aquí van a empezar a conocer a la nueva y mejorada Rose, al menos un poquito :P

 

Capítulo 4

-Hugo- llamó Lily a la puerta de la habitación donde suprimo y mejor amigo estaba.

Tocó un par de veces más y decidió abrir la puerta sin queél le diese el respectivo permiso. Entró sigilosamente y pudo verlo a élconversando con la misma luz plateada que había enviado Rose hacía unas horas.

La imagen de Rose se notaba triste, llorosa y con un dolorenorme.

-Rosie
no llores más, sabes que no soporto verte así- ledijo Hugo con la voz quebrada a su hermana.

-lo siento Huguito
es que no puedo, el simple hecho de verlome ha
- soltó un gemido de dolor- creí que ya lo había olvidado Hugo, pero nopuedo, no lo he podido hacer, necesitaba olvidarlo
realmente necesitabahacerlo, necesito hacerlo-

Vio a Hugo acariciar levemente el rostro de su prima Rose.

-¿es por eso que estás con Krum?- le preguntó.

La imagen asintió.

-Rose
no puedes hacer eso, quién sabe si en verdad estáenamorado él de ti
estás haciendo lo mismo que el hurón te hizo a ti- dijoamargamente.

-¿Hurón?- Se preguntó Lily a sí misma.

Eso daba a entender por qué Hugo había atacado de esa maneraa Scorpius y por qué Rose no se dignó a saludarlo en la sala.

-me tengo que ir, ya nos están llamando a cenar- dijo laimagen de su prima.

-sí
Rosie, nos vemos el siguiente año- Hugo trató de esbozaruna sonrisa pero solo le salió una mueca triste.

-no te pongas así, Hugo
verás que el tiempo pasa rápido- ycon eso, la imagen de su prima desapareció.

Hugo giró para dirigirse a su cama y vio a Lily agazapadatras sus mantas.

-¿Qué haces aquí?- preguntó él con furia.

-yo
yo- se miró las manos y le enseñó la bandeja de comidaque le había llevado- te traje esto-

Había una pierna de pavo, una taza con chocolate caliente yun trozo de pie de manzana que la abuela Molly siempre cocinaba como postreespecial.

-gracias
pero no tengo hambre- dijo él con la voz pesada.

-¿Hugo Weasley sin hambre? Eso no puede ser posible ¿Quésucede Huge?- preguntó ella usando el apodo que ella inventó cuando eranpequeños.

Él negó con la cabeza diciéndole que no tenía ganas dehablar. Lily dejó la comida en la mesa al lado de la cama y se colocó al ladode su primo.

-¿Por qué no me dices lo que te está haciendo sentir malHugo? Soy tu mejor amiga
nos contamos todo ¿Por qué ahora esto es diferente?-preguntó Lily mientras jugaba con el cabello de su primo.

-no soporto ver a mi hermana llorar y yo no poder hacernada-

-creo que abajo demostraste que puedes hacer más que nada-dijo ella tratando de animarlo.

-lo que le hice al maldito de Malfoy no es ni la mitad de loque en verdad quería hacerle- gruñó Hugo.

-¿Qué ha hecho Malfoy, Hugo? ¿Qué es lo que ha hecho queRose no quiera volver a verlo, hablarle o regresar a casa?-

Él suspiró fuertemente.

-prométeme que no se lo vas a decir a nadie, nunca en lavida-

Ella asintió.

-Rose lo vio a él besándose con Melissa Bloom el día que leiba a decir que estaba enamorada de él-

Lily se llevó una mano a la boca demostrando que estabacompletamente sorprendida y sus ojos se pusieron rojos por completo.

 

-por eso se fue- dedujo la pelirroja apenada. Hugo asintió.

-no vino- susurró para sí mismo Scorpius una vez seencontraba echado en su cama. Toda la noche de navidad se la había pasadoentristecido por la falta de la pelirroja y por qué no decirlo, por la noticiade su noviazgo con Krum.

Unos golpes en su puerta lo sacaron de sus pensamientos.

-hijo, ¿puedo pasar?-

-claro madre- dijo recuperando la máscara imperturbable quellevaba como rostro cada vez que estaba con alguien.

-¿Cómo te encuentras?- le preguntó.

-bien- contestó escuetamente, sin ninguna sinceridad en suvoz.

-no entiendo a esa niña- dijo Astoria como si estuviesehablando más para sí misma que para Scorpius- siempre creí que tú eras quien legustaba-

Scorpius observó a su madre con interés. A pesar de que lamujer era una romántica empedernida y siempre había soñado para él una historiaal estilo muggle, nunca se equivocaba con sus percepciones.

-supongo que esta vez te equivocaste, mamá- dijo echándoseen su cama.

Astoria lo miró atentamente, como si él fuese el causante delos problemas pero sin darse realmente cuenta.

-no hiciste nada malo, ¿no es así?-

Su hijo la fulminó con la mirada sentándose sobre su cama.

-madre, yo siempre he querido a Rose y tú lo sabes, lo sabesy lo notaste desde la primera vez que la vimos en el tren en mi primer año enHogwarts, cuando me miró por primera vez, cuando nos hablamos en el tren,cuando me tomó de la mano para llevarme hacia el mismo bote con ella, desdeaquella vez estoy enamorado- el muchacho suspiró pesadamente- al parecer yo soloera para ella un amigo más, como todos sus primos-

Astoria le dio un suave beso en la coronilla a modo dedespedida y lo arropó con la frazada.

-¿sabes algo? Si es que en verdad no ha pasado nada y tú enverdad la quieres, espérala un poco de tiempo más, y cuando hablen frente afrente y que ella te diga que no siente nada por ti, pues ahí será tiempo paradejarla, antes no- su hijo iba a replicar pero no se lo permitió- un amor comoel que tú sientes por Rose Weasley no puedes permitir que se acabe así desimple, no es justo lo que hacías con todas las chicas con las que salías ycada vez ha sido peor, te has ido secando poco a poco, lo que tú necesitas nolo vas a encontrar en otra, solo en una- volvió a darle un beso- buenas nocheshijo-

-buenas noches, madre- cuando salió Astoria de suhabitación, Scorpius se acomodó de lado mirando hacia la luna que brillaba ensu ventana- buenas noches
Rose- dijo cerrando los ojos rogando que llegara allugar donde estaba la pelirroja.

-¿hablaste ya con tus padres?- preguntó Berni entrando alcuarto de la pelirroja.

-así es- dijo ella sin mirarlo.

-¿les dijiste lo de quedarte el otro año?-

Rose suspiró derrotada.

-sí, pero no aceptaron, dicen que es imposible que pase unaño más en Durmstrang y que no permitirán mi traslado, así que sétimo año lollevaré en el maldito Hogwarts-

-hey, no es tan malo- dijo Berni acunando a su amiga en supecho-solo será un año, luego vendrás de nuevo para continuar con nuestrosestudios-

Rose asintió.

-pero
-

-no querías volver a verlo, ¿no es así?- ella asintió.

Berni era la única persona además de Natas y Malcolm, enDurmstrang, que sabía el verdadero motivo por el cual ella había decididoconvertirse en una estudiante de intercambio. La habían ayudado con eso, lehabían dado la fuerza necesaria para cambiar su personalidad, para cambiar suestilo, para que no se dejase vencer por nada ni por nadie.

 

-muñeca- le dijo Berni dándole un suave beso en la mejilla-es un idiota y tú no mereces estar con un idiota-

-estoy con Malcolm- dijo Rose haciendo reír a su mejoramigo.

-ese es un caso aparte- dijo divertido- el hecho es
que túno debes estar así por un tonto que no te elije, Rose, ya te hemos demostradoque eres hermosa y que todos acá en Durmstrang te desean más que a Natasinclusive
así que olvida a ese patán que una vez te lastimó y comienza a vivirtu vida como lo que realmente eres, como la Rose Weasley que todos enDurmstrang conocemos y deseamos-

-si Natas te escuchara hablar así te cuelga de lostestículos-

-es una suerte entonces que a mi mejor amiga no se le va lalengua frente a ella-

-recuerda que ella también es mi mejor amiga y noscompartimos muchos secretos
-

-y novios- dijo interrumpiéndola por lo cual se ganó ungolpe por parte de la pelirroja- Weasley, eso duele
recuerda que llevastedefensa personal y que avanzaste al mismo nivel que Krum- dijo su mejor amigodivertido.

-entonces no digas tonterías-

El muchacho se puso serio.

-puedo
¿puedo preguntarte algo, Rose?-

-claro, dime- le contestó sin mirarlo.

-¿fue con Malcolm con quien perdiste la virginidad?-

Rose giró su mirada hacia él mirándolo atentamente y sesonrojó intensamente.

-falta menos de un mes- dijo Scorpius a su mejor amigo,aunque este no le entendió nada.

-¿para qué Scor?- preguntó sin mucho interés.

-para las vacaciones, para que termine el año y empecemosdentro de poco el sétimo año, para
-

-¿por qué mejor no dices que falta un mes para que llegueRose?-

El rubio lo miró exasperado.

-porque en un mes no va a llegar ella
qué acaso no recuerdasque se iba a quedar a ayudar a su maestro de "Magia Negra"- dijo haciendocomillas con los dedos.

-pues espero que no se apegue mucho a esos estudios- dijoAlbus- no me gustaría que mi prima regrese cambiada a lo que realmente era-

-Rose no es así- aseguró Scorpius- ella no cambiaría pornada-

-bien Ro- dijo Natas terminando de maquillar a su mejoramiga- con esto estás preciosa-

-gracias Nates- le dijo Rose. Esa era la forma en que ellallamaba su mejor amiga, al igual que esta le decía Ro- eres estupenda-

-lo sé, lo sé
pero recuerda que es un maquillaje mágico, site lo quieres quitar solo lo puedes hacer con
-

-magia, lo sé- le dijo abrazándola- no sabes cuánto los voya extrañar-

-yo también amiga, pero debes ir a ese colegio tuyo ydemostrar quién es en realidad Rose Weasley- le dijo tomándola de loshombros-no dejes que nadie te haga regresar a lo que eras-

-por supuesto que no- dijo Rose tornándose seria.

-señoritas, es hora- dijo la voz de Berni proveniente de lasafueras del cuarto de Rose.

-ya salimos- le contestó su novia, Natas- ¿tienes toda tunueva ropa? - Rose asintió- ¿maquillaje, revistas, varita, libros de hechizospara que practiques? Porque dudo que en ese colegio tuyo te enseñen lonecesario-

 

-lo sé, será una tortura llevar "Defensa Contra las ArtesOscuras"- dijo tornando burlesca su voz mientras mencionaba el nombre delcurso- cuando la Magia Negra no tiene nada de malo una vez que la sabes usar-

-es que no tienen maestros lo suficientemente buenos comopara que enseñen ese curso- se burló detrás de ellos Malcolm entrado junto conBerni.

-creí haberles dicho que ya era hora- dijo Berni abrazandonuevamente a su mejor amiga.

-nos distrajimos hablando- se excusó Rose.

-Rose, ¿podemos hablar?- preguntó su ahora ex novio.

-claro- dijo ella.

Sus dos amigos salieron del cuarto asegurándoles que losesperarían en el recibidor.

-¿Qué ocurre Malcolm?-

-¿seremos amigos aún?-

Ella se acercó a él.

-por supuesto que sí, Mal- le dijo ella juntando su rostrocon el de su ex novio- siempre serás un buen amigo mío-

Él la abrazó de la cintura y la sentó sobre él.

-si me entero que ese ex amigo tuyo vuelve a hacerte daño,viajo hasta Hogwarts a partirle la cara- dijo con tono amenazante.

-tranquilo, que si alguien me hace algo, yo misma me voy aencargar de esa persona-

-así me gusta- dijo él dándole un beso en la mejilla- ahoravamos, que mi padre quiere despedirse también de ti-

-¿Qué dice sobre que ya no somos novios?-

-que le hubiese gustado que fuéramos hermanos, pero que yano tiene de otra que aceptar-

Rose rio a carcajada limpia siendo acompañada de su exnovio.

-¿sigue con lo mismo?- rio nuevamente la pelirroja- sihubiese sabido antes que tu padre fue el ex de mi madre, nunca hubiese estadocontigo Mal-

-felizmente no lo supiste hasta que me aceptaste- rio él.

Caminaron hasta donde estaban sus amigos y fueron a ladirección a despedirse del director y de paso poder viajar por red flu hasta laestación de King's Cross.

-¿puedes calmarte? Estás nuevamente como el tío Ron- le dijopor décima vez Albus mientras Scorpius hacía caso omiso a cualquiera deaquellas veces.

-ya debe estar por llegar- dijo Ron a las espaldas de losmuchachos.

Toda la familia Weasley estaba reunida en medio de laestación a la espera que la hija mayor del matrimonio Weasley Granger hicierasu aparición.

A unos metros de donde estaban, cuatro magos vestidos concapas negras salían de una chimenea causando que los que estaban caminando poresa zona decidieran cambiar de rumbo e irse por cualquier otro camino.

-con que esto es la estación para ir a Hogwarts- exclamóNatas, era alta, de cabello negro y mechones del color rojo del mismo tono decabello del de su mejor amiga, tez clara, con unos ojos más oscuros que lanoche de luna nueva; vestía una chaqueta negra de cuero, con unas botas hastala rodilla y un short que hacía juego con la chaqueta, con un polo blanco conestampado negro que decía "MN" pero cuando uno se fijaba bien, las letrascambiaban a Magia Negra con toda la frase completa, cubierta por una capanegra.

-es muy desordenado- exclamó Berni que vestía con un trajenegro por completo y una capa negra que hacía recordar la vestimenta de losantiguos seguidores de Voldemort, solo faltaba la máscara para que lavestimenta estuviese completa.

-supongo que Hogwarts también será así- dijo Malcolmtomándola de la cintura como habían acordado. Él vestía, al igual que Berni,todo de negro con la capa ondulante pero en la mano llevaba un anillo decalavera.

 

-cada año empeora la situación- terminó Rose, hablandodespectivamente. Vestía una capa negra que la cubría del todo por la espalda,con unas botas hasta tres dedos sobre la rodilla de color negro y con tacoaguja, una falda que le cubría con exactitud lo que no debía mostrarse, unacamiseta negra de tiras con letras plateadas que decía "Durmstrang" y con lainsignia del colegio titilando de vez en cuando, con una diadema de plataennegrecida con una piedra de Ónix en el centro brillando a todo su resplandor,su cabello rojo tenía mechones de color negro del mismo tono que el cabello desu amiga, bajo la capa llevaba la misma cazadora de cuero negro que su amigavestía, aunque esta le quedaba mucho mejor a Rose por su cuerpo más estilizadoy deportivo. Porque sí, Rose Weasley cuando había llegado a Durmstrang habíasido una debilucha sin remedio que no sabía ni levantar una mano contra alguienque la atacase, pero luego de muchas situaciones, había revertido eso con ayudade sus dos amigos y de su novio que la ayudó a entrenarse en combate- muggle ymágico- por lo que ahora tenía un cuerpo esculpido como solo los dioses podríanhacerla.

-allá está mi familia- dijo Rose mientras caminaba seguidade sus tres amigos.

-ella
¿ella es Rose?- preguntó Lily mirando con temor a loscuatro que se acercaban hacia su familia.

Todos los rostros de los que esperaban el regreso de Rose;es decir, todos los Weasley Potter, los Malfoy, los Scamander y los Longbottom,giraron hacia el lugar donde la pequeña Potter miraba. Al verlos inmediatamentelos adultos y Albus con Scorpius que tenían ya permiso para hacer magia fuerade la escuela levantaron sus varitas hacia el grupo de cuatro magos.

Rose y sus amigos observaron con una sonrisa como la familiade la pelirroja y sus conocidos los apuntaban con las varitas como si fuesenpeligrosos. Rieron entre los cuatro causando estupor y miedo a todos los quelos observaban.

Levantaron los cuatro la mano derecha en señal de rendiciónpero las bajaron inmediatamente haciendo que una gran cantidad de aire chocaracontra todos los que habían levantado sus varitas y estas cayeran al suelo comosi no hubiesen estado siendo sujetas por nadie.

Todos en la estación se quedaron estupefactos ante aquellademostración de magia.

Los cuatro se sacaron el cubre todo que los cubría hasta lacabeza y sonrieron.

-no es justo Rose, por qué tu familia te recibe así y a mílo hace con un abrazo sofocante- se quejó Natas mientras reía junto con suamiga por la cara de sus familiares.

-es cierto, es el mejor recibimiento que hemos visto enmucho tiempo- aseguró Berni.

-Rose, ¿eres tú?- preguntó su padre asombrado al ver a lajoven pelirroja que reía con una sonrisa macabra y su cabello con aquellosarreglos.

-hay padre
sigues siendo tan infantil- dijo Rose mientrassus amigos reían ante el comentario- está bien que haya cambiado un poco, perotampoco es para tanto-

Todos sus conocidos seguían sin poder creer que la joven ala que conocían: la risueña, carismática, bondadosa, agradable Rose Weasley;fuera la mujer que se mostraba ante ellos: fría, calculadora, distante.

-hijita- dijo Hermione corriendo a abrazar a su menor hija.

-y empezamos con los abrazos- dijo la pelirroja a sus amigoscon desdén haciendo que estos rían con mayor intensidad.

 

Hermione se paró inmediatamente en el camino hacia su hijasin poder creer cómo era que su pequeña había cambiado tanto; sin embargo, aRon no le interesó, abrazó a su hija como tanto había querido y esta se dejóabrazar por su padre, pegó su rostro al pecho del enorme señor Weasley y seacunó como cuando niña. Se había prometido que con la única persona que nuncacambiaría, por más que tuviese que hacerlo, sería con su padre.

Una vez su madre vio eso, se acercó a su hija a abrazarla,pero esta la atendió con frialdad. Sus amigos y demás familiares seguían sinpoder creer el cambio que había causado Durmstrang en Rose y el trato que lesdaba, incluso Hugo y Lily se habían dado cuenta que Rose no los había abrazadocomo ella siempre hacía.

-al fin- exclamó Rose soltando su cubre todo y con unmovimiento de mano encogiéndolo para meterlo a su bolso.

-hija ¿Cómo has aprendido a hacer magia sin usar la varita?-preguntó su madre, ya que esa magia era muy avanzada y casi nadie la podíarealizar.

-aunque domine la magia sin el uso de la varita
en estosmomentos sí la estoy usando, madre- dijo Rose señalando un punto en su brazo,al ver el rostro interrogante de su familia estiró el brazo derecho y lesmostró una pequeña cicatriz que tenía al lado de la venay con la mano izquierda abrió la pequeña costra que se habíaformado y de allí sacó la varita, haciendo que su madre cerrase los ojos y quemuchos de sus familiares sintieran arcadas.

Vio a sus amigos de reojo y ellos sonrieron divertidos. Todoera muy gracioso para ellos, ya que en Durmstrang acostumbraban a llevar lasvaritas de esa manera los que tenían un nivel avanzado de control de su magia yeran dignos de admiración los que tuvieran aquellas cicatrices.

-es mucho más seguro llevarla aquí- dijo colocándolanuevamente en su lugar- que en la túnica-

-eso es
impresionante hijita- dijo Ron conteniéndose de nodecir la palabra que realmente quería decir.

-¿impresionante? Eso es perturbador y repugnante- dijo Ginnymirando asombrada a su sobrina.

-discúlpeme, señora Potter- dijo Malcolm- pero no nos gustaque las enseñanzas que dan en Durmstrang sean insultadas, ninguno de nosotroshemos dicho algo sobre la baja calidad educativa que presenta Hogwarts-

Tanto Rose, como Berni y Natas asintieron con la cabeza.

-¿y se puede saber quién eres tú?- preguntó Harry Pottermirándolos fijamente a todos, incluyendo a su sobrina.

-me olvidé de presentarlos- dijo Rose golpeándose levementela frente como cuando niña, por lo que a muchos le brillaron los ojos al verese gesto, pero Rose se dio cuenta rápidamente de su actitud, y volvió a suestado de frialdad.

-ella es Natas Crouch- dijo señalando a su amiga que hacíauna leve inclinación.

-espera, ¿Crouch?- preguntó Draco- ¿tienes algo que ver conBarty Crouch Jr.?-

La joven asintió.

-soy nieta única y escondida de Barty Crouch Jr. Me mandaronlejos de mi padre después de que lo metieron a Azkabán, al igual que a miabuelo- dijo Natas mirando con enojo a Harry, al cual no se le pasó ese gesto.

-no sabía que Crouch había tenido un hijo-

-fuera del matrimonio
no se casó nunca porque no quería quesucediese algo con mi padre
no era tan desalmado como todos creían, aunqueigual metieron a Azkabán a mi padre, siendo él tan solo un adolescente-

 

-un adolescente que cometió errores- dijo George con rencor.

-todos acá cometemos errores- agregó Rose sin mirar a nadieen especial, pero dejando ver a qué familia se lo dirigía- y él es Berni Avery-

El joven de cabellos negros se inclinó también.

-¿Avery? No es
-

-sí, también fue un mortífago- dijo Berni con solemnidad, élno se avergonzaba de su familia ni de su padre ni de nada, habían seguido conlas creencias que tenían, y aunque él no compartía sus ideales, pues losrespetaba por luchar por lo que creían.

-¿es que todos tus amigos son hijos de mortífagos?- preguntóla abuela Molly desesperada al no poder reconocer a su querida nieta. El abueloArthur la abrazaba para calmarla, pero nadie podía detener a la anciana.

-no todos, además, qué tiene de problemático, no soy laúnica que tiene amigos hijos de ex mortífagos- dijo la pelirroja con mechonesnegros.

Todos se tensaron al entender que se refería a Albus y suamistad con Scorpius. Draco y Astoria se tensaron al oír su mención implícita yobservaron de reojo a su hijo que no podía creer lo que escuchaba.

-y por último
él es Malcolm Krum- dijo dejándose abrazar porel más alto y fornido de los dos chicos.

-un placer conocerlos- dijo educadamente.

-tu novio- dijo Hugo mirándolo da arriba abajo.

-algo así- dijeron Rose y Malcolm con complicidad a la vez,sonriéndose.

-aquí falta alguien- dijo Rose mirando a sus familiares yamigos.

-hasta que al fin te acuerdas de mí- dijo Albus saliendo deatrás de toda su familia.

-ah
hola, no me refería a ti exactamente, pero da igual-dijo Rose mirándolo como si no lo conociese.

Albus se quedó petrificado, nunca su prima lo había tratadode esa manera, ellos habían sido los mejores amigos desde que nacieron y ellasiempre había sido la más cariñosa con él, casi tanto como con su padre.

-¿y a quién esperabas, Rosie?- preguntó su tío Percy.

Rose giró inmediatamente su cuerpo hasta enfocar su mirada gélidacomo nunca antes hacia su tío.

-nunca me digan Rosie- lo dijo de una forma tan seria quenadie creyó que fuese realmente ella la que había hablado, alrededor de ella secreó una niebla oscura que se disipó lentamente. Giró su rostro hacia otropunto.

-señora Malfoy- dijo Rose sonando tan tranquila como antes-¿sabe si va a venir Teo?-

Astoria miró interrogante a Rose y luego fijó su mirada enla de su hijo, estaba tan turbado como el día en que se había ido Rose.

-no lo sé, cariño- le dijo educadamente.

Rose iba a hablar pero el pitido del tren lo evitó.

-supongo que ya es hora de irme- dijo girándose hacia sustres amigos de Durmstrang.

-cuídate mucho Ro- le dijo Berni abrazándola y cargándolalevemente en el aire- te voy a extrañar-

-yo también Berni
eres mi mejor amigo- le dijo elladepositando un suave beso en su mejilla. Lo abrazó durante unos segundoscerrando sus ojos, por lo que no pudo ver la mirada de horror que llevaba Albusal escuchar que su prima le había dicho "mejor amigo" a otro que no fuese él.Su familia también se había percatado de ello, pero no dijeron nada, Scorpiusabrazó a su amigo para calmarlo y a la vez calmarse a sí mismo.

-cuídate mucho Ro- le dijo Natas abrazándola- recuerda queseas siempre tú- le dijo en un susurro- y ese chico del que me contaste, estámás triste que cuando tú llegaste, sigue haciéndolo así-

 

-gracias, no sé qué hubiese hecho sin ti- le dijo con unabrazo muy fuerte- eres mi mejor amiga- Alice Longbottom escuchó eso y se llevóuna mano al pecho, a la altura del corazón, ella era y siempre había sido lamejor amiga de Rose desde que entraron al colegio, se conocían y se contabantodo. Albus y Scorpius se acercaron a ella y la abrazaron mientras ellaescondía el rostro para poder llorar.

-te esperaré Rose- le dijo Natas mientras se despedían-recuerda
navidad en mi casa y año nuevo con Berni-

-por supuesto-

Hermione iba a intervenir, pero su esposo y Harry no se lopermitieron.

-Malcolm- dijo Rose en un susurro mientras era abrazada ytomada posesivamente de la cintura por su amigo.

Él se acercó a su oído y en un susurro le preguntó.

-¿segura?-

-más que nunca-

Malcolm se pegó más a ella y la besó dejando a todos con lasbocas abiertas mientras que miraban de reojo a Scorpius quien con la bocaabierta observaba la escena donde Rose se besaba con Krum con todatranquilidad. Aunque más que besarse, se comían entre ellos. Su rostro estabacompletamente pálido y sus manos tensas en puños mostrando los nudillosblancos.

-eres hermosa- le dijo él pegando su frente a la de ella ydepositando un beso en cada una de sus mejillas y en sus dos ojos- recuérdalosiempre-

-gracias- dijo ella- gracias por todo-

Ambos sonrieron cómplices.

Tanto Malcolm como Rose habían acordado saliendo deDurmstrang que se besarían frente a la familia de ella simplemente paramantener la ilusión de que estaban juntos, ella quería lastimar a Scorpius lomás posible, a pesar de que quizás él no sintiera nada por ella, lo intentaría.Y Malcolm no tenía problemas con ello, por lo que ninguno tuvo problemas conbesarse. Después de todo, habían sido novios durante casi todo el tiempo queella había estado en Durmstrang.

-te extrañaré, Rosie- le dijo él.

Rose se reprimió de gritarle porque él sabía que ella odiabaque le dijesen de esa manera.

-yo también te extrañaré, Mal- le dijo y se separaron.

Los tres se giraron y se fueron por una chimenea, dejando aRose sola con su familia.

-Todo salió como se planeó- dijo Natas mientras caminabaabrazada por Malcolm y por Berni.

-exacto- dijo Berni- ahora todo depende de ella-

-tranquilos, Rose es fuerte- dijo Malcolm- sé que podrá contodo-

-oh, qué sentimental- rio Natas entrando y desapareciendopor la chimenea.

-maldita Crouch, ya verá- dijo Malcolm entrando por lachimenea y dejándose de ver por entre las llamas verdes.

Berni se giró para ver a su mejor amiga y observarla tanfría y diferente a lo que él la recordaba.

-espero que haya sido una buena decisión Rose- dijosuspirando- espero que no salgas más lastimada de lo que ya estabas-

Y entró por la chimenea dejando de ver a su amiga.

-¿Qué es eso de en casa de tu amiga para navidad y en laotra para año nuevo?- preguntó Hermione a su hija mirándola con el ceñofruncido.

-hemos acordado vernos en esas fechas, ya que son las únicasque tenemos permitido salir, así que voy a ir a verlos esos días a sus casas-les dijo sin más.

-Rose
- empezó amenazante su madre pero no pudo terminarporque Ron la interrumpió.

 

-es mejor que ya suban niños, van a perder el tren-

Todos los que ese año irían a Hogwarts comenzaron a subir.

Rose sin despedirse, cogió su bolso y se dispuso a entrar altren sin esperar a nadie más.


Fin por ahora

Ojalá les haya gustado el capítulo, espero sus comentarios y les prometo publicar lo más pronto
Besos

*Sombra Posión*

Sí, lo sé, no es martes como para que publique, pero es el día del padre y la persona más importante en mi vida es mi padre, por lo que he decidido publicar hoy...espero les guste y ojalá pasen un bonito día del padre, se los deseo de todo corazón :D

Capítulo 5


Entró con una rapidez sobrehumana al tren haciendo que másde uno de sus tíos y primos se sorprendieran.

-Albus- lo llamó Ronald.

-¿sí, tío?-

-cuídala- le dijo este- no sé por qué está así, no sé qué eslo que puede haberle pasado
pero sí sé que necesitará toda la ayuda posible
porfavor, ayúdala en lo que puedas-

-eso está de más tío Ron- dijo el moreno muy seguro- trataréde averiguar qué es lo que le pasó a mi mejor amiga y la ayudaré en todo lo quenecesite-

-gracias-

Y diciendo esto, dejó que su sobrino marchase al tren quepartiría a Hogwarts para llevar a muchos por última vez.

-Weasley- lo llamó Draco- ¿esa era tu hija?- preguntó unavez el tren ya no se vislumbraba en la estación. Draco conocía a la jovenpelirroja mejor amiga del mejor amigo de su hijo y por eso había tenido laoportunidad de tratarla en múltiples ocasiones en que el joven Potter los habíaido a visitar a la mansión; y esa joven que los había "saludado" en la estaciónno era la misma que él recordaba, la timidez, sencillez, la completa humildad ytranquilidad que mostraba la joven cuando la veía, las veces que cocinaba en sucocina cuando no dejaba que los elfos le hicieran las meriendas
todo aquello nole dejaba creer que la que se había mostrado ante ellos fuera, la que una vezpensó, su nuera perfecta.

-lo sé- suspiró derrotado Ronald ante el ex slytherin- ni yola pude reconocer-

-¿qué pasó con mi niña?- sollozó Hermione mientras Ginny yAstoria trataban de calmarla.

-tranquila Mione- dijo Astoria- quizás es una etapa derebeldía-

-no Tory- dijo Angelina quien trataba de calmar a la másanciana de todas, la abuela Molly- sé que esto sonará fuerte, pero lo queacabamos de ver, no es más que la punta del iceberg llamado Rose Weasley-Angelina era una de las tías que más podía decir, conocía a Rose Weasley, erauna de sus sobrinas más queridas porque se comportaba como todo un ángel concualquiera que la viese, y ella en principal pasaba horas con la joven hablandode mil cosas cuando iba a la tienda a ayudar en Sortilegios Weasley.

Todos asintieron apesadumbrados.

-nunca debí dejarla ir a Durmstrang- volvió a llorar lamadre de la pelirroja tan cambiada.

-no creo que sea tu culpa Hermione- le dijo George- creo queRose cambió porque quería cambiar, no porque se haya ido para allá-

-¿pero por qué quería cambiar?- preguntó Ron soltando alaire lo que más le intrigaba.

-eso no lo sabremos a menos que ella misma lo quiera dar aconocer- habló Arthur- ahora vamos a la Madriguera, todos necesitamos calmarnosun poco
Malfoy, Scamander, Longbottom, si desean pueden venir también-

 

Las familias nombradas accedieron con excepción de losLongbottom ya que Hannah tenía que ir a atender el Caldero Chorreante y Nevilledebía llegar a Hogwarts por red flu.

-fuera- exclamó Rose cuando llegó al compartimento que todoslos años ella usaba para ir al colegio y lo encontrara ocupado con niños detercer y cuarto año.

-no tenemos por qué irnos- exclamó una slytherin.

-búscate uno vacío- habló otro.

Rose se puso roja de la furia.

-HE.DICHO. ¡¡¡F.U.E.R.A!!!- gritó tan fuerte la últimapalabra que hizo que los alumnos se estremecieran y cogieran sus maletas parasalir rápidamente del compartimento.

Entró en el vagón con una enorme sonrisa y cerró la puertatan solo con la mente.

-bien hecho Rose- se dijo a sí misma- vas muy bien-

Se quitó la varita del brazo y la limpió con un hechizomental, odiaba usar la varita en el brazo por eso se había esforzado más quecualquier otro para dominar los hechizos mentales para no tener que usarla.

Aún recordaba la primera vez en que les mostraron a ella y asus amigos la manera de cómo guardar su varita para que nadie supiese dondeestaba el objeto mágico más importante de un mago.

Recordaba cómo había caído casi desmayada al sentir el corteprofundo que le habían hecho en el brazo y más al percibir el ingreso de lavarita, pero nada tan espantoso como la cantidad de sangre que había chorreadopor el brazo de Malcolm cuando le hicieron mal el corte y cortaron una de lasvenas cercanas. Agradeció que a ella no le pasase eso pero admiró la fuerza quehabía tenido su exnovio para no quejarse en ningún momento de aquello nisiquiera hizo una mueca de dolor durante todo el rato que salía la sangre.

Luego de cinco minutos buscando a su prima, que había salidocomo un bólido hacia los vagones, la encontraron durmiendo tendida sobre uno delos asientos del tren.

Entraron sin decir nada, los Weasley Potter que quedabaneran: Albus, Lily, Hugo, Lucy y Rose. También estaban los Scamander: Lyssandery Lorcan; de los Longbottom solo quedaba Alice pues su hermano Frank habíasalido un año antes con James y Fred y estaba el único Malfoy.

Todos entraron al compartimento y se acomodaron comopudieron en el asiento frente a Rose, los que no alcanzaban hechizaron el suelopara que este se extendiese y pudiesen sentarse allí.

-creo que si boté a unos alumnos de este compartimento eraporque quería ir sola- dijo Rose aún con los ojos cerrados pero con el rostrocontraído y con la voz amarga.

-Rose
siempre vamos todos juntos como familia en el mismocompartimento- le dijo Lily.

-todos los años ha sido así- habló Hugo.

-¿es que ya no lo recuerdas?- preguntó Lucy con la vocecitatierna que siempre hacía derretir a Rose.

La pelirroja abrió sus ojos y miró a su familia, sentía queestaba haciendo mal por meterlos a todos en el mismo saco, cambió su postura auna menos adusta pero cuando les iba a decir que lamentaba haberlos tratado asíen la estación, miró a su primo Albus y al que estaba a su lado, y sus ojos seinyectaron de un odio infinito.

-¿Qué hace él aquí?- preguntó señalando con la mirada aScorpius.

-es de la familia, Rose- dijo Albus defendiendo a su amigo.

-pues entonces
yo no pertenezco a esta familia- dijo ellasin más y salió del compartimento abriendo la puerta con la mente y saliendocon su bolso levitando por detrás.

 

-¿Qué fue eso?- preguntó Lucy- ¿Qué le ha pasado a Rose yqué tienes que ver en esto, Malfoy?- dijo el nombre del último conresentimiento.

-¿Qué quieres decir, Weasley?- exclamó el rubio.

-todos lo vimos, Rose había dejado esa máscara fría por unosmomentos hasta que te vio y se convirtió en lo que está intentando ser- dijo lapelinaranja de gryffindor.

Scorpius bajó la cabeza y con la mirada ensombrecida.

-no lo sé
no sé qué pudo haber pasado-

Hugo no soportó más, él le había prometido a su hermana nodecir nada de lo que sabía pero debía ir con ella, debía saber por qué estabacomo estaba en esos momentos. Por más que intentara comprender el por qué habíaactuado con los demás así, no entendía por qué a él lo había tratado de esamanera.

-¿Rose?- tocó la puerta del compartimento del cual salía unaneblina gris oscura que escapaba por los resquicios del vagón.

-¿Qué quieres Hugo?- preguntó ella con la voz más gruesa queél conocía.

-quiero hablar con mi hermanita- le dijo él con la misma vozque usaba cuando estaba en problemas y Rose era su única confidente.

La puerta se abrió y lo que vio lo dejó anonadado.

Rose levitaba completamente echada de forma horizontal entretoda la neblina negra, como lo hacían los mortífagos, su cabello rojo sangrebrillaba más de lo usual con los mechones negros le daban discontinuidad a sufigura, que la hacía ver más aterradora, y estaba suelto por lo que daba lailusión de que en la cabeza de Rose había sangre esparcida.

-los pelirrojos siempre han sido considerados como los máspoderosos hechiceros del mundo mágico- le dijo ella al notar a su hermanosorprendido- en Durmstrang dan un trato especial a gente como yo, y a los decabello negro también
no te sorprendas, es solo un poco de magia negra lo queestoy usando, lo permitido por el ministerio de magia-

-¿el ministerio de magia permite el uso de magia negra en elmundo?- preguntó Hugo sin salir de su estupor.

-no exactamente
pero tampoco lo restringen si no se usa paraatacar a las personas, además
no toda la magia negra es mala Hugo- exclamó ellaregresando a su postura vertical pero con el cabello aún extendido, mientras laneblina iba disipándose- cuando uno quiere dominar todas las artes mágicas,debe conocer la luz y la oscuridad y saber dosificar ambos bandos-

-¿eso te enseñan en Durmstrang?-

-no
lo aprendí de mi maestro de Magia Negra- le contestóella mientras le decía con un gesto de la mano que tomara asiento frente aella-

<me explico, no nos dejan ser "magostenebroso". Hogwarts sigue con la idea medieval que el uso de la magia negraconllevará a convertirnos en magos oscuros, pero nada más alejado de larealidad
allá en el colegio, la enseñanza de la magia negra solo se dicta a ungrupo de alumnos selectos que han demostrado ser capaces de dominar la magiaconvencional, a los que tienen la suficiente madurez y responsabilidad comopara saber lo que conlleva el estudio de esa área de la magia>>

 

<pero no he encontrado nada malo, acá enInglaterra consideran malo la magia negra por la guerra con Voldemort; perodime, si fuese este tipo de magia solo para magos tenebrosos ¿Por qué no lausan todos los que han estudiado antes que yo en Durmstrang? ¿Por qué no hahabido una guerra contra ellos antes que con Voldemort que nunca estudió elárea buena de la magia negra? ¿Por qué nunca ha habido un Voldemort en Durmstrang?>>

-nunca lo vi de esa forma- dijo Hugo mirando a su hermana.

-sé que no has venido a hablarme sobre el tipo de magia quemanejo- usó la voz más seria que la de antes- ¿a qué has venido con exactitud,Hugo?-

-¿Por qué nos trataste así en la estación?- le gritó él-¿Por qué no me abrazaste como quería que me abrazaras después de tanto tiemposin ti? Rose
tú no fuiste la única que sufrió cuando te fuiste, nuestrospadres, yo, nuestros tíos y primos ¿Por qué te portaste así allá?-

Rose bajó la cabeza por unos segundos y la mirada que ledevolvió a su hermano le mostró que la Rose Weasley que todos conocían seguíaallí, escondida bajo capas y capas de dureza.

-no quise portarme así, lo siento
pero no puedo ser de otraforma- se señaló a sí misma- la única manera que encontré para no vermeafectada con
tú sabes con quien, fue ser de otra manera, cambiar mi forma deser, cambiar mi estilo de vida; no tuve de otra Hugo, créeme que busqué dealguna manera pero no pude-

Hugo se arrodilló frente a su hermana y la abrazó comocuando eran solo unos niños y a Rose se le rompía una muñeca de su colección.

-te entiendo- le dijo él- pero cuando lleguemos debesenviarle una lechuza a nuestros padres, por lo menos diles que lamentas habertecomportado así con ellos
explícales qué fue lo que te pasó, ellos teentenderán, lo sabes-

Rose abrazó a su hermano con más fuerza.

-gracias enano-

-hey, que te llevo más de una cabeza de altura- le dijo élgolpeándole levemente el hombro.

-lo sé- escondió su cabeza en el hombro de su hermanosonriéndole- pero es divertido fastidiarte-

-esa es mi Rose-

-¿Qué pasó Hugo? ¿Dónde está Rose?- preguntaron todos losque estaban en esos momentos en el vagón esperando la aparición del más jovende los hijos del matrimonio Weasley-Granger.

-está en otro vagón
practicando un poco de magia- suspiróHugo sentándose desganado.

-¿Por qué me parece que no estás muy contento con que tuhermana practique magia?- preguntó Albus.

-cómo quieres que me alegre sobre eso si cuando llegoencuentro a mi hermana envuelta en una nube completamente gris igual a la quese envolvían los mortífagos cuando nos lo comentó Binns el año pasado y quedespués de eso me dé todo un discurso sobre las bondades de la magia negra ysobre el temor que los ingleses tenemos de usarla- terminó Hugo.

 

-creí que lo habías entendido- todos los que estaban en elvagón, incluyendo al joven pelirrojo se quedaron estupefactos cuando oyeron lavoz de Rose en la entrada.

-Rosie- susurró Hugo.

-no puedo creerlo- comenzó la pelirroja- mi propio hermanohablando mal a mis espaldas, creí que habías comprendido, Hugo
que este es minuevo estilo de vida, es quien soy y lo que me he forjado en mi estadía allá-soltó una carcajada severa- veo que no solo Malfoy es el único mentiroso eneste lugar-

Scorpius miró interrogante a Rose mientras se iba, ¿cuándole había mentido a la pelirroja?, siempre le había dicho la verdad, inclusoaquella vez en que ella le preguntó con unas copas encima.

FLASHBACK

-Rosie, mejor vamos atu sala común, aquí te vas a lastimar- le dijo Scorpius preocupado al verla enaquel estado.

Era la fiesta decelebración en la casa de Ravenclaw por haber ganado el partido contraHufflepuf.

-no Scor- dijo lapelirroja- me estoy divirtiendo aquí-

-pero Rose, estásebria-

-no lo estoy- dijoRose elevando su mano con el dedo índice estirado mientras todo su brazotambaleaba y ella con él.

-casi no te puedesparar Rosie- le dijo él comenzando a molestarse, ¿por qué Albus no la habíacuidado? Rose era una joven muy delicada y en especial para él, que la adorabamás que a su propia vida, la necesidad de que la joven Weasley se encontrasebien era su prioridad y al haber llegado tarde a aquella fiesta no la habíapodido mantener alejada de los tragos que usualmente Rose tomaba y con loscuales perdía el control.

-vamos a tomar aireentonces- le propuso el slytherin.

La joven asintió ytambaleándose apoyada en el pecho de Scorpius se dispusieron a disfrutar unahermosa puesta de sol en la solitaria torre de Astronomía.

-Scorpius- llamó lapelirroja sintiendo que la borrachera se le pasaba.

-¿sí?- le preguntó élmirándola con adoración aunque ella no lo veía.

Restringiendo unbostezo con la mano, la pelirroja continuó.

-¿me responderías conla verdad si te pregunto algo?-

Scorpius se acercó mása Rose y la abrazó por la espalda haciendo que la cabeza de ella se recostaraen su pecho, era algo que siempre hacían y que ya estaban acostumbrados.

-nunca te he mentido,Rosie-

La pelirroja asintió.

-¿me quieres?-

La preguntó descolocóa Scorpius y sonrió para sus adentros.

-por supuesto que tequiero Rosie- le dijo él.

Rose mantuvo su rostrofeliz pero esa no era la respuesta que esperaba oír, por supuesto que laquería, pero no sabía si como amiga o como algo más.

Sintiendo los estragosde la noche, cerró sus ojos para dejarse llevar por Morfeo, pero eso no evitóescuchar las últimas palabras que el rubio le dedicó.

-te quiero más que ami vida-

FIN DE FLASHBACK

-yo nunca le he mentido- susurró Scorpius.

Los demás lo miraron sin comprender a qué se refería Rosemientras Hugo se sobaba fuertemente la cara intentando no derramar lágrimas deimpotencia por sentirse tan idiota al haber hablado así de su hermana.

 

-¿Por qué dijo eso, Scorpius?- preguntó Lily mirando almejor amigo de su hermano.

-no lo sé- habló con determinación el rubio- pero lo voy aaveriguar-

Salió por la puerta en la misma dirección en la que había vistosalir a Rose.

-¡¿Por qué dijiste eso?!- gritó una vez abrió la puerta delcompartimiento con fuerza.

Rose lo miró con completo desagrado pero no le dijo nada, esmás, cambió su mirada hacia la ventana y decidió perderse entre las montañas.

-Rose, mírame y dime cuándo te he mentido-

Rose continuó sin interesarse en lo que hablaba el rubio.

-Rose, no estoy para juegos- continuó el rubio exasperándosepor la indiferencia que le mostraba la pelirroja- ¡Rose Weasley!-

La ojiazul ni se inmutó ante el grito que dio el rubio ysiguió como si nada.

Scorpius la observó con los ojos apenados, la miradaperdida, sintiendo ganas incontenibles de llorar de la frustración de ver a lachica que más quería de esa forma ante él.

-Rosie- susurró él como muchas veces lo hacía en quinto año,logrando que la pelirroja lo mirase con odio.

-nunca más me llames así- habló claramente.

-Rose, no entiendo qué ha pasado contigo- le dijo él una vezpudo captar la mirada de su amiga- esta no eres tú, qué ha pasado con mi amiga-

Rose soltó una carcajada estridente pero no habló nada.

-qué ha pasado contigo y
¿por qué dices que yo te hementido? Nunca lo
-

No pudo continuar porque sintió la varita de Rose hundirseen su cuello. No entendía cómo se había movido tan rápido la pelirroja.

-no digas mentiras- siseó ella- me mentiste de la peormanera Malfoy- escupió ella su nombre- me mentiste cuando te pedí expresamenteque no lo hicieras-

Ella se separó de él sintiendo que su caparazón de ira sequebraba ante su cercanía.

Scorpius aprovechó el momento y la empujó a la puertasosteniendo con ambas manos los brazos de Rose y pegando su rostro al de ella.

-dime un solo momento en que te haya mentido-

Rose intentó moverse levemente pero no pudo porque Scorpiusponía toda su fuerza contra su cuerpo.

-me dijiste que me querías más que a tu vida- soltó ella.

Eso lo descolocó por un momento.

-sí, lo dije- susurró él recordando que lo había dichomientras la creía dormida, al parecer eso no había sido cierto.

-¿ves?, mentiste- sonrió Rose.

-claro que no- se quejó Scorpius- en ningún momento mentísobre eso-

-claro que sí, porque si no al día siguiente no hubiesesestado besándote con Bloom- terminó la pelirroja sintiendo su corazón romperseen mil pedazos al recordar aquello.

-yo nunca
- pero lo recordó, recordó haber estado buscando asu pelirroja favorita para decirle que ya no quería ocultar más sussentimientos y mientras la buscaba se había cruzado con Bloom y esta lo habíabesado evitando con todas sus fuerzas que se separase de ella. Rio ante elrecuerdo.

-¿no que no?- siseó la pelirroja.

-no entiendes Rose- dijo tranquilamente el rubio- todo fueuna confusión-

-sí- lo interrumpió ella- por supuesto que fue unaconfusión, me confundí al creerte-

-no, no- comenzó él, Rose intentó zafarse pero Scorpius nose lo permitió- no te vas a ir hasta que me escuches, soy más fuerte que tú-dijo seriamente Scorpius.

 

-¿crees que estaba intentando zafarme de ti?- se burló Rose-no, no, no, si yo quisiera "zafarme" de ti- esbozó una enorme sonrisa- haríaesto- susurró ella y al instante con su pierna derecha envolvió la cadera delrubio, se meneó un poco sobre él descolocándolo y enviando miles de sensacionespor todo su cuerpo, distrayéndolo; y le dio un fuerte golpe con su talón en laespalda del joven haciendo que aflojara el agarre en que este la tenía, soltósu brazo derecho y le dio un certero golpe en el plexo solar que lo dejó sinaire en los pulmones.

Rose sonrió estando ya libre de Scorpius y lo miró conlástima.

-si hubiese querido zafarme, hubiese hecho eso hacía rato-se burló ella- no soportaba tu cercanía Malfoy, ni la soporto estando en elmismo vagón siquiera
pero ya que me dijiste tu versión de la realidad, puesahora te diré la mía; te vi besándote con la zorra de Bloom, me lastimastecompletamente porque yo fui tan tonta como para creer que estabas interesado enmí y me rompiste el corazón
pero me fui a Durmstrang con la idea que tú tansolo jugaste conmigo y comprendí que no eras lo que yo necesitaba, encontré aMalcolm y ahora estoy completamente enamorada de él, somos felices juntos y voya regresar con él ni bien termine mi estadía en este asqueroso internado dondeno saben más que mezclar juguitos y lanzar chispitas, me voy a ir para nuncamás verte a ti ni a tu asquerosa sarta de amigos que se supone debo llamarfamilia-

Escupió la pelirroja.

-Rose- susurró Scorpius aún intentado recuperar el aire-debes creerme cuando te digo que yo siempre te he querido, lo que viste conBloom fue una equivocación-

Rose rio pero no dijo nada, salió del compartimento y se fuehasta los vagones de carga.

Scorpius se sentó tratando de recuperar el aire.

-por eso estás tan amargada, porque crees que te mentí
no tepreocupes Rose Weasley, te voy a demostrar que nunca lo hice, voy a volver aenamorarte, voy a volver a endulzarte-



Bueno, aquí ya saben un poquito más de lo que pasa con Rose y ojalá les guste el capítulo...ya estoy por terminar la historia en mi computadora y ni bien la termine comienzo a subir los capítulos con mayor regularidad...si les ha gustado el cap, con un comentario me harían extremadamente feliz :D

Besos y gracias por pasarse a leer

*SombraPosion*

Capítulo 6

Bueno, les dije que publicaría lo más pronto posible :D este capítulo es un tanto fuerte, si no les gusta el lemon, pues pueden llegar hasta donde deseen.

Ojalá y les guste este capítulo.



-es un gusto volver a recibirlos a todos un año más, antesde comenzar con el banquete, voy a dar unos anuncios- comenzó la directoraMcGonagall luego de que pasara la selección de casas de los alumnos de primeraño- este año recibimos de regreso a nuestra primera estudiante de intercambio,la señorita Rose Weasley a quien pido aplausos por favor- extendió su mano einmediatamente se abrieron las puertas del Gran Comedor.

Rose era de las más populares en el colegio, o mejor dicho,era de las más aceptadas. Era hija de héroes de guerra pero a pesar de eso, noera una chica engreída y mimada como sí era Lily, que se creía superior a losdemás; además, Rose siempre obtenía lasmejores notas y no por preferencia de los profesores, sino por su propioesfuerzo.

 

Ninguno aplaudió al verla ingresar, pero no porque noquisieran hacerlo, sino todo lo contrario; estaban tan sorprendidos por el lookque tenía la pelirroja que entraba que nadie podía reaccionar.

Rose ingresaba con su andar lento y sofisticado como lehabía enseñado Natas. Llevaba el uniforme del colegio con una gran serie demodificaciones, la falda iba por sobre las rodillas, la capa tenía aplicacionesde plata, la blusa la llevaba ceñida al cuerpo y la corbata la tenía mucho máscorta de lo estrictamente correcto.

Se sentó con la mayor gracia y elegancia que tenía.

No fue hasta que la profesora volvió a hablar, que losalumnos salieron de su ensimismamiento.

-la segunda noticia, es que al parecer este año solocontaremos con la existencia de un solo Premio Anual, pues la otra persona a laque se le había otorgado el puesto, lo ha rechazado-

-¡¿Qué?!-gritó Scorpius desde su mesa- profesora, no puedeestar hablando en serio- se quejó el rubio- son muchas responsabilidades parauna sola persona-

Rose rio y su corta pero sarcástica risa hizo que todos lospresentes en el Comedor se giraran a mirarla.

-sabía que eras inútil, Malfoy- dijo con la mayor burlaposible- pero no sabía que tanto
no acepté el puesto de Premio Anual porque noquería perder mi tiempo al lado de inútiles como tú; así que, tendrás queapañártelas solo-

Scorpius se quedó estático al oír a Rose, al igual que todasu familia. Él y todos los que la conocían realmente, sabían que era su sueño,desde que entró al colegio, ser premio anual y, que ahora que la habíanescogido para el cargo, ella lo rechazase.

Era un hecho, no conocían a esta nueva Rose.

-le pido, señor Malfoy, que tome asiento inmediatamente, yseñorita Weasley
no me gusta que haga comentarios sarcásticos contra suscompañeros- habló con seriedad la directora- por ahora deberá cumplir ustedsolo las obligaciones, señor Malfoy, ya que el comité se reunirá de aquí a unassemanas para ver lo de la selección de un nuevo Premio Anual- tras elasentimiento de Scorpius, la directora continuó- queremos también anunciarles,ya que el año pasado Hogwarts envió un estudiante de intercambio y el programafue un éxito de integración completa, este año hemos recibido a cinco nuevosalumnos de dos colegios distintos
quiero que reciban con fuertes aplausos a susnuevos compañeros-

La profesora volvió a extender la mano y la puerta se abriódejando pasar a una joven de ojos miel y con piel morena. Llevaba el uniformede Beauxbatons todavía puesto. Caminó con algo de torpeza hacia el atrio, miróal único punto conocido en toda la sala y le sonrió con cariño.

Rose miró atentamente a la chica, la conocía de algún sitiopero no estaba segura de dónde, la vio sonreír a un punto del salón y dirigiósu mirada al mismo lugar que la morena observaba, allí pudo ver la sonrisaenorme de Scorpius Malfoy quien no despegaba sus ojos de aquella joven y que esbozabapequeños "hola" y "buena suerte" de vez en cuando.

Sintió la sangre hervir, pero no demostró sentirse afectada,eso derrumbaría toda su actuación y no había trabajado tanto para nada.Continuó vigilando a la morena y cuando cambió su mirada al rubio, lo notótenso, con los dientes apretados y a su primo Albus (que estaba a su lado)tratando de calmarlo y a la vez, calmarse.

 

Miró a la entrada y notó a un joven de cabello negro, alto,fuerte, hermoso. Él estaba parado en la puerta, el chico que había sido sunovio durante su estadía en Durmstrang. Decir que su mandíbula cayó seríamentir, porque ella no demostraba nunca ninguna emoción.

Malcolm caminaba con toda la tranquilidad y fuerza que teníaen su andar. Dio con el rostro de Rose y le sonrió, recibiendo de parte de lapelirroja una inmensa sonrisa y unos ojos interrogantes.

Se colocó al lado de la morena que no le quitaba los ojos deencima y que tenía la boca abierta de par en par, sorprendida.

Malcolm miró a Rose y con un dedo le mandó una señal de quemirara a la puerta, ella le hizo caso y pudo ver a su mejor amigo parado comosi no pasase nada en realidad. Berni miró a Rose y le dio la sonrisa máscariñosa que podía brindarle, caminó hasta el altillo donde la directora seencontraba sabiéndose observado por casi toda la población femenina deHogwarts.

Ambos amigos sonrieron a Rose y le señalaron a la puerta,Rose giró su cabeza y pudo ver a su mejor amiga Natas parada con la habitualelegancia que era conocida en ella. Ambas se sonrieron con alegría. Rose ahoraestaba mejor que nunca, sus mejores amigos estaban con ella en el colegio ypodrían apoyarla con todo lo que le sucediese hasta que terminase el año. ConMalcolm no habría problemas, pues ambos sabían que habían estado juntos no porcariño, sino por ayudarse mutuamente, además que se comprendían muy bien y quelos besos entre los dos, por más que no sintieran amor entre ellos, erancompletamente excitantes.

Los tres chicos se sonreían entre ellos y la miraban a ellacon cara de complicidad, habían hecho creer a Rose que no la acompañarían nique la verían ese año, pero solo habían arreglado algunos papeles y hablado conel padre de Malcolm para que los dejase ir con la joven Weasley, con la promesade regresar al siguiente año para concluir correctamente sus estudios. Alinicio Viktor no quiso aceptarlo, ya había perdido a la joven y talentosa Rose,y ahora perdía a otros de sus tres mejores estudiantes, pero lograronconvencerlo.

De un momento a otro, Malcolm se tensó por completo mirandola puerta, Berni se encontraba en la misma posición, la morena que no teníaidea de cómo se llamaba pero que había estado mirando a Scorpius con caraamistosa y que ahora Rose odiaba, también miraba aterrada a la puerta deingreso. La única tranquila aunque algo sorprendida era Natas, que con unosmovimientos de ojos incitó a Rose a que mirase la puerta de ingreso. Así que lapelirroja hizo lo que su mejor amiga le decía.

Parado en la puerta, estaba el chico que había prometido ira verla a la estación, un chico que conoció hacía mucho en uno de los viajesescolares y con el que tuvo una fugaz relación; Malcolm sabía de aquellaextraña atracción que los envolvió aquella vez a Rose y al londinense. Fue conél, con quien Rose tuvo su primera vez.

Entonces lo recordó, recordó de donde conocía a aquellamorena que ahora parecía tan blanca como un papel.

-¡nos vamos a París!-rugió Natas mientras disfrutaba de una tarde calurosa. Eran muy pocas las vecesque en Durmstrang hacía un tiempo tan bonito y cuando ocurría eso, loaprovechaban al máximo.

-no sé qué tantoalboroto- se quejó Berni- ni que las muchachas allá fueran tan bonitas-

 

Recibió un golpe departe de Natas. Ambos eran novios pero de esos que no les importaba si el otrotenía algún desliz con otra persona. Ambos se amaban pero no estaban listospara relaciones exclusivas, y mucho menos teniendo a amigos tan liberales comoMalcolm y como Rose, con quienes a veces, cosa que solo sabían entre ellos,cambiaban parejas.

-yo digo que paracuando estemos allá, olvidemos que tenemos parejas y nos divirtamos por nuestracuenta- habló Malcolm mientras besaba en el cuello a Rose. La pelirroja rioante el comentario de su "novio" y se colocó a horcajadas sobre él.

Malcolm la miraba conlos ojos brillantes, Rose era la mujer más sensual que había conocido, pero nosentía más que deseo hacia ella, no sentían que había una conexión entre ellos,pero aun así disfrutaban su tiempo juntos.

-es mi imaginación, o
¿has dicho lo que creo que has dicho?- le preguntó Rose rozando sus partesíntimas que solo estaban cubiertas por un corto bikini contra Malcolm. El jovenbúlgaro sintió su cuerpo reaccionar ante las caricias de Rose y la presionó máscontra sí.

-¿o es que acasoquieres que los de Beauxbatons se queden con las ganas de conocer a RoseWeasley?- preguntó Malcolm mientras toqueteaba las musculosas piernas de Rose.Tanto ejercicio continuo estaba dando buenos resultados en la figura de lajoven.

-no lo creo- dijo ellabesándolo.

-mejor por mí- le dijoél devolviéndole el beso.

-¡sí!- gritó Natas-entonces estaré de cacería en Francia con mi mejor amiga-

Los cuatro rieronmientras descansaban a la luz del sol.

A los días, viajaroncon otro grupo de compañeros a la escuela de magia de Francia, un edificiomoderno, con lunas de cristal completamente limpios y sin ninguna mancha entoda la construcción, les dio la bienvenida.

-buenas tardes- lossaludó un joven que era claramente extranjero- es un placer verlos a todosustedes en nuestra amada institución, mi nombre es Theodore Nott y mi compañeradelegada que los espera en la otra sala es Thalia Zabinni, si me permiten,quisiera que los dos delegados de su colegio se presentaran ante mí-

Malcolm y Rosecaminaron hacia adelante, el joven de cabellos negros miró con altivez aMalcolm, pero cuando posó sus ojos en Rose, se la quedó comiendo con la mirada.

Ella estaba vestidatoda de negro, con un pantalón apretado que asentaba sus piernas largas ymusculosas, su trasero recientemente más formado y su cintura de avispa. Llevabauna camiseta ceñida donde se realzaban sus pechos. Toda ella estaba hermosa.

-ho
hola- la saludóTheodore dejando de lado toda su altivez y su seguridad.

Rose lo miró y sequedó petrificada por el enorme parecido que tenía este chico con el que queríaolvidar, los ojos grises, los labios finos, el acento inglés, el cabello lacio,el porte elegante, su gran tamaño, todo él le parecía al otro.

-hola- lo saludó ella,evitando de alguna manera fijarse en sus ojos.

Una mano morenaapareció en el hombro de aquel sujeto que Rose ni su nombre había escuchado.

 

-hola, soy ThaliaZabinni, es mi turno guiarlos por las instalaciones, esperamos que su cortotiempo en el colegio sea de su máximo agrado-

Todos asintieron sindarse cuenta de lo fijo que se miraban las dos jóvenes, Rose veía con cara depocos amigos a Thalia y ella hacía lo mismo hacia la pelirroja.

-mi amor- le dijobesándolo en la mejilla Thalia a Theodore- madame Máxime te mandó a llamar,ella desea hablar contigo y con los delegados del colegio visitante-

Theodore asintiómirando sin disimulo a Rose, que ahora se veía confusa al oír la forma en quellamó Thalia al chico.

-debes quedarte conuno de los delegados, creo que sería mejor que uno de ellos controlara a sugrupo-

-está bien- asintió lajoven- que venga la pelirroja conmigo, lleva al joven con la directora-

-no creo que eso seacorrecto- habló Malcolm mirando con deseo a la muchacha- a Rose no le hacentanto caso como a mí, así que yo voy contigo y Rose habla con tu directora-

-pero
- se quejó lajoven morena mas no sirvió de nada porque Theodore jalaba a Rose hacia lasafueras del salón.

Caminaron los primerospasos sin decir una sola palabra, pero la tensión estaba presente, Rose sentíaque moría en la presencia de aquel joven.

La conversación con ladirectora no fue de gran importancia, solo les informó que visitarían las zonasarqueológicas de París en la primera semana con guía de los alumnos, la segundasemana serían las clases de integración y las dos últimas, se haría la feriaque se acostumbraba donde ambos colegios demostrarían lo que hacen en susclases.

Rose asentía ante todolo que decía la directora sin darle gran importancia, solo sentía la penetrantemirada del joven en su espalda.

-espero que el señorNott sea un buen guía durante este mes, y si necesita cualquier cosa, puedepedírsela directamente a él-

Rose asintió pensandoque lo que le pediría hacer al chico no sería de agrado de la novia de este.

-lo que dijo ladirectora es cierto- le dijo con la voz gruesa, masculina y seductora una vezsalieron del salón de la enorme señora- puedes pedirme lo que sea y te lo daré-

Rose enarcó las cejasy le dio una sonrisa coqueta.

-y si te digo que vinea París buscando la mejor experiencia de mi vida, ¿me la darías?-

-dependiendo a quédenomines "mejor experiencia de tu vida"- jugó un poco Theodore.

-no lo sé
en Londresdefinimos nuestras experiencias diferente a los franceses- dijo dando un pasoadelante manteniendo la sonrisa ladeada.

-entonces es bueno queyo no sea de Francia sino de Londres- dijo caminando hacia Rose y acorralándolaen la pared más cercana- claro que puede que tu novio se moleste-

-yo no tengo novio-dijo Rose- no en París, al menos
a diferencia de ti-

Theodore rio y pegó sucuerpo por completo al de Rose.

-este mes, yo no tengonovia- y sin esperar más, él la besó con gran intensidad. Rose solo deseabaprobar esos labios que se parecían tanto a los que el chico que amó duranteseis años tenía.

 

Theodore pegó sucadera a la de ella, moviéndose muy pegado a sus partes íntimas para excitarlamás rápido, Rose dejó que el joven hiciese eso y que la abrazase como si el mundofuera a caerse debajo de él. La empujó nuevamente contra la pared y la cargócon gran facilidad. Rose envolvió sus piernas alrededor de las caderas de él ycomenzó a moverse más rápido.

-nos van a ver- dijoRose en un momento de cordura mientras sentía la lengua del joven entrar por suescote lamiendo su piel expuesta.

El chico separó sucabeza del delicioso pecho de Rose y la besó con intensidad.

-si deseas privacidad,eso tendrás- le dijo con voz ronca, no dejaron de besarse en el camino,Theodore abrió la puerta de un pequeño baño que estaba libre y que solo erausado en caso de emergencias pues lo único que había era un inodoro y unlavabo.

Rose se bajó de losbrazos de Theodore y con un movimiento de su mano cerró con seguro la puertadel baño, con otro movimiento hizo desaparecer la puerta, asombrando al jovenque veía con los ojos bien abiertos hacer magia sin varita.

Ella se pegó al joveny bajó la tapa del inodoro, lo obligó a sentarse y se colocó a horcajadas sobreél.

-así será másdiscreto- rio ella. Se sentía extasiada, había estado en muchas situaciones conMalcolm y con Berni, pero nunca con un desconocido y mucho menos en un baño.

Él la apretó máscontra sí y rápidamente le quitó la camiseta, se deleitó con los senossimplemente cubiertos por un sujetador muy fino que dejaba ver los pezones dela pelirroja. Con sus manos cogió uno de los pecho de Rose y comenzó amasajearlo mientras que el otro era apresado en su boca. Rose movía consuavidad sus caderas chocando contra las de él. Theodore cogió su varita yconvirtió el pantalón en una falda y con dedos expertos separó las bragas deella.

Theodore la miróesperando a que ella le diera el permiso necesario, él la deseaba desde que lavio esa misma mañana pero no haría nada que fuese contra la voluntad de lajoven, y menos si era virgen. Porque sí, Nott había notado desde los besosintensos pero no muy entregados que la pelirroja no había tenido su primera veztodavía.

Rose solo asintiódejándose embargar por los besos embriagantes del joven. Theodore la penetrómuy lentamente, notando la prueba que Rose era virgen, con sumo cuidado entróen ella haciendo que Rose gimiera de dolor. Una vez estuvo por completo dentrode ella esperó unos segundos a que la joven se aclimatara, pero no tuvo que esperardemasiado, pues la misma Rose había comenzado a moverse contra él.

Sus caderas sonaban enla pequeña habitación con gran agitación, el joven tenía un seno apresado en suboca, una mano en el trasero de Rose obligando a la pelirroja a tenerlo másadentro y con la otra se sujetaba del asiento donde estaba.

Rose tenía ambosbrazos cruzados en su cuello mientras su cabeza reposaba en el hombro del joveny con sus dientes y labios jugueteaban con la oreja de él.

Sus jadeos eraninfinitos pero ninguno daba rienda suelta a su orgasmo, sentían que queríanseguir en esa misma posición todo el día si es que eso era posible.

 

Theodore la levantó deun movimiento y la colocó sentada sobre él. Y la penetró por detrás. Rose soltóun pequeño gemido, pero no tan fuerte como el que había soltado anteriormente,con Malcolm nunca habían tenido una primera vez de manera natural, pero sí lohabían hecho de esa forma incontables veces.

Rose meneó su traseroen armonía con el de Theodore mientras que él tenía una mano en su cintura y laotra en su sexo, jugando con su clítoris. Él mordía el hombro de Rose y dabalengüetazos en su cuello y oreja.

Rose se separó de él ylo obligó a penetrarla frente a frente, Theodore se paró del asiento y Rosecruzó sus piernas alrededor de la cadera de él. Con un movimiento de su varita,Rose hizo que apareciese una tina de baño llena de agua. Como ambos seencontraban desnudos, él la llevó allí y entraron ambos. Theodore seguía dentrode ella y ambos no dejaban de moverse uno contra el otro.

Él se sentó en la tinamientras que Rose estaba de rodillas moviéndose contra él.

-sigue Rose- gimió porprimera vez el joven, no había hablado hasta ese momento, pero ambos sentíanque no era necesario- más rápido-

Rose acató la orden desu acompañante y ambos se enfrascaron en una apasionante danza que consiguióacabarse ante el explosivo orgasmo de ambos.

Así continuarondurante unas dos horas más, bañándose mutuamente, disfrutando del tacto del unosobre el otro.

-creo que ya debemosirnos- dijo Rose sintiendo el peso de sus ojos cansados.

Theodore besó suespalda desnuda y pecosa y se pegó a ella abrazándola y dejando sus manosreposar sobre los senos de la pelirroja.

-lo que tú desees-

Rose se paró y desnudafuera de la tina estiró la mano hacia Theodore para ayudarlo a salir.

-¿me ayudas avestirme?- preguntó ella sintiendo por primera vez el deseo sexual por otro hombreque no fuese Malcolm, ni disfrutando de encuentros íntimos con Berni se sentíatan libre.

Theodore le colocó lasbragas besando las piernas de Rose en su camino, antes de colocarlas porcompleto, se arrodilló en el suelo y colocando sus manos en el trasero de lajoven, comenzó a besar su zona íntima, dando masajes en su clítoris con sulengua.

Rose se cogió delcabello de Theodore y tiró de él, se separó del joven y lo obligó a echarse enel suelo, mientras ella se agachaba e iba directamente hacia su erección y sela metía en la boca y comenzaba a moverlo dentro suyo.

Theodore estabaextasiado con los suaves pero voraces movimientos de Rose y rápidamente llegó aun orgasmo, Rose se embebió toda de él y con una sonrisa terminó de cambiarse ysalir por completo del baño, dejando a un pelinegro deseoso de más.


Bueno, ojalá y les haya gustado el capítulo, no soy tan buena escribiendo escenas lemon, así que espero les guste.

Besos

*SombraPosion*

Bueno chicas, hoy mi mejor amiga ha empezado a leer este fanfic y como dice que le ha gustado, pues mi regalo de cumpleaños adelantado (así que no pidas más jajaja) es publicar este capítulo antes de lo planeado (porque iba a subirlo el martes)Ojalá les guste y espero les agrade lo que viene en la historia <3En este capítulo también hay lemon, así que están advertidos :D

-muy bien, ellos son sus nuevos compañeros- la sacó de suensimismamiento la directora- tres alumnos de Durmstrang y dos alumnos deBeauxbatons; procederemos a la ceremonia de selección, por favor, señoritaNatas Crouch, tome asiento-

 

Natas miró de mala manera el sombrero todo raído ymalogrado, Rose rio desde su posición, una chica fina y refinada como Natasodiaría ponerse algo de tan mal gusto.

-mmm- dijo algo enla cabeza de la joven- eres brillante,tenaz, audaz, tienes el valor de enfrentarte a todos cuando quieras, no te daspor vencida nunca- comenzó hablando el sombrero.

-eso ya lo sé- se quejó Natas- lo único que necesito es queme digas a qué casa voy a ir para poder quedarme en este colegio y ayudar a mimejor amiga con los problemas que tiene-

-veo que soloaceptaste venir a Hogwarts por la señorita Weasley-

-solo por ella lo haría- asintió Natas.

-muy bien, está dicho,por tu fidelidad a tus amigos
¡GRYFFINDOR!
-

Rose quedó sorprendida al escuchar el nombre de la casa adonde habían enviado a su mejor amiga, ella conocía mejor que nadie a Natas ysabía que de hecho la enviarían a Slytherin.

-pareces muy sorprendida- dijo en tono de burla la chica decabellera negra.

-más que nunca- asintió Rose- primero se aparecen por aquí ysegundo resulta que eres una fiel Gryffindor-

-¿Qué esperabas? ¿Qué fuera una serpiente rastrera?- sequejó la morena.

Ambas chicas rieron sabiéndose que bajo ellas caían todaslas miradas de los chicos de Hogwarts.

-señorita Thalia Zabinni, tome asiento por favor- habló la directora.

-oye, ¿esa no es la que te causó problemas allá en París?-dijo en un susurro natas.

-problemas hubiese sido si ella me llegase a los talones,solo hizo un escándalo por lo de Theo-

Ambas sonrieron ante el recuerdo de aquello.

-ya te necesitaba-dijo Theodore al ver entrar a Rose por la puerta de su habitación.

-¿y por qué no fuistea buscarme en vez que venga yo?- dijo ella quitándose la ropa a tironesmientras él hacía lo mismo.

-es más excitante queuna mujer entre al cuarto de un hombre, sabiendo que hay otros hombresalrededor-

-en eso tienes razón-dijo ella mientras suspiraba al sentir los labios del pelinegro sobre suclítoris, Theodore siempre empezaba besándola por allí y luego paseaba por todosu cuerpo. Rose lo rodeó con los brazos y lo empujó hacia su cama, se colocósobre él y dejó que la penetrara rápidamente y comenzó con su danza que ya tanbien conocían entre ellos.

-Merlín
- suspiróTheodore luego de una sesión de sexo intenso entre él y la pelirroja deDurmstrang- eres increíble Rose-

Rose siguió besando sucuello, dejando que Nott llegase a su clímax al mismo tiempo que ella.

-sigue Theo, sigue-dijo ella colocando sus manos en el trasero del joven y empujando para queentrase más en ella.

-ah- ambos soltaron ungemido ronco de placer al llegar al punto máximo. Rose sintió los tan conocidostemblores recorrerle su cuerpo mientras que Nott terminaba dentro de ella.

 

Se acomodó a un ladode su cama y se tendió a su lado.

-eso fue muy bueno-dijo Rose mientras recuperaba la respiración.

Theo se acercó parabesarla pero la joven con un rápido movimiento de su mano ya estaba paradafuera de la cama y con la ropa puesta.

El joven la miró conlos ojos sorprendidos, no estaba acostumbrado a la facilidad con la que Rosehacía magia.

-lo siento, pero yadebo irme-

Se giró y salió de lahabitación, una mano la interceptó a unos metros del cuarto de Theodore y laestampó contra la pared.

-faltó mi beso dedespedida- dijo él mientras besaba a Rose con intensidad. Ella pegó su cuerpocontra el de él y ambos se perdieron en un beso candente, Theodore levantó lapierna de Rose y la colocó a la altura de su cadera. Rose mantuvo su piernaallí sintiendo la erección de Nott contra su vientre.

-veo que deseas más-habló ella con la voz ronca.

-de ti, siempre- dijoél pasando su mano por la piel del muslo de la pelirroja- uno rápido, aquínomás-

Rose asintió y con susmanos presurosas, bajó la cremallera del pantalón de Theodore junto con subóxer, mientras que él movía con sus dedos las bragas de Rose, que gracias a lafalda que tenía ella, era sencillo.

Entró en ellarápidamente y comenzó a moverse salvajemente, la cargó obligando que pusieraambas piernas alrededor de su cadera, Rose se dejaba penetrar mientras quemantenía su boca abierta disfrutando el tacto de Theodore sobre ella, enespecial de sus labios que estaban jugando con sus pechos que saltaban por elescote, siguieron así hasta que el orgasmo llegó a ambos, se mantuvieron juntospor largo rato, Theodore dentro de ella, mientras sus respiraciones seralentizaban.

-te dije que era de lomás excitante- rio Theodore juntando su boca con la de Rose sin salirse de ellay manteniéndose en un muy apasionado beso.

El golpe de un cristalquebrándose los hizo separarse y mirar al lugar de donde procedía aquellabulla. Solo encontraron los vidrios quebrados de dos copas que al parecerhabían estado llenas de vino.

Rose se despidió deTheodore con otro largo beso sin que ninguno de los dos le diese muchaimportancia.

Caminando hacia suhabitación, un grupo de cinco chicas la esperaba con cara de pocos amigos.

-con que se te hacedivertido follarte al novio de las demás- dijo una rubia de ojos café claro.

Rose se la quedómirando sin comprender pero notó que detrás de todas ellas se encontraba unamorena de ojos miel que lloraba a mares y que era la misma que las habíarecibido y que había llamado "amor" a Theodore.

Rose esbozó una risaque hizo que las demás chicas incluyendo a la que lloraba levantaran la varita.

-¿creen que podránvencerme en un duelo de varitas?- rio la pelirroja- por favor, soy deDurmstrang y ustedes de Beauxbatons, a mí me enseñan magia y a ustedes, a cómomaquillarse, así que será mejor que bajen sus varitas y no fastidien mi camino-

 

-eres una zorra- gritóThalia- te metiste con mi enamorado aun sabiendo que estaba conmigo-

-no te preocupes- rioRose- una vez regrese a mi colegio, seguirá siendo tuyo, por ahora, tómalo comosi fuera un préstamo-

La joven apretó lospuños de enojo, lo que hizo a Rose reírse más.

-además, al menosconmigo sí se divierte y disfruta, contigo no
así que muévete a un lado quequiero ir a descansar para que mañana en la feria gane a la más hermosa dellugar-

Las demás chicasrieron aún más divertidas.

-ese premio ha sidodurante dos años consecutivos de este colegio y no se lo va a llevar una burdaDurmstrang- dijo una.

-ya lo veremos- rioNatas detrás de Rose- ¿van a dejarnos pasar o qué?-

-no hasta que paguepor haberse metido con el novio de nuestra amiga- dijo otra de cabello rubiocon mechas marrones.

-¿crees que necesitesayuda para enfrentarte a ellas?- le preguntó Natas a su mejor amiga que comorespuesta solo sonrió.

-sí, recuerdo que al día siguiente la idiota de Zabinni nopudo participar en el concurso porque seguía vomitando babosas en los lavabos-rio Natas.

-¡SLYTHERIN!- gritó el sombrero seleccionador interrumpiendola conversación de ambas amigas.

La morena caminó rápidamente hacia donde Scorpius seencontraba y él la abrazó fuertemente, asombrando a todos los alumnos delcolegio al igual que a las dos jóvenes.

-¿se conocen?- preguntó Natas a su mejor amiga luego dedarle un codazo por la cara de horror que había puesto- hey- le llamó laatención a su pelirroja amiga- no trabajé durante un año en ti para que de unminuto a otro pierdas nuevamente el rumbo- le amonestó la joven.

-lo siento- dijo Rose recobrando su postura- no sé si seconocen o no, personalmente no me importa- dijo sin mirar a los dos jóvenes queahora las miraban a ambas, uno con sorpresa y dolor y otra con odio y envidia.

-¿cómo es que ella estudia aquí?- dijo Thalia sin ganas dedecirlo en voz alta.

-¿a quién te refieres?- preguntó el rubio mirando en lamisma dirección que su mejor amiga.

-hay no- se lamentó la joven- espera, pelirroja, altiva; ami pesar, hermosa
por favor, dime que esa chica no es Rose Weasley, la misma dela que tanto me has hablado y de la que has estado enamorado hace mucho-

El rubio solo afirmó mirando a la pelirroja con todo eldolor posible. Rose ni le había prestado atención en toda la noche y solo lohizo para insultarlo frente a todo el colegio y sorprendiendo a todos en sufamilia al rechazar la oferta de ser Premio Anual.

-debes estar bromeándome- dijo la morena sin dejar de mirara la joven.

-lo que debe ser una broma es que tú y Nott hayan venido almismo colegio en su último año, creí que después de que terminaron y que tefuiste a Salem no habían tenido ningún contacto entre ustedes- dijo Scorpiusmirando con reproche a su amiga.

-y así es- susurró la joven- pensé que él seguiría enBeauxbatons y ya que allá en Salem no tengo amigos, decidí venir acá, noesperaba que él decidiese venir al mismo colegio donde estudia ESA- dijomirando a Rose.

Scorpius miró a su amiga y luego a su pelirroja y comprendiótodo.

 

-Nott estuvo con
¿con Rose?- preguntó sin poder creérselo.

-y no es todo- dijo Zabinni- al parecer entre ellos dos pasóalgo más que besos y abrazos-

-señor Krum
difícil,no estoy acostumbrado a ver otras familias que no sean inglesas, ¿a dóndequisieras ir?
-

-¿tengo posibilidad de escoger?- preguntó el joven.

-yo sí doy laoportunidad de escoger-

-¿de qué estás hablando?-

-todo está en tucabeza, y yo puedo verlo todo
tú, y tus amigos, al igual que la señorita Weasleyvan a tener que tomar muchas decisiones difíciles pero ruego, por el bien detodos, sean buenas decisiones
¡GRYFFINDOR!
-

Rose se levantó y aplaudió fuertemente. Malcolm se paróconfundido mirando a la mesa donde el sombrero seguía moviéndose, aunque esteno tuviese un rostro bien definido, podía notarse la perturbación en susrasgos.

Caminó hasta donde sus dos amigas se encontraban y se sentóentre ellas pasando el brazo por los hombros de la pelirroja.

-¿puedes decirme qué te pasa?- preguntó Rose al verlo conexpresión perturbada.

Malcolm la miró y depositó un beso dulce sobre sus labios,uno como los primeros que le había dado a Rose y que había hecho a ambossentirse atraídos el uno por el otro en un inicio.

-hace mucho que no me dabas uno de esos- dijo la jovenperpleja y un tanto confundida.

-creo que hay que actuar bien por ahora, ¿no?- rio el jovensiendo seguido por la muchacha.

-ya viene Berni- dijo Natas ilusionada dando pequeñosaplausos; Rose y Malcolm se miraron entre sí divertidos, cada vez se notaba máslo mucho que sus amigos se querían, por mucho que ellos no quisiesen admitirlo.

-¡GRYFFINDOR!- gritó el sombrero ni bien rozó la cabeza deljoven.

Los tres jóvenes que ya estaban sentados en la mesa de losleones se levantaron rápidamente y aplaudieron con fuerza haciendo que salieranfuegos artificiales por encima de sus cabezas.

Berni rio divertido y pasó el brazo por los hombros de sunovia.

-un verdadero Gryffindor ¿Quién lo diría de ti?- se burló lapelirroja.

-no molestes- dijo su mejor amigo lanzándole una papa fritaque estaba frente a él y que Malcolm atajó con un movimiento de su brazo.

-ahí entra ese- dijo Malcolm en la mesa de los leones yScorpius en la mesa de las serpientes.

-basta Scor- dijo Thalia tratando de calmarlo- entre Theo yyo ya pasó todo, no interesa ya
a menos que no te guste la fascinación quetiene por tu pelirroja-

-pues claro que no- dijo el rubio- ya es suficiente que ellase muestre con ese búlgaro para añadir a mi primo a la sopa-

-te estés volviendo demasiado muggle, Scorpius- se rio de élAlbus- Thalia Zabinni, ¿cierto?- preguntó cortésmente a la joven.

Ella asintió con una sonrisa que a Albus le pareció adorablepero como si de una hermana se tratase.

-¿otro con problemas de amor?- preguntó la joven.

Scorpius asintió.

-pero este la ha tenido a su lado todo este tiempo y no hizonada de nada- rio mirando a Alice Longbottom que estaba con mirada tristemientras veía a su mejor amiga Rose sentada con otros y riendo feliz con ellos.

-como que no luce muy feliz- aseguró la joven.

-Rose era su mejor amiga, ahora que ella ha hecho nuevosamigos, se ha olvidado de los antiguos-

 

-y supongo que tú eras uno de ellos, ¿cierto?- preguntó lajoven.

-así es, era su mejor amigo, por cierto, soy Albus Potter-

-¿un Potter amigo de un Malfoy?- preguntó burlona.

-veo que has hablado con ella de mí- rio Albus mirando a sumejor amigo.

-no soy gay para estar hablando con ella de tu pocoagraciado cuerpo- se excusó Scorpius encogiéndose de hombros.

-¿pero qué es lo que tiene Rose Weasley de especial para quetodo el mundo se fije en ella?- preguntó con pena la joven.

Albus la miró sin comprender.

-no sé si tú la conozcas bien, pero cuando ella salió deaquí el año pasado era una persona distinta- recordó el joven tristemente- Roseera de las personas que daba de comer a las aves, que se reía de un chistetonto solo para no hacerte sentir mal, ella era de las que se desvelaba paraentregar un trabajo porque tuvo que quedarse hasta tarde ayudándote en tuinforme sin que ella haya hecho el suyo, era una mujer compasiva, cariñosa,dulce, ella era la mujer perfecta- dijo el moreno.

-pareciese como si tú también hubieses estado enamorado deella- dijo la joven con mirada suspicaz.

-no- aseguró Albus- Rose es
bueno, era mi mejor amiga, miprima favorita, más que hermanos, además, muchas de las cosas que te dije lodecía el oxigenado de mi lado todas las noches antes de irse a dormir omientras hablaba dormido-

-no hablo dormido- se quejó el rubio.

-¡sí lo haces!- dijeron ambos chicos.

-¿y qué fue lo que hizo que ella cambiara?- preguntó lajoven intrigada, si era cierto lo que Albus le decía, algo que debió ocasionarel cambio, y no cualquier cosa, debió haber sido algo muy doloroso.

-fue mi culpa- dijo Scorpius y les narró la historia delbeso con Melissa Bloom, cómo Rose lo vio y que al parecer por eso se había ido.

-eres un idiota- dijo la joven- obviamente ella estabaenamorada de ti y tú la lastimaste-

-pero no tenía el derecho de irse y buscarse otro novio niacostarse con el tuyo- dijo Scorpius.

-¡QUÉ!- dijo Albus llamando la atención de algunos alumnos-¿acostarse con tu
?-

-cada uno se defiende con lo que puede- dijo la joven-estuvo mal que ella hubiese estado con mi novio pero él también accedió y yooptaría más porque Nott quiso con ella antes que ella con él, lo nuestro ya ibamal; y no eches la culpa a otros cuando es tuya desde un inicio-

-¡SLYTHERIN!- gritó el sombrero, no se habían dado cuentaque ya Theodore Nott estaba siendo escogido por el sombrero, ninguno de lostres aplaudió mientras que Theodore se acomodaba entre dos muchachas que lomiraban con deseo.

-parece que ya tiene sus dos primeras presas- dijo el rubio.

-lo dudo- habló Thalia- desde que ha llegado no ha dejado dever a Rose en ningún momento-

Scorpius apretó sus puños con fuerza, no soportaba tener quecompartir a Rose, había decidido reconquistar a la joven pero ahora estaba enel mismo colegio su novio, sus nuevos mejores amigos y el chico con el que se(rogaba que no fuese verdad lo que le había contado Thalia) había acostado.

-este año- comenzó la directora- hemos logrado que loscolegios de magia más importante de toda el mundo compitan entre ellos, no enun concurso del riesgo del Torneo de los Tres Magos, pero sí parecido en lasdemostraciones de dominio de magia que tengan, hemos tomado la idea de unpequeño concurso que hacen los colegios Durmstrang y Beauxbatons, no solo esdemostración de magia, sino también otros tipos de artes que más adelante seles irá enseñando, es por eso, que cada colegio va a escoger a sus 5 mejoresalumnos para participar en esta competencia, no es necesario que estén en elmismo año todo el grupo, eso se lo vamos advirtiendo, por eso tenemos quepreguntar si es que los nuevos alumnos desean participar, con sus anterioresescuelas o como alumnos de Hogwarts
señor Nott, ¿participa como alumnos deHogwarts o de Beauxbatons?-

 

-Beauxbatons, directora- aseguró Nott sin dudar.

La directora asintió mientras que una vuela pluma escribíatodo.

-señor Krum, ¿usted por qué escuela participará?-

-Durmstrang-

-señor Avery, ¿usted?-

-Durmstrang-

-señorita Crouch, ¿usted por cuál?-

-Durmstrang-

-señorita Zabinni, ¿usted por cuál escuela se decide?-

Thalia miró a su exnovio flirtear con una chica mientras quemantenía su mirada en la pelirroja.

-por Hogwarts, directora- aseguró la morena, haciendo queTheodore la mirara sorprendido y con furia en los ojos, ella era la mejorcombatiente que tenía Beauxbatons, habían quedado en primer puesto el añopasado en la competencia contra Durmstrang, aunque en aquella ocasión ni Roseni Natas habían participado porque ellas optaron por competir en otrasactividades. Le dedicó una mirada retadora y burlona y dejó de verlo.

La directora asintió con una sonrisa y vio que la vuelapluma terminara de escribir.

-ya que ha pasado un año entero en aquella escuela, laseñorita Weasley también debe decidir junto a qué escuela va a participar-

Rose rio junto con sus amigos. Se levantó mirando a todoscon altivez. Y dijo el nombre del colegio al que apoyaría.

-Durmstrang-

Un silencio abrumador se levantó en todo el Gran Comedor.Profesores, alumnos y su familia quedó asombrada de la decisión de la joven.Rose siempre había sido una fanática de Hogwarts desde que entrara al colegio yque ahora decidiese apoyar a otro colegio era
INCREÍBLE.


Ojalá y les haya gustado este capítulo, espero hayan entendido más o menos por qué es que han aparecido esos dos franceses, van a haber personajes nuevos y ojalá y les agraden :D

Espero sus comentarios con muchas ansias y gracias por leer!!!
Besos

*SombraPosion*

HOla chicos y chicas, aquí les dejo un nuevo capítulo, ojalá y les guste :D No se olviden que me harán muy feliz con sus comentarios :D


Minerva McGonagall era una mujer muy vieja, que tenía lasfuerzas necesarias para volver a soportar otra guerra mágica, y estaba segurade haber sido testigo de todo lo imaginable e inimaginable; pero nunca, nuncapensó oír aquello.

-Durmstrang-

Una de sus mejores alumnas, quizá la más prometedora, conquien contaba para ganar la competenciaal lado del otro mejor, Scorpius Malfoy, había dicho que no participaría con sucolegio inicial, sino con el colegio en el cual había pasado un año deestudios.

-¿está
está segura, señorita Weasley?- preguntó con lo vozentrecortada.

Rose Weasley miró seriamente a su profesora favorita, ellale había enseñado todo lo que sabía y la había educado correctamente; pero, todolo que sabía ahora, todo lo que podía usar y con lo que podía competir en aqueltorneo se lo iba a deber a Durmstrang, su fuerza, su confianza y su estilo delucha se la había dado el colegio en el que había hecho grandes amigos.

 

-profesora, estoy muy agradecida con lo que el colegioHogwarts, sus maestros y en especial usted, me ha enseñado
pero, los medios quevoy a usar para la competencia, los conocimientos que voy a usar en ellos, aligual que los hechizos y las técnicas, no van a ser de Hogwarts, sino deDurmstrang, por lo cual, no considero que sea lógico ni justo que me presentepor esta escuela, cuando no voy a aplicar nada de lo que me enseñaron aquí, ¿noes así?-

Los alumnos miraban expectantes la conversación de ladirectora con la alumna, los primos de Rose ponían especial atención. Hugo enprincipal sabía a lo que su colegio se enfrentaría si Rose participaba contraél

-muy bien, como dije anteriormente, es la decisión de losalumnos, así como la señorita Zabinni ha decidido participar con nosotros,usted está en su libertad de participar con su otro colegio-

Rose asintió agradecida y se sentó siendo recibida por suscompañeros de Durmstrang con sonrisas.

-bueno
¡QUÉ INICIE EL BANQUETE!-

Ante todos los alumnos aparecieron los miles de manjares quepreparaban los elfos en las cocinas del colegio.

Berni miraba maravillado todos los potajes sin saber porcuál decidirse para empezar, Malcolm cogió el primer plato que apareció frentea él y empezó a comer.

Rose y Natas ni atención le prestaban al banquete, ellasseguían una dieta estricta y si comían, eran cantidades medidas y ciertos tiposde alimentos.

-tendremos que hablar con los elfos y pedirles que cocinenlo que comemos- dijo Rose estirando un brazo y haciendo levitar un plato que seencontraba a la distancia, que una chica de sexto curso había intentado cogerpero se había quedado a mitad de camino. Natas hizo lo mismo con un plato deensalada que estaba a punto de ser consumido por un niño de primer año que lamiró con mala cara por un momento pero luego desistió de hacerlo al ver lamirada en respuesta de ambas amigas.

-¿crees que el torneo ese, sea como el del año pasado?-preguntó Natas.

-¿acaso no dijo eso la directora?- dijo Malcolm en son depregunta, mirando a sus dos amigas.

Rose rio divertida al ver la mancha de puré en los labios deMalcolm, metió su dedo gordo y lo chupó y luego le limpió el labio de su"novio".

-dudo que sea igual, o sea, no creo que haya concursos debelleza porque la profesora McGonagall no es tan altiva como madame Máxime perosí creo que puede haber otro tipos de competencia y lo más probable es que seaen conjunto-

-¿en conjunto?- preguntó Berni.

-así es- aseguró la pelirroja- conociéndola, va a querer quelos mejores de los colegios sean realmente buenos, no solo en un arte, como loson las engreídas de Beauxbatons, sino que todos tengan de todo; por ejemplo,Malcolm es un hecho que es escogido en Durmstrang, y si hubiese competencia depintura él fallaría en una-

Todos asintieron.

-entonces, Malcolm no va a ser uno de los escogidos- rioBerni y luego todos lo siguieron.

-no puedo creer que Rose no compita por nosotros-

Lily miraba a su prima desde el otro extremo de la mesaconjuntamente con el resto de su familia. Lucy también la miraba y Hugo nosoportaba si quiera verla. No reconocía a su propia hermana. No reconocía enella a la que alguna vez le ayudó a superar el "enamoramiento" que había tenidopor su prima Lucy, no reconocía en lo absoluto a aquella joven.

 

-no entiendo por qué Rose ha cambiado tanto- dijo Lucy dandoun suspiro pesado.

-bueno, no importa ahora-dijo Hugo, sorprendiendo a sus dosprimas-ahora lo que importa es ver cómo hacemos para participar en esacompetencia-

-¿crees que podamos ser elegidos?- preguntó Lucy.

-¿y por qué no? Somos mejores que la mayoría de Hogwarts-

-pero te olvidas de mi hermano Albus, su mejor amigoScorpius y parece que la nueva no es nada fácil de vencer, ¿cómo se llamaba?¿Thala, Dala
?-

-no importa cómo se llama, pero en el nombre de losWeasley's debemos participar-

-¿se te olvida que Albus también es un Weasley?- preguntómolesta Lily.

-no, pero él no lleva el apellido en primera así como tú
nuestrostíos y abuelos dieron todo en la gran guerra para que el nombre Weasley quedeen alto, sea como sea, nuestro apellido debe estar allí; no es justo que elmejor duelista que tenemos en la familia, o sea Fred, no pueda participarporque salió el año pasado, pero debemos tener el apellido en el equipo deHogwarts- dijo Hugo con total convicción.

-bueno, eso es cierto, pero recuerda que Fred era el mejorduelista el año pasado, y eso era porque Rose no había estado en el colegiopara enfrentarlo
y según veo, ella ha mejorado mucho estando en Durmstrang enese tiempo- aseguró Lucy.

-además, los únicos que quedan con el apellido son Lucy ytú- habló Lily- y, no es por ser mala, pero Lucy apesta en combate-

Lucy se sonrojó pero asintió con la cabeza apenada.

-entonces solo queda que me escojan a mí-

-bueno, estimados alumnos- comenzó la directora- a lo largode la semana, irán llegando las delegaciones de los demás colegios
espero quelos reciban con alegría y con compañerismo, cada colegio escogerá la mejormanera en que desee alojarse, hasta donde sé, los colegios Beuxbatons yDurmstrang no se alojarán en el castillo, el colegio de chamanes de la Amazoníade Perú se alojará también fuera al igual que el colegio Salem; por hoy, lespresento a la primera delegación que ha llegado, ¡denle la bienvenida alcolegio Durmstrang!-

Los cuatro alumnos que habían optado por participar por esecolegio, se levantaron rápidamente y empezaron a aplaudir con entusiasmo cuandolos alumnos de su colegio se hicieron presentes.

Entraron tranquilamente, no hicieron ningún tipo de show,cosa que asombraba a la directora. Tras todos los alumnos; ingresaba eldirector del colegio, el padre de Malcolm, el reconocido jugador de quiditch yahora director, Viktor Krum.

A mitad de camino, donde estaban los cuatro alumnos, sedetuvo y los quedó observando seriamente.

-Avery, Crouch, Krum, ¿qué se supone que hacen ahí? ¡Entrencon su escuela!- les dijo en voz alta. Los tres chicos se levantaroninmediatamente y se colocaron al lado de su director. Rose observó con unasonrisa a su director, que más que un maestro, lo consideraba como un segundopadre.

-Rose- dijo este más dulcemente, lo más dulce que le habíapodido escuchar alguna vez su hijo- sé que eres de esta escuela, pero
no puedoevitar preguntártelo, ¿por qué colegio-

-por Durmstrang- aseguró Rose haciendo que su uniformecambiara al color negro que usaban los alumnos de élite. Muy distinto al de losotros alumnos, había pocos, unos quince que llevaban ese uniforme y sus amigosy ella estaban entre ellos.

 

El director mostró su blanca sonrisa y dejó que la jovenocupara su lugar a su lado derecho al igual que Natas. Y avanzaron.

-Viktor- saludó la directora. Este besó la mano de laanciana con mucho respeto.

-mi estimada profesora, espero no se haya molestado porquitarle a su mejor estudiante-

Minerva le dedicó una agradable sonrisa.

-este año tengo uno mucho mejor que la señorita Weasley,debo decir- sonrió la profesora, sabía que Rose era buena, pero estaba seguraque Malfoy podría ganarle, después de todo, sabía que la joven Weasley nuncapodría ganarle a la persona causante de su sufrimiento- no creas que tienesventaja-

Viktor sonrió al igual que los demás alumnos del colegioinvitado ante lo dicho por la profesora, era un hecho, para todos ellos, nosabían quién era ahora la señorita Rose Weasley.

A lo largo de la semana fueron llegando los demás colegios.

El colegio que llegó al día siguiente de Durmstrang fueSalem, este entró con un despliego de estrellas a lo largo de todo el GranComedor, mostrando a sus alumnos con uniformes azules marinos, rojos y blancos.La directora del colegio era una mujer de mirada severa y porte muy elegante,llevaba un traje de falda recta e iba toda de negro. Natas y Berni reconocierona unos amigos de ese colegio y los saludaron ni bien se acomodaron en susasientos, presentándolos a Rose y a Malcolm como era debido. Thalia también fuea saludar a sus amigos pero esperó a que se fuera la pelirroja a la que nosoportaba, pues a pesar de llevar un día de clase, ya había tenido dosenfrentamientos con ella en el horario escolar y no quería más problemas porahora, después de todo, a pesar que Rose no participaría por Hogwarts, losprofesores la tenían en muy alta estima y más por los conocimientos quedemostraba que tenía.

Al tercer día declases, llegó el colegio de magia de Etiopía, la piel morena tostada de las y losalumnos de esa institución hizo a muchos de los alumnos suspirar por ellos. Losalumnos llevaban túnicas muy abrigadoras para la temporada que era, pues ellosno estaban acostumbrados a temperaturas tan bajas en comparación con su lugarde origen, su director, un moreno de más de metro noventa hizo laspresentaciones adecuadas en frente de todos los alumnos y les deseó suerte atodos.

Al cuarto día llegaron los alumnos del Colegio Nacional deMagia de Australia, ese colegio congregaba a todos los alumnos magos y brujasde Oceanía y se les notaba muy jovial, pues saludaron uno por uno a losestudiantes presentes. El mismo día llegó el colegio de chamanes de la Amazoníaperuana, entregaron a todos como regalo plumas de papagayo e hicieron crecerplantas muy hermosas y exóticas en todo el Salón, más de un alumno se quedómaravillado con la belleza de las flores.

Al quinto día, llegó el último colegio, los alumnos deBeauxbatons. Llegaron como siempre, con sus uniformes celestes claros, mirandohacia arriba y con tal altivez que no les hizo ninguna gracia que Roseingresara en el mismo momento en que ellos entraban, pues la pelirroja sellevaba la mirada de todos los presentes.

Una vez acomodados todos los alumnos de todas lasdelegaciones, la directora minerva se paró en medio de todo el Gran Comedor.

 

-El día viernes de la próxima semana, se hará lapresentación respectiva de los alumnos que participarán en el concurso. Losdirectores y profesores de cada delegación decidirán quiénes serán los querepresenten a su respectivo colegio, ningún otro se entrometerá- habló conseriedad- pero eso sí, debe haber una demostración pública para demostrar queno se hace la selección por burocracia, sino por meritocracia
se empezará conla delegación de Beauxbatons, luego con la de la Amazonía peruana, seguidos porHogwarts, después vendrá Etiopía, luego la delegación del colegio de Australia,posteriormente Salem y por último, ya que el asar lo decidió así, será Durmstrang-

-¿por qué creo que aquí no hubo asar sino que metieronmano?- preguntó Thalia al ver las miradas cómplices de Rose y sus amigos.

-dudo que Rose haya hecho trampa alguna, además- hablóAlbus- el sorteo se hizo en presencia de todos los directores, lo hubiesennotado inmediatamente- aun así, dudaba de sus propias palabras después de verlas sonrisas culpables de los miembros de Durmstrang.

-el inicio de las demostraciones se hará a las 9 en punto enel gran estadio, cada colegio deberá hacer una presentación de su mejoractividad, ya cada director está informado de las competencias que habrá, asíque cada uno decidirá qué mostrar
cada delegación tendrá un tiempo indefinidopara hacer las demostraciones respectivas y se escogerá allí a sus cincorepresentantes, no es necesario que todos los alumnos participen, pues seríauna catástrofe- muchos de los alumnos rieron- pueden ser mínimo 20 en el campoy luego irán perdiendo o retirando a sus alumnos según decidan, con tal quequeden 5 en el campo y estos serán los representantes
en el transcurso de estasemana pueden escoger sus veinte mejores o más y prepararlos como deseen. Noteniendo nada más que decirles, les dejo que disfruten su cena-

La mayoría de delegaciones de los colegios se había hechoamigas entre ellos, en especial las delegaciones de Etiopía y de Amazoníaperuana se había hecho muy cercana por su afinidad con la naturaleza. Los deDurmstrang eran muy afines a los chicos de Salem y Hogwarts se había hecho muyunido a los de la academia de magia de Australia. Sin embargo, Beauxbatons semantenía cerrada, se habían sentado en un extremo de las mesas y no miraban anadie más que no fuesen ellos.

Rose miraba a los jóvenes que conocía en la escuelafrancesa, notó que Theodore se había acercado a ellos y que ni bien habíasentido su mirada en él, volteó hacia ella. Sus ojos se cruzaron por un momentopero Rose rápidamente cortó la conexión. Se había dedicado a esquivar al chicoque había conocido en Francia durante toda la semana, llevaba clases con Slytherindurante tres cursos, lamentablemente eran los cursos más importantes y los veíamás veces que en otras. Cómo le hubiese gustado que uno de los cursos fueseHistoria de la Magia, pero no, tenía que llevar Defensa de las Artes Oscuras(curso que tanto ella y sus amigos, en su primer día, lo odiaron), Pociones yTransformaciones. En todos y cada uno de los días que llevaba, no se separabade sus mejores amigos y de Malcolm.

Malcolm, no sabía qué estaba pasando por la cabeza de ella,pero empezaba a sentir mucho más de lo que alguna vez sintió por él, su ayuda,su constante comprensión hacia ella, todo hacía que empezara a amarlo
más de loque quizá amó a Scorpius, y eso la aterraba.

 

-señorita Rose- vino a hablarle un chico de Salem- queríamosinvitar a toda su delegación a nuestra selección el día de mañana-

Rose y sus amigos asintieron con la cabeza, desde que habíallegado la delegación de Durmstrang, no habían cenado en la mesa de Gryffindor,por lo que toda su casa los miraba de mala manera cada vez que llegaba la horade dormir.

-por supuesto que iremos- contestó el director Krum- yavísale a tu escuela que están invitados a nuestra demostración también, seráel último día de las presentaciones-

El joven asintió con la cabeza, saludando a Rose y a sus amigosen el camino.

-no puedo creerlo- se quejó Thalia.

-¿Qué ocurre?- preguntó Scorpius viendo a su amiga muymolesta.

-yo estudié en Salem, seis meses pero estudié y sin embargo,a ella la invitan a su demostración, ¿es que acaso han olvidado que fui compañerasuya?- dijo escandalizada, se había cruzado con varias de sus compañeras y enningún momento estas la saludaron, pero cada que las veía cruzarse con Rose ocon cualquiera de su séquito de amigos, los saludaban fervientemente y esto lallenaba de ira, no soportaba que todas las delegaciones y en especial suanterior colegio la tratara con especial atención.

-quizás se sienten obnubilados por Rose- dijo Albus,ganándose miradas desaprobatorias por parte de sus dos compañeros Slytherin-¿qué? Si es cierto, Rose cada vez está más hermosa y eso que es mi prima-

Thalia bufó con aburrimiento y se dedicó a mirar a otropunto que no fuese la pelirroja que más odiaba, en lo que llevaba la semana; esoscuatro de Durmstrang, como los llamaba Thalia, habían hecho de todo por dejaren ridícula a todos que no fuesen de Durmstrang burlándose de lo poco quesabían.

Pero Scorpius no podía negarlo, aunque le doliera, se habíadado cuenta que Rose estaba más hermosa con ese traje más ceñido a su cuerpo,con sus curvas más notorias, con su cuello blanco y su escote pronunciado,estaba enamorado de ella y creía que también ella de él, pero había notado enesos últimos días, la fascinación de su pelirroja por el búlgaro hijo deldirector y le estaba preocupando. Por alguna razón, la notaba que empezaba aenamorarse de él, si es que no lo estaba ya.

-¿creen que ella lo ame?- preguntó Scorpius al aire libre- osolo es actuación-

Thalia miró con pena a su amigo, ella también lo habíanotado, si Scorpius había perdido ya a Rose, no lo podía asegurar, pero sabíaque si el chico Krum seguía siendo así de cuidadoso con su "novia", pues laperdería por completo.

-no lo sé- dijo Albus- últimamente no puedo asegurar nadasobre mi prima-

Scorpius miró a su amigo, tenía su rostro apenado y sesintió mal por ser tan egoísta; él solo pensaba en sí mismo y en sussentimientos, mas no era el único que sufría, la familia de Rose también lohacía ante la indiferencia que ella les mostraba. La observó nuevamente, ellaestaba recostada sobre el hombro de él, mirándolo con ¿adoración? Nunca lahabía visto con esa mirada y por eso, empezaba a tener miedo, miedo de perderlapor completo.

Thalia miró a su amigo y posteriormente a la chica de lacual este estaba enamorado. Ya lo había decidido. Ella entraría en escena, esamisma noche si fuese necesario, había venido de Salem a Hogwarts para ayudarloa conquistar a la chica Weasley, y sea como sea, lo haría.

 

-¿vas a quedarte hoy con los de Gryffindor?- preguntóMalcolm a Rose mientras la veía descansar a su lado en el sillón del enormebarco antiguo.

Ella negó con su cabeza mientras se pegaba más a él.

-si quieres, podemos quedarnos- dijo ella.

Malcolm la observó con los ojos entrecerrados, le dolía lacercanía que ella estaba teniendo con él, sabiendo que ella solamente lo hacíapara sacarles celos a los chicos que estaban tras ella. Y solo Merlín sabíacuánto le dolía, dolía ver que ella no se interesase en él en lo más mínimo.Ella le devolvió la mirada, cómo amaba esos ojos, azules como el cielo deHogwarts, no como el de Durmstrang, nunca tan gris, los de ella eran cálidos,llenos de amor y cariño, el problema era justamente eso
que ese amor y cariñono eran para él, sino para otro hombre, otro hombre con ojos grises y cabellorubio.

Rose se inclinó un poco más y pegó sus labios a los deMalcolm, lo amaba y Merlín sabía que ella ya se había dado cuenta de ello y queestaba dispuesta a demostrárselo en ese mismo momento si fuese necesario.

Malcolm se dejó besar y luego tomó la batuta, amaba loslabios de Rose, los amaba por completo. Se pegó más a ella y la puso ahorcajadas sobre él, ella se acomodó y dejó que él la tocara por completo, comollevaba la falda del colegio era fácil que pudiese tocar sus músculos perosintió las manos de él en su trasero también. Ni Theodore ni Berni la habíantocado con tanta delicadeza, o eso al menos era lo que sentía ella. Las manosgruesas y grandes de Malcolm se acomodaban en ella tranquilamente.

Malcolm continuó besándola pero no intentó hacer nada más,no quería que Rose pensase que él quería seguir siendo su novio, no quería quesu amistad y las pocas cosas que podían hacer el uno con el otro se viese afectada.Rose se movió contra él y Malcolm comenzó a dejarse llevar, la pegó más haciaél y con su mano derecha cogió su zona más sensible y empezó a moverla. Lapelirroja soltó un gemido y comenzó a besarle el cuello, haciendo que Malcolmtambién gimiera, este metió un dedo dentro de ella y comenzó a moverlo encírculos, Rose desabrochó su pantalón y cogió el sexo del chico y comenzó amoverlo rápidamente, mientras besaba la piel expuesta de Malcolm tras haberleabierto los primeros botones. Malcolm sentía que comenzaba a perder la cabeza,sacó el dedo de Rose y la elevó un poco, haciéndola entrar en su miembro, Rosesoltó un suspiro y mirándose a los ojos comenzó a moverse lentamente. Nodejaron de mirarse mientras se besaban y se movían lentamente. Ambos lo estabandisfrutando, sentir a Malcolm dentro de ella la obnubilaba y a él sentirla aella lo hacía sentir increíble.

Un sonido al otro lado de la sala los hizo separarserápidamente y acomodarse, pero Rose continuó desparramando besos suavesalrededor del rostro masculino. Malcolm la vio sonreír y sonrió también. Eraesa sonrisa juguetona, la de ella, que lo había enamorado desde un principio,esa que no había visto en mucho tiempo, desde que llegó a Durmstrang.

-creo que lo mejor sería a ir a la escuela- dijo Malcolm- ladirectora nos castigaría si se enterara que no vamos a dormir allí-

Rose asintió con la cabeza al momento que entraba Natas a lasala.

-¡Rose!- chilló su amiga- necesito hablar contigo-

 

Malcolm sonrió meneando la cabeza.

-las dejo solas entonces-

Rose asintió con una sonrisa y le dio un beso en los labiosque hacía mucho no había sentido Malcolm.

Natas se quedó viendo a su mejor amiga y cómo se quedabamirando a su supuesto novio, era la mirada que tenía cuando había llegado alcolegio búlgaro y hablaba del tal Scorpius Malfoy. Ella podía reconocer a sumejor amiga enamorada por completo de Malcolm.

Una vez sintió que no había nadie más, se sentó en el mismosillón que la pelirroja.

-¿me dices qué fue eso o quieres que saque mis propiasconclusiones?-

Rose la miró perpleja pero luego comprendió a qué serefería.

-creo que
creo que estoy enamorada de Malcolm-

Natas la miró seriamente.

-sabes que no puedes decir "creo" en una situación comoesta- aseguró la pelinegra- Malcolm habrá aceptado hacerse pasar por tu novio,pero eso no significa que puedas jugar con sus sentimientos-

-no- aseguró Rose poniéndose seria- no juego con nada, estoyenamorada de Malcolm-

-¿pero y Malfoy?-

-no lo sé, pero por alguna razón
no me importa- dijo lapelirroja- siento que lo que me pasa con Malcolm no solo es lo correcto, sinoque
realmente, estoy enamorada de él-

Natas la miró por unos momentos y luego una enorme sonrisase dibujó en su rostro.

-no puedo creerlo- dijo ella completamente feliz- mi mejoramiga enamorada de mi mejor amigo, y ahora en verdad- se acercó a abrazarla-¿ycuándo se lo vas a decir?-

-creo que
prefiero demostrárselo- dijo Rose- prefieromostrarle qué es lo que siento por él-

Natas asintió con la cabeza y comenzaron a hablar detrivialidades.

-¿has visto la hora?- dijo sorprendida Rose- son casi lasocho, McGonagall nos va a matar si nos ve fuera a estas horas-

Natas y ella se levantaron y salieron corriendo rápidamente.

Cruzaron el pequeño puerto lo más rápido que pudieron yllegaron casi a la entrada de Hogwarts, en menos de cinco minutos, gracias alentrenamiento físico de Durmstrang.

-estoy tan contenta por ti, Rose, ya era hora que olvidarasa
-

-shhhh- dijo Rose.

Natas dejó de caminar y se puso en guardia, se fijó en elcorte que tenía en el brazo, sintiendo allí su varita por si la necesitaba.

Se quedaron por completo en silencio cuando volvieron aescuchar el mismo sonido y Rose tomó la delantera, ella era mejor en combateque su amiga, así que si las atacaban ella tendría una reacción más rápida.

Caminaron rápidamente, haciendo el menor ruido posible,continuaron lentamente hasta que llegaron al borde de la torre, según lo quepodía escuchar, lo que sea que estuviese haciendo ese ruido se encontrabadetrás de aquel muro. Les llegó hasta los oídos un gemido, el gemido de unachica y la voz de la misma pidiendo "más". Ambas sonrieron con maldad, conocíanaquella voz y estaban encantadas. Natas antes que continuaron tomó del brazo aRose, y con una pregunta implícita, Rose asintió. Era obvia la pregunta, y eralógico lo que verían. Rose había visto a la morena de slytherin todo el tiempocon Scorpius, pero sabía que no la afectaría verlos a ambos, ya no.

Ambas cruzaron la pequeña parte de la torre que los separabade su botín, pero nada preparó a Rose para lo que vería. Natas se tapó la bocacon las manos sintiendo el más profundo dolor que nunca antes había sentido ensu vida. Y Rose no estaba nada diferente.

 

El cabello negro revuelto por las manos morenas, los labiosde él recorrer con deseo y adoración el cuerpo de ella, los movimientos bruscosy rápidos del cuerpo de él hacia el de ella.

Ni siquiera se habían percatado de la presencia de las dosespectadoras, hasta que los ojos de la morena se abrieron y miraron a Rose y aNatas con una sonrisa.



Sí, lo sé, mega aburrido :P bueno, no tanto como mega pero sí no es lo que normalmente escribo que es como que más emocionante :P les prometo que en dos o tres días subo el siguiente para que no se desanimen :P aun así espero sus comentarios jijijiji :D Pero, se animan a dar el nombre de la persona que puede estar acompañando a la morena de Slytheryn???

Besos

*SombraPosion*

Hola chic@s!!!!

Bueno, en primera, lamento no haber contestado ninguno de los comentarios en el capítulo anterior y es porque si lo hacía, podía adelantar algo de este capítulo y no quería malograrles ello. Me ha encantado haberles dejado con la intriga, es algo que la mayoría de autores hace pero nunca antes me había salido y AL FIN me salió jejeje

Ojalá les guste este capítulo, es un tanto corto porque es más como un capítulo de paso, puesto que se trata más de las emociones y cosas que sienten los personajes...ahora ya comprenden por qué es que había aparecido Thalia, ya que antes nadie se imaginaba qué era lo que iban a hacer esos dos franceses.

Sin más, les dejo con el nuevo capítulo :D ojalá les guste y espero ver sus comentarios, que vuelvo a decir, me encantaron los anteriores. <3


-¿justo tenía que llegar Crouch?- se preguntó Malcolmmientras caminaba con la mirada perdida hacia el colegio, pudo notar el cieloempezar a oscurecerse.

-ya casi son las siete- dijo una voz muy cerca de él.

Él la miró y reconoció a la joven que le hablaba.

-Malcolm, ¿estoy en lo correcto?- preguntó ella.

Él asintió recordando a la joven con quien había intentadoacostarse durante su estancia en París, pero la joven no le había hecho caso.Era la única que se había negado a él, casi todas habían pasado por su camaestando en el colegio francés incluyendo las de su propio colegio y muggles,pero ella no y lo otorgó a que estaba en duelo porque su enamorado se estabaacostando con su novia en el momento.

-¿tengo mala memoria, o
- Thalia respiró, debía hacerlo,aunque no fuese lo que quería, debía hacerlo, estaba segura que si se locontaba a Rose, la haría dudar y eso llegaría a resquebrajar su inicialrelación con Malcolm- creo que en París no tuvimos nuestro momento paraconocernos?-

Malcolm la miró y sonrió de lado, no habría nada de malo enechar una cana al aire; después de todo, Rose quería sacarle celos a otrochico, si su pelirroja no se enteraba, no habría problema, pero
¿y si seenteraba? ¿Se molestaría con él? Thalia vio la duda en los ojos de Malcolm, nodebía dejar que dudara, así que hizo lo primero que se le ocurrió, se abrió deun solo movimiento de varita los botones de la blusa y dejó notar sus pechoscolor café que los ojos de Malcolm no dudaron en examinarlos.

Thalia caminó hacia él y se le pegó hasta que sus pechoschocaron con el de él.

-realmente me gustaría probarte- dijo ella estirando la manotocando las partes íntimas de Malcolm, sonrió cuando sintió la erección delpelinegro crecer junto a su mano.

 

Él le agarró la mano y le besó el dorso de esta.

-¿y dónde querrías hacerlo?- preguntó el joven. Thaliasopesó sus posibilidades, si entraban al colegio, era posible que más de uno laviera, pero si lo hacían fuera del colegio, había un igual de posibilidades yno quería quedar como una zorra, solo hacía esto por su mejor amigo. Lo jaló dela mano de manera juguetona, dirigiéndolo hacia el castillo pero Malcolm notó unamuesca de una torre cercana, estaba muy pegado al camino pero lo iba a hacerrápido e irse, así que no se chocaría con Rose ni con Natas si regresasen.Además, conocía a ambas y cuando hablaban demoraban horas.

Jaló a la chica hacia el lugar y la empezó a besar confiereza, Thalia sentía asco tras cada beso, tanto como las veces que se habíabesado con Theodore después de enterarse de su engaño con Rose, pero así comohacía con él, actuó. Y por Merlín que era buena actuando, dejó que Malcolm lelevantara la falta y metiera dentro de ella dos dedos, luego entro por completoen ella. Se dejó llevar por un rato, sintiendo las estocadas del chico en sí ysolo cerró los ojos, imaginando que quien la besaba, quien la tocaba y quien lasacudía en ese momento era Albus y no Malcolm, se dejó llevar llegando a suprimer orgasmo después de mucho tiempo, pero Malcolm no la dejó terminar porquecontinuó con su movimiento fuerte contra ella sin detenerse, empujando dentrode ella, haciéndola gemir con fuerza y callándola a la par con besos.

-más- dijo ella en voz fuerte y Malcolm solo atinó a moversecon más fuerza.

Ni siquiera se habían percatado de la presencia de las dosespectadoras, Thalia abrió sus ojos, notó dos miradas hacia ella. Y pudo notarlos ojos adoloridos de Rose, la pelirroja estaba sufriendo, eso lo podía ver ypodía ver que lo hacía más de lo que ella había sufrido por Theodore. Por unmomento se lamentó, pero luego sintió el calor de llegar a su siguienteorgasmo, cerró nuevamente los ojos e imaginó la cara de Albus y su cuerpo quieningresaba, sonrió y volvió a abrir los ojos, Rose seguía allí pero se fue nibien notó la sonrisa de la joven.

Thalia no había imaginado que la misma Rose los vería, ellaesperaba contárselo en una de las clases pero nunca pensó que podría ser mejorque eso y que fuera ella quien la vería.

Sintió lástima por la pelirroja, pero el placer del momentola obnubiló y solo se dejó llevar, a pesar que sabía que después, lloraría porlo que estaba haciendo.

Rose se giró y comenzó a caminar rápidamente, al lado deella iba Natas. Solo quería correr, llegar a su dormitorio y quedarse allí parasiempre, pero los gritos de la chica la detuvieron.

-se nota que lo disfruta- habló Rose- supongo que Malcolm seestá encargando de ello-

-Rose
- Natas se quedó a media frase cuando vio a su amigaempezar a temblar de dolor.

-solo necesito- dijo Rose en voz tan baja que si no fueraporque Natas era su mejor amiga ni lo habría comprendido- llegar
a mihabitación-

Natas asintió, pero no podía avanzar; su amiga había caídode rodillas al suelo, veía las gruesas gotas de dolor caer y mezclarse con elpasto que había cerca. Se acercó a ella y la agarró con fuerza.

-mírame bien- dijo la pelinegra poniéndose a la altura de suamiga- sé lo que se siente y tú también, ya lo has sentido antes, ¿lorecuerdas?- Rose simplemente asintió con la cabeza, no tenía fuerzas ni parahablar- solo vamos a hacer como si nada de lo que viste te afecte-

 

-pero-

-¡nada de peros!- gritó Natas, sentía su voz entrecortarse,quería a Rose como a una hermana, quizá sus padres habrían luchado en bandosdistintos, quizá ella era otra antes de volverse mejores amigas, pero sea comosea, Rose había sido la única que no la había juzgado nunca
antes que ella sevolviese popular, todos la habían juzgado, pero Rose nunca lo hizo y por eso laquiso desde un inicio y se hizo su amiga con ánimos de protegerla y cuidarla-me vas a escuchar bien, Rose Weasley, te entrené para que no llorases, teentrené para que supieses enfrentarte a este dolor, y lo vamos a aplicar ahora,es lo mismo que pasó con Malfoy, ¿lo recuerdas?-

Rose miró a su mejor amiga, sabía que Natas quería llorar,la conocía muy bien; a veces, cuando ella no podía llorar o no quería, Natas lohacía por ella, porque le dijo que ella soportaría su dolor si ella soportabael suyo.

-no es lo mismo- dijo la joven- Malcolm es
-

-es otro que cae por una falda más, no merece tu llanto,¿entendido?-

Rose se dejó llevar por su amiga, se dejó guiar a suhabitación, se dejó encerrarse en ella.

Y lloró, lloró todo lo que podía, lloró toda la noche siendoprotegida por su amiga, que había expulsado a todas las chicas que habíanintentado entrar a la habitación. Puso un hechizo de niebla negra por la cualdebían cruzar si es que querían entrar al ala de chicas, pero que nadie intentóhacerlo.

Esa noche, todas las chicas de Gryffindor durmieron en lasala común.

-¡hey!- Natas sintió que alguien la movía y abrióperezosamente los ojos. Notó a su mejor amiga despierta y ya cambiada.

-Rose, ¿estás
-

-no preguntes eso- dijo Rose- sabes que no lo estoy, perotambién sabes
que no lo voy a demostrar-

Natas asintió con la cabeza.

-¿se han levantado todas ya?- preguntó Rose viendo las camasvacías.

-no- dijo Natas con una sonrisa-no dejé a nadie entrar alala de mujeres, no podías correr el riesgo de ser escuchada llorando, no lo ibaa permitir-

Rose miró con amor a su amiga, era la hermana que el destinole había negado.

-mejor vamos a ver dónde han dormido las demás-

Natas asintió con la cabeza. Era sábado y no tendríanclases, así que podrían usar su ropa común y corriente. Es decir, su trajenegro que ambas habían comprado en un viaje a París.

Salieron y se encontraron con el gran cúmulo de chicasechadas como podían alrededor de la sala común. Rose y Natas rieron ante ello,haciendo despertar a las chicas que estaban allí, entre ellas las dos primas deRose que miraron con preocupación a su prima mayor.

-¡quién demonios se creen que son!- gritó la prefecta dequinto y las otras dos la apoyaron.

Rose miró a Natas y se rio.

-¿quieres venir a averiguarlo?- preguntó la pelirroja conuna sonrisa macabra, nadie dio un paso al frente con excepción de Lily.

-pudiste botar a todas, pero a mí no
soy-

-sí, Lily, todos sabemos quién eres- rio Rose.

-la hijita del gran Harry Potter- dijo Natas con unasonrisa- qué más
¿quieres asustarnos con el nombre de tu padre?-

 

Lily no miró a la pelinegra en ningún momento, solo a suprima.

-estoy hablando con la dueña del circo, no con su marioneta-

Natas y Rose se miraron y rieron a carcajadas, carcajadasque hicieron temblar a todas las chicas presentes.

-quien quiera decirme algo, dígamelo ahora- dijo Rose- sitiene algún problema conmigo, que me enfrente como es debido, en lacompetencia-

Una chica por el fondo, de cuarto año habló.

-estás muy segura que te van a escoger-

-por supuesto que sí- dijo Rose elevando la mano y haciendolevitar a la chica hacia ella- ¿tú lo estás?-

Rose no usaba su varita a pesar que la tenía en su brazo, nole hacía falta para hacer levitar cosas y mucho menos personas.

-si quieren enfrentarme y no morir en el intento, al menosque sea una que esté capacitada para hacerlo- dijo Rose- no voy a ir a Azkabánpor culpa de unas tontas como ustedes-

Natas rio y pasó al lado de Lily mirándola hacia abajo, Lilyno era pequeña, pero era más baja que Rose y que su amiga.

-si quieres enfrentarnos, será mejor que entres al concurso;sino, no tendrás oportunidad alguna, primita-

Rose pasó al lado de sus dos primas y las vio como si nofuesen más que unas desconocidas.

-¿quién eres?- preguntó una voz masculina que Rose conocíamuy bien- ¿qué pasó con mi hermana?-

Rose se limitó a detenerse a mitad de camino pero no segiró.

-espero que participes en la competencia, Weasley, allíverás quién soy realmente-

Ambas amigas caminaron con tranquilidad hasta llegar a unaula vacía donde Rose entró y fue seguida por la pelinegra que cerró el salónrápidamente.

-sabes lo que nos espera en el Gran Comedor, ¿no es así?-preguntó Natas. Rose asintió, ambas sabían que Malcolm y Berni salían a lascuatro de la mañana a correr y no regresaban hasta las seis y media- ¿vas ahablarle?-

Rose negó con la cabeza.

-pero
-

-ya veré qué hago- la interrumpió la pelirroja, aunque sinmucha convicción.

Salieron del aula y caminaron con tranquilidad hacia el GranComedor. Rose sintiendo que con cada paso que daba, moría lentamente, pero nopodía dejarse ver así, por nadie, menos por Malcolm.

Berni y Malcolm habían decidido irse a dormir al barco trasver le neblina negra que rodeaba el ala de chicas en la torre de Gryffindor,conocían el genio de sus novias y si Natas había hecho ese hechizo, era mejorestar lejos.

-¿te acostaste con la francesa?- preguntó sorprendido Bernimientras caminaban hacia el castillo después de haber tomado una buena ducha.

-no es francesa, solo estudió allá-

-lo que sea- dijo Berni- pero
¿y Rose?-

-¿Qué tiene que ver mi pelirroja en esto?- preguntó Malcolmcontrariado, Berni sabía claramente los sentimientos de Rose y la farsa de surelación- Rose no se va a enterar de ello, porque me arranca las bolas, y no dela manera que quisiera, se supone que debemos fingir que somos novios-

-no se supone- dijo Berni. Él conocía a su amiga, y habíanotado la mirada de Rose en el pelinegro de su amigo, sabía que se habíaenamorado de él, lo sabía, y no estaba para nada equivocado pues por casualidadhabía escuchado la conversación que tenían Natas y ella en el barco- Malcolm,Rose está enamorada de ti-

-no hables tonterías- dijo en una Malcolm- a ella solo leinteresa otro-

 

-¿y por qué le dijo que estaba enamorada de ti a Natasmientras conversaban en el barco?- Berni había escuchado la conversación entreRose y Natas sin querer, pero ya se las olía tras haberla visto toda la semana,aquello solo ratificó lo que suponía.

-¿en
en serio?- preguntó asombrado y atontado Malcolm a sumejor amigo.

Berni asintió con la cabeza y Malcolm puso una sonrisa deoreja a oreja, no podía tener más felicidad en él. Pero ahora se encontrabapreocupado, si Rose se enteraba que se había acostado con Thalia el díaanterior se le acabaría la vida, no solo porque estaba seguro que eso lerompería el corazón a la pelirroja, sino también porque estaba seguro que nuncase lo perdonaría, en especial por lo mal que se llevaban ambas chicas.

-será mejor que no se entere de nada- dijo Berni- no se lodiré yo, ruega porque tu aventura no se lo diga tampoco-

-no creo que lo haga, pero por si acaso me encargaré deello, luego- Malcolm no hacía más que esperar por llegar a ver a Rose y besarlacomo trataba de hacerlo desde hacía mucho.

-allá vienen- dijo Natas, pero Rose lo sabía, habíaescuchado la risa de Malcolm hacía unos segundos. Había pensado todo el ratopero no sabía qué hacer, no sabía cómo reaccionar ni mucho menos qué podríadecirle.

Berni se sentó al lado de Natas muy preocupado, podía ver elrostro de Rose, la conocía mejor de lo que su primo Albus podría decir y sabíalo mal que estaba, lo podía notar. Todos en la escuela lo podían notar.

Los chicos de Salem que se habían hecho muy unidos a los deDurmstrang miraban con atención a la pelirroja, los de Hogwarts veían el doloren la faz de la Weasley. Incluso los de Beauxbatons podían notarlo, y eso queni se hablaban.

Malcolm se acercó tras Rose e hizo algo que asombró a todos.

La abrazó por la espalda y la elevó sacándola del asientodonde estaba y la besó. Un beso profundo y apasionado que cautivó a toda laescuela.

Natas intentó pararse pero Berni con una mirada le dijo queno, él sabía que algo pasaba y que su novia lo sabía, pero no era momento parainterrumpir.

Rose sintió los labios de Malcolm sobre los suyos, la fuerzade su beso solo hizo que se derrumbara, no podía fingir más, no cuando tenía elcorazón desgarrado, no cuando tenía tanto dolor dentro de sí. Las lágrimasempezaron a correr por su rostro, gruesas gotas de dolor, de ira atravesaron sumirada cayendo en Malcolm. Este se separó de ella al sentir el estruendoso plafque hizo a todos en el comedor ahogar un asombro.

Rose trató de estabilizarse cuando sintió su cuerpo sersoltado. Puso sus pies lo mejor que pudo y se acomodó rápidamente.

Sabía que no debía hacer una escena, pero una idea cruzó porsu mente rápidamente, algo que haría que de lo que todas la odiaban, odiasen aalguien más.

-Rose- dijo Malcolm viéndola llorar sin cesar, conocía esaslágrimas, las había visto en ella cuando había llegado a Durmstrang y lo únicoque sintió en ese momento, fue temor.

-no quiero que vuelvas a acercarte a mí nunca más-

Albus y Scorpius que habían estado desayunando desde antesque Rose y que estaban dispuestos a retirarse cuando Malcolm empezó a besarla,se sentaron rápidamente. Albus conocía ese llanto, conocía esas lágrimas porquetambién las había visto una vez en su prima, antes que se fuera.

 

-Rosie, yo
-

-¡NO ME LLAMES ROSIE!- gritó tan fuerte que el techo tembló,Rose tenía un gran poder, eso ella lo sabía y lo sabían todos a su alrededor,por eso siempre fue respetada- ¿creíste que podrías burlarte de mí?- Malcolm lamiró son comprender- ¿creíste que podrías engañarme sin más?-

Lágrimas gruesas atravesaban su rostro, su garganta ardía detanto grito, pero debía seguir, si quería acabar con lo que había empezado,debía seguir, a pesar que no quisiera.

-Rose, no sé de qué me hablas-

Thalia había entrado minutos antes que Malcolm lo hiciese alGran Comedor, y ahora estaba siendo testigo de lo que había causado, queríamorirse, sabía lo que era ese dolor, ella lo había sentido. Pero esta vez, ellafue la causante de hacerlo. Pequeñas lágrimas empezaron a cruzar su rostro.

-te vi- la palabra que soltó Rose hizo que cayese un mundosobre Malcolm- te vi, te vi, te vi, te vi, te vi, te vi
te vi con ella- dijoapuntando a la mesa de Slytherin, en el único lugar que era ocupado por Thalia.Albus y Scorpius la miraron con los ojos abiertos, mientras la joven soloatinaba a llorar y a bajar la cabeza- te vi con ella, Malcolm, detrás de latorre
¿lo disfrutaste?- le dijo fuertemente- ¡DIME! ¡¿LO DISFRUTASTE?!-

Malcolm sintió el dolor de Rose como si fuese suyo, sintió quepor su rostro empezaban a caer lágrimas.

Solo atinó a negar con la cabeza.

-¿por qué?- preguntó Rose- ¿por qué lo hiciste? ¿No era yo,suficiente para ti?- Malcolm negó con la cabeza nuevamente.

-eres lo que todo hombre querría, Rose, eres
-

-¿y por qué lo hiciste?- gritó Rose ya sin fuerzas- ¿laquieres más que a mí?-

-¡NO! Claro que no, ella no es nada, nada para mí, no esnada, no significa nada en mi vida, tú lo eres todo para mí, Rose, ella nosignifica nada-

Thalia levantó la cabeza y con ganas de defenderse, peronotó en ella la mirada de repulsión de toda la escuela. Y no solo eso, sino detodas las delegaciones que estaban allí presentes. Miró a su costado, dondeAlbus tenía los ojos rojos de dolor por ver a su prima tan mal y notó el ascoque sentía al tan solo estar cerca de sí. Scorpius no podía creer lo que estabaescuchando y eso lo notó su mejor amiga, intentó tocarlo pero él movió su mano.

-no quiero saber de ti, Malcolm, no quiero saber nunca másde ti- Rose intentó caminar pero Malcolm le sostuvo el brazo.

-Rose, no es
-

Otro plaf, pero esta vez mucho más fuerte que el anteriorretumbó en el salón.

Pero no había provenido de Rose. Esta vez había sido Lucyquien se había acercado a dárselo. Malcolm miró a la prima de la mujer queamaba con grandes lágrimas.

-Rose es la persona más maravillosa que cualquier ser hayaconocido, podrá haber cambiado estando en el otro colegio, pero ella no mereceque le hicieses eso-

Albus se paró rápidamente para ir al lado de su prima peroThalia lo agarró del brazo.

-Albus
-

-¡suéltame!- gritó Albus, haciendo que todos mirasen a dondeellos estaban- te creí mejor persona, Thalia Zabinni, pero veo que meequivoqué-

Fue caminando a donde estaba su Rose, seguido de Scorpius.

-Scorpius- dijo Thalia- ¿me dejas?- preguntó llorosa-

-yo creí que te conocía- dijo este siendo observado portodos en ese salón- nunca pensé que hicieses ello-

 

Thalia miró a su mejor amigo caminar.

-¡lo hice por ti!- gritó ella, haciendo que este girara- tútambién notaste que ella se estaba enamorando de Krum, me acosté con él paraque ella ya no se interesase en él y se arrepintiese y buscase a alguien más-

Rose miró a Thalia y a Scorpius, y se quedó mirando al rubioque tenía una expresión consternada.

-nunca- dijo este- nunca le hubiese hecho algo así a lamujer que amo- Rose lo miró con dolor, no entendía nada- amo a Rose y si ellase decidía por él, si esa era su felicidad, yo no era nadie ni tú tampoco parainterferir en ella-

Thalia miró a su amigo sorprendida, ¿en qué momento él habíamadurado y ella no? El odio que le tenía a Rose la había cegado para hacer eso,no lo había hecho por su amigo, lo había hecho por ella y eso era lo que leestaba diciendo Scorpius en ese momento, y ella lo sabía. Rose había sido lacausante que su novio la dejase, pero ella no lo había buscado, Theodore lohabía hecho. Entonces por qué buscó que pasase aquello.

-yo
-

-no digas más- habló Rose- ya escuché suficiente
¿siguesdolida porque tu novio me prefiriera antes que a ti?- preguntó mirándola-pudiste haberte enfrentado de una manera más honorable, ¿no te parece?-

-¿tú qué sabes de honor? Te acostaste con mi novio cuandotambién tenías novio-

-no fue así- habló Theodore desde donde estaban los deBeauxbatons- cuando pasó algo entre Rose y yo, ella no estaba con Krum, y fuiyo quien la buscó, no ella a mí-

Rose rio, asombrando a todos en el Gran Comedor.

-sigues odiándome, ¿no?- dijo la pelirroja- bien, hagamosesto, ojalá te escojan en tu colegio para que los representes, porque allí, nosenfrentaremos como se debe
tú me buscaste, Thalia Zabinni, y recién vas aconocer quién es realmente Rose Weasley-

Y diciendo esto último, salió del Gran Comedor siendoseguida por Albus, Lucy, Natas y Berni.

Caminó unos cuántos metros y no pudo más, toda la fuerza quehabía tenido estando en el Comedor se le fue y cayó de rodillas al suelo.

Natas y Lucy fueron a su encuentro pero ella hizo que sedetuvieran levantando la mano.

-estoy bien- aseguró ella con la voz rota- estoy bien-

Albus y Berni miraban a la joven retorcerse de dolor, Natasque había presenciado anteriormente una tortura, sentía que su amiga estabapasando por algo similar, Lucy no sabía qué hacer, no podía ver a su prima así.Lily que había estado siguiéndolos junto con Hugo de lejos, lloraba en loshombros de su primo hermano.

Pasaron unos largos e interminables segundos hasta que Rosese parara.

Se limpió la falda y acomodó correctamente la ropa.

Miró hacia el techo de piedra y dio una gran bocanada deaire, como si eso le ayudase a recuperar las fuerzas perdidas.

-necesito estar sola- dijo caminando hacia la zona de airelibre.

Y mientras caminaba siendo seguida por sus amigos,comenzaron a crecerle escamas a lo largo de su cuerpo, Natas y Berni sedetuvieron al igual que los demás.

Rose tomó la forma de su animago, un dragón, y se elevó porlos aires con sus enormes alas.

Scorpius desde muy cerca veía el rumbo que tomaba el dragón,sabía a dónde iba, pero no iría en su búsqueda.



Espero les haya gustado, pronto pronto subo el siguiente capítulo. No se olviden de dejar sus comentarios que me fascina leeros y esta vez supongo que sí podré comentarlos :D

 

Besos enormes

*SombraPosion*

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

Aquí les traigo un nuevo capítulo de esta historia que espero les esté gustando tanto como a mí escribirla :D

No sé qué más decirles además de las gracias por sus comentarios, me fascina que interactúen conmigo, eso me encanta...sin más, aquí les dejo el capítulo!!!



Malcolm se quedó parado en medio de todo el Gran Comedor ysolo atinó a sentarse donde los demás Durmstrang estaban, nadie se le acercó.Rose era muy respetada y amada en ese colegio, y que alguien la lastimara erainconcebible.

Viktor Krum veía a su hijo desde lejos, completamentedecepcionado. Él sabía que por más enamorada que estuviese Rose de su hijo,nunca lo perdonaría.

Los chicos de otras escuelas miraban todo con asombro. DylanMoore, un chico de la escuela de Salem, que era muy amigo de Rose y Natasmiraba desde un extremo del Salón con odio a Malcolm. Él se había enamorado deRose desde que la conoció, pero no se acercó por respeto a la relación quetenía la pelirroja con el búlgaro.

Mateo Vega, un muchacho de la escuela de Magia de laAmazonía peruana, también observaba con gran pena lo que le había pasado a lamejor amiga de su amiga y esperaba poder ayudarla a superar aquello, Rose habíasido crucial para él, en ese corto tiempo que se conocían, en ayudarle asuperar su reciente ruptura.

-supongo que la señorita Weasley no va a ver nuestrapresentación- dijo Amanda Welles, amiga de Dylan.

-parece que no- dijo este.

Rose sobrevoló el área y descendió. Estaba en su lugarespecial, prefirió por unos momentos no volver a humano, era la primera vez queestaba allí como animaga y le encantaba. El olor de las flores y del lagocercano se incrementaba gracias al maravilloso sistema olfativo de losdragones. Y era increíble.

La fascinaba ese espacio, su espacio, un espacio que solocompartió con una persona y que ahora estaba más lejos de él. Más lejos de loque cualquiera hubiera pensado.

-lo hizo por él- repitió en su mente Rose mientras tomaba suforma de humana nuevamente- lo hizo por Malfoy-

Rose sintió su rostro ser humedecido por el llanto que iniciabanuevamente, tendría que encontrar la forma de dejar de llorar, no podíaperderse la presentación de sus amigos de Salem solo por una tontería.

Observó el sol, eran menos de las nueve de la mañana, peroya faltaba poco, pero cómo podía superar el dolor que sentía, cómo podría dejarde llorar si era lo único que quería hacer en ese momento.

-eres una tonta- se dijo a sí misma- primero te enamoras deScorpius, quien nunca quiso nada contigo; y ahora te sales enamorando deMalcolm, alguien que no podría respetar una relación ni aunque su vidadependiera de ello-

-hola- escuchó a su espalda.

Se giró inmediatamente y lo vio, sus ojos grises, su pielpálida, su cuerpo alto y fuerte. Hermoso. Lo había estado evitando toda lasemana, no quería conversar con él en lo absoluto, pero ahora estaba allí, enun lugar que no debía haber nadie más que ella.

-siento lo que pasó- dijo él con un poco de melancolía.

-¿y por qué es que tu rostro no dice lo mismo?- preguntóella sonriendo.

 

El rio tras el comentario de la pelirroja.

-me conoces tan bien- soltó una carcajada- tienes razón, mealegro que hayas terminado con él, aunque claro
no me siento nada feliz por loque estás pasando ahora-

Rose quitó su sonrisa de su rostro, con él no podía mentir,la conocía demasiado a fondo. Se quebró.

-Theodore, ¿por qué me hizo esto?- lloró sintiendo caer alsuelo. Él la atrapó y la acomodó cerca de sí- ¿por qué? ¿No soy suficiente paraél? ¿No soy buena para él?-

Él pasó su mano por el cabello en una caricia tierna,íntima.

-eres la mujer más maravillosa del mundo y lo sabes- la miróa los ojos- no solo eres dulce, tierna y con un gran corazón, sino también eresfuerte, decidida, no necesitas de un hombre para que te defienda, Rose, eres loque cualquier hombre con dos ojos en el rostro podría desear-

-¿y por qué me hizo esto?-

-no lo sé- aseguró él- pero sí te puedo decir
que si me lopides, lo golpeo hasta que muera-

Rose rio, siendo esa su primera sonrisa verdadera desde loocurrido.

-no te pediría eso nunca, él sería quien te mate-

Theodore rio.

-rogaba porque no me lo pidieras-

Ambos se contagiaron de la risa del otro y continuaron asípor un largo rato. El joven miró su reloj de pulsera.

-sigues usándolo- dijo ella sorprendida. Ese había sido suregalo de navidad hacia él, lo había comprado en una salida al mundo muggle deParís. Le había encantado ese reloj, con adornos antiguos y muy ornamentado, nibien lo había visto había pensado en su amigo. La salida había sido dos díasantes que partieran de Francia y ellos habían ya dejado de encontrarse,decidiéndolo ambos a la vez. Se conocían bien y se querían, pero no era laconexión que ambos buscaban el uno por el otro, así que quedaron siendo amigos,aunque con unos derechos de más.

-y siempre lo voy a usar- le aseguró él- son casi las nueve,¿vas a ir a la presentación de Salem?-

Rose sonrió, gracias a Theodore había podido sonreír y yaestaba de mejor ánimo y había prometido a sus amigos que iría a verlos.

-sí-

-bien, sube- dijo Theodore hacia Rose sin que ella pudieseentender hasta que él se separó un poco de ella y se transformó en un preciosocaballo blanco.

Rose con la boca abierta, se acercó lentamente al animal,quien ni bien sintió el cálido toque de la mano de la joven, se agachó paradejarla subir. Ella subió con cautela pero tranquilamente. Ni bien Theodoresintió a la joven sobre él, agarrándose de su crin, se elevó relinchandosacando una sonrisa a la joven y aceleró hacia el castillo.

Thalia salió del Gran Comedor con rapidez, una vez se sintiófuera de las miradas de los demás, caminó con lentitud.

No quería encontrarse con nadie, solo deseaba poder llegar asu cuarto y encerrarse para siempre allí, aunque sabía que eso sería imposible;primero, porque tendría que ir a clases y; segundo, porque sea como sea, debíaentrar a la competencia, le iba a dar su lección a la Weasley.

-vaya, vaya- escuchó una voz a lo lejos- miren a quiéntenemos acá- se giró cuando reconoció la voz.

-pero si es la marioneta de Weasley- dijo Thalia haciendoque la chica caminara rápidamente hacia ella, mientras elevaba piedras a sualrededor, Zabinni sacó su varita al verla acercarse con tal rapidez, pero notuvo tiempo de reaccionar cuando sintió el fuerte golpe de la palma de la chicacontra su mejilla.

 

-eres un zorra- dijo Natas- ojalá participes en lacompetencia, para aplastarte como lo que eres, una cucaracha rastrera-

Thalia se quedó parada mirando sin entender exactamente cómoes que había llegado tan rápido hasta ella la amiga de Rose. Pero no dijo nada,porque ni bien el que creía que era el novio de la chica se fue tras ella, pudover a un joven pelinegro de ojos verdes que tanto le gustaba. Estaba con losojos tristes y un muy mal semblante.

-Albus- dijo ella.

El mencionado la miró, la sangre inyectada en sus ojos, eldolor y la furia rebosantes en ellos. Si le hubiese lanzado un crucio, hubiesesido menos doloroso que notar que esa mirada estaba dirigida hacia ella.

-no vuelvas a hablarme en tu vida, Zabinni- Albus tenía lospuños apretados- no vuelvas a dirigirme la palabra a menos que seaabsolutamente necesario-

-Albus, yo
-

-¡¿QUE NO ENTENDISTE?!- gritó el slytherin- ¡NO QUIERO QUEME HABLES NUNCA MÁS! ¡Creí que eras diferente, creí que eras una jovenamigable, pero no
solo eras una rata de alcantarilla!-

Thalia retrocedió un paso ante lo que acababa de decirle elchico al que tanto quería.

-yo lo hice por-

-sí, lo sé, por Scorpius- dijo Albus pasándose la mano porel rostro cansado- pero no era la manera-

-¡ella se merece esto y más!- dijo la joven exaltada- es unapu- mas no pudo continuar porque Alice, que había estado muy cerca seencontraba apuntándola con la varita.

-di una sola palabra sobre Rose y verás cómo sales volando-

Thalia hizo un movimiento rápido y lanzó un expelliarmushacia Alice pero Lucy al ver eso, se interpuso rápidamente, recibiendo de llenoel hechizo. Albus y Alice corrieron para ver cómo se encontraba la pequeñaWeasley.

Thalia se acercó hacia ellos pero Albus la miró enojado.

-¡NO TE QUIERO CERCA DE MI FAMILIA!- ya había soportado quedañase a Rose, pero no soportaría que atacase a su familia y mucho menos quehubiese intentado atacar a la persona de la cual estaba enamorado- ¡NO TEQUIERO CERCA DE MÍ! ¡NUNCA!-

El NUNCA de Albus resonó por todo el corredor, tan fuerte,que a pesar de la salida intempestiva de Zabinni hacia las mazmorras, todavíapodía escucharlo. Resonando en su cabeza, como un golpe constante.

Se lanzó a su cama ni bien llegó, y lloró hasta que se quedódormida, a lo lejos podía escuchar los vítores que hacían las delegaciones y sucolegio, hacia la presentación de Salem y los apellidos de Moore y Wellsresonando.

-Genial- pensó Thalia sentándose en su cama con los ojosllorosos, Moore había quedado por su anterior colegio, un chico que estaba completamenteenamorado de Rose y Welles, una chica que estaba totalmente enamorada de Natas-vaya dúo-

Todos vieron asombrados al hermoso caballo blanco queentraba hacia las gradas con elegancia, subió una por una llevando sobre sí auna hermosa Rose que ya tenía un mejor semblante del que anteriormente estaba.La llevó hasta donde estaba la delegación de Durmstrang que era el lugar que lecorrespondía a Rose si quería observar la presentación.

La pelirroja bajó del caballo con un salto grácil y suave.El caballo bajó la cabeza luego que ella le agradeciera, Rose le tocó la cabezaque le mostraba el caballo y este se transformó en lo que era. Theodore cogióde la mano a Rose y se lo besó con delicadeza mientras le daba una mirada seriaa Malcolm, que miraba la escena con dolor. Los demás espectadores se habíanquedado perplejos ante la transformación del joven, no era nada común para lamayoría de delegaciones que alumnos fuesen animagos, claro que eso noclasificaba en los alumnos de Durmstrang, pues los chicos que deseaban entraral grupo de elite como Rose y Natas y vestir la negra (que era como le llamabanal uniforme del grupo), debían ser animagos de manera obligatoria.

 

-gracias- le agradeció la pelirroja mientras se iba a sentaral lado de su mejor amiga que la recibía con una sonrisa y veía cómo se iba eljoven pelinegro junto a la delegación francesa.

-¡señorita Rose!- escuchó provenir del centro del estadiouna voz, ambas amigas buscaron el origen- ¡señorita Rose!- gritaron nuevamente.

-allá- dio a conocer Berni- es Dylan- dijo sin mucho gusto.Él era celoso con sus amigas, en especial con Rose, la protegía de todo chicoque quisiera estar con ella, nunca pensó que fallaría.

-hola- saludó Rose con una sonrisa, ella y Natas habíanconversado anteriormente de ser más sociables, en Durmstrang la forma osca detratar a la gente funcionaba, pero ahora ya no estaban allá, y debían comenzara tratar a las personas de la mejor manera, después de todo, no se sabe cuándonecesitas de ellas.

-¡qué bueno que haya podido venir!- gritó Dylan acercándosehacia la zona del colegio búlgaro, seguido de Amanda.

-Natas, Rose, qué bueno que hayan podido venir- dijo lajoven de cabello azul.

Natas sonrió agradecida de ser notada, Dylan había estadofijado solo en Rose y hacía que ella se sentía invisible. Desde que seconocieron con Amanda, cada vez que la joven le hablaba, la hacía creer queexistía y que era importante, al menos tenía una amiga más, además de Rose.

-den lo mejor de ustedes, chicos- dio Rose con una enorme sonrisadeseándoles lo mejor.

-sabemos que ustedes saldrán elegidos- aseguró Natasdándoles apoyo.

Ambos estudiantes de Salem les sonrieron con entusiasmo ycon un asentimiento de cabeza, regresaron a sus puestos en el campo.

-buenos días a todos los que decidieron acompañarnos- hablóla directora McGonagall- es un gusto dar inicio a las demostraciones, comoven
la delegación de Salem pidió ser quien empezara las demostraciones, vamos aproceder a explicarles en qué consiste, en la competencia, se enfrentarán todaslas delegaciones en dos grupos, el colegio Salem ha escogido la temática de CONOCIMIENTO,DESTREZA Y LUCHA, sus participantes, que son 20 alumnos en este momento se iránenfrentando entre ellos, sin la posibilidad de hacer parejas o equipos, la ideaes que cada uno demuestre lo que puede hacer, así que
¡COMIENCEN!- Todos lospresentes aplaudieron y comenzaron a alentar a sus favoritos.

Rose gritaba a favor de Dylan y Amanda, sentía una miradapesada en su nuca, pero no quería voltear, estaba feliz y si lo veía, lapondría de un pésimo y muy mal humor. Malcolm trataba de hacer contacto visualcon la pelirroja, la amaba y la necesitaba, pero Rose no se había volteado amirarlo desde que había llegado junto a ese estudiante que había conocido enBeauxbatons, y todavía había tenido el descaro de sonreírle como cuando sesonreían allá en el colegio de Francia.

Dylan entró con seguridad y confianza, ya sabía que seenfrentaría contra todos los que se le viniesen encima, escuchó la voz de ladirectora de Hogwarts anunciar el inicio y como previó, se le acercaron cuatrochicos de su escuela a intentar vencerlo. Era lógico, uno por uno no podrían, apesar que las reglas decían que no debían formarse equipos a la hora deenfrentarse, pero ya se esperaba que nose hicieran validar las reglas.

 

Cuatro rayos fueron lanzados al mismo tiempo contra él, perocon un protego rápido pudo repelerlos, corrió hacia una roca y desde allíinmovilizó uno por uno a sus compañeros, al otro lado pudo ver a Amanda lucharcontra otro grupo de chicos, se le notaba que podía sola. Un rayo cayó muycerca de él, pasando muy pegado a él.

-se están enfrentando en grupos- dijo Natas- eso no esjusto- mientras otro grupo de chicos se acercaba a Amanda.

-dime de cuándo acá las competencias son justas- preguntóBerni sin despegar un ojo del campo.

Rose miraba la versatilidad con que se movía Dylan en elcampo, se notaba que sabía lo que hacía y que no tenía miedo por la cantidad degente con la que se enfrentase. Al igual que Amanda.

-Salem será difícil de derrotar- habló la pelirroja.

-lo dudo- por primera vez habló Malcolm en todo el rato,había estado sentado al lado de Berni, detrás de ambas chicas que giraron nibien se escuchó su voz- bajan la guardia muy rápido, Moore se confía ni bien vencea uno pero baja la guardia cada que eso pasa-

Rose volvió a mirar a Dylan y comprendió lo que decíaMalcolm, Dylan se confiaba demasiado.

-aun así, a nosotros no nos vencerán fácilmente, no bajaránla guardia, eso los hace un punto difícil a enfrentar- habló la pelirroja.

-tienes razón- continuó Krum hijo- pero si te das cuenta,Moore y Welles están muy por delante de sus demás compañeros, no tienen unnivel equilibrado como nosotros, si los vencemos a ellos, su equipo estaráacabado-

Rose asintió.

-tienes razón- dijo mirándolo a los ojos. Toda la delegaciónde Durmstrang se había quedado atenta a lo que conversaban ambos líderes.Malcolm era el líder del colegio desde que ingresó en primer año, pero Rose selo ganó en un solo año, no por ser hija de los héroes de guerra, sino pordemostrar el avance que demostró en tan poco tiempo y que hizo caer a todos encombate, incluso a Malcolm.

-Rose- dijo el chico pero se calló al ver el dedo elevado deRose.

-escúchame- habló claramente ella- tú y yo ya no tenemosningún tipo de relación más que la de una amistad larga e intensa, somos deDurmstrang y debemos ser el equipo de elite que el colegio tiene y merece,nuestros problemas personales deben estar fuera de la competencia, pero esosí
entre nosotros no va a pasar nada luego que se acabe esta competencia,regresaremos a lo que éramos antes de regresar a Hogwarts, amigos que seconocen y que se quieren, pero hasta allí, no más, ¿entendido?-

Malcolm miró a Rose, la conocía perfectamente, y él seconocía a sí mismo. Por más que estuviese loco por la pelirroja, nunca podríadarle lo que ella pedía "EXCLUSIVIDAD", él no era así. Si no hubiese cometidoel desliz con Thalia, quizá no lo hubiese hecho por un tiempo, pero cuando seaburriese de Rose (porque estaba seguro que lo iba a hacer en algún momento dela vida) buscaría a otra y eso dañaría a la pelirroja por completo, era mejordejar las cosas como debían ser.

 

-bien- asintió con una sonrisa Malcolm.

Rose le sonrió, como aquella primera vez en que se conocierony en que él la rescató de un grupo de chicas que la incordiaban por su malaspecto. Ella ya empezaba a superar lo sucedido, sí, le había roto el corazón,pero había aprendido a sanar muy rápido también y lo que en el desayuno sesentía como el dolor más terrible, ahora solo era un pequeño pinchazo que pocoa poco se iba reduciendo.

-lo primero sería desarmar a Dylan y Amanda, luego de ellosdos, no habrá problemas con los demás- dijo Rose, mientras toda su delegaciónprestaba atención. Si bien todos los alumnos de Durmstrang estaban capacitadospara competir, entre ellos ya se sabía que los que tendrían la posibilidad departicipar asegurada serían cualquiera de los quince chicos que llevaban lanegra, es decir, los de élite. Pero de entre ellos, lo más capacitados no soloportaban la negra, sino también la capa, que les daba una mayor jerarquía, pueseran los que dominaban la magia tan solo con la mente sin necesidad de usar lavarita. Y solo los que usaban capa eran cuatro: Rose, Malcolm, Berni y Natas.Así que era lo más seguro que cualquiera de ellos participase, por lo que losdemás, sabían, que solo había un puesto disponible.

-hola Scorpius- dijo una chica sonriéndole.

El joven rubio la miró de reojo mientras prestaba atención alo que en el campo acontecía. Hugo, Albus, Lily y Lucy se encontraban allí conél, tan bien estaban Alice, Lorcan y Lyssander. Albus miró a la chica con unapequeña sonrisa de suficiencia, ya la conocía, había sido una de las visitas deScorpius en una ocasión, pero a él no le había interesado.

-¿qué deseas?- preguntó osca Lily, no soportaba que losmolestaran en ese momento mientras intentaban analizar al equipo contrario ensu demostración.

-no hablo contigo, Potter- dijo la joven seria.

-pues di lo que has venido a decir y luego vete- dijoScorpius irritado, él había fingido todo el rato que prestaba atención alcampo, pero lo único que hacía era mirar a Rose y enfurecerse a cada minutomás; primero, porque al parecer uno de los chicos de Salem también había puestosus ojos en ella; y segundo, porque al parecer habían arreglado las cosas supelirroja y el "novio" de ella. Y lo peor de todo, fue que cuando la siguióhasta su lugar privado, donde solo él había pisado, la había encontrado muyabrazada con su primo, como si fuese su más grande confidente. La chica miró aScorpius indignada y prefirió irse de allí sin decir nada más.

-es raro- habló Hugo- los de Salem son muy buenos, peroDurmstrang parece no temerles, sino por el contrario, son buenos amigos suyos-

-así es- dijo Lyssander, cosa que sorprendió a la mayoría,pues ni él ni su hermano estaban interesados en participar, sino tan solodisfrutar del espectáculo- supongo que no los considerarán una gran amenaza-

-pero, ¿por qué? - preguntó Albus- todos pelean muy bien-miró a sus amigos buscando alguna respuesta pero nadie se la dio.

-terminó- dijo Natas al ver que solo quedaban cinco chicosparados en el campo, aunque solo dos de ellos se encontraban sin ningúnrasguño.

-¡FELICIDADS A LOS PRIMEROS CINCO REPRESENTANTES!- habló ladirectora McGonagall- por favor, acérquense-

Los cinco alumnos de Salem caminaron con tranquilidad,Amanda y Dylan avanzaban sin ningún problema, pero los otros tres iban cojeandoo caminando con lentitud.

 

-muy bien- dijo la directora McGonagall- les dejo con ladirectora del colegio Salem, la señora Drius, para que presente a sus equipo-

-muchas gracias- agradeció la señora, su voz era gruesa ydenotaba su personalidad seria- los cinco representantes del colegio Salem paraesta competencia son: Susan McKinley, Della Kim, Steven Vozne, Amanda Welles ycomo capitán del equipo el señor Dylan Moore- sonaron fuertes aplausos yvítores a favor de la elección del capitán así como por la presencia de loscinco primeros escogidos, los cinco chicos levantaron las manos y saludaron consonrisas grandes a todas las gradas- gracias por haber asistido, estáncordialmente invitados al banquete en el gran comedor, con comidas típicas denuestra zona-

Todos los alumnos bajaron rápidamente mientras que algunosdecidieron esperar, entre estos estaban Rose y Natas, pues Berni y Malcolmdecidieron ir a comer antes que se acabara.

-felicidades- dijo Rose entrando al vestuario de los chicosde Salem, donde solo quedaba por salir Dylan. El joven se giró hacia la voz de lajoven. Acababa de terminar de bañarse y tenía solo una toalla sujeta en sucintura tapándole sus partes íntimas, mientras que por su torso bien definidopasaban gotas de agua que caían de su cabello. El joven le dedicó una sonrisa yla abrazó fuertemente, cargándola. Rose rio mientras cruzaba sus brazos detrásde la espalda de él.

-gracias- dijo Dylan bajándola.

Rose volvió a reír pero calló cuando sintió los labios deljoven sobre los suyos. No sabía qué hacer, si responder al beso o separarse deél.

Dylan se separó de ella y la colocó en el suelo con la mayordelicadeza posible.

-Rose- habló él pero no continuó al notar la seriedad de lajoven. Esta lo miró.

-¿por qué?-

El joven se encogió de hombros.

-me gustas-

-eso lo sé- aclaró ella- pero, sabes que acabo de terminarcon Malcolm, lo vieron todos en el desayuno, ¿por qué haces esto ahora?-

Dylan se acercó a ella y la miró directamente a los ojos,agachándose levemente. Rose era alta con su metro setenta y dos, pero Dylanposeía un tamaño de metro noventa, que hacía que le llevara a Rose una cabezade separación.

-porque sé que ahora no quieres tener una relación seria ypues
yo tampoco-

Rose miró asombrada a su amigo que creía que era un chicoserio.

-o sea, ¿me estás proponiendo que salgamos, pero sin eltítulo de salir?-

-no, te estoy diciendo para divertirnos mutuamente, para quete desestreses de toda la tensión de una relación aumentando el peso de lacompetencia-

Rose lo miró con una ceja enarcada.

-y en el proceso, ¿tú qué ganas?-

-la posibilidad de besarte, de tenerte a mi lado, al menospor un tiempo- Rose lo miró sin comprender- sé que no soy el hombre para ti, túno estás interesada en mí en lo más mínimo, así que no hay ni siquieraposibilidad de intentarlo, por lo que prefiero al menos poder pasar un tiempocontigo, antes de separarme de ti por completo-

Rose sonrió, su amigo era muy fatalista.

-está bien- dijo la pelirroja, Dylan sonrió e intentóacercarse a ella, pero la pelirroja lo detuvo- al menos vístete antes deintentar tocarme, no tientes tu suerte estando desnudo frente a mí-

El joven sonrió con una sonrisa de lado.

 

-entonces mejor me quedo así-

La joven soltó una carcajada mientras negaba con la cabeza ysalía de las duchas.

-eres incorregible, te espero afuera-

-entendido su señoría- rio Dylan cambiándose.

Amanda salía justo en el momento que Natas iba afelicitarla, la joven de Durmstrang corrió al encuentro de su amiga y laabrazó.

-¡FELICIDADES!-

La joven de Salem sonrió ante el abrazo.

-gracias, pensaba que no me iban a elegir-

-¿estás loca? Si tú y Dylan eran los únicos capaces, losdemás apestan-

Una muchacha que también había salido elegida, la miró condesprecio y siguió su camino.

-supongo que a McKinley no le gustó tu comentario- dijoAmanda.

-¿a quién?-

-Susan McKinley es una de las cinco de mi colegio- dijomirando hacia la joven que caminaba a un grupo de alumnos de Salem- es decuarto año-

-hola- oyeron una voz detrás- felicidades Amanda- le sonrióRose que venía al lado de Dylan.

-gracias- dijo la joven respondiendo.

-felicidades Dylan- habló Natas a su amigo.

-muchas gracias- dijo este- ahora no esperen que se lapongamos fácil por ser nuestras amigas- Rose y Natas sonrieron ante lo dichopor su amigo.

-los odiaríamos si nos dejaran las cosas fáciles- dijeronambas.

Dylan pasó un brazo por el hombro de Rose y así fueroncaminando hacia el banquete que se estaba organizando.

-bienvenidos a la presentación de la delegación deBeauxbatons- habló la directora McGonagall- hoy contamos con la presencia dedos miembros del ministerio del departamento de Cooperación MágicaInternacional, los cuales desde ahora estarán presentes durante toda lacompetencia-

-ay no- se quejó Rose.

-ay no- se quejó Scorpius.

-demos un fuerte aplauso a la señora Hermione Weasley y alseñor Draco Malfoy-

Por todo el estadio se oyeron aplausos de las delegaciones.Hermione miró hacia el estrado completo que ocupaba el colegio Hogwarts y soloencontró a Hugo junto a sus primos y amigos de estos, empezó a buscar a Rosepor todo el estrado mas no la encontró.

-la buscas en la delegación incorrecta- le habló sucompañero de trabajo al lado, la mujer lo miró interrogante- búscala en ladelegación de Durmstrang-

Hermione abrió los ojos ante el comentario de su compañero,no había recibido ninguna carta por parte de Rose contándole nada, cosa raraporque la joven siempre escribía semanalmente y Hugo era de los que escribíancon las justas una vez al mes. Dirigió su mirada hacia la delegación búlgara yallí la vio, sentada al centro de los alumnos, rodeada de los tres amigos quele había presentado en la estación. Notó extraña su vestimenta, era parecida ala que sus amigos llevaban pero distinta a la que llevaban los alumnos, sincontar con la capa que solo ellos cuatro llevaban.

-veo que usa la negra- dijo Draco mientras la directoraMcGonagall daba inicio para que ingresaran los veinte alumnos al campo, ladirectora Máxime no se encontraba, porque había surgido una emergencia en sucolegio y fue por eso que pidió que enviaran a dos representantes dedepartamento del ministerio para que pudiesen constatar que se elegían de buenamanera.

-¿qué es la negra?- preguntó Hermione sin comprender.

-en el colegio Durmstrang, Hermione- habló Viktorinterrumpiendo la posible explicación de Draco- categorizamos a los alumnos porsu nivel de control sobre la magia- miró hacia su delegación- si te das cuenta,solo quince de los treinta y cinco jóvenes que he traído portan el uniformenegro, eso les da cierta superioridad sobre los alumnos que usan el uniformerojo-

 

-¿y la capa?- preguntó Hermione- ¿es también otro tipo dedistinción?-

-así es- continuó el ex jugador de quiditch- esa capa soloestá permitida a usarse por los alumnos que presentan el mejor dominio de lamagia en el colegio-

-¿hay algún requisito para usarla, o solo por ser mejores?-preguntó Draco observando cómo su sobrino se iba a saludar a la hija deHermione.

-no, no basta ser bueno y ser mejor que sus demás compañerospara portar la capa, hay que tener un conocimiento mínimo de ciertos hechizos,ciertas artes para poder portarla, en mi año, solo dos portamos la capa,Poliakov y yo, de allí, durante dos años nadie la portó-

Hermione asintió con la cabeza ante lo que decía su amigo.

-buena suerte Theo- dijo Rose dándole un beso en la mejilla,dejándose rodear por los brazos del chico.

-gracias- dijo este abrazándola con fuerza.

-ya que no se encuentra la directora Máxime, el reto quedeberán cumplir para ser elegidos, será el de lucha, los últimos cinco quequeden parados, serán los que representarán a su colegio-

-¡vamos Theodore!-se oyó un grito por parte de un grupo dechicas de Slytherin, la mayoría de los alumnos de Hogwarts las miraron de malamanera, mientras que las chicas de Beauxbatons empezaron a lanzar porras haciaNott en francés.

-no puedo creer que esas apoyen a Nott- dijo Lily seria.

-mi primo tiene su fanaticada- habló divertido Scorpius.

-y entre ellas está Rose- dijo Lucy mirando a su prima quellevaba su sonrisa de siempre, la que todos conocían.

Scorpius miró hacia la delegación de Durmstrang, observó ala pelirroja que le robaba el sueño y la notó allí, con su sonrisa, la sonrisaque solo le dedicaba a él cuando estaban solos, cuando jugaban a mojarse cercadel lago, cuando estaban sentados mirando las nubes en el lugar secreto deRose. Pensó que estando fuera Krum del encuentro podría conseguir acercarse ala pelirroja, pero nada más alejado de la realidad, Rose había empezado aquedarse en el barco búlgaro, siempre paraba con los chicos de Durmstrangcuando no estaba en clases y cuando estaba en clases solo se movía con sus amigoso con Theodore desde el día anterior. Y a ese, se le añadía el nuevo lame botasde Rose, Dylan Moore, ¿es que no podía alguna vez Rose estar sola?

-parece que Nott no es el único bueno, hay otros dos chicosque también lo hacen bien- dijo Hugo.

Pasó un buen rato antes que quedaran los cinco mejores.

-felicidades- dijo Draco- por favor, acérquense-

Hermione anotó los nombres de cada uno de los representantesen un papel que le alcanzó a Draco.

-muy bien, y los cinco representantes del colegio Beauxbatonsson: Jean Grenouille, Pierre Renougth, Sailer Montier , Isabeu Blumier y comocapitán, Theodore Nott, les deseamos lo mejor, por ahora, las clases van acontinuar, después del banquete que les espera a todos en el Gran Comedor conlos mejores potajes de la cocina francesa.

Todos los alumnos comenzaron a caminar hacia el lugar dondelos esperaba la cocina más sofisticada que sus paladares podrían haber probado.

-Rose- llamó Hermione al verla pasar junto a sus amigos-¿podemos hablar?-

 

Rose se detuvo y al hacerlo, lo hicieron sus amigos y sudelegación completa.

-usted dirá, madre-

Hermione notó que ninguno de los demás alumnos se movían desu donde estaban.

-a solas-

La pelirroja miró a su madre y luego a sus compañeros.

-los alcanzo luego, Natas, guárdame un poco de scargott porfavor-

La mencionada asintió y los tres amigos de Rose que conocíaHermione fueron hacia el comedor siendo seguidos por los demás alumnos.

-bueno, ¿de qué quiere hablar, madre?-

-no te permito que participes en la competencia por Durmstrang-dijo seriamente la señora- si no participas por Hogwarts, no tienes permiso departicipar-

Rose miró a su madre con una sonrisa incrédula.

-¿me está prohibiendo participar?- preguntó la joven demanera sarcástica.

Su madre asintió con un movimiento de cabeza.

-¿usted cree que tiene la potestad de decidir si participo ono?- rio la pelirroja asombrando a su madre.

-soy tu madre y yo puedo
-

-si eso contara, ¿no cree que yo hubiese regresado a casapara navidad o para vacaciones?, ¿no lo comprende? Usted es solo mi madre, masno mi dueña, no puede decidir por mí, ya soy mayor de edad, yo decido por quienparticipar, la directora McGonagall me dio a escoger por Hogwarts o porDurmstrang y no me pareció justo participar por este colegio porque loshechizos y todo lo que voy a usar para la competencia me lo han enseñado allá,así que si no tiene nada más que decir, me-

-ya te lo dije, si no participas por Hogwarts, no vas aparticipar-

-¿y si me rehúso a hacerlo y aun así participo porDurmstrang, qué va a pasar?-

Hermione se quedó boquiabierta, no esperaba esa respuesta desu hija, pero qué esperaba en realidad al prohibirle participar por aquelcolegio. Ella pensaba que participaría por Hogwarts, pero también estaba en suderecho a elegir cualquier colegio que ella quisiese; además, la joven tenía unpunto, si ella no iba a usar lo que le enseñaron allí, ¿por qué participar porHogwarts entonces? Pero no quería, no quería que su hija siguiese juntándosecon ese tipo de gente que la rodeaba, no quería, no lo iba a aceptar, yasuficiente habían cambiado a su hija como para que ella aceptase así como asísus decisiones.

-si participas por Durmstrang, te olvidas que perteneces ala familia Weasley, no vuelves a ir a la casa nunca más, te olvidas de tusprimos, tíos y abuelos, te olvidas de todos-



Y????? qué les pareció el capítulo?? bueno, malo, feo??? Espero de todo corazón les haya gustado...¿qué creen que elija Rose?

Espero sus comentarios!!!

Besos

*SombraPosion*

HOllaaaaaaaaa!!!!! cómo les va!!! extrañándome???!!! yo sí!!!!! bueno, el capítulo anterior causó mucha expectativa y espero que este les guste tanto como el anterior. Agradezco a todos los que se dieron un tiempito para comentar <3 son unos amores!!!! :D

Les dejo ahora el capítulo...ojalá les guste.


Capítulo 11

-no te permito que participes en la competencia porDurmstrang- dijo seriamente la señora- si no participas por Hogwarts, no tienespermiso de participar-

Rose miró a su madre con una sonrisa incrédula.

-¿me está prohibiendo participar?- preguntó la joven demanera sarcástica.

 

Su madre asintió con un movimiento de cabeza.

-¿usted cree que tiene la potestad de decidir si participo ono?- rio la pelirroja asombrando a su madre.

-soy tu madre y yo puedo
-

-si eso contara, ¿no cree que yo hubiese regresado a casapara navidad o para vacaciones?, ¿no lo comprende? Usted es solo mi madre, masno mi dueña, no puede decidir por mí, ya soy mayor de edad, yo decido por quienparticipar, la directora McGonagall me dio a escoger por Hogwarts o porDurmstrang y no me pareció justo participar por este colegio porque loshechizos y todo lo que voy a usar para la competencia me lo han enseñado allá,así que si no tiene nada más que decir, me-

-ya te lo dije, si no participas por Hogwarts, no vas aparticipar-

-¿y si me rehúso a hacerlo y aun así participo porDurmstrang, qué va a pasar?-

Hermione se quedó boquiabierta, no esperaba esa respuesta desu hija, pero qué esperaba en realidad al prohibirle participar por aquelcolegio. Ella pensaba que participaría por Hogwarts, pero también estaba en suderecho a elegir cualquier colegio que ella quisiese; además, la joven tenía unpunto, si ella no iba a usar lo que le enseñaron allí, ¿por qué participar porHogwarts entonces? Pero no quería, no quería que su hija siguiese juntándosecon ese tipo de gente que la rodeaba, no quería, no lo iba a aceptar, yasuficiente habían cambiado a su hija como para que ella aceptase así como asísus decisiones.

-si participas por Durmstrang, te olvidas que perteneces ala familia Weasley, no vuelves a ir a la casa nunca más, te olvidas de tusprimos, tíos y abuelos, te olvidas de todos-

Rose abrió la boca pero la cerró de inmediato, notó eltemblor en el cuerpo de su madre, olió el temor que tenía al pronunciar esaspalabras, sus sentidos de dragón podían captarlo.

-supongo que ya has hablado con mi padre de esto- dijo lapelirroja, haciendo que Hermione la mirara a los ojos, eran casi del mismotamaño, aunque Rose era levemente más alta, la castaña asintió con la cabezaindecisa- pues si esa es la decisión de los dos, bien, que así sea
desde hoy,ya no pertenezco más a la familia Weasley, buenas tardes, señora- y diciendoesto se fue, dándole la espalda a su madre.

-Rose- dijo Hermione, pero al notar que su hija no sedetenía, levantó la varita lanzando un hechizo hacia su hija. Rose repelió elhechizo con un movimiento de su mano.

-¿qué tan bajo puede caer para atacar por la espalda,heroína de guerra?- preguntó la joven con sarcasmo- y si va a atacar, al menoshágalo con algo más fuerte que un hechizo petrificante-

Y se fue, dejando a su madre confundida, llorosa y sinentender qué había pasado. Sintió las lágrimas caer de sus ojos y recordar loque acababa de hablar con su esposo.

-Hermione, es sudecisión, si ella quiere participar por Durmstrang, no podemos hacer otra cosa,solo dile que cuenta con nuestro apoyo- dijo Ronald a través de las llamas.

-¿Cómo puedes ser tancondescendiente?- prácticamente gritó la castaña- no puedes permitirle que hagalo que desee, ella le debe todo lo que sabe a Hogwarts, no a ese colegio-

Ron miró serio a suesposa.

-Rose ha aprendidocosas en el otro colegio, que aunque no me gusten, las respeto, si no respetasla decisión de nuestra hija, vas a tener problemas con ella, y lo sabes
no séqué habrá pasado con Rose para que esté tan rencorosa con Hogwarts, con sufamilia y amigos, pero sea como sea, no debemos alejarla más de lo que ya ellamisma nos está alejando, si la empujamos más, vamos a perderla, deja que tomesu decisión y acéptalo, es lo único que te puedo decir, amor-

 

Hermione negó con lacabeza y apagó las llamas cortando la comunicación con su esposo.

-yo no voy a dejar queella haga lo que quiera-

Sintió derrumbarse y caer de rodillas al suelo.

-¿qué hice?- dijo llorando a sí misma.

-¿mamá?- preguntó Hugo preocupado al ver a su madre así.

Hermione se limpió rápidamente los ojos y con un hechizo,quedó impecable.

-hola hijo- sonrió forzadamente la mujer.

-¿estás bien, mamá?- preguntó él. Su madre asintió y le dioun pequeño abrazo y se fue. Él notaba que algo malo pasaba y eso debía implicara su hermana. Había decidido esperar a su madre antes de ir a comer para podersaludarla y contarle la decisión de su hermana, pero pareció que había llegadotarde pues notó a su madre conversando con su hermana; así que decidió esperar,no se había percatado en qué momento se había ido Rose hasta que encontró a sumadre arrodillada en el suelo.

Hugo entró rápidamente al Gran Comedor y su mirada sedirigió hacia donde se encontraba su hermana.

-¿eso te dijo?- preguntó Berni a su mejor amiga.

-así es, desde ahora ya no soy una Weasley-

-¿y dónde vas a vivir ahora?- preguntó Malcolm preocupado,nunca pensó que Rose se llegaría a separar de sus padres.

-¿qué no es obvio?- preguntó Natas- se va a quedar conmigo-

-no- dijo Rose- no quisiera ser una molestia-

-¡estás loca!- dijo su mejor amiga- tú nunca serás unamolestia, has visto cuántos somos en mi casa, solos están los mayordomos y yo,no hay nadie más, así que vivirás en mi casa, ¡he dicho!-

Natas Crouch había vivido toda su vida cuidada por su madrey por sus mayordomos, dinero no les hacía falta, pues su bisabuelo, su abuelo ysu padre se habían encargado de amasar una enorme fortuna haciendo inversionespor todo el mundo, así que ahora vivían de ello y no era poco, su fortuna noera la misma que la de los Malfoy, pero era muy parecida. Luego de que su madrefalleció, Natas había pasado desde los diez años con sus mayordomos hasta queconoció a Berni y Malcolm, solo habían sido ellos tres. Cuando Rose apareció ensu vida, se convirtió en su hermana y mejores amigas. Ahora le tocaba apoyarla,ambas podían vivir en la mansión Crouch y Rose era muy buena estudiante aligual que ella, así que conseguirían entrar a la universidad rápido o entrar aalgún trabajo, dependiendo lo que quisieran.

Berni y Malcolm rieron ante la efusividad de Natas, pocasveces ella demostraba cariño hacia alguien, y la mayoría de esas veces era solohacia Rose.

-gracias- dijo la pelirroja con cariño.

-Rose- se escuchó una voz detrás del grupo de amigos deDurmstrang, toda la delegación del colegio se giró para ver al locutor.

-¿qué quieres, Weasley?- preguntó Rose con desdén,escupiendo el apellido.

Hugo se extrañó ante la forma de su hermana de tratarlo,Hermione ya había entrado al gran comedor notó el encuentro que había entre losdos hermanos y decidió acercarse, sin necesidad de entrometerse.

 

-¿qué ha pasado entre tú y mamá?-

-¿mamá? Que yo sepa, no tengo madre- habló Rose, Hugo iba ainterrumpirla pero esta no la dejó, moviendo la mano y cerrando la boca de suhermano con un hechizo- TU madre, vino a hablarme y a decirme que me prohibíaparticipar por Durmstrang, y que si me rehusaba, pues dejaría de pertenecer ala familia Weasley y me olvidaba de todos ustedes, de tíos, primos, abuelos ypadres
así que, como ves, sigo con los de Durmstrang, por lo que, supongo quecomprenderás, cuál fue mi decisión, ¿no es así?-

Albus que se había acercado también a oír lo que pasabaentre los hermanos se quedó congelado, Rose había escogido a su colegio porsobre su familia.

-no puedes dejar de ser una Weasley-

-sí puede- habló Natas- si tu familia no acepta susdecisiones y la obliga a hacer algo que no desea, pues no es familia-

-yo no
Rose, yo no sé por qué mamá te dijo eso, pero-

-pero nada Weasley, desde ahora, tú y yo no tenemos ningúntipo de parentesco, y avísale a cualquiera de tu familia, no me hablen,imaginen que nunca pertenecí a su familia, porque ya olvidé a qué familiapertenezco yo-

Hermione lloraba en silencio, escondida tras unos muros depiedra cercanos a donde los hermanos estaban hablando. No sabía qué hacer,debía recuperar a su hija a como dé lugar, no podía dejar que viviera sola, sinsu familia, que le dijese a Hugo que ya no tenían ningún tipo de parentescoentre ellos, solo daba a notar el comienzo de todo.

Lo había malogrado.

El resto de días, se presentaron los demás colegios, nohabía nada muy espectacular, los colegios de la Amazonía Peruana y Etiopíapresentaron su encuentro usando el tema de naturaleza, los alumnos demostrabansu capacidad de hacer crecer árboles de la nada y dominio de transformación de objetos en animales, lacalificación de ambos colegios fue más subjetiva. El colegio de magia deAustralia presentó un concurso de conocimientos a manera de preguntas entre susveinte alumnos, quedando así sus representantes.

-hoy nos toca- habló Albus.

-suerte a todos- dijo Lily.

-no puedo creer que también haya salido escogida- dijo Aliceentre sorprendida y nerviosa.

-no eres la única sorprendida- dijeron Lyssander y Lorcan almismo tiempo- nosotros también lo estamos-

-y yo- dijo Lucy más temerosa que nada.

-bueno, suerte a todos- dijo Scorpius.

-Hugo, debes concentrarte, olvídate de todo por ahora- ledijo Lily a su mejor amigo. Habían pasado tres días y las cosas estaban malpara la familia Weasley. Hermione les había comunicado a todos lo que habíahecho y había recibido grandes reprimendas por parte de su esposo y del padrede este y a la vez, de su propio padre. Rose se había negado siquiera aaparentar que existían los Weasley-Potter y todos aquellos que estuviesenemparentados con ellos o que fuesen sus amigos, ahora ni siquiera saludaba alos Scamander tampoco a Alice y cada que podía los ponía en vergüenza a Albus,a Scorpius o a su ex mejor amiga mientras estaban en clases. Alice era la quesufría más, pues llevaba todas sus clases con ella. Scorpius y Albus eran suspuntos perfectos en Pociones, todavía no habían tenido combates directos enDefensa Contra las Artes Oscuras, pues el profesor aludía que debería ser mejorque terminara la competencia antes de tener enfrentamientos directos, más quetodo por lo que habían alumnos que no participaban por Hogwarts.

 

-lo sé- habló el castaño pelirrojo- es solo que es difícilhacer de la vista gorda con mi hermana, así como ella lo hace-

Scorpius estaba escuchando atentamente lo que decía Hugo, élsabía que Rose había renunciado a seguir siendo parte de los Weasley, pero nolo entendía, ella siempre le dijo que la familia era lo primero, que era lo másimportante; pero ahora, ella había renunciado a su propia familia y parecía queno le importaba para nada, había de dos, o realmente no le interesaba, oactuaba muy bien.

-bueno, bueno, ahora solo queda dar lo mejor de nosotros-dijo Scorpius tratando de animar a sus amigos.

Thalia por un lado se acomodaba su ropa de combate, le habíallegado la carta de la directora al mismo tiempo que a todos y se habíasorprendido porque fuese la segunda en haber recibido la carta, pues cadalechuza iba una en una al momento de entregar las cartas, ella lo recibió luegode Scorpius.

-suerte Thalia- dijo Scorpius acercándose a su mejor amiga,no habían hablado después de lo de Rose, Scorpius no se sentía bien consigomismo, sentía que estaba escogiendo entre Rose y su amiga, pero tampoco estabaseguro de qué hacer con respecto a ello.

-igualmente- le dedicó una sonrisa Thalia a Scorpius ysiguió con lo suyo.

-ahí están-habló Natas mirando desde lejos a todos los deHogwarts.

-no pudo creer que hayan escogido a Zabinni- dijo Berni.

-es buena- habló Malcolm ganándose miradas desafiantes departe de toda su delegación, el que Rose le haya disculpado el meterse conZabinni, no significaba que su colegio lo haya hecho, después de todo, Rose erala segunda en la categoría élite de todo el colegio- ella ganó el año pasado encombate en nuestra competencia-

Rose asintió con una sonrisa mientras disfrutaba del apoyoque recibía por parte de sus compañeros de colegio.

-veo que los Scamander también salieron escogidos- dijoRose, no comprendía cómo es que habían escogido a los posibles representantes,conocía a Alice y a Lucy, ambas no eran el mejor prospecto en lo que se refierea conocimientos de magia; y los Scamander tampoco eran lo mejor que teníaHogwarts. Ya suponía quiénes serían los elegidos.

Scorpius repelió un ataque de un niño de segundo que tambiénhabía sido convocado con un simple protego y lo mandó a volar por los aires conuna floritura de su varita. Albus mandó a correr cuando incendió levemente elpiso en el que estaba una chica de quinto año que había arremetido contra él.Hugo venció a dos jóvenes con extrema facilidad, al igual que Lily venció a doschicas que intentaron ir contra ella. Thalia se movía con tranquilidad en elcampo, conocía bien las artes de combate y había tenido mucho tiempo mientrasestaba sola para mejorar y practicar.

-tal parece que era como esperaba- dijo Rose en voz alta.

-¿de qué hablas?- preguntó su mejor amiga mientras jugabacon un mechón pintado de su cabello.

-los escogidos, son los que me imaginaba: Scorpius Malfoy,Albus Potter, Thalia Zabinni, Hugo Weasley y Lily Potter
era lo más lógico-

Malcolm miraba con atención a Scorpius, sabía que iba a serdifícil de vencer, era un grupo bien compacto, muy diferente a los otroscolegios y casi tan buenos como ellos.

 

-muy bien, todos los que están aquí, a excepción de cinco,son de élite- dijo el director Krum hablando previamente con sus veinte alumnosescogidos- todos ustedes están preparados, quizá algunos más que otros, peroeso no significa que no vayan a poder derrotarlos
los que son animagos, quieroque combatan como tales, quiero que todos los colegios vean el nivel educativosuperior que tenemos en Durmstrang-

-¡¡¡SÍ!!!!- gritaron los alumnos.

-¡quiero quedemuestren que son los mejores!-

-¡¡¡SÍ!!!- contestaron los alumnos nuevamente.

-¡¿QUÉ COLEGIO ES EL MEJOR?!- gritó el director.

-¡¡¡¡DURMSTRANG!!!!- gritaron todos los alumnos mientras sudirector salía y se dirigía hacia el estrado.

-muy bien- habló Malcolm- como dijo el director, cualquierapuede formar parte del equipo, tanto los de elite como los que no, los que nopueden convertirse en animagos ya verán la manera de enfrentarse a los demás,saben que no se puede usar las varitas esta vez, recuerden que es netamentelucha según tu dominio de magia-

-hey, chicos- interrumpió Rose a Malcolm y él se loagradecía, no sabía qué más decir- solo entréguense por completo en la lucha,¿entendido?-

-¡¡¡SÍ!!!-gritaron todos y comenzaron a salir.

-Rose se ve muy confiada- habló Lily mirando a su prima- nosiente que tenga ninguna presión sobre ella-

Sus primos y amigos asintieron.

Durmstrang era el último colegio que se presentaba y porende, después de esta presentación se vería quiénes contra quiénes seenfrentarían.

-¡¡¡COMIENCEN!!!- gritó Viktor Krum anunciándole a susalumnos lo que tanto esperaban.

Inmediatamente escucharon la voz de su director, los quincealumnos que podían transformarse lo hicieron, dejando perplejos a la granmayoría de espectadores. En el campo se podían ver todo tipo de animalesasombrosos, desde un hermoso dragón, un fénix, un lobo, un oso polar, unapantera entre otros. Solo había 5 chicos que miraban entre asustados y serios alos que sí pudieron convertirse.

-no están usando varitas- dijo una pequeña niña que estabaal lado de la directora McGonagall, esto se escuchó por todo el estadio pueshabía hablado muy cerca del micrófono, los espectadores dirigieron su miradahacia el centro del campo, donde los cinco chicos se habían replegado siendorodeados por las bestias. La niña tenía razón, los tenues brillos de hechizossalían de las manos o del cuerpo de los alumnos, pero estos ataques eranrepelidos fácilmente por la magia de los animagos, con unos simplesmovimientos, los cinco chicos fueron mandados lejos por los otros magos.

Todos vieron cómo se desconvertían los animales a sus formashumanas.

-bien- habló el director del colegio que estaba endemostración- han pasado los primeros quince, ahora sí, sigan con la siguientefase-

Los alumnos que prestaban atención increíble a su director, sonrieron.Pero solo cuatro de ellos estaban completamente confiados.

Rose comenzó a mover sus manos de forma circular y aireempezó a rodearla, haciendo que su cabello pelirrojo se elevase, junto con sucuerpo. Con ese viento se llevó a tres del campo, haciéndolos caer a un lado demanera brusca.

Malcolm corrió hacia donde otros jóvenes se encontraban ycon un movimiento de sus manos elevó parte del suelo y los hizo salir delcampo, acompañados de una tormenta de arena.

 

Berni cogió unas piedras del suelo y las comenzó a girar congran velocidad a medida de una hélice, y lo mandó en dirección de otro grupo dejóvenes que solo corrieron tratando de ocultarse.

Natas usó el agua que pasaba por debajo del campo y lo hizosalir en un gran chorro que dirigió hacia los chicos que restaban, solo uno sedefendió con un potente escudo protector.

-uy Natas, estás perdiendo el toque- se burló Malcolm al veral último chico parado. Rose y Berni rieron mientras su amiga miraba entredivertida y sorprendida al joven.

-ya están los cinco últimos- dijo Hermione seria haciaViktor- ¿no deberías parar la competencia ya?-

Viktor negó con la cabeza a su antes querida novia.

-quiero ver hasta dónde puede aguantar ese chico- dijo serioel hombre- sería una buena oportunidad para ver si se merece o no lacapa
Poliakov ha demostrado desde hace tiempo potencial, voy a esperar un pocomás-

-es mi turno- dijo Berni. Continuó moviendo sus piedras ylas dirigió al chico que se notaba cansado. El joven bloqueó el movimiento depiedras y con una onda de aire las pulverizó.

Natas, Malcolm y Rose rieron mientras Berni se quedabaanonadado.

-muy bien, Poliakov- habló Malcolm- veo que has aprendido-

-es mi turno- dijo Rose sonriente, colocando su mano sobreel brazo de su ex.

-pero quería enfrentarme primero contra él- replicó Malcolm.

-oh vamos, no querrás que los demás de Durmstrang vean cómopierde su élite uno, ¿verdad?- dijo Rose divertida.

Natas y Berni rieron al ver que Rose se saldría con la suya,pues Malcolm nunca había podido decirle que no a la pelirroja.

Rose avanzó un par de pasos en dirección al joven y con unmovimiento de manos lo elevó por los aires y lo sacudió, lanzándolo hacia elsuelo.

Irijan se levantó del suelo con rapidez y lanzó unexpelliarmus sin varita que Rose bloqueó fácilmente con la mano. La pelirroja movióla mano hacia el cielo para posteriormente dirigirla al cuerpo del alumno. Dela punta del dedo índice salió un rayo amarillo que sonó tan fuerte que parecíaun trueno.

El joven no pudo parar el rayo de luz y este golpeó de llenoen su cuerpo, mandándolo a volar por los aires y dejándolo seminconsciente.

-creo que ahora sí te pasaste- dijo Malcolm, mientras losque aún quedaban en pie en el campo se dirigían a ver cómo se encontraba eljoven.

-enervate- susurró Rose moviendo la mano sobre el cuerpo deljoven.

Irijan despertó rápidamente y fue ayudado a levantarse porlos dos chicos que estaban allí.

-¡FELICIDADES!- se oyó la voz del búlgaro Viktor Krum portodo el campo de lucha- ¡estos son los cinco representantes de la escuela deDurmstrang!-

Los aplausos sonaron desde un solo punto, las gradas deDurmstrang; los demás colegios seguían anonadados ante la demostración de magiasin varita que habían realizado los alumnos de la escuela búlgara.

-y un anuncio aún más importante- sonó la voz de Viktor entodo el estadio- hoy daremos la bienvenida a un nuevo miembro de élite de capa,el señor Irijan Poliakov-

Los alumnos de Durmstrang elevaron sus varitas y lanzaronchispas al aire mientras que Rose y los chicos que estaban en el campo sincontar al mencionado Poliakov, movieron sus manos y aparecieron sus respectivascapas negras en sus cuerpos. Malcolm usó un hechizo convocador y atrajo la capapara el nuevo miembro élite.

 

-bienvenido- dijo con voz fuerte Malcolm, mientras los demásalumnos de Durmstrang se encontraban con una rodilla en el suelo, solo los queportaban la capa se mantenían de pie, en son de bienvenida al nuevo compañero.

Rose, Natas, Berni y Malcolm comenzaron a aplaudir siendoseguidos por los demás alumnos de su escuela. Los estudiantes de las otrasdelegaciones no comprendían nada de lo que estaba sucediendo en ese momento,todo el estadio se encontraba en un silencio total. Se sabía que el colegioDurmstrang iba a ser un rival muy difícil de vencer, pero nunca se imaginabanque tuviesen tal control de magia, que no necesitaban de una varita paraconvertirse o para hacer magia.

En el gran Salón, se encontraban todas las delegacionescomiendo los potajes típicos de la zona del colegio Durmstrang, pero más queintrigados por la comida, todos miraban al grupo de cinco personas sentadas enel inicio de la mesa que habían arreglado para Durmstrang.

Con Malcolm a la cabeza, los miembros antiguos de élite yque usaban la capa le brindaban información de qué beneficios les daba usar lacapa al nuevo integrante y ahora representante de Durmstrang en los juegos,Irijan Poliakov.

-no puedo creerlo- susurró Lily a los representantes deHogwarts- aún no puedo creerlo-

-lo sé- dijo Hugo- parece increíble que ni mi madre puedeexplicar cómo es que simples alumnos pueden dominar tan bien la magia-

-¿qué dijo tía Hermione al respecto, Hugo?- preguntó Albus.

-que por más que se le enseñe bien el control de la magia,nadie puede dominar tan bien sin varita
me dijo que hasta Voldemort la usabapara poder enfrentarse, pero tanto Rose y sus amigos no lo usaron en ningúnmomento- aclaró el pelirrojo- me dijo que podría ser que hubiesen estado usandosus varitas por dentro de sus brazos-

-no es cierto- aclaró Thalia, los otros muchachos la vieronintrigante- no estaban usando varitas-

-¿Cómo lo sabes, Thalia?- preguntó Scorpius, de todos losalumnos de Hogwarts, él era el único que hablaba más o menos cordial a la jovenmoren; incluso Albus, el ser más cordial en el mundo pasaba de su existencia.

-cuando usan las varitas sale un rayo o una luz desde suprocedencia, de la única que salió eso fue de Rose al momento de lanzar el rayohacia Poliakov, no antes y ese hechizo que usó es uno muy antiguo, para lanzarrayos usando la energía solar y que no puede ser conjurado usando la varita, espor eso que nunca se usa-

-¿cómo sabes de eso?- preguntó Lily.

-Durmstrang yBeauxbatons nos enfrentamos siempre en una competencia a mitad de año, el añopasado ni Rose ni Thalia participaron en la competencia de duelo porque, segúnlo que mi directora me explicó, el director del colegio no las quería exponerantes de lo necesario
al parecer ya habían planes de preparación para estacompetencia desde el año anterior, así que supongo que por eso no participaron,pero hubieron competencias para el control de la magia, yo había participadoanteriormente contra Natas y había podido derrotarla, pero contra Rose nunca yfue la primera vez que pude ver tal despliegue de magia, nunca antes habíavisto algo como lo que ella podía hacer-

-¿a qué te refieres?- preguntó Scorpius.

-Rose, por más fría o calculadora que pueda parecer en el exterior,no es ni la mitad cuando realmente devela sus poderes, es mucho más poderosa delo que demostró, el rayo que lanzó al final contra el miembro de su equipo nofue ni la mitad de intenso que debió haber sido-

 

-¿quieres decir que no ha mostrado todo lo que puede hacerrealmente mi prima?- preguntó Lily observando a Rose, quien sonreía ante unchiste que alguno de sus amigos podría haber dicho.

-así es-

-muy bien- habló Draco ante todos los alumnos- como miembrosdel ministerio de magia, estamos aquí para velar que la competencia se lleve demanera honesta y natural, por lo que esta noche, al conocer ya a todos losmiembros de cada delegación, iniciaremos correctamente la competencia, lasluchas entre equipos iniciarán mañana, se enfrentarán todas las delegaciones endistintos días, habiendo dos luchas por día, se los separará en dos grupos: enel primero estarán Salem, Beauxbatons, Durmstrang y Etiopía; y en el segundo seencontrarán: Hogwarts, Amazonía y Australia, al final de las luchas, las dosdelegaciones que estén en primer lugar en cada grupo, se enfrentarán en la final,y se culminará las competencias con un baile al cual se deberá asistir con unacompañante que no sea del mismo colegio con el que participa, en el caso delos alumnos que participan por un colegio pero que están estudiando comointercambistas en otro, su pareja no podrá ser ni del colegio por el queparticipa, ni del colegio en el que lleva cursos-

-no es posible, quería enfrentarme a Salem- dijo Scorpiusmirando con odio a Dylan Moore.

-quería enfrentarme a Beauxbatons- dijo Thalia mirando aTheodore.

-ya lo haremos, si es que ellos pasan- dijo Lily.

-¿crees que alguna de esas delegaciones podrá ganarle aDurmstrang?- preguntó Hugo.

-Hugo tiene razón- dijo Albus- Rose sola podría enfrentarsea los quince otros miembros y ganarles con tan solo dos hechizos-

-desde el día de mañana se iniciarán los enfrentamientos,teniéndose dos de cada grupo hasta que se finalicen, la noche del baile sepremiará al ganador de la competencia-

-yo quería escoger mi pareja- dijo Natas viendo con deseo aun muchacho alto de Etiopía.

-y yo también deseaba poder hacerlo- dijo Berni mirando conatención a una muchacha de la Amazonía.

-Irijan- habló Malcolm- tú te enfrentarás contra Etiopía-

-¿solo?- preguntó el chico, a lo que los demás rieron.

-por supuesto- dijo Rose- no esperabas que todos los cinconos enfrentáramos contra una delegación, ¿verdad? Sería una masacre y no habríadiversión-

-así es- habló Malcolm- Berni se enfrentará contra Salem yNatas contra Beauxbatons-

-¿y ustedes?- preguntó Poliakov.

-nosotros pelearemos contra Hogwarts en la final- dijo Rose.

-¿cómo están tan seguros que Hogwarts pasará?- preguntó elchico.

Natas lo golpeó en la cabeza con un viento fuerte que llamóla atención de varios alumnos, pero ella hizo de cuentas que no vio nada.

-¿no has prestado atención a las demostraciones? ¿Sabes queeran para algo, verdad?-

-la Amazonía y Australia no van a poder contra ellos, sondemasiado débiles- aclaró Berni- así que lo más seguro es que al final, nosenfrentemos contra Hogwarts-

-si pierdes contra Etiopía, quedaremos nosotros cuatro paraapoyarte- dijo Malcolm- pero considérate como el miembro de élite de la capaque menos tiempo perteneció, porque ni bien se termine esa pelea, te olvidarásde pertenecer al grupo, ¿quedó claro?-

 

Irijan asintió con la cabeza.

-¿pero ustedes dos pelearán contra Hogwarts?- preguntóPoliakov.

-a pesar de todo, no puedo atacar a Hugo, Lily o Albus, asíque de ellos se encargará Malcolm, yo me haré cargo de Thalia y Scorpius-



Y qué les pareció??????!!! ojalá les haya gustado y anhelo leer sus comentarios, les deseo lo mejor!!!!

Besos,

*SombraPosion*

Lo sé!!! merezco un crucio por no haber actualizado antes, estoy de vacaciones y a full con el descanso antes de empezar nuevamente las clases en la universidad :D

Esperaba llegar a las 4000 lecturas antes de actualizar y como acabo de ver que ya tengo 4001, pues es hora de un nuevo capítulo :) aquí se los dejo, ojalá y les guste :D



-aún no puedo creerlo- habló Lily- solo Natas se estáenfrentando contra Beauxbatons-

Era la tercera vez que pasaba.

Durmstrang ya había participado en tres luchas contando conesta y en todas había pasado lo mismo. Irijan se había enfrentado solo contralos representantes de Etiopía, quien a pesar de haber salido bien lastimado,había ganado la batalla; Berni también se había enfrentado solo contra los deSalem, aunque con mucha más facilidad que la de su antecesor combatiente. Yahora Natas se enfrentaba sola a un equipo mucho más compacto pero al ver lasonrisa en el rostro de la joven, se notaba que no tenía ninguna preocupaciónde perder el enfrentamiento.

La joven terminó de expulsar a Theodore fuera del campo mandándolo a volar por losaires, le había costado hacerlo, pues tuvo que usar la varita en más de unaocasión, pero aun así lo logró. Losaplausos de la delegación de Durmstrang no tardaron en tronar después que surepresentante levantara las manos victoriosas y sus compañeros de equipo seacercaran a ella a felicitarla.

-Y EL GANADOR DEL TERCER ENCUENTRO DEL GRUPO A Y COMO LÍDERINVICTO ES
¡¡¡DURMSTRANG!!!- sonó por los parlantes la voz de Draco que nocomprendía aún la estrategia planeada por el colegio búlgaro.

-es increíble que solo una haya peleado- dijo Alice mirandocon el entrecejo fruncido a Thalia Zabinni.

La morena se fijó en ella.

-¿tienes algún problema?- preguntó, estaba harta de lasmiradas malhumoradas de la chica.

Alice miró hacia otro lado, Albus se había percatado de elloy fijó sus ojos en los de la antigua amiga de Rose.

-¿sucede algo?- preguntó preocupado.

La joven Longbottom lo miró y con una débil sonrisa negó conla cabeza. Albus se acercó a ella, olvidando que estaban más pegados de lo socialmentecorrectos entre amigos y le pasó su mano por la mejilla, con una cariciaprotectora.

-cuéntame, ¿qué sucede?- dijo él intrigado, era muy raro vera Alice preocupada por algo, cuando había tenido durante toda su vida lainfluencia de su hermano Frank quien era alguien completamente despreocupado.

-es que
me preocupa-

-¿Qué cosa?- volvió a preguntar el moreno, inconsciente dela mirada dolida que dirigía Thalia en esos momentos a los dos que hablaban.

-¿no te has dado cuenta que si ustedes ganan elenfrentamiento mañana contra Australia, se van a enfrentar con Durmstrang? Yque si ellos siguen con la misma estrategia de solo enfrentar a uno de suequipo lo más seguro es que les toque con Rose o con Krum, y si eso sucede, nosé quién sería mejor que luche contra ustedes, pues ambos son los mejores deese colegio- Estados para Whatsapp

 

-¿estás preocupada?- preguntó Albus ilusionado.

-por supuesto que lo estoy, son mis amigos y si les pasaraalgo no lo soportaría- Albus sintió la palabra amigos como una patada en elestómago- pero
estaría más preocupada por ti más que por cualquiera-

Albus la miró con ojos totalmente sorprendidos. Alice estabaen shock total, no podía creer que había dicho eso en voz alta. No tenía elvalor de levantar la cabeza y mirarlo a los ojos. Sintió la mano de su amigocolocarse en su barbilla y elevarla, instándola a mirarlo. No pudo hacerlomucho tiempo, pues los labios de su amigo le hicieron perder la concentraciónen los ojos que tanto amaba.

Thalia miró la escena con dolor que solo Scorpius notó.

Ella estaba enamorada de Albus, y sabía que había perdidotoda oportunidad con él después de haberse metido con el ahora ex enamorado dela prima del chico. Y ya había tenido en su mente que él nunca se interesaríaen ella, pero verlos a ellos dos besándose como si nada más en el mundo fueraimportante, le hacía sentir un peso muy alto sobre sí.

-no te preocupes, Alice- dijo Albus después de separarse dela joven a regañadientes- te prometo que volveré sano y salvo tras elenfrentamiento contra Durmstrang- depositó un suave beso sobre los labios de lajoven totalmente sonrosada- no podría alejarme mucho de tus labios-

La joven Longbottom se puso más colorada si es que eso eraposible y miró con una cara sonriente a su amigo quien le tomó de la mano y laapretó con fuerza mientras veían salir a los miembros de Durmstrang del campo.

Rose sonrió sin siquiera darse cuenta que lo hacía.

Había visto a su primo besar a su ex mejor amiga. Laextrañaba, Alice era una persona muy especial en su vida, pero no podía compararsecon la amistad que tenía que Natas; entre ellas, parecían más familia queamigas y Alice, la abandonó en un momento en que más la necesitaba, instándolaa irse del colegio.

-¿sucede algo?- preguntó Malcolm, que veía melancólica a lajoven.

Rose negó con la cabeza.

-sabes que siempre he podido leerte mejor que nadie- lapelirroja la miró con el ceño fruncido- y eso no quieres decir que esté usandolegeremancia- agregó el chico con una sonrisa- ¿qué sucede, Rose?-

-mi primo- dijo la joven- Albus, él se ha besado con Alice-obvió mencionar que antes había sido su mejor amiga- él siempre estuvoenamorado de ella y al parecer hoy ya se lo ha demostrado-

Berni y Malcolm se habían mantenido separados de la disputaque tenía Rose con su familia y solo Natas había intervenido al decir quepodría quedarse con ella todo el tiempo que quisiese, pero los tres le habíanrecomendado que era mejor hacer las paces con ellos, al menos con sus primosque no tenían nada que ver con sus problemas.

-¿por qué no vas y los felicitas?- preguntó su ex.

La joven lo miró con el ceño fruncido pero luego cambió suexpresión a una de tristeza.

-no puedo- dijo ella- esperaba que ellos me apoyaran, perolo único que hicieron cuando llegué al tren fue juzgarme, los encontré inclusohablando mal de mí
mi propio hermano hablando mal de mí, no puedo hablar conellos por eso-

 

Malcolm se quedó callado, conocía a la joven, cuando teníauna idea en la cabeza nadie se la podía sacar, y lo único que quedaba por hacerera estar a su lado apoyándola en lo que necesitara. Cosa que haría.

-¿quién quedará?- preguntó Irijan.

Natas lo miró mal, a ella no le caía en gracia el nuevomiembro. Había algo en él que no le agradaba.

-¿es que después de haber visto los anterioresenfrentamientos, todavía queda duda quién ganará?- preguntó con burla.

Irijan miró mal a la joven de cabello negro pero se mantuvocallado, lo mejor era no responderle a la mejor amiga de la número 2 quientambién era mejor amiga del número 1.

-es obvio que queda Hogwarts- dijo Berni más calmado- losataques que envía Australia son muy débiles-

Ya habían pasado dos horas desde el inicio delenfrentamiento entre Hogwarts y la Academia de Magia de Australia y soloquedaban dos miembros en pie del colegio oceánico, mientras que de Hogwartsquedaban en pie Albus, Thalia y Scorpius, pues Hugo y Lily habían quedadoatrapados en unas enredaderas que habían invocado su competencia.

-lo único que hacen los de Australia es retrasar su pérdida-dijo Malcolm.

-y lo hacen realmente mal- dijo Rose- casi tan mal como lohacen los de Hogwarts para cazarlos, se supone que están camuflados, pero sontan notorios-

-yo no los veo- dijo Berni.

-están entre los matorrales, mezclados con lodo-

Los del colegio de Australia habían invocado en el campo, unbosque completo usando sus varitas, para que se pudiesen acoplar mejor al medioy poder enfrentarse mejor contra sus oponentes, algo que había sido un arma dedoble filo, pues mientras el bosque los ayudaba a camuflarse y esconderse, noles permitía maniobrar bien sus ataques.

-ya los vieron- dijo Natas en el momento en que Scorpiuslanzaba un hechizo incendiario al punto donde se encontraban escondidos los dosaustralianos. Los jóvenes salieron corriendo del lugar y Thalia con Albusaprovecharon el momento de petrificarlos a cada uno, dando por concluido elencuentro.

-falta poco- dijo Scorpius.

Había pasado dos días desde su último enfrentamiento y soloesperaba que llegasen las 9 para enfrentarse al colegio Durmstrang.

Scorpius no podía dormir a pesar que ya eran las 3 de lamadrugada y solo quedaban 6 horas para que se diese el enfrentamiento.

Se había quedado despierto pensando cuál sería la estrategiaque usarían sus rivales, pero no podía imaginarse nada. En los combatesanteriores, solo había peleado uno de ellos y nadie se había metido, ahora soloquedaba enfrentarse contra ellos y aún faltaban pelear Rose y Malcolm. Dudabaque la pelirroja no peleara, pero ella no se atrevería a dañar a su familia apesar de estar lejos de ella, ¿o sí?

La Rose que él conocía había cambiado demasiado de la Roseque recordaba del año pasado. Una chica que desde que la conoció le robó elsueño y que no había podido de dejar de pensar en ella desde que se había idohacía un año.

Quería poder conquistarla, pero cada día lo notaba másdifícil. No había día que no la viese acompañada de alguien, al inicio habíasido su ex novio Malcolm Krum, con quien se la veía por todo lado. Luego queThalia se metiese con él; se le empezó a ver por todo lado con el chico deSalem, Dylan, quien se notaba a leguas moría por Rose, verlos besarse por lospasillos a mitad del día le revolvía el estómago; pero era peor aún verla consu primo, en los pasadizos escondidos por los que normalmente él caminaba parallegar a clases más rápido y que no le incomodasen las chicas, los encontraba aellos dos, metiéndose mano hasta donde se podría decir "estaba permitido" en elpúblico. Ya en más de tres ocasiones había llegado tarde a clases por tener queregresar a donde iniciaba el pasadizo e irse por otra ruta más larga. No teníaganas que los dos chicos pensaran que él los espiaba y no quería que Rosenotase el dolor que sentía cada vez que la veía con otra persona. Él habíaconfesado su amor ante todos, claro que no había sido la mejor decisión, ellaacababa de descubrir el engaño de su novio y no iba a lanzarse a sus brazos;pero tampoco esperaba que se alejase de él por completo al punto deconsiderarlo invisible. Ya ni en clases lo fastidiaba, como sí hacía con losdemás de Hogwarts.

 

-¿ya estás lista?- Preguntó Malcolm entrando a la habitaciónde Rose en el barco.

La joven solo asintió con la cabeza mientras terminaba deanudarse la capa. Desde que había comenzado la competencia, los jóvenes habíanvestido la capa para distinguirse como miembros élites de su colegio; además,era más presentable, pues todos los medios de comunicación mágicos transmitíanlos encuentros de las maneras posibles.

-si deseas- dijo Malcolm colocándose detrás de ella,observando el reflejo de ambos- puedo enfrentarme yo contra ellos-

Rose le sonrió al reflejo de su ex novio, seguía tan guapocomo siempre, alto y fuerte, incluso más que antes. Imaginar que toda esa moleera tierna, sería difícil si no lo conociesen como Rose lo hacía.

-puedo hacerlo yo- dijo ella- no te preocupes-

Malcolm asintió y posó sus manos sobre sus hombroshaciéndola girar para mirarse a los ojos directamente.

-que no te afecte que él y ella están allí, ¿entendido?-

-¿no debería decirte eso yo a ti?- preguntó con ciertaironía en la voz la pelirroja.

Malcolm la miró serio pero de un momento a otro la besó comoantes, fuerte y exigente, pero con la delicadeza que sólo él sabía con quétratarla a ella. Al inicio ella no reaccionó, se encontraba en shock, habíaolvidado el sabor de los labios del chico, cambiándolo por el de Dylan y el deTheodore; pero siempre faltaba el toque rudo de Malcolm en el beso.

Ella cruzó sus brazos por el cuello del chico y este la tomóde la cintura, pegándola más a su cuerpo. La extrañaba y ella lo extrañaba, sehabían vuelto una pareja muy compenetrada entre los dos; pero sabían que losuyo a pesar de que lo intentaran, no funcionaría por el pasado de ambos.

Se separaron cuando sus cuerpos cayeron sobre la cama deRose. Se observaron fijamente, como si de dos extraños se tratase y sededicaron una sonrisa.

Se querían, sí; eso todos lo sabían, pero no podían arruinarlo que habían logrado recuperar de su amistad por solo cinco minutos dediversión.

-ya es hora- dijo él terminando de acomodarle la capa.

Ella asintió con una sonrisa y se dirigieron donde losesperaba el resto del equipo para ir a desayunar.

El estadio estaba lleno de alumnos, pero no solo ellos. Seencontraban también las familias de los participantes al igual que líderespolíticos de todo el mundo mágico, así como miembros de la prensa extrajera ynacional que estaba comentado los historiales de cada uno de los participantesprevio al partido.

 

Rose podía ver una gran mancha de pelirrojos en un lado delas butacas de las familias. Sus abuelos, tíos y primos al igual que amigos dela familia habían ido a ver el encuentro; era obvio, por Hogwarts se enfrentabaHugo, Lily y Albus, así que debían ir a apoyarlos, en un pequeño espacio muydentro de ella, albergaba la esperanza que también hayan ido a apoyarla. Pudover a la abuela de Scorpius y a su madre también, ambas muy preocupadas.

Notó a una mujer muy blanca y de cabello negro y a un hombrede tez morena sentados a lado de la familia Malfoy, hablando amenamente conellas, bueno, mejor dicho con la abuela de Scorpius, porque entre la mamá deScorpius y la otra mujer, no hacían más que mirarse de mala manera. Supuso queeran los padres de la chica Zabinni.

Entraron caminando los cinco portando la capa, nadieaplaudía en el estadio, nadie más que toda la familia de Rose quienes animabansin cesar coreando el nombre de la única pelirroja en el colegio Durmstrang. Eldirector había ordenado no decir una sola palabra a sus alumnos hasta queganaran la competencia, solo se permitían los aplausos, cosa que acompañaban elgriterío de los Weasley's.

-te siguen apoyando- dijo Natas con una sonrisa a su mejoramiga- sigue siendo tu familia a pesar que digas que no te quieren-

La pelirroja dio un leve asentamiento mas no dijo nada y secolocó en el puesto donde esperarían a que ingresara el colegio sede.

Los cinco chicos de Hogwarts ingresaron al campo con un corode gritos por todos lados animándolos para el encuentro. Los colegios que nohabían aplaudido a Durmstrang ahora aplaudían con muchos ánimos.

-ya saben cómo deben enfrentarse- habló la voz de Hermione-que inicie-

Rápidamente Natas, Berni e Irijan se separaron de sus doscompañeros a un lado, dejando tan solo a Malcolm y a Rose en el campo.

Rose hizo un movimiento con la mano y separó con unaventisca a Scorpius y Thalia de su familia. Ambos chicos se dispusieron areagrupar con los demás, pero un campo de fuerza los mantenía separados de losotros tres.

-no, no, no- canturreó Rose- ustedes se enfrentarán conmigo,luego que Malcolm acabe con ellos-

Krum miró a Rose como quien pide permiso y con la afirmaciónde ella, golpeó el suelo fuertemente, haciéndolo estremecer y tumbar a susrivales, un gran muro de piedras derribó a Albus enviándolo inconsciente a unextremo del campo. Lily logró escapar con las justas del golpe y lanzó unpetrificus que fue repelido fácilmente por su oponente quien con un rayo salidode su mano, la mandó a volar por los aires, cayendo al lado de su hermano en elmismo estado.

Hugo sopesaba las oportunidades que tenía, no sabía sienfrentarse solo o esperar a que Thalia y Scorpius saliesen de la burbuja en que su hermana los había metido.

Malcolm hizo que el agua que iba por debajo de del camposaliese por un agujero y envolviese el cuerpo del hermano de su ex enamorada ylo mantuvo allí hasta que notó que Hugo dejó de luchar. Dejó caer el agua conel cuerpo del joven a la vez, quién desapareció del campo para ser tratado enla enfermería.

Una vez desaparecieron los tres cuerpos inconscientes de losfamiliares de Rose, la burbuja que rodeaba a Scorpius y a Thalia desapareció.

Malcolm se acercó a su amiga.

 

-son todos tuyos- le dijo brindándole una sonrisa y un suavebeso muy cerca de los labios.

Scorpius dio un paso para enfrentarse a Rose pero se sintiótragado por la tierra y que sus manos se habían sujetado con el lodo.

-¿qué demonios?- preguntó el rubio y miró a una sonrienteRose.

-primero voy contra ella- le dijo con una sonrisa- luegocontra ti-

Thalia miraba la facilidad con la que Rose hacía magia sinvarita. Había mejorado mucho desde que el año anterior la había visto en lacompetencia.

Rose le sonrió y Thalia sintió su cuerpo ser elevado delsuelo y sintió cómo unas cuerdas invisibles le apretaban el cuerpo, causándolegran dolor.

Gritó tan fuerte como pudo por el dolor y perdiendo lavarita en el suelo.

-primera regla- habló Rose- si no sabes usar magia sinvarita, no la pierdas- el cuerpo de la morena cayó al suelo con un costal ycausándole un golpe fuerte contra la superficie pedregosa.

Thalia se apresuró en coger su varita y enviar un hechizoque fue fácilmente repelido por la muchacha.

Rose elevó su mano e hizo que piedras se moviesen alrededordel cuerpo de la joven y a medida giraban, algunas la golpeaban y a medidadestruía piedras con la varita para evitar ser golpeada, aumentaba la velocidadcon la que giraban. La pelirroja dejó que las piedras golpearan el cuerpo de lajoven, quien no soportó para el golpe y cayó al suelo de dolor.

-no debiste meterte con quien yo más quería- dijo Rosemientras elevaba por los aires a la joven- ¿te imaginas cuánto me dolió?-preguntó Rose lanzándola hacia un lado del estadio pero momentos antes dechocar contra las rocas, una pared de aire apareció y la espalda de la morenadio de lleno contra el muro creado- el dolor que sientes ahora, no es ni lamitad de lo que sentí yo-

Rose volvió a lanzar a la joven contra otro muro de aire yesta soltó un grito aún más fuerte que el anterior.

-te lo advertí estando en Beauxbatons, no debiste meterteconmigo-

Y Rose terminó lanzándola al suelo con gran fuerza. Ni bienel cuerpo de la joven dio contra el suelo, desapareció enviándola a laenfermería. Rose pudo notar a dos personas de entre los familiares de losparticipantes levantarse rápidamente de sus asientos.

En el estadio, no se escuchaba nada, solo el movimientodesde algún punto al que Rose se decidió a mirar.

Y sonrió.

-oh merlín, mi niña- dijo Pansy mientras veía a su hija serlanzada por los aires como si de una pelota se tratase-

Blaise la tenía abrazada, tratando de parecer fuerte pero nopodía actuar, se encontraba preocupado por su hija y asombrado de la capacidadde la hija de Ronald Weasley para controlar su magia sin necesidad de unavarita.

-Hermione debería detener la pelea- soltó Astoria- o Draco-

-no pueden- habló Ron- los alumnos que se decidieron porparticipar, fueron escogidos para esto, luchar entre ellos con todo lo que susdotes mágicas les permitan; en su momento, ellos también hicieron lo mismo al serelegidos-

Los demás padres asintieron pero no por eso estaban deacuerdo.

Vieron como Rose soltaba a la joven y esta desaparecía delcampo.

-será mejor que vayan a la enfermería- dijo Molly I- lo másseguro es que la hayan enviado hacia allá-

Ambos padres asintieron. Pansy se detuvo con los ojosllorosos momentos antes de bajar las escalaras.

-suerte a Scorpius- dijo mirando sinceramente a Astoria. Lamujer asintió y se dedicó a mirar a su hijo quien solo se movía tratando deescapar de la trampa de arena en que había estado. Pudo notar la sonrisa deRose en su rostro.

-sé que te hizo daño- pensó la mujer- pero no se lo hagastú, por favor, Rose, no se lo hagas-

Rose miró hacia donde estaba su padre y más importante,hacia donde estaba la madre de Scorpius. Estaba segura que acaba de escucharlaen su mente.

-¿estás bien?- preguntó Malcolm acercándose a ella-¿prefieres que lo haga yo?-

Rose negó con la cabeza y miró al punto donde estaba queScorpius que veía a ambos chicos con dolor.

-bésame- le dijo Rose. Malcolm la miró y no dudó en hacerlo.

Fue un beso corto pero que le llegó al alma a Scorpius, miróhacia otro lado y dejó de moverse.

-no sé para qué sigo intentándolo- pensó el rubio- Rosetiene a miles tras ella que no la lastimaron de la misma forma que lo hice yocuando ella sola no podía defenderse y ahora
ella puede estar con quien deseecon tan solo decirlo-

-oye tú- Scorpius giró para ver el punto de donde lollamaban- ¿estás preparado?- preguntó Rose acercándose a él y colocándose derodillas a la altura de donde estaba él- no te voy a dejar ganar- le dijoseria- el que haya estado enamorada de ti no te lo va a poner nada fácil-terminó ella acercándose a él tanto que Scorpius sintió rozar sus labios.Sintió la arena moverse bajo sus pies y rápidamente tumbó a Rose tratando deinmovilizarla.

-vaya- dijo Rose bajo él- y yo que intentaba besarte- esaconfesión hizo que Scorpius la mirase con atención, Rose giró el rostro haciaun lado pero luego dirigió su mirada hacia su contrincante con una sonrisaburlona- te lo creíste- dijo riéndose y mandando a Scorpius volar por losaires.

Cayó con una rodilla en el suelo, pero se levantórápidamente.

-tú jugaste con mis sentimientos- continuó hablando Rosemientras miraba a Scorpius y este se sentía elevado por los aires- y ahora tedevolveré la paga jugando contigo-

Scorpius no entendía cómo era posible que la pelirrojafrente a sí pudiera manejarlo con tanta facilidad. Sintió ser elevado y caer enforma de parábola hacia un grupo de piedras en el suelo y luego sintió como simil agujas ingresaran por su cuerpo.

-no es un crucio si es que piensas que lo es- habló Roselanzando una gran llamarada de fuego que Scorpius con las justas y pudoesquivar- pero es algo que duele aún más-

La joven lanzó un par de rayos consecutivos que Scorpius nopudo sortear.

-mi niño- dijo Astoria al verlo tendido en el suelo-

-no me vengas a decir que eso es todo lo que tienes- dijoRose mirando hacia otro lado sin darse cuenta que Scorpius había elevado suvarita y le había lanzado un hechizo que hizo que su piel se tornara pálida ysu cabello cambiase a un color amarillo que sabía que Rose siempre había odiadoporque su prima Dominique siempre se burlaba que su color era más bonito que unaburrido rojo sin gracia como le decía a ella.

-tu color debería ser el rubio- rio Scorpius mientras se levantabadel suelo- ese color realmente queda bien en cualquier cabello; el rojo, sinembargo, es demasiado común-

James miró con los ojos muy abiertos al mejor amigo de suhermano, que a pesar de estar en el estrado, podía escuchar todo.

-ese chico es hombre muerto- dijo él- ha sentenciado sumuerte-

 

-¿por qué?- preguntó Astoria sin comprender y muy asustada.

-Rose siempre odió que Dominique se burlara de ella por elcolor de su cabello- comentó Molly II.

-y más cuando le decían que el rubio le quedaba tan bien enella- agregó Victorie.

-¿qué haces Scorpius?- pensó su madre.

Rose miró con los ojos muy abiertos al joven que estabafrente a ella y sintió los mismos temores de antes de ir a Durmstrang, sintióque regresaba todo. Sus inseguridades, sus miedos, su dolor.

Scorpius notó eso y atrapó a Rose en unas cuerdas que nohicieron más que incrementar el dolor de Rose al sentirse atrapada. Se acercó aella con paso enérgico.

-aunque no quieras aceptarlo- le dijo en voz baja- sé quesigues estando allí, sé que sigues siendo la misma niña dulce y tierna queconocí, sé que sigues siendo la pequeña niña de la que me enamoré-

Scorpius se separó de ella y estaba dispuesto a darle unhechizo con el cual dejarla fuera del combate, hasta que ella habló

-yo no soy la de antes- comenzó ella, las cuerdas con lasque estaba atada comenzaron a arder mientras el fuego la empezó a rodear sinquemarla- no soy la misma chica que estaba enamorada de ti, no soy la que teperseguía para decirte que te amaba- Rose lanzó un rayo en su dirección- no soyla que estuvo enamorada de ti desde primero- esa confesión hizo abrir los ojosa Scorpius, lo que lo hizo distraerse y que uno de los rayos le diera de lleno-no soy la misma a la que le rompieron el corazón- otro rayo volvió a caer alcuerpo de Scorpius- ¡no soy la misma!- elevó el cuerpo de Scorpius y lo dejócaer al suelo mientras un rayo daba directo contra él. Se acercó a él mientraslo veía intentar levantarse.

-Rose- escuchó que decía- Rose, yo
- él elevó la mirada a lajoven. Ella estaba preocupada, se había propasado, había ido demasiado lejos-yo te amo- dijo él mientras su cuerpo desaparecía del campo y era enviado a laenfermería.

Los aplausos comenzaron a sonar al igual que los vítoresdesde las gradas de la delegación de Durmstrang.

Pero nadie más decía nada. Había sido una derrota aplastantecon el único momento difícil en que Rose había estado apresada y que no habíadurado más de un minuto.

El sonido del encendido de los parlantes se escuchó.

-Los ganadores del encuentro y ganadores absolutos deltorneo, es el colegio Durmstrang- se escuchó sin ningún ánimo la voz deHermione Granger anunciando a los ganadores.

Rose no escuchaba nada. Solo tenía en su mente los ojoscaídos de Scorpius y el dolor que en ellos se veía. La sinceridad en laspalabras del rubio y el cariño con que a pesar de todo la miraba y se lo decía.

Se sintió elevada por sus muchos compañeros del colegio quela habían acogido por un año entero, notó a compañeros de otros colegios que laadmiraban y respetaban a su alrededor.

Pero por primera vez en mucho tiempo, no se sintió feliz contanta atención.

Solo deseaba estar sola.

Y llorar.

Llorar como cuando tenía once años y su mejor amigo rubio sequedaba con ella a su lado, tomándola de la mano y sujetándosela fuertemente,abrazándola hasta que dejara de llorar.

Lo quería a él de vuelta en su vida.

Pero.

Sabía que eso, ya no podía ser más.



Espero les haya gustado y se den un tiempo para hacerme saber qué les pareció :D y no me odien por haber hecho sufrir tanto a Scorpius, lo sé, soy mala pero es que es parte de la historia jijijiji

 

Los quiero muchooooooo

Besos

*SombraPosion*

Bueno, llegamos al capítulo 13 y yo realmente odio este número :P no me gusta para nada!!! pero no puedo correrme de publicarlo así que ya es hora que lo suba :D ojalá les guste y puedan disculparme por mi demora jijijiji

Capítulo 13

-los cinco están bien- anunció la enfermera Pomfree a lospadres que lucían completamente preocupados en la puerta de la enfermería- elúnico que tendrá que pasar la noche aquí por un par de días más es el señorMalfoy que es el que ha recibido más daño-

Tanto Draco como Astoria se abrazaron preocupados.

-pero no se preocupen, después de unos días de descansoestará bien- suspiró la anciana- creo que lo que más tiene es agotamiento, alparecer no ha estado descansando bien-

La enfermera dejó pasar uno por uno a los padres queentraban preocupados por ver a sus hijos y prepararlos para que abandonasen laenfermería.

-oh Rose- gimió Dylan saboreando el cuello de Rose pordécima vez en esa hora-eres exquisita-

Rose había aceptado acostarse con Dylan y quitarse de sucabeza los ojos grises que tanto la agobiaban. Pero no había tenido resultadoalguno, lo único que sentía en ese momento era ganas de terminar con el joven ypoder irse a bañar para quitarse esa asquerosa sensación de estar haciendo algoterrible con alguien que no lo merecía.

Eran las tres de la tarde y había decidido no ir a comer, notenía ganas de salir. Su padre había ido a visitarla al barco, pero les pidió asus amigos que hablasen con él y le inventasen alguna tonta regla como queestaba prohibido que gente que no fuera miembro de Durmstrang pudiese entrar enél.

Eran las cuatro de la tarde y seguía encerrada en suhabitación. Veía la luz del sol por el cristal que daba al lago amainar poco apoco y sintió sus ojos humedecerse nuevamente.

No había podido hablar con Natas y la verdad era que noquería.

Sus amigos estaban en una fiesta organizada por los miembrosde Durmstrang en una cueva dentro del islote en medio del lago negro. Habíasido invitada pero había alegado que después de su torpe descuido había quedadoun poco marcada y que no estaba dispuesta a mostrarse así frente a otraspersonas.

Por supuesto que Natas había sugerido el maquillaje.

Ella lo arreglaba todo así.

Maquillaje: tapar lo que es, para que otros vean lo que no.

No era que no quisiese a su mejor amiga, es solo que a vecesextrañaba la forma de ser de Alice. Ella no le daba ninguna importancia a loque otros vieran en ella, con tal de sentirse bien consigo misma. Algo que Natas nunca comprendería. Igualmente Rose sehabía negado a ir, no se sentía con ganas de celebrar, pero no les dijo laverdadera razón.

El único que no insistió fue Berni.

Su mejor amigo, él la conocía incluso mejor que Natas. Ellaestaba segura que él podía imaginarse por qué no deseaba ir a la fiesta y porqué no había sonreído desde el encuentro contra Hogwarts.

Ya eran las cinco de la tarde, había decido salir desde lashabitaciones y colocarse en la quilla del barco, sobre la hermosa estatua desirena que adornaba la punta del mismo. Era su lugar favorito de entre todos.

 

No supo cuánto tiempo pasó allí, solo notó el frío empezar arecorrerle el cuerpo y cómo las luces de Hogwarts se encontraban todasapagadas.

-¿tanto tiempo pasé aquí?- se preguntó a sí misma.

Se lo había pasado recordando todo. Desde la primera vez enque conoció a Scorpius, hasta ese mismo día en la mañana, cuando se enfrentó aél.

-nadie te va a juzgar, ¿sabes?-

Elevó su rostro y notó a su mejor amiga en la proa delbarco, mirando hacia el cielo.

-si deseas ir a verlo- dijo ella mirándola a los ojos, lededicó una sonrisa- ninguno de nosotros te va a decir nada-

-yo no quiero- dijo Rose con voz segura.

-siempre te dije algo: engaña a los demás, pero no teengañes a ti misma, allí es cuando todo se te irá de las manos-

Natas bajó hasta donde se encontraba su mejor amiga y lesonrió con cariño.

-solo una vez he visto la mirada que te dedicó ese chico, yfue la primera vez que Berni y yo lo hicimos- se sonrojó levemente Natas- élfue mi primera vez- suspiró con vergüenza- yo no sabía cómo sería y él me tomóde las manos en todo el proceso, nunca me soltó
mientras lo hacíamos me mirabacon los mismos ojos sinceros con que te vio Scorpius el día de hoy en el campo-

Rose se sonrojó.

-él te ama- le aclaró- y a pesar de lo que me contaste, creoque deberías darle una oportunidad-

La pelirroja negó con su cabeza.

-no seas tonta ni orgullosa, Weasley- rio la joven- ese papelno te queda, es solo mío- Natas de un brinco se sujetó de la punta del barco yse impulsó hasta la cubierta- ve a verlo, yo te cubro con los chicos- y se fuedejándola sola, con sus pensamientos dándole vuelta.

No supo en qué momento pasó, pero se encontraba allí, frentea las puertas de la enfermería. Iba a dar un paso cuando sintió las puertas dela misma abrirse. Buscó rápidamente dónde ocultarse mientras observaba a laspersonas que salían de allí.

-no se preocupen, señores Malfoy, su hijo se encuentra bien,en dos días le daré el alta-

-¡¿DOS DÍAS?!- pensó Rose, ¿tan mal había quedado? Sucorazón empezó a latir muy de prisa, sintiendo un profundo dolor.

Las tres personas continuaron desapareciendo del camino,ella estaba a punto de irse, no tenía nada que hacer allí, había ido hacia allápor pena, solo deseaba saber cómo había quedado Scorpius y ahora que lo sabíapodía irse.

Un sonido desde dentro la hizo moverse rápidamente en ladirección.

Scorpius estaba allí, durmiendo, con su brillante cabellorubio platinado despeinado.

Sin saber cómo, estaba a menos de un paso de la cama deljoven. Podía verlo tan de cerca, sus facciones finas y aristocráticas, suspárpados cerrados.

El joven volvió a removerse y algo dentro de ella la hizoquerer sacarlo de lo que estuviese soñando y hacerlo dejar de sufrir, porquepor la fuerza con la que cerraba sus ojos, se notaba que no era un sueñoplacentero.

-shushushushu- susurró Rose mientras estiraba su mano conmiedo y le acariciaba el cabello.

El joven se removió un poco más tranquilo.

-Rosie- susurró Scorpius aún dormido mientras buscaba más eltacto de Rose.

-estoy aquí- dijo ella sintiendo sus ojos humedecerse y conuna pequeña sonrisa en los labios- estoy aquí Scorpius-

Él dejó de moverse y suspiró con tranquilidad.

-Rose- dijo él, aún con los ojos cerrados- no me dejes-

 

La pelirroja ahogó un gemido de dolor ante la petición delrubio e iba a decir una palabra más hasta que sintió los pasos de un grupo depersonas desde las afueras.

Saltó tan alto como pudo y se ayudó elevándose con el aire,y se mantuvo escondida sobre una viga del techo.

-sigo diciendo que escuché hablar a Scorpius- dijo Astoriaque miraba cómo su hijo llevaba una sonrisa de oreja a oreja, como si nada delo que hubiese pasado ese día hubiese sucedido en realidad.

-han sido imaginaciones tuyas, Tory- dijo Draco acariciandoel cabello de su hijo dormido- será mejor que nos vayamos-

Rose asomó su cabeza y notó los ojos café de una mujermirándola directamente.

La señora sonrió con cariño y dulzura.

-sí- asintió la mujer- mejor dejémoslo, está en buenasmanos- sonrió hacia la joven escondida quien se sonrojó intensamente y agradecíaque todo estuviese sin alumbrado.

-pero- dijo Draco- quién te entiende, hacía un minuto decíasque no debíamos dejarlo aquí al cuidado de una sola enfermera
Tory, ¿estásescuchándome?-

Astoria se acercó a su esposo y con un suave beso lo calló.

-vamos a dormir-dijo mientras cerraba las puertas de laenfermería.

Rose esperó unos minutos antes de bajar y acercarsenuevamente a donde estaba Scorpius. Le dio un beso en la mejilla y empezó susalida.

-no te vayas- susurró una voz tras ella, una voz que laparalizó por completo- Rose, por favor, no me dejes-

La pelirroja miró hacia el suelo.

-ya es tarde para eso-

-nunca es tarde- se negaba a creer que había perdido a supelirroja- sé que no quieres nada conmigo, pero por hoy, solo por esta noche,quédate a mi lado, solo por hoy, ¿puedes?-

Rose se giró para mirarlo. Notó la franqueza en los ojos deScorpius, notaba el dolor en él, sabía que no había sido culpa de Scorpius serbesado por Bloom, pero aun así, ni podía olvidar todo el dolor que sintió trasver aquello y cómo tuvo que huir de Hogwarts dejando a su familia y amigosatrás, en su vida pasada.

Vida pasada.

No podía ser tan pasada si ella estaba allí, al lado de él.

Se acercó a él y lo empujó levemente.

-si quieres que me quede- dijo ella en un susurro- hazte aun lado-

Scorpius con una sonrisa asintió. Rose entró en la cama deljoven y se recostó a su lado. Él la miraba, extrañaba ver ese sonrojo que nohabía visto ni cuando ella estaba con su primo tocándose mutuamente, esesonrojo que solo aparecía cuando él la miraba de más o cuando estaban muyjuntos, como ahora.

-por más que digas que has cambiado- empezó Scorpius- paramí- dijo girándose hacia la joven- te veo igual que siempre-

Rose lo miró sin comprender.

-para mí- continuó él, mirándola, apoyado en sus codos- siemprefuiste una chica segura de ti misma, segura de tus convicciones, segura de loque creías que era justo, siempre me pareciste una chica hermosa y
siempre mepareciste la perfecta futura señora Malfoy-

Rose abrió los ojos completamente sorprendida y por primeravez en su nueva vida, se había quedado sin saber qué decir ni qué hacer.

-y para serte sincero- dijo él acercándose hacia los labiosde Rose sin tocarlos y mirándola directamente a los ojos- siempre los serás-

Rose esperaba ansiosa que Scorpius cometiera el acto debesarla, la deseaba con ansias, nunca se habían besado, no conocía el sabor deScorpius ni cómo besaba y en este momento, ella
deseaba saberlo.

 

-no te voy a besar- dijo él adivinando los deseos de lajoven- no hasta que no seas tú quien me lo pida-

Rose cerró los ojos con tristeza.

A veces odiaba ser Weasley.

En especial, odiaba haber sacado el orgullo Weasley.

Porque era en esos momentos en que más aparecía.

-pero, ¿sabes algo?- continuó Scorpius- si no te conociera tanbien como lo hago, diría que no me vas a decir nada por el orgullo Weasley
perote conozco mejor que nadie, y sé que tu sentido Granger te dice que esperas queyo comprenda que tu orgullo no te deja decir lo que tu corazón siente y que site beso, no me rechazarás y que no te negarás a continuarlo, así que
espero noequivocarme-

Scorpius terminó de cortar la distancia que los separaba ysintió por primera vez en su vida los labios de Rose.

Con razón tenía la pelirroja tantos seguidores, sus labioseran exquisitos, sus besos eran embriagantes y su lengua, era majestuosa.

Scorpius se acomodó sobre ella recargando su peso sobre sushombros, pero ella no se lo permitió, lo jaló hacia sí, haciéndolo chocar yquejarse del dolor.

-lo siento- dijo ella.

Scorpius la miró con dulzura y le sacó el cabello del rostrocon delicadeza, como a la antigua Rose le hubiese gustado.

-no lo sientas, me gusta, me hace sentir vivo- dijomirándola a los ojos- me hace sentir más cerca de ti-

Rose sonrió con miedo, como cuando se había dado cuenta queestaba completamente enamorada de Scorpius y no sabía cómo actuar frente a él.

Scorpius continuó besándola, parando solo cuando susrespiraciones se volvían muy agitadas.

-deberías dormir- dijo ella acomodándose sobre él concuidado- estás muy cansado-

-no quiero- dijo él- no estoy cansado-

-algo me dice que es una mentira lo que acabas de decir- rioella con cariño mientras depositaba un beso en la nariz del joven.

-Rose- dijo él preocupado- cuando todo el mundo despierte enHogwarts- se quedó callado, pero no necesitaba seguir con más, Rose comprendíalo que intentaba decir Scorpius.

-ya veremos- dijo ella acurrucándose entre sus brazos.

-no quiero que desaparezcas nuevamente- le dijo élabrazándola con fuerza.

-no lo haré- le prometió ella quedándose dormida casi almismo tiempo que él mientras mantenían sus labios unidos.

Sintió algo que se removía a su lado. Lo recordó todo, lalucha en la mañana y su noche, acompañado de la mujer que amaba.

Giró su rostro para verla.

Y suspiró.

Ella seguía a su lado. Con los ojos cerrados y una sonrisaperfecta, la que llevaba cada vez que estaba con y únicamente él.

No la que mostraba ahora, sino la de antes.

Se quedó mirándola mientras veía cómo ella se despertaba yal verlo se sorprendió, pero al recordar todo, le sonrió con cariño.

Él intentó acercarse a ella pero Rose puso una mano en sucamino, algo que sorprendió al rubio.

-¿sucede algo?- preguntó extrañado.

-eh- dijo Rose avergonzada- es que
usualmente no acostumbroa dar besos ni bien comienzo el día- exhaló- ayer vine sin probar bocado y nome he cepillado desde el desayuno, así que
mi aliento no es el mejor en estemomento-

 

Scorpius rio y sacó la mano de la pelirroja de su camino, yla besó intensamente.

-¿crees que me importa tu aliento cuando lo único que meinteresa es que estás a mi lado?- preguntó él observando a una enrojecida Rose.

Rio con entusiasmo, algo que a Rose le recordaba las tardecompartidas con él y su primo.

-extrañaba ese sonido- dijo ella en voz baja, comocontándole un secreto.

-y yo extrañaba tenerte a mi lado- le dijo él escondiendo surostro entre los cabellos de Rose.

-no querido- escuchó Scorpius desde fuera de la enfermería-sería mejor que viniésemos más tarde-

-Astoria, ¿qué te sucede?- preguntó Draco empujando lapuerta y haciendo que su mujer se diese un golpe en el rostro con su propiamano- Scorpius, hijo- dijo él haciendo que su madre mirase por un costado.

-¿estás
estás solo?- preguntó la mujer asombrada mirando allugar donde había visto por última vez a Rose.

Scorpius asintió con la cabeza sin comprender. Observó a sumadre moverse por cada una de las camillas del salón y buscar en cada esquinasin entender qué hacía. Él y su padre se miraban sin comprender.

-pero, pero, pero-

-Astoria, querida, ¿qué sucede?-

-yo, yo, yo la vi, estoy segura-

-madre, si hablas de Rose- empezó Scorpius mientras notabacómo obtenía la atención de sus dos progenitores- salió hace media hora, noquería que tuviese problemas con su delegación al no dormir en el barco-

Draco miraba sin comprender a su hijo, ¿en qué momento habíapasado que se volviese a hablar con Rose si el mismo día habían luchado o mejordicho, ella había hecho lo que quería con él? Y más importante aún, ¿cómo eraque su esposa sabía que ella había estado allí?

Astoria asintió.

-¿cómo lo
-

-hijo, soy tu madre- dijo la mujer- además, la vi escondidaen el techo cuando regresamos porque me pareció escuchar un sonido-

-Rose-

-Irijan- dijo ella al notar a su compañero de élite sentadoen el sillón principal, donde el director siempre iba en los viajes más largos.

-¿a dónde saliste tan temprano, compañera?- preguntó irónicoel joven.

-no es de tu incumbencia- dijo ella sin mirarlo.

-espero que tu visita a tu amigo rubio haya valido la pena-Rose dejó de caminar- dime Weasley, ¿por qué no fuiste a la fiesta de la cueva?¿Realmente te encontrabas mal después del encuentro o era porque no queríascelebrar tras vencer a tu ex colegio y a tu ex amigo? Dime, es tan bueno en lacama como lo es Krum?-

Ante lo último dicho, Rose se giró para mirarlo con los ojosencendidos.

-ten algo bien en cuenta- dijo ella- tú eres un novato en laélite, si quisiera en este momento podría acabar contigo, si yo quisiera eneste momento podría solicitar una recategorización de élite y créeme que seríaa la primera a quien te enfrentaras y sabes que si pierdes en menos de cincosegundos, serías eliminado para siempre de élite- dijo ella mirándolo a losojos directamente, el odio en ellos se notaba muy claro- y no creo que quieraseso, ¿verdad?-

Irijan negó con la cabeza al instante. Había intentado decualquier modo subir a élite de capa, todos sus hermanos lo habían logrado y supadre también lo había sido; pero una vez él había intentado subir, se habíatenido que enfrentar contra una pelirroja sin gracia que recién había llegadode otro colegio y que había sido rápidamente aceptada entre el grupo de lospopulares, dejándolo a él en segundo plano.

 

Pero ahora comprendía que Rose realmente se lo había ganado,aunque eso no quitaba el hecho que le guardara rencor aunque fuese cobarde paraun hombre hacerlo.

-lo siento- dijo él al verla irse a su dormitorio- no debímeterme en tu vida-

Rose se acercó a Irijan con tranquilidad.

-Poliakov- dijo ella- eres un buen muchacho, y vas a logrargrandes cosas más adelante así como todos los miembros de élite han logrado,solo debemos aprender más de nuestros poderes y cómo usarlos correctamente,siendo élite nadie te cerrará las puertas
créeme, me pasó aquello-

Y se fue hacia su habitación, dejando a Irijan con unasonrisa en el rostro de agradecimiento.

-¿qué tal estás, amigo?- preguntó Albus mientras veía cómoScorpius entraba a la Sala de menesteres.

Habían acordado encontrarse allí.

En el salón se encontraban Hugo, Lily, Alice, Albus, Lucy,Louis y Lorcan y Thalia que había sido llevada por Scorpius.

-¿Qué hace ella aquí?- preguntaron al mismo tiempo Lucy yAlice.

A Lucy no le agradaba porque no aceptaba que alguien tratasemal a su familia y no le agradaba a Alice porque podía notar lo que sentíaThalia hacia su novio.

-es mi mejor amiga- dijo Scorpius- y ya la mayoría sabe queno hizo las cosas sin otra intención más que ayudarme-

Lucy miró a sus primos quienes asintieron con la cabeza, asíque ella asintió también.

Alice siguió mirándola con recelo mas no dijo nada, Albussolo tenía ojos para ella, así que no tenía nada de qué preocuparse.

-¿se encuentran mejor?- preguntó Scorpius a sus amigos.

-eso deberíamos preguntarte a ti- dijeron Lorcan y Lyssanderal mismo tiempo- amigo, la paliza que te dio Rose fue increíble-

-al igual que a ti, Zabinni- agregó Alice con una sonrisadisimulada que solo Thalia notó- lo que te hizo Rose, debió doler-

Lo morena le dedicó una sonrisa falsa mientras apretaba lamano de Scorpius con fuerza. El joven lo notó y contestó en su lugar.

-sí, al menos mi cuerpo ha quedado muy magullado-

-¿no debías quedarte unos días en el hospital?- preguntóLily.

-así es-dijo el rubio platinado- pero convencí a laenfermera que ya me sentía mejor, ya me conocen, encanto Malfoy-

Todos rieron.

Era hora del almuerzo y todos bajaron al Gran Comedor;Thalia mantenía su mano unida a la de Scorpius mientras caminaban detrás detodo el grupo de Potter Weasley Scamander. Él sabía de los sentimientos de sumejor amiga para con su mejor amigo, pero no podía decir que la prefiriese aella en el lugar de Alice. Alice siempre había sido la pareja perfecta paraAlbus, desde que la conocieron, a él y a Rose les parecieron la pareja ideal,ambos soñadores, ambos comprensivos, aunque Albus más rebelde que Alice, ellasiempre estaba allí para cuidarlo sin demostrar ningún sentimiento más allá deuna fidelidad plena por su amistad.

No, no podía negar que sentía pena por su mejor amiga,pero
Alice era la mujer ideal para Albus.

Al momento de llegar a la entrada, no solo ingresaban ellos,sino también la delegación de Durmstrang con el grupo élite a la cabeza.

Rose iba muy hermosa con una sonrisa impecable que enmuchísimo tiempo no había llevado, o eso consideraba Scorpius.

 

Pero eso se borró al verlo.

Rose notó a Scorpius y a la morena que siempre detestaríatomados de la mano. Y toda la felicidad que podía haber tenido desde el díaanterior se esfumó hacia la nada.

Toda su delegación se detuvo al ver a una de las líderesdetenerse. Natas miró al mismo punto que veía su amiga y no hizo más queentrecerrar los ojos mirando a los dos jóvenes con odio.

-Rose- dijo Scorpius con una sonrisa en su rostro.

La Weasley notó que era observada por todos y solo asintiócon la cabeza continuando con su marcha hacia la mesa donde debían sentarse.

Scorpius se quedó estático un momento hasta que sintió lamano de Thalia mover la suya.

-es mejor que continuemos- le dijo.

Scorpius no le había contado nada de la noche anterior aThalia con Rose; es más, no pensaba contárselo a nadie, quería dejarlo comoalgo especial entre su pelirroja y él.

Estaba sentado en la mesa de Slytherin muy cerca de donde sesentaban los de Durmstrang. Notó cómo su primo pasaba a su lado y se dirigía adonde estaba su pelirroja. Sus manos se convirtieron en puños al ver cómo ellale sonreía tras recibir un beso sobre su palma y dejarse llevar a la salida. Nosoportó más y los siguió a pesar que Albus y Thalia intentaron impedírselo,solo Alice lo animó que fuera. Después que Scorpius saliera, Thalia fulminó conla mirada a la novia de Albus.

-deberías decirle a tu noviecita que es mejor que Scorpiusse mantenga alejado de esa- empezó Thalia- lo único que ha logrado es hacerlosufrir hasta ahora, se merece algo mejor-

-¿y tú lo eres?- preguntó Alice mirándola seriamente- ¿esque acaso ya te diste cuenta que Albus no quiere ni querrá nada contigo y ahorasolo esperas por conquistar a Scorpius a pesar que él está enamorado de otrapersona?-

Albus se había quedado estupefacto.

¿Thalia Zabinni había querido algo con él? No es que noamase a Alice, pero es que Thalia tenía uno de los mejores cuerpos en Hogwartsdespués del de su prima y su hermana y por supuesto que no se fijaría enninguna de ellas.

-no
- empezó a hablar Thalia pero Alice la interrumpió.

-no lo niegues, los escuché a tus padres regañarte, reciénse enteraron ayer que tu relación con Nott se había acabado, ¿no es así?-preguntó Alice- se suponía que debías mantener el noviazgo hasta que se casarany poder unir las fortunas de ambas familias, y ahora que Nott no está en tusmanos, no te queda de otra que Malfoy, ¿no es así?-

Thalia intentó pegarle una cachetada a Alice pero quien larecibió fue Albus, quien se interpuso en el lugar de su novia.

-no te atrevas a tocarle un solo cabello- le dijo serio-creí que eras diferente, pero no eres más que una cazafortunas-

Thalia salió del Gran Salón y pudo notar a Scorpius paradoen una esquina y se acercó a él.

-¿Qué haces?- preguntó en voz baja cerca de él.

Scorpius no contestó, se mantuvo concentrado mientrasobservaba a los dos jóvenes conversar.



Lo sé, lo sé...no es el MEGA CAPÍTULO que se esperaría tras tan largo tiempo de no actualizar, pero espero les haya gustado y puedan darse un tiempecito para comentar :D

Ya nos estamos acercando al final de la historia, faltan pasar un par de cosas más aún y que son muy determinantes para ver cómo termina la relación entre mi pareja favorita.

 

Besos

*SombraPosion*

Bueno, sí, esta vez publiqué antes de lo normal, es que yo realmente odio odio odio el número 13, así que no podía dejarlo por mucho tiempo tampoco jajaja no sé si a muchas les guste este capítulo pero personalmente a mí me encanta porque es muy necesario e importante para la historia. Disfrútenla.



-¿por qué la sonrisa falsa, princesa?- fue lo primero quepreguntó Theodore ni bien estuvieron fuera, aún mantenía la mano de Rose tomadacon la suya. La pelirroja se soltó inmediatamente.

-¿para eso me sacaste?- preguntó ella sin contestar lapregunta de su amigo.

Nott rio divertido.

-es muy raro que contestes con otra pregunta- volvió a reírél- pero no, quería saber si podrías ir al baile de fin del torneo conmigo-

Rose sonrió con cariño.

-por más que sé que yendo contigo, la foto del recuerdosería la portada de Corazón de Bruja, no podemos- dijo ella- recuerda lo quedijeron, si estudian en el mismo colegio, no pueden ir juntos-

Theodore asintió con la cabeza.

-supongo que irás con el tal Dylan de Salem- dijo el jovencon voz gruesa y amarga.

-no tienes por qué molestarte- le dijo Rose haciéndole unacaricia en su rostro- tú y yo no somos nada como para que te enfades por ello,además- agregó la pelirroja- las cosas con Dylan terminaron, no voy a volver asalir con él-

Rose se giró para regresar al gran comedor pero la mano deTheodore la detuvo.

-¿tengo alguna posibilidad contigo entonces, Rose?- preguntóel joven con timidez, algo que Scorpius y Thalia nunca antes habían visto enél.

Rose rio y se acercó a él dándole un beso en la mejilla.

-sabes que una vez nos acostamos, perdiste toda posibilidad-

Se separó de él.

-mi corazón siempre le perteneció a otro- dijo ella con unasonrisa apenada- a uno que nos está viendo escondido detrás de la pared enestos momentos- dijo con una leve sonrisa.

Scorpius y Thalia sintieron ser elevados por algo que no veíany fueron llevados hasta donde se encontraban conversando ambos chicos. Theodoremiró con desdén a la joven morena y con envidia a su primo.

-supongo que no tengo oportunidad contra tu primer amor-dijo él con una sonrisa sincera- espero y seas feliz- miró a su primo conenvidia pero le dedicó la misma sonrisa que a Rose- cuídala, es una magníficapersona y es lo más preciado que podría pedir un hombre- Scorpius asintió antecon la cabeza hacia su primo.

Rose los bajó a los dos jóvenes y los colocó en el suelo.Miró con cariño a Scorpius pero con rabia a la morena, Theodore ya le habíacontado lo que se había enterado mientras escuchaba escondido el regaño de lospadres de Thalia y ya le había advertido.

-Scorpius- dijo Rose siendo recibida con los brazos abiertospor el joven rubio, quien dejó un cálido beso sobre su frente-

-preciosa- dijo él abrazándola con fuerza y levantándola porlos aires, haciéndola girar- ¿por qué me saludaste así en la mañana?-

Era algo que lo había estado carcomiendo en ese pequeño ratoy más después que la vio salir con su primo.

-es que
¿qué haces aquí Zabinni?- escupió Rose al darsecuenta que la morena seguía allí y no se había ido junto a Theodore.

Thalia no dijo nada, se quedó callada pero se mantuvo en elmismo lugar. No podía permitirse perder a Scorpius. Ya había perdido a Theodorey sus padres estaban a punto de desheredarla si es que no conseguía queScorpius le pidiese matrimonio.

 

-¿Qué no te das cuenta que interrumpes?- volvió a preguntarRose mirándola enojada y empezando a desplegar su magia rompiendo algunaspartes del piso del castillo donde estaba parada.

-Scorpius- dijo Thalia en un casi ruego- ella te va alastimar-

Rose cerró de un golpe la magia que había estado desplegandoy la miró con ira.

-te va a lastimar, ella no te quiere Scorpius-

El rubio no comprendía por qué su amiga, su mejor amiga ledecía esas cosas. Se suponía que ella había ido hacia Hogwarts a ayudarlo aconquistar al amor de su vida que era Rose, ¿qué había visto en la pelirrojaque no le agradara para que estuviese con él? Bueno, sí, habían muchas cosasque no le agradaba de la nueva Rose a él mismo, pero estaba seguro que era soloel camuflaje que la pelirroja había aprendido a usar para evitar ser lastimada.

Thalia tenía un as bajo la manga, un pequeño hechizoilusionador que le había enseñado su abuela para encantar a cualquier hombreque no estuviese seguro de quién era su amor verdadero, en muchas ocasiones lehabía servido a Felicia Zabinni y era hora que lo usase la nieta.

Scorpius sintió sus ojos empañarse por una niebla duranteunos momentos, momentos en que no podía despegarse de los ojos de Thalia.

Rose rio.

Y eso bastó para que todo intento de la morena por convencera Scorpius que se alejara de la pelirroja terminara. La niebla que habíasentido Scorpius se disipó y le mostró la verdadera causante de ello.

-¿qué intentabas?- preguntó él con verdadero enojo- ¿quéintentabas hacer Thalia?- volvió a cuestionar.

Ahora sí que estaba en apuros, ella esperaba que funcionara,pero al parecer Scorpius había estado más seguro de quién era la persona a laque amaba pues bastó escuchar su sonrisa para que todo se cortara.

-yo
- dijo ella sin saber qué decir y dejó que las lágrimasse agolparan y salieran sin parar, se dejó caer en el suelo con las manos y lasrodillas en él- lo siento- dijo ella con la voz rota- lo siento, lo siento,tenía que hacerlo, tenía que intentarlo-

Scorpius preocupado se acercó a ella soltando rápidamente aRose, haciendo sentir a la pelirroja en segundo plano, nuevamente.

-¿qué sucede, pequeña?- preguntó Scorpius con el mismocariño que hacía un rato le había hablado a Rose, esto hizo que el corazón dela pelirroja se apretujara más.

-yo, yo necesitaba hacerlo, Scorpius
mis padres- dijo ellacerrando los ojos con fuerza- mis padres estaban emocionados con la relaciónque tenía con Theodore pues las fortunas de nuestras familias se juntarían y nosharíamos más poderosos de lo que somos, pero
yo no les dije que se habíaacabado y recién ayer se enteraron y me dijeron que debía conseguir un nuevonovio para con quien casarme, y cuando les dije que yo no sabía a quién escogery que les daba la potestad a ellos de escoger, me dijeron que tenía que sercontigo- ella lo miró con los ojos aguados- Scorpius, eres mi mejor amigo y lesdije que no, que no podía, pero ellos me lo exigieron y me dijeron que si yo noestaba contigo para las dos de la tarde del día de hoy, oficialmente dejaba deser una Zabinni-

Rose miraba todo con dolor, no comprendía por qué Scorpiusseguía al lado de la morena si ella estaba a tan solo unos metros de distancia.

 

-¿y no te dijeron qué pasaba si es que yo no aceptaba o siluego que empezáramos, tú y yo rompíamos?-

-si eso pasaba, si tú eras quien rompía conmigo no habríaproblema, porque tus padres tendrían que pagar una especie de enmienda queentre todos nuestros padres firmaron por haberme roto el corazón, fue lo quemis padres pagaron luego que yo rompiese con Theodore, aunque recién se dieroncuenta ayer-

Scorpius asintió con la cabeza comprendiendo.

-bien- dijo él con tranquilidad, una que asustó a Rose-haremos lo siguiente, te voy a pedir que seamos novios, y para el día demañana; dirás que yo te engañé con Rose y mis padres pagarán la enmienda quedeban pagar, no habrá problemas con ellos, el dinero no es problema y menos siles explicamos los hechos como son-

-¿harías
- preguntó la morena- harías eso por mí?-

-eso y mucho más, pequeña- dijo él dándole un abrazo,rodeando todo el cuerpo de la morena.

Rose miró el cuadro que hacían los dos jóvenes. Parecían unapareja que acababa de reconciliarse, salvo que no eran novios, sino simplesamigos que aparentarían ser novios por un solo día y luego ella sería laculpable que esa relación terminara y ahora ella sería la "otra".

Rose rio con soltura. Esto hizo separarse a los dos amigos,Scorpius caminó hacia ella e intentó abrazarla pero un muro de aire chocócontra su cuerpo. Rose miró de donde había provenido el hechizo de muro y pudover a su mejor amigo, Berni, mirando todo muy serio, algo raro en él.

Scorpius intentó rodear el muro pero ahora este habíaocupado todo el ancho del pasadizo; al notarlo, se giró para encarar a Berni.

-saca eso de inmediato- dijo amargo.

Berni rio.

Caminó hacia donde estaba su mejor amiga y atravesó el murode aire como si no hubiese nada, Scorpius intentó hacer lo mismo pero volvió achocar.

-¡¿qué no entendiste?!- preguntó sintiéndose furioso.

Berni abrazó a la pelirroja en un cálido abrazo de hermanos,por más que la pelirroja no quiso aceptarlo en un inicio, se rindió ante elcariño que su mejor amigo le brindaba, mas no derramó ninguna lágrima.

-suéltala- exigió Scorpius sintiendo los celos correr por sucuerpo.

Berni se mantuvo abrazando a su amiga hasta que estuvoseguro que ella podría mantener una mirada impertérrita por lo que iba a decir.Rose solo asintió con la cabeza, sabiendo lo que esperaba su amigo.

-¡te dije que la sueltes!- gritó Scorpius golpeando el murocon los puños.

-no vuelvas a acercarte a ella- habló Berni con la voz másseria que alguna vez había escuchado Rose provenir de él.

-¿y quién eres tú para decirme que no puedo acercarme a lamujer que amo?-

Berni rio. Nuevamente Rose pudo notar algo muy extraño en suamigo, como si nunca hubiese conocido realmente su verdadero caracter.

-¿amarla?- rio él- dices amarla cuando estás a punto dehacerla ver como la otra frente a no solo el colegio, sino también a tus padresy a la de esta zorra-dijo mirando a Thalia. Rose se sorprendió, su mejor amigono insultaba a una mujer por más que realmente se lo mereciese.

-no la llames así- dijo Scorpius con voz apagada, no habíapensado qué sentiría Rose ante su plan para ayudar a su mejor amiga; pero debíaentender, debía entender que Thalia lo necesitaba en ese momento y si estaba ensus manos poder ayudarla lo haría. Rose debía comprender que no podía dejar aThalia como si nada, ella siempre había sido su apoyo, no podía abandonarla.

 

-la llamo como me plazca- dijo Berni muy serio- mira, no meinteresas tú ni esa-dijo haciendo alusión a Zabinni, quien se mantenía alejadade toda la conversación- solo te pido, de la mejor manera posible, aléjate deRose
aléjate de ella y no te vuelvas a acerca a ella nunca más en tu vida, o lolamentarás-

Ahora fue el turno de reír de Scorpius.

-¿crees que tú podrás mantenerme alejado de mi novia?-preguntó Scorpius.

-no soy tu novia- habló una voz que estaba al lado de Berni-que yo sepa, tu novia es Zabinni-

Scorpius la miró a los ojos.

-no Rose- dijo él con una sonrisa convincente- Thalia solova a ser mi novia por hoy y parte de mañana, solo una pantalla, tú eres a quienquiero en realidad-

Rose lo miró dolida, ¿cómo es que no podía comprender queella no podía quedar como la otra ante nadie? ¿Cómo es que no podía entender loque se siente que la persona que más amas esté poniendo a otra por encima deuna?

-estás loco, ¿verdad?- habló esta esta vez Berni, pero niScorpius ni Rose le prestaron atención.

-ella es tu novia- volvió a repetir Rose sintiendo el nudoen su garganta formarse y no dejarla hablar.

-Rose, no, nada que ver- dijo Scorpius- yo te amo a ti, no aella, solo
-

-entonces demuéstralo- dijo Rose- demuestra que yo soy tuverdadero amor-

-hago lo que quieras- dijo él con seguridad- lo que desees-

-di a todo el mundo que me amas, que soy tu verdadero amor,tu único amor-

Scorpius asintió, comenzó a caminar hacia el gran comedorpero Thalia le cogió la mano.

-Scorpius- dijo ella- mis padres-

Él la miró. No podía hacerlo, todavía no. Miró hacia lapelirroja, que lo miraba decidida, esperando para saber cuál sería su decisión.Miró la mano que su mejor amiga le había tomado y notó la marca de cuando niñosse había hecho tras haberse caído de un árbol mientras se suponía que él lemantendría sujeta la escalera. Suspiró.

-Rose- dijo él serenamente- sabes que ahora no puedo- Roseiba a hablar pero él no la dejó- pero ni bien pase el día de mañana, te juroque lo digo, por Merlín que lo digo en medio de la fiesta de fin decelebración-

La pelirroja lo miró con tristeza.

Negó con la cabeza.

-no Scorpius- dijo ella en voz baja, sintiendo el mismodolor que cuando lo vio besándose con Melissa.

-Rose- susurró él.

-no- dijo ella con los ojos aguados- no más, no quiero sabermás
¡NO QUIERO MÁS!- gritó ella esto último removiendo el suelo- ya hiciste tuelección-

Scorpius negó con la cabeza. No podía perderla, no podía, laacababa de recuperar, no podía perderla.

No, no, no, no.

Se negaba a creer que todo lo que había pasado en la nocheno iba a volver a repetirse, que haberla tenido entre sus brazos había sidosolo por una noche.

Rose lo miró con los ojos llorosos y Scorpius se odió porquesabía que solo él era el culpable de eso.

-Rose, comprende, ella me necesita- dijo él jugando laúltima carta que tenía.

-¿que comprenda?- preguntó ella irónica- dime algo, ScorpiusMalfoy, si yo te dijera, que voy a hacerle un favor a un amigo pero que despuésvamos a poder estar normal los dos juntos- Scorpius iba a interrumpirla peroella no se lo permitió- pero eso sí, tú vas a ser visto por mi familia, por mispadres que son los más importantes, como el OTRO, como la persona que se metióen una relación
tú, ¿lo aceptarías? ¿Qué sentirías al saber que tu noviaprefiere poner en bien a su amigo y dejarte a ti en completo ridículo ante nadamás y nada menos que su propia familia?-

 

Scorpius no supo qué decir.

-¿lo ves?- dijo ella y sin decir más, se convirtió en unahermosa ave y salió volando, perdiéndose entre las nubes grises que anunciabanuna tormenta.

Berni deshizo el muro.

-no eres una mala persona- habló el mejor amigo de lapelirroja- te he estado observando Malfoy, eres la persona que prefiero para mimejor amiga- Scorpius lo miró atentamente- pero no eres lo suficientementehombre para poner a la mujer de tu vida delante de cualquier cosa, sea familiao amigos-

Scorpius no dijo nada, sabía que tenía razón.

-mi padre
nuestros padres, cometieron muchos errores porhacer y seguir lo que otros decían, porque creían que haciéndolo, ayudaban asus amistades y mira cómo terminaron, no conozco a mi padre como tú tuviste lasuerte de conocerlo, lo veo una vez al año en las visitas a Azkabán, y a muchosde los hijos de mortífagos les pasa lo mismo- Berni se calló un momento dejandoque Scorpius procesara todo, luego que notó que el joven lo había comprendido,continuó- si ayudas a tu "amiga", nadie te va a juzgar, porque es tu amiga;pero, perderás a la mujer que más amas en el mundo, sé que los amigos son parasiempre, yo mataría por Rose, pero si tuviese que elegir entre ella y Natas,por más que adoro a Rose, elegiría a mi novia, porque es con quien voy a compartirel resto de mis días-

Scorpius miró el cielo; más específicamente, el punto pordonde había desaparecido la pelirroja. El sol le empañaba la vista, ¿o seríanlas lágrimas que luchaban por salir? Ya ni él mismo sabía.

-tú decides, Malfoy- culminó Berni- tu mejor amiga, quienhasta ahora solo ha sabido hacerle daño a Rose- Thalia iba a intervenir perocon una mirada de Berni se calló- o Rose, nadie más que tú tiene la decisión-

Y se fue, desapareciendo por la puerta del gran comedor.

Dejando a un rubio sin saber qué hacer.

Dejando a Scorpius sin saber qué pensar.

Dejando a Scorpius sin Rose a su lado.

-Scorpius- habló Thalia- lo que dice ese chico, no esverdad, si ella te quisiese realmente, si ella realmente te amase, comprenderíatodo, comprendería que debes ayudarme-

-¿debo ayudarte?- preguntó Scorpius sorprendido.

Thalia lo miró como si se tratase de una respuesta obvia.

-pues claro que sí- dijo ella muy seria- obviamente debesayudarme-

Scorpius se separó de ella y la miró como si no la reconociera.

-¿qué pasa contigo?- le preguntó- estamos hablando que si teayudo perderé a Rose por siempre-

-¿Y?- preguntó ella amarga- ni que fuera la mujer máshermosa del mundo ni la única, Scorpius, abre los ojos, esa mujer es unmonstruo, te va a engañar con el primero que se le aparezca, lo único quequiere es tu dinero y-

-¡BASTA!- gritó Scorpius haciendo callar a su mejor amiga-no sigas- exigió él- ella no es así, Rose no es así, no lo sería jamás-

 

-¿que no?- preguntó ella- se metió con Theodore, se metió conél, sabía que estaba conmigo pero se metió con él
si ella no se hubieseentrometido, yo seguiría con él y no tendríamos esta conversación-

-no es cierto- dijo Theodore detrás de ellos. Se habíaquedado escuchando todo- yo iba a terminar de una o de otra forma contigo,Thalia
lo siento, no eres tú, soy yo, no podía permitir que la fortuna de mifamilia cayese bajo tus manos-

Scorpius miró sin comprender a su primo.

-Thalia y su familia no son pobres, pero a medida que pasanlos años, sus inversiones han ido bajando
mi madre me lo advirtió, y no sabíacómo terminar con ella, se lo conté a Rose mientras íbamos caminando al salónde la directora, ¿lo recuerdas Thalia, cuando la conocimos, cuando estábamos enBeauxbatons? Fue en ese momento en que nos convertimos en más que simplesamantes, nos convertimos en amigos y fue por eso que aceptó acostarse conmigo-

Estaba cambiando la realidad, estaba tergiversando lo que enverdad había sucedido; pero debía hacerlo por su primo, él nunca aceptaría quesu mejor amiga solo buscaba poseer la fortuna de alguno de ellos y que lopondría en contra de Rose para lograr lo que quería. Él ya había cometido elerror de enamorarse de ella, no debía dejar que su primo cometiese un errorsimilar o peor. Amaba a Rose y por eso mismo, estaba dispuesto a entregársela asu primo, a pesar que él podría ser quien se quedase con Rose si es que Scorpiusy ella no arreglaban las cosas. Pero amaba a la pelirroja y sabía que si queríala felicidad de ella, debía estar con quien realmente amaba y aunque ledoliese, ese hombre al que ella amaba era su primo y no él.

-tú nunca hubieras aceptado que yo terminase contigo,habrías hecho un escándalo con tal que no te dejara- dijo Theodore a Thalia-Scorpius, piensa bien lo que haces, pero si la prefieres a Thalia, perderás loque más amas en este mundo-

Scorpius miró a los ojos a su primo. Muy pocas veces lohabía escuchado tan serio y tan decidido ante algo.

-Scorpius- habló Thalia con voz trémula- no le hagas caso,te necesito-

-vas a tener un hermano- dijo Theodore- ¿no es así? Por esoestás tan desesperada-

-¿Qué?- preguntó Scorpius.

-te lo dijo tu abuela, ¿no es así Thalia?- habló Theodore-que si no te casas antes que nazca tu hermano en 8 meses, dejarás de ser laheredera principal-

Scorpius comprendió todo.

<>

Fue lo que le había contado su madre hacía mucho tiempo.

-¿es eso cierto?- preguntó Scorpius no sabiendo qué respuestaquerer escuchar. La mirada de Thalia lo dijo todo. Se acercó a una pared y ledio un certero golpe. En el muro no se vio ni el más leve rasguño, pero no sepodía decir lo mismo de los destrozados nudillos del rubio.

-Scorpius- se acercó Thalia pero él mismo levantó la mano enseñal que se quedara donde estaba.

-no se te ocurra acercarte- dijo este a la joven- ni ahorani nunca- la miró con dolor- te quise Thalia, eras mi mejor amiga, la persona ala que más quise después de Rose, siempre confié en ti y siempre hice todo loque tú quisiste, ¿para qué? ¿Para esto? ¿Para utilizarme en el momento que máste convenía? Estaba dispuesto a hacer ver a Rose como la "otra" ante todo elcolegio, ante nuestros amigos, ¡ANTE MI FAMILIA Y LA DE ELLA! ¡Por ti! ¿Paraqué, para esto? ¿Solo por dinero?-

 

Thalia miró hacia el suelo, no sabía qué decir, pero estabadesesperada, no había querido perder su herencia. Se negaba a perderla.

Scorpius negó con la cabeza sabiendo bien que su amiga no searrepentía de lo que había hecho. Ahora sabía qué era lo que tenía que hacer.

Con una mirada, agradeció a su primo. Nunca fueron grandesamigos, es más, con las justas y se dirigían la palabra en las reuniones queconstantemente se desarrollaban en su casa o en alguna de la de los amigos desus padres; pero siempre se habían ayudado en los momentos que más senecesitaban.

Scorpius lo había odiado durante todo el tiempo que habíaempezado el sétimo año en Hogwarts. Siempre detrás de la chica a la que amaba,siempre a su lado, cuidándola, besándola, metiéndole no sabía qué cosa más.

Había odiado la cercanía que había entre ambos, que con élfuese simplemente ella, no la Rose que había tratado de crear hacia el mundo.

Solo pocos la conocían como era en verdad y ahora no estabaseguro de ganarle a su primo en ese conocimiento.

-gracias- le dijo por primera vez en su vida.

Sentía que esa palabra incluso era poca en comparación acomo se sentía en realidad con respecto a su primo Theodore, pero esperaba queél lo comprendiera.

-Te esperan en el Gran Comedor- dijo Nott riendo.

Scorpius asintió con la cabeza con una sonrisa de oreja aoreja.

Rose quería que demostrara cuánto la amaba, pues lo haría,no solo frente a sus compañeros, sino frente a todas las delegaciones que seencontraban allí. Caminó hasta la entrada del gran comedor. Desde la puertapudo notar a los amigos de Rose, preocupados, posiblemente Berni ya les habíacontado todo, pensó Scorpius. Pudo notar a su mejor amigo mirándolo preocupadojunto a su novia, Alice. Ahora más que nunca estaba contento que Albus nohubiese caído bajo los encantos de Thalia Zabinni.

Respiró fuertemente.

Era la hora de hacerlo.

Sacó su varita y escribió en el cielo, las letras rojasbrillaban con gran fuerza en el techo falso del comedor.

Muchas chicas suspiraron al ver el mensaje, los chicossonrieron burlándose de Scorpius. Del líder de los hombres en conquistas.

Natas miró con asombro el mensaje, Berni había dado aentender que lo más posible era que el rubio no se atreviera a hacerlo y queprefería a su amiga; pero al ver esto, ya no sabía qué pensar.

Malcolm y Dylan, desde diferentes puntos, apretaban lospuños. Rose no estaba con ellos, pero sin embargo, les dolía la ruptura, apesar que Malcolm hubiese tenido la culpa de ellos y de que Dylan solo hubiesedicho que sería temporal y sin fecha ni nombre definido.

Scorpius sonrió contento a su mensaje y se dirigió a la mesadonde estaba su mejor amigo con la novia del mismo. Se sentó con ellos con unasonrisa impregnada en el rostro. Notó al hermano de Rose y Lily con Lucyacercándose.

-¿es cierto?- preguntaron ambas niñas recelosas.

Scorpius asintió.

Hugo sonrió feliz, siempre le había agradado el rubio, apesar que le había dado un puñetazo, pero supuso que ya se le había olvidado olo había dejado en el pasado.

 

-sabía que no podías haber sido tan idiota como para no verla hermosa mujer que es mi hermana-

Scorpius rio a carcajadas ante lo dicho por el hermano de lachica de la cual estaba enamorado, miró el mensaje que seguía brillando en elcielo y sonrió.

-esto sí le encantará a Rose- dijo mirando el inmensomensaje una vez más.

"Te amo Rosie, eres lomejor que me pudo pasar en mi vida y quiero que sigas en la mía por siempre.

Scorpius Malfoy"

Thalia solo suspiró, no tenía ganas de entrar al GranComedor y volver a sentarse sola en un extremo de la mesa de Slytherin.Theodore la observó por un rato, pero mientras iba caminando, Thalia lo llamó.

-no es cierto- dijo ella- ¿verdad? Ella no lo sabía cuandome engañaste-

Theodore no se giró, solo sonrió ante el comentario de lajoven.

-no, no lo sabía- dijo él- pero lo sabe desde ayer-

-¿por qué simplemente no terminaste conmigo y luego teacostaste con ella?- preguntó ella con dolor.

Theodore caminó hasta donde se encontraba la joven y laabrazó por la cintura, colocando su cabeza en el cuello de ella.

-me enamoré de ti, tú lo sabías- dijo él en un susurro- yquería vengarme
porque mientras yo moría de amor por ti, tú solo fingías amarmepor la fortuna que tenía- Theodore lanzó un suspiro- la noche que regresé a micasa, después de nuestro primera noche juntos en Beauxbatons, le conté a mimadre que salía contigo, le dije que te amaba y que eres la mujer perfecta, conla que quería compartir mi vida, ¿sabes lo que ella me dijo? Ella no sabe loque es amar, ninguno en su familia sabe, Blaise sufre lo que tú sufrirás si esque te casas con ella, su madre Pansy solo se casó con él por el dinero, yahora ella hace lo mismo contigo-

Theodore rio.

-recuerdo que esa noche peleé con mi madre por lo que dijo-apretó el abrazo que tenía sobre Thalia, empezando a lastimarla- pero cuandoregresé a la escuela, me di cuenta de varias cosas y entre ellas, que tú no meamabas, ¿te imaginas cuánto me dolió? ¿Te imaginas lo que duele darte cuentaque la mujer que amas no te ama en realidad?-

La soltó.

-por eso hice lo que hice, no quería saber nada de ti,Thalia, no quería ni quiero ni querré volver a saber de ti nunca más-

Y se alejó, dejando con un enormevacío a la morena. Sabiendo que las palabras que acababa de decir Theodore erantodos sinceras.



Buenoooooooo....espero les haya gustado este capítulo y perdón a una de mis lectoras que ama a Thalia, es que realmente la historia era así y estaba escrito este capítulo desde hacía antes que lo publicase, así que no podía cambiar eso, aunque me hubiese gustado...no lo sé, quizá si es que existe algún epílogo o una segunda parte de esta historia la ponga con un mejor papel jajajaja yo he dicho que mis personajes son muy diferentes a lo que normalmente los pintan y siempre las amigas que vienen a ayudar son buenas jajaja esta vez no tanto :P

Espero les haya gustado la historia y ojalá puedan dejarme un comentario, me siento triste porque parece que les ha dejado de gustar, antes comentaban más, igual muchas gracias a las personitas que siempre me comentan y alegran mi día cuando las leo :D

Besos.

*SombraPosion*

Hola holaaaaa, esta vez no los hice esperar demasiado, o eso creo jijijiji lo bueno es que les traigo capítulo nuevo y espero realmente les guste, hay una parte que está resaltada de amarillo y espero que se note mientras lo lean que dice que escuchen una canción, ahí les he puesto el link pero se los voy a poner acá por si es que tienen un internet de mi$%" como el mío que demora cargar hartooo jajaja https://www.youtube.com/watch?v=VZRVou4cyic escúchenlo solo y únicamente en las partes que dice que la escuchen, porque sino, van a perder la ilusión.

 

Agradezco realmente a todas las que me escriben comentarios, las amo en verdad y quisiera saber de qué nacionalidad son, en mi perfil ya dice pero igual les comento que soy Peruana, ojalá y me cumplan ese capricho jajaja espero saber qué les pareció el capítulo, besos y disfruten :D


-señor- entró un joven de cabello azul a la oficina del granHarry Potter.

-dime Ted- dijo el hombre de gafas redondas.

-acaba de llegar esto-le entregó un sobre amarillo sellado-viene de parte del Ministerio de Magia de Bulgaria
solicitan ayuda inmediata-

-¿ayuda?- preguntó Harry con preocupación. El Ministerio deMagia de Bulgaria era muy orgulloso de su capacidad de defensa contra ataques ocualquier tipo de problemas internos, si solicitaban ayuda, debía ser un casoextremo.

Harry abrió rápidamente el sobre y lo leyó con premura.Abriendo los ojos de sorpresa.

-reúne a todos los aurores, estén de servicio o no, envía 20de ellos al Ministerio, y que el resto venga conmigo para brindar apoyo aBulgaria-

-Harry- dijo Ted al ver que su padrino estaba saliendo porla puerta- Hogwarts, no podemos dejar desprotegido el colegio-

Harry asintió.

-quiero que mandes a James, Fred, Louis, Dominique, Victoirey a Ron hacia Hogwarts, avisa a McGonagall también, yo iré después de acomodara los aurores en Bulgaria, tú también irás a Hogwarts-

-Harry, yo puedo ayudarte más allá- aseguró Ted.

-no, ve a Hogwarts-

-pero-

-¡he dicho que no!- gritó Harry, interrumpiéndolo, respirócon calma y miró con cariño a su ahijado- Ted, no puedo enviar a protegerHogwarts a cualquier auror, allí está mi familia, no puedo dejar su proteccióna cualquiera-

Teddy Lupin asintió con la cabeza. Los Weasley's siempre sedefendían y tanto Harry como él habían sido aceptados en esa familia, por loque su protección era primero.

-y Ted-

-¿sí?-

-llama a Malfoy, él también debe ir a Hogwarts-

Ted asintió nuevamente.

AYER

Rose descendió.

Había estado volando durante cuatro horas y sus miembros seencontraban entumecidos. Descendió cerca de las orillas de un río. No conocíaese lugar, no sabía dónde se encontraba; al menos no parecía estar muy cerca deHogwarts.

Se tendió en el grass.

Miró el cielo, ya había empezado a anochecer, pero nodeseaba regresar a Hogwarts, no solo estaba cansada por el viaje que habíahecho, sino que también estaba agotada; Scorpius la había puesto en segundoplano una vez más, la había vuelto a lastimar y no se encontraba con lasfuerzas suficientes para aparentar que la elección de Scorpius no le habíaafectado.

-Natas, me encuentro bien, hoy no voy a regresar a Hogwarts,por favor, avisa a todos que estoy bien, no se comuniquen conmigo, no tengoganas de hablar con nadie-

 

Terminó diciendo y envió el patronus a su mejor amiga. Pusohechizos de protección en la zona ribereña, había decidido pasar allí la noche,no deseaba regresar todavía. Ese lugar le brindaba la comodidad y tranquilidadque necesitaba para pasar la noche, sin pensar en nada más que en ella.

-¿qué fue lo que dijo? ¿Dónde está?- preguntó preocupadoMalcolm.

-tú has escuchado lo mismo que nosotros- dijo Berniabrazando a su novia- no va a venir hoy, pero si dijo que no nos preocupemos,es porque está bien-

Los tres chicos ya estaban en el barco, se habían quedadohasta tarde esperando la aparición de la pelirroja pero solo recibieron elmensaje en su patronus.

-al menos deberíamos decirle lo que hizo Malfoy- hablóMalcolm. Sus amigos lo miraron como si no lo reconocieran- ¿qué?- los miró conironía- si a Rose le interesa ese rubio teñido y eso la hace feliz, puesdeberíamos decirle lo que hizo para enmendarse-

-conozco a Rose- dijo Natas- es imposible que no haya puestohechizos de defensa y no permitirá que nadie sepa su ubicación
sería en vanoenviarle un patronus, se perdería en el camino-

Ambos jóvenes asintieron.

-Poliakov, ¿sucede algo?- preguntó Berni mirando la actitudsospechosa del nuevo miembro.

-sí, es solo
siento que algo malo va a pasar-

-¿también?- preguntó Natas- desde la mañana siento que algomalo va a suceder-

-yo también- aseguró Berni- pero hasta ahora no nos han dadoningún aviso-

Malcolm asintió.

-esperemos que sea solo una falsa alarma o que sea lo queRose está sintiendo-

Los otros tres asintieron.

El ser miembros de capa y dominar tan bien la magia, lesbrindaba una conexión entre todos, era por eso que sabían que podían confiar alcien por ciento entre los miembros de la capa y en sus antecesores.

Rose despertó, ganándose con la hermosa vista del amanecer.El sol se elevaba con rapidez y las nubes empezaban a desaparecer, haciendo queel día se iluminara por completo.

Desde el día anterior se había sentido mal, pero lo habíaasociado a su pelea con Scorpius; ahora lo sentía aún más.

-¿qué está sucediendo?- se preguntó ella. La sensación eracomo una acumulación de la energía mágica en algún punto del mundo pero noentendía por qué sentía que esa acumulación era maligna.

Desapareció de donde estaba hasta un lugar muy cercano deHogwarts. Decidió caminar por los alrededores, por alguna razón sentía que debíainvestigar.

Según el sol eran las diez de la mañana pero sobrevolar todoel colegio le tomó unas tres horas. Estaba hambrienta, y decidió irse al barco.

-¡Rose!- gritó su mejor amiga viéndola entrar por laspuertas del barco.

Recibió el abrazo de Natas con alegría.

-estaba muy preocupada- le regañó su amiga mientras esbozabauna sonrisa. Berni, Malcolm e Irijan le sonrieron y las abrazaron uno por uno.

-¿ya te encuentras mejor?- preguntó Malcolm a su amiga. Ellaasintió con la cabeza pero frunció el ceño al mismo tiempo que todos.

-¿ustedes también lo han sentido?- preguntó ella.

Los otros cuatro chicos asintieron con la cabeza mirando unpunto que sabían que no había nada pero aun así, parecía que provenía de esadirección aunque muy lejos de allí.

-¿qué puede ser?- preguntó Irijan sin comprender.

 

Negaron con la cabeza, calmándose al momento que todos losdemás miembros de su delegación ingresaban después de haber llegado dealmorzar.

-es cierto- dijo Natas- debemos ir a arreglarnos para elbaile-

Rose y sus amigos rieron, sabían que Natas era la que estabamás animada por el baile en toda la delegación.

Pasaron tres horas arreglándose.

-no me has dicho con quién vas al baile- dijo Natas mientrasterminaba de colocarse la máscara de pestañas.

-Mateo Vega, del colegio de Magia de la Amazonía Peruana-comentó Rose- ¿hablaste con tu pareja, te encargaste del traje, verdad? Porque laropa que usan son
-

Natas rio.

-lo sé, al final tuve que ir a comprar yo-

Rose rio ante el pequeño suspiro que había dado su amiga deresignación, sabía que ella habría dado lo que fuera por ir con su novio.

-Rose- habló seria Natas- el día de ayer
Scorpius hizo-

-no- dijo la pelirroja terminando de acomodar su cabello- noquiero saber nada de él-

-no, escucha- le dijo su amiga- él escribió un mensaje en eltecho del comedor del Gran Salón-

Rose la miró con interés.

-esto fue lo que escribió-

Natas le entregó la foto que había tomado del techo en elmomento en que Scorpius lo escribió. Estaba segura que si se lo decía a suamiga no iba a bastar. Rose miró enternecida la imagen y la colocó cerca de sucorazón. Sintió las lágrimas intentar salir pero no iba a malograr sumaquillaje.

-ya es hora- dijo Natas mientras tomaba de la mano a sumejor amiga- ya los chicos deben estar esperándonos.

La pelirroja asintió con la cabeza mientras colocaba la fotoencima de su mesa de noche.

El Gran Salón estaba completamente adornado. Los alumnosiban ingresando en parejas, cada pareja estaba conformado por distintasdelegaciones, así lo habían decidido los organizadores.

Mateo iba contándole cómo había empezado a salir con unachica de su misma delegación y cómo se había asombrado al ver el mensaje quehabía escrito Scorpius Malfoy en el techo. Rose sonreía ante todo lo que decíasu amigo y solo esperaba poder llegar al Gran Salón y encontrar a Scorpius paraabrazarlo y besarlo sin importarle quien la viera. Ellos serían los últimos enentrar por haber sido los ganadores. Habían separado las delegaciones paraingresar por distintas partes del Gran Comedor que ahora se veía como unhermoso Salón, con elegantes estatus de cristal y hermosos adornos.

-y ahora- se escuchó desde dentro del Gran Salón- demos labienvenida a la delegación de Hogwarts-

Los aplausos no se dejaron esperar, el colegio sede sellevaba todos los aplausos. Las chicas gritaban a vivas voces el nombre deScorpius con gran emoción.

Hugo y Lily llegaron juntos, algo que sorprendió a muchos.Se suponía que no debían ir con nadie de su misma escuela pero ellos alegabanque estaban yendo solos pero al lado del otro. Albus iba furioso con una jovenque pertenecía a la delegación de Etiopía que sonreía divertida, a su ladovenía Alice con un joven que había participado por la delegación de Salemriendo por la cara que llevaba Albus quien no dejaba de mirar a su hermana.Detrás de ellos llegó Scorpius, venía acompañado de una pequeña niña, se notabaque no pasaba de segundo año, quien sonreía ante él encantada de estar a sulado. Thalia había decidido no ir y había hablado con la directora para que lediesen permiso de retirarse a su casa por esos días.

 

Se acomodaron en la posición que les habían señalado y ahorasolo esperaban que ingresara la delegación de Durmstrang. Decir que la emociónde los hombres era poca, sería mentir. La más esperada aparición de la nocheera la de Durmstrang y no solo por ser los ganadores, sino por ver a la mujerconsiderada la más bonita en ese momento.

Ingresaron Malcolm junto a una muy sonriente Lucy. Todos losWeasley-Potter, Malfoy y el colegio en general, se asombraron ya que no sabíanen qué momento la pequeña Lucy había aceptado ir al baile con Malcolm ni muchomenos que fuese con alguien como él al baile.

"Rose, necesito ayuda,nadie me ha querido invitar al baile porque los chicos están amenazando a todos"

Rose había arreglado que su mejor amigo fuese con su primitapor muchas razones: él no quería invitar a nadie porque no quería tener líos defaldas ya que estaba en el mejor momento con Natas, su mejor amiga se sentiríamás tranquila si él llevaba a alguien que no quisiese nada romántico, y ayudabaa su primita a ir al baile con alguien.

La siguiente en ingresar fue Natas. Ella iba con alguien quenadie se imaginó. Lyssander Scamander iba acompañándola de una mano y de laotra iba Lorcan Scamander. Ambos gemelos muy sonrientes con la joven y ellaradiaba de alegría. Llevaba un vestido que cambiaba en distintos tonos de negroa medida caminaba. Las miradas de muchos de los hombres se dirigían hacia ellasin ningún pudor.

Irijan acompañado de una chica de Beuxbatons que lo habíainvitado. Él realmente no estaba interesado en esas cosas, ni le importaba conquién iba, solo pensaba en disfrutar y divertirse con sus compañeros.

Malcolm ingresó acompañado de Amanda, él le había pedido sersu acompañante porque conocía los gustos de ella y quería evitar todo tipo deproblemas, además que le agradaba la cara que tenía Dylan al ver a su mejoramiga tomada de la mano con él.

-es hora- susurró Rose para sí misma.

-tranquila- le dijo Mateo- todo va a salir bien, estásrealmente hermosa y él no va a despegar los ojos de ti, ya lo verás-

-es extraño que todo el mundo caiga ante mí- dijo Rose- perotú no-

-es que eres mi amiga y te veo como tal- aseguró Mateo- noniego que eres hermosa, pero estoy enamorado y lo sabes, además, a ti te veocomo a una hermana-

Rose rio sueltamente, hacía mucho que no reía así, solo consus amigos más cercanos y en ese corto tiempo, Mateo Vega se había convertidoen uno de ellos.

-vamos, es nuestro turno-

Ambos ingresaron del brazo del otro.

Rose buscó la mirada de Scorpius entre toda la multitud.Estaba guapísimo, con su traje elegante negro que hacía que su piel blancaresaltase de manera increíble.

Scorpius se había quedado sin palabras, el vestido de Roseera maravilloso y la forma en que definía el cuerpo de la joven hacía soñar acualquiera, pero ninguna de esas cosas le importaba, lo que más le gustaba eraese brillo enamorado que traía en los ojos ella, ese brillo que se dirigíahacia él.

-ya estamos todos reunidos- dijo la directora McGonagall conuna sonrisa hacia todas las delegaciones- ha sido una competencia hermosa, y notanto por los ganadores ni por lo que han demostrado en las competencias, sinopor este lazo de amistad que hemos forjado entre todos, los lazos que hoytenemos aquí, jóvenes de distintas partes del mundo que de no haber existidoesto, quizá nunca se hubieran conocido
el próximo año, esperamos poderrepetirlo y así, seguir forjando nuevos lazos de amistad, cariño y por qué no,amor
no tengo nada más que decirle que estoy muy orgullosa de cada uno deustedes, el haber venido aquí a apoyar a sus amigos, el haber participado delas demostraciones, el haber competido con otros colegios, ha sido lo másmaravilloso en toda mi experiencia como educadora. Y bueno, supongo que quierendivertirse ya y que deje de hablar- muchos chicos rieron y varios sonriendoasentían con la cabeza, Minerva divertida también, continuó- entonces, ¡música,maestro!-

 

(Loveme like you do - Robert Mendoza les recomiendo escucharlo en esta parte, esdemasiado genial leerlo mientras la escuchan
les dejo el link para que locopien directo de aquí https://www.youtube.com/watch?v=VZRVou4cyicdeben escucharlo con la música, se los recomiendo bastante)

-ve- le dijo Mateo ni bien dejó de hablar la directora y aldarse cuenta del punto donde miraba la pelirroja.

-¿estás seguro? Al menos la primera canción-

Mateo negó con la cabeza a su amiga.

-conozco a la acompañante de Scorpius, voy a ir con ella.

Scorpius también se había percatado de su presencia. Y quiénno lo haría, ella había ido con un vestido negro hasta el suelo, la tela caíarecta y suelta, con la cintura apretada y un escote lo suficientementesugerente sin rayar con lo obsceno.

-ve- dijo Daniela, la pequeña que lo había acompañado y quetambién pertenecía a la delegación de la Amazonía- y dile de mi parte que estámuy bonita-

Scorpius le sonrió encantado a la niña y le dio un beso enla mano en señal de agradecimiento. Caminó hasta donde se encontraba Rose,manteniendo paso firme hasta llegar ante ella. Solo los separaba un paso dedistancia.

En el salón empezó a sonar una sonata de violín, Rose loreconoció inmediatamente, un cover de violín muggle que tanto le gustaba.

-hola- saludó él con voz baja.

-hola- contestó Rose.

-está muy hermosa- dijo él mirándola por completo y tomandosu mano para depositar un beso en ella e inclinándose como los antiguosmonarcas, a Rose siempre le había encantado la elegancia innata que teníaScorpius y más porque solo con ella tenía esos gestos.

Rose se sonrojó, algo que no hacía mucho tiempo y queencantó a Scorpius.

-usted también se ve muy bien- no recordaba hacía cuánto sehablaban de manera respetuosa, era un juego que ambos habían inventado enprimer año, cuando él la sacaba a bailar en las cenas o eventos que hacía sufamilia. Para Scorpius siempre sería su reina y la trataba como a tal; y paraRose, él siempre sería su príncipe azul, siempre sonriente para ella, mirándolacomo si no existiese nadie en el mundo. Su primer baile, esa misma canción queacababa de empezar a sonar, fue la vez en que se dio cuenta que se habíaenamorado perdidamente de él a pesar del poco tiempo que llevaban juntos, paraScorpius también había sido igual; no había podido llamarla de tú la primeravez que bailaron, ella le parecía tan angelical, tan hermosa, tan perfecta quehablarle de tú cuando estaba así, le era inadmisible.

Al ver que no tenían nada que decir, o mejor dicho, teníanmucho que decirse, pero nada que quisiesen hablar de momento, Scorpius decidióromper ese silencio.

 

-¿bailas?- preguntó él al ver que muchas parejas se decidíana bailar también.

Rose asintió con la cabeza y empezaron a moverse de maneraacompasada con la música. Ella era una excelente bailarina, desde pequeña lehabía gustado bailar y él no se quedaba para nada atrás, su madre siempre lohabía educado en el buen arte de la danza y él lo había aprendido muy bien.

La música comenzó a ser más rápida y muchos de los chicosdejaron de bailar pues no podían seguir el ritmo. Rose y Scorpius no sedetuvieron, para ellos era como si estuvieran bailando un vals lento yacompasado. La música se acoplaba a las emociones tan fuertes que estaban sintiendoen ese momento.

Rose rio cuando la música comenzó a ser más rápida yScorpius también. La pelirroja dio dosgiros por su cuenta y regresó haciadonde estaba Scorpius, sin que él la haya soltado la mano, la falda de suvestido se elevó levemente mientras se dejaba llevar por su cuerpo y losmovimientos de su portadora. Giraban y giraban, solo existían ellos dos y nadiemás, sus ojos no miraban otro punto que no fuese el otro, sus manos lasapretaban con fuerza cada vez que se juntaban, para no soltarse nunca más. Elsalón había sido despejado por todos, que solo disfrutaban de la música y de lobien que veían los dos juntos. Rose se encorvó de espaldas siendo seguida muyde cerca por Scorpius mientras la música terminaba. Se quedaron muy juntos, conlas respiraciones agitadas y una enorme sonrisa en sus rostros mientras lamúsica dejaba de sonar. Los aplausos no tardaron pero ellos estaban sumergidosen su burbuja, Scorpius acomodó un mechón de cabello de Rose y se lo colocódetrás de la oreja.

-te amo- le dijo él en un susurro. Rose sonrió con alegría,una sonrisa que hacía mucho tiempo Scorpius no había visto en ella.

-y yo también te amo- dijo ella contestándole. Scorpius labesó, no podía aguantar más el no hacerlo. Extrañaba sus besos a pesar que soloel día anterior se había besado con ella hasta quedar dormidos así.

(Sies que sigue hasta aquí la música, es mejor que la corten, porque realmente nova a pegar con esta parte XD)

Ambos terminaron el beso con una enorme sonrisa en susrostros y mantuvieron pegadas sus narices y sus frentes.

-realmente te amo- dijo Rose, necesitaba decirlo, necesitabaaclararle todo a Scorpius, decirle todo lo que sentía- y perdóname
- Scorpiusno la dejó terminar, la volvió a besar con la misma intensidad de antes.

-¿perdonarte yo a ti? Rosie, mi Rosie, no tengo nada queperdonar- le dio un pequeño beso en los labios- te amo y me amas, con eso bastay sobra, dejemos todo atrás, ¿entendido? Lo que pasó hasta este punto, será unabuena anécdota para nuestros hijos- ambos rieron ante eso-porque me vas a darmuchos hijos-

-los que quieras- dijo ella con pequeñas lágrimas en losojos- todo lo que tú quieras-

Scorpius rio sueltamente, algo que desde que la había vueltoa ver, no había hecho.

-no me tientes, preciosa, que puedo secuestrarte en estemomento-

Volvieron a besar hasta que el aire comenzó a hacer faltanuevamente. Iban a empezar por otro baile pero la pelirroja se detuvo a mediocamino, Scorpius se sorprendió ante ello y se preocupó por el rostro quellevaba su novia. Rose buscó con la mirada a sus compañeros y los notó tambiéntensos.

 

Dejó a Scorpius parado mientras ella iba hacia donde ellosestaban, él se decidió a seguirla. Albus, Alice, Lily, Hugo, Lucy, Lyssander yLorcan se acercaron hacia donde estaba Rose con sus amigos.

-¿lo sintieron?- preguntó Irijan llegando de último con supareja, una chica de Beauxbatons que al notar que este no le hacía caso decidióirse sin antes dedicarle una mala mirada a todo el grupo.

-algo pasa- dijo Rose muy preocupada.

-¿dónde está mi padre?- preguntó Malcolm mirando al lugardonde se suponía que debían estar los directores pero solo pudieron ver aalgunos profesores de Hogwarts.

-Rose, ¿qué sucede?- preguntó Hugo extrañado de ver a suhermana tan preocupada.

La pelirroja miró a su familia, les sonrió con tristeza.

-disculpen- dijo ella con cariño.

Todos la miraron con una sonrisa y asintieron con la cabeza.Lo bueno de ser una familia era que se perdonaban fácilmente entre ellos.

Las puertas del Gran Salón se abrieron dejando paso al padrede Rose. La pelirroja se alarmó, si su padre había venido al mismo lugar dondese podía encontrar con Viktor Krum era porque algo malo estaba sucediendo enalguna parte del mundo. Detrás de su padre venían todos sus primos que habíandecidido convertirse en aurores, al igual que Ted y el padre de Scorpius.

Malcolm fue el primero que avanzó hacia donde estaba supadre.

Viktor lo miró y supo que no podía negarse a compartir lainformación que traía consigo a pesar que se suponía que solo los profesores ydirectores debían saberlo.

Les hizo una seña y los cinco chicos salieron del Gran Salónsiendo observados por todos. Ya nadie bailaba y la música se había detenido.

-¿Qué pasa?- preguntó Malcolm.

Ya estaban reunidos afuera, siendo observados por losdirectores de las distintas instituciones que se encontraban allí, al igual quelos aurores.

Viktor suspiró apesadumbrado.

-han atacado la escuela- Rose, Natas, Malcolm, Irijan yBerni abrieron sus ojos sorprendidos, habían estudiado muy bien los seguros delcolegio, sabían que el castillo búlgaro era impenetrable- al parecer son exmortífagos que desean conocer los secretos mágicos que guarda nuestra escuela ymanejarlos para sus fines-

-si descubren- dijo Rose- si descubren el área de hechizosde magia negra, no habrá quién los detenga- dijo sabiendo todos los secretosque resguardaba la fortaleza, pues ella y su maestro habían estado estudiandoaquello durante todo el verano.

-no es para mucho- habló James.

-un auror se entrena contra magia negra- dijo altivamenteVictoire quien miró de mala manera a Rose, nunca habían sido muy unidas. Rosesiempre sintió que su prima la trataba de menos y nunca comprendió la razón.

Rose miró seriamente a la rubia.

-no hables de temas que no sabes, en Durmstrang existen hechizosque han sido resguardados durante siglos, para que gente como los mortífagos noaccedan a ellos, este año aprendí mucho al ser aprendiz del guardián de lossecretos del colegio
¡así que mejor cierra la boca!- Victorie se quedó calladaal ver la forma en que le contestó su prima a quien siempre había tratado demenos por su timidez.

-profesor, si los mortífagos obtienen lo que buscan- hablóNatas- ¿querrán continuar con lo que lord Voldemort quería?-

-así es- asintió con la cabeza Viktor.

 

Los cinco miembros de élite de capa se miraron entre ellossabiendo lo que debían hacer. Con un movimiento de sus manos su uniforme apareciósobre ellos, dejando atrás los vestidos y trajes elegantes de fiesta, el cambiosorprendió a los otros presentes que no estaban acostumbrados a ver tal manejode la magia sin varita. Llevaban trajes de cuero moldeados a su cuerpo que lospermitía soportar altas temperaturas y mejor movilidad, el chaleco que usabantenía protección especial para ataques directos de desarme. Rose y Natasllevaban el cabello en una cola alta, sus cabellos lucían completamente lacios.

-vamos- dijo Malcolm siendo seguido de cerca por los otrosmiembros.

-no- dijo Viktor.

Los cinco chicos se detuvieron y miraron sin comprender. Sesuponía que para eso eran entrenados, para proteger a su escuela, para cuidarDurmstrang mientras estuvieran en la escuela y poder participar en algunaguerra si es que era necesario con el fin de preservar la magia de gente que nosupiera usarla con propiedad.

-para esto entrenamos- dijo Malcolm- para proteger lo quetanto amamos-

-no van a ir- dijo Viktor- no pueden enfrentarse con ellos,ustedes han sido entrenados para pelear pero no contra mortífagos, no puedopermitir que niños se expongan a ello, ya han ido los aurores hacia allá, tantolos de Bulgaria como los de Londres y Francia-

-¿ya ha cesado el ataque?- preguntó Rose.

-todavía no- dijo Ron mirando a su hija y la decisión quellevaba en el rostro, ni siquiera recordaba que su mejor amigo Harry llevaraesa decisión impregnada en el rostro cuando fue a enfrentarse a Voldemort-Harry iba a venir luego de acomodar a los aurores-

-¿y de eso hace cuánto?- preguntó Berni viendo que ya todoslos alumnos se habían enterado y escuchaban atentamente la conversación quetenían los adultos con los miembros élite.

-hace dos horas- dijo James preocupado por su padre.

-un viaje desde acá a Durmstrang dura tan solo cinco minutoscon aparición- dijo Irijan- el señor Potter está demorando demasiado-

Malcolm miró a sus compañeros de élite quienes asintieroncon la cabeza y empezaron a caminar hacia la salida del castillo.

-no saldrán- dijo Minerva McGonagall- su director ya lesdijo, no permitiremos que unos niños vayan a pelear contra gente que podríamatarlos de un solo hechizo-

Las puertas del castillo comenzaron a cerrarse. Cada uno delos engranajes que resguardaban el castillo cerró.

Malcolm miró a Berni y con una seña le dijo lo que debíahacer.

Este avanzó dos pasos delante de sus amigos y estirando susdos brazos con las palmas extendidas hizo ademán de abrir las puertas.

Todos vieron con gran asombro, con excepción de ladelegación de Durmstrang, cómo las grandes puertas del castillo se volvían aabrir, rompiendo todos los seguros y candados que habían, tanto muggles comomágicos. El grupo de élite salió caminando hasta las afueras de la gran puerta,llegando hasta el anfiteatro que había a la salida del mismo.

-¡Rose!- gritó alguien que venía corriendo desde elcastillo.

-Scorpius- dijo ella retrasándose para dejarse abrazar porla persona de la cual estaba enamorada.

-no vayas- le dijo él tomándole el rostro con las dos manosy besándola- no vayas, te puede pasar algo-

Rose negó con la cabeza. Si su propio director prefería quesus alumnos no fueran al colegio era porque podía pasarles algo malo, peroellos debían ir, no podían dejar que algo les sucediese a sus compañeros de suescuela, ellos eran sus líderes, no podían fallarles y ella tampoco podíapermitir que los secretos guardados bajo el control de su maestro se viesenexpuestos.

 

-tengo que ir- dijo ella dejándose besar nuevamente.

-entonces iré contigo-

-no- dijo ella aterrada por la simple idea que le sucediesealgo a Scorpius, ella podría enfrentar cualquier cosa y soportar cualquierdolor, menos el de perderlo- no permitiré que te expongas a algo que no podríasenfrentar-

-Rose-

-no- dijo ella.

-no voy a permitir que mi novia vaya sola a un lugarpeligroso-

-¿novia?- preguntó ella con una sonrisa en el rostro.

Scorpius sacó un guardapelo que había mantenido en su bolsillo y se lo colocó rápidamente a lapelirroja. Ella lo recibió gustosa.

-¡Rose!- gritó Berni al ver que se demoraban demasiado.

-te amo- dijo Rose con una sonrisa y estirando la mano ycolocándolo en el cuello de Scorpius, lo puso a dormir (al estilo del señorSpoke en Star Trek), lo sujetó para que no se diera contra el suelo y le dio unúltimo beso mientras lo acomodaba- te amo, pero no puedo dejar que te sucedaalgo, nunca me lo perdonaría-

Corrió rápidamente hacia donde se encontraban sus amigos.Miró el guardapelo y pudo ver una foto de los dos abrazados de niños dentro deeste. Sonrió recordando el día en que les habían tomado esa foto, la noche denavidad de su primer año, la primera vez que había pasado Scorpius en la casade sus abuelos, la primera vez que se reunieron Malfoy's y Weasley's bajo unmismo techo que no fuera la escuela. Cerró el guardapelo y lo volteó.

"Una amistad verdaderanos llevó a un amor eterno"

Rose dejó que una lágrima corriera por su mejilla. Vio ellugar donde dejó a Scorpius y pudo ver que su ahora novio comenzaba adespertarse.

-Malcolm, apresúrate con el traslador- dijo Rose mientrasveía cómo Scorpius recobrara el sentido.

-¡listo!- dijo Malcolm- a la 1, a las 2, y a las 3.

Lo último que pudo observar Rose fue la mano estirada deScorpius antes de ver las enormes columnas de fuego que se levantaban desde loalto del castillo de Durmstrang.



Bueno, sí, lo sé, sé que varias me van a odiar por haber matado el momento ScoRose de esa manera jijijiji pero es que era algo muy necesario y es realmente necesario para lo que se va a desarrollar en lo que queda de la historia...lo de segunda parte aún está por verse, todavía no termina esta historia y aún me quedan unos cuántos capítulos más antes de que acabe, así que veremos qué pasa más adelante <3

Besos y espero con ansias saber qué les ha parecido <3

Ojalá les haya gustado

*SombraPosion*

Lo sé, no merezco perdón y miles de crucios por no haber publicado hace mucho, lo siento :( en verdad lo siento muchooooo

Pero este capítulo va a valer la pena, créanme, les va a gustar y espero en verdad les guste :D

No les digo nada más, sé que quieren leer la historia más que lo que yo les diga, así que disfruten :D



-no puede ser posible- dijo Natas mirando cómo el castillode Durmstrang se encontraba incendiado. Supuestamente la fortaleza teníaprotecciones contra todo tipo, entre ellas la de no incendiarse.

 

-no hay tiempo que perder- habló Malcolm- Rose-

La pelirroja asintió.

-entraremos todos en la primera línea, me convertiré endragona, vendrán en mi lomo y saltarán una vez haya lanzado una llamarada defuego, no antes-

Los otros cuatro chicos asintieron con la cabeza.

Rose se dejó llevar por el animal que llevaba en suinterior. Una hermosa dragona, con escamas grises y ojos amarillos apareció frentea los ojos de sus amigos. Subieron inmediatamente al lomo del animal y esteelevó vuelo una vez sintió a Irijan subirse.

Desde lo alto se podía ver a los mortífagos peleando contraun gran grupo de aurores, entre búlgaros e ingleses.

La dragona descendió lanzando llamas de fuego por donde seencontraban algunos mortífagos, haciendo que estos salieran lastimados.

Rápidamente los cuatro chicos bajaron y empezaron a lucharcontra los seguidores de Voldemort. Rose volvió a ser humana ni bien tuvocontacto con el suelo.

Los chicos se acomodaron de un modo que los cinco estabanjuntos.

-los alumnos son importantes- habló Rose- pero los secretosmágicos son nuestra prioridad, Natas y Berni, quiero que ustedes se encarguende los alumnos, saquen a todos los que puedan y trasládenlos a la zona sur deescape, allá estarán bien
Malcolm, Irijan y yo nos encargaremos de proteger lossecretos a como dé lugar-

Los chicos asintieron y se separaron.

Malcolm, Rose e Irijan llegaron con dificultad hacia lasmazmorras, que era donde se encontraban ocultos todos los secretos deDurmstrang. En su camino, derrotaron a más de un mortífago, no comprendían dedónde podían haber salido tantos seguidores si se suponía que debían estarencerrados en Azkabán.

Un hechizo pasó muy cerca de Rose, haciendo que Malcolm sepreocupara. El hechizo provino de la puerta de ingreso al salón de secretos.

-ni un paso más- se escuchó una voz oscura desde el otrolado- sino, absténganse a las consecuencias-

-somos nosotros- dijo Rose, inmediatamente se abrió lapuerta.

El profesor de Magia Negra y máximo guardián de los secretosdel colegio Durmstrang era un hombre alto, de tez trigueña, con cabello negropero con entradas profundas. Tenía uno 69 años pero aparentaba menos de 35. Éldecía que era gracias al ejercicio, pero Rose dudaba mucho de aquello. A vecesel tener tanto conocimiento podía causar repercusiones en las personas, enespecial cuando se trata de magia negra.

-¿cuál es la situación?- preguntó Malcolm mientras queIrijan se colocaba en el otro extremo de la sala, donde se podía tener unavisión perfecta del campo externo, donde más de 300 mortífagos luchaban contrauna cantidad similar de aurores.

-mortífagos, llegaron alrededor de 5000 por no decir más, alparecer se estuvieron reuniendo desde ayer, sentí una acumulación de energíamágica desde un punto cercano, pero como no hay mucha gente a quien puedadejarle mi puesto para investigar, pues lo dejé pasar
grave error- dijoapesadumbrado el hombre.

-allí- dijo Berni viendo cómo unos niños de tercero eran acorraladospor dos mortífagos. Ya habían llevado a casi todos los alumnos que se habíanquedado en el colegio durante el ataque, esos dos eran los últimos.

Natas cogió rápidamente su varita y lanzó dos desmaiusconsecutivos, mandando a volar a los dos hombres.

 

-vengan- dijo Berni llevándolos con tranquilidad.

Un rayo de luz verde pasó muy cerca de ellos de no serporque Berni lo desvió rápidamente.

Cinco hombres encapuchados estaban acercándose a ellos.

-Natas- dijo Berni- vete-

La joven lo miró incrédula.

-estás loco- dijo ella- no pienso dejarte-

La muchacha rechazó un ataque con un movimiento de suvarita, prestando más atención a su novio que a los mortífagos.

-escúchame bien- dijo Berni serio, como nunca antes- te vasa ir con esos niños y los vas a poner en buen resguardo-

Natas negó con la cabeza.

-no te voy a dejar-

-hazlo- dijo su novio.

-¡no!- gritó ella repeliendo el ataque de uno de losmortífagos que no podían avanzar por el muro que había creado Berni- Rose nosmandó a los dos juntos, no podemos separarnos-

-escúchame bien- la tomó de los hombros y la miró con todoel cariño que sentía hacia ella- necesito que lleves a estos niños y los pongasa salvo, aquí no es seguro para ellos y no podemos dejarlos que se vayan solos-Natas iba a interrumpir pero una mirada de Berni la detuvo- ve por favor- lajoven asintió y le dio un beso que Berni profundizó más- te amo-

-y yo a ti- contestó ella dejando correr dos lágrimas y seyéndose jalando a los niños consigo, sin mirar hacia su novio.

El muro invisible de Berni fue derribado por los cincohombres. El miembro élite mandó un hechizo bombarda en dirección a uno de losque se iba tras Natas.

-después nos encargaremos de ellos- dijo uno de los hombresal ver que no sería tan fácil vencer al joven.

Berni se puso en guardia, estaba más que seguro que seríauna batalla muy difícil. Por no decir
imposible. Él iba a defender, los otrosiban a matar.

Natas siguió corriendo con los niños, pero el gritodesgarrador de un joven la detuvo, haciendo que los chicos de tercero tambiénlo hicieran.

-sigan de frente- dijo la pelinegra sin moverse.

-pero- empezó uno de los niños.

-escúchame bien, mocoso- dijo ella agarrándole del cuellodel pijama que estaba usando y separándolo del piso- vas a hacer lo que teordene, por algo soy élite y tú un niñato
vas a llevar a la niña contigo, van aseguir de frente por este corredor y allí van a encontrar a la profesora deAparición, ella los va a llevar, no se detengan por nada, eres elhombre
protégela-

Y diciendo eso, se fue. Los niños, que admiraban a todos losmiembros de élite, pudieron ver las lágrimas de la dura Natas, estaba más quepreocupada por su novio, eso era notorio.

-vámonos- dijo el niño mientras jalaba a la pequeña que nocesaba de llorar.

-son demasiados- dijo Irijan mientras detrás de la puerta securaba una herida en el rostro porque un hechizo le había rozado.

-debemos protegerlo a toda costa- dijo Malcolm.

Rose se sentía inquieta, algo pasaba afuera, algo que lehacía sentir que resguardar los secretos no era ni la mitad de importante.

-Rose- habló su maestro, mirándola, sintiendo la decisiónque iba a tomar, sabiendo que ella podría ser lastimada.

-lo siento- dijo ella- lo siento- de sus ojos salíanlágrimas aunque no comprendía por qué-
pero algo allá afuera es másimportante-

Y con un hechizo salió del salón atravesando la puerta yderribando a cuanto mortífago se encontraba en su camino.

 

A los lejos pudo notar a su padrino, el gran Harry Potter,luchando hábilmente contra dos mortífagos, Rose rio de lado, dos no eran nada;lanzó un hechizo que mandó a volar a los hombres que enfrentaban a su padrino.Harry volteó a verla y ella pudo notar que se notaba muy asombrado por estarella allí.

Siguió buscando lo que le causaba ese temor, ese miedoirracional que la había obligado a dejar su puesto de guardiana de secretos,sabía que su profesor la comprendería y no le haría problemas en

Lo encontró.

Lo que le había estado causando tanto miedo y dolor.

Natas llegó a la salida del camino donde se encontrabaBerni.

Lo pudo ver allí, tirado en el suelo, aguantando las ganasde gritar. A través del uniforme de élite se podían ver las manchas de sangreque perdía en gran cantidad su novio y el gesto de dolor en su rostro.

Tenía que ayudarlo, no iba a dejarlo solo.

Rose miró con lágrimas en los ojos cómo el cuerpo de sumejor amiga caía al suelo con los ojos cerrados y con la expresión de dolorimpregnada en ellos. El cuerpo de su mejor amigo yacía tirado en el suelo, porel color de la sangre que tenía sobre su traje, le mostraba que hacía buentiempo que estaba allí.

Pudo ver cómo los hombres se dirigían hacia el camino pordonde se podía escapar de las instalaciones del castillo. Rápidamente, usó unencantamiento que hizo que el camino quedara sellado con piedras que sereacomodaron en la entrada. No permitiendo el pase a nadie.

Los hombres se quedaron asombrados y miraron a la joven.

-vaya, vaya, una Weasley- dijo una voz que podría reconocerpor el tono y el estilo único- ¿sabes que tu madre fue torturada en mi casa? ¿Yque fue mi cuñada quien le marcó el brazo de por vida?-

Rose hizo un movimiento de sus manos e hizo desaparecer lasmáscaras de todos los que estaban frente a ella.

Gregory Goyle

Marcus Flint

Anthony Dolohov

Amycus Carrow y

Lucius Malfoy

Los podía reconocer, Rose podía ser muy buena con losrostros y en especial cuando los había estudiado durante tanto tiempo, odiaba alos mortífagos y a lo que representaban. Odiaba a la gente que se creíasuperior por ser o tener una sangre más pura que otros.

Caminó hacia ellos, sin perder de vista el cuerpo de susamigos.

-la nena quiere vengar a sus amigos- rio divertido Flint.

-no creas que te lo dejaremos tan fácil solo porque eresbonita- añadió Goyle.

Carrow miró a Rose con odio y mientras pasaba por el cuerpode Berni, lo pateó. Rose imaginó ver una mueca de dolor en el rostro de sumejor amigo.

-expulso- gritó Rose.

Los cinco hombres intentaron repelerlo pero lo enviado porla pelirroja no fue parado por ninguno de los protegos conjurados, separando alos cinco hombres.

Rápidamente los puso en burbujas de aire macizo,separándolos entre ellos y enfrentándolos por separado. Goyle y Flint fueronfáciles de derrotar, aunque tuvo que usar la varita en más de dos ocasiones.

-no creas que se te hará tan fácil conmigo- dijo Carrowluego que la burbuja que lo encerraba se disipaba. Rose respiraba cansada, sehabía agotado mucho enfrentando a los dos anteriores- la mocosa está cansada-dijo el hombre y apuntó al lugar donde estaban encerrados sus compañeros. Lasburbujas desaparecieron y los otros dos hombres sonrieron con suficiencia.

 

-eres buena- rio Dolohov- lástima que no sea suficiente paraderrotarnos-

Rose lanzó un primer hechizo con su varita hacia el hombre,haciéndolo retorcerse de dolor.

-vaya, vaya- dijo Lucius- veo que no necesitas hablar paralanzar hechizos- Rose sintió su cuerpo ser encerrado por unas cuerdas y perdiósu varita que le fue alejada por otra cuerda-veamos qué tanto necesitas tuvarita-

Carrow y Malfoy rieron mientras Rose solo cerraba sus ojos yhacía que las cuerdas que la apretaban con fuerza se incendiaban. Ahora fue elturno de reír de ella.

-no debieron atacar mi colegio- dijo ella lanzando hechizoscon sus manos, sin necesidad de usar su varita, ambos hombres se defendíancompletamente sorprendidos- no debieron meterse con mis amigos-

Los tres se enfrascaron en una lucha de hechizos, Rose cogiósu varita y los hechizos aumentaron de potencia. Ya no solo luchaba contraambos hombres, también se les había unido Dolohov y otros tres magos más. Rosesentía sus fuerzas amainar rápidamente. De un salto se elevó por los airesconvirtiéndose en dragón y lanzando llamas por donde estaban los hombres.

Bajó al suelo y se retransformó en humano. Había logradodisiparlos, pero estos no tardarían en volver a atacarla. Se acercó a loscuerpos de sus amigos, pero un hechizo bombarda la mandó a volar por los airescayendo contra el muro de piedras que anteriormente había sellado.

Se levantó a tientas, su cuerpo le pedía parar, pero sucabeza sabía que no podía, no podía permitir por nada que esos hombres ganaran.Vio a su alrededor, estaba rodeada, pero no se daría por vencida. Terminaríaigual que sus amigos de ser necesario con tal de proteger a los demásestudiantes. Los secretos de Durmstrang ya debían de estar a salvo, mientrasellos defendían el salón, su maestro se había encargado de transportarlo todo aun lugar mucho más seguro, que solo ella conocía.

-nos divertiremos por un rato- dijo Malfoy. Pero suspalabras fueron apagadas cuando comenzaron a llegar más aurores.

Rose se había encargado de derrotar a muchos mortífagosmientras salía de las mazmorras y mientras se convertía en dragona había podidoacabar con muchos otros también.

Notó como los tres hombres con los que había estado luchandose escabulleron entre la multitud queluchaba contra los aurores. Intentó seguirlos pero un cuerpo la detuvo.

-te quedas- le dijo con fuerza.

Rose negó con la cabeza.

-voy a ir tras ellos, tío-

-no tienes las fuerzas suficientes- habló con calma-¿quieres terminar igual que tus amigos?-

Una vez los mencionó, Rose dirigió su mirada al lugar dondelos cuerpos de sus mejores amigos seguían. Lágrimas salieron de sus ojos ycaminó lentamente hacia ellos. No le interesaba lo que sucedía a su alrededor,solo notaba hechizos que iban y venían pero ninguno de cerca hacia donde estabaella.

Se agachó hasta donde estaban ellos. Los cuerpos estabaninmóviles. Tenía miedo pero debía saber, debía estar segura.

Colocó la mano sobre los cuellos de ambos amigos, esperandoel más mínimo latido a la más pequeña respiración.

-¡Rose!- escuchó que alguien gritaba tras ella. Giró paraverlo correr hacia ella, protegiéndola de hechizos dirigidos a donde ellos estaban.Irijan se acercó donde estaban Berni y Natas y los revisó rápidamente. Rose nose sentía con la capacidad de hacerlo.

 

-aún respiran- dijo el joven, miró a Rose pero ella seguíatan perdida en su mente- ¡Rose!- la sacudió- aún respiran, debemos llevarlos alhospital-

Rose reaccionó ante los movimientos de su compañero yasintió con la cabeza.

-no podemos desaparecer- dijo Malcolm-están demasiadoheridos, podrían no aguantar-

Rose rápidamente tomó la forma de un dragón y se elevó porlos aires, lanzó unas bolas de fuego a los lugares donde se encontrabanreplegados los pocos mortífagos que quedaban y bajó rápidamente. Malcolm eIrijan montaron sobre ella sujetando a Natas y Berni cada uno respectivamente.

Rose sobrevoló el castillo lo más rápido que podía, volócomo nunca antes había volado, lo más veloz que alguna vez había logrado,rogando a Merlín y Morgana que sus amigos soportaran un tiempo más.

Llegaron al hospital búlgaro de Heridas Mágicas. Malcolm eIrijan bajaron rápidamente, llevando con ellos los cuerpos de sus amigos,desapareciendo por las puertas del hospital.

La pelirroja sintió sus fuerzas decaer por completo. Intentódar un par de pasos y cayó al suelo. Su cuerpo estaba cansado, ella estabaagotada. Empezó a toser, sintió lo alcalino de su sangre por toda su boca yobservó cómo la sangre corría por el suelo.

Lo último que pudo reconocer antes de cerrar sus ojos fue elcálido abrazo de su tío.

-¿cómo está?- escuchó la voz de su padre completamentepreocupado, pero volvió a quedarse dormida mientras escuchaba a su madre hablaralgo con él.

-¿cuándo?- pudo oír pero no reconoció quién pudo haberhablado.

-Rosie- sintió unas manos rozarle la mejilla pero por másque intentaba abrir sus ojos, las pesadez de los mismos era imposible.

-despierta, por favor, solo despierta- sintió sus manos serapretadas por alguien, pudo reconocer su voz, la calma la embargó por dentro,pero luego recordó por qué estaba allí, y la voz de él le pareció repugnante.Pudo haber querido abrir los ojos y verlo, pero no lo hizo.

Despertó a media noche. Todo en el hospital estaba oscuro, oal menos eso pasaba en su cuarto. Por la puerta se podía ver la luz del pasilloque iluminaba con intensidad. Se removió y en un lado de su habitación notó lasflores que tanto ella amaba. Pero no quiso verlas, porque también eran lasfavoritas de Natas.

Se levantó de la cama y pudo ver que de sus brazos salíancables que le llevaban suero. Se quitó con dolor las agujas que daban directo asus venas y con un hechizo las cicatrizó rápidamente. Movió su mano y sobreella apareció el uniforme que hacía poco había usado. Estaba limpio, por lo queimaginó que lo acababan de lavar, pero todavía llevaba los agujeros y rayonescausados por la lucha contra los mortífagos.

Miró hacia un lado de su habitación, allí pudo ver dormidosa sus padres y a su hermano. Era raro que dejaran entrar a las familias en lahabitación del interno en el hospital, pero más le sorprendió ver a Scorpiusdurmiendo en uno de los sillones de su habitación.

Tuvo que correr hacia el baño de la habitación para podervomitar. Verlo allí solo le trajo el recuerdo del hombre que había atacado asus mejores amigos. Eran idénticos. Ahora comprendía por qué su padre lo habíaodiado, tanto al padre de Scorpius como al chico mismo. Abrió la puerta,esperando no haber despertado a nadie. Supuso que ellos pasaban todos los díasallí con ella desde que la habrían internado ya que no se despertaron, se lesnotaban agotados y con ojeras grandes.

 

Salió al corredor sin necesidad de abrir la puerta. Allípudo ver a toda su familia durmiendo en incomodos sillones. Sonrió con cariñoal ver a su primo Albus y a Alice durmiendo juntos.

Pero no despertó a ninguno. Necesitaba saber algo mucho másimportante.

Caminaba a lo largo del pasillo e ingresaba la cabeza através de las paredes para no tener que abrir las puertas de todos.

Mientras iba caminando, unos brazos la apresaron contra uncuerpo. Ella inmediatamente pudo reconocerlo.

-Malcolm- susurró dejándose envolver por el aroma fresco desu amigo.

-¿por qué no dijiste que estabas mal?- preguntó sinsepararse- venir volando desde el colegio con una herida causada por un hechizodesangrante-

-debíamos traerlos con rapidez- dijo ella hundiendo sucabeza en el cuello de su amigo.

-si te hubiese pasado algo, si por cansancio y por tuhemorragia hubieses muerto- la miró a los ojos- no me lo hubiese perdonado-terminó besándola.

Rose se dejó besar, necesitaba el cariño de alguien en esemomento, saber que alguien estaba preocupado por ella. Sí, tenía a toda sufamilia en su habitación esperando a que despertara pero no era el cariño quenecesitaba. Tenía a Scorpius en su habitación, pero no quería verlo, no queríay no sabía si alguna vez querría verlo.

Cruzó los brazos por el cuello de Malcolm mientras esteingresaba más en su boca.

Necesitaba saborearla, sentir que estaba allí con él, habíatemido tanto cuando se enteró que su ex novia había sido ingresada al hospitalde gravedad.

Ni se había preocupado por ella mientras hacía queinternaran a sus amigos. No se había percatado si es que había sido lastimada osi se encontraba demasiado cansada. Y se sentía terriblemente culpable.

La pegó a una pared, causando un quejido por parte de lapelirroja.

-lo siento- dijo él intentado separarse, pero ella no lodejó. Siguieron besándose, hasta que el sonido de una garganta aclarándose loshizo mirar hacia el punto de procedencia, sin separarse.

-¿eso quiere decir que han regresado?- preguntó Irijansabiendo de por sí la respuesta. Rose sonrió y se dejó abrazar por su compañerode élite- no me molestaría si me besaras igual que a Malcolm- dijo riéndose,Malcolm le había contado el tipo de relación que llevaba con Rose y todo lossecretos que entre los élites sabían. Todos debían confiar entre todos e Irijanhabía demostrado su valencia para ser un miembro de élite de capa.

Tanto él como Malcolm rieron con diversión. Rose se acercópeligrosamente a Irijan, causando un asombro por parte de ambos muchachos.

-si es lo que deseas- dijo la pelirroja coquetamente,acercándose para besarlo. Irijan sintió que una mano lo jaló del cuello de sucamiseta que llevaba puesta.

-hasta ahí llegó el chiste- dijo Malcolm serio aunque notanto.

Rose rio ante la cara de incredulidad del nuevo.

-pero
- dijo Irijan.

Rose sonrió y le dio dos palmadas en el hombro.

-ya te acostumbrarás a sus bromas- dijo Malcolm tambiénpalmeándolo.

Pasaron unos segundos sentados en el lugar donde se habíanencontrado. Hasta que Malcolm rompió el silencio.

-no deberías haber salido de tu habitación-

La pelirroja suspiró. Eso ya lo sabía, su cuerpo le pedíaregresar y quedarse echada durante mucho tiempo, pero necesitaba saber.

 

-¿Cómo
cómo están?- preguntó con preocupación.

Malcolm miró a Rose preocupado de si decirle la verdad o no.

-mejor de lo que deberían- dijo Irijan siendo reprendido poruna mirada reprobatoria de su compañero- ¿qué?- Preguntó indignado el joven-supuestamente ellos deberían haber
-

-no sigas- le advirtió Malcolm- Rose- miró a su expreocupado- no creo que sea tiempo para que los veas-

Rose lo miró implorante.

-por favor- dijo ella sintiendo ganas de romper a llorar.

Malcolm suspiró. Nunca había podido negarle nada a la chicade ojos azules más hermosos que podía haber visto.

-ven-

Irijan iba a la cabeza, delante de los dos, mientras que Malcolm la llevaba tomada de lamano. A medida que Rose sentía que se acercaban a donde estaban sus amigos,apretaba más la mano del joven.

Irijan se detuvo y Rose supo que habían llegado.

-debemos decirte- empezó el chico- que tuvieron que ser operados
fueronmuy graves sus secuelas-

Miró a Malcolm sin comprender.

-no usaron hechizos conocidos para los médicos- explicó él-fue nuestro maestro quien tuvo que atenderlos porque usaron magia negra-

Rose asintió, si su maestro, no siendo doctor, tuvo queayudar; no sabía qué esperar.

Irijan abrió la puerta y dejó que Rose y Malcolm ingresaran.



Bueno, lo único que les digo es que espero les haya gustado y no quieran matarme por dejarlos así :) espero sus comentarios, muchas gracias :D

Besos

*SombraPosion*

waaaaaa!!! lo sé lo sé!!!! Merezco no sollo crucios sino ya de por sí avadas!!! jajaja alguien que me haga un hechizo imperius para que me hagan publicar a tiempo :P jajajaa

Bueno, no les doy excusas...aquí les dejo el capítulo :)



Irijan abrió la puerta y dejó que Rose y Malcolm ingresaran.

Berni estaba amarrado a su cama, tenía los ojos cerrados contranquilidad pero su cuerpo se movía incontroladamente, su cabello lucía másclaro que el usual negro que siempre llevaba.

En la cama del costado se encontraba Natas, estaba sentadaen su cama con los ojos abiertos, mirando el punto exacto donde ellos estaban.Sus ojos negros pero que siempre llevaban un resplandor, estaban inyectados ensangre y el iris estaba rojo por completo.

Rose trató de acercarse a donde estaba sentada su amiga. Dioun par de pasos pero Malcolm la retuvo.

-no deja que nadie se le acerque-

Y vaya que lo había intentado. Había sido expulsado en másde una ocasión y su cuerpo había soportado toda clase de torturas por parte dela chica que durante tanto tiempo había sido su amiga.

Rose se soltó de su agarre y continuó avanzando. Un murotransparente apareció frente a ella.

-el hechizo de Berni- dijo Rose con cariño.

-es la primera advertencia- dijo Irijan- no sigas Rose,todavía no estás recuperada del todo, si te ataca no podemos defenderte y tucuerpo no lo soportará-

Tenía razón, miró a su amiga con dolor, esperando quepudiese reconocerla.

-perdón- dijo mirándola, mas la chica no dio señal dereconocerla- perdón Natas, debí haber llegado antes- Rose sintió lágrimascorrer y cambió de dirección.

 

-él no abre los ojos- dijo Irijan, viendo hacia dónde sedirigía su amiga.

-no ha dejado de moverse desde que lo operaron- dijoMalcolm.

Rose cogió la varilla de seguridad de la cama de su amigo.

-Berni- dijo ella- Berni- susurró. Estiró su mano y acaricióel cabello de su amigo que se tornó rápidamente a blanco. Los pocos segundosque Rose acarició a su amigo, el movimiento se detuvo.

Malcolm e Irijan se acercaron a ella. Notaron el cabellocambiado de color de su amigo y cómo el movimiento volvió a su cuerpo.

-no ha parado desde la operación- repitió Irijan.

-vuelve a tocarlo- dijo Malcolm a Rose.

La pelirroja asintió con su cabeza y volvió a estirar elbrazo. Los fuertes movimientos de Berni se detuvieron, dejando paso a unarespiración calmada del joven.

-Berni- volvió a susurrar la pelirroja y el cabello deljoven regresó a su color natural. Al negro intenso que recordaba la joven.

-Rose- escucharon una voz, pero no provenía del joven queyacía dormido, sino de la cama del lado. La pelirroja miró donde estaba suamiga, tenía los ojos hinchados y lágrimas rojas salían de sus ojos.

-Rose- volvió a repetir con voz ronca. La joven se acercósin temor a pesar que Malcolm intentó detenerla.

Nada pasó.

Natas la recibió con tranquilidad, mientras que Rose laabrazaba.

-Natas- dijo la joven- mi amiga, mi mejor amiga, mi hermana-comenzó a llorar- te lo juro, te lo juro Natas, me vengaré de los que lescausaron esto
los haré pagar-

Natas solo asentía con la cabeza. Estiró su brazo y lo posósobre los hombros de su amiga. No había hecho movimiento alguno antes, no desdela operación y que se sentara en su cama. Parecía que había estado esperando aalguien, y esa había sido Rose.

Malcolm notó el dolor, la sinceridad y la promesa implícitaen las palabras de la pelirroja. Ambos jóvenes decidieron salir, dejando a laschicas un tiempo a solas.

Dos horas más tarde los familiares de Rose la buscaban portodo el hospital.

-Rose ha desaparecido- fue lo primero que Fred Weasley II ledijo a Malcolm al encontrarlo en uno de los pasillos.

Malcolm sonrió de lado, se les había pasado avisar a lafamilia de la pelirroja.

-lo siento- dijo él- se nos pasó
Rose está en la habitaciónde Natas y Berni-

Fred no esperó más y se fue a avisar a su familia que yahabía encontrado a su prima.

-una semana, Albus- exclamó- una semana desde que hadespertado y recién se decide a hablar con alguien-

-Scorpius, cálmate- dijo el moreno tratando se serenar a sumejor amigo.

Rose se había dedicado a cuidar a sus dos mejores amigos yno había regresado ni a la escuela ni había hablado con nadie de su familia. Nohabían permitido ni siquiera al gran Harry Potter ingresar al área dondeestaban Natas y Berni. Solo el director de Durmstrang y los miembros de élitetenían permitido el acceso.

-Rosie- dijo Ron abrazando a su hija.

-no me gusta que me llamen así- comentó ella con unasonrisa.

-siempre serás mi Rosie- dijo mirando de mala manera aMalcolm- ¿cómo estás? ¿Ya estás mejor?-

-sí, papá- dijo ella sin soltarse del abrazo del hombre quele dio la vida- ya estoy mejor-

-Rose- habló su madre, la pelirroja la miró distante.

-buenas tardes- saludó con un asentimiento de cabeza.

Hermione sintió los ojos escocerle pero no soltó unalágrima, aunque Malcolm pudo ver que se las estaba aguantando.

 

-padre, necesito un favor-

-el que desees pequeña- iba a agregar algo más pero Rose lointerrumpió, sorprendiéndolo con el pedido.

-quiero que todos los Malfoy se vayan del hospital-

Hermione y Ron se miraron entre ellos, no comprendían elporqué del pedido, si incluso habían aceptado que Scorpius se mantuviera en lahabitación de ella mientras seguía dormida, pues ya se habían enterado porparte del muchacho que ellos dos eran novios.

-está bien- dijo Hermione- le diré a los padres de Scorpiusque se vayan- su madre iba a salir pero Rose cerró la puerta con una ráfaga deaire.

-no- dijo ella- todos los Malfoys-

-pero y ¿Scorpius?-

-él con mayor razón- suspiró la pelirroja.

Lo había pensado mientras pasaba el tiempo con su amiga. Sehabía sentido tentada a salir por la puerta y ver a Scorpius, abrazarlo ybesarlo; pero cada vez que se le venía eso a la cabeza, la necesidad devomitar, el dolor de estómago, la incomodidad y también el temor, era loprimero que la asaltaba.

Antes con Scorpius se sentía segura, era su centro de calma,de paz. Pero ahora, no. Y si Scorpius ya no era lo que ella quería, si Scorpiusya no significaba lo que ella necesitaba, pues; para qué seguir con él, y peoraún, para qué hacerle creer que pueden estar juntos.

-Rose- dijo su padre, acariciándole el cabello- ¿podemoshablar un rato?-

La pelirroja asintió sentándose en uno de los sillones. Ronmiró a su esposa y esta comprendió. Sería una conversación padre e hija.

-haré lo que Rose pidió-

Ron negó con la cabeza.

-aún no hagas nada- susurró lo más bajo que pudo- no digasnada, luego que salga, veremos-

Su esposa asintió y le dio un beso en su mejilla. Si habíaalguien que pudiese hacer entrar en razón a su hija sería él.

Salió por la puerta y cerró.

Pudo ver a su sobrino favorito y al supuesto novio de suhija, tenían la cara triste. Estaban muy cerca de la habitación de donde ellaacababa de salir.

-tía Hermione- dijo Albus al verla y ambos muchachos seacercaron a ella.

-¿cómo está?- fue la primera pregunta que le hizo Scorpius.Veía al muchacho más pálido que de costumbre, se le notaba más delgado por lapreocupación y llevaba el pelo despeinado. ¿Qué debía decirle, que su hija noquería verlo, que lo quería fuera del hospital, a él y a toda su familia?

-está bien- dijo simplemente- solo que no quiere dejar a susamigos y no se va a separar de ellos hasta que regresen a sus estados normales-

-¿se sabe cuándo va a ser eso?- preguntó Albus.

-sí, desde la próxima semana podrán retomar sus labores contranquilidad-

Ambos muchachos asintieron pero Scorpius notó que la madrede su novia lo miraba con pena, como si supiese algo importante para él pero nosupiese si debiera decírselo. Hermione notó que el joven la descubrió mirándoloy se sonrojó levemente.

-será que mejor que vaya donde los demás y les dé la buenanoticia- dijo yéndose.

Albus regresó a sentarse donde antes habían estado peroScorpius fue a interceptar a la madre de Rose.

-sé lo que me vas a decir, padre- comenzó Rose- pero no, novoy a cambiar mi decisión-

-no te iba a hablar de aquello- dijo Ron con tranquilidadsentándose al lado de su hija. La mirada azul de la joven se dirigió hacia élinterrogante.

 

-¿recuerdas aquel primero de setiembre, en tu primer año?,cuando te dije-

-no te acerques a ese muchacho- le interrumpió su hija-gánale en todo y no te hagas su amiga
ah sí, agregaste que también que miabuelo no me perdonaría si me casara con un sangre pura-

Ron rio recordándolo.

-recuerdo que esa noche tu madre me dio un sermón por haberintentado lavarte el cerebro, según sus propias palabras y al final
salistesiendo su amiga y ahora, su novia-

Rose se removió incómoda en el sillón.

-por lo que- la miró su padre- no comprendo por qué quieresque Scorpius se vaya de aquí-

La pelirroja observó a su padre, era imposible que no lacomprendiera.

-tú sabes por qué no quiero- habló la joven- no me hagasdecirlo-

-dilo-

Rose no comprendía por qué su padre estaba tan serio en vezde estar saltando en un pie porque su hija no quisiese tener nada con unMalfoy.

-no sabes cómo me duele- comenzó ella- no te imaginas cómome dolió ver a mis amigos, a mis mejores amigos, tirados en el suelo, verlosretorcerse de dolor y quedar marcados por esos tipos- comenzó ella cerrando lospuños con fuerza- ver la sangre que empeñaba el cuerpo de Berni, ver cómo Natascaía y esa gente solo reía, no te imaginas lo que se siente-

-en eso te equivocas- dijo él- tú sabes lo que le pasó a tumadre en la mansión de los Malfoy, tú sabes que la torturaron y que yo podíaescucharla desde las mazmorras donde estaba encerrado
así que sí, sí sé lo quees ver a la persona que más amas en este mundo ser torturada-

-y ahora te comprendo- dijo Rose- ahora comprendo por qué nopodías ver a Scorpius, por qué no te agradaba que él fuese mi amigo ni muchomenos que fuese a la casa y peor aún que fuese su padre-

-Rose- la interrumpió- yo estaba cegado, al igual que tú
elver a un ser querido sufriendo, por más que sea leve, nos deja marcados, pormucho tiempo mantuve en mi cabeza que los Malfoy habían sido los culpables quetu madre sufriera, por mucho tiempo le guardé rencor a Draco al igual que aScorpius, pero luego me di cuenta que ninguno de ellos tuvo la culpa de nada,los errores de los padres son errores de los padres, no de los hijos, y niDraco ni Scorpius tienen la culpa que Lucius haya recaído en sus antiguoserrores-

-pero, ellos son
-

-son demasiado parecidos, ¿no es así?- sonrió Ron- pero elhecho que tú te parezcas físicamente a alguien no quiere decir que seaniguales, ¿verdad? ¿O crees que Albus a pesar de ser físicamente parecido aHarry y a James son iguales? O Lily, ¿crees que ella a pesar de ser físicamenteparecida a tu tía Ginny, son de caracteres iguales? No, ¿no es así?-

Rose suspiró.

Su padre tenía razón, algo que no sucedía muy a menudo. Perono se sentía preparada, había sido un shock demasiado fuerte para ella veraquello. Y no podía, por más que quisiese, separar a Scorpius de su abuelo.

-hija- la abrazó Ron- es tu decisión, si aún quieres alejara Scorpius de tu vida, está bien
pero piensa bien que después no habrá marchaatrás, recuerda, su amistad ya de por sí pendía de un hilo hasta hace poco ysabes cómo le afecta a Scorpius el fantasma del pasado de su familia, ¿creesque se sentirá bien si se entera que la persona que más lo defendía, además deAlbus, piensa que por ser nieto de un mortífago, también lo hace uno?-

 

Rose se quedó en silencio y no dijo nada más. Miraba allugar donde ahora dormía Natas. Sintió a su padre salir de la habitación y cómoel sillón recibía un nuevo peso.

Los brazos de él la rodearon y se sintió débil nuevamente.Como aquella primera vez que la atacaron en Durmstrang unas chicas a las que noles agradaba.

-si quieres llorar- le dijo él en un susurro- sabes quepuedes hacerlo-

Eran muy pocas las veces que Malcolm le decía que podíallorar con tranquilidad y que él estaría allí para ella. Sintió las lágrimascaer una por una hasta convertirse en cascadas de llanto. Se abrazaba al cuerpode su ex pareja como si fuese lo único que pudiese mantenerla con vida en esemomento. Malcolm no la soltaría, él sabía que ahora ella estaba confundida, yque necesitaba a un amigo, Natas no estaba y Berni tampoco; por lo que él teníaque estar allí para ella y siempre lo estaría.

-Scorpius, en serio, no pasa nada- dijo por cuarta vezHermione mientras buscaba a los demás miembros de su familia.

-señora Weasley- dijo Scorpius colocándose frente a ella yno permitiéndole el pase- sé que algo pasa y sé que tiene que ver conmigo y conRose- la castaña pudo notar los ojos hinchados por el llanto del joven- porfavor- dijo en tono de súplica que le rompió el corazón a la mujer-por favor,dígamelo-

Hermione sabía que no debía decírselo, sabía que su esposolograría convencer a su hija de cambiar su decisión; pero una parte de ella, laparte racional y nada sentimental le decía que debía decirle, que el muchachomerecía saber la verdad y lo que estaba pasando en ese momento en esahabitación. Debía saberlo.

-ven- dijo Hermione jalándolo hacia unas bancas pegadas a lafría pared del hospital.

La mujer lo miró por un rato mientras este solo esperaba aque la madre de su novia hablara.

-mi esposo, Ronald, se quedó conversando con Rose- Scorpiustan solo asintió con la cabeza- está hablando con ella de un tema muyimportante y
muy espinoso, en especial para ti y tu familia-

-¿del pasado oscuro de mi familia?- preguntó Scorpius sincomprender qué tendría que preguntarle Rose a su padre o de lo que tuviesen quehablar entre ellos, pues ella sabía todo lo que había pasado en la guerra y élse había encargado de contarle todo lo que su propio padre le había narradodesde pequeño.

-así es- Hermione miró al joven sin saber cómo decir lodemás- antes de salir de la habitación, ella nos pidió un favor, algo que nopensamos nunca nos iba a pedir-

-¿algo como qué?- preguntó el joven sin comprender en loabsoluto.

-nos pidió que les dijéramos a ti y a toda tu familia, quese retiraran del hospital-

Y Scorpius comprendió todo. El por qué Rose no lo había idoa ver hasta ahora, por qué no quiso aceptar que ingresara a su habitación nique lo fuese a buscar ni que dejase que él la buscase.

-me culpa- susurró él.

-no- dijo Hermione- no a ti-

Scorpius no escuchó a la señora.

La única chica que nunca lo había juzgado, la única quenunca le había sacado en cara el pasado de su familia y que cada vez quealguien lo molestaba le intentaba defender a pesar que la saliesen golpeando aella, pues había que ser sinceros, ella podía ser muy inteligente pero encombate no era nada; la única que siempre había estado para él en los momentosmás difíciles, cuando ni siquiera quería ver a Albus.

 

Se levantó y con un asentimiento de cabeza fue hacia ellugar donde se había quedado Albus.

Caminaba sin saber qué pensar. Levantó la cabeza y pudo vera su padre hablando con el padre de su mejor amigo. Ambos estaban preocupados.Ninguno de los dos comprendía cómo y de dónde pudieron haber salido tantosmortífagos.

Pudo ver a un grupo de guardias del Ministerio Mágico deBulgaria resguardar el hospital desde la entrada.

Sintió las lágrimas caer de sus ojos.

¿Por qué Rose tenía que meterlo en el mismo saco que a suabuelo? Él siempre odió la magia oscura, pensaba que no traía nada bueno y ellalo sabía. ¿Por qué ahora Rose creía que él era igual a su abuelo?

Pasaron unos minutos hasta que realmente decidió.

-si no me quieres aquí, está bien-

Caminó dos pasos hasta que sintió que chocó contra un muropelirrojo.

Levantó la cabeza y pudo notar la mueca del padre de Rose queiba acompañada de una leve sonrisa.

-está contento que Rose no quiera nada conmigo- pensóScorpius.

-muchacho- dijo Ron a manera de saludo.

-no se preocupe señor- dijo el rubio- ya me estoy yendo-

Ron no comprendió de lo que hablaba.

-si Rose no me quiere aquí, está bien-

Iba a empezar a caminar, cuando sintió la gruesa y ásperamano del padre de la chica de la cual estaba enamorado tomarle por el hombro yjalarlo hacia un asiento.

-siéntate- le dijo el hombre.

Scorpius iba a replicar pero la gruesa mirada que le dio elhombre causó que obedeciera sin chistar.

-mi esposa- comenzó hablando muy serio- está, últimamente, haciendo cosas que no debería
primero causó que Rose dejase la familia, que sealejase de ella, intentó obligarla a participar por Hogwarts alegando que de noser así, ya no sería una Weasley, y bueno
tú debes haberlo visto y sentido másque yo-

Scorpius solo asintió.

-y ahora
te cuenta algo que le dije claramente que no tedijera-

-¿no cree que estoy en el derecho de saberlo?- preguntó Scorpiusirritado.

-sí- dijo Ronald- por supuesto que mereces saberlo-

-¿y entonces?-

-calla niño- le recriminó el ojiazul- nunca dije que no,pero a lo que sí digo que no, es a la forma y causa por la cual Rose quiere quete vayas-

-no comprendo-

Ronald se sentó al lado del rubio.

-¿alguna vez has visto a un ser amado sufrir?- Scorpius ibaa contestar pero Ronald lo interrumpió- me corrijo, ¿alguna vez has visto a unser amado sufrir de tortura, hasta el punto que caiga desfallecido y que loúnico que se te venga a la mente en ese momento es en cómo odias al sujeto quele causó aquello y que todo lo relacionado a ese ser te cause repugnancia ydolor?-

Scorpius negó con la cabeza.

-por supuesto que no- reafirmó Ron- porque eres un niño aún;y no has tenido que vivir una guerra ni mucho menos participar en ella
el díaque mi hija junto con sus amigos salieron de Hogwarts con el afán de proteger alos alumnos de su escuela, se enfrentaron a mortífagos, tú sabes que tu abueloestaba entre ellos, o al menos eso debió decirte tu padre- Scorpius volvió aasentir con la cabeza- pues, ese día, Rose y dos más se encargaron de protegerlos secretos de Durmstrang mientras que los dos jóvenes que fueron atacados seencargaban de sacar a los alumnos del colegio y ponerlos a buen recaudo
poralguna razón que no comprendo pero ellos sí, Rose pudo sentir el peligro rodeandoa sus amigos y cuando los pudo ver, vio los cuerpos de ambos tirados en elsuelo mientras cinco hombres reían a carcajada suelta por el dolor causado y-

 

-y entre ellos estaba mi abuelo- confirmó Scorpius.

-así es- dijo el padre de la pelirroja- imagínate el dolorque pudo sentir mi hija al ver a sus dos mejores amigos tendidos en el suelo
yque para remate, uno de los causantes sea de un parecido físico tan exacto aldel chico del que mi hija está enamorada-

Scorpius miró al hombre sorprendido.

-¡qué!- exclamó Ron divertido- ¿no me digas que laapariencia dura y siniestra de Rose te ha logrado convencer y te ha hecho creerque no siente nada por ti?- Ron soltó una risa larga- y yo que creía que erasinteligente, muchacho-

Scorpius se sonrojó levemente.

-mira- dijo serio Ron- hoy pude hablar con mi hija muyseriamente, en sus ojos no vi el mismo brillo que antes, no vi la luz quesiempre tienen o tenían
solo vi tres cosas y no sé cuál podría ser peor: dolor,confusión y ansias de venganza-

Ronald suspiró.

-no sé cuál me preocupa más, pero sé que ella necesitará aalguien a su lado para recuperarse
le pediría a McGonagall que le permitiesesalir unos días más de la escuela, pero es su último año y ya ha perdidodemasiadas clases, ella necesita descansar y hasta ahora no lo ha logradohacer, para metida en el cuarto de sus amigos y los vigila día y noche
paracuando regresen a Hogwarts, lo más seguro es que ellos se vuelvan másherméticos aún, en especial para proteger a los dos jóvenes atacados, pero Roseva a necesitar siempre un poco de aire fresco, algo que no tenga que ver conDurmstrang; Scorpius, ella te va a necesitar-

El rubio miró al hombre que siempre lo había odiado, primeropor su familia y segundo por la atención que recibía de parte de su hija.

-ella va a necesitarte y si tú te rindes ahora, la perderásy ella se perderá por completo
te doy vía libre para que reconquistes a mihija, tómalo como una compensación por mi comportamiento cuando te conocí- rioel hombre dejando a un muchacho de ojos grises y cabello rubio, totalmenteconfundido a la mitad de un pasadizo del hospital que ni tenía idea cómo habíallegado allí.


buenooooo...qué tal?? cómo les pareció la historia??

Les agradó esta nueva etapa de Ron? a mí me agradó escribir a este Ron más comprensivo y agradable con Scorpius...espero sus comentarios y me disculpen por ser taaaaan incumplida con el capítulo.

Besos.

*SombraPosion*

Bueno chicas y chicos, aunque no sé si haya algún chico que lea mi historia si es así, sería genial que se presentara ajajaja,bueno...como dice el resumen, este es el final de mi historia, si tienen preguntas o dudas, con mucho gusto las responderé en cada uno de los comentarios.

Sin más.....les dejo el capítulo final *u*



-eso es totalmente inadmisible- aseguró el jefe de laoficina de aurores de Londres- nos solicitaron ayuda y
-

-mi estimado señor Potter- habló Magnus Krovsky- miministerio no se hubiese visto en la obligación de pedir ayuda si es quehubiesen capturado en su momento a todos SUS mortífagos-

 

-no puedes hablar como si nosotros los hubiésemos formado,Krovsky- dijo el ministro Shaklebott a su par búlgaro.

-no digo eso- aseguró haciendo gestos con las manos- es soloque debido a que ya han pasado más de 25 años desde la presencia de LordVoldemort, ya deberían estar encarcelados todos los fanáticos seguidores-

-estamos en ese proceso- aseguró Harry- y es por eso que nopueden negarnos el ingreso a su país para proseguir con las investigaciones-

-lo sentimos, señor Potter- habló Milton Hezz, el jefe de laoficina de aurores de Bulgaria- pero no podemos aceptar que un grupo de hombresextranjeros ingresen a nuestro país para proseguir a realizar una investigaciónterrorista cuando no ha sido su país quienes han sido afectados
de ahora enadelante, nos encargaremos nosotros-

-No conocen cómo atacan los mortífagos- dijo Ronald endefensa del ministerio inglés, él era la mano derecha de Harry en la oficina.

-¿y debo suponer que ustedes sí?- preguntó Natasha Kloss, jefadel departamento de Relaciones Mágicas Internacionales de Bulgaria.

-pues sí- contestó Hermione, quien también había sidoenviada a la reunión- según recuerdo fuimos nosotros quienes nos enfrentamoscontra Voldemort-

-no demostraron eso, la semana pasada-comentó Hezz- segúntengo entendido, fueron los miembros élite quienes rescataron a los alumnos deDurmstrang y quienes protegieron el secreto mágico del colegio, no ustedes-

Harry se quedó callado, sabía que podían perder con esepunto.

La reunión había sido convocada a pedido del ministerio demagia de Inglaterra para que les diesen pase libre de investigar en las tierrasdel Ministerio de magia de Bulgaria, pero al parecer eso no iba a pasar.

-pues tampoco ustedes tienen la capacidad de investigar un temacomo este, si tuvieron que aceptar la ayuda de un grupo de alumnos de uncolegio- dijo Hermione asombrando a todos en el salón.

-supongo que no sabe a qué están destinados los chicos queusted trata como simples "estudiantes", ¿no es así, señora Weasley?- preguntóburlona Natasha.

-¿a qué se refiere?- preguntó Ronald.

-nuestros alumnos son preparados para trabajar en los másaltos puestos dependiendo de sus habilidades mágicas. Es incluso muy posibleque el señor Malcolm Krum y la señorita Weasley lleguen a estar sentados algúndía en estas mismas sillas, quizá como ministros o viceministros de magia-aseguró Magnus, el actual ministro de magia de Bulgaria.

-y es por eso que nosotros seremos los encargados de atrapara los mortífagos que quedan sueltos- dijo una voz masculina a las espaldas detodos.

Ron giró rápidamente, esperando que su hija no estuvieseallí, aunque era imposible que eso sucediese.

Malcolm, Irijan y Rose ingresaban al salón vestidos con eluniforme de gala que tenía un miembro élite de capa de Durmstrang.

-¿Qué hacen ustedes aquí?- preguntó el ministro Shaklebott,mirando a la niña Weasley y notando lo diferente que se le veía ahora, ya quela chica que conocía siempre había sido un mar de sonrisas para con él.

Los tres jóvenes ni se percataron de la presencia de losingleses. Caminaron hasta presentarse ante los jefes del ministerio de Bulgariay saludaron con respeto.

-ahora sí- dijo el ministro- estamos completos.

 

-¿Qué significa esto, Krovsky?- preguntó Shaklebott enojado-¿Qué hacen estos niños aquí?-

-estos niños- habló Hezz- serán los encargados de buscar ydar caza a los responsables de los daños causados en Durmstrang-

Las caras de los héroes de guerra y del ministro de magiainglés no hacían más que demostrar el asombro y desagrado rotundo por lanoticia.

-estás demente, Rose Weasley, si crees que vas a irte a darcaza a mortífagos- la pelirroja se sorprendió que quien hablara en ese momentoo casi gritara fuese su padrino y no sus padres que todavía no salían del shockcausado por la noticia.

-señor Potter- habló Milton con voz serena-no puedelevantarle la voz a un miembro de élite del colegio de Durmstrang, nopermitimos eso en nuestro ministerio-

-¿está usted loco?- preguntó Hermione siseante- ¿cree ustedque voy a dejar que mi niña vaya en busca de mortífagos?-

-señora Weasley- habló el ministro-es parte de sus funcionesdar protección-

-no pienso dejar que mi hija vaya en busca de esos
y no meimporta quién sea el que diga que irán, es mi hija y me enfrentaré a quien seacon tal de impedirlo-

Hermione lo interrumpió, rompiendo el protocolo de nuncainterrumpir a un ministro si no ostentas el mismo cargo, cosa que asombró a suhija, ya que su madre siempre cumplía los protocolos a cabalidad.

Rose miró a su madre asombrada, la mujer que creía que nuncale hablaría de esa forma a nadie, la estaba sorprendiendo al hablarle así alpropio ministro de magia de Bulgaria. Miró a su padre, supuso que seguía enshock tras su anuncio como miembro de búsqueda y captura. Cuando les mencionaroncuál sería su misión y les preguntaron si es que estaban dispuestos aparticipar, la única que había estado de acuerdo fue Rose, ni a Malcolm ni aIrijan les había agradado la idea pero como notaron que no había posibilidadque ella cambiara de idea, decidieron también participar.

-Magnus- habló Shaklebott- ¿no crees tú que enviar a tresniños a buscar a un grupo de ex convictos es en extremo riesgoso, en especialsi siguen golpeados por lo que acaban de pasar hace una semana?-

-le podemos asegurar, ministro Shaklebott-dijo Malcolm- quenos encontramos en perfecto estado físico-

-no me refería a estado físico, muchacho, sino a su estadopsicológico, aún están golpeados por lo que les pasó a sus compañeros deescuela y en especial a los dos miembros de élite-

Rose tembló al escuchar la mención implícita de sus dosmejores amigos, algo que no pasó desapercibido por sus padres y más aún, elbrillo de venganza que en los ojos llevaba.

-señor ministro- habló Rose, dirigiéndose al ministroinglés- si en una semana no conseguimos dar caza por lo menos al cincuenta porciento de hombres que atacaron al colegio, daremos un paso al costado
supongoque es el plazo más equitativo, dado que ya ha pasado una semana y tampoco susaurores han podido conseguir nada, ¿no es así?- la pelirroja dio un tiempo paraque los presentes lo procesaran y continuó- pero si conseguimos atrapar lacantidad que mencionamos, no podrán entrometerse más en la investigación yseremos nosotros quienes nos encarguemos de dar caza a los tres mortífagos quese me ocurre han sido los principales organizadores de todo-

Malcolm e Irijan miraban a Rose con detenimiento. Ellos porsupuesto que podrían conseguir atrapar a todos los hombres en menos del tiempoque ella pedía, todo aquel que pusiese un pie en Durmstrang conseguía llevar unsello mágico si es que el colegio lo determinaba como peligroso. Era por esoque consideraban los alumnos al colegio Durmstrang como vivo, porque él mismopodía determinar quién merecía llevar el sello y quién no. Y los mortífagos queingresaron al colegio a atacar portaban el sello, solo sería cuestión de horas.

 

-considero prudente lo que dice la señorita Weasley- dijo eljefe de aurores de Bulgaria. Los miembros de élite lo miraron con detenimiento.Milton Hezz también había sido miembro de élite y todos los que habíanestudiado en Durmstrang y que estaban en esa sala, también habían sido miembrosélite, por ende, sabían acerca del sello mágico- si ellos consiguen atrapar amás del cincuenta por ciento de los mortífagos, tendrán vía libre paraconseguir capturar a los jefes-

-no- dijo Hermione que miraba a su esposo esperando por suintervención tardía- mi hija todavía está en colegio, ya perdió una semana desus clases por estar en el hospital, una semana más es inconcebible-

-no se preocupe, señora Weasley- habló Natasha- su hija ytodos los miembros élite van a regresar al colegio Durmstrang a retomar con susVERDADERAS- dijo remarcando la última palabra- lecciones y el tiempo que ellospasen investigando y dando caza a los mortífagos, será tomado en cuenta como actividadesextracurriculares, después de todo, al ser su último año y pertenecer alcírculo de élite, les da la facilidad que los únicos cursos que llevan son demagia de alto rango-

-¿alto rango?- preguntó Ronald, abriendo por primera vez laboca.

-así es- habló Milton que mostraba una sonrisa- las clasesde último año son las mejores que un alumno con deseo de aprender a dominar ycomprender la magia puede llevar
como ya en algún momento habrá escuchadohablar a su hija, la magia negra y blanca son solo simples separaciones que enla realidad son mucho más complejas pero a la vez más sencillas, la magia no sesepara de manera que porque uno la usa lo vuelve bueno o malo, sino que el usoque le das a ella es lo que te define, cosas como esas son las que se enseñanen el último año para los miembros élite, ya que de ellos dependerá el futurode nuestro gobierno-

-señor Krum- dijo Krovsky mirando fijamente a Malcolm- ustedaceptó ir, vuelvo a preguntarle, ¿acepta ir en busca de los mortífagos?-

Malcolm miró a Rose y asintió con la cabeza, jamás dejaría aRose sola.

Irijian hizo lo mismo cuando le preguntaron.

Cuando le tocó a Rose, ella solo miró a Ron.

-¿padre?- preguntó ella por medio de comunicacióntelepática.

-¿estás segura que deseas hacerlo?-

-sí- dijo ella.

-no volverás a ver a Scorpius si lo haces- el rostro de Rosemostró su incomprensión- si te vas, ten en cuenta que tendrás que regresar aDurmstrang a terminar tus estudios ya que Minerva no los dejará continuar consus clases y no creas que Scorpius no querrá ir contigo, él te lo pedirá, perodebes hacerle entender que él no puede acompañarte, no tiene la mismapreparación que tú has tenido
además; dejarás de lado a tu familia, a tusprimos, tíos, abuelos, a tu hermano, a tu madre y a mí; dejarás muchas cosasatrás por tu plan de venganza, hija mía, pero si eso es lo que deseas más quenada, dar venganza por el ataque que recibieron tus compañeros, lo comprenderéy las puertas de nuestra casa siempre estarán abiertas a ti
pero sabes que serádiferente, mira a tu madre no más, ¿alguna vez pensaste que se enfrentaría a unministro acaso? Pues al menos yo nuncame lo imaginé, piensa bien Rose ¿crees que merece valer la pena dejar todoatrás?-

 

-¿Rose?- preguntó el ministro interrumpiendo la conversaciónmental que tenían los únicos pelirrojos en el lugar- ¿estás dispuesta aparticipar en la búsqueda?-

Rose miró a su padre, la conversación que había tenido lahabía hecho llorar, algo que en esa semana había hecho muy seguido. Teníarazón, dejaría todo atrás: su vida de adolescente, su familia, su primo Albus,su hermanito Hugo, su madre y a su padre; dejaría Hogwarts para no volvernunca, dejaría a su estimada profesora McGonagall para siemprey
principalmente, lo dejaría a él, al único del que había estado enamorada yestaría para siempre.

¿Valdría el plan de venganza más que o que perdería si sedecidía por ir?

Cerró sus ojos y pudo ver unos grises, estirando la manohacia ella. Lo extrañaría para siempre y nunca amaría a nadie más que a él.

¿Valdría dejarlo a él por su venganza?

Abrió los ojos pero solo se trasladó a un recuerdo: Natascayendo
Berni en el suelo.

.

.

.

.

Y nada más veían sus ojos.

-no puede hacerlo- dijo Scorpius una vez su padre terminó decontarle todo lo que Harry Potter le había comunicado.

-hijo- se acercó su madre intentando acercarse al joven queahora sentía todo su cuerpo derrumbarse de dolor.

Scorpius aceptó gustoso el abrazo de su madre. No porque leagradase, sino porque necesitaba a alguien a su lado.

-Rose no puede irse y dejarme-

-hijo, ya, no llores, seguro si hablas con ella cambia dedecisión-

Scorpius procesaba todo en su cabeza, lo que le había dichosu padre, lo que le había dicho la madre de Rose y lo que había hablado Ronaldaquel día en el hospital.

-necesito aire- dijo Scorpius separándose de su madre ymirando a su padre.

-están en la madriguera- dijo Draco sabiendo a dónde enrealidad se dirigía su hijo.

El rubio miró a su padre, asintió con la cabeza desaparecióde la mansión a una casa mucho más pequeña y más habitada.

-¿crees que cambie de parecer?- preguntó Astoria mirando asu esposo con tristeza. Draco Malfoy había envejecido en dos semanas lo que encinco años, no solo debía preocuparse por cómo se debía estar sintiendo su hijoen ese momento, sino también debía enfrentar todas las investigaciones que sele venían encima por culpa de su padre.

-lo dudo mucho- habló Draco- toda la familia de Rose ya hahablado con ella, incluso Theodore lo ha hecho en varias ocasiones, pero apesar de todo, nadie le ha quitado esa idea de la cabeza-

-¿por qué mencionas a Theodore?- preguntó preocupada lamujer.

-Theodore, según lo que me ha dicho mi primo, está muyinteresado en la niña Weasley, casi tanto o quizás más de lo que está nuestrohijo-

-Scorpius- dijo exaltada Molly I al abrir la puerta por elinsistente golpeteo- es bueno verte- dijo más calmada- pasa, debes estarmuriéndote de frío, voy a preparartealgo caliente, ¿deseas café, té, chocolate, leche?-

-¿se encuentra Rose?- preguntó sin atender a las atencionesde la anciana.

 

La mujer cambió su alegre sonrisa por la verdadera mueca queanhelaba mostrar su rostro.

-está en el cuarto nivel- dijo la mujer, el joven avanzó endirección de las escaleras pero se detuvo al oír la voz de la mujer- si lograsconvencerla, te deberé parte de mi vida-

Scorpius asintió con la cabeza y subió rápidamente al cuartodonde sabía que podía encontrar a la joven.

-Rose, piensa, qué crees que podrás hacer contra ellos-

-mucho más de lo que tú te imaginas- dijo calmada aunqueempezando a perder la paciencia. Theodore se había aparecido de la nada en suhabitación, aún seguía sin saber cómo lo había logrado, y continuabaincomodándola desde hacía media hora y no era la primera vez, ya era la cuartay realmente la empezaba a incomodar.

-Rose- dijo él pegándose a ella y abrazándola de la cintura,como sabía que le gustaba- por favor, no vayas-

La joven lo miró sin ánimo alguno.

-si no tienes nada mejor que decir- dijo ella con parquedad-puedes ir yéndote-

Nott se separó de ella al momento que sentía un golpeteo enla puerta. Abrió la puerta sin esperar el asentimiento de la pelirroja.

-primo- dijeron Scorpius y Theodore al mismo tiempo.

Rose se quedó congelada. No había escuchado su voz desdehacía casi más dos semanas y lo anhelaba con ansias. No sabía cómo reaccionaríasu cuerpo ni toda ella ante su presencia, después de haber sentido solo deseosde vomitar con su simple mención, pero ahora era todo lo contrario.

-supongo que no tengo nada más que hacer acá, ¿no es así,Rose?- la pelirroja continuó guardando su ropa con parsimonia, sin prestarle elmás mínimo interés a Theodore, este solamente suspiró- muy bien, adiós Rose,espero todo te vaya bien
y primo, ojalá y la hagas cambiar de opinión-

Rose escuchó la puerta cerrarse. Esperaba que Scorpiusdijera algo o se acercara a ella, pero luego de diez minutos tuvo que ser ellaquien rompiera el silencio.

-si has venido a hacerme cambiar de opinión, pierdes eltiempo- aseguró la joven. Scorpius solo sonrió divertido.

-conozco lo testaruda que eres- dijo él. Caminó hasta dondese encontraba ella y la abrazó por la cintura, pero por la espalda, como sabíaque le encantaba a la joven, colocó su cabeza en el espacio entre su cuello ysu hombro y dio un leve suspiro- extrañaba abrazarte-

La pelirroja no dijo nada, se sentía terrible por no habersecomunicado con él en todo ese tiempo, pero no sabía lo que pasaría si es que sehubiesen visto antes que ella hubiese podido superar todo el dolor y resentimientoque tenía hacia el abuelo de su novio y poder separar esas emociones contra elhombre, de lo que sentía para con el joven.

Rose se dejó abrazar sin decir palabra alguna. Sabía que esaera su despedida, podría ser quizá la última vez que se vieran, o de repentesolo sería un simple hasta luego. No lo sabía, no estaba segura, pero lo únicoque podía decir con certeza, era que no había lugar en el que pudiese desearestar que no fuera en los brazos de Scorpius.

-mi amor- dijo él en un susurro- mi vida- volvió a repetirél- te amo-

Rose solo absorbía las palabras de cariño que Scorpius ledaba y los pequeños besos que él colocaba a los largo de su esbelto cuello losmantendría en su memoria por siempre.

 

Se recostaron juntos en la cama donde ella había dejado todasu ropa y se mantuvieron abrazados allí.

No supieron cuánto tiempo pasó en realidad, ni tampoco lohubiesen sentido así hubiese pasado más de un mes allí. Solo se tenían los dosy querían que eso se mantuviese de esa manera.

-mi linda princesa- dijo Scorpius en un susurro viéndola alos ojos- ¿es necesario que vayas?- preguntó él sabiendo la respuesta.

La pelirroja solo lo miró y con esa simple señal le dio aentender que no tenía que preguntar más del tema. Scorpius decidió besarla.Como nunca antes lo había hecho, con pasión desmedida, con amor increíble. Peropor algún motivo, sentía que Rose había elevado una pared entre los dos, unmuro que por más que intentaba, no podía derribar.

-te amo Scorpius- dijo ella separándose de él- pero para loque voy a hacer, necesito estar al cien por ciento de mis capacidades y tú
túeres solo una distracción-

Scorpius no supo cómo tomarlo, pero luego asintió.

-comprendo- dijo él apretando los puños- lo único que mealegra de todo esto es que tienes un equipo que es tan bueno como tú y que unavez termines con todo, regresarás a Hogwarts y podremos seguir como hemos sidosiempre-

Rose negó con la cabeza.

-no regresaré-

-¿cómo?- preguntó el rubio.

-como lo oyes, terminaré mis estudios de Durmstrang y mededicaré a algo en el ministerio de Bulgaria y si es posible me convertiré enla viceministra de Bulgaria ya que al no ser de esa nacionalidad, no puedollegar a ser ministra-

Scorpius procesaba todo lentamente.

-estás diciendo que esto
-

-sí, Scorpius, este es el adiós-

El joven Malfoy se quedó tieso, hubiese esperado todo menoseso, todo menos que ella estuviese terminando su más corta relación. Sintió susmanos ser movidas y notó que era Rose quien colocaba algo en ellas. Algo quepudo reconocer como el guardapelo que le había entregado antes que ella fuerahacia Durmstrang a pelear.

-no- dijo él negando con la cabeza.

-Scorpius-dijo ella mirándolo a los ojos- mírame, estoydestrozada por dentro y por fuera, no tengo capacidad suficiente para estarcontigo y soportar todo el peso que se me viene encima, no puedo
tú necesitas aalguien que pueda estar a tu lado siempre, que te dé el amor que mereces, yo nopuedo hacer eso, lo siento mucho, pero en verdad, yo no puedo-

El joven se soltó de su agarre.

Estaba harto.

Harto de luchar por Rose.

Harto de haber intentado acercarse a ella y que sea ellaquien alejase a todo el mundo.

Estaba cansado, y tampoco quería seguir con más.

Él no era del tipo que se hacían los héroes.

Él solo quería una relación normal con ella.

Poder crecer juntos.

Poder tener una relación que se convirtiese en un matrimoniofeliz con los años.

Poder tener hijos y vivir juntos en la mansión Malfoy.

Poder tener lo que sus padres tenían.

No quería lo que Rose quería, él solo quería continuar conlos negocios de la familia y olvidarse por completo del ministerio, quizátrabajar como auror pero no para ser un héroe en más de una nación, sino consalvar a la gente del crimen una vez al día sería suficiente.

-está bien- dijo él- lo comprendo-

Rose lo miró sorprendida.

Nunca creyó que el hombre del que estaba enamorada yproclamaba estar enamorado de ella se pudiese rendir tan fácilmente.

 

Hubiese imaginado incluso que le pidiese para ir con ella, yque al darle ella su negativa, se hubiese escabullido con tal de estar a sulado; pero nunca hubiese imaginado que se diese por vencido tan fácilmente.

-adiós Rose- dijo Scorpius yendo hacia la puerta de lahabitación de la joven- espero y todo te vaya bien-

La miró por última vez. Podía ver que en sus ojos las lágrimasluchaban por salir. Podía ver los puños de ella estrujarse con fuerza evitandode todas formas demostrar el leve temblor que su cuerpo emitía. Se acercó aella y la abrazó, no pudo evitarlo, la amaba y la necesitaba a su lado.

-una última vez- dijo él- si me dices que no, si me dicesque no irás a buscar a los mortífagos, me quedaré a tu lado, por siempre Rose,nunca te dejaré, si me dices que regresarás a Hogwarts, me quedaré por siemprecontigo, por favor, solo tienes que decirme que no irás-

Al sentir los brazos de Scorpius rodearla, se aferró a él;pero ni bien él continuó hablando de cómo ella debía dejar atrás todo lo queella pensaba y anhelaba solo para estar con él, se fue soltando. No lo haría,no podía hacerlo y no comprendía por qué él le pedía hacerlo.

-adiós, Scorpius- Rose fue la primera en separarse.

El rubio no la miró, giró directamente a la puerta y sindecir más se fue de la casa.

La pelirroja no se movió de su sitio hasta que sintió queScorpius ya no estaba en la casa de su abuela.

-¡nana!- gritó tan fuerte la pelirroja que todos en la casala escucharon, pero la única que subió a su encuentro fue la mujer a la quellamó.

La anciana Molly había estado esperando que Scorpius y sunieta bajaran tomados de la mano con una gran sonrisa anunciando que sequedaba, pero al ver al rubio Malfoy bajar con los ojos totalmente rojos y noresponder al saludo de su esposo ni del padre de Rose, pudo comprender lo peor.Ya había estado de camino cuando sintió el llamado de su nieta y no tardó másde diez segundos, a pesar de avanzada edad, en llegar a su lado a abrazarla ysoportar junto a ella el dolor de su separación.

-me dejó- fue lo único que repetía Rose a su abuela mientraslloraba desgarradoramente- me dejó, me dejó, me dejó-

Se la pasó arrullándola como cuando de niña su nieta llorabaporque su muñeca se rompía o por algún otro motivo tonto, pero esta vez podíanotar en el llanto de la joven que ya no era su muñeca Barbie rompiéndose, sinosu corazón haciéndose pedazos.

-hijo- dijo Astoria al escuchar llegar a Scorpius a su casapero no saludarlos sino correr a su habitación.

Draco detuvo a su mujer en el camino y fue él quien se condujohacia los aposentos del menor de los Malfoy.

Entró sin llamar, sabía que su hijo podía enojarse, pero nole importó. Nada lo preparó para ver lo que estaba a punto de descubrir. Suhijo se encontraba abrazando una almohada con los ojos llenos de llanto.

Se acercó a él y lo abrazó, como cuando de niño se golpeabafuertemente tras caerse de la escoba de juguete y él se rasguñaba la pierna ysu escoba se rompía. Él solo lo abrazaba hasta que se calmaba y luego de unahora casi llorando, le prometía que lo compraría otra escoba. Pero supuso queahora no sería tan sencillo, pues iba a ser muy difícil el conseguir otro corazónpara el que ya tenía roto su hijo.

 

-se terminó, se terminó, se terminó- era lo único querepetía Scorpius a su padre mientras lo abrazaba con fuerza y trataba desoportar todo el dolor que le causaba la ida de su pelirroja.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

UNA SEMANA DESPUÉS

TITULARES: Diario El Profeta (Internacionales)

"Tres miembros del grupo de élite del colegio Durmstranglogran atrapar a más de 3600 personas vinculadas al ataque ocurrido en el mismocolegio hace casi un mes"

UN MES DESPUÉS

TITULARES: Diario El Profeta (Internacionales)

"Grupo de élite de Durmstrang logra atrapar a los cabecillasdel ataque dirigidos al colegio Durmstrang hace casi dos meses" Pag. 35

TITULARES: Diario El profeta (Internacionales)

"Lucius Malfoy será enjuiciado nuevamente por ser quienorquestó el ataque al colegio Durmstrang" Pag. 37

TITULARES: Diario El Profeta (Internacionales)

"Los cinco miembrosde élite que han logrado lo que los aurores de Inglaterra, liderados por HarryPotter, no lograron son: Malcolm Krum, Rose Weasley, Natas Crouch, Berni Averye Irijan Poliakov
¿qué les esperará más adelante en el ministerio deBulgaria?" Más información de cada uno de ellos Pag. 39 - 43

UN AÑO DESPUÉS

TITULARES: Corazón de Bruja (Internacionales)

"Primera Weasley en graduarse fuera de Hogwarts"

Rose Weasley es la sorpresa de esta semana al graduarse conhonores en la Escuela de Magia y Hechicería de Durmstrang. Y no solo eso, sinoal parecer también estaría tentando la posibilidad de ingresar a una carrerapolítica en el gobierno de Bulgaria. Más información pag. 27

TRES AÑOS DESPUÉS

TITULARES: Diario El Profeta (internacionales)

"Nuevo Ministro de Magia de Bulgaria, el señor Malcolm Krum"Pag. 35

"Nueva Viceministra de Magia de Bulgaria, la señorita RoseWeasley" Pag. 35

El Ministro y Viceministra más jóvenes en la historia, contan solo 21 años de edad.

TITULARES: Diario El Profeta (Nacionales)

"Graduación de nueva promoción de aurores cuenta entre sus destacadosmiembros a los hijos del gran Harry Potter, Albus Potter; y al hijo de DracoMalfoy, Scorpius Malfoy. Graduándose ambos con honores" Pag. 24

TITULARES: Corazón de Bruja (Internacionales)

"La mejor vestida y con el mejor acompañante"

La más envidiada de todas, la señorita Rose Weasley no soloha logrado alcanzar el más alto puesto que puede lograr una extranjera en elpaís de Bulgaria, sino también se presume que tiene un romance con su exparejay ahora ministro de magia, el señor Malcolm Krum; también ha sido la máshermosa de la noche en su presentación como viceministra de magia, con unvestido de un diseñador muggle. Más información pag. 25

CINCO AÑOS DESPUÉS

TITULARES: Corazón de Bruja (Sociales)

"Boda a la vuelta de la esquina"

El señor Albus Potter (22 años), hijo del gran Harry Potterha confirmado su matrimonio con quien fuese su novia de colegio la señoritaAlice Longbottom. Cuando preguntamos quiénes serán sus padrinos, nos dijeronque serían la señorita Thalia Zabinni y el señor Scorpius Malfoy; a estos dosse les ha visto en más de una ocasión juntos, ¿será que habrá pronto otra boda,además de la de los futuros señores Potter? Más información pag. 14

TITULARES: Corazón de Bruja (Internacionales)

 

"Niega toda posibilidad de relación con alguien"

A la viceministra de magia de Bulgaria, se la ha unido enmás de una ocasión a diferentes miembros del ámbito político y otros ámbitos.Primero se la unió con su compañero de élite, el señor Malcolm Krum de quien serefiere es solo un amigo; posteriormente se la juntó con el señor TheodoreNott, a pesar de habérseles visto en más de una ocasión juntos, afirman sersolo buenos amigos; algo que quedó confirmado luego de la boda de este con laprima de ella, la hija de Harry Potter. También se le ha unido al secretariodel ministerio de Estados Unidos, el señor Dylan Moore, pero ambos han negadotal posibilidad y ahora aparece en fotografías con Mateo Vega, un cancillerperuano. En toda ocasión ha negado alguna relación, ¿será que la señoritaWeasley no siente atracción alguna por el sexo opuesto o su corazón lepertenece a alguien más? Más información pag. 29

FIN



Sí, ha llegado el final d esta locura :) me encantó escribir la historia y poder compartir esta loca imaginación que tengo con todas ustedes.

Me hubiese podido conocer más de ustedes en esta historia, pero supongo y ojalá que ya nos veremos en otras.

Espero les haya gustado :D y muchas gracias por leer.

Besos

*SombraPosion*

.

.

.

.

pdt: aún quedan dos capítulos de epílogos que he planeado, así que no olviden que todavía hay historia :) ese no es el final de todo.

Lamento haber demorado tanto, en verdad quería subirlo un poco más temprano pero no pude, lo siento mucho...

para las creían que el capítulo anterior había sido el final, pues no, todavía no acaba :D

Ojalá les guste!!!



-Rose- fue lo único que atinó decir al verla. Al parecer nole había bastado con periódicos, verla en las fotografías en las que salía allado de algún jefe de gobierno o cuando escogían de las más bellas políticas anivel internacional y salía su pelirroja como ganadora. Porque para él, ellasiempre sería su pelirroja.

-no sabía que sería usted quien vendría a recogerme- dijoella simplemente al salir del coche mágico que el ministerio de Magia deInglaterra había preparado para la llegada de la viceministra de magia deBulgaria.

Ella había querido que todo se diese por lo bajo, pero suprimo había insistido en que toda protección para con su prima era muy poca.

-Albus me pidió que viniese por usted- dijo el rubiovolviendo a ser el mismo hombre parco al que ninguna mujer podía acceder másallá de una noche en su cama. Con excepción de las mujeres pertenecientes a lafamilia Weasley.

-sí, mi primo y su obsesión por mantenerme protegida, apesar que podría superar a cualquiera de los aurores que tiene este país- dijoella subiendo al carro que la llevaría hacia la casa de sus abuelos. Scorpiussubió a su lado y cerró la puerta, dándole una seña para que el choferemprendiera la marcha.

-dudo mucho que pueda enfrentarnos a mí o a su primo,señorita viceministra- dijo Scorpius con respeto al notar que en ningún momentoRose había abandonado su nivel de jerarquía para con él.

-busque su varita, señor Malfoy- dijo Rose con una levesonrisa mirando por la ventana y recordando lo bien que se sentía cada vez quevisitaba Londres, a pesar que nadie más allá del ministro de Bulgaria losupiese.

 

Scorpius buscó por todo lado su varita, para luego darsecuenta que Rose lo tenía en su posesión.

-supongo que el ser considerado buenos en un país, noimplica que lo sean en otro- dijo ella con sarcasmo, sin abandonar elrespeto-ahí tiene- le tendió su varita, dejándola flotar en dirección a sudueño, que la tomó con enojo.

No hablaron más en todo el camino.

Rose estaba increíblemente nerviosa, no por la expectativade ver a su familia tras cinco años de no haberse visto o de haber negado lavisita, sino por la presencia que tenía a su lado. A pesar de haber pasadotanto tiempo, Scorpius seguía siendo su punto débil y al parecer lo sería depor vida.

Por instinto, comenzó a jugar con el anillo que llevaba enel dedo. Una sortija de diamantes, con bordes de plata francesa.

Scorpius lo notó y la poca esperanza que podía habermantenido en su corazón se esfumó.

Rose contuvo la respiración al sentir el coche detenerse.Era la hora de enfrentarse a su familia. Scorpius abrió la puerta y la dejósalir. Lo primero que pudo ver era que no estaban en el campo, sino al lado deun hermoso edificio que ella ya conocía como uno de los más lujosos hoteles quepodía existir en el mundo mágico de Inglaterra.

-¿qué es lo que hacemos aquí?- preguntó molesta, no queríaretrasar el encuentro con su familia, mientras más demoraban, más sentía lasansias de la inseguridad de saber cómo la recibirían.

-primero debe acomodarse en su departamento, señoritaWeasley- dijo Scorpius. Rose pudo notar el cambio completo de Scorpius; su voz,su porte, todo había cambiado. Había llegado a pensar, mientras estaban en elcarro, que Scorpius intentaba acercársele tratando de ser lo más cordialposible.

Ella asintió con la cabeza y siguió a Scorpius para ingresaral hotel.

Eran las nueve de la mañana y Scorpius le había comunicadoque saldrían a las tres de la tarde a encontrarse con su familia.Inmediatamente Rose se había metido a su habitación y había echado más de milconjuros para evitar de mil formas que alguien fuera de su habitación escuchasesonido alguno. Lo había comprobado gritando intensamente desde adentro, perocuando había salido, pudo notar que Scorpius se mantenía realizando revisionesde rutina en su departamento.

-entonces
¿sigues enamorada de él?- preguntó Natas poroctava vez en lo que iba la conversación.

-así parece- dijo Rose desde el otro lado de la chimenea. Nibien había terminado de conjurar todo, Rose se había puesto a contarle todo loque había sentido al reencontrarse con Scorpius a su mejor amiga.

-pues qué esperas- dijo Natas- ve y conquístalo-

Rose se removió incómoda.

-no puedo hacerlo- dijo ella- y si ya tiene novia, y si nome encuentra atractiva y si
-

-Rose Weasley- dijo Natas muy seria- si alguna vez dejarasde decir "y si" a cada que intentas hacer algo lograrías más-

-soy la viceministra de magia, ¿qué más quieres que sea?-

-no me refiero a eso, querida, y lo sabes
hace mucho tiempoque deseabas regresar a tu país, y nunca lo hiciste, no quisiste porquepensabas que nadie te querría por allá, luego te llegó la carta de tu primo,informándote de su matrimonio y continuaste con los "y si" a pesar que fue élmismo quien te los llevó
deja ya tus dudas y comienza a vivir y lucha por loque quieres-

 

-no es tan fácil- dijo la pelirroja.

-Rose de mi corazón, hermana de mi vida- comenzó Natas- a vecescreo que hay una razón por la cual no somos hermanas de verdad y es porque tefalta la iniciativa que yo tengo
si hubiese sido por Berni, quizá estaríamoscasados dentro de treinta años y no desde hace uno como ya lo estamos, siquieres conquistar a Scorpius, usa todas las artimañas que usas para lograresos acuerdos tan beneficiosos que recibe Bulgaria-

-yo nunca he hecho algo como
-

-no lo tomes a mal- dijo inmediatamente su amigacomprendiendo por dónde iba Rose- pero eso no quiere decir que tu físico noinfluya de alguna manera-

Rose se rio sabiendo que no podía negarle eso a su amiga.

-y a qué esperas entonces, ve y conquista al rubio esenuevamente-

Rose asintió con la cabeza y se levantó pero inmediatamentese sentó.

-no sabes qué hacer, ¿cierto?- preguntó la morena desde elotro lado de la chimenea.

-así es- dijo con pesadez la joven.

-tranquila
yo te ayudo-

Scorpius revisaba uno a uno los cuadros que había pedido lapelirroja fueran colocados en las paredes. No se fijaba en mucho detalle en loque había en cada cuadro hasta que uno le llamó la atención.

Era la imagen de ella tomada de la mano de Malcolm con unasonrisa radiante. No había gran cosa en esa imagen, salvo que a medida se ibamoviendo, pudo notar algo que ambos llevaban y que le llevó el alma al suelo.

La sortija que llevaba Rose, también llevaba una Krum; salvoque la de él era en una versión más masculina en comparación a la de lapelirroja.

-esa día fue nuestra proclamación como ministro yviceministra- dijo Rose a su lado. Scorpius se estremeció al escucharla, no lahabía sentido en ningún momento acercarse, la pelirroja rio sueltamente- voy a comenzar a creer que aquí en Inglaterrano tienen buenos aurores, si es que se supone que tú eres el mejor como paraencargarte de la protección de la viceministra de Bulgaria-

Scorpius sonrió de lado al escucharla tratarlo de tú.

-entonces supongo que tu compromiso fue antes-

Rose que estaba tomando un vaso de agua se atragantó.

-¿compromiso?- preguntó sin comprender.

Scorpius se giró a mirarla pero se quedó estático sin poderdecir palabra al verla usando solamente la bata de baño. La mirada que ledirigió Scorpius fue una de deseo total, ella conocía aquellas miradas, en másde una ocasión la habían visto de esa forma los líderes políticos de distintasnaciones.

-Scorpius- dijo ella sacándolo de toda ensoñación que laincluían a ellos dos en una cama bajo una sábana de seda blanca- ¿de quécompromiso hablas?-

El rubio volvió en sí.

-el compromiso entre tú y Krum-

Rose negó con la cabeza, seria.

-no estoy comprometida con Malcolm, Scorpius-

-¿y los anillos?- preguntó el rubio señalándole el dedo enel que portaba la pelirroja su sortija.

Rose miró con cariño aquella sortija y se puso a jugar conella.

-tanto el ministro como el viceministro tienen un compromisocon la nación de Bulgaria, y esta sortija- dijo señalando la que ella portaba-es el símbolo de ese compromiso con el gobierno-

Scorpius sintió que todas las esperanzas que había perdido duranteel viaje en carro regresaban a su corazón.

-entonces, ¿todavía no te has comprometido con nadie?-preguntó él sin saber de dónde salió aquella pregunta, quería hacerla, de esoestaba seguro; pero no sabía de dónde había sacado el valor de hacerla.

 

-no, todavía no- dijo ella con una sonrisa mientras sesentaba y cruzaba sus piernas, dejando ver gran parte de su muslo derecho- ¿ytú, ya estás comprometido?- preguntó ella anhelando saber la respuesta.

Scorpius solo negó con la cabeza. No podía emitir palabra.Rose se le estaba insinuando, de eso estaba seguro; conocía las maneras quetenía una chica de insinuársele, pues habían sido miles las que lo intentaron.

El silencio embargó el departamento por completo, no habíaningún sonido en todo el edificio. Y Rose se encontraba totalmente perdida enlos ojos grises de los que alguna vez se había enamorado. Scorpius estaba igualo más perdido que Rose, no sabía cómo era que su autocontrol podía haberse idoa la basura con tan solo estar en la presencia de la mujer de la cual seenamoró cuando aún eran niños.

Rose estaba sentada en un banco de madera, tamborileó losdedos en la mesa sin saber qué decir, miró cómo el golpeteo que hacía causabaondas en el vaso de agua que había en la mesa hasta que sintió unos brazosapretarla desde la cintura. El olor de Scorpius inundó sus fosas nasalescausándole dificultad de respirar, no porque no le gustase, sino todo lo contrario.

-te extrañé- le dijo él posando un beso en la base de sucuello. Estaba tenso, no sabía si funcionaría, no sabía si ella lecorrespondería o lo mandaría volando pero debía intentarlo.

Rose suspiró al sentir los labios del rubio sobre su piel, lohabía extrañado ella también; por supuesto que sí, cada día de su vida lo habíaextrañado.

-igual yo- dijo ella colocándose frente a él y apretándolocontra sí.

Se mantuvieron allí hasta que sus rostros no pudieronesperar más por juntar sus labios y se dedicaron a saborearse mutuamente.Continuaron besándose hasta que Rose comenzó a sentir las manos de Scorpiussubir por sus muslos, ella rápidamente hizo desaparecer la camiseta que llevabapuesta Scorpius y dejó que él le desanudara la bata de baño. Scorpius besó labase del cuello de Rose y se separó unos momentos, llevándose a la memoria elcuerpo de la pelirroja.

Dirigió su mano hacia uno de los senos de la joven y losrozó con delicadeza, como si fuese lo más delicado del mundo. El dulce tacto deScorpius llenaba de sensaciones el cuerpo de Rose y se dejaba embargar portodas las emociones conocidas pero nuevas que causaba Scorpius en ella.

Él la cargó cual bebé y la colocó en la cama de laviceministra. Ella se dejó hacer en todo momento, el rubio se colocó encima deella pero apoyando todo su peso en los brazos.

-Rose, antes de
- se detuvo un poco avergonzado pero decidiócontinuar al notar la dulzura con la que lo miraba ella- bueno, tú entiendes,tienes que saber que si lo hacemos tú y yo, hoy día, es probable o mejor dicho,es un hecho que no te dejaré nunca más en mi vida-

La pelirroja solo asintió con una sonrisa ante lo que decía elhombre.

-tú tienes tu vida hecha allá en Bulgaria y yo la tengo acáen Inglaterra, tú tienes un compromiso con esa nación y yo con la mía, yninguno puede dejar sus responsabilidades
¿cómo crees que vaya a funcionar lonuestro?-

Rose se puso seria.

 

-¿sabes algo? Es raro que mientras hayamos estado en todo elproceso de besarnos y que tú me hayas traído hasta acá, hayas podido pensar entodos los contras que pueda tener nuestra relación, pero en ningún pro quepodría existir-

Scorpius comprendió por qué camino iba Rose pero no quisointerrumpirla.

-mientras lo único que yo pensaba era en cómo disfrutaba tusbesos, tus caricias y en cómo anhelaba que me trajeses aquí para poder besartecon total y plena libertad-

-Rose, yo no-

-no Scorpius- dijo Rose saliendo de debajo de él ycolocándose una bata que había al lado de su cama- fue igual aquella vez, nohiciste nada porque no me fuera, simplemente dejaste que me vaya; la primeravez fue cuando decidí irme al colegio Durmstrang, pudiste haberme dicho no tevayas y no lo hiciste; la segunda vez fue cuando te dije que no podía evitarperseguir a tu abuelo ni a todos los mortífagos que atacaron mi escuela, y medejaste ir sola, terminó ahí nuestra relación por completo; y ahora, cinco añosdespués, vuelves a hacer lo mismo
no soy yo la del problema Scorpius, eres tú-

La joven soltó todo lo que había llevado guardado durantemuchísimo tiempo. Lo soltó como si dejase caer una gran carga.

-tienes razón-Rose lo miró sorprendida, Scorpius nuncaadmitía algo que no fuese que él sea el mejor- no me mires así, Rose, sabes quesoy racional, así que no me veas como si estuviese loco- dijo él con un deje derisa- no soy Gryffindor, siempre fui una serpiente, tu primo siempre me lohacía recordar
él me dijo que era un idiota al no seguirte, al no buscarte cadadía desde que te fuiste a Bulgaria, al no decidirme ir por ti y hacer mi vida atu lado porque por más de no tener a mi familia allá en Bulgaria, si te hubiesetenido a ti a mi lado, me habría bastado-

Se sentó en la cama y con una mano extendida, invitó a Rosea acercársele. Ella accedió, dejándose envolver en la cama por el cuerpo deScorpius y sentir los besos de él sobre su piel.

-siempre me dijo que fui un cobarde por no pelear por ti,por no haber ido contigo a buscar a mi abuelo y por no haberte protegido cuandopudiste haber muerto en algún ataque de algún mortífago, incluso puso en dudami capacidad de ser auror ya que debía de dar la vida por defender a lacomunidad mágica
y tiene razón, si te soy sincero, creo que de lo único que podríaser capaz de hacer, sería de dar la vida por ti-

La besó intensamente, sabiendo que ella le contestaría conla misma intensidad.

-tienes razón, solo busco contras en lo que podríamos tenermiles de pros, tú no puedes abandonar tu puesto, y yo tampoco puedo abandonarmi trabajo- Rose se removió incómoda intentando zafarse del abrazo de Scorpiuspero él no la dejó- deja que termine
voy a pedir mi traslado- Rose se quedóestática- hace ya un tiempo que tu padrino me dice para que sea miembro de laseguridad personal de algún canciller o ministro cuyo país sea miembro de laCooperación Mágica Internacional y como sabes, Bulgaria está entre losmiembros
ahora que lo pienso, creo que tu tío estaba intentando darme unempujoncito para que me decidiera a escogerte- rio el rubio- pero supongo quelas veces que él me lo decía, nunca le tomé importancia, pero creo que es horade que acepte-

Rose lo miró esperanzada.

-mi amor- dijo Scorpius acariciando la mejilla pecosa deRose- sé que va a ser la comidilla de la prensa que tu guardaespaldas tambiénsea tu novio, pero no puedo ver a nadie más protegiéndote que no sea yo
¿sipido mi cambio de puesto, de auror en ciudad a seguridad especial, aceptaríasvolver conmigo e intentarlo una vez más?-

 

Rose no demoró más de medio micro segundo en decir que sí ylanzarse a los brazos de Scorpius. Lo anhelaba, lo deseaba y lo necesitaba y loque más necesitaba era saber que él la amaría por siempre.

Cuando comenzaron a besarse, Rose sintió que su bata eranuevamente retirada de su cuerpo por las manos de Scorpius que desataronrápidamente la prenda y la tiró, perdiéndose entre los rincones de lahabitación. Él comenzó a besarla por todo su cuerpo, sintiendo los gemidos quela pelirroja hacía bajo él. No aguantó más y la penetró con lentitud,disfrutando el ingresar en ella. Rose estaba extasiada, tener a su lado aScorpius y sentirlo dentro de ella era algo que había soñado desde hacía mucho.

Scorpius comenzó a moverse con lentitud, quería disfrutar cadamovimiento, cada golpeteo, cada suspiro de la joven que lo acompañaba. Amboscontinuaron moviéndose hasta que llegaron al máximo punto de placer que podíansentir.

-mi vida- dijo él besándola, saliendo de ella y acomodándolasobre su pecho.

-¿sí mi cielo?- preguntó ella con las mejillas sonrosadas ycon un brillo especial en los ojos.

Scorpius la volvió a besar con mucho ánimo tras la palabrade cariño que ella le dedicó.

-ya es hora que vayamos con tu familia-

Ella se removió con incomodidad.

-yo- empezó Rose con timidez, algo raro en ella desde quehabía salido de Hogwarts y estudiado en Durmstrang- preferiría quedarme aquícontigo-

Scorpius la besó con intensidad nuevamente, se le iba ahacer un vicio besarla de esa forma.

-mi vida- empezó él- ellos te han extrañado casi tanto comoyo a ti, no los hagas esperar-

-pero-

-Rose- dijo interrumpiéndola- nosotros tenemos toda la vidapor delante juntos, el tiempo perdido lo recuperaremos en tan solo una semana,créeme, porque no pienso separarme de ti nunca más-

La pelirroja se sonrojó ante la idea de recuperar los cincosaños separados en tan solo una semana.

-¿estás seguro de lo que haces?- preguntó la morena una vezmás, conteniendo sus lágrimas.

-Thalia, lo intentamos, no funcionó- dijo él acercándose aabrazar a su mejor amiga, pero ella retrocedió un paso.

Una vez más, Rose Weasley volvía a interponerse en su vida.Ella había pensado que su relación con Scorpius, que había pasado de ser soloamigos a otro nivel, subiría después de la boda de Albus para ser noviosformalmente. Pero no, nuevamente había tenido que aparecer la pelirroja yentrometerse en lo que ella amaba.

-realmente la odio- dijo ella en un susurro losuficientemente audible para Scorpius, quien solo frunció el ceño.

-ella no tiene la culpa que no haya podido enamorarme de ti-le explicó el rubio- nunca la olvidé, Thalia, te lo dije cuando empezamos, tedije que no podría olvidarla-

-¡PERO CREÍ QUE LO INTENTARÍAS!- gritó la joven dejándoseembargar por el llanto- ¡NUNCA LO INTENTASTE!- dio un suspiro y solo habló envoz baja- siempre supiste que regresaría, ¿no?- le dijo mirándolo, sus ojostotalmente empañados de lágrimas- siempre supiste que ella vendría y tú
túintentarías volver a conquistarla, y era obvio que ella nunca te olvidaría, oal menos esperabas eso-

 

-Thalia- suplicó Scorpius- lo siento en verdad, perdóname-

-¿qué sientes, Scorpius?- preguntó ella- ¿haberme mentido,diciendo que empezabas a enamorarte de mí; haberme usado todo el tiempo,mientras yo creía que hacíamos el amor y para ti solo era sexo ocasional hastaque llegara ella? ¿Sientes eso? ¿Me pides perdón por ello?-

Ella negó con la cabeza.

-no, Scorpius, no puedo perdonarte por ello
yo sabía que noestabas enamorado de mí, lo sabía; pero no esperaba que ni bien ella pisase suelolondinense, tú te le tiraras encima, olvidando todo lo que hemos pasado,olvidando todas las palabras que me decías, olvidando toda nuestra amistad deaños, olvidando cómo tuve que ayudarte a recoger uno a uno los pedazos quequedaron destrozados después que ella se fuera-

Scorpius no podía mirar a los ojos a su mejor amiga. Sabíaque tenía razón, él había sido quien le había dicho para empezar algo y queintentaría olvidar a Rose y que nunca más pensaría en ella. Y lo primero quehabía hecho, había sido volver con la pelirroja.

Pero qué podía hacer.

Él no amaba a su amiga, la quería como a una hermana mas nocomo mujer. Nunca había podido sacarse de la cabeza los rizos rojos, o los ojosazules o la piel pecosa de Rose, nunca había podido sacarla de su mente nimucho menos de su corazón.

-está bien- escuchó Scorpius proviniendo de Thalia- es tuvida, yo intenté sacártela de la cabeza, pero no pude
me voy, no puedo quedarmemás en este lugar-

Scorpius solo asintió con la cabeza. Sintió la puerta de sudepartamento ser abierta pero la voz de Thalia se escuchó en vez del golpe.

-avísale a Albus que no pienso asistir a su boda-

El rubio se giró para verla y detener que tomara esadecisión, pero la mano alzada de la morena lo detuvo.

-Alice nunca quiso que fuese yo, ella solo aceptó porquesabía que entre nosotros pasaba algo
estoy más que segura que adorará la ideade cambiarme por Rose-

Y diciendo eso, cerró la puerta definitivamente.

Scorpius se sentó en su sillón, había aprovechado el tiempoque Rose iba a pasar en el reencuentro con su familia para hablar con Thalia ydejar todas las cosas en claro. Ahora debía hablar con Alice y decirle que sudama de honor la acababa de abandonar a tan solo una semana de la boda.

Lo iba a matar.

Rose había pasado buen rato conversando con sus padres y sustíos y en ese momento su tema principal de conversación era el matrimonio delos futuros Potter-Longbottom quienes mantenían sus manos unidas en todomomento con una enorme sonrisa al ver a una de las personas que más estimaban.

El sonido típico de aparición proveniente del jardín alertóa todos, pero Rose seguía inmóvil en el sillón, disfrutando de su té. Ella yasabía quién era.

-¡tío Scorpius!- dijo la hija de Lily, quien se había casadocon Theodore Nott desde hacía tres años, Rose había sido quien (aunque no losupiese Lily) había orquestado todo para que él se animase a enamorar a lapequeña Potter.

El rubio cargó a la pequeña que le estiraba los brazos y lebesó la frente causando una enorme sonrisa en todos los presentes. El jovensiempre había sido bien recibido, como parte de la familia a pesar de no habersalido con ninguna de las chicas Weasley después de Rose. Cargó a la pequeña yempezó a saludar a todos con respeto y afecto.

 

Todas las miradas se quedaron fijas en el momento en queScorpius se dirigía a saludar a la pelirroja recién llegada.

-me permites, ¿princesa?- le dijo a Daina, la pequeña deLily, quien a regañadientes se bajó de los brazos de su "príncipe" como lollamaba- debo saludar a mi reina- terminó diciendo Scorpius, mientras besabasuavemente los labios de Rose cogiéndola de la barbilla, dejando a todos en lamadriguera, desde al abuelo Arthur y Nana Molly hasta la pequeña Daina con laboca abierta.

-qué exhibicionista que eres- le dijo Rose con una sonrisaal terminar su beso.

Scorpius rio como en mucho tiempo no lo habían escuchado.

-preciosa, eres mi novia, tengo que lucirte como tal, ¿no?-

Ella negó con la cabeza divertida, mientras dejaba queScorpius se acomodara a su lado y colocase su brazo por su hombroposesivamente.

Pasaron unos minutos hasta que la primera que se atrevió aromper el silencio fue Alice.

-eso que acabamos de ver
¿quiere decir que están juntos?-

Tanto Scorpius y Rose se miraron sonrientes.

-sí- dijo ella- supongo que sí- terminó y miró a Scorpiusquien la observaba con los ojos entrecerrados, divertido.

-¿cómo que supongo?- dijo el con una sonrisa- estamos juntosy punto
nada de supongo- terminó él haciéndole cosquillas a la pelirroja.

Todos sonrieron, incluyendo a los padres de Rose quieneseran los que estaban más felices ya que no habían visto sonreír a su hija deesa forma desde hacía mucho.

Solo Albus y Alice enviaban miradas extrañas a Scorpius,ellos eran los únicos que sabían de la relación que supuestamente mantenía conThalia.

-antes que me olvide- dijo Scorpius, mirando a los futurosseñores Potter- Thalia me envió una lechuza, me dijo que te avisara que ya nosería dama de honor-

Todos en la casa miraron fijamente a Alice. Ella era la másestresada con la boda y que la madrina cancelase a una semana de la boda seríaun nivel de estrés aún mayor.

Albus empezó a preocuparse por su novia, ya que no habíaemitido ningún sonido desde que Scorpius había comentado el mensaje de Thalia,y de eso hacía dos minutos.

-¿Alice? ¿Amor?- preguntó Albus muy preocupado.

Una sonrisa empezó a emerger de la cara de Alice hastaconvertirse en una risa sin parar.

-jajajajajajajaja- empezó a reírse descontroladamente lajoven. Ya estaba roja de tanto reír y todos en la casa estaban preocupados,Rose se paró y llegó hasta su ex mejor amiga y tocándole el hombro, detuvo larisa de inmediato.

-gracias- dijo Alice después de tomar un largo trago de aguay recuperar el aliento.

-Alice, ¿estás bien?- preguntó Ginny preocupada. Ella habíavisto a su nuera bastante estresada con todo lo de la boda ya que la estabaayudando y no comprendía qué había pasado hacía solo unos instantes.

-¿bien?- preguntó la joven- estoy más que bien, estoy feliz,estoy rebosante de alegría
yo nunca quise que ella fuese mi dama, pero dado queella y Scorpius tenían una relación, iba a ser incómod
- y se calló, dándosecuenta de su error.

Todos en la madriguera se giraron de inmediato a mirar aScorpius, quien se encontraba totalmente nervioso. No le importaba lo quepensaran los demás presentes en esa sala, con excepción de la chica que estabaa su lado.

 

-yo
- empezó Scorpius mirando a la pelirroja quiencontinuaba tomando su té como si no hubiese escuchado nada- yo
-

-Scorpius- dijo Rose, dejando su vaso en la mesa y mirándoloa los ojos- no tienes que explicarme nada, yo he tenido varias relacionesmientras estaba en el colegio y cuando he salido también
era obvio que en estoscinco años tú tendrías relaciones con otras mujeres también, es lo más naturaly no tengo ningún problema porque hayas salido con ella o con cualquier otrachica; sería inmaduro de mi parte molestarme por ello-

Los demás en la madriguera se sorprendieron por lanormalidad con que tomó la noticia Rose.

Scorpius tomó de la mano a la pelirroja y ella lo aceptógustosa. Él había perdonado todas y cada una de las cosas que ella le habíahecho estando en el colegio, hubiese sido ilógico de parte de Rose el haberseenojado con él por ello.

-entonces- dijo Alice- Rose, ¿aceptas ser mi dama de honorprincipal? No podría pedir a nadie mejor que tú para serlo-

La pelirroja no lo pensó dos veces y asintió con la cabezacon una gran sonrisa. Esa sería la segunda vez que la eligieran como dama dehonor.

-eso quiere decir que te vas- dijo Astoria con lágrimas enlos ojos.

-madre- dijo Scorpius, mientras corría a abrazar a la mujerque le dio la vida- lo siento tanto, pero-

-comprendo, hijo- dijo ella- solo espero que valga la penatodo este esfuerzo que haces- lo susurró muy bajo para que solo su hijoescuchara y Rose no.

-lo valdrá, madre- le aseguró, mirando a su novia.

Ambos habían aprovechado un rato libre para ir a cenar conlos padres de Scorpius e informarles la decisión de él de ir a trabajar comoguardia personal de la Viceministra de Bulgaria.

-¿no tendrán problemas?- preguntó Draco, mirando conatención a la pelirroja, que si bien había vuelto a sonreír como cuando niña,ahora tenía la total elegancia de una dama de alcurnia, algo que alegrabaenormemente a Draco, pues aunque ya no tuviese sus ideas segregacionistas,siempre querría a una buena mujer para su hijo- me refiero a que mi hijo serátu seguridad y tú eres la viceministra, no será un tanto "vergonzoso"- usandocomillas en la palabra- que ambos estén juntos, por la diferencia de posicionesy esas cosas-

Rose se limpió con una servilleta de manera más elegante quelo habría hecho Astoria.

-en Bulgaria no tenemos problemas de ese tipo, nuestrogobierno y en principal nuestra prensa se preocupa más en establecer unasociedad libre de prejuicios y de diferenciaciones sociales o de algún tiposimilar
hemos tenido ministros que se han casado con las señoras de limpieza yeso nunca ha causado un revuelo ni nada por el estilo- afirmó Rose contranquilidad, aceptando gustosa la mano de Scorpius y acariciándola condulzura- lo único que se pide es que haya amor en la pareja y fidelidad,siempre se ha tenido en cuenta que la unión de dos personas es algo mágico ycomo tal, no se puede tomar a juego-

-¿cuándo te vas?- preguntó la mujer a su hijo.

-una semana después de la boda de Albus, ya hablé con elseñor Potter, me dijo que mi cambio ya estaba listo solo faltaba que yo meenterase-

Rose y los padres de Scorpius asintieron ante ello, nuncahabrían imaginado que Harry podría haber hecho todo eso con tal de juntar a susobrina con Scorpius.

 

-mi padrino es lo máximo- dijo Rose con una sonrisa.

-hoy es el día- dijo Scorpius mientras Rose seguía dormidaentre sus brazos.

La boda de Albus había pasado sin ningún altibajo, todohabía salido espectacular, el vestido de la novia había sido hermosamentediseñado, aunque Rose le había dado unos toques mágicos para que se luciera aúnmejor; el buffet había encantado a todos en la boda y la prensa no habíalogrado ingresar gracias a los hechizos de protección que había creado Rosepara todo el local.

Scorpius recordó cómo había estado vestida Rose y la imaginóenfundada en un vestido de similar color al que llevaba Alice.

-aún es muy pronto- escuchó la vocecita de recién despiertade su novia oficializada el día de la boda-todavía no pensemos en eso-

Scorpius se sorprendió.

-ya te enseñaré a hacerlo- le dijo ella, dándole un beso enla mejilla a modo de saludo- es lo que usábamos entre los miembros de élite deDurmstrang para comunicarnos
una manera de leer los pensamientos del otro-

-pero yo domino muy bien la oclumancia- se quejó Scorpius.

-eso no te sirve de nada para lo que nosotros hacemos- dijoella con una sonrisa que se le borró casi de inmediato.

-¿sucede algo?- preguntó preocupado el rubio.

-Malcolm- susurró ella. Scorpius se tensó, no es que tuviesemiedo de perder a Rose, porque ella ya le había demostrado en más de una maneraque estaba totalmente enamorada de él, pero aún se incomodaba al oír el nombrede aquel chico, así como se incomodaba cada que captaba a su primo observando aRose a pesar de estar casado con la prima de esta- me está llamando-

-¿a qué te refieres con llamando?- preguntó su novio.

Rose miró preocupada a Scorpius. Sabía que ni la prensa niel pueblo tendrían problemas con Scorpius, aunque sí lamentarían que noestuviese con el ministro, pero sabía de tres personas a quienes no lesagradaría la idea.

Tanto Malcolm, como Berni e Irijan odiarían el ver aScorpius allí con ella. Ellos vieron cómo sufría Rose mientras iban en busca delos mortífagos que atacaron la escuela, cómo ella buscaba entre las sombras porsi Scorpius se aparecía por allí a intentar recuperarla. Ellos sabían bien cómose sentía Rose cuando regresaron a Durmstrang a retomar con sus estudios, ellosla habían visto buscando entre cada alumno por si Scorpius se había decidido aanotarse en el colegio. A ellos no les agradaría la idea que Scorpius regresasea su vida.

-mi amor- dijo Rose con cariño- mis amigos no van a estarmuy contentos que regreses conmigo, y de hecho van a ponerte a prueba como miseguridad ya que no van a aceptar con facilidad que cualquiera me proteja ymenos si es alguien que no ha recibido la educación de Durmstrang-

Scorpius lo comprendía. Rose sola podía defenderse y eraobvio que si ella necesitaba a alguien que la proteja, debía ser alguien quesuperase sus habilidades, no que la desconcentrase. Él mismo había pensado esoy fue por esa razón que había enviado una carta pidiendo permiso para serentrenado en la escuela de aurores de Bulgaria.

-ya me encargué de eso- dijo el rubio.

-no- susurró Rose- ¿¡qué hiciste!?-

Ella ya sabía lo que había hecho, lo acababa de ver en sumente.

-por Merlín, Scorpius, Irijan es el director de la escuelade aurores
él no te aceptará-

 

-de hecho- dijo su novio, abriendo un cajón del velador a sulado- ya me aceptó-

Roe cogió el sobre de inmediato pero captó algo que no sehabía percatado Scorpius. Los miembros élite de Durmstrang sabían comunicarsede manera secreta, escribiendo literalmente entre líneas y evitando que estaspuedan ser vistas por nadie que no intentase ver más allá de lo que esperaleer.

"Querida Rose,

Tu novio; porquesupongo según lo que me ha contado Natas, han empezado a salir, no es lo que yoesperaría para un guardián para ti. Es más, por mi parte yo ni siquiera lohabría aceptado en la escuela por su deficiente nivel que he podido recibirsegún sus calificaciones que a pesar de ser impecables en su "Academia deaurores" aquí en Bulgaria no sería gran cosa, incluso pienso que un alumno denuestro primer año podría vencerlo con facilidad.

Pero también sé que sino lo acepto, moverías cielo, tierra y estrellas con tal que lo acepte, así queya que eres mi amiga y te estimo como tal; he decidido aceptarlo y brindarle laeducación que necesita para que, por lo menos, no sea un estorbo para ti enalgún enfrentamiento que tengas que soportar.

Solo espero que sea losuficientemente hombre para ti.

Sigo pensando que conMalcolm harían una mejor pareja. Pero es tu vida, y te quiero demasiado comopara criticar tus elecciones.

Saludos y ya teextrañamos, vuelve pronto. Malcolm va a destruir el Ministerio sin ti a sulado.

Irijan Poliakov.


Director de la Academia de Aurores de Bulgaria.
Ex miembro Élite de Capa."

Rose solo rio cuando terminó de leer toda la carta. Sabíaque debía haber algún motivo más allá del que Scorpius haya presentado susolicitud de admisión a la academia para que Irijan lo hubiese aceptado. Perono se lo diría, el rubio era demasiado orgulloso como para aceptar continuarcon algo que no habría logrado ingresar de no haber sido por la pelirroja.

-igual tengo que ir a hablar con Malcolm hoy mismo-aseguróla ojiazul- estoy segura que va a querer que le demuestres que eres losuficientemente capaz de protegerme-

Scorpius se incomodó por ello.

-¿no crees que sea capaz?-

-creo que podrías dar la vida por mí si fuese necesario-dijo Rose colocándose encima de él y besándolo con delicadeza- pero eso es loque le preocupa a Malcolm, si algo te pasara a ti, yo no podría continuar conmis labores de Viceministra y para los dos, el Ministerio de Magia de Bulgariasiempre debe ser nuestra prioridad-

-entiendo- dijo Scorpius abrazando a su novia- tranquila,vas a ver que voy a ser mejor de lo que soy-

-no basta ser mejor de lo que eres- aseguró Rose- tienes queser mejor que Malcolm para que le demuestres que puedes ser mi protección, soloél está a la altura de ser mi protección-

El joven solo asintió con la cabeza, no le gustaba la formaen que los ojos de Rose brillaban cada que hablaba de su ex pareja, pero sabíaque no podía ponerse celoso. Ella lo amaba a él, aun así, odiaba ser menos osentirse menos que el búlgaro.

-seré mejor que él
y así seré mejor que cualquiera enBulgaria-

Rose rio con diversión.

-hay alguien mejor que Malcolm-

-¿quién?- preguntó Scorpius asombrado, no esperaba esaafirmación.

 

-ya lo sabrás- rio ella y terminó besándolo- debo irme ya
meestán esperando en Bulgaria, cuando tengas todo listo y te hayas despedido delos demás, envíame un patronus, vendré a por ti-



Bueno, queda inconcluso porque es la primera parte, aún queda la siguiente parte. lamento si no a todas les gustó este capítulo ya que estoy segura por lo menos que a una no le ha gustado la idea de que Rose y Scorpis estén juntos, la idea ya estaba hecha desde un inicio y sí, lo siento porque sé que no te ha gustado el capítulo pero era un Scorose desde un inicio :D igual gracias por siempre haber leído.

Ojalá les haya gustado, esperaré sus comentarios. No respondí sus comentarios en el anterior capítulo porque preferí esperar a subir este capítulo.

Muchas gracias por todo, el siguiente sí ya es el final de todo <3 los quiero muchooo!!!

Besos

*SombraPosion*

Bueno, sí, demoré para subir este capítulo jijiji <3 gracias por haberme acompañado este tiempo en que me mantuve escribiendo y a los que comentaron, muchas más gracias :D son lo máximo. Aquí les dejo el capítulo, disfrútenlo!!!!




-Es bueno volver a verte- lo saludó Natas.

-gracias- dijo Scorpius, mientras era recibido por losmiembros élite de capa que eran de su generación.

-pero si le haces daño a mi mejor amiga, desearás no habervuelto a verme- dijo la misma joven manteniendo la sonrisa en los labios mas noen los ojos. El rubio solo asintió y saludó a quien sería su director duranteel tiempo que durara su entrenamiento.

-más te vale estar listo para lo que se te viene- hablóIrijan- las clases van a ser más avanzadas de lo que alguna vez llevaste-

-he llevado mis clases en la Academia de Inglaterra, podrésoportar estas- Irijan solo rio ante el comentario del novio de su amiga yprefirió callarse, podía ver las ganas de Scorpius en sus ojos de empezar consus clases.

Berni y Malcolm fueron los únicos que no emitieron ningúncomentario al momento de saludar al rubio. Berni odiaba la idea que Roseregresase con él, en principal porque siendo el jefe de la Oficina de Aurores,había podido acceder a ver el historial y todo lo que había sucedido en la vidade Scorpius y pudo ver que había tenido una relación con Thalia Zabinni, cosaque no le agradaba en lo absoluto a pesar de que Rose le había aclarado queella ya lo sabía. Malcolm por su parte, no consideraba buena ida que lapelirroja tuviese de seguridad a alguien que no tenía la suficiente capacidadpara hacerlo, no tenía problema con su relación dado que entre ellos dos, ya nohabía algún encuentro romántico de ningún tipo, pues él había empezado a salircon Amanda Welles de Estados Unidos y ya llevaban un buen tiempo de relación, apesar que solo sus amigos lo supiesen y nadie más en la prensa estuvieseentrado.

1 AÑO DESPUÉS (todos con 23 años)

-nunca pensé que llegaría el momento- dijo Irijan con unasonrisa en medio del campo de lucha- Scorpius, avanzaste mucho más rápido quelos demás y lograste vencer a Malcolm en un tiempo bastante rápido-

El rubio se encontraba feliz, había podido encajar muy biencon los amigos de Rose que a pesar de haberse mostrado reticentes al inicio deestablecer una amistad con él, había logrado ganárselos a cada uno de ellos eincluso salía a tomar con los muchachos en sus noche de hombres.

 

-se nota que debo volver a entrenar más seguido- rio Malcolm,mientras sostenía una botella de agua en la mano y terminaba de arreglarse lacorbata.

El examen final de Scorpius, si quería convertirseoficialmente en la seguridad de Rose y ser respetado como tal, era vencer o porlo menos dar una lucha fuerte a Malcolm quien era el más capacitado de todospara ejercer el puesto de seguridad de la pelirroja.

-ya estás volviéndote más político que guerrero- rio Berni.

Se mantuvieron bebiendo en silencio, hasta que Scorpiusrecordó lo que hacía casi un año Rose le había dicho.

-¿hay alguien mejor que tú?- le preguntó a Malcolm- ademásde yo por supuesto- ante lo último, los cuatro hombres lanzaron grandescarcajadas.

-solo una- dijo el ministro.

-¿una?- preguntó asombrado Scorpius- ¿una mujer?-

Los otros tres asintieron y Scorpius no necesitó preguntar más.

-debes estar bromeándome- dijo el rubio esperando que losdemás negaran lo que estaba pensando. Ya había aprendido a comunicarse de lamisma forma que los miembros élite.

-no- dijo Berni- Rose es la única que es capaz de superarnosa los cuatro juntos-

-no sé ni en qué momento entrena- dijo Irijan- cuando éramosestudiantes, no sabíamos cuándo practicaba, más paraba leyendo libros depolítica que en el campo de lucha-

-supongo que gracias a mi entrenamiento podré superarla confacilidad- rio Scorpius mientras los demás chicos mantenían una enorme sonrisaburlona en el rostro- ella ya no está en forma como para enfrentarme ahora-

-yo que tú mejor me callo- dijo Malcolm mirando hacia laentrada. Scorpius se giró a mirar en la misma dirección y pudo ver a su noviacargando a la bebé de su mejor amiga.

-con que no estoy en forma, ¿eh?- rio divertida, entregandoa la pequeña Diuska a Berni que prácticamente necesitaba un babero cada queveía a su pequeña niña. Aunque para ser sinceros, los cuatro hombres necesitabanun babero cada que veían a la pequeña. Habían sido los primeros en tener unahija, Amanda se encontraba embarazada pero muy recientemente; Irijan empezabauna relación con la pequeña Lucy Weasley que se había decidido por ingresar ala Academia de Aurores de Bulgaria con la única finalidad de estar cerca delhombre de quien se había enamorado, él ya se había dado cuenta de ello, peroprefería que ella terminase sus estudios antes de tener algo formal con lapequeña prima de su mejor amiga; y Rose con Scorpius todavía no se habíandecidido a casarse, él sabía que no debía apresurar a Rose a tomar esadecisión, la conocía muy bien y sabía que ella estaba totalmente enamorada deél, pero que no se encontraba segura de realizar ese paso en ese momento que seencontraba tan estresada con el gobierno.

-Así que crees que eres mejor que yo- lo golpeó divertida lapelirroja.

-uy- rio Natas entrando con Amanda y Lucy, llevando detrásde ellas los platos de comida para cada uno y la mamila para la pequeña Diuska-este chico quiere pelea-

Rose cogió el biberón y se lo dio a la bebé. Era la únicaque podía dar de comer a la pequeña fuera de sus padres, ya que con los demás,empezaba a llorar y no se calmaba.

-¿por qué no le demuestras quién es mejor, prima?- preguntóLucy, mientras se sentaba sobre las rodillas de un muy avergonzado Irijan queno se atrevía a decirle que no a la Weasley porque conocía su carácter.

 

-deja de hacerte de rogar, Poliakov- dijo Berni- bien que laquieres y haces el que no-

Todos rieron ante el comentario del chico y el pobredirector de la academia se mantenía con el rostro aún más sonrojado.

-¿quieres enfrentarte a mí?- preguntó Scorpius a su novia.

-estoy dándole de comer- dijo Rose en un susurro mientrasobservaba con cariño a su ahijada.

-tienes miedo- dijo Scorpius en broma, pero ninguno de losque estaban allí se rieron, con excepción de Amanda y Lucy que también reían.

-un miembro de élite de capa nunca tiene miedo- dijo Natas.

-somos nosotros quienes nos enfrentamos a todos sin temor-dijo Berni.

-y cuando la muerte viene a retarnos- continuó Irijan.

-nos enfrentamos a ella y le ganamos la batalla- terminóMalcolm diciendo la frase representativa de los miembros élite de capa deDurmstrang.

-nunca insinúes que un ex miembro élite tiene miedo, Scor-dijo Rose con cariño pero manteniendo una postura firme- es un error que muchospagan con su muerte o con un castigo doloroso-

Scorpius pudo notar la seriedad de las palabras de su noviay después de la corta batalla que tuvieron, pudo darse cuenta que lo mejorhubiese sido mantenerse callado y no haberla retado.

-¿quieres que te ayude a colocártelo?- preguntó la pelirrojaa su novio que no lograba colocarse un parche para el dolor en su espalda.

El rubio solo asintió con la cabeza y la joven se acercó aél con un poco de temor. Luego de la pelea con Rose, Scorpius había terminadocompletamente golpeado y con dolor por todo el cuerpo, algo que Rose lamentabapues sentía que se había pasado de violenta con su novio.

-lo siento- dijo ella al terminar de colocarle el parche ypegando su frente a la espalda del chico.

Scorpius solo asintió con la cabeza.

No estaba amargo con ella, sino consigo mismo. No podíacreer que su novia lo hubiese superado en tan solo diez minutos mientras que sulucha con Malcolm le había tomado más de cuarenta minutos.

-estabas cansado de tu combate- susurró la ojiazul- por esofue tan rápido-

-sabes bien que eso no es cierto- aseguró el rubio serio.

Rose se acercó a él con cautela, conocía el orgullo del exSlytherin y sabía que podían tener problemas si afloraba el carácter orgullosode su novio.

-Scorpius- habló Rose abrazándolo, esperando que él tambiénlo hiciese- por favor
recién tienes un año con este tipo de entrenamiento, yollevo más de siete años así, a medida que continúes vas a poder superarmefácilmente-

El rubio solo respiró enojado consigo mismo. ¿Cómo planeabaproteger a su novia de cualquier enemigo si al final ella tendría que estar máspreocupada por él que por sí misma?

-lo harás- dijo Rose, pudiendo leerle los pensamientos- asícomo yo nunca dejaría que te pase nada,sé que tú nunca dejarías que me pase nada
yo superé mi nivel de magia cuando meenfrenté a los mortífagos aquella vez en Durmstrang, tú lo harás cuando existaalgún momento en tu vida que haga que todas tus energías sean liberadas, ya loverás-

-no quiero eso, Rose- dijo él abrazándola- no quiero esperara que te pase algo, porque solo por ti saldría todo mi ser, y no quiero quealgo tenga que sucederte para que yo pueda sacar lo mejor de mí- Scorpius solosuspiró con frustración- todavía no soy bueno para ti-

 

-Scor-

-no- la interrumpió el joven- sé que tus amigos ya me hanaceptado y que saben que te amo y que me he apresurado en superar a Malcolmsolo por ti, pero eso no significa que sea lo mejor para ti, si no puedosuperarte, no soy digno de ti-

-Scorpius- la forma en que Rose habló hizo que el rubio lamirase inmediatamente y se le rompiese el corazón. Rose tenía los ojos conlágrimas y él no soportaba ver llorar a la mujer que más amaba en el mundo- nome dejes- las palabras de Rose siempre habían sido dulces hacia él, pero laforma en que dijo esa frase, rogándole, le partía el alma.

-no, mi amor- la abrazó con toda la fuerza que podía parademostrarle que nunca la dejaría- no va a pasar eso nunca, nunca te voy adejar- la miró a los ojos y le secó las lágrimas con los dedos- NUNCA,¿entendido? Nunca te voy a dejar-

La pelirroja solo se dejó abrazar mientras calmaba surespiración.

-Scorpius- susurró ella.

-¿sí?-

-cásate conmigo-

El joven que mantenía sus ojos cerrados, los abrióinmediatamente y se separó de su novia lo suficiente como para verla. La mirada de Rose era de seguridad ante lo quehabía pedido pero también una de duda y miedo ante las posibles respuestas quesu novio fuese a darle.

-cásate conmigo- pidió ella una vez más.

Scorpius se separó de ella completamente y comenzó a caminarpor la habitación donde estaban, iba de un lado para otro, mirando de vez encuando a su novia y la sonrisa que empezaba a mostrársele en el rostro.

-no me leas la mente, Rose Weasley- dijo él con voz seriamientras seguía caminando de una pared a la otra.

-es que es muy gracioso lo que piensas- dijo ella, sintiendolas ganas de reírse con fuerza pero manteniendo su postura calma solo por sunovio.

-¿ah sí?- preguntó enojado el rubio- ¿y qué, según tú, estoypensando?-

Rose rio ante la forma de contestar de su novio.

-que debías haber sido tú quien me propusiera matrimonio yno yo a ti-

-¡Pues debió haber sido así!- gritó Scorpius aunque nomolesto, sino un tanto frustrado- debí haber sido yo
¿ahora qué les vamos acontar a nuestros hijos o a nuestros nietos?, ¿que fue su madre o abuela quienpropuso matrimonio y que yo acepté?-

-si quieres podemos contarles que fuiste tú quien me lopropuso- susurró ella, abrazando a su novio- lo único que importa es que noscasemos y podamos tener hijos y nietos algún día- terminó diciendo, pegando sufrente al pecho de Scorpius. Era bastante más alto que ella cuando no llevabatacones, cosa que solo ocurría en sus respectivos departamentos.

-nena- dijo él cargándola y Rose colocando sus piernasalrededor de las caderas de él- les vamos a contar que fuiste tú quien me lopropuso pero sé que tu padre se burlará de mí de por vida por ello, al igualque todos nuestros amigos y mi madre será partidaria de desheredarme por tu culpaya que ella esperaría que yo te lo hubiese pedido en una ceremonia o algo máspreparado que en tu departamento- rio él- pero, ¿sabes algo?- ella negó con lacabeza- nuestra relación no podía ser más distinta a la de todos si es que yote lo hubiese pedido
así que no tienes de qué preocuparte, sí me casarécontigo-

Rose rio con soltura y lo besó.

 

-hemos hablado de hijos y nietos ¿y creíste que no habíaentendido que sí nos íbamos a casar?- rio la pelirroja. Scorpius solo la besóen respuesta, llevándola hasta la cama del departamento.

-pero eso no significa que no te vaya a dar el anillo Malfoyen algún tipo de ceremonia
a los Malfoy nos gusta hacer todo en grande- leguiñó el ojo él, haciendo que Rose sintiese todo su piso moverse, siempre habíaamado los momentos en que Scorpius le guiñaba el ojo.

CUATRO AÑOS DESPUÉS (todos con 27 años)

-¿qué sucede, Rose?- preguntó su mejor amiga mientrasingresaba a la oficina del Viceministerio de Magia con los documentos queacababan de llegar- ¿problemas en el paraíso?- preguntó haciendo referencia ala vida de casada que llevaba su amiga.

Rose solo negó con la cabeza, mientras terminaba de firmar los documentos que le había llevado hacía doshoras su secretaria.

-¿qué pasa, Rose, no me lo quieres contar?- preguntó lapelinegra sentándose frente a su amiga.

-¿has notado algo diferente en Scorpius?-

-¿cómo de diferente?-

-no lo sé- explicó la ojiazul- quizá algo más triste oapagado-

-Rose, yo no lo conozco como tú, pero
hay algo que me contóayer Berni, después que regresaran de tomar los chicos- dijo Natas ganándose toda la atención de su mejor amiga- Scorpiusrecibió ayer una carta de su madre, y Berni me contó que tu esposo cambió deestar feliz a triste por unos momentos mientras leía lo que su madre le habíaescrito, aunque luego quiso ocultarlo, pero igual se le notaba-

-supongo que los extraña- susurró Rose.

-Rose, tu vida estaba hecha aquí antes que regresases conél, tú tenías amigos y prácticamente somos tu familia- explicó su mejor amiga-pero Scorpius tuvo que iniciar una nueva vida por ti, dejó a sus padres yamigos allá y se vio obligado a hacer nuevos amigos en los tuyos, si bien teama y por ti dejaría todo, eso no evita que los extrañe y que se sienta tristeal recordarlos-

-yo no puedo abandonar mi puesto aquí- dijo la pelirroja- nopuedo dejar a Malcolm solo con el gobierno, no podría-

-Rose, nadie te pide que lo dejes, pero en tus vacaciones
¿por qué no regresas a Inglaterra? Siempre te quedas aquí y los pasas con todosnosotros, pero Scorpius también tuvo su vida allá y es parte de su nueva vidajuntos pasarla no solo con tus amigos, sino con los de él-

-ustedes también son sus amigos- rebatió Rose.

-sus amigos originales, Rose- explicó Natas- Albus, Alice,inclusive la misma Thalia, los amigos de Scorpius, no solo los amigos nuevosque hizo
creo que desde que se fueron, sino ha sido porque ellos han venido avisitarlos, Scorpius nunca los vería-

-¿cómo?- preguntó Scorpius sin comprender, después que suesposa hablase con él y saliese de la cocina- ¿quieres que me vaya?-

Rose solo asintió con la cabeza.

-¿he hecho algo mal?- preguntó él quitándole el plato quellevaba la mujer en las manos y colocándolo a un lado de la mesa.

-no- dijo Rose- solo quiero que vayas a ver a tus amigos-

-pero Berni, Irijan y
-

-tus amigos originales- lo interrumpió la mujer.

-¿a qué te refieres? Rose, explícate porque no te entiendo-

La pelirroja solo le sonrió y lo miró con los ojos tristes.

-quiero que vayas a Inglaterra con tus amigos, quiero queestés con ellos, que te diviertas con ellos, que pases tu tiempo de hombres conAlbus y con tus demás amigos que hiciste en la Academia, quiero que vuelvas aver a Alice, a Lily, quiero que veas a tus padres y que saludes a los míos depaso, quiero que salgas con Thalia de nuevo y que
-

 

-¿estás rompiendo conmigo?- preguntó asustado Scorpius, nocomprendía de dónde había surgido esa necesidad de Rose de enviarlo lejos dedonde vivían y de donde tenían su hogar- Rose, no comprendo-

-no, Scorpius, no estoy rompiendo nuestro matrimonio- aclaróella seria.

-entonces explícate mejor porque no comprendo qué me estásinsinuando con esto de mandarme lejos de ti, lejos de nosotros juntos-

-¡solo quiero que vuelvas a sonreír como antes!- gritó ella,dejándose llevar por las lágrimas- quiero que vuelvas a abrazarme como antes,quiero que me vuelvas a besar con la misma intensidad de antes, quiero que mevuelvas a ver como si realmente me amaras y que yo pueda notarlo
no quierovolver a ver en tus ojos el dolor y la pena de no tener a tus seres queridoscerca, porque si a ti te duele, a mí me destruye verte así-

Scorpius no sabía qué decir. Él extrañaba a su familia, asus padres, a sus mejores amigos, su tierra; pero mantenerse alejado de Rose,no se lo imaginaba, él podría amar con todo su corazón todo lo que extrañaba enInglaterra, pero no podría ni de cerca amarlos como amaba a su esposa. Ella eratodo para él, ella era lo más importante en su vida y nunca dejaría de serlo.

-mi vida- se acercó él a abrazarla, Rose solo se dejóabrazar- ¿sabes por qué te digo así?- ella no comprendió la pregunta- ¿sabespor qué te digo mi vida?-

Ella negó con la cabeza.

-porque lo eres, Rose, sin ti no podría vivir- Scorpius soloinhaló profundamente- sí, los extraño y mucho, pero vivir lejos de ti, dormirlejos de ti, me es imposible
si soporto las reuniones que tienes hasta el díasiguiente en que no regresas a casa o si aguanto las expediciones previas a tuvisita para revisar si tu bienestar está asegurado es solo por el trabajo, perosi me dices de la nada y que por ningún motivo de fuerza mayor me mantengaalejado de ti, me quitas parte de mí, parte de mi alma y de mi ser-

La pelirroja abrazó a su esposo con fuerza.

-no me vuelvas a pedir que me vaya, Rose- susurró él- porqueme haces pensar que ya no quieres estar cerca de mí y-

-no- lo interrumpió ella- no pienses eso, nunca lopienses
solo creí que querrías irte con tus amigos por un tiempo-

-¿sin ti?- preguntó él- no hay manera que prefiera pasartiempo con ellos sin ti a mi lado-

-¿no?- preguntó ella.

-no, Rose, no hay forma que prefiera a nadie por sobre ti-le aseguró él besándola largo rato, disfrutando del sabor del otro, separaronsus labios pero no sus cuerpos del abrazo en que se mantenían.

-te ofrezco un trato entonces- dijo Rose, limpiándose laslágrimas y limpiándoselas a Scorpius también- cada vacaciones que tengamos, nosvamos de visita a Inglaterra, ¿te parece?-

-¿estás segura?- preguntó él- ¿crees que el ministerio te dépermiso?-

-soy la Viceministra
no voy a tener problemas-

DOS AÑOS DESPUÉS (todos con 29 años)

-supongo entonces que es hora de decir adiós- susurróMalcolm a su mejor amiga y ex pareja.

- nos continuaremos viendo en las Asambleas Internacionales-

 

-te voy a extrañar- terminó diciendo el pelinegro- ¿quién sereirá de mí cada que cometa una estupidez en el gobierno?-

-supongo que esa será Natas- dijo la pelirroja- ella seráquien ocupe mi lugar ahora
ya debo irme, me están esperando-

Malcolm solo asintió ante la inminente partida de la personaque lo acompañó durante mucho tiempo. Rose había sido elegida por el consejo demagia de Inglaterra como la nueva ministra desde que había muerto el exministro Shaklebott. Habían sido muchos los nombres que se habían voceado paraser la o el sucesor del ministro, entre ellos estaban: Percy Weasley, con unnotable recorrido político; Hermione Weasley, con una carrera intachable ademásde ser heroína de guerra; también había sido nominada Alice Potter con sutrabajo en labores humanitarias; pero ni bien había sido nominada Rose Weasleya pedido del mismo ministro, las elecciones habían estado casi decididas.

Rose Weasley era una de las políticas, no solo más bellas, sinotambién más jóvenes en ostentar uno de los más altos puestos en un gobiernocomo el de Bulgaria, y su reconocido carácter y recorrido político intachable,así como el historial que poseía con sus increíbles notas en las Academias deLegislación Mágica Internacional así como la de Aurores de Bulgaria y maestríasen Economía Mágica y Administración Corporativa le daban un currículum muchomás alto que el de su propia madre.

Cuando salió entre los nominados para ser sucesora, ni ellamisma había sido informada. Malcolm no había querido dárselo a saber ya quequería que fuese una sorpresa para su amiga. Solo se lo había dicho al esposode la joven y Scorpius estuvo de acuerdo en no decírselo, dado que ambos sabíanque ella se negaría ante la propuesta.

Cuando se supo que Rose había sido elegida por unanimidad enel Gran Concejo, los pobres hombres habían tenido que ocultarse del enojo de lamujer durante dos días ya que la pelirroja los había amenazado con hacerlosdesaparecer del mundo si se aparecían frente a ella en ese tiempo.

En un inicio la mujer se negó, no quería abandonar el puestoque ostentaba desde hacía ocho años en el gobierno de Bulgaria y; además,sentía miedo de no poder hacer bien las cosas, algo que solo sabía su mejoramiga.

Una cosa era gobernar en un ministerio en el que habíavivido más de diez años, pero Inglaterra era diferente. Otras legislaciones,otras normas, otras formas de ver el mundo.

-lo harás bien- escuchó la voz de su esposo desde un extremode la habitación, no se atrevía a ingresar.

-no te voy a hacer nada- dijo la mujer seriamente.

-lo siento- susurró Scorpius- pero con Malcolm creímosconveniente no decírtelo, queríamos que fuera una sorpresa-

-¿pero nunca pensaste que no querría ser Ministra?-

-Rose Malfoy- dijo Scorpius con un deje de orgullo, pocasveces se dirigía a su esposa con todo y su apellido, pero le encantaba hacerlo,en especial cuando los demás políticos se dirigían a ella como señora Malfoy yse notaba en sus caras la desazón que la popular Rose Weasley haya pasado a serla esposa de alguien- te conozco mejor que nadie y siempre has querido ser más,pero en Bulgaria nunca podrás serlo, porque no está permitido, eso lo sabemosMalcolm y yo, por eso cuando llegó el mensaje de tu nominación lo tomamos comoalgo bueno para ti
a pesar que al inicio te enojaras con nosotros-

 

-tengo miedo de no poder ser lo que necesita Inglaterra- esaconfesión asombró a su esposo- nunca podré ser como Kingsley-

-y no necesitas ser como él- le aseguró el rubio,abrazándola- solo debes ser tú
siempre has sido la mejor en todo lo que haces-

La pelirroja recordaba esa conversación con su esposo comosi hubiese sido ayer. Gracias a él aceptó el nuevo reto que se le venía.

-¿lista?- preguntó Scorpius, mantenía en sus manos eltraslador que los llevaría hasta Inglaterra y donde los esperaba su familia.

-eso creo- susurró Rose, mientras tenía una sonrisa decariño en dirección a sus mejores amigos, quienes sonreían mucho más debido ala noticia que les acababa de dar la pelirroja.

-no estés nerviosa- le dio un beso en la frente el rubio-estaré a tu lado siempre, juntos los dos-

-tres- interrumpió la pelirroja.

Scorpius no dijo nada y tan solo miró a la mujer con la bocatotalmente abierta y los ojos a punto de salírsele.

-estoy embarazada- susurró Rose, señalando su barriga que notenía ni el más leve abultamiento en ella.

Scorpius no hacía movimiento alguno, no sabía cómoreaccionar.

-te dije que se congelaría- dijo Berni a Malcolm.

-aquí tienes- le dio Malcolm una bolsa con monedas.

-¿apostaron?- preguntó Lucy molesta, mientras abrazaba aIrijan.

Los otros dos solo asintieron con caras avergonzadas.

-paga Poliakov- dijo Natas, haciendo que Lucy mirara a suesposo asombrada.

-¿en serio?- preguntó.

-pensé que estallaría de alegría, no que se congelaría- dijoentregando una bolsa con la misma cantidad de monedas a Natas que habíaentregado anteriormente Malcolm.

-y se dicen mis amigos- dijo Scorpius con una sonrisaladeada, pero sin esperar respuesta y besar a su esposa.

-me haces el hombre más feliz del mundo-

-y yo lo soy a tu lado-

-te ves hermosa cuando lo cargas- susurró Scorpius mientrasveía a su esposa dar de lactar al pequeño Orión. La pelirroja solo sonrió concariño, mientras colocaba al bebé en su cuna.

-es magnífico, ¿no?- dijo en voz baja, mientras era abrazadapor la espalda.

-tiene de dónde salir, ¿no?- rio Scorpius, besando a sumujer- vamos, ven conmigo- susurró él besando aún más a su mujer- quieroempezar a trabajar en una hermanita para el bebé-

La pelirroja solo rio, mientras se dejaba llevar por suesposo.

-gracias- susurró ella, mientras era echada en la cama.

-¿por qué, Rosie?-

-porque de no haber sido por ti, no habría vuelto a serfeliz- dijo ella besándolo- supongo que no fue fácil-

-el amor no es fácil Rose
nunca lo es, pero al final, endulzarte no fue tan difícil como pensé,solo pasaron unos seis años para que pudiese concretarse-

La pelirroja solo rio y se dejó besar, sin dejar de pensaren todo lo que había tenido que pasar para llegar a ese momento: echada con suesposo, besándolo y a tan solo segundos de hacer el amor con la persona a laque amó desde el inicio de su vida escolar.

FIN




Bueno, ahora sí...es el FINAAAAALLLL!!!

Ojalá les haya gustado y es muuuy probable que empiece una nueva historia, solo estoy dejando que pase un tiempo...Espero hayan disfrutado, sé que no a todas les gustará, ojalá que sí porque me valgo para ustedes nada más que son las que disfrutan lo que escribo <3

Muchos besos y mucho amor para tod@s ustedes!!! :D

*SombraPosion*

Endulzando a Rose - Potterfics, tu versión de la historia

Endulzando a Rose - Potterfics, tu versión de la historia

-Buenos días alumnos-exclamó la profesora McGonagall- les traigo un anuncio muy importante, el día dehoy recibí la confirmación de una propuesta que le ha

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-endulzando-a-rose-potterfics-1988-0.jpg

2023-02-27

 

Endulzando a Rose - Potterfics, tu versión de la historia
Endulzando a Rose - Potterfics, tu versión de la historia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/181433
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20