¡Feliz San Valentín, Amor! - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

13 de Febrero del 1999

Eran las 11:30 de la mañana y Ronald Weasleyapenas se estaba despertando, estaba en la Madriguera, su hogar desde que teníamemoria, y ahora con sus 19 años de edad ya estaba buscando su departamento,cerca del de su novia y su hermana. Su novia, Hermione Granger, por fin era sunovia, si, por fin habían podido resolver lo del beso
y es que no había sidonada fácil el haberlo confundido con un impulso de ella. Pero eso era otrahistoria. Vio el despertador muggleque tenía en su mesita (regalo de su novia), con pereza vio que eran ya las11:36 de la mañana. Y por alguna extraña razón, sentía que algo le faltaba, Oh,Claro
a la 1:00 tenía que ir a ver a Hermione a su departamento, saldrían apasear
y a lo que sea que fuesen a hacer. Así que sin más se fue a bañar y aarreglarse para salir.

 

En el departamento de Hermione, la castañaestaba en su computadora portátil, esperando la llegada de Ron. Ginny, quevivía con ella, había salido con Harry como todos los días. Así que esperando asu novio, recibió un correo de Viktor, sonrió al ver a la mayoría de susamigos, brujos/magos, conectados en el Messenger. Le dio click en el correo deViktor y lo abrió:

QueridaHermione:

Aunquetodavía falta algún tiempo, no se me puede pasar desearte un Feliz SanValentín, este año. Eres muy buena amiga, aunque tú sabes que quisiera quefueras algo más. Pero el pelirrojo me ganó, ¿no? Aunque obviamente no eres unacompetencia ni un premio, tú me entiendes.

Concariño,

ViktorKrum

"¿Porqué la urgencia? Todavía faltan unos días para San Valentín" Pensó.

El timbre sonó, Hermione se acerco rápidamente ala puerta, y abrió. Enfrente de ella estaba su novio, tan pelirrojo comosiempre, y con una cara de impaciencia que a veces lo caracterizaba.

-Hola, cielo
¿Te pasa algo? - preguntóHermione.

- Hola, no
es solo que hay demasiadasdecoraciones de San Valentín, y no solo en el Londres muggle, también en el Londres mágico.

- ¿Qué esperabas? Estamos en Febrero, Ron.

- Bueno, no importa. ¿Nos vamos?

- Si, solo voy por mi bolso y nos vamos.

- ¿Adonde quieres ir?- preguntó el pelirrojo.

- No se
¿Adonde quieres ir tu?

- A donde sea que no haya adornos de corazones ydemás, me recuerda a segundo año con Lockhart. - dijo Ron.

- Pues
no se adonde iremos, porque por todoslados está igual.

- Vamos por un helado, ¿quieres uno?

- Claro, ¿a Florean Fortescue?

- Por supuesto.- afirmo Ron. -Aunque a mí se me hace que ya no saben tan buenos como antes.

- Bueno, no creo que sea lo mismosi Florean ya no está ahí, Ron.

- Tienes razón. Pero no quieresir al salón de té de Madame Pudipié, ¿verdad?

- Claro que no, Ron.

- Me alegro. - dijo Ron pasándolesu brazo por los hombros y le besada elpelo. - ¿De qué vas a querer tu helado?

- ¿Es enserio? - preguntó.

- Es broma, lo quieres dechocolate con fresa, y una pizca de Ron, ¿no?- dijo yendo hacia el mostrador.

- Claro
solo que sin la pizca deti, cielo. - dijo Hermione sentándose en la silla.

- ¡Ja!, muy chistosa. - dijoirónico.

- Ayer probé mucho de ti. - dijoguiñándole el ojo. - Anda, ve por mi helado.

- Bien

Cuando ya iban por la mitad delhelado, Hermione volteo hacia la puerta, que segundos después se abrió, dejandover a una de las últimas personas que quería ver. Lavender Brown se acercaba almostrador con una sonrisa típica de ella en la cara. Hermione volteo a ver aRon, quien seguía comiendo su helado tranquilamente, Hermione lo vio, sinquerer, con el seño fruncido.

-¿Qué pasa?- preguntó elpelirrojo.

- Nada. - dijo Hermione. - Soloque vi a alguien que no quería ver.

Ron confundido volteo a ver almostrador, y rápidamente se arrepintió, Lavender lo había visto y caminadapeligrosamente hacia ellos.

-Ronnie
¿Cómo estas, querido?

- Lavender
Ron, por favor, biengracias ¿y tú?

- Oh, bastante mejor ahora. -Hermione puso los ojos en blanco y gruño. - Oh, Hermione, no te había visto,¿tu como estas?

- Bien, gracias.

- Me alegro. No nos hemos vistoen mucho tiempo, cuénteme ¿Qué ha pasado con Harry y con Ginny?

- Siguen juntos. - respondióHermione.

- Me alegro bastante, Harry yGinny, hacen una pareja maravillosa.

- Claro. - dijo Ron.

- ¿Y ustedes? ¿Siguen juntos? -preguntó.

- Por supuesto. - dijo Ron.

- Oh, los felicito. Hermione, tehas ganado a un buen hombre, perfecto en todolo que hace, pero ya te habrás dado cuenta, ¿no?

- ¡Lavender, vámonos!- gritó unmuchacho desde la puerta.

- Ya voy
Hermione
adiós, Ronnie,oh, y no te había agradecido por el regalo que me mandaste hace dos días,gracias
- dijo empalagosamente.

Cuando Lavender salió Hermioneestaba roja de la ira, solo veía su helado, no quería ver a Ron, estaba demasiado enojada. Por alguna extraña razón,solo habían otras dos personas en la heladería. Así que Hermione, completamenteroja, se levanto de la silla, agarró su cono del helado, y se lo estampó en lacara a Ron.

-¡No me sigas!- gritó, saliendode la heladería.

- ¡Hermione! ¡Hermione!¡Hermione, espera!- gritó cuando ella se desaparecía en medio de la calle.

Estaba muy enojado, igual o másque su novia. Lavender era tremendamente fastidiosa cuando se lo proponía, ¡Nisiquiera había tenido relaciones con ella, solo con Hermione! Y para colmo
¡Nisiquiera le había mandado ningún regalo! ¡Y ahora no sabía a dónde rayos habíaido su novia!

Se apareció en la calle de junto,no tenía cabeza para pensar en otro lugar, solo no quería estar a la vista delpelirrojo. Así que se adentró a Cabeza de Puerco, no había nadie, estaba vacíoy ella estaba muy enojada.

-Una botella de Whiskey de Fuego,por favor.

- ¿Qué te pasa, Granger?-preguntó Aberforth.

- Nada. Solo quiero mi botella,por favor.- dijo.

- ¿Y Weas
?

- Ni lo mencione. No quierohablar de él. Soy una estúpida. No sé cómo fue que le creí.

- Toma
- dijo entregándole labotella.

Después de un rato y mediabotella, Hermione decía puras incoherencias, estaba totalmente roja y medioacalorada. Lloraba como casi nunca, y Aberforth la miraba interrogante, decíacualquier cosa menos lo que le había pasado

-¿Sabes cuál fue mi error, Abby?El haberle creído
me dijo que su primera vez la había tenido conmigo. Me lojuró, y yo como estúpida le creí
¡le creí! - sollozó. - Y para colmo, me esinfiel con Lav-Lav.

- ¿Estás segura de que Weasley tees infiel con Brown?

- La misma Lavender
me lo dijo enmi cara

- ¿Te dijo que Weasley te engañacon ella?

- Si
bueno
no, pero me lo dio aentender

- ¿Qué te dijo?

- Que
que era muy bueno en "todo" y que Ron le había mandado unregalo hace dos días

- ¿Y por eso te es infiel? ¿Porun regalo?

- Pero, ¿y lo de todo
?

- ¿Y si te mintió? Pondría mismanos al fuego por ese Weasley, él no es de los que mienten
y mucho menos aalguien como tú.

- Pero te podrías quemar
no seríala primera vez que miente

- ¿Cuándo te ha mentido?

- Pues
ring, ring, espera, Abby
¿Diga?

- Hermione
escúchame por favor
- pidió.

- ¿Qué quieres
?

- Hermione
¿estás borracha?- preguntó.

- ¿Eso a ti qué?

- Hermione, yo te quiero
Lavender no es nada, invento todo, te lo juro,solo tú sabes si soy bueno en todo, y jamás le envié algún regalo, nena.

- ¿Y entonces por qué lo dijo?

- Está celosa, cielo, ¿le crees mas a ella que a mí?

-

- Hermione, contéstame. - dijo.

- Soy una tonta

- La más linda, cielo. - sonrió.

- Por supuesto que confío en ti

- Te quiero. - dijo.

- Y yo a ti. -

- ¿En dónde estás?

-
emm
espera, Abby
¿en dónde estoy?- preguntó confundida.

- ¿Abby? ¿Quién es Abby, Hermione? ¿Con quién rayos estás? - preguntó elpelirrojo, completamente enojado.

- Tranquilo, Weasley, soy Aberforth, está en Cabeza de Puerco.

- Oh, bien
gracias, ¿me la podrías pasar de nuevo, por favor?

- ¿Qué pasa, Ron?

- Hermione, no puedo ir ahorita por ti
tengo que arreglar algo de latienda, y no me puedo salir, pero mandaré a Ginny por ti, ¿está bien? Te veomañana, cielo.

- Está bien, te quiero. - dijo aun un poco borracha.

- Y yo a ti. - se despidió.


Hola, he aquí un nuevo fic =D aunque cortito, pero en fin un fic, espero el capítulo haya sido de su agrado, se me ocurrió hace unos días, quien sabe en qué estaría pensando xD jaja...pero espero les guste... en el próximo capítulo veremos a Ginny y a Harry platicando con Hermione y Ron, respectivamente.

El fic, es cortito, como ya lo he dicho, aun no sé cuantos capítulos serán, pero espero les gusten =D
Me voy, gracias por leer, y agradecería sus comentarios =D si quieren leer más fics sobre Ron y Hermione, solo denle click a mi nombre y en mi perfil apareceran varias historias de ellos =D

Adios, cuidense mucho, besos, los quiere...

Pervinca Paddy Mel Weasley Grint Saotome Black Potter Lupin Burdock xD

Como Ron lo había dicho, Ginny había ido por lacastaña, al verla, negó varias veces con la cabeza, la regaño, le reclamo yluego la mimo y le volvió a reprochar por haberle creído a la huecadescerebrada, como le decía a Lavender.

 

 

 

Cuando llegaron al departamento que compartían,la pelirroja hizo que se sentara en el sillón, para platicar. Solo se veían, aHermione le empezaba a doler un poco la cabeza y tenía los ojos rojos. Ginny laveía con el seño fruncido esperando a que hablara.

-Dilo de nuevo, soy una tonta, lo sé. - dijoHermione.

- Eres una tonta, Hermione, una completa tonta.Está bien que mi hermano sea un idiota, tonto, a veces insensible, pero no creoque jamás te vaya a hacer daño.- dijo Ginny.

- Es solo
conoces a Lavender, es con la que massiento celos, me siento insegura, en cualquier momento me lo puede quitar, y losabes
- explicó.- no soy tan bonita como ella, en nada nos parecemos, así queno culparía a Ron si se fuese con ella, ¿Quién soy yo para retenerlo?

- ¿Cómo que quien eres? Eres Hermione JaneGranger, la novia de Ronald Billius Weasley

- Tal vez no basté que sea su novia.

- Hermione

- Ginny. - dijo Hermione. - Tengo miedo
noquiero perderlo, enserio lo quiero mucho, bastante

- Lo sé, solo ustedes no se daban cuenta. Yo sé,todos sabemos que Ron te quiero tanto o más que tu a él, cielo. - sonrió Ginny.- solo que ambos eran
son, un par de cabezotas. ¿Acaso crees que mi hermano nose siente amenazado igual?

- ¿Por qué se sentiría así?

- ¿Cómo que por qué? Empecemos con Viktor, teapuesto a que si lo mencionas tan siquiera, salen peleados, pero es porquetambién tiene miedo de perderte.

- Gin

- Bien. Dejemos de hablar de eso, pero esperoque hayan solucionado las cosas, no me gustaría pelear con Harry un día antesde San Valentín. - Hermione la miró extrañada. ¿Un día antes de San Valentín?¿Acaso su amiga se había vuelto loca?- ¿Qué digo un día? Horas
mañana de segurolo recompensaran
¿Hermione, que te pasa? Estas pálida.

- ¿Un día antes de San Valentín? ¿Horas antes?¿Qué día es hoy, Ginevra?

- ¿Cómo que qué día es hoy? ¡Obviamente 13 deFebrero! ¡Hermione, mañana es día de San Valentín!

- ¡Por los pantalones de Merlín, Ginny! ¡Ron vaa querer terminar conmigo! ¡Me odiara! - gritó Hermione completamente fuera desí.

- ¡Hermione, respira! ¿Qué pasa? ¿Por qué diceseso?

- No sabía que mañana era 14 de Febrero, Gin. Nocompré nada para Ron porque creí que todavía quedaba tiempo
ahora veo porque lacarta de Viktor
- murmuro la castaña.

- ¿Qué carta de Viktor? - preguntó Ginny con elseño y los labios fruncidos.

- Me mandó una carta, nada importante, lo juro,sabes que aunque fuese importante para él, par mi no lo sería
Gin, no tengonada.

- Calma, mañana temprano iras a comprar elregalo, si Ron te habla para quedar en la mañana, le dices que mejor en latarde o en la noche, no lo sé, inventas algo

- Oh, Gin
soy la peor novia del mundo.

- ¿No crees que a Ron también se le hayaolvidado?- preguntó Ginny.

- No lo creo
estoy segura de que no lo hizo

- Bien. Tranquilízate, ¿quieres? Ahora ve y descansaque te hace mucha falta.

 

- Está bien, gracias, Gin. Buenas noches. - se despidióHermione.

Al otro día en La Madriguera, Ron, que ya había despertado,estaba ayudando a su mamá con el desayuno, porque si, a Ron Weasley lo habíanhecho aprender a cocinar, y ahora era magnifico con las comidas. Justo cuandohabía sacado el tocino del sartén, su celular sonó, era Harry, y no era raroque se llamaran a estas horas.

-Hola,Harry.- saludó el pelirrojo.

-Hola, Ron
¿Cómo sigue Hermione?

-Oh, aun no hablo con ella, pero iré a verla en un rato.

-Obviamente iras a verla. - dijo Harry.

-¿Por qué obviamente?

-¿Cómo que porque obviamente?

-Si, ¿por qué obviamente?

-Ron
¿Qué día es hoy? - preguntó Harry, temiendo lo peor.

-No lo sé, Harry
domingo
- dijo Ron un tanto preocupado por la salud mental desu amigo.

-Ron, ¡Es día de San Valentín!

-

-¿Ron? ¿Ron, estás bien? ¡¿Ron?!

-Estoy aquí
Harry
espera
¡Ahhhhhhhh! -
gritó. Ahora estabaen el jardín. ¿Cómo es que se le había olvidado ese día? Creía que era cursi, y demás, pero eso no quería decir queno le fuese a dar un regalo a su novia, y ahora estaba seguro de que lo mataría,o lo que es peor: la decepcionaría. - ¿Quévoy a hacer, Harry? No tengo nada, se me olvido por completo, pensé que todavíafaltaba tiempo. ¿Qué voy a hacer?

-Calma
harás esto: desayuna, arréglate, agarra dinero suficiente, te vas al callejónDiagon, escoges un regalo y lo compras, pero mientras ve pensando en queregalarle, Ron.

-Gracias, no le digas nada a mi hermana, de seguro me mata.

-No te preocupes
¿la llevaras a algún lado?- preguntó.

-No lo sé, tal vez a comer

-Ni se te ocurra llevarla al Salón de Té de Madame
- advirtió el pelinegro.

-Ya lo sé, calma, ni loco entro a ese lugar. Adiós. - colgó.

Inmediatamente se fue a desayunar, George, quehabía escuchado la conversación, sonreía burlonamente, aunque aún faltabaalguien más que debería de estar así, Fred, pero no estaba y a eso se debía lamedia sonrisa burlona del gemelo que quedaba.

Terminando de desayunar se subió a bañar,saliendo escogió su ropa: unos jeans de mezclilla y una camisa azul con losprimeros botones abiertos, se puso unos tenis, y salió hasta el jardín, endonde se podía desparecer.

Se apareció en el Caldero Chorreante en dondeHannah Abbott lo miraba sonriendo. Y aunque Ron trataba de sonreír, se le veía máspreocupado. Hannah lo mira entre extrañada y preocupada, le hizo señas para quese acercara, mientras le servía algo de tomar.

-¿Pasa algo, Ron?- preguntó.

- No, para nada, solo que necesito irme
- dijoapenado.

- Oh, claro, no te preocupes, hace mucho que note veía. - dijo sonriendo.

- Lo sé, te prometo pasar más seguido.

- Como quieras. ¿Sabes algo de Neville?-preguntó con las mejillas coloradas.

- Emm
pues, no mucho, pero, según yo, está bien.- dijo extrañado.

- Me alegro, es muy buen amigo.

- Ya lo creo. Bueno, me tengo que ir, enserio,Feliz Día de San Valentín.

 

- Oh, gracias. Me saludas a Hermione
- dijo guiñándoleel ojo.

El pelirrojo salió y con su varita tocó losladrillos correspondientes, para que se abriera la puerta. Sintió un gran peso,cuando vio que ahora estaba más adornado que la tarde anterior, ¿y cómo no? Se veíanpuras parejas, de todas las edades, abrazados, de la mano, besándose, y hasta tocándoseen donde no debían, el corazón casi se le para, al ver quiénes eran la parejaque estaba montando tal espectáculo, Harry y Ginny se besaban como si de esodependiese su vida, justo cuando élpelirrojo iba a reclamarles desaparecieron ante sus ojos. Suspiró, respiróhondo y se encamino en busca del regalo para Hermione
pero la pregunta era: ¿Quéle compraría? Al año pasado, como habían hecho el séptimo año de Hogwarts, le habíadado un brazalete con sus nombres y ella le había dado unos guantes para elquidditch.

Pero este año quería que fuese algo especial, locierto es que la vez pasado habían sido bastante tímidos e inexpertos, puescasi acababan de arreglar las cosas cuando el día de San Valentín llegó.

Solo queesa vez si se acordó de semejante día, y esta vez no. Sabía que Hermione odiabalo cursi, todo lo demasiado afeminado, pero aun así, la quería, porque no eracomo las otras, era única, porque aun siendo así, tenía su lado femenino, elcual le encantaba.

Pero basta, tenía que dejar de quedarse paradoviendo a la nada sonriendo como bobo. Buscaría el regalo perfecto, ni muytosco, ni muy sencillo, simplemente: perfecto.

Todo lo que tuviera que ver con joyería quedabadescartado, era lo más común ese día, tal vez además del regalo, le daría unpaquetito con chocolates, había un muggle, que les fascinaban a ambos: losKisses. Le daría una sola rosa, y que no fuera roja, no, tenía que ser másoriginal, tal vez hasta él mismo podría decorarla. Bien ya iba por buen camino,ahora ya tenia inspiración, tal vez Cupido le estuviese ayudando, el pelirrojo sonrióante tal ocurrencia.


Hola, tanto tiempo, ¿verdad? lo lamento mucho, no había tenido tiempo estaba con examenes U_u' pero ya actualicé =D
Espero les haya gustado el capi...en el proximo saldrá Hermione comprando el regalo de Ron y tambien Ron el de Hermione =D jeje, intentare actualizar pronto. Besos, cuidense los quiere...

Pervinca Paddy Mel Weasley Grint Saotome Black Burdock Potter Lupin Fritzenwalden Periwinkle xD jaja bae...

Hermione siguió viendo los estantes, pero nadallamaba su atención, se sentíafrustrada, y es que necesitaba el regalo urgentemente. Jamás se perdonaría quese le hubiera olvidado el día de San Valentín. Obviamente no le regalaría algocursi, Ron no lo querría pero tampoco es que le fuera a dar cualquier cosa. Eracierto que en parte era ridículo ese día, pero no lo podía dejar pasar, comoLuna había dicho "No necesitas un solo día para demostrar tus sentimientos",era cierto pero sentía que tenía que darle un regalo por lo del día anterior¿cómo pudo ser tan estúpida y creerle a la Lavanda esa, en vez de a Ron? Y paracolmo embarrarle el helado, estaba muy arrepentida y ahora más.

Frustrada se sentó en una mesa de la heladería,pidió un helado de fresa mientras pensaba que regalarle a su novio. Minutos despuéspasó un muchacho con una playera naranja de los Chudley Cannons, algunosmuggles lo veían como si fuera un bicho raro pero ella sabía que no era raro.Cuando el muchacho la vio pareció dudar, pero al final se le acercó a lacastaña. Trucos de los Sims 4

 

-Hola, soy Michael Johnson. - saludó. - Deseguro no me conoces, pero yo a ti si, en realidad todo el mundo mágico. Iba unaño más abajo que tú en Hogwarts. - explicó.

- Oh, hola, lamente no recordarte. - sedisculpó. - ¿Se te ofrece algo? - preguntó.

- En realidad, sí, se que eres novia de RonWeasley, todos lo saben. Ginny me ha hablado de él y sé que le gustan losChudley Cannons
- dudó.

- Aja

- Me preguntaba si me querrían comprar un boletopara una rifa, el premio es una escoba autografiada por todo el equipo y dos boletospara ir a verlos- dijo. - Imagino que Ron ha de estar aquí, ¿no? Tal vez leinteresaría.

- Pues en realidad
él no está aquí, pero tecompraré un boleto, solo
si ves a Ron, ¿podrías no decirle nada, por favor? -preguntó.

- Está bien, no hay problema. - dijo. - Soncinco galeones.

- ¿Cinco? - preguntó Hermione.

- Si, ¿Qué esperabas? Son los Chudley Cannons. -dijo.

- Bien. - aceptó a regañadientes. - Gracias.

La castaña sacó su cartera de la bolsa, le diolos cinco galones y estiró la mano, esperando el boleto, después deponer la cartera en la mesa. Michael sefue después de darle a Hermione el boleto. Guardo el boleto en su bolsa ysiguió comiéndose su helado.

-Obviamente el boleto no es el regalo, - se dijoa sí misma- pero podría ser una parte de él. - se tapó la cara con las dosmanos y bufó exasperada. - ¿no puede ser mejor? ¡Ahora hablo sola!

Después de comer su helado se fue a seguirbuscando el regalo para Ron.


Ron siguió buscando, nada, no había nada, ¿cómoera posible que no hubiera nada? Desvió la vista de ese aparador y fue cuandolo vio, era simplemente perfecto. Se acercó a la tienda, vio el regalodetenidamente, y se convenció, pidió el precio, le parecía bien, solo tenía queencontrar su cartera, ahí estaba justo en el bolsillo derecho del pantalón, ¿elproblema? La cartera estaba vacía, ¿cómo era posible eso? Pensó por un rato,¡Oh, Claro! Le había prestado dinero a Neville, y él no estaba por ahí, paracolmo George no le pagaría hasta dentro de cuatro días. ¿Ahora como rayos comprabael regalo? Enojado salió de la tienda. No volvería a prestar dinero, estabadecidido, además que su orgullo le impedía pedir prestado.

Camino, lo único que faltara era que
¡genial!Lloviera. ¿Cómo rayos podía llover en ese momento? Bufó completamente enojado.De pronto una idea se le cruzo, ¡claro! Sería genial, ahora solo tenía quepreparar las cosas y enviar una lechuza a Hermione. Pero primero necesitaba iral Londres muggle.

Caminó un rato y luego decidió sentarse en unamesa de la heladería más cercana, vio a alguien muy parecido a Hermione, perono podía ser ella, ¿verdad? Al parecer estaba enojada. ¿Y si, sí era Hermione?¿Y si estaba enojada con él por no estar con ella? Rogaba por qué no fuera así.

Decidió que era mejor enviar un mensaje en vezde una lechuza. Sacó su celular y empezó a escribir. Cuando terminó lo mandó,esperando una contestación pronto. Aunque apenas tenía un poco más de un díasin ver a Hermione, la extrañaba, sea como fuera era su novia, y la quería,esperaba verla pronto.

 


El sonido de un nuevo mensaje la sacó de suspensamientos, sacó su celular, y sonrió al ver que era un mensaje de Ron,rápidamente abrió el mensaje y leyó:

Hola,cielo.

¿Cómoamaneciste? Perdón por no haberte llamado, pero he estado algo ocupado, y losiento mucho. Quería invitarte a comer, te espero a las 2:00pm en LaMadriguera, no comeremos ahí, pero
ya verás. Te extraño, y espero verte pronto.

FelizDía de San Valentín, te quiero.

Suspiró, lo último que necesitaba era un mensajede Ron con una invitación y una felicitación. Se le nubló la vista, sonrió,jamás se esperó que llorara por no encontrar el regalo de su novio para SanValentín. Siguió buscando, después deunos minutos encontró algo,

Tal vez no fuera la gran cosa pero
le gustaba, yera muy lindo, y tenía perfectamente lo que iba con él. Agarró su bolsa parabuscar su cartera, la cual
no estaba. "Debe de estar en la heladería" pensó.Caminó de regreso pero se tuvo que esconder, en la mesa en donde estaba sucartera
¡Estaba Ron! ¿Cómo rayos iba a conseguir su cartera? Además que nopodía ir allá porque Ron la vería, y descubriría que no tenía regalo.

Sacó su celular y empezó a escribirle lacontestación a Ron con la esperanza de que se fuera y poder coger la cartera.Dio algunos pasos hacía la tienda más cercana y cuando terminó lo envió. Esperóunos minutos antes de regresar, pero cuando regresó la cartera ya no estaba. Bufó,ya no estaba para juegos, salió de la plaza y fue a un callejón despejado paradesaparecerse.

En el departamento se le ocurrió una idea,esperaba que le gustara. Rápidamente fue por las cosas necesarias y empezó.

Exactamente a la 1:25 terminó, se dio cuenta quefaltaban treinta y cinco minutos para encontrarse con Ron, así que rápidamentefue a arreglarse para ir a su cita.


Hola, sé que no tengo perdón, estuve más de un mes sin actualizar y eso jamás me había pasado y me siento terrible. Entiendo si ya no hay más comments U_u' pero aquí van mis verdaderas escusas:
-Tenía que escribir el final y el epílogo de mi fic: "Malditas Gotas de Lluvia..."
- Tenía que iniciar el segundo año de "La Tercera Generación" y además crear más capítulos e ideas.
- Tuve bastantes problemas personales, enserio.
- No tenía mucho tiempo.
- Se me fue la inspiración, así que quiero agradecer a dos personas: Sabina, mi prima-no lee el fic, pero me ayudó y a AkemiValentine, también tuvo bastante que ver.

Y creo que eso es todo :D el próximo capítulo es el final, así que espero tengan algo de paciencia, ¿sí? aun no tengo el capítulo completo en mente, todavía me falta acabarlo y luego escribirlo, pero quiero quedar conforme con el final, porque el fic es especial ya que es el primer fic que dedico y es a mi mejor amiga, así que espero no defraudarla :D

Cuídense mucho, los quiere...
Mariel Weasley Wallas :D

Simplemente se quedó impactada, con una sonrisade oreja a oreja. Besó al pelirrojo y es que era lo único que quería hacer enesos momentos, porque no sabía cómo demostrar lo que había sentido. Porque apesar de los regalos, lo mejor era tener a la persona más importante de su vidaa lado.

 

Después de terminar su regalo, había entrado asu cuarto para prepararse. Tardó en decidirse que poner, pero finalmente habíaoptado por escoger un vestido rojo, sencillo; se arregló el pelo, sinamarrárselo y escogió unas chancletas rojas que iban perfectas con el tipo devestido.

Después de unos minutos, apareció en el jardínde La Madriguera. Por lo que pudo ver, no había nadie en casa, tenía entendido,gracias a Ginny, que sus padres harían un corto viaje a un pueblito cerca deahí; mientras que los demás estaban con sus parejas, por lo tanto, estabansolos.

Caminó hacia delante, no veía al pelirrojo porningún lado y no sabía para donde dirigirse. Sin embargo, pronto se topó conuna notita pegada mágicamente a un árbol:

Amor, según el diccionario: Sentimiento hacia otrapersona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseode unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos ycrear.

Estoyde acuerdo, sin embargo, tengo en mente otra definición: Hermione Jean Granger.

Tomó la nota entre sus manos y sonrió, Ron podíallegar a ser realmente lindo cuando se lo proponía. Dio unos pasos más hastatoparse con otra nota, en otro árbol.

Llegamos al amor no cuandoencontramos a la persona perfecta, sino cuando aprendemos a creer que unapersona imperfecta es totalmente perfecta.

Yosiempre he creído que tú eres perfecta, perfecta para mí.

Sin poder evitarlo, se sonrojó, y es que ellatambién creía que Ron era perfecto, perfecto para ella. Algo le decía que yafaltaba poco para ver a Ron, y es que lo extrañaba mucho.

Reanudo su paseo, y tal y como ella lopresentía, a tan solo unos metros de distancia, podía ver una cabellerapelirroja. Lo vio directo a sus ojos y le sonrió; con una seña, el oji-azul leindicó que viese a lado de él. Tal y como se lo indicó, volteó la vista paratoparse con un mantel de cuadros rojos y blancos, levitando. Tuvo que acercarsemás para poder ver lo que el mantel tenía encima.

Rosa, morado, azul, verde, naranja, rojo, café yamarrillo, de esos colores eran los muffins que estaban encima de la mesa, cadauno tenía una letra diferente formando el nombre de la castaña, respectivamente,así que juntos decían:

H-E-R-M-I-O-N-E.

Sin poder evitarlo, la vista se le empezó anublar gracias a sus lágrimas. Se sintió mal. Terriblemente mal. Pero aun asíbesó al pelirrojo, que como se ha mencionado ya, estaba junto a ella.

Cuando el aire les hizo falta, y tuvieron lanecesidad de separarse, Hermione dijo algo inaudible al pelirrojo.

-Lo siento, cielo, ¿qué dijiste?- preguntódulcemente-.

- Dije: Lo siento - confesó-. Yo
enserio esperoque me perdones, Ron.

- No te entiendo, Hermione - dijonerviosamente-, ¿qué te pasa? ¿Por qué te tengo que perdonar?

- Por ser tan mala novia - dijo evitando sumirada a toda costa-.

- ¿Y por qué eres tan mala novia, cielo? -preguntó-.

- Toma, este es mi regalo - dijo extendiéndoleun paquete de forma rectangular cubierto por un papel de color rojo, medioarrugado (pero así era el papel) - Perdona.

 

Ron abrió el regalo cautelosamente. Si, noparecía grande, ni costoso, pero eso, para él, era lo de menos. Poco a poco unasonrisa fue apareciendo en su rostro. Tras la envoltura se podía ver un portaretratos, aparentemente hecho por ella misma, y eso fue lo que más le alegró.

En él había una foto de ellos dos juntos, oparecía ser solo una foto, pero pronto se dio cuenta que cada cinco segundos,cambiaba.

La primera foto que él había visto, era la deellos dos, abrazados, esa foto era reciente. Después salían juntos en el primeraño, solo que cada uno estaba separado por Harry. Y así, era una foto de cadaaño, aparentemente, las favoritas de Hermione.

Pronto se dio cuenta que detrás del portaretratos algo estaba pegado. Claramente podía ver que era un boleto para unarifa sobre algo de los Chudley Cannons. Al darle la vuelta, comprendió todo.Ese boleto le había resultado muy familiar, y ahora sabía por qué.

ChudleyCannons. ¿Quierestener algo sobre ellos?

Nopierdas la oportunidad de ganar dos entradas para uno de sus partidos, nitampoco pierdas la oportunidad de ganar una escoba ¡autografiada por el equipo!

¡Esperamosque ganes! ¡Suerte!

Definitivamente omitiría el pequeñísimo detalle sobreya tener un boleto como esos. Pero, aun no lograba entender por qué Hermione lepedía perdón. Su regalo era magnifico, e incluso perfecto.

-Es precioso, Hermione - dijo Ron. Hermioneestaba cabizbaja y por sus mejillas le escurrían algunas lágrimas, que Ron seencargó de desaparecer con su pulgar.

- ¡Claro que no, Ron! Ve todo esto, es perfectoy ve lo que te regalé

- Pensé que eras más inteligente, Hermione, yque lo sabías todo - dijo, mirándola seriamente y con el seño fruncido.

- ¿Perdona? - dijo Hermione, ligeramenteofendida-. No te entiendo, Ron-.

- ¿Alguna vez has escuchado que la intención eslo que vale? - preguntó -. ¿Con qué intención preparaste este regalo, Hermione?

- Pues
con intención de que te gustara y quepudieses ver cuánto te quiero.

- Y lo he visto, porque te has tomado lamolestia de preparar el regalo por tucuenta, a pesar de que me pudiste decir que había perdido tu cartera - sonrió,haciendo aparecer la cartera de la castaña en sus manos-.

- Oh, ¿tú la encontraste? Muchas gracias, Ron -sonrió-. Pero, aun así, soy una pésima novia, enserio

- Créeme, yo no soy precisamente el mejor noviodel mundo

- ¿No? ¿Y esto? - preguntó Hermione, señalandotodo su alrededor-.

- No importa cuanto haya hecho, es la mismaintención de tu regalo, Hermione-.

- Una hora - murmuró Hermione-.

- ¿Qué? - preguntó Ron, que no entendía de loque hablaba.

- Tardé una hora en hacer él porta retratos, Ron- confesó-. La verdad es que no me acordé que hoy era el día de San Valentín hastaque ayer en la noche me dijo Ginny. Por eso no te había llamado en toda lamañana, estaba buscando tu regalo pero luego perdí mi cartera y resultó que túla tenías, afortunadamente, la 'perdí' después de comprar el boleto y
se meocurrió hacer el porta retratos cuando llegué al departamento.

Para su sorpresa Ron suspiró aliviado y laabrazó dedicándole una sonrisa de oreja a oreja. Contrariada, delicadamente, loseparó esperando una explicación. Se sentía claramente mal al ver como elpelirrojo se 'burlaba' de ella.

 

-¿De qué demonios te ríes, Ronald? - Preguntó Hermione-.

- De esto, de todo
de mí - confesó-. A mítambién se me olvido que día era hoy, Harry me llamó en la mañana y me hizoacordarme. ¿Te das cuenta que los dos estábamos iguales?

- ¿En serio se te olvidó? - preguntó Hermionesonriendo-.

- Si. Digamos que el tiempo pasó muy rápido.

- Bueno, me alegra que esto pueda pasarle acualquiera

- Emm
digamos que somos un tanto peculiares -sonrió antes de besarla-.

- ¿Cómo has podido hacer todo esto en tan pocotiempo? - Preguntó Hermione -. Porque yo te vi en la plaza minutos antes de queme fuera a mi casa

- Oh, pues
¡magia! - sonrió -. Bien. Me alegroque te haya gustado y que no pasará nada ma
¿oíste eso, Hermione? - Preguntó-.

A algunos metros de ahí se escuchaban ruidos,ruidos extraños y algo familiares. Lo seguían, al parecer, cosas que se estabancayendo. Por lo tanto, ambos pensaron que se estaban metiendo a robar. Prontoescucharon unas risas muy fuertes y, claramente, que alguien había azotado lapuerta de la entrada.

Rápidamente sacaron las varitas. Se fueronacercando, acercando y acercando. Seescuchaban ruidos en la habitación que antes había sido de Ginny. Ron le hizoseñas a Hermione para que se quedara en donde estaba, pero esta se rehusó. A regañadientes,Ron dejó que Hermione fuese con él.

Entraron a la casa, sigilosamente, y de puntitasse fueron acercando a la habitación de Ginny. Algo hizo que Ron frunciera aunmás el seño, que se pusiera muy rojo, y que detuviera a Hermione, que estaba apunto de abrir la puerta.

Hermione, al darse cuenta que los ruidos no erannada más ni nada menos que gemidos, por poco y le da algo. Claramente sabíanque aquellos 'ruidos' eran obra de Harry y Ginny, lo cual asustó a la castaña,al imaginarse la reacción de Ron.

El pelirrojo, aun más rojo que su pelo, abrió lapuerta tan fuerte que casi la tumba. Harry y Ginny se separaron en pleno 'acto'y se quedaron atónitos. Desde la puerta, un muy enojado Ron y una muypreocupada Hermione, los veían. La castaña, como acto, tomó a Ron fuertementedel brazo. Harry inmediatamente se cubrió con las sabanas al igual que Ginny.

-Vamos, Ron
hay que ir a otro lado
- dijoHermione-.

- ¿IR A OTRO LADO? ¿EN DÓNDE CREÉS QUÉ ESTÁS,POTTER? ¡Y TU, GINNY! -gritó-.

- ¡Largo! - gritó Ginny cuando ya había'regresado'-. Vete, Ronald

- ¡El que se va a ir es otro, Ginny! - BramóRon-.

- Ron, es mejor que nos vayamos
- susurróHermione-.

- ¡Tú no te metas! - le gritó-.

- ¡No le hables así, Ron! - gritó Harry-.

- Mejor cállate, Potter, no te tienes que meteren nuestros asuntos.

- Ni tú en los de ellos, Ronald - dijo Hermione,dolida-. Y ustedes dos, ¿no se podrían haber ido a otro lado, esta no es más tucasa, Gin. Mínimo podrías haberte ido al departamento de Harry o al nuestro,pero esto, es una falta de respeto.

- ¿Y ustedes que estaba haciendo? - Preguntóinsinuadoramente, Ginny.

- Nada. Sinceramente, nosotros solo estábamoshablando - dijo Hermione tranquilamente-.

- Ron, lo lamento, amigo, ¿sí? Es solo que
perdona - se disculpó Harry. Pero Ron no contestaba -.

 

- Bueno, me voy y creo que lo mejor es que haganlo mismo- dijo Hermione, saliendo del cuarto-.

Ron reaccionó en el momento que Hermione salíade la casa. Rápidamente fue corriendo hacia ella. Sabía que se había pasado dellímite al haberle gritado, pero es que estaba furioso.

-¡Hermione, espera!- llamó Ron, alcanzándola-¡Hermione!

- ¡Qué quieres! - gritó-. No me meto más en tusasuntos, Ron.

- Hermione, no quise decir eso, lo siento

- ¿Lo sientes? ¿Enserio lo sientes? Porque yo séque lo sentí más, Ron- dijo-.

- Perdona, estaba muy enojado
a cualquiera queme hubiera hablado en ese momento, igual le hubiera gritado.

- Pasa, Ronald - dijo Hermione-, que yo no soy cualquiera, y tendrías que habertecalmado. No puedes estar protegiendo a Ginny a cada momento.

- Hermione

- La estaba protegiendo de Harry. ¡Harry! ¡Tu mejor amigo! No la tienes que proteger deél, Ron - suspiró Hermione-.

- Enserio lo lamento, cielo - se disculpó Ron-.

- Prométeme que no te meterás más en surelación, Ron. Promételo - pidió Hermione al ver que Ron iba a rezongar.

- Yo
lo intentaré, ¿está bien? - dijo Ron. Laverdad es que no quería pelear con Hermione, justo ese día, aunque las peleasfuesen algo normales para ellos-.

-
es las segunda vez que me dices lo mismo,¿sabes? Esta vez quiero que cumplas tu promesa, y que por lo menos lo intentes-dijo-.

- Bien. ¿Si me perdonas por haberte gritado? -Preguntó Ron, con una tímida sonrisa-.

- Ya qué - sonrió Hermione, antes de abrazarlo-.

Decidieron regresar a comer los muffins. Eltiempo se pasó rápidamente, cuando se dieron cuenta todo estaba oscuro, y lasestrellas iluminaban el cielo junto a la luna. En esos momentos estabanrecostados en el pasto; Ron tenía un brazo detrás de su cabeza, mientras que enel otro, Hermione tenía su cabeza, y rodeaba el estómago del pelirrojo con unbrazo.

De vez en cuando Ron, inconscientemente, le dababesos a la cabellera de Hermione, la cual le daba cosquillas al rozarle debajode la nariz. Tan solo se escuchaban a algunos grillos de vez en cuando, ambosestaban en silencio, cada quien pensando en algo diferente.

-Hermione
- llamó Ron.

- ¿Uhm? - Murmuró Hermione, algo adormilada-.

-
Te amo - dijo.

Hermione se quedó muda. Jamás se habían dichoque se amaban. Y se había sentido tan bien escucharlo salir de sus labios.Sonrió ante esas dos palabras.

-
Yo también te amo, Ron - dijo, antes debesarlo-.

Definitivamente ese había sido el mejor día deSan Valentín de todos


Hola!!! Es el fin U_u'
Me gustó... la modestia aparte.... xD
Está algo largo, creo... jaja... son como ocho páginas de Word :DD
Wow, acabé dos fics en está semana U_u'

Pero ya tengo otro :DDDD jaja, si quieren leerlo, está en mi perfil :DD se llama "Solo déjaselo al destino..." Y obvio es un RonMione! <3

Muchísimas gracias a todos! Los que agregaron el fin a Favoritos, los que leyeron y no comentaron, y sobretodo a los que leyeron y comentaron :DDD

Muchas gracias a los 12 comentarios, las 328 lecturas, a las 12 personas que agregaron el fic a Favoritos; pero, sobretodo, gracias a:
AkemiValentine (aunque casi te forzaba a leer, !pero es que era un fic dedicado a tí! Prometo ya no obligarte :D)
R_Vickyy_Rhr, javipotter, FeRdYyY, minerva_black y hermy jean weasley.

¡Feliz San Valentín, Amor! - Fanfics de Harry Potter

¡Feliz San Valentín, Amor! - Fanfics de Harry Potter

Eran las 11:30 de la mañana y Ronald Weasleyapenas se estaba despertando, estaba en la Madriguera, su hogar desde que teníamemoria, y ahora con sus 19 años

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-feliz-san-valentin-4202-0.jpg

2023-02-27

 

¡Feliz San Valentín, Amor! - Fanfics de Harry Potter
¡Feliz San Valentín, Amor! - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/48645
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20