frio corazon - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

ginny caminaba por la oscura calle.
la miraba con tristeza al saber que esa noche la calle estaria llena de gente comprando regalos de ultima hora.
el 25 de diciembre,nochebuena,sin embargo,la calle estaba silenciosa,nadie paseaba por ella,las tiendas estaban cerradas,y abandonadas hace mucho tiempo.
hace dos meses voldemort habia ganado la guerra ,y todo habia sido un caos.
la orden se habia escondido,y todos estabn en busca y captura.un ruido hizo volverse a ginny.
al no ver nada siguio andando,con intencion de volver al cuartel de la orden.
entonces se avalanzo sobre ella y la tapo la boca.
ella se revolvio intentando escapar,pero el la sujeto con mas fuerza,metio la mano en su bolsillo y le quito la varita.
al ver que ella no se quedaba quieta,el desconocido saco su varita y dijo:
-desmaius.
ginny cayo,y el la cogio en sus brazos,con una sonrisa de satisfaccion desaparecio en la oscuridad.

 

Capítulo 2

Ginny abrió los ojos lentamente, pero al mirar la luz del sol que entraba por la ventana, volvió a cerrarlos.

Le estallaba la cabeza, es como si se hubiera emborrchado, y ahora estaba sufriendo una gran resaca.

A pesar de su bonito dolor de cabeza, se incorporó y miró a su alrededor con extrañeza.

¿Donde narices estaba?

Era una habitación grande y espaciosa, las paredes estaban pintadas de negro, igual que las sábanas de seda, tenía un gran blacón, y un gigantesco armario empotrado.

"Debían de ser muy ricos en esta casa".-pensó Ginny mirando todo con la boca abierta.

Se levantó y caminó al rededor de la habitación.

Fue hacia el balcón y descubrió que le habían pusto unos barrotes de hierro para que nadie pudiera salir.

Se llevó la mano al bolsillo y descubrió que esa no era su ropa

Vió que llebaba un camisón blanco hasta la rodillas, con un buen escote, y muy ajustado, debía de ser bastante caro.

Fue hacia la puerta de roble, e intentó abrirla, sin conseguirlo.

Volvió a la cama y se sentó escondiendo la cara entre sus manos.

Sólo se acordaba de que había tenido una pelea muy grande con Harry.

Ella quería salir fuera a coger provisiones, pero Harry siempre estaba con esa obsesion de que podían cogerla para sacarla donde estaba la orden.

Se había enfadado mucho con él, por que creía que Harry pensaba que ella no podía cuidarse sola.

Así que había cogido una capa, su varita, y había hecho una cuerda con las sábanas de su cama, y se había deslizado por la ventana.

Lo siguiete que recordaba era que un hombre se había hechado encima de ella y la había desmayado.

Y ahora no sabía donde estaba, tal vez estuviera en la casa de un mortífagos, o incluso peor, podía estar en el castillo del señor oscuro.

Sin poder evitarlo, empezó a llorar.

Si no hubiera sido tan cabezota y hubiera echo caso a Harry y a su hermano, ahora estaría sana y salva, con Harry, preparando su boda, que sería dentro de dos semanas.

De repente escuchó el ruido de la puerta y miró hacia allí asustada.

Al verlo se quedó de piedra.

-¿Malfoy?-dijo Ginny sin poder creérselo.

-¿Ya estas llorando, Weasley? es una pena, me hubiera gustado hacerte llorar, es muy cruel por tu parte quitarme esa satisfacción.-comentó el rubio con un brillo extraño en sus ojos grises.

 

Ginny no dijo nada, sólo le miró con miedo.

-Vaya, Weasley, hacía mucho que no nos veíamos, ya veo que has cambiado mucho, y para bien, eso me gusta.-dijo él con una sonrisa de desprecio.

-¿Por qué estoy aquí?-preguntó ella casi sin voz.

-Bueno, los de la orden del fenix estan en busca y captura, y como yo te he cogido y de momento el señor tenebroso no quiere nada de ti, así que serás mi prisionera, hasta que el te necesite.-explicó Draco acercándose a ella lentamente.

Ginny palideció, había pasado mucho tiempo desde que salieron del colegio, pero si antes Malfoy era malo, ahora lo era más.

-¿Qué quieres?-preguntó intentando que no se notara que estaba temblando.

Draco entró en la habitación y la miró de arriba abajo, antes de responder.

-Te quiero a ti.-dijo con voz neutra.

-¿Qué quieres decir?-dijo Ginny cada vez más asustada, mientras pensaba como ib a asalir de ahí.

-Basta de preguntas, no he venido aquí a perder el tiempo.-ordenó con frialdad.

Se acercó a ella y la empujó a la cama con fuerza.

-No.-gritó Ginny intentando resistirse, cuando él se puso encima suya.

-Quédate quieta, por que sabes que no va a servir para nada que te resistas.-dijo con una sonrisa helada.

Ginny intentó resistirse, pero Draco sacó la varita y le ató las manos y los pies a la cama.

-Por favor, no.-suplicó Ginny llorando.

Draco sonrió con crueldad y le puso una mordaza en la boca.


harry se paseaba por la habitacion furioso ante la atenta mirada de hermione.


-fue mi culpa.-dijo harry.-si no la hubiera hablado tan bruscamente cuando ella me pregunto que si podia salir a dar una paseo,esto no habria pasado.


-pero tu tenias razon y ella lo sabia,pero esta cansada de estar encerrada,harry,como todos,y ya sabes como es ginny,terca como una mula.-contesto hermione.


ron entro en la habitacion de repente,sin mirara a ninguno de los dos se sento en el sofa.
-¿sabes ya lo que le ha pasado a ginny?.-pregunto hermione nerviosa.


ron hablo lentamente.


-si.-le dijo a harry.-encontraron en una calle tirado el anillo de compromiso que le regalastes.


harry se que do anonadado,y pregunto:


-¿crees que se la han llevado los mortifagos?-pregunto hermione.


ron asintio,despues escondio la cara entre sus manos.


-ron,no te pongas asi,la encontraremos.-dijo harry para animar a su amigo.


-lo ultimo que me dijo mi madre antes de morir,fue que cuidara a ginny,y nisiquiera he sabido hacer eso.-contesto el pelirrojo.


----------------------------------------------------------


draco entro en la habitacion,pasadas medianoche,ginny estab dormida y su pelo de fuego de desparramaba por la almuhada.


draco se desvistio y se metio en la cama al lado de ella.


el rubio recordo la noche antes cuando habia encontrado a ginny.


la noche anterior...


draco se ocultaba tras la arboleda buscando muggles,o algun mago de la orden,entonces oyo pasos,el se puso alerta.


vio a una chica delgada y alta,al principio penso que era una mugge,pero al ver el color de su cabello,supo quien era.


"wesley"-penso el rubio con una sonrisa.

 


lentamente se acerco a la muchacha por detras...


---------------------------------------------------------


ginny se desperto pronto,y vio a draco a su lado dormido.


se levanto de la cama y cogio una lampara,la alzo por encima de su cabeza,su objetivo estaba dormido,con un buen golpe,se quedaria inconsciente y ella podria escapar.


la lampara salio disparada hacia el rubio.


una mano inmovilizo la muñeca de ginny.


draco estab despierto,y sabre todo furioso.


tiro la lampara con fuerza al otro extremo dela habitacion,esta se hizo añicos.


la pelirroja rapidamente salio de la cama,para evitar que draco la cogiera.


-no puedes escapar de esta habitacion,asi que no intentes retrasar lo inevitable.-dijo el levantandose de la cama y acercandose a ginny.

Ginny se desperto al mediodia, los rayos de sol entraban por la ventana enrrejada donde llevaba encerrada una semana.


Con el cuerpo dolorido por la noche anterior se levanto de la cama.


Miro con furia la lampara hecha añicos en el suelo.


Draco la estaba utilizando para lo que el queria, y eso no lo iba a permitir mas, le iba a hacer la vida imposible.

Y cuando saliera se encargaria de que el fuera azcaban.


En ese momento draco entro en la habitacion con una sonrisa de superioridad.


ginny se enfadó mas a verlo, y fue pensado todo tipo de torturas que podia hacerle mientras el dejaba la bandeja de comida en el escritorio.

Se dio la vuelta y miro a la pelirroja.


-¿Te gusto lo que hicimos anoche? a mi si,pero se nota k te falta experiencia,¿Es que el cara rajada esta tan ocupado con ganar una guerra que esta perdida en ved de estar contigo?-rio draco.


Ginny iba a explotar nunca habia tenido tantas ganas de matar a alguien.


-Callate malfoy, por lo menos el se preocupa por mi, en tu caso ni tus padres te quieren.-dijo ella mordaz.-pero es normal, si tus padres no saben amar, ¿como vas a saberlo tu?


La cara de draco era una mascara de furia.


La pego una bofetada que la hizo perder el equilibrio a ginny, y cayó al suelo.


Ella se limpio el hilo de sangre que le salia de la comisura de la boca.


-Te odio-dijo ginny con una mirada de odio, que nunca le había dirigido a nadie.

"te odio"


esas palabras torturaban a draco mientras paseaba por su mansion,ella lo habia mirado con tanto odio que el se habia quedado sin habla,y lo unico que hizo es salir rapidamente de la celda.


mientras caminaba oia como la pequeña pelirroja sollozaba.


draco se preguntaba una y otra vez por que cada vez que la veia tenia ganas de soltarla.al verla tan pequeña,tan fragil.


draco sabia que cuando llegara el momento que habia señalado voldemort,ginny no aguantaria las torruras que el lo haria.


cuando el señor tenebroso le dijo a draco su mision delante de todos los mortifagos,muchos sonrieron queriendo ver sufrir a unos traidores de sangre como los weasley,pero cuando dijo lo que haria con ginny cuando potter la encontrara y la fuera a salvar,algunos mortifagos se extremecieron.


en todo el dia no pudo sacarse a ginny de la cabeza,recordaba una y otra vez sus palabras llenas de odio y furia.

 


draco cerro los ojos cansado.


----------------------------------------------------------


ginny miraba a la pequeña ventana enrrejada que habia en la celda.


algunos rayos de sol entraban en la celda y hacian brillar el pelo de la pelirroja,ella ansiaba la libertad,volver con sus padres,sus hermanos,y con ...


-harry.-suspiro.


en ese instante draco entro en la celda y oyo lo que decia la pelirroja.sin saber por que se puso furioso.


-no se lo que tiene ese cara rajada que te gusta tanto.-dijo el intentando que no se notara que estaba furioso.


-¿estas celoso?-pregunto la pelirroja mirandole.


draco saco su orgullo.


-¿de ese potter?no-respondio el rapidamente.


-lo que tu digas.-dijo ginny.


se quedaron los dos en silencio sin saber que decir.


-¿que van a hacer conmigo?-pregunto ella sacandole de sus pensamientos.


-solo eres un cebo para que potter venga,y que el señor tenebroso lo mate,y termine con la esperanza de la orden del fenix.-respondio draco sin querer decirle a ginny lo que voldemort queria hacer con ella.


volvieron a quedarse en silencio.


-¿cuando me soltaras?


draco se volvio.


-no lo se.-contesto.


-¡sueltame!-exigio ella.


-¡¡¡¡no!!!!-grito el.


-harry no sabe donde estoy,no me encontrara nunca.


-tranquila,el señor tenebroso se encargara de eso.-dijo draco con una sonrisa maliciosa.
-eres un monstruo,no tienes corazon,como tu señor.-dijo ella.


draco la miro furioso.


de un golpe tiro la mesa y ginny chillo con miedo.


como un loco draco se volvio hacia ella.


-esta noche cambiaras de opinion,por las buenas o por las malas.-dijo el hacercandose a ella amenazadoramente.


el grito de la pelirroja se oyo por toda la mansion.


----------------------------------------------------------


a muchos kilometros de alli en un castillo abandonado un par de ojos rojos miraban la escena entre el rubio y la pelirroja.


esos ojos los miraban con interes y con malicia,mientras en su cabeza formaba un plan para acabar de una vez con todas,con el niño que vivió.


en su cara se formo una sonrisa de satisfaccion.


---------------------------------------------------------


harry entro corriendo el la sala,un pelirrojo y una castaña levantaron la cabeza al verle tan alegre.


el pelinegro se paro cansado y dijo:


-la he encontrado.


bsssssssssss

Draco estaba cada vez más confundido ,y todo por culpa de la pelirroja.


Lo admitia ,odiaba que SU pelirroja mencionase a Potter, lo sacaba de sus casillas.


Cuando estaba cerca de Ginny no se podía controlar


¡Incluso la había pegado y violado! Ni el mismo se podía creer lo bajo que había caido , él seducía no violaba.


A Draco le daba miedo terminar como su padre, pero no tenía otra opción.


Cuando de pequeño Draco de pequeño veía las palizas que le daba su padre a su madre ,se juró a si mismo que nunca pegaria a una mujer. Había roto su promesa.

 


Ginny lo tenía hipnotizado desde el colegio, siempre tan perfecta y ,para colmo novia de su rival, su peor enemigo Potter-el niño mimado-cara rajada


Draco no podía entenderlo nunca había estdo tan obsesionado con una chica.


¿Seria eso lo que el viejo de Dumbledore llama amor?


No ,no podía ser eso.


Su padre le había enseñado desde muy pequeño que el amor te hacía débil , que era un estorbo en la vida, y que solo era para perdedores y fracasados.


Él era un Malfoy ,un triunfador caracterizado por su fialdrad no podía permitir que una chica le distrajera de su meta:


Conseguir ser la mano derecha del Señor Oscuro y asi ganarse la aprobación de su familia, concretamente de su padre.


Guardaria sus sentimientos bajo esa máscara de hielo que llevaba años utilizando, aunque esa pelirroja la estuviera empezando romper.


Ginebra Wesley estaba consiguiendo lo imposible ,hacer que su frio corazón sintiera algo más que odio y tristeza. Un sentimiento que ,si nadie supiese que era un Malfiy pensaria que es amor.


Porque ¿un Malfoy se puede enamorar?


Draco llegó a su habitación con una determinación:


Consiguiria olvidarse de Ginebra Wesley


Ginny se despertó sobresaltada .

Había tenido un sueño rarisimo


FLASH BACK


Ginny miraba sonriente a todos sus familiares,amigos y conocidos


Ella iba vestida de novia, y era la persona más feliz del mundo, caminaba lentamente hasta el altar donde la esperaba Harry.


El cura empezaba la ceremonia, decia el típico "yo os declaro marido y mujer"


Y Harry la besaba.


Pero cuando se separaba Harry ya no estaba,en su lugar estaba Draco la miraba


Te amo y te amaré toda la eternidad ,te lo juro-dijo Draco


Ginny sonreía muy feliz,pero entonces aparecieron muchos mortífajos y mataban a la gente sin piedad.


El padre de Draco se acercaba hasta ella ,y la petrificaba.


Draco corrió hasta ella.


-¡NO¡ matame a mi en su lugar -grito Draco


-¿Estarias dispuesto a entregar tu vida por una traidora a la sangre? Como has podido caer tan bajo ,tenia muchas esperanzas contigo - dijo Lucius friamente


-Estaria dispuesto a darlo todo por ella, mi vida si es necesario-dijo Draco mirando a Ginny fijamente


-Que asi sea-dijo Lucius lanzando el hechizo mortal sobre su propio hijo


Después de eso Ginny se había despertado muy confundida.


Aunque pareciera extraño no era la primera vez que lo soñaba que se casaba con Harry y después aparecía Draco desde que había sido capturada ,pero nunca la parte de los mortífajos.


Maldito Malfoy incluso en sueños seguía molestándola .


Ginny deseaba que apareciera Malfoy para poder tirarle a la cara la maldita lámpara que estaba encima de la mesa.


Como si todavía estuviera soñando, en el preciso momento en el que acababa de pensar en eso apareció Draco.


Ni corta ni perezosa Ginny cogió la lámpara y la tiró con toda la fuerza, parecia que iba a darle pero la pelirroja no haía contado con los rapidísimos reflejos del rubio

 


-¿estas loca? Si todavía no te he hecho nada-dijo Draco-casi me matas


-dios lo siento mucho-dijo Ginny que parecía realmente apenada


-¿De verdad?-preguntó Draco extrañado del repentino cambio de actitud de la pelirroja


-Si ,siento mucho que lo esquivaras -dijo la pelirroja


Draco parecía enfadado al contrario,en los ojos de Draco había una pizca de diversión que no se había visto nunca en los ojos de un Malfoy.

Ginny lo notó


-¿Qué te hace tanta gracia Malfoy?-preguntó Ginny mosqueada


Draco no contestó ,simplemente la ató y le dijo:


-A partir de ahora y por el bien de mi seguridad estarás todo el tiempo atada.


Todo sucedió tan rápido que Ginny ni siquiera se había dado cuenta.


-Por cierto,eres tu quien me causa tanta gracia-dijo Draco


Dicho esto Draco se fue dejando a una Ginny con instintos homicidas

Al dia siguiente Draco fue despertado por una dulce y delicada voz que gritaba por toda la mansión:


-Malfoy maldito bastardo ven a darme de comer ,que me muero de hambre¡


Draco se levanto tranquilamente, miró a hora y se dio cuenta que ya era la 1 y media.Si que habia dormido
.


Bajo hasta la cocina y con un moviendo de varita preparó el desayuno de Ginny


Se dirigió hasta la habitación de Ginny con mucha tranquilidad,le encantaba molestar a la pelirroja.


En cuanto abrió la puerta la misma lámpara de siempre pasaba rozandole la cabeza.


Per,¿por qué se empeñaba en seguir reparando la dichosa lámpara?Estaba claro que si seguía haciendolo su vida correia un grave peligro,o al menos su preciosa cara.


-Vamos ,que me muero de hambre.-gruño Ginny


-Calma ,calma .Ay que ver que mal te sientan las mañanas pelirroja
-dijo Draco


-Para ti soy Wesley ,no me llames pelirroja-dijo Ginny-¿Te levantas todos los dias a esta hora ¿¿O te gusta molestarme?


-Calma pelirroja,es que esta noche ha sido muy movidita-dijo Draco picaramente


-Buaj que asco Malfoy-dijo Ginny haciendo como que iba a vomitar.


-No veo por que tiene que darte asco ,es algo que tu misma descubririas si no pusieras tanta resistencia-dijo Draco


-Preferiria morirme antes que acostarme con un tipo como tu-dijo Ginny desafiante


-¿lo haces con cara-rajada y conmigo no?-pregunto Draco



-Tu no le llegas a harry ni a la suela de los zapatos-dijo Ginny mirando fijamente a Draco



-¡RETTIRA ESO¡-rugio Draco



-Jamas-dijo ginny


Draco la miraba con rabia



-¿Qué pasa no te gusta oir la verdad?-pregunto Ginny con burla

Draco levantó la mano para darle una bofetada ,y Ginny cerró los ojos instintivamente
Draco miraba embobado a Ginny.


Ginny esperaba sentir una fuerte bofetada,pero en vez de eso recibio una timida caricia.


Cuando Ginny abrio los ojos Draco ya no estaba







Ginny se paso toda la noche pensando en todo lo que habia pasado.

 

No sabía por que pero des de ayer no quería que Harry la encontrara, quería quedarse con Draco.


Ginny gruño y se intento dar la vuelta pero Draco la habia atado muy bien, y tardo 5 minutos en darse la vuelta.


¡Como lo odiaba! Draco la habia confundido del todo.


¿Por qué me habia acariciado?

¿Seria una especie de trampa?

si era asi, no pensaba caer.


¿Qué haría Draco conmigo? no se ni siquiera si saldré viva de esta celda.


¿Por qué tenia que ser todo tan complicado?

Ginny quería odiar a Draco, pero no podía.


Intentaba pensar en todo lo malo que tenia, pero al pensar en sus ojos grises, todo se venia abajo.


Ginny suspiro sin oír que la puerta se abría.


-¿ya estas pensando otra vez en el cara rajada?-pregunto Draco entrando.


La pelirroja lo miro.


-No te importa.-respondió ella intentando levantarse.


Draco la observo mientras ella luchaba contra las ataduras.


Después de unos minutos Ginny desistió y se echo en la cama enfadada.


-Venia a decirte, que tengo que hacer un viaje, en dos días estaré aquí.-dijo Draco.


-¿y a mi que me importa? no te voy a echar de menos.-respondió ella.


-Blaise te dará de comer mientras yo este fuera.-dijo el.


Ella no le contesto y cruzo los brazos al pecho molesta.


-como te has portado bien te voy a desatar.


En cuanto la desato, Ginny se echo encima de el.


Draco se la quito de encima y se puso de horcajas encima de ella, la cogio por las muñecas.


Espero pacientemente a que ella le mirara.


-mira pelirroja, si tu me haces caso, te sacare de aquí y te daré una habitación en la mansión, podrás pasear por la casa si quieres, si no te portas bien, te quedaras aquí atada ¿entendido?-dijo Draco.


Ginny asintió.


-Cuando vuelva le preguntare a Blaise que tal te has portado.


Dicho esto se fue.


Ginny estaba tumbada en la cama cuando oyó que descorrían el cerrojo.


En la puerta estaba un chico con el pelo negro como la noche y unos ojos azules del cielo, su piel estaba un poco tostada por el sol y tenia muy buen cuerpo.


-asi que tu eres la cautiva de draco.-dijo Blaise burlón mientras dejaba en la mesilla la bandeja de la comida.


Ginny enfadada cogio la lámpara y se la tiro, esto cogio desprevenido al chico, y cayo al suelo inconsciente.


Ginny grito asustada, pensando:"lo he matado".corrió hacia el cayo de rodillas buscándole el pulso.


De repente la tiraron al suelo y se puso encima de ella inmovilizandola, Ginny abrió los ojos y vio a Blaise sonriendo encima de ella.


-Pero tú
-empezó Ginny.


-Sabia que caerías pelirroja.-dijo el.


L cogio del mentón y la beso violentamente, mientras Ginny intentaba que el chico la soltara.
Ninguno de los dos se habia dado cuenta de que unos ojos grises como puñales de acero les miraba con furia.


-Bonita escena.-comento el rubio entrando.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Blaise soltó a Ginny y se levanto.


Draco miro a Blaise y luego a Ginny, que no sostuvo su mirada y bajo la cabeza avergonzada.


-Ella el mia, te dije que no la tocaras,¡¡crucio!!-dijo Draco con una voz inhumana.


Blaise se retorció de dolor.


Ginny los miraba con lo ojos como platos y muy asustada.


Draco miro a Blaise con indiferencia y luego se volvió hacia Ginny.


-Y tú
.-dijo levantando la varita.


-no-susurro Ginny.


-¡¡petrificus totalus!!


Ginny cayo al suelo, y Draco se puso encima de ella y la empezó a quitar la ropa, lo único que pudo hacer Ginny fue llorara.


BESOS

Draco estaba echo una furia ,no podía controlar sus movimientos.
Justo cuando termino de quitarle la ropa a Ginny se dio cuenta de lo que estaba haciendo ¡La iba a violar!
Miró a Ginny que lloraba silenciosamente y se levantó despacio.
-Vistete-le ordenó Draco.
Ginny miró a Draco confundida pero se vistió rápidamente antes de que el rubio cambiara de idea.
Sin decir nada y ejerciendo un gran autocontrol Draco salió de la habitación de la pelirroja.


Habían pasado 3 días desde el pequeño incidente de Ginny con Zabini y la pelirroja no tenia noticias del rubio.
El muy imbécil ni siquiera tiene la decencia de venir a darme de comer pensaba la pelirroja.
Ginny tenia muy claro que en cuanto viera al rubio iba a matarlo , o mejor, primero le pedía comida y después lo mataba.
Y es que no había nada más aterrador en el mundo que un Wesley hambriento, y con sueño.
Porque por culpa Malfoy no había podido pegar ojo en toda la noche .
Era una estupidez eso de desaparecer ¿Es que no se daba cuenta de que era Zabini quien la había besado? No en vez de mirar lo que estaba delante de sus narices tenia que sacar sus celos y su orgullo y estropearlo todo ¡Y encima casi la violaba¡ Ese casi era lo que más la confundía
Lo que Ginny tampoco entendía es por qué se ponía celoso ¡Si ni siquiera eran novios¡
Definitivamente en cuanto viera al rubio iba a matarlo

Draco había pasado los 3 últimos día con Pansy recordando viejos tiempos ,pero ahora era el momento de hacerle una visita a la pelirroja para darle comida ,porque aunque quisiera no podía evitarla .
Draco abrió cautelosamente la puerta ,dio un paso ala izquierda y esquivó a la ya tradicional lámpara.
-¡Maldito bastardo ¡ ¿Se puede saber dónde estabas?-dijo la dulce voz de la pelirroja mientras cogía la comida .
-No tengo por que darte explicaciones, pero si te hace ilusión saberlo estaba con Pansy , ¿contenta?-dijo Draco arrogantemente
Draco podría haber jurado que por un momento algo parecido a los celos había aparecido en la cara de Ginny ,pero era tan fugaz que no estaba seguro-
-¿Por qué nunca te dará la maldita lámpara en la cabeza ,estúpido Malfoy?-dijo Ginny mientras devoraba la comida
-Porque eres tan predecible que siempre la tiras para la derecha -contestó Draco
-Tomo nota ,tirarla a tu lado izquierdo-dijo Ginny
-Dime ,¿no has pensado que podrías tirarme otra cosa , como por ejemplo ese jarrón tan bonito? No es que quiera que lo hagas ,pero es que tu falta de originalidad es demasiado aburrida-dijo Draco simulando un bostezo
-¿Eres masoquista?-le preguntó Ginny a Draco confundida
-No-dijo Draco confundido
-Es que siempre estás reparando la lámpara y ahora me sugieres que te tire un jarrón,¡Qué rarito que eres¡-dijo Ginny
-La verdad eso me lo tomaría como un insulto si me lo hubiera dicho una persona normal, pero como no es el caso
-dijo Draco burlón
-Eres insoportable-dijo Ginny acercándose hasta Draco
-¿No se te ocurren más insultos?-preguntó Draco
-¡Violador 1-dijo Ginny sin pensar
En cuanto dijo estás palabras Ginny se arrepintió porque el rostro de Draco se convirtiós en una fría máscara.
Draco cogió a Ginny por la cintura ,acercó su boca a su oido y susurro:
-No me tientes, que aún no sabes de lo que soy capaz





-no sabes de lo que soy capaz-dijo amenazadoramente.

-¡Ja¡ De que vas a ser capaz tu? Sólo eres un niño mimado que se esconde detrás del apellido de su papito-dijo Ginny burlonamente

-¿Eso es lo que crees? No seguirás pensando lo mismo después de


En el momento en que estaban tan cerca que casi se besaban se abrió la puerta y apareció Zabini

-¿Interrumpo algo?-dijo inocentemente

-Si - dijo Draco con fastidio-asi que lárgate

-Lo siento ,pero es muy importante,tus padres estan aquí,luego podeis seguir con vuestros jueguecitos.-respondio burlonamente.

-¿Qué quieren?-pregunto Draco.

-vienen con tu prometida y sus padres para celebrar esta noche en la cena vuestro compromiso.-informo Blaise.

-¿prometida?-dijo Ginny con un hilo de voz,entonces se sintio traicionada,Draco habia estado jugando con ella por que se aburria por la ausencia de su prometida.

-¿Qué pasa no le has hablado a Ginny de tu prometida?-pregunto Blaise.

-No te importa.-dijo Draco furioso mientras arrastraba a Blaise fuera de la habitación.

Draco subio las escaleras y vio a su padre con su prometida con sus futuros cuñados,gritandole a la sirvienta:

-eres una incompetente,has tirado este cuadro que vale mas que tu miserable vida,apartate de mi vista si no quieres,que te quite yo por las malas.-dijo Lucius con desprecio.

-Genial.-dijo la futura cuñada de Draco cuando la sirvienta abandono la casa a moco tendido.-¿y ahora quien va a preparar y a servinos la cena?yo neesito una sirvienta sangre limpia,no se encuentra fácilmente en estos tiempos.

-No te preocupes,si quieres yo misma preparare la cena y la servire.-dijo Narcisa intentando calmarle.

-¿Cómo puedes decir eso?-dijo Lucius tan furioso que parecia que la iba a pegar.

-No os preocupeis.-dijo Blaise maliciosamente.-Draco acaba de conseguir una esclava.

Todos miraron a Draco dijo:

-si,ahora voy a por ella.-dijo empezando a bajar las escaleras del sotano.

Llego al cuarto donde estaba Ginny,y la cogio del brazo.

La guio hasta las cocinas y la dejo alli.

-espero que sepas preparar una buena comida.-dijo Draco mientras Ginny lo miraba extrañada.

-¿Por qué lo dices?-pregunto ella confundida.

-por que ya que no quieres calentar mi cama, tienes que hacer algo de provecho.asi que a partir de ahora eres nuestra sirvienta preparás y servirás la ceNA-DIJO Draco tranquilamente

Ginny casi llora de la risa que le dio

-¿Te has dado un golpe en la cabeza ,o eres imbécil de naciemiento?Sabía que eras retrasado ,pero nunca lo había podido comprobar de esta manera-dijo Ginny mirandolo como a un loco

-Tú misma,ahora que mis padres saben que estás aquí o trabajas o te matan , Tú eliges si quiers matar también a tu familia y amigos de dolor,si es que alguien te quiere que lo dudo porque nadie te ha venido a buscar-recordó Draco

Ginny sentía tanta rabia que sus ojos se llenaban de lágrimas.

-Está bien, prepárate para probar la mejor cena que hayas tomado nunca-dijo Ginny

-¡Ja! Dudo que algo tuyo esté a mi altura-dijo Draco saliendo de la cocina y dejando a Ginny con la intención de entrar en Azkaban por algo relacionado con una muerte,cierto rubio,y un veneno que por casualidad estaba en su cena

Ginny no sabia mucho sobre cocinar,en realidad solo sabia preparar tres comidas:huevo frito, sabia hacer un hechizo para preparar pizza y sabia preparar el famoso plato de los Weasley.

Ginny pensaba que las dos primeras comidas, no eran del agrado de personas tan estiradas, asi que decidio probar suerte con el famoso plato Weasley.

Empezo a preparar la comida.termino en media hora.

Puso una mesa muy elegante para impresionar a sus queriiiidos jefes.

Volvio a la cocina y salio de ella con el primer plato que consistia en una sencilla pero rica cena estaba tan concentrada para que no se le cayeran los platos que no se dio cuenta de que todos estaban sentados y mirandola.

Ginny oyo una risita tonta,que habia odido tantas veces y la irritaba tanto,miro a la mesa y vio a Pansy Parkinson sentada.casi se le caen los platos del susto que se dio.

-¿Qué pasa que una traidora de la sangre como tu,no sabe ni servir la cena bien?-pregunto Pansy con sorna.

-dejala hija,no hace falta humillar a la gente de su clase,ellos solitos se humillan.-dijo su madre.

A Ginny la madre de Pansy le cayo bien por un segundo, pero cuando termino la frase tenia instintos homicidas.

Ginny intento ignorar sus comentarios y termino de servir la mesa,cuando Ginny le dio el plato a Narcisa,ella le dijo en voz baja graciasque confundio mucho a Ginny.

Para desgracia de Ginny todavía tenia que servir el siguiente plato,el famoso plato Weasley.

Volvio a salir de la cocina con una humeante cacerola,y Pansy volvio a reirse.

-se nota que tu has preparado esta comida,es para vomitar.-comento la slytherin.

Ginny estaba tan furiosa,que pensaba que iba a estallar,no iba a dejar que la humillaran mas,a si que se dirigió a Pansy para servirla,de repente tropezo y todo el contenido de la caerola fue a para a Pansy,ella grito.

-mi carisimo peinado,mi carisimo vestido valen más que tu vida y la de tu miserable familia-dijo Pansy

-oh lo siento ,dejame que te lo limpie-dijo Ginny con fingida inocencia mientras le tiraba la jarra de agua encima

-Zorra¡-gritó Pansy

Eso fue la gota que colmó el vaso Ginny le dio una bofetada a Pansy y le dijo

-Yo solo veo ados zorras por aquí y sois tu y tu madre,asi que te as equivocado de persona al llamarme a mi eso-dijo Ginny con la cabeza bien alta

Lucius estaba tan furioso que la vena de su cuello palpitaba tanto que parecía que iba a explotar en cualquier momento.

El padre de Pansy dijo furioso:

-Esto es un insulto para mi y mi familia¡ el compromiso está anulado hasta nuevo aviso-dijo marchandose de casa de los Malfoy junto con una furiosa esposa y una empapada y rabiosa hija

Draco tuvo que ocultar su felicidad,por fin la pelirroja le habia servido para algo.

-Esto no se va a quedar así-dijo Lucius enfadado-recibirás tu merecido traidora a la sangre

Lucius se dirigió hasta ella ,pero alguien se interpuso en su camino








-¡No Lucius, solo es una niña!-exclamó Narcisa poniéndose delante de Ginny.

-Pues esa niña acaba de romper un acuerdo que nos daría mucho dinero.-respondió apretando los dientes.

Lucius miró a su hijo y entrecerró los ojos al ver que él sonreía.

-A mi no me culpes, papá, ha sido ella.-señaló a Ginny.

Lucius apartó a su esposa de un empujón que la hizo perder el equilibrio.

Miró atentamente a Ginny, y después sonrió.

-Es una Weasley, ¿la has secuestrado?-dijo Lucius cogiendo del brazo a Ginny que estaba aterrada.

-Si.-respondió draco muy orgulloso.

-Estoy orgulloso de ti, hijo, pero no puedo pasar esto.-dijo Lucius.

Su expresión se volvió amenazante.

Tiró a Ginny al suelo y posó sus ojos color acero en Narcisa.

-Espérame en la habitación.-ordenó.-pensé que habías aprendido la lección de no entrometerte en lo que yo haga, pero no, así que tendré que hacerte entrar en razón.

La rubia subió las escaleras con un rastro de miedo en sus ojos azules.

Ginny miró a Draco que miraba a su madre con la mandíbula tensada.

Lucius la miró.

-En cuanto ti, hoy recibirás tu primera lección, para que aprendas que eres una esclava, luego la llevaremos con el señor tenebroso.-dijo Lucius con una sonrisa.

Lucius subió las escaleras en pos de su esposa, dejando solos a Draco y a Ginny.

Ginny se volvió hacia el rubio, que tenía su mirada fija en las escaleras.

-¿Cómo puedes permitir que tu padre pegue a tu madre?-chilló Ginny.

Draco no contestó.

En el piso de arriba empezaron a oírse ruidos, y pronto se distinguieron.

Golpes, amenazas, gritos, sollozos


Draco se sentó en el sofá y escondió la cara entre las manos.

Ginny se acercó a él.

Sabía que Draco era demasiado orgulloso para llorar.

-Mi padre me amenazaba siempre, al principio la pegaba y al día siguiente se disculpaba, y mi madre como una tonta le perdonaba, pero volvía a pasar, cuando se enfadaba se desquitaba con ella
entonces cuando llegué a 6, todo empeoró, Voldemort nos quería reclutar, y cuando llegó la carta me negué, me chantajeaba, a veces cuando no quería participar en una misión, mi padre me inmovilizaba y la pegaba delante mía, pero todo a sido culpa mía, yo tenía que haberla protegido
-decía Draco sin mirarla.

Ginny vio que en sus ojos no había lágrimas.

-Pensarás que no tengo corazón, y así es, yo seré igual que mi padre, nunca conoceré el amor, ni lo quiero conocer.-Draco la miró con sus ojos grises y Ginny se perdió en ellos.

El rubio la cogió del mentó y la besó.

Fue un beso dulce, diferentes a todos los demás


Draco se levantó.

-Lo siento.-dijo antes de desparecerse.

Ginny no entendió por qué Draco la pedía perdón.

Pero cuando vio a Lucius Malfoy con un látigo de cuero en la mano, se le subió la bilis a la garganta.


Volvió a oír el sonido del látigo.

Gritó.

Oyó como se reía de ella
como disfrutaba viéndola sufrir.

Desvió la mirada.

En la cama, inconsciente, estaba Narcisa Malfoy, con la cara llena de golpes y la espalda ensangrentada.

Volvió a gritar.

¿Cuándo terminaría?

Se había desmayado tres veces, pero el quería seguir disfrutando, y la había tirado agua para despertarla.

Un sollozo salió de su garganta.

La espalda le ardía, estaba llena de sangre.

No podía aguantarlo y empezó a suplicar.

Él volvió a reír.

-Pensé que nunca suplicarías, has tardado mucho, solo estaba esperando eso.-dijo Malfoy.

La cogió del brazo y la levantó.

Ginny volvió a sollozar.

Lucius la tiró al suelo.

Cuando su magullada espalda entró en contacto con el suelo, se desmayó.

Lucius sonrió, sin darse cuenta de que había alguien más en la habitación.

-¡Crucio!

Lucius calló al suelo gritando.

Draco mantuvo el crucio mucho tiempo, hasta que Lucius se desmayó.

-Vamos Blaise.-dijo Draco.

El moreno entró en el cuarto y cogió a Narcisa en brazos.

Se sorprendió al notar que casi no pesaba nada, y no pudo evitar mirar con asco y escupir en un costado a Lucius.

-Las mujeres están para protegerlas y cuidarlas, si no lo haces no las mereces.-las palabras de Blaise estaban dirigidas a Malfoy, pero él no lo escucharía nunca.

Draco cogió a Ginny en brazos, procurando no tocar sus heridas.

-Lo siento pequeña, te quiero.-susurró dulcemente al oído de la pelirroja.-ojala fuese todo más fácil y pudiésemos estar juntos.

Salieron del cuarto y entraron en la chimenea.

-Número 12 de grimmauld place.-dijo Blaise.

Los dos chicos desparecieron de la casa.

Cuando llegaron todo lo que quedaba de la orden lo apuntaba con sus varitas.

Harry se quedó sin habla.

-Ginny.-susurró al ver a la pelirroja en los brazos de Malfoy llena de sangre.
Ginny se despertó sintiendo un dolor muy fuerte en la espalda.

Soltó un sollozo de dolor y de miedo pensando que Lucius Malfoy la seguía torturando.

-Ginny, tranquila.-dijo una voz conocida.

Paró de llorar al reconocer esa voz.

-Ron.-susurró Ginny.

-Si soy yo, ahora estás a salvo, no te preocupes.-respondió su hermano.

Ginny quería abrazarle pero estaba tumbada boca abajo en la cama y cada vez que se movía la espalda le dolía.

-¿Qué ha pasado?-sentía la garganta seca.

-Te trajeron aquí.-respondió Ron en un tono huraño.

-¿Quién?-volvió preguntar la pelirroja.

Ron le respondió con un gruñido.

Ginny oyó la puerta abrirse.

-¿Ya está conciente?-dijo Harry a su amigo.

Ginny sonrió y intentó levantarse, pero con un grito de dolor volvió a caer en la cama.

-Ginny.-exclamó Harry preocupado por la chica.

-Os dejaré solos.-dijo Ron saliendo de la habitación.

Un silencio invadió la habitación.

-Ginny.-susurró Harry.-te he echado de menos, estábamos muy preocupados por ti
hace dos días tenía que haber sido la boda.

Ginny no le miró a los ojos.

Harry cogió la mano de la pelirroja y le puso el anillo de compromiso en el dedo.

-Estoy ansioso por que te recuperes y podamos casarnos por fin.-la besó en los labios.-te dejo sola para que descanses.

Ginny sabía que no podría dormir, por que en el fondo de su corazón, ya no estaba tan segura de querer casarse con Harry, y se negaba a aceptar que el dueño de su corazón fuera ese rubio con ojos como puñales, que estaba en sus pensamientos constantemente.


Ginny abrió los ojos.

Al llegar Hermione a su cuarto, había visto que estaba despierta y la había obligado a beber una poción para dormirse.

Había tenido un sueño


Se vio a ella, inconsciente, y Draco la cogía del suelo con mucho cuidado, como si se fuera a romper.

Estaba sangrando, su sangre manchaba a Draco, pero parecía que a él no le importarse.

-Lo siento pequeña, te quiero.- le susurraba dulcemente al oído.-ojála fuera todo más fácil y pudiéramos estar juntos


Después de eso Ginny se despertó.

Eso nunca pasará, fue sólo un sueño-se intentaba covercer a sí misma.- pero me gustaría tanto que fuera verdad

La pelirroja miró el anillo de diamantes que tenía en el dedo.

Se iba a casar con Harry, pero ella amaba a Draco.

Nunca lo volvería a ver.

De repente oyó un ruido abajo, y muchos gritos.

Con mucho cuidado, se levantó y bajó las escaleras.

Lo que vio abajo le dio un vuelco al corazón.

Draco, lleno de golpes y sangrando, era sujetado por Neville y Ron.

-Malfoy, no te capturé el día que trajistes a Ginny, por que es mi prometida, pero no te pasaré esta vez, llevadlo a la mazmorras.-dijo Harry con decisión, pero se notaba que estaba contento de haberlo capturado.

Draco no le contestó, alzó la mirada, y miró a los ojos azules de la pelirroja.

Harry se dio cuenta de eso y apretó los labios con furia.

Ginny se puso a su lado.

-¿Qué ha hecho?-preguntó en voz baja mientras miraba como arrastraban a Draco al sótano.

-Estaba en un hospital muggle, cuando llegamos se estaba desaciendo de los cuerpos.-respondió Harry sin mirarla.

-¿Lo mató a todos?-preguntó la pelirroja sorprendida.

Harry la miró con sus ojos esmeraldas centelleando de furia.

-A todos, hasta a los niños.-respondió.-ahora ve a tu cuarto, y ni se te ocurra acercarte al sótano, si no me obedeces, te encerraré en tu cuarto, Malfoy no es el único mortifago peligroso que hemos atrapado.

Ginny abrió la boca sorprendida.

Harry no tenía poder sobre ella, no podía decirle lo que podía hacer.

Enfadada y dolorida, por su pobre espalda, subió a su cuarto.

Se durmió pensando en un chico de ojos grises.
Voldemort sonrió triunfante.

Había conseguido su propósito.

Draco por fin había aniquilado a esos asquerosos muggles, incluyendo a los mocosos.

Sólo había necesitado un poco de chantaje emocional.

Y es que el punto débil de Draco era su madre.

Esa era la diferencia entre él y el retoño de los Malfoy, Draco era capaz de sentir
y él no.

Pero aún así, era el mejor candidato para heredar su imperio de maldad.


Draco miró a las rejas de la celda con una tranquilidad aparente.

No sabía cual era el peor lugar donde podía estar, aquí con la orden o llevándose la paliza de su vida, de su padre.

Por lo menos su madre estaba a salvo, pero nadie sabía lo que le había costado matar a esa gente, había personas a punto de morirse, otras sanas
pero lo más duro habían sido los niños, en la sala de maternidad
por lo menos 20 niños recién nacidos


Aunque lo peor todo había sido ver el dolor y la decepción en los ojos azules de SU pelirroja.

Pero la recuperaría, no permitiría que el imbécil, cretino, patético, repulsivo, idiota, y un largo etc., se quedara con ella.

No era lo que ella necesitaba, lo necesitaba a él.


Lo primero era lo primero
tenía que salir de ahí.

Pero no se iría sin su pelirroja, antes MUERTO que dejarla con esa panda de mocosos que se creían que podían desafiar al señor tenebroso.


Ginny no se podía creer que Draco hubiera matado a toda esa gente.

Ella pensaba que el había cambiado, que podía ser dulce, en el fondo, muy, muy, muy, en el fondo.

El ruido de la puerta interrumpió sus pensamientos.

Harry la miraba con una sonrisa.

-Ginny, quería decirte que he fijado una fecha para nuestra boda, será dentro de una semana, acaba de llegar el vestido de novia.-dejó en la cama una caja muy grande.

Ginny lo contempló melancólicamente.

Asintió.

-Si no te importa me gustaría probármelo-le dijo a Harry.

En cuanto Harry salió de la habitación, Ginny se echó sobre la cama llorando.

No entendía por qué.

Eso era lo que había soñado siempre, desde pequeña había estado enamorada de Harry, y ahora se iba a casar con él.

No podía sacarse esos ojos grises de la cabeza.

Pensaba en él todo el tiempo, y eso que le había odiado desde pequeña.

No le entraba en la cabeza cómo había llegado a esa situación.

Había pasado de estar enamorada de amar al mejor amigo de su hermano, a amar al peor enemigo de su hermano, bueno, en realidad, el peor enemigo de TODOS sus hermanos.

Pero ya no tenía remedio.

Se había vuelto loca, pero ya que estaba loca, mejor estarlo de remate.

Así que tomó una decisión.

Sacaría a Draco de aquí, aunque eso sería traicionar a todos.

Harían una fuga romántica, aunque lo único romántico que no había, era que esa fuga era con Draco Malfoy.


Ginny abrió los ojos.

Era medianoche, era la hora.

Salió de la cama y cogió una mochila que había debajo de ella, llena de ropa y comida.

Salió de su cuarto descalza, y procurando no hacer ruido.

Abrió la puerta del sótano y bajó por él.

Se tapó la nariz, olía fatal.

Allí había mucha gente.

Uno de ellos sacó la mano por la reja, y la tiró del pelo para acercarla a él.

-Bonita, ábreme la puerta y no te pasará nada.-dijo en su oído amenazante.

Ginny estaba aterrorizada, metió la mano en su bolsillo, pero su varita no estaba.

-Buscabas esto.-dijo el hombre mostrándola la varita.

Abrió la puerta con la varita, y la cogió por la cintura para que no se escapara.

Miró dentro de la mochila y sonrió con satisfacción.

Para sorpresa de Ginny, la llevó a una celda un poco más alejada y abrió la puerta.

Draco Malfoy salió de la celda y miró un poco mosqueado a su amigo.

-Theo, gracias.-dijo el rubio cogiendo a la pelirroja y alejándola de su amigo.

-Vámonos, si seguimos más tiempo aquí, nos pillarán.-dijo el chico.

Salieron del sótano.

Draco tapó la boca de Ginny.

La pelirroja apretó los labios, no confiaba en ella, seguro que él no sabía lo difícil que era traicionar a todos sus seres queridos.

Salieron de la casa sin ser descubiertos, y se desaparecieron.







Harry James Potter caminaba por las mazmorras con sus ojos esmeraldas brillando de furia.

Delante de la celda donde habían encerrado a Draco Malfoy, lo esperaba Ron, que miraba fijamente a una parte de la celda.

-¿Cómo se ha escapado?-preguntó Harry.

Su amigo levantó la mirada y Harry pudo ver la decepción que había en ellos.

El niño que vivió dio un paso hacia atrás sin creerlo.

-No-murmuró.

Salió corriendo de las mazmorras y se dirigió a la habitación de su prometida.

Abrió la puerta despacio.

-Te mataré Malfoy.-escupió al verla vacía.


Ginny se tambaleó al sentir el suelo bajo sus pies descalzos.

Estaban en un bosque, y ese bosque le sonaba mucho a Ginny.

-¿Me habéis traído al bosque prohibido?-preguntó Ginny furiosa.

-Si.-respondió Draco empezando a caminar.

La pelirroja empezó a caminar detrás de Draco mirando a todos lados, ese bosque le daba muy mala espina.

Cada ruido que escuchaba, Ginny se asustaba más, así que se agarró al brazo de Draco, y evitó mirarle a los ojos.

Draco sonrió.

Caminaron todo el día hasta que Ginny se cayó al suelo del cansancio.

-Descansaremos aquí.-dijo Draco a su amigo mientras se sentaba en el suelo.

Theo asintió y sacó una manta de la mochila.

Arropó a Ginny que ya se había quedado dormida y fue a buscar leña para hacer un fuego.

Cuando volvió dijo:

-Tenemos que conseguir unas varitas.

Theo no contestó.

-¿Qué piensas hacer con ella?-dijo señalando a la pelirroja.

-Irá a donde yo vaya.-respondió el rubio sin mirar a su amigo.

-¿Vas a volver con Voldemort?

-No.-dijo Draco.-Voy a intentar salir del país y olvidarme de todo.

-¿Y tu madre?-preguntó el castaño.

-Ya está a salvo, ahora lo que tengo que hacer es poner a salvo a Ginny.

Ginny escuchaba la conversación de los chicos.

Sabía que Draco la quería aunque no lo demostrara.

A pesar de lo feliz que se sentía, una lágrima corrió por su mejilla.

¿Qué haría Draco si supiera su secreto?

Los días pasaban lentos, atravesando el bosque para salir de él.

Cada día Ginny estaba más cansada, y las comidas la sentaban mal.

Draco estaba muy preocupado por ella, pero Ginny le decía que era por la comida.

Ginny estaba dormida, sin darse cuenta de la sombra que se acercaba a ella, sorteando el cuerpo dormido de Draco.

El hombre tapó la boca de la chica, y la cogió de la cintura, llevándosela de allí.

Ginny intentaba gritar o revolverse, pero su captor era más fuerte que ella.

Cuando al soltó, Ginny intentó escapar, pero él no la dejó.

-¿Theo?-dijo Ginny reconociéndolo.

Él la miraba con desprecio.

-Cuando le piensas decir a Draco que estás embarazada?-preguntó el castaño.

-No, no estoy embarazada.-tartamudeó la pelirroja.

Theo alzó una ceja.

-Si lo estás, y si no se lo dices es por que es de Potter.-masculló el chico con odio.

Ginny bajó la mirada.

-Es verdad, estoy embarazada de Harry.-admitió la chica.
Theo la miró con decepción.

-Mira Weasley, Draco es uno de mis mejores amigos, y sé que él te quiere, por eso te voy a dar dos opciones
o se lo dices antes de mañana por la noche, o se lo digo yo.-dijo Theo.

Salió del claro sin mirar a la pelirroja.

Ginny se sentía fatal, pero no podía hacer nada para cambiarlo.

Volvió al campamento y se durmió pensando en la reacción que tendría Draco.


Ginny respiró hondo.

Caminó hacia Draco que estaba sentado en frente del fuego.

Sintió los ojos de Theo clavados en su espalda.

Ginny se sentó al lado del rubio.

-Draco
estoy embarazada
de Harry.-dijo Ginny sin mirarle.

Draco la miró con sorpresa.

-¿Qué? ¿Cómo que estás embarazada de Potter?-gritó Draco cada vez más furioso.

Ginny bajó la cabeza y no dijo nada.

-¡zorra!-masculló Draco marchándose.


Theo encontró a su mejor amigo sentado en una roca, mirando al río.

-Me ha engañado.-susurró Draco.

Theo se sentó a su lado.

-Draco, recuerda que ella antes estaba enamorada de Potter.-dijo su amigo.

-Y ahora también lo está.-sus ojos grises estaban clavados en el curso del río.

-Si estuviera enamorada de él, no te habría intentado salvar, a pesar de saber que eres un asesino.-dijo Theo volviendo al campamento.


Draco volvió al campamento 5 minutos después que Theo.

-¿Dónde está Ginny?-preguntó a Theo.

-No lo sé.-respondió el chico.

Draco se adentró en el bosque.

No tardó mucho en encontrar a su pelirroja, que estaba sentada en el suelo llorando.

Draco se acercó a ella y la abrazó por detrás.

-No llores pequeña, he sido un tonto, voy a cuidar a ese bebé como si fuera mío.-dijo Draco secándola las lágrimas.

Ginny sonrió y le abrazó.

Draco ayudó a Ginny a levantarse, y la pelirroja pudo ver que sus ojos grises brillaban.

-Tengo algo que decirte.-dijo el rubio.

Draco se arrodilló en frente de ella, y sacó un anillo de diamantes.

-¿Quieres casarte conmigo?
El cura empezó la ceremonia, decía el típico yo os declaro marido y mujer

Y Draco la besó.

-Te amo y te amaré toda la eternidad, te lo juro.-dijo Draco.

Ginny sonrió feliz, pero de repente aparecieron unos mortífagos.

Lucius Malfoy se acercó hasta ella, y la petrificó.

Draco corrió hacia ella.

-¡No! Mátame a mí en su lugar.-gritó Draco.

-¿Estarías dispuesto a entregar tu vida por una traidora de sangre? ¿Cómo has podido caer tan bajo, tenía muchas esperanzas contigo.-dijo Lucius fríamente.

-Estaría dispuesto a darlo todo por ella, mi vida si es necesario.-dijo Draco mirando a Ginny fijamente.

-Que encantador.-masculló Lucius con asco.- una pena que tú me sigas sirviendo
¡CRUCIO!

Ginny gritó de dolor.

Theo se abalanzó sobre Lucius mientras Draco se acercaba a Ginny y e desaparecía.

Poco después Theo se desapareció.


Draco cayó de rodillas en el duro suelo.

Miró a Ginny asustado.

Nunca había tenido tanto miedo.

Tocó la pálida mejilla de su pelirroja.

Estaba inconsciente.

Theo apareció a su lado.

-¿La ha pasado algo?-preguntó Theo al ver la cara de Draco.

-Creo que no.-Draco tragó saliva.

Draco la cogió en brazos, y el corazón le dio un vuelco.

Se miró el brazo, que estaba lleno de sangre.

Miró el camisón de Ginny y comprobó con horror que estaba empapado de sangre.

-El niño.-susurró Draco.

Theo se acercó al rubio.

-Creo que va a perder al niño, tenemos que llevarla al hospital.-dijo Theo.

Draco se desapareció para ir a San Mungo, sin importarle que Voldemort tuviera el control del hospital, ni que la orden intentara matarlo.

Si le pasaba algo a Ginny
se moría.



Draco vio como se llevaban a Ginny, que todavía estaba inconsciente.

Theo le puso una mano en el hombro, ofreciéndole su apoyo.

Draco se volvió a mirarle.

-Theo, ¿para qué has venido? Ahora ya no podrás ser libre.-dijo el rubio a su amigo.

-Por que un amigo me necesita.-respondió el chico.

Theo abrazó a Draco, aún sabiendo que siendo un Malfoy nunca le correspondería, pero eso era lo que su amigo necesitaba.

Pero para sorpresa de Theo, Draco correspondió a su abrazo.

-No quiero perderla.-murmuró el rubio.

Los chicos se separaron, y se sentaron en la sala de espera.


Draco llevaba esperando dos horas, tenía la cabeza escondida entre las manos, y pensaba en Ginny.

Unos pasos le sacaron de sus pensamientos.

Draco abrió los ojos, y con sólo ver las botas de cuero negro, supo quien era.

-Hola, Padre.-dijo Draco sin mirarle.

-Veo que me recuerdas, espero que también recuerdes lo que te espera esta noche.-dijo Lucius en voz baja.

Al oír el tono de su padre, levantó la mirada.

A su lado, había una figura vestida de negro, y con unas pupilas rojas como la sangre.

En ese mismo momento, un mortifago encapuchado, llegó hasta donde ellos estaban, con un bulto en sus brazos, envuelto en una capa negra.

Draco y Theo se miraron.

Lucius cogió del brazo a Draco, y le dio un empujón hacia la salida.

Salieron del hospital y se desaparecieron.


-Espero que hayas aprendido la lección.-dijo Lucius Malfoy sin esconder su satisfacción al mirar a su hijo.

Draco le clavó sus ojos grises como puñales con odio.

Había pasado una semana desde que había estado en el hospital, y su padre y Voldemort se habían encargado de que se arrepintiera.

Draco se levantó para enfrentar a su padre, ahogando un gemido.

Su camisa estaba desgarrada por la espalda, y por ella se veían las cicatrices de su castigo con su padre.

El látigo, le encantaba ese elemento de tortura, y le había dado con el látigo hasta dejarle inconsciente.

Luego le habían llevado a Voldemort, con el que había recibido una intensa sesión de cruciatus.

Después le habían encerrado en las mazmorras, sin comer, y allí llevaba una semana.

Le sacó de la mazmorra y lo llevó ha su habitación.

Draco fue a su cama y se tumbó.

-¿Dónde has escondido a tu madre?-preguntó Su padre.

-No te lo diré ni aunque me tortures hasta morir.-masculló Draco con todo el odio que pudo reunir.

Lucius gruñó, Voldemort le había ordenado que no volviera a torturar a Draco, ya que él era su heredero.

Salió de la habitación con un portazo.

Draco suspiró.

¿Qué le habría pasado a Ginny?


Ginny tenía sus ojos azules llenos de lágrimas.

Se miró las muñecas, que estaban rojas, por las cadenas que tenía.

Él levantó su barbilla con un dedo, e hizo que le mirara a los ojos.

-Si me dijeras donde está el escondite de la resistencia, te saltaría.-dijo Voldemort.

Ginny sacudió la cabeza para no mirarle a los ojos.

-Si te lo digo me matarás.-susurró Ginny muy asustada.

-No todavía me sirves para algo.-dijo el señor tenebroso moviéndose por la habitación.

Ginny levantó la vista.

-¿Para que?

-Draco es mi heredero, y a él no le gusta la idea de ser el próximo señor tenebroso, así que necesita, como decirlo
un estímulo para que entienda que no tiene opción, y tú vas a ser su estímulo.-dijo Voldemort con una sonrisa macabra.
Draco entró en la sal del trono con la cabeza bien alta.

Voldemort sonrió.

Draco Lucius Malfoy.

Era el hijo que había soñado tener, siempre con orgullo y con la cabeza bien alta frente a todo.

Eso era su secreto, envidiaba a Lucius Malfoy.

Narcisa era
simplemente perfecta, había deseado tenerla desde que la vio, pero sabía que ella nunca sentiría nada por él.

La había conocido cuando ella tenía 17 años, y había bajado por las escaleras de su casa, vestida con ese vestido azul que era igual que sus ojos.

Pero había corrido hacia Lucius, que ni siquiera la había mirado.

Él sólo la había dicho que se comportara, que estaban en presencia del señor tenebroso.

Y esa adorable criatura había bajado la cabeza avergonzada y no había dicho nada más.

Cerró los ojos un instante con dolor.

Draco dejó de andar cuando estuvo a tres metros de él.

Voldemort rió ante la audacia del chico al no arrodillarse ante él.

-Bien Draco, hoy empezarás tu entrenamiento.-dijo el señor tenebroso a la espalda del chico.

Draco esbozó una sonrisa amarga.

-No.-respondió el rubio.

Draco se esperaba todo menos la reacción de Voldemort.

-Sabía que dirías eso.-dijo.-Tal vez cambies de idea si te dejo verla.

Draco siguió su mirada.

Vio a una chica pelirroja encadenada a la pared.

Estaba sentada en el suelo, sus ojos azules clavados en los suyos.

Sus rizos pelirrojos estaban sueltos, llevaba un vestido blanco, muy sucio
un vestido de esclava.

Draco miró a Voldemort con odio.

-Si soy tu heredero, ¿la dejarás libre?-dijo el rubio.

-No puedo fiarme de ti, Draco, pero la dejaré libre si haces el juramento inquebrantable de que serás mi heredero y que jamás me traicionarás, aunque puedo regalártela cuando seas mi heredero.-Voldemort sonrió.

Ahora probaría hasta donde llegaban los sentimientos de Draco.

Ginny le miró fijamente, si él la liberara nunca volvería a verle, pero si no la liberaba, nunca sería libre.

Draco la miró con unos ojos que helaban la sangre.

-Lo he decidido.

Capítulo 18: la despedida. Blog sobre vibradores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ginny todavía no podía creer que Draco hubiera renunciado a estar con ella.

Le había dicho a Voldemort que la soltara, pero que les dejara estar sólo una noche con ella.

Voldemort sonrio triunfalmente y le hizo hacer a Draco el juramente inquebrantable.

Luego dos mortífagos la soltaron y la llevaron con unas mujeres, que la bañaron y la vistieron.

A las 10 de la noche, la llevaron a un ahabitación muy grande y lujosa.

Las paredes estaban pintadas de negro, igual que las cortinas de las ventanas y de la cama.

La cama tenía sábanas de seda, negras.

-Que tétrico.-murmuró Ginny.

-Sabía que dirías eso.-dijo una voz conocida detrás suya.

Se dio la vuelta y vio a Draco.

-Esta es nuestra última noche.-susuró Draco con una sonrisa.-Y quiero aprovecharla.

A Ginny se le apagó la sonrisa.

-No te pongas triste pelirroja, todavía quedan muchas horas.-dijo Draco besándola.

-Pero yo no quiero irme.-murmuró Ginny.

Draco se separó de ella.

-¿prefieres ser una esclava a ser libre?-preguntó el rubio con una mirada extraña.

-Draco, salga de aquí o no, nunca seré libre completamente, y yoprefiero estar contigo.-dijo Ginny abrazándole con lágrimas en los ojos.

-A mi también me gustaría que te quedaras conmigo, pero este no es lugar seguro para ti, aunque sé que ningún sitio es seguro ahora, prefiero que estés lo más alejada posible de Voldemort.-explicó Draco acariciando su cabello pelirrojo.

Ninguno de los dos dijo nada en un rato.

-Te quiero, Draco.-susurró la chica.

-No llegarías a imaginarte lo que te quiero yo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ginny se despertó muy pronto, miró a su lado y no había nadie.

Se le apagó la sonrisa.

Se levantó y se vistió.

Salió de la habitación y buscó por todo el castillo a Draco.

Por el camino se encontróa Lucius Malfoy.

Se dio la vuelta y empezó a correr, pero no contaba con los grandes reflejos de Lucius, que la agarró del brazo.

-¿Qué haces aquí?-preguntó el padre de Draco.

Ginny intentó soltarse pero no pudo.

-Lucius, echala.-siseó Voldemort antes de entrar en una habitación.

-¡¡Quiero ver a Draco!!-exclamó Ginny al ver que la llevaban hacia la puerta.

-¡¡CALLATE!!-gritó Lucius.

Salieron del castillo.

Entonces Ginny vioa Draco en una ventana, mirándola.

-¡¡¡DRACO!!!

De repente Voldemort apareció detrás de Draco y le puso una mano en el hombro.

En ese mismo instante, Lucius se desaprecio con Ginny.

Capítulo 19

4 años después.

 

Draco se apareció unos instantes antes que los mortífagos.

Miró con desprecio y frialdad el pequeño pueblo con sus fríos ojos grises.

Los mortífagos le miraron esperando órdenes, ansiosos por empezar la matanza.

Draco tardó un tiempo en hablar.

-Atacad, pero no mataréis a las mujeres, serán regalos para vuestro señor.-dijo Draco.

Al instante los mortífagos atacaron, y el pueblo no tardó en convertirse en una masacre, Draco no hizo nada, miró sin emoción, a una chica acorralada con un niño en brazos.

Pero ninguno de los mortífagos tuve piedad, le arrebataron el niño de los brazos, y la ataron.

-Draco.-le llamó una voz conocida, con un deje de duda por llamarle así, pues ahora era el heredero de Voldemort.

-¿Qué pasa, Theo?-dijo Draco sin mirarle.

-Creo que hay algo que tienes que ver.-dijo el mortifago en tono preocupado.

Draco se dio la vuelta y le miró con fijeza por su tono.

Theo señaló con la cabeza la fila de mujeres atadas, y Draco siguió su mirada y se encontró unos ojos azules llenos de lágrimas, que dejaron a Draco sin respiración.

Sintió la mirada de los mortifagos clavado en él, esperando su reacción.

Se acercó a ella, y simplemente la miró.

De repente sintió un golpe en la pierna que le hizo volverse.

-Deja a mi mami en paz.-dijo un niño clavando sus ojos grises en los suyos.

Draco cogió al niño por la camisa y lo alzó.

-¿Ella es tu madre?-dijo Draco sin poder creérselo.

El niño alzó otra vez la espada dispuesto a volver a pegarlo, pero Draco no estaba dispuesto aguantar chiquilladas, y quería saber la verdad, así en un abrir y cerrar de ojos le arrebató la espada al niño y la lanzó lejos.

Se volvió hacia el niño furioso, dispuesto a volver a preguntarle, pero alguien le interrumpió.

-Si, soy su madre.-contestó Ginny alzando la cabeza.

-Así que este es el hijo de Potter.-dijo Draco con sarcasmo y amargura, desatando a Ginny y dejando al niño en el suelo.

-¿Cómo puedes estar tan ciego? ¿Tanto te ha cambiado Voldemort? Mira al niño y júrame que es el hijo de Harry?-dijo Ginny con desprecio cogiendo a su hijo en brazos.

Draco miró fijamente al niño, le miraba con recelo mientras abrazaba a Ginny, Sus ojos era grises azulados, y con un brillo metálico, cabello rubio rojizo, y piel albina.

-Pensé que estabas embarazada de Potter.-la acusó Draco.- ¡Me mentiste!

Ginny alzó la cabeza con orgullo.

-Si, te mentí, pero estabas tan ocupado violándome que ni te distes cuenta que era virgen.-dijo Ginny fríamente.

Draco miró a todos los presentes, y gritó furioso:

-¡FUERA!

Rápidamente todos salieron de allí.

-¿Por qué me mentiste?-dijo Draco con dolor en sus ojos grises.

-Quería saber si de verdad me querías aunque tuviera un hijo que no era tuyo.-respondió Ginny bajando la cabeza.-Te lo iba a decir, pero no tuve la oportunidad.

Draco se acercó a Ginny y le cogió del mentón, haciendo que ella le mirara.

-Ven conmigo Ginny, no como mi esclava, si no como mi esposa.-dijo Draco.-Déjame conocer a mi hijo, y hacerle mi heredero.

Ginny dio un paso hacia atrás, alejándose de él.

-No, mi hijo jamás ocupará el puesto del señor tenebroso.

-No lo ocupará, por que a partir de esta noche, el mundo mágico será libre.-dijo Draco cogiéndola del brazo y desapareciendo de allí.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Draco entró en la habitación de Voldemort, y vio que él estaba mirando por la ventana.

-Así que es tu hijo.-dijo Voldemort sin mirarle.

Draco no respondió y sacó la varita.

Voldemort se volvió y miró fijamente como su heredero le apuntaba con la varita.

-¿Qué haces?-dijo Voldemort buscando la varita sin encontrarla, al ver la varita en la mano de Draco, su cara se convirtió en una máscara de furia.

-Traidor, rompiste tu juramento y morirás.-dijo Voldemort.

-Draco sonrió con satisfacción.

-No he roto mi juramento, yo juré ser tu heredero, no juré nada acerca de no matarte, me has enseñado mucho, pero a llegado la hora del cambio, y de mi reinado, que no será nada comparado con el tuyo, piensa eso mientras te pudres en el infierno, monstruo, ¡avada kedavra!

La habitación se tiñó de una luz verde que hizo sonreír a Draco.

Miró por última vez el cadáver de Voldemort y salió del castillo, done Ginny y su hijo jugaban con la nieve.

El niño se acercó a él corriendo.

-¿De verdad eres mi papá?-preguntó el pequeño.

-Si, aunque tienes un padre que todavía no sabe tu nombre.-comentó Draco mirando de reojo a Ginny.

-Se llama Adrián, Adrián Malfoy.-respondió Ginny con una sonrisa abrazando a

frio corazon - Fanfics de Harry Potter

frio corazon - Fanfics de Harry Potter

ginny caminaba por la oscura calle.la miraba con tristeza al saber que esa noche la calle estaria llena de gente comprando regalos de ultima hora.el 25 de dici

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-frio-corazon-fanfics-de-harry-potter-2632-0.jpg

2023-02-27

 

frio corazon - Fanfics de Harry Potter
frio corazon - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/28106
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20