Harry Potter y el Heredero de Gryffindor - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Libro de visitas: https://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.Lidia



Harry Potter y El Heredero de Gryffindor


Capitulo 1 . El Regreso de Lord Voldemort




Era una noche fría en el pequeño Hangleton, sin embargo, en la mansión de los Riddley se escuchaban ruidos, un cierto ajetreo reinaba en el lugar. Sin embargo, los vecinos y en general los habitantes de la zona, no parecían notar el movimiento que habia en la mansión, ésta se había ocupado hace unos meses, pero nadie parecía notarlo.



Durante el día, la mansión se tornaba silenciosa y daba la impresión de seguir abandonada, pero durante la noche había mucho movimiento, sobre todo por un grupo de hombres que se reunían cada noche, hombres muy extraños, vestidos con ropas muy raras, al parecer túnicas negras, por lo regular eran como reuniones sociales, aunque a veces se escuchaban gritos de algunos de ellos.



En esta ocasión así parecía ser, era como escuchar los lamentos de alguien que es torturado, se escuchaban varias voces como discutiendo, una de esas voces era fría y amenazante, le pertenecía a un hombre alto, muy blanco, calvo y con los ojos rojos. Este hombre le reclamaba a otro, un tanto corpulento, con el pelo castaño y ojos cafés, su rostro expresaba terror:



-He estado mucho tiempo en su busca y ahora que tengo la certeza de saber en donde esta, tú casi lo arruinas todo!!!



El hombre corpulento temblaba y trataba de justificarse.



- Pero señor, yo solo quise ayudarlo....quería conseguirle lo que necesita para completar lo que inició hace casi 18 años.



- Si ... si, y por tu estúpida intervención arruinaste el plan!!! Ahora se levantarán sospechas.



- Pero señor...nadie sabe que fui yo además, le traje la información que usted me pidió, yo solo quise complacerlo y . . .



EL hombre alto de la voz fría se acercó lentamente al corpulento, este empezó a temblar más del miedo y se sobresaltó cuando el primero le puso una mano en el hombro.



- Calma Brown, calma! Sé que querías complacerme y eso de verdad me conmueve...



En ese momento, el hombre alto intercambió una mirada con otro tercer hombre que estaba parado cerca de ellos, era un hombre de estatura baja y también estaba calvo, había presenciado todo.





El hombre de la voz fría continuó hablando.



- Pero cometiste un error... ó tú que piensas Colagusano, no crees que hizo una estupidez?



El hombre pequeño y calvo asintió con la cabeza, tenía una extraña sonrisa en su rostro.



- Pero no sé... hoy me siento de muy buen humor por la noticia que me has traído, así que te doy 10 segundos para que salgas de mi vista, antes de que cambie de opinión y te castigue por lo que hiciste!



Brown miró al hombre de la voz fría con una rara combinación entre el terror y el agradecimiento.



- Gracias señor, gracias, yo le juro que...



- Vamos Brown ... Fuera!!



- Si señor, gracias, yo...



El hombre de la voz fría se paseaba por la habitación mientras comenzaba a contar...



- Uno...



Brown , con pánico en el rostro, se iba alejando lentamente hacía la puerta.



- Dos...



- Ya, ya me voy...



- Diez!!!



EL hombre de la voz fría saco algo de debajo de su túnica, algo que parecía ser una varita, apuntó hacía Brown y dijo con firmeza:



- Crucio!!!



Brown cayó al suelo y empezó a retorcerse, era como si tuviera un dolor insoportable en todo el cuerpo, los gritos del hombre eran tan lastimeros, que llegaron a la habitación otros dos hombres, que al ver aquella escena retrocedieron unos pasos sin dejar de mirar al pobre de Brown en el suelo.



- Esto es para que aprendas a obedecer al pie de la letra mis ordenes!!! ES PARA ACATAR ESTRICTAMENTE LO QUE TU AMO, LORD VOLDEMORT TE ENCOMIENDA!!!







Brown no paraba de gritar y de retorcerse en el piso, luego Lord Voldemort dejó de apuntarlo con su varita y Brown dejó de gritar y de moverse. Estaba en el suelo, sin aliento y totalmente débil. Voldemort ahora, se dirigió al hombre al que llamaba Colagusano.



- Tú que piensas Colagusano... lo perdonamos?



Colagusano miró a Brown como evaluándolo...



- Tal vez... se le podría dar otra oportunidad mi lord. Claro, si usted lo aprueba!



Los otros 2 hombres observaban callados aquella situación, era como si estuvieran en un juicio.



- Ves Brown? No todo es malo, ya Colagusano te perdonó... es una lástima que yo NO!!



Brown se arrastró hacia atrás con cara de horror, al ver que Lord Voldemort apuntaba su varita hacia él, una vez más.



- Lo siento Brown, pero los errores se pagan caro...

Avada Kedabra!



De la varita de Lord Voldemort, salió un destello verde y le dio a Brown, este intentó huir pero al instante cayó sin vida al suelo.

Los 2 hombres que estaban en la puerta, se quedaron atónitos al ver el cuerpo de Brown sin vida. Después, Voldemort los llamó..



- Goyle, Malfoy, acérquense!



Goyle, un hombre alto, de pelo castaño y complexión robusta, se acercó a Voldemort, Malfoy, un hombre alto, blanco, de cabello rubio y ojos azules, hizo lo mismo.



- Que ordena el señor tenebroso?- dijo Malfoy, haciendo una reverencia.



- Déjate de torpezas Malfoy y dime, ¿traes noticias del ministerio?



- Si. Al parecer el ministro de magia no da crédito a la historia del chico Potter y de Dumbledore -dijo con una mueca desdeñosa- afortunadamente, Barthy Crouch fue besado por un dementor, así que no tienen con que respaldar su historia. No tienen pruebas de lo que dicen.

Además, Cornelius Fudge no quiere creer que usted ha regresado y ha ocultado a la prensa todo lo que pasó en el curso anterior en Hogwarts. Así que, como verá, nadie sabe que usted ha regresado, excepto claro, Dumbledore y su gente, una minoría me atrevería a decir! No creo que haya algo de que preocuparse.



-Lucius Lucius, nunca subestimes a tus enemigos y menos a alguien como Albus Dumbledore. Entonces ninguna novedad en el ministerio?





Malfoy con expresión de mal humor respondió:



- No, ningún movimiento por el cual preocuparnos.



Voldemort miró a Malfoy y luego a Goyle, lo recorrió cuidadosamente con la mirada y luego dijo:



- A Malfoy no le preocupa nada, pero creo que a ti si Goyle, pasa algo?



Goyle levantando la cara con gesto de saber algo que nadie sabe, dijo:



- Bueno, es cierto que no ha habido movimiento en el ministerio, pero Dumbledore tiene gente ahí, gente que si cree en él y que esta dispuesto a ayudarlo, de hecho, alguien esta tratando de convencer a cuantos quieran escuchar para poder llevar a cabo algunas acciones en nuestra contra.



- De quien se trata? - pregunto Voldemort.



Goyle contesto con seguridad.



- De Arthur Weasley, ha estado hablando con varios de los compañeros, además me he enterado de que él y otras personas, han mandado mensajes a los gigantes.



Voldemort rió fríamente y dijo:



- Ah! El viejo Albus!, siempre tan listo. Lo que no sabe es que yo mande gente para las montañas.



Goyle intervino:



- Él también mandó gente mi lord, quiere convencerlos de ponerlos en nuestra contra.



Voldemort caminó hacia la chimenea que ardía lentamente.



- Pues que gane el mejor... Bueno, y que hay de los dementores?



Malfoy se adelantó un paso y respondió:



- Harán lo que usted diga, cuando usted quiera.



- Muy bien, todo va bien, ahora escuchen los tres con atención. La mayoría de la comunidad mágica cree que yo no he regresado, no le creen a Potter ni a Dumbledore, así que eso debe mantenerse, tenemos que hacer que la gente siga creyendo que yo desparecí para siempre, así me será más fácil arrebatarle el poder a Fudge y controlar el ministerio. Tenemos que desprestigiar a Dumbledore para que se quede solo y no tenga ninguna ayuda, han entendido?!



Goyle, Malfoy y Colagusano asintieron con la cabeza.



- Ahora - dijo Voldemort tomando asiento en un sillón viejo que estaba recargado al lado de la chimenea- Tengo trabajos que encomendarles. Goyle, tú te encargaras de darle un sustito a Arthur Weasley, entendido?



Goyle, agachando su cabeza como gesto de reverencia respondió:



- Si mi lord.



Voldemort continuó hablando:



- Malfoy, tú me tendrás informado de todo lo que pase en el ministerio y claro, en Hogwarts



- Muy bien - dijo Malfoy en tono serio.



- Colagusano, necesito que vayas a buscar a Robert, lo traerás aquí, él ya sabe el motivo, solo falta afinar detalles en lo que estoy preparando, ahora salgan todos, y no regresen hasta haber hecho lo que les dije, esta claro? Y no quiero errores!!



Y señalando a Brown añadió:



- Si no, ya saben como se pagan!! Ahora Largo!!



Rápidamente, salieron de la habitación, Voldemort levantándose del sillón dio un fuerte silbido, en ese momento apareció una enorme serpiente verde que se arrastró hacia él y se postró a sus pies, cual perro a su dueño.



- Nagini!! Tengo algo para ti belleza!!



Y señalando a Brown con la cabeza, dijo:



- Comida!! - y empezó a reír fríamente.



La serpiente se arrastró hacia el cuerpo de Brown, se acercó por le lado de la cabeza, abrió sus enormes fauces, dio un terrible mordisco a la cabeza de Brown y empezó a tragarlo lentamente. Mientras tanto, Voldemort observaba la escena y seguía riendo de manera divertida.



- Buen provecho Nagini, celebra nuestro regreso!!!



En ese instante, a miles de kilómetros de distancia, Harry Potter saltaba de la cama sobresaltado, tocándose la cicatriz que le ardía en la frente.







Cáp. 2 Un Extraño Cumpleaños.



Agarrándose fuertemente la frente, tomo sus lentes de la mesita de noche, se los colocó y saliendo de la cama, Harry bajó las escaleras y se dirigió a la cocina. El dolor de la cicatriz ya se iba mitigando, tomo un vaso con agua y trato de calmarse. Ya más tranquilo trato de recordar aquel sueño, no podía acordarse muy bien, solo que Voldemort había matado a un hombre y que Malfoy o Goyle (no se acordaba cual) iba a hacerles algo a los Weasley, ¿tendría que advertirles? Y en ese momento pensó...



[Tal vez tengo que escribirles previniéndolos, . . . pero no, no creo que sea buena idea, es decir que les voy a poner...querido señor Weasley, tuve un sueño muy raro... no...no lo creo, además con lo que pasó en el curso anterior van a pensar que estoy paranoico. . . Pero la verdad que sueño tan feo!, fue muy real, además, fue horrible cuando esa serpiente encajó sus colmillos en ese hombre]



Harry se estremeció al recordar aquella escena tan grotesca.



En eso escuchó un ruido que provenía de las escaleras, los escalones rechinaban como si alguien bajará por la escalera. Harry fijó su vista al sitio de donde venia el ruido, vio que una figura bajaba de las escaleras y se acercaba a la cocina, encendió la luz. Era tía Petunia que había bajado en pijama a beber un poco de agua. Harry, esperando a que la tía Petunia lo riñera, para justificarse dijo:



- Tenía un poco de sed y...



Tía Petunia lo miró pensativa, se sirvió agua, le dio un trago al vaso y dijo:



-Que? No puedes dormir?



Harry sorprendido de que tía Petunia no lo regañara contestó:



- Pues...algo así.



Tía Petunia terminó su vaso con agua y dijo:



- Yo tampoco puedo... Bueno, buenas noches.



Y se alejó de la cocina para volver a subir las escaleras, pero de pronto se detuvo, giró hacia Harry y le dijo:



- Harry?!



Harry, completamente atónito respondió:



- Sí?



Tía Petunia, mirando a Harry como si no lo hubiera visto en 15 años, le dijo:



- No se te olvide apagar la luz. [ya sabía que me iba a decir algo así] pensó Harry- Si tía Petunia.



- Ah y Harry! - añadió tía Petunia- Feliz Cumpleaños.



Y sin decir más, subió las escaleras y entró a su habitación, solo se escuchó cuando cerró la puerta.



Harry se quedó anonadado, [ no puede ser!! Se acordó??!! Definitivamente eso esta mal, es decir, había dejado pasar de largo los últimos 4 cumpleaños, pero este si se acordó. Definitivamente la actitud de mis tíos ha cambiado, sobretodo la de tía Petunia]



Y es que desde que ese hombre fue a la casa y estuvo hablando con ellos, los tíos de Harry empezaron a cambiar de actitud, sobretodo tía Petunia. No es que se volvieran cariñosos o algo así, pero lo trataban mejor, ya lo dejaban ver el televisor, incluso salir al parque. Hasta tío Vernon había cambiado el modo en como le hablaba, eso era muy raro.



[Tendría algo que ver esa visita? Quien sabe!] Harry subió a su habitación sumido en aquellos pensamientos, ya hasta se le había olvidado el sueño.





Abrió la puerta, entró, cerró y en eso vio a Hedwig, a Pig y a otras dos lechuzas llegar a su ventana, cada una con una carta y un paquete.



Primero, tomo a Hedwig y le desató de la pata la carta y el paquete que traía, Hedwig le acaricio el pelo con el pico y fue hacia su jaula.

Harry desdobló la carta e inmediatamente reconoció la escrupulosa letra de Hermione...



Querido Harry:



Te escribo esta carta para desearte un feliz cumpleaños, espero que te guste el presente que esta anexo, te servirá de mucho, ya verás.



También escribo para saber como has estado, ¿te tratan bien tus tíos? Espero que si.

Por otro lado, quiero darte una buena noticia. Hace poco la Prof. Mc Gonagall me envió una carta para informarme que ¡soy Prefecta! No me lo puedo creer!!!

Estoy muy contenta. Se que es mucha responsabilidad pero estoy dispuesta a aceptar el cargo (de hecho ya acepte).



En relación a lo que pasó el curso anterior, no me he enterado de nada, El Profeta no ha sacado nada nuevo. Le escribí a Ron para ver si nos podemos ver la próxima semana en el callejón Diagon para comprar los útiles del quinto curso, crees poder venir??, consúltalo con Sirius y con Dumbledore, haber que te dicen.



Espero que nos veamos pronto.

Muchas Felicidades!!



Hermione.







Harry dobló la carta y abrió el paquete que venia con ella, era una túnica de quidditch, roja escarlata con dorado, era del equipo de su casa, Gryffindor,

[que habrá querido decir con que me iba a servir, estará insinuando que la que tengo esta muy desgastada?] pensó Harry.

Luego sin más demora, tomo a Pigwidgeon (que revoloteaba por la habitación haciendo mucha ruido) y le desató la carta que traía, además de una bolsa algo grande para su tamaño. Se poso junto a Hedwig, a esta no le hizo mucha gracia.

Harry desdobló la carta y leyó:



Harry:



Feliz Cumpleaños!!!



Espero que te la pases muy bien, y que ojalá te guste mi regalo.

Ya supiste que Hermione es la nueva Prefecta!!! No puedo creerlo, bueno en parte sí, con lo bien portada que es, supongo que nos va a estar molestando más con eso de respetar las normas del colegio pero ni modo.



Papá habló con Dumbledore y dice que puedes pasar el resto del verano con nosotros. ¿te parece si pasamos por ti mañana a eso de las 6 PM? Viajaremos en auto (para que no te preocupes por la chimenea de esos muggles con los que vives).

Después iremos a cenar al Caldero Chorreante, Hermione también estará ahí, pasaremos por ella mañana, aunque más temprano.

Bueno, me voy por que Fred y George me están esperando (quieren que los acompañe a la tienda de túnicas de Madam Malkin, quien sabe, tal vez necesitan mi opinión para comprarse ropa)



Pasatela en grande!!!



Tu amigo Ron.

Harry, con una sonrisa en su rostro, desamarró la bolsa que había junto y vio su regalo. Era un libro: Volaba como un loco (biografía de Daí peligroso Llewenllyn) por Kennilworthy Whisp, además la bolsa estaba repleta de bombas fétidas y bengalas del Dr. Filibuster (que encienden con la humedad)

[ese Ron piensa en todo] pensó Harry.



Además, había otro pequeño paquete con el acostumbrado panqué de la Sra. Weasley, le dio un mordisco y siguió abriendo sus regalos. Ahora tocaba el turno al de Hagrid, desdobló la carta y leyó:



Harry:



Que tal muchacho?



Espero que te encuentres bien.

Solo escribo para felicitarte por tu cumpleaños # 15 (cielos! Ya no eres un niño) y mandarte un pequeño presente.



Bueno, tengo que irme, perdona si esta carta es breve, pero es que estoy aquí con Olympe (Madam Maxine) en la tarea que Dumbledore me encomendó, ya te enterarás en Hogwarts, nos vemos pronto y cuídate mucho.



Hagrid.



Harry se preguntó cual era esa tarea, pero cuando vio el regalo de Hagrid, esa pregunta se le borro de la mente. Su regalo consistía en una buena dotación de dulces, sus favoritos: ranas de chocolate, pepas Bertie Botts de todos los sabores, diablillos de pimienta y varias botellas de cerveza de mantequilla.





[cielos! Creo que me fue muy bien en este cumpleaños] pensaba Harry, [bueno ahora le toca el turno a...supongo que a Sirius]

Harry tomo la última carta de una lechuza negra que esperaba en la cama, posada sobre la cabecera, Harry desdobló la carta y leyó:



Harry:



Muchas Felicidades por tu cumpleaños!!



Como te has sentido? Espero que bien.

Yo estoy bien, he estado un poco ocupado por lo que Dumbledore me pidió que hiciera. Por cierto, Lupin te manda saludos, el regalo que te mandamos es de parte de los dos.



He estado pensando que es mejor que vayas con Ron y los Weasley ya que pasó algo desagradable y no queremos exponerte demasiado. Con los Weasley estarás más seguro, luego te explicaré cuando te vea en Hogwarts.



Por lo pronto me despido y recuerda: no hagas tonterías, no salgas solo, no te expongas y si de casualidad te llega a doler la cicatriz, ya sabes que hacer.

Cuídate mucho!!

Saludos a Hermione y a Ron.



Sirius.



[Algo desagradable?? Que habrá pasado? Talvez Voldemort mató a alguien, apuesto a que sí. Ojalá no sea nada grave] pensaba Harry. Destapó su último regalo y vio que era una túnica azul marino muy padre, unos zapatos negros, una corbata que combinaba con la túnica y una loción. Todo al parecer era muy elegante, dentro de la caja había una nota:



Espero que te guste, y que los uses cuando llegue el momento.

Muchas Felicidades!!!

Remus y Sirius.









[Cuando llegue el momento? Quien sabe!] Después de guardar todo, miró su reloj, eran las 3 de la madrugada, aún tenía sueño, se volvió a meter a la cama pensando en que, a pesar de que le esperaban días difíciles con Voldemort por ahí, se sentía afortunado de llegar a cumplir 15 años y que mejor que al lado de la gente que lo quería, cerró sus ojos y durmió.





Cap. 3 La Marca Tenebrosa



A la mañana siguiente, Harry bajó a desayunar, ya estaban todos en la mesa. Se sentó, Tía Petunia le dio un plato de huevo con tocino y un vaso de leche. El comedor era todo un silencio, excepto por la televisión. Dudley estaba atontado con su programa, Tío Vernon estaba muy entretenido leyendo el periódico y Tía Petunia lavaba los platos, más por inercia que por otra cosa. Harry los observaba a todos mientras terminaba su desayuno, entonces Tío Vernon rompió el silencio.



- Harry.



- Si Tío Vernon?



- Sabemos que tus amigos vendrán por ti hoy a las 6.



Harry pensando en como se las arreglarían para enterarse y tratando de justificarse, respondió:



- Este... iba a decírselos, pero ....cuando recibí la carta ya era muy tarde y no quise despertarlos.



- Bueno bueno, -dijo Tío Vernon con cara de aburrimiento- Arregla tus cosas para que estés listo.



Harry intentó no parecer asombrado, pero la verdad es que lo estaba y no podía disimularlo, se levantó de la mesa, le dio sus trastes a Tía Petunia y le dio las gracias esta, respondió con un desganado de nada y subió a su habitación para arreglar sus cosas.

No podía creerlo, pasaría el resto del verano con los Weasley!! Aunque estaba consiente de que no iba a poder divertirse todo lo que quisiera. La señora Weasley estaría vigilándolo para cuidarlo, si no es que toda la familia Weasley.



Terminó de empacar, se baño, se cambió y ya estaba listo, no tenía nada más que hacer y todavía faltaban 30 minutos.



Así que decidió bajar a ver la televisión, pero saliendo de su cuarto escucho ruidos provenientes del cuarto de sus tíos. Decidió ir a ver que sucedía y vio a Tía petunia sacando varias cajas con objetos personales dentro de ellas, Harry miró desconcertado, jamás había visto a su Tía deshacerse de sus cosas (por lo regular se deshacía de las de Harry). Tía Petunia se percató de la presencia de Harry y volteó a verlo, Harry no supo que hacer y solo se le ocurrió disculparse:



- Lo siento, no quise molestarte.



Tía Petunia le echó una mirada muy extraña y dijo:



- Bueno, ya que estas aquí ¿ Puedes bajar estas cajas a la sala?



Harry no sabiendo que responder, asintió con la cabeza.



Arrastró la primera y la cargó, bajó las escaleras y la dejó en la sala como Tía petunia le había dicho, así bajó las otras dos cajas que había, solo le faltaba una última, la más pesada de todas.



Tía Petunia fue a ayudarle a Harry a cargar la caja, pero en ese momento sonó el timbre y Tía petunia fue a abrir la puerta. Mientras tanto Harry se quedó ahí, mirando lo que había dentro de la caja. Había varios juguetes, Harry supuso que debían de haber pertenecido a Tía Petunia cuando esta era niña. Había libros viejos, una bolsa de plástico que parecía tener distintos tipos de piedras, [tal vez coleccionaba rocas] pensó Harry, pero algo más llamó su atención, adentro había lo que parecía ser una fotografía algo arrugada y antigua, la sacó con cuidado y la miró. En la foto estaba una mujer de pelo largo muy rojo con ojos de un verde brillante, llevaba en brazos a un bebé muy pequeño y al lado de ella estaba un hombre de tez blanca, con cabello negro como el azabache, un tanto despeinado y usaba anteojos redondos.

[Son mis padres] pensó Harry [y el bebé, pues supongo que soy yo]



En ese momento Tía Petunia llamó a Harry.



- HARRY !!!! TE BUSCAN. ¿ YA ESTAS LISTO?



Tía Petunia subió a ver por que demoraba Harry en bajar, mientras que éste, trataba de esconder la foto dentro de su camisa, lo logró justo a tiempo de que Tía Petunia pudiera verlo.



- Harry te están esperando! - dijo Tía Petunia con cierta impaciencia.



- Ya voy. - contestó nervioso.



Bajó rápidamente y vio en la puerta a Ron, Hermione, Fred y George.



- Hola Harry! - saludaron todos.



- Y tu baúl? - preguntó Fred



- Esta en mi habitación. - contestó Harry



- Vamos, te ayudamos con tus cosas - dijo George



- Gracias.



Fred, Harry y George subieron a la habitación de Harry. Ron y Hermione se quedaron en la puerta.



- Y tu querido primo? - preguntó Fred.



- No esta - dijo Harry- salió con mi Tío.



Una vez abajo con las cosas...



- Listo, ya vámonos - dijo George



- Tía, ya me voy - dijo Harry



La Tía Petunia se acercó como no queriendo y le soltó un sorpresivo cuídate a Harry. Este le respondió con un desganado si, gracias y se alejó.

Cerró la puerta, ya en el césped...





- El auto esta por aquí - indicó Fred



Llegaron a un automóvil negro, [ha de ser un auto del ministerio] pensó Harry.



- Es un auto del ministerio - dijo George- se lo prestaron a Percy, como es el nuevo jefe del Departamento de Cooperación Mágica - dijo con una mueca desdeñosa- se lo prestaron para su servicio.



- Aunque en realidad somos nosotros quienes lo usamos, ¿verdad George? - dijo Fred burlándose.



- Si - dijo George que estaba cerrando la cajuela con las cosas de Harry dentro.



- Tu te llevas a Hedwig no? - le dijo Fred.



- Si yo me la llevo atrás - dijo Harry



- Ahí acomódense bien, yo creo que si caben con todo y mascotas - aseguró George, mientras se iba subiendo al asiento del copiloto.



- Cielos! - dijo Harry- vamos algo cargados de cosas- acomodándose y haciendo unos paquetes a un lado, se recorrió hasta quedar en la ventana con la jaula de Hedwig en las piernas (Pig también estaba dentro).



- Es que primero pasaron por mí y pues también llevan mis cosas - respondió Hermione, que recogía a crooshanks de debajo de los asientos. Luego entró Ron al auto.



Después, Fred arrancó y se alejaron del lugar.

Empezaron a platicar como les había ido en el verano, Harry les contó como habían cambiado sus tíos y la visita de ese hombre raro.



- Quien sabe - dijo Ron- tal vez era un inspector de Derechos Humanos.



Continuaron hablando




- Y que Hermione, ya dejaste ir a Rita Skeeter? - preguntó Harry



Hermione sonrió de forma picara y respondió:



- No. Dije que no iba a escribir en todo un año y así será.



- No me gustaría ser ella en este momento! - dijo Ron.



En ese instante, Fred interrumpió la conversación.



- Haber, ya llegamos, abajo todos.



Salieron del auto, dieron unos cuantos pasos, llegaron a una pared algo angosta y de color verde. Era la entrada al Caldero Chorreante, Harry la recordaba por que la primera vez que fue al callejón Diagon entró por ahí. Fred se puso delante, los demás lo rodearon para que los muggles no lo vieran, sacó su varita, le dio un golpe a la pared y esta se abrió. Entraron y fueron a sentarse a una mesa, Fred y George fueron a la barra por las bebidas. Cuando Harry vio que se alejaban dijo:



- Hocicos me escribió.



- Y que cuenta? - dijo Hermione.



- Bueno ya saben, me felicito por mi cumpleaños, me mandó un regalo, pero me dijo algo que no me gustó mucho




- Que te dijo? - preguntó Ron intrigado.



- Que tuviera cuidado, que no quería exponerme por que pasó algo desagradable.



- Desagradable? Y no dijo que? - contestó Hermione



- No. - dijo Harry, pero Ron se quedó pensativo como tratando de recordar algo. Harry lo notó.



- Que pasa Ron? - preguntó Harry.



- Pues no sé, tal vez es lo que ha tenido a papá tan ocupado estos días.

- Que? - dijo Hermione algo impaciente



- Bueno, primero recibió un mensaje urgente de Dumbledore. Inmediatamente hizo una pequeña maleta y dijo que iba a Irlanda a arreglar un asunto, se fue como 3 días y cuando regresó, fue junto con mamá al funeral de una tal
Aracelly Figg. Papá dice que cree que alguien la mató.



- Y quien es Aracelly Figg? - preguntó Harry



- Pues no sé. - respondió Ron- creo que fueron compañeros en Hogwarts o algo así. Pero papá se veía bastante preocupado.



- Creo que será mejor dejar esta plática para otra ocasión - dijo Hermione, señalando con la mirada a Percy y a la Sra. Weasley que iban acercándose a la mesa.



- Hola Harry, cielo! - dijo la Sra. Weasley- Santo cielo! Como has crecido!! - dijo al ver a Harry más alto que el año anterior.



- Que tal Harry! - saludó Percy tan propio como siempre.



- Hola! - respondió Harry de modo sonriente.



- Y tú Hermione, cariño - dijo la Sra. Weasley mirando a Hermione- tú también cambiaste un poco, creo que te pusiste más bonita.



Hermione sonrió un poco avergonzada- Como está Sra. Weasley! -



- Bien querida gracias - contestó la Sra. Weasley



- Es verdad - dijo Percy mirando a Hermione- te has puesto muy bonita.



Hermione dio las gracias con la cara muy roja, mientras que Ron fulminaba a su hermano con la mirada.



- Donde están Fred y George? - preguntó la Sra. Weasley



- Fueron por las bebidas - respondió Ron- ahí vienen.



- Hola a todos - dijo Fred- aquí están las bebidas.



- En donde esta papá y Ginny? - preguntó George



- Ginny se quedó en casa, ya ves que tiene mucha tarea - dijo la Sra. Weasley, tomando un tarro de chocolate caliente.



- Y papá se quedó un rato más en la oficina - dijo Percy- mira, ahí viene!



- Hola muchachos como están? - dijo el Sr. Weasley en general.



- Bien - respondieron todos



- Como te fue en la oficina, corazón? - preguntó la Sra. Weasley a su marido



- Pues más o menos- dijo el Sr. Weasley- he hablado con varios y creo que me apoyarán, pero
no sé, creo que tengo que ser más discreto. Funge no se ha enterado de lo que estoy haciendo, pero ese Anthony no deja de merodear por donde siempre estoy - dijo el Sr. Weasley como si estuviera harto.



- Ten cuidado cariño, sabes el tipo de gente que es ese Anthony Goyle - advirtió la Sra. Weasley.



- Anthony Goyle? - dijo Harry a Ron en voz baja.



- Si - dijo Ron- el papá del torpe amigo de Malfoy.



- ah - exclamo Harry.



El resto de la cena transcurrió normal , todos hablaban y comían tranquilamente, al parecer Bill y Charlie llegarían después a la madriguera para pasar el resto de las vacaciones todos juntos. La mesa era todo un bullicio, terminaron ya muy tarde, todos salieron a la calle muggle para irse juntos en el auto de Percy.



El señor Weasley tuvo que aplicarle al auto, un encantamiento agrandador al interior para que todos cupieran. Todos se metieron al auto, adelante iban el Sr. Y la Sra. Weasley y atrás todos los demás.

Durante el camino hacia la madriguera todos iban platicando de forma muy amena. Harry se agacho para tapar la jaula de Hedwig, ya que la llevaba en sus pies.

En eso, la Sra. Weasley dio un grito de horror. Todos dejaron de hablar y se pusieron muy pálidos. Harry se incorporo y los miro a todos.



- Que pasa? - preguntó desconcertado, luego volteó lentamente hacia donde todos miraban y entonces, él también palideció.



La madriguera estaba totalmente carbonizada, había todavía unas llamas quemando los últimos restos.



Harry fue levantando la vista y ahí estaba, verde y humeante, flotaba encima de los escombros la marca tenebrosa.







Cáp. 4 En el Caldero Chorreante



- Ginny!!- Dijo Ron asustado, y sin que el auto dejara de moverse aún, Ron salió de ahí y corrió hacia la madriguera que seguía ardiendo.



Al fin el auto se detuvo y todos bajaron muy aprisa. Percy y el señor Weasley siguieron a Ron. Fred y George tuvieron que sujetar a su madre para que ésta no fuera tras ellos. Harry y Hermione estaban atónitos, no sabían que hacer. Harry se sentía impotente ante aquella situación tan dramática, la Sra. Weasley no paraba de llorar, Fred y George trataban de calmarla, a pesar de que ellos tambien estaban alterados. Ron, Percy y el Sr. Weasley buscaban entre los escombros llamando a Ginny.



Ron se veía realmente desesperado, con la varita iba alejando las tablas y los escombros que le estorbaban al paso. En un moviendo brusco que hizo, casi le cae encima una tabla que aún ardía.



- RON! - gritó Hermione, al ver que la tabla casi le da a Ron en la cabeza.



Fred al ver el alboroto, tomo un poco de aire y fue hacia Harry.



- Harry, necesito que tú y George se queden con mamá y con Hermione, yo iré con ellos a ayudarles a buscar a Ginny. ¿entendido?



- Si. - respondió, Harry nervioso.



Y cuando Fred se encamino a la madriguera (o lo que quedaba de ella), se escuchó un grito que provenía de los árboles cercanos a la casa.



- HEY!!!!! AQUÍ!!!!! - dijo la voz



Fred miró hacia el bosque y vio una silueta, al parecer era un hombre alto, fornido y con pelo largo. Traía a una persona en brazos, la persona estaba como desmayada.







- Bill??? - preguntó Fred.



- Si, aquí! - respondió Bill.



Bill se acercó a Fred, traía a Ginny en los brazos, ella estaba totalmente inconsciente, la pusieron en el piso.



- Como esta? - preguntó Fred a Bill.



- No lo sé, intente aparecerme en la casa pero no pude, así que me aparecí en le bosque, vi la marca tenebrosa y el fuego, así que corrí y me encontré a Ginny tirada en el suelo totalmente inconsciente, la tome y vine aquí por que escuché gritos.



- HEY!!! PAPA, GINNY YA ESTA A SALVO!!! - gritó George- BILL LA ENCONTRÓ!!!



La Sra. Weasley echo a correr donde estaba su hija, la tomo entre sus brazos y comenzó a llorar con más fuerza.



Ron, Percy y el Sr. Weasley, salieron del lugar justo a tiempo antes de que la casa terminara de derrumbarse y fueron a reunirse con los demás.



- Como se encuentra? - preguntó el Sr. Weasley.



- Esta inconsciente papá - respondió Fred.



El Sr. Weasley trataba de consolar a su esposa.



- Calma, calma Molly, ya esta aquí,
calma. Déjame verla cariño.



El Sr. Weasley puso su oreja cerca de la cara de Ginny, después la puso en su pecho y pudo darse cuenta de que respiraba lentamente y con dificultad.

Luego se incorporo y dijo:



- Esta respirando, pero necesita aire. - y sacando la varita dijo:



- Tempus Ventum!



De la varita del Sr. Weasley salió una brisa fresca que le rozaba la cara a Ginny, ésta comenzó a toser y a recuperar el conocimiento.

- Coff, Coff - al fin despertó y con mirada confusa dijo:



- Mamá?? Papá??



La Sra. Weasley abrazó fuertemente a su hija y siguió llorando, mientras todos los demás observaban callados.



Percy observó su casa hecha un montón de escombros ardientes.



- Y ahora que vamos a hacer? - se preguntó a si mismo preocupado.



En eso se escucho un Plint!! y se apareció Charlie, justo al lado de Harry.



Este, miro el desastre y al resto de los Weasley con sus rostros de angustia y decepción.



- Pero que
?.... que pasó aquí? - después vio la marca tenebrosa y sin perder tiempo se acercó a sus padres.- Mamá, Papá, todos están bien??



- Si hijo, todos estamos bien.



El Sr. Weasley miró con infinita tristeza su hogar destruido. Ya solo ardían los últimos trozos que quedaban de su casa, la casa donde había formado una familia con su esposa y en donde todos sus hijos habían crecido. A pesar de que nadie lloraba, todos se veían muy afectados, era evidente que les había dolido perder su hogar. Después de un rato, el Sr. Weasley se dirigió a su familia con decisión:



- Bien, es mejor que salgamos de aquí. -dijo en tono serio- regresaremos al Caldero Chorreante y pasaremos la noche ahí, mañana voy a regresar con Percy, Bill y Charlie, para limpiar este desastre.



- Como tu digas papá. - dijo Bill.



En ese momento, Harry recordó el sueño que tuvo la noche anterior, se sentía culpable. Si tal vez él los hubiera prevenido, tal vez esto no hubiera pasado. [Por culpa de mi indecisión casi pierdo a una de mis mejores amigas]

Como le hubiera gustado tener enfrente al mortifago responsable para darle su merecido.



[me siento responsable] pensaba Harry [tal vez debo decirle al señor Weasley lo del sueño]



- Vamos pues todos al auto - dijo el Sr. Weasley más tranquilo.



Todos subieron al auto y regresaron al Caldero Chorreante. Una vez ahí, pidieron 4 habitaciones. Un medimago revisó a Ginny, dijo que no tenia daño alguno, que solo necesitaba descansar. Le dio una poción para dormir y se fue.



Todos estaban ya más tranquilos y en sus respectivas habitaciones. Al parecer todos dormían apaciblemente. El único que no podía dormir era Harry, por más que daba vueltas en la cama o contaba borregos, no conseguía conciliar el sueño, solo podía escuchar los murmullos de la respiración de Ron y de los gemelos. Así que decidió bajar a sentarse en alguna de las mesas. Abajo, sentado en la mesa más lejana estaba el Sr. Weasley, completamente absorto, mirando la flama de la vela que tenia enfrente. Harry se dirigió a la mesa y se sentó.



- No puedes dormir? - preguntó el Sr. Weasley a Harry.



- En realidad no. - contesto Harry con gesto serio y continuo hablando.



-
Sr. Weasley
, creo que sé quien lo hizo.



El Sr. Weasley seguía mirando la vela y con una mueca de sarcasmo dijo:



- En serio?... Creo que yo tambien sé.



Harry miró desconcertado al Sr. Weasley.



- Fue Goyle - dijo el Sr. Weasley sin más preámbulos.



como supo? iba a preguntarle Harry pero no se atrevió a decir nada y siguió escuchando.



- Seguramente quiso darme una advertencia - dijo el Sr. Weasley, jugando con la flama entre sus dedos- quería asustarme.



- Pero usted fue muy valiente, yo ni siquiera supe que hacer - contestó Harry para reconfortarlo.

- No creas Harry - y desviando su mirada de la vela hacia Harry, continuo- cuando vi la marca y recordé que Ginny estaba en casa, me entró mucho pánico, en ese momento en lo único que pensaba era en mi niña. Siempre creí no temer a nada, pero hoy me di cuenta de que mi miedo más grande es perder a mi familia, a la gente que amo.



De pronto, Harry vio como el Sr. Weasley, un hombre decidido, que había actuado sensata y tranquilamente bajo una situación de pánico total, un hombre que había mostrado fuerza ante aquella situación, se quebraba en ese momento y sus ojos se le llenaban de agua.



- Jamás me lo hubiera perdonado si algo le hubiera pasado a Ginny o a cualquiera de ustedes Harry - y seguía hablando mientras un par de lagrimas silenciosas le resbalaban por sus mejillas.- La casa y todo lo que había dentro, todas las cosas materiales, no me importan. Solo me importaba la seguridad de ustedes.



Harry jamás había visto al Sr. Weasley doblarse de esa forma, [supongo que ahora le toca desahogarse] pensó Harry.



El señor Weasley se limpió las mejillas y se levanto e invitando a Harry a que hiciera lo mismo, dijo:



- Bueno, es mejor que vayamos a dormir, mañana hay mucho que hacer - y caminado hacia las escaleras, concluyó- Buenas noches Harry y trata de descansar.



- Lo haré señor Weasley, buenas noches. - respondió Harry.



Fue directo a su habitación y se acostó en su cama.

Y ahí, en su cama, pensando en lo que le había dicho el señor Weasley, recordó a sus padres y se dio cuenta de cuanto lo debieron de haber querido, como para haberse sacrificado por él.





Cáp.5 La opinión de Parvati



Los días siguientes fueron pasando normalmente, el Sr. Weasley y Percy pidieron permiso por un tiempo en el ministerio para arreglar, junto con Bill y Charlie el asunto de la casa, pues había que limpiar el lugar y hacer trámites para reconstruirla. Dumbledore se enteró de lo ocurrido y fue a ofrecerles ayuda.



A pesar del incidente, el señor Weasley seguía firme en sus convicciones y seguía convenciendo a los magos del ministerio a unirse a la causa de Dumbledore.



Ginny ya estaba mejor, no recordaba muy bien lo que había sucedido, solo que se había quedado dormida en el sillón y que cuando despertó había mucho humo por todas partes, así que salió corriendo, pero el humo era tan denso que se ahogó y cayó inconsciente en el bosque.



Ya todo estaba bien otra vez, la Sra., Weasley seguía siendo la de antes y los gemelos seguían haciéndole bromas para hacerla enojar.



Ya faltaban dos semanas para regresar a Hogwarts, así que decidieron ir a comprar los libros para el regreso a clases y entraron al callejón Diagon.



Primero fueron a Gringotts, a sacar dinero de la cámara (a los Weasley todavía les quedaba dinero del premio que ganaron hace dos años). Harry no sacó dinero por que todavía le quedaba del curso anterior.



- Muy bien, que nos falta - decía la Sra. Weasley mientras miraba la lista del colegio- Oh! Ya no tienen ingredientes para pociones, tendremos que comprar más.



- Nosotros iremos a Artículos de calidad para el Quidditch haber si ya han sacado otro modelo nuevo de escoba - dijo George muy animado.



- Bueno, nosotros iremos por los libros - dijo Hermione- y luego podemos pasar por un helado, ¿les parece?



Harry, Ginny y Ron asintieron con la cabeza, después de ponerse de acuerdo en que se verían más tarde en el Caldero Chorreante, entraron a Flourish & Blotts, la librería donde siempre se habían comprado sus libros de la escuela. Harry y Ron empezaron a curiosear, mientras Ginny y Hermione iban con el dependiente para pedir sus paquetes de libros.



Ron fue a la sección de Quidditch a ver si había algún nuevo libro de los Chuddley Cannons, pero de repente vio un libro que le llamó la atención.

Aros Impenetrables (una guía completa para el Guardián) [me lo llevaré?] pensó Ron.



Mientras tanto, Harry miraba la sección de artes oscuras, Como enfrentarse a un mago tenebroso [cielos!, voy a tener que leerlo] Una luz en las Tinieblas (Métodos eficaces para cuando solo te queda huir) [ese también es para mi] pensaba Harry.



Harry siguió mirando los libros y caminado, sin darse cuenta de que había llegado muy adentro de la librería. Cerca de una pared vio a un mago aventando unos libros al fuego de una chimenea encendida, había varias pilas de libros en una mesa cercana, la mayoría eran muy viejos. Harry alcanzó a ver algunos de los títulos:



Magicus Musicalis (los acordes más peligrosos de la historia)



El Leyenda Copia (las más terribles invocaciones)



[por que los estará quemando?] De pronto, se paro a observar un libro que llamó su atención, en la portada se encontraba lo que parecía, un mago elevando los brazos al cielo, con una daga en las manos. Era un libro muy viejo pues apenas se alcanzaba a ver la imagen. Tenía por titulo Obscurus Ritualis de repente Harry sintió una enorme curiosidad por ver ese libro.



El mago que estaba quemando los libros se dio cuenta de que Harry estaba ahí y en forma seria dijo:



- Hijo, no puedes estar aquí. Esta es un área restringida.



- Yo
lo siento mucho, no quise molestar!



- Vamos, será mejor que salgas de aquí.



Harry empezó a dar unos cuantos pasos, luego giró en redondo pues no aguantó la curiosidad.



- Por que los esta quemando? - preguntó Harry.



El mago miró a Harry como pensando si debía contestarle o no, al fin dijo:



- Estos libros son peligrosos. Deben ser destruidos, son ordenes del Ministerio de Magia, de hecho todas las copias han sido quemadas.



- Ah.



- HARRY??? - gritó una voz gruesa



Harry volteó a ver quien lo llamaba y vio a un gigante con una maraña de pelo en el rostro.



- Hagrid?? - dijo Harry muy contento y corrió hacia el gigante- ¿Cómo estas? - le preguntó abrazándolo.



- Bien Harry, muy bien y Tú? - le dijo observando a Harry- veo que estas muy bien
vaya! Cuanto has crecido!!! - dijo revolviéndole el pelo.



- ¡ Cielos, ya eres un jovencito - le dijo mirándolo a la cara, Harry sonrió como sintiéndose todo un adulto.- Vienes con tus amigos? - le preguntó.



- Si, están por allá - dijo Harry señalando con la cabeza y se dirigieron hacia Ron.



Ron, todavía estaba sujetando el libro de Aros impenetrables como decidiendo si lo compraría o no y en eso vio que Harry y Hagrid se acercaban.



- Hagrid!!! - dijo Ron con fuerza- ¿Cómo estas?



- Muy bien Ron - dijo Hagrid, de repente se le quedó mirando a Ron de los pies a la cabeza- Cielos Ron!!! Que comiste este verano? Estas muy alto - dijo Hagrid con ánimo.



Ron se encogió de hombros.



- Ron - dijo Hagrid en tono serio- Me entere de lo que pasó en tu casa, quiero que sepas que tú y tu familia cuentan conmigo.



Ron cambió su semblante y respondió en forma seria.



- Lo sé Hagrid, Gracias.



- Y las chicas? - preguntó Hagrid



- Ahí vienen - contestó Ron.



Ginny y Hermione fueron a saludar a Hagrid y después de un fuerte abrazo, les dijo:



- Como han estado?



- Bien Hagrid, gracias. - respondió Hermione.



- No cabe duda de que cada año se ponen más bonitas.



Ginny y Hermione se sonrojaron



- Ya no les digas, por que si no se lo van a creer! - dijo Ron en tono de broma



- Y que haces aquí? - preguntó Hermione.



- Vine a acompañar a la nueva profesora del colegio - contestó Hagrid como dándose importancia- Vino a comprar su material para impartir sus clases.



- Profesora? - dijo Ron- Vamos a tener una profesora en DCAO?



- Si - dijo Hagrid- Vengan, se las voy a presentar, esta por aquí en




Hagrid miró alrededor como buscando a alguien, luego se dio cuenta de que la persona que buscaba ya no estaba en la librería.



- Ah cielo santo! Estaba aquí hace un momento - dijo Hagrid- esa mujer es muy escurridiza, mejor voy a buscarla.







Caminó con decisión hacia la salida y dijo:



- Los veré en Hogwarts! - y se fue.



Los 4 se quedaron un poco extrañados, después fueron al mostrador a recoger sus paquetes de libros y luego fueron directamente a Florean & Fortescue, la heladería del lugar.



Fueron a sentarse a una mesa y ahí dejaron sus libros.



- Ron y yo vamos a pedir los helados - dijo Harry. Él y Ron se alejaron de la mesa.



- El mío de nuez con chocolate!!! - gritó Hermione.



Ginny intentó pedir el suyo pero Harry y Ron ya se había perdido de vista.



- A mi ni siquiera me preguntaron de que lo quería! - dijo Ginny con amargura.



- Hombres!! - dijo Hermione- son tan impacientes.



- Con que no me traigan uno sabor Guayaba, todo esta bien - dijo Ginny con resignación.



De pronto, alguien tocó el hombro de Hermione.



- Hola Herm! - dijo la voz.



Era Parvati Patil, que había visto a las chicas y se había detenido a saludarlas.



- Hola - dijo Hermione algo sorprendida, sobretodo por lo de Herm



- Hola Ginny! - dijo Parvati.



- Hola! - saludó Ginny.



- Como han estado? - dijo Parvati



- Bien - contestaron las dos al mismo tiempo.



- Me entere de que te hicieron prefecta, Felicidades!



- Gracias! - respondió Hermione con cierto orgullo.



- Acabo de ver a Harry y a Ron - dijo Parvati con cierto brillo en los ojos- parece que les sentó muy bien el verano, no creen?



- Ah si? - dijo Hermione sin demostrar interés en el comentario- por que lo dices?



- Ay por favor! No me digan que no lo han notado - dijo en un tono interesante- se pusieron guapos no?



Parvati continuo hablando.



- Harry, por ejemplo, no me había fijado que tiene unos ojos verdes muy bonitos.



- Tú crees? - pregunto Ginny con recelo.



- Claro! - dijo Parvati- y Ron no se queda atrás, de lo flaquito que estaba en primero, como cambió! Además, como que creció no? Lo veo mucho más alto.



- Bueno, es normal - dijo Hermione con tono despectivo- Todos crecemos.



Parvati se dio cuenta del cambio de tono de Hermione y cambio su semblante.



- Eh
supongo que si - y con cierta timidez, agregó- bueno, me dio gusto saludarlas, Hasta luego! - y se alejó.



- Adiós. - contestaron las dos con gesto de mal humor.



- Es una tonta - dijo Hermione.



- Es cierto. - apoyo Ginny.



Era evidente que les había molestado lo que Parvati había dicho, pero ella tenía razón, los chicos habían cambiado, ya no eran los niñitos de hace 2 o 3 años (aunque a veces se comportaran así).



Ginny y Hermione observaban en silencio a los chicos que venían regresando con los helados.



- Aquí están los helados - dijo Ron dándole el suyo a Hermione, ésta no pudo evitar mirarlo de pies a cabeza.



- Toma - dijo Harry a Ginny- de Fresa con Crema si no me equivoco!



Ginny se quedó un segundo mirando el rostro de Harry.



Luego, Ginny y Hermione intercambiaron miradas y empezaron a comer sus helados de forma nerviosa.



- Que? - preguntó Ron- pasa algo?



- No, nada - respondió Hermione evitando su mirada.



- Como sabías que quería de Fresa con Crema - preguntó Ginny a Harry.



- Bueno, es el que más te gusta - respondió Harry, Ginny se quedó callada.



Los 4 tuvieron una tarde muy entretenida, hablaron de todo un poco, la escuela, el quidditch, la nueva profesora, etc
ya eran más de las 7 y era hora de regresar al Caldero Chorreante. Cada quien se llevó su paquete de libros y se subió a su habitación para prepararse a dormir.



No hizo falta que Parvati les mostrará su punto de vista a las chicas, pues tarde o temprano, ellas se darían cuenta del cambio que Harry y Ron habían dado. Así como ellos, a pesar de que no habían hablado entre si, le daban la razón a Hagrid.



Cáp.6 La chica del anden 9 ¾



Los últimos días transcurrieron de forma normal. Ya era la noche antes de regresar a Hogwarts y los chavos estaban hechos un alboroto, guardando libros, doblando uniformes, persiguiendo a las mascotas para darles de comer, etc.

Mientras tanto Bill, Charlie y Percy, jugaban con la baraja explosiva de Ron y platicaban muy a gusto. Ya era hora de ir a dormir, Harry ya había revisado todo, parecía que nada le faltaba, ya había doblado y guardado sus uniformes, ya había guardado sus pergaminos, tinta, ingredientes de pociones, escoba, varita, los libros, ya tenía a Hedwig en su jaula, al parecer no faltaba nada. ¿entonces por que sentía que algo se le olvidaba?



- Ay no! - dijo Harry poniéndose la mano en la frente- el libro que me regaló Ron!



Lo había estado leyendo todo el día y lo había dejado abajo, en una de las mesas del lugar.



Harry salió de la habitación y cuando iba llegando a las escaleras, escuchó al Sr. y a la Sra. Weasley en una conversación donde lo nombraban.



- No lo puedo creer!! - decía la Sra. Weasley algo asombrada- supongo que Harry no sabe nada.



- Pues no - contestaba Arthur- la verdad no sé como va a reaccionar cuando se entere. Al chico ya le han pasado muchas cosas.



[cuando me entere de que?] pensaba Harry, pero decidió seguir escuchando.



- Y tú sabias todo esto Arthur? - preguntó Molly



- No, Dumbledore me lo confesó el día que me pidió que fuera a Irlanda - dijo Arthur- me envió para revisar la situación y claro, para confirmar sus sospechas. No sabes como se preocupó, cuando le dije que habían profanado la tumba.



- Pues claro! - respondió Molly.

El Sr. Weasley continuo hablando.



- Además, días después de lo que pasó en el cementerio, encontraron muerta a Aracelly, y eso fue lo que comprobó que Dumbledore no se había equivocado. Quien_ tú_sabes quiere terminar lo que empezó hace muchos años. - dijo el Sr. Weasley en tono serio- es por eso que la esta buscando.



- Y ahora donde esta? - preguntó la señora Weasley algo intrigada.



- Bueno, la trajeron aquí a Inglaterra - hizo una pausa y luego continuo- Va a estar en Hogwarts, ahí estará segura.



- Oye Arthur? - pregunto una vez más la Sra. Weasley.



- mm? - dijo el señor Weasley dando un sorbo a su Té



- Ella tampoco sabe nada, verdad?



- No. Casi nadie sabe, al parecer trataron de mantenerlo en secreto por años, hasta esos muggles cooperaron.



- Yo lo único que quiero es que los chicos estén bien - dijo preocupada la Sra. Weasley.



- Y yo lo único que deseo - dijo el Sr. Weasley de forma preocupante- es que Quien_tu_sabes, no logre su objetivo, por que si no, nadie podrá estar a salvo otra vez y menos Harry.



Harry decidió seguir caminado y bajó las escaleras fingiendo que no había escuchado nada.



- Que pasa cielo? Todavía despierto? - dijo la Sra. Weasley en tono maternal.



- Si, es que deje aquí mi libro - dijo Harry con cierta timidez- pero ya me voy a dormir.



- Si cielo, descansa.



- Buenas noches Harry - dijo el Sr. Weasley



- Buenas noches - dijo Harry y subió a su habitación



Guardó su libro, se metió a la cama y comenzó a pensar [ una tumba?, a lo mejor guardaban algo en ella, pero
que?] luego respiró muy hondo y concluyó [lograr su objetivo
matarme ha sido su objetivo durante los últimos 15 años, no voy a dejar que eso pase, no lo voy a permitir]



Y siguió observando el techo durante un buen rato, hasta que el cansancio lo venció y se durmió.



* * *



Si la noche anterior fue un alboroto, la mañana siguiente fue peor, especialmente a la hora de bajar las cosas y de acomodarlas en el auto. Y es que, acomodar a 8 personas, 6 baúles, 2 lechuzas y 1 gato, en un automóvil fue algo difícil, aún con el encantamiento agrandador.



Ya como pudieron, llegaron a la estación King Cros, bajaron las cosas y se encaminaron a la plataforma 9 ¾ , era difícil entrar ya que había que esperar a que los muggles no se dieran cuenta.



- Primero iremos Ginny y Yo - dijo la Sra. Weasley- luego Harry y Ron, después ustedes - señalando a los gemelos- y por último Bill y Hermione.



Primero entraron Ginny y la Sra. Weasley, Harry y Ron ya se iban acomodando para atravesarla ellos también, cuando de pronto vieron que alguien se les acercaba. Era una chica que iba empujando un baúl, encima de este había una jaula cubierta con un trozo de tela.



Todos se le quedaron viendo y es que no era para menos, era una chica hermosa, de tez muy blanca, ojos grandes y cafés con pestañas largas, cabello largo, brillante y de un negro intenso. Llevaba en la mano lo que parecía su boleto al Expreso de Hogwarts.



Camino delante del andén, miro el letrero con el número 9, luego miro el otro letrero con el número 10 y por último vio la pared. Después volvió a mirar su boleto y luego a la pared.



Bill, adivinando que tenía problemas se acercó y le dijo:



- Disculpa, vas a Hogwarts?

- Sí - respondió la chica con seguridad y luego volviendo a mirar la pared, agregó:



- Supongo que debo atravesar la pared no?



- Si - respondió Bill, con cierto encanto.



La chica miró a Bill y luego volvió a mirar la pared, como dudando en lo que Bill le decía. Bill se dio cuenta de su desconfianza y agregó:



- Sé que se ve muy sólida pero créeme, se puede atravesar.



- Si tú lo dices! - respondió ella. Tomó su baúl, retrocedió dos pasos, luego se impulsó hacia delante, se adentró a la pared y la atravesó.



Los chicos se acercaron a Bill.



- Linda chica, no les parece? - dijo Bill con una sonrisa.



- Estoy de acuerdo contigo! - dijo Fred, con un brillo en sus ojos.



- Es mejor que nos apresuremos, por que si no nos va dejar el tren - intervino Hermione.



Así que, atravesaron la pared, ya estaban todos en el anden 9 ¾ . Subieron sus cosas y bajaron a despedirse de Bill y de la Sra. Weasley



- Estudian mucho!! - dijo la Sra. Weasley- y espero mejores calificaciones!!! -dijo con firmeza, dirigiéndose a Fred y a George.



- Si mamá!! - dijeron ellos cansinamente.



- Bueno, los veré luego - dijo Hermione a Harry y a Ron.



- A donde vas? - le preguntó Ron extrañado



- Al vagón de los prefectos - respondió Hermione con cierto orgullo.



- O sea que, no viajarás con nosotros? - dijo Ron.



- Mmm - Hermione hizo un gesto como pensando- iré un rato al vagón de los prefectos y luego volveré con ustedes.



- Como quieras! - dijo Harry.



Todos abordaron el tren y este se puso en marcha, Harry y Ron se dirigieron al último vagón, que por lo regular siempre estaba solo. Ahí, Harry empezó a contarle a Ron la conversación que había escuchado del Sr. y la Sra. Weasley.



- Te diré lo que creo - dijo Ron muy serio- La tal Aracelly Figg custodiaba esa tumba por que ahí se guardaba algo que le interesa mucho a ya_sabes_quien. Obviamente, ya_sabes_quien mandó a uno de sus mortifagos a buscar lo que estaba escondido, mató a Aracelly Figg y saqueó la tumba. Pero como Dumbledore ya sabía, encontró el objeto antes que ellos y lo guardó en Hogwarts.



- Como cuando guardaron la piedra filosofal? - dijo Harry.



- Pues
se oye lógico no crees? - dijo Ron.



- Puede que tengas razón - dijo Harry- pero todavía hay algo que no encaja.



- Que? - respondió Ron.



- Pues
-Harry hizo una pausa y luego continuo- que será ese objeto tan importante, como para matar a Aracelly?, además, por que les habría de preocupar mi reacción?



- No lo sé - dijo Ron muy pensativo.



- Además - agregó Harry- también hablaron de otra persona, no dijeron su nombre pero sé que es mujer, por que dijeron ella no sabe nada



- Bueno, ahí si quien sabe! - dijo Ron.



En ese momento, se abrió la puerta de golpe, era Fred que al parecer estaba muy aburrido.



- Se puede? - dijo Fred.



- Claro! - respondieron los chicos.



- Por que no estas con George? - dijo Ron extrañado.



- Pues porque le esta echando los perros a Katie Bell y no le quiero hacer mal tercio - dijo Fred decepcionado- además, Lee Jordan esta con su novia.



- Lee Jordan tiene novia???? - exclamaron Harry y Ron al mismo tiempo.



- Si - afirmó Fred- es esa chica güerita de Hufflepuff, Vanesa Smith.



- Con razón los vi muy juntitos en curso anterior - dijo Harry.



- Oye? - interrumpió Ron- como esta eso de que George le esta echando los canes a Katie Bell?



- Como lo oyes - dijo Fred- le ha estado insistiendo desde el curso anterior, haber si ahora sí se le hace!



En eso, la puerta se volvió a abrir, esta vez era la chica que habían visto en el andén, los miro a los tres y dijo:



- Ay! Perdón, pensé que estaba vacío!



- No hay cuidado! - dijo Harry.



La chica se quedó parada ahí unos segundos, como decidiendo algo. Fred lo notó e intervino.



- No encuentras lugar?



- No - dijo la chica- todos los vagones van llenos!



- Puedes sentarte aquí, si quieres - dijo Ron muy hábilmente.



- mmm, no les molesta? - dijo ella tímidamente.



- En absoluto! - dijo Fred



- Gracias - dijo y sacando de entre su túnica una jaula tapada con un trozo de tela, se sentó al lado de Fred.

- Soy Erin, Erin Carter, mucho gusto - y saludo de mano a los tres.



- Yo soy Fred Weasley




- Yo soy Ronald Weasley




- Harry Potter




Erin miró a Harry un segundo, a éste ya no le asombraba que la gente le viera la cicatriz. Al cabo de un segundo, Erin dijo:



- Que bonitos ojos tienes!



- Gracias! - dijo Harry sonrojándose [y yo que pensé que me estaba viendo la cicatriz]



- No te había visto antes - dijo Fred



- No, es que soy nueva, me cambie de escuela. - explicó ella- antes estudiaba en el Instituto Morgana para brujas.



- Ah, y a que curso vas a entrar? - pregunto Ron



- Voy a entrar a séptimo, y ustedes?



- Ron y yo vamos a entrar a quinto! - dijo Harry



- Y yo también voy a entrar a séptimo - dijo Fred con una leve sonrisa.



- Entonces seremos compañeros! - dijo ella.



- Pues si - dijo Fred.



De pronto, se escuchó un ronroneo que provenía de la jaula que llevaba Erin, era un ronroneo algo extraño.



- Que es eso? - preguntó Ron.





- Es mi mascota! - contestó Erin, y abriendo la jaula sacó a un animal que parecía ser una especie de gato, pero con la cola y las orejas muy parecidas a las de un león, tenía un pelaje rojo con motitas amarillas.



- Se supone que es un gato? - dijo Harry mirando a la criatura.



- No. - dijo Erin- es un Kneazle.



- Ah! [y que es eso?]



- Se ve chistoso! - dijo Fred- como lo llamas?



- Pilgrim.



- Puedo tocarlo? - preguntó Fred



- Puede ser agresivo - advirtió Erin.



Fred acercó su mano con cuidado a la cabeza del animal, éste lo miró, lo olió y después se dejó tocar. Al poco rato, los tres traían al animal de un lado a otro.



- Esta bonito - dijo Ron- y hace algo?



- Como? - dijo Erin



- Si ya sabes, tiene magia o algo?



- Ah bueno, -dijo Erin- puede detectar personas sospechosas o con malas intenciones y si un día te pierdes - continuó- te llevará de regreso a casa.



En eso, pasó la bruja del carrito y compraron muchas golosinas, acabándose de ir la bruja del carrito, llegó Hermione, que se quedó algo sorprendida al ver a Erin y sobretodo a Pilgrim.



- Hola - dijo Hermione



- Hola - contestaron todos







- Eh! Creo que no nos conocemos - y dándole la mano a Erin dijo- soy Hermione Granger.



- Prefecta de Gryffindor - intervino Ron. Hermione miró a Ron de reojo.



- Mucho gusto! - dijo Erin saludándola- Yo soy Erin Carter. Voy a entrar a séptimo.



- Ah, que bien! - dijo Hermione- Eh
Eso es un Kneazle?



- Si - dijo Erin- los conoces?



- No, pero he leído de sobre ellos, ¿es tuyo?



- Si - dijo Erin, orgullosa de su mascota.



- Debe quererte mucho, he leído que son muy difíciles de domesticar - dijo Hermione acariciando al animal.



- Yo también lo quiero mucho, me lo regaló mi papá cuando tenía como unos
tres años - dijo Erin como recordando.



Los 5 continuaron la plática en el vagón todo el camino, hasta que llegaron a la estación en Hogsmeade. Al parecer Erin les había caído muy bien a todos, pues era muy agradable, entretenida, pero sobretodo bonita, al menos eso era lo que a Fred le había parecido.







Cap. 7 Arabella Fig.



Al fin llegaron a la estación en Hogsmeade y se subieron a los carruajes con los caballos invisibles, en un carruaje venían Ron, Harry y Hermione y en otro venían Fred y Erin.



Harry y Ron aprovecharon que Hermione estaba con ellos, para contarle lo que habían hablado en el tren.



- Puede que Ron tenga razón - dijo Hermione- su teoría tiene cierta lógica.



- Pero es lo mismo que le digo a él - dijo Harry- ¿Qué puede ser ese objeto para necesitar tanta protección?



- Bueno, no lo sé Harry -dijo Hermione- pero puede ser cualquier cosa, a lo mejor es un objeto mágico que ya_sabes_quien puede usar como un arma en tu contra.



- O tal vez - intervino Ron- es un objeto que necesita para obtener todo su poder.



- Pues quien sabe - dijo Harry pensativo- Vamos a tener que estar muy alertas.



Por fin llegaron a Hogwarts, entraron al castillo y se dirigieron al Gran Salón.



Fueron a tomar sus asientos en la mesa de Gryffindor. Acabando de sentarse, vieron que Draco Malfoy y sus amigos Crabbe y Goyle, se dirigían hacia ellos.



- Que quieres aquí Malfoy? - dijo Harry en tono agresivo.



- Tranquilo Potter! - dijo Draco- No vengo a pelear, - y luego, con sarcasmo agregó- Solo quiero ser solidario con Weasley!





Y volviendo su mirada a Ron, dijo:



- Weasley, vengo a ofrecerte mi sótano, ya que como no tienes casa
!

Claro, si a esa pocilga se le podría llamar casa.



Crabbe y Goyle empezaron a reírse, Ron empezó a enrojecer de la ira.

Malfoy continuo burlándose




- Ve el lado positivo Weasley, a comparación de tu casa, mi sótano es un palacio!



Malfoy y sus amigos estallaron en carcajadas. Ron sin pensarlo, tomo una de las copas de oro que estaban frente a él y se la arrojó a Malfoy con todas sus fuerzas dándole justo en la cara.



Malfoy se agarró la nariz, vio que tenía un poco de sangre y dijo en tono de odio:



- Me las vas a pagar Weasley!



Malfoy sacó su varita e intentó hacer un movimiento con ella, pero una mano lo detuvo, era la mano de la Prof. Mc Gonagall.



- Que pasa aquí? - dijo la Prof. Mc Gonagall, algo harta.



- Weasley me golpeo y yo
-dijo Malfoy poniendo cara de victima.



- Vayan a su mesa. - ordeno la Profesora a Draco y compañía- Ahora!!!



Malfoy, Crabbe y Goyle se alejaron y fueron a su mesa. Mientras tanto, Ron trataba de explicarse




- Prof. Mc Gonagall, yo




- Vi lo que pasó Sr. Weasley, ahora siéntese y espere el banquete - después se dirigió a Hermione- Señorita Granger, venga un momento.



- Si - dijo Hermione, como no sabiendo para que la quería.



Harry y Ron se sentaron ya más calmados y en eso llegaron el resto de los Weasley.

- Que pasa Ron? Por que estas tan rojo? - dijo George al ver a Ron todavía molesto.



- Nada
una estupidez de Malfoy - dijo Ron con tono de resentimiento.



- Otra vez ese idiota!? Si quieres podemos darle una lección! - dijo Fred mostrando el puño.



- No - dijo Ron- ya llegará el momento de darle su merecido.



- Y donde dejaste a Erin? - preguntó Harry como para cambiar de tema.



- La deje con los de primer curso, supongo que va a tener su ceremonia de selección - dijo Fred.



- Me cayó muy bien! - dijo Harry- ojalá que se quede en Gryffindor.



- Ojalá!! - dijo Fred con gesto de ilusión.



Todos los alumnos fueron llegando a ocupar sus asientos, después llegó Hermione a sentarse con Harry y Ron.



- Que pasó? - preguntó Ron.



- Nada, solo quería darme la contraseña y pedirme que le diera la bienvenida a los de primer curso de nuestra casa - dijo Hermione, sintiéndose importante.



De pronto, se abrieron las puertas y todos los estudiantes de primer curso, iban avanzando con caras de asombro, mirando el techo oscuro y estrellado que aparentaba ser un cielo nocturno, también miraban sorprendidos la velas flotantes. Hasta atrás iba Erin, que también miraba sorprendida.



La Profesora Mc Gonagall llegó con el sombrero seleccionador, éste empezó a cantar la acostumbrada canción que componía cada año. Cuando terminó, todos aplaudieron, después la profesora Mc Gonagall sacó un gran pergamino y empezó la selección.



- Cuando diga su nombre, se acercarán aquí, les pondré el sombrero seleccionador y cuando les diga el nombre de su casa, irán a sentarse a su mesa.

- Daniel Beckman.



-
RAVENCLAW!!!



- Julie Crow.



-
SLYTHERIN!!!



Mientras transcurría la ceremonia de selección, Harry notó que había 2 asientos vacíos en la mesa de los profesores. Le dio un codazo a Ron, mostrándole con la mirada los lugares vacíos.



- Ya viste que Snape no esta! - dijo Harry en voz baja.



- Y no veo a ninguna nueva profesora! - comentó Ron.



- Frank Morthon.



-
HUFFLEPUFF!!!



Y así continuo la selección, hasta llegar a Mark Zázil , que se quedó en Gryffindor.



Mark fue a sentarse a la mesa de Gryffindor, mientras los demás aplaudían y Hermione lo saludaba de mano. Ahora le tocaba el turno a Erin.



- Erin Carter.



Erin caminó al frente con paso seguro, se sentó en el banquito y la profesora Mc Gonagall le puso el sombrero.



[vaya, vaya, veo mucho potencial y mucho talento
]

[ adonde me vas a mandar
?]

[al sitio donde perteneces
por que tú eres una
]



- GRYFFINDOR!!!



La mesa de Gryffindor irrumpió en aplausos, Hermione recibió con un saludo a Erin, ésta se sentó muy contenta a lado de Fred.





Dumbledore se levantó de su asiento, afinó su voz y habló:



- Comenzamos un año más en Hogwarts, espero que empiecen a trabajar con mucho entusiasmo para que al final del año, obtengan los mejores resultados. Ahora, voy a dar algunos avisos importantes.

Este año, si va haber torneo de Quidditch.

(todas las mesas prorrumpieron en exclamaciones de aceptación)

pero, este torneo va a ser más emocionante, por que además de ganar la copa de Quidditch
(todos miraban a Dumbledore, expectantes) el equipo ganador podrá ir a la final de Quidditch del torneo de invierno de la Liga Nacional de Inglaterra.

(todo el gran salón empezó un alboroto por la emoción de esa noticia)



Dumbledore continuo hablando.



- Bien
eso es por un lado. Por otra parte, tengo el placer de anunciarles




En ese momento llegó a la mesa de profesores el profesor Snape, iba acompañado de una mujer de edad avanzada, tenía el cabello cano agarrado en un chongo, llevaba una túnica verde oscura con brillos en la tela y un sombrero puntiagudo totalmente recto. Además, llevaba una especie de cayado y encima de su hombro se posaba un cuervo.



-
que tenemos a una nueva profesora de DCAO, denle la bienvenida a




Harry no daba crédito a lo que veían sus ojos [ No puede ser!!! No puede ser ella!!]



- Que pasa? - dijo Ron viendo el asombro de Harry



- Ron
ella
(señaló con la mirada a la nueva profesora)

¡¡¡¡¡¡ Es mi vecina la Señora Figg !!!!!! -exclamó Harry sin creer en lo que veía.



- ¿¿¿Qué??? - exclamó Ron asombrado.



-
la profesora Arabella Figg. - concluyó Dumbledore.



Las 4 mesas comenzaron a aplaudir, el único que no aplaudía era Harry, pero es que estaba en shock. No podía creer que su vecina, la que tanto tiempo había vivido al lado de los Dursley, la que tantas veces lo había cuidado cuando sus tíos salían, resultara ser una bruja.

Y lo que más sorprendía a Harry, era el hecho de que jamás se había dado cuenta, ni siquiera sabía que tenía un cuervo.



La profesora dio las gracias a todos inclinándose un poco, volteo hacia la mesa de Gryffindor, le sonrió a Erin, después miró a Harry y le guiño un ojo.

Harry seguía ahí sentado sin saber que hacer.



- Bien - dijo Dumbledore en tono alegre- que comience el banquete.



Las mesas se llenaron de comida y todos comenzaron a comer.



- No hablarás en serio! - le decía Hermione a Harry.



- Claro que es enserio! - dijo Harry, hizo una pausa y continuo- me sorprende y a la vez me molesta, es decir, una vez más todos saben lo que sucede menos yo!



- Bueno, es obvio que vivió al lado de tu casa todo este tiempo para protegerte - agregó Ron.



Continuaron la cena normal, terminaron de comer y se fueron a la sala común. Hermione fue con los de primer curso a darles el acostumbrado recorrido por la escuela, mostrarles el camino hacia la torre de Gryffindor y darles la contraseña.



Mientras tanto, todos los demás se fueron a dormir. Ya en su cama, Harry no sabía como sentirse, aunque una nueva duda le asaltaba la mente. ¿ tienen algún parentesco Arabella con Aracelly?



A la mañana siguiente, Harry y Ron despertaron temprano y bajaron a desayunar. Ahí mismo en el desayuno, Harry le comentó a Ron su duda a cerca de si tendrían parentesco Arabella con Aracelly.



- Puede que si - dijo Ron- habría que investigarlo, le preguntaré a papá.



En eso llegó Hermione con los horarios, los repartió y luego se sentó a desayunar.



- Transformaciones
luego tenemos Encantamientos
-decía Harry.





- Hey Harry! - exclamó Ron- Hoy en la tarde tenemos DCAO, talvez puedas preguntarle a la profesora por que no te dijo que era una bruja cuando era tu vecina.



- Talvez! - respondió Harry.



- Será mejor que nos demos prisa, la clase de transformaciones empezará dentro de 10 minutos - apresuró Hermione.



Fueron a su clase de transformaciones, cuando ésta acabó, se dirigieron con el profesor Flitwick para su clase de encantamientos.



El día transcurrió normal, ya había caído la tarde y ahora se dirigían a DCAO. Entraron en el aula y se acomodaron en sus lugares, después llegó la profesora Figg, saludó cortésmente mientras su cuervo al que llamaba Tizne dio un vuelo por toda el aula y se fue a posar al respaldo de su silla.



- Buenas tardes a todos - comenzó la Prof. Figg

Como ustedes saben, soy Arabella Figg, su nueva profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras, ahora voy a aplicarles un examen.



- Examen??? - exclamó Neville, que estaba visiblemente preocupado.



- No se preocupen, no va a contar para su evaluación - explicó la Prof. mientras pasaba a cada lugar, repartiendo los exámenes- es para saber cuanto han aprendido de la asignatura.



Cuando llegó al lugar de Harry, le dio su examen y le dijo en voz baja:



- Harry, necesito que te quedes al final de la clase.



Harry asintió con la cabeza. Empezaron a hacer el examen, como a la media hora comenzaron a salir. Hermione fue la primera (obviamente) y empezaron a salir todos los demás. Harry entregó su examen y se quedo sentado en su lugar, esperando que los pocos que quedaban terminaran.



- No vienes? - dijo Ron, que ya había terminado el examen y ya se iba.



- No puedo, me tengo que quedar después de clase - dijo Harry un poco pensativo.



- Entonces te vemos en la sala común - agregó Hermione, que estaba junto a Ron.



Todos se fueron saliendo, hasta que Harry se quedó solo con la Prof. Figg.



- Como sentiste el examen? - dijo ella, para romper el silencio que había en el aula.



- Estuvo sencillo - respondió Harry con cierta seguridad.



- Voy a ser sincera contigo Harry - dijo la Prof. Figg con un semblante serio- te pedí que te quedaras por que quería hablar contigo - tomo un poco de aire y continuo- quiero pedirte una disculpa por no haberte dicho la verdad acerca de que yo soy bruja y por haber fingido ser una simple muggle durante todos estos años.



Harry la miró a los ojos de modo serio y dijo:



- No se preocupe Sra.
perdón Profesora, algún motivo tuvo que tener para no decir nada.



- De hecho si hubo un motivo
uno que todavía existe
tu seguridad. Cuando pasó lo de tus padres, todos comprendimos que estabas en peligro. Además, por ese tiempo, aún sin Voldemorth, había muchos mortifagos dispuestos a vengarse. Lo mejor fue alejarte de todo esto, hasta que estuvieras listo. Era lo que tus padres hubieran querido.



- Usted conoció a mis padres? - preguntó Harry.



- Conocerlos? Claro que si! Yo les di DCAO cuando ellos estudiaban en Hogwarts - y mirando hacia el techo como recordando, continuó- Lili, era muy inteligente, era una de mis mejores alumnas. Recuerdo que era muy decidida, jamás se quedaba con la duda de nada, siempre se quejaba de que James la molestaba. Y James
ah! El era muy inteligente también, pero daba muchos problemas, siempre se metía en líos, intentaba cosas muy arriesgadas, parecía no temerle a nada. Tu padre y Sirius Black me dieron muchos problemas.



- En serio? - preguntó Harry intrigado- Y como que tipo de problemas?





- De todo tipo. Robando comida de las cocinas, caminado a media noche, se iban de pinta a Hogsmeade, peleando a golpes con Severus, una larga lista
creéme Harry, jamás terminaría.



- Cielos! - exclamó Harry [y dicen que yo soy problemático!]



- Jamás imagine que cuidaría a los hijos de mis alumnos favoritos. Bueno Harry, será mejor que regreses a la torre de Gryffindor, ya es tarde.



- Esta bien - contestó Harry- hasta luego.



- Hasta luego.



- Sra. Figg?
digo Profesora? - dijo Harry ya por último.



- Si?



- Gracias por haberme cuidado todo este tiempo.



- No tienes nada que agradecer, creéme, es un placer.



Harry regresó a la sala común de Gryffindor, ahí se encontró a Ron y a Hermione platicando de forma muy amena. Les contó todo lo que la profesora Figg le había dicho.



- Entonces, si resultó ser tu vecina! - decía Hermione



- Si - respondió Harry.



Después entraron Fred y George, al parecer discutían sobre algo.



- Bueno, entonces hay que convocarlos a todos y ver quien puede tomar cada puesto
-decía Fred muy interesado.



- Al rato pongo el anuncio - dijo George, luego mirando a Katie agregó- bueno, me tengo que ir, nos vemos luego - y se fue con ella.



- Si anda ve! - dijo Fred con desgano.



Luego, mirando a Ron, Harry y Hermione, fue con ellos.



- Hola! Que hacen? - les dijo Fred.



- Nada - contestó Hermione.



- Un anunció de que? - preguntó Ron.



- Oh! Al rato te enterarás
oigan, no han visto a Erin?



- No - dijo Harry- por que?



- Pues no la he visto desde la clase de DCAO y no entró a la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. - explicó Fred.



- Pues quien sabe! - dijo Ron- no la hemos visto por aquí.



- Y hablando de DCAO - continuo Fred- ¿sabían que la nueva Prof. es Tía de Erin?



- No - dijeron los demás.



- Pues si. La oímos nombrarla Tía Arabella, en la clase. Aunque después lo corrigió y la llamó profesora.



- No, no sabíamos que era su Tía. - dijo Hermione.



- Oye Fred? - comentó Ron- no es por correrte pero ¿Por qué ya no te juntas con George?



- Si me junto con él! - respondió Fred algo ofendido.



- O sea, bueno si, pero por que ya no estas todo el tiempo con él?! - explicó Ron.



- Es que como ya es novio de Katie Bell pues
prefiere estar con ella. - dijo Fred en tono de resignación.



- Pues claro!! - dijo Hermione- es obvio que prefiere estar más tiempo con ella que contigo, así son todas las parejas.



- Y tú, como sabes tanto? - replicó Ron



- Ohh, pues ya ves! - respondió Hermione haciéndose la interesante.



Ron se le quedó mirando como si no creyera en lo que decía.



- Bueno, es mejor que nos vayamos a dormir, ya es muy tarde y como prefecta de Gryffindor, tengo que




- Si
si ya, hay que cumplir las normas, etc. etc. bla bla bla - dijo Fred.



En eso llegó a la sala común Erin. Tenía la cara muy seria y roja como un tomate, iba caminado pero casi no movía el cuerpo.



- Que pasó? - le dijo Fred- por que no entraste a Cuidado de Criaturas Mágicas?



- Ah, era hoy? - dijo Erin algo nerviosa.



Fred intentó ponerle la mano en el hombro pero Erin se apartó.



- Lo siento, no volverá a pasar - dijo ella de forma evasiva- tengo mucho sueño, me voy a la cama. Hasta mañana!



Y subió a los dormitorios de las chicas. Todos se quedaron algo desconcertados por su actitud, después se fueron a dormir.



Harry no le dio importancia al comportamiento de Erin, él más bien, pensaba en sus padres, en como se los había descrito Arabella Figg. Se pasó un buen rato tratando de imaginar a sus padres de jóvenes en Hogwarts, luego durmió muy tranquilamente.



Capitulo 8 - La Tarea de Hagrid

Al día siguiente, Harry se levantó muy temprano de su cama, se puso sus anteojos que estaban en la mesita de noche y se paró. Bajó a la sala común que estaba vacía, quería leer un rato el libro que Ron le había regalado, pero algo en la sala común llamó su atención.

En la puerta de la sala común, por la parte de atrás del retrato de la dama gorda, había un cartel con unos jugadores de Quidditch que iban volando y al parecer jugaban un partido, debajo del dibujo había un tipo de anuncio:



Si eres un Gryffindor, te gusta el Quidditch

y sabes jugar.

Tu puedes ser parte del equipo de los Leones.

Este sábado a las 3:30 pm se realizaran las pruebas

para escoger al nuevo guardian y a los dos nuevos cazadores

No Faltes!!!

Inf. Con Fred y George Weasley

Nota: Solo alumnos de segundo grado

en adelante.



Harry leyó el anuncio e inmediatamente pensó en Ron, así que fue a los dormitorios y lo despertó. Lo trajo casi a rastras a la sala común y le mostró el anuncio. Ron leyó el anuncio, pero como que no estaba muy convencido, al fin dijo:

- No sé Harry, no soy tan bueno.

- Estas bromeando? - le respondió Harry como sorprendido- eres un buen guardián además, tú siempre habías querido estar en el equipo!

- Tal vez, pero no tengo mucha práctica.

- Bueno, pues tienes hoy, miércoles, jueves y viernes para practicar un poco y presentar la prueba el sábado.

- Es que no sé


- Debes intentarlo, no pierdes nada - insistía Harry.

Ron se quedó pensando en lo que Harry le decía, después de un rato respondió:

- Creo que tienes razón, lo intentaré

- Así se habla!! - dijo Harry satisfecho.

Después, se bañaron, se arreglaron y bajaron a desayunar.

El día transcurrió de forma normal, después llegó la tarde y como tenían dos horas libres, Ron decidió ir a practicar un poco para la prueba. Él y Harry fueron por la saeta de fuego y luego fueron a pedirle una escoba prestada a Madam Hooch. Luego se dirigieron al campo de Quidditch, Harry intentaba meter la Quaffle por los aros mientras Ron los defendía.

- Vas muy bien Ron! - le decía Harry, para animarlo.

Ron trataba de concentrarse en hacerlo bien pero en ese momento, se le fue una anotación y es que, a lo lejos alcanzó a ver a Hermione y a Ginny que iban entrando al área de las gradas. Ellas se sentaron a observar como practicaban.

Ron, dándose cuenta de que tenía público, empezó a hacerlo mejor. Ginny y Hermione observaban como jugaba mientras Ron prácticamente se lucía.

En eso, una bludger salió de quien sabe donde, dándole a Ron directamente en el estómago. Éste, fue cayendo rápidamente con todo y escoba, Ginny y Hermione corrieron hacia el campo, Harry voló en su saeta de fuego hacia donde caía Ron y lo sostuvo, pero éste pesaba mucho y en cualquier momento los dos caerían.

- Wingardium leviosa! - gritó Hermione, apuntando su varita hacía ellos.

Harry y Ron comenzaron a levitar hasta caer suavemente en el suelo.

- El Quidditch es un juego para hombres Weasley, es evidente que no es para ti !



Era Draco Malfoy y sus amigos, que reían de manera burlona al ver a Ron encogido en el suelo por el dolor del golpe. Malfoy había sido quien había lanzado la bludger contra Ron.

- ERES UN IDIOTA MALFOY!!! - le gritó Ginny enfadada, estaba de rodillas junto a su hermano, que se agarraba el abdomen.

- YA ME TIENES HASTA LA
!!! - le gritó Harry y sin terminar la frase, se le fue a golpes.

Draco y Harry comenzaron a golpearse violentamente. Crabbe y Goyle se quedaron observando, Hermione no sabía si lanzarle un hechizo a Malfoy o llevar a Ron a la enfermería. En eso, se escuchó una voz gruesa


- Que esta pasando?? Ya basta!!!!

Era Hagrid, que había escuchado el alboroto y había ido a ver que sucedía.

Con un brazo, apartó a Malfoy del hombro y con el otro, apartó a Harry, ellos mientras tanto, se insultaban y se tiraban de golpes a distancia.

- Ya basta!! HE DICHO BASTA!!!! - gritó Hagrid de forma enérgica.

Harry, con el pómulo derecho rojo, le echaba miradas de odio a Malfoy que tenía el labio roto y también lo miraba de la misma forma.

- Vayan de vuelta a su torre - les ordenó Hagrid a Malfoy y compañía- vamos Fuera!

- Ya nos veremos otra vez Potter! - amenazó Malfoy

- Cuando quieras! - dijo Harry como retándolo.

- He dicho fuera!!! - repitió Hagrid con firmeza.

Malfoy echó una última mirada de odio y se fue riñendo a Crabbe y a Goyle, reclamándoles el por que no le habían ayudado con Harry.

Hagrid y Harry fueron a ver como estaba Ron, éste se incorporó con trabajo del piso.



- Estoy bien, solo fue el golpe - decía Ron todavía agarrándose al abdomen.

- Puedes caminar? - preguntó Hermione que lo sostenía de un brazo.

- Si, eso creo.

- Será mejor que lo llevemos a mi cabaña - dijo Hagrid.

Y entre Harry y Hermione, ayudaron a Ron a ir a la cabaña de Hagrid. Ya en la cabaña, sentaron a Ron en un sillón muy grande. Harry, Hermione y Ginny se sentaron en unas sillas junto a la mesa, mientras tanto Hagrid preparaba té.

- Qué fue lo que pasó? - preguntó Hagrid.

Hermione, que había visto todo, comenzó a contarle.

- Ese Malfoy
Es igual de odioso que su padre! - dijo Hagrid negando con la cabeza.

Y dándole una taza de té a Ron le preguntó:

- Ya estas mejor?

- Si, gracias Hagrid. - respondió Ron.

- Ese Malfoy es un cobarde! - dijo Ginny con resentimiento- y de seguro lo que ahora va hacer, es escribirle a su papi, para que expulsen a Harry por haberlo golpeado, con eso de que pertenece al consejo escolar
!

- Ja!! Pertenecía! - intervino Hagrid- como ha sido uno de lo miembros más problemáticos, contando su antecedente de mortifago y tomando en cuenta que se sospecha que tuvo algo que ver en lo que ocurrió hace tres años, los otros miembros decidieron sacarlo del consejo.

Ginny enrojeció, aún le angustiaba lo que había pasado hace tres años cuando ella abrió la cámara secreta. Harry lo notó e intervino.

- Es que sí tuvo algo que ver! Fue por culpa suya lo que pasó.

- Si lo sé. Me hubiera gustado ver su cara cuando le dijeron que ya no era parte del consejo escolar!!! - dijo Hagrid poniendo cara como de niño mirando un gran pastel.

- Eso lo hubieran hecho hace mucho! - dijo Hermione

- Bueno y hablando de cursos anteriores - dijo Harry muy interesado- que fue eso tan misterioso que hiciste en las vacaciones pasadas.?

- Eh? Ah
eso
mmm.

Y nerviosamente se asomó por la ventana, miró a través de ella y la cerró, también cerró las cortinas. Después fue hacia la puerta, la abrió, se asomó a ambos lados como buscando a algún fisgón y después cerró.

- Supongo que a ustedes si les puedo contar! - dijo en voz baja- Olympe y yo fuimos a las montañas.

- Olympe? - preguntó Ginny.

- Madame Maxine - explicó Hagrid- Fuimos a las montañas a ver a los gigantes.

- A los gigantes?? - dijo Ron casi escupiendo el té- y para que??

- Bueno, Dumbledore ya sabía que quien_ustedes_saben, iba a tratar de utilizar a los gigantes. Así que nos encomendó a Olympe y a mí que habláramos con ellos y los convenciéramos de lo contrario.

- Y lo lograron? - preguntó Harry.

- Pues al principio nos costó mucho trabajo. Ellos pensaban que íbamos a atacarlos, pero después los convencimos de que solo queríamos hablar. - bebió un poco de té y siguió hablando- luego nos reclamaron que la mayoría de la comunidad mágica los tenía relegados y se negaron a cooperar.

Nosotros escuchamos atentamente, ofrecimos algunas soluciones a sus problemas, pero lo más importante fue que les hicimos ver todo lo que ocurriría, si se iban al bando de quien_ustedes_saben.

- Les dijimos que los trataría como esclavos, que en cuanto ellos cumplieran con su parte, quien_ustedes_saben se desharía de ellos. En realidad no tenían muchas opciones, así que aceptaron ayudarnos. Solo algunos cuantos se negaron, muy pocos en realidad. - concluyó Hagrid satisfecho.

- Bueno, al menos le ganamos esta batalla a Voldemorth - dijo Harry con gesto de alivio.

- Puede ser - intervino Hermione- es por eso que debemos estar alertas, sobre todo tú Harry.

- Ya ni me digas! - respondió éste.

- Bien, ya es muy tarde - dijo Ginny- será mejor que volvamos al castillo.

- Gracias por todo Hagrid!!! - dijeron los chicos.

- Por nada, ya saben que lo que se les ofrezca. Ya te sientes mejor Ron??

- Ah, si Hagrid, gracias - dijo Ron, un poco adolorido.

- Hasta luego!! - se despidieron todos.

- Nos vemos mañana en clase!!! - les gritó Hagrid.

Los 4 regresaron al castillo, justo a la hora de la cena. Solo se quedaron Ginny y Harry por que Ron no se sentía muy bien y Hermione lo acompañó a la torre de Gryffindor.

Ron y Hermione iban subiendo las escaleras cuando tuvieron la mala suerte de toparse con Pansy Parkinson, ésta los miró con desprecio, sobretodo a Hermione.

- Que pasa Granger? - dijo en tono de burla- tu noviecito no fue lo suficientemente hombre para aguantar un partido de Quidditch?

- Y que pasa contigo Parkinson? - contestó Hermione mordazmente- No eres lo suficientemente mujer para hacer que Malfoy te haga caso? Por que se ve que para él, eres un cero a la izquierda!!

Ron irrumpió en carcajadas, que hasta le hicieron doblarse otra vez del dolor. Hermione sonrió triunfante y se fue con Ron a la torre de Gryffindor, ignorando olímpicamente la reacción de Pansy, que lo único que le quedó decir fue Idiotas e irse indignada.

Cuando llegaron a la sala común, todavía seguían riendo.

- Que buena contestación! - dijo Ron sonriendo.

- Se lo merece!! - dijo Hermione.

Se sentaron en un sillón largo que estaba junto a la chimenea.

- Ya te sientes mejor? - le preguntó Hermione.

- Si, gracias. - le respondió Ron, que de repente cambió su semblante.

- Pasa algo? - preguntó Hermione al ver el cambio de Ron.

- No. Eh bueno
es que
no sé. Y si talvez no sirvo para el quidditch? Es decir, todos los jugadores se exponen a que los golpee una bludger, no?

Hermione se acercó a Ron, lo miró fijamente a los ojos y le dijo:

- Ron, eres bueno en esto, lo único que pasó fue que Malfoy te tomó por sorpresa pero créeme, eres bueno en esto y mereces estar en el equipo.

- Tú crees? - le dijo Ron mirándola fijamente.

- Claro!!
Yo confío en ti. - le contestó Hermione con una sonrisa en el rostro.

Ron tomó la mano de Hermione entre las suyas y dijo:

- Gracias Hermione. - sin dejar de mirarla a la cara y sin soltarle la mano.

En ese momento, entraron a la sala común Harry y Ginny, iban platicando muy animados, pero al ver aquella escena, se quedaron callados.

Harry y Ginny miraron a Ron y a Hermione, ésta inmediatamente quitó su mano de entre las de Ron y dijo:

- Le decía a Ron que no debe darse por vencido en las pruebas de Quidditch, verdad? - y miró a Ron buscando apoyo.

- Si - dijo Ron respaldando a Hermione.

- Eh, bueno yo ya me voy a dormir - dijo Ginny

- Yo tambien me voy a dormir - dijo Hermione.

- Buenas noches! - dijeron las dos y se fueron.

Harry se quedó a solas con Ron en el sillón.

- Vi mal o le estabas agarrando la mano a Hermione!!? - dijo Harry en tono picaresco.

- Solo le agradecía su ayuda! - se justificó Ron.

- Míralo!!! Quien te viera tan seriecito!!! - se burló Harry- Que se me hace que


- Ah
Claro que no!!! - dijo Ron molesto- ya me voy a dormir por que estoy muy cansado. Buenas noches!

Y sin decir más, se subió a los dormitorios de los chicos. Harry lo siguió riéndose de su reacción, algo le decía que había dado en el clavo.






Cap. 9 Las Pruebas de Quidditch



Eran las 12:30 de la noche y Harry despertó de repente, pues un ruido lo perturbó. Vio que una silueta salía del dormitorio de los chicos. Se levantó, se colocó los anteojos y bajó a investigar. Salió del dormitorio, bajó las escaleras y vio a Ron sentarse en el sillón largo cercano a la chimenea, en la sala común.

Estaba muy pensativo observando el fuego. Harry se dirigió hacia él.



- Que haces levantado? - le preguntó Harry.



- Nada, es que no podía dormir - dijo Ron.



- Por que? - volvió a preguntar Harry.



Ron con gesto de mal humor respondió:



- No quiero parecer exagerado pero, he pensado mejor lo de las pruebas de Quidditch y creo que será mejor dejarlo así.



- De que hablas? - le dijo Harry sorprendido- si tú quieres estar en el equipo!!! Además, eres un buen jugador!!!



- Si - replicó Ron- pero ya ves lo que pasó hoy con la bludger y además, ni siquiera tengo una escoba propia!



- Bueno, eso si - dijo Harry, que no tenia ningún argumento para eso.



En eso, se escuchó un ruido que provenía de la puerta, Harry y Ron miraban expectantes. Vieron que la puerta se abría y que por ella entraba




- Erin?? - dijo Harry.



Erin cerró la puerta y miró sorprendida a los chicos. Tenía el semblante como si no hubiera podido pegar el ojo en toda la noche y llevaba entre las manos un frasco de vidrio con un líquido grisáceo.



- Eh
Que hacen levantados?? - preguntó ella.



- No podíamos dormir - respondió Ron- y tú que haces? ¿dando paseos por la escuela a estas horas?



- Eh
pues sí. Fui a caminar un rato por que no podía dormir - respondió Erin- cada noche es lo mismo, sufro de insomnio.



Y sentándose al lado de ellos, les preguntó:



- y que me dicen de ustedes? También sufre de insomnio o les preocupa algo?



Ellos se quedaron callados.



- Cosas sin importancia. - respondió Ron.



- Como las pruebas de Quidditch?? - dijo Erin hábilmente.



- Como sabes? - dijo Ron sorprendido.



- Bueno
estuve observando el campo de Quidditch esta tarde y vi como practicaban
También vi lo que paso con ese chico de Slytherin, es un verdadero cobarde! - Erin continuo hablando- Sabes algo Ron? Juegas bien
pero como que te falta más movimiento, sobre todo en el aro izquierdo.



- Tú crees? - dijo Ron interesado.



- Si. Bueno
yo no soy una experta en Quidditch, pero mas o menos sé jugar. Mi tía me enseño desde muy chica, cuando vivíamos en Irlanda.



Harry y Ron intercambiaron miradas, luego Harry intervino de forma astuta.



- No sabía que vivías en Irlanda! - hizo una pausa y continuo- y por que te viniste aquí?? Digo, si se puede saber!











Erin se puso seria, miró hacia el piso y dijo:



- Es que yo vivía allá con una Tía, pero
ella murió y pues como soy menor de edad, me dejaron a cargo de mi otra tía, Arabella Figg, ya saben
la profesora de DCAO.



- Ah
lo sentimos mucho! - dijeron ambos.



- No se preocupen!



- Pero
y tus padres?? - preguntó Ron, como temiendo ofenderla.



- Soy huérfana, mi madre murió cuando yo nací y a mi padre lo mataron cuando yo tenía como tres años. - respondió ella con la voz quebrada.



Harry sabía exactamente como se sentía Erin, él también era huérfano, Lord Voldemort había matado a sus padres cuando tenía apenas un año y lo había dejado solo.



- Créeme, sé lo que sientes. - dijo Harry- a mis padres también los mataron. Bueno pero ya quita esa cara y mejor síguenos diciendo lo del quidditch.



- Ah si. Te digo Ron, creo que tienes posibilidades de entrar en el equipo - dijo Erin.- Con un poco de práctica, claro!



- Ves!! - le dijo Harry a Ron- hasta ella se da cuenta!!



Ron los miró a ambos como pensando.



- Mira, te digo que no soy una experta en Quidditch, pero si quieres te puedo ayudar a practicar!!



- De veras?? - dijo Ron.



- Si - dijo Erin- además, con Harry ya seriamos tres y pues sería mucho mejor!!!









Luego se levantó del sillón y dándole una palmada a Ron en la espalda, agregó:



- Tú no te preocupes!! Vas a ver que si te quedas en el equipo!
Bueno, ya me voy a dormir, Hasta mañana!!



Se alejó unos cuantos pasos olvidando el frasco en el sillón. Harry, observando el frasco la llamó.



- Hey!! Erin! Se te olvida tu frasco.



Erin regresó y prácticamente le arrebató el frasco a Harry.



- Ah si, es mi poción para dormir, gracias. Adiós! - y se subió al dormitorio de las chicas.



- Entonces, si es sobrina de Arabella Figg ! - dijo Harry



- Y no solo de Arabella, sino también de Aracelly, si te acuerdas no? La que fue compañera de mi papá aquí en Hogwarts. - agregó Ron.



- Viste lo que tenía el frasco? - dijo Harry



- Tal vez es lo que ya_sabes_quien esta buscando!!! - dijo Ron, como si hubiera descubierto el misterio.



- No lo creo - comentó Harry- si es algo tan valioso no lo pueden guardar así a la ligera, como para que cualquiera lo robe.



- Bueno, mejor regresemos al dormitorio, si no mañana no nos vamos a levantar y la Prof. Mc Gonagall nos va a castigar si llegamos tarde a su clase

- advirtió Ron.



Los dos se levantaron del sillón y se fueron a dormir. Al día siguiente se levantaron tarde y llegaron justo a tiempo para su clase de transformaciones. El día transcurrió de forma normal, excepto claro por que otra vez Erin se le desapareció a Fred, llegó preguntando por ella a la hora de la comida y nadie le supo dar razón, puesto que nadie la había visto.







Los únicos que después la vieron, fueron Harry y Ron, pero ya era muy tarde y eso, por que la estuvieron esperando para practicar.



- Perdón por hacerlos esperar - dijo Erin agitada- pero es que ayer se me olvido decirles que yo solo puedo practicar ya en las tardes.



- Pero si ya casi es de noche! - dijo Harry



- Bueno, si no les molesta.



- No, no te preocupes - dijo Ron que quería toda la ayuda posible.



- Bueno, pues
empecemos - sacó la quaffle de la caja y luego hizo que su escoba flotara, una hermosa y muy pulida nimbus 2002.



Los 3 montaron en sus respectivas escobas, Harry montó en una barredora 9 que le prestó Madame Hooch, Ron traía la saeta de fuego de Harry y Erin llevaba su nimbus 2002. Ya en el aire, Erin empezó a organizarlos.



- Bien
Ron ve a los aros, Harry y yo seremos los cazadores, nos vamos a tirar la quaffle y tú tendrás que defender los aros. Pero
cuando acabemos de atacar estos aros, vamos a atacar los aros del otro extremo del campo y vas a tener que ir hasta allá para evitar que te anotemos.



- O sea que voy a tener que ir volando de un extremo a otro del campo?

-dijo Ron ya cansado tan solo de imaginar la idea.



- mmm
si - dijo Erin- eso te dará velocidad y agilidad. Bien, empecemos
Harry me sigues?



- Claro! - dijo Harry bien dispuesto.



Y empezó la práctica, Erin se movía con una habilidad impresionante y con gran destreza, mientras tanto Harry se esforzaba por seguirle el paso y Ron trataba de evitar que le anotaran. Estuvieron de un lado a otro por todo el campo de quidditch como hasta las 10:00. Harry y Ron ya estaban muy cansados pero al parecer a Erin no se le acababa la pila, se notaba a leguas que le encantaba el quidditch. Ese día, Erin hizo trabajar mucho a los chicos, sobre todo a Ron, pues cuando Harry se cansaba lo dejaba ir a descansar, pero a Ron no le permitía irse.



El entrenamiento del jueves fue mucho más duro por que el clima no era muy favorable que digamos y hacía mucho viento, sin embargo Erin no se rendía y mucho menos Ron, ese día terminaron a las 11:30 pm.



Pero el haber terminado tan tarde tendría sus consecuencias, ya que el viernes, Ron se levantó muy tarde y llegó corriendo, todavía con las pantuflas puestas a clase de transformaciones.



- Vaya Sr. Weasley, pensé que no contaríamos con su presencia el día de hoy

-dijo la Prof. Mc Gonagall observando a Ron, que todavía no se despabilaba

muy bien.



- Lo siento profesora - respondió aplacándose el cabello en donde aún se notaba el almohadazo- No volverá a suceder.



- Claro que no - dijo la Prof. en tono serio- ya me encargaré de eso.



La clase trascurrió de forma normal, excepto claro por que al terminar, la Profesora Mc Gonagall castigó a Ron dejándole una larga investigación acerca de los hechizos transformadores de roca.



- No es justo!! - replicaba Ron- Ves Harry!!! ¿Por qué no me despertaste??



- Te desperté y me dijiste que me adelantara, que me alcanzabas después. Todavía te estuve gritando un rato y ni caso me hiciste! - respondió Harry.



Ese viernes transcurrió de forma normal, todos los gryffindors al parecer, esperaban emocionados el día sábado para ver las pruebas de Quidditch, excepto Ron que no estaba emocionado, más bien nervioso. Ese día no tuvo hambre, así que mejor fue a buscar algún libro en la biblioteca que le pudiera ayudar con la tarea que Mc Gonagall le había dejado.



Mientras Ron buscaba, se le fueron pasando las horas, ya era muy tarde y como no había conseguido encontrar algo de utilidad, decidió regresar a la torre de Gryffindor. Cuando llegó al retrato de la dama gorda, tuvo que gritar la contraseña para que se despertara.



- JUGO DE CALABAZA!!!!







- EH?
ah si, pasa! - dijo la dama gorda todavía dormida.



Ron entró a la sala común tratando de no hacer ruido para no despertar a nadie, pero se dio cuenta de que alguien estaba despierto. Era Erin que al parecer, estaba terminándose de beber su extraña y muy gris poción somnífera. Ella lo vio entrar y terminó de beber nerviosamente.



- Todavía despierta?? - dijo Ron



Erin, tapando el frasco y jugando nerviosamente con las manos respondió:



- Bueno si, ya sabes yo y mi insomnio.



Y cambiando el tema, preguntó:



- Ya listo para mañana??



- Eso creo - dijo Ron como dudando- Espero que me vaya bien.



- Vas a ver que si, yo voy a estar
-hizo una pausa y continuo- a tratar de estar ahí para darte unos cuantos consejos finales.



- Te lo agradezco - dijo Ron y como el tampoco tenía mucho sueño, propuso:



- Sabes jugar ajedrez??



- Si y he de decirte que soy muy buena! - dijo Erin muy segura.



- Es que no has jugado conmigo!! - dijo Ron.



Después de una reñida partida de ajedrez, Ron y Erin fueron a dormir a sus respectivos dormitorios.



A la mañana siguiente, todos bajaron muy temprano a desayunar. Harry despertó y fue a buscar a Ron a su cama, pero él no estaba. [debe estar en el campo practicando] pensó Harry, así que se vistió y bajó a la sala común, ahí vio a Fred y a George platicando acerca de las pruebas.



- No has visto a Ron? - preguntó George a Harry



- No, me levanté y no estaba - repondió Harry- pero tal vez este en el campo de quidditch, practicando para las pruebas.



- Ves, te dije que iba a intentar competir! - le dijo Fred a George.



- Vamos a verlo? - dijo George con curiosidad.



- Pues vamos! - dijo Fred.



Los tres fueron al campo de quidditch y observaron a Ron practicando con Erin.



- Pues se mueve muy bien! - dijo George.



- Quien esta con él?? - preguntó Fred.



- Es Erin - contestó Harry- le ha estado ayudando a Ron a practicar.



- En serio? - exclamó Fred- se mueve bastante bien, deberíamos meterla al equipo o ¿Cómo ves George?



- Pues si, tal vez, pero primero tenemos que ver a todos los aspirantes para ver quien lo hace mejor. - respondió George.



En eso, llegaron Ginny y Hermione, llevaban un plato grande con panes tostados con mermelada y mantequilla.



- Hola!! - saludaron ellas- no gustan?



- Si gracias! - dijeron ellos y tomaron unos panes del plato.



- También vinieron a ver a Ron? - dijo Ginny



- Si - respondió Fred con la boca llena.



Ron y Erin bajaron a saludar a todos.



- Hola!! Que haciendo?? - preguntó Erin sonriente.



- Hola! Ah gracias Hermione no te hubieras molestado!! - dijo Ron quitándole el pan de la boca a Hermione, le dio una mordida y luego se lo regresó.

Hermione terminó de comerse su pan todo mordido y no dijo nada.



- No sabíamos que harías las pruebas para entrar al equipo? - dijo Fred- Te deseo suerte!



- Gracias!! - dijo Ron



- Y tú Erin?? También vas a hacer las pruebas? - preguntó George.



- No, no lo creo - respondió Erin.



- Pero por que?? - dijo Harry- si juegas muy bien! Deberías animarte.



- Si - dijo Fred- deberías intentarlo!



- Emm, no lo sé, ya veremos. - concluyó Erin- Bueno, voy a desayunar tengo hambre, nos vemos luego.



Y se alejó del campo



- Que bonita es!! - dijo Fred como pensando en voz alta.



- La verdad si!! - dijo Harry



- Además juega muy bien!! - dijo Ron. Hermione lo fulminó con la mirada.



- Si, es una niña bonita pero
como que hoy se veía diferente no? - dijo George.



- Diferente? A que te refieres con diferente? - dijo Ron



- Pues no sé - respondió George- se veía bonita, pero como diferente, como si se hubiera hecho algo, no sé.



- Bueno, que les parece si regresamos al castillo - interrumpió Hermione.



Los 6 regresaron al castillo para desayunar bien. La mañana transcurrió normal, ya se acercaba la hora para las pruebas, todos los gryffindors se acercaban al campo de quidditch para ver quienes iban a ser escogidos.





Los Weasley, Harry y Hermione también iban para allá, en el camino se encontraron a Seamos Finnigan y a Dean Thomas, que le desearon suerte a Ron. Pero ellos no fueron los únicos que le desearon suerte, ya para llegar a los vestidores, se toparon con Parvati Patil, ésta le deseo suerte a Ron con un beso en la mejilla, Ron agradeció el gesto un poco confundido y apenado, mientras Hermione miraba a Parvati como si quisiera golpearla.



- Quienes van a ser los jueces? - preguntó Ginny



- Los que estamos en el equipo - contestó Fred.



- Seríamos Harry, Fred, Katie y yo - agregó George.



- Bueno, nos vemos en el campo! - le dijeron los chicos a Ron y luego agregaron- a ustedes niñas la vemos en las gradas.



- Esta bien- respondieron Ginny y Hermione y se fueron.



Las pruebas ya daban comienzo, había varios aspirantes, entre ellos estaba Colin Creevey, un alumno de cuarto curso y asiduo fan de Harry.

La prueba consistía en hacer un apequeño partido de quidditch, pero sin buscador y sin golpeadores. Lo que se quería evaluar era la habilidad de los jugadores para robar la quaffle, anotar y para defender los aros.

Los aspirantes se dividieron en dos equipos, pero faltaba un jugador para que estuvieran parejos.



- A quien metemos para que estén iguales? - dijo George



- Yo puedo ayudar, si quieren!!



Era Erin que iba llegando al campo con su escoba.



- Ah perfecto! - dijo Fred- Gracias.



- No hay de que.



Subió al campo y comenzó el mini partido, todos se movían muy bien y se veía que trataban de dar su mejor esfuerzo. Mientras tanto, Harry, Katie y los gemelos, miraban cuidadosamente a cada aspirante y hacían anotaciones en unos pergaminos que tenían.



Por fin el juego terminó y los jueces se encerraron unos minutos para deliberar y decidir quien quedaría en el equipo. Después de un rato, salieron de los vestidores y Fred tomó la palabra:



- De antemano gracias a todos por animarse a participar, fue muy difícil escoger a los nuevos miembros del equipo, ya que todos son muy buenos.

Ahora voy a decir los nombres de nuestros nuevos compañeros.



Todos miraban expectantes a Fred que sostenía una lista en la mano, Hermione estaba junto a Ron para apoyarlo y tratar de quitarle los nervios.



- Como uno de los nuevos cazadores
COLIN CREEVEY!!!



Colin dio un salto de la emoción y abrazó a su hermano, después fue a darle un fuerte abrazo a Ginny, Harry los observaba en silencio desde los vestidores, no sabia que era lo que le molestaba más, que Colin se hubiera quedado en el equipo o que estuviera abrazando con tanta emoción a Ginny.

Fred continuo




- El otro nuevo cazador es
ERIN CARTER!!!



Erin se quedó atónita mirando a Fred con cara de debes estar bromeando, se puso un poco seria, se dio la vuelta y fue a sentarse a las gradas. Fred y George intercambiaron miradas como no sabiendo el por que de su reacción, Harry salió de los vestidores y fue hacia donde estaba Erin. Fred continuo




- Bien, solo nos falta el guardián, nuestro nuevo guardián es




Ron, inconscientemente agarró a Hermione de la mano y se la apretó.



- RONALD WEASLEY!!!!



- SI!!! - gritó Ron y le dio un súper abrazo a Hermione.



- Sabia que lo lograrías!!! - dijo Hermione feliz



- Gracias por creer en mi - contestó Ron a la vez que la tomaba de la cabeza y le daba un beso en la mejilla- Gracias!!! - y después fue a abrazar a Ginny.



- Cuando quieras! - susurró Hermione toda rojita de su cara.



Mientras tanto en las gradas, Harry platicaba con Erin.



- Estas bien? No te ves muy contenta!



- Pues no, es
es solo que
pues se supone que yo no hice la prueba, solo fui a ayudar.



- Pero te quedaste!! Y te quedaste por que juegas muy bien. Además, necesitamos a una cazadora como tú en el equipo para poder ganar la copa.



Erin miraba el piso como evaluando la situación y al fin dijo:



- Es que
no sé si pueda con el puesto.



- Claro que podrás - le replicó Harry- ahora ya anímate, no pienses esas cosas y vamos a felicitar a Ron, Si?



Erin miró a Harry medio sonriendo y concluyó:



- Bueno, esta bien.



Y los dos fueron a felicitar a Ron, que no cabía de felicidad.



Cap 10 Reuniones a media noche.



La tarde transcurrió normal, pero todavía con mucho ánimo para festejar al nuevo equipo de Gryffindor. Así que fueron por comida a las cocinas y festejaron toda la noche en la sala común. Ya eran como las 12 y Harry, Hermione, Erin, Katie y los Weasley, seguían festejando.



Lo sorprendente de todo es que Hermione siendo la prefecta, era la que más relajo estaba haciendo, solo que de vez en cuando les decía a los demás que hablaran en voz baja para que no los descubrieran. Todas las golosinas y la comida se les habían terminado, así que Fred decidió ir por más a las cocinas.



- Vamos por más comida George! - dijo Fred.



- Si, ahorita voy! - le decía George, que estaba muy ocupado dándole demostraciones de amor a Katie.



Fred, dándose cuenta de que George le estaba dando el avión, le dijo a Harry que lo acompañara. Harry aceptó de buen modo, así que subió a su dormitorio para buscar su capa invisible.



- Que? Adonde vas?? - le dijo Fred ya en la puerta de la sala común.



- Por mi capa invisible. - dijo Harry



- Ya así hombre!!! No pasa nada! - replicó Fred



Harry pensó un poco en el Prof. Snape y luego en el Sr. Filch y al fin dijo:



- mmm
no, mejor si voy por mi capa!



- Como quieras. Yo me adelanto, ahí me alcanzas!! - dijo Fred y se fue.



Harry subió a su dormitorio, tomó su capa y se dirigió a las cocinas mientras los demás se quedaban en la sala.



Ya afuera de la sala común, se puso la capa y fue caminado hacía el pasillo. Atravesó casi todo el castillo, ya para llegar al pasillo donde daban las cocinas, Harry escuchó ruido, al parecer eran voces de varias personas.

[de donde proviene?] pensaba Harry [Creo que es del gran salón], fue hacia allá y en efecto, en el gran salón estaban reunidas varias personas. Estaban sentadas en una mesa redonda de madera que estaba en el lugar de la habitual mesa rectangular de los profesores. Harry, distinguió a las personas que estaban reunidas, estaban: Dumbledore, Mc Gonagall, Snape, Remus Lupin, Arabella Figg y otro hombre al que Harry no conocía pero que ya había visto, era viejo, calvo, tenía la barba muy larga y usaba anteojos cuadrados, se veía que tenía un carácter fuerte. [ Creo que es el mismo hombre que fue a ver a mis tíos el verano anterior] recordó Harry.



Al parecer, hablaban de algo muy importante por que todos estaban muy serios.



- Entonces, ¿Estas seguro de que terminó la tercera ceremonia?

- preguntaba el hombre calvo a Snape.



- Le digo que si. - dijo Snape como si estuviera harto- yo estuve ahí cuando lo hizo!



Dumbledore intervino




- Créeme Mundungus, Snape sabe de lo que habla. Tú sabes que estuvo al lado de Voldemorth por mucho tiempo y lo conoce muy bien.



- Es que
no puedo creer que se lo haya hecho a su propia sangre!
Y que me dicen de la cuarta ceremonia? - volvió a preguntar Mundungus.



- Bueno, intentó llevarla a cabo pero Albus lo descubrió, impidió que se completará y salvo a la criatura. - dijo Arabella Figg- fue algo bastante peligroso.



En ese momento, las puertas principales se abrieron y entraron por ellas, el Sr. Weasley y un perro negro muy grande. Mientras tanto, Harry seguía observando y escuchando sin saber bien de que hablaban.



- Traen noticias? - preguntó Remus, que estaba algo impaciente.



El perro negro tomó su forma original a Sirius Black. Él y el Sr. Weasley fueron a sentarse con los demás.



- Fui a echarle un vistazo a la antigua cabaña donde se juntaban. No hay rastro de nada, tal vez tienen otro sitio. - dijo Sirius mirando a Snape de manera sugerente.



Dumbledore se dio cuenta de aquella mirada y le dijo a Snape:



- Tienes alguna idea de donde puedan esconderse?? Sabes si tienen otro lugar??



Snape se agarró la barbilla como tratando de recordar algo.



- Había una vieja cabaña, en los límites del bosque prohibido.



- Ya fuimos a ese lugar y no encontramos nada. Esta abandonado. - dijo Remus.



- Fuera de esos sitios no se me ocurre ningún otro, los demás fueron destruidos - dijo Snape muy pensativo.



Black lo miraba como no creyendo en lo que decía.



- Bien, ya se nos ocurrirá algo. - dijo Dumbledore- Y bien Arthur, que ha pasado en el ministerio?



- Yo creo que están tramando algo! - dijo el Sr. Weasley preocupado- Hoy, Jonathan Crabbe le presentó su renuncia a Cornelius Fudge. Ya van 11 funcionarios que le renuncian a Fudge en 3 semanas. Yo creo que se van a juntar para hacer algo.



- Y no hay novedades en Azkaban? - preguntó Arabella Figg.



- No. Los dementores siguen haciendo su trabajo de forma normal. Siguen custodiando las celdas. - respondió el Sr. Weasley



- Por cuanto tiempo! - dijo para si mismo, Sirius.



- Que piensas de todo esto Albus? - preguntó la Prof. Mc Gonagall.



- Esta tratando de ver como le va a hacer para completar todo el ritual. Lo bueno es que los chicos están aquí y están a salvo. Ni Voldemorth, ni los mortifagos, sería capaces de irrumpir en Hogwarts en este momento.



- Claro!! No son tan valientes!!! - dijo Mundungus algo molesto.



- Además, aunque Voldemorth regresó, no ha recuperado todos sus poderes, eso para nosotros es una gran ventaja que debemos aprovechar. Pero nuestra prioridad más importante es evitar que complete el ritual, si logra completarlo mucho me temo
que estaremos perdidos.



- Pero que hay del libro?? - preguntó Arabella Figg.



- Yo en lo personal, no creo que busque el libro. - intervino Snape- Voldemorth sabe perfectamente como llevar a cabo las ceremonias.



- Además - dijo el Sr. Weasley- ese y otros libros fueron quemados con sus respectivas copias. Hablé con Jason Mc Millan y me dijo que contáramos con su apoyo.



- Jason Mc Millan el subjefe del departamento de difusión y comunicación mágica? - dijo la Prof. Mc Gonagall.



- Si, él mismo. - respondió el Sr. Weasley.



- Es bueno saber que tenemos más aliados! - dijo la Prof. Mc Gonagall- y Alastor? Por que no vino hoy?



- Fue a Irlanda - contestó Dumbledore- a investigar algunas pistas, mañana me dirá que encontró.

Bien, lo único que me resta decirles es que tenemos que mantenernos en nuestros puestos y muy alertas. Debemos de mantener vigilados a los chicos. Yo les avisaré de la próxima reunión. Ah y recuerden, no deben de confiar en cualquiera, Voldemorth tiene muchos aliados y espías. -



Entonces, la reunión terminó, todos comenzaron a despedirse. Harry pensó que lo mejor sería regresar a la sala común, no fuera que lo descubrieran merodeando por ahí. Iba de regresó a la sala común, pero con un mar de dudas en la cabeza.





[Ceremonias?? Ritual?? Supongo que necesita hacer una especie de rito para recobrar sus poderes. Pero
que ritual?]



Iba tan distraído pensando en ello, que no se fijó y se tropezó con uno de esos escalones falsos, cayéndose de las escaleras. La capa se le había jalado de un lado, dejando la mitad de su cuerpo al descubierto, para colmo de males, ahí estaba Pevees pintarrajeando las paredes con un gis muy plateado. Cuando vio a Harry tirado en el piso, sonrió malignamente y comenzó a gritar.



- ESTUDIANTE DESPIERTO!!!!! ESTUDIANTE DESPIERTO!!!!



Harry se levantó de un salto y corrió todo lo que pudo, corrió tan fuerte que hasta la capa la traía volando. Llegó a la sala común, dijo la contraseña y llegó con los demás, jadeando.



- A donde estabas?? - le dijo Fred- Te estuve esperando en las cocinas y jamás te apareciste!!



- Chicos, será mejor que la fiesta acabe aquí - dijo Harry muy agitado- por que Pevees me vio y empezó a gritar, así que de seguro Mc Gonagall viene para acá.



En menos de 3 segundos, apagaron las luces, escondieron la comida y subieron a sus dormitorios.



Ya en su cama, Harry seguía preguntándose sobre aquella conversación que había escuchado.



* * *



Al día siguiente, Harry le contó a sus amigos lo de la reunión de anoche y toda la conversación que escuchó. Todos en general, se mostraron interesados por el famoso ritual y por el libro. [que libro será? Me gustaría saber a que ritual se refiere] pensaba Hermione.



Las semanas pasaron normal, lo único interesante eran los entrenamientos de Quidditch y la presión que Mc Gonagall ejercía sobre Ron, por que ya le faltaban menos días para presentar su investigación, acerca de los hechizos transformadores de roca.



Todo seguía normal, hasta cierto punto aburrido, hasta que un día Fred y George convocaron a una junta al equipo de Quidditch.



- Bien, ya tenemos 2 nuevos cazadores - decía George- y 1 nuevo guardián. Pero no tenemos un capitán. Debemos decidir quien será el nuevo capitán del equipo. Alguna idea??



Colín Creveey levantó la mano.



- Si, Colín? - preguntó George.



- Yo digo que hay que proponer candidatos y votar por alguno. - dijo Colín.



- Buena idea! - dijo Fred- A quién propones tú?



Colín miró a todos como evaluándolos y dijo:



- Pues
yo propongo a Harry! Es muy buen jugador y además creo que merece el puesto.



Harry, que ya estaba acostumbrado a que Colín lo adulara, levantó su mano.



- Si, Harry? - dijo George.



- Yo propongo a Fred. Él es el que ha estado organizando los entrenamientos, también organizó lo de las pruebas de Quidditch y ha estado al pendiente del equipo.



Erin, intervino




- Harry tiene razón, además se ve que sabe de estrategias. Yo voto por Fred.



- Haber
bueno. - dijo George- Tenemos a 2 candidatos: Fred y Harry ¿Nadie más? - preguntó con la esperanza de que alguien lo nombrará a él. Como vio que nadie levantó la mano, procedió a hacer la votación.



- Bien. Ahora, levante la mano quien vota por Harry.



Ron, Colín y Fred levantaron la mano.



- Tenemos 3 votos para Harry. Ahora levante la mano, quien vota por Fred.



Erin, Harry, Katie y George levantaron la mano.



- Bien, creo que esta decidido. Fred es nuestro nuevo capitán!!! - exclamó George.



Fred sonrió y todos lo felicitaron.



Siguieron pasando los días y con ellos, los entrenamientos. Hasta que llegó el día de el primer partido del torneo de las casas, Gryffindor versus Hufflepuff. Todos estaban emocionados esperando ver el partido.



Una tribuna con bufandas de color amarillo con negro, gritaba y vitoreaba cuando los Hufflepuff anotaban.

Mientras la otra tribuna, la de rojo con dorado, animaba a los Gryffindor. El partido estuvo muy entretenido. Al final, Harry tuvo una buena actuación logrando atrapar la Snitch a los 40 minutos. Así ganaba Gryffindor 180 a 20.



Por lo pronto, todo pintaba bien para Gryffindor, sobre todo para Harry y sus amigos.



Ron se sentía muy bien, ya que para ser su primer partido, había jugado bien, solo se le habían escapado 2 tiros por no haber alcanzado a llegar a tiempo. El problema era la escoba, una barredora 9, no era tan rápida como las escobas de los demás jugadores.



Pero lo importante era que habían ganado el primer partido, si seguían así, podrían ganar la copa de Quidditch y el premio de asistir a la gran final del torneo nacional de Quidditch.



Este primer triunfo los había motivado mucho, hasta en la escuela iban mejor. Excepto, claro esta, en pociones. Por más que se esforzaban por mejorar en esa asignatura, no podían. La única que había logrado sacar una buena calificación, había sido Erin (sacó un 9), eso impresionó mucho a los gemelos y en general a todos los Gryffindors, ya que nunca antes, Snape le había puesto a un Gryffindor más de un 7.





Lo más raro de todo esto, es que Snape trataba muy bien a Erin. Era a la única Gryffindor que le permitía contestar cuando él hacia una pregunta, era a la única que le subía puntos por algún trabajo o por alguna respuesta. Esto parecía irritar a varios Slytherins, pero sobre todo a Hermione.



- Es una chica muy extraña - le decía a Ginny- sale a media noche por que, según ella, sufre de insomnio. Snape la trata bien y le sube puntos
no Ginny, esto no me gusta.



- Hay que reconocer que es muy inteligente y que tiene carisma. - contestó Ginny.



- Bueno si. - aceptó Hermione- pero tengo la impresión de que oculta algo.



Mientras Hermione pensaba en Erin, Harry y Ron trataban de averiguar algo acerca de algún libro de rituales (era lo único que se les ocurría). Fred seguía organizando los entrenamientos y conviviendo mucho con Erin, era evidente que le gustaba mucho.



Los chicos siguieron sus actividades normales, sin sospechar que pronto tendrían un golpe de suerte.



Cap. 11 La Antigua Biblioteca



-
eso es todo, pueden salir
Sr. Weasley me permite un segundo? - dijo la Prof. Mc Gonagall, que se iba acercando a Ron.



- Si, profesora? - preguntó Ron, aunque ya suponía que era lo que quería.



- Solo quería recordarle su investigación acerca de los hechizos transformadores de roca.



- Ah
Ya estoy trabajando en ello. - mintió Ron.



- Eso me parece muy bien ya que, he cambiado de opinión y ya no me entregará la investigación. - dijo la Prof. Mc Gonagall.



[mmm
demasiado bueno para ser cierto] pensó Ron



- Ah no? - dijo haciéndose el sorprendido.



- No. No me entregará la investigación, pero si pasará a exponerla ante sus compañeros y dará una pequeña demostración. - dijo la profesora- ¿Queda claro?



- Si profesora. [Demonios!!!]



- Muy bien, ya puede irse.



Ron salió con cara de mal humor y alcanzó a Harry, ambos iban camino al aula de Adivinación.



- Que fue lo que te dijo? - preguntó Harry



- Nada relevante, solo que en vez de entregarle un trabajo de los hechizos transformadores de roca, voy a tener que pasar a exponerlo, con demostración y todo. - dijo Ron resignado.





- Que mala suerte!! Si quieres, te ayudo a buscar.



- Ah gracias!! - aceptó Ron- te parece el sábado? Podríamos ir a Hogsmeade y regresando, buscar algo en la biblioteca.



- Uy! Este sábado no puedo. - se lamentó Harry.



- Por que?? - preguntó Ron.



- Bueno, es que
Ginny tiene una tarea de Estudios Muggles y me ofrecí a ayudarle. - dijo Harry.



Ron puso un semblante serio pero como queriéndose reír y dijo:



- Te ofreciste a ayudarle??!! Mmm ya veo.



- No es gran cosa, le dejaron investigar como se operaban algunos aparatos muggles - dijo Harry, sin darse cuenta del tono de Ron.- Si acabamos antes pues, te alcanzo en la biblioteca y te echo una mano. Mientras, puedes pedirle ayuda a Hermione y ustedes dos solos pues
pueden hacer tu tarea. - concluyó Harry en un tono picaresco.



Ron, dándose cuenta de la intención del comentario, iba a responderle, pero ya no pudo por que ya habían llegado al aula de adivinación y la profesora Trewlaney acababa de llegar.



- Buenas tardes queridos míos! - dijo en tono dramático- Hoy seguiremos revisando los designios del tarot. A lo largo de las clases, hemos estado viendo por medio de las cartas
-y estirando el brazo derecho, como señalando algún lugar continuó- el pasado
-luego cambio el brazo hacia otra dirección-
y el presente.



Luego, sentándose en su sillón rojo, junto a la chimenea, agregó:



- Pues bien, ahora trataremos de mirar hacía el futuro. ¿Qué nos depara? ¿Que es lo que nos dará alcance? Esto, queridos míos, son las preguntas que responderemos hoy.



Harry y Ron, que siempre habían pasado el curso sin saber nada de adivinación, intercambiaron miradas como aguantándose la risa.

La profesora como que se dio cuenta pero no dijo nada y continuó hablando.

- Es muy simple, solo concéntrense y podrán ver a través de las cartas, y entenderán lo que ellas tratan de decirles.



- No podría hacer una demostración? - dijo Parvati Patil, que admiraba fervientemente a la profesora.



- Claro querida!! Haber
veamos
Sr. Potter, puede acercarse por favor.

-dijo la profesora Trewlaney.



- Ahí va otra vez conmigo!! - dijo Harry en voz baja a Ron, que en ese momento le ganaba a Harry anotando un tache en el gato.



Harry se acercó a la mesa de la profesora Trewlaney, ésta comenzó a revolver las cartas de manera hábil, luego le indicó a Harry que partiera la baraja en tres montones. Harry partió la baraja, la profesora revolvió otra vez y le indicó a Harry que la partiera de nuevo en tres, Harry la partió




- Bien querido, ahora cierra tus ojos y coloca la mano por encima de uno de los tres montones. Concéntrate y cuando sientas alguna vibración en alguno de los tres montones, pon tu mano sobre ese montón.



Harry cerró sus ojos, se concentró y estiró la mano. De repente sintió como si una fuerza invisible le jalará la mano y se la colocará sobre uno de los tres montones.



Harry abrió los ojos sobresaltado y vio su mano sobre el montón de cartas de el lado derecho, quitó su mano y observó.



- Ahora veremos que te depara el futuro - dijo la profesora.



[apuesto a que me va a decir que me voy a morir
] pensó Harry.



La profesora tomo el montón de cartas en su mano, se disponía a voltear la primera carta cuando de pronto, Harry notó que el semblante de la profesora Trewlaney cambiaba. No sabía si era su semblante o sus facciones, pero su rostro se había vuelto pálido y a la vez gris. Era como si ella pudiera ver algo que nadie más podía ver.



Empezó a voltear las cartas una por una, cuando terminó comenzó a mirarlas con mucho interés, todos observaban como no sabiendo que pasaba, al cabo de un buen rato, dijo:

- Hay gran cantidad de energía
, mucho poder ronda cerca de ti. Pero
nadie lo ve, nadie lo ha notado, solo


el señor tenebroso
!



A Ron se le erizaron los pelos y Parvati se llevó una mano a la boca, como para no gritar. Mientras tanto, Harry observaba mitad escéptico mitad crédulo.



-
Ha logrado obtener el poder de los 3 herederos y lo ha guardado durante años. Podrá usarlo, sí su oscura mano toca al heredero faltante, a uno de los últimos que existen
-la profesora comenzó a respirar más rápido y con dificultad- Veo a una gran serpiente verde
es muy engañosa
comenzarán los días negros, habrá sombras entre la gente que les robaran el alma
Alguien morirá!
un precio alto para proteger a los herederos!! Alguien morirá!!!! - dijo la profesora visiblemente afectada.



Todos se miraban con gran desconcierto.

De pronto, la profesora Trewlaney puso la palma de su mano sobre su frente y la presiono como si tuviera un terrible dolor de cabeza, apretó los ojos fuertemente. Después, se incorporó de la mesa y actuó como si nada hubiera pasado.



- Bueno queridos, que esperan??? A trabajar!!



Todos se quedaron desconcertados y regresaron a sus mesas para trabajar.

Ron y Harry intercambiaron miradas.



- Como que esta vez se le pasó la mano. ¿no crees? - dijo Ron.



Harry y Ron fueron a sentarse a sus lugares pero la profesora no los dejó.



- Sr. Weasley, usted trabajará con la Señorita Brown y usted Sr. Potter, con la señorita Patil. - dijo la profesora en tono autoritario.



Harry se encogió de hombros y fue a la mesa donde estaba Parvati, Ron se dirigió con Lavender.



- Empiezas o empiezo? - preguntó Lavender mostrando la baraja.



- Las damas primero! - dijo Ron con desgano.



Lavender comenzó a hacer el mismo procedimiento que la profesora usó con Harry, cuando empezó a voltear las cartas y las miró detenidamente dijo:



- mmm
veo un oso de peluche
con unas como
patas peludas




Ron, que estaba jugando solitario con su baraja, le dijo:



- Lavender, estas viendo las cartas del pasado, las del futuro son estas!! - y le dio el montón que él había escogido.



- Ah
si. Lo supuse! - dijo Lavender, luego volviendo a voltear las cartas una por una, las miró por un momento y dijo:



- Pues
esta un poco raro pero
ahí te va! Veo una escoba muy brillosa y te veo a ti
con un golpe en la boca y en un ojo, también tienes sangre. No puedo decir si estas vivo o no




- Ah
no estés inventando!!! - dijo Ron incrédulo.



- Espera!!! Aquí hay algo interesante
-prosiguió Lavender- Aquí veo a 2 chicas
ellas piensan mucho en ti
pero tú solo piensas en una de ellas




Lavender siguió mirando y de repente sonrió. Ron, que ahora escuchaba muy atento le preguntó:



- Que?? Cual es la gracia?



- No. Nada - respondió y recogió todas las cartas.



- Que? Es todo? - dijo Ron extrañado.



- emm
Si. - respondió Lavender.



- Vamos Lavender, ¿Qué más había? - preguntó Ron interesado.



- Nada más eso! - mintió Lavender.



- No es cierto! Ya, dime!! - insistió Ron.



- ¿Sabías que no debes de decir todo lo que ves? Si dices todo, podrías hacer que las cosas cambiaran y ya no sucedieran. - explicó Lavender.

- Si me dices que más viste, te juro que no cambio nada!



- No. Con el solo hecho de saber ya cambiaría todo!! - replicó Lavender



- Ah, ya ves como eres!!



- Ya te enterarás cuando te pase. Créeme, es por tu bien. - después se levantó del sillón y se fue por que ya era hora de la cena.



[que se me hace que ni vio nada y solo se estaba burlando de mi] pensó Ron.



Ya en la cena, Hermione y Ginny notaron que Harry estaba un poco pensativo.



- Pasa algo Harry? - preguntó Hermione.



- Eh? - dijo Harry, que estaba ensimismado, mirando su jugo de calabaza- no es nada es que
me duele la cabeza.



- Que sucede Harry? - preguntó Ginny, viéndolo preocupado.



- Es algo que dijo la profesora de Adivinación! - contestó Ron.



- No hagas caso a lo que dice esa farsante! Ya deberías saber que es un fraude!! - replicó Hermione



- Habló de unos herederos. - dijo Harry



- Qué? Y que fue lo que dijo? - interrogó Ginny.



Harry le explicó a ella y a Hermione, todo lo que había dicho la profesora Trewlaney.



- O sea que según la profesora, ya-sabes-quien tiene el poder de 3 herederos y le falta el poder de otro. - dijo Ginny.



- Así es! - contestó Harry.



Hermione se quedó pensando un segundo y después dijo:





- Haber, si juntamos lo que Harry escuchó en aquella conversación entre los profesores y lo que dijo la Profa. de adivinación, tenemos la siguiente teoría: ya-saben-quien, robó los poderes de tres herederos por medio de una especie de
ceremonias o rituales. Pero..no puede usar estos poderes por que le falta un heredero




- Suena bien. -dijo Harry que aún le dolía la cabeza.



- Pero
Herederos de quién o de que?? - preguntó Ginny.



Hermione y Ron, se quedaron pensando un segundo. Luego intercambiaron miradas.



- Estas pensando lo mismo que yo? - le dijo Ron a Hermione.



- Creo que si - respondió Hermione.



- Sé donde podemos encontrar algo!! - dijo Ron emocionado.



- Qué? Qué piensan?? - preguntó Harry con desgano.



- Es solo una corazonada, te lo diré cuando lo compruebe - dijo Hermione.



Luego, se levantó y se fue muy decidida a la biblioteca, Ron la siguió.



- Y ahora, que les pasa a estos dos? - preguntó Harry



- No sé - dijo Ginny desconcertada- no entendí a que se referían!



En ese momento, llegaron a sentarse junto a ellos Fred y Erin.



- Hola chavos! - saludo Fred.



- Por que tan tarde? - preguntó Ginny- La cena ya terminó.



- No teníamos mucha hambre - dijo Fred sonriente- y pues se nos fue el tiempo platicando.



- Supongo que mañana van a ir a Hogsmeade! - cambió el tema Erin.



- Eh
pues si - contestó Harry.

- Perfecto! Entonces lo veré allá! - exclamó Erin como emocionada.- Bueno, yo ya me voy a dormir. No puedo esperar a que sea mañana! Buenas noches.



- Buenas noches. - contestaron Ginny y Harry como no comprendiendo el por qué de su entusiasmo.



- Es que mañana es su primera visita a Hogsmeade y por eso esta emocionada. - la justificó Fred- bueno
yo voy con ella, nos vemos luego. - y se alejó llamando a Erin- Erin espérame!!!



- Al parecer, a Fred le gusta Erin! - dijo Harry mirando a Fred ir de tras de Erin.



- Si. - dijo Ginny- primero George con Katie, ahora Fred con Erin, apuesto que después será Ron con Hermione.



- Ron con Hermione? - preguntó Harry.



- Si - dijo Ginny



- Crees? - dijo Harry como viéndolo muy difícil.



- Yo digo que si, solo hace falta ver como se miran! - explicó Ginny con un suspiro.



[Me pregunto por quien suspira
] pensaba Harry mientras observaba a Ginny.



[ Tengo que olvidarme de ti a como de lugar
] pensaba Ginny desviando su mirada, de Harry.



-Dicen que un suspiro es un beso no dado. - dijo Harry.



- Ah si? - dijo Ginny- no lo sabía.



- Al parecer todos los Weasley tienen a alguien, ¿y tú ya tienes a alguien?

-preguntó Harry.



- Yo? No, a nadie. Por ahora mi prioridad es la escuela. Qué me dices de ti, ¿Tienes a alguien? - dijo Ginny



- No. - dijo Harry- Con Voldemorth por ahí suelto, ni ganas me dan de pensar en ello.



- Si, supongo. - dijo Ginny.



- bueno, que te parece si nos vamos a dormir. - dijo Harry



- me parece bien. - contestó Ginny.



Se levantaron de la mesa y fueron a su torre, llegaron a la sala común, ahí se despidieron y cada quien se fue a su respectivo dormitorio.





* * *



Al otro día, todos se levantaron muy temprano, se arreglaron y se alistaron para ir a Hogsmeade. Ya en el pueblo, Harry y Ron fueron a Zonco a comprar varias bolsas de bombas fétidas y bengalas del doctor Filibuster (de esas que prenden con la humedad). Mientras tanto, Ginny y Hermione fueron a Honey Dukes a comprar dulces, estaban en el mostrador para pagar las cosas que habían comprado cuando, en ese momento entró Fred a la tienda. Compró un par de plumas de azúcar y una rosa roja comestible sabor chocolate. Después se dirigió al mostrador para pagar las cosas, ahí vio a Ginny y a Hermione.



- Hola niñas! - dijo Fred.



- Hola! - saludaron ellas.



- Que bonita flor! Para quien es? - preguntó Ginny.



-eh
es para Erin. - contestó Fred, sonrojándose un poco.



- Quien te viera haciendo méritos! - dijo Ginny burlándose de su hermano.



- Pues
ya ves. - dijo Fred sonriendo apenado- bueno chicas, yo las dejo, nos vemos después.



Y se fue. Ginny y Hermione lo vieron dirigirse hacia Erin, que estaba sentada con su mascota en una banca cerca de Zonco. Fred le dio la flor a Erin, que al parecer le gustó mucho.

Luego los dos se levantaron y se fueron caminado a media calle, se dirigían a la casa de los gritos. Pero mientras caminaban, Hermione notó que Erin tenía un aspecto diferente, su cabello se veía de un negro intenso, pero
no, no era su cabello, por que así se le veía siempre. Más bien era
su piel, la tenía muy blanca, tan blanca como si
brillara.



- Vámonos - dijo Ginny.



- Espera! - dijo Hermione- Ya viste a Erin?



Ginny miró a Erin sin comprender muy bien a que se refería Hermione y luego dijo:



- Si. Qué tiene?



- No. Obsérvala bien, que le notas de raro!



Ginny volvió a observar con cuidado y luego dijo:



- No sé a que te refieres.



- Mírale bien su rostro! - insistió Hermione.



Ginny volvió a mirarla con más cuidado y ahí se dio cuenta de algo




- Oye, ya viéndola bien
como que su piel es rara, no? - dijo Ginny.



- Exacto! - dijo Hermione- ya viste como le brilla!



-Si. - respondió Ginny- parece como si fuera una Veela!



- No creo que sea una Veela - comentó Hermione sin dejar de mirar a Erin- la piel de las Veelas es más brillante, pero aún así, no es normal que le brille la piel. Además, su tono de piel es muy blanco, es como si nunca le diera el sol.



Y acabando de decir esto, Hermione y Ginny se miraron. Era como sí una luz se hubiera encendido en sus cabezas.



- Es por eso que se le desaparecía a Fred en el día! - dijo Ginny- para que no le diera la luz!!



- Y que me dices de los entrenamientos de Quidditch casi nocturnos! - agregó Hermione.



- Crees que sea un vampiro? - preguntó Ginny asustada.



- No, no puede ser un vampiro. Si lo fuera, no podría estar paseándose ahorita con Fred o no hubiera podido jugar el partido de Quidditch contra Hufflepuff. - explicó Hermione.



- Entonces??



- No sé. - dijo Hermione muy pensativa- pero lo que sí creo, es que Erin tiene una aversión al sol. ¿Pero por que la oculta? - dijo Hermione para si misma.



En ese momento llegaron Harry y Ron.



- Vamos a la tres escobas, ¿les parece? - les dijo Ron.



Hermione y Ginny fueron con ellos. No comentaron nada de Erin.

Fueron a sentarse a una mesa y pidieron 4 cervezas de mantequilla.

Conversaron muy animadamente todo el día, ya era hora de regresar a Hogwarts cuando se toparon con Draco Malfoy y sus tontos amiguitos: Crabbe y Goyle.



- Ah miren quienes están aquí. Es el club de los perdedores!! - dijo Malfoy, arrastrando las palabras.



Ron y Harry pusieron las manos en sus varitas, pero Hermione intervino.



- Ten más cuidado en como usas tu lengua, Malfoy!



- Uy que miedo!!! Y que se supone que vas a hacer? - se burló Malfoy.



- 5 puntos menos para Slytherin! Dijo Hermione con decisión y como si hubiera esperado con ansia ese momento.



- Que diablos te pasa Granger?? Tú no puedes hacer




- Claro que puedo!! - lo interrumpió Hermione mostrando su insignia de prefecto- y si nos sigues molestando, más puntos va a perder Slytherin. Tú dices cuantos, Malfoy!!!

Ginny miraba a Malfoy con mucho coraje.



- Vamos por nuestras bebidas. Dejemos a estos idiotas!!! - dijo Malfoy con desprecio.



- A caso tienes sed??? - le dijo Ginny molesta.



Malfoy volteó sorprendido y la miró.



- PUES TRÁGATE ESTO!!! -le gritó Ginny, mientras le aventaba el resto de su cerveza de mantequilla, en la cara (le quedaba como medio tarro).



Ron, Harry y Hermione, estallaron en carcajadas y salieron del lugar. Mientras que Malfoy se había quedado todo empapado de cerveza y sin saber que hacer.



- Cielos Ginny, jamás te había visto tan molesta!! - exclamó Harry.



Ginny, como orgullosa por lo que había hecho, dijo:



- Me las debía por lo que le hizo a Ron la vez pasada.



Los 4 regresaron al castillo y se dirigieron a la sala común. Casi no había gente, solo estaba Fred y Erin jugando con Pilgrim. Ron fue a la biblioteca a buscar su tarea de los hechizos transformadores de roca. Hermione lo acompañó para ayudarlo y de paso para ver si encontraba algo sobre algún ritual o sobre los herederos. Por otro lado, Ginny y Harry se quedaron en la sala común, para resolver la tarea de Ginny sobre Estudios Muggles.



-
entonces le aprietas el botón que dice play y empieza a tocar el CD. Y se escucha la música.-



Harry le seguía explicando a Ginny, como funcionaba el reproductor de discos compactos, mientras que ésta, escribía cada palabra que Harry decía.



- Eso es todo. Creo que no fue muy difícil! - dijo Ginny aliviada.



Harry la miraba detenidamente. Ginny se dio cuenta de la mirada insistente de Harry y preguntó desconcertada:



- Qué?

- Es que
tienes una mancha ahí. - dijo Harry, señalándole la barbilla.



- donde? - preguntó ella.



- ahí.



Ginny se limpio con la mano toda la boca.



- Ya? - preguntó Ginny.



- No. Todavía la tienes ahí! - dijo Harry señalándole el sitio de lejos.



- En donde? - preguntaba Ginny que se limpiaba pero no daba con el lugar.



- Ahí! Haber
acércate. - le dijo Harry.



Ginny se acercó a Harry, éste le limpió la mancha que tenía en la barbilla con su dedo pulgar. Pero mientras le limpiaba, Harry observaba el rostro de Ginny, esos ojos de un azul intenso, su piel blanca y ese cabello que era como de fuego.



Ambos se miraron en silencio por unos segundos y de pronto, Ginny se apartó nerviosamente, preguntando:



- Ya se me quito?



- Ya. - dijo Harry como despertando de una fantasía.



- Bueno pues
gracias Harry. Ahora tengo que ir a la biblioteca con Ron, le prometí que le ayudaría a buscar lo de su tarea. - dijo Ginny guardando sus pergaminos.



- Ah, yo también! - dijo Harry.



- pues entonces vamos! - dijo Ginny.



Ambos se dirigieron a la biblioteca, llegaron después de un rato y justo en el momento en que Ron y Hermione tenían una acalorada discusión, acerca de cómo ejecutar el hechizo.



- Haber Ron, ¿Qué parte no entendiste? - decía Hermione molesta- ya te dije que así no es!!!



- Así dice el libro y así lo voy a hacer!! - replicaba Ron, enojado.



- Ese movimiento no es el correcto. Vas a convertir a todos en roca!!!



Ginny y Harry observaban la escena sin saber que hacer, hasta que Harry intervino.



- Que pasa? Por que discuten?



- Yo no estoy discutiendo - dijo Hermione ya enojada- es tu amiguito que es un necio. Ya le dije como se hace el hechizo, pero no me hace caso!



- Lo que pasa es que la señorita prefecta cree que siempre tiene la razón!!

- decía Ron.



- Ya cálmense! - les dijo Ginny- Ron, será mejor que practiques tu hechizo, mientras nosotras levantamos todo este desastre de libros.



Ginny comenzó a levantar los libros, haciendo una enorme pila y cargándolos para devolverlos a su lugar. Mientras tanto, Ron iba a mostrarle a Harry, el hechizo.



-Ahí va - decía Ron- le voy a demostrar a Hermione que esta equivocada.



- Has lo que se te de la gana, Weasley!!! - le contestó Hermione, que llevaba otra pila de libros.



Ron tomó su varita, buscó un objeto que convertir en roca.



- Haber Ginny, no te muevas, voy a convertir el libro que tienes hasta arriba de la pila. - dijo Ron.



Ginny al parecer, no escuchó y siguió caminando. En eso, Ron hizo un movimiento con su varita y pronunció:



- Transformus saxum!



En ese instante, todos lo libros que Ginny llevaba en los brazos, se volvieron de roca muy sólida y pesada. Ginny no aguantó el peso y se cayó con todo y libros, haciendo un enorme agujero en el piso de la biblioteca.



- Ginny! - exclamó Harry y fue a asomarse al agujero.



No se alcanzaba a ver nada, todo estaba muy oscuro.



- Ginny!! Estas bien??- preguntó Ron preocupado.



Ginny estaba tirada en el suelo, llena de polvo, adolorida por la caída y tosiendo.



- Si. Estoy bien. - respondió ella.



En eso, se escucharon unos pasos, Hermione se asustó.



- Seguro que es la señora Pince! - dijo nervosa Hermione.



- Pues
has algo!!! - le dijo Ron a Hermione.



- Que quieres que haga?? - dijo Hermione nerviosa.




Cap. 12 Obscurus Ritualis





Al día siguiente, Harry se levantó temprano y bajó a la sala común. Ahí se encontró a Ron, estaba afinando detalles para su exposición. Después fueron juntos a la clase de Transformaciones.



Ron pasó a exponer su tema y sorprendentemente todos le ponían atención.

Hizo su demostración y todo salió muy bien. La profesora Mc Gonagall le subió 15 puntos a Gryffindor por el trabajo de Ron



Terminando la clase, varios compañeros los felicitaron, incluso Hermione que aún estaba molesta con él. La que lo felicitó muy efusivamente con un abrazo, fue Parvati. Ron solo enrojeció y no supo que hacer.



- Creo que le gustas! - le dijo Harry, burlándose.



- Como se te ocurre? - replicaba Ron.



Las clases transcurrieron normal, lo único malo de todo es que les habían dejado mucha tarea y a causa de eso, ya no pudieron regresar a la biblioteca. Ya era mitad de semana y todavía tenían cosas que hacer, sobretodo Harry y Ron, pues aparte de las tareas, tenían que entrenar quidditch por las tardes.



Ya se acercaba el viernes, una fecha esperada por todos los estudiantes, ya que se festejaría Halloween y como cada año se hacía un espléndido banquete.



- Al fin terminé! - le decía Hermione a Ginny, arrumbando los libros lo más lejos posible.



- Yo ya casi termino - le contestaba Ginny, que tenía un desorden de libros y pergaminos por toda la mesa.





- Mañana podremos ir a la biblioteca! - comentaba Hermione- será perfecto. Todos estarán en la celebración de Halloween y nadie notará nuestra ausencia.



- Además, la biblioteca estará desierta. Eso será muy conveniente - agregó Ginny.



En eso, llegaron Ron y Harry de su entrenamiento de Quidditch.



- Hola - saludaron los dos con desgano.



- Todavía no terminas? - le preguntó Harry a Ginny, asomándose para ver lo que estaba haciendo.



- Ya casi - le respondió ella.



- Entonces
¿Si vamos a ir mañana a allá? - le preguntó Ron a Hermione.



- Si. Ya quedamos que terminando de cenar - respondió Hermione.



- Bueno, yo ya me voy a dormir por que tengo mucho sueño y estoy muy cansado - dijo Harry.



- Yo igual! - exclamó Ron.



- Buenas noches! - dijeron ambos y se fueron a sus dormitorios.



Al poco rato, Hermione y Ginny también se fueron a dormir.



* * *



Al fin llegó el viernes y todos estaban emocionados por el festejo de día de Halloween. Muchos de los estudiantes se arreglaron para bajar a cenar. Toda la gente se encontraba en el gran salón, las cuatro mesas de las casas estaban llenas y también estaban presentes todos los profesores, incluso el Sr. Filch con su inseparable gata, la Sra. Norris.



La cena comenzó, todos comían y platicaban muy entretenidos , excepto Ron, Harry, Hermione y Ginny que comían muy rápido para terminar de cenar e ir a la biblioteca. Otro que no charlaba tan animado era Snape, ya que no dejaba de mirarlos, sobretodo a Ron y a Harry.

Hermione y Ginny terminaron de cenar, no se esperaron al postre y se adelantaron a la biblioteca. Ron y Harry todavía no terminaban y es que los muy tragones esperaron el postre y hasta se sirvieron doble.



Después, cuando todos estaban en plena celebración, Harry y Ron se escabulleron entre la gente. Otra que se había escabullido era Erin, ya que Fred la buscaba entre la multitud.



Ya cuando habían logrado abandonar la fiesta, se dirigían camino a la biblioteca, pero para llegar ahí, tenían que pasar forzosamente por el pasillo que daba al despacho del profesor Snape. Éste, se apareció de repente, cortándoles el paso.



- Que hacen aquí? ¿Por qué no están en la fiesta? - preguntó Snape, como tratando de atraparlos en algún movimiento.



- Ya nos íbamos a
dormir. - dijo Harry (fue lo único que se le ocurrió)



- Ah si? Es muy curioso, considerando que la torre de Gryffindor esta del otro lado! - dijo Snape, como satisfecho de su argumento.



- Es que, primero queríamos caminar un poco por que
comimos mucho! - dijo Ron.



- Así que quieren caminar! - dijo Snape con cierto odio en su mirada- Querían caminar?? o meterse en mi despacho a robar!!!



- Qué?? De que habla? Nosotros no hemos entrado a su despacho, ni hemos robado nada!!! - replicó Harry molesto.



- Estas seguro Potter??? - dijo amenazante Snape- Eso has dicho los cursos anteriores. En segundo curso fue piel de serpiente arborea africana, el año pasado fueron branquialgas y ahora sangre de salamandra!! Que seguirá después? Fluido explosivo de Erumpent???



- No se de que me habla!!! - decía Harry enojado.



- No, claro que no sabes nada. Siempre te haces el inocente ante los ojos de Dumbledore! - exclamó Snape molesto- sabes que no puedo probarlo. Pero más te vale que dejes de hacerlo. Te estaré vigilando Potter y te atraparé, eso te lo juro! Ahora vayan a su sala común. De inmediato!!!

Harry y Ron se dieron la vuelta y no tuvieron otra opción más que ir a la torre de Gryffindor a esperar si Ginny y Hermione encontraban algo.



Ya era casi media noche y Harry y Ron seguían despiertos hablando acerca de la actitud de Snape.



- Esta loco!! - decía Ron indignado- ahora cree que nosotros le robamos!



- Si. Ya alucina! - respondió Harry- crees que en realidad le hayan robado algo? O piensas que lo inventó para molestarme?



- Pues no sé




En ese momento, Erin entró a la sala común con su acostumbrado frasco de poción para dormir. Ella los vio y los saludo.



- Hola! Ya listos para el partido de mañana?



- Pues si
más o menos. - dijo Harry.



- Donde estabas? - le preguntó Ron.



- Pues
con todos, en la fiesta - contestó ella.



- Que raro! Fred te estaba buscando - le dijo Ron como dudando de ella.



- Ah si? Pues
no lo vi. Bueno, yo ya me voy a dormir por que mañana el partido es temprano. Buenas noches!



Se despidió de ellos y se fue.



- Es buena persona pero ¿no crees que a veces actúa raro? - le dijo Ron a Harry.



Harry se quedó pensando un segundo y luego dijo:



- Recuerdas que ella se levanta en las madrugadas por que no puede dormir? No será ella la que se mete al despacho de Snape?



- Pero ¿para que?



- Es simple, tal vez necesita algún ingrediente para su poción somnífera. Y lo toma del despacho de Snape - dijo Harry.



- Ja! Snape jamás lo creerá - dijo Ron incrédulo- ¿sabías que ella es su alumna consentida? Fred me lo dijo!



Harry se encogió de hombros.



Mientras tanto, Hermione y Ginny se encontraban en la biblioteca. Ya se habían metido por el agujero del piso y otra vez comenzaron a explorar el lugar.



Ginny se dirigió al primer estante, estiró la mano para bajar el libro que había escondido. Hermione seguía mirando el sitio y hojeando algunos libros viejos. Después llegó a una pared larga y notó que tenía mucho círculos y cuadrados esculpidos. [tendrán algún significado o estarán de adorno] pensaba ella.



- Hermione acércate! Quiero enseñarte algo! - dijo Ginny, ya con el libro en las manos.



Hermione se acercó a Ginny y miró el título del libro.



- ¿¿¿ Obscurus Ritualis ??? - dijo Hermione.



- Pensé que podríamos encontrar algo aquí que nos fuera de utilidad! - dijo Ginny.



Hermione comenzó a hojear el libro, al parecer ahí se encontraban los rituales más peligrosos y oscuros del siglo VIII. Hermione comenzó a leer los diferentes capítulos.



- Para convocar a la muerte? No, no creo que sea este - dijo Hermione dudosa.



- Yo creo que debe estar relacionado con los 4 magos que fundaron Hogwarts. - concluyó Ginny.



- Es lo que estoy pensando! - exclamó Hermione.





Al cabo de un rato encontraron lo que buscaban. Encontraron un texto que llevaba por título El ritual de los 4 herederos pero, al examinar el texto, Ginny y Hermione se dieron cuenta de que estaba escrito en clave, pues tenía letras y números. Trataron de leerlo para ver si entendían algo pero era imposible. Había que traducirlo.



- Diablos!!! - exclamó Hermione- esta escrito en una especie de clave o algo parecido!



- Y ahora que hacemos? Quieres que busquemos en otra parte? Aquí hay muchos libros todavía. - dijo Ginny.



- No. Debe ser éste. Estuve observando los otros libros y son puros libros de texto que se usaron para la escuela. Algunos todavía se siguen usando!!

Este debe ser el libro que nombraron en la conversación de los maestros, que Harry escuchó. Además, esto esta en clave. Es obvio que el que lo escribió no quiere que cualquiera lo lea.



- Entonces
cual es el plan B? - preguntó Ginny



- Pues
no hay de otra. Tendremos que investigar la clave para poder traducirlo y ver que dice!!! El título es muy sugerente, así que no cabe duda de que esto es lo que buscamos! - dijo Hermione convencida.



- Y si le decimos a tu profesora de Aritmancía que nos ayude? - dijo Ginny



- No! - se apresuró a decir Hermione- no podemos. Tendríamos que darle muchas explicaciones de cómo llegó el libro a nuestras manos. No, será mejor dejarlo así por ahora. Hay que regresar a la sala común, ya es muy tarde, nos llevaremos el libro.



Ginny se quedó pensando un momento y luego dijo:



- Piensas decirle a Harry lo que encontramos?



- Por que me lo preguntas? - dijo Hermione viendo algo pensativa a Ginny.



- No creo que sea buena idea. Es decir, él ya tiene bastantes cosas en que pensar y nosotras ni siquiera estamos seguras de, qué es lo que acabamos de encontrar. Te lo digo por que pues
él es el objetivo principal de ya-sabes-quien y con eso de que ya regresó pues


- Te preocupa Harry ¿Verdad? - le dijo Hermione.



- Pues si, algo. - contestó Ginny tímidamente.



- Todavía te interesa?



- Como un amigo. Nada más. - dijo Ginny.



- Ya no sientes nada por él? - preguntó Hermione incrédula.



Ginny sonrió.



- Digamos que
me estoy olvidando de él. Ya me di cuenta de que él no es para mí. Así que decidí verlo como un amigo y poner mis ojos en otra persona.



- En quien? - dijo Hermione.



- Pues
la verdad, todavía no encuentro en quien. Pero espero que pronto.



- Bien, entonces ni una palabra a Ron o a Harry. - dijo Hermione, retomando el tema.



Las dos salieron del agujero como pudieron y regresaron a la sala común. Ahí encontraron a Harry y a Ron conversando.



- No pudimos alcanzarlas por que Snape nos vio y nos mandó para acá, pero ¿encontraron algo? - dijo Ron.



- No. Nada todavía - mintió Hermione.



- Bien, yo ya me voy a dormir. Mañana se juega el segundo partido y hay que estar en el campo temprano! - dijo Harry bostezando.



- Nosotras igual! - dijo Ginny- buenas noches!



Cada quien se fue a su dormitorio. Hermione sacó el libro, lo traía debajo de su túnica, le echo un último vistazo y lo guardó en su baúl. Luego lo revisaría con más calma.





Al día siguiente, todos los estudiantes se levantaron temprano y se dirigieron al campo de Quidditch.

Hoy se jugaba el segundo partido del torneo de las casas: Gryffindor versus Slytherin.



Ya se estaban llenando las tribunas de estudiantes emocionados. También comenzaban a llegar los letreros y las pancartas.



Lee Jordan iba entrando al campo con el megáfono para narrar el partido. Todos los profesores fueron tomando sus asientos.



Ron y Harry llegaron a los vestidores, ahí se encontraron con sus demás compañeros que ya estaban listos. Fred se levantó de su asiento y tomó la palabra.



- Bien. Ya que estamos todos, quiero decirles que vamos muy bien en el torneo, vamos en primer lugar y debemos mantenernos así. Sabemos de antemano lo tramposos que son los de Slytherin. No hagan caso a sus provocaciones. Lo único que quiero que hagan es, su trabajo!! De acuerdo?



Todos asintieron con la cabeza.



- Eso es. Así que
A GANAR!!!



Todos salieron de los vestidores y se dirigieron al campo. Ya todo el estadio estaba a reventar. La tribuna de Slytherin mostraba una gran manta con una serpiente verde con plata, mientras que la tribuna de Gryffindor mostraba una pancarta con letras rojas y doradas que decía ¡¡¡ Arriba los Leones !!!



Lee Jordan comenzó a narrar el partido




Alumnos y Profesores, bienvenidos al segundo partido del torneo de Quidditch del colegio Hogwarts



Hoy se enfrentarán
Los Leones de Gryffindor contra Las Serpientes de Slytherin!



Todos los estudiantes gritaban emocionados, agitaban sus bufandas y ondeaban banderas verdes y rojas.



Aquí vienen Las serpientes de Slytherin, ellos son: Warrington, Montague, Pritchard, Derrick, Bole, Baddock y Malfoy!!!



La tribuna de Slytherin, irrumpió en aplausos y exclamaciones de ánimo para su equipo.



Ahora presentamos a Los Leones de Gryffindor!! Ellos son: Creveey, Bell, Carter, los hermanos Weasley y Potter!!!



La tribuna de Gryffindor estalló en porras y gritos de emoción.



Lee Jordan siguió narrando el partido




Los jugadores toman sus posiciones. Madam Hooch entra al campo con las pelotas




- Quiero un buen juego! Ahora los capitanes al frente y dense la mano! - dijo Madam Hooch.




En este momento los capitanes de ambos equipos: Draco Malfoy de Slytherin y Fred Weasley de Gryffindor, se dan la mano.



[acabando el partido me voy a lavar las manos, no sea que el corriente y vulgar de Weasley, me vaya a pegar alguna bacteria]



[y pensar que tengo que darle la mano a este mocoso idiota!]



Este era el pensamiento de ambos, mientras se daban la mano. Se apretaron muy fuerte, sobre todo Fred.



- Ahora, Que empiece el juego!!! - dijo Madam Hooch. Sopló el silbato y lanzó la Quaffle al aire.



La Quaffle esta en el aire
y comienza el partido. Carter atrapa la Quaffle, burla a Warrington , luego a Montague. Se la pasa a Bell, otra vez a Carter
, Bell
, Creveey
Creveey avanza, va solo y si !!! Anotación de Gryffindor!!! El marcador 10 - 0







Warrington recupera, pasa a Montague, este a Pritchard,
Montague
.ah! excelente bola mandada por el golpeador del equipo de Gryffindor, George Weasley. Carter la recupera, pasa a Creveey, este avanza y oh no! Pritchard la roba, pasa a Warrington,
Montague,
Warrington otra vez y
bien!! El nuevo guardián del equipo de Gryffindor, Ronald Weasley, detiene el tiro!!



Carter la tiene, la lanza a Creveey, este a Bell,
Creveey,
Montague se la roba, la pasa a Warrington pero
ja! Carter la roba, va sola
, Montague va tras ella, Carter sigue y
eso es una asquerosa falta!!!!



- Jordan! Quieres narrar bien el partido? - regaño la profesora Mc Gonagall.



- Perdón profesora. Y hay un penalti a favor de Gryffindor



- No alcancé a ver bien. Cual fue la falta? - preguntó Dean a Neville.



- Montague le cometió un Blurting a Carter - respondió Neville.



- Un blurting? - exclamó Hermione.



- Si. - explicó Neville- Montague le desvió el palo de la escoba a Carter.



- Ah!



Carter se posiciona para tirar, avanza
tira
y es Bueno!!! El marcador es 20 - 0 favor Gryffindor




Mientras tanto, Harry estaba atento en el campo para ver si veía la Snitch.

El partido continuaba.



Carter
, Creveey
, Warrington
, Montague
, Bell
, Carter
, Bell otra vez
, Montague
, Uff! Casi derriban a Creveey, buena bola del golpeador del equipo de Slytherin, Daniel Derrick.



Montague la tiene, Bell se la roba, Bell se va
va sola, Vamos Humíllalos!!



- Jordan! Nárralo bien!! - dijo la profesora Mc Gonagall.



- Si. Perdón. Vamos Bell y
aaggg! Buen trabajo del guardián Baddock.

Warrington
, Montague
, Bell se la roba de nuevo, Warrington recupera, Carter se la vuelve a robar a Warrington, la pasa a Creveey éste la pierde y Warrington la recupera, la manda a Pritchard, este a Montague, otra vez a Pritchard y
Maldición!!!



- Jordan!!!



- Quise decir Anotación!! Del equipo de Slytherin. El marcador 20 - 10 favor Gryffindor



Carter la tiene, la pasa a Creveey
, Carter
,Bell
,Creveey, Montague se la quita a Creveey, Carter se aproxima a Montague y si! Logra quitársela!! La pasa a Bell, parece que va a anotar y ouch!!! A una chica no se le pega idiota!!!



- Jordan! Dame eso!!! - dijo la profesora Mc Gonagall tratando de quitarle el megáfono a Lee.



- No. Eh quise decir
eso dolió!!



Bole, uno de los golpeadores del equipo de Slytherin, le mandó una bludger a Bell directamente a la cara. Ésta, cayó al suelo, tenía un fuerte golpe en la cabeza. Pero aún así, el partido continuo, aunque George le echó una mirada de odio a Bole.



Warrington
, Montague
, Pritchard
, Pritchard sigue, parece que va a anotar, va a tirar y
Bien!!! Carter le intercepta el tiro y se la roba, bien por Carter, va sola, va muy rápido. Derrick le manda una bludger a Carter pero esta es protegida por el capitán de su equipo. Bole le manda otra bludger, pero George la desvía




Pero aprovechando que tenía cerca a Bole, George pasó junto de él y le puso un fuerte golpe con el codo. Se oyó el silbato.



y es un penalti a favor de Slytherin, por uso indebido de los codos



- Hey George!!! - le gritó Fred- hay que mantener esa cabeza fría!!



Warrington la cobra y
maldi
!!
es buena! El marcador 20 - 20 iguales





El partido siguió su curso, ya había pasado una hora y el marcador era 70 - 50 favor Gryffindor, no había señal de la snitch. De pronto, Harry la vio, brillando cerca de los aros de su equipo, junto a Ron. Sin pensarlo, Harry se lanzó por ella, Malfoy lo siguió de cerca, iban casi iguales. Draco, trataba de desviar a Harry empujándolo, pero Harry no se dejaba, ya casi iban a llegar




Han visto la Snitch!!! Van tras ella
y oh no! Creo que van a chocar contra el guardián!!



Ron los esquivó agachándose, pero en ese momento Montague aprovechó para anotar.



Malfoy y Harry mantenían la misma dirección pero con más velocidad, se iban a estrellar en uno de los aros. Malfoy apenas alcanzó a frenar, pero Harry siguió, casi se atora en el aro derecho, pero




Creo que
SI!! LO LOGRÓ!!! POTTER TIENE LA SNITCH!!!! Y SON 150 PUNTOS PARA GRYFFINDOR



El silbato sonó




- Gryffindor Gana!!! - exclamó Madam Hooch.



y Gryffindor gana!!! El Marcador final queda 220 - 60



- ¿Cuánto quedamos? - le dijo Ron a Harry, en voz alta para que Malfoy, que estaba cerca de ellos, escuchara.



- 220 - 60 - contestó Harry.



- Esta vez tuviste suerte, potter! - dijo Draco en tono de odio- La próxima vez será distinto!



- Se supone que tiene que darme miedo? - le respondió Harry con sarcasmo.



Malfoy lo miró con odio y se fue.



La tribuna de Gryffindor enloqueció, todos aplaudían y brincaban en las gradas.

La profesora Mc Gonagall estaba muy contenta, miró al profesor Snape con mirada de triunfo, a éste no le hizo mucha gracia y mejor se retiró.



Todos bajaron al campo a felicitar al equipo. George fue directamente a la enfermería para saber como estaba su novia. Ginny fue a felicitar a sus hermanos y después a Colín.



- Y no me vas a felicitar a mi también! - le dijo Harry acercándose a ellos.



- Claro que si! - le respondió Ginny y lo abrazó.



Colín los vio y por primera vez miró a Harry de una forma poco amigable.

Harry se dio cuenta de aquella mirada y también lo vio de la misma forma.



Hermione también se acercó a felicitar a los chicos, le dio un abrazo a Harry y a Fred, pero cuando fue a buscar a Ron entre la multitud, vio que estaba aparte con Parvati Patil. Ella lo jaló en dirección a los vestidores para que nadie los oyera.

Hermione fue a las gradas que estaban cerca de los vestidores y se acercó lo suficiente como para poder escuchar.



- Querías decirme algo? - dijo Ron



- Si, bueno
en realidad quería darte algo. - dijo Parvati algo sonrojada.



Hermione sintió un poco de angustia y a la vez enojo. Aguzó más el oído.



- Y que es? - le preguntó Ron a Parvati, como no sabiendo de que se trataba el asunto.



- Pues
es un premio por ganar el partido. - dijo Parvati de manera coqueta.



Ron se quedó mirando a Parvati como extrañado. [que le pasa?]

El corazón de Hermione comenzó a latir fuertemente.



- Dame tu mano. - le dijo Parvati a Ron. Éste le dio su mano.



- Toma. - dijo ella, dándole a Ron una caja de pepas Bertie Botts de todos los sabores- como sé que te gustan mucho
pues pensé




Ron miró con agrado el presente y lo agradeció.

- Oye! Gracias! No te hubieras molestado!



Hermione seguía escuchando todo eso, mientras afloraban en ella ciertos instintos homicidas.



- No hay de que! - dijo Parvati- Pero
pues
comete una, no?



- Eh si! - dijo Ron y abrió la envoltura, tomo una pepa y se la llevó a la boca.



- mm! Fresa! - saboreó Ron- Tu gustas?? - le invitó a ella.



- Si - dijo Parvati sonriendo como una tonta- Pero dame de la que tienes en la boca.



[Que??? Se le esta resbalando!!! Apuesto a que Ron la pondrá en su lugar!] pensaba Hermione.



- De la que tengo en la boca?? - repitió Ron, sin entender la indirecta.



- Si - dijo Parvati, con su voz más seductora.



- Bueno, si tu insistes!!! - respondió Ron.



En ese instante, Hermione sintió como una especie de calor le entraba en todo el cuerpo. [no sé que demonios hago aquí, escuchando toda esta
basura] Se dio la vuelta y se fue del campo como alma que lleva el diablo.



Ron, con toda su ingenuidad, se sacó la pepa de la boca y se la puso en la mano a Parvati. Ésta, miró la pepa toda babeada en la palma de su mano.



- Bueno, pues gracias por el obsequio! - dijo Ron- Nos vemos después! - y se alejó dejándola sola.



Parvati se quedó bastante decepcionada, era evidente que no era eso lo que quería.



- Bien jugado Ron!! - le dijo Fred.



- Pues yo no diría eso. Me anotaron 6 veces!



- Sabes algo? Es la escoba, no te ayuda mucho. - concluyó Fred.



- Pues si. Pero que le vamos a hacer. - dijo Ron como aceptando las cosas.



Fred se quedó pensando un segundo.



- Y Hermione? No la has visto? - preguntó Ron.



- Estuvo aquí un rato y luego se fue. - le respondió Fred- traía una carita!!! que cualquiera hubiera dicho que se sacó un cinco en Aritmancia.



Ron se encogió de hombros.



Todos regresaron al castillo, a seguir haciendo sus deberes que todavía tenían pendientes. Ya en la sala común, todos comentaban cosas del partido, la única que estaba callada y muy sería, era Hermione que hacía su tarea sin poner atención a lo demás.



- Que le pasa? - le preguntó Ron a Harry.



- No sé. Ha estado como de malas todo el día. - dijo Harry.



- Pues
haber quien la aguanta! - dijo Ron.



Llegó la hora de cenar, todos bajaron al gran salón. Ya estaban todos sentados, alumnos y profesores.



Pero la cena no fue como otras veces, esta vez Dumbledore se levantó, al parecer iba a decir algo importante.



- Buenas noches! Sé que vamos a cenar, pero tengo que dar un aviso importante. Tengo el placer de anunciar que, debido al éxito que obtuvimos en el curso anterior, otra vez hemos organizado un baile para navidad



En este baile solo podrán asistir los alumnos de cuarto curso en adelante.



Todo mundo hacía exclamaciones por lo que Dumbledore les acababa de decir.



- Así que
vayan preparando sus túnicas de gala y vayan pensando a quien van a invitar! Bien, eso es todo, ahora a cenar!!



La cena comenzó y todos empezaron a comer y a platicar emocionados por la noticia. Muchos y muchas, ya estaban comenzando a hacer planes. Como se iban a peinar, que túnica iban a usar, en general como se iban a preparar para el evento. Todos estaban contentos por la noticia y hablaban de ello muy animados.



Los únicos que estaban completamente en silencio eran Harry y Ron. Y es que, ahora veían un gran problema. Otro baile! ¿¿¿Y a quién se supone que iban a invitar???











Capítulo 13 La Pelea



Las siguientes semanas transcurrieron normales, lo único malo era que tenían que estudiar muy duro por que ya se acercaban los TIMOS y los EXTASIS.



Todos se encontraban en la sala común, estudiando. Fred, George, Katie y Erin, estaban en un rincón repasando.



Harry y Ron también estudiaban, aunque en realidad estaban platicando




-
entonces, me saqué la pepa de la boca y se la di - le contaba Ron a Harry.



Harry comenzó a reírse de lo que Ron le había dicho.



- En serio hiciste eso? - dijo Harry divertido.



- Pues si. Ella me dijo que quería de la pepa que traía en la boca y pues yo se la di!



Harry miró a Ron de forma picara y le dijo:



- Ron, sabes muy bien, que era lo que ella quería! Es obvio que quería un beso!!



- Pues si. ¿¿Que crees que no me di cuenta?? - le decía Ron- La niña es muy buen onda y no niego que es bonita pero
no. Solo amigos y no hay más.



- Ron, el galán de galanes!!! - se burló Harry.



- Ja ja ja, muy gracioso! Niño alcancía!! - le respondió Ron- oye! No le vayas a comentar nada a Hermione.



- Por que? - dijo Harry mirando a Ron a los ojos- que, no quieres que se ponga celosa?



- No seas idiota!! Simplemente no quiero que se entere. No me gustaría que se burlara de mi.



Harry miró a Ron de forma incrédula y dijo:



- Vamos Ron! sabes que Hermione no se burla de nadie. Mejor invéntate otro pretexto.



Ron iba a responderle a Harry pero fue interrumpido por Neville, que se acercó a la mesa a preguntarles algo.



- Oigan! Se acuerdan como era el movimiento de varita para volver los objetos de roca??



- Pues creo que era, así. - dijo Harry haciendo un movimiento en el aire.



- No. Así no era Harry. Creo que la segunda vuelta es a la derecha. - dijo Ron.



- No. Si era a la izquierda! - replicó Harry.



- Te digo que no! - neceaba Ron- quien va a saber más, ¿Yo que expuse el tema? ¿o tú?



- Ah por favor! Te apuesto lo que quieras a que ya se te olvidó como era.



Neville se quedó más confundido de lo que estaba, no sabía si hacerle caso a Ron o a Harry. Solo se quedó parado mirando como ambos discutían sobre el tema.



- Mira Neville -dijo Harry- No te compliques la vida y ve a preguntarle a Hermione. Seguro que ella sabe!



- A Hermione? - dijo Neville como con fastidio.



- Si. ¿Que hay algún problema? - preguntó Ron.



- No ninguno. Pero como en estos días ha estado de mal humor, no sé si sea buena idea - explicó Neville.



- Vamos Neville! No me digas que le tienes miedo a Hermione! - dijo Ron.



- No es miedo, es solo precaución.



Ron miró a Hermione que estaba en otra mesa junto con Ginny.



- No pasa nada hombre! Total, no pasa de que no te quiera decir. - dijo Ron.



Y mirando a Neville con mirada confiada, se levantó de su asiento y se dirigió a donde estaba Hermione. Se acercó a ella y de forma segura le preguntó:



- Oye Hermione ¿Como era el movimiento de varita para transformar los objetos en roca?



Hermione sin siquiera mirar a Ron, le contestó de forma cortante




- No me acuerdo.



- Si te acuerdas! Ya dime..si? - insistió Ron.



Hermione volteo a ver a Ron, al parecer ya le iba a explicar, pero en ese momento, Parvati Patil iba pasando por ahí y saludo a Ron de un modo muy coqueto. Éste, regreso el saludo con una sonrisa. Hermione se dio cuenta de la actitud de Parvati y de la de Ron y simplemente explotó. Que Parvati se le resbalara a Ron en sus narices ya era demasiado.



- Ya te dije que no me acuerdo!!! - dijo Hermione levantando la voz y echándole una mirada de furia a Ron- Además, se supone que tú lo debes de saber. Tú lo expusiste!!!



- Oye! Pero no me grites!!! - le contesto Ron molesto- No estoy sordo!!!



- Pues pareces!!! - dijo ella.



Ron, ya algo enojado y decidido a aclarar las cosas, exclamó:



- Bueno, ya estuvo bien!!! ¿Me puedes explicar que diablos te pasa?



- No me pasa nada!!



- Ah no? Entonces por que me has estado tratando como basura toda esta semana??? Y no nada más a mi, si no que has estado de malas con todo el mundo y todo el tiempo!!!



- Yo no te he tratado como basura, Weasley!!



Ya estaban comenzando a gritarse, todos en la sala común los volteaban a ver. Ginny presenciaba la pelea sin intervenir.



- Sabes una algo Ron? Estoy harta de que siempre me vengas a preguntar cosas! ¿Que? ¿Acaso no puedes poner atención en las clases? ¿Cómo es posible que no sepas algo, que supuestamente tú diste en clase?

¿Eres de lento aprendizaje o algo?



- Pues no. No soy de lento aprendizaje! Lo que pasa es que no soy una sabelotodo, fastidiosa y ñoña como tú!!!!



Hermione literalmente había explotado, tenía mucha furia contenida. En ese momento, tenía unas enormes ganas de golpear a Ron, quería hacerlo enojar, quería hacer algo! No sabía exactamente qué o por que se sentía así. Pero una cosa era segura, algo estaba pasando con Ron que le estaba molestando mucho. Lo peor del caso es que no sabía lo que era.

Después de escuchar aquellas palabras, Hermione apretó los puños. Ahora estaba más enojada.



- Sabes por que siempre acudes a mi? Por que eres un GRANDISIMO IDIOTA!!! QUE NO TIENE LA CAPACIDAD DE APRENDER O DE HACER ALGO BIEN !!!



Ron miró por un segundo a Hermione, no podía creer lo que le había contestado
lo había insultado y aparte, casi en pocas palabras le había dicho que era un completo inepto, un retrasado! ¡¡¡un imbécil!!!



Se acercó a ella, le agarró el brazo y le dijo en voz baja:



- Sabes algo Hermione? Tienes razón, soy un idiota pero por venir a preguntarte. - y luego, con tono de resentimiento, agregó- Pero no te preocupes. En mi vida vuelvo a pedirte un estúpido favor!!!



Le soltó el brazo, se dio la vuelta y salió de la sala común, hecho una furia.

Hermione en ese momento, se dio cuenta de que había cometido una tontería. Al ver salir a Ron como un demonio, se sintió mal. Todos la miraban desconcertados, sobretodo Harry. Tomo sus cosas y fue a su dormitorio.



Harry no entendió nada. Se habían peleado por que, Ron le hizo una simple pregunta? [Hermione no se comporta así, algo le pasa] pensaba Harry.



Mientras tanto, Ron salió del castillo y se dirigió al lago, se paró en la orilla y comenzó a aventarle de piedras con mucha fuerza. (Necesitaba desahogar su enojo). Ginny alcanzó a su hermano.



- Te encuentras bien? - le preguntó Ginny.



Ron, cansado de tirar piedras le respondió:



- Si.



Después se sentó en el pasto. Pensó por unos segundos y luego agregó:



- No. La verdad no. Me sorprende la actitud de Hermione ¿Por que se porta así conmigo?



Ginny lo escuchaba sin decir nada.



- Tú sabes algo?



- No - respondió Ginny.



- Sabes? Si lo que ella me dijo, me lo hubiera dicho otra persona, simplemente no me hubiera importado. Pero la verdad, si me hizo sentir mal.



- Ya se le pasará! - le dijo Ginny- Tal vez después puedan hablar más tranquilamente. Ven, vamos adentro por que si no, nos vamos a enfermar, esta haciendo mucho frío aquí afuera!



Ambos, regresaron a la sala común.



Los días seguían pasando igual, lo único relevante eran los TIMOS y claro, que Ron y Hermione no se dirigían la palabra. A los dos les afectaba la situación, pero ninguno quería aceptarlo y dar su brazo a torcer.



Hermione trataba de concentrarse en sus estudios y en buscar la clave para traducir el texto que había encontrado en la biblioteca, pero simplemente no podía. Se sentía muy mal por lo que había pasado con Ron esa tarde en la sala común, sin contar que lo extrañaba mucho.



A Ron le pasaba lo mismo, a pesar de seguir echando relajo con Harry y los gemelos, su ánimo había decaído y ya no le entusiasmaban tanto los entrenamientos de Quidditch. Cada que cometía algún error, le echaba la culpa a su escoba, pero la verdad era que no tenía ánimos para jugar.



Los días siguieron pasando y la situación entre Ron y Hermione seguía exactamente igual y al parecer ninguno iba a hacer algo al respecto.



Una mañana estaban todos desayunando en el gran salón y de pronto llegó el correo. Un gran número de lechuzas, irrumpieron en el gran salón para entregar la correspondencia.



Una lechuza negra, le lanzó una carta a Ron. Éste, estaba tan absorto en su cereal, que no se dio cuenta que tenía correspondencia hasta que la carta le cayó en la cabeza.



- De quien será? - se preguntó Ron. Viendo la carta, sorprendido.



- Pues ábrela! - dijo Harry interesado.



En el momento en que estaba abriendo la carta, llegaron al comedor otras cuatro lechuzas cargando un paquete largo. Lo dejaron en la mesa, en frente de Ron y se fueron.



Ron observó el paquete como no sabiendo de que se trataba, luego desdobló la carta y la leyó:



Hijo:

Sabemos que eres el nuevo guardián del equipo. No habíamos tenido tiempo de felicitarte, pero ahora tenemos la oportunidad de hacerlo y que mejor que con un adelanto de tus obsequios de navidad.

Queremos que sepas que tu madre y yo, estamos muy orgullosos de ti y que te amamos mucho. Ojalá te guste tu obsequio.



Atentamente

Tus Padres.

Ron dobló la carta con una leve sonrisa en su rostro. La verdad era que lo habían tomado de sorpresa. Fred y George, que estaban sentados cerca de Ron, le pidieron impacientes que abriera el paquete.



Ron desató los listones que tenía amarrados, arrancó el papel y




- Es una Saeta de Fuego!!! - exclamó Ron visiblemente sorprendido.



Todos en la mesa admiraban la hermosa escoba nueva, con sus ramitas muy parejas y su mango muy pulido.



- Lee la nota que trae dentro! - le dijo George a Ron.





Ron:

¡¡¡ Feliz Navidad !!! Esperamos que te guste tu obsequio, disfrútalo mucho.

Atentamente:

Fred, George, Harry y Tú Papá.





Ron no se esperaba este detalle, realmente estaba anonadado.



- Chavos, no tenían que hacerlo! - dijo agradecido a sus hermanos y a Harry-

Gracias!!!



- Ahora si no tienes pretexto para que te anoten!! - le dijo Fred en tono de broma.



- Ve a probarla! - dijo Harry.



Ron miró su escoba nueva, con una gran sonrisa que de repente comenzó a desaparecer de su rostro, cuando volteó y vio que Hermione lo estaba mirando desde el extremo de la mesa.



Ella se limitó a verlo con cierta tristeza, se levantó de su asiento y sin terminar su desayuno, se fue.



- Tal vez después - le contestó a Harry- voy a guardarla.



Tomó la escoba y subió las escaleras hacia los dormitorios.

Era muy extraño, se suponía que debería de estar contento, ya tenía una escoba nueva, uno de los últimos modelos y además profesional. Entonces ¿Por qué se sentía tan desganado?





* * *



Los días iban transcurriendo y cada vez estaba más cercano el baile de navidad. Ya muchos tenían pareja o sabían con quien iban a ir. Los únicos que no tenían pareja era Harry, Ron y Fred, que comentaban el asunto en su mesa del gran salón.



- Entonces, ya saben con quien van a ir? - les preguntó Fred a los chicos.



- Pues
tengo a una persona en mente. Pero como que
me cuesta trabajo decirle! - dijo Harry observando a Ginny, que platicaba muy divertida con otra chica de Ravenclaw, en la puerta del gran salón



- Te entiendo - contestó Fred pensativo- Yo llevó tres días tratando de invitar a Erin, pero no encuentro el modo.



- Pues como que le vas echando velocidad a las cosas! - le aconsejó Ron- Por ahí me enteré de que William Louthd piensa invitarla!



- Louthd? El tipo ese de cabello rubio, barba partida y ojos grises, que esta bien feo??? - preguntó Fred algo molesto- y que para acabarla de fregar, pertenece a Slytherin???



A Harry le dio gracia el adjetivo de feo que Fred le puso a William. Por como lo describió, era obvio que era un chico muy atractivo.



- El mismo. - dijo Ron- Me lo encontré en los baños y le estaba diciendo a otro chavo que quería invitar a la nueva cazadora de Gryffindor, que por que le gustaba mucho!



- Ah si? - dijo Fred interesado- No pues, tengo que apresurarme. No me la vaya a ganar Louthd!



- Y tú Ron, ya tienes pareja? - preguntó Fred a Ron.



- No. Tal vez no vaya. - contestó Ron con desgano.

- Vamos Ron! No seas aguafiestas!! - replicó Fred.



- Además, yo se quien mataría por ir contigo! - dijo Harry señalando con los ojos a Parvati Patil, que estaba recargada en un muro platicando con Lavender.



Ron también la vio, pero su mirada cambio de Parvati a Hermione, que venía platicando con Ernie Mcmillan, un alumno de quinto año de la casa Hufflepuff, que para disgusto de Ron, era muy atractivo.



Al parecer, Hermione le explicaba algo a Ernie, este hecho incomodó a Ron, pero lo que sí le molestó, fue que Ernie le acarició el pelo a Hermione como acomodándole un mechón que se le iba a la cara.



- Saben una cosa? - dijo Ron mirando furioso a Hermione y a Ernie- Tienen razón, si voy a ir al baile!



De repente se levantó muy decidido, fue hacia donde estaba Parvati que convenientemente, estaba junto a Ernie y Hermione. Ron pasó junto a ellos y saludo a Ernie (fue un saludo un poco forzado), ignorando a Hermione, ésta lo siguió con la mirada.



- Hola Parvati.



- Hola Ron! - saludó ella contenta.



- Quieres ir conmigo al baile? - dijo Ron sin más preámbulos.



- Eh
pues
si. - dijo Parvati, que no podía creer la buena suerte que tenía.



- Bien, entonces nos vemos a las 8:00 pm en la sala común.



Y sin decir más, se despidió y regresó con Harry y con Fred.



Hermione, que había escuchado todo, bajó la cabeza y se fue con Ernie.



Ron llegó con Fred y Harry, que no daban crédito a lo que acababan de ver.



- Ya tengo pareja - dijo Ron satisfecho.



- Estas seguro de lo que haces? - le dijo Fred, que se había dado cuenta de los motivos de Ron para actuar de esa manera.



- Si - aseguró Ron.



Fred miró a Ron y negando con la cabeza, se levantó del asiento, le puso una mano en el hombro y con una leve sonrisa, dijo :



- Ay Ron! De veras de que eres ciego y tonto!!! Yo nada más te digo que la estas regando!



Ron no supo a que se refería. Fred se despidió de ellos y fue a buscar a Erin. Ella estaba en los terrenos del castillo, sentada en la orilla del lago. Lo observaba tranquilamente.



- Por que tan sola? - le dijo Fred.



- No pues
no sé.- dijo ella- Estaba viendo el lago. Ya me di cuenta de que el calamar gigante, sale a tomar el aire de vez en cuando.



- Si - confirmó Fred.



[creo que este es un buen momento para decirle] pensaba Fred mientras miraba a Erin [espero que el idiota de Louthd no se me haya adelantado! Bueno
ahí voy]



- Oye Erin?



- Que?



- Yo
eh




- Tú
que?



- Yo quería saber si tú
ya estas lista para el EXTASIS - se acobardó Fred.



[Que clase de pregunta es esa? Soy un idiota!!]



- Pues más o menos - le respondió ella, sin sospechar lo que Fred realmente intentaba hacer- me falta repasar un poco más.



- Ah! - exclamó Fred. [bueno, ahora si, esta es la buena]



- Oye Fred? - le preguntó ella.



- Que?



- Vas a ir al baile?



- Eh
pues
no, no creo. No lo sé todavía. - mintió Fred.



Erin, con la mirada más dulce y cautivadora que tenía, lo miró a los ojos y le dijo:



- Es que
estaba pensando que tal vez podríamos ir juntos. Claro, si quieres y pues, si tienes tiempo.



Fred se quedó sorprendido. Estaba contento y a la vez aliviado de que ella hubiera tomado la iniciativa.



- Eh
si claro! Eso suena bien! - le contestó Fred sonriente.



- Bien - dijo ella- entonces ya quedamos. Bueno, tengo que ir a darle de comer a Pilgrim.



Se levantó del pasto y se sacudió la túnica.



- Te acompaño! - dijo Fred y los dos se dirigieron al castillo.





En los siguientes días, no hubo nada relevante. Los chicos seguían entrenando Quidditch y a pesar de que Ron ya tenía una escoba propia, no quería usarla. si pasamos a la final, la voy a estrenar en el último partido decía. Fred estaba de acuerdo, era como sacar un arma secreta.



Ya era sábado y hoy se jugaba el tercer partido de la copa de Quidditch. Slytherin le había ganado a Hufflepuff por 150 a 0, ya había pasado a la final. Este tercer partido, Gryffindor versus Ravenclaw, definiría cual de los dos equipos jugaría contra Slytherin en la final.



La tribuna azul con bronce, aplaudía y animaba a su equipo. Mientras que los escarlata y oro, irrumpían en gritos de emoción y en aplausos, cada que Gryffindor paraba alguna anotación o anotaba.



El partido duro solo 35 minutos, por que Harry logró atrapar la Snitch, ganándole por mucho a Cho Chang (su amor platónico), la buscadora del equipo de Ravenclaw.



Al final quedaron 160 a 20, con una anotación de Erin, que fue la única que pudo pasar la difícil defensa de las águilas.



Como cada que terminaba un partido, todos fueron a felicitar a su equipo.

Hermione acompaño a Ginny a felicitar a sus hermanos y claro, a Harry.



Fred miró a Hermione y le dijo:



- Que? No me vas a felicitar?



Hermione se acercó a Fred algo apenada, ya que Ron estaba cerca.



- Yo no tengo la culpa de que te hayas enojado con éste! - dijo Fred, señalando a Ron con la cabeza.



Hermione le dio la mano a Fred y le soltó un tímido felicidades



- Venga todo el paquete!! - dijo Fred, abrazándola.



Ron, mejor optó por irse.



- Bueno, tengo que regresar a la biblioteca - dijo Hermione casi asfixiada por Fred- Nos vamos Ginny?



Ginny estaba felicitando a Harry




- Bueno, tengo que regresar a la biblioteca, nos vemos después! - dijo Ginny.



[no seas tonto y dile ya!] pensaba Harry [pero
y si me rechaza? Vamos! No seas cobarde y dile!!]



- Ginny!!



- Que pasó?



- Puedo hablar contigo un momento? - le dijo Harry.



Ginny miró a Harry como no sabiendo que quería, volteó y le dijo a Hermione que se adelantara, que después la alcanzaría en la biblioteca. Hermione se fue. Ginny fue a ver que quería Harry.



Harry la apartó un poco de la gente que había alrededor, para que nadie los escuchara.



- Pasa algo Harry? - dijo Ginny desconcertada.



- No. No es nada
es solo que
pues




Ginny miraba expectante, Harry comenzó a titubear, hasta que por fin se armó de valor y le salieron las palabras.



- Estaba pensando que tal vez
Me preguntaba si
querrías ir al baile conmigo?



Ginny se sonrojó, no se esperaba que Harry le pidiera ir al baile. Ella se quedó pensando un momento (para Harry fue una eternidad) y al fin respondió:



- Em
si. Me encantaría.



- Bueno, pero he de advertirte que no sé bailar! - dijo Harry, como para romper un poco la tensión, que se había generado.



- Yo si sé - dijo Ginny, sonriendo- si quieres te enseño!



- En serio? - dijo Harry.



- Si!! - confirmó Ginny.



- Me lo prometes? - preguntó una vez más Harry.



- Te lo prometo! - respondió Ginny una vez más- Bueno, ya me tengo que ir, nos vemos después!



Y se alejó del campo.



Harry regresó al castillo en compañía del resto del equipo, con una sonrisa de oreja a oreja.



Llegaron a la sala común y Harry vio a Ron. Estaba sentado en uno de los sillones de la sala común, hojeando el libro que le había regalado a Harry en su cumpleaños. Harry se sentó junto a él.



- Que tal esta? - preguntó Ron (refiriéndose al libro)



- Esta muy entretenido - contestó Harry.



Ron seguía hojeando el libro, hasta que encontró una fotografía, en la que se encontraba una mujer de pelo largo muy rojo con ojos de un verde brillante, llevaba en brazos a un bebé muy pequeño y al lado de ella estaba un hombre de tez blanca, con cabello negro como el azabache, un tanto despeinado y usaba anteojos redondos.



- Eres tú? - dijo Ron mirando al bebé de la foto.



- Si - dijo Harry- Y ellos son mis padres.



- Ah, Pues aquí no te pareces mucho! Ni siquiera se ve que tengas los ojos verdes. - dijo Ron.



- Haber? - dijo Harry examinado al bebé de la foto. Era verdad, los ojos se le veían de color negro, pero en el cabello y en lo demás si se parecía - Tienes razón, ha de ser por que es una foto vieja.



- Lo que pasa es que de chiquito estabas bonito y después te pusiste bien feo - dijo Ron burlándose.



- Muy gracioso Weasley. - dijo Harry.



- Oye? Y por que no tiene movimiento?



- Es una fotografía muggle. No sé quien la habrá tomado, la saque de las cosas de mi tía, el verano pasado. - explicó Harry- la he estado usando como separador.



Ron metió la foto en la página donde la había encontrado y como no queriendo saber, dijo:



- Te vi hablando con Ginny y
¿Qué cuenta?



- Nada, solo le pedí que fuera al baile conmigo.



- Y que dijo? - preguntó Ron incrédulo.



- Pues que si! - respondió Harry contento.



- Ah pues que bueno. Y
no te platicó nada? - interrogó Ron.



- Pues
como de que? - le respondió Harry, que ya sospechaba a que se refería Ron.



- Pues
no sé. Algo interesante.



Harry miró a Ron negando con la cabeza y le dijo:



- Mira Ron, si quieres saber si Hermione va ir al baile ó si va ir con Ernie o con algún otro. ¿Por qué no vas y se lo preguntas? Sirve de que así ya hablan y hacen las paces.



- A mi me vale lo que haga Hermione!!! - replicó Ron molesto.



- Ay si! - continuo Harry en tono sarcástico- ya se me había olvidado que la desterraste de tu vida para siempre!!! Entonces, no creo que te interese saber, que los prefectos están obligados a estar presentes en todos los eventos, para vigilar que todo este en orden.



Y levantándose del sillón, concluyó:



- Bueno, yo voy a darme un baño. Nos vemos luego.



Se fue a los dormitorios de los chicos, dejando a Ron solo con sus pensamientos.



Notas de la autora:

Este capitulo contiene partes muy cursis, que para algunas personas pueden resultar aburridas.
Pero, si eres romántico (a), Este capitulo es para ti. Disfrútalo, que yo disfrute mucho escribiéndolo.
Te recomiendo que lo leas mientras escuchas tus baladas favoritas, vas a ver que te resulta mucho más fácil imaginarte todo.
Por último, gracias por tomarte la molestia de leer este capitulo (y en general, todo el fan fic)
ATTE

La autora Lidia Franco. Preguntas, dudas, traumas o sugerencias, escribe en mi libro de visitas



Capitulo 14 El Baile



Al fin llegó el día tan ansiado por muchos, ya era sábado, el día del baile.

Muchos se levantaron temprano para hacer sus deberes y arreglarse desde la tarde para estar listos.



Fred, George, Lee Jordan, Ron y Harry se echaron una partida de Snap explosivo y en general se la pasaron jugando juegos rudos, de esos que practican los hombres.



Ginny se había ido a dormir un rato, ya que había amanecido enferma. Al parecer le había dado un fuerte resfriado.



Erin y Katie platicaban mientras veían como los chicos se revolcaban en la nieve.

Hermione no estaba con ellas, por que la profesora Mc Gonagall le había pedido que la ayudara a alistar los detalles finales.



Dieron las 6 de la tarde y las chicas se retiraron a sus dormitorios para bañarse y arreglarse.



- Todavía es temprano!! - dijo Fred- por que se van??



- Mujeres!! - contestó Lee Jordan- pasan horas arreglándose para que al fin y al cabo, salgan igual!!!



Todos empezaron a reírse de la broma de Lee. Ya eran las 7:20 y todavía seguían jugando.



- Oigan, ya es bien tarde!!! Ya vámonos!!! - dijo George



Todos subieron a sus dormitorios para arreglarse.



Harry se salió de bañar y vio que Ron estaba terminándose de arreglar. Se estaba peinado el cabello, se había puesto una túnica color vino con botones dorados.



Le combinaba muy bien con el rojo de su pelo y le hacía resaltar aún más el azul de sus ojos. Harry notó que la túnica que traía puesta, no era la misma que había usado el curso anterior.



- Es nueva? - le preguntó a Ron.



- Si. Me la compraron Fred y George. No sé que bicho les habrá picado ese día, pero me dijeron que los acompañara a Madame Malkim y me la compraron.



- Esta muy padre! - exclamó Harry



- Gracias! Como me veo? - preguntó Ron.



- Bien! - dijo Harry



Harry empezó a vestirse y a arreglarse. Se puso la túnica azul marino que le había regalado Sirius y Remus, también se puso la corbata y los zapatos.

Trató de arreglarse el cabello, pero no tuvo mucho éxito. Él y Ron, se pusieron loción.



Luego los 2 salieron de los dormitorios y bajaron a la sala común. Ahí vieron a Fred y a George, ya arreglados, ambos vestían túnicas color café oscuro.



- Vaya!! - dijo Ron- Se ven bien!!



- No tienes que decirlo! Ya sabemos que somos guapísimos!!! - dijo Fred poniendo cara de galán de Hollywood, pero el rostro le cambio de inmediato.



Casi se le caía la baba, cuando vio bajar de las escaleras a Erin. Y es que ella, simplemente se veía increíble!!!



Traía puesta una túnica color uva, se había dejado suelto el pelo, pero además se lo había ondulado. Su rostro era hermoso, esos enormes ojos cafés, le combinaban muy bien con su tez blanca y sus labios rosas. La verdad es que robo muchas miradas de algunos que estaban ahí.



- Hola! - saludó a todos, luego dirigiéndose a Fred, le dijo- Nos vamos???



Fred estaba como hipnotizado y no contestó.



- Fred!! - dijo ella



- Que? Ah si, vamos! - y tomándola del brazo, caminaron unos pasos.



- Nos vemos al rato!! - dijeron los 2 y se fueron.



- Ah, ese Fred!!! - dijo George- se le nota a leguas que esta bien enamorado de Erin. Todo mundo ya sabe, la única que no se ha dado cuenta, es ella!!



Luego venía bajando Katie Bell, traía una túnica color beige y el pelo recogido en un chongo. Se veía muy guapa.

George la tomó de la mano, le dio un beso en los labios y se despidió de los chicos.



- Nos vemos allá!! - les dijo.



Ya solo quedaban Harry y Ron, ya eran las 8:15 y ni Parvati ni Ginny, bajaban.

Al fin bajó Parvati, traía una túnica rosa y se había hecho una trenza francesa en el cabello. Se veía guapa, aunque no tanto como para llamar la atención de Ron.



- Hola! - los saludó ella.



- Hola!! - dijeron los 2.



- Ya estoy lista!!! - le dijo a Ron.



- Si, ya veo - contestó él.



Se quedaron unos minutos sin decir nada. Ron miraba las escaleras, como si esperara a alguien más.



- Esperamos a alguien?? - preguntó Parvati.



- Yo estoy esperando a Ginny. - dijo Harry- pero ustedes adelántense si quieren!



Parvati miró a Ron con gesto de ya vamonos.



- Te veo abajo - le dijo Ron a Harry y se alejó.



Harry seguía ahí esperando a Ginny [por que se tardará tanto??]

En eso, vio que Hermione bajaba algo apresurada, iba tan atareada que ni cuenta se dio que Harry estaba ahí.

Harry la miró, ella también se veía muy guapa. Se había alisado el pelo y se había hecho la raya de lado, la parte de adelante se la había agarrado, como simulando con su propio cabello, una diadema gruesa y en la parte de atrás, se lo había dejado suelto. Vestía una túnica gris metálico.



- Hermione! - la llamó Harry.



Hermione se paró en seco y volteo hacia Harry.



- Harry, que paso?



- No has visto a Ginny?? - preguntó Harry.



Hermione se pegó con su palma en la frente.



- Ay! Se me había olvidado decirte! - le dijo a Harry- No va a poder ir contigo al baile. Se siente muy mal, le duele la cabeza y tiene mucha fiebre. Al parecer empeoró. Me pidió que la disculpara contigo.



Harry puso cara de frustración.



- Jamás pensé que me dejarían plantado! - exclamó para si mismo.



Hermione viendo a Harry decepcionado, dijo:



- Si quieres puedo acompañarte al baile, yo no tengo pareja - y mirando hacía el piso, agregó- de hecho no iba a asistir, pero como soy prefecta pues tengo que estar ahí.



- Parece buena idea. - dijo Harry resignado.



- Bueno, pues vamonos por que la profesora Mc Gonagall me esta esperando, para que le ayude a recibir a la brujas de Macbeth. - dijo Hermione.



Harry y Hermione, salieron de la sala común y llegaron al gran salón.

Éste, estaba lleno de gente. Como en el curso anterior, habían puesto mesas para cuatro personas en vez de las 4 grandes de siempre.



Todo el gran salón estaba adornado, en las paredes había festón verde con esferas y escarcha. Cerca de la mesa de los profesores, estaba un gran árbol de navidad bellamente adornado con muchas esferas y luces de colores que parpadeaban. Y en las puertas había muerdagos colgados.



Harry fue a sentarse a una mesa, Hermione lo vería ahí después, ya que tenía que ir con la profesora Mc Gonagall.



Primero, comenzó el banquete. Igual que en el curso anterior, ellos podían pedir lo que se les antojará y de inmediato aparecía servido.



Harry estaba solo, sentado en la mesa, a los pocos minutos llegó Ron con Parvati Patil.



- Puedo? - dijo Ron señalando la silla.



- Claro! - contestó Harry.



Ron y Parvati se sentaron.



- Y Ginny? - preguntó Ron.



- No va a venir. - dijo Harry como decepcionado- al parecer empeoró, tenía fiebre y dolor de cabeza.



- Cielos! Pensé que se sentiría mejor. - dijo Ron.



- Pues ya ves que no. - dijo Harry resignado.



- y entonces vienes solo? - preguntó Parvati.



- No. Eh
me acompaña
Hermione. - dijo Harry, como esperando alguna reacción por parte de Ron.



- Ah. - dijo Ron algo molesto.



Empezaron a comer, Ron esperaba ver a Hermione en la cena, pero ella no apareció.



Acabando de cenar, Dumbledore se levantó de su asiento y dijo algunas palabras:



- Buenas noches a todos. Hemos organizado este baile, especialmente para ustedes, espero que lo disfruten, así que




Y en ese momento, con un movimiento de su varita orilló las mesas y las sillas hacia las paredes, dejando despejado el gran salón para que los alumnos pudieran bailar.




diviértanse y
A BAILAR!!!



En ese momento entraron al gran salón, las brujas de Macbeth. Un grupo de varias brujas y magos muy modernos, vestidos con túnicas de colores brillantes, sin mangas y con algunos desgarres en la parte inferior.



Acomodaron sus instrumentos, les dieron un toque con sus varitas y comenzaron a tocarse solos (obviamente, ellos los dirigían con sus varitas).



Después, comenzaron a cantar. Era una canción muy movida. Inmediatamente las parejas pasaron al centro del salón a bailar, entre ellas estaban George con Katie y Fred con Erin.



Parvati movía los pies al ritmo de la música esperando a que Ron la sacara a bailar. Ron no hacía nada, más que observar a las parejas, igual que Harry.



Fred y Erin bailaban muy bien, se veía que se estaban divirtiendo, Dumbledore bailaba con Arabella Figg, mientras que el cuervo de ésta, se comía las sobras de su plato.

El profesor Snape platicaba muy entretenido con la profesora Trewlaney, la miraba de un modo extraño, hasta se podía decir que le estaba coqueteando.



Madame Maxime también había asistido al baile, entre ella y Hagrid ocupaban casi toda la pista de baile. Hagrid se había vuelto a poner el horrible traje del año pasado. Al parecer, todos se la estaban pasando muy bien, excepto Harry, Ron, Hermione y Parvati.



Terminaron de cantar esa canción, todos aplaudieron pero inmediatamente comenzaron otra. Todos otra vez a la pista a bailar.

Esta vez Parvati miró a Ron como diciendo ¿no vamos a bailar? Ron captó la indirecta y no tuvo más remedio que sacarla a bailar.



Parvati parecía disfrutarlo mucho, en cambio Ron, no bailaba con muchas ganas.

Todas las parejas seguían bailando, la fiesta estaba muy divertida. Todos se estaban divirtiendo mucho. Las brujas de Macbeth acabaron de tocar la canción, pero inmediatamente comenzaron otra, al parecer era una canción conocida ya que todos gritaron de emoción y empezaron a cantar con el grupo.



En ese momento Hermione apareció, llegó a donde estaba Harry, se paró junto a él y desde ahí vio que Ron estaba bailando con Parvati. Se le quedó mirando fijamente, como si no lo hubiera visto en mucho tiempo.

Harry se dio cuenta de aquella mirada y dijo:



- Luce muy bien ¿verdad?



Hermione, sin apartar la vista de Ron, respondió:



- Así es!



- Y bien como te la estas pasando? - preguntó Harry.



- Igual de divertido que tú! - respondió ella con sarcasmo.



Hermione no dejaba de mirar a Ron, mientras tanto todos en la fiesta seguían cantando.



- Lo extrañas no es cierto? - le dijo Harry.



Hermione no dijo nada, con su mirada lo había dicho todo.



- Me porté como una idiota!



- Por que no hablas con él? Para que todo vuelva a ser como antes!



- No, Harry - dijo Hermione muy pensativa- Algo me dice que nada va a ser como antes.



- De los dos depende que esto se arregle! - replicó Harry.



Hermione miró a Harry un segundo y luego cambió de tema.



- Tengo que dar una vuelta por los terrenos del castillo y luego me voy a dormir, tú disculparás si no soy una buena compañía esta noche.



- No te preocupes. Ve! - la tranquilizó Harry.



- De buen modo hubiera cambiado mi lugar por el de Ginny. Al menos, ella hubiera disfrutado del baile. En fin, luego nos vemos.



Se despidió y se fue. En ese instante, Ron miró hacia donde estaba Harry y vio a Hermione, estaba más bonita que nunca. La siguió con la mirada hasta que se le perdió de vista. Sintió una sensación muy extraña en el estomago al verla.



Harry se quedó pensando, el haber nombrado a Ginny en la conversación, hizo que se le ocurriera una idea. Salió del baile y se dirigió hacia las cocinas.



Al fin llegó al retrato de las frutas, le hizo cosquillas a la pera, ésta se rió y después se convirtió en el pomo de una puerta, Harry la abrió y entró a las cocinas.



Ahí vio a Dobby, estaba muy ocupado lavando unos platos. Sin embargo, interrumpió su trabajo para ir a saludar a su liberador.



- Harry Potter Señor! Como esta? - dijo Dobby tomando la mano de Harry y saludándolo muy efusivamente.



- Bien Dobby, Gracias.



- Usted disculpará a Dobby Señor, pero Dobby pensaba visitarlo. Dobby no ha podido señor, no ha tenido tiempo. - dijo el elfo, como disculpándose.



- No te preocupes. En realidad quiero saber si puedes hacerme un favor - dijo Harry sin perder tiempo.



- Dobby hará lo que usted diga, señor!



- Tienes un frasco grande de vidrio? - preguntó Harry.



- Dobby lo conseguirá! - y como temiendo ser muy atrevido, le preguntó- ¿Qué piensa hacer Harry Potter, señor?



Harry miró a Dobby con una sonrisa.



- Ven, te voy a explicar




Mientras tanto en la fiesta , las brujas de Macbeth terminaron de tocar esa canción. Ahora comenzaron a tocar otra, pero con un ritmo más lento, una canción romántica para ser mas precisos, la primera de la noche.



Ron y Parvati se fueron a sentar, ella estaba algo molesta pues quería seguir bailando con Ron, pero él ya no quería seguir bailando




Fred ya se iba ir a sentar, pero Erin no lo dejó




- A donde vas? - le preguntó ella.



- Es que
no sé bailar esas canciones - dijo Fred algo apenado.



Erin sonrió, lo tomó de la mano y le dijo:



- No es difícil. Lo único que tienes que hacer es
-puso los brazos de Fred en su cintura-
rodear mi cintura con tus brazos y yo
-puso sus brazos alrededor del cuello de Fred-
voy a rodear tu cuello.



Fred se puso algo nervioso.



- Luego, te deslizas suavemente al ritmo de la música y ya! - dijo Erin.



Comenzaron a bailar. Al principio estaban un poco cohibidos, ya después se movían de forma más natural.



Nunca habían estado tan cerca el uno del otro, podían sentir su respiración. Erin recargó su cabeza en el hombro de Fred. Fred sintió como si 10000 mariposas revolotearan dentro de su estomago.



En ese instante, Fred comprendió muchas cosas. Comprendió lo que en realidad Erin significaba para él.

Ella era más que una compañera de clase o de quidditch, era mucho más que una simple amiga. Él tenía la enorme necesidad de estar cerca de ella y cuando no estaba cerca, él sentía que le faltaba algo.



Por otro lado, Erin se sentía muy a gusto al lado de Fred. Estar recargada en su hombro la hacía sentir segura, protegida y querida. Erin sentía algo dentro de ella
algo que la hacía soñar despierta, una especie de sentimiento que nunca había tenido. Eso le gustaba, pero a la vez le preocupaba. Fred había sido su primer amigo en Hogwarts, un divertido compañero de clases y siempre había estado con ella. Al principio ella lo tomaba como un buen amigo, luego, cuando no estaba con él, lo extrañaba. Pero ya había llegado a un punto en que, lo necesitaba.



Ambos, sintiendo todo eso, siguieron desplazándose por toda la pista, moviéndose al ritmo de la música. Aunque ya no estaban agarrados, más bien estaban abrazados.



Y mientras Fred y Erin se sentían como en las nubes, Hermione se sentía como si se hubiera sacado un 6 en transformaciones. Fue a dar la vuelta por los terrenos de Hogwarts. Al parecer todo estaba en orden, excepto por unos ruidos raros que se escuchaban cerca de la cabaña de Hagrid.



Hermione fue a ver que sucedía, vio que los matorrales y algunas plantas se sacudían con un poco de violencia. Ella sacó la varita y apuntó al sitio donde se movían las plantas, en ese momento de entre los arbustos salió un animal algo raro. Hermione lo reconoció




- Pilgrim!! Que haces aquí?? - dijo Hermione, tomando a la criatura entre sus brazos.



Mientras eso sucedía, Ron estaba sentado con Parvati, ésta se puso a platicar con Lavender y con otros amigos. Se veía que todos se estaban divirtiendo, menos Ron.



Pero la que definitivamente no la estaba pasando nada bien, era Ginny. Ya no tenía temperatura pero todavía estornudaba mucho. Estaba sola en los dormitorios, no había mucho que hacer y estaba muy aburrida. Intentó dormirse, pero ya había dormido demasiado en todo el día y no tenía sueño. [Espero que al menos los demás, se la estén pasando bien] pensaba ella.



En ese momento, llamaron a la puerta




- Adelante! - dijo Ginny después de estornudar.



- Se puede? - dijo una voz.



Ginny se levantó de la cama, se acercó a la puerta y vio que se trataba de




- Harry!!! Que haces aquí?? - preguntó Ginny.



Harry, asomando su cabeza por la puerta, dijo:



- Solo vine a ver como seguías.



- Un poco mejor, gracias! - dijo Ginny, dando un sonoro estornudo.



- Si se nota! - dijo Harry.



Ginny se limpió la nariz y al ver que Harry la estaba viendo, se sonrojó.



- Que? Por que te sonrojas? - dijo Harry.



- Pues es que
ando en pijama! - dijo Ginny apenada.



Harry, mirando a Ginny con una sonrisa le contestó:



- Digamos que es tu traje de noche



Ginny sonrió, Harry siguió hablando




- Además, vine por que tú me prometiste que me ibas a enseñar a bailar.



- Bueno
si. Pero sabes que no puedo ir al baile.



- Exactamente - replicó Harry- Y pues
como tú no puedes ir al baile, traje el baile a ti.



Y diciendo esto, dejo pasar a Dobby que llevaba una charola de plata grande, con platos y copas, comida y bebida. Colocó la charola sobre la cama de Ginny. Sacó unas velas de su bolsillo y se las dio a Harry, luego haciendo una reverencia, se fue. Harry entró al dormitorio, cerró la puerta, encendió las velas con su varita e hizo que flotaran en el techo. Luego, puso en el piso un gran frasco de vidrio que traía cargando. Al parecer, estaba vacío.

Ginny miró todo aquello, sorprendida.



- Bueno, ya esta todo. Ahora que te parece si
cenamos. - dijo Harry.



Ginny y Harry, se acercaron a la cama, se sentaron uno enfrente del otro y comenzaron a cenar.



Mientras comía, Ginny miraba detenidamente a Harry. Se veía bastante atractivo, esa túnica azul hacía que el verde de sus ojos se viera aún más intenso. Además, olía muy rico.



[Que horror! El se ve muy bien y yo me veo increíblemente fodonga con mi pijama y mis trenzas] pensaba Ginny.



Harry también observaba a Ginny mientras comían. [Nunca la había visto con trenzas, se ve tierna y aunque traiga pijama, se ve bonita. Bueno es que
ella es bonita.]



De pronto, Ginny comenzó a reírse sola.



- Cual es la gracia? - preguntó Harry



- Es la situación - dijo Ginny- es decir
Estás en el dormitorio de la chicas donde no deberías estar. Estamos cenando, encima de mi cama y a la luz de las velas. Tú, vestido de gala y yo, vestida con mi pijama y descalza. No sé
es solo que
jamás pensé que estaría en una situación así.



- Yo tampoco - dijo Harry- simplemente, se me ocurrió.



Ginny comió muy poco, en realidad no tenía mucha hambre. Harry tampoco comió mucho, él ya había cenado.



- Oye Harry?



- Si?



- Y ese frasco? Para que lo trajiste?



- Ah, ese frasco me va ayudar a que esto sea un verdadero baile! - explicó Harry.



Harry fue a traer el frasco de vidrio que había dejado en el suelo. Lo abrió y en ese instante, comenzó a escucharse música por toda la habitación.



Ginny miraba sorprendida el frasco y luego a Harry.



- Hechicé el frasco para que captara la música del baile y pudiéramos escucharla aquí - explicó Harry- además, sin música no habría baile.



Ginny sonrió, era evidente que no se esperaba nada de esto




- Ay Harry! Pues
Si querías sorprenderme, lo lograste!! - dijo ella.



- En serio? - dijo Harry satisfecho.



- Si - aceptó Ginny- la verdad es que estoy muy sorprendida con todo esto. No sé que decir o que hacer.



Harry se acercó a Ginny, la tomó de la mano y le dijo:



- No digas nada y mejor enséñame a bailar.



Ambos se dirigieron al centro de la habitación y comenzaron a bailar. Como los zapatos de Harry eran nuevos, se resbalaba con la alfombra. Así que Harry, decidió quitárselos y bailar descalzo, igual que Ginny. Eso si que era un verdadero baile privado!!



Mientras eso sucedía en el dormitorio de las chicas. En el baile, Ron estaba más aburrido que nunca. Y no hacía ningún esfuerzo por disimularlo.



Parvati seguía platicando con Lavender y sus amigos, ellos se regresaron a su mesa y Parvati les dijo que en un momento los alcanzaba.



- Te la estas pasando bien? - le preguntó Parvati a Ron.



- Eh
si. - mintió Ron sin siquiera mirar a Parvati.



Parvati lo miró de forma pensativa por unos momentos.



- Sabes una cosa Ron?



- Qué? - dijo Ron distraído, mirando entre la gente de la fiesta como si buscara a alguien.



- No te ofendas pero
creo que no fue una buena idea venir juntos al baile.

-dijo Parvati como si se lamentara por ello.

- Lo crees? - dijo Ron, ya poniéndole atención.



- Si. Es decir
yo no estoy muy a gusto y se ve que tú tampoco.



Parvati miró fijamente a Ron y siguió hablando en un tono de resignación.



- Y bueno
es obvio que tu deberías de haber venido con otra persona - dijo ella, señalando con la mirada a Hermione, que iba entrando al gran salón con la mascota de Erin en brazos.



Ron la miró. Ella iba cruzando todo el gran salón hasta llegar a la entrada del pasillo que llevaba a las torres de las casas.



- No crees que deberías ir con ella? - dijo Parvati, como buena perdedora.



- No lo sé. - dijo Ron pensativo.



- Todavía faltan varias horas para que el baile termine. No desaproveches la oportunidad. - dijo Parvati, se levantó de su asiento y se fue con Lavender y sus amigos, dejando solo a Ron.



Ron se quedó pensando.



Hermione se dirigía a la torre de Gryffindor, pero en el camino tuvo la desgracia de encontrarse con Malfoy, que al parecer se dirigía al gran salón.



Malfoy, le cortó el paso a Hermione. Ella intentó pasar pero Malfoy no la dejaba.



- Que? A caso la lambiscona prefecta de Gryffindor, ya se va a ir a dormir tan temprano? Claro! Como ya ni sus estúpidos amigos le hacen caso.



Hermione, que no estaba de mucho humor para aguantar los insultos de Draco, le respondió:



- Draco ¿Por qué no vas a arruinar la vida de alguien mas y me dejas en paz?



- No, Granger - le respondió Draco, como tratando de explicarle algo muy difícil- No es que quiera arruinar tu vida, bueno
en parte si. Es solo que quiero que entiendas de una vez por todas que, tú jamás podrás ser como nosotros, los magos de sangre limpia.

Tú eres
de muy baja categoría, eres vulgar. Llevas asquerosa sangre muggle en las venas. Tu no perteneces a esta comunidad, a esta
esfera




Hermione escuchaba callada cada palabra que Draco decía, pero estaban creciendo en ella, unos enormes deseos de golpear a Malfoy.



-
Hasta el huérfano de Potter y el pobre diablo de Weasley, se han dado cuenta de la clase de chica que eres! Una vil, sucia, arrastrada y




Plaf!!! Hermione, roja de la ira, le había dado una fuerte cachetada a Malfoy.



Malfoy se agarró la mejilla, al parecer si le había dolido. Pero en lugar de quejarse, comenzó a reírse. Esa reacción de Draco, hizo que a Hermione le diera más coraje.



- La verdad duele ¿no es cierto sangre sucia? Por que no lo aceptas de una vez. Lo único que has logrado, es ser la criada de todos. Incluso de esa patética anciana de Mc Gonagall y de ese estúpido semigigante




En ese instante, Hermione levantó la mano para propinarle otra bofetada a Malfoy, pero esta vez, él fue más rápido y le alcanzó a agarrar la muñeca. Pero Draco, no solo detuvo la bofetada, si no que también le estaba apretando el brazo a Hermione, con fuerza.



- Suéltame Idiota!!! - le decía Hermione, mientras trataba de safar su brazo.



Draco, no la soltaba, más bien estaba comenzando a torcerle el brazo. Hermione tuvo que dejar a Pilgrim para tratar de safarse con la ayuda de su otro brazo.



- Ya no te ves tan valiente sin tus amiguitos, Granger!! - le decía Draco, que cada vez le torcía el brazo con más fuerza.



- ME ESTAS LASTIMANDO!!! - gritaba Hermione, que seguía forcejeando con Draco.



- Y QUE VAS A HACER AL RESPECTO!!! BAJARLE PUNTOS A SLYTHERIN???!! - le decía Draco, burlándose.



Después la aventó, soltándola del brazo. Pero la aventó con tanta fuerza, que la tiró y cayó violentamente al suelo.

Draco, se quedó parado, burlándose de Hermione que estaba en el piso.



En ese momento, Draco no supo ni como, ni de donde. Pero alguien lo agarró del hombro, volteándolo con fuerza y le dio un puñetazo en el ojo.



Draco fue a parar al piso, como a 2 metros de distancia de donde estaba Hermione. Cuando reaccionó y se recuperó de aquel golpe, pudo ver a la persona que le había pegado.



- Ron!! - dijo Hermione sorprendida.



- Estas bien? - le dijo éste, dándole la mano para ayudarla a levantarse.



Draco, lleno de odio, aprovechó que Ron estaba distraído ayudando a Hermione y se abalanzó sobre él.



Ron fue tomado por sorpresa y recibió un golpe cerca del ojo, justo en la ceja.



Ambos comenzaron a golpearse brutalmente. Draco tenía mucho coraje y trataba de hacer el más daño posible. Pero el que estaba totalmente transformado, era Ron. Estaba hecho una furia.



Draco siempre se había dedicado a menospreciarlo, a insultarlo a él y a su familia y a causarle problemas. Siempre interviniendo en asuntos que no eran de su incumbencia, siempre creándole problemas, siempre fastidiando. Ron, simplemente ya estaba harto. Que Draco se hubiera atrevido a lastimar a Hermione, había sido la gota que derramó el vaso. Esta vez Ron se cobraría todas las que Malfoy le había hecho. Una por una.



Ron, respondió el golpe con un fuerte derechazo a la mandíbula, después lo tomó por le tronco y lo azotó contra la pared.



Hermione no sabía que hacer, pues quería que dejaran de pelear, pero si llamaba a algún profesor, lo más probable sería que los expulsaran a ambos.



Draco se defendía fieramente, le asestaba muchos golpes a Ron, pero éste tenía tanta furia contenida, que parecía como si no sintiera y también seguía

golpeando a Draco. Llegó un momento en que Draco ya estaba tirado en el piso y Ron seguía golpeándolo.



- Hey!! Que diablos pasa aquí??



Era Hagrid, que por suerte iba pasando por el lugar y había visto la pelea.



- Hey! Ya es suficiente!! Ron ya basta!!! YA DEJALO!!!



Y con sus enormes brazos apartó a Ron, antes de que literalmente matara a Draco.



Malfoy, logró incorporarse con mucho trabajo. Estaba muy golpeado, el ojo ya se le estaba amoratando, tenía la mandíbula inflamada y un poco de sangre dentro de la boca.

Ron no se quedaba atrás, tenía la ceja y el labio roto, ambos con sangre e inflamados. Los dos estaban totalmente despeinados.



- ERES HOMBRE MUERTO, WEASLEY!!! IRÉ A HABLAR CON EL PROF. SNAPE PARA QUE TE EXPULSEN!!! - le gritó Draco a Ron.



- Tú agrediste a un prefecto que además, es una chica!! - intervino Hermione agarrándose su brazo- ¿A quién crees que van a expulsar?





Hagrid miró a Malfoy con odio. No le gustó nada, saber que había lastimado a Hermione. Draco evaluó la situación rápidamente, Hermione tenía razón. Si acusaba a Ron de haberlo golpeado, Hermione diría que fue para defenderla de su agresión. Lo más que le harían a Ron sería darle una sanción, pero a él si lo expulsarían. No tenía muchas opciones, así que no le quedaba de otra que aguantarse.



- VAYANSE AL CARAJO!!! - les gritó.



Recogió su varita del piso, se arregló la túnica y se dirigió a los baños.



- Estas bien Ron? - preguntó Hagrid.



- Si estoy bien. - contestó Ron más tranquilo.



- Cielos Ron! Jamás te había visto así!!! - exclamó Hagrid.



- Ni yo! - dijo Hermione sorprendida.



- Quieres que te acompañe a la enfermería? - le dijo Hagrid.



- No. No hace falta, gracias.



- Anda, será mejor que vayas! - insistió Hagrid.



En eso, se escuchó una voz femenina que llamaba a Hagrid.



- Haguid!



Hagrid miró hacia el pasillo. Era Madame Maxime, que lo andaba buscando.



- Que no íbamos a bailag!!



- Eh si ya voy! - y dirigiéndose a Ron, le preguntó:



- Seguro que estas bien?



- Si Hagrid. No te preocupes - dijo Ron un poco harto.



- Hermione, te encargo que lo lleves a la enfermería, yo me tengo que ir. Los veré después.



Y se alejó junto con Madame Maxime.



- Vamos Ron. - dijo Hermione.



- Hermione, no voy a ir a la enfermería - dijo Ron con decisión.



- Ron, no seas necio. Ya viste como te dejó la cara Malfoy!!



- Hermione, créeme que por unos cuantos golpes en la cara, no me voy a morir!!



- Bueno, al menos vamos a la sala común a limpiarte la sangre. - dijo Hermione como pidiéndole un favor.



- Bueno pues, vamos. - accedió Ron.



Llegaron a la sala común, Ron se sentó en un sillón largo junto a la chimenea. Mientras tanto, Hermione fue por un poco de agua caliente y algodón.



Hermione tomó un poco de algodón, lo humedeció en el agua caliente y comenzó a limpiarle la sangre de la ceja a Ron. Malfoy se la había roto.



- No te muevas. - le decía Hermione, mientras trataba de limpiarle la herida.



- Ouch! Es que duele!! - se quejaba Ron.



- Pues si dejaras de moverte, te dolería menos!



- Pues si no fueras tan brusca, no me dolería!



- Yo no soy brusca!! - Hermione dio un suspiro- te das cuenta de que estamos comenzando a discutir otra vez?



- Si - respondió Ron, serio.



Hermione seguía limpiándole la ceja a Ron.



- Ron?



- Que?



- Yo
quería disculparme contigo. Me comporte como una tonta y además, quería que supieras que no eres un grandísimo idiota - dijo Hermione arrepentida.



- Ouch! - se quejaba Ron- En serio?



- Si



Hermione tomó otro pedazo de algodón y lo humedeció en el agua caliente. Después comenzó a limpiarle el labio roto. Continuo hablando




- Y pues
quería darte las gracias por defenderme de Malfoy.



- No fue nada - dijo Ron- Yo
también quería disculparme contigo. Lo que te dije no fue en serio. No eres una fastidiosa, sabelotodo insoportable. Aunque he de decirte que
si eres algo ñoña! - dijo él en tono de broma.



Hermione sonrió. Ron observaba con detenimiento ese bello rostro y otra vez comenzó a sentir esa sensación tan rara en el estomago. Hermione por otro lado, limpiaba la herida de Ron, pero podía percibir ese rico olor a loción y también miraba esos ojos de un azul intenso, que hacían una atractiva combinación con ese cabello brillante y rojo.



- Ya esta - dijo ella, pasándole un dedo por el labio y sin dejar de mirarlo.



Ninguno de los dos se había percatado de que habían ido acercándose lentamente.



Hermione se quedó mirando los labios de Ron y de pronto agachó la cara. Ron le elevó el rostro, subiéndole la barbilla con su mano y se acercó más a ella, lentamente.



Sus frentes se tocaban y sus labios casi se rozaban, ambos estaban comenzando a cerrar los ojos. Los dos podían percibir la respiración del otro y los latidos del corazón comenzaban a acelerarse.



- No creo que sea una buena idea - susurró ella.



- Lo dices por que tengo el labio roto? - le dijo él, suavemente y en voz baja.



- Te puede doler. - dijo ella como resistiéndose, pero sin hacer nada para impedir lo que inevitablemente iba a suceder.



- No me importa
-le susurró Ron.



Entonces, él la tomó por el cuello y la besó. Hermione correspondió a ese beso.



En ese mágico instante, Ron tuvo un sentimiento muy difícil de explicar. Lo único que sabía era que una extraña sensación lo recorría por todo el cuerpo y lo hacía sentir como si se elevara al cielo.



Por otro lado, Hermione libraba una lucha interna. No sabía si dejarse llevar por lo que sentía o salir corriendo del lugar. Pero lo que si sabía, era que eso que estaba sintiendo en ese momento, era lo más bello y sublime que jamás hubiera sentido en su vida. Era algo tan intenso, que no pudo contener la emoción y la reflejó en una pequeñas lagrimas que se le escaparon de sus ojos y le rodaron por sus mejillas.



Fue un beso largo, tierno y cargado de mucho sentimiento. Cuando se separaron, Ron se dio cuenta de que Hermione tenía lagrimas en su rostro, así que le limpio las mejillas tiernamente con su mano.



- Hermione
yo necesito decirte que




Hermione puso su mano en la boca de Ron, como para que no hablara.



- No. No me digas nada.



- Pero tienes que saber lo que yo siento por




Hermione, de forma nerviosa y como no sabiendo que pasaba, se levantó del sillón y se dirigió rápidamente a la puerta.



- No. Yo
no
no sé.



- Hermione espera un momento
!!!



- Creo que esto
se salió de control!



Y diciendo esto, Hermione salió disparada de la sala común.

- Hermione!!! No puedes ignorar lo que esta pasando!!!



Ron se quedó solo con gesto de frustración, pero pensando muchas cosas.

Al fin sabía lo que le estaba pasando con Hermione. Al fin había descubierto por que se interesaba tanto en ella, por que pensaba mucho en ella, por que odiaba a Ernie Mcmillan y a Víctor Krum, por que detestaba que alguien se le acercara o le dijeran algún piropo. Ahora estaba claro
Ron estaba perdidamente enamorado de Hermione. Pero entonces por que peleaba tanto con ella? Pues
por llamar su atención. [Ojalá no se haya ofendido, por favor que no se haya ofendido!] Luego, se acostó en el sillón y comenzó a revivir el beso. Cada que se acordaba de el, volvía a sentir eso tan padre!



La noche siguió su curso. Y mientras Harry y Ginny se dejaban llevar por la música, la luz tenue y el ambiente, Fred y Erin seguía abrazados bailando, dejando que el tiempo pasara sin sentirlo.



Ron se había quedado el resto de la noche solo, con la luz del fuego de la chimenea, pensando en como le iba a decir todo aquello que sentía a Hermione. Mientras que Hermione, se había ido a la azotea de la torre de Astronomía, mirando el cielo estrellado y reviviendo en su mente una y otra vez, aquel beso que hizo que la piel se le enchinara.



En ese momento, Hermione se dio cuenta de que jamás volvería ver a Ron con los mismos ojos. Se dio cuenta de que eso que había sentido, siempre había estado ahí dentro de ella y ese beso lo había despertado. Pero también se sentía preocupada, el aceptar que estaba enamorada de Ron también le hacía pensar que era vulnerable, vulnerable a que algún día algo saliera mal entre ellos y de que ella saliera lastimada.



[Pero que fue lo que me pasó? Por que fui tan débil? No debí corresponder a ese beso!! Bueno, tal vez sea el inicio de algo. Pero si algo malo pasará, ya no podríamos seguir siendo amigos y lo perdería para siempre. Por que tuvo que besarme!! por que!! Y ahora que voy a hacer? Preferiría contestar 20 exámenes de pociones juntos.] Hermione pensaba todo esto, tenía su cabeza hecha un mar de dudas.




Capitulo 15 Las claves Prohibidas.



Al día siguiente, un ligero rayo de sol entró por la ventana, dándole a Harry directamente en la cara, éste comenzó a despertarse y estirando su brazo, buscó sus anteojos a tientas en la mesita de noche. Pero su mano no estaba tocando la mesita de noche, estaba tocando otra cosa. Harry volteo y vio que al lado suyo, estaba Ginny.

Después recordó que por estar platicando toda la noche, ambos se había quedado dormidos en su cama.

Como Harry se había movido para buscar sus anteojos, sin querer despertó a Ginny. Ella, abrió los ojos y miró a Harry.



- Buenos días - dijo ella en voz baja, todavía algo dormida. Después ya que había despertado bien, se incorporó rápido y dijo sorprendida- Aún sigues aquí!!



-Sh! Si - dijo Harry susurrando- es que por estarte arrullando ayer para que durmieras, yo también me quede bien dormido!



- Ves! Te dije que no me agarraras el cabello por que me iba a dar sueño. Pero no pensé que te lo iba a contagiar!! - dijo ella en voz baja.



- Ni yo.



- Harry, tienes que irte de aquí - dijo Ginny en voz baja para que nadie se diera cuenta de la presencia de Harry- Si alguien se entera que pasaste la noche aquí, te expulsan!



- Si ya sé - dijo Harry nervioso y susurrando.



- Espera un momento. Déjame ver si alguien ya ha despertado. - dijo Ginny.



Luego, abrió un poco una de las cortinas que cubrían su cama y se asomó. El resto de las camas también estaban cubiertas con sus cortinas y no se escuchaba un solo ruido, era señal de que todos dormían profundamente.



- No hay nadie despierto. - dijo Ginny- Vete con cuidado y sin hacer ruido.



- OK - murmuró Harry.



Salió de la cama, tomo sus zapatos y su varita, que los había dejado debajo de la cama. Y caminó descalzo, dirigiéndose hacía la puerta, Ginny lo acompañó a la salida. Ya en la puerta, se quedaron un momento mientras se despedían




- Pues muchas gracias por todo Harry. Ha sido el baile más padre que he tenido. - dijo Ginny sonriendo- me la pasé muy bien!



- No hay de que. Yo también me la pasé súper bien! - dijo Harry.



- Bueno, pues
te veo después -dijo Ginny.



- Si - dijo Harry- nos vemos al rato.



Harry se quedó parado un momento en la puerta, afuera del dormitorio. Se sentía como raro, como que no quería irse. Quería seguir ahí, platicando con ella, bromeando, quería seguir conociéndola más.



En esa noche, Harry había descubierto cosas de Ginny que él no sabía que ella tenía. Había conocido una actitud muy diferente a la que Ginny mostró cuando la conoció, había conocido un poco más su forma de ser, su forma de pensar, hasta le había conocido varios gestos que hacía cuando platicaba. Por ejemplo, hasta apenas ayer, Harry se había fijado que cuando Ginny comienza a sonreír, como que enchueca la boca un poco, hacia la derecha. También se fijo que tiene la manía de morderse el labio inferior, y de jugar con su cabello cuando esta pensando.



A Harry le agradó conocer todo estos detalles que Ginny tenía, además de que se la había pasado muy bien, ya que ella era muy simpática. En ese mismo instante en que Harry estaba parado afuera del los dormitorios, le entraron una ganas locas de decirle a Ginny que él no quería irse, que quería quedarse ahí otro rato. Pero, sabía que no podía, así que se dio la vuelta y dio 2 pasos, pero luego, de repente volteo y dijo:



- Te gustaría




Pero Ginny ya se había metido y ya había cerrado la puerta.



-
platicar en la sala común un rato. - dijo Harry en voz baja y para si mismo- otro día tal vez Harry.



Luego, se dirigió al dormitorio de los chicos, abrió la puerta lentamente para no despertar a nadie. Luego, se dirigió a su cama, se quitó la túnica, la corbata, la camisa y el pantalón. Después, se puso la pijama, desacomodó las cobijas y se metió en la cama. Pero, en el momento en que se estaba metiendo en su cama, Ron comenzó a despertar.



- Buenos días! - dijo Ron, despertándose.



- Buenos días - contestó Harry desde su cama, en voz baja para no despertar a los demás.



- Te acabas de despertar? - preguntó Ron.



- Eh
si - mintió Harry- de hecho, apenas me estaba levantando.



Ron salió de su cama y fue a la de Harry.



- Y que tal te la pasaste anoche? - preguntó Ron como para hacer plática.



- Muy bien! - dijo Harry con una sonrisa en su rostro.



- Se te nota en la cara! Yo estuve despierto hasta muy tarde y no te vi llegar!



- Eh
es que llegue ya muy tarde.



- Y que tanto estuviste haciendo? - preguntó Ron interesado.



- Pues
ya sabes. Estuve ahí en el baile, escuchando música, platicando, contando chistes, lo normal. - dijo Harry (fue lo único que se le ocurrió)



- Ah! - dijo Ron como no creyéndole. (o al menos, eso fue lo que le pareció a Harry)



- Y tú? Por que traes esa cara? - preguntó Harry.



Ron se quedó pensando un momento y luego dijo:



- Es que, tengo que hablar contigo. Vamos a la sala común - dijo Ron en tono serio.



- Si - dijo Harry algo nervioso.



Mientras salían de la habitación y bajaban las escaleras, Harry iba pensando que sería lo que Ron quería decirle


[tendrá que ver algo con Ginny? A lo mejor me vio cuando me metí al dormitorio de las chicas. ¿Se enojará si le confieso que pasé la noche con su hermana? Bueno, obviamente no se lo voy a decir así, por que podría pensar otras cosas. Y donde que ella tiene un montón de hermanos, sin contar a su papá.] pensaba Harry preocupado. [ no pues, yo le voy a decir la verdad, solo nos quedamos dormidos! Pues haber que pasa. ]



Ambos llegaron a la sala común y se fueron a sentar al sillón largo que estaba cerca de la chimenea.



- Que ocurre? - dijo Harry, ya hasta estaba pensando que decir.



- Es que
ayer
creo que cometí una tontería - dijo Ron preocupado.



- Por que? - dijo Harry algo aliviado.



- Es que
¿Cómo te diré? - dijo Ron pensando.



- Pues
solo dilo! - exclamó Harry extrañado.



- Es que
ayer me pasó algo con Hermione - dijo Ron con trabajos.



Harry le puso la mano en el hombro a Ron, al mismo tiempo que le decía:



- No me digas, déjame adivinar. Por fin te diste cuenta de que estas enamorado de ella! - dijo Harry emocionado.



- No! Bueno, si. Pero, no era eso lo que te iba a decir. Oye? Pero tu como sabes que yo estoy
ya sabes.







- Ron, ¡¡¡ Soy tu mejor amigo !!! Y te conozco muy bien. No hay más que ver todo el tiempo y la energía que gastas en hacerla enojar para poder llamar su atención. Además de que cada que la ves, pones cara de idiota - dijo Harry en tono de broma.



- Ay Harry. No cabe duda de que teniendo amigos como tú, para que quiero enemigos! - dijo Ron riéndose.



- Bueno, lo de la cara de idiota fue una broma. Esa ya la tienes de nacimiento. Pero lo de molestarla y hacerla enojar y todo eso. ¿Es cierto o no? - dijo Harry sonriendo



- No pues, eso si. - aceptó Ron.



- Además, yo creo que siempre la has querido. Siempre la defiendes cuando tiene problemas, en especial con Malfoy. Te acuerdas cuando la defendiste la vez que Malfoy la llamó sangre sucia? Y que me dices de la vez en que Malfoy le hizo crecer lo incisivos centrales? Lo más tonto que has hecho, fue la vez que le armaste un escándalo por haberse atrevido a ir al baile el año pasado con Víktor Krum. Se notaba a leguas que te estabas muriendo de los celos!!



- Bueno, si. Tal vez un poco - dijo Ron- Pero esta tontería que cometí ayer, supera por mucho la de Krum!



- Que hiciste?



- Es que
Ayer en la noche, justo en este sillón




- Si? - preguntaba Harry ansioso.



- Besé a Hermione! - dijo al fin Ron.



- QUE??? QUE TÚ QUÉ??? - gritó Harry atónito.



- Ssshh! Cállate!!! Lo que escuchaste!



- No?? En serio?? - dijo Harry muy entretenido- Ahora me explico por que tienes el labio roto y la ceja hinchada.



- Ah no! Eso me lo hizo el idiota de Malfoy - explicó Ron- Ayer nos agarramos a golpes.



Harry miró a Ron abriendo los ojos lo más que pudo. Había escuchado bien? Ron había besado a Hermione y había golpeado a Malfoy, todo eso en una misma noche?



- Cielos Ron! Te dejo solo una noche y mira todo lo que haces! Golpeas a Malfoy, besas a Hermione. ¡¡¡Eres mi ídolo!!! - dijo Harry haciéndole reverencias a Ron.



- Cállate! - dijo Ron riéndose de Harry.



- Haber, cuéntame como estuvo eso de que te peleaste con Malfoy - dijo Harry.



Ron comenzó a contarle como Malfoy había lastimado a Hermione y todo lo que pasó después. Cuando llegó a la parte del beso, Harry estaba bien atento escuchando cada palabra que Ron decía.



-
Y entonces
me entró el impulso y
la besé.



- Y que hizo ella? - preguntó Harry



- No me lo vas a creer pero
me correspondió el beso!! - dijo Ron emocionado.



- Y entonces? Cual es el problema? - dijo Harry.



- Lo que pasa es que, cuando nos separamos, ella como que se asustó y salió corriendo de la sala común. Tengo miedo de que se haya enojado conmigo por lo que pasó y de que ya no quiera volverme a hablar - explicó Ron preocupado.



- Ella te reclamó? O te dijo algo? - preguntó Harry.



- Pues
yo en ese momento ya estaba decidido a decirle lo que siento por ella. Pero no me dejo decir nada y se fue.



Harry se quedó pensando un poco




- Crees que se haya ofendido por que la besé? - preguntó Ron.

- No lo creo - contesto Harry- Yo creo que esta confundida. Tal vez tienes que darle un poco de tiempo.



- Tu crees?



- Si. Algo que tienes a tu favor es que cuando la besaste, ella te correspondió y eso significa algo. - explicó Harry.



- Como que? - preguntó Ron interesado.



- Pues que ella también siente algo por ti. Yo en tu lugar, le pediría que fuera mi novia. - aconsejó Harry.



- Será una buena idea?



- Mira, si ya te atreviste a besarla, por que no atreverte a pedírselo?



- Lo que pasa es que, en ese momento, yo ya había agarrado valor para decirle. Pero ahora, como que el valor ya se me fue. - dijo Ron riéndose de si mismo.



- Yo que tú, aprovechaba que las cosas están recientes para declararme!

- concluyó Harry.



Ron se quedó pensando, Harry observaba a Ron con una combinación entre curiosidad y admiración, tenía una duda en la mente.



- Ron?



- Que?



- Como es? - dijo Harry



- Como es qué? - dijo Ron.



- Como es? Como se siente besar a alguien?



Ron se quedó pensando un momento, se acordó de aquel instante y de todas esas cosas que sintió y al fin dijo:



- Pues
es. Es que
no encuentro las palabras para expresarlo. Mira, en ese momento, nada te importa. Es como si solo existieran tú y ella. No hay lugar, ni tiempo, no hay nada. Solo ella y tú - trató de explicar Ron.



Harry lo escuchaba atento




- Solo te puedo decir que, es la experiencia más bonita que he tenido!



- Qué? Qué es lo más bonito? - dijo una voz.



Era Fred, que había bajado a la sala y había escuchado a Ron.



- Fred! No te escuché llegar! - evadió Ron



Fred miró cuidadosamente a Ron y exclamó:



- Qué te pasó? Quien te golpeó?



- Fue Malfoy - explicó Ron- pero no te preocupes, yo le deje de recuerdito una mandíbula rota y un ojo morado.



- Y a que horas fue eso, que ni cuenta me di!! - dijo Fred.



- Pues como te ibas a dar cuenta! Si te la pasaste bailando toda la noche con Erin!! - dijo Harry.



Fred enrojeció y cambió de tema.



- Si. Emm
bueno, yo los andaba buscando para decirles que, la final del torneo de Quidditch se adelantó para el día de hoy. Jugamos dentro de tres horas, así que prepárense y los veo en los vestidores.



- Esta bien! - dijeron los chicos.



Fred se levantó del sillón y se fue a avisarle a las chicas.



- Y entonces que vas a hacer? - preguntó Harry.



- Pues
no sé - contestó Ron.



Al poco rato, toda la multitud de estudiantes, se dirigían al campo de Quidditch. Alumnos y profesores tenían semblante de desvelo, pero aún así sus ánimos no decaían.



La tribuna verde-plata, traía una gran manta con una serpiente verde dibujada y con un letrero que decía: Arriba Slytherin



La tribuna roja y dorada, traía un gran letrero con un león dibujado que decía La copa es de los Leones y otro letrero que decía Vamos Gryffindor



Todos se veían muy cansados pero muy emocionados. Mientras tanto, en los vestidores, Fred les decía las acostumbradas indicaciones a su equipo, antes del partido.



- Derrick y Bole van estar más agresivos que nunca. No se preocupen, George y yo, nos haremos cargo de ellos. Quiero que cada uno se concentre y juegue lo mejor posible.



- Como va a ser la formación? - preguntó Colin.



- Como ya habíamos quedado, Cabeza de Halcón! - contestó Fred- Erin a la cabeza, Katie a la derecha y tú a la izquierda.



Fred continuó hablando




- Harry, vas a tener que atrapar la snitch lo más rápido que puedas. Ya que, los Slytherins van hacer todo lo posible por ganar tiempo, para anotarnos.



Harry asintió con la cabeza.



-Ron, ya tienes una Saeta de Fuego. Así que ya no hay pretexto. ¿De acuerdo?



- Si Fred.



- George, necesito que trates de controlar tu carácter. Sé que odias que alguien te toque a Katie, pero tienes que entender que ella es cazadora y que se arriesga a que la golpeen. Si quieres, les puedes partir la cara a Derrick y a Bole, pero después del partido. ¿queda claro?



- Si Fred.



- Ya por último, quiero decirles que podemos ganar este partido. Piensen en la copa de Quidditch, piensen en todos los puntos que vamos a conseguir para Gryffindor, pero sobre todo piensen en la oportunidad que tenemos de asistir a la gran final del torneo nacional. Es una gran oportunidad, hay que aprovecharla, así que
A GANAR!



Todos salieron de los vestidores para prepararse a salir. Desde adentro, se escuchaban los gritos de la gente y la voz de Lee Jordan amplificada por el megáfono.



Bienvenidos alumnos y profesores, a la final del torneo de quidditch del colegio Hogwarts. Hoy se disputan la copa, dos grandes rivales: Gryffindor contra Slytherin



Y aquí van saliendo las serpientes de Slytherin: Warrington, Montague, Pritchard, Bole, Derrick, Baddock y Malfoy!!!



La tribuna verde y plata, estalló en aplausos y porras.



Todo el equipo de Gryffindor tenía muchos nervios, bueno
casi todo el equipo, por que faltaba Erin. Fred se dio cuenta de que no estaba con ellos y se regresó a los vestidores para ver por que se tardaba.



- Que haces? Ya vamos a salir! - le dijo Fred.



- Eh, si ya voy! - dijo ella mientras se apresuraba a guardar un frasco de vidrio en su locker.



A Fred se le hizo muy extraña esa actitud, pero luego ella le sonrió y se fue con él. Esa sonrisa hizo que a Fred se le olvidara, hasta la táctica.



Y ahora presentamos a los Leones de Gryffindor, ellos son: Creveey, Bell, Carter, los gemelos Weasley, Ronald Weasley y Potter!!!



La tribuna roja y dorada, irrumpió en gritos de ánimo y aplausos.



Madame Hooch entra al campo con las pelotas




- Quiero un juego limpio! Me han entendido? - dijo Madame Hooch mirando a ambos capitanes- ahora, dense la mano!



Los capitanes de ambos equipos, Fred Weasley de Gryffindor y Draco Malfoy de Slytherin, se dan la mano




Fred y Draco, se estrecharon la mano de manera normal, aunque se apretaban con fuerza y sus miradas no eran muy amigables. Era obvio que, tanto los Gryffindors como los Slytherins, se jugarían el todo por el todo.



Todos lo jugadores toman sus posiciones. El silbato acaba de sonar, la quaffle esta en el aire
y comienza este partido




Carter la tiene, burla a Montague, la lanza a Bell, Bell sigue sola, la pasa a Creveey, Creveey sigue
va a anotar y
Oh! Warrington se la quita, pasa a Montague, Montague se acerca al área de anotación
tira y
bien!! Ronald Weasley, guardián de Gryffindor, para el tiro. ¿Acaso va montado en una Saeta de Fuego?



Gryffindor recupera, Bell la tiene, lanza a Creveey
, Bell otra vez
, ahora a Carter, Carter sigue, sigue y
Demonios!!



- Jordan!! Ya vas a empezar? - le decía la profesora Mc Gonagall a Lee.



- Perdón profesora.



Una buena bludger, mandada por uno de los golpeadores de Slytherin, Daniel Derrick, hace que Erin Carter, cazadora del equipo de Gryffindor, pierda la quaffle




El partido transcurrió así, durante tres horas. Ninguno de los 2 equipos había anotado y no había rastro de la snitch. Pero lo más sorprendente era, que los jugadores del equipo de Slytherin estaban jugando de una manera muy limpia.



Hermione y Ginny, veían emocionadas el partido, junto con el resto de los Gryffindors.



- No se te hace raro? - le decía Hermione a Ginny.



- Qué? - le contestó Ginny.

- Pues, que los de Slytherin estén jugando de una manera tan
legal. Por lo regular, siempre cometen alguna falta - explicaba Hermione, mirando a los jugadores con los omniculares que Harry le había regalado el año pasado.



- Tienes razón. Crees que se traigan algo entre manos? - dijo Ginny.



- No sé - respondió Hermione.



En ese momento, Hermione observó a Erin. El sol le daba de lleno en la cara y ésta, otra vez le brillaba.



Hermione le dio con el codo a Ginny y le indicó que mirara por los omniculares a Erin.



- Ya le viste la cara? - le dijo a Ginny.



- Otra vez le brilla! - exclamó Ginny.



Hermione se quedó pensando un momento y después de un rato, dijo:



- Tengo una idea!



- Una idea? Para que? - preguntó Ginny.



- Para investigar por que le brilla la piel!!



Ginny miró a Hermione con gesto de duda. El partido siguió adelante




Montague la tiene, la pasa a Warrington y
bien!! Es golpeado por una bludger mandada por George Weasley, golpeador del equipo de Gryffindor y novio de nuestra querida cazadora, Katie Bell




- Jordan! Quieres seguir narrando el partido. No nos interesa la vida amorosa del golpeador de Gryffindor!! - gruño la profesora Mc Gonagall.



- Si profesora
Carter la recupera, se la pasa a Bell, ella a Creveey, Bell de nuevo, regresa a Carter, Carter va sola, Fred Weasley la protege rechazando una bludger mandada por Bole, Carter la pasa a Bell, Bell la tiene, esta frente a Baddock el guardián de Slytherin, y creo que va a tirar y
tira en reversa!!! Carter la atrapa, tira y Si!!! Anota!!!! Anotación de Gryffindor!!! Que jugada!!! Que engaño señores!!!

Una muy buena jugada por parte de las cazadoras de Gryffindor: Erin Carter y Katie Bell, el guardián de Slytherin cayó redondito en la jugada.



Toda la tribuna de Gryffindor enloqueció del gusto y explotó en aplausos y gritos de apoyo para su equipo. Lee Jordan continuo narrando el partido




Buena jugada chicas!! Esperen un segundo
creo que han visto la snitch!!



Harry se dirigía velozmente hacía el terreno de Slytherin, seguido de Malfoy, al parecer había visto la snitch. Luego cambió de dirección bruscamente hacía abajo, Malfoy lo imitó, los dos iban muy rápido




Dios mío!!! Creo que se van a estrellar!!!



Jordan tenía razón, si ellos no frenaban, lo más probable es que fueran a estrellarse, pero de repente, Harry se frenó, Malfoy no alcanzó a frenar y se estrelló contra el suelo. Harry miró hacía abajo y sonrió, vio como Malfoy estaba tirado, había caído en el amago de Wronsky.



El buscador del equipo de Gryffindor: Harry Potter, acaba de aplicar la jugada llamada Amago de Wronsky, haciendo que el buscador y capitán del equipo de Slytherin: Draco Malfoy, se estrellara. No cabe duda de que el día de hoy, Gryffindor esta jugando con táctica!!



Malfoy estaba tirado en el suelo, la señora Pomfrey entró al campo a atenderlo pero cuando lo estaba ayudando a levantarse, Malfoy no se dejó atender. No le había sucedido nada grave, solo era el golpe, aunque aún seguía adolorido por la golpiza que Ron le propinara la noche anterior. Sin contar que tenía el ojo izquierdo totalmente morado y la cara un poco hinchada.



Se levantó del piso, se sacudió y se incorporó al juego.



Después de un rato, Harry volvió a lanzarse velozmente en dirección al piso. Esta vez Malfoy no caería en su trampa, de repente Malfoy vio que Harry, esta vez, no estaba simulando ver la snitch, la estaba viendo de verdad, cerca de la tribuna de Slytherin.



Malfoy se lanzó tras la snitch, pero Harry ya le llevaba ventaja, aún así Malfoy pudo alcanzar a Harry. Los dos iban volando muy rápido, se acercaban cada vez más al suelo. En cualquier momento se estrellarían.

Draco, alcanzó a frenar antes de impactarse en el piso, Harry siguió y




Oh no!! El buscador del equipo de Gryffindor: Harry Potter, acaba de estrellarse violentamente




Todo el estadio se quedó en silencio mirando a Harry, que estaba inmóvil en el piso, después de un momento, comenzó a moverse, se levantó con un poco de dificultad, extendió el brazo, abrió el puño y
la snitch salió volando de su mano.



Potter la tiene!!! Tiene la Snitch!!! Y son 150 puntos para Gryffindor!!! No puedo creerlo, una vez más, GRYFFINDOR GANA!!!!



Toda la tribuna roja-dorada, saltó al campo para vitorear a su equipo, entre aplausos, gritos, porras y exclamaciones de triunfo, el resto del equipo bajo a celebrar.



Y este es el marcador final: 160 - 0. El profesor Dumbledore se dirige al campo con la hermosa copa de Quidditch. En este momento se la entrega a Fred Weasley, el capitán del equipo. Éste la muestra con orgullo a su equipo y a todos los estudiantes de su casa



Fred levantó la copa, mostrándola a todos los Gryffindors, todos estaban locos de felicidad. A la profesora Mc Gonagall, se le salían las lagrimas de la emoción y Hagrid no paraba de aplaudir junto con la multitud.



Snape y todos lo Slytherins, mejor se fueron.



Esa tarde, el cielo se pintó de rojo y dorado.



Todos los Gryffindors felicitaron al equipo, Ginny y Hermione no fueron la excepción.



Ginny y Harry iban a felicitarse pero Colín se les atravesó y le dio un abrazo a Ginny. A ella no le quedó de otra que felicitarlo, mientras Colin le echaba una mirada a Harry de te la gane. A Harry cada vez le agradaba menos Colin y no estaba dispuesto a quedarse cruzado de brazos, así que disimuladamente, en el alboroto, jaló a Ginny y la abrazó, quitándosela de los brazos a Colin.



- Felicidades Harry!!! - dijo Ginny contenta, sin darse cuenta de las miradas amenazantes que había entre Colín y Harry.



- Ganamos!!!! Ganamos!!! - la abrazaba Harry con mucha emoción.



- Felicidades Ron! - dijo Hermione tímidamente, sin atreverse a mirarlo a la cara y solo dándole la mano.



- Gracias! - respondió Ron, sin dejar de mirar a Hermione, como si estuviera avergonzado.



Luego, Hermione fue a felicitar a Harry pero también le dijo algo al oído, Ron los observaba.



- Si - dijo Harry- Cuando subamos a la torre!



- Gracias! - dijo Hermione y se alejó con Ginny.



- Que te dijo? - le preguntó Ron a Harry.



- Nada importante, solo que si le hacía el favor de




En eso, Fred interrumpió




- Donde esta mi buscador? - dijo en medio de todo el alboroto.



Harry volteo a ver que era lo que quería. Fred fue hacía el y le dio varias palmaditas en la espalda.



- Bien jugado Harry!!! Ese Amago de Wronsky estuvo genial!!! Ni Víktor Krum hubiera podido hacerlo mejor.



- Gracias Fred! - dijo Harry sonriente.



- Ah y mi guardián estrella. Permíteme felicitarte, no te anotaron nada!!! - le dijo Fred a Ron, de manera orgullosa.



Ron solo sonrió.



- ¡¡¡HEY, ESCUCHEN TODOS. ESTA NOCHE HAY FIESTA EN LA TORRE DE GRYFFINDOR!!! - gritó George.

Todos los Gryffindors, se dirigieron al castillo, mientras que el equipo de Quidditch iba a los vestidores a cambiarse.

En el camino, Fred iba hasta atrás de todo el equipo, estaba algo pensativo y observaba a Erin de una manera muy insistente.



Ya todos se habían cambiado y se había ido a la torre de Gryffindor, la única que faltaba era Erin. Estaba sola en los vestidores de las chicas, acomodando las cosas de su locker, sentada en una banca de madera.

De repente, se escuchó que alguien tocaba la puerta




- Estas sola? - preguntó una voz.



Era Fred, que iba a felicitar a Erin a los vestidores de las chicas.



- Si - dijo Erin.



- Puedo pasar?



- Claro!



Fred entró a los vestidores de las chicas y se sentó en la banca de madera, justo a un lado de Erin.



- Que haces? - preguntó él.



- Acomodando un poco aquí. Estaba hecho un desastre! - respondió Erin.



- Yo solo vine a felicitarte. Esa jugada que hicieron tú y Katie fue verdaderamente increíble!!



- Pues gracias! La verdad no sé como nos salió. La habíamos practicado pero nunca acordamos hacerla, ni siquiera lo habíamos planeado! - explicó Erin.



Fred la miraba con cierto embeleso y comenzó a acercarse a ella




- Las cosas espontáneas salen mejor! - dijo Fred mirándola a los ojos.



Ella también fijó su vista en él.



- Eso piensas? - dijo ella.



- Si - susurró Fred.



Ambos no dejaban de mirarse a los ojos. Fred seguía acercándose lentamente a ella.



- Por que me miras de esa forma? - preguntó Erin, como cohibida.



- De que forma? - dijo Fred, aunque era obvio que él sabía a que se refería ella.



- Pues
Así! - dijo ella bajando la mirada.



- Que? No te gusta como te miro?



Erin, como tratando de no dejarse llevar por el momento, dijo:



- No es que no me guste, es que
No sé. Me hace sentir algo raro




- Como que? - dijo Fred.



En ese momento, Fred ya estaba muy cerca de Erin, era evidente que su intención era besarla. Por otro lado, Erin como que se resistía, pero como que también quería besarlo. Pero en el momento en que casi se besaban




- Oye Fred!! Ay Perdón!! Interrumpo?



Era Ron, que se quedó sin saber que hacer, al ver aquella escena entre Fred y Erin.



- No - respondió Erin apartándose de Fred rápidamente- Le estaba quitando una basura del ojo. Verdad Fred?



- Si - dijo Fred, mirando a Ron con cara de querer golpearlo en ese momento.



- Ah. Lo que pasa es que los demás te están esperando, para la fiesta que se acaba de organizar en la torre - explicó Ron- No puede haber celebración sin el capitán.



- Ahora voy - dijo Fred frustrado.



Ron se fue. Erin se levantó, guardó otras cosas en su locker, caminó hacía la puerta y después dijo:



- Será mejor que nos vayamos, capitán. Te están esperando.



Fred la miró. [esta vez te escapaste] pensó Fred.



- Vamos - dijo él, resignado.



Los dos regresaron a la torre de Gryffindor.

Todos estaban enloquecidos de la alegría y la emoción. Una vez más Gryffindor ganaba la copa de Quidditch. Ron y George fueron a robar comida de las cocinas, mientras que Fred y Harry, fueron a escondidas a Hogsmeade a comprar varios barriles de hidromiel y cerveza de mantequilla, en las 3 escobas.



Todos se divertían y festejaban, todos excepto Ginny y Hermione.



Ginny había ido a la biblioteca a buscar en los libros, algo que le pudiera ayudar a traducir el texto. Mientras que Hermione, terminaba sus tareas en su dormitorio para después ir con Ginny a ayudarle.



Al fin terminó. Guardó todas sus cosas y se dirigió a la biblioteca. Ya había salido de la sala común, iba a dar vuelta para llegar al pasillo que daba a la biblioteca, cuando de repente chocó contra Pansy Parkinson.



- Fíjate por donde vas!!! Estúpida!!! - dijo Pansy con odio.



- 5 puntos menos para Slytherin, por insultar a un prefecto! - dijo Hermione con decisión.



- Sabes algo Granger? Ya me tienes harta!!! Pavoneándote por toda la escuela con tu tonta e insignifícate insignia de Prefecto. A quien quieres engañar? No por ser prefecta dejaras de ser lo que eres: Una asquerosa sangre sucia!!! Y no me importa que le bajes más puntos a Slytherin!!!



Pansy, estaba furiosa con Hermione. En su mirada se podía ver su odio y desprecio. Tal vez estaba así, por que se había enterado de que, por su causa, Ron le había dado una paliza a su adorado Draco.



Hermione ya estaba molesta
Pero no se dio cuenta de que Pansy tenía su varita en la mano. Sin pensarlo, Hermione respondió de la peor manera




- Ah! No me digas que el llorón de Malfoy ya te fue a chillar que le pegaron por mi culpa!!! ¿¿¿Acaso fue a esconderse detrás de tus faldas??? - dijo Hermione en tono de burla.



Sin pensarlo, Pansy alzó su varita, le apuntó a Hermione directamente en la cara y pronunció:



- Hypérmetros opós!



- Aaaah!! - gritó Hermione de dolor y tocándose los ojos.



Pansy, se dio cuenta de que había cometido un grave error al atacar a un prefecto, así que se alejó corriendo a su torre. Mientras, Hermione se tapaba los ojos y se agachaba escondiendo la cara.



Por otro lado, Ginny estaba en la biblioteca, sacando varios libros. Ya tenía la mesa llena de diccionarios de varios idiomas. [ Por que tarda tanto?] pensaba Ginny mientras esperaba a Hermione. [A lo mejor se le olvido. Voy a ir por ella]



Ginny salió de la biblioteca dejando todo un desastre en la mesa, en cuanto cerró la puerta de la biblioteca, vio que alguien estaba agachado como si estuviera llorando, al final del pasillo.



Ginny se acercó y reconoció a Hermione.



- Que te pasó? Que tienes? - preguntó Ginny preocupada.



- Aaaah! - se quejaba Hermione- Fue Pansy, me echó un hechizo en los ojos! Me están ardiendo!!!



- Ven, vamos al baño a que te los enjuagues - dijo Ginny, ayudando a Hermione a incorporarse y a caminar.



Ambas llegaron al baño y Hermione se enjuagó los ojos varias veces. Después los abrió




- Ya estas mejor? - preguntó Ginny.

- Ginny
No veo. - dijo Hermione preocupada.



- Como que no ves?



- No veo nada!!! Todo lo veo negro!!!



- No te acuerdas que palabras dijo Pansy? - preguntó Ginny.



- Hypermetro no-sé-que. Fueron dos palabras - dijo Hermione.



- Ah! Ya sé que te hizo!! No te preocupes, no es grave. Te quitó la vista por unos momentos, en una cuantas horas la vista va a regresar - explicó Ginny.



- De verás?



- Si. Ahora será mejor que regreses a la torre y te duermas un rato. En unas horas, ya habrás recuperado la vista.



Ginny acompañó a Hermione a la torre de Gryffindor. Todos estaban tan entretenidos en la fiesta, que ni cuenta se dieron de que Hermione no podía ver. Ginny miró a todas partes para ver si veía a alguno de sus hermanos o Harry, pero no vio a nadie.



Dejó a Hermione en su dormitorio y luego regresó a la biblioteca. Fue a sentarse en la mesa que estaba justo debajo del agujero que había hecho.



- Este no. Este no sirve. Este tampoco. - decía Ginny para sí misma, hojeado varios diccionarios numéricos y de runas.



En ese momento, Erin iba pasando por el lugar con varios libros en la mano. Al parecer, tenía intención de estudiar para sacar más MHBs (matrículas de honor en brujería) Notó que Ginny estaba algo agobiada y fue a verla.



- Hola! - dijo Erin.



- Hola! - respondió Ginny, sin prestarle mucha atención.



- Muy atareada? - preguntó Erin.



- Pues
algo así - respondió Ginny.



Erin se asomó para poder ver que era lo que tenía a Ginny tan ocupada y logró ver el texto de el libro.



- Te están enseñando claves? En que clase? - preguntó Erin emocionada.



- Eh? Ah si! En
Aritmancia - evadió Ginny (fue lo mejor que se le ocurrió)



- Pensé que solo tomabas Cuidado de criaturas mágicas y estudios muggles!



- No. También tomó la clase de Aritmancia.



- Ah ya veo. No puedes traducir esto, verdad?



- Pues
no. - dijo Ginny.



- Puedo verlo? - preguntó Erin.



- Si - contestó Ginny- aunque no le vas a entender nada!



Ginny le prestó el libro a Erin, ésta miró el texto con cuidado y después dijo:



- Esto esta escrito en una de las claves prohibidas!!!



Ginny dejó de mirar lo otros libros y le puso atención a Erin




- Que? - dijo Ginny- Cuales claves prohibidas?



- Bueno, según una de mis tías, hace mucho tiempo, el ministerio de magia encontró varios manuscritos y varios libros muy antiguos. Estos, estaban escritos en un lenguaje que nadie conocía, después se dieron cuenta de que no eran lenguajes, más bien eran claves - explicó Erin.



- En serio? - dijo Ginny- y tú como sabes?



- Bueno, es que mi tía con la que vivía, era auror y yo la escuchaba cuando charlaba con algunos de sus compañeros.



- Y cuales son esas claves? - preguntó Ginny.



- Pues
creo que eran tres. Una era la clave de Quadros , hay otra que, no me acuerdo como se llama pero es con unos símbolos muy raros y la otra es la que más se usaba: la clave murciélago, ésta es la que usa los números. Éste texto, esta escrito en clave murciélago.



- Y como es esa clave?



- Ah pues hasta eso, esta fácil!! - explicó Erin- A cada letra de la palabra murciélago le corresponde un número del 0 al 9. A la M le toca el 0, a la U le toca el 1, a la R le toca el 2 y así sucesivamente. Cuando veas un texto con números, lo único que tienes que hacer es




- Sustituir al número por la letra que le corresponde!! - dijo Ginny, entendiendo todo.



- Exacto! - exclamó Erin.



- Erin, no sabes el gran favor que me has hecho!! Gracias!!!



- No hay de que! Bien, yo tengo que irme. Quiero estudiar un poco más para sacar el máximo de MHBs - dijo Erin.



- Entonces no te entretengo más! Nos vemos luego. - dijo Ginny.



- Hasta luego - se despidió Erin y se fue a sentar a la mesa más alejada de la biblioteca.



Ginny, comenzó a hacer lo que Erin le había dicho. Comenzó a traducir el texto, número por número.



Mientras tanto, en la torre de Gryffindor seguía la fiesta


Todos platicaban muy entretenidos, al parecer se la estaban pasando muy bien.



Harry y Ron se encontraban sentados en unas sillas, junto a la puerta de la sala común. Estaban platicando mientras bebían sus tarros de hidromiel.



- No había probado el hidromiel - comentaba Ron- tiene un sabor dulce!



- Si - decía Harry- esta rico! Ni se nota que contiene alcohol!



Por otro lado, Fred y George discutían sus planes acerca de la tienda que iban a abrir.



- Ya con lo del local, pues
todavía nos sobran 635 galeones - decía George.



- Podemos usar otros 300 para materia prima, y 200 para comprar aunque sea un mostrador
-le respondía Fred.



- Y lo demás lo guardamos, ya sabes para una emergencia!



- Entonces ya esta! Así le hacemos. - dijo Fred.



En ese momento, llegó Katie y abrazó a George por la espalda. George se levantó de la silla y besó a Katie, luego miró a su gemelo y le dijo:



- Bueno, ya me voy. Entonces ya quedamos.



- Si - dijo Fred.



- Él no se va - dijo Katie sonriendo- Yo me lo llevo.



- Si, es lo que veo! - le respondió Fred- Oye? Y en donde esta Erin?



- Fue a estudiar a la biblioteca. Dice que quiere tener el máximo número de MHBs - contestó Katie.



- Ah, bueno. Los veo al rato! - dijo Fred.



- Hasta luego! - dijeron ambos y se alejaron.



[A la biblioteca a estudiar? Eso me pasa por burlarme de Percy!!] pensaba Fred mientras se dirigía a la salida. Ahí vio a Harry y a Ron.



- Que hacen? - les preguntó



- Aquí platicando! - dijo Ron.



- Y tú, a donde vas? - preguntó Harry.



- A arreglar un asunto importante! - contestó Fred muy decidido. Luego, los miró detenidamente y les preguntó:

- Cuantos tarros se han tomado?



- Como unos
tres. - dijo Harry.



- Vayan más lento. No se vayan a embriagar!!



- Nosotros? Como crees? - dijo Ron un tanto ofendido.



- Bien, yo los veo después. - dijo Fred, despidiéndose de ellos y dirigiéndose a la biblioteca.



Después de un rato llegó, ahí vio a Ginny muy entretenida y la fue a saludar. Ginny le respondió el saludo, pero como que no le hizo mucho caso. Después, Fred se dirigió a donde estaba Erin




- Que haces?



- Estoy subrayando lo más importante de el libro de texto, para estudiarlo después - explicó Erin, que subrayaba su libro de historia de la magia - Ya se acabó la fiesta?



- No. Es solo que decidí repasar un rato. Ya sabes, para sacar más MHBs

- dijo Fred (ni si quiera él se lo creyó)- Y pues
estaba pensado que tal vez podrías ayudarme!



- Claro! - dijo Erin- toma asiento.



Fred se sentó al lado de Erin. Estuvieron un buen rato estudiando. Ambos se hacían preguntas y se contestaban. A pesar de que Fred no dejaba de mirar a Erin, ella no apartaba la vista de sus libros y tampoco dejaba de subrayar.



- Haber, ahora dime ¿Cuáles son los 12 usos de la sangre de Dragón?

-preguntó Erin.



Fred seguía mirándola, luego inconscientemente respondió:



- No lo sé.



- Como que no sabes? - dijo ella, sin dejar de subrayar- Se supone que deberías de saberlo!!



Fred tenía una mirada muy extraña en su rostro. Tomó aire y dijo:



- Algo que sí sé y que tengo ganas de decirte es
¡¡¡Que me gustas mucho!!!



En ese instante, Erin hizo un rayón muy feo y chueco en su libro. Hasta se le rompió el crayón con el que estaba subrayando. Miró a Fred sorprendida y exclamó:



- Que???



- Que me gustas - dijo Fred ya sin pena- me gusta mucho tu sonrisa, tu cabello, tu forma de ser. Toda tú!!



Erin se sonrojó y comenzó a reírse de los nervios. Fred siguió hablando




- Por favor, no te rías! Me costó mucho trabajo decidirme a decirte lo que siento.



- Perdón Fred, es que
no sé que hacer
no sé que decir




- No me digas nada. Solo dime que
sí aceptas - suplicó Fred.



- Que, ¿si acepto? Quieres decir que tú
Quieres ser mi novio? - dijo ella sorprendida.



- Bueno, en general soy yo quien me declaro pero
Si, Acepto! - dijo Fred bromeando.



Erin comenzó a reírse con más fuerza y con más nervios.



- No. Ya en serio! - dijo Fred- desde que te vi en la estación King Cros, me llamaste la atención. Al principio era un mero gusto físico pero comencé a conocerte, a tratarte y empecé a sentir algo por ti.



Luego la tomó de la mano y comenzó a acercarse a ella. Continuó hablando




- Y estos días me he dado cuenta de que
te necesito cerca. Te necesito por que
te amo.



Erin casi se caía de la silla, no podía creer lo que Fred le estaba diciendo




- Pero Fred
tú no me conoces bien y yo




- Con lo que te conozco, ahora me es suficiente! Por favor, dime que, Si aceptas! - insistió él.



- Eh
yo
eh




Erin estaba muy nerviosa, no sabía que hacer y para colmo, comenzó a tartamudear. Fred seguía insistiendo




- Mira, si me decidí a decirte esto es por que creo que tú también sientes lo mismo por mi. Pude darme cuenta ayer, en el baile. ¿O me equivoco?



Erin estaba en un callejón sin salida, se quedó callada y miró hacía el piso, Fred seguía acercándose




- Solo mírame a los ojos y dime que no sientes nada por mi y te juro que no te vuelvo a insistir




En ese momento, Erin alzó la vista y miró a Fred directamente a los ojos, a esos bellos ojos que prácticamente la doblegaban. Fred también miraba con detenimiento ese rostro hermoso, esos grandes ojos cafés y esos labios que para él, eran una irresistible tentación




Ambos se acercaron y sin decir nada, se besaron largamente. Erin se estremeció por completo mientras, Fred le acariciaba sus suaves mejillas.



Después se separaron y Fred le susurró, besándole la frente




- Puedo tomar eso como un si?



Ella sonrió y asintió con la cabeza, abrazándolo. Estuvieron así un momento, luego Fred volvió a besarla en los labios. Cuando se separaron, Fred se paró en la silla donde estaba sentado y gritó:



- SOY EL MÁS FELIZ DEL PLANETA!!!!



- Sssh!! Estamos en una biblioteca! - dijo ella, jalándolo del brazo- se supone que no debemos hacer ruido!! Ya, vamos a seguir estudiando.



- No. Ya me cansé. Mejor regresamos a la fiesta! Y así celebramos que ya somos novios!!



Erin lo miró como evaluando su propuesta.



- Bueno, esta bien - aceptó ella.



Ambos salieron de la biblioteca. Ginny, ya se había ido.



Llegaron y se encontraron a Katie y a George, platicando en la alfombra. Ellos se sorprendieron al verlos llegar agarrados de la mano.



- Hola! - saludo Fred muy contento.



- Ya son novios? - pregunto George sin pena.



- Corazón, no seas chismoso! - reprochó Katie.



- Ya! - dijo Fred feliz.



- Ay pues ya era hora!!! Ya me estaban desesperando los dos!!!



Comenzaron a platicar muy animados, después de un rato las chicas se fueron a dormir y los gemelos se quedaron hablando. Fred le estaba contando a su hermano, como se le había declarado a Erin con todo y detalles. En ese momento, alguien abrió la puerta. Fred y George voltearon a ver de quien se trataba. Sus ojos no daban crédito a lo que veían




Eran Harry y Ron
Ambos estaban partiéndose de risa, iban abrazados y cayéndose







de borrachos




CAPITULO 16 LA PIEL BRILLANTE



- Pero que demonios
-dijo Fred, viendo que los chicos se apoyaban de donde podían para no caerse.



Los gemelos fueron a ayudarlos a caminar y los sentaron en unos sillones de la sala común.



- Pero que tomaron? - preguntó George todavía incrédulo.



- Hidromiel!! - dijo Fred- les dije que no tomaran demasiado.



- Lo malo de la hidromiel, es que no te das cuenta cuando te empiezas a poner borracho. La embriaguez te llega de golpe. - dijo George, como si se acordará de alguna experiencia.



Los gemelos observaban mientras que Harry y Ron estaban muertos de la risa.



- Casi te partes la
hip! cara con el
hip! inodoro!! jajajajaja hip! - decía Harry muerto de risa.



- Mejor ni hables
hip! que tú ni le atinabas... hip! jajajaja - le respondía Ron.



- Oye cuñado
hip! Estoy borracho
hip! por que ya veo doble
hip! - dijo Harry mirando a los gemelos.



- No seas idiota
hip! no ves que
hip! son gemelos
hip! - respondió Ron.



- Pues por eso
hip! - dijo Harry- Yo veo
hip! a cuatro
hip!



Harry y Ron se voltearon a ver y estallaron en carcajadas.



Fred y George los observaban atónitos.



- Bien, la fiesta se acabó. A dormir! - dijo Fred levantando a su hermano, que era totalmente incapaz de caminar por sí solo.

- Pues que
hip! aburridos
hip! - exclamó Harry, apoyándose en George para levantarse- verdad que
hip! son unos aburridos, Cuñado
? hip!



- Cuñado? - dijo George- por que le dices cuñado?



- Por que
hip! me gusta mucho
hip! su hermana
hip! - confesó Harry sin pena.



- Ella también es mi hermana!! - exclamó George con indignación fingida.



- Cuñado segundo
hip! - exclamó Harry, abrazando a George- te quiero!
hip!



- Si ya, ya. - dijo George dándole a Harry unas palmaditas en la espalda.



Los gemelos, llevaron casi cargando a Harry y a Ron, hacía las escaleras. Las subieron con mucha dificultad. Mientras iban subiendo, Ron gritaba




- HERMIONE!!!! TE AMO HERMIONE!!!!
hip!



Harry seguía riéndose como loco. Fred trataba de controlar a Ron para que se callara.

Al fin llegaron a los dormitorios de los de quinto. Fred recargó a su hermano en una pared mientras deshacía su cama, después lo acostó y le quitó los zapatos.



George dejó a Harry parado junto a su cama, le quitó los anteojos. Cuando los estaba colocando en la mesita de noche, Harry no aguanto estar a pie, comenzó a tambalearse y de repente PUM! Se escuchó un tronido. Al parecer, Harry se había dejado caer en su cama y su mismo peso provocó que se rompiera la base del colchón. George le quitó los zapatos, deshizo las cobijas y lo arropó.



En menos de 3 segundos, Harry y Ron ya estaban roncando.



Fred y George salieron en silencio de los dormitorios y se dirigieron al suyo.

Pero no solo había gente despierta en los dormitorios de los chicos, en el de las chicas, también.



Todos esos gritos y ruidos habían despertado a una persona que ya llevaba un buen rato dormida y que aún no recuperaba totalmente la vista.

Era Hermione que abrió sus ojos y se dio cuenta de que, a pesar de que estaba oscuro, ya podía ver, aunque estaba algo borroso.



Se salió de su cama, se dirigió a la puerta de su dormitorio, la abrió con cuidado. [Hubiera jurado que escuché mi nombre. O tal vez lo soñé?] pensaba Hermione, mientras se asomaba a ver a quien veía.



En ese momento, Hermione alcanzó a ver una silueta que bajaba las escaleras de los dormitorios de las chicas. Rápidamente siguió a aquella persona y con esfuerzos pudo reconocerla, se trataba de Erin.



Iba dirigiéndose con cautela hacía la salida de la sala común.



[esta vez, te tengo!!] pensó Hermione. Regresó a su dormitorio y después salió de el con una capa en el brazo y un pergamino viejo en la mano.



Hermione llegó a la sala común, desdobló el pergamino y apuntando con su varita, dijo:



- Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas!



Había activado el mapa del merodeador, ahí se podía ver dos motas de tinta con sus respectivos letreros. Una mota estaba inmóvil en la sala de Gryffindor. Hermione apenas pudo leer con mucho trabajo, el nombre:







Hermione no entendía muy bien lo que decía el letrero, por más que se acercaba a leerlo, más borroso se veía y menos se entendían las letras. [bueno, como la mota de tinta esta en la sala común, supongo que dice Hermione Granger] pensaba Hermione que aún trataba, sin éxito, de poder apreciar bien las letras.



Luego buscó la localización de la otra mota de tinta, se movía en dirección al despacho de Snape
pero cuando trató de leer el letrero que le correspondía, Hermione se sorprendió. El letrero decía:









[Harry Potter? Esto ha de estar mal. Este mapa ya no sirve. ¿Y si tal vez esta afuera de la torre? Bueno, si él estuviera afuera, eso lo explicaría pero, en todo caso faltaría la mota de Erin! Será mejor que espere aquí, con eso de que aún sigo sin ver bien, no me vaya a perder!] pensaba Hermione.



Hermione estuvo un buen rato sentada en la sala común viendo el mapa, aun no entendía el por que la mota de tinta que, supuestamente representaba a Erin, decía Harry Potter, o ¿tendría algo que ver que no veía muy bien y no alcanzaba a ver los detalles, por que todo lo veía borroso?



Una hora después, Erin regresó a la sala común, traía otro frasco con poción para dormir. Cerró la puerta, fue a sentarse a un sillón, comenzó a abrir el frasco con la intención de beberse el líquido, pero en ese momento escuchó un ruido que provenía de uno de los rincones lejanos, de la sala.



Erin volteo a ver el lugar de donde provenía el ruido pero no vio a nadie. Después volvió su mirada al frasco y vio que Hermione estaba parada justo en frente.



- Buenas noches!! - dijo ella satisfecha.



Erin se sorprendió. No había visto a Hermione bajar de las escaleras del dormitorio de las chicas. Después miró con cuidado y se dio cuenta de que llevaba una capa en el brazo. En un segundo entendió todo




- A donde fuiste? - preguntó Hermione



- Creo que ya lo sabes! - dijo Erin señalando con la mirada, la capa.



- Meterse a la oficina de un profesor y robarle, merece la expulsión. ¿Lo sabías? - dijo Hermione muy seria.



- No. No lo sabía, pero si me lo imaginaba - dijo Erin en tono de preocupación.



Hermione tomó el frasco de las manos de Erin, tocó aquella mezcla gris, la olió y al fin dijo:



- Sangre de salamandra? Debes tener una muy buena razón, como para que te arriesgues tanto.



Erin miraba hacía el piso y se apretaba las manos.

- Si. Tengo mis razones. Razones que tú no entenderías!



- Entonces, explícamelas! - dijo Hermione mirando fijamente a Erin. (aunque todavía veía borroso)



Erin no decía nada, solo se limitaba a observar las llamas de la chimenea.



- No vas a decirme nada?



- No tengo por que darte explicaciones! - dijo Erin, poniéndose a la defensiva.



- Mira Erin, Soy prefecta y cualquier cosa que pase, buena o mala, debo informarle a la profesora Mc Gonagall. Si no me dices que es lo que esta pasando, voy a tener que ir con ella en este momento.



Erin estaba inmóvil. Al parecer no estaba dispuesta a ceder.



- Entonces no vas a decirme nada! - insistió Hermione- Bien, será como tú quieras!



Y diciendo esto, se dirigió hasta la puerta.



- No!! Espera!!



Hermione se paró en seco.



- Esta bien, te lo voy a decir - dijo Erin, como no teniendo opción- aunque no espero que me entiendas!



Hermione fue hacía donde estaba Erin y se sentó al lado de ella.



- Necesito la sangre de salamandra para
hacer
mi poción reflejante.

-confesó Erin.



- Poción reflejante? - preguntó Hermione.



- Si. Es una poción que ayuda a que mi piel no absorba los rayos del sol y en vez de eso, los refleje.



- Es por eso que te brilla la piel!! - exclamó Hermione.

- Así es - dijo Erin.



- Pero
¿Por qué no quieres que tu piel absorba los rayos del sol? - preguntó Hermione intrigada.



- No puedo exponerme a la luz del sol. Cada que tengo contacto con él, mi piel se torna rojiza y me arde horriblemente! - dijo Erin



Hermione la miraba extrañada, sabía que había gente de piel delicada, pero eso era excesivo! Siguió escuchando a Erin




- Pero
eso no es lo peor. Cada vez que tengo contacto con el sol, mi magia crece y no puedo tener control sobre ella. Una vez, en una clase de duelo de mi antiguo colegio, casi mato a una chica! Lo único que hice fue aplicar el hechizo de desarme y la chica salió disparada hacía el techo, luego cayó violentamente al piso. Tuvo un fuerte golpe en el cráneo, estuvo 4 meses en coma y 2 en rehabilitación. Perdió el año escolar por mi culpa!



Parecía que a Erin le dolía hablar sobre ello. Pero la explicación no paró ahí




- Tú no sabes lo triste y frustrante que es, que la gente te tenga miedo, que crea que eres una especie de
peligro. Por esa causa viví toda mi infancia encerrada, cubriéndome en todo momento del sol. Tapando las ventanas, saliendo solo de noche, como si fuera una especie de vampiro.

Todos en mi antigua escuela me rechazaban, nadie hablaba conmigo, no tenia ni un amigo. Hasta los maestros trataban de tener el menor contacto conmigo, era como si tuviera alguna enfermedad contagiosa.

La única que me entendía era mi tía Aracelly.



Los ojos comenzaron a llenársele de agua




- Ella me cuidó desde que mi madre murió. Ella me enseño a jugar quidditch y también me enseño otras cosas. Todo lo que soy es gracias a ella.



Hermione miraba a Erin sin parpadear. No podía creer que Erin, una chica tan segura de sí misma, tan sociable, inteligente y amigable, hubiera tenido una vida tan triste! Erin siguió hablando




- Hace como un año, mi tía Aracelly descubrió una poción para poder protegerme del sol: La poción reflejante. Comenzó a dármela y resultó. Ya era posible salir a la luz



Pero desgraciadamente un tiempo después, ella murió y tuve que comenzar a hacerla yo misma. Las primeras veces no me salió muy bien, así que los primeros días en Hogwarts tuve que esconderme, para evitar alguna catástrofe




[Ahora entiendo por que se le desaparecía a Fred!] pensó Hermione.




Seguí intentándolo hasta que por fin me salió bien. El efecto solo dura 24 hrs. Así que debo beberla todas las noches. Por desgracia, la sangre de salamandra no se vende a menores de edad, así que tengo que robarla del despacho del profesor Snape.



- Y nunca has sabido por que te pasa eso? - preguntó Hermione.



- No. Así he sido desde que tengo memoria.



- ¿Quién sabe de esto? - volvió a preguntar Hermione.



- Ahora solo tú y yo.



- Tú tía Arabella no sabe nada?



- No.



- Y por que no hablas con ella y le dices lo que te pasa?



Erin se quedó pensando y luego dijo:



- Y si me rechaza?



- No te puede rechazar
Es decir, ella es tu tía y tiene la obligación de ver por ti - replicó Hermione.



Erin se quedó callada. Hermione siguió hablando




- Mira Erin, no quiero parecer estricta u odiosa, pero lo que estas haciendo es una falta considerada como grave. Si le digo a la profesora Mc Gonagall, te van a expulsar, pero si me quedo callada, a la que van a expulsar es a mi.



- Pero, nadie tiene por que enterarse!!! Las únicas que sabemos somos nosotras y si tú no dices nada, pues yo menos!!! - dijo Erin.

- Es que no me entiendes! Mira, cuando te hacen prefecto, haces un juramento. Es una especie de hechizo para asegurarse de que los perfectos hagan bien su labor. Cuando los prefectos cometen una falta grave o son cómplices de la misma, a la semana aproximadamente, comienzan a despedir un olor bastante desagradable que solo los profesores pueden distinguir

-explicó Hermione.



- O sea que
¿Me vas a acusar? - dijo Erin preocupada.



Hermione pensó un poco y luego dijo:



- Vamos a hacer una cosa: Tienes de aquí al próximo domingo para hablar con tu tía y decirle todo. Sí no lo haces, voy a tener que decirle la verdad a la profesora Mc Gonagall.



Erin agachó la cabeza y puso sus manos en la frente, con gesto de preocupación.



- Mira, si hablas con tu tía, ella podrá interceder por ti ante Dumbledore. Estoy segura de que él comprenderá tu situación y hasta te va ayudar a encontrar alguna solución - dijo Hermione, tratando de animar a Erin- piénsalo!! - concluyó, le regresó el frasco de poción a Erin y se fue a dormir.



Erin se quedó sola en la sala común, mirando la poción y pensando en como iba a salir de ese problema.



* * *





Al día siguiente, Harry abrió los ojos. Veía todo borroso, la ventana y el techo comenzaron a dar vueltas por toda la habitación (o al menos eso era lo que a él le parecía). Estiró el brazo para buscar sus anteojos en la mesita de noche, se los colocó y se incorporó. En cuanto se levantó, el techo y la ventana dejaron de moverse. Tenía un terrible dolor de cabeza y el estomago se le revolvía fuertemente como si fuera una lavadora.



Vio a Ron salir del cuarto de baño, tenía un semblante muy malo, como si estuviera enfermo.



- Hola - saludó con desgano y agarrándose el estomago.



Harry se limitó a saludar con la mano. Él también tenía un semblante muy malo.



En ese momento entraron a la habitación Fred y George.



- Buenas tardes mis queridos alcohólicos!!! - dijo Fred riéndose.



- Ay! Nada más no grites! - dijo Ron que se agarraba la cabeza y fue a sentarse en la cama de Harry. En el momento en que se sentó, se escuchó un leve crujido.



- Tomen, esto es para la resaca! - dijo Fred, dándoles unas tazas con una infusión.



Harry y Ron se miraron, como dudando en tomarse la bebida.



- Los hará sentir mejor! - dijo George.



Harry y Ron, bebieron la infusión.



- Ah, pero que tal estuvo la borrachera ayer!! - dijo Fred.



- No fue para tanto! - exclamó Harry, agarrándose la cabeza del dolor.



- No?? Si entre los dos se acabaron dos barriles medianos de Hidromiel!!! - dijo Fred- bueno, hasta eso se portaron decentemente. Cuando George se puso ebrio por primera vez, se puso a bailar como loco, rompió una mesa y se quitó la ropa!!



George, como acordándose de aquella vez, comenzó a reírse afirmando con la cabeza.



- Por cierto Harry - dijo George- ayer te dejaste caer en tu cama y creo que la rompiste.



Harry se asomó por debajo de su cama y en efecto, la base del colchón estaba quebrada.



- No te preocupes - dijo George- No es nada que no se pueda reparar.



Sacó su varita y pronunció:

- Reparo!!



La base del colchó quedó como nueva.



Harry miró su reloj, ya era muy tarde y no había asistido a clases.



- Ron!! No entramos a clases!! - dijo asustado.



- Tranquilos!! - exclamó George- hablamos con los profesores y les dijimos que habían amanecido enfermos.



- Es una suerte que hoy no les toque Pociones!! - dijo Fred.



Los 4 estuvieron platicando un rato. Cada que tenía oportunidad, los gemelos se la pasaban burlándose de Harry y de Ron, imitando la forma de cómo se habían comportado, estando bajo los efectos del alcohol. Decían cosas como: Cuñado
te quiero o Amo a Hermione.



Harry y Ron solo se quedaban callados. Ron le contó a sus hermanos, lo que le había sucedido con Hermione, ellos comenzaron a aconsejarle cosas acerca de cómo declarársele a Hermione.



- Y bien, ¿Qué piensas hacer? - preguntó George.



Ron los miró a los tres y dijo:



- Ya me decidí. Hoy voy a hablar con ella y
voy a pedírselo!!



- Ese es mi hermano!!! - dijo Fred- Eso si, primero báñate y quítate ese olor a alcohol que traes.



El día transcurrió normal. Ginny y Hermione estaban en la biblioteca traduciendo el texto, Ginny le había explicado a Hermione lo de las claves y todo eso. Hermione ya veía bien.



- Ya me cansé! - decía Ginny- mañana le seguimos!



- Si, tienes razón - respondió Hermione- al fin que nada más nos faltan como tres hojas.



Guardaron sus cosas y regresaron a la sala común.

Entrando a la sala vieron a Harry y a Ron platicando.



- Hola! Ya se sienten mejor? - preguntó Ginny acercándose a ellos- Fred nos dijo que habían amanecido enfermos.



- Si. Ya estamos mejor. Gracias! - dijo Harry.



Ron y Hermione no decían nada. Pronto se hizo un silencio incomodo. Hasta que Ron, rompió la tensión




- Hermione, puedo hablar contigo?



Hermione respondió algo nerviosa




- Si. Claro!



Ginny y Harry intercambiaron miradas y ambos dijeron al mismo tiempo:



- Yo voy a estar en mi dormitorio




- Yo voy a ver a Fred




Ginny y Harry se fueron, dejando completamente solos a Ron y a Hermione.



- Siéntate - dijo Ron.



Hermione tomó asiento a un lado de Ron.



- Que sucede?



Ron pensó un poco y luego dijo:



- Hermione, primero que nada, quisiera disculparme contigo por lo que pasó el sábado en la noche, lo de
ya sabes. Mi intención no era ofenderte o hacerte enojar. La verdad no sé ni como pasó pero
por favor, discúlpame!



- No, no tienes por que disculparte. Yo también tuve la culpa de lo que pasó.



Ron estaba muy nervioso, le sudaban las manos y miraba nerviosamente hacía abajo. Hermione estaba peor, movía los dedos de la mano derecha de forma compulsiva y también veía el piso.

- Entonces
¿Seguimos siendo amigos? - dijo Hermione levantándose del asiento.



- Si - dijo Ron- levantándose también- Amigos!



Los dos se dieron la mano y se abrazaron de forma normal, aunque su corazón les latía a mil por hora. Después se separaron pero quedaron muy cerca en uno del otro.



- Aunque
me preguntaba
-dijo Ron.



Hermione comenzó a temblar, Ron tenía aquella mirada en sus ojos, la cual indicaba que él ya había decidido algo y que no había marcha atrás.



- Si? - preguntó Hermione.



- Si a ti te gustaría
pues




Ron levantó su rostro y miró a Hermione fijamente a los ojos. En ese instante algo horrible ocurrió. La mente de Ron se puso totalmente en blanco, de su boca no salía ningún sonido. Hasta ya se le había olvidado lo que había estado ensayando con Harry esa tarde.



Hermione comenzó a tener ganas de que se repitiera lo que había pasado en la noche del baile, sentía que, si no besaba a Ron en ese instante, se iba morir. Así que ya no pudo aguantarse más, se acercó a él. Sus labios estaban comenzando a tocarse cuando
alguien tosió.



Hermione y Ron se separaron rápidamente y se pusieron como tomates, al ver a la profesora Mc Gonagall parada enfrente de ellos.



- Sr. Weasley, veo que ya esta recuperado!!



- Eh
si. Algo - dijo Ron, que en ese momento quería encogerse y salir huyendo.



- Señorita Granger
Necesito hablar con usted. ¿Me acompaña?



- Si profesora. - dijo Hermione toda roja, le echó una mirada a Ron de espanto y salió de la sala común.



La profesora también ya se iba, cuando giró en redondo y agregó:



- Sr. Weasley, Madame Hooch esta reunida en el campo con todo el equipo. Creo que debería ir a ver que sucede!



- Si. Gracias profesora. - dijo Ron disponiéndose a salir.



- Ah! Y otra cosa más - concluyó la profesora- Límpiese el brillo que trae en los labios.



Ron se avergonzó aún más y salió de la sala común, limpiándose la boca.

Bajó las escaleras , ya iba a llegar a la puerta cuando vio que el resto del equipo ya venía regresando.



- Que pasó? - preguntó Ron.



- Nada. Solo nos citó para decirnos que nos espera el viernes temprano, para irnos a la final de quidditch de la liga nacional. El partido va a comenzar a las 2 de la tarde - dijo Fred.



- Y a que no sabes quienes se van a enfrentar?? - dijo George emocionado.



- No, no sé - dijo Ron.



- El Puddlemere United contra Los Chudley Cannons!!



- En serio?? - exclamó Ron- Hace mucho que los Chudley Cannons no llegaban a una final!!



- Si - dijo Fred- Es por eso que ese partido va a estar interesante!



Todos regresaron a la torre de Gryffindor.



- Y bien? Como te fue con Hermione? - le preguntó Harry a Ron.



- Pues, la situación ya se estaba dando pero en ese momento llegó Mc Gonagall y ya no le pude decir nada!



- Que mala suerte!! - exclamó Harry.



Entraron a la sala común, ahí se encontraban Hermione y Ginny platicando.

Al parecer, Hermione también le confiaba sus cosas a Ginny, ya que ésta estaba tan atenta a lo que Hermione decía, que ni siquiera parpadeaba.

Ron no pensaba darse por vencido y estaba decidido a intentarlo de nuevo. Lo malo es que no pudo por que, en los días que siguieron, todos los maestros les habían dejado una excesiva cantidad de tarea.



Todos los de quinto estaban histéricos, sobre todo Harry y Ron, que además de tener que hacer los kilos de tareas, también tenían que ponerse al corriente por el día que habían faltado a clases. Parecía que un día no les afectaba mucho pero en realidad, todo lo demás que les habían enseñado, se basaba en lo que habían visto ese día. Por lo tanto, si no aprendían lo que se había dado ese día, difícilmente aprenderían lo demás.



Harry pensaba que resolver todas esas tareas era demasiado complicado, sin saber que pronto, tendría una prueba verdaderamente difícil de enfrentar.





17



El Heredero De Gryffindor



Los días continuaron sin ninguna novedad, lo único interesante era que tenían mucha tarea, parecía como si todos los profesores se hubieran puesto de acuerdo para dejarles mucha tarea al mismo tiempo. Hermione vigilaba de cerca a Erin para ver si ya había hablado con su tía, pero Erin seguía indecisa y no había hecho nada. Aunque se veía que estaba pensando en la mejor manera de hablar con su tía.



Ya era jueves y todos trabajaban tranquilamente en la sala común. Harry, Ron y Hermione hacían sus deberes. De pronto, entró Ginny con un pergamino en la mano y se acercó a ellos




- Que bueno que están juntos!! Necesitamos hablar!!



- Que pasa? - dijo Ron.



- No, aquí no - dijo Ginny mirando alrededor- Hay que buscar un sitio más privado.



- Vamos a los baños del tercer piso! - sugirió Hermione.



Los 4 salieron de la sala común y entraron a los baños de Myrtle la llorona, cerraron la puerta




- Que sucede? - dijo Harry.



- Hace tiempo que Hermione y yo encontramos esto en la biblioteca oculta - dijo Ginny, enseñándoles a Ron y a Harry, el libro- se llama Obscurus Ritualis, contiene los rituales que practicaban antiguamente los magos tenebrosos.



Harry inmediatamente reconoció el libro, era uno de los libros que aquel mago había quemado en la librería del callejón Diagon, el día en que había ido a comprar sus libros de la escuela. [y se supone que quemaron todas las copias! ] pensó Harry. Ginny siguió hablando




- Le echamos un vistazo y encontramos algo que nos llamó la atención.

Ginny abrió el libro en la página donde estaba el titulo de El Ritual de los 4 Herederos. Ron le quitó el libro de las manos a Ginny y comenzó a verlo.



- Y por que no nos dijeron nada? - dijo Ron desconcertado.



- No queríamos preocupar a Harry antes de saber exactamente que era lo que contenía - intervino Hermione.



- Así es - confirmó Ginny- Así que lo revisamos y




- Pero esto no se entiende! Esta escrito como en código o clave! - exclamó Ron- tiene números y todo.



- Para allá iba Ron! - dijo Ginny impaciente- por pura suerte, dimos con la clave y Hermione y yo comenzamos a traducirlo




- Al menos hasta la mitad, por que no hemos tenido tiempo de acabarlo - agregó Hermione.



- No Hermione - intervino Ginny- ya esta completo! Yo lo terminé.



Ginny mostró el pergamino que traía en la mano.



- Lo terminaste!! - exclamó Hermione, mientras agarraba el pergamino y comenzaba a leerlo con cuidado.



- Si - dijo Ginny.



- Y bien, que dice? - preguntó Harry.



Ginny tomó un poco de aire y explicó




- Se los voy a platicar en resumen: Se supone que Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin, son los 4 magos más grandes de todos los tiempos. Tenían poderes que jamás se han visto en ningún otro mago y además dominaban los 4 elementos básicos.

Gryffindor: el fuego, Hufflepuff: la tierra, Ravenclaw: el aire y Slytherin: el agua. Bien, pues el mago que pueda tener los poderes de los 4 grandes magos juntos, tendrá el poder absoluto y podrá controlar todo, hasta a la misma muerte.



- Pero nadie tiene esos poderes! - dijo Ron.



- Nadie los tiene, pero pueden obtenerse - explicó Ginny- por medio del ritual de los 4 herederos.

Según el libro, el mago que quiera poseer todos los poderes de los 4 magos, tiene que hacer un ritual dividido en 4 ceremonias.

El ritual consiste en sacrificar al último heredero de la estirpe de cada mago, pero el heredero tiene que ser del género opuesto.



- Del género opuesto? - preguntó Harry.



- Si - intervino Hermione- mira, tú eres del género masculino y tú género opuesto, es el género femenino.



- Del sexo opuesto! - le aclaró Ron.



- O sea que, el mago que quisiera hacer el ritual, tendría que sacrificar a el último heredero varón de Rowena Ravenclaw? - dijo Harry como ejemplo.



- Exacto! - dijo Ginny- Ya que tiene al último heredero, le corta la garganta y lo desangra para poder beberse la sangre, exactamente en el momento en que el heredero dé su último aliento de vida.



Ron puso cara de horror y dijo:



- O sea que, los matan lentamente?



- Y eso no es lo peor - dijo Hermione en tono serio y doblando el pergamino, que al parecer acababa de leer- después les cortan la cabeza y deben enterrarla a los pies de alguna estatua que represente al mago. Además de que tienen que hacer forzosamente las 4 ceremonias con los respectivos herederos, por que si le falta alguna, no podrá obtener los poderes.



Harry, como recordando algo, dijo:



- Le falta uno!! A Voldemort le falta un heredero!!! - y luego, mirando a Ron, Hermione y Ginny, continuó- Se acuerdan que les conté de una reunión que Dumbledore hizo en la noche? Uno de lo magos que estaba ahí, dijo que ya había llevado a cabo tres ceremonias, eso significa que le falta realizar una para poder tener todo el poder!! Tenemos que detenerlo!!!



- Si, pero como? - dijo Ron- No quiero ser pesimista pero ¿Cómo vamos a evitar que se lleve a cabo la cuarta ceremonia, si no sabemos quien es el heredero que le falta?



- Debe estar aquí en Hogwarts! - dijo Ginny - es por eso que Sirius, Remus y los otros, se han estado viendo aquí, en secreto!!!



- Si Ginny, ¿Y? - replicó Ron- Como le vas a hacer para saber cual de los 400 estudiantes que hay en Hogwarts es el heredero! ¿Vas a investigar el árbol genealógico de cada uno?



Hermione miró repentinamente a Ron, se quedó pensando un momento y luego dijo:



- Vuelvo en seguida!



Y salió muy decidida de los baños, los demás la siguieron. En el momento en que iban saliendo de los baños, el profesor Snape iba pasando por el lugar y los vio




- Que hacen aquí? Saben muy bien que no pueden entrar a esos baños!!



Los chicos se quedaron callados. Snape los miró con odio y dijo:



- 5 puntos menos para Gryffindor por cada uno. Regresen a su torre, ahora!!



Hermione, Ron, Harry y Ginny, regresaron a la sala común.



- Por que siempre tiene que arruinarlo todo? - exclamó Ron.



- Seguro que nos va a ir a acusar con Mc Gonagall! -aseguró Ginny.



- Será mejor que no hagamos nada hoy, Snape estará vigilando. Mejor vámonos a dormir, mañana pensaremos con más claridad - dijo Harry.



Los 4 se despidieron y se dirigieron a sus dormitorios.



Al día siguiente, Hermione se levantó temprano, bajo a la sala común y ahí se encontró a Erin. Estaba dándole de comer a Pilgrim




- Por que tan temprano? - preguntó Hermione como para hacer plática.

- Madame Hooch dijo que quería ver a todo el equipo de Quidditch temprano, hoy. - respondió Erin.



- Ah - exclamó Hermione- Y vas a llevar a tú mascota contigo?



- Si, siempre lo hago. - dijo Erin, que solo esperaba el momento en que Hermione le hiciera la pregunta obligada.



- Ya hablaste con tu tía?



- No - dijo Erin pensativa- Pero he pensado mucho y he decidido que voy a decirle la verdad, hoy.



- Pues eso espero - advirtió Hermione- Por que el plazo se esta acabando, hoy es viernes.



- De hoy no pasa - dijo Erin decidida- Bien, yo tengo que irme. Nos veremos después y pues
ya te enterarás de lo que pasó.



Erin se levantó del sillón y se dirigió a la puerta, al mismo tiempo en que Ginny, Harry y Ron, iban bajando. Todos se dirigieron al gran salón para desayunar y discutir lo que harían con la información que tenían.



- Y bien ¿Qué vamos a hacer con lo que ya sabemos? - dijo Ginny.



- Tenemos que ir a hablar con Dumbledore, él sabrá que hacer - dijo Harry.



Los 4 terminaron de desayunar, se levantaron de la mesa y se dirigieron al despacho de Dumbledore. Comenzaron a subir las escaleras que daban para la puerta del despacho, cuando se encontraron con la profesora Mc Gonagall




- Que hacen aquí? - les preguntó ella.



- Venimos a ver al profesor Dumbledore - dijo Harry en tono serio.



- Tendrá que ser más tarde. El profesor Dumbledore no esta. Tenía una cita muy importante con el ministro de magia y se fue muy temprano. - y luego en tono de preocupación agregó- Al parecer tenía que tratar asuntos de la escuela - y como sacando de su mente algún pensamiento, concluyó- Será mejor que vayan a clases.

Los 4 intercambiaron miradas de decepción y regresaron al gran salón, ahí vieron a Fred y a George, estaban platicando muy emocionados. Fred los vio y se dirigió a Harry y a Ron




- En donde estaban? Los estábamos buscando!!



- Madame Hooch nos esta esperando en los terrenos del castillo con el traslador! - dijo George.



- Hoy es el partido! ¿Se acuerdan? - exclamó Fred impaciente.



- Es verdad!! - dijo Ron como acordándose y dirigiéndose a las chicas, agregó- pero
no podemos irnos y dejar así las cosas.



- Mira
-dijo Hermione- Como es el partido de la gran final nacional, lo más probable es que el ministro de magia asista, además de que Dumbledore esta invitado. Si lo pueden ver allá, pues hablen con él, sirve que de paso hablan con el ministro, haber si así nos cree. Ginny y yo nos quedaremos aquí por si Dumbledore decide no asistir al partido y se regresa.



- Esta bien - dijo Harry- entonces nos vemos después.



- Suerte! - dijeron las chicas y se alejaron.



Harry miró su reloj, eran las 9 de la mañana




- Que no es muy temprano? El partido comienza hasta las 2 de la tarde!!



- Si, pero tenemos que estar allá - explicó Fred- tenemos los asientos reservados, pero no tenemos reservado el lugar en donde vamos a pasar la noche. Ya saben, en caso de que el partido se alargue.



- Eso significa que vamos a tener que esperar hasta que empiece el partido?

-dijo Ron.



- Pues
si! - dijo George.



- Entonces, aguarden un momento. Voy rápido por mi libro, no me tardo!!

-dijo Harry y se fue corriendo hacía la torre de Gryffindor, por el libro que Ron le había regalado.



- Pero apúrate!!! - le gritó George.



Mientras tanto, Ginny y Hermione caminaban dejando atrás el gran salón




- Bueno Ginny, yo voy a la biblioteca, nos vemos después!



- Pensé que tenías clase de pociones!! - exclamó Ginny sorprendida de que Hermione fuera capaz de saltarse una clase- No vas a entrar?



- No - respondió Hermione- tengo algo importante que hacer.



- Bien, entonces te alcanzo allá, después de mi clase de Herbología! - dijo Ginny.



- Te espero entonces - dijo Hermione y se fue.



Ginny se dirigió a su clase de Herbología. Hermione se dirigió a la biblioteca, iba recordando lo que había sucedido la noche en que descubrió el secreto de Erin, ya estaba a la mitad del camino, cuando una duda le llegó a la mente




[Por que el mapa del merodeador no marcó a Erin? O será que no pude ver bien?]



Hermione giró en redondo y se dirigió a la torre de Gryffindor.



Por otro lado, Harry con todo y su libro, fue a reunirse con el resto del equipo de Quidditch en los terrenos del castillo.



- Ya están todos? - preguntó Madame Hooch de forma impaciente.



- Si, somos todos! - dijo Fred.



- Te vas a llevar a Pilgrim? - le preguntó Ron a Erin, que acariciaba a su Kneazle.



- Si - respondió ella- siempre que salgo a algún lado, lo llevo conmigo.



- Bien, síganme
el traslador esta por aquí!! - ordenó Madame Hooch.



Todos caminaron varios metros y encontraron una lata apachurrada de jugo de uva.



- Muy bien, yo voy a tocar el traslador y
-dijo Madame Hooch- a la cuenta de 3 nos vamos a agarrar todos de las manos para irnos. 1, 2
3



Harry volvió a sentir esa sensación de vértigo que le provocaban los trasladores. Después de ver muchas imágenes y colores borrosos, llegó junto con los demás a un bosque muy grande. Estaba lleno de árboles y de vegetación, eran de un color verde muy intenso, muy oscuro. Un lugar muy bello.



Madame Hooch miró alrededor




- Nos dejó muy lejos! - exclamó algo molesta- En fin




Dejó la lata de jugo de uva justo debajo de un árbol que estaba cercano, tenía forma de tenedor. Luego observó con cuidado el lugar y dijo:



- El estadio de Quidditch no esta lejos, son aproximadamente 20 o 30 minutos a pie. Síganme, es por aquí!



Caminaron un buen trecho a través del bosque. El lugar era hermoso, había árboles muy altos y muy verdes, el piso estaba cubierto de pasto y de algunas flores. Pero a pesar de que el bosque resultaba ser un bello paisaje, Harry se dio cuenta de algo curioso. En todo el camino, Harry no vio a ningún animal, no escuchó a ningún pájaro cantar o vio a alguna ardilla o a algún conejo. No había nada. A pesar de que el bosque era muy espeso, no había más vida que la de las plantas y los árboles.



Al fin llegaron a un área muy grande en donde había muchas cabañas de madera y en los alrededores había varias tiendas de campaña. Más adelante se podía ver el estadio de quidditch que estaba cerca del lugar.



Fueron a una cabaña que estaba justo en el centro del lugar, todos entraron y Madame Hooch se dirigió a un hombre que estaba detrás de un mostrador.



- Buenos días!! - saludó ella.



- Buenos días! - respondió el hombre- que se le ofrece?



- Necesito una cabaña para 8 personas, por favor.



- Claro! A nombre de quien?



- A nombre de Madame Hooch - contestó la profesora.



- Usted es la persona que nos visita de Hogwarts? - preguntó el hombre.



- Así es! - dijo Madame Hooch- Por que la pregunta?



- Es que
ya teníamos una cabaña reservada para usted y sus acompañantes! - respondió el dependiente.



En ese momento entró a la cabaña un hombre alto, de cabello castaño, tez blanca y ojos cafés. Vestía una túnica verde militar




- Buenos días Mike!! - saludó en tono serio al hombre del mostrador- No sabes si ya llegaron mis invitados??



- Acaban de llegar Sr. Shaw - dijo el dependiente señalando a Madame Hooch- En este momento los estaba atendiendo!



El señor Shaw volteó a ver a Madame Hooch y a todo el equipo.



- Oh! Es usted Madame Hooch? - le preguntó a la profesora.



- Si - dijo Madame Hooch dándole la mano.



- Es un placer conocerla - dijo el Sr. Shaw, besándole la mano a Madame Hooch. Ella enrojeció, después el Sr. Shaw miró a los muchachos.



- Y ustedes deben ser el equipo ganador de Hogwarts, verdad?



- Si - dijo Fred orgulloso.



Los recorrió a todos con la mirada, los muchachos también lo observaban. Después mirando a Erin y tocándole la bufanda, exclamó:



- Y veo que pertenecen a Gryffindor!! Me da mucho gusto!! Yo pertenecí a esa casa, en mi estancia en Hogwarts!



El Sr. Shaw continuo hablando




- Permítanme presentarme. Soy el Sr. Shaw, Robert Shaw. Jefe del departamento de deportes y juegos mágicos.



[que habrá pasado con Ludo Bagman?] pensó Harry.



- Su cabaña es la número 73 - dijo el dependiente- saliendo de aquí, toman hacía la izquierda y siguen derecho. Esta casi al final con el límite del bosque.



- Cuanto es? - dijo Madame Hooch sacando un monedero.



- No, no es nada - intervino el Sr. Shaw- todo es cortesía de mi departamento. Bien, tendrán que disculparme. Me gustaría mucho acompañarlos a su cabaña pero me temo que estoy un poco ocupado. Nos vemos a las 1:45 en la entrada 2 del estadio para llevarlos a sus asientos. - y recorriéndolos a todos, concluyó- Que tengan una buena estancia! Nos veremos luego! - y se fue.



- Es muy amable! - dijo Madame Hooch para sí misma.



[Robert? No conozco a ningún Robert. Y sin embargo el nombre me suena!]

pensaba Harry. [Creo que llegué a escucharlo alguna vez, pero
¿En donde?]



Todos salieron de ese lugar y se encaminaron a su cabaña. Mientras, Harry observaba el lugar. No había mucha gente, tal vez por que todavía era temprano. Después de buscar la cabaña, llegaron.



- Aquí es. Número 73! - dijo George.



- Bueno, ustedes esperen aquí. Yo iré a buscar algún sitio en donde vendan comida! - dijo Madame Hooch- para que comamos algo antes de que empiece el partido ¿les parece?



- Ay si! Gracias profesora, muchos de nosotros no desayunamos! - dijo Fred agarrándose el estómago.



- Ahora vuelvo! - dijo Madame Hooch y se fue.



Por otro lado, en Hogwarts
Ginny salía de su clase de Herbología, después tenía clase de encantamientos pero no le importaba faltar. Prefería saber que era lo que Hermione estaba haciendo en la biblioteca.



Iba caminando hacía el castillo, cuando vio a lo lejos a Hagrid. Tenía un semblante muy serio pero a la vez triste, estaba aplanando un montoncito de tierra con una pala. Ginny se acercó para preguntarle que sucedía




- Hola Hagrid!! - saludó Ginny.



- Hola - respondió Hagrid de forma seria- Has visto a Erin?



- No, no la he visto, pero supongo que ha de estar con el resto del equipo, en la final del torneo nacional de Quidditch! - respondió Ginny.



- Ah! No me acordaba que la final era hoy!! - exclamó Hagrid- Entonces tendré que hablar con ella cuando regrese.



Ginny, notando el tono lúgubre de Hagrid, le preguntó:



- Sucede algo Hagrid?



- Pues es que
tengo que darle una mala noticia a Erin! - explicó Hagrid.



- Una mala noticia?



- Si. Es que
algo pasó con su mascota.



- Que paso? - preguntó Ginny.



Hagrid tomó un poco de aire y explicó




- En estos últimos días, Fang ha estado muy inquieto y se la ha pasado escarbando por donde están mis arbustos. Yo no sabía por que se comportaba así, hasta hoy!



Ginny miraba a Hagrid de manera expectante, estaba muy interesada en lo que Hagrid le iba a decir. Él siguió hablando




- Esta mañana, Fang encontró cerca de mis arbustos a Pilgrim. Lo encontró
muerto. Al parecer, otro animal lo atacó.



- No puedo creerlo! - dijo Ginny sorprendida- A Erin le va a doler mucho, quería muchísimo a su mascota!



- Pues si - apoyó Hagrid- hace un momento lo acabo de enterrar, al pobre!!



- Es una pena! - se lamentó Ginny.



- Si. Era un buen animal! Bien, será mejor que te vayas a clase, ya es tarde - dijo Hagrid.



- Si, tienes razón. Nos vemos luego. - dijo Ginny.



- Y si ves a Erin, dile que quiero hablar con ella - dijo Hagrid.



- Yo le daré tu recado! Adiós - se despidió Ginny y se fue.



Se dirigió al castillo. [pobre de Erin!] pensaba Ginny [se va a poner muy mal cuando se entere]



Al fin llegó al castillo, siguió caminado por varios pasillos, hasta que llegó a la biblioteca. El lugar estaba desierto, y es que todos se encontraban en clases. Ginny buscó a Hermione por toda la biblioteca, pero no vio a nadie.



- Hermione!! - llamó Ginny.



- Estoy aquí!! - se escuchó una voz.



- En donde?



- Aquí abajo!!



Ginny fue al sitio donde había hecho el agujero. Hermione quitó el encantamiento ilusorio e hizo aparecer de nuevo el agujero en el suelo. Ginny bajó y se reunió con Hermione.



- Que haces aquí? - le dijo Ginny.



- Ven. Quiero que veas algo!! - exclamó Hermione.



La llevó hasta uno de los muros de la vieja biblioteca y se lo mostró


Ginny observó aquella pared, sin comprender




- Que?



- El muro - dijo Hermione- Observa el muro!



Ginny volvió a ver el muro, no entendía para que lo veía




- Que es lo que se supone que tengo que ver? - dijo Ginny.



- Obsérvalo bien!! Dime, que es lo que tiene? - insistió Hermione.



- Pues
tiene unas figuras esculpidas - dijo Ginny, tratando de concentrarse en el muro-
círculos y cuadrados. Algunos cruzados por una diagonal, otros no.



- Exacto!! - dijo Hermione interesada.



- Y eso que? - preguntó Ginny.



- Esas figuras
los círculos y los cuadrados, se utilizan para representar a personas cuando se diseña un árbol genealógico!!!



Ginny observó sorprendida el muro




- O sea que, en este muro esta esculpido un árbol genealógico??



- Así es Ginny. Y no es un árbol genealógico cualquiera, es el árbol genealógico de Rowena Ravenclaw!!



- En serio? Y como sabes?



- Ves ese circulo con una águila dentro de el? Esa figura la representa a ella. Verás, los círculos representan a las mujeres y los cuadrados a los hombres! Las figuras que están atravesadas por una diagonal significa que esas personas ya están muertas y las que no, pues que aún viven. - explicó Hermione.



Ginny miró asombrada el descubrimiento de Hermione, mientras que ésta le seguía explicando




- Mira, también se pueden ver los nombres de cada miembro de la familia!



Y sacando su varita, Hermione exclamó Lumus, acercó la luz que salía de la punta de su varita hacía una de las figuras esculpidas, un circulo sin diagonal. De pronto, en letras plateadas se iluminó un nombre: Audrey Erandy O’conell



- Este círculo no tiene diagonal, esto significa que ella esta viva. La heredera de Ravenclaw aún vive!



- Pues es la única! - dijo Ginny mirando el resto del muro- Al parecer, el resto de su familia ya pasó a mejor vida!



- Esto no se acaba aquí! - dijo Hermione. Luego, jaló a Ginny llevándola a otro de los muros de la biblioteca.



- Este es el árbol genealógico de Helga Hufflepuff. - dijo Hermione, enseñándole a Ginny, un circulo con un tejón dentro. - todos están muertos. Solo hay una sobreviviente




Hermione acercó la luz de su varita a un circulo sin diagonal. De repente, aparecieron unas letras, el nombre decía: Lisson Yerik Weber



Ginny miraba con atención




- Ahora quiero enseñarte algo que creo que es importante!! - dijo Hermione en tono serio.



Caminaron un poco y llegaron a otro muro. Estaban enfrente de el árbol genealógico de Salazar Slytherin.



- Este es el árbol de Salazar Slytherin. - explicó Hermione- ves el cuadrado con la serpiente dentro?



Ginny asintió con la cabeza




- Bien, pues ahora quiero que veas a las últimas generaciones!



- Lumus! - exclamó Ginny, de su varita salió una luz. Ella la acercó a las ultimas ramas del árbol, ahí pudo ver un cuadrado sin diagonal, de pronto apareció un letrero que decía: Tom Sorvolo Riddle

- Es quien-tu-sabes!! - exclamó Ginny.



- Así es! - dijo Hermione- pero eso no era lo que quería que vieras. Mira a la siguiente generación.



Ginny siguió una línea que indicaba la descendencia de Tom y se quedó asombrada al ver dos figuras esculpidas. La primera era un circulo con una diagonal, ahí se podía leer en letras plateadas: Jessica Dione Riddle La segunda figura, era un cuadrado sin diagonal en el que se podía leer: Rodheon Alexander Riddle



- No puedo creer que ya-sabes-quien haya tenido hijos! -exclamó Ginny



- Ay Ginny! - dijo Hermione en tono de preocupación- Eso no es nada, cuando veas el árbol de Gryffindor, te vas a ir de espaldas!!



Hermione caminó unos pasos más, Ginny la siguió. Habían llegado a el último árbol que les faltaba, el árbol de Godric Gryffindor




- Este es el árbol de Godric Gryffindor - dijo Hermione, apuntando con su varita a un cuadrado con un león dentro, luego tomando aire, le advirtió a Ginny- Estas lista para lo que viene??



- Hermione, me estas preocupando! ¿Qué pasa?



Hermione se dio la vuelta hacía el muro y apuntó con su varita a una figura, era un cuadrado con una diagonal




- Lee lo que dice - dijo Hermione.



Ginny se acercó para poder leer las letras que iban a aparecer. Cuando al fin aparecieron, Ginny no daba crédito a lo que había leído




- James Potter??? - exclamó Ginny- Eso
eso significa que
Harry es el último heredero de Gryffindor!!!



- Si Ginny, Harry es el último heredero de Gryffindor, pero
no es el único.



- Como que no es el único?



- Si. Mira esto


Hermione siguió la línea de descendencia de James, ahí había un cuadrado sin diagonal en donde decía: Harry James Potter. Pero, Ginny se dio cuenta de que al lado de el cuadrado que representaba a Harry había otra figura esculpida. Era un círculo sin diagonal, Ginny acercó su varita para poder leer bien. Comenzaron a aparecer, lentamente, unas letras plateadas.



En ese circulo se podía leer muy claramente:



Halley Lilian Potter

18

La Hermana de Harry



- Que??? No puede ser!!! - exclamó Ginny- Eso significa que
Harry tiene una hermana???



- Según el árbol, si. - dijo Hermione- y lo peor del caso es que
yo sé donde esta!



- Sabes en donde esta la Hermana de Harry??



- Si



- En donde esta? Quien es?



- No me lo vas a creer pero
La Hermana de Harry
es
Erin.



- Erin??? Como que es Erin!! No entiendo!! Por que dices eso??



Hermione se alejó unos cuantos metros, tomo algo que estaba tirado en el piso y después se lo mostró a Ginny. Era el mapa del merodeador




- Observa el mapa - dijo Hermione.



Ginny tomo el mapa, era un pergamino viejo. Pero estaba muy frío y tieso.



- Por que esta así el mapa? - preguntó Ginny.



- Lo tuve que congelar para que no se le borrara la información que quiero que veas - dijo Hermione.



Ginny miró el mapa, ahí estaban marcadas con motas de tinta, todas las personas que estaban en Hogwarts, tanto en el castillo como en los terrenos. Estaba la mota de tinta de Mc Gonagall, Snape, Filch y de los otros maestros.



En la parte donde estaba la biblioteca había un pequeño cuadro con un rótulo que decía Antigua biblioteca, en ese cuadro había una mota de tinta que decía . Ginny siguió observando el mapa, después miró hacía los terrenos de Hogwarts. Cerca de los invernaderos, se encontraba una mota que decía , En la cabaña de Hagrid había una mota que decía , cerca de la cabaña de Hagrid había 8 motas de tinta con sus respectivos nombres: , , , , , , y




- Halley Potter!! - exclamó Ginny.



- Si - confirmó Hermione- el día en que Pansy me dejó sin vista, desperté en la madrugada, ahí encontré que Erin estaba despierta, así que la seguí para saber lo que hacía por las noches y cuando fui a consultar el mapa del merodeador para saber en donde estaba, vi que la mota de tinta que la señalaba a ella decía , pero lo que en realidad decía, era , lo que pasa es que no veía muy bien y pues lo leí mal. En ese momento no me imaginé nada, pero hoy cuando tú te fuiste a tu clase de Herbología y los chicos se dirigieron con Madame Hooch, yo fui por el mapa del merodeador a la sala común, lo active y ahí me di cuenta de que el verdadero nombre de Erin Carter es Halley Potter. Por lo tanto, la hermana de Harry es
Erin.



- No puedo creerlo!!! Todo el tiempo estuvo enfrente de nuestras narices y jamás nos imaginamos nada!!! - dijo Ginny sorprendida.



- Así es - comentó Hermione- y para colmo de males, ella es la heredera que le falta a ya-sabes-quien, para completar el ritual!!



- Presiento que Harry no sabe nada de esto - dijo Ginny- y supongo que ella tampoco.



- Crees que debamos decírselos??? Que debamos advertirles?? - exclamó Hermione.



- Yo creo que si - dijo Ginny- sobre todo por que Erin esta en peligro, se encuentra lejos de Hogwarts y por desgracia, Dumbledore no esta!



- Bueno, al menos tiene a su kneazle. Esas criaturas pueden detectar personas sospechosas - dijo Hermione.

- Hablas de pilgrim? - preguntó Ginny desconcertada.



- Si, Erin se lo llevó al estadio de Quidditch. Dice que nunca sale sin su mascota.



- Eso no puede ser! Es decir
Pilgrim esta muerto!!!



- Claro que no! Yo lo vi esta mañana. Erin le estaba dando de comer!



- Hermione, creo que Harry y su hermana están en serios problemas - dijo Ginny preocupada.



- Por que dices eso Ginny?



- Por que hace un momento acabo de ver a Hagrid, y me dijo que Fang encontró a pilgrim
muerto!! Lo encontró cerca de sus arbustos. Dice que otro animal lo atacó. Al parecer ya llevaba días muerto! Yo vi que lo estaba enterrando!!



En ese momento, a Hermione se le vino una imagen a su mente. La noche del baile de navidad, en los terrenos del castillo, ella había escuchado ruidos raros cerca de la cabaña de Hagrid. Cuando se acercó a ver que era, vio que pilgrim salía de entre los arbustos. Eso solo significaba una cosa




- Entonces el kneazle que Erin se llevó al partido
no es el suyo!!! Tal vez es un animago aliado de ya-sabes-quien!!! - dijo Hermione alterada.



- Pues entonces, tenemos que advertirles!!! - exclamó Ginny con decisión.



- Si, pero como? Vamos a ir al estadio? - preguntó Hermione.



- Pues
supongo que si. No te preocupes, yo sé en donde esta! - dijo Ginny.



Después, salió muy decidida de la biblioteca, detrás iba Hermione. Las dos iban discutiendo acerca de cómo llegarían al estadio de Quidditch.



- Ellos se fueron en traslador, eso significa que el estadio esta lejos! - dijo Hermione.



- Bueno si, esta algo lejos, son como 3 o 4 horas en escoba.



- Y si mejor le pedimos ayuda a alguien y esperamos a que regresen?? - dudó Hermione.



- Pero, tenemos que ir!! No podemos esperar a que alguien haga algo o a que regresen!! Que tal si el partido dura 3 días y en ese tiempo algo malo sucede? - explicó Ginny- además, no sabemos si el animal que se llevó Erin, es realmente un animal o un mortifago!!



- Pero




- Mira Hermione
-la interrumpió Ginny- se que estas exponiendo tu cargo de prefecta. Es más, sé que nos estamos exponiendo a que nos corran de la escuela por salirnos así. Pero, hay cosas que son importantes y otras que
son urgentes!!!



Hermione se quedó callada mirando seriamente a Ginny. Era evidente que aún le pesaba romper las reglas del colegio. Y aún más, por tratarse de ser una prefecta.



- Entonces que? Me acompañas? - dijo Ginny.



Hermione se quedó pensando un poco, hasta que al fin respondió:



- Al diablo las normas!!! Vamos a avisarles!!!



- Bien! - dijo Ginny satisfecha.



- Oye? Pero
como vamos a llegar al estadio?? - preguntó Hermione.



- Pues en escoba!!



- Pero, nosotras no tenemos escobas!!!



- Nosotras no, pero mi hermano y Harry, si - dijo Ginny.



Las 2 llegaron a la sala común y subieron a los dormitorios de los chicos.



- Yo buscaré la de Ron. Tú busca la de Harry - dijo Ginny.



Ginny hurgó entre las cosas de su hermano, hasta que encontró la escoba. A Hermione no le costó trabajo encontrar la Saeta de Fuego de Harry, pues ella ya sabía que la guardaba en su baúl.



- Ya esta! - dijo Ginny- mirando las escobas. Pero
mejor tú usa la de Ron y yo la de Harry.



- Por que? - preguntó Hermione.



- Por que si Ron se entera de que toqué su escoba, es capaz de matarme, en cambio a ti, no te haría nada! - explicó Ginny, queriéndose reír.



- Muy graciosa! - exclamó Hermione, arrebatándole la escoba de Ron y entregándole la de Harry.



Ambas salieron de la torre de Gryffindor




- Y por donde nos vamos a salir? - preguntó Hermione.



- Vamos a la azotea de astronomía - contestó Ginny.



- Pensando en irse de pinta?? - dijo una voz.



Ginny y Hermione voltearon para ver quien les hablaba. Era Pansy Parkinson, que las había escuchado hablar.



- Esperen a que la profesora Mc Gonagall se entere!! Ahora si las van a expulsar!!!



Y diciendo esto, Pansy se echó a correr con la intención de ir a acusarlas, pero no pudo avanzar más de 5 metros. Hermione había ido tras ella y la había detenido, jalándola de los cabellos.



- Tú no le vas a decir nada a nadie!!! - dijo Hermione furiosa y sujetando a Pansy de los cabellos, con mucha fuerza.



- Suéltame estúpida!!! - chillaba Pansy.



- Sostenla!! - dijo Ginny, que llegó después.



Luego, parándose justo enfrente de Pansy y apuntando con su varita, dijo:

- Obliviate!



Un rayo de luz se emitió de la varita de Ginny y le dio a Pansy justo en la cabeza. Pansy cayó al piso, perdiendo el conocimiento




- Para cuando despierte, no recordará nada.!! - exclamó Ginny- ahora, vámonos.



- Oye, no debería de haberse desmayado! - dijo Hermione- por lo regular solo olvidan lo último que han vivido.



- Si - aceptó Ginny- pero es que, cuando les haces ese hechizo muy de cerca, los desmayas.



- Ah, no sabía eso - dijo Hermione.



Al fin llegaron a la torre de astronomía, subieron a la azotea




- Bueno, pues
aquí vamos!! - dijo Ginny.



Y dando un golpe en el piso, las dos se elevaron y se fueron volando hacía el estadio de Quidditch.



Mientras tanto
Harry y el resto del equipo, se preparaban para asistir al partido




- Bien, ya están todos listos? - decía Madame Hooch.



- Si - dijeron todos a coro.



- Entonces
vamos al estadio!



Todos salieron de la cabaña, caminaron un buen rato y al fin llegaron a la puerta número 2 del estadio.



Mucha gente también estaba entrando por esa puerta. Magos y brujas de toda Inglaterra, venían a ver la final del torneo para apoyar a su equipo favorito. Había muchos fanáticos, tanto del Puddlemere United, como de los Chudley Cannons.



Después de esperar un rato, llegó el Sr. Shaw por ellos.

- Hola! Veo que ya están listos! - dijo el Sr. Shaw.



- Así es! - dijo Madame Hooch.



- Es por aquí. Síganme!! - indicó el Sr. Shaw.



Todos lo siguieron. Entraron al estadio y observaron que había muchísima gente. Había pancartas por todos lados y la gente estaba muy emocionada, esperando el comienzo del partido. El Sr. Shaw los iba guiando, al parecer se dirigían a la tribuna principal. Todos pensaron que les tocaría sentarse ahí, pero pronto se dieron cuenta de que sus lugares estaban del lado izquierdo de la tribuna principal. Al equipo no le importó mucho, desde ahí se podía ver muy bien todo el campo.



- Estos son sus lugares! - dijo el señor Shaw, señalando los asientos- Espero que disfruten el partido! Bien, yo tengo que ir a revisar que todo este en orden, pero volveré para narrar el partido. Nos vemos después.



El Sr. Shaw se despidió.



- Gracias por todo!! - le dijo Madame Hooch, contenta.



- Disculpe!! - le dijo Harry a el Sr. Shaw- No sabe si el Sr. Ministro va a asistir?



- Por supuesto que va a venir!! Para eso pusimos la tribuna principal, para él y unos cuantos funcionarios más. De hecho, el profesor Dumbledore también esta invitado! - explicó el Sr. Shaw.



- Ah, gracias! - dijo Harry.



- No hay de que, hijo. - dijo el Sr. Shaw, acariciándole la cabeza a Harry. Después se fue.



Pasó un buen rato, el estadio seguía llenándose de gente y en la tribuna principal ya había unos pocos funcionarios del Ministerio de Magia. No había señal de Cornelius Fudge, ni de Dumbledore.



Siguió pasando el tiempo, llegó un momento en que el estadio ya estaba completamente lleno y la gente estaba comenzando a impacientarse.



La tribuna principal también estaba llena, solo había 3 o 4 lugares vacíos, entre ellos el del Sr. Ministro y el de Dumbledore.



Después de un rato, regresó el Sr. Shaw, consultó su reloj, miró hacía la tribuna principal y se dio cuenta de que el Ministro de Magia no había llegado. Así que, decidió comenzar el partido. (en realidad no le quedó otra alternativa, pues si no comenzaba el partido, la gente lo iba a linchar)



Sacó su varita, se apuntó con ella en la garganta y exclamó:



- Sonorus! - y comenzó a hablar




- Buenas tardes, Damas y Caballeros. Sean bienvenidos a una edición más de el torneo nacional de Quidditch



Toda la gente comenzó a aplaudir y a gritar emocionada. El Sr. Shaw siguió hablando




- Hoy se disputan la copa, 2 de los equipos con más seguidores en toda Inglaterra!!



Por favor, recibamos con un fuerte aplauso a los jugadores del equipo de
El Puddlemere United!!!!....



Una gran tribuna de color azul con dorado (casi la mitad del estadio), dio gritos y aplausos de emoción.



Ellos son: Thompson, Shepard, Anderson, Benson, Evans, Bowman y Miller!!!!



7 jugadores con túnicas azul marino con 2 juncos dorados entrecruzados, salieron disparados hacía el campo y dieron una vuelta por todo el estadio. La gente desbordaba alegría y mucho ánimo. La tribuna del Puddlemere United agitaba muchas banderas y cantaba el himno del equipo


Repeler esas Bludgers, chicos, y pasar esa quaffle hacía aquí


La tribuna de los Chudley Cannons (casi la otra mitad del estadio) comenzó a abuchear al equipo.



- No sabes como detesto esa ridícula canción!! - le dijo Ron a Harry.



El Sr. Shaw seguía presentando a los jugadores, ahora le tocaba el turno a los Chudley Cannons




Ahora por favor, otro fuerte aplauso a los jugadores del equipo contrario
Ellos son, Los Chudley Cannons!!! Goldberg, Jones, Harding, Liley, Moore, Willard y Troy!!!



7 jugadores con túnicas de color naranja brillante, con una doble C en negro y una bala de cañón, salieron al campo volando y también dieron un recorrido por todo el estadio. Cuando pasaron cerca de su tribuna, ésta comenzó a gritar y a aplaudir. Después todos al unísono (y también Ron) gritaron el lema del equipo: Por la victoria!!!



La tribuna del Puddlemere United también abucheo a los Chudley Cannons.



Este partido será arbitrado por Daniel Sinclair, el mejor árbitro de esta temporada



En ese momento, llegó al campo un hombre con una túnica negra y un gran silbato colgando de su cuello. También traía un baúl en donde estaban las pelotas.



El Sr. Sinclair entra al campo, libera las bludgers y la snitch. Los jugadores toman sus posiciones, el árbitro esta dando algunas indicaciones a los capitanes...



- Este partido va a estar bastante reñido!!! - decía Ron, emocionado.



- Así es! - dijo Fred- Tú quien crees que gane?



- No lo sé - respondió Ron- pero espero que sean los Chudley Cannons!!



Los capitanes de ambos equipos: Michael Thompson del Puddlemere United y Pólux Troy de los Chudley Cannons, se dan la mano. El árbitro lanza la quaffle
y comienza el partido




Jones la roba, pasa a Harding, avanza y va a Goldberg, la tiene y pierde la quaffle, buena bola mandada por el golpeador del equipo del Puddlemere United: Albert Evans. Anderson la tiene, pasa a Thompson, éste a Shepard, avanza, esquiva una bludger, tira y
es bueno!! Anotación del Puddlemere United!! El marcador: 10 - 0

La tribuna del Puddlemere United enloqueció y volvió a cantar el himno del equipo. Mientras que la tribuna naranja, abucheaba.



- Demonios!! - exclamó Ron.



Harry observaba el partido, pero de vez en vez miraba a la tribuna principal para ver si llegaba Dumbledore o el Sr. Ministro. Ellos aún no llegaban.



Todos observaban el partido muy emocionados. Aunque Erin no lo disfrutaba tanto como los demás, ya que pilgrim estaba muy inquieto y al parecer, a Erin le estaba costando trabajo controlarlo.



Por otro lado, Ginny y Hermione todavía seguían volando, ya llevaban como 2 horas y no veían ningún estadio.



- Estas segura de que es por aquí? - preguntaba Hermione, ya estaba cansada.



- Si, pero todavía nos falta!! - le gritaba Ginny.



- Ya me cansé!! - exclamaba Hermione.



- Yo también, pero debemos seguir!! No podemos detenernos ahora!! - decía Ginny.



Mientras tanto, Harry y los demás seguían viendo el partido. Los Chudley Cannons iban perdiendo 60 - 0

La tribuna anaranjada ya estaba comenzando a enojarse y se dedicaba a abuchear y a desanimar a los jugadores del equipo del Puddlemere United.



Los ánimos comenzaban a calentarse entre ambas tribunas. El asiento del señor Ministro seguía vacío, Dumbledore no llegaba y Erin cada vez controlaba menos a pilgrim, que se le quería salir de los brazos.



En el estadio, la tensión seguía creciendo





Thompson tiene la quaffle, parece que va a anotar pero
no! Goldberg la roba, pasa a Jones, Jones a Harding, Harding sigue, otra vez a Jones y
Anotación!!! Anotación para los Chudley Cannons!!! Vaya, ya era hora de que reaccionaran!!



Ahora el marcador es 60 - 10. Pero
esperen un segundo, creo que esta vez si han visto la snitch!! Troy va volando velozmente hacía ella, seguido de Miller.



Esto esta muy cerrado, Troy y Miller están muy cerca, ambos van volando velozmente detrás de la snitch y van empujándose. Se dirigen hacía el piso!!! Se van a estrellar!!! Deben estar locos!!! Miller esta cerca
pero
levanta su escoba y no se atreve a seguir!! En cambio Troy sigue, casi se estrella pero
SI!!! Tiene la Snitch!!! Troy tiene la Snitch
y son 150 puntos para los Chudley Cannons!!! ¡¡¡¡ Y EL NUEVO CAMPEON DE LA LIGA NACIONAL ES EL EQUIPO DE LOS CHUDLEY CANNONS!!!



Toda la tribuna naranja comenzó a brincar y a aplaudir de la felicidad. (incluidos Ron y los gemelos)



Esto es increíble señores, los Chudley Cannons han sido la sorpresa del día. La última vez que obtuvieron el título de campeones de la liga nacional, fue en 1892. Esto ha sido una gran sorpresa!!



La mitad del estadio (incluidos Ron y los gemelos), enloquecía de la felicidad y la emoción. Pero la otra mitad estaba enfurecida, no podían creer que les hubieran ganado.



Harry también estaba serio, pero no era por que los Chudley Cannons hubieran ganado, si no por que la cicatriz estaba comenzando a dolerle un poco.



En el momento en que el equipo de los Chudley Cannons daban la vuelta a la cancha, toda la tribuna del Puddlemere United, comenzó a agredirlos. Esto no le agrado a la tribuna de los Chudley Cannons y comenzaron a mandarles hechizos y maldiciones a la tribuna azul.



De pronto, toda la gente del estadio comenzó a pelear. Muchos se mandaban maldiciones, otros se agarraban a golpes, comenzaron a hacer destrozos y desmanes. Mucha gente comenzó a gritar y a correr, huyendo de la violencia que había en el lugar.



Los chicos estaban muy confundidos, no sabían que hacer.



Un grupo de magos de la tribuna azul, se acercaron a la tribuna naranja y con sus varitas, le prendieron fuego a varias gradas.

Otros rompían la madera de los asientos y se la aventaban a la gente. Aquello era un verdadero desastre.



Madame Hooch se dirigió a los chicos y les ordenó que salieran del estadio.



- Vamos! No se separen!! Rápido!!



Harry y el resto del equipo, salieron corriendo del estadio, con un tumulto de gente a su alrededor. Todos evacuaban el lugar, pero sin ningún orden, el pánico estaba a su máximo.



Madame Hooch y los chicos, se mantenían juntos, hasta que un tipo alto y fornido, que también estaba huyendo, sin querer le puso el pie a Ron y éste se cayó. Después toda la gente comenzó a pasarle por encima, lastimándolo.



- Aaagghhh!!! - gritó Ron del dolor.



Fred, que tenía agarrada de la mano a Erin, la soltó para ir a ayudar a su hermano, que estaba tirado en el piso.



- Ron, estas bien? - preguntó Fred ayudando a levantar a su hermano.



- Si, mejor vámonos! - dijo Ron.



Pero en el momento en que Fred ayudaba a Ron, pilgrim se le escapó de las manos a Erin. Ésta, corrió detrás de su mascota para atraparla, después paso un gran grupo de gente que también iba corriendo y Erin se vio separada del resto del equipo.



- Estamos todos? - preguntó Madame Hooch, que seguía guiando al equipo.



- Fred y Ron se atrasaron, creo! - respondió Colín- Erin también iba con ellos.



- Muy bien, ustedes adelántense. Yo iré por ellos. - dijo Madame Hooch.



Ella retrocedió unos pasos y vio a Ron y a Fred, tratando de atravesar una multitud de gente para llegar a donde estaban ellos.



Al fin se reunieron con Madame Hooch.



- Están bien? - preguntó ella.

- Si profesora - respondieron los chicos.



- Y Erin? En donde esta? - dijo Madame Hooch buscándola.



- Que no esta con los demás? - preguntó Fred preocupado.



- No - dijo Madame Hooch- estaba contigo!!



- Si, pero yo la tuve que dejar por que Ron se había caído, pensé que se había ido con los otros! - replicó Fred.



- Fred, ve a la cabaña con los demás. Yo buscaré a Erin.



- Mejor voy con usted y le ayudo! - dijo Fred.



- Fred, haz lo que te digo!! - se impuso Madame Hooch.



Fred y Ron, alcanzaron a los demás y se fueron a la cabaña. Madame Hooch trató de encontrar a Erin entre toda la masa de gente que corría despavorida, no lograba verla.



Entre tanto, Erin perseguía a su Kneazle, que no se dejaba atrapar. Cuando al fin logró atraparlo, ella se dio cuenta de que los demás ya no estaban. Trató de encontrar el camino de regreso, pero con tanta multitud gritando y corriendo, fue imposible. Así que decidió tomar el camino principal, pero en ese momento, un grupo de magos de túnicas azules incendio una cabaña, volándola en mil pedazos y la mayoría de esos pedazos cayeron en el camino principal, causando quemaduras a mucha gente. Así que la multitud despavorida, comenzó a huir hacía el bosque. Erin hizo lo mismo, pues corrió junto con un grupo de magos fanáticos de los Chudley Cannons.



Comenzó a correr, ya que el grupo de magos que habían incendiado la cabaña, los iban correteando. Un muchacho miembro de la tribuna naranja, en su afán por huir, aventó a Erin fuertemente, haciéndola caer violentamente al piso. Erin se levantó como pudo y siguió corriendo. Después, se dio cuenta de que el grupo con el que estaba huyendo, se había dispersado en el bosque y la habían dejado sola. Erin siguió corriendo, tratando de regresar a la cabaña, con el resto del equipo, pero mientras más corría, más se internaba en el bosque.



Llegó un momento en que se cansó de correr y comenzó a caminar, tratando de orientarse. Miró en todas las direcciones y solo alcanzaba a ver árboles y más árboles. [para a donde estaba el campamento?] pensaba Erin.



[Haber, el estadio estaba hacía el este, pero
cual es el este?] [ah, ya sé!!]



Y sacando la varita, dijo:



- Orientame!



La varita se acomodó apuntando hacía el norte [el norte esta aquí, por lo tanto el este es en esa dirección] y comenzó a caminar. Ya llevaba un buen rato caminando, pero no llegaba a ninguna parte, de hecho, se estaba internando más en el bosque. Estaba comenzando a desesperarse por que ya se estaba oscureciendo la tarde.



[Rayos! Creo que ahora si estoy perdida! Pero
que tonta soy! Tengo por mascota a un kneazle!]



Y bajando a pilgrim al suelo, lo acarició y le dijo:



- Pilgrim, llévame de regreso al campamento, por favor!



La criatura la miró, ronroneo un poco, caminó en círculos y después se encamino en una dirección. Erin lo siguió.



Por otro lado
los muchachos ya habían llegado a la cabaña, donde aún tenían el riesgo de que se las quemaran, pero ya estaban más tranquilos. Lo único que había que hacer, era esperar a que Madame Hooch encontrará a Erin y se regresara con ella. Fred estaba preocupado por Erin, pero el que estaba intranquilo era Harry, que aún le dolía la cicatriz pero más que el dolor (que en realidad era muy leve), era un feo presentimiento que tenía. Era una sensación como de que algo malo fuera a suceder.



Todavía se seguían escuchando a fuera, los gritos y las peleas de la gente. Era como si todos se hubieran vuelto locos. Fred se la pasaba dando vueltas por la habitación, los demás estaban muy desconcertados.



- Crees que le haya pasado algo? - dijo Fred a Harry.



- Yo espero que no! - dijo Harry que aún tenía ese sentimiento.

Ya habían pasado dos horas y ni Erin, ni Madame Hooch aparecían.



- Te sientes bien Harry? - le preguntó Ron.



- No sé Ron. Hay algo que no me esta gustando! - respondió Harry.



- Que es?



- Bueno, para empezar, el ministro de magia no asistió al partido, Dumbledore tampoco se apareció y ahora Erin se pierde! - explicó Harry.



- Crees que algo malo va a suceder? - preguntó Ron.



- No lo sé - dijo Harry.



- George, voy a ir a dar una vuelta por aquí cerca, para ver si veo a Madame Hooch o a Erin. Te encargo a los chicos! - le dijo Fred a su gemelo.



- Si Fred, vete tranquilo, nada más no te alejes demasiado!!



- No - le contestó Fred y se fue.



A los 5 minutos de que Fred salió de la cabaña, Ginny y Hermione iban entrando. Estaban todas despeinadas, con la cara llena de mugre y la ropa llena de polvo. Traían en la mano las escobas de Harry y Ron.



- En donde esta Harry? - dijo Hermione agitada.



Harry se levantó de la silla en la que estaba sentado y fue a su encuentro




- Hermione? Ginny? Que hacen aquí? - preguntó Harry.



- Y con nuestras escobas? - agregó Ron.



- Ya sabemos cual es el heredero que le falta!!! - exclamó Hermione.



Katie, Colín y George, los miraban sin comprender




- En serio? - dijo Harry.



- Como? - preguntó Ron.

- En las paredes de la antigua biblioteca, están esculpidos los árboles genealógicos de los 4 grandes magos! - explicó Hermione.



- Muy bien pero, cual es el heredero faltante?? - preguntó Harry impaciente.



- El Heredero de Gryffindor!! - dijo Hermione.



- Tenemos que ir con Dumbledore, tenemos que regresar a Hogwarts!! - dijo Harry.



- En Hogwarts no está!! Aún no había llegado cuando nosotras nos fuimos!! - dijo Hermione.



- Aquí tampoco llegó - dijo Harry.



- Esperen un momento!! - interrumpió Ron- ¿Quién es el Heredero de Gryffindor?



Ginny miró alrededor de la cabaña y se dio cuenta de que faltaban personas, entre ellas, Erin.



- En donde esta Erin? - preguntó.



- Madame Hooch fue a buscarla. Es que en el estadio, la gente se puso muy agresiva y en el alboroto pues
Erin se perdió! - explicó Harry.



- Que tiene que ver Erin en todo esto? - preguntó Ron.



- Erin es la Heredera de Gryffindor!! - exclamó Hermione.



- Entonces
corre peligro!!! - dijo Ron preocupado.



- También Harry!! - dijo Hermione.



- Yo? Por que? - preguntó Harry.



Hermione se quedó callada, luego le echo una mirada a Ginny, como diciendo mejor díselo tú



- Por que
Erin no es la única heredera de Gryffindor - dijo Ginny en tono serio.



Harry miró a Ginny un momento y después dijo:



- No
no me digas que yo




- Si Harry! Tú eres el otro heredero de Gryffindor!! - le soltó Ginny.



Harry miró a Ginny extrañado, pensó las cosas por un momento y luego dijo:



- Pero
eso no puede ser!! Para que los dos seamos herederos de Gryffindor, tendríamos que ser parientes y yo no tengo más familia que los Dursley!!



- Harry
es que
Si existe un parentesco entre Erin y tú




Harry se quedó desconcertado, Ginny continuó hablando




- Según el árbol genealógico de Godric Gryffindor
-Ginny tomó un poco de aire y al fin le dio el golpe a Harry.








Erin
es tu hermana!





19

El engaño de James Potter.



Harry se quedó de piedra.

No podía creer lo que Ginny le acababa de decir




- Que??? - exclamó Harry.



[no puede ser!!!] pensaba Harry [Eso no es cierto!!!] Al fin pudo articular palabra




- Eso no es posible!!! Yo soy hijo único!!!



- Pues
creo que te mintieron. Según el árbol, tienes una hermana! - dijo Ginny.



Ron, que escuchaba toda la conversación estaba atónito. Pero de pronto, intervino




- Bueno, supongamos que Harry tiene una hermana. Pero, ¿Cómo saben que es Erin?



En ese momento, Hermione tomó la palabra




- El día que ganamos la copa de quidditch, yo le pedí prestado a Harry el mapa del merodeador; esa noche, durante el festejo en la sala común, yo me desperté en la madrugada y me di cuenta de que Erin también se había levantado




- Si, ella se levanta por las noches ¿Y eso que? - interrumpió Harry.



-
bueno, pues yo desde hace tiempo quería saber para que se levantaba en las noches, así que la seguí, pero antes de eso, tuve una pelea con Pansy Parkinson, me hizo un hechizo en los ojos y me dejo ciega por un rato, después me regresó la vista, aunque no veía muy bien. Por eso, en vez de seguir a Erin, decidí quedarme en la sala común y ver a donde iba, por medio del mapa. Pero cuando busque su nombre no lo encontré, en su lugar encontré el nombre de .

Al principio pensé que estaba leyendo mal, ya saben, por lo de la vista borrosa, después creí que Harry podría estar levantado, pero en caso de que así fuera, ¿En donde estaba la mota de tinta que señalaba a Erin? En el mapa no había más motas de tinta marcadas, sola la mía y la de Harry. No le tome mucha importancia al asunto, hasta que hoy otra vez tome el mapa y lo active. En el mapa vi que estaban todos en el campo: Madame Hooch, Fred, George, Colín, Ron, Katie, Harry y
Halley!



- Halley? Quien es Halley?? - preguntó Ron, sin comprender.



- La hermana de Harry! - dijo Ginny.



- No
esperen un momento! No entiendo nada!!! - dijo Harry visiblemente confundido.



- Nosotros tampoco entendimos nada en ese momento, pero
a la hora de ver el árbol de Gryffindor, vimos la figura que representaba a tu papá Harry, seguimos su descendencia y ahí estabas señalado tú
y tu hermana: Halley Potter!!



Ron se quedó pensando un momento e inmediatamente ató cabos




- O sea que
esa noche que te levantaste en la sala común, el mapa no decía ,
decía
!!



- Exacto!! - exclamó Hermione.



- Pero entonces
¿Se cambió el nombre o que? - preguntó Ron.



- Pues
supongo que si - dijo Hermione.



Mientras ellos discutían eso, Harry se sentía muy confundido. Se acababa de enterar que tenía una hermana y de que se trataba de Erin!! Harry estaba paralizado, no sabía como reaccionar. La historia que Hermione le había contado, era inverosímil, parecía una broma, una broma muy pesada. [Hermione se volvió loca!!!] pensaba Harry.



- No
no puede ser!! Me estas mintiendo!! No lo creo!! NO TE CREO!!! - dijo Harry, muy alterado y agarrándose la cabeza, con gesto de negación.



George, Katie y Colín, observaban todo, sin comprender de que se trataba.

En ese momento, Fred entró a la cabaña, venía algo agitado




- No vi a ninguna de las dos! - exclamó Fred, luego se quedó callado observando a todos los presentes. Se dio cuenta de que algo estaba sucediendo, por el semblante que tenían todos, en especial el de Harry.



- Que esta pasando? - preguntó Fred. Su gemelo lo miró con cara de desconcierto.



- No Hermione. Debes estar equivocada! Debe de haber un error! Estas segura de lo que dices?? - decía Harry incrédulo.



- La señorita Granger tiene razón, Harry!! - dijo una voz.



Era Dumbledore, que había llegado a la cabaña en compañía de Mc Gonagall, Figg, Fletcher, Moody y Lupin. Luego, Dumbledore se acercó a donde estaba Harry, Ron, Hermione y Ginny.



- Profesora Mc Gonagall, por favor lleve al resto de los chicos de regreso a Hogwarts - ordenó Dumbledore, dándole una pantufla vieja a la profesora.



- Fred, George, Katie y Colín, acompáñenme! - dijo la profesora Mc Gonagall.



- Yo no puedo ir! Erin esta desparecida!! Madame Hooch fue a buscarla. Yo no me quiero mover de aquí hasta que Erin aparezca!! - dijo Fred con decisión.



- Sr. Weasley - interrumpió Dumbledore, dirigiéndose a Fred- Sé que usted tiene una relación muy especial con la señorita Carter, pero este asunto es más complicado y peligroso que una simple persona extraviada. Así que, le ruego que regrese al castillo. Nosotros lo mantendremos informado por medio de la profesora Mc Gonagall ¿De acuerdo?



Fred miró a Dumbledore con mirada de decepción, pero al final no le quedó de otra que obedecer al director.

La profesora salió de la cabaña con los chicos. Los 4 se tomaron de la mano, mientras que la profesora Mc Gonagall tocaba el traslador. De repente, los 4 desaparecieron.



- Nosotros vamos a estar afuera, revisando el área - dijo Remus y salió con Mundungus y Alastor.



Dumbledore y Arabella Figg se quedaron con los chicos.

Ya había comenzado a oscurecer, había varias nubes negras en el cielo, al parecer, anunciaban una tormenta.



Dumbledore miró a Harry fijamente a los ojos y le dijo:



- Harry, créeme que me da mucha pena haber guardado este secreto por tantos años! Pero
ya es tiempo de que te enteres de la verdad!!



Harry tenía un semblante serio. No sabía si estaba preparado para escuchar esa verdad, tampoco sabía si sentía alivio por saber acerca de su hermana ó enojo, por que una vez más, todo mundo a su alrededor sabía de su vida y de su pasado. Todos, excepto él. Dumbledore continuó hablando




- Hace aproximadamente 17 años o un poco más, James Potter y Lily Evans, contrajeron matrimonio. Si mi memoria no me falla, fue un 5 de diciembre de 1977. Aproximadamente, a los 9 meses, Lily dio a luz a una hermosa niña a la que le pusieron por nombre: Halley Lilian Potter.

Tus padres, Harry, estaban muy contentos y orgullosos de su pequeña. Un tiempo atrás, ellos habían estado huyendo de Voldemort, pero de pronto éste, había dejado de perseguirlos. Tus padres tenían la esperanza de que todo mejoraría y de que su hija podría crecer tranquila y sana. Desgraciadamente, sus esperanzas se derrumbaron. Dos días después del nacimiento de Halley, Voldemort irrumpió en el hospital y se robó a la niña.

Fueron momentos de gran angustia, Harry! Tú madre su puso muy mal por la noticia, estuvo a punto de morir. Tú padre hizo lo posible y hasta lo imposible por recuperar a tu hermana. Estaba completamente desesperado!

En esa época, yo era auror y pertenecía a la Orden del Fénix junto con Minerva, Arabella, Aracelly, Mundungus, Alastor, Sirius, Remus y claro
tus padres!



- Mis padres eran aurors?? - preguntó Harry



- Si Harry. Y dos de los mejores! - Dumbledore siguió relatando la historia - Cuando toda la orden se enteró del robo de la niña, rápidamente nos dimos cuenta de cual era la intención de Voldemort




- la quería para quitarle sus poderes, por medio del ritual de los 4 herederos!! - exclamó Harry, como entendiendo todo.

- Así es, Harry! - dijo Dumbledore- Nosotros sabíamos que Voldemort, ya había matado a otros 3 niños, incluida su propia hija, la heredera de Slytherin




Harry se quedó impactado. Sabía que Voldemort era malo, que deseaba tener mucho poder, por sobre todas las cosas. Pero, matar a su propia hija? Eso ya era excesivo. Era evidente que Lord Voldemort, era el ser más perverso y desgraciado que haya pisado la faz de la tierra.



-
No tuvo ningún remordimiento por haber matado a su propia hija! Mucho menos se iba a tentar el corazón, para no hacerlo con la hija de James Potter!

Así que
fuimos a buscarlo. Lo encontramos en un centro ceremonial, era un sitio donde llevaba a cabo los sacrificios. Lo sorprendimos cuando llevaba a cabo la cuarta ceremonia y estaba a punto de cortarle el cuello a la bebita. Él, no estaba solo, se encontraba con todos sus mortifagos. Pronto se armó una batalla, logramos rescatar a la niña y salir con vida del lugar. La bebé estaba muy grave, al parecer Voldemort la había torturado. Tuvieron que trasladarla al Hospital San Mungo de enfermedades y heridas mágicas. En el trayecto, James estuvo platicando conmigo y evaluando la situación. Llegó a la conclusión de que Voldemort jamás dejaría en paz a Halley, hasta obtener lo que deseaba. Así que lo pensó mucho y decidió
-Dumbledore hizo una pausa, miró hacía el piso. Era como si recordar aquello, le doliera o le costará trabajo. Continuo su relato
- decidió hacerla pasar por
muerta.

Era la única alternativa que teníamos. Era la única forma de evitar que Voldemort le pusiera una mano encima a tu hermana y lograra su objetivo: obtener todo el poder de los 4 magos.



Así que hicimos todos lo arreglos y el funeral. Fue muy complicado! Le cambiamos la identidad a Halley! Pusimos una tumba con su nombre, sin nadie dentro, supuestamente el entierro se llevó a cabo en Irlanda. Todos creyeron que la niña, no había resistido las torturas de Voldemort y que había muerto. Hasta
tu propia madre lo creyó.



- Engañaron a mi madre??!! - dijo Harry visiblemente enojado.



- Si Harry. Le hicimos creer que su hija había muerto. Créeme que no estoy orgulloso de eso, pero era la única forma de proteger a tu hermana. Tu padre no quería que Halley creciera con miedo, con temor. Siempre huyendo, siempre esperando el momento en que Voldemort apareciera para matarla. James no quería eso para su hija, él sabía perfectamente lo que era vivir así. No quería que su hija pasara por eso.

Harry seguía ahí, sin moverse, escuchando cada palabra de Dumbledore. No era posible todo lo que le había contado, Harry no quería creerlo y sin embargo, era la verdad. A Harry le dolió imaginar como se habría sentido su madre, al saber que su hija había muerto. Harry sentía mucha tristeza, pero a la vez mucha rabia ¿Por qué tenía que haberle pasado todo esto su familia? Solo había un causante y ese era Voldemort. [juro que algún día me vengaré, juro que algún día le pondré fin a todo esto. Le pondré fin a Voldemort!] pensaba Harry mientras le rodaban por sus mejillas un par de lágrimas silenciosas y apretaba los puños. Dumbledore, prosiguió




- A tu madre le dolió mucho, cayó en un estado de depresión grave. Pero tiempo después, lo superó y salió adelante. A tu hermana la mandamos con tus tíos, los Dursley. Pero James se enteró de que no la trataban bien y la sacó de ahí. Después, Aracelly Figg se hizo cargo de la niña y así fue, hasta hace poco que murió.



- O sea que
mis tíos también sabían?



- Si Harry - respondió Dumbledore.



En ese instante, Harry comenzó a recordar detalles que a simple vista, no tenían mayor importancia, pero que analizando bien, eran momentos claves


La voz de la señora Figg invadía su mente
Jamás imagine que cuidaría a los hijos de mis alumnos favoritos
A los hijos
Harry recordó la vez que habló con la señora Figg, la vez que le explicó que era una bruja y que le había dado clase a sus padres ¿Cómo era posible que no se hubiera dado cuenta de que al hablar de hijos se refería a él y a su hermana?

De pronto, la voz de Ron llegó a la mente de Harry
Eres tú?, Ah, Pues aquí no te pareces mucho! Ni siquiera se ve que tengas los ojos verdes!
Harry recordó la vez en la que le había enseñado una fotografía a Ron.. Eso es!!! La Foto!!! La había encontrado el verano pasado, entre las cosas de Tía Petunia.



Harry se dirigió a donde había dejado sus cosas. Buscó su libro, lo hojeó hasta que encontró la fotografía y regresó con los demás.



- Es ella? - preguntó Harry, mostrándole la fotografía a Dumbledore.



Dumbledore tomó la fotografía y la observó. Luego, se la mostró a la profesora Figg, ella tomó la fotografía, apuntó con su varita hacia ella y pronunció:

- Expando!



La fotografía comenzó a agrandarse lo suficiente, como para poder ver los detalles. Luego, se la entregó a Harry y le dijo:



- Observa el brazalete del bebé, Harry!



Harry miró la fotografía y luego dirigió su mirada al brazalete del bebé. Tenía escritos un nombre y una fecha: H. L. Potter 01/09/1978 Luego observó con cuidado al bebé, era una niña muy hermosa, con ojos grandes y cafés, cabello negro intenso, tez blanca. Ya no había duda. Era ella
Erin de recién nacida.



- Ahora lo crees? - dijo Arabella, viendo la reacción de Harry.



Harry, con un semblante serio, asintió con la cabeza. Después dijo:



- Quien sabe de esto?



- Bueno, ahora todos los de la orden del fénix, pero antes solo sabíamos: Arabella, Aracelly, Sirius, Remus y yo. Ah y claro
tu padre. - contestó Dumbledore- Al final, todos nuestros esfuerzos dieron resultado. Voldemort se tragó el cuento de que tu hermana había muerto. Tú padre no perdió contacto con tu hermana. La iba a visitar cada fin de semana o cada vez que podía. Así fue durante algún tiempo, después ya no pudo hacerlo por que Voldemort se dio cuenta de esas misteriosas visitas a Aracelly Figg y comenzó a sospechar. Después, naciste tú y luego pasó lo de tus padres, así que Voldemort ya no tuvo tiempo de indagar y no descubrió nada.



- Y por que cuando Voldemort desapareció, no dijeron nada? Por que no me dejaron junto con mi hermana? - reprochó Harry.



- Por que no teníamos la certeza de que Voldemort realmente estuviera muerto. Además de que había muchos mortifagos dispuestos a vengar a su señor. Es por eso que a ti te llevamos con tus tíos y que Arabella Figg se mudó a Private Drive.



- Esto es
es increíble! - decía Harry.



Se sentía abrumado, desorientado, como un niño pequeño que estaba perdido entre un gran número de gente.

Ron, Hermione y Ginny, lo observaban callados. Ellos tampoco podía creer esa historia tan
fantasiosa, pero a la vez tan real. De pronto, una duda asaltó a Harry. Él ya sabía la verdad pero
¿Y Erin?



- Ella
Erin sabe de esto? - preguntó Harry.



- No - dijo Dumbledore- No sabe nada.



Y mientras Harry se sentía perdido en un mar de dudas, la que de verdad estaba perdida, era Erin.



Ya llevaba varios minutos siguiendo a Pilgrim, y no lograba llegar a ninguna parte. De hecho, se estaba internando más en el bosque. Este hecho, comenzó a darle mala espina y de repente se detuvo.



[No, por aquí no es! A donde me lleva?] pensaba todo esto, mientras observaba el lugar. De pronto, Erin miró a su mascota. El Kneazle se había detenido y ahora se encontraba quieto, mirando a Erin, fijamente a los ojos.



- A donde me has traído, Pilgrim? - dijo Erin a su mascota.



De pronto, un viento fuerte sopló, a Erin le entró un escalofrío y siguió mirando al kneazle. Pero, notó algo raro en aquel animal. Era como si fuera otro y no su mascota de siempre.

En ese momento, Erin comprendió que había estado siguiendo a un kneazle que no le pertenecía, a un animal ajeno.



- Tú no eres Pilgrim, cierto? - dijo Erin.



El kneazle la miró con una mirada extraña, y de pronto algo sucedió.

Las patas del animal comenzaron a encogerse, las orejas comenzaron a desaparecer, el rojo y el amarillo de su pelaje también desapareció, junto con el propio pelo. Erin no podía creer lo que estaba viendo.



Un momento más tarde, pilgrim ya no era pilgrim, ni siquiera era un kneazle.

Erin tenía enfrente de ella a un horrible y asqueroso animal. Nada más y nada menos que a una serpiente grande y verde, que miraba a Erin de manera amenazante. En cualquier momento, atacaría.



La serpiente levantó su cabeza, apoyándose en su cuerpo y se le aventó a Erin, pero ella, afortunadamente, alcanzó a sacar la varita y pronunció:

- Impedimenta!



La serpiente quedó suspendida en el aire.

Erin estaba muy asustada, así que se echo a correr por el bosque. Ya no le importaba encontrar el campamento, ni el camino de regreso, ni nada. Lo único que quería, era salir de ese sitio y escapar de ese horrible animal.



Corrió lo más que pudo, mientras corría con todas sus fuerzas, miraba hacia atrás para ver si la serpiente iba detrás de ella. En efecto, la serpiente iba persiguiéndola. Erin corrió con más fuerza. El bosque era muy espeso y ya estaba oscureciendo, no se alcanzaba a ver mucho, solo se podía ver, árboles, arbustos y ramas. Aún así, Erin siguió huyendo, tenía toda la túnica desgarrada y traía la cara llena de aráños y golpes, que se había dado con las ramas que le estorbaban al paso. Después de correr un buen trecho, se detuvo para ver si de casualidad había logrado perder a la serpiente. Ya no vio a nadie, volteó en todas las direcciones buscando al animal, pero no había señal de el. El bosque estaba sumido en un silencio total, no había ningún ruido, lo único raro era que, de repente, comenzó a aparecer niebla por todas partes.

Si el lugar estaba oscuro y no se veía mucho, con la niebla, menos se podía distinguir alrededor.



Erin se quedó quieta, en silencio y alerta, tratando de ver o escuchar lo que más se pudiera. En ese instante, la serpiente le cayó encima a Erin, al parecer se había subido al árbol que estaba junto a ella.



La serpiente trataba de enrollar el cuello de Erin pero ésta, forcejeaba y trataba de quitársela de encima. Al fin logró safárse de ella y una vez más intentó huir, avanzó unos cuantos metros, cuando de pronto, se tropezó con una rama gruesa y cayó al piso, rodando por todo el terreno, que estaba empinado.

Al fin llegó hasta la parte más baja del terreno, trató de incorporarse, ya que se había golpeado con varias ramas y rocas, que estaban en el piso.

Apenas pudo sentarse, cuando una silueta comenzó a acercarse; a pesar de la niebla y de la oscuridad del bosque, Erin reconoció esa silueta
se trataba de el Sr. Shaw, el jefe del departamento de deportes y juegos mágicos. Erin sintió que estaba salvada




- Sr. Shaw, por favor, Ayúdeme!!!



El señor Shaw vio a Erin tirada en el piso, así que se apresuro a ayudarla a levantarse.



- Que pasa querida? Estas bien?



- Una serpiente verde!! Venía persiguiéndome!! - dijo Erin con miedo- Creo que quiere matarme!!!



- Tranquila querida! Una serpiente verde, dices? Y que quería matarte? - Y mirándola a los ojos de forma seria, agregó- Debes estar confundida




- No, no estoy confundida!! Le digo la verdad!!! - le dijo Erin desesperada.



En ese momento, unos arbustos cercanos comenzaron a moverse, y de entre ellos apareció la serpiente verde.



- Es esa!!! - exclamó Erin con pánico- Tenga cuidado!!!



El Sr. Shaw se acercó lentamente a la serpiente y
comenzó a acariciarle la cabeza, Erin abrió los ojos como grandes platos, no podía creer lo que estaba viendo




- Nagini!!! Muy buen trabajo!!!



- Que? - soltó Erin, confundida.



- Te digo que estas confundida! - dijo el Sr. Shaw en tono amable, un extraño tono amable- Nagini no quería matarte! Solo quería guiarte!!



- Guiarme?? - dijo Erin sin comprender.



El rostro amable del Sr. Shaw, se transformó en un rostro que reflejaba odio y maldad. A Erin no le gustó nada aquella expresión [creo que estoy en problemas!]



Erin comenzó a retroceder lentamente. A su vez, el Sr. Shaw comenzó a acercarse.



- No me tengas miedo! No te haremos daño. Al menos
yo no - dijo el Sr. Shaw con una maligna sonrisa.



Erin extendió su mano por debajo de su túnica para tomar su varita, pero
ya no estaba ahí, lo más probable, es que se le haya caído en la huida.



- Buscas esto? - dijo el Sr. Shaw, mostrándole la varita a Erin.

Y usando la varita de la chica, dijo:



- Desmaius!



Erin quiso huir pero ya era tarde, el hechizo le había dado.





* * *





Después de un largo rato, Erin abrió los ojos. Tenía un fuerte dolor de cabeza y estaba muy confundida.



[En donde estoy?] pensaba, al mismo tiempo que miraba a su alrededor.



Se encontraba dentro de una habitación muy grande, con una ventana amplia y sin más muebles que una pequeña mesa de madera con tres patas.



Sobre la mesa había una vela encendida, Erin estaba acostada sobre una cama.

Reaccionó después de un rato, se levantó y se asomó por la ventana, intentó abrirla pero no pudo. En ese instante, alguien entró a la habitación, se trataba de un hombre de baja estatura y calvo, vestía una túnica negra.



- Veo que ya has despertado! - dijo el hombre calvo.



Erin volteo a verlo. No conocía a ese hombre, pero no le agradó en absoluto el semblante de su rostro. Disimuladamente comenzó a buscar su varita entre su túnica. [diablos!!] pensó Erin, al recordar que había perdido la varita y de que estaba en poder del traidor de el Sr. Shaw.



- Quien es usted? - preguntó Erin, asustada, pero sin darlo a notar.



- Soy Peter, Peter Pettigrew. Un viejo amigo de tu padre! - dijo Peter con sarcasmo.



En ese momento, del otro lado de la habitación se escuchó el grito de una voz fría y amenazante




- Colagusano!!! En donde estas??



Colagusano salió de la habitación rápidamente y respondió con cierto temor al llamado de su señor.



- Fui a ver si la chica ya había despertado!!



- Y?? Ya despertó??



- Si mi lord, ya esta despierta!



- Muy bien!!



Al oír aquella voz tan áspera y fría, Erin se estremeció. Luego, un hombre alto, delgado, con la nariz aplastada, los ojos rojos y una tez blanca como de muerto, entraba en la habitación.



Erin observó con asombró ese horrible rostro y comenzó a sentir miedo.

Ella no sabía por que estaba en ese sitio, no sabía ni siquiera en donde estaba, pero presentía que se encontraba en serios problemas.



El hombre de los ojos rojos se paró en frente de su cama y miró a Erin con satisfacción. Tenía un sonrisa torcida en su rostro.



- Al fin volvemos a vernos!!! - dijo con tono de alegría- Después de 17 largos años!! - y haciendo un ademán de cortesía, agregó- Bienvenida a mi humilde morada!!! ¡¡¡ Halley Potter !!!



Erin estaba más confundida. Le había llamado Halley Potter?? Ese hombre debía de estar confundido!! Así que, tomó un poco de aire y sin parecer temerosa, dijo:



- No sé quien es usted, pero debe haber un error. Yo no soy la persona que busca. Mi nombre es




- Erin Carter! Lo sé. Es patético, si me lo preguntas! - dijo Voldemort



- Colagusano, déjame solo con ella! - ordeno Voldemort



- Como usted ordene, mi lord! - dijo Colagusano en tono servil.



Salió de la habitación y cerró la puerta.



- Déjame presentarme: Soy Lord Voldemort. - Erin comenzó a temblar al escuchar aquel nombre, Voldemort continuó hablando- Y no, no hay ningún error. Es a ti a quien he buscado durante un largo tiempo.



Voldemort comenzó a caminar por toda la habitación, sin dejar de mirar a Erin; como si ella fuera lo más valioso que hubiera podido poseer, como si ella fuera una especie de
tesoro. Erin siguió inmóvil, sentada sobre la cama, escuchando cada palabra que Voldemort decía.



- Erin Carter!! Ese no es tu nombre real ¿Sabes?

Tu verdadero nombre es: Halley Potter; y eres la hermana mayor del famoso Harry Potter.



Que?? Eso no podía ser!! No podía ser verdad!! Su madre había muerto cuando ella nació, y su padre no se había vuelto a casar. Aunque no lo veía muy seguido y pensándolo bien
podría haber tenido otra familia.



Erin tenía la cabeza hecha un caos. Se encontraba en
no sé donde, con el mismísimo Voldemort en persona, a solas, lejos de Hogwarts, lejos de Dumbledore y lejos de sus amigos.



[Esto debe ser una pesadilla! Tiene que ser un mal sueño! Vamos!! Despierta!! Vamos Erin, despierta!!] pensaba Erin, mientras trataba de pellizcarse una pierna.



- Sé que no me crees! Pero realmente me tiene sin cuidado!!

Lo que importa es que
al fin te tengo en mis manos!!! - dijo con gesto de demencia, acercándose a ella y sujetándola con fuerza por los hombros.



- Y a pesar de todos los esfuerzos de Dumbledore por protegerte, te vas a morir. Y tú muerte me ayudará a conseguir todo el poder que necesito!!



Erin estaba cada vez más asustada. Miró a Voldemort con una combinación entre miedo y horror. Voldemort continuó hablando




- Tienes la misma expresión de horror que tenía tu madre, cuando la maté!!



- QUE?? - dijo Erin atónita.



- Si Halley!! Yo maté a tu madre, al igual que lo hice con tu padre!!

Ah,
pero no me juzgues mal. No he sido el único que ha hecho sufrir a tus padres. Dumbledore también contribuyó con sus penas - y en tono burlesco, siguió hablando- Él fue quien te arrebató de los brazos de tu madre y prácticamente, te regaló a Aracelly Figg. Dumbledore fue quien engaño a tus padres, diciéndoles que estabas muerta!! No tienes idea de lo que tu madre lloró por aquella mentira!!



Erin estaba paralizada. Ella siempre había creído que su madre se había muerto cuando ella nació. Saber que Dumbledore había mentido y que Voldemort había matado a sus padres, la llenaba de odio, pero sobretodo de tristeza. Pronto, sus ojos comenzaron a llenarse de agua, aunque ella trataba de aguantarse el llanto.



- Nos engaño a todos!!! Hasta yo le creí!! Es una lástima que todos sus trucos no hayan servido de nada. Por que esta noche, tú me serás de gran utilidad. Así como la sangre de tu hermano me sirvió para regresar; así tu sangre me servirá para tener el poder de Gryffindor!!



Después, Voldemort se dirigió hacía la ventana y miró al cielo a través de ella.



- Ya ha oscurecido. Es hora de preparar todo!



Y sin decir más, abandonó la habitación.



En ese instante, a Erin le entró un ataque de pánico.



[Esta loco!! Tengo que salir de aquí!!] y actuando de una manera desesperada, trató de abrir la ventana una vez más, pero como no pudo, tiró la vela que estaba encima de la mesa, agarró la mesa y con ella, rompió el vidrio de la ventana.



El cristal se hizo añicos, pero el ruido alertó al mortifago que vigilaba la puerta por fuera. Así que, entró en la habitación para ver que sucedía y vio que Erin estaba saliéndose por la ventana. Ya casi estaba afuera, pero el mortifago que entró en la habitación alcanzó a sujetarla de un pie.



Erin, luchaba desesperadamente por soltarse, pero aquel hombre la tenia muy bien agarrada. Al fin pudo librar su pie y cayó en el piso, se levantó de un salto para correr, pero en ese momento llegó Colagusano.



Caminó frente a Erin y con gesto de odio, le dio una fuerte bofetada que le hizo voltear el rostro.



- Cometiste una verdadera estupidez al tratar de escapar!!! - dijo Colagusano- Nadie puede escapar de Lord Voldemort, ¿Me entiendes?



Erin se tocaba la mejilla con su mano, Colagusano la levantó del piso y zarandeándola, le gritó:



- ENTIENDES LO QUE TE DIGO???



Erin lo miró con odio y le sostuvo la mirada. Esto, le molestó a Colagusano, así que le propinó otra bofetada, pero con más fuerza y del otro lado de la cara.

Erin cayó al piso, de la fuerza del golpe y escupió sangre.



- Esto, es para que no se te ocurra hacerlo de nuevo!!



- Que esta pasando? - preguntó Voldemort. Iba llegando a donde estaban ellos.



- La chica intentó escapar, señor! - explicó Colagusano.



Voldemort miró a Erin con ojos de odio y torciendo los labios.



- Te ibas a ir sin despedirte? - le dijo a ella, en tono paternal.



Erin no dijo nada. Solo se limitó a regresarle la mirada, como si lo estuviera retando. Ella estaba asustada, pero había decidido que iba a luchar por su vida, hasta el final.



- Veo que me sostienes la mirada! - dijo Voldemort, como si ese detalle le molestara.



- Tienes mucho de la actitud de tu madre. Era tenaz, valiente y hasta un poco arrogante




Y sacando su varita, le apuntó a Erin y exclamó:

- Crucio!



Erin comenzó a gritar y a retorcerse. Sentía un dolor intenso, por todo el cuerpo. Era como si miles de alfileres incandescentes, le perforaran cada centímetro de su cuerpo.



Después de un momento, Voldemort dejó de apuntarle con la varita


Erin seguía tirada en el piso. Tenía los ojos llenos de lagrimas por aquel dolor tan insoportable.



Voldemort y Colagusano, la miraban con desprecio y burla.



- Que te parece la chica, Colagusano??



- Es increíblemente parecida a James!! Que asco!!



- Dime ¿¿ Crees que ya haya aprendido la lección??



- No lo creo, mi lord! - dijo Colagusano, sonriendo malignamente.



Voldemort volvió a apuntar con su varita a Erin




- Crucio!



- Aaaaggh!!!



Se podía escuchar a través del bosque, esos gritos que rompían el silencio de la noche




20

El Obstáculo de Dumbledore



- Aaaggh!!



- Que sucede, Harry? - dijo Arabella.



- La cicatriz
-dijo Harry, tocándose la frente- de pronto me dolió mucho!



En ese momento, llegaron Remus, Mundungus y Alastor.



- Ya han llegado muchos agentes de seguridad mágica. Están arreglando el caos que hay allá afuera. - dijo Remus.



- Este desastre es obra de Voldemort! - dijo Alastor algo molesto- Seguro que mandó a sus mortifagos para que hechizaran las tribunas y se armara el pleito.



- Ahora entiendo! - dijo Dumbledore pensativo- trató de causar confusión y pánico en todo el estadio para que entre la multitud, él pudiera secuestrar a Halley.



Después entró la profesora McGonagall, traía en la mano la pantufla vieja, al parecer se había regresado por traslador.



- Albus, creo que hay problemas!! - dijo ella.



- Mas?? - dijo Arabella, visiblemente preocupada.



- Arthur Weasley, Sirius y Snape te estaban buscando. Al parecer, los tres quería hablar contigo. También Fudge fue a buscarte, estaba bastante molesto y traía con él a un par de agentes del departamento de seguridad mágica.

¿Tienes problemas con el Sr. Ministro?





- Si, Minerva - respondió Dumbledore- Hoy hablamos muy largamente acerca de Voldemort. La verdad solo fui a perder mi tiempo con él. No me cree ni una sola palabra y piensa que tengo algún desajuste mental. Así que me ordenó
renunciar a la dirección de Hogwarts!



- Que??? - dijo la profesora McGonagall sorprendida- Ese hombre debe estar loco!!!



- Usted no puede renunciar!!! - dijo Harry- No ahora!!!



- Lo sé, Harry! Y es por eso que he decidido, que mientras los padres de familia, los profesores y los estudiantes me apoyen, no dejaré Hogwarts!



En ese momento llegó madame Hooch, venía algo agitada y se veía preocupada.



- Profesor Dumbledore!! Que bueno que esta usted aquí!! Una de las chicas del equipo se perdió!!! - dijo la profesora muy preocupada.



- Lo sé madame Hooch, no se preocupe, nosotros nos haremos cargo! Minerva, por favor, llévate a madame Hooch y a los chicos de regreso a Hogwarts - ordenó Dumbledore.



- Profesor Dumbledore, yo no quiero regresar a Hogwarts. Quiero quedarme a buscar a
mi hermana - dijo Harry con decisión.



- Harry, tú y yo sabemos muy bien que esto no es una simple búsqueda. Te pondría en riesgo si consintiera que te quedaras a acompañarnos! - explicó Dumbledore.



- Con todo respeto profesor Dumbledore; Voldemort ya me arrebató a mis padres y ahora no quiero que también me arrebate al único familiar que me queda. Por favor, déjeme ir con usted, le juro que seguiré al pie de la letra sus instrucciones!! - Harry hizo una pausa y después continuó- No cree que me lo debe?



- Y si él va
-intervino Ron- Yo voy con él!!!



- Y nosotras!! - dijeron Ginny y Hermione.



Harry miró a sus tres amigos con agradecimiento y comprobó una vez más que jamás lo dejarían solo. Dumbledore se quedó pensando.



- Esta bien! Pero manténganse cerca de nosotros. Ustedes chicas, me van a tener que disculpar pero será mejor que regresen a Hogwarts. Ya es mucha responsabilidad permitir que Harry y Ron nos acompañen.



Las chicas se miraron con gesto de decepción.



- Vamos, Señorita Granger, Señorita Weasley! - dijo la profesora McGonagall haciéndoles una seña para que se acercaran con ella, al traslador.



- Tengan cuidado ¿si? - les dijo Ginny a Harry y a Ron, con gesto de preocupación.



- Si, estaremos bien! - dijeron ellos.



Hermione solo se limitó a verlos con cierta aprehensión, sobretodo a Ron.



Después, la profesora McGonagall, Madame Hooch, Ginny y Hermione, regresaron a Hogwarts. (viajaron con todo y escobas)



- Bien, la ceremonia debe ejecutarse cuando la luna salga completamente- dijo Alastor- así que, todavía tenemos tiempo.



- Tomaste tu poción, Remus? - preguntó Mundungus.



- Estos días no son de luna llena, Mundungus! - respondió Remus algo incómodo.



- Hay que encontrar el centro de ceremonias. Yo, la verdad, no me acuerdo en donde esta. Solo sé que es en el bosque del silencio. - dijo Arabella



- Snape y yo sabemos como llegar, pero el que más se acuerda es Snape! - dijo Dumbledore.



En ese momento, entraron a la cabaña: Arthur Weasley, Sirius Black y Severus Snape, éste último, venia tocándose el antebrazo izquierdo con fuerza.



- Pasa algo, Severus? - preguntó Dumbledore.



- Nos esta llamando!! - dijo Severus, mostrando su horrible marca, con gesto de dolor- Quiere juntarnos a todos para que presenciemos la ceremonia!!



- Tenemos que darnos prisa!! - dio Dumbledore- Severus, puedes guiarnos?



- Por supuesto - dijo él- bajándose la manga del brazo izquierdo.



- No va a ser tan sencillo! - dijo el Sr. Weasley- Hay muchos agentes de seguridad mágica rodeando los lindes del territorio.



- Pues claro! Es para contrarrestar los hechizos y maldiciones que toda esa gente se lanzó! - dijo Mundungus algo irritado.



- No lo digo por eso, Mundungus - respondió el Sr. Weasley- Es que
vengo del ministerio de magia y
-la mirada del señor Weasley pasó de Mundungus a Dumbledore- me enteré de que Cornelius Fudge levantó una orden de aprehensión en contra de Dumbledore!



- QUE??? - dijeron todos, sorprendidos.



El señor Weasley continuó hablando




- Profesor, si lo ven, lo van a apresar!!



[Como no se me ocurrió traer mi capa invisible!!] pensó Harry.



Dumbledore cambió ese semblante amable y gentil, a un semblante serio y duro.



- Miren, no quiero parecer agresivo; pero creo que las personas que no son parte de la solución, son parte de el problema. Así que, me enfrentaré a quien sea, ya sea al mismísimo Ministro de Magia, con tal de que le pongamos fin a esto! ¿Quién me apoya?



Todos se miraron entre sí y después dijeron a coro:



- Todos!



- Entonces, sugiero que hagamos lo que sea necesario para lograr lo que nos hemos propuesto: detener de una vez por todas a Voldemort!!



Todos caminaron en fila hacía la puerta, muy decididos, pero no pudieron salir; por que en ese momento llegaron a la entrada dos hombres altos y fuertes y apuntaron sus varitas hacia Dumbledore, que iba hasta adelante.



Éste, fue tomado por sorpresa y se paró en seco. Después entró el Ministro de Magia, junto con otros 3 hombres. Harry reconoció a uno de ellos, era Amos Diggory, el padre de Cédric.



- Dumbledore
, te dije que dejaras de hacer esto! Te lo advertí!! Ves ahora a lo que me has obligado? - dijo Fudge, molesto- ¡¡¡ Me has obligado a mandarte a arrestar!!!



- Cornelius
, amigo. Hazte a un lado! - advirtió Dumbledore decidido- No me obligues a quitarte de mi camino!



- Me estas amenazando?? - dijo Fudge con gesto de indignación y enojo.



Harry y Ron intercambiaron miradas, preocupados.



[tengo el ligero presentimiento de que aquí va a haber una pelea!] pensó Harry.



- Es una advertencia!! - dijo Dumbledore enojado.



- Veo que en verdad estas fuera de control, Albus! Y también veo que has arrastrado a otros con tus absurdas ideas!! - dijo el Sr. Ministro, mirando a Arthur, Alastor, Mundungus, Remus, Arabella y Snape, pero cuando vio a Sirius, se asustó mucho y gritó alarmado




- ES BLACK!!! ATRAPENLO!!!



- No!! - gritó Harry.



Sirius sacó su varita para defenderse, pero uno de los magos que estaban en la puerta fue más rápido y aturdió a Sirius. Éste, cayó al piso desmayado.



- CHICOS, CÚBRANSE!!! - gritó Arabella, que en ese momento sacó su varita, al igual que el resto de la orden del fénix.

Todos, adentro de la cabaña, comenzaron a mandarse hechizos.



Harry y Ron se agacharon y se arrastraron por debajo de una mesa que estaba junto a una pared, solo se podían ver los haces de luz que iban y venían por toda la cabaña.



- YA BASTA!!! - gritó el ministro de magia, que se cubría de los hechizos poniéndose detrás de Amos Diggory.



La pelea cesó. Sirius estaba inconsciente en el piso, Mundungus y Arabella estaban amarrados por uno de los magos de Fudge, que había hecho salir de su varita unas cuerdas. Otro mago de Fudge le apuntaba a Severus Snape, que estaba desarmado. Dumbledore y Alastor, habían desarmado a dos de los magos de Fudge, Remus Lupin, se había puesto en frente de Harry y Ron, protegiéndolos y Arthur Weasley le apuntaba a Amos Diggory que a pesar de que estaba armado, no se le veía intención alguna de atacar.



- Veo que hasta has hecho tratos con asesinos!!! - decía Fudge indignado, mirando con horror a Sirius- Yo no quería llegar a tales extremos, pero veo que es necesario! Estas completamente loco Dumbledore!!!



- Cornelius, Por favor!! - decía Dumbledore, como tratando de hacerle entender a Fudge- Solo
déjanos continuar. Estamos perdiendo un valioso tiempo!! Si no detenemos a Voldemort ahora, después será mucho más difícil!!!



- ESTAS LOCO ALBUS!!!



- Él no esta loco!!! Él tiene razón!!! - dijo Harry, saliendo de debajo de la mesa y levantándose del piso. Después, en tono desesperado, agregó- No puedo creer que sea usted tan ciego!!!



- MIRA MOCOSO. CALLATE Y ESCUCHAME
!!! - gritó el ministro con coraje, pero Harry no lo dejo continuar




- NO!!! ESCUCHEME USTED!!! EN ESTE INSTANTE MI HERMANA PUEDE ESTAR MURIENDO!! YA LA HABRIAMOS SALVADO, SI NO FUERA POR USTED Y SUS ESTUPIDECES!!!! - le gritó Harry con intensa ira.



- TE HAS PASADO DE LA RAYA, POTTER!!! - le gritó Fudge a Harry, iba a sacar su varita, pero Harry estaba tan enojado que sacó la suya primero y exclamó fuertemente




- Expelliarmus!



El señor ministro voló con todo y varita hacía la pared de la cabaña y luego cayó violentamente al piso.



Al mismo tiempo, Ron aturdió al mago que tenía amarrados a Arabella y a Mundungus, Dumbledore y Alastor desmayaron a los magos a los que les estaban apuntando, Remus desarmó al mago que le apuntaba a Snape y éste, aprovechando el desarme, le dio un tremendo puñetazo al mago ya desarmado.

Arthur Weasley le seguía apuntando a Amos Diggory, éste último permanecía inmóvil. Arthur le habló de forma pacífica.



- Amos, nosotros no queremos problemas con el ministerio. No me obligues a hacer algo que no quiero hacer!



- Yo no estoy en su contra, Arthur! - dijo Amos en forma seria- Yo he venido a apoyarlos!



- Que estas diciendo??? - decía el Sr. Ministro incrédulo, levantándose del suelo, acomodándose su túnica y su sombrero hongo- Tú estas con ellos???

Si estas con ellos, entonces estas en mi contra, Amos!!!



- Yo con el único que estoy en contra, es con el asesino de mi hijo!! Lord Voldemort!!! - dijo Amos, con decisión.



Fudge lo miraba como no creyendo en lo que veía.

Inmediatamente después, se escucharon ruidos cerca de la cabaña. Al parecer, las luces de los hechizos que se lanzaron llamaron la atención a otros agentes de seguridad mágica y se acercaron a la cabaña para ver que era lo que estaba pasando.



Harry desaturdió a Sirius. Éste comenzó a recobrar el conocimiento.

Fudge miró a su alrededor, ahora no tenía a ningún mago para que lo protegiera, así que hizo lo primero que se le ocurrió, y lo primero fue: pedir auxilio.



- ES POR AQUÍ!!! ME TIENEN ATRAPADO!!! AUXILIO!!! - gritaba el Sr. Ministro.



- Desmaius! -dijo Arthur Weasley, apuntándole a Fudge- Siempre quise hacer eso!! - dijo para si mismo.



- Vámonos de aquí!! - dijo Sirius ya recobrado y se transformó en perro.



Ellos se dirigieron a la puerta, pero Amos Diggory les cortó el paso




- Agentes de seguridad mágica ya están aquí! Mejor salgan por la puerta de atrás!! - advirtió Amos



En ese instante, un rayo de luz roja pasó hacía dentro de la cabaña, casi rozando a Harry y a Ron



- Vayan!!! Antes de que los atrapen!! - dijo Amos



- Sirius, llévate a Harry y a Ron. Que Snape los guíe. Yo guiaré a los demás! - dijo Dumbledore, poniéndose en guardia- No hagan nada hasta que yo llegue!!



Harry, Ron, Snape y Black salieron de la tienda por la puerta de atrás. Tuvieron que salir rápido y sigilosamente, ya que muchos agentes de seguridad mágica, acudieron a la cabaña. Lograron esquivar a varios y se adentraron en el bosque.



Mientras se alejaban, se podía escuchar los gritos y el barullo que habían dejado atrás.



Seguían corriendo por el bosque, ya que estuvieron lo suficientemente alejados, comenzaron a caminar. Snape los guiaba al centro de ceremonias




- Vamos!! No se atrasen!! - les decía Snape. El perro le gruñía.



- Esta muy oscuro!! No alcanzo a ver nada!! - decía Ron, observando el bosque.



- Profesor Snape, por favor, no vaya tan rápido!! - le pidió Harry.



- Esto no es un paseo, Potter!! Tenemos que salvar a tu hermana!! Lo has olvidado?? - dijo Snape de mal humor.



Sirius, Harry y Ron iban siguiendo a Snape a través de la espesura del bosque. Las nubes comenzaron a ponerse oscuras, una tormenta se avecinaba. De cuando en cuando, Snape se detenía y observaba el paraje como tratando de recordar el camino.



Una de esas veces, Snape se detuvo, pero no para recordar el camino, sino para agarrarse fuertemente el antebrazo izquierdo que le dolía profundamente.



- Por que nos detuvimos? - preguntó Harry.



Snape no contestó. Solo se limitó a verlo con cierto odio, mientras se tocaba el brazo.



- Harry!! Mira!! - dijo Ron señalando unos matorrales cercanos.



Harry, Sirius y Snape fueron a ver que pasaba. A un lado de los matorrales estaba tirada una bufanda de franjas rojas y doradas.



- La bufanda de Erin! - exclamó Harry, levantándola del piso.



- Hay que apresurarnos! - dijo Snape- ya estamos cerca!



Siguieron caminando un buen rato, hasta que comenzaron a escuchar voces y ruidos.



Snape les hizo una seña para que se detuvieran, después les indicó que avanzaran lentamente.



Sirius tomó su forma original y también siguió a Snape. Los 4 se escondieron detrás de unos arbustos bastante grandes. A Harry, comenzó a dolerle la cicatriz, pero el dolor iba en aumento. Desde ahí, se podía ver a un gran número de mortifagos agruparse en una especie de centro de ceremonias.



En ese sitio, había 4 estatuas, cada una pertenecía a un fundador de Hogwarts, estaban acomodadas en los diferentes puntos cardinales; en el centro había una base de piedra que encima tenía una enorme roca gruesa, rectangular y plana.

Parecía una especie de mesa de piedra. En cada uno de los vértices, tenía un grillete con cadenas, como para amarrar las 4 extremidades de una persona. Y alrededor de la roca, había muchas velas rojas que estaban encendidas.



Snape, Harry, Ron y Sirius, seguían observando el sitio y todo el movimiento que había en el.



- Que están haciendo? - preguntó Harry en voz baja a Snape.



- No lo adivinas? - murmuró Snape harto- Se están preparando para la cuarta ceremonia!



En ese instante, apareció un hombre alto, delgado, con el rostro pálido y los ojos rojos.

Harry sintió que la cabeza iba a partírsele en dos, por el dolor tan intenso que sentía en la cicatriz. Era Voldemort, que iba caminado y traía dos objetos, uno en cada mano.



En la mano derecha traía una copa plateada y en la izquierda
una daga.

Detrás de él, iba una serpiente verde y grande. Harry se acordaba muy bien de ese horrible animal.

También le seguía un hombre que llevaba en sus brazos a una chica.



[No puede ser!! El Sr. Shaw es
un mortifago!!]



El Sr. Shaw acostó a Erin en la gran roca, después le encadenó las manos y los pies con los grilletes.



- Robert, desatúrdela!! - ordeno Voldemort.



El Sr. Shaw se dirigió a Erin, tomó su varita y pronunció:



- Enervate!



Erin comenzó a despertar poco a poco, cuando ya se encontraba bien despierta, tomó conciencia de lo que estaba pasando.

Trató de liberar sus brazos y piernas, pero era inútil. Por más que forcejeaba no conseguía liberarse. Estaba muy asustada.



Más mortifagos iban llegando al lugar. Cuando veían a Erin amarrada, festejaban y soltaban carcajadas frías y burlonas.



Voldemort se acercó a Erin, ella comenzó a sudar y a temblar. Sabía que su fin se aproximaba




- Primero lo primero, querida! - dijo Voldemort y sacando su varita




- Lumen Phylos!



Un rayo de luz anaranjado, salió de la varita de Voldemort y le dio a Erin, justo en la frente. Luego, la luz le recorrió todo el cuerpo. Erin no se movió, ni siquiera gritó, era como si no hubiera sentido.



De repente, Harry se levantó. Estaba decidido a hacer algo por su hermana.



- Potter!! Que diablos haces?? - murmuró Snape, jalando a Harry del brazo para que se agachara.



- Si no hacemos algo pronto, la va a matar!!



- Dumbledore dijo, que no hiciéramos nada hasta que él llegara!! - replicó Snape.



- Pero es que




- Mira, Potter
-dijo Snape, de forma seria- ya sé que quieres salvarla! Yo también! Pero esa gente es muy peligrosa, te lo dice alguien que fue parte de ellos. Primero hay que pensar que es lo que vamos a hacer!!



Harry aceptó, no de muy buena gana y siguió observando todo.

Erin estaba muy asustada, miraba a todas partes, como esperando a que la ayuda apareciera de algún lado. Ron y Sirius, también observaban.



Todos los mortifagos comenzaron a formarse en un círculo, alrededor de Erin y de Voldemort. La serpiente verde estaba enroscada, a un lado de colagusano, que también estaba presente.



Harry pudo reconocer a varios de los mortifagos que había visto el año pasado.



Entre las sombras de la noche y algunos destellos de la luz de la velas, Harry reconoció a Malfoy, Goyle, Crabbe, Avery, Nott, Pettigrew y también a otros que había visto la vez pasada, pero de los cuales no sabía sus nombres.



- Voy a ver por que tardan tanto! - susurró Black- Esta demás decirte que tengas cuidado y que cuides a los chicos!! - le dijo a Snape.



Snape lo miró de mal humor. Sirius volvió a transformarse en perro y fue a ver que pasaba con los demás.



Mientras tanto, Snape miraba con detenimiento a los mortifagos. Al parecer, los estaba contando




[ Ahí esta Parkinson
Malfoy
luego sigue Crouch, pero ya murió, después seguía yo, luego Field
pero también se murió, Crabbe
, Karkarov
supongo que sigue huyendo
mmm
quien es el que me falta?]



Harry y Ron, seguían inmóviles. Después de un rato, Snape cayó en la cuenta de cual era el mortifago que le faltaba
[En donde esta Mcnair? Debería de estar a un lado de Nott. ¿Dónde estas Mcnair?]

De inmediato, su pregunta fue respondida




Mcnair estaba justo detrás de Snape, Harry y Ron. Los había descubierto, espiándolos








21



La cuarta ceremonia



Mcnair aturdió a Snape, e hizo salir de su varita dos cuerdas que sujetaron a Ron y a Harry con mucha fuerza.



Después, los llevó ante la presencia de Voldemort




- Desatúrdelo! - ordenó Voldemort.



Mcnair desaturdió a Snape, éste despertó y se incorporó levantándose del piso.



Snape se veía tranquilo; de hecho, la actitud que tenía era un tanto retadora, no mostraba ni el más mínimo signo de temor o miedo ante su antiguo señor; al que hace tiempo atrás, había abandonado.



Ron y Harry permanecieron amarrados, éste último sentía que la cabeza iba a explotarle, la cicatriz le quemaba horriblemente.



- Pero a quien tenemos aquí!! - decía Voldemort con tono amenazante- Al famoso Harry Potter - y acariciando el rostro de Harry, continuó hablando con tono de burla- y viene junto con su amigo.



Y luego, dirigiéndose a Ron




- Tú debes ser Ronald Weasley!



Ron estaba como petrificado, se encontraba en un estado de pánico total. Era comprensible, él jamás había visto a Lord Voldemort y ahora estaba justo enfrente de él.



- Esto es una sorpresa! Y me asombra el hecho de que, la persona que yo pensé que nunca regresaría, es la que ha venido a mi y trayéndome este presente! - dijo Voldemort, paseándose enfrente de Snape.



Snape estaba inmutable y callado, solo se limitaba a observar todo su alrededor. Algunos motifagos murmuraban entre si y otros miraban a Snape, burlándose de él.

- Dime, Severus ¿Has venido para quedarte? - preguntó Voldemort.



- Sabes muy bien que no! - dijo Snape muy tranquilo.



Voldemort soltó una macabra y fría carcajada




- Por favor Severus! No me digas que has venido a salvar a la hija de esa sangre sucia que te rechazó!!



En ese momento, caminó hacía donde se encontraba Erin y levantándole la cabeza de los cabellos, dijo:



- Mírala bien!!! Es increíblemente parecida al hombre, al que siempre has odiado!!! Mira sus ojos!! Mira el color de su piel y su cabello!! Son idénticos a los de James Potter!! Es verdad que en el carácter es igual a su madre. No cabe duda de que en ella, vive el espíritu de Lilian.

Pero tiene más de James, que de Lilian. Mientras ella viva, siempre te recordará el rostro de aquel hombre que te arrebató a la mujer de tu vida!!



Harry escuchaba atónito todas estas revelaciones ¿Snape había amado a su madre? ¿Acaso Lily y Severus habían tenido alguna relación? ¿Sería posible que James, le hubiera quitado la novia a Severus?



Harry se parecía mucho a su padre, sobretodo en la actitud. Eso explicaba el odio que Snape le había tomado a Harry desde su primer día en Hogwarts.

Y si Erin se parecía en el carácter a su madre, eso explicaba el trato especial que Snape le daba. Tal vez le recordaba a Lily y por eso siempre la trataba de manera especial.



- Vamos Snape!! - continuó hablando Voldemort- Te estoy dando la oportunidad de regresar al redil, ileso!!



- No voy a regresar! - dijo Snape con decisión.



- Muy bien! Será como tú quieras!! - dijo Voldemort muy molesto, luego exclamó




- Crucio!



Snape cayó al piso y comenzó a retorcerse del dolor. Sus gritos eran tan lastimeros, que perturbaban el silencio de la noche.

Harry y Ron observaban horrorizados aquella escena, mientras que Mcnair les buscaba las varitas entre las túnicas y se las quitaba.



Mientras Harry miraba a Snape, por su mente pasaban muchas cosas. A pesar de que Snape nunca lo había tratado bien; de alguna forma, se preocupaba por él y por su hermana. Harry veía como el rostro de Snape estaba muy pálido y, se le contorsionaba del dolor tan intenso.



Voldemort dejó de apuntarle con su varita y Snape dio un respiro de alivio. Después, Voldemort se acercó a Snape y le dijo:



- Ya entendí que no cambiarás de opinión! Así que
-y soplando levemente sobre su mano, un aliento frío y pútrido; se formó una nube gris alrededor. Con la otra mano agarró el brazo izquierdo de Snape, se lo levantó y la manga de la túnica cayó y dejó al descubierto la marca tenebrosa, después puso la mano que tenía su aliento sobre el antebrazo izquierdo-
ya no eres digno de portar nuestra marca!!!



En ese instante, Snape lanzó otro grito de dolor, pero solo el grito era lastimero, por que su rostro era de odio.



Voldemort lo apretaba con fuerza, después le soltó el brazo y dejó ver una horrible quemada de color rojo intenso, que poco a poco comenzaba a desaparecer.



Todos observaban en silencio, Voldemort comenzó a reírse fríamente y después dijo:



- Es una pena Severus, que hayas preferido
morir!!



- NO!!! - gritó Harry, desesperado.



Necesitaba hacer algo, cualquier cosa que los pudiera sacar de aquella situación tan terrible.



- Oh! El famoso Harry Potter intercede por el peor enemigo de su padre! Que conmovedor!! - dijo Voldemort con sarcasmo.



Harry observaba con odio a Voldemort, éste se acercó a él y le hizo una seña a Mcnair para que les quitara las cuerdas a los chicos, después le dijo:



- Ojalá que alguien interceda por ti en este momento!

Imperius!



En ese momento, Ron le arrebató su varita a Mcnair y comenzó a apuntarle a Harry. Éste, lo único que hizo fue comenzar a retroceder y tratar de disuadir a Ron para lograr que se resistiera a la maldición.



Ron, hizo un movimiento rápido con su varita y exclamó:



- Crucio!



Harry intentó esquivar el hechizo, pero fue demasiado tarde. La maldición lo había tocado y Harry comenzó a gritar y retorcerse a causa del gran dolor que sentía.



Mientras se retorcía, Harry se aguantaba el dolor, al mismo tiempo que trataba de persuadir a Ron




- RESISTE RON!! PUEDES RESISTIRTE!! HAZLO!! -gritaba Harry desesperado.



Ron seguía torturando a Harry, tenía la mirada perdida. Voldemort se reía




- Veo que podrías ser un buen discípulo, joven Weasley! - hizo una pausa- ya es suficiente!



En ese momento, Ron dejó de torturar a Harry




- Dime, Joven Weasley ¿Te gustaría formar parte de la orden tenebrosa? - dijo Voldemort.



Harry miraba a Ron de manera aprehensiva




[No! Di que no!! Por favor, yo sé que puedes resistirte!! Lo sé!!!!]



Ron se quedó callado




- Te he hecho una pregunta. Respóndeme!!! - dijo Voldemort irritado.



[No, Ron. Por favor, di que no!!]



- Si - dijo Ron con la mirada perdida y con un tono de desgano.



- Entonces me probaras tu lealtad
matando a Harry Potter!!!

¡¡¡¡ Hazlo ahora!!!!



Ron volvió su mirada a Harry y caminó lentamente hacía él. Harry retrocedía desde el piso, desesperado; quería que Ron reaccionara a toda costa, pero Ron no parecía responder a lo que Harry le decía, era como si estuviera hipnotizado




Ron levantó su varita y comenzó a pronunciar la maldición mortal




- Avada




Cuando ya estaba a punto de apuntarle a Harry, la mano de Ron comenzó a temblar. Era como si una fuerza invisible le detuviera la mano




- MATALO YA!!! - gritó Voldemort, que se dio cuenta del titubeo de Ron.



Ron comenzó a parpadear y a apretar lo ojos. Al parecer, se estaba resistiendo a la maldición. Luego, dejó caer su brazo pesadamente, al mismo tiempo que gritaba




- NO QUIERO HACERLO!!!



- Esta bien! - dijo Voldemort con odio- Lucius!! Llévate al chico, tortúralo un poco
-y mirando fijamente a Ron con una sonrisa maligna, agregó- y después
MÁTALO!!!



- NO!! - gritó Harry, que en ese momento era sujetado por otro mortifago que había hecho salir de su varita, una cuerda.



Lucius inmovilizó a Ron y jalándolo de una pierna, se lo llevó aparte, cerca de unos arbustos y comenzó a torturarlo. Mcnair todavía tenía sometido a Snape, que observaba preocupado, lo que Lucius le hacía a Ron.



- Ustedes también morirán!!! - exclamó Voldemort mirando con odio a Harry y a Snape- Pero antes
verán sufrir a lo suyos!!



Caminó decidido a donde se encontraba Erin; de su túnica sacó una daga, que tenía la hoja curveada, brillante y muy filosa. Continuó hablando


-
Y la primera en morir será nuestra invitada de honor
La señorita Potter!!!



Y mirándola con odio, agarró la daga con las dos manos, se paró a lado de Erin y con su voz fría y amenazante, le habló a la noche:



Oh! Noble Godric Gryffindor

Amo y señor del fuego

Yo, tomó tu valor, fuerza y poder

Por medio de la sangre pura

Que le arrebato a tu heredero!!!



En ese instante, un fuerte viento sopló. Muchas nubes ennegrecidas aparecieron en el cielo y comenzaron a lanzar relámpagos y truenos. Las velas rojas que estaban encendidas alrededor de Erin, se apagaron de repente y por si solas. Después, volvieron a encenderse repentinamente, una por una.



Luego de haber dicho estas palabras, Voldemort sujetó con fuerza la cabeza de Erin y se la volteó, dejando su cuello al descubierto. Y sin ninguna piedad, enterró la punta de la daga, haciendo una incisión pequeña, pero profunda.



Erin, gritó de dolor, inmediatamente después, comenzó a salirle mucha sangre. Está, se le escurría por el cuello, caía sobre la roca en donde Erin estaba acostada y comenzaba a gotear lentamente, cayendo en una copa que Voldemort había colocado para que se llenara.



Voldemort miró a Harry con una mueca de triunfo y le dijo:



- No viste a tu padre morir y no creo que recuerdes como terminé con la vida de tu madre! Sin embargo, hoy tendrás el privilegio de ver, como la estirpe de los Potter desaparece; por que después de que ella muera, tú
seguirás!!!



Harry trataba de pensar en que era lo que podía hacer.



[en donde esta Dumbledore y los otros? Por que no aparecen?]



El cielo seguía retumbando y los truenos se escuchaban más fuerte. De repente, comenzó a llover. Era una fuerte lluvia que comenzó a empapar a todos los presentes.



Ron, seguía siendo torturado bajo la maldición cruciatus, hasta que Lucius, se detuvo




- Como me hubiera gustado que Arthur presenciara esto!! - exclamó Lucius con satisfacción- Es una pena!!

Avada Ked




En ese momento, un gran perro negro saltó sobre Lucius, atacándolo por la espalda.



Lucius comenzó a luchar con el perro, pero esté lo mordió fuertemente en la mano derecha, haciendo que Lucius soltara la varita.



Inmediatamente después, aparecieron: Albus Dumbledore, Arabella Figg, Mundungus Fletcher, Alastor Moody, Remus Lupin, Arthur Weasley y Amos Digory. Iban siendo perseguidos por Cornelius Fudge y un gran número de agentes de seguridad mágica.



Cuando Cornelius Fudge vio a la orden tenebrosa y a Voldemort, se quedó sin habla. Hizo un movimiento con la mano para que dejaran de mandar hechizos a Dumbledore y a su grupo.



Cornelius se detuvo a observar que era lo que estaba pasando.



Dumbledore no habló, si no que, fue directamente a liberar a Harry y a Snape, repartiendo unos cuantos hechizos aturdidores. La orden del fénix hizo lo mismo, llegó directamente a atacar.



Voldemort (que no esperaba que Dumbledore llegara tan rápido) fue tomado por sorpresa, soltó la daga, tomó su varita y le ordenó a sus mortifagos que atacaran.



Y ahí, debajo de la lluvia y en la oscuridad de la noche, se desató una batalla entre la orden tenebrosa y la orden del fénix.



Cornelius Fudge, no daba crédito a lo que veía. No podía ser cierto!!! Voldemort había regresado!! Y con todos sus mortifagos!!

Esa fue una gran impresión para el señor ministro, pero lo que casi hace que se desmaye, es ver a Peter Pettigrew
¡¡¡¡Vivo!!!! Y peleando del lado oscuro!!!

El señor ministro estaba totalmente atónito. Después de un rato de asimilación, ordenó a sus agentes de seguridad mágica a ayudar a la orden del fénix, ya que los mortifagos los superaban por número.



Después de dejar a Lucius lastimado, Sirius se fue, internándose en el bosque, después reapareció con su forma original.

Quiso enfrentarse a Lucius, pero no fue necesario.



El Señor Weasley, tenía al Señor Malfoy suspendido en el aire y lo azotaba violentamente contra los árboles cercanos.



Ron, estaba tirado a un lado de ellos. Le escurría sangre por la boca y estaba desmayado. (o al menos, eso parecía)



El Sr. Weasley, estaba como poseído por la furia. Le lanzaba hechizos y maldiciones a Malfoy, sin darle oportunidad de defenderse.



Se armó una batalla campal! Todo era confusión y alboroto.

Harry estaba en medio de un gran caos; había magos por todos lados: unos gritando, otros volando, algunos desmayados, otros heridos y otros más
muertos.



Sirius peleaba a muerte con Peter. Ambos trataban de hacerse el más daño posible!



Mundungus y Alastor, ya habían derribado a varios mortifagos.

Arabella y Remus, se batían con Crabbe y Goyle.



Harry se cubría de los hechizos y maldiciones, que cruzaban por el aire.

De pronto, sintió como alguien lo jalaba del brazo fuertemente
Era Snape, que en ese momento lo había salvado de un maleficio, que Mcnair le había mandado.



Después de derribar a Mcnair, Snape le dio instrucciones a Harry




- Potter! Ve por Erin y quítale las cadenas!! Después huyan por el bosque. Yo los cubriré!!



Harry asintió con la cabeza y en medio de la lluvia y de todo el alboroto, se dirigió a donde estaba su hermana. Snape iba interceptando todos los hechizos y maldiciones que le estorbaban el paso a Harry.

De repente, una gran roca le pegó a Snape en la cabeza.

Esa roca, se la había lanzado Voldemort a Dumbledore, éste había logrado esquivarla y por error le había pegado a Snape, dejándolo inconsciente.



Dumbledore y Voldemort se estaban enfrentando sin ninguna piedad.

Voldemort le había lanzado esa roca a Dumbledore, éste le respondió haciendo un hechizo que hizo que Voldemort levitara de cabeza y comenzara a balancearse como un péndulo.



A pesar de que Snape ya no protegía a Harry, éste siguió su camino, que sorpresivamente fue obstruido por Nagini: la gran serpiente verde de Voldemort. Se irguió sobre su horrible cuerpo y se aventó contra Harry.



Harry intentó defenderse, pero ya tenía a la serpiente encima de él. Lo único que alcanzó a hacer fue comenzar a forcejear con la serpiente para evitar una mordida mortal y para evitar que lo ahorcara; pero era muy difícil, nagini tenía mucha fuerza. Ya estaba comenzando a enredársele lentamente alrededor el cuello.



Erin observaba horrorizada, todas aquellas peleas que había alrededor suyo. Le seguía saliendo bastante sangre del cuello y la copa ya casi estaba llena.



A pesar de que todo el mundo estaba mojado hasta los huesos, seguían peleando sin tregua.

El único que no hacía nada, era el ministro de magia, que se encontraba escondido detrás de una estatua de piedra, era la estatua de Helga Hufflepuff.



Uno de los agentes de seguridad mágica, fue a ayudar a Erin y con su varita, tocó el grillete de la mano derecha y lo abrió con un hechizo de Alohomora, pero después fue aturdido por un mortifago que lo atacó por la espalda.



Sin embargo, Erin ya tenía una mano libre. El mortifago intentó encadenársela de nuevo, pero fue interrumpido por otro agente de seguridad mágica y los 2 comenzaron a batirse.



Erin trataba de ver todo, para poder idear algo que la liberara. Aunque con la lluvia tan fuerte, no se podía ver muy bien. En ese momento, Erin tuvo un golpe de suerte.



Remus Lupin, había derribado a un mortifago y éste había salido volando con todo y varita, azotando en la gran roca, justo del lado derecho de Erin.



La varita de aquel mortifago había caído justo en la pierna derecha de Erin. Lo único que ella tenía que hacer era estirarse y con su mano derecha, tomar aquella varita.



Erin se estiraba lo más que podía pero no alcanzaba la varita. Estiró el brazo lo más que pudo, pero apenas tocaba la varita con la punta de sus dedos. Lo intentó una y otra vez, hasta que por fin pudo alcanzarla.



La agarró con su mano derecha y con el hechizo de Alohomora, abrió los otros 3 grilletes, por fin ya estaba libre!



Se incorporó rápidamente, se bajó de aquella roca, pero las rodillas no pudieron sostenerla y se cayó al piso, derramando la copa llena de sangre.



Erin se sentía débil y algo mareada, la hemorragia en su cuello estaba comenzando a tener consecuencias.



Trató de incorporarse de nuevo, se levantó y vio que cerca de ella se encontraba Harry, forcejeando con la serpiente.



Nagini ya había rodeado el cuello de Harry y estaba comenzando a apretárselo. Harry trataba en vano, de quitársela de encima.



Erin quiso tomar la varita con la que se había liberado, volteo hacía la roca y se dio cuenta de que la varita ya no estaba. En medio del caos, seguramente se había caído o alguien la había agarrado. Pero Erin estaba decidida a ayudar a su hermano. No sabía que era lo que iba a hacer, pero una cosa era segura: no pensaba quedarse con los brazos cruzados viendo como Nagini estrangulaba a Harry.



Así que, agarró lo primero que encontró para agredir a nagini, y lo primero que encontró fue: la daga con la que Voldemort le había cortado el cuello.



Sin titubear, Erin tomó la daga entre sus manos, fue adonde estaba Harry y sin pensar bien en lo que hacía, le enterró la daga a la serpiente; justo en la cabeza.



Nagini soltó un horrendo silbido, aflojó el cuerpo y comenzó a moverse de forma espástica. Harry al fin logró safarse.



- NOOOO!!!!



Se escuchó un grito ensordecedor, al mismo tiempo en que Dumbledore caía pesadamente sobre la estatua de Rowena Ravenclaw.

Era Voldemort, que había visto como Erin, mataba a su asquerosa serpiente.



Harry y Erin comenzaron a retroceder lentamente, mientras que Voldemort miraba el cuerpo inerte de su serpiente y se lamentaba por su muerte.



- Nagini!! No!!



- Vamos! Salgamos de aquí! - dijo Harry llevándose a su hermana.



Voldemort cambió la mirada de Nagini a Erin, pero a ésta la miraba con intenso odio. Levantó su varita apuntándole a Erin y con ira en su voz, exclamó:



- FUNESTO ERAM VIVUS, MORTIS TUA MORS ERO!!!



De la varita de Voldemort salió lentamente, una especie de polvo plateado, que comenzó a condensarse en el aire y tomó forma de serpiente. Harry y Erin ya habían comenzado a correr, pero la serpiente plateada de Voldemort, se desplazó velozmente por el aire, alcanzando el hombro de Erin. Ésta, se desvaneció, emitiendo un quejido.



- Erin!! - gritó Harry- estas bien??



Erin estuvo inconsciente por unos segundos, pero inmediatamente se levantó. Era como si no le hubiera pasado nada.



- Estoy bien! - dijo ella. (no muy convencida de sus palabras y tocándose el hombro derecho con fuerza)



- Vámonos de aquí!!! - dijo Harry

Y tomándola de la mano, corrieron hacía el bosque.



- VAYAN TRAS ELLOS!!! - ordenó Voldemort- NO DEJEN QUE ESCAPEN!!!



Harry y Erin corrían todo lo que podían, mientras que los mortifagos iban detrás de ellos; éstos, a su vez, eran perseguidos por la gente de Dumbledore y de Cornelius Fudge, que seguía escondido detrás de la estatua de Hufflepuff.



Harry y Erin ya llevaban un buen trecho, a pesar de la fuerte lluvia y de que el bosque era muy espeso y oscuro. Pero pronto bajaron el ritmo, y es que Erin ya no podía continuar. Ya había perdido mucha sangre y apenas podía caminar rápido.



Tenían las túnicas completamente mojadas y sucias. Erin se apretaba la herida con su mano y a pesar de eso, la sangre seguía escurriéndosele de manera incontrolable.



- Estamos perdidos!! - exclamó Erin de forma débil.



- No! Tenemos que encontrar alguna salida! - le respondía Harry, que casi traía cargando a Erin.



[debe de haber una salida, pero en donde? Vamos Harry, piensa rápido! Piensa rápido! ] Harry miraba alrededor tratando de encontrar alguna salida. [Ah! Que idiota! No me acordaba de el traslador que Madame Hooch dejó en aquel árbol!]



Harry buscó en el paisaje y de repente lo vio. Ahí estaba el árbol en forma de tenedor. Se podía distinguir, por que era el único con esa forma y además sobresalía del resto. Cambiaron de dirección y se dirigieron a donde estaba el árbol.



Siguieron corriendo, pero aún faltaba mucho y los mortifagos les comenzaron a dar alcance.



- Vamos Erin!! Trata de correr lo más rápido que puedas!!



Erin trataba de ir al paso de Harry, pero era imposible, en cualquier momento iba a desplomarse.



En ese momento, Harry comprendió que jamás lograrían llegar al árbol a tiempo, así que uso un hechizo muy útil




- Accio traslador!



La lata de jugo de uva comenzó a volar y a dirigirse hacía donde estaba Harry, que no dejaba de avanzar junto con Erin, que cada vez se sentía peor.



La lata ya estaba a escasos 11 metros, cuando de pronto se escuchó un Plint!



Harry se paró en seco




Era Voldemort, que se había aparecido justo en frente de ellos




- Creíste que podías escapar otra vez, Harry?? - dijo Voldemort, mirándolo con una sonrisa macabra- Pues
siento decepcionarte!!!



AVADA KEDABRA!!!!



Todo pasó muy rápido. Harry observó que un destello verde se acercaba a él, cuando de repente, se escuchó otro Plint! . Arabella Figg se había aparecido, justo entre Harry y Voldemort. El destello verde, le dio en el pecho.



Lo único que alcanzó a decir, antes de que su cuerpo cayera sin vida, fue:



- Huyan!!!



- NOOO!! - gritó Erin desesperada, tratando de salvar a su tía.



Para ese momento, el traslador ya casi estaba en las manos de Harry.



Éste, abrazó a Erin, tomó el traslador y ambos salieron huyendo, envueltos en una nube de colores borrosos y una sensación de vértigo








22

Entre la Vida y la Muerte



Harry apareció en los terrenos de Hogwarts junto con Erin. Ambos estaban algo mareados.



Después de recobrar el sentido de la orientación, Harry se levantó rápidamente y ayudó a Erin a incorporarse.

Ella se levantó con mucho trabajo, pero inmediatamente volvió a caerse, todavía seguía sangrándole el cuello. Ya no le quedaban fuerzas. Estaba en el piso, de rodillas




- Vamos Erin!! Solo unos metros y estaremos en el castillo!! - le decía Harry.



- Ya no puedo!! - decía Erin con la voz quebrada, después, se desplomó completamente.



Harry la tomó entre sus brazos y trató una vez más, de ayudarla a levantarse.



- Si puedes!! Vamos!! - dijo Harry tratando de animarla. Aunque, en realidad, dudaba un poco de sus palabras.



Erin estaba muy mal, se encontraba totalmente pálida y sin fuerzas. Ya no podía moverse y los ojos comenzaban a cerrársele




- No
no puedo! - decía ella, ya casi sin aliento.



Harry comenzó a temer lo peor, pero aún tenía la esperanza de llegar a tiempo a la enfermería.



- No Erin, Vamos!! No! No cierres los ojos!! - decía Harry desesperado.



Erin tenía los ojos semiabiertos y respiraba con mucha dificultad. Comenzó a llorar, silenciosamente




- Esto
se acabó Harry! - exclamó ella, débilmente.



- No!! No te rindas!!

En ese momento, Erin cerró los ojos y dejó caer su cabeza, pesadamente.



- NO!!! ERIN!!! QUÉDATE CONMIGO!!! QUÉDATE CONMIGO!!! - le gritaba Harry, tratando de hacer que reaccionara.



Erin abrió sus ojos, con mucho trabajo y tristemente le susurró




- Gracias por salvarme
hermano




Luego de decir esto, Erin desfalleció




- NOO!! ERIN!!!!



Harry estaba muy asustado y completamente desesperado, movía a Erin con la esperanza de que volviera a despertar, pero sus ojos estaban bien cerrados y en su rostro ya no había ninguna señal de vida. El color de sus mejillas se había ido y al parecer, la respiración también.



- NOO!! DESPIERTA!! NO TE PUEDES MORIR!!! NO PUEDES!!! NO ME DEJES SOLO!!!



Los ojos de Harry estaban comenzando a llenársele de agua, cuando de pronto distinguió a 2 siluetas que se acercaban a él: era Hagrid y Mc Gonagall.



Cuando llegaron a donde estaba Harry, se quedaron sorprendidos al ver aquella escena tan triste.



La profesora Mc Gonagall, se llevó la mano a la boca como para no gritar y se quedó inmóvil.



Hagrid corrió en auxilio de Harry




- Harry!! Que sucedió??



- Hagrid, ayúdame a llevarla a la enfermería!!! Rápido!!! - dijo Harry, todavía con esperanza.



Hagrid tomó a Erin es sus brazos y la llevó a la enfermería, seguido por Harry y la profesora Mc Gonagall.



La señora Pomfrey abrió la puerta de la enfermería y se asustó al ver a Harry y a Erin, completamente empapados y heridos. Sobretodo a Erin.



- Dios santo!! - exclamó la señora Pomfrey- Que le pasó a esta pobre chica??



- Tiene una grave herida en el cuello!! - explicó Harry angustiado- por favor, ayúdela!!!



- Sígame, Hagrid!! Acuéstela en esta cama!! - dijo la Sra. Pomfrey, señalando una de las camas que había en la enfermería.



Hagrid acostó a Erin en la cama, inmediatamente después, la Sra. Pomfrey se acercó a Erin, le buscó el pulso y trató de escuchar su corazón. Harry observaba en silencio, pidiéndole a Dios con todas sus fuerzas, que su hermana aún estuviera viva.



Mientras le tomaba los signos vitales a Erin, la Sra. Pomfrey le daba ordenes a Harry.



- Harry, será mejor que te vayas.



- Pero
quiero estar con ella!! - replicó Harry.



La señora Pomfrey, miró a Harry de forma muy seria y le dijo:



- Lo sé! Pero tú también necesitas ser atendido!! - y luego mirando a Hagrid, agregó- Hagrid, le encargo por favor, que Harry se quite esa ropa mojada y se dé un baño con agua caliente. Después que se ponga una pijama y se recueste en alguna de las camas. Yo iré a revisarlo en un momento.



- Pero




- Sin discusiones, Sr. Potter!! - dijo la Sra. Pomfrey.



Harry no tuvo otra opción que obedecer a aquella mujer. Llegó al baño, se quitó toda la ropa que estaba rota, manchada y completamente mojada, se quitó los anteojos y se metió a la regadera.



Las gotas de agua caliente comenzaron a caerle en la cabeza y a recorrerle todo el cuerpo.



Esa sensación hubiera sido agradable, pero tal vez en otro momento, por que en ese instante, Harry estaba preocupado pensando si su hermana podría salvarse.



Estaba tan angustiado, que ni siquiera se había dado cuenta de que, el agua que le escurría por su cuerpo se le mezclaba con la sangre que le brotaba de las heridas que tenía.



[tiene que salvarse! No puedo perderla, no ahora! No puedo perder a la única y verdadera familia que tengo!] [y pensar que siempre estuvo ahí!! Cerca de mi!! Que todo el tiempo estuvo a mi alrededor y no me di cuenta!!! Cuanto tiempo perdido!!!] pensaba Harry.



Después de bañarse, se secó y se puso una pijama. Cuando salió del baño, vio que Hagrid estaba sentado junto con la profesora Mc Gonagall, al parecer, lo estaban esperando.



En ese momento, aparecieron: Fred, Hermione y Ginny.



- En donde esta Erin?? - dijo Fred agitado.



- Esta allá - dijo Harry señalando en una dirección- la señora Pomfrey la esta atendiendo!!



Sin perder más tiempo, Fred se dirigió a donde estaba la señora Pomfrey.



- Te encuentras bien? - dijeron al unísono, Ginny y Hermione.



- Si - contestó débilmente Harry.



- En donde esta Ron? - preguntó Ginny preocupada.



Harry sintió una leve presión en su pecho. Se había olvidado completamente de Ron!!

Lo último que recordaba, era que el señor Malfoy se lo había llevado para torturarlo y después
matarlo!!!



Sin decir una sola palabra, Harry caminó rápidamente a la puerta de la enfermería. Estaba decidido a regresar por Ron. Ginny, Hermione, Hagrid y Mc Gonagall, lo siguieron.



- Harry!! Adonde vas?? - preguntó Hermione desconcertada.



- Dejé a Ron, solo!!! Tengo que volver por él!!!



- Espera Harry!!! Regresar es peligroso!!! - advirtió la profesora Mc Gonagall.



Pero Harry estaba decidido, se dirigió sin titubear a la puerta de la enfermería, al abrirla se topó con el Sr. Weasley.

Tenía un semblante muy pálido y llevaba a Ron en brazos, éste, estaba inconsciente, traía la túnica desgarrada y tenía hemorragias en la nariz y en la boca.



- Que fue lo que pasó?? - preguntó Ginny angustiada, al ver en ese estado a su hermano.



- No hay tiempo para explicaciones! - dijo el Sr. Weasley entrando a la enfermería con Ron- En donde esta la señora Pomfrey??



- Que es este escándalo??? - replicó la Sra. Pomfrey, saliendo de una habitación que estaba al fondo de la enfermería.



- Mi hijo esta muy mal!! - exclamó el Sr. Weasley preocupado- Ayúdeme, Por favor!!!



La señora Pomfrey le indicó al Sr. Weasley que acostara a Ron en una cama.



Después, la señora Pomfrey intentó reanimarlo, trataba de despertarlo pero Ron no parecía responder a ningún estímulo. Hermione, al ver todos esos intentos fallar, palideció.



- Esta vivo, verdad?? - dijo en tono de preocupación.



- Si, pero esta muy mal! Será mejor que todos salgan de aquí!! Yo los mantendré informados - ordenó la Sra. Pomfrey.



Nadie se movió, todos estaban esperando a que Ron reaccionara. En ese instante, se escuchó un grito




- Sra. Pomfrey, venga rápido!!! Es la paciente de la cama 11!!! ESTA CAYENDO EN SHOCK!!!!



La que había gritado era una de las enfermeras que estaba en turno y que, en ese momento, atendía a Erin. Harry no sabía muy bien que era un Shock, pero lo que sí sabía, era que se trataba de algo muy grave y que la paciente de la cama 11 era su hermana.



- Hazte cargo de este paciente!! - ordenó la señora Pomfrey a la enfermera, señalándole a Ron- aplícale 2 ampolletas de infusión cicatrizante! Yo me haré cargo de la chica!!



Y diciendo esto, se dirigió a la habitación que estaba al fondo de la enfermería. Ahí encontró a Fred. Le estaba agarrando la mano a Erin, estaba muy preocupado.



- Que le esta pasando?? - dijo él, angustiado.



- Si, que es un shock?? - dijo Harry que había entrado junto con los demás, detrás de la Sra. Pomfrey.



La señora Pomfrey ponía un líquido de un color rojo pálido en una pequeña bolsa de plástico. La cerró con un toque de su varita y luego le aplicó ese líquido a Erin por vía intravenosa. Hacía todas estas maniobras mientras se explicaba.



- La señorita Carter ha perdido mucha sangre. Un shock es cuando el cuerpo no tiene suficiente irrigación sanguínea por perdida de sangre. Tengo que sacarla del Shock, por que si sigue avanzando, el corazón puede fallar y
pues




A pesar de que la señora Pomfrey no dijo más, Harry y Fred sabían a lo que se refería: Erin podría morir.



La señora Pomfrey seguía metiendo líquidos a Erin, mientras pensaba en voz alta




- No sé que pasa! Ya le curé todas las heridas. Ya le puse 3 expansores de plasma y aún así, tiene muy poco volumen de sangre! Debe tener alguna otra hemorragia que no he visto!!



- Pues
póngale otro de esos
expansores! - dijo Fred- Si esta perdiendo volumen, supongo que esas cosas le ayudarán a mantener el volumen normal!!



- Es que no puedo ponerle más!! Si le aplico otro, la sangre que tiene se le va a diluir!! Lo que necesita es
Sangre!!



- Yo le daré!!! - dijo Fred sin titubeos- toda la que ella necesite!!



- Es mejor si la donación proviene de un familiar, hablaré con la profesora Mc




- Yo le donaré la sangre - dijo Harry sin dejar terminar a la Sra. Pomfrey- Soy la única familia que tiene!



Fred y la Sra. Pomfrey miraron a Harry con desconcierto, Harry se explicó:



- Soy su hermano!



La Sra. Pomfrey miró a la profesora Mc Gonagall como esperando alguna aprobación. Ésta, a su vez, miró a la Sra. Pomfrey y asintió con la cabeza.

Después, la enfermera miró a Harry y le dijo:



- Pero
tú estas herido!



- Son heridas leves, estaré bien! Por favor, haga la transfusión! - dijo Harry.



- Esta bien. Ven, acércate! - y luego dirigiendo se a los demás, dijo- Ustedes, por favor salgan!!



La profesora Mc Gonagall, Hagrid, Fred, Ginny y Hermione, regresaron a donde estaba Ron, éste todavía seguía sin reaccionar.



Después de un rato, Harry salió de la habitación de su hermana, traía el brazo derecho flexionado.



- Como esta?? - preguntó Fred.



- Igual - respondió Harry- la Sra. Pomfrey dice que hay que esperar a que la sangre haga su efecto. ¿Y Ron?



- Todavía no reacciona - dijo Hermione con tristeza- Ya esta estable pero
aún no despierta.



- Será mejor que vayas a la cama, Harry y descanses. Debes ser atendido tú también! - dijo la profesora Mc Gonagall.



Harry se acostó con desgano en una de las camas que estaba a un lado de la de Ron.



- Será mejor que esperen afuera - dijo la señora Pomfrey, que iba a ver a Ron- Yo les avisaré si hay alguna novedad.



Todos salieron en silencio de la enfermería, pero no se fueron, se quedaron sentados afuera.

Después, Mc Gonagall, Hagrid y el Sr. Weasley, fueron a investigar que había sucedido con Dumbledore y el resto de la orden del fénix.



Harry seguía acostado, ya tenía curadas las heridas de su cuerpo, aunque seguía muy angustiado por el estado de su hermana y de su mejor amigo. En ese instante, llegó la Sra. Pomfrey y se paró frente a la cama de Harry. Tenía una expresión de miedo en sus ojos, miedo y tristeza.



- Que pasa? Le pasa algo a Erin?? - dijo Harry, con angustia al ver ese rostro lleno de miedo.



- Voy a serte sincera, Harry. - dijo la Sra. Pomfrey con un tono lúgubre y ceremonioso- tu hermana esta muy mal y
pues




Harry comenzó a sentir que el aire de la habitación se volvía denso, comenzó a sentir que no podía respirar




-
no creo que pueda sobrevivir. No creo que logre pasar la noche!



- No! No puede ser! - dijo Harry desesperado- debe de haber alguna forma, no sé; debe de existir alguna medicina o poción!! Debe de haber algo que se pueda hacer!!!



- Lo siento de verdad!! - exclamó la Sra. Pomfrey. Se quedó callada, mirando a Harry.



- No! - exclamaba Harry- sus ojos comenzaron a llenársele de lágrimas- Esta usted segura? - le pregunto a la enfermera, con la esperanza de que le respondiera que no.



La señora Pomfrey, asintió con la cabeza y dijo:



- A lo mucho le quedan
algunas horas - y concluyó con gran frustración- hice todo lo posible por salvarle la vida!! Yo
lo siento mucho!



Harry apretaba los puños, mientras las lagrimas se le resbalaban por sus mejillas.

Eran lagrimas de tristeza y de un profundo dolor, pero a la vez de odio.

Una vez más, Voldemort le arrebataba a su familia. De nuevo, por su culpa, perdería a un ser querido. Otra vez, estaba solo.



Harry se secó las lagrimas con la manga de su pijama y dijo:



- Puedo estar con ella en
-la voz se le quebró-
sus últimos momentos?



- Pero
necesitas descansar! - dijo la Sra. Pomfrey.



- Por favor! - rogó Harry- se lo suplico! Déjeme estar con ella!



La Sra. Pomfrey miró a Harry de manera compasiva y dijo:



- Te pondré en la cama que esta junto a la de ella. Así podrás reposar y tenerla cerca.



- Gracias - dijo Harry.



- De nada - dijo la Sra. Pomfrey, luego, en tono de pesar, agregó- voy a avisarle a los demás - y se fue.



Harry fue trasladado a la cama 12, junto con su Hermana, que yacía postrada en la cama 11.



Acostado en su cama, Harry volteó a verla. Ella respiraba con dificultad y se encontraba inconsciente.



Harry comenzó a recordar todos los momentos que había vivido con ella: la primera vez que la vio en el andén 9¾ , como la conoció en el viaje a Hogwarts, los entrenamientos de Quidditch, lo hermosa que lucía en el baile de navidad, cuando ganaron la copa de Quidditch, etc.



Mientras llegaban a su mente todos estos gratos recuerdos, la pena lo embargaba. ¿Cómo era posible que una chica tan llena de vida, tuviera un final tan triste? No era justo!



[Voy a estar despierto toda la noche. Voy a vigilarte y voy a estar contigo hasta el final, hasta que llegue el momento!] pensaba Harry.



Estuvo despierto gran parte de la noche, cuidando de su hermana, pero el cansancio y la pena, lo vencieron y se quedó completamente dormido.



JA JA JA JA, TE LA ARREBATÉ!! TE LA ARREBATE!! AHORA YA ESTA EN MIS MANOS!!! YA ES MIA!!! MIA!!!



Harry se despertó sobresaltado. Esa horrible carcajada y esa fría voz le habían helado la piel. Se limpió el sudor de la frente con su mano y después consultó su reloj: 4:20 AM.



Todo estaba muy oscuro, así que extendió el brazo y encendió la lámpara que estaba junto a la cama. Se colocó los anteojos, miró hacía la cama de Erin y


De repente, Harry sintió un dolor agudo en el pecho.



La cama 11 de la enfermería, estaba vacía y tenía las sábanas tendidas.

Eso, solo podía significar una cosa: Erin, ya había muerto.



- NO! -exclamo Harry- En donde esta??!! A donde se la llevaron??!!



- Harry estas bien??? Que pasa?? - dijo una voz en la oscuridad.



Harry miró en la dirección de la que prevenía la voz. Era Ginny, al parecer, ella se había quedado toda la noche, cuidando de Harry.



- Ginny! En donde esta Erin?? - preguntó Harry angustiado- Por favor, dime la verdad! Acaso ella esta




- No! Cálmate! - dijo Ginny, sin dejarle terminar la frase.



Le pasó una mano por la espalda para tratar de tranquilizarlo.



- Entonces? Que pasa? - dijo Harry impaciente.



- Erin aún esta viva! La Sra. Pomfrey no se explica como logró aguantar! Es un milagro!



Harry sintió que el alma le volvía al cuerpo.



- Entonces
ella esta viva?



- Si - dijo Ginny - pero, se la llevaron al Hospital San Mungo de enfermedades y heridas mágicas. Dumbledore dijo que ahí la atenderían mejor!!



- Dumbledore esta aquí?



- Si, llegó hace rato junto con los demás.



Harry se tranquilizó al saber que Dumbledore y el resto de la orden del fénix, ya estaban en Hogwarts.



- Ahora, tranquilízate y vuelve a dormir - dijo Ginny, arropando a Harry de forma tierna- necesitas descansar.



- Y Ron? Como sigue?



Ginny cambió la expresión de su rostro, su mirada se volvió triste




- Sigue igual. La Sra. Pomfrey dice que si no reacciona, lo más probable es que
-se le quebró la voz, agachó la cabeza, luego tomó un poco de aire y continuo- que se quede así toda la vida.



Pero luego, cambiando el tema, concluyó:



- Bien, será mejor que te duermas. Yo estaré aquí, contigo.



Harry sonrió débilmente. Era una sonrisa triste. Se acomodó entre las sábanas y en unos segundos ya estaba dormido.



Y mientras Ginny vigilaba el sueño de Harry, Hermione vigilaba el de Ron.



Ella estaba sentada en un sillón, junto a la cama. Se notaba que estaba muy preocupada por él.



En el rostro de Hermione, se notaba angustia y miedo, un gran miedo a perder al chico que amaba.



Con una mano, Hermione le acariciaba la cara y con la otra, lo tomaba de la mano




- Vamos Ron! Tienes que despertar! Tienes que reaccionar, por que si no lo haces
no se que voy a hacer.



Sus ojos castaños comenzaron a llenarse de lágrimas, mientras le seguía hablando a Ron




- Sabes? Soy muy estúpida! Por que tuve muchas oportunidades de decirte lo que siento por ti, de confesarte que
te amo. Yo
simplemente no me atreví. No lo hice! Y ahora que te veo así
me arrepiento, por que no sé si algún día, podré decírtelo. No sé si algún día podrás saberlo.



Hermione se secó las lagrimas, se acercó a Ron y le dio un tierno beso en los labios. Ron seguía inmóvil




- Por favor, ya despierta! No te atrevas a dejarme! - dijo Hermione por último.

Luego se recargó en la cama, cerca de él y lo abrazó.



* * *



Ya había salido el sol, Hermione se había quedado dormida cerca de Ron. Comenzó a abrir los ojos muy lentamente, alguien le estaba acariciando la cabeza.



Se despertó, se incorporó y




- Ron! Estas despierto!! - dijo Hermione con gran alegría y dándole un abrazo.



Ron le sonrió débilmente, se veía que ya estaba mejor, aunque todavía se quejaba un poco del dolor en el cuerpo.



- Estuviste aquí toda la noche? - dijo él.



- eh
en parte - mintió Hermione.



- Gracias por preocuparte - le agradeció Ron, aunque su mirada decía mucho más que un simple Gracias



Hermione le sonrió.



- Y Harry? Esta aquí? - preguntó Ron.



- Si - respondió Hermione- esta en la habitación que esta al fondo. Él se encuentra bien.



- y Erin?



- Ella esta muy grave, así que tuvieron que trasladarla al Hospital San Mungo.



- Entonces, no se completó la cuarta ceremonia, verdad?



- No - dijo Hermione- gracias a Dios, No.



- Y mi papá?



- Esta con Dumbledore y con el resto de la orden del fénix. O más bien dicho, con la mayoría.



Hermione puso expresión de tristeza




- Con la mayoría? Que fue lo que pasó? - dijo Ron preocupado.



- Es que
la profesora Figg,
murió. El profesor Snape esta muy delicado. Y para empeorar la situación, lo agentes de seguridad mágica se llevaron a Sirius de regreso a Azkaban.



- Lo van a encarcelar de nuevo??



- Es lo más probable! - dijo Hermione.



- Harry ya lo sabe?



- No - respondió Hermione- Se va a enojar cuando se entere.



* * *

- QUE??? COMO QUE SE LO LLEVARON A AZKABAN??? - exclamó Harry muy molesto.



- Si - dijo Ginny- Fudge ordenó que lo llevaran de regreso.



- Cada vez me convenzo más de que Cornelius Fudge, es un completo idiota! - dijo Harry con ira.



- Tranquilo! - dijo Ginny- seguro que Dumbledore hará algo para evitar que lo vuelvan a encerrar!



- Ojalá! - exclamó Harry.



- Bien, ahora descansa - dijo Ginny, dirigiéndose a la puerta de la habitación- Yo regresaré en un momento.



- A donde vas? - dijo Harry, que no quería que Ginny se fuera.



- Voy a ver como sigue Ron - respondió Ginny.



- Yo voy contigo! - dijo Harry saliéndose de la cama y poniéndose sus pantuflas.



- Pero
tú tienes que descansar! - dijo Ginny.



- Ya descansé mucho - replicó Harry- además, ya estoy bien! Anda, te acompaño!



Los dos salieron de la habitación y se dirigieron a donde estaba Ron. Ahí lo vieron platicando tranquilamente con Hermione.



- Ron!! -exclamó Ginny con alegría y corriendo a abrazar a su hermano.



Ron también la abrazó.



- Nos diste un gran susto! - dijo Ginny con lagrimas en los ojos- No vuelvas a hacernos esto!!



- Ya, Ginny! No llores!! - le dijo Ron a su hermana- Estoy bien!!



Ginny se secó las lágrimas y comenzó a reírse.

Luego, los 4 chicos se pusieron a platicar todo lo que había sucedido la noche anterior.



Después de un buen rato, los 4 recibieron una visita. Era Dumbledore, que repentinamente había entrado a la enfermería.



- Veo que ya se encuentran mejor!! - les dijo a Harry y a Ron.



- Si, Gracias! - contestaron ambos chicos.



- Me da mucho gusto!! - y luego dirigiéndose a Ron, dijo- Ron, toda tu familia esta allá afuera. Están muy preocupados por ti, les diré que ya estas mejor para que pasen a verte.

Harry, quiero que vayas a mi despacho, necesito hablar contigo!



Harry asintió con la cabeza.



Luego, mirando a Hermione y a Ginny, agregó:



- En cuanto a ustedes, señoritas, hablaré con ustedes después. Necesito que me aclaren algo acerca de un agujero en el piso de la biblioteca y de otras cosas más.

Por lo pronto, vayan a descansar a su torre, se ven exhaustas!



Hermione y Ginny, intercambiaron miradas.



- Bien, yo ya tengo que irme. Es un alivio verlo recuperado Sr. Weasley! Nos vemos pronto.

Dumbledore salió de la enfermería. Hermione, Ginny y Harry, se despidieron de Ron.

Harry regresó a su habitación, se dio un baño y se cambio de ropa. Ginny y Hermione regresaron a la torre de Gryffindor.



Después, el resto de la familia Weasley entró a la enfermería. Estaban muy contentos de que Ron estuviera fuera de peligro. La Sra. Weasley no dejaba de abrazar y besar a su hijo.



Mientras tanto, Harry se dirigía al despacho de Dumbledore, le preocupaba lo que éste le iba a decir. [Y si es una mala noticia?] pensaba Harry.



Al fin llego a la puerta, luego recordó que no sabía la contraseña, pero no fue necesaria, pues en ese momento la puerta se abrió y se escuchó la voz de Dumbledore que lo invitaba a pasar.



- Pasa, Harry!



- Gracias! - dijo Harry y entró. Fue directamente hacia la oficina de Dumbledore, ahí vio a Fawkes. Voló alrededor de la habitación y se le posó a Harry en el hombro. Harry lo acarició.



- Siéntate, Harry!

Debo informarte varias cosas - dijo Dumbledore en tono serio y tomando asiento en su sillón.



- Cuales? - preguntó Harry, mitad temeroso, mitad curioso.



- Lo primero es que, tu hermana sigue viva. Increíblemente logró sobrevivir. Pero
se encuentra en el mismo estado. No ha habido mejoría.



Harry sintió una leve presión en su pecho, al escuchar el no ha habido mejoría. Sabía que la vida de su hermana, aún pendía de un hilo.

Dumbledore, siguió hablando




- Mañana temprano, Fred y tú, irán a visitarla. Hagrid los acompañará


Lo segundo: Sirius esta en calidad de detenido en los separos de Azkaban - dijo Dumbledore, mostrándole a Harry un ejemplar de el diario El profeta, en donde decía con letras grandes: CAPTURAN A SIRIUS BLACK- pero
será llevado a juicio. Remus, el Sr. Diggory y yo, ya estamos trabajando en la defensa




Harry puso cara de preocupación. No quería que volvieran a encerrar a su padrino injustamente. Dumbledore, notando la expresión de Harry, lo tranquilizó




- Estoy seguro de que todo saldrá bien, ya que tenemos muchas cosas a nuestro favor.

Y por último: Private Drive ya no es un lugar seguro. Ni para ti, ni para tus tíos. Así que he decidido que este verano, no lo pasarás allá. Aún no sé en que lugar será mejor que te quedes. Yo te avisaré con tiempo.



Harry esbozó una leve sonrisa, era lo único bueno que Dumbledore le había dicho. Aún así, Harry se preocupó por sus tíos




- Y mis tíos?



- No te preocupes por ellos! - dijo Dumbledore- Tu tío se ganó un viaje a las Bahamas por un año! Así que, no será problema!



- De verdad se ganó un viaje? - dijo Harry, como dudando de Dumbledore.



- Si - dijo Dumbledore muy seguro- Bueno
yo le di una ayudadita! Pero eso no importa, ese viaje les servirá para estar lejos de todo esto y para que no corran ningún riesgo.



Harry sonrió.



- Bien, Harry. Es todo por el momento.



- Gracias! - dijo Harry, luego caminó hasta la puerta. De repente, giró en redondo y dijo:



- Profesor Dumbledore?



- Dime, Harry.



- Que
que pasó con Voldemort?



- Él
escapó.



- No hay noticias de él?



- Aún no, Harry. Pero
-Dumbledore se quedó pensando y al fin dijo- pronto se sabrá algo. Estoy seguro. Bien, Harry. Será mejor que regreses a tu torre. Las clases se reanudarán el lunes.



Harry asintió con la cabeza, se disponía a salir de la oficina, pero Dumbledore le dio un último aviso.







- Ah, Harry! Se me olvidaba! Hoy en la noche es
-Dumbledore cambió su semblante, su voz se quebró y había agua en sus ojos-
el entierro de Arabella Figg. Se llevará a cabo aquí, en los terrenos del castillo. Te aviso por si quieres acompañarnos.



- Si, gracias - dijo Harry con tristeza y salió del despacho.



Se dirigió a la torre de Gryffindor, entró a la sala común y ahí vio a una figura solitaria, sentada frente a la chimenea. Harry reconoció de quien se trataba: era Fred. Estaba muy serio y solo se limitaba a observar el fuego.



Harry se sentó a su lado




- Hola!



- Harry! Ya estas bien! - dijo Fred con un tono de desgano.



- Si - contestó Harry- y tú? Como estas?



- Yo? - dijo Fred en tono triste- Estoy esperando a que ella reaccione. Estoy rogando a Dios para que ella no
- en ese instante, Fred soltó una lágrima que rodó por su mejilla, trago saliva. Ya no quiso decir más.



- Lo sé! - dijo Harry poniéndole un brazo en el hombro- yo también tengo miedo de que ella muera. Pero ella tiene que salir adelante! No puede dejarnos solos!



Fred se secó la lagrima con la manga de su túnica y esbozó una leve sonrisa, una sonrisa triste.



- Tienes razón! Ella saldrá adelante! - luego levantándose del sillón, agregó- Yo voy a dar una vuelta, necesito tomar un poco de aire. Nos vemos luego cuñado - y revolviéndole el cabello, caminó hacía la puerta y salió.



Harry, que estaba algo cansado, decidió irse a dormir un rato. Después, se levantó y se fue al funeral de la Sra. Figg.







En los terrenos del castillo, estaban reunidos Dumbledore y todos los profesores de Hogwarts (excepto Snape, que seguía en la enfermería). También habían asistido, Hermione, Hagrid y todos los Weasley (menos Ron, que todavía no era dado de alta).



Era un ambiente bastante triste y lúgubre.



Dumbledore tenía la mirada perdida sobre el ataúd, Minerva lloraba en silencio junto con Hagrid y el profesor Flitwick. Los Weasley presenciaban todo sin hacer ningún ruido. Hermione lloraba discretamente igual que Madame Hooch.



En ese instante, Harry reflexionaba sobre la Sra. Figg. Recordaba todo el tiempo que estuvo con ella, todas las veces que lo cuidó, todas las cosas que le enseño en clase. Pero sobretodo, recordó aquel momento tan duro, el momento en que había sacrificado su vida para salvarlo. Ese era un sacrificio muy grande, un sacrificio que Harry nunca podría pagar.



[Por que tuvo que hacerlo! No valgo tanto la pena!!]



Harry estaría en deuda con Arabella Figg, de por vida. Tenía unos enormes deseos de llorar y se sentía muy mal. Pero se aguantaba las ganas de desahogarse, no quería que los demás lo vieran flaquear.



Al fin terminó el entierro. Harry fue directamente a su habitación y trató de dormir.



No lo logró.





23

Un nuevo hogar



A la mañana siguiente, Harry se levantó temprano y se alistó para ir a ver a su hermana al hospital. Bajó a la sala común y ahí vio a Fred, que ya estaba listo.

Los 2 salieron de la torre de Gryffindor y se reunieron con Hagrid en el gran salón.



- Ya están listos? - preguntó Hagrid de forma seria.



Los muchachos asintieron con la cabeza.



Los 3 viajaron por medio de los polvos flu. Pronto, llegaron al hospital San Mungo. Era un lugar muy grande y había mucha agitación.



Mucha gente iba y venía caminando por los pasillos.

Había muchos edificios, algunos estaban escondidos. Había pasillos por todos lados y la mayoría se entrecruzaban, era un lugar muy laberíntico. Harry observó que había mucha gente vestida con túnicas blancas.



- Qué son los de las túnicas blancas? - le preguntó a Hagrid.



- Son medimagos, Harry - dijo Hagrid- siempre deben de vestir de blanco. Es su uniforme.



- ah!



Después de dar varias vueltas, meterse en varios pasillos y preguntar a diferentes personas en donde se encontraba Terapia Mágica Intensiva, al fin llegaron.



- Buenos Días! - saludó Hagrid, acercándose a una bruja que estaba sentada detrás de un escritorio.



- Buenos Días! - saludó la bruja- Puedo ayudarle?



- Si, venimos a ver a un paciente.



- Cual es el nombre de su paciente?



- Halley Potter.



- mmm
déjeme ver




La bruja del escritorio comenzó a buscar entre unas hojas, después tomó una de ellas y la revisó, al fin dijo:



- Tercer piso, pasillo F, habitación 243. Tienen que preguntar por el medimago residente, su nombre es: Jason Bruts.



- Gracias! - dijo Hagrid.



Los 3 subieron las escaleras hasta el tercer piso, una vez ahí, buscaron el pasillo F y llegaron a l habitación 243. La puerta estaba cerrada.

De pronto, un hombre con una túnica blanca y zapatos blancos, se les acercó




- Son familiares de algún enfermo? - preguntó el hombre.



- Si - contestó Hagrid- somos familiares de Halley Potter.



- Oh! La paciente de la habitación 243! Yo soy Jason Bruts, medimago residente encargado del pasillo F. Pueden pasar a verla, pero de uno por uno - dijo el medimago, tocando la manija de la puerta con su varita.



- Como esta ella? - dijo Fred preocupado.



- Su estado físico ha mejorado mucho - explicó el Sr. Bruts- Las heridas que presentaba han sanado y esa hemorragia tan grave que tenía en el cuello ya ha desaparecido. ¡¡ Ha tenido mucha suerte !!



Harry analizaba lo que el Sr. Bruts acababa de decir, tomando el cuenta todo lo que Halley había sufrido, a Harry no le parecía que su hermana tuviera mucha suerte.



- Cuando va a despertar? - preguntó Harry.



El Sr. Bruts cambió su semblante, a Harry no le gustó nada




- Voy a ser sincero con ustedes. Halley recibió demasiadas maldiciones, sin contar las heridas físicas. Su cuerpo esta sanando, pero no puedo decir lo mismo de su mente.

Mucha gente que es torturada jamás vuelve a reaccionar, se quedan en un estado de coma o de catatonia. Algunos, llegan a reaccionar, pero pierden la razón y se vuelven locos




En ese instante, Harry recordó a Neville y lo que le había sucedido a sus padres. De pronto sintió un escalofrío.



-
pero, no hay por que perder la fe! - dijo el medimago, observando el rostro triste de Hagrid, Harry y Fred- Algunos llegan a recuperarse completamente! - y luego, como dudando de lo que acababa de decir, concluyó- Solo unos cuantos, el 1% en realidad. Bien, tengo que irme. En caso de que haya algún problema búsquenme en mi oficina, está a la derecha, al final del pasillo.

Recuerden, deben pasar a verla de uno por uno y no rebasar la media hora. Este tipo de pacientes necesitan tranquilidad. Con su permiso.



El Sr. Bruts se alejó. Los 3 caminaron hacía la habitación, Harry entró primero.



Era una habitación amplia y agradable. Las paredes eran blancas, tenía una gran ventana con vista hacia un jardín y un sillón blanco, muy cómodo enfrente de la cama. Sobre ésta, se encontraba Halley, estaba como dormida.



Harry alcazaba a percibir su respiración, lenta y tranquila. Su largo cabello negro caía sobre la almohada.



El color le había regresado al rostro y parecía como si dormitara tranquilamente.



Harry se acercó a ella, la tomó de la mano y se la besó. Luego la miró con tristeza




- Vamos Erin! No te rindas! Yo sé que vas a reaccionar! Lo sé! - decía Harry en voz baja, pero con tono de súplica.



Después se quedó mirándola unos minutos en silencio. Luego, agregó




- Mucha gente esta esperando a que despiertes! Por favor, vuelve!



Se acercó a ella, le besó la frente y salió de la habitación. Después, entró Fred.



Harry y Hagrid estuvieron afuera varios minutos, esperando a que Fred saliera.

Después de un buen rato, Fred salió de la habitación. Harry notó que traía los ojos rojos y un poco hinchados, era obvio que había llorado. Ya por ultimo, entró Hagrid. Él solo estuvo unos cuantos minutos y salió.

Los 3 regresaron a Hogwarts.



Estaban tan deprimidos, que ninguno de los 3 articuló palabra durante el camino de regreso.



Tanto Harry como Fred, se dirigieron a la torre de Gryffindor a sus respectivos dormitorios y no salieron de ahí.



Harry quería dormir el resto de la tarde y hasta la mañana siguiente, pero no podía. Se la pasaba dando de vueltas en la cama. Así pasó toda la tarde y parte de la noche. Como a eso de la 1 de la madrugada, decidió bajar a la sala común, no tenía sueño.



Llegó al sillón largo que estaba frente a la chimenea y se sentó. Estuvo un rato contemplando como ardía la madera, de repente una silueta apareció.

Era Ginny, que había bajado en pijama, descalza y envuelta en una larga cobija. Ella tampoco tenía sueño.



- Que haces aquí, tan solo? - preguntó ella.



- Nada - respondió Harry con tristeza.



Ella se sentó a su lado




- Supe que fuiste a ver a Erin. Y
¿Cómo esta?



Harry agachó su cabeza, estuvo así durante unos segundos, luego se quitó los anteojos, los puso a un lado y se colocó la mano sobre sus ojos.



Ginny, con gesto de preocupación, inclinó su cabeza para poder verle el rostro a Harry.

Harry estaba llorando en silencio, luego levantó su rostro mostrando sus ojos llorosos y sus mejillas húmedas con cierta timidez.



- Ay Harry! - dijo Ginny en tono protector y abrazó a Harry, a la vez que ambos quedaban envueltos en la cobija de Ginny.



- Vamos! Desahógate! -le susurró ella al oído- No puedes ser fuerte por siempre!



- Pero
tengo que serlo! - dijo Harry, llorando con más intensidad y abrazando a Ginny con fuerza- Mucha gente tiene puestas sus esperanzas en mí. Piensa que yo voy a acabar con Voldemort, y yo me siento tan incapaz! Ni siquiera sé como detenerlo! Sé que debo hacerlo! Sé que, aunque no sea algo que yo haya elegido, es mi responsabilidad. Pero
en momentos como éste, me siento tan débil, tan frágil, tan impotente!!!



- Yo sé que encontrarás una manera, Harry. Lo sé! Eres un mago muy poderoso. Pudiste vencerlo cuando tenías un año, podrás vencerlo ahora y esta vez, será para siempre! - le decía Ginny, tratando de consolarlo.



Ambos chicos dejaron de abrazarse, aunque Ginny tenía su brazo sobre la espalda de Harry, compartiendo su cobija. Harry se secó las lágrimas con la mano.



- Tal vez tengas razón. Pero mientras yo encuentro una manera de acabar con él, él va matando a la gente cercana a mí. Y yo no puedo hacer nada - decía Harry.



Ginny lo observaba con tristeza. Ella sufría junto con Harry, le lastimaba lo que a Harry le lastimaba. Si Harry estaba mal, ella también lo estaba.

Harry siguió hablando




- El medimago que esta atendiendo a Erin, dice que hay muy pocas posibilidades de que ella reaccione y vuelva a ser la misma de antes. Yo trato de mantener la Fe, pero hay veces en que dudo y




- Debes mantener esa esperanza, Harry! - lo interrumpió Ginny- Piénsalo de esta forma: cuando ella era una recién nacida, sobrevivió a Voldemort! Podrá hacerlo de nuevo! Podrá hacerlo! Créeme Harry! - le decía Ginny, mientras le limpiaba las mejilla a Harry, tiernamente con su mano.



Harry le sonrió levemente.



Luego, Harry se recargó en el hombro de Ginny, ésta le comenzó a acariciar el pelo con sus dedos.



Harry sentía mucha paz y calor a lado de Ginny, una cierta calidez. Era una sensación rara, una combinación entre protección, cariño y
algo más. Harry no sabía exactamente que era, solo sabía que, de entre todos los lugares que había en el mundo, solo deseaba estar entre los brazos de Ginny.



Estuvieron así durante un par de horas. Envueltos en la cobija de Ginny, sin hablar, solo mirando las llamas. A Harry comenzó a ganarle el sueño.



- Harry! - le susurró Ginny.



- mmm



- Ya te estas durmiendo. Será mejor que vayas a tu habitación. No sea que nos vaya a pasar lo de la otra vez!



- mmm
. Si - dijo Harry soñoliento.



Luego, se levantó y por mero automatismo, tomó sus anteojos y subió las escaleras hacía el dormitorio de los chicos.



Ginny también se fue a dormir.



* * *



Los días siguieron avanzando. Ron ya se había recuperado y las clases continuaron normales. A pesar de que el profesor Snape no estaba del todo bien, insistía en seguir dando clases de pociones y en atormentar a los estudiantes, con exámenes complicados y tareas largas y difíciles, sobretodo a los Gryffindors.



Los chicos ya casi no hablaban entre sí, ya que se acercaban los exámenes finales y tenían mucho que estudiar, apenas les daba tiempo de comer y dormir.



No había ninguna noticia, ni del ministerio de magia, ni de Voldemort. Harry y Fred seguían yendo a visitar a Erin, ésta seguía en el mismo estado, no había mejoría alguna.



Harry trataba de mantener la esperanza, pero muy en el fondo algo le decía que no había remedio, que Erin se quedaría en ese estado
de por vida. Eso hacía que Harry siguiera sumido en la depresión y es que últimamente no había ningún motivo para estar contento.



Una mañana estaban todos desayunando en el gran salón, de pronto, el correo llegó.



Miles de lechuzas de diferente aspecto y color entraron al gran salón para repartir la correspondencia.



A Ron le llegó una carta de sus padres y un ejemplar de El Profeta



A Draco, también le llegó correspondencia, pero al parecer, no fueron muy buenas noticias, ya que el chico leyó la carta e inmediatamente la rompió, dejándola convertida en pequeños trozos de pergamino, luego se levantó de la mesa de Slytherin y se fue, tenía un aspecto triste.



Hermione se dio cuenta de esa actitud, pero luego fijo su atención en el diario.



- Me prestas el periódico? - le dijo a Ginny.



- Si, tómalo! - respondió ella.



Harry meneaba su cereal con desgano, cuando




- Harry!! Hay noticias sobre Sirius!! - exclamó Hermione emocionada y desdoblando el periódico.



Harry, Ginny y Ron miraron a Hermione y escucharon atentos, mientras ésta leía la nota














Sirius Black, a juicio!



El día de ayer, por la tarde, el ministerio de magia decidió llevar a juicio el caso de Sirius Black.

El representante del Departamento de Justicia Mágica declaró que hay suficientes pruebas, como para refutar las acusaciones que a Black se le imputan.

Como la mayoría sabemos, Sirius Black fue acusado de asesinar a 13 personas en una calle muggle, incluyendo al mago Peter Pettigrew.



La parte acusadora será encabezada por Lars Hayes: No permitiremos que dejen en libertad al peor asesino y seguidor de Quien_ustedes_saben declaró Lars, al profeta.



Por otra parte, la defensa esta compuesta por Amos Diggory y Remus Lupin. Diggory, que ya antes ha tenido casos perdidos, declaró al profeta: Tenemos pruebas contundentes de la inocencia de Black y agotaremos todos nuestros recursos para probarla



Sin duda, este se convertirá en uno de los juicios más sonados de nuestra época. Muchos creemos que, en realidad no hay que pensarlo mucho y mandar a Black directamente a Azkaban, pero también nos preguntamos: ¿Cuáles serán esas pruebas que demostrarán la inocencia de Black?



- Ojalá que todo salga bien y dejen libre a Sirius! - dijo Ginny con cierta esperanza.



- Ojalá! - exclamó Harry.



Ron no decía nada, estaba muy serio leyendo la carta que le habían enviado sus padres.



- Que pasa, Ron? - preguntó Hermione.



Ron terminó de leer la carta y se la dio a Ginny, ésta comenzó a leerla.



- Nada, es solo que mis padres me escribieron para avisarme que
Nos cambiamos de casa. Ya no viviremos mas en la madriguera - dijo Ron con tristeza.



- Pero
que no la iban a reconstruir? - dijo Harry



- Parece que ya no - dijo Ron- vamos a cambiar de lugar de residencia. Espero que no sea muy lejos, me gustaría verlos en las vacaciones.



- Y
a que parte se van a cambiar? - preguntó Hermione con gesto de preocupación.



- Aún no lo sabemos! - dijo Ginny que acababa de leer la carta- Ni siquiera mis padres lo saben!



Después de un rato, los chicos terminaron su desayuno y se fueron a clases. Tuvieron Transformaciones y Encantamientos, después fueron a Cuidado de Criaturas Mágicas e Historia de la Magia, luego seguía DCAO pero como ya no tenían maestro, esa hora estaba libre.



Harry fue el primero en salir del aula del profesor Binns.



- A donde vas? - le preguntó Ron.



- Voy a caminar un rato - dijo Harry.



- Quieres que vayamos contigo? - preguntó Hermione.



- No, estaré bien - respondió Harry, mas que nada, deseaba estar solo.



- Bien, yo iré a la biblioteca a estudiar! - dijo Hermione.



- Yo voy contigo! - dijo Ron.



- Te veremos después, Harry! - dijeron ambos chicos y se alejaron.



Harry caminó solo, por los pasillos de Hogwarts, pensando en como le iría a Sirius, en el estado de su hermana y claro, en Voldemort.



De pronto, algo llamó su atención, había muchos murmullos, como si hubiera una fiesta o una reunión en los terrenos del castillo.



Harry se asomó por una ventana y pudo ver a varios alumnos saludando y abrazando a alguien.



Harry no pudo distinguir a quien saludaban con tanto gusto, por que estaba algo lejos. Pero si pudo ver, que se trataba de una chica, vestía una túnica negra y tenía el pelo largo, negro y brillante.



Harry intentó verle el rostro, pero no pudo por que la chica estaba de espaldas.



Al ver aquella cabellera negra y hermosa, Harry se acordó de su hermana. [y si fuera ella?] pensó.



No, no era posible. Erin estaba confinada a una cama
talvez para siempre.



Pero aún así, Harry tenía curiosidad de saber quien era esa chica. Ya iba bajando, muy decidido a averiguar quien era, cuando




- Sr. Potter! Que bueno que lo encuentro! Tiene una llamada muy importante!

-era la profesora Mc Gonagall, que al parecer lo estaba buscando.



- Yo? Una llamada importante?



- Si, es su padrino desde Azkaban!



Por primera vez en mucho tiempo, Harry sintió alegría en su corazón.



- En donde esta?



- Puede tomar la llamada en la sala común!



- Gracias, profesora! - dijo Harry y salió corriendo a hablar con Sirius



Entró a la sala común y entre las llamas de la chimenea se podía ver el rostro de Sirius Black.



- Hola! - dijo Harry con gusto.



- Hola, Harry! - saludó Sirius- ¿Cómo has estado?



- Yo bien, gracias. Pero
¿Qué hay de ti? Escuché que irás a juicio!





- Si, el ministerio me dio la oportunidad de defenderme. Amos Diggory, Remus y Dumbledore, se están haciendo cargo de los argumentos y pruebas a mi favor. Ellos están muy confiados en que me van a dejar libre. Sin embargo, yo no lo veo tan sencillo. Me gustaría estar tan confiado como ellos!



- No te preocupes, padrino! - dijo Harry con ánimo- Si Dumbledore dice que saldrás libre, lo más probable es que así sea.



- Ojalá, Harry! Oye? Y
como esta
tu hermana?



- Ella sigue en el hospital. Su estado no ha cambiado. A veces creo que




- Ella saldrá adelante, Harry. Como la última vez, cuando era pequeña.



Harry asintió con su cabeza, Sirius siguió hablando




- Remus ha estado muy preocupado. Solo ha ido a verla 2 veces, y es que con lo de mi juicio, el pobre no ha tenido tiempo. Se siente un poco culpable por lo sucedido.



- Remus? Por que se siente culpable?



- Tú no lo sabias pero, Remus es padrino de tu hermana. Toda su vida ha estado al pendiente de ella; claro, a la medida de sus posibilidades, ya sabes, por su condición. Al enterarse de lo ocurrido, sintió que había descuidado su responsabilidad.



- Ah.



- Bien, Harry. Tengo que irme. Aquí en los separos de Azkaban solo te dan unos minutos para hablar con alguien. Trataré de mantenerme en contacto contigo. Salúdame a Hermione y dile a Ron que se mejore. Cuídate mucho!



- Si, tú también y mucha suerte en el juicio!



- Gracias, creo que la voy a necesitar! Nos estamos comunicando!



- Si, Adiós!



- Adiós!

Harry se sentía un poco mejor al saber que su padrino estaba bien, aunque se había quedado con muchas ganas de preguntarle cosas. Cosas de sus padres, como por ejemplo: ¿Por qué no le había contado sobre Erin? ¿Acaso Snape y su madre, habían tenido algo que ver? En fin
todo a su tiempo.



En ese momento, entró Ron. Tenía rostro de frustración.



- Hola - dijo Ron



- Pensé que estarías más tiempo en la biblioteca. ¡Junto a Hermione! - dijo Harry, haciendo cara de enamoramiento y lanzando un suspiro.



- Esa era mi intención! - dijo Ron- hasta que se apareció el tonto de Neville y le pidió a Hermione que le ayudara a estudiar para el examen final de pociones!!



Luego, dejándose caer pesadamente en el sillón junto a Harry, agregó:



- Por que me tienen que pasar esas cosas a mi? Desde que decidí decirle a Hermione lo que siento por ella, me armo de valor y cada vez que lo intento, algo sucede y ya no puedo decirle nada!!



- No te rindas, Ron! Sigue intentando!



- A este paso, voy a lograr que sea mi novia el próximo milenio!



Harry sonrió.



- Una partida de ajedrez? - dijo Harry para animar a Ron.



- Si, si quieres que te dé una paliza! - dijo Ron muy seguro.



Los chicos se pusieron a jugar ajedrez, mientras jugaban, Harry le contaba a Ron sobre la llamada de Sirius y lo que éste le había contado.



- Pues
ojalá lo dejen en libertad! - comentaba Ron, mientras ponía en jaque al rey de Harry.



Harry se quedó pensado en como salir del jaque de Ron, cuando la puerta se abrió y entró por ella la profesora Mc Gonagall.



- Sr. Potter! Necesito que me acompañe al despacho de Dumbledore.



- Pasa algo? - preguntó Harry.



- Si - dijo la profesora Mc Gonagall- Dumbledore tiene que darte una noticia.



Harry trago saliva e intercambió una mirada con Ron. Se levantó del asiento y se dirigió con la profesora dejando solo a Ron en la sala común.



- Que es lo que Dumbledore tiene que decirme? - dijo Harry preguntando con temor en la voz.



- No soy la persona adecuada para decírtelo - dijo la profesora Mc Gonagall en tono serio.



[por favor, que no sea lo que me estoy imaginando!] pensaba Harry.



Al fin llegaron a la puerta del despacho.



- Bien, Potter. Yo te dejo aquí, tengo muchas cosas que hacer - dijo la profesora Mc Gonagall- la contraseña es Berenjenas parlantes Nos vemos mañana en clase! - y se fue.



Harry se quedó solo, afuera del despacho de Dumbledore.

[berenjenas parlantes?? que clase de contraseña es esa! Bueno, es la contraseña del despacho de Dumbledore
sus contraseñas siempre son raras]



- Berenjenas parlantes! - exclamó Harry.



La puerta del despacho de Dumbledore se abrió. Harry entró a la habitación, otra vez vio esos objetos raros de metal y también vio a Fawkes.

Estaba parado en el respaldo de un sillón. En cuanto Harry entró, Fawkes dio una vuelta por toda la habitación y después se le posó a Harry en un brazo, que éste extendió.



- Hola Fawkes! - dijo Harry acariciándole las plumas al ave.



De repente, se escuchó un sonido dentro de la oficina de Dumbledore, un ruido como si alguien hubiera arrastrado una silla.



Harry miró hacía la oficina de Dumbledore y vio que la puerta estaba semiabierta. Depositó al ave en el respaldo del sillón y avanzó lentamente hacía la oficina de Dumbledore. Llegó cerca de la puerta y desde ahí se alcanzaba a ver el escritorio, pero no había nadie detrás de el.



Harry continuó avanzando y vio que junto al escritorio estaba parada una persona. Estaba de espaldas, usaba una túnica negra y tenía el pelo largo, negro y brillante.



A Harry le dio un vuelco el corazón ¿acaso se trataba de Erin?



Harry abrió la puerta un poco más, al empujarla produjo un rechinido que hizo voltear a la persona que estaba de espaldas.



Harry se quedó sin habla
Esa persona, era Erin.



Estaba parada y sostenía algo en sus manos, al parecer era una hoja o un dibujo. Harry no sabía bien que era lo que Erin tenía en las manos, pero eso no le importaba. Ella, ya estaba bien!! Estaba recuperada!!



- Hola! - dijo ella tímidamente.



Harry levantó la mano en señal de saludo, por que se había quedado sin habla. Era obvio que él no se lo esperaba. Tenía unas enormes ganas de correr a abrazarla y de dar gracias a Dios por el milagro de haberla hecho reaccionar.



[Que hago? Le daré un abrazo?]



Se quedaron un buen rato callados. Ninguno de los 2 sabía que hacer.



Hasta que Erin rompió el silencio.



- Gra
gracias por
haberme salvado! - dijo ella con la voz entrecortada.



- No hay de que - dijo Harry tímidamente.



Erin bajó la cabeza y miró la hoja que traía en la mano, luego levantó el brazo mostrándosela a Harry.



Era la fotografía que Harry había encontrado entre las cosas de tía Petunia.

- No soy muy fotogénica - dijo Erin con la voz quebrada- pero
aquí si salí bien!



Harry comprendió en ese momento, que Erin ya sabía todo. Ella continuó hablando, aunque se le hacía un nudo en la garganta




- Dumbledore me dijo que la olvidaste (la foto) en la cabaña, antes de irte con Ron, Sirius y el profesor Snape.



- Entonces
¿ya sabes la verdad? ¿sabes lo que pasó? - dijo Harry con voz temblorosa.



Erin asintió con la cabeza, luego se acercó a Harry y le devolvió la fotografía.



- Toma. Es tuya. Aunque, si he de ser sincera
-y con lágrimas en los ojos- No sé para que querrías tú, una fotografía mía.



Harry tomó la fotografía, la observó y luego, con los ojos húmedos le respondió:



- Tal vez podría armar un
álbum familiar.



Erin y Harry ya no se aguantaron las ganas de llorar y de abrazarse, así que se acercaron y se abrazaron fuertemente, mientras las lágrimas les escurrían por las mejillas.



Estuvieron un buen rato abrazados, luego se separaron limpiándose las lágrimas con las mangas de sus túnicas.



- Nunca me imagine que tenía un hermano! - dijo Erin sollozando.



- Ni yo una hermana! - dijo Harry entre la risa y el llanto.



- Entiendo los motivos que tuvieron para separarnos. Pero
-y tomando a Harry de las manos, prosiguió- preferiría que no volvieran a separarme de mi familia. Nunca!!



- Estoy de acuerdo! - dijo Harry y volvió a abrazarla.



En ese instante llegó Dumbledore.

- Veo que ya se han encontrado! - dijo Dumbledore con alegría.



- Algo así! - dijo Erin.



- Ese era mi propósito. Juntarlos para que aclararan las cosas!

Bien, creo que tienen mucho de que hablar. Así que, tienen permiso para ir a tomar un par de cervezas a las 3 escobas. Hagrid los acompañara. Él tiene que hacer algunas compras personales por allá.



- Gracias! - dijeron los chicos.



- No regresen muy tarde! Sobran las explicaciones! - advirtió Dumbledore.



- Si profesor - respondieron ellos.



- Ah, se me olvidaba algo! - dijo Dumbledore- Erin, ya esta arreglado lo de tu cambio de nombre e identidad. Solo falta que me manden los documentos para que puedas firmar!



- Esta bien, profesor! - dijo Erin.



- Los papeles llegan este lunes, junto con la llave de la cámara de gringotts de tu tía Arabella!



- Pensé que iban a darle la llave a mi padrino! - dijo Erin.



- Tú se la darás después.



- Esta bien - dijo Erin- Gracias por todo.



- No hay de que
Halley! - le respondió Dumbledore.



Halley sonrió al escuchar su nombre, su verdadero nombre.



- Entonces como te voy a decir? ¿Erin o Halley? - dijo Harry en tono de broma.



- Halley! Como me pusieron mis padres!



Los 2 salieron del despacho de Dumbledore. Vieron a Hagrid en los terrenos del castillo y luego se dirigieron a Hogsmeade.

Hagrid fue al pueblo a comprar varias cosas que necesitaba. Dejó a los Potter en las 3 escobas y dijo que después los vería ahí.



Harry y Halley entraron a las 3 escobas y pidieron unas cervezas de mantequilla. Comenzaron a contarse su vida.



Harry le contó a Halley como había sido su vida con los Dursley en Private Drive, todas la aventuras que había vivido con Ron y Hermione: en la cámara secreta, en el torneo de los 3 magos, etc. Le contó acerca de la capa invisible y del mapa del merodeador. Halley escuchaba fascinada todas aquellas anécdotas.



Luego, le llegó el turno a ella: comenzó a contarle como había sido su vida al lado de Aracelly Figg, su antigua escuela, los juegos nocturnos de Quidditch, la alergia al sol y los momentos de tensión que pasó para que Snape no la atrapara robando en su oficina




Pasaron horas hablando, cuando se dieron cuenta, ya eran más de las 7 PM. Hagrid entró a las 3 escobas, traía varios paquetes y bolsas, se sentó en la mesa con los chicos para beberse una cerveza.



- Vaya Hagrid!! Creo que has vaciado las tiendas de Hogsmeade! - dijo Halley, viendo los montones de paquetes.



- Si, Hagrid! En donde vas a meter todo eso? Tú casa es muy pequeña!! - dijo Harry.



- Luego les explicaré! - dijo Hagrid- es una sorpresa!!



Hagrid terminó su cerveza y los 3 regresaron al castillo.



Ya eran como las 8:30 PM, Harry y Halley entraron a la sala común. Ahí estaban Ron, Hermione, Ginny, Katie y George.



A todos les dio mucha alegría ver a Erin (o mejor dicho a Halley) totalmente recuperada.



Halley se sentía muy bien de poder ver de nuevo a todos sus amigos, pero
en la sala común faltaba alguien. Alguien muy especial para Halley.



- Y Fred? - preguntó Halley.

- Esta en su habitación - contestó George- Ha estado muy deprimido por lo que pasó. Él aún no sabe que tu ya estas bien. Tenemos que ir a decírselo!!!



- Voy contigo! - dijo Halley acompañando a George a la habitación de los chicos.



George llamó a la puerta




- Fred!! Responde!!!



Nadie contestaba




- Fred!!! Estas ahí??



- Que quieres, George??



- Necesitamos hablar!!!



- Ya te dije que quiero estar solo!!



- Es que
tienes visitas!!!



- No quiero ver a nadie!!!



- Te conviene!!! Créeme Fred!!!



- VETE DE AQUÍ!!!!



George se volvió hacía Halley y le dijo:



- No quiere abrir! Ves lo que te digo?



- Tenemos que entrar! - dijo Halley algo ansiosa.



George pensó un poco y después dijo:



- Espérame aquí, voy por mi varita.



George bajó por su varita, mientras que Halley esperaba ansiosa para ver a Fred. Se sentía muy inquieta y nerviosa.

[Si tan solo pudiera quitar esta tonta puerta de mi camino!!] Pensó Halley, cuando de pronto, algo muy extraño pasó. La puerta de la habitación de los chicos comenzó a cuartearse y a romperse sola! Los pedazos comenzaron a caer ante los ojos atónitos de Halley. Ella estaba desconcertada, no sabía que era lo que había pasado.



- QUE DEMONIOS ESTAS HACIENDO GEORGE??? YA TE DIJE QUE




Fred había salido de su cama para reclamarle a su gemelo el desastre de la puerta, cuando sorpresivamente vio a Halley parada a la entrada del dormitorio.



Fred se quedó inmóvil, mirándola sorprendido y anonadado.

Halley también lo miró, se veía que realmente había estado en una crisis depresiva: estaba pálido, ojeroso, con los ojos hundidos y rojos (señal de lo mal que había estado) y estaba mucho muy delgado.



Halley entró al dormitorio, caminó unos pasos y luego dijo tímidamente:



- Hola, Fred!



Fred la miró con intenso amor en los ojos y luego, avanzó rápidamente a donde ella estaba. La abrazó fuertemente y con lágrimas escurriéndole por la mejillas, le susurró al oído:



- Estas aquí!! Ya estas de vuelta!! Pensé que te perdería!! Pensé tantas cosas, cosas estúpidas!! No vuelvas separarte de mi!!! Nunca!!!



A Halley también le comenzaron a salir las lágrimas.



- Yo también tuve miedo, Fred!! Mucho miedo!! Pero
ahora estoy aquí!! Ya estoy contigo!! Y quiero que sepas que me hiciste mucha falta!! Te necesito, Fred!! Te necesito
por que
Te amo!



En ese instante, Halley miró a Fred con ternura, le acarició el rostro y lo besó en los labios.



Luego, se separaron. Fred había vuelto a la vida! El rostro le cambió totalmente. La tenía abrazada, rodeándole la cintura con sus brazos. Halley le rodeaba el cuello




- Te amo! - le dijo él.



- Y yo a ti!



Y volvieron a besarse con mucho amor.



En ese instante, George llegó con la varita




- Aquí esta la




Pero vio que Halley y Fred estaban muy ocupados, luego observó lo que quedó de la puerta.



[Cielos! Sí que tenía ganas de ver a Fred!!] pensó George



Como se dio cuenta de que el beso iba para largo, mejor se regresó con los demás.



- Como reaccionó Fred?? - preguntó Ginny.



- mmm
digamos que
están recuperando el tiempo perdido! - dijo George.



- Ah! - exclamaron todos, comprendiendo lo que George quería decir.



Los días pasaron normal. Harry, Fred y Halley habían vuelto a ser los de antes.

Sobre todo Halley, he vuelto a nacer decía ella cada que alguien le preguntaba como se sentía.



A pesar de que la angustia ya había pasado, la presión aumentaba debido a los exámenes finales.

Sobre todo para Halley, que además de los exámenes de Hogwarts, tenía que presentar el examen de admisión para el INMI (Instituto Nacional Mágico de Inglaterra), para poder tener un lugar en la ESM (Escuela Superior de Medimagos). Los resultados se los entregarían por vía lechuza, en el mes de julio.



Fue una semana bastante pesada, pero al final, todos aprobaron con muy buenas notas (Halley fue la única que sacó 10 en pociones).



Ya solo les quedaba una semana en Hogwarts, los Potter y los Weasley seguían desconcertados, pues no sabían a donde se iban a ir a vivir al final del curso.



Tampoco tenían noticias de Sirius, hasta que una tarde, en la sala común, donde se estaba jugando un mini torneo de ajedrez mágico, Hedwig llegó a entregarle una carta a Harry.



- Es de Sirius!! - dijo Harry desdoblando la carta.



- Léela en voz alta!! - dijo Halley.



Harry:



Solo escribo para informarte que el juicio ha terminado.

El proceso fue bastante desagradable, la mayoría de las personas declararon en mi contra.



Pero Remus hizo algo bastante ingenioso: obligó a Cornelius Fudge a declarar lo que había visto el día del secuestro de tu hermana.



Como Fudge estaba bajo juramento, no le quedó otra opción que decirle al jurado que Peter Petegrew estaba vivo y peleando de lado oscuro. Aún así, no fue sencillo. El jurado deliberó por varios días para saber si yo era culpable o no.



Apenas hoy, hace como una hora, me han declarado




Harry hizo una pausa, miró la hoja con tristeza




- Ay, no! No puede ser! - dijo con tono de frustración.



- Que?? - preguntaron todos con mucha incertidumbre.



- Sigue leyendo!! - exclamó Hermione ansiosa.



Harry siguió leyendo





me han declarado
INOCENTE!!!



Terminando de decir esto, Harry comenzó a reírse de las caras de angustia de todos.



- No es gracioso Harry! Nos espantaste!! - dijo Ron, entre molesto y contento.



Harry terminó de leer





Así que, te espero este viernes, a ti y a Halley, en el andén 9¾ para irnos a casa.



ATTE



Sirius Black



- Eso significa que
te vas a ir a vivir con Black!!! - exclamó Ginny



- Si!! - dijo Harry con alegría.



* * *



Ya era viernes, todos los estudiantes ya habían empacado para tomar el expreso de Hogwarts, de regreso a casa.



Harry subió a la habitación de las chicas para ver si su hermana ya estaba lista.



- Ya terminaste? - le dijo desde la entrada de los dormitorios.



- Ya voy!! - dijo Halley, guardando por último una bufanda- Estoy lista!!



Entre los 2 bajaron sus cosas.



- Será mejor que bajemos con los demás! - dijo Harry.



- Ve tú. En un momento te alcanzo. Yo tengo una cosa que hacer! - dijo Halley en tono serio.



Y se fue.



Harry se quedó un poco inquieto por lo que dijo su hermana, así que decidió seguirla. Después de un rato de estarla vigilando, Harry se dio cuenta de que Halley se dirigía a la tumba de Arabella Figg.



Halley estuvo ahí unos momentos, mirando la lápida con infinita tristeza. Después, regresó




- Estas bien? - le preguntó Harry.



- Si , Harry - dijo Halley en tono serio- Solo quería despedirme.



Luego, los 2 se encaminaron a la estación en Hogsmeade, junto con los Weasley, Katie y Hermione. Ya había llegado la hora de partir a casa.



Mientras todos los estudiantes abordaban el tren, los chicos se despedían de Hagrid.



- Cuídense mucho! - les decía el gigante.



- Oye Hagrid? - preguntó Halley.



- Si?



- Que es esa sorpresa de la que hablaste el otro día, en las tres escobas?



Hagrid esbozó una enorme sonrisa y dijo:



- En un par de semanas, te enterarás de la gran noticia! - dijo en tono alegre, luego agregó- Cuídense Mucho, y feliciten a Sirius de mi parte!!



- Lo haremos! - dijo Harry.



Todos abordaron el tren y este comenzó su marcha.



Ocuparon el compartimento más grande, ahí estaban Fred, George, Katie, Halley, Harry, Ginny, Ron y Hermione. Se la pasaron hablando de todo lo que había sucedido durante el curso.



- A mi, lo que más me gustó, fue el baile de navidad!! - dijo Fred- Fue muy emocionante!! ¿Verdad, Ron?



Ron hizo un leve movimiento con la cabeza en señal de afirmación, a la vez que desviaba su mirada al piso. Hermione desviaba la suya hacia la ventana.



Harry y Ginny intercambiaron miradas.



- Bueno, yo tengo que ir al baño! - dijo Katie.



- Y yo igual! - exclamó Halley.



- Voy a traer unas bebidas - dijo Hermione.



- Te acompaño! - exclamó Ginny.



Las 4 chicas salieron del compartimento, solo quedaron Harry, Ron y los gemelos.



- Me pregunto a donde nos vamos a mudar? - dijo Ron.



- No cambies el tema, Ron! - dijo Harry con mirada inquisidora.



- Si - dijo Fred- Ya se lo pediste a Hermione??



- No - contestó Ron con cierta pena.



- Ay, Ron! Estas bien tonto! Yo lo único que te digo, es que te quedan como 2 horas para decidirte y decirle lo que sientes!! - aconsejó George.



- Lo sé!! - dijo Ron preocupado.



Después, entraron Ginny y Hermione con bebidas para todos, luego llegaron Halley y Katie. Charlaron el resto del camino.



Al fin llegaron al andén 9¾, todos bajaron del tren y comenzaron a sacar sus baules. Era hora de despedirse




Sirius, Remus, los Granger y los Weasley, estaban platicando. Ya los estaban esperando




- Bien, no escribimos y nos ponemos de acuerdo para vernos en las vacaciones. ¿Les parece? - le dijo Harry a Ron, Ginny y Hermione.



- Si, me parece bien! - dijo Hermione



- Nos vemos! - se despidieron los 4.



Harry y Ginny fueron con los señores Weasley para saludarlos, Ron y Hermione se quedaron solos...



- Bien, Ron. Nos vemos pronto. Que disfrutes tus vacaciones! - dijo Hermione, dio media vuelta y caminó en dirección a sus padres.



Ron se quedó mirándola como tres segundos y luego




- Hermione! Espera!!



Hermione se detuvo




- Que?



- Es que
tengo algo que decirte!



- Que pasa, Ron? - dijo Hermione sin imaginar lo que Ron iba a hacer.



- Hermione, cariño. Ya tenemos que irnos! - exclamó la Sra. Granger.



- Ron, ya me tengo que ir!



- Será solo un minuto!! - insistió Ron- Por favor!!



Hermione se volvió a su madre y le respondió




- Voy! Solo dame un momento!!



Y volviendo a Ron




- Que sucede, Ron?



Ron tomó un poco de aire




- Hermione
yo




Ron miró alrededor suyo, luego tomó a Hermione del brazo y la llevó aparte, lejos de las miradas de todos. Mientras la llevaba, Hermione replicaba




- Espero que sea algo importante, por que mis padres me están esperando!



Ron la llevó detrás de una columna de ladrillo y se colocó enfrente de Hermione.



- Y?



Ron no dijo nada. Solo se limitó a mirar a Hermione con mucho detenimiento. Había ternura y amor en aquella mirada, una mirada que hizo que a Hermione se le estremeciera todo el cuerpo.



- Por favor, Ron. No me mires de esa forma! - dijo Hermione, sintiendo que su corazón latía a mil por hora y bajando su rostro de forma tímida.



Ron se acercó a ella lentamente, le levantó la cara y la besó tiernamente el los labios.



Hermione, sin saber bien lo que hacía, le rodeo el cuello con sus brazos, mientras que Ron la tomaba por la cintura.



Después de un largo beso, cargado de amor y ternura, Ron al fin confesó aquello que lo estaba quemando por dentro.



- Hermione
yo te amo! He estado sintiendo esto, desde el curso anterior.

Es por eso que
quisiera saber si tú
sientes lo mismo por mi.



Hermione acarició ese cabello de fuego.



- Si, Ron - susurró ella suavemente- Yo
estoy enamorada de ti!



Ron le sonrió, la abrazó más fuerte y pegó su cuerpo al de ella, mientras se acercaba a sus labios y le murmuraba




- Quieres ser mi novia?



Hermione lo miró a los ojos y con una sonrisa, le respondió:



- Tú que crees!

Y una vez más, se besaron. Estuvieron así durante un momento. Luego, salieron de detrás de la columna, agarrados de la mano.



Harry, Ginny y los hermanos de Ron, se quedaron sorprendidos al verlos juntos.



- Entonces, nos escribimos para poder vernos después. Si? - dijo Ron a Hermione, sintiendo que las miradas de todos estaban puestas en ellos.



- Si - dijo Hermione tímidamente.



Ron le dio un abrazo de despedida a Hermione, a la vez que le susurraba al oído




- Te amo!



- Yo también! - le respondió ella.



Luego, con disimulo, se dieron la mano para despedirse.



- Adiós! - dijeron ambos. Hermione se fue.



Ron se reunió con Harry y sus hermanos.



- Soy Ron, el tigre - se burló Charlie, haciendo su mano como garra.



- Cállate! - dijo Ron, con el rostro colorado, pero con una sonrisa que no le cabía en la cara.



Por otro lado, Fred se despedía de Halley con besos y abrazos, sin ninguna pena de que sus padres o sus hermanos, los vieran.



- Con quien esta Fred? - dijo Bill sorprendido.



- Con la hermana de Harry - contestó Ron- Es su novia.



- En serio?



- Si - dijo George



- Que no se trata de la misma chica que vimos aquí, al principio del curso? - dijo Bill.



- Si - dijo George- Es la misma a la que le estabas echando los perros a principio de curso!



- Que buenos gustos tiene Fred! -exclamó Bill, observando de lejos a Halley.



Remus, Sirius y los Weasley seguían platicando, pero llegó la hora de irse




- Halley!! Harry!! Es hora de irnos!! - dijo Sirius.



Harry y Halley se despidieron de todos y fueron al lado de Sirius.

Remus y Sirius, también se despidieron.



- Están listos para irnos a casa? - les preguntó Sirius, que se veía muy lleno de vida.



Los Potter sonrieron




- Si! - dijeron ambos chicos.



- Ya leyeron la nota!! - dijo Remus, mostrándoles el diario El profeta en donde salía la foto de Sirius sonriendo.



Sirius Black Inocente



- Ya era hora de que se hiciera justicia!! - dijo alegre, Harry.



- Me siento muy contenta! - dijo Halley- a pesar de todos los momentos de angustia que pasamos!



Remus suspiró
y después dijo para sí mismo, mientras dejaba el periódico sobre un cesto de basura, que estaba lleno hasta el borde.



- Ay, Halley! Los tiempos de angustia, apenas están comenzando!



Los 4 salieron de la estación, mientras un viento fuerte, soplaba y movía las hojas del periódico que Remus había desechado. Una página quedó al descubierto




Los Dementores abandonan Azkaban y liberan a la escoria mágica




Caos en el ministerio de Magia





La orden tenebrosa se levanta de nuevo




Quien_ustedes_saben
ha regresado!!







Agradecimientos de la autora:



Quiero dar gracias a todos y cada uno de los que leyeron este Fict. Ojalá que les haya gustado. Doy gracias a Veaney, por que ella fue la que me incitó a que escribiera, a Diana por comprenderme y por animarme a seguir escribiendo. Esta historia esta dedicada a todos los fans de Harry Potter y a todos los que esperan con ansia, la aparición del quinto libro y se dedican a leer o escribir ficts, para mitigar un poco la angustiosa espera.



Pero




Ustedes creen que esto se acaba aquí??

Claro que no
Hay muchas dudas que aclarar:

Lily y Snape tuvieron algo que ver en el pasado?

Cual será la sorpresa de Hagrid?

Podrán los gemelos Weasley, abrir su tienda de bromas?

Que pasará con la relación de Hermione y Ron?

Creen que Parvati se quedará tan tranquila y con los brazos cruzados?

Que sucederá con Ginny y Harry?

Que hará Halley después de Hogwarts?

Y Voldemort? Que nuevo plan tramará para destruir a los Potter?

Y que me dicen de los otros herederos? En donde estarán?

Que pasará con Black?

Por que se destruyó sola, la puerta de el dormitorio de los gemelos?

A donde se irán a vivir Ron y el resto de los Weasley?





Muy pronto
se sabrán las respuestas
Espérenlo!!!!



Lidia
Korean Beauty

 

Harry Potter y el Heredero de Gryffindor - Fanfics de Harry Potter

Harry Potter y el Heredero de Gryffindor - Fanfics de Harry Potter

Libro de visitas: http://www.melodysoft.com/cgi-bin/gbook.cgi?ID=FictsHA.Lidia Harry Potter y El Heredero de Gryffindor Capitulo 1 . El Regreso de Lord Voldemo

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-harry-potter-y-el-heredero-de-gryffindor-fanfics-de-harry-potter-4509-0.jpg

2023-02-27

 

Harry Potter y el Heredero de Gryffindor - Fanfics de Harry Potter
Harry Potter y el Heredero de Gryffindor - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/5209
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente