harry Potter y el valle Godric (libro seis, despues de la orden del fenix) - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Hola chavos, esta historia la escribi justo despues de que salio el libro de la orden del fenix, pero apenas me anime a subirla, en fin, es mas bien un final alternativo a partir de lo que paso en el quinto libro de Harry Potter de J.K. Rowling, no les puedo decir mas que es mi historia y que a mi me encanta, sobre todo por los personajes que agregue, pero me gustaria saber sus opiniones, asi que porfa porfa leean y diganme lo que piensan, a ver si les gusta y de ser asi espero que lean tambien la segunda parte "Harry Potter y el rompecabezas del destino"

Toc,toc, toc. Un ruido estridente despertó a un chico de aspecto descuidado en elnumero cuatro de Privet Drive. ¿Tenían que haberlo despertado en ese mismomomento?, acababa de lograr hace apenas unas dos horas que el sueño losorprendiera mientras estaba sentado frente a una mesa llena de pergaminos.Llevaba cerca de una semana sin poder dormir, todo el tiempo se lo pasabapensando en su padrino muerto, y cuando lograba apartar el recuerdo de aquelhombre solo podía pensar en otra cosa: Voldemort, que pasaría con el tenebrosomago ahora que ya todo el mundo mágico sabia que había regresado, en cualpodría ser el siguiente paso que diera y sobre todo, en lo que debía de hacerel, destruirlo, pero no podía y no quería cometer un asesinato, aunque tampocoquería ser la victima de uno

 

-¡ABRELA PUERTA POTTER!-resonó una voz en el pasillo detrás de la puerta. Por unmomento el chico había olvidado que era lo que lo había despertado y se habíavuelto a sumergir en sus pensamientossobre Voldemort. El chico se paro de la silla a regañadientes y fue a abrir lapuerta de mala gana.

-!¿Qué? ¡-pregunto con voz arrogante a su tía que lo veía de frente, no habíahablado con ninguno de los Dursley casi para nada desde que había vuelto delcolegio, la verdad nunca había tenido nada que hablar con ellos, pero ahora nole apetecía hablar con nadie, ni siquiera solo para decir unas cuantaspalabras, prefería estar solo y alejado de todo el mundo, sobre todo de susdespreciables parientes.

-Vinea avisarte que tenemos que ir a Londres, debemos comprar un uniforme a Dudley.

-¿Y?-preguntoel chico -¿debería de importarme? ¡Ah claro! , me avisaron por que se tardaran,yo entiendo, debe ser en verdad difícil encontrar tiendas donde vendan ropapara elefantes ¿no?-Su tío apareció en aquel momento detrás de su esposa y leecho una mirada de intenso odio a sus sobrino.

-Novulvas a meterte con mi hijo, muchacho, y lo que tu tía quería no era avisarteque nos iríamos, sino que tu iras a la casa de la señora Figg mientras noestemos, no te dejare solo en mi casa.

-bien,eso es mejor que viajar al lado de un cerdo a Londres.

-Largode aquí.

-Conmucho gusto.-Harry no necesitaba que se lo volvieran a repetir, sabia que si sequedaba mas tiempo junto a los Dursley los seguiría insultando, porque esa erala única forma que encontraba para sacar todo lo que sentía, que la verdad noestaba muy seguro de que era, sentía enojo por no saber mas de Voldemort, ytristeza y culpa por la muerte de Sirius, además de lo profunda soledad quesentía.

Tocoa la puerta de la señora Figg y esta se abrió casi de inmediato, como si lamujer hubiera estado esperando detrás de la puerta a que el chico llegara.

-Erestu, Harry, ¿Cómo estas?

-Buenosdías, señora Figg-contesto Harry.

 

-LlámameArabella, pero pasa por favor, pasa.-La mujer se hizo a un lado para dejarpasar a Harry a su casa que seguía justo igual que la ultima ves que el chicohabía ido, la casa seguía teniendo el mismo aroma a repollo y los mismos viejosmuebles con fotos de gatos encima.

-siéntate,Harry- el chico obedeció y la mujer lo miro un rato en silencio antes de volvera hablar- ¿Cómo estas?-Harry se encogió de hombros, no estaba seguro de a quese refería la señora Figg- supe lo de Sirius.

-Si,claro
eh...Yo preferiría no hablar de ello

-Escúchame,chico-lo interrumpió la anciana mujer-debes de hablar de ello para podersuperarlo, yo entiendo que fue una gran perdida para ti, pero debes desuperarlo, tarde o temprano.

Harrymiro los ojos de la mujer un momento, pensó en no contestar, pero lo hizo solopor algún impulso.

-Yalo se, pero aun no puedo hablar de esto con todo el mundo, ¿me entiende?

-Bien-a Harry le sorprendió que la mujer aceptara dejar el tema aparte sin ponerninguna objeción- Y entonces, ¿de que quieres hablar?

-Puesyo no
¿sabe sobre Voldemort?

-No,nada lo lamento.

Harryse quedo sin saber que mas podía decir o preguntar hasta que noto que si habíaalgo nuevo en la casa, una fotografía muggle de algunos cuantos magos, entreellos sus padres.

-¿conocióa mis padres?-le pregunto el chico a la mujer mientras seguía mirando lafotografía.

-Desdeluego, unos magníficos aurores, y excelentes personas.

-¿aurores?,mis padres
-pregunto el chico percatándose de que nunca se le había ocurridopreguntar a nadie a que se habían dedicado sus padres.

-delos mejores, a mi parecer, ¿te gustaría ver mas fotos de ellos?- Harry pensó ennegarse a ver las fotos pero luego asintió. La señora Figg fue a un viejomueble por un delgado álbum de fotos y se lo entrego a Harry que comenzó averlas, no lo sorprendió darse cuenta de que en la mayoría de las fotos suspadres casi siempre estaban acompañados por

-Sirius-susurroHarry sin querer mientras veía una foto donde su padrino sonreía alegremente.El chico noto que una lagrima caía por su mejilla.

-Tranquilo,Harry-dijo la señora Figg en voz baja- tal vez en muy poco tiempo tengas aalguien con quien hablar de el, sintiéndote mas fuerte.-el chico miro a lamujer sin comprender.

-¿Quéquiere decir exactamente?

-nada
essolo que la vida da muchas vueltas y el mundo es mas pequeño de lo que unocree, mas de lo que nos podemos imaginar. Respondió la mujer con aire fantásticomirando fijamente hacia la pared

-Francamente,no la entiendo- confeso Harry con ganas de recibir una mejor explicación ymirando extrañado a la anciana.

-note preocupes, ya lo harás. Hablemos de otra cosa, ¿has visto a Dumblendore?

-no-respondióel chico con frialdad, aquella pregunta había echo que Harry recordara el enojoy rabia que sentía hacia su director.

-¿sabes?El se preocupa mucho por ti.

-quebien, pero sinceramente me tiene sin cuidado- murmuro el chico.

-Escucha,¿no crees que deberías ser mas comprensivo con el?

Harryno dijo nada lo que ocasiono que se causara un incomodo silencio de casi veinteminutos, durante el cual la señora Figg miraba de vez en cuando a Harry y estese concentraba en no apartar la vista del suelo. El silencio fue interrumpidopor el agudo timbre un viejo teléfono que se encontraba colocado sobre una feamesita, así que la señora Figg se levanto para contestar el teléfono de malagana.

 

-Bueno
si,esta conmigo
Moody
¿en una hora?..Bien, ya se lo digo.-y dicho esto colgó elteléfono y se volvió para mirar a Harry.

-EraRemus, dice que Moody vendrá por ti masomenos en una hora, para que pases elresto de las vacaciones con tus amigos.

-quebien, esa es la mejor noticia que he recibido, digo, me alegre haber habladocon usted, pero
gracias.

-tranquilo,solo come algo antes de irte ¿quieres?, el viaje será largo.-La señora Figg lollevo a la cocina donde lo obligo a comer un pastel de carne con extraño saborantes de dejarlo ir media hora después.

Elchico fue hasta el numero cuatro de Privet Drive y abrió la puerta con la ayudade un pasador que llevaba en el bolsillo. Subió directamente a su habitación ycomenzó a empacar todas sus casas dentro de su baúl, entonces vio el mapa delmerodeador en el fondo de su baúl. El mapa merodeador era el único recuerdo quetenia de su padre y de Sirius, el había perdido a su padre hace dieciséis añosy casi no lo recordaba, pero a Sirius no lo había conocido hace tanto tiempo yla había tomada cariño muy rápidamente.

-Yabasta- se reprendió el chico a si mismo al darse cuenta de que volvía a pensaren su padrino- La señora Figg tiene razón debo de superarlo.

Seescucho un golpe seco en la puerta, así que Harry tomo su baúl y la jaula de sulechuza, y comenzó a arrastrarlos con dificultad hasta la puerta.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten...


CuandoHarry abrió la puerta encontró a Ojoloco Moody del otro lado, vestido con unelegante traje gris puesto y un sombrero de copa colocado cuidadosamente delado, para tapar su ojo mágico.

-¿estaslisto chico?- le pregunto el hombre con agresividad- ¿quieres que dejemos unrecado a tus tíos?

-No,esta bien-Moody examino con su ojo normal a Harry unos segundos, pero no locontradijo.

-Bien-elhombre estiro su varita y un autobús morado de tres pisos apareció frente aellos casi inmediatamente. Un chico pequeño salió del autobús y Moody le diounas monedas antes de que aquel chico pudiera decir o hacer nada mas, luegotomo a Harry por el brazo y lo hizo dirigirse al fondo del autobús mientras elpequeño cobrador subía el equipaje de Harry al camión.

-¿Cómote han tratado los muggles?- pregunto Moody viendo hacia el frente del autobús,aunque Harry supuso que su ojo mágico estaba fijo en el.

-supongoque bien, gracias.

Hubounos cuantos minutos de silencio en los que Harry contemplaba con gran interésel techo del autobús, mientras Moody le clavaba la mirada con su ojo mágico.

-Escuchachico, no se que tan bien te vendrá esto, pero
vamos a Grimmund Place, todosestán allá y pues
-Harry miro a Moody unos segundos y luego desvió la mirada,por un momento había tenido la esperanza de que lo llevaran a la Madriguera,pero era lógico que todos los miembros de la orden del fénix, incluyendo a losWeasley, debían de estar en Grimmund Place, el cuartel general de la Orden delfénix.

Ningunode los dos volvió a decir nada durante el resto del viaje, el autobús paro enel numero diez de Grimmund Place, donde se bajaron a la derecha de aquella casaapareció de pronto ante la vista de Harry una casa, Moody ayudo a bajar el baúlde Harry al cobrador y luego se dirigió con Harry hacia el numero doce deGrimmund Place. En cuanto se pararon frente a la casa la puerta de esta seabrió y una mujer bajita y regordeta apareció tras ella, la mujer abrazo confuerza a Harry mientras mantenía una vaga sonrisa en el rostro.

 

-Pasa,Harry cariño.-le dijo una vez que lo hubo soltado.

-¡Harry!-sumejor amigo, Ron, acababa de aparecer detrás de su madre acompañado deHermione, Ginny, Bill y el señor Weasley.

-Holasocio-lo saludo una voz que surgió de un pasillo cercano a la estancia, pordonde Harry había comenzado a caminar para saludar a sus amigos.-pensamos quellegarías ayer-le informo Fred Weasley.

-Si,es por eso que venimos hasta aquí desde ayer, en fin.-termino George Weasley,mientras el y su hermano gemelo salían de aquel pasillo.

-¿Quétal chicos?- saludo Harry sin ánimo.

Lapuerta de la cocina se abrió y de ella salieron Lupin y Tonks discutiendo.

-Lolamento mucho Tonks, pero creo que ese no es asunto tuyo, además a Harry no leafectara para nada ella al contrario, mejor no uses al chico como excusa. Y decualquier forma voy a traerla, no me importa si tu ó el resto del mundo seoponen
¡Ah!, hola Harry, había empezado a preguntarme a que hora llegaría eseautobús.-dijo Lupin fingiendo que no había discutido con Tonks segundos antes.

- Si claro, ¿de quehablaban?-les pregunto Harry con el ceño un poco fruncido.

-De nada-respondió Tonks con rapidez y le lanzo unamirada asesina a Lupin- Me voy denle saludos de mi parte a Dumblendore. Los veréluego chicos.

-Adiós- le respondió Lupin con un tono extraño.

-Vamos- dijo Fred de pronto- te ayudamos a subir tuscosas Harry.

-si claro.- asintió Harry.

Fred, George, Ginny, Hermione, Harry y Ron subieronjuntos a la habitación de los dos últimos en silencio.

-Lupin ha estado discutiendo con todos los miembros dela orden sobre ese tema.-comento Ron cuando entraron en la habitación, paraentablar conversación.

-¿Qué tema?-pregunto Harry agradecido de que su amigono le preguntara como había estado o sobre su padrino.

-Bueno, creemos, por la forma en que hablan, que setrata de una persona, una chica.-le respondió Hermione- pero no sabemos nada enrealidad.

-y ustedes, ¿como va el negocio?- pregunto Harry a losgemelos.

Bien, genial- respondió Fred satisfecho de que Harryhiciera aquella pregunta, como si eso hubiera esperado desde que vio al chico.

-De maravilla- agrego George- y todo gracias a ti.

-me alegra
y ¿Qué saben de Percy?

-Ya sabes
su orgullo es tan grande que prefiere seguirfingiendo que no pertenece a esta familia.-respondió George.

En ese momento comenzaron a oírse unos agudoschillidos que lanzaban maldiciones desde el piso superior, Harry se quedo unosminutos congelado.

-¿ese estúpido elfo sigue aquí?-pregunto el chicofurioso. Ron y Hermione intercambiaron miradas nerviosas antes de contestar yluego miraron a Harry con algo de tristeza.

-He, si, es que
pues, nosotros, no
no lo hemos echado,digo acabamos de llegar ayer, y
además de cualquier forma el no puede irse,sabe muchas cosas y
no debe de ser libre.-respondió Hermione evitando la miradade su amigo.

 

-claro, pero no opinas lo mismo de los elfos deHogwarts- No le gustaba aquel elfo, de echo nunca le había gustado, pero ahorasentía odio por aquella criatura, por que si no fuera por el tal vez Sirius noestaría muerto.

-¡Harry nosotros no tenemos la culpa!-exclamo Hermionellorando, previendo el arranque de enojo que le daría a su amigo.

-Eso ya lo se, ya se que el único culpable de lamuerte de Sirius soy yo.-soltó encolerizado el chico.

-Yo
yo no dije eso, tú no eres culpable, de hechonadie tiene la culpa.

-¡CLARO QUE SI, YO FUI EL IDIOTA QUE PENSOQUE TENIA LARAZÓN Y LOS OBLIGUE A TODOS A IR HACIA EL PELIGRO; Y A SIRIUS A LA MUERTE!-seoyó el grito de la señora Weasley que los llamaba desde abajo, pero todosestaban pasmados viendo a Harry con una mezcla de compasión y tristeza.

-¿Qué esta pasando aquí?-pregunto la señora Weasleyacompañada de Lupin que habían decidido subir al no obtener respuesta alguna deninguno de los chicos.

-nada- se apresuro a contestar George. Pero al parecerla señora Weasley entendió que era lo que pasaba.

-¿Estas bien, Harry?-le pregunto la mujer condelicadeza al chico.

-¡No!, ¡no estoy bien!, y estoy arto de que todos melo pregunten, ustedes no lo entienden, nadie entiende nada.-dicho esto Harry saliócon rapidez de la habitación dejando a los Weasley y a Hermione en lahabitación sin saber que era lo que debían de hacer, mientras se lanzaban unosa otros miradas confusas.

La realidad era que Harry sabia que había echo maldescargando su frustración con sus amigos, pero eso lo hacia sentir un pocomejor, le alivianaba el gran vació que sentía por no tener a Sirius y el enojoque sentía debido al echo de que todos estuvieran viviendo tranquilamente en lacasa de su padrino como si no importara que el hubiera muerto.

Lupin tardo unos diez segundo en reaccionar e ir tasHarry después de que esta había salido de la habitación.

-Escucha, tú no tienes la culpa de nada de lo quepaso.- le dijo Lupin una vez que lo hubo alcanzado en la cocina.

-No quiero hablar de eso- contesto el chico mientrasevitaba la mirada de Lupin y fingía buscar algo en los cajones de la cocina.

-Yo si quiero hablar contigo
vamos, voltea y escúchame¿quieres?

Harry volteo y miro los jóvenes ojos de Lupin que ledevolvían una mirada de cierta forma tranquilizadora y que le inspirabaconfianza.

-Lo lamento.-murmuro el chico.

-¿Qué es lo que lamentas?

-mi comportamiento arriba.

-No tiene importancia. Escucha, quiero que entiendasuna cosa Harry, todos nos sentimos mal por la muerte de Sirius, no eres el único,es verdad que tal vez tu seas el que mas lo siente, pero no el único.-Lupinhizo una pausa antes de continuar hablando-Entiendo que para ti perder a Siriusdespués de haberte dado cuenta que tenias un padrino que se preocupara por tidebió de ser terrible, pero no estas solo Harry.

Harry miro a Lupin sin decir nada un rato-¿ustedtambién lo lamenta mucho, no?, digo era su mejor amigo.

Lupin no respondió de inmediato, y Harry habíacomenzado a dar por finalizada la plática cuando el hombre volvió a hablar.

-si Harry, yo también lo lamento mucho, Sirius era elúnico amigo de verdad que me quedaba, pero nosotros dos no somos los únicos, nilos que mas lo sienten, por lo menos nosotros tuvimos la oportunidad deconocerlo y pasar tiempo con el ¿no?

 

-No entiendo ¿Quién puede sentirlo aun mas quenosotros?-pregunto Harry extrañado.

-ya lo sabrás, todo en su momento.-Dijo Lupin y separo de la vieja silla en la que se había sentado.

-Claro
¿a que hora vamos a cenar?, quiero disculparmecon todos.

-Cuando lleguen Dumblendore y Fudge.-respondió Lupin.

-¿Qué?, pero Fudge piensa que estoy loco.

-Si quiere verte, y supongo que también a mi.

-¿puedo negarme?

-Me temo que no, debe de ser importante.

-Claro, profesor.- respondió Harry

-Ya no soy tu profesor Harry, solo quiero ser un amigopara ti, puedes llamarme Remus.

Se escucho un sonido de la puerta que se abría y laseñora Weasley llamo a todos a cenar. Unos segundos después la cocina estaballena de gente, incluidos Fudge y Dumblendore.

-¿Me permites unos momentos Harry?-pregunto eldirector a Harry que lo siguió hasta el salón avergonzado.

-Siéntate Harry-le ofreció Dumblendore señalando unsillón y se sentó frente al chico. Ninguno de los dos dijo nada durante un ratoy luego el chico hablo.

-lo lamento
lo que paso en su despacho, y todoeso.-murmuro Harry al director que lo veía fijamente y tranquilo.

-no hay cuidado, te di motivos para molestarte
enrealidad quería saber como has estado después de que te revele esa información.

-supongo que, bien.-respondió el chico sin darleimportancia, el director le sonrió levemente.

-Si, supongo que eres capaz de cargar eso sobre tushombros, pero espero que de verdad logres estar bien un día. De cualquierforma. Harry, tú cuentas con la orden, no lo olvides.-dijo Dumblendore mientrasse paraba de su silla-por cierto el ministro quiere que sepas que te ofrece susdisculpas- añadió el director y luego dejo a Harry salir a cenar mientras el yFudge hablaban con Lupin.

-Eh, yo lamento lo que paso arriba- se disculpo Harryen cuanto llego a la mesa.

-tranquilo cariño, te entendemos- dijo la señoraWeasley a Harry mientras le indicaba que se sentara-ahora ven y come.-cenarontranquilamente, Lupin, Dumblendore y Fudge, tardaron cerca de media hora ensalir del salón y luego se unieron a la cena.

Cuando el ministro y el director se disponían a salir, el ministrovolteo a mirar a Lupin- recuerda Remus, asegúrate de que este aquí antes delprimero de septiembre.

-Claro-dijo Lupin y luego Dumblendore y Fudge sefueron. Lupin volteo a mirar a Harry- Escucha yo también debo irme, surgióalgo
pero intentare verlos antes de que regresen al colegio.

-Esta bien-murmuro Harry un tanto decepcionado, había encontradoen Lupin un apoyo.-adiós.-Después de esto Lupin tomo su equipaje, que ya teníapreparado en la estancia y se fue.

La estancia con Hermione y los Weasley no fue del tododivertida, siempre había alguien viajando y por lo general solo estaban en lacasa Ron, Hermione, Harry y Ginny con la señora Weasley. Unas semanas despuésde la partida de Lupin llegaron las cartas de Hogwarts con el habitual aviso decuando iniciaban la clases, la lista de libros para el curso y los resultaos delos TIMOS que Ron, Hermione y Harry abrieron con cierto temor.

CALIFICACIONES APROVATORIAS:

E-extraordinario

S-supera las expectativas

A-aceptable

CALIFICACIONES REPROVATORIAS

 

I- insatisfactorio

D- desastroso

T- trol

Herbologia S

Defensa contra las artes oscuras E

Transformaciones S

Pociones S

Encantamientos E

Cuidado de criaturas mágicas E

Historia de la magia A

Adivinación D

Runas antiguas --

Estudio de objetos muggles --

Aritmancia --

Astronomía T

-Genial.-exclamo Harry al comprobar que había pasadocasi todos sus TIMOS y luego se asomo a ver las notas de Ron que además deastronomía y adivinación había reprobado historia de la magia-No fue tan malo,¿Qué tal tu, Hermione?

-Bueno, tengo un aceptable en astronomía un supera lasexpectativas en pociones y defensa contra las artes oscuras, en lo demás tengoextraordinario.-respondió la chica un tanto decepcionada.

El reto del tiempo en la casa fue muy tristes paraHarry porque todo recordaba a Sirius, en todo momento recordaba a su padrinopaseando de mala gana por aquella casa, pero también había recordado que enalgún momento había odiado a su padrino, cuando pensó que el era el responsablede la muerte de sus padres

-¿Qué te sucede?- se cuestiono el chico alsorprenderse de nuevo recordando con tristeza a Sirius-Si sigues así vas avolverte loco. No debes deprimirte.

Los días pasaron y Lupin todavía no volvía, de hecholas esperanzas que tenia Harry de volver a verlo antes de regresar a Hogwartsse estaban terminando, lo que no se terminaban eran las suposiciones que hacíanlos chicos sobre que podría haber ido a hacer su antiguo profesor, segúnHermione ella había visto a Lupin en el callejón Diagon cuando fueron a comprarsus libros. Los chicos dejaron de preocuparse por aquel misterio hasta un díaantes de partir a Hogwarts, para dedicarse a empacar sus cosas.

El 1 de septiembre llegaron unos coches del ministeriode magia para llevarlos a la estación King Cross en Londres, donde atravesaronel anden 9 y ¾, como todos los años anteriores, para encontrar un magnificotren color escarlata frente a ellos.

Harry vislumbro a Lupin parado frente al Expreso deHogwarts, al parecer el chico no fue el único que lo vio porque Hermione fuecorriendo hacia Lupin.

-¿Qué haces aquí? Creíamos que no regresarías aún.

-Si yo
acabo de llegar y quería venir a despedirme-dijo Lupin nervioso

Una chica de cabello negro ondulado y ojos miel, quese encontraba en el tren saludo hacia donde estaban ellos. Harry la miroextrañado.

-¿Quién es ella?, ¿alguien la conoce?-pregunto elchico mientras la chica desaparecía de la vista. Ron y Hermione negaron con lacabeza.

-Bueno chicos, espero que tengan un buen año,cualquier cosa escriban. Estaremos en contacto- le dio unas palmadas en elhombro a Harry y se alejo mientras la señora Weasley se despedía de todos.

Ron, Hermione, Ginny y Harry subieron al tren yencontraron un compartimiento vació.

-Hola chicos, saludo Neville Longbottom mientras metíasu baúl al compartimiento-¿Malfoy tiene hermanas?-pregunto el chico como quienno quiere la cosa.

 

¿Malfoy?, no que yo sepa-le respondió Ron mientrasexaminaba la jaula de su lechuza- ¿Por qué?

-Bueno, es que entonces tiene una novia muy linda.

-Si es linda, definitivamente no es su hermana-rioHarry

-Debe ser una cualquiera, para caer tan bajo, mira quesalir con Malfoy-comenzó a decir Hermione- quien le hable a ese
- pero la chicano pudo terminar de expresar lo que pensaba sobre Malfoy por que este y sus dosamigotes: Crabbe y Goyle aparecieron en la puerta de su comportamiento.

-yo no hablaría así, Granger- la interrumpió Malfoyarrastrando las palabras.

-Mejor déjanos en paz y largarte- le dijo Ron aMalfoy.

-claro Weasley, sigue defendiéndola, no cabe duda quetu familia cada vez cae mas bajo.

A Ron se le pusieron rojas las orejas, lo cual nuncaera un buen indicio-Así estoy bien Malfoy, mi familia será lo que quieras, peromira a la tuya, están metidos en Azkaban ¿no?, por que no sigues su ejemplo yte reúnes con ellos.-Malfoy levanto la cabeza y se fue ofendido.

-Ron debemos ir al compartimiento de los prefectos- lerecordó Hermione a su amigo- los veremos luego.

El camino a Hogwarts fue muy aburrido, y como no habíamucho que hacer Harry decidió pasar el tiempo intentando descifrar de quien habíaestado hablando Lupin durante las vacaciones

-¡Hola!-saludo Luna Lovegood asomando la cabeza por lapuerta del compartimiento, después entro y se sentó frente a Harry- pasaba poraquí y pues quise pasar a ver como estabas, ya sabes por lo de SiriusBlack-confeso Luna sin nada de tacto mientras Harry la observaba sorprendido deque fuera y le preguntara eso solo así, como si diera lo mismo que Siriusestuviese vivo o muerto-Bueno, veo que estas bien, así que me voy, tengo quehacer un montón de cosas antes de llegar a Hogwarts. Te veré luego.- y dichoesto se fue sin esperar a que Harry dijera absolutamente nada. Después de laextraña visita de Luna el chico decidió volver a sus pensamientos sobreVoldemort, Lupin y la orden del Fénix, hasta que el silbato que anunciaba queya habían llegado a Hogwarts sonó. Bajo del tren cargando sus cosas y las deRon y Hermione, una vez abajo estiro el cuello intentando buscar a Hagrid,normalmente no habría sido difícil encontrarlo, pero a Harry le llevo unossegundos hacerlo, porque su enorme amigo se encontraba agachado platicandoanimadamente con la chica que había saludado hacia donde estaban ellos en elanden 9 y ¾, y que Neville le informo antes de regresar al tren a buscar a surana, que era la chica que había visto con Malfoy.

-Hola Harry- lo saludo por detrás una voz que lo hisodejar de pensar en que aquella chica si que era guapa.

Ah
¿Qué tal Cho?-saludo Harry a una chica de pelonegro y ojos rasgados, era extraño, el año anterior abría sentido mariposas siCho fuera a saludarlo, pero en cambio en ese momento lo que sentía era unaespecie de enojo porque Cho había ocasionado que el dejara de mirar a la chicaque hablaba con Hagrid.

-y ¿Qué?...digo ¿Cómo has estado?-la pregunto la chicatímidamente

-En realidad estaba muy bien- respondió Harry pensandoen el ondulado cabello de la misteriosa chica.

-¿y tus amigos?-pregunto Cho.

-aquí, y si no te importa ya nos llevamos a Harry, nosvemos luego, Chang- respondió la voz deRon desde atrás. Harry dio media vuelta y siguió a Ron y Hermione hasta uncarruaje

 

-Espero que esta vez no te haya hablado de su novio-le dijo Ron a Harry

-No, de echo ella ya no tiene novio- informo Hermione-termino con el en las vacaciones, creo que ha vuelto a interesarse en Harry.

-que pena- murmuro Harry, mas para si mismo que parasus dos amigos.

-¿quieres decir que ya no te gusta?- le preguntoHermione con sorpresa.

-Creo que no.- respondió Harry como si nada- Porcierto, ya vi a la chica que dijo Neville, es la misma que vimos en King Crosssaludando.

-¿es guapa?

-si, creo que si, y no creo que sea unacualquiera.-respondió Harry sonriendo ligeramente.

-¿te gusto?, yo pensé que te gustaban las chicasorientales, como Chang.

-Es una cualquiera- afirmo Hermione- tiene que serlosi sale con Malfoy. A propósito, si es esa que vimos en el tren no puede ser deprimero, digo ella no parecía de once años.

-Yo quiero verla-dijo Ron asomando la cabeza por elcarruaje.

Cuando llegaron al castillo Harry vio a Malfoyayudando a la misteriosa chica a bajar y le dio un codazo a Ron para que voltearaa verla.

-Bueno, es cierto que es bonita-acepto Hermione al vercomo Ron entreabría la boca al ver a la chica- pero debe ser insoportable si selleva bien con Malfoy.

-En eso estoy de acuerdo- colabora Harry mientras Ronseguía mirando a la chica.

-Potter-la voz de la profesora McGonagall hizo que lostres amigos dejaran de ver a Malfoy y su amiga y voltearan hacia la entrada delcastillo- Ven, tenemos que hablar.

Harry miro a sus amigos confundido antes de seguir ala profesora McGonagall a su despacho. Esta era la segunda vez en que seencontraba en aquel despacho al inicio del curso, y la tercera vez que seperdía la selección.- siéntate Potter-le índico la profesora.

-si gracias- respondió el chico mientras se preguntabade que podía tratarse esa visita al despacho de la profesora.

-Bueno, veras ya que Dolores Umbridge se fue del colegio, quería saber si tuquerías regresar al equipo de quidditch- lo cuestiono la profesora McGonagall

-Si, claro que quiero regresar- respondió Harryrápidamente.

-Me alegra, porque el equipo te necesita mucho, y losegundo era que pues ya que Angelina se fue el equipo no tiene capitán- Harrysintió como una burbuja de emoción se inflaba dentro de el, estaba seguro deque la profesora quería que el fuera el nuevo capitán del equipo-¿te gustaríaser el capitán del equipo, Potter?

-Claro que si profesora, me encantaría- respondióHarry lleno de emoción

-Muy bien Potter, entonces, ten- dijo extendiéndoleuna insignia dorada con el letrero de "CAPITAN"

-¿Cuándo puedo empezar con las pruebas?-pregunto elchico mientras miraba su insignia como a un tesoro.

-Ya te lo diré en su momento. Ahora tenemos queregresar al banquete.

Harry llego invadido de felicidad al gran comedor,donde fue a sentarse al lugar que Ron y Hermione le habían guardado. Sus dosamigos estaban muy callados y tenían la vista fija en la punta de la larga mesade Gryffindor, Harry volteo en aquella dirección para averiguar que veían susamigos y se sorprendió al ver hay sentada a la chica del ondulado pelo negrosentada junto a Parvati y Lavander que hablaban amistosamente con ella.

-Te perdiste la selección- le dijo Ron a su amigo alpercatarse de su presencia, pero sin dejar de ver a la chica- y un pequeñoanuncio de Dumblendore. Tenemos una nueva alumno de sexto grado en el colegio,el sombrero la coloco en Gryffindor, viene de Beauxbatons y se llama Morgan.Según dicen, ya se lleva bien con muchagente y acaparo toda la atención de la ceremonia de selección.

 

-¿Morgan?, no me perece un nombre muy lindo. Mira,ella es muy guapa, y debe ser odiosa también, así que mejor concentrémonos encomer.- dijo Harry forzándose a si mismo a aportar la vista de la nueva chica.

-Pero si yo pensé que te había gustado-exclamo Ronconfundido.

Hermione decidió no hacer ningún comentario, peroquedo muy claro que mantenía su opinión sobre la chica.

-Pienso que es bonita-respondió Harry mientras mirabaa Morgan- pero nada mas, eso no significa que me guste.

-yo pienso que Harry tiene razón, Ron, además, nadieque se lleve tan bien con Malfoy puede ser una buena persona, mira a Crabbe,Goyle y Parkinson.-añadió Hermione dejando totalmente claro lo mal que le habíacaído Morgan.

-Yo no creo que pueda ser tan mala, miren si lo fuerano habría conseguido caerle bien a tanta gente en tan poco tiempo, ya logroganarse a casi todos los huefflepuffs, a unos cuantos revenclaws, a otroscuantos slytherings y ya les esta cayendo bien a los gryffindors, miren- opinoRon mirando como varios de sus compañeros conversaban con Morgan.

Harry decidió cambiar de tema al notar que Hermione sehabía molestado.

-Ella no importa. ¿Saben quien será el nuevo profesorde Defensa Contra las Artes Oscuras?-pregunto Harry mientras miraba hacia lamasa de profesores como esperando encontrar un letrero que respondiera supregunta.

-No, y es raro que no haya llegado, el único que llegotarde fue Moody.-comento Hermione.

-Pero no es raro si se trata de un miembro de laorden-Dijo Ron.

-¿de que hablas?-le pregunto la chica, y su amigo selimito a señalar a la bruja de pelo color rojo vivo que estaba saliendodiscretamente de la puerta que se encontraba detrás de la mesa de profesores.-¿Tonks?, pero, ¿por que no nos dijo nada?

-No se, pero si quiere hacer una entrada discreta serámejo que cambie el color de su cabello, y no al violeta o rosa.- Agrego Ronsonriente.

Cuando el banquete termino Dumblendore se puso de piepara hacer los avisos del nuevo curso.

-Ahora que ya hemos comido me gustaría presentarles anuestra nueva profesora de Defensa Contra Las Artes Oscuras, la profesoraTonks.- los alumnos dieron un cordial aplauso de bienvenida-y me gustaríarecordarles que la entrada al bosque esta prohibida, así como la serie deactividades que están indicadas en la conserjería. Bueno sin más que decirquiero desearles buenas noches y un excelente comienzo de año.

-Sigo sin entender por que no nos lo dijo- comentoHermione mientras se levantaban de la mesa.

-¿Y nosotros como lo vamos a saber?-respondió Rondesafiante,

-Por favor, no comiencen a pelear- dijo Harry mientrasse alejaba de sus amigos- Los veo al rato- les grito mientras ellos juntaban alos alumnos de primer curso para guiarlos hasta la torre de Gryffindor.

La noche paso tranquila para Harry y Ron que a lamañana siguiente esperaron a Hermione (que tardo mucho para bajar) sentados enla sala común.

-Esa tal Morgan es
se paso la noche entera hablando ysin dejar dormir, como si a alguien le interesaran sus estúpidas conversaciones-Harry sonrió discretamente al ver que su amiga ya se había tomado algo encontra de Morgan, y deduciendo que eso había surgido por que Ron habíacomentado que la chica era Linda.

 

Salieron de la sala común y se dirigían a desayunar,cuando vieron a Malfoy completamente solo desde su primer año, en las escalerasde mármol. Harry y Ron intercambiaron malévolas miradas.

-¿Qué tal, Malfoy?, ¿en donde están tus gorilas?,parece que tus amiguitos te abandonaron.-pregunto Ron sonriente.

-En realidad no creo que te importe Weasley. Granger,¿has visto a Morgan?

-No, gracias al cielo, y no planeo volver a verlahasta que no sea absolutamente necesario. Ahora si nos das permiso Malfoy.Vamos chicos-Hermione tomo a sus dos amigos de las manos y los arrastro furiosahacia el Gran Comedor- por dios, ¿Qué demonios tiene ella?, ni siquiera es tanguapa.

Harry y Ron intercambiaron miradas pensando que eramejor no hacer ninguna clase de comentario que pudiera contradecir a su amiga.

-Buenos días muchachos, tengo sus horarios.- comentola profesora McGonagall acercándose a ellos.-Veamos, muy bien Potter parece queconseguiste los TIMOS necesarios, ahora solo esfuérzate un poco mas, recuerdaque le prometí a esa
Dolores Umbridge que llegarías a ser un gran auror
Ah-exclamo mirando sobre las cabezas de los muchachos-¿Ya conocen a Morgan?-perono dejo que los chicos respondieran antes de llamar a la muchacha-¡Morgan!-Lachica de largo cabello ondulado y ojos miel volteo a verlos y se acerco- Quieropresentarlos personalmente creo que se llevaran de maravilla, señorita Grangerella es Morgan, Morgan Granger-Morgan tendió la mano a Hermione con unaluminosa sonrisa, lo cual solo aumento el desagrado que Hermione sentía porella y que se hizo evidente cuando le dio la mano de mala gana-El es el señorWeasley-Ron no tardo en alargar la mano que Morgan estrecho sonriendo- y el esel señor Potter- esta vez ninguno de los chicos alargo la mano, ambos semiraron sin decir nada durante unos segundos antes de que ella decidiera desviarla mirada hacia Ron.

-Ha sido un placer conocerlos, espero que podamoshablar, luego.- y dicho esto dio media vuelta y se fue mientras Harry lafulminaba con la mirada.

_Muy bien, tengan. -interrumpió la profesoraMcGonagall alargándoles sus horarios. Y por cierto Potter, podrás iniciar laspruebas dentro de tres semanas.-Harry quito la vista del cabello de Morgan ymiro sonriente a la profesora.

-Gracias, profesora.

-No hay de que, solo consigue formar un buen equipo, yhaz que ganen. Confío plenamente en ti para conservar esa copa.-dicho esto diola vuelta y se fue.

En cuanto la profesora McGonagall se alejo Hermionevolteo a ver a Morgan que platicaba con Parvati Patil en la mesa de Gryffindor.-Esmuy mal educada.- Soltó pero ninguno de sus dos amigos la escucho.

-no es verdad, ¿De qué hablaba McGonagall?- exclamoRon incrédulo

-Oh, no se los dije-sonrió Harry consiente de que suamigo sabia de que se trataba la noticia-Soy el nuevo capitán del equipo dequidditch.

-¿En serio?, es genial-exclamo Ron mientras le echabaun vistazo a su horario- Aunque era de esperarse ¿Quién mas podría ser? Mmmmdefensa contra las artes oscuras, encantamientos y


demonios no podía ser un día tan perfecto, pocionesdobles.

-Yo tengo dos clases mas Ron, así que deja dequejarte-regaño Hermione, ambos chicos siguieron discutiendo mientras caminabanhacia el aula de Defensa contra las artes oscuras. Harry como lo habíacomenzado a hacer desde hace algunos años prefirió no intervenir en ladiscusión para evitar salir perjudicado.

 

-Bueno días chicos, ¿pueden hacerme el favor de sacarsus varitas?

-Won-exclamo Seamus Finnigan- pensé que nunca mastendríamos clases practicas.

-Bueno se de buena fuente que son buenos en lapractica. -Respondió Tonks sonriente.

Tonks los llevo a un aula bastante amplia a la quenunca habían entrado.

-Me entere de que su antigua profesora Dolores Umbridge,no tenia muy claro lo que debía enseñarles y al parecer no la hizo correctamente,es decir no lograron aprender
mucho
es decir, ya saben. Excepto, claro,aquellos que pertenecieron a un grupo clandestino de aprendizaje- siguió Tonkscon voz orgullosa y mirando con complicidad a Harry-el "Ejercito deDumblendore", los que pertenecieron a esa ej
asociación, por así llamarla,¿Podrían pasar al frente?

Harry, Hermione, Neville, Seamus, Dean, Parvati,Lavander, Ernie, Justin y Hanna pasaron al frente.

-Quiero felicitarlos por su trabajo, y
.Ah si, si, megustaría pedirles que reunieran a todos los miembros del ED que siguen en la escuela,vallan a mi oficina al término del día.

-Si claro To
profesora-respondió Harry sonriendo.

-Ahora creo que lo más adecuado es trabajar para quetodos estén al mismo nivel, son tiempos difíciles para los magos, no debemosdejar que nos tomen por sorpresa.- pasaron toda la clase aprendiendo ypracticando maldiciones básicas, Tonks parecía muy impresionada por la potenciacon la que los miembro del ED las lanzaban, convirtiéndolas en un armaindispensable y poderosa, había que admitir que también Morgan parecía tenermucho conocimiento sobre maldiciones aunque Tonks prefería ignorar sus avances.Harry noto de inmediato que Morgan participaba tanto como Hermione, o inclusohasta mas , lo cual fue un verdadero problema porque la chica nueva acaparo laatención del profesor Flitwick en la clase favorita de Hermione que no hacíanada por disimular su creciente disgusto.

Al llegar la doble hora de pociones Malfoy esperabasolo en la puerta de las mazmorras mientras Crabbe y Goyle lo miraban desde lejos al lado de PansyParkinson. En cuanto Morgan vio a Malfoy se dirigió hacia el y le dio un besoen la mejilla, Harry sintió que el color se le subía a la cara mientras que aRon se le ponían las orejas rojas y Pansy hacia un gesto de asco detrás deMalfoy y Morgan que ahora hablaban animadamente.

Entraron al aula y se sentaron en sus lugareshabituales y esperaron a que Snape llegara. La clase de ese día empezó como elresto de las clases de pociones, sin embargo con el avance de la clase Harrynoto que algunas cosas estaban pasando, Snape no lo había mirado ni una solovez como lo hacia siempre, esta vez dirigía su mirada de odio hacia Morgan ,exactamente de la misma manera en que solía mirarlo a el, además HABIA DEJADODE IGNORAR A Hermione cada vez que esta levantaba la mano, le daba la palabrasiempre, pero ignoraba la mano el alto de Morgan que al igual que Hermionelevantaba la mano cada dos minutos. Al salir Hermione llamo a todos losmiembros del ED de Gryffindor.

-Junten a todos los miembros que puedan, nos veremosen media hora en el vestíbulo, ¿de acuerdo?

 

Todos lo chicos se separaron, Harry, Ron y Hermionetomaron rumbo a la torre de Gryffindor porque Hermione quería ir por la monedaque solían usar para juntar a todos los miembros del ED., Hablaron con todoslos miembros del ED que se les cruzaron en el camino hasta que Ron se detuvo enseco.

-! OH, no! olvide mi libro en las mazmorras, sigan losveré en las escaleras.

Ron bajo las escaleras a toda velocidad para volverhacia las mazmorras predisponiéndose a rogar a Snape que le devolviera su librocuando al doblar una esquina casi choca con Morgan.

-hola, ¿Weasley, no es cierto?

-si, Ron
Ron Weasley.- respondió el chico

-Pues, parece que esto es tuyo-dijo la chicatendiéndole un libro con una enorme etiqueta que decía Ron Weasley en el lomo,Ron lo tomo lentamente.

-Gracias, pensé que tendría que pasar horas rogándolea Snape por el.

-Si, no parece muy agradable. Pero no hay cuidado, nofue nada.

Aun no lo conoces es peor de lo que crees.

-suena difícil. ¿Puedo preguntarte algo?

-Desde luego

-¿Qué es eso del Ejercito de Dumblendore?

-Ah si es

Todos los miembros del ED estaban en el vestíbulo,solo faltaba Ron que llego acompañado por Morgan. Unos segundos antes de llegara donde estaban los demás miembros del ED Morgan se despidió de Ron dándole unbeso en la mejilla mientras el se sonrojaba.

-Gracias por guardar mi libro, te veré después.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

Hermione no le quito su molestamirada de ensima a Ron mientras este se acercaba a ellos.-¿quieres explicarmeque demonios se supone que estabas haciendo tu acompañado de esa tal...Morgan?

-Yo nada-respondio Ron con unasonrisa idiota en la cara-solo conversabamos, ademas no deberias de juzgarlatan duramente, Hermione, a mi me parece que es una buena persona.

-Mejor vamonos ya, Tonks nos estaesperando-interrumpio Harry al ver que una nueva pelea se aproximava.

Hermione le hecho una severamirada a Ron antes de caminar junto al resto de los chicos hacia el despacho deTonks. Cuando llegaron tocaron ligeramenta a la puerta sin esperar que la quele abriria seria la profesora McGonagall. Los chicos se acomodaron comopudieron alrededor del escritorio de Tonks donde estaban reunidos losdirectores de las cuantro casas y Tonks.

-Buenas noches, muchachos.Desdehace algunos meses en Hogwarts hemos tenido un debate sobre lo que les convienaa los estudiantes. Sabemos que son tiempos dificiles... no que tanto ni sipodremos librarlos-la profesora McGonagall interrumpio su discurso para mirar aHarry unos segundos- pero de algo estamos convensidos, tienen derecho aprotegerse ustedes mismos, a estar preparados por si... lo llegan anecesitar.Es por eso que tomamos una decicion que a ustedes en lo particularles incumbe.

Los chicos voltearon a verse unosa otros sin saber que tan bien estaban entendiendo lo que la profesora pareciaestarles diciendo.

-Me complace informarles que suorganizacion, ya saben que me refiero al ED parace haber logrado un importantedesempeño en ustedes segun nos dice la profesora Tonks sus avances sonsorprendentes, y entendemos que posiblemente en clases no siempre se resuelvansus inquietudes mas ocultas- insinuo la profesora con una voz muy extraña enella era como si les estuviera autorizando hacer algo , en particular, que noestuviera legalmente permitido-es por ello que hemos decidido que suorganizacion deberia permanecer abierta a todos los estudiantes, me parece quesi lo hablkamos y una cantidad razonable de estudiantes tiene intensiones departicipar en el ED incluso podriamos proporcionarles horas libresextradigamos.

 

Los estudiantes intercambiaronemocionadas miradas de confucion.

-Claro que como ya dije estashoras serian usadas solo para estos fines, y solo si tienen un numero razonablede miembros, tendran dos semanas para confirmarnos la cantidad de integrantesque tendran. Y desde luego tendran un apoyo discreto de los profesores delcolegio. ¿Tienen algo que decir?

-Gracias- solto Hermioneemocionada.

-Bien, pueden irse.

Todos los chicos salieron muyanimados, Hermione, Harry y Ron continuaron el comino hacia la sala común deGryffindor y se sentaron en sus habituales sillones.

-¿Esto es genial, no creen?-soltoHarry- tendremos horas permitidas para esto.

-No lo digas tan alto por lo queentendi, esto no esta del todo permitido, debemos ser discrtos- susurroHermione

-Vamos Hermione, no seasaguafiestas- murmoro Ron

-callate. A proposito ¿ahora sime explicaras que se supone que hacias con Morgan?-exclamo Hermine concara deenojo.

-Solo nos encontramos y meacompaño, Hermione, ademas creo que la juzgamos mal chicos, digo no por elhecho de que ella la hable a Malfoy significa que es una mala persona-respondioRon , mientras Harry le rogaba en silencio que dejara de hablar de Morgan para evitar discusiones- es linda , se notade inmediato.

-el fisico no tiene nada que ver,ademas por supuesto que es amable, no es tonta sabe que eres amigo de Harry yse acercara a ti para llegar a el y que Malfoy le juegue una broma pesada.

-eso no es verdad, nisiquierasabes quien es, no tienes ni la mas minima idea de lo que estas hablando.Ademas de que es una persona muy sociable y bonita, lleva a alguien importante en la sangre y en elcorazón, en serio Harry sobre todo tu deberias hablar con ella- reclamovolteando la mirada a su amigo.

Harry que se habia conformado conver la discusion respondio extrañado de verse envuelto en esas excusas que noparecian tener logica.

-No lo entiendo, que se suponeque quieres que haga que le intente hablar, por que dices que es linda, vamosRon tu la viste es muy extraña, ademas me ignoro recuerdas, pero tal vez tengasrazon- continuo en tono sarcastico- y luego podria regañarme por como trato asu adorado Draco, nono tengo una mejor idea la invitare a salir para que mneignore de nuevo o mejor aun para que acepte una invitacion de Malfoy en micara. Ron a ella no le interesa hablar conmigo si no fuera haci minimamente meabria estrechado la mano , ademas para ser sinceros a mi tampoco me importa.

-Eres un tonto, eso , lo de laspresentaciones fue porque ella te odia-susurro Ron sabiendo que no snoabaexactamente como una defensa a favor de Morgan- pero tu tampoco fuiste muyamable con ella.

-Deja de decir tonterias, tumismo lo dijiste ¡por que deberia de hablar con alguien que me odia?

-Harry tiene razon Ron-colaboroHermione

-No, ustedes no tienenrazón-contradijo Ron-no pueden tener razón en algo que no entienden.

Hermione parecio tomar larespuesta de Ron como un insulto, que solo consigui empeorar su mal humor,Harry no supo con certeza en que momento su amiga se paro del sillon y dio un paso hacia Ron con los ojoscargados de molestia.-desde luego que tengo razon, dime Ron ¿cres que conocessu bondad solo por haber pasado cinco minutos en su compañia? Tu puedes hacerlo que quiers y hablar con quien quieras pero sabes muy bien en el fondo que yotengo razon.

 

-no, no la tienes-respondio elchico seguro pero con un gesto dificil de interpretar en la cara, esta vez separo el del sofa, no de forma agresiva sino como pensativa, como si seestuviera preparando para darle un argumento convincente a un jurado, o almenos en eso penso Harry mientras veia los gestos seguros pero precavidos de suamigo-es uno de tus principales defectos, Hermione-se escucho un ligero "agg"ofendido de la chica pero Ron siguio hablando-crees que siempre tienes la razonen todo y no es haci, y mucho menos esta vez.

Hermione dio dos pasos mas haciaRon mucho mas molesta que antes, atrayendo la atencion de todos los que estabanen el gran comedor con sus fuertes sancadas.

-no se de que demonios estashablando, la juzgo por lo que es, no por lo que creo-grito Hermionehacercondose mas a ron que mantenia una mirada serena paro triste-no me importaque creas con respecto a mis defectos, tengo mis fundamentos para juzgarla,Ron, no lo hago a la ligera.

Hermione se habia hacercado amenos de un paso de Ron acuzandolo con la manos y fulminandolo con la mirada.

-No es verdad, y lo sabes dime¿cuales son tus supuestos fundamentos?

-¡¿que?¡¿ahora dudas de mispruebas?

-no, solo que no las conciderovalidas, Hermione- Ron la miro preocupado-te dire que es lo que en realidadpasa tu...le tienes envidia -los dos chicos estaban a escasos centimetros eluno del otro y seguian acaparando la atencion discreta de todos los miembros dela sala comunincluyendo por supuesto a Harry que ahora comprendia que la miradade preocupacion de Ron era mas por lo que estaba diciendo que por cualquierotra cosa razon por la que el chico estaba comenzando a considerar seriamenteintervenir en la pelea.

-mas te vale que nunca, nuncavuelvas a decirn eso.Yo no necesito tenerle envidia a nadie, y menos aesa.-Hermione se acerco mas a Ron con una mirada de verdedero odio pero Ronreacciono de manera completamente inesperada la ligera marca de preocupacionque el ceño fruncido habia marcado en su rostro desaparecio, y para sorpresa detodos los que miraban discreta e indiscretamente hacia ellos en la sala comunatrajo a Hermione hacia el tomandola por la cintura y la beso. Hermione apenashabia empezado a disimular su gesto de sorpresa cuando Ginny entro por elretrato de la dama gorda alzo los ojos y solto una carcajada al ver a amboschicos besandose, lo cual causo que Ron y Hermione suspendieran su beso, aunqueseguian firmente abrazodos el uno al otro.

-Lo sabia, sabia que esto iba apasar, Fred me debe dos galeones. Mama estara tan feliz, tienen que saberlo,escribire a casa...

Ron solto a Hermione y se alejoun paso de ella al oir las palabras de su hermana.

-No, no Ginny,no lo hagas-pidioRon nervioso-yo...fue un error-El chico se habia puesto completamente coloradoy le tomo casi medio minuto reaccionar despues de que sintio una rapidacorriente de aire cuando Hermione dio media vuelta y salio disparada hacia lasescaleras del dormitorio de chicas .Tanto Harry como Ginny se encargaron deecharle miradas asesinas a todos los miembros de la sala comun que de inmediatoactuaron como si no hubieran visto nada y fingieron nunca haber interrumpidosus actividades.

 

Ron su tumbo en el sofaponiendose las manos en la cara antes de que Ginny fuera con una cara de pocosamigos tras Hermione.

-Creo que no debiste haber dichoeso-murmoro Harry a su amigo-a mi parecer se sintio bastante humillada.

-Sabes que no era esa miintension- dijo Ron levantando una cara intensa desesperacion yarrepentimiento-soy un imbesil, ¿que se supone que hara ahora?

Harry miro a su amigo con algo delastima, sabia en verdad que Ron nunca habria dicho eso, no habia hablado conninguno de sus amigos sobre el tema pero en el fondo de su mente siempre habiatenido muy claro que lo que sentian el uno por el otro era mas que simple amistad, pero pareciaque hasta ahora lo entendia.-primero que nada creo que deberias hablar conella...intentar disculparte y... supongo que decirle lo que sientes.-aconsejoHarry intentando ponerse en el lugar de su amigo, aunque a decir verdad noconfiava mucho en los resultados que pudiera dar eseconsejo.

-estas loco...conoces a Hermionetan bien como yo nunca va a escucharme de nuevo mucho menos si yo...no lohara.-Harry no pudo contradecir a Ron porque sabia que tenia razon.

Al dia siguiente Hermione no solono hablo con Ron en todo el dia sino que lo evitaba a toda costa sin importarledisimular en lo absoluto sus huidas que Ron notaba muy claramente y aunqueHarry sabia que su amigo habia intentado hacercarse a ella estaba muy claro queHermione no iba a dejar siquiera que Ron se acercara a menos de tres metros deella, mucho menos iba a aceptar sus disculapas haci como haci, y Harry entendiaque tenia razones de sobra para no hacerlo.Aun asi intento persuadir a ambos dehablar aunque sin muy buenos resultados por lo que su concentracion se desvio ano dejar solo demaciado tiempo a ningunode sus dos amigos, en especial a Hermione, ya que al parecer a Ron le habianbastado cinco minutos para hacer exelentes migas con Morgan ya que a lo largodel dia pasaron mucho tiempo juntos hablando, incluso llegaron juntos al grancomedor hablando.

-No Ron, no le pidas permisoforzala si es necesario, dile lo mucho que lamentas lo que dijiste pero no elhaberla besado ,por que no lo lamentas ¿o si?

-desde luego que no, Hermione megusta y mucho-confeso Ron mientras las orejas se le ponian coloradas

-bien, solo queria asegurarmedicelo y luego invitala a salir, terechazara estoy segura pero se persistente-animo Morgan sonriente mientrasHarry los veia acercarse a la mesa de Gryffindor.

-Pero es mi amiga y...no creoque..

-vamos Ron desde que tomaste ladecicion de besarla ustedes dejaron de ser solo amigos, haci que puedesintentar retomar las cosas desde como las dejasta ayer e intentar conseguir masque una amistad o empezar a sujetar con todo lue puedas tu amistad con ella.-ambos chicos llegaron al lado de Harry( Hermione se habia ido a la biblitecadiez minutos antes) -si quieres mi opinion deberias intentarlo Ron- aconsejoMorgan con una gran sonrisa que se borroun segundo despues cuando miro a Hasrry con odio antes de dar media vuelta ydirigirse alm otro extremo de la mesa con Parvaty y Lavander.

-Bien-murmoro Ron sentandosejunto a Harry- ¿tienes un consejo mejor?, no creo que ese me funcione muy bien.

Harry aparto la mirada deMorgan a la que habia seguido hasta suasiento molesto por su comportamiento- Ron, ella es una chica. Supongo que debesaber mas que nosotros sobre que es lo que gusta o pueden querer las chicas denosotros, ademas ya te dije lo que creo que debes hacer. Si hablaras con ellaal menos se pondria menos tensa la siyuacion.

 

-claro y seria mucha mas facil siHermione dejara de correr cada vez que ve que voy a dar un paso hacia ella, locual hace que tu propuesta de disculparme sea imposible y ni hablar de la deMorgan.-solto Ron desesperado.

-¿Desde cuando te gusta?-preguntoHarry mas que nada porque no tenia muy claro desde cuando lo habia notado elmismo.

-yo, no lo se exactamente.

-¿Como?

-no lo se,solo paso.

-esta bien...y ¡que vas a hacer?

-tampoco lo se.

Se quedaron callados un momentomientras Ron miraba con triteza al trozo de carne que tenia en el tenedor yHarry lo miraba con algo de preocupacion.

-Hola- los distrajo la voz deGinny que se sento frente a ellos-no debiste haber dicho eso, Ron.

-regaño de inmediato la chica-fue estupido.

-¿en serio Ginny?-pregunto Ron con sarcasmo-¿porque no te callas?, no necesito regaños para sentirme mal, y en odo caso laculpa de que yo abriera de mas mi estupida bocota es tuya-bufo rojo de colera.

-no intentes culparme por tus idioteses-solto lachica luego cambio a un tono mas amigable-pero lo siento,primero porque se quela quieres y luego porque gracias a que no hiciste una propuesta formal Fredanulara la apuesta y no me dara los dos galeones.-bromeo la chica aunque a Ronno le hizo ni tantita gracia.-relajate te va a perdonar, ¿porque no lainvitas asalir?

-otra-murmoro Ron alzando los ojos.

-¿que?

-nada, podemos cambiar de tema comienzo a sentirmerealmente enfermo...¿tu no salias con

Dean Thomas en contra de mi opinion?

-si-murmuro Ginny sonrojandose.

-¿por que nunca estan juntos?

-bueno- contesto una voz detras de Ron-tu hermana sela pasa poniendo pretextos para huir de mi-Dean se sento junto a Ron mirando aGinny con una sonrisa - es algo parecido a lo que hace Hermione contigo oMorgan con Harry supongo.

-¿quieres decir que te odia amas nopoder?-Contesto Harry pensando en la parte de la frase que incluia a Morgan y ael, pero searrepintio de inmediato al ver la cara de Ron.

-auch, espero que no-dijo Dean guñando un ojo aGinny- pensaba mas bien en un loco interes y atraccion.

-¡¿que?¡-solto Harry-estas loco. Yo no le interesoa Morgan, por algun motivo ella me detesta haci que lamento desepcionarte, perotendras que buscarte otro punto de comparacion.-exclamo Harry aunque por algunmotivo deseo que lo que habia dicho Dean antes fuera verdad.

Ginny aprovecho el desconcierto de Harry para huirde su lugar mientra Dean enarcaba una ceja-¿enserio?- pregunto el chico-no seporque a mi me da otra idea, al menos eso es lo que todo el mundo dice por ahi,pero...¿a ti que te parece Morgan?

Harry se desconcerto ante lapregunta-yo,pues...creo que es bonita, muy bonita de hecho, pero...vamos esto es estupidoella nisiquiere se muestra minimamente interesada en dirigirme la palabra, ademas es... es unpoco sosa y no parece muy sociable-apiunto Harry intentando inventar algundefecto de la chica

-¿Bromeas cierto?-pregunto Dean muy en serio-acasono te has dado cuenta que parece ser igual de inteligente que Hermione, y selleva bien con todo el mundo a la gente nisiquiera le importa de que casa es ypor lo visto a ella tampoco se lleva bien con los Gryffindors, Huffelpufs,Revenclaws y hasta con los Slytherigs, eso es raro.

 

-pues no se leva bien conmigo-se defendio Harry-ynoparece querer hacerlo y para ser sincero tampoco yo estoy interesado entrabar ningun tipo de relacion con ella.

-claro-dijo Dean con sarcasmo mientras Ronsofocaba una risa-a proposito se que a Chang no le caenada bien Morgan, dicenque se entero que ya no le gustas y que ahora estas intereado en la chicanueva.

-a mi no me gusta Morgan- recalco Harry.

-si te gusta-contradijo Dean.

-no, no me gusta- siguio negando Harry mas paraconvencrse a si mismo que a Dean.

-Vamos,solo aceptalo es bellisima e inteligente acualquiera le gustaria esa chica.

-pues no, ella es muy..es muy...es muy guapa escierto pero...es solo que no es mi tipo.

-si claro.Es bueno saberlo para cuando estesoltero.-rio Dean.

-cierto Dean-contraataco Harry-¿Que hay de Ginny?

-¿que hay de que?-pregunto el muchacho dejando dereir y poniendose tenso con la mirada acusadora de Ron-es mi novia, o eso es loque creo...

-Pero se evitan todo el dia¿no?, fue lo quedijiste.

-dije que ella es quien huye de mi, y para sersincero no creo que sea buena idea hablar con mi cuñado de esto.

-vamos Dean-animo Harry.

-si de igual, ¿cual es tu punto?- aporto Ron.

-yo...tenemos problemas con...ya saben...losacercamientosfisicos, me refiero a los besos-añadio Dean al notar la mirada deRon-esalgo nuevo para ambos.-termino Dean avergonzado.Ron sonrio con maliciaantes de hablar.

-Deberias pedirle consejo a Harry tiene algo deexperiencia- comento Ronestallando encarcajadas recondando el antiguo comentario que habian hacho sobre Cho Chang.

-Pues no tambien como tu, amigo.- repondio Harrysin pensar en las consecuensias que esto podia tener en Ron que de inmediatodejo de reir.

-esta bien, creo que fue suficiente de chicas-seapresuro a comenta Dean- deberiamos enfocar nuestras vidas en otras cosas.

Durante las siguientes dos semanas los chicos sehabian dedicado a juntar mas miembros para el ED y haci poder conseguir mashoras libres, entre dichos miembros se encontraba Morgan que habia ido corriendo a buscar a Ron para preguntar sipodia entrar en cuanto se entero de dicho reclutamiento, lo cual no le habiaagradado a Hermione ni un poco cuando se entero, pero no dijo nada.

El dia lunes de la semana siguiente Tonks cito ael ED en su oficina.

-vaya, parece que han llegado a una cantidad masque aceptable de miembros- exclamo sorprendida al ver a los muchos nuevosmiembros reunidos-bueno, segun se yo, ya tenian un representante: Harry.Alguien tiene alguna objecion con eso, ¿desean algun cambio?o ¿tienen algunaotra sugerencia?

Todos los chicos intercambiaron miradas, peronadie hizo ningun comentario.

-Muy bien en ese caso Harry les seguiraimpartiendo las clases, Dumblendore piensa que cuando Harry considere quealguien ya tiene la suficiente preparacion, podriamos hacerle una pequeñaprueba y si la pasa podria compartir la responsabilidad de las clases deHarry. Bueno, supongo que eso es todo,parece que tendran horas extras para sus reuniones, pueden irse.-terminosonriendo

Harry salio de la habitacion junto con todos losdemas con una gran sonrisa en la cara, al igual que todos los demas integrantesdel ED.

-Por cierto, Harry-llamo Tonks-Minerva me pidioque te recordara las pruebas de quidditch.

 

Harry asintio y sonrio aun mas antes de salirnuevamente y subir las escaleras en direccion a la casa de Gryffindor.


Al dia siguiente Harry alcanzo a Hermione en elvestibulo, habian quedado de verse alli despues del desayuno que Hermioneevitaba a toda costa para no ver a Ron.

-hola Hermione, creo que debemos hablar.

-ah, hola Harry, claro, ¿sobre que?-respondio lachica como si Harry hubiera interrumpido sus pensamientos.

-yo, creo que...este...¿aun no tienes...pensadovolver a hablar con Ron?, creo que deberian de superarlo, esto se pone cada vezmas incomodo.

-pues siento mucho tu posicion en esto Harry-respondioHermione realmente molesta pero suaviso su tono enseguida-lo lamento Harry,pero...¿podriamos hablar de otra cosa?

-Hermione, mira-replico Harry-mira Ron te quiere ybueno...no lo estoy defendiendo ni nada, pero lo que dijo solo fue porque sepuso nervioso cuando llego Ginny.

-Basta Harry, lo hizo para humillarme y nointentes culpar a Ginny.

-Yo no estoy culpando a Ginny, no creo que ellatenga la culpa de nada, es solo...mira, te entiendo, y te doy toda la razonenmolestarte, pero tambien creo que el merece una segunda oportunidad.El siemprete ha querido,¿ recuerdas el baile en cuarto, cuando fuiste con Krum, recuerdascomo se molesto Ron?, lo hizo por celos porque fuiste con Krum, nopor todas lasidioteces que dijo sobre traicionarme y todo eso.y lo sabes.

Hermione lo miro fijamente unos segundos y luegosonrio ligeramente.

-bueno-contesto Hermione y Harry noto algodiferente en sueso seria voz-tal veztengas un poco de razon en eso, pero...dimeque Ron no te mando a hablandar lascosas ¿cierto?, eso seria el colmo, si quiere algo que me lo diga el mismo,diselo.

Hermione giro a su derecha y desaparecio por lapuerta del grasn comedor.

-Hermione...ven.

Harry dio la vuelta y choco con Morgan la cual lehizo un gesto muy parecido a una sonrisa aunque Harry no estuvo seguro de quefuera eso o una mueca de odio, luego lachica se sonrojo y sin decir ni una palabra desaparecio justo en el mismo lugarpor el que habia desparecido Hermione.

Harry se quedo pasmado unos segundos con laesperanza de que Dean tuviera algo de razon, "¿pero que demonios tesucede?"penso Harry para sus adentros "son alucinasiones tuyas, esta claro queella quiere a Malfoy, y de cualquier manera ¿porque estas tan interesado eneso?, a ti no te importa Morgan" se convencio a si mismo.

-Harry, espera-era Ron que estaba vastanteagitado, harry volteo a verlo confundido- ¿viste a Hermione?¿que te dijo?

-ella, pues..adivino que no se me habia ocurrido ami solo el propiciar un acercamiento y ...me pidio que que te dijera que si queriasque supiera algo se lo digeras tu mismo.

-claro, gracias-murmuro Ron un pocodesilucionado-bueno, sera mejor que nos demos prisa devemos llegar a laspruebas, ¿no?

-Gran idea,Ron-dijo Ginny detras de el chico

-¿de que hablas?

-yo me encargo de llevar a Hermione, haci podrashablar con Hermione.

-no creo que acepte ir , esta muy molesta, perogracias.-exclamo Ron decepcionado.

-ira, yo me encargo. Vamos Ron, tienes queintentarlo Ron, no pierdes nada.-animo Ginny.

-si pierdo-contradijo Ron aun mas triste-aHermione.

-Haci que es verdad lo que dicen-solto una voz quearrastraba las palabras detras de ellos, parecia que acababa de salir del grancomedor y iba acompañado de Crabbe y Goyle como raramente lo hacia desde quehabia iniciado el curso-muy mal Weasley, eso es lo unico que le falta a tufamilia que te mezcles en lios amorosos con una sangre sucia, piensalo Weasley,aunque por otro lado te felicito por haberla destozado de esa manera...

 

-callate Draco-ordeno una dulce pero firme vozdecidida detras del chico justo al mismo tiempo Ginny y Harry agarraban los brazos de Ron para evitar una pelea. Dracose hizo a un lado para dejar ver de quien habia sido la voz que lo habiacallado, Harry se sorprendio al ver a Parvati, Lavander y Morgan detras delpalido chico,estaba claro que la voz que habia oido antes era de Morgan, ya queconocia a la perfeccion las de las otras dos chicas y sabia que nunca sehabrian atrevido a hablarle asi a Malfoy-el no te ha hecho nada, dejalo en paz-continuo Morgan dirigiendose hacia Malfoy y tomandolo del brazo-vamonos-susurrola chica jalando a Draco y dirigiendole una mirada de dedisculpa a Ron que ledevolvio una de agradecimiento.

Ginny bufo al lado de su hermano una vez que M alfoy,Crabbe y Goyle se habian ido en compañia de Morgan y que Parvati y Lavanderhabian regresado asustadas al gran comedor.

-Basta-susurro Ron-¿o que, me diran que ese fue unacto lleno de maldad?-ni Ginny ni Harry dijeron nada, tenian que aceptar queles alegraba que alguien ubiera interrumpido esa pelea, pero no podian sentirseexactamente agradecidos.-Olvidenlo. Ya vamonos.

Ginny se separo de los chicos que siguieron sucamino hacia el campo de quidditch que se encontraba en perfecta iluminacionsolar y en exelentes condiciones. No paso mucho tiempo antes que losinteresados en formar parte del nuevo equipo se comenzaron a juntar y Harry nopudo hacer mas que sentir añoranza por sus antiguos compañeros de equipo ymiedo al ver a los interesados, los hermanos Creavey, Lavander Brown, ParvatiPatil, Dean Thomas, Seamus Finnigan y Ginny, que venia un poco mas lejosacompañada por Hermione que tenia los brazos muy apretados al estomagocomo sise le fuera a caer si le soltaba. Desde el punto de vista de Harry sin importarquienes se quedaran aquello estaria realmente muy lejos de ser un buen equipo.

Ginny llego con Hermione hasta donde estaban losdemas y le guiño un ojo a su hermano.

-Hola-saludo timidamente Ron sonrojandose-¿tucrees que podriamos hablar?

-Puedes, di lo que tengas que decir-respondio deforma seca Hermione.

-Pense que podrias darme unos segundos asolas.-insistio Ron.

-La verdad es que tengo algo de prisa, y supongoque Harry tambien haci que solo di lo que tengas que decir.

Ron solto un respingo al darse cuenta de que nopodria convencerla de hablar a solas, pero tomo aire y hablo de nuevo.

-Yo queria que tu supieras que... se que soy unidiota,¿si? Y lo lamento, pero necesito que me disculpes y me encantaria masque cualquier otra cosa que me dieras una oportunidad y aceptaras salirconmigo.

Hermione se quedo petrificada unos segundos eraobvio que no confiaba en que Ron encontrara el valor de decirle todo eso frentea tantas personas, la chica se sonrojo y abrio la boca lentamente pararesponder, pero lo que siguio paso muy rapido Ron le dedico una enorme sonrisaa alguien que claramente no era Hermione ya que incluso dejo de mirarla parahacer un gesto de saludo,que solo Hermione vio pero a lo cual reacciono volteando instantaneamente paradescubrir que era Morgan la persona a quien Ron habia sonreido, aunque Morganestaba muy a lo lejos de los terrenos y ni siquiera parecia haberse inmutado.

 

-No-respondio Hermione haciendo que Ron volviera aposar su atencion en ella-desde luego que no Ronald Weasley-sigui la chicafuriosa y con un color casi morado en el rostro-deja de perder tu tiempo.¿Piensas que voy a seguir dejando que me humilles?, si tando te gustaesa...dejame en paz. No me importa lo que tu hagas.-dicho esto la chica dio lavuelta y se fue corriendo del campo . Nadie dijo nada durante un tiempo dehecho pocos entendian hasta que Morgan llego por atras y saludo con un suave"hola" dejando claro que "esa..."era ella. La chica los miro extrañada por lasmiradas que sus compañeros le dedicaban pero no le costo ni un minuto captar laexpresion de Ron y comprender que algo habia ido mal entre su amigo y Hermioney que ese algo tenia algo que ver con ella.

-Yo, supongo que al menos lo intente.-suspiro Ronatrayendo de nuevo las miradas hacia el.

-Por algun motivo creo que fue mi culpa-susurroMorgan-lo lamento tanto Ron.

-Por dios, ¿como puedes culparte?, se quenisiquiera me viste saludrte estabas a metros de distancia-susurro Ron mientrasdaba unos cuantos pasos arrastrando su escoba deanimado y dejando atrs al retode los chicos.

-¿eh?-dijo Harry basilante-creo que deberiamosiniciar la pruebas el espectaculo termino haci que, ¿todos tienen escoba?

Colin y Denis Creavey mostraron dos barredoras congran entusiasmo, Lavander y Parvati mostraron sus nuevas Nimbus 2.000 , Deantenia una cometa , Seamus una starwine liger, Harry sabia que la escoba deGinny era una barredora era del mismo modelo que la de Ron, pero de segundamano y vio como Morgan sujetaba una Saeta de Fuego muy bien cuidada a sucostado como queriendo ocultarla, fue entonces cuando Harry comprendio queMorgan tambien estaba ahi para acer la prueba, lo cual no le agrado enabsoluto, si antes habia estado seguro de que no obtendria nada bueno de losaspirantes a su equipo de quidditch, ahora el presentimiento habia aumentado.

-muy bien. Dijo Harry sin quitarle la mirada a laescoba de Morgan-creo que...¿Ginny?

-a yo... quiero hacer la prueba para cazadora.

-Perfecto-dijo Harry volteando para mirar a lapelirroja-¿quien mas esta interesado en esa posicion?-los hermanos Creavey,Parvati, Lavander y Morgan alzaron la mano.

-y supongo que ustedes quieren sergolpeadores-apunto Harry a Dean y Seamus que asintieron sonrientes.-buenosupongo que lo mejor sera iniciar con una prueba de vuelo.

Harry hiso que cada uno se alzara en vuelo dieratres vueltas alrededor del estadio y despues aterrizara mientras les contaba eltiempo todos lo hicieron muy bien a exepcion de Denis que casi se cae de laescoba en la primera vuelta. Ademas de que las Nimbus y la seta parecianotorgarles mucha ventaja a sus dueñas que fueron las mas rapidas.

-Exelente-dijo Harry un poco mas esperanzado conlos resultados que acababa de obtener-muy bien ahora, los cazadores los ireformando en grupos de tres y mantendran un pequeño combate con nuestro guardianmientras los cazadores les tiran la quaffle, no debe ser muy dificil ya quepracticamente no tendran adversario. Bien primero Colin, Lavander y Parvati.Ron, ¿podrias...

Ron subio a proteger los aros de gol, por otrolado Seamus y Dean subieron con la quaffle Harry espero un rato despues desoltar la bludger para asegurarse de quesus unicos dos aspirantes a golpeador la manejaran bien ya que no queriaarriesgar a nadie, cuando esuvo seguro de que no eran tan malos indico alprimer grupo que subiera y bajo para lanzar la quaffle Parvati tomo la quaffleen el aire pero con mucha dificultad y se la paso a Lavander que no tuvoproblema para dirigirse a los aros de gol la primera vez y casi meterla, aunquela recupero volvio a perdrla al esquibar la bludger que Sean le habia mandado,mientras tanto Denis parecia tener suficientes problemas solo con su escoba.

 

-Bien-dijo Harry-creo que lo intentaremos conColin.

-Los resultados no variaron mucho aunque Colinvolaba mejor que su hermano parecia incapaz de lograr agarrar la quaffle ymucho menos esquibar a la bludger. Parvati seguia siendo persistente en su cazade la quaffle, pero no le resultaba nada facil y parecia tener suerte de queninguna quaffle la hubiera atacado aun.

-Provemos con Parvati, Lavander y Ginny-dijo Harrysin voltear a ver atrs pero pudo sentir la disgustada mirada de Morganclavandose en su frente, sabia que la chica se habia ofendido de que la tomaracomo ultima opcion pero fijo no persivir el enojo y se concentro en mirarfijamente los aros de gol.

Harry volvio a lanzar la quaffle al aire yLavander la tomo agilmente y se la paso en un muy buen pase a Parvati, peroesta la dejo caer torpemente de sus manos, Ginny se lanzo tras la pelota y laatrapo unos segundos antes de que llegara al sueloy la lanzo hacia los aros degol donde Ron la paro y la mando de regreso nuevamente la chica la atrapo yvolvio a lanzar haciendo que en esta ocacion lograra entrar a los aros de gol.

-Muy bien-solto Harry cuando la primera bludgerpaso rosando el brazo de Parvati y esta grito y se solto de la escoba sinintentar moverse de su sitio y casi cayendose por la perdida de equilibrio-estoes mas dificil de lo que crei-murmuro Harry pero todos pudieronoirlo.-Deacuerdo -dijo volviendo a alzar la voz-Ginny, Lavander y...Morgan.-termino sin voltear a ver a la chica que antes de despegar coloco susaeta de fuego en el piso y se dirigio a Denis Creavey para pedirle subarredora dejando claro que queria demostrar algo, se subio a la escoba ydespogo rapida y agilmente. Harry lanzo nuevamente la quaffle al aire y Ginnyla atrapo y le mando un pase a Morgan aunque mas que un pase parecia que teniaintensiones de romperle la cara con la pelota pero la chica la agarro agilmenteantes de que se hacercara a menos de medio metro de su rostro, despues le mandoun agil pase a Lavander pero esta tuvo que evitar a su vez una bludger por loque la pelota sigui su camino hacia el suelo Morgan se encontraba a facil unosdiez metros de distancia de la quaffle pero volo tan aprisa sobre la barredoraque pudo recuperar la pelota en menos de dos segundos, le tomo otros tressegundos dirigirse a los aros de gol burlar a Ron y meter con extrema facilidadla quaffle por ellos.

Harry no pudo evitar que le colgara la mandibulaal ver aquello, por mucho que le disgustara tenia que aceptar que Morgan erapor mucho la mas agil cazadora que habia visto y eso incluyendo a los de losmundiales de quidditch, estaba seguro de que ganaria con facilidad un mano a manocon cualquiera de aquellos cazadores haci que parecia estupido negarle laadmision al equipo de Gryffindor solo por un prejuicio personal, ademas teniaque aceptar que Morgan habia provado que era rapida por si sola al dejar susaeta en el piso, Harry no podia ni imaginar lo que la chica seria capaz dehacer subida en la escoba maravilla.

 

-Creo que encontre a mi equipo-aseguro Harry envoz alta y con una sonrisa en la cara aunque ni Ginny ni Morgan se lasdevolvieron-lo lamento chicos- se disculpo Harry con Parvati y los Creavey-pero es lo mejor para Gryffindor.

-No te preocupes Harry- consolo Colin aun animadoy se fue con su hermano y Parvati despues de que Morgan le debolvio la escoba aDenis.

Harry puso a su nuevo equipo a hacer ejerciciossimples de calentamiento y jugaron un pequeño partido.

-Muy bien, los quiero ver aqui- dijo Harry unahora despues-los quiero ver aqui el proximo viernes a las seis, pueden irse.

Todos los chios se arremolinaron a intercambiar suemocion pero Harry alcanzo a ver a una Hermione que salia escondiendose de lasgradas para retomar su camino hacia el castillo asi que corrio para alcanzar asu amiga.

-No lo entiendo-dijo Harry cuando llego al lado desu amiga-¿porque hiciste eso?

-¿el que?-pregunto Hermione sin dejar de caminar.

-Rechasarlo, decirle que no quieres salir con el,ambos sabemos que eso no es verdad y no puedes decir que no esta interesado, telo pidio frente a todos y tu...

-Por que no quiero acerlo-respondio Hermioneparandose en seco y volteando a ver a su amigo-ademas, tenia que vengarme, selo merece.-concluyo antes de retomar la marcha hacia el interior del castillo.

-¿vengarte?, vamos Hermione no lo hiciste por eso.

-¿y que mas da si lo hice por eso o no?¿como seatreve a preguntarme eso y luego mostrarme como coquetea con su estupidaamiguita?

-vamos Hermione, ella nisiquiera lo vio.

-bien, ¿porque la metiste al equipo?-preguntoHermione molesta-pense que no te agradaba, ¿o que, tambien te encanto con su"carisma"?

-no, no me agrada, pero tu la viste Hermione.-dijoel chico excusandose mientras se acercaban al retrato de la dama Gorda, Harrynoto hasta entonces lo rapido que habian caminado para llegar tan rapido por elcamino mas largo a la casa de Gryffindor lo cual le hiso sentir un ligero doloren los pies.

-si, la vi, tiene cara de tonta.

-sabes a que me refiero, es exelente y muy rapida,seria catalogado como el peor y mas imbesil capitan de quidditch si no lahubiera aceptado.

-si claro, el quidditch, "Globestones"-dijoHermione al retrato de la dama gorda que se hiso a un ladopara permitirles elpaso a la sala comun de Gryffindor para dejarles ver que tanto Ron como Morgantambien habian caminado muy rapido y obviamente por un camino mas corto ya quelos dos se encontraban sentados en un sofa de espaldas a ellos hablando.

-no, Leila, no tiene caso, creo que deberia darmepor vencido, es mas que obvio que Hermione me odia y por lo tanto no va a salirconmigo-Ron solto un suspiro exasperado antes de llevarse las manos a lacara-lo peror es que nisiquiera podre recuperar su amistad.Soy un verdaderoestupido.

Harry y Hermione estaban a unos cuantos metrosdetras de ellos, aunque parecia que ni Ron ni Morgan habian advertido aun supresencia.

-¿como la llamo?.pregunto Harry a Hermione en unsusurro.

-Leila...debe ser su nombre ya que no acostumbrenpresentar a los alumnos por el y todos los profesores le llaman Morgan. Perocallate.-ordeno Hermione llevandose el dedo indice a los labios.

-Lo lamento tanto, Ron-oyeron que se disculpabaMorgan dandole palmadas amistosas a Ronen la espalda-te juro que si hubiera sabido lo que pasaria nisiquiera me abriadirigido al campo. En verdad lo lamento tanto.

 

-Por dios, deja de culparte, como hibas a saberlo,y tu ni siquiera me viste, es solo que queria darte las gracias por lo deMalfoy y...no es tu culpa.Es solo que...yo no puedo evitar sentirme asi, laquiero y estoy seguro de que a ella ya no le importo ni en lo mas minimo.

Morgan le echo una mirada de preocupacion a suamigo como si temiera que fuera a suicidarse si lo dejaba. A Hermione se leempañaron los ojos y comenzo a llorar en silencio antes de hablar un poco masalto.

-¿es verdad?-pregunto la chica acercandose a Ronmientras Leila se alejaba medio metro del chico para evitar nuevos disgustos.Ron volteo sorprendido y colorado al oir la voz de Hermione, adivino que lohabia oido, y supuso que acababa de hacer el ridiculouna vez mas.

-¿que creo que me odias?

.no tonto, lo otro...que tu me quieres. SusurroHermione mientras Morgan se paraba del sofa y se alejba otros dos metros.

-yo...si-respondio Ron con la cabeza gacha.

-Ron...tu, tu...si me importas, como no podriasimportarme si tu... creo que me gustas desde hace años-Respondio Hermione quecasi habia alcanzado el mismo color de Ron aunque tenia una timida mediasonrisa en el rostro.

-¿que?-pregunto Ron alzando la mirada-¿en...enserio?

-desde luego que si, pero...ya basta no debesreirte- solto Hermione al ver la amplia sonrisa que Ron habia dibujado en surostro.

-No, no lo hago...es solo que tu...dime,¿aceptaras salir conmigo?, ya lo dije.- solto Ron algo liberado.

-es que yo creo que...-Harry echo una dura miradaa Hermione, que al parecer cumplio su objetivo-supongo que podriamosintentarlo.

Ron se levanto del sillon y se acerco rapidamentaha Hermione antes de rodearla por la cintura y darle un cariñoso beso en loslabios al que la chica corrspondio.

Tonto Morgan como Harry miraron a sus amigos unossegundos con una sonrisa hasta que Harry desvio su vista hacia Morgan que encuanto noto los verdes ojos de Harry en su rostro le deseo suerte a Ron en unsusurro y subio al dormitorio de chicas fingiendo que Harry era un mueble masde la sala comun.

El tiempo paso rapido y tranquilo, aunque habiasido bastante aburrido para Harry que aunque pasaba tiempo con Ron y Hermione,se sentia obligado a darles tiempo a solas para que compartieran sussentimientos.

La ultima semana de Noviembre y el frio y la nieve tambien llegaron enmenos tiempo del que Ron y Hermione habian notado que habia pasado desde latarde en que por fin se habian declarado sus sentimientos y ahora seencontraban mas emocionados y nerviosos, y no eran los unicos ya que la mayoriade los estudiantes se encontraban ansiosos por la proxima visita a Hogsmade.

-¿y?-pregunto Harry a Ron una mañana en el grancomedor-¿Cuando saldran tu y Hermione?, creo que seria bueno que me mantuvieralo suficiente mente alejado ese dia, supongo que seria bueno tener planesreales, para que Hermione no se sienta mal.

-si bueno, te lo agradesco, enserio. Y, nose...estoy esperando que llegue la visita a Hogsmade.

-Solo faltan dos dias.-recordo Harry una vez mas,habia estado mencionandole a Ron cuantos dias faltaban para aquella salida,desde hacia dos semanas.

-Lo se. ¿realmente no te importa que no pasemos eldia contigo?, digo...

-Tengo suficiente con Hermione como para que tutambien te sientas culpable, puedo sobrevivir sin su compañia durante un dia.Solo, diviertanse ustedes, no les dare el gusto de dejarlos solos muchas veces.

 

-¿iras a Hogsmade?-pregunto Ron con curiosidad.

-.no lo se, ya encontrare que hacer. Queria darmeuna vuelta por la casa de los gritos, lo he estado considerando ultimamente-dijo Harry mas para si mismo que para avisarle a su amigo lo que hiba a hacer,pero se arrepintio de inmediato en cuanto vio el cambio en la cara de Ron.

-no, Harry, no creo que sea una buena idea.

-¿porque?, tengo derecho a ir, nadie lo prohibe ninada.Solo quiero, satisfesermi curiosidad.

-no es verdad-dijo Ron muy serio y con una caraque mostraba el enojo y la preocupacion que sentia- quieres ir ahi porque esellugar donde conosiste a Sirius. Si vas alla lo unico que conseguiras essentirte mal, y nisiquiera sera un buen recuerdo- añadio Ron estremesiendose alrecordar todo lo que habia pasado aquella noche-Escucha mas te vale quedesistas ahora mismo de esos planes o me obligaras a canselar mi cita conHermione, lo cual solo lograra que te sientas culpable.-añadio Ron intentandorecuperar su sonrisa.

-Esta bien, no ire.-cedio Harry de mala gana.

-Ya enserio Harry, no deberias torturarte.

Los dos dias que que faltaban para la salida aHogsmade pasaron sin ningun acontesimiento digno de mension para ninguno de lostres amigos, fuera del hecho de que Hermione parecia dividida en sus emocionesporque moria de ganas por pasar la tarde en Hogsmade a solas con Ron, pero sesentia sumamente culpable por dejar a Harry solo.

Desde laprimera hora Ron y Hermione estaban mas que listos para salir y se fueron enlos primeros carruajes que salieron del castillo, Harry considero quedarse enel castillo, pero decidio que no le vendria nada mal una cerveza de mantequillay que seguramente encontraria a alguien en Hogsmade, por algun motivo penso en Hagrid, no se habian visto mucho desde queiniciaron las clases.

Haci que se subio a una de las carretas acompañadopor dos jovenes Hufflepufs que a juzgar por su emocion era la primera vez queirian al pueblo, en cuando llegaron a Hogsmade, Harry decidio que se dirigiriadirecto a las tres escobas al no ver a nadie interesante con quien hablar enlos lugares cercanos.

El bar de madame Rosmerta estaba abarrotado deestudiantes de Hogwarts, en su mayoria de tercer año. Harry se dirigio a laprimera mesa vacia que vio, le parecio ideal de inmediato, ya que estabaligeramente oculta en una de las esquinas del bar. Se sento y esperopacientemente a que la señora Rosmerta le preguntara su orden y luego se puso aanalizar a todas las personas que se encontraban en el lugar, vio una enormefigura que entro por el bar, estuvo seguro de que era Hagrid, y le hizo unaligera seña con la mano, pero al parecer su amigo no lo vio ya que se inclino ahablar con alguien unos minutos y luego salio por el mismo lugar por elquehabia entrado. Harry no quito la vista del lugar donde Harry se habiainclinado, le tomo unos segundos distinguir una bella y ondulada cabelleranegra dirigiendose a la barra y decirle algo a la señora Rosmerta, antes devoltear hacia su direccion. Harry no se sorprendio de ver el rostro de Morgan,sabia de quien se trataba desde que vio las ondas de cabello negro, lo que lesorprendio fue que la chica parecia caminar hacia su direccion, estaba segurode ello y sentia como el color se le subia a la cara al notar los hermosos ojosmiel de la chica fijos en el.

 

-Hola Harry- saludo la chica sonriente, lo cualsolo causo que a este le entrara una oleada de panico, jamas habia notado lohermosa que era la voz de la chica, y su sonrisa lo era aun mas.-¿estas solo?

A Harry le costo unos segundos reunir el valorpara contestar.

-¿Ehh?...si, si.

-¿te molestaria que me siente?-pregunto la chicacon timides aunque sin dejar de sonreir.

-Yo, no...claro que no- dijo recorriendose paraque la chica ocupara su antiguo lugar-¿Morgan, no es cierto?-pregunto Harry conla intension de fingir que nunca se habia molestado siquiera en conocer elnombre de la chica, pero comprendio que habia sido un intento inutil y absurdocuando vio como ella enarcaba una ceja.

-Si,¿no conocias mi nombre?- pregunto la chica conuna sonrisa, pero con una mirada bastante acusadora.

-yo...no, quiero decir...claro que conosco tunombre- respondio Harry sintiendo como su cara aumentaba de temperatura-McGonagall nos presento, y formas parte de mi equipo de quidditch.

-por un momento pense que talvez tenias problemasde memoria-bromeo Morgan- pero no me llames haci, dime Leila.

-¿Leila?-pregunto Harry sintiendose un poco menosavergonzado.

-Si es mi segundo nombre, creo que suena...menosfuerte que Morgan.

-¿Morgan es tu nombre?-pregunto Harry recordandola platica que habia tenido con Hermione cuando escucharon que Ron llamaba"Leila" a Morgan-¿entonces, cual es tu apellido?

La señora Rosmerta interrumpio en ese momento paraentregarles dos cervezas de mantequilla, Harry vio de reojo la expresionindesisa de Morgan por un minuto penso que la chica cambiaria de temaaprovechando la interrupcion, pero ella retomo la palabra en cuanto la señoraRosmerta se fue.

-Mi apellido es Black.Morgan Leila Black, paraservirte.-sonrio la chica con desicion.

Harry se atraganto con el trago que acababa dedarle a su cerveza de mantequilla al oir aquello.

-¿que?¿tu...tu apellido es Bl...Black?

-si-La sonrisa de Morgan desaparecio, ahora surostro reflejaba una tristeza enorme-Dumblendore penso que considerando lo quese habia dicho ultimamente de mi padre, no era buena idea para mi vida socialmencionar mi apellido.Pero supongo que es hoara de que se vayan enterando.

-¿lo que se ha dicho ultimamente de tupadre?-inquirio Harry esperando una respuesta que por algun motivo creiaconocer.

-Si...mi padre es...quiero decir era...-a Morganse le empañaron los ojos al hacer esta correcion-Sirius Black.

-¡¿Tu padre era Sirius?¡- pregunto Harry atonito.Morgan asintio y bajo la mirada-haci que eso es lo que queria decir Ron-susurroHarry al recordar que su amigo habia dicho que aquella chica llevaba a alguienimportante en la sangre. Ahora que la veia lograva ver en ella algunos de losfinos rasgos de Sirius en el rostro de Morgan.

-¿que dices?-pregunto Morgan como respuesta alsusurro de Harry.

-yo,no nada...¿sabes que Sirius era mipadrino?-pregunto Harry sin entender como es que habia tardado tanto en conocerla existencia de aquella chica con la cercania que supuso deberian de habertenido, si su vida hubiera sido "normal".

-Si, lo sabia-resoplo Morgan avergonzada-de hecho,esa es la razon por la que no te habia hablado antes.-confeso la chica.

-no lo entiendo, ¿porque?, quiero decir, pudimoshaber hablado de mil cosas.

 

-Bueno-dijo la chica volviendo a posar sus ojosmiel en Harry-Para serte sincera sentia un poco de odio hacia ti...no teofendas- se apresuro a disculparse- Es solo que, se que el...mi padre te quiso tanto,tal vez mas que a nadie y ... me parecia tan injusto, digo yo nunca lo conoci,jamas lo tuve cerca y a ti te amo, mientras daba a mi madre por muerta y a mipor inexistente.-una lagrima rodo por la mejilla de la chica. A Harry le costoentnder lo que la chica habia dicho.-pero lo lamento, digo se que en realidadno es tu culpa que el te quisiera.

-Espera.-dijo Harry reflexionando-¿Sirius no sabiaque tenia una hija?

-No, se entero pocos dias antes de su muerte, dehecho se que planeaba decirtelo. El siempre penso que mi madre y yo habiamosmuerto, el le ordeno que huyera en cuanto supo del riesgo que se corria, yasabes...Creyo que mi madre habia muerto en un ataque que los mortifagoshicieron a la zona donde se suponia que estabamos, y nunca pudo comprobarlo ya que no pasaron nidos dias de eso cuando tus padres murieron y lo metieron a Azkaban.Obviamenteuna bebe huerfana no habria sobrevivido sola un dia haci que...pero no paso, mimadre no murio, pero si le hicieron un gran daño cuando intento protegerme,despues de eso y al saber lo de mi padre y que seguramente nunca volveriamos asaber de el fuimos a vivir a Francia con mi abuela, ella murio a los pocos añosde que llegamos y mi madre resistio todo lo que pudo, pero creo que sufriademasiado...se emociono mucho cuando supo que mi padre habia escapado deAzkaban y tardo mucho tiempo en contactarlo para decirle que estabamos vivas,se veia muy contenta entonces, pero...no pudo con la noticia de su muerte justotres dias despues de que hablaron. Yo pase el resto del año en la escuela hastaque llegaron las vacaciones y mi padrino fue por mi a Francia, a sido un granapoyo para mi...yo sabia lo de mi Padre pero aun haci el me dijo que el.. habia mu...muerto, aunqueno menciono muchos detalles,solo dijo que el y mi padre habian hablado antes demi haci que cuando supo lo de mi madre decidio ir a buscarme, hizo todos lostramitespara traerme y ..aqui estoy. Esa esla historia en resumidascuentas-finalizo la chica mientras Harry la analisaba con cierta comprension asu dolor.

-¿tu padrino?¿quien es?-pregunto Harry preguntandosea quien mas que no fuera su padre pudo haber nombrado Sirius padrino de suhija.

-Remus Lupin-respondio ella volviendo a iluminarsu rostro con una sonrisa- el habla muy bien de ti, ¿sabes?

-bueno, al parecer eso no te convencio muchodehablarme.-apunto Harry pero Morgan solo sonrio a manera de disculpa-¿porque lohiciste ahora?¿que tal tu odio, desaparecio?

-sip-respondio la chica dandole un sorbo a subebida- ya no lo siento.

-¿porque?...digo, no es que quiera que regrese, mealegra que ya no me odies, es solo que...no lo entiendo.

-Tranquilo, Harry. Es solo que no veia con laclaridad que ahora lo hago. Se que tu tampoco tuviste a tus padres, de hechocreo que sufriste mas que yo, y...bueno ahora se lo agradable que es saber quetienes a alguien que se preocupe por ti, como un padre, y supongo que para mipadre tambien debio haber sido gratificante tenerte en su vida, despues deperder a mi madre y a...mi, ademas de a tus padres. Supongo que fuiste lo mejorque pudo pasarle en la vida, una ayuda para sanar las perdidas, ahora entiendoeso, y lamento haber sido tan tonta. ¿me perdonarias por mi idiotes?

 

-No creoque halla sido ninguuna idiotes, creo que me abria sentido igual que tu deestar en tus zapatos,no tengo nada que perdonarte,Morgan.

-Leila-corrigio la chica sonriendo.-te loagradesco, en verdad. Ahora dime ¿que planeas hacer?

-¿yo...ehhh?-inquirio Harry confundido por lapregunta-¿con respecto a que?

-con respecto a nada, Harry-respondio "Leila"sonriendo como si fuera obvio a que se referia-queria saber si tenias plateadohacer algo en especial hoy.

-¡¿Que?¡, no, no-se contradijo Harry pensando enque su tono habia sido muy violento haci que intento remediarlo-quiero decirque no tengo ningun plan, ¿porque?

-mmm...bueno, me preguntaba si querrias pasar eldia conmigo. Desde luego solo si no tienes nada mejor que hacer, via a tusamigos se veian...ocupados.-solto la chica con una sonrisa invitadora a la queHarry no pudo evitar corresponder.

-yo, no...no tengo ningun plan en realidad, ydesde luego que no me molesta pasar el dia contigo-añadio el chico pensando aquien podria molestarle tener esa clase de compañia, Leila parecio divertida alver su rostro lo cual causo que Harry se sonrojara un poco.-¿quieres hacer algoen especial?-pregunto el chico un poco mas seguro de si mismo.

-no, no conosco el pueblo, haci que dejare que tuelijas.

Harry se ofrecio a pagar las bebidas antes de quesalieran del bar, le sorprendio darse cuenta de que sus nervios habiandesaparecido y que queria preguntarle un monton de cosas a la hermosa chica quecaminaba a su lado.

-¿podria hacerte algunas preguntas?-solto Harrycon precaucion mientras caminaban sin rumbo fijo por las calles de Hogsmade.

-supongo que si, lo menos que puedo hacer pararecompensar mi mal comportamiento es dejar que des rienda suelta a tucuriosidad.

-¿sales con Malfoy?-pregunto Harry de inmediato,nisiquiera supo por que lo hiso, moria de curiosidad de saber la respuesta perohabia planeado hacer por lo menos veinte preguntas mas antes de llegar aaquella, pero no se sentia avergonzado en lo absoluto, si no ansioso porconocer la respuesta.

-¡No¡-rugio Leila un tanto ofendida-no loentiendo, ¿por que la pregunta?

-yo solo... sentia curiosidad-se excuso Harry,pero no pudo contener que sus celos se notaran en su voz cuando continuohablando- pasan mucho tiempo juntos.Me daba esa idea.

La chica sono una risita inosente que a Harry leparecio bastante encantadora, y tranquilizante. Ella lo miro aun riendo.

-Me agrada-explico la chica-creo que somos buenosamigos. No lo voy a negar creo que tiene cierto atractivo fisico-añadio-pero,no es mi tipo.¿que me dices tu?

-¿yo?, ¿de que?

-¿sales con alguien?- pregunto Leila alzando losojos.

-No. Soy soltero.

-No es lo que me contaron-aseguro la chica.

-¿a no?-pregunto Harry realmente sorprendido.

-oi que tenias cierta relacion con la buscadora deRevenclaw.

-Cho Chang-reconocio Harry y por algun motivosintio prisa por dejar clara aquella situacion-no, no tengo ninguna relacioncon ella. Salimos el año pasado-admitio el.

-es linda-observo la chica-¿por que dejaron desalir?

-No funciono, ella...creo que realmente ninguno delos dos sentia algo lo suficientemente fuerte por el otro- explico Harrydandose esa explicacion mas a si mismo que a su acompañante.

-¿Ya no te atraeella?

-No, creo que siento una extraña y fuertefasinacion por otra chica. Respondio Harry de nuevo mas para si mismo al darecuenta de la fuerte sensacion que sentia en el estomago mientras caminaba cercade Leila.-Hablando de otra cosa, te mencione que creo que eres muy buena enquidditch.

 

-¿en serio?, pense que te habia molestadoaceptarme en el equipo.

-bueno, no me sentia del todo comodocontigo-reconocio Harry.

-supongo que tengo parte de culpa en ello.-asintioLeila con una mirada comprensiva.

-Pero abria sido un tonto si no te hubieraaceptado en el equipo. Nadie podria negar que tienes talento y eres rapida.

-Gracias, ya sabes, talento natural. Mi madre fueuna exelente cazadora en Hufflepuf. Ademas no negare que he entrenado bastantepara fortalecer ese talento- añadio la chica sonriendo mas aun- tu no eres nadamalo.

-¿que puedo decir?, "talento natural" -cito Harryy ambos rieron unos segundos.

-¿sabes?-dijo la chica mas seria-mi escoba tambienfue un regalo de mi padre, igual que la tuya. Remus dijo que corrio a comprarlaen cuanto supo que vivia, ni siquiera lo escucho cuando Remus le dijo que nosabia si a mi me gustaba el quidditch, estaba seguro de ello...

Habian llegado a la entrada deHoneydukes cuandoLeila interrumpio su frase, antes de que perdiera la mirada en Ron y Hermioneque se encontraban al fondo de la tienda dandose mutuamente unos extrañosdulces en forma de corazon. Leila suspiro al lado de Harry con una sonrisasatisfecha.

-¿por que no me enseñas el resto delpueblo?-pregunto Leila a Harry despues de unos escasos segundos.

-Claro- acepto el chico encantado en verdad.

Harry guio a Leila por los locales mas visitadosde Hogsmade y siguieron un rato hasta que llegaron al frente de la casa de losgritos. Harry duduo unos minutos antes de aproximarse mas seguido de cerca porLeila, cuando estubo frente a la prueta la golpeo con la fuerza suficiente paraabrirla.

-¿no crees que esta lugar es untanto...escalofriante?-pregunto Leila al chico para recordarle que estaba allilo cual logro su proposito de manera inmediata, pero no con la intesion queella esperaba.

-En realidad no-murmuro Harry con sinceridad-¿meacompañarias?-Leila parecio dudosa por primera vez por lo que Harry continuopara darle animos-¿tu...conoces la...identidad de Remus?

La chica dudo de lo que Harry le preguntaba antesde contestar.

-¿te refieres a lo del hombrelobo?

Harry suspiro aliviado de no haber metido la patacomunicandole a Leila algo de lo que no debia enterarse.

-bueno, esta es su obra-prosiguio Harry- no haynada escalofriante dentro, solo las destrucciones causadas por los problemas decaracter del amigo de nuestros padre.

-Creo que seria mejor en otro momento, Harry, note ofendas, estoy segura de que no planeas secuestrarme ahi dentro ni nada,pero creo que es mejor volver al colegio.

-Leila- rogo Harry-Juro que te llevare al colegi.Prometo que no dejare que te hagas ni un rasguño.

La chica dudo unos segundos mas pero luego losiguio al interior de la casa, recorrieron con lentitud la casa donde Harryrecordaba los primeros momentos quehabia compartido con su padrino, pero no dio muestra alguna de que algo loinquietaba, por algunas razon se sentia obligado a mantener a Leila a salvo,incluso de la tristeza que podria causarle la mencion del nombre de Sirius.Antes de lo que Harry penso posible se encontraban en el tunel que condusia al suace boxeador, Harryse tomo el atrevimiento de sujetar a Laila por la mano, y esta no puso objecionalguna y lo siguio pegada a el hasta el arbol, donde el localizo el nudo en eltronco y se apresuro a presionarlo para inmovilizar el arbol y dejarles el pasohacia los terrenos seguro.

 

-¿que te parecio?-pregunto Harry curiosa aun sinsoltar la mano de la chica.

-te lo dije:escalofriante. Pero tengo que admitirque de no ser por ti abria muerto de aburrimiento esta tarde.-Añadio la chicamientras entraban a el castillo. Se miraron unos minutos en silencio cuandonotaron una mirada pentrante en sus nucas. Leila volteo lentamente para divisara Malfoy a unos metros y le hizo una seña de saludo con la mano. Harry solto suotra mano al ver al chico.

-¿por que se llevan tan mal?-pregunto Leilavolviendo a clavar su vista en Harry.

-Mmmm...no lo se-declaro Harry- "es un talentonatural"- cito el chico de nuevo aunque continuo al ver que no habia tenido lagracia que el esperaba-es solo haci, el me odia y yo a el, fue haci desde eldia en que nos conocimos, algo espontaneo.

-Creo que tiene solucion.

-no-corto Harry-no lo tiene

-yo te odiaba-ataco Leila.

-Es distinto-expuso el chico rodeandola con unbrazo por la cintura y guiandola hacia el gran comedor-creo que tussentimientos eran mas de reencor que de odio, y tenias motivos para tenerlo,digamos que el tuyo es un odio motivado. El nuestro es natural.

-No me parece coherente.

-mmm...a mi los Malfoy, creo que simplemente no megustan-respondio Harry pensando que tal vez era preferible omitirle a Laila lasconexiones de dicha familia con lord Voldemort, primero porque no sabia si lecreria, y luego porque no sabia que reacciones tendria al saberlo.

Cenaron juntos mientras hablaros amablemente yluego se dirigieron hacia la sala comu de Gryffindor riendo, pero Leila sedespidio en cuanto vio a Ron y Hermione entrar.

-Creo que me voy, no quiero causarles masproblemas con ella- señalo la chica mientras hacia obvio que se referia aHermione- fue agradable pasar el dia contigo, Harry, enserio. Bueno, buenasnoches.-termino antes de darle un rapido beso en la mejilla que lo dejoperplejo mientras veia como sus dos migos se acercaban a el.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

Al día siguiente en la mañana Ron y Hermione llegaronal gran comedor tomados de la mano mientras se susurraban cosas al oído ysoltaban risitas de complicidad, razones por las que Harry prefirió darles unpoco de intimidad y se dirigió l otro lado de la mesa para sentance junto aNeville.

-Hola-saludo con todo el ánimo que fue capaz de juntaral ver hacia donde se dirigía el día.

Neville solo respondió con un gesto con la cabeza yaque su atragantada boca no podía emitir ningún sonido. Harry comenzó acontemplar el menú que se extendía físicamente antes sus ojos, se disponía atomar una tostada, cuando sintió como unos suaves labios tocaban su mejilla conseguridad, cuando tuvo tiempo de reaccionar al beso fugaz noto que Leila estabasentada a su lado con sus hermosos ojos miel sonriéndole. Por absurdo queparecía sus expectativas sobre el día cambiaron de inmediato al verla ahísentada.

-¡Hola Leila¡-saludo el chico fracasando al ocultar laalegría en su voz.

-¿Qué tal Neville?-saludo la chica después de darle unbeso en la mejilla al chico que se sentaba frente a ellos haciendo que sesonrojara.

 

-¿Qué harás, hoy?-pregunto Harry a la chica una vezque estuvo seguro de que su compañero no moriría de un ataque cardiaco o algoparecido.

-mmm
no lo se, tenia planeado ir a visitar a Hagrid.Se que tu y el se llevan de maravilla, ¿no quieres acompañarme?

-Claro-respondió el chico sin dudar. Intercambiaronunas cuantas miradas penetrantes antes de que un pequeño tumulto en la entradadel gran comedor los obligara a volver a la realidad, Harry se dio cuenta deque Neville le agitaba el brazo mientras movía los labios, pero le costoentender lo que decía. Solo reacciono cuando escucho el nombre de Ron yHermione entre aquellas palabras.

-¿Qué?-pregunto confundido apartando la mirada delrostro de Leila

-Que es Ron el que esta en la puerta conMalfoy-rezongo Neville una vez mas dando a entender que lo había dicho carca deun millar de veces antes.

-¡¿Qué?!-tanto Harry como Leila se pararon de suasiento de golpe al oír claramente aquellas palabras, y se dirigieron a todavelocidad a la entrada del gran comedor donde Dean sujetaba con fuerza a un Ronfurioso mientras Hermione rogaba que se tranquilizara y Malfoy le hablaba sobrelas cabezas de otros cuantos estudiantes de Gryffindor que servían como barrerapara que Ron no se le lanzara a Malfoy.

-vamos Weasley, no tienes porque sentirtehaci-prosiguio Malfoy-todos aquí sabíamos ya que tu familia estaba condenada acaer lo mas bajo que es posible. Lo que no sabíamos es que eras tu quien losiba a mezclar con una sangre sucia.-menciono las ultimas palabras con una muecade asco y mas odio que antes mostrando con toda claridad que quería referirse aalgo mas que repugnante.

-Te voy a
-Ron lucho con todas sus fuerzas paraquitarse a Dean de encima y poder sacar su varita de uno de sus bolsillosmientras Hermione volvia a suplicar que no hiciera nada, por lo cual el chicodudo.

-¿Ahora vas a seguir las ordenes de la sangresucia?...Tal vez deberías escucharla, la ultima vez que intentaste defenderlade su asquerosa naturaleza terminaste tragando babosas, ¿no lorecuerdas?-recordo Draco con una sonrisa de suficiencia en el rostro.

-No tendrás tanta suerte ahora, estúpido
-respondioRon apartando con fuerza, pero cuidadosamente a Hermione de su camino paraacercarse a Malfoy

-¡Basta!-interrumpio Leila cuando recupero lamovilidad parándose entre los dos chicos con decisión y poniendo una mano en elpecho de cada uno. Malfoy abrió la boca pero Leila lo miro con duraza antes deañadir-mejor cállate Draco.

Ron lo miro unos segundos antes de que se formara unasonrisa complacida en su rostro y bajara la guardia. Leila relajo los brazos,pero Ron solto una exclamación en tono de burla.

-Al menos la chica que me da ordenes es mi novia.

Malfoy enrojeció de ira al captar que se refería surelación con Leila, pero Ron ya se había dado la vuelta y tomado a Hermione porla cintura para salir del gran comedor seguido por Harry, Neville y Dean. Leilale dirijio una severa mirada de reproche a Malfoy antes de seguir a losGryffindors.

Neville y Dean los acompañaron el tiempo necesariopara asegurarse de que Ron no iria a partirle la cara a Malfoy, luego se fueronplaticando dejando a Harry, Leila Ron y Hermione sumidos en un silencioincomodo que Harry intento romper después de unos minutos de intercambio demiradas.

 

-Bueno ¿Vamos a ver a Hagrid, o que?

-Claro, claro-acepto Leila y volteo a ver aRon-¿quieren venir?-ofreció la chica.

Ron iba a contestar pero Hermione se le adelanto yrespondió sin mirar a Leila.

-No esta. Se fue a Londres esta mañana.

-Ohh-exclamo Leila algo desilusionada-supongo que tendréque esperar. Bueno-continuo recuperando su sonrisa-en tal caso creo que iré ala lechuceria, mi carta no debe tardaren llegar.-termino Leila y dio media vuelta.

-Espera-pidió Harry-te acompaño.-propuso y se adelantoa su lado.

Los dos chicos llegaron a la lechuceria intercambiandorisas y chistes Hedwig volo al brazo de Harry en cuanto esta entro a lahabitación Leila le dedico unos minutos a acariciar el blanco plumaje de lamascota de Harry antes de dirigirse hacia una lechuza de plumaje amarillo queemitia ligeros y elegantes reflejos dorados.

-Se llama Claud-explico la chica mientras la sosteníagentilmente en su brazo y le quitaba con delicadeza la carta que tenia en lapata derecha-extraña Francia, es duro para ella, pero le agradesco que se quedeconmigo.-añadio con una nota nostálgica en la voz.

-¿tu también, lo haces?-pregunto Harry, mientras Leilavolvía a poner a Claude en una superficie de madera lisa.

-no. Es decir, algunas cosas, creo que es inevitableextrañar ciertos aspectos de mi antigua vida
ya sabes, mi casa, mis
recuerdos,pero me gusta aquí, me siento
no me siento sola.

Harry miro laexpresión triste del rostro de la chica, sintió la necesidad de abrazarla perose contuvo por miedo a la reacción que esto pudiera ocasionar en leila.

-¿puedo
hay algo que pueda hacer, para que te sientasmejor aquí?

Leila alzo la vista y le dedico una débil sonrisa.

-Ya lo estas haciendo. En serio Harry, te agradezcoque estés aquí, para mi es
creo que si las cosas
ya sabes, si Voldemort nohubiera

Harry puso los ojos como platos al notar que la voz deLeila no había dudado ni un minuto al mencionar el nombre del mago máspeligroso de todos los tiempos pero ella ni siquiera lo noto y siguió hablandocomo si nada.

-Creo que de no haber sido así, abríamos crecidojuntos. Eres un buen recuerdo, y un buen amigo de la vida que no tuvimos.

-yo
-dijo Harry intentando reaccionar a susorpresa-creo que podemos ser amigos en la vida que tenemos.

Leila ensancho un poco más su sonrisa y le dedico unamirada de agradecimiento a Harry.

-Bien-exclamo abriendo la carta que tenia en lasmanos- Oh! esto
Lupin dice que debería preguntarte si iras a pasar lasnavidades en el cuartel de la orden. Dice que les preguntemos a Ron y Hermionelo mismo.

-¿te molesta eso?-pregunto Harry al ver que la sonrisade la chica había vuelto a basilar.

-Claro que no-repuso ella volviendo a sonreír- es soloque
es grandioso, pasar las navidades en
familia, es algo un tanto nuevo parami.

-Tranquila, la pasaras genial-aseguro Harry-¿Regresamos?

-Si, claro.-contesto Leila y se encaminaron de vueltaal castillo.

No tardaron mucho en pisar el suelo del vestíbulo deentrada donde vieron a Malfoy recargado en una pared. "Te veré, en unossegundos, adelántate" murmuro Leila a Harry antes de dirigirse hacia el pálidochico. Harry asintió y se dirigió hacia la torre de Gryffindor mientrasintentaba buscar en su mente que temas serian los adecuados para comenzar lasnuevas reuniones del ED.

 

"lo mejor será dar un repaso" susurro en voz alta.

-Esa no es la contraseña-le respondió la aguda voz dela señora gorda cuando el chico hubo llegado sin notarlo frente a su retrato.

-Ah, que? Si claro, "Hemis Hetario"-la dama gorda sehiso a un lado para permitirle a Harry el paso a la sala común donde Ron y Hermioneestaban en un sillón dándose carisias y besos mientras conversaban. Harry fue asentarse al sillón que se encontraba junto a sus amigos con un sentimiento deincomodidad.

-Vaya-exclamo Ron en cuanto lo vio -¿desde cuando tellevas tan bien con Morgan?

Hermione soltó un suspiro de disgusto cuando oyó lapregunta, pero ninguno de los dos chicos le presto mucha atención.

-Leila-corrigió Harry- y no es de tuincumbencia.-añadio a la defensiva. Ron enarco las cejas al oír la respuestaantes de reírse.

-Vamos. Dilo
¿ya sabes todos los mmm
la historia deLeila?

-Si-resoplo Harry sabiendo a lo que Ron se refería eignorando la molesta cara de Hermione al no entender nada.

-Te lo dije.

-Lo se.

-¿y?- continúo preguntando Ron.

-¿y que?

-¿Qué piensas, de ella?

-ella, no lo se
digo, es verdad que ella es, creo quees una buena persona me cae bien.

-solo eso.

-¿Por qué no vuelves a tus asuntos?-pregunto Harrydisimulando una sonrisa de complicidad y señalando a Hermione con la caramientras tomaba un libro de la mesita de centro que había junto a el y fingíaenfrascarse en su lectura. Se concentro en no apartar la vista del libro hastaque el sonido de la puerta lo distrajo y vio entrar a Leila por el, entoncesinvoluntariamente se le escapo una sonrisa y se puso de pie para dirigirse a sulado.

-¿Cómo te fue?-pregunto Harry intentando volver aestablecer la agradable conexión que había descubierto podía tener con Leila.

-Nada, interesante-respondió ella como si estuvierahablando con un amigo que conocía desde hacia años, a Harry le agrado aqueltono de confianza y dibujo una sonrisa en su rostro.-prometio que intentaría no molestarlos.

Harry negó con la cabeza pensando en lo poco probableque resultaría el cumplimiento de aquella promesa.

-¿les preguntaste sobre lo de navidad?-le cuestiono lachica ignorando aquel gesto.

-No, están
ocupados.-dijo Harry sonriendo-Y créeme,lograr ese estado de tranquilidad entre esos dos no es algo fácil, así que creoque es mejor dejar que estén así todo el tiempo que sea posible.

Leila soltó un suspiro antes de contestar.

-Se ven grandiosos, provocan un poco de celos. Digo,¿a quien no le encantaría tener una relación así?

Harry la volteo a ver de reojo sin poder explicarsemuy bien a si mismo, porque sentía que el color se le subía a la cara.

Las vacaciones de Navidad llegaron con una rapidezimpresionante. Ron había aceptado la invitación de pasar la navidad en GrimmundPlace ya que su familia haría lo mismo, Hermione rechazo la oferta, Harryestaba seguro de que era porque le molestaba la presencia de Leila, aunque lamuchacha aseguraba que no era así, y que solo quería ir a Alemania a visitar asu abuela materna. Así que el primer día de vacaciones Ron, Harry y Leilaacompañados por Ginny-que había aceptado a regañadientes ir a GrimmundPlace-tomaron el autobús noctambulo en Hogsmeade para dirigirse al cuartel. Elviaje no fue de lo mas cómodo, en opinión de Harry no era uno de los serviciosque ofrecía el transporte, pero llegaron bastante rápido a la calle, dondetuvieron que esperar unos segundos para poder presenciar como la casa aparecíafrente a ellos de la nada. Se acercaron a la puerta pero Lupin ya la habíaabierto antes de que llegaran.

 

-¡hola chicos¡-saludo con alegría-veo que se llevanbien.-observo. Lo cual ocasiono que Ginny que se mostraba en total desacuerdocon dicha afirmación pusiera los ojos en blanco.

Lupin se apresuro a ayudarles con sus maletas a laschicas y luego se hiso a un lado para permitirles el paso. Entraron al recibidordonde la señora Weasley donde la señora Weasley los esperaba impaciente y conun rostro cariñoso.

-Tu debes de ser Leila-exclamo al ver a la chica-Vayaeres tan linda como Lupin aseguraba. Bueno bienvenida a casa cariño, créemepuedes sentirte como en familia aseguro la señora Weasley antes de darle unaabrazo de bienvenida a la chica que lo recibió agradecida.

No había nadie mas en la casa por lo que se dirigieronderechito a sus habitaciones, la señora Weasley había pensado que seria un buengesto dejarle la recamara de Sirius a Leila, por lo que la habitación habíasido reacondicionada, Harry sonrió al ver como Leila acariciaba lentamente lasfotos que habían puesto de su padre en la habitación, estaba seguro de quehabía sido idea de Lupin y de que ella las estaba disfrutando a pesar de lamelancolía que se notaba sentía. Desempacaron toda la mañana y después laseñora Weasley les dio unas cajas llenas de todos los adornos navideños con losque contaban para decorar la casa.

Harry no pudo evitar recordarla alegría que habíavisto en Sirius la ultima navidad cuando vio el rostro de Leila lleno deemoción y alegría, seguía sin entender como no se había dado cuenta del fuertelazo que había entre la chica y su padrino, sobre todo viendo las agradablescaracterísticas que compartían. Pasaron casi todo el día decorando la casa ycomiendo sándwiches, hasta que el pequeño y feo elfo domestico, Kreacher, entroen la sala y Harry se encontró con su mirada. No pudo evitar su reacción encuanto lo vio sintió como si su antigua felicidad se esfumara siendo sustituidapor una ira incontrolable.

-¡¿Por qué sigue aquí este maldito elfo? ¿Que nadie hatenido la
nadie ha podido creerlo?!

Todos en el cuarto voltearon a ver al elfo que habíacausado que Harry se parara de su asiento y se pusiera colorado de ira. Lupintomo aire mientras miraba con calma a Harry previendo lo que su respuestapodría ocasionar.

-Harry, nosotros no
en realidad no tenemos el derechode correrlo, ya sabes. Además esta el detalle de toda la información queconoce.

-¿A quien le importa la maldita información?¿seamosrealistas que de lo que se ha dicho no lo sabe Voldemort?, y pudo haber soltadotodo lo que sabia la ultima vez que se fue.

-Harry, eso no es
-comenzó la señora Weasley peroHarry siguió gritando.

-y es el quien provoco que yo llevara a Ginny, Luna,Neville, Hermione y Ron al ministerio casi a morir

-Harry sabes que eso no tiene importancia nadie piensaen eso sobre

-¿Y que hay de Sirius?, ¡Esa cosa tiene la mitad deculpa de que Sirius este muerto!-Grito el chico sin pensar, aunque le costosolo dos segundos arrepentirse de lo que había dicho.

 

Leila parpadeo rápidamente antes de reaccionar, perodespués de ello sus ojos se llenaron de lágrimas contenidas. Harry la miroarrepentido de lo que había dicho, no había sido su intención recordarle a lachica la muerte de su padre y mucho menos los detalles de esta, no le gustabaver a Leila llorar, pero al parecer la chica no pensaba hacerlo, lo único quehacia ella era recorrer al elfo con la mirada, como evaluándolo, mientras elelfo seguía parado justo en el mismo lugar donde se había petrificado cuandoHarry comenzó a gritar. Leila tomo aire y hablo con voz firme sin apartar lamirada del elfo.

-Bueno, estoy de acuerdo con Harry.-dijo-no creo quesepa nada importante, de lo que Voldemort no este enterado. Y si hablamos dederechos, me gustaría suponer que yo si tengo el derecho de correrlo.

Kreacher había estado viendo a Harry, pero volteo aver instantáneamente a Leila en cuanto la chica dijo aquello, le clavo la vistade una manera extraña y sorprendida antes de hablar con su espantosa vozchillona

-¿y usted quien demonios se cree para sentirse conesos derechos?

-Morgan Leila Black- respondió la muchacha con unaamplia sonrisa de autosuficiencia mientras todos los demás contemplaban la escenaen silencio.-Supongo que ese apellido debe de tener alguna importancia para ti.

Kreacher siguió manteniendo la vista fija en la chica,pero la manera en que la miraba había cambiado, era una mezcla de respeto,miedo e incredulidad.

-¿Morgan
?No, eso no es posible la señorita Qu
no, lafamilia Black dijo que eso nunca pasaría, conocían las leyes de la sangre,ellos nunca hubieran, es demasiado

Harry se dio cuenta que no era el único que no comprendíael extraño discurso de el elfo cuando miro a su alrededor, pero al parecerLeila había entendido a la perfección toda la sorpresa del elfo.

-Muy bien Kreacher, al menos sabes lo que te conviene.Ahora creo que te daré una última orden, solo por si acaso, aunque supongo queno vas a arriesgarte a decir nada de cualquier forma, pero mas vale. Te prohíboque digas, menciones o simplemente pienses nunca en cualquier cosa que hayasoído o visto en este lugar. Estas despedido.-con su última frase la chica searranco de un tirón la bufanda que llevaba en el cuello y la tiro a los piesdel elfo.

-No, no, usted no puede sacarme de aquí, siempre hehecho lo que han dicho
hasta aguante a esa asquerosa sangre sucia y a lospelirrojos traidores, no me va a alejar de esta casa la hija del único Blackque ha avergonzado a la familia

Ron tomo a Kreacher por el cuello y a la bufanda consu otra mano y lo llevo a rastras hasta la puerta.

-Ve a otro lado, Kreacher. Tal vez los Malfoynecesiten a un estúpido elfo.

Ron le cerró la puerta en la cara y volvió a la saladonde todos habían vuelto a ocupar sus asientos sin decir una palabra, aexcepción de Harry que seguía parado en el mismo sitio, pero ahora veía conojos arrepentido a Leila.

-Lo
lo siento-susurro Harry a Leila cuando todos losdemás habían vuelto a decorar la casa fingiendo que no había pasado nada.

-Esta bien, Harry, no te preocupes-sonaba bastantesincera, pero Harry estaba seguro de que solo fingía, seguramente se habíavuelto a ganar su odio, y con toda la razón del mundo tenia que aceptarlo elera el culpable de la muerte de Sirius y no era la primera vez que lo veía así,pero si la primera vez que sabia que esa certeza podía afectar a alguien masque a el mismo. No, Leila no ´podía hacer otra cosa que odiarlo, pretender queeso no era así debía ser un gran error, el mismo se odiaba de tal forma que lehabía costado un enorme esfuerzo sobrevivir a su propia presencia desde que sesupo culpable de la muerte de su padrino.

 

-¿Harry?-pregunto una dulce voz femeninainterrumpiendo sus pensamientos de odio a si mismo.

-Creo que tal vez también deberías de echarme a mí. Yotengo incluso mas culpa que Kreacher sobre
ya sabes.

Leila lo miro incrédula durante unos segundos antes deresponder, a Harry esto le pareció eterno, esperaba que ella se pusiera agritarle y lo sacara a patadas de aquella casa, la casa de su padre, pero envez de esto la chica sonrió con un poco de lastima antes de darle a Harry unrápido beso en la mejilla, Harry no esperaba aquello lo cual provoco que sesonrojara aun mas de lo que ese beso abríacausado en cualquier otro momento, tardo mas de un minuto en juntar el valorpara ver a Leila a la cara y su sorpresa fue aun mas grande cuando se encontrócon los ojos de la chica que mostraban de todo menos odio hacia el.

-No seas tonto-soltó la chica con una risita-yo nopuedo correrte de esta casa, es tan tuya como mía.

-¿Qué?-fue la única palabra que pudo articular elmuchacho mientras ella seguía sonriendo y estiraba unos adornos navideños.

-Que esta casa te pertenece a ti en la mismaproporción que a mí.

-No, eso no es verdad.-contradijo Harry a modo dedisculpa. Pero Leila solo se rio mas por esta reacción.

-De hecho-intervino Lupin-si es verdad Harry. Veras seque esto no es fácil de escuchar para ninguno pero
Sirius sabia hacia donde lollevaría todo esto de la orden, lo que digo es que no tenia una seguridad perosabia que existía una gran posibilidad de que el
moriría-Lupin hiso una pausapara evaluar a los dos chicos antes de continuar-Cuando supo de Leila decidióhacer su testamento, ya sabes para asegurarles algunas cosas, el quería quecompartieran esta propiedad y te dejo una de sus cuentas personales a tunombre, no es mucho

-No-interrumpió Harry tajante, esto era estúpido, cadavez se sentía peor-Esto es de Leila, es ella la que tiene derecho a esas cosas,no yo. Me opongo.

-Tranquilízate, Harry-dijo la chica con las manos aunocupadas en el adorno navideño que comenzaba a tomar forma-realmente esa cuentaes poco no es que me hallas dejado en la calle ni nada toda la fortuna de lafamilia Black pasa a ser mía legalmente, junto con la de la familia de mi madreasí que me atrevería a decir que soy unas
tres veces mas rica que los Malfoy,para que te des una idea. No hay

Porque sentir culpa. En cuanto a lo de la casa,realmente no creo que ni tú ni yo queramos estar aquí como residencia, así queotorgue el permiso para que siga siendo el cuartel general de la Orden, esperoque no te moleste.

-Pero esta casa, he pertenecido a los Black siempre,estas en tu derecho.

-Para serte sincera no me agrada mucho eso de reclamartodo lo relacionado con mi "linda" familia paterna, de hecho me hace sentir unpoco
detestable. Así que no hablemos de dicho derecho, lo de la casa estadecidido, es de la orden a menos que tú te opongas.

 

-Yo, no, pero

-Bien-concluyo Leila tomo las cadenas navideñas quehabía terminado de estirar y le dio la espalda a Harry para ir a colgarlas a lapared mas alejada de la sala. Lupin le guiño un ojo a Harry y se fue a ayudar asu ahijada dejando al chico petrificado.

Los días siguientes no hubo mucho que hacer, lo únicointeresante que pasaba en la casa eran las reacciones que tenían los miembrosde la orden al conocer en persona a Leila conforme se iban apareciendo en lacasa, a la mayoría la chica les agradaba desde su primer encuentro, soloalgunos de los visitantes no mostraban un cariño especial a la chica, porsupuesto eso incluía a Snape que se paseo dos veces por la casa poniendo carade asco cada vez que se encontraba con Leila, pero la reacción era reciproca,Moody había tenido mucha "precaución" al tratar con ella pero pronto la agarroafecto y se volvió una de las personas con las que mas le agradaba conversarpor el interés que la chica ponía a sus relatos, por supuesto Leila y Tonks yase conocían pero Harry no pudo entender con precisión cuales eran lossentimientos de la actual profesora de defensa contra las artes oscuras haciala chica, Tonks parecía haber recuperado su torpeza en las vacaciones y esta seacentuaba aun mas en presencia de Leila como si la chica la pusiera nerviosa dealguna manera. En fin los días que faltaban para Navidad se acabaron con unavelocidad increíble, pero habían servido mucho para que Harry y Ron conocieran más a Leila y sintieran una amistad masprofunda hacia la chica, casi incondicional.

-Buenos días chicos-saludo Leila el día de Navidad,parecía que la confianza entre ellos había crecido bastante en los últimosdías, ahora Leila se tomaba con sus dos amigos libertades que antes solo había tenidoHermione con ellos.

-Hola, Leila.-Saludo Ron mientras le lanzaba unaalmohada a Harry- Harry, despierta. ¿Donde se supone que están los regalos?

Leila soltó una carcajada al ver como Ron miraba desesperadolos pies de su cama sin encontrar nada.

-Eso es lo que vine a decirles, tu madre dijo que sino encontrabas tus regalos te pondría muy mal, ahora se a que se refiere. No tepreocupes, Ron, los regalos están junto al árbol de navidad.

-Excelente.

-Los veo en un rato-repuso la chica saliendo de lahabitación.

Harry dio un fuerte suspiro en cuanto Leiladesapareció por la puerta y Ron no tardo ni un segundo en voltear a ver a suamigo.

-Vaya, en verdad te gusta-no era una pregunta, Ronestaba afirmando un hecho mientras miraba a su amigo sonriendo.

-No
no lo se.

-Ah!!-soltó Ron, y su sonrisa se ensancho.

-¿Qué?

-No solo te gusta, la quieres. ¿Estoy en un error?

-Yo
supongo que tienes razón, es solo que
no se comoexplicarlo, hace unas semanas habría jurado que me era totalmente odiosa yahora creo que daría mi vida por verla sonreír. Supongo que tienes razón.

-Es comprensible, tiene una linda sonrisa. Invítala asalir, anímate, ella es linda y agradable, además serias la envidia de toda laescuela. Malfoy te aborrecería.

-Suena sencillo-respondió Harry sonriendo-¿pero quetal cuando tienes que hacerlo? No es tan fácil.

-Tampoco tan difícil
¿Bajamos?-pregunto Ron al ver quesu amigo se había quedado absorto en sus pensamientos.

Los chicos comenzaron a bajar las escaleras cuandollegaron a sus oídos unos gritos que junto con los del retrato de la madre deSirius estaban provocando un enorme y desagradable escándalo en toda la casa.

 

-
tu solo estas coqueteando todo el tiempo con mediomundo. Dime quien será el próximo a quien metas en tus líos amorosos-Ginnysoltaba gritos a Leila tan fuerte que se escuchaba mas que los del retrato dela señora Black- Me das asco, Morgan. No se como te sientes con derecho dedecir que eres hija de Sirius, no tienes nada que ver con el, solo eres unacualquiera. No se que buscas, pero mejor déjanos tranquilos. ¿Por qué novuelves a Francia?

Leila no paraba de llorar mientras recibía todos losinsultos de Ginny. Pero aun así hablo con voz firme cuando le respondió.

-Me tiene muy sin cuidado lo que pienses de mi vidaamorosa, pero para dejarlo claro yo no coqueteo con nadie y
-a la chica se lequebró la voz cuando siguió hablando dejando claro que el tema que seguía erael que realmente le afectaba-no vuelvas a decir que no soy digna de ser la hijade Sirius, ¿tu que sabes sobre mi?, no sabes nada de lo que he sufrido, mi vidaes igual o peor de mala que la tuya.

Leila soltó mas lagrimas de tristeza al verse forzadaa recordar algo que sin duda le dolía. Harry y Ron se dieron prisa en llegarhasta donde estaban las chicas una vez que cayeron en la cuenta de lo que setrataba aquella discusión. Ron se dirigió a Ginny mientras Harry abrazo aLeila, que no paraba de llorar y se había llevado las manos a la cara.

-Ya basta Ginny-bramo Ron-Leila no te ha hecho nada.

-A mi no- respondió molesta y a la defensiva-Pero queme dices de Malfoy, le encanta y contigo pasa mucho tiempo ¿no?, no soy laúnica que lo nota, puedes preguntarle a Hermione su opinión sobre el asunto, yahora es muy amiga de Harry. Es solamente una estúpida.

-Basta ya!!-grito Harry-si no te afecta no te metasGinny.- y dicho esto se llevo a Leila hacia la sala seguidos de cerca por Ron.

Se sentaron en el suelo junto al árbol de Navidad yHarry quito con delicadeza las manos de Leila de su rostro, el chico sintió unapena insoportable al ver los ojos hinchados de Leila.

-¿Estas bien?-pregunto Harry mientras le limpiaba conla mano la lagrima que rodaba por la mejilla de la chica.

-¿creen que soy
así?-pregunto ella con algo devergüenza en el rostro.

-Desde luego que no-respondieron los dos amigos al unisonó.

-Vamos, Leila. Además se que eso no te importa-dijoHarry.

-Es cierto-afirmo ella- es solo que
tampoco a sido muyfácil para mi

-Tranquila, no debes hacer caso ni a ella ni aHermione. Dales un poco de tiempo, deja que te conozcan mejor y te adoraran-laanimo Ron sonriendo-Y ahora vamos a abrir los regalos.-termino el chico una vezque Ron le devolvió la sonrisa.

Ron tomo una caja roja la abrió y saco de ella unatarjeta en forma de corazón y una túnica perfectamente doblada de los ChudleyCannons, abrió la tarjeta y la comenzó a leer mientras Harry abría el regaloque también le había mandado Hermione, era una caja de ranas de chocolate. Leilaobservaba sus regalos sin decidir cual abrir hasta que eligió uno con forromorado brillante de donde saco un telescopio de plata y una tarjeta que leyócon rapidez

-No Harry-grito ella cuando termino de leer la tarjeta. Harry se congelo al instante con todo y el regalo que tenia un forro idénticoal de su amiga.

 

-¿no que?

-No lo abras, es una broma de Draco, tendré que hablarmuy seriamente con el al respecto
Mejor abre el plateado.

Harry la miro unos segundos dudando de la sugerencia,pero igual tomo el regalo plateado y lo abrió. Saco una pequeña snitch de lacaja, le tomo unos segundos descubrir que tenia unas pequeñas letras talladasen ella con las iníciales J.P., y no pudo evitar recordar la escena en la quesu padre dejaba volar una snitch y la atrapaba con agilidad cuando era joven,estaba seguro de que era la misma pelota.

-leila
esto es
¿de donde?...gracias. Mi regalo no estan bueno.

-No te preocupes, no me costo ni un quinto, tengocontactos.- Respondió la chica y le guiño un ojo a Harry con complicidad indicándole que estabaconsiente de quien había sido el antiguo dueño de la pequeña pelota.-Ron, ¿Porqué no abres el tuyo?

Ron tomo el regalo forrado de la misma manera y sacode el un tablero de ajedrez mágico, era bellísimo, estaba echo de una especiede metal suave en discretos tonos de dorado y plateado.

-Me dijeron que eras bueno en el ajedrez-explicoLeila. Mientras Ron se concentraba en cerrar su mandíbula que había colgadodesde que abrió el regalo.

-Es muy
bonito. Gracias.

Leila abrió el regalo de Harry que era un libro quehablaba sobre animagos y otras criaturas extrañas y antiguas. Además Harryhabía añadido a su regalo un pedazo de pergamino que tenia impresa una huellade perro: era el pergamino que Sirius le había mandado a Harry

Para desearle buena suerte en el torneo de los tresmagos. La chica sonrió agradecida comprendiendo a quien pertenecía la nota.

El resto de sus regalos fueron iguales-bromas desortilegios Weasley de los gemelos, caramelos de Hagrid, el regalo de losseñores Weasley- Harry recibió también unos naipes explosivos que le habíamandado Cho y Leila recibió un anillo de plata de su padrino.

La cena también fue muy agradable casi todos losmiembros de la orden se habían reunido y parecían muy dispuestos a ayudar a quela primera Navidad de Leila en "casa" fuera agradable, conversaron un buen ratoy cenaron maravillosamente.

Lasvacaciones se les fueron rápidamente a los chicos, la sorpresa los invadió conuna mezcla de emoción y tristeza cuando notaron que solo faltaba un día para suregreso a Hogwarts, emoción porque sabían que era justo ahí donde habían dejadotodo lo que echaban en falta, sus amigo, las salas, entrenamientos, juegos yhasta algunas clases, sin embargo la tristeza también se hacia notar, habíanpasado una increíble Navidad, de no haber sido por la ausencia de algunaspersonas que era imposible pudieran compartir cualquier momento de vida con ellos, para Harry abría sidoperfecta, lo mismo que para Leila, tanto Ginny como Ron echaron de menos aHermione, pero este ultimo aguardaba por ello con mas ganas el momento de pisarde nuevo los terrenos de Hogwarts. Tanto Fred como George se habían divertidoun buen rato intentando molestar a su hermano con comentarios sobre su relacióncon Hermione, pero al parecer lo único que conseguían era que Ron se sintieramas feliz debido a la seguridad que las propias burlas le creaban en surelación, tanto Harry como Leila se habían divertido bastante viendo todas lasbromas, y Ginny al final había conseguido que Fred la considerara ganadora dela apuesta y le pagara.

 

Eldía de regresar a Hogwarts llego, ni Ron ni Hermione pudieron disimular elplacer que les daba el encontrarse de nuevo, parecía que hubiera pasado unsiglo desde que no se veían o tocaban, y también parecía estaban dispuestos areponer el tiempo perdido, o al menos eso pensó Harry cuando vio a sus dosamigos correr hacia el otro abrazarse e inspeccionar sus rostros como sitemieran que algo hubiera cambiado en el otro durante su corta separación. Nosolo Ron se alejo corriendo en cuanto pisaron los terrenos, Leila también saliódisparada en cuanto vio a Malfoy, Harry sintió una desagradable molestia en elestomago cuando vio como Leila se arrojaba a los brazos de Malfoy y le daba uncariñoso beso en la mejilla mientras este sonreía, no quiso pasar mas tiempocontemplando la escena así que se dirigió hacia el Gran comedor acompañado porGinny, no habían llegado ni a la mitad del camino cuando sintió que unas tibiasmanos le tapaban los ojos antes de que alguien la plantara un beso en lamejilla-y estaba completamente seguro de que no había sido Leila-aparto lasmanos que le rodeaban los ojos y volteo lentamente para encontrarse con sudueña; Cho Chang.

-Hola,Harry-saludo la chica amablemente mientras Ginny le dirigía a Harry un gesto de disculpa y seguía sucamino al Gran Comedor-¿recibiste mi regalo?

-Ehh!Hola, si gracias por el regalo.

-Mealegra que te halla gustado. Quería hablar contigo desde hace tiempo, yo creo

-Mira-resoploHarry un poco irritado sin saber porque, no le molestaba en lo absoluto Cho,pero se sentía un poco impaciente y aburrido para seguir allí-lo siento, perola verdad es que tengo un poco de prisa, tal vez en otra ocasión.

-oh!!Si,claro. Cuando quieras.-respondio Cho pero Harry ya había acelerado el paso parair a la sala común. La opción de ir hacia el Gran Comedor se había vueltosencillamente poco atractiva para Harry. Así que entro sin dudar por el retratode la dama gorda cuando estuvo frente a el.

-Penséque no subirías-le reclamo una voz que fingía molestia. A Harry le sorprendióencontrar ahí a Leila sentada al lado de Parvati y Lavander alrededor de unabola de cristal a la que las ultimas dos chicas no quitaban la mirada de encima.

-Yocreí que estarías con Malfoy.

-No-dijoella parándose de la mesa donde se situaba la bola de cristal que obviamente nole causaba el mismo interés que a sus dos amigas.-puede vivir sin mi un rato,quede de verlo luego. Tu en cambio pareces aburrido-observo mientras Harrysonreía con ironía-Ya enserio me estaba preguntando ahora que volvimos devacaciones y todo eso, ¿Cuándo planeas hacer las reuniones del ED?

-mmm
nohabía pensado mucho en eso últimamente, pero creo que tienes razón, debimoshaber iniciado con ellas hace siglos. ¿Qué te parece el miércoles?, tenemos lashoras libres y todo.

-si-concordóla chica-pero también debes pensar en las reuniones de quidditch, si no entrenamosnos aplastaran como a las moscas.

-otravez tienes razón. Creo que el miércoles es perfecto para el ED, lo delquidditch tendrá que ser más precipitado, empezaremos hoy.

-¿Hoy?-preguntoLeila entre divertida y sorprendida por la respuesta.

-Noquiero que acabemos hechos pomada, ya sabes. ¡Lavander!-grito Harry por encimade Leila, la aludida volteo inmediatamente-te quiero en el campo de quidditchen una hora-la chica asintió antes de que Harry volviera a concentrar su miradaen los ojos miel de Leila-¿podrías buscar a Ron, Dean y Seamus por mi?, yobuscare a Ginny.

 

-Clarocapitán. -resoplo ella con fingida obediencia causando que a Harry se leescapara una risa divertida antes de ver como la chica salía de la sala comúnpara ir a buscar a sus compañeros de equipo.


Rony Hermione estaban subiendo las escaleras cuando Cho Chang apareció frente aellos y se encamino hacia la pareja.

-Holachicos
-saludo de forma despistada, pero parecía como si fuera a ellos aquienes esperara ver-yo
los estaba buscando, es que quería preguntarlesalgo-explico al ver las caras confundidas de los chicos.-No quiero parecer unametiche o una
solo quiero saber, simple curiosidad

-Solosuéltalo de una vez-apuro Ron con impaciencia.

-¿Sabensi Morgan y Harry están
ya saben, juntos?-termino sin mas rodeos.

-No-respondióHermione con decisión y rapidez. Ron volteo de inmediato a verla incrédulo, eraverdad que no estaba diciendo ninguna mentira, pero la forma en que lo dijo ledisgusto.

-Bueno
-dijoel chico intentando reparar la respuesta de Hermione-no, no salen"formalmente", pero estoy seguro de que no me equivoco cuando afirmo que enesas están. No creo que tarde en ocurrir.

Chopuso cara de desilusión antes de volver a hablar- Bueno, creo que lo mejor seráque lo deje en paz.

-¡No¡-rugióHermione -no te des por vencida, ¡nunca¡

-Pero,si a el le gusta otra.- respondió Cho mirando a Hermione sin comprenderexactamente como lo hacia Ron.

-Esono significa que no le gustes tu, solo estamos hablando de una atracción físicahacia Morgan, ni siquiera se conocen muy bien. Deberías intentarlo, ¿Por qué nohablas con el?
pronto tendremos que reunirnos para la reunión del ED
solo estaun poco confundido, ya sabes, creo queno le haría daño un ligero empujoncito.

Elrostro de Cho formo una nueva sonrisa de esperanza y abrió la boca para deciralgo, pero se contuvo cuando vio que Leila se acercaba por las escalerascorriendo hacia ellos.

Leilase detuvo justo delante de ellos y esbozo una leve sonrisa de saludo antes dedirigirse a Ron.

-¿Dóndete habías metido?, te he estado buscando desde hace veinte minutos
Harrydecidió que la practica de quidditch es hoy justo como dentro de media hora.

-Bien,voy para allá.- respondió Ron a su amigo con voz seca. Le lanzo una ruda miradade reproche a Hermione y siguió a Leila cuyo negro cabello revotaba en losaires con alegría mientras caminaba.

Lapráctica fue tranquila a pesar de que no habían practicado antes, y pese a lasinseguridades iníciales de Harry con respecto a su equipo, todo parecía irsobre ruedas, al parecer Dean y Seamushabían estado practicando su papel de golpeadores y ahora eran más precisos, difícilmentese les escapaba una bludger. Ron parecía bastante concentrado en cuidar lospostes, sobre todo porque las cazadoraseran muy buenas, la única que tenia algunos problemas era Lavander, pero Ginnyactuaba con mucha seguridad y rapidez, y ni hablar de Leila, ahora que estabamontada sobre su saeta de fuego era casi imposible de ver y tenia una precisiónrealmente increíble en sus jugadas, era capaz de meter hasta cinco goles duranteun minuto de entrenamiento, gracias a la confusión que causaba su rapidez en elguardián y los golpeadores. Harry tampoco tenía mucho problema en suentrenamiento, su rapidez no había variado y tampoco tenía ninguna dificultadpara encontrar y atrapar la snitch.

 

Alterminar se fueron directamente hacia el Gran Comedor, ni siquiera habíanterminado de entrar cuando Ron ubico a Hermione con la mirada y se dirigióhacia ella, tan pronto llego a su lado la tomo del brazo de una manera bastante"inusual" y se la llevo fuera de la enorme habitación. El resto de losintegrantes del equipo de quidditch cenaron juntos y luego se fueronretirando conforme terminaban, Harry yLeila fueron los últimos en terminar y después se fueron a la sala común deGryffindor donde también se encontraron a Ron y Hermione, pero no se acercaron,porque cuando entraron los encontraron sumidos en una pelea que llenaba degritos la sala, donde afortunadamente nohabía nadie mas que ellos cuatro.

-
nopuedes meterte así en la vida de Harry, o se la vas a arruinar-Ron estaba rojode furia hasta las orejas-¿Por qué demonios tienes que hacerle esto?

-nole voy a arruinar la vida a nadie. Le estoy haciendo un favor.

-¿favor?.Tu sabes perfectamente que a el ya no le importa
¿Qué pretendes con todo esto?

-¿Cómosabes que a el ya no le importa?

-Soysu amigo, lo se y punto.

-Puesyo también soy su amiga, y como tal me preocupo por él. Estoy viendo que es loque le conviene. Me importa ¿entiendes?

-Puesdemuéstralo Hermione.

-Yabasta Ron, ya me canse. No podemos seguir así.

-¿Quésignifica eso?

-queterminamos, se acabo.

-meparece perfecto, no puedo estar con una persona como tu.

-Bien,si eso es lo que quieres.

-No,que quede claro que fuiste tu quien lo prepuso.

-Bien.dejametranquila.

-Todavíano terminamos con lo de

Ronno pudo terminar porque Hermione ya se había ido a su habitación molesta sinsiquiera darse cuenta de que Harry y Leila estaban presentes en la sala común,Ron también subió a su dormitorio molesto sin notar la presencia de sus amigos.

-mencionaronmi nombre-susurro Harry sin comprender.

-Si,lo note-asintió Leila con una mirada tan sorprendida como la de Harry-¿de quecrees que hablaban?

-notengo la menor idea.

-debede ser serio, terminaron.

-si.-asintió Harry.

AunqueRon y Hermione se hablaban al díasiguiente no mostraban ningún interés particular en el otro, Harry supuso quesi seguían hablando era solo para que el no sospechara nada de la pelea queestaba relacionada con el. La situación no era nada cómoda cuando estaban lostres junto, razón por la que Harry intentaba escapar de sus dos amigos la mayorparte del tiempo.

Elmiércoles Harry bajo a desayunar temprano para ahorrarse la compañía de Ron yHermione, que para ese día habían comenzado a molestarse mediante indirectas.Pero Ron lo vio salir y lo alcanzo al poco tiempo en la mesa del Gran Comedor.

-¿Nome vas a decir por que terminaron?-pregunto Harry, había hecho la mismapregunta dos veces antes pero tanto Ron como Hermione se salían por la tangente, realmente no quería meterse enla relación, pero se moría de curiosidad de saber que era lo que tenia que verel en todo eso. Era por eso que había vuelto a preguntarle a su amigo que pusouna cara de resignación.

 

-¿Cómolo sabes?-pregunto el intentando hacer que pareciera algo irrelevante.

-Eh
esalgo obvio-se excuso Harry fingiendo que no sabia nada sobre su pelea.

-Porqueella metió las narices en donde no la llamaron-respondió Ron con amargura y seapresuro a cambiar de tema.

Harry paso todo el día junto a su amigo de vez encuando Leila se les unía porque Hermione estaba pasando últimamente muchotiempo con Parvati y Lavander que no la habían alejado de ellas únicamenteporque Leila se los había pedido. A las cinco se dirigieron hacia la sala demenesteres para poder iniciar la reunión del ED donde ya estaban el resto delos integrantes con rostros inquietos y emocionados.

-Bien-dijo Harry cuando consiguió que todos secallaran-he estado pensando que lo mejor es que realicemos una especie de"repaso" para poder conocer mejor el nivel general de conocimientos que tenemosen el grupo, sobre todo por los nuevos. Así que por favor formen parejas-todoslos chicos se integraron en pares Harry vio como Hermione se tuvo que conformarcon ser pareja de Ron de mala gana cuando el resto de sus amigos estuvieronocupados, incluyendo a Neville que se había quedado al lado de Leila-Podemosempezar con el desarme- se escucharon varios gritos como del conjuro "expelliarmus",como de dolor y sorpresa mientras Harry se paseaba mirando. A Harry no leimpresiono mucho lo que podían o no podían hacer los nuevos. Ni siquiera Leilaque no fallo ni una vez a pesar de que Neville había mejorado bastante, peroHarry atribuyo la suerte de la chica al nerviosismo del que claramente eravictima Neville.-de acuerdo, creo que la mayoría puede hacerlo sindificultades.-les pidió que hicieran un montón de maldiciones mas siguiendo porlas sencillas y subiendo de nivel de dificultad después de pedirle a varios quepararan- creo que podemos intentar con otra cosa, solo para ver el nivel-asegurode nuevo- pasemos al Patronus, los nuevos solo deben concentrarse en unrecuerdo feliz y luego decir "expecto patronum", no se preocupen si no pueden,es algo difícil, no les saldrá a la primera.-hubo un leve murmullo de emoción ydesilusión a la vez, Harry estaba seguro de que seria a pocos los que loconsiguieran, incluso a muchos de los que ya tenían algo de practica lescostaba bastante trabajo, pero aun así los antiguos miembros del ED tomaron lainiciativa e invocaron a sus Patronus, haciendo callar los murmullos-¿y?¿quehay de los demás?-exclamo Harry animando a los nuevos miembros del ED, peroninguno hizo ningún movimiento solo Leila que le dedico a Harry una sonrisa deanimo antes de pronunciar "expecto patrunum", de la varita de la chica salióinstantáneamente una especie de liquido plateado qué tomo forma de un enormeperro. Harry, Ron y Hermione se llevaron las manos a la boca al mismo tiempo alver aquel Patronus, era mucho mas solido que todos los que habían vistoanteriormente, y también mas detallado, se podría decir que mas
real.

-Oh por dios- soltó Ron al ver los magníficos detallesdel Patronus, sin duda alguna era especial- S
sirius.

Leila hizo un ligero movimiento con su varita y elenorme perro plateado desapareció.

-¿po
porque su Patronus tiene esa forma?-preguntoHermione desconcertada, pero en un susurro tan bajo que solo Ron la escucho.

-Lo sabrías si hubieras hablado con ella-respondió Ronde mala gana.

Los demás estudiantes no habían notado nadaextraordinario en el Patronus, a excepción de Ginny que creía comprender queera lo que pasaba- para todos era simplemente un Patronus perfecto que les dio ánimospara intentar lograr una Azaña como esa. Incluso los antiguos estudiantes delED se concentraron más en sus nuevos intentos. Al final de la clase la cuartaparte de los estudiantes nuevos habían conseguido que una débil nube plateadasaliera de sus varitas, aunque los más antiguos no habían obtenido ni el más mínimoprogreso.

 

-Bien-repuso Harry-ya son las siete, han hecho un grantrabajo, pero creo que es suficiente por hoy.

Los felicito a todos por su esfuerzo, se que no esfácil. Pueden irse, nos veremos la próxima semana.

-Harry-susurro Cho que se acerco a Harry mientrastodos los estudiantes revoloteaban y salían de la habitación-me preguntaba sipodríamos
hablar.

-si, claro. Respondió Harry resignado y volteo haciadonde estaba la chica. Ella comenzó a hablar y se acerco mas con lentitud mientrashablaba con el, pero Harry ni siquiera lo noto, mucho menos se puso nervioso,como lo habría estado hace un año, la verdad ni siquiera había notado laexagerada proximidad que había entre ellos se encontraba demasiado ocupadomirando como rebotaban con suavidad las ondas del pelo negro de Leila quehablaba con Seamus.

-¿Harry?...¿escuchaste algo de lo que dije?-exclamoCho después de un rato de esperar una respuesta a una pregunta que habíarealizado. Harry ni siquiera volteo a verla, solo pensaba en los posibles temasde conversación con los que Seamus había abordado a Leila. Cho se acerco más alchico con decisión y tomo su rostro entre sus manos antes de acercarlo con una apasionadafuerza hacia ella para estampar sus labios en los de Harry. A Harry le parecióuna eternidad el tiempo que tardo en reaccionar y empujar lo mas amablementeque le era posible a Cho de su lado, mientras veía como Leila lo volteaba aver. Cho se había aferrado con fuerza a su túnica y se esforzaba por reanudarel beso mientras Leila salió corriendo de la habitación.

-¿Por qué hiciste eso?-pregunto Harry a Cho en cuantologro poner distancia entre ellos.

-porque me gustas, Harry-Cho lo miro con una sonrisade inocente culpabilidad, muy parecida a la que pondría un niño después dehaber realizado una travesura.

-No-dijo Harry mientras negaba con la cabezaintentando buscar las palabras para que su rechazo no sonara demasiadocruel-esto
no va a funcionar, Cho. Ya lo intentamos ¿recuerdas?

-pero entonces era diferente, he madurado, Harry, deverdad, podríamos volver a tratar.-Cho había quitado su sonrisa de su rostro yahora miraba al chico con ojos de suplica-además no fue tan malo la ultima vez.

-No, Cho.-repuso el con decisión-No podemos.- Harryrodeo a la chica en cuanto dijo aquello y salió corriendo de la sala demenesteres con toda la intensión de alcanzar a Leila y hablar con ella, pero sedetuvo en cuanto termino el pasillo. ¿Para que demonios quería alcanzar aLeila?, bueno si lo sabia, quería explicarle lo sucedido, pero
¿Qué le diríacuando la encontrara?, ¿y que si ella no se había ido por el hecho de que lohabía visto besándose con Cho
Haría el ridículo, el no tenia nada que ver conLeila, pero sentía la necesidad de explicárselo, de obtener su perdón aunque nohubiera sido su culpa. Escucho unos pasos silenciosos detrás de el

 

-¿Por qué sigues aquí, parado como in idiota?-preguntoRon en cuanto estuvo junto a el-¿Dónde esta Leila?

-Ron, ¿Qué le diré cuando la encuentre?, ni siquierase si a ella realmente le importa esto

-no seas tonto. ¿Acaso tú notaste algún otro motivopor el cual ella podría salir así?, no había fuego ni nada.

-Yo
si, ayúdame a buscarla.

Harry corrió hacia el piso de abajo, dejando que Ronfuera al de arriba a la torre de Gryffindor. Ron la busco en todos ladosarriba, incluso había pedido a una chica de primero que buscara en losdormitorios de chicas por el, pero Leila no aparecía así que se disponía asalir por el retrato de la dama gorda cuando este se abrió y dejo ver a Leiladel otro lado, tenia el contorno de los ojos rojos e hinchados y su habitualsonrisa se había desvanecido.

-¿Por qué lloras?-le pregunto Ron después de abrazarlay llevarla hasta un sofá.

-Yo, no
por nada.

-te vi salir de la sala de menesteres.

-no se de que

-Vamos, Leila. Soy tu amigo, puedes decírmelo.

-Pero ya no importa.-dijo ella desviando la miradahacia un jarrón de bronce.

-Leila, dimelo.¿tu te fuiste porque Cho beso a Harry?

-¿Cho beso a
No lo entenderías.

-¿Cómo lo sabes?, trata-animo Ron.

-Eres un chico y
yo

-pues
puedo intentarlo, vamos.

-Pues yo creí que
Harry y yo habíamos pasado tantotiempo junto que
supongo que di por hecho que

-a ti te gusta Harry- afirmo Ron para ayudar a suamiga a terminar.


Leila asintió débilmente mientras dejaba rodar una lágrima por su mejilla.

-Debes creer que soy una tonta, pero no se lo digaspor favor. Digo después de este ridículo y de que es obvio que me equivoqueyo
no se lo digas.

-No se lo diré. Pero no creo que seas tonta. Estoyseguro de que a Harry le gustas tú, créeme.

-No, ya no me confundas. Yo solo le agrado. Soy suamiga y así va a seguir todo. Mejor no intentes hacerme sentir mejor, no quierosalir
desilusionada de nuevo.

-Te lo digo enserio, Leila. No creo que tú seas solouna amiga para Harry. Tú le encantas.

-No me mientas. Si fuera cierto no abría dejado queChang lo besara.

Leila se seco las lagrimas y se recargo sobre elhombro de Ron que la abrazo con mas fuerza.

-Ron, no le digas que estuve llorando.

-No lo hare, pero creo que el te vio.

-¡oh, no!-soltó Leila avergonzada dos segundos antes de que la puerta dela sala común volviera a abrirse, para dejar entrar a Hermione. Ambos chicosvoltearon a ver de quien se trataba y Ron no tardo ni dos segundos en soltar aLeila y ponerse de pie mientras Hermione se les aproximaba.


-Ah!!,aquí estas Leila, te he estado buscando desde que Cho y Harry se demostraron suafecto. Perdón, ¿estoy interrumpiendo algo?-resoplo Hermione con un nota deburla y odio mezclados-lo lamento en verdad no sabia que ahora conquistarías aRon. Es una suerte par el, no muchas se fijan en el.

Leilabajo la mirada intentado ignorar a Hermione para no responderle de mal modo.

-Yadéjala, Hermione, mejor vete a otro lado-le dijo Ron volviéndose a sentar en elsofá y abrazando a Leila de nuevo.

-Lolamento enserio, ¿les estoy arruinando el momento romántico?, buenoafortunadamente no siempre soy ten entrometida y deje que Harry y Cho tuvieranel suyo.

 

Leilacontuvo el sollozo que estaba por salir de su garganta y se limpio las lagrimascon la mano.

-¡Basta!-bramoRon.-ya cállate de una vez Hermione.

Lapuerta de la sala común se abrió de nuevo.

-¿Leila?...-murmuroHarry en cuanto la vio pero los gritos de sus amigos lo distrajeron -¿Por quévuelven a pelear?

-Espor mi-confeso Leila aun sollozando-Ron intenta defenderme de las acusacionesde tu amiga. Yo soy la culpable de esto

-No-contradijoRon-tú no tienes nada que ver con esto. Todo es culpa del comportamientoinfantil de la señorita "yo soy muy madura"

-¿perdón?-soltóHermione ofendida.

-Nome interesa-atajo Harry- en serio pueden pelear todo lo que quieran. Yosolo
necesito hablar con Leila.

Lachica levanto la vista tímidamente y tomo la mano que Harry le extendía paraayudarla a levantarse. El chico le paso un tímido brazo por la cintura antes deconducirla al exterior de la sala común.

-¿Leila?...¿estasbien?-pregunto Harry a la chica una vez que se hubieron alejado unos cuantosmetros de la entrada a la torre de Gryffindor.

-Claro-asintióella con la vista clavada en el piso.

-¿Porqué
por que lloras?-se animo a preguntar Harry mientras levantaba su barbillacon un gesto delicado para mirarle bien la cara.

-Noestoy llorando.

-No,pero, ¿Por qué lo hacías?

-Yo
por,porque me siento culpable lo único que he hecho es ocasionar pleitos, inclusoantes de llegar aquí, muchos se molestaron con Lupin por querer traerme, ya sesoluciono pero
y esta Ginny, se que todos en su familia la reprendieron por losgritos de Navidad, a Draco su madre casi lo odia y ahora Ron y Hermione, noquiero arruinar la relación de Ron, es un buen chico

-Noes verdad. -Negó Harry- tú no eres culpable de nada. En cuanto a Ron yHermione, es su estado natural solo que aun no te acostumbras a ello, siemprehan sido así, y sus peleas siempre han estado influenciadas por tonterías, nocreo que llores por eso, ni siquiera creo que realmente te sientas culpableeres muy inteligente como para hacerlo.

-MiraHarry, estoy cansada y
necesito una siesta, creo que será mejor que me vaya ya.Mejor nos vemos luego.

-¡no!,espera-la detuvo el chico y tomo una gran bocanada de aire-¿con quien iras a Hogsmeadela próxima semana?

-Yosupongo que con Draco, le prometí que aceptaría salir con el hace siglos, y aunno lo he hecho.

-Ah,bien
espero que la pases bien-le deseo Harry aunque se arrepintió de inmediatodespués de haber dejado salir las palabras-No olvides que el primer partido esmañana.

-Nolo olvidare.-aseguro la chica con voz mas firme pero aun sin sonreir.sera miprimer partido en Hogwarts, supongo que es algo digno de recordarse.

Leiladio media vuelta y se dirigió nuevamente a la torre de Gryffindor. Harry sequedo unos minutos donde estaba, se golpeo la cabeza con la mano y se maldijo asi mismo unas cuantas veces antes de decidir volver a la sala común, donde paravariar los gritos de sus dos amigos seguían invadiendo el aire.

-
estasen un muy grave error, eso no le hace ningún bien a Harry.

-ytu que sabes. Solo veo las cosas como son, el merece a alguien mejor que estúpidacualquiera
Leila.

-ningunacualquiera, su nombre es Morgan Leila Black-corrigió Ron defendiendo a suamiga. Hermione se quedo pasmada y en silencio unos segundos y cuando volvió ahablar lo hiso en voz mas baja, pero también mas llena de furia.

 

-Asíque es eso, esa es la razón por la que la idolatran tanto. No sean estúpidos elhecho de que lleve el mismo apellido que Sirius no significa que sea como el,podría ser tan odiosa como el resto de la familia y si no es como el, muchomenos es Sirius. Dejen de adorarla como tarados solo por eso. Mírala, se pasahoras con Malfoy, de hecho incluso podría ser una espía, y aun así tú te tomasla molestia de consolarla.

-Dejade decir idioteces, Hermione. Lo único que pasa es que le tienes envidia.

-¿envidia
aesa?, ¿Cómo que se supone que podría envidiarle yo a tu amiguita?

-todo.Pero no voy a seguir perdiendo el tiempo en una discusión que no va a terminarnunca. Esto no es sobre Leila, es sobre como decidiste arruinar la vida deHarry, a no-se corrigió Ron de inmediato-dar un "empujoncito" para que pasara.

-¿Enserio?-preguntoHarry interviniendo en la conversación, quería saber de que se trataba todoaquello, quería saberlo ya para poder subir a su dormitorio y descansar de sutonta pelea-¿podrían decirme de que hablan?

-Nosotros
Bien,te lo diré-acepto Ron después de evaluar duramente a Hermione con la mirada-El lunesCho nos busco para preguntarnos sobre tu relación con Leila, tu amiga aquípresente decidió decirle, que tu y ella no tenían nada que ver, que no habíaningún interés y le dio ánimos para que intentara reconquistarte
lasconsecuencias de eso creo que son obvias. Pero no culpes a Hermione por elentusiasmo de Cho, o las lagrimas de Leila, Hermione lo hiso todo con buenaintensión, porque te mereces algo mejor que la hija de Sirius Black y Cho debeser mejor-Hermione tartamudeo antes de hablar, obviamente no había pensado enque la relación que había entre Sirius y Leila era tan estrecha.

-Noimporta de quien sea hija
-se defendió pero Harry la interrumpió.

-No,no importa, si me importara debería comenzarla a ver como una especie de primay no quiero hacerlo.

-EscuchaHarry, lo siento. Pero en serio, lo hago por tu bien. Me importas.

Harryla miro, sabia que las intenciones de su amiga no incluían hacerle ningún dañode ningún tipo, pero no podía evitar sentirse molesto con ella.

-Ellame interesa. Más que interesarme, me importa. Cho no significa nada para mí,entiendes. No lo arruines, por favor.-musito intentando con todas sus ganas nolevantarle la voz a Hermione.

-Losiento, yo solo

-yaolvidalo- pidio Harry

-Harry,pero yo en verdad, es solo que no creo que

-¡Olvídalo,quieres!-bramo Harry-Ron, tenemos juego mañana, necesitamos descansar, vamos adormir.

Harrysubió rápidamente las escaleras, Ron lo siguió después de haber lanzado otramirada colérica ,decepcionada y llena dereproche a Hermione.

Alas siete del a mañana del día siguiente Harry aprovecho que el equipo dequidditch estaba reunido para poder indicarles que los esperaría en el campo encuanto terminaran de desayunar. Los Gryffindor llegaron con una ventaja demedia hora que aprovecharon para comprobar las condiciones del campo dequidditch. En cuanto los Slytherings aparecieron Harry llamo a su equipo a losvestidores para hablar con ellos.

-mmm
chicos.Se que no hemos entrenado lo suficiente y lo lamento de verdad. Pero créanme,ustedes so
bueno no somos el mejor equipo que ha tenido Gryffindor, aunque esopodría cambiar
lo que quiero decir es que son buenos y confió en ustedes, igualque el resto de los Gryffindors, para ganar este partido. Asi que no debemosdefraudarlos, vamos a ganar.

 

Harryse sentía como un estúpido diciendo su pobre discurso para animar a su equipo,pero no se le ocurría nada mejor.

-Bien-respondieronvarias voces animadas- no los defraudaremos.

-Deacuerdo, pues suerte. Disfrútenlo.-termino Harry nervioso antes de encabezar lafila hacia la salida de los vestidores.

-Tranquilízate,Harry. Todo va a salir bien mientras Ginny no intente tirarme de laescoba.-Bromeo la voz de Leila a su espalda. Harry volteo a verla deseando quela chica le diera un beso de buena suerte, pero tuvo que conformarse con verque había recuperado su radiante sonrisa.

Salieronlentamente de los vestidores al mismo tiempo que los Slytherings. Harry habíaolvidado que ellos también tenían nuevo capitán, aunque no le sorprendió nadaver quien era; Malfoy. No sabia muy bien que era lo que aquel cambio podíasignificar, sobre todo por el resto de los integrantes del equipo donde seencontraban Crabbe, Goyle y Pansy, el partido podría ser pan comido,considerando la torpeza de el equipo contrario, o el mas sucio que nuncahubiera jugado. Harry volteo nervioso a mirar a su equipo para evaluar lospensamientos que cruzaban por sus rostros, en general era miedo y odio, pero lesorprendió bastante ver la pacifica y amable sonrisa que Leila le dedicaba aMalfoy , eso le lleno el estomago de bilis, no había tomado en cuanta aquello,¿y que si Leila mostraba debilidad y los dejaba ganar?, no ella nunca haríaeso, pero ¿y si los Slytherings notaban su habilidad y la atacaban?, no erarápida y ella misma lo había dicho, incluso Ginny podría querer tirarla de laescoba. No, eran pensamientos estúpidos, iban a ganar este partido, de sucuenta corría, y debía mantener la fe en su mejor cazadora.

-Capitanes,dense la mano.-ordeno la señora Hootch cuando las tribunas se llenaron. Harryno se movió de su sitio pero Malfoy le extendió la mano, Harry la estrechoresignado esperando un fuerte apretón, por eso le sorprendió no recibirlo, ypor lo tanto no poder devolverlo.

Lanueva comentarista de quidditch era una chica de Revenclaw llamada LisaTurpin.-Muy buenos días alumnos y profesores de Hogwarts. Nos encontramos en elprimer partido de la temporada, Gryffindor contra Slythering, todo un clásicosi me permiten decirlo. Los nuevos capitanes de los equipos Harry Potter yDraco Malfoy se dan la mano, y
aquí comienza el partido-soltó cuando quinceescobas se elevaron en el aire mientras madame Hootch soltaba la snitch, y lasdos bludgers antes de colocarse un silbato en la boca y sonarlo al tiempo quelanzaba la quaffle en el aire.

-YGinny Weasley tiene la quaffle, da un sorprendente pase a Brawn que esta apuntode tirar a los aros de gol, ¡auch! Parkinson pasa sobre ella y se lleva lapelota

Pansyse dirigía a los aros de gol con toda la rapidez que su cuerpo y su escoba le permitíay Ron parecía haber vuelto a tener ataques de pánico mientras la veía aproximarse,Harry buscaba la snitch, mientras intentaba controlar los nervios que lecausaba la desesperación de Ron, Lavander huía de una bludger y Ginny estaba alotro lado del campo esperando con horror el primer gol de Slythering, en elmomento en que Pansy lanzo la quaffle hacia los aros de gol, no era unmovimiento rápido, pero al parecer Ron no tenia la menor intención de moverse.La pelota estaba apunto de entrar por el aro que se encontraba a la derecha deRon cuando Leila paso hecha un rayo, como surgida de la nada para tomar laquaffle y dirigirse a toda velocidad a los aros enemigos, fue una maniobrasumamente rápida lo cual causo la confusión de los Slytherings que apenasnotaron la velocidad a la que ella llego a sus aros

 

-Sorprendentegol de Morgan, ¿no creen? Eso si que fue velocidad.!Auch!, esa bludger debede haberle dolido a Crabbe, Finnigan lamando con mucha fuerza


Hermioneno le quitaba la vista de encima a Ron, no pudo evitar sentirse nerviosa cuandoPansy le lanzo la pelota.

-Hermione.-llamoHagrid a amanera de saludo mientras se sentaba a su lado-¿Por qué no han ido averme?¿acaso creen que ya se libraron de mi?

-HolaHagrid. Por supuesto que no. Es solo que ellos ahora tienen otras ocupaciones,la estúpida de Morgan, por ejemplo


Hagrid enarco las cejas antes de hablar.

-¿estúpida?Es la bruja mas inteligente que conozco-Hagrid se arrepintió de su comentariode inmediato, parecía lógico que a Hermione no le gustaba que calificaran aLeila con las mismas palabras que un día la habían calificado aella.-escucha
ella no esta aquí solo porque si, deberías darle una oportunidad.El beneficio de la duda.

-¿Quéquieres decir con eso?¿ a que te refieres con que no esta aquí solo por quesi?-pregunto Hermione con curiosidad.

-Olvídalo.Mira el partido, parece que va bien.

Gryffindoriba ganando 90 a 40, Leila había metido seis goles, todos igualmentesorprendentes, y Ginny había metido otros dos, mientras Lavander hizo su partecon uno más. Ahora Harry estaba mas que conforme con el resultado y tenia lasnitch en la mira así que no dudo en lanzarse tras ella mientras Malfoy estabadistraído mirando como Leila anotaba un gol mas, no tardo mucho en notar loscomentarios de Lisa Turpin y lanzarse tras Harry.

-
Ahoraambos buscadores están tras la snitch. Y Morgan mete su octavo gol, francamentees grandiosa, ¿Cómo es posible que no trajeran a esa chica antes? Estoy segurade que Wood abría reconocido que es una excelente cazadora y además posee unasaeta de fuego, las dos saetas de Gryffindor ´parecen dar balance a las sieteNimbus 2.001 de Slythering .

Ginnylogro atrapar la Quaffle que Leila le lanzo y meter otro gol segundos antes deque Harry alargara la mano para rodear a la pequeña snitch-¡y Gryffindor ganael partido 280 puntos contra 40, gran diferencia!

Lasescobas bajaron y todos comenzaron a aplaudir y a aclamar al equipo deGryffindor mientras se felicitaban entre ellos mismos, pero el estruendo no fuesuficiente para ocultar la voz de l}Leila que Harry logro oír entre la multitud,mientras hablaba con Malfoy.

-Lohiciste muy bien. Es una pena que no estés en Slythering.

-Gracias,siento mucho que perdieras, pero se de algo que te hará sentir mejor.

-¿Quécosa?

-Teacompañare a Hogsmeade la próxima semana. Tómalo como un acto delastima.-bromeo la chica a Malfoy.

-¿Enserio?, grandioso.

-Mejorhablamos luego.-concluyo Leila cuando Lavander la arrastro hasta lascelebraciones del equipo.

 

AHarry casi se le cae la escoba de las manos cuando escucho aquello, y pudoreprimir su enojo cuando miro la cara de felicidad que ponía Malfoy a pesar dehaber perdido tan terriblemente el partido.

-Tranquilo.Le murmuro Ron cuando llego a su lado y vio su car-tu le gustas.

-Seguro,se muere por mí, lo acaba de demostrar-respondió Harry sarcásticamente.

Latradicional fiesta de celebración de Gryffindor, se organizo en la sala común,pero ni Ron ni Harry estaban gozando mucho de ella, Ron porque sabia que suactuación no había sido la mejor, y Harry no podía dejar de pensar en que Leilay Malfoy, sobre todo después de que ella se había ido con el al termino delpartido. Asi que ninguno de los dos seopuso a ir a ver a Hagrid cuando Hermione les conto de su pequeño encuentro.Los chicos tocaron a la puerta en cuanto estuvieron frente a la cabaña.

-Somosnosotros Hagrid- anuncio Hermione.

Hagridtardo más de lo habitual en abrir la puerta.

-¿Quétal chicos?, no sabia que vendrían.- dijo antes de dejarles libre el paso paraque entraran a la cabaña, donde los tres amigos se sorprendieron bastante alver a Leila sentada en la pequeña mesa de madera de Hagrid con los ojos hinchados.

-Hola-dijoHarry débilmente-no te había visto desde el partido. Jugaste muy bien. Añadióel chico sin saber que mas decir cuando Leila alzo la vista para mirarlos.

-Gracias.-respondió la chica en un susurro.-tú también lo hiciste. Añadió mientras sepasaba los dedos debajo de los ojos intentando disimular la hinchazón. Mientrasse levantaba de la silla.-bueno a decir verdad, yo ya me iba.

-Notienes porque irte, no creo que a ellos les moleste tu presencia.-dijo Hagrid ala defensiva.

-No,enserio, tengo cosas que hacer y ellos vinieron a verte a ti, no a mí. Nosvemos luego Hagrid.

Hermionese acerco a ella con discreción cuando Leila paso a su lado.-me alegra que porfin hallas entendido que es lo que tienes que hacer.-le susurro Hermione muybajo para que solo Leila la escuchara.

Leilano dijo nada, pero volteo a verla con una sonrisa de autosuficiencia en lacara, Hermione no puso muy bien que fue lo que paso, pero se puso muy tensa encuanto miro a Leila, casi sintió miedo y retrocedió dos pasos a pesar de queLeila no se movió ni hizo ningún gesto. Después de esos breves segundos Leilasalió por la puerta conservando su sonrisa.

-¿Tienesque tratarla así?-pregunto Ron que aunque no había oído, ni percibido nada,noto las miradas asesinas que Hermione la había mandado a Leila cuando entrarona la cabaña.

-Siella quiere competir conmigo
les probare que soy mejor que ella.

Hagridsoltó una carcajada-¿eso es lo que crees? Ella no quiere competir contigo, terespeta, te admira y hasta te envidia un poco.

-¿Porqué?-fue lo único que la sorpresa le permitió preguntar a Hermione.

-Mmmm...Muchascosas, ya sabes tu eres muy inteligente, tus maestros te lo reconocen, inclusote dieron la prefectura. Has vivido un montón de cosas con tus amigos, eso también eres amiga deestos dos chicos y tienes la posibilidad de tener una relación perfecta.-ni Ronni Hermione pudieron ignorar aquel comentario y ambos se sonrojaron, pero seapresuraron a cambiar de tema.

-Peroella también es muy inteligente, y si hubiera estado aquí antes seguro tendríauna prefectura.-dijo Hermione aun sin comprender.

 

-Yes nuestra amiga.-contribuyo Ron.-no lo entiendo, ¿Por qué envidiaría aHermione?

-Nuncadije que ella sintiera que era menos que Hermione, o que no se sintiera capazde alcanzar todas esas cosas. Su envidia es más bien por el tiempo que Hermioneha tenido aquí. Si algo así.- se explico Hagrid.

-Daigual- exclamo Hermione como si nada-¿Qué hacías en Londres?-pregunto lamuchacha.

-Nadaimportante. Estaba buscando algunos tranquilizantes para Grwap.

-Penséque ya no lo tenías aquí.

-Sisigue en el bosque.

-¿Qué?-preguntoRon.-lo dejaste aquí , ¿solo?

-No,le deje una nota a Leila, ella lo cuido, se llevan muy bien, a el le agrada sucompañía. Pero bueno, volviendo al tema, Hermione, espero no ofenderte ni nada,pero tienes que aceptar que Leila es una buena persona.

-Otravez con eso.-murmuro la chica.

-Hermione-dijoRon-cálmate, por favor. Leila esta pasando un buen rato porque tú le arruinastetodo con Harry!Au!-grito cuando el enorme pie de Hagrid le apretó el pie contrael suelo con un brusco movimiento. Tardo mas de un minuto en comprender quehabía abierto demasiado la boca, pero ahora Harry tenía una sonrisa de oreja aoreja en su rostro.-yo, lo lamento mucho. Tu no sabes nada Harry.-intentoremediar Ron sin éxito.

-¿YCho?-pregunto Hermione antes de que Harry pudiera decir nada-que hay de ella,te quiere.

-Yo.No ella, no se
mira déjame solucionar mis problemas a mi solo, concéntrate enlos tuyos.

-¿Deque hablas?-pregunto Hermione.

-DeRon- acertó Harry sin vergüenza aunque su amiga se puso pálida y Ron colorado.

-Teveré luego Hagrid-informo la chica secamente parándose de su silla y mirandocon furia a Harry antes de irse.

-Deberíanvolver a salir-comento Hagrid como quien no quiere la cosa- esta de mejor humorcuando no se siente sola.

-Yase le pasara- respondió Ron y se paro de su silla,

-¿Adónde vas?-pregunto Harry.

-Detrásde ella. No me gusta dejarla ir así, me hace sentir
culpable. Además tengo que seguíhablando con ella sobre Leila, tampoco me gusta como la trata. Nos vemos.

Harryse quedo una media hora mas acompañando a Hagrid y hablando sobre Grwap antesde pararse para irse.

-Bueno.Creo que ya es hora de que me vaya. -se despidió Harry y se dirigió hacia lapuerta.

-Harry
-dijoHagrid antes de que el se fuera-Sobre lo que dijo Ron, Leila es una buenachica, si tu realmente
ella es una buena chica, es maravillosa, si realmentequieres estar cerca de ella, no te des por vencido, pero
no la lastimes.

-Seque es una chica grandiosa, y no quiero lastimarla, quiero
necesito seguirintentándolo.

Hagridasintió y lo dejo ir.


Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

Elviernes no parecía ser muy prometedor, la mayoría de los alumnos se habíandesvelado con la fiesta y ahora no tenían muchos ánimos de sobrellevar lasclases del viernes. Por lo que a Harry no le sorprendió que la sala comúnestuviera casi vacía cuando el bajo, lo que si le sorprendió fue ver tanto aLeila como a Hermione ahí, sentadas cada una en un lado de la sala comúndándole la espalda a la otra, pero ambas con los ojos hinchados y rojos. Harryno dudo ni un segundo en dirigirse a Leila y convencerla de acompañarlo adesayunar.

 

-¿Quépaso entre ustedes?-pregunto Harry refiriéndose a la actitud de las dos chicas.

-Nada,ella me odia, y no puedo hacer nada contra eso.

-¿Loves?-dijo Harry con una fingida sonrisa en la cara, para intentar animar aLeila, no quería que la desaparición de su sonrisa se volviera unacostumbre-Eso es lo que pasa conmigo y con Malfoy-comento mientras caminabanpor las escaleras-Es inevitable pelear con el.

-Ellacomenzó-se defendió la muchacha.

-Nolo dudo, pero. No pueden seguir así, mira podrían terminar como
Snape ynuestros padres, nunca los dejo de odiar e incluso traslado su odio a nosotros.

-Harry,esos son términos mayores, y francamente es irrelevante. Esto no esta en mismanos, lo mejor que puedo hacer es disfrutar el tiempo en que ella no estecerca de mi.

Pasaronun rato en el Gran Comedor antes de ir a clase de historia de la magia.

-Harry-susurroLeila mientras le golpeaba el hombro con suavidad-despierta, ya nos vamos.

-¿Qué?,ah, si claro-respondió el chico confundido, obviamente no era el único que sehabía dormido en clase, pero aun así se sintió un poco avergonzado.-oye
tu,¿iras a Hogsmeade con Draco?

-Si-respondióella con un gesto de incomodidad-¿tu iras con Cho?-pregunto la chica fingiendo desinterés.

-¿conCho?, Nah
ella, no me interesa-dijo Harry- para serte sincero ni siquiera estoyseguro de que alguna vez lo haya hecho, me molesta la manera en que piensa queel mundo gira a su alrededor.-respondio Harry con completa sinceridad.

-Oh
nolo sabía. Yo

-¿Qué?-preguntoHarry acercándose un poco más a ella.

-No,nada.

-Leila
este..Yo-Harrytrataba de hablar con Leila sobre la salida a Hogsmeade, pero las voces de Rony Hermione discutiendo de nuevo lo interrumpieron.

-..Meparece perfecto si es lo que quieres-grito Ron-eres insoportable Hermione.

-Ytú lo dices. Estas loco, Ron. Me gritas en un momento y al siguiente me pidesperdón. ¡Me asfixias!, ¿Por qué no te alejas de mi?, se que no es fácil, perodeberías buscarte otra tonta para pasar tu tiempo con ella.!A mi me asfixias!

Ronpuso una cara de desilusión al oír su comentario, lo cual según Harry fue la motivaciónsuficiente para que Leila hablara..

-Ja!...tesorprendería la cantidad de candidatas que estarían encantadas de que lasasfixiara.-solto la chica entre un suspiro disimulado, fingiendo que no queríaque Hermione la oyera, pero su voz fue completamente audible. Hermione se diomedia vuelta y salió corriendo.

Ronse unió a Harry y Leila en sus horas libres y los tres fueron a las mazmorrasjuntos dos horas después de la discusión. Ni siquiera habían terminado dellegar cuando vieron como Pansy Parkinson se acercaba a Malfoy.

-¡¿Quédemonios es esto, Draco?!-exigió aventándole una revista al pecho del aludido,que la tomo y leyó con rapidez.-¿y?-reclamo la muchacha-¿Cómo que te gusta esa

-Esono te importa- interrumpió Malfoy que ahora no le prestaba atención a lamuchacha y buscaba con la mirada a Leila, no tardo en encontrarla y se dirigióhacia donde estaban los tres chicos.

-Miraesto- dijo Draco tendiéndole un ejemplar de Corazónde Bruja a la muchacha e ignorando aRon y Harry. La chica lo tomo y comenzó a leerlo, sus dos amigos hicieron lomismo detrás de ella.

 

"Potter: sus amores y desamores"

"HarryPotter ha vuelto a llamar la atención de las secciones de chismes. El chico nopuede dejar de ser atractivo, eso lo demuestran sus recientes relacionesamorosas, no olvidemos que durante su participación en el torneo de los tresmagos se le vinculo con Hermione Granger y Parvati Patil, otro ejemplo es elromance que tuvo reciente mente con la ex novia del fallecido Cedric Diggory:Cho Chang; una chica de séptimo grado de Revenclaw. El popular chico nos ainformado que esa relación ya termino a pesar de que la semana pasada ella lohaya besado frente a un grupo razonable de testigos, este hecho a causadomuchas controversias, sobre todo en los sentimientos de otra chica, que recientementese acaba de incorporar a Hogwarts en su sexto grado; Morgan Leila Black-la hijadel fallecido y peligroso asesino SiriusBlack-lo cual vine a revolotear mas el asunto. La chica le ha robado el corazóna mas de un alumno en Hogwarts, entre esos están el hijo de la familia de losMalfoy y nuestro querido Harry Potter, vaya que da vueltas la vida, porqueenamorarse de la hija de un asesino no debe ser nada fácil, aun así a la chicano se le considera implicada de ningún moto con los crímenes de su padre.

Asique ninguno nos podemos dejar de preguntar cual será la elección de el chicoque venció al señor tenebroso, cualquiera que sea su elección, parece ser que aPotter le gustan las chicas complicadas que lo metan en uno que otro problemasocial, ¿o será esto solo otra forma de atraer la atención, como tanto le gustaal chico?

RitaSketter.

Reporterade sociales Corazón de bruja."

-¿Quédemonios
¿Quién es esta?, Nadie llama asesino a mi padre-objeto Leila molestacuando termino de leer el articulo-¿y que clase de revista consideraría estabasura como reportaje?

-Eso no importa, parece que ya nadie la toma enserio-dijoRon.- pero¿Por qué demonios volvió a escribir?, parece demasiado tonto
unaprovocación.

Hermione llego corriendo con Lavander y Parvati a susespaldas las chicas se plantaron frente a ellos.

-¿lo leyeron?-pregunto Hermione con otro ejemplar dela revista en la mano.

-Si-respondieron Harry, Ron , Leila y Malfoy al unisonó.

-¿y tu que haces aquí?-pregunto Hermione con desdén aMalfoy.

-a mi me incluye-explico el chico-y no me agrada quenadie le falte al respeto a Leila.

-No lo entiendo- interrumpió Ron, ¿Por qué haría estaestupidez después de la ultima vez que
ya sabes?-dijo dirigiéndose a Hermione.

-iré a la biblioteca-anuncio la chica y se dio vuelta.

-¿Ayudaras a Malfoy y Leila?

-Claro que no. Voy a ayudar a Harry, y a descubrir porque esa Skeeter se atreve a desafiarme, teníamos un trato. Juro por dios que melas pagara-siguió maldiciendo mientras retomaba su camino a la biblioteca.

-¿Por qué va a la biblioteca?-pregunto Leilaconfundida.

-Rita es una animaga-explico Harry-y no estaregistrada

-o no lo estaba-interrumpió Malfoy-la vi en elministerio en vacaciones, se veía muy satisfecha.

-No, puedes estar seguro de a que se debía eso, Draco.Sigo sin entender,¿ que tiene que ver eso?

-no es primera vez que Rita nos mete en sus "noticias"y Hermione la había amenazado, con denunciarla, pero si ella ya estaregistrada

-Entiendo.-dijo Leila.

 

-Tengo una idea.- solto Malfoy. Ron lo mirosorprendido.

-¿idea?¿Para que?

-Vengarnos-explico el pálido chico.

-¿Tu de que vas a vengarte?, ni siquiera te afectarealmente.

-No te importan, mis motivos Weasley, pero ni me gustaque ventilen mi vida ni que digan cosas que le afecten.-termino señalando aLeila con la mirada.

-Bien. ¿Entonces vas a ayudarnos?

-algo así.-murmuro Malfoy.

-Habla de una vez, Malfoy-pidió Harry.

-Bien. Debemos aprovechar esto, obviamente ella los,nos eligió para retarlos por la amenaza que le hicieron, cree que ya no puedenhacerle ningún daño

-no podemos-interrumpió Ron.

-Si podemos, escribe en Corazón de Bruja es obvio quesu reputación no es la de antes, pero podemos terminarla de destruir. Va aseguir molestándolos, hasta que pueda embarrarles en la cara su triunfo, y paraseguir escribiendo va a necesitar información.

-Espera-corto Ron de nuevo- creo que se por donde vas,pero ¿Cómo podemos confiar en ti?

-Yoconfió en él.-aseguro Leila-confíen en mí.

-Bien,puedo hacer eso-dijo Harry sonriendo a Leila mientras Ron asentía.

-Yo,se algunas cosas sobre ustedes
¿Es verdad que saben como entrar a la casa delos gritos desde Hogwarts?-continuo Malfoy, Harry y Ron asintieron condesconfianza, no entendían como era que Malfoy podría saber eso-bien, este esel plan

Siguieronhablando durante los siguientes veinte minutos cuando Parvati hablo.

-Chicos,creo que hace ya un rato que no oigo ruido. La clase de pociones empezó hacequince minutos.

Todosvoltearon con rapidez hacia las mazmorras donde Snape los esperaba en lapuerta.

-Bien,bien.-exclamo con voz triunfal-parece que nuestros amigos dieron por concluidasu pequeña reunión. Potter, Weasley, Morgan, Patil y Brown cinco puntos menos acada uno por llegar tarde, Granger tendrá diez por no venir. Señor Malfoy puedepasar a su asiento, la agradezco que los haya reprendido.

-No-negóDraco-estaba con ellos, me merezco el mismo castigo.

Snapeenarco las cejas cuando escucho la respuesta de Malfoy, y no era el únicosorprendido todos los Gryffindor incluyendo a Harry, Ron, Parvati y Lavander loveían incrédulos.

-Deacuerdo, si usted lo dice. Pasen a sentarse.

Malfoytomo de la mano a Leila y ambos se sentaron en las bancas del frente del aula,mientras los otros cuatro fueron al fondo de la sala. Hermione llego un minutodespués para recibir sus puntos menos que habían aumentado a quince y no tardoen enterarse de la acción de Malfoy por boca de Parvati.

-¿Porqué Malfoy pidió ser castigado?-pregunto Hermione volteando hacia susamigos-¿solo porque Leila también tiene puntos menos?

-puedeser-acordó Harry- pero al menos esa atracción ha hecho algo de justicia.

-Comosea. ¿Podemos hablar al termino de las clases?-pregunto la chica.

-Nop.-respondio Ron tajantemente.-tenemos cosas que hacer, yo debo buscar a Luna.

-¿ALuna?-pregunto Hermione extrañada por esa información-¿Qué hay de ti Harry?

-Ehh
losiento, Hermione, pero debo hablar con Colin Creavey.

-¿Lunay Colin?¿Que se traen entre manos chicos?

-Unpequeño plan de venganza. Pero no tienes que ayudar.- respondió Ron secamente.

-Comoquieran. Yo solo quería informarles lo que se; Rita ya esta registrada.

-Telo agradezco, pero ya lo sabíamos.-informo Harry cortesmente mientras revolvíalo poción de su caldero.

 

-¿Cómoque ya lo saben?

-Si,al menos estábamos un ochenta por ciento seguro. Malfoy dijo que la vio en elministerio.

Altérmino de la clase Ron y Harry se fueron de inmediato. Leila le dio un beso dedespedida a Malfoy y luego se fue con un pergamino en la mano. Hermione sedirigió molesta a la biblioteca, quería obtener alguna idea para organizar algocontra Rita Sketter, pero los libros no la ayudaron mucho así que regreso alGran Comedor donde vio a sus amigos acompañados por Leila, Malfoy, Colin y Lunaen la entrada.

-Gracias,por pensar en mí-agradecía Colin a Harry como si este le hubiera dicho quequería regalarle un millón de galeones-en serio, no voy a defraudarlos. Los veréen Hogsmeade.-anuncio antes de salir corriendo del Gran Comedor.

-Bueno,supongo que eso es lo mejor que podemos hacer.-dijo Draco-Entonces, tenemos unacuerdo. Me voy.- y dicho esto dio la vuelta y fue hacia la mesa de Slythering.

-Espera-llamoLeila y lo alcanzo. Le hablo en susurros, pero los demás aun estaban cerca ypudieron escucharla con dificultad-lamento esto, se que no será la mejor maneraque tenemos de pasar juntos un fin de semana.

-Tranquila,será divertido. Ya saldremos otro día.-dijo Malfoy sin darle importancia. Leilale dio un beso en la mejilla antes de dejarlo ir. Le dedico una sonrisa a Ron,Harry y Luna y salió del Gran Comedor.

-Bueno.Iré a la lechuceria, supongo que mi padre no tardara en contestar.-se despidióLuna.

-Muybien.- interrumpio Hermione acercándose a sus amigos-¿Podrían decirme cual essu estúpido plan?, pueden confiar en mí.

-Deacuerdo, pero no es la gran cosa.-dijo Harry sonriendo.

-¿nisiquiera te importa esto, verdad?-pregunto Ron a su amigo ignorando a Hermione.

-Nome afecta mucho.- acordo el-Pero al menos sirvió para mantener a Malfoy alejadode Leila este fin de semana.

-¿Puedenhablar de una vez?, no soporto que Morgan lo sepa y yo no.-interrumpió Hermionemientras sus amigos se lanzaban miradas de complicidad.

-Leila-corrigióHarry-Tranquila, en serio no es la gran cosa

-Buenosdías chicos-saludo Tonks en la clase de Defensa Contra las Artes Oscuras-Notomen asiento, la semana pasada una alumna me sugirió que tuviéramos una clasepractica de duelos. Me parece que es una buena idea, creo que estamos al día, asíque podemos divertirnos un rato con algo útil, así que formen parejas.

-¿Quédices, Morgan, te atreves?-reto Hermione a Leila cuando Tonks dio laindicación.

-Desde,luego.-acepto la chica con una voz amable pero igual de amenazante.

-Buenoahora, creo que será mejor si analizamos cada uno de los duelos, así quepasaran por parejas, ustedes primero.-dijo Tonks señalando a Neville y a unchico de Revenclaw, los chicos subieron mientras Hermione practicabamaldiciones en voz baja apuntando a una mosca, sin dejar de mirar a Leila paraque esta entendiera que era exactamente lo mismo que pasaba la mosca lo que tendríaque soportar ella, pero la chica ni siquiera la miro. Neville gano el duelo conuna maldición de piernas de gelatina. Ron y Harry fueron los siguientes enpasar, ambos tuvieron momentos bochornosos, pero al final Harry logro hacer queRon perdiera su varita. Los siguientes fueron Dean y Seamus que terminaronpronto perdiendo ambos su varita al mismo tiempo. Y luego llego el turno deHermione y Leila.

 

Hermionese apresuro a pasar al frente en cuanto Tonks dijo su nombre y no dejo de mirarcon aires de superioridad a Leila, ella no dejaba de sonreír, pero tanto Roncomo Harry comenzaron a sentir miedo por la hija de Sirius, sabían que Hermioneconocía bastantes maldiciones y aunque no se atrevería a hacerle algo realmentemalo a Leila, seguro le aseguraría su primera visita a la enfermería, peroLeila seguía sin parecer preocupada, ni siquiera miraba a Hermione y solomantenía la vista fija en Tonks sin dejar de sonreír, aunque su sonrisa habíacambiado en algo.

Apenashabían sacado las varitas cuando Hermione intento desarmarla, Harry inclusocerro los ojos, había visto muchas veces como su amiga lanzaba por los aires agente con el hechizo de desarme, pero cuando los abrió descubrió que Leilaseguía parada en el mismo sitio que antes con su varita aun en la mano, inclusocada uno de sus cabellos seguían en el mismo sitio, lo único que cambio fue lasonrisa de Leila que se ensancho aun mas, y esta vez los miedos de Harry y Ronse enfocaron en Hermione, estaba claro que ahora era el turno de Leila y pensándolobien nunca la habían visto en un duelo, y estaban seguros de que tambiénconocía un montón de maldiciones, pero la chica se limito a mover levemente suvarita en dirección a Hermione. Leila ni siquiera hablo, pero la varita deHermione salió volando limpiamente por los aires. Nadie pudo evitar mirarmaravillado a Leila, ni Tonks pudo disimular su sorpresa, hasta ese momento nohabían visto que nadie de su grado lanzara ningún tipo de hechizo sin hablar, ymucho menos con esa perfección.

Nadiehabía reaccionado cuando Hermione recupero su varita y volvió a su posición decombate y miro a Leila furiosa.

-Otravez.-reto

-Yono lo haría.-declaro Leila, ya no sonreía de hecho a Harry le pareció bastantesincera, no quería herir a Hermione, y por lo tanto no quería aceptar elreto.-Te vencí, tuviste tu oportunidad.

-Cállateestúpida. ¡Crucio!- ante eso todosreaccionaron, no era para nada normal oír esa maldición, aunque todos sabían deque se trataba, pero fue mucho mas sorpresivo que la maldición imperdonablefuera pronunciada por Hermione, todos ahí sabían cuanto odiaba el efecto de lastres maldiciones imperdonables y que nunca aria nada que fuera contra lasnormas. Solo existía una manera de explicarse esto, realmente debía odiar aLeila, para querer causarle un dolor de tal magnitud. Pero la sorpresa aumentomas aun cuando vieron que Leila abría los ojos de sorpresa, no por los efectosde la maldición en su cuerpo, sino por lo que hizo Hermione después depronunciar la maldición, no era que se le hubiera revertido, Harry había vistoel dolor en los rostros de las personas cuando recibían la maldición y no eranni mínimamente parecidos a la expresión de Hermione, pero aun así su amiga nose veía muy bien. Hermione había caído de rodillas y se había puesto pálidarepentinamente. Leila se acerco a la chica y se inclino hacia ella paraayudarla pero Hermione alzo la mano con mucho esfuerzo.

-Nome toques-susurro con odio en la voz. Leila se alejo de ella con un rostro quereflejaba un miedo enorme.

Fuehasta entonces cuando Ron y Harry reaccionaron y se acercaron para ayudar aHermione a levantarse, aunque más bien la cargaron, porque la chica estabatemblorosa y parecía no poder soportar su propio peso.

 

-¿Cómohizo eso?-susurro Harry a sus amigos mientras seguía viendo sorprendido aLeila. Tenia ganas de ir con ella, podía ver en sus ojos lo espantada queestaba por lo que acababa de pasar, pero Harry no se atrevía a soltar aHermione, parecía que iba a desmallarse en cualquier segundo- no existen lascontramaldisiones contra las maldiciones imperdonables.

-Yo
nolo se.-susurro Ron igual de sorprendido, mientras el resto de los alumnos yTonks reaccionaban a lo ocurrido. El aula se lleno pronto de murmullos deangustia y todas las miradas se dirigían a Leila.

-Cr
Laclase, termino-dijo Tonks recuperando la voz-Harry, Ron, lleven a Hermione ala enfermería. Leila necesito hablarcontigo. Los demás fuera.

-si,claro-susurro Leila mientras miraba avergonzada a Ron.

Ningunode los integrantes de la clase supo de que hablaron Tonks y Leila, pero las doshoras que ambas pasaron en el despacho de la profesora fueron suficientes paracrear unas veinte teorías de la platica y divulgarlas por toda la escuela juntocon las diferentes narraciones de lo que había pasado en la clase.

Ron,Harry y Hermione, solo tardaron media hora en la enfermería, la señora Pomfreydijo que la chica estaba bien en general, al parecer solo había tenido una bajade presión, fuerza y defensas inexplicable, pero solo le dio una poción que laayudo a recuperarse de inmediato, por lo que ya estaban los tres en la salacomún cuando Leila entro.

-¿Quédemonios me hiciste Morgan?-pregunto Hermione manteniendo su tono cargado deodio en cuanto la chica puso los dos pies en la sala común. A Hermione nisiquiera le importo que casi todos los miembros de la casa de Gryffindorestaban ahí reunidos, especialmente para enterarse mejor de todo lo relacionadocon Leila.

-Nada-respondióla chica con completa sinceridad.

-Note hagas la tonta, Morgan. Quiero saber que paso ahí, y lo quiero saber ya.

-Tejuro que no tengo la menor idea Hermione.

-¿Porqué no pude atacarte?, se que no cometí ningún error en mi desarme y l..Lootro-continuo Hermione avergonzada, pero no arrepentida por sus actos.

-Nolo se-repitió Leila lanzando una mirada suplicante a Ron. Harry supo que suamiga se sentía culpable de haber tenido algo que ver con hacerle daño aHermione. Y supuso que también debía estar pensando en lo furico que Ron podríaestar por esto.

-Ami, no me vas a engañar.-amenazo Hermione alzando un dedo de advertencia.-te lojuro voy a descubrir que es lo que haces. No es natural, tú no eres tan buena,estúpida.-dicho esto la chica dio la vuelta y subió a su dormitorio.

Harryy Ron siguieron a Hermione con la mirada antes de intercambiar unasignificativa mirada que luego desviaron a Leila.

-Yo,yo
lo siento en serio. Lo mejor será que me vaya.-murmuro Leila y dio la vueltapara salir de la torre de Gryffindor. Harry y Ron intercambiaron otra miradaantes de ir detrás de Leila, la alcanzaron un piso mas arriba.

-esperaLeila-rogo Harry gritando por segunda vez. La chica se paro en seco y volteo aencarar a sus amigos aun con la mirada llena de pánico en su rostro.

-Yo,les juro que no hice absolutamente nada, ni siquiera pensé en haceralgo.-susurro Leila cuando ambos chicos llegaron a su lado.

-Nadiete culpa.-tranquilizo Ron-Es solo que nadie había vencido a Hermione de esamanera, creo que no es tan buena.

 

-Leila,¿tu
estas segura de que no sabes que paso?-inquirió Harry con precausion, noquería sonar agresivo.

-Yo,no
digo, pensé en un posible contramaleficio cuando oí la maldición, pero

-¿Hayalguna?-pregunto Ron con aire pensativo.

-No-afirmoHarry -no existe ninguna- lo sabríamos. Y tampoco contra el desarme, eso essolo cuestión de fuerza
creo.

-Yo,no lo se. Debe haber una.-dijo Leila, parecía mas bien quererse convencer a simisma para no aceptar que había logrado algo increíblemente raro.

-Esono es tan raro.-dijo Ron-pero la maldición cruciatus

-Yo
almenos se evito que Hermione cometiera un crimen-dijo Harry intentando animar aLeila- aunque, ¿Cómo?

-Nose que decir-dijo Leila de nuevo. Y dio la vuelta para volver a caminar.

Rony Harry la dejaron ir, sentían que debían dejarla sola, no se veía muy bien yademás también necesitaban discutir lo ocurrido, había sido muy extraño ysorprendente.

ALeila nadie la vio en lo que restaba del día, Harry incluso llego a pensar queno iría a Hogsmeade, por ello se sintió algo sorprendido cuando la vio reunirsecon el, Ron, Hermione, Luna y Colin en el sauce boxeador. El ambiente quecausaban los constantes intercambios de miradas entre todos no hizo que elcamino por el túnel fuera muy alegre, por eso todos se sintieron mejor cuandollegaron a al aterrador interior de la casa de los gritos y pudiera poner algode distancia.

-¿Quées eso?-pregunto Ron rompiendo el silencio después de unos largos minutos.

-Unapluma a vuela pluma-respondió Harry al ver que Ron apuntaba con la mirada a unapluma que Luna habia puesto sobre un pergamino y que había comenzado a escribirpor si sola

La maravillosa reportera Luna Lovegood-Ron frunció el ceño al leer lo de "maravillosa" en elpergamino-acudió a la casa de los gritos,ubicada en Hogsmeade, para esperar a la excéntrica reportera Ritta Skeeter, conel propósito de conocer sus mas oscuros secretos. Contando con información deque usa su condición de animaga para obtener información sobre laspersonalidades de sus artículos de manera ilegal, además de que anteriormenteusaba esta ventaja sin estar registrada con las autoridades correspondientes,la reportera usa la información que obtiene de forma sucia, deformándola hastacrear una falsa imagen de los aludidos en sus noticias.

He de confesar que para obtener dichainformación he decidido usar un poco de sus métodos, la he citado con engaños,ya que es su intención obtener información sobre la bella hija de Sirius Black-esta vez Hermione frunció el ceño al leer elpergamino-(Un honorable y fallecidomiembro de la sociedad inculpado de varios crímenes de forma injusta)con el finde obtener sucios chismes sobre ella que le puedan servir para sus falsas yabsurdas noticias

Unruido sordo se escucho en el piso inferior de la casa, lo cual causo que Leilase aferrara al brazo de Harry.

-¿Quieresdejar de hacer idioteces?-pregunto Hermione con frialdad a Leila que respondiócon una mirada hostil, pero sin soltar el brazo de Harry, que ahora manteníauna sonrisa de oreja a oreja en el rostro.

Seescucho otro golpe sordo seguido de una voz chillona.

La señora Skeeter a llegado al lugar dela cita acompañada de Draco Malfoy (un cómplice encubierto de nuestra misión).Acontinuación narraremos su entrevista

 

-Bueno,señor Malfoy, no entiendo que motivos tendrá usted para traerme aquí, ¿laseñorita Black esta relacionada con este lugar?

-masde lo que cree. Pero recuerde respuestas por respuestas. Dígame, ¿Cómo obtuvola información sobre mis intereses por Leila?, yo no se lo dije

-Vamos,señor Malfoy. Usted ya lo sabe me a dado información antes.

-Ahh!!Se refiere a que ha vuelto a entrar en Hogwarts en forma de escarabajo.

-¿Deque otra forma sino?

-Nome agrada que me incluya en sus torcidas historias.

-Torcerlases la única forma de hacerlas atractivas. Pero le aseguro que si me da buenainformación no volveré a usar su nombre a mi favor.

Loschicos habían bajado en silencio del piso de arriba y ahora se encontraban enla habitación contigua a donde estaban Rita y Draco.

-Coneso tenemos-dijo Luna.

-Bien.-asintio Harry-Colin en articulo se vera mejor con unas fotos, ¡no crees?

Colinasintió emocionado y todos fueron a la habitación donde estaba Rita. Colincomenzó a tomar fotos como un loc. ARita le costo unos buenos segundos entender la trampa antes de salir huyendo dela casa dejando a todos los chicos riendo en el interior.

-Bien-dijoMalfoy después de un rato-creo que nuestra tregua termina aquí.

-Si-aceptoHarry.

-Esperosea una buena publicación para El Quisquilloso-deseo Malfoy a Luna-ahora losdejo, ya hice mi parte.

-Gracias.-lesusurro Leila y le dio un beso en la mejilla

-Bueno-dijoLuna-estoy esperando la cerveza de mantequilla que me prometieron como pago.

-Claro-dijoHarry aun con una sonrisa-yo pago.

-Yoiré con Draco-soltó Leila-nos vemos luego.-y se fue tras del chico haciendo quela sonrisa de Harry se esfumara.

Lasemana siguiente tanto el articulo del Quisquilloso sobre las sucias mañas que solíautilizar Ritta Skeeter para obtener sus noticias como el articulo de la revista Corazónde bruja donde se explicaba que la reportera había sido removida de sucargo y se daba una disculpa a todos los que se habían visto afectados por loschismes publicados en la revista, lograron distraer a los estudiantes deHogwarts que incluso habían olvidado los chismes relacionados con Leila yHermione. Pero al termino de la semana los rumores cambiaron, para losintegrantes del ED, según se decía en Hogwarts Harry había notificado a Tonksque a su parecer dos de los integrantes del ED estaban mas que capacitados paraayudar a ser instructores en el ED, el rumor se acompañaba de que las pruebaspara ambos individuos serian observadas y diseñadas por el propio Dumblendore,que iría a la sala de menesteres en la siguiente reunión para dichas pruebas.Así que la reunión de esa semana se lleno de murmullos que exigían saber que eslo que iba a pasar, todos estaban ansiosos por confirmar los chismes.

-Deacuerdo-dijo Harry en respuesta a sus compañeros-Es verdad que comunique quedos integrantes del ED están lo suficientemente preparado, al menos estoyseguro de que no existe nada más que yo pueda enseñarles. Pero no puedodecirles quienes son, lo sabrán la próxima semana.

Laconfirmación de los rumores tuvo como resultado que los días faltantes para lasiguiente sesión Harry fuera acosado a toda hora, ya que todos intentabansacarle información sobre quienes serian los dos estudiantes que harían laprueba.

 


-Es más que obvio que serán Granger y Weasley, son sus mejores amigos-aseguro Parvatia la hora de la cena.

-Harryno es así.-contradijo Leila-no los erigiría solo por ser sus amigos.

-Note engañes Leila, es humano, siempre va a preferir a sus amigos. Pero no creoque elija a Granger, todo el mundo sabe que no están pasando por la mejor etapade su amistad.

-Talvez elija a Cho.-dijo Ginny con toda la intensión de molestar a Leila pero estafingió no escucharla..

Eldía de la reunión llego rápido para alivio de Harry. Todos los integrantes delED llegaron mas temprano de lo normal a la sala de menesteres ansiosos porsaber quienes serian los examinados, sin embargo su puntualidad no fue tan bienrecompensada ya que Harry tardo veinte minutos en llegar acompañado de Tonks yDumblendore.

-Excelente-dijoDumblendore alegre mientras se sentaba en un sofá-veo que todos están muycomprometidos con esto. No los ágamos esperar mas Harry, creo que todos estánbastante intrigados con el misterio, lo mejor será decirles quienes harán laprueba. Tonks,¿ harías los honores?

Tonkspasó al frente.

-BuenoHarry considera que no tiene nada mas que compartir con algunos de ustedes,pero que seria provechoso que ustedes compartieran sus habilidades con losdemás miembros del ED-Hermione se puso roja mientras Tonks hablaba-Harrymenciono dos nombres: Longbottom y Black- hubo un murmullo general de sorpresacuando Tonks dijo los nombres-pero decidimos añadir a la señorita Granger porsu nivel de conocimientos. Chicos, por favor pasen al frente.

Lostres chicos avanzaron un paso, todos con expresiones distintas, Neville estabaclaramente sorprendido, Hermione parecía furiosa de no haber sido consideradapor Harry, y Leila veía a Harry con una mirada interrogante. El resto de loschicos del ED miraban impresionados y sorprendidos a sus tres compañeros,estaban de acuerdo era muy extraño que no hubiera sido Harry quien eligiera aHermione, además de que Harry hubiera elegido a Neville, todos sabían que elchico había mejorado mucho, pero de eso a pensar que era de los mejores estudiantesdel ED había una gran diferencia. Harry no aclaro nada, estaba seguro de que elprogreso de Neville era el mejor de la clase, desde hace un tiempo el chico nofallaba, solo con Leila, y después de lo que Harry había visto en el duelo dela chica con Hermione, estaba seguro que el hecho de que Neville no ganara notenia nada que ver con falta de habilidad.

-Bien-continuoTonks.-los tres harán las pruebas, pero solo uno se quedara esta ves, tómenlocomo una especie de concurso y que gane el mejor.

Leilanegó con la cabeza y miro de forma suplicante a Dumblendore que le sonrió y lededico una intensa y penetrante mirada, antes de juntar las yemas de sus dedosy comenzar a jugar con ellos.

Laspruebas consistieron en varios ejercicios, hacer un patronus corpóreo, lanzar maldicionessimples, y usar contramaleficios para las mismas, algunos encantamientos deprotección y duelos sencillos que incluían desarmes, el resultado de la pruebafue mas que obvio, Neville y Hermione tuvieron algunos errores, realmente mínimos,pero Leila logro pasar todas las pruebas con excelencia, así que realmente nohabía duda sobre quien ganaría. Por eso todos se sorprendieron cuandoDumblendore le dijo a Leila que quería hacerle solo dos pruebas más.

 

-Tonks-susurroy la profesora se acerco a Leila y se puso frente a ella en posición decombate.

Profesor,yo
-comenzó a alegar la chica cuando comprendió que debía mantener un duelo conTonks.

-Porfavor-rogo Dumblendore.

-¡Expelliarmus!-grito Tonks cuando Leilahubo aceptado de mala gana el duelo. Pero al igual que paso con Hermione a lachica no se le movió ni un pelo.

-Excelente-susurro Dumblendore-creo que la señorita Black será la encargada de ayudar aHarry con las lecciones del ED-luego le dedico una mirada amable a Leila-
solocreo que deberíamos asegurarnos de que sea Harry quien merece llevar elmando-continuo el director en tono de broma-Harry que tal una practica dedesarme con la nueva profesora del ED.

Harrypasó al frente sonriente, pero sin saber que esperar de aquel duelo, haciamucho tiempo que no fallaba con otro estudiante en un duelo, pero había visto aLeila aguantar los desarmes con un éxito impresionante.

-¡Expelliarmus!-grito Harry algo nerviosocuando ambos chicos estaban en posición de combate. El chico se impresionomucho cuando observo el resultado de su desarme, ya que esta vez no solo lavarita de Leila salió disparada por los aires sino que la propia chica volóunos cuantos metros antes de caer al suelo en el lado opuesto que su varita.

-Vaya,parece que no nos equivocamos-susurro Dumblendore para si mismo-¿Leila, estasbien?-pregunto en voz mas alta. La chica asintió mientras Harry la ayudaba aponerse de pie-Excelente a partir de la próxima reunión serás la nuevaprofesora del ED, eso es todo-termino antes de que Leila pronunciara algúnsonido. Dio media vuelta y salió de la sala.

-¿Enverdad estas bien?, no era mi intensión, lastimarte.-se disculpo Harrypreocupado por Leila.

-Tranquilo,estoy bien. Además eso elimina los rumores sobre que son invencible-bromeo lamuchacha.

-Claro.-concordo Harry-Pues
felicidades.

-Gracias-respondióLeila, pero ya no veía al chico, ahora mantenía la vista fija en la puerta dela sala de menesteres por donde había salido Dumblendore. No parecía nada impresionadacon el resultado del duelo, pero su mirada expresaba algo de intriga.


Laemoción de tener un nuevo profesor del ED desapareció pronto, todos se habíanacostumbrado con asombrosa facilidad a la instrucción de Leila y sus consejosayudaban mucho a todos, pero ya a nadie le emocionaba. Ahora todos en laescuela habían recuperado la emoción por los eventos más constantes peroentretenidos en el colegio, los partidos de quidditch, y había llegado el turnodel segundo partido de Gryffindor: Gryffindor contra Revenclaw.

Harryno había olvidado el partido, y había intentado cumplir con dos horas deentrenamiento a la semana para que el equipo no empeorara. Pero no podía evitarponerse nervioso cada ves que Ginny se acercaba a el.

-Harry,te digo que debemos entrenar mas. Los Revenclaw también ganaron su partidopasado, y todos los miembros de su equipo llevan mínimo un año de estar en elequipo, se conocen a la perfección, y nosotros aun no nos acostumbramos unos aotros. Nos llevan ventaja, tienes que verlo. Se que tienes otras ocupaciones,pero si no queremos perder este partido debemos entrenar mas, no lo hacemos losuficiente.-Ginny había adquirido la costumbre de poner nervioso a Harry conlos mismos argumentos últimamente, y Harry sabia que la muchacha tenia toda larazón, no estaban entrenando lo suficiente y tampoco habían mejorado mucho comoequipo, Ron seguía fallando, a Dean y Seamus les costaba algo de trabajodirigir las bludgers y a Lavander se le escapaban muchas oportunidades de gol,todas las esperanzas del equipo estaban sobre Ginny, Leila y el mismo, y Harrysabia que había descuidado su propio entrenamiento por concentrarse en el delos demás.

 

-Yase-afirmo Harry- pero creo que debemos conservar la calma.

-¿calma?Harry, los Revenclaw han entrenado tres horas a la semana cada dos días-DijoGinny mordiéndose las uñas, mientras a Harry se la iba el color de la cara, erala primera vez que Ginny añadía esa información al discurso.-Tienen todas lasposibilidades de ganarnos, y están haciendo todo lo posible para lograrlo.

-Meconvenciste-acepto Harry-debemos entrenar, hoy a las siete en el campo, diles alos demás. Pero tranquilízate, no somos tan malos.- añadio intentando sonreír.

-lose, pero tu ya lo dijiste, no nos comparamos con el mejor equipo que ha tenidoGryffindor, lo único que queda de el equipo de Wood, eres tu. Ojala tuviéramosa Fred, George, Wood, Angelina, Katie y Alicia. He incluso ustedes juntosperdieron varias veces y eran grandiosos, los mejores.

-Lassituaciones en los partidos eran diferentes-se defendió Harry recordandoalgunos de esos partidos- No creo que esta ves los dementores entren en elcampo, o que una bludger me persiga, lo peor que podría pasar seria queVoldemort decidiera que es el mejor momento para matarme.

-Noes gracioso-aseguro Ginny-te veré a las siete.-y dicho esto dio la vuelta y sefue corriendo por el pasillo, Harry también dio la vuelta, iba a dirigirse alaula de encantamientos, pero Cho apareció al final del pasillo y se dirigió ael.

-HolaHarry-saludo la chica sonriendo

-Hola-respondióel de mala gana. Intento rodearla para seguir su camino, pero ella lo llamo, asíque volteo a verla sin ánimos.

-¿Puedohablar contigo?...No tiene nada que ver con
nosotros. Es sobrequidditch.-aseguro la chica al ver que Harry estaba apunto de negarse. Harry lamiro extrañado, pero Cho continuo-Bueno solo quería hacerte una sugerencia, medijeron que en Beuxbatons Morgan jugo como buscadora un par de veces en suequipo de quidditch, dicen que es buena, y sentí curiosidad, y supuse que tu también la tendrías. ¿No crees queseria interesante que Morgan jugara en tu posición en el partido?, a todos lessorprendería, seria nuevo para todos y estoy segura de que tu podrías hacer unbuen trabajo como cazador, ¿Por qué no probar?

-No-respondióHarry sin dudar- Estoy seguro de que su posición oficial en Beuxbatons era decazadora, lose porque es grandiosa en eso.

-Perono le haría daño a nadie que probaras en un partido.-Harry miro a la chica alos ojos con desconfianza. Era estúpido pensar que Harry siquiera consideraríacambiar de posición a su única carta segura del equipo. Pero Cho lo habíaintentado, lo cual solo lo llevaba a pensar que tenía algún motivo paraintentarlo, ella debía planear algo, algo que sin duda seria más fácil si Leilano jugaba en su posición, ¿o era solo una especie de estrategia de quidditch?

-Nolo hare.-repitio Harry con decisión- Ella es una cazadora magnifica, la mejorque he visto, no voy a cambiarla de posición solo porque a ti te da curiosidad,tendrás que conformarte con que sea yo tu rival, Cho. Nos vemos.-termino elchico y continuo su camino a la clase de encantamientos.

 

-Debemosesforzarnos mas-dijo Harry a su equipo a las siete y diez-los Revenclaw tramanalgo, Cho intento convencerme de que hiciera un cambio de posiciones. Creo quetal vez ellos podrían hacerlo si saben que nosotros no lo haremos. Recetas de cocteles

-tendríanque tener una buena justificación para serlo, es contra las reglas si no existeun motivo de fuerza mayor para ello.-alego Ginny de inmediato.

-Yalo se. Solo veo las posibilidades, y les digo que no será un partido fácil.Necesito que estemos mas unidos que nunca, necesitamos ser un buen EQUIPO, ¿deacuerdo?-dijo Harry lanzándole una mirada de especial atención a Ginny que solíaevitar pasarle la quaffle a Leila. La chica asintió avergonzada.

Apartir de ese día Harry los puso a entrenar dos horas diarias, su encuentro conCho lo había alertado y se esforzaba más que nunca para evitar un mal resultadodel partido. Aunque tenia que reconocer que la información de Cho le había servido, descubrió que Leilano era mala como buscadora, aunque definitivamente su habilidad en el quidditchno era en esa posición, aun así le fue de gran ayuda como oponente en su propioentrenamiento.

Eldía del equipo Harry hiso que el equipo bajara una hora antes del parido y analizo todas las condiciones del campo dequidditch. Por primera vez entendió como debía sentirse Oliver Wood, su antiguocapitán de quidditch, antes de cada partido. Se puso a dar vueltas por elvestidor intentando encontrar las palabras adecuadas para animar a su equiposin ningún resultado.

-Para,Harry. Me estas mareando-rogo Ron a su amigo después de un rato.

Lasgradas no tardaron mucho en llenarse y los equipos salieron a encararse. Chomantenía una amplia sonrisa en el rostro y miraba a Harry con alegría. El chicosintió un gran alivio al encontrar que los miembros del equipo contrarioocupaban sus posiciones normales, no sabia porque pero había pensado que haríantodo para cambiar su alineación, pero no había ningún cambio.

-TranquilízateHarry-le susurro Leila al oído mientras el seguía analizando al equipo de
Revenclaw-Vamos a ganar. Lo prometo.-animo antes de darle un suave beso en lamejilla y alinearse junto a Lavander y Ginny. Harry se sonrojo cuando descubrióque aquello solo había logrado aumentar sus nervios, volteo a ver a su equipo.Ron le dedico una mirada segura y de apoyo, y Lugo encontró la mirada de Leila,¿Por qué estaba tan nervioso?, tenia fe en su equipo, sabia que podíanlograrlo, la ventaja de los Revenclaw no era tan grande, pero no era eso. ¿Cómoes que no lo había notado antes? Sus nervios no eran por la posible derrota desu equipo sino porque Cho había mencionado a Leila específicamente, ellaplaneaba algo en contra de la chica, era lógico y era de esperarse no soloporque a Cho no le agradara Leila, sino que además era el miembro mas peligrosodel equipo de Gryffindor, si debían de quitar a alguien de en medio seria aLeila, ¿pero como lo harían?, ¿y si le hacían daño?, no, ella podía esquivarlos¿Por qué demonios estaba tan preocupado?, era obvio que a Leila no leangustiaba en lo absoluto.

-SuerteHarry-dijo Cho sacándolo de sus pensamientos mientras el capitán de Revenclaw letendía la mano que el estrecho torpemente. El partido dio inicio unos segundosdespués y Lisa Turpin lo comentaba con mucho ánimo

 

-Vaya,parece que los golpeadores de Revenclaw tienen algo personal contra Morgan, elpartido lleva solo diez minutos y ya le han mandado tres bludgers, aunque es lógico la chica esla mejor cazadora que a tenido Gryffindor en años

LosRevenclaw parecían no cansarse de intentar atacar a Leila, pero la chica erarápida, los esquivaba con mucha gracia y seguía mandando pases impecables ymetiendo goles. Después de una hora de juego Ginny había logrado meter tresgoles, Lavander uno, y Leila Cinco además de burlar unas veinte bludgers,además Ron parecía haber recuperado su agilidad, solo se le habían escapado dosgoles y Sean y Dean habían comprendido que la prioridad era defender a sucazadora estrella así que el trabajo de Leila era mas fácil ya que ambosgolpeadores la seguían a todos lados para intentar quitarle las bludgers que lachica recibía. Y ahora Harry tenía en la mira la snitch, se apresuro a ir trasella antes de que la suerte de Leila cambiara, pero sintió como Cho lo seguía atoda velocidad, aumento un poco más la velocidad y rodeo la pelota con susdedos aliviado.

-Gryffindorgana 240 puntos contra 20-anuncio Lisa Turpin mientras Harry agitaba la snitchsobre su cabeza-lastima que fuera un partido tan corto.

-Ahh-gritoalguien antes de que el campo se inundara de murmullos espantados. Harry volteotemiendo ver a Leila lastimada. Pero fue a Cho a quien vio caer de la escobacon alguien sobre ella.

Encuanto llegaron al piso una chica de cabello rubio se levanto con enorme graciay le tendió una mano a Cho para ayudarla a pararse antes de agacharse a recogerdos escobas. La muchacha le tendió la suya a Cho, mientras el resto de lasescobas aterrizaba.

-¿Fleur?-preguntoCho mirando a los ojos a la chica que la había tumbado. Y no era la única quela miraba todos los que se encontraban en el campo tenían la vista puesta enFleur en esos momentos.

-Tuegues Chang-observo la rubia en tonoamable volviéndole a ofrecer la escoba a Cho que la tomo distraídaEgues lanovia de Cedgig- los miembros de losequipos de quidditch habían comenzado a rodear a las dos chicas. Al igual quemuchos miembros que ya habían logrado bajar de las gradas.

-si.-afirmoCho confundida.

-¡Fleur!,¡Fleur!-llamo Leila acercándose a la chica rubia que volteo a verla deinmediato.

-¡Leila!-exclamola muchacha sorprendida mientras Harry y Ron se situaban a los lados de Leila-¿Quéestas haciendo aquí?

-Yo,estoy estudiando en Hogwarts. Me trajo mi padrino.-respondio ella alegremente.

-Mealegga tanto vegte.-dijoy le dio un rápido abrazo a Leila-Ah!! Haggy, Gon, que gusto veglos.-Ron saludo a la chica torpemente con la mano mientras susurrabaalgo que sonó como a "me recuerda"

-Desdeluego que te guecuegdo-afirmo Fleurcon un fingido aire ofendido mientras una nueva figura aterrizaba junto aellos. Vicktor Krum bajo de su escoba con rudeza.


Hermionellego corriendo en aquel momento y se lanzo a los brazos de Krum que la abrazocon gran alegría.

-¡Vicktor!¿Queestán haciendo aquí?¿Como es que lograron pasar el encantamiento escudo deHogwarts?-pregunto Hermione mientras permanecía abrazada a Krum.

-Genial-murmuroRon con sarcasmo mientras se ponía rojo. Hermione se deshizo del abrazo de Krumy le dio un beso en la mejilla.

 

-Nosotrosvenimos a hablar con Dumblendorre. Ya saben se quien. Tenemosnoticias de que atrrapo a Karrcavow

-
ya Madame Maxime la secuestgagon losgigantes-continuo Fleur- no sabíamos a quien acudig.

-Oh,por dios!-exclamo Hermione-debemos avisar a Hagrid. Iré a decírselo.

-Herr
mio..ne,¿puedo acompañarrte ?-pregunto el muchacho.Hermione dudo un segundo mirando a Ron, pero se repuso enseguida.

-Desdeluego que puedes, además creo que será mejor que se lo diga uno de ustedes, asíle explicaran mas detalladamente. Vamos.-dijo Hermione tomando a Krum de una desus grandes manos.

- Fleurr, ¿note molestarria avisarrle tu a Dumblendorre?

-No-respondióla chica agitando su larga y rubia cabellera. Krum asintió en señal deagradecimiento y siguió a Hermione.

-Esperen.-pidioRon-yo también voy con Hagrid.-dijo antes de correr tras ellos. Mientras losmurmullos se extinguían en el campo de quidditch.

-Haggy, Leila¿podguian acompañagme a laoficina de Dumblendogue?-preguntoFleur mientras todos los estudiantes regresaban al castillo en pequeños grupos.

-Si,claro.-acepto Harry mientras Leila asentía. Los tres chicos caminaron hacia laoficina mientras hablaban sobre lo que Fleur y Krum les habían dicho. Alparecer era algo que esperaban, Harry sabia que Karkavow había estado esperandoque lo buscaran desde que sitio como la marca tenebrosa reaparecía en su brazo,aunque lo de Madame Maxime le pareció una sorpresa.

-¿Vana quedarse aquí?-pregunto Leila a Fleur preocupada por la seguridad de Fleur yKrum.

-Soloel tiempo necesaguio. Pog ciegto, no me has dicho si encontgaste a tu padgue.-tantoLeila como Harry se pararon en seco al escuchar a Fleur. Harry volteo a ver aLeila que tenía los ojos empañados.

-Oigan,muero de curiosidad-dijo Harry intentando cambiar el rumbo de laconversación-¿Desde hace cuanto se conocen ustedes dos?-Para su sorpresa Fleuracepto el nuevo tema encantada y se olvido de su comentario anterior. Harrytomo a Leila de la mano cariñosamente y la obligo a seguir caminando para queFleur no notara lo que había pasado y no volviera a preguntar nada sobreSirius.

-Bueno,pues desde que Leila entgo a la escuela, tonto, ambas asistíamos aBeuxbatons. Lastima que ella no tuviera la edad adecuada para venig al togneo de los tges magos, pogque si su k nombgeubiega entgado en el cáliz, segugo habrguia pasado lo mismo quecontigo.- Harry se estremeció alegrándose de que no hubiera sido así, el torneode los tres magos no era algo que recordara con alegría.

-¿Cómoque Karkavow, fue atrapado?-pregunto la profesora McGonagall por tercera vez enel despacho de Dumblendore mientras el director jugueteaba con sus pulgares contranquilidad-no habrá hablado, ¿verdad?

-TranquilízateMinerva-pidió Dumblendore-no tenia mucho que decir, y el sabia que solo eracuestión de tiempo, nadie puede esconderse por siempre, pero lo lamento mucho.Ahora tenemos que concentrarnos en otras cosas, Voldemort sabrá que estamos altanto, y no se atreverá a hacer ningún movimiento repentino. SeñoritaDelauncour, me gustaría que el señor Krum y usted aceptaran permanecer en elcastillo por un tiempo, para prevenir cualquier ataque en su contra.

 

-Desdeluego pgofesog, le agrgadesco su oferta. Además nos gustaguia podeg ayudag a la ogden y el ED.

-Desdeluego.-Dumblendore desvió la mirada y la enfoco en Leila-Leila debes estaralerta, preparada. No sabemos que es lo que Voldemort puede hacer ni cuando.-lachica asintió espantada mientras Harry la miraba confundido-Harry-llamo eldirector y el chico lo volteo a ver-no hay de que preocuparse, pero necesitanenseñarle al ED todo lo que puedan, quiero que puedan defenderse si llega a sernecesario.

-Claro,profesor. Nos encargaremos de ello.-respondio el chico.

Leilay Harry salieron juntos del despacho después de eso, y se dirigieron hacia latorre de Gryffindor sin hablar, Harry tenia muchas cosas en que pensar, no erala primera vez que notaba que a Leila el nombre de Voldemort no le causabaningún temor, pero eso junto con las extrañas instrucciones del director loestaban orillando a comenzar a inventar teorías sobre su amiga. Ron se les uniaa mitad del camino para sacarlos a ambos de sus pensamientos.

-¿Cómote fue amigo?-pregunto Harry sonriendo con ironía.

-Noes gracioso, Harry.-aseguro Ron-"¿Cómo has estado Vicktor?, ¿Qué has hechoVicktor?, Me alegra tanto verte de nuevo"-dijo el chico forzando una vozaguda-Vicktor, Vicktor, Vicktor. ¿Acaso no puede hablar de otra cosa que no seaese idiota? "corchete de fresa"-termino mientras entraban a la sala común y sedirigían a sus habituales sofás.

-Wow!-dijoLeila-aquí pasa algo raro, para que alguien que sabe algo de quidditch, hable asíde Vicktor Krum, debe haber una razón personal.

-Desdeluego.-acepto Harry riendo-Anímate Ron, también vino Fleur, no solo Hermionepodrá divertirse.

-¿Estándiciendo que a Hermione la gusta el jugador de quidditch mas famoso del mundo,y que se "divierte" con el?-pregunto Leila incrédula.

-Algoasí- dijo Harry-en realidad es a el a quien le gusta Hermione, pero creo que aella le viene como anillo al dedo su presencia para poner de mal humor a Ron.

Lapuerta de la sala común se abrió y Hermione entro con una gran sonrisa.

-Mirenllego la chica Vicktor-resoplo Ron enfadado.

-Disculpa,pero fuiste tu quien decidió ir con nosotros. Nunca te invite a oír miconversación.

-Llamasa eso conversación, el idiota no sabe ni hablar correctamente.

-cállateRon, es tu culpa.

-Tienesrazón, es mi culpa. Fui un idiota al pensar que sentías algo por mí.

-Aquívan-susurro Harry se puso de pie y le tendióuna mano a Leila para que se levantara y pudieran evitar el espectáculo.

-No-rugióRon-ustedes dos se quedan aquí-empujo a sus amigos de vuelta al sofá en el quehabían estado sentados y los obligo a permanecer aquí. Luego volvió a dirigirsu mirada Hermione-quiero que estén aquí para que la próxima vez que Hermioneintente jugar conmigo me recuerden con detalle como es que ella se burla de mí.

-Dejade ponerte en ridículo, Ron. Tu y yo ya no tenemos nada que ver, puedo hacer loque quiera y si quiero volverme loca por Vicktor Krum lo hare, y tu vas adejarme en paz. ¿Por qué no le pides a tu amiguita Leila que te consuelemientras yo se lo pido a Vicktor?, creo que ella no tendrá problema en ayudartea pasar un buen rato en su compañía.

 

-Cállate-amenazoLeila a Hermione levantándose-no voy a permitir que me insultes, aunque ya telo dije, mas de una se ofrecería para consolar a Ron, espero que no tearrepientas de habérselo sugerido. Lo siento, Ron, pero no voy a soportaresto.-Leila se dirigió con decisión a las escaleras que conducían al dormitoriode chicas y desapareció por ellas. En cuanto leila desapareció Ron reanudo ladiscusión defendiendo a su amiga.

-Novuelvas a insultarla, si esta a mi lado es porque es tan mi amiga como tu loeres de Harry. No se puede decir lo mismo sobre tú y Krum.

-Nodigas tonterías, Ron. Hace seis años que soy amiga tanto tuya como de Harry. Aella acaban de conocerla y ya le están lamiendo los pies.

-Cierto,solo que ella a pasado mas tiempo con nosotros que con los libros de labiblioteca, le ha bastado el poco tiempo que tiene de conocernos para sabercomo pensamos y que queremos.

-Terecuerdo que gracias al tiempo que he pasado en la biblioteca sigues vivo hastaahora, si no fuera así, habrías muerto ahorcado por lazo del diablo desdeprimero.

-¿Ahoraeres una heroína?, no eres la única que nos ha salvado Hermione. Tú abríasmuerto antes si Harry y yo no te hubiéramos rescatado del troll.

-Claro,ahora lo recuerdo. Me rescataste cuando fui a encerrarme en el baño porque mehabías hacho sentir como basura.

-yo
losiento, sabes que me arrepiento de eso

-¿losientes?¿que cosa?

-creoque
todo.-dijo Ron.-pero eso no tiene nada que ver con

-Basta-interrumpióHarry poniéndose de pie-para ser sincero tengo mas cosas en que pensar y estadiscusión no nos esta llevando a ningún lado, los tres sabemos lo que hemos hechounos por otros, y la manera en que nos hemos dañado, revivirlo no nos va aservir de nada. Y estoy un poco arto de estas escenas, sobre todo cuando no sonnecesarias. Hermione sabes que quieres a Ron y no

-Yono lo..-comenzó Hermione, pero cambio de idea al ver la mirada de reproche deHarry-de acuerdo, si lo hago.- a Ron se le dibujo una leve sonrisa cuando lachica dijo esto.

-Yel te quiere a ti. A nadie le importa que hiso o no hiso el otro antes, déjenloatrás, ¿quieren?.-Harry tomo de mala gana las manos de sus dos amigos y lasjunto-Ahora dejen de atacarse mutuamente, Leila y Krum no tienen nada que vercon su problema, lo único que importa son ustedes dos, resuélvanlo. Mevoy.-termino Harry dejando las manos de sus amigos entrelazadas antes de subira su dormitorio y volver a sumir sus pensamientos en lo ocurrido en el despachode Dumblendore. Se tumbo en la cama pensando en comenzar a preocuparse,Dumblendore no sabia mucho sobre que estaba pasando con Voldemort, pero aun asítenia un plan, un plan que incluía la participación de Leila y el ED, ¿Y sialgo salía mal?, ¿si le pasaba algo a Leila?, no, no quería pensar en eso, noquería pasar por eso, había algo en ella, la quería y no podía sufrir otra vezpor la perdida de un ser querido. ¿Acaso no había sido suficiente todo lo queya había pasado?. Primero había perdido a sus padres, se había ido a vivir conlos Dursley donde solo había sufrido unos buenos diez años, y luego se enfrentoa Voldemort a sus solo once años cuando tuvo que rescatar la piedra filosofal,después la cámara secreta, conocer a Sirius y su historia para luego perderlo,ver como Voldemort lo usaba para su regreso, y todo eso había parecidodesaparecer cuando Leila llego, ¿era posible que su momentánea tranquilidad yalegría le fuera arrebatada cruelmente?, no podía permitir eso

 

Setumbo en la cama pensando en esto, y no supo en que momento se quedo dormido,pero el sueño que tuvo le fue imposible de olvidar. Vio una luz verde, sucicatriz, una enorme moto voladora, a los Dursley, su vieja alacena y luego sealejo de aquellos recuerdos hasta verlos dentro de una figura que integraba aotra, era un rompecabezas, tenia seis piezas pero había dos huecos faltantes,noto que cada pieza se componía de otras mas chicas y cada una de estas era unrecuerdo, le tomo medio segundo entender que había visto los recuerdos de laprimera pieza. Volvió a acerarse, pero esta vez a la segunda pieza vio aHagrid, a Hermione, a Ron, Dumblendore, El espejo de OESED, Quirrel con voldemorten la nuca, Snape, Floofy, la piedra filosofal. Volvió a alegarse, se acerco ala tercera pieza con curiosidad, aunque presentía lo que encontraría en ella,vio a Ginny, la gata petrificada de Filch, el auto volador, los mensajes consangre en las paredes, la araña Aragog, Mirtle la llorona, el diario de Riddle,la cámara secreta el basilisco, Flawkes, Gilderoy Lockhart. Volvió a alejarsepara contemplar el rompecabezas completo, se acerco a la cuarta pieza, donde encontró sus recuerdos de Lupin, los boggarts,Hagrid , Sccrabells, Buckbeack, los dementores, Sirius, colagusano, el mapa delmerodeador, su patronus con forma de siervo. Volvió a alegarse y se acerco a laquinta pieza; el cáliz de fuego, Cho, Fleur, Cedric, Krum, Madame Máxime,Karkavow, Moody, Ron molesto, Barty Crunch, el hijo de este, el pensadero,Winky, el baile, Parvati con su túnica de gala, un enorme dragón, las sirenas,el laberinto, los escregruptos, Colagusano, Cedric muerto, a Voldemort, los"fantasmas" de sus padres, a Moody dentro del baúl, a Cornelius Fudgeentregándole la bolsa con oro. Volvió a alejarse antes de ver la sexta piezadonde estaba la orden del fénix, el numero 12 de Grimmund Place, Tonks con supelo rosa chicle, la señora Figg, Sirius, Kreacher, las clases de oclumancia, asu padre con quince años de edad, una enorme serpiente, el hospital San Mugo,al señor Weasley, el ED, a Luna con su reviste El Quisquilloso en lasmanos, a Cho Chang acercándose a él para besarlo, los Thersthalls, a Umbridge,a Bellatrix Lastrage, a Sirius cayendo tras aquel velo, a Voldemort en eldepartamento de misterios, la profecía, Sibil Tralawey hablando con la miradaperdida. Volvió a alejarse, pero noto que el espacio para la séptima pieza nose encontraba del todo vacio, así que se acerco a ver su contenido. Vio a Ron ya Hermione besándose, a Leila acercándose a el con su maravillosa sonrisa, aTonks, al ED, el duelo entre Leila y Hermione, a Fleur y a Krum
y entoncesdespertó.


Harryseguía pensando en su extraño sueño mientras se vestía y bajo del dormitorio debatiéndose entre siquería o no contárselos a sus amigos, pero se ahorro el tener que decidirporque cuando bajo a la sala común niRon, ni Hermione estaban ahí. En la sala común solo estaban Parvati y Lavanderalrededor de su bola de cristal y del otro lado Leila que contemplaba unbellísimo ajedrez mágico de cristal, pero no parecía estar jugando, simplementelo veía como analizando las piezas.

-¿Quéhaces?-le pregunto Harry por detrás lo cual causo que la chica se sobresaltaraantes de voltear a ver a Harry y guardar con mucha rapidez las piezas del ajedrezen una linda caja metálica.

 

-Nada-contestonerviosa, pero Harry no lo noto.

-Mmm
¿yafuiste a desayunar?

-No-respondiócon rapidez la chica.

-¿quieresvenir conmigo?-la invito Harry.

-Claro-aceptoLeila con una sonrisa. Salieron de la sala común y Harry no tardo en comenzar ahablar, ni siquiera supo porque quería contárselo a Leila, pero quería hacerlo asíque solo siguió su impulso.

-Soñécon un rompecabezas-comento.

-¿Que?-preguntoLeila mirándolo extrañada.

-Unrompecabezas.-repitio Harry-Las piezas eran parte de mi vida, recuerdos concierta importancia supongo
cosas que me han marcado. Pero no estaba completo,le faltaba una pieza y media.

-Vayaque es un sueño extraño.-dijo Leila enarcando las cejas.

-lose, pero sentí el impulso de contártelo, aunque no se lo que significa.-explicocon un tono indiferente.

-Bueno,los sueños suelen ser deseos o alertas que nos manda nuestro inconsciente.-dijoLeila- y a juzgar por las piezas de tu rompecabezas, no creo que sean deseos,sino más bien alerta, algo que este relacionado con esos recuerdos
pero mealegra que me lo contaras.

-¿Porqué?-pregunto Harry y Leila lo miro sorprendida.

-nolo se.

-¿Leila?

-¿si?

-Sisupieras algo, relacionado con lo de Voldemort, si Dumblendore te dijera algoimportante, ¿me lo contarías?

-perono se nada, Harry.-dijo ella

-¿nome lo dirás?

-¿Elque?-pregunto la chica como si la pregunta que Harry había echo antes no hubieraexistido.-Te creo, en verdad, si dices que no sabes nada, te creo. Pero noentiendo, si no pasa nada porque debemos de estar tan bien preparados en el ED,y ¿Qué tan bien preparados implica esa excelente preparación?

-Debende estar muy, muy bien preparados, Harry
lo mejor que sea posible.

-Pero,¿para que?¡Por que tanta perfección si no ahí un plan que seguir, si no sabemosnada?

-Harry,te lo diré si se algo-contesto por fin Leila-pero ahora no lo se. Es solo queentiendo que Dumblendore este preocupado por todos nosotros, al final decuentas y aun sin saber nada Voldemort esta afuera esperando el mejor momento,es solo seguridad.

-¿Elmejor momento?, ¿Para que?

-VamosHarry. No digas tonterías, tu sabes para que, para volver al poder.-Leila bajola voz porque acababan de entrar en el Gran Comedor, pero siguió hablando conla misma seguridad-Para quitar a todos los que se interpongan en su camino, yeso incluye a la única persona que puede derrotarlo: Tu. Pero para lograrlo vasa necesitar ayuda de la orden y
en caso necesario del ED. Es por eso que debenestar preparados, debemos.

Harryse quedo callado unos segundos, lo había impresionado la ultima respuesta deLeila, no era lo que esperaba, ni lo que quería oír.

-Yo
nopuedo asesinar a nadie.-dijo en un susurro después de que se sentaron -nisiquiera a él. Y mucho menos quiero meter a más gente en esto, no quiero ver aningún otro miembro de la orden morir, ni a los del ED, mucho menos
a ti. Noquiero que ninguno salga herido.

Leilalo miro unos segundos y le tomo la mano sin dejar de mirarlo.

-Lose,Harry, pero
va a sonar cruel, pero de ti depende el futuro de los magos ybrujas del mundo, tal ves hasta de los muggles, eres el único que puede evitarque la historia se repita, que vivamos otros muchos años de sufrimiento ymuerte. Se que es duro y que mucha gente a la apreciamos puede caer en elintento de impedirlo, pero
es la única forma.-Leila bajo la mirada antes deseguir hablando, Harry adivino que estaba pensando en Sirius y le dio uncariñoso apretón en la mano-Creo que el ED debe de estar preparado para todo
incluso para las maldiciones imperdonables.

 

-¿Qué?-soltóHarry alzando la voz. Espero a que nadie lo viera antes de continuar-pero nopodemos, fuera de lo ilegal, porque se que Dumblendore nos protegería, porquetienes razón, necesitamos saber usarlas, pero
para hacerlo debes de odiar deverdad, desear hacer un daño mortal a tu atacante, desear
matar. No seria
noquiero que expongan esos sentimientos, sacarían lo peor de ellos.

-Nolo creo, yo lo llamo instinto de supervivencia, necesitamos una forma desobrevivir
pero si tienes razón no será muy difícil para Hermione, Ginny yChang encontrar su lado oscuro, pueden practicar conmigo.-dijo Leila en tono debroma.

-Claro-repusoHarry con sarcasmo-Les diré oigan chicas, por que no asesinan a mi amiga parapracticar las maldiciones imperdonables, Así podrán defenderse en caso de queun mortifago las ataque, ya tendrán experiencia en asesinar gente.

Leilase rio en una silenciosa carcajada.-Tranquilo, nadie va a matar a nadie, nisiquiera había pensado en incluir Avada Kevara en las lecciones, seria aterrador. Creo másbien en que el estudio de la maldición Cruciatus e Imperius seria interesante,pero debe ser opcional, no quiero que
nos aterroricemos.

Harrymiro a su alrededor Ginny y Dean Thomas estaban abrazados platicando conSeamus, Parvati y Lavander acababan de sentarse y leían un ejemplar de Corazónde bruja, los hermanos Creavey observaban unas fotografías, en la mesa deRevenclaw Cho Chang platicaba animadamente con su amiga Marietta, Fleurplaticaba con algunos Huefflepuffs, Krum caminaba hacia la mesa de Gryffindory Ron y Hermione que acababan de entraren el Gran Comedor, al final encontró los hermosos ojos de Leila devolviéndolela mirada sentada a su lado. Ella tenía razón, era su obligación, su deberproteger a todas esas personas que amaba, debía vencer a Voldemort paraprotegerlos, o al menos intentar hacerlo, Y los estudiantes de Hogwarts no eranni una cincuentava parte de los magos que existían en el mundo. Harry suspiro perouna voz toca interrumpió sus pensamientos.

-Harry,¿Puedo acerrte una pregunta?-soltóKrum que había llegado frente a ellos.

-Claro-respondióHarry sorprendido.

-¿Tuno erres el novio de Herr..mio..ne?

-No-respondióHarry exasperado-no lo era la última vez, y las cosas no han cambiado entrenosotros.

-Bien.Perro un chico de Slythering me dijo que ellaya tenia novio, y yo pensé que tu
- Harry negó con la cabeza y luego señalo aRon y Hermione que se acercaban hacia ellos, con las manos entrelazadas. Krumasintió con la cabeza al ver como Ron rodeaba la cintura de Hermione con losbrazos, luego dio la vuelta y volvió a la mesa de Slythering.

-Krum-llamoHarry y el muchacho volteo-Fleur dijo que querían asistir a las reuniones delED. Se que es sábado, pero queremos probar unas cesiones opcionales así que siquieren ir
nos veremos a las siete-El chico volvió a asentir con la cabeza ycontinuo su camino.

 

-Tranquilízate-dijoLeila al escuchar la invitación de Harry-El hecho de que Dumblendore estepreocupado no significa que Voldemort vaya a decidir atacar mañana, tenemostiempo. Y ya te lo dije, no estas solo.

-¿Ano?-le pregunto Harry en tono juguetón esperando que la chica le renovara suapoyo.

-Nosiempre tendrás a la orden, el ED, a Dumblendore y a Ron y Hermione-dijo ellasonriendo al evitar su nombre porque sabía que era el que Harry quería oír.

-¿soloa ellos?

-mmm
pensareen darte mi apoyo, pero no te garantizo nada-dijo sonriendo antes de guiñarleun ojo. Le dio un beso en la mejilla antes de pararse y dirigirse a la puertadel Gran Comedor. Ron y Hermione tardaron un segundo en llegar frente a el ysentarse.

-Quebien, se reconciliaron.-observo Harry

-Si.Gracias a ti.-dijo Hermione con voz alegre.-eres único.

-Lose.-dijo Harry de buen humor-pero creo que debes hablar con Krum.

-¿Porqué?-pregunto Ron

-Porqueel quiere salir con Hermione, pero ahora sabe que ustedes dos están juntos y noestoy seguro de que significado debo darle a su actitud, no parecía del todoresignado, tal vez quiera luchar por Hermione, pero tal vez me equivoque y soloquiera echarse a llorar, de cualquier forma ninguna de las dos me parececonveniente. Bueno me tengo que ir quiero hacer una reunión del ED hoy, podríasavisarles, Hermione.

-Claro,¿a que hora?

-alas siete, no voy a arruinarles todo el fin de semana. Nos vemos.-termino antesde irse dejando a Ron y Hermione intercambiando miradas interrogantes.

Alas siete en punto tanto Harry como Leila estaban nerviosos esperando que lasala de menesteres se llenara, no todos los estudiantes acudieron peroempezaron con los que habían acudido al llamado.

-Bueno,todos sabemos que la
condición con Voldemort, no es la mejor, creemos quedebemos de estar preparados para todo, y es un echo que los mortifagos no van aatacarnos con maldiciones de piernas de gelatina o cosquillas. Antes que nadaninguno esta obligado a asistir a estas lecciones, son enteramente opcionales,pero a nuestro parecer necesarias, creemos que debemos ver
las maldicionesimperdonables.

-¡Estasloco!-soltó Fleur de inmediato-No es pagatanto, el peliggo no es tanacentuado. Dumblendogue nunca dijo que fuega a pasar algo aun.

-Lose.-dijo Harry-pero tampoco es que Voldemort nos vaya a avisar cuando estelisto para atacar. y no nos va a pedir permiso. Si nos quedamos esperando unaseñal de que algo pase posiblemente la encontremos dos segundos antes de morir.

-Tienerazón, Fleur.-concordo Leila- no es algo que nos agrade, pero es necesario.

-Comodije, es lo que queremos ver, quien quiera formar parte de esto pueden quedarselos que no se pueden ir y venir el miércoles a las cesiones normales.-el cuartose lleno de murmullos mientras unos salían de la sala-los que vayan quedarsepasaran uno por uno para practicar, nos veremos todos los sábados a esta hora

-Harry,-interrumpió Hermione-No entiendo, tu dijiste que Bellatrix te dijo que debíasdesear hacer daño, para usarlas, un daño verdadero y
mortal.

-Yalo se, Hermione.-contesto Harry mientras observaba las miradas asustadas que ledirigían los pocos miembros del ED que se habían quedado en la sala.

 

-Pero,¿no estas proponiendo que nos asesinemos unos a los otros verdad?-preguntoZacharias Smith con sarcasmo.

-No-dijoLeila-para eso trajimos al coco. Además es muy poco probable que tengamoséxito.

-¿Unque?-pregunto Seamus-¿el coco no es aquel mito muggle que espanta a los niños yse esconde debajo de las camas?-algunos se rieron

-Esun boggart.-dijo Hermione seria.

-No,no es un boggart-contradijo Leila con una sonrisa de superioridad, perecíaencantada de corregir a Hermione frente a los demás.-y tampoco un mito. Aunquees cierto que los boggarts y los cocostienen algo de semejanza no son iguales, la confusión nace por lo parecidas queson sus habilidades y porque pocos los han visto en su forma natural. Losboggarts suelen tomar la forma de aquello que mas aterroriza a su oponente yprefieren los lugares húmedos y oscuros. Los cocos por otro lado pueden tomarla cosa de aquello en lo que su oponente este pensando con mayor concentración,y les agradan los lugares fríos sin luz, pero no les gusta la humedad, losirrita.-Hermione miro con odio a Leila cuando esta termino su explicación.

-Bueno,Hermione, ¿quieres ser la primera?-animo Harry a su amiga que acepto con unasentimiento de cabeza-solo piensa en la persona que mas odias-la chica miro dereojo a Leila que sonrió con ironía-solo usa la maldición imperius, es la
menospeligrosa para esta practica-Hermione asintió-Ahora-ordeno Harry y alzo la tapade una caja de donde salió una chica idéntica a Leila.

-Im...!Imperio!-la doble de Leila siguióparada sonriendo, lo cual causo que Hermione se pusiera de mal humor-¡Imperio!-esta vez una luz salió de suvarita y golpeo al coco-lo hice
lo hice-exclamo Hermione sorprendida-solo paracomprobar
besa a Harry.-dijo la chica guiñándole un ojo a su amigo que se pusocolorado mientras la doble de Leila se acercaba a el, aunque a la verdaderaLeila parecía divertirle la imagen ya que sonreía discretamente mientras mirabaa su doble.
El coco estaba a solo dos pasos de Leila cuando se tambaleo, retrocedió yvolvió corriendo a su caja.

-¿Quépaso?-pregunto Hermione sorprendida cuando vio que la maldición se había roto.

-¿Quieresun consejo?-pregunto Leila sonriente-Busca a otra persona a quien maldecir, porque para mi esto solo tiene dos explicaciones. La primera es que me aprecias másde lo que crees y no puedes hacerme daño, y la segunda es que estas perdiendohabilidades. Mejor nos aseguramos de que sea la primera.-termino la chica en untono amable pero burlón.

-No,de hecho a estado bastante bien, Hermione, no esperábamos tanto avance laprimera vez-comento Harry, el no estaba de acuerdo con Leila, mas bien lepreocupaba que el odio de Hermione hacia Leila fuera tan grande que pudierallegar a causar tan buen resultado con esa maldición.-¿Alguien mas lo quiereintentar?-pregunto Harry intentando distraerse.

-¿Porqué no nos dan una demostración ustedes?-pregunto Marietta con aire retador,era obvio que no le gustaba estar ahí, solo lo hacia para acompañar a Cho-Loque quiero decir es que ustedes son los profesores, deberíamos teneruna
seguridad de que ustedes pueden hacerlo, antes de intentar hacerlonosotros.

Todosvoltearon la vista hacia Harry, ¿Qué se suponía que debía hacer?, la exigenciade Marietta era lógica, pero no se atrevía a intentarlo por primera vez frentea todos, y había una buena razón para ello, Leila le había explicado que loscocos podían imitar características de aquello en lo que se transformaban si elcerebro de su oponente les daba esa información, incluyendo personalidad yhabilidades, y hacer que la persona que Harry mas odiaba en el mundo no eraprecisamente la mejor idea, considerando que esa persona era lord Voldemort.Intento pensar en alguien más, pero sus pensamientos se habían atascado enVoldemort, lo único que se le ocurrió hacer fue buscar la mirada de Leila enbusca de apoyo, la chica sonrió y le guiño un ojo antes de pasar al frente.

 

-Yolo hare-dijo segura, aunque su sonrisa se había esfumado, para dibujar unasombra de tensión alrededor de su rostro.

-Concentrate-pidioHarry sosteniendo la tapa de la caja, Leila cerró los ojos unos segundos yluego asintió-¡Ya!-bramo Harry y soltó la tapa de la caja de donde salió unamujer de pelo negro y ojos hundidos; una replica perfecta de BellatrixLastrage. Todos contuvieron el aliento por la sorpresa, a todos les aterraba laimagen de la mortifaga mas buscada por el ministerio, y todos conocían surostro, estaba pegado por todo Hogsmeade. Pero para Harry, Ron, Hermione, Luna,Ginny y Neville había algo más, la copia era incluso más aterradora que laoriginal que ellos habían visto. Harry tardo en comprender que esto se debía aque muchas de sus características físicas no eran como las de la verdadera y supusoque esto se debía a que Leila nunca había visto en persona a la asesina de supadre. Todos mantenían una aterrorizada mirada en la aparición, incluso Leilaque se había quedado muy quieta, pero después de unos segundos cerro los ojosfuertemente y alzo su varita.

-¡impe
¡Avada Kevara!
-un relámpago de luzverde invadió todo el cuarto cegándolos a todos. Dos segundos después la luz seextinguió y todos pudieron volver a ver, aunque la imagen los sorprendió yespanto al mismo tiempo, el cuerpo de la falsa Bellatrix había desaparecido yen su lugar había un extraño y simpático animal, parecido a un koala concuernos, solo que el cuerpo estaba tieso y sin vida. Las miradas pasaronrápidamente del coco a Leila que observaba con terror el cuerpo del animalito.La chica dejo caer su varita al suelo con terror y se cubrió el rostro con susmanos, dio media vuelta pera irse poro Harry la detuvo y abrazo.

-Fuesuficiente
por hoy-dijo Harry aferrando el cuerpo tembloroso de su amiga conmas fuerza-nos veremos el miércoles.

Todosse fueron echando miradas curiosas a Leila, Neville levanto la varita de lachica y se la entrego a Harry antes de seguir al resto de los chicos, al finalsolo se quedaron Harry, Ron, Leila , Ginny y Hermione.

-Yo
lo
losiento
no quería usar esa maldición, pero
yo no quise- Harry no supo si lachica había comenzado a llorar en ese momento o lo había hecho desde antes. Loúnico que sabia es que no quería arriesgarse a que Hermione y Ginny laenfrentaran así que la guio al exterior de la sala sin soltarla, pensó enllevarla a la sala común, pero supuso que varios de sus compañeros estaríanahí, así que entro a la primera aula que se le cruzo en el camino, aunaferrándose a la muchacha.


Entraronen el aula y Harry sentó a Leila en un taburete, la soltó con suavidad dezhaciendosedel abrazo con el que había aprisionado a la chica. Jalo otro taburete y se sentófrente a ella antes de sujetar sus manos con suavidad obligándolas a descubrirel rostro de la chica.

 

-¿Estasbien?-pregunto Harry preocupado mientras le enjuagaba las lagrimas con el dorsode una de sus manos que a su vez seguía sujetando a la de Leila.

-Enverdad lo lamento tanto, Harry. No quería usar esa maldición, no quería
asesinar a nadie, pero cuando vi su rostro, cuando la mire a los ojos y no viculpa en ellos, yo olvide todo
no supe que hacer. Lo lamento tanto, pero no
nopude evitarlo
supongo que eso hace a los mortifagos tan buenos asesinos; elodio ciego.

-Nodejare que te compares con ellos.- prohibió Harry mirando a Leila a los ojos-Ydeja de preocuparte, es lo mismo que yo haría si me encontrara a Bellatrix asíde desprotegida, cobrar venganza. Esta bien-con solo el chico-y al menos ahorasabes lo que eres capaz de lograr, yo no lo habría logrado hacer sin practica.

-Noes algo de lo que pueda presumir. Desearía no haberlo hecho. Es que me sientotan mal
tan sucia y cruel.

-Nolo hagas, no tienes porque. Lo hiciste de maravilla y no lastimaste a nadie, no hay razón para que te sientasmal.

Loschicos se quedaron en silencio unos segundos, luego Leila tomo una granbocanada de aire.

-nopuedo volver a ir a las reuniones, Harry.- soltó la chica con desesperación-losaterrorice, todos pensaran que soy un excelente prospecto de mortifaga, y elrumor se correrá, van a estar horrorizados, y no los culpo.

-¿Estasrenunciando?

-Noquiero hacerlo.-rogo Leila y la mirada suplicante de sus ojos miel convenció aHarry.

-Novoy a obligarte a que vayas, no quiero que te sientas mal, pero necesitopedirte un favor, ayúdame a practicar las maldiciones imperdonables a mí. No meatrevo a hacerlo frente a todos, la única persona en la que puedo pensar cuandopienso en odio es Voldemort, y no creo que sea buena idea que aparezca frente atodos ellos, no es exactamente algo que ayude a los nervios.-explico Harry.

-Sies lo que quieres, lo hare. Pero no creo que sea la única persona en la quepuedes pensar cuando piensas en tu odio.

-¿Ano?

-no,odias a un montón de gente, no tanto como a él, es cierto, pero si con fuerza.Esta Colagusano, Bellatrix, Lucius
y
Sirius.-Leila volvió a soltar un sollozoe intento llevarse de nuevo las manos a la cara, pero Harry las sujetó confirmeza.

-¿Porqué piensas que siento odio por Sirius?-pregunto extrañado.

-Porqueyo lo hago
-se acuso Leila con una voz cargada de sufrimiento-porque no puedoevitar sentir algo de odio hacia el. -Harry la miro sin comprender y le alzo lacara con suavidad para poder ver su mirada-Por que nos dejo aquí completamentesolos-explico Leila mientras Harry volvía a limpiarle las lagrimas con lamano-sin nadie
aun lo necesitábamos, yo lo necesitaba.-termino la chica

-¿Sabes?-preguntoHarry con voz dulce y una leve sonrisa en la cara-desde que te animaste ahablarme y me dijiste quien eras, ya no me siento tan solo. No existe nadie quepueda ocupar su lugar, ni para ti ni para mi, pero ahora ya no creo que me hayadejado solo, ¿Cómo podría odiar al hombre responsable de que estas aquí? Almenos tengo una gran amiga-apunto Harry antes de besar distraídamente una delas manos de Leila.

 

Lachica se aventó a sus brazos y lo abrazo unos segundos.-Gracias-le susurro aloído antes de darle un beso en la mejilla-por todo. Necesito estar sola,Harry.-termino, se levanto y se fue.

Harryse quedo ahí unos minutos, sabia que Leila necesitaba estar sola, y queríadarle el tiempo suficiente para alejarse lo mas que pudiera antes de que elsaliera. Cuando decidió que la chica ya debía haber llegado como mínimo a losinvernaderos salió del aula y se dirigió a la sala común de Gryffindor. Elambiente ahí era tal y como el lo imaginaba una especie de comité de bienvenidalo recibió en la entrada y lo bombardeo con preguntas. La única que no hablabaera Hermione que se quedo sentada en un sofá a pesar de que todos los demáscorrieron a entrevistar a Harry en cuanto entro.

-¿Dóndeesta Leila?-pregunto Ron preocupado-¿esta bien?

-No,pero creo que se recuperara, necesita pasar un tiempo a solas.-le explico Harryignorando las preguntas que Parvati y Lavander formulaban a la vez.

-Comprendoque se sienta mal-apunto Dean Thomas mientras caminaba junto a Harry hacia lossillones-Creo que si cualquiera de nosotros hubiera conseguido un resultado tanbueno en algo tan espeluznante se sentiría culpable y aterrado, pero la verdadfue genial. Digo, además de lo que opina ella misma sobre sus actos y lospobres intentos de Cho Chang por hacerla ver como un mounstro, nadie habla malde ella, de hecho sienten una gran admiración por lo que logro,fue
inexplicablemente grandioso.

-Ellano lo ve así.-explico Harry

-¿Quiénera la mujer?-pregunto Seamus mientras se sentaban.

-BellatrixLastrage-contesto Ron con tristeza mientras Harry desviaba la mirada hacia laventana ocultando la mueca que acababa de hacer-la asesina de Sirius Black: elpadre de Leila y el padrino de Harry, además de un gran amigo.

-Espera
¿quieresdecir que Harry es el ahijado de uno de los asesinos mas peligrosos que hatenido el mundo mágico, que tu eras su amigo y que Leila es su hija?, eso esimposible-se negó a creer Seamus.

-Elno era ningún asesino, Seamus.-defendio Ginny con enojo en la voz-de hecho erauna persona maravillosa, conozco a un millar de personas que con gusto abríandado su vida para salvar la de Sirius Black, y Harry, Hermione, mi familia y yole teníamos mucho afecto, así que la próxima vez que se te ocurra hablar así deSirius Black asegúrate de que no sea en nuestra presencia.-amenazo Ginny.

-Yo,lo lamento- se disculpo Seamus-no lo sabia, y he aprendido a confiar enustedes, si dicen que era bueno, le creo, sus razones tendrán
no queríamolestarlos.

-Tranquilo.-dijoHarry volviendo a mirarlo-no lo sabias. Además ya no importa, pero no le digasnada a Leila, le afecta bastante hablar de el.

-¿Cómolo hizo?-pregunto Hermione hablando por primera vez y volteando la vista haciaHarry.

-¿Quécosa?-pregunto Dean sin entender de qué hablaba Hermione.

-Lamaldición, a la primera-explico la chica.

-Nolo se.- respondió Harry , pero Hermione siguió hablando sin escucharlo. Dean,Parvati, Lavander y Seamus perdieron interés, suponían que Hermione solo querríaatacar a Leila así que se fueron al otro lado de la sala, Neville los siguió yarrastro a Ginny con el para no formar parte del pleito.

-Noes algo normal, incluso magos que lo han practicado un montón de veces fallan,y estoy segura de que era la primera vez que lo intentaba, lo vi en su rostro,en su reacción, estaba asustada por el resultado que obtuvo, se que era laprimera vez que lo hacia-repitió Hermione mientras todos la veían asombrados notanto por la sorpresa que expresaba porque todos la sentían, sino mas bien porel tono de lastima que usaba al hablar de Leila-se necesitan años de practica ykilos de odio para lograr ese resultado, o tener algo mas de magia que el retode nosotros. Además no solo pudo hacer una maldición imperdonable a la perfecciónsino la peor de todas, Harry-continuo su voz había cambiado y Harry y Ronadivinaron que estaba intentando encontrar una razón lógica para loocurrido.-Yo ni siquiera soy capaz de lanzarle una maldición sencilla, no puedocausarle ni un rasguño, ella tiene algo, es muy poderosa.- Hermione volvió amirar a Harry y tomo aire antes de continuar-escucha hice lo que ella dijo,antes de venir aquí, sabia que consiguieron el coco con Hagrid así que fui apedírselo y lo obligue a tomar otras formas, además he practicado en otrosduelos desde que me venció en la clase de Tonks, no he perdido practica, dehecho he mejorado bastante, Harry, y soy capaz de lograr resultados estupendosen maldiciones muy peligrosas y terribles, pero no con ella, no pudo hacerle nada, ni siquiera moverle un pelo, yTonks tampoco pudo hacerlo y es una aurora experimentada

 

-pordios Hermione, yo pude vencerla y no tengo ningún titulo de profesionalismo, déjalatranquila ella

-Noescúchame, Harry-pidió Hermione- esto no es normal, tiene algo, no cualquierapuede lanzar la mas poderosa de las maldiciones con tanto éxito siendo comoes
porque tengo que reconocerlo no tiene ni una gota de malas intenciones en lasangre no le haría daño ni a una mosca si puede evitarlo, pero cuando vio aBellatrix.

-Enmi opinión abría hacho lo mismo, Hermione.-respondio Harry

-Exacto-concordóRon-escucha, linda.-añadio Ron con toda la intensión de suavizar lo que iba adecir-no te lo tomes a mal, pero tal vez estas viendo cosas donde no las hayporque te sientes un poco
celosa por lo que ella puede lograr. Ron terminoesperando gritos y una mirada de odio , pero Hermione se limito a negar con lacabeza y siguió hablando en el mismo tono lógico.

-Esuna posibilidad, pero hay otras cosas, chicos
ella no estaba ahí cuando Siriusmurió, ni cuando conocimos a Colagusano, como sabe tantas cosas sobre
todoesto.

-Supongoque se lo dijo Lupin-contesto Ron con lógica.

-No,en eso tienes razón Hermione, sabe muchas cosas que ni Lupin pudo haberledicho-apunto Harry pensativo recordando que Leila había mencionado el contenidode la profecía cuando el le había contado su sueño, y el no se lo había contadoa nadie y estaba seguro de que Dumblendore tampoco lo había hacho. Hermione lehabía dado en que pensar por primera vez, no era que sospechara de Leila, pero era verdad,algo en ella salía de lo normal.

-Vamoschicos, eso es ridículo, un montón de personas saben por lo que hemos pasado,pudo enterarse de mil maneras.

-si.Dijo Harry, pero no todo el mundo sabe que es lo que decía lo profecía.-explicoHarry

-¿Deque estas hablando?-pregunto Hermione sin entender-esta rota, nadie sabe lo quedecía.

-No, yo lo se y Dumblendore también, pero nose lo he dicho a nadie y estoy seguro de que el tampoco.

-¿Sabesque dice la profecía?-pregunto Ron en un tono de reproche. Harry supo que sehabía ofendido porque no se los había contado.

 

-Tranquilícense,se los contare, pero antes quiero asegurarme de que ella lo sabe.

-Estabien.-acepto Hermione-Pregúntaselo, y averigua también como es que supo lodemás, lo de Sirius y Colagusano.

-lohare.-acepto Harry y se paro para subir al dormitorio pero volteo a ver aHermione-supongo que va a tardar en volver pero si la ves, dile que olvidedarle su varita.-Hermione asintió y Harry sintió un gran alivio de no habérseladevuelto, estaba seguro de que Leila no querría hablar con nadie al díasiguiente, pero ahora tendría una especie de rehén para obligarla a verlo.

Elchico despertó muy temprano, supuso que Leila aun no querría enfrentarse alresto de los que la vieron hacer la maldición y que seria mejor no obligarla aque lo hiciera, así que bajo sin que la causara ninguna sorpresa encontrarlasentada esperándolo en la sala común.

-Toma-dijoHarry tendiéndole la fina varita a la chica.

-Gracias-dijoella con una tímida sonrisa. Harry la tomo de la mano y la guio hacia la salidade la sala común.

-¿Quieresdesayunar?-ofreció el chico mientras le abría la puerta y le dejaba libre elpaso-podemos tomar comida del Gran Comedor y hablar en el lago mientrascomemos-se apresuro a añadir al ver que Leila iba a negarse.

-Esoesta bien-acepto la muchacha agradecida.

Parasu fortuna el Gran Comedor estaba casi vacio, tomaron unas tostadas y luegosalieron a los terrenos de Hogwarts, caminaron alrededor del lago hasta que lasombre de un árbol los cubrió y se sentaron ahí.

-Leila-llamoHarry haciendo que la chica concentrará su atención en el-¿puedo hacerte unaspreguntas?, necesito saber algunas cosas-se explico esperando que la chica nose negara, pero ella le devolvió una mirada firme y sin enojo a amargura.

-puedes-aceptode buen modo.

-Primeroquiero aclarar las cosas, no quiero que creas que dudo de ti, o algo hace, todolo contrario, confió plenamente en ti, pero necesito saber

-solopregunta, Harry-animo la chica mirando hacia el lago.

-Dijisteque sabias de la muerte de tu padre antes de que Lupin te lo contara y que elno te había dicho muchos detalles. ¿Cómo te enteraste de su muerte?-Leila bajola tostada que estaba por llevarse a la boca y la coloco en su regazo.

-Esuna larga historia, pero
supongo que e podría decir que lo supe por ellas
porlas banshees

Harryse quedo atónito al oír aquello.

-¿Sete aparecieron las banshees?-pregunto con sorpresa.

-Si-aceptoLeila y los ojos se le volvieron a empañar-Es algo espantoso, Harry, no se lodeseo a nadie. No puedes imaginarte lo horrible que es saber
saber que alguiencercano a ti va a morir y que no hay remedio, no puedes impedirlo, es un avisode algo que el destino simplemente ya decidió. Un sufrimiento previo a que lamuerte ocurra y ni siquiera sabes de quien debes despedirte, aunque yo no teniamuchas opciones.

Harryse quedo callado unos minutos imaginando el horror que describía su amiga, perose le ocurrió una nueva idea, aun hace espero y volvió a hasta cuando vio queLeila estaba mas tranquila.

-Perola muerte de Sirius fue un accidente, las banshees no pueden ser las portadorasde una muerte accidental, no pudieron tener nada que ver con eso, no puedencausar un accidente-razono Harry en voz alta intentando explicarle a Leilaalgo, aunque no sabia bien que era ese algo. La chica sonrió con gesto irónicopero triste.

 

-Yonunca dije que las banshees predijeron la muerte de mi padre, Harry

-¿Qué?,pero tu dijiste

-Dijeque lo supe por ellas, no a causa de ellas. El día que las vi fue tres días antesde que mi madre muriera-leila bajo tristemente la mirada y Harry supo que no lementía, estaba seguro de que la chica le estaba contando una dolorosa verdad-yate lo dije, no tenia muchas opciones, la única persona en la que pensé fue enmi madre, no estaba segura, pero obviamente hice todo lo posible por pasarbuenos ratos con ella esos posibles últimos días, pero no fue agradable, fui acasa y
ella no estaba muy bien, estaba enferma y deliraba, hablaba en sueños ysiempre hablaba de mi padre, decía que estaba en peligro, que se alejara de laorden un tiempo, que no fuera al ministerio porque no saldría bien, decía quetenia un mal presentimiento y no dejaba de pronunciar su nombre
cuandodespertaba me pedía disculpas todo el tiempo, hasta el final me dijo que debíaser fuerte y me dijo lo de mi padre me pidió que intentara seguir siendo feliz,aunque lo ultimo que dijo fue el nombre de mi padre, entonces entendí, entendíque me había quedado sola, entendí que había perdido a la familia que nuncatuve.

-Lolamento-dijo Harry-Pero aun no entiendo como supiste los detalles. Quiero decircomo supiste que fue Bellatrix quien
ya sabes.

-Eso
nose como explicarte bien la sensación, pero simplemente lo supo
cuando estuvesegura de que mi padre había muerte supe también quien había sido la culpablesin siquiera haber oído su nombre o visto su cara antes.

-¿Cómo?-inquirióHarry que cada vez entendía menos.

-Tedije que era una larga historia
-Leila dudo un minuto antes de volver ahablar-Yo tampoco entendía muy bien como es que lo había sabido, tarde bastantetiempo en averiguarlo, pero por suerte la familia Black era algo famosa ypoderosa y existen un montón de mitos y leyendas alrededor de su historia, perono son fáciles de encontrar, en fin cuando descubrí esas historias comprendímuchas sensaciones que tenia
tengo. Por donde empezar
nunca he sentido que perdía mi padre, al menos no por completo, sentí un abandono de su parte pero nunca,nunca he sentido
ni siquiera se lo que siento, no puedo explicártelo. El puntoes que esa sensación nunca ha cambiado, ni siquiera cuando Lupin me lo conto
nose como funciona esto pero
creo que ahora lo entiendo. Los ancestros de lafamilia Black hicieron un hechizo en su familia; magia antigua, el hechizoprotege a todos los descendientes de la familia, de la familia misma, alparecer mi familia siempre a tenido un honor dudoso no confiaban en ellosmismos hace que se protegieron contra la traición familiar.-explico leila lomejor que pudo.

-Noentiendo muy bien, ¿Qué significa eso?, ¿en que consiste esa protección?-preguntoHarry nervioso.

-Bueno,según las leyendas si un Black traiciona a otro con toda la intensión el dañocausado por la traición no es del todo real, al menos no lo es si los descendientesdel traicionado renuevan el honor de la familia demostrando que no guardaranrencor a su propia familia, que no buscaran venganza y no serán como eltraidor. Creo que el objetivo era que no nos matáramos unos a otros

 

-Espera
¿estasintentando decirme que sirius no esta muerto?

-No,estoy intentando decirte que creo que algo de las leyendas es cierto y que sino me equivoco tal ves y solo tal ves de alguna manera pueda recuperar a mipadre, si no mato a Bellatrix. Supongo que es por eso que hice lo de ayer mi inconscientedeseaba eliminar a Bellatrix pero se que no debo hacerlo, supongo que cuandovea a la verdadera Bellatrix me será mas fácil contener el impulso de matarla yevitare ser igual que ella.

-entonces,¿puedes hacer que Sirius vuelva?-pregunto Harry con emoción.

Leilanegó con la cabeza.-no quiero adelantarme, ni hacerme ilusiones, Harry. Pero decualquier forma si fuera cierto, creo que no podría hacerlo sola.

-¿Quéquieres decir?

-elhechizo puede expandirse para proteger a los seres queridos de la familia, yasabes el amor era algo importante en la magia antigua. Pienso que si esto esverdad y debido a que mi padre te quería como a un hijo, voy a necesitar tuayuda, ni tu ni yo debemos hacerle daño a Bellatrix o no funcionaria.-Harry sequedo petrificada, no sabia que mas decir, habían sido unas extrañasrespuestas, pero sabia que eran verdad.

-¿Puedohacerte una pregunta mas?

-hazla

-¿Sabesque es lo que decía la profecía, sabes que es lo que Dumblendore y yo hablamossobre ella?

-Claroque lo se, Harry, hable contigo sobre ello, si no lo supiera no lo habría hecho.¿no crees?

-Siclaro.-acepto Harry al ver la lógica simple de Leila.-pero ¿Cómo lo sabes?

-Nopuedo decirte eso, Harry. Y dijiste que solo harías una pregunta mas
no tementiría.-aseguro Leila a Harry-pero necesito que confíes en mi.-Harry la miroa los ojos y comprobó de nuevo que la chica era sincera, así que asintió. Leilale dio un beso en la mejilla antes de levantarse e irse dejando a Harry sentadoa la sombra del árbol analizando todo lo que la chica le había dicho, pero muyseguro de la confianza sin condiciones que le tenia a su amiga.

-¿ybien?-le pregunto Hermione cinco horas después mientras comían-¿no vas acontarnos que fue lo que te dijo tu amiga?

-Nadarealmente importante.-mintio Harry.

-¿Cómoque nada?¿como es que supo lo de Sirius?

-selo dijo su madre
-dijo Harry, en ese momento noto que Leila estaba sentada uunos cuantos lugares de donde ellos estaban hablando, pero del lado opuesto dela mesa, sus miradas se encontraron un segundo y al siguiente Harry se sintióligero, como si fuera transparente, pero no estaba en el Gran comedor, estabaen el lago con Leila

".Los ancestros de la familia Black hicieron un hechizo en su familia; magiaantigua, el hechizo protege a todos los descendientes de la familia, de lafamilia misma
"

Estabaviendo esa imagen exactamente igual que hace unas horas, y entonces todocambio, seguía en el lago, pero la expresión de Leila era diferente "ella noestaba muy bien, estaba enferma y deliraba, hablaba en sueños y siempre hablabade mi padre, decía que estaba en peligro, que se alejara de la orden un tiempo,que no fuera al ministerio porque no saldría bien, decía que tenia un malpresentimiento
"

Laimagen desapareció de nuevo, ahora volvía a estar en el Gran Comedor, peroseguía teniendo esa extraña sensación de que flotaba, como si realmente noexistiera en ese lugar, volteo a su alrededor, algo estaba mal, había siluetasque lo rodeaban, pero estaban borrosas no se les veía la cara y el sonido desus voces se oía muy lejano, entonces la vio, Leila seguía en el mismo lugarque hacer unos minutos y su imagen era totalmente clara y tan linda comosiempre, lo miraba con una mirada de suplica con sus profundos ojos miel.

 

"Noles digas nada, Harry. Te lo ruego no les hables sobre mi madre y el hechizo delos Black, no aun. Por favor" dijo con una dulce voz tan suplicante como susojos.

Alsiguiente instante Harry sintió como recuperaba todo su peso y como las figurasse volvían claras mientras el ruido recuperaba su volumen normal.

-¡Harry!-llamoRon, por el tono en que lo hiso el chico supuso que no era la primera vez quele llamaba-¿estas bien?-pregunto el muchacho al verlo reaccionar.

-¿Harry?-inquirióHermione mientras seguía la dirección de la vista de Harry para ver a Leila queplaticaba con Dean Thomas.-¿Harry?-volvió a llamar la chica.

-Sabelegeremancia.-susurro en un tono de voz casi inaudible Harry.

-¡¿Qué?!-gritoHermione mientras se paraba de su asiento instintivamente. Volvió a sentarsecon lentitud cuando vio que mas de veinte personas la habían volteado a ver acausa de su escándalo.-¿Cómo que sabe legeremancia?-pregunto la chica cuandotodos hubieron vuelto a ignorarla.

-que
Bellatrix,Bellatrix a estado practicando legeremancia, es poderosa.

-¿Estasseguro?

-Claroque estoy seguro, conozco sus efectos se de que estoy hablando.

-Nohablo de eso, Harry. Es que no creo que estuvieras hablando de Bellatrix.

-¿Ano? Pues no veo de quien mas podría estar hablando-dijo Harry esperando contodas sus fuerzas que Hermione no insistiera, no quería que sospechara deLeila.

-Podríasestar hablando de Leila, y no entiendo por que la encubres.

-Hermione,no digas tonterías, tendría que haber practicado mucho para saber hacer eso, esmagia muy avanzada

-paraserte sincera no me sorprendería que lo lograra

-Pordios, esto es estúpido. Voy a contarles lo de la profecía, pero olvida a Leila,déjala tranquila.

-Note creo. Ocultas algo-presiono Hermione.

-¿Algunavez te he mentido?-pregunto Harry poniendo los ojos en blanco mas para ocultarla mentira en ellos que por irritación o desesperación.

-No-aceptoella-pero

-Baste-interrumpióRon-Quiero saber que dice la cochina profecía, y que dijo Dumblendore alrespecto, cuéntanos.-presiono Ron.

-Lohare-acepto Harry feliz no tener que seguir intentando defender a Leila y susextraños secretos-Pero no aquí.- se levanto y les hiso señas a sus amigos paraque lo siguieran. Subieron por las escaleras hasta la sala común de Gryffindorque afortunadamente encontraron vacia.

-Bien-continuoHarry como si la platica en el Gran Comedor nunca se hubiera interrumpido.-elaño pasado Dumblendore me trajo de vuelta, me explico muchas cosas todas igualde extrañas e increíbles, entre esas dijo que hace unos años fue al Cabeza de Puerco para hacerle una entrevistaa una profesora de adivinación (Tralawney) a pesar de que no confiaba en esarama de la magia. Tralawney como siempre se la paso diciendo un montón de estupideces y a presumir por ellas,como es lógico Dumblendore no se iba s dejar convencer tan fácil hace quedecidió rechazarla, y eso quería hacer, pero cuando iba a hacerlo entro entrance y comenzó a hablar con una voz muy extraña y diferente, entro en transey tuvo una autentica profecía; la queestaba en el ministerio, la que habla sobre Voldemort y yo.

 

-¿Quédecía la profecía?-pregunto Ron

-¿Cómoera?...-se pregunto Harry a si mismo- no lo recuerdo con exactitud, pero eraalgo así como: "El hijo con el poder para vencer al señor tenebroso se acerca,nacido por los que lo han desafiado tres veces, vendrá al mundo al morir elséptimo mes y el señor tenebroso lo señalara como su igual, pero el tendrá unpoder que el señor tenebroso no conoce
.Uno de los dos deberá morir a manos delotro, pues ninguno de los dos podrá vivir mientras el otro lo haga" o algo así-explico Harry a sus amigos

-Nome ha quedado muy claro-apunto Ron-'que con eso?

-Quieredecir que el único que puede vencer a vo
Voldemort es Harry
si no lo mataantes a el.-respondio Hermione alarmada- Es por ello que Harry sobrevivió a lamaldición y lo de la cicatriz
es por ello que le ha mandado trampas año trasaño.

-No.-dijoHarry- El quiere eliminarme pero no sabe que en teoría yo ´podría eliminarlo ael, así que al menos no me ha mandado las trampas a conciencia, solo conoce lamitad de la profecía, quería conocer el resto, es por ello que me engaño para verla.

-Entoncestu y Voldemort
uno tiene mat
vencer al otro. ¿Es la única forma?

-Si,uno debe de matar al otro para que el destino se cumpla.

-Noes lo lógico-contradijo Hermione- Voldemort tendría que matarte en persona, aunno ha intentado hacer eso

-Claroque lo ha hecho, Hermione. Todo el tiempo, es muy ingenuo ignorar los hechos,que tal en segundo, o en cuarto, igual el año pasado, el plan incluía matarmepero no pudo ser concluido por una u otra cosa.

-Bien-dijoHermione pensando exactamente lo contrario pero luchando por mantener lacalma-Entonces explícate, ¿Por qué rayos crees tan ciegamente en Morgan, Leila?Se corrigió al ver el gesto de Harry-ella no es lo que se dice normal, ydespués de todo lo que ha pasado y lo que sabes Voldemort podría tener acualquiera espiándote

-Nose porque confió en ella-aceptoHarry-Solo se que puedo hacerlo, y eso no va a cambiar.

-¿peropor que estas tan seguro de que ella es
confiable?

-nolo se, Hermione, pero lo estoy. Confió en ella ciegamente, tanto como en ti oen Ron

Harryse interrumpió porque la puerta de la sala común se abrió, se relajo un pococuando vio que quien acababa de entrar era justamente Leila.

-hablandodel diablo-susurro Hermione furiosa.

-Lolamento. Pueden seguir hablando-le dijo Leila al escuchar su comentario.

-Lodudo mucho-respondió Hermione, pero Leila no lo hiso caso y fue a sentarsejunto a una pequeña mesa. Puso su ajedrez sobre la mesa y coloco las delicadaspiezas sobre el tablero, estas se acomodaron solas de inmediato, como atraídasa sus posiciones actuales por un imán, aunque parecía el acomodo de una partidaya iniciada. La chica solo las miro por un rato mientras Ron, Hermione y Harryla veían a ella sin hablar, todos estaban muy quietos hasta que dos de laspiezas del ajedrez se movieron sin ninguna indicación previa. Leila observo laspiezas con más concentración entonces, parecía un poco contrariada y haciendoun enorme esfuerzo por entender, luego tomo el rey negro con decisión y losuspendió en el aire sobre el centro del tablero como si quisiera ponerlo ahípero lo dudara.

 

-¿Quéhaces?-pregunto Ron extrañado sin dejar de ver a Leila, lo mismo que hacíanHarry y Hermione. La chica se sobresalto se había olvidado de ellos.

-¿Qué?-preguntonerviosa y poniéndose de pie.

-¿Quéhaces?-repitió Ron aun mas extrañado, nunca había visto a Leila tan nerviosa.

-Yonada
nada-respondió volteándose para recoger su ajedrez con rapidez.

-Nopuedes mover las piezas de esa manera-observo Ron.

-Yalo se.

-Noentiendo, ¿Por qué lo haces entonces?

-Solola ponía donde me gustaría que estuviera.-explico Leila avergonzada-Tengo queirme-se apresuro a añadir.

-No,espera quiero hablar contigo.-pidio Harry a la chica.

-Puesyo ya me voy-anuncio Hermione y beso a Ron antes de dirigirse a Harry-solopiensa en lo que te dije.-le pidió antes de subir a su dormitorio.

-Ehhh!!.Yo también me voy, estoy algo cansado, quiero tomar una siesta. Nos vemosluego, Leila-dijo despidiéndose de la chica que le dedico una sonrisa mientrasel subía por las escaleras.

-¿Esasí como te enteraste de mi vida?-pregunto Harry en cuanto escucho la puertadel dormitorio cerrarse.

-¿Deque hablas?

-Delo que hiciste. Tú sabes legeremancia.-solto Harry como una acusación.

-Si,¿y?-pregunto Leila sin entender porque le daba tanta importancia.

-¿temetiste a mi cabeza, antes?

-No-rugiola chica ofendida-por dios Harry deberías leer de vez en cuando. ¿Has recordadoalguna cosa de las que supones que yo se como lo hiciste esta tarde, o hassoñado con ello desde que me conociste?

-Pues
no,solo aquella vez del rompecabezas.

-Sime quieres juzgar esta bien, pero un rompecabezas no es exactamente lo que veríassi quisiera extraer tus recuerdos..

-lose.

-Noentiendo, has visto esos recuerdo en tu mente sin aviso alguno, o ¿solo creesque puedo extraértelos sin que te des cuenta?

-No,no es eso, conozco los efectos de la legeremancia he tenido practica con ellos.

-Yhas sentido algo parecido desde que me conociste-aventuro Leila.

-no.-negóHarry, ahora no se explicaba a si mismo porque había hacho aquella conclusiónestúpida sin pensarla antes.

-nolo entiendo-afirmo la chica-Si conoces los efectos y no los has notado, ¿Quéquieres decir?, ¿ a donde quieres llagar?

-nolo se, solo me equivoque, saque una conclusión rápida y estúpida, y lo lamento.

-¿Qué?-preguntoLeila ofendida-dudaste de mí, lo único que te pedí es confianza y piensas quevoy a robarte tus recuerdos, vaya forma de confiar

-Lolamento, enserio. No quería que te molestaras.

-Noestoy molesta.

-¿Enserio?-preguntoHarry con sarcasmo en un intento de arrancarle una sonrisa a la chica-pues yono quiero verte enojada.

-Loharás si insistes en que estoy enojada-concluyo la chica- Enserio Harry, noharía nada contra ti, y necesito que me creas y confíes en mi.

-Lohago, en verdad, mas de lo que crees
.-Harry espero a comprobar que la chica lecreía-¿Iras a la reunión del ED?-se aventuro a preguntar el chico cuando la viomas tranquila.

-No-respondióella rápidamente- ya te lo había dicho, no me siento bien como para ir.

-Lose, pero yo no te había dicho que ellos no están horrorizados, mas bien sientenadmiración por ti.

 

-Nadiepuede admirar un acto vandálico, al menos no deberían.

-Nodigas tonterías, Leila. No eres ninguna criminal. Tienes talento y eso essuficiente para que te sigan y admiren.

-Lopensare.-acepto Leila de mala gana al ver la sonrisa de Harry-me voy, te veréluego.-dijo la chica antes de salir de la sala común con el estuche de su ajedrez en la mano.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

Elmiércoles cuando Harry y Ron bajaron del dormitorio se impresionaron al ver unacantidad bastante impresionante de alumnos de Gryffindor frente a la pizarra deanuncios, Hermione estaba al final de ese montón luchando por intentar ver aque se debía tanto alboroto. Ron y Harryse acercaron a ella, Ron se alzo de puntitas y leyó en voz alta.

"Avisoimportante:

Seles informa a los alumnos que la próxima visita a Hogsmeade queda cancelada,debido a que se la organización de un baile que se realizara en honor alaniversario numero 2 500 000 de la escuela Hogwarts de magia y hechicería. Elbaile se llevara a cabo el próximo fin de semana, y se espera con la presenciade todos los alumnos y profesores.

Nota:La etiqueta del baile exige portar túnica de gala"

-¡oh,no!, no puede ser que esto pase otra ves.

-Bueno.-dijoRon con una leve sonrisa-al menos creo que esta vez tendré pareja, ¿no es así?-preguntovolteando a ver a Hermione.

-Lovoy a pensar-respondió la chica con coquetería, ´pero respondió cuando vio quela sonrisa de Ron bailaba.-Claro que si, tonto.

-Nopuede ser, ¿este fin de semana?

-Si-respondióuna voz detrás de ellos, los chicos voltearon para ver a Leila que bajaba lasescaleras mientras leía un libro sin voltear a verlos-Por cierto, necesitohablar con ustedes sobre eso.-informo la chica cuando llego al final de las escalerasy volteo a verlos-También quería decirles que decidí que si iría a la reunióndel ED.-añadió antes de continuar su camino hacia la salida de la sala común.

Encuanto la chica desapareció Ron volteo a ver a Harry aferrando a Hermione porla cintura.

-¿Y?-preguntoRon a Harry.

-¿Quécosa?

-¿lavas a invitar?

-¿Aquien?

-Puesobviamente a Leila.

-No-contestoHarry con rapidez.

-¿Porqué?

-Porque
nopuedo, no me atrevo.

-Chicos,vámonos o vamos a llegar tarde a clase-interrumpió Hermione a la que no legustaba nada el rumbo de la platica.

Altermino de la tarde los chicos fueron a la reunión del ED, como era deesperarse en la sala de menesteres había un alboroto mayor de lo habitualcausado por la noticia del baile que emocionaba a todos. Ron aferro la mano deHermione con más fuerza cuando vio que Krum se acercaba a ellos, pero la dejoir a hablar con el de buena gana cuando el muchacho se lo pidió.

-Yo,me estaba preguntando si podrrias, si ¿ querres irr al baile conmigo?-propuso el búlgaro a Hermione que lelanzo una mirada fugas a Ron antes de contestar.

-Losiento Vicktor, en serio. Pero ya tengo pareja.

-Esosupuse, perro no querria dejar de intrrtarrlo, no lo considerro justo. El es un cobarrde que no tuvo el valor de invitarte, al baile de los tres magos.

-lolamento Vicktor-se disculpo Hermione antes de volver al lado de Ron.

 

-Creoque debemos irnos-susurro Ron a la chica en cuanto ella volvió a su lado-creoque quieren hablar con Harry.-apunto señalando a Cho Chang que se dirigía haciaellos.

-HolaCho-saludo Harry de mala gana

-Hola
Harry,yo ¿Quieres ir al baile conmigo?-pregunto la chica, Harry se sintió mal al versu cara, pero contesto con sinceridad.

-Yo,en realidad
no, Cho.-contesto intentando no sonar demasiado duro.

-¿Qué?,yo
es que, rechace a tres chicos porque, pensé
pensé que si te lo pedía tal vez,tu
soy una tonta.

-Lolamento, Cho.-se disculpo Harry con sinceridad-pero no seria justo, queaceptara.

-¿Porqué, ya no te gusto cierto?¿ni un poco?-pregunto la chica con cara desufrimiento.

-Cho,no es algo que quiera responderte, en serio, no me parece que sea educadocontestarte eso.

-necesitosaberlo, Harry.-rogo Cho-creo que es lo menos que me merezco.

-No,Cho
lo lamento, pero, escucha, tu fuiste muy importante para mi en serio, perolas cosas
las cosas cambiaron.-Cho asintió con resignación.

-Espor ella, ¿no?...tranquilo-dijo cuando vio que el chico miraba alarmado a Leilaque ahora estaba junto a Ron y Hermione-Es una buena chica, tengo que admitirlo
ojalaella sepa hacerte feliz-la chica dedico una sonrisa a Harry antes de rodearlo ycorrer con su amiga Marietta.

En cuanto Cho se fue Ron, Hermione y Leila seacercaron a el.

-¿Estabien?-le pregunto Hermione a Harry refiriéndose a Cho.

-Esoespero.-respondio este con sinceridad-pero no podía mentirle, tenia que saberque ya no podemos tener nada.-explico el viendo inconscientemente a Leila, quefingía ignorarlos.

-Supongoque es mejor que se lo hayas dicho considerando que de cualquier manera no iríasal baile, ni con ella ni con nadie.-dijo Hermione con gesto de molestia.

-Nodije eso-aseguro Leila-solo digo que no se que tanto tardaremos conDumblendore.

-¿Quéquieren decir?-pregunto Harry.

-Bueno,la profesora McGonagall me pidió que les avisara a ustedes y a Neville la situación
quierodecir que esta fiesta es una especie de distracción, para ambos lados.

-¿amboslados?

-Si,me refiero a Voldemort y sus mortifagos y a la gente inocente que no merecepasar malos ratos
Ese no es el punto, el día de la fiesta Dumblendore quiereque vayamos a su despacho, dice que nos quiere decir algunas cosas.

-¿Porqué ese día, y a esa hora?-pregunto Ron sin entender.

-Porquesi Voldemort tiene espías en el colegio no sospecharan que Dumblendore va adecirnos algo importante, al menos no ese día, estarán distraídos-razonoHermione-con suerte tal crean que Dumblendore no les presta la suficienteatención a ellos y se vuelvan mas descuidados y sea mas fácil atraparlos.

-Esuna lastima-exclamo Ron-quería una foto tuya con túnica de gala.-sonrio Ron aHermione.

-Nolo es.-repuso Leila-tendrás tu foto, la profesora McGonagall dijo que debíamosvestirnos para la ocasión incluso si no daba tiempo de que volviéramos al baile, si alguien nos ve debe de pensar queestaremos en el mismo lugar que el resto de los estudiantes.

-Genial-dijoHarry con sarcasmo y mala cara.

Eldía del baile Hermione y Leila bajaron las escaleras juntas, aunque discutiendocomo cada vez que se encontraban demasiado cerca. Harry, Ron y Neville las esperaban en la sala común parairse juntos, aunque ahí también había muchos otros estudiantes de Gryffindor.

 

-Penséque no iríamos al baile-les susurro Ron a las chicas en tono de burla cuandohubieron estado lo suficientemente cerca.-No creo que sea necesario tantoarreglo.

Hermionele saco la lengua antes de sonreírle.

-Ami no me importa,-comento Harry mirando a Leila que traía puesta una delicadatúnica azul con decorado en plata que hacia resaltar su delicado rostro queestaba enmarcado por una bella diadema plateada que hacia juego con susbrazaletes.-Se ven bastante bien.

-Si-concordóNeville mirando a las dos chicas-Creo que deberíamos irnos ya.

Loschicos tomaron la misma dirección que la ola de estudiantes que estaba a sualrededor, pero cambiaron de dirección en cuanto les fue posible pasarinadvertidos. "crispa de membrillo" murmuro Leila cuando llegaron a la gárgolade piedra que se hiso a un lado para dejarle libre el paso hacia la oficina deldirector.

Cuandollegaron al final tocaron, Dumblendore estaba en el interior con las manos entrelazadasacompañado por la profesora McGonagall, Hagrid, Tonks y Snape. Por el repentinosilencio que reino el despacho cuando los chicos entraron Harry supuso quedebían estar manteniendo una acalorada discusión.

-Buenasnoches, muchachos. -saludo Dumblendore con una sonrisa mientras hacia un gestocon la mano para pedirles que se sentaran en unas sillas que habían sidocolocadas frente a su escritorio

Loscinco chicos intercambiaron miradas interrogantes antes de aceptar lainvitación de tomas asiento.

-Intentareser breve. Hay una fiesta allá abajo que no quiero perderme por ningún motivo,además se que abra pastel de chocolate, seria una pena no poder comer unpoco.-comento el director mirando a los chicos que sonrieron levemente.-Se quehan estado entrenando con maldiciones imperdonables en el ED, los felicito porello me parece que es una excelente medida de seguridad, pero espero que no lohagan por estar demasiado asustados, deben de estar preparados, si, pero por elmomento no parece que vayan a tener que enfrentarse a ningún peligro-razonoDumblendore, el director sabia que estas palabras aligerarían un poco el miedoy los malos presentimientos de los chicos- de hecho Voldemort se la pensara dosveces si sabe que no le tienen miedo.-Neville se estremeció y murmuro para simismo "yo si lo tengo".

-Desdeluego que tiene miedo Longbottom, usted es un cobarde-murmuro Snape con odiodetrás del muchacho.

-Severus-regañoDumblendore antes de dedicarle una comprensiva sonrisa a Neville-Ahora, se queustedes han estado involucrados en todo esto muy cercanamente-Hermione alzo losojos con gesto desconforme, no entendía por que Leila estaba ahí-y creo que lomenos que merecen a cambio es un poco de información. En primer lugar y paraaclara sus dudas, señorita Granger. Les diré que la señorita Black esta connosotros aquí por dos razones, la primera es que es una de las encargadas deentrenar al ED y la dueña legal del cuartel general de la orden del fénix, y lasegunda es que ha estado recolectando información sumamente importante para la orden a peticiónmía, creo que es lo justo darle una oportunidad de participar en esto ya quecomo Harry o Neville tiene razones personales de fuerza pera querer verdesaparecer a Voldemort- Hermione se sonrojo al saber que Dumblendore habíanotado su descontento y mas porque le hiso ver que de cierta manera Leila teniamas derecho a obtener información privilegiada que ella-Ahora-continuo eldirector- deben saber que la situación se nos ha complicado un poco, seguimossin tener puntos a nuestro favor y estamos seguros de que Voldemort sabe mas denosotros de lo que nos gustaría, Karcavow debió de haberle proporcionado unacantidad razonable de información sobre la orden del fénix y el ED, no es quese le confiaran muchas cosas, pero era una gran fuente de información, hace queVoldemort debe saber al menos que cosas sabemos de el, y eso significa queperdimos una ventaja. Además como ya se abran enterado los gigantes no van aapoyarnos, se van con el mejor postor, lo cual solo significa una cosa, elgrupo de Voldemort es mucho mas numeroso de lo que creíamos, y si a eso lesumamos el apoyo de los gigantes no tenemos muchas esperanzas en una lucha,nuestro único interés ahora en relación con los gigantes es que no lastimen aMadame Maxim que había estado razonando con ellos, Hagrid ira para intentarlograr su rescate con éxito-Leila y Harry miraron preocupados al semigigantepero este los calmo con un gesto con la cabeza- Tanto la profesora McGonagallcomo Tonks son los ojos de la orden del Fénix en Hogwarts, también estáncreando un portal para que en caso de emergencia podamos desplazarnos de unlugar a otro ¿Cierto?

 

-Desdeluego, profesor-respondió Tonks-casi esta listo.

-Muybien-prosiguió Dumblendore-Neville, se que no entiendes muy bien porque estasaquí

-No,lo entiendo-aseguro el chico aunque mantenía una cara de susto-es decir, noentiendo muy bien los motivos por los que usted cree que soy tan importante enesto, pero
se que debo formar parte de esto, debo ver que se termine.-terminoel chico en un susurro que era mas para el que para el resto, levanto los ojospara mirar a Dumblendore de frente y volvió a alzar la voz-supongo que tieneuna razón mayor para darme tanta importancia, pero si no le importa preferiríano conocerla, no se si pueda con eso.

Dumblendoresonrió y asintió antes de continuar-Si es lo que quieres lo respetare, pero sialgún día deseas saber la razón no dudes en preguntar, tienes todo el derechode saber. Solo un favor Neville, no descuides tu preparación, debes ser muchomejor que el resto. Ron, Hermione supongo que ya deben estar al tanto e lasituación en la que nos encontramos, sobre todo en la que se encuentra Harry,en realidad no tengo nada que pedirles, pero se que no van a dejarlo solo aunque el intente amarrarlos a un árbol oinmovilizarlos, por ende necesitan saber a que se están enfrentando, es por esoque quería que lo escucharan y que estén alerta, Voldemort sabe que necesita aHarry, y vendrá por el. Aun no esta seguro de porque como ya les debe haberdicho Harry, pero ha de reconocerle que siempre ha sido inteligente yperspicaz, debe de intuir que Harry es la clave de todo, que sus planes futurosdependen de lo que pase con Harry. Por lo tanto lo mismo va para ti-apuntoseñalando a Harry con su delgado dedo índice-alerta, no hay nada seguro, yestamos desprotegidos. En cuanto a usted señorita Black.-dijo en un tonobastante extraño, Harry había hablado un millón de veces con Dumblendore ynunca lo había oído emplear ese tono, era una mezcla de enojo y preocupación-teagradezco la información, pero no quiero que vuelvas a hacerlo, nunca Leila, es demasiado riesgoso.

 

Lamirada que le lanzo la chica al director sorprendió aun mas a Harry, sabia quepocas personas se atreverían a ver de esa forma al director, a la defensivapero molesta. .Es menos riesgoso que si

-nadiete ha pedido nada de eso, Leila-dijo Dumblendore mientras el resto de loschicos los miraban confundidos-ya lo hablamos, no tienes ninguna obligación. asíque no quiero que vuelvas a hacerlo, concéntrate en lo que se te pide.

-Si,profesor-respondió la chica entre agradecida y resignada.

-Recuerden,no tienen que vivir victimas de la preocupación, pero estén pendientes. Creoque hay una maravillosa fiesta abajo, seria una pena que le negaran al reto delos estudiantes poder observar tal acentuación de belleza-dijo Dumblendoresonriendo a Leila y Hermione-hace que ¿por que no van allá.?

-Gracias-resoploHermione en un susurro-comenzaba a temer que los litros de poción alisadorafueran desperdiciados.

Loschicos salieron del despacho intercambiando miradas de ansiedad, solo Leilaparecía tranquila, pero ligeramente molesta, Harry se pregunto de que setrataba todo aquello, no le daba buena espina, pensó en preguntar pero supusoque si ni Dumblendore ni Leila se lo habían dicho antes no lo harían ahora,además no quería que Leila dudara de la confianza que el tenia en ella, y sabiaque Dumblendore no dejaría que nada malo le pasara a la chica.


Loschicos bajaron juntos hasta el vestíbulofrente a la gárgola de piedra, todos seguían absortos en sus pensamientos, perovolvieron a hablar cuando la gárgola hubo ocultado las escaleras.

-Bueno,será mejor que vayamos a hacer una aparición en el baile-dijo Hermione a Ron.

-Claro-aceptoel chico y la tomo de la cinturamientras veía a Harry lanzando una mirada significativa que después desvió aLeila, luego se fueron.

-Yoiré a la sala común-anuncio Neville.

-Neville-llamoLeila con preocupación-¿estas bien?

-Si.No te preocupes, enserio.-dijo Neville aunque no se veía muy animado-En elfondo siempre he sabido que
estoy bien, pero no me agradan los bailes. Ve adivertirte, come un trozo de pastel por mi.-el chico dio la vuelta y se fue.

Harrydudo un momento en hablar pero cuando vio que Leila estaba apunto de marcharsedecidió hacerlo.

-Supongoque Malfoy te invito al baile-murmuro el chico fingiendo que no le importaba.

-Si,lo hizo.-acepto la chica-pero no acepte, no sabia si quedaría tiempo para ir,ni si tendría ánimos para hacerlo. Además se que Pansy quería ir con el, le pedíque se lo pidiera.

Harrycasi brinco de gusto cuando supo que Leila había rechazado a Malfoy, perointento disimularlo.

-yaveo, lamento que el se haya perdido tu compañía, pero supongo que también puedoestar feliz por ello.

-¿Asi?

-Bueno,debí habértelo pedido desde antes-dijo Harry levemente avergonzado-pero sitienes ánimos de ir al baile, me gustaría que aceptaras ir conmigo.

-yo
¿quequieres

-¿Iríasconmigo al baile, Leila?-pregunto Harry esperanzado aunque se sentía como uncobarde por no habérselo pedido antes.

-Supongoque si-acepto Leila en un susurro-¿Por qué no?

Harrysonrió y tomo a Leila de la mano para llevarla hasta el Gran Comedor que teniauna apariencia completamente distinta a la común, estaba decorado con delicadosadornos plateados y dorados que colgaban de todas las paredes, en el techohabía lámparas flotantes con luces blancas que parecían luciérnagas, además laslargas mesas de las casas habían sido cambiadas por pequeñas mesas redondas conservicios para ocho personas. Harry vio a Ron y Hermione bailando en el centrode la pista, le sorprendió ver la coordinación de Ron, la ultima vez que habíanestado en un baile el chico se negó a bailar, por lo que Harry jamás supo sitenia o no aquella habilidad, pero no era tan malo. Ginny y Dean estaban en lamisma mesa que Seamus y Lavander que hablaban alegremente mientras comían unosbocadillos. Harry siguió paseando su mirada mientras se dirigían a una mesa vacía,no pudo evitar sentir pena cuando vio a Cho sentada con otro montón de chicasde Revenclaw, no se veía nada contenta, supuso que se debía a que ha pesar deque se veía bastante guapa no tenia pareja y seguía sentada viendo comobailaban muchas chicas.

 

-Harry-llamoLeila cuando llegaron a la mesa. El chico la volteo a ver antes de sentarse asu lado, platicaron un momento y Harry tuvo mucho cuidado de no mencionar la pláticacon el director, sabría que eso no pondría a leila de muy buen humor.

-oye,¿quieres bailar?-le pregunto espontáneamente a la chica después de que hubieronterminado dos canciones.

-Aeso vine-acepto la chica sonriendo, por unos minutos Harry se arrepintió dehaberlo propuesto, estaba consiente de que no era muy bueno en ello, pero encuanto llegaron a la pista y Harry volteo para encontrar la mirada de Leila sumiedo desapareció.

-Teves muy linda esta noche, siempre lo haces, pero hoy te ves mas que grandiosa.-observoHarry instintivamente haciendo que a Leila se le sonrojaran las mejillas.

-Gracias-susurroella.

-Nohay de que-respondió el chico mientras ponía una de las manos de la muchacha ensu hombro y la abrazaba por la cintura con la otra. Bailaron sin hablaralrededor de una hora aunque constantemente intercambiaban miradas tímidasantes de esconderse en el cuerpo del otro en una especie de abrazo.

-Necesito,un descanso-anuncio Leila poniendo una mano en el pecho del chico.-si seguimos hacevoy a terminar con los pies desechos.

-Claro-acepto Harry antes de tomas la mano que la chica había puesto sobre el paraguiarla de nuevo a la mesa.

Tomarondos vasos de ponche y bromearon antes de que Leila adoptara una expresiónligeramente seria, aunque sin perder su sonrisa.

-Harry.Malfoy viene para acá, quisiera bailar un par de canciones con el, si no teimporta. Creo que se lo debo.

-Deacuerdo-dijo Harry con una voz que disimulaba disgusto pero sonriendo-peropromete que volverás, creo que haces que mi habilidad de baile mejore, nopodría lograrlo con nadie más.

Leilale devolvió la sonrisa antes de contestar.

-Loprometo. Pero deberías practicar con alguien más. ¿Por qué no invitas a Cho?,creo que no la esta pasando muy bien.

-Cierto-concordóHarry, también sentía que le debía un baile o dos a la chica después de haberlarechazado-dos piezas-acordó Harry- no intentes escapar después.

-Novoy a dejar que te zafes tan fácil, tú me invitaste, debes bailar conmigo todala noche. Te veré luego.-dijo Leila y le guiño un ojo a Harry antes de darmedia vuelta un sonriendo.

Harrytambién dio vuelta y fue hacia donde estaba Cho, se sentó junto a ella conintensión precavida, no quería darle nuevas esperanzas a la chica, pero tampocoque se sintiera ofendida.

 

-HolaCho-saludo Harry en un tono igual de precavido.

-¿Quéhaces aquí Harry?, ve con ella, diviértete.

-Vaa bailar con Draco Malfoy un par de piezas, pensé que tal vez aceptarías bailartú conmigo ese tiempo.

Cholo volteo a ver, Harry no supo definir su mirada, parecía entre triste ymolesta.

-No,y deja de hacer esto, Harry. No tienes porque sentir lastima por mí.

Harryla miro, sabia que la chica tenia algo de razón en sentirse hace, pero noquería dejar las cosa hace.

-Cho,yo no quiero que estés hace, eres una chica genial de verdad lo creo. Digo yoestaba realmente
me gustabas mucho, en serio durante mucho tiempopero
entonces tu aun estabas enamorada de Cedric, yo entiendo eso era una buenapersona, un buen amigo, pero no va a volver
lo que quiero decir es que debesdarte la oportunidad de encontrar alguien mas, pero no soy yo.

Chovolteo a verlo de nuevo su mirada había cambiado ahora era suave y comprensiva.

-Lose y no te culpo, se que Cedric no va a volver y se que te hace daño cuandosalimos
no te preocupes por mi, voy a reponerme y también a encontrar a alguienmas, cuando este lista. Enserio, ahora concéntrate en lo tuyo, veo que Morgante interesa realmente, ¿Por qué no se lo has dicho?

AHarry le confundió aquello, no esperaba tener esa conversación con Cho, pero seanimo a contestarle.

-Nome atrevo.

-Sitanto te importa deberías intentarlo, ambos están vivos podrían disfrutar deuna hermosa relación juntos.Piensalo-Cho se levanto y se fue hacia la puertadel Gran Comedor y desapareció por ella. Harry se quedo un rato ahí sentadorodeado por el resto de chicas Revenclaw, hasta que Leila le tomo la mano parallevarlo a otra mesa.

-penséque me irías a buscar-dijo la chica.

-noquería interrumpirte-acepto Harry, luego tomo a Leila con suavidad por lacintura y la obligo a mirarlo-pero quiero volver a bailar contigo.

Lachica sonrió y coloco su mano sobre el hombro del chico, Harry se acerco unpoco mas a ella para cubrir toda su cintura con su brazo, la chica apoyo sucabeza con delicadeza sobre el hombro libre del chico y Harry convirtió suposición de baile en un estrecho abrazo.


-Rrron-dijo Krum-se que estas saliendocon Herr-mio-ne

-Si-aceptoel chico precavido-¿tienes algún problema con eso?

-Si-contestoel búlgaro-quierro que te alejes deella, yo la quierro.

Ronpuso los ojos en blanco antes de responder.

-EscuchaVicktor, esto no es quidditch, no siempre puedes ganar. Y yo también la quiero.

-Ella,merece algo mucho mejorr que tu. No erres nada, el único motivo porel que ella te quiere es lastima.

Ronse levanto de la silla en la que estaba con las orejas de un rojo encendido.

-Note atrevas a insultarme. Soy tan bueno o mejor que tu, la única habilidad quetienes es jugar quidditch y esto no va a

Ronno pudo terminar la frase debido al repentino dolor y calor que sintió cuandoel puño de Krum se estrello contra su obra.


MientrasHarry seguía manteniendo a Leila estrechada en sus brazos dudando en expresarlo que sentía.

-Leila-lehablo con voz dudosa.

-¿Si?-preguntoenderezando la cabeza para mirar al chico aunque no intento liberarse delabrazo.

 

-Eh..yo,quería. Estaba pensando-dijo Harry intentando hablar con firmeza-es una penaque Sirius haya
ya sabes, desaparecido, creo que le habría gustado ver que nosllevamos bien. Pero debo agradecerle el haber hecho que vinieras al mundo

-Tienesrazón, le habría gustado-acepto Leila con una mirada pensativa, pero no había lágrimasen sus ojos.

-yyo
-continuo Harry acercándose mas a la chica, pero se aparto casi enseguida-queríaque supieras

-¿si'-lepregunto la chica animándolo.

Harryla miro a los ojos, observo aquel color que tanto le gustaba en ellos, no soloporque lo veía hermoso, sino por la confianza y el calor que le inspiraban, porlo conectado que lo hacían sentir con ella

-Bueno-continuoHarry-es que yo
digo no solo es por que seas la hija de Sirius,yo
eres muyespecial para mi
te quiero.

-quieresdecir, ¿Cómo a una
hermana?-pregunto Leila intentando comprender el significadode la frase.

-Enrealidad, no-confeso Harry con algo de vergüenza-es algo, diferente
creo que esmás que eso.-el chico volvió a acercarse mas a Leila esperaba que ella no sealejara, quería terminar de decirle lo que pensaba, pero estaba un pocoatontado ahora que sus labios estaban tan cerca que podía sentir el calor de larespiración de la chica. Y de pronto algo los golpeo, Leila se tambaleo y Harryla sostuvo entre sus brazos intentando localizar al causante del golpe.

-Losiento- se disculpo Colin mirando a Leila, por un instante a Harry le preocupoque hubiera sido el quien los empujara, pensó que el chico tal ves había intentadotomar fotografías de el y Leila, pero tardo menos de un segundo en notar que seestaba poniendo un poco paranoico, ya que el chico ni siquiera tenia cámara.

-Esque quería ver la pelea-explico Colin

-¿Quécosa?-pregunto Leila alarmada. Pero a Colin no le dio tiempo de responder, losgritos de "Weasley" y "Krum" comenzaron a invadir el ambiente del gran comedor.

-Nopuede ser. Susurro Harry, tomo a Leila de la mano y se apresuro a acercarse adonde procedían los gritos.


Ronse levanto y no dudo ni un segundo en devolverle el puñetazo a Krum, queobviamente no lo esperaba ya que calloal suelo sin aire. Pero tampoco tardo en ponerse de pie y lanzarse sobre Ronque callo de espaldas sobre el suelo mientras Hermione se acercaba gritando quepararan aunque era difícil tanto llegar como hacerse oír entre aquel alboroto,consiguió llegar junto a los chicos justo cuando Krum se disponía a darle unapatada en el estomago a Ron que seguía en el suelo, la chica lo tomo con tantafuerza como le fue posible intentando hacer que la mirara cuando el chico secontuvo de golpear al pelirrojo, Hermione lo soltó y se abrazo a Ron.

-¿Quédemonios pasa contigo, Vicktor?-pregunto la chica molesta-no esperaba esto deti, creo que te juzgue mal. ¿como pudiste

Harryy Leila también lograron llegar al centro del alboroto y se acercaron paraayudar a Hermione con el peso de Ron a quien el ojo se le había puesto morada ytenia dos golpes en los pómulos que amenazaban con tomar un coleta oscuro.

-¿Estasbien, cariño?-pregunto Hermione a Ron antes de asegurarse de que Harry y Leilalo tenían bien sostenido para poder enfrentar a Krum de nuevo. El chico asintiótambaleándose, lo cual era lógico, Krum tenía una complexión bastante gruesa ymucha fuerza seguramente era difícil sostener una pelea con el y salir ileso.

 

-Yabasta-exclamo Ginny que había llegado junto a su hermano-se acabo la funciónvuelvan a sus asuntos, exclamo la chica dirigiéndose a la multitud que losobservaba y que disipándose poco a poco. Pero no necesariamente por la orden deGinny sino porque la profesora McGonagall también se había abierto paso hastallegar a donde estaban los muchachos.

-SeñorWeasley, ¿Qué significa esto?, y usted señor Krum no puedo creer que venga acomportarse de esta manera, cinco puntos menos señor Weasley, y vaya a laenfermería, y usted señor Krum sígame.

Krumhiso un ademan de seguir a la profesora, pero luego regreso con los chicos.

-Losiento Herr-imo-ne-se disculpo el muchacho-perropensé
no podía dejar de interrtarrrlo. Los dejarre trranquilos, enserrio.¿trregua?-preguntodirigiéndose a Ron y alzando la mano, Ron puso una cara de sorpresa y duda y luegoestrecho su mano.

-Solosi este ojo recupera su color habitual-bromeo el chico con decisión, Krumasintió sin reír y luego fue detrás de la profesora McGonagall. Harry y Leilaacompañaron a Ron a la enfermería mientras Hermione iba detrás de ellos. Laseñora Pomfrey estaba algo molesta por tener que trabajar el día del baile, porlo que Harry decidió que era mejor irse, tomo de la mano a Leila y fueron hastala sala común.

-Bueno,a excepción de lo ultimo, creo que el baile fue bastante bueno.-dijo Leila sonrojándose.

-Yo
yolamento que no..quiero decir
-comenzó Harry sin saber como retomar su antiguaconversación, pero la chica lo interrumpió.

-Notienes nada que lamentar, todo fue perfecto. Estoy cansada te veré luego.-ledio un beso en la mejilla y subió al dormitorio de chicas, dejando a Harrypetrificado en la sala común.

Ala mañana siguiente los chismes sobre la pelea que había ocasionado Hermioneentre los dos chicos, lo más sorprendente para todos es la actitud que habíaadoptado Krum que ahora se portaba más que amable con Ron y Hermione.

-Leila-dijoHarry llamando la atención de la chica mientras desayunaban. Se sentía sumamentetonto por no haber terminado de decirle lo que sentí y estaba buscando la formade retomar el tema, pero no encontraba como-recuerdas que me ayudarías con lasmaldiciones imperdonables, me gustaría comenzar a practicar-dijo el chicopensando en que seria un gran pretexto para pasar tiempo a solas con la chica.

-Si,creo que deberías practicar, cuando quieras podemos hacerlo.

-¿Puedeshoy a las siete?-pregunto Harry y Leila asintió-podemos ir a la sala de menesteres.

-Heychicos-llamo Ron- ¿Qué tal les fue ayer?-pregunto con picardía , Leila sesonrojo y desvió la mirada mientras Harry le respondió a su amigo con unamirada de reproche.

-Supongoque bien-dijo Harry mirando de reojo a Leila que parecía estar buscando el mejorlugar para esconderse.-bailamos un buen rato.

-mealegra-dijo Ron y concentro su vista en la tostada que tenia en la mano.

-Yo,tengo algunas
cosa que hacer, los veré después chicos-dijo Leila y se paro conrapidez y fue a la mesa de Slythering, dos minutos después salió del GranComedor con Malfoy detrás de ella.

-Buenpretexto-observo Ron.

-¿Deque hablas?-pregunto Harry

 

-dela practica de maldiciones.

-yo
noes un pretexto, no del todo.-admitió.-en verdad creo que debo practicar, y sipuedo pasar tiempo extra con ella

-mmm
oye,¿has visto a Hermione?

-no-respondióHarry feliz del cambio de tema.

-Estamuy preocupada-dijo con una sonrisa burlona-McGonagall le dijo a mi madre lo demi pleito y teme que mi madre se moleste con ella por ser la causante.

-deberíasentenderla

-Chicos-susurrouna voz rasposa tras ellos, los dos amigos voltearon para encontrar la enormefigura de Hagrid frente a ellos.

-Hola-saludoHarry animado.

-Necesitohablar con ustedes, ¿pueden ir a verme hoy?

-Claro.-aceptoHarry al ver que su amigo ponía cara de preocupación.

-Venganen la tarde a eso de las 6:30. Los veré al rato.

-Ahíestaremos, aseguro Harry-mirando como suenorme amigo se retiraba con aire preocupado.

Loschicos terminaron de comer y fueron a la torre de Gryffindor.

-Vaya,con que aquí estabas-dijo Ron a Hermione cuando la vio sumergida en la lecturade un libro en la sala común.-¿Por qué no bajaste a desayunar?

-Bajeantes, después de hablar con Leila.

-¿Despuésde hacer que?-pregunto Ron alarmado, no quería volver a pelear con Hermione,pero no aguantaba que molestara einsultara a Leila todo el tiempo.

-olvídalo,¿quieres?

PeroHarry no tomo en cuenta el comentario, quería asegurarse de que Hermione nohubiera dicho a Leila nada que la hiciera sentir mal.

-¿Deque se supone que tenias que hablar con ella?

-Denada, Harry, fue una pequeña discusión sin importancia, ni siquiera tiene quever contigo.

-Nopuedes estar peleando con ella todo el tiempo.-reclamo Ron- mejor veteacostumbrando, si es que quieres seguir metiéndote en todos los asuntos de laorden del fénix porque al parecer esta mejor informada que nosotros.

-Esees justamente el problema, les digo que algo pasa con ella. Pero no importa, novolverá a discutir con ninguno de ustedes dos por ella. Ustedes pueden hablarletodo lo que quieran, y por lo tanto yo también, hace que si quiero hablar conella lo hare.-finalizo Hermione-no se preocupen no le dije nada malo.

-Bien.-dijoRon deseando que Hermione dijera la verdad-Por cierto Hagrid quiere que loveamos hoy en la tarde.

Alas6:35 los tres amigos se encontraron tocando la puerta de la cabaña de Hagrid, elsemigigante les abrió dos segundos después y los hizo entrar y sentarse en lamesa donde había colocado una tetera y una bandeja de pastelillos.

-Mealegra que hayan podido venir-dijo Hagrid mientras se sentaba junto a ellos.

-¿Quépasa Hagrid?-pregunto Harry mientras le rascaba las orejas a Fang que habíacolocado su cabeza sobre sus piernas esperando recibir mimos.

Hagridsirvió el te y le puso un pastelillo y una taza en frente a cada uno de loschicos antes de contestar.

-nadagrave, pero no quería irme sin despedirme, solo por si acaso

-Nohables hace.-regaño Hermione-las cosas no están tan mal. No deberías hablar dedespedidas.

-Noestán tan mal en general.-acepto Hagrid con tono preocupado-Pero creo que parami
no puedo decir lo mismo. Ya se los he dicho los gigantes no son los seresmas amables y cuidadosos del mundo, y el saber que tienen a Olympe, eso si es quetodavía

Hagridse interrumpió a si mismo al final de la frase con un sollozo ahogado.

 

-Ellaestará bien, Hagrid.-animo Ron-ya lo veras al final saldrá bien de todo esto.

-Esoespero, supongo que eso dependerá en gran parte de mi, y no quiero imaginar quehare si llego a fallar
supongo que no tendré que preocuparme mucho, ¿cierto?,si los gigantes no aceptan a ayudarme seguramente no tendrán problemas endescuartizarnos.

-¿descuartizarlos?-preguntoHermione haciendo énfasis en el plural.

-Yo,si eso
creo que debo llevar a Grwap, pensé en dejarlo, pero tal vez me sea deayuda, aun no lo decido, no quiero exponerlo a un peligro mayor, pero tal vezlo necesite.

-oh!Hagrid-exclamo Hermione comprendiendo la preocupación de Hagrid, era obvio quese sentía destrozado porque estaban en riesgo aquellos a los que querían, sufamilia.-no creo que

Hagridlevanto una de sus enormes manos para interrumpirla.

-soloquería despedirme de ustedes, y pedirles que se cuiden, yo debo ir allá, perome iré mucho mas tranquilo si se que tendrán cuidado, que no harán nadarepentino, y que entrenaran, no deben estar desprotegidos- Harry asintió,también había sentido el miedo que su amigo tenia de perder a Madame Maxime y aGrwap, y comprendió que ese miedo también tenia que ver con no poder estar aquípor si ellos lo necesitaban.

-Estaremosbien.-aseguro Harry a su amigo-no debes preocuparte por nosotros, cuídalos aellos, te necesitan.-dijo Harry refiriéndose a Madame Maxim y Grwap- vareascomo nos veremos pronto y estaremos bien todos.

-Otracosa, Harry. Échale un ojo a Leila, no es que necesite que la cuiden realmente,puede hacer cosas realmente increíbles, pero se mete demasiado en cosaspeligrosas, podría correr peligro.

Harrytardo en reaccionar, la reciente mención del nombre de Leila le recordó que lehabía propuesto a la chica una perfecta ocasión para pasar tiempo juntos y queno estaba en el lugar de la cita. Se levanto de su silla con rapidez

-Malditasea-exclamo el chico-¿Qué hora es?

-lassiete diez-respondió Hermione.

-¡Demonios!,tengo que ver a Leila-exclamo Harry-no te preocupes Hagrid, y créeme no voy adejar que le pase nada.-dijo antes de salir corriendo de la cabaña hacia elcastillo. Tardo mas de quince minutos en llegar a la sala de menesteres por loque no le impresiono que Leila no estuviera ahí, pero no pudo evitar sentirse desilusionadoy furioso consigo mismo, había desaprovechado una oportunidad perfecta yseguramente también había logrado que Leila se molestara con el por no llegar asu reunión. Comenzó a reprocharse a si mismo mientras daba vueltas por lahabitación y entonces vio una pequeña figurita, la levanto, era de cristal y sele hacia extrañamente conocida, claro, era del ajedrez de Leila, y por su posicióny tamaño debía ser el rey, giro la figurilla para verle el frente, pero lo quevio lo hizo dejarla caer

-Voldemort-susurroHermione espantada cuando le arrebato la figura a Ron de las manos. Harry selas había mostrado después de volverla a tomar del suelo, no sabia si sentía ono alivio de que no se hubiera roto con la caída, pero el hallazgo del rostrode Voldemort en la cara de la pieza que pertenecía al rey negro lo habíasorprendido y espantado.-¿Qué creen que significa?

-nolo se-respondió Harry dando vueltas frente a la chimenea de la sala común-esdel ajedrez de Leila estoy seguro.

 

-Peroentonces Dumblendore debe saber de que se trata.-intento razonar Ron, tampocoentendía por que su amiga podría tener algo así.

-Nolo se-repitió Harry- Pero Dumblendore parecía preocupado por algo que ellahacia el otro día, y recuerden lo que Hagrid dijo se mete demasiado en cosaspeligrosas, esto no me da buena espina.

-¿Creenque sea budismo?-pregunto Ron con miedo-tal vez ella intenta dañar aV-Voldemort con esto.

-Nolo creo-le respondió una voz desde atrás, los tres amigos alzaron la vista yvieron a Leila dirigiéndose hacia ellos-es una rama muy extraña de la magia , ydemasiado oscura. ¿Me permiten eso?-pregunto la chica con frialdad señalando lapieza que Hermione sostenía en la mano, Hermione dudo un momento, pero leentrego la figura cuando vio un brillo amenazador en los ojos de la chica-No sepreocupen por esto, no hará que Voldemort venga mas pronto por ustedes, son misasuntos, concéntrense en los suyos.

-Leila,solo queríamos

-Selo que hago Harry-dijo la chica interrumpiéndolo con frialdad-yo tengo metasclaras y hare lo que sea para cumplirlos,concentrate en lo que a ti respecta yohare lo mismo. Estoy un poco harta de estas actitudes, puedo cuidarme sola, nonecesito que me vigilen ni ustedes ni los miembros de la orden, no tienen queactuar como si estuvieran cuidando a mi padre, no soy el.-dicho esto dio vueltay se fue a su dormitorio.

-Creoque esta molesta-observo Hermione mientras Ron y Harry mantenían una miradapreocupada y asustada en las escaleras por las que Leila había desaparecido.

Harryse dejo caer sobre el sofá y se llevo las manos a la cara, no le había gustadola ultima frase de Leila, en realidad no le había gustado ninguna pero laultima menos, Harry sabia que a Sirius tampoco le gustaba el exceso depreocupación de los demás, y el deseo de escapar de la vigilancia lo había conducidohacia
la muerte, no quería que eso se repitiera, no quería perder a Leila, esosolo había aumentado su preocupación por la chica.

Aldía siguiente Harry había pasado casi todo el día buscando a Leila por todoslados, pero ella no apareció hasta la hora de la comida y no parecía tenerintensiones de hablar con el, pero a Harry no le importo mucho.

-Leila-llamoel chico sentándose a su lado.

-¿Quéquieres?-pregunto Leila molesta y sin mirarlo.

-Yo,nada en realidad
quería pedirte una disculpa por no llegar ayer a la prácticaque te pedí.

-Genial.Ya lo hiciste, adiós.-Dijo la chica de forma cortante.

-Yosolo quería que
-Continuo Harry pero la chica lo interrumpió.

-Harry,en serio, no me interesa el porque no hallas llegado, esta bien son tus asuntos,no los míos y no me interesa conocerlos. Mejor apúrate, tienes pociones y no querrásllegar tarde con Snape.-dijo la chica, pero fue ella quien se paro y se fue.Harry se quedo sentado viendo con disgusto su pastel de carne, lo comió de malagana antes de pararse y dirigirse a la clase de pociones.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

-Oh!, vamos Leila no podemos seguir hace por siempre, ¿no vas a volver a hablarme nunca?-pregunto Harry después de las clases, no se había cansado de perseguirla por toda la escuela intentando sacarle alguna palabra. Al parecer su insistencia estaba comenzando a dar frutos porque la chica volteo a verlo.

 

-no dije eso. Pero no lo hare ahora-dijo ella.

-perdóname, por favor. Rogo Harry

-¿Por qué tendría que hacerlo Harry?-pregunto la chica molesta.

-porque somos amigos, porque necesito que me hables, no soporto que estés enojada conmigo y porque
porque
te quiero.-termino en voz baja, Leila fingió no darle importancia a la ultima parte del argumento de Harry pero suavizo su actitud.

-Te perdono.-dijo la chica y Harry la miro sonriente-puedes estar tranquilo.

-Juro que no volveré a dejarte plantada, enserio, es que Hagrid estaba tan preocupado que me olvide de todo lo demás, quería asegurarme de que estuviera bien. En verdad lo lamento, fui a buscarte, pero ya te habías ido.

-Se que fuiste. No te habría perdonado si lo hubieras olvidado por completo-dijo la chica en tono bromista aunque aun no estaba del todo alegre.

-¿Seria demasiado pedir que volviéramos a hablar de mis clases de maldiciones?-pregunto Harry deseando que la chica no se negara.

-Mañana, después de clases, antes de la reunión-dijo ella-y mas te vale que vayas voy a negarme a volver a hablarte si faltas.-amenazo la chica.

-Perfecto, eres genial.-dijo Harry y se animo a tomarla de la mano para ir juntos a la sala común, no se atrevió a decir nada más porque no quería que Leila lo tomara a mal. Pero se alegraba de saber que la chica ya no estaba del todo molesta.

Al día siguiente Harry se apresuro a llegar a la sala de menesteres temprano, Leila llego dos segundos después que el con una caja( que Harry supuso contenía un coco)en una mano y el estuche de su tablero de ajedrez en la otra, Harry miro el estuche con interés pero decidió no preguntar nada para que Leila no se molestara.

-Hola-saludo el chico mientras le quitaba a la chica la caja que contenía el coco de las manos y la colocaba en el piso.

-Bueno, ¿estas listo?-le pregunto la chica a Harry después de colocar el estuche de su ajedrez en una mesa y regresar junto a Harry

-Si-afirmo Harry con decisión, no le había mentido a Ron cuando dijo que no solo era un pretexto, en verdad quería practicar las maldiciones y estaba seguro de que con la ayuda de Leila lograría buenos resultados.

-Solo por curiosidad, ¿a quien tienes en mente?-dijo l a chica señalando la caja.

-Supongo que en colagusano, pero no puedo evitar pensar en Voldemort también, no estoy seguro de quien será quien salga de la caja. Espero que no sea Voldemort, pero si no puedo
¿estarás bien si lo llegas a ver?-pregunto Harry preocupado por la manera en que la chica podría reaccionar.

-Me aterrorizara-acepto ella-pero no te preocupes por mi, estamos aquí por ti, si es lo que necesitas voy a soportarlo.-dijo ella con algo de miedo pero segura, Harry asintió y luego se cerro los ojos .

-Ya-grito el chico, Leila levanto la tapa de la caja antes de quedarse petrificada, la figura que salió de ella era mas espeluznante de lo que ella se imaginaba. La alta figura de piel pálida no se fijaba en la chica, pero ella no podía evitar ver con horror sus facciones poco humanas, el rojo intenso de sus ojos, sus dedos largos y las ranuras que había en su nariz parecidas a las de una serpiente, estaba aterrorizada, pero recordó el porque estaba ahí y volteo a ver a Harry que veía con odio a la figura. La chica se concentro en hablar con firmeza mientras trataba de ignorar a la espeluznante criatura que tenía al lado.

 

-Harry, hazlo-dijo con la voz mas firme que su miedo le permitió sacar-piensa en lo que el significa, en lo que te ha hecho pasar.

Pero Harry no necesitaba que se lo dijera, cuando vio la imagen un montón de sensaciones conocidas lo inundo, sentía todo el odio que era posible sentir hacia aquel ser, pero también sentía miedo, y alerta sobre todo alerta, por lo general sus encuentros con Voldemort siempre habían tenido que esperar hasta el mejor momento, el momento oportuno para escapar "hazlo" escucho que insistía la voz de Leila, eso lo hizo reaccionar, había olvidado que ese no era el verdadero Voldemort, su presencia era tan real que había olvidado en donde estaba, pero Leila estaba con el, y por lo tanto en peligro, eso lo alerto y molesto mas.

-Ava
Avada
-
comenzó a pronunciar Harry pero de nuevo escucho la voz de Leila, la escuchaba cerca pero no la oía con claridad, sus sentimientos lo cegaban pero quería asegurarse de que estaba bien hace que se concentro en escuchar lo que la muchacha decía. "prueba otra cosa, Harry" escucho, era una idea ridícula no podía dejar vivir a Voldemort, pero aun hace obedeció

-Crucio-se oyó susurrar con una voz llena de odio antes de ver como la imagen de Voldemort que tenia frente a el se retorcía, eso lo hizo reaccionar, aquello no podía ser real, nunca vencería a Voldemort con tan tanta facilidad, recordó donde estaba y miro a Leila confundido.

-Petrificus Totalius-dijo Leila y Harry vio como el falso Voldemort se quedaba pasmado- ¡escurare forma!­-Voldemort desapareció y su lugar fue ocupado por un animalito igual al que había muerto cuando Leila utilizo la maldición Avada Kevara.

-¿Por qué me pediste que usara otra maldición?-pregunto Harry cuando salió de su trance momentáneo aplastándose en un sofá.

-No era necesario.-murmuro la chica mientras guardaba al coco de nuevo en la caja y la tapaba, después fue a sentarse junto a Harry-esto no es lo que te falta para vencer a Voldemort, pero no se que es lo que si te hace falta.

-No entiendo-confeso Harry.

-Yo tampoco.-dijo Leila aunque claramente no hablaban de lo mismo-Harry no creo que necesites estas practicas.

-¿Qué quieres decir?-pregunto Harry confundido.

-no viste tu rostro
habrías podido matarlo sin problemas, créeme la maldición que hubieras seleccionado habría funcionado con el mismo éxito que la cruciatus, ya lo dije esto no es lo que te falta. Vamos, no te ves bien, necesitas comer algo.-dijo Leila y lo acompaño al Gran Comedor, Harry estaba algo aturdido pero comprendió que Leila tenia razón, si la eficacia de las maldiciones imperdonables consistía en el odio acumulado estaba seguro de que tenia suficiente para matar a Voldemort y a un buen puñado de mortifagos, pero aun hace no se sentía capaz de ello.

El día siguiente las clases fueron simplemente aburridas, razón por la que Harry esperaba que la reunión del ED llegara rápido, además no podía quitarse de la cabeza la preparación que Dumblendore quería que tuvieran los miembros del ED, sobretodo porque el ver la viva imagen de Voldemort el día anterior le había recordado el intenso peligro que el mago representaba.

A las siete el chico llego a la sala de menesteres, había pequeños grupos de estudiantes que hablaban haciendo un gran escándalo, Harry busco a Leila con la mirada y la encontró en un reducido grupo de estudiantes donde luna hablaba sobre su clase de encantamientos.

 

-En serio-escucho que se quejaba la chica-llevamos tres años de conocer el encantamiento, podría hacerlo con los ojos cerrados.

-No, no podrías-bromeo Ginny-necesitas ver donde esta el cerrojo.-los chico que estaban a su alrededor rieron, pero Luna se puso seria, alzo su varita y cerro los ojos

Alohomora!-pronuncio con decisión, un ligero rayo de luz blanca salió de su varita y choco contra una pared, pero cuando la toco esta se desbanecio y dejo un enorme hueco con una perfecta entrada cuadrada en la pared. La sala se quedo en silencio mientras todos veían con inquietud aquel hueco.

-Creo que vamos a suspender esta reunión. Anuncio leila igual de sorprendida que los demás-vamos-dijo la chica guiando hacia la salida a los molestos miembros de la orden que veían con interés el hueco. Cuando solo Harry se aseguro de que solo sus amigos estuvieran en la habitación volteo hacia el hueco y dirigió a el con curiosidad, parecía un enorme pasillo, una especie de pasadizo, dudo un segundo pero después entro por el, Ron, Hermione y Leila lo siguieron.

-Harry, detente-pidió Leila apresurándose para alcanzarlo-no creo que debamos de entrar ahí. Tengo un mal presentimiento sobre esto.

-por primera y espero que ultima vez-dijo Hermione detrás de ella-estoy de acuerdo con Leila.

-Vamos, chicas, ¿Qué puede pasar?-pregunto Ron, estaba dudoso, pero Hermione vio en su rostro quela curiosidad lo invadía.

-De cualquier forma-dijo Harry-esta es nuestra sal de entrenamiento, si hay algo malo ahí, tendríamos que saberlo, deberíamos de saberlo, solo entraremos a echar un vistazo. Ustedes pueden quedarse-dijo Harry y camino con decisión por el pasillo.

-Si claro-escucho que decía leila con molesto sarcasmo.

Los cuatro chicos caminaron por el pasillo estaba muy oscuro pero después de caminar un rato distinguieron una luz al final, no era tan largo, había otro hueco de donde provenía la luz, una entrada no era muy grande, pero los chicos se impresionaron cuando entraron a ella, pertenecía a una habitación de dimensiones enormes, debía de medir aproximadamente unos siete metros de alto y unos doce de largo y ancho, estaba muy iluminada y cada rincón de ella estaba cubierto por espejos de todos tamaños, en el techo, el piso y las paredes, además de que había mas espejos parados sobre el piso.

-Wow-exclamo Ron viendo con maravilla el rayo de luz que rebotaba en todos los espejos y que hacia ver la habitación tan iluminada, aunque no logro identificar de donde provenía el rayo de luz original-nunca he entendido como es que este lugar puede albergar tantas cosas.-comento dirigiéndose al castillo.

-¿Qué es esto?-pregunto Hermione mirando hacia el techo donde su imagen se veía reproducida unas mil veces.

-No tengo idea-respondió Harry analizando los espejos de cuerpo completo que se encontraban distribuidos sobre el piso de espejo. Había de todas formas y épocas, de pronto encontró uno que le parecía extrañamente familiar, miro hacia arriba y vio una inscripción en su marco "Oesed lenoz aro cut se onotse".

-Yo conozco esto-señalo Ron detrás de el antes de observarse en el espejo-

 

-Si es el espejo de Oesed-dijo Harry sabiendo que también su amigo lo había identificado.-pero¿Qué hace aquí?

-Bueno mi imagen a cambiado razonablemente-comento Ron mientras se veía en el espejo.

-¿A que te refieres?-pregunto Hermione con curiosidad mirando el reflejo de Ron en el espejo, lo veía igual que siempre, no entendía a que se refería el chico.

-Muestra a quien se observa los deseos mas profundos y desesperados del corazón-dijo Harry-pero no debes dejarte llevar demasiado por la imagen que veas, no es real.

-Cierto dijo Ron sonriendo sin dejar de ver su imagen.

-¿Qué ves?-quiso saber Hermione.

-Muchas cosas, no te diré todo, pero estas tu
y Leila, parece que son amigas y se llevan muy bien. Te lo digo no muestra ni un poco de realidad.

-Muy gracioso, Ron.-dijo Hermione.

-prueba tu.-animo Ron y se hizo a un lado, Hermione se coloco frente al espejo.

-Vaya-exclamo-tengo el premio anual, y
tu estas conmigo.-dijo mirando a Ron y sonrojándose. Luego fue a abrazar a su novio-yo creo que puede ser muy real-dijo antes de aplastar sus labios contra los del chico que respondió al beso de buena gana.

-Leila, ¿no quieres ver?-pregunto Harry intentando ignorar a sus amigos.

Leila miro el espejo, a Harry le preocupo un poco el cambio de expresiones que había en su rostro, al principio parecía sumamente concentrada pero luego su expresión se suavizo, pero sus ojos se llenaron de lagrimas antes de esbozar una leve sonrisa.

-¿Esto
esto podría llegar a suceder?-pregunto Leila sin dejar de mirar su reflejo.

-Es posible, pero también es posible que no ocurran, No debes contar con ello, podrías enloquecer.-dijo Harry más preocupado por la pregunta de la chica.

-¿Qué viste?-pregunto Ron.

Yo
yo, realmente nada importante-respondió la chica, ninguno de sus tres acompañantes le creyó, pero tampoco insistieron, a Hermione no parecía importarle y Ron y Harry comprendieron que prefería mantenerlo en secreto.

-Harry
-dijo Ron refiriéndose a que era el único que aun no se había mirado en el espejo. Harry se paro frente al espejo-¿Y?

-hay una fiesta-describió Harry-todos se ven muy felices, están celebrando y bueno nosotros estamos ahí-dijo Harry decidió omitir que en su visión Leila estaba abrazada a su costado y que Sirius estaba a su lado vivo orgulloso y feliz, eso le dio una idea de lo que había podido ver Leila.

Los chicos se alejaron del espejo y comenzaron a observar el resto maravillados, Ron se dirigió al final del cuarto le había llamado la atención el espejo que estaba al fondo, debía tener unos cinco metros de alto y tres de ancho, se acerco a el para examinarlo, pero cuando estaba por llegar a el tropezó con algo.

¡Ay!-grito cuando cayo al piso, se sostuvo con un brazo el otro se había quedado extendido hacia el espejo, con intención de detenerse con el objeto, pero eso no había pasado, Ron alzo la vista sin entender que había pasado y entonces vio como la mitad de su brazo había desaparecido tras el espejo, lo extrajo con fuerza y espanto, temiendo que el espejo se lo hubiera tragado o algo parecido, pero su brazo salió sin problema. Se paro antes de mirar de nuevo el espejo con más interés que antes.

-Ron, ¿Estas bien?-pregunto Hermione, que acababa de acercarse junto con Harry y Leila para comprobar que el chico estaba bien, pero este no les presto atención extendió su mano e intento recargarla en el espejo, pero en lugar de tocar la superficie su mano desapareció tras el espejo, la extrajo de nuevo y probo otra vez con algo de emoción mientras Harry y Hermione lo veían con sorpresa, pero Leila le tomo la parte del brazo que aun era visible y extrajo su brazo del espejo con brusquedad.

 

-¡No vuelvas a hacer eso!-ordeno leila gritando-vámonos de aquí, antes de que alguien mas cometa otra estupidez-dijo la chica con furia dirigiéndose hacia la salida del cuarto, Ron no entendió pero se sintió avergonzado y decidió seguirla, Harry y Hermione hicieron lo mismo, aunque la ultima lo hizo de mala gana. Continuaron por el pasillo oscuro sin hablar, el regreso les pareció muy tenso, sobre todo porque se podía sentir en el aire el enojo de Leila que parecía irradiar alguna corriente eléctrica, por lo que nadie quiso arriesgarse a hablar para evitar un pleito.-nadie va a volver aquí mientras esto este abierto-ordeno nuevamente la chica cuando salieron de la sala de menesteres y extrañamente los tres chicos se sintieron obligados a obedecer.


Ningunode los chicos habían vuelto a mencionar la sala de los espejos, aunque Leilaparecía preocupada de que ellos cuatro no fueran los únicos curiosos y quealgún otro miembro del ED fuera a entrar a la habitación de los espejos, sehabía planteado hacer un encantamiento para sellar la puerta, pero seria muyfácil revertirlo. Por otro lado Harry no dejaba de preguntarse el porque de laactitud de la chica, y que había visto ella en el espejo, el misterio lo teniamuy entretenido creando miles de posibles imágenes en su cabeza.

-¡Harry!-lesusurro Leila golpeándole el codo, seguramente se había quedado dormido, lepasaba frecuentemente en la clase del profesor Binns. Alzo la vista paraatender a Leila-Mira hacia la puerta.

Elchico volteo y se sorprendió al ver a un pequeño elfo en el umbral.

-¡Dooby!-dijoen un susurro alto de sorpresa. El profesor Binns no se inmuto de lo quepasaba, pero el susurro fue suficientemente alto como para que Ron y Hermione,que estaban a dos bancas de ellos, lo escucharan y voltearan a ver al elfo.

-ProfesorBinns-llamo Harry en voz alta. El fantasma se interrumpió y lo miro disgustado.-¿podríasalir?, tengo una emergencia.

Elprofesor asintió con la cabeza y continúo con su clase.

-HolaDooby-saludo Harry en cuanto se encontró con el elfo.

-Miseñor Harry Potter, es un placer verlo de nuevo, Dooby a esperado suvisita-dijo el elfo haciendo una reverencia.

-Lolamento Dooby, es que
he tenido algunas cosas.-se excuso sintiéndose mal por nohaber visitado al elfo en lo que llevaban de curso escolar, pero se habíaolvidado de el-pero vámonos de aquí.

Caminaronhasta un pasillo vacio donde se detuvieron, Harry se puso en cuclillas paraestar a la altura del elfo.

-¿Quépasa Dooby?-pregunto sabiendo que el elfo solo lo buscaría si tuviera algo quedecirle.

-Doobyencontró algo estas vacaciones señor, estaba oculto, Dooby sabe que estuvo maltomarlo, pero Dooby cree que usted debe de tenerlo en su poder.

-¿Aque te refieres?-pregunto Harry confundido.

-Auna caja con objetos que Dooby ha querido darle desde que inicio el curso, ¿podríaHarry Potter ir por el algún día a las cocinas?

 

-ClaroDooby-acepto el chico intrigado-iré hoy mismo.

-Gracias,señor. -dijo el elfo antes de tronar los dedos y desaparecer. Harry dio mediavuelta y regreso a lo que quedaba de la clase de historia.

-¿Quéte dijo?-pregunto Ron cuando termino la clase.

-quiereque vaya a las cocinas, dijo que quiere darme algo. No me agrada su actitud,creo que es algo que no debería tener, seguramente se ha estado auto castigandotodas las vacaciones por poseerlo.

-Vaya-dijoHermione. Leila caminaba junto a ellos sin decir una palabra.

-Bueno,si vas a ir a las cocinas yo te acompaño.-dijo Ron-siempre es bueno ir ahí.

-¿Leila?-llamoHarry-¿quieres ir?

-Siella va yo no lo hare-informo Hermione mientras continuaban su camino hacia elGran Comedor.

-Hermione,puedes parar de hacer eso, ya te lo dije acostúmbrate-aconsejo Ron poniendo losojos en blanco.

-Déjala,Ron-pidió Leila sin darle importancia-no tengo ganas de discutir y tampocoquiero que tú lo hagas.

-Claro,eres demasiado buena para causar un pleito-dijo Hermione con sarcasmo yapresuro el paso hasta perderse de vista, Ron fue corriendo tras ella.

-Juroque no se que debo hacer para que no me odie-comento Leila a Harry.

-Daletiempo, no te conoce, cuando se de la oportunidad de hacerlo le vas a caerbien, estoy seguro.-dijo Harry mientras llegaban al Gran Comedor vio Ron yHermione al final de la mesa de Gryffindor y decidió sentarse lejos deellos-incluso van a ser amigas.

Leilasoltó una carcajada-Lo veo difícil, pero si tu lo crees

-Nosolo lo creo, lo se, algo me dice que va a ser hace, debe ser el hecho de queno creo que nadie que te conozca en verdad pueda no llegar a quererte.-la chicase sonrojo pero contesto con sinceridad.

-Esperoque tengas razón, tu y Ron me caen muy bien, seria genial que Hermione y yo nonos sintiéramos incomodas en compañía de la otra
Además seria genial tener unabuena amiga, no tengo muchas.-comento la chica pensativa.

-¿Estasbromeando, que hay de Parvati y Lavander?

-Oh,no quiero decir eso
ellas son geniales, pero tu sabes que están un pocolocas-bromeo Leila-no puedo compartir su entusiasmo por mirar en una bola decristal, y ellas no pueden compartir mi interés por saber de Voldemort, aunqueno las culpo.

-Bueno,solamente algunos de nosotros estamos tan locos como para esperar noticias delmago más tenebroso del mundo-dijo Harry entendiendo la posición de Leila ycomprendiendo a que se refería-pero

-¡Leila!-losinterrumpió el grito de una voz conocida detrás de ellos, ambos chicosvoltearon para ver a Malfoy acercarse a ellos.

-Draco-gritola chica con una sonrisa en el rostro.

-¿Dóndedemonios estabas?, te he buscado todo el día, necesito saber
anda dime ¿si ono?

-Nocomas ansias, Draco-dijo la chica sonriendo y parándose de su asiento-esta biente lo diré: si, es verdad, no te parece grandioso, tu y yo

-nopuede ser, es
wow-solto el chico-se que a tus amigos no va a agradarles esto,pero

-cállateDraco, esto no tiene porque importarles-le dijo Leila-Vamos, te mostrare.-dijola chica y se fue del Gran Comedor con Malfoy al lado. Dejando a Harry ahísentado confundido, molesto, atontado y sacando un millón de conclusiones sobrela extraña conversación que acababa de escuchar, cuando termino de comer Harryfue de mala gana a la clase de Herbologia, Ron lo alcanzo y se paro junto a elmientras plantaban unas extrañas flores en macetas.

 

-¿Estasbien?-pregunto Ron a su amigo que ponía mala cara

-No-contestoHarry con brusquedad-soy un idiota, un tremendo tonto

-Loeres-dijo Ron intentando bromear-pero ¿se puede saber el porque has decididonotarlo ahora?

-Pareceque Leila y Malfoy han iniciado una linda relación-dijo con fingida alegría,pero aun hace la furia estaba marcada en su voz. Un noviazgo había sido lateoría mas lógica y constante que su cabeza había dado como explicación a laplatica de Leila y Malfoy, y le enfurecía pensar en eso, no porque estuvieramolesto con Leila o porque se sintiera traicionado por ella, en realidad eraalgo mas complejo, estaba seguro de que Leila lo veía y lo quería de la mismamanera que el a ella, pero ahora sentía que no se había apresurado a declararlesus sentimientos y era obvio que la chica no lo iba a esperar eternamente, elresultado había sido que intentara olvidarse de el con Malfoy.

-Yono creo que sea hace-dijo Ron mirando hacia donde Leila y Malfoy plantaban susflores. Los chicos reían con gusto, parecían igual que siempre hasta que el laabrazo y ella le dio un beso en la mejilla, Harry retiro la vista de esadirección y volvió al trabajo-vamos, tu la abrasas todo el tiempo

-Exacto-contestoHarry- mi interés no era exactamente quedarme como su amigo.

-Teestas apresurando a sacar conclusiones-observo Ron, pero no dijo nada mas, nocreía que realmente Leila pudiera tener una relación con Malfoy porque el sabialo que ella sentía por Harry.

Cuandolas clases terminaron los chicos se prepararon para ir a las cocinas, no tendrían que comer en el Gran Comedor siirían a visitar a un montón de amables elfos domésticos.

-Leila,deberías venir con nosotros-invito Ron y tanto Harry como Hermione lo miraronmolestos-enserio, a ella no le molesta realmente.

Leiladudo pero la sonrisa de Ron la convenció.

-Estabien.-acepto. Mientras bajaban a las cocinas Ron tuvo cuidado de que Harry yHermione viajaron juntos frente a el y Leila, primero por que sabia que ningunode los dos estaba contento con la chica y segundo porque sabia que tampoco loestaban con el, por forzarlos a que pasaran tiempo con Leila, pero esa era precisamentesu intención, forzarlos. Llegaron al final del pasillo que conducía a lascocinas y Hermione alzo la mano para hacerle cosquillas a la pera de un cuadro,esta se retorció un momento antes de dejar un hueco para que pasaran.

-SeñorHarry Potter-exclamo Dooby emocionado en cuanto los vio-es un gusto ver denuevo a los amigos del señor Harry Potter, síganme, por favor.

Elelfo los condujo hasta el final de la cocina donde había un montón de especiasen frascos, hizo que les pusieran servicios sobre una pequeña mesa y luego sedirigió hacia un estante y saco algo de el. Era una caja, volvió junto a los chicos y se la tendió a Harry. El chicola tomo y la abrió con precaución, había un montón de cosas en el interior,cartas ,pedazos fotografías, sellos, trozos de papel y una llave, parecía un montón de basura,alguien había roto aquellas cosas, las cartas eran imposibles de leer y en lostrozos de fotografías solo se veían pies, corbatas y otras partes de cuerpossin dueño, pero Harry encontró pronto el porque Dooby le había dado la caja enun trozo de fotografía aparecía el rostro de su padre, y una vieja carta casicomplete era la carta de aceptación en Hogwarts de su madre.

 

-Gracias,Dooby-dijo en un murmullo, luego tomo la llave y la analizo preguntándose a quepertenecería..

-Doobycreyó correcto entregarle estos objetos señor-se explico el elfo antes de queun montón de elfos les proporcionaran toda clase de comida.-Seria un gran honorpara nosotros que los señores Potter, Weasley y las señoritas Granger y Blackaceptaran comer aquí.

Loschicos aceptaron de buena gana, pero Harry no ignoro el detalle de que el elfosabia el apellido de Leila, debían de conocerse desde antes, pero se reservo elmisterio para evitar hablar con Leila y se concentro en comer.


Harrypaso todo el viernes poniendo especial cuidado en evitar a Leila lo másfrecuentemente que podía, incluso falto a astronomía para no verla, pero lachica fue a buscarlo cuando no lo vio en el Gran Comedor.

-Harry,no fuiste a astronomía-observo la chica sentándose junto a el en la sala común,el chico estaba mirando los trozos de las fotografías que le había dado Dooby,ya había encontrado el rostro de sus padres varias veces, y se había guardadola llave que venia en la caja en su bolsillo-pareces muy concentrado en eso,deberías dejarlo.

-Silo estoy. Por eso no quise ir a astronomía-se excuso Harry.

-¿Estasbien?

-Si-respondióHarry secamente para alejar a Leila.

-Nolo entiendo, has estado muy raro conmigo y no se porque.

-Asíque no lo sabes-respondió Harry hostilmente, aunque se arrepintió, realmente noestaba molesto con ella si no con el mismo.

-No,y quiero saberlo, no me agrada esta actitud tuya, si vas a dejar de hablarmecreo que al menos merezco una explicación.

-Novoy a dejar de hablarte.-dijo Harry pensando en lo imposible que le seriaalejarse de ella-pero pensé que éramos amigos, deberías de tenerme masconfianza.

-Harry,en serio, no tengo la menor idea de a que te refieres.

-Detu y Malfoy.-respondio Harry como hablando de algo obvio.

-¿Quépasa con el?¿Te dijo algo, o hiso algo?

Harrybajo la vista, quería oír de los labios de Leila la noticia sobre su relacióncon Malfoy, pero no sabia si soportaría darse cuenta de que ella estaba felizcon esa relación.

-No,no hiso nada, me refiero a tu relación con el.

-¿Mique?, Harry no tengo la menor idea de lo que hablas, Draco es mi primo, amboshabíamos oído que estábamos ligados por la sangre, pero no estábamos seguros, haceque me dedique a hacer una breve investigación al respecto, no fue nadacomplicado de hecho, no se porque no nos habíamos enterado antes. Pero yo nosabia que su madre tenía una hermana, y casi no hablamos de nuestras familias,ninguno nos sentimos muy a gusto con ella, debe ser que nos avergonzamos de lomismo.

Harryse quedo boquiabierto, nunca se le había ocurrido eso, y ahora se sentía comoun tonto, era verdad y el siempre lo había sabido, Malfoy y Leila eran primossegundos.

-Vasa decirme por que estabas tan molesto?-le pregunto la chica aun sin comprender.

-Yo,yo
si lo sabia, pero nunca
pensé que tu y el
-no fue necesario que terminara lafrase Leila lo entendió y se echo a reír.

-Pordios Harry, no puedo creer que pensaras eso, ya habíamos hablado de esto y
meconoces. Escucha Draco y yo somos primos, y amigos, solo eso.

 

-Siclaro, es que
soy un idiota-se dijo Harry a si mismo, realmente se sentíaavergonzado y no sabia que decir-es que yo creo que estaba algo

-¿celoso?-leayudo Leila. El chico estuvo a punto de responderle que si, pero sentía que haríael ridículo si escogía justamente ese momento para declararle sus sentimientosa la muchacha.

-Yo,mira
sabes que no me agrada y que a ti te quiero
me preocupe.

-Eresun tonto, Harry-le dijo Leila sonriendo-si tuviera un novio lo sabrías, eres miamigo, te lo diría
Con respecto a esa caja, podrías mandarle algo a Lupin, talves el sepa algo de ella

AHarry no le gusto esa respuesta pero sesentía aliviado de saber que entre Leila y Malfoy no existía ninguna relación.Hermione y Ron entraron en ese momento, a Hermione no lo hiso nada de graciaverlos juntos, se había dado cuenta de la actitud hostil de Harry hacia Leila yeso le había dado esperanzas de que la chica se alejaría de ellos. Ron yHermione se acercaron a los chicos.

-Vaya-dijoHermione molesta-veo que has vuelto a engatusar a Harry, ¿Qué interés tienes tuen su caja?

-Ninguno-dijola chica dándole por su lado.-quiero ayudar a Harry, solo eso.

-Siclaro.-dijo Hermione con sarcasmo-deja de fingir tu perfecta bondad, déjanos enpaz.

-yabasta, Hermione, me estoy cansando de tu actitud. No entiendo tu conducta, nisiquiera me conoces, solo me insultas sin motivo todo el tiempo. No te he dadomotivos para que desconfíes de mí.

-¿enserio?-dijoHermione enarcando las cejas-dime como es que logras ser inmune a lasmaldiciones, dime como consigues resultados perfectos en tu magia, dime por quetienes un ajedrez que tiene el rostro de Voldemort, no te parece que son demasiadosmisterios, Leila, no puedo confiar en lo que me causa miedo e intriga.

-Laperfección de mis encantamientos no es mi culpa, si es lo que te molesta, ytampoco que no puedas vencerme , en cuanto al ajedrez
no puedo decírtelo, esoes todo lo que puedo decírtelo, pero si te tranquiliza Dumblendore sabe que loposeo y fue precisamente el quien me prohibió hablar de el, si no puedesconfiar en mi, al menos podrías intentar confiar en el.

-¿Quéme dices del espejo?-dijo Hermione, no podía negar que confiaba en el directory si el sabia del ajedrez entonces no le importaba-tu sabes que hay detrás deel.

-¿Cómose supone que sabría eso?, vi lo mismo que tu, no tengo la menor idea de quehay detrás de el.

-Leimpediste a Ron que siguiera investigando que había en el.

-Teníaun mal presentimiento, y no deberían meterse en esa clase de cosas, deberíanhaber aprendido que los lugares mas interesantes son donde se encuentra elpeligro.-dijo Leila.

-¿Porqué debemos confiar en tus presentimientos?, los presentimientos fallan,incluso las profecías lo hacen, ¿Por qué estas tan segura de que tienes razón?

Basta,chicas-pidió Harry al ver que estaban llamando la atención de el reto de loschicos que estaban en la sala común- necesito que se hablen bien, las necesitoa las dos conmigo, dejen de pelear.-pidio el chico, y Ron lo apoyo con unasentimiento.

-Tienesrazón, Harry. Mejor me voy, tengo que ver a Draco.-La chica se dirigió a lasalida de la sala común, y desapareció tras el retrato.

-¿AMalfoy?-pregunto Ron a Harry.

 

-Si-explicoel-acaban de descubrir que son primos, eso es todo.-le explico a su amigo.

-Telo dije-le dijo Ron sonriendo, Harry entendió a que se refería.

-Silo se, saque conclusiones muy rápido
me puse algo celoso.

-¿porella?-pregunto Hermione disgustada-mereces algo mejor Harry.

-Hermione-reprocharonRon y Harry a la vez.

-Dejade meterte-pidió Ron a la chica ella puso los ojos en blanco pero no dijo nadamas.

Aldía siguiente los cuatro chicos estaban juntos desayunando cuando la profesoraMcGonagall se acerco a ellos.

-Elprofesor Dumblendore, quiere que suban a su despacho, parece que tienen visitasque quieren verlos. -Los chicos la siguieron con misterio hasta la oficina deldirector, en el despacho estaban algunosmiembros de la orden del Fénix, los Weasley, Ojoloco Moody y Lupin losrecibieron con una sonrisa, Ginny también estaba ahí junto a su madre.


Leilacorrió a abrazar a Lupin en cuanto lo vio, a Harry le agrado ver la fuerteconexión que había entre la chica y su padrino, estaba seguro de que Lupin laquería y se preocupaba por ella como por una hija.

-Mealegra ver que están bien-dijo Lupin.

-¿Tuestas bien?-pregunto Leila preocupada-se que has vuelto a tratar con hombreslobo, me angustie mucho por ti.

-Tranquila,voy a estar bien mientras tú y Harry están a salvo.

Harryno pudo evitar sonreír cuando el mago mostro su preocupación hacia el, parecíaextraño, pero se sentía en familia y tranquilo en ese momento. Moody se dirigióa Harry y le hablo.

-Esperoque estés poniendo especial interés en entrenar al ED, nosotros estamospreparados, el portal esta concluido, si nos necesitan estaremos aquí, perorecuerda, alerta permanente.-Advirtio el mago.

-¿Vana quedarse un rato?-pregunto Ginny a su madre.

-No,solo aprovechamos que se debía probar el portal recién creado, pero ya tenemosque irnos.-dijo abrazando a su hija-solo queríamos verlos.

-¿pasaalgo?-escucho Harry que Leila preguntaba a Lupin en un susurro aunque noescucho la respuesta de el.

-Yaes hora-anuncio Moody-tenemos que irnos.

-Bien,cuídense.-pidio la señora Weasley comenzando a abrazarlos a todos-se necesitanunos a otros no se descuiden.

-Leila-ledijo Lupin a la chica-no los escuches, en serio, voy a hablar por ti.

-Estarébien-le susurro la chica como respuesta, aunque el hombre no se relajo. Le besola frente y luego fue a darle un rápido abrazo a Harry, luego todos subieronpor las escaleras del despacho y desaparecieron tras una pared, inclusoDumblendore se fue después de dirigirles una sonrisa tranquilizadora a losmuchachos.

-¿Creesque pasa algo raro?-le pregunto Ron a Hermione cuando estaban solos.

-nolo se, no la estoy acusando-se defendió antes de hablar-pero, deberíapreguntarle a Leila.

-¿deque hablas?

-¿nolo notaste?, ella y Lupin hablaban de algo diferente
externo. Ya te lo digo esdemasiado misterio.

-ynos a pedido mil veces que no nos metamos-comento Ron.

-lose, pero no lo pude evitar. El otro díahable con ella sobre eso, quería saber mas sobre lo que sabe de Dumblendore

-¿Quéte dijo?

-Nomucho, pero es lo que le pone mas misterio
menciono algo sobre su estúpidojuego de ajedrez y que no podía decirmucho mas al respecto.

-Mmmm
pareceque el ajedrez es más importante de lo que parece, deberíamos discutirlo conHarry.

 

-Supongo,pero se pone tan difícil cuando se trata de Leila.

-No,eso es aparte, Hermione, no estamos juzgando a Leila, estamos descifrando elmisterio del ajedrez. Vamos a buscarlo.-sugirio Ron.

Rony Hermione fueron a la sala común donde encontraron a Harry que intentabacopiar una tarea de Hermione sobre distintos tipos de venenos, sus usos yantídotos, donde se incluía una descripción detallada de los beozares, piedrasbastante extrañas que se extraían del estomago de una cabra y servían para contrarrestarlos efectos de casi todos los venenos.

-Harry,debemos hablar-anuncio Hermione, aunque sin notarlo se puso detrás de Ron,temiendo que si mencionaba a Leila su amigo se ofendería.

-¿sobreque?-pregunto el muchacho distraído en su tarea-no necesitan anunciarse parahablar.

-No,pero se trata de Leila.-justifico Ron y Harry levanto la vista para verlo.

-SobreLeila. ¿Debería angustiarme porque hablen sobre ella?-pregunto Harry mirando aHermione que tomo el brazo de Ron como protección.

-No,el punto es que
veras el otro día estaba hablando con Leila en el dormitorio,no, no la ataque ni nada Harry, no discutimos
propiamente-se defendió la chicade la ruda mirada de su amigo-solo quería saber sobre lo que Dumblendore sabede Voldemort, y lo que ella sabe, y menciono algo
sobre su ajedrez-terminoHermione lo mas rápido que pudo para que Harry no la interrumpiera y regañarapor presionar a Leila.

-¿Y?-preguntoHarry sin darle importancia.

-Bueno,creemos que ese ajedrez es mas importante de lo que supusimos en algún momento, y si es Leila la que esta pegada ael todo el tiempo debe existir algún tipo de
clave en ese tablero, para saberque pasa.-explico Ron con tono lógico.

-Supongoque podrían tener razón, pero como lo explicamos.

-Bueno,en realidad, debe de estar relacionado con las piezas-sugirió Hermione-digo,basándonos en el rostro de Voldemort en una de ellas, tal ves el resto también las tengan.

-Esopodría encajar-acepto Harry.

-Bien,si nos basamos en esa teoría-analizo Ron- el rey blanco debes ser tu, por algúnmotivo creo que la reina seria Leila-Hermione hizo una mueca de inconformidadpero no dijo nada-creo que debe ser por sus
habilidades, no las podemosignorar.- agrego Ron-Uno de los alfiles debe de representarnos a Hermione y ami, el otro podría ser
Dumblendore, si estoy seguro. Ahora los caballos
no lose bien, pero por la posición de lastorres podríamos pensar que una es tu padre y tu madre, se mueven con mayorfacilidad y tienes mas posibilidades de caer, y la otra posiblemente Lupin y Sirius
aunqueno me gusta el razonamiento, ambos deberían caer, por lo tanto no
espera lastorres son tus padres, Lupin y Sirius los caballos
los peones son fáciles dededucir, son la orden y el ED
Sabemos que el rey negro es Voldemort, pero no sabríadeducir quienes son el resto de las piezas negras, tendríamos que conocer a losmortifagos de mas confianza de Voldemort, pero
claro ese es el punto esto esuna guerra como en el ajedrez, aunque tendría una regla mas
solo el reypuede dar jaque mate al otro rey-terminoRon sin entender muy bien todo lo que había dicho, pero sonaba bastante lógicopara todos, Harry estaba concentrado, todo lo que había dicho Ron sonabacompletamente lógico de un modo extraño.

 

-Eresbastante listo, Ron-dijo una voz femenina detrás de ellos, los chicos voltearonpara ver a Leila recargada en una pared. Ron se puso un momento a la defensiva,pero la chica no parecía enfadada, todo lo contrario, una gran sonrisailuminaba su rostro-sabia que eras bueno en eso, pero
no tenia idea decuanto-Ron sonrió ligeramente con el cumplido mientras Leila se acercaba aellos-Comenzaba a preguntarme por que Hermione no les había dicho nada

-¿Quéquieres decir?-pregunto Hermione.

-Quecontaba con que lo hicieras para que lo descubrieran.

-¿Nosescuchaste?

-Si-declarola chica-supongo que debo decirles que las deducciones de Ron sobre las piezasde mi ajedrez son correctas, y lo de
la regla extra, también.

-¿Noestas molesta?-pregunto Ron temiendo haber molestado a su amiga por meterse ensus asuntos.

-No.-dijo ella-Le dije a Dumblendore que no les haría daño saberlo, pero me dijoque no era buena idea. Ahora saben y yo no rompí mi promesa.

-¿Tupromesa?

-Si,Dumblendore piensa que es demasiada información, saber quienes están en esetablero
como conocer a los posibles sentenciados a
muerte. Yo no pienso hace loveo como una ventaja, no es grande pero
las piezas se mueven antes que lapersona a la que representan hace que puedes prever si algo malo pasara.

-Vaya-exclamoHarry sorprendido-Así que tú sabes si Voldemort va a moverse.

-Algoasí, pero no puedo saber que es lo que hará, solo se si nos afecta y en quegrado.

-Espera-interrumpióHermione-¿Querías que lo descubriéramos?

-Si,por eso te lo dije, sabia que se los contarías y esperaba que Ron lo descifraray hace lo hizo.

Alparecer Hermione se sintió ofendida porque Leila la utilizo porque sabia que nopodría estar callada, los chicos no dijeron nada mas solo pensaban endiferentes cosas, en todo lo que ahora sabían, y lo que no
pero no podíanconcentrarse, Harry decidió que era hora de subir a su dormitorio para poderpensar mejor en lo sucedido. Pero no pudo dormir en toda la noche, ahora quesabia lo del ajedrez sentía que había otro misterio mas importante que descifrary por algún motivo suponía que estaba extrañamente relacionado, el espejo. Suatracción hacia el enorme espejo por el que había desaparecido el brazo de Ron,había crecido, debido en gran parte a que ahora sabia que Leila sabia mas de loque el creía, y si la chica pensaba que el espejo tenia algo de maligno, talvez tenia un motivo para pensarlo.Intento luchar contra su curiosidad durante unas horas pero finalmente no pudocontenerse, se levanto y se puso unos jeans muggles mientras escuchaba conatención para asegurarse de que todos sus compañeros de cuarto estabandormidos, intento salir con mucho cuidado del dormitorio, pero se llevo unagran sorpresa cuando descubrió que lasala común no estaba vacía.

-Hola-losaludo Leila que estaba sentada junto a la chimenea-¿Qué estas haciendo?

Harryla miro sin saber que decir un rato, estaba buscando una mentira en su cabezapero no se le ocurría nada bueno.

-¿Yo?,¿Qué haces tu aquí?, se supone que deberías de estar dormida, es muy temprano,no es hora para estar aquí abajo sola.-imporviso Harry intentando voltearle lasituación a la chica, pero esta alzo las cejas sorprendida, obviamente sabiaque Harry intentaba algo.

 

-Harry...eseno se acerco para nada a ser una buena manera de salirte de esto. Además, ¿nolo has entendido?, no puedes tomar una decisión arriesgada y esperar que no meentere de ello.-dijo la chica y miro a su lado. Harry tardo un segundo enentender pero luego vio que el tablero de ajedrez de la chica estaba en unapequeña mesita a la vista de Leila.

-¿Asi que no solo vigilas a Voldemort, también a mi?-pregunto ofendido, Leila sealzo de hombros sin darle importancia.

-¿Quétontería planeas hacer?

-Yo,no
-comenzó a excusarse Harry, pero era obvio que la chica no iba a creerle haceque decidió decir la verdad-necesito ir a ver ese espejo, hay algo en elque
tengo que ir.

-No-respondióLeila tajantemente-es riesgoso, no vas a moverte de aquí.

-Leila,te respeto y nunca te he cuestionado, pero necesito ir a ver ese espejo.

-No,Harry.

-Novoy a pedirte permiso, lo lamento.-dijo el chico y se dirigió hacia la salidade la sala común. Leila soltó un suspiro antes de pararse e ir detrás de el.

-¿Quéhaces?-le pregunto Harry cuando la chica lo alcanzo.

-Tuvas a ver el espejo, tengo un mal presentimiento sobre eso, se que es riesgosoy no voy a dejarte ir solo, te pedí que no fueras y decidiste ir, si vas aarriesgarte voy a ir tras de ti.

-No,no lo haras-resolvio Harry preocupado por primera vez de que el espejo fuerariesgoso y de que Leila sufriera algún daño si lo acompañaba-no dejare quevayas.

-Novoy a pedirte permiso.-dijo Leila sonriendo maliciosamente-vamos Harry, regresaa la torre de Gryffindor, o continua hacia el espejo de cualquier manera irédetrás de ti.

Harrysuspiro mientras un debate se iniciaba en su mente, no quería poner a Leila enpeligro, pero no podía controlar su necesidad de descubrir lo que había detrásdel espejo, dudo un segundo pero la curiosidad fue mas grande y después de todoLeila no podía estar segura de que el espejo fuera peligros, ni seria tan tontacomo para inspeccionarlo si en verdad lo era.

-Bien,tu lo decidiste.-advirtio Harry a la chica-vamos.-dijo deseando con todas susfuerzas que Leila no lo siguiera pero la chica fue detrás de el hasta la salade menesteres.

-Bien-exclamoHarry cuando llegaron frente al misterioso túnel, caminaron a lo largo de el yluego recorrieron toda la habitación llena de espejos hasta llegar al que tantoatraía su atención. Harry se paro con decisión frente a el y alargo un brazo,que desapareció en el punto donde debía chocar con el espejo.

-Deacuerdo ya viniste, lo viste y sentiste la magnifica sensación de que un espejote tragara. Ahora vámonos-pidió Leila con cara de alarma.

-Novoy a irme.

-Harryno puedes hacer eso si no sabes lo que hay del otro lado.

-Esoes lo que quiero-dijo el chico sonriendo con descaro-saber que hay del otrolado.-y dicho esto dio dos pasos al frente para que el espejo lo absorbiera porcompleto.

Leilase quedo paralizada frente al lugar por donde Harry había desaparecido.

-Malditasea-murmuro para si misma-no puede ser que sea tan
terco. Bien, tranquila, todova a estar bien.-se tranquilizo antes de avanzar hacia el espejo y desaparecerpor el mismo lugar que Harry.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

-hola-saludoRon a Hermione en cuanto la vio por lamañana-¿has visto a Harry?, no estaba cuando desperté.

 

-¿Qué?-preguntoHermione espantada.

-¿Quéte ocurre, Hermione, pudo ir a cualquier lugar?

-No,Ron. Leila
dejo esto en mi mesita denoche, no le tome importancia pero
mira.-dijo mostrándole una pequeña nota aRon que la leyó extrañado.

"Hermione,necesito que confíes en mi en esta ocasión. Tal vez me estoy adelantando, peroel rey blanco de mi ajedrez se movió muy peligrosamente, esta muy cerca del reynegro, no puedo asegurar que algo va a pasar pero estoy segura de que Harry vaa hacer algo precipitado. Voy a vigilarlo, pero si no estamos por la mañana conustedes avísale a Ron y díganselo a Dumblendore.

Sabesque no recurriría a ti si no fuera realmente importante, confíen en mí por favor.

Leila"

Ronmiro la nota preocupado.

-Tenemosque avisarle a Dumblendore. ¿ A donde habrán ido?-pregunto Hermione antes desalir desesperada hacia el despacho del director con Ron junto a ella.


-Estelugar me parece conocido-murmuro Harry cuando Leila estuvo a su lado del otrolado del espejo-aunque estoy seguro de que no he estado aquí nunca.

-Teequivocas-dijo Leila mientras veía el matorral de donde acababan de salir, que debíaser una especie de portal, que por el otro lado estaba disfrazado como elenorme espejo que habían atravesado- si has estado aquí
es el ValleGodric.-explico Leila cambiando su mirada de lugar y echando una ojeada a sualrededor.

-¿Qué?...elvalle Godric
¿El lugar
el lugar donde vivían mis padres?

-Esoes lo que creo, si no lo es, entonces es una replica perfecta-dijo la chica.

-Bienvenidoa casa-dijo una voz conocida desde muy atrás, a Harry lo recorrió un escalofrió mientras buscaba al dueño de la voz-veo que trajistevisita, Potter. Me alegra eso lo hará mas divertido.

Leilase aferro al brazo de Harry mientras ambos volteaban para encontrar a LuciusMalfoy escondido en las sombras.

-Usteddebería de estar en Azkaban-acuso Harry formando dando un paso al frente paraproteger a Leila.

-VamosPotter, pensé que tu y Dumblendore eran muy unidos, ¿no te conto del miedo quele daba que los dementores cedieran a una buena persuasión?

-Elministerio no ha dicho nada.-dijo Harry sin poder creer que los dementores sehubieran unido a Voldemort sin que ellos lo supieran.

-Claroque no, el señor oscuro ha tenido mucho cuidado de que ustedes no se enteren desus planes esta vez, no va a dejar que lo arruines de nuevo, ni tú ni tu montónde guardaespaldas. Pero bueno, no vamos a quedarnos charlando, ¿verdad?-preguntoantes de sacar su varita, pero ni siquiera la agito cuando un rayo de colorrojo golpeo a Leila en el costado, lachica no sufrió daño pero fue empujada hacia atrás lejos de Harry y luego unajaula de una especie de rayos negros se formo a su alrededor. Harry vio detrásde el a colagusano, el debía de haber encerrado a Leila y ahora lo estabainmovilizando haciéndole una especie de llave con sus regordetes brazos.

-Esuna lastima, por lo que me habían dicho de ti, esperaba una reacción mas interesante,Morgan-dijo Lucius a Leila en tono de burla mientras la chica miraba la jaulacon desesperación.- Anda Potter, no hagas que las cosas se pongan difíciles,esa jaula va a empezar a hacer mas que encerrarla dentro de unos minutos
pero ,tranquilo, te daré una oportunidad, dime lo que dice la profecía y dejaremosque ella se vaya, si quieres incluso podríamos hacerle un encantamientodesmemorizador para que no tenga que sufrir por dejarte aquí, ni siquiera terecordara, y se ira sin un rasguño.

 

-No-gritoLeila con odio y desesperación-no les digas nada , Harry-rogo la chica. Voy aestar bien, confía en mi, voy a estar bien.-pero a Harry no le parecía lo mismola expresión de la chica era realmente desesperada, parecía que sufría por algo y que no podíahacer nada para evitarlo.-Por favor, Harry.

-Leila,necesito que estas bien.

-Escúchame,Harry-regaño la chica mirándolo a los ojos con la expresión mas serena que pudoadoptar-si te importo algo no se los digas.-El chico no pudo contra eso, si esaiba a ser la ultima vez que se verían quería que Leila estuviera segura de quela quería.

-Nose los dire-cedio Harry resignado.

-Malaelección Potter-dijo Lucius Malfoy- mientras Colagusano inmovilizaba a Harrycon mas fuerza-Tal vez esto te convenza-Harry intento librarse con todas susfuerzas cuando vio como la varita de Lucius Malfoy apuntaba a Leila, pero notuvo tiempo de atacar, un objeto grande y pasado lo golpeo a un lado y loempujo. Harry tardo en darse cuenta de que no era un objeto sino una persona,era Draco Malfoy y luchaba por quitarle la varita de las manos a su padre, peroeste lo retiro de su camino empujándolo con fuerza.

-¿Quéestas haciendo Draco?, no te llame para que me atacaras-regaño al muchacho quese levantaba del suelo con dificultad.

-Aella no.-pidió Draco con una voz suplicante.

-quítatede en medio, Draco, son ordenes de nuestro señor y sabes lo que te hará si nolas cumples.

-Aella no.-repitió el pálido muchacho con decisión parándose entre su padre y lajaula que encerraba a Leila, Harry noto que la desesperación de la chicaparecía ir en aumento cuando la vio, pero fijo de nuevo su atención en Draco-Novoy a dejar que la lastimes, ella no tiene nada que ver con esto, déjala ir.

-Teequivocas hijo. Se metió en esto desde el momento que piso este lugar conPotter. A ella no le importas, quítate.

-No-repitióDraco con firmeza-no voy a dejar que le hagas daño, no me interesa si me matanpor ello.

-Yono voy a dejar que te metas-le dijo su padre antes de alzar de nuevo su varita-¡Expelliarmus!

Elhechizo de desarme mando a Draco volando por los aires hasta muy cerca de unbarranco que no se veía nada natural. Harry lucho mas para zafarse de losbrazos de Colagusano hasta que pudo empujarlo hacia atrás, corrió para ayudar aMalfoy a pararse mientras veía como Leila gritaba preocupada el nombre desuprimo, sabia que si el muchacho se movía un poco caería al barranco.

Peromientras Harry ayudaba a Draco a ponerse en pie dos rayos rojos los separaron yatraparon en jaulas iguales a la de Leila, Harry echo una mirada a Leila quehabía comenzado a examinar los rayos que la rodeaban con mayor desesperaciónmientras el probaba distintos tipos de encantamiento para salir de la jaula,pero comenzaba a entender la desesperación de la chica, los efectos que causabaaquella jaula eran como tener a unos cien dementores alrededor, Harry se sentíainvadido de desesperanza, tristeza, desesperación y no podía pensar concoherencia mas que en recuerdos sumamente tristes y desesperantes, los peoresde su vida, por mucho.

-olvídenlo-aconsejoColagusano con su aguda voz burlona cuando Harry lanzo el hechizo de alohomoraa la jaula por tercera vez-El señor oscuro asegura que solo cuatro personaspodrían abrir esa jaula, y de esas solo una sabe como hacerlo.

 

-¿Quéharás ahora Potter?, te quedaste solo, ¿vas a cargar la muerte de tu amiga atus espaldas?

-Noestán solos-advirtió una voz femenina, Harry no veía con claridad, le dolía la cabeza y losrecuerdos le nublaban la vista, pero estaba seguro de que era Hermione. Escuchootra voz a lo lejos, casi al mismo tiempo, de pronto se sintió lleno deesperanza, tal vez con ayuda de Hermione Leila podía escapar.

Expecto Patronum!-grito Leila, no sesentía nada bien, pero la aparición de Hermione había distraído a losmortifagos y ella había reunido la fuerza suficiente como para recordar algo que la llenara deesperanzas, también ella había comparado los efectos de la jaula con losdementores y si era similar entonces debía probar la solución, era su únicaesperanza y tenia que funcionar rápido, antes de que Lucius Malfoy y Colagusanocentraran de nuevo su atención en ella, Harry y Malfoy. Cuando el patronum deLeila tomo forma se dirigió a la jaula, por un momento la chica pensó que la abandonaría,pero no fue hace, el patronum se fusiono con los rayos negros de la jaula y loshizo cambiar de color, poco a poco se fueron aclarando hasta que sedesvanecieron.

LuciusMalfoy ni siquiera había vuelto a ver a Leila, se había concentrado en mandar aHermione hasta el barranco, la chica quedo colgada del barranco deteniéndosecon una mano.

-Inmovilus-grito la voz de Leila lanzandoun rayo que dio a Lucius Malfoy y revoto contra Colagusano. Leila corrió paraagarrar la mano de Hermione y ayudarla a subir.

-Harry-gritomientras se aseguraba de que Hermione estuviera en piso firme-usa el expectopatronum.-el chico la escucho entre sus recuerdos y obedeció, le costo trabajoencontrar un recuerdo feliz, pero lo logro y de pronto su vista se aclaro y viocomo la jaula desaparecía.

-¿Estasbien, Hermione?-le pregunto Leila a la chica mientras Harry le ordenaba a supatronus que atacara la jaula de Malfoy.

-Yos
si.-respondio Hermione intentando regularizar su agitada respiración.

-¿Dóndeesta Ron?-pregunto Leila-¿y Dumblendore?

-Yo
Dumblendorenos mando a buscar a los miembros del ED, estaba molesto. Ron y yo losestábamos buscando porque sabíamos que no podíamos ir a la sala de menesterespor los espejos y entonces se me ocurrió, dijiste que era peligroso y
yo vine,le dije que los buscara fueran a la sala de menesteres, el piensa que fui porTonks.

-Tranquilízate,van a llegar-dijo Leila-pero nosotros tendremos que encargarnos mientras.

Draco y Harry se acercaron a las chicas unpoco aturdidos.

-Estánaturdidos, podemos capturarlos e irnos.-dijo Hermione sin entender, pero viocomo Malfoy negaba la cabeza con gesto asustado, miro en la dirección que elchico veía, una serie de siluetas se acercaban a ellos, Los cuatro chicos seacercaron unos a otros con las varitas en alto mientras identificaban losrostros de algunos mortifagos rodeándolos, entre ellos Hermione y Harry vierona Crabbe, Goyle, Bulltrode, Macnair y Bellatrix.

-¿Quése supone que hacemos ahora?-pregunto Malfoy en un susurro desesperado viendo alos mortifagos que los rodeaban.

-Nose muevan-ordeno Leila

-¿yesperamos a que nos maten?-pregunto Hermione espantada de la respuesta deLeila-¿solo así.

 

-No-dijoLeila en voz apenas audible. Pero en ese momento algunos rayos luminososatacaron a los mortifagos por la espalda con maldiciones simple y con efectosridículos. Leila volvió a movilizarse en cuanto los mortifagos desviaron suatención, los miembros del ED los habían distraído, pero llevaban una claradesventaja frente a los mortifagos.


ProntoHarry perdió la concentración en los miembros del ED, todos estaban ocupadoscon algún mortifago, también el y no había tiempo nada distraerse en verificarque los demás estuvieran bien. Pero había hachado una rápida mirada para ver a su alrededor, donde Malfoy atacaba a supadre que había recuperado la movilidad.

-Nopuedo creer que me hicieras esto-le reprochaba el muchacho mientras le lanzabamaldiciones sin éxito.-es lo único que te pedí.

-olvídatede ella Draco, va a morir.

-No.Y no me importa tu señor
no dejare que le hagas daño.

-Entoncesmoriras-resolvio Lucius Malfoy, tenia una expresión de dolor en el rostro paroaun hace ataco a Draco que se zafo por unos centímetros.

Hermionese enfrentaba a Macnair y a su lado Ron pelaba contra Colagusano, Harryrealmente no ponía mucha atención a ningún mortifago en especial aunque mandabafuertes y exitosas maldiciones a todos los que se le cruzaban en el camino,ahora estaba concentrado en algo mas: Leila, la había visto a lo lejos cuandola chica buscaba enfrentarse a alguien en especial, y Harry adivino que buscabaa Bellatrix.

-voya quitarte de mi camino niña estúpida.-le dijo la mortifaga a la chica cuandoesta la enfrento con varita en mano. Harry quería llegar a su lado impedir queLeila sufriera algún daño pero dos mortifagos que no reconocía se cruzaron ensu camino impidiéndoselo.

-Nopienso quitarme solo hace, Bellatrix, me debes una.

-Nose de que hablas niña tonta, pero voy a quitarte de aquí ahora mismo.-Bellatrix alzo su varita con decisión pero Leila hablo mas rápido.

-mellamo Morgan
Morgan Leila Black.

-¿Morgan?...no,ella esta
no.

-¿Enverdad pensaste que serias capaz de matar a mi madre?...solo eres basuraBellatrix, no hay nada especial en ti.

-Asíque eres hija de la estúpida, y yo que pensé que Sirius perdía el tiempo. Fueagradable conocer al resto de la familia niña, pero no tengo tiempo
!Avada Kevara!-una luz verde ilumino lazona donde Leila y Bellatrix estaban y Harry sintió una creciente desesperaciónse quito a los mortifagos como pudo y corrió hacia Leila, no era el único alque el pánico de ver morir a la chica había invadido Ron, Draco y Hermionehabían volteado la vista con expresión de horror, pero cuando la cegadora luzverde desapareció sus expresiones fueron causadas por sorpresa, Harry inclusose paro en seco mientras otro mortifago se acercaba a atacarlo. Leila seguíaparada en el mismo sitio que antes y miraba a Bellatrix con una sonrisa deautosuficiencia.

-Debíasmorir-grito Bellatrix encolerizada.

-Porfavor
deberías saber que soy alguien con cierta importancia, tú no podríasmatarme jamás, Bella
no eres tan lista como crees.

-No,no puede ser

-Obviamentehay cosas que tu no sabes
cosas que no entiendes. Pero eso no es importante ahora
quetal la magia de los Black, ¿conoces las leyendas?...Inmovilus-grito señalando al mortifago que estaba mas cerca deHarry y luego le hizo una seña para que se acercara el pequeño tramo que lefaltaba-Harry es el momento, lo se
si las leyendas de los Black son ciertasdebes enfrentarla
-indico la chica antes de atacar a otro mortifago. El chicose acerco a Bellatrix, sintió como el odio lo invadía conforme la sonrisacínica de la asesina de su padrino se acentuaba, alzo su varita, pero recordó laleyenda, no debía atacarla así que permaneció quieto .

 

-¿Quépasa Potter?, parece que ni tu ni mi nueva sobrina tienen el valor de vengar aSirius.-se burlo la mujer con una horrible risa.

-Esperoque no tengas razón-murmuro Harry antes de bajar su varita e irse lo mas rápidoque se lo permitieron sus pies, sabia que Bellatrix lo atacaría y se veríaforzado a atacarla-¡Leila!, ¿Qué pasa ahora?-le grito a la chica que esquivabaa dos mortifagos.

-Aléjatede Bellatrix, Harry. Vete.

-Pero

-Vete.-ordenola chica tumbando a uno de los mortifagos que la atacaban. Harry obedeció perono le quito la vista de encima, vio como la chica vencía al otro mortifagoantes de ocultarse entre las sombras de unos arbustos

-Expecto
Expecto
no, no, vamos Leila concéntrate-seexigió la chica a si misma sentía que sabia que debía hacer pero no podíaacerlo-porfavor no falles, Leila
Expecto
ExpectoPatronum.
-grito la chica antes de ver como su detallado patronus con formade un enorme perro negro se materializaba frente a ella cerro los ojos confuerza y se concentro apuntando su varita hacia su patronus.-Surexi Incantament.-murmuro.

Unaluz blanca salió de los arbustos donde Leila estaba e ilumino todo el valleGodric, todos se paralizaron, mortifagos y miembros del ED, era imposibleintentar ver algo que no fuera la cegadora luz blanca. Pero Harry sabia dedonde provenía la luz y corrió en dirección a donde había visto a Leiladesaparecer chocando con algunos cuerpos desconocidos en el camino, llego juntoa los arbustos cuando la luz comenzaba a atenuar y vio la silueta del cuerpo inconscientede Leila tirado en el piso así que se arrodillo junto a ella, pero su atenciónfue atraída hacia el patronus que estaba parado frente a la chica, habíacambiado su color, como si se ledesprendiera una capa de pintura plateada para dejar lugar a un espeso pelonegro, hasta que todo el color plateado fue sustituido por una figura que Harryconocía muy bien y que de pronto desapareció para toar forma humana.

-¿Sirius?-exclamoHarry sorprendido cuando vio a su padrino frente a el. Pero no fue el único quelo vio. Bellatrix se había puesto a gritar cosas como que era imposiblemientras el resto de los mortifagos y el ED habían vuelto a la batalla, pero Bellatrix seacercaba furiosa a su recién resucitado primo.

Harryabrazo a su padrino instintivamente, pero cuando estuvo junto a el recordó aque Leila estaba inconsciente en el piso así que volvió a arrodillarse junto aella preocupado.

-Cuídala-lesusurro Sirius a Harry antes de ir a enfrentar a Bellatrix. Harry dudo unmomento en impedírselo, pero no quería dejar a Leila, pero antes de quedecidiera a quien debía cuidar un montón de nuevas siluetas aparecieron en losarbustos junto a ellos, los miembros de la orden del fénix acababan dematerializarse en el valle Godric con Dumblendore a la cabeza, pero no eran losúnicos del otro lado también aparecieron mas sombras

 

-Temíallegar tarde-dijo la horrible voz que encabezaba a los mortifagos reciénllegados, Harry vio con terror como Voldemort surgía de las sombras y comoalgunos de los miembros del ED se paralizaban aterrorizados antes de servencidos-pero veo que aun no empiezan con la diversión, -Voldemort ordeno a los mortifagosque tenia a sus espaldas que atacaran haciendo un movimiento de sus largos dedos-parece que podre entretenerme un ratoantes de acabar con el muchacho.-añadio dirigiéndose hacia Dumblendore, elresto de la orden del fénix se había unido a la batalla también-dime Albus¿crees que tu muchacho esta listo?, porque yo si.

Harryse obligo a dejar de prestar atención a los dos magos cuando sintió que Leilase movía, la ayudo a enderezarse con delicadeza.

-¿lologre?-pregunto la chica jadeando.

-Si-respondióHarry-lo hiciste. ¿estas bien?

-Nolo se, pero voy a estarlo, necesito unos minutos
Harry, debes enfrentar aVoldemort, aun no es tiempo, no vas a vencerlo, pero

-nopuedo. No hace , necesito que tu

-voya apoyarte-aseguro la chica.

-Noentiendes. Necesito que estas segura, necesito saber que vas a estar bien, quesi salgo de esto no voy a estar solo

-Nolo estas, Harry. Nunca lo estas, solo mira a tu alrededor los tienes a todosellos
y a mi.-termino con decisión.

-Novoy a dejarte, estas débil
no estas bien.

-Harry,tienes que hacerlo
deja de preocuparte por mi, ¿entiendes?

-No-senego el chico- no puedo. Yo
-dijo Harry acercándose a la chica con precauciónpara no lastimarla- no puedo dejarte, te quiero, necesito que estas bien.

Harrymiro los ojos miel de Leila buscando en ellos los sentimientos de la chica,dudo un segundo pero luego se acerco más a ella y la beso. Ambos chicos seolvidaron de la enorme batalla que se libraba a su alrededor, fingiendo quetodo se había esfumado mientras intercambiaban su delicado y suave beso, peroLeila lo alejo de ella después de unos segundos.

-Voya estar bien-aseguro la chica a Harry, que pudo ver en sus ojos que su cariñoera bien correspondido-pero debemos volver allá.

-Lohare, pero no te muevas de aquí hasta que estas bien.-advirtio el chicolamentando tener que alejarse de Leila.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten.

Harryse alejo unos pasos de los arbustos donde había dejado a Leila, se sentíainvadido por una nueva energía, y no podía esperar para atacar a unos cuantosmortifagos, a los que fuera no le importaba de quien se tratara, solo queríaque todos salieran bien de aquella batalla, aunque no fuera la ultima, soloquería poder hablar bien con Leila y pasar un tiempo con ella. Pero al parecertodos los mortifagos estaban ya muy ocupados, Colagusano sostenía una pelea conLupin, Bellatrix y Sirius se lanzaban y esquivaban maldiciones imperdonables eluno al otro salvándose por los pelos, Ron y Hermione pelaban contra el señorCrabbe, Tonks le llevaba una gran ventaja a un mortifago encapuchado que Harryno pudo reconocer, en realidad había muchos que Harry no reconocía pero alparecer los miembros de la orden y el ED se las estaban arreglando bastantebien. Todo parecía bastante normal dentro del caos que reinaba el lugar, perode pronto Harry vio que Ojoloco Moody no luchaba, solo se paseaba de un lugar aotro dándole vueltas a su ojo mágico con una rapidez impresionante, eso endefinitiva salía de lo que se podía esperar en una lucha de esa magnitud,entonces lo noto, no era lo único que estaba mal, no veía a Voldemort porningún lado, lo mas lógico abría sido que estuviera luchando contraDumblendore, pero a este lo tenían acorralado unos diez mortifagos.

 

-¿Dóndeesta Voldemort?-pregunto Harry acercándose a Moody y seguro de que era aVoldemort a quien buscaba

-Desapareció,pero no es el único
¿Dónde esta Leila?

-Esta
Ohno.-dijo Harry al entender. Corrió al lugar en donde había dejado a la chicapero esta había desaparecido. La había puesto en peligro, era su culpa que ellaestuviera ahí, ella le pidió que no atravesara el maldito espejo pero no laescucho y ahora ella estaba en peligro. Harry miro desesperado a su alrededor,no tenia idea de en donde buscar, tal vez ni siquiera seguían ahí, pero si loque Voldemort quería era atraer a Harry tenia que estar por ahí, en algún lugaral que supiera que él acudiría, pero donde no tuviera protección, dondeestuviera solo.

Elmuchacho echo nuevamente una ojeada a su alrededor buscando algo, aunque nosabia que era, pero para su sorpresa lo encontró. Había una casa de dos pisosmuy descuidada cerca de la esquina, parecía abandonada, como si nadie hubieraestado interesado nunca en restaurarla, o siquiera acercarse ya que no solo lacasa estaba en ese estado sino todo su alrededor incluida la calle y las doscasas que la rodeaban. Harry comprendió de inmediato que aquella casa habíapertenecido a sus padres, y que ese era el lugar donde estaba Voldemort, dondequería matarlo, donde quería terminar la maldición que hacia dieciséis añoshabía pronunciado. Harry se acerco con decisión hasta llegar a la puerta estabaseguro de que abriría sin ayuda pero aun hace su inconsciente lo hiso llevarsela mano al bolsillo donde guardaba la llave que había encontrado en la caja queDooby le había dado. La metió en la cerradura para comprobar su sospecha,embonaba a la perfección, había sido la llave de su casa.

Tomoaire antes de darle vuelta a la manija y saco su varita, la casa parecía desierta,pero el sabia que si Voldemort estaba ahí estaría en el piso de arriba en uncuarto que debió haberle pertenecido en algún momento. Se apresuro a subir lasescaleras, había cuatro puertas arriba, pero sus vagos ,y hasta ese momentoinexistentes, de su primer año de vidalo guiaron hacia la ultima puerta.

Leilaestaba en la habitación inconsciente y atada con unas cuerdas invisibles a las patasde una cuna. Harry dio un paso para acercarse a ella, pero al parecer había unaclase de encantamiento burbuja rodeándola para impedirle el paso.

-Sabíaque no resistirías la tentación de hacerte pasar por héroe.

Harryvolteo con la varita en guardia a hacerle frente a Voldemort, sabia que el magohabía conseguido su objetivo, pero no le importaba, debía salvar a Leila acualquier precio.

-¿Recuerdaseste lugar Potter? Aquí fue donde mi maldición reboto, donde te hiciste unaestúpida imagen de héroe, donde les diste esperanza. Lastima que todo termine,te lo dije una vez, fue una casualidad, no tienes nada especial, y voy ademostrarlo, voy a volver. Pero obviamente necesito hacer algo antes, acabarcon su héroe.

 

-Note tengo miedo-dijo Harry con voz serena.

-Puedeser.-acepto Voldemort esbozando un gesto que posiblemente era una sonrisa llenade malicia-pero algunos de tus amigos si, incluyéndola.-añadio señalando aLeila que había recuperado el conocimiento pero mantenía los ojos fuertementeapretados.-Es una pena, tiene talento, seria una buena adquisición en mi bando.

-Note atrevas a tocarla-amenazo Harry, aunque en el fondo sentía el alivio quesiempre le causaba poder entretener a Voldemort con palabras, era como
ganartiempo, aunque no sabía para que. Hecho una rápida mirada a la casa, el techoestaba cuarteado, casi calleándose, si lograba hacer que lo hiciera tal vezpodría darle tiempo a Leila de escapar, pero apenas lo pensó esto ocurrió, eltecho se vino abajo causando una gran nube de tierra, en cuanto Harry pudo vervolteo al lugar donde debía estar Leila, pero la muchacha había desaparecido,temió por ella un instante pero luego escucho la risa macabra de Voldemortacercándose, si Leila había podido escapar lo mejor era distraer a Voldemort losuficiente para que huyera.

-¿Unhechizo demoledor, Potter?, ¿Crees que vas a detenerme con un poco de polvo?,me desilusionas. Pero si lo que quieres es jugar
!Crucio!-escucho que pronunciaba con claridad la voz de Voldemortantes de que su cuerpo fuera invadido por un dolor insoportable que lo obligo adejarse caer de rodillas y arquearse. Voldemort rompió la maldición al pocotiempo y Harry intento pararse. Se estaba concentrando para atacar a Voldemort,no podía dejar que lo venciera con tanta facilidad de nuevo, ni podía esperarcorrer nuevamente con la suerte de que un sencillo encantamiento de desarme losalvara, pero volvió a oír la voz de Voldemort.

-Imperio!- escucho que decía el tenebrosomago, pero esa maldición ya no le causaba ningún efecto-al menos parece que eneso has mejorado, Potter-admitió Voldemort con desprecio.

-Si-dijoHarry con altanería deseando de nuevo ganar tiempo hablando-logro lo que mepropongo casi siempre. Por ejemplo escapar, es curioso, ¿no?, yo lo he logradoaño tras año cuando mataste a mis padres, cuando intentaste robar la piedrafilosofal, cuando tu recuerdo me ataco con el basilisco, cuando recuperaste tu cuerpo y hace un año
escurioso.-Harry sabia que había logrado su objetivo, un objetivo realmentetonto, ya que hacer rabiar a Voldemort no era en ningún lugar una buena idea,pero parecía la mejor opción para hacerlo seguir hablando
o apresurar sumuerte.

-Sete acabo la suerte, Potter. Tengo todo lo que necesito para eliminarte. ¿tu quedices?- Harry se quedo pensando un segundo, era verdad, había sido una ideatonta, ahora estaba solo encerrado en un cuarto con el mas poderoso de losmagos tenebrosos y este estaba furioso por sus insultos, iba a atacarlo y elsabia que no podría vencerlo. Cerró los ojos cuando escucho la voz del magohablar de nuevo.

-Avada

-¡Expelliarmus!-Harry abrió los ojos de nuevo, esa había sido la vozde Leila y había logrado que la varita de Voldemort saltara de su mano, pero elmago la recupero cuando aun estaba en el aire a solo unos centímetros de sumano. Harry estaba petrificado por el terror, había dado por hecho que la chicahabía huido, pero ella estaba ahí parada y acababa de atacar a Voldemort parasalvarlo a él.

 

-Esono fue un buena idea, niña idiota. Vas a tener que pagarlo con tu vida.-Harryno sabia que hacer, quería moverse, proteger a Leila pero el terror se loimpedía. Vio como Voldemort alzaba su varita y apuntaba a Leila con ella.

-1Crucio!- escucho antes de ver a lachica caer al suelo y soltar un grito agudo de dolor, Voldemort rompió lamaldición y se acerco a ella para tomarla por la garganta estrangulándola conuna sonrisa en el rostro. Harry se sintió desesperado, sabia que si actuaba deinmediato la chica moriría, eso lo hizo reaccionar y recuperar la movilidad.Tomo su varita con odio y deseos de venganza.

-¡Crucio!­-esta vez la palabras salieron de la boca de Harry yfueron dirigidas a Voldemort, el mago soltó el cuerpo inconsciente de Leila,que callo al suelo con un golpe seco, antes de hacer un gesto de dolor. Lamaldición había funcionado, pero era obvio que no había tenido los efectos que solíatener con el resto de los magos.

-Granerror-murmuro Voldemort segundos después-¡AvadaKevara!-una luz verde salió de la varita del mago pero fue desviada por unrayo dorado de luz, que logro que no le pagara a Harry aunque sintió un calormuy fuerte cuando el rayo paso a su lado. El chico miro buscando que habíacausado que la maldición se desviara y encontró a Dumblendore parado en lapuerta, volvió a mirar a Voldemort, también había mirado a Dumblendore, pero lededico una mirad aterrorizadora a Harry antes de desaparecer con un ruidosoestallido.

Dumblendoreentro en la habitación y se acerco al cuerpo inmóvil de Leila para comprobar supulso.

-Vaa estar bien-aseguro a Harry mientras aparecíauna camilla y colocaba a la chica en ella haciéndola flotar por los aires -¿tuestas bien?

Elchico asintió con la cabeza sin dejar de mirar preocupado a la chica.


Dumblendoretomo a Harry por el cuello y dirigió la camilla que soportaba a Leila hacia lasalida de la casa, al parecer los mortifagos habían desaparecido con Voldemort,pero habían dejado a bastantes heridos y algunos inconscientes, afortunadamenteparecía que solo había sido eso y que no parecía haber ninguna baja ni en laorden ni en el ED.

Dumblendorepuso al resto de los heridos en camillas y los hizo pasar por los arbustos pararegresar al colegio después de que los miembros sanos de la orden pasaron,después de los heridos el director indico a los miembros de ED que pasaron yfinalmente guio a Harry aun sosteniéndolo del cuello. Lo acompaño hasta laenfermería guiando un montón de camillas frente a ellos incluyendo la de Leila.

Laseñora Pomfrey forzó a Harry a que se acostara en una de las camas de laenfermería y le dio una infusión caliente a beber, el muchacho sintió como lainfusión le recorría el cuerpo con un calor agradable y lo adormilaba con unarara sensación de bienestar. Harry no supo si durmió por minutos, horas o días,pero cuando se despertó se sentía completamente recompuesto y no podía recordarlas cosas con facilidad. Busco a tientas sus gafas sobre la mesita de noche queestaba a su lado y miro a su alrededor. La enfermería estaba llena por completopor miembros del ED. Malfoy estaba dormido en una silla en la pared del frente,Neville estaba dormido tendido sobre una cama a su lado y junto a Luna Lovegoodque leía silenciosamente una revista en la cama de al lado de Harry estabaSeamus Finnigan, y junto a este Tonks que estaba dormida, solo ella y MundungsFletcher eran los miembros de la orden que parecían estar heridos, aunque Harryvio que Sirius también estaba en la enfermería sentado junto a el y con lamirada fija en Leila que permanecía inconsciente en la cama de junto.

 

-Hola,amigo, me alegra que despertaras-saludo Sirius sin dejar de ver a Leila con elrostro maravillado. Guardo silencio unos momentos antes de volver a hablar-¿nocrees que es hermosa?, su madre era muy linda
y no lo digo por que estuvieraperdido por ella, pero
Leila la supera, enserio. ¿Cómo es?

Harrymiro la sonrisa de su padrino, se veía feliz de conocer a la hija que siemprehabía tenido lejos.

-Esgrandiosa. Es la chica mas buena y noble que conozco
incluso lo quiere ael.-bromeo Harry señalando con la cabeza a Malfoy, pero luego adopto un gestode preocupación, ¿Por qué Leila no había despertado?

-Tranquilo-dijoSirius como si le leyera el pensamiento-va a estar bien, ¿crees que estaría tantranquilo si no fuera asi? Estuvo muy grave, pero ya lo supero, es fuerte. Solonecesitar unos chequeos en cuanto despierte y luego podrá salir. Tu ya estasbien aunque seguro la señora Pomfrey te checara también.

Harryasintió con descuido.

-Tengoque hablar con la orden Harry.-le dijo su padrino con voz triste-volveré en unrato.

Harrylo vio salir y permaneció unos segundos en silencio hasta que Malfoy despertó,no estaba herido, era obvio que solo estaba ahí por Leila. Harry recordó lamanera en la que la había defendido, incluso se había arriesgado para cuidarlay se sintio profundamente agradecido por el cariño que Malfoy le profesaba aLeila.

-Gracia,Draco-dijo de pronto el chico tardo unos minutos en contestarle, pero finalmentelo hiso.

-Nohice nada por ti, Potter, no me abría molestado que murieras-declaro sin darleimportancia y sin verdadero odio.

-lose. Pero aun hace, gracias.

Malfoyhizo un asentimiento con la cabeza, y se paro de su silla, fue hacia la cama deLeila y le dio un beso en la frente antes de dirigirse a la salida de la enfermería.

Harryse dedico a contemplar a Leila la media hora que la chica tardo en abrir losojos con confusión. Harry dibujo una sonrisa en su rostro y n pudo reprimir laalegría en su voz.

-¿Estasbien?-le pregunto. Leila se enderezo lentamente y se acomodo para sentarse enla cama antes de voltear a verlo.

-mejorque nunca-le contesto dedicándole una sonrisa.

-Yo
notenias que hacer eso-regaño de pronto Harry sintiéndose algo molesto con lachica aunque aun le alegraba que estuviera bien.

-Enrealidad
si tenía que hacerlos-declaro Leila entendiendo que Harry se refería a su ataque a Voldemort-sentí que esoera lo que debía hacer, Harry.

-Perote arriesgaste.

-Estoybien-le recordó la chica mientras Ron y Hermione entraban en la enfermeríatomados de la mano.-Hola chicos.

-Mira,te dije que los dos sobrevivirían, Hermione. Ya no tienes de que preocuparte.-bromeoRon mientras se sentaban en la cama de Harry.

Hermionemiro a Leila un momento, pero después cambio la mirada a Harry antes de hablar.

-Mealegra que despertaras a tiempo. Mañana es el último partido de quidditch, abríasido horrible que no jugaran. Aunque Seamus aun esta dormido.

 

-Vaa despertar, debieron de darlo de alta ayer-dijo Ron.

-Esperen
¿Aunestamos a tiempo de ganar la copa?

-Sip-confesoRon-eso considerando que la señora Pomfrey te deje jugar, estas delicada. PeroDumblendore logro retrasar el partido para hoy porque ambos equipos estaban muy, muy incompletos.

-Comosea.-dijo Hermione-eso no es importante. Leila, ¿crees que podríamos hablarcuando salgas de aquí?-pregunto Hermione con timidez a la chica.

-Claro.

-Yotambién necesito que hablemos-dijo Harry y a Leila se le colorearon lasmejillas.

-Puesambos van a tener que esperar.-dijo Ron mirando hacia la entrada de laenfermería donde estaba Sirius recargado-parece que su visitante preferentevolvió. Vamos Hermione.-termino en un tono apagado. Los chicos salieron juntosy le dedicaron una leve sonrisa a Sirius al pasar junto a el.

Siriuslos miro unos segundos desde el marco de la puerta antes de acercarse a ellos ysentarse en la orilla de la cama de Leila.

-Tenemosque hablar-explico con voz profunda.

-Desdeluego que tenemos que hablar. ¿Por qué fuiste a buscarme el año pasado?, sabiasque tenias una hija ¿Cómo pudiste arriesgarte así y negarle la oportunidad deconocerte y tu a ella, solo por mis tonterías?

-noes momento de reproches, Harry. Y me basta con lo que he oído y visto de Leilapara conocerla, pero no es de eso de lo que hablaremos.

Leilasoltó un sollozo y bajo la vista como si supiera lo que su padre le diría.

-¿entonces?-preguntoel chico espantado por la cara seria de Sirius y la reacción de la chica.

-EscuchaHarry, esto va a ser difícil para ustedes dos, pero
quiero despedirme.

-¿despedirte?-preguntoel chico sin responder-pero acabas de..."volver" por hace decirlo, ¿ a dondevas? No puedes irte solo hace-exclamo el chico sin comprender muy bien quequería decir Sirius con eso de despedirse, pero se comenzaba a hacer una ideaque no le agradaba para nada.

-¿loentiendes, verdad?-pregunto Sirius a Leila que lo había vuelto a ver con elrostro lleno de lagrimas-Yo
debo volver al
al mundo de los muertos. El otrolado del velo.

-¡no!-gritoHarry viendo su sospecha confirmada-¿quieres morir?, ya me dejaste solo unavez, ¿lo harás de nuevo? y
¿a ella?...te necesita, Sirius, necesita conocerte ytu a ella.

-Yate lo dije. La conozco ya lo suficiente, se que haría todo por salvar a lagente que le importa, se que es tan inteligente como su madre, y se quearriesgaría su vida por ver el rostro de su padre-dijo Sirius mirando concariño a la chica. Y Harry supo entonces que Leila siempre había sabido que el"resucitar" a su padre pondría su vida en peligro, pero había decidido omitiresa información.

-Nopuedes irte-sollozo Leila mirando con ojos suplicantes a Sirius parecía enojaday triste a la vez, aunque era difícil saber que sentimiento era mas poderoso.

-Lolamento linda, pero
esta
magia es solo temporal, no puedo negártelo me alegraque lo hicieras, me alegra poder verte, conocerte, saber que estas bien, queeres feliz y ver lo parecida que eres a tu madre. Pero debo irme
mi tiempoaquí
se acabo, nena.

Leilase lanzo a los brazos de Sirius y se puso a llorar.

-Nome dejes sola-suplico entre lágrimas. Sirius cerró los ojos con sufrimientomientras acariciaba el cabello ondulado de su hija.

 

-Noestas sola. No quiero que te sientas hace. Sabes que tienes a Remus y
-Siriusalejo un poco a Leila de el para mirarla a los ojos-al parecer Harry y tu hanlogrado encontrar en el otro a un buen compañero, ¿no?-pregunto con una nota depicardía. Harry y Leila intercambiaron una mirada nerviosa suponiendo queSirius conocía los sentimientos que se albergaban el uno al otro.

-¿Aque te refieres?-pregunto Harry nervioso.

-Ustedessaben a que me refiero, chicos. No se preocupen, no podrían encontrar a alguienmejor para el otro-dijo Sirius guiñándoles un ojo. Luego recupero su tonoserio.-debo irme chico.

-Tenecesito-dijo Leila desesperada.

-Mellevas en tu corazón, cariño. Búscame ahí cuando me necesites. Harry, necesitopedirte un último favor.

-Claro,lo que quieras.

-Cuidaa mi hija, y cuídate tú. Son lo que mas amo en este mundo.-declaro y volvió aabrazar a Leila antes de darle un beso en la frente y otro en cada mejilla,luego fue a abrazar a Harry con fuerza. Les hecho una ultima mirada dedespedida antes de volver a salir de la enfermería. Leila se quedo llorando unbuen rato hasta que la señora Pomfrey salió de su despacho y le dio untranquilizante que la hizo dormir de nuevo.

-Pareceque usted puede salir-declaro la señora Pomfrey a Harry-La señorita Black se vebastante bien, si despierta y esta tranquila antes de que anochezca podrá jugarmañana.

TantoLeila como Seamus Finnigan fueron dados de alta antes de la cena, y la señoraPomfrey había aceptado aunque de mala gana que podían jugar quidditch al otro díasi descansaban bien esa noche y no hacían ningún esfuerzo extra. Harry intentomostrarse animado cuando comunico las buenas noticias al equipo, pero enrealidad nadie estaba verdaderamente entusiasmado, las antiguas sensaciones de ánimoy alegría que causaban los partidos de quidditch habían desaparecido y casitodos los alumnos de la escuela caminaban preocupados y algo exaltados, aunquesabiéndose fuera de un peligro inmediato.

Elequipo de quidditch estaba listo para desayunar al día siguiente a primera horadel día, aunque todos tenían un aire cansado y no mucha hambre pero hicieron unesfuerzo por animarse. Harry estaba particularmente preocupado por Leila, lachica se veía deprimida pero ni Harry ni Ron encontraban palabras que pudierananimarla, ellos mismos se sentían deprimidos y abandonados por la partida deSirius.

-¿Estánseguros de que todos pueden jugar?-pregunto Harry al equipo una vez queestuvieron en los vestidores, casi todos asintieron desganados, solo Leiladecidió ignorarlo y mantener su vista fija en el suelo.

-Vamosa estar bien, Harry-aseguro Ginny que se había mostrado bastante considerada yhabía dejado de molestar a la hija de Sirius-mientras mas rápido terminemos conesto tendremos mas tiempo para pensar y descansar, terminemos rápido.

Harryasintió antes de encabezar la marcha de su equipo hacia el campo de juego. LisaTurpin narraba el partido con voz monótona y desanimada, además de que lasgradas no estaban tan abarrotadas como de costumbre y no se oía muchoescándalo, algo extraño considerando que era ese el último partido de latemporada.

"Estamosen el ultimo partido de la temporada-comento Lisa Turpin cuando las escobas seelevaron sobre el campo de quidditch-el partido que decidirá quien se llevaraeste año la copa de quidditch. Si Huffelpuf gana este partido la copa a manosde los Slytherings, mientras que si Gryffindor consigue mantener suimpresionante marcador podrá conservar la copa durante otro año
y comienza.Hufflepuf tiene la quaffle, no esperen Ginny Weasley logra quitárselas y haceun pase increíble a Morgan, excelente manera de comenzar, Gryffindor tiene suprimer gol"

 

Elpartido fue muy sencillo e incluso algo aburrido, en los primeros cinco minutos del partido Gryffindor ya pasarhabía metido cinco goles y los Hufflepuf ni siquiera habían tocado la pelota,en parte porque no se sentían con muchas energías y en parte porque sabían quede cualquier forma no obtendrían la copa así que no valía mucho la pena elesfuerza, Ginny y Leila metieron otro gol cada una antes de que Harry viera lasnitch y se lanzara tras de ella sin que el buscador de Hufflepuf lo notara.

-Bueno,Potter persigue la snitch, parece que los Gryffindors se quedaran con lacopa-comento Lisa Turpin mientras el buscador de Harry se daba cuanta de lasituación y volaba detrás del chico, pero ya era tarde Harry había tomado lasnitch tres segundos después de que Leila anoto el ultimo gol del partido.

-Gryffindoratrapa la snitch. Gryffindor gana por 200 puntos contra cero. Convirtiendo aeste en el marcador mas bajo que ha tenido Hufflepuf en la historia.

LosGryffindors bajaron un poco mas animados, incluso Leila sonreíaligeramente. Vieron como el profesorDumblendore bajaba de las gradas con la copa en las manos y comenzaron unapequeña discusión sobre quien merecía recibir la copa.

-Creoque debería tomarla Ron, los únicos tres intentos que hicieron por meter un gollos paro con mucha destreza.

-No-senegó Ron avergonzado-eso lo hubiera podido parar un bebe con los ojos cerrados.Este no fue para nada nuestro mejor partido, no creo que ninguno haya dadoninguna muestra especial de talento hoy, creo que debería tomarla el capitán.

-Si-concordóSeamus- tomo la snitch lo mas rápido quepudo y fue el quien nos entreno, creo que lo mas adecuado es que Harry lareciba.-el resto del equipo correspondió a la sugerencia de buena gana. Harry sonriócuando Leila lo animo a dirigirse al director, que le entrego la copa a Harrycon una sonrisa despreocupada en los labios. Harry levanto la copa en alto ydejo que todo el equipo la tocara animado antes de entregársela a la profesora McGonagallpara que la guardara en su despacho, después todos fueron juntos a comer.

Lostemas de los que se hablaba en el Gran Comedor no eran los que Harry abríaelegido, casi todos hablaban de sus experiencias en el valle Godric contándolascon animo, los únicos que parecían preferir ignorar lo ocurrido eran Leila, Ron y Hermione, que se concentraban enmantenerse animados por el triunfo en el partido.

-¿Harry?-llamoLeila al muchacho para sacarlo de sus pensamientos. Le devolvió la mirada y lealegro verla sonreír, se veía mucho mejor que antes, eso lo animo, había tenidomuchas ganas de hablar con ella, pero pensaba que la chica aun no estaba bien,quería darle un tiempo para recuperarse y para que pudiera volver a sonreír con completa felicidad.

-Heychicos, miren.-dijo Ginny señalando a un puñado de lechuzas que acababan deinvadir el gran comedor entre las que estaban Hedwig, Errol, Piggeton y Claude,las lechuzas aterrizaron en la mesa de Gryffindor con extraños paquetes, soloPiggeton llevaba una carta que le entrego a Ron, el muchacho la abrió y leyó envoz alta.

 

Suponiendo que no nos han desilusionadoy que la copa de Quidditch sigue perteneciendo a Gryffindor nos tomamos lalibertad de proporcionarles los elementos adecuados para elaborar una buenafiesta, suponiendo que los siempre eficientes elfos domésticos de Hogwarts se sentiránigual de complacidos que nosotros en ayudarle.

Si no ganaron el partido mas les valeque regresen nuestros productos porque si los usan los buscaremos y se loscobraremos con intereses.

Diviértanse chicos.

Atte.: Fred y George.

LosGryffindor siguieron el concejo de los gemelos Weasley, subieron las bromas queles habían mandado y pidieron comida a los elfos domésticos para armar unafiesta en la sala común. Armaron un alboroto enorme, que les abría costado unabuena cantidad de puntos menos, pero en vista a que parecía ser lo único buenoque habían tenido en los últimos días la profesora McGonagall no se atrevió aregañarnos y acepto el ánimo de la improvisada fiesta de buena gana.

Lasemana siguiente fue lenta, sobre todo debido a que se realizaron los exámenesfinales que consiguieron acabar con el poco animo que les sobraba a los chicos,aunque por primera vez en su vida Harry estaba seguro de que había conseguidopasar todos sus exámenes con calificaciones decentes, incluso se sintióbastante seguro respondiendo el de Pociones.

Eldía del banquete de Hogwarts también llego bastante rápido después de que elpeso de los exámenes finales había desaparecido. Ron y Harry bajaron deldormitorio de chicos al mismo tiempo que Hermione lo hacia del suyo.

-¿novienes?-invito Ron a Leila que estaba en la sala común sentada frente a lachimenea, la muchacha parecía estar mejor, se estaba recuperando bastante bien,tal vez se debía a que de cierta forma ya había perdido a su padre antes.

Loscuatro chicos bajaron al Gran Comedor que estaba alegremente decorado concolores dorado y escarlata y unos cuantos estandartes de Gryffindor. Los chicosse sentaron y bromearon un rato antes de que el lugar se llenara y Dumblendorese parara de su asiento para emitir su discurso de fin de cursos.

-Otroaño en Hogwarts se nos termina. Un año significativo para muchos, en el quetuvieron oportunidad de encontrar aliados desconocidos, descubrir a losverdaderos amigos-Harry no supo si se lo había imaginado, pero estuvo seguro dever que Dumblendore le dedicaba una mirada y una sonrisa a Malfoy- No lovamos a negar, también a sido un añopeligroso en el que hemos estado temerosos, pero es así como muchos handescubierto en donde esta su lealtad, aunque nos allá costado decidir. Un añoen que muchos de ustedes experimentaron un peligro mucho mayor al que jamás seabrían imaginado enfrentar, y por lo que deben sentirse orgullosos, por la valíaque han demostrado tener. Espero en verdad que los que no vuelvan el próximocurso se lleven lo mejor que ´puedan de esta escuela y la gente que habita enella.

Ahorame complace anunciar que la casa que más puntos ha obtenido es Gryffindor con569 puntos y por ello se le otorga la copa de las casas, esperando que aprecienen este reconocimiento más sus meritos que el trofeo. Ahora, vamos a comer.

Encuanto Dumblendore termino de hablar las mesas se llenaron con comida yplaticas animadas. Algunos de los chicos que estaban alrededor de Harry habíanempezado a planear sus vacaciones, mientras otros se concentraban solo enterminar los platillos que tenían frente a ellos.

 

-Holachicos-dijo una delicada voz aguda, Ron, Harry Hermione y Leila voltearon paraver a Fleur y a Krum que se habían acercado a ellos-queguiamos despedignos de ustedes.

-Como,¿no irán en el tren con nosotros?-pregunto Hermione sorprendida.

-no,queguemos ayudag a Hagguid a rescatag a Madame Maxim ahoga que llegagon noticiasde el.

-¿enserio,donde esta?, tal vez también deberíamos ir.-dijo Harry pero tanto Fleur comoKrum negaron con la cabeza.

-Esono ayudarria, serriamos demasiados y a los gigantes eso no les agrradarria, además serras mas útil aquí-Harry no se quejo, sabia que Krum tenia razón-Perro no querríamos irnos sin despedirnos.

-Oh!,chicos. Prometan que van a cuidarse uno al otro.-solto Leila, ambos e semiraron con una sonrisa de complicidad y se tomaron de las manos.

-Lovamos a haceg.-dijo Fleur y loscuatro chicos supieron que sus dos amigos extranjeros estaban juntos y no ibana separarse en un buen tiempo. Intercambiaron abrazos con los chicos antes devolver a su comida.

Lanueva relación entre Fleur y Krum hiso que Harry recordara que aun no había tenido la oportunidad de hablar conLeila y no quería perder mas el tiempo.

-¿podemoshablar?-le pregunto Harry a Leila en voz baja pero al mismo tiempo la voz deMalfoy llamo a la chica desde la entrada del Gran Comedor. Leila miro a Harrycon una mirada preocupada, parecía que temiera que el chico se enfadara conella.

-¿temolestaría si hablamos mas tarde?, Draco ha estado preocupado, es importante.

-Claro,ve con el.-acepto Harry. La chica le dio un beso en la mejilla en señal deagradecimiento antes de parase areunirse con su primo. Harry soltó un suspiro en cuanto la vio desaparecer-¿Quées un día más de espera?

-¿Espera?,¿estas esperando para hablar?

-Bueno,no es algo que se diga en una platica casual.-e defendió Harry y Ron dibujo unasonrisa burlona.

-¿enserio?,¿De que vas a hablarle?-pregunto el chico aunque conocía la respuesta.

-Lepreguntare si quiere ser mi novia-soltó Harry con rapidez antes de que su amigosoltara una carcajada.

-¿Porqué no se lo has dicho?...no importa va a decirte que si, ella
-comenzó Ronpero Hermione lo interrumpió.

-Si,Harry. Va a aceptar, te quiere de verdad-dijo la chica para sorpresa de sus dosamigos-no me miren hace
yo también debo hablar con ella.

Peroni Harry ni Hermione pudieron hablar con Leila ese día porque la chica novolvió a la sala común de Gryffindor mientras estuvieron despiertos, hace quese dedicaron a empacar sus cosas para el regreso a Londres. El baúl de Harryparecía desbordarse por lo que el chico tuvo que sacar todas sus cosas parahacer espacio, eso era lo que hacia cuando descubrió un objeto brilloso alfinal del baúl. Era el espejo que Sirius le había dado el año pasado y que elhabía aventado con coraje al interior del baúl con la fuerza suficiente paraque se rompiera. Saco los trozos con algo de melancolía y los coloco sobre sumesita de noche antes de guardar el resto de sus cosas y acostarse a dormir.

 

CuandoHarry bajo al otro día la sala común estaba abarrotada de gente y Ron y Hermionebastante ocupados cumpliendo su papel de prefectos organizando a los alumnos,por lo que a Harry no le molesto la compañía de Neville y Ginny hasta que Leiladecidió pasar un rato con Lavander y Parvati para evitar a la hermana de Ron,pero se les unió en cuanto subieron al Expresso de Hogwarts para quedarse en elmismo compartimiento. En cuanto acomodaron sus cosas Harry se volteo para mirara Leila y le hablo en un susurro mientras le tomaba la mano.

-¿podemoshablar a solas?

-Claro-lecontesto la chica antes de dejarse guiar hasta un compartimiento vacio a unostres de donde habían dejado sus cosas, Harry cerro la puerta antes de girarpara volver a ver ala chica.

-hequerido hablar contigo desde
bueno, ya sabes. Quería preguntarte si después delo que paso
- Harry se froto las manos que le sudaban a causa de los nervios,alzo una mirada nerviosa para evaluar las reacciones de la chica, pero ellaestaba tranquila y sonriente, eso lo animo-bueno, quería saber si te gustaría,quiero decir, ¿si quieres
si
¿ quieres ser mi novia?-soltó Harry con toda ladecisión que le fue posible juntar. Y miro a los ojos miel de Leila esperandoque estos le brindaran una respuesta.

-Siquiero-respondió la chica sonriendo y sin titubear.

-¿Enserio?-pregunto Harry con una sonrisa de alivio.

-Si-confirmola chica.

-Bien,grandioso aunque

-¿yate arrepentiste?-pregunto la chica cambiando la alegría de su mirada porpreocupación.

-Claroque no, es difícil que eso llegue a pasar, Leila. Si supieras cuanto te quiero

Perola chica no lo dijo terminar, y estampo sus labios contra los de Harry, quecorrespondió al beso de la chica durante unos buenos segundos antes de que ellase alejara un poco de el y le tomara la mano.

-Deberíamosregresar a nuestro compartimiento-sugirió y Harry acepto con una sonrisa, latomo con más fuerza de la mano y la guio de regreso al lugar donde habíandejado sus cosas y a Ginny y Neville.Ron y Hermione ya estaban ahí cuando Harry y Leila entraron y ambos sonrieronal ver las manos entrelazadas de los chicos.

-¿Leila?-llamoHermione después de que el tren arranco-necesito pedirte una disculpa. Tienesrazón, te juzgue mal y lo lamento, si sirve como escusa realmente pensaba quehabía algo que era extraño en ti, y eso me hacia desconfiar, pero cuando vique
no se como agradecerte que siguieras a Harry al peligro, que no lo dejarassolo, además
me salvaste la vida.

-Notienes porque disculparte Hermione-dijo Leila con sinceridad- te entiendo, y meagrada que te preocupes hace por Harry y Ron. Tampoco tienes nada queagradecerme.

-Sino es muy tarde, me gustaría que fuéramos amigas.-dijo Hermione ofreciéndoleuna mano a Leila.

Leilazafo su mano de la de Harry para poder estrechar la de Hermione aun sonriendo.

-Quegesto tan conmovedor-dijo una voz burlona que arrastraba las palabras. Laschicas voltearon la mirada hacia la entrada del compartimiento donde Malfoyestaba recargado acompañado de Crabbe, Goyle y Pansy Parkinson. Todos loschicos del compartimiento tomaron una instintiva postura defensiva y acercaronsus manos a sus bolsillos para sacar sus varitas, solo Leila se limito alanzarle una mirada de advertencia al pálido muchacho.

 

-Tranquila,Leila-dijo el muchacho ignorando que la chica era quien mas tranquila estaba-novengo a pelear, al menos yo no lo hare.-añadio mirando las amenazadorasposturas de los chicos que lo rodeaban que intentaron parecer mas relajados deinmediato-Vengo a hablar con ustedes, a
pedir disculpas.

-¿Qué?-preguntoRon con sorpresa, pero Malfoy lo ignoro.

-Paraempezar te agradezco que me ayudaras a salir de esa jaula Potter, creo que mesalvaste la vida, también lamento lo quehe dicho de tu familia Weasley, nada cambia que sean unos traidores a lasangre-Ron comenzó a ponerse rojo por lo que Malfoy se apresuro a terminar-perocreo que por fin he entendido que la sangre no es importante, es mejor noformar parte de un montón de magos que traicionarían a su familia antes dearriesgar su pellejo.-Ron sonrió al escuchar aquello. Malfoy desvió la mirada aHermione-en consecuencia me disculpo por insultarte con respecto a tu sangre, haríasmas por muchos magos que lo que harían varios sangre limpia queconozco
mentiría si les dijera que me interesa su amistad, pero les agradezcoque sean amigos de ella.-dijo señalando a Leila con la cabeza-mientras ella lesguarde el amor y respeto que les tiene, pueden considerarme
un aliado-dijoMalfoy, luego se acerco a su prima le dio un beso en la mejilla y salió delcompartimiento.

-Vaya,parece que algunas cosas han mejorado-comento Harry.

-Si-colaboroLeila y volvió a tomarlo de la mano.

Pasaronel resto del camino haciendo bromas y platicando, cuando el tren se paro y loschicos bajaron del tren antes de pasar por la barrera del anden 9 ¾ de dos endos.

Noles sorprendió encontrar del otro lado a varios miembros de la orden, perotampoco disimularon su aumentada alegría, Lupin, Tonks, los señores Weasley,Fred, George y Percy los recibieron con ganas. Harry abrazo a Leila con fuerzamientras platicaban a las afueras del andén, suponía que los Dursley notardarían el llegar y lamentaba pensar que tendría que alejarse de la chica.

-Bueno-dijoHarry con un resoplido cuando vio a los Dursley a lo lejos-creo que tengo queirme.-dijo deshaciendo el abrazo con Leila para poder despedirse de todos losdemás antes de besar a Leila en la mejilla e ir a donde sus tíos lo esperaban.

-¡Harry!,¡Harry, espera!-el chico ya había comenzado a caminar hacia la salida de laestación, pero se detuvo en cuanto escucho la voz de Leila llamándolo. La chicase acerco a el ignorando a los Dursley y se saco algo del bolsillo de lachamarra muggle que se había puesto, coloco el objeto sobre la mano de Harry,era el espejo que Sirius le había dado, el mismo que había colocado sobre lamesita de noche, pero ya no estaba roto.

-¿Cómolo conseguiste?-pregunto el muchacho sorprendido.

-Melo dio Dooby-explico la chica sonriendo mientras el señor Dursley le lanzabamiradas intimidantes que ella ignoraba- Tengo el otro, mi padre se lo dio aDumblendore, pensó que podríamos necesitarlo. Creo que hace podremos vernostodos los días, en lo que consigo sacarte de ahí.

Dijola chica, luego se acerco a Harry y le dio un beso en los labios mientras losDursley los veían con desaprobación.

-Tequiero.-le susurro Harry a la chica mientras le daba un abrazo de despedida.

-Yyo a ti. Cuídate, en lo que no te tengo cerca para hacerlo yo.-bromeo la chica.Luego volvió a besarlo y se fue.

-¿Quiénera esa?-le pregunto su tía Petunia con curiosidad morbosa mientras veía comola chica se alejaba. Harry no contesto, pero sonrió tristemente pensando en queese verano se le haría eterno mientras no tuviera a la chica cerca.

Recuerden dejar comentarios porfavor, porfavor,porfavor, se los ruego, comenten. Y si les gusto busquen la segunda parte "Harry Potter y el rompecabezas del destino"...

harry Potter y el valle Godric (libro seis, despues de la orden del fenix) - Fanfics de Harry Potter

harry Potter y el valle Godric (libro seis, despues de la orden del fenix) - Fanfics de Harry Potter

Hola chavos, esta historia la escribi justo despues de que salio el libro de la orden del fenix, pero apenas me anime a subirla, en fin, es mas bien un final a

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-harry-potter-y-el-valle-godric-libro-seis-3251-0.jpg

2023-02-27

 

harry Potter y el valle Godric (libro seis, despues de la orden del fenix) - Fanfics de Harry Potter
harry Potter y el valle Godric (libro seis, despues de la orden del fenix) - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/36387
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20