Harry Potter y la Celda de Merlín - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Cutscenes y>


EL tesoro de Avalon


Kaplin Kerper era un hombre solitario y tranquilo. Su amigo, Lion Hoofler tenia grandes planes para el futuro. Pero nada les era mas importante que lo que había sido la vida de su único amo y señor: Merlin. Se sabia que el amo había escondido una mascota. Una mascota que cuidaba la tumba del rey Arturo y el secreto del santo grial que se escondía en él rió de sangre que atravesaba la isla. Sin embargo al morir, dejo que su mascota siguiera la herencia con el resto de los guardianes. Centauros, hadas, duendes, Belanios y hasta cancerberos resguardaban las orillas de la isla ante cualquier intruso que se entrometiera. Kaplin, mientras, agitado leía un pergamino viejo que su amo y señor había escrito.

Kaplin era viejo, tenia los ojos negros y su cabello llegaba casi hasta las rodillas. Mientras que Lion tenia el pelo corto, una larga barba que le cubría la cintura, y unos profundos ojos amarillos, como de halcón. Ambos arrancaban en ese momento. Tenían un huevo plateado en sus manos. Tenia en sima de la coraza algo que parecía pelo. Lion tenia el huevo entre sus brazos mientras escapaban de lo que era una enorme bestia que hacia temblar la tierra. Se sabia que la criatura que vivía dentro de ese huevo podría cumplir dos deseos. Y era obvio que el señor tenebroso había enviado a su ejercito de gigantes a que atacaran la isla y robaran el huevo. Alguno de los guardianes había traicionado el nombre de Merlin, y al nombre de quien yacía en la tumba bajo las piedras, el legendario rey Arturo.

Una fuerte luz verde dio en la espalda de Lion quien boto el huevo al caer muerto. Un hombre calvo y bajo corrió hacia él y tomo el huevo plateado que se mimetizaba con una de sus manos, sin embargo, un hermoso canto lo hizo tirarlo al suelo. Se sentía como flotando y era porque Kaplin tenia de mascota un fénix, un fénix negro casi azul a los rayos de la luna y de al menos tres metros de largo y alto. Kaplin corrió rápidamente y tomo el huevo con sus manos mientras era elevado por los aires por su fénix. Apuntaba por sobre su hombro con su varita dándole a todos los seguidores del señor tenebroso que pudo. Por fin voló por sobre la isla... Derrocho unas lagrimas... ese era su hogar y ahora solamente una persona o ser podría salvarla.



Abrió los ojos, estaba sobre el mar, estaba recostado sobre la cálida espalda emplumada de su fénix. Tenia el huevo entre sus brazos. Levanto la cabeza y se encontró con la leve resolana mañanera que salía por el horizonte del mar. Se saco el pelo de los ojos, y miro el huevo, luego, saco un pergamino de su túnica raída y mojada.



–Escucha –Le dijo al fénix con una voz agonizante–. Lleva este huevo a Hogwarts, al colegio donde esta Albus Dumbledore, ahí podrán cuidarlo.–El fénix hizo un movimiento con la cabeza–. No te preocupes por mí... llego mi hora. Déjame aquí, morir en el mar es un placer que no se puede dar cualquiera... moriré en paz, apenas emprendas el vuelo, moriré bajo esta agua, y cuando vuelvas, cantaras, para saber que tuviste éxito ¿escuchaste? Le darás esperanza a mi espíritu.



Le dijo Kaplin en un susurro agonizante cuando dejo de escribir en el pergamino que le daría a Dumbledore con la explicación del huevo. Era el mismo pergamino que había estado leyendo mientras huía y que traía una carta de su amo. El fénix canto una vez mas, tomo el huevo con su pico y ato el pergamino en sus patas, dejo a Kaplin hundiéndose en las aguas en medio del mar, mientras lloraba al emprender el vuelo.



En aquel mismo momento el cadáver de Lion yacía recostado sobre el seco césped en el centro de la isla. Mientras que el cuerpo de Kaplin yacía en paz bajo las aguas del océano que cercaban la mágica isla.

Voldemort apareció por entre las sombras y miro con desprecio el lugar, escupió con asco cerca del cadáver de Lion.



–Merlin... aun su presencia esta por aquí... –murmuraba Voldemort con la cara de aparente repugnancia–. Xcalibur... la espada sagrada solamente confiada a un rey... Ja, ja... Merlin... viejo sabio, Arturo Pendragon no podría haber sido tu peor vasallo. Si el Santo Grial y Xcalibur se encuentran cerca es obvio que me otorgare un regalo de vida eterna –Dijo con una risa aguda y fría. Vio como Colagusano se acercaba.



Estaba pálido y ojeroso. Voldemort se percato de sus manos, estaban vacías. Agrando sus ojos tanto, y grito con desesperación.



–¡MALDITO IMBESIL! –Le grito a Colagusano– ¡EL HUEVO, DONDE ESTA EL HUEVO!



–Se lo llevo el otro señor –temblaba Colagusano–. Discúlpeme señor... le ruego... discúlpeme –Lloro.



–El huevo... mi salvación... mi llave hacia la vida eterna... –miro a Colagusano con mas desprecio que nunca–. Debería matarte por esto –le dijo apuntando a Colagusano con la varita–. Pero no lo haré, y no es por piedad, es porque tu... tu vas a ir a buscar ese huevo... te daré un tiempo comprensible... un año Colagusano... para que me traigas ese huevo... sino... desearas no haber conocido nunca a Lord Voldemort.



Colagusano tembló y se agacho a besar los pies de Voldemort.



–Es noble mi señor... de verdad noble... –Dijo temblando, Voldemort se corrió.



–Es lógico donde ese huevo va a ir a parar... –Dijo Voldemort crispando su boca con forma de rajadura–. Va ir a parar a manos de Dumbledore... lógico... como no... Tendrás que ir a Hogwarts Colagusano. No se te será difícil si usas tu gran habilidad.



Colagusano elevo la mirada asustado. Miro a Voldemort desde el suelo. Sus ojos rojos brillaban ante la luz de la mañana, era una imagen repugnante.

Voldemort volvió a hablar.



–Se me esta haciendo difícil. –Dijo en un hilo de voz–. Ahora son dos Potter. Una que me puede destruir fácilmente... y otro... que provocara la caída del heredero de Slitherin... eso no puedo permitirlo–Miro hacia los alrededores de la isla, lanzo una risa despectiva–. Los guardianes hace años dejaron de existir. Que idiotas, nunca tuvieron que haber sacado el huevo de la isla, ahora esta desprotegida... desprotegida la tumba de su gran amo y señor... desprotegida la tumba del rey de todos los tiempos...



Voldemort y Colagusano desaparecieron. Desaparecieron junto con sus gigantes vasallos. E inmediatamente La hermosa isla de Avalon, quedo cubierta en cenizas, un cielo negro y gris se apodero de su belleza, y junto con esto la vegetación murió. No habían guardianes. El río de sangre se seco... la tierra se trizo y todo murió en aquel eterno y hermoso lugar legendario.

Porque... como la profecía decía:



“Hasta que el heredero no aparezca y el huevo sea retirado de su amo y los guardianes y vasallos desaparezcan, entonces... la oscuridad y sombras reinaran en la ciudad de Eternia”

Bitacora de Merlin. Quince de mayo de mil quinientos cuarenta y tres.



Nota de autora: Bien, hay que reconocerlo, corto, corto pero enigmático. Que mejor modo para empezar un fic que dejándolos a todos intrigados. Porque así será, un fic repleto de emociones y la historia basada básicamente en el misterio de Merlin, cosa en lo que nuestros protagonistas se verán mas involucrados que nunca.

También les aviso que habrán muy pocas notas de autora. Bien, ¿qué esperan? Sigan leyendo, que ahora la historia se pone buena.


El mejor de los cumpleaños


Bajo dos frazadas, un cubrecamas desordenado sobre la cama y parte del piso y rodeado por un cuarto repleto de cosas de magia y fotografías de familia, un chico que esa mañana cumplía dieciséis años dormía profundamente sin tener idea de lo que pasaba a su alrededor.

Fue en ese momento en que recibió su primera... sorpresa...



- ¡FELIZ CUMPLEÑOS!



Un hombre salto sobre la cama del chico causando un gran desorden. Este se levanto sobresaltado tratando de sacar la cabeza por debajo de las mantas que lo cubrían, mientras buscaba a tientas sus anteojos sobre la mesa de noche, (estos estaban en el suelo). Sentía que el aire se le iba mientras era aplastado por el hombre. Y cuando logro salirse de la presión que este le causaba lo miro con los ojos desorbitados.



- ¡SIRIUS! - Grito jadeante.



- Disculpa - Dijo este sentándose en la cama - . ¿Te desperté?



El chico hizo una mueca. Luego vio en las manos de su padrino un paquete de regalo.



- Ah, sí. Para ti Harry - Dijo Sirius - . Sé que no es mucho, pero espero que te guste.



- Gracias - Dijo Harry tomando el regalo y recogiendo los lentes.



- Bueno, no todos los días cumples dieciséis años ¿no? - A Sirius le brillaron los ojos - . ¡Dieciséis años! Harry si este año no consigues novia te juro que te estrangulo.



A Harry se le subieron los colores, ¿qué estaba diciendo su padrino? Le había afectado vivir con los hermanos Potter, se le había atrofiado el cerebro.



- Eh... Sirius... yo no...



- Nada, de nada, abre tu regalo ahora - Sonrió este.



Harry empezó a desenvolver el paquete que tenia entre sus manos. Se sorprendió mucho cuando vio que era una fotografía en marco. Pero no era de sus padres ni de nadie a quien extrañara o bueno... tal vez si... Era una fotografía que se habían sacado en el curso anterior. Ahí estaban todos: él mismo (Harry), Ron, Hermione, Sirius, Lupin, Wood, Ginny, Dumbledore, Hagrid, la señora Figg, Ktrin, inclusive Mclogan. Harry sonrió, la fotografía lo saludaba, todos sonreían, y veía claramente como Ron sujetaba y soltaba la mano de Hermione al mismo tiempo. Veía como los ojos de Dumbledore refulgían en un brillo especial, como su hermana le pasaba un brazo por los hombros a él mismo. Pero por sobre todo, a Ginny. Miraba a Ginny que estaba entre Sirius y Ron. Como la chica pelirroja hermana de su mejor amigo, se había convertido en una chica preciosa al pasar el tiempo, y por supuesto como olvidar la carta que le dio al terminar el curso anterior. Una carta que el había tenido guardada por mucho tiempo.

Durante dos meses y medio no había visto a sus amigos, no había visto a Ron, ni a Hermione, ni a Ginny. Se sonrojo al imaginársela, no se había dado cuenta que Sirius aun estaba ahí y que le sonreía de modo misterioso.



- Sabia que te gustaría la fotografía. Especialmente Alguien de ella.



Harry trato de evitar que su cara se sonrojara, e intento de cambiar el tema, dejando la foto sobre su mesa de noche.



- ¿Y Key?



- Ah... salió temprano... fue al ministerio. - Dijo Sirius. Parecía que no le había gustado el cambio porque se puso nervioso.



- ¿Al ministerio? - Pregunto Harry algo desconcertado - . ¿Para que?



- No lo sé. Solo dijo que tenia que hacer algo importante. Dijo que estaría de vuelta mas tarde. - Dijo Sirius levantándose de la cama y yendo hasta la puerta - . Apresúrate en bañarte y vestirte, tenemos que limpiar la casa.



- ¿Limpiar? - Jadeo Harry desconcertado - ¿para qué?



- Eh... nos toca hoy... ¿recuerdas? - Sirius se puso nervioso, así que salió rápidamente de la habitación, Harry quedo mirando el hueco de la puerta desconcertado.



Se levanto y escogió ropa. Era primera vez en su vida que tenia ropa decente, algo que a él le gustara.

Un año más. Un año había pasado desde que su vida había cambiado, y ahora vivía en una de las más grandes mansiones propiedad de un integrante del ministerio. Lamentablemente muerto a mano de los mortifagos. Von Blase L’bourbauge, había sido el padrastro de Ktrin por quince años.

Hedwig había desaparecido durante la noche junto con Kipan, la lechuza de Ktrin, que pertenecía a James Potter su padre. Había tomado mucho cariño con Harry desde que había llegado a la mansión, aunque a Sirius no lo dejaba ni acercarse a su jaula. Parecía recordarlo, y Sirius se reía de su propio chiste. Ni Ktrin ni Harry entendían, pero sabían como era el padrino de Harry en cuanto a sus cosas personales.

Harry había cumplido dieciséis años. Ahora era mucho mas alto. Tenia casi la altura de Ron, aunque podría imaginarse que este había crecido más. Tenia el pelo como siempre desordenado y de ese color azabache casi azul a la luz del sol. Pero, lo que más destacaba en Harry, además de sus brillantes ojos verdes, era su cicatriz tras su desordenada chasquilla. Que, hablando de ella, ahora, había adaptado un cierto aire de atracción. Se parecía bastante a como era Brian Mclogan el año anterior, el invitado de Slitherin, el que Harry podría jurar estaba tras los pasos de su hermana. Este chico había atraído muchas pretendientes durante el curso pasado, y si Harry se había empezado a parecer a él, no seria raro que atrajera a chicas, aunque solamente le gustaba la idea de atraer especialmente a una.

Se sonrojo ante la sola idea de pensarlo. Su hermana se lo recordaba siempre: Vas a tener bastantes pretendientes Harry, estas pareciéndote bastante a papá, y él era bastante atractivo ¿sabes? - - Le decía de vez en cuando.

Harry se cambio rápidamente después de bañarse, y bajo al salón. Era enorme, tenia una gran mesa redonda en el interior donde habrían al menos veinte sillas. Tenían una lampara de lagrimas con cristales colgada del techo, y un gran jardín. Harry no se demoro en hacerse amigo del perro siberiano (Lyco) que Ktrin tenia, y de la gata negra, Morgana. Lo único que no le gustaba de la mansión, era el gallinero, ya que todas las mañanas cuando tenia que ir a buscar los huevos para desayunar, terminaba picoteado (a Sirius no le gustaba ir).

Pero esa mañana cuando bajo tenia el desayuno listo sobre otra mesa que estaba en el salón de visitas, Harry le sonrió a Sirius agradecido de que no tenia que ir al gallinero, pero Sirius tenia rasguños en la cara y en los brazos.



- Tienes carta de Remus - Dijo este mientras se ponía crema en las heridas - . Llego esta mañana.



- ¿De veras? ¿Qué cuenta?



- No lo sé... yo no me meto en tu correspondencia.



- En la mía no, pero en la de Key...



- ¡Le llegan cartas de aduladores y petulantes pervertidos! ¿Qué querías que hiciera? ¡Tu padre había hecho lo mismo!



- Aun así, sabes como se pone cuando se enoja - Decía desdoblando la carta y levantando una ceja.



- Y que lo digas - Dijo Sirius algo molesto - . Me costo mucho encontrar el camino de vuelta cuando me mando a Italia. Tuve suerte de encontrarme con Diggle, sino quien sabe lo que me habría pasado.



Harry se rió por lo bajo mientras comenzaba a leer la carta de Lupin, Sirius lo miro irónicamente.



- ¡No te rías!



- Solamente a ti se te ocurre jugar sucio con ella.



- Hablas como si la conocieras mucho y llevan solamente casi dos meses viviendo juntos.



- Bueno, es mi hermana ¿no? Tendría que conocerla de antes.



- Si bueno... oye que te dice Remus.



- Estoy leyendo, espera...





Harry: ¡Feliz cumpleaños! Me perdonaras por no ir a saludarte, pero estoy trabajando como auror, así que tampoco me tendrán este año para profesor. Eso sí, ya sé quien tomara mi lugar este año, y no se arrepentirán. Te lo aseguro.

Vaya, dieciséis años, estas grande chico, cuéntame todo cuanto pasa, y si llegas a tener novia, por favor avísame. (Harry se sonrojo) Pero bien, no tengo mucho tiempo para escribir, de todos modos te deseo un feliz cumpleaños. Y también envíale saludos a Ktrin y Sirius.

Suerte

Remus Lupin.



- Al menos sabemos que esta bien ¿no? - Dijo Sirius con una sonrisa nerviosa mirando el reloj de pie y con péndulo.



- ¿qué té pasa? - Le pregunto Harry - . Has estado raro desde la mañana.



- ¡Ah, no! Nada, nada - Sirius miro hacia un lado y le entrego unas monedas Muggle a Harry - . ¿Por qué no vas al cine Harry?



- ¿Qué? - Pregunto desconcertado.



- Vamos, hay muy buenas funciones hoy, aprovecha esto como segundo regalo - Dijo empujándolo hasta la puerta.



- Pero... pero... y mi desayuno - Jadeo Harry mientras Sirius lo empujaba.



- No importa ya limpio yo, ah si, y vuelve antes de la seis - Sonrió este, y cerro la puerta dejando a Harry afuera.



- ¿qué le pasa? - Murmuro con la cara frente a la puerta. Luego miro su reloj - . ¿Antes de las seis? Pero si son recién las once de la mañana, ¿cuánto puede durar una función?



Harry llego al centro algo desconcertado. Había ido unas tres veces al cine desde que vivía con Ktrin (Era la primera vez que iba al cine solo). Claro que le costaba un poco que pasaran desapercibidos incluso en el mundo Muggle, Ktrin llamaba mucho la atención. Harry, en realidad entendía a Sirius, aveces se sentía incomodo de que tantos hombres miraran a su hermana.

Cuando llego al cine se compro la entrada para la primera función. Unas chicas que estaban ahí que debían haber tenido catorce años, lo miraban y apuntaban con el dedo riéndose tontamente, Harry se sonrojo.



Después de tres horas de película, Harry salió algo atontado de la sala. Las mismas chicas de afuera se habían sentado cerca de él, y se reían cuando lo miraban, no lo dejaron ver tranquilo la película. Ahora sabia lo que sentía su hermana cuando los hombres le gritaban cosas o se hacían los galanes con ella, hubo una vez en que le regalaron una rosa, había sido un chico que empezó a pelear con otro por entregársela.

No sabia que hacer, aun le quedaba dinero y no quería entrar de nuevo al cine. Así que se fue a comer una hamburguesa y luego fue al parque. Aun así, era temprano, todavía no alcanzaban ni a ser las cuatro de la tarde. Pensando en que más se podía gastar lo poco que le quedaba, fue hacia un supermercado a celebrarse su propio cumpleaños. Se compro pasteles, chocolates y cosas así. Se fue nuevamente al parque y se puso a comer lo que se había comprado.

No supo como paso el tiempo, aunque el supermercado quedaba a veinte minutos del parque. Y en comer y volver se demoro un poco mas, hasta que finalmente dieron las cinco y media, y en media hora que tardara volver a la mansión estaría justo para la hora que Sirius le había dicho que volviera.



El camino de vuelta fue muy tranquilo. Harry llego justo a tiempo a la mansión. Le extraño mucho que estuviera todo en silencio. Toco el timbre pero no le abrió nadie. Busco en sus bolsillos y descubrió que no traía llaves, entonces se le ocurrió lo mejor que podía hacer: Entrar por una ventana.

Abrió la ventana de un lado de la puerta con cuidado y se metió por el pequeño espacio que esta dejaba. Finalmente callo al suelo. La mansión estaba a oscuras. Se levanto y se tambaleo. Cerro la ventana y se dirigió hasta la puerta que comunicaba al salón.



- ¿Sirius? - Llamo - . ¿Key? ¡Ktrin!



Abrió las puertas...



- ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!



Harry llego a tambalearse y chocar contra una estatua que estaba al lado de la puerta. Adentro del salón estaban todas las personas que él quería, Ron, Hermione, la familia Wesley completa a excepción de Charlie. Sirius, Hagrid, inclusive hasta Lee Jordan. Harry se reincorporo entre abrazos y gritos. Aun no se ubicaba bien. Paso como tres veces por los brazos de la señora Wesley. Fred, Geroge y Ron fueron los primeros en caer al suelo cuando se tiraron sobre Harry.



- ¡Ron! - Grito Hermione pescándolo de un brazo - . ¡Déjate de hacer niñerías! ¡Casi asfixias a Harry! Ah, Harry, ¡feliz cumpleaños! - Dijo abrazándolo.



- Vaya gracias - Dijo sonriéndole a sus amigos - . ¿A quien se le ocurrió esto? - Dijo Mirando a Sirius.



- No, no me mires a mí. Fue idea de Ktrin, a ella debes darle las gracias. - Dijo Sirius sonriente.



- vaya gracias... A propósito ¿aun no llega? - Pregunto Harry mirando a los invitados.



- No... - Dijo Sirius quien miro a Arthur Wesley - . Aun debe estar en el ministerio.



- Pero... ¿qué rayos esta haciendo allá?



- Cosas de tu hermana, ya sabes - Dijo Sirius acercándolo a la mesa - . Pero ven, ve tus regalos.



Harry empezó a desenvolver regalos. Estuvo casi media hora dando las gracias por las excelentes cosas que había recibido. Ron como siempre, le regalo algo relacionado con Quiddich. Hermione algo que no se esperaba de ella, un cuarzo rosa como colgante. Hermione sonrió y señalo un papel que venia cerca de la piedra, Harry leyó: Cuarzo rosa, especial para tener éxito en el amor. Harry se sonrojo al mismo tiempo en que Hermione apuntaba a Ginny quien hablaba con Sirius animadamente.

Luego le quedaba el ultimo regalo, uno pequeño y envuelto en un papel muy sencillo. Harry noto como Ginny se escondía tras Hermione y se ponía a hablar con ella, sin que esta la escuchara.

Harry lo abrió muy animado, dentro venia lo que parecía una pequeña estatuilla hecha en barro que representaba a un búho real y en su lomo tenia un lobo. Todo estaba muy bien hecho, Harry miro a Ginny que estaba sonrojada, a el le paso lo mismo, le costo un poco formular las palabras que iba a decir, estaba impresionado con la estatuilla.



- Gracias - Le murmuro.



Ginny se había sonrojado, pero salió tras de Hermione y lo miro:



- No hay de que. Es tu cumpleaños ¿no?



Todos los invitados se miraron entre sí, cuando detrás de ellos se escucho a alguien comiendo rápidamente.



- ¡Ron! - Grito Hermione - . No te comas las cosas, aun siquiera a empezado la fiesta.



- Pero Hermi, tengo hambre.



- ¡Nada de peros Ronald Wesley, eso es para todos no solamente para ti!



- ¿Hermi, Ronald? - Harry se volteo a mirar a Ginny, esta le sonrió por lo bajo.



- Creo que no tuvieron tiempo de decírtelo en sus cartas, estaban muy ocupados discutiendo - Se rió la pelirroja.



- ¿A que te refieres?



- Son novios - Dijo Ginny. A Harry casi se le cae la estatuilla de las manos.



- ¡QUE! - Grito impresionado. No podía creer lo que escuchaba, al fin Ron lo había logrado. Ginny volvió a reírse. Ron y Hermione seguían discutiendo.



- Aunque... bueno... de vez en cuando tienen sus peleas - Dijo en un susurro, mientras todos los miraban.



La fiesta fue bastante agradable. Hagrid ocupaba gran parte del comedor, y le había regalado a Harry algo que parecía una canasta con sus dulces favoritos. Todos bailaban y.... discutían: Hermione alegaba de que por que Ron no la invitaba a bailar. Pero este estaba muy ocupado en el libro que le había regalado a Harry y decía que para eso tenían bastante tiempo. Morgana y Lyco dormitaban juntos en un sofá hecho especialmente para ellos. Lyco se cubría con una pata sus orejas para no escuchar el barullo y Morgana se ocultaba bajo la cabeza de Lyco, por lo mismo.

Entonces se escucho el abrir de una cerradura. La puerta principal que daba a la calle se abrió y por ella entro Ktrin. Tenia puesta una capa verde botella, se saco la capucha que le cubría la cabeza, cerro la puerta tras de sí, y se apoyo en ella con una sonrisa de triunfo. Levanto su mano derecha donde tenia agarrado un sobre azul, le sonrió a todos:



- Lo... conseguí - Dijo algo cansada.



Arthur Wesley inmediatamente se acerco para ver el sobre y grito emocionado.



- ¡Lo conseguiste! Vaya, cuesta demasiado conseguirlo. Ni siquiera autorizan a los propios integrantes del ministerio.



- Fue un arduo trabajo. Desde las siete de la mañana hasta ahora... estoy agotada - Sonrió. Luego miro a Harry que estaba en el centro del salón. Ktrin sonrió y se lanzo sobre el - .¡Feliz cumpleaños!



Ambos cayeron al piso. Harry parecía avergonzado, pero no Ktrin. Esta se levanto pidiéndole disculpas y le dio la mano para que también se levantara.



- Discúlpame por no haberte saludado esta mañana, pero quería darte un regalo muy especial - Le dijo a Harry mostrándole el sobre azul que tenia en la mano.

Harry parecía desconcertado casi catorce horas fuera solamente para comprarle una tarjeta. De todas maneras para parecer cortes la agradeció. Entonces vio que no era un sobre común. Tenia símbolos e inscripciones extrañas alrededor de la tapa del remitente, sellado con un sello azul de cera que tenia una gran M. Harry miro extrañado a su hermana.



- Ábrelo - Le dijo.



Harry abrió el sobre, dentro venia una tarjeta que tenia el mismo color que su envoltorio. También tenia los mismos símbolos, pero esta carta pesaba. Harry la abrió, dentro no habían letras, sino que un pequeño espejo bordeado por letras.



- ¿Qué... es? - Pregunto Harry desconcertado. Se escucho que Ron y Bill lanzaban un grito de admiración. (Hay que recordar que Bill nunca había visto a Ktrin, así que no era solamente por el sobre el que gritaba). Ktrin sonrió.



- Es un resplandor - Dijo.



- ¿qué cosa? - Inqiuirio Harry levantando una ceja.



- Un resplandor que refleja el deseo mas profundo de tu alma en cuanto a los seres que han muerto Harry.



- ¿qué quieres decir?



- Harry. Esta carta cuesta mucho conseguirla. Hay que tener un permiso especial. Se puede utilizar solamente en un caso extremo, por eso me demore tanto en conseguirla. Soy menor de edad, hace un mes solamente que cumplí los diecisiete y eso también fue un gran impedimento. Pero de todos modos, lo conseguí, y aquí esta.



- Pero... ¿qué hago con él?



- Esta tarjeta se usa para visitar el otro mundo Harry, por diez minutos. - Dijo Ktrin, Hermione parecía tan sorprendida como Harry, que no parpadeaba - . Sé que tu deseo más profundo es conocer o al menos recordar a quienes perdiste cuando eras solo un bebe. Yo puedo recordarlos, además, los veía... Hasta el incidente del año anterior, pero bueno... Si te miras en ese espejo, este conocerá ese deseo que tanto anhelas con respecto a los que se han ido... Y... Viajaras paralelamente de este mundo al otro por diez minutos... que aquí, serán una hora.



Harry hacia que su cabeza trabajara a mil por segundo. ¿Qué ese espejo le concedería ver a sus padres? Ver a sus padres verdaderamente, nada de hologramas, ni espejos falsos, los vería a ellos. Estaba a punto de tirarse el ahora sobre Ktrin, pero se contuvo. Esta le sonreía, entonces Harry los miro a todos.



- Sé que soy el festejado... pero...



- No te preocupes cielo - Dijo la señora Wesley con una sonrisa - . Tienes que aprovechar el regalo y el tiempo.



- Ve Harry - Le dijo Ron - . Después nos contaras como es el otro lado.



- ¡Ron! - Le dijo Hermione - . Ve tranquilo Harry. Son solo diez minutos, tienes que aprovecharlos. Y no te preocupes por contarnos como es el otro lado. - Le dijo con una sonrisa mientras apretaba la mano de Ron con fuerza (este tenia una mueca de dolor).



Harry les sonrió a todos. Luego, miro el sobre, se fijo en el espejo. Era muy distinto a los espejos comunes, este parecía como si el reflejo se moviera rápidamente. Entonces noto que el porte era necesario ya que no reflejaba la cara, reflejaba sus ojos. Sintió algo extraño, un extraño calor, se sentía muy liviano, sintió como si se elevara del suelo, como si flotara. Entonces un remolino de colores lo envolvió. Había una música, una música maravillosa, como si fuera el canto del fénix pero mil veces más bella. Habían colores que no podía describir, el sol le daba en la cara, pero no le dolían los ojos. Derrepente sintió que iba en picada hacia el suelo, y cayo en algo blando. Quiso quedarse así un rato, era agradable estar ahí. Aun escuchaba la música pero más cerca que nunca, no quería abrir los ojos, quería aprovechar ese momento...


Un regalo inolvidable




Harry aun estaba ahí tumbado boca abajo. La música era tan maravillosa que no quería abrir los ojos para saber quien la cantaba, así era suficiente. Entonces recordó porque estaba ahí, no podía perder su tiempo, y abrió los ojos.

Estaba en el lugar más hermoso que Harry podría haber descrito. Era como un enrome jardín, pero tenia colores tan maravillosos que no podía decir cuales eran, no los conocía, solo lo deslumbraba la belleza del lugar. Se puso de pie y recorrió el lugar con la mirada. Estaba maravillado. Luego miro hacia el cielo. No era un cielo común lo que estaba sobre él, parecía como un espejo volátil, hecho agua. A cada instante cambiaba de color, del otro lado del extraño cielo venia la música, y Harry no dudaba que perfectamente podrían haber sido ángeles, porque se veían hermosas siluetas blancas luminosas a cada instante. Camino un poco mas, entonces, por entre los arboles, vio algo, algo que hizo su corazón latiera: Un ciervo. Un ciervo plateado, no sabia describir el color, y tras el ciervo una mujer, una mujer vestida de blanco, esa si que era un ángel, pensaba Harry.

El ciervo y la mujer se acercaron. Al poco rato, estando ya a un paso de Harry, el ciervo tomo forma humana. Un hombre mas alto que la mujer caminaba hacia él, también estaba vestido de blanco, y ambos emanaban una luz brillante.



- ¿Mamá? - Dijo mirando a la mujer sin poder creérselo - . Pa... ¿Papá?



Ambos asintieron sonrientes. Cuando ya habían casi llegado a Harry, parecieron atravesar algo que parecía una barrera. Y justo ahí, se materializaron en carne y hueso. Harry tenia la boca abierta, no podía imitar ningún sonido.



- Hola cielo - Dijo Lily Potter.



- Ma... má - No sabia que decir, estaba paralizado.



- Hola hijo - Dijo James Potter con un tono dulce - . Tantos años.



Harry no sabia si lo que hacia era correcto, pero se lanzo hacia sus padres y los abrazo con fuerza.



- No puedo creer que los este viendo. - Dijo con la voz ahogada, parecía apunto de llorar.



- ¿Era un resplandor lo que te trajo aquí? - Pregunto su padre.



- Eh... si... Key me lo regalo. - Dijo secándose los ojos disimuladamente.



- Oh... - Dijo Lily - . ¿Esta bien?



- Si esta muy bien... claro que... le faltan algunos de sus poderes - Harry bajo la mirada - . Creo que por mi culpa los perdió. Fui demasiado obstinado.



- No cielo, no fue tu culpa, eso fue algo que quiso afrontar. Podría haberle dejado el trabajo a Dumbledore pero no lo hizo.



- Sí... lo sé - Dijo Harry con voz melancólica.



- ¡Vamos Hijo! - Le levanto él animo su padre - . Tenemos solo diez minutos para hablar.



Harry y sus padres se encaminaron por el jardín. Hasta que llegaron a un lugar donde parecía haber mucha gente, solo que estas eran luces.



- Son mas personas. Son almas Harry - Dijo Lily indicando hacia el fondo donde había como un tipo de laguna - . Ahí se encuentran dos personas que quieren conocerte.



Harry camino con sus padres, y llego hasta esas dos personas. Inmediatamente conoció a la mujer, era su abuela: Amanda. Y el otro debía ser su abuelo, ya que se parecía bastante a su padre.



- ¡Oh Harry! - Dijo Amanda dando un salto y yendo hacia él.



- ¡Hola muchacho! Tus padres nos dijeron que habían sido llamados por un resplandor, así que esperamos a que te trajeran con nosotros. - Dijo el hombre que parecía bastante divertido - . Tenemos muchas cosas que contarte. Sobretodo, si se trata de las cosas que hacemos tu padre y yo aprovechando nuestra habilidad. - El hombre tiro una carcajada, Amanda Potter hizo un gesto de negación con la cabeza.



- deberías ir a buscar a tus padres querida - Le dijo a Lily - . También querrán ver a Harry.



- Ya les dije, pero aun no llegan.



- ¿Mis otros abuelos? - Dijo Harry emocionado. Siempre había querido saber como eran sus otros abuelos, mas aun si se trataba de los padres de su madre y de su tía Petunia.



- Si, ya estarán por llegar - Dijo Lily.



Repentinamente desde lo alto del cielo, dos estelas luminosas bajaron, cruzando el tipo de barrera en el que estaban Harry y sus otros abuelos. Básicamente, si esos eran los otros no tenían ningún parecido con tía Petunia.

La mujer tenia el pelo rojizo, como una melena, y unos hermosos ojos verdes. Su abuelo, tenia el cabello claro y los ojos pardos. Era claro que su madre tenia que haber heredado esos ojos. Sin embargo, según Harry, tía Petunia solamente había heredado el cabello de su padre.



- Harry... oh cielos - Dijo la mujer mirando a Harry para luego abrazarlo - . ¡Mi niño! - Grito.



- Eh... hola - Dijo Harry jadeando ya que no podía respirar por el fuerte abrazo de su abuela materna.



- Hola Harry - Dijo su otro abuelo, dándole la mano y sacudiéndosela fuertemente.



- Hola - repitió tontamente.



- Bien creo que tenemos mucho que hablar ¿no? - Dijo James sentándose en el pasto suave y mirando a Harry divertido - . Vaya que día, lleno de emociones.



- Sí - Sonrió Harry. Se extrañaba de que sus propios padres no recordaran su cumpleaños.



- A propósito ¿qué celebraban en la tierra muchacho? - Pregunto su abuelo paterno.



- Ah... bueno... esto... - Harry no sabia si decir que era su cumpleaños, después de todo la idea era que ellos mismos lo recordaran.



- ¡Oh cielos! - Dijo Lily - . Harry... ¿cómo olvidarlo? ¡Es claro! Como fui tan fría, no puede ser.



Harry sintió el cálido abrazo de su madre, inmediatamente todos se percataron y pusieron cara de horror. Al poco rato todos saludaban a Harry pidiéndole disculpas.



- hemos estado tan pendiente de tu llegada que nos olvidamos por completo - Dijo su abuela materna con la voz entrecortada.



- Si, ayer todos sabíamos que seria tu cumpleaños, inclusive lo gritamos ¿verdad querida? - Dijo James sin dejar de abrazar a Harry.



- Si, discúlpanos Harry - Dijo su madre dándole un tierno beso en la mejilla.



Pero Harry no le dio mucha importancia al olvido. A cambio de eso estuvo un muy buen rato conversando con toda su familia. Se sentía tan bien, no quería abandonar jamas ese lugar, estaba con sus padres, era lo mejor que podría haber pasado. Paseo con ellos, se rió y lloro, Como querer dejar un lugar así, tendría que estar loco.

Su padre le contó todo lo que había realizado en la tierra cuando estaba en el colegio, y como conquisto a su madre. Las bromas y cosas divertidas que hacían con el grupo de los merodeadores, que también le recordaban mucho a los hermanos Wesley. Lily de vez en cuando le contaba cosas sobre su familia y que Petunia no era tan mala como parecía sino que muy rencorosa, cosa que Harry no entendió.

Tan bien lo había pasado con ellos, sus padres, que no se dio cuenta del tiempo, entonces miro su reloj (el que Ginny le había regalado el año anterior para Navidad) pero este se movía sin sentido, marcaba cualquier numero, no tenia la hora exacta.



- En este mundo no sirve el reloj, no hay tiempo, ni espacio - Le dijo Lily acariciándole el pelo.



- ¿Entonces como es que ustedes sabían que hoy seria mi cumpleaños y que ayer lo gritaban?



- Tenemos algo que se llama: escalera al mundo. Por ahí nos transferimos al tiempo terrestre y nos damos cuenta como avanza. Si tu no hubieras venido hoy, lo más probable es que ya haya pasado mucho tiempo en la tierra.



- Ya veo - Dijo Harry con una sonrisa abrazando a su padre. Entonces, sintió que algo lo atraía y se elevaba del piso - . ¡Oh no! ¡El tiempo se me acaba! - Grito.



- No te preocupes, te acompañaremos hasta que despiertes - Dijo su madre sujetándole la mano. Tenia el semblante triste.



Harry alcanzo a despedirse de sus abuelos desde la altura, y se fue con sus padres. Sintió la misma fuerza de antes, se sentía muy tranquilo y relajado. Entonces, su padre le pesco la otra mano.



- Tal vez, algún día nos volvamos a ver hijo - Le dijo con la cara triste.



- Te queremos mucho - Le dijo su madre con blancas perlas que caían por su rostro.



Harry sintió una sacudida . Empezó a dar vueltas rápidamente y luego se detuvo, la música había desaparecido, volvió a sentir que caía, en algo blando pero incomodo. Abrió los ojos rápidamente. Estaba tendido en un sofá de la mansión. Ktrin se percato de que había despertado y fue a verlo.



- ¡Harry! - Le dijo contenta - . ¿Cómo te fue?



- Gracias - Le dijo Harry contento a Ktrin abrazándola con los ojos llenos de lagrimas que con todas sus fuerzas evito que salieran - . Pude ver a nuestros padres y a los abuelos.



- ¿de veras? - Sonrió ella - . ¡Genial! ¿Y de que hablaron?



- ¡Harry! ¡Harry! - Gritaron Ron y los gemelos.



- ¿Harry como es? ¿Cómo es el otro mundo? - Gritaron los tres.



- ¡RON! - Grito Hermione - ¡Déjalo de molestar esas son cosas personales!



- Pero... pero... - Dijo Ron mientras Hermione lo jalaba por el brazo. Era obvio que no podía irse en su contra. Además Harry parecía triste.



- No te preocupes, no tengo problemas con contar la historia Hermione - Dijo Harry tomando aire.



Todos habían esperado una hora a que Harry despertara. Y una hora mas a que les contara todo lo que había visto y hablado.



- ¿tanto hiciste en diez minutos? - Pregunto Ron impresionado - . Vaya.



- Fue un gran regalo Ktrin - Le dijo Sirius - . Le levanto mucho él animo.



- Me alegra saber eso - Dijo ella con una sonrisa. Pero al mismo tiempo se colocaba la mano en un costado de su cintura. Sirius la miro.



- ¿qué té pasa?



- Nada... es solo que... - Los ojos de Ktrin se empezaron a humedecer - . También los habría visto si no fuera por esto - Dijo indicando la cicatriz a un costado como si fuera una operación.



Si bien la medicina mágica cura todo tipo de heridas sin dejar rastro, esta no. La daga deja la marca para siempre.



- Ktrin... - Murmuro Sirius con lastima.



- Pero al menos él lo hizo - Se seco los ojos - . Ya era hora.



Todos estaban muy entusiasmados con la historia de Harry y se pusieron a hablar sobre que harían si fueran a un lugar como ese. Pero entonces, sonó la puerta. Ktrin se levanto extrañada, no esperaban a nadie más ¿o sí?

La chica fue a abrir la puerta, puso una cara de impresión cuando vio quien estaba al otro lado.



- Hola Ktrin - Saludo el recién llegado.



- Br... Brian... - musito - . ¿Qué... que haces aquí?



- Pues, vengo a saludar al cumpleañero ¿no? - Sonrió Brian Mclogan - . ¡Hola Harry!



- Hola - Dijo Harry estupefacto, no se esperaba que él llegara a verlo.



- ¡feliz cumpleaños! - Dijo Mclogan entregándole otro sobre, pero este era normal - . Espero que te guste, puedes ir acompañado si quieres.



Harry abrió el sobre, adentro había un vale para los juegos mágicos de Hogsmeade, podían ir hasta seis personas.



- Vaya gracias - Dijo Harry.



- Es para que pases un buen rato antes de ir a Hogwarts. Creo que nos veremos de nuevo.



- ¿qué? ¿Por qué? - Preguntaron Ron, Hermione, Harry y Ginny, quienes eran los que ahora iban al colegio.



- Bueno... seré el nuevo profesor de deporte mágico. - Dijo con una sonrisa de triunfo - . Si, Wood se fue, así que ahora yo tengo el trabajo - Parecía receloso por el tono de voz que había empleado al referirse a Wood al mismo tiempo que miraba a Ktrin.



- felicidades - Le dijo Ktrin con una sonrisa irónica - . Entonces estaremos juntos de nuevo.



- ¿qué? - Pregunto Harry, todos tenían la misma mirada de él.



- Sí. Voy a dar clases de adivinación. Reemplazare a la profesora Trelawney por un tiempo.



- ¿Qué? - Volvió a preguntar Harry que parecía tan impresionado como el resto - . ¿A la profesora Trelawney? ¿Por qué? ¿Por qué no me dijiste?



- Ah, es que... se me olvido - Dijo riéndose como una niña, Harry se miro con sus amigos.



- ¿qué le paso a la profesora? - Inquirió Ginny.



- Ah, nada, tubo un pequeño receso por no haber sabido a adivinar verdaderamente, a no ser que este en trance, además, ya muchos estaban aburridos de ella ¿no es así hermanito?



Harry se sonrojo, no le gustaba que le dijera así frente a todos.



- ¡Ven! Tenia Razón, esa mujer era un fraude - Grito Hermione con aparente satisfacción - . Tuvieron suerte de haber cambiado antes de clase sino...



- Si no nos tocaría con Ktrin, Hermi - Dijo Ron.



- Si, pero hubieran tenido problemas con la profesora. A eso me refría Ron. - Dijo Hermione cruzándose de brazos.



- Ah bueno... si también - Dijo Ron mirando a Harry en busca de apoyo.



- Ah, claro, claro - Dijo este.



- ¿No les molesta que me quede verdad? - Pregunto Mclogan de repente inocentemente.



- No, en lo absoluto, quédate - Le dijo Harry.



Ktrin parecía incomoda. Y cada vez que Mclogan le dirigía la palabra, esta se sonrojaba sin saber porque ¿o se molestaba?.

La fiesta siguió hasta el final. Termino muy tarde en la noche después de haber bailado y comido todo. Ktrin los invito a quedarse a pasar la noche en la mansión. Todos tenían una habitación. Harry quiso compartir la suya con Ron ya que tenían mucho de que hablarse y Hermione escogió una habitación para ella y Ginny ya que esas si tenían de que hablar.

Hagrid no se quedo, se fue antes diciendo que iría al caldero chorreante. Ron alzo una ceja, y miro a Harry. Hagrid estaba algo pasado de copas.

Pero así termino el cumpleaños de Harry, que sin duda, había sido el mejor de los mejores, inclusive mejor que cuando supo que era un mago la misma noche de su cumpleaños numero once.


En el callejón Diagon




Llegando agosto, todos tenían que prepararse para comprar sus nuevos útiles. Harry tenia que comprarse una túnica nueva porque la otra le había empezado a quedar corta. Se puso dé acuerdo con sus amigos para ir el sábado por la mañana. Ktrin también tenia que ir para comprar los materiales de adivinación. Sirius había alquilado un auto del ministerio para ir a dejarlos.



El sábado por la mañana, Harry bajo a desayunar, bajo a desgana pensando que tenia que ir al gallinero, pero no fue así. Repentinamente Sirius salió corriendo de la cocina y se escondió detrás él.



- ¿Qué té pasa? - Dijo Harry casi cayéndose al suelo ya que Sirius se agarraba de él por los brazos.



- Ktrin me quiere mandar a China - Dijo con una voz aguda Sirius.



- ¿Qué? - Jadeo Harry - . ¿Por qué?... un momento... ¿qué le hiciste?



- ¡SIRIUS BLACK! Ven inmediatamente - Se escucho de la cocina, Sirius grito y corrió hacia el segundo piso - . ¿Dónde esta? - Pregunto Ktrin a Harry saliendo de la cocina con un sartén en sus manos.



- He... he...



- Déjamelo, ya vera... ¡SIRIUS!



- ¿qué te hizo? - Preguntó al final Harry con la voz asustada.



- ¿Qué crees? - Dijo a Harry mientras subía por las escaleras - . No te escondas porque puedo presentirte... ¡VEN aquí inmediatamente!



Harry entro a la cocina aturdido, esperando que Ktrin no cumpliera lo dicho de enviar a Sirius a China, aunque era capas de todo. Cuando entro vio a Lyco y Morgana dormitando cerca de la pared, Harry los miro con soslayo.



- ¿qué ustedes nunca despiertan? - Les murmuro yendo hasta un sobre, al parecer carta, abierta sobre el mesón - . Ha...



Harry miro la carta, pero antes miro hacia todos lados para ver si Ktrin no lo veía, ya que, según creía sabia la razón por la cual Ktrin querría enviar a su padrino a la China.

Harry desenvolvió la carta, y la leyó:



Ktrin:

Hola, sé que es extraño que te escriba, pero hace mucho tiempo que no hablábamos.

¿Cómo estas? ¿Cómo están todos por allá?

Me entere de tu verdad y la de Harry, vaya que me sorprendiste, aunque tampoco era extraño, tendría que haberlo adivinado, eres una excelente buscadora aun sin la escoba.

Me gustaría decirte que estoy viajando por América, estoy conociendo todos los equipos que hay para poder aprender un poco mas y postular para el equipo de Irlanda.

Cuando termine el curso, tal vez, o antes, cuando puedas, me gustaría que me visitaras cuando pase por Francia, tal vez podríamos pasar las próximas vacaciones de verano juntos. No creo que a Harry le moleste, tendrá una mansión para el solo.

En todo caso espero tu respuesta. Envíame tu lechuza, ella sabrá encontrarme porque todas las semanas cambio de ubicación.

Cuídate

Saludos a Harry

Oliver Wood.



- Ah, ¿conque eso era? - Rió Harry.



De repente se escucho una explosión. Harry se sobresalto y el perro y la gata se despertaron. Harry corrió rápidamente hacia el segundo piso dejando la carta donde estaba.

Cuando llego, Harry vio una mancha carbonizada en el piso de una de las habitaciones. Ktrin estaba parada frente a la puerta con el sartén chamuscado en sus manos, y con una expresión de evidente odio.



- K... Ktrin...



- ¿Qué? - Le grito a Harry - . Ha, perdona... aun estoy algo enojada. ¿Qué pasa? - Le pregunto luego con dulzura.



- He... ¿y Sirius? - Harry tembló un poco. Temía que Ktrin se enojara al escuchar el nombre. Pero no fue así, por lo contrario le sonrió.



- Ah, él esta bien. Le pedí que me trajera toda la información posible de los dragones y de los tigres que me encantan, y si era posible que averiguara algo sobre el clan Hiu. - Dijo saliendo de la habitación contenta.



- ¿No me digas que lo mandaste a...?



- ¿A China? - Sonrió Ktrin con malicia. Harry trago saliva - . Sí, ahí lo envié. Pero sabrá encontrar el camino de vuelta, los clanes son mágicos. Ahora de que sepa hablar chino no estoy segura. Si no vuelve de aquí a dos horas mas, tendré que ir a buscarlo, se nos hará tarde para llegar al callejón Diagon. Mas aun si no se fue con la varita.



Ktrin bajo con Harry hasta el primer piso. Este la miraba atontado. ¿Lo mando a China solo por leer su carta? Bueno... si... Sirius era capas de todo con tal de tapar a Ktrin con su capa para que nadie la mirara en la calle.



- Eh... ¿qué te hizo? - Pregunto Harry inocentemente disimulando que no sabia nada.



- Me leyó la correspondencia - Dijo Ktrin con los dientes apretados - . ¡Hughhh! Parece mi padre.



- Ah... bueno... ¿Y que paso?



- Oliver me invito a pasar las próximas vacaciones de verano con él a Francia. Pero Sirius la leyó y me prohibió ir a pasar las vacaciones sola con un chico. Mas que nada no fue por su restricción por la que me enoje. Fue porque me leyó la correspondencia sin permiso. De todos modos tal vez vaya.



- ¿qué tienes con él? - Le pregunto Harry pícaramente.



- ¡Nada! - Grito Ktrin sonrojándose - . Solo somos amigos. Cuando se fue de viaje le pedí que me escribiera. Eso es todo, y dio la casualidad de que me invitara a pasar las vacaciones con él.



Harry noto el rubor en las mejillas de su hermana, y para satisfacción propia, le siguió preguntando.



- ¿te gusta Wood verdad?



- ¿qué? - Grito Ktrin sonrojándose como nunca - . ¡Pero que dices! Ya te dije que no tenemos nada, solo somos amigos.



- Pero el curso anterior te vi muy cerca de él. - dijo Harry levantando una ceja.



- ¡Harry! - Grito Ktrin amenazándolo con su dedo, Harry retrocedió asustado, no midió las consecuencias y se aferro a su varita que tenia en el pantalón, solamente si es que a su hermana se le ocurría enviarlo hasta el polo sur.



- Discúlpame... yo...yo.... - Murmuro Harry asustado.



- No, esta bien - Sonrió Ktrin - . ¿A que hora quedaron tu, Ron, Hermione y Ginny en juntarse?



- Eh... a las diez.



- Son las ocho... Tendré que ir a buscar a Sirius en una hora mas, tiene que llevarnos al callejón.



Ktrin volvió a sonreír con malicia, y Harry retrocedió un poco, aveces le daba miedo.



Cuando dieron las nueve y media (y Ktrin ya había ido en busca de Sirius) Harry tomo su mochila para ir junto con ellos al callejón. Sirius no miraba a Ktrin y mucho menos le dirigía la palabra, no por rencor, sino que por miedo. Pero, lo que mas divertía a Harry era que después de todo, Ktrin se comportara con el del modo mas normal posible.



Sirius manejo. Fue un alivio para Harry haber sabido que su padrino manejaba, de otro modo no se hubiera subido al auto, ya había tenido una experiencia bajo la conducción de un mago en el autobús noctambulo y no había sido agradable.



Llegaron al callejón Diagon a las diez en punto. Harry diviso a toda la familia Wesley y a Hermione en una mesita que daba a la heladería y se acercaron.



- ya era hora, ¿por qué demoraron tanto? - Le pregunto Ron a Harry mientras comía un helado de chocolate.



- Eh... se pude decir que tuvimos un percance con la rabia de Key... - Murmuro Harry con una risita a sus dos amigos.



- ¿qué paso? - Pregunto Hermione mientras le daba un bocado a su helado de crema.



- Eh... en pocas palabras... Sirius ya puede hablar en chino.



- ¿Lo mando a China? - Jadeo Hermione, pero Harry le tapo la boca con la mano.



- Si, pero no lo grites sino quien sabe donde voy a ir parar , si Ktrin se entera que les dije tal vez me encuentren rodeado de pingüinos.



Ron y los gemelos Wesley que estaban cerca estallaron en una carcajada. Hermione y Ginny con una mirada asesina los hicieron callarse.



Fueron a Gringots, pasaron a buscar un poco de dinero para comprar sus materiales. Harry no sabia que Ktrin tenia una cuenta propia que había heredado de su padrastro Von Blase L’bourbauge, y que era el doble de la fortuna de Harry. Se quedo con la boca abierta cuando vio a la chica sacando dinero de ella.

Cuando empezaron las compras se repartieron en grupo. Ginny necesitaba los libros para quinto año, así que fue con Hermione para que la ayudara, mientras que Harry con Ron fueron hacia las túnicas de Madam Malkin, ambos, tanto Ron como Harry necesitaban túnicas nuevas.

Las cartas las habían recibido hace una semana, y se pusieron a revisarlas, Ron miro extrañado una especificación en cuanto a túnicas , esta decía:

Los alumnos a partir de este año necesitaran una túnica de color de la casa correspondiente para las nuevas actividades deportivas que comienzan este año: azul, (Rewenclaw) ; rojo (Griffindor), verde (Slitherin) y amarillo (Hufflepuf).

Atuendo de hombre: pantalón de hilo grueso y polera manga larga y corta, con capa para lluvia.

Mujeres: pantalón de hilo fino y polera manga larga y corta, con capa para lluvia.

Se les indicara su uso en cuanto se entreguen los horarios a sus respectivas casas y las indicaciones del profesor.



- ¿Otra túnica? - Dijo Ron extrañado - . ¿No es muy común?



- Es el tipo de uniforme que utilizan los muggles para hacer deporte. - Dijo Harry recordando el buzo estropeado que el usaba de Dudley cuando iba al colegio antes de saber que era un mago - . Mclogan es el nuevo profesor de deportes. Debe haber copiado el atuendo de los mismos muggles. Supongo que la capa fue un extra para que se viera como mas de mago.



Ron y Harry entraron a la tienda, y esperaron a una mujer regordeta que atendía a un chico pequeño, que tal vez entraría al primer curso en Hogwarts.

Una vez que la mujer termino con el niño se acerco a ellos.



- ¿Si queridos? ¿En que los pudo ayudar? - Pregunto sonriente la mujer.



- Quisiéramos túnicas para Hogwarts... y la nueva de deportes - Dijo Harry. Para su sorpresa la mujer sonrió.

- Me parece muy bien que por fin el colegio de clases de deportes, sus alumnos se están quedando estancados en la tierra - Sonrió nuevamente pasándole a Harry y Ron muchos paquetes con varias tallas de túnicas - . Así se pondrán mas en forma. Mas aun si son jóvenes como ustedes, van a tener un muy buen físico si hacen mucho deporte, hace bien para la salud.



Ron y Harry se miraron de reojo, ambos estaban un poco sonrojados. Harry no se imaginaba para nada atlético, estaba seguro que no podría superar ni a Wood ni mucho menos a Mclogan. Ron se puso una mano en el estomago, Harry se rió ante la expresión de su amigo.



- Harry, tengo que bajar esto - Dijo con una mueca de burla. Harry estallo en una carcajada.



Luego de un rato los dos salieron de la tienda con una bolsa llena con dos túnicas cada uno, una de deportes y otra común.

A la salida se encontraron con Hermione y Ginny que venían con una gran cantidad de libros en brazos que gentilmente Ron y Harry se ofrecieron a llevar. Se detuvieron especialmente en una tienda a comprar el libro para defensa de artes oscuras, que no era la misma de siempre, dentro había un hombre de aspecto lúgubre que tenia un ojo parchado y pocos dientes. Los miro con soslayo, bajó de un taburete donde ordenaba libros y se apoyo en el aparador de mal modo.



- ¿qué quieren? - Bramo.



- He... buscamos el libro de defensa contra las maldiciones numero diez - Murmuro Hermione algo asustada.



- Ah... - Dijo el hombre esbozando una horrible sonrisa - . ¿Hogwarts?



Los cuatro asintieron en silencio.

El hombre fue a la parte de atrás de la tienda y al poco rato volvió con cuatro libros cubiertos de tapa negra y llenos de polvo. Se apresuraron del modo mas rápido posible a salir de la tienda en cuanto pagaron sus libros.



Ktrin había entrado a una tienda aparte donde vendían los libros para los profesores. Habían también algunos padres comprando tal vez, libros para estudios superiores. No hay que olvidar que hay tres universidades mágicas importantes, tal y como los colegios de magia, entre las mas populares están: Clerhood ; Herahyles y Reveland, la mejor tal y como Hogwarts entre los colegios.

Ktrin tenia un gran bolso con muchos libros sobre la adivinación, y algunos mas gruesos con complicados métodos de adivinación con solo leer el iris.

Se trepo en una escalera para poder alcanzar un grueso libro Como adivinar cuando alguien va a atacar; sueños premonitorios, una guía para su razonamiento Cuando este se le resbalo de las manos. En su intento por recogerlo, también resbalo de la escalera. Fue su sorpresa el que alguien al parecer estaba listo para recibirla ya que al abrir los ojos se encontró en los brazos de un chico, este también le miraba sonriente, ella parpadeo, esos ojos azules profundo eran inconfundibles.



- ¡Brian! - Grito, pero inmediatamente cayo al suelo.



- ¿estas bien? - Dijo este ayudándola a levantarse y aguantándose las ganas de reír.



- Muy gracioso... - Le respondió con desgana recogiendo también el libro - . ¿qué haces aquí?



- Compro mi material.



- Pero si tu vas a hacer deporte, ¿para que quieres libros?



- Tengo que pasar anatomía, sino, de que otro modo los alumnos van a saber que parte del cuerpo están ejercitando. - Dijo Mclogan cruzándose de brazos y dándose aire de intelectual.



- Ah... ya veo, vas bien preparado entonces - Sonrió Ktrin.



- ¡Claro! Ya vas a ver, seré mejor que Wood el año anterior.



Ktrin parpadeo ofendida, debería haberse dado cuenta de que las intenciones de Mclogan eran solamente para superar a Wood.

En cuanto pagaron los libros ambos salieron de la tienda juntos, solamente porque Mclogan había invitado a Ktrin a comer helados.

Harry los noto de la otra esquina caminando con el chico y sintió un golpe en sus costillas.



- ¿tu hermana tiene algo con Mclogan? - Dijo Ron impresionado, luego miro a Harry - . Oye, que raro suena eso. Me refiero a lo de decir tu hermana - Rió.



- No lo creo - Dijo Harry levantando los hombros - . No puede tener algo con el, porque Wood ya tiene una reserva para el próximo verano.



Hermione, Ron y Ginny se dieron vuelta mirando a Harry con los ojos abiertos. Inmediatamente se llevo la mano a la boca.



- No le comenten de eso a nadie - Murmuro Harry rogandoles - . Sino quien sabe donde iré a parar.



Sus amigos le sonrieron divertidos, nunca habían visto a Harry con esa cara de espanto frente a una chica, mas aun si se trataba de su propia hermana.

Mientras tanto, Ktrin y Mclogan doblaban una esquina, muy cerca de ellos. Ktrin que en ese momento miraba el suelo, había chocado con el pecho de alguien.



- Discúlpeme, lo siento, de verdad... disculpe... ¡Oliver! - Grito contenta al ver frente a ella a Oliver Wood.



Harry y sus amigos se quedaron de piedra en la otra esquina, ya veían llegar una tormenta, la cara de Mclogan no decía nada bueno.



- Ktrin, que sorpresa encontrarte por aquí - Dijo Wood abrazándola, cosa que produjo que se pusiera roja.



- ¡Que sorpresa encontrarte a ti por acá! - Dijo ella muy contenta - . ¿Qué haces aquí no estabas en América?



- Si, pero estoy de paso - Dijo mirando de reojo a Mclogan - . Mclogan... como estas... - Dijo Wood tendiéndole la mano con recelo, Mclogan se la tomo, pero ambos se las apretaron muy fuertes.



Al parecer tanto Ktrin como Harry y sus amigos parecían pensar lo mismo, estaba a punto de desatarse una tormenta, de las peores.



- He... ¿no quieren ir a comer helados? Digo... están my baratos esta temporada.



Ambos miraron a Ktrin con una sonrisa, sin embargo cuando se miraban entre ellos lanzaban chispas.



- Lo siento, no puedo - Dijo Wood, la mirada de Mclogan brillo de una manera muy especial - . Tengo prisa. Me quedare en Inglaterra hasta mañana y tengo cosas que hacer, pero, de todos modos nos veremos el próximo verano ¿no?



- Claro - Sonrió ella contenta.



A Mclogan se le fue el brillo de los ojos y quedo mirando a Wood con un odio intenso.



- Bien, nos vemos entonces - Dijo. He hizo algo que Ktrin no esperaba, la beso en la mejilla, pero muy cerca de la boca.



Wood se fue, dejando a Mclogan con un rencor insoportable y a Ktrin con la cara mas roja que un tomate. Apenas Wood desapareció, Brian se dirigió a Ktrin de un modo asesino.



- ¿Dónde vas con el perdón? - Le dijo muy enojado, pero Ktrin parecía en las nubes - . ¡Ktrin!



- ¿Ah... que?



- ¿dónde te vas con Wood? - Chillo, provocando que media calle se volteara a verlos.



- No te pongas así, me invito a pasar las próximas vacaciones de verano con el. No se que te molesta - Le dijo en un tono tranquilo pero ofendido.



- ¿qué tienes con él? - Pregunto de un modo amenazante pero aparentando tranquilidad.



- ¡Nada! - Dijo enojada - . Y si tuviera algo con el, no seria de tu incumbencia.



Mclogan lanzo una risa despectiva:



- Muy bonito, ahora resulta que sales con ex capitán de Griffindor y un patético para el deporte acrobático ¿no es así? Que malos gustos tienes.



- Si es así, entonces me temo que jamas podré fijarme en ti - Le respondió astutamente. A Mclogan le subieron los colores.



- ¿qué dijiste? - Jadeo.



- Eso. Que si tengo malos gustos, entonces no podré fijarme en ti - Le reprocho Ktrin - . Si te consideras guapo entre las chicas, y mis gustos son malos, dudo que me fije en alguien tan vanidoso como tu.



Ktrin se alejo enfadada. Ya había visto a Harry y sus amigos, por lo que fue donde ellos se encontraban. Mclogan la quedo mirando, pero luego se desvió hacia la otra calle. La gente ya había dejado de mirar.



- Eso fue... - Murmuro Harry.



- No me hables de el Harry - Dijo Ktrin caminando rápidamente por una calle que a Harry le resultaba familiar.



Harry sonrió divertido y la siguieron con sus amigos, pero repentinamente se le borro la sonrisa de la cara al ver que su hermana entraba a Ollivanders. Sabia que ella había perdido parte de sus especiales poderes el año anterior por intentar salvarlo, y se sentía culpable. Trato de evitar las miradas de sus amigos. No quería responderle preguntas a nadie.

A los pocos minutos Ktrin salió con una cajita larga bajo el brazo, y le sonrió a Harry que la miraba tristemente.



- No te preocupes - Le murmuro muy cerca para que solo el la escuchara - . Ya quería probar una de estas. - Sonrió guiñándole un ojo.



Harry le devolvió la sonrisa. Su hermana parecía muy tranquila con la varita en mano. Como nunca había usado una, tal vez, hasta incluso, podría sentirse una bruja normal.

Se preguntaba como se hubiera puesto el señor Ollivanders al ver a su hermana, cual habría sido su reacción al ver a otra Potter.



Dieron las cinco. Después de estar casi toda la tarde en el callejón, Ktrin invito a Ron, Hermione y Ginny a pasar el resto del día con ellos en la mansión.

En el camino Harry empezó a ojear sus nuevos libros que al principio siempre le parecían interesantes. Se fijo especialmente en el de defensa contra las artes oscuras. Se preguntaba quien impartiría clases este año. Recordaba la carta de Lupin cuando le dijo que se sorprendería bastante. También se impresiono mucho al recordar que no había visto a Malfoy en el callejón.

Al llegar a la mansión, sus amigos tuvieron el placer de quedarse a cenar. Ktrin cocinaba muy bien, siempre y cuando Sirius no se metiera a la cocina con la intención de ayudar. Harry ya había probado las delicias culinarias de su padrino.

Cuando ya terminaron Harry los invito a su habitación, que era verdaderamente mas grande y mucho mas confortable que la que tenia en la casa de sus tíos.

Ron abrió la boca impresionado, pero Hermione muy dulcemente se la cerro con un beso que dejo a Harry y a Ginny obligados a dar vuelta la cara para no verlos.

La primera y ultima vez que Harry los había visto así, fue en la estación King Kross cuando Ron por fin decidió decirle a Hermione lo que sentía por ella del modo mas indiscreto posible.

Estuvieron hasta tarde hablando de los años anteriores. Ron estallo de la risa cuando Harry les contó sobre lo que había sucedido con los Dursley cuando se enteraron de que su jefe, y la hija de su jefe eran brujos, y que mas aun, la chica excéntrica de la que Dudley se había enamorado, ara nada mas y nada menos que su sobrina. Aun no podía olvidar las caras de espanto y asombro cuando Ktrin se les acerco y los saludo amigablemente. Hermione en ese momento (en la habitación de Harry) Tuvo que tirarle una almohada a Ron en la cara para que se callara, hasta que al final termino en el piso.

Cuando ya se hubieron calmado los ánimos, Harry volvió a ojear el libro de defensa contra las artes oscuras, Ron lo miro pensativo:



- ¿Qué te pasa?



Harry parpadeo y miro a sus amigos.



- Me pregunto quien será el nuevo profesor este año. - Señalo el libro - . Lupin me contó en una carta que me sorprendería al ver al nuevo profesor.



- nuestro papá tampoco nos dijo nada - Comento Ron mirando a Ginny - . Pero nos dijo lo mismo que Lupin a ti.



- Si. Que nos sorprenderíamos - corroboró Ginny mirando al suelo pensativa.



- Esperemos que dure mas de un año - Comento Hermione que también ojeaba el libro - . Vaya, pasaremos cosas grandiosas.



Cuando ya todo se hubo acabado, y cada uno se fue para su casa. Harry se fue a acostar. Faltaba una semana para Hogwarts y por primera vez, volver ahí seria diferente, tal vez lo disfrutaría mas, sobre todo si para las vacaciones ya tenia un hogar bueno donde volver.




Regreso a Hogwarts


La semana paso rápidamente. Al cabo de unas horas tendría que levantarse para tomar el expreso de Hogwarts a las once de la mañana.

Pero no fue necesario que se despertara a desgana, los gritos que provenían del salón le fueron suficientes.



- ¡No puede ser!



Harry bajo rápidamente, esta vez tenia que evitar que se hermana enviara a Sirius a Marte. Pero se encontró con la sorpresa de que tanto Ktrin como Sirius estaban hablando alteradamente. Ktrin estaba sentada en el sofá mientras Sirius caminaba de un lado a otro con el profeta en sus manos.



- ¿Qué sucede? - Pregunto Harry que los miraba desde la puerta.



- ¡Harry! - Grito Sirius - . ¡Harry es horrible!



- Discúlpame - Respondió con sorna - . Sabia que no era tan atractivo pero no tienes porque gritármelo.



- No, no es eso - Se apresuro a decir Ktrin que se había levantado del sofá - . Es horrible lo que ha sucedido.



- Ah... - Respondió sonrojado - . Bueno... ¿qué sucedió?



- Voldemort - Dijo Sirius - . Esta mañana recibí una carta de Remus. Me necesitan. Los aurores están teniendo problemas.



- ¿qué ha pasado?



- Voldemort anda tras la huella de un tesoro que le daría la vida eterna. - Dijo Ktrin con una extraña mirada, al parecer, de miedo - . No se sabe que es, pero tiene el poder de cumplir dos deseos.



- ¿Y como saben eso? - Pregunto Harry intrigado - . ¿De donde proviene?



- Mira - Dijo Sirius entregándole el articulo del profeta. Harry lo tomo y leyó la primera hoja.





Nuestra Tierra legendaria bajo las tinieblas.



La horrible muerte de los dos últimos vasallos cuidadores de la legendaria Avalon a causado estragos en el mundo mágico.

Nuestro mundo esta siendo acechado por el peligro. La tierra del gran y superior mago Merlin, esta bajo la oscuridad de las tinieblas.

Lion Hoofler uno de los vasallos, murió según se comprobó por la maldición Avada Kadavra, al parecer mientras trataba de huir de la muerte. Sin embargo Kaplin Kerper el otro vasallo, fue encontrado por Muggles muerto a orillas del embarcadero. Se cree que trataba de huir y murió ahogado y por un ataque al corazón.

Pero no se halló huella del tesoro de Avalon, si quien-no-debe-ser-nombrado aun esta tras su huella, es la pista clara de que el no lo tiene.

El fénix de Kaplin Carkan tampoco se encontró, esperemos que el tan fiel servidor de los vasallos tenga a salvo el tesoro, ya que si cae en malas manos nuestro mundo estará perdido.

Les rogamos a todos los ciudadanos magos que cuiden de si mismos, ya que ahora, la rabia del señor tenebroso y el rencor estarán en contra de todos nuestros poderes.

El ministerio esta tratando de mantener contacto con los aurores encargados de la búsqueda que según parece, desde ahora tendrán mas problemas que antes.



Harry se quedo con la boca abierta. Sirius y Ktrin lo miraban con preocupación.



- ¿Un tesoro? - Murmuro - . ¿Y provenía de Avalon? ¿Y dicen que un fénix lo rescato?



- Así es. Yo tuve la oportunidad de conocer como era el fénix - Dijo Sirius mirando por la ventana y exhalando un hondo suspiro - . Es uno muy distinto a los actuales. Remus tiene uno, Falcore, bueno una y es muy parecido a Fewkes. Sin embargo, aunque la mayoría de fénix que existen son de color del fuego, este era negro. Lo vi cuando huía de Azkaban, esta muy cerca de la isla.



- ¿Negro? - Dijo Harry impresionado.



- Si. Negro - Corroboro Sirius - . Y tiene un canto muy especial, mas que mágico. ¿Pasa algo?



Ktrin estaba a su lado mirando pensativa el suelo, levanto levemente la mirada para ver a Sirius.



- Es que... sino me equivoco, el ultimo tesoro de Avalon era uno de los seres protectores. Es decir, antes habían muchos, pero el ultimo... tengo la impresión de que este es mas importante de lo que imaginan.



- ¿Por qué lo crees?



- No lo sé... tengo un extraño presentimiento. Como si algo dentro de mi dijera que ese tesoro no es un tesoro... Pero no me hagan caso, son solo tonterías - Se apresuro a decir Ktrin riendo. Harry y Sirius se miraron preocupados - . ¡Hay no! - Grito repentinamente, los dos saltaron asustados - . ¡Miren la hora! Sirius dijiste que te reunirías con Remus a las diez, Harry tu anda a cambiarte, nos vamos en media hora.



- Pero... pero... - Jadeo Harry mientras Ktrin lo empujaba a la escalera.



- Nada de peros, estamos atrasados. ¡Sirius vas a salir o no! Remus te esta esperando en la estación.



Harry se tambaleo mientras era empujado por Ktrin, y miro a Sirius que se ponía una capa.



- ¿Por qué no nos podemos encontrar en la estación con Lupin?



- No va a la estación King Kross Harry - Dijo Ktrin empujándolo - . Va a viajar por polvos flu a la estación de Karvy Road en las afueras de Londres.



- Ah... ¡hey cuidado!



Ktrin empezó a subir empujando a Harry mientras Sirius desaparecía por la chimenea.



- Apresúrate Harry, yo tampoco debo llegar tarde - Dijo Ktrin entrando en su dormitorio mientras Harry entraba al de al lado.



A los pocos segundos ambos salieron de sus habitaciones con sus túnicas puestas. Harry llevaba la negra común con la capa. Sin embargo, Ktrin estaba vestida... normal...

Harry se impresiono, llevaba una túnica escarlata y una capa negra con una capucha.



- ¿Qué? - Le reprocho mirándolo - . Esta lloviendo. Tu también deberías ponerte la capucha de la capa.



Harry no quería debatir contra su hermana así que hizo lo que ella le pedía, pero repentinamente le vino una pregunta a la cabeza.



- ¿Cómo nos vamos a ir a la estación?



- mande a llamar a un transporte del ministerio, ellos nos llevaran.

Ambos salieron de la mansión bajo una torrentosa tormenta. Afuera un carruaje con dos caballos esperaba. Harry se paro en seco.



- ¿Qué pasa?



- Ktrin, eso es un carruaje. Los muggles no acostumbran a ver carruajes en las calles principales.



- No seas crédulo Harry - Rió Ktrin - . En esta época Londres esta lleno de carruajes.



- ¿De verdad? - Harry se sonrojo. Con los Dursley tenia tan pocas oportunidades de visitar la ciudad que nunca se había percatado de aquello.



Ambos dejaron sus cosas dentro del carruaje, y se subieron. Un hombre con una larga capa, sombrero de copa, y bigote los condujo hasta la estación.

Al llegar, Harry tomo un carrito y dejo ahí sus cosas junto con las de Ktrin. Manejo el carro hasta el anden, lo cruzaron rápidamente antes de que algún Muggle los sorprendiera.

Al cruzar el anden, se encontraron con la maravillosa maquina vapor color negro y escarlata que llegaba hasta el fondo de una gran estación. Harry noto por entre la multitud a un grupo de cabezas rojas, se despidió de Ktrin que fue hacia un vagón adelante, y el fue a ver a sus amigos.

Ahí estaban los nueve Wesley, Harry parpadeo, había otra cabeza, una chica, también era pelirroja.



- ¡Ah Harry! - Era Ron.



Harry se acerco a hablar con el pelirrojo, mientras los gemelos Wesley despedían con una broma a Ginny. Ya que ahora ellos habían dejado el colegio. Harry parpadeo nuevamente, Hermione también estaba ahí, con Ginny y la otra chica pelirroja que estaba vestida con una túnica gris.



- ven, te quiero presentar a alguien.



Harry casi tropieza con una jaula que tenia un cárabo dentro, mientras Ron lo tiraba del brazo.

Cuando llego a donde estaban los Wesley y Hermione, a quien saludo, la señora Wesley se le acerco contenta.



- Hola Harry cielo ¿cómo estas?



- Muy bien, gracias - Sonrió Harry, quien miro a la otra pelirroja.



- Harry ella es Amelia - Le dijo Ron sonriente - . Es mi prima.



Harry la saludo tímidamente. Era muy bonita, se parecía bastante a Ginny con la diferencia que esta tenia el cabello crespo.



- ¿Por qué esta aquí? - Pregunto sin hacer caso de la mirada alegre de Ginny.



- Viene por unas semanas, esta acompañando a mi tío con asuntos de la desaparición del tesoro de Avalon ¿supiste no?



- Si, lo leí esta mañana.



- Vaya... quien lo diría, ¿Avalon bajo las tinieblas? Daba miedo tan solo leerlo.



- Siempre creí que Avalon era parte de una leyenda.



- No claro que no. Es real, esta cerca de Azkaban creo.



Se escucho un silbato. Harry y Ron se miraron, luego miraron a Hermione y Ginny quien estaba algo enojada.



- Hola - La saludo Harry amigablemente, como si acabara de darse cuenta que estaba ahí. Ginny lo miro de reojo y le devolvió un terco hola



- ¿qué le pasa? - Le pregunto a Ron, Hermione escucho.



- Harry... procura ponerle mas atención a las cosas que te rodean que a las cosas que no tienen tanta importancia.



- ¿qué... que quieres decir?



- ¡No me pidas que te lo explica! - Grito Hermione empujando su baúl dentro del vagón - . Debes darte cuenta solo.



Harry y Ron se encogieron de hombros, y luego trataron de ayudar a Ginny con su baúl. Pero esta solamente dejo que Ron la ayudara.



Otro silbato. Las puertas principales se cerraron, y el tren se puso en movimiento. Los cuatro asomaron la cabeza por la ventana y se despidieron del resto de los Wesley. Harry noto que Amelia miraba hacia un vagón que estaba un poco mas lejos de ellos con las mejillas rojas.



- Vaya - Dijo Ron desplomándose sobre uno de los asientos - . Esta lluvia al parecer va a durar toda la semana. Pobre los de primero.



- Tienes razón... ¿Con esta tormenta y cruzar el lago? - Dijo Harry - . ¿recuerdas cuando el hermano de Colin cayo al lago?



- Hey, esos dos creen que todo lo que les suceda es fantástico. - Ron estallo en una carcajada al tiempo que le pedía a Harry falsamente un autógrafo y hacia como que le sacaba fotos.



- ¡Basta Ron! Eso molesta - Salto de repente Ginny al ver la expresión de poco divertido en la cara de Harry. Al parecer ya se le había ido el enojo.



- ¿Qué ahora eres su defensora Ginny? - Le dijo Ron levantando una ceja - . Perdón, quiero decir, ¿qué ya te titulaste como su abogada?



Hermione y Harry no sabían si reír, gritar o separarlos: Ginny estaba sobre Ron en el suelo y con sus manos en el cuello de su hermano.



- Lo siento - Dijo tímidamente la chica cuando Harry la separo de Ron.



- No me molesta en absoluto que me defiendas - Dijo Harry con una risita - . Pero trata de no hacerlo cuando Ron este cerca ¿si?



No sabia porque pero al decir esto las mejillas se le habían puesto rojas. Hermione estallo en una carcajada.



- ¿Se puede saber que té pasa? - Jadeo Ron tocándose el cuello.



- Nada, pienso solamente - Rió Hermione - . Es una lastima que en el mundo mágico no admitan cámaras de vídeo.



- ¿qué es una cámara? - Preguntaron Ron y Ginny al mismo tiempo.



- nada, nada - Dijo Hermione poniéndose una mano en su boca para contener la risa.



Ron levanto la mirada y miro a Harry, luego asomo su cabeza por el rabillo de la puerta del vagón, que no estaba completamente cerrada.



- ¿Y Ktrin?



- No lo sé. Esta en otro vagón creo... - Dijo Harry levantando los hombros.



Los cuatro se quedaron en silencio un rato, sin saber porque, hasta que, al mirar en las explanadas campestres que se extendían a lo lejos, se encontraron con un gran cartel que decía: Visiten las cascadas del león.

Harry sintió una punzada en el corazón y bajo la cabeza con pesadumbre. Sus amigos, que también habían leído el cartel y lo miraron, un silencio incomodo se apodero de ellos.



- Harry... - Murmuro Hermione mirándolo de reojo - . Tu...



- No sabia nada de mi vida hasta hace unos meses. - Murmuro Harry con pesadumbre, pero parecía que quería hablar de aquello - . En tan solo una noche descubrí muchas cosas de mi que nadie imaginaba mas que Ktrin y Dumbledore.



- Harry - Repitió Ron - . Nosotros...



- Ahora se porque Voldemort quería matarme, y se porque si me uno a el será mas poderoso... Es que soy el heredero de Griffindor. - Harry garraspeo se le cerraba la garganta al hablar de eso - . Pero... lo que mas me sorprende, es... ¿Mi madre era la heredera? Pero ella no tenia sangre mágica, era hija de muggles... aunque...



Eso era lo que se creía...



Las palabras de Ktrin mientras peleaba con Voldemort sonó en su mente como si se lo estuvieran diciendo en ese momento. Y, sin quererlo una lagrima corrió por su mejilla.



- ¿Mi madre no era Muggle? - Murmuro muy bajito - . Entonces... no entiendo... ¿Cuál es el gran secreto en todo esto? ¿Por qué si ella era la heredera Voldemort no quiso matarla? Sin embargo mato a mi padre y a mi quería matarme también.



Ninguno de sus amigos le hablo por ese momento. Ron y Hermione también habían puesto al tanto a Harry de todo lo que ocurría con Dumbledore y el hechizo de la espada. Razón por la que Harry temía por Ktrin.



- Siento que... siento que... que hay muchas cosas que aun no se saben... relacionadas conmigo... se que hay algo muy importante, pero nadie quiere decírmelo...



- Harry - Dijo Hermione mientras estaba tomada de la mano de Ron - . Es mejor que olvides lo que esta pasando ahora... llegaremos a Hogwarts dentro de poco, piensa en lo emocionante que será este año... bueno... si quieres...



- ¡Hermione! - Grito Ron agudamente - . ¿Eres prefecta y nos incitas a las diabluras? ¡Esto merece celebrarse!



- Muy gracioso - Le reprocho la chica con ironía.



Pero al menos Harry había vuelto a reír. El único problema que ahora le agobiaba, era el que dirían sus compañeros que ahora sabían toda la verdad de su herencia. Pero... no era lo único, había algo mas que no quería compartir con sus amigos, y era... algo que una noche escucho decirle Sirius a alguien que no era Ktrin, pero tenia voz de mujer.



- Todos sabíamos que Lily era la heredera - Murmuro Sirius.



- Si... yo también... pero para Harry seria muy duro si se enterara de la verdad de su madre... de TODA la verdad.



- Si... pero ya va a cumplir los dieciséis, no es un niño, tendrá que saberla algún día.



- ¿Y James? Sobre la herencia de James...



- Eso es algo que Voldemort sabia... nadie lo sabia ni siquiera el mismo... No se como Voldemort averiguo que el heredero era el, pero... ¿te imaginas? Con razón Ktrin que fue la primera hija nació con ese poder...



- Te equivocas Sirius. Un poder propio nace solamente cuando se avecindan tiempos oscuros. Ktrin en otras palabras esta destinada a combatir con Voldemort.



- Pobres chicos - Dijo Sirius con pesadumbre - . Han pasado por tanto...



- Lo único que se, es que... la herencia de James de seguro esta perdida... no creo que haya sobrevivido al menos un mínimo de ella.



- Yo no lo creo así - Dijo entre ruido de sillas que se movían mientras se levantaba - . Estoy seguro de que la herencia de James llegara de un momento a otro... no lo dudes...



Se escucho un ¡plin! Y la persona, que estaba con Sirius desapareció


- Harry... ¡Harry!



Harry parpadeo, estaba sentado en el asiento de la cabina y el tren se había detenido.



- ¿estas perdido no? - Sonrió Ron - . Ven, tenemos que bajarnos, Hermione y Ginny ya están en el carruaje.



- Si, claro...claro...



Harry se bajo con Ron, ambos bajo la lluvia intentaron llegar al carruaje donde estaban las chicas. Pero a Harry esa conversación aun le perforaba los oídos, y sus dudas su cabeza. ¿Su padre era heredero de algo? Pero al parecer era muy importante, porque, según Sirius, solamente Voldemort lo sabia, ni siquiera el.



El tiempo o paso muy rápido, o sus pensamientos no lo dejaron darse cuenta. Pero a los pocos minutos ya estaban en el vestíbulo del colegio. Harry parecía desconcertado, no sabia ni lo que hacia.

Entraron hacia el gran comedor y se sentaron. Ron, Hermione y Ginny lo miraron con preocupación. Esa conversación que habían tenido en el expreso, según ellos, era lo que lo tenia así.

Cuando Harry logro distraerse, y por fin logro olvidarse de todo lo que le había ocurrido en el vagón, pudo notar que Malfoy si había vuelto a Hogwarts. Y eso era una lastima, como no lo había visto ni en el expreso, ni en el callejón, era como una esperanza de que se había cambiado de colegio. Pero luego se dio cuenta de que no era así.

Repentinamente el comedor quedo en silencio, Albus Dumbledore estaba de pie en la mesa de profesores.



- Bien venidos a todos - Dijo - . Me alegra verlos nuevamente, y ver también rostros nuevos - Les dijo a los de primero - . Bien, antes de la selección de los nuevos alumnos, hay algo que me gustaría decir.

El año anterior fui testigo de un gran secreto mientras todos dormían protegiéndose de los mortifagos. Se que muchos conocen ese secreto - Dijo mirando a Harry, a este se le retorcieron las tripas - . Sin embargo, para aquellos que lo saben, les ruego no lo divulguen, ni mucho menos se lo comenten a el - Ron, Hermione y Ginny miraron a Harry que tenia la cara levemente roja - . Otra cosa, es como siempre, esta prohibida la entrada al bosque prohibido y la sección restringida de la biblioteca este año, inclusive prefectos.



- ¡oh no! - Gimió Hermione.



- Y por ultimo - Continuo Dumbledore - . Me enorgullece presentarles a los nuevos profesores para este año - Todo el colegio quedo en silencio - . Primero que nada, a la señorita Ktrin Potter en el cargo de adivinación. - Ktrin se levanto y saludo a todos con una sonrisa - . La profesora Sibil Trelawney tuvo un pequeño percance el año anterior, así que será reemplazada por la joven que el curso pasado vino a enseñar al colegio una magia especialmente particular. - Todos estallaron en aplausos, inclusive Harry que se había olvidado de lo demás, quería saber quien seria el nuevo profesor contra las artes oscuras - . Seguimos con el reemplazante de Oliver Wood. Su nuevo profesor de deportes Brian Mclogan, también invitado el curso anterior - Mclogan se levanto de su asiento asiendo una reverencia luego se volvió a sentar, pero no evito sacar gritos por parte de las chicas. Se escucho a Ktrin reír con sarcasmo - Y por ultimo... presentar a alguien quien todos querrían conocer o mas bien querrían volver a ver... - Se produjo un silencio, se abrió la puerta que estaba tras la mesa y entro... todos los hombres gritaron, Ron se quedo con la boca abierta, Hermione bufo molesta - ... Su nueva profesora de defensa contra las artes oscuras, la señorita Fleur Delacour.



Lo que vino después cualquiera que lo haya escuchado hubiera creído que se avecindaba un terremoto. Fue tal el bullicio que Dumbledore tuvo que hacerlos callar con un hechizo silenciador.

Harry estaba sorprendido, se notaba claramente que Hermione y Ginny estaban enojadas. Inclusive Malfoy estaba paralizado ante la entrada de Fleur. La chica estaba con una túnica plateada y su larga melena rubia caía como cascada en su espalda produciendo que brillara mas de lo que debía. Se sentó a un lado de Mclogan, este la quedo mirando y no tardo en ponerse a conversar con ella. Ktrin desde el otro lado de la mesa, al igual que las chicas, desvió la mirada molesta, aunque... no sabia porque...

Se enojo con ella misma.

La selección de los alumnos de primero empezaron diez minutos mas tarde, lo que basto para que se calmaran las emociones y los gritos con respecto a los nuevos profesores.

Terminaron veinte en Griffindor, dieciséis en Rawenclaw, veintiuno en Slitherin y dieciocho en Hufflepuf.

El banquete dio comenzó y tanto Harry como sus amigos se largaron a devorar todo lo que había a su paso. Cuando terminaron incluyendo el postre, todos se dirigieron a la sala común guiados por Hermione que era prefecta de la casa con un chico de séptimo al que Harry había visto pocas veces. Pero cuando pasaron cerca de la mesa de profesores, Harry al menos con la intención de darle las buenas noches a Ktrin, Fleur salió de la nada con su maravillosa y brillante sonrisa que dejo embelesados a cuanto chico pasaba cerca de ella.



- ¡Hola Hagui! - Dijo la chica acercándose a Harry y dándole un sonoro beso en la mejilla. Harry se puso rojo hasta decir basta.



- Ho...hola, Fleur.. - Dijo con la boca seca. Ginny miraba a la francesa desde el otro lado con la mirada asesina.



- Tanto tiempo ¿vegdad? - sonrió Fleur al tiempo que miraba a Ron que estaba que estaba tras

Harry - . ¡Gon!



Fleur hizo lo mismo con Ron , cosa que produjo en Hermione un exceso de rabia en cantidad. Ambas Ginny y Hermione se fueron a paso rápido dejándolos a ellos atrás. Por suerte Ktrin lo noto, pero...



- Fleur, me haces el favor - Dijo Mclogan - . ¿Me acompañarías a vigilar los corredores del cuarto piso?



- Encantada Bgian - Sonrió esta tomándolo por el brazo - . Nos vemos luego Hagui.



- Si claro, claro - Musito sonrojado.



- Igual tu Gon - Le dijo dirigiéndose a Ron y cerrándole un ojo.



- Cuando quieras - Dijo Ron con la boca abierta.



Repentinamente este sintió una punzada en sus costillas, se dio vuelta para mirar a Harry al tiempo que Fleur se alejaba con Mclogan por la puerta principal..



- ¿Qué haces? - Le pregunto sobándose.



- Eso te pregunto a ti. Ron tienes novia y por poco te derrites cuando Fleur te saludo. Y sabes como se pone Hermione.



- A propósito, ¿dónde están? ¿Dónde están TODOS?



- Se fueron - Dijo Ktrin con la voz malhumorada.



- ¿Té pasa algo? - Le pregunto Harry.



- No nada. - Respondió la chica con rabia - . Y es verdad, Ron tienes novia, no tienes porque andarte fijando en otra chica, y tu Harry me sorprendes, es mucho mayor que tu.



- ¿Qué te molesta? - Dijo Harry con sorprendido - . Es buena persona, además no tengo ningún compromiso que sepa - Dijo sonrojándose.



- Deberías fijarte mas en las cosas que importan que en las que no tienen importancia Harry - Le dijo Ktrin yéndose aparentemente enojada del gran comedor.



- Hermione me dijo lo mismo ¿qué quieren decir? - Pregunto hastiado Harry a Ron.



- No lo se, pero ella tiene razón, me criticas a mi, ¿y que me dices de ti? - Le dijo mientras se encaminaban hacia la sala común.



- ¡oh cállate! - Le dijo Harry en tono burlón y sin dejar de sonrojarse.



- ¿Por qué habrá estado tan enojada? - le pregunto Ron a Harry en cuanto llegaron al cuadro de la señora gorda.



- No lo se - Dijo Harry con un extraño tono de voz. Ron lo miro de reojo y luego miro el cuadro contraseña.



- Harry... ¿Cuál es la contraseña? - Pregunto Ron temeroso.



- No... no la se... se supone que Hermione tendría que habérnosla dicho.



- Harry - Le dijo Ron con una voz aguda - . Harry, Hermione se enojo conmigo... esta dentro... y nosotros...



- Aquí... afuera - Termino Harry.



- ¡HERMIONE! - Grito Ron.



- ¿pero que pasa aquí? - Era la voz de la profesora Mcgonagall - . Potter, Wesley, debí imaginármelo, ¿qué hacen aquí afuera? deberían estar durmiendo.



- Profesora, no tenemos la contraseña - Dijo Ron con los puños apretados.



La profesora levanto una ceja, se sorprendieron cuando ella les sonrió.



- Bien es: Travalantula Y por favor para el próximo cambio de contraseña señor Wesley, trate de no pelearse con la señorita Granger.



La profesora volteo por el lado que venia con una sonrisa divertida mientras que a Ron se le subían los colores. Harry lo tomo por el hombro.



- Trata de no pelearte mucho con tu Hermi sino terminaras quien sabe donde.



- ¡Harry!



- Travalantula - Dijo Harry rápidamente y entraron a la sala común. Hermione al verlos entrar se fue a paso rápido junto con Ginny al cuarto de las chicas. Ron no se molesto por disculparse, después de todo era ella la celosa. Pero a Harry si le molesto que Ginny se enojara con el, después de todo, ella y el no tenían nada... nada... Harry sintió algo muy extraño, y sin saber porque la melancolía que lo había atrapado con sus dudas cuando comenzó su viaje a Hogwarts lo había invadido nuevamente.

Seguido por Ron entraron a sus cuartos. Seamus, Dean y Neville ya estaban durmiendo. Harry le dio las buenas noches a Ron, y ambos se acostaron. Pero a Harry le costo mucho conciliar el sueño, no sin acordarse de todas las cosas que estaban empezando a suceder alrededor, mas aun si a eso se le agregaba... el corazón...


Los nuevos profesores




Al día siguiente todo era mucho barullo en la sala común de Griffindor. Alumnos de primero se desperezaban para comenzar su primer día de clases, mientras que Harry y Ron bajaban casi despiertos para dirigirse al gran comedor a desayunar.

Cuando bajaron y atravesaron la puerta que daba al gran comedor, se escucho un gritito agudo que provenía de Ron, Harry noto que justamente frente ellos venia Hermione seguida por Ginny. Ron le sonrió a Hermione de la mejor manera que pudo pero esta solo volteo a mirarlo indiferente y sin saludar a ninguno de los dos les entrego su horario. Harry igual estaba algo molesto por lo de la noche anterior, era cierto que el con Ginny no tenia nada y le molestaba bastante que ella se enojara con el siendo que no tenían nada que ver el uno con el otro. Sin embargo esa mañana fue un poco mas amigable que la noche anterior y los saludo a ambos de manera amistosa aunque al parecer le costo un poco hacer el esfuerzo, ya que, Fleur los miraba desde el otro lado de la mesa de los profesores con una sonrisa. Ron no quiso darle en el gusto a Hermione para que se disculpara así que sin vergüenza saludo a Fleur. Hermione paso a la rápida a un lado de el y lo paso a llevar con su brazo, Ginny fulmino a su hermano con una mirada asesina, al tiempo que le sonría a Harry para darle a entender que no estaba enojada con el. Aun así Harry se sentía extrañamente indecidido.

Ron miro como Hermione se alejaba con su hermana. Ambos, Harry y el se quedaron mirando desconcertados.



- He... vamos a desayunar... me muero de hambre.



Harry asintió en silencio, pero seguía sintiéndose extraño.

Cuando llegaron a la mesa miraron por primera vez sus horarios, Ron lanzo un gemido agudo y Harry lo miro extrañado sonriéndole.



- ¡Mira! Tenemos Herbologia las dos primeras horas, y luego defensa contra las artes oscuras, y... ¡vaya! Nos toca con Ktrin después de almuerzo, tendremos que dejar la clase de la profesora Vector, yo quiero ver como mi hermana hace las clases - Harry sonrió, pero la mirada de Ron decía otra cosa - . ¿Qué pasa?



- Harry... mira... - Dijo Ron apuntando con su dedo el día martes por la noche y el jueves en la tarde.



- ¿Qué? - Grito Harry - . ¡Pociones! De nuevo, pero... el curso anterior era opcional.



- Si... no sé que habrá pasado, y mira, con Slitherin... esto es una pesadilla...



- Al menos ve el lado bueno... - Suspiro Harry resignado - . Hoy tendremos clases bastante entretenidas...



- Si, con Hermione sin hablarme... - Dijo Ron con la voz apagada.



- No tendrías que haberla molestado con Fleur, ahora ella es nuestra profesora...



- Si, pero... - Ron sonrió por lo bajo - . No me puedes negar que se ve muy linda cuando se enoja...



Harry le sonrió a Ron y movió la cabeza de un lado a otro como diciendo es un caso perdido.

Sonó la campana que señalaba el inicio de clases, Harry y Ron tomaron sus cosas y se dirigieron cada uno con una tostada en la boca corriendo hacia los invernaderos.



Fue una larga carrera, solo por la simple razón de un desagradable encuentro con Malfoy y... Pansy Parkinson.



- Vaya, Wesley y Potter... ¿Qué se te perdió la novia Wesley? - Le dijo Malfoy con un leve resentimiento en la voz que para su suerte Pansy capto.



- Y si se le perdió Draco, no es de tu incumbencia - Le dijo la chica tomándolo fuertemente por el brazo. A Harry le brillaron los ojos.



- Cuídate Malfoy - Le dijo con malicia - . No vaya a ser que tu novia se entere de tu pequeño secreto.



Ron y Harry se fueron corriendo y riéndose a lo lindo dejando a Malfoy atrás con una Pansy completamente incrédula que lo miro como si acabara de decirle un insulto.

Para cuando llegaron al invernadero siete, (donde suponían era, ya que habían muchos alumnos de Griffindor y Hufflepuf de sexto año) ya era casi la hora. Ron logro captar a Hermione con la mirada que estaba delante de una larga fila. Esta lo miro y le corrió la cara ariscamente. Harry para calmar un poco los ánimos que embargaban a Ron le dio a entender que siempre que se peleaban al rato se reconciliaban así que solo tenían que esperar.



- Lo único que tal vez arruine el plan... - Dijo - . Es que... ahora ella es mi novia...



La clase fue muy interesante menos para Ron, y Harry sospechaba que también para Hermione que se la pasaba suspirando cada vez que miraba a su novio y que volvía la cara roja de vergüenza al notar que Harry lo había notado.



- Tienen que perdonarse - Suspiro para si mismo resignado.



La profesora Sprout les enseño una clase que encanto sobretodo a las chicas y que, para algunos de los chicos, fue un espanto. Habían unas rosas, o al menos eso parecían cuando se dieron cuenta de que se trataban de una clase de pequeña planta carnívora con una muy picaresca cualidad y también dolorosa.



- Estas son Clirantes - Explico la profesora - . Se utilizan sobretodo para levantar a una persona de las enfermedades voluntarias, es decir que solamente se sanan si tienen las ganas suficientes como para seguir viviendo.

La única manera de utilizarlos es haciendo que la flor beba la sangre suficiente a la vez que le inyecta un poderoso veneno amoroso. Esto, antiguamente era como un juego entre las mujeres que querían conseguir el amor del hombre que deseaban. Pero ahora es una medicina bastante peculiar y muy importante en el mundo mágico medico, ya que, el veneno amoroso le da al paciente la energía suficiente como para amarse a si mismo y amar su vida para salvarse de la enfermedad minutos antes de la muerte. Supongo que pasaran algunos brebajes con esta planta en clases de Pociones.



Para cuando termino la clase, a Harry se le helo la espina dorsal al escuchar lo que cuchicheaban las chicas de lo que, según ellas harían con esa planta y a quien enamorarían. Se asusto sobretodo cuando una chica muy bonita de Hufflepuf lo indico a el con la mirada y que fue seguida de muchas risitas encantadoras de sus acompañantes. Harry trago saliva muy fuerte, tanto que le llego a doler el nudo que se le había hecho en la garganta.

Reviso su horario, las dos primeras horas de la mañana ya habían pasado muy rápido y ahora les tocaban dos fantásticas horas con Fleur. Harry suspiro, esperaba que Ron y Hermione no se fueran a pelear por los celos de la chica. Entonces miro hacia ambos lados, esperaba encontrarse con Ron, pero no estaba, y tampoco estaba Hermione. Ser rió por lo bajo y siguió su camino hacia el castillo por la explanada, fue entonces cuando sintió algo muy pesado en uno de sus hombros.



- ¡Hagrid! - Grito Harry contento.



- Hola Harry - sonrió Hagrid - . Esperaba que me vinieras a visitar hoy.



- Tratare. Después de la clase con Key tengo una hora libre.



- Genial, entonces te podré mostrar algo - Le dijo Hagrid en un susurro para que nadie mas lo oyera - . Y también trae a Ron y Hermione contigo, claro... si no están muy ocupados.



Harry le sonrió a Hagrid, dudaba que si sus amigos se hubieran reconciliado lo podrían ir a ver, pero sabia que si era algo importante Hermione obligaría a Ron a que fuera.

Harry miro su reloj, se estaba atrasando, se despidió rápidamente de Hagrid y se fue a saltos gigantes brincando los escalones para llegar mas rápido al aula de Fleur. Pero se detuvo en seco cuando un grito lo hizo helarse. Venia de una de las aulas vacías mas próximas, Harry se asusto, se apoyo en la puerta y puso su oreja para escuchar. Habían risas... ¿risas? Harry se incorporo, tomo el pomo de la puerta, y la abrió...

Su mochila cayo al suelo, y se quedo con la boca abierta, ahí estaban Ron y Hermione. Ron abrazaba a Hermione de la cintura mientras esta colgaba sujetándose del cuello de Ron.

¡PUM!

Hermione estaba en el suelo, y Ron parecía un tomate mas que rojo. Harry balbuceó algo que no logro entender ni siquiera el mismo, estaba avergonzado...



- Lo... yo... disculpen - Dijo. Y cerro la puerta rápidamente recogiendo su mochila estando seguro que tenia la cara mas roja que la de Ron.



Se fue corriendo rápidamente pasando la puerta que daba a las clases de defensa contra las artes oscuras. Parpadeo miro hacia atrás y entro. Se sentó al final, aun estaba avergonzado por lo que había visto y tenia poco menos que el corazón en la mano. Seamus y Dean se sentaron cerca de Harry. Como ya todos habían previsto ni Ron ni Hermione se presentaron los diez primeros minutos. Fleur ya había empezado las clases y de modo muy amistoso.



- Hola - Saludo blandiendo su pelo - . Estoy muy contenta de volveglos a ver. Espego que las clases sean de su agado, ya que debido a los pegcanses de los años anteguiogues segan mucho mas pesadas y tgabajaguemos al cien pog ciento ¿esta clago?



Toda la clase asintió con la cabeza, otros, sin embargo estaban muy ocupados mirando a Fleur como para moverla. Parvati, que andaba con Seamus estuvo a punto de quebrarle la nariz, mientras que Lavender tenia sus propios problemas con Dean, aunque este hacia lo posible por mirar mas a su novia que a su atractiva profesora.



- ¡Hagui! - Grito contenta Fleur - . ¿Me haguias el favog de seg mi modelo paga la clase de hoy?



Harry sintió todas las miradas habidas y por haber que estaban en el aula. Sonrojado fue hacia Fleur que lo sentó en un taburete.



- Bien, hoy como pgimega clase haguemos un sencillo conjugo paga multiplicagse. Si, tal vez esto lo deveguian veg en la clase de encantamientos, sin embaggo nosotgos veguemos lo básico.



Harry estuvo un buen rato contemplando los siete Harrys que salían de el al momento de multiplicarse. Al parecer a Fleur no le dejaba de hacer gracia, inclusive hizo tal comentario que paso de ser de un buen momento a un... mal momento...



- Me aggada esto - Dijo Fleur sacudiendo su melena plateada - . Tag vez cuando logues haceglo pog ti mismo pogdgas pgestagme una duplica, lo único lamentable es que nada es tan bueno como lo oguiginal y que duga poco tiempo...



Había veces en que ansiaba que Ron y Hermione estuvieran junto a el. La vergüenza era muy grande como para ocultarla, inclusive sentía las miradas asesinas de algunos chicos de la clase.

Fleur los despidió a todos, especialmente a Harry con un coqueto guiño, cosa que no ayudo a la situación.



Para cuando salió del aula, azorado y tan rojo como podía estar, recién se vino a preguntar porque los tortolitos de sus amigos no habían aparecido en clase, claro que tampoco era necesario preguntarse, tal vez Hermione no aparecería para ninguna de aquellas clases, podría arreglárselas siendo prefecto, inclusive si quería mantener vigilado a Ron cuando se tratara de su atrevida profesora.

Fueron dos horas bastante agotadoras por no decir vergonzosas, no tardo en que fuera medio día para que todos fueran a almorzar.

Ahí, recién Harry se encontró con sus amigos, con la pequeña diferencia de que fue un poco difícil iniciar la conversación. Ron y Hermione se sonrojaban apenas Harry les dirigía la palabra, y a el también le costaba un poco. En cuanto le contó a Ginny lo que había pasado, esta no tardo en tirar una carcajada, cosa que a Harry no le hizo mucha gracia.



- Hagrid nos invito esta tarde - Les dijo a sus amigos una vez que se hubieron calmado.



- ¿Para que? - Pregunto Ron mientras miraba el horario a la vez que le daba una mordida a un muslo de pollo.



- ¡Ron! - Le dijo Hermione - . ¿Qué ya no te interesa ir a visitar a Hagrid?



- Si, si me interesa, lo decía porque generalmente nos invita cuando tiene algo importante que decirnos...



- No siempre - Le dijo Hermione - . Aunque... ahora que lo dices... Harry, te dijo para que quería que fuéramos.



Harry miro hacia los dos lados de la larga mesa de Griffindor y luego hacia atrás donde se encontraba Malfoy a quien miro con asco.



- Si, me dijo que tenia algo importante que mostrarnos.



Los cuatro se quedaron mirando, no había que olvidar que ahora Ginny formaba parte del grupo, cosa que por un lado era bastante alivio para Hermione que no tenia que lidiar sola con dos hombres, aparte de que ahora tenia una amiga mas cercana. Se escucho una tos, Harry volteo a ver a Ron que se había atorado con jugo.



- ¿Estas bien? - Le pregunto a la vez que le golpeaba la espalda.



- Harry nos toca adivinación - Dijo tragando normalmente y jadeando.



- Es verdad - Sonrió Harry - . Hermione, ¿vendrás con nosotros o te inscribirás en aritmancia nuevamente?



- Creo que por este año, no. - Dijo ella sonriente mientras terminaba su almuerzo - . Creo que Ktrin será una excelente profesora y enseñara la verdadera forma de la adivinación.



- Es una pena que no tenga clases con ustedes - Dijo Ginny - . A mi me toca mañana adivinación, ahora tengo pociones.



- Suerte Ginny - Le dijo Ron en un tono de pésame.



- Y que lo digas, este año Snape estará insoportable - Dijo la pelirroja tomando su mochila - . Bueno, nos vemos después, hasta pronto.



- ¡Nos vemos! - Dijeron los tres.



Ron y Hermione se quedaron mirando a la vez que ordenaban sus cosas para subir a adivinación. Cerca de las una, la campana sonaría por todo el castillo anunciando el inicio de la segunda jornada de clases. Pero Harry, que ya tenia todas sus cosas guardadas, se quedo con el tenedor en su mano con un pedazo de carne mientras veía a la pelirroja alejarse, era increíble como el poco tiempo hacia cambiar a una persona.

El año anterior Ginny tenia el pelo un poco mas debajo de los hombros con dos trenzas doradas y sus ojos pintados, lo mismo pasaba con casi todas las chicas del colegio, mas bien sus compañeras cercanas. Pero Ginny, aunque ya no parecía una chica que aparentara representar mas de su edad, ahora estaba muy diferente al curso anterior: Tenia su pelo muy largo hasta la cintura, liso y brillante. Sus ojos esmeraldas brillaban sin necesidad de tener pintura en ellos, y su figura, bueno... Harry se sonrojo al pensar como se vería con otra tenida que no fuera la túnica.

Diez minutos mas tardes sonó la campana, Harry y sus amigos fueron rápidamente al aula de Ktrin al otro lado de la puerta del techo, justamente donde daba clases la profesora Trelanwney. Esta vez, el aula era distinta: La chimenea estaba prendida ya que afuera nevaba y las cortinas estaban corridas para que entrara luz, no abundaba el fuerte olor a incienso y a encierro que siempre solía tener el aula, aunque seguían estando las mismas mesas redondas con cojines. Harry, Ron y Hermione aprovecharon de sentarse en los lugares donde se instalaban siempre Parvati y Lavender para poder estar mas cerca de Ktrin. Luego de unos minutos el aula se lleno con alumnos de quinto de Griffindor, Parvati y Lavender estaban algo desilusionadas ya que su idola no les haría clases, pero no sabían lo que les esperaba. Ktrin entro apenas el aula se lleno, traía una túnica azulina y los labios pintados de rojo con una débil coleta en su pelo que se lo dejaba casi suelto.



- Hola - Saludo contenta. Era extraño para ella hacerle clases a alumnos que tuvieran casi su edad - . Bueno, esta es mi primera clase practica, así que espero nos podamos entender bien.



Toda la clase sonrió, y luego ella le sonrió a sus amigos y a su hermano.



- Bien, hoy empezaremos con algo que ya saben, la adivinación de la bola. ¿Alguien me puede decir sus propiedades?



Nadie respondió, todos se miraron extrañados ante la pregunta, fue entonces cuando la mano de Parvati se levanto en el aire.



- ¿Si Parvati?



- Nunca pasamos eso - Dijo algo recelosa - . Es decir, la profesora Trelanwney nos enseño a conectarnos con nuestro ojo interior y a entender la neblina que la bola posee.



Ktrin parpadeo, luego miro a Harry alternativamente.



- Lo lamento, pero no creo entender - Dijo Ktrin - . Uno no lee la bola así como así, supuse que eso lo sabrían, para saber leerla tienen que saber sus propiedades, como utilizarla, como entender esa neblina a la que le llaman que en realidad es agua evaporada... ¿Nadie sabe nada? - Pregunto finalmente Ktrin sorprendida - . ¡Me impresionan! Es decir, esto tendrían que saberlo... y... ¿qué saben de la lectura del té?



Ron le comento a Ktrin lo que había sucedió con lo del Grimm en tercero, Ktrin grito exaltada.



- ¿eso les dijo? Pero... ¡Por dios! Así no se lee el té... ¿y...



- A mi me predijo la muerte como diez veces... - Dijo Harry.



- ¿qué... ? - Jadeo Ktrin.



- Pero la profesora le acertó a la muerte de mi conejo, y la taza de Neville se quebró cuando la profesora le había predicho...



- ¡Silencio! Déjenme explicares algo, lo que la profesora hacía, cosa que produjo su expulsión momentáneamente, era eso, exactamente eso... Es decir, si tu le dices a alguien que tenga cuidado con romper un jarrón va a estar tan pendiente de no romperlo que lo va a romper, y Neville, disculpa que lo diga, es propenso a accidentes. Si tu sabias que el conejo corría peligro lo pudiste haber puesto a salvo; Inclusive, esta mujer aprovechaba las circunstancias y las fechas para lograr algún propósito adivinatorio, y eso es ilegal. Ahora lo que si fue cierto fueron sus trances que solamente conseguía cuando Harry estaba cerca, y eso era porque la energía de Harry es muy fuerte, podría haber pasado con cualquiera que tuviera esa cantidad de fuerza a su alrededor.



Harry se sonrojo al tiempo en que Ron le pegaba en las costillas y Ktrin tiraba un suspiro recostándose en su asiento.



- Esto será difícil, el examen que se hace en séptimo para entrar a los institutos y las universidades abarcan todos los ramos incluyendo los astrológicos que son mas imprecisos. Por eso mismo, si no saben nada de nada de adivinación desde tercero, este primer semestre será muy pesado, ya que repasaremos todos esos ramos de los que perdieron tres años. - La clase entera jadeo. Hermione fue la única que acepto la idea, le gustaba ver como Parvati y Lavender se molestaban con el hecho de que Ktrin les dijera que no habían aprendido nada en los últimos tres años, cuando las profesora les decía que tenían cabeza para la adivinación.



- Bien, hablaremos sobre la bola y les pediré que anoten por favor... - Dijo mirando a Ron que se había acomodado para dormir sobre la mesa, Hermione le pego un codazo - . ¿Listos? Bien,... la bola de cristal, veamos... El material de la bola de cristal proviene del barro húmedo y que se encierra en cuevas oscuras, generalmente el vidrio de la bola se encuentra incrustado como los minerales en aquellas cuevas donde habitan dragones. Expertos en crear bolas logran confirmar que el vapor que de ellas emerge, es la humedad del barro y la oscuridad de la cueva con el calor de las fauces de un dragón hembra, ya que mantiene a los huevos con el calor del fuego. Ahora, su lectura comprende de los años del poderoso mago Merlin. Merlin no solo tenia la sabiduría de la creación de la magia, sino que también tenia grandes conocimientos de la meditación y la concentración. Es muy difícil poder entender la bola ya que hay que estudiar sobre ella y por sobre todo aprender a concentrarse. Ojo, pocos logran esto, así que no se confíen de que todos lo conseguirán. Por eso mismo, la próxima clase los ayudare a entrar en trance por medio de una pequeña meditación, la primera vez es la mas difícil, y será así hasta que aprendan a concentrarse completamente, esto los ayudara inclusive a estudiar y a poner atención en clases. Espero que estén anotando...



Inmediatamente muchas plumas sobre pergaminos empezaron a moverse a gran velocidad, la de Hermione sobretodo, que parecía muy interesada en el tema, mas aun si era verdadero lo que Ktrin decia y no un fraude.

Cuando termino la clase, Ktrin les había dejado deberes para el Lunes siguiente: pergamino y medio con toda la información necesaria de la lectura de la bola de cristal y sus propiedades.



- esta si que fue una clase de adivinación ¿no creen? - Pregunto Hermione entusiasmada.



- Si, es primera vez que no te predicen la muerte - Le dijo Ron con una risita a Harry a la vez que miraba el rollo de pergamino que tenia en sus manos - . ¡Pero ya ni empezamos el curso y nos envían deberes!



- Yo lo encuentro justo, después de todo no han aprendido nada de adivinación.



- Hermione - Le dijo Ron mirándola de reojo



- ¿Qué?



- Déjanos vivir por favor - Dijo con un tono de resignación.



Hermione pareció ofenderse pero luego sonrió al sentir el brazo de Ron en su espalda.



- ¿No te enojes si?



Harry apresuro el paso, cuando se detuvo en seco. No le gustaba interrumpir aquellos momentos pero recién había recordado algo:



- He... ¿vamos a ver a Hagrid o no?



Ron y Hermione lanzaron una mirada repentina, recién habían recordado que Hagrid tenia algo importante que mostrarles.



- Si, tienes razón - Dijo Hermione - . Pero... ¿Y Ginny?



- Es verdad hay que ir a buscarla - Corroboro Ron cuando se ponía a un lado de Harry.



- Yo iré - Dijo Hermione, entonces Ron se coloco a su lado.



- ¿Por qué no nos adelantamos nosotros? - Le dijo - . Harry podría ir a buscar a Ginny, ¿no?



- ¿Qué? - Jadeo - . ¿por qué yo?



- Porque tengo que hablar con Hermi Harry - Le dijo Ron en un tono de obviedad, Hermione se sonrojo.



- ¿qué tienes...



- ¿vamonos? Te esperamos Harry, nos veremos en la cabaña de Hagrid.



- Pero... pero...



Ya era tarde, Ron y Hermione se habían alejado a prisa del lugar donde Harry se encontraba. Y que para empeorar las cosas, Harry tendría que ir a buscar a Ginny a las mazmorras, donde estaba en clase de pociones.



Camino rápido por el pasillo que daba directamente hacia la escalera de las mazmorras. Se detuvo frente a la puerta que daba a la clase del profesor Snape y aguardo a que los alumnos salieran. Sentía que tenia la cara roja ¿por qué tenia que ponerse rojo? Había pensado dejar el lugar y dejarle una nota a Ginny, pero cuando lo iba a hacer...



- Y recuerden dos pergaminos ¡Dos! Con la explicación completa de la poción del sueño, ¡Para el Viernes! - Oyó Harry que le gritaba Snape a los alumnos que en ese momento salían del aula.



Todos quedaron mirando a Harry mientras salían a la vez que hablaban mal de Snape. Harry noto que Marine Shuklowy, la compañera de Ginny salía del aula junto con un Colin Creevey.



- ¡Hola Harry! - Lo saludo la chica mientras que Colin le tomaba la mano y se la sacudía rápidamente.



- ¡Hola! - Lo saludo Colin alegremente mientras Harry se batía ante el brusco movimiento del saludo.



- Hola Colin... - Saludo Harry mirando por detrás de Marine para ver si Ginny venia, la cual en ese momento iba saliendo del aula con el ceño fruncido.



- ¡Ah, Ginny! - Grito. Pero para su mala suerte, justo en ese momento...



- ¡Potter! - Bramo Snape - . ¿Qué hace aquí? No tendría que estar aprovechando su hora libre en lugar de andar vagando por los pasillos...



- Yo... yo... - Harry sentía que tenia la cara roja, y Marine con Colin lo miraban asustados, Snape aun estaba ahí clavándole sus fríos ojos negros - . Yo vine a buscar a... Ginny señor....



- Ya veo - En la cara de Snape se surco una horrible sonrisa - . Así que Potter viene a buscar a su noviecita a clases, ¿qué cree que no puede cuidarse sola?



- ¡Ella no es mi novia! - Grito Harry azorado, Ginny también se había puesto colorada.



- Entonces no hay motivos para que la venga a buscar... me temo que por andar vagando nuevamente perderá puntos para su casa, ¡Diez puntos menos para Griffindor! Hasta que no tenga una buena razón para andar por estos lugares...



- Pero... pero...



- ¿Quieres perder mas puntos Potter? - Bramo nuevamente Snape - . ¿y ustedes que hacen aquí?



Marine y Colin salieron corriendo en dirección a las escaleras en cuanto Snape les dirigió la palabra, y Harry aprovecho la oportunidad para jalar a Ginny de un brazo y correr escaleras arriba. Después de todo, a pesar de que había pasado un año sin Snape, este seguía odiándolo como siempre...

Cuando llegaron hasta el vestíbulo, Harry se sujeto a una pared para calmar el dolor en uno de los costados bajo sus costillas. Ginny boto su mochila al suelo cayendo de rodillas para tomar aire...



- ¿Qué... que pasa? - Pregunto tomando aire.



- Hagrid... ¿recuerdas?



- Ah... - Respiro Ginny levantándose sin fuerzas - . ¿Y Ron con Hermione?



- Dijeron que se habían adelantado... - Murmuro jadeando y sonrojándose al recordar que ellos lo habían enviado a buscar a la pelirroja - . Es mejor que nos apuremos, nos deben estar esperando...



Ambos salieron del castillo un poco mas relajados, caminaron por la explanada nevada hasta la casa de Hagrid que parecía un pastel bañado de Glasé. Llegaron congelados a la puerta y tocaron rápidamente. Hagrid les abrió con una sonrisa detrás de su abundante y espesa barba negra, miro hacia todos lados antes de dejarlos pasar. Harry y Ginny se sacaron las capas y las capuchas esparciendo nieve en el suelo de la casa. Estaba cálida y acogedora, Ron y Hermione estaban sentados en la pequeña mesa de madera esperándolos con una sonrisa. Fang, el perro jabalinero se le lanzo a Harry derribándolo y dejándolo en el suelo a la vez que le lamía las orejas. Hagrid lo tomo por el collar y se lo quito de encima.



- Bien - Dijo dándole la mano para ayudarlo a levantarse - . Creo que están todos... y todas - Dijo mirando sonriente a Ginny.



- ¿qué nos querías decir Hagrid? - Pregunto entusiasmada Hermione.



- Ah, eso - Hagrid camino apresuradamente rodeando su pequeña casa para cerrar las cortinas.



- ¿Qué sucede? - Pregunto Harry mirándose con Ron que estaba tan intrigado como el.



- Esto... - Hagrid parecía gozoso de alegría. Saco de un costado de la casa lo que parecía una jaula dorada, y en su interior había un...



- ¿Huevo? - Dejo escapar desconcertado Ron.



- No es cualquier huevo Ron... - Dijo Hagrid con un murmullo misterioso...



- ¡Por Dios! - Grito Hermione - . Hagrid, es... es él...



- Es el huevo traído de Avalon - Termino Hagrid - . Así es, Dumbledore lo recibió hace una semana, me lo encargo para su cuidado, dijo que era muy importante mantenerlo protegido en esta jaula que es impenetrable con cualquier llave. Solamente la criatura en su interior podrá abrirla...



- ¿Y cuando nacerá? - Pregunto Ginny examinando el cabello plateado que cubría al huevo.



- No lo sé. Pero descuiden, tu hermana Harry, Ktrin, también quiere verlo, esta muy interesada, así que les avisare a los cinco y a Dumbledore cuando este a punto de abrirse. Ahora creo que es mejor que se vayan, no me gustaría que los pillaran aquí.



Los cuatro se pusieron sus capas y las capuchas sobre sus cabezas, se despidieron de Hagrid y de Fang y salieron de la casa. Ninguno se dijo nada hasta que entraron al castillo, donde, en el Vestíbulo se había acumulado gente.



- Oh, no... ¿qué habrá pasado esta vez? - Gimió Ron con voz cansina.



Harry y Ron quienes eran los mas altos se asomaron a mirar para ver que era lo que sucedía, y como siempre un gran cartel estaba puesto en un aparador, Harry leyó en voz alta:



- Horarios de deportes para los alumnos de primero a séptimo curso:

Primero: Slitherin con Rawenclaw, los Lunes a las seis.

Segundo: Hufflepuf con Griffindor, los Martes a las siete.

Tercero: Rawenclaw con Hufflepuf, los Miércoles a las cuatro.

Cuarto: Slitherin con Griffindor, los Jueves a las cinco.

Quinto: Hufflepuf con Slitherin, los Viernes a las cuatro treinta.

Sexto y Séptimo: Rawenclaw, Slitherin, Hufflepuf y Griffindor a las nueve, Los días Sábados.



- ¿Los Sábados? - Jadeo nuevamente Ron - . Pero... pero... ¿desde cuando nos dejan hasta tan tarde los sábados? Nos quieren matar o que...



- Ron, cálmate... piensa, será divertido - Le dijo Hermione sonriente.



- Si, para terminar agotados todos los fines de semana.



- Pero son sexto y séptimo, yo no estaré con ustedes - Dijo Ginny cruzándose de brazos y poniendo una mueca divertida, Harry se volteo para verla y le sonrió. Esta se sonrojo al instante.



- Te iremos a ver cuando estés en practica ¿si? - Le dijo Harry guiñándole un ojo. Ginny se sonrojo mas y negó rápidamente con la cabeza.



- ¿qué estas loco? ¿Cómo van a ir para verme hacer el ridículo? ¡No, ni lo sueñes!



- Esta bien, era una idea...



- ¡Mala idea! - dijo Ginny, y se fue rápidamente hacia el lado contrario por el que llegaron. Ron paso un brazo por detrás de los hombros de Harry.



- ¿te gusta hacerla enojar no? - Masculló divertido, Harry se sonrojo - Te lo dije, se ven muy lindas cuando se enojan...



Harry se sintió muy presionado, así que se fue por el mismo camino que Ginny, esta vez desviando para donde quedaba la sala común, Ron abrazo a Hermione.



- No me caería mal tener un cuñado que sepa controlar a Ginny - Dijo Ron con una risa, Hermione le sonrió respondiéndole el abrazo. Ambos siguieron por el mismo camino que Harry...



Sin embargo, muy, muy cerca de ellos, detrás de una gruesa y oxidada armadura, un feo y viejo ratón al que le faltaba un dedo, observaba todo desde su escondite.




























































Volver a hacer pociones


Harry llego rápidamente a la sala común tiro la mochila al suelo y se lanzo sobre uno de los sillones. Exhaló un profundo suspiro antes de volver a tomar la mochila y sacar de ella los materiales para la tarea de adivinación.

Se acerco a una mesa cerca de la chimenea, extendió un pedazo largo de pergamino, abrió el libro de adivinación y mojo la pluma en tinta negra.

Leyó el primer capitulo viendo que le podría servir:


La bola de Cristal y sus propiedades:
El cristal de tan poderosa herramienta para la adivinación del futuro proviene de las cuevas oscuras y húmedas en donde se encierran dragones hembra en pleno periodo de fecundación, ya que suelen calentar los huevos con su fuego en cuanto nacen...



- Vaya, lo mismo que dijo Ktrin - Murmuro Harry para si mismo. Siguió leyendo:



... El cristal sacado de estas cuevas, tienen que ser en noches de luna llena, ya que por una extraña razón albergan una mágica energía en su interior. La neblina o nubes que se conserva dentro del cristal es producto de la humedad y el calor que las ronda durante siglos. Es muy difícil encontrar verdaderos videntes que conozcan los reales secretos de este poderoso mineral, además, hay muy pocas cuevas que lo albergan y estas se encuentran en Rumania y China, donde se conoce hasta le momento el paradero de los dragones.



Harry anotaba rápidamente cada línea y cada párrafo de todo lo que le sirviera, siendo en realidad, casi todo el primer capitulo del grueso libro.

Al rato se abrió la puerta del cuadro y entraron Ron con Hermione, los dos se sentaron a un lado de Harry y lo imitaron haciendo la tarea de adivinación, Ron sonrió por lo bajo...



- ¿de que te ríes? - Le pregunto Hermione mientras recorría con su dedo las líneas de un grueso párrafo.



- Solamente recuerdo como Ktrin hizo callar a Parvati y Lavender - Dijo riendo.



- Ha, eso... - Hermione tampoco evito dibujar una sonrisa divertida - . Bueno, si quieres saber mi opinión yo le encuentro toda la razón. Creo que este año adivinación será mucho mas interesante que antes.



- Y hablando de cosas interesantes - Murmuro Harry acercándose a ellos - . ¿qué opinan del huevo de Avalon?



- que lo que sea que viva dentro de eso terminara destruyendo la casa de Hagrid - Dijo Ron escribiendo rápidamente a la vez que miraba de reojo la tarea de Hermione.



- ¡No digas eso! - Le reprocho la jovencita - . No, no creo... ¿recuerdan el año anterior cuando Lupin nos hablo de los guardianes cuidadores de Avalon? Dijo que era una leyenda muy importante... ¡ya se!



- Nosotros también - Dijo Ron sin levantar la mirada - . A la biblioteca.



- Muy gracioso - Dijo Hermione con sarcasmo.



- Para que veas que te conozco - Sonrió Ron justo en el momento que Hermione soltó su pergamino que se enrollo rápidamente.



- Si, y yo también te conozco Ronald Wesley. Has la tarea por ti solo. - Dijo guardando el rollo en la mochila - . Bien, iré a la biblioteca, buscare información para ayudar a Hagrid con el huevo... ¿vienen?



- No, gracias - Dijo Harry que se había quedado mirando a Ron divertido - . Voy a terminar esto no quiero quedarme atrasado.



Hermione asintió con la cabeza para luego mirar a Ron.



- He... no, ve tu, yo ayudare a Harry con la tarea.



Hermione esta vez negó con la cabeza como diciendo nunca aprenderá y salió rápidamente de la sala común. Ron y Harry se quedaron solos.



- He... Harry, ¿puedo preguntarte algo?



- Si, claro... ¿qué cosa? - Dijo este sin levantar la mirada de su trabajo. Ron se acerco y hablo muy despacio.



- ¿Harry... cuales son tus intenciones con mi hermana?



A Harry se le corrió la pluma y paso a llevar el frasco de tinta con el codo que le mancho todo el pergamino, levanto la mirada azorado y con la cara roja.



- ¡Pero... que!.. ¡Oh, rayos! - Dijo levantándose rápidamente y sacudiéndose la tinta que le había caído sobre la túnica y reparando su trabajo con un hechizo limpiador. Luego miro a Ron con las mejillas aun coloradas - . ¿qué quisiste decir con eso?



- No, nada... creo que ya se la respuesta - Dijo Ron con una risita.



- ¡Oh, cállate! - Le reprocho Harry divertido y avergonzado a la vez mientras le lanzaba el resto de tinta que quedaba en el frasco manchando la túnica de Ron.



- ¡Pero... hey! - Grito este - . ¡Ah, no! ¡Harry, esto significa Guerra!



Ambos al igual que niños se empezaron a arrojar lo primero que encontraban a su paso, hasta los cojines y los libros, pero la diversión no duro mucho, ya que desde afuera de la sala común un grito de chica llego hasta sus oídos.



- ¿Qué paso? - Pregunto Ron quitándose tres cojines de encima.



- No lo se - Dijo Harry liberándose de un libro que tenia en la cabeza - vamos a ver.



Apenas salieron de la sala común vieron frente a ellos a una aterrada Ginny que tenia todos los libros revueltos en el suelo. Ron se acerco a ella rápidamente.



- ¡Ginny! - Le grito - . ¿Qué paso? ¿Tu gritaste?



- Un... un hombre... - Jadeo asustada.



- ¿qué?



- Ahí - Dijo señalando una armadura un poco mas lejos del retrato de la señora gorda - . Había algo que se movió...y... luego era un hombre...



- Pero Ginny - Sonrió Ron con voz de obviedad - . Tu mejor que nadie sabes que las armaduras están hechizadas.



- ¡No era eso! - Le grito la chica con los ojos temblorosos y llorosos - . Te digo que vi a un hombre... ¡pregúntale al cuadro! Ella tal vez lo vio.



Harry que estaba detrás de Ron miro a la señor gorda y esta tenia una extraña mirada en su rostro.



- ¿Vio algo? - Le pregunto.



- La señorita tiene razón - dijo - . Pero... era extraño... era un hombre y luego no... salió corriendo.



- ¿Un hombre que después no era hombre? - Pregunto Harry extrañado.



- Venia hacia aquí... pero se topo con la señorita y ahí se transformo en algo pequeño y salió corriendo. Creo que estaba dentro de la armadura...



Harry miro extrañado a Ron y a Ginny. Los dos estaban como Harry, ¿quién era ese hombre? Pero a Harry le extraño aun mas que la señora gorda no estuviera tan asustada, aunque igual estaba algo mas pálida de lo normal.



- ¿y... Cómo era ese hombre? - Pregunto finalmente Harry.



- Era bajo... y gordo... y...



- tenia una mano plateada - Termino Ginny aferrándose al pecho de Ron.



- ¡Petegrew! - Gritaron Ron y Harry a la vez.



- Hay que avisarle a Dumbledore - Dijo rápidamente Harry.



- Yo voy contigo - Dijo Ron soltando a Ginny, pero esta se aferro de su brazo.



- Voy con ustedes, no me quiero quedar sola.



Harry la miro con mucha lastima, luego le sonrió.



- Claro - Dijo este gentilmente, Ron movió la cabeza de un lado a otro.



Los tres comenzaron a correr rápidamente hacia la gárgola de piedra que era la entrada al despacho de Dumbledore. Pero mientras corrían, en su carrera a Harry se le lleno la cabeza de preguntas y respuestas que para el, eran muy validas.



- Si Petegrew esta aquí - Dijo para si mismo - . Es porque Voldemort lo envió a buscar el huevo... estoy seguro que ese huevo contiene algo importante, algo que era lógico lo tendría Dumbledore... pero... ¿qué tendrá?... ¿un huevo proveniente de Avalon y que contiene uno de los guardianes?... ¿qué poderes poseen?... ¡Rayos Hermione date prisa!



No tardaron en llegar al despacho de Dumbledore. Se detuvieron en seco frente a la gárgola, los tres con falta de aire, fue entonces cuando Harry se dio cuenta de un pequeño detalle.



- La contraseña... ¡no se me la contraseña!



Ron se tiro al suelo sentándose en el piso y apoyándose contra la muralla, Ginny lo imito. Estuvieron al menos diez minutos escuchando como Harry inventaba raras mezclas de palabras para que la gárgola se abriera.



- Vamos Harry - Le dijo Ron - . Ya perdimos diez minutos, además... no la sabes y tengo hambre... vamos a cenar, veras a Dumbledore en el gran comedor. Petegrew ya debe de estar lejos.



- ¡No! ¡hay que seguir intentándolo! .... eh... Duende cojo... musarañas con chocolate...



- Harry, has buscado casi mil palabras, no se va a abrir - Le dijo Ginny levantándose y ayudando a Ron también - . Es como si buscaras las mas difícil de las combinaciones, ni que fuera: Grifo tuerto



Fue por arte de magia. Ginny se hecho hacia atrás y Harry sonrió feliz (¡Guau!) Ron miro a su hermana como si se tratara de un espécimen raro, pero luego sus rostros de sorpresa cambiaron, por la gárgola iba bajando Dumbledore.



- Te lo dije - Le murmuro Ron - . No podrían adivinarla.



- Ah, jóvenes - Les sonrió Dumbledore - . Iba al gran comedor, me muero de hambre... ¿pasa algo? - Agrego cuando vio la expresión asustada de los tres.



- Profesor - Dijo Harry tomando aire - . Hay... un espía de Voldemort aquí, en el colegio.



El semblante de Dumbledore se ensombreció y miro a los tres chicos por sobre sus lentes de media luna.



- Vengan a mi despacho...



Nuevamente subieron por las escaleras de caracol que daban a despacho de Dumbledore, ni Ron, ni Ginny habían estado antes ahí, y se sorprendieron mucho cuando vieron tal lugar y a Fewkes en una percha dormitando. Ese si lo recordaban.



- Siéntense por favor - Les indico Dumbledore mientras el tomaba el propio - . ¿podrías repetir lo que me dijiste Harry?



- Petegrew profesor - Le sudaban las manos de los nervios - . Ginny y la señora gorda del retrato lo vieron, dicen que primero vieron algo pequeño y luego a un hombre...



- Si, y tenia una mano plateada - Corroboro Ginny que no tenia idea de quien era ese tal Petegrew.



- Ya veo... esto es delicado... hay un espía de Voldemort aquí en el castillo y es obvio que anda tras el huevo perdido... tendré que decirle a Hagrid que lo mantenga muy oculto, Voldemort jamas sospecharía de el...



Harry se hundió un poco en su asiento mientras que Ron jugueteaba con sus manos sin saber que hacer, Ginny sin embargo estaba mirando como Fewkes dormitaba tranquilamente.



- Avisare a los profesores - Continuo Dumbledore - . Les diré que luego de la cena arreglen el gran comedor para los estudiantes, nadie ira a sus salas comunes hoy y pediré al señor Filch que me traiga el cuadro de la señora Gorda para registrarlo... ¿notaron algo extraño en ella?



- No, para nada - Dijo Ron.



- ¡Si! - Dijo entonces Harry, su amigo lo miro.



- ¿qué paso? - Le pregunto Dumbledore.



- Estaba extraña, no parecía asustada por lo que había pasado, ni siquiera parecía inmutarse, eso si, estaba algo pálida... la única que se asusto y que nos advirtió que ahí estaba Petegrew fue Ginny.



- Ya veo... - Dijo Dumbledore esta vez clavando sus profundos ojos azules en Ginny - . Señorita Virginia necesito que venga conmigo y con la profesora Mcgonagal que es la jefa de su casa después de la cena, esto hay que tratarlo con cuidado... me temo, que, ahora todos los alumnos corren peligro.



- Señor - Se apresuro a decir Harry sin aguantarse las ganas de preguntar - . ¿Qué es lo que contiene ese huevo.



- Una criatura asombrosa... - Dijo Dumbledore volviendo a mirar a Harry - otorgara dos deseos al que lo posea, eso si, no mata, ni revive a nadie... - dijo luego, al ver la expresión en el rostro de Harry - . Lo siento, pero no todo se consigue del modo mas fácil Harry... De todas maneras este huevo, o mas bien, la criatura que habita en el, es tan fuerte y poderosa que si cae en malas manos es capaz de hacer cosas horribles... Nadie sabe que criatura esta por salir de ahí... pero si se sabe, que es de la generación de la mascota de Merlín.



- ¿La mascota? - Dijo Ron asombrado.



- Si señor Wesley, la mascota. - Dijo Dumbledore con una sonrisa - . Bien, les quiero pedir que guarden el secreto, nadie mas debe saber de esto...a no ser que quieran comunicárselo a la señorita Granger que es su amiga y se que guardara tan bien el secreto como yo mismo. - Sonrió Dumbledore - . Bien,.. ha, y una cosa mas... Harry... recuerda que Peter Petegrew te debe la vida... ahora que les parece si bajamos a cenar, de verdad que tengo hambre.



Ron parecía agradecido por el comentario, sin embargo Harry y Ginny se quedaron mirando, era verdad que el tenia una deuda con colagusano, pero... a que se refería con que recordase eso, de que le serviría....





Pasada la cena y llegada la noche, a todos los alumnos se les aviso del peligro que corrían en sus salas comunes. Al único que parecía divertirle esto era a Malfoy que, en cuanto las luces se hubieron apagado y todo el colegio quedo en sombras con una fuerte tormenta azotando las ventanas, empezó a mascullar historias entre sus compañeros, y era que no, ya que desde que Carpentier se había ido, el había vuelto a ser el héroe de Slitherin. Harry, Ron y Hermione estaban en sus bolsas de dormir tratando, al igual que todos, de escuchar las historias que Malfoy contaba casi en un hilo de voz. Muchos llegaron a saltar cuando Malfoy dijo algo como: entonces, el señor de las tinieblas atacara y dejara a los mas débiles bajo su poder... y luego, sin una pizca de vergüenza ni de que dijera el resto del colegio, grito: ¡Y aniquilara a los sangre sucia y a cuanto Muggle se le ponga por delante!

Ron hizo ademan de levantarse pero Harry lo sujeto de la manga del pijama. Hermione sin embargo permanecía con la cara enterrada entre sus brazos haciéndose la dormida. Ron se percato de ello y se volvió a ella moviéndola con cuidado.



- Oye - Le murmuro - . ¿qué te pasa?



No hubo respuesta...



- Hermi - Volvió a murmurar mientras la sacudía - . Oye, ¿estas dormida o te haces?



- Ron - Le dijo Harry - . Déjala que duerma, estará cansada...



- Me extraña, generalmente se acuesta tarde...



- ¿cómo lo sabes? - Le pregunto Harry con una risita, a Ron se le subieron los colores pero como estaba oscuro nadie lo podía notar.



- ¿Qué estará hablando Dumbledore con Ginny? - Dijo como para tratar de cambiar el tema, lo que resulto una amarga sacudida en el estomago de Harry - . Vamos, ya vendrá... a mi lo que me interesa es lo que le estará diciendo.



Sin embargo, aunque no fuera nada grave lo que Dumbledore hablase con Ginny, Hermione quien aun tenia la cabeza enterrada entre sus brazos meditaba con su semblante muy serio algo que sin dudas le preocupaba.





A la mañana siguiente todos se levantaron muy aturdidos. Fue un gran desorden el querer ocupar las duchas y el querer cambiarse de túnicas, porque habían dormido con ellas. Todo el colegio estaba tratando de bañarse lo antes posible y de cambiarse rápidamente para llegar temprano a su clase, y para los sextos de Griffindor tenia que ser así... a la primera hora de la mañana les tocaba pociones.

Cuando, Harry, Ron y Hermione estaban listos tuvieron que salir corriendo, poco menos que tropezando con todo lo que tenían al paso con tal de llegar a tiempo a las mazmorras.

Fue una suerte el ser casi unos de los primeros en llegar, en el aula ya había algunos Slitherins, y Malfoy estaba entre ellos.



- Vaya, miren quien esta aquí, ¡Cabeza rajada!



- No lo escuches - Le dijo Hermione - . Quiere provocarte para que Snape te quite puntos.

- ¡Pero si es Granger! - Grito Pansy Parkinson - . Pense que ya no admitían a los de baja calidad en estas clases.



- No les hagan caso - Les dijo Hermione a Harry y a Ron - . Como que no existen.



- Parece que los sangre sucia, los pobres y los huérfanos no tienen oídos ¿verdad? - Comento un chico que tenia cara de troll.



- No Ron - Dijo con calma Hermione jalándolo de la túnica - . Déjalos, espera que sigan y ya verán - Hermione les guiño un ojo, Harry se miro con Ron y asintieron con una sonrisa.



- ¡Eh vamos! - Grito Malfoy - . ¡Ahora se hacen los importantes! ¿Qué, se te acabo el repertorio Potter? ¿Te comió la lengua el ratón?



Harry, Ron y Hermione se miraron, los tres le lanzaron a Malfoy una mirada suspicaz y de duda. Ron noto que Hermione escribía muy rápido en un papel.



- ¿qué haces?



- Algo que aprovecho ahora que soy Prefecta - Dijo Hermione sin parar de escribir.



- ¿A que te refieres?



- Los prefectos tenemos un cierto derecho ante los profesores, no muy importante claro, pero nos deben hacer caso. Estoy escribiendo el comportamiento de Siltherin en esta clase para mostrárselo a Snape en cuanto termine la hora.



- ¿qué estas loca? - Le dijo Ron - . No te hará caso.



- Soy Prefecta y estoy en mi derecho. Cuando se nos hacen prefectos firmamos un acta de compromiso de no inventar acusaciones, aquí todo el colegio sabe que yo soy muy correcta y que no miento, razón por la que Snape me deberá creer y le podré quitar puntos a Slitherin.



- Pero también todo el colegio sabe que los Griffindors con Slitherins nunca se han llevado bien, y nosotros somos los mas conocidos ¿recuerdas?



- Ya cállense que llego Snape - Les dijo Harry que se volteo rápidamente para que no lo vieran hablando.



- Vaya, veo que este año tengo mas alumnado que el año anterior - Dijo Snape con una horrible mueca - . Claro, como ahora mis clases son obligatorias.



Todos los Slitherins se rieron ante el chiste de Snape. Pero este para incomodidad de los Griffindors siguió hablando.



- Saquen todos los materiales pedidos para pociones. Hoy prepararemos una pócima de sueño. Les recomiendo que quien se junte con Longbottom probablemente no despierte - dijo Snape con la voz fría, Neville se encogió en su asiento.



Harry se levanto de su asiento una vez que Snape se dio vuelta, y se puso a un lado de Neville para dejar que Ron fuera con Hermione. Le puso una mano en el hombro en señal de confianza y le sonrió, Neville se sintió mas tranquilo.

Era insoportable volver a hacer clases con Snape, no había cambiado en nada. Ni siquiera aunque el curso anterior haya sido prácticamente torturado por Voldemort.

La clase fue tranquila pero incomoda. Harry hacia todo lo posible por ayudar a Neville con la poción, y este le estaba muy agradecido.



- ¡Potter, Longbottom! - Bramo Snape, para luego acercarse a su caldero - . Pruébela - Le dijo a Harry.



Harry le sonrió a Ron y a Hermione, como asegurándoles de que la pócima estaba buena, y sin temor se sirvió un poco de poción que Snape le había servido en un vaso.

Inmediatamente ingerida la poción, Harry cayo al suelo plenamente dormido. Snape puso una mueca y miro a la clase.



- Buen intento Longbottom, que Potter lo haya ayudado no implica que su torpeza se este superando. - Miro el reloj que estaba en la pared - . La pócima esta hecha para que dure treinta segundos, si pasados los diez últimos no despierta, Griffindor perderá diez puntos, cosa que temo muy probable.



Todos los Slitherins se rieron. Pero las carcajadas se apagaron al instante cuando vieron a Harry levantarse y sobándose la cabeza.



- ¡Diez puntos menos para Griffindor! - Bramo nuevamente Snape.



Todos los Griffindor se quejaron. Neville tembló cuando escucho el grito tan cerca de el. Sin embargo, Harry fue el que se defendió.



- ¿por qué? - pregunto. Snape lo volteo a mirar con rabia.



- ¿Por qué? - Repitió Snape mirándolo con odio intenso - . ¿por qué ayudaste a Longbottom!



- Era un trabajo en parejas - Se quejo Harry.



- Pero todos sabemos que Longbottom es un cabeza hueca y no lo podría haber hecho solo. - Dijo Snape tan fuerte que se llego a escuchar hasta fuera del aula.



- Cualquiera diría que quiere verme muerto - Dijo Harry finalmente, Snape aumento su aire de rabia, pero esta vez su mirada estaba extraña, como de miedo - . Si, lo que escucho. Pareciese que deseara que cualquiera fuera con Neville para que uno terminara accidentado ¿no?



Acababa de poner el dedo en la yaga. Neville miro a Harry resentido, y Harry lo miro con sorpresa.



- Neville... yo... no...



- Si piensas que soy tan idiota, entonces no debiste ser conmigo Harry - Dijo Neville con la voz ronca. Se escuchaban los murmullos divertidos de Slitherin mientras miraban la escena.



- Neville, no, escucha, yo no...



- No, si entiendo perfectamente. - Dijo Neville obviamente aguantando las ganas de llorar - . Se que soy propenso a accidentes, que no hago nada bien, pero deberían entender que también soy humano, y que como cualquier humano cometo errores. Si ustedes creen que mis trabajos, inclusive una simple poción para dormir podría matarte Harry, entonces no debiste ser conmigo, no debiste...



- ¡Veinte puntos menos para Griffindor y esto se acaba! - Grito Snape - . Esto no es un duelo de magos, y no lo será, esta es mi clase y exijo que se respete como tal, ¡diez puntos mas para los que se ríen! Y ahora todos se van ¡SALGAN!



Todos salieron en silencio, Harry trato de hablar con Neville pero este no lo escuchaba. Ron y Hermione trataron de ayudar a Harry, pero este solo se limitaba a lamentarse lo tonto que había sido.

Aunque la culpa se la echaba a Snape por lo de criticar siempre al pobre de Neville. Ahora Harry tenia que arreglárselas para disculparse con el, y hacerle entender que no era su intención ofenderlo de ese modo.



Subieron a la sala común para buscar sus cosas de Cuidado de Criaturas mágicas, y ahí encontraron a Ginny. Esta los miro de un modo extraño y no respondió a la dulce y forzada sonrisa que le ofrecía Harry.



- ¿Por qué le hiciste eso a Neville? - Le pregunto ariscamente.



- ¿qué? - Jadeo Harry - . Pero..pero...



- ¡Pero nada! - le grito Ginny a Harry - . Como pudiste, nunca imagine algo así del famoso Harry Potter.



- Supongo que ahora todo el colegio debe odiarme. - Dijo Harry tirando la mochila al suelo y con los ojos cristalinos - ¡Es que nunca puedo hacer nada bien!



- ¿Harry donde vas? - Dijo Hermione.



- a donde no le arruine la vida a nadie - Y se fue cerrando la puerta fuertemente en el cuarto de los chicos.



- Vaya... Harry - Dijo Ron quien miro a Ginny de reojo - . ¿estarás contenta verdad?



- Yo... no quise... no quise... - Musito Ginny con los ojos llorosos.



- Ya tiene suficiente con haber pasado hace pocos meses tantas cosas graves, como ahora haber metido la pata sin querer. - Le dijo Ron de forma tranquila pero enojada a Ginny quien estaba siendo apoyada por Hermione - . Todos pensamos lo mismo con respecto a Neville, y también sabemos que Harry no le haría daño a una mosca. Lo que dijo fue para desquitarse con Snape, y termino perdiendo. Y ahora tu, tu Virginia le sales con esto, tu que eres la chica que el...



- ¿qué el que...? - Pregunto Ginny con la voz quebrada y esperanzada.



- ¡Ah, olvídalo! Voy a verlo, dile a Hagrid que no iremos a su clase, cuéntale las razones, el entenderá.



- Pero Ron... - Dijo Hermione.



- Discúlpame Hermi, pero ahora es cuando necesita mas que nunca a un amigo - Ron miro a Ginny de reojo - . Tal vez si tuviera una chica de confianza que lo entendiera debería ir ella en mi lugar, pero como NO TIENE iré a ayudarlo.



- Ron - Dijo Hermione de modo de advertencia al ver que a Ginny le comenzaban a caer lagrimas.



- Voy a ver a mi amigo - Dijo, y se fue a paso rápido por las escaleras.







































































Volver a hacer pociones


Harry llego rápidamente a la sala común tiro la mochila al suelo y se lanzo sobre uno de los sillones. Exhaló un profundo suspiro antes de volver a tomar la mochila y sacar de ella los materiales para la tarea de adivinación.

Se acerco a una mesa cerca de la chimenea, extendió un pedazo largo de pergamino, abrió el libro de adivinación y mojo la pluma en tinta negra.

Leyó el primer capitulo viendo que le podría servir:


La bola de Cristal y sus propiedades:
El cristal de tan poderosa herramienta para la adivinación del futuro proviene de las cuevas oscuras y húmedas en donde se encierran dragones hembra en pleno periodo de fecundación, ya que suelen calentar los huevos con su fuego en cuanto nacen...



- Vaya, lo mismo que dijo Ktrin - Murmuro Harry para si mismo. Siguió leyendo:



... El cristal sacado de estas cuevas, tienen que ser en noches de luna llena, ya que por una extraña razón albergan una mágica energía en su interior. La neblina o nubes que se conserva dentro del cristal es producto de la humedad y el calor que las ronda durante siglos. Es muy difícil encontrar verdaderos videntes que conozcan los reales secretos de este poderoso mineral, además, hay muy pocas cuevas que lo albergan y estas se encuentran en Rumania y China, donde se conoce hasta le momento el paradero de los dragones.



Harry anotaba rápidamente cada línea y cada párrafo de todo lo que le sirviera, siendo en realidad, casi todo el primer capitulo del grueso libro.

Al rato se abrió la puerta del cuadro y entraron Ron con Hermione, los dos se sentaron a un lado de Harry y lo imitaron haciendo la tarea de adivinación, Ron sonrió por lo bajo...



- ¿de que te ríes? - Le pregunto Hermione mientras recorría con su dedo las líneas de un grueso párrafo.



- Solamente recuerdo como Ktrin hizo callar a Parvati y Lavender - Dijo riendo.



- Ha, eso... - Hermione tampoco evito dibujar una sonrisa divertida - . Bueno, si quieres saber mi opinión yo le encuentro toda la razón. Creo que este año adivinación será mucho mas interesante que antes.



- Y hablando de cosas interesantes - Murmuro Harry acercándose a ellos - . ¿qué opinan del huevo de Avalon?



- que lo que sea que viva dentro de eso terminara destruyendo la casa de Hagrid - Dijo Ron escribiendo rápidamente a la vez que miraba de reojo la tarea de Hermione.



- ¡No digas eso! - Le reprocho la jovencita - . No, no creo... ¿recuerdan el año anterior cuando Lupin nos hablo de los guardianes cuidadores de Avalon? Dijo que era una leyenda muy importante... ¡ya se!



- Nosotros también - Dijo Ron sin levantar la mirada - . A la biblioteca.



- Muy gracioso - Dijo Hermione con sarcasmo.



- Para que veas que te conozco - Sonrió Ron justo en el momento que Hermione soltó su pergamino que se enrollo rápidamente.



- Si, y yo también te conozco Ronald Wesley. Has la tarea por ti solo. - Dijo guardando el rollo en la mochila - . Bien, iré a la biblioteca, buscare información para ayudar a Hagrid con el huevo... ¿vienen?



- No, gracias - Dijo Harry que se había quedado mirando a Ron divertido - . Voy a terminar esto no quiero quedarme atrasado.



Hermione asintió con la cabeza para luego mirar a Ron.



- He... no, ve tu, yo ayudare a Harry con la tarea.



Hermione esta vez negó con la cabeza como diciendo nunca aprenderá y salió rápidamente de la sala común. Ron y Harry se quedaron solos.



- He... Harry, ¿puedo preguntarte algo?



- Si, claro... ¿qué cosa? - Dijo este sin levantar la mirada de su trabajo. Ron se acerco y hablo muy despacio.



- ¿Harry... cuales son tus intenciones con mi hermana?



A Harry se le corrió la pluma y paso a llevar el frasco de tinta con el codo que le mancho todo el pergamino, levanto la mirada azorado y con la cara roja.



- ¡Pero... que!.. ¡Oh, rayos! - Dijo levantándose rápidamente y sacudiéndose la tinta que le había caído sobre la túnica y reparando su trabajo con un hechizo limpiador. Luego miro a Ron con las mejillas aun coloradas - . ¿qué quisiste decir con eso?



- No, nada... creo que ya se la respuesta - Dijo Ron con una risita.



- ¡Oh, cállate! - Le reprocho Harry divertido y avergonzado a la vez mientras le lanzaba el resto de tinta que quedaba en el frasco manchando la túnica de Ron.



- ¡Pero... hey! - Grito este - . ¡Ah, no! ¡Harry, esto significa Guerra!



Ambos al igual que niños se empezaron a arrojar lo primero que encontraban a su paso, hasta los cojines y los libros, pero la diversión no duro mucho, ya que desde afuera de la sala común un grito de chica llego hasta sus oídos.



- ¿Qué paso? - Pregunto Ron quitándose tres cojines de encima.



- No lo se - Dijo Harry liberándose de un libro que tenia en la cabeza - vamos a ver.



Apenas salieron de la sala común vieron frente a ellos a una aterrada Ginny que tenia todos los libros revueltos en el suelo. Ron se acerco a ella rápidamente.



- ¡Ginny! - Le grito - . ¿Qué paso? ¿Tu gritaste?



- Un... un hombre... - Jadeo asustada.



- ¿qué?



- Ahí - Dijo señalando una armadura un poco mas lejos del retrato de la señora gorda - . Había algo que se movió...y... luego era un hombre...



- Pero Ginny - Sonrió Ron con voz de obviedad - . Tu mejor que nadie sabes que las armaduras están hechizadas.



- ¡No era eso! - Le grito la chica con los ojos temblorosos y llorosos - . Te digo que vi a un hombre... ¡pregúntale al cuadro! Ella tal vez lo vio.



Harry que estaba detrás de Ron miro a la señor gorda y esta tenia una extraña mirada en su rostro.



- ¿Vio algo? - Le pregunto.



- La señorita tiene razón - dijo - . Pero... era extraño... era un hombre y luego no... salió corriendo.



- ¿Un hombre que después no era hombre? - Pregunto Harry extrañado.



- Venia hacia aquí... pero se topo con la señorita y ahí se transformo en algo pequeño y salió corriendo. Creo que estaba dentro de la armadura...



Harry miro extrañado a Ron y a Ginny. Los dos estaban como Harry, ¿quién era ese hombre? Pero a Harry le extraño aun mas que la señora gorda no estuviera tan asustada, aunque igual estaba algo mas pálida de lo normal.



- ¿y... Cómo era ese hombre? - Pregunto finalmente Harry.



- Era bajo... y gordo... y...



- tenia una mano plateada - Termino Ginny aferrándose al pecho de Ron.



- ¡Petegrew! - Gritaron Ron y Harry a la vez.



- Hay que avisarle a Dumbledore - Dijo rápidamente Harry.



- Yo voy contigo - Dijo Ron soltando a Ginny, pero esta se aferro de su brazo.



- Voy con ustedes, no me quiero quedar sola.



Harry la miro con mucha lastima, luego le sonrió.



- Claro - Dijo este gentilmente, Ron movió la cabeza de un lado a otro.



Los tres comenzaron a correr rápidamente hacia la gárgola de piedra que era la entrada al despacho de Dumbledore. Pero mientras corrían, en su carrera a Harry se le lleno la cabeza de preguntas y respuestas que para el, eran muy validas.



- Si Petegrew esta aquí - Dijo para si mismo - . Es porque Voldemort lo envió a buscar el huevo... estoy seguro que ese huevo contiene algo importante, algo que era lógico lo tendría Dumbledore... pero... ¿qué tendrá?... ¿un huevo proveniente de Avalon y que contiene uno de los guardianes?... ¿qué poderes poseen?... ¡Rayos Hermione date prisa!



No tardaron en llegar al despacho de Dumbledore. Se detuvieron en seco frente a la gárgola, los tres con falta de aire, fue entonces cuando Harry se dio cuenta de un pequeño detalle.



- La contraseña... ¡no se me la contraseña!



Ron se tiro al suelo sentándose en el piso y apoyándose contra la muralla, Ginny lo imito. Estuvieron al menos diez minutos escuchando como Harry inventaba raras mezclas de palabras para que la gárgola se abriera.



- Vamos Harry - Le dijo Ron - . Ya perdimos diez minutos, además... no la sabes y tengo hambre... vamos a cenar, veras a Dumbledore en el gran comedor. Petegrew ya debe de estar lejos.



- ¡No! ¡hay que seguir intentándolo! .... eh... Duende cojo... musarañas con chocolate...



- Harry, has buscado casi mil palabras, no se va a abrir - Le dijo Ginny levantándose y ayudando a Ron también - . Es como si buscaras las mas difícil de las combinaciones, ni que fuera: Grifo tuerto



Fue por arte de magia. Ginny se hecho hacia atrás y Harry sonrió feliz (¡Guau!) Ron miro a su hermana como si se tratara de un espécimen raro, pero luego sus rostros de sorpresa cambiaron, por la gárgola iba bajando Dumbledore.



- Te lo dije - Le murmuro Ron - . No podrían adivinarla.



- Ah, jóvenes - Les sonrió Dumbledore - . Iba al gran comedor, me muero de hambre... ¿pasa algo? - Agrego cuando vio la expresión asustada de los tres.



- Profesor - Dijo Harry tomando aire - . Hay... un espía de Voldemort aquí, en el colegio.



El semblante de Dumbledore se ensombreció y miro a los tres chicos por sobre sus lentes de media luna.



- Vengan a mi despacho...



Nuevamente subieron por las escaleras de caracol que daban a despacho de Dumbledore, ni Ron, ni Ginny habían estado antes ahí, y se sorprendieron mucho cuando vieron tal lugar y a Fewkes en una percha dormitando. Ese si lo recordaban.



- Siéntense por favor - Les indico Dumbledore mientras el tomaba el propio - . ¿podrías repetir lo que me dijiste Harry?



- Petegrew profesor - Le sudaban las manos de los nervios - . Ginny y la señora gorda del retrato lo vieron, dicen que primero vieron algo pequeño y luego a un hombre...



- Si, y tenia una mano plateada - Corroboro Ginny que no tenia idea de quien era ese tal Petegrew.



- Ya veo... esto es delicado... hay un espía de Voldemort aquí en el castillo y es obvio que anda tras el huevo perdido... tendré que decirle a Hagrid que lo mantenga muy oculto, Voldemort jamas sospecharía de el...



Harry se hundió un poco en su asiento mientras que Ron jugueteaba con sus manos sin saber que hacer, Ginny sin embargo estaba mirando como Fewkes dormitaba tranquilamente.



- Avisare a los profesores - Continuo Dumbledore - . Les diré que luego de la cena arreglen el gran comedor para los estudiantes, nadie ira a sus salas comunes hoy y pediré al señor Filch que me traiga el cuadro de la señora Gorda para registrarlo... ¿notaron algo extraño en ella?



- No, para nada - Dijo Ron.



- ¡Si! - Dijo entonces Harry, su amigo lo miro.



- ¿qué paso? - Le pregunto Dumbledore.



- Estaba extraña, no parecía asustada por lo que había pasado, ni siquiera parecía inmutarse, eso si, estaba algo pálida... la única que se asusto y que nos advirtió que ahí estaba Petegrew fue Ginny.



- Ya veo... - Dijo Dumbledore esta vez clavando sus profundos ojos azules en Ginny - . Señorita Virginia necesito que venga conmigo y con la profesora Mcgonagal que es la jefa de su casa después de la cena, esto hay que tratarlo con cuidado... me temo, que, ahora todos los alumnos corren peligro.



- Señor - Se apresuro a decir Harry sin aguantarse las ganas de preguntar - . ¿Qué es lo que contiene ese huevo.



- Una criatura asombrosa... - Dijo Dumbledore volviendo a mirar a Harry - otorgara dos deseos al que lo posea, eso si, no mata, ni revive a nadie... - dijo luego, al ver la expresión en el rostro de Harry - . Lo siento, pero no todo se consigue del modo mas fácil Harry... De todas maneras este huevo, o mas bien, la criatura que habita en el, es tan fuerte y poderosa que si cae en malas manos es capaz de hacer cosas horribles... Nadie sabe que criatura esta por salir de ahí... pero si se sabe, que es de la generación de la mascota de Merlín.



- ¿La mascota? - Dijo Ron asombrado.



- Si señor Wesley, la mascota. - Dijo Dumbledore con una sonrisa - . Bien, les quiero pedir que guarden el secreto, nadie mas debe saber de esto...a no ser que quieran comunicárselo a la señorita Granger que es su amiga y se que guardara tan bien el secreto como yo mismo. - Sonrió Dumbledore - . Bien,.. ha, y una cosa mas... Harry... recuerda que Peter Petegrew te debe la vida... ahora que les parece si bajamos a cenar, de verdad que tengo hambre.



Ron parecía agradecido por el comentario, sin embargo Harry y Ginny se quedaron mirando, era verdad que el tenia una deuda con colagusano, pero... a que se refería con que recordase eso, de que le serviría....





Pasada la cena y llegada la noche, a todos los alumnos se les aviso del peligro que corrían en sus salas comunes. Al único que parecía divertirle esto era a Malfoy que, en cuanto las luces se hubieron apagado y todo el colegio quedo en sombras con una fuerte tormenta azotando las ventanas, empezó a mascullar historias entre sus compañeros, y era que no, ya que desde que Carpentier se había ido, el había vuelto a ser el héroe de Slitherin. Harry, Ron y Hermione estaban en sus bolsas de dormir tratando, al igual que todos, de escuchar las historias que Malfoy contaba casi en un hilo de voz. Muchos llegaron a saltar cuando Malfoy dijo algo como: entonces, el señor de las tinieblas atacara y dejara a los mas débiles bajo su poder... y luego, sin una pizca de vergüenza ni de que dijera el resto del colegio, grito: ¡Y aniquilara a los sangre sucia y a cuanto Muggle se le ponga por delante!

Ron hizo ademan de levantarse pero Harry lo sujeto de la manga del pijama. Hermione sin embargo permanecía con la cara enterrada entre sus brazos haciéndose la dormida. Ron se percato de ello y se volvió a ella moviéndola con cuidado.



- Oye - Le murmuro - . ¿qué te pasa?



No hubo respuesta...



- Hermi - Volvió a murmurar mientras la sacudía - . Oye, ¿estas dormida o te haces?



- Ron - Le dijo Harry - . Déjala que duerma, estará cansada...



- Me extraña, generalmente se acuesta tarde...



- ¿cómo lo sabes? - Le pregunto Harry con una risita, a Ron se le subieron los colores pero como estaba oscuro nadie lo podía notar.



- ¿Qué estará hablando Dumbledore con Ginny? - Dijo como para tratar de cambiar el tema, lo que resulto una amarga sacudida en el estomago de Harry - . Vamos, ya vendrá... a mi lo que me interesa es lo que le estará diciendo.



Sin embargo, aunque no fuera nada grave lo que Dumbledore hablase con Ginny, Hermione quien aun tenia la cabeza enterrada entre sus brazos meditaba con su semblante muy serio algo que sin dudas le preocupaba.





A la mañana siguiente todos se levantaron muy aturdidos. Fue un gran desorden el querer ocupar las duchas y el querer cambiarse de túnicas, porque habían dormido con ellas. Todo el colegio estaba tratando de bañarse lo antes posible y de cambiarse rápidamente para llegar temprano a su clase, y para los sextos de Griffindor tenia que ser así... a la primera hora de la mañana les tocaba pociones.

Cuando, Harry, Ron y Hermione estaban listos tuvieron que salir corriendo, poco menos que tropezando con todo lo que tenían al paso con tal de llegar a tiempo a las mazmorras.

Fue una suerte el ser casi unos de los primeros en llegar, en el aula ya había algunos Slitherins, y Malfoy estaba entre ellos.



- Vaya, miren quien esta aquí, ¡Cabeza rajada!



- No lo escuches - Le dijo Hermione - . Quiere provocarte para que Snape te quite puntos.

- ¡Pero si es Granger! - Grito Pansy Parkinson - . Pense que ya no admitían a los de baja calidad en estas clases.



- No les hagan caso - Les dijo Hermione a Harry y a Ron - . Como que no existen.



- Parece que los sangre sucia, los pobres y los huérfanos no tienen oídos ¿verdad? - Comento un chico que tenia cara de troll.



- No Ron - Dijo con calma Hermione jalándolo de la túnica - . Déjalos, espera que sigan y ya verán - Hermione les guiño un ojo, Harry se miro con Ron y asintieron con una sonrisa.



- ¡Eh vamos! - Grito Malfoy - . ¡Ahora se hacen los importantes! ¿Qué, se te acabo el repertorio Potter? ¿Te comió la lengua el ratón?



Harry, Ron y Hermione se miraron, los tres le lanzaron a Malfoy una mirada suspicaz y de duda. Ron noto que Hermione escribía muy rápido en un papel.



- ¿qué haces?



- Algo que aprovecho ahora que soy Prefecta - Dijo Hermione sin parar de escribir.



- ¿A que te refieres?



- Los prefectos tenemos un cierto derecho ante los profesores, no muy importante claro, pero nos deben hacer caso. Estoy escribiendo el comportamiento de Siltherin en esta clase para mostrárselo a Snape en cuanto termine la hora.



- ¿qué estas loca? - Le dijo Ron - . No te hará caso.



- Soy Prefecta y estoy en mi derecho. Cuando se nos hacen prefectos firmamos un acta de compromiso de no inventar acusaciones, aquí todo el colegio sabe que yo soy muy correcta y que no miento, razón por la que Snape me deberá creer y le podré quitar puntos a Slitherin.



- Pero también todo el colegio sabe que los Griffindors con Slitherins nunca se han llevado bien, y nosotros somos los mas conocidos ¿recuerdas?



- Ya cállense que llego Snape - Les dijo Harry que se volteo rápidamente para que no lo vieran hablando.



- Vaya, veo que este año tengo mas alumnado que el año anterior - Dijo Snape con una horrible mueca - . Claro, como ahora mis clases son obligatorias.



Todos los Slitherins se rieron ante el chiste de Snape. Pero este para incomodidad de los Griffindors siguió hablando.



- Saquen todos los materiales pedidos para pociones. Hoy prepararemos una pócima de sueño. Les recomiendo que quien se junte con Longbottom probablemente no despierte - dijo Snape con la voz fría, Neville se encogió en su asiento.



Harry se levanto de su asiento una vez que Snape se dio vuelta, y se puso a un lado de Neville para dejar que Ron fuera con Hermione. Le puso una mano en el hombro en señal de confianza y le sonrió, Neville se sintió mas tranquilo.

Era insoportable volver a hacer clases con Snape, no había cambiado en nada. Ni siquiera aunque el curso anterior haya sido prácticamente torturado por Voldemort.

La clase fue tranquila pero incomoda. Harry hacia todo lo posible por ayudar a Neville con la poción, y este le estaba muy agradecido.



- ¡Potter, Longbottom! - Bramo Snape, para luego acercarse a su caldero - . Pruébela - Le dijo a Harry.



Harry le sonrió a Ron y a Hermione, como asegurándoles de que la pócima estaba buena, y sin temor se sirvió un poco de poción que Snape le había servido en un vaso.

Inmediatamente ingerida la poción, Harry cayo al suelo plenamente dormido. Snape puso una mueca y miro a la clase.



- Buen intento Longbottom, que Potter lo haya ayudado no implica que su torpeza se este superando. - Miro el reloj que estaba en la pared - . La pócima esta hecha para que dure treinta segundos, si pasados los diez últimos no despierta, Griffindor perderá diez puntos, cosa que temo muy probable.



Todos los Slitherins se rieron. Pero las carcajadas se apagaron al instante cuando vieron a Harry levantarse y sobándose la cabeza.



- ¡Diez puntos menos para Griffindor! - Bramo nuevamente Snape.



Todos los Griffindor se quejaron. Neville tembló cuando escucho el grito tan cerca de el. Sin embargo, Harry fue el que se defendió.



- ¿por qué? - pregunto. Snape lo volteo a mirar con rabia.



- ¿Por qué? - Repitió Snape mirándolo con odio intenso - . ¿por qué ayudaste a Longbottom!



- Era un trabajo en parejas - Se quejo Harry.



- Pero todos sabemos que Longbottom es un cabeza hueca y no lo podría haber hecho solo. - Dijo Snape tan fuerte que se llego a escuchar hasta fuera del aula.



- Cualquiera diría que quiere verme muerto - Dijo Harry finalmente, Snape aumento su aire de rabia, pero esta vez su mirada estaba extraña, como de miedo - . Si, lo que escucho. Pareciese que deseara que cualquiera fuera con Neville para que uno terminara accidentado ¿no?



Acababa de poner el dedo en la yaga. Neville miro a Harry resentido, y Harry lo miro con sorpresa.



- Neville... yo... no...



- Si piensas que soy tan idiota, entonces no debiste ser conmigo Harry - Dijo Neville con la voz ronca. Se escuchaban los murmullos divertidos de Slitherin mientras miraban la escena.



- Neville, no, escucha, yo no...



- No, si entiendo perfectamente. - Dijo Neville obviamente aguantando las ganas de llorar - . Se que soy propenso a accidentes, que no hago nada bien, pero deberían entender que también soy humano, y que como cualquier humano cometo errores. Si ustedes creen que mis trabajos, inclusive una simple poción para dormir podría matarte Harry, entonces no debiste ser conmigo, no debiste...



- ¡Veinte puntos menos para Griffindor y esto se acaba! - Grito Snape - . Esto no es un duelo de magos, y no lo será, esta es mi clase y exijo que se respete como tal, ¡diez puntos mas para los que se ríen! Y ahora todos se van ¡SALGAN!



Todos salieron en silencio, Harry trato de hablar con Neville pero este no lo escuchaba. Ron y Hermione trataron de ayudar a Harry, pero este solo se limitaba a lamentarse lo tonto que había sido.

Aunque la culpa se la echaba a Snape por lo de criticar siempre al pobre de Neville. Ahora Harry tenia que arreglárselas para disculparse con el, y hacerle entender que no era su intención ofenderlo de ese modo.



Subieron a la sala común para buscar sus cosas de Cuidado de Criaturas mágicas, y ahí encontraron a Ginny. Esta los miro de un modo extraño y no respondió a la dulce y forzada sonrisa que le ofrecía Harry.



- ¿Por qué le hiciste eso a Neville? - Le pregunto ariscamente.



- ¿qué? - Jadeo Harry - . Pero..pero...



- ¡Pero nada! - le grito Ginny a Harry - . Como pudiste, nunca imagine algo así del famoso Harry Potter.



- Supongo que ahora todo el colegio debe odiarme. - Dijo Harry tirando la mochila al suelo y con los ojos cristalinos - ¡Es que nunca puedo hacer nada bien!



- ¿Harry donde vas? - Dijo Hermione.



- a donde no le arruine la vida a nadie - Y se fue cerrando la puerta fuertemente en el cuarto de los chicos.



- Vaya... Harry - Dijo Ron quien miro a Ginny de reojo - . ¿estarás contenta verdad?



- Yo... no quise... no quise... - Musito Ginny con los ojos llorosos.



- Ya tiene suficiente con haber pasado hace pocos meses tantas cosas graves, como ahora haber metido la pata sin querer. - Le dijo Ron de forma tranquila pero enojada a Ginny quien estaba siendo apoyada por Hermione - . Todos pensamos lo mismo con respecto a Neville, y también sabemos que Harry no le haría daño a una mosca. Lo que dijo fue para desquitarse con Snape, y termino perdiendo. Y ahora tu, tu Virginia le sales con esto, tu que eres la chica que el...



- ¿qué el que...? - Pregunto Ginny con la voz quebrada y esperanzada.



- ¡Ah, olvídalo! Voy a verlo, dile a Hagrid que no iremos a su clase, cuéntale las razones, el entenderá.



- Pero Ron... - Dijo Hermione.



- Discúlpame Hermi, pero ahora es cuando necesita mas que nunca a un amigo - Ron miro a Ginny de reojo - . Tal vez si tuviera una chica de confianza que lo entendiera debería ir ella en mi lugar, pero como NO TIENE iré a ayudarlo.



- Ron - Dijo Hermione de modo de advertencia al ver que a Ginny le comenzaban a caer lagrimas.



- Voy a ver a mi amigo - Dijo, y se fue a paso rápido por las escaleras.


La invitación y la tregua


Harry estaba encerrado en el cuarto, recostado en la cama boca arriba y se cubría por el dosel que la bordeaba. Ron entro sigilosamente con toda la intención de no ofender nuevamente a Harry con algún comentario mal hecho.



- Hola - Saludo tranquilamente.



- Mmm... - Se escucho decir a Harry, que en realidad no dijo nada.



- No los escuches - Dijo Ron sonriente eligiendo cuidadosamente las palabras - . ¿sabes? Creo que Ginny esta arrepentida.



- ¿Por qué tendría que interesarme ella? - Dijo Harry entonces.



- Amigo - Dijo Ron amigablemente pero hablando despacio - . Se lo que sientes por ella, y conozco tan bien a Ginny como para decir lo mismo de ella. Yo le dije unas cuantas verdades ahí afuera, y estaba casi llorando, bueno... estaba llorando...



- ¿Qué? - Preguntó Harry con un extraño tono de voz.



- Eso, que esta arrepentida por lo que te hizo, y apuesto a que todos lo estarán si das tus verdaderas razones por lo que dijiste.



- Pero ya viste que nadie me quiere escuchar.



- Oye, - Dijo Ron corriendo la cortina encontrándose con un Harry, con los lentes en las manos y los ojos llorosos - . Somos tres que te apoyan.



Harry sonrió, se sentía mas aliviado ahora que sabia que sus amigos lo apoyaban.



Mientras tanto en la clase de cuidado de las criaturas mágicas, Hermione llego a tiempo para pedirle disculpas a Hagrid a favor de Ron y Harry.



- ¿qué ocurrió? - Pregunto detrás de su espesa barba.



- Bueno... - Empezó a decir Hermione pero entonces...



- ¡Vaya, la sangre sucia! ¡Sola! - Era Malfoy - . ¿Qué paso? ¿Y Potter? Ah, ya se, se escondió porque sabia que ahora todo el colegio estaría hablando mal de el por la forma en que trato a Longbottom. Pero saben, nunca he estado mas de acuerdo con el.



Nuevamente todos los Slitherins soltaron una carcajada.



- ¡Ah! - Dijo gritando mirando alrededor - . ¿Ya botaste a tu novio Granger? - Dijo con un extraño resentimiento en la voz, como de esperanza - . ¿dónde esta que no lo veo? Tal vez quieres nueva compañía ¿no?



Hermione miro con asco a Malfoy al que le habían brillado los ojos de un modo especial, Hagrid tomo el hombro de Hermione y la acerco a el.



- Anda a tu sitio Malfoy, Hermione será mi ayudante en esta clase - Bramo Hagrid de un modo que Malfoy retrocedió hastiado.



- Gracias Hagrid - Dijo Hermione.



- No hay de que, se que si no estas con Ron o Harry te es medio difícil hacer tu trabajo. Ahora ¿qué fue lo que paso con Neville? - Pregunto dándole a Hermione un balde lleno de avena.



Hermione le explico todo lo sucedido en las mazmorras mientras colocaba los baldes cerca de una verja que dividía la explanada: desde la discusión con Snape hasta que Harry se fue a esconder en el cuarto.



- Cielos - Dijo Hagrid luego de que terminaron de colocar los baldes - . Ya imagino como estará el pobre. Dile que no se preocupe que entiendo perfectamente que no fue intencional lo que hizo, que si quiere ayuda puede contar conmigo.



Hermione le sonrió, Hagrid era el único que podría ayudar a Harry en que los demás lo escucharan.

Fue una clase divertida, sencilla y únicamente mágica, como lo había sido en cuarto alguna vez. Hagrid consiguió dos pegazos esplendorosos de color blanco y negro. Hermione se lamentaba el que ahí no estuvieran su amigo y su novio. Aunque se divirtió mucho al ver que el pegazo blanco, la hembra, no quería nada con Malfoy, y este se quejaba diciendo que hablaría con su padre con respecto a como crían a los animales mitológicos.

Solamente tenían que alimentarlos, y tal vez quien consiguiera su confianza podría montarlo, Hermione sabia que Harry seria el único que lo lograría... Lograría... penso...



- ¿Hagrid?



- Dime - Dijo con una sonrisa bonachona al ver que todos se entretenían con los pegazos.



- ¿Cómo esta el huevo? - Preguntó Hermione en un hilo de voz.



- Ah - Dijo Hagrid con una sonrisa muy especial - . Esta excelente. Ayer lo vimos con Dumbledore, después de lo sucedido con el espía de ya sabes quien.



- ¿Y como esta? - Insistió Hermione - ¿No le paso nada?



- Esta Perfecto - Dijo Hagrid - . Creo que esta pronto a romperse, se esta empezando a quebrar y hace sonidos extraños.



- ¡de verdad! - Chillo Hermione, todos se voltearon a mirarla - . ¿de verdad que los pegazos tienen de tres... a seis... crías? - Dijo con los dientes apretados y en voz alta.



- Eh... si.. claro, de tres a seis - Grito Hagrid para tapar el error de Hermione.



Para cuando la clase termino, Hermione se dirigió rápidamente hacia donde estaban Ron y Harry para contarles lo del huevo y que contaban con el apoyo de Hagrid..

Pero se llevo una sorpresa cuando llego a la sala común, estaba dentro la profesora Mcgonagall, y parecía estar esperando a que todos los alumnos ingresaran.

La chica logro captar a sus amigos en una esquina. Harry parecía tenso, todos le echaban miradas frías, excepto Ginny quien se había desistido, y ahora lo miraba con aparentes ganas de disculparse.

Se acerco a ellos, noto que Harry tenia los ojos un poco hinchados, y que Ron la miraba como diciendo no preguntes.



- El huevo esta por romperse - Dijo muy bajo para que solo ellos la escucharan, a la vez que colocaba sus cosas sobre una mesa.



- ¿de verdad? - Dijo Ron impresionado - . ¿Para cuando?



- No lo sé... - Dijo Hermione - . Pero luego, eso dijo Hagrid... ¡Ah! Y Harry... Hagrid dice que te apoyará en todo.



Hacía mucho rato que Ron no veía sonreír a Harry, y también era verdad que el único que podría ayudarlo y lo entendería mejor que nadie, seria Hagrid, quien remplazaba a Sirius cuando no estaba, como un padre.

Se escucho que la profesora hacia un gesto para que todos se callaran. Y se subió sobre un taburete para hacerse ver.



- ¡Buenas tardes! - Saludo a los alumnos con el semblante serio, pero tenia una sonrisa - La razón de que este aquí, es porque tengo que dar un importante aviso.



Todos los alumnos estaban callados, expectantes a que la profesora dijera ese aviso.



- Es primera vez que se hará algo como esto, y me gustaría que lo tomaran como un tramite intra-escolar. - La profesora Mcgonagall tomo aire y siguió hablando - . Como ustedes saben cada nombre, de cada casa, es a favor de su fundador, en nuestro caso Godric Griffindor.



Por alguna extraña razón Harry se sintió mas incomodo que antes, levanto la mirada y noto que algunos rostros lo observaban, obviamente pensando lo mismo que el.



- Existen cuatro pueblos - Continuo la profesora - . Rowena Stansyon; Salazar Camprish; Helga Wooder; y Godric Valley. En cada uno de estos pueblos nació cada uno de los fundadores, razón por la que llevan los respectivos nombres. Este año, es obligación visitar esos pueblos. Déjeme terminar señorita Patil, en nuestro caso, tenemos una salida reservada para el día catorce, quince y dieciséis de Octubre. Partirán primero los cursos de primero a tercero, Cuarto y quinto, y por ultimo sexto con Séptimo.

Es una salida para aprender sobre nuestros fundadores, sin embargo, durara poco debido al peligro que corremos todos fuera, espero que para ese día lleven su almuerzo, ya que almorzaremos allá.



Harry no supo si se lo imagino o fue verdad que la profesora Mcgonagall lo miro con lastima, aunque, por otro lado, tal vez no seria mala idea visitar el pueblo de sus ancestros.

La profesora respondió preguntas, entre estas la de Parvati que quería saber si habría baile este año, que, para decepción de muchos, y alegría de pocos, no habría.

Harry notó como muchos alumnos de primero y segundo seguían a la profesora hacia fuera de la sala común. Fue entonces cuando Ginny se acerco a Harry, tenia la cara roja y parecía apenada. Harry estaba apoyado en la pared justo donde estaba la ventana empapada de escarcha que había comenzado a caer. Levanto la mirada lentamente y se encontró con la azulina de Ginny.



- ¿pasa algo? - Pregunto suspirando.



- Quería... quería pedirte disculpas - Dijo la pelirroja con lastima.



- ¿Por qué? Después de todo, en realidad tenían razón, fui un idiota y lo reconozco.



- ¡No! Es decir... - Ginny se había puesto roja, y volvió a bajar la mirada - . Snape fue el idiota, no tu... yo también... sé que no serias capaz de hacerle daño a nadie, y fui una tonta si pense que lo harías...yo...



- Ginny... esta bien, no te preocupes... no te disculpes. Ahora debo entendérmelas con Neville, el pobre debe estar pésimo.



- Y lo esta - Dijo la pelirroja triste - . Pero no por lo que dijiste.



Harry parpadeo extrañado.



- ¿Ah no?



- No. El quiere disculparse contigo. Entro en razón, y al igual que todos creen que fueron muy tontos al enojarse contigo. Tu no te merecías eso, es decir, el lo sabe, y... bueno, creo que deberías hablar con el.



- Gracias - Dijo sonriéndole a Ginny, esta se sonrojo mas de lo que estaba - . Que haría sin ustedes.



A Ginny solo se le ocurrió sonreír, fue entonces cuando notaron que no había nadie en la sala común. Preguntándose donde estarían Ron y Hermione, Harry se movió hacia un lado con la intención de mirar hacia los cuartos del segundo piso, pero lo único que consiguió fue tropezar con la túnica al hacer un mal movimiento y caer sobre la pelirroja.

Los dos se levantaron inmediatamente sintiendo al corazón latir a mil por hora, la cara roja, y la piel erizada.

A Harry se le habían caído los lentes al hacer ese torpe movimiento, y veía todo de un modo opaco. Se empezó a reír de manera nerviosa y se inclino para recoger los lentes, pero al no ver nada tropezó nuevamente, y cayo de espalda al suelo. Escucho la risa de Ginny que al igual que el parecía nerviosa, y noto, apenas, que la chica le ofrecía la mano para levantarse. Al tomarla, por los nervios y la tensión del momento, Harry estando a punto de ponerse de pie, noto que era Ginny la que ahora tropezaba, y caía sobre su pecho.

Se había olvidado de recoger los lentes y se maldecía a si mismo por no ver bien lo que pasaba frente suyo. Fue entonces cuando el corazón se le acelero de manera alterada, sintió un leve cosquilleo cerca de su barbilla adivinando que seria la respiración de la chica, y sin saber porque lo hacía bajo la cara para encontrarse a un milímetro con el rostro de Ginny.



- ¡Harry!



Harry se tambaleo y volvió a caerse acompañado por Ginny. Escucho un crack en su espalda y un leve dolor en ella, agregando aun el peso de Ginny encima de el. Sintió que la chica se levantaba de manera rápida y luego que alguien a el lo tomaba del brazo y lo levantaba.



- ¿Pero que hacían? - Escucho Harry notando levemente a su amigo Ron.



- ¡Nada! - fue lo único que se le ocurrió decir. Hizo un gesto de dolor y se toco la espalda.



- Déjame repararlo - Escucho decir a Hermione, que con un ¡plin! Arreglaba los lentes y se los pasaba a Harry.



- ¿Molesta que te interrumpan no? - Le murmuro Ron con una mueca divertida una vez que Harry se puso los lentes. Este corrió la cara sonrojado justo para ver a Ginny frente de el. De no haber sido por Hermione que estaba detrás tal vez se habría caído nuevamente.

Ron no pudo evitar tirar una carcajada, ver así a Harry, que siempre estaba mas pendiente de las aventuras y de meterse en problemas que cualquier otra cosa, era muy extraño.





El día paso muy lento inclusive para Harry quien aun no podía creer lo que le sucedía.

Recordaba como en segundo todos le echaban la culpa porque lo creían el heredero de Slitherin. Ahora era algo similar, sin embargo, el sabia que no era una mala persona y también más que nadie sabia que a la ultima persona a quien lastimaría seria a Neville, por ser propenso a accidentes, y por ser algo sensible, por decirlo así. Aunque tenia una larga lista de a quienes nunca les haría algo así, excepto a Malfoy o a algún Slitherin, inclusive a Snape. Pero nunca a sus amigos.



Empezó a vagar por los terrenos del colegio, solo. Le quedaba media hora libre y quería aprovecharla en pensar alguna solución para rehacer su amistad con Neville.

Se apoyó contra un árbol y se quito los lentes mordiendo la pata de uno por ocio.

¿Por qué siempre el era quien producía los problemas aunque no los quería? ¿Por qué... por qué Voldemort no lo mataba de una vez y así dejaba a todos tranquilos?



- Harry - Escucho una voz tras el. No se volteo a mirar, sin embargo una sonrisa se dibujo en su rostro, esa voz la conocía perfectamente, y le traía mucha tranquilidad después de la de Dumbledore.



- Key... - Murmuro - . ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar con los de tercero?



- Si, pero tú estás antes que una clase y de muchas otras cosas - Le dijo su hermana con ternura tomándole su hombro - . Harry... ¿Por qué no hablas con Neville? El entenderá.



- Lo dudo - Dijo con sarcasmo sin voltear a ver a Ktrin.



- Harry - Dijo Ktrin insistentemente - . Yo te conozco... - Hizo una mueca algo escéptica y siguió hablando - : Te pareces mucho a como era la actitud de papá, inclusive también un poco a Sirius... y... por eso mismo te estoy diciendo esto... Neville es un buen muchacho, y hoy lo escuche hablar con Ginny sobre que quería volver a ser tu amigo. Ella lo convenció de que no fue tu intención y que tu también querías hacer las paces.



Harry agacho la cabeza y sonrió para si mismo. Se sonrojo un poco cuando Ktrin lo abrazo por la espalda.



- Estoy orgullosa de que seas mi hermano... mi hermanito - Le susurro muy despacio cosa que lo hizo estremecerse - . ¡Ah! Espérate a que tengas novia y ese estremecimiento se volverá mas fuerte de lo que crees. Además te va a gustar sentirlo también - . Dijo Ktrin muy divertida al ver que Harry se ponía mas rojo de lo que debía.



- ¿Pero que cosas dices? - Le recrimino soltándose y colocándose los lentes a la vez que se tapaba la cara con la sombra del árbol.



- La verdad - Le dijo Ktrin guiñándole un ojo a la vez que miraba por detrás del hombro de Harry con una sonrisa.



- Harry - Se escucho por el otro lado del árbol.



Harry volteo a mirar y se encontró nada mas y nada menos que con Neville, el chico estaba con la cabeza gacha y movía las manos nerviosamente.



- ¿podríamos hablar? - Le dijo.



Harry miro a Ktrin contento, y esta le sonrió a ambos.



- Bueno, yo los dejo para que hablen tranquilos - Les dijo Ktrin tocando el hombro de Harry en señal de despedida - . Adiós - Le dijo a Neville.



Ktrin se alejó rápidamente. Cuando paso por el llano que la conducía hacia la puerta de atrás del castillo, que daba justamente a la sala de profesores, algo o mas bien, alguien, la agarro por el brazo y la jalo hacia detrás de un arbusto.



- Pero que...



- ¡hola! - Saludo animadamente la persona que la había jalado.



- ¡Brian!





Harry se sentó con Neville en el pasto y se quedaron un rato en silencio.



- Oye - Dijeron los dos al mismo tiempo, luego se rieron.



- Neville - Comenzó entonces Harry - . Yo, bueno... no fue mi intención decir...



- Si sé Harry... Sé que Snape te engrifa y no te culpo, a mi también y creo que a todas las casas les pasa lo mismo. En realidad... - Continuo cuando vio que Harry abría la boca para decir algo - . Siento que fui y que actué como un completo idiota por todo lo que produje que los demás pensaran de ti algo que no eres.



- No Neville - Dijo entonces Harry - . Yo nunca tuve que haber dicho eso... dije lo peor que pude haber dicho... de un amigo.



- Snape fue el culpable, no te culpes - Dijo Neville levantándose sin dejar de sonreír - ¿Amigos? - Preguntó.



- ¡Amigos! - Dijo Harry chocando su mano con la de Neville.



Al menos las cosas ya se habían aclarado, al menos ya muchas cosas se estaban aclarando... sin embargo, también muchas cosas estaban por descubrirse...



Pasada la media noche, y ya todos dormidos, un ruido se escucho en la casa de Hagrid... y en un lugar, no muy lejano... el fénix negro de Kaplin Kerper cantaba con un sonido muy especial sobre la isla de Avalón... al tiempo, que, en otro lugar...cuatro cetros de colores: azul, amarillo, rojo y verde se iluminaban cerca de un grueso libro con signos muy extraños...








Trigork



A la mañana siguiente, los jardines y los alrededores del castillo estaban escarchados por la nieve de la noche anterior. Era el único día que había amanecido con un sol brillante, pero extremadamente helado, y la luminosa resolana de la mañana se reflejaba contra la nieve, y en las ventanas del séptimo piso, donde se encontraba el sexto curso de Griffindor, justamente en una determinada habitación, caía la luz fulminante.

Harry se levanto con la luz del sol dando en la cara y con un fuerte golpe en la cara cuando Ron le lanzo la túnica.



- ¿Viste que hora es? - Le dijo mientras se ponía los zapatos - . Nos toca encantamientos y son pasadas las ocho.



- ¿qué? - Dijo Harry que parecía recién levantarse y las palabras no llegaban completamente a su cerebro - . ¿Qué paso con los entrenamientos del rocho... a propósito, que es eso?



- ¿estas en las nubes no? Por lo que veo aun no despiertas - Le respondió Ron rápidamente guardando los libros en su mochila, que se le caían a cada instante.



- Disculpa - Dijo bostezando - . ¿Me podrías repetir lo que me dijiste? - Le pregunto a Ron mientras se ponía los lentes y se salía de la cama.



- ¡Que nos toca encantamientos y que son pasadas las ocho! - Le grito Ron muy cerca de la oreja. Harry que se estaba parando para levantarse se cayo contra el velador - . Lo siento, pero no entendías...



Harry lo miro desde el suelo con los lentes chuecos y con una expresión atontada.



Ambos salieron de la torre muy apresurados, al menos Ron, porque Harry apenas y podía caminar.

No pasaron al gran comedor a comer nada porque no alcanzaban, sin embargo justo cuando llegaban casi pasados a la clase del profesor Flitwick, Hermione los esperaba con unas tostadas en su mesa.



- Gracias, me moría de hambre - Dijo Ron dándole un beso a Hermione en la mejilla y mordiendo su tostada.



- El profesor llego hace un minuto, tuvieron suerte de llegar con el grupo de Rawenclaw.



- Si, tienes razón. - Dijo Ron con la boca llena. Hermione lo miro distraída.



- ¿Y Harry? - Pregunto.



- No me hables de el - Dijo Ron con una mueca divertida - . No sabes lo que me costo levantarlo... ¿verdad Harry?



Ron miro hacia el otro lado donde se suponía debía estar Harry, pero este estaba durmiendo sobre la mesa.



- ¡HARRY!



Harry salto rápidamente.



- ¡Presente! - Grito.



Ron estallo en una carcajada, Hermione le pego un codazo y miro a Harry con el ceño fruncido.



- ¿Te pasa algo? - Le pregunto entonces.



- ¿Qué...que? - Dijo Harry estirándose. En ese momento el pequeño profesor Flitwick se acomodaba sobre unos libros, en el momento indicado para mirar a Harry hacer ese gesto.



- ¿Pasa algo señor Potter? - Pregunto con voz chillona.



Harry parpadeo y miro al profesor quien con sus pequeños brillantes ojos lo tenia fijamente en la mira.



- Eh...



- Anoche se acostó tarde - Dijo entonces Ron, Harry volteo para mirarlo, el profesor levanto una ceja - . Se... se... se quedo conversando con mi hermana.



Harry sintió que su cara se ponía mas que roja. Eso no era cierto, en realidad se había acostado tarde porque había estado toda la noche con Ron tratando de calmar a Pig, que parecía un pito silbante y cantante. Harry quería enviar una carta a Sirius para contarle sobre el huevo, pero Hedwigh estaba en la pajarera y Pig era el único a su alcance. Sin embargo, fue un error despertarla...



Ron sonrió con malicia al ver la expresión de Harry, y Hermione lo interrogaba con la mirada y con una sonrisa para saber si eso era cierto. Por otro lado, sus compañeros murmuraban entre risas, cosas, muy despacio y muy fuerte a la vez. Harry se hundió en su asiento para evitar las miradas y la señalizaciones, y por sobretodo temía, que Parvati y Lavender, las más chismosas, le dijeran algo a Ginny, que no tenia idea de nada de lo que su hermano había dicho.



- Para que aprendas que despertar a Pig a mitad de la noche no es buena idea - Le dijo Ron mirando al profesor y murmurando con los dientes apretados.



- Oh, cállate... - Le dijo de mal humor Harry, que igual estaba divertido por la situación, aunque muy abochornado.



La clase no fue tan amena como otras anteriores. Era primera vez que Harry veía al profesor tan enojado a causa de un error en el hechizo transportador de Seamus, quien mando al pequeño profesor Flitwick cinco pisos mas arriba del aula correspondiente.

Hermione sin embargo, ya había recibido cincuenta puntos por su excelente transportación de su propio pupitre hacia los jardines del colegio, un hechizo muy potente y bien pronunciado, dijo el profesor. Ya que Hermione había dicho Transportus ; No como Seamus que había dicho Transportarus



Cuando salieron del aula, y Hermione se regocijaba de felicidad por la cantidad de puntos que había ganado, se dirigieron hacia una nueva clase de adivinación seguida por aritmancia.

El aula de Ktrin, como siempre estaba muy iluminada y reconfortante a la pequeña llama que emanaba la chimenea. Porque, de verdad el día estaba muy helado.

Harry, Ron y Hermione se sentaron muy cerca de la mesa de Ktrin, ésta se demoro un poco en llegar. Cuando entró por la puerta del piso, miro a todos los alumnos con una sonrisa nerviosa, o al menos, eso le pareció a Harry. Se sentó frente a ellos y pestañeo unas cuantas veces, parecía muy distraída. Además, tenia la cara levemente brillante, lo que decía a la perfección que estaba transpirando. Aunque no había razón para que en un día como ese alguien estuviera en esas condiciones.



- Buenos días - Dijo con una dulce sonrisa, pero con un hilo de voz - . Quiero decir... ¡Buenos días!



Ktrin subió un poco el tono, ya que muchos tuvieron que poner su oído para escucharla mejor. Harry se miro con sus amigos y luego volteo a verla a ella.



- Deben disculpar mi retraso - Volvió a decir sonriente - . Tenia cosas que hacer.



Nadie dijo nada, Ktrin miro hacia todos lados en busca de apoyo, se fijo en Harry.



- Creo... creo que les deje una tarea pendiente ¿no? - Dijo levantándose y empujando sin querer un vaso que estaba sobre su mesa, que al caer se quebró instantáneamente - . Cielos... - Dijo con pesadumbre viendo el vaso quebrado, pero que con un movimiento de su dedo lo volvió a la normalidad - Bien... Les había dicho que me investigaran sobre la bola de cristal, ¿alguien la hizo?



Muy pocos levantaron sus manos, entre estas, las del trío dinámico a quien Ktrin les sonrió alegremente. Parvati y Lavender estaban al final de aula mirando a la chica con recelo, obviamente aun estaban molestas por lo de la sustitución.

Cuando cada uno leyó su informe, Ktrin agradecida tomo los pergaminos y les colocó nota. Luego se digno a mirar a cada uno de sus alumnos con una sonrisa.



- los trabajos están muy buenos, a excepción de quienes no me los entregaron - Miro a Parvati y Lavender - . Quienes no lo hayan hecho no podrán estudiar la bola de cristal y no pasaran el ramo, yo les recomiendo que lo hagan, de otro modo no pasaran el ultimo examen para entrar a las universidades, esto creo que se los dije en nuestra primera clase, bien, se los repito. Adivinación no es un arte exacta pero no por eso deja de ser importante, y la bola de cristal para los brujos es importante.



Hizo una pausa y saco una bola de cristal de debajo de la mesa grande y brillante.



- quienes hicieron el trabajo y ya conocen sus propiedades, sabrán como empezar a leerla, y como comprender bien la simbolización de la humedad que en la bola se encuentra. - Ktrin hizo aparecer, esta vez con su varita, una fuente grande con agua - . Ordenados, les pediré que se laven las manos antes de tocar la bola de cristal. Esto es para que sus energías no se queden pregnadas en ella, y también para que el contacto sea mas puro, por decirlo así. Pónganse en fila y en orden por favor pasen a la fuente de ahí, irán por uno, y yo seré quien les preguntara lo que verán de mi suerte. Yo no comprenderé lo que ustedes vean pues en ese momento son ustedes dueños de la energía de la bola, sin embargo terminado el trance, la bola volverá a corresponder a su dueño.



Dean fue el primero en pasar, se acerco a la fuente, se lavo las manos y se acerco a la bola frente a Ktrin.



- Bien Dean - Ktrin miro a toda la clase alrededor de ellos - . Silencio por favor...

Dean, tu trabajo me gusto bastante, así que supongo que habrás aprendido sobre la bola. - Susurró Ktrin muy bajito - . Bien, Dean.... coloca las manos sobre ella y concéntrate solamente en mi voz y en la respuesta que me darás a mi pregunta...



Toda la clase estaba sumida en un silencio repentino y nervioso. Dean coloco sus manos húmedas en la bola y cerro los ojos.



- Bien... Dean... quiero que me digas... ¿Cuánto duraré dándoles estas clases?... mas bien... ¿Dentro de cuanto tiempo volverá la profesora Trelanwey?



Dean frunció el ceño aun con los ojos cerrados, y los abrió solamente para ver la niebla de la bola. El liquido gaseoso se reflejaba en sus ojos claros igual que un remolino que se agrandaba y achicaba. Abrió la boca, y murmuro muy despacio, pero seguro:



- Aun te... queda tiempo... - Dijo finalmente - . Nos acompañaras un tiempo mas Ktrin... La profesora volverá mas tarde...



- Excelente - Dijo Ktrin contenta - . ¡Gracias De...



- Pero... - Prosiguió Dean, sin quitar los ojos de la bola - . Veo... sombras... en un futuro... habrán... tres sombras... no, cuatro... y... no lo sé, no entiendo esto... Aquí aparece un niño muy extraño... y otro... - Dean se estremeció y su rostro se puso blanco - . Escucho un llanto... el de ese niño y parece que es pequeño... y hay... un... no sé que es... un monstruo, algo grande... y una canción muy extraña... veo luces... cuatro luces brillantes y de varios colores... Y también... veo... veo... - Dean separo las manos rápidamente de la bola y cayó al suelo sujetándose la cabeza - . ¡No! - Gritó.



- ¿qué pasó, que te sucede? - Le preguntaba Hermione a Dean que aun estaba en el suelo.



- Vi... vi... - Los ojos de Dean, que ahora estaban húmedos se fijaron en Ktrin aterrorizados - . Vi... sangre... mucha sangre... y... un... no sé... las sombras desaprecian... escuche una risa fría y aguda... ¡algo horrible!



Ktrin se asusto un poco, pero no por lo que Dean le había dicho, sino que por el estado del chico. Mandó a Parvati y a Seamus con Ron a que acompañaran a Dean hasta la enfermería. Ktrin abrió un poco las ventanas para que entrara aire, aunque todos se congelaron. Dejo que se despabilara un poco, cerro la ventana, guardó la bola de cristal y se paso la manga por la frente.



- ¿te sientes bien? - Le pregunto Harry acercándose.



- Si, no te preocupes - Dijo Ktrin con una vaga sonrisa.



- Te veo mal... - Le respondió éste a modo de reproche.



- Estoy bien... es solo que... desde anoche que estoy así... no se porque... ando sudorosa y cansada... nunca me había pasado antes.



- Tal vez estas nerviosa - Le dijo Harry mientras guardaba sus cosas en su mochila, recordando lo que Dean le había dicho - . ¿crees en lo que Dean te dijo?



- ¡Por su puesto! - Dijo Ktrin - . Claro que lo creo, el trabajo de Dean fue el mejor de todos, no es que lo diga por el tuyo que también estuvo muy bueno, pero entre el de él y el de Hermione estuvieron las notas mas altas, y me pareció sensato pedirle a él que hiciera la primera lectura.



- ¿y que piensas de.... bueno... lo que dijo? - Pregunto Harry nervioso - . No me vas a negar que se oía raro...



- Si... - Dijo Ktrin pensativa apoyándose contra su mano - . Vio sombras, un monstruo, niños... creo que Dean se fue mas hacia el lados de los recuerdos y de las fantasías que de la redacción del futuro... pero... al menos lo que al principio dijo me convenció bastante.



- ¿qué cosa?



- Que seguiría por un tiempo más - Sonrió Ktrin satisfecha.



- ¿Y la risa aguda? - Le murmuro Harry - . ¿Y si vio a Voldemort?



- Eso me preocupó un poco, eso y lo de la sangre... tal vez vio asesinatos o cosas así que no debería haber visto... creo que se expandió mucho. - Dijo Ktrin mirando a su alrededor notando que no había nadie - . ¿No piensan irse? - Les preguntó con una sonrisa a el y a Hermione que aun estaban en el aula escuchando a Ktrin y pensando en lo que Dean había dicho - . Ahora tengo con cuarto, así que si no les molesta, y para que no le moleste a la profesora Sinistra, creo que seria bueno que ya se fueran yendo.



Hermione y Harry se miraron y levantaron los hombros con una incógnita a la vez que miraban a Ktrin suspicasmente. Se despidieron de ella y bajaron por la escalera de plata.

Ktrin se dirigió hacia una ventana y miró la casa de Hagrid, estaba escarchada completamente, parecía un pan de pascua. Apoyo su frente contra el vidrio de la ventana y cerro los ojos. Repentinamente una extraña canción invadió sus oídos, era maravillosa, hermosa, armoniosa, que luego se fue apagando... Se separo asustada de la ventana y volvió a mirar a la casa de Hagrid entornando sus castaños ojos. Se sonrió para si misma cuando recordó que el huevo estaba por abrirse, con lo curiosa que era estaba dispuesta a ir a ver a la cría, fuese a la hora que fuese.

Sin embargo, al momento de que ese pensamiento embargo su mente, también la invadió el recuerdo de la tarde anterior, cuando había dejado a Harry con Neville para que hablaran...



- ¡Brian! - Grito impresionada.



- escúchame, tengo que hablar contigo. - Dijo este en un susurro muy misterioso.



- Yo no tengo nada de que hablar contigo - Dijo quitándose la mano de Mclogan de su brazo - . Tengo clases ahora.



- Si, yo también, pero escúchame... - Dijo este muy bajo para que ella no lo escuchara - . Mira, muy pocos profesores saben que el huevo traído de Avalón esta aquí, yo era uno de esos, y por casualidad ayer escuche a Hermione con Hagrid hablando de él. Pero escúchame - Le insistió a Ktrin que daba media vuelta para irse - . ¡Escucha! Tengo información que te puede servir.



Ktrin pestañeo extrañada y se quedo para escuchar al chico.



- Mi abuelo conoció a esos guardianes protectores de la isla de Avalón antes que desaparecieran. Mi padre, ya sabes, Marlon Mclogan, lo mato para hacer mas fácil la tarea de Voldemort. - Mclogan hizo un gesto de dolor y de culpa, Ktrin trato de evitar hacer una mirada de lastima - . Bien, tengo entendido, si no me equivoco - prosiguió Mclogan - , que si ese huevo es el heredero de la mascota fiel de Merlín y del rey Arturo, algo me dice que ese animal o lo que sea que este dentro del huevo, debe tener algún amo también ¿no crees?



- No te entiendo ¿cómo así?



- ¿Qué me dirías si te digo que mi hipótesis es que cerca, muy cerca, esta la reencarnación de Merlín?



- ¿QUÉ? - Exclamo Ktrin divertida - . Pero eso es imposible, todos saben que Merlín se levantará de su tumba el día en que el rey Arturo Regrese.



- ¿Y que tal si el rey Arturo se reencarnó en alguna persona? Por lógica Merlin debería volver a ayudar a su rey ¿no crees?



- ¿Cómo? - Pregunto Ktrin masticando la información.



- es muy sencillo... yo creo, que ese huevo, que lo mas probable tenga al heredero de la mascota de Merlin, tal vez por obra del destino vino a parar a Hogwarts a ayudar a su amo, y si la reencarnación de Merlin esta viva, eso quiere decir que la de Arturo también.



- Es una locura - Dijo Ktrin algo pasmada e incrédula.



- ¿qué cosa? ¿qué Merlin este reencarnado, o que Arturo vuelva a la vida?



- No. Es una locura las fantasías que a ti se te ocurren - Dijo Ktrin algo molesta - . Todos saben que Merlin estaba en un grado demasiado alto como para volver a la vida.



- ¡No esta muerto! - Chillo Mclogan - . Recuerda que Morgana lo encarceló en la cueva de hielo.



- Si, pero era un ser humano y un ser humano no sobrevive a mil grados bajo cero.



- Te estas contradiciendo - Sonrió Mclogan.



- ¿Qué?



- Dices que Merlín estaba demasiado alto como para volver a la vida, entonces ¿ por que no sobrevivió a la cueva de hielo?



- Porque... - Ktrin abrió la boca, pero por ella no salió ninguna palabra.



- ¿Vez? Te lo dije, ¿No crees que mi hipótesis esta muy buena?



- ¿Y que pasaría si fuera cierto? Quiero decir, ¿Qué sacas con que eso sea cierto?



- Merlin fue el mayor mago de todos los tiempos, Si vuelve acabará con la maldad del mundo mágico.



- ¿Y si esa reencarnación como dices, es un bebe?



- Entonces... - Esta vez fue Mclogan el que no dijo nada, Ktrin se rió por lo bajo.



- No vuelvas a imaginar mas cosas - Le dijo Ktrin divertida - . Te esta afectando pensar.



- Muy graciosa - Dijo Mclogan con una burla.



- Bien, si era eso lo que me querías decir, ahora tengo que irme - Ktrin salió detrás del arbusto, pero Mclogan la jalo por la capucha que colgaba de esta.



- ¿Qué estas loco? ¿Qué pasa?



- Prométeme, que cuando el huevo se haya abierto me lo dirás - Le dijo poniendo cara de suplica.



- ¿Qué? No puedo, le hice una promesa a Hagrid. Además, los profesores que no lo saben tendrán que saberlo igual.



- hablaré con Dumbledore - Dijo entonces Mclogan.



- ¿para que te de permiso? - Dijo Ktrin incrédula.



- ¡Claro! ¿Para que mas si no? El y yo tenemos una mutua confianza.



- Ah... si... - Dijo Ktrin mirando a la puerta - . Bien, has lo que quieras, yo me tengo que ir a clases.



- Oye.



- ¿QUÉ?



- ¿me avisas si?



Ktrin hizo un gesto de hartarse y se fue a paso rápido por la puerta que conducía hacia la sala de profesores, para buscar las cosas de su próxima clase.



Volvió al mundo real cuando los alumnos de cuarto año entraron al aula. Ktrin se separo de la ventana y los recibió con una de sus típicas sonrisas. Se sentó en su mesa y se fijo en un punto nulo...

¿Habrá reencarnado Merlín? ¿Habrá sido solo una fantasía de Brian? ¿Pertenecerá ese huevo a su amo, es decir, Merlin segundo?... Pensaba Ktrin...





Harry y Hermione llegaron al aula de Aritmancia encontrándose con Ron en el pasillo, este venia algo pálido.



- ¿qué te pasa? - Le pregunto Harry.



- Dean - Dijo este mientras entraba con sus amigos al aula - . Estaba como paranoico, hablaba de sangre y muertes, y sombras e insistía que un niño estaba llorando, y que había otro que era muy extraño.



- Pobre - Dijo Hermione - . Parece que Dean de verdad le pega a la adivinación, debe ser una de las pocas personas que tienen percepciones como esa.



- A mi me preocupa Key - Dijo Harry instalándose en su sitio.



- Debe estar cansada - Dijo Hermione - . Piensa que no deja de hacer clases hasta tarde y debe preparar la del día siguiente. No debe estar acostumbrada a eso. El curso anterior era una vez al mes que nos daba clases. Hay que comprenderla.



- Puede ser... - Dijo Harry quien puso un claro semblante de preocupación.







La tarde ya estaba muy entrada y parte de la nieve se había derretido provocando graves accidentes a quienes resbalaban producto del deshielo sobre el pasto.

Harry, Ron y Hermione cuando estaban almorzando ya pasado el medio día, Dumbledore, Ktrin, la profesora Mcgonagall, y ellos tres con Ginny recibieron una carta de Hagrid que les anunciaba el nacimiento de la criatura al interior del huevo.



Todos los llamados estaban a las ocho en punto reunidos en la casa de Hagrid quien tenia al huevo sobre un grueso cojín. Este, el ultimo día había crecido mucho, como que se había hinchado, y estaba de un color amarillento mas tirado a rojo. Estaban impresionados, nunca habían visto un huevo así. Dumbledore lo inspecciono de cerca acercando su curvada nariz, sus ojos destellaban detrás de sus lentes de media luna.

Ktrin, según creían todos, era la mas emocionada, sin embargo, minutos antes de que el huevo se rompiera, Dumbledore se dirigió hacia ella.



- Me olvide por completo - Dijo mirándola.



- ¿pasa algo? - Pregunto esta sin quitar los ojos del huevo.



- Brian debería estar aquí - Sonrió Dumbledore - . ¿podrías ir a buscarlo?



- ¿Yo? - Dijo algo molesta - . Que vaya Harry.



- ¿Y por que yo? Tu eres su amiga.



- ¡Yo no soy nada de el!



- Por favor Ktrin - Le dijo Dumbledore.



Ktrin hizo una mueca de resignación que se mezclaba con enojo. Corrió hacia el interior del castillo y fue hasta el segundo piso donde se encontraba la habitación de Mclogan. Estaba tan enojada que no toco la puerta, la abrió de golpe y los libros que se había llevado consigo cayeron al suelo.

Se quedo con la boca abierta y las mejillas levemente sonrojadas de la vergüenza, se tapo la cara con una de las manos mientras recogía los libros con la otra, a la vez que Brian se colocaba la camisa rápidamente que NO llevaba puesta.



- Lo... lo... yo no quería... yo solo... - Ktrin se levanto nerviosamente, tropezó con su túnica al levantarse, y no se atrevió tampoco a levantar la mirada, se dirigió hacia la puerta y antes de cerrarla le dijo muy rápido - . Eluevoesfaboraprirse...



Salió rápidamente y cerró la puerta tras ella, quedo frente a frente a una pared y sin saber porque, le sonrió pícaramente a su propia sombra a la vez que lanzaba una mirada muy especial hacia atrás de ella, a la puerta mas bien.







Cuando todos estuvieron reunidos alrededor del huevo gigante, un silencio sepulcral se apodero de ellos y del ambiente. Apenas se escuchaba aullar a los hombres lobo, el viento soplaba vagamente. Parecía que todo ser vivo estaba pendiente del nacimiento de la criatura de Avalón.



- La naturaleza sabe de esto - Dijo Dumbledore en un susurro - . Están todos esperando a que nazca el guardián sobreviviente de la isla mágica.



Se escuchó un grito asustado, todos voltearon a ver a Hagrid quien miraba con detenimiento al huevo que se estaba hinchando rápidamente. Hermione tomo fuertemente el brazo de Ron, mientras que Ginny se ocultaba tras la profesora Mcgonagall. Dumbledore, Harry, Brian y Ktrin eran los mas interesados con ver que era lo que había en su interior.

Cada vez se hinchaba mas y mas... parecía una bomba a punto de explotar. El viento soplaba contra la pequeña casa de madera, los arboles se sacudían, y en Avalón el fénix negro cantaba fuertemente volando por encima de la isla.

El huevo comenzó a quebrajarse por la superficie. Ktrin estaba muy emocionada y Brian estaba igual, pareciese como si cada uno hubiera hecho una apuesta. Aunque Ktrin aun se sonrojaba por la vergüenza cuando lo veía a la cara, y este se ría burlonamente.

Sin embargo, no había tiempo para burlas, el huevo por entre sus rajaduras había empezado a expulsar luz, una luz blanca y destellante. Y de repente esta luz invadió toda la casa de Hagrid atravesando e iluminando toda la explanada a su alrededor.

Todos los presentes estaban en el suelo algo asustados y atemorizados, con un fuerte dolor en los ojos. Ktrin se despejo el pelo de la cara y fue la primera en asomarse a ver que había sucedido. Todos la siguieron. Abrieron muchos los ojos cuando vieron la cría del huevo sobre la mesa de Hagrid... que... no parecía tan cría...



Sobre la mesa de Hagrid, había una especie de dragón del porte de un canguro pequeño. Su piel era verdosa muy clara con toques de negro, sus ojos eran de color amarillos que tenían las pupilas como la de un gato. Un simple y delgado colmillo se dejaba ver por un costado de su delgado, largo y fino hocico. En cierto modo era gracioso verlo. Tenia una larga cola que terminaba con la forma de un ancla. Tenia cara como la de un niño divertido e inocente y en su cabeza un largo cabello plateado. Tenia un gran estomago que sobresalía por entre sus patas. Poseía dos pequeñas alas de color negro, y en su cuello colgaba un collar como de perro con un medallón que poseía cuatro gemas brillantes de color: azul, verde, rojo y amarillo, con un circón negro en el centro.

Ktrin se acerco emocionada, sintió como Brian la tomaba por el brazo y le decía :cuidado. Esta se acerco y quedo muy cerca del dragón. Este dio un salto repentino hacia atrás, cosa que produjo que todos saltaran asustados, menos Ktrin. Se acerco mas y noto que el dragonsito la miraba con recelo y algo asustado. Ella estiro su mano con la intención de hacerle cariño.



- Hola - Le murmuro.



Por alguna extraña razón al dragón se le dibujo una mueca a la que interpretaron como sonrisa. Repentinamente el dragón frente a todos empezó a cambiar de color. Su piel se volvió blanco crema, sus ojos mantuvieron el color amarillo, y su cabello platino se volvió mas brillante.



- Buenas noches - Dijo el dragón con una voz infantil y engolada. Ron tiro un grito agudo y se apoyo contra Harry.



- Hola - Le respondió Ktrin - . ¿Quién eres?



- Soy Trigork, el guardián de Avalón.



Todos estaban pasmados ante lo que veían. Parecía salido de un cuento de hadas. Dumbledore fue quien lo invito al mundo en cuanto entendió que la mirada del dragón significaba saber quienes eran ellos.



- Mi nombre es Albus Dumbledore... - Dijo calmadamente - . Es un honor tenerlo con nosotros.



- El honor es mío Gran Albus Dumbledore - Dijo el dragón inclinándose.



- Me permite presentarle a quienes presenciaron su nacimiento en el mundo mágico: Minerva Mcgonagall, profesora de transformaciones en el mejor colegio de magia y hechicería del mundo...Hogwarts...



- Es un placer Madame - Dijo elegantemente Trigork.



- El es Rubeus Hagrid, profesor de cuidado de seres mágicos, el lo crió y cuido en su estancia al interior del huevo.



- Encantado - Dijo Trigork nuevamente inclinándose. Hagrid se sonrojó por debajo de su espesa barba, sin quitar la cara de felicidad por el hecho de tener un dragón a su cuidado. Algo que siempre había deseado.



- Y ellos... bueno, tienen un gran historial en el colegio - Dijo Dumbledore con una sonrisa señalando al trío dinámico, a Ginny y a Mclogan - .... Bien primero a los hermanos Wesley, Ronald y Virginia, hijos de Arthur Wesley quien trabaja para el ministerio de magia... Brian Mclogan, profesor de deportes mágicos; Hermione Granger, prefecto y una de las mejores alumnas - Hermione se sonrojó - .... Harry Potter...



Trigork, ahogo un grito de admiración, se acerco a Harry y le extendió una pata con tres dedos y largas uñas negras.



- Encantado Griffindor - Le dijo Trigork con cautela. Harry no se sintió muy cómodo cuando se lo dijo, y era que, Trigork tenia la habilidad de saber quienes eran las personas por medio de la mente y sus herencias.



- Y ella... - Dijo Dumbledore con una sonrisa - . Es quien mas tenia ganas de conocerlo... la hermana de Harry, Ktrin...



Trigork le extendió su pata, pero algo ocurrió, sus pupilas se dilataron al momento de tomar la mano de Ktrin, y su medallón empezó a brillar rápidamente tocando una extraña melodía. Trigork se alejo de Ktrin a la vez que ella se alejaba de el... ¿qué había sido eso?...

Parecía que nadie mas lo había percatado porque todos los miraban incrédulos...



- Creo, que nuestro pequeño amigo necesita descansar - Dijo Dumbledore con un tono serio - . Hagrid...



- Si, señor - Dijo Hagrid hinchando el pecho con orgullo - . Seria un honor si me permitiera dejarlo a mi cuidado - Le dijo a Trigork, quien rió como un niño pequeño.



- ¡Claro! - Dijo contento. Pero luego le dirigió a Ktrin una mirada muy especial - . ¿Le puedo preguntar algo?



Ktrin en eso momento se colocaba la capa para salir, se volteo para ver a Trigork quien se acerco caminando como pato, sus patitas no daban para mas.



- ¿Quién es usted? - Le pregunto Trigrok parpadeando rápidamente.



Ktrin se impresionó por la pregunta, pero al ver al dragonsito con esa mirada infantil le entro tal ternura que se hinco para quedar a su altura.



- ¿A que te refieres con eso? - Le pregunto con ternura.



- Ella es la segunda poder propio nacida en el mundo - Dijo una voz al lado de Ktrin. Esta frunció el entrecejo y puso una mueca como de enojo. Trigork miro a Brian y a Ktrin a la vez.



- ¿Así que es la segunda poder propio después de Albus Dumbledore? - Pregunto mirando a Brian.



- Si, pero... - Mascullo Ktrin.



- Pero no creo que sea bueno hablar de eso ahora - Dijo Brian tomando el hombro de Ktrin quien contorsionaba su semblante con un aire de tristeza.



- ¿Pasa algo? - Preguntó Trigork.



- No nada - Dijo dulcemente Ktrin levantándose - . Cosas, de el... - Dijo señalando a Brian.

- Oh - Dijo Trigork notando que por alguna razón algo sucedía con Ktrin. Tenía la leve sospecha que algo sucedería en un muy corto tiempo, y tal como Dean, escucho un llanto y vio a un niño muy extraño, cosa que también lo hacia sentirse mal y algo incomodo.



- Bien... debemos irnos... Buenas noches Trigork, Hagrid - Dijo Ktrin saliendo por la puerta colocándose la capucha de su capa - . Fue un placer haberte conocido.



- El placer es mío señorita... - Dijo Trigork inclinando su cabeza.





Todos salieron de la casa de Hagrid. Muy adelante ya, iban Harry con Ron, Hermione y Ginny, seguidos por la profesora Mcgonagall y Dumbledore. Y al último, Ktrin con Brian, venían muy despacio. Mclogan quedo mirando a la chica que estaba algo triste, Ktrin se sonrojo cuando sintió que Brian le pasaba su brazo por los hombros.



- No quería meter la pata - Dijo este con la voz triste.



- ¿Sobre que?



- Sobre tus poderes, no era esa mi intención...



- No te preocupes, ya debe saberlo... - Dijo Ktrin levantando la mirada y chocando con los ojos azules de Brian, que, bajo la clara luz de la luna refulgían mágicamente - . ... Dios...



- ¿Qué pasa? - Le murmuro.



- ¿Eh? ¿Qué? - Dijo Ktrin batiendo la cabeza distraídamente - . No, nada, nada...



- Ah, quería decirte, que lo que hoy hiciste estuvo mal - Rió Brian como esperando a producir incomodidad en la chica - . ¿Nunca te enseñaron a tocar la puerta?



Ktrin se detuvo en seco y bajo la cara para que Brian no la viera roja, este se acercó a ella para seguirle hablando, pero Ktrin empezó a caminar rápidamente pasándolo a llevar con el codo.



- Muy gracioso... - Dijo abochornada y enojada.



- pero es cierto, es decir, yo... yo tocaría la puerta para entrar a tu dormitorio, aunque no te negaría que verte en...



- ¡No digas imbecilidades! - Le grito Ktrin poniéndose frente a el - . ¿Cómo puedes pensar así?



- ¡Tu eres la mal pensada! - Rió Brian - . Yo iba a decir que no podría negar verte en las ropas que usabas el curso anterior.



- Si como no... - Dijo Ktrin irónicamente, mientras seguía caminando hacia el castillo.



- Lo digo en serio...



- Además, deberías tener la puerta bloqueada, no sin llave porque cualquiera podría entrar...



- Como tu - Dijo Brian divertido.



- Sigues con eso y te juro que no lo pienso dos veces para enviarte al polo norte ¿Me escuchaste? - Dijo Ktrin amenazadoramente apuntándolo con la varita.



- Ya, esta bien, esta bien... era una broma...



- Ya te había dicho que te hacia mal pensar, sobre todo si haces bromas de tan mal gusto...



- Vamos, no te enojes - Le dijo Brian de un modo tan especial que a Ktrin se le erizaron los pelos de la piel.



- Guarda tu distancia - Dijo Ktrin apartando a Brian que estaba muy cerca de su oído.



- Al menos ya sé como atacarte... - Dijo astutamente .



- ¿A que te refieres? - Volteo Ktrin tranquilamente, chocando justamente con sus ojos.



- A esto... - Brian hizo un ademan muy brusco y se acerco al rostro de Ktrin, pero esta se aparto rápidamente dándole un golpe en el estomago. Brian cayó al suelo de rodillas y con un gesto de dolor.



- ¡NUNCA VUELVAS A HACER ESO! - Le gritó Ktrin a quien ya se le había caído la capucha y se le notaba la cara muy roja. Le dio una patada a Brian que aun estaba e el suelo y partió rápidamente camino al castillo - . ¡IMBESIL!





Ron y Harry ya estaban acostados. Harry estaba boca arriba mirando al oscuro techo. Escuchaba el ronquido profundo de su amigo que se notaba muy cansado.

Sin embargo, el no podía conciliar el sueño. Pensaba en la visión de Dean, la conducta de Ktrin, lo que Trigork dijo... Habían sido demasiadas cosas por un día...

Tal vez, Hermione tenia razón, Ktrin estaba cansada...

Pero el temía mucho por su hermana, y no sabia porque... Apartando todo lo demás... Tampoco negaba que le era inevitable pensar en Ginny... la pelirroja, aunque había veces que no le gustaba admitirlo, le gustaba cada vez mas... pero tenia la extraña sensación que ella ya no sentía mucho por el...

Se sentía algo idiota... ¿por qué tener dieciséis años era tan difícil? ¿Por qué ese año se le habían acumulado tantos problemas?... Y, además... tampoco podía negar... que estaba empezando a sentir miedo por primera vez en seis años.... de Voldemort, y aun no sabia la razón...





Que cada uno se guarde el tesoro que lo llevara a su destino... que el niño ayude a descubrir aquel camino... y que por fin mi imagen llegue al fondo de toda desesperación...

Que mi amo y vasallo, regrese... que el día en que el vuelva yo volveré... que ni el hielo ni la maldad me detenga... que su corazón no se ciegue a las penas... que estas líneas valen la pena leer... vuela y canta y que jamas se arruine, que la magia en Eternia nunca termine...



Bitácora de Merlin, veinticuatro de Junio de mil quinientos sesenta y seis...









































































Un ladrón en Hogwarts





El sábado en la mañana, fue un verdadero desastre en el Gran comedor, ya que todos estaban muy emocionados. Los cursos de cuarto y quinto estaban tan alborotados que les era imposible, hasta para Dumbledore hacerlos entrar en clama. Los cursos de primero, segundo y tercero, habían visitado los pueblos respectivos al fundador de cada casa hacía tres días, y este era el turno de los cuartos y los quintos.

Harry, Ron y Hermione apenas pudieron comer tranquilos, y mas de uno se mancho las túnicas con mermelada, leche y chocolate que empujaban con los codos y brazos los alborotados alumnos.

Hermione les hizo una seña a ambos y se fueron corriendo, cubriéndose las cabezas para que nada les llegara.

Fue increíble ver luego el reloj de arena que señalaba los puntos de las casas, mas de seiscientos puntos se habían perdido entre todas a causa del desorden.

Ron suspiro resignado y tomó su horario para verificar que clase les tocaba por la mañana...



- Oh no... - Dijo quejándose - . Nos toca lectura de runas con los de Slitherin.



- Tendremos que resignarnos a ir a la clase. - Dijo Harry tomando su mochila - . Es primera vez que la tomamos, y Bill me dijo que el profesor Lacont, es muy estricto.



- A eso agrégale Malfoy... Lindo modo de empezar un nuevo ramo - Dijo Ron tomando aire.



- Vamos, no es tan malo. Yo estoy con el desde tercero y es muy simpático, además enseña excelente. Los de Slitherin no le acusaran problemas.



- Eso espero... con los de Slitherin uno nunca sabe...





Tomaron sus cosas y se encaminaron hacia la torre este, Hermione los guió ya que no sabían hacia donde quedaba el aula del profesor Lacont. Cuando llegaron, Ron y Harry se apoyaron en contra de una pared ya que venían exhaustos, habían subido al menos quinientos escalones. Hermione los miro de reojo, movió la cabeza de un lado a otro y murmuro:



- Hombres... que débiles...



- ¿qué dijiste? - Salto Ron. Hermione se rió por lo bajo y este la miro incrédulo.



- Nada... ¡Ah miren! El aula esta abierta, vamos.



Ron se miro con Harry y este le respondió subiendo los hombros.



- Es tu novia, deberías saber lo que piensa ¿no?



Ron se sonrojo, y junto con Harry siguieron a Hermione que entraba en aun aula rectangular y muy estrecha, en cuyas paredes prendían cortinas de terciopelo azul que tapaban las ventanas.

Los tres amigos se sentaron en unas mesas un poco mas atrás de la propia del profesor, que aun no llegaba.

Ron miro a Hermione furtivamente:



- ¿Por qué nos sentamos tan atrás? Generalmente te sientas adelante.



- No es muy cómodo sentarse frente a la mesa del profesor - Dijo Hermione con un extraño tono en la voz.



- ¿por qué? - pregunto este nuevamente.



- ¡Hay Ron!



- ¿qué?



- No preguntes mas.



- ¿por qué?



Hermione miro a Ron de tal manera que a este se le helaron los huesos, y prefirió callarse. Se escucho un extraño sonido, como de asco, que provenía de Harry.



- ¿pasa algo? - Le pregunto Ron.



- Miren quien llegó.



Ron volteo a mirar donde Harry había fijado su vista y se encontró con la apestosa cara de Malfoy. Este se tambaleo como pato hacia la mesa de los tres.



- Hola - Saludo con una voz pegajosa.



- ¿Qué quieres Malfoy?



- Que malos modales tienes - Dijo Malfoy con sorna - . ¿Qué no te enseñaron tus padres buenos modales?



- No empieces - dijo Harry con una voz de querer ahorcarlo.



- Vaya, vaya, vaya ¿qué tenemos aquí? - Se dirigió Malfoy a Harry con su típico tono meloso - .Crei que no hacías de tercero.



- ¿Qué quieres decir? - Le insinúo Ron a Malfoy apretando el puño mientras que Hermione lo sujetaba por el brazo.



- ¿Nunca han escuchado hablar de la pera que se robó a la manzana porque le faltaban semillas? Si, y esta manzana dejo a las otras por una simple pera, ¿qué contrariedad no? Como las cosas de un cuento infantil se vuelven realidad.



- ¡Ahora si que te pasaste Malfoy!



Ron hizo un brusco movimiento con el brazo, que, de no haber sido por Harry y Hermione habría ido a parar a la nariz de Malfoy.

En esos momentos muchos alumnos, de ambas casas, miraban a los combatientes. Malfoy había sido recibido por Crabe y Goile quienes cuidaban su espalda al momento que el Slitherin sospechó las intenciones de Ron, justo para tirarse hacia atrás.

Fue entonces cuando se escuchó un crujido, las chicas que estaban en la puerta corrieron rápidamente hacía sus puestos. Harry notó que habían mas hombres que mujeres dentro del aula, y la gran mayoría de las chicas se sentaba al final. Por la puerta, entró un hombre al que Harry solamente había visto en los pasillos y los descansos. Era alto y delgado, de manos y dedos finos. Tenia una apariencia muy joven. A juzgar por el color de pelo y la forma de los ojos, Harry penso que era mas joven que Sirius, en cuanto a edades se habla, este profesor no habrá tenido mas de veintiocho años. Se sentó en su mesa, sin levantar la vista mojo su pluma en un tintero y comenzó a hacer anotaciones rápidamente sobre un pergamino. Todos miraban en silencio a que el profesor dejara de hacer anotaciones, ninguno movió siquiera una pestaña. Repentinamente se escucho un ¡flush! Y el pergamino en el que el profesor escribía se enrolló rápidamente, este se levanto y dirigió una simpática mirada a los alumnos.



- ¡Hola! - Dijo contento - . Quiero decir... Buenas Días.



Muy pocos contestaron, las chicas apenas movieron sus labios. Este se paseo por entre las mesas y observo a Harry y a Ron.



- ¡Ah! Alumnos nuevos - Exclamó. - . Que bien, mi nombre es Maurice Lacont, encantado.



Harry y Ron le dieron la mano amigablemente y con una sonrisa. Sin embargo Hermione se había echado hacia atrás de su asiento una vez que el profesor la miro a ella:



- Señorita Granger - Dijo el profesor con un tono muy especial en la voz - . Que bueno verla nuevamente, no sabe el gusto que me da - Dijo el entregándole la mano, Hermione solo limito a mirarlo de una extraña manera.



- Si, claro... - Musitó, Ron la miró por el rabillo del ojo.



- ¿Pasa algo? - Le pregunto, mientras que Harry se inclinaba para verla.



- No, nada - Sonrió nerviosa - . Estoy bien, ¿qué debería pasarme?



El profesor volvió a su asiento y volvió a interesarse en un pedazo de pergamino, solo que esta vez exclamó:



- ¡Por Dios! ¡Harry Potter esta en mi clase!



Harry se hundió en su sitio, ya pensaba que el profesor se había olvidado de el, y con Malfoy cerca, era algo incomodo que otro profesor fuera también partidario de su nombre.



- Bien, disculpen - Sonrió el profesor aclarándose la garganta, ya que, los alumnos lo habían quedado mirando - Hoy empezaremos con lo básico. Muchos que no han tomado esta clase años anteriores como el señor Potter y su amigo.... ¿Wesley? - Consultó el pergamino - . Si, Wesley... sabrán que la lectura de las runas no es tan difícil una vez que se les aprende a interpretar. Tengo entendido que con la profesora Vector ya vieron el año anterior runas y los planetas... bien este año haremos algo parecido pero mezclaremos astrología centaura con las runas antiguas y las muy poco actuales, las que hasta el momento solo se conocen tres: Nappa, Klipo y Nemuza. La runa de la verdad, el respeto y la responsabilidad. Obviamente muy pocos tendrán la oportunidad de sacar una runa de estas puesto que nadie de ustedes posee estas características... ¡no, no me mal interpreten! Es que los jóvenes suelen inventar mentiras, sea por lo que sea, lo que hace poco probable la sacada de una de estas runas tan especiales y nuevas. Mucho menos vemos respeto ¿no? Y responsabilidad, ¡por favor! Si hasta yo copiaba trabajos, hasta mis veinte años, según recuerdo... Pero bien, no vamos a entrar en detalles. Lo que quiero decir es que durante el primer semestre nos dedicaremos única y exclusivamente a aprender las runas tanto antiguas como nuevas, es por eso que....



Era extraño escuchar hablar al profesor, pensaba Harry. Su voz sin duda alguna le hacia entrar en sueño, y cuando no, durante los últimos dos años las clases que eran impartidas con esa monotonía generalmente le inducían al sueño. Apenas si logro vislumbrar a Ron quien estaba recostado en el hombro de Hermione, tal vez, en su mismo estado, aunque esta no hacía nada por sacarlo de ahí, parecía que le gustaba sentirse segura, debido a la cara de alivio que tenia. Sin embargo, el, Harry, estaba completamente muerto de sueño, así que, aprovechando que delante de el habían dos alumnos grandes y altos que lo cubrían de la mirada del profesor, se recostó sobre un libro y hundió la cabeza entre los brazos, para dormir...

Durante un minuto pareció que todo le daba vueltas, se sintió mariado y abrió los ojos. Estaba en el aula y no había nadie. Alterado, asustado y enojado, porque nadie lo había despertado, se levantó y salió del aula lo mas rápido que pudo. Bajó los quinientos escalones rápidamente y llego a l oscuro pasillo, puso una mueca de extrañeza ¿cuánto rato había dormido? Entonces, algo hizo que su sangre se helara. Un grito de dolor provenía del oscuro pasillo donde se encontraba. Harry parpadeo y dudo si ver de donde provenía. Por un momento tuvo temor de que Voldemort hubiera entrado al castillo, y corrió lo mas rápido que pudo para avisarle a Dumbledore o a alguien, para pedir auxilio.

Corrió y termino llegando al gran comedor donde no había nadie, pero se vislumbraba claramente que el techo se llovía con gruesas nubes color rojo y negro, que se amontonaban para formar truenos, relámpagos y una torrencial tormenta que chocaba contra todas las ventanas del castillo con ayuda del frío viento. Tal vez era pasada la media noche y eso preocupo a Harry y se enfado con Hermione y Ron, ¿Cómo fue que no lo despertaron? Nuevamente escucho aquel grito, y esta vez pedía ayuda. Harry se estremeció, estaba seguro que Voldemort estaba en el castillo, y si era así, tal vez estaba atacando inocentes por su culpa. Si Voldemort lo quería a el, no dejaría que matara a mas gente, mucho menos a sus amigos. Así que corrió rápidamente con un fuerte dolor que le punzaba por debajo de la costilla izquierda, subió y atravesó pasillos siguiendo la señal del grito que cada vez se hacia mas fuerte. Hasta que...

Cruzo un pasillo, estaba desalojado y oscuro, a Harry le dio miedo estar ahí, sentía que no debía estar, pero caminó, y solo para seguir a aquel grito estremecedor que inundaba paredes y rincones. Fue en aquel momento cuando vio que una silueta se acercaba. Se veía solo la sombra, y aquella sombra era grande y monstruosa, Harry tomó la varita listo para atacar, pero entonces, aquella sombra se empezó a achicar, dejando a la vista de Harry a un niño, como de doce años, pero sin duda que era el niño mas extraño que había visto en su vida. Harry se tapo la boca para no dejar escapar un grito de terror.

El chico se le acerco, vestía una larga capa negra que arrastraba en el suelo, tenia el pelo largo, muy largo y brillaba ante los relámpagos. Harry no logró distinguirle los ojos, ni la cara, pero si unos adornos muy extraños que caían desde su cuello hasta sus muñecas. Sobre todo uno, que no notó donde se encontraba pero que brillaba con magnitudes increíbles, dejando a su paso estelas de colores de forma circular. Harry le iba a decir algo, ya que el chico parecía llevar mucha prisa, sin embargo, este increíblemente lo atravesó. Fue entonces cuando Harry comprendió lo que pasaba, y no era la primera vez, estaba soñando, pero... ¿con que? ¿Qué clase de sueño era este?

Siguió avanzando, quería seguir al chico, y así fue. Y cada vez que avanzaba, mas se escuchaban esos horribles gritos, que, por primera vez Harry entendió, eran de una mujer y parecía joven.

Repentinamente, el chico se paro en seco y se apoyó contra la pared, en eso llegó Dumbledore, y Harry se sobresaltó, pero no por su aparición, sino, que por su expresión, parecía muy, muy asustado.



- ¿estas bien? - Le preguntó Dumbledore al chico.



- Si, si señor, no se preocupe - Respondía el chico con una extraña voz, como raspada.



- Lo siento, lo siento mucho, pero necesito tu ayuda - Le decía Dumbledore al chico.



- No se preocupe señor, Mi amo lo entiende...



Harry se impresiono ¿Mi amo? ¿Quién era ese chico?



- ¿entonces... me ayudaras? - Le Murmuro Dumbledore con una voz aparentemente suplicante.



- ¡Claro! Todo por el mundo mágico señor...



Harry se acerco a ellos, le costaba entender que el solo era un holograma en aquel lugar y que daba lo mismo si se acercaba a mirar, sin embargo, se sentía intruso espiando una conversación de Dumbledore. Pero no pudo aguantar la tentación de ver que ocurría, y era que los gritos cada vez eran peores.



- ¡Por favor, dese prisa! - Grito el chico aterrado.



- Discúlpeme por favor - Le dijo Dumbledore con desconsuelo.



- No señor, no se preocupe, usted me necesita y yo lo ayudare - Dijo el chico.



Entonces Harry se acercó, y vio con horror como el chico con una pequeña navaja se hacia un profundo corte en el antebrazo. Un gesto de dolor se dibujo en su cara, y en la de Harry se dibujo una de impresión y tal vez, hasta de asco. La sangre del chico era negra, de un negro casi morado, y se la entregaba a Dumbledore en un frasco de cristal.



- Ahora esperemos que todo salga bien - Murmuro Dumbledore - Gracias por su ayuda.



- No hay de que - Murmuró el chico que con un extraño movimiento de sus ojos hacía que la herida cicatrizara.



- Gracias nuevamente...



- No se disculpe señor, no tiene porque hacerlo... Además, yo le sirvo a mi amo, y el sabe que le tengo que servir a sus generaciones...



Dumbledore se inclinó ante el chico y se fue rápidamente en sentido contrario a Harry. Este volteó para ver al chico pero ya no estaba. Entonces opto por seguir a Dumbledore, sin embargo, algo pasó. Como en todo sueño un remezón hizo sentir un vacío en su estomago y cayó al suelo de rodillas, esta vez, en otro pasillo. Los gritos venían justamente del pasillo siguiente.

Harry se levanto, no sin tambalearse antes y se puso en camino hacia aquel pasillo. Fue entonces que un fuerte y luminoso rayó ilumino a una delicada figura que caminaba hacia un balcón. Harry no se inmuto, ya era suficiente con ver en sus sueños pasillos con balcones.

Caminó hacia la figura y ésta volteo a verlo a el. Harry retrocedió, era primera vez que alguien lo miraba, y mas fue su impresión cuando vio que la figura era...



- Ktrin... - Murmuro...



Ktrin hizo caso omiso de la voz de Harry, lo que comprobó nuevamente que los personajes no lo escuchaban. Se volvió a impresionar cuando otro rayo ilumino a la chica, estaba vestida de blanco, completamente, y parecía un camisón viejo... Harry entorno los ojos hacia la mojada silueta de su hermana que era empapada por la lluvia, y descubrió que desde la cintura hacia abajo, unas cuantas manchas de sangre, algunas rojas y otras negras, moradas, como la del chico, manchaban el camisón. Entonces Harry comprendió, otro grito se escuchó, pero este grito venia de su mima hermana, con la única diferencia que ella no movía ni los labios ni hacia ademan de sufrir por algo. Harry se acero a ella, aunque sabia que la atravesaría, avanzo igual, le tomo el hombro y... ¡Sorpresa! Si la podía tocar, entonces un murmullo se escuchó, que parecía provenir del mismo viento, era la voz de Ktrin, y cantaba con una extraña melodía, aun así, no movía los labios...

Sueña conmigo, niño amor, sueña pedazo de mi gloria... sueña conmigo mi corazón, sueña conmigo niño mi amor... nunca me olvides lo hago por ti... nunca me olvides, amor, mi bien



Harry se sobresalto cuando ante estas ultimas palabras Ktrin lo miró a el, una leve sonrisa se dibujo en su rostro y... se lanzo al vacío.



- ¡NO!



Harry había despertado del sueño, sudando frío y alertando a todos quienes estaban en el aula. Ron casi bota a Hermione de su asiento, ya que aun estaba apoyado en ella. Harry miró a su alrededor, todos tenían sus ojos posados sobre el. El profesor, que en ese momento estaba escribiendo unas extrañas letras en un pizarrón, miraba a Harry temeroso, y Malfoy le decía cosas en secreto a Crabe y Goile muy despacio ocultando la cara tras unos libros, y que levantaba de vez en cuando para mirar a Harry.



- ¿Pasa algo señor Potter? - Preguntó el profesor mirando a un Harry que estaba de pie.



- No... nada, no se preocupe... yo... yo solo... Necesito ir a la enfermería.



En un abrir y cerrar de ojos Harry tomó su mochila y sus cosas y en un segundo estaba fuera del aula. Cerró la puerta tras el, y tal como en el sueño, bajó las escaleras rápidamente y se concentró en escuchar algún grito fuera de lo normal.

Por suerte aun era de día, lo que le comprobaba que no podía estar tan oscuro, y tampoco llovía, por lo contrario, estaba despejado con unas pocas nubes adornando el cielo.

Cuando bajó la gran cantidad de escalones que lo dejaron exhausto, se detuvo en la mitad del pasillo que lo llevaba a la torre Griffindor. Se volteo a mirar para el otro lado, y sin pensarlo dos veces, fue al lugar que mas quería visitar: El dormitorio de su hermana.

¿Por qué estaba tan preocupado?... Solo había sido un sueño...



Subió unas cuantas escaleras, y llegó a un largo y amplio pasillo adornado con hermosos cuadros que se movían rápidamente cambiando de marco y que lo apuntaban con el dedo, aunque a Harry no le importó. Se detuvo para caminar un poco, tenía el corazón en la mano, temía encontrarse con una imagen desagradable, que, para su suerte, aquel pasillo copiaba al del sueño.

Sin embargo, cuando poco le faltaba por llegar a su destino, algo lo hizo detenerse, y esta vez si que se agarro el corazón. El pasillo se había tornado oscuro y una horrible sombra se dibujaba en el fondo. Sin poder moverse, Harry se aferro a una pared, entorno los ojos con la frente mojada, y espero...

Lo que vino después fue un alivio para Harry, tanto así, que se deslizo de la pared hacia el suelo tomando mucho aire. Trigork, era aquella sombra que caminaba hacia Harry, que, al ver al chico en el suelo, lo primero que el dragón hizo fue correr hacia el.



- ¡por Dios! - Grito - . ¡Harry Potter! ¿Esta bien?



- Tri... Trigork - Dijo Harry suspirando aliviado - . No sabes el gusto que me da encontrarte por acá.





- ¿Y que pensaba encontrar el señor? - Sonrió el Dragón ofreciéndole sus tres dedos para ayudarlo a levantarse.



- No sé... a un chico tal vez - Respondió Harry mirando hacia el fondo del pasillo.



- ¿A un chico? Bueno... hay muchos en el colegio señor - Sonrió Trigork divertido - . Pero supongo que esta aquí por otra razón.



- ¿Otra razón? - Balbuceo Harry, quien repentinamente recordó que había venido a buscar a Ktrin - . ¡Ah, si! Razón... ha... ¿haz visto a mi hermana?



- ¿La señorita Ktrin? - Pregunto Trigork con un extraño tono de voz. Harry asintió con la cabeza - . Si, me la encontré cuando caminaba a su habitación, pero parece que no me vio, porque no me saludo a pesar de que yo la salude.



- ¿Esta en su habitación?



- Así parece ser, ¿la necesita para algo importante señor?



- He... si, para algo importante, muy importante... - Dijo Harry pensando si hablar con Ktrin o no.



- Creo que no es un buen momento para hablar con ella señor....



- ¿Por qué lo dice?



- Sin formalidades, puede tratarme de Tú - sonrió Trigork.



- Si, claro, usted, quiero decir, Tú también a mi...



Al parecer las palabras de Harry no fueron muy útiles, Trigork parecía sobresaltado.



- ¿dije algo malo? - Preguntó Harry.



- No, no señor, lo que sucede es que no acostumbro a tutear a gente importante...



Harry se sintió levemente incomodo, no quería sentirse tan importante, después de todo, ya habían pasado muchos años, y el que aun fuera el héroe, le molestaba algo.



- Eh... dijo... dijiste, que no era un buen momento para hablar con Key, ¿pasó algo malo? - Preguntó Harry cambiando el tema.



- No, no lo creo... pero su hermana se veía alterada, y escuché por ahí, que cuando esta enojada es... bueno... peligrosa...



Harry se rió, negó con la cabeza y le dio a entender a Trigork con la mirada que Ktrin no era tan mala, además necesitaba de verdad, hablar con ella.

Se despidió del dragonsito quien le sonrió a Harry, y caminó hasta el fondo del pasillo doblando hacia una única puerta que cerraba el paso.

Trigork por su parte quedo mirando el vacío pasillo, tomo su medallón que colgaba del cuello, y murmuro:



- Dembruma sa’ste de tru’vlion, cuantiquek, dm’our...

(Que la música regrese que las gemas están brillando...)





Harry por su parte se había quedado frente a la habitación de Ktrin, pensando por primera vez, porque Trigork andaba rondando el castillo, y como había venido de ver a Ktrin si no había otro pasillo por donde cruzarse. Sin embargo cuando vio la puerta volvió a la tierra y toco una vez, justo en el momento que Ktrin abría hecha una furia. Harry se hecho hacia atrás asustado cayendo al suelo.



- ¡Harry! - Le grito sorprendida - . ¿qué haces en el suelo?



- No preguntes - Le dijo este con sorna.



Ktrin hizo pasar a Harry y este notó que era una habitación muy amplia comparada con la que tenia en la mansión. Había una gran cantidad de libros abiertos sobre la cama y muchos amuletos extraños dentro de una caja, sin lugar a dudas la pieza estaba muy desordenada, y Ktrin ocultaba a duras penas la túnica que llevaba puesta, color violeta, con una rasgadura en el sector del hombro.



- ¿qué te paso? - Preguntó Harry.



- ¡NADA! - Grito Ktrin, Harry se sobresaltó - . Perdón, quiero decir... nada...



- Tienes la túnica rasgada - Dijo este temblando.



- No preguntes...



- ¿Qué te...



- ¡No preguntes! - Dijo Ktrin enojada a la vez que pateaba cajas en busca de la varita - . ¡Donde está!



- ¿buscas esto? - Preguntó Harry recogiendo la varita que estaba a sus pies.



- ¡Dame eso! - Dijo Ktrin quitándole la varita de las manos - . Gracias...



- ¿Qué hacía Trigork aquí?



- ¿Qué estaba aquí?



- Bueno, dijo que te vio pasar muy enojada y que el te saludo y que tu no lo saludaste.



- ¿y que hacia Trigork paseándose por el castillo? - Pregunto Ktrin volteando cajas y sacudiendo libros.



- No lo se... que... ¿qué buscas?



- ¡Mi libro de adivinación lunar!



- ¿Es est...



- ¡Dámelo! - Grito Ktrin quitándole nuevamente un libro a Harry de sus manos.



- ¿Qué rayos te sucede?



- ¡Los hombres son unos idiotas! - Grito Ktrin sentándose en su cama y ojeando el libro, Harry frunció el entrecejo.



- No hables por todos...



- Esta bien... Hay hombres idiotas...



- ¿qué te hizo Mclogan esta vez? - Preguntó Harry sonriendo pícaramente.



- ¡Harry!



- Vamos - Dijo Harry sin quitar la sonrisa - . No me dirás que no lo has notado...



- ¡No, no he notado nada, ni me interesa notarlo!



En eso, Harry ve que entre los rasgidos de la túnica de Ktrin, había una mas abajo, que le hacia notar la horrible cicatriz que su tenia cerca de la cintura producto de la daga del año anterior. Fue entonces cuando recordó porque estaba ahí.



- Ah... Key... hay algo de lo que tengo que hablarte...



- ¿Qué cosa? - Pregunto cortante su hermana, temiendo que le preguntara algo relacionado con Mclogan.



- Sabes... que... tuve que salir de la clase de runas porque... tuve un sueño muy extraño...



- ¿Un sueño? - Pregunto Ktrin levantando la mirada del libro, que ni siquiera estaba leyendo.



- Si.... y en ese sueño había... un niño extraño... espera, déjame terminar... era extraño y hablaba con Dumbledore de algo que era infalible de hacer. El niño algo hizo y se cortó el antebrazo y le dio su sangre a Dumbledore... y no era sangre común, era oscura... ¡Espera! Y, luego... te vi a ti...



- ¿a mí? - Grito Ktrin sorprendida - . Y que...



- Escúchame... si, te vi a ti. Al principio del sueño escuchaba gritos alarmantes, y luego me di cuenta que provienen de ti, pero tu no movías la boca... además, cantabas y era algo muy extraño... como una canción de cuna... y tampoco movías los labios... fue entonces cuando me miraste, aunque no me hayas notado (porque nadie me notaba) y te lanzaste a un vacío..................... espera.... y.... Key...... lo mas extraño es que llevabas............ un camisón blanco, manchado de.......sangre...........



- ¿qué? - Grito Ktrin - . ¿Y te dolió la cicatriz, algo....?



- No, nada.... al principio supuse que podría ser Voldemort, pero ahora que lo dices, no.... no me dolió.... aunque no te puedo negar que estaba muy incomodo....



- ¿Yo? ¿sangrando? - Dijo Ktrin dejando el libro a un lado - . Pero... ¿por qué? Tal vez fue solo un sueño Harry, nada malo... - Continuo mientras se acomodaba los jirones de la túnica.



- No lo sé... últimamente mis sueños son muy extraños... y no es primera vez que sueño con gritos y con sangre, especialmente contigo...



Ktrin no dijo nada, solo se limitó a mirar a Harry con su semblante notoriamente serio y pálido.



- Tal vez no te tendría que haber dicho nada - Dijo Harry mirando la pálida figura de Ktrin - . A todo esto... ¿qué le paso a tu túnica?



- Fue Brian... quería hablar conmigo y el fresco me acorralo en el bosque prohibido, y al escaparme me enrede con unas ramas...



- ¿qué hacías con Brian en el bosque prohibido? - Preguntó Harry levantando una ceja.



- Ya te dije quería habl...



Repentinamente Ktrin levantó la mirada y los colores volvieron a su rostro, miró a Harry como si fuera algo espantoso, y lanzo un grito que hubiera dejado sordo hasta a un mismo sordo.



- ¡Sale de aquí! ¡FUERA!



- Pero... Key...



- ¡SALE DE AQUÍ SI NO QUIERES IR A PARAR A LA ATLANTIDA!



Harry no tuvo tiempo de disculparse, pero si que lo aprovecho para reírse de su hermana en cuanto salió de la habitación, que para ese momento ya estaba mas roja que un tomate.



Llegó a la sala común muy cansado, la habitación de su hermana se encontraba seis pisos sobre la sala común de Griffindor.

Al entrar, Ron y Hermione, quienes estaban sentados en unos sillones lo miraron y se abalanzaron sobre el.



- ¿Qué te ocurrió?



- ¿Por qué saliste así del aula?



- Hay algo que tenemos que contarte...



- ¿Estas bien?



- ¡Ya cállense!



Harry paso por entre ellos apartándolos con su mochila. La lanzo a un lado y se cayo sobre el sillón apoyando su cabeza en el respaldo.



- Déjenme respirar - Dijo cerrando los ojos. Sintió como ambos se sentaban a cada lado de el.



- ¿qué te ocurrió? - Preguntó Ron - . ¿por qué saliste tan pálido del aula?



Harry les contó a sus amigos lo que había soñado, y lo de su conversación con Ktrin y el encuentro con Trigork. Al terminar, Hermione estaba muy pensativa y pálida, mientras que Ron apoyaba a Harry pasándole un brazo por los hombros.



- Es extraño, no te lo voy a negar...



- ¿y dices que lo has soñado mas de una vez? - Preguntó Hermione preocupada.



- Bueno, no igual, pero si he soñado con Ktrin y con sangre...



- Coincide mucho con lo que Dean vio en la bola de cristal el otro día. - Dijo Ron mirando a Hermione, como buscando una respuesta.



- Lo que a mi mas me extraña - Dijo Harry entonces - . Es que, si Trigork esta bajo los cuidados de Hagrid, y que se supone nadie mas lo debe ver, ¿por qué ronda el castillo?



- Habrá que preguntarle - Dijo Hermione - . Creo que nos podrá responder.



- ¿pero como? - Le preguntó Ron - . Recuerda que Hagrid es muy estricto en cuanto obedecer las ordenes de Dumbledore, y no nos dejara ver a Trigork a menos que el quiera vernos a nosotros.



- hay solo un modo... - Dijo Harry, a quien los ojos le brillaron de un modo muy especial.



- ¿te refieres a...?



- habrá que acudir al viejo método de escondite... Le pediremos ayuda a la capa de mi padre...



Hermione y Ron se miraron y luego miraron a Harry quien parecía muy decidido.



- ¿estas seguro Harry? - Dijo Hermione - . Digo, ahora es mas peligroso salir de noche...



- Quiero averiguar.... quiero saber quien es realmente Trigork y que tiene con mi hermana que la anda espiando...



- Tal vez le gusta - Bromeo Ron, Hermione le tiro un cojín en la cara, y este se tambaleo cayendo al suelo - . ¡Era una broma!



- De muy mal gusto... - Le reprocho Hermione.



- Descuida - Le sonrió Harry - . No podré negar eso aunque sea una broma... ya que si Trigork siente algo por mi hermana aunque bestia sea... tendrá mucha competencia...



- ¿a que te refieres? - Preguntó Ron sentándose en el sillón.



- Mclogan le esta siguiendo los pasos - Sonrió Harry - . Como será que esta tarde la acorralo en el bosque...



- Vaya... se nota que esta decidido ¿no? - Dijo Ron.



- Y no es el único... - Rió Harry...



- ¡Ya basta! Hey, tenemos que pensar como hablar con Trigork... Harry ¿qué dices? - Dijo Hermione parándose de un salto y mirando a Ron y a Harry con la mirada decidida.



- ¡Hermione! - Le dijo Ron - . Eres prefecta...



- ¿Y? Eso no me impide evitar que ustedes provoquen problemas, así que, esta noche después de las clases de deportes iremos a hablar con Trigork ¿si o no?



Harry se miró con Ron y asintieron con la cabeza aparentemente asustados. Hermione sonrió, respiro hondo, y dijo:



- Bien, nos veremos esta noche entonces, aquí, en la sala común.



Hermione le dio un beso rápido a Ron, tomo su mochila y se fue con ella atravesando el cuadro de la dama gorda. Ron miro hacia atrás y exhalo un hondo suspiro.



- Es increíble...



- Bien, vamos... Tenemos que prepararnos para las clases con Mclogan...



- ¿Le preguntaras lo de Ktrin?



- ¿qué crees? - Sonrió Harry pícaramente.



Ambos subieron hacia la habitación y buscaron los atuendos de deportes que eran de apariencia bastante muggle. Ron se miro al espejo que colgaba de la pared.



- ¿cómo pretenden hacernos correr con esto? - Dijo mirando los pantalones que le pasaban los pies.



- Dóblalos. Estoy acostumbrado, con la ropa de Dudley tuve que coser y achicar cosas.



- Sigo insistiendo en que es un atuendo bastante extraño... - Dijo Ron poniéndose la polera que tenia mangas largas, y sobre esta un polar grueso.



Harry también se coloco su polar y se cubrió la cabeza con un gorro que traía este.



- Te ves gracioso así - le dijo ron.



- El tuyo también tiene - Le dijo Harry colocándole a Ron el gorro que le cubrió hasta los ojos.



- Vaya... los muggles tienen formas bastante extrañas para adornar sus vestimentas.



- No alegues mas y vámonos - Dijo Harry tomando su mochila a la vez que miraba a Ron quien jugaba con el cordel que servia para ajustar el gorro.



- Oye... ¿qué era eso que me querías decir con Hermione?



- ¿qué cosa? - Preguntó Ron.



- Cuando entre a la sala común tu me gritaste que tenían algo que contarme...



- Ah si... - Dijo Ron, parecía molesto.



- ¿qué pasó?



- ¿Recuerdas que en la clase del profesor Lacont había pocas chicas y las que habían se sentaban al fondo del aula?



- Si, ¿Y que tiene eso de malo?



- Tiene mucho. - Volvió a decir Ron con la voz cargada de rabia.



- ¿qué quieres decir? - Preguntó Harry inocentemente.



- Ese tipo es un imbécil - Le dijo Ron - . Es un fresco, ¿sabes? En los últimos tres años, lo único que ha hecho es aprovecharse de las alumnas de sexto y séptimo curso, que cuando niñas eran sus preferidas. ¿Sabes cuantas veces trato de sacarle algo a Hermione? Inclusive, ella misma me confeso que la había tratado de acorralar en un pasillo, ¿puedes creerlo? Y no es la única.



- ¡Que! - Dijo Harry sin poder creerlo - . Pero entonces ¿Por qué no lo acusan? ¿Por qué no lo echan? Además, ¿por qué las chicas siguen en esa clase? ¿por qué Hermione sigue en esa clase?



- Porque es uno de los ramos que les piden para brindar el examen de ingreso a Reveland.



- ¿Reveland?



- Si, la universidad mágica mas importante, como Hogwarts en el rango de los colegios, y que esta en Godric Valley... Pero no estamos hablando de eso, te estoy diciendo que el tipo ese, es un maldito cretino, hay que decirle a Dumbledore, porque ninguna chica se atreve.



- ¿Decirle? ¡Claro que hay que decirle! - Grito Harry sorprendido - . No vaya a ser que se siga aprovechando de las chicas que quedan durante los próximos años.



- me alegra contar con alguien mas.



- ¿Y como no iba a contar contigo? - Harry escucho un sonido extraño y miro su reloj, el que Ginny le había regalado el año anterior, y luego miro a Ron - . Tenemos que irnos, las clases con Mclogan son en diez minutos.



Ambos salieron de la sala común dirigiéndose al prado atrás del castillo, donde supuestamente se realizarían las clases de deportes. En el camino se encontraron con una gran cantidad de alumnos de sexto y séptimo, que vestían como ellos y llevaban puestos el gorro (capucha) del polar, por gracia.

Fue bastante molesto para Harry encontrarse, aparte de Malfoy, con Cho Chang, quien le hablaba a sus amigas de su noviazgo con Alvin Carpentier, el que destrono a Malfoy en el curso anterior, y quien fingía ser amable cuando era peor que todos los Slitherin juntos. Por suerte para Harry, Carpentier ya había dejado Hogwarts, aunque se fue con todos los premios y nominaciones posibles. Sin embargo, después de eso, Malfoy volvió a ser quien era.

Cho aun miraba a Harry como si fuera un bicho raro, y su mirada se tornaba celosa cuando notaba que muchas de las chicas tanto de sexto como séptimo se volteaban a mirarlo, ya que suponían que se veía tierno con la capucha en la cabeza. Y mas le molestaba aun pensar que Harry en verdad había estado atraído por ella, y que lo dejo por el chico mas popular de Slitherin, aunque tampoco estaba arrepentida y eso era claro.

Ron y Harry se encontraron con Seamus, Dean, Paravti, Lavender y Hermione que estaban encabezando la larga fila de alumnos en mitad del corredor.

Ron le dio un pequeño beso a Hermione, y Harry se acomodo contra la pared cruzando los brazos fuertemente, ya que, por el rabillo del portón que cercaba al terreno verde, entraba un frío y helado viento que obligo a todos quienes estaban cerca a taparse las cabezas con la capucha del polar.



- ¡Abran paso! ¡Déjenme pasar! ¡Permiso! - Se escucho desde el fondo.



Por entre los alumnos, Harry logró distinguir a Mclogan que se trataba de abrir paso, y se acercaba a ellos.

Mclogan cuando vio a Harry le sonrió de un modo muy especial, como si fuera familiar. Harry miro a Ron y Hermione y estos tres se rieron por lo bajo, Hermione no tanto, pero no pudo evitar dibujar una sonrisa divertida en su rostro.



El portón se abrió y los alumnos salieron al frío terreno. Mclogan los acomodó por cursos y casas, luego de alinearlos a todos (mientras temblaban de frío) se colocó frente a ellos y sonrió de modo que todas las chicas se terminaron rindiendo al brillo irresistible de aquellos ojos azules.



- Bien, esta es mi primera clase con ustedes y espero sea agradable. Comenzaremos como los muggles, para entrar en calor, así que todos van a dar una vuelta corriendo hasta el árbol del centro y van a volver aquí.



Harry con Ron se miraron y con una extraña mueca de incredulidad en el rostro se pusieron a correr con todos lo demás. Pero, cuando iban ya a la mitad del terreno, no pudieron seguir corriendo. A Harry le dolían la garganta y los pulmones por respirar el aire tan helado. Aquel medio terrestre no era lo suyo, lo mismo pasaba con Ron. Pero, entre las chicas ya llevaban mucha ventaja, siendo Hermione una de las primeras en llegar al punto de partida.

Mclogan, con un movimiento de su varita y de sus propios poderes síquicos de agua, consiguió que el ambiente no se tornara mas helado de lo que estaba, y ayudo a Harry a respirar aire tibio.

Todos los ejercicios que hicieron fueron bastante fuertes y cansadores, entre estos, muchos llegaron a desplomarse sobre el suelo nevado a causa del agotamiento. Dean y Seamus fueron de los primeros, luego los siguieron Ron y Harry. Hermione pesco a Ron de un brazo, y lo ayudo a caminar rumbo al castillo una vez que terminaron con el deporte.

Harry fue el único que se quedo afuera, tenia la nariz roja y respiraba agitado. Aunque estaba muy divertido por lo ocurrido durante el rato que estuvieron ejercitando:

Malfoy había hecho la mayor parte de los ejercicios con Pansy Parkinson, y esta lo trataba como si fuera un muñeco de trapo, tanto así, que el pobre chico fue a parar a la enfermería por baja de azúcar. Y Pansy prometio ir a verlo y llevarle un pastel de chocolate hecho con sus propias manos, Harry se rió mucho mas al recordar la expresión de suplica que Malfoy le puso a Crabe y Goile pidiéndoles claramente que no la dejaran llevarle nada, porque, obviamente le obligaría a comer el pastel.



- ¿pasa algo Harry? - Le pregunto Mclogan.



- Ah, no, nada... - Harry penso por un segundo si decirle o no a Mclogan lo que pensaba - . Si, si pasa...



- Bien, ¿qué cosa? - Pregunto Mclogan mientras se colocaba su capa.



- ¿Qué es lo que te traes con mi hermana? - Pregunto sin indirectas Harry.



- ¿A que te refieres con eso? - Preguntó Brian sobresaltado.



- Sabes perfectamente bien a lo que me refiero - Dijo Harry sonriendo pícaramente.



- De verdad que no - Mintió Mclogan, poniendo cara de inocente a la vez que se le dibujaba una sonrisa nerviosa.



- Vamos, estamos en confianza, se que Ktrin te gusta - Dijo Harry sin omitir ninguna palabra, se impresiono a si mismo.



- ¿A que quieres llegar? - Le preguntó Brian que empezó a caminar en dirección al castillo.



- Lo único que quiero saber, es, ¿Qué quieres de Ktrin? ¿Cuáles son tus intenciones con ella?



- ¡Harry! Me sorprendes, ella es solo una amiga mía, hay mejores chicas que ella, te lo puedo asegurar - Dijo Mclogan con aire de galán y sacando pecho, Harry bajo la cabeza y negó con ella mientras reía - . ¿por qué haces eso?



- Ella me contó que la acorralaste en el bosque...



- ¿qué te dijo que? - Saltó Mclogan - . Eso es mentira, fue ella la que me acorralo a mi.



Harry abrió los ojos sorprendido, y era porque la expresión que Mclogan tenía en la cara era de absoluta incredulidad y sorpresa.



- Estas mintiendo - Le dijo Harry alzando una ceja.



- Te juro que no - Dijo Mclogan sorprendido - . Nunca le toque un pelo a Ktrin, fue ella la que me quería acorralar a mi.



- ¿Y la túnica?



- ¿la túnica que?



- la tenia rasgada...



- Si, porque hice fuerza para soltarme de sus brazos, y la empuje contra un árbol.



- no te creo - Le dijo Harry atónito - . Ktrin no es así...



- Se nota que no la conoces, claro, aprovecha cualquier oportunidad para echarme a mi la culpa.



- Pero ella... espera un momento... ella estaba muy enojada, inclusive le dio vergüenza hablarme del tema, como será que me hecho de la habitación porque me lo dijo sin pensar en lo que decía.



- Ahí esta la prueba, no penso lo que decía, y seguramente estaba enojada porque no logro su propósito.



- Es imposible...



- Tu hermanita no es una santa Harry, deberías saberlo...



- Creo... que... hablare con ella...



- ¡No! - Grito Mclogan, Harry pego un salto.



- ¿Por qué? - Pregunto Harry.



- Harry, Harry, Harry - Dijo Mclogan colocándole una mano en el hombro. Como Mclogan tenia solo diecisiete años, alcanzaba a Harry en porte, los dos eran muy altos - . Aprende a conocer a las mujeres, mas aun si vives con ella. Sobretodo, aprende a conocerla específicamente a ella, porque Ktrin es una fiera...



Dicho esto, Mclogan se alejo dejando a Harry con una gran interrogante en su cabeza. ¿A quien creer, a su propia hermana o a Mclogan, el chico Don Juan?

Mclogan doblo a una esquina de los pasillos, se detuvo, sacó de debajo de su capa un espejo, se miro en el y dijo:



- Brian, eres un genio. Con que Ktrin estaba enojada ¿eh? ¡Genial! - Gritó pegando un salto.



- ¿Bgian? - Se escucho una voz femenina - . ¿Qué te sucede?



- ¡Ah! Mi queridisima Fleur, reina de las cortes, ¿cómo has estado?



- Genial, Ggacias - Respondió Fleur Delacour - . ¿Paso algo?



- Si, quiero decir... no... Este, Fleur... ¿irías esta noche conmigo a dar una vuelta al bosque nuevamente?



- ¿Otga vez? ¿Paga que? No estoy dispuesta a que la hegmana de Hagui nos vea de nuevo...



- No te preocupes, no la tomaremos en cuenta si llega a aparecer...





Harry llegó a la sala común de Griffindor con la duda rondando en su cabeza. En ella encontró a sus dos amigos y a Ginny, quien hablaba con Ron y Hermione sobre el paseo hecho a Godric Valley, Harry se acerco, y Ginny cayó de inmediato.



- ¿qué pasa? - Preguntó Harry sentándose y sin dejar de mirar a la pelirroja.



- No, nada... - Dijo esta sonriendo, Hermione miro a Ron y a Harry y luego a su reloj.



- ¿Hagrid se encuentra a esta hora? - Preguntó.



- Creo que no, por... - Ron miró a Harry significativamente - . Ah.... Van a ser las nueve, ¿creen que deberíamos ir ahora?



- ¿Dónde irán? - Preguntó Ginny, pero Ron la miró como si fuera un virus.



- Tenemos la intención de ir a hablar con Trigork - Le dijo Harry con una mirada muy extraña, parecía embelesado con la chica.



- ¿A hablar con Trigork? ¿Para que? - Preguntó la pelirroja.



- No preguntes - Le dijo Ron muy despacio para que los que estaban cerca no los escucharan.



- Vamos, si puede saberlo, recuerda que es parte del grupo... - Dijo Hermione, y le contó a Ginny todo lo que había sucedido durante el día.



- Ah, ya veo...Pero... ¿Ahora? ¿Por qué no van otro día? - Dijo Ginny con una mirada especial.



- Tenemos que ir ahora, mañana tenemos el paseo a Godric Valley - Dijo Hermione consultando una hoja.



- ¿Mañana vamos al valle? - Dijo Harry sorprendido.



- Si, y llegaremos muy tarde. Para ese entonces Trigork tal vez este mas protegido por Hagrid, y ahí si que no nos dejara verlo. Tiene que ser ahora - Dijo Hermione segura.



- ¿estas segura Hermi? Hace mucho frío... - Le dijo Ron mirando a Ginny.



- ¿quieren saber lo que esta ocurriendo si o no?



Ginny, Harry y Ron se miraron, los tres asintieron con la cabeza temerosos.



- Bien, entonces esperemos a que todos se hayan ido a acostar. Si mañana vamos al valle todos se irán temprano a la cama. - Observo Harry, a quien Ron le apoyó con un gesto de la cabeza.



No fue mucho lo que tuvieron que esperar, pasada las nueve de la noche, la sala común de Griffindor estaba vacía. Hermione le hizo un gesto a Harry para que fuera a buscar la capa mientras que ella con los Wesley vigilaban el área.



- Apresúrate - Le dijo Ron.



Harry se apresuró, entró a la habitación, y trató de no hacer ruido para no despertar a Seamus, a Dean y a Neville. Se hincó, abrió su baúl, y buscó la capa...

Cual fue su impresión cuando se dio cuenta que la capa no estaba... y no estaba por ninguna parte...

La buscó por debajo de las camas, dentro de todos los baúles, en los armarios y el baño, inclusive hasta en la jaula de Hedwigh.

Bajó apresuradamente las escaleras con el semblante serio y pálido, Ron con Hermione y Ginny lo quedaron mirando.



- ¿Y la capa? - Preguntó Ron.



- No esta... - Dijo Harry asustado.



- ¿cómo que no esta? - Gimió Hermione.



- No esta, la busque por todas parte, no esta, la sacaron, me la robaron...



Hermione se puso pálida, y Ron con Ginny empezaron a buscar por todas partes de la sala común, mientras que Hermione buscaba en el cuarto de las chicas.

Se quedaron hasta la media noche de pie, y Harry ya se había empezado a desesperar.



- Nadie mas sabía de la existencia de esa capa, aparte de nosotros, de Dumbledore, Hagrid, Sirius...y...



- ¿qué Harry? - Preguntó Ron.



- Y Snape...



Los cuatro se miraron completamente asustados, y Harry se lanzo sobre el sofá.



- No puede ser, Snape tiene mi capa - Y hundió la cabeza entre las manos.



- Pero Harry, para que querría Snape tu capa - Le dijo Ginny.



- No lo sé, pero lo averiguaremos... esto no se quedara así, ya se salió de control...



Ron con Hermione se sentaron a un lado de Harry mirándolo preocupado, y Ginny se sentó frente a el, con cara pensativa.





Notas de la autora: Bien, ya termine la primera parte del fic. ^^ No, no se asusten, a lo que me refiero con primera parte es que, desde el capitulo 11 la historia se comienza a poner mas seria e importante. Se van a revelar secretos y llegaran noticias bastante inesperadas. Nos encontraremos con Sirius, Arabella Figg y muchos otros personajes viejos. Sin embargo la historia se complicara para algunos personajes.

Les ruego me disculpen por la demora de los capítulos, pero no me alcanza el tiempo, de todos modos respondo emails y el libro de visitas, acepto todo tipo de opiniones ya sean buenas o malas, porque me ayudan a mejorar la historia.

Les dejare mas o menos una fecha para que esperen el capitulo 11, y lo programo entre el 20 y 25 de Abril, eso espero, tal vez lo termino antes, y también espero, que no me quede tan largo como este ^-^, que creo poco probable.

Sigo insistiendo con que me perdonen los atrasos, mas aun desde ahora, ya que empiezo con el preuniversitario, los trabajos y las pruebas y se me acorta el horario libre (que los uso para esto).

De todos modos no dejen de escribirme porque siempre respondo todos los emails, sea cuando sea. ^-^ Espero que sigan leyendo mi historia, nos vemos, saludos ... Mikkane.

PD: Si me quieren escribir recuerden que lo pueden hacer a: [email protected] (OjO, muchos me han preguntado la nacionalidad, soy Chilena, lo que pasa es que uso el ar porque el servidor me sirve en español ^-^)




Hacia Godric Valley


A Harry le costó conciliar el sueño durante la noche, y no compartió el animo de todos a la mañana siguiente, cuando partirían hacia Godric Valley.

Tanto Harry como sus amigos estaban preocupados por la desaparición de la capa, y Harry estaba seguro que podría haber sido Snape, aunque no tuviera una razón lógica por la que hacerlo, después de todo Snape era un profesor.

Le extrañaba no estar emocionado por la salida hacia el pueblo de sus ancestros, cuando el mas interesado debería de ser el.

Ron trataba de subirle el animo a Harry con cualquier cosa inusual y estúpida, pero no funcionaba, aveces deseaba que sus hermanos gemelos estuvieran ahí para animar a Harry, que siempre lo conseguían.

Sin embargo, Hermione notaba que Ginny estaba incluso mas preocupada que Harry, parecía completamente interesada en la búsqueda de la capa, ya que ella como nadie, había estado hasta pasada la media noche buscándola, cuando ya los demás se habían ido a acostar, y su apariencia no decía nada bueno.

Harry actuaba completamente diferente a otros días, y le gritaba a quien se cruzara en su camino, sus amigos temían que si se llegaba a cruzar con Snape le tirara la maldición de la muerte.

Cuando Ktrin supo lo que había sucedido, lo primero que hizo fue negar el hecho de que Snape fuera el responsable, y tenia buenas razones para no hacerlo, a excepción de que odiaba a Harry con todo su ser.



- ¿Entonces por que nunca antes lo hizo? - Le preguntó a Harry a modo de razonamiento.



- Tal vez para que no te escaparas del colegio, para protegerte - Le dijo Hermione, quien recibió la aceptación de Ginny por la misma idea.



Lo que menos quería creer Harry era justamente eso, que Snape quería protegerlo, muchas veces tenía la sensación que este lo quería ver muerto, y de verdad se extrañaba con que este fuera fiel a la segunda oportunidad que le brindó Dumbledore, de la cual aun no se sabían las razones.



Al dar las once de la mañana, la profesora Mcgonagal juntó a los cursos sextos y séptimos de Griffindor en el vestíbulo para organizarlos antes de la salida.



- ¡Hay veinte diligencias! - Gritó por sobre un montón de cabezas, entre las cuales Harry la tenia gacha y preocupada. La profesora continuó - : Se irán en grupos de a tres. Nos acompañara el profesor de cuidado de criaturas mágicas, Hagrid, y la profesora Potter de adivinación, por razones obvias - La profesora miró a Ktrin quien guardaba sus cosas en un bolso, esta parpadeó confundida cuando todos la miraron - . Les aconsejo lleven sus capas bien amarradas y algo de dinero para comer en el restaurante del pueblo. Les advierto también, que el valle Godric, esta rodeado de bosques y montañas, por las cuales el frío es aun mas intenso, y la nieve se amontona en las laderas de las colinas avanzando hasta el pueblo. Bien, nos vamos; Sextos, por aquí por favor, reúnanse con la señorita Potter en los carruajes del diez en adelante; Séptimos, vengan conmigo, Hagrid, tu nos avisas en cuanto llegues para aparcar las diligencias fuera de los sectores de la laguna. Listos, andando.



Harry, Ron y Hermione se subieron a una diligencia, muy distinta a las que tomaban cuando estaban en la estación. Estas eran tiradas por una clase de toros con unos cuernos muy grandes, como astas, además de que tampoco parecían toros normales, ya que eran al menos cinco veces el porte de un toro común.

Afuera, llovía estruendosamente, y los cascos de los toros sonaban contra el pavimento y el pasto mojado provocando un ruido sordo. Hermione podía vislumbrar a través de la ventana escarchada el resto de las diligencias donde venían el resto de sus compañeros. Ron también estaba interesado en el paisaje que tenia por la otra ventana, que era uno que jamas había recorrido antes. El único que no compartía la emoción del viaje era Harry, que aun estaba preocupado por la desaparición de su tan preciada capa.

Ron miró a Hermione y ambos miraron a Harry preocupados. Esperaban que la llegada al valle le subiera un poco el animo.



- Vamos Harry - Lo animó Ron - . Piensa que podrás conocer otro pueblo mágico, con muchas cosas emocionantes.



- A mi me preocupa la capa, ¿pero, quien se le puede haber llevado y para que?



- Harry, no sigas, ya aparecerá... - Le dijo Hermione a quien la voz no le sonaba muy convincente.



- Ya descarte la posibilidad de que Snape fuera, solo porque ustedes me dieron buenas razones, de lo contrario aun seguiría creyendo que el fue...



- Tal vez fue Malfoy - Soltó Ron, Hermione le pegó un fuerte codazo en las costillas que lo dejo sin aire. Las pupilas de Harry se dilataron y miro a sus amigos.



- ¿Tu crees? - Les preguntó alterándose - . ¿Creen que haya sido Malfoy? Porque si el fue, juro que soy capaz de...



- Harry cálmate, fue solo una ocurrencia de Ron - Dijo Hermione mirando al pelirrojo seriamente - . No creo que Malfoy haya sido porque el no sabe la existencia de la capa.



- ¿Y si Snape le dijo?



- Ya no sigas con eso, Snape no puede faltar a la palabra de Dumbledore con hacerle daño a un alumno. Y, por mucho que te deteste, eso no significa que vaya a romper su promesa.



- ¿Y tu cómo sabes eso? - Le preguntó Ron a Hermione mientras se sobaba la costilla.



- ¿qué cosa?



- ¿ Eso qué Snape tiene un trato con Dumbledore de no hacerle daño a los alumnos aunque este los deteste?



- Ktrin me lo dijo - Respondió Hermione volteando a ver por la ventana.



- ¿Te dijo eso? - Preguntó Harry impresionado - . A mi nunca me ha dicho nada.



- Yo le pregunté. Le pregunté como era ser profesora y si tenia que seguir alguna ley especial para su cargo, y ella me dijo que una de las mas importantes reglas, es prometer al director no hacerle daño a los alumnos por mucho que un profesor lo deteste.



- Seguro que Snape cruzó los dedos - Dijo Ron con una sonrisa sarcástica.



- No Ron - Le dijo Hermione - . El juramento es mediante un hechizo. Tiene que cumplir su palabra de lo contrario no serán contratados en el colegio.



Siguieron hablando de cosas interesantes, y como habían tenido poco tiempo de hablar de sus vacaciones, Harry les contó lo que había sido ese verano vivir con Sirius y su hermana. Ron de vez en cuando soltaba una carcajada, sobretodo cuando Harry repetía la anécdota de cuando Ktrin mandó a Sirius a China, Hermione tampoco podía evitar sonreír.

Fue entonces cuando Harry recordó lo que Sirius había ido a hacer; El, Lupin y el resto de los aurores incluyendo la señora Figg, andaban tras el rastro de Voldemort y sus mortifagos. Era muy triste para Harry recordar que su padrino no pasaría con el casi nada del año. Pero, mas le preocupaba aun, que Sirius estuviera poniendo en peligro su vida cuando el tesoro que Voldemort perseguía resultaba estar muy cerca de Harry, que poco menos lo admiraba y hablaba casi siempre con el.



Repentinamente, el fuerte ruido de cascos de los toros se detuvo bruscamente, Harry y sus amigos se inclinaron hacia delante producto de la fuerte sacudida.

Hermione pasó la manga de su túnica por el vidrio empañado y quedo embelesada con el paisaje.



- ¡Llegamos! - Gritó.



Tanto Harry como Ron se asomaron a mirar, y, al cabo de un minuto, Hagrid les abrió la puerta de la diligencia, su espesa barba estaba completamente empapada, y un grueso abrigo de piel lo cubría por completo. Harry y sus amigos tuvieron que cubrirse los rostros ya que el viento llegaba a hacer doler la cara, y la lluvia caía mezclada con escarcha que hacia picar los ojos.

Se juntaron los dos cursos en la entrada de un pueblo que era adornado con un cartel de madera que decía : Bienvenido a Godric Valley y que era bordeado por una hermosa laguna de agua color leche, cosa que dejo impactados a todos los alumnos.

Harry apenas pudo vislumbrar el perfecto paisaje verde, solo noto una gran cantidad de pinos que comenzaban a aparecer en la ladera de una montaña que daba paso al pueblo, y que todos estaban cubiertos de nieve. Avanzaron a duras penas y se refugiaron en un tipo de hospedaje para visitantes que era enorme.

La profesora se quito la capa, y muchos alumnos la imitaron. Harry se desempañó los anteojos y se quitó la capucha que le cubría toda la cabeza. Se sacudió el pelo, que sin saber como se le había llenado de escarcha. Cuando volvió la cabeza, notó que Ktrin estaba sumamente colorada, Harry parpadeo, estaba mas que seguro que no era por el frío.

La profesora hizo sonar su garganta y todos los alumnos le prestaron atención:



- Bien, como todos ustedes han observado, el clima de Godric Valley es bastante frío en el invierno y muy caluroso en el verano, pero sin lugar a dudas es un hermoso lugar.

Les quiero presentar a William Schemdlitt, el será nuestro guía y nos enseñará el valle.



La profesora presentó a un hombre de expresión muy simpática, pero era delgado y viejo. Muy poco pelo le cubría la cabeza, y su mandíbula sobresalía en punta con unos disparados cabellos canosos. Tenia un ojo cerrado y el otro a medio abrir, a Harry le daba la impresión de que era salido de un cuento de piratas, o del ayudante del doctor Frankestein. El hombre se enderezo con mucha dificultad ya que su espalda tenia una pequeña joroba, y todos notaron que su túnica estaba muy vieja incluyendo la capa que lo resguardaba del frío.

Este les sonrió a los alumnos y, algunas chicas, como Lavender y Parvati, voltearon la cara porque su boca tenia apenas tres dientes (incluido uno de oro), y una roja e hinchada encía.

Luego de su corta e insinuante sonrisa, se dirigió a los alumnos:



- Buenos días - Saludó alegre - . Como ya les habrá dicho la profesora Mcgonagall mi nombre es William, pero me pueden decir Willy, como todos en la aldea. Soy el mago de servicio del pueblo, y estaré encantado de mostrarles las maravillas del valle, aunque haga un poco de frío, que, lógicamente no nos quitara la diversión.



Algunos sonrieron nerviosos. La profesora miró a Hagrid y a Ktrin, buscando apoyo para una sonrisa. Sin embargo, a medida que Willy hablaba Harry se había puesto a observar el lugar y al valle a través de la ventana mojada. Repentinamente un grito ahogado se escuchó proveniente de Willy, Harry se volteo asustado, como todos. Willy tenia su ojo abierto puesto en el, estaba lloroso:



- Por Dios, Harry... - Dijo Willy con voz quebrada. Harry miro con los ojos muy abiertos al pobre viejo que parecía a punto de lanzarse a llorar - . ¡Harry! No puedo creerlo...



Willy se abrió paso por entre los alumnos cojeando de una pierna. Cuando se acercó a Harry lo quedo mirando frente a frente chocando su ganchuda nariz con la del chico. A Willy le tembló el labio inferior y abrazo a Harry como si fuese un hijo perdido.



- ¡Harry, Harry! - Gritó llorando.



Harry se sintió azorado y pudo sentir que sus compañeros se reían. Willy dejo de abrazar a Harry y este se acomodó los lentes. El hombre puso sus manos en los hombros de Harry y lo miro a los ojos.



- Cielos, Harry... cuanto has crecido, ¡mírate!



Tanto Harry como sus amigos, Ron y Hermione estaban confundidos, la profesora Mcgonagall parecía apunto de echarse a llorar.



- No sabes cuanto te hemos extrañado en el valle Harry - Continuo Willy - . Que dirían tus padres si te vieran, ¿sabes? Ellos eran grandes magos del pueblo y los respetaban mucho, fue una terrible noticia cuando nos enteramos de su muerte... y ella... ¡Oh Harry! Si tan solo hubieras conocido a tu hermana... - Dijo Willy ahogándose en un hilo de voz, Harry levantó la mirada y se encontró con que Ktrin estaba apoyada a un lado de la chimenea que ardía fervientemente, Harry recién pudo comprender que lo rojo de su rostro era porque estaba llorando, y lloró mas aun cuando escucho lo de la muerte de sus padres. Era lógico si alguien recordaba como había sucedido todo con tan solo dos años.



Todos escucharon un ahogo, y tanto Willy como el resto de los alumnos se voltearon a mirar que sucedía. Harry se sintió incomodo, y no era el único, como todos sabían lo de la verdad de la familia de Harry, lo que Willy dijo había sido de todas maneras algo fuerte.



- ¿le sucede algo señorita? - Le pregunto Willy amablemente.



- No, nada, no se preocupe - Dijo Ktrin tapándose la boca y secándose los ojos.



- Me parece muy conocida, se parece... ¡no! Es igual a un mujer que yo conocí de joven y que vivía aquí en el valle... - Repentinamente los dos ojos de Willy se abrieron de par en par, y todos presenciaron que el otro ojo que Willy tenia estaba completamente blanco. Se acercó a Ktrin, como se le acercó a Harry y se detuvo a una cierta distancia de la chica - ... Por Dios... No, díganme que no es cierto... me va a dar un ataque... no puede ser, pero... creí, creíamos que tu... ¡Dios! Niña, estas viva - Willy hizo un ademan de abrazar a Ktrin mientras lloraba, pero esta se corrió.



- Gusto de volver a verte William - Dijo esta con la voz quebrada.



- No pude ser, los Potter volvieron al pueblo... Esto es un milagro... es magnifico... ¡no puedo creerlo!



Willy abrazo a Harry y a Ktrin y se lanzo a llorar de un modo desesperante. Ktrin le dio unas palmadas en la espada y puso una cara como diciendo será, lo mismo hizo Harry.



Una vez que todos se calmaron, Willy les contó a los alumnos la planificación del recorrido que duraría casi todo el día. A Ron le habló mucho sobre Ginny, y que tenia que cuidarla porque también muchos chicos la rondaban, cosa que Harry cuando lo escuchó le molestó un poco.

Sin embargo, hubo un momento en que se dirigió a Harry en privado, y lo llevo a un estante donde guardaba una caja, y que al abrirla saco una llaves.



- Creo que a ti y a tu hermana les hará bien visitar este lugar - Dijo Willy entregándole las llaves - . Por favor quédatelas.



- ¿De que son? - Pregunto Harry extrañado mirando las llaves.



- Son las llaves de la casa donde vivían con sus padres. - Dijo Willy con la voz enternecedora, Harry sintió que su corazón daba un vuelco.



- ¿Mi... mi casa...?



- Si, así es chico, y supongo que te gustaría visitarla con tu hermana, tal vez con tus amigos...



- Mi casa... - repitió Harry contemplando las llaves como si fueran lo mas interesante del mundo.



- Si, si muchacho... Esa casa nadie la a tocado, esta algo quemada, pero el pueblo tiene estrictamente prohibido acercarse a ella, es como un monumento.



Willy le dio unas palmadas en el hombro a Harry y camino en dirección contraria al chico, para ir donde la profesora Mcgonagall, sin embargo se detuvo un segundo y se volvió a Harry con la mirada incrédula.



- Chico... ¿Por casualidad tu hermana tiene novio? - Le pregunto Willy en un hilo de voz. Harry lo observo completamente extrañado ante la pregunta.



- ¿Por qué me pregunta eso?



- Recibí una llamada de Linch Scottle, el encargado del pueblo de Salazar Cambridge. Me contó que el grupo de Slitherin de cuarto y quinto que fueron ayer a visitar el pueblo, estuvieron al cargo de tres profesores: Severus Snape, que creo es el jefe de la casa Slitherin - Al oír el nombre de Snape a Harry se le erizo la piel, pero luego recordó lo que había hablado con sus amigos - . También fue la profesora Delacour, que tengo entendido era estudiante de Beuxbeatons, y Linch me contó que también fue un chico como de diecisiete años, que se parecía bastante a Marlon Mclogan cuando era joven, tal vez era el hijo, no sé. La cosa es que Linch escuchó al chico hablando con la profesora Delacour y le dijo que no podía pasar nada con ella porque sus intensiones estaban puestas sobre la profesora de adivinación, y como yo tenia el dato de que la profesora de adivinación vendría a Godric valley como tercera compañía, cuando vi a Ktrin supuse que era ella, lógicamente no tenia idea que era tu hermana, hasta ahora, por eso te pregunto.



- ¿ de veras le dijo eso su amigo? - Pregunto Harry ocultando la sonrisa picara.



- Si, eso me dijo. Parece que la profesora Delacour estaba tratando de engatusar, (discúlpame la expresión) al chico, y este en su defensa dijo que no podía pasar nada con ella porque sus intenciones estaban puestas sobre otra chica, y esa chica al parecer, mi querido Harry, es Ktrin, tu hermana.



- Eso... eso ya lo sabia - Dijo Harry bajando la cabeza para ocultar la risa.



- ¿lo sabias? - Exclamo impresionado Willy.



- Es decir, no lo sabia, pero ya me parecía que Brian tenia alguna pretensión con Key. Ella se le escapa mucho y trata de evitarlo donde quiera que vaya.



- Ya veo. - Dijo Willy quien también sonreía - . Pero creo que deberás cuidarla muy bien Harry, Ktrin es una chica muy hermosa, y no dudo que tenga mas de un pretendiente. Si ese chico tiene algo que ver con Marlon Mclogan y con la casa Slitherin, no significa nada bueno...



- ¡William! - Gritó un vozarrón que provenía del fondo del salón, era Hagrid que movía su enorme mano en el aire.



- Después hablaremos Harry, pero ten en cuenta lo que te dije.



Willy se alejo dejando a Harry con una molestia muy incomoda. Mclogan era hijo de un mortifago fiel a Voldemort, y a su vez tenia parte de la sangre Slitherin. Eso ahora lo complicaba, sobretodo si ya tenia la cantidad de pruebas suficientes como para afirmar que Mclogan estaba enamorado de su hermana.





Cuando dieron las una de la tarde, el recorrido por Godric Valley comenzó. Harry, Ron y Hermione estaban maravillados, como todos los demás. El paisaje por muy frío que estuviera era hermoso, y lo fue mas aun cuando Willy los llevo a recorrer el pueblo. Eran muchas casas que parecían hechas de chocolate, salidas como de un cuento. Los aldeanos eran todos magos (la gran mayoría) y vestían como muggles para ocultarse de los verdaderos muggles. Aunque uno que otro vestían con capas, comprensible mente a la vista de los no magos era por el frío, así que no llamaba la atención.

Willy los llevo al restaurante mas conocido del valle: El recreo de Godric solamente hecho para la visita de los magos.

Todos entraron y se sintieron muy confortados por el extraordinario olor a comida caliente, y al exquisito calor de la chimenea encendida.

Los tres amigos, junto con Seamus, Dean, Lavender y Parvati, se sentaron en una mesa muy cerca de la chimenea. Una mujer de aspecto alemán, algo cuadrada de cara, con mucho pelo de color claro y también algo rellena se acerco a la mesa de los siete y con una voz muy dulce les preguntó:



- ¿desean algo queridos?



Todos pidieron algo caliente para comer: Consomé de carne.

Fue bastante agradable la sensación de sentir algo caliente recorrer el estomago, pareciese como si afuera el frío no existiese.



- ¿Dónde creen que vallamos ahora? - Pregunto Seamus dando un sorbo a su consomé.



- Ahora el paseo es libre. - Dijo Hermione - . Cada uno va a visitar el lugar que quiera, ya que el valle es pequeño.



- ¿No nos podríamos quedar aquí? - Preguntó Parvati acercando las manos a la chimenea - . Es un lugar muy acogedor.



- Si se pudiera hacer todos nos quedaríamos aquí, tenlo por seguro - Le dijo Ron dando el ultimo sorbido a su plato.



- ¿Ya tienen planeado a donde van a ir? - Preguntó Dean quien también estaba en la chimenea.



- Yo si - Dijo Harry, Ron y Hermione lo miraron confundidos - . A la catedral...



Ron y Hermione quedaron aun mas confundidos, ¿para que querría Harry ir a una catedral?

Pero sus dudas fueron respondidas cuando Harry les pegó una patada por debajo de la mesa. Ron asintió contento y conforme con una sonrisa.



Una vez que todos salieron a hacer su propio recorrido por el valle, Harry reunió a sus amigos y a Ktrin para contarles lo de la llave de su casa.



- Me gustaría que fuéramos todos ¿qué dices Key?



Pero Ktrin no contestaba, por lo contrario, tenia los ojos llenos de lagrimas. Harry miro a sus amigos con lastima y luego paso un brazo por los hombros de su hermana, quien era un poco mas baja que el.



- Si no quieres ir no te voy a obligar - Le dijo Harry.



- No. Yo quiero ir, era nuestra casa Harry, tal vez me duela recordar cosas que tu no recuerdas pero de todos modos quiero ir...



Harry, Ron y Hermione miraron a Ktrin con mucha lastima, sin embargo cuando les toco su turno para recorrer el lugar (todos los grupos a cargo de algún profesor) se dirigieron hacia el lugar donde Ktrin recordaba estaba la casa.

Caminaron por una explanada cubierta de nieve, que se supondría en el verano tendría que ser verde. Todo estaba rodeado de pinos llenos de escarcha y las casas que se juntaban en el lugar parecían de muñecas. Harry notaba debajo de su capucha que Ktrin aun lloraba. El no quería ver así a su hermana, aunque ansiaba recordar lo que ella recordaba de lo poco que tuvo de infancia con sus padres verdaderos.

Hubo un momento en que se separaron del pueblo y la nieve se puso mas fuerte y el viento mas intenso. Harry con Ron y Hermione apenas y podían sujetar sus capas y cubrirse los rostros.



- ¿estas segura de que es por acá? - Preguntó Harry.



- Si, si sé... por aquí es... - Dijo Ktrin con la voz entrecortada por el frío y la tristeza.



Y así era. Bajando un monte por el que habían ascendido se encontraron con un paisaje bellísimo en el cual habían muy pocas casas. Era la única zona del valle que era decorado con una débil resolana, y deslumbraba sobre una de las casas que era justamente la mas bella de todas.

Ktrin se detuvo un momento, cerro los ojos, los abrió bruscamente, tomo aire y avanzo hacia la casa. Harry sintió como Ron le apretaba el hombro y Hermione le lanzaba una mirada de lastima.

Llegando al borde del monte caminaron y se detuvieron frente a aquella casa.

Era bellísima y parecía que nunca nadie hubiera habitado en ella. Era de color blanco como el marfil, ninguna mancha adornaba la pared y se mimetizaba con la nieve. Su puerta era hecha de madera brillante y las ventanas tenían un marco hecho de la misma madera. Los pilares que afirmaban la entrada de la casa también eran hechos de madera y el techo estaba cubierto por las ramas de los gigantes pinos que cubrían la casa y la nieve que había caído.



Harry miro las ventanas del piso superior que tenían las cortinas cerradas. Sintió una leve sacudida en su corazón y se encamino para abrir la puerta, mientras que Ktrin sollozaba en silencio, aunque sabia que nada podía hacer.

La llave encajó a la perfección en la cerradura, le dio vuelta y se abrió.

Con mucho temor los cuatro entraron al interior de la casa quien tenia un olor muy especial.

Harry era el que esta vez tenia los ojos llorosos y se quito los lentes para secárselos. Sus amigos no le dijeron nada, puesto que estaban igual que el.

El primer piso en cierta forma estaba como consumido por algo que alguna vez fue fuego. Las escaleras que daban al segundo piso crujían al pisarlas, y las paredes estaban algo raídas y percutidas por el tiempo.

Cuando llegaron al segundo piso, notaron que todo estaba intacto, parecía todo nuevo. Las puertas estaban cerradas y Harry temía que si al abrirlas se encontrara con algo que no debía encontrarse.

Pero fue Ktrin quien se adelantó y abrió la primera puerta en la que se hallaban dos camas, o mas bien, una cuna y una cama. Ktrin sonrió vagamente y se sentó en la cama. Una sonrisa infantil se dibujo en su rostro y con mucho pésame le dijo a los amigos:



- Esta era nuestra habitación Harry.



Harry comprendió apenas vio la cuna que de eso se trataba y se inclino en ella para ver en su interior. Había un montón de cobijas azules y blancas y un móvil con caballitos, que, al tocarlo se escuchaba una dulce canción de cuna, cosa que Harry recordó inmediatamente.

También habían almohadas y juguetes. Ktrin tomaba en brazos lo que era una muñeca de cerámica y que tenia su traje carmesí todo sucio y apolillado.

Sin embargo Harry, encontró en la cuna algo que lo hizo llenarse de emoción: Un osito de peluche de color gris y que tenia dos ojos negros y profundos, con una cinta roja amarrada al cuello. Harry recordó a ese oso inmediatamente y murmuro:



- Oto...



- ¿Dijiste algo? - Le pregunto Ktrin, Ron y Hermione lo miraron.



- Este era mi osito... se llamaba Oto... no sabia pronunciar bien el nombre así que le decía Oto...



Hermione parecía apunto de estallar y se hundió en el pecho de Ron quien le acaricio la cabeza, este tampoco podía dejar de estar triste.

Repentinamente Ktrin se levanto y fue hacia la puerta, Harry y sus amigos la siguieron, pero esta vez Harry iba con el oso entre sus brazos.



Ktrin doblo a la otra puerta que estaba en el segundo piso y encontró una sala llena de juguetes intactos. Harry sonrió contento cuando recordó sus autos, sus peluches, sus ropas, todo lo que parecía ser parte de una infancia maravillosa estaba ahí, en esa habitación. Ktrin no dudo ni un segundo en guardar una gran cantidad de cosas en su bolso, incluyendo colonias que estaban a medio llenar.



- ¿Para que te las llevas? - Le preguntó Harry.



- Para que cuando tenga hijos se los de. - Dijo esta con una voz muy maternal. A Harry le vino lo mismo, y también se llevo algunas cosas.



- Aun faltan años para que tengan hijos - Dijo Ron divertido.



- Pero nunca es tarde para llevarte los recuerdos - Le respondió Ktrin.



Luego de guardar una gran cantidad de cosas, se fueron hacia la ultima puerta, Harry tembló y tragó saliva. Esa, obviamente era, la habitación de sus padres. Cerro los ojos preparándose para ver lo que existía adentro de la habitación.

Fue todo una sorpresa. Era la habitación mas grande de la casa, adornaba en su centro una gran cama matrimonial con un cubrecamas verde botella. Las ventanas eran cubiertas con cortinas de ceda blancas, y estaba todo el cuarto repleto de fotografías que aun se movían:

Fotos de bebe y fotos de sus padres. Harry no pudo evitar la tentación en sacar alguna foto, pero Ktrin lo detuvo haciendo que volviera a dejar las fotos en su lugar.



- ...Así ellos estarán siempre en esta casa - Le dijo.



Harry comenzó a mirar la habitación, a recorrerla, cuando repentinamente...



- ¡Ron, Hermione, Ktrin, vengan a ver esto!



Los tres fueron a ver que sucedía con Harry, y era que, cerca de un armario negro estaba tirada la capa invisible de Harry. Este la tomo asustado y la verifico para ver si no tenia nada. Se la coloco y Ron le confirmo que aun lo hacia invisible, pero... lo mas extraño de todo era... ¿Por qué la capa estaba en la casa? Y mas aun... ¿qué hacia la capa cerca del armario, que estaba abierto?

Justo en ese momento se escucho un ruido que provenía del primer piso, los cuatro se miraron asustados.



- Alguien entro en la casa - Dijo Harry.



Bajaron rápidamente con varita en mano par ver que era o quien era el que había entrado.

Pegaron un gran saltó cuando alguien los asustó por la espalda, mandando así a Sirius Black diez metros de donde se encontraba con el hechizo Expeliarmus.



- ¡Sirius! - Gritó Harry contento ayudando a Sirius a levantarse.



- ¿Por qué me atacaron?



- ¿Por qué nos asustaste? - Le preguntó Ktrin con una brillo de malicia en sus ojos, Sirius trago saliva.



- Los vine a buscar, me dijeron en el restaurante que estaban aquí.



- ¿Y Lupin? - Preguntó Harry.



- Esta con Minerva... ¡hay!... ¿Saben que todos juntos hacen un excelente hechizo de desarme...? cielos, mi espalda...



Harry le contó a Sirius todo lo que había sucedido desde el día anterior cuando robaron la capa, lo que había hablado con Willy (obviamente lejos de Ktrin) y también sobre la casa y el recuerdo de sus padres.

Sirius no pudo evitar darse una vuelta por la casa, estaba completamente anonadado y a la vez triste. Pero su momento de mayor impacto fue cuando Harry le contó lo del encuentro con la capa, frente al armario abierto en la habitación de sus padres.



Fue todo un paseo muy importante que quedaría para siempre grabado en la mente de Harry y también de Ktrin, aunque, porque no, también en la de Ron y Hermione.

El momento de mayor impacto fue cuando Sirius compro unas flores y llevó a Harry al cementerio de Godric Valley donde visito la tumba de sus padres. En ese entonces el y su hermana ya no podían contener las lagrimas, tampoco sus amigos a quien también les llegaba muy hondo lo que pasaba con Harry.



Cuando fueron saliendo del pueblo, se encontraron con Lupin, quien al ver a los cuatro chicos con los ojos llorosos no dijo nada ya que sabia lo que sucedía.

Sirius y Lupin, avisaron que se quedarían en Hogwarts por un tiempo para cuidar a los alumnos, y también Remus ayudaría un poco a Fleur, quien era algo torpe con las clases, según lo que le había dicho Ktrin.



A las ocho de la noche aproximadamente tomaron las diligencias para encaminarse a Hogwarts. A esa hora el viento había cesado, pero no así el frío, de modo que las capas no podían hacer falta. Willy despidió a los alumnos y miro con tristeza y alegría a la vez como se alejaban las diligencias.

Cuando ya no se veían, se murmuro a si mismo:



- Alguien mas entro a esa casa... menos mal que usted no encontró lo que no debía ver...



Mientras tanto, en una oscura colina un encapuchado vestido de negro, quien era acompañado por un hombre con una mano plateada, otro quien tenia un fino bigote, y una bella mujer que sin dudas era muy anciana.



- Eres un imbécil colagusano - Dijo el encapuchado - . Por tu culpa el huevo ya esta abierto... pero el guardián será mío... mío para cumplirme mis dos grandes deseos... la muerte de Potter... y mi reinado en el mundo... ¡Crucio!



Un horrible grito rasgo el aire....





Solo lagrimas derramaran el día en que el filo sea liberado... si las gemas brillan y la negra se prende, corran que no es buen augurio...

La música a comenzado a sonar.... escúchenla aunque no la oigan...



Bitácora de Merlín, Veintitrés de Septiembre de mil seiscientos quince...




El regreso de Arabella Figg y la noticia





Para cuando llegaron a Hogwarts ya eran pasada las diez de la noche. La ventisca, la lluvia y la nieve habían dejado de caer, y fue un agrado pisar el caliente vestíbulo del colegio.

Harry había ocultado la capa invisible dentro de su mochila, encontrándose también con su pequeño oso de peluche.

Ktrin al entrar se quitó la capa y la capucha. Era acompañada por Hagrid, a quien le había contado lo sucedido en la casa de sus padres.

Ambos, tanto Harry como Ktrin parecían tristes, sin embargo de una u otra forma estaban felices.

Todos estaban muy cansados, Hermione se fue durmiendo todo el trayecto en el hombro de Ron, y este a su vez, iba dormitando con la cabeza apoyada en la ventana.

Nadie se dio cuenta del gran letrero púrpura que estaba colgado en el cartel de avisos, cuyas letras plateadas destellaban luces, mostrando así una gran noticia. El único que se percató fue Harry, pero apenas leyó bien lo que el cartel decía:



A dos semanas para que Hallowen comience, los alumnos de quinto a séptimo deberán organizar torneos de magia para sus respectivas casas y mostrárselos al colegio. Solamente cinco por curso podrán participar de este evento. Pueden ser de ambos sexos.
Los interesados deberán inscribirse con el profesor jefe correspondiente a cada casa, si la lista sobrepasa los veinte, se hará una selección especial mediante ciertas pruebas. Comenzando Hallowen se les dirá a los encargadas elegidos de los torneos de magia que se presenten ante un jurado organizado por: (Albus Dumbledore, Remus Lupin, Sirius Black, Arabella Figg, Fleur Delacour, Brian Mclogan, Severus Snape, Minerva Mcgonagall, Violeta Sprout, Higgins Flitwick), para demostrar sus habilidades y aptitudes en ayudar al resto de los alumnos que estén dispuestos a participar en el torneo.
La casa ganadora obtendrá doscientos puntos, y se organizara un banquete especial de Hallowen en honor al triunfador.

Los esperamos con entusiasmo...

Atte...

Coordinador de deportes mágicos

Brian Mclogan.



- Parece que esta dispuesto a cualquier cosa con tal de obtener atención - Dijo Ktrin murmurando molesta, mirando tras el hombro de Harry.



- ¿La atención de quien? - Preguntó éste con una mirada suspicaz.



- La de quien mas, la de Fleur por supuesto, la profesora de defensa contra las malas artes... ¡Este hombre es imposible!



- ¿segura que es por ella que lo hace? - Volvió a decir Harry con la misma mirada agregando una sonrisa picara en su rostro.



- ¡Claro! ¿Por quien mas si no? - Dijo Ktrin, que, ante el asombro de Harry sus pupilas se dilataron - . Un momento... ¿qué estas pensando?



- ¿Yo? Nada... - Dijo Harry con voz de si te he visto no me acuerdo.



- Harry... - Dijo Ktrin con tono de advertencia.



- No, nada, en serio... Solo decía... ¿Será que Brian quiere sorprender a Fleur o a alguien mas?...



- Pobre de quien sea ese alguien mas porque se llevara un susto terrible cuando se entere de que un imbécil anda tras de ella.. - Dijo Ktrin desviando la cara molesta - . Y mejor anda a acostarte porque ya es muy tarde.



- Esta bien... - Dijo Harry levantando los brazos - . Buenas noches.



- ¡Espera! - Le gritó Ktrin cuando Harry iba ya en la mitad del pasillo - . ¿Seguro que no es solo por Fleur?



- No lo sé... tal vez tengas razón, además Fleur es muy joven, atractiva, nieta de una Veela... ¿cómo no estaría encantado con ella si es una mujer preciosa?



Ktrin se quedo leyendo y releyendo el cartel que colgaba de la muralla de avisos, a la vez que Harry se alejaba con una sonrisa muy especial en el rostro.



En la sala común de Griffindor, todos los alumnos, (ahora que todos habían visitado el valle) Hablaban del paseo. Muchos comentaban lo hermosa que era la catedral, y lo frío que era el pueblo. Otros solo hablaron de la comida, y algunos sobre el monumento de Godric Griffindor que estaba en el centro del pueblo, cosa que Harry no vio.

Ron y Hermione estaban a un lado de la chimenea. Hermione estaba sentada leyendo un libro mientras que Ron descansaba con la cabeza sobre las piernas de la chica. Aunque ya llevaban algún tiempo de novios, los compañeros aun no se podían convencer de que la pareja mas dispareja estuviera junta.

Ginny había bajado en ese momento para saludar a su hermano y a Hermione, obviamente como excusa para no decir que buscaba a Harry, que aun no llegaba a la sala común.

Ron apenas se movió de su postura y le contó a Ginny lo que había pasado en el valle. El rostro de la chica se puso pálido y se sentó al lado de su hermano botándole las piernas al suelo, provocando la caída de éste.



- ¡ten mas cuidado! No te cuesta nada pedir permiso - Se quejó Ron levantándose del suelo.



- Perdona - Pronuncio muy marcado Ginny algo molesta por la actitud de su hermano - Pero todos te miraban...



- Lo que pasa es que estas celosa porque no puedes estar así con... un chico - Se limito a decir Ron quien noto que Ginny corría la cara apenada y molesta.



- ¿Y... que paso en el valle? - Dijo Ginny algo perdida con las palabras y tratando de retomar la conversación con Hermione.



Hermione le contó con todo detalle a la joven pelirroja, los acontecimientos desde la actitud de Willy, hasta la visita a las tumbas de los padres de Harry. Hermione fue tan explícita en como sufrieron Ktrin y Harry al visitar aquel lugar, que inclusive ella misma mientras hablaba se le cortó la voz. A Ginny se le humedecieron los ojos y se levantó rápidamente del sofá en el que estaban sentados. Hermione parpadeó confundida y junto con Ron miraron como la chica se alejaba hacia el agujero del retrato de la señora gorda.

Pero justo en el momento que Ginny salía, chocó con un pecho que definitivamente se trataba de un chico. Se sonrojo inmediatamente cuando noto quien era, levanto sus ojos y Harry que la miraba confundido le preguntó:



- ¿Qué te pasa?



- Yo... yo... - Ginny sonrió nerviosa y se dio media vuelta con una mueca de sonrisa muy extraña, le hizo una seña a Hermione y se fue hacia la habitación de las chicas.



- ¿qué le pasó?



- Nada, que esta celosa porque no puede estar como yo y Hermi - Dijo Ron aun molesto con la actitud de Ginny.



- ¿De que hablas? - Preguntó Harry mas confundido que antes.



- Nada, que Ron discutió con Ginny - Dijo Hermione mirando algo enojada a su novio.



- ¿qué? - Se quejó Ron - . Pero si lo que dije era cierto... No me vas a negar que a Ginny le hubiera encantado estar así con...



- ¡Ron! - Gritó Hermione.



- ¿Qué?



Harry aun miraba la escena confundido. Ron y Hermione se callaron y ambos miraron a Harry.



- Creo... que... mejor me voy a acostar... - Dijo Harry sintiendo que no debía estar ahí.



Harry se fue algo incomodo por haberse metido donde no debía. Una vez que cerro la puerta de la habitación y se perdió de la vista de sus amigos, Ron miro a Hermione con los ojos muy abiertos.



- ¿Qué pasó? Le dije la verdad...



- ¿qué no viste? - Le dijo Hermione.



- ¿qué cosa? Que Ginny esta celosa porque no puede estar así con Harry, si, lo vi perfectamente. - Dijo Ron cruzándose de brazos.



- No, eso no... Que Ginny nos iba a decir algo justo en el momento cuando te botó del sofá...



- ¿cómo sabes eso?



- ¿qué no fue obvio? Se molesto mucho cuando la traste así, mas aun cuando sabes lo que siente por Harry, y la hiciste olvidar lo que iba a decir, y después me vi obligada a contarle la historia a ver si le sacaba algo.



- ¿Qué crees que esconda? - Le pregunto Ron con una mirada muy especial.



- No lo se... - A Hermione se le dibujo una sonrisa nerviosa, Ron se estaba empezando a acercar a ella como si fuera un gato - . ¿Qué pretendes?



- No es que sea cruel... pero... prefiero aprovechar hacer lo que otros no pueden...



Hermione puso sus brazos alrededor del cuello del chico, y lo acerco a ella sin necesidad de hacer un esfuerzo, porque el ya se había acercado... ambos se fundieron en un tierno beso...

Ginny había quedado mirando a la pareja desde el segundo piso, dos inocentes lagrimas se derramaban por sus mejillas, y en su pecho abrazaba un libro de color crema muy viejo.

Mientras que Harry, desde la puerta de la habitación esbozaba una sonrisa, como deseaba el poder pasar un momento así con la chica que el amaba, siempre y cuando ella aun sintiera lo mismo que el... aun...

Lamentablemente ambos eran demasiado tímidos como para admitirlo mutuamente...







Dos semanas habían pasado desde que los alumnos visitaron los pueblos correspondientes a los fundadores de cada casa. A Ginny ya se le había pasado el enojo con Ron y ambos estaban muy interesados en participar en la competencia que organizaba Mclogan.

Las inscripciones para los organizadores de la competencia era un viernes por la tarde, y una gran cantidad de alumnos se había presentado. Ron esperaba quedar con su hermana, también estaban Seamus, Dean, inclusive Colin. Muy pocos de los integrantes del jurado que debían estar no estaban. Faltaban Arabella Figg y Lupin, quien había viajado a Irlanda la ultima semana para ayudar a los aurores de dicha región.

La idea del proyecto dentro del colegio, era elegir a cinco integrantes de cada casa, de quinto a séptimo, que organizaran una gran actividad a los alumnos de primero a cuarto. Y el proyecto mejor organizado ganaría doscientos puntos.

Harry no quiso inscribirse aunque los alumnos de séptimo de la casa Griffindor poco menos le rogaban que entrara para la selección de los organizadores. Pero, para desgracia de estos, Harry se negó rotundamente, y la razón: Dejar que Ron esta vez fuera el centro de mesa.

A una semana de que Hallowen comenzara, un pergamino se coloco en el vestíbulo que dividía al gran comedor del pasillo. En el salían los seleccionados como organizadores de eventos, y cual fue la sorpresa, cuando Ginny salió entre las afortunadas.



- ¿cómo pudiste salir tu? - Le reprocho Ron a su hermana.



- Tan solo me eligieron - Se burlo Ginny pavoneándose como si fuera una reina - . Pero si quieres puedes participar del evento.



- ¿quiénes mas salieron? - Preguntó Ron asomándose por entre las cabezas de la gran cantidad de alumnos que rodeaban el anuncio.



- Mmm... Veamos... Dean, Marine, Colin...



- ¿Colin? - Musito Harry que se aproximaba para felicitarla.



- Si Colin - Sonrió Ginny - . Y también Marine.



- Ah...



- ¿y que van a hacer? - Pregunto Hermione a Ginny quien parecía mas emocionada que la propia seleccionada.



- No lo se... tendré que consultarlo con el grupo.



- Con el grupo donde YO tengo que estar - Dijo Ron muy molesto cruzándose de brazos.



- Ron - Le dijo Harry con un extraño tono de voz en el momento que Colin celebraba con sus compañeros y se acercaba a Ginny para abrazarla - . Cálmate... lo mejor será que aceptes las cosas, o por ultimo, habla con Mclogan, o Sirius.



- ¿Sirius? - Dijo Ron sorprendido - . ¡Claro que hablaré con el! Le pediré explicaciones.



- ¡Ron! - Le grito Hermione - . ¿Por qué no maduras?



- Si maduro, lo que pasa es que me enoja intentar dar lo mejor de mi y no conseguir nada a cambio - Contesto Ron con la voz quebrada.



- Ron... - Le dijo Hermione con ternura abrazándolo - . Claro que eres importante para muchas cosas... tal vez esto no es lo mejor para ti, pero yo conozco a un guardián fabuloso, el mejor de los ultimo mil años, y que juega en los partidos del colegio.



Ron no pudo evitar sonreír y le dio un beso a su novia. Harry miro al techo resignado y sonrió.



El trabajo de los organizadores estaba dando buenos resultados. A medida que los días se acercaban a Hallowen, muchos de los alumnos que participaban en la concurso bajo la custodia de personas como Ginny, Marine, Dean y Colin, hablaban en clases, pasillos y corredores sobre lo que harían. Eso si, nunca frente a alumnos de otras casas.

Ktrin era la mas incomoda en todo esto, debido a la conmoción que se iba formando durante los días, le era imposible presentir lo que sucedía con Voldemort. Para desgracia de ella y de Harry, su cicatriz había empezado a dolerle enormemente sin necesidad de llegar a sangrar como el año anterior. Mientras que a Harry, le venían de vez en cuando punzadas muy agudas que duraban muy poco tiempo.



Para cuando llego Hallowen , el día anterior a la fecha, el grupo organizador de Griffindor juntó al grupo que competiría por los doscientos puntos. Eran al menos veinte alumnos entre primero y cuarto.

Tanto Harry como sus amigos querían saber que era lo que haría su casa, Ron insistía en que Ginny no era buena aportando ideas, cosa que a Hermione le molestaba, en el fondo era su mejor amiga y cuñada.

Todo cambio para la noche del día siguiente. No hicieron casi nada de clases durante el día, y sorpresivamente, Snape les hizo solo una hora de clases, pero eso no evito quitarle a Griffindor veinte puntos.



- genial - Dijo Ron molesto - ahora tenemos menos posibilidades de ganar en la competencia de esta noche. Mas aun si la que esta a cargo es Ginny.



- Vamos Ron - Le dijo Harry que ya empezaba a molestarse por la actitud de su amigo al referirse a Ginny.



Cuando por fin se hizo noche. El colegio era un completo alboroto y Filch amenazaba a cada uno de los alumnos con colgarlo de los pies al techo por una semana.

Ktrin aun parecía molesta. Harry notó desde la mesa de Griffindor, como Sirius trataba de calmarla en cierto modo. Mientras que, al otro lado de la mesa, Mclogan con Fleur hablaban animadamente, y parecía que a la joven profesora de defensas contra las malas artes, estaba un poco pasada de copas. Harry se miro con Ron y Hermione y los tres esbozaron una sonrisa picara, pero trataron de no demostrarla tanto.



Repentinamente, las luces de las velas bajaron, y Dumbledore se puso de pie, el comedor quedo en completo silencio:



- ¡Felicidades mis queridos magos y brujas! Esta noche es muy especial para todos, mas aun, si se pelea una gran cantidad de puntos que podrían favorecer a sus casas bajo la responsabilidad de un seleccionado grupo de alumnos. - Dumbledore le sonrió a los casas y luego levanto las manos en el aire para dar una palmada, la puerta principal se abrió - . Pero antes, debemos completar al jurado, así que, por favor, recibamos con un fuerte aplauso a: Remus Lupin y Arabella Figg.



Se armó un gran escándalo. Los alumnos de Griffindor estallaron en aplausos y gritos, acompañados por Rawenclaw y Hufflepuff. Slitherin parecía muy poco interesado y solo unos cuantos aplaudieron por cortesía.

Harry se fijó que Lupin estaba algo nervioso por verse nuevamente entre tantas alabanzas. Mientras que la señora Figg, parecía pálida y asustada, mas bien, traía un semblante que denotaba preocupación.

Una vez que cada profesor tomó asiento y los alumnos se hubieron calmado, Dumbledore ordenó entrar por la misma puerta al grupo de organizadores de las casas. Primero entró la casa Rawenclaw, quien era liderada por una chica, muy hermosa, Cho Chang. Pasó muy cerca de Harry batiendo su melena negra, y a este le dio un leve escalofrío que le congeló la espina dorsal. La chica era seguida por un alumno de sexto, Justin, y tres chicas de quinto.

La casa correspondiente los recibió calurosamente, y algunos chicos de las otras aplaudieron mas de la cuenta al ver a la chica china

Una vez que el grupo de Rawenclaw se instaló en sus sitios, entró la casa Griffindor, quien era liderada por un chico de séptimo. Tras el lo seguían Deán, Ginny, Colin y Marine. Obviamente la casa estalló en alborozo, Hermione y Harry le aplaudieron con muchas ganas a sus amigos, mientras que Ron se recostaba sobre sus brazos con una mueca de indignación.

Las casas Hufflepuff, y Slitherin fueron las ultimas en presentar a sus organizadores. Harry se impresionó al ver en la organización de Slitherin a Malfoy con Pansy Parkinson, quien estaba agarrada a su brazo fuertemente. Harry se miró con sus amigos, Ron se levanto de sus brazos para voltear a mirar, y se dibujo una sonrisa muy burlona al ver que Malfoy parecía incomodo y azorado por la forma de cómo lo abrazaba la chica de Slitherin.



La competencia dio comienzo cuando Dumbledore le dio permiso a cada organizador de presentar a sus competidores. Ginny fue la representante de la casa Griffindor, y sus mejillas estaban levemente sonrojadas por tener que hablar frente a los alumnos.

Harry se había quedado aturdido mirándola, y solo una patada por parte de Ron lo hizo volver a la realidad. Sin embargo, Harry no fue el único que le había quedado mirando embobado.



Dumbledore pidió silencio, y Ginny, agradeciéndole con un gesto de la cabeza, dijo:



- Gracias. Bueno, antes que nada quiero agradecerle al jurado presente por habernos seleccionado para realizar este evento. Yo y mis compañeros hemos tratado de hacer esto lo mejor posible para ganar los doscientos puntos.



El jurado, es decir: Sirius, Arabella, Lupin, Dumbledore, y el resto que lo conformaban, asintieron antes las palabras de Ginny con una sonrisa. Sin embargo la señora Figg, aun parecía incomoda por algo, y miraba a cada instante a Ktrin que aun estaba enojada y molesta, mientras que Sirius hacia lo imposible para calmarla.

Ginny, sin embargo, con su grupo llamaron inmediatamente a los concursantes, que lo integraban una gran cantidad de alumnos menores. Todos ellos, ante la impresionante mirada de los presentes, hicieron un espectáculo que constaba de luces brillantes, música, bailes, e inclusive una entrada espectacular por parte del fantasma de la casa: Nick casi decapitado, con el que concluyeron.

La casa Griffindor no tardó en asomarse con aplausos antes de que el espectáculo terminara, justo en el momento cuando Nick hacia su aparición. Ron tampoco pudo evitar estallar junto con el resto de la casa porque sin duda había sido la mejor presentación que había visto en su vida.



- ¿Qué piensas ahora? - Le preguntó Hermione murmurándole al oído.



- Que Dean, Colin y Marine con el chico de séptimo hicieron un gran trabajo - Bromeó Ron, a lo que Hermione puso una expresión exasperaste - . ¡Era broma, era broma! Ginny estuvo genial.



Harry también parecía fascinado con la presentación que se había hecho. Sin embargo, seguido de Griffindor, le tocó el turno a Rawenclaw, y Cho no tardo en acarrear miradas descaradas. Ésta imitó lo que Ginny había hecho a un principio con agradecerle al jurado. Pero, para su mala suerte, ninguno de los integrantes le sonrió, solamente la miraron.

Lo que Rawenclaw había preparado fue algo penoso. Interpretaron un cuento muggle, y algunos de los alumnos habían olvidado sus líneas. Cho no supo que hacer para mejorar lo que sucedía, y ya se había resignado a que la pelirroja le ganara no solo en el amor.

Hufflepuff hizo algo bastante poco común que fue hacer nada mas y nada menos un cambio tridimensional en el castillo. Y entre todos los alumnos que competían transformaron el comedor en una selva amazónica, pero solamente visualizada. Griffindor, Rawenclaw y Hufflepuff sobre todo, aplaudieron muy animados, había sido algo bastante interesante y diferente.

Pero, el ultimo turno que correspondía a Slitherin fue el que mas impresionados dejó a todos. Hicieron un baile, tipo ritual. Todo el comedor estaba a oscuras y solamente unas llamas azulinas iluminaban apenas el rostro de los que participaban. Harry, Ron y Hermione pusieron una gran cara de impresión cuando escucharon a una chica cantar algo muy similar a una opera, pero fría, lenta y triste.

Para cuando terminaron, las luces habían vuelto a su lugar, y los cuatro grupos organizadores esperaban expectantes, como sus compañeros de casas, la decisión del jurado, para saber finalmente quien ganaba los doscientos puntos.



- Tengo el resultado - Dijo finalmente Dumbledore con una sonrisa y los ojos brillantes - . Debo admitir que me divertí mucho viéndolos a todos hacer algo inusual. Todo lo que hicieron fue realmente fantástico y muy creativo. Lamentablemente solo hay un ganador... - Dumbledore miro a Mclogan y este asintió con la cabeza - . Bien, primero iremos desde el cuarto a primer lugar... el cuarto, tercero y segundo recibirán solo veinte puntos para sus casas, que sé, es poco, pero tenia que haber un premio de consuelo.

Ahora, - Dumbledore se aclaro la garganta y se apretó los lentes de media luna contra la nariz para leer un papel que tenia entre sus manos - : Los lugares son: En cuarto lugar la casa Rawenclaw, seguido por el tercero que es la casa Slitherin, en segundo lugar esta... la casa Griffindor, y en primer lugar ¡Hufflepuff!



La casa Hufflepuff grito y celebro lo mas que pudo por la victoria de los doscientos puntos. Nunca habían estado adelante en la competencia de las casas. Mientras que, por otro lado, Griffindor de todos modos compartía la victoria con la casa vecina, ya que, después de todo, eran muy amigas. Pero fue la casa Rawenclaw y Slitherin la que esta vez no celebraron nada, y Cho, muy enojada, salió del gran comedor hablando cosas como que nadie respetaba lo que ella hacia.



- Creo... - Volvió a decir Dumbledore en lo que todos callaron - . Creo que después de todas estas presentaciones tienen hambre ¿no? Pero antes debo felicitar a la casa Hufflepuff que hizo un complicado hechizo de transmutación que no cualquier alumno de primero a cuarto puede hacer. Fue un muy buen mantenimiento y calculo de tiempo, los felicito. Pero que mas le digo, sino que con estas palabras de un pobre viejo se deben estar muriendo de hambre, así que, no les hablo mas y... ¡a comer!



Inmediatamente los platos de plata y los vasos de oro se llenaron al instante de deliciosa comida y bebidas dulces.

Harry y Ron tragaron todo lo que podían, ya que no se habían dado cuenta del hambre que tenían cuando las presentaciones se estaban mostrando.

Para cuando Ginny se sentó en la mesa junto a ellos, la primera en felicitarla fue Hermione, a quien siguió Harry y por ultimo Ron, que, de modo resignado admitió no del todo, que había hecho un buen trabajo.

La cena dio su fin cuando se acercaban las diez de la noche. Harry con el estomago lleno se disponía a salir del comedor cuando la señora Figg lo detuvo:



- Harry necesito que te quedes.



- ¿Qué pasa?



- Hay algo que debes saber...



Harry miró a sus dos amigos incrédulo, y estos, al ver que la señora Figg no quería a nadie mas que a Harry con ella, se fueron mirando a su amigo que aun estaba desconcertado. ¿qué pasaba?

Harry no dijo nada y siguió a la mujer que caminaba rápidamente por un pasillo. Se detuvieron justo frente a la estatua que conducía al despacho de Dumbledore.



- ¿Qué ha...?



- Shht... Merlín de Avalón



Inmediatamente la estatua se movió dejando paso a una escalera de caracol. Los dos subieron por ellas. Para cuando llegaron al despacho, se encontraron con la puerta abierta y a mucha gente dentro.
Harry se impresiono cuando vio además de Dumbledore, a Ktrin, a Brian, a Lupin, a Sirius, a Mcgonagall y a Snape.



- No era necesario que todos vinieran - Dijo La señora Figg algo molesta - . Solo necesitaba a Harry, Dumbledore, Sirius, Remus y Ktrin.



- ¿Qué pasa? - Pregunto Ktrin mientras se sobaba el cuello.



- Algo muy serio...e... importante - Dijo la señora Figg con un nudo en la garganta.



- ¿Qué sucede Arabella? - Preguntó Dumbledore con el semblante serio.



- No se preocupen que no es nada relacionada con el mundo mágico...no, en realidad, si puede que tenga algo que ver - La señora Figg inmediatamente miro a Ktrin quien parpadeo incrédula.



- Dinos de una vez Arabella que sucede.



- Con calma Minerva, dejemos que Arabella se tranquilice, toma asiento, por favor - Dumbledore hizo un movimiento con su varita e inmediatamente una silla apareció frente al escritorio, la mujer se sentó y entrelazo sus dedos nerviosa - . Ahora, toma aire, y explícanos... ¿qué sucede?



- La semana pasada fui al ministerio. Bien sabes que el ministro aun no quiere creer en el retorno del innombrable. A ... a causa de ello tampoco quiere creer que alguien como Ktrin, o como Harry puedan derrotarlo mas aun si ambos tienen las armas para hacerlo...



Ktrin inmediatamente se sonrojo y Mclogan lanzo una risita.



- ¡Arabella! - Grito la profesora Mcgonagall.



- Todos sabemos de que se trata lo que mi ahijada tiene que hacer para destruir al poder oscuro y lo que Harry debe hacer para destruir a Voldemort. - Siguió la señora Figg con la cara tensa - . Bien... también todos sabemos que Voldemort no resiste nada que tenga que ver con el amor...



- ¿Arabella que nos tienes que decir? - Dijo Dumbledore tranquilamente mirando a Harry que estaba apoyado contra la pared.



La mujer tomo aire y miro a Sirius, luego paso su mirada a Ktrin, pero con mucha melancolía.



- Ktrin tiene diecisiete años... aun no es mayor de edad hasta que sea Junio. Lamentablemente el limite es hasta Mayo - Dijo la mujer con los ojos llorosos.



- ¿limite de que? - Pregunto Ktrin asustándose.



- Mi niña... Yo se que cuando Von Blase aun vivía le prometiste que si un ida moría tu le cuidarías la mansión sin importar lo que sucediera... - Dijo Arabella mirando a Ktrin con ternura - . Sin embargo, el ministro fue el que le regalo esa mansión a Von Blase por ser un excelente miembro del ministerio. Pero ahora... que el murió...



- ¿qué pasa? ¿no pensaran quitarme la mansión o si? - Dijo Ktrin asustada. La señora Arabella dejo escapar unas lagrimas y abrazo a Ktrin.



- Mi niña...



- No. Espera, ¿qué pasa? ¿Me quieren quitar la mansión verdad? - Dijo Ktrin separándose de su madrina - . Pero.. ¿por qué?



- Porque eres menor de edad y no puedes conservarla...



- Pero tiene que haber algo que se pueda hacer, no permitiré que me quiten la mansión - Grito la chica completamente desesperada.



- Hay... hay una forma... - Dijo la mujer tapándose la boca y ahogando el llanto - . K...Key... tu convives con Sirius y Harry... Bien... e- el ministerio sabe que Sirius es el tutor de Harry... sin embargo... bien...el... oh cielos...



- Abbe cálmate - Le dijo Ktrin quien tenia la voz mas aguda de lo normal - . ¿Qué quieres decir?



- Si, ¿qué sucede? - Saltó Sirius de repente.



- Verán... el ministerio no puede esperar doce meses para que seas mayor de edad querida, aunque yo hice hasta lo imposible por hacerlos entrar en razón... así que les dieron una fecha de once meses, es decir hasta Mayo, para que...se casen... de lo contrario perderás la tutela de la mansión.



- ¿QUÉ? - Grito Sirius espantado.



- No... puede ser... - Dijo Ktrin tapándose la boca y con muchas lagrimas cayendo a la vez.



Harry no se creía lo que escuchaba igual que todos los que estaban ahí, Brian parecía tan consternado como ellos, y miro a la mujer con el semblante pálido.



- Tiene que haber otro modo de solucionar esto, Sirius podría ser el padre de Ktrin, y para variar, Ktrin necesita casarse por amor.



- ¡eso ya lo se! - Dijo Arabella enojada y triste tratando de consolar a Ktrin que lloraba amargamente, mientras que Harry trataba de sacar del Shock a Sirius - . Pero no se puede hacer nada. Ktrin solamente debe casarse con Sirius si quiere mantener la promesa que le hizo a Von Blase, de lo contrario no tendría porque casarse con Sirius.



- ¡Entonces que abandone la mansión!



- ¡Eso nunca! - Grito Ktrin - . Le cumpliré la promesa que le hice a mi padrastro hace quince años, no dejare que nadie me quite lo que con tanto esfuerzo le consto construir.



- ¡Pero si te casas con Sirius arruinaras tu vida¡, Tanto como el arruinara la suya - Le grito Mclogan.



- ¡No pienso casarme! ¿por qué no me dejan la casa así como así?



- Porque tienes que casarte con alguien que ya sea mayor de edad...



- Es decir... - Murmuro Mclogan - . ¿Qué aun puede salvarse de casarse con Sirius?



- Si hay alguien que tenga dieciocho o mas, si. - Dijo repentinamente Dumbledore mirando a Mclogan con un brillo muy especial en sus ojos.



- ¡Pero no quiero casarme, tengo solo diecisiete años!



- ¡Y yo podría ser por su padre! ¿No se puede cambiar la ley? - Dijo Sirius que aun estaba chocado y pálido dando un golpe sobre la mesa.



- Como dijo Dumbledore solamente se puede cambiar si Ktrin se casa con otra persona - respondió Lupin con amargura viendo como la chica lloraba con todas las fuerzas que le daba su alma.



- ¡Esto es ridículo! - Salto la profesora Mcgonagall - . Esta chica saldría perjudicada de todos modos. Black se puede salvar si Ktrin encuentra a otro elegido, sin embargo de todos modos ella tendría que casarse.



- No hay nada que se pueda hacer - Dijo entonces Dumbledore, y Ktrin levanto la mirada, sus ojos estaban rojos.



- ¿Qué no hay nada....? - Musito - . Nadie piensa en mi, solamente piensan en esa maldita espada que solamente se puede crear si hay amor, pero ¡díganme como la voy a crear si me caso con alguien al que no amo! ¡Aun soy muy joven, lo siento por el mundo mágico pero no pienso crear esa espada hasta que tenga un buen uso de la razón, y ahora niego creer tener que casarme con alguien que podría ser perfectamente mi padre!



- Key... cálmate - Le dijo Harry asustado.



- No pueden hacerme esto... me tratan como si fuera una cosa al que todos pueden manejar para mejorar las condiciones de vida de otros... no soy un experimento, tengo sentimientos saben, tendré poderes, pero están malditos... ¡ya ven lo que tengo que hacer! Arriesgar mi vida amorosa por liberar a una espada que solamente puede eliminar a un mago... un mago que si no fuera por cobardía todos lo eliminarían...



- Key... - Dijo Mclogan. Este la miraba sorprendido y a la vez con ternura - . Ya encontraremos el modo para ayudarte... Porque estoy seguro de que Sirius tampoco tiene intensiones de casarse contigo.



- ¿Y como las va a tener? - Dijo repentinamente Snape, quien se había mantenido callado observando todo - . Si es muy difícil aprender a olvidar... ciertas épocas.... y personas... ¿no es verdad Black?



Sirius se puso pálido y bajo su cara, luego la desvió para mirar a Ktrin quien aun lloraba amargamente.

Fue entonces cuando la chica se levanto rápidamente y salió corriendo del despacho. Nadie hizo nada, y Harry, sin saber que hacer o pensar, trataba de entender como terminaría todo esto y cuales serian sus consecuencias... ya que, la única forma de salvar a la mansión y a Ktrin con Sirius, era... buscar un pretendiente que estuviera enamorado de la chica, y... que fuera mayor...





Nota de la autora: ¡Hola! Espero que este capitulo lo hayan disfrutado, porque a decir verdad a mi no me gusto mucho a excepción del final.

Tengo que hacer unas aclaraciones que pertenecen al capitulo 10, y es que las palabras que Trigork dice en algún momento, son inventadas por mi, no es un idioma. Se los comento porque me han llegado consultas de ese tipo ^^U...

Lo único que ahora les puedo decir es que la historia comienza a entrar en las áreas familiares, de sufrimiento y decisiones. Algunos secretos serán revelados, y para eso falta muy poco. Otra cosa corta, es que en los capítulos siguientes lo mas probable es que sean cortos, es decir no mas de siete hojas, a no ser que por alguna razón los tenga que extender.

Debo también pedir disculpas a quienes no les gusta la idea de que Harry tenga una hermana. Sé que suena extraño y le quita un poco la importancia al protagonista, pero es algo como esto:

La magia mística: El tema era mas llevado a la vida de Harry y su familia.

La celda de Merlín: Se centra un poco mas en Ktrin y el secreto de Avalón.

No puedo decir el nombre del fic siguiente, pero les aseguro que Harry tendrá tanta importancia como su hermana.

Espero no haberlos cansado con estas líneas ^^U.... solo espero que estén atentos a esperar el capitulo 13. Que de todos modos estará mejor que este.

Pd: Porfa dejen comentarios en el libro de visitas, para saber que opinan de la historia. Acepto cualquier comentario, bueno o malo. Me sirve para ir mejorando el fic.















Grandes sospechas confirmadas



Harry no sabia que pensar. Al salir del despacho de Dumbledore, luego de calmar a un shokeado Sirius, lo único que tenia ahora en mente era, ¿qué le depararía el futuro?

No quería ir a ver a Ktrin porque sabia que estaría mal, demasiado como para hablarle.

Pero el también. En cierto modo, quería mucho a Ktrin y a Sirius como para dejar que cada uno sufriera. Harry sabia que su hermana nunca amaría a Sirius y que jamas se lo propondría. Mucho menos Sirius, quien recibió de Snape una clara indirecta con algo relacionado con su pasado, y que lo puso peor de lo que estaba antes.

Harry entendió a la perfección cuando Mclogan trataba de defender a Ktrin, en el sentido de que si se casaba con alguien a que no amaba, nunca conseguiría la espada que destruiría a Voldemort. Pero, también sabia, que el chico de ojos azules como las profundidades del mar, estaba tan mal como Ktrin y Sirius juntos.

Sin saber como, ni porque, llego rápidamente a la sala común de Griffindor. Sus amigos ya se habían acostado, y no había nadie vivo en la sala de estar de la torre, a excepción de una silenciosa hoguera que crepitaba sin cesar en la chimenea.

Harry se sentó un momento a meditar lo ocurrido, como si esperara que eso le solucionara los problemas. Sin embargo, lo que mas le molestó en un momento, fue recordar que aquel Miércoles de la semana siguiente, tendría el primer partido de Quiddich contra la casa Hufflepuff, pero... ¿cómo diablos haría para entrenar al equipo si tenia la cabeza en algo mas importante?

Se recostó en el sofá con la cabeza hacia el lado del fuego, y miro como las sombras que este provocaba a su alrededor se movían misteriosamente. Tenia demasiadas dudas en su cabeza... y así, acordándose de las dudas del primer día de ese mismo año ,como si le hubiera caído un balde de agua fría sobre su corazón, se preocupó aun mas.



Mi padre tenía algo relacionado con una herencia de la que jamas se enteró pero que si Voldemort sabía... Mi madre era la heredera de Griffindor,¿ pero como, si era hija de muggles?... Ktrin nació con un poder muy especial y yo con los poderes de Griffindor, somos los únicos capaces de acabar con Voldemort, por eso él quería matarme... ¿por qué me ocultaron estas cosas durante tanto tiempo, como nadie fue capaz de decirme la verdad ni siquiera Dumbledore?... ¿quien soy, que hago aquí, cual es la importancia de mi poder, cual es la verdad de mi poder?... ¿es que acaso aun no lo uso por completo... que tengo de especial además de una cicatriz?...¿ por que Voldemort no quería matar a mi madre, sin embargo si lo hizo?... ¿que sucedió con Sirius en el pasado?...¿ cual era la historia de mis padres... la de Lupin... la de Peter... la de Tom Riddle?...¿ acaso eran amigos, enemigos?... ¿que eran?... ¿tengo la culpa de algo... hay algo que sé y que aun no descubro?...¿ cual es la importancia de ser el heredero de Griffindor si no se quien soy exactamente?...

Mi nombre es Harry Potter, y no se nada de mi vida...



Y con todos esos pensamientos sobre su cabeza se quedo dormido en el sofá de la sala común de Griffindor, de la cual, aquel nombre tenia mas relación con él que nunca.



Mientras, que en el cuarto de las chicas, una de las alumnas aun estaba despierta, y con la varita encendida. Leía ensimismada lo que parecía ser un libro muy grueso y viejo.

Lo cerró de golpe, murmuro nox y la varita se apago al instante. Escondió el libro bajo el colchón y se puso de espalda mirando al techo adoselado de su cama roja y dorada.

algún día tendrá que enterarse de todo Penso la chica, para luego, quedarse dormida...



Cuando amaneció, un débil rayo de sol despertó a Harry chocándole en los ojos. Se dio cuenta de que no había dormido en la habitación sino que en el sofá y mas aun, se levantó con el cuello torcido, lo que fue una molestia para el resto del día.

Al desayuno, tenia el rostro tan demacrado y pálido por pasar una mala noche, que sus amigos lo miraron preocupado.



- Harry, te ves horrible - Le comentó Ron que se metía una pedazo de pan a la boca.



- Lo se - Dijo doblando su cuello con la mano en el - Dormí en el sofá...



- ¿en el sofá? - Dijo Hermione - . ¿cómo que dormiste en el sofá?



- No tienen ni idea de lo que pasó anoche - Contesto Harry con amargura, al tiempo que miraba a la mesa de los profesores, donde no estaban ni Ktrin, ni Sirius, ni Mclogan.



- ¿qué sucedió? - Le pregunto Ron - . ¿Para que te llamaron anoche?



Harry les contó a sus amigos todo lo que había sucedido la noche anterior. Para cuando termino, Ron tenia la boca abierta y en su mano el tenedor con un pedazo de carne, y Hermione parecía tan shokeada como lo había estado Sirius.



- ¿qué... se... se tiene que C... casar? - Musito Hermione con la voz aguda - . No puede ser.



- Y con Sirius... - Dijo Ron cerrando la boca - . Pero... ¿qué acaso el ministro se volvió loco?



- Al parecer si. - Respondió Harry con lastima.



- Hay que hacer algo para poder impedir eso - Volvió a decir Hermione mirando a Harry de reojo.



- Espero que si... porque no son solo Ktrin y Sirius los que sufren.... hay...



- Lo se, Mclogan... - Respondió Hermione rápidamente mirando hacia la mesa de profesores.



- Tampoco esta - Dijo Ron.



- Tal vez quiera hablar con Ktrin, pero dudo que le habrá la puerta, y dudo que haya dormido anoche en la habitación.



- Me imagino como deberá sentirse... - Dijo Hermione - . Obligar a alguien a casarse con quien podría ser su padre es una idea horrorosa... - Hermione tirito por un escalofrío.





Para cuando terminaron el desayuno, Harry detuvo a Ron, a Marine y al resto del equipo para hablar con ellos, dándole a entender a Hermione las razones del entrenamiento y que tenia que irse sola a clases, pidiéndole que lo disculpara con Fleur.



Harry llevo al equipo a un aula vacía y se sentó frente a todos.



- El partido es en tres días, nos toca contra Hufflepuff. Lamentablemente no estoy en muy buenas condiciones para dar sesiones de entrenamiento y espero que puedan entenderme. De todos modos hoy harán una pequeña clase de la cual dejare de encargado a ti Ron. Ya sabes mis razones así que dejo en tus manos el entrenamiento del equipo.



Harry se fue del aula algo apesadumbrado pensando en como ayudar a su padrino y a su hermana. Ron se quedo paralizado ante la orden de Harry para que manejara al equipo, todos lo quedaron mirando.



- Eh... ¿empezamos? - Dijo con una sonrisa nerviosa.



- ¿Qué cosa tan importante le pasó a Harry como para no entrenar al equipo? - Pregunto Marine, la amiga de Ginny - . Es muy raro que Harry no tenga ánimos para entrenar.



- Algo mas grave de lo que te imaginas... - Respondió Ron gravemente.



Harry corrió hasta el piso donde sabia que Ktrin se encontraría: La torre de astronomía.

Y no se equivoco. Al llegar al balcón encontró a su hermana con Kipan en su brazo. La chica aprecia haber llorado durante toda la noche porque tenia los ojos hinchados, rojos y una expresión de querer morirse.

Cuando vio a Harry entrar en la torre, le regalo una vaga sonrisa, y volvió a hacerle cariño a las finas plumas del búho canela.



- Hola - Le dijo con desgana.



- ¿cómo estas?



- ¿cómo crees? - Le respondió Ktrin aguantando el nudo en la garganta que estaba por romperse en llanto.



- Key, estoy haciendo lo imposible para...



- ¡No hagas nada! - Le grito su hermana - . El ministro jamas lo entenderá... da lo mismo arruinar mi vida si lo que quieren es obtener la espada. Son tan idiotas que ni si quiera piensan en que jamas la liberare si me caso con alguien a quien jamas podré amar... y que tampoco pienso casarme si aun soy una niña... diecisiete años no es edad para casarse... y aun me siento muy inmadura como para aceptarlo...



- Pero... Key... yo solo...



- Harry - Dijo Ktrin tomando aire - . Entiende, es imposible ayudarme. El único modo para no casarme con Sirius es dejando la mansión. Pero nunca, y óyeme bien, nunca voy a dejar la mansión donde me críe con mis padrastros, a quienes siempre los tendré como mis padres verdaderos.



- No hables así Ktrin. - Le dijo Harry en un tono severo - . Nuestros padres murieron por protegernos, no es honrado que digas esas cosas como si ellos no valieran nada.



- No lo entiendes Harry, no lo entiendes...



- ¡Claro que lo entiendo! - Dijo Harry mas enojado que de costumbre - . Viví once años de mi vida encerrado en una casa donde jamas conocí el amor de los padres. No sabes cuanto los eche de menos el día en que supe toda la verdad... Y tu... tu tuviste la suerte de que nadie supiera de tu existencia Ktrin Potter, porque ellos no querían que Voldemort te matara como lo intento hacer conmigo... ocultando tu existencia el jamas te podría tocar... En ese caso tendría que ser yo el ofendido por no haber tenido la protección que tuviste cuando eras niña... Y mas suerte corriste cuando te llevaron a casa con Von Blase... En cambio yo.... yo me críe con unas personas indeseables, que me odiaron toda mi vida, incapaces de decirme la verdad por temor...



- ¡Cállate!



Harry inmediatamente se quedo en silencio. Ktrin se había puesto de pie y Kipan había salido volando. La chica estaba pálida y con la boca fruncida como si estuviera a punto de explotar en llanto. Harry la quedo mirando seriamente.



- ¿qué?.. - Le dijo con rabia.



- No sabes toda la verdad de la familia Harry... es una lastima que no la sepas porque sino me entenderías... es una lastima que ellos hayan dado la vida por nosotros cuando no era necesario que así fuese... y... es una lastima... que te hayan llevado con los Dursley... Pero, peor es aun... cuando el destino del mundo mágico depende del nacimiento de un poder propio el cual nace solo cuando tiempos tenebrosos se acercan o comienzan.... Y que de uno depende... el encontrar el amor antes que ese oscuro poder mate al mundo... Peor es... que todos crean que por obligación a un matrimonio todo se resuelva aunque así no haya amor.... Peor es... que tengas que crear una espada sacada por el amor que nacerá producto de el mas maravillosos y milagroso de los rituales... - Ktrin tomó aire, Harry se había quedado como paralizado - . Harry... es obvio que me pusieron la condición de la mansión ya que saben quien soy y que puedo hacer, y no hay nada mejor que obligarme a casarme con Sirius que es mas cercano a mi para salvara, sabiendo que yo jamas la abandonaría...Sin embargo... nunca, pero nunca quise ofender a nuestros padres, solo digo, que planearon de muy mal modo nuestro criamiento, tal vez... habría sido mejor que Voldemort hubiera acabado con nosotros dos... piensa... tal vez así, nuestros padres aun estarían vivos ¿no crees?



Harry parpadeo unas cuantas veces, Ktrin había empezado a llorar de nuevo quedando al final tirada en el piso, apoyada en el balcón, derramando mas lagrimas de las que podía.

Harry penso en lo discutido con su hermana... ¿qué no sabia todo lo de la familia?... Claro eso ya lo sabia, pero... ¿qué cosas?

La chica no dejaba de llorar, y Harry, sintiendo un agujero en el estomago, poniéndose en su lugar, imaginándose a si mismo obligado a casarse por una razón en términos mundiales, importante, se acerco a Ktrin, se apoyo en ella y la abrazo con fuerza, tenia un nudo en la garganta y la voz quebrada. La chica quedo a la altura de su pecho, y el, apoyándose en su cabeza, le murmuro...:



- Perdóname...



Estuvieron un buen rato en la torre. Tanto, que Harry perdió las dos horas con Fleur, y una hora de pociones con Snape. Cuando se disponía a bajar de la torre, se encontró con quien mas esperaba encontrarse.



- ¿buscas a Ktrin? - Pregunto con desaliento.



- Si. ¿esta arriba no?



- Si. Pero no quiere hablar con nadie...



- ¿ni siquiera conmigo?



- ¿por qué debería hacerlo?



- Porque quiero ayudarla...



- El único modo que tienes para ayudar a mi hermana es que encuentres de aquí a Mayo, la solución para que no se case y no pierda la mansión...o.... encontrar a alguien que sea mayor de dieciocho y que este dispuesto a amarla y a... enamorarla...



Harry se alejo dando unas palmadas en la espalda de Mclogan. Este se quedo mirando al chico de pelo azabache con una expresión atónita. Se quedo pensando un rato, no subió a la torre, pero una sonrisa se dibujo en su rostro, y murmuró para si:



- Abril...









Los días pasaron. Harry no pudo hablar con Sirius porque no lo vio. Además estaba pendiente de las estrategias para el partido contra Hufflepuff que era esa misma tarde.

Ron había entrenado muy bien al equipo, Harry se lo agradeció. Hermione, Ginny, Lavender, Parvati, Colin, y el resto de los compañeros hicieron pancartas gigantes, iluminadas mágicamente para animar a la casa Griffindor. Harry en esos momentos estaba pendiente no en buscar la Snitch, sino que en ver si entre la multitud se encontraba Ktrin y Sirius, quienes, al ver que no estaban, no pudo estar mas pendiente del partido.



- ¡Harry pon atención! - Le grito Seamus que acababa de evitar que una Bludger le pegara a Harry en la cabeza.



- Disculpa...



- No deberías jugar si te sientes mal, se nota que no estas muy interesado en el partido.



- No te preocupes estoy bien... - Dijo Harry al tiempo que esquivaba una Bludger, y Seamus se la enviaba a una chica de Hufflepuff que en esos momentos tenia la Quaffle.



El partido continuo y muy difícil. Hufflepuff le llevaba a Griffindor una ventaja de cuarenta a diez. Harry necesitaba encontrar la Snitch.

Repentinamente, lo vio. Una lucesita brillante muy cerca de las gradas de los profesores. Harry se lanzo en picada para agarrarla. El buscador de Hufflepuff, un chico de segundo año, también lo había alcanzado, era muy rápido. Sin embargo, poco antes de que agarrara la Snitch, algo llamó su atención. A un costado de las gradas cerca del bosque prohibido, Harry se percató de que un ser muy extraño estaba parado ahí. Era increíble como la tenue luz de sol invernal iluminaba a aquel ser, ya que algo en el destellaba como la plata. Fue entonces cuando Harry se desvió de su búsqueda contra la Snitch, y la sangre se le congeló, cuando escucho decir a la chica que ahora animaba el partido (Lee Jordan había salido el año anterior) : ¡Hufflepuff gana a Griffindor por ciento noventa puntos a treinta!





Harry no se sobrepuso durante una semana al fracaso del parido. Ron y Seamus trataban de animarlo como fuera posible, pero definitivamente su cabeza estaba en otro lado.

Esa misma tarde, Un domingo muy tranquilo, Harry se disponía a ir a la biblioteca cuando en el camino pasó muy cerca de un aula la cual tenia la puerta junta. Dos voces masculinas salían del interior, una parecía preocupada, y la otra mas alterada de lo normal. Harry se escondió tras de una gárgola, se sentía entrometido, ya que era costumbre de el, escuchar las conversaciones ajenas, y, menos mal que esta vez no rechazo la travesura.



- ¿Qué vas a hacer?



- ¡No lo sé! ¡No Se!



- Vamos viejo, no te pongas así. Debe haber una solución. Has estado toda la semana sin dormir pensando en lo mismo, en lugar de buscarla. ¿Has hablado con Ktrin, con Dumbledore, con el ministro... con Harry?



- ¿cómo pretendes que hable con ellos si ni siquiera se lo que pienso?



- ¡No te alteres! Ya habrá modo de ayudarlos a ambos. Ktrin esta mas que mal. No ha comido en días, y según he escuchado decir a Harry, se la pasa llorando.



- ¡Y supongo que yo no valgo nada!



- ¡SIRIUS CÁLMATE!



El grito de Lupin fue tan atronador que Harry casi hace que la gárgola cayera al piso. Se ajusto los lentes y se apoyó contra la pared para seguir escuchando.



- ¿Puedes creer? - Decía Sirius con la voz cortada, parecía que se iba a largar a llorar - . ¿Puedes creer que me tenga que casar con... con alguien que podría ser mi hija... lo oyes... mi hija?



- Lo sé y te entiendo, pero...



- Y ahora Snape me sale con un recuerdo del cual me había olvidado...



- ¡Oh vamos hombre! ¡No le harás caso a las patrañas que Snape dice o si!



- Sabes que tiene razón...



- Pero hace años que no la ves...



- De todos modos me hizo recordar... que tan cerca que estuve... tan cer...ca....



- Sirius... deja de pensar en eso... paso hace casi veinte años... - Dijo Lupin posando una mano en el hombro de Sirius - . Te puedo asegurar... que ahora todo será diferente... pero al menos... solo al menos... has un esfuerzo por salvarte y salvar a Ktrin...



- ¿qué saco con salvarme?



- Puedes hacer que la historia se repita... de otro modo Snape te seguirá atormentando,...



- ¿qué? ¡Estas loco! No puedo hacer que la historia vuelva a mi después de veinte años de desaparecido y de incógnito, mas aun con los antecedentes que tengo.



- Entonces no sigas pidiendo ayuda...



- ¿quién la ha pedido?...



- Tu...



Lupin salió muy enfadado el aula, mientras que Sirius salía desviando en dirección contraria. Harry no podía creer lo que había escuchado. Que dos grandes amigos de la infancia se hubieran peleado por un recuerdo, y en el fondo por culpa de una decisión que solo estaba en las manos de Ktrin... tenia que hacer algo... y pronto...



Corrió lo mas rápido que le dieron las piernas hacia la pajarera de lechuzas. Llamó a Hedwigh y en un pedazo de pergamino escribió lo mas rápido que pudo:



Wood, necesito que vengas a Hogwarts, es urgente. No tiene nada que ver con Quiddich, tiene que ver con Ktrin.

Respóndeme luego: Harry Potter.



PD: ¿ arriesgarías tu soltería por salvar a Ktrin?... Luego te lo explico.





Tuvo que pasar una semana para que Wood le respondiera a Harry, que no fue precisamente por una carta.



Un Viernes por la noche, Harry iba por el pasillo cuando escuchó a Dumbledore hablando animadamente con alguien. Hablaban de un quinto curso y cuando el mismo se había integrado al equipo.

A Harry se le erizó la piel, y lo único que atinó a pensar fue:



- ¿Wood vino a Hogwarts?



Escuchó que Dumbledore le decía donde se encontraba Harry en esos momentos, y sin pensarlo dos veces, el chico corrió a la sala común esperando a que Wood entrara a ella. Obviamente Dumbledore tendría que darle la contraseña.

Paso un minuto cuando el cuadro se abrió, y por ella entro un joven y alto muchacho de unos veinte años, con cuerpo de atleta.

Harry fingió leer un libro que ni siquiera pertenecía al sexto curso, y que mas encima tenia al revés.

Wood lo saludo animadamente, mientras que el, Harry, fingía años de no haberlo visto.



- ¡Harry tanto tiempo!



- ¡Ah! Hola Oliver, que sorpresa. - Dijo Harry fingiendo impresión.



- Si ¿verdad? Bueno... Ah... en realidad vine porque no entendí mucho exactamente lo que quisiste decir en tu carta con eso de: Arriesgarías tu soltería... Por eso quería que me lo dijeras personalmente... ¿qué esta pasando?



Harry trago con el rostro pálido. ¿seria capas de decirle a Wood todo con tal de ayudar a su hermana?



- He... bueno... lo que pasa es... em... - Balbuceo.



- ¿Qué pasa? ¡Vamos Harry! No tengo todo el día, debo volver a PU en una hora.





- Definitivamente esto es mas importante que el PU - Pensó Harry en voz alta.



- ¿qué? ¿Por qué lo dices?



-He... te tengo que hablar sobre Ktrin...



- ¿le paso algo? - Dijo Wood quien ahora parecía abrumado.



- Bueno... si...



Harry muy a su pesar y con un peso de conciencia si se lo debía decir o no, le terminó contando todo lo que sucedía con ella, y sobre la pena que la agobiaba y por supuesto también la de Sirius.



- Vaya... - Dijo Wood tirandose sobre el sofá con la mano en la cabeza - . Pobre...



- Y no sabes nada... tiene que casarse terminando Mayo...



- ¿Mayo? ¿Es decir que aun no permitirán si quiere que cumpla los dieciocho?



- Ella dice que el ministro lo hace adrede para que libere luego la espada que va a detener a Vol... al innombrable.



- Ya veo... - Dijo Wood sonrojándose un poco, cosa que Harry notó.



- Por eso... yo pensé... que... tu... pod...rias....



- ¿Qué? - Saltó wood con la cara mas roja que al principio - . ¿quieres que me case con Ktrin?



- Eres el único que puede ayudarla, además, a ti te gusta ¿no?



- Si.. bueno... no te voy a negar que es muy bonita.. y atractiva... y que tiene lindos ojos y linda figura...pero... ¡pero como pretendes que me case con ella!



- Solo necesito saber si la amas lo suficiente como para saber si ella siente lo mismo por ti.



- Pero.. pero... ¿te das cuenta de lo que me estas pidiendo Harry?



- Si. Por eso te llame. Además quiero ayudar a Sirius también.



- Y para eso yo debo arriesgar mi vida de solte...



- Por eso te pregunte en la carta si estarías dispuesto a arriesgar tu vida de soltero por ayudarla...



- Es que... Harry me has metido en un aprieto... no se que hacer...



- Solo necesito saber si la amas y que la trates de conquistar...



Paso un buen rato antes de que Wood respondiera. Harry dio todo por perdido ya que el chico de cabellos claros no parecía convencido, hasta que miro a Harry con una sonrisa triunfante en los labios.



- esta bien Harry. Acepto tu propuesta. Hablare con Ktrin.



Harry sintió un vuelco en el estomago. ¿Habría escuchado bien? Wood aceptaría casarse con Ktrin.

Menos mal, pensaba Harry, que tenia fuerza de Voluntad, porque sino le abría contado a todo el mudo de la decisión de wood. Ahora solo faltaba que Ktrin aceptara.



Harry le contó a wood donde se encontraba Ktrin, y este fue directamente hacia la torre de astronomía.

Aunque el plan ya llevaba buena marcha, Harry se olvido de un pequeño detalle y era que Mclogan había visto a Wood, y mas aun, lo veía dirigirse justamente hacia la torre.

Con un estremecimiento en todo su pecho, de rabia y celos, siguió al chico del PU para saber que era lo que planeaba ya que no presentía nada bueno.



Ktrin que se encontraba e la torre con los mismos pensamientos que hace dos semanas: ¿Qué haría para solucionar el problema? Y, como si sus pensamientos fuesen escuchados, inmediatamente se abrió la puerta y por ella entro wood, quien la miro con jubilo.



- ¡Oliver! - Excalmo la chica feliz abrazndo al chico, cosa que produjo su sonrojo.



- Hola Key, ¿cómo estas?



- He... Bien...



- ¿Segura? Te veo algo triste...



- no... cansada... es que he tenido mucho trabajo...



- Oh... ¿no será otra cosa?



- ¿Otra cosa? No para nada, estoy muy bien, gracias... Y... ¿qué haces por aquí?



- Bueno... escuche unos rumores... no... escuche algunas cosas por ahí, y me gustaría saber si son ciertas.



- ¿Qué... que cosas?



- Como que te tienes que casar con Sirius Black para poder salvar la mansión de tu padrastro antes de que Mayo termine.



Ktrin abrió mucho los ojos, se dio media vuelta, apoyó sus manos en el balcón, agacho la cabeza y comenzó a sollozar.



- Ktrin... - Dijo Wood con lastima.



- No tienes idea lo que he sufrido por esto...



- Me imagino - Dijo este tomándole los hombros por atrás.



- ¿qué voy a hacer?



Inmediatamente el rostro de wood pareció iluminarse, y volteo a la chica a quien miro directamente a sus llorosos ojos.



- Vine a ayudarte Key... - Dijo Wood acercándose a ella-. No sabes cuanto espere un momento así...



- O...Oliver - Dijo Ktrin tratando de zafarse de las manos del chico. Estaba muy nerviosa.



- cásate conmigo...



El chico se acerco al rostro de Ktrin pero esta hacia enormes esfuerzos para evitar el beso. Aunque Wood insistía, tomando la actitud de la chica como un juego de atracción.



- No... Yo.. no...



- eres demasiado hermosa como para dejar que te cases con un hombre el cual podría hacer de tu padre. Imagínate los dos juntos, Yo como entrenador del equipo de Irlanda, casado con la mujer mas hermosa y poseedora de un poder único...



- Oliver suéltame... ¡NO!



- ¡DEJALA DESGRACIADO!



Wood se volteo bruscamente haciendo que Ktrin cayera al suelo. EL rostro del chico se contorsiono en una mueca de odio.



- Mclogan...



- ¡NO TE ATREVAS A TOCARLA!



- ¿Quién me dice eso, tu? - Dijo Wood con burla.



- No la toques... ella ya te dio su respuesta ahora, déjala... - Dijo Mclogan con la palma de la mano abierta frente a Wood.



- No me iré, hasta que ella me diga un si, de lo que estoy seguro lo hará.



- No Oliver... - Se escucho - . No me casare contigo, no te amo...



- Pero...pero Ktrin...



- Creí que me gustabas pero ahora me doy cuenta de que solamente te fijas en la belleza.



- Pero Ktrin...



- Lo siento Oliver, pero no puedo casarme con quien no amo...



- ¿y supongo que amas a Black no? - Dijo Wood con desprecio.



- ¡NO DIGAS IDIOTECES! - Bramo Ktrin.



- Entonces que vas a hacer... ¿vas a casarte con Black y a arruinar la vida de todos?... Es triste...



- También la arruinaría si me casara con tigo - Dijo Ktrin algo dolida por lo dicho por Wood.



- ¡QUE TU Y TU MAGIA SE VALLAN POR DONDE QUIERAN, ERES UNA INGRATA, EL MUNDO MÁGICO PADECERA POR TU CULPA! - Dijo Wood saliendo de la torre, pasando a rozar el brazo levantado de Mclogan con la mano abierta - . A propósito, fue Harry quien me llamo... para que veas que hay gente que se preocupa por ti... pero tu, solo piensas en ti...



- Aquatromenio...



*Una voz de eco y profunda surgió de la mente de Mclogan quien de su palma hizo nacer una fuerte corriente de agua convertida en un pequeño tornado, y que alcanzo a Wood quien iba bajando las escaleras.*



- ¡Brian! - Dijo Ktrin cuando se escucho un grito que provenía de abajo.



- No soporte que alguien trate mal a las mujeres... mucho menos a ti...



- Brian... - Dijo Ktrin con ternura, pero su rostro volvió a ponerse triste - . Rayos... no se que voy a hacer...



- ¿Ktrin?



- ¡Que haré! - Grito la chica apoyándose en el pecho del chico, que cuando se había dado cuenta bajo rápidamente las escaleras.



- Tal vez no todos los planes son buenos - Dijo Brian para si mismo con mucha lastima.





Nota de la aurora: Discúlpenme, por favor, de verdad discúlpenme por la demora del capitulo. Es que no tuve tiempo para escribirlo. También les pido disculpas si es corto y no muy entretenido. Pero ya desde el catorce la historia empezara a meterse en lo que es la trama para el final.

Pero desde ahora tratare de apresurarme mas. Lamentablemente la semana que viene no tendré tiempo porque tengo que entregar muchos trabajos y hacer pruebas.

En todo caso les quiero decir que no dejare de escribir el fic, porque aun me falta el séptimo curso.

Ah, y otra cosa, la parte que esta con * es porque Mclogan tiene el poder síquico del agua, recuerden eso en el quinto curso.

Y porfa dejen Rewius ^^

Espero que disfruten el capitulo, nos vemos luego

Mikkane ^^










La indecisión de Ktrin


Para cuando Ktrin salió de la torre con la decisión de estrangular a Harry por haberle pedido a Wood cosa semejante, un leve pensamiento se apodero de ella.

En cierto modo, durante el curso anterior Wood le había empezado a gustar, pero aun así, no le gustaba pensar el estar toda su vida atada al chico.



- Entonces, no era amor - Pensó.



Con mucha nostalgia llego al vestíbulo con la idea en mente de que tendría que arriesgarse a aceptar la proposición del ministerio, y casarse con Sirius, además, soportar la pena que a este invadiría cuando se enterara de la decisión de la chica.



- ¿por qué todo depende de mi? - Se dijo aguantando las ganas de llorar.



Sin saber porque, recordó la ayuda de Mclogan en la torre cuando este la defendió de Wood. Una sonrisa se dibujo en su triste rostro. Recordó el abrazo y las peleas que sostenía constantemente con el.



- ¿pero que estoy haciendo? - Grito, provocando que unos alumnos de primero que por ahí pasaban la miraran raro - . ¿Por qué estoy pensando en el?... ¡Es el hijo de un mortifago!



Y se alejo corriendo, rumbo a su aula, donde en tan solo quince minutos volvería a impartir clases a los alumnos de sexto.







Harry había ido a buscar a Ron para irse juntos a la clase de adivinación, pero disminuyó su paso creyendo que no tendrían clases por el estado de Ktrin. Pero no le pudo avisar, ya que encontró a su mejor amigo y amiga, teniendo una escenita muy comprometedora enzima de su propia cama.



- ¡ejem! ¿interrumpo?



Hermione y Ron llegaron a saltar. Ron estaba tan rojo que se mimetizaba con su color de pelo, y Hermione apenas podía pronunciar palabra.



- he.. Harry...yo...este...nosotros...he...



- No tienen para que explicarme - Dijo Harry divertido - . Pero para la próxima no usen mi cama ¿si?



Ron y Hermione volvieron a ponerse tan rojos como estaban al principio. Harry tomo las cosas que necesitaba y salió de la habitación con la idea de seguir molestando a sus amigos.



- Ah, apresúrense que tenemos clase de adivinación - Dijo volviendo a entrar divertido, justo, cuando los dos volvían a acomodarse.



Para cuando subieron a la torre de adivinación, Ron y Hermione apenas hablaban con Harry, y no era por la vergüenza, mas bien, era porque escuchaban atentos lo que Harry les contaba de Wood, y como este al salir del colegio casi se desquita con el por lo que Ktrin le hizo:



- ¡Tu hermana es imposible! Si no se casa conmigo no se casa con nadie, mira que quiere que la amen.. eso es del siglo pasado... la idea es mantenerla, ayudarla ¿no?, Pues bien, dile que cuando quiera mi propuesta ya no voy a estar ahí para ayudarla, ¡No señor! Que se las arregle como quiera...



- ¿Harry? ¿Quieres que te diga mi opinión? - Dijo Ron trepando por la escalera de plata - . Creo que no actuaste muy bien si llamaste a Wood como electo para candidato a esposo...



- Quería ayudar a mi hermana Ron...



- Pero no tuviste que actuar sin avisarle antes...



-Lo mismo digo - Se escucho una voz a la entrada de la puerta.



- Key... - Balbuceó Harry-. ¿como estas?



- Bien, de no ser por tu increíble idea para que Wood tratara de cortejarme.



- ¿Wood, que no era Oliver? - Pregunto Harry inocentemente.



- ¡Siéntate AHORA! Y veinte puntos menos para Griffindor.



- ¿Qué, por que? - Se quejo Harry.



- Por entrometerse en la vida amorosa de tu profesora. - Respondió Ktrin tomando asiento. Todos miraron a Harry quien estaba con la boca abierta.



- Bien, ¿en que estábamos? - Dijo Ktrin abriendo un grueso libro.



- Terminamos la bola de cristal - Dijo Hermione.



- Perfecto, entonces pasaremos ah...Lectura del café. Todos vayan a la pagina quinientos cuarenta y tres.



La clase fue insoportable. Ktrin no paraba de retar a Harry y de dirigirle miradas asesinas.

Solamente algunos lograron interpretar el café, y esos algunos, fueron Hermione, Dean, y Parvati.

Hermione leyó algo sobre una pregunta que Harry le hizo, ya que a el le sacó su futuro, y encontró la figura de un libro. Ktrin al ver la taza solamente le pudo decir:



- Algo va a salir pronto al aire... - Dijo dando vuelta la taza - . Mmm... no sé que sea... pero es tan claro el dibujo que lo mas probable es que de verdad sea un libro lo que te revele eso que va a salir al aire.



Harry, y sus amigos se miraron, ¿qué tan importante saldría al aire?

Luego Ktrin se dirigió a la taza de Parvati, que esta interpreto a mala gana con la pregunta que su amiga Lavender le hizo. No porque era ella, sino porque Ktrin se lo pedía.



- Mmm... No lo sé... el dibujo es como una cara deformada.



- Déjame ver - Le dijo Ktrin sacándole la taza de las manos - . Mmm... esto es algo relacionado con las labores... Creo que no tendrás muy buena surte en tu próximo examen... pero no te preocupes, puedes cambiar ese destino si estudias mas.



Ktrin se alejó una vez que dejó la taza en la mesa de las chicas, Lavender y Parvati la miraron con odio sin creer palabra de lo que decía.

Entonces se dirigió a la taza de Dean. Este tuvo que responder una pregunta directa de Ktrin, ya que sabia que este chico tenia dedos para el piano.



- Bien Dean... dime... que.. ¿qué me depara el futuro?.. - Preguntó con algo de temor Ktrin, pensando justamente en el matrimonio que debía cumplir.



- Este... esta bien... - Dijo Dean algo rojo por ser el favorito de la clase. Lavender se enojó aun mas - . Bueno... aquí... aquí hay un... es como un...conejo o un perro, no sé...también hay un... - Dean dio vuelta la taza mirando los bordes, repentinamente sus ojos se abrieron - . Hay como un cuadrado...



- ¿el espejo? - Pregunto Ktrin interesada.



- ¿Qué es eso? - Preguntó el chico.



- El cuadrado es el espejo, el circulo es el cristal. - Dijo Ktrin con cierto temor en el rostro.



- Bueno... entonces hay un conejo, un espejo y un... algo parecido a una gota de agua...



Ktrin tragó saliva, Harry la miro con temor y preocupación. Justo en ese instante la campana de termino de clases sonó.



- Bien, todos salgan, ya terminó la clase... vayan a almorzar...



Todos salieron rápidamente de clases sin interesarse en lo que había sucedido, a excepción de Harry y sus amigos. Ktrin había tomado la taza de Dean y le observaba con detención apoyada en el ventanal.



- ¿Pasa algo? - Le pregunto Harry temiendo la respuesta enojada de su hermana.



- Extraño a mamá - Dijo con la voz cortada.



- ¿Key? - Le dijo Harry sin entender lo que su hermana pensaba, nunca se imagino tal respuesta.



-Hace un año podía verlos... hable con la abuela muchas veces, y con papá... pero a mamá... la extraño mucho, y necesito hablar con ella.



- Ktrin...yo...



- Mejor nos vamos, Hermione y yo tenemos hambre - Dijo Ron tomando de la mano a Hermione y saliendo del aula. Harry lo agradeció, quería hablar a solas con Ktrin.



- Harry... no sé que hacer - Dijo Ktrin comenzando a llorar - . Estoy muy complicada... que haré... que voy a hacer... ¡necesito ayuda!



Ktrin se hecho a llorar a los brazos de Harry y este sin saber que hacer le dio unas torpes palmaditas en la espalda, sin evitar sentir compasión por ella.



- Key... cálmate...



- Odio a Voldemort - Dijo de repente.



-¿Key?



- El imbésil me quito poderes... por su culpa ya no puedo ver a nuestros padres...



- Ktrin, vamos deja de llorar, no vez que me hace sentir mal.



- Harry no me quiero casar con Sirius, no sé que hacer...



- Nadie sabe que hacer, no sabes como esta Sirius. Hace un rato lo escuche hablando con Lupin, y te puedo asegurar que estaba tan complicado como tu.



- Lo sé, y me duele que todo dependa de mi.



- Key... tal vez seria mas fácil si no tuvieras que quedarte con la mansión, sé que es difícil, pero prefiero a que te salves tu antes de que sufras.



- Harry, no puedo, entiéndelo, en esa mansión esta mi vida...



- Key... vamos, no te pongas así, ya veras que encontraremos una salida...



- Si, buscándome candidatos, ¿verdad?



- Key... yo te quería ayudar... supuse que Wood te gustaba, por como lo mirabas siempre... creí que el seria un buen candidato.



- Pero no Harry, no lo fue. La idea es casarme por amor, eso es lo que quiero para mi futuro... No quiero que me busquen un candidato... esa no es la idea...



-Solo quería ayudar.



- Lo sé hermanito.. - Dijo ella dándole un beso en la frente. Claro no lo hubiera alcanzado si el chico hubiera estado de pie, pero estaba hincado - . Gracias.



- Cuando quieras... le dijo el devolviéndole el abrazo...



- A todo esto - Dijo Ktrin con una mirada picara - . ¿Qué pasa con Ginny?



- ¿Qué..que?... - Dijo Harry ruborizándose a mas no poder - .¿ Por que dices eso?



- Vamos no me vas a decir que no pasa nada ¿cierto?



- Bueno... es lo que debo decirte porque es verdad, no pasa nada... - Dijo Harry tratando de ocultar su sonrojo con una sonrisa media idiota.



- vamos Harry, no me mientas, se que algo pasa... se nota desde lejos... - Le dijo Ktrin guiñándole un ojo.



- No empieces - Se burlo Harry algo molesto - . Mira que yo también tengo mucho que decir con respecto a ti.



- ¿Qué? ¿De que hablas? - Pregunto Ktrin incrédula.



- Si no fuera porque estuvieses mal, juro por nuestros padres que lo diría pero por respeto a ellos no lo hago - Dijo Harry riendo.



- ¿de que cosa? Vamos, dime... no me enojo - Dijo Ktrin poniendo cara de inocencia.



- No puedo... arruinaría el momento.



- ¿qué momento?



- Es decir... la tensión...



- ¿qué tensión?



- La tensión que hay entre tu y Brian - Soltó Harry sin pensar. Inmediatamente se llevo las manos a la boca. Ktrin lo quedo mirando con los ojos muy abiertos, al igual que la boca.



- ¿qué dijiste? - Pronuncio Ktrin despacio y muy modulado.



- No, nada... balbuceo... pensé e voz alta eso es todo... eh... te veo en la tarde... - Dijo Harry caminando rápidamente a la puerta trampa que se cerro de golpe a penas sus manos la tocaron para abrirla.



-No vas a ningún lado Harry Potter - Le dijo Ktrin con su dedo alzado y apuntando a la puerta trampa - . Hasta que me digas que quisiste decir con eso...



- Nada, ya te lo dije... ¡Vamos Key tengo hambre, abre la trampilla!



- No señor... quiero saber que otra genial idea se te esta cruzando en mente.. mira que con lo que hiciste con Wood ya me fue suficiente.



- No tengo nada en mente - Se defendió Harry. En efecto no tenia nada planeado con Mclogan hacia su hermana. Aunque... no era mala idea.



- Harry... - Dijo Ktrin con la voz levemente amenazadora.



- ¿Qué?



- Vamos ¡dime, dime, dime! - Le dijo Ktrin juguetonamente zarandeándolo por el cuello de la túnica.



- ¡Ktrin! - Dijo Harry echándose hacia atrás - .¡me estas ahorcando!



- Lo siento.. - Dijo esta con voz de niña pequeña.



- En todo caso... - Dijo Harry sobandose el cuello y abriendo la trampilla - . Creo que Brian es el que se trae algo entre manos, no yo...



Y desapareció por la puerta dejando a su hermana en jaque y con una gran interrogación en su cabeza.









Habían pasado tres semanas. Faltaban pocos días para la navidad, (tres días), y todo el colegio andaba revolucionado con las vacaciones que estaban prontas a comenzar.

Los alumnos de cursos mayores como lo eran de quinto curso en adelante, estaban mas preocupados por los exámenes que por las vacaciones, aunque de un modo u otro lo deseaban mas que a nadie.

Los de quinto curso ensayaban para el TIMO, se podía notar el cansancio en los ojos de Ginny. Los de sexto curso se habían empezado a preparar para el EXTASIS, y tanto Hermione, como Harry y Ron, estaban completamente exhaustos. Y los de séptimo se preparaban para los exámenes de admisión a las universidades mágicas, cosa que era mas difícil que cualquier otro examen de preparación. Los ensayos eran atroces, los alumnos de séptimo no se veían durante el día, a excepción del almuerzo, el desayuno y la cena.



Y por otro lado, la fuerza del ministerio sobre Ktrin y Sirius era constante, ya que pocos meses faltaban para hacer dicha ceremonia, y Ktrin había vuelto a hundirse en la preocupación del ¿qué haré?

Así que todos andaban histéricos a excepción de los cursos mas pequeños. Mientras se estudiaba para los exámenes, se luchaba contra Voldemort, y se ayudaba a Ktrin y a Sirius, lo unció que se deseaba eran vacaciones.

Hasta que finalmente dichoso día, llegó. Para dicha fecha (navidad) el colegio estaba con sus habituales adornos navideños, y llenos de árboles nevados, hadas cantantes de villancicos, y armaduras vestidas de viejito pascuero.

Dumbledore prefirió no hacer baile en esta fecha ni ninguna especialidad por el estilo, debido a que los tiempos no estaban para eso, aunque algunos tampoco lo necesitaban, como Hermione Ron.



Al día siguiente el colegio quedo vacío, a excepción de Harry, Ron y Hermione. Harry no se fue a la casa de Ktrin, ya que ella y Sirius se habían quedado en el colegio, y no había razón para irse a una gran mansión solo, a no ser que fuera para irse a vivir con sus mascotas, y no estaba dispuesto a pasar las vacaciones con un perro y una gata que dormían todo el día.

Sus amigos lo acompañaron, y también Ginny que no tenia para que irse a su casa si no estaba nadie de su familia, a excepción de su madre, que ahora trabajaba para la orden junto con Arthur.

Aunque para ella y Harry tampoco era gran cosa quedarse con Hermione y Ron ya que no se veían en todo el día a excepción de cuando se iban a acostar.



Pasó una semana. Harry caminaba solo por los pasillos del colegio siendo regañado varias veces por Snape quien desconfiaba de sus solitarios paseos. Se encontró varias veces también con Mclogan quien tampoco se había ido de vacaciones. Y Ktrin con Sirius nuevamente andaban buscando una solución, ya que, comenzando Enero el tiempo se les empezaba a cortar.



Ktrin estaba indecisa, no sabia que aceptar, aunque ya no le quedaba mas remedio.

Una noche, mientras Harry dormitaba apenas en el sofá frente a una briosa chimenea, Ktrin entro con los ojos hinchados y a paso rápido a la sala común. Se lanzó a los brazos de su hermano y lloro a mas no poder, Ktrin traía una nota en su mano, Harry la tomo y la ojeó. La chica aun no dejaba de llorar. La nota decía:



Señorita Potter. Debido a las inusuales circunstancias que hoy nos afectan, debemos informarle con gran pésame la noticia que la mansión perteneciente a Von Blase L’Bourbauge, será destruida si usted no nos envía una respuesta oportuna sobre su decisión del matrimonio con el señor Sirius Black. De antemano le agradeceríamos su pronta respuesta.



Atte:



L. Fillers.

Registro civil de la magia interna y posesiones arquitectónicas



Harry parpadeo un par de veces y miro a su hermana que no dejaba de llorar.



- Key... ¿qué significa esto...?



- Significa... - Sollozó la chica - que me tengo que casar antes de la fecha estimada...







Nota de la autora: Debo disculparme.... este capitulo a mi parecer quedo algo malo, no me gustó mucho. Aquí solo quería dejar claro que Ktrin ahora deberá aceptar la preposición que le queda con Sirius, a no ser que algo pase e intervenga, que lo veremos luego... a ver que pasa...

También debo disculpar lo corto del capitulo. Es que no sabia que mas ponerle, era solo eso.

De todos modos, ahora lo prometido es deuda, los capítulos siguientes estarán tanto mas en Ginny como en Harry, y en Dumbledore como en el pasado de Harry, y los secretos que tanto esperan saber serán revelados, ¡ah! Y un adelanto del próximo capitulo: Aparecerá Trigork, y algo muy extraño sucederá con el, porque ya comienza a ser importante lo que el guardián de Avalon debe en esta historia.

Para no dejarlos aburridos por la estupidez que hice en este capitulo, les dejo algunas pistas de lo que viene: Como por ejemplo, que aquel libro blanco que Ginny guarda es muy importante; Harry descubrirá los secretos que nadie le había dicho; habrá un cumpleaños muy importante que cambiara por completo la trama de la historia; Habrán declaraciones de amor; y un descubrimiento que nadie espera, mas aun, luego, muchas cosas del fic anterior se verán denotadas claramente en los capítulos próximos.

^^ espero que eso los haya animado un poco, y para dejarlos intrigados e lo que viene (aun mas ^^) les dejo el titulo del próximo capitulo:

La gárgola del Dragón.

^^ espero que lo lean, y si quieren dejarme comentarios ya sean buenos o malos, déjemelos en el libro de visitas sino escríbanme un email, que sale inscrito en el primer capitulo de este fic ^^

Nos vemos pronto ^^!!

















La gárgola del dragón.



Esa fue la gota que colmó el vaso de agua. Harry tenia una ira incontenible contra el ministerio, y se compadecía de su hermana y de su padrino que debía haber recibido la misma nota.



- Vamos Key... cálmate... encontraremos una solución, no dejare que te caes con alguien que están obligando.



- ¿Qué no vez Harry? ¡Ya lo perdí todo! Van a destruir la mansión, y todo porque aun no doy mi respuesta...



- No Key... no la van a destruir ya vas a ver... Hablaremos con Dumbledore...



- No... Sirius lo esta haciendo... en estos momentos debe estar blando con el...







- ¿Qué no lo vez Albus? ¿Qué vamos a hacer? ¡Fudge definitivamente se volvió loco!



- Lo siento Sirius, pero esto ya escapo de mis manos. Opino lo mismo que tu, pero Fudge es el ministro, no hay nada que pueda hacer.



- Pero Dumbledore...



- Sé lo que me vas a decir... Pero el ministerio lo único que quiere es hacer que la chica se case cuanto antes... da lo mismo con quien sea, la cosa es que lo haga...



- ¿Te das cuenta Dumbledore? Si no digo las cosas por decirlo... entonces es cierto que Fudge quiere casarme con Ktrin para que la niña libere la espada...



- Ktrin debe casarse con quien sea, te eligieron a ti porque eres su tutor, y porque ella no dejará que le quiten la mansión... pero también podría casarse con alguien que pasara los dieciocho años...



- No conozco a nadie, que desee arriesgar su soltería para casarse a tan corta edad... tendría que estar loco...



- Lily y James se casaron a los veinte - Dijo Dumbledore arqueando una ceja.



- Si... bueno.... ¡Eso fue una excepción! - Dijo Sirius levantando los brazos azorado - . Solo sé, que están haciendo sufrir a la chica mas de la cuenta.



- ¿Y tu no sufres? - Preguntó Dumbledore astutamente.



- No. Porque tengo el presentimiento de que alguien mas tomara mi lugar en algún momento.... sé, que no seré yo el que este tomado del brazo de Ktrin la noche que la ceremonia se realice.



Sirius abrió la puerta y salió por ella apresuradamente. Dumbledore lo quedo mirando con un extraño brillo en sus ojos.



- Harry llamó a Wood - Murmuro para si - . Y arriesgo su soltería por casarse con la chica quien no lo aceptó... Temo mucho que Sirius este equivocado y que de aquí a cuatro meses sea el, el que termine del brazo con Ktrin en la ceremonia... - Dijo Dumbledore con pesadumbre sentándose en su escritorio.





Mientras todos los problemas estaban llevándose a acabo en el castillo, en la casa de Hagrid otro problema estaba naciendo.

El pequeño Dragón, Trigork, que esta vez vestía una larga capa color verde botella miraba por el ventanal como Hagrid sacaba las malezas del huerto de calabazas.

El pequeño ser se sentó en una de las sillas mirando como dormitaba el dogo sobre su canasto. El dragón dibujo una vaga sonrisa en su rostro antes de mirarse en una bandeja de plata. El pequeño corrió su rostro rápidamente por el solo hecho de temer a su reflejo.

Trataba siempre de evitar todo lo que lo reflejara, inclusive el lago y las armaduras del castillo cuando se paseaba de noche.

Pero esta criatura tenia otra característica importante, y era, que sabia exactamente lo que sucedía con Ktrin en aquellos momentos, aunque ignoraba la existencia de aquel don para presentir lo que la chica sentía.

Sin pensarlo dos veces, escapo de la casa de Hagrid bajo un hechizo de invisibilidad que le ayudaba a movilizarse, y se dirigió al lago, por primera vez.

Allí, cerrando los ojos se acerco al lago, tratando de ver si su isla, su hogar, estaba en buenas manos, o si al menos, alguien la estaba cuidando después del desastre.

Se alegro cuando vio en la Isla, a todos aquellos seres que se habían escondido para que los amos salvaran al huevo, es decir, a el.

Centauros, belanios, unicornios, Dragones de mas bajo nivel que el, pero sin duda esplendorosos: grifos, Sirenas, tritones, elfos, duendes, hadas, y otra gran variedad de mezclas, *como lo había relatado Lupin el año anterior, custodiaban aquella isla mágica. * El corazón de Trigork, por fin se relajó.

Para cuando volvió a la casa de Hagrid, el gigante lo miraba de modo severo por sobre su poblada barba, el dragón hizo un extraño ruido con su garganta.



- ¿Dónde has estado? - Preguntó Hagrid serio.



- Estaba...en...



-Que no vez que es peligroso que andes por ahí solo. El innombrable esta tras tu huella y tu rondando el castillo como si nada. Eres igual que Harry.



- ¿El joven Potter ha escapado de la vigilancia señor? - Preguntó tímido el dragón.



- No sabes de la cantidad de veces que he tenido que cubrirlo para que no lo castiguen...



- Ya veo - Rió el dragón. Pero la mirada de Hagrid volvió a fijarse en el severamente. En el fondo, Hagrid lo cuidaba casi como si fuera un hijo, ya que el trato era casi similar a aquellos cuidados paternales.



A Trigork le costo verdaderamente dejar de escabullirse todas las noches hacia el lago, y también el evitar su extraño reflejo que no le agradaba para nada.



Por otro lado, Ktrin esa misma tarde se había reunido con Sirius, después de casi tres meses, para hablar del tema del matrimonio. Ambos se veían bastantes incómodos e inclusive Harry, que estaba ahí, tratando de forzar la conversación.



- ¡vamos no van a estar así toda la vida! Tienen que buscar una solución.



- Harry, entiéndelo - Le dijo Sirius con voz cansina de tanto repetir siempre lo mismo - . El ministro no lo va a entender... además... ya es bastante con tener que ver a la pobre de tu hermana - Dijo señalando a Ktrin con la cabeza - . Llorar todos los días por lo mismo, como para empezar a buscar soluciones por los rincones mas apartados.



- ¡Entonces van a terminar condenados! - Dijo Harry enojado - . ¡Es imposible tratar con ustedes si ninguno se da la labor para buscar una salida, dejan que todos hagan todo y ustedes nada. La solución no va a llegar de la noche a la mañana así como así, ustedes deben actuar también!



- ¡Harry! - Dijo Ktrin asombrada ante las palabras de su hermano.



- Tienes razón - Dijo Sirius con aire de orgullo - . James habría dicho lo mismo...



- Pero papá no esta acá, así que deben escucharme - Dijo Harry con mas calma - . Bien... no tenemos un plan... pero... lo vamos a tener.... Key... lo siento mas por ti que eres la que esta obligada a casarse...



Ante estas palabras Ktrin se puso pálida y se le enrojecieron los ojos, Sirius para darle apoyo le paso a ella y a Harry ambos brazo por los hombros.



- saldremos de esto juntos... ¿esta bien?... Como una familia...





Para Trigork ya era aburrido estar siempre encerrado en la casa de Hagrid, y aunque si se escabullera todas las noches al lago como así al castillo, no podía dejar de pensar en un sentimiento que lo atormentaba día y noche.

Sabia, presentía que algo muy ligado a el no estaba bien. Además, ya le había pasado una vez, y no quería arriesgarse a tener mas problemas, eso de las escapadas era peligroso.

Así que, una vez que Hagrid salió para reunirse con Dumbledore y la orden, se escapo, pero esta vez, al bosque, y sin ser invisible.



Ktrin estaba en la sala común de Griffindor dando clases particulares a los alumnos de tercero que tenían complicaciones con la lectura de las hojas de te.

Harry y Ron jugaban Snap explosivo, mientras que Hermione y Ginny leían en los sillones.

Todos parecían distraídos, aunque en el fondo tal vez no lo estaban. Sin embargo pasar un rato sin estar pendiente de los problemas era un gran alivio, aun así para Ktrin, que durante esas horas no había pensado en nada que se pareciese al problema del matrimonio con Sirius.



Mientras que en el bosque prohibido, Trigork paseaba por los alrededores tratando de encontrar algo, o al menos eso parecía.

Se encontró con un par de unicornios, Bane, el centauro, inclusive con Silania que aun parecía esconderse de sus pares aliados de Voldemort.

Pero el encuentro que mas lo impresiono, fue justamente con Firenze, quien no se inmuto al verlo por ahí.



­ - Sabia que vendría. - Le dijo Firenze



- ¿Lo sabia? - Pregunto Trigork con curiosidad- ¿cómo podría saberlo?



- leo las estrellas, ellas todo lo dicen.



- Ah, entonces sabrá como solucionar el problema del mago oscuro.



- No. Yo no tengo soluciones, solo puedo adivinar lo que el futuro depara... eso es todo...



- ¿Y podrá saber entonces lo que Voldemort esta a punto de hacer?



- ¿Yo saberlo? No, claro que No, pero si puede saber donde estará en estos momentos...



- ¿Y donde esta?



- Marte y Venus están muy brillantes esta noche... La constelación de Draconia esta muy cerca de ellos...



- ¿La constelación del Dragón? ­ - Preguntó con timidez Trigork.



- Claro... - Dijo Firenze mirándolo fijamente - . La constelación del dragón...



Firenze se volteo solo un segundo para volver a mirar los planetas. Pero, para cuando volvió a voltear el dragón ya no estaba. Firenze miró la constelación, su semblante se puso serio...



- No me gusta lo que el innombrable esta por hacer...





Trigork volvió a la casa de Hagrid con su hocico entumido por la helada de la noche. El gigante estaba sentado en su cama mirando impaciente un pergamino. Trigork no se volvió visible para ese entonces.



- No puede ser... - Musito Hagrid para si mismo. No parecía creer lo que lo leía, o mas bien, veía.



Trigork se acerco por la espalda y pudo observar en las manos del gigante un tipo de mapa, que indicaba con certeza un lugar que parecía desierto. Hagrid volvió a hablar:



- Esto es imposible... La leyenda de la cámara de los secretos era cierta... pero ciertamente... que Griffindor haya conocido a.... No, pero es imposible... La orden debe de estar equivocada... ¿Otra cámara?... Pero... ¿cómo?...¡No! claro que no, esto debe ser una mala broma de Mundungus como siempre....



Trigork pudo observar también, que unos dibujos salían de otros pergaminos que Hagrid tenia en sus manos. Eran grandes manchas negras, que Hagrid observaba y observaba, contaba sus partes y parecía al mismo tiempo compararlo con lo que veía. Pero Trigork fue mas rápido... Observo que aquellas tres manchas eran una viva copia de el pero en tamaño familiar. Eran tres grandes dragones.





A la mañana siguiente Ginny había bajado a la sala común de Griffindor para esperar a Hermione y salir juntas a desayunar. Sin embargo era tan temprano que nadie se había levantado aun. Era obvio si era Domingo.

Debido a la soledad que había en la sala, la chica pelirroja fue hacia el cuarto de las chicas de su curso, y se trajo con ella algo muy escondido debajo de un sweater.

Se sentó entre un sillón y una pared, y se agacho en el suelo apoyada en el respaldo posterior del sillón. Saco de debajo de su sweater lo que traía y con mucho cuidado se puso a leerlo, o mas bien, a terminar de leerlo.

Era aquello que por mucho tiempo había tenido escondido, un libro forrado en genero blanco muy viejo.

Parecía ensimismada en lo que leía, y no parecía creer palabra alguna. Estuvo un buen rato con aquel libro en sus manos, hasta que escucho que muchos pasos bajaban por ambas escaleras, la de los chicos, y las chicas. Rápidamente escondió el libro bajo su sweater, y miro el reloj. Eran casi las doce, y había estado leyendo por casi cuatro horas. Asomó su cabeza para ver si Hermione ya había bajado, y en efecto así era. La chica estaba con Ron a los pies de la escalera que daba a la habitación de los chicos. Ginny hizo como si nada hubiera pasado, y salió de detrás del sillón tratando de pasar desapercibida, pero...



- ¿Ginny?



- ¡Harry!



La pelirroja había encontrado frente a ella justamente los verdes y brillantes ojos de Harry, quien la miraba incrédulamente por el solo hecho de haber estado escondida tras el sillón de modo tan misterioso.



- ¿Qué haces ahí? - Le pregunto Harry levantando una ceja divertido.



- ¿Yo? ¿Aquí?.. Na.. nada, es que... se... se me había caído un aro, y lo estaba buscando...



- ¿y lo encontraste?



- Este... - Ginny buscaba un pretexto para mostrarle que de verdad buscaba un aro, ya que hacia un año que no los usaba.



- ¿Y?



- S..si... ¡si! Si lo encontré... - Dijo Ginny muy nerviosa, tapándose las orejas con el pelo, y yendo rápidamente en donde estaba Hermione llevándosela de un brazo hacia el espacio del retrato.



- ¿Qué... que le pasa? - Le pregunto Harry a Ron quien estaba con la misma cara que su amigo.



Las clases de la tarde fueron como siempre muy aburridas, inclusive para Ktrin fue aburrido impartirlas.

Sin embargo, para otros esa tarde era muy distinta. Trigork como siempre a aquella hora merodeaba por el castillo, y paseaba justamente por el quinto piso, lugar donde Ktrin daba clases de adivinación en la torre de astronomía con los de séptimo curso.

Obviamente para la chica aquella clase era mas que incomoda, mas aun si sus alumnos tenían la misma edad que ella. Sin embargo, logro sobrepasarla sin problemas. Todos sabían muy bien el poder que el dedo de Ktrin tenia.



Para cuando termino la clase, Ktrin bajo en dirección hacia la sala común de Griffindor, cuando escucho unos extraños sonidos cerca del lugar. La chica se detuvo y siguió el sonido del ruido que la guiaba justamente hasta el sector de las aulas para TIMOS y EXTASIS. (Cinco pisos mas arriba)

Llegó exhausta. Encontrándose para su sorpresa con un invisible Trigork que vagaba por ahí, guiado por el mismo ruido extraño.



- ¿Trigork? - pregunto extrañada.



- ¿Señorita Ktrin? ¿qué hace por aquí?



- Vengo a ver de donde proviene ese ruido...



Los dos se miraron extrañados, cuando llegaron a una de las aulas mas grandes que se encontraba cerrada.

Ambos se acercaron a la puerta y la empujaron encontrándose para su sorpresa con el trasgo Pevees. Este estaba destruyendo por completo esa aula. Tiraba los bancos, las sillas y había quebrado los vidrios de las ventanas.

Ktrin y Trigork se quedaron pasmados.



-¡Pevees! - grito Ktrin molesta- ¡Vete ahora mismo!



Pevees como siempre hecho groserías y una grotesca mirada a la figura de la chica y de reproche al dragonzuelo, para luego salir dando votes contra las paredes y el suelo riéndose.

Ktrin miro resignada el aula y con su dedo volvió todo a la normalidad. Trigork parecía deslumbrado por la habilidad de la chica le gustaba mucho estar cerca de ella.

Ktrin, una vez que todas las cosas volvieron a su lugar, tomo a Trigork de una de sus garras como si fuera un niño pequeño y ambos se fueron de ahí.

Sin embargo el recorrido que habían hecho por descubrir la procedencia de aquel ruido, los había hecho llegar hacia uno de los pisos mas altos del castillo.

Ktrin con Trigork tuvieron que bordear la torre por dentro para poder salir de ahí ya que devolverse era muy complicado, sobretodo por los laberintos del castillo.

Pero, para cuando iban a dejar el sector de las aulas para exámenes especiales, algo llamo la atención de ambos.

Donde debía haber suelo, o cerámica para poder seguir caminando, había una gran cantidad de maderos, uno sobre otro, forrados con bolsas de platico y muchos clavos.

La madera parecía podrida, y del único modo del que parecía podían salir de ahí era por un pequeño espacio que aun tenia cerámica. Ktrin fue la que primero paso seguida por Trigrok, cuando se dio cuenta del porque aquellos maderos estaban ahí...

En la pared que sostenía el otro extremo, avía una gigantesca gárgola con forma de un temible dragón. Los maderos parecían ser un tipo de tapón para algún agujero, ya que daban la idea de que flotaban débilmente ante un peso invisible.

Ktrin y Trigork se miraron, pero el dragonzuelo se veía mas que incomodo.



-¿Pasa algo Trigork?



Trigork la miro de reojo, algo había en Ktrin que le impedía decir su incomodidad. Levemente el dragón levanto la mirada hacia los ojos opacados de la gárgola, y se llevo fuertemente una garra al pecho...



-No, nada... - dijo este aparentando una calma real- ¿gusta irse señorita? Debemos ir a cenar...



-Si... claro... - Dijo esta que ya estaba a otro lado del piso sobre construido mirando dudosa al dragón que le alcanzaba el paso.





En el banquete, Harry notaba que Ginny estaba muy inquieta, y lo miraba de reojo, como si le ocultara algo importante. Hermione se dio cuenta de su actitud y le pego debajo de la mesa para que no demostrara lo obvio.





Ron y Harry se miraron, sin duda que las chicas estaban extrañas.

Para cuando terminaron de cenar, las dos se fueron rápidamente hacia la sala común. Harry y Ron también fueron tras ellas para poder alcanzarlas, sin duda que estaban extrañas.



Para cuando llegaron a la sala común, las chicas se fueron a su habitación y fueron las primeras en llegar. Hermione miraba a Ginny recelosa.



-Ahora me dirás todo. ¿Así que fuiste tu verdad?



-Si, si fui yo. Pero créeme fue lo mejor.



-¿Sabes que llega a suceder si Harry se entera?



-¡No! Mejor que ni se entere de lo que hice.



-Ginny... eso le pertenece a Harry, tiene derecho a saberlo...



-¡No! No puede...



-¿Qué es tan grave?



-Todo...



-Tu sabes cosas que no deberías saber... Paséamelo Ginny...



-¡No! Si te lo entrego le iras con el cuento a Harry, y quedare mal con el...



-Ya quedaste mal Ginny... aunque el no lo sabe le robaste algo que le es mas que preciado... bueno... si llega a saberlo...



-¡Es que no lo sabrá!



-¿Qué es lo que no debo saber? - Pregunto Harry apoyado en el marco de la puerta con Ron a un lado.



-¡Harry! - gritaron las dos.



-¿Y bien Ginny? ¿qué es lo que no debo saber?...







Mientras tanto, la luna se había liberado por entre dos traviesas nubes. Trigork estaba en la casa de Hagrid mirándola justamente. Con dos cosas en su cabeza: Aquella extraña sensación que tenia cuando estaba cerca de Ktrin... y los temibles y profundos ojos de la gárgola dragonaria...



-Falta poco.... - murmuro.....



Mientras tanto, la discusión en el cuarto de las chicas recién comenzaba a tener rumbo.



-¿Qué es lo que me están ocultando? - exigió Harry por tercera vez.



-Si. Han estado muy extrañas hoy día. - Corroboro Ron.



Hermione balbuceaba sin saber que decir mientras miraba a una nerviosa Ginny que parecía sostener algo debajo de su túnica.



-¡Ya! Esta bien... lo diré... te lo diré Harry... - Dijo Ginny con los ojos húmedos y la garganta cerrada.



Harry la miro extrañado. ¿Por qué actuaba tan extraño?

Repentinamente la chica saco de debajo de su túnica aquello que con tanto ímpetu cubría. Y le entrego a Harry un cuaderno cubierto de ceda blanca.



-¿qué es esto? - pregunto extrañado.



-Esto Harry... - Dijo Ginny nerviosa- Es lo que robe de tu casa en Godric Valley.



Harry abrió mucho los ojos. Ella... ¿Ginny había sido la que se había inmiscuido en las cosas de sus padres? ¿la que se robo su capa?



-¿qué cosa? - Pregunto este sin creer palabra.



-Que yo... - Dijo Ginny botando lagrimas- Robe eso de la casa de tus padres.



Harry le hecho una mirada al cuaderno que tenia en sus manos, luego a Ginny.



-Que yo saque eso de la casa de tus padres, porque escuche a Dumbledore hablando con Sirius de algo que creo es muy importante para tu vida....



-¿Qué cosa Ginny?



-¡Vamos habla! - Le grito Ron. Hermione le pego un codazo en las costilla.



-Harry... - Murmuro Ginny entre sollozos- Yo escuche a Dumbledore hablar con Sirius cuando venia un día en dirección a la sala común.... bueno... el le dijo a Sirius que en Godric valley había algo que podía provocar un cambio en tu vida y que era mejor destruir aquella evidencia.... pero yo, mientras... pensé que no era bueno ocultártelo... sino.... que mantenerlo oculto hasta que estuvieras listo... claro que yo no era la persona indicada, pero si no era yo que sabia lo que pasaba entonces nunca sabrías la verdad de todo...



-¿La verdad de que Ginny? - dijo Harry como pasmado y emocionado a la vez.



-Harry... eso... eso que tienes ahí... es...es....



-¡Dilo de una vez! - Le grito Ron, a lo que Hermione nuevamente le pego un codazo, esta vez mas fuerte.



-¡Es el diario de tu madre Harry!









Nota de la autora: ¡¡¡siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!! Al fin, fiesta, celebración, todo. ¡¡Por favor!! Hay conmoción en el mundo, se publico al fin el capitulo 15.

¡¡Cielos!! Debo pedir mil disculpas por la demora, en serio, muchas disculpas. Nunca mas me demoro tanto. De verdad.... No saben lo urgida que estaba por terminar luego este capitulo, y eso que no me quedo tan largo... lo siento..... mucho, mucho, muchooooooooooooooooooooooooooooooooo..................

Pero bueno, ya esta aquí, y espero que lo hayan disfrutado, porque después de todo, tampoco quedo tan mal ¿verdad?

Bueno... muchos me han preguntado ¿y que onda con las parejas? Bueno.... para eso falta un poco aunque ya se va a ir dando, en cuanto al protagonismo de Ginny, se que no fue muy sobresaliente, pero ya era hora de que se supiera porque la chica tenia un diario de Lily Potter... Apuesto a que nunca pensaron que fue ella la ladrona de la capa de Harry, o tal vez si.... pero bueno....

Ahora si. En cuanto al capitulo que viene, lo empezare a escribir apenas envié este por email. Y como siempre, para compensar la demora, aki unos adelantos mas.... sobre lo que sucederá... y obviamente el capitulo del prox cap.

Bueno, en cuanto a pistas... aki van....



Como siempre Harry se enterara de los por fin tan ansiados secretos... Ya se viene un cumpleaños importante que cambiara la historia por completo... un secreto de Trigork será revelado....... La gárgola es muy importante............. en algún momento el acrhirrival volverá a aparecer............. y por ultimo...... ¡¡Ya va quedando poco para el final!!

Bueno, son 26 caps. Pero empezando por el que viene ya se Irán haciendo mas cortos y rápidos... así que, ¡¡prepárense!!



**Conste, que estas pistas no están necesariamente unidas con el capitulo que viene...

Ha, y lo otro... recuerden que la gárgola ya había aparecido en el fic anterior, recuerden, o, échenle una ojeada ;)

Nos vemos en el prox, cap.

Gracias por los emails y reviuws ( como se escribe ^^U)



Prox Cap: El Diario de Lily









































De todos modos, ahora lo prometido es deuda, los capítulos siguientes estarán tanto mas en Ginny como en Harry, y en Dumbledore como en el pasado de Harry, y los secretos que tanto esperan saber serán revelados, ¡ah! Y un adelanto del próximo capitulo: Aparecerá Trigork, y algo muy extraño sucederá con el, porque ya comienza a ser importante lo que el guardián de Avalon debe en esta historia.

Para no dejarlos aburridos por la estupidez que hice en este capitulo, les dejo algunas pistas de lo que viene: Como por ejemplo, que aquel libro blanco que Ginny guarda es muy importante; Harry descubrirá los secretos que nadie le había dicho; habrá un cumpleaños muy importante que cambiara por completo la trama de la historia; Habrán declaraciones de amor; y un descubrimiento que nadie espera, mas aun, luego, muchas cosas del fic anterior se verán denotadas claramente en los capítulos próximos.












































































El diario de Lily

Harry no sabia que pensar, decir, y hacer.
En sus manos tenia el diario de su madre, de SU madre, y en el estaban todas las cosas por las que el había luchado saber durante tantos años.
Ahora lo tenia ahí, en la palma de su mano. Sin embargo un enojo y una molestia lo invadía momentáneamente. Frente a el, Ginny, se retorcía las manos, como esperando un regaño violento por parte del chico, pero en lugar de eso, Harry se trago aquel enojo cambiándolo por palabras maduras, pero algo hirientes.

-Ginny - Dijo- agradezco tu preocupación. Sin embargo esto me pertenecía, y NUNCA me lo pasaste... Hace aproximadamente cinco meses que fuimos a Godric Valley... ¿Cuánto tiempo me ocultaste esto Ginny? ¿Cuánto?

Los ojos de Ginny empezaban a cobrar lagrimas... Hermione abrazó a la chica por los hombros, dándole ánimos para contar su versión de los hechos.

-Harry - Murmuro- Ya te lo dije... Dumbledore quería destruir el diario... No quería que lo vieras y razones no le sobran... Léelo... ya era momento que lo vieras... se que no soy la persona mas apropiada para haberlo hecho antes que tu... pero no sabes cuanto me ayudo a entender...me ayudo mucho, aunque yo nunca tuve nada que ver con tu madre...

-Esto debe verlo Ktrin - Dijo Harry como si no hubiera escuchado a Ginny. Tenia su cabeza y sus ojos sobre la portada de ceda del diario, al que tocaba y tocaba sin parar... como si estuviera verificando si era o no era real..

-¿La voy a buscar? - pregunto Ron quien se sentía inútil sin poder hacer algo en esos momentos, aparte de mirar a Ginny algo molesto. ¿Por qué no se lo había dicho al menos a el, a su hermano?

-No Ron... Esto... yo iré a buscarla..

-Pero Harry-Lo detuvo Hermione por la manga de la túnica- Es casi medianoche... ¿por qué no te esperas hasta mañana? ¿Hasta que las cosas se calmen un poco?

-Si, tienes razón - Dijo Harry ocultando el diario bajo su túnica- Mañana a primera hora hablare con ella.

-he... Harry... - Dijo Ron tímidamente y mirándolo de reojo-Se que esto solamente los concierne a ti y a tu hermana... pero... ya que Ginny lo leyó... ¿tu crees que...?

-¿qué si también lo pueden leer?-Termino Harry pensativamente. Luego de meditarlo un rato, y de mirar a Ginny quien parecía incomoda ante la situación dijo:-Esta bien... después de todo son mis mejores amigos...

Y se fue a la habitación de los chicos.




A la mañana siguiente Harry se levanto pensando en la cantidad de cosas que podría contener el diario. No había podido dormir nada. Tenia el diario bajo su almohada y solamente lo sacaba de vez en cuando para mirar la portada. No se atrevía a abrirlo.
Debía esperar a que sus amigos se levantaran para ir a la lectura del diario. Para cuando eso sucedió, Harry ya estaba levantado hacia unas buenas horas, y los esperaba en el vestíbulo de la sala común.
Los cuatro, ya que Ginny iba también, por orden de Harry se dirigieron hacia el cuarto de Ktrin quien a esa hora ya se encontraba en pie y preparándose para su primera clase de la mañana.
La joven por primera vez en mucho tiempo no vestía túnica. Ahora vestía las típicas prendas que solía vestir el año anterior, al estilo gótico, pero en lugar de ropa negra esta era azul marino.
Los cuatro amigos se sorprendieron al verla, y Harry poco menos le ordena que se cambie esa ropa tan escandalizada. Pero Ktrin solo rió.

-¿A que vienen chicos? ¿Paso algo?

Las caras de los cuatro parecían pedidas en la nada, Ktrin se preocupo mas aun por el extraño semblante de Harry.

-¿Qué sucede Harry?

Harry no bacilo. Le entrego a Ktrin el diario de su madre y esta lo miro con curiosidad.

-¿qué es esto? - Pregunto con una sonrisa, pero la mirada de Harry la hizo cambiar de parecer-¿Qué, es esto Harry? - Pregunto mas apaciguadamente.

-Esto, Ktrin... - Dijo Harry exhalando un hondo suspiro- Es el diario de vida de nuestra Madre.

Ktrin se tambaleo y se cayo sobre un sofá que había cerca. Le paso lo mismo que a Harry, observo detenidamente la portada del diario, para luego levantar la mirada y fijarla en los verdes ojos de Harry.

-¿El diario de...mama?

-Así es... Ginny se lo r.. lo encontró cuando fue a Godric valley.

Ginny hizo un extraño sonido con la garganta. Harry lo iba a decir, iba a decir que ella se lo había robado

-el diario de mama- repitió Ktrin anonadada.

-¿qué crees que diga?

-Para eso habrá que abrirlo - respondió la chica emocionada.

-Tengo entendido que Dumbledore quería destruirlo - Dijo Harry mirando a Ginny de reojo.

-¿destruirlo? Eso quiere decir que debe tener información demasiado confidencial.

-Por eso te lo traje...para que... para que lo leamos...

-Harry esto es...

-Lo se... ábrelo... - Dijo Harry sentándose en uno de los brazos del sofá donde se encontraba Ktrin.

Ktrin lo abrió temerosa. Hermione cerro la puerta con llave, y luego ella con Ron y Ginny se acercaron al sofá. Ktrin había abierto el diario, todos atentos observaban nerviosos la primera pagina del diario que decía con letra prolija color verde esmeralda:

Propiedad de Lily Evans

Ktrin volteo la pagina, y se encontró con la primera fecha:

Quince de Mayo:
Hola! Soy yo, Lily, hace años que no escribía en un diario y me parece estúpido, pero bueno...me lo regalo James y algo he de hacer con el ¿no?
Para hablar de algo distinto y no poner siempre cosas de chicos, aparte de decir que mi novio es un sueño, me gustaría escribir en estas hojas algo que me agobia desde hace algún tiempo: Mis problemas con mi hermana mayor, Petunia.
Me siento algo mal por ella. Últimamente no le ha ido muy bien en la escuela, y tiene problemas con los profesores. Se que es su ultimo año, pero al paso que va pareciese que le van a cancelar la matricula por actitud. Nunca pensé que Petunia fuera tan picada.
Tal vez es por el hecho de que yo tenga quince años y vea las cosas de otro modo a como las ve ella, pero eso no le da derecho a dejarme mal con mis amigos y mis compañeros. Menos mal que tengo a James, a Sirius, a Remus y a Peter, y claro, porque no, a Milenka... lastima que ella se vaya este año...

Ktrin trago saliva, volteo a la hoja siguiente y siguió leyendo:


Treinta y uno de Mayo:
Hoy es Domingo. Nos vamos a Hogsmeadge, hoy avisan a mi hermana si es o no es expulsada de la escuela. No podré divertirme hoy, y eso que James me quería llevar a comer helado.
De seguro que estará insoportable. Petunia no podrá ser bruja, tendrá que vivir como una muggle común y corriente. Le romperán la varita. ¡Hay Lily, detente! No seas pesimista. Apuesto que no le cancelan nada, y podrás verla en su graduación a finales del curso.
Ahora me voy, James me espera.

Ktrin y Harry se miraron, no se dijeron nada puesto que las miradas dijeron mucho, ambos pensaban lo mismo. No podían creer lo que ahí decía, sus amigos estaban igual de pasmados. Con razón Dumbledore quería destruir el diario. Harry no debía haber sabido que Petunia era bruja, o había sido. Eso explicaba muchas cosas con respecto a los sueños que había tenido el año anterior con su abuela Amanda, donde Petunia aparecía en la boda de sus padres, y miraba con odio a los brujos que ahí estaban. Lógico, eran todos graduados, menos ella.
Ahora Harry había tomado el diario, ojeo unas paginas a las cuales no les halló importancia, y llego a una fecha que le llamo la atención.

Veintidós de Octubre:
Hace un mes que comenzamos el sexto curso. Es algo triste para mi. Aun no me he podido reponer de lo de Petunia. Ha sido expulsada de Hogwarts un mes antes de graduarse. Estaba destrozada y maldijo a todos. Aun recuerdo ese día. Ahora, ella me odia, me considera la hermanita perfecta que no le deja un lugar en la familia. Menos mal que tengo a James conmigo, sino, no se que haría. Mas aun, hoy es su cumpleaños. Le he comprado un betún para sacarle brillo a su escoba, y le he hecho una carta con efectos brillantes.
Espero que le guste. Sirius y los otros están planeando hacerle una fiesta sorpresa aquí en la sala común. Será muy entretenido. Al menos me podré distraer un poco.

Harry aun no podía comprender todo lo que salía en aquel diario, estuvieron ojeándolo un buen rato, tanto así que se perdieron el desayuno en el gran comedor, y las clases estaban a punto de comenzar. Ktrin cerro el diario rápidamente y lo guardo en su bolso.

-Deben irse a clases - dijo apurada- luego lo seguimos leyendo - Le dijo en un susurró a Harry solo para que el la escuchara.

-Esta bien - dijo el despidiéndose de su hermana mientras salía de la habitación con sus amigos.

Inmediatamente Hermione como prefecta, condujo a sus amigos en dirección a la clase de defensa contra las artes oscuras. Nuevamente un sentir de pesadumbre invadió a Harry, no le gustaba encontrarse con Fleur.
Mientras ellos desviaban hacia el norte, Ginny cambiaba su rumbo hacia la torres este de astronomía.

Por otro lado Ktrin dejaba su habitación para dirigirse hacia su clase con los de tercer año. Bajo rápidamente las escaleras y sin querer termino tropezando con su propio vestido.
No tenia como afirmarse así que arrojo las cosas al aire, justo para caer y apoyarse con las manos en el pecho de...

-Cuidado no te vayas a caer - Sonrió Brian agarrandola por la cintura sin problemas.

-¡Brian!-dijo Ktrin sonrojada hasta las orejas-Cielos, que vergüenza, gracias...

-No hay porque-Sonrió el chico conquistadoramente- ¿vez que vale la pena el que me tengas cerca? Siempre que te pasa algo yo estoy ahí para ayudarte,¿qué cosas las del destino no? Pareciese que nos quiere ver unidos como sea...

-¿pero que cosas dices? - Dijo Ktrin separándose del chico muy roja.

-Nada, bien sabes que son mis chistes matutinos - Dijo este riéndose muy fuerte.

-Si.. claro... que gracioso - rió Ktrin irónicamente moviendo su dedo para recoger sus cosas- Bien, gracias por ayudarme.. pero ahora me tengo que ir, no puedo perder esta clase... y tu... deberías hacer lo mismo en lugar de andar cambiando la hora.

-Es mi hora libre Key... - Dijo Brian con el mismo as de galán.

Ktrin le sonrió divertida, le hizo un gesto con la mano y siguió su camino, cuando Brian grito:

-¡Ktrin! - Dijo, la chica volteo a verlo- te vez muy hermosa hoy...

Y se alejo no sin antes haberle guiñado un ojo a la chica. A Ktrin se le volvieron a caer sus cosas.



Harry no pudo concentrarse en la clase. Tenia muchas cosas en mente, entre esas, el diario que se moría por leer, y el cargo de conciencia por haber regañado a Ginny siendo que ella era la chica de quien gustaba hace tiempo.
Pestañeo rápidamente cuando se dio cuenta de lo que había pensado. ¿El y Ginny? Era cierto que le gustaba, pero nunca había reconocido su cariño hacia ella de modo tan directo con sus pensamientos, ahora poco menos lo reconocía. Pero claro era que no podía pasar nada aun, no cuando estaban pasando por una crisis, y además, ni siquiera sabia si ella aun sentía lo mismo por el.
Dejando sus pensamientos a un lado, volvió a fijarse en la clase que daba Fleur. Aunque la chica arrastraba a los hombres, por su espléndida figura y aquella túnica platinada ajustada al cuerpo, Harry era reacio a mirarla, simplemente no podía. Sus ojos iban hacia otro lugar, y para ese caso, ella no estaba ahí.

Para cuando termino la clase, (cosa que para el final nunca falta la obvia participación de Harry para deseo de Fleur) Harry y comp. Se fueron directamente hacia el aula de adivinación para seguir con la lectura del diario. Harry no tenia la intención de que sus amigos leyeran lo que el diario de su madre decía, pero no sabia que hacer para alejarlos, Hasta que...

-¡Harry! - Lo llamo una voz.

El chico se volteo a ver, y miro a Ginny a un lado de un pasillo muy largo con una escalera que tenia forma de caracol.
La pelirroja se acerco a paso rápido mirando la expresión de preocupación de Harry, Ginny sabia perfectamente lo que pasaba con el.
Ginny le guiño un ojo a desgana, y se acerco a Ron y a Hermione. A ambos les dijo algo muy bajito y los dos espantados miraron a Harry.

-Harry... nosotros... este.... no podremos acompañarte - Dijo Ron muy inseguro.

-Si...este... nos...nos vemos después... - Corroboro Hermione.

Ambos se alejaron rápidamente del lugar. Harry miro a Ginny con una rara expresión en el rostro. La chica le sonrió para luego decirle con el mismo gesto de desgana:

-Les dije que se habían filtrado las cartas de amor apasionadas que le escribía Ron a Hermione en el verano. Suerte con la lectura.

Y se alejo... Harry simplemente la quedo mirando. ¿cómo agradecerle lo que había hecho? Sin dudas que tener a alguien como ella al lado que supiera lo que pensaba o sintiera era confortable. Así que, antes que la pelirroja doblara a una esquina para perderse de vista, la llamo. La chica se dio vuelta extrañada.

-¿qué pasa?

-Solo quería pedirte disculpas por lo que te dije anoche. No era mi intención reprocharte lo del diario.

-No Harry. Tenias razón. Nunca tendría que haberlo leído, era tuyo.

-Pero... pero de no haber sido por ti, tal vez nunca me podría haber enterado con Ktrin lo que de verdad paso.

Repentinamente Ginny bajo la mirada, su rostro se había puesto pálido. Harry la miro extrañado:

-¿qué pasa?

-Solo espero... que de verdad quieras saber lo que viene... y que... y que aceptes la verdad... - dijo la chica en un susurro.

-¿Qué cosa?

-Adiós Harry, llego tarde - Dijo la chica, y le dio un leve beso en la mejilla.

Harry se quedo paralizado. Uno, por lo que la chica le había dicho. Y segundo, por el beso que le había quedado marcado en la mejilla, aun sentía aquel escalofrió recorrer su espalda cuando sintió la suavidad de esos finos labios, y eso que era de despedida, no se podía imaginar lo que sentiría si fuera un beso real.
Inmediatamente se le subieron los colores, ¿cómo podía pensar eso de Ginny?
Pero no pudo seguir ahí con esas ideas, llegaba tarde donde Ktrin y quería leer el diario lo mas pronto posible. Además las otras casas venían subiendo por la torre, y Harry estaba mas rojo que un tomate.


Para cuando llego a la torre de adivinación Ktrin estaba sola. Tenia el diario abierto en sus manos, estaba sentada de espaldas al aula en un gran sillón de piel azul. Tenia la mirada perdida y los ojos húmedos. Harry la volteo lentamente para mirarla. La chica parecía chóqueada y no dejaban de caer lagrimas por su rostro.

-¿qué pasa? - le pregunto asustado. Pero Ktrin solo se limito a mirarlo con tristeza- ¿qué paso? - Volvió a preguntar.

-¿cómo pudo? - Murmuro Ktrin-¿cómo pudo.

-¿Qué cosa?

-Esto... - Dijo señalando el diario- ¿Cómo se atrevió?

-¿El diario? ¿qué dice el diario?

-¿Cómo pudo? - Repetía Ktrin- ¿cómo pudo?

Harry intrigado tomo el diario, noto que la pagina que Ktrin tenia abierta estaba algo mojada, debía haber sido a causa de las lagrimas de su hermana.
Se sentó en el borde de la ventana para que le diera luz, y comenzó a leer:


25 De diciembre:
Acá estoy, con el corazón en la mano. Sinceramente ese profesor Tom es muy especial. Es guapo, y sus ojos penetran hasta a el mas fuerte. Se que es malo, que ama las artes oscuras, pero no puede dejar de atraerme. Pobre James, no le puedo hacer esto a MI James. El me invito al baile de navidad, antes que el mismo James, cosa que no era necesario pedirla, ya era lógico.
Es increíble pensar que sea mi ultimo baile de navidad, me cuesta creer que dentro de unos meses ya no vuelva nunca mas a Hogwarts.
Pero, mas me cuesta creer, que este engañando a james con mi profesor de defensa contra las artes oscuras. Ese Riddle si que es un hombre, y eso que me gana por una ventaja de veinte años... pero es...es... tan apuesto...
Suerte que te tengo a ti para contarte esto... ya que si mis amigas supieran no me hablarían nunca mas. Y para que decir de James, y Sirius y Remus y Peter...
Lo se... se que no son buenas amistades Snape y Malfoy, pero son los alumnos favoritos de Tom, y si me junto con ellos lo mas seguro es que gane ventaja sobre el.
Tom me prometió muchas cosas, me prometió felicidad, amor, aventura, y todo si me una a su grupo de morfagos, o morufagos, no se como se llaman, pero tengo entendido que es grande, aunque estén casi puros Slitherins de su lado.
Pero bien... vienen a buscarme, de seguro es James para ir al baile... pobre, no se como decirle que no iré con el... que Tom, es decir, el profesor Riddle me invito hace ya mucho rato...

Harry se quedo pasmado. ¿Cómo era eso? ¿Su madre había estado saliendo con Voldemort? ¿Qué estaba sucediendo? No pudo evitar dar vuelta la hoja, tenia que seguir leyendo...



10 de Febrero:

Ya esta hecho. Los Mortifagos Como nos llamamos hemos atacado al ministerio. No puedo creerlo, me siento terrible. Somos tan jóvenes. James esta decepcionado de mi, mis amigos me han abandonado, no se que hacer. Tom me pide huir con el a conseguir poder y seguir matando Muggles. ¡Lo odio! Ha atacado a mi familia, Petunia logro escapar. Si no acepto su oferta lo mas probable que me termine matando a mi, y a mis padres, tal vez hasta a James. No soporto esto, me volví una mortifaga y la mas fiel del que ahora se hace llamar Voldemort. Es asqueroso, no se como pude cambiar a mi amado James por el.
Y eso que ya teníamos un futuro por hacer... aun recuerdo como hace casi un año cuando James me pidió que luego de terminar Hogwarts nos casáramos. Ahora, quedan solo cuatro meses para graduarse, y como están los tiempos lo dudo. Voldemort ahora tiene su ultimo objetivo: Acabar con Hogwarts y Dumbledore.


Harry tenia rabia, no podía creer que su madre hubiera escrito esas cosas. ¿Como pudo? ¿Cómo fue posible que ELLA su MADRE se hubiera metido con Voldemort, engañando a James, su padre?
Miro a Ktrin, la chica no tenia reacción en la cara. Harry siguió leyendo:

15 de Agosto:

Ha sido terrible, horrible, hace tanto que no te escribo, hace tanto que no te cuento lo que ha pasado, pero después de la tormenta, de esta terrible tormenta, llego la calma. Esta calma que tanto necesitábamos todos.
James me ha perdonado, pero no ha sido fácil. Derroto a Voldemort y este juro que algún día cobraría su venganza. Tenemos miedo, nos casaremos terminados los estudios de aurores en Reveland, en Godric Valley donde nos iremos a vivir en grupo.
Me alegro que todo haya terminado, pero ha sido horrible, una experiencia que no olvidare jamás...

Harry cerro los ojos. Aun no se creía nada, quería explicaciones y las quería ya. Ktrin lo miro y se acerco a el, ambos terminaron de leer la ultima hoja del diario que tenia muchas fechas juntas, la que mas decía por muy breve que fuera cada día:


21 de Diciembre:

Hoy es el día mas feliz de mi vida. Me caso con James. Están todos en la boda, todos nuestros amigos, inclusive hasta mi hermana que no tiene muy buen aspecto, pero estoy feliz, con el hombre que amo, con la gente que quiero...

15 de Junio 1984:

Hoy es el día mas grande de nuestras vidas, hemos tenido una hija, se llamara Ktrin, esperamos luego poderle dar un hermanito. La madrina Será Arabella, como siempre lo quiso. Es hermosa.... igual a su abuela...

31 de Julio1985:

Hoy es un día increíblemente especial. Hemos tenido a un hijo, su nombre es Harry, y es igual que su padre. Sirius será el padrino ya que no le toco la primera vez.
Vivimos en Godric Valley bajo el hechizo Fidelio. Voldemort anda tras nuestra huella, pero, haré lo posible para proteger a mi hermosa familia... Es un desgraciado...


Harry se quedo paralizado, con Ktrin se miraron, ambos querían saber porque nunca nadie les dijo nada. Ya era hora de pedir explicaciones, ya era hora de hablar con Dumbledore.



Nota de la autora: ¡Wiiiiiiii! Viva, bravo, hurra!!!! Al fin!!
Bueno, espero que le haya gustado este capitulo que lo hice con mucho cariño.
Debo avisar que desde ahora se comienza a entrar a lo que es el final de la historia. Así que váyanse preparando. Ahora queda poco, y lo mas probable es que los siguientes capítulos sean mas cortos que este. Recuerden que aun faltan resolver muchas cosas como lo es la situación de Ktrin.
Porfa dejen Rewievs... siento mucho la demora, pero sinceramente creo que con este no tarde tanto.
Bueno, nos vemos luego, prepárense para el prox Capitulo:
El secreto de Dumbledore






El secreto de Dumbledore

Harry y Ktrin salieron del aula de adivinación con la intención de ir inmediatamente a hablar con Dumbledore.
Algo dudosa, Ktrin se detuvo un poco antes de llegar a la gárgola, Harry impaciente, la miro extrañado.

-¡Ktrin, apresúrate!

-Harry...espera...

-¿qué ocurre ahora? - Pregunto Harry con un aire de rabia.

-¿No crees que es muy presuroso todo esto?

-¿qué cosa?-Pregunto Harry sin poder creer lo que escuchaba.

-Harry...si... si vamos a hablar con Dumbledore tal vez tendremos que decirle todo. Donde encontramos el diario, porque lo leímos.

-Ktrin - Dijo Harry acercándose a ella- El diario es NUESTRO de nadie mas. Dumbledore lo quería eliminar para que no supiéramos la verdad de todo.

-Pero... y... ¿y Ginny? ¿qué pasara con ella?

-¿Ginny? ¿Qué pasa con ella?

-Ella lo encontró Harry, tendríamos que culparla.

-No Ktrin. No vamos a culparla. Diremos que yo encontré el diario. Que yo lo traje.

-Harry... - Dijo Ktrin forzándose para no ir agarrandose de una gárgola mientras que su hermano la tiraba por el brazo.

-Vamos, no me pienso quedar con la duda. Toda nuestra vida hemos vivido engañados, y hoy desataremos el nudo. ¡Vamos!

Harry arrastro a su hermana hasta la gárgola que daba al despacho de Dumbledore. Se detuvieron frente a ella. De repente Ktrin sonrió picaramente.

-¿Qué te pasa ahora? - le pregunto Harry incrédulo.

-¿Sabes la contraseña? - Le pregunto chistosamente su hermana.

Repentinamente el semblante de Harry cambio por completo. Su hermana seguía con ese semblante. Pero...

-Eh.... Ktrin...

-¿qué?

-Hermione me dio todas las contraseñas de este año, inclusive la del despacho de Dumbledore.

-¿qué....que? - Dijo Ktrin atónita.

-Sara

Inmediatamente la gárgola se movió dándole lugar a una escalera de caracol. Ambos subieron por la escalerilla, topándose con el gran portón de roble.
Desde dentro se podían escuchar voces.

-Claro, ningún problema ¿dónde te gustaría realizarla?

-¿Qué tal en la sala común de Griffindor?

-¿La sala común de Griffindor? ¡Pero si tus antecedentes son de Slitherin!

-Discúlpeme director, pero no me agrada esa casa, y mucho menos celebrar algo tan importante en una lúgubre mazmorra.

-Si, comprendo. Bueno, que quieres que te diga, tiene todo mi permiso señor Mclogan.

-Muchas gracias director.

-No hay porque. Me agradan las fiestas, no creo que exista una razón para poder negarle algo así cuando lo que mas necesitamos es alegría ¿no?

-Por supuesto que si. Bien, yo me retiro, muchas gracias Dumbledore.

Mclogan abrió la puerta de espaldas a la salida. Ktrin y Harry se miraron incrédulos, Dumbledore quedo pensativo un momento, y llamo al chico.

-Eh.... Brian...

-¿Si?

-¿qué edad cumples?

-Dieciocho. - Dijo, al momento que cerraba la puerta para toparse con los dos hermanos Potter.

-¿Brian? _pregunto Ktrin extrañada.

-¡Key, Harry! ¡Que gusto verlos aquí! Bueno... Yo ya me voy, siento no poder quedarme a hablar un rato, pero tengo que dar clases dentro de diez minutos. Nos vemos.

Brian salto de tres en tres los escalones. Ktrin lo quedo mirando. Estaba vestido de un modo muy llamativo: Capa negra, camisa azul, y pantalones negros. La chica parpadeo, sentía sus mejillas levemente rojas. Harry la agarro por el brazo para que entraran al despacho. La puerta estaba entreabierta, Dumbledore había visto todo lo ocurrido.
Una vez que entraron, Harry miro a Dumbledore de un modo que jamás pensó que lo miraría: con recelo.
Pero Dumbledore tenia su mirada puesta en la chica, quien parecía tener la cabeza en algo mas importante, o... en alguien...

-Muchachos, que gusto me da verlos.

-Buenas tardes profesor - Saludo Harry con la mirada sombría.

-Pasen, pasen por favor, asiento...

Los dos hermanos se sentaron en dos grandes sillones. Dumbledore los miro por debajo de sus lentes de media luna.

-¿Pasa algo? - Pregunto Dumbledore.

-No...

-¡Si! - Dijo Harry callando a su hermana.

-¿y bien? ¿qué ocurre? - Pregunto Dumbledore mirando a Harry.

-Profesor... queremos, que no diga toda la verdad. Todo. ¿Por qué nos oculto que mi madre había tenido un romance con Voldemort? ¿Por qué no nos dijo que ella había sido mortifaga? ¿Por qué quería destruir esto.... - señalo al diario-... el diario de mi madre?

Dumbledore no hizo ningún gesto. Quedo mirando a los hermanos de un modo penetrante como si quisiera verles hasta el alma. Se levanto de su asiento, se saco los lentes y se apretó los ojos. Luego, se sentó en medio de ambos, exhalo un hondo suspiro, y tomo el diario.

-Esto... es muy difícil para mi... Hubiera sido ideal que nunca lo hubieran sabido, aunque era obvio que algún día lo iban a saber, ya hubiera sido por las buenas o por las malas.


Ambos se miraron, Ktrin y Harry. Dumbledore comenzó a hablar. Ninguno de los dos dijo nada hasta que el hubo terminado:

-Niños.... cuando su madre estaba en quinto, empezó un romance con james Potter, su padre. Al principio ambos se llevaban tan mal como el agua con el aceite. No compatian para nada. Mucho menos con el grupo de James. Hasta que una vez crecidos descubrieron que tanto odio se definía en una simple palabra: Amor.
Ambos empezaron el noviazgo en quinto. Hasta sexto todo iba muy bien, cuando repentinamente Tom Riddle volvió a Hogwarts en busca de un trabajo. Nunca le dijo a nadie que el había estudiado malas artes, ni nuca se supo donde había ido a parar después de Hogwarts. Aunque yo le di el trabajo nunca le quite los ojos de encima. Me provocaba desconfianza.
Al poco tiempo empecé a notar una extraña actitud hacia Lily, tu madre. Generalmente se quedaban hasta después de clases haciendo algún trabajo extra. Luego sospeche que algo pasaba. Para un San Valentín que se realizo el año en que tu madre seguía en sexto, Riddle, le regalo una Rome, lamentablemente extintas. Es una flor de cualidades insuperables. Mezcla de Rosa con Cala. Clavel y Tulipán. Su color varia del azul a la transparencia y tiene luz propia. Riddle le dio una a tu madre en esa fecha, mientras que James, (aun bien lo recuerdo) le entrego una tarjeta y una rosa común con un hada. Obviamente que Lily se iría a inclinar por lo de Riddle pero no podía negarle el regalo de su novio. Recuerdo también que ella no le entrego nada. Pero si a Riddle.
Riddle en aquella época habrá tenido sus veinticinco años, y para los dieciséis de tu madre, la ventaja no era mucha. Se notaba el amor en el aire.
A medida que paso el tiempo, muchas cosas pasaron. Aun recuerdo una lechuza que me envió James para las vacaciones de verano muy triste diciéndome que Lily había terminado su relación con el para unirse a los mortifagos, aliados de Voldemort su nuevo novio, Tom Riddle.
Ese año fue terrible, Voldemort de todas las cosas que prometía a Lily no cumplió ninguna excepto la de darle poder. Ella lo tenia pero no lo quería. Estaba arrepentida por lo sucedido con James, y por haberse unido a Voldemort. Aunque el si la amaba ella no sentía lo mismo. Un día decidió volver. Regreso pero bajo el miedo de un ataque vengativo de Voldemort.
Para fines de ese año, en el cual tu madre ya cursaba el ultimo año aquí en Hogwarts, Voldemort ataco el colegio para llevársela a ella y por supuesto acabar conmigo y James, su rival eterno, en el amor y en la herencia. Como bien saben su padre era el heredero de Girffindor, tal como tu lo eres ahora Harry.
Fue una batalla horrible, todos los aurores peleando hasta el final. Fue cuando Peter Petegrew decidió unirse a Voldemort, creo yo, porque vio que sus amigos y compañeros ya no podían ganarle. Hasta que James lo hizo.
El venció a Voldemort tal como Griffindor venció a Slitherin. Voldemort juro vengarse algún día.
He ahí la historia niños. Ahora saben porque Voldemort no quería matar a su madre, porque la amaba. Y a ti Harry, de ti puede conseguir dos cosas aunque no le falta el odio:
Primero: eres el heredero de Griffindor, hijo de James Potter su rival eterno. Y segundo: Eres el hijo de Lily, por lo tanto parte de ella vive en ti, y en tus ojos. Como descubriste el curso pasado, el poder de la reversión de hechizos, que solo expelen tus ojos, tal y como tu madre lo hacia.
Y bueno. Querida. Que puedo decir de ti. Aparte de que eres la segunda poder propio de este mundo, no conozco a nadie mas que posea aptitudes tales como las tuyas para las percepciones aunque aun así hayas perdido parte de esos poderes....


Ktrin miraba a Harry y el diario que este tenia en la mano. No era tan difícil haber contado todo, era solo cosa de preguntar, y todo seria revelado.
Dumbledore miro a Ktrin. Algo pasaba con ella, y el lo sabia. No habían calculado el tiempo, y estando ya casi a mediados de semestre, muy pocos meses faltaban para que se completara la fecha para el matrimonio obligado entre Ktrin y Sirius.
Dumbledore miro a Harry que aun estaba pasmado.

-Espero que les haya servido lo que les dije.

-Si, claro que si - Dijo Harry con una leve sonrisa.

-me alegro hijo, me alegro. Ahora, si quieres puedes conservar el diario. Ya sabia que era mala idea quemarlo y mas aun ocultarles todo cuando aun así lo descubrirían, como no, si nos el trío dinámico - rió Dumbledore, Harry le devolvió la sonrisa-Ahora Harry, si me permites, necesito hablar a solas con tu hermana.

Harry lo miro extrañado, Ktrin miraba a Harry con una gran señal de duda.

-Espero que pienses lo que te dije, y no creas que tu madre hizo algo mal. Ella no tuvo la culpa. Como toda joven se dejo llevar por un hombre maduro y atractivo. Porque Riddle si que atraía chicas cuando era joven. ¡Bien Harry! Ahora necesito que me dejes hablar con tu hermana un momento.

Harry asintió con la cabeza, Dumbledore le dio unas palmadas en la misma. Y se fue del despacho con las palabras y la historia de Dumbledore resonándole en la cabeza.
Para cuando llego a la sala común vio a Hermione y a Ron discutiendo. Harry los miro extrañado.

-¿qué sucede? - dijo mirando un montón de papeles quemados votados por todo el suelo.

-¿Qué que pasa? - Grito Ron- Pregúntale a ella.

-¿qué ocurrió? - Dijo dirigiéndose a Hermione.

-Queme las cartas - Dijo esta sin darle importancias.

-¿cartas? ¿Qué cartas? - pregunto este incrédulo.

-¡Las cartas Harry, las cartas que con tanto trabajo le hice a esta ingrata en verano! ¿Para que? ¡Para que las termine quemando!

-Todo el mundo las leyó Ron - Dijo Hermione con un sentimiento de culpa- Además, además tengo tus palabras en mi cabeza.

-¡Claro! ¡Como todo! Mis cartas no eran un libro que se pueda aprender de memoria sabes, era algo mas importante que eso.

Hermione se atraganto un poco, tenia los ojos llorosos, se sentía sin dudas muy culpable.

Hasta que llegamos Hermione. Yo no estoy para que destruyan las cosas que hago, mucho menos tu.... Adiós Hermione...

Ron salió con los ojos húmedos de la sala común topándose con Ginny quien se fue con el. Hermione se volvió a atragantar esta vez largándose a llorar.

-¿Qué termino conmigo? - Dijo en un susurro, para luego gritar: ¡ROOOOOON!

Ktrin salió del despacho de Dumbledore con una sonrisa mas tranquilizadora. Pero aun no podía quitarse esos pensamientos de su cabeza. Dentro de unos meses seria una mujer casada, y con el hombre a quien menos estimaba competente para el caso, y del que estaba segura, que pensaba lo mismo.
La chica se dirigió hacia la explanada topándose extrañamente con Trigork. El dragoncito la miro con un as de semblanza.

-¿Qué ocurre señorita?

-Hola Trigork.... - Dijo a desgana.

-¿puedo ayudarla en algo?

-No Trigork... ya nadie puede hacer nada, a no ser que envíes una maldición al ministerio.

Trigork rió, y una flamita salió de sus fosas nasales.

-No se preocupe por lo del matrimonio señorita, le aseguro que todo saldrá muy bien.

-¿cómo lo sabes?

-Créame. Después de esa fecha, será la mujer mas feliz del mundo, como toda buena novia.

Ktrin no entendió las palabras del Dragón, pero al menos la conforto bastante... hubo un extraño silencio:

-¿sabe? Estaba pensando...

-¿en que?

-En la gárgola de Dragón que esta en el piso de exámenes.

-¿Qué pasa con ella?

-¿no se siente extraña cuando la ve?

-Últimamente no la he visto Trigork, ¿por qué?

Trigork abrió mucho sus ojitos. Parecía arrepentirse por lo que iba a decir, y tomo aire.

-Quiero ir a ese lugar. Pero este Viernes en la noche.

-¿este Viernes? ¿Qué tiene este Viernes? ¿Por qué no puede ser otro día?

-Porque este Viernes.... es 29 de febrero....señorita....- Dijo con algo de miedo.

Ktrin no entendió la reacción del dragoncito, pero asintió con la cabeza confirmando que iría con el, lo acompañaría.

Una vez que ambos se separaron y se fue cada uno por su lado, Ktrin al castillo, y Trigork a la casa de Hagrid, Ktrin se topo con un Ron llorando, y una Ginny histérica reprochándole un montón de cosas sobre su orgullo... decidió no preguntar. ... y por otro lado, a un Brian que se acercaba feliz hacia ella.

-¡Key! Vaya, tercera vez en el día, ¿no digo yo? ¡El destino se esmera en juntarnos!

-Que gracioso Brian - Dijo Ktrin con una sonrisa- ¿Qué haces por aquí?

-Te andaba buscando

-¿A mi? ¿para que?

-Quiero que vayas a mi fiesta de cumpleaños.

-Vaya.... ¿cuándo?

-Este Viernes en la noche... en la sala común de Griffindor. Todos están avisados, solo faltas tu mi querida Ktrin.

-¡No me digas así! - Se sonrojo la chica- Vaya... bueno....-Recordó el compromiso que tenia con Trigork- ¡hay! pero..... no podré ir....

El semblante de Brian se puso serio.

-¿por qué?

-Tengo otro compromiso...

-Si quieres te ayudo con ese compromiso... Vamos Key... yo quiero pasarlo contigo....

Ktrin se sonrojo hasta las orejas, como podía ese chico decirle esas cosas. Tosió para cambiar el tema.

-¿A si que.... cumpleaños un 29 de Febrero?

-Si... ¿extraño no? Cumplo años cada cuatro años - rió Mclogan.

-Si... bueno.... emmm- Ktrin pensó en lo de Trigork. Y si era tan importantes para ambos la asistencia de la chica, tendría que hacerse un tiempo. No quería faltar a ninguno de los dos compromisos-esta bien....iré...

-¡SI! - Grito Brian dando un salto, y besando a la chica en la mejilla- Gracias Key, ¡Nos vemos el Viernes! - dijo alejándose.

La chica se quedo mas roja que un tomate.
Mientras tanto, Por un lado se debatía la conversación de Harry por hacer que Hermione hablara con Ron; La de Ginny para que su hermano hablara con Hermione; Los pensamientos de Ktrin sobre el matrimonio, el diario, el cumpleaños y la gárgola....y......; Trigork; quien muy asustado miraba la luna y un calendario que tenia a mano.

-Dercu nachit monde courcobonia....

Los ojos de Trigork se habían empezado a achicar, y su pequeño mechón de cabello sobre su cabeza
a crecer
..

-Solo cuatro días..... cuatro días.... - dijo con lastima- Ahora o nunca.


Bitácora de Merlín: La noche del bisiesto será revelada la imagen que con tanto ímpetu e cuidado, no vaya a ser que la luna se oculte porque los diamantes azules prenden fuego esa noche, y mi presencia no puede faltar...

Nota autora: ¿Pueden creerlo? Este capitulo lo hice en un día, ¡un día! Wow.
Bueno, espero que le guste, ya que desde el prox capitulo, los nudos al fin se comienzan a desatar.
Prox Cap:
La Gárgola del Dragón.








La Transformación de Trigork


Dentro de la semana todo fue tensión en el gran comedor. Había por fin llegado el tan ansiado pero a la vez inesperado Viernes veintinueve.

Hermione se había sentado con Ginny frente a Harry y Ron. Ron no miraba a Hermione y viceversa. De vez en cuando el muchachito pelirrojo era un poco hiriente y lanzaba comentarios como: Como te decía Harry, las mujeres te ven como algo pasajero, si después no les sirves te botan con indiferencias; O en otros casos, queman TUS cartas.

Esa fue la gota que derramo el vaso. Hermione (soportando cosas así durante toda la semana) se levanto sumamente mal de la mesa y se fue corriendo del lugar, Ginny miro a Ron con recelo, y le dijo:



-¡¿Cuándo va ser el día que madures y te tragues tu orgullo por Dios?!- Para luego salir persiguiendo a Hermione.



Ktrin, que estaba aun lado de Brian en la mesa de profesores, miraba la escena con lastima. Le daba pena por lo que Hermione y Ron estaban pasando. Y como sospechaba, Ginny y Harry siempre terminaban siendo la parte media del pastel. Así, que, fuese como fuese, ambos siempre terminarían en algún problema con la parejita mas dispareja del colegio.

Brian solamente reía. Estaba muy emocionado y feliz. Había llegado su fecha, y por fin, ya era mayor de edad. Ktrin solamente por vergüenza le dio un simple saludo de estrecho de manos y un tímido: feliz cumpleaños.



Una vez que salieron del gran comedor a impartir sus respectivas clases, Ktrin noto como los alumnos de Griffindor y algunos de Hufflepuf y Rawenclaw le hacían uno que otro gesto pícaro de la gran fiesta que se realizaría en la sala común de Griffindor. Ktrin frunció el entrecejo.



-Brian... ¿vas a hacer la fiesta en la sala común de Griffindor e invitas a otras casas? Tenia entendido que Dumbledore te había dejado hacerla ahí, pero eso no significa que debas invitar a las otras. Son salones privados para cada casa.



-Lo se. Pero no puedo negarle este privilegio a mis admiradoras- Dijo Brian con aire de galán.



Ktrin suspiro resignada mirando hacia el techo, y siguió su camino hacia su salón de clases.

Brian por su lado la quedo mirando, esperando a que se volteara a verlo, pero eso no sucedió.



Harry, Ron y Hermione por su parte, estaban entusiasmados por lo de la fiesta. Al menos Harry con Ginny pensaban que seria el momento preciso para ayudar a la unión de sus amigos.

Mas aun, ambos querían secretamente que algo se pronunciara entre ellos en dicha fiesta. Ginny por su parte lo deseaba mas que nunca, mientras que Harry deseaba poder hacerlo.

En algún momento dado, ambos se quedaron en la mitad del pasillo mirando a la nada. Hasta que la voz de la profesora Mcgonagall los hizo reaccionar:



-¡Potter, Weasley, que rayos hacen parados en medio del pasillo, por Dios es hora de ir a clases!



Harry y Ginny se miraron por primera vez, ambos estaban rojos. Harry solo asintió con la cabeza y se fue corriendo hacia su clase, mientras que Ginny viraba hacia otra dirección.





Durante el resto del día, un alboroto increíble se formo. Harry trataba de convencer a Ron se que fuera a la fiesta, porque este no planeaba ir, sabia que Hermione iría y no quería encontrarse con ella.

Mientras, que por otro lado, Ginny convencía a Hermione que tampoco iría a la fiesta por las mismas razones que Ron.

Ambos, Harry y Ginny, ya estaban aturdidos, así que sin mas preámbulos, idearon el plan perfecto para que ambos se reconciliaran esa noche.



Brian estaba preparando las cosas para la noche. Cada dos por tres aparecía alguna que otra chica que se acercaba para coquetearle. Ktrin por su parte, cada vez que lo veía en esas situaciones prefería no darle importancia y se reía irónicamente. Aunque, en lo mas profundo de su ser, sin saber porque, sentía ganas de tirar a la chica al suelo.



En aquellos momentos la chica iba en dirección a su aula de clases para tomar el examen del segundo semestre a los chicos de cuarto.

Cual habrá sido su sorpresa al encontrarse diez minutos antes de empezar la clase, con Trigork.



-¡Trigork! ¿Qué haces aquí?



-Señorita, Trigork viene a saludarla y a recordarle que tiene un compromiso con el esta noche.



Ktrin suspiro resignada y algo preocupada. Con tantas cosas dentro de la semana, lo había olvidado.



-Si Trigork - Dijo Ktrin muy segura al recordar la fiesta de Brian y sus admiradoras- Lo recuerdo perfectamente y no dudes que estaré ahí.



-¿No ira a la fiesta? - Pregunto inmediatamente el dragoncito.



-No... Bueno... un rato... tal vez... pero solo para hacer acto de presencia - Dijo Ktrin algo incomoda fijándose en el largo mechón de pelo plateado que tenia el dragoncito en casi toda su cabeza y espina dorsal.- ¿Cómo... por que....?



-Debo irme señorita, los alumnos no me pueden ver aquí, y Hagrid me tiene que andar buscando... Adiós...



Y salió por la ventana desplegando sus cortas alitas en dirección a la casa de Hagrid.

Ktrin estaba incrédula. Hasta los ojos se le habían achicado... Al poco rato un grupo de alumnos entro al aula, y la chica aun miraba por la ventana.

Sin dudas esta noche traería sorpresas, muchas sorpresas...





Harry estaba en la sala común preparando su trabajo de semestre para la clase de aritmancia. Repentinamente un leve dolor en su cicatriz lo hizo parpadear confundido. Una extraña nube negra se poso sobre los terrenos del castillo, y entremedio una leve luz azul ilumino toda la explanada. Duro solo unos segundos, pero fue lo suficiente para que a Harry le bajara un extraño sueño, así como a Ktrin un desmayo.



Harry sonó, lo mismo que hace unos meses, pero esta vez, fue mucho mas visual. Y por primera vez un dialogo se pudo realizar entre el, y unos extraños y desconocidos personajes.

Un niño de largos cabellos plateados y tez blanca acompañaba a un anciano mientras caminaban por los pasillos del castillo. Harry había visto esa imagen, y había sucedido antes de ver la silueta de Ktrin lanzarse por un balcón.

Esta vez, no iba a dejar pasar la oportunidad de enterarse de lo que ocurría, así que avanzo rápidamente hacia el hombre y le grito:



-¡Hey! ¡Espere!



El anciano se dio vuelta. En un principio Harry supuso que seria Dumbledore, por el largo cabello canoso, y la barba de la misma longitud, sin embargo, el hombre al voltearse tenia una significativa diferencia con respecto a Dumbledore. Este hombre tenia los ojos de un color violáceo, y se notaban leves toque de mechones rubios en su amplia frente. Por lo demás la presencia que tenia con Dumbledore era grande. Sin olvidar que su nariz era pequeña y fina. Parecía que en su juventud era muy apuesto. Llevaba una túnica azulina y algo raida en las puntas, su frente sudaba bastante.



-¿me llamas?



-Disculpe, pero... ¿quién es usted?



-Eso tu lo sabes perfectamente... Harry...



-¿Cómo sabe quien soy?



-No hay que ser sabio para saberlo Harry...



-Ah, si, verdad... Bueno... pero, me podría decir quien es us....



-¡¡Amo, amo!! - Gritaba el niño a un lado del hombre- Es el bisiesto, es la hora...



-Debemos irnos... Harry, tienes una misión por delante... solamente mira las pistas que estan delante de ti...



-Pero, señor... ¡oiga!



Pero el hombre ya estaba lejos. Nuevamente un grito desgarrador rompió el aire. Harry corrió en lado contrario, nuevamente Ktrin estaba ahí. Esta vez las manos de la chica tenían sangre, y estaba empapada en sudor. Un llanto se escuchaba al final de los pasillos que se perdían en un eco de la tormenta que afuera se desataba. La cabeza de Harry daba vueltas, sentía una fuerte remezon, y escuchaba gritos:



-¡Harry! ¡Harry! ¡HAAAARRY!



Harry se despertó sobresaltado. Su nariz sudaba frió, y a su lado Ron lo miraba con cara de espanto.



-Ron...¿qué ocurre? - Dijo rascándose los ojos.



-Harry, dentro de media hora comienza la fiesta de Mclogan y tu aquí durmiendo.



-¿Fiesta? ¿Qué fiesta?... ¡Ah! Esa fiesta... pero... espera, ¿no que tu no ibas a ir?



-Cambie de opinión...



-¿Qué te hizo cambiar de idea?



-Tengo intenciones de reconciliarme con Hermione...



Por un minuto a Harry se le olvido su extraño sueño, y solo atino a abrazar a Ron por su decisión, sin embargo, apenas termino la fiesta, a Harry le volvió esa pesadumbre.



No había pasado mucho rato, cuando llego la noticia de que Ktrin se había desmayado. Harry fue a verla a la enfermería, pero para cuando llego ya iba saliendo, y Brian la ayudaba a caminar. La chica tenia una cara de no haber dormido en días, sin embargo sus energías se repusieron bastante rápido. Lo justo para llegar a la fiesta.





Ya eran las diez de la noche, y Harry con el resto del grupo estaban en la sala común de Griffindor celebrando una fiesta a lo grande. Nadie podía estar mas feliz que Brian en esos momentos, quien brindaba con hidromiel sus dieciocho años recién cumplidos.

Mientras que, Ktrin miraba por la ventana la luna que esa noche estaba con un extraño brillo azul. Repentinamente vio salir de la casa de Hagrid un pequeño encapuchado que parecía tener prisa para entrar al castillo. Ktrin volteo a ver a Brian quien celebraba en grande junto a unas chicas de quinto.

Por otro lado, Ron y Hermione estaban juntos de nuevo. Ron la había perdonado, y era mas que claro que ninguno iba a faltar a esa fiesta. Harry y Ginny se miraban con aires de triunfo aunque aun así no hayan hecho nada.



Ktrin suspiro, con un leve movimiento de su mano hizo aparecer una capa negra, se cubrió con ella y salió de la sala común en dirección al piso de los exámenes.

Brian se dio cuenta de eso, sabia que la chica tenia un compromiso, y dejando que la fiesta siguiera, el festejado salió del lugar. Seguido obviamente por el fabuloso trío dinámico que no podía dejar de asistir a las cosas tan extrañas que pasaban en ese momento.



Ktrin subía y bajaba escaleras apresuradamente. Para cuando llego al lugar indicado, descubrió a Trigork quien aun encapuchado miraba fijamente a la lúgubre gárgola dragonaria que en esos momentos destellaba una brillante luz azul de sus ojos de diamantes.



-Ya estoy aquí Trigork...



-Que bueno... porque ya falta poco señorita...



-¿Falta poco para que? - Le murmuro a Trigork.



-Falta poco...



-¿Para que?



-Falta poco...



Al poco rato, la luz de la luna azul de esa noche, se poso sobre los radiantes ojos de la gárgola al momento que llegaban Brian y el grupito dinámico con Ginny.

Ktrin se comenzó a sentir algo mareada, sentía que la energía se le iba y se le llenaba... Un peso en su cuerpo la hizo deslizarse hacia el suelo, siendo recibida por Brian antes de que sufriera otro desmayo.

Harry con Ron, Hermione y Ginny quedaron mirando extrañados lo que sucedía. La estatua había empezado a moverse, y los diamantes azules que poseía brillaron directamente sobre el dragón.

Ktrin apoyándose en el hombro de Brian miro al dragón que brillaba al compás de la luz azul.

Un fuerte destello inundo el lugar, dejándolo con el mismo brillo azul, no parecía que en ese lugar hubiera oscuridad.

Todos parpadearon por la incandescencia. Harry se sorprendió increíblemente al igual que todos. En el lugar donde se suponía debía estar la gárgola, había una cueva, y en el lugar donde se suponía debía estar Trigork... Había un niño...

Un niño que no representaba mas de doce años, de largo pelo plateado, tez blanca, y con un colmillo a un costado de su boca...



Ktrin y Brian se miraron. Extrañamente a Ktrin le ocasionaba un raro sentimiento hacia el niño que veía en esos momentos.

Trigork había cumplido su faceta de transformación, para la apertura de... la celda de Merlín...





Bitácora de Merlín: Las luces se prendieron la Transformación vivió su proceso, ahora es la hora de que el cetro elija a su dueño...

Notas de la autora: Al fin termine este capitulo, que, sinceramente creo que no me quedo tan bueno...

Pero bueno.. debo pedir disculpas, porque en el capitulo anterior el avance que puse de este capitulo le puse un nombre erróneo, si ven bien este capitulo se llamo: La transformación de Trigork.

Pero bueno, espero que disculpen ese error, es que les juro que lo único que quiero es terminar este fic para comenzar con el séptimo curso de una vez.

Pero bueno, porfa les pido que dejen rewiews para saber su opinión sobre el fic.



De todos modos acá les dejo el avance del próximo capitulo, esta vez sin errores:



La Celda de Merlín:

Por fin la celda se da a conocer, la transformación de Trigork desconcertó a todos, y una historia se escuchara de su verdadera apariencia.

Brian comienza a pensar sobre su estado de tener 18 años.

Se descubre la tan esperada Bitácora de Merlín.

Y un montón de cosas sobre la fundación de Hogwarts.



Espero que lo disfruten tanto como yo disfruto al hacerlos. Porfa de verdad necesito opiniones.

Gracias!

Nos tamos viendo!

Mikkane








































































La celda de Merlín


El niño parpadeo un par de veces. Harry se sorprendió lo suficiente como para emitir un comentario a sus amigos:



-¡ese es el niño que aparecía en mis sueños! - Susurro asombrado.



El niño parecía triste, decepcionado por verse así. Al parecer por su expresión no le agradaba esa forma humana.

Tenia la piel sumamente blanca, un fino colmillo brillante sobresalía por un costado de su boca, su cabello era tan largo que llegaba hasta el suelo expandiéndose en todo su alrededor, mas aun, era de un fuerte color plata brillante, y sus amarillos ojos, ahora eran un poco mas finos, pequeños y sin pestañas, con dos débiles cejas que apenas si se notaban.

Vestía una larga capa verde, y una túnica púrpura muy oscura. Poseía una pequeña espada a un costado de su cintura amarrada por una banda de cuero.

Miraba detenidamente al espacioso agujero que dejaba la gárgola a su paso, y los ojos de esta iluminándole el camino. El pequeño movió su cabeza y miro a Ktrin que aun estaba apoyada en el hombro de Brian, levemente susurro:



-¿me sigue por favor?



Ktrin parpadeo confundida, y se miro con Brian preguntándose lo mismo. Ambos al darse cuenta de cómo estaban se separaron al instante. Harry y compañía se adelantaron hacia donde estaba el niño quien iba entrando al pasadizo.

Ktrin y Brian entraron al ultimo.



-¡Esta si que es sorpresa de cumpleaños! - bromeo Brian, Ktrin lo chisto.



El pasadizo era lúgubre y húmedo. A Harry se le hacia conocido a la cámara secreta de Slitherin. Ron tenia cara de asco al estar rodeado de musgo verde y mojado. Hermione iba agarrada fuertemente al brazo de su pelirrojo novio. Mientras que Ginny con Harry iban de los primeros siguiendo a Trigork, quien iluminaba el camino con el azul brillo que despedía su esencia.

Ktrin miraba detenidamente el lugar, que por alguna extraña razón le parecía familiar. Brian miraba a la chica de reojo, parecía asustada y bastante.

Para darle apoyo la tomo de la mano y para su sorpresa la chica no lo rechazo.

Harry con Ginny iban temerosamente adelante mirando y observando el lugar con mucha detención. Era asqueroso ver como el agua verde que colgaba de las estalactitas que adornaban el techo caían contra el suelo resbaloso. Ginny mas de una vez resbalo con una que otra cosa verde asquerosa, que para su suerte siempre sucedía cuando Harry estaba muy cerca, listo para recibirla antes de caer al suelo. Hermione y Ron fueron los que mas preocuparon al grupo ya que desaparecían de vez en cuando tras algunas rocas gigantes y aparecían por otros lugares completamente desordenados. Harry y Ginny se reían al verlos, y Ron pasaba de indiferente.



Trigork era el único que no volteaba para ver lo que había dejado atrás, porque estaba seguro de que si lo hacia no querría seguir su camino. Tenia en su inocente semblante infantil el claro rastro de terror. Sus manitos las tenia apretadas, y las piernas le temblaban a cada paso que daba. Mas de una vez retrajo su mirada de las posas de agua que mostraban su verdadera imagen, imagen que no le gustaba irradiar.



Poco a poco el túnel se fue haciendo mas angosto, faltaba el aire, y la luz que Trigork emanaba comenzaba a apagarse. Fue cuando todos desenfundaron sus varitas para iluminar el camino que ahora bajaba en una larga escalera de caracol, sin barandas y sin paredes en las cuales apoyarse. Al fondo un vacío oscuro y extraño, hacia arriba, un cielo húmedo lleno de estalactitas fuertes y grandes que parecían listas a caer.

Trigork iba aun adelante con la vista fija al frente, como hipnotizado. Atrás Ginny se agarraba fuertemente al brazo de Harry por temor a caer, el chico obviamente aprovechaba el momento, así que no hubo razón para quejarse.

Por otro lado Hermione y Ron iban tan ensimismados en ellos mismos que no se percataron cuando a Ron casi le pega una estalactita en la cabeza.

Ktrin con Brian iban al ultimo. Brian muy concentrado en la primorosa compañía que tenia a un lado, y Ktrin mas bien fija en el vacío que yacía a sus pies, en el cual era la única que veía cosas de las que nadie mas ahí se percataba.



-¿de donde provienen esas luces? - Dijo inclinándose un poco hacia el vació iluminado fuertemente a sus ojos.



-¿Qué luces? - Se escucho la voz proveniente de Harry- ¡Esto esta mas oscuro que el bosque prohibido!



-¡Que dices! Pero Harry, ¿qué no vez esos colores, el azul, el amarillo, el verde y el rojo?



-¿De que hablas Key? - Le dijo Brian amarrándola del brazo para que no se fuera a caer.



-¿Pero si ahí están, que no las ven!



-No. No las ven - Se escucho la débil voz de Trigork quien no miraba hacia atrás, pero el eco de su voz se escuchaba perfectamente en todo el lugar.



-¿Pero, como, que,...?... No entiendo... - Dijo Ktrin deteniéndose en seco en uno de los escalones.



-No se detenga, siga el camino, ya será la hora - Dijo el niño con una voz muy pegajosa y arrastrada.



-Pero Trigork, explícame que no entiendo.



-Nadie entiende Trigork, explícate - Ordeno Harry.



-A mi nadie me ordena mas que mi amo. Lo siento Harry Potter, pero solo el puede decirme que hacer.



-Vamos Trigork, por favor - Le rogó Ktrin. Trigork arqueo una ceja y cerro los ojos.



-Ya lo sabrá, aun no es la hora.



Harry miro hacia atrás algo incrédulo, y vio como Ktrin aun seguía mirando hacia el vació muy interesada en las luces que estaban en el lugar.



Llevaban media hora de camino y aun en silencio todos seguían interesados en aquel interminable camino. Se notaba que el aire faltaba, respiraban agitados, y la humedad era espantosa.



-¿falta mucho? - Se atrevió a preguntar Ron.



Fue entonces cuando un extraño canto inundo el lugar, iluminándolo débilmente. Trigork miro al cielo. Las escaleras se dibujaban como un caracol hacia el cielo. El lugar era circular y muy grande, las paredes estaban al menos a diez metros de distancia de las escaleras.

Faltaban unas dos vueltas mas para llegar hacia el fondo, donde se podía ver una gran cantidad de antorchas iluminando fuertemente a un tipo de estancia como pequeña sala común nunca antes utilizada.

Cuando llegaron al final, las llamas de las antorchas se volvieron azules dándole un aspecto fantasmal al lugar. Ginny se sentó en uno de los sillones que estaban frente a un gran portón de cobre, en el cual se estampaba un extraño escudo. Harry se sentó al lado de ella mirándola cuidadosamente. Ron también se sentó y en sus piernas Hermione. Mientras que Brian y Ktrin inspeccionaban el lugar. Trigork se puse frente al portón, y una extraña expresión como de temor se dibujo en su rostro. El brillo de sus pequeños ojitos se apago repentinamente.

Paso una de sus largas uñas como garras por el portón. La música comenzaba a sonar mucho mas fuerte. Ktrin cerro los ojos.



-Que bella melodía.



-¿Qué melodía? - Preguntaron todos, excepto Trigork



-Esa música, como de Ángeles... - Dijo Ktrin aun con los ojos cerrados. Harry miro detenidamente a su hermana, algo raro sucedía.



-Ktrin nadie escucha nada... - Dijo Harry.



-¡SHHT! - Lo chisto enfadado Trigork. Harry dio un pequeño salto.



-Esa musica solamente usted la oye. - Dijo el niño.



-Pero... ¿Cómo?



-Hágame el favor de tocar esta puerta señorita - Dijo Trigork con lastima.



La chica se acerco al portón. Era amplio, grande y frío, muy frío. Trigork tomo la mano de la chica, que apenas le llegaba a la cintura y coloco la blanca mano de la joven en el centro del escudo que ahí se dibujaba.

Una fuerte luz blanca, esta vez vista por todos, inundo el lugar. La puerta se abrió de par en par.

Definitivamente un nuevo salón había sido descubierto. Un salón maravilloso. Parecía la entrada de un palacio.

En su centro había un tipo de altar, magnifico, en el cual brillaban cuatro grandes joyas rodeando a un grueso y gran libro.

Los ojos de Trigork se humedecieron al tiempo que una campana de medianoche sonaba, y el canto del fénix negro de Karplin Kerper se hacia ver.

Un hermoso fénix negro, el mas grande de todos, también, el único. Único de azules plumas brillantes a la luz, y ojos de oro.



Trigork avanzo hacia el altar y miro hacia su alrededor, todo lleno de bellos cuadros y retratos de un hombre ya conocido por Harry.



-Yo soñé con el - Le murmuro a Ginny quien lo miro extrañada.



-Ya es la hora señorita - Dijo Trigork mirando a Ktrin.



Ktrin parpadeo confusa, no sabia de que le hablaba el pequeño dragón. Sin embargo, algo hizo que su estomago se encogiera. Hasta ese momento Trigork siempre la llamaba por señorita, pero dentro de dos meses ya no seria señorita sino, que Señora Black. La chica palideció de repente.



-¡Señorita! - Grito Trigork, sujetándola con un hechizo para que evitara que cayera al suelo- ¿esta bien?



-Si.. si claro.



Brian se percato de inmediato por la reacción de la chica. Después de todo el chico era psíquico, del agua, pero psíquico en el fondo.

Un cosquilleo subió por su espina dorsal al mirar el tan lujoso lugar. Una extraña sensación le dio, al recordar que el ya tenia 18 años.



El altar que estaba frente a ellos, había empezado a irradiar la luz de sus joyas.



-Es el momento... - Dijo Trigork. Harry aun extrañado miro cada uno de los cuadros. Ese hombre se le hacia cada vez mas familiar.



Mientras tanto a Brian comenzaba a acelerársele el corazón. Una idea había cruzado por su mente. Con algo de temor, se hizo la idea de tenia que jugar con todas las cartas sobre la mesa.





Nota de la autora: Wow! Al fin. Les explico. Tal como el fic anterior, los últimos capítulos, de los cuales me quedan cuatro por hacer serán cortos, porque se sumen en un solo tema.

No les digo mas, sino que porfa dejen Reviews, que los necesito para saber como va el fic.

Ah! También voten por mi porfa, para las nominaciones, no tengo muchos votos!!!

Bueno, gracias. Y ahora les dejo algo del prox Cap.



El altar de los Fundadores y la Bitácora de Merlín
Se hablara sobre los herederos de Hogwarts, se descubrirá cual heredero falta, y se leerán algunas partes de la Bitácora ya resumidas en esta historia, pero ahora con su significancia :P

Espero que los lean, recuerden que los prox capítulos serán mas cortos pero no así malos. Ojala los lean.

Nos vemos

Mikkane.



























































El altar de los Fundadores y la Bitácora de Merlín




Trigork avanzo hacia el altar y cerro sus ojos. El chico levanto sus manos y las joyas comenzaron a brillar fuertemente. Sus pies levemente se elevaron del suelo, al tiempo que una extraña ráfaga de aire lo rodeaba. Su capa se cayo al suelo, y dejo a la vista de todos, una larga cola y unas grandes alas negras que cubrían todo su cuerpo. Sus largos cabellos de color plata revoloteaban a su alrededor. Ktrin repentinamente se llevo su mano al cuello, luego a su corazón, y cayo pesadamente al suelo.

Harry sintió el mismo escozor en su cicatriz de la frente. El fénix había dejado de cantar así como las joyas de brillar. Brian se puso en retaguardia, lo mismo paso con Hermione, Ron y Ginny. Los cuadros se habían empezado a mover. Lentamente uno a uno empezó a quedar vacío dejando a la vista solamente su fondo negro. Nadie había notado que tras el altar había otra gran pintura oculta entre unas cortinas de terciopelo rojas, que se abrieron mágicamente. La pintura que ahí aguardaba era lo mas cercano a una persona en carne y hueso. En ella había un hombre muy bello, esbelto. Sus cabellos eran rubios, lo mismo que sus cejas y su corta barba. Sus ojos eran de un celeste armonioso y brillante. No demostraba tener mas de veinte años. A su alrededor, habían cuatro personas. A su lado superior derecho, se encontraba otro joven de mas o menos su misma edad, con el cabello claro de tonos cafés, y el mismo corte de barba que el hombre del centro. Vestía una túnica roja oscura. Al otro extremo, estaba una mujer. Una mujer rubia de ojos violeta. Y vestía una túnica de su mismo color que sus ojos. Abajo, al otro lado, estaba otra mujer de cabellos rojizos y ojos oscuros, llevaba una túnica amarilla, y frente a ella, otro hombre. De cabellos negros largos y una barba de varios días. Vestía una túnica verde esmeralda.

Harry cuando logro ponerse de pie y vio el retrato, y mas aun, notar que en el retrato sus integrantes lo miraban impetuosamente, sintió una leve sacudida en su estomago, con la voz entrecortada dijo:



-Ch... Chicos... - Murmuro.



Todos voltearon a verlo. Como el, quedaron mirando el retrato. Trigork una vez en el suelo, miro el cuadro con respeto y con una leve sonrisa.



-Amo... - Murmuro con flaqueza.



-Trigork. Amigo mío, cuantos años... - respondió el hombre del cuadro con una sonrisa en su bello rostro.



-Amo...- Volvió a repetir el niño.



-Veo que has traído compañía - Dijo el hombre sin quitar la sonrisa de su rostro. Ni Harry ni nadie dijo nada. Mientras que Ktrin se levantaba del suelo con ayuda de Brian.



-Y justo la compañía que tanto necesitamos - Dijo el hombre de cabellos cafés.



-Señores, señoras... que honor, que honor... - Dijo el niño lleno de orgullo.



-No Pequeño, el honor es de nosotros - Dijo la mujer de cabellos rojos.



-Señora Helga... es un honor volver a oír su hermosa voz...



-¿Helga? - Se sobresalto Hermione- ¿Qué acaso es Helga Hufflepuff la que esta hablándonos?



-Y no es solo ella Hermione - Dijo Harry- Son todos los fundadores...





Desde el retrato todos los fundadores los miraban con una sonrisa, incluyendo el hombre que estaba en su centro. Con excepciones de uno, Salazar Slitherin, quien miro a Hermione con repulsión.



-Una hija de muggles - Dijo. A la chica se le encogió el estomago. Ron la tomo de la mano para brindarle apoyo.



-Si. Pero la mejor bruja que Hogwarts a tenido - Dijo Ron con orgullo dedicándole una sonrisa a su novia, esta solo se sonrojo apenada.



-Salazar Slitherin, un placer conocerte - Dijo irónicamente Brian mirando de reojo al hombre que aparentaba mas edad que el resto de los fundadores.



-¿Un Mclogan eh? Veo que te pasaste al bando contrario niño. - Dijo con la misma cara de repugnancia.



-No. El que se paso al bando contrario fuiste tu, Salazar. - Dijo el hombre que estaba en el centro antes que Brian pudiera contestarle.



-Pero maestro...



-Nada de peros Salazar, bien sabes que es cierto - Dijo el hombre mirando a Brian a la vez que le dirigía una mirada a Ktrin.- Oh,... ¿ella es... Trigork, amigo mío?



-Eh.. Si, si amo, ella es - Dijo Trigork como saliendo de su ensimismamiento mirando inmediatamente al joven rubio.



-Un placer conocerte - Le dijo el hombre a la chica. Ktrin solo pestaño confusa.



-No entiendo, ¿qué sucede aquí? - preguntaron Harry y su hermana a la vez.



-¿No les has explicado Trigork? - Dijo el hombre arqueando una ceja.



-Estaba esperando que usted se lo dijera señor - Dijo Trigork apenado.



-Bien, no hay problema, si tu quieres que yo lo diga, no tengo inconveniente.



-Si señor... - Dijo Trigork acercándose a Ktrin- Señorita... hay algo de lo que tiene que enterarse.



-A estas alturas ya nada me sorprende - Dijo la chica algo retraída.



Trigork tomo a Ktrin de la mano y la acerco hacia el retrato. Godric Griffindor, Salazar Slitherin y el hombre del centro le dirigieron una fugaz mirada. Ktrin se sonrojo al instante.



-Hola Ktrin, bienvenida a mi pequeño secreto.



-Ho...hola



-¿Sabes por que estas aquí?



-Me gustaría saberlo - Dijo Ktrin con una sonrisa chistosa- Bueno, aparte de que Trigork me pidió que lo acompañara esta noche.



-Ja,ja,ja - Rió el hombre- Yo le pedí que te trajera, hace mucho que se lo encargue.



-Oh...



-¿Te gustaría saberlo verdad?



-Bueno... si...



-Amo, no cree que antes de que le diga todo, es bueno que empecemos con la bitácora primero y nuestras joyas, y el nuevo dueño de cada una. - Dijo Godric.



-Oh, creo que tienes razón. Los secretos pueden esperar - dijo el hombre guiñándole un ojo a Ktrin, quien se sonrojo.



-Antes de nada - Interrumpió Harry- Me gustaría saber primero quien es usted, que es este lugar, y que significa todo lo que esta pasando... además, nos gustaría saber quien es Trigork realmente.



-¿Qué no nos presentamos? - Dijo el hombre haciendo una mueca- ¡Cuánto lo siento!



-¿Bien, quien es entonces? - dijo Ginny hablando por primera vez.



-Creo que eso lo saben... creo que tu lo sabes Harry...



-¿cómo sabe mi nombre... como sabe que lo se?



-Me has visto antes... Yo me presente en tus sueños, ¿recuerdas?



-¡Claro que lo recuerdo, pero no se quien es aun! Además, ¿para que se presento en mis sueños, si ni siquiera se quien es?



-Todos los magos me conocen... Y el - Dijo el hombre señalando a Trigork- Es mi mas fiel guardián.



-¡Oh por Dios! - grito repentinamente Hermione.



-¿qué ocurre? - pregunto Ron, a la vez que Harry volteaba para verla.



-Es..., es... ¡MERLÍN!



Todos quedaron en silencio. El hombre del cuadro sonrió satisfecho. Harry, como todos habían quedado con la boca abierta.



-Como siempre, uno a cero, favor de la bella Hermione Granger. Felicidades querida - Dijo merlín con orgullo.



-Me... me felicito Mer...¡Merlín! ¡Oh, Cielos, Oh, cielos! - Decía Hermione emocionada apretando muy fuerte la mano de Ron.



-¿Cómo Merlín? ¿el verdadero Merlín? - Pregunto Harry sorprendido mirando al hombre- pero... pero... ¿cómo?



-Al igual que Tom Riddle cuando ataco la cámara de los secretos soy solo un recuerdo.



-Cuidado a como te refieras a mi heredero Merlín, recuerda que aquí esta su sangre - Dijo Slitherin algo molesto.



-Lo se, lo se Salazar, y créeme que nadie esta mas molesto que yo con la actitud de aquel muchacho, y porque no decir la tuya propia.



-¡Pero Merlín!



-¿Alguien puede decirnos que ocurre aquí? - Vocifero Harry haciéndose notar, y poniéndose levemente rojo al encontrarse sometido a todas las miradas.



-¡No le grite al amo Harry Potter! - Dijo Trigork poniéndose rojo también, pero de rabia.





Lo siento... - se disculpo apenado Harry.



-No hay porque disculparse muchacho tienes razón. Esta bien, basta de conversa y mas acción, les contare que sucede.



Hace quinientos años atrás, la época de fundación de Hogwarts, estas cuatro personas que están a mi alrededor cumplieron su función de fundadores para darle vida al castillo.

Yo estaba entonces en mi época de apogeo, podría decirse así, aunque no quiero sonar ególatra. Pero bien, estas cuatro personas estuvieron bajo mi tutela y enseñanza por algún tiempo. Pero fue lo suficiente para que lograran el objetivo.

Cuando lo lograron, yo me devolví a mi hogar: Las tierras de Avalon donde mis dos fieles mascotas: Amur y Shamara, los padres de Trigork, me esperaban.

Vivieron por muchos años. Cada año bisiesto ellos se volvían a su forma humana y con su magia creaban mas guardianes para la isla, y la cubrían con un escudo protector.

Conforme pasaban los años, ambos se iban poniendo viejos, y así poco a poco murieron. Pero no sin antes dejarme su herencia. Un huevo que tenia que esperar 400 años para abrirse. Yo no iba a vivir tanto, así que a mis dos fieles guardianes, Lion Hofler y Karpien Kerpler se encargaron de Trigork hasta su nacimiento. Fue lamentable cuando la isla fue atacada y así destruida. Al menos mi guardián logro socapar llegando a buenas manos. La isla aun esta bajo las tinieblas del malvado Voldemort pero con la esperanza de revivir nuevamente si Trigork vuelve a la isla, no sin antes cumplir su misión aquí en Hogwarts



-¿y que misión es esa? - Pregunto una tímida Ginny.



-Encontrar a mi heredero - Termino por decir Merlín. Todos se miraron.



-¿Qué acaso tiene un heredero? - preguntaron Ron con Brian al tiempo.



-Todos los magos tiene uno. Alguien que nazca con los poderes similares, o bajo su misma constelación. Generalmente es de los padres a los hijos, como los abuelos a los nietos. En el caso de ti Harry, es de padre a hijo, y así seguirá la tradición hasta el final. Otro tipo de herencia, como dije antes es bajo la constelación correspondiente al nacimiento de alguien. Por poner un ejemplo, si tu Harry fueses un magia increíblemente poderoso, y Ronald hubiera nacido bajo tu constelación el tendría los mismos poderes que tu. Solo es un ejemplo muchachos no se emocionen.



-¿En resumen estamos acá para encontrar a su heredero?- Pregunto Hermione sacando conclusiones.



-Así es. - respondió el mago.



-¿Y que sacara con encontrarlo? - pregunto Brian de modo irónico.



-Si lo encuentro podré estar tranquilo. Si llega a aparecer mi heredero sabré que existe el poder suficiente para poder mantener a la comunidad mágica bajo balance.



-¿Y las joyas para que son? - pregunto Harry.



-Las joyas le pertenecen a cada uno de los herederos de Hogwarts. Seria bueno que tomaras la tuya Harry. El báculo rojo te pertenece.



Harry se acerco donde estaba Trigork quien leía el libro que estaba a un lado de las joyas. Harry camino lentamente y el báculo rojo brillo fuertemente.

Lo tomo con cuidado y observo el fino mango dorado que sostenía a una hermosa piedra roja.



-¿qué se supone que hago con ella? - Dijo Harry. Que, una vez que la saco de su lugar dejo de brillar.



-Debes guardarla, ya que el día menos pensado te otorgara un poder tan grande que te ayudara a derrotar hasta el mas malvado de los magos.



-Quiere decir.. que... ¿con esto puedo derrotar a Voldmeort?



Un miedo se cruzo por los ojos de Harry al ver que Merlín cerraba los suyos en sentido de negación.



-No, Harry...



-¿no?... Pero, pero... ¿por qué?



-Porque Voldemort Harry, es Tom Ridlle... el heredero de Slitherin... Por lo tanto un báculo le pertenece.



-¿y el día que lo tenga que va a hacer? ¡Nos eliminara a todos, eso hará! Hay que destruir su báculo - Dijo Harry colérico tratando de tomar el báculo de Slitherin, quien al ser tocado lo arrojo lejos.



-Lo siento Harry, pero el único que puede tomar el báculo es su heredero, y quien puede destruirlo es el también.



-¡JA! No creas que mi heredero hará eso. Tom es muy astuto e inteligente para hacer semejante estupidez Merlín. - Dijo Slitherin.



-No te fíes Salazar. Hasta el mas fuerte puede flaquear ante tanto poder.



-Ja, ¡Patrañas!



Mientras discutían, Harry noto lo que Trigork leía. El niño lo vio y le sonrió. Con un gesto amable le entrego el libro a Harry.



-Léalo... - Le dijo- Aquí encontrara muchas cosas que le servirán Harry Potter.



-¿qué es esto Trigork? - Pregunto ojeando rápidamente el libro. Trigork lo detuvo.



-No lea rápido - Le advirtió- esta es la bitácora de mi amo. Tiene que ir por orden, no puede desordenar su cronología de lectura.



-¡Pero esto es demasiado! - exclamo Harry al ver que el libro contenía al menos mil hojas y todas con la letra tan diminuta que apenas si era ilegible.



-Leerá lo que tenga que leer. La magia es sabia. Ella sabe lo que es y no es bueno para usted.



Al poco rato Harry se vio rodeado por todos sus amigos incluyendo a Brian y a Ktrin. Y todos leyendo interesadamente lo que cada párrafo del libro decía.



Hasta que el heredero no aparezca y el huevo sea retirado de su amo y los guardianes y vasallos desaparezcan, entonces... la oscuridad y sombras reinaran en la ciudad de Eternia



Que cada uno se guarde el tesoro que lo llevara a su destino... que el niño ayude a descubrir aquel camino... y que por fin mi imagen llegue al fondo de toda desesperación...

Que mi amo y vasallo, regrese... que el día en que el vuelva yo volveré... que ni el hielo ni la maldad me detenga... que su corazón no se ciegue a las penas... que estas líneas valen la pena leer... vuela y canta y que jamas se arruine, que la magia en Eternia nunca termine...



Solo lagrimas derramaran el día en que el filo sea liberado... si las gemas brillan y la negra se prende, corran que no es buen augurio...

La música a comenzado a sonar.... escúchenla aunque no la oigan...



La noche del bisiesto será revelada la imagen que con tanto ímpetu e cuidado, no vaya a ser que la luna se oculte porque los diamantes azules prenden fuego esa noche, y mi presencia no puede faltar...



Las luces se prendieron la transformación vivió su proceso, ahora es la hora de que el cetro elija a su dueño...


Si las luces están prendidas al fin han de encontrar, que el heredero Será siempre el que vea las luces brillar



Por milenios escondidos en patrones ocultos, el ultimo vasallo vera su noble condena cuando se enamore del rival



Si el filo corta a la muerte misma, entonces la muerte se llevara consigo la vida de quien la condena



Una sola esperanza brillara ante esa oscuridad, que consigo trae la felicidad de la tristeza que aquella luz apagada traerá. Solo un recuerdo quedara, sin embargo la esperanza renacerá.



En una noche de tormenta se escuchara el llanto, que consigo trae el termino de un ciclo. Entre mantas con sangre y vestido de lino. Al fin el mal será destruido



Harry y sus amigos siguieron así leyendo la bitácora que traía consigo las frases mas extrañas que jamás hubieran visto. Hablando de descubrimientos, muertes y esperanzas. Pero había una persona que estaba inquieta. El cerebro de Hermione estaba funcionando.



-Hermi... ¿qué pasa? - Le pregunto Ron.



-La necesito a usted... solo vera las luces... poder espectacular... - Murmuraba.



-¿Hermione?



Pero Hermione no respondía. Solo se digno a mirar el cuadro donde estaba Merlín. Este le devolvió la mirada inquisidoramente. Hermione parpadeo.



-¿lo has averiguado no?



-¿Cómo se puede entrar a la celda si se supone que Trigork debe entrar solamente con alguien que tenga su mismo poder? Eso significaría que hay alguien aquí con nosotros que... que es su heredero...



-Geniales conclusiones Hermione. En efecto, a la celda solo pueden entrar si entra mi heredero.



-¿cómo sabias eso Hermione? - Le pregunto Harry.



-No hay que ser genio para saberlo.



-no, hay que ser un super genio como tu - Dijo Ron. Hermione lo fulmino con la mirada.



-Me refiero a que una celda tan poderosa como esta debe tener alguna tipo de poder especial para poder entrar. Como Trigork era la mascota del mago, ya me parecía raro que entrara solo. Además, insistió mucho en cierta compañía, eso es por algo ¿no?



Todos se miraron. Repentinamente las antorchas que rodeaban el lugar se apagaron. Merlín sonrió y los fundadores desaparecieron.



-Llego la hora... aquí mi deber termina...



-¡No, espere! - grito Harry- ¿cómo podremos seguir averiguando si no nos ayuda?



-Harry, soy solo un recuerdo, deben mirar a lo concreto y preguntarle a lo concreto... ya saben que mi heredero esta con ustedes es cosa de buscarlo... las pistas están ahí... - Dijo a la vez que su imagen se iba dilatando e iba desapareciendo.



-Pero... ¿cómo?



-Yo necesitaba solamente que lo encontraran. Ahora que esta aquí, les ruego que lo descubran. Una vez que sepan quien es, así como si mismo... Muchas cosas se solucionaran al instante.



Hermione aun tenia la vista perdida. Aun sacaba conclusiones. Repentinamente levanto la mirada y la fijo en una sola persona. Quien, sin entender nada, pero a la vez entiendo la mirada se quedo perpleja.



-Esta mas que claro - Dijo Hermione.



-¿qué cosa? Vamos Hermione habla de una vez - Le dijo Ginny.



-Es... el... el heredero es... quiero decir... la heredera es... Ktrin... tu eres...



Ktrin quedo de piedra. A la vez Trigork se ilumino y una cadena de plata apareció en el cuello del niño el cual se lo entrego a ella.



-El collar del amo... - Dijo entregándoselo a ella quien no respondía.



-¿Cómo? ¿Cómo puedo ser yo? - Pregunto atónita - yA he tenido suficiente con todo esto...



-Ahora si que están claras muchas cosas - dijo Brian alargando la u de muchas.



-¿cómo lo supiste Hermi? - Pregunto Ron.



-Fue demasiado fácil - Dijo Hermione aun impresionada de su propio veredicto.



Harry solo miraba a su hermana, estaba tan impresionado como ella. Todos esperaban la explicación de Hermione, aunque, no seria fácil hablar si el peligro esperaba al otro lado del muro de piedra. Para el cual ya profesores y aurores combatían contra un centenar de mortifagos. Mientras que el mas grande, y su secuaz mas pequeño se escabullían por las gruesas paredes del castillo.

Ninguno de ellos sabia que era lo que realmente ocurría afuera.



Nota de autora: bueno, aquí esta el capitulo numero 20. Quedan cuatro (ahora sips) para que termine. Como se darán cuanta ya metí a Voldemort en la historia, así que en los próximos dos capítulos lo tendrán de visita.

Quiero hacer una advertencia, no es grave :P

Las frases aparecidas en la bitácora de Merlín hacen referencia con lo que sucederá en el próximo fic (séptimo curso), así que para que se vayan haciendo una idea. No todas, algunas.

Bueno, les dejare un breve avance del próximo capitulo, espero que los disfruten ;) bye!



Le heredera de Merlín y el regreso de Voldmeort
Se habla sobre la heredera y como Hermione lo descubrió, que supongo Será algo que todos quieren saber :P

Trigork hará un juramento, y Voldemort aparecerá para llevárselo y con la intención (como siempre) de eliminar a Harry, a Ktrin y a su circulo.













































































La heredera de Merlín y el regreso de Voldemort




-Bien calmemos las emociones - Dijo Brian- A ver, Hermione... ¿Cómo es que averiguaste lo de Ktrin? ¿Segura que es ella?



-Mas que segura, lo se. Es lógico ¿no?



-Hermione, por favor, esto no es gracioso. Se que eres muy madura para tu edad, pero no estoy para bromas, ¿qué es lo que sucede aquí? - Le dijo Ktrin sentándose en el suelo.



-Es muy simple. La bitácora dijo todo. Quien mas que tu podía ver las luces fantasmas de los fundadores, ¡Solo tu!; Quien mas podía ser tan alabada por Trigork mas que tu, a la única que le pidió la absoluta compañía para poder entrar a la celda y presenciar su cambio.



-Si usted no hubiese estado mi transformación no habría sido completa - Corroboro Trigork



-Además, ¿quién mas que tu con un poder tan maravilloso como el que posees no podría ser sino la heredera del mago mas poderoso de todos los tiempos? - Dijo Ron con la idea de poder decir algo que valiera la pena.



-Créeme Key. Esto puede ser lo mejor que te puede pasar - Le dijo Brian abrazándola por los hombros como para darle ánimos.



-¿Pero que acaso no lo ven? - Dijo la chica comenzando a sollozar- Ya tengo muchas responsabilidades como para saber justamente ahora que soy la herrera de Merlín, ¡Por Dios, MERLÍN!



-Pero Key... - Dijo Harry.



-Nada de peros.-Dijo la chica muy dolida- Primero, soy la chica del poder propio, la cual tiene a su vida destinada la espada única para eliminar a Voldemort con ayuda de mi hermanito - Dijo mirando a Harry subjetivamente- Segundo, recién hace pocos minutos me vengo a enterar que soy la heredera de Merlín; Y tercero...... me quedan solo dos meses para casarme con Sirius... - Dijo con un hilo de voz recién viniéndose a acordar de su compromiso con el padrino de su hermano.



Brian miro a Ktrin de rojo. Apretó los labios y luego desvió su mirada hacia Trigork que lo miraba también.



-Debería aprovechar el tiempo joven... sino perderá como en la guerra.



-¿Qué quieres decir con eso Trigork - Le pregunto Ktrin al niño mientras este hablaba con Brian.



-Nada señorita... cosas de hombres - Dijo Trigork poniendo serio su semblante- A propósito señorita, para poder salvar Avalon, debe aceptar sus condiciones de heredera y llevarse los báculos, de lo contrario el señor tenebroso se llevara el suyo y estaremos perdidos.



-¿Los báculos? ¿No se suponía que solo su heredero podía tomar el báculo que le correspondía? - Dijo Ron.



- Pero solamente el amo y su heredero pueden tener el control absoluto sobre ellos.



Repentinamente Harry se llevo la mano a la frente cayendo de rodillas al suelo. Todos se acercaron a verlo. Harry gritaba de dolor y ardía en una fiebre asombrosa. Una fría risa se escuchaba por todos lados cerca de la celda.

Ktrin se levanto asustada, junto con ella Brian y Trigork.



-¡Harry, Harry! - Gritaba Ron.



-¿Que no se supone que cuando le duele la cicatriz es porque el que no debe ser nombrado anda cerca? - Pregunto Ginny asustada.



-No se supone Gin - dijo Ktrin- Es...



-¡Voldemort esta aquí! - Grito Brian- Rápido, ocúltense, esta por llegar hasta nosotros, atravesó la gárgola.



-¡Señorita debe aceptar sus condiciones de heredera sino el señor tenebroso se llevara su báculo, y estaremos perdidos!



-¡Ktrin por favor! - Se quejaba Harry.



Ktrin lo dudo por unos segundos espantada. Luego corrió hasta el altar de los báculos de los fundadores y frente a ellos grito:



-¡Yo Ktrin Potter acepto mis condiciones de heredera del Mago Merlín, y con ello todas las responsabilidades que contraiga!



Inmediatamente los báculos brillaron incluyendo el que le pertenecía a Harry. Ktrin los tomo a todos. Se quedo con el de Slitherin, le entrego el de Rawenclaw a Brian, y el de Hufflepuff a Trigork.



-Protéjanlos con su vida - Les dijo.



Repentinamente Trigork también fue hacia el altar y cogió la bitácora, abro justo una pagina en la que salía un dragón dibujado y el mapa de Avalon. Y Grito:



-Yo Trigork, hijo de Amur y Shamara, guardianes protectores de Avalon, juro por mi vida proteger a mi nueva ama, heredera del mago Merlín.



La bitácora batió sus hojas y desapareció en el aire. En el antebrazo izquierdo de Ktrin una leve quemazón la hizo notar que tenia el emblema de una garra de dragón, la misma que Trigork tenia en su frente.



-Desde ahora yo la protegeré señorita, quiero decir... Mi ama...



Justo en ese momento entonces, un terrible temblor inundo el lugar, una fría sonrisa, y un grito de desperado de Harry los hizo despertar, Voldemort estaba en la celda. La puerta que cerraba el lugar había caído estrepitosamente al suelo. Colagusano y Voldemort hicieron acto de presencia. El Dragón se puso frente a Ktrin protegiéndola al igual que Brian, el que grito:



-No serás el único que la proteja. Mi deber es hacerlo... por ella - Dijo empuñando la espada que siempre llevaba consigo en una amarra de su cintura.



Ron, Hermione y Ginny ayudaron a Harry a levantarse, con una gran fuerza de voluntad Harry también se soltó de sus amigos, y con la cabeza ardiendo se puso también a un lado de Trigork.



-Estamos muertos - Dijo Ginny espantada.



-No Gin... el que estará muerto hoy... es el... - Dijo Harry con la cabeza gacha y los ojos mirando hacia arriba.



-Vaya, vaya - Dijo con su horrenda voz de serpiente Voldemort- Nos volvemos a encontrar como siempre Harry Potter, y ahora con tu hermanita ¿no? ¡Que bella reunión familiar!



-¿Qué quieres Voldemort? - Dijo Ktrin recién apareciendo.



Hermione, Ginny y Ron estaban tan aterrados como lo era normal. Brian sin embargo que se coloco a un lado de Ktrin levanto su espada.



-Y hay mas. El hijo de Mclogan, que sorpresa - rió irónicamente Voldemort-¡Colagusano! - Grito.



-¿Si mi señor? - Pregunto temblando Colagusano.



-Ahí esta el niño, tráemelo - Dijo Voldemort indicándole a Trigork- ¿Viste que no era tan difícil inepto?



-Nadie se llevara a mi guardián escucharon - Dijo Ktrin desafiante, Voldemort la miro con un extraño semblante.



-Mocosa... insolente... ya se que tus poderes no son los mismos del años anterior... Yo te los quite... No me asustas con tus amenazas - Dijo apuntándola con su varita.



-¡No te atrevas a tocarla! - Grito Brian.



-Déjalo Brian, déjalo que escuche toda la verdad...



-¿Mas verdades? - Rió Voldemort de un modo chistoso- No me hagan reír, la única verdad aquí es que nadie terminara vivo... ¡Crucio!



El hechizo iba justamente hacia Ktrin, pero Trigork se le interpuso con un fuerte campo magnético. El rostro de Voldemort (si es que se le podía llamar rostro a eso) mostró un as de temor.



-Imposible... los poderes del guardián solo funcionan si el amo esta cerca, pero Merlín esta muerto... - Dijo inspeccionando el lugar.



-Si... esta muerto... pero como todo legado mago es... todo mago tiene un heredero - Dijo Harry con gusto al ver la cara de temor de Voldemort- Mi hermana aquí presente, tal como yo soy heredero de Griffindor... ella es... heredera de Merlín...



-Un gusto nuevamente Voldemort - Dijo Ktrin haciendo una pantomima de elegancia. Los ojos de Voldemort se pusieron mas rojos de lo normal.



¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MALDITOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



-No... el maldito eres tu Voldemort - dijeron unas voces tras el. Sirius, Lupin, Snape, Dumbledore, Arabella, Mcgonagall y Moddy estaban ahí.



Colagusano puso cara de espanto al ver a sus dos ex amigos ahí parados como si nada, mirándolo con mas odio que nunca.



-¿cómo pudieron evadir a mis mortifagos? - Dijo Voldemort retrocediendo.



-Fue pan comido - Bromeo Sirius- deberías entrenarlos mas... son patéticos...



-Sirius, Lupin, ya saben que hacer, déjenos a nosotros la diversión - Dijo Snape apenas moviendo los labios.



Sirius y Lupin miraron a Colagusano quien había chocado contra una pared. En solo cosa de segundos se transformo en un miserable ratón. Sirius no perdió el tiempo y volvió a su costumbre grado animal de perro negro. Mientras que a Lupin la luna nocturna y brillante lo tocaba haciéndolo volver a sus característicos rasgos lobeznos, los cuales bajo efectos de la poción, lo hacían tan manso como a un cachorrito frente a sus seres queridos, pero tan salvaje como un monstruo frente a sus enemigos.

Ambos fueron tras Colagusano.



-Parece que la diversión recién comienza - murmuro Brian a Ktrin, a Harry y a Trigork.



Ktrin trago saliva asustada, Harry mantuvo la vista fija en la espalda de Voldemort quien miraba a los aurores, y Trigork sonrió junto con Brian. Esto al parecer seria muy divertido.







Nota de la autora: Bien, debo admitir que estuvo algo corto, pero era la continuación mas cercana al anterior y tuve suerte de terminarlo solo en media hora. El próximo capitulo tal vez sea semejante a este porque comienza la pelea. De todos modos, yo creo que tendrá un poco de chiste.

Ya saben cualquier consulta o comentario dejen Rewius.

Aquí les dejo la continuación del prox capitulo, que si tengo suerte y tiempo en escribirlo, tal vez lo tengan en un par de días mas :P

Ojala no me este demorando tanto en las entregas.



Prox capitulo:

¡Alto Voldemort!

La pelea del fic. Trigork y Brian harán un acto heroico para salvar a su ama y amada :P¡¡ooops!!

Habrá un poco de comedia a causa de los ex merodeadores.

Espero que lo disfruten

Puede que haya una declaración hecha sin querer, pero eso debo verlo, a ver si se da para el caso. Espero que lo disfruten.

Bye..






























¡Alto Voldemort!





-Están todos muertos - Dijo Voldemort con una sonrisa torcida- Creen que unos simples humanos con insignificantes poderes podrán detenerme, cuando están frente al mago mas poderoso de todos los tiempos.



Voldemort se volteo a ver a los jóvenes. Ktrin tenia fuertemente agarrado el báculo de Slitherin entre sus manos, Harry hacía lo propio con el suyo, mientras que Trigork con Brian mantenían firme el de Hufflepuff y el de Rawenclaw.

Voldemort miro con un intenso odio a Harry.



-Maldito Potter... aun sigues colándote en mi camino... ya veras que llegara el día en que me desharé de ti mocoso...



-Y ese día nunca llegara - Dijo Dumbledore con la varita sujeta fuertemente.



-Viejo Dumbledore, veo que no cambias...



Con un rápido y brusco movimiento Voldemort logro escaparse por uno de los bordes de la celda, una vez que estuvo lejos de los problemas, comenzó a atacar.



-¡Avada Kadabra!



El hechizo iba justamente hacia Dumbledore, el cual pudo ser evitado por el poderoso escudo de Trigork.



-Gracias Trigork - Dijo Dumbledore con una sonrisa. El dragón solo pudo devolver el agradecimiento por medio de un ataque contra el mismo Voldemort.



-¡Maldito guardián! ¡Tu debes ser MIO!



Trigork comenzó a pelear contra Voldemort al igual como lo hacían todos los aurores. Harry no quiso quedarse atrás.



-Ron, Hermione... Ginny - dijo mirando a la chica con temor. Ginny estaba pálida del miedo, nunca habia visto a Voldemort de cerca- Vayan a ocultarse a algún lugar seguro no se queden aquí.



-Pero Harry, ¿y tu? - Dijo Ginny asustada.



-No se preocupen por mi, Voldemort esta tras de mi y Trigrok, ocúltense.



-Acéptalo Voldemort somos mas que tu, estas acabado - Se escuchaba decir a Moddy.



-¡Ahhhhhh!



Un frío grito cruzo el aire. Harry volteo a ver horrorizado. Voldemort habia tomado a Ktrin de rehén. Brian estaba en el suelo con un corte en su ceja izquierda, y su nariz sangraba. Para que decir como se agarraba su brazo el que tenia una horrible y profunda herida.

Snape también estaba en el suelo y se agarraba con fuerza el estomago del cual salían hilos de sangre.

Voldemort habia hecho un ataque. Los aurores se habían echado hacia atrás. Se notaba un gran temor en los ojos de Mcgonagall. Mientras que Ktrin hacia inútiles intentos por liberarse de las garras de Voldemort.



-Acéptenlo... los Potter y el guardián son míos... - Y se reía con una fría y tenebrosa sonrisa.



Hermione profirió un grito que fue opacado por una mano de Ron. Ginny tenia también una mano en la boca y los ojos levemente llorosos. No podía ver a Harry en esa situación.

Trigork intentaba por todos sus medios salvar a su ama. Pero sus poderes no eran suficientes, y Ktrin... bueno... ella no tenia todos sus poderes, ya que el año anterior habia perdido casi el cincuenta porciento de ellos. Así que por mucho que fuese la heredera del mago mas poderoso, no tenia el poder para salvarse ni siquiera a si misma. Estaba al nivel de un mago común.



-Inútiles... Bastardos.... saben que no resultará... tantos años Potter, tantos años, y al fin tengo lo que quería... Tu muerte - Le susurro a Ktrin al odio, cosa que la hizo estremecerse de asco y temor.



-¡Suéltala Voldemort! - Grito Harry con todo el coraje que pudo.



-Y tu también... Tu, mi mas grande blanco... La imitación perfecta de James Potter - Dijo Voldemort escupiendo al suelo al pronunciar el nombre del padre de Harry y Ktrin.



-¡NO TE ATREVAS A HABLAR MAL DE MI PADRE! - Grito colérico Harry sin bajar la varita.



-vaya, vaya, ¿con que estas orgulloso de el? - Dijo Voldemort con su asqueroso siseo de serpiente acercándose a Harry mientras arrastraba a Ktrin por el cuello.



-¡MUY ORGULLOSO!- Grito Harry a la vez que miraba a Ktrin con temor- ¡Suéltala!





-¿A quien? - Se burló Voldemort- ¿A ella?



Voldemort agarro mas fuerte del cuello a Ktrin haciendo que la chica comenzase a ahogarse. Trigork, Brian, Harry y el resto miraban con miedo, sospechaban que no ocurriría nada bueno.



-¡Suéltala desgraciado! - Grito Brian levantándose por detrás de Voldemort.



Pero Voldemort no lo escucho. Harry aun colérico por lo dicho, agudizo sus sentidos y su sentido común.



-Vamos Potter, creo que es el momento de acabar con todos ustedes - Dijo Voldemort con una horrible sonrisa.



-¡De...dej...alo.....! - Dijo Ktrin tratando de safarse de los brazos de Voldemort.



-¡JAJAJAJA! - Rió Voldemort apretándole su cuello aun mas fuerte, Ktrin ya se estaba poniendo blanca.



-¡Suéltala! - Grito Brian, quien aun no era escuchado por Voldemort.



-Es increíble como tienes ese parecido con tu horrible padre Potter - Dijo Voldemort con algo de resentimiento en su voz.



-Deja de hablar mal de MIS padres - Dijo Harry, quien era observado por todos, ¿por qué Voldemort no atacaba?



-¿Tus padres? Oh, no Potter... Solo el bastardo de tu padre, tu madre no tiene cuento que contar aquí - dijo con el mismo resentimiento en su voz.



-¡Por que no te callas maldito idiota y dejas a mis padres en paz!



-¡QUE NO ENTIENDES IMBESIL QUE TU PADRE ME QUITO LO QUE MAS AMABA, A TU MADRE, TU MADRE, Y TU ERES IGUAL A ESE DESGRACIADO, A ESE HIJO DE ZORRA QUE LO UNICO QUE HIZO FUE QUITARME AL AMOR DE MI VIDA!



-¡CRISTALUS!



Harry envió un ataque congelante a Voldemort quien lo detuvo con su varita. Cada cierto tiempo le enviaba una que otra mirada extraña a Ktrin a quien no soltaba el cuello.

Así comenzó la batalla entre Harry y Voldemort, una batalla que tenia como protectores a un asustado y desesperado Trigork y a un preparado y no escuchado para atacar Brian.



Mientras en otros rincones de la celda, un gran perro negro, un lobo con forma humana, y una rata escurridiza jugaban al pillarse entre laberintos y garras.



-¿Por que escapas Peter?, somos tus amigos - Decía Sirius irónicamente entre gruñidos feroces.



-Ustedes hace mucho dejaron de s-serlo - Dijo un Peter con voz chirriante.



-No Peter, tu dejaste de serlo, ¡Traidor! - Grito Remus con gruñidos de lobo.



Entre gruñidos y chirridos los tres antiguos merodeadores luchaban entre ellos. Rasgaron cortinas y pedazos de telas cayeron al suelo entre manchas de sangre de unos perdidos Sirius y Remus que se mordían entre ellos por tratar de agarrar a una rata que se reía a un rincón.



-Sirius... ¡hay! Sirius...... ¡SIRIUS!- Grito Remus al ver lo entretenido que estaba Sirius mordiéndole la pata izquierda a su amigo- Peter escapo...



-Lo siento - Dijo Sirius haciéndose el inocente y con cara de perro arrepentido.



Ambos se miraron por un instante escuchando atentamente la diminuta risa aguda que venia desde un rincón. Se voltearon a mirar. En el rostro de Remus se dibujo una sonrisa muy divertida y a la vez con aires de venganza, lo mismo en la de Sirius. Ambos en la justa posición para atacar.



-ja,ja,ja, pobres idiotas - Se escuchaba la aguda risa de Peter tras unas cortinas.



-¿Así que nos llamas idiotas no? - Dijo Sirius apareciendo y chorreando baba de sus filosos dientes.



-¿Desde cuando babeas? - le pregunto remus arqueando su peluda ceja animal.



-Desde que siento el sabor de la venganza amigo mío - Dijo Sirius acorralando a Peter con su hocico.





Voldemort tenia al otro lado su buena pelea con Harry. El chico ya se había salvado de tres avada kadavra, con ayuda de los aurores que estaban ahí cerca.

Claro que todos estaban mal heridos. Hermione, Ron y Ginny estaban blancos de pánico escondidos cerca del altar. Ginny se cubría los ojos, y de vez en cuando ahogaba un grito cada vez que un ataque daba a Harry.

Brian aun con su brazo mal herido y la cara roja por la herida que tenia en su ceja hacia lo posible por rescatar a Ktrin de las manos de Voldemort.

Fue entonces cuando Voldemort miro por décima vez a Ktrin quien parecía casi inconsciente por faltarle el aire.

Voldemort se detuvo, y la miro fijamente y luego miro a Harry. Se acerco al oído de la chica y a un volumen justo para su oído y para que Harry escuchara dijo:



-¿Alguien te había dicho que eras muy hermosa Potter?



-¿Qué haces? - pregunto Harry con una extraña expresión.



-¿Sabias que tienes un parecido asombroso con tu madre linda?



Harry comenzó a asustarse. Voldemort miraba a Ktrin con una cierta mirada de degeneración. A Harry le ardía la cara de cólera. Y Brian por el otro lado levantaba la mirada asombrado sin poder creer lo que Voldemort decía.



-¿Qué pretendes? - Dijo Harry apretando los dientes.



-¿Yo...? _Dijo Voldemort acercándose mas al rostro de Ktrin- Solo recordar los viejos tiempos...



Y con una horrible sonrisa en su deformada cara de serpiente le dio una lamida a la mejilla de Ktrin quien abrió los ojos asqueada.

Harry, Trigork y todos los presentes miraban sorprendidos. Cualquiera hubiera pensado que Ktrin se iba a revelar.

Harry ya ardiendo en su máximo punto, corrió con rabia y coraje hacia su enemigo, cuando de repente...



¡¡¡AAAAAAAARGGGGGG!!!



Voldemort había soltado sorpresivamente a Ktrin quien yacía en el suelo tosiendo y sujetándose su cuello adolorido.

Harry fue hacia su hermana y la saco de ahí, cuando vio que tras Voldemort en el suelo, había un río de sangre.

Brian le había enterrado su espada en la espalda, y la había deslizado por toda su columna.

Voldemort se retorcía de dolor, pero no así estaba muerto. No.

Todos sabían cual era la espada que podía matarlo, y esa espada la tenia que conseguir Ktrin... la que aun no sabia como...





-¡COLAGUSANO!



Sin saber como. Peter escapo de las briosas mandíbulas de Sirius y de las feroces garras de Remus y fue como rata a reunirse con su amo. Ahí tomo la forma humana que le correspondía. Todos lo miraron sorprendidos. El hombrecito que habían visto hace tres años atrás, ahora estaba mucho mas flaco y con casi nada de pelo.

Al ver a su amo el rostro se le crispo de miedo, aunque Harry noto cierta felicidad. Todos creían que Voldemort moría, aunque así no era.

Fue así, como en un abrir y cerrar de ojos, Voldemort desapareció con Colagusano entre un espeso humo púrpura.



Todos miraron a Brian que tenia la espada ensangrentada de negro, sonrió débilmente y callo al suelo. Los refugiados, es decir, Ron, Hermione y Ginny habían salido de su escondite. Voldemort no se había dado cuenta de que nunca se llevo el báculo que le pertenecía.

Harry con ayuda de Ginny llevaron a Ktrin a la enfermería, mientras que Hermione y Ron llevaban a Brian. Los profesores ayudaron a Snape.

Trigork se había quedado en la celda para comentar lo sucedido con los ex merodeadores que ahora recuperaban su forma humana.



-¡Se escapo, se escapo! - Gritaba Sirius exasperado.



-Cálmate.. ya volverá a estar en nuestras garras, lo estuvo hoy, mañana es el siguiente paso. - Dijo Remus algo aturdido por la transformación.









Al día siguiente, los mal heridos salían de la enfermería con un visible rostro de cansancio. Ktrin y Brian fueron juntos a los jardines, cuando vieron al grupo de Harry, se acercaron a ellos.



-Harry tienes que dárselo.



-Si. Harry, Ktrin tiene que saberlo...



-¿Saber que? - pregunto la chica que estaba tras su hermano viendo una hoja de papel que Harry tenia muy sujeta.



Harry inmediatamente escondió el papel tras el.



-¿Qué? ¿Saber? No, nada, nada...



Hermione arqueo una ceja y le quito a Harry el papel. Harry se volteo a verla. Hermione le miraba claramente con la intención de que se lo mostrara.



-¿qué es eso? - pregunto Ktrin.



-Ktrin... yo... esto... esto te lo envió el ministro...



Harry cerro los ojos, al ver la expresión de temor que se dibujo en el rostro de Ktrin cuando tomo la carta. La chica le dio una lectura rápida, boto la hoja al suelo, y salió corriendo.

Brian la tomo, la leyó y quedo mirando a la chica que corría en dirección al castillo.

La carta decía:





Señorita Potter:

Se le ha vencido el plazo para realizar su matrimonio con el señor S. Black. Si no se casa dentro de tres días, la mansión L’Bourbauge pasara a manos del ministerio.

Saluda atentamente.

C. Fudge.

Ministro de magia.







Nota de la autora: ¡¡¡Wooow!!!! Ahora si que se vienen los dos últimos capítulos mas esperados. Para ser sincera son a los que quería llegar. ^^

Ahora se desarrollara todo bajo un ambiente romántico, si quieren saber ^^
Pero tengo que dejar una nota. Resulta que me iré de vacaciones, así que lo mas probable es que dentro de dos semanas no tengan noticias de mi, pero en Febrero me vendré con todo ^^

De todos modos tengo que terminar el fic antes de entrar a la universidad ^^

Espero que dejen Rewius ^-^

Gracias por leer mis fics ^^

Así que ya saben solo dos capítulos mas!!!!





































































Una decisión inesperada




Ktrin llego hasta su cuarto y se tiro a llorar sobre su cama a llorar. Trigork, que ahora se alojaba con ella en su habitación no podía aliviarle el sufrimiento.

Por otro lado Sirius también había recibido la carta, y estaba tan perdido en el mundo, que no comía, no hablaba con nadie, y no escuchaba al resto del mundo. Remus, por mas que trataba de hablarle no resultaba. Parecía que ahí solamente existía el cuerpo de Sirius pero no su mente.



Brian estaba en su habitación recostado en la cama y mirando el techo de esta. Tenia la foto de su madre a un lado del velador. Se reincorporo y la tomo. Una débil sonrisa se dibujo en su rostro.



-Cielos mamá... ¿Qué hago? ¿Por qué no estas aquí conmigo para que me ayudes y me digas que hacer?



-Tiene que hacer lo que crea correcto... - Se escucho.



Brian abrió mucho los ojos y se calló por un costado de su cama. Se levanto asomando sus ojos por el borde, y vio a un inocente Trigork pestañeando incrédulamente.



-¿se encuentra bien señor?



-¿T-Trigork? - Balbuceó Brian dejando la foto de su madre y levantándose algo aturdido- ¿Qué haces aquí... co..Como entraste?



-Secretos de guardián, no puedo decirlo, solo le puedo decir que si no se aviva, terminara perdiendo como en la guerra.



-Ya me lo dijiste una vez ¡Auch! ¿qué quieres decir?



-Usted sabe a lo que me refiero, si lo hace... salvara dos vidas....



-¿Co...Como?



-Solo eso, usted sabe a lo que me refiero, lo sabe perfectamente...



-Trigork, ¡espera!



-¿Si?



-Me da miedo solo pensarlo... no se que hacer...



-Haga lo que su corazón le mande... no pierda el tiempo, muchos estarán agradecidos, y estarán todos felices.



-No lo se... ¿y si no resulta?



-Créame... haga lo que haga todo saldrá bien...



Trigork se fue, dejando a Brian con cierta incredulidad en su rostro. Abrió el cajón de su velador, y saco una pequeña cajita, recordó las palabras que le dijo su madre antes de morir al momento en que le entregaba la caja



Úsalo para hacer feliz a una persona... úsalo cuando lo creas necesario, veras que lo aceptaran y no por lo que es, sino por quien lo da



Brian cerro los ojos apretó la caja y la guardo en su capa. Tomo la foto de su madre y le dio un beso. Volteo a ver por donde Trigork se había ido, y recordó la de muchas veces que este le había dado indirectas. Bien sabia el muchacho lo que tenia que hacer. Pero claro, nada es fácil, y mucho menos cuando se trata de responsabilidades. En sus manos tenia un destino que llevar, o que hacer cumplir.





Sirius vagaba como un zombi por todo el castillo. Los alumnos lo saludaban y el parecía perdido en su mundo. Fue hacia los jardines y se instalo cerca del lago. La primavera estaba plena. El sol brillaba fuertemente y el calamar gigante jugaba con sus rayos mientras sacaba sus tentáculos fuera del agua.

Sirius apoyo sus brazos en sus rodillas y hundió la cabeza en ellos.



-Estas igual que Key ¿no? - Le pregunto Harry que lo había visto caminar hacia ese lugar.



-Es increíble... nos quieren destruir nuestras vidas... créeme Harry... prefiero morir a manos de Voldemort que destruir mi vida por casarme con tu hermana.



-¡Ella no es un monstruo! - Dijo Harry enojado.



-No lo digo por eso Harry... digo... nos destruiremos nuestras vidas... tu hermana es muy joven y yo soy al menos veinte años mayor que ella...



-Si se... no tienes que recordármelo... - Dijo Harry teniéndose en el pasto.



-¿cómo esta ella?



-No ha salido de su habitación en todo el día...



-Tiene que estar muy mal para perderse un día como este...



-¿y tu como saliste?



-Para distraerme... para olvidarme un poco de lo que sucede....



-Si estas aquí para distraerte, esta situación te hará recordar el porque estas aquí...



-Tienes razón... no puedo sacarme el problema de la cabeza... ¡estoy condenado!



-Pero Sirius... tiene que haber una forma...



-¡La única forma en que esto acabe es que suceda un milagro!



-Y puede suceder señor...- Dijo la dulce voz de Trigork quien estaba posado a un lado de un árbol.



-¿Trigork? - Dijeron ambos a la vez.



-Si... Señor, tal vez ese milagro suceda - Le dijo Trigork a Sirius.



-Si, claro... ¡¿cómo?!



-Debe esperarse hasta esta noche... si las estrellas nos acompañan tal vez sus ruegos se escuchen y no tenga que casarse con la señorita.



-Pero.. como... ¿Trigork de que hablas? - Dijo Harry algo confundido- ¡Es una orden del ministerio! Nadie puede ir en contra del ministro.



-Cualquier nueva preposición puede ir en contra del ministro... señores...



Basto solo un segundo para que Sirius y Harry se miraran confundidos para que Trigork desapareciera nuevamente.



-Al parecer... algo va a suceder de verdad esta noche... - Dijo Harry mirando a su padrino.





Por otro lado, las preguntas recién comenzaban , Dumbledore se había hecho cargo de los báculos de Hufflepuff y Ravenclaw, ya que como se sabia, Cedric quien era el heredero de Hufflepuff había muerto hacia dos años, y el heredero de la casa Ravenclaw aun no era descubierto.



-¿qué piensas hacer con ellos Albus? - Le pregunto Minerva observando detenidamente el báculo azulino de Ravenclaw.



-Habrá que guardar el báculo de la casa Hufflepuff como un gran tesoro Minerva. Mientras que el de Ravenclaw... bueno... habrá que descubrir a su heredero...



-¿Quién se quedo con el de Slitherin?



-Ktrin... ella se lo quedo...



-¿Estará seguro en sus manos?



-Créeme que nadie es mejor que la heredera del mismo Merlín para protegerlo de las manos de su dueño...



-Hay que encontrar al heredero de Ravenclaw Albus... ¿y si le entregamos el báculo de Diggory a sus padres?



-Seria buena idea, pero ambos sabemos que los Diggory son buscados por el lado oscuro, mas aun por apoyarnos en la batalla contra Voldemort.



-¿Alguna idea para encontrar al heredero de Ravencalw Albus?



-Tengo sospechas y no te las niego... y seria factible para este próximo curso... pero hay alguien a quien no le agradaría mucho el encuentro con esa persona...



-¿De quien hablas Albus? ¿Acaso sabes quien es el heredero?



-Ya te lo dije Minerva, tengo mis sospechas... ahora habría que probar... solo se que hay alguien a quien no le haría mucha gracia.









El sol se estaba ocultando. Ktrin ya había salido de su habitación. Como siempre para estar sola había huido hacia la torre de astronomía. La resolana apenas alcanzaba a alumbrarle sus hinchados ojos por derramar tantas lagrimas.

Miraba hacia el oscuro ocaso mientras en su cabeza resonaba la canción que su madre le cantaba cuando niña. Cerro los ojos:



-Hay mamá.... ¿dónde estas? Papá... Necesito que me ayuden... por favor...



-Ktrin...



Ktrin abrió mucho los ojos y se paso la manga de su túnica por ellos para no mostrar que lloraba. Se volteo lentamente con la cabeza gacha. Reconocía esa voz. Tomo fuerzas.



-Brian... ¿qué... que haces aquí?



-Lo mismo que tu... supongo...



-Lo dudo - Dijo Ktrin irónicamente- ¿Para que viniste?



-No tienes que ser tan arisca conmigo - Le dijo Brian lago sentido.



-Disculpa... yo... - Ktrin se había volteado nuevamente a mirar el ocaso que ya no existía sino una mancha negra llena de estrellas. Había vuelto a llorar.



-Ktrin - Dijo Brian acercándose por la espalda de la chica y apoyándose en su hombro- ne... necesito hablar contigo...



Ktrin volvió a voltearse quedando a la altura de los labios del chico, ambos se sonrojaron y se alejaron.



-¿Qué... que tienes que decirme?



-Mira yo... yo se que no estas pasando por un muy buen momento... y.. qui...quiero... ayu..ayudarte...



Brian se había puesto rojo, pero debido a la oscuridad no se le notaba, a Ktrin sin saber porque le latía rápidamente el corazón.



-¿Qué cosa?



-Ktrin no quiero que te cases con Sirius - Dijo Brian rápidamente tomándole las manos a la chica, ambos se sonrojaron como nunca, y Ktrin ahogo un grito inesperado.



-Pero Brian...



-Escucha, ya me harte de callarlo todo, Trigork tiene razón... No puedo callarme, tengo que luchar... Ktrin... tu mas que nadie sabes lo que siento por ti, no puedo dejar que Sirius te despose mas aun cuando saben que ninguno se corresponde... Ktrin tengo dieciocho, puedo ayudarte a salvar la mansión... solo... solo... Solo tienes que darme el si.....



Brian había sacado de su capa la cajita que contenía un brillante anillo con una perla azul. Ktrin se había quedado con la boca abierta. Ella sentía lo mismo por el, pero no podía dejar que el sacrificara su vida por quererla ayudar.



-Brian yo...



-Ktrin necesito que me digas que si a mas tardar mañana... yo... mi... mi tío me escribió diciéndome que me necesita en casa, no volveré este próximo año a Hogwarts, me iré de Inglaterra con el... necesito que me digas por favor...



-¿Qué te vas? - Pensó Ktrin mientras miraba el anillo. Con mucho dolor cerro los ojos.



-¿Ktrin...?



-Brian..yo... yo...



-¿Qué? Vamos dime - Dijo Brian esperanzado.



-Yo... ¡No puedo!



Ktrin empujo a Brian y salió corriendo de la torre con los ojos llenos de lagrimas. El anillo había caído al suelo y Brian lo había recogido con todo el dolor del mundo.



-Ya hice lo que tenia que hacer - Se dijo- La perdí... Que seas muy feliz Krin...



y guardo el anillo en la cajita.









Ktrin había llorado toda la noche. Dumbledore, Trigork y Harry la habían visto llorar. Nadie sabia como arreglar el problema de Ktrin y Sirius. Ninguno de los dos pudo pegar un ojo en toda la noche. Mucho menos Ktrin quien además del deber k tenia que cumplir pensaba en lo que perdería si Brian se fuera de Inglaterra.



-No... quiero... que... se.... vaya... - Decía entre sueños.









A la mañana siguiente todo en el gran comedor era un sepulcral silencio. Muchas chicas lloraban desconsoladamente. Dumbledore se había alzado de la mesa de profesores, en cuyo lado estaba sentado un abatido Brian. El director había levantado su copa y miraba a todo el colegio. A su derecha, Fleur Delacour lloraba sin parar, y Sirius parecía como muerto en vida.



-Hoy es un día triste para todos. Un profesor, amigo y compañero nos dejara para siempre. - Dijo Dumbledore, todas las chicas se echaron a llorar incluyendo Fleur- Esperamos que tengas un buen viaje Brian y que el futuro te depare lo mejor para tu nueva vida... - Decía Dumbledore mientras Brian alzaba la copa de oro junto a el y con una obvia cara de tristeza.-Brian, has sido un gran ejemplo para todos nosotros... y un gran amigo y profesor... por eso, este brindis es para ti..¡Salu...!



Pero Dumbledore no pudo terminar el brindis porque un extraño sonido inundo el gran salón. Todos los alumnos miraron hacia el cielo encantado del castillo. Parecía un grito de lechuza, pero aun era muy temprano para que el correo llegara. Fue cuando una hermosa lechuza canela entro volando y dejo frente a Brian un pequeño papel. Brian tomo la pequeña carta y desdoblo la hoja. Sus ojos se abrieron mucho, todos lo miraron espectando a lo que sucedía. El gran comedor era un silencio total. Brian miro hacia el frente. Mágicamente su cara triste había cambiado a una alegre y algo sonrojada. Todos voltearon a ver quien se encontraba en las puertas que daban hacia el gran comedor. Ahí parada, bella, y con una hermosa túnica escarlata, estaba Ktrin esperando a que la lechuza aterrizara en su brazo.

Inmediatamente alzo su brazo a los aires y la lechuza se fue volando. Ktrin camino lentamente hacia la mesa de los profesores. Brian había bajado de la mesa. Ambos caminaban directamente hacia el otro, cuando repentinamente corrieron y Ktrin al llegar a el lo abrazo fuertemente.



-No podía dejar que te fueras.



-¿es verdad?



-Nunca miento - Dijo ella.



.......... y Ambos se besaron frente al colegio.... Sirius estaba con la boca abierta, y Dumbledore había tomado la nota que estaba en el suelo. Trigork miraba desde un rincón con una especial sonrisa, y Harry con sus amigos aplaudían felices. Muchas de las chicas se habían puesto a llorar mas fuerte. Nadie entendía nada... aunque Dumbledore ya sabia que todo podría cambiar.



-Sirius - Le dijo al hombre que estaba a un lado de el con la boca abierta.



-¿Qué... que pasa? - Decía mirando a la pareja.



-Ya paso el peligro - Dijo sonriente. Sirius levanto una ceja.



El papel que Dumbledore había tomado decía:



Si, acepto











Nota de la autora: ¡¡Siii!! Al fin esto era lo que quería hacer, por fin dejarlos juntos. No saben cuanto espere para poder escribir este momento. ^-^

Al parecer voy a poderles dejarles el final antes de irme de vacaciones. Prefiero comenzar Febrero con el séptimo curso. ^-^

Espero que les haya gustado este capitulo.

Ya no puedo dejar continuación porque supongo que saben lo que pasara.

Bueno, ahora escribiré el ultimo capitulo que dará fin a esta historia. ^-^

Porfa dejen rewius. Los necesito para saber que opinan de este final :D

Gracias.

Nos vemos!












































Posesiones invaluables
(Volver a la Celda)



Era increíble lo que había pasado en tan solo dos días. El colegio era un completo revoltijo. Todos estaban ansiosos del matrimonio que se llevaría a cabo en algún lugar del castillo.

El que se veía mas feliz de todos era Sirius, quien parecía un niño pequeño. Se sentía como si hubiera vuelto a su época de merodeador. Con Lupin trataba de ingeniarse alguna buena broma para los novios, pero Lupin solo lo miro con una ceja alzada estando cruzado de brazos.



Por otro lado Harry era felicitado por todos quienes pasaban por su lado. Parecía como si el fuese el que se fuera a casar. Hermione con Ginny se pasaron todo el día en el cuarto de Ktrin arreglándola y maquillándola con conjuros y pociones.

Ron y Harry se la pasaban también ayudando a un Brian completamente nervioso. No dejaba de moverse de un lado a otro, y Ron parecía como si estuviese esperando en un salón de parto. De no haber sido por Harry el suelo habría terminado con un agujero.

Los profesores también estaban algo nerviosos. Por primera vez Snape parecía amable con los alumnos. Al parecer días festivos como ese lo ponían de buen humor. O tal vez, era porque por fin se desharía de Ktrin, una Potter mas.



El ministro Cornelius Fudge había llegado al castillo en compañía de una gran cantidad de delegados, jueces mágicos y testigos que confirmarían la verdadera edad del muchacho con el que la heredera de la mansión L’Bourbauge se casaba.

Dumbledore los mantenía al tanto de la situación, mientras que Mcgonagall estaba hecho un pedazo de nervios. Era masque obvio que la mujer terminaría llorando en la ceremonia.

Ahora si la felicidad del ministro era notable en cuanto al matrimonio, daba lo mismo con quien, si la posibilidades de ello implicaban el nacimiento de la espada que destruiría a Voldemort.



Conforme Pasaban las horas se iba venciendo el plazo para el matrimonio, los jueces se comenzaban a impacientar. Las chicas lloraban desconsoladas porque Brian se casaba. Fleur había dejado sus aires de orgullo, y se había ido de Hogwarts reclamando que no era tan buen lugar como Beuxbeatons, y que ahí la respetaban como tal. Nunca nadie entendió porque había dicho eso.



Dumbledore había salido de su despacho seguido por cada miembro del ministerio que lo había visitado por el día especial. Parecía algo enojado.



-Señores, lamente tener que volver a repetirlo, pero este matrimonio no se hará a costa de una salvación para el mundo mágico y el muggle, sino que por la misma pareja.



-Si, si, Dumbledore - repetía Fudge quien parecía no escucharlo- De todos modos solo faltan unas horas para que el plazo se cumpla, ¿están listos los novios?



Dumbledore lo miro inquisitivamente, ya cansado de escuchar lo poco sentimental que era Fudge. Este era un momento importante mas aun si se trataba de dos chicos de solo diecisiete y dieciocho años.

Era difícil creer que alguien tan importante como Fudge no pensara en nada mas que la salvación de el mismo.





Las horas iban avanzando, y Ktrin en su cuarto no podía mas que batir su pie contra el suelo, ya que manos y cabeza las tenia ocupadas en arreglos que le hacían sus colaboradoras.



-¿Qué vestido te ponderas Ktrin? - Le preguntaba Hermione mientras Le encrespaba las punta del cabello con la varita.



-¿Vestido? ¿Qué no llevaras una túnica? - Pregunto Ginny algo extrañada.



-¿Se usan túnicas de novias? - Pregunto interesada Hermione mirando a Ginny quien le pintaba las uñas a Ktrin.



-¡Claro! Mi mamá uso una cuando se caso. Era muy bonita - Decía Ginny sonriendo. Ktrin mientras trataba de responder, pero fue difícil con dos chicas parloteando sobre lo que posiblemente se pondría.



-Llevare vestido - dijo entonces. Hermione pego un gritito, y Ginny puso cara de incredulidad.



-¿no usaras Túnica? - Pregunto Ginny.



-No - Dijo algo apenada.



-¿pasa algo? - Pregunto Hermione quien terminaba por enrularle la ultima punta.



-Dumbledore me dio un vestido. Dijo que mi mamá lo había usado para su boda.



-¿en serio? - Dijeron Ginny y Hermione al unísono- ¡Déjanos verlo!



Ktrin sonrió. Con un movimiento de su mano el armario que estaba a un costado de la habitación se abrió dejando a la vista un hermoso vestido blanco. Hermione volvió a gritar.



-¡Es hermoso!



-¡Bellísimo!



Ktrin sonrió. El vestido era simplemente largo, de una ceda brillante, y sin mangas. No tenia ningún accesorio extra mas que la propia belleza de la chica.







En el cuarto de los chicos todo era un caos. La camisa por un lado, el pantalón por el otro, la túnica en el techo.

Harry trataba de arreglar un poco las cosas, pero el ambiente era de tal nerviosismo que parecía difícil.

Al final Harry estaba arreglado, Ron casi, y Brian... bueno, hacia lo que podía para que la túnica se viera planchada. Así que Harry tuvo que hacérselas como puso para arreglársela.





Cuando ya eran las diez de la noche, Dumbledore llevo al grupo del ministerio hacia la celda de Merlín, lugar donde los novios querían que se realizase la boda.

Todos quedaron embelesados con el lugar, que, a decir verdad estaba increíblemente adornado. En el altar había un gran cantidad de rosas que tenían hadas en su interior, y Trigork con sus poderes estaba levitando un telón de color rojo para ponerlo de adorno en una pared.



-Has hecho un gran trabajo Trigork - Le dijo Dumbledore al niño. El ministro lo miraba impresionado.



-¿el es el niño Dumbledore?



-Claro. Señores les presento a Trigork, el ultimo guardián de la lejana Avalon.



-Es un placer conocerlos señores - Dijo el niño haciendo un elegante ademán con la mano y la cabeza.



-Si, si... un gusto... - Dijo Fudge quien parecía mas que impresionado.



-¡Bien! Creo que falta poco, señores rogaría que tomaran sus lugares, los invitados no tardaran en llegar. - Dijo Dumbledore con una sonrisa.



-¿invitados? ¡Pero Dumbledore, esto no es una fiesta cualquiera, es para cumplir un reglamento, nada mas!



-La felicidad de los chicos esta en juego Fudge, ruego que no les destruyas el momento.



-Pero... ¡No se aman! Es solo un sustituto de Black - Dijo Fudge con una sonrisa antipática.



-Fudge, rogaría que tomaras asiento y no comentaras nada al respecto. Solo veélo con tus propios ojos.









Por fin. La hora había llegado. Los alumnos invitados estaban en la celda, deslumbrados por tanta belleza en un lugar oculto de Hogwarts que nadie conocía.

Harry y Ginny iban juntos vestidos elegantemente. Harry estaba como embobado con la chica pelirroja, quien llevaba una túnica azul, algo ajustada al parecer de Ron y Harry por supuesto. Harry llevaba una de color púrpura, y se veía muy atractivo. Mientras que Ron y Hermione vestían, ella una amarilla, y el, una verde.



En el altar un inquieto Brian no dejaba de morderse las uñas. Harry había hecho un buen trabajo con la túnica, al menos ahora no se veía arrugada. Pero eso si, la expresión de miedo del chico no se la sacaba nadie.

Fue entonces cuando Trigork entro a la celda, ya que había ido a buscar a Ktrin, y como su juramento lo decía, tenia que estar con ella en todo momento.

Trigork entro levitando, elevado apenas a unos diez centímetros del suelo, y atrás de el, Ktrin.

Todos quedaron embelesados al verla. Brian sobretodo no podía dejar de sentir a su corazón latir mas fuerte.

La chica se veía preciosa, el vestido era tan simple que su belleza se hacia notoria por donde quiera que se le mirara.

Camino lentamente muy sonrojada hasta el altar, acompañada por un alegre Sirius. Remus estaba a un lado del altar con Dumbledore.

En el mundo mágico un mago, en este caso Remus, pasa a ser el representante del novio, mientras que Sirius el de la novia.

A un costado de los invitados, había un anciano de cara muy bondadosa, el tío de Brian, quien tenia los anillos.

Harry no podía creer lo que veía, su hermana se estaba casando. No sabia porque, pero sentía un gran hoyo en el pecho.



La ceremonia comenzó. Como era de esperarse, Mcgonagall, Hermione, y Ginny, al igual que el resto de las mujeres se echaron a llorar. Ginny se apoyo en el hombro de Harry y el no desaprovecho la oportunidad, así que la abrazo por la espalda.



Una vez terminado el discurso del juez, Brian procedió a colocarle el anillo de plata a Ktrin en el dedo de la mano derecha. Ella hizo lo mismo pero se lo coloco a el en la izquierda. Ambos se miraron. El le acaricio la mejilla y le susurro muy despacio:



-Te juro por mi vida que te haré la mujer mas feliz del mundo.



-... Por eso los declaro Brujo y Bruja.



Pero antes que el mago que los dirigía hubiese dicho algo ambos ya se estaban besando. El juez solo sonrió y murmuro para si:



-Jóvenes...





Todos aplaudieron a la nueva pareja que acababa de casarse, y Sirius como si estuviera saludando a su hija mayor, le dio un sonoro beso en la mejilla y se puso a llorar en su hombro. Ktrin miro a Harry haciéndole con su mano un gesto de locura en la cabeza.

Remus felicito a los chicos, y Harry se acerco hacia su hermana.



-Bueno... fue un bello año juntos.



-¿A que te refieres?



-Bueno... tu te iras con Brian a vivir, y nos dejaras solos a mi y a Sirius.



-¡Pero Harry, me iré solo por un mes, luego volveré... No pienso dejar solos a ti y a Sirius en la mansión, quizás que me la incendien! - Bromeo Ktrin, Harry alzo una ceja haciéndose el que le molestaba- ¡Te quiero hermanito!



Harry abrazo a su hermana respondiéndole. Una lagrima se derramo por uno de sus ojos, y tuvo que separarse para secársela disimuladamente.



-Yo también te quiero Key... ¡ah! Por cierto.. Gracias por el regalo de cumpleaños, te aseguro que nuestros padres están orgullosos de ti.



-Y de ti también - Dijo Ktrin abrazándolo nuevamente. Fue justo cuando alguien tomaba del hombro a la chica.



-¡No dejaras que me felicite mi cuñado! - Dijo Brian bromeando.



Brian y Harry también se abrazaron. Repentinamente alguien tiro de la capa del chico.



-Señor el carruaje los espera - Dijo Trigork haciendo una reverencia.



-Oh... - Dijo Brian mirando a Ktrin quien tenia una extraña expresión en el rostro.



-¿done se van?



-Al castillo de Avalon. Una vez que Trigork llegue allá todo volverá a ser como antes - Dijo Ktrin algo extraña.





Brian tomo a Ktrin de la mano, y se fueron corriendo del lugar antes que cualquiera los alcanzara para seguir hablando. Tenían muchas cosas que hacer en su primer día de casados.



Ambos se subieron rápidamente al carruaje que los esperaba afuera mientras las chicas corría a recibir el ramo, que increíblemente agarro Hermione. Ron se puso rojo, y Harry con Ginny aun seguían abrazados, hasta que se dieron cuenta y se separaron muy rojos.

Trigork hizo partir el carruaje.... se alejo en lo profundo de la noche para luego desaparecer en un rayo de luz.



Brian y Ktrin estaban instalados en unas de las butacas que daban a una hermosa vista de una resplandeciente Avalon cubierta de estrellas.

Ambos brindaban con un extraño champagne. Pero Ktrin aun estaba con esa extraña expresión en el rostro.



-¿pasa algo? - Dijo el acariciándole la mejilla. Ktrin se corrio.



-Es solo... solo que...



-¿qué pasa?



-Brian... tu.... es decir... ¿tu no te casaste conmigo solo para ayudarme a salvar la mansión verdad? Es decir... ¿Tu me amas no?



-Con toda mi alma... - Le dijo el con una conquistadora sonrisa- ¿Por qué lo preguntas?



-Es que... no se... me da la impresión de que te puedes llegar a arrepentir...



Los ojos de Brian brillaron de un modo especial, le quito a Ktrin la copa de las manos y la dejo junto con la suya cerca de una mesa. Se acerco sensualmente a ella, y la acorralo con sus brazos acercando mucho su cara a la de ella.



-Apaguemos la luz y te demuestro si estoy o no estoy arrepentido....



con un chasqueo de dedeos, la habitación quedo completamente a oscuras.









Harry iba bajando del tren. Sirius lo esperaba a un lado del anden. Ron y Hermione estaban muy cariñosos a un lado escondido, mientras que Harry con Ginny hablaban felices. Sirius noto algo de coquetería por parte del chico, lo mismo por el lado de Ginny.

Una vez que llego cerca de su padrino, este lo tomo por los hombros como si fuese un hijo, y Harry no perdió el tiempo, y se despidió de Ginny con un beso en la mejilla.



-¡Nos vemos en vacaciones entonces1 - Dijo feliz y algo sonrojado ante la cara de Sirius.



-¡Si, nos vemos! ¡Cuídate! - Dijo la pelirroja batiendo su largo cabello a un lado. Harry había quedado embobado mirándola.



-¡Ejem! Nos vamos... - Dijo Sirius con una picara sonrisa.



-Si... vamonos - Dijo Harry sin quitar la mirada de la chica pelirroja.



-¡Adios Harry! - Le dijo Hermione al chico quien se iba de la mano con ron.



-Adios Hermione, Adios Ron.



-¡Nos vemos en vacaciones - Le dijo el pelirrojo.



-¡Claro! ¡Hasta luego!



-¡Hasta pronto! - Dijeron los dos.





Sirius y Harry se alejaron, y se subieron a un auto que estaba fuera de la estación. Harry miraba hacia todos lados esperando ver a su hermana por alguna parte. Una muestra de tristeza se dibujo en su rostro.

Sirius lo miro de reojo.



-Ktrin te envió esto - Dijo contento, y le paso a Harry una carta.



Harry miro la carta y la desdoblo, una sonrisa se dibujo esta vez:



Hola hermanito. No tengo mucho que decirte, sino que nos veremos muy pronto. Te quiero mucho. Brian te manda saludos. ¡¡¡¡Te quiero!!!!

Tu hermana: Ktrin P.



Y el auto se alejo en la carretera.....







Fin




Nota de la autora: ¡¡¡Siiii!!!! Fin, fin, fin!!!!!!

¿Qué les pareció? A mi me gusto mucho el final, además que lo deje con alguna que otra cosilla por ahí. Ahora mis agradecimientos a todos los que leyeron el fic. Espero que no se pierdan el séptimo curso que lo comenzare en Febrero. ^-^ Ahí si que habrán sorpresas grandiosas!!!!

Recuerden que los personajes son de Rowling y tiene copyright. Así que no me demanden. Yo solo soy una fan que hago historias de mi libro favorito tal como todos ustedes ^^

En todo caso si kieren usar mis personajes, solo pídanmelo. ^-^

Ahora un adelanto del próximo fic, al que aun no se que nombre ponerle, pero tengo los títulos de cada capitulo listo ^-^



Séptimo curso: Aun sin nombre.

Ktrin llega de su luna de miel con Brian y se lleva la gran sorpresa al llegar a la mansión. Lo mismo ocurre este año con Sirius quien se reencuentra con alguien inesperado en Hogwarts, a quien no pensaba encontrar ¿no será el nuevo profesor de DCAO?

Ktrin también se llevara una increíble sorpresa cuando empiece a notar que algo muy extraño esta pasando.

La relación Ginny y Harry se hará mas fuerte, y seguramente nos llevemos una sorpresa con Malfoy.

Y Harry si que se llevara una sorpresa con Ktrin en el Verano cuando una visita llegue a la mansión.

Y también volveremos a ver a Trigork ^-^.



Espero que lo lean. Nos vemos en Febrero! Y gracias por seguir el fic!!!!!

Mikkane




















































Harry Potter y la Celda de Merlín - Fanfics de Harry Potter

Harry Potter y la Celda de Merlín - Fanfics de Harry Potter

EL tesoro de Avalon Kaplin Kerper era un hombre solitario y tranquilo. Su amigo, Lion Hoofler tenia grandes planes para el futuro. Pero nada les era mas import

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-harry-potter-y-la-celda-de-merlin-fanfics-de-harry-potter-2901-0.jpg

2023-02-27

 

Harry Potter y la Celda de Merlín - Fanfics de Harry Potter
Harry Potter y la Celda de Merlín - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/3228
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20