Harry Potter y la guerra final - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Capítulo 1: Una despedida y un nuevo comienzo

Harry James Potter, un chico de casi 17 años, se levantó agitado de su cama en Privet Drive; desde la muerte de Dumbledore Harry revivía todas las noches los sucesos de esa noche... ¡Esa maldita noche! en la que se comprobaron todas sus sospechas sobre Snape y en la que el mundo mágico perdió a probablemente el mago más importante y querido, Albus Dumbledore. No pasaba una sola noche en la que el oji-verde no recordara su aventura en la cueva y más adelante lo vivido en la torre de Astronomía.

Estaba todo muy oscuro aun, Harry estaba sudando y aun muy agitado por su pesadilla, se levantó de su cama con la vista fija en las cartas que aún yacían abiertas en su velador, la primera era de su mejor amigo Ron Weasley, en ella le avisaba que la boda de Fleur y Hill se llevaría acabo el día 2 de Agosto, justo dos día después de su cumpleaños número 17, aún faltaban 4 largos días por lo que Harry ya se encontraba impaciente, era la primera vez que esperaba su cumpleaños con tanta insistencia y eso que sólo falta un día, por fin sería mayor de edad y eso significaba poder irse y no tener que volver a casa de los Dursleys, cosa que lo hacía muy feliz, no es que no estuviera agradecido por permitirle quedarse, sólo que nunca sintió de esa casa un verdadero hogar, los Weasley lo esperaban desde ese día, pues querían celebrar aunque sea con algo pequeño el cumpleaños de Harry, ya todo estaba coordinado los gemelos irían por él junto con Tonks y Lupin, y es que aunque todo parecía tranquilo y Voldemort no habían dado nuevas señales de su reaparición, no podían arriesgarse, la perdida de Dumbledore había sido un gran golpe para la comunidad mágica y no se podían permitir arriesgar a Harry, así que a este sólo le quedaba esperar a sus chaperones.

Sin embargo, esto no era algo que le preocupaba en demasía a Harry, pues bajo la carta de Ron se encontraba una carta que le generaba mucha curiosidad, era de su amiga Hermione Granger


Querido Harry:

Estuve pensando mucho en la nota que encontraste ya sabes dónde y en el misterioso R.A.B. aún no puedo creer que no encontré nada en los libros de la biblioteca de Hogwarts, pero seguí insistiendo estos días y recordé algo muy extraño, Harry esas iniciales me recuerdan a algo, no sé a qué pero me lo recuerdan, he pasado todo lo que va desde que salimos de Hogwarts averiguando acerca de esto y lo que ya sabes y nada, por lo que creo tener una pista o al menos eso espero sobre un lugar dónde tal vez encontremos información útil, pero no puedo ir a menos que tu me autorices, supongo que imaginarás a qué lugar quiero ir, sí Harry debo ir al antiguo cuartel ya sabes cual y como ahora te pertenece para entrar necesito tu permiso (sabes a que me refiero ¿no?) sé que vas a decir, pero no tenemos mucho tiempo y tú no puedes salir así que no te preocupes, iré sola, me puedo aparecer cerca entrar con lo que tu me des, confía en mi Harry creo estar sobre la pista, estaré el 31 para celebrar tu cumpleaños en la madriguera y espero llevar buenas noticias.


Hermione Granger


Había recibido esa carta hacía 4 días y aunque al principió dudo en dejar ir a Hermione al número 12 de Grimmauld Place, la seguridad que reflejaban las palabras de su amiga en su carta lo convencieron y además si ella conseguía información sobre los Horcruxes les facilitaría la búsqueda, Harry se sentía impotente pero confiaba que su amiga estaría bien, sobretodo porque ella realmente no estaría sola, decidió ocultárselo a Ron pues sabía que este se negaría dejarla ir y además no quería arruinar la felicidad de los Weasley por el matrimonio que se avecinaba, pero que no le dijera a Ron no significaba que dejaría a su suerte a Hermione, por lo que antes de enviarle su respuesta afirmativa se contactó con su ahora elfo doméstico, Kreacher, que conocía bien esa casa, no confiaba en él y menos para dejarlo sólo con Hermione, por más que le haya ordenado ayudarla en lo que quisiera, por lo que también le escribió a Dobby el que sí tenía su completa confianza y que estaba seguro controlaría a Kreacher y además le serviría de ayuda a su amiga. Una vez todo acordado le envió su repuesta a Hermione.

A esas alturas ya deberían estar en Grimmauld Place y todo les debía estar yendo bien, pues le había pedido a Dobby que le avisara cualquier actitud rara de Kreacher o cualquier improvisto que se les presentara, pero eso no hacía que Harry dejara de estar nervioso por su amiga, le esperaba un largo día antes del 31, cuando ya se podría ir así que decidió intentar dormir para hacer más soportable su último día en Privet Drive.


************************************

Ya era tarde cuando se levantó, por primera vez había podido dormir más de 3 horas seguidas, era impresionante ya pasaba el medio día y nadie lo había ido a despertar, se arreglo un poco (con el pelo no pudo) y bajó a buscar algo de comer, en el comedor se encontraban sus tíos y su primo todos comiendo, era lógico era hora del almuerzo, comió velozmente, tanto que casi se ahoga, estaba impaciente no sabía porque pero le extrañaba no haber recibido noticias de su amiga, sobretodo lo presionaba el hecho de acabar de recibir una carta de Ron en la que le decía que Hermione no respondía a sus cartas y que eso lo preocupaba, pero aun así Harry se calmó pues imaginó que ella estaba muy ocupada buscando pistas o que se debía a la gran seguridad de Grimmauld Place, después de todo había sido Cuartel de La Orden del Fénix y seguro Dumbledore se había encargado de hacerla muy segura, otra vez Albus Dumbledore, con todo lo de Hermione y Ron había logrado alejar un momento su mente de ese fatídico recuerdo, tal vez por eso logró dormir algo (bastante) más que de costumbre.

Pasó el resto de la tarde en su cuarto, ya era de noche cuando sintió que alguien tocaba su puerta, estaba tan absorto en sus pensamientos que demoró en reaccionar y cuando lo hizo se llevó una gran sorpresa aún faltaban unas horas para su cumpleaños pero su tía Petunia se encontraba apoyada en el marco de su puerta con un pequeño pastel sin dedicatoria pero no era necesaria que la tuviera puesto que su tía se la tendió.

-Feliz cumpleaños Harry- dijo tímidamente Petunia- sé que aún falta pero

-Gra
gracias-contesto un sorprendido Harry- No era necesario- dijo mientras trataba de articular algo más.
-Sé que te irás pronto, Dumbledore me lo dijo, lo recuerdas y
-dijo titubeando como si le costara decir lo que quería, pero Harry la cortó.
-No me iría sin despedirme de ti
tía Petunia- como adivinando que la mujer suponía que le prepararía otra premiación de jardín o algo parecido.
-Tu mamá estaría orgullosa de ti y yo deseo que te vaya bien, cuídate Harry- dijo Petunia.
-Adiós y dile al tío Vernon que lamento que se haya arruinado su chiste del golfista- dijo Harry con falso arrepentimiento, pero sentía que debía decir algo gentil y fue lo único que se le ocurrió (hay Harry, sensible como un rábano xD)

Petunia hizo algo que jamás había hecho, abrazó a Harry con un silencioso adiós. Luego dejó la habitación y Harry comprendió que después de todo si extrañaría algo de Privet Drive, aunque sólo hayan sido unos minutos, sintió que había valido la pena y que después de todo era la hermana de su mamá, su tía Petunia.
Se comió el pastel en silencio aún procesando todo lo ocurrido momentos antes, con la vista perdida en un punto inexistente.

Eran las 4:45 AM, cuando lo despertó un aleteó, Hedwig estaba ululando por toda la habitación.

-Pero si estabas en tu jaula- dijo un extrañado y somnoliento Harry
-FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!!!!- dijeron al unísono dos sombras, a las que Harry reconoció como Fred y George Weasley, pero no tuvo tiempo de responder pues otra figura se le abalanzó a los brazos

-Tonks?????- al principio le costó reconocerla pues llevaba el cabello en su forma original, era castaño medio con leves ondas y realmente le quedaba muy bien, era como si dejara atrás la imagen de chica traviesa de cabello rosa que cambiaba su nariz para divertir a todos en la mesa, por una mujer madura y seria pero aún con expresión divertida y una gran sonrisa.
-Feliz cumpleaños Harry te extrañé mucho, bueno te extrañamos- dijo Tonks mirando hacia el marco de la puerta dónde horas antes se había despedido de su tía y en el que ahora se encontraba Remus Lupin, Harry corrió a abrazarlo, cuanto lo había extrañado.
Hola Harry, feliz cumpleaños- dijo un anonadado Lupin al que le había sorprendido la reacción del muchacho al verlo pues esperaba encontrarlo más abatido, pero la expresión de alegría que tenía Harry lo reconfortó mucho.
Remus, me alegra verte- dijo Harry, al que le sorprendió el cambio de su profesor, este ya no se veía demacrado, todo lo contrario, se veía revitalizado, con muchas energías, cosa que alegró a Harry pues pronto necesitarían de mucho de eso, el Remus de ahora ya no usaba trajes viejos, se veía realmente bien, si Harry no lo conociera jamás se imaginaría que tenía la edad de sus padres.
-Y a nosotros que?- dijo George- ya que con la atención que Harry les puso momentáneamente a Tonks y Lupin se olvidó de la presencia de los gemelos.
-A qué también estamos lindos?, menos mal que respetamos a las novias de los amigos Remus sino ya Tonks te hubiera dejado- dijo Fred con una sonrisa inocente y haciendo poses graciosas de modelos junto a su hermano.
Era cierto! Harry lo había olvidado Tonks y Lupin ahora estaban juntos, con razón el cambio- pensó - y sólo atinó a reírse de la broma de los gemelos.

Sin embargo la cara de sorpresa de Lupin cambió y se puso muy rojo, por lo que Tonks fue quien intervino.

-Lo siento galanes, pero yo ya estoy separada así que tendrán que buscar a alguien más, por cierto George, creo que escuché que sentías predilección por Pigwidgeon, hasta que lo querías llevar a un baile- ante este comentario de Tonks todos rieron, hasta George, que se acepto derrotado ¡Momentáneamente! ¡Eso sí!
-Bueno Harry tienes todo listo, Molly nos espera para el desayuno- dijo Lupin.
-Sí ya estoy listo- contestó Harry- Vamos!
-No te vas a despedir de tus tíos, después de todo ya eres mayor de edad y tal vez no los vuelvas a ver- dijo una dubitativa Tonks.
-Ya me despedí de quién debía, no te preocupes Tonks- Dijo Harry con la voz indiferente.
-Bueno nosotros llevamos tu baúl y a Hedwig, los esperamos afuera-dijeron los gemelos y en seguida se desaparecieron.
-Claro así llegaron, como no se me ocurrió- susurró Harry, con la vista perdida.
-Dijiste algo Harry?-preguntó Tonks
Pero antes que Harry pudiera responder la voz de Lupin lo interrumpió.
-Ya debemos irnos, recuerda que tu protección se acabó y quedarnos más sería poner a Dursleys en peligro y a ti también- dijo con voz firme Remus.

Ambos tomaron a Harry uno de cada brazo y se aparecieron fuera de la casa de Privet Drive dónde ya los gemelos los esperaban en un auto, que Harry quedó viendo, pues se veía muy bien.

-Te gusta Harry lo acabamos de comprar, la tienda va muy bien, creo que aun en tiempos difíciles todos quieren reír- dijo Fred sin dejo de broma en su voz, algo extraño en él- Ron y Ginny también querían venir, pero mamá no los dejó, dijo que era muy peligroso y que ellos aún no podía aparecerse lo que lo convertía en más peligroso, pero seguro están despiertos esperándonos.
-Suban!!!! O ya cambiaron de opinión y prefieren caminar-dijo George con una gran sonrisa.

Todos subieron al coche y justo cuando ya iban a partir Harry volteó a mirar por última vez la casa de Privet Drive y pudo ver una silueta en el cuarto de sus tíos, era su tía Petunia que le hacía un imperceptible adiós con la mano.

-Adiós-dijo en un susurro Harry, recordando los años que pasó ahí, que aunque no disfruto realmente, agradecería por el resto de su vida, pues el que lo hubieran aceptado en esa casa sello su protección y eso jamás lo olvidaría.

Capítulo 2: Un cumpleaños y una boda

Llegaron rápidamente a la madriguera, ya estaba amaneciendo, por lo que Harry tenía la esperanza de encontrar despiertos a su amigo y a su no
novia, no Ginny ya no era su novia, él lo había decidido por el bien de la chica y ella lo había aceptado mejor de lo que hubiera podido esperar, Ginny realmente lo consternaba, a veces podía ser muy tierna y delicada, y otras de carácter fuerte, capaz de manejarse en cualquier situación y bajo cualquier riesgo, esas cosas eran las que hacían que Harry la quisiera tanto y se sintiera tan bien con ella, pero no porque Ginny fuera admirable y fuerte él la pondría en más peligro del que ya había, no! Por su culpa no le pasaría nada a Ginny, él la protegería y aunque le doliera la mejor forma de protegerla era mantenerla lejos de él y del peligro que significaba su nombre. Entraron por la cocina, Harry seguía sumido en sus pensamientos, cosa que no extrañó a ninguno de sus acompañantes, después de todo había estado así durante todo el viaje, pero un abrazo que casi lo ahogó lo arranco de sus pensamientos y lo volvió a la realidad.

-Harry Querido- dijo la Sra. Weasley mientras lo soltaba- No te ves bien, ¿cómo lo has pasado?, ¿Te trataron bien?, ¿Cómo te sientes querido?- preguntaba muy rápido y con mucha insistencia.
-Bi
bien- dijo Harry que ya ni recordaba las preguntas de la Sra. Weasley
-Déjalo Molly, Harry necesita descansar- dijo Lupin con la mirada en un Harry con expresión agradecida.
-Sí, claro, como no se me ocurrió debes estar muy cansado, ah se me olvidaba Feliz cumpleaños Harry!- Dijo una azorada Molly y lo abrazó nuevamente- Ve al cuarto de Ron, hay una cama para ti ahí, ya sabes el camino querido, Fred y George se encargaran de tu equipaje y de Hedwig.
-Gracias Sra. Weasley, me alegra estar aquí- Dijo Harry mientras salía de la cocina.

No le costó llegar a la habitación de Ron, aunque subió lento, observó minuciosamente todos los detalles de la casa, era tal y como la recordaba, pequeña, pero muy acogedora, la madriguera se había convertido en un hogar para él, lo podía sentir, las personas que vivían ahí lo aceptaban y lo querían como era, algo difícil de encontrar para Harry Potter y que justamente por eso lo hacía más valioso.

-Harry, feliz cumpleaños!!- lo interrumpió una voz desde una de las camas.
-Ron?- dijo Harry que veía como su amigo se paraba delante de él, era extraño él había crecido mucho, pero Ron siempre sería más alto, que le darían de comer en la madriguera- se preguntaba Harry mientras abrazaba a su amigo.

Se pasaron el resto del tiempo que faltaba para el desayuno conversando, Harry le contaba de la actitud de su tía Petunia y de
no, aún no era tiempo de decirle lo de Hermione, lo mejor es que cuando ella llegara les dijera lo que había encontrado a ambos, así Ron no se sentiría dejado de lado y además Hermione dijo que llegaría para celebrar su cumpleaños, que sería ese día por lo que sabrían si la misión de Hermione había tenido éxito. Mientras Ron le hablaba de su tiempo en la madriguera, pues su mamá no los dejaba salir (a él y a Ginny por ser los menores y no poder aparecerse).

- Es insoportable sabes, todos pueden salir, pero ya tengo que quedarme encerrado con Ginny aquí, aún con los preparativos de la boda, tenemos que ayudar a mamá a acomodarlo todo, por lo menos ya podemos usar la magia, pobre Ginny ella lo debe hacer manual, dijo Ron con falsa tristeza.
- Cierto- dijo Harry, que había olvidado que ya eran mayores de edad para el mundo mágico y que por lo mismo ya podían hacer magia.
- En realidad sólo no puedo salir de aquí por no haber aprobado el examen de aparición- dijo Ron molestó- Maldita media ceja, y maldito examinador, pero bueno, ya nos examinaremos pronto y esta vez aprobaré.
- Ah?-dijo un confundido Harry- el examen es pronto?
-Sí claro Harry, es el 3 de Agosto, justo después de la boda de Fleur y Bill y luego a buscar los Horcruxes- dijo Ron más como una pregunta que como una afirmación.
- Sí Ron y luego a buscar los Horcruxes, había olvidado el examen de aparición, había olvidado muchas cosas, pero eso ya no pasará debo estar atento a lo que se nos viene- dijo un decidido Harry, había vuelto el Harry empeñoso, el que daba clases de defensa a los miembros del ED con autoridad y firmeza, había vuelto el elegido, pero esta vez no se sentía sólo sabía que contaba con la ayuda de sus amigos, y a decir verdad ya lo estaban ayudando, uno con su compañía incondicional y otra con
no sabía exactamente lo que hacía Hermione, pero sabía que sería de mucha ayuda, confiaba en que la bruja más inteligente que conocía haría un muy buen trabajo, ya quería que llegara tenían que comenzar a prepararlo todo.
-Tienes alguna pista sobre eso Harry, sabes por dónde comenzar?- preguntó Ron.
- Me parece que pronto tendremos pistas, o a menos confío en que así sea Ron y en cuanto a por dónde comenzar, pienso que deberíamos ir al Valle de Godric, después de todo ahí comenzó todo, tal vez encontremos algún Horcrux o más pisas, de cualquier forma ya lo decidiremos cuando llegué Hermione, ella será de gran ayuda- Dijo un determinante Harry.
- Claro Harry, necesitamos a Hermione- dijo Ron- hablando de Hermione, no he recibido respuestas a las últimas cartas que le envié, le he mandado muchas, la última respuesta que recibí fue hace una semana en la que decía que tenía muchas cosas que hacer pero que estaría aquí para celebrar tu cumpleaños.
- Sí, a mi también me dijo lo mismo, en sus cartas, supongo que no tendremos que esperar mucho ya que hoy es mi cumpleaños- Dijo Harry nervioso por no decirle lo que sabía de lo que hacía Hermione a Ron.

En el desayuno pudo ver a los Weasleys que faltaban, Arthur, Charlie, Bill (Percy no porque aún no estaban totalmente reconciliados) y por supuesto a Ginny, con la que casi ni cruzó palabra, sólo el saludo de cumpleaños que esta como todos los weasleys le dieron, también estaban Tonks y Lupin que se habían quedado para celebrar su cumpleaños. Así pasó la mañana con sus amigos, todos fueron a trabajar paro regresarían para la reunión de la noche por el cumple de Harry. Había pasado casi toda la tarde junto a Ron en el jardín esperando a Hermione que aún no llegaba, su amiga no daba ninguna clase de señal, por lo que los chicos comenzaban a preocuparse, Harry más que Ron, pues el primero sabía en que se había metido su amiga. Decidieron dejar de pensar sobre todas las cosas malas que le podrían haber pasado a Hermione y esperarla tranquilos dentro de la casa pues ya la Sra. Weasley los llamaba para festejar a Harry, estaban todos los presentes en el desayuno y había 2 personas más a las que Harry no esperaba ver, Ojoloco Moody y Minerva McGonagall.

- Feliz cumpleaños chico-dijo Ojoloco tendiéndole la mano
- Gracias profesor-respondió harry
- Bueno muchacho realmente nunca fui tu profesor, llámame como todos-dijo Moody.
- Feliz cumpleaños Harry, cómo has estado- dijo la profesora y ahora directora de Hogwarts Minerva McGonagall con voz cansada, pero sin dejar de reflejar fuerza y seguridad.
- Gracias profesora, estoy bien-contestó harry
- Y la señorita Granger- preguntó McGonagall, luego de verificar que no se encontraba en la casa.
- Ella dijo que llegaría un poco retrasada-dijo Harry como tratando de ocultar el paradero de su amiga.
- Si pero seguro no tardará mucho- secundó Ron sin comprender el motivo de Harry para ocultarles que no sabían que era de su amiga, pero siempre leal apoyó a su amigo.
- La lealtad es buena Sr. weasley- McGonagall posando su mirada en Ron.
- Lo sé- dijo este tan rojo como su cabello.
- Lástima que no podamos quedarnos a esperar a la Srta. Granger, pero tenemos mucho que hacer en Hogwarts, vamos Alastor- dijo McGonagall
- Usted también va a Hogwarts?- preguntó Harry a Moody
- Si Potter, ahora si seré profesor, el nuevo profesor de defensa contra las artes oscuras, pero sólo por este año- contestó Moody.
- Potter, antes de irnos, me haría de favor, decirle a la Srta. Granger que se comunique conmigo, necesito hablar con ella y con usted y el Sr. Weasley también vallan a verme antes de tomar cualquier decisión, pues tengo una propuesta que hacerles- dijo McGonagall
- Sí claro profesora- dijo un confundido harry- sería posible que ella sepa acerca de sus intenciones de no volver a Hogwarts, que pasaba con los directores del colegio, recibían poderes extras que hacían que lo supieran todo- pensó.
- Adiós- dijeron Moody y McGonagall, despidiéndose de todos y desaparecieron.

La reunión continúo normal, Charlie y Bill, conversaban su padre y Lupin, seguro cosas de trabajo, mientras en la cocina Molly y Ginny reían de las ocurrencias Tonks y Fred y George reían cerca del pastel. Harry y Ron más apartados, seguían conmocionados con las palabras de McGonagall

-Te lo digo Harry, el puesto de director debe ser mágico, algo así como que el que lo tome adquiera poder- dijo Ron
- Eso o somos muy predecibles - dijo harry
- No harry deben ser los poderes - dijo ron
-Hay hermanito, hermanito- dijo Fred- es normal que eso pase cuando la nueva directora de Hogwarts sabe Legeremancia.
- Déjalo, es Ron, el aún cree que los gnomos se convierten en hadas- dijo riéndose George.
-Cállense!!!!!!!!-Grito Ron mientras se ponía muy rojo

Pero Harry no hizo caso al sonrojo de su amigo, le había interesado más lo que había dicho Fred.

-¿Qué McGonagall sabe Legeremancia?- preguntó mirando a Fred, quien lo miró inmediatamente.
-Sí, ya antes lo habíamos supuesto, pues aunque teníamos un gran talento para hacer las cosas sin que nadie se enterara, ella casi siempre lo hacía, a ella debemos nuestros únicos castigos, por eso procurábamos no portarnos muy mal delante de ella jajaja, pero en realidad lo comprobamos cuando en quinto remos el laguito jajaja, fue muy divertido!!!!!!!- dijo Fred absorto, recordando su hazaña.
-¿Qué paso?- dijo Ron impaciente que ya se había olvidado de la broma de sus hermanos y seguía muy interesado el relato de su hermano.
- Si, si Fred y entonces que pasó- dijo George imitando la expresión de Ron, cosa que hizo que los gemelos y Harry rieran, ante el bochorno nuevamente de Ron.
- Pues que McGonagall fue quien nos sugirió el mejor día para hacerlo jajaja, claro ella no sabía que luego nos iríamos pero sabía que haríamos una gran broma, nos llamó a su despacho unos días antes y nos lo confesó, dijo que sabía Legeremancia y que nos deseaba lo mejor, ahora que lo pienso, tal vez si sabía que pensábamos irnos- dijo Fred pensativo- Y luego comenzó a reír, al observar las tres caras que lo observaban como esperando que siguiera, hasta la de su gemelo- Fin de la historia, la próxima vez será sobre el ministro, el profesor Flitwick y un hipogrifo, que tal?

George iba a replicar, pero un ruido en la puerta lo interrumpió, había llegado un invitado más a la fiesta, era Hagrid.

-Feliz cumpleaños Harry- dijo el semi-gigante con mirada ensombrecida, pero manteniendo su sonrisa bonachona.
-Hagrid!- Harry corrió a abrazar a su profesor y amigo- ¿Cómo has estado?
-Eso debería preguntarlo yo Harry- como huyendo a la pregunta que nunca contestó, era obvio después de todo probablemente a él era a quién más le había afectado la pérdida de Dumbledore.

Hagrid se fue a sentar con los Weasley y Lupin. Los gemelos se iban de un lado para otro riendo, y él y Ron seguían esperando a una Hermione, que nunca llego, había sido un buen cumpleaños divertido, sobretodo al final, cuando Molly corto el pastel, este le exploto en la cara y todos se llenaron de pastel, excepto los gemelos que misteriosamente estaban alejados de la mesa, todos rieron mucho hasta la Sra. Weasley, ya que ahora era más condescendiente con ellos pues en estos momentos de no saber que esperar, que vendría, quería tratar de pasar los momentos mas felices. Ya pasaban las 12 cuando los mandó a dormir. Los señores Weasley le habían regalado el tradicional suéter y la fiesta por supuesto, Bill, un libro de hechizos muy interesante y Charlie, uno de dragones en el que venía toda la información sobre ellos, con ilustraciones muy reales, los gemelos le habían regalado todo un arsenal de productos de su tienda, Hagrid le había traído unos pasteles hechos pro él, que por supuesto harry no probó, la profesora McGonagall y Moody le obsequió un diario del explorador, en él se registraban todos los avances que se tenían en una búsqueda y este los ordenaba según la prioridad que les daba la cabeza del dueño, el lugar y la fecha, Lupin y Tonks le habían regalado un libro que hablaba de los 4 fundadores de Hogwarts, Ron, muchos dulces de Honeydukes y Ginny un medallón de Dervish y Banges que avisaba al que lo usaba de ataques sorpresas, de Hermione ni hablar, pues seguían sin recibir noticias de su amiga. Harry agradeció todos sus regalos, pues muchos de ellos le ayudarían mucho en la búsqueda de lo Horcruxes.

Y así paso el 1 de Agosto, sin recibir noticias de Hermione y ayudando a la Sra. Weasley con la decoración del jardín de la madriguera, dónde se llevaría a cabo la boda, Fleur y su familia se encontraba hospedada en el pueblo cercano, pues no querían molestar y además les permitiría arreglarlo todo sin preocuparse de atender a la familia DeLacour.

Llegó el día de la boda y ya todo estaba listo, habían hecho un buen trabajo con la madriguera, estaba espectacular, la boda sería al atardecer, por lo que estaban ultimando detalles, Fleur había llegado temprano, junto con su hermanita y su madre, Gabrielle y Amelie DeLacour, nadie las había visto, pues se encontraban arreglándose para la boda en la habitación de los gemelos, que había sido acondicionada para recibirlas, todos ya se encontraban alistándose pues dentro de un par de horas comenzarían a llegar los invitados y los padres debían recibirlos, Harry y Ron se encontraban en la habitación del último ya listos, Harry llevaba un hermosa túnica verde oscuro y Ron una azul marino.

- Me preocupa Hermione Ron- dijo Harry mientras trataba de peinar su indomable cabello.
- Eso era de lo que te quería hablar, por qué no le dijiste a McGonagall que no sabíamos nada de Hermione, en realidad estoy muy preocupado por ella, hace dos días debió llegar y no tenemos ni una sola noticia de ella Harry, dijo Ron.
- Hay algo que debo contarte Ron, yo sé donde esta Hermione, lo que no sé es como se encuentra, ella fue a Grimmauld Place a buscar pistas, ella me dijo que creía poder encontrar algo ahí y que confiáramos en ella y yo lo hago Ron pero es cierto, ella debió llegar ya y el no tener noticias suyas me preocupa mucho- dijo un temeroso Harry esperando la reacción de sus amigo que comenzaba a cambiar su gesto preocupado por uno de enfado.
-Como la dejaste ir sola Harry Potter- le reclamó Ron tirándolo de la solapa del traje- me lo hubieran dicho y yo la hubiera acompañado, no la hubiera arriesgado así.

Harry sabía que lo que su amigo sentía por Hermione era más que amistad, pero este jamás se atrevería aceptarlo y el no le diría nada, el mismo entendía la actitud de Ron, Hermione era como su hermana y comenzaba a lamentase haber la puesto en tal peligro, sólo por pensar más en los Horcruxes y la información que se pudiera conseguir que en la seguridad de su amiga, de cualquier forma replicó, suficiente mal ya se sentía por haber dejado partir a Hermione, pero no la había dejado a su suerte, como imaginaba Ron.

-Ella no está sola, Ron- dijo voz calmada, si ya había comenzado, lo mejor era contarle todo completo y sí esperaba que su amigo comprendiera un poco más la situación y no lo culpara por algo que no necesariamente había pasado y es que él pidió a Dobby que le informara si sucedía cualquier cosa extraña y este no le había avisado nada por lo que esperaba no haya pasado nada y que el retraso de Hermione se debiera a otra cosa.
-Cómo que no está sola?- dijo ahora un confundido Ron que ya había soltado a Harry- Explícate!
- Yo envié a Kreacher y a Dobby con ella- dijo rápidamente Harry.
- Eso me tranquiliza, la enviaste con un elfo loco que odia a los hijos de muggles y con otro elfo que para salvarte casi te mata- dijo irónico Ron- Sí eso me tranquiliza mucho.
- Ron, quieres calmarte, ordené a Kreacher que la ayudará en lo que necesitará y a Dobby que lo vigilará y que cualquier cosa me informara de inmediata.
- Y
ya te dijo algo Dobby.
- No, así que supongo que nada extraño a sucedido y que el retraso de Hermione de debe a otra cosa
No peligrosa-se adelantó a decir Harry al ver la expresión que su amigo tomaba, comenzaba a pensar que Ron lo golpearía, pero no eso no pasó, Ron se sentó en su cama con expresión preocupada.
- Que esperamos, debemos ir a buscarla Harry, debemos estar seguros que está bien- dijo ron
- Es la boda de tu hermano, tu mamá no nos dejará salir y aún no podemos desaparecernos, recuérdalo lo mejor será esperar hasta después de la boda tal vez podamos escabullirnos con todo el alboroto de la fiesta- dijo seguro Harry- No te preocupes la encontraremos y seguro estará bien.
-Eso espero Harry, eso espero- dijo aun abatido Ron.

La ceremonia estaba por empezar ya estaban todos los invitados en sus respectivos lugares, Bill esperaba junto a su madre en el altar, frente al mago del ministerio que los iba a casar, cuando comenzó a sonar una música suave que anunciaba la llagada de la novia, Fleur lució espectacular del brazo de su padre Pierre DeLacour, llevaba un vestido totalmente blanco largo, parecía el de una princesa medieval, el velo era corto y estaba enganchado a su hermoso cabello recogido en un elegante moño del que caían delicados mechones rubios que le daban un toque moderno al estilo clásico que llevaba. Su hermana Gabrielle y Ginny venía también, usaban un vestido de corte también medieval de color dorado suave, como era deseo de Fleur, ambas lucían bien en los vestidos, pero Ginny al ser mayor lo lucía más llevaba el cabello recogido en un moño alto que hacía que se le viera más elegante a cada paso que daba, se veía muy bien con el maquillaje suave, Harry se quedó impactado con su no
novia, bueno su ya no novia, tanto fue la reacción de Harry que Ron con expresión de pocos amigos tuvo que jalarlo pues comenzaba a levantarse para ver mejor a Ginny. Harry abochornado no se movió el resto de la ceremonia.

Cuando esta terminó y comenzó la fiesta, Ron y Harry comprendieron que era el momento perfecto para ir en busca de su amiga, ambos tenían las varitas sujetas con fuerza, dieron una última mirada a la fiesta e iniciaron el rescate de su amiga, pero una impresionante visión los dejó estáticos, en el umbral de la puerta de la casa se encontraba una muchacha hermosa con un vestido estraples palo rosa largo, entallado hasta la cintura y luego caía, llevaba maquillaje suave que iba muy bien con su vestido, el cabello lo llevaba recogido en un moño que dejaba caer unos bucles castaños sobre su rostro y espalda, a Ron lo había dejado impactado, pero lo más llamó la atención de Harry fue reconocer de quién se trataba y lo que llevaba colgado en el cuello.

- Her
Hermione- articuló Ron aún sorprendido

Sí, era Hermione Granger su amiga de toda la vida, y que llevaba colgado del cuello lo que menos Harry pensó ver, el Medallón de Slytherin, el verdadero medallón de Slytherin y eso sólo quería decir que su amiga había encontrado pistas, muchas pistas, más de las que se había imaginado, pero claro era Hermione, la bruja más inteligente de su edad.

-Herms- dijo Harry y corrió a abrazar a su amiga, sacando a Ron de su ensimismamiento.
- Harry, Ron! Me alegro tanto de verlos, tengo tanto que contarles.
- Después Herms, ya habrá tiempo para eso ahora disfrutemos de la fiesta- Dijo Harry
-¿Todo está bien Hermione?- preguntó aún preocupado Ron
- Si Ron, todo está muy bien- respondió Hermione con una gran sonrisa, tomando a sus amigos de los brazos los guío a la fiesta.
- Eso es suficiente para mí- dijo Ron en un susurro devolviéndole la sonrisa.

Capítulo 3: La llegada de Hermione y el examen de aparición

-¡Hermione!- Dijeron al unísono Fred y George al verla llegar acompañada de Harry y Ron.
- Ya pensábamos que no vendrías- dijo Fred
- Pero la espera valió la pena, parece que la pequeña Hermione ya no es tan pequeña- Dijo George a una sonrojada Hermione.
- Cuidado hermanito o alguien podría molestarse mucho- dijo Fred guiñándole un ojo a Ron mientras Harry reía de la cara de sus amigos.
- Hola chicos, cómo han estado?- dijo nerviosa hermione.
- No tan bien como tú, pero ahí vamos y ahora los dejamos que seguro tienen mucho de que hablar y además no están esperando- dijo Fred señalando una mesa en la que estaban sentadas sus ex-compañeras de Gryffindor, Angelina Johnson y Alicia Spinnet, conversando animadamente.
-Nos vemos Hermione, un gusto verte-dijo George riendo del repentino cambió de expresión de Ron.
- Sí, adiós- contestó hermione sin darse por enterada y manteniendo aún sus sonrisa.
- Mejor será que nos sentemos
- pero Ginny no dejo terminar a Harry, pues abrazó a Hermione interrumpiendo las palabras del chico.
- Herms!- saludó la pelirroja.
- Hola Gin, estas muy linda- dijo Hermione correspondiendo el abrazo de su amiga.
-Cuándo llegaste? Por qué demoraste tanto en venir?- dijo Ginny.

A veces Ginny podía ser tan insistente como su madre y como harry notó que su amiga empezaba a ponerse nerviosa con el obvio interrogatorio, decidió echarle una mano, después de todo no era prudente que Ginny se enterara de lo que había estado haciendo la chica o al menos eso creía Harry.

- Ron, ¿Por qué no sacas a bailar a Hermione a bailar? acaba de llegar y lo mejor es que disfrutemos de la fiesta- dijo Harry mientras le daba un codazo.
- Bai
bailar- dijo Ron que parecía estar tan absorto con la idea que no comprendía lo que Harry intentaba hacer.
- Sí Ron, eso mismo, vamos a bailar- dijo hermione mientras llevaba a Ron a la pista, ella sí había entendido a Harry y le estaba tan agradecida que no le importó lo que pensara Ron, era necesario salir de ahí, ya luego le explicaría todo a su despistado amigo.

Lo que Harry no previó era que al enviar a sus amigos se quedaba solo con Ginny y eso, para lo que había decidido hacer o mejor dicho no hacer con la chica, no ayudaba nada. Tenía que evitar lo más que pudiera el contacto con la pelirroja así que decidió apartarse lo más educadamente posible, pero algo interrumpió sus propósitos.

- Harry, quieres bailar?- dijo Ginny con voz tímida, como si dudara que el chico aceptara.

Pero Harry no podría negarse ante esa visión, otra vez se perdió en la pelirroja, se veía muy hermosa en sus ojos, así que no dudo en ir con ella a dónde ella le pidiera.

- Vamos - le respondió Harry mientras la llevaba a la pista.

Harry y Ginny bailaron casi toda la noche sin cruzar palabra, pues ambos sabían que al soltarse todo volvería a ser como antes y tendrían que aceptar su realidad, por eso no lo hicieron, hasta que ambos estuvieron muy cansados para continuar, pero ellos no fueron los únicos, casi todos estaban bailando, hasta Hagrid y Madame Máxime, que ocupaban un gran espacio o los gemelos que bailaban de forma graciosa con Angelina y Alicia, todo había resultado perfecto en la boda, los novios estaban apartados y cuando se fueron apenas se despidieron de sus padres y hermanos, Bill y Fleur se iban de luna de miel a Egipto, por pocos días eso sí, pues en la situación que atravesaba el mundo mágico, no era conveniente alejarse de sus familias. Por otro lado Ron y Hermione también había bailado mucho pero paraban de rato en rato para conversar con Hagrid o los hermanos de Ron, casi amanecía cuando la fiesta terminó y con ella se llevo la magia, Harry y Ginny ya no pudieron seguir bailando y así como comenzó ese, se fue el momento de felicidad. Pasaron la mañana del día siguiente descansando, pues con todo el ajetreo de la boda se les había olvidado que su examen de aparición era por la tarde en el ministerio de Magia, por lo que la Sra. Weasley los mandó a dormir a penas terminó la fiesta y aunque no lo hubiera hecho, estaban tan cansados que de inmediato se durmieron, tenían que estar lo más descansados para su examen. Así durmieron plácidamente hasta que Hermione los despertó para almorzar, después tendrían que ir a su examen.

- Levántense dormilones, ya es muy tarde queda el tiempo justo para comer y salir, alístense, no pueden ir c a ningún lado con esas caras y esos pelos- dijo hermione al mirar a sus amigos.
- 10 minutos más!!!!- dijo un somnoliento Ron
- Sí, Hermione, solo un rato más- dijo Harry que misteriosamente desde que había llegado a la madriguera podía dormir tranquilamente.
- Harry me sorprende de ti, bueno duerman si quieren, no seré yo quien pierda su examen de aparición- dijo con falsa indiferencia Hermione
- Ok ok ya entendimos Hermione- dijo molestó Ron
- Que haríamos sin ti- dijo harry mientras se levantaba
- Es lo mismo que yo me pregunto todos los días, supongo que lo mismo pero más lento- dijo hermione que abandonaba la habitación para dejar a sus amigos alistarse.
- Eso es lo que yo llamo modestia- dijo Ron cuidando no ser escuchado por su amiga.
- Venga Ron, que no podemos perder el examen, recuerda que ahora lo necesitamos más que nunca- dijo firmemente harry.


Los 2 amigos fueron junto con el Sr. Weasley que los llevó al ministerio por medio de red Flu, lo que los sorprendió fue ver que ya alguien los esperaba ahí.

- Hermione, tu que haces aquí? Como llegaste? - preguntó atolondrado Ron
- Debe ser de familia- pensó harry
- Hola Ron, vine a acompañarlos, son mis amigos no? y que no se te olvide que yo ya pudo aparecerme.
- No me lo recuerdes, maldita media ceja- refunfuño Ron
- Me alegra que estés aquí, tal vez puedas darnos algunos consejos- dijo esperanzado harry, aunque ya sabía la respuesta.
- Si han practicado lo harán bien- dijo hermione- solo les puedo decir que se concentren mucho.
- Gracias hermione tú si eres de gran ayuda- dijo Ron sarcástico
- De nada Ronald- respondió indignada, pero enseguida al ver la expresión de sus amigos continuó- Todo saldrá bien chicos y pronto los tres podremos aparecernos, miren ahí está Neville-dijo apuntando a un chico que iba caminando tan distraído que no había notado su presencia.
- Neville!- Grito harry para llamar su atención
- Hermione, Harry, Ron, me alegra verlos al menos no estaré solo, pero Hermione pensé que tu habías aprobado ya?- pregunto confundido Neville, pero aun con su amable sonrisa.
- Si, lo hice, esta vez vine de apoyo moral- contesto una alegre Hermione
- Si claro apoyo, si- dijo Ron por lo bajo a Harry.
- Bueno chicos ya deben irse es en aquella sala- dijo el Sr. Weasley señalando una puerta- Suerte!
- Los espero afuera, lo harán bien- les dijo Hermione, quién se empinó para darles un beso en la frente a los tres.

Harry, Ron y Neville entraron a la sala que les había indicado el sr. Weasley, era muy amplia y redonda con 4 puertas que se imaginaba los llevaría a dónde se debería examinar. No había muchos chicos, pues ese examen era para los que habían reprobado el examen pasado como Ron y para los que no habían podido dar el anterior examen por no tener edad suficiente, como Neville y Harry, en la sala encontraron a Ernie McMillan que como los últimos recién podía examinarse, pero su saludo fue interrumpido por un hombre bajito representante del ministerio que se dirigió a los examinados.

- Hola soy Bilius Grant, yo me encargaré de organizarlos y evaluaré a un grupo de ustedes ya veremos quienes- dijo con una sonrisa amigable que hizo que muchos deseasen examinarse con él- el examen es sencillo, deberán aparecerse donde su examinador pida de forma correcta, ya saben a que me refiero, sin dejar ni un pedazo de uña jajaja, ahora por favor pónganse donde se les indique, los chicos cuyos apellidos comiencen de la A a la F hagan una fila en la primera puerta, los de la G a la M, una tras la segunda puerta, los de la N a la R, en la tercera y los de la S a la Z, en la cuarta puerta, rápido por favor muchachos, que ya saben como es, mientras más rápido comienza, más rápido termina.
- Neville vamos que nos toca juntos, suerte Harry, suerte Ron- Dijo Ernie mientras se llevaba a Neville casi arrastras, quién se despedía de los chicos deseándoles suerte con gestos.
- Bueno Ron creo que aquí nos separamos amigo y esta vez que la ceja llegue completa- dijo Harry mientras se iba alejando.
- Creo que ahora desearía apellidarme Papans para que me toque contigo jajaja, suerte harry- dijo Ron mientras se formaba en la 4ta fila

La suerte estuvo del lado de Neville y Ernie, pues su examinador fue Bilius Grant, cosa que los animó mucho para dar su examen. A Ron le toco una bruja anciana, que no le pareció malo, talvez no podría ver bien y lo aprobaría aunque dejara atrás media ceja como la última vez. A Harry, sin embargo le toco un mago de aspecto cansino y malhumorado, harry cruzaba los dedos para que eso de que las apariencias engañan sea cierto.

- Potter, Harry- llamó su examinador- veamos, aparece encima de ese sillón, concéntrate y hazlo, adelante.
- Bueno, su examinador estaba bien después de todo- pensó Harry, y con ese pensamiento positivo se concentró y lo hizo.
- Bien muchacho, aprobaste, puedes irte, ya estas registrado y tu permiso validado.

Harry salió feliz, todo había salido muy bien, solo esperaba que a sus amigos les hubiera ido igual de bien, otra vez estaba en la sala circular, ahí ya estaban Neville y Ernie ambos estaban sonrientes, lo que significaba


- Aprobamos Harry, aprobamos, cómo te fue?- dijo Neville, que se calmo al hablarle a sus amigo.
- Bien Neville yo también aprobé, no han visto a Ron?- pregunto Harry
- No, aún no sale Harry- contestó Ernie

Harry comenzaba a impacientarse y a ponerse nervioso, pero la llegada de su amigo lo volvió a la realidad. Ron estaba parado frente a él con una expresión indefinida.

- Aprobé- dijo pausadamente Ron, como si aún no se lo creyera
- Que bueno Ron, me tenía preocupado el que demoraras tanto- le dijo Harry
- Bueno eso es normal, después de todo me apellido Weasley no Papans- dijo casi riendo Ron- espera que lo sepa Hermione
- Se pondrá a saltar, como siempre que se alegra- dijo harry imaginándose a su amiga dando saltitos y riendo con ron

Los 4 salieron de la sala y les dieron la buena a noticia a Hermione y al Sr. Weasley, el último se despidió felicitando a los chicos, mientras Ernie saludaba a Hermione.

- Debo ir a trabajar, ahora ya no necesitan de mi ayuda, ya pueden aparecerse en la madriguera, hermione puede guiarlos, ya que será su primera vez, Adiós- dijo el sr. Weasley
- Yo también debo irme, mis padre me esperan, un gusto hermione- dijo besando la mano de la chica y enseguida desapareció, dejando a una enrojecida hermione y a un enfurecido ron
- Yo también debo irme, mi abuela me espera, nos veremos pronto en Hogwarts- dijo Neville
- S
sí claro- dijo harry dubitativamente
- Nos vemos Neville- dijo Ron dándole la mano
- Neville ¿traes tu galeón del ED contigo?- pregunto Hermione mientras lo sujetaba del brazo.
- Si, siempre lo llevo, por si hubiera una emergencia, ya saben, dijo azorado Neville.
- Eso está muy bien, me lo podrías dar un momento?- dijo Hermione
- Claro- dijo Neville mientras le tendía el galeón a Hermione ante Harry y Ron que intercambiaban miradas con la extraña actitud de su amiga.
- Reversus- Exclamó Hermione mientras apuntaba con su varita el galeón de Neville- ahora tu galeón también podrá mandar mensajes, es sólo una precaución, ya sabes tal vez pase algo cuando no estemos juntos.

Entonces Harry comprendió lo que decía su amiga, quería mantener un lazo con Hogwarts aunque ellos no estuvieran ahí.

- Gracias Hermione, pero no entiendo- dijo confundido neville
- No hay nada que entender, es sólo para estar seguros- dijo muy segura Hermione.
- Esta bien, confío en ti, nos vemos, adiós- y así Neville se despidió y despareció.
- Hermione que fue eso?- pregunto Ron
- Es una forma de mantenernos al tanto de lo que pasa en Hogwarts, ya saben saber que todo esta bien- dijo hermione melancólicamente
- Es una buena idea, pero porque el galeón de Neville y no el de otro- pregunto harry
- Si te refieres a Ginny, creí que coincidíamos en que no sería buena idea que ella supiera aún que pasaba, además confío en Neville, sé que hará un buen trabajo.
- Y que es lo que pasa Hermione, por qué te recuerdo que aún no nos has dicho lo que sucede, que paso en estos últimos días en los que no nos escribiste absolutamente nada para saber si estabas bien- dijo Ron con aire de reproche.
- Tienes razón ya esperaron mucho y esto es muy importante- dijo hermione tomando entre sus manos en medallón de slytherin que colgaba de su cuello.
- Donde lo encontraste? Es el verdadero?- pregunto impaciente Harry
- Sí lo es y lo encontré en dónde estuve todo este tiempo, en Grimmauld Place, pero este no es un buen lugar para conversar, no olviden donde estamos, regresemos a la madriguera y ahí les contaré todo y responderé lo que me pregunten- dijo Hermione

Los tres amigos se tomaron de las manos y desaparecieron del ministerio, con destino: Capítulo 4: R.A.B.

- Bueno, preparados o no, es tiempo que sepan lo que estuve haciendo estos últimos días, pero antes, no es que quiera justificarme, pero la razón por la que nunca respondí sus cartas, fue porque nunca las recibí y es entendible, Grimmauld Place esta protegido y lo más probable es que Dumbledore y los demás hayan puesto aún más hechizos protectores al abandonar el cuartel, las lechuzas nunca me encontraron, claro debí suponer que intentarían contactarme, pero créanme, estaba tan concentrada en mi investigación que ni siquiera me detuve a pensar que podrían estar preocupados por mi- Dijo pensativa Hermione.
- No puedo creer que no te hayas puesto a pensar en lo preocupados que estaríamos- dijo un dolido Ron
- Ya Ron no la interrumpas, sigue Hermione- dijo un impaciente Harry

Había esperado demasiado tiempo para escuchar el relato de su amiga, para que ahora Ron viniera a estropearlo con falsos aires de ofendido, lo que decía Hermione era entendible, él mismo había experimentado un tipo de obsesión frente a todo lo relacionado con Voldemort y ahora también con Snape.

- Esta bien, esta bien, pero tienes mucho que explicar- dijo Ron con tono de orden.
- Oh, basta Ronald Weasley, ahora que comencé déjame terminar, así que cállate y escucha y asi lo entenderás todo, lo entenderán todo- esto último lo dijo mirando a Harry- y por favor no me interrumpan, no hasta que termine.
- Así se hará Herms- dijo Harry autoritario mientras miraba a su amigo que parecía iba a replicar.
- Bueno, recuerdas la carta que te envié, pues para serte sincera pensé en que buscar en Grimmauld Place era un buen lugar para encontrar pistas sobre los Horcruxes y es que Dumbledore se había encargado de convertirlo en un lugar tan seguro como Hogwarts al menos en lo que se refiere a hechizos protectores, porque según la historia de Hogwarts, el castillo guarda muchos secretos que lo hacen probablemente en el lugar más seguro del mundo mágico, o al menos así era antes que Dumbledore, bueno ya saben
- dijo Hermione
- Al grano Hermione, jamás nos aprenderemos la historia de Hogwarts- dijo impaciente harry
- Si, si. Bueno cuando además de eso, creo que obsesioné con la identidad de ese R.A.B, sabía que esas iniciales me recordaban algo y ya saben como me pongo cuando quiero recordar algo, así que me puse a pensar y recordé el tapiz que había visto cuando visitamos Grimmauld Place hace dos años y lo recordé, pero tenía que confirmarlo, pues no recordaba bien su segundo nombre y eso podría tirar al suelo mi teoría, por eso te pedí autorización para entrar, pues ahora que tu eres el dueño, sólo con tu permiso podía entrar, así que fui y lo comprobé todo, yo tenía razón- dijo hermione orgullosa
- Y se puede saber sobre que?- dijo irritado Ron
- No me interrumpas Ron, además creí que era obvio- dijo indignada hermione
- Pues no lo es, que tal si nos iluminas- dijo harry que ya había perdido la paciencia como su amigo
- Pues que descubrí quien era R.A.B. y a que no adivinan- dijo misteriosa hermione
- Ya basta de misterio, dilo ya- dijo harry que había perdido lo poco de paciencia que le quedaba
- Saben, si dejaran de interrumpirme sería todo más fácil y les podría decir que R.A.B es Regulus Arcturus Black, el hermano menor de Sirius, el mortifago!!!- dijo triunfante Hermione, como si hubiera querido decir su gran descubrimiento desde hacía mucho.
- ¡¡¿¿Que??!!- dijeron sorprendidos Harry y Ron al unísono.
- Sí como lo oyen y ahora callen, que aún no termino- continuó firmemente hermione

Había logrado captar la atención de sus amigos, sabía que lo dicho primero les iba a impactar, pero lo que venía era aún más importante y necesitaba de su total atención.

- Cuando llegué me sorprendió que Dobby y Kreacher ya estuvieran ahí, en realidad no fueron de gran ayuda, Kreacher no era muy participativo y Dobby no hacía más que defendernos de los comentarios ácidos de Kreacher, pobre debe haberla pasado mal, cuanto lo habrían maltratado para volverlo así y bueno Dobby, ya saben como es, siempre fiel a Harry Potter, es realmente sorprendente- dijo hermione mientras daba un respiro, pero continuó rápidamente pues veía la intención de sus amigos de volver a intervenir- lo primero que hice fue buscar ese tapiz y comprobar que el nombre diere con las iniciales que buscaba, pero eso realmente no confirmaba nada, podría ser un simple coincidencia, así que le pedí a Kreacher que me enseñara la habitación de Regulus, eso me costó casi todo el día, fue hasta muy entrada la noche cuando Dobby consiguió sacarle la información bajo la amenaza de contártelo todo y ya que tu le habías ordenado ayudarme, no se pudo negar y de muy mala gana nos llevó hasta los aposentos de Regulus, pero ya era muy tarde como para iniciar una investigación y lo más prudente era esperar la luz del día, ya sabía la clase de sorpresas que albergaba esa casa y ya era muy difícil ser la única bruja presente, como para todavía enfrentarme a algo de noche, así que esperé al día siguiente. Pasé la noche en la habitación que compartía con Ginny cuando nos quedamos ahí y le pedí a Dobby que vigilara a Kreacher y todos sus movimientos, con todo lo que había pasado no podía arriesgarme ¿no?. Al día siguiente, Dobby me tenía preparada un gran desayuno, realmente era bastante exagerado, comí algo por cortesía y me puse a trabajar, pase mucho tiempo en la habitación de Regulus, tenía un aspecto siniestro y ahora que recuerdo nunca antes la había visto, probablemente fue una de las habitaciones que no se utilizaron cuando la casa funcionaba como el cuartel de la orden, daba un poco de miedo, pero decidí entrar sola, ya saben Kreacher y bueno Dobby debía vigilarlo, comí poco esos días, aunque Dobby siempre me dejaba comida, casi nunca la tocaba, ahora siento no haberlo hecho, debió costarle mucho prepararla- dijo Hermione como reprochándose.
- Volvió la hermione salvadora de elfos domésticos- dijo irónico Ron
- Basta, ¿Qué había ahí Hermione?- dijo harry muy interesado
- A eso iba antes que Ron, como todo lo que vea no importa los que se esforzaron en prepararlo, me interrumpiera- dijo ofendida hermione
- Ya Hermione, Ron lo siente, no es así- dijo harry dándole un codazo a su amigo
- Si, sí como sea- dijo indiferente ron
- Pasé 5 largos días ahí dentro, aunque realmente no lo note, tenía una corazonada y tenía que encontrar pruebas que apoyaran mi teoría, por eso olvidé tu cumpleaños, lo siento harry- dijo hermione algo azorada.
- Esta bien, eso no importa ahora, qué encontraste ahí?- dijo harry que comenzaba a impacientarse nuevamente
- Bueno el cuarto tenía una especie de protección, quiero decir se sentía magia presente, me sorprende que dumbledore no lo haya sentido o tal vez solo se podía sentir desde adentro, comencé a buscar en todos los cajones algún indicio de que el fuera a quién buscábamos y no paré hasta que lo encontré, mucho de los cajones tenían magia protectora, me costó mucho revertir los hechizo, dentro había todo tipo de objetos que yo no llamaría indefensos, pero en todo caso nada que lo convirtiera en nuestro R.A.B. y eso no me servía pasaron 3 días en los que me dediqué a esa tarea, pero al anochecer del tercer día encontré un nuevo escondite que no había visto, ese sí que tenía protección me tomó casi 1 día entero deshacerla y hallar lo que había guardado tan celosamente, ahí en ese cajón estaba su diario, junto a una cajita muy antigua, lo primero que hice fue abrir la cajita y lo que hallé me dejó sorprendida, era la prueba y desde ese momento la traigo colgada del cuello- dijo hermione tomando el relicario que tenía en el cuello, el verdadero relicario de Slytherin- pero ahora creo que estará mejor en otras manos-continuo alcanzándoselo a harry, quien lo tomó con recelo.
- Yo
creo que en tus manos es donde debe estar, tu lo encontraste y aunque aún quiero seguir escuchando tu historia, sé que tu eres la indicada para portarlo, al menos hasta que encontremos los demás Horcruxes y sepamos que hacer con ellos- dijo decididamente harry y le tendiéndoselo de nuevo a Hermione con una gran sonrisa
- Gracias Harry no te decepcionaré, acepto llevarlo hasta que tu me lo pidas- dijo hermione devolviéndole la sonrisa.
- Vas a continuar, Hermione- dijo ron irritado que comenzaba a enfadarse con la extraña mirada de complicidad en tres sus amigos
- Claro Ronald- dijo hermione dirigiéndole una severa mirada, que a Ron le recordó a las que solía recibir de la profesora McGonagall y sonrío para sí- Bueno, el Horcrux ya había sido destruido así que el relicario era indefenso, pero decidí buscar respuesta así que abrí su diario y comencé a leer, las primeras paginas eran irrelevantes, episodios de su vida de niño y adolescente, pero hubo algo que me llamó la atención, Regulus decía que la presión de sus padres por que perteneciera al grupo de seguidores de un mago muy poderoso llamado Lord Voldemort, lo agobiaba todo el día, no lo entienden, él realmente no quería unirse a los mortifagos, lo hizo porque quería complacer a sus padres, él no era tan fuerte como Sirius, o al menos eso creía cuando se les unió, pero pasó algo o mejor dicho le encargaron algo que hizo que se arrepintiera, le ordenaron que matara a su hermano, le ordenaron matar a Sirius, en ese momento el decidió abandonar a Voldemort, intentó dimitir con el mejor plan posible, Regulus decidió decirle al mismo Voldemort que abandonaría sus filas, las razones por supuesto no se las daría, sabía que alguien que le ordenaba matar a su propio hermano, no tendría contemplaciones para matarlo, sólo le diría que sus padres le habían pedido que pasara unos días con ellos, eso le daría tiempo para escapar y borrar rastros de su paradero, pero algo hizo que sus planes cambiaran, La curiosidad de Regulus hizo que viera algo que nunca debió ver, porque eso marcó su sentencia.
- Y eso fue
, vamos hermione deja ya el misterio-dijo ron que estaba muy interesado en la historia de su amiga.
- Regulus tocó la puerta de la sala de Voldemort, pero este no respondió por lo que entró, sabía que estaba haciendo mal, pues el señor tenebroso nunca se lo perdonaría, pero su deseo de alejarse era demasiado grande, lo tenía todo planeado, pero cuando entró le llamó la atención una luz que salía de un armario, no te recuerda a algo harry, era el pensadero de Voldemort, Regulus vio su pensadero, y como ya les dije su curiosidad pudo más.
- Quieres decir que entro a sus recuerdos- dijo interesado harry
- Sí, eso fue lo que hizo y supongo que sabrán a que recuerdo entró- dijo hermione ante la mirada confusa de sus amigos- al de Voldemort haciendo el Horcrux y los hechizos de protección para la cueva, es decir Regulus sabía que había ahí y a que se enfrentaría, pero no pudo seguir viendo más, porque Voldemort había llegado, este lo saco de inmediato, le aplico demasiados cruciatus, pero como todos subestimaba a Regulus y no lo mató, no lo creía capaz de llegar hasta el Horcrux y menos destruirlo, por lo que sólo se divirtió torturándolo, le hizo mucho daño y ese fue su error, porque fue en ese momento que Regulus ir en busca del Horcrux y destruirlo, tenía una gran ventaja, no iba con los ojos cerrados, sabía exactamente a lo que se iba enfrentar y lo intentaría, aunque eso le costara la vida, no Ron no me interrumpas que ya falta muy poco- dijo hermione al ver la intención con la que ron se levantaba.
- Te escuchamos hermione- dijo harry mientras jalaba a su amigo para que volviese a sentarse.
- Voldemort lo encerró en un calabozo, pero Regulus logró escapar, no sé como porque no lo ha puesto, supongo que lo habrán ayudado, pero eso es sólo una suposición, lo primero que hizo fue ir a casa de sus padres, o sea a Grimmauld Place, pero no podía quedarse mucho tiempo sabía que Voldemort lo buscaría y quedarse ahí significaba un peligros para su familia, por muy protegida la casa, no podía arriesgarse a que Voldemort la encontrara, ahí escribió esto y decidió llevarse el diario, con la esperanza de que si le pasaba algo, alguien lo encontraría y al leerlo, pudiera ver que quería que se le enviara a su hermano, sí, regulus escribió que si alguien lo encontraba se lo hiciera llegar a Sirius Black, tal vez quería advertirle, no lo sé, pero quería que su hermano lo obtuviera, lo que luego escribió, fue como halló la cueva, parece que regulus ya la conocía porque había podido reconocer una cercana villa muggle, la había visto antes, pero nunca recordó cuando, o al menos no lo escribió, por lo que encontrar la cueva le resultó sencillo y aunque le costó un poco encontrar la entrada, logró entrar, dice que halló fácilmente la camara oculta, recuerden que el ya había entrado con el pensadero, así que sabía exactamente que buscar y que hacer, le daban cierto temor los inferis pero logró llegar a la isla del centro con ayuda de la barca y eso lo llevaba el último reto, pero también tenía un plan para so, la idea se la había dado el mismo Voldemort, pues cuando entró a sus recuerdos Voldemort dijo que sólo él y él podrían tomar el Horcrux, lo que significaba que Voldemort se desdobló, o sea que creó un copia de él mismo, un ser corpóreo que sigue sus órdenes, lo único malo es que esto debilita mucho al mago que lo realiza y además, tu sientes lo que tu copia siente, regulus sabía que debía tomar lo que había en la vasija para poder obtener el relicario de Slytherin, que era portador del Horcrux de Voldemort, así que creo una copia de él mismo y lo obligó a tomar todo el contenido de la vasija, sin detenerse, y aunque sintió que con cada trago moría una parte de él, seguía conciente y con capacidad de movilidad, gracias a que los efectos secundarios de beber ese extraño liquido los tenía su copia, por lo que el pudo tomar el relicario, pero no lo hizo, no hasta que se hubo recuperado, pasó ahí casi 2 días recuperándose y eliminando a su copia, ya no lo necesitaba, así que una vez repuesto, le lanzó un Avada Kedravra y eliminó todo rastro de vida que quedaba de Voldemort en el relicario, lo había conseguido y aunque cansado, estaba totalmente satisfecho. Salió de la misma forma en la que entró, sólo que antes le dejo el relicario falso con la nota que tu tienes y revertió el hechizo para que la vasija vuelva a llenarse, luego regresó a casa de sus padres, ahí escribió lo último que pudo en su diario y decidió ocultar el relicario de Slytherin junto a su diario, el registro de lo que había vivido. Poco después decidió abandonar la casa, sin despedirse de nadie, no quería poner a más personas en peligro, sabía que había decidido mal y ahora era tiempo de enfrentarlo, sólo hubo alguien que lo vio salir, su elfo doméstico, Kreacher.
- Kreacher?, cómo no lo supo dumbledore?- preguntó harry confundido
- Esta información me costó conseguirla, en realidad se le escapó a Kreacher, dijo como murmurando para sí, como si Dobby y yo no estuviéramos ahí, dijo que regulus salió como escabulléndose, como solía hacer cuando hacía algo malo y se quería escapar del castigo, pero ni Dobby ni Kreacher saben lo que hallé en esa habitación, creí que era lo más prudente que sólo nosotros 3 lo sepamos al menos por ahora. Así que como verán regulus abandonó su casa, pero antes dejó al relicario y a su diario muy seguros.
- Claro, sólo que no contaron con que Hermione lo buscaría- dijo Ron sonriéndole a su amiga
- Pues no- dijo Hermione y le devolvió la sonrisa, contenta por el comentario de su amigo- Y bueno cuando acabé de leer ya era 31, lo siento harry, la verdad pude haber llegado para tu cumpleaños, pero quería saber que había pasado luego con regulus, por lo que entré busqué alguna información, así que entré al cuarto de la madre de Sirius, no había nada raro, sólo uno que otro objeto extraño, pero nada de que preocuparse, pero me imaginé que al ser su madre, guardaría alguna información de sus hijos y bueno de sirius no guardaba nada, al menos no en su cuarto, pero lo que si encontré fue un recorte del profeta, en el que hablaban de la muerte de regulus, al parecer Voldemort había mandado a sus mortifagos a matarlo, el diario supuso que regulus se había arrepentido y había querido dejar a los mortifagos y que lo habían asesinado por eso, Voldemort al parecer nunca supo que el Horcrux había sido destruido y definitivamente eso es lo mejor para nosotros, así podremos sorprenderlo cuando los tengamos todos. El 1 de agosto ya había terminado con mi investigación, al menos la parte que atañe a Grimmauld Place y a Regulus Arcturus Black, decidí dejar su diario ahí, en su cuarto, sé que es algo peligroso, pero pensé que por respeto no deberían profanarse sus recuerdos, al menos no los necesarios y para asegurarme de no olvidar ningún detalle yo también tengo un pensadero- dijo hermione sacando una pequeña vasija- aún no es muy grande pero recién comienzo asi que quien sabe

- Waoo!!!!!! Hermione eres increíble- dijo asombrado Ron
- Sabes Ron creo que podría acostumbrarme a tu nuevo yo- dijo riendo hermione
- Sí Hermione eres grandiosa, definitivamente sé que podremos encontrar los demás- dijo esperanzado harry- sólo tengo una duda, si ya habías terminado el 1 porque recién te vimos el 2 si tu puedes aparecerte y no debió costarte mucho trabajo llegar?
- Pues no, pero cuando terminé, sentí que todo el peso de eso 6 días caían sobre mi y realmente estaba muy cansada, por lo que decidí regresar a casa y descansar, pensaba llegar el 2 temprano para tener tiempo de contarles esto antes de la boda, pues sabía que luego sería difícil, pero me quede dormida- dijo abochornada Hermione- cuando me levanté ya era la hora de la ceremonia, me alisté lo más rápido que pude y me aparecí la puerta, cuando llegué ya comenzaba la fiesta, ah se me olvidaba Harry, Dobby y Kreacher ya están de vuelta en Hogwarts- dijo rápidamente Hermione
- Sí que tuviste una aventura- dijo harry
- Lo siento, no debí reclamarte nada, estabas muy cansada y es comprensible hiciste todo el trabajo, mientras nosotros estábamos aquí- dijo apenado Ron
- No pasa nada Ron además ustedes tenían un examen del cual ocuparse- dijo hermione sonriéndoles a sus amigos- y valió la pena porque salieron muy bien.
- Cielos como lo olvidé!!!- dijo un alarmado Harry- McGonagall dijo que te dijéramos que te comunicaras con ella, creo que supone que no volveremos a Hogwarts y supongo que no quiere dejar ir a su mejor alumna.
- Eso no importa Harry, yo igual iré con ustedes, además no creo que sea eso, me estuvo escribiendo antes que me fuera diciéndome que le gustaría que fuera a Hogwarts a verla antes del inicio de clases, lo que no me dijo era para que- dijo pensativa hermione- pero ya lo había pensado deberíamos ir.
- Que dices Hermione, parea que nos retengan y ya no podamos ir?- pregunto ron
- No seas tonto Ron, ellos jamás harían eso, creo que debemos ir porque debemos recuperar el anillo, si cayera en otras manos, sería la prueba de que ya se han destruido 2 o mejor dicho 3 horcrux- dijo hermione

Harry que hasta el momento se había mantenido callado escuchando la discusión de sus amigos, prestó mucha atención a lo que decía su amiga, era cierto, debían ir a Hogwarts y arriesgarse a lo que sea, con tal de recuperas el anillo de Slytherin.

- Hermione tiene razón ron, debemos arriesgarnos- dijo un decidido harry
- Sí ya lo entendí, no podemos correr riesgos- dijo ron conforme con lo dicho- y entonces cual es plan?
- Iremos a Hogwarts, si es posible mañana mismo- dijo determinante harry
- Bien, debemos planearlo, no creo que mi mama nos deje salir, por lo que pienso que lo mejor será dejarle un nota
- Esa es una buena idea- dijo hermione- pero creo que necesitaremos ayuda, tal vez Ginny pueda

- No!-grito firmemente Harry- no involucremos a Ginny, talvez Fred y George quieran ayudarnos.
- Esta bien les diré- dijo Ron y salió del cuarto

Harry y Hermione se habían quedado callados y solos en la habitación de Ron.

- Lo siento hermione, no quise gritarte, pero es que


Pero Hermione no lo dejo terminar
- Lo entiendo Harry, sé lo que sientes por ella, pero no deberías subestimarla, Ginny es una bruja muy fuerte, recuerda lo que pasó con Regulus todos lo subestimaron y resultó de gran ayuda.
- Lo sé, pero todo esto me tiene muy tenso y no quisiera ser culpable de que a ella también

- Basta Harry no puedes culparte más, dumbledore te inmovilizó, no había nada que pudieras hacer y ya debes dejar de lamentarte de lo que crees que ocasionas, porque tu eres la esperanza del mundo mágico y si tu no confías en ti mismo, entonces que podemos esperar los demás- dijo hermione en tono de reproche

A Harry le sorprendió la reacción de su amiga, pero eso era algo que se lo agradecería, pues en ese momento decidió que si todos creían que el era la esperanza del mundo mágico era mejor comenzar a tomar otra actitud.

- Gracias Hermione, eres un gran apoyo en todo esto y yo confío que con ustedes a mi lado todo saldrá muy bien- dijo harry
- Entonces dejarás que Ginny nos ayude a

- No, eso no está en discusión, al menos no por ahora, primero averigüemos que nos espera en Hogwarts y luego decidiremos, esta bien así?
- Mejor que hace un rato- dijo hermione y le dio un fuerte abrazo a su amigo

En ese momento entró un sonriente Ron, al que se le borró la sonrisa al ver esa escena, pero se le pasó al notar que hermione se levantaba para abrazarlo a él también.

- Cómo te fue Ron- pregunto hermione
- Bien, Fred y George aceptaron ayudarnos, dicen que no nos dejarían en momentos como estos y que si necesitamos algo más no dudemos en pedirlo, por supuesto omití ciertas partes, casi todas las partes en realidad, sólo dije que tendríamos que salir y que era importante- dijo ron rojo por el abrazo de su amigo

Harry, que había notado la actitud de su amigo y sonrío por dentro, abrazó a sus amigos, pues estaba muy feliz de contar con esas dos personas que se habían convertido en sus mejore amigos, en sus hermanos. Los 3 sonreían en silencio hasta que Harry habló.

- Bueno así se hará entonces- dijo Harry manteniendo el abrazoCapítulo 5: Adiós! y Buena Suerte

Los gemelos Weasley les habían preparado una escapada en la madrugada, en realidad la ayuda que necesitaban era para salir de casa, ya después sería más fácil, tenían todo listo, habían dejado una carta a los señores weasley que decía.

Señores Weasley:

Lamentamos tener que dejarlos así sin avisarles, pero temíamos que si les decíamos algo no nos dejarían ir, nuestro destino no es importante, sólo podemos decirles que estamos haciendo lo que dumbledore comenzó y no pensamos detenernos con nada, iremos juntos a dónde haya que ir. Por favor no comenten con nadie de nuestra partida.

P.D. Ron.- Siento dejarlos así, pero es necesario, siempre quise hacer las cosas bien y esta es la oportunidad, daré todo de mi y nos volveremos a ver, confíen en nosotros.

P.D. Hermione.- Muchas gracias por su hospitalidad, sinceramente sentimos dejarlos así pero es necesario, sé que estarán preocupados, pero estaremos bien.

P.D. Harry.- Gracias por todo ustedes han sido como una familia para mi y por eso siento que las cosas pasen así, por favor saluden a Ginny de mi parte y díganle que lo siento también y que espero poder explicarle todo pronto, sé que lo entenderá.

Gracias por soportarnos,

Ron, Hermione y Harry


Pudieron salir con ayuda de los gemelos y se aparecieron en Hosmedade, ya que en Hogwarts no podían aparecerse, llegaron al colegio al alba, por donde Tonks había llevado a Harry en su anterior año, cuando sé quedo en el tren, cortesía de Draco Malfoy, por suerte para ellos Hagrid pasaba por ahí por lo que el gigante los recibió algo sorprendido.

- Que hacen aquí? Aún no es 1 de setiembre
verdad?, x merlín, lo olvidé- dijo asustado Hagrid- dónde están los demás?
- No, Hagrid tranquilo, nosotros vinimos antes a ver a McGonagall, no te olvidaste de nada- dijo Hermione aclarando la situación
- Oh bien, eso es bueno, lo que no es bueno es que estén aquí solos- dijo Hagrid enfadado y preocupado a la vez
- No Hagrid, te decimos que venimos a hablar con McGonagall, ella nos pidió que viniéramos- dijo ron impaciente
- Sí Hagrid, McGonagall nos espera y mientras más rápido lleguemos donde ella más rápido sabremos que es lo que pasa
- Esta bien chicos, ya entendí, hoy no es 1ro de setiembre y McGonagall los espera-dijo hagrid con cara de confusión- bueno vallan ya no los retengo, tiene cosa que hacer y yo debo ver mi calendario
- Adiós Hagrid, nos vemos- dijeron Harry, Ron y Hermione al unísono

Los chicos caminaron hasta el despacho de McGonagall, ahora el despacho del director o la directora en este caso. Cuando llegaron a la gárgola de piedra se dieron cuenta que no sabían la contraseña, comenzaron a decir lo primero que se les venía a la cabeza

- Cielos si fuera de dumbledore la contraseña sería más fácil, podríamos decir cualquier golosina y se abriría- dijo impaciente ron
- Oh como no se me ocurrió, eres un genio Ronald Weasley- dijo emocionada hermione
- Hermione, aunque no dudo de la genialidad de ron, se puede saber que pasa- dijo harry aguantándose la risa
- Muy gracioso Harry ja-ja- dijo sarcástico Ron
- Pueden callarse, esto es importante- dijo enfadada hermione con el juego de sus amigos
- Lo ves esta loca Harry primero dice que soy un genio y luego me calla, tienes que verte eso de la doble personalidad hermione, harry debemos llevarla a san Mungo- dijo ron aguantando la risa
- Sí creo que es una buena idea- dijo secundándolo harry
- Albus Dumbledore - dijo hermione ignorando a sus amigos y con una sonrisa triunfante al ver que la gárgola se abría- ahora si los niños han terminado de jugar tal vez quieran saber porque estamos aquí- y dicho esto subió hasta por las escaleras que ya se veían
- Mejor la seguimos antes que decida cambiar de opinión y quedarse en Hogwarts- dijo ron dubitativo
- Vamos genio- dijo harry subiendo detrás de su amiga y seguido por ron

Tocaron la puerta del despacho de ahora McGonagall, que no tardó en abrirse, ella no se mostró sorprendida al verlos ahí, parecía que los esperaba hace mucho.

- Pasen y siéntense- dijo McGonagall- me alegro de verla srta. Granger, creo que sus amigos tardaron en darle mi recado, pero me alegro que estén aquí, antes de comenzar quiero darle esto Potter- dijo tendiéndole el anillo de Slytherin a un sorprendido Harry junto con una carta- dumbledore me pidió antes de morir que se lo entregara si venía y el no estaba en la escuela, no pensé que se refiriera a
, bueno no sé bien que hicieron usted y dumbledore antes del ataque que sufrimos, y tampoco espero que me lo diga, confío en que harán lo mejor para todos, además sé de su intención de no regresar este curso a Hogwarts, y aunque estoy en desacuerdo pues pienso que si están preparados llegarán más lejos en su búsqueda o veo que ya lo saben, la srta. Granger ya lo sabía, pero ustedes no- dijo McGonagall mirando a hermione
- Yo no dije nada profesora- dijo rápidamente hermione
- Lo sé querida, que ahora ellos lo sepan es cortesía de los hermanos de del señor weasley, los gemelos, lo imaginé, por lo que intuirán ya sé a que se debe el que no vengan este curso y déjenme decirles que lo acabo de descubrir, ya sabía que no vendrían pero no sabía el por qué, pero ya lo pude ver en usted srta. Granger, me sorprende, sus avances son increíbles, sé que lo harán bien.
- Gracias profesora- se adelantó Hermione
- Ya no veré más, ahora lo que hagan será sólo entre ustedes 3, así evitarán complicaciones, no les parece, creo que podrán encontrar alguna idea de que camino seguir en la carta que les dejo el profesor Dumbledore, confío en su buen juicio y que tomarán las elecciones correctas. Pero antes que se vayan, tengo una propuesta que hacerles, podrán seguir viniendo tendrán algunas concesiones, porque se que se ausentarán, y que no llegarán a tiempo, pero sé que pueden con el reto, vengan cada cierto tiempo, den sus exámenes, si aprueban todo, no importa que no asistan regularmente, yo haré que pasen sus EXTASIS y se gradúen con sus compañeros, por cierto señorita Granger, será nombrada premio anual, algo inusual el que no este presente en la escuela, pero de aceptar lo que les propongo podrá mantener su cargo y si les sirve de algo, sé que podrán hacerlo, tengo mucha fe en ustedes- dijo McGonagall
- Muchas gracias profesora, gracias por esta oportunidad- dijo hermione con lagrimas en los ojos
- Sí profesora, gracias no la defraudaremos- dijo Harry
- Y tenemos que aprobar todo?- preguntó ron
- Sí sr. Weasley, pero no se preocupe sé que podrá con el reto- dijo maternalmente McGonagall sonriéndole a ron
- Gracias profesora- dijo ron
- Y ahora si me disculpan quisiera intercambiar unas palabras con la srta. Granger a solas- dijo dirigiéndose a ron y harry- Y lleven esto- dijo tendiéndoles una canasta con comida- la necesitarán, ya pasó la hora de comer
- Claro profesora- dijo ron y se paro de inmediato- gracias de nuevo, adiós
- Adiós profesora- dijo harry mientras se iba junto a ron con el anillo aun cogido.

Ya afuera, Harry aún sostenía en anillo se Slytherin como meditando, ante una mirada extrañada de Ron.

- Que querrá hablar con hermione tal vez la quiera convencer de quedarse- dijo ron
- No creo, sino no le hubiera propuesto lo otro- respondió harry sumido en sus pensamientos
- Si tal vez, y si quizá quiere sacarle más información- volvió a decir ron
- Eso lo hubiera podido hacer con nosotros adentro también recuerda que sabe Legeremancia
- Sí claro, pero y si


Pero harry lo interrumpió

- sabes ron estuve pensando y creo que tu debería llevar esto- dijo entregándole el anillo- creo que en tus manos estará mejor cuidado
- pero harry, dumbledore quería que lo tuvieras tú
- si pero para que yo hiciera lo mejor con él, no para que lo conservara
- entonces

- entonces si lo llevo yo es más peligroso, si la gente me reconoce y me ve con ese anillo llamaré más la atención y podría llegar a Voldemort, con lo que sospecharía lo que sabemos y eso complicaría nuestra búsqueda, ahora creo que lo mejor es que lo cuelgues en una cadena, así podrás ocultarlo con mayor facilidad que si lo llevas en la mano
- está bien harry, gracias por confiar en mí, prometo que no te fallaré- dijo ron
- lo sé. Te confiaría mi vida- dijo harry sonriéndole

En ese momento salió hermione del despacho de McGonagall con una gran sonrisa

- qué pasó hems?- preguntó ron- qué quería McGonagall
- Oh sólo explicarme lo del premio anual y desearme suerte- dijo hermione calmadamente- y además me entregó unos libros que tal vez nos sirvan de mucho.
- Ahora toda la ayuda que se pueda nos vendrá muy bien- dijo harry
- Y ahora a dónde vamos?- preguntó ron
- A iniciar la búsqueda, vamos al valle de Godric- dijo harry
- Pues vamos, pero primero despidámonos de hagrid- dijo hermione

Hagrid se encontraba observando su calendario sentado frente a su cabaña con fang, el sol ya se estaba ocultando, cuando llegó el trío dorado

- Chicos, ya lo sé todo- dijo hagrid
- Que lo sabes todo?- preguntó asustado ron
- Sí, no pudieron engañarme
- Pero hagrid nosotros no quisimos engañarte, es que no t lo podíamos decir- dijo hermione
- Sí hagrid es algo que tenemos que hacer- completo harry
- Tenían que engañarme para que pensara que era 1ro de setiembre
- QUE??????????- gritaron los 3 chicos
- Pero no caí, aún falta, no pudieron engañarme
- Pero nosotros no
- dijo ron pero fue interrumpido por harry
- Oh nos descubriste hagrid pero solo era una broma
- Buen momento para hacer bromas chicos- dijo hagrid
- Si, bueno nos equivocamos, lo sentimos hagrid- dijo hermione
- Esta bien, no hay problema, pero no lo vuelvan a hacer.
- Lo prometemos hagrid-intervino ron
- Y bueno hagrid nosotros nos vinimos a despedir, ya nos vamos- apuntó hermione, mirando a sus amigos
- Ah sí, nos vemos pronto hagrid, cuídate- dijo harry mientras lo abrazaba
- Chao Hagrid- dijo ron dándole un abrazo también
- Cuídate mucho Hagrid, nos mantendremos en contacto- dijo Hermione
- Cualquiera que los oyera despedirse, diría que no nos vamos a ver en un buen tiempo jajaja, como si eso fuera posible si para el primero falta ya muy poco, pero eso sí no es hoy- dijo hagrid sonriéndoles- Adiós y Buena Suerte- gritó mientras veía a los 3 chicos alejarseCapítulo 6: El Valle de Godric

Habían llegado a Hosmedade, no se podían aparecer en el Valle de Godric, pues ninguno de los 3 podía visualizar el lugar como para llegar sin riesgos, Harry era el único que había estado ahí, pero era tan pequeño cuando eso sucedió que ya no recordaba nada de su casa, ni de los alrededores como para ser el guía, a decir verdad lo único que sabía del lugar era que era un pueblo muggle en dónde sus padres se habían escondido junto con él de Voldemort, así que tenían un gran problema, y ese era ¿cómo llegarían al Valle de Godric?

- Creo que no soy muy bueno haciendo los planes, la próxima vez dejaré que te encargues tú
- No Harry, fue un buen plan, sólo omitimos un pequeño detalle- dijo hermione
- Eso si crees que no saber como llegar a nuestro destino es un pequeño detalle- intervino irónico Ron
- Bueno sí, pero no está todo perdido, sé que se te ocurrirá algo Harry, confiamos en ti
- Cielos cómo lo olvidé, ya tengo un plan, bueno no es exactamente un plan y si no me equivoco la solución llegará pronto, sólo tendremos que esperar un momento- dijo harry
- Sólo espero que no sea mucho, recuerda que no podemos mostrarnos demasiado y como que estar en medio de Hosmedade podría revelar nuestra ubicación y aunque quien ustedes saben no ha dado signos de actividad, no creo que esta tranquilidad dure mucho tiempo- dijo hermione mientras se ponía la capucha de la capa.

Hacía mucho calor pero el trío tenia que cubrirse, no debían reconocerlos y aunque les molestaba ocultarse, sabían que era lo mejor para todos.

- Lo sé y espero que no tarden mucho, sólo hay que esperar un poco, ya está anocheciendo y pronto llegará- dijo extendiendo su varita
- De que hablas Harry? Qué haces?
- Que no es obvio ron, vamos a ir en el autobús noctámbulo- dijo hermione con su típico tono de saber las cosas antes que los demás- no es así harry?
- Pues sí, ese es el plan y miren justo, creo que aquí viene

Se sintió como el autobús se acercaba velozmente, no pudieron ver hasta que paró delante de ellos, era realmente rápido, justo lo que necesitaban. Cuando paró del autobús se bajo un chico que nunca antes habían visto, era alto y delgado, con cabello oscuro, el les dio la bienvenida y se presentó como Justin McGregor, el revisor de reemplazo, por lo que debieron suponer que aún no soltaban a Stan Shumpike, el ministerio lo había capturado bajo sospecha de estar en el bando de Voldemort y al parecer no tenían intenciones de soltarlo, el conductor seguía siendo, Ernie Prang, un viejo brujo con grandes y gruesos anteojos. Aunque Justin parecía interesado en el trío y por verlos mejor, ellos lograron escabullirse, fue Hermione quien le dijo cual era su destino, mientras los otros dos la esperaban lejos de las miradas del revisor, el conductor y los otros 2 pasajeros, fue un viaje agitado, llegaron rápidamente al Valle de Godric, sin dar explicaciones pagaron y se bajaron tan rápido como subieron.

- Así que este es el Valle de Godric- dijo interesando Ron
- Guarda silencio- le dijo hermione en un susurro- no es conveniente que nos escuchen, lo mejor será buscar dónde quedarnos

Harry hasta el momento se había mantenido callado por la impresión que le había producido llegar al pueblo en el que había vivido de muy pequeño, donde también había perdido a sus padre y también dónde con esa cicatriz en forma de rayo Voldemort había marcado su destino y el suyo también. Sé había quedado admirando el lugar, se veía un lugar tranquilo, no parecía que ese lugar albergaba el inicio de su historia, sin embargo no podía evitar pensar que habían aunque había sido por muy poco tiempo, había sido feliz con sus padres, no importaba que no lo recordara, sabía que había sido así y eso le daba enormes deseos de conocer su antiguo hogar, por eso al escuchar lo que decía su amiga, reaccionó, debía encontrarla, debía encontrar su casa, ahí estarían seguros.

- Nos quedaremos en mi casa- dijo con seguridad harry
- Pero Harry, como sabremos, cuál es?
- Tranquilo Ron, créeme lo sabremos, cuántas casas pudo haber atacado Voldemort, y además mis padres me la dejaron por lo que debe estar esperándome, será el mejor lugar para quedarnos, ahí estaremos bien
- Sí Harry, pero sabes que no lo será por mucho tiempo, por lo que tendremos que mantener nuestra estancia a escondidas y más aún demorarnos lo menos posible, no creo que tengamos tanto tiempo de gracia- dijo hermione con tono de preocupación
- Lo sé, pero tenemos que arriesgarnos
- Bueno, entonces que esperamos- dijo Ron con una sonrisa- no tenemos mucho tiempo como dice hermione, pero tenemos mucho que hacer como dice harry, así que mejor no perdamos el tiempo y pongamos manos a la obra

A veces Ron podía ser tan irresponsable, pero otras como esta vez era la fuerza y el impulso que hacía falta. Era sorprendente el cambio que había dado el pelirrojo, ahora se mostraba determinativo y maduro, aún conservaba sus celos y su aire infantil, pero era Ron Weasley y eso era parte de él.

Buscaron durante unas horas la casa de los Potter, pero no daban con ella, aunque el Valle de Godric era un pueblo, era bastante grande y recorrer las calles a pie en busca de la casa se volvía una tarea bastante complicada. Eran casi las 2 a.m. cuando harry vio en la ladera de la colina que estaba como fondo del pueblo, una casa que le llamó la atención, era un chalet de dos casas, algo de ese lugar le llamaba la atención, pero no era el único Ron y Hermione habían fijado en lo que miraba su amigo, con tanta atención que pronto se vieron en la misma situación, algo los atraía del chalet y como bueno magos decidieron seguir a sus instintos, que hasta el momento les había dado buenos resultados.

- Hay algo extraño chicos, pero creo que esa de allá es mi casa- dijo señalando la casa que los hipnotizaba
- Hay magia en esa casa, lo puedo sentir y apostaría mi vida a que ese es el lugar que buscamos.
- Sí herms, yo también lo siento, creo que estamos en el lugar correcto- completó ron

Harry se sentía extraño, estaba tan cerca de la que probablemente había sido que tenía un mezcla enorme de sentimientos, sabía que debía entrar, pero no sabía con lo que se iba a encontrar, por lo que tenía algo de temor, donde estarían los cuerpos de sus padres?, seguirían ahí? Y luego se reprochaba a sí mismo por pensar esa tontería.

- Vamos Harry, tal vez mañana podamos ir a visitar a tus padres- dijo hermione que adivinaba lo que su amigo pensaba- vi un cementerio en la entrada del pueblo cuando llegamos, probablemente ahí estarán
- Cla
Claro- dijo harry que apenas articulaba palabra, ahora se sentía más tonto, como podía pensar que los cuerpos sus padres seguía en su casa.
- Harry, hermione, van a venir o tengo que traerlos cargados- dijo ron que ya estaba en la entrada, sabía como se sentía su amigo, pero demostrarle lastima no era su estilo, el lo apoyaría en lo que necesitase y estaría ahí cuando el enfrentara lo que vería y sentiría al entrar al chalet, sí, Ron Weasley, estaría con él.
- En seguida vamos- dijo Hermione tendiéndole la mano a Harry- vamos harry?
- Sí, vamos- dijo harry mientras le tomaba la mano, el estar así con su amiga le inspiraba seguridad y sabiendo que su amigo lo esperaba en la entrada lo hizo sentir fuerte para enfrentar cualquier cosa que viera, sabía que estando con ellos, no importaba lo que le esperara, saldría bien, porque ellos estarían ahí para apoyarlo y ayudarlo en lo que necesitarse, esa amistad era que hubiera superado la muerte de sirius y de dumbledore, además ellos compartían su dolor, lo había entendido y por eso los quería más.

Entraron a la primera casa, estaba algo sucia, era entendible ¿Cuánto tiempo había pasado desde que alguien hiciera un verdadera limpieza?, por lo demás estaba bien, hasta se podía decir que era confortable, no encontraron nada extraño, había una gran estancia que contentaba con otros cuartos y salones (ya saben, lo de siempre en una casa muggle), pero no había ninguna habitación con camas, y lo que le sorprendió a Hermione tampoco un estudio o una biblioteca.

- Vamos Hermione, no todos son tan obsesivos como tu al estudio y esas cosas- dijo ron
- Pero es que, yo pensé que
- pero fue interrumpida por harry
- Por lo que sé mi madre era parecida a Hermione en los estudios, claro no tan obsesiva, pero probablemente si tuvieran un estudio o una biblioteca, tal vez en la otra casa- dijo harry pensativo
- Y seguro ahí también están las habitaciones, no creo que durmieran en la cocina o en la sala- dijo ron
- Tan perceptivo como siempre Ronald
- Ya basta, sí ron ahí también deben estar las habitaciones- dijo harry y se adelantó la puerta que conectaba el salón de la primera casa con la segunda.

Hermione y Ron lo siguieron, al atravesar por la puerta pudieron sentir como la magia se hacia presente, a esa casa sólo se podía ingresar desde la otra, por eso no habían encontrado más que dos puertas de entrada, las dos en la primera casa que habían visitado, la principal y una trasera, las casas estaban conectadas por un pequeño pasadizo, ahí se encontraban ellos, ingresando a la casa que probablemente tuviera las pistas que buscaban.

Al llegar al final del pasadizo, los recibió una pequeña estancia, nada parecida a la primera que habían visto, esta era mucho más confortable y más parecida a la que tendría un mago, habían cosas que harry había visto en casa de los weasley, pero todo estaba regado, probablemente era dónde su padre se había enfrentado a Voldemort para darle el tiempo que su madre necesitaba para salvarlo a él. Esta habitación se conectaba con 5 puertas, la más cercana daba a una pequeña cocina, probablemente pasaban mucho más tiempo en la segunda casa, la segunda daba a un estudio, nada fuera de lo común, algunos papeles regados, probablemente Voldemort también había pasado por esa habitación, pero no había mayor alboroto, a su lado en la tercera puerta estaba un pequeña biblioteca, en dónde Hermione entró fascinada por el descubrimiento mientras sus amigos seguían en el recorrido, las otras dos puertas era las habitaciones de sus padres y de harry respectivamente, en la primera no había nada extraño o al menos eso les pareció, pero al llegar a la segunda harry se sintió extraño.

- Aquí fue dónde comenzó todo- dijo mientras ron lo observaba con cierto recelo.

La verdad no sabía que decir, sabía que su amigo lo necesitaba ahí, presente, pero no sabía que decirle, por lo que prefirió quedarse callado y seguir con su apoyo silencioso, estaba tentado a irse pues supuso que su amigo lo necesitaba ahí, con él, aunque silencioso, era mejor que dejarlo solo, no! Ronald Bilius Weasley no dejaría solo nunca a su mejor amigo.

Harry abrió lentamente la puerta, el cuarto estaba totalmente desordenado, si la sala se lo había parecido, esto lo superaba con creces, hasta su ex-cuna se hallaba en el suelo, Ron intentó decir algo que reconfortara a su abatido amigo, pero de su boca no salió ni un sonido, sabía que esto era muy difícil y que necesitaba de algunas palabras que lo hicieran reaccionar y se maldijo por dentro por no poder decir nada.

- Porque demonios Hermione no esta cuando se la necesita y si grito tal vez venga, pero no creo que sea oportuno- pensó ron
- Sabes Ron, estando aquí no puedo imaginarme mi vida, si todo hubiera sido diferente, si Voldemort no me hubiera elegido a mi, tal vez ahora estaría viviendo feliz aquí- dijo harry con voz ida
- Harry no puedes seguir lamentándote por lo que pudo ser y no fue- dijo firmemente ron, no sabía de donde había salido eso, pero definitivamente era lo que pensaba.

Harry lo miro un momento, como queriendo decir algo, tal vez reclamarle o tal vez golpearlo, si eso, quería golpearlo, pero por qué?, porque le dijo la verdad?, sí exactamente eso era Harry sabía que Ron Weasley, su mejor amigo, tenía razón.

- Tienes razón y tal vez pronto pueda encontrar la felicidad y la paz que necesito, pero eso no pasará hasta que me encargue de la profecía y de Voldemort, así que eso haré- dijo determinante harry

Esa imagen de harry era la que le gustaba ver a hermione, un harry renovado y fortalecido, estaba impresionada con lo que había logrado Ron, sí el mérito era suyo.

La castaña había estado en la biblioteca todo ese rato, le había fascinado esa habitación, pero no podía dejar a sus amigos solos por mucho tiempo y menos a harry. Hermione había visto casi toda la escena desde la puerta, sabía que ron había suplicado por su presencia con sólo ver sus gestos, pero algo en su interior le dijo que no era tiempo de interrumpir por lo que se quedó expectante en la puerta y tuvo razón, si que la tuvo, Ron resolvió bien el problema, aún no podía creer lo que había salido de la boca su amigo, eran las palabras adecuadas y precisas, tal vez podían parecer algo frías y cortantes pero no viniendo de Ron, no, de él parecía como si estuviera cansado de ver sufrir a su amigo y que deseaba con toda su alma que este recuperara la energía para luchar y seguir adelante. Hermione tuvo que despertar de su ensoñación momentánea, ahora sí era el momento de reaccionar, pues harry se había dado cuenta de su presencia y por su expresión determinante y firme suponía que era tiempo de comenzar con su tarea.

- Chicos, yo creo que debemos comenzar con la investigación, ya saben que no es bueno quedarnos mucho tiempo en un solo lugar, no por ahora que no sabemos que esperar- dijo hermione dubitativa
- Tienes razón herms- dijo harry con las manos en los bolsillos

La cara de Harry se iluminó de repente, ante la mirada expectante de sus amigos.

- Que pasa harry?, tienes alguna idea- dijo ron
- No, digo sí, es que creo que dumbledore aún nos puede echar una mano
- La carta- dijo hermione de pronto, comprendiendo la situación- la olvidé por completo
- No fuiste la única, pero eso ya no importa hay que leerla de inmediato- dijo harry sonriendo
- Pero harry, la carta es para ti, tal vez debas leerla tú solo
- No ron, dumbledore sabía que yo les decía todo lo que hablaba con él a ustedes, así que debió suponer que la leeríamos juntos, además de esta manera nos ahorra tiempo a que yo la lea y luego les cuente que dice, no le parece?
- Se hará lo que tu digas
- Bueno y que esperas- dijo impaciente hermione
- Buena aquí voy- dijo harry, abrió la carta y empezó a leer


Querido Harry:

Se vienen tiempos muy difíciles, a los que estoy seguro te enfrentarás valientemente, además tendrás ayuda, probablemente Ron y Hermione estén contigo en este momento y sé que estarán a la altura de la situación. Si estás leyendo esta carta es porque yo ya no estoy aquí, por eso creo conveniente decirte lo que no tuve tiempo de decirte en persona, lo primero es sobre los horcruxes, probablemente ya hayas pensado en ir al valle de Godric y por eso debo decirte que vas por buen camino, pues tengo seria sospechas que en ese lugar se encuentra un horcrux y es que según mis sospechas Voldemort debió crear, un horcrux con la muerte de tu padre, no creo que lo haya hecho con tu madre porque luego de matarla quiso repetirlo contigo y ya sabes lo que pasó así que no creo que haya tenido tiempo para hacer un segundo horcrux esa misma noche, pero de ser cierto lo que pienso, hay un horcrux escondido en el valle de Godric. Eso nos deja 2 horcruxes más, uno como ya te he mencionado, pienso que está dentro de la serpiente Nagini, que te sugiero dejes para el final y el otro creo que se trata de un objeto de Rowena Ravenclaw, pues el único objeto conocido de Godric Gryffindor está bien protegido en mi despacho en Hogwarts o debería decir ex-despacho, pero en todo caso creo que Minerva no tendrá ningún problema de entregártela cuando se la pidas, pues pienso que te será de gran ayuda, sobretodo a la hora de enfrentarte a la serpiente Nagini, pero volviendo al objeto de Ravenclaw, estuve investigando y creo saber de que se trata, como sabrán ella es recordada por su inteligencia y creatividad, por lo que pienso que Voldemort encontró su mayor obra de arte, muy pocos saben que ella pintaba, probablemente la srta. Granger está dentro de estos, pero hay mucha información sobre esto en la biblioteca de Hogwarts. Por otro lado creo que un horcrux podría estar cerca de ahí ya que Voldemort sentía un fuerte apego hacia Hogwarts, así que confío en que esa debilidad, como él la llamaría, lo haya orillado a dejar un horcrux en los alrededores del castillo, pero no lo sé con exactitud les deseo mucha suerte en su búsqueda.

A otra cosa se me olvidaba, recuerdas lo que me dijiste sobre tus sospechas acerca de Draco Malfoy, pues déjame decirte que no todo es lo que parece y aunque sé que no confiarás en su inocencia no importa lo que te diga, alego a la madurez que poseen tu y tus amigos, y ahora antes de despedirme les pido que no todo es lo que parece y que hay muchas cosas que no entenderían y nunca entenderán, pero a veces los viejos creemos que hacemos lo correcto y ponemos en riesgo a mucho por proteger a los que queremos.

Albus Dumbledore


- ¿Qué demonios significa esto? ¿Cómo puede decir eso? si hubiera sabido que esa extrema confianza que profesaba lo llevaría a la muerte, no hubiera escrito eso - dijo un rabioso harry
- Bueno, realmente no podemos asegurar nada, dumbledore debió tener sus razones para poner lo que escribió- dijo hermione tímidamente, temiendo la reacción de sus amigos
- Cómo puedes decir eso hermione, estamos hablando de draco malfoy, el culpable de la muerte de dumbledore?- dijo un muy exaltado ron
- Hermione sé que siempre quieres ser racional y hacer lo que te dicen los profesores, pero mira como terminó dumbledore por hacer lo que nos pide que hagamos- dijo harry
- Esta bien, lo siento, tiene razón, sólo pensé que si dumbledore lo decía así debía ser- dijo hermione en modo de disculpa- pero hubo algo que me llamó la atención, dice que sospecha que aquí hay un horcrux y sabemos que sus sospechas siempre resultaban ser ciertas
- Si eso es cierto tal vez a eso se deba la magia que sentimos en esta casa- dijo ron
- Y si es así sería avanzar un paso más hacia Voldemort- completó harry con rencor- y que esperamos! a buscar el horcrux que hay aquí

Los tres amigos pusieron todos sus esfuerzos en la búsqueda, tenían que encontrar el lugar en dónde hubiera mayor concentración de magia, contaban con que Voldemort no hubiera tenido tiempo para poner gran protección para el horcrux, pero aún debían tener cuidado, pasaron casi dos días en eso, fue casi al anochecer del segundo día cuando Ron que había tropezado con algo en el suelo de la habitación de los padres de harry dio un grito ahogado.Capítulo 7: La taza de Hufflepuff

- Que pasa Ron?, estás bien?- grito hermione desesperada
- Qué sucede?- dijo harry preocupado por su amigo
- Nada, sólo tropecé, malditas cosas tiradas- dijo ron pateando de nuevo la maldita cosa con la que tropezó, que por cierto, ni se movió - Ahhh -gritó
- Eso te pasa por patear cosas duras
- No comiences de nuevo Hermione, no ves que estoy herido- dijo ron con fingido resentimiento
- ¿Qué es eso?- preguntó harry mientras se acercaba al objeto con el que se había tropezado ron
- Ron, tu no te tropezaste con cualquier objeto, en realidad no se podría decir que es un objeto, es una manija- dijo intrigado harry
- Y el poder que se siente es muy fuerte aquí, con todo lo de ron, ni me di cuenta
- Claro Hermione, ahora échame la culpa de no haber sentido el poder, yo si lo hice, por eso me acerqué pero cuando tropecé se me olvidó
- Ron basta, no seas dramático, además te acercaste porque a ti te tocaba buscar aquí- dijo hermione dando por terminada la discusión, como su Ron podía ser tan despierto a veces y otras tan TONTO, un momento su Ron, que demonios le estaba pasando, ron era su amigo, seguro eso fue lo que pensó y sólo se confundió un poquito- pensó
- Otra vez van a comenzar, lo importante es que ya encontramos el lugar, deberían dejar de pelear y ayudarme a abrir esto- dijo harry que durante la discusión de sus amigos había estado intentando jalar la manija, para abrir la trampilla del suelo.
- Sí ronald, ya deja de hacer berrinche y ponte a trabajar
- Hermione ya te dije que estoy herido, que no ves
- Bueno cuando los pequeños Ronnie y Hermy dejen de pelear agradecería que me echen una mano- dijo harry, mientras seguía luchando con la manija- como está dura esta cosa
- Lo sentimos harry, tienes razón y probablemente esté tan dura porque no ha sido abierta hace mucho tiempo, no crees- dijo hermione
- Sí bueno como sea tendrá que abrirse- dijo ron mientras ayudaba a jalar a harry y si que era muy buena ayuda, pues ron estaba fuertote xD.

Pronto la trampilla estuvo abierta, lo único que se veían eran unas largas escaleras, que bajaban hacia un lugar desconocido, pues de dónde estaban no lo podían ver.

- Bien hecho chicos, ahora sólo queda bajar en total oscuridad, con cuidado de no caer por las escaleras y esperando que no nos espere un troll de las cavernas- dijo un poco temerosa
- Y eso demuestra el valor de los Gryffindors- dijo burlón ron
- Cállate Ronnie le temo a las arañas desde que mis hermanos convirtieron mi osito de peluche
- decía irónica Hermione, pero fue interrumpida por un grito de harry
- ¡Basta! ¡Ya basta! Dejen de pelear, no se dan cuenta que estamos en algo importante- harry ya estaba harto de las continuas discusiones de sus amigos, ya comenzaba a dudar que sus sospechas de que se gustaban fueran ciertas
- Esta bien, esta bien, pero no fue mi culpa y no te preocupes hermione, que yo no dejaría que nada te pasara- dijo ron- ¡como!, que había dicho, se supone que eso lo había pensado, pero no debía salir de su boca, había pensado en voz alta y ahora comenzaba a ponerse del color de su cabello, ya ni se veía dónde comenzaba el mismo
- Gra
Gracias Ron, pero tienes razón, por algo me pusieron en Gryffindor y es momento de demostrarlo
- Bueno ya que estamos de acuerdo, que tal si bajamos- dijo harry valiente como siempre, mientras sonreía por dentro, retiraba lo pensado, entre sus amigos pasaba algo, aunque ellos no lo admitiesen
- Lumus- susurraron los tres

Con las luces que salían de sus varitas bajaron un tras otro, a la cabeza iba Harry, seguido de cerca por Hermione, que a su vez tenía detrás a Ron, el último vigilaba a Hermione sin que se diera cuenta, era cierto lo que se le había escapado, no dejaría que nada malo le pasara. Cuando llegaron al final de la escalera, se encontraron con una pequeña estancia rectangular, tenía un par de sillones que miraban a una chimenea, también habían algunos estantes con libros y una mesa de centro, la presencia de magia oscura era muy fuerte ahí, sabían que ese era el lugar en dónde estaba el horcrux, se dividieron el salón también y comenzaron a buscar de dónde provenía el poder. No podía estar muy escondido, pues por lo que suponían Voldemort no había tenido mucho tiempo para esconderlo, el problema es que no sabían que Horcrux se trataba.

- Según lo que escribió Dumbledore, los Horcrux que faltan, son la taza de Hufflepuff, la pintura de Ravenclaw y la serpiente Nagini, sabemos que aquí no está Nagini y por lo que veo, tampoco hay ningún cuadro, lo hubiéramos notado fácilmente- dijo hermione pensativa
- Dices que entonces lo que buscamos es la taza de Hufflepuff- se apresuró a decir Ron
- Exactamente
- Bueno ahora ya sabemos que buscar, pero yo nunca vi ese objeto, ni en libro ni en ningún lado, supongo que debe tener un tejón, pero
esperen un momento, miren para allá, atrás tuyo Ron- dijo harry señalando un estante detrás de su amigo
- Es lo que buscamos Harry, esa es la taza de Hufflepuff, encaja a la descripción de los libros, es una taza pequeña, mágica y de oro con dos finas asas, grabada con un tejón, la marca de Helga Hufflepuff - dijo emocionada hermione mientras se acercaba a cogerla
- No la toques - gritó harry

Hermione que había reconocido el objeto que buscaban, se acercaba rápidamente hacia él, pero justo antes de que lo tomara un abrazó jalándola impidió que lo hiciera. Ron al escuchar el grito de advertencia de su amigo agarró velozmente a hermione deteniéndola al instante.

- Que sucede? - dijo consternada hermione
- La experiencia con dumbledore, me ha enseñado a no tocar los horcrux, al menos no sin magia, podría ser muy peligroso- dijo harry
- Por eso te sostuve herm, perdona si fui algo brusco, pero podía ser peligroso- dijo ron que aún mantenía abrazada a su amiga
- Esta bien, no hay problema, gracias ron, no quiero imaginar lo que hubiera pasado si no lo hacías- dijo hermione sonriéndole, se sentía muy bien en los brazos de su amigo, era muy reconfortante.

Ron y Hermione se habían quedado abrazados, muy cerca, sólo se miraban a los ojos, como temiendo que si se soltaban, nunca más se tendrían así, fue Harry quien tuvo que romper el encanto, estaba muy incomodo, hubiera preferido irse y dejarlos solos, seguro que ni notaban su ausencia, pero habían encontrado el horcrux y esa era su prioridad.

- ajam, ajam - carraspeó harry para llamar la atención de sus amigos

Como saliendo de su ensoñación Ron y Hermione se separaron de inmediato muy rojos y se alejaron del horcrux, en dirección a harry

- Bueno y entonces que hacemos si no se puede tocar?- preguntó ron
- Podríamos intentarlo con el encantamiento convocador
- Exacto Hermione, Accio taza de Hufflepuff- dijo harry

La taza se elevó unos centímetros, pero volvió a caer, una luz roja se iluminó a su alrededor, como si fuera un escudo protector

- Lo suponía, pero tenemos razón en que no tuvo mucho tiempo para hacerle gran protección, seguro pensó que podría volver y hacerle la protección adecuada- dijo harry
- Y ahora que haremos harry- dijo hermione
- No lo sé, tal vez con más intentos o si lo hacemos los tres juntos podamos conseguirla
- No lo sé, creo que debo investigar esto con más calma, ustedes quédense aquí vigilando el horcrux que yo iré a investigar
- Pero hermione, dónde conseguirás la información, mejor quédate aquí- intervino ron, pues no quería perderla de vista
- No olvides que tengo los libros que me dio McGonagall y además están los libros que hay aquí y en la biblioteca de arriba, será mejor que comience ahí, ustedes vallan buscando algo aquí- dijo hermione mientras ya subía- deséenme suerte chicos, nos espera un largo día


Les había tomado toda la noche encontrar el horcrux y ahora estaban muy ocupados buscando como destruirlo, hermione se había separado de sus amigos para investigar, se encontraba el la biblioteca de los Potter, buscando algo, nos sabía exactamente qué, pero sabía que había algo raro con la taza y que intentar tomarla con el hechizo convocador sería peor, pasó toda la mañana si ningún avance, era realmente frustrante, estaba casi anocheciendo cuando encontró en uno de los libros de la biblioteca algo muy extraño, no estaba relacionado en nada con el horcrux era más bien sobre el arco del velo, era un texto que hablaba de lo era El arco del velo y de lo que había al otro lado del mismo.

El llamado Arco del velo, es una puerta hacia el otro mundo, el de los muertos, sin embargo, los que están ahí no son muertos, son los reflejos de las personas que morirán pronto, por eso si algún ser vivo entrara ahí por equivocación, estaría atrapado de por vida, en esa especie de limbo. Sólo hay una manera de regresar, pero es casi imposible de realizar, es un hechizo complicado, desgasta en demasía al mago que lo realiza, además es necesario contar con el donante, una persona que de una parte de su sangre voluntariamente como pago al otro mundo y también es necesario un portador, es decir alguien que vaya por él, las personas que realicen y participen de este hechizo, no pueden ser cualquiera, el mago que realice el hechizo deberá ser muy inteligente y poderoso, pues de lo contrario podría gastarse su energía mágica hasta llevarlo a la muerte, el mago que haga de portador no podrá ser obligado, deberá ofrecerse voluntariamente y mantener el contacto siempre con el hechicero, de perderlo podría quedar atrapado también, por lo que deberá unirlo un lazo muy fuerte con aquel que realice el hechizo y por último el donante, este debe haber mantenido un lazo muy cercano con el perdido en el velo, pues sólo así su sangre tendrá validez y el hechizo será exitoso. Cabe resaltar, que de fallar, el portador quedaría atrapado en el velo, el donador, sería enormemente debilitado y el hechicero podría perdería su magia o hasta la vida. El hechizo de Vacum Vita, iniciará el ritual y el Reverticum Vita lo terminará, pues con esas palabras se podrán traer de regreso al salvado y al portador, estos hechizos requieren de mucho poder y sacrificio, no se recomienda usarse, para salvar una vida podrían perderse tres.


Hermione quedó impactada con lo leído, era posible salvar a Sirius, tenían que intentarlo, pero era tan arriesgado y tal vez no era momento para decírselo a sus amigos, por lo que decidió practicar el hechizo, ella se convertiría en la hechicera y una vez estuviera lista se los diría a sus amigos, pero eso debería dejarlo para después, ahora debía concentrarse en el horcrux.

Harry y Ron buscaron en la estancia rectangular sin mayor éxito, era tan difícil todo eso y es que ellos no entendían porque su amiga no quería que hicieran el hechizo convocador, si lo hacían juntos podrían lograrlo o al menos eso pensaban, pero hermione siempre tenía razón y sabían que ella hallaría algo asi que no se impacientaron, al menos no demasiado. Pero la llegada de su amiga después de muchas horas, hizo que volvieran a reaccionar.

- Lo tengo chicos, encontré algo- dijo Hermione, terminando de bajar las escaleras que la llevaban a la estancia en dónde sus amigos la esperaban- es algo un poco complicado pero lo lograremos, estoy segura
- Qué encontraste Hermione?- dijo Ron feliz por ver bien a su amiga
- Si hermione que pasó?- dijo impaciente harry
- Bueno que esa luz que vimos en la taza es un hechizo, Voldemort le hizo una especie de campo de protección a la taza, cada vez que alguien la intenta convocar, el hechizo se hace más fuerte
-

- quiero decir que absorbe el poder del hechizo que se le lanza y se fortalece su protección
- Hermione que dices? Qué acaso nunca podremos acercarnos?
- No digo eso ron, es sólo que primero debemos vencer eso obstáculo, o mejor dicho revertir ese hechizo- dijo hermione con una sonrisa
- Lo dices como si fuera tan fácil como aplicar un finite incantatem- dijo incrédulo harry
- Pues a decir verdad, es así como debemos eliminarlo, sólo que tendremos que hacerlos juntos, si sólo uno lo hiciera no creo que surtiera ningún efecto y hasta la protección de la taza podría hacerse más fuerte, parece que era cierto y Voldemort no tuvo mucho tiempo para crear una mayor protección, pero eso no significa que debamos subestimarlo
- Quieres decir que

- Sí Ron, tendremos que hacerle un finite incantatem
- Hagámoslo entonces- dijo harry mientras levantaba su varita
- Finite incantatem- dijeron los tres al unísono, juntando sus varitas, al juntarse sus hechizos, un sólo rayo se formo y este arremetió contra la taza que se sacudió y volvió a su posición original.
- Tal vez no somos tan fuertes
- No digas eso ron, harry intenta convocarla
- Accio taza de Hufflepuff- dijo harry y para sorpresa de los dos amigos la taza fue hasta dónde estaba harry
- Funcionó, hermione eres un genio- dijo harry mientras abrazaba a su amiga
- Gracias, pero aún no lo hemos destruido y lo saqué de uno de los libro que me dio McGonagall
- Me dejan los honores
- Claro Ron, hazlo- dijo Harry
- Finite incantato- dijo ron apuntando con su varita la taza que explotó y se esparció en pequeños trocitos
- Dios ron, no tenías que destruir la taza, es parte de la historia de Hogwarts- dijo hermione
- Pero si teníamos que destruir el horcrux
- Sí, pero no era necesario volver trozos la taza- dijo hermione y señalando con su varita los trocitos pronunció- Reparo
- Qué haces hermione?- dijo sorprendido harry por lo que acababa de hacer su amiga
- Tranquilo, el horcrux ya está destruido sólo que me pareció que esta pieza tan importante debía ser salvada para la historia
- Oh, ya veo, supongo que si no es peligroso, esta bien- dijo ron
- Una menos y quedan 2, creo que ya acabamos aquí- dijo harry con voz melancólica

Hermione notó el tono de su amigo, sabía que le hubiera gustado pasar más tiempo en la casa de sus padres, su casa, por lo que decidió que sería bueno quedarse unos días más, además eso le daría tiempo de aprender el hechizo que salvaría a Sirius y además por leer y estudiar los demás libros que le había dado McGonagall.

- Saben creo que debemos quedarnos unos días más, al menos hasta que haya terminado de leer todos los libros, tal vez nos ayuden y no puedo llevarme todos, además ustedes podrán entrenar, y practicar nuevos hechizos, todo lo que podamos aprender nos servirá
- Sí hermione tiene razón- se apresuró a decir harry, estaba tan feliz con quedarse unos días más en su casa que agradeció a en silencio a su amiga, pues el sabía que ella aunque a ella sí le importaran los libros y que practicaran, lo había dicho por él
- Por dónde comenzamos- dijo ron, entusiasta por comenzar a practicar
- Pues ustedes pueden practicar, mientras yo voy a la biblioteca a leer, coman algo de lo que nos dio McGonagall, yo ya comí- mintió hermione, pues ella no había comido, pero realmente no tenía nada de hambre, estaba impaciente por comenzar a practicar los hechizos Vita.
- Bueno pero no te exijas demasiado- dijo preocupado ron
- Y cualquier cosa nos avisas estaremos afuera
- Esta bien Harry, gracias chicos- dijo hermione- Y si quieren entrar por favor toquen la puerta, podrían desconcentrarme o algo así
- Como quieras herms- dijo harry
- Nos vemos- dijo ron

Y así Hermione comenzó a practicar los hechizos Vita, aunque de rato en rato paraba para leer un poco o descansar y es que realizar esos hechizos la estaba agotando a un grado que nunca imaginó, a veces sentía que se mareaba y otras sentía una opresión en el pecho, pero ella siguió practicando, estaba decidida y no saldría de esa habitación hasta lograrlo. Mientras Harry y Ron practicaban hechizos de ataque y defensa, harry seguía siendo mejor que ron, pero el último era muy empeñoso por lo que su nivel de magia se incrementó considerablemente, los dos se esforzaban lo más que podían, tenían objetivos fijos en la mente y nada los detendría.

Así pasaron algunos días, los chicos a penas veían a hermione y estaban muy preocupados, pues las pocas veces que la veían, estaba realmente agotada, ellos lo atribuían a que estudiaba mucho y aunque le decían que lo dejara y tomara un descanso, ella siempre se negaba, había avanzado mucho en el dominio de los hechizos Vita y eso le quitaba demasiada energía, pero valía la pena, ya maneja perfectamente el Vacum vita, podía decirlo muchas veces seguidas y aunque se cansaba, lograba resistir de pié, pero el que todavía le costaba era el Reverticum vita, parecía no querer ser usado, le costaba demasiado, no podía terminar de decir las palabras pues se agotaba y caía cansada, en una ocasión perdió el conocimiento unos minutos, era una suerte que había comenzado a cerrar la biblioteca con magia, pues sus amigos ya no respetaban lo que les había pedido de no entrar sin tocar, ella notaba la preocupación de sus amigos, pero era necesario que lograra manejar ese hechizo, costara lo que costara, ella lo lograría.

Ya no podían pasar más tiempo ahí, habían comenzado los ataques, hermione recibía el profeta y por este se habían enterado, algunos de las victimas eran muggles, otros magos del ministerio y otros magos desconocidos para ellos, pero aunque lamentaban todas esas muertes, ninguna les llamó la atención como la última que figuraba en el profeta, habían encontrado el cuerpo de Narcisa Malfoy en su mansión, le habían aplicado un Avada Kedravra, por lo que decía el profeta el ministerio creía que se trataba de un ajuste de cuentas.

- Un ajuste de cuentas?- pregunto ron
- Claro, ya sabes, algo así como que ella hizo algo que no debió hacer y se vengaron- dijo hermione
- Ya no entiendo nada, que ella no era una asquerosa mortífaga- dijo enojado harry
- Yo también creía eso, pero si fuera así no tendrían porque asesinarla, es todo tan confuso- dijo hermione
- Y que lo digas, para mi todos los malfoy son iguales, si murió mejor, un malfoy menos en el mundo es lo mejor que pudo suceder- intervino ron
- No digas eso, no sabemos que pasó y yo prefiero que no se hagan juicios antes de saber toda la verdad
- Hermione, creo que ron tiene razón, recuerda lo que paso con dumbledore, los malfoy no son de fiar y lo mejor es que mueran- dijo harry
- No voy a discutir por un malfoy, pero sé que tengo razón- dijo terminante hermione

Sus amigos no querían discutirle nada, la veía realmente agotada como para ser causantes de que se sintiera mal, ya habían decidido regresar y ya que la fecha de volver a Hogwarts estaba cerca decidieron ir al callejón diagon para comprar lo que necesitasen, en realidad eso les venía bien, debían aparentar que seguían con la rutina por si los estaban espiando y si no regresaban a Hogwarts con los demás, resultaría demasiado sospechoso, por lo que creyeron que aún no era momento de dar a conocer sus actividades.

- Nos hospedaremos en el caldero chorreante, sólo serán dos noches, pues llegaremos esta misma noche, pasaremos el día en el callejón, y al día siguiente iremos a King’s Cross, como todos los demás para volver a Hogwarts- dijo Harry seriamente
- Es un buen plan nadie sospechará lo que hacemos y además podremos escribirle a mis padres ya tus padres hermione diciendo que estamos bien y todo eso que les gusta a los padres y además podemos visitar a Fred y George, no creen?
- Sí ron, esa es una buena idea- dijo hermione- además me dará más tiempo para practicar y en Hogwarts podré perfeccionarlo- pensó
- Y a qué hora nos vamos?- preguntó ron
- Salimos en un rato así que alístense, lo que no hayas terminado de leer lo llevaremos no te preocupes hermione.
- Gracias Harry, pero solo me llevaré uno de tu biblioteca y los libros de McGonagall- dijo hermione pensando que el libro que se llevaría era en el que había encontrado los hechizos vita
- Pero por qué salimos tan temprano el autobús noctámbulo pasa hasta dentro de unas horas- dijo ron
- Es que quería ir a visitar la tumba de mis padres- dijo inseguro harry
- Sí claro, lo siento amigo- dijo apenado ron
- Bueno yo ya estoy lista, así que vamos chicos- dijo hermione

************

- No pensé que aquí estuvieran las tumbas de mis padres, pensé que estarían en un lugar de magos- dijo contemplando 2 lápidas blancas impecables
- Harry es entendible, ellos pasaron el momento más feliz de sus vidas aquí, junto a ti, así que supongo que este es el lugar donde hubieran querido descansar- le dijo hermione
- Sí amigo, este es el mejor lugar para ellos- completó ron
- Lo sé y aunque no lo crean, me alegra el haber conocido este lugar, estar aquí me dio la fuerza que necesitaba- dijo harry

Pasaron las horas que faltaba para el anochecer en el cementerio, dejaron flores con ayuda de magia, pero eran especiales, pues no se marchitaban y así acabó su estancia en el Valle de Godric, los tres deseando poder volver en otras circunstancia, sobretodo harry que deseaba poder volver y esta vez para quedarse en el que fue su hogarCapítulo 8: El regreso del Dragón

- Tú que haces aquí?- preguntó hagrid mientras lo apuntaba con la varita
- Necesito hablar con McGonagall, es urgente!- dijo el muchacho

En otra situación Hagrid lo hubiera atacado y olvidado de todo lo que dumbledore le había enseñado sobre modales, pero algo en el muchacho lo hizo ceder a su petición, el chico parecía completamente devastado, pedía a gritos ayuda y el nunca se podría negar a eso, era sólo un chico, tal vez el creador de todos sus problemas pero un chico, un alumno de Hogwarts y Dumbledore siempre le había pedido que no importaba que pasara, los alumnos siempre deberían encontrar protección en Hogwarts, y aunque gustosamente lo hubiera enviado el mismo a Azkaban, está vez algo se lo impidió, tal vez fue lo que dumbledore le decía o tal vez la mirada desesperada del chico, pero lo que era cierto era que no lo dejaría afuera, completamente desprotegido, le daría la oportunidad de tener la audiencia solicitada, McGonagall ya se encargaría de decidir el destino del chico.

- Sígueme Malfoy y no intentes nada raro, que sabes bien que conozco muchas formas de darte tu merecido sin usar la varita- concluyó el gigante mientras guiaba a malfoy

Hagrid iba delante de malfoy por pospasadizos del castillo que llevaban al despacho de McGonagall, el despacho del director, Draco no esperaba que su audiencia fuera ahí, esperaba que fuera en el despacho antiguo de McGonagall que él conocía, pero claro era obvio que ahora ella era la directora y por lo mismo su nuevo lugar era ese.

- Llegamos- dijo hagrid y pronunció la contraseña- Albus dumbledore, sígueme

Draco se sorprendió al escuchar la contraseña y si ya estaba abatido, esto lo devastó, nadie conocía su historia, ni lo que habían tenido que pasar el y su profesor, pero tampoco a nadie le importaba, sólo sabía que desde la muerte de sus madre, algo en él había cambiado y ya no estaba dispuesto a soportar ni aguantar más órdenes que no quería cumplir, no draco malfoy no iba a ser manejado más nunca y no importaba si McGonagall no aceptaba recibirlo, él encontraría la forma de vengar a su madre, Draco había encontrado un motivo para rechazar a lord Voldemort y ahora que lo tenía no lo iba a soltar, sabía que la venganza no era el mejor motivo, pero no tenía otro y si algo había aprendido de su padre, era que un malfoy nunca era derrotado, averiguaría que había pasado con su madre y se vengaría por eso.

Hagrid hizo esperar a malfoy afuera del despacho, mientras él intercambiaba unas palabras con McGonagall

- Profesora McGonagall, Draco malfoy está afuera, quiere verla - dijo con dejo de rabia al pronunciar el nombre del muchacho
- Lo sé hagrid, por favor dile que pase y déjanos solos- pidió con voz cortés a hagrid, mas con gesto serio
- Pero profesora
- quiso replicar hagrid, pero McGonagall no la dejó
- Pero nada hagrid, por favor haz lo que te pido- dijo esta vez con tono firme

Hagrid se dirigió a la puerta, la abrió dudando aún e hizo pasar al muchacho. Draco estaba con la misma cara fría de siempre, pero McGonagall pudo ver que había cierto temor en sus ojos, pero ella sabía su historia, dumbledore se la había contado antes de que partiera con harry la noche en que murió, por lo que ella ya había decidido que ayudaría al malfoy, pero tenía que saber antes que había llevado a draco a buscarla, debía conocer sus razones y su versión de la historia.

- Gracias hagrid, ya sabes que hacer- dijo McGonagall, todavía ignorando lo presencia del chico
- Esta bien profesora, me iré, pero estaré muy cerca- esto último lo dijo mirando a draco
- Buenos días sr. Malfoy, siéntese por favor- dijo McGonagall con voz autoritaria, sonaba más como a una orden, o al menos eso le pareció al chico, pero ese no era el momento para que su orgullo saliera por lo que se sentó
- Profesora yo, vengo a

- Sé a que has venido, pero antes de darte una respuesta quiero escuchar todo lo que sé tienes que decirme, sobre esa marca en tu brazo y el motivo por el que estas aquí
Te escucho

McGonagall no tenía el carácter bonachón que tenía dumbledore, o como hubiera dicho draco, ella no parecía chiflada, pero en algo si se parecía a su ex-director, su mirada invitaba a hablar y daba la seguridad que sería escuchado, en todo lo que tuviera que decir, le diría la verdad, le habían intentado leer la mente muchas veces como para que no supiera que ella podía hacerlo, por lo que no dudó y comenzó a hablar

- Me marcaron antes de volver al sexto curso, cuando atraparon a Lucius y los demás en el ministerio, Voldemort lo culpó a él, además no había conseguido obtener lo que quería, estaba muy molesto, por lo que decidió que ya que había perdido muchos mortifagos, era tiempo de aumentar sus filas, y así fue que decidió que yo debería unírmele, una noche, en esa vacaciones, aparecieron en mi casa y me dijeron que era momento de probar mi lealtad, ni siquiera tuve tiempo de responder, sabía que ese era mi destino, pero no esperaba volverme mortifago tan pronto, mi padre me había preparado para ese momento, pero yo no me sentía listo, pero eso no importó, me fui con ellos, tenía miedo a lo que pudiera pasarnos a mi y mi madre si no lo obedecía, así me convertí en uno de ellos, pero eso no era suficiente para Voldemort, el quería castigarme por los errores de mi padre, tenía que descargar su frustración en alguien y ese fui yo, me dio la misión de asesinar a dumbledore, como lo intenté ya lo debe saber, pero no lo logré, ni siquiera teniéndolo indefenso frente a mí lo pude matar, aunque algunos mortifagos llegaron para incitarme a hacerlo, no pude, pero el profesor snape lo hizo por mi, el mató a dumbledore, había hecho un pacto inquebrantable con mi madre, de eso me enteré después, sino lo mataba por mi, él mismo moriría, asía que lo hizo, logramos escapar con dificultad, porque potter nos seguía de cerca y además hagrid apareció para complicarlo todo, pero snape se encargó de eso y logramos huir. Cuando Voldemort se enteró de lo sucedido, quedó impresionado con el profesor snape, creo que aún dudaba de su fidelidad, pero lo que él hizo lo llenó de gloria frente a los demás mortifagos, snape había engañado a dumbledore y lo había matado, él se convirtió en la mano derecha de Voldemort, fue algo así como el reemplazo mejorado de mi padre para todos los mortifagos, a mi no me fue también, el mismo Voldemort me aplicó la maldición cruciatus unas cuantas veces y me amenazó con matar a mi madre, también me hubiera matado- dijo draco con amargura- pero el profesor snape intercedió por mi y me salvó la vida, pasamos un tiempo escondidos de todos, Voldemort no creía que fuera buena idea arriesgarnos a salir aún, la muerte de dumbledore estaba reciente y de seguro todos los aurores del ministerio estarían alertas, pero luego llegó el momento, hace unos días comenzaron los asesinatos, mi madre no quería que participara en eso, por lo que le pidió al profesor snape que impidiera que me llevaran en alguna misión, él lo hizo, lamentablemente mataron madre, no sé exactamente que pasó pero sé que no fueron los del ministerio, ellos no aplican el Avada Kedravra a menos que sea de extrema necesidad y definitivamente con mi madre no era necesario, sobretodo porque ella no era mortífaga, sabía algunas cosas que yo o snape le contábamos pero nada que la pusiera en riesgo, eso fue suficiente para mi, desde que fracasé con mi misión y recibí el castigo y la amenaza de Voldemort, me quedé entre ellos sólo por salvar a mi madre y tal vez por estar cerca del profesor snape, pero él mismo me alentó a irme, me dijo que viniera a verla y que le contara todo lo que sabía, que usted me ayudaría a esconderme por un tiempo, y por eso estoy aquí, pero profesora McGonagall mi deseo no es esconderme por mucho tiempo, quiero averiguar que pasó con mi madre y hacer pagar a los culpable, aunque eso me cueste la vida, ella no merecía morir así, lo único que quería era protegerme y yo la pienso vengar- terminó draco con voz decidida, en forma de advertencia
- Sabe lo que pienso, Draco- dijo McGonagall
- Que no me cree y no me ayudará o probablemente hasta me entregue al ministerio- dijo inseguro draco, sorprendido porque lo haya llamado por su nombre
- No, primero te agradezco, por mantener tu mirada fija en mis ojos, para que yo pudiera entrar en tu mente, pero déjame decirte que no lo hice, le creo draco

Estas palabras dejaron atónito a Draco, él esperaba que su profesora dudara de él y era entendible, pero no, ella le creyó, no había dicho que lo ayudaría, pero le creía y eso era un avance.

- Pero ahora quiero que me escuche, yo sé algo que le podrá interesar y que tal vez haga que ya no quiera la ayuda de Hogwarts
- Que

- Déjame hablar muchacho y no me interrumpas por favor
-

- El profesor Dumbledore y yo hablamos unas horas antes de esa fatídica noche, en aquella charla me confesó muchas cosas que yo desconocía, él ya sabía que usted se había convertido en mortifago y también sabía de su misión, desconocía sus razones, pero confiaba aún en que volvería y por lo que veo no se equivocó, también conocía el pacto inquebrantable que había hecho severus snape con su madre
- Pero cómo?
- No me interrumpa, por favor- dijo firme McGonagall- snape era un espía para la orden, sino hacía el pacto, su tía lo descubriría, él estaba dispuesto a entregar su vida por usted y dumbledore, ya había decidido, así sería como terminaría su vida, dándola por las personas que apreciaba, sé que suena raro de severus snape, pero así fue, pero había algo con lo que no contaba, dumbledore jamás lo dejaría hacer algo así, por lo que le ordenó a snape que si tenía que escoger a quién eliminar no lo dudara y acabará con él, por eso el profesor snape se enfadó con dumbledore, este le había ordenado seguir haciéndose pasar por mortifago, así podría alertar a la orden de cualquier cosa, todos tenían que creer que él nos había traicionado, pues si Voldemort entraba a la mente de alguien de la orden, todo estaría perdido y el estaría muerto, aunque no sé aún, sospecho que snape se negó hasta él último momento a cumplir esa orden de dumbledore, pero al verse rodeado de mortifagos y saber que si no era él alguien más acabaría con la vida de dumbledore y no creerían en lo que él les dijera, así que lo hizo, snape mató a dumbledore, de lo que siguió en la vida de snape no sé nada, salvo por lo que usted me ha dicho, pues no ha vuelto a establecer contacto con nadie, supongo que cree que nadie le creerá, y es entendible, dumbledore nunca le dijo que yo sabía su secreto, no le dio tiempo a ninguno a decir nada, por eso sé que si se queda, el intentará hacer contacto con usted y así podrá decirle que yo sé que lo llevo a hacer lo que hizo, hay algo más que debo decirle, dumbledore creía que lo estaba arriesgando a usted demasiado, pero después del pacto de snape creyó que así debía ser, él se sentía responsable de su falta protección, creía que era culpable del riesgo y peligro que usted corría.

Ahora draco estaba muy confundido, dumbledore sabía lo que era y no lo detuvo, muchas veces había esperado que lo descubrieran para no tener que seguir con todo eso, y por otro lado snape nunca había sido un verdadero mortifago, eran demasiadas noticias juntas.

- Yo no sé que decir profesora, yo pensaba que era él que tenía que hablar y resultó que lo que usted me ha dicho es mucho más importante
- No digas eso, en realidad ahora recién se conectan las historias, tenía que saber lo que habías vivido y déjeme decirle draco, que si aún después de escuchar lo que le he dicho, quiere recibir protección aquí en Hogwarts, yo lo ayudaré
- Yo creó que aquí es dónde debo estar, al menos por ahora profesora, pero no sé cómo lo hará, hagrid ya me vio
- Pues creo que ahora deberemos arriesgarnos yo me ocuparé de contarle la verdad, esto que le he dicho, sólo lo sabemos remus Lupin y yo, ahora usted y pronto el profesor hagrid y alguien más que nos ayudará.
- Pero quién querría ayudarme?
- Yo señor malfoy y le aseguró, que la persona a la que me refiero es completamente confiable, así que procuren llevarse bien, porque no pienso permitir pleitos en Hogwarts y menos en sus circunstancias
- Pero, quién es?
- No coma ansias, aún no necesitaremos de su presencia, no hasta que comiencen las clases, pero quiero su palabra que se llevaran lo mejor posible
- Esta bien, lo prometo, tiene mi palabra, haré lo que pueda
- Confiaré a que hará su mejor esfuerzo para que todo marche bien draco
- Gracias por esto, no lo olvidaré
- Eso espero señor malfoy, eso espero, ahora por favor, espere aquí mientras lo organizo todo y le explico a hagrid la situación

La profesora McGonagall salió del despacho y buscó a hagrid, tuvo que contarle la verdad, toda la verdad, al guardabosque le costó aceptarla, pero finalmente lo hizo, y aceptó ayudar pero con cierto recelo, la profesora sólo le pidió que acondicionara adecuadamente la ex habitación del profesor snape, ahí nadie lo descubriría, pues estaba bastante alejada de las demás, después de que todo estuviera listo, ella misma llevo a draco a su nueva habitación, hagrid había hecho un buen trabajo, el lugar era oscuro, pero muy espacioso, las paredes eran de color verde oscuro, todo era muy slytherin, desde las cortinas de color verde, hasta las sábanas de la cama de color plata, el chico estaba impresionado su habitación había quedado mejor de lo que esperaba.

- Espero que le guste, porque aquí pasara todo el día, esta demás decirle que nadie más debe verlo, hagrid se encargará de traerle las comidas estos días, hasta que no comience el curso escolar, luego debido a sus obligaciones no podrá hacerlo por lo que, a partir de ese momento se encargará la persona de la que ya le hablé, claro si acepta, aunque confía en que lo haga, vendré a verlo, aunque no será muy frecuente, ahora debo dejar el colegio, creo que ha llegado el momento de hablar con remus Lupin y que él se encargue de comunicarle la historia completa a alguno miembros más de la orden.
- La orden?
- Ya se le contará a su debido tiempo draco, ahora descansé que seguro lo necesita. Ah por cierto esa puerta es su baño privado, tal vez quiera darse un baño antes de dormir, que descanse señor malfoyCapítulo 9: De vuelta a Hogwarts

Los tres amigos habían pasado la noche en el caldero chorreante, habían pedido un habitación para tres, pues preferían mantenerse cerca, así era más seguro, aunque la habitación era pequeña, había espacio suficiente para los tres. Así que se acomodaron como pudieron y se instalaron ahí.

Harry se despertó sobresaltado, tenía un mal presentimiento, no sabía que era pero sentía que algo andaba mal, pero todo parecía tranquilo, Ron estaba dormido en su cama y hermione, que ya estaba vestida, se encontraba sentada sobre su cama, sosteniendo un libro, seguro se había quedado despierta leyendo, le preocupaba la excesiva obsesión que presentaba hermione por aprenderse esos libros, durante toda su estadía en el valle de Godric, lo había notado, pero hasta ahora no lo había visto con sus propios ojos, su amiga tenía un aspecto terrible, seguro no había cerrado los ojos ni un momento.

- hermione dormiste algo?- preguntó harry
- eso ahora no tiene importancia, esto es muy importante, te lo aseguró
- y se puede saber que tanto lees
- pues, aún no es el momento, pero confío en que pronto podré contártelo y así me entenderás
- ok hermione como digas
- que pasa por qué están despiertos tan temprano?- preguntó un somnoliento ron que acababa de despertar
- no es tan temprano como creen, es casi la hora de la merienda
- hermione por qué no nos despertaste, con razón tengo tanta hambre, ya perdimos el desayuno- le reclamó ron
- pues parecían muy cansados y no quise despertarlos, pero ya a levantarse, hemos perdido mucho tiempo tenemos que comprar los libros y tal vez podamos comer con fred y george, los espero abajo, no se demoren
- si capitán- dijo harry burlándose de cómo los trataba hermione
- te vemos abajo- dijo ron y volvió a taparse con la sábana cuando su amiga acababa de salir
- Oh vamos ron, hermione tiene razón ya mañana volveremos a Hogwarts, aunque no será exactamente a estudiar
- Lo sé, lo sé debemos buscar la pintura que tiene el horcrux de Ravenclaw, ya vooooooooooooooy- dijo mientras bostezaba y entraba al baño.

Un rato después se encontraron con su amiga y fueron a comprar sus libros, luego decidieron hacerles una visita a los gemelos. La tienda de los gemelos se encontraba casi vacía, por lo que llegar a dónde ellos estaban fue una tarea bastante fácil.

- Parece que no muy bien el negocio- dijo harry sorprendiendo a los gemelos
- Ustedes!!!!!, ni una carta para saber en que líos andaban, así es como nos agradecen el ayudarlos a escapar- dijo fred mientras se abrazaba de lo muchachos
- Que bueno que estén vivos y completos- completó george- nos tenían preocupados y comenzábamos a sentirnos culpables- dijo con falso resentimiento
- Oh lo sentimos muchachos, pero realmente estuvimos muy ocupados, no lo hicimos a propósito- dijo hermione a modo de disculpa
- No te disculpes herms, ellos ya lo saben- dijo ron mientras abrazaba a george- el negocio no anda nada bien cierto?
- Pues, no tanto como quisiéramos, pero nos va bastante bien desde que promocionamos el envío del producto directamente a manos del usuario- dijo george
- Además inventamos un catálogo de nuestros productos mágicos, sólo tienes que decir en voz alta el producto que te gusta y nosotros registramos de quién es el pedido, ellos nos mandan los galeones y nosotros les mandamos los productos, quieren uno, se los enviamos a todos los alumno de Hogwarts- dijo fred
- Valla, eso es magia muy avanzada- dijo impresionada hermione
- Gracias, Gracias, castañita, sabía que en el fondo nos admirabas- dijo fred guiñándole un ojo- pero lo sentimos ya estamos separados
- Claro que por tratarse de ti, podríamos hacer una excepción, qué dices dos por el precio de uno- le dijo george a una sonrojada hermione
- Yo no quise decir que

- No les hagas caso herms, mis hermanos olvidan la educación que recibieron- dijo ron molesto con la broma de sus hermanos, que él por supuesto no encontraba nada graciosa
- Bueno vamos a comer chicos, muero de hambre- intervino harry, pues adivinaba que los gemelos no dejarían la situación así y se la devolverían a ron, por lo que él prefirió evitarle una situación bochornosa a sus amigos y dijo lo primero que se le ocurrió, con la esperanza que el hambre que decía tener ron y la buena intención de los gemelos, hiciera que olvidaran el incidente. Y funcionó!

Pasaron el resto de la tarde con ellos, comieron el departamento de estos que se encontraba arriba de su tienda de artículos de bromas.

- Ya debemos irnos a descansar, mañana saldremos muy temprano para la estación- dijo harry
- Sí tienes razón harry, gracias por todo chicos, nos harían un favor antes de irnos?
- Lo que quieras hermione, si necesitan algo, sólo díganlo- dijo fred
- Bueno podrían decirles a sus padres que estamos bien y si nos podrían enviar nuestros baúles que dejamos en su casa sería ideal, y si no es mucho pedir también que les digan a los míos que todo va bien, que no preocupen
- Y no olviden que para todos los demás nosotros nunca salimos de la madriguera- intervino harry
- Hecho, algo más- dijo george
- Sólo cuídense y saluden a todos- dijo ron
- Oh ronnie quiere llorar- dijo george, pero notando la mirada seria de ron continuó- no te preocupes hermanito lo haremos, confía en nosotros.
- Eso Ron, sabemos que corren más peligro que todos juntos, así que son ustedes los que deben cuidarse y no olviden que si necesitan refuerzos, aquí hay dos lindos pelirrojos que no le temen al peligro- concluyo fred
- Gracias chicos, nos veremos pronto- dijo riendo hermione ante el comentario de fred

Se despidieron con muchas buenaventura y demás, los tres amigos regresaron al caldero chorreante, dónde cenaron y se dispusieron a dormir, para estar frescos para e día siguiente.

Sólo Hermione no durmió esa noche, ella le había pedido un cuarto extra al Tom (el del caldero chorreante), con la excusa de tener un lugar dónde poder cambiarse tranquila, pero en realidad esa habitación la usaba para practicar, por fin estaba logrando dominar el Reverticum vita, avanzaba a pasos agigantados, estaba realmente sorprendida con su fuerza de voluntad y con sus logros con el hechizo, por fin veía cerca el día de traer de vuelta a sirius, harry estaría tan contento, a decir verdad, esa era la razón por la que aún no les había contado nada sobre el hechizo a sus amigos, no estaba segura de lograrlo, y si ella no podía, tendría que buscar a alguien que si lo hiciera y eso tomaría tiempo, así que mejor era no sembrar falsas esperanzas en su amigo, no antes de tiempo, pero sentía que el tiempo estaba cerca y tal vez antes del enfrentamiento con Voldemort pudieran tenerlo de vuelta, con esos pensamiento hermione volvió a la habitación que compartía con sus amigos, se recostó y no abrió los ojos hasta la mañana siguiente, estaba demasiado agotada, si hubiera seguido practicando esa noche lo más seguro era que se desmayara, ella sabía que el hechizo al realizarse verdaderamente, la agotaría mucho más de lo que lo hacía en la practica, por lo que era necesario dominarlo a la perfección o de lo contrario pondría sus vidas en peligro, y lo peor no conseguirían salvar a sirius, con esa idea se quedó profundamente dormida.

Los rayos de luz entraban por la ventana, la llegada del nuevo día se anunciaba, esa día volverían a Hogwarts, no sabían exactamente lo que se les vendría, pero con el apoyo de McGonagall, saldrían adelante y podrían llevar a cabo la búsqueda de información y hasta del propio horcrux, una vez destruido, podría ir en busca de la serpiente Nagini, de malfoy, de snape y hasta del mismo Voldemort.

- Ya despierten o no llegaremos- gritó una renovada hermione, dormir esa noche la había llenado de energías
- 5 minutos más por favor- dijo ron aún medio dormido
- Nada de eso ronald, si quieres no te levantes y lo que pasará será que pierdas el tren, pero eso si te aviso yo no te esperaré
- Ya vamos hermione, pero no podemos cambiarnos contigo aquí- dijo abochornado harry
- Ah claro jijiji, lo siento ya los dejo, nos vemos abajo
- Bueno Ron arriba- dijo harry cuando su amiga ya había salido
- Si, si, ya voy, que afán de levantarse tan temprano
- Pero sabes que ella tiene razón, si no nos apuramos no llegamos
- Sí ya entendí el mensaje

Los tres amigos llegaron a King’s Cross con 10 minutos de anticipación y es que preferían no cruzarse con nadie que pudiera revelar que no habían estado en la madriguera casi todo agosto, mejor dicho no querían que los sres. Weasley al verlos e ir a buscarlos los pusieran en evidencia, claro que querían verlos, pero no era buen momento para correr riesgos.

- Busquemos un compartimiento, esta vez no tenemos que quedarnos en otro compartimiento, McGonagall nos dijo que no era necesario- dijo ron
- Que bueno, imaginaba que me tocaría viajar sólo
- No esta vez harry potter- dijo su amiga con una sonrisa

Por un tiempo de camino no fueron molestados, cuando una cabellera, ya conocida por todos los presentes, se asomó en su compartimiento y con lágrimas en los ojos corrió a abrazarlos.

- Chicos! pensé que no los vería en mucho tiempo- dijo Ginny aún llorosa
- Ginny- dijo tímido harry
- Oh harry, me alegro tanto que estés bien, no se que hubiera hacho si


Pero harry no la dejó terminar, la abrazó fuerte, mientras la pelirroja seguía sollozando

- Qué hicieron todo este tiempo?, a dónde fueron?
- Eso no te lo podemos decir Ginny lo sabes- dijo su hermano
- Aún, pero prometo contártelo cuando estemos en un lugar más seguro- dijo harry mientras miraba a su amiga, que lo veía con expresión orgullosa
- Harry- murmuro Ginny- gracias
- Gracias por qué?
- Por confiar en mí- dijo Ginny y volvió a abrazarlo
- Saben no quiero arruinar el momento, y les aseguro que no es que este con cosa de hermano celos, pero si siguen así cualquiera que pase, podría pensar que algo raro ocurre y eso no sería lo mejor
- Ron tiene razón chicos, en Hogwarts podrán hablar, ahora lo mejor es que aparentemos que hemos estado todo el verano en la madriguera y que no dejamos de verte ni un solo día gin- dijo hermione mientras se abrazaba de su amiga
- Hey y para mi no hay abrazo- dijo ron resentido
- Claro que sí hermanito, me alegro de verte y que estés bien, que todos estén bien- dijo mientras abrazaba a su hermano

El resto del viaje, la pasaron tranquilos, Ginny tuvo que dejarlos y volver al compartimiento en el que estaba antes de encontrarlos, pues de lo contrario habría parecido muy sospechoso, los tres amigos pudieron descansar algo más durante el camino, tanto que cuando despertaron ya casi habían llegado a la estación de Hosmedade.

- Ya llegamos a Hogwarts, se siente bien estar de vuelta no?- dijo hermione nostálgica
- Sí, sólo que no volverá a ser lo mismo, ahora que ya no está dumbledore
- Sí harry pero a él le hubiera gustado que lo llevemos lo mejor posible y que lo superemos- dijo ron, que para sorpresa de sus amigos había madurado tremendamente en ese tiempo
- Bueno vamos, la cena debe estar por comenzar- culminó hermione y los tres se dirigieron con paso decidido al castillo

La cena comenzó con muchos menos alumnos de los que había en años anteriores, era de esperarse que muchos de los padres no dejaran volver a sus hijos al colegio con lo que había pasado el curso pasado y aún pero ahora que ya no estaba dumbledore, al que muchos consideraban la mejor protección de Hogwarts. McGonagall inició su discurso.

Este será mi primer año como directora, pero aún así seguiré siendo su profesora de transformaciones, no os preocupéis. Veo que este año somos menos, se nota que el regreso de Voldemort a diezmado nuestras filas, pero aún siendo menos debemos ser fuertes, pues este es sólo el comienzo y lo que se viene es aún más grande y peligroso de lo que se espera, pero no pierdan la esperanza, nunca pierdan la fe en ustedes, y por supuesto nunca olviden que unidos llegaran más lejos, es un tiempo en el que se recibirán muchas sorpresas, algunas buenas, otras malas y otras sólo inesperadas, pero confíen en sus corazones, aunque todo parezca indicar que están equivocados, pues sólo así encontrarán la verdad. Les doy la bienvenida a todos ustedes alumnos viejos y nuevos, con la esperanza que sigamos viéndonos por muchos años más y que esto que se viene, termine pronto y ahora que comience la selección.

Así siguió el banquete, algunos alumnos extrañados con las palabras de McGonagall no dejaban de murmurar sobre a qué podía referirse con eso de las sorpresas, mientras otros estaban más interesados en conversar con sus amigos o simplemente comer. La selección terminó rápido, ese curso no había muchos chicos nuevos, las razones las imaginaban, por lo que McGonagall se puso de pié a continuar con sus discurso.

Antes que vallan a sus dormitorios, les quiero informar que el nuevo jefe de la casa de gryffindor es el profesor Rubeus Hagrid y el de Slytherin será el que terminó el curso anterior, el profesor Horace Slughon, por otro lado debo informarles que este año sólo habrá un premio anual, este privilegio le corresponde a la srta. Granger, quién destacó por sus extraordinarias notas y buen comportamiento, felicitaciones srta. Granger, luego deberá dirigirse a mi despacho, para hablar de sus funciones como premio anual, ahora pueden dirigirse a sus salas comunes, prefectos guíen a los demás. Buenas noches y bienvenidos nuevamente.

Todos los alumnos se dirigieron a sus salas comunes, a excepción de una, hermione Granger se dirigía al despacho de la nueva directora de Hogwarts, Minerva McGonagall.


Capítulo 10: La tarea de Hermione

Hermione Granger iba caminando por los oscuros pasillos de Hogwarts, con una sólo pensamiento en su mente, le parecía raro que su profesora le hubiera pedido que la viera con tanta urgencia, en su cabeza rondaba lo que había sucedido la última vez que se habían visto

***** Flash back *****

- Y ahora si me disculpan quisiera intercambiar unas palabras con la srta. Granger a solas- dijo dirigiéndose a ron y harry- Y lleven esto- dijo tendiéndoles una canasta con comida- la necesitarán, ya pasó la hora de comer
- Claro profesora- dijo ron y se paro de inmediato- gracias de nuevo, adiós
- Adiós profesora- dijo harry mientras se iba junto a ron con el anillo aun cogido.

La profesora McGonagall les había pedido a sus amigos que salieran para poder hablar con ella a solas, ella al principio se preocupó, pensó que su profesora la regañaría por querer dejar Hogwarts e irse con sus amigos, abandonando el futuro prometedor que todos creían que conseguiría a temprana edad, pero estaba equivocada, su profesora tenía una mirada serio y preocupada, pero también mantenía su sonrisa afable.

- Se preguntará porque les pedí a sus amigos que salieran srta. Granger
- Sí profesora, en realidad no la entiendo, sabe que yo confío plenamente en ellos y

- Pero lo que le quiero decir es algo que prefiero que ellos no escuchen, al menos por el momento, lo entiende verdad?
- Claro que sí, pero que podría ser lo que ellos no pueden conocer y yo sí
- Verá, no se trata que ellos no puedan saberlo, es que no creo que pudieran entenderlo, no por ahora, lo cierto es que necesitaré de su ayuda y de su entera confianza en mis decisiones y en mi buen juicio.
- Yo siempre he confiado en usted, no es necesario que me lo pregunte
- Le agradezco por eso, pero esta vez será diferente, la próxima vez que nos veamos probablemente necesite de su ayuda, con algunas tareas que no serán nada fáciles de realizar
- Yo haré lo que me pida profesora, siempre que pueda- dijo hermione con dejo de duda
- No se preocupe, no será nada peligroso, o al menos procuraré que no lo sea, pero creo que meterse en esas clase de tareas, no necesita de mi ayuda, sola lo hace muy bien, sé lo que estuvo haciendo srta. Granger, pero no le pediré que me cuente absolutamente nada, así como usted confía en mí, yo también lo hago, confío en ti hermione

A la chica le sorprendió que su profesora la llamara por su nombre, más que le dijera que confiaba en ella, aunque también lo agradeció, se sentía muy orgullosa de que su profesora creyera en sus capacidades y lealtad.

- Gracias profesora, le aseguro que no le fallaré y que llevaré a cabo de la mejor manera la tarea que usted disponga
- Lo sé, lo sé, pero aunque aún no estoy segura de lo que sea exactamente, sé que lo harás bien.

Hermione sonrió ante el comentario de su profesora

- Hay algo más antes de dejarla ir con sus amigos, hay muchas cosas sobre la muerte de dumbledore que ustedes desconocen, pero aún no es tiempo de contárselas, tal vez la próxima vez que no veamos pueda hacerlo
- Qué quiere decir?- preguntó confundida- qué es lo que desconocemos de la muerte del profesor dumbledore
- Cálmense srta. Todo lo sabrá a su debido tiempo, por ahora sólo puedo decirle, que yo tampoco conozco toda la historia, pero confío en que pronto lo sabré, llamémoslo intuición
- Esta bien profesora, lamento si me exalté, yo esperaré hasta que usted lo crea conveniente
- Tenga hermione- dijo McGonagall tendiéndole unos libros- espero que la ayuden en su actual misión y buena suerte- dijo acercándose a sus alumna
- Adiós profesora y muchas gracias por todo, prometo que no la defraudaré, la confianza que usted a puesto en mí, valdrá la pena.

Con un gran abrazo entre las brujas, terminó su audiencia, con la promesa de pronto verse y poder explicarse todo con más calma.
Hermione del despacho de McGonagall con una gran sonrisa.

- qué pasó hems?- preguntó ron- qué quería McGonagall
- Oh sólo explicarme lo del premio anual y desearme suerte- dijo hermione calmadamente- y además me entregó unos libros que tal vez nos sirvan de mucho.
- Ahora toda la ayuda que se pueda nos vendrá muy bien- dijo harry
- Y ahora a dónde vamos?- preguntó ron
- A iniciar la búsqueda, vamos al valle de Godric- dijo harry
- Pues vamos, pero primero despidámonos de hagrid- dijo hermione

***** Fin Flash Back *****

Hermione pensaba que era el momento que había estado esperando, por fin McGonagall le diría cual era su tarea y tal vez ella pueda contarle acerca de los hechizos vita, no estaba segura de lo segundo, su profesora podría mostrase reacia a la realización por parte de su alumna de escalase de magia, pero por otro lado quizá lo entendería e incluso podría llegar a ayudarla, después de todo ella también conocía a sirius. Con esos pensamientos llegó a la gárgola de piedra, que señalaba la entrada del despacho del director.

- Albus Dumbledore- pronunció hermione con voz decidida, lo que pasará en esa oficina lo aceptaría con firmeza

La gárgola se movió y le dio paso a las escaleras, ella no dudó en subirlas, pero cuando estuvo al frente de la puerta, a punto de tocar, toda esa decisión que había logrado juntar, se fue cayendo, lo que hizo que ya no estuviera tan segura de querer entrar, dudó unos segundos antes de tocar, pero lo hizo, no podía fallarle a su profesora, no ahora que estaba tan cerca.

- Adelante srta. Granger, la estábamos esperando- dijo la directora- siéntese por favor
- Buenas noches profesora- y cuando se iba a sentar dijo - disculpe pero dijo la estábamos esperando?
- Sí hermione, nosotros también estamos aquí- dijo Lupin que acababa de salir de atrás de un estante junto con tonks

A hermione se le iluminó el rostro, no los había visto en mucho tiempo, pues e la boda de bill y fleur no pudo entablar conversación con ellos, tonks se acercó velozmente y abrazó a la chica, ellas había logrado hacer una gran a pesar de que tonks era mayor, pero hermione era tan madura y a decir verdad tonks algo infantil, como para que se hayan logrado llevar extraordinariamente. Seguido a eso hermione se abrazó fuerte de un sorprendido Lupin.

- Los extrañamos mucho hermione- dijo tonks
- Yo también lo hice y también harry y ron
- Por cierto me gustaría saber que estuvieron haciendo, pero no lo preguntaré, imaginó que si quisieran contarlo ya lo hubieran hecho, pero al menos una carta para decir que andaban bien- dijo Lupin
- Lo siento mucho, pero no podíamos mostrarnos y era muy arriesgado soltar a hedwing o a pig, los hubieran reconocido y eso no era conveniente
- Si no fuera por fred y george que nos dijeron que los habían visto, no sabríamos que estaban aquí, nosotros les trajimos los baúles, pues queríamos verlos, pero aparentemente sólo podremos verte a ti, porque McGonagall no cree conveniente que harry y ron se enteren de la razón por la que estás aquí- dijo tonks
- Entonces ya me dirán cual es mi tarea- dijo nerviosa hermione- un momento ustedes también saben que pasa?
- Sí srta. Granger, ellos también lo saben, aunque por ahora no son mucho creí conveniente que algunos miembros de la orden del fénix también lo supieran para evitar complicaciones usted lo entenderá- dijo McGonagall
- A decir verdad, aún no, pero espero hacerlo pronto
- Sí hermione lo harás, pero debes estar preparada, pues hay muchas cosas que creerías imposibles, por lo que te pido que te acerques aquí- dijo McGonagall sosteniendo un recipiente- este viaje lo harás sola, entrarás a uno de mis recuerdos, una conversación que tuve y que te lo explicará todo, nosotros estaremos aquí esperándote para contestar a cualquier duda que tengas, está lista?
- Lo estoy profesora

Y dicho esto hermione entró al pensadero de McGonagall

La chica había caído en el mismo despacho en dónde momentos antes había estado, pero ahora estaba McGonagall y Hagrid, el segundo se veía enfadado, pero aún así se dirigió a la puerta, lo siguiente que vio fue a Draco Malfoy, entrando al despacho en dónde estaba parada, una oleada de rabia y rencor la hizo querer golpearlo, pero al tocarlo, su mano a travesó al cuerpo del rubio. Por lo que decidió tratar de calmarse y escuchar la conversación.

- Gracias hagrid, ya sabes que hacer- dijo McGonagall
- Esta bien profesora, me iré, pero estaré muy cerca
- Buenos días sr. Malfoy, siéntese por favor- dijo McGonagall con voz autoritaria
- Profesora yo, vengo a

- Sé a que has venido, pero antes de darte una respuesta quiero escuchar todo lo que sé tienes que decirme, sobre esa marca en tu brazo y el motivo por el que estas aquí
Te escucho

Que lo iba a escuchar, hermione no entendía a su profesora, debería llamar a los aurores y que lo llevaran a Azkaban, pero el que malfoy comenzara hablar sin discutir le llamó la atención

- Me marcaron antes de volver al sexto curso, cuando atraparon a Lucius y los demás en el ministerio, Voldemort lo culpó a él, además no había conseguido obtener lo que quería, estaba muy molesto, por lo que decidió que ya que había perdido muchos mortifagos, era tiempo de aumentar sus filas, y así fue que decidió que yo debería unírmele, una noche, en esa vacaciones, aparecieron en mi casa y me dijeron que era momento de probar mi lealtad, ni siquiera tuve tiempo de responder, sabía que ese era mi destino, pero no esperaba volverme mortifago tan pronto, mi padre me había preparado para ese momento, pero yo no me sentía listo, pero eso no importó, me fui con ellos, tenía miedo a lo que pudiera pasarnos a mi y mi madre si no lo obedecía, así me convertí en uno de ellos, pero eso no era suficiente para Voldemort, el quería castigarme por los errores de mi padre, tenía que descargar su frustración en alguien y ese fui yo, me dio la misión de asesinar a dumbledore, como lo intenté ya lo debe saber, pero no lo logré, ni siquiera teniéndolo indefenso frente a mí lo pude matar, aunque algunos mortifagos llegaron para incitarme a hacerlo, no pude, pero el profesor snape lo hizo por mi, el mató a dumbledore, había hecho un pacto inquebrantable con mi madre, de eso me enteré después, sino lo mataba por mi, él mismo moriría, asía que lo hizo, logramos escapar con dificultad, porque potter nos seguía de cerca y además hagrid apareció para complicarlo todo, pero snape se encargó de eso y logramos huir. Cuando Voldemort se enteró de lo sucedido, quedó impresionado con el profesor snape, creo que aún dudaba de su fidelidad, pero lo que él hizo lo llenó de gloria frente a los demás mortifagos, snape había engañado a dumbledore y lo había matado, él se convirtió en la mano derecha de Voldemort, fue algo así como el reemplazo mejorado de mi padre para todos los mortifagos, a mi no me fue también, el mismo Voldemort me aplicó la maldición cruciatus unas cuantas veces y me amenazó con matar a mi madre, también me hubiera matado, pero el profesor snape intercedió por mi y me salvó la vida, pasamos un tiempo escondidos de todos, Voldemort no creía que fuera buena idea arriesgarnos a salir aún, la muerte de dumbledore estaba reciente y de seguro todos los aurores del ministerio estarían alertas, pero luego llegó el momento, hace unos días comenzaron los asesinatos, mi madre no quería que participara en eso, por lo que le pidió al profesor snape que impidiera que me llevaran en alguna misión, él lo hizo, lamentablemente mataron madre, no sé exactamente que pasó pero sé que no fueron los del ministerio, ellos no aplican el Avada Kedravra a menos que sea de extrema necesidad y definitivamente con mi madre no era necesario, sobretodo porque ella no era mortífaga, sabía algunas cosas que yo o snape le contábamos pero nada que la pusiera en riesgo, eso fue suficiente para mi, desde que fracasé con mi misión y recibí el castigo y la amenaza de Voldemort, me quedé entre ellos sólo por salvar a mi madre y tal vez por estar cerca del profesor snape, pero él mismo me alentó a irme, me dijo que viniera a verla y que le contara todo lo que sabía, que usted me ayudaría a esconderme por un tiempo, y por eso estoy aquí, pero profesora McGonagall mi deseo no es esconderme por mucho tiempo, quiero averiguar que pasó con mi madre y hacer pagar a los culpable, aunque eso me cueste la vida, ella no merecía morir así, lo único que quería era protegerme y yo la pienso vengar- terminó draco

A hermione le pareció que el chico hablaba con amargura y con deseo de venganza, por un momento hasta sintió lástima de él, pero no draco malfoy era un ser despreciable y no se merecía ni su lástima, así que siguió escuchando, ahora era su profesora la que hablaba

- Sabe lo que pienso, Draco- dijo McGonagall
- Que no me cree y no me ayudará o probablemente hasta me entregue al ministerio- dijo draco

Según hermione sonó como si temiera que no le creyera, ella no le hubiera creído, pero le sorprendió lo que McGonagall le contestó

- No, primero te agradezco, por mantener tu mirada fija en mis ojos, para que yo pudiera entrar en tu mente, pero déjame decirte que no lo hice, le creo draco

Estas palabras dejaron atónito a Hermione y por lo que pudo observar a Malfoy también, pero no, ella le creyó, no había dicho que lo ayudaría, pero le creía y eso era demasiado sorprendente para la castaña, no entendía nada.

- Pero ahora quiero que me escuche, yo sé algo que le podrá interesar y que tal vez haga que ya no quiera la ayuda de Hogwarts
- Que

- Déjame hablar muchacho y no me interrumpas por favor
-

- El profesor Dumbledore y yo hablamos unas horas antes de esa fatídica noche, en aquella charla me confesó muchas cosas que yo desconocía, él ya sabía que usted se había convertido en mortifago y también sabía de su misión, desconocía sus razones, pero confiaba aún en que volvería y por lo que veo no se equivocó, también conocía el pacto inquebrantable que había hecho severus snape con su madre
- Pero cómo?
- No me interrumpa, por favor- dijo firme McGonagall- snape era un espía para la orden, sino hacía el pacto, su tía lo descubriría, él estaba dispuesto a entregar su vida por usted y dumbledore, ya había decidido, así sería como terminaría su vida, dándola por las personas que apreciaba, sé que suena raro de severus snape, pero así fue, pero había algo con lo que no contaba, dumbledore jamás lo dejaría hacer algo así, por lo que le ordenó a snape que si tenía que escoger a quién eliminar no lo dudara y acabará con él, por eso el profesor snape se enfadó con dumbledore, este le había ordenado seguir haciéndose pasar por mortifago, así podría alertar a la orden de cualquier cosa, todos tenían que creer que él nos había traicionado, pues si Voldemort entraba a la mente de alguien de la orden, todo estaría perdido y el estaría muerto, aunque no sé aún, sospecho que snape se negó hasta él último momento a cumplir esa orden de dumbledore, pero al verse rodeado de mortifagos y saber que si no era él alguien más acabaría con la vida de dumbledore y no creerían en lo que él les dijera, así que lo hizo, snape mató a dumbledore, de lo que siguió en la vida de snape no sé nada, salvo por lo que usted me ha dicho, pues no ha vuelto a establecer contacto con nadie, supongo que cree que nadie le creerá, y es entendible, dumbledore nunca le dijo que yo sabía su secreto, no le dio tiempo a ninguno a decir nada, por eso sé que si se queda, el intentará hacer contacto con usted y así podrá decirle que yo sé que lo llevo a hacer lo que hizo, hay algo más que debo decirle, dumbledore creía que lo estaba arriesgando a usted demasiado, pero después del pacto de snape creyó que así debía ser, él se sentía responsable de su falta protección, creía que era culpable del riesgo y peligro que usted corría.

Ahora tanto draco, como hermione se veían muy confundidos, dumbledore sabía lo que era y no lo detuvo, harry lo había dicho y pensar que parecía que nadie le creía, y por otro lado snape nunca había sido un verdadero mortifago, eran demasiadas noticias juntas para los dos, pues hermione notaba que malfoy también se había quedado anonadado.

- Yo no sé que decir profesora, yo pensaba que era él que tenía que hablar y resultó que lo que usted me ha dicho es mucho más importante
- No digas eso, en realidad ahora recién se conectan las historias, tenía que saber lo que habías vivido y déjeme decirle draco, que si aún después de escuchar lo que le he dicho, quiere recibir protección aquí en Hogwarts, yo lo ayudaré
- Yo creó que aquí es dónde debo estar, al menos por ahora profesora, pero no sé cómo lo hará, hagrid ya me vio
- Pues creo que ahora deberemos arriesgarnos yo me ocuparé de contarle la verdad, esto que le he dicho, sólo lo sabemos remus Lupin y yo, ahora usted y pronto el profesor hagrid y alguien más que nos ayudará.
- Pero quién querría ayudarme?
- Yo señor malfoy y le aseguró, que la persona a la que me refiero es completamente confiable, así que procuren llevarse bien, porque no pienso permitir pleitos en Hogwarts y menos en sus circunstancias
- Pero, quién es?
- No coma ansias, aún no necesitaremos de su presencia, no hasta que comiencen las clases, pero quiero su palabra que se llevaran lo mejor posible
- Esta bien, lo prometo, tiene mi palabra, haré lo que pueda
- Confiaré a que hará su mejor esfuerzo para que todo marche bien draco
- Gracias por esto, no lo olvidaré
- Eso espero señor malfoy, eso espero, ahora por favor, espere aquí mientras lo organizo todo y le explico a hagrid la situación

La profesora McGonagall salió del despacho, con eso se acabó el recuerdo y una mano la aló hacia arriba y apareció de nuevo en el despacho acompañada de tonks, Lupin y por supuesto la profesora McGonagall

- Ahora lo entiende srta. Granger- dijo McGonagall mirando preocupada a su mejor alumna, se veía tan abatida, la chica estaba al borde de la lágrima.
- Yo creo haber entendido que quieren que ayude a draco malfoy- dijo aún más abatida
- Tal vez fue una mala idea minerva- intervino tonks al ver a hermione en ese estado
- No lo creo tonks, además la decisión está en sus manos, sólo ella decidirá si lo hace o no, no hay presión srta. Granger, pero confíe en que lo que ha visto y escuchado es real

Lupin que hasta el momento no había intervenido, levantó de la quijada el rostro de hermione

- Hermione nadie te obliga a aceptar esta tarea, sólo debes hacerla si estás segura, no hay presiones, por supuesto yo no confiaría en otra persona mejor capacitada para esto, pero es sólo tu decisión y sé que harás lo mejor
- Yo
no sé que decir, es todo tan confuso
- Srta. Granger, le propongo una cosa, tómese la noche para decidir y mañana antes de su primera, venga a comunicármelo, de acuerdo?, recuerde que mañana se le asignará una nueva habitación, por ser premio anual. Piense todo muy bien?
- Si profesora, lo haré - dijo aún abatida hermione- buenas noches
- Que descanses hermione- dijo tonks cuando la chica cerraba la puerta y se retiraba dejando a tres adultos muy preocupados y a la vez esperanzados en que la chica acepte ayudarlos

Hermione regresaba en un estado deplorable a la torre de gryffindor, sería la primera noche que dormiría en el último curso que estaría en Hogwarts, atravesó el hueco del retrato e ingreso a la sala común, ella esperaba que ya no hubiera nadie despierto, pero estaba equivocada, había alguien esperándola

- Hermione, qué tienes?- preguntó exaltado ron al ver a su amiga entrar en ese estado
- Ron yo
- pero no pudo decir nada, confundida por todo lo que había visto esa noche se puso a llorar abrazando a su amigo
- Herms, tranquila dime que pasó
- Es que todo es tan difícil, no sé si logremos superar esta guerra
- No digas eso herms, claro que lo haremos, con harry y contigo no podemos perder- dijo ron tratando de animar a sus amiga- lo lograremos herms, ya lo verás, y recuerda que yo siempre te voy a cuidar
- No olvides a ronald weasley, sin él no podríamos ganar- le dijo a su amigo con una sonrisa

Era increíble como su amigo podía animarla tan rápido, se quedaron un rato mirándose de cerca, estaban perdidos en los ojos de lo otro, ron sentía que si no la besaba en ese momento, no podría seguir respirando, hermione se dio cuenta del acercamiento de sus amigo, pero no hizo nada para evitarlo, no estaba segura de lo que quería en ese momento de tanta confusión, pero necesitaba del apoyo que le daba sus amigo, por lo que el beso no esperó más y juntaron sus labios, ron diciéndole en silencio lo mucho que la quería y hermione le decía lo mucho que lo necesitaba, pero el beso no duró demasiado, ron y hermione se separaron muy rojos mirándose aún.

- yo lo siento ron, estaba muy alterada, lo siento mucho- dijo hermione muy confundida
- Yo también, fue sólo una confusión, no debió pasar- dijo ron
- Será mejor que lo olvidemos- dijo hermione mientras subía corriendo hacia su dormitorio
- Olvidarlo, sólo que yo no quiero olvidarlo- dijo en un susurro ron cuando su amiga ya se había ido.Capítulo 11: Conviviendo con el enemigo


Hermione pasó la noche pensando en el beso que se había dado con su amigo, pero pronto cayó dormida, al menos eso había hecho que dejara de pensar un poco en la importante decisión que debía tomar para el día siguiente, ron era su amigo y aunque era cierto que se había sentido muy bien con él, no quería hacer nada que pusiera en peligro su amistad, no en ese momento, tal vez cuando estuviera en un mejor momento, podría hablar con su amigo y ver que pasaba realmente entre ellos, así cayó rendida, en un profundo sueño.

- Hermione, despierta, no puedo creer que en su primer día como premio anual hermione Granger se quede dormida- dijo lavander mientras sacudía a la castaña
- Qué dices lavander, aún es muy temprano- dijo hermione adormilada
- Sí, temprano para la merienda, pero el desayuno ya está terminando y pronto comenzarán las clases
- Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!- grito alarmada la castaña- no puede ser, no puede ser- murmuraba mientras entraba al baño
- Jajaja, te veo en la clase, tenemos dcao a primera hora, no lo olvides- dijo lavander mientras salía a desayunar

Ahora en esa habitación sólo dormían ellas dos, pues los padres de las gemelas Patil no las habían dejado volver ese curso a Hogwarts, por lo que Parvati ya no las acompañaba.

Hermione bajó rápidamente al gran comedor, esperaba poder coger algún panecillo antes de ir a ver a McGonagall, ya había decidido lo que haría, , lo había decidido en la ducha y es que aunque aún no confiara plenamente en él, le había creído, la expresión que había visto en él cuando pudo ver su entrevista con McGonagall la había convencido, ni siquiera él podía ser tan cínico, por otro lado no podía fallarle a la profesora McGonagall, anteriormente ella ya le había dicho que la ayudaría en lo que fuera necesario y no iba a echar para atrás, no ahora que la necesitaban y que tantas personas habían confiado en que ella era la indicada para esa tarea, Hermione Granger ayudaría a Draco Malfoy.

Cuando llegó al gran comedor, sus amigos la veían muy interesados, tanto harry, como los dos pelirrojos, la veían preocupados, hermione Granger nunca se quedaba dormida y últimamente ese cansancio extremo era muy frecuente.

- Hermione qué te pasó?, lavander nos contó que te habías quedado dormida, preguntó la pelirroja
- Sí, es que no dormí muy bien anoche, pero ya estoy bien
- Pero es que últimamente te ves muy cansada y nos tienes muy preocupados, en los últimos días casi ni has comido y casi siempre tienes un aspecto de completo agotamiento- dijo harry
- No es para tanto chicos, sólo es que he estado leyendo mucho y

- Hermione tu siempre lees mucho, dinos que has estado haciendo, porque estoy seguro que hay algo más, por qué te encerrabas en el valle de Godric, y por qué pediste otra habitación en el caldero chorreante si dormías con nosotros, no lo entiendo hermione- preguntó acalorado harry por no saber como manejar esa situación, cuidado que nadie más que ellos lo escucharan.

Veía a su amiga desgastarse día con día y el no saber que pasaba, lo tenía impotente, pues no sabía que podía hacer para ayudarla

- Harry estás algo paranoico, la única razón por la que me encerraba o pedí otra habitación es porque soy una chica y necesito privacidad por si no lo has notado y harry potter me indigna que no confíes en mi
- Los que deberíamos estar indignados somos nosotros- intervino por primera vez ron en toda la mañana- nos tienes muy preocupados y sabemos que algo más pasa, todo sería más fácil si lo dijeras- dijo en voz baja
- Pues no es lo que creen- dijo hermione esta vez elevando la voz, lo que hizo que muchos curiosos voltearan a verlos- pueden confiar por una vez en que puedo cuidarme sola y no necesito que me estén persiguiendo a cada momento?
- Hermione no seas injusta- dijo Ginny en a penas un susurro- sólo estamos preocupados
- Lo entiendo chicos, en serio, pero a veces quisiera que confiaran en que sé lo que hago, no haría nada que los pusiera en peligro, no a ustedes
- Y a ti hermione, te pondrías en peligro a ti- preguntó ron colérico
- No se de que hablas ron
- Por qué no nos cuentas qué te pasó ayer, por qué llegaste llorando a la sala común- dijo ron muy enfadado por que no soportaba que sus amiga les ocultara cosas y últimamente eso parecía ser un factor común

Pero pronto se arrepintió de haber revelado el estado de su amiga la noche anterior, hermione lo miró como si la hubiera insultado de la peor forma y se levantó de la mesa

- Es mejor que se vayan, sus clases están por comenzar- dijo hermione
- Tu no vas- dijo ron intentando sonar casual
- No ronald, tengo otras cosas que hacer, o mejor dicho en más líos que meterme, eso es lo querías escuchar verdad!- gritó hermione
- Yo no quise decir

- Claro que sí, dijiste lo que pensabas
- Ya basta ustedes dos- dijo harry parando la discutió que se venía- hermione por qué llorabas ayer?- preguntó ignorando a su amigo
- Eso será mejor que te lo conteste ronald, que parece saber todo- dijo hermione y se fue dejando a sus tres amigos anonadados
- Será mejor que vallamos a clases, ya después podrán hablar con ella, esperen a que se calme- dijo Ginny mientras recogía sus cosas- y ustedes métanse en sus asuntos- gritó a la sarta de curiosos que aún rondaban la mesa de gryffindor

*************************

- Pasé srta. Granger, la esperaba desde hace un rato, se siente usted bien?- preguntó McGonagall al verla tan enfurecida
- Sí, profesora todo está bien, he venido a decirle que acepto ayudar a malfoy
- Es una muy buena noticia, me gustaría que comenzara de inmediato, pues el sr. Malfoy aún no ha desayunado, estaba esperando su respuesta, si fuera tan amable podría ir a la cocina y solicitar algo para él, por supuesto sin dar información, me entiende?
- Sí todo está muy claro
- Muy bien, porque usted será el lazo del sr. Malfoy con el mundo exterior, sólo usted y yo podremos verlo, a menos que yo autorice lo contrario, deberá llevarle las comidas y las tareas, él será algo así como un alumno libre, los profesores ya están enterados, usted llevará sus trabajos y lo ayudará con eso, le parece bien?
- Sí como quiera profesora- dijo sin darle importancia, estaba luchando por parecer lo más cortés posible, pero parecía que no estaba dando muy buenos resultados
- Bueno puede comenzar de inmediato, sus profesores, saben de su situación especial así que podrá faltar a sus asignaturas, las veces que sea necesario, pero por favor no abuse de esa concesión
- Profesora sólo tengo una duda, recuerda que nosotros hicimos un trato con usted, nos dijo que si veníamos podríamos salir del colegio cuando fuera necesario y me temo que esto dificultará mi tarea especial- dijo con un dejo de sarcasmo
- Pues por lo que sé srta. Eso aún no pasará, pero cuando deba salir, me lo informará y yo me encargaré del sr. Malfoy, yo cumplo mi palabra y le aseguro que aunque si le exigirá mayor esfuerzo no interferirá con sus demás ocupaciones
- Bueno ya que todo esta claro, creo que comenzaré, donde encuentro a malfoy
- Sí claro, el sr. Malfoy está en la antigua habitación de snape, suerte y por favor, cualquier inconveniente hágamelo saber
- Se refiere a si me insulta o trata de humillarme, pues profesora creo que podré manejarlo, pero le informaré si se excede- dijo al ver que su profesora le iba a reprochar ante su negativa
- Hasta pronto srta. Granger
- Lo mismo digo profesora

Hermione salió muy enfadada del despacho de McGonagall, ahora no sólo tenía que aguantar la traición de ron, porque así llamaba al hecho que su amigo la haya delatado frente a harry, sino que se había convertido en el elfo personal de draco malfoy

- excelente!!!, bien hecho hermione, ahora tu vida a terminado, que más puede salir mal- dijo sarcástica, mientras entraba en las cocinas
- En que la podemos ayudar srta.- dijo un elfo muy atento que se acercaba a hermione
- Es que me muero de hambre y necesito un buen desayuno, por favor me podría traer algo de comer- dijo lo más cortés que le salió
- Claro srta. enseguida se lo tenemos
- Bueno al menos ni dobby, ni kreacher, parecen estar, así que esta vez me libré de dar explicaciones- pensó aliviada hermione
- Aquí lo tiene, espero que sea suficiente y que lo encuentre de su agrado- dijo el elfo tendiéndole una enorme bandeja, llena de los más suculentos manjares y jugos de frutas
- Gracias- dijo, levantó la bandeja con magia y se dirigió en busca de draco malfoy.
- Genial, ahora hago trabajar más a los elfos y lo peor es que malfoy se llenará la barriga a costa de su sacrificio- pensaba hermione mientras caminaba hacia las mazmorras

Era una suerte que a esa hora ya todo se encontraran en sus clases, así que no la verían, se sentía extraña, en otras circunstancias probablemente se hubiera sentido nerviosa por encontrarse en esa situación y probablemente hasta intimidada, pero esta vez no se sentía así, estaba tan enfadada con ron y con harry, por que este otro también era molesto cuando quería serlo, y además eso de ser la chacha del rubio no le hacía mucha gracia, estaba cansada y hambrienta, pues la discusión con sus amigos había hecho que olvidara que quería al menos un panecillo, pero esta vez no se iba a aguantar nada, había pensado en intentar sobrellevar la situación, pero en el estado el que estaba parecía imposible siquiera pensarlo, necesitaba desahogarse y si malfoy le daba el pie ella no lo soltaría hasta calmarse completamente. Sin darse cuenta llegó hasta su destino.

- Dragón renacido- pronunció, esa era la contraseña que le había dado McGonagall, con la que podría ingresar, draco no la sabía aún, por lo que era como una especie de prisión, ella debía decírsela, eso le había dicho McGonagall, pero no estaba segura que darle la llave de su celda a malfoy era una buena idea, pero eso ella no lo decidía.

McGonagall le había dicho que malfoy ya sabía que no podía salir, pero que debía tener su contraseña en caso de emergencia. Al entrar lo primero que vio la dejó anonadada, la habitación era muy elegante y muy slytherin, ella no creía que malfoy se mereciera aquello, era cierto que le creía, pero eso no convertía de pronto todo en un borró y cuenta nueva, pero algo hizo que saliera de sus pensamientos.

- Que demonios haces aquí Granger?- preguntó malfoy
- Que no es obvio hurón, yo me encargaré de ti
- De que hablas?- dijo draco mientras sostenía su varita- McGonagall

- Quieres calmarte, no vengo a atacarte, sí McGonagall me encargó tu cuidado- dijo interrumpiendo al rubio
- Tú?, a ti por qué podría interesarte lo que me pasara?
- Exacto, no me importa, pero McGonagall me lo pidió de favor y no me pude negar, así que como verás estás en mis manos
- Jajaja muy graciosa sabelotodo- dijo con sarcasmo- entiendo que McGonagall te lo pidiera, eras su alumna favorita, pero podrías haberte negado?
- Preferí vigilarte personalmente, y así será muy fácil, por cierto te traje tu desayuno- dijo poniéndole la bandeja sobre una de las mesas de la habitación.
- Parece que te tomas tu trabajo en serio

Pero un ruido proveniente de la barriga de hermione hizo que draco malfoy comenzara a reír como hacía mucho tiempo no lo había hecho, mientras una hermione con antes un gesto muy enfadad, lo cambiaba por uno completamente rojo por la vergüenza

- Granger por qué no comes algo, acá hay mucho
- Qué malfoy ofreciéndome comida, me parece ver un chancho volar debe ser una gran broma- pensó hermione
- Hiciste mucha comida, así que alcanza para los dos, serías un buen elfo doméstico- dijo aún riendo draco
- Claro, tenías que decir algo así- dijo hermione

Pero de pronto todo el enfado se le fue, estaba segura que malfoy no reía así desde hacía mucho, era una risa pura, no parecía que se burlara de ella con maldad, se reía pero como lo haría un niño, estaba segura que draco malfoy no reía sí muy a menudo por lo que algo en ella dejó que creyera que podía burlarse de ella, y río también, pero por supuesto interiormente, no podría postrance débil. Draco extrañado al ver que ella no le respondía se clamó rápidamente, él hubiera esperado una respuesta ofensiva, respuesta que nunca llegó, pues la castaña se había quedado observándolo en silencio, con gesto autosuficiente, como si esperara a que terminara de reír para poder hablar, por lo que draco se cayó casi de inmediato, definitivamente no se esperaba eso.

- Lo que dije era en serio, no podría comer tanto, así que puedes comer, no me molesta, dijo parándose junto a la mesa como esperando algo.
- Qué no vas a comenzar a comer, te aseguro que a quiénes lo hicieron, porque no fui yo, les costó mucho trabajo
- Granger a diferencia de tus amiguitos yo soy un caballero, no importa de que clase de persona se trate, no me siento en una mesa antes que una dama, porque aunque es difícil creerlo a primera vista, eres una

Hermione no sabía si insultarlo o no, por lo que prefirió mirarlo con desprecio y sentarse a la mesa, al momento él también se sentó y comenzó a comer elegante pero rápidamente, hermione mantenía una sonrisa interior, el chico estaba hambriento y verlo comer le causaba mucha risa, pero no se fijo mucho tiempo en él porque ella también moría de hambre, así que tomó unos panecillos y un jugo de frutas que se veía delicioso

- Puedo preguntarte algo?- dijo de pronto malfoy
- Draco malfoy preguntando si puede hacer algo, esto hay que grabarlo?
- Grabarlo?
- Olvídalo, vamos ataca
- Pero yo no quiero atacarte, al menos no por ahora
- Jaja- río sarcástica- es una forma de decir, dime que quieres
- Por qué estás aquí?
- Ya te expliqué que lo hago por McGonagall y para mantenerte vigilado
- Esta bien, eso lo entiendo, pero tu lo sabes todo?- preguntó confundido
- Ah ya entendí por dónde va la cosa, sí lo sé y si estoy aquí es porque confío en el buen juicio de McGonagall y si ella cree en ti, yo no soy quién para poner en tela de juicio su raciocinio
- Olvidemos un momento a McGonagall, tú que piensas?
- Eso no es importante, yo debo irme ahora, volveré a dejarte las demás comidas- dijo evasiva hermione- adiós malfoy y salió de la habitación si esperar oír una respuesta de malfoy.

Así pasaron un par de semanas Hermione seguía molesta con sus amigos, por lo que en sus ratos libre se dedicaba a practicar los hechizos vita, tampoco debía descuidarse y en cuanto a malfoy, sólo iba para lo estrictamente necesario, a penas se quedaba, no quería arriesgarse a que malfoy volviera a preguntarle que pensaba, pues ni ella misma lo sabía, o tal vez no lo quisiera aceptar. Pero una noche cuando le llevaba la cena, pasó lo que tanto trataba de evitar.

- Granger espera un momento, entiendo que yo te resulte totalmente indeseable, pero necesito que me contestes lo que hace tiempo te pregunté
- Y eso por qué, ya te lo dijo lo que yo piense no importa
- Sí importa, porque si no he logrado que tu me creas, entonces como puedo esperar que el resto de la comunidad mágica lo haga, en caso todo esto se solucione yo estaría en la misma situación y acabaría en Azkaban- esto último lo dijo con cierto dejo de temor

Hermione ahora entendía lo importante que era para draco malfoy saber su opinión, era cierto, por más que él alegara su inocencia, nadie le creería y lo más probable sería que lo condenen un buen tiempo a Azkaban

- Yo, te creo draco malfoy- dijo casi sin pensar- si no lo hiciera créeme que ahora no estaría aquí

Esto dejó completamente anonadado, hermione Granger, la sabelotodo de Hogwarts y mejor amiga de su gran enemigo, harry potter, le creía, inconscientemente una sonrisa se dibujó en su rostro, un verdadera sonrisa, una sonrisa sincera.

- Gra
Gracias- dijo titubeante- gracias por creerme her
Granger

Estuvo a punto de llamarla por su nombre, draco malfoy se había debilitado, ya no era el ser omnipotente al que ninguna emoción lo afectaba, lo emocionaba de sobremanera que hermione Granger le creyera, era unas de las personas a las que pensó jamás podría conseguir que le creyeran. Pero él no podía mostrarse débil no ahora debía ser fuerte y frío para poder ejecutar su venganza, si flaqueaba ahora nunca podría conseguir la fortaleza para enfrentar a los asesinos de sus madre y terminarían matándolo a él también.

- Bueno debo irme, ya es muy tarde malfoy, buenas noches
- Buenas noches sangre-sucia

Estás últimas palabras destruyeron a hermione por completo, había quedado con las defensas bajas al ver la reacción de malfoy y lo último que se espera era que draco la llamara como hacía mucho tiempo no la llamaba, y salió completamente destruida de la habitación del rubio, corriendo hacia su sala común.

El rubio dentro de la habitación se sintió muy mal por haber dicho esto último, la castaña había dicho que le creía y el por temor a debilitarse reaccionó así, poniendo nuevamente su barrera, alejando a todos los confiaban en él, según draco sólo así lograría consumar su venganza.

Por otro lado, una castaña llegaba a su sal común, había tenido tiempo de calmarse y ahora ya se encontraba tranquila, lo suficiente como para enfrentar lo que se le venía a dentro.

Harry y Ron habían decidido arreglar las cosas con su amiga, no les importaba si ella no quería contarles lo que pasaba, les bastaba con que ella les dijera que estaba bien, pero necesitaban oírlo de sus labios para estar tranquilos.

- Harry, Ron, que hacen despiertos todavía
- Te estábamos esperando, necesitamos hablar- dijo harry
- Hermione estamos preocupados por ti, eso ya lo sabes, pero hemos decidido que no importa si no quieres decirnos lo que te pasa, nos basta con oírte decir que todo anda bien- dijo ron
- Yo siento mucho haberme alejado tanto estos días, pero era necesario- dijo hermione mientras abrazaba a sus amigos- lo siento tanto, no debí preocuparlos, yo estoy bien- mintió hermione, pero tengo cosa importantes que hacer
- No importa si no lo puedes decir, sólo prométenos que si necesitas ayuda o hay algo peligroso, nos los harás saber, está bien?
- Sí harry, tal vez deba hacerlo pronto
- A su debido tiempo herms, no hay presiones- dijo ron
- No ron, creo que es mejor que sepan lo que he estado haciendo todo este tiempo, ha llegado el momento chicos, porque yo confío plenamente en ustedes.

Capítulo 12: No todo es lo que parece

Pasó un momento en el que los chicos guardaron silencio, pero pronto fue interrumpido para las palabras de hermione.

- Yo conozco una forma para ayudar a sirius
- De qué hablas hermione, sirius murió y ya no hay nada que podamos hacer, él murió- dijo de pronto enfurecido harry, con la loca idea que le planteaba su amiga
- Cálmate harry, Herms no debes jugar con esto, es muy serio
- Creen que es una broma, no que confiaban en mi, no puedo creerlo, pensé que esta noticia los alegraría
- Pero tienes que entender que es ilógico lo que dices- dijo ron

Harry seguía mirando a su amiga realmente molesto, sin embargo, sabía que ella tenía razón le habían dicho que confiaban en ella minutos antes, le debía eso, debía escucharla, aunque luego se enfureciera más por jugar con la memoria de sirius.

- está bien hermione te escuchamos, dilo ya, qué te hace pensar que puedes ayudar a sirius- dijo harry con tono de reproche
- Sé que no me creen, pero igual se los diré, porque estoy convencida en que esto puede funcionar
- Te escuchamos
- Gracias Ron, verán cuando estuvimos en el valle de Godric, encontré en la biblioteca de tus padres- dijo mirando a harry- un libro que hablaba del arco del velo- y seguido cito textualmente lo que decía en el libro

El llamado Arco del velo, es una puerta hacia el otro mundo, el de los muertos, sin embargo, los que están ahí no son muertos, son los reflejos de las personas que morirán pronto, por eso si algún ser vivo entrara ahí por equivocación, estaría atrapado de por vida, en esa especie de limbo. Sólo hay una manera de regresar, pero es casi imposible de realizar, es un hechizo complicado, desgasta en demasía al mago que lo realiza, además es necesario contar con el donante, una persona que de una parte de su sangre voluntariamente como pago al otro mundo y también es necesario un portador, es decir alguien que vaya por él, las personas que realicen y participen de este hechizo, no pueden ser cualquiera, el mago que realice el hechizo deberá ser muy inteligente y poderoso, pues de lo contrario podría gastarse su energía mágica hasta llevarlo a la muerte, el mago que haga de portador no podrá ser obligado, deberá ofrecerse voluntariamente y mantener el contacto siempre con el hechicero, de perderlo podría quedar atrapado también, por lo que deberá unirlo un lazo muy fuerte con aquel que realice el hechizo y por último el donante, este debe haber mantenido un lazo muy cercano con el perdido en el velo, pues sólo así su sangre tendrá validez y el hechizo será exitoso. Cabe resaltar, que de fallar, el portador quedaría atrapado en el velo, el donador, sería enormemente debilitado y el hechicero podría perdería su magia o hasta la vida. El hechizo de Vacum Vita, iniciará el ritual y el Reverticum Vita lo terminará, pues con esas palabras se podrán traer de regreso al salvado y al portador, estos hechizos requieren de mucho poder y sacrificio, no se recomienda usarse, para salvar una vida podrían perderse tres.

- Estas hablando en serio- dijo de pronto harry anonadado
- Hermione eso es increíble, por qué no nos lo dijiste antes?- preguntó ron
- Bueno es que no sabía si se podría llevar a cabo, es un hechizo muy difícil de aprender y yo quería estar segura que podía hacerlo antes de decirles algo, o si yo no era capaz de hacerlo tendría que buscar a alguien
- Yo lo haré- dijo de pronto harry- lo aprenderé
- No harry, no entiendes lo que leí?, es más que claro que tu debes participar, pero no como el hechicero, tu eres el único que puede ser el donador, entiendes?
- Ya veo y entonces que esperamos tenemos que buscar a un hechicero y un portador
- No será necesario, yo estuve practicando y

- Lo sabía- dijo de pronto ron con gesto sombrío- por eso estabas tan agotada, debiste decírnoslo
- Ya no más reproches chicos por favor, ahora se los digo, yo domino uno de los hechizos, el otro aún lo estoy trabajando, pero estoy muy cerca de lograrlo, espero que me entiendan, no quería sembrarles falsas esperanzas y menos a ti harry, sabía que esto te haría mucha ilusión

Harry sentía que el corazón se le salía del pecho, su amiga le había dado la mejor noticia de su vida, por otro lado ron no dejaba de observarlos, él estaba demasiado preocupado y aunque sabía que esta era una buena noticia, el no había olvidado la última parte de lo que les dijo hermione.

- Sabes lo riesgoso que esto es para ti, dijiste que podrías morir y hay probabilidades de que no logremos nada
- Ron tienes razón pero eso sólo pasaría si pierdo la conexión con el portador y el hechizo pierde fuerza, por esos llevo practicando el hechizo mucho tiempo y sé que puedo hacerlo, en cuanto al portador creo que debemos buscarlo pronto por que debería ir practicando con él mi nivel de conexión
- Pues creo que es bastante obvio no creen, si harry es el donador y tu la hechicera, yo debo ser el portador
- Lo harías aún sabiendo el riesgo que corres, si se perdiera la conexión o el hechizo fallara podrías quedar atrapado en el velo también
- Ya está decidido harry, yo seré el portador y te aseguro que entiendo lo que significa pero no dejaré que ustedes dos se arriesguen y yo sólo pueda observarlos sin ayudarlos, no me lo perdonaría
- Gracias Ron y por supuesto gracias hermione, esto que has hecho es muy importante para mi- dijo harry muy nervioso pero totalmente exaltado
- No hay nada que agradecer, nosotros también queremos que sirius vuelva- dijo hermione

Pasaron unos momentos más conversando sobre lo que se les venía, tenían información que buscar acerca del horcrux de Ravenclaw, Hermione sería la encargada, mientras harry y ron seguirían buscando nuevos hechizos que les ayudaran y los practicarían.

Al día siguiente Hermione se levantó muy temprano, con su nueva tarea si que no le quedaría mucho tiempo para hacer sus deberes, descansar y comer, se le venía una grande, pero ella no podía dejar que sus amigos sospecharan de la tarea especial que le había encargado McGonagall, sobretodo porque le habían dicho que aún no debían conocer la verdad, ella igual se había propuesto a buscar la información de la obra de arte de Ravenclaw, sabía que de los tres ella era la única que lo haría bien, todos sabían del poco apego que sentían sus amigos hacia los libros y ponerlos a buscar sería pérdida de tiempo, o al menos eso pensaba la castaña. Con tantas cosas en la cabeza había olvidado que debía llevarle el desayuno a malfoy, sería su primer encuentro desde que él la había llamado sangre-sucia, la noche anterior no había podido reaccionar, por lo que había salido corriendo de la habitación del rubio, pero esta vez sería diferente, ella era hermione Granger y no se dejaría amedrentar por nadie. Al menos eso tenía planeado.

Draco Malfoy se encontraba ya despierto, suponía que después de la anterior noche se habría librado de la gryffindor y que ahora le volvería a llevar su comida el gigante, en realidad esperaba recibir en los próximos minutos un mensaje de McGonagall reprochándolo por su actitud, pero no le importaba, él estaba decidido a no tener más contacto con hermione Granger, la confianza que ella parecía tener hacia el mundo lo asqueaba, pero sin embargo la noche anterior le había gustado saber que le creía, a él que debía creer que era la peor escoria del mundo, pero no, ella otra vez con su esperanza ciega, y su actitud de no poder odiar a nadie le había dicho sin titubear que le creía y eso lo había hacho sentir débil, había sentido ganas de abrazarla y desahogarse como nunca lo había hecho, fue en eso momento que reaccionó y le dijo lo primero que se pasó por la mente, aquella cosa que haría que se alejara de él para siempre, pero que equivocado estaba, Hermione Granger que había crecido al lado de harry potter, no se rendiría tan fácilmente, lo había aprendido de su amigo, ella no abandonaría su misión, harry podía con una carga mucho más pesada y aunque a veces se debilitaba, él no se rendía y ella tampoco lo haría.

- Malfoy te traje tu desayuno- dijo hermione a penas mirando al rubio
- Tu qué haces aquí?, yo no

- Creíste que no volvería?, pues te equivocaste, yo cumplo mi palabra y le di mi palabra a McGonagall, así que no será tan fácil deshacerte de mi
- Como quieras Granger, puedes seguir siendo mi elfo cuanto quieras, sólo asegúrate de hacer bien tu trabajo
- Pero quién te crees tú para darme órdenes?
- Soy tu superior sangre-sucia, que no se te olvide y cuando me hables ni me mires
- Tu superior a mi, sólo eres un asqueroso mortifago
- Cuidado con lo que dices impura, no sabes con quien te metes
- Claro que lo sé, me meto con un cobarde, que no fue de capaz de negarse a ser lo que dice no quería a su debido momento y ahora esta pagando por eso, en una celda y la mejor noticia es que yo soy la única que conoce la llave y sabes qué? no te la pienso decir

Ante este último comentario draco la sujetó fuertemente por el cuello.

- No vuelvas a decirme algo como eso y más vale que me digas la contraseña de este maldito lugar- dijo draco procurando pronunciar cada palabra con el más inmenso odio que le era posible
- Olvídalo- dijo como pudo hermione , pues sus ojos se estaban llenando de lágrimas por la opresión que hacía malfoy en su cuello, casi no podía respirar

Draco se fijó en el rostro de hermione y al momento la soltó asustado, no quería lastimarla, sólo quería asustarla por lo que le había dicho, pero eso se le había ido de las manos, la castaña respiraba entrecortadamente.

- Granger estás bien?- dijo mientras se acercaba a ella

Pero Hermione se alejó instintivamente muy asustada y salió nuevamente de la habitación corriendo, dejando a un preocupado malfoy.

Las clases siguieron de manera normal durante todo el día, hermione le había llevado la comida a draco pero a penas se la había empujado por la puerta y se había ido sin siquiera cruzar una mirada con el rubio.

- Hermione te sientes bien?- preguntó ron, viendo el estado de sus amiga
- Sí, todo esta bien, esta tarde comenzaré a buscar información en la biblioteca- dijo hermione intentando cambiar de tema
- Pero sólo si te sientes bien herms, no te sobre exijas, te ves algo cansada- dijo harry
- Sí pero nada que no pueda manejar, no se preocupen estoy bien chicos.

Y tal como dijo, pasó la tarde en la biblioteca investigando sobre Rowena Ravenclaw y su parte artística, pero sin mayor éxito, pues había planeado practicar más el hechizo Reverticum vita antes de dejarle la cena a malfoy e irse a dormir, estuvo un par de horas practicando, se encontraba realmente cansada, sentía que podía desfallecer en cualquier momento por lo que se apresuró.

Ya estaba en la entrada del cuarto dejándole la bandeja con la cena cuando sintió un fuerte mareo y tuvo que sujetarse de la pared para no caer, esto no pasó desapercibido para el rubio que trataba de ignorarla sin mayor éxito que corrió a su alcance.

- Hey Granger, te sientes bien? Qué te pasa?- dijo preocupado

Esto no pasó desapercibido por la chica, peor su orgullo pudo más

- No me pasa nada malfoy, métete en tus asuntos y déjame en paz

Pero al dar la vuelta para salir de la habitación, se desmayó y hubiera caído fuertemente al suelo si un rubio no la hubiera sujetado para evitar la caída.

- Granger, Granger, qué tienes? Demonios reacciona- dijo asustado malfoy- Oh! grandioso ahora me culparán si le pasa algo, es mi día de suerte!- dijo irónico

Draco pensaba que si le avisaba a McGonagall, con la única con la que mantenía contacto a parte de Granger, esta pensaría que él era el culpable y ya no lo ayudaría, por lo que cargó a hermione y la recostó en su propia cama, se acercó para comprobar su estado y descubrió que se encontraba profundamente dormida.

- Genial, sólo tenía sueño- dijo draco, pero luego lo abordó un sentimiento de culpa al pensar que la razón por la que ella estaba tan agotada era que debía atenderlo a él.

Esa Noche draco malfoy veló su sueño, hasta que sus ojos ya no le dieron más y casi cerca del amanecer se quedó profundamente dormido.

Hermione despertó con los primeros rayos del sol, se sentía extraña y al ver en dónde estaba se asustó tremendamente.

- Qué hago aquí?- murmuró aún temerosa, mirando a su alrededor

Su mirada se detuvo en un cuerpo que yacía en el sofá, era malfoy, estaba completamente dormido, se veía tan pacífico que cualquiera que lo viera no creía que se trataba del mismo malfoy despierto, lo último que recordaba hermione era que casi se había desmayado y que había tenido un pequeño intercambio de palabras con malfoy y luego ya no había nada hasta precisamente ese momento. No sabía exactamente lo que había pasado, pero lo averiguaría.

- Malfoy, despierta malfoy- dijo mientras lo sacudía
- Qué buenos modales eh Granger- dijo draco sarcástico
- Dime que diablos hago acá?
- No es obvio, te desmayaste y como yo no tengo mi contraseña no le pude avisar a nadie - mintió draco pues aunque era verdad que la desconocía, con McGonagall si se podía comunicar
- Pero entonces

tu me ayudaste- dijo confundida hermione
- Se podría decir, pero no te acostumbres gatita- dijo draco guiñándole un ojo, había decidido ser más amable, aunque no es que le saliera muy bien, pero se sentía culpable por el repentino cansancio de la gryffindor
- Gatita?, no me digas así y bueno gracias supongo- dijo hermione
- Si, lo que sea, a propósito creo que mejor te vas ya, o resultará muy sospechoso, no creo que la mejor alumna de Hogwarts acostumbre pasar la noche fuera de su casa o si?
- No, claro que no, por quien me tomas malfoy- respondió ofendida
- No, imaginaba que no, por cierto Granger no es necesario que me traigas desayuno, no tengo ganas
- Qué quieres decir malfoy?
- Eso que no tengo hambre, que no es obvio
- No seas tonto, no me refería a eso, dime que te imaginabas, tu no me conoces draco malfoy, no sabes nada de mi- dijo firme
- No es cierto, pero si conozco a las mujeres como para saber que

- Que nada, te repito, no sabes nada de mi, yo no soy como tus amiguitas
- Que insinúas Granger- dijo acercándose peligrosamente a la chica
- Na
nada- dijo ante la repentina reacción del rubio- qué haces?
- Pues ya que te quejas de que no te conozco, creo que tal vez debamos arreglar eso, no crees?- dijo con una sonrisa sensual
- Pues no, no lo creo, no se que pretendes, pero no tengo tiempo para tus tonterías- dijo lo más segura que le salió, aunque sin mucho éxito, porque le estaban temblando las piernas por la proximidad del slytherin
- Ok Granger- dijo draco recuperando la compostura, se había dejado llevar por un momento- creo que ya debes irte

Hermione no dejó terminar al rubio y salió más rápido que volando, esto se hacía una costumbre.

- No Granger, no eres igual que las demás, tu eres más difícil- dijo en un susurro cuando hermione ya se había ido- espera un momento draco, en que estás pensando, ella no
, demonios Granger, siempre tienes que meterte en todo- pensó

Mientras una castaña muy abatida por lo que acababa de pasar iba corriendo hacia su sala común

- no hermione, es draco malfoy, todo lo que tenga que ver con él es mala idea, concéntrate en tu trabajo y deja de pensar en lo que pudo pasar y no pasó, él sólo quiso asustarte, jamás pensó en be
- pensaba hermione muy nerviosa

Pero sus pensamientos terminaron al entrar en su sala común y ver a sus dos amigos que la miraban con expresiones diversas. Harry por un lado la miraba preocupado, sin embargo la mirada de ron era extraña, la miraba con expectación, como esperando una muy buena explicación, la castaña sabía que en el estado en el que estaba le descubrirían una mentira rápidamente, por lo que optó por decirles la verdad, claro omitiendo ciertos detallitos, como draco malfoy, por ejemplo.

- Hermione, qué haces llegando a estás hora? Te estuvimos esperando toda la noche?- preguntó ron
- Sí hermione nos tenias muy preocupados, te buscamos en el mapa del merodeador y no te encontramos- completó harry
- un momento como que no salía en el mapa, eso no lo sabía, acaso la habitación de malfoy no salía, pero si era la snape, nota mental: preguntarle a McGonagall- pensó hermione
- Vamos que esperas, dinos algo- dijo impaciente ron
- Bueno pues yo estuve practicando los hechizos vita ayer por la noche y me quedé dormida- dijo hermione dubitativa
- Y se puede saber en dónde practicabas que no te vimos en el mapa?- preguntó harry
- Pues no es obvio, en la sala de menesteres- dijo rápidamente hermione, recordando que ese lugar no salí en el mapa- eres una genia hermione!- se felicitó internamente
- Ah claro jajaja, lo sentimos es que estábamos muy preocupados, no debes trabajar tanto, te puede hacer daño- le dijo harry
- Así que en la sala de menesteres, ahora ya sabremos donde buscarte cuando no regreses y no aparezcas en el mapa no?- dijo ron con un dejo que parecía decir que no se creía la historia del todo
- Sí claro, pero no se preocupen en serio, estoy bien y ahora subo a alistarme, los veo en el gran comedor para desayunar
Capítulo 13: Algo Nuevo y Algo Viejo

Los días que siguieron pasaron tranquilos, si se puede llamar así a que a pedido de harry y ron, hermione no se obsesionaba tanto con los hechizos vita ni con la búsqueda de información, por lo que podía descansar mayor tiempo, mientras ellos seguían practicando como siempre, todo hubiera seguido igual si no fuera por los trabajos para los cursos, comenzaban a tomar fuerza y eso les quitaba mucho tiempo, por otro lado hermione había regresado a la actitud de evitar a draco malfoy lo más que pudiera y él no le hacía la tarea difícil, pero ambos sabían que eso pronto acabaría pues hermione como parte de su tarea tenía el ayudar al slytherin en sus trabajos, para que él que no llevaba las clases no se perdiera de información valiosa para los mismos y ella debía asesorarlo, por lo que por más que no quisieran tendrían que verse y aguantarse.

******************

- Ginny, debemos hablar- dijo harry abochornado a su ex-novia que se encontraba acompañada de sus amigas en la sala común de gryffindor

Ginny se sorprendió ante las palabras de harry, aunque estaba segura que el oji-verde estaba a travesando por un momento bastante bochornoso, por lo que no se la puso difícil y se acercó hacia donde estaba él.

- Claro harry, te escucho- dijo Ginny bastante interesada, ante la atenta mirada de sus amigas
- Aquí no- diciendo esto la tomo de la mano y la llevo fuera de la sala común

Caminaron un buen rato antes de decidirse a hablar, Ginny lo miraba expectante mientras a harry le sudaban las manos, y pensar que estaba a punto de contarle toda la verdad, pero la culpa era de hermione, ella lo había convencido diciéndole que Ginny era lo suficiente fuerte para soportarlo, pero claro ella no estaba en esa situación, aunque sabía que debía decírselo desde él día que la vieron en el vagón el se lo había prometido y ella lo había aceptado con una madurez impresionante, desde ese momento no había dejado de pensar como decírselo, ya había comenzado octubre y había pasado más tiempo del previsto para aquella conversación, pero harry quería estar seguro de emplear la mejor forma para decírselo, o estaba tan nervioso que había preferido esquivar ese momento, que le diría Ginny?, acaso lo entendería, pero claro que lo entendería, Ginny lo quería y además era toda una gryffindor, claro que lo entendería, siguieron caminando cada uno sumido en sus pensamientos, hasta que llegaron al lago.

- Ginny - interrumpió harry- es tiempo de que sepas todo lo que ha pasado en el mundo mágico
- Harry, estas seguro?
- Sí lo estoy, confío plenamente en ti

Ginny le sonrió y ambos se sentaron a orillas del lago pues sabían que la conversación sería larga

- Recuerdas que yo estuve tomando clases privadas con dumbledore


Y así comenzó su historia, por supuesto todo lo que él conocía, desde lo que le había enseñado dumbledore en el pensadero, como vio cuando snape mataba a dumbledore y cual era la participación de malfoy, hasta que ya habían encontrado un horcrux y que ahora estaban buscando otro sin mayor resultado, pues a pesar de lo que les había dicho dumbledore sobre la biblioteca de Hogwarts aún no encontraban nada que les sirviera realmente y claro también acerca de los hechizos vita, de los que le había hablado hermione.

- Y eso es todo- dijo harry observando la reacción de Ginny

Pero no, ella no estaba aterrorizada ni histérica por las malas nuevas, sí parecía algo asustada y nerviosa pero seguía con su expresión de seguridad y apoyo de siempre, ella era Ginny weasley, su Ginny weasley, de la que se había enamorado y aunque a veces hubiera deseado alejarla, ahora sabía que no podría hacerlo más, porque ella no se alejaría de él por lo que acababa de contarle, lo podía ver en sus ojos.

- Harry, ustedes tres hicieron todo esto y yo que estaba molesta por no saberlo jaja, que irónica es la vida verdad, tu te has arriesgado desde muy pequeño por el mundo mágico y ellos como te lo han pagado, harry tu eres la persona más valiente que conocí en mi vida y sabes algo, me alegro tanto que ron haya decidido sentarse en tu vagón cuando estaban en primero, porque tal vez si no fuera así no tendría esta oportunidad de estar cerca de ti
- Ginny yo

- No harry potter ahora no puedes alejarme de ti, no ahora que se la verdad
- Justo lo que suponía- dijo harry ante una mirada de sorpresa de Ginny, quien se esperaba todo menos que dijera eso
- Qué quieres decir?
- Que probablemente estemos haciendo mal pero ya no quiero estar alejado de ti- dijo besándola

Se besaron por mucho rato, casi anochecía cuando regresaron a la sala común, esa noche ellos volvieron a estar juntos. Ya no les importaba las consecuencias, lo que harían lo harían juntos, aunque claro Ginny y Harry habían acordado que no era conveniente que se supiera aún que habían vuelto a ser novios, por ahora deberían mantenerlo en secreto, al menos hasta que supieran que se le venía al mundo mágico.

********************************

- Malfoy estas son los trabajos del día- dijo hermione dejándole unos pergamino sobre la mesa, junto a su cena- debes tenerlos listos en 3 días y aquí tienes los libros que puedes necesitar- dijo dejando una torre de libros en uno de los sillones, ahora si se le veía el rostro, antes cubierto por la pila de libros y pergaminos que llevaba, mientras daba la vuelta para irse.

A Draco esto lo agarró desprevenido, el no esperaba que la castaña le hablara, a decir verdad se había acostumbrado a que ella lo evitara, hasta cierto punto le causaba risa esa actitud tan infantil de la gryffindor, pero también le enfurecía, hermione se había convertido en su única compañía y ya ni siquiera le hablaba para insultarlo, detestaba ser ignorado y aunque sabía que tal vez era lo mejor, su orgullo malfoy salió a flote
nuevamente.

- Que te pasa sabelotodo no se supone que los gryffindors no se esconden, o acaso tienes miedo, me tienes miedo?

Esto si que molesto a hermione, tanto que hizo que olvidara sus intenciones de ignorarlo lo más posible, por unas de querer responderle de inmediato

- Jamás le temería a alguien como tú
- Como tú, quieres decir mortifago tal vez o no?, seguro me quieres decir cobarde, pero eso ya me lo dijiste la última vez, ya me curé de tus palabras Granger- dijo draco con un dejo de resentimiento
- No iba a decir eso- dijo hermione de pronto sintiéndose culpable- pero por qué me siento así?, que acaso no es cierto- pensó la chica
- A sí, entonces que ibas a decir? Te escucho Granger, termina lo que comenzaste

Pero Hermione realmente no sabía que decir, era justo lo que el rubio había dicho lo que ella quería decirle, claro que, ahora que le había dicho que no era eso, quedaría como una tonta si lo hacía, y eso era lo último que hermione quería

- Pues que
- dijo nerviosa- rayos hermione piensa! por algo eres premio anual- se dijo a sí misma
- Qué que? Vamos eso es todo lo que puede hacer la sabelotodo de Hogwarts
- Mira malfoy si realmente quieres saberlo, es que tú estás aquí escondido, mientras harry está luchando por todo él mundo mágico- dijo sin pensar

Estas palabras afectaron de sobremanera a Draco

- Crees que no quiero salir y vengarme de todos!!!- grito - No tienes por qué compararme con potty potter, sé lo que está haciendo y también sé que tú lo ayudas, así que el mérito no es sólo suyo, rayos todos hablan como si le debieran la vida al gran harry potter, el elegido- dijo con sarcasmo

Hermione meditó sus palabras y las del rubio, ella no quería decir lo que había dicho, sólo lo hizo porque fue lo primero que le salió, pero pronto se dio cuenta de su equivocación

- Sabes algo draco malfoy

- No, pero apuesto a que tú me lo dirás- dijo con voz cansina
- Tienes razón!

Esto dejó helado al slytherin, lo último que esperaba era que la gryffindor le diera la razón, cielos esa chica sí que lo sorprendía, pero él no se quedaría así, sin ninguna explicación.

- A qué estás jugando Granger?, primero me atacas y ahora me das la razón?......
- Yo no te ataqué, te recuerdo que tú comenzaste, pero ya! No quiero discutir, estoy muy cansada para esto, y tampoco estoy jugando a nada, y sí, tienes razón, sé perfectamente que lo que más deseas es salir de aquí para cumplir tu venganza por lo de tu madre pero
- hermione se detuvo, se suponía que ella no debía hablar de eso
- Qué dices?, McGonagall te lo contó verdad? Pero claro tenías que saberlo todo para estar aquí, y aún sabiendo que lo que me impulsa es la venganza; la gryffindor más inteligente y amada por los profesores quiere ayudarme, eso sí que es un cambio- dijo con sorna, aunque pore dentro sentía mucha curiosidad
- No sé con que intenciones dices eso, pero te recuerdo malfoy que no eres el único ser sobre el planeta que tiene ganas de vengarse, que crees que siento yo cada vez que leo en el profeta las atrocidades que hacen Voldemort y sus mortifagos, mi mente se llena a tal grado de impotencia que hasta ganas de llorar me dan, o cuando supe que Snape había asesinado a dumbledore, pero que puedes saber tú sobre sentimientos.
- Mucho más de lo que crees Granger, o crees que es fácil estar aquí sabiendo todo lo que pasa afuera, me muero de rabia al saber que los asesinos de mi madre están afuera y que yo no puedo hacer nada porque ni siquiera sé quienes son. Pero sabes que me mantiene en pie, lo sabes acaso?
- No malfoy, no lo sé
- Tú, maldita sea, tú, porque sé que vendrás todos los días, aunque sólo sea a traerme las comidas o los trabajos, sé que vendrás y eso me mantiene en contacto con el mundo exterior, yo sólo quiero poder salir un momento a averiguar algo sobre lo que le pasó a mi madre o saber algo del profesor snape, quién arriesgó su vida para salvarme a mí, pero no puedo hacer nada, y créeme eso sí que es impotencia

Hermione se había quedado sin palabras, pero sabía que desde ese momento su relación y trato con draco malfoy cambiaría definitivamente, tenían algo en común, ambos deseaban poder hacer algo para ayudar a sus seres importantes, ya sea para garantizarles un descanso tranquilo o para hacer que en sus vidas hubiera felicidad.

- Yo siento lo que dije antes, no quiero molestarte, es mejor que me valla
- No tienes que disculparte por decir lo que piensas, y no me molestas, a decir verdad un poco de compañía no me vendría mal
- No sé si sea buena idea, ya es muy tarde y yo

- Quédate por favor, sólo un momento más

Draco malfoy pidiendo por favor, eso si que era una verdadera sorpresa, Hermione quedó totalmente impactada al escuchar decir eso al slytherin, y sobretodo que fuera dirigido a ella.

- De acuerdo, me quedaré un momento- dijo aún asombrada
- Granger, cómo se supone que haré todo esto para dentro de tres días sino estuve en las clases- dijo draco revisando los pergaminos
- Para eso te traje los libros, ahí encontrarás todo lo que necesitas- dijo mientras bostezaba y entrecerraba los ojos

Hermione aunque había aminorado sus actividades aún estaba muy ocupada como para descansar bien, había dejado momentáneamente de practicar los hechizos vita, pero no podía abandonar su búsqueda de información sobre el horcrux de Ravenclaw.

Esta muestra de cansancio por parte de la gryffindor no pasó desapercibido por el slytherin, quien se rió al pensar que aunque la premio anual siempre estaba estudiando ahora parecía afectarle y eso no era normal.

- Qué puede estar haciendo hermione Granger para que este tan cansada últimamente?- preguntó al aire
- Yo
yo
- dijo sin articular palabra, muy nerviosa
- Tú

no tienes que decirme nada, pero no es bueno para tu prestigio que pases otra noche fuera de tu sala común- dijo riéndose

Estaba viendo reírse muy seguido a draco malfoy y lo más interesante es que se reía con ella.

- El mundo está al revés- dijo sin pensar
- Qué dices?
- Nada, sólo que es mejor que me valla o me quedaré dormida y tendrás que dormir en el sofá- dijo con una sonrisa divertida

Esto sí que no se lo esperaba el slytherin, dejó de reír inmediatamente

- Así que Granger también sabe jugar, interesante, muy interesante- pensó
- Adiós malfoy, nos vemos mañana- dijo hermione mientras caminaba hacia la puertas
- Sí, adiós
- Ah por cierto, tu contraseña es Dragón Renacido, confío en que no saldrás, recuerda que somos muchos los que estamos en esto y no te preocupes ya encontraremos la forma de sacarte sin que corras peligro- dijo hermione mirando desde la puerta a un sorprendido Draco
Capitulo 14: Una buena Noticia

Ya era 15 de Octubre, la situación seguía estando inestable, Voldemort y sus mortifagos habían desaparecido desde la anunciada muerte de Narcisa Malfoy, aunque habían salido otras muertes, habían sido hacía mucho por lo que el mundo mágico a travesaba por una efímera calma, Ginny y harry se mantenían más juntos que nunca, gracias a la insistencia de ella harry había vuelto a abrir los entrenamientos como en los que se hacían en el ED., pero esta vez eran algo más exclusivos, mucho más para ser sinceros ahora sólo entrenaban Harry, Ginny, Neville, Luna, Lavender, Luna, Ron y a veces Hermione que parecía comenzar a llevarse bien con draco malfoy, pasaban mucho tiempo conversando cada vez que iba a verlo el resto del tiempo la pasaba investigando sobre Rowena Ravenclaw, sin mayor éxito, por lo que decidió ir a ver a la profesora McGonagall, ella seguro sabía algo o eso esperaba.

- Profesora, siento molestarla, pero necesito hacerle una pregunta
- Dígame srta. Granger y usted nunca molesta
- Pues quería saber si usted sabe dónde puedo encontrar información sobre la parte artística de Rowena Ravenclaw- dijo sin cuidarse de ser discreta
- Pues los libros que tienen esa información de Hogwarts ya pasaron por sus manos srta.
- Pero eso es imposible, leí cuanto libro hallé de los cuatro poderosos y de ella específicamente pero nada
- He dicho que han pasado por sus manos, no que los haya leído
- Disculpe, profesora pero no la entiendo
- Recuerda que le di unos libros para que se los hiciera llegar al sr. Malfoy
- Los que le iban a ayudar a hacer sus trabajos? No me diga que

- Exacto, ahí puede encontrar lo que está buscando
- Gracias profesora, muchas gracias, no sabe lo importante que esto es!
- Sí lo sé srta. Granger, sí lo sé, pero ahora que está aquí quiero aprovechar para pedirle su opinión en algo que tengo pensado
- Dígame, estoy para ayudarla
- Bueno pensaba hacer un baile para Halloween, es que por ahora todo parece tranquilo y no creo que esta situación dure mucho por lo que tal vez debamos aprovechar los poco momentos que nos quedan para la guerra del final.
- Me parece una gran idea profesora, seguro eso ayudará a que todos nos relajemos un poco, pero le puedo pedir un favor
- En qué la puedo ayudar srta.
- Pues usted cree que malfoy pueda asistir?- preguntó como dudando
- Jamás pensé que usted me preguntaría algo así?
- Sé que no es normal que hermione Granger alegue por draco malfoy, pero creo que le hará muy bien salir y tomar aire, está muy solo y

- No lo digo por eso, sé como es usted y lo entiendo, pero a lo que me refiero es que no podemos dejar que alguien vea al sr. Malfoy, eso sería muy peligroso y no podemos correr ese riesgo, lo siento mucho
- Está diciendo que si no fuera por ese pequeño detalle lo dejaría ir?- preguntó esperanzada
- Yo no llamaría pequeño detalle a que descubran que el sr. Malfoy está aquí, no esperaba esto de usted srta.
- Tiene razón profesora lo siento, pero lo dejaría asistir?- insistió
- Sí srta. Granger, sino fuera por ese pequeño detalle como lo llama usted lo dejaría ir, pero esa no es la situación y no podemos hacer nada al respecto
- En realidad si se puede hacer algo
- Que quiere decir?
- Bueno, los muggles tienen la costumbre de hacer fiestas de disfraces en Halloween, no veo por qué no podríamos hacer algo parecido
- Algo parecido?
- Claro, no tendríamos que disfrazarnos por completo, ya que no es algo usual y tal vez tome a muchos desprevenidos, pero podemos usar máscaras o antifaces, eso quedaría a criterio de cada uno, y así malfoy podría ir sin peligro de ser descubierto, porque nadie sabría que es él y además a nadie se le ocurriría si quiera buscarlo porque ni se les ocurriría que está presente.

La explicación de Hermione dejó absorta a McGonagall, la castaña había planeado cada detalle con anticipación, no había algo que según el plan de la gryffindor pudiera fallar, por lo que después de pensarlo McGonagall tuvo que aceptar

- Está bien srta. Granger nos es una mala idea y concuerdo con usted en que el sr. Malfoy debe tomar un poco de aire
- En serio?- dijo hermione ilusionada
- Sí en serio, hoy en la cena daré la noticia a los alumnos y profesores de Hogwarts, pero necesitaré que me haga un favor?
- El que quiera- dijo hermione con demasiada disposición
- No creo que le resulte difícil de ejecutar, necesitaré que hoy cuando le lleve la cena al sr. Malfoy le informe lo que hemos acordado y le diga que se prepare para el baile, sólo quedan dos semanas, por lo que el tiempo está en nuestra contra, usted también deberá prepararse, pues le informo que deberá ir con él esa es mi condición srta.
- Pero profesora, esa no seria una buena idea- dijo asustada ante la idea, ella sólo quería que malfoy se distrajera, no quería ir con él
- Srta. Granger yo puedo ayudar al sr. Malfoy a que se relaje un poco, él como todos lo necesita y también puedo aceptar su propuesta, pero no pienso correr riesgo y ya que usted es la única persona con la que mantiene contacto, será usted quién lo acompañe, está demás decir que también deberá cuidar que nadie sepa quién es ni nada referente al chico, sé que se las ingeniarán, eso lo dejo en sus manos, sino es con esas condiciones, el sr. Malfoy no podrá asistir, lo siento esa es mi última palabra
- Esta bien profesora, veré que puedo hacer- dijo desganada hermione
- Me parece bien y ahora si no necesita nada más

- Profesora, le puedo hacer una pregunta?
- Ya me la está haciendo, pero adelante, la escucho
Hermione recordaba que harry y ron, al día siguiente que se había quedado dormida en el dormitorio de draco malfoy, le habían dicho que no aparecía en el mapa del merodeador y había decidido desde entonces preguntarle a McGonagall acerca de eso.

- conoce el mapa del merodeador?
- Si lo dice por el mapa ese del sr. potter, si lo conozco
- Sabía que la habitación actual de malfoy no figura en el mapa?
- Me extraña srta. Granger que no sospeche que pasa con esa habitación, yo la hechicé, justo porque conozco el mapa y lo que hace, concordará conmigo en que no podíamos arriesgarnos a que el sr. Potter viera que draco malfoy estaba en el castillo, no aún, yo hechicé el dormitorio del sr. Malfoy para que cada vez que se viera ese lugar en el mapa, pareciera que no había ninguna persona en aquel lugar, se ve que está la habitación, pero no aparece nadie, es que sería muy sospechoso que de pronto una habitación que se veía dejara de hacerlo no le parece?
- Supongo que sí
- Eso era todo?
- Sí profesora, gracias, hasta pronto
- Cuídese hermione y no olvide lo que aquí hablamos

************************

A la hora de la cena en el gran comedor todos se encontraban emocionados por el anuncio del baile de Halloween anunciado por McGonagall, era difícil creer que se escucharan tantas risas juntas en un momento como aquel, en lo que no se podía estar seguro lo que pasaría en unos días o si podrían seguir riendo como lo hacían en esos momento.

- Un baile eso es genial- dijo lavander que estaba junto a hermione
- No sé si sea muy buena idea

- Vamos harry, tienes que distraerte un poco, no todo se trata de Voldemort- dijo lavander
- Pero que estas diciendo, no creo que sea momento de festejar- dijo harry exaltado

Lavander estaba a punto de responder, cuando alguien se el adelantó

- A mi no me parece mala idea- dijo hermione con voz indiferente
- Pero hermione
- intentó decir ron que apoyaba a su amigo
- Pero nada, comprendo que tal vez no sea la mejor situación, pero lavander tiene razón, todos tenemos que distraernos, quién sabe en cuanto tiempo podremos hacer otra fiesta?
- Tal vez no sea tan mala idea, lo siento lavander, no debí exaltarme- dijo harry aún dudando
- No hay problema, no me ofendo fácilmente- dijo sonriente y se volteó a seguir hablando del baile con alguien más, que si compartiera su entusiasmo
- Por qué tanto alboroto- preguntó Ginny que acababa de llegar
- No escuchaste lo del baile- pregunto su hermano
- Obviamente no, sino no estaría preguntando
- Tendremos un baile de Halloween, con antifaces y máscaras- se apresuró a informarle harry
- Uhm, no pensé que esto pasaría
- dijo la pelirroja
- Por fin alguien que me da la razón- dijo harry
- Que sucede harry?
- Es que no creo que sea buena idea

- Ah pero yo si creo que lo es, lo siento harry, pero creo que hasta tú el gran harry potter, debe relajarse y a todos nos vendría bien- dijo Ginny sonriéndole

Harry no supo como replicar las palabras de su novia, ella le sonreía de una forma que lograba convencerlo

- Y hermione ya sabes con quién vas a ir?- le preguntó Ginny
- No Ginny, aún no estoy segura, pero creo que pronto lo sabré- dijo hermione pensativa- y tu con quién vas?
- Oh pues, no lo sé, aún nadie me invita- dijo con una sonrisa pícara

Harry casi se atraganta con el jugo de calabaza, fue todo tan rápido que tuvo que escupirlo para no ahogarse

- Eso fue asqueroso harry- dijo ron con una mueca horrible
- Hum hum hum- harry seguía tratando de hablar
- Oh cielos estás bien harry?- preguntó preocupada hermione
- Sí, sí, bueno no tanto- dijo mirando de soslayo a Ginny quién no dejaba de reír, pero al verlo en ese estado, observándola, dejó de reír
- Te encuentras bien?- dijo con dejo de culpa en su voz acercándose a su novio
- Cómo es eso que aún no te lo han pedido? Pensé que era obvio que iríamos juntos- dijo harry mirándola a los ojos
- Sí me lo pones así, por supuesto que voy contigo- dijo abrazándolo- jamás pensé en ir con alguien más y lo besó
- Por dios, suéltense, que aún no me acostumbro- dijo ron bastante incómodo
- Ron no te metas y mejor los dejamos solos- intervino al rescate hermione
- De acuerdo, pero sólo por que no los aguanto más- dijo ron dispuesto a marcharse lo antes posible

Ron y Hermione caminaban hacia la sala común cuando ella recordó que debía llevarle su cena a malfoy y no sólo su cena


- Yo olvidé un encargo de McGonagall- dijo de repente, tratando de sonar convincente- debo irme, lo siento, nos vemos al rato en la sala común
- Pero a esta hora, qué te ha encargado?
- Bueno
este
es que quiere que la ayude con cosas del baile- dijo lo primero que se le ocurrió
- Haz lo que debes- dijo dubitativo- te espero en la sala común, tenemos que hablar- dijo muy serio
- De qué?- dijo sin pensar, pero pronto se arrepintió de lo dicho
- De lo que pasó la otra noche, tengo algo importante que decirte
- De
de acuerdo, volveré lo más rápido que pueda- dijo muy nerviosa y salió corriendo rumbo a las cocinas

**************************

- Srta. amiga de harry potter

Hermione no se esperaba encontrarse con justo aquel ser, eso sí que lo complicaría todo

- Hola Dobby, por favor llámame hermione- dijo cansada de repetirle lo mismo, pero lo más segura que pudo, pues reflejaba mucho nerviosismo
- Oh no podría srta., dobby la respeta mucho para tutearla

Este gesto enterneció a hermione, pero no dejó de sentirse nerviosa

- Pero yo te lo pido, en todo caso, puedes tomarte tu tiempo para hacerlo, cuando estés listo me llamarás así, de acuerdo?
- De acuerdo- dijo dobby sonriendo graciosamente- que la trae a las cocinas, dobby puede ayudarla?

Había pasado mucho tiempo desde que hermione iba a las cocinas por la comida de malfoy, pero ya sea por suerte o por otra cosa nunca se había encontrado con dobby ni con kreacher y esta vez se había acabado su suerte. Desde la primera vez era atendida por un viejo y cortés elfo, llamado Perlin.

- srta. le traigo lo de siempre- dijo perlin, quién al verla se había acercado
- Sí, por favor- dijo hermione mucho más nerviosa
- Srta. usted no cena en el gran comedor con los demás?- preguntó dobby preocupado por la chica
- Ah
pues
no
digo sí, pero hoy no pude, sí eso no pude- dijo intentando sonar convincente sin ningún éxito
- Pero y lo de siempre
- pero en seguida comenzó a darse golpes contra una de las mesas- Dobby no debe meterse en lo que no llaman, ni interrogar a la amiga de harry potter- dijo balbuceando entre los golpes que se daba
- Basta dobby, detente, no importa- dijo sujetando al elfo para evitar que se siga haciendo daño
- Lo siento mucho srta. dobby es un mal elfo- dijo dobby al borde de las lágrimas
- No te preocupes, no pasa nada y eres el mejor elfo que conocí en mi vida- le dijo sonriéndole- sabes yo sí ceno con mis amigos en el gran comedor, pero la profesora McGonagall me pidió un favor y por eso hago todo esto, puedes estar tranquilo no es nada malo, pero necesito que me guardes el secreto, podrás hacerlo?
- Claro srta. yo sé que usted sería incapaz de hacer algo malo, dobby la ayudará como le dijo harry potter que lo hiciera en el verano- dijo solemnemente el elfo
- Gracias Dobby y ahora debo irme, nos vemos pronto- dijo mientras sujetaba la bandeja que perlin le alcanzaba- Gracias también perlin, nos vemos mañana

Hermione salió rápidamente de la cocina, se había entretenido mucho y ya era muy tarde, casi las 11, malfoy se debía estar muriendo de hambre

- Ojalá no se ponga muy pesado será suficiente con como se ponga cuando le diga lo del baile- pensó hermione

Cuando estaba en la entrada de la habitación de malfoy, pronunció a contraseña y pudo entrar, la visión que tuvo la dejó absorta, Draco malfoy se encontraba dormido sentado en la mesa sobre uno de los libros que ella misma le había llevado. Se debatió un momento en si debía despertarlo, luego lo decidió y puso la bandeja con la cena a un extremo de la mesa.

- Malfoy, eh malfoy despierta- susurro mientras lo sacudía delicadamente
- Uhm- respondió él somnoliento
- Soy Hermione, te traje tu cena
- Hermione?????- dijo de pronto despertando sobresaltado- Digo Granger ya era hora, tal vez debiste traerme el desayuno, ya no es hora para cenar- dijo pero un rugido de su estómago lo interrumpió
- Pues creo que tu estómago no piensa igual- dijo riendo- siento la tardanza, pero tuve ciertos contratiempos
- Todo está bien?- preguntó interesado
- Sí, todo lo está, aunque ya no estoy tan segura,- dijo de pronto recordando lo que debía decirle
- Y eso por qué?
- Verás, va haber un baile en Hogwarts para Halloween y

- Ah con que ese es el problema, un baile y que pasa te sientes mal por mi? No lo hagas, no me importa, es sólo un estúpido baile- dijo con amargura
- Eso piensas realmente- dijo decepcionada
- Sí- dijo muy enfadado con la chica- por qué me cuenta esto, si sabe que no puedo salir, acaso me equivoque con Granger y no es la Gryffindor buenita que quiere aparentar- pensó
- Entonces supongo que no te importará lo que hablé con McGonagall- dijo con reproche- y pensar que me esforcé tanto para que pudiera ir y a él ni le interesa- pensó
- Qué quieres decir Granger?- preguntó nuevamente interesado- ni siquiera Granger puede tramar algo así, que estará ocurriendo- pensó con mucha curiosidad
- Es que yo pensé que tal vez te gustaría ir y McGonagall aceptó hacer de la fiesta una de máscaras, así podrías ir y nadie te reconocería


Pero un abrazo la impidió continuar


- Gracias Granger- dijo draco sonriendo sinceramente
- Creo que puedo acostumbrarme al nuevo malfoy- pensó en voz alta- digo
aún hay algo que debo decirte- dijo nerviosa
- Qué pasa?- dijo asustado el slytherin
- Qué es en parejas y McGonagall quiere que vallamos juntos, como condición- dijo lo más rápido que pudo, presa del nerviosismo
- Y estás dispuesta a ir conmigo Granger?

Hermione no esperaba que el slytherin le preguntara eso, ella esperaba que la insultara diciendo que nunca iría con alguien como ella, que preferiría quedarse encerrado de por vida o algo parecido, pero eso nunca llegó

- Yo bueno, creo que debes tomar algo de aire, que te hace falta y bueno nadie se enterará que vamos juntos así que

- Eso quiere decir que sí irías conmigo?
- Sí... eso creo
- De acuerdo hermione Granger, considérate separada
- Que significa eso?
- Vamos no que eres la mejor alumna de Hogwarts, significa que seremos pareja por cierto tendrás que decirme de que color será tu túnica- dijo de pronto con cierto dejo de entusiasmo en su voz o eso le pareció a hermione
- Y eso para qué?- dijo con una leve sonrisa en el rostro
- Para que pueda usar algo acorde, debemos ser los mejores, no olvides que irás con draco malfoy, aunque eso sólo lo sepamos nosotros
- Bueno aún no lo decidí, pero yo preferiría que sea sorpresa- dijo algo sonrojada, algo que no pasó desapercibido por el rubio
- Eso no será un problema, también tengo algo para las sorpresas- dijo guiñándole un ojo

Si Hermione estaba roja, esto la dejó como el cabello de ron.

- Bueno ya es muy tarde y debo irme, nos vemos mañana
- Nos vemos leoncita- dijo draco con una sonrisa seductora, le encantaba poner nerviosa a la gryffindor

Pero hermione que comenzaba a intuir la intención del rubio no dejó que se quedara con la última palabra

- Adiós dragoncito, buenas noches- dijo con una sonrisa de autosuficiencia que logro arrancar una sonrisa como respuesta, junto con un gesto de aprobación por parte del rubio.

**************************

Hermione llegó de prisa a su sala común había olvidado por completo que Ron la iba a esperar y ahora se sentía realmente culpable, ella había estado, podría decir divirtiéndose con draco malfoy, si eso era posible, mientras él la esperaba sin ninguna compañía.

- Sí esto era tu mejor intento de regresar lo más rápido posible, creo que no te esforzaste demasiado- dijo ron al verla atravesar el hueco del retrato
- Ron siento tanto llegar tarde, pero esto me tomó más tiempo del que esperaba
- Tranquila, lo entiendo- dijo con dejo de reproche- necesito hablar contigo
- Sí, eso fue lo que dijiste antes que me fuera pero

- Es sobre el beso que nos dimos aquí mismo
- Ron, creí que eso había quedado aclarado
- Eso creíste- dijo resentido- entonces no hay nada que decir
- Bueno- dijo evitando la mirada de su amigo- y ya tienes pareja para el baile- dijo para cambiar de tema

El rostro de ron volvió a iluminarse, él pensaba que la chica le había dicho eso porque tal vez quería ir con él

- Yo estuve pensando en alguien y pienso que ella aceptará, pero aún no me animo a decirle algo
- Deberías decírselo- dijo hermione apoyando a su amigo- recuerda que ahora ya no está padma- y rió
- Muy graciosa hermione, pero ya que me animas, pensaba pedírtelo a ti- dijo muy rojo
- Yo
yo
- balbuceó hermione- ya tengo pareja, lo siento mucho ron- dijo realmente apenada
- Uhm ya veo- dijo enfadado ron- sí ya tenías pareja porque me animabas a pedírtelo, crees que es gracioso?
- No ron, yo no sabía que se trataba de mi- dijo intentando explicarle
- Y con quién vas?- dijo aún molesto
- Con un chico que

- Obviamente vas con un chico, pero quién es?- dijo casi gritando, como exigiéndole que se lo diga
- No me hables así ronald y no tengo por qué decirte con quien voy- dicho esto se fue velozmente a su habitación, sabía que su amigo la había pasado mal, pero ella no tenía la culpa de ya tener pareja como para merecer que le hablara así

Las siguientes dos semanas se pasaron volando, todos los alumnos estaban muy ataviados con sus preparativos personales, Ron ya había encontrado pareja, iba con su ex, Lavander Brown, aunque no hubiera querido hacerlo, pensaba que así le daría una lección a Hermione, mientras Neville iba con luna, harry con Ginny y ella con draco.

Ya era la tarde del 31 todo estaba preparado, las mesas estaban puestas para que sólo dos personas se sentaran en cada una, obviamente se había hecho para que nadie sospechara del acompañante misterioso de hermione. Pronto las chicas comenzarían a arreglarse, mientras que los chicos probablemente se alistarían con minutos faltantes para las 10, hora en la que daría inicio el baile.

Capítulo 15: El baile de las máscaras

Ginny, Lavander y Hermione se encontraban arreglándose en el cuarto de las dos últimas, muy a pesar de harry y ron ellas habían subido a arreglarse desde muy temprano, ya las tres estaban vestidas y peinadas, se estaban terminando de maquillar y revisando que todo estuviera correcto.

Lavander llevaba un vestido rojo, bastante escotado, definitivamente la chica estaba decidida a llamar la atención de cierto pelirrojo que seguía metido en sus pensamientos, llevaba el cabello recogido en un moño alto que dejaba apreciar su largo y delgado cuello, se veía muy bien, aunque para Ginny y hermione algo descubierta, pero aunque lo quisieran negar esa audacia de su amiga había hecho que ellas se animaran a mostrar más.

Ginny traía un vestido negro que se sujetaba en el cuello, quedaba muy bien con el color de su cabello, que traía suelto y lacio, el vestido también tenía escote, claro no tan pronunciado como el de lavander pero de igual manera arrancaría miradas, claro que a ella sólo le interesaba que ciertos ojos verdes no se apartaran de ella, llevaba un maquillaje suave, pues nunca le gustó maquillarse mucho, en eso se parecía a hermione.

Y la última, Hermione llevaba un vestido de dos piezas de color gris oscuro, pero la tela de su vestido tenía un brillo especial, que la hacía relucir frente a las demás, la falda era larga y amplia, la parte de arriba era un corsé muy entallado que hacía resaltar su ya crecida figura, se veía realmente estupenda, su cabello estaba recogido en un moño bajo, que parecía casual, sin embargo denotaba gran elegancia acompañado de algunos mechones que caían delicadamente por los costados en forma de bucles. Su maquillaje era igual de delicado, llevaba sombras de un gris muy claro (como si fuera un plata suave), sus ojos estaban delineados de negro y sus labios sólo eran cubiertos por un brillo, que la hacía parecer una atractiva mujer con cierta inocencia que seguro enloquecería a muchos.

- Te ves estupenda herms- dijo Ginny- no se quién sea tu pareja pero se quedará con la boca abierta
- Es cierto, nadie esperará verte tan cambiada- dijo lavander pero con aire un poco despectivo, cosa que hermione ni notó
- Gracias chicas, pero ustedes están muy lindas también, harry y ron quedarán impactados

Ante este comentario lavander se sintió más segura, pues ella creía que entre la castaña y el pelirrojo pasaba algo pero si así fuera ella no hubiera dicho aquello, así que pudo sonreír sinceramente por primera vez en la noche, así, más lindas que nunca, bajaron, puesto que ya era casi la hora de encontrarse con sus parejas en la sala común.

**********************

Harry se encontraba listo en su habitación, su túnica de gala le quedaba estupenda era bastante parecida a la que había llevado en cuarto año al baile de navidad, su cabello estaba indomable como siempre, Ron, por su parte aún estaba ultimando detalles, su túnica ahora era muy parecida a la de harry, salvo por que su camisa era de color azul (combinaba con sus ojos) y la de harry era blanca, por lo demás era bastante parecida, en esos momentos se encontraba terminando de peinar, se había tomado tanto tiempo en arreglarse que parecía dispuesto a impresionar a alguien.

- Y pensar que el año pasado te corrías de ella- dijo en tono burlón harry
- De qué hablas harry?- dijo indiferente
- De que te tomas demasiadas molestias para impresionar a lavander, sinceramente no creo que te haga falta, a ella aún pareces interesarle, sino no hubiera aceptado venir contigo
- A lavander? Yo no quiero impresionar a lavander?- dijo ron despreocupado

La declaración de su amigo confundió en demasía al oji-verde, el pensaba que hacía todo eso por su compañera de baile, para harry era obvio que la actitud de sus amigo era para impresionar a una chica, pero si no era a lavander, a quién intentaría impresionar, sería tal vez que sus sospechas del verano no estaban erradas?

- Ron es bastante obvio que quieres impresionar a alguien, pero si no es lavander, entonces a quién es?
- No sé a que te refieres, yo no quiero impresionar a alguien- dijo de pronto muy rojo- es sólo que es probablemente nuestro último baile aquí y

- Está bien amigo no tienes que decírmelo sino quieres, pero pienso que ella sí debería saberlo- dijo harry muy serio
- Te repito que no hay una ella- dijo ron muy nervioso- y si quieres decirme que me veo bien sin que parezca raro, no tienes que recurrir a esto- dijo riendo, aunque en el fondo su objetivo era escapar lo más rápido posible de aquella situación
- Jajaja, muy gracioso weasley- dijo harry recordando que su amigo ya no era ese chico inseguro de hacía algunos años, ahora era tan rápido con respuestas de ese tipo como lo eran sus hermanos fred y george, pero claro harry también atribuía esto a que ya no estaba la constante presión para su amigo de malfoy, quién con sus constantes insultos hacía que ron se sintiera menos.
- Ya estoy y mejor vamos que las chicas ya deben bajar, aún no sabes como se puede llegar a poner Ginny si la hacen esperar, si ya normalita da miedo, imagínatela ahora
- Ron, estás hablando de mi novia- dijo harry falsamente ofendido, pues sabía que su amigo no lo había dicho en serio

Juntos bajaron a la sala común de gryffindor y justo a tiempo, pues al llegar a pudieron ver como bajaba una hermosa chica, era lavander, que se había propuesto arrancarle a ron una expresión de asombro y claro que lo consiguió y no sólo de su parte algunos de los presentes se voltearon a observarla, algunos le gritaron cosas, que ron con una mirada de amenaza calló de inmediato, esta se puso al costado de su pareja.

- Hola Chicos- dijo ella algo cohibida
- Hola lavander, te ves guapa- dijo ron
- Ho
- comenzó a decir harry pero lo que vio lo dejó sin habla, Ginny su novia bajaba con movimientos que a él le parecieron muy sensuales
- Cierra la boca o se te meterán las moscas- le dijo ron con dejo de fastidio
- Ginny te ves increíble- dijo harry que ya había recuperado la voz mientras la tomaba de la mano
- Gracias, tu también te ves muy bien- dijo dándole un pequeño beso en los labios- pero esperen a ver a hermione, se ve
mejor dejo que saquen sus propias conclusiones que ahí viene- dijo señalando las escaleras

Hermione se veía muy bien, aunque bastante nerviosa, no esperaba que tantos ojos voltearan a verla, aunque a lavander la habían molestado algunos, ron los había hecho callar y en cuanto a Ginny, aunque muchos la miraron impresionados por su belleza, no se atrevieron a decir nada por respeto a harry, pero claro aún así se podían notar las miradas lujuriosas que le dirigían, pero con hermione fue diferente, absolutamente todos la voltearon a ver, nadie creía que ella era la premio anual, que si bien ya había comprobado que para los bailes se esmeraba especialmente para verse bien y que debido a su crecimiento hacía que se voltearan las miradas hacia ella, no esperaban que quedara tan bien, un silencio se apoderó de la sala común, hasta harry y ron quedaron enmudecidos. El silencio hubiera continuado sino fuera porque neville se atrevió a romperlo.

- Hermione te ves hermosa- le dijo sonrosado
- Gra
gracias neville, también te ves bien, luna estará muy feliz cuando te vea- dijo hermione agradecida por que se haya roto ese silencio y con eso se hayan volteado las miradas tan penetrantes que todos le arrojaban y que la hacía sentir tan incomoda.
- Lo ves herms, no tenías de que preocuparte, estás muy linda- le dijo Ginny con una sonrisa
- Eso parece pero aún falta que ver que dice mi pareja- dijo bastante nerviosa
- Seguro que dirá lo mismo, claro eso si puede hablar- le dijo harry que tenía abrazada a Ginny

Hermione le sonrió a su amigo, aún muy nerviosa, pero ya más segura de cómo se veía

- Y ya nos dirás quién es el afortunado?- dijo ron que aunque la había observado tan o más embobado que el resto de los hombres en la sala común al escuchar hablar sobre su pareja había recuperado su carácter habitual, su carácter habitual en ese tipo de situaciones (recuerden como se puso con víktor krum)
- Ya lo verán, no se preocupen y mejor nos vamos ya que debe de estar esperándome

Los 6 (Harry y Ginny, Ron y Lavander, Neville que iba por Luna y Hermione que se encontraría con Draco) bajaron hacia el vestíbulo, todos con sus respectivos antifaces del color de su tarje (las chicas del color de sus vestidos, ron: azul, neville: verde y harry: negro)

Todo el vestíbulo estaba abarrotado de alumnos, que habían quedado en encontrarse con sus parejas ahí, Neville se separó del grupo para buscar a Luna.

- Ya deberían entrar a buscar sus mesas chicos- les dijo hermione
- Pero no te dejaremos sola herms- dijo harry
- Sí esperaremos a que venga tu pareja- dijo sarcástico ron, cosa que no paso desapercibida por ninguno de los presentes
- Estaré bien, él es muy tímido y tal vez no se acercaría si los ve aquí- dijo hermione tratando de que se vayan, malfoy no era tímido, pero no sería buena idea que lo vieran de tan cerca
- Mejor la dejamos, no quisiéramos que por nuestra culpa su pareja no se apareciera, ya lo podremos ver adentro- dijo ginny apoyando a sus amiga
- Pero tampoco la podemos dejar sola- se adelantó ron- yo me puedo quedar aquí mientras llega sus pareja
- No Ronald, tu debes ir con lavander, no debes dejarla entrar sola- dijo hermione
- Pero a ella no le molesta verdad?- dijo mirando a lavander que sintió ganas de ahorcarlo en ese momento
- No, claro que no ronald- dijo enfadada y caminó sin despedirse hacia el comedor, dónde se realizaría la fiesta
- Es broma verdad, no puedes dejarla así, que te pasa- le dijo la pelirroja a su hermano- sabía que eras un tonto cabeza hueca, pero no pensé que también fueras tan cruel
- Pero si yo no

- Ron, ginny tiene razón, viste como se fue lavander- le dijo harry
- Sí chicos, vayan, yo enseguida entro, no pueden dejar a lavander ahí sola, vayan
- De acuerdo- dijo ron poco convencido- pero no te demores o vendré a buscarte

Luego los tres la dejaron sola, a lo lejos pudo ver como neville entraba al gran comedor acompañado de luna que lucía una túnica celeste, muy clara que la hacía parecer tan inocente, se veían bien juntos. Pero pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos.

- Te ves muy bien Granger- dijo un susurro muy cerca de su oreja

Draco malfoy la había visto absorta mirando hacia la entrada y decidió interrumpirla lo más suave que pudo, él estaba totalmente de negro, se veía muy elegante y seductor, llevaba en el pelo un pañoleta negra también tipo pirata (se lo imaginan de pirata xD jaja) que le cubría el cabello y un antifaz del mismo color.

- Malfoy, acaso pretendes asustarme- dijo la castaña tomándose el pecho y volteando a verlo

Lo que ambos vieron los dejó impactados si ya se veían guapos con la ropa de la escuela, ahora ambos de gala se veían sensacionales, combinaban muy bien juntos y esto no pasó desapercibido para ninguno de los dos

- Te estaba observando desde hacía rato, pero la comadreja y cara rajada no se iban y no quería arriesgarme a que me descubrieran
- No creo que resulte fácil, con esa pañoleta y el antifaz no pareces tú
- Por eso lo hice, un cabello como el mío es imposible de olvidar y seguro alguien me reconocería, lo que no pude ocultar son mis ojos, pero supongo que si no los aparto de ti, nadie lo notará, vamos?- dijo tendiéndole el brazo
- Sorprendente Malfoy, sencillamente sería sorprendente- dijo hermione que había tomado su brazo y caminaba junto a él, ante las atentas miradas de todos a sus costados
- Qué es lo sorprendente?
- Que podamos pasar tanto rato sin insultarnos- dijo confusa- pues lo último que deseaba era que comenzaran a insultarse
- Pues deberemos intentarlo y créeme no se vería nada bien que te escucharan llamarme malfoy así que deja de hacerlo por ahora de acuerdo
- Y que pretendes, que te llame draco?- preguntó dubitativa
- No estaría mal, pero ahora sería igual de peligroso a que me llamaras malfoy
- Lo mismo puedo decir yo, nadie creería que te conozco si me sigues llamando Granger
- Entonces te llamaré leoncita, eso te queda muy bien- dijo sonriéndole pícaramente
- De acuerdo, entonces yo te llamaré dragón o mejor dragoncito, que prefieres?- respondió la gryffindor riendo
- No juegues con fuego leoncita y prefiero dragón, pero evita llamarme con algo especial, sería bastante extraño igual, sólo si es necesario de acuerdo?
- De acuerdo, tenemos un trato- dijo la gryffindor y se fueron asentar a su mesa para cenar

El gran salón estaba decorado con calabazas flotantes y luces tenues, las mesas se hallaban alrededor del salón lo que hacía que en el medio se pudiera apreciar una gran pista de baile, los fantasmas de Hogwarts deambulaban por todas partes, lo que le daba a la decoración un toque siniestro, los profesores se hallaban en su mesa tradicional, mientras que los alumnos se encontraban por parejas en sus respectivas mesas. La cena se sirvió ni bien entró la última pareja, a todos les encantó el mecanismo usado, pues cada quién podía pedirle a su plato el platillo que quisiese y este aparecería delante suyo para ser comido.

- Esto es muy injusto, los elfos deben estar trabajando muy duro- dijo hermione indignadísima
- Y cuál es el problema ellos están para eso, además creo que hasta les gusta- dijo malfoy con gesto de asco
- Eso es porque no tienen a nadie que les hable de sus derechos
- Ah claro y esa sería tú verdad?
- Si ellos me dejaran yo podría ayudarlos

- Esa terquedad tuya es impresionante, pero no te has puesto a pensar que ellos están bien así
- Quién podría estar bien sirviéndole para la eternidad a un mago como

- Como yo?, dilo ya me curé, no lo recuerdas, no me afecta nada de lo que puedas decirme, soy inmune leoncita, recuérdalo- dijo con tono burlón
- Eso no importa, dragoncito- dijo irónica- el caso es que si pudieran experimentar o que es ser libres, seguro les gustaría
- No todos los elfos son como ese dobuchungo, la mayoría son bastante tradicionales, si te atrevieras a insinuar que vivirían mejor libres probablemente se ofenderían y dejarían de facilitarte mi comida y aunque probablemente eso no te importe, a mí sí, así que ni se te ocurra hacerlo- dijo en tono de amenaza
- Primero se llama Dobby y no dobuchungo y segundo no es necesario que me amenaces ni me digas algo que ya sé- dijo recordando lo que le había pasado en cuarto año cuanto quiso hablarles a los elfos de Hogwarts sobre el P.E.D.D.O
- Como se llame el elfo me da igual, así que no pierdas el tiempo tratando de convencerme de la importancia suprema de tu causa y mejor cenemos antes que se enfríe esto, o tendremos que pedirle otro platillo a los elfos esos y no creo que la gryffindor samaritana quiera eso verdad?- dijo y comenzó a comer ignorando el gesto de enfado de la chica
- Claro que no malfoy- respondió con el tono más agrio que pudo y se dispuso a comer.

**********************************

- Ron será que puedes dejar de observar a hermione y a su pareja y comer bien- dijo lavander enfadada ya que ron por estar distraído mirando a su amiga había dejado caer de su cubierto un poco del asado que comía
- Pero es que ella parece estar enfadada, tal vez le este haciendo algo y

- Y ella sabe cuidarse perfectamente o acaso olvidaste cuando golpeó a malfoy en tercer año y si en todo caso necesitara de ayuda créeme que sería bastante obvio
- Sí, supongo que tienes razón, pero seguiré pendiente por si acaso- dijo ron enfadado por no haber sido discreto y ahora tener que aguantarse el ir hacia la mesa de hermione y averiguar quién era su acompañante misterioso

**********************************

- No lo sé Ginny, me resulta bastante familiar- le dijo harry
- Pues lo que yo creo es que tanto tú como ron, están celosos y no pueden evitarlo- dijo la pelirroja con una sonrisa de autosuficiencia
- Pero que dices gin?
- Eso, que os dos están muy celosos, y no me mires así harry, que sabes que es cierto, sé que hermione es como tu hermana y que sientes que tu deber es cuidarla, pero mírala ella está bien
- Sí lo sé, pero hace un rato parecía enfadada

- Eso probablemente fue por la forma en la que se sirvió la cena, sabes como se pone con eso de los derechos de los elfos- dijo ginny sintiéndose muy satisfecha de lo bien que conocía a sus amiga- Y viste como se puso ron, si sigue así lavander lo dejará plantado en medio del baile y se conseguirá a alguien que si le preste atención- dijo de pronto enfadada por la actitud de su hermano con su pareja
- Es que ron también está preocupado- dijo en un intento por defender a su amigo
- No lo justifique, en cuanto comience el baile, por favor habla con él y dile que está siendo muy obvio, no entiendo porque invitó a lavander si le gusta hermione

Harry comenzó a atorarse con la cerveza de mantequilla, a tal punto que los más cercanos voltearon a verlo por el escándalo que hacía.

- Harry te sientes bien?- le preguntó su novia asustada
- Sí gin- dijo aún recuperándose- es que lo que dijiste de ron y hermione

- A eso, pero es cierto, o eso parece, lo único que lamento es que no creo que hermione sienta lo mismo por él, antes lo pensaba, pero ahora es, no sé, diferente, pero la culpa es de ron, dejó pasar mucho tiempo y además no podía esperar que lo esperar para toda la vida, ella es muy linda y seguro pretendientes no le faltan, la prueba es que ahora está allá con alguien más- dijo señalando la mesa de su amiga- y que por cierto no se ve nada mal
- Pero si está con antifaz, podría ser un troll y no lo notarías- dijo celoso
- Jajaja, es cierto yo no lo notaría, porque sólo quiero notarte a ti y además no creo que hermione viniera con un troll, pero es en serio lo que dije habla con ron, no es nada bueno que por no haberse atrevido a confesarle lo que sentía a hermione, cuando tuvo la oportunidad, ahora haga pagar a lavander con desplantes injustificados.
- De acuerdo, lo haré por ti- le dijo cerca del oído mientras se acercaba peligrosamente y la tomaba de la cintura


*******************************

- Mala suerte, pensé que moriría ahogado, supongo que no todo puede ser perfecto, ya será para próxima- dijo el rubio, cuyo único objetivo era hacer enfadar a la castaña, quién se limitó a observarlo de forma reprobatoria y siguió bebiendo, sin darle mayor importancia

La cena había acabado por lo que los platos por arte de magia desaparecieron, y en vez de ellos, en las mesas se aparecieron cervezas de mantequillas para cada pareja y con eso comenzó a sonar una suave melodía, que indicaba el comienzo del baile e invitaba a que los presentes a la pista. Casi todas las parejas se pusieron de pié y fueron a bailar, entre ellos harry y ginny, que bailaban muy pegados.

- No sabía que los gryffindors sabían bailar- dijo el slytherin observando a hacia donde habían comenzado a bailar harry y ginny- aunque viendo la cara que pone la weasley cada vez que potter la pisa, lo dudo
- Pues si sabemos bailar malfoy- dijo olvidando que no podía llamarlo así- y además harry no la está pisando
- Pues demuéstralo- dijo tomándola de la muñeca y llevándola a la pista

Hermione se dejó llevar, aún sorprendida por la inesperada reacción del rubio, él parecía manejar perfectamente la situación, sujetó a la castaña por la cintura, mientras ella tímidamente lo tomaba por el cuello, pronto olvidaron quién era su pareja y se dejaron llevar, sus cuerpos se movían sincronizadamente al compás de la música, pensando en que si había un lugar mejor en el que pudieran estar en ese momento, que se lo trajeran, porque no lo creerían si no lo veían, y así siguieron bailando muchas otras piezas, sin emitir sonido alguno, perdidos en los ojos del otro, sin siquiera notar todas las miradas que arrancaban entre los presentes en el baile, pero llegó el momento en que sus pies les pidieron descansar y tuvieron que detenerse en contra de u voluntad.

- Nos sentamos?- le dijo hermione con voz abatida por lo que sentía en esos momentos
- Sí, vamos- dijo draco dándole el paso (todo un caballero xD), pero a la vez sintiéndose tan confundido como la gryffindor
-

-

- Y cómo la estás pasando? Te hizo bien salir?- preguntó la chica un poco como para romper con el incomodo silencio que había comenzado al llegar su mesa
- Mejor de lo que esperaba- dijo sin pensar- Digo bien, sí bien- dijo nervioso
- Me alegro, esa era la idea- dijo igual de nerviosa
- Sólo quisiera no tener que volver al encierro al acabar el baile
- Entiendo lo que dices, debes sentirte muy solo- dijo mirándolo a los ojos

Él quiso apartar la mirada, pero no pudo, había algo en la mirada de aquella chica que le hacía ver las cosas de diferente manera, le hacía sentir que era posible hacer cualquier cosa. Se acerco lentamente a una nerviosa hermione sin apartar la mirada, ella aunque al principio se sintió consternada ante el acercamiento del slytherin y quiso apartarse pronto se sintió absorbida por la mirad atan penetrante del chico y no pudo moverse, no quiso moverse, estaban a escasos centímetros, cuando fueron interrumpidos.

- Te diviertes hermione?- preguntó con rencor en la voz
- Ron
yo
sí, digo esta bien la fiesta no?- dijo mirando al pelirrojo
- Eso parece, pero algunos parecen aprovecharla más que otros
- Maldita Comadreja- pensó draco- Dragoncito, la pareja de la srta.- dijo arrastrando las palabras y tendiéndole la mano al pelirrojo

Ron lo observó por unos minutos, como evaluándolo, hermione temió que le hubiera reconocido la voz, si los habían descubierto ahora estarían perdidos.

- ¿Quién se puede llamar dragoncito?- dijo ron con sorna

Hermione suspiró con alivio y agradeció a todos los dioses de todas las culturas existentes que su amigo fuera tan despistado.

- Ron, no le hagas caso, sólo está jugando- dijo hermione sin darle importancia, o al menos eso intentó
- Y entonces quién eres?- preguntó mirando con enfado al acompañante de su amiga quién en sus ojos había intentado burlarse de él con eso de dragoncito
- Soy su pareja y si te dije que era dragoncito, es porque así me llama la leoncita, así me dice de cariño- dijo señalando a hermione- y me gusta- dijo cerrando la discusión- y ahora si nos disculpas tenemos cosas que hacer dijo tendiéndole el brazo a la chica, que lo miro con desconcierto.
- Qué hago? si me voy, ron no me hablará en días y si me quedo voy a tener que dar muchas explicaciones que no puedo dar- pensó y miro a ambos muchachos
- Que pasa leoncita porque no le dices a tu amigo que siga por donde iba- dijo ron con ironía

Esto enfadó de sobremanera a Hermione y viendo venir lo que le esperaba si se quedaba, decidió tomar el brazo del rubio.

- Lo siento ron, pero él tiene razón y además lavander te está esperando- dijo señalando a una muchacha con expresión cansina que miraba hacia donde estaban bailando todas las parejas
- Ya escuchaste rojito, tu a tus asuntos y nosotros a los nuestros- dijo tomando peligrosamente a la castaña por la cintura como obvia provocación para el pelirrojo y dicho esto se la llevó a la pista de baile.

**********************

- Qué fue eso de dragoncito?- dijo la castaña con gesto de enfado ya en la pista
- No sé a que te refieres?- dijo con falsa inocencia
- A lo que le dijiste a ron!- dijo alterada y con las manos en la cintura, como pidiendo una explicación
- Ah! Te referías a eso
- Sí, explica?
- No hay nada que explicar, la comadreja podía descubrirlo todo y yo sólo hice que dejara de preocuparse en quién era yo, tu pareja misteriosa
- Y tu idea de hacer eso, es decirle que te llamabas dragoncito y que todavía yo te lo decía de cariño?????
- Pues no es que tu amigo dejará mucho tiempo para pensar en algo mejor, además funcionó perfectamente no te parece?
- No, obviamente no, ahora no parara de molestarme con esto y

- Sólo ignóralo y si insiste en saber quién soy, dile la verdad y que vaya a verme, yo me encargaré que no fastidie más
- Te volviste loco? No podemos hacer eso, te descubrirían- dijo con voz asustada
- Asustada por mi suerte?- dijo pegándose a la chica
- Y por la mía, porque si no te has dado cuenta, actualmente tu suerte arrastra la mía, la de McGonagall y la de muchos más que ni te imaginarías
- muchos más?, que muchos más?
- Pues si McGonagall no te lo ha dicho yo no lo haré
- Oh claro que lo harás- dijo tomándola de un brazo y llevándola hacia un lugar apartado
- Ya te dije que no! y será mejor que me sueltes o

- Oh qué? gritarás? Hazlo ya que tantos parecen saber que estoy aquí, ya no me importa, que me lleven a Azkaban! Ya no interesa!
- No digas eso- dijo de pronto preocupada con esa idea, de acuerdo te lo diré pero promete que no le dirás a nadie
- No pienso prometer nada, ustedes me ocultan muchas cosas aún
- Si no lo prometes no te diré nada - dijo decidida
- De acuerdo, de acuerdo, lo prometo, dilo ya!
- Esta bien, pero aquí no!
- Si quieres una excusa para estar conmigo a solas, no necesitas inventar todo esto- dijo provocativamente
- No seas tonto, que yo no... ya ni sé para que pierdo el tiempo
- No lo hagas entonces- y diciendo esto la tomo delicadamente de una mano y la sacó del salón
- Adónde vamos?- preguntó nerviosa al ver que el rubio la llevaba hacia la puerta del recibidor
- Ya que es mi única noche libre y aprovechando que nadie me reconoce, creo que prefiero conversar al aire libre, si no te molesta?
- No, no me molesta- dijo en susurro- supongo que vendrá bien un poco de aire
- Lo mismo pensé yo- y diciendo esto salieron a los jardines del castillo

Caminaron unos minutos en silencio, hasta que llegaron al lago, dónde ambos se sentaron aún en silencio, se quitaron las máscaras, ahí nadie los vería, ni si quiera se preocuparon por ensuciar los trajes, sólo querían respirar un poco de libertad, de esa que hacía mucho no se respiraba en el mundo mágico.

- Y entonces llega el momento en el que debo comenzar a hablar- dijo hermione al vacío
- Eso espero, aunque no hay presiones- dijo indiferente
- Y me lo dices ahora que ya no hay vuelta atrás- dijo indignada
- Ese era el plan
- Está bien, yo te dije que te diría quienes sabían que estabas en Hogwarts, para comenzar lo saben los profesores, pero eso ya lo sabías

- Derramas inteligencia Granger- dijo sarcástico
- Puedes dejar la ironía y prestar atención
-

- También lo saben algunos de los miembros de la orden del fénix - dijo solemne
- Perdón, la qué?
- Es un grupo de personas que se unieron para enfrentar a Voldemort cuando apreció por primera vez, de los antiguos participantes no quedan muchos pero cuando reapareció en el torneo de los tres magos, Dumbledore los reunió nuevamente, esta vez con refuerzos y así se formó la nueva orden del fénix, cuando dumbledore murió
- pero calló al ver la mirada del slytherin

Se volvió sombría al escuchar el nombre de su ex director y de su muerte de la cual él se sentía culpable, sus gestos antes desafiantes para saber la verdad se volvieron débiles, y entonces hermione lo supo, la debilidad que el rubio mostraba al tocar ese tema, era la razón por la que no podía recuperar su sonrisa eterna, una plena, una que no solía mostrar, pero que antes poseía y ahora añoraba, una sonrisa que le permitiría conocer una felicidad hasta el momento utópica para draco malfoy y que ella inconscientemente se encargaría de regresarle, aunque aún no lo supiera.

- No fue tu culpa- dijo mirándolo directamente, como mostrándolo que realmente sentía lo que decía
- Ah no? no recuerdo que alguien más pensara eso, yo pude evitarlo y no lo hice cuando pude, ahora debo cargar con mi condena- dijo amargado
- Sí crees que con esa actitud conseguirás algo, estás muy equivocado, aún tienes tiempo de repara el daño, únete a la orden y lucha con nosotros para destruir a Voldemort y erradicar el mal de una vez por todas
- Como podría hacer eso, si yo estoy plagado de todo aquello- dijo bajando la mirada
- Tal vez antes estaba segura de eso, pero ahora realmente lo dudo, sabes lo que hace a una persona lo que es?- dijo con voz profunda, no parecía salir de ella, pero algo le impulsaba a decirle aquello
-

- Nuestras elecciones draco, y tú elegiste dejar todo eso y volver al camino
- Arruiné la vida de muchas personas por no actuar a tiempo, ahora de que me sirve, no tengo ninguna razón para hacer lo que dices
- No haz perdido la razón para luchar que no lo entiendes, tú mismo la has dicho, hay tanta gente que se arriesgó porque tú ahora estés aquí y tu quieres rendirte y dejarte llevar por una simple venganza
- No es una simple venganza- dijo elevando la voz- yo le debo mi vida y haré que los asesinos de mi madre lo paguen
- Claro que no y por supuesto que la llevarás a cabo, de eso estoy segura, pero lo ves entonces, esa es tu razón, no sólo se trata de tu madre, también está snape y el mismo dumbledore, todos ellos se la jugaron por ti y ahora es tu turno de devolverles el esfuerzo

Draco se quedó pensativo, ella no sólo lo había llamado por su nombre y le había dicho su verdad, también había descubierto una razón para él, su razón para pelear y él no iba a defraudar a más personas, no dejaría ir esta oportunidad, dicen que cuando una puerta de la felicidad se cierra ante nosotros, otra se abre y para draco malfoy una se acababa de abrir y se llamaba hermione Granger, que con su fuerza de espíritu y principios claros acababa de convencerlo de volver al camino.

- Ganaste sabelotodo, donde me anoto- dijo draco sonriéndole
- Qué quieres decir?- preguntó hermione impresionada con todas las palabras que habían salido de su boca y ahora con las que le decía draco, sería acaso que él

- Que acabo de decidir que ayudaré en tu orden, no sé que tanta ayuda pueda dar ahora que estoy encerrado, pero lo intentaré

Algo que sucedió ene se momento dejó a ambos chicos sin habla, hermione impulsada por una fuerza en su interior se abalanzó a los brazos del rubio y lo abrazó con gran fuerza, la respuesta del rubio no se dejó esperar y le devolvió el abrazó, un abrazó mezclado de sentimientos, necesidad, respeto, admiración, cariño, amor?, ya no importaba que sintiera en ese momento, no le importaba nada, lo único que si le importaba es que había logrado pasar su puerta justo antes que se cerrase para siempre y no volvería a salir de ahí. Ninguno se dio cuenta en que momento ese abrazo dejó de ser inocente y se volvió pasional, ambos deseaban probarse, desde cuando ella le llevó sus deberes y ahora estaban demasiado cerca para arrepentirse. El deseo que ambos profesaban, hizo que apoderaran rápidamente de los labios del otro.

El beso era ansioso al comienzo, pero poco a poco draco, que era el más experimentado, tomó la rienda de la situación y lo convirtió en algo más intenso, su lengua profano rápidamente la boca de la chica, que aunque comenzó tímida, lo sorprendió también adentrando la suya en al boca del chico, el beso iba tomando fuerza, si hubieran seguido muy probablemente aquello no hubiera quedado en sólo un beso, pero pronto el aire hizo falta, poco a poco este se fue suavizando, ya que necesitaban respirar y se soltaron aún sintiendo en sus labios el sabor del otro, aún abrazados.

- Yo
esto no debió pasar- dijo hermione nerviosa, aunque por dentro sintió que moriría si no sentía nuevamente esos labios sobre los suyos
- Tú crees eso?- dijo mordiéndose sensualmente el labio, pero lo luego recapacitó y agregó- sí tienes razón

Hermione lanzó un suspiro que hizo sonreír al rubio, ante sus ojos ella se veía tan angelical, sin embargo con mucho fuego por dentro, eso combinación perfecta era lo que le agradaba de la chica, pues poseían una sensualidad tan natural que ni ella se percataba que tenía y eso lo enloquecía. Por otro lado Hermione, no cabía en ella, todo estaba sucediendo tan rápido, ella sentía atracción por el rubio no podía negarlo, pero lo que había sentido con aquel beso fue otra cosa, jamás había experimentado algo igual.

- Nosotros no, no es correcto- dijo volviendo a la realidad
- Qué no es lo correcto?- dijo sosteniéndola con fuerza como temiendo que saliera corriendo en cualquier momento
- Ya es muy tarde debemos volver- dijo preocupada, callando al rubio- ron y harry estarán preocupados

Y con eso acabó la posibilidad de que naciera algo que quizá nunca lo haría

- No debería importarte tanto- dijo fortalecido
- Claro que sí, pero son mis amigos y ellos no conocen la verdad y se preocuparán por mi ausencia
- Pero pronto la conocerán
- Pero eso no garantiza que la crean y se van a enfadar tanto

- Tú me crees?
- Como puedes preguntarme eso, yo
claro que te creo, te creí desde que lo supe y no necesito pruebas
- Eso es suficiente, no me importa lo que cara-rajada y la comadreja piensen - dijo decidido a no dejarla ir

Si había algo que evitaba que hermione creyera que estaba haciendo lo correcto, con las últimas palabras del rubio se convenció, le impresionaba como él podía creer tan ciegamente en la confianza que ella le tenía y ella decidió hacer lo mismo, confiar y creer en lo que sea que estuviera empezando con draco malfoy.

- Tienes razón eso no debe importar- dijo mirándolo a los ojos- cielos es muy tarde- dijo viendo la hora, ya deberíamos estar acostados
- De acuerdo vamos- dijo draco tendiéndole el brazo como todo un caballero

Ya nuevamente con las máscaras, caminaron por los ya vacíos pasillos de Hogwarts, Draco la llevó hasta su sala común, se despidieron con un adiós silencioso, ahí cualquiera los podría sorprender, así que muy a su pesar tuvieron que separarse y cada uno tomó su camino, Hermione a su eterna habitación, donde esperaba encontrar a Lavander ya dormida y Draco a su encierro momentáneo, que ahora ya no sería tan insoportable.
Capitulo 16: De vuelta al ministerio

- Harry, harry, escúchame, debes hacerlo- le dijo dumbledore
- Profesor dumbledore, usted está muerto
..- dijo desconcertado
- Sí lo estoy, pero olvidas que sigue habiendo gente fiel a mi en Hogwarts, pero ahora no hay tiempo, debes escucharme es muy importante, pronto iniciará una guerra que traerá al final el destino del mundo mágico, sabrás cuando comience la próxima aparición de Voldemort y sus mortifagos traerá muerte y destrucción, por lo que necesitarán refuerzos
- Le avisaré a la profesora McGonagall de inmediato- dijo haciendo un ademán de irse, pero una mano lo detuvo
- No harry, necesitaremos otra clase de ayuda, es tiempo de ir por sirius, deben ir cuanto antes, él es clave para el desarrollo de lo que se avecina
- Pero profesor, hermione aún no está lista y se podría hacer mucho daño
- No harry, nunca deberás subestimarla, ella está lista, ahora está lista, deben ir antes que comience diciembre
- Profesor eso sólo nos da un mes, no es suficiente para tener todo listo
- Harry Potter, nunca me has defraudado y te puedo asegurar que Hermione resistirá, cada uno cumplirá muy bien su papel
- Está bien profesor iré en seguida
- No es un buen momento, tendrás que esperar una horas antes de poder hablar con ron y hermione
- Pero puedo decirles ahora es de mañana

- No harry no lo es, ya lo entenderás y por favor confía en tus amigos, no es sólo como ganarás esta batalla, necesitaran ser más de tres en esta misión y confío en que irán los correctos, tu sabes a que me refiero.

Harry se despertó sobresaltado, aún el cielo no denotaba que amanecía, por lo que harry supuso que sólo había dormido muy poco, había sentido todo tan real, pero había sido un sueño.

- El está muerto harry, debes aceptarlo- se dijo así mismo, pero hubo algo que le llamó la atención sobre su almohada, era una pluma, una pluma de fénix- entonces fue real- susurro
- Ya lo entenderás- dijo una voz en su cabeza

**************************

A la mañana siguiente Harry le contó lo que había pasado a Ron

- Pero Harry podría haber sido un sueño
- Crees que no lo sé, pero la pluma
- Sí, pero sería un gran riesgo si lo hacemos cuando hermione aún no puede controlarlos bien, podría morir y yo quedar encerrado, sin contar que podrías morir desangrado, recuerda que aún no sabemos cuanto de tu sangre sea necesaria
- Lo sé, pero debemos intentarlo, según mi sueño, dumbledore me decía que se aproxima un ataque y que necesitamos a sirius
- Está bien. Se lo diremos a hermione, si es que no está ocupada con su acompañante misterioso- dijo con voz pastosa

*************************

- Veo que el alma de fiesta ya bajó a desayunar- dijo ginny sonriendo q hermione cuando la vio sentarse
- Eso si se considera que el alma se desaparece a mitad de la fiesta- dijo enfadado ron
- Oh ron, déjala en paz- dijo ginny saliendo en defensa de su amiga- todos hablan de lo bien que se les veía juntos, quien era?,después me contarás y quiero detalles- le dijo susurrando, lo que hizo que la castaña se pusiera muy nerviosa
- Hermione, necesitamos hablar en muy importante- dijo harry serio
- Pasa algo malo- dijo la castaña imaginándose lo peor, o sea que habían descubierto a draco
- No, más bien es algo que debe pasar- dijo harry esquivando la mirada interrogativa de su amiga
- Mejor dile ya harry, ella debe saberlo- dijo ron sin mirar a su amiga, por más que estuviera enfadado con ella, no haría algo que pudiera lastimarla y ocultarle la información sería hacérselo

Harry le contó todo sobre su sueño, hasta que dumbledore consideraba que ella estaba lista y que debían hacerlo antes que acabara el mes.

- Eso no me da mucho tiempo, pero lo haré, no tenemos de otra - dijo hermione parándose rápidamente y saliendo sin comer del comedor

No se sentía preparada para hacer los hechizos aún, pero si era como harry decía, esa visión o lo que sea que haya sido de dumbledore decía que era urgente que se hiciera y harry se veía tan seguro, además estaba la pluma de fénix, probablemente Fawkes, todo eso congeniaba, así que aunque estuviera asustada por tener que hacer los hechizos tan pronto, debería hacerlo, ella los había buscado y ahora era muy tarde para que otro los practique por lo que no había opción, era ella o ella. Pero eso no evitaba que se sintiera nerviosa con la idea de que los hechizos fallaran, ahora todo dependía de ella y eso la aterraba.

Llegó a la habitación de draco con la bandeja del desayuno, cuando entró y lo vio ahí tendido sobre su cama dormido, no quiso despertarlo, por lo que le escribió una nota diciéndole que no había querido despertarlo y la dejó junto a la bandeja de su desayuno.

Ese mismo día comenzaría con un entrenamiento intensivo, ella debía poder dominar los hechizos en poco tiempo y no debía perder ni un minuto más. Hermione pidió autorización a McGonagall para falta al resto de las clases de esa semana, permiso que por su puesto fue concedido casi de inmediato, McGonagall aunque no lo decía directamente, estaba al tanto de la situación y llegado el momento tendría que explicar muchas cosas de gran importancia, como por ejemplo, el sueño de harry y no es que dumbledore no estuviera muerto, porque lamentablemente si lo estaba pero todo lo que había pasado tenía una explicación y al recibir esa petición por parte de hermione comprendió que estaba cerca el momento en que tendría que darlas.

Ya se acercaba el final del mes, hermione había pasado mucho tiempo entrenando, aunque aún no conseguía los resultados que hubiera deseado ya podía mantener el hechizo por más tiempo, sólo rogaba que ron no necesitara tanto para ir por sirius; por otro lado su convivencia con Draco iba muy bien, habían aprendido a entenderse, ambos eran amantes del conocimiento, por lo que sus charlas intelectuales eran bastante intensas, claro siempre acababan con acercamientos involuntarios, pero que eran rotos por una rápida vuelta a la realidad, era bastante entretenido de cualquier forma, se habían conocido mucho en esas semanas, sabían muchas cosas el uno de la otra y parecían llevar una relación amical, si se podía llamar así, bastante estable.

Harry y Ron llevaban también entrenamientos, sobretodo el último, pues al ser quien entraría por sirius debía estar preparado para cualquier cosa, ya que no sabían a qué se enfrentaría, harry por su parte lo ayudaba en eso y además había comenzado a beber una poción que aumentaría lentamente la sangre que tenía y es que como decía hermione, lo más probable era que el arco del velo exigiera mucha sangre a cambio de dejar libre a alguien, ginny lo había ayudado a prepara la poción, se le daba muy bien esa materia y ya que hermione iba a pasar mucho tiempo entrenando, no tendría tiempo para realizar las pociones de harry y todos sabemos que harry no es exactamente diestro para eso (ya no tiene el libro del príncipe mestizo). Por otro lado, harry también pensaba en lo que le había dicho dumbledore, necesitarían llevar a más personas, hablo en plural por lo que Ginny no sería suficiente, pero ya se preocuparía por eso, ahora debía concentrarse en producir sangre y en que su amigo se fortalezca.

************************

- Algo anda mal?- preguntó draco preocupado al ver a hermione tan cansada
- No es que tengo muchas materias- dijo hermione, tratando de sonar sincera
- No es eso, no me mientas, olvidas que debes traerme los trabajos, sé que son muchos, pero no es algo que la mejor alumna de Hogwarts no pueda manejar, dime que pasa? Confías en mí verdad?
- Sí, pero es que no pasa nada- dijo hermione sintiéndose culpable por mentirle, pero sabía que si le decía que pasaba y los riesgos que corría, le traería muchos problemas
- Hermione sé que me ocultas algo y aunque quiero saberlo, me tranquilizaré si me dices que estarás bien y que si necesitas algo me lo dirás de acuerdo?
- Está bien, lo haré- dijo la chica odiándose por mentirle y aún abatida continúo- Dime una cosa, si tuvieras la oportunidad de salvar a alguien al que aprecias, lo harías?
- Que pregunta es esa, sí la apreciara realmente, claro que lo haría, por qué la pregunta?- dijo firme- aunque no sé si exista- susurro
- Sólo quería saber lo que pensabas y me alegra haberlo preguntado- dijo dándole un abrazo que pudo haber avanzado, pero que ella interrumpió casi de inmediato
- Debo irme, mañana tendré un día muy pesado, ya sabes todas esa cosas de premio anual- dijo poco convincente
- Segura que estarás bien con tus cosas de premio anual?- le preguntó draco muy inseguro de dejarla salir
- Sí, te veré mañana, adiós- y con esto salió tratando de no voltear a mirarlo, pues sabía que si se quedaba unos momentos más se delataría por completo.

*****************************

- Harry, puedo preguntarte algo?
- Neville?
- Sí
- Claro dime que pasa?
- Sabes por qué Hermione luce últimamente tan cansada y falta tanto a clases y Ron como si no estuviera se ve tan agotado, pasa todas las clases durmiendo, estoy preocupado, además tu no dejas de tomar esa extraña poción, que pasa?

Harry se impresionó de las preguntas tan directas de su compañero de cuarto, sobretodo, porque aunque si se habían dado cuenta de la ausencia de hermione y del cansancio de ron, ningún otro parecía haberse percatado de la poción que él bebía, sin lugar a dudas neville debía apreciarlos mucho para estar tan pendientes de su estado de salud y ahí lo supo.

- es él- dijo una voz en su cabeza- el te ayudará
- Neville tu estarías dispuesto a regresar al ministerio para ayudarnos a recuperar a uno de los nuestros?- dijo harry con un valor que no sabía de dónde había salido
- Claro que sí, yo iría a dónde fuera necesario por un amigo- dijo neville con su sonrisa bonachona, aunque con la expresión más seria que harry le había visto nunca

Harry le contó cada detalle de la misión y neville sin titubear le repitió lo que le había dicho antes de escuchar de que se trataba, comenzaba a formarse un equipo, el equipo en el que pronto todo pondrían sus esperanzas, ya no eran tres, cada vez se irían uniendo más y Neville era el primero.

********************

- Hermione, te encuentras bien?
- Luna!- exclamó con sorpresa, mientras trataba de sostenerse firmemente de una columna

El entrenamiento de esa noche la había dejado exhausta, ya no esperaba encontrar a nadie a esa hora fuera de sus salas comunes, pero ahí estaba luna, apacible como siempre, sin dejar ver mucha emoción en sus ojos soñadores, pero en los que se podían detectar la preocupación que sentía por ella.

- Neville tenía razón, a ustedes les pasa algo, todos están de pronto faltos de energía- dijo como si se tratara de una profesora
- No luna, estás equivocada, estamos bien - dijo muy nerviosa
- No puedes decírmelo, lo entiendo perfectamente, pero no gastes palabras intentando ocultar algo bastante obvio- dijo con su mismo tono de siempre

Hermione estaba impresionada, iba a replicar cuando sintió una voz dentro de su cabeza

- Confía en ella, será una gran ayuda, la necesitarás y estará ahí para cuando la necesites- escuchó en su interior
- Luna yo

- Tranquila, yo también lo escuché y es verdad, te ayudaré, los ayudaré
- Gracias, pero debes saber de que se trata antes de

- No será necesario, mi respuesta será la misma, estaré lista mañana a primera hora, los veré en la entrada del bosque prohibido y será mejor que descanses o necesitarás más ayuda de la que podremos darte- dicho esto luna se fue, dejando a una hermione muy sorprendida aún sujeta de la columna.


**********************

- Hermione, que bueno que llegas, iremos los 5, neville y ginny nos acompañarán- le informó harry
- Creo que seremos 6- dijo hermione asombrada aún por lo que acababa de vivir
- De que hablas hermione?- preguntó ron- te aviso que tu dragoncito no podrá venir- dijo con molestia
- No me refería a él- respondió sin darle importancia- viniendo para acá e encontré con luna y no me pregunten como, sólo sé que ella debe ir
- Crees que sea buena idea?- preguntó ginny- tal vez sea peligroso que vayamos tantos?
- No lo creo ginny, será mejor, nos dará fuerza extra- intervino neville por primera vez
- Si tu lo dices, aunque no estoy tan seguro- dijo ron escéptico
- Hermione estás segura?- preguntó harry a su amiga, quién entendía perfectamente eso de los impulsos que repentinamente aparecían
- Sí harry, lo sé, la vamos a necesitar, la voy a necesitar.

Hermione sentía con luna, lo mismo que harry con neville, no lo entendían bien pero sabían que los iban a necesitar cerca, ya sea sólo para que les brinden apoyo, pero estaban convencidos que no lograrían sin la presencia de esos dos personajes.

- Una cosa más debe ser mañana mismo- dijo dubitativamente la castaña
- Mañana?- preguntaron los weasley y harry al unísono
- Es broma verdad, no estamos listo- dijo ron
- Mañana es el momento ideal- dijo una voz que sólo escucharon harry, hermione y neville, que no se sorprendió
- Mañana será- dijo harry
- Entonces lo mejor será descansar- dijo neville y se fue
- Tiene razón- dijo hermione- mañana a primera hora aquí, debemos irnos antes que alguien despierte, me encargaré de informar a McGonagall

Y así todos se fueron a dormir, pues el día que se venía traería consigo, momentos muy difíciles para todos, sobretodo para dos chicos que ya se enterarían de lo difícil que sería mantener en pié hechizos como los vita.
Capítulo 17: La vuelta de Canuto


Profesor McGonagall:

Lamentamos tener que irnos así, sin avisarle, pero era necesario, nos llevamos a Neville, Ginny y Luna, volveremos pronto o al menos eso espero, por favor no olvide llevarle sus comidas a Draco, aunque espero poder estar de vuelta para la cena y explicarle todo.

Atentamente

Hermione J. Granger


Minerva McGonagall acababa de recibir esa nota, Hedwing, la lechuza de harry se la había entregado a pedido de Hermione, no le explicaba mayor detalle, pues ninguno pensaba que la profesora estaba enterada, pero ella lo sabía y aunque estaba muy preocupada por sus alumnos, sabía que ellos nos estarían solos, aunque aún no lo supieran y probablemente nunca lo entendieran.

************************

- Ya era hora de que llegaran- dijo luna al verlos llegar- cómo nos iremos?
- Oops- dijo ginny- no pensamos en eso
- Tú no pensaste en eso hermanita, nosotros lo tenemos fríamente controlado- dijo el pelirrojo
- Así gran dios pelirrojo, cómo entonces?, ilumínanos- respondió su hermana
- Ya basta no peleen, iremos como la última vez- dijo harry que sostenía su capa invisible
- Pero ahora no tenemos a los therstralls y tampoco estamos cubiertos de sangre como para llamarlos- dijo dudando neville
- No importa, ellos vendrán- dijo harry que arrojó un poco de carne cruda cubierta con sangre justo delante de ellos
- De dónde sacaste esto? Huele horrible?- dijo hermione tapándose la nariz
- Dobby me lo dio, es bueno tener ayuda en las cocinas no creen- dijo mirando a hermione
- Ahh

claro- dijo muy nerviosa, sería posible que dobby le haya dicho a harry lo que ella hacía todos los días y en todas las comidas

Pero no pasaron mucho tiempo ahí, como para averiguar si lo sabía o no, porque rápidamente se vieron rodeados de Therstralls, era un gran número, más o menos unos 20, todos subieron a uno y les pidieron que los llevaran hacia la entrada del ministerio de magia. Llegaron rápidamente, marcaron el número y


- Bienvenido al ministerio de magia de Inglaterra, indique su nombre y a lo que viene- dijo una voz cuando estuvieron dentro de la cabina telefónica
- Soy Harry Potter y vengo
esta vez si es una misión de rescate- dijo con voz potente, aún recordando su última visita al ministerio, en la que tuvo que enfrentarse a Voldemort y la pérdida de su padrino por el que ahora volvían.

Todos dijeron lo mismo y pronto los 6 estuvieron dentro, harry llevaba puesta su capa invisible, pues no era conveniente que nadie lo viera, a esa hora deberían haber muchos magos, en la cabina se les había facilitado los botones que los identificarían y también les había indicado dejar su varita, pero ninguno estaba dispuesto a dejarla, mucho menos en un lugar en el que ya habían atravesado malas experiencias. Pero cuan equivocados estaban, en el vestíbulo sólo habían unos dos magos de seguridad adormilados, estaba casi desierta así que aprovecharon para escabullirse hasta el ascensor, que los llevaría hasta el departamento de misterios.

- Y luego se quejan que Voldemort entre, si ni tienen personal y los que están se la pasan durmiendo- dijo ron- alguien debe informarle a Rufus Scrimgeour, que su ministerio es a prueba de tontos
- Pues será después que nos vallamos ahora es mejor así, desierto, pero igual me sorprende, el que no hayan muchas personas no es buena señal- dijo pensativo harry
- Bueno es eso o aún no llegan, el horario de trabajo aún no comienza- dijo hermione señalando un cartel que traía los horarios del ministerio
- Oh podría ser eso- dijo ginny más calmada, por la idea repentina de encontrarse con Voldemort en el ministerio

Pronto el elevador estaba en la Novena planta: El departamento de misterios el lugar estaba igual que la última vez que lo habían visitado, había una sencilla puerta negra al final, una escalera a un lado, pronto a travesaron la puerta y se encontraron en la sala circular, ahora debían entrar a la sala de la muerte, buscaron entres las puertas que habían en el salón, vieron la inconfundible sala de lo cerebros y la de las profecías, y hasta que por fin encontraron su destino, la sala de la muerte, era una especie de anfiteatro, en el que había el antiguo hemiciclo usado por el Wizengamot durante gran parte de su historia y en cuyo centro podían apreciar el arco de velo, justo el lugar que marcaría la diferencia del ahora y el después, si tenían éxito ese día regresarían con sirius a salvo, peor si fallaban probablemente se perdería más de una vida, pero no importaban para eso habían traído refuerzos para en caso verse debilitados, ellos les impidieran rendirse.

- Ya estamos aquí - dijo luna- por dónde comenzamos
- Harry debe hacer el sa
harry regresa

Pero su amigo no le respondía, había escuchado otra vez voces que venían del velo.

- Ron, eres tú- dijo harry ya muy cerca del mismo
- No harry, yo estoy aquí, porque siempre que te acercas a ese velo crees que te estoy llamando?- preguntó indiferente, pero para alguien en esa sala eso no fue cualquier declaración

Era cierto Hermione recordaba perfectamente, ese episodio y no creía que fuera un buen augurio.

- Nota mental: investigar sobre esto- dijo para sí la castaña
- Harry ven aquí- dijo neville, tirando de harry y alejándolo del velo, él también escuchaba las voces y sabía que nada bueno podía venir del otro lado, su intuición se lo decía

Cuando neville logró alejar a harry del velo hermione comenzó a hablar.

- Harry deberás estar a este costado del arco dijo indicándole el lado derecho, deberás ir poniendo tu sangre ahí mismo, el arco lo absorberá y sólo podrás dejar de darla cuando ron este de vuelta, lo entiendes, podría demorar, por lo que el corte debe ser pequeño, o saldrá mucha rápidamente y lo que tenemos que tratar de hacer es darle el mayor tiempo, neville tu estarás cerca de para cualquier cosa, de acuerdo?- dijo mirándolos a ambos
- Está bien hermione, estoy listo- dijo harry
- Y yo -dijo neville- no lo dejaré
- Ron nuestra conexión es buena no será un problema mantenerla, por lo que sabré cuando tengas a sirius y pronunciaré el hechizo para regresarlos, apenas pronuncie el hechizo que abrirá la entrada deberás entrar y buscar a sirius rápidamente, si sientes en algún momento que la conexión esta bajando regresarás de inmediato o podrías quedar encerrado también, no deberás jugar al héroe, entendido?
- Sí, estoy listo- dijo mirándola con mucho nerviosismo, mientras le sudaban las manos
- Ginny y Luna necesito que se aseguren que nadie entre, vigilen la entrada, si alguien irrumpe en el hechizo sería desastroso.
- Lo haremos hermione no te preocupes- dijo ginny mientras se acercaba para besar a harry
- Estaré pendiente- dijo luna mirando a la castaña
- Gracias- dijo ella devolviéndole la mirada- ahora por favor todos a sus lugares y a comenzar

Harry se hizo un pequeño corte en el brazo, aunque más profundo de lo que pensaba, pero no le importó y con ayuda de neville puso la herida sobre el arco, donde le había indicado hermione.

- No te perderé ahí Ron- le dijo hermione decidida al pelirrojo que la miraba con ansiedad

Este sólo la miró con un gran cariño y asintió como señal de su plena confianza en la chica.

- Vacum Vita- pronunció la chica fuerte y claro

El velo hizo un movimiento extraño, como de ondas y le levantó en dirección a Hermione, ante el asombro de los presentes.

- Deséenme suerte- dijo Ron y entró rápidamente sin darles tiempo a que lo detuviesen
- Suerte- susurro hermione con la varita apuntada hacia el arco

De pronto todo se nubló para chica estaba viendo cosas, estaba viendo lo que Ron veía, lo sabía la conexión había comenzado, ya no había vuelta atrás, sintió como era sacudida con fiereza pero siguió ahí erguida con la varita apuntada hacia el arco, ella resistiría

Ron había atravesado el velo, y lo que vio no le preocupó demasiado, todo era de un blanco muy brillante, no veía nada así que decidió adentrarse más en aquel mundo, pronto comenzó a desesperase al no ver señales de virus o de la presencia de cualquier ser ahí por lo que comenzó a gritar su nombre.

- Sirius!!!!!!!!!!

Pero no obtenía ninguna respuesta por lo que decidió seguir avanzando, ya no veía el velo por donde había entrado, cuando de pronto todo se puso oscuro.

- Que hace aquí un mortal- preguntó una voz tenebrosa que hizo que sintiera escalofríos
- Vine
Vine por sirius Black- dijo titubeado
- Ningún muerto puede salir- dijo observándolo bien- mejor vete y disfruta antes de volver por aquí definitivamente

Esto asustó de sobremanera a Ron y también a Hermione que había sentido cada una de las cosas que sentía el pelirrojo, gotas de sudor caían por el rostro de la castaña, mantener el portal abierto costaba mucho más de lo que esperaba, sabía que para traerlos de vuelta necesitaría mucha energía y si ron no regresaba pronto no tendría fuerzas para seguir.
- ron debes apresurarte- le dijo mentalmente
- No me iré sin sirius Black- gritó
- Hay mucho valor en tu voz, pero ya te dije que no puedes sacar a los muertos- dijo la voz siniestra
- Pero él no está muerto, entró por error
- Sí es cierto lo que dices podrás encontrarlo, pero lo tendrás que hacer sólo- y otra vez ron volvió a estar en el lugar blanco brillante

Harry comenzaba a sentirse débil, no pensaba que tendría que dar tanta sangre por lo que había agotado sus fuerzas ayudando a entrenar a Ron y ahora como necesitaba un poco de fuerza extra, neville lo seguía sujetando con gran esmero, evitando que su brazo se moviera, sabía que algo así, por muy pequeño que pareciera podría hacer fallar el hechizo y él no podía permitirlo.

- Harry se ve muy pálido, ron debe apurarse- gritó neville
- No, harry debes ser fuerte, resiste por favor- dijo ginny desde la entrada
- Lo haré gin no te preocupes- dijo harry en un susurro
- Hermione, debes hacer que se apure, tú puedes ayudarlo- le dijo luna a la chica que estaba como en trance- tienes que hacerlo, o todo esto no habrá valido la pena

Todos se quedaron observando a luna, les parecía extraño lo que acababa de decir, pero debía intentar cualquier cosa

Hermione aunque lejana, escucho la voz de luna, sintió la calidez de sus palabras, pero como podría ayudar, no lo sabía


- Ron- dijo hermione parada frente a él- esto es increíble, debemos quedarnos
- Hermione qué haces aquí?- dijo extrañado- debemos apurarnos y aún no veo a sirius
- Él está muy bien aquí, puedes estar tranquilo y nosotros también lo estaremos, dame tu mano y quedémonos aquí, juntos ron

Ante esta idea el chico dudó, realmente quería a hermione, pero todo parecía tan irreal, que no estaba seguro que fuera verdadero

Hermione que veía todo con claridad, sentía que la conexión se perdía cada vez que esa chica igual a ella hablaba, era igual, pero no era ella y debía hacérselo ver a Ron, pero este parecía no escucharla, la conexión se estaba perdiendo.

- Ron, yo estoy aquí, de este lado, no la escuches- dijo la verdadera

Pero ron no la escuchaba, seguía observando dubitativo a la hermione falsa

- Vamos tienes que decirle que aquí es dónde pertenece- escuchó lejana la voz de luna- puedes hacerlo
- Ronald Weasley, debes escucharme ahora, lo que ves es falso, yo no estoy ahí, estoy aquí de este lado, no la escuches- grito impotente

Ron de pronto sintió una voz casi inaudible que lo llamaba y comenzó a girar en busca de alguna persona de la que pudiera provenir aquella voz

- Debes aprovechar ahora- escucho una voz que ahora venía de su cabeza- eres fuerte hermione no puedes dejar que se rompa la conexión o lo perderás para siempre y no será la única cosa que pierdas
- Ron, escúchame, no puedes dejar que te convenzan, tu vida está aquí y no dónde te quieren hacer creer, debes regresar ahora, debes volver, ya no importa nada, no voy a perderte aquí, ron, no voy a perderte- le dijo por la mente a ron

Este de inmediato reaccionó y al volver a mirar a la falsa hermione se encontró con un sirius muy debilitado echado en el suelo.

- Estamos listos para volver- gritó mientras sujetaba a sirius fuertemente y lo ayudaba a caminar.

Justo en ese momento Hermione volvió del trance, por la fuerza casi se va para atrás y pierde el hechizo, pero una mano la sostuvo fuertemente manteniendo su mano rígida para que una muy debilitada hermione pudiera pronunciar el hechizo que los regresaría

- Reve

- Puedes hacerlo hermione- dijo Luna a una hermione que se quedaba sin energías
- Reverticum Vita- pronunció hermione con la poca fuerza que le quedaba, sentía que el alma se le escapaba de las manos, era como si miles de cuchillos le atravesaran cada pedazo de sus ser, hubiera caído y abandonado la tarea sino fuera por unas manos que la sujetaban con gran fuerza, ya no era sólo luna ahora ginny también había abandonado la custodia de la puerta y se encontraba sujetándola para que no cayera

Pero ella no era la única que sufría, al momento en el que pronunció el hechizó la herida del brazo de harry aumentó considerablemente su tamaño y se pegó más al arco, algo de ahí atraía su herida y lo debilitaba en demasía, con las justas podía mantener los ojos abiertos.

Neville se dio cuenta que si no hacía algo pronto, harry perdería la vida, el arco no estaba dispuesto a perder una presa, se llevaría a alguien como sea y parecía querer a harry, le sacaría la sangre hasta matarlo y luego lo absorbería, eso fue lo sintió neville y sin pensarlo mucho hizo lo que le indicó su corazón.

Neville Longbottom, aquel que no fue el elegido salvó al que si lo fue, le entregó al arco justo lo que quería

SANGRE
MUCHA SANGRE

Se hizo un gran corte en el brazo y lo puso junto al de harry, cuando sintió que el arco comenzaba a succionarle la herida, aló de harry para que dejara de absorbérsela a él y se concentrara en su nueva presa, sí dolía, como dolía pero lo aguantaría esa era misión, lo había prometido, salvaría a Harry Potter, cada vez sentía que sus fuerzas se iban, pero tenía que resistir, en poco tiempo el arco le había quitado gran cantidad de su sangre, estaba a punto de desfallecer cuando vio como atravesaba una melena roja, cargando un cuerpo con dificultad y así cerró sus ojos, había cumplido su misión.
Capítulo 18: Reencuentro con la vida

Hermione se desplomó a penas atravesaron el arco ron y sirius, ambos se veían agotados, pero sirius estaba en estado de shock, lo que había vivido luego lo sabrían, ahora lo importante era sacarlo de ahí.

- Ron aparécete rápido con sirius en Hosmedade y llévalo a Hogwarts, luego vuelve - dijo luna firme
- Pero y ellos- dijo preocupado mirando a sus amigos caídos
- Nosotras nos encargaremos, necesitamos ayuda, ve rápido eres el único que puede y está en estado de aparecerse- le exigió su hermana que estaba desesperada tomando a harry y a neville
- Pero yo nunca he ido tan lejos y con otro

- Ahora!- gritaron luna y ginny al unísono

Ron lo hizo rápidamente, tal vez fue sólo suerte que pudiera llegar hasta Hosmedade, pero cuando lo hizo sintió que alguien apoyaba una mano sobre su hombro, lo siguiente que supo fue que estaba frente a las tres escobas, sí ron no creyera en las coincidencias, diría que el hecho que Hagrid estuviera en aquel momento en ese preciso lugar era imposible, pero ahí estaba su gran amigo, que al verlo se apresuró a alcanzarlo, pero tal fue su impresión cuando vio a la persona que llevaba ron que perdió el equilibrio y casi cae.

- No es posible, él está muer

- Hagrid, yo no puedo explicarlo ahora, debes llevarlo a Hogwarts, McGonagall sabrá que hacer, hazlo por favor, yo debo irme- dijo todo muy rápido y con voz angustiada

Hagrid no tuvo tiempo de contestar, ron ya había desaparecido y él no importaba lo confundido que estuviera debía hacer lo pedido por el pequeño pelirrojo (pequeño par él claro).

Cuando Ron volvió a aparecer en el ministerio vio sorprendido que ya no estaban solo, había una gran cantidad de magos en la habitación, entre ellos su padre.

- Ron, gracias a merlín, que estaban haciendo aquí, porque están así- dijo señalando hacia sus amigos, que ya estaban siendo atendidos por sanadores de san mungo
- Lo siento, pero no puedo decirte nada- y se dirigió hacia su hermana, que estaba a un costado de los heridos junto con luna
- Ginny que hacen todos ellos aquí, nadie debía saber que estábamos

- No sabíamos que hacer, harry y neville seguían perdiendo sangre

- Y hermione no reaccionaba- completo luna
- Así que fui a buscar a papá y él trajo a los sanadores, le explique que debía ser muy discreto y aunque me exigió una explicación, que por supuesto no di- dijo al ver la cara de su hermano- aceptó y me dijo que ellos eran de su entera confianza.
- Está bien, hicieron lo correcto- dijo poniéndole un brazo sobre los hombros a su hermana
- Arthur- llamó uno de los sanadores- deben ser trasladados de inmediato a san mungo, ahí tenemos todo para darles la atención que requieren
- Está bien, le informaré a McGonagall- dijo el sr. Weasley- ella debe saberlo

**************************

- Profesora McGonagall, profesora- decía hagrid muy agitado al entrar al despacho de esta
- Qué sucede hagrid?- dijo mientras sostenía una carta con gesto de preocupación
- Ron, ron weasley se apareció en Hosmedade con
yo estaba ahí por su encargo, recuerda, que por cierto no había
pero ron llegó con
no puedo creerlo aún
pero está en mi cabaña y es real, si que es real
- Basta hagrid! Quién está en tu cabaña?- preguntó seria
- Sirius, Sirius Black- dijo como si sólo al decirlo temiera que creyeran que estaba loco- pero no está bien
- Así que lo lograron- dijo pensativa- está bien hagrid, muchas gracias, por favor trasládalo a la enfermería, madame Pomfrey sabrá que hacer con él, dile que prepare la enfermería para recibir tres pacientes más
- Y usted que hará profesora? Va a salir?- dijo al verla colocarse la capa de viaje
- Yo debo ir por mis alumnos- dijo decidida- pero antes haré algo, por favor hagrid se discreto, no conviene que nadie vea a sirius, aún!

**************************

Draco Malfoy no había dejado de andar preocupado desde aquella mañana en vez de haberle llevado el desayuno una linda castaña, lo había hecho un elfo llamado


- Pepin, popin, demonios quien se puede acordar del nombre de un elfo- dijo draco desdeñoso- eres un torpe, debiste suponer que algo pasaba con lo que te dijo ayer- pensó mientras le daba un gran golpe a la pared.

De su mano salía un pequeño hilillo de sangre, recordaba como había amenazado al elfo para que le dijera dónde estaba hermione, pero el elfo no dijo nada, lo único que parecía saber era que McGonagall lo había mandado y le había dicho que no debería hacer ningún comentario sobre lo que hacía a nadie y se había ido. Seguía absorto en sus pensamientos cuando un ruido proveniente de la puerta lo sacó
Pero lo lamentable fue encontrarse con la figura no de la gryffindor sino de la directora Minerva McGonagall, pero no importaba seguro ella le daría las explicaciones que buscaba con tanta desesperación.

- Sr. Malfoy veo que algo lo perturba- dijo con voz indiferente, ella intuía lo que pasaba entres la premio anual y él, pero algo le decía que no era una buena idea
- Profesora, qué pasó con her
granger?- dijo dándose cuenta del error que había cometido

Si algo hacia falta para que McGonagall confirmara sus sospechas, el error de draco al casi llamar a la gryffindor por su nombre y no por su apellido la convenció, pero decidió no hacer ningún comentario, pues detectaba la incomodidad, el nerviosismo y la preocupación del rubio, supo que no era el mejor momento.

- Ella, salió del colegio esta mañana con sus amigos, por lo que me han informado hicieron una visita al ministerio- dijo con un tono de preocupación que no pudo esconder y que no pasó desapercibido por draco lo que hizo que se preocupara más de lo ya estaba
- Y ahora ya está de vuelta?- preguntó intuyendo la respuesta
- No sr. Malfoy, lo que hicieron en el ministerio fue muy riesgoso, y aunque lograron su cometido pues lo que fueron a buscar ya está a salvo en Hogwarts, dejó tremendamente afectados al los sres. Potter y Longbottom y también a la srta. Granger, a los dos primeros los tiene aún en observación pues perdieron mucha sangre

- Y ella?- preguntó desesperado pues realmente no le interesaba la suerte de los otros, cosa que le impidió ocultar su gran preocupación
- La srta. granger está bajo cuidados, pero por lo que me han informado está fuera de peligro, hoy en el ministerio ella realizó hechizos muy peligrosos de magia antigua, lo sé y eso agota de sobremanera, un mago puede hasta perder la vida si no tiene la fuerza suficiente para mantener el hechizo

- Cómo?, pero ella no

- No, ella debe descansar y recuperarse, pero estará bien, lo que hoy demostró fue la sorprendente capacidad mágica que tiene, ahora iré a buscarlos y traerlos a Hogwarts, como entenderá a la perfección no conviene que nadie se entere lo que estuvieron haciendo, así que serán trasladados de inmediato
- Yo quiero acompañarla
- No, créame lo entiendo perfectamente, pero así debe ser, pronto estarán aquí y podrá ser más fácil que la vea sr. Malfoy- dijo sonriéndole maternalmente
- Está bien, pero por favor manténgame informado
- Otra cosa que quería pedirle, ya tuvo oportunidad de leer los libros que le trajo la srta. granger?
- No- dijo con vergüenza, aunque no entendía que de importancia podía tener eso en un momento como en el que estaban
- Necesito que me haga un favor, más bien a la srta. Granger
- Que tengo que hacer?- dijo decidido
- Me alegra que lo tome así, necesito que lea, el libro que habla de Rowena Ravenclaw, necesito que sepa absolutamente todo lo relacionado con su parte artística, la srta. granger necesitaba esa información, sabía que usted tenía esos libros, porque yo se lo dije, pero creo que se distrajo y olvido pedírselos- dijo a un de pronto nervioso draco- y ahora no podrá hacerla ya que deberá pasar mucho tiempo descansando y recuperando sus energías, podrá hacerlo?
- Claro que sí, pero por favor no olvide informarme cualquier cambio

- Así lo haré y por ahora sus comidas se las traerá el elfo que vio hoy en la mañana y por cierto se llama Perlin, no lo olvide por favor.

******************************

- Me está diciendo que 6 alumnos de Hogwarts entraron al ministerio y no fueron detectados!- dijo enfurecido Scrimgeour- que clase de broma es esta weasley!
- Sr. Ministro, ellos entraron antes de la hora de ingreso del personal, y los que estábamos aquí nos encontrábamos en la junta matutina con los aurores- dijo Percy nervioso
- Eso ya lo sé, olvida que también estaba ahí- dijo déspota- quiero explicaciones y nombres, que hacían aquí y más aún que hacían en la sala de la muerte y porque tres de ellos se encuentran en san Mungo?
- Los alumnos eran Neville Longbotomm, Harry Potter, Hermione Granger, Luna Lovegood y
- dijo dudando- Ronald y Ginebra Weasley- soltó sintiéndose culpable
- Oh, ya veo, así que potter y sus amiguitos estuvieron aquí, continúa weasley, que hacían?- dijo de pronto muy interesado
- Eso no lo sabemos, los tres primeros fueron llevados de inmediato a san Mungo, como ya sabía, su estado era muy grave y los otros tres no han querido decir nada

- Weasley, quiero que te encargues personalmente de esto
y no vuelvas hasta que tengas las respuestas que quiero- dijo con voz autoritaria
- Sí sr. Ministro
- Pero antes dile a Kingsley Shacklebolt que vaya con un grupo de aurores a investigar el lugar en donde estuvieron jugando los niños, ya es tiempo que justifique su nuevo puesto como jefe de aurores.

************************

- Ron debes decirme lo que sabes, son asuntos del ministerio- exigió percy a su hermano
- En mi opinión el ministerio cree que todos son sus asuntos- dijo luna mirando hacia la nada
- Ginny, debes decírmelo- dijo percy ignorando el comentario de luna
- Lo siento percy pero pensamos igual que luna- dijo ginny- no vamos a decir nada, porque no tenemos nada que decir
- No lo entienden, esto es serio, invadieron propiedad privada, y por si fuera poco esa propiedad privada fue el ministerio, eso es un delito muy grave- dijo solemne percy, pero con un dejo de preocupación
- Entonces nos veremos en Azkaban, porque si no lo sabes la traición al mundo mágico también es un delito muy grave- dijo ron con el tono más despreciable que le salió y dicho esto se llevó a Luna y Ginny a la sala de espera de san mungo, dejando a Percy muy abatido

Estuvieron ahí unas horas sin recibir información, el sr. Weasley a pedido de los chicos sólo le había informado a McGonagall, por lo que él era el único adulto con ellos, pero pronto no estuvo solo.

Minerva McGonagall con aire soberbio se acercó hacia donde estaban ellos y con toda la calma posible habló.

- Esperen aquí un momento, en seguida arreglaré el traslado de potter, longbotomm y granger, cuando estén listos, todos regresaremos a Hogwarts- y dicho esto se fue como llegó
- No fue mucho verdad?- dijo luna
- No la verdad, pero el que ella esté aquí me tranquiliza- dijo ginny compungida
- Lo que no entiendo es por qué nadie me dice nada, ya soy mayor de edad, debería ser suficiente- dijo enfadado ron
- Es porque llevas el uniforme del colegio- dijo luna indiferente- para ellos sigues siendo un escolar

Ron la miró con enfado pero se calmó al ver que McGonagall regresaba

- Bueno el traslado está arreglado- dijo McGonagall- aunque me costó bastante, tal parece que el ministro no quiere que nadie se vaya sin dar las explicaciones correspondientes, pero debido a que uno de los heridos es el sr. Potter y no le conviene estar en sus contra, ahora que todos lo creen el elegid, el único capaz de derrotar a quien-no-debe-ser-nombrado, no pondrá objeción- Gracias por avisarme Arthur y por estar con ellos
- No tienes nada que agradecer Minerva, se trata de mis hijos y sus amigos, aunque ellos no quieran decir nada, confío en que hacen lo correcto- dijo mirando a ron con orgullo y luego abrazando a ginny
- Pero esto podría traerte problemas, pensarían que estás involucrado- dijo ron
- Por eso me voy ahora, no quiero traer problemas a nadie- dicho esto se despidió cariñosamente de sus hijos- buena suerte y por favor tengan mucho cuidado- y desapareció, nadie pensaba que la próxima vez que lo vieran sería en circunstancias muy diferentes.

**************************

Minerva hizo que los tres chicos heridos fueran trasladados de inmediato a la enfermería de Hogwarts, mientras que ella viajó vía red Flu con luna, ginny y ron.

Harry y Neville se habían recuperado gracias a la poción que les habían dado en San Mungo, sólo pasaron una noche en la enfermería a pesar de los pedidos de madame Pomfrey, pero aún así los dejó ir con su palabra de no hacer grandes esfuerzos, luna y ginny se ofrecieron voluntariamente para vigilarlos, al día siguiente cuando dejaron la enfermería. Con hermione fue diferente, ella estaba aparente bien, aunque muy agotada, por lo que aún no había despertado, madame Pomfrey dijo que ella podría salir cuando despertara. Sirius se había recuperado rápidamente, había permanecido vagando por esa luz blanca tanto tiempo que el contacto otra vez con el mundo se le hacía increíble, pero pronto se acostumbró a la idea y aunque pasó muchos días en la enfermería, la idea de estar cerca de Harry nuevamente, lo animó en su recuperación. Todos habían planeado hacerle un pequeña fiesta con los más cercanos en cuanto hermione despertara, claro no podrían invitar a todos los que quisieran, por el momento no era conveniente, pero con algunos sería suficiente.

- Neville, lo que hiciste por mi jamás podré terminar de agradecértelo- dijo sinceramente harry, el saber que su compañero de cuarto había estado dispuesto a dar su vida por la de él lo conmovió de sobremanera
- No hay nada que agradecer, no me hubiera perdonado el poder ayudar a un amigo y no hacerlo, además yo prometí que te cuidaría jajaja- dijo neville- neville longbottom cuidando a harry potter, suena extraño, pero no importa el mungo mágico necesita más de un harry potter que de un neville longbottom- dijo sonriendo
- Si supieras neville- dijo harry pensativo- y cómo es eso que prometiste que me cuidarías?- preguntó interesando
- Ah eso, tal vez sean idea mías, pero el día del ataque al castillo, el día que murió dumbledore, cuando tropezaste conmigo, recuerdas?
- Sí, lo recuerdo, creí que
- pero se cayó para dejar hablar al chico
- Bueno, yo escuché una voz en mi cabeza que dijo: sus destinos están cruzados, cuídalo neville, él te necesitará y tu te encargarás de ayudarlo a llegar eso fue lo que escuche, al principio pensé que había sido dumbledore, pero luego supe que no podía ser porque ya estaba
bueno ya había muerto, pero aún así le prometí que te cuidaría, se que es extraño pero ahora sé que si te puedo ayudar y eso es lo que haré- dijo decidido
- Una voz?- pensó harry intrigado, si se oía extraño, pero pensándolo bien él también había escuchado una voz en repetidas ocasiones, algo muy raro estaba pasando
-


Permanecieron un momento en silencio pero fueron interrumpidos por un pelirrojo exaltado.

- Hermione ha despertado!

Tres día después de su aventura en el ministerio, el primer día del último mes, Hermione Granger había despertado, aún se veía agotada pero ya estaba de nuevo con ellos, con todos sus sentidos!

Cuando los tres chicos llegaron en la enfermería ya estaban Ginny y Luna sentadas en la cama de la castaña, que junto con Sirius conversaban animadamente.

- Hermione!- exclamaron los tres recién llegados y fueron a abrazarla
- Me alegar tanto verlos bien- dijo ella con una gran sonrisa
- Todo Hogwarts está hablando de tus constantes faltas a clases herms- dijo ginny- si supieran que no sólo eres las más inteligente, sino que también puedes hacer magia antigua
- Eso es cierto hermione, eres una brujita muy poderosa- le dijo sirius, que ya había tenido tiempo de agradecerle a los demás por rescatarlo pero con ella recién podía hacerlo- Gracias pequeña, lo que ustedes hicieron por mi fue formidable, lo que no entiendo aún es de dónde sacaron esos hechizos
- Bueno pues
- dijo ella nerviosa mirando a harry
- Está bien herms, puedes decírselo- dijo harry
- Estuvimos en el Valle de Godric antes de volver- dijo ron
- En la biblioteca de los Potter encontré un libro en el que leí sobre los hechizos vita y bueno funcionaron- dijo la castaña
- Claro que funcionaron y gracias a ustedes- dijo sirius, que no se había cansado de agradecerles- Son muy valientes, y tu especialmente me recuerdas mucho a Lily, dijo mirando a Hermione, tienes su interés por el conocimiento
- Gracias sirius, pero sin los demás no hubiera podido hacer nada- dijo abochornada
- Claro que sí, cada uno jugó un papel importante y por eso les debo mi agradecimiento eterno a todos y cada uno de ustedes
- Sabes Sirius, pensamos hacerte una pequeña reunión de bienvenida, ya sabes para que los más cercanos sepan que estás aquí, es una lástima que no puedan venir todos pero al menos podremos celebrar tu regreso- dijo harry muy sonriente, la llegada de sirius había abierto de nuevo la posibilidad de tener una familia, una pequeña en número, pero grande en aprecio, además tenía a sus amigos y a ginny.
- Sí claro una fiesta, es una buena idea- dijo luna- mirando a cualquier lado menos a los presentes
- Yo opino igual, ayudará a relajarnos, no creen?- dijo ron que se había acercado sin que nadie se diera cuenta a la cabecera de la cama de hermione y hablaba desde su lado
- Entonces será mejor comenzar con lo preparativos, déjennos a nosotras encargarnos- dijo ginny, sujetando a hermione y a luna
- No podría estar en mejores manos- dijo sirius, regresando a su cama
- Chicos deben ir a sus clases o McGonagall se enfadará- dijo hermione seria
- Volvió nuestra hermione, no podía estar tranquila mucho tiempo verdad- dijo ron con sorna
- Búrlate lo que quieras pero tengo razón- dijo cerrando los ojos, estaba tan cansada
- Bueno nos vamos, pero promete que descansarás, sirius nos dirá si no lo haces- dijo harry mirando como se le cerraban los ojos a su amiga
- Lo haré- dijo con voz cansina, mientras sus amigos abandonaban la habitación y se iban a clases

Cuando despertó esa tarde había junto a su cama y gran ramo de rosas (príncipes negros, de quién serían?), había una nota que tomó de inmediato, era una suerte que sirius se encontrara descansando en su cama lejos de ella y su nota.

Leoncita:

Lamento tanto no poder ir a verte, McGonagall aún no me autoriza a salir, pero si no lo hace pronto creo que escaparé para ver que ocurrió, debiste decirme que sucedía, debí haberlo adivinado, pero las cosas sucedieron de otra forma, espero poder verte pronto, porque no creo poder aguantar más con pepin trayéndomela comida (era broma) y sin saber que estás bien.

Nos vemos Pronto
El Dragón

Esto era lo más tierno que le habían escrito, él la necesitaba y aunque no lo dijera con esas palabras, la extrañaba y ella también deseaba verlo, le darían de alta al día siguiente pero ella no aguantaría más, por lo que ocultó su nota cuidando que nadie la viera, tenía que verlo, esa noche se escaparía e iría a verlo, lo había decidido.

Capítulo 19: Una mano ¿amiga?

Ron, escúchame, no puedes dejar que te convenzan, tu vida está aquí y no dónde te quieren hacer creer, debes regresar ahora, debes volver, ya no importa nada, no voy a perderte aquí, ron, no voy a perderte


Esas palabras rondaban por la mente de Ronald Weasley desde aquel día en la sala de la muerte, ella con esas precisas palabras había hecho que él volviera, que cobrara conciencia, estaba tan cegado con la idea de permanecer ahí en un lugar tranquilo y lo más importante a su lado, que había olvidado que eso era tan irreal como pensar que Snape no los había traicionado. Pero el era Ron, aquel pelirrojo un poco despistado e irresponsable, pero que significaba un gran apoyo para sus amigos, y por ese motivo, fue que desitió de hablar con la castaña y confesarle sus sentimientos, no era el momento, aún no era el momento, no lo había sido aquel día en el que por un impulso, tal vez llevados por deseos ocultos o tal vez sólo por las circunstancias de mutua necesidad, se habían besado y aunque él hubiera querido confesarle todo lo que sentía por ella en ese preciso momento calló, calló porque no era el momento y para él aún no había llegado, tal vez si se hubiera animado a gritarlo y soltarlo todo las cosas habrían sido diferentes, pero las circunstancias se dieron así y el siempre sería Ron Weasley, el amigo, o tal vez no?

****************************

Ella corría cautelosamente por los pasillos de Hogwarts ansiando verlo, él no podía dormir, tenía un extraño presentimiento y eso no lo dejaba ir al mundo de Morfeo. Pero ambos se pensaban mutuamente, sería acaso que eso que dicen que del odio al amor hay sólo un paso era cierto, o tal vez nunca se odiaron y sólo tenían temor a acercarse por los diferentes prejuicios que los rodeaban, cualquiera hubiera sido la razón, ahora estaban unidos y aunque ninguno apostara por ellos, habían creado un lazo tan fuerte basado en sólo 3 meses de compañía, sería acaso una ilusión, tal vez la soledad los arrimó a acercarse o tal vez se descubrieron interesados en la última persona que podían imaginar, aquella a la que tan sólo unos meses atrás decían odiar. Esta historia de dos aún era muy reciente para llamarla amor, pero lo que si era cierto, es que no era simple atracción, ya tendrían tiempo de descubrir que era lo que los movía, o al menos eso era lo que creían


La presencia de Hermione en la vida de Draco había hecho que él olvidara sus motivos, o mejor dicho su venganza, aquella que le debía a su madre y que había dicho, no descansaría hasta conseguir. Por otro lado con todo lo que había pasado en su vida en este último mes, Hermione había olvidado por completo la búsqueda del quinto horcrux, aún sabiendo que el libro que contenía la información buscada estaba en manos de draco; de cualquier forma esa noche no les importaron sus motivos, ansiaban verse, aunque uno de ellos se sorprendería al saber que el otro ya había hecho su trabajo, mientras que el otro se impresionaría con algo que le relatarían esa noche, algo que marcaría sus decisiones en el futuro y que lo acercaría al peligro más de lo que había supuesto


- Sé que debí decírtelo, pero era muy arriesgado- dijo sorprendiendo al rubio con su ingreso repentino en su habitación- Ah sí y yo también te extrañé mucho, aunque creo que pasé durmiendo mucho tiempo
- Hermione!- exclamó saliendo de su ensimismamiento y corría hacia la chica- Qué demonios! por qué no me contaste lo que ibas a hacer?- dijo separándose de golpe

Sí, había estado muy preocupado, por la chica y si que la extrañaba, pero ella le había ocultado lo que iba a hacer y no se lo pondría tan fácil, su orgullo podía más, era un Malfoy y eso no se olvida nunca.

- Yo
sé que tienes razón, pero creo que te lo explique todo, bueno si me dejas!- dijo firme la chica

Era cierto él tenía razón, pero jamás bajaría la cabeza por muy culpable que se sintiese, era la premio anual de Hogwarts y no había sido condecorada con tamaño cargo y responsabilidad sólo por sus buenas notas, también lo era por su temple y ella estaba orgullosa de la persona que era.

- Supongo que es justo, pero antes que comiences a hablar hay algo que debo decirte- dijo solemne- porque probablemente lo que me digas no me gustará así que antes de que me enfade más te lo digo, pues luego podría arrepentirme y ya no decirte nada

- Qué sucede?- preguntó intrigada
- McGonagall me dijo que era importante, así que te lo diré

- Ya draco, suéltalo o tendré que sacártelo por la malas- dijo con falso enfado
- A si y que piensas hacer- dijo como burlándose- acusarme con McGonagall o no tengo una mejor idea, me darás de golpes con tus libros, si supongo que eso puedes hacerlo
- Que no se te olvide que ya te demostré que no son necesarios los libros- dijo seria por ser presa de las bromas del rubio
- Bueno no creo que después de lo que te diga, quieras golpearme- dijo haciéndose el interesante- tengo lo que has estado buscando desde hace mucho y lo tengo para ti, sólo para ti


Esto último dejó a la castaña pasmada, a que se referiría el rubio, acaso?

-

- Rowena Ravenclaw, una de los cuatro poderosos, es recordada por su inteligencia y creatividad. Rowena era íntima amiga de Helga Hufflepuff y escogía a los estudiantes de reconocida inteligencia, pero eso ya lo sabías


Hermione quedó pasmada, podría ser que el rubio conociera acerca de los Horcruxes, que estaba pasando?, no lo entendía, pero la prudencia era una de sus cualidades, por lo que decidió callar y escuchar lo que el slytherin tenía que decir

-
- lo miró expectante
- Pero muy pocos conocen de la exquisita atracción que ésta poderosa sentía por el arte, disfrutaba de esculpir y pintar, lamentablemente de sus obras no queda ninguna, pues se dice que en la pelea entre los magos Godric Gryffindor y Salazar Slytherin, que causó que finalmente el último abandonara el castillo, estas fueron destruidas en su totalidad, sin duda una gran pérdida para el mundo mágico, no crees?
- Sí, sin duda- dijo con gran decepción- si ya no existen estos objetos, estoy perdida, les he fallado- pensó
- Si no confías en mi búsqueda puedes llevar los libros y buscar por ti misma- dijo mirándola intrigado
- No, está bien, es todo que ahora no sé por dónde seguir, esto era muy importante

- Sé puede saber por qué?, por qué estaban tan interesada en la parte artística de Rowena Ravenclaw?- preguntó con interés
- Pues
-dijo dudando- es muy importante para acabar con Voldemort- dijo al fin
- Pero por qué?- insistió
- Qué fue lo que te dijo McGonagall?
- Sólo que ibas a necesitar esa información y bueno yo no tenía nada mejor que hacer, era eso o conversar con pepin- dijo con desdén
- Ah, bueno- dijo indiferente- es todo que creí que lo lograría, pero tal vez no me esforcé lo suficiente y

- Aún no me has dicho por qué es importante para acabar con Voldemort?

Ella lo miró pensativa, había confiado en él anteriormente y estaba segura que no era una trampa, pero por qué dudaba.

- Puedes decírselo, aunque si no estás segura, puedes darle tu visión general- escuchó un voz en su cabeza
- No puede ser, por qué no puedes ser más directo, que es todo esto?- dijo para sí
- Y bien
te escucho- dijo el rubio impaciente
- Bueno
imagínate en esto. Voldemort dejó un poco de su esencia en diferentes objetos, 6 para ser exactos y para destruirlo antes se deben acabar con esos objetos, lo entiendes?, por eso aún está vivo cuando debió morir la noche en que atacó a harry

- Así que de eso se trata

- Sí, pero ahora he fallado, porque el objeto que estoy buscando, parece no existir, tú mismo lo has podido comprobar y sin eso no sé que más hacer, tal vez ese nunca fue parte de Voldemort, pero de cualquier forma me deja fuera, sin ideas de por dónde ir

- Ya veo, sabes entonces creo que puedo ayudarte

- Pero si ya lo intentaste y te lo agradezco, pero no nos dio resultados, tal vez deba buscar algo más

- Yo no sé si sea o no, pero hay algo- dijo absorto en sus pensamientos
- Qué pasa? creo que intentaría lo que sea
- Bueno hace unos años antes de venir a Hogwarts, mi madre me contó una historia, ella era todo una amante del arte, y como tal le fascinaba obtener piezas exclusivas de coleccionistas, el caso es que, un día, el sr. Borgin, le ofreció una pieza original, que sabía le gustaría tener y que sin duda mi madre podría pagar, mi madre fue a Borgin y Burkes, el establecimiento mas grande del Callejón Knockturn, ya sabes dónde se vende objetos de las artes oscuras, pero también, objetos extraños y siniestros, que el propietario adquiere, pero con su publicidad excéntrica: Ofrecemos un servicio confidencial de valoración de artefactos antiguos y poco comunes provenientes de las mejores familias de magos. Aceptamos objetos malditos y con conjuros. Discreción garantizada", son pocos los que entran para apreciar las maravillosos objetos que puede esconder ese lugar- dijo perdiéndose en sus pensamientos, pero pronto continuó- bueno lo que mi madre compró fue una gran pintura de crías de unicornios, que según Borgin, lo había pintado la misma Rowena Ravenclaw, claro que ahora que leo esto del libro, podría haber sido una gran estafa, pero no lo creo, alguien tan insignificante como Borgin, no se atrevería a hacer algo semejante con un Malfoy
- Estás diciendo que si existe una pintura de Rowena Ravenclaw?- dijo emocionada
- Tal vez, según lo que mi madre me contó, Helga Hufflepuff, logró salvar la pintura de sus amiga y la guardó, Ravenclaw luego de aquel incidente no volvió a pintar ni a esculpir, tenía un presentimiento o algo así, pero su pintura fue salvada, aunque en ese momento, pero parece que luego una riña entre las dos amigas hizo que Hufflepuff se deshiciere de la pintura, luego cuando se amistaron se sintió culpable, pero nunca le confesó que había salvado su pintura y mucho menos que había sacado su pintura del castillo por temor a una nueva riña y así fue que la pintura se movió por, durante algunos años, hasta que llegó a manos del sr. Borgin y finalmente a manos de mi madre, Borgin le dijo que quienes se lo vendieron le dijeron que había llegado a sus manos en forma muy misteriosa, parece que quién se los dio a ellos, murió de inmediato y que ellos lo consideraron maldito, por lo que querían venderlo sin importarles el precio que les dieran por él.
- Entonces tú sabes dónde está esa pintura- dijo saltando demasiado emocionada para detenerse a pensar en los modales
- Y está lo malo

- Entonces no lo sabes?- preguntó temerosa
- Claro que lo sé, lo malo es que está en mi casa, en la mansión malfoy

Esto le cayó como un baldazo de agua fría a la castaña, no se había puesto a pensar en ese pequeñísimo detalle, seguro la mansión malfoy estaba siendo vigilada, sino por mortifagos, por aurores, lo que complicaba todo de sobremanera

- Me pregunto si Voldemort sabrá que una parte de él está en tu casa?- preguntó pensativa
- No lo creo, mi padre nunca supo la historia, mi madre nunca la hubiera contado a alguien que no fuera yo y Borgin le teme tanto a Voldemort que jamás se acercaría, eso sin contar que no sabe nada de lo que tu me has dicho, si no lo hubieras hecho, yo tampoco le prestaría mucha atención

- Pero y entonces, que haremos?
- Haremos? Creo que me comienza a gustar esto ya que me necesitarás y podré salir
- Oh no, ese no era el plan

- No importa el plan, mi casa está protegida y sin mí no lo lograrán
- De cualquier forma aún no sé que haremos, esto deben saberlo más personas, aunque no sé como lo diré, antes tengo que hablar con McGonagall y ya veremos

- Aceptarás tarde o temprano que me necesitarán en esto, pero dejaré que te des cuenta sola, ahora me interesa saber tu historia, recuerda que lo dejamos a medias y prometiste decirlo
- Yo no

- Vamos leoncita, comienza, que estoy seguro que no deberías estar aquí verdad?
- Eso no te importa- dijo al verse descubierta- está bien te lo diré, recuerdas a sirius black?
- El que se escapó de Azkaban, que luego resulto ser inocente, pero que fue absuelto un poco tarde porque ya estaba muerto?
- Ese mismo, sólo que nunca estuvo muerto, fue como si lo estuviera, pero ahora está otra vez con nosotros
- Claro, ya lo entendí todo, no sabes hablar con detalle? Todo lo pones en tu visión general no?
- Jaja, muy gracioso, pero si quieres saberlo, hay un cuarto en el ministerio, en el que hay un velo, que es como un portal hacia un limbo y al mundo de los muertos, la cosa es que sirius en la batalla del ministerio, sabes a qué me refiero?
- Claro, mi padre fue apresado por esa batalla, claro que lo recuerdo- dijo melancólico
-
- se sintió como una tonta, como se le había pasado- eh
lo siento
no debí
no quise
- Sí quisiste y si debiste, las cosas como son, pero ahora no importa sigue con tu relato

Hermione le contó todo, desde que sirius había atravesado el velo hasta que lo habían ido a salvar, claro, omitiendo ciertos detalles como los vividos en el Valle de Godric.

- Así que lo que hicimos fue magia antigua y por eso gasté tanta energía que tengo que permanecer en la enfermería- culminó
- Si algo me había dicho McGonagall- dijo impresionado, pero pronto reaccionó- perdón dijiste tengo y no tuve?
- Ah esto
sí- dijo nerviosa
- Y qué se supone que haces, te estás poniendo en riesgo al venir a verme- dijo draco- y eso es algo que no pienso permitir, vámonos!
- Vámonos!- repitió sorprendida- tú no vas a ningún lado!
- Oh claro que sí, imagina que sales y te desmayas a mitad de camino, coges un resfriado por el frío y te pasas la navidad encerrada en la enfermería, eso no sería nada divertido
- No estás siendo un poco trágico, ya me siento bien, además me darán de alta mañana por la mañana, no quisieron que me fuera hoy porque ya era tarde, pero te aseguro que estoy completamente bien, además tú no puedes salir
- Claro que puedo, ya me sé la contraseña- dijo guiñándole un ojo- y si no quieres que te acompañe, me veré obligado a seguirte y eso sería peor así que tu decides
- No te lo permitiré, no vas a salir, alguien podría verte- dijo asustada
- Me gustaría saber como es que no piensas permitírmelo, si ni has traído tu varita- dijo sonriendo

Era cierto, con el impulso que sintió ni se preocupó por eso, tendría que poner mayor atención la próxima vez, esta vez ya no le quedaba otra, tendría que aceptar la compañía de draco y arriesgarse a que los descubrieran, pero no tenía salida

- De acuerdo, pero vayamos rápido- dijo avanzando hacia la puerta
- Como quieras- dijo siguiéndola sin darle importancia

Caminaron juntos un largo trecho sin emitir palabra, cada uno metido en sus pensamientos, hermione pensando en que debía encontrar la forma de decirle a sus amigos que había encontrado el paradero del posible 5to horcrux y draco pensando en que la chica que caminaba tan cerca suyo era sin duda toda una joya, no sólo inteligente, si no también poderosa y valiente, eso si que era respetable, claro era bastante mandona y se alteraba fácilmente, pero ya la conocía y hasta esos detalles los sabía soportar, ella con esa fuerza y empeño hacía que sus ganas de luchar y salir adelante se acrecentaran.

- Ya hemos llegado- dijo la chica deteniéndose frente a la enfermería
- Sí, eso parece- dijo aún sin querer irse
- Bueno, yo debo entrar y

- Y yo debo regresar a mi encierro- dijo sonriendo resignado
- No digas eso
yo estuve pensando y ya que tú no puedes salir y averiguar por ti mismo, tal vez yo pueda averiguar algo sobre lo que pasó con tu
madre- dijo dudando

Esto era lo último que se esperaba el rubio, la castaña le ofrecía ayuda en su venganza, eso sí que era digno de ver

- No pienso que sea bueno, no quiero que te involucres, podría ser peligroso
- No me interesa lo que pienses- dijo a un sorprendido rubio- igual la haré- y dicho esto dejó al slytherin fuera y cerró la puerta de la enfermería
- Sí, a esto me refería con lo que se alteraba rápido- pensó para sí, con una sonrisa interior- aunque creo que está algo loca

Draco regresó a su habitación sin contratiempos. Al día siguiente McGonagall se había encargado que trasladasen a Sirius a una del área de los profesores, estos ya había sido informados de la presencia de Black en el castillo y aunque a algunos les sorprendió la noticia, ya que lo creían muerto, guiados por la confianza que le tenían a la directora no dijeron más y acataron sus órdenes. Hermione ya podía salir también de la enfermería, esa mañana podría volver a sus actividades normales, aunque claro con su licencia tradicional.

Capítulo 20: La lealtad de un Black

- Hermione, se me ha ocurrido, que ya que en Hogwarts no habrá nada especial para Navidad, podemos hacerle la fiesta de bienvenida a sirius y así les damos a todos un gran regalo de navidad- dijo ginny exaltada
- Es una gran idea, cuenta conmigo para lo que necesites y luna querrá ayudar también
- Claro que sí herms le diré del plan ahora mismo

Y dicho esto la pelirroja dejó a su amiga en su mesa del gran comedor y se fue en busca de luna Lovegood.

*********************************

El día 24 de diciembre del presente año, se solicita su presencia a las 8pm, para una reunión de extrema importancia de la OF que se realizará en la escuela de magia y hechicería Hogwarts, por favor no comente con nadie de este citatorio, pues es altamente confidencial, al llegar contactarse con Rubeus Hagrid, quién lo conducirá al lugar de la reunión.

Atentamente,

Minerva McGonagall
Directora de Hogwarts

- Una reunión en Noche Buena! Es broma verdad?- Dijo Tonks, que al igual que Lupin había recibido esa extraña nota
- No parece, traen el sello de Hogwarts, sin contar que esta es una lechuza de la escuela, no, definitivamente no es una broma- dijo intentando analizar la situación
- Pero remus, es extraño, minerva no acostumbra ser tan solemne cuando se trata de la orden, ya sabes que perdimos a dumbledore, ustedes dos se han hecho cargo de todo, son como socios, algo anda mal, lo presiento- dijo abatida Nymphandora
- Nym, yo también lo siento algo extraño en todo esto, pero algo me dice que confiemos y que vayamos, sólo faltan 2 días para el 24, además podremos ver a los muchachos, por navidad, eso será bueno- agregó- pero si te hace sentir mejor, podemos asegurarnos, preguntándole vía lechuza a Minerva, ya sabes para salir de dudas!
- Eso me haría sentir bien- dijo sonriendo- y espero que todo ande bien, porque si quiero ver a los muchachos y también quisiera hablar con mi
¿primo?
- Sí, malfoy es tu primo y me alegra que quieras hablar con él, su situación es muy complicada, no la debe estar pasando bien
- Pero que dijo cuando lo viste
- La verdad, estoy seguro que dijo la verdad, además tu ya conoces todas las demás circunstancias, es cierto el muchacho se equivocó, pero concuerdo con lo que le confesó dumbledore a McGonagall, lo abandonamos a sus suerte, cuando pudimos haberlo ayudado y ahora paga las consecuencias de sus actos, mientras nosotros arrepentidos, intentamos darle una ayuda tardía
- A veces, hablas como dumbledore y eso me preocupa, porque su nobleza y confianza eterna, le costó la vida
- Nym, ya sabes lo que ocurrió

- Yo hubiera muerto, antes que tener que matarlo, no me pidas que perdone a snape, porque no lo haré, al muchacho lo entiendo, se vio presionado y con lucius como ejemplo, no se le podía pedir mucho, pero a snape jamás lo entenderé!- dijo con los ojos humedecidos
- Sentí lo mismo, pero si hubieras entrado a los recuerdos de McGonagall y hubieras visto y escuchado lo que yo, tal vez pensarías diferente, y no digo que lo entiendo, porque para eso tendría que haber vivido su situación, y tampoco diré que lo perdono, porque no soy quien debe hacerlo
- Pero el que debe hacerlo, ya no está

- Te equivocas, dumbledore le pidió que lo matara, el se lo exigió, el no es quién lo debe perdonar
- Y entonces quién?- dijo casi gritando, pues comenzaba a enfadarse, con esa actitud tan pacífica de remus
- Él mismo, pero lamento decir y estoy seguro de esto, eso jamás pasará, él no se perdonará, ni olvidará, vivirá siempre en condena
- Y ahora tenemos que tenerle pena?- dijo exaltada
- Yo no le tendría pena jamás, pero sí pienso que él jamás estará bien, y a dumbledore eso también se le pasó, con su afán de poner a los alumnos a salvo, pidió a snape que realizara un acto tan terrible, que se convirtió en su condena eterna, con la que tendrá que vivir por el resto de sus días, así lo veo yo y a veces pienso que lo mejor para él sería dejar este mundo

- Pues somos muchos los que con gusto lo ayudaríamos!
- Lo sé, eso lo sé- dijo con pesar- y tal vez así deba ser
- No te entiendo sabes- dijo extrañada- como puedes cambiar tan rápido de opinión
- Yo no cambié de opinión, sólo lo analizó desde todos los puntos de vista, algo que tú también deberías hacer, ahora iré a escribirle a McGonagall- dijo antes que ella pudiera replicar, le dio un suave beso en los labios y la salió de la habitación

********************************

Minerva:

Siempre es un gusto escribirte para ver cómo está todo por allá, aunque está vez es para confirmar nuestra asistencia a la reunión que haz convocado. Nos vemos el 24.

Atentamente,
Remus Lupin


Minerva McGonagall se encontraba consternada en su despacho de Hogwarts, pues la llegada de esa carta de Remus la tenía extremadamente preocupada, pues ella no había convocado a ninguna reunión. Pero aún así prefirió esperar para responderle, no lo haría hasta confirmar si sus sospechas eran ciertas o falsas.

**********************************

- Hoy somos pocos, pues los alumnos que regresaron a su casa por las vacaciones de navidad partieron esta tarde, pero aún así espero que desfruten del banquete que les hemos preparado como antesala al que tendrán en Navidad, aunque tal vez yo no pueda acompañarlos, porque aparentemente tengo una reunión- dijo McGonagall culminando su discurso, mientras miraba hacia la mesa de Gryffindor, dónde 4 chicos se miraban entre sí muy nerviosos
- Nos ha descubierto, les dije que no debíamos usar su nombre, ahora nos castigará- dijo Hermione en un susurro
- Pero ya está hecho herms, con suerte no nos castigará mucho y nos dejará hacer la reunión- dijo harry, intentando convencerse así mismo, más que a los demás
- Sí además, escucharon lo que dijo, ella tiene una reunión, eso tal vez signifique que no está enfadada- dijo inseguro Ron
- Bueno, igual debemos hablar con ella y explicarle- dijo hermione nerviosa
- Claro que sí herms, todo estará bien- dijo ginny tratando de trasmitir seguridad que ella no tenía
- Sí seguro que no nos hecha de Hogwarts, verdad?- preguntó ron
- Claro que no y menos ahora- dijo firme harry

McGonagall había observado toda la escena, y es que no había mucho que mirar, pues eran realmente pocos los alumnos que se habían quedado ese año, a penas un par de Hufflepuff (hermanos, de 6to año y 4to año, quienes habían perdido a sus padres en uno de los pasados ataques de mortifagos), 8 Ravenclaw, entre ellos luna y Ernie, estos a diferencia de los Hufflepuff se habían quedado por decisión propia, con la excusa de tener mucho que estudiar (ya saben la casa de los inteligentes), de Slytherin sólo estaba un chico, Blaise Zabinni, que permanecía lejos en su mesa sin intentar participara de la charla de los demás alumnos y claro 5 Gryffindor, pues Neville también se había quedado

- Justo los 4 alumnos con los que deseaba hablar- y dicho esto se acercó a dónde estaban y les dijo- síganme por favor
- Sí, claro profesora- dijo hermione y se paró de inmediato, seguida de los demás

Caminaron un poco, cada uno más nervioso que el otro, ninguno se percataba, ni le importaba hacia dónde iban, se limitaban a seguir a McGonagall


- Albus Dumbledore- dijo la directora

Y voila! ya estaban en el despacho del director

- Profesora nosotros no quisimos usar su nombre sin pedirle permi

- A qué se refiere sr. Weasley, que ustedes usaron mi nombre?
- Grandioso Ron ya lo arruinaste- dijo con reproche su hermana
- La escucho srta. weasley, ya que tanto desea hablar

Pero fue harry quién tomó la palabra

- Verá profesora nosotros queríamos hacerle una bienvenida a sirius y pensamos invitar a los más cercanos, ya sabe a Lupin, tonks
, y bueno queríamos que fuera una sorpresa para ellos, sabe que pronto tendremos que abandonar Hogwarts y era una buena forma de reunirnos como despedida

- Entiendo perfectamente y le alegrará saber, que tanto Lupin, como tonks vendrán, me lo confirmaron esta tarde- dijo McGonagall
- Entonces ya lo sabía?- dijo hermione consternada
- Ven, no arruiné nada- dijo ron con autosuficiencia
- Cuanta madurez- murmuró ginny
- Nos castigará?- se atrevió a preguntar hermione
- Oh srta. granger, claro que sí, lo que hicieron fue muy grave, si yo quisiera denunciarlos, podrían pasar una temporada en Azkaban, la falsificación es pagada así
- Pero no nos quiere denunciar cierto? Usted no lo haría?- preguntó temeroso ron
- Qué le hace pensar que no lo haría?
- Qué sabe que aún tenemos cosas importantes que hacer libres- dijo harry con seguridad
- Y que arruinaría nuestros futuros- dijo hermione algo nerviosa, aunque sabía que la directora no les haría jamás algo como eso
- Esta vez no, pero no crean que será así siempre, pero en vista que les gusta enviar lechuzas con cartas, pasaran sus horas libres faltantes para la dichosa reunión limpiando la lechucería, sin magia, de la forma muggle.
- Qué????????????????????????? eso es criminal- gritó ron
- Bajé el tono sr. Weasley y controle sus modales, además ya les dije que lo que hicieron es de criminales así que ese es un buen castigo para ustedes

- Pero y cómo organizaremos todo si estamos castigados?- preguntó ginny abatida
- Sí son lo suficientemente inteligentes para inventar cartas, utilicen también su mente para esto- dijo decidida- es mi última palabra
- Pero cómo haré con las actividades de premio anual si estoy castigada?- dijo hermione mirando significativamente a McGonagall
- No se preocupe yo me encargaré de sus actividades mientras, no pueda hacerse cargo- dijo seria, a lo que hermione respondió con una mirada de decepción
- Lo haremos profesora y discúlpenos, no quisimos hacer algo malo, fue lo primero que se nos ocurrió y que sabríamos no fallaría
- Srta. Weasley, yo comprendo su motivación y por eso permito que continúen con esto, pero no puedo dejar que una situación como la que hemos vivido se repita, ustedes no lo saben, pero este tipo de cosas fueron usadas como trampa durante mucho tiempo por mortifagos, es algo muy peligroso


Esta confesión dejó atónitos a los chicos, no se habían puesto a pensar la consecuencia de sus acciones, ni que lo podía significar, una vez más se habían dejado llevar por impulsos juveniles o al menos eso fue lo que pensó harry, que ahora se sentía terrible al haber actuado como un sucio mortifago

- No lo sabíamos profesora- dijo harry pensativo- jamás lo hubiéramos hecho si

- Eso lo sé sr. potter, pero lo hicieron y ahora deben aceptar su castigo, una cosa más ¿quiénes recibieron una carta?
- Pues están Lupin, tonks y el profesor Moody. A Hagrid le íbamos a decir personalmente y claro también a usted- dijo Hermione
- También queríamos decirles a los weasleys, pero aún no les enviamos las invitaciones- dijo harry
- Lo siento pero ellos no pueden venir, sería involucrarlos, el ministro pensaría que tramamos algo, después de su reciente pasó por el ministerio, no ha dejado de enviarme lechuzas, pidiéndome una audiencia y no creo poder seguir dándole largas por mucho más tiempo, definitivamente se enterarían que están aquí, eso no nos convendría, lo siento; con los demás no hay problemas, el profesor moody y hagrid viven aquí así que no habrá problema, en cuanto a Lupin y tonks, saben escabullirse muy bien, sin contar que conocen alguna que otra forma de entrar en Hogwarts sin llamar la atención, está bien acepto que hagan su reunión, pero no quiero que algo como lo de hoy se repita.
- No pasará descuide- dijo hermione con mirada de profundo arrepentimiento.
- De eso estoy segura, ahora sigan su camino que tienen mucho que hacer- dijo con un además señalándoles la puerta

Una vez afuera, ya recuperados de la posibilidad de haber arruinado todo y del posible desquite de McGonagall

- Bonita forma de echarnos- dijo Ron enfadado
- Agradece que sólo fue eso- dijo Harry
- Y ahora cuál es el plan?- dijo ginny- ahora que estamos castigados, será imposible organizarlo todo!
- No si nos separamos- dijo harry
- Esa es una gran idea!- exclamó hermione- debemos separarnos- dijo mirando a sus dos amigos intentando trasmitirles algo
- Hermione tienes algo raro en el ojo?- pregunto un muy distraído ron
- No ronald, sólo me cansé de ver tanto rojo- dijo mirándolo con enfado

Pero harry si se había dado cuenta de lo que intentaba hacer su amiga e interesado, decidió ayudarla

- Bueno, hermione, ron y yo limpiaremos, mientras tú con ayuda de neville y luna lo organizan, vale?
- Se librará del castigo- dijo ron
- Calla ron, ella hará un mejor trabajo que nosotros con lo de sirius- dijo harry
- Está bien, tenemos mucho que hacer- dijo ginny despidiéndose de su novio, su hermano y su amiga- los buscaré

Ginny se había dado cuenta de la situación y sabía que ya se enteraría, pero por ahora debía dejarlos solos, pues sabía que aunque ella ahora conociera sus movimientos, harry no querría ponerla en peligro y por lo mismo no le diría nada hasta saber lo que iba a hacer.

****************************

- Chicos yo tengo algo que decirles, creo que encontré el 5to Horcrux- dijo dubitativa pues aún no sabía que iba a decirles
- Que???!!!, no descansas verdad? Qué cosa es el horcrux de Ravenclaw?- dijo impresionado ron
- Tan pronto, pero por qué estás así, debería ser una buena noticia

- Sí harry, pero aún no sé dónde buscar- mintió la chica, pues no sabía como decirles que su tan ansiado objeto estaba en la mansión malfoy- seguiré investigando no se preocupen, lo encontraremos
- Lo sabremos pronto, además en la carta de Dumbledore decía que era probable que estuviera cerca de Hogwarts, eso ya es algo bueno, no estamos tan lejos.

Hermione no había recordado lo que había escrito dumbledore, era cierto él pensaba que el horcrux de Ravenclaw estaba cerca de Hogwarts, que equivocado estaba, pero eso sólo complicó las cosas, pues así sería más difícil explicarles como sabía que el dichoso cuadro estaba en la casa de Draco Malfoy, definitivamente tendría que esperar


- Si claro, bueno mejor limpiamos esto, o McGonagall podría enfadarse mucho- dijo la chica intentando cambiar de tema
- Más? Nunca la había visto tan seria, aunque no nos regañó demasiado su mirada mostraba su enojo- dijo ron
- Yo diría que era más decepción- dijo hermione recordando la mirada de su profesora favorita y eso la entristeció

Harry también se sentía mal por eso, también lo había percibido, pero no podían detenerse ahora, ya tendrían tiempo de reivindicarse con su profesora, estaba tan feliz con el regreso de sirius, que no pensaba en nada más, eso lo recordó que aún no había tenido tiempo de conversar a solas con sirius, pero en la fiesta podrían hacerlo, como no lo hacían en mucho tiempo, demasiado tiempo.

Esa noche limpiaron como elfos domésticos, aunque claro ellos no podían seguir sonrientes, fueron a dormir muy cansados y con diferentes cosas en la cabeza. Harry con la idea de encontrar pronto el 5to horcrux, ron, queriendo un gran banquete y hermione, deseando saber que era de cierto rubio al que no había visto desde la tarde.

*****************************

Sr. Malfoy

Mañana requeriré de su presencia todo el día, le pido que este listo temprano, pues pasaré a buscarlo personalmente, me acompañará a una reunión de suma importancia en mi despacho y no se preocupé a la srta. Granger no le ha pasado nada, pero no podrá llevarle su cena pues está con trabajos extras de premio anual.

Atentamente,

Minerva McGonagall

Esa noche la cena se la había llevado el elfo doméstico llamado perlin, por fin se había aprendido su nombre y aunque al principió se preocupó por la ausencia de la castaña, la nota que le había enviado McGonagall lo explicó todo y pudo dormir tranquilo, pero no por mucho tiempo pues pronto se encontró meditando en lo que podría significar esa reunión de suma importancia con McGonagall, tal vez se había arrepentido de tenerlo en Hogwarts y lo iba a entregar al ministerio, pero no ella se había comprometido en ayudarlo y él sabía que le había dicho a verdad, entonces qué podría ser?

Despertó muy temprano, rápidamente estuvo listo para esperar por McGonagall, estaba tan nervioso y no conocía la razón pero sentía que algo cambiaría para él.

- Sr. Malfoy, me alegra que sea puntual vayamos, póngase la capucha y sígame, iremos hasta mi despacho- dijo McGonagall desde la puerta

Ahora comprendía la necesidad de que fuera tan temprano, estaban caminando dentro de Hogwarts y posiblemente para él sería más seguro salir antes que los alumnos salieran de sus salas comunes. Draco no había estado en el despacho de McGonagall desde el día en que había llegado a Hogwarts, por lo que aquella entrada le trajo pensamientos que se habían ido escondiendo en su cabeza y recordó la razón por la que estaba ahí y prometió no olvidarla más, pero al entrar a la oficina algo lo sacó de su ensimismamiento.

Un gran perro negro se había abalanzado contra él, con la intención de atacarlo, le gruñía y ladraba ferozmente, pero un grito de McGonagall lo detuvo

- Detente Sirius!- gritó- todo tiene una explicación!

De pronto ante la mirada aterrorizada del chico hubo una transformación, el que había sido hasta hace poco un perro, ahora era un hombre, que lo miraba con un inmenso odio.

- Qué explicación puede tener, que uno de los culpables de la muerte de dumbledore esté aquí!- dijo fuera de sí

Sí Sirius Black ya conocía la verdad, claro no toda, sólo lo que le habían contado los chicos en la enfermería sobre la muerte de dumbledore, mientras hermione no despertaba, pues McGonagall aún no había podido hablar con él, y le había costado aceptarlo como a muchos, no creía que dumbledore hubiera muerto o mejor dicho no quería creer, su mente se había cegado por el inmenso odio que sentía por los culpables, hubiera matado en ese momento al chico sino McGonagall no lo hubiera detenido y lo más terrible era que seguramente no se hubiera arrepentido.

- Es increíble que un chica de 18 años entienda mejor de razones que tú!- exclamó una irreconocible McGonagall
- Cómo puedes pedirme algo así? Te das cuenta que tienes a tu costado a

- Sé a quién tengo a mi costado, pero desconozco a quién tengo al frente- dijo mirándolo directamente a los ojos- tu el que decías apoyar una sola cosa de las que fomentaban los black
- Eso es muy diferente, ese código sólo funciona entre Black’s

- Que pronto olvidas tus orígenes sirius, ya olvidaste que Narcisa malfoy era tu prima y por consiguiente este que está aquí es tu sobrino!- dijo con firmeza
- Yo no le soy leal ni a los asesinos, ni a los traidores- respondió él con el mismo tono
- Y si te comprobara que lo que sabes tiene muchos abismos, mejor aún que te invitara a conocer toda la verdad sobre Albus Dumbledore, Draco Malfoy y
Severus Snape
- Ese maldito! Ni siquiera deberías mencionarlo, lo mataré!- dijo adquiriendo una expresión trastornada
- Él orgullo black te está cegando, no entiendo como Hermione, con su corta edad entendió y aceptó todo esto mejor que lo que lo hace un hombre de tu madurez y edad!
- Qué Hermione qué?- dijo sorprendido

Draco que se había mantenido expectante de la discusión que se producía entre Minerva McGonagall y Sirius Black, él ya sabía de su vuelta por lo que no le sorprendió verlo con vida, lo que sí le llamó la atención fue verlo convertirse y escuchar todo lo que pensaba de él, de la forma más directa que podía, a sirius no le había importado que draco escuchara, había dicho lo que pensaba frente a él, probablemente espera una respuesta suya que nunca dio, y no es que no hubiera querido callarlo, pero sabía que lo que el decía era cierto, y hasta sintió que estaría bien que lo matara, se lo merecía, pero al escuchar lo que dijo McGonagall de hermione, cambió de opinión, ellas le creían y él les demostraría que no se equivocaban.

- Que hermione me cree!- dijo él, hablando por primera vez
- Cierra tu sucia boca, no te atrevas a decir su nombre!- le respondió enfurecido Sirius
- Sirius, escucha por merlín, lo que él dice es cierto!
- Jamás ella no creería esto, no sé como ha logrado convencerte, pero a conmigo no lo lograrán
- Él nunca me convenció, porque cuando yo hablé con él ya sabía parte de la verdad, esa es la diferencia, yo sabía que debía escucharlo, porque sabía que ese momento vendría y entonces tendría que hacer mi parte

Esto tomó a sirius desprevenido, de qué verdad hablaba McGonagall y qué era eso de su parte, como fuera que sea su curiosidad pudo más que su orgullo


- Está bien los escucho, pero no creas que me podrás convencer tan fácil como a McGonagall- dijo mirando desafiante al slytherin
- Sirius, no te vamos a decir nada, te lo vamos a mostrar, te voy a enseñar exactamente lo que mismo que le enseñé a Hermione- dijo seria, mientras lo acercaba a su pensador- ya sabes que hacer.

Sirius se inclinó en el pensadero y de pronto ya estaba en los recuerdo de McGonagall. Escuchó todo con mucha atención, cada detalle y cada movimiento de las cuatro situaciones que le fueron mostradas, en la primera vio como McGonagall conversaba con un abatido y arrepentido dumbledore, jamás imaginó que aquel ser omnipotente podía sentir tanta culpa, eso lo hacía verse débil y entonces entendió a McGonagall cuando le había dicho que malfoy no había tenido que convencerla y también sabía a que se refería con eso de su parte, ella debía ayudar al muchacho porque el atormentado director se lo había dado a entender y ella como la nueva directora de Hogwarts, haría cualquier cosa por ayudar a sanar el alma atormentada de Dumbledore.
En el segundo recuerdo que vio, encontró a un hagrid incrédulo como él, que llevaba a un chico totalmente abatido y agotado, McGonagall lo había recibido y escuchado, igual que él, por momentos sintió lástima del rubio, en sus ojos él era un chico que había sido modelado y usado desde pequeño para ser exactamente lo que sus padre quería que fuera.
En la tercera vio como una chica castaña entraba al mismo pensadero dónde el había entrado, con expresión nerviosa pero muy segura, ahí pudo apreciar como no sólo estaban ella y McGonagall, también estaban presentes Tonks y remus, su entrañable amigo, se alegró de verlos juntos, aunque no pudo evitar verse sorprendido de que ellos también supieran esto y lo aceptaran, cuántas cosas habían pasado desde que no estaba, pero recuperaría el tiempo, claro que lo haría y al ver a la chica salir del pensadero terriblemente choqueada por recibir la misma información que el recibía y que decía no saber que decir.
La cuarta fue muy corta, pues se veía nuevamente a hermione, que a diferencia de la anterior vez, tenía expresión aún nerviosa pero decidida, se impresionó al escuchar de los labios de la chica que ayudaría a Draco Malfoy y fue ahí cuando lo entendió todo, entendió a McGonagall cuando recibió al muchacho y también entendió a Hermione cuando decidió ayudarlo. El primero lo había hecho abrir su mente, el segundo, escuchar, el tercero, asimilar y el cuarto aceptar, ahora veía las cosas de manera diferente y cuando salió del pensadero, aunque seguía sin estar totalmente convencido de lo que iba a hacer, supo al mirar al abatido muchacho y a la firme McGonagall que debía hacer lo que fuera por mantener a ese chico con vida.

Si algo deseaba en ese momento era salir de ahí y volver a su encierro, no es que quisiera huir, pero no creía que Sirius Black le creyera y él no le iba a rogar, por lo que si no creía en él, no importaba, pero lo tendría lejos, ya había comprobado lo que enfurecido podía llegar a hacerle y él le había costado mucho a tantos para morir así sin darlo todo en esa guerra y en su venganza. Pero algo en la mirada del animago lo hizo desistir de marcharse, él no tenía una mirada peligros, era más bien pensativa y se imaginó que probablemente lo que había visto era lo mismo que vio hermione, sería que ella también había actuado como él, no lo sabía y no lo sabría, pero por ahora su mente permanecía concentrada en aquel hombre parado frente a él.

Estuvo unos momentos en silencio observando con cuidado cada movimiento de Sirius, quería ver cada señal que denotara acerca de como pensaba actuar, pero pronto lo descubrió y ya no hubo necesidad de callar, él lo había aceptado aún a regañadientes pero estaba segura Sirius no le fallaría.

- Y bien podemos contar con la lealtad de los Black?- dijo ella mirándolo a los ojos

Se tardó en contestar, pues no estaba seguro de lo que debía contestar y puso sus ojos nuevamente en los del chico, quién no le corrió la mirada ni por un momento.

- No sé si pueden contar con la lealtad de los Black- dijo aún pensativo- pero con la de este Black sí
Capítulo 21: Sorpresa de Navidad

Durante unas horas Draco fue sometido al interrogatorio de Sirius, este aunque había aceptado ayudar y aunque creía la parte de la historia referida a Draco, no confiaba en la que se refería a Snape, su profundo odio, bien correspondido, no le permitía creerlo inocente, pues él al igual que Tonks no podía justificar la acción de Snape como un proceder dirigido por Dumbledore, en su mente no cabía tal conclusión.

Había pasado mucho tiempo para Draco, McGonagall lo había dejado sólo con sirius y no daba señales de regresar para sacarlo de ahí, tal vez creía que tío y sobrino debían hablar, o tal vez tenía cosas que hacer.

Y bueno en realidad había algo de los dos, McGonagall creía que la única forma que sirius estuviera convencido sería dejarlo a solas con malfoy y que él mismo comprobara que el chico decía la verdad, pero por otro lado pensaba que debía comprobar que todo marchaba bien en Hogwarts, por lo que decidió dar un recorrido por el castillo.

En otro lado, tres chicos se debatían entre dormir y seguir despiertos, aún no habían terminado de limpiar la lechucería y debían hacerlo antes del atardecer del día siguiente, pues para esa hora debería estar todo listo para lo que tenían planeado para el 24 en la noche. Tan ajetreados estaban que no advirtieron la presencia de alguien que los observaba desde la entrada.

- Veo que está siendo un castigo muy productivo- dijo McGonagall, sorprendiendo a los muchachos
- Profesora, nosotros aún no hemos terminado- dijo ron con voz cansada
- Eso lo puedo ver, pero ya es muy tarde mañana lo terminarán- y dicho esto abandonó la lechucería
- Creen que nos perdone?- dijo hermione apenada
- Creo que ya lo hizo, pero no lo demostrará hasta que dejemos limpio esto- dijo harry mirando a su alrededor
- Pero ahora iremos a dormir, ya escucharon lo que dijo McGooooooooonagall- dijo ron en medio de un bostezo
- Vamos dormilón- dijo hermione sonriéndole a su amigo- es hora de ir a la cama
- A
la
cama- dijo nervioso
- Sí ron tú a tu cama
ella a su cama y yo a la mía- dijo harry al ver como se ponía su amigo y sin poder evitar que le saliera una sonrisa divertida

Ron se puso rojo como un tomate, mientras hermione miraba sin comprender a sus dos amigos.

- Sucede algo?- preguntó ingenuamente
- No herms, es todo que ron se pone nervioso cuando le da sueño- dijo harry que no dejaba de sonreír
- Oh ya veo, eso si que es raro, pero seguro cuando te duermas se te pasa- dijo comprensiva la castaña
- Sí claro cuando llegue a mi cuarto acabaré con mis problemas- dijo ron mientras miraba a harry en forma de amenaza
- Hum Hum- se atoró harry ante lo que le esperaba
- Creo harry también le afecta el sueño- dijo ron con sorna
- Eso parece y antes de que me toque a mi, mejor nos vamos a dormir- dijo hermione y los tres se fueron hacia la torre de gryffindor

*********************

- Sr. Malfoy ya es tiempo de que regrese a su habitación
- Sí claro- dijo él parándose de inmediato
- No será necesario que yo lo acompañe, ya conoce su contraseña y esta hora nadie lo verá, además pueden irse juntos- dijo mirando a Sirius- van por el mismo camino
- Que así sea entonces- y dicho esto se encaminó a la salida
- Por cierto Sirius, el sr. Potter, la srta. Granger y los dos Weasleys te han planeado una reunión de navidad- esto lo dijo con segunda intención
- Sabía algo, pero no pensé que fuera por ahora, ya sabes con eso de poder llamar mucho la atención
- En realidad será algo pequeño, no han podido avisarles a todos los que querían, pero se las ingeniado para invitar a algunos, claro que ya que es tu fiesta, tú puedes invitar a quién quieras- esto último lo dijo significativamente y sirius lo entendió

Dos personas a las que nadie se imaginaría ver caminar juntos, ahora lo hacían, uno al lado del otro, no se dirigían palabra alguna, era un ambiente bastante incomodo, pero pronto llegaron a su destino.

- Bueno aquí nos separamos, tú te vas para las mazmorras y yo sigo de largo- dijo sirius con indiferencia
- Sí, bueno adiós- dijo agriamente el chico e hizo un ademán de irse, pero las palabras del otro lo detuvieron
- Creo que será bueno que vayas mañana a la fiesta

- Yo no lo creo, no muchos saben mi historia y de los que lo saben no todos la creen, por lo que no creo que sea bienvenido- dijo con ironía
- Yo no sólo no lo creo, sé que no serás bienvenido, pero no pienso seguir encubriendo esta farsa, es tiempo de que se sepa la verdad y si no eres lo suficientemente hombre para enfrentarlo, no vayas, pero yo igual lo diré todo- dijo con firmeza
- En dónde y a qué hora?- dijo desafiante

Draco sabía que lo que le esperaba no sería nada parecido a una buena navidad, pero no iba a dejar que lo llamaran cobarde, no ahora por lo menos, demostraría que podía con la carga de su pasado.

- Te lo haré saber- dijo decidido y se fue tan de la misma forma

Draco Malfoy lo sorprendía, era cierto, creía la versión del chico, pero no iba seguir ocultándole la verdad a su ahijado, sabía que Harry no le perdonaría que no se lo haya dicho, por otro lado hablaría con hermione, el que el slytherin la hubiera llamado por su nombre no le daba buena espina, averiguaría lo que estaba pasando.

************************

- Herms es muy temprano- decía ron cansado
- Pues si queremos terminar con la lechucería antes de la fiesta tendremos que comenzar temprano
- Y claro que tenemos que terminar- interrumpió harry saliendo de la entrando a la lechucería seguido de sus dos amigos
- Qué es esto? No pueden ensuciar tanto en una noche!!!!!- exclamó furioso ron
- Han ensuciado TODO nuevamente, que les dan de comer?- siguió harry
- Oh y ahora que haremos? Nunca terminaremos- dijo Hermione
- Es una suerte que Hagrid haya aceptado ayudarnos y no tengamos que preocuparnos por llevar a los invitados hasta la sala de menesteres- dijo Harry- porque creo que estaremos aquí mucho tiempo

Ya pasaban las 5 cuando los tres amigos culminaron su castigo, por fin estaba limpio, aunque sabían que eso no duraría, las lechuzas parecían decididas a arruinarles el festín, por lo que no tuvieron más opción de aplicarles unos cuantos hechizos.

**************************

La sala de menesteres estaba muy bien decorada, eso no les había costado mucho, pues conociendo el secreto de aquella sala, sabían que con sólo desear un lugar para la fiesta de Sirius, bastaría, la comida la pidieron a los elfos así que Ginny, Neville y Luna no tuvieron mucho que hacer.

Nadie supondría que aquella noche que prometía mucha diversión y distracción, sería culpable del distanciamiento que se sufriría en Hogwarts


- En dónde es exactamente la reunión hagrid? Está no es la dirección del despacho de McGonagall- dijo Tonks intrigada
- Qué reunión?- dijo distraído, pero pronto reaccionó- Ah sí! La reunión! es que la profesora McGonagall eligió otro lugar, vamos, vamos, que se nos hace tarde- dijo nervioso
- Pero Hagrid, aún no es la hora
- Nym, hagrid sabe lo que hace, no estoy seguro de lo que está pasando, pero algo me dice que esta no es una reunión común de la orden del fénix

Hagrid agradeció silenciosamente la intervención del Licántropo, él conocía la verdad, al principio se había negado, pero al enterarse de la venia de McGonagall terminó aceptando.

- Bueno es aquí- dijo señalándoles una puerta- Yo vendré en un rato con los profesores Moody y McGonagall, debe estar terminando el banquete, iré por ellos

En la sala de menesteres ya estaban Ginny, Neville y Luna, quienes a penas vieron a los recién llegados corrieron a su encuentro, Neville y Luna conocían a Tonks de vista, por lo que pronto fueron presentados correctamente por Lupin

- Neville, Luna, ella es Nymphandora Tonks- dijo tomándola de la mano
- Son novios verdad?- preguntó directa luna, haciendo que los dos se sonrojaran y neville casi se atragantara, mientras que ginny reía sin disimular

A veces luna hacía esa clase de preguntas o comentarios sin notar las reacciones que podían generar, pero esa era ella, sencilla y directa.

- Bueno
nosotros no
- dijo un muy nervioso Lupin, pero un codazo lo detuvo
- Claro que sí, eso, somos novios, no es cierto remus- dijo autoritaria tonks, demostrando el lindo carácter que se cargaba
- Vale, pero pónganse de acuerdo- volvió a decir la rubia indiferente
- Lunita, mejor te callas, o no vivirás para celebrar la navidad- dijo ginny al ver la expresión que traía Tonks
- Yo
este
que tal te va neville?- dijo Lupin al chico, intentando cambiar de tema
- Bien- dijo simplemente neville, sin notar la intención de las palabras de el que alguna vez fue su profesor
- Que chico comunicativo verdad?- dijo Lupin nervioso- mejor vallamos a comer algo- dijo tomando a neville de la túnica y llevándolo a una mesa llena de deliciosos manjares
- Yo voy con ustedes- dijo Tonks, incomoda con la pequeña Ravenclaw de gran boca

Ginny iba a ir a buscarla, pero en ese momento llegaba el trío inseparable de Gryffindor, Hermione, Ron y Harry.

- Profesor Lupin, tonks- dijo hermione acercándose a ellos- me alegra tanto verlos
- Ya no soy tu profesor hermione, tanto tú como los demás, me pueden llamar Remus, si así lo desean- dijo con una sonrisa- y también me alegra ver que tus tareas de premio anual no te han afectado demasiado
- Remus basta, seguro eso la tiene cansada- dijo mirándola significativamente
- No
no es eso, creo que ya me acostumbre- dijo nerviosa
- Ah pero si están hablando de la explotación a los premios anuales, sabes herms creo que McGonagall se pasa contigo, no recuerdo que percy saliera tanto- dijo ron
- Qué pasa ron? Quieres formar el FCEPA? - dijo harry
- FCEPA?- repitió ron confundido
- Frente en contra de la explotación de los premios anuales- culminó el oji-verde con sorna- creo que pasas mucho tiempo con hermione
- Jajaja muy gracioso potter, además no te burles, que tu piensas lo mismo- dijo resentido el pelirrojo
- Lo pensaba para ser sinceros, pero luego descubrí que hermione tiene ayuda- dijo mirando a su amiga- hasta cuanto lo ibas a ocultar?
- Yo
no sabía como lo tomarían- dijo pensando en que la habían descubierto, mientras miraba a tonks y a Lupin en busca de ayuda
- Harry a qué te refieres exactamente?- dijo Lupin intentando entender bien las cosas
- Pensé que era obvio Remus, sé que los elfos te echan una que otra manito herms, dobby me comentó que ibas seguido a las cocinas, en realidad se le escapó, pesaba que no podía decirlo, pobre, comenzó a darse de golpes y no se detuvo hasta que le dije que no te diría nada
- Sí que son tontos esos elfos, darse de golpes por algo así- dijo indiferente ron
- Siempre tan insensible hermanito- dijo ginny- no entiendes que esa es su naturaleza
- Tú serás la insensible- devolvió rápidamente
- Eso sí que es inteligencia pura ronald- dijo luna con su mirada soñadora de siempre- es una gran demostración de madurez

Y lo hizo de nuevo, otra vez luna con sus comentarios sueltos, pero a alguien le pareció muy gracioso, tonks que había estado tan asustada como lupin y hermione, ante la posibilidad de que harry hay descubierto la presencia de Draco malfoy, se comenzó a reír exageradamente, se había dado cuenta que la chica no lo hacía a propósito claro que si te lo hacen a ti, es más difícil de entenderlo, pero al ver como ron la ignoraba y sólo la miraba enfadado se dio cuenta que la chica hacía aquello bastante seguido y se sintió mucho mejor.

Hermione pudo volver a respirar tranquila y pensar que si seguía hablando podría haberse echado ella misma, fue una suerte que remus interviniera, por otro lado el estar a punto de descubrirse todo la hizo recordar a aquel rubio que no veía desde que los habían castigados, se preguntaba que estarían pensando de su ausencia, aunque seguramente McGonagall le habría informado. Pero no tuvo mucho tiempo para pensar pues en ese preciso momento McGonagall hacía su aparición junto a moody.

- Remus, Tonks, es bueno verlos- dijo saludándolos
- Alerta permanente Minerva, cómo sabemos que son los verdaderos- intervino moody desconfiado
- Minerva él tiene razón, si no fuéramos realmente nosotros estarían en un grave aprieto- dijo lupin comprensivo
- Pues yo no pienso dejar que alguien me copie y soy yo, porque sólo yo puedo hacer esto- y dicho eso tonks cambió nuevamente su actual cabello castaño por el que solía llevar antes de color rosa- y si eso no es suficiente para convencerte también puedo hacer esto- dijo cambiando de forma su nariz
- Bueno tú te puedes quedar, pero que hay de ti?- dijo mirando a lupin
- Él también es el verdadero, créeme yo me daría cuenta si no lo fuera- dijo tonks otra vez recuperando su apariencia
- Pero

- Basta Alastor!- dijo McGonagall- estoy segura que no son mortifagos disfrazados
- Bueno, pero luego cuando nos ataque no digan que no lo advertí, te tendré vigilado- dijo gruñendo mientras le echaba una mirada a lupin
- Está bien que así sea- dijo con indiferencia lupin- minerva si lo que querían hacer era una fiesta de navidad no era necesario la carta solicitando una reunión, hubiéramos venido igual
- Debo confesarte que la idea no fue mía, a decir verdad fueron potter y los demás los que organizaron todo esto- dijo con aire enfadado
- Pero la carta era tuya, tú nos lo confirmaste
- Sí tonks pero eso fue después de saber a que se debía todo esto, pro cierto, tal vez les interese saber que hagrid ha ido por el invitado que faltaba- dijo mirando a los gryffindors y la Ravenclaw
- Qué invitado?- preguntó curiosa tonks
- Ya lo verás- dijo ron haciéndose el importante- es una sorpresa
- Buena o mala- insistió tonks
- Yo creo que buena, pero no sé como lo tomen ustedes- dijo harry emocionado, por lo que se iba a vivir a continuación
- Sr. Potter sino me equivoco los tres que faltaban están por entrar- dijo moody mirando a través de la puerta con su ojo mágico
- Tres? El ojo le debe estar fallando porque faltan 2
- Ron!, es un profesor- exclamó hermione
- Lo siento profesor moody- dijo apenado
- Weasley si cuando se abra la puerta entran por ella tres individuos, deberás ser voluntario en todas mis clases
- De acuerdo- dijo Ron seguro- pero si sólo son dos, no tendré que hacer sus trabajos
- Ron no sé que sea todo esto pero no deberías apostar con un profesor y menos con uno que tiene un ojo mágico- le susurró la castaña a su amigo
- Opino igual amigo, sé que no invitamos a nadie más pero podría haber venido algún profesor, tal vez Slughorn o Flitwick- dijo harry mirando dubitativamente como todos a la puerta

Pero de ella sólo entro un hombre, Rubeus Hagrid, con una expresión difícil de explicar, era un gesto entre confundido, nervioso y desaprobatorio, de cualquier forma que hubiera sido, no era un buen presagio.

- Profesora- dijo refiriéndose a McGonagall- están los dos afuera, el insistió en traer al muchacho y no acepta discusión

Y entonces Hermione lo entendió, sería posible que
, era algo demasiado improbable, pero a la vez tan necesario que sólo ver la expresión de satisfacción que puso su profesora le bastó, él estaba ahí, tras de la puerta con Sirius Black.

- Está bien, Hagrid, que pase, es el momento perfecto, o al menos eso espero.

Hagrid se dio la vuelta hacia la puerta abriéndola completamente, para dejar pasar a los faltantes.

- Pasen- dijo entrecortadamente

Lo que se vio impactó en todos menos en McGonagall y en Hagrid, si bien Moody sabía de la presencia de ambos en el castillo le pareció irreal verlos entrar juntos a la habitación.

Lupin y Tonks no podían creer lo que sus ojos les mostraban, el fallecido Sirius Black los miraba desde la puerta, esperando alguna reacción de su parte o intentando identificar alguna señal de cómo estaban tomando la noticia. Hermione tenía una total mezcolanza en la cabeza no sabía lo que debía hacer, los demás chicos no esperaban ver ahí a Draco Malfoy, los dejó helados sin poder reaccionar, pero pronto se acabó su silencio y quietud.
Capítulo 22: La verdad sobre todas las cosas


- Maldito mortifago- exclamó harry que olvidando completamente que era un mago golpeó a malfoy, sin dar tiempo a que los demás reaccionen
- Detente harry! No es lo que piensas- gritó desesperada su amiga, mientras corría a detenerlo

Pero no llegó muy lejos, cierto pelirrojo que había escuchado con cuidado lo que gritaba la detuvo y la volteó de inmediato, mirándola directamente, como pidiéndole una explicación, es más le estaba exigiendo una explicación.

Draco y Harry estaban dándose de golpes, parecían no escuchar los gritos de McGonagall ni de Tonks, pidiéndoles que se detengan, ellos seguían dándose como podían, Harry le había un muy buen primer golpe y eso le daba cierta ventaja, pero el slytherin no era una serpiente inofensiva, todo lo contrario sabía donde dar para hacer más daño y así lo hizo.

- Remus, reacciona maldición, sujeta a Harry- dijo sirius mientras hacía lo propio con Draco

El espectáculo que habían dado los muchachos, daba como resultado gran parte de la decoración desecha sin contar algunos pasteles regados por ahí, Draco lucía un lindo ojo morado y de la nariz le salía un delgado hilo rojo, mientras que harry tenía la quejada enrojecida y se sujetaba las costillas con pesar, pero ninguno había notado que había surgido una discusión silenciosa en otra parte de la habitación, no hasta que


- Ron, me estás haciendo daño- dijo hermione a la que le dolían tremendamente las muñecas que su amigo le sujetaba fuertemente
- Suéltala Weasley!- dijo draco intentando soltarse de los brazos de Sirius- ella no tiene nada que ver!

Ninguno de los presentes esperaban algo así, pero apoyaron silenciosamente al muchacho, mientras un ron totalmente anonadado por lo que estaban viviendo se debatía entre lo que debía hacer.

- Cállate mortifago- dijo con el mayor odio que pudo- cómo te atreves a hablar
- Ron, por favor- dijo su amiga asustada

Ron no había querido lastimarla, pero la furia que nació en él al escucharla defender a malfoy lo trastornó, otra vez, la veía a los ojos, pero esta vez vio el miedo que había provocado en la chica y se asqueó de si mismo, la soltó casi de inmediato aún sin quitarle la mirada de encima

- Yo lo siento, no quise lastimarte, pero

- Está bien lo entiendo- dijo sobándose la muñecas y alejándose inconscientemente del muchacho, pronto Tonks estuvo a su lado y la sujeto como para protegerla

Ginny seguían con la misma expresión de desconcierto, esperaba escuchar que todo era una broma de muy mal gusto, sin embargo, tanto luna como neville instintivamente se acercaron a McGonagall, sabía que pronto llegaría el momento de escuchar muchas explicaciones, Moody seguía imperturbable, uno con mirada divertida, mientras Hagrid miraba preocupado, dispuesto a intervenir cuando fuera necesario.

Sí remus estaba aturdido lo ocultó muy bien, pues puso todo su esfuerzo en sujetar a Harry, que luchaba por soltarse y enfrentarse nuevamente a Draco, sirius en cambio, había logrado que draco se calmase, en cuanto el chico vio que ron soltaba a hermione se tranquilizó, esperaba un recibimiento así, por lo que no se exaltó demasiado, claro no dejaría que metieran al problema a la única persona que había estado cerca cuando la había necesitado.

- Hay muchas cosas que explicar creo- dijo McGonagall
- No hay nada que explicar- dijo harry soltándose y caminando hacia donde estaba hermione
- Harry yo
-dijo al ver la expresión de decepción que surgía en el rostro de su amigo
- Tú lo sabías!!! y no nos dijiste nada!!, yo confiaba en ti y así nos demuestras tu amistad!!! - dijo su amigo realmente enfurecido
- Has estado ayudando a nuestro enemigo, por cuánto tiempo?- exigió ron- por cuánto tiempo?
- Harry, Ron, cálmense, ustedes no conocen lo que pasó- intervino remus acercándose a la escena
- Y tú si?- preguntó desafiante harry- yo sólo sé que la que se llamaba mi mejor amiga, no lo es más

A hermione se le salían lágrimas silenciosas, por lo que alguien se vio obligado a intervenir

- Potter sabía que eras retardado, pero no suponía que también imbécil
- No intervengas mortifago- gritó ron, dispuesto a darle también unos cuantos golpes
- Mira chico, estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano para que escuchen tu historia, pero si no cooperas yo mismo me encargaré de ti- dijo sirius mirándolo- Harry entiendo tu situación, pero confía en mi, todo tiene una razón y la sabrás, la sabrán todos
- No Sirius, yo jamás voy a creer nada que tenga que ver con él- dijo harry sentido por el apoyo que le daba su padrino al slytherin
- Hermione creí que confiabas en nosotros- reclamó ron nuevamente a sus amiga- pero nos has demostrado lo poco que conoces de amistad
- Chicos
yo no les dije
porque no podía
- Y yo no podía contar lo que hacía con dumbledore y se los dije porque confiaba en ustedes, eso no es un justificante- dijo harry volviendo a poner su atención en la castaña
- Yo no sabía que debía hacer, sabía que se pondrían así si lo sabían
- Así que por eso ibas a las cocinas, tu trabajo de premio anual era alimentar al mortifago- dijo trastornado harry- con razón dobby se daba de golpes, eres de lo peor
- No sabes lo que dices harry- exclamó llorosa la chica
- Lo sabe perfectamente, no sabes lo que es verdaderamente la amistad, pero debimos imaginarlo antes, eres buena congeniando con el enemigo- dijo ron con maldad
- Es suficiente sr. Weasley, si no tienes la madurez suficiente para tomar una noticia como esta comportándose de acuerdo a su edad, entonces sé que no me equivoqué al ocultárselos y si es tan difícil para ustedes entender que el sr. Malfoy está de nuestro lado, entonces no tengo más que decir- y dicho esto abandonó la fiesta seguida por moody
- Yo no creo en la inocencia de un mortifago como malfoy- dijo ron señalando- es como si nos pidieran que creyéramos en snape
- A nadie le interesa lo que creas comadreja- dijo enfurecido draco

Sin la presencia de McGonagall ya no le importaba ser grosero, en su opinión se merecía muchas cosas peores que sólo palabras, se podía ser tan cabezota y ver a la castaña llorar lo enfurecía de sobremanera, ella sólo lo había querido ayudar y ahora los que se decían sus dos mejores amigos la trataban como si fuera su peor enemiga.

- A mi sí y mejor cállate que si me estoy aguantando es porque quiero entender que demonios está pasando aquí- dijo determinante harry
- Oh pero si potty no comprende algo, que novedad- dijo con sorna

Harry estuvo a punto de abalanzársele de nuevo, pero sirius se le adelantó

- Harry, debes escucharme, yo insistí porque se te contara la verdad, olvidas que sé como se siente que te oculten las cosas, pero confiaba en que supieras escucharnos y asimilarlo, porque es la verdad, estoy seguro
- No puedo creer que estés del lado del mortifago culpable de la muerte de dumbledore- dijo harry con rencor- jamás lo creí de ti!
- Y tú aléjate de mi y nunca más te me acerques- dijo con furia a hermione, que se refugiaba en los brazos de tonks
- Ni a mi, no vales la pena, talvez nunca la valiste, que equivocados estábamos- dijo ron mirándola con una mezcla de profundo dolor, resentimiento y
asco

Dicho esto los dos gryffindors salieron enfurecidos de la sala de menesteres ante la mirada atónita de los presentes que nunca pensaron que llegara el día en el que ellos dos pudieran hablarle así a Hermione Granger

- Será mejor que tengas una buena explicación para todo esto hermione- dijo ginny decepcionada- pero hoy no, ellos no te escucharan y tal vez nunca lo hagan
y yo prefiero o hacerlo hoy, porque lo que siento ahora podría cegar mi juicio
- Ginny
- intentó llamar la castaña, pero era muy tarde, la pelirroja ya había abandonado la sala
- Hermione, estás bien?- se acercó neville, viendo las enrojecidas muñecas de la chica
- Yo sí
eso no importa ahora- dijo terriblemente afectada- si tan sólo me dejaran hablar- dijo refugiándose en su amigo, quien no dudo en abrazarla

Y como lo haría, para Neville longbottom, hermione era quien lo había ayudado en todo desde su primer día en Hogwarts y por ese profundo agradecimiento no la dejaría sola, aunque todo pareciera señalarla como culpable y eso le costara su amistad con los otros, él no la dejaría sola, era su oportunidad de retribuirle los favores y no la dejaría pasar

- Ellos son tus amigos, les afecto más porque harry te quiere como una hermana y ron está enamorado de ti, pero se les pasará y te escucharán, solo dales tiempo- dijo luna sin poner atención- Creo que ya acabó la fiesta, Feliz Navidad!- y salió, sin más ni más, dejando a más de uno sorprendido con sus declaraciones, pero sobretodo a una castaña muy abatida
- Hermione, ellos no actuaron bien, no debes sentirte mal, cuando se les pasé la sensación de sorpresa querrán hablar- dijo sabiamente lupin, mientras le daba unas palmaditas en la espalda
- O si no los golpearé- dijo Hagrid, intentando hacer sonreír a la gryffindor

Y lo consiguió, claro no duró mucho, pero la expresión angustiante de la chica se suavizo y retomó la de tristeza, y que tristeza, jamás hubiera esperado que sus amigos reaccionaran así, pero ella sentía que tenían razón, harry le había contado todo y ella le ocultaba algo tan importante, se sentía muy mal, pero no se arrepentía de haber ayudado a Draco Malfoy, si tan sólo sus amigos escucharan, lo entenderían
la entenderían y no la tratarían como lo habían hecho.

- Gracias Hagrid, pero no creo que sea necesario, confío en que sea como dice Remus y cuando se les pase me escuchen- dijo abatida- o eso espero

- No te preocupes Hermione- intervino sirius- lo entenderán
por las buenas o por las malas

En ese momento Remus y Tonks se percataron de lo que estaban viviendo, no era una ilusión, Sirius estaba vivo, frente a ellos y mirándolos con expresión sonriente.

- Si esto es una broma, es de muy mal gusto- dijo Tonks mirando a Sirius incrédula
- No Nym, no es una broma- dijo Remus mirando hacia a su amigo, como queriendo comprobar que sus palabras eran ciertas
- Claro que no lunático, estoy de vuelta y esta vez para quedarme- dijo el aludido con autosuficiencia- claro, tendré que vengarme de unos cuantos pero


Pero no pudo terminar de hablar porque Remus le dio tal abrazo que casi lo derriba, por fin los dos amigos se reencontraban, no se podía explicar tal escena tan llena de sentimientos y amistad, pero pronto se vieron interrumpidos, tonks que hasta el momento se había mantenido alejada de la escena se acercó tímidamente.

- Pero cómo es posible?- dijo temblando sin salir de sus asombro

Sirius la abrazó casi de inmediato, después de todo ella era de su familia, hija de su prima favorita y como tal su sobrina lejana al igual que el joven Malfoy.

- También me alegra verte
¿Nym?- dijo mirando a Remus que pronto se vio sonrojado como un adolescente
- Bueno
es que nosotros- dijo nervioso
- No hace falta, ya lo sé- dijo para suerte de su amigo- y me alegro mucho por ustedes
- Black creo que ayudaría mucho que les explicaras todo- dijo Draco interviniendo por primera vez- o la mujer podría desmayarse de la impresión- dijo mirando a tonks
- Pues primero déjame aclararte que esta mujer es tu prima, es hija de la hermana de tu madre, Draco te presento a Nymphandora Tonks, más conocida como Nym- dijo mirando con burla hacia remus- pero tienes razón, creo que no te esperabas esto- dijo al ver con preocupación a una pálida tonks
- Nym, estás bien?- dijo remus acercándose rápidamente a la chica
- Sí, sí, sólo que esto me tomó de sorpresa, por merlín sirius, me alegra que estés vivo, pero cómo?- dijo dejándose llevar por los dos merodeadores a un sofá
- A decir verdad, no tengo nada que ver a mi me trajeron de vuelta sin pedirme mi opinión, y fue aquella srta. con ayuda de sus amigos- dijo señalando a hermione que aún sujeta a neville seguía con expresión de profunda tristeza- hermione creo que también te vendría bien sentarte- le dijo sirius
- Yo siento tener que dejarlos, pero es hora de mi ronda- interrumpió hagrid
- Espera Hagrid, iremos contigo- dijo neville- debes ir a descansar hermione- dijo mirando con preocupación a hermione
- Gracias, pero no podría dormir, mejor me quedo unos momentos, pero ve tú, estaré bien- dijo al ver el gesto de inconformidad del chico- Gracias!
- Está bien, pero si necesitas algo ve a despertarme, Buenas noches!

***************************

- No actuaron justamente con Hermione- dijo Neville a penas había entrado a su habitación

En ella ya estaban Harry y Ron, ambos con expresiones enfadadas, Neville suponía que los encontraría así

- Dejaste que te engañaran?- preguntó agriamente ron
- Nadie me ha engañado, pero ustedes están dispuestos a creer que sí, por lo que no discutiré, sólo les digo que hermione está muy mal, ella no se merecía eso.
- Neville es como tu dices, si no quieres que discutamos no defiendas lo indefendible- dijo harry- y por favor ya no la menciones, no quiero saber nada de ella

Nuevamente se dejaban llevar por las apariencias, se sentía traicionas por la chica y no la perdonarían sólo porque neville les dijera que estaban equivocados en su proceder, no claro que no, sin embargo la idea de que su amiga estuviera mal, los hizo sentir peor, harry se sentía traicionado, jamás esperó que alguno de sus amigos apoyara a su enemigo y ahora resultaba que no era sólo uno, sino todos, todos excepto Ron, el leal Ron. Este por su parte sentía que hermione había jugado con su confianza, los celos se habían apoderado de su ser y una terrible sospecha se apoderó de sus pensamientos.

**********************

Ya sólo quedaban 5 personas en la sala, Sirius les relataba a Tonks y Lupin como los 6 chicos lo habían sacado del velo

- Cielos, es increíble, no imaginé que hermione pudiera hacer ese tipo de magia- dijo impresionada tonks
- También me sorprendió a mi y lo más extraño es que no recuerdo nada significativo de mi estancia dentro del velo, sólo recuerdo haber vagado en un lugar con una incandescente luz blanca, sin destino alguno y nada más, hasta que de pronto siento como alguien me sostiene y ahí está ron, pero no recuerdo más, lo siguiente que supe es que estaba en la enfermería de Hogwarts, lo que hicieron por mi fue muy peligroso, les pudo haber costado la vida y a más de uno, pero aún así mostraron su valor y lo lograron
- Ahora lo entiendo- dijo Remus- la calidad que llevan cada uno de ellos dentro, vencerá en esta guerra, ahora estoy seguro de poder ganarle a Voldemort
- Es por eso que ha habido tantos movimientos en el ministerio- dijo pensativa Tonks
- Qué quieres decir?
- Verás sirius, desde hace unos días Scrimgeour, le ha venido pidiendo a Kingsley, como nuevo jefe de aurores, que revise una y otra vez el departamento de misterios.
- Yo como parte del ministerio he podido hablar con él, Kingsley me dijo que detectó la presencia de magia antigua en la sala de la muerte dónde coincidentemente está e arco del velo, claro él aún no ha informado a Scrimgeour, pero no sé cuanto pueda callar, el ministro le exige resultado y tarde o temprano tendrá que darle alguna información
- Lo siento, no pensé que esto trajera problemas- dijo hermione desde un rincón

Se había quedado ahí desde que habían salido Neville y Hagrid, observada atentamente por un rubio, que no le quitaba la mirada de encima

- Jamás digas algo así nuevamente- le exigió sirius- no debes disculparte por nada
- Pero esto les podría traer muchos problemas a Kingsley y también a Tonks y yo nunca quise que

- Está bien hermione, todo está bien inventaremos algo que nos saque al ministro de encima
- Pero Scrimgeour no es como Fudge, él no lo creerá
- Es cierto, pero eso ya no importa demasiado, la batalla final está cada vez más próxima y necesitará de sus mejores aurores- dijo remus sonriéndole
- Hermione todo va a estar bien y creo que neville tenía razón, debes descansar- dijo comprensiva- será mejor que te acompañe

Pero alguien se interpuso entre las dos. Draco malfoy no había dejado de observar preocupado a la abatida castaña, deseó por momentos ser él quien la abrazaba en vez de Longbottom, pero sabía que este era su momento.

- Yo la llevaré- dijo decidido
- No es una buena idea, llévala tu tonks- dijo sirius mirando con recelo al rubio

Hermione se impresionó ante la forma en la que se hablaban ellos dos, si bien no parecían tenerse mucha confianza, se respetaban, al menos eso le pareció a la chica.

- Está bien Sirius, iré con él, ustedes tienen mucho de que hablar
- Bueno pero cuídate de acuerdo
- No le voy a hacer nada
- exclamó ofendido el rubio
- Lo haré- lo interrumpió hermione- Adiós

Ambos jóvenes caminaban silenciosamente, una totalmente abatida como para decir algo y otro absorto en lo triste que se veía la chica, quería poder animarla, pero en el fondo sabía que no podría hacer mucho, él era el culpable de todo eso, así se sentía, por lo que decidió que debía disculparse con la castaña, arriesgándose a que ella no lo disculpara, pero debía hacerlo.

- Hermione
yo
lo siento mucho- dijo visiblemente apenado- no quería causarte problemas- agregó bajando la mirada, como si encontrara fascinante el suelo

La chica lo miró extrañada, ella no se esperaba algo así y no porque no creyera al rubio capaz de disculparse, bueno eso también, pero la razón era porque ella no creía que él tuviera algo de que disculparse.

- No tienes que disculparte, tú no hiciste nada- dijo acercándosele
- Claro que sí, por estar ayudándome desde el inicio, ahora la comadreja y cara-rajada no quieren hablarte- dijo intentando sonar poco ofensivo al llamar a los amigos de la chica así
- No es por eso, a ellos les molesta que no se los haya contado antes, es por eso que me odian y pensándolo bien, tiene razón en hacerlo yo les fallé
- Sería mejor que se los hubieras dicho entonces- dijo retomando su dejo orgulloso, cosa que no pasó desapercibida por hermione
- Pero sabes algo no me arrepiento, sé que lo que hice estuvo bien y sólo me queda esperar a que les pase para que quieran escucharme- dijo mirando al rubio
- Y si no lo hacen puedes recurrir a lo que dijo black, por las buenas o por las malas- dijo con aire siniestro
- Preferiría no tener que recurrir a la segunda parte de lo dicho, si tan sólo me disculparan - dijo en un susurro, intentando sonreír

Pero no pudo y el rubio se dio cuenta, quería reconfortarla, pero él no era del tipo comprensivo, ni amable, más bien era rudo y si bien era cierto que con ella parecía más humano, no estaba en su naturaleza abrazarla y decirle que todo estaría bien, mientras le sobaba tiernamente la espalda, no, él no era tierno y nunca lo sería, él era directo, por lo que lo único que le salió fue exactamente así.

- No deberías ponerte así, si Potty no quiere escucharte, bien por ti y si la comadreja cree que tiene derecho a exigirte alguna explicación, debes aclararle que está muy equivocado y que el hecho que esté enamorado de ti no le da derecho a comportarse como lo hizo allá, si black no me sujetaba lo habría matado y a potter también por imbécil, yo no necesito que me crean esos dos y si tú dependes tanto de que te hablen, entonces corre a disculparte por algo de lo que no tienes culpa alguna, hazlo si quieres, pero cuando te rechacen no vegas a decirme que tenía razón sobre esos dos- dijo haciendo un gesto de dolor, pues al exaltarse como lo hizo había echo que le dolieran de sobremanera los golpes de harry- Maldito potter- dijo entre diente

Hermione quiso reclamarle que la hablara así, pero en algo tenía razón, ella no tenía la culpa, en todo caso era de McGonagall y de lupin, que le habían pedido aquello, ella sólo cumplió con su tarea lo mejor que pudo, pero esa era ella, hermione granger, no fallaba cuando se trataba de tareas y no porque esta respirara y se moviera sería diferente.

- Te encuentras bien?- preguntó al notar la expresión de dolor del rubio
- Sí lo estoy- dijo haciéndose el fuerte y siguiendo caminando

Habían caminado sin darse cuenta a dónde los llevaban sus pies, cuando se dieron cuenta estaban en la entrada de la habitación, pero no la de hermione, si no en la de draco, la chica lo miró nerviosa.

- Cómo llegamos hasta aquí?
- No lo sé, caminando supongo

- Ya sé como, pero cómo?
- Ah?
- Draco!
- Pues no lo sé, pero si quieres nos vamos
- Dijo si quieres?- pensó hermione nerviosa-

- Entonces? Vamos- dijo alejándose de la puerta, pero hermione no se movió
- Draco
yo no quiero ir a Gryffindor, me da miedo que ellos estén despiertos y no creo que neville pueda hacer mucho

Draco se quedó mirándola, le encantaba como se mordía el labio cada vez que se ponía así y como bajaba la mirada como buscando algo interesante en sus zapatos, en otras circunstancias la hubiera torturado un poco antes de dejarla pasar, pero ella había pasado una mala noche y no era momento para sus torturas

- Haces bien, seguro esos dos querrán fastidiar- dijo indiferente- bueno que esperas- dijo mientras decía la contraseña y pasaba a su habitación.

Hermione lo siguió nerviosa, pero pronto se relajó, esa habitación se había vuelto un lugar pacífico para ella, ahí había compartido momentos muy agradables con el rubio.

- Quieres algo, ahora puedo pedirle a pepin si quiero algo y me lo trae- dijo haciéndose el importante
- Deja a pepin dormir
digo Perlin- dijo apenada por la confusión
- Esta bien, sólo quise ser amable, pero ya veo que contigo no se puede- dijo intentando sonar ofendido
- Y cómo dormiremos?- preguntó hermione tímida
- Yo boca-abajo y tú no sé- dijo tendiéndose en su cama- estoy rendido

La chica no sabía si reír o gritarle, era obvio que ella no se refería a la posición si no al lugar.

- No me refería a eso- sentándose en el sillón- pero supongo que es obvio ya que te acostaste en tu cama- dijo acomodándose en el sillón

El rubio quedó impresionado, otra le hubiera reclamado que se saliera o lo más común se hubiera acostado junto a él, pero ella no, era totalmente única, y por lo mismo tan inalcanzable

- No digas tonterías, tú dormirás en la cama y yo en el sillón- dijo bajándose de la cama
- No!, en serio está bien, yo no quería incomodar- dijo apenada
- No incomodas, vamos ve a la cama!
- No!, claro que no!- dijo firme
- Pero que terca, si no vas, te llevo, tu decide- dijo decidido
- Quiero ver como lo intentas- dijo mientras cruzaba los brazos y se acomodaba en el sofá
- Es broma! Jajaja, te llevarás una sorpresa sabelotodo- y dicho esto la cargó aguantando el pataleo de la chica y la llevó hasta la cama
- Claro aprovecha tu fuerza, que valiente!- dijo con sarcasmo
- No necesito la fuerza para dominarte, puedo hacerlo así- y comenzó a hacerle cosquillas
- Basta
basta
draco por favor- decía entre risas al borde de las lágrimas
- No hasta que aceptes tu derrota
- Nunca!
- Ese orgullo tuyo no te llevará a ningún lado, vamos acéptala!
- De acuerdo, de acuerdo- dijo hermione que ya no aguantaba más

Draco le dejó de hacer cosquillas y la aló hacia si, quedando peligrosamente cerca, basto una mirada para que sus impulsos salieran a flote y antes de poder pensar en lo que hacía se estaban besando, un beso distinto al que se dieron el día del baile, este estaba lleno de pasión contenida, Draco la recostó en la cama y se puso sobre ella, siguieron besándose un buen rato, pero pronto la ropa comenzó a incomodar, se quitaron mutuamente las capas y siguieron con su labor, Draco comenzó a desabotonarle la blusa mientras le besaba el cuello, ella por su parte se dejaba hacer, soltando pequeños gemidos de placer, en ese momento mientras se sentía en el cielo, experimentando sensaciones que nunca antes había vivido, tuvo un momento de lucidez, que la hizo reaccionar de inmediato.

- Esto no está bien- dijo volviendo a la realidad al rubio y separándose de él- yo
es mejor que me vaya- dijo poniéndose de pie, pero una mano la atajó
- No espera, quédate!- y dicho esto la puso sobre su cama, la tapó con las sábanas y se fue al sofá

Y así pasaron la noche, cada uno sumidos en sus pensamientos, reviviendo aquel momento en el que se habían sentido libres de hacer lo que sentían.

La mañana de Navidad llegó pronto, habían tenido una noche muy agitada, pero confiaban que el día les trajera un nuevo panorama.

En una habitación del castillo, yacía un joven muchacho mirando detenidamente y con expresión satisfactoria a una linda castaña que dormía plácidamente, quien la viera así, tan serena y pacífica no se habría imaginado del sufrimiento por el que había atravesado la noche anterior, la siguió mirando unos instantes más, pero pronto el encantamiento que tenía atraída su mirada se vio roto, al notar que la castaña ya no dormía y lo miraba con nerviosismo, tenía las mejillas sonrojadas y tomaba la sábana con mucha fuerza, como si quisiera tapar su belleza por completo y así alejar la mirada penetrante de aquel rubio que hacía que temblara con sólo verlo.

- Es de mañana- dijo hermione intentando llamar su atención
- Sí y no es cualquier mañana, es navidad- dijo sin dejar de mirarla- Feliz Navidad Hermione Granger!
- Feliz navidad Draco- dijo intimidada, era difícil verla en tal situación, pero con lo vivido la noche anterior se sentía temblar a cada momento
- Eso me recuerda, que tengo algo para ti, pero no te lo daré ahora, lo haré más tarde- dijo draco con misterio
- En serio
digo gracias
yo también tengo algo para ti, pero lo tengo en mi habitación- mintió hermione, la verdad era que con todo lo que habían estado haciendo se le paso por completo comprarle un regalo, para los demás ya tenía algo comprado, pero no había podido comprar algo para draco.

Pero eso realmente no importaba porque el chico tampoco tenía planeado darle algo, la verdad ni se había fijado que era navidad hasta esa mañana y al verla dormir, tan linda decidió que debía darle algo y tenía justo algo perfecto para ella.

- Entonces nos veremos más tarde- dijo draco- que tal en la cena, deja que yo me encargue
- Bu
bueno, ya debo irme- y se paró de golpe dejando al rubio en la habitación.
- Adiós Mione- susurró cuando ella ya no podía escuchar

Y así cada uno tomó su camino, esperando poder prepara algo en el poco tiempo que tenían.
Capítulo 23: Planes mutuos

- Es el momento perfecto!
- Pero mi señor, aún no estamos seguros, podría no estar ahí y nos arriesgaríamos a adelantar la batalla, no nos conviene aún mostrarnos- dijo consternado con la decisión de su señor
- Severus, sabes que eres de mi entera confianza, pero ni de ti aceptaré réplicas, limítate a hacer lo que te ordené- dijo firme- Colagusano tú no te vayas- dijo al ver que el pequeño hombrecillo hacia ademán de irse tras Snape
- Hay algo que lo perturba amo?- preguntó miedoso
- Sólo tu ineptitud- y le dio una patada- te dije que vigilaras a malfoy y a snape, me obligas a hacer algo que no tenía planeado
- Pero amo, yo no lo hice mal, sólo seguí la órdenes de snape, como usted me indicó
- Las únicas órdenes que debes seguir son las mías y escúchalo bien, porque no lo repetiré, si fallas esta vez no haré nada para salvarte, NADA!
- Sí amo escuche bien- dijo temeroso y sin valor para subir la mirada
- Me has obligado a liberarlo y eso no estaba entre mis planes
- Pero usted se lo había prometido, cuando planeo la muerte de su esposa para probar su lealtad, usted le prometió sacarlo
- Mi pobre Colagusano, no has estado suficiente tiempo a mi lado para comprobar que yo no cumplo mis promesas- dijo mientras frotaba sus manos- ya deberías saberlo, y ya sabes ni una palabra de esto a snape, no quiero sorpresas y menos como que vuelva a sentir debilidad por el joven malfoy

Voldemort había descubierto que quién había ayudado a escapar a draco era snape, pero no le dio importancia, sabía del afecto que sentía snape por el muchacho y lo tomo como una debilidad del hombre, pero claro una debilidad que le costó la confianza del Señor Tenebroso, ahora se cuidaba de decir cosas de importancia frente a él, cosa que no había pasada desapercibida por Severus Snape; él sabía que lo habían descubierto, pero aún así no tenía otro lugar a dónde ir, aunque draco hubiera logrado entrar en Hogwarts, como era probable, en la mentalidad de snape no cabía que en Hogwarts pasaran por alto el que él fuera el asesino de Albus Dumbledore.

Esa idea lo atormentaba día tras día, pero lo que le había ordenado Voldemort, era lo que marcaría su vida, Voldemort planeaba atacar Hogwarts antes de que acabara el año, pues habían sospechas que Draco estaba escondido ahí y como traidor no viviría, además claro siempre era bueno dar un golpe en uno de los lugares considerados más seguros del mundo mágico y más si en él estaba su enemigo profesado, Harry Potter, sería una buena oportunidad según Voldemort para acabar con el chico, claro como Snape lo veía era una mala idea, Voldemort estaba tan cegado con atrapar y matar al traidor que quería hacerlo a la brevedad posible y con exceso de orgullo había decidido hacerlo antes de que acabara el año y snape como su mano derecha y además como conocedor de Hogwarts tenía que diseñar el plan.

*****************************

Hermione regresaba rápidamente a su torre, debía cuidar que nadie la viera o sí se le podría armar una grande, pero lamentablemente cuando cruzó el hueco del retrato y entró a Gryffindor se encontró con la persona que menos deseaba ver porque sabía que se le vendría una buena.

- Sólo quiero hacerte una pregunta- dijo interrumpiéndole el paso
- Ron

- Con quién fuiste al baile de Halloween?
- Eso no tiene importancia, intentando ocultar lo obvio
- Dragoncito eh? No sé como no lo pensé antes, soy un imbécil- dijo furioso
- No eres un imbécil

- Tú cállate, cállate, no vales nada, eres mucho peor de lo que pensé
- Ron por favor, no me digas eso- dijo al borde de las lágrimas
- Quién eres?- dijo también con lágrimas en los ojos- Jamás creí que pudieras hacernos algo así, no es la primera vez que no duermes en la torre verdad?, eres
- decía como si le costara decir lo que quería- eres una


Pero Hermione no lo dejo terminar, sabía que quería decirle y no lo iba a permitir, de una bofetada le ladeó la cara, dejándosela tan roja como su cabello.

- Jamás, me oyes bien, jamás vuelvas a insinuar algo como eso- dijo el rostro completamente empapado por las lágrimas y corrió a su habitación, dejando a un destruido y también lloroso Ron Weasley, el amigo.

*****************************

Había pasado gran parte del día llorando en su habitación, ni se había acordado que debía asistir a una cena con Draco malfoy, pero pronto lo recordó cuando revivió las palabras dichas por aquel rubio la noche anterior


- No deberías ponerte así, si Potty no quiere escucharte, bien por ti y si la comadreja cree que tiene derecho a exigirte alguna explicación, debes aclararle que está muy equivocado y que el hecho que esté enamorado de ti no le da derecho a comportarse como lo hizo allá, si black no me sujetaba lo habría matado y a potter también por imbécil, yo no necesito que me crean esos dos y si tú dependes tanto de que te hablen, entonces corre a disculparte por algo de lo que no tienes culpa alguna, hazlo si quieres, pero cuando te rechacen no vegas a decirme que tenía razón sobre esos dos.

El sólo recordar lo que le había estado a punto de decirle ron la destruía, pero entonces recordó algo más, draco no era él único que le había dicho que Ron estaba enamorado de ella, también se lo había dicho luna


- Ellos son tus amigos, les afecto más porque harry te quiere como una hermana y ron está enamorado de ti, pero se les pasará y te escucharán, solo dales tiempo- dijo luna sin poner atención- Creo que ya acabó la fiesta, Feliz Navidad!

Si era como le decían entonces ron sí estaba enamorado de ella y todo lo que le había dicho era por eso, pero aún así eso no lo justificaba y aunque se sentía culpable al recordar aquel beso que se habían dado, estaba segura que jamás podría olvidar aquel terrible momento

Pronto tuvo que recuperarse debía salir como fuera y comprarle algo al rubio, sea como sea, por lo que se dispuso a pedirle permiso a McGonagall y tomando lo necesario, salió.


*****************************

- Harry, lo he estado pensando y creo que debemos escuchar lo que nos tengan que decir- dijo ginny dubitativamente
- Gin por favor no ahora, no lo entiendo y no lo entenderé, solo sé que las personas en las que confiaba me han fallado- dijo con pesar
- Pero hasta Neville y Luna creen que debemos escuchar a Hermione, y ellos nunca estuvieron tan cerca de ella como nosotros, no crees que

- No!- dijo firme- ya basta ginny, estamos intentando pasar un momento a solas tranquilos y me sales con algo así, yo nunca voy a perdonar a hermione, nunca!
- Está bien Harry comprendo que no es el mejor momento, pero no tienes que ponerte así, yo sólo dije lo que pensaba y el que tu pienses diferente no hace que tengas que gritarme para decirlo- dijo enfadada

Harry se dio cuenta que había cometido un error, no porque estuviera enfadado con el mundo su relación con ginny debía pagarla, a decir verdad, le había agradado que ella fuera tras de ellos la noche anterior, demostrándole su apoyo incondicional.

- Tienes razón gin, lo siento, pero es que todo esto es

- Lo sé, me siento igual, pero todo se resolverá ya lo verás
- No puedo ser tan optimista como tú
- Eso no importa yo tengo suficiente optimismo para los dos- dijo ginny dándole un muy intenso beso que los tuvo entretenidos el resto de la mañana

**************************

Hermione caminaba distraída por las calles de Hogsmeade, le había dicho a McGonagall que necesitaba distraerse un poco y en vista de lo que había vivido la noche anterior, la profesora no puso objeción alguna. No sabía que le compraría al rubio por lo que caminó durante mucho tiempo recorriendo tiendas, hasta que algo en la vitrina de Dervish y Banges le llamó la atención.

Había una preciosa medalla de plata, el dije que llevaba era de forma de dragón, de plata también, excepto lo ojos que eran dos pequeños rubíes, le daba un aspecto de estar alerta todo el tiempo y comprendió que había encontrado el regalo perfecto, le costó bastante más de lo que tenía planeado, pero al haber estado fuera de su casa tanto tiempo, sus padres preocupados le habían abierto una cámara en Gringotts y le depositaban mucho dinero, no querían que a sus hija le faltara algo, por lo que pudo gastar sin preocuparse en quedarse en banca rota.

Siguió recorriendo Hogsmeade un rato más, cuando pensó en que no tenía nada que ponerse, por lo que fue a Tiros Largos Moda y compró una hermosa túnica negra. Satisfecha con su compra regresó a Hogwarts pues ya era tarde y seguro tendría mucho que hacer.

**************************

Y la noche llegó, hermione estaba impaciente en su habitación, que momentáneamente la tenía para ella sola, lucía el vestido negro que había comprado, no era muy formal, llegaba debajo de las rodillas, se sujetaba en el cuello y tenía un escote que mostraba lo suficiente para verse extraordinaria, usaba una gargantilla y pendientes de plata que hacían juego, esta vez llevaba los ojos con sombras oscuras y delineado negro, sus labios sólo llevaban brillo, así le gustaba y además le quedaba muy bien, traía encima la capa, pues por la época al salir seguro se moriría de frío, llevaba el regalo envuelto en una mano y en la otra sostenía la varita, ya estaba lista para salir sólo esperaba, más bien rogaba no encontrarse con nadie, pero no tuvo tanta suerte, una cabellera pelirroja la interceptó

- A dónde castaña?- preguntó
- Quería comer algo- contestó con nerviosismo, pues aún no habían hablado desde lo sucedido la noche anterior
- Así de arreglada?- preguntó mirando escrutadoramente a la chica
- Gin, tengo que salir, sé que no lo entenderás y probablemente esto sólo me aleje más de ti y de los muchachos, pero si supieran la verdad lo entenderían, como no quiero pasar navidad sola, saldré, eso es lo que querías saber
- También, pero en realidad quería decirte que pasé la tarde con McGonagall en su despacho, lo sé todo- dijo dejando sorprendida a hermione- y entiendo que quieras pasarla bien, no te culpo, necesitas distraerte todo lo que puedas
Hermione se abrazó fuertemente de su amiga, esa que siempre la había apoyado y que temía haber perdido.

- Gracias
- Pero por qué?
- Por estar aquí- dijo llorosa
- No llores herms, se te correrá el maquillaje y no creo que a tu a acompañante le guste así

Esto hizo que la castaña se riera, y dejara de llorar

- Mucho mejor y ahora mejor vete, harry y ron no deben tardar en bajar y no conviene que te vean, debes divertirte y escúchame, nunca olvides que somos amigas y que puedes contar conmigo, sé a dónde vas y no tengo nada en contra, ahora no en realidad, pero cuídate, cuídate mucho, vete ya- dijo sacando a hermione al escuchar a bajar a alguien- Y feliz navidad!
- Feliz navidad, te quiero mucho- susurró yéndose


***********************

- Ya era hora de que llegaras- pero se calló de inmediato al verla tan linda- te
ves muy bien- dijo tragando saliva
- Gracias, tu también- respondió ella nerviosa

Y era cierto, parecían que se hubieran puesto de acuerdo, draco llevaba un pantalón formal negro y una camisa a medio abrir blanca que lo hacía ver muy bien, aunque siguiera con los golpes cortesía de harry, marcando su rostro, pues le daban un aire de fortaleza.

- será mejor que nos pongamos las capas porque saldremos
- Pensé que nos quedaríamos aquí?
- Pues pensaste mal, los planes son otros, vamos?- dijo ofreciéndole el brazo
- Claro- dijo confundida y se tomó de él

El camino por el que la llevaba el rubio lo conocía muy bien por lo que supuso su destino, y cuando llegaron lo comprobó y eso la puso mucho más nerviosa de lo estaba.

- Llegamos!
- La torre de astronomía?
- Esos serían 50 puntos para Gryffindor- dijo con sorna- entramos?
- Esta bien- dijo no muy convencida, pero lo que vio al entrar la convenció de inmediato

El lugar estaba alumbrado únicamente por la luz que salía de las estrellas, en el centro había una mesa circular con dos cómodos asientos, en la mesa se veían deliciosos manjares, sin duda draco lo había planeado con detalle, aunque probablemente no hubiera participado de la puesta en escena, seguro había sido la mente y los elfos sus obreros, eso sonaba más a draco malfoy, pero a hermione no le importó, estaba tan absorta en la velada y su acompañante que nada más le importó.

- Tienes hambre?- preguntó guiándola a la mesa
- Un poco sí- dijo educadamente, aunque si no hubiera estado con él se hubiera devorado lo que encontrara, pues moría de hambre

Draco la ayudó a sentarse como todo un caballero y luego se sentó también, comieron y bebieron durante un rato, conversaban de todo ambos felices y sonrientes, por ese momento se olvidaron de lo que pasaría mañana y el resto de sus días, sólo estaban ellos.

- Quieres bailar?- ofreció draco tendiéndole la mano
- Pero si no hay música- dijo incrédula
- Eso se arregla rápidamente- y con un movimiento de varita hizo que sonara una lenta y suave melodía

Bailaron y bailaron, perdidos en sus miradas, sus rostros se iban acercando cuando el miedo invadió a hermione y se soltó rápidamente

- Eh
tengo tu regalo- dijo intentando cambiar un poco la atmósfera
- Que bueno
yo también tengo el tuyo- dijo el rubio sin alejarse, estaba dispuesto a no ponerle las cosas difíciles
- Ten- dijo ella tendiéndole la caja- espero que te guste

Draco abrió la caja y lo que vio lo dejo impactado, le gustaba y le gustaba mucho y en sus gesto lo demostró

- Me lo pones- le dijo a la chica
- Sí
te gustó?
- Claro que sí, elegiste muy bien hermione, te hace bien estar cerca de mi- dijo con vanidad
- Habló sr. Modestia, para tú información lo elegí sin tu ayuda, pero a decir verdad, si te pensé, pero únicamente porque el regalo era para ti y debía ir contigo y creo que un dragón te va muy bien
- Es cierto, me gustan mucho, pero ahora me toca a mi, cierra los ojos
- Para qué?
- Para darte mi regalo, no te asustes no te voy a comer, no todavía- dijo divertido

Pero a Hermione no le se lo pareció y cerró los ojos muy nerviosa.

- Listo ábrelos- dijo él sosteniendo su mano

En ella había ya puesto un hermoso anillo con una esmeralda bellísima, hermione tan nerviosa como se encontraba ni se dio cuenta cuando draco se lo puso y ahora que lo tenía se quedó petrificada, era más de lo que esperaba.

- Ha estado en mi familia por generaciones, mi madre me lo dio para que yo se lo diese a la mujer con la que me case y quiero que lo tenga tú
-

- Pero si no te gusta, puedo darte otra cosa- dijo al ver la inexpresión en el rostro de la castaña
- No, es hermoso, sólo que no sé porque me lo das- dijo recuperando el aliento, si no se equivocaba draco le había dicho que era para la mujer con la que se case
- Yo no sé que sea de mi vida, pero sé que ese anillo debe estar en tu dedo y no en otro- dijo decidido
- No se si deba

- Ya te dije que si no lo quieres, te daré otra cosa- dijo con resentimiento y pesar

Draco pensaba que a hermione no le había gustado su regalo, pero algo que hizo la chica le sacó esa idea

Hermione notó el cambio en draco y sin más, lo besó, lo besó tiernamente, como para darle la seguridad que su regalo le había encantado, fue un beso lleno de sentimientos, con eso querían expresarse tantas cosas que no se atrevían a confesar y así fue que terminó su navidad.

Ninguno sabía que vendría después, sólo estaban seguros que no cambiarían ningún detalle de aquella noche, una noche que había dejado muchas cosas pendientes entre ellos, pero ya tendrían tiempote hablarlas, por ahora sólo deseaban volver a verse.

*************************

- Cómo van mis planes Severus?
- Bien mi señor, si todo marcha así, podremos realizarlo en 5 días, justo antes que acabe el año
- Así me gusta severus, así me gusta
- dijo con una enorme sonrisa de satisfacción
Capítulo 24: Hogwarts bajo ataque I

Y así como llegó se fue, la navidad había pasado y con ella se había llevado la amistad de tres chicos que pronto entenderían que no importaba lo que sucediese, debían estar juntos, porque su aprecio y cariño iba más allá que las trabas del destino, lamentablemente para que lo entendieran tendrían que vivir momentos muy difíciles. Pero así lo harían y se unirían para enfrentarlos.

- Intente hablar con harry y ron, pero parecen no querer escuchar nada sobre ti- dijo ginny a su amiga
- Debí suponerlo- dijo con profunda tristeza- nuestra amistad se ha perdido para siempre, si tan sólo me escucharan

- Lo harán, no te preocupes herms, lo harán- dijo pensativa- así tenga que hacer varios hechizos aturdidores sobre ellos

Hermione no pudo evitar sonreír con aquel comentario, se imaginó a sus amigos presos de ese hechizo, con cara de bobos y expresión perdida y pensó que eso no estaría mal, pero luego recapacitó asustada por sus pensamientos.

- No ginny, no lo hagas- exclamó
- Era broma, recuerda que son mi hermano y mi novio- dijo guiñándole un ojo- seguro encontraré otra forma
- De acuerdo, pero no quiero que te metas en problemas por mi culpa
- No lo haré- dijo con una expresión divertida que a hermione le recordó la de los gemelos.

*************************

- Cómo que era él?- gritó
- Sí harry, el misterioso acompañante de hermione en el baile de Halloween era malfoy, se lo pregunté y no pudo negármelo- dijo enfurecido, mientras daba un golpe a la pared

Harry y Ron estaban en la sala común de Gryffindor conversando sobre su ex-amiga, el primero había planteado que la escucharan, pues las peticiones incansables de su novia comenzaban a dar frutos, pero el segundo desbarató su plan contándole de lo que se había enterado

- Eso lo cambia todo, no sólo nos lo ocultó, también se atrevió a mentirnos de frente- dijo decepcionado- y eso no es todo, sirius también está de su lado, me ha mandado ya muchas lechuzas exigiéndome que vayamos a verlo, dice que no podemos hacer juicios sin saber la verdad
- Y qué verdad va a contarnos? La verdad en la malfoy queda como la pobre victima y snape como el héroe, debe ser una broma de muy mal gusto
- No lo sé Ron, comienzo a pensar que tal vez debamos escucharlos, al menos a Sirius, después de todo si no fuera por él seguiríamos ignorando la presencia de malfoy en el castillo
- Qué propones entonces, qué lo escuchemos y que luego nos hagamos amigos de malfoy? Lo siento harry pero yo no puedo aceptar eso- dijo cegado por la rabia
- Jamás diría algo así, por su culpa dumbledore está muerto y por mi lo entregaría a los aurores de inmediato, pero debe haber algo más para que tanta gente le crea, no es normal
- Claro que no, malfoy es un anormal mentiroso, capaz de inventar cualquier cosa para que le crean y lo peor es que lo ha conseguido, hasta hermione le cree y justo ella, a la que tanto insultó en el pasado ahora me
nos cambió por él- dijo nervioso por sus error
- Sé como te sientes, pero justo por eso, debe haber una explicación para todo esto, hermione nos falló como amiga, pero sinceramente aún quiero que aparezca algo que justifique su actitud, porque ella no nos haría esto
No nuestra hermione, pero parece que tanta convivencia con malfoy la ha trastornado
- Ojalá sea sólo eso- dijo ron con la cabeza gacha- pero me temo que no va por ahí la cosa
- Qué quieres decir Ron? No pensarás que

- No sé harry, ya no sé que pensar, sólo sé que si malfoy se me cruza lo golpearé con toda mi fuerza
- Cuentas conmigo, le hace falta otro ojo morado- dijo dándole unas palmadas en la espalda a su amigo.

Harry entendía perfectamente como se sentía su amigo, si sus sospechas eran ciertas y ron estaba enamorado de hermione, el alejamiento de ellos y pronta proximidad al rubio lo debía estar destrozando, harry no sabía que pensar, se sentía decepcionado por su amiga, pero no dejaba de rogar porque todo tuviera una explicación, hermione no podía estar traicionándolos, no después de todo lo que habían vivido, hasta había arriesgado su vida por traer de regreso a su padrino y esto él no lo olvidaría, por lo que silenciosamente y a escondidas de Ron decidió hablar con Sirius y escuchar lo que este tuviera que decirle.

**************************

- Y eso es todo lo que sé- culminó el hombre
- En serio me pides que crea eso?- dijo escéptico
- No!, te pido que confíes en nosotros, no haríamos nada que supiéramos está mal, este chico dice la verdad, lo sé
- Algo anda mal, tú jamás creerías en la inocencia de Snape, es ilógico
- Y no le creo, dije que le creía al chico, lo demás fueron circunstancias, Snape sí mató a Dumbledore y eso no se puede cambiar, no importa que lo haya hecho a pedido de dumbledore, yo hubiera preferido morir, por lo que no creo que para él haya un justificante, es más si pudiera, yo mismo lo mataría- dijo con enfado
- Digo lo mismo, pero sirius yo no puedo perdonar a hermione
- No tienes que perdonarla, porque no hay nada por lo que la debas perdonar, cumplió con una misión, y desde ese momento se convirtió en parte de la orden y como tal está a disposición de lo que se le diga, entiéndela, ella sentía que así ayudaba y la verdad es que lo hizo, ahora él también es parte de la orden del fénix y te aseguro que nos será de mucha ayuda
- No puedo creer lo que me estás diciendo- dijo enfurecido- él si puede estar en la orden y ron y yo no?
- Si ustedes no están en la orden es únicamente porque no lo han pedido, nos costó mucho convencer a McGonagall para que los aceptara, pero lo hizo porque vio la ayuda que había significado tener a hermione, por lo que ahora pueden entrar como miembros activos
-
- Harry se había quedado sin palabras, ahora podían ser parte de la orden, pero no olvido que malfoy también lo era
- Claro que entiendes lo que significa

- Sí lo sé

- Ya no podrás ir por tu lado ocultándonos información, si decides ser de la orden formarás parte de un equipo y como tal deberás contarnos todo sobre tus avances y nosotros haremos lo propio, así que piénsalo antes de dar una respuesta- dijo mirándolo significativamente
- Qué les puedo decir yo, que hermione no les haya contado ya!- dijo convencido de la traición de su amiga
- Pues que equivocado estás harry, y es lamentable, yo jamás hubiera dudado de james y tu lo estás haciendo con hermione, ella no te ha traicionado, no ha contado nada sobre lo que han hecho ustedes, pero debo confesarte que por momentos se ha encontrado en una encrucijada porque la orden le ha pedido la información, pero aún así ella no ha dicho nada, leal hasta la muerte no?- dijo con pesar- hermione merece una y mil oportunidades más, piénsatelo también porque necesitarás de su ayuda
- Lo haré, pero no me has convencido, sirius, aún hay mucho que decir aquí- dijo parándose y saliendo del lugar

**************************

Estaba todo tranquilo en los alrededores de Hogwarts o al menos eso pensaba, era su última ronda antes de ir a la cena, pero un ruido en los límites del bosque prohibido le llamó la atención, acompañado tan sólo de su fiel Fang se acercó cuidadosamente.

- Quién anda ahí?- exigió con firmeza

Pero no obtuvo respuesta, al menos no con palabras, lo siguiente que vio fue como un rayo impactaba en él, pero él no era un ser cualquiera haría falta más que un hechizo aturdidor para detenerlo, pronto estuvo rodeado por unos 15 magos, o mejor dicho mortifagos, todos encapuchados y con sus tradicionales máscaras, intentó defenderse como pudo y logró por un momento, daba golpes por aquí y por allá, escuchando los gritos de dolor que arrancaba de sus atacantes, pero lo superaban con grandeza en número y por lo mismo en magia, comenzaron a aplicarle incontables hechizos aturdidores, Hagrid resistió como el mejor, pero sus atacantes lograron inmovilizarlo, estaba perdiendo el sentido cuando decidió hacer algo para advertir al castillo y dio un grito desgarrador con sus últimas fuerzas.

- MORTIFAGOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!- y finalmente cayó

Fang que había estado ladrando por doquier, lo hizo con mayor fiereza, aquel perro cobarde no lo sería por una vez, hecho a correr hasta las puertas del castillo, aulló y aulló, pidiendo ayuda para su amo, jamás nadie escuchó a aquel jabalinero hacer tanto barullo como aquella noche, lástima que no duró tanto, porque un rayo lo envió con fuerza hacia uno de los muros, lo siguiente que se vio de aquel can era que estaba inmovilizado en el suelo, gimiendo de dolor.

****************************

Era la hora de la cena, en el gran comedor no había muchas personas, pues aún no regresaban los alumnos de las vacaciones, McGonagall se preparaba para dar su último discurso del año, pero un grito desgarrador llamó su atención

- MORTIFAGOS!!!!!!!!!- se escuchó una voz, era sin duda alguna de Hagrid, seguida de estruendosos ladridos de perro

Todos se quedaron un momento estáticos, recordando el último ataque mortifago al castillo y no pudieron evitar revivir la muerte de Albus Dumbledore, pero esta vez deseaban que fuera diferente, rogaron porque sea una broma de mal gusto, pero fue cuando dejaron de escuchar los ladridos del can, ahora reemplazados por sus aullidos de dolor, que reaccionaron. No era un error, Hogwarts estaba bajo ataque...

**************************

Había escuchado todo el alboroto, sabía lo que estaba pasando, lo había visto tantas veces cuando estaba con ellos, que lo reconoció de inmediato, pensó que había olvidado lo que se sentía pero no era así, bastó escuchar aquel barullo para entenderlo todo, lo más probable es que hubieran descubierto su paradero y ahora venían por él. Pero si ese era su destino, lo aceptaría, pero claro jamás se iría sin pelear, su nuevo yo no escaparía, Draco Malfoy lucharía por su vida, por la de los que lo habían ayudado y por supuesto por proteger Hogwarts. Estaba listo para morir, pero no se lo llevarían fácilmente, si se debía ir se llevaría a algunos con él.

**************************

- Deténganse!, inútiles se supone que debíamos hacer esto sin mucho alboroto, el señor tenebroso nos dio bien claro las órdenes, debemos matar al traidor e irnos, esto es una advertencia- dijo el mortifago que aparentemente estaba a cargo
- Pero también nos dijo que si alguien se entrometía lo sacáramos del camino- se atrevió a replicar uno
- Oh pero si es Alecto, te recuerdo que yo estoy a cargo, así que cuida tus palabras o me veré obligado a demostrarte que Azkaban no ha hecho estragos en mi- dijo con voz siniestra
- Lucius, el no quiso replicar a tu autoridad, sólo es que estamos deseosos de acabar con todos estos - dijo temerosa una mortífaga
- Ahora tiene que defenderte tu hermana Alecto- dijo con sorna- Mejor cállense y hagamos esto rápido, Snape tu ve por

-

- Dónde está snape- preguntó con enojo- esto está bajo mis órdenes!
- No creo que la nueva mano derecha del Señor tenebroso admita seguir órdenes de alguien que no sea él- dijo un mortifago rubio muy corpulento- el matar a Dumbledore le dio ciertos derechos que tú no entenderías, pues no estabas ahí.

Era bastante obvio que los mortifagos estaban en desacuerdo de seguir las órdenes de Lucius Malfoy, a sus ojos este había fallado en una misión de vital importancia para su amo, como fue la del ministerio y no entendían porque estaba nuevamente a cargo de algo de importancia, pero el mismo lord Voldemort lo había querido así y ellos jamás se atreverían a replicar, claro ahora que él no lo oía no podía dejar pasar la oportunidad de hacerle ver su desacuerdo a quién estaba transitoriamente a cargo.

Lucius había sido ayudado a escapar de Azkaban por el mismo Voldemort, con ayuda de algunos Dementors, idearon un plan parecido al que se hizo con Barty Crouch Jr., para todos lucius seguía encerrado y es que con la ayuda de una poción multijugos, Colagusano estaba ocupando su lugar, Voldemort lo había obligado y ahora él sentía lo mismo que había sentido Sirius por su culpa, bien dicen que todo se paga y ahora Colagusano estaba pagando cada una de sus culpas.

Por su parte Lucius que había comprobado su lealtad al idear el mismo el plan para asesinar a su esposa, estaba libre nuevamente con una prueba más, matar a su propio hijo.

- Crucio!!!!- exclamó puntando al mortifago corpulento- Y que esto se les grave bien, porque a cualquier otro que ose cuestionar mi autoridad no vivirá para contarlo- dicho esto volvió a su posición original

El mago rubio se intentaba poner de pie con mucha dificultad, pero los estragos de la maldición le hacían la tarea muy difícil.

- Pero lucius probablemente ya sepan que estamos aquí y no será fácil encontrar al traidor
- Yo me ocuparé de eso y ustedes detendrán a cualquiera que quiera interponerse, ahora síganme, haremos todo según el plan


**************************

- Alumnos a sus salas comunes ahora!- ordenó McGonagall

Tanto lo Hufflepuff como los Ravenclaws se fueron de inmediato, claro dos de los Ravenclaws no salieron si no que se acercaron a los Gryffindors ya de pie, que no tenían intenciones de ir a sus salas comunes, mientras que el único slytherin presente, tampoco hacía ademán de retirarse.

- Profesora nosotros vamos a pelear- dijo determinante harry
- No por nada practicamos en el ED y ahora es tiempo de demostrarlo lo que aprendimos- dijo Ernie, intentando demostrar una seguridad que no poseía
- Está bien, han demostrado ser capaces de defenderse y serán de mucha ayuda- dijo condescendiente la directora- sr. Zabinni será mejor que vaya ahora a su sala
- Iré, pero no ha esconderme, sabe no todos los Slytherins somos mortifagos- dijo mirando a los gryffindors- y por lo menos este slytherin no se va ha esconder- dijo el chico con mucha altanería, dejando sorprendidos a todos los presentes y dejando el salón
- Entonces va a esconderse o no?- preguntó confundido ron
- Eso parece, pero no estoy tan segura, pero el sr. Zabinni así lo quiere, tal vez esto no sea tan mala idea- dijo pensativa- srta. Granger, por favor vaya a avisarle a Sirius, con él están Lupin y Tonks y también debe saberlo él - dijo mirando significativamente a la chica
- Sí profesora- dijo saliendo rápidamente
- Los demás los retendremos, no quiero que se pierdan de vista y por favor nada de heroísmos injustificados- dijo mirando especialmente a harry

**************************

Hermione se dirigía a la habitación de Sirius, pero no hizo falta que avanzara mucho porque tanto Sirius como Tonks y Lupin la interceptaron.

- Hogwarts está baja ataque- dijo agitada por la corrida
- Lo sabemos hermione, sirius ve con ella por draco, nosotros iremos a ayudar- dijo con autoridad lupin
- De acuerdo, llegaremos rápido- dijo sirius abrazando a su amigo- déjame un poco de diversión- y dicho esto tomó a hermione del brazo t hecho a correr en dirección a las mazmorras, mientras los otros iban al encuentro con los demás a las puertas del castillo

Pero Sirius y Hermione no llegaron a avanzar, ante ellos se erguía una figura de alguien a quién no imaginaban ver, Severus Snape, estaba intentando llegar a las mazmorras, pero al notar su presencia se dio la vuelta de inmediato a encararlos.

- Pero miren a quién tenemos aquí? Pensé que ya nos habíamos deshecho de ti- dijo snape intentando ocultar su asombro al ver a sirius
- Pues se equivocaron, los mortifagos no contaron con que Hogwarts tenía a una brujita muy inteligente- dijo sonriéndole a hermione, como queriéndole trasmitir confianza
- Ah claro, debí imaginarlo, siempre debe meterse en todo Granger- dijo de una forma que a la gryffindor le recordó a cuando estaba en sus clases

Hermione iba a responder pero Sirius la detuvo, poniéndose entre ella y snape como protegiéndola

- Siempre ustedes con ese complejo de héroes- dijo snape burlándose de la actitud de sirius
- Y tú quejicus siempre demostrando tu valor con personas que no pueden defenderse- dijo recordando a dumbledore

Esto pareció ensombrecer a Snape por lo que no respondió y metió su mano al bolsillo de su túnica, actitud que alarmó a sirius, quién levantó de inmediato su varita.

- Hermione ve a alertarlo- dijo guiñándole un ojo- todo saldrá bien
- Pero sirius

- Ve hermione- la interrumpió él

Hermione se acercó a la entrada de las mazmorras, pero antes de entrar se volteó queriendo hablar, sentía que debía hacerlo antes de dejarlos solos, pero sus palabras no eran para sirius, si no para snape.

- Siento que tuviera que hacer eso, en serio siento que lo hayan puesto en esa situación- dijo ella con pesar y se fue dejando a un anonadado snape

Más tarde aunque las cosas no saldrían como ella hubiera querido, entendería la importancia de sus palabras


Capítulo 25: Hogwarts bajo ataque II

La lucha se había desatado en el vestíbulo de Hogwarts, los profesores aunque teóricos, demostraban que no hacía falta haber participado en muchos duelos para ser diestros, con su valor bastaba para que su desempeño fuera extraordinario. Hasta el momento los buenos parecían dominar la situación, aunque los mortifagos aparentemente los superaban en número, pues en el bando de los mortifagos, comenzaba a notarse la desorganización, era obvio que carecían de un líder; lucius, como había dicho, se iba a encargar personalmente de draco, así que en cuanto pudieron entrar, se escabulló como pudo, dejando a los mortifagos peleando, snape no parecía dar señales de su presencia.

Harry luchaba con los hermanos Alecto, fue como revivir, la batalla que se desató el año anterior en la torre de astronomía.

- Crucio!- pronunció uno

Estuvo muy cerca de darle, pero harry logró refugiarse en una columna, era muy difícil esquivar los ataque de los dos y ya su hechizo escudo no bastaría, para detener a sus atacantes.

- Desmaius!- gritó apuntando a la mujer
- Protego!- se protegió

No podía hacer mucho cuando atacaba a uno el otro lograba atacarlo

- Everte Statum!- gritó el mortifago derribando a harry, que cayó unos metros del lugar con un sórdido golpe

Harry se levantaba con cuidado, intentando mirar como les iba a los demás, al parecer estaban bien, nada que no se pudiera curar, pero fue cuando se fijó en Ron, su amigo yacía desmayado en un extremo del vestíbulo, o mejor dicho harry rogaba porque fuera sólo un desmayo, quiso ir hasta él, pero un mortifago de gran tamaño y cabello rubio le detuvo el paso


**********************
- Draco, debes esconderte, Hogwarts
-exclamó asustada
- Sé lo que pasa, pero no voy a esconderme hermione, este slytherin no se esconde- dijo firme
- Ya son dos
- dijo recordando lo que había dicho zabinni
- A qué te

- Olvídalo, pero debes ocultarte, ellos querrán matarte y yo

- Y tú
- la invitó a continuar
- No quiero que nada te pase- dijo tímida

Después de aquel significativo de navidad, no habían vuelto a tocar el tema, pero el que hermione le dijera eso en aquel momento, sólo hizo que se afirmara su decisión, sí había algo porque luchar, él no dejaría su suerte en manos de potter y tampoco dejaría a hermione sola con ese riesgo, no lo haría.

- Lo siento herms, pero no voy a esconderme, ya saben que estoy aquí, lo mejor es que lo enfrente de una vez, lucharé!- dijo con voz decidida

Hermione lo miraba con ojos preocupados, la chica estaba realmente asustada, pero no por la batalla a la que reenfrentaría, ella ya había luchado antes y no sentía temor a aquello, ya no, pero sabía que él sería el blanco principal del ataque de los mortifagos y por eso temía, temía por la vida de aquel slytherin que copaba sus pensamientos.

- No vas a cambiar de opinión, verdad?- dijo con pesar
- No, pero ten por seguro que no te desharás de mí tan fácilmente- dijo tomándole las manos
- Debemos ir
hay por merlín, casi lo olvido, sirius está peleando con snape- dijo angustiada
- Qué snape está peleando con black?- dijo confuso- espera, espera, severus está aquí!!!!!!!
- Sí veníamos para acá cuando nos encontramos con él
- Llévame a dónde está!

************************

- Experlliarmus!
- Crees que con eso podrás detenerme- dijo mientras reía sarcásticamente
- Flipendo!- volvió a gritar
- Qué pasa Black, eso es lo mejor que puedes hacer- dijo Snape esquivando nuevamente el hechizo

Sin duda Sirius estaba sorprendido, había intentado atacar de muchas formas a Snape, pero el seguía esquivándolo y lo peor de todo, al menos para sirius era que no intentaba atacarlo y eso le extrañaba, que estaría tramando


- Locomotor Mortis!- exclamó un muy frustrado Sirius
- Impedimenta!- respondió rápidamente Snape- Usando maleficios black, creí que los buenos no los usaban- dijo con sorna
- Recuerda Quejicus que yo no soy exactamente lo que se llama bueno- dijo enfrentándolo- Relaskio!

Esta vez Snape no alcanzo a evadirlo y fue empujado por el impacto del hechizo

- Zancadilla- exclamó haciendo caer también a sirius
- Que demonios!- exclamó con furia, sin ponerse de pie- podemos hacer esto rápido y ahorrarnos el placer de vernos, pero tú no quieres eso, que planeas snape

Esto sorprendió de sobremanera a Snape, era cierto, si él hubiera querido matar a su oponente ya lo habría hecho, estaba seguro de ser mejor que él en duelos, sobretodo que sirius estaba oxidado y él había recibido entrenamiento extra, pero sabía que no debía matarlo, tal vez el fuera el único que podía hacer algo. Pero la llegada de dos jóvenes, interrumpió sus pensamientos y su batalla.

Draco y Hermione ya habían llegado y al ver aquella escena, ambos se preocuparon, como era obvio, hermione fue hacia sirius y draco hacia snape, cada uno al lado de a quién sabían debían ayudar.

- Draco estás imbécil, ven aquí ahora- exigió Sirius

Snape se quedó atontado, ahora sabía que era cierto, el muchacho estaba y estaría bien si se quedaba en Hogwarts y él como su protector debería encargarse de que así fuera, fue cuando supo que debía hacer

- Hermione, váyanse ahora, no es seguro que estén aquí- siguió diciendo sirius mientras miraba con desconfianza a snape
- Pero sirius
- intentó decir ella
- Claro que no! ya conoces la verdad y yo también, severus no lo hizo a propósito- excuso el muchacho, intentando hacerlo entrar en razón- está de nuestro lado- esto último lo dijo mirando a snape

Si snape estaba sorprendido, esto lo dejo sin habla, sería posible que ya lo supieran, pero como?, este tipo de cosas rondaban rápidamente por su cabeza, ya lo sabían todo, pero como él bien sabía eso no cambiaría las cosas y lo hechos, Severus Snape había matado a Albus Dumbledore y eso no cambiaría.

- Qué
?- comenzó a preguntar snape
- Dumbledore se lo dijo a la profesora McGonagall antes de
- pero calló de inmediato al ver la expresión de su maestro- ella nos lo dijo, por qué no me lo dijiste- reclamó
- No era el momento, además eso no cambia las cosas, cierto black- dijo mirándolo
- Muy cierto- respondió levantando nuevamente su varita en dirección a snape, pero draco se interpuso entre los dos magos, sorprendiéndolos a ambos
- Ahhhhhhhhhhhhhhhh- se escuchó un grito desgarrador
- No!, harry, ron, todos están ahí- exclamó asustada hermione- debo ir a ayudarlos!- y sin más, salió corriendo en dirección al vestíbulo
- Hermione es peligroso!- gritó sirius intentando retenerla, pero la chica seguía corriendo- Por merlín párate ahí!
- No se va a detener- dijo preocupado Draco- iré con ella
- mirándolos dudoso
- No lo voy a matar draco, no aún- dijo snape con la varita levantada
- Eso no pasará jamás- dijo mirando al chico- que esperas hermione podría estar en peligro!

Pero no se necesitó de más, el slytherin al escuchar el nombre de hermione en una misma frase junto con la palabra peligro, salió disparado en busca de la chica. Jamás pensó que con lo que se encontraría le destruiría el mundo en el que había crecido.

************************

Harry se recuperaba lentamente, acababa de ser derribado por el gran mortifago y lo hermanos Alecto, pero él no peleaba concentrado, por un lado quería llegar hasta ron lo más rápido posible que no mostraba signos de reaccionar y también estaba preocupado por hermione y sirius, lupin y tonks habían llegado rápido, pero con ellos no venía ni hermione ni sirius, sería posible que se hubieran encontrado con más mortifagos en el camino


- Petrificus Totales!- escuchó exclamar a alguien muy cerca de él

Lo siguiente que vio fue como unas sogas invisibles amarraban a los petrificados hermanos Alecto.

Tonks había logrado librarse de un par de mortifagos y al ver como harry era atacado tan cobardemente intervino de inmediato, aún quedaba el mortifago rubio frente a él, por lo que harry no perdió más el tiempo y con un Desmaius lo derribó en el acto, tonks se encargó de atarlo de inmediato.

- Gracias!- exclamó el muchacho
- No hay porque, era una lucha en desventaja, sólo ayude a que se igualaran las cargas- dijo mientras le guiñaba el ojo- ya deben estar al llegar los aurores, sólo debemos entretenerlos un poco más

Tonks se fue a dónde luchaban Ginny y Luna juntas, hacían buen equipo y con Tonks cerca de ellas, harry se sintió más tranquilo, ahora debía ir a por Ron y llevarlo a dónde estaba Madame Pomfrey atendiendo a los heridos, pero no avanzó mucho, una escalofriante risa lo detuvo de inmediato, tenía un nuevo obstáculo.

**********************

- Pero miren a quién tenemos aquí, es la sangre-sucia- dijo cortándole el paso
- Ah!- hermione pegó un grito, pues el mortifago la había sorprendido, pero había algo extrañamente familiar en aquel mortifago, enseguida se alejo para protegerse
- Por qué te escondes, no te voy a hacer nada, que una sangre-sucia no merezca- dijo con una voz que acompañada con su máscara lo hacía ver realmente siniestro
- Quién eres?- dijo en un afán de ganar tiempo hasta saber que hacer
- Eso es lo mejor que puedes hacer, realmente me decepcionas- dijo con sarcasmo
- Sólo un cobarde se esconde tras una máscara- dijo valientemente, debía ganar tiempo
- Jajaja, sé lo que intentas, pero alargar las cosas sólo alargará la agonía- dijo acercándosele
- Oppungo! - gritó hermione, mientras un pesado libro golpeaba con mucha fuerza al mortifago, rompiéndole la máscara y haciendo que se cayera de espaldas
- Maldita impura!- gritó enfadado mientras se ponía de pie

Hermione de inmediato intentó correr, pero lo que vieron sus ojos hizo que se quedara petrificada, era el mismo Lucius Malfoy y ahora estaba apuntándole directamente con su varita

- Te sorprende!- dijo sonriendo- tu amiguito no se saldrá con la suya, el señor tenebroso siempre estará un paso adelante, como ves, me liberó sin que nadie lo notara, pero que incompetente es el ministerio

- No es posible, cómo?- preguntó confusa
- Calla!, no eres quién para hablarme, tengo una misión aquí y tú sólo me estorbas, pensaba torturarte un poco pero creo que morirás rápido
- Cómo puede hacerle esto a su propio hijo?
- Mi hijo? Yo no tengo hijo! Y menos a un traidor! Y morirá por eso!
- No puede ser tan cruel, es de su sangre, es su propia sangre
limpia
- Sabes algo niña tonta, te pareces a su madre, siempre intentando ocultar las estupideces que hacía draco, pero eso se acabó, ya me encargué de ella

Hermione no espera tal confesión, si había entendido bien él había tenido que ver con la muerte de la madre de Draco, ya no sabía que pensar


- Es un monstruo!- exclamó indignada- cómo puede ser tan cruel?
- Tal vez tengas razón, soy un monstruo pero uno que gana
- dijo pensativo- ya cambié de opinión creo que puedo torturarte un poco, alguna vez sentiste como miles de cuchillos se clavaran en tu piel y te destrozaran completamente, alguna vez sentiste la maldición cruciatus?

Estaba a punto de lanzarle una de las maldiciones imperdonables a hermione, que estaba tremendamente asustada, por lo que sabía y sabía mucho, eso sería realmente doloroso, harry ya la había recibido y lo había lastimado en demasía, si malfoy se empecinara en hacerle daño, podría hasta llevarla a la locura y acabar como los padres de neville en san mungo, estaba totalmente aterrada, cuando sintió como el mortifago levantaba la varita hacia ella

- Cru


Pero no terminó de decir la maldición, algo lo había impedido

- Experlliarmus!- escuchó y luego vio como lucius malfoy caía fuertemente, lejos de su varita

Hermione sintió como unos brazos la sostenían fuertemente, unos brazos que le trasmitían seguridad y fuerza, no tuvo que mirar para saber quien era, sólo se abrazó de él, como si de ello dependiera su vida

- Lo siento, debí intervenir antes pero tenía que escucharlo, tenía que escucharlo de su boca para creerlo- dijo aún sujetándola
- Está bien, ahora está bien- dijo ella mirándolo por primera vez

Draco Malfoy, había estado observando la escena, primero sorprendido de que su padre estuviera libre, claro que dispuesto a intervenir en cualquier momento, pero fue cuando escuchó decir a su padre que se había encargado de su esposa, eso lo decía todo, Lucius Malfoy había participado del ataque a su madre, luego vio como hermione lo defendía y como su padre la iba a lastimar y ya no pudo más, si debía enfrentarse a su padre, que así fuera, como ya antes había dicho vengaría a su madre y no importaba de quién se tratase, lo haría, lo haría por ella y también por él.

- Que conmovedora escena- dijo con sorna- me has decepcionado terriblemente, atacas a tu propia sangre por una sangre-sucia, te has vuelto débil draco
- Todo lo contrario padre, débil era cuando me dejaba dominar por un enloquecido y despreciable ser- dijo cubriendo a hermione para protegerla
- Mimblewimble!- exclamó lucius como respuesta

El hechizo golpeó de lleno a draco enviándolo contra una estatua y dejándolo atontado

- Draco!- dijo la chica alarmada
- Eso les pasa a los que osan desafiarme- dijo a la nada,
- Es su hijo!- gritó desesperada- déjelo fuera de esto
- Y para ti, pequeña sangresucia tengo una maldición esperando, Crucio!- exclamó apuntando
- Protego!- se defendió, aunque no lo suficientemente rápido, pues aún con el hechizo escudo pudo sentir un gran dolor en el pecho, dolor que hizo que cayera rompiéndose un brazo
- Ahora sí podré asesinarte rápidamente- dijo aprovechando que hermione se sujetaba fuertemente el brazo
- Avada

- Draconifors!- gritó

Dos pequeñas estatuas de dragones volvieron a la vida y atacaron al desprevenido Lucius, Draco se había levantado y reaccionó de inmediato al ver como su padre intentaba matara hermione, los dragones hacían un buen trabajo, pero Draco sabía que no durarían mucho por lo que corrió a auxiliar a la castaña.

********************

Snape y Sirius habían estado enviándose diferentes hechizos y maldiciones, pero ninguna parecía ser a matar, eran bastante suaves para ser sinceros, ambos estaban demasiado sumidos en sus pensamientos para poner verdadera energía a la batalla, ninguno estaba seguro de nada, no sabían que hacer con lo que tenían en mente, los dos eran demasiado tercos para detener su absurda lucha, porque aunque se odiaran y no se perdonarían jamás el sólo hecho de haber nacido, algo ahora los unía y eso era velar por la seguridad de los que según ellos merecían vivir, y eso era algo que tenían en común, tal vez la única cosa, los dos eran capaces de hacer cualquier cosa por un ser querido, hasta matar. Sirius no podía dejar de pensar que si harry hubiera estado en la posición de draco y él en la de snape, hubiera matado a cualquiera por salvar a su ahijado y Snape por su lado no sabía si decir o no lo que le rondaba, pero si realmente deseaba el bien para draco debía hacerlo.

- Black, los mortifagos están aquí para matar a draco y para nada más, no por ahora al menos y si no dejas de estorbarme aquí, no voy a poder protegerlo y lo matarán, lo matarán por traidor
- Y acaso tienes miedo que diga que tú tuviste que ver, no lo haría, el chico es cobarde pero no traicionero
- Draco no es ningún cobarde
- Ahora que está aquí del lado correcto ya no lo es, que es muy diferente y tanto tú como él lo saben perfectamente
- A estás alturas, Voldemort ya debe saber que lo traicioné, moriré de todas maneras así que seré yo quién elija como, Desmaius!- gritó, dándole a un desprevenido Sirius- Te mato luego!

Y se fue yendo por donde había marchado Draco

Capítulo 26: Su último año

Si se te presentara la oportunidad de ayudar a tu peor enemigo, lo harías? quién sabe muchos dirían, pero él estaba convencido de que no lo haría, o al menos eso era lo que creía él, Sirius Black pensaba eso cuando comenzó el último día del año, pero ahora ya no estaba tan seguro


*****************

- No potter, aún no puedes irte- dijo una voz realmente siniestra- yo me encargaré de ti
- Eso lo veremos- dijo decidido un muy debilitado harry levantando su varita, pero alguien se interpuso en su camino
- Bellatrix Lestrange, pensé que estarías persiguiendo a tu amo- dijo una voz irónicamente
- Pero si es el lobito- dijo riendo con crueldad
- Harry ve con Ron, yo me encargaré

Después de la muerte de Dumbledore, Lupin había cambiado mucho, antes era el comprensivo e impasible profesor y miembro de la orden, ahora era un fuerte y renovado líder, su carácter antes suave había sido reemplazado por uno duro, era una prueba fehaciente de que las circunstancias cambian a las personas y ahora estaba dispuesto a demostrárselo a la mortífaga.

- Te dejaré como a mi querido primo- pronunció la mortífaga-Crucio!- enviándole la maldición, pero lupin la pudo esquivar a tiempo
- Expelliarmus! - respondió el merodeador- Te aseguro que estaré como él- dijo con una sonrisa confiada que sorprendió a bellatrix

Y así la batalla entre los dos dio inicio, cada uno dando muestras de su gran talento, uno para la defensa y otra para él ataque en las artes oscuras, cada uno excepcional en su rama.

Harry por fin había llegado con su amigo, ron lucía realmente mal, parecí estar muerto, no respiraba, ni reaccionaba, sería posible que le hubieran lanzado un Avada Kedravra sin que él lo hubiera notado. Harry intentaba sacudirlo con la única esperanza que reaccionara, pero ron no daba señales de vida. Ron había muerto!

**********************

- Crees que con esos juego podrás derrotarme?- dijo lucius poniéndose de pie- tus tontos dragones no podrán hacerme nada
- Tal vez pero puedo hacer más cosas- dijo desafiante- un cobarde como tú sólo merece la muerte, te mataré, te mataré por ella
- Jaja tú, pero si sólo eres un niño, un niño que no puede hacer nada sin que una falda lo proteja, primero tu madre y ahora la sangre-sucia, qué puedes hacer tú?
- No la llames así- dijo mirando a hermione- Expelliarmus!- exclamó enérgico pero lucius lo esquivó con talento
- Con esa clase de magia jamás podrás ganarme- dijo con sorna- sabía que Narcisa te protegía demasiado, te hizo débil, Crucio!- pronunció dándole de lleno al chico y haciéndolo caer al suelo y estremecerse de dolor ante la mirada desesperada de hermione, mantuvo el hechizo un largo rato, hasta que la castaña reaccionó
- No lo lastime- gritó con furia- Mimblewimble!

El hechizo hizo que Lucius detuviera su ataque y algo atontado la mirara con desprecio

- Jaja, parece que la sangre-sucia sabe jugar, veamos que puede hacer con maleficios

Hermione se quedó de piedra, draco estaba demasiado lastimado como para socorrerla y ella no sabía que hacer, si el mortifago le aplicaba una maldición imperdonable probablemente la mataría


- Avada Kedravra!- gritó Lucius

Pero algo pasó, escucho otro Avada Kedravra que chocó y desvió el hechizo del mortifago, alguien la había ayudado y ese alguien era Severus Snape que había llegado justo a tiempo para detener el ataque de lucius malfoy

- Snape?- exclamó con sorpresa, pero luego su rostro cambió en una mueca de asco- sabía que no podíamos confiar en ti, eres una asqueroso traidor, tal para cual- dijo desviando la mirada hacia su hijo- los traidores se unen
- Cierra la boca malfoy!- exigió snape, levantando de un tirón a draco y haciendo que hermione lo ayudara- Váyanse, de esto me encargo yo- dijo mirando a la chica, que ayudaba al slytherin a mantenerse de pie.
- Pero y sirius?- preguntó angustiada la chica
- Aún no lo he matado- dijo más como lamento que como para tranquilizar a la chica- váyanse ya!
- No severus, yo puedo hacerlo- dijo decidido draco a no dejarlo con su padre
- De eso no tengo ninguna duda, pero ya podrás hacerte cargo después. Ahora váyanse y no retrocedan- exigió, pero esta vez con temor en los ojos, temor que no pasó desapercibido por hermione, quién con una extraña sensación en el pecho y con mucho esfuerzo, logró hacer avanzar al debilitado draco
- Lo sientes verdad snape- dijo con sorna- él ya está aquí y sabe de tu traición

*********************

Habían avanzado un largo trecho, casi llegaban al vestíbulo, ciando draco la hizo detenerse, parecía sentirse mejor.

- Hermione porque le hiciste caso, él necesitará de ayuda- dijo intentando volver
- Lo sé- dijo con tristeza en la voz- pero me temo que ahora no podemos hacer nada, seríamos más un estorbo
- Pero que dices, somos mayoría, lo derrotaríamos rápidamente, snape es muy fuerte
- Draco, no estábamos solos ahí y snape lo sabía- dijo con voz apagada
- Quieres decir qué

- Sí, Vol
Voldemort estaba ahí, por eso snape quería que nos fuéramos, tú aún no puedes pelear y si nos quedábamos estaría más pendiente de nosotros y de que no nos pasara nada que de él y de la lucha
- Con más razón debo volver, lo matarán sino hago algo- dijo desesperado
- Debemos ir por ayuda, sí vamos ahora, haremos que nos maten a los tres- dijo sensatamente
- Tienes razón, yo regresaré y tú irás por ayuda- dijo con firmeza
- Así no podrás pelear- dijo asustada- no te dejaré ir
- Te sorprendería lo que puedo hacer- dijo sosteniéndose solo, aunque con esfuerzo- ya me han aplicado muchas veces la maldición cruciatus, puedo resistirlo- dijo valientemente

**********************

Se levantaba lentamente, mientras se sobaba la cabeza, si que le costaba reponerse, seguro en la caída se había golpeado la cabeza, pero eso no era lo que más le dolía, el orgullo dañado era lo que lo hacía sentir peor, pero ya iría a por snape y se la cobraría.

- Maldito pelo grasiento- dijo para sí, mientras una sonrisa vengativa se formaba en su rostro- espera a que te agarre quejicus- y dicho esto se encamino a por snape

Caminó por un largo trecho, hasta que el sonido de voces lo detuvo, se acercó cuidadosamente intentando no ser descubierto.

- Mi querido snape, no esperaba algo así de ti, me has traicionado y por eso deberás morir- dijo calmadamente y sin embargo con una realmente siniestra voz
- Hice lo que debía hacer y acepto las consecuencias de mis actos- dijo con dificultad y voz lastimera snape
- Mi señor déjeme matar al traidor- dijo una voz que no le costó reconocer, era lucius malfoy
- No lucius, el placer será mío, sin embargo, creo que dejaré que sigas entreteniéndote con él, tal vez un poco de tortura lo haga confesar desde cuando me traiciona
- Lo haré mi señor- dijo lucius repentinamente fortalecido

Desde dónde estaba se podía ver como lucius había recibido muchos más ataques a comparación de snape, sin embargo este parecía lastimado interiormente, su mirada estaba más sombría que nunca lo que le hacía pensar que había recibido muchos cruciatus en ese tiempo, sin duda snape estaba en problemas, enfrentándose a Lucius Malfoy y al mismísimo Voldemort solo, y eso lo hizo pensar, que debía hacer?, pero no tuvo que esperar mucho para tomar una decisión, tal vez fue su imaginación, pero estaba casi seguro que se trataba de la voz de dumbledore

- Sabes que debes hacer sirius- escuchó

Sacudió su cabeza, sin duda eran alucinaciones, pero parecía tan real
bueno como hubiera sido, ya sabía que debía hacer, había tomado una decisión


- Crucio!- lanzó lucius contra snape, pero misteriosamente la maldición se le regresó y este cayó al suelo retorciéndose de dolor, ante la mirada atónita de snape y de Voldemort
- Jajaja- río con enfado- no pensé que fueras tan inútil, aunque creo que esta vez es alguien más el responsable- dijo mirando hacia donde estaba Sirius, quién salió con varita en alto y expresión desafiante
- Black!- pronunció snape desde el suelo con extremo escepticismo
- El mismo y en persona- dijo con una de esa sonrisas encantadoras, aunque con una expresión muy seria, la más seria que se le había visto por esos días- Que puedo decir no me gustan las injusticias y los duelos en desventaja lo son
- Me parece Lucius, que ya tienes oponente- dijo mostrando interés al ver a Sirius

*********************

Lo primero que vio al entrar fue como los suyos se enfrentaban a los mortifagos, su mirada pasó por sus amigos, se quería asegurar que estuvieran bien, pero pronto la detuvo en un lugar dónde un joven de cabello azabache sacudía con furor a uno pelirrojo, el segundo parecía muerto y por la expresión del primero se parecía confirmar su teoría, eran sus amigos, porque ella los seguía considerando así, Harry Potter y Ron Weasley.

De pronto la realidad la golpeó, si eso era así, Ron estaba muerto, había llegado demasiado tarde y pronto su rostro se bañó de lágrimas silenciosas, se había quedado ahí, quieta en medio de la batalla, hubiera seguido así si no fuera porque un brazo la tiró al suelo, evitando así que un rayo de luz la golpeara. Neville la había visto en el momento preciso en el que un mortifago le enviaba una maldición y corrió a ayudarla.

- Hermione, estás bien?- preguntó angustiado
- Sí, gracias- dijo aún con lágrimas en los ojos- pero ron


Neville se volteó en dirección a harry y ron y luego impulsado por algo dijo unas palabras que marcarían una gran diferencia.

- No todo es lo que parece- dijo guiñándole un ojo y se fue a seguir luchando, dejando a una muy confundida hermione, que sin esperar más tiempo corrió hacia donde estaban sus amigos
- Ha muerto y no pude hacer nada- dijo mirando a la chica que acababa de llegar- no pude hacer nada!

Se notaba el dolor de harry le desgarraba el alma, sin duda aquella pérdida lo destrozaba lentamente. La chica se acercó a harry, este sin esperar palabras se abrazó fuertemente de la chica, parecía no recordar todos los acontecimientos pasados, no estaba dispuesto a perderla también a ella y lloró olvidando que estaban en medio de una batalla, ambos lloraron, pero faltaba alguien, un pelirrojo para ser exactos, de pronto hermione recordó las palabras de neville y se viró hacia Ron, lo observó cuidadosamente por unos momentos y luego sonrió, fue una sonrisa de alegría y de total satisfacción, ante la mirada confusa de harry.

- No está muerto- dijo con tranquilidad, mientras se secaba las lagrimas del rostro
- Qué quieres decir?- dijo extrañado pasando su mirada entre sus dos amigos y haciendo lo propio con sus lágrimas
- Fue un hechizo durmiente- dijo suspirando- hace caer en un profundo sueño a la persona a la que se le aplica este hechizo- y al ver que su amigo hacía ademán de reprochar, agregó- no respira mientras tanto
-
- harry se quedó sin habla, su amiga lo había sorprendido con aquella noticia y no estaba seguro de creerla aún, tendría que ver a ron respirar para estar seguro- Cómo lo sabes?
- Por la expresión de su rostro- dijo segura- está tranquilo, es como si soñara

Era cierto Ron estaba con una expresión de calma inconfundible, parecía sumido en ese profundo sueño que describía la chica y claro no respiraba, pero harry aún tenía sus dudas, cuando dumbledore murió tenía una expresión similar, pero la seguridad en las palabras de su amiga lo hacían creerlo posible y eso era inevitable.

- Y como hacemos que vuelva- dijo dubitativo
- Fácil!- dijo ella y apuntándolo con la varita pronunció- Enhébrate!- rogando en su interior que no estuviera equivocada y que su amigo regresara

Por unos instantes todo se volvió silencio para ambos muchachos, dejaron de escuchar el ruido de los hechizos y maldiciones que iban y venían, sólo estaba esperando que el pelirrojo que tenía delante reaccionara, pero no parecía hacerlo y eso comenzaba a preocuparles, hermione comenzó a llorar silenciosamente, mientras harry seguía mirando a su amigo, de un momento a otro la situación cambió totalmente, hermione se cubría los ojos con las manos, cuando alguien la sujeto de los hombros

- No llores, ya te hice llorar demasiado como para poder soportarlo- dijo Ron que estaba frente a sus amiga, quién sin responderle se arrojó en sus brazos y lo sujetó con mucha fuerza- Lo siento hermione- dijo acariciando su cabello- Lo siento mucho
- Olvidemos eso por ahora- dijo la chica halando a harry para que se uniera al abrazo
- Demonios Ron, no vuelvas a hacernos esto- dijo harry abrazado a su amigo

Una explosión los hizo volver al panorama real, estaban en medio de una batalla, y con eso supieron que su reconciliación tendría que esperar hasta otro momento


- Hermione, dónde está sirius?- preguntó preocupado harry
- Él
- realmente no sabía que decir, sólo sabía que no estaba muerto, o al menos eso le había dicho snape- bueno nos encontramos con snape y ellos se quedaron ahí y

- Con snape!!!!!- dijo alarmado ron
- Sí, pero él me salvo la vida- intentó explicar hermione- no le hizo daño a sirius, draco está con ellos
- Draco y Snape?- preguntó aún más alarmado harry- debo ir!
- Debemos- corrigió ron
- Tienes razón, ahí también estaban lucius malfoy y creo que voldemort- lo último arrancó un estremecimiento de ron
- Crees?
- Sí harry, es que snape nos dijo que nos fuéramos antes que llegara, pero luego draco volvió y yo vine a buscar ayuda y el resto ya lo saben
- Y dices que sirius está ahí
- Muy cerca, pero ya no estoy segura, quizá ya está ahí

- Qué esperan vamos!- gritó harry que ya avanzaba por donde había llegado hermione y enseguida los tres amigos se habían puesto a correr

*************************

Draco había llegado justo a tiempo para impedir que snape fuera derribado, se veía muy débil, pero aún así la fuerza de su espíritu lo hacía seguir peleando. Sirius parecía dominar la situación perfectamente con Lucius y aunque Voldemort no dejaba que ni Snape ni draco se le acercaran, pero pronto el señor tenebroso notó que si seguían prontamente se verían derrotados y expulsados de Hogwarts, haciendo uso de su inteligencia concluyó que aún no era momento de la batalla final, aún no


- Saca al chico Black- dijo snape ignorando a los presentes y poniéndose de pie, otra vez tenía la expresión inexpresiva, sin duda algo pasaría y snape no quería que draco lo presenciara
- No me iré, pelearé hasta la muerte- dijo draco desafiante
- Oh la rebeldía de la juventud, aunque yo diría que es una gran tontería- dijo voldemort con sorna- mejor hazle caso muchacho, ya me encargaré de ti después- dijo con desdén

Sirius había inmovilizado a lucius y escuchar aquello le extrañó de sobremanera, pero pensó que si debía hacer algo, ese algo sería proteger al chico, así que lo sacaría y luego volvería


- Draco hazme caso sal de aquí ahora!- exigió snape
- No!- respondió con ímpetu
- Pierdes tu tiempo snape el chico no te hará caso, bueno mejor para mi, dos pájaros de un tiro o tal vez tres- dijo mirando a sirius

Y entonces lo entendió, el poder de voldemort era muy grande, y como bien sabía el único que podría derrotarlo era harry, algo malo pasaría y snape sabía que no podrían detenerlo, tenía que actuar rápido

- Mimblewimble!- pronuncio, pero el hechizo estaba dirigido a draco, quién fue atontado de inmediato- Lo siento chico no te hubieras movido por propia voluntad
- Black rápido!- gritó snape, pues voldemort ya había elevado su varita
- Locomotor!- exclamó haciendo que el cuerpo de draco avanzara hasta la puerta en dónde lo tomó intentando sacarlo, pero el slytherin comenzaba a reaccionar y con ello comenzó a golpearlo para que lo soltara, quería correr hacia snape que se había puesto justo entre ellos y Voldemort.

Sirius lo sujetaba con mucha fuerza, cuando la puerta se abrió y por ella entraron tres muchachos sorprendiendo a todos, pero ya era tarde la peor de la maldiciones imperdonables había sido pronunciada


- Avada Kedravra!- pronunció Voldemort
- Cuídalo black!- dijo antes que su vida se extinguiera

El rayo que salió era inmensamente poderoso, le dio de lleno al pecho Snape y este dando un último suspiro cayó con un sonoro ruido al suelo de piedra, ante la mirada atónita de los presentes, Severus Snape había muerto y con él, el odio que le sentía Sirius.

Lo siguiente que escucharon fue una gran explosión que inundó el salón de polvo y una risa siniestra que invadía cada rincón y luego silenció, Voldemort había escapado y con él se llevó a Lucius Malfoy

Capítulo 27: Caminos separados hacia la misma oscuridad

Los cinco corrían hacia el vestíbulo, seguro Voldemort estaría ahí, o al menos eso suponían, no tuvieron mucho tiempo para detenerse a pensar en lo sucedido, si no actuaban rápido Hogwarts sería destruido y eso significaría una derrota, con las dudas frescas y el corazón en la mano, llegaron a dónde se desarrollaba una feroz batalla, ahí cada uno tomó su camino, ninguno sabía que decir, cada uno había recibido la impresión de diferente manera, por lo que prefirieron dejar sus sentimientos por un momento y concentrarse el la batalla que ya os había devorado.

- Pero si es mi prima- dijo Sirius, colocándose junto a Remus dispuesto a enfrentarse nuevamente con bellatrix
- Tú?- preguntó incrédula- no es posible, que magia es esta Lupin
- Volví de los infiernos a llevarte, te están esperando- dijo con odio
- Eso jamás! si regresaste lástima, porque volverás pronto- dijo ignorando a Lupin, que la apuntaba cuidadosamente
- Expelliarmus!- gritó Lupin y dio justo en el blanco, la mortífaga voló por los aires y cayó inconsciente lejos de su varita
- Creí que no hacías trampa- dijo Sirius- Me pude encargar personalmente
- De eso no tengo dudas, pero hubiera tomado tiempo que no tenemos, además ahora las reglas cambiaron, en época de guerra todo cambia- dijo mirando significativamente a su amigo
- Esta vez ganaremos y será definitivo- dijo dándole una palmada de apoyo a Remus, le sorprendía el cambio de su amigo, pero sabía que el hacerse cargo de la orden, significaba muchas más responsabilidades y sin duda Lupin cabía perfecto en el puesto
- Con el apoyo de los aurores del ministerio esto mejora- dijo mirando a los recién llegados
- Y por qué no llegan los de la orden?
- No les avisamos, por ahora no deben involucrarse, no sólo voldemort es un peligro para la orden- dijo mirando a sus refuerzos del ministerio y por supuesto sirius entendió la indirecta- además tú tampoco deberías dejarte ver, lo podemos manejar, quédate aquí pero no llames mucho la atención, ni te quites la capa, no es conveniente aún- y dicho esto se fue en dirección de un mortifago que lanzaba rayos a todas partes.

Estaba aturdido, aún no asimilaba lo recién vivido, intentaba luchar, pero no se involucraba en ninguna batalla, estaba perdido en sus pensamientos y no ponía atención a la batalla y por su distracción pagó


- Protego!- escuchó junto a él

Blaise Zabinni, había hecho su aparición, estaba a su lado y acababa de protegerlo de un hechizo que iba en su dirección

- No puedes estar aquí- dijo llevándolo hacia un rincón- si te ven los aurores te llevarán sin preguntar

Draco se dejó llevar por el slytherin, no tenía ni intención de discrepar, estaba en un estado en el que le daba igual todo, pero ver a una castaña pelando cerca hizo que volviera en si

- Que demonios Blaise, por qué haces esto?- preguntó confuso
- Sólo le he dado mi lealtad a un slytherin y ese eres tú- no dijo más y siguió tirando del rubio hasta poder esconderlo, pero sin dejar de notar que la vista del rubio se mantenía en la gryffindor, como si esperara el momento en el que necesitara de su ayuda- Si te preocupa, yo me aseguraré que nada le pase, pero no te muevas- y sin más lo dejo para unirse a la sorprendida castaña
- No sé exactamente lo que sucede Granger, pero como dije antes, este slytherin no se esconde

Pronto los pocos mortifagos que seguían en pie huyeron y los que no fueron capturados, entre ellos los hermanos Alecto y bellatrix Lestrange, los mortífagos ahora estaban camino a Azkaban, cortesía de los aurores del ministerio que ya habían partido con ellos.

Todos los presentes parecía encontrarse bien, algunos estaban heridos, pero nada de gravedad, pronto los profesores fueron enviados a inspeccionar el castillo y a ver a los alumnos que debían estar refugiados en sus salas comunes, en el vestíbulo sólo quedaron, los miembros de la orden presentes y los alumnos participantes de la batalla.

- Ganamos!- dijo Ron elevando el puño
- En una guerra nadie gana Ron- corrigió Remus, haciendo que el muchacho se sonrojara
- Dónde están sirius y el sr. Malfoy?- preguntó la profesora McGonagall
- Le dije a Sirius que se apartara, aún no era conveniente que lo vieran los aurores- dijo Remus- Ya puedes salir canuto!
- Pero y Draco?- preguntó con preocupación hermione
- No sufras castaña- dijo zabinni con su habitual tono arrogante- él está bien, Draco deja de hacerte el importante y sal de una vez

La actitud del chico le agradó de sobremanera a Sirius, le encontraba cierto parecido a él a su edad, pero al ver la insignia en la túnica del chico, pronto se le quito la idea de la cabeza.

- Y bien sr. Zabinni, dónde está el sr. Malfoy- preguntó la profesora
- Yo lo saqué de la batalla profesora, lo escondí aquí, pero ya no está- dijo mirando el lugar en dónde había dejado al rubio
- No!- susurro hermione, llevándose las manos a la boca, como temiendo lo peor
- Tranquilos, creo saber dónde está, déjenme ir por él- dijo Sirius- todo tiene una explicación- y dicho lo último se fue en dirección a las mazmorras
- Cómo no lo pensé?- se reprochó llorosa hermione, sosteniéndose de sus dos amigos
- Creo que tienen mucho que explicar- dijo su profesora mirándolos directamente a los ojos y tan sólo eso bastó, los sucesos habían sido contados- Snape ha muerto, fue asesinado por Voldemort- dijo ella con pesar
- Es cierto profesora, cuando llegamos lo hizo- explicó un muy confundido harry
- Entonces era cierto- dijo para sí Ron
- Lo era- dijo lupin sumido en sus pensamientos- ahora podrán descansar

***********************

Un muchacho de unos 17 años, de cabello rubio y tez pálida miraba al vacío, intentando comprender lo sucedido, su cabeza aún no podía asimilar que su maestro y amigo Severus Snape estuviera a unos metros de él muerto, era una visión con la que él nunca pensó encontrarse, pero lo hizo, estaba ahí frente a si, la cruda realidad.

- Sé lo que sientes- dijo una voz junto a él
-
- permaneció en silencio, realmente no tenía ganas de hablar con nadie
- También me decepcionó mi familia y bueno, amigos los perdí y muchos
- Tú lo odiabas, no sabes que siento- dijo imperturbable, pero con un dejo de reclamo, era como si deseara que alguien pudiera entender lo que sentía
- Claro que sí, sientes impotencia de no haber podido impedir esto y ganas de matar a los culpables, créeme sé exactamente lo que sientes y sí snape no era mi persona favorita y claro que lo odié pero aún así creo que al final llegué a soportarlo, eso si muy al final- dijo sin poder evitarlo
- Lo mataré, juró que lo mataré- dijo con una expresión decidida en su rostro
- Los mataremos draco- dijo poniendo un brazo en el hombro del chico- me pidió que te cuidara y eso es lo que pienso hacer
- No necesito que me cuiden- dijo desafiante
- Tal vez no, pero te aseguro que hermione no te dejará ir sólo y con ella irán harry, ron y a los demás, por lo que vas incluido en el paquete- dijo desinteresadamente
- Déjame solo- exigió el slytherin
- Esta bien, pero antes quiero que te plantees algo, si te dieran a elegir el vivir atormentado por el resto de tus días y morir en tu ley y así descansar tal vez en paz, que elegirías?, piénsalo draco y tal vez entiendas muchas cosas- dijo dejándolo al ahora pensativo muchacho

********************

- Sr. McMillan vaya a la enfermería a que le curen esa quemadura, srta. Lovegood acompáñelo y luego vayan a su sala común con los demás de su casa- ordenó la profesora McGonagall
- Ferula!- pronunció tonks apuntando al brazo de hermione para que sostuviera su brazo lastimado
- Episkey!- apuntó harry a neville que tenía rota la nariz y le sangraba un poco, curándolo- Tergeo!- lo usó para sacarle la sangre que seguía en su rostro
- Gracias Harry- exclamó neville

Ron no tenía más que rasguños y Harry aunque tremendamente agotado y dolido por los hechizos recibidos no parecía tener nada grave

- sr. Longbottom y sr. Zabinni por favor vaya a averiguar por hagrid en la enfermería y dígale que enseguida iré, esperen con él hasta que yo llegue
- Sí profesora- dijo neville y tomó su camino seguido por un inconforme slytherin
- Ahora sí creo que es tiempo de hablar sobre algunas cosas- dijo lupin mirando a los tres gryffindors
- Vamos a mi despacho, tonks pídele a sirius y al sr. Malfoy que nos alcancen ahí- dijo McGonagall

Los tres chicos, siguieron a su profesora y a lupin hasta el despacho, dudosos de lo que podía significar esa reunión


- Como pudieron ver las reglas cambiaron, con este ataque nos vemos obligados a preguntarles que saben y esperamos recibir respuestas esta vez- dijo remus serio- no quisiera ponerlos en esta situación, pero es necesario, ahora es en carácter de urgencia
- Lo sabemos remus y lo comprendemos pero

- Está bien herms es mejor decírselos ya, ahora necesitaremos de su ayuda- dijo decidido harry
- Me alegra su madura decisión sr. Potter, pero aún faltan tres personas en esta reunión

Al momento llegó Tonks acompañada de Sirius

- Y el sr. Malfoy?- preguntó McGonagall
- Le deje el recado, ya nos alcanza- dijo sirius apoyándose en la pared
- Buen ahora sí, escuchamos- dijo remus sentándose en una butaca junto a tonks

Harry comenzó hablando, les contó lo que había hecho con Dumbledore, desde lo visto en el pensadero de su ex director hasta lo vivido antes de su muerte, todo con mucho detalle, luego fue el turno de hermione para hablar, ella les contó acerca de su estancia en Grimmauld Place y como encontró el relicario de Slytherin y el diario de R.A.B.

- Dices que fue mi hermano, mi hermano destruyó ese horcrux- dijo sirius incrédulo
- Sí, él quería que tu tuvieras su diario, por lo que lo dejé en tu casa, tal vez leyéndolo lo comprendas mejor, pero él nunca quiso hacerte daño- dijo la chica solemne a un abatido sirius

Y no era para menos, había descubierto que su hermano, al que él consideraba un traidor, había sido asesinado por no querer matarlo y ayudar en su causa, sin duda todo le llegó demasiado de improvisto, pero siguió escuchando el relato de los muchachos.

Ron les contó sobre su estancia en el Valle de Godric y como habían destruido la taza de Huflepuff, pero antes de que pudieran continuar alguien tocó la puerta

- Pase- dijo McGonagall con el seño fruncido
- Profesora quería verme
-pero no continuó, se quedó inmóvil sintiendo como todas las miradas eran para él
- Sr. Malfoy que bueno que haya decidido acompañarlos
- Profesora él no tiene nada que hacer aquí- dijo ron mirando desconfiado al slytherin
- Se equivoca sr. Weasley, me parece que el encaja perfectamente en esta parte del relato, no es así srta. granger

Todos quedaron viendo interrogativos a Hermione, que de pronto estaba totalmente roja, pero sabía que debía decirlo, en esos momentos toda información era necesaria.

- Antes de poder matar a Voldemort, hay dos horcruxes más que destruir, uno es la serpiente Nagini y ese decidimos dejarlo para el final y el otro es la única pintura existente de Rowena Ravenclaw

- Y que tiene que ver malfoy, hermione?- preguntó harry con dejo de enfado en su voz
- Que esa pintura está en mi casa, potty- dijo draco con desdén, como respondiendo al dejo de harry
- Eso es verdad?- preguntó incrédulo harry
- Sí, lo es, en realidad el fue quien averiguó todo esto- dijo ella poniéndose muy nerviosa
- Estás diciendo que ahora tendremos que ir a la casa de un mortifago a destruir el horcrux?- preguntó ron
- No comadreja tú no irás, iré yo, ninguno de ustedes podría entrar en mi casa y salir vivo para contarlo
- Tú no nos dirás que hacer- elevó la voz ron
- No es eso, estúpido weasley, no llegarías ni a la puerta de entrada, la mansión malfoy oculta muchas entradas, trampas y seres, que sólo un malfoy podría superar

Ron había enrojecido tanto como su cabello, se levantó sin esperar más en dirección al rubio, pero harry lo detuvo antes de que pudiera hacer algo

- odio decirlo ron, pero malfoy tiene razón, tendremos que llevarlo- dijo harry dubitativo
- escuché bien potter, dijiste llevarlo?, no lo creo ustedes no van, iré solo- dijo decidido malfoy
- estúpido hurón eso no es así de fácil, como saber que no nos vas a traicionar- exclamó ron enfadado
- Un momento deténganse, me parece que han olvidado nuestra presencia- dijo lupin poniéndose de pie, ante la mirada divertida de sirius, la nerviosa de hermione y las enfadadas de McGonagall y tonks

Pero los chicos no parecían querer calmarse, intercambiaban miradas del más intenso odio

- Lunático, has envejecido, ya no sabes como tratar a estos chicos- dijo sirius poniéndose entre ron y draco- ahora escúchenme bien ustedes dos, si no han entendido no se les trajo para esto, sin temor a equivocarme, ellos ya tienen un plan para todos nosotros y no creo que eso este en discusión, así que se sientan y se callan porque no creo que esto les venga bien
- Un plan?- preguntó harry- qué clase de plan?
- Verás harry el ataque a Hogwarts marca un antes y un después, si no nos apuramos en destruir los horcruxes que quedan la guerra nos agarrará desprevenidos y te terminarás enfrentando a Voldemort antes de tiempo, no podemos seguir avanzando juntos
- Significa que tendremos que separarnos?- preguntó incrédula hermione
- Nos dividiremos en dos grupos e iremos por los horcrux que faltan, les tengo que dar una noticia que no tomarán bien, harry y hermione no irán en el mismo grupo, los necesitamos en diferentes grupos, probablemente sean los que más saben de esto
- No!- gritó harry- tanto ron como hermione vienen conmigo
- Harry espera- dijo la gryffindor temerosa- remus tiene razón debemos separarnos o no avanzaremos, estaremos bien- dijo intentando trasmitirle su confianza
- Creo que tienes razón- dijo él a regañadientes
- No me pueden pedir que elija a uno de mis amigos- dijo ron
- No lo haremos, no tendrás que elegir, irás con harry, con tonks y conmigo, iremos por la serpiente Nagini
- Hermione, tú irás con Sirius, Hagrid y Draco, irán a la Mansión Malfoy, por el horcrux de Ravenclaw
- No!- gritó ron- no irá con malfoy!
- Irá también conmigo y con hagrid si su seguridad es la que te preocupa, además ella es una brujita muy poderosa- dijo sirius guiñándole un ojo a la castaña
- Pues olvídalo no dejaré que le pase nada y con él nada es seguro- dijo ron mirándolo con odio
- Tampoco estoy de acuerdo, pero aunque no quiera admitirlo es lo mejor, pero eso si hurón, si algo le pasa a herms, tú la pagarás- dijo como amenaza harry
- Tranquilo potty y amarra a tu comadreja, no le va a pasar nada, no lo permitiría- esto sorprendió a más de uno, draco no era de decir tan suelto lo que pensaba, pero casi todos intuían que entre la gryffindor y el slytherin pasaba algo, claro aún había algunos que se negaban a creerlo
- Basta los tres, puedo cuidarme perfectamente sola, ya deberían saberlo- dijo cansada de ser tratada como un ser débil
- Creo que eso será suficiente, no habrán más peros, saldrán lo antes posible, ahora vayan a dormir un poco, deben estar agotados- dijo McGonagall refiriéndose a los alumnos

Cuando estos se hubieron ido, los cuatros adultos se sumergieron en una nueva plática, pero esta vez con un factor desconocido adicional.

- Tengo algo que decirles- dijo seria McGonagall
- Pasa algo Minerva?- preguntó con interés Tonks
- No estoy segura, pero es que dumbledore no ha despertado
- Qué quieres decir?
- Sirius, tú no estabas cuando eso pasó, pero todos los directores de Hogwarts cuando mueren aparecen en sus retratos y dumbledore no fue la excepción, pero no despierta
- Y eso no debería pasar

- Exacto remus, el reflejo dumbledore debió despertar al poco tiempo, pero ha pasado demasiado tiempo sin que lo haga y no sé que pueda significar
- Le has preguntado a los otros retratos de los directores
- Fue lo primero que hice, pero ninguno tiene idea de lo que pueda ser
- Confiemos en que no sea un mal presagio- agregó Tonks

Y así cada uno tomó su camino, aunque uno especialmente estaba muy turbado. Sirius Black había recordado, el momento en el que escuchó la voz de dumbledore, esa noche no durmió, permaneció despierto meditando acerca de lo que podría significar.

***********************

El día siguiente trajo nuevos retos, sobretodo para un muchacho rubio, que llevaba en sus manos una pequeña urna de cristal, que contenía las cenizas de su profesor y amigo Severus Snape, él mismo había pedido que lo cremaran, sabía que su protector lo quería así, por lo que eso fue lo que se hizo.

- Draco espera!
- Que quieres blaise?- dijo sin ponerle atención
- Dicen que se van, es cierto?
- Lo es, debemos abandonar Hogwarts antes que regresen los demás
- Esta bien, yo también iré- dijo decidido
- Cállate blaise y regresa a la sala común, no puedes ir
- Y por qué no, sé te olvida que soy muy bueno en duelos, llegarían más lejos conmigo

Draco estuvo a punto de reír, blaise zabinni era todo un slytherin, arrogante y testarudo, si definitivamente estaba en la casa correcta

- Esto no es un juego, será peligroso
- Y? eso lo hace más interesante, no soy cobarde malfoy y ya está decidido iré

No le dio tiempo a que contestara, pronto se había esfumado y con él todo pero que podría poner draco a la presencia de blaise en aquella misión


************************

- Bueno ya estamos todos!- dijo blaise irrumpiendo en el lugar
- Sr. Zabinni usted que hace aquí- exclamó McGonagall sorprendida

Casi todos estaban ahí, pues era tiempo de partir, sólo harry parecía no aparecer cuando Blaise irrumpió en el lugar

- Que no es obvio, vine para ir!- exclamó muy seguro y determinante
- Lo siento pero eso no será posible, usted es un alumno y está bajo mi responsabilidad, no irá y es mi última palabra- dijo seria McGonagall
- Pues lo siento mucho pero
- pero fue interrumpido antes de comenzar a decir lo que tenía en mente y seguro no sería nada agradable
- Yo pienso que puede ir- dijo Sirius sorprendiendo a los presentes- En realidad lo he pensado mucho y pienso que Hagrid no debería venir- dijo mirando al semi-gigante
- Yo iré, por qué no?- preguntó hagrid
- Porque sería dejar a Hogwarts muy desprotegido- dijo Lupin más para si mismo- Es cierto, Hagrid deberás quedarte
- Y eso nos deja con 3- dijo draco pasando su mirada de McGonagall a blaise y de blaise a sirius
- De acuerdo, bien que vaya, pero Sirius estará a tu cargo y bajo tu responsabilidad- dijo insegura McGonagall
- Puedo cuidarme solo

- Cállate Blaise, ya conseguiste lo que querías, no lo arruines- dijo draco dándole un codazo
- Bien, ya que parecen estar de acuerdo
un momento dónde está el sr. Potter
- Él bueno está con Ginny- dijo hermione
- ¿Con mi hermana? ¿Qué hace con mi hermana? - preguntó celoso ron, quién no se había despegado ni por un momento de hermione
- Se está despidiendo, es su novia
recuerdas?- dijo la castaña como si fuera bastante obvio
- Ah
cierto
pero si no se apresura tendré que ir por ella
digo por él
- Weasley deja el papel de Guardabosque y ve por cara-rajada, tenemos que apurarnos, por si no lo has notado- dijo visiblemente enojado ante la actitud del Gryffindor de no alejarse de la castaña

Ron iba a contestar, pero unas palabras de hermione lo distrajeron

- Mejor voy yo- dijo ella y se fue corriendo en dirección al castillo
- Espera te acompaño- gritó el pelirrojo y se fue a alcanzarla

**********************

- Pero porque no puedo acompañarlos- dijo una muy exaltada pelirroja
- Porque no quiero que te pase nada, Ginny, entiéndelo por favor
- Pero y que hay de los demás, me pides que me quede tranquila, viendo como van a arriesgar sus vidas y no diga nada
- Ya habíamos hablado de esto, prometí contarte todo, si prometías confiar en mí y no lo estás haciendo
- No puedo creer que me digas algo así, yo sólo me preocupo por ustedes
por ti, pero sabes que mejor vete, que deben estar esperándote- dijo volteándole el rostro

Harry aunque la amaba, no podía soportar que le hiciera tal escena y sin intentar una reconciliación salió del lugar, no avanzó mucho cuando


- Harry espera!- oyó un grito

Se volteó algo abrumado, deseando con todas sus fuerzas que la persona que lo llamaba fuera aquella pelirroja que le robaba muchos de sus pensamientos

- Lo siento mucho, no debí ponerme así, pero tengo miedo de que te pase algo- dijo ginny abalanzándose a sus brazos algo llorosa
- Todo estará bien Gin, confía en mi, todo saldrá bien- dijo levantándole el rostro con delicadeza y limpiándole las lágrimas

Ante esto Ginny no pudo esperar más y pegó su cuerpo al de Harry deseando que no se separaran nunca
muchos besos de amor se vinieron y con ellos las caricias que reflejaban lo mucho que ambos se necesitaban


- Jum jum, Harry!- gritó hermione al ver aquella escena, con temor, pues ron venía justo detrás de ella

Ginny y Harry se separaron de inmediato, justo a tiempo pues ron hacía aparición en ese momento.

- Harry debemos irnos ya- dijo al llegar
- Sí, claro- dijo nervioso
- Bueno Ron, adelantémonos, adiós Gin, cuídate- dijo mientras abrazaba a su amiga
- Sí, adiós Ginny, ten cuidado- dijo su hermano
- Ustedes también, chicos, cuídense mucho- dijo retomando su expresión angustiada

Cuando ambos habían desaparecido Harry volvió a abrazar a su novia, esta vez con más fuerza en señal de despedida.

********************

Esa noche partieron 8 magos con rumbo desconocido, con mentalidad y ambiciones diferentes, pero con un deseo en común
Destruir los Horcruxes
el tiempo estaba en su contra, sabían que cualquier error los delataría con Voldemort y sus mortifagos, pero debían arriesgarse, si no lo hacían ahora, tal vez luego ya no tendrían tiempo de hacerlo y entonces vendrían los problemas, había comenzado la cuenta regresiva y con esta los sucesos que marcarían el futuro del mundo mágico

Capítulo 28: La mansión Malfoy

Protegidos baja la sombra de la noche, cuatro encapuchados llegaron a Wiltshire, cualquiera que los hubiera visto hubiera temido, pero ellos fueron muy cuidadosos, cada paso que daban estaba bajo medidas extremas, debían entrar y salir tan rápido como pudieran, aunque de los cuatro solo uno sabía, que no todo sería tan fácil.

Aún con la muerte de Severus Snape y la venganza contra su propio padre frescas, estaba decidido a cumplir con aquella misión, si se lo hubieran contado tan solo unos meses antes no lo hubiera creído, pero lo cierto es que después de experimentar las cosas que vivió en esos pocos meses, había cambiado, sí, Draco Malfoy había cambiado y aunque a muchos aún les costara creerlo ese cambio se debía a Hermione Granger, la sangre-sucia, como él la solía llamar, su sangre-sucia, pero eso ya no le importaba, la sangre había dejado de importarle cuando descubrió que ella valía demasiado para dejarla ir por tontos prejuicios, ella quién le tendió la mano cuando la necesitó y que sin pedirle explicaciones, le dio lo más valioso que le pudo dar, su entera confianza.

Era cierto, ellos aún no estaban juntos y quién sabe si lo llegarían a estar, pero si algo era seguro era que lo que había nacido entre los dos, una Gryffindor y un Slytherin, no sería destruido por nada, ni por nadie, o al menos eso era lo que pensaban en esos momentos, pero ellos no habían vivido una guerra como aquella y no sabían, ni entendían todo lo que podría conllevar intervenir en aquella lucha, tendrían que vivirlo para comprenderlo y aún así no lo aceptarían, aunque la realidad es otra y es que a veces para destruir un amor como el suyo no es necesario de intervenciones de terceros, a veces sólo basta con circunstancias inadecuadas en momentos inadecuados, pero ya lo vivirían en su momento y lo enfrentarían, o al menos uno de ellos lo haría


- Draco, hey draco!- llamó a su distraído amigo
- Eh!- dijo recuperando la noción de las cosas
- Por dónde!- dijo autoritario Sirius e intentando que draco se concentrara- Vamos te necesitamos atento!
- Si claro- dijo aún confundido y algo turbado- es por aquí casi llegamos
- Todo bien?- pregunto hermione notando el comportamiento del rubio
- Todo bien- dijo guiñándole un ojo
- Será que podemos apresurarnos- dijo Sirius que iba adelante con Blaise que miraba divertido la escena
- No ves que necesitan privacidad- dijo de modo cómplice
- De que hablas zabinni?- dijo draco con ganas de golpear a su amigo
- Yo
yo voy contigo sirius- se apresuró a decir nerviosa la castaña, mientras corría a alcanzar al merodeador, pasando junto a un muy sonriente slytherin
- Blaise, ven aquí!- dijo draco cuando sirius y hermione estaban fuera del alcance de su voz, haciendo ruido con los puños
- No draco debemos apresurarnos!- dijo retrocediendo pero sin borrar la sonrisa pícara de su rostro
- Hay tiempo, quédate ahí- dijo acercándosele con cara de pocos amigos- no sé que pretendas con esto, pero no me gusta nada, te traje porque eres tonto no traidor
- Qué pasa! no soy ningún tonto
- Pues actúas como tal
- Y ahora que hice- dijo con falsa cara de confusión
- Ya te lo dije Zabinni, no te arriesgues a conocerme enfadado
- Olvidas que ya te conozco así y no gracias mejor ni me acerco, esta bien si te hace feliz no bromearé más con granger, pero es demasiado tentador para dejarlo pasar y no eres tan discreto como crees
- No y menos si te tengo a lado para hacérselo notar a todos- dijo con enfado
- Serás tonto si crees que soy el único, ya es bastante tonto que se miren como lo hacen, pero que la defiendas frente a los demás y que ella te responda de la misma forma lo convierte en obvio, yo solo digo lo que veo amigo
- Tanto se nota?- pregunta algo azorado
- Quién diría que yo, Blaise Zabinni sería testigo de la pérdida del galán de slytherin, sin duda los buenos tiempos se han ido
- Cállate Blaise y mejor nos apuramos, que ya nos adelantaron bastante
- Si vayamos a por tu castañita, lindo bocadito te levantaste y de las más difíciles

Ese último comentario lo hizo ganador a un golpe directo al rostro por parte del rubio

- Mucho cuidado zabinni- dijo tomándolo de la camisa
- Jajaja, pegas duro - dijo sobándose la mejilla - pero bueno me lo merecía, que?, digo soy un slytherin y eso no se olvida tan fácilmente, tú has vivido mucho tiempo lejos de nuestra casa, pero yo sigo ahí, no lo olvides

Los dos Slytherins se apresuraron a alcanzar al resto del equipo, y justo a tiempo, pues estos ya se encontraban frente a una gran reja con una gran M grabada en la misma.

- Hemos llegado!- dijo zabinni al reconocer la casa de su amigo
- Que observador!- dijo con ironía sirius
- Cielos! Que te paso Zabinni- preguntó hermione al verlo golpeado
- Se pegó con algo- intervino rápido draco- pero eso le pasa por tonto y no fijarse en lo que hace
- Si verdad, por eso fue- dijo falsamente ofendido blaise
- A los que nos interesa!- exigió Sirius- que se había percatado de lo que había sucedido o al menos lo intuía
- Y ahora que?- preguntó hermione pues sentía que al ingresar, todo cambiaría
- Entramos, pero antes deben saber que este lugar no es ninguna belleza, al menos no para ustedes- dijo mirando tentativamente a la chica- es mejor que no toquen nada y hagan lo que hagan, no se separen de mi, la mansión malfoy es muy peligrosa para cualquiera que no sea un malfoy, ya de día es bastante riesgosa, de noche aún peor.
- Y eso fue el ánimo del menor de los malfoy, eres bueno en esto- dijo blaise mirando con reproche a draco- no olvides que ya estuve aquí
- Eso fue diferente, ahora ni estoy seguro que yo sea bien recibido, pero al menos conmigo tienen mejores posibilidades- dijo mirando a sirius
- Explícate- dijo desconfiado sirius
- En este lugar se han usado demasiadas veces las artes oscuras, como para que entrar sea fácil, aunque pienso que tal vez salir sea lo más complicado, pero no lo sabremos si no entramos- dijo abriendo cuidadosamente la reja y atravesándola
- Que esperan!- dijo blaise siguiendo a su amigo
- Tú que piensas?- preguntó a la chica
- Que debemos entrar, sirius es nuestra única posibilidad y como dice draco estando con él nos irá mejor
- Entremos entonces - dijo sujetando a la chica y entrando con ella - y tenemos una conversación pendiente hermione


**********************

Lo primero que pudieron apreciar fue un enorme y sombrío jardín lleno de cercos de plantas que lo dividía en secciones, en otras palabras, un gran laberinto.

- Parece que no les gustan las visitas- dijo sirius al observar el laberinto
- Yo no me preocuparía por el laberinto- dijo draco mirando cuidadosamente a cada lado- conozco perfectamente el camino a la entrada
- Y entonces, de qué sí debemos preocuparnos?- preguntó temerosa hermione, cosa que él noto de inmediato y se colocó cerca de ella
- Tranquila, nada te sucederá- le dijo en un susurro y luego habló para los demás- la mansión siempre fue cuidada por criaturas bastante peligrosas, pero que sin embargo nunca atacarían a un Malfoy, por eso les digo que no debemos separarnos
- Y no tendrás que repetirlo- dijo inseguro Blaise- aunque esto del laberinto es nuevo verdad? Nunca lo había visto
- Siempre ha estado, sólo que cuando hay visitas se le hace un encantamiento desilusionador y nadie lo nota
- Lindo sistema de seguridad-dijo sirius irónico- será mejor avanzar, mientras más rápido pasemos esto mejor

Pronto los cuatro estuvieron dentro del laberinto, muy cerca de los otros, caminaron largos trechos, a veces de frente y otros doblando, ya habían atravesado gran parte del laberinto, cuando draco se paró de golpe, con una expresión indescifrable

- Qué sucede?- preguntó hermione preocupada
- Esta todo muy tranquilo
- Y eso es malo- dijo Blaise muy confundido
- Sí, si es que no debía ser así- dijo Sirius mirando significativamente al rubio- dilo ya, que sucede?
- No tenía que suceder así, nunca he llegado hasta aquí sin encontrarme con alguna criatura merodeando, es extraño porque siento que nos están observando desde hace rato, pero nadie parece detenernos
- Tal vez porque te reconocen y saben que vives aquí- dijo hermione intentando sonar segura
- Pero no es normal y eso es cierto- intervino sirius- será mejor que aceleremos el paso

Con pasos más largos, es más se podía decir que casi corrían, divisaron la puerta de la mansión, por lo que sin mirar para atrás corrieron el último trecho, eso hasta que un grito los detuvo, justo a unos pasos de abandonar el laberinto.

- Todos quietos!- exclamó Sirius- Lumus!- y levantó la varita para iluminar mejor
- Rayos!- exclamó draco- nos descubrieron!
- Y ahora que haremos?- preguntó dubitativo blaise
- Iremos por hermione, no puede estar muy lejos!- dijo firme sirius

El grito había sido de Hermione al verse sujetada y halada por alguien o algo

- Claro que sí pero no es seguro que vayan ustedes- dijo draco- será mejor que se queden vigilando la entrada, creo saber dónde puede estar y si es así será mejor que me apure

*********************

La luna se mostraba imponente en el cielo cuando abrió los ojos sintiendo que estaba en suelo firme, lo que vio la dejó impresionada, frente a ella había una hermosa fuente y a su alrededor hermosas flores que hacía parecer el lugar como un gran santuario, pero hermione sabía perfectamente que hasta las más hermosas rosas tienen espinas y se preocupó, pues sabía perfectamente que no había llegado sola a ese lugar...

- Hasta que por fin despiertas- dijo una voz que hizo que se le helara la sangre
- Quién
quién eres tú?- preguntó muy asustada pues ya conocía la respuesta
- Soy Legland, pero la pregunta es quién eres tú?- dijo acercándosele
- Soy Hermione- dijo asustada, pues no sabía como reaccionar
- Acaso eres una
Malfoy?- dijo tomando la mano de la chica y mirando cuidadosamente el anillo que llevaba puesto (regalo de draco)- no te recuerdo, aunque podrías serlo, llevas el anillo


Hermione recién cayó en cuenta de lo que significaba, el ser que tenía en frente no la atacaba por el anillo que le había regalado Draco, acaso debía mentirle y decirle que era una malfoy, no eso sería una mala idea, ella sabía perfectamente que esa criatura detectaría la mentira y la mataría de inmediato

- Qué pasa? por qué no hablas? Acaso te comió la lengua el vampiro?- dijo sonriendo siniestramente con la que mostró sus muy afilados colmillos

La chica no sabía si correr o quedarse ahí, de todas formas la mataría, el vampiro Legland la tenía atrapada y seguro planeaba tenerla de bocadillo, con suerte moriría sin volverse en vampiro, pero en que estaba pensando, necesitaba ayuda, tenía que salir con bien, se lo había prometido a sus amigos y no tenía planeado defraudarlos, ni hacerles mal, la necesitaban con vida, así que viviría, estaba decidida a enfrentarse al vampiro, sujetó cuidadosamente su varita debajo de la túnica y se preparó para atacar aunque sabía que sus posibilidades eran nulas


- Legland qué crees que haces?- interrumpió una voz
- Oh pero si es mi querido sobrino- dijo sorprendiendo a Hermione

Draco acababa de llegar, pero estaba solo y eso la asustó, pensando en que los demás estaban heridos o tal vez
pero no era momento de pensar en eso, el vampiro había llamado a Draco, sobrino?

- Creí que protegías la mansión, no que atacabas a los invitados- dijo intentando acercarse a hermione, pero Legland se interpuso
- Invitada? Yo supuse que era
, pero veo que me equivoqué- dijo oliendo en dirección a Hermione
- No, no te equivocaste, será una malfoy- dijo mirando significativamente a una sorprendida hermione
- Jajaja, por la expresión de la srta. futura malfoy no sabía lo que significa llevar ese anillo- dijo mirando divertido y a la vez siniestramente a la gryffindor
- Ya tendremos tiempo para eso, ahora debemos ir a la mansión- dijo draco tomando a hermione de la mano y guiándola hasta él
- Pero que modales son esos Draco, no nos vas a presentar correctamente- dijo Legland serio- Soy Legland Malfoy, el vampiro de la familia

Legland era muy parecido a Draco, claro con unos años más, pero igual de apuesto y elegante, tenían el mismo aire intrigante y la misma aura oscura, ambos con historias siniestras, pero también muy parecidas.

- Mucho
mucho gusto- dijo una hermione muy confundida con toda la entereza que pudo
- Pero claro nadie me considera como tal, por eso estoy condenado a servirles de guardián a los Malfoys y sus tradiciones absurdas- dijo cambiando de expresión
- Legland es suficiente, debemos entrar- dijo Draco mirando tentativamente el camino de regreso
- De acuerdo, los dejaré ir, lamento haberla asustado Hermione, sólo tenía interés en conocer a la nueva Malfoy- dijo mirándola directamente a los ojos

Hermione sintió como su alma era abierta por completo, era como si el vampiro pudiera afrentarse a sus pensamientos y sentir lo que ella sentía

- No, está bien, estoy bien- dijo con inseguridad apegándose al slytherin
- Legland!- llamó con fuerza draco al notar lo que sucedía
- Lo siento- dijo como despertando de un trance- Hermione Granger, no debes temerme, veo a través de ti

La chica se sorprendió al ser llamada también por su apellido, aquel apellido que nunca había mencionado


- Cómo supo
?
- Sé muchas cosas, pero nunca he sentido que serían tomadas tan en serio hasta que la vi, desde hoy y para siempre, Legland Malfoy, te entrega sus colmillos y con estos su lealtad- dijo para luego desaparecer, dejando muy confundidos a ambos muchachos
- Draco qué..?
- Ahora no! debemos salir de aquí- dijo sujetando a la castaña y llevándola por un sendero

Pronto estuvieron junto a Blaise y Sirius a la entrada de la mansión Malfoy

- Estás bien hermione? Qué pasó? - preguntó preocupado sirius
- Sí, no fue nada, sólo aparecí en otro lugar- dijo hermione omitiendo a Legland Malfoy y mirando a Draco comprensivamente
- Draco?- dijo Blaise como queriendo que confirmara las palabras de la castaña
- La encontré a tiempo, será mejor entrar- dijo volviendo a mirar hacia la oscuridad del laberinto

La mansión era sin duda una ostentación de elegancia, si bien se notaba que cada pieza de la casa era de gran valor, tenía un aura, que hasta se podría considerar maligna. La oscuridad que ahora los envolvía hacía que sus pasos se volvieran más pesados. Avanzaron cuidadosamente por la tétrica mansión, ya no estaba segura por cuántas estancias había pasado, sin duda, a diferencia de los demás nunca había vivido en una casa tan grande, pues aún cuando había pasado algunos días en Grimmauld Place no había podido recorrerla como ahora lo estaba haciendo con la mansión Malfoy, Hermione sentía que cada paso era un desafío, pero de igual forma no se rendiría, aunque sólo había pasado unas horas lejos de sus amigos, la preocupación que la embargaba era de una gran dimensión, sabía que probablemente ellos correrían más peligros, sus pensamientos por momentos hacían que se olvidara donde estaba, su memoria recorría los sucesos de apenas unas horas, cuando había tenido ese encuentro con Legland Malfoy, el vampiro y como se había comportado, sin duda todo eso la confundía, inconscientemente se tomó la mano y sujetó fuertemente el anillo que le había regalado Draco y en ese momento una sonrisa se apoderó de su rostro, aunque pasó desapercibida por los demás debido a que seguía siendo de noche, tenía que hablar con Draco de muchas cosas, pero ya tendría tiempo para eso ahora apremiaba destruir el Horcrux.

- Es aquí- dijo él, haciendo que los demás se detuvieran al instante y lo miraran

Hermione casi cae, pues tan absorta como se encontraba, no notó que Blaise estaba frente a ella, fue una suerte que el Slytherin tuviera buenos reflejos, porque la pudo sostener a tiempo.

- Cuidado castaña! O podría creer que quieres caer en mis brazos- dijo guiñándole un ojo descaradamente y viéndola con una expresión divertida
- Gracias Zabinni- dijo hermione sintiéndose muy incómoda ante el comentario del chico
- Cuando te dejes de estupideces Zabinni te darás cuenta que ya llegamos- dijo Draco visiblemente enfadado y colocándose sospechosamente en medio de los dos chicos
- Pues yo no veo nada- dijo indiferente Blaise
- Eso es porque sólo te guías por tus ojos- dijo Sirius, hablando por primera vez desde que habían entrado a la casa

Sirius había observado escrutadoramente cada detalle de la mansión malfoy, tenía demasiada experiencia en la orden del fénix como para saber lo que debía hacer y fue por eso que se dio cuenta cuando estuvieron cerca de una gran fuente de poder, antes que Draco hablara y sin necesidad de verlo

- Sigo sin entender aquí sólo hay pasadizos
- Eso es porque tienes el cerebro de una nuez- dijo Draco intentando trasmitirle que seguía enfadado
- Hey!- se quejó Blaise pero fue interrumpido
- Sirius?- dijo hermione pues aunque algo presentía quería que se lo confirmasen
- Como debes suponer un objeto que haya pertenecido a Rowena Ravenclaw tiene un gran valor, por lo que no estaría a simple a vista y menos desprotegido- concluyó sirius, intentando que la chica sacara sus propias conclusiones
- Está escondido con magia?- preguntó hermione esta vez mirando a Draco
- En realidad está en una habitación ocultada con magia- dijo Draco- y por lo que veo cuando el ministerio registró la casa no pudo encontrarla, es como el lugar para lo más valioso de la casa, está debajo del salón, junto al lugar en dónde lucius escondía sus objetos de artes oscuras, sólo que la entrada de esa habitación está justo aquí

- Yo sigo viendo paredes- dijo Blaise como restando importancia a las confesiones de Draco
- Es entendible te falta entrenamiento para poder sentirlo
y cómo entramos?- dijo Sirius mirando a Draco

Draco no respondió con palabras, tomó entre sus manos la mano en la que llevaba el anillo Hermione y las puso juntas en dirección a una de las paredes, lo siguiente que vieron fue como uno de los muros se abría, desprendiendo una luz verde muy potente, dejando ver una escalera que bajaba, luego la soltó mirándola cuidadosamente, como esperando ver en el rostro de la chica alguna señal de lo que pensaba, pero Hermione se había quedado impresionada, si estaba en lo correcto Draco no sólo le había dado un anillo perteneciente a su familia, le había entregado lo que la llevaría a objetos de mayor importancia, le había entregado la llave de lo más valioso de los Malfoy

Capítulo 29: Little Hangleton

- Ya casi- dijo respirando agitadamente- sólo un poco más y podremos descansar
- No hay tiempo para descansar, tú mismo nos dijiste que debíamos hacer esto lo más rápido posible
- Harry, si actuamos de imprudentes, podríamos perder una gran oportunidad de destruir el horcrux, no sólo no debemos actuar apresuradamente, no debemos mostrarnos, no hasta conocer bien cada detalle de este lugar y lo que oculta


Remus, Tonks, Ron y Harry habían llegado tras una larga caminata a Great Hangleton, pero todos sabían que no era prudente detenerse, por lo que siguieron caminando, debían llegar antes que el velo de la noche dejara de proteger sus pasos a Little Hangleton, lugar en dónde se localizaba la casa de los Ryddle y dónde suponían estaba la serpiente Nagini, claro también era probable que estuviera Voldemort por lo que debía tener especial cuidado y no dejarse llevar por emociones pasajeras, debían moverse con mente fría, calculando cada paso a dar y cada decisión a tomar, estaban obligados a ser precavidos.

- Remus, Harry, apresúrense creo que ya veo Little Hangleton- dijo Tonks que caminaba adelante junto a Ron
- Quién puede llamar a un lugar El ahorcado?- preguntó el pelirrojo que ya había divisado el letrero del pub
- Aléjense- dijo Remus casi en un susurro- estamos demasiado cerca y no nos conviene llamar la atención
- El resto de la noche la pasaran a las afueras- dijo mirando a Tonks
- La pasaran?- interrumpió harry- y tú?
- Alguien debe buscar información- dijo esta vez mirando al chico
- Pero Remus
?- intentó discutir Tonks
- Sabes que es lo que debemos hacer- dijo solemnemente- volveré con noticias, cuídense- y sin dejar que respondieran se marchó con una rapidez envidiable
- No podemos dejarlo solo?- dijo Harry haciendo además de seguirlo, pero fue detenido inmediatamente por Tonks
- Déjalo, es lo que debemos hacer- dijo con inocultables lágrimas en los ojos
- Será mejor hacer lo que dijo Lupin, necesitamos información o no lograremos nada y podríamos empeorar las cosas- dijo Ron con seriedad y mostrando su tan reciente estrenada madurez

*********************

Últimamente se veían a muchos viajeros entrando y saliendo del lugar, por lo que no les sorprendió verlo llegar, aunque su aspecto fuera diferente al del resto de lugareños, tenía cierta similitud en el tipo de vestimenta con los otros visitantes.

- Es una convención o algo?- preguntó el propietario del pub el ahorcado cuando Remus solicitó sus servicios
- Disculpe, a qué se refiere?- preguntó visiblemente interesado
- Entiendo que no quiera decírmelo, ninguno parece querer hablar, pero tampoco se quedan a pasar la noche, ya no hay espacio en la vieja casa?
- No, ya no- dijo confundido, si estaba en lo correcto el muggle podría darle mucha información- sólo me quedaré esta noche
- Lo llevaré hasta su habitación- dijo guiando a Lupin

*******************

- Crees que Lupin necesite ayuda?- preguntó Ron a harry cuidando no ser escuchado por Tonks
- No lo sé, pero si no recibimos noticias de él al amanecer iré a buscarlo
- Y Tonks?
- No me importa lo que diga, no va a morir nadie más, no si puedo evitarlo- dijo serio

En esos momentos Harry no imaginaba lo cerca que estaba la muerte y que esta vez se llevaría a alguien muy cercano


*******************

- Obliviate- pronunció apuntando al muggle y luego se desvaneció

Estaba casi amaneciendo cuando él dejó el pub, eliminando los recuerdos del único testigo de su larga presencia.

*******************

- Creo que si me sigue ocultando información, me veré obligado a usar métodos más fuertes
- Y yo creo que si usted señor ministro sigue haciendo lo que hacía Fudge, acabará peor que él- Dijo McGonagall seria y determinante
- Profesora, sólo queremos que nos diga dónde están- dijo Percy con voz tímida, nunca le había hablado así a su profesora, profesora por la que sentía un gran respeto- también se trata de mi hermano

- Tarde te acordaste de eso- intervino Hagrid con voz potente
- Bueno basta- exigió atención Scrimgeour- Aquí lo que importa es que faltan cuatro alumnos y quiero saber dónde están?
- Me parece señor ministro que ha olvidado que los cuatro chicos son mayores de edad, por lo que ya no nos dicen a dónde van- dijo Moody con sarcasmo
- Siguen siendo estudiantes!- gritó Scrimgeour frustrado por la falta de resultados
- Sentimos no poder ayudar, pero tanto los sres. Potter, Weasley y Zabinni, como la srta. Granger no nos dijeron que iban a salir- dijo McGonagall indescifrable
- Esto no se va a quedar así Minerva, claro que no!- dijo el ministro saliendo del despacho

Percy estaba a punto a seguirlo cuando la voz de McGonagall lo interrumpió

- No sé que resulte de todo esto, pero esperemos que no sea demasiado tarde cuando reaccione sr. Weasley- dijo con voz profunda

El mayor de los hermanos Weasley volteó su mirada para conectarla un momento con su ex-profesora y luego siguió su camino, siguiendo a Rufus Scrimgeour

*******************

- Ministro espéreme- dijo haciendo que Scrimgeour se detuviera
- Lo has notado verdad, ellos saben a dónde fueron y los están encubriendo y eso no es todo lo que me preocupa
- Lo de Nymphandora Tonks?- preguntó en un susurro
- Últimamente está muy alejada del ministerio, sé que pidió licencia y todo, pero me temo que sea una espía
- De Voldemort?
- No Weasley, eso sería mejor
es una espía de Dumbledore
- Pero sr. Ministro, el profesor dumbledore ha muerto hace mucho
- En cuerpo, pero
olvídalo- dijo visiblemente agobiado- haré que la mantengan vigilada, comunícaselo a Kingsley y que se encargue personalmente
- Sí señor- dijo Percy muy confundido, acaso estaría del lado correcto

Y es que en ese momento habían tres bandos, no dos como sería lo correcto y él, ya no estaba seguro que el ministro estuviera haciendo lo correcto, las palabras de McGonagall había calado en su alma y ahora no sabía lo que debía hacer.

***********************
Ya había amanecido completamente y Harry como había dicho se alistaba para ir en busca de Lupin, Tonks ya se había cansado de discutir, aunque se hiciera la fuerte ella también deseaba ir a ver que todo marchaba bien.

- Está bien harry, pero tú no puedes ir, llamarías mucho la atención, iré yo- dijo determinante
- Iré yo- dijo Harry serio
- Tonks tiene razón harry, si te descubren, se acabó la búsqueda
- A quién van a buscar?- dijo una voz que los tomó desprevenidos
- A
ti- dijo Tonks abrazando a Lupin
- Pero parece que nos preocupamos en vano- dijo Ron calmado- si estás entero

- Cállate Ron- dijo Tonks mirando al pelirrojo como si hubiera cometido un crimen
- Ya íbamos a buscarte- dijo harry para traer la paz
- Pues que bueno que no lo hicieron, descubrí muchas cosas- dijo Lupin sentándose en una roca
- Qué sucede?- preguntó Harry imitándolo, al igual que los otros dos
- Verán, descubrí que han estado entrando al pueblo muchos magos

- Mortifagos!- exclamó Ron
- Exacto!- exclamó Lupin
- Pero entonces eso significa que estamos en el lugar correcto, Voldemort está aquí- dijo Tonks algo insegura
- De eso no estoy seguro, sin embargo, tengo la sospecha que la vieja mansión Ryddle, funciona como su lugar de comunicación
- Lo que significa que si está aquí, tendré que enfrentarme con él- dijo harry levantando la mirada
- Esperemos que no, aún no es el momento, enfrentarse ahora no nos serviría de nada no hasta destruir los horcruxes que faltan, tendremos que esperar y vigilar hasta estar seguros de lo que vamos a enfrentar
- Creen que Hermione y Sirius estén bien?- preguntó Ron visiblemente interesado
- Si no lo estuvieran lo sabría, todos están bien, aunque no sé por cuanto tiempo más- dijo como meditando y sosteniendo entre sus manos el espejo perteneciente a harry y que lo mantendría en contacto con Sirius

**************************

- Es tiempo de ir limpiando nombres y preparar al mundo mágico para su nueva entrada- dijo una voz profunda

Se despertó con pesadumbres, sólo había cerrado los ojos un poco, estaba agotada y no había notado en que momento se había quedado dormida, ya estaba atardeciendo cuando recordó aquella voz que le había hablado en sueños, no era posible o tal vez sí? Su retrato aún no despertaba y ella estaba completamente segura que se trataba de la voz de su amigo y compañero, el ex-director de Hogwarts Albus Dumbledore

**************************

Otra noche en Hogwarts pero McGonagall ya había tomado una decisión, sí Scrimgeour no creía que Draco Malfoy era un espía para la orden y estaba en contra de Voldemort, tal vez tendrían mejor suerte, si creía que el muchacho era un espía para el mismísimo Ministerio de Magia.

- Se refiere a Sirius?
- Sí Hagrid a él y al sr. Malfoy, no lo dije antes, pero si el sr. Zabinni no lo sacaba de ahí lo habría llevado directamente a Azkaban
- El nombre de Sirius ya está limpio, aunque fue después de su
bueno de que estuviera detrás del velo, pero con Malfoy que se puede hacer?
- Voy a tener que hablar con Kingsley, por favor pídele que venga, no será tan difícil, estoy segura que Scrimgeour le va a dar alguna misión de vigilancia por lo que ausentarse del ministerio no le será nada difícil- dijo McGonagall con una idea clara en la mente

********************

Habían pasado algunos días desde su partida de Hogwarts, pero aún no podían acercarse, estaban atados de pies y manos (y con sogas mágicas), moverse de su ubicación actual, sin estar seguros con lo que se encontrarían era demasiado arriesgado y en esa misión debían evitar correr riesgos, pero todos sabían que no tenían tiempo, por lo que antes temprano que tarde tendrían que lanzarse y arriesgarse a enfrentarse prematuramente a Voldemort, con una sola idea, destruir a la serpiente Nagini.

- Lupin aún no regresa?- preguntó con impaciencia
- No harry y te aseguro que por más que preguntes cada 5 minutos no va ha llegar antes- dijo Tonks exasperada

Pero todo eso era comprensible, se habían pasado más días de los planeados a las afueras de Little Hangleton, Harry se sentía frustrado pues no podía hacer mucho, Lupin era el único que se movía de su ubicación e iba arriesgando su vida a espiar los movimientos de los mortifagos que aparentemente estaban ahí, Tonks por su parte trataba de mantener la calma aunque permanecía nerviosa la mayor parte del día y el que harry le preguntara si veía llegar a Lupin a cada momento no ayudaba, Ron, sin embargo, tenía una actitud extraña, desde hacía un par de noches se había ido alejando de ellos, como si tuviera mucho en que pensar, lo que ninguno sabía es que probablemente en tan sólo unas horas tendrían que llevar a cabo su misión

- Se han ido- dijo Lupin sorprendiéndolos
- Quiénes?- preguntó Ron como despertando de un transe
- Los mortifagos que estaban vigilando la mansión Ryddle
- Entonces significa que ya podremos entrar?- preguntó tonks
- Esperáremos un poco, pero creo que tenemos el acceso libre lo que significa que están planeando algo y eso me hace pensar que tal vez hayan descubierto a los demás- dijo con mirada preocupada
- Qué quieres decir?- intervino Harry
- No creo que se hayan ido por que sí, tienen algo que cumplir y han ido a hacerlo, por lo que no podemos esperar que sea algo bueno

***********************

- Entonces quieres que invente que el chico nos ha estado ayudando
- Sí Kingsley, debes decirle al ministro que Draco Malfoy te ha proporcionado información muy valiosa
- Sabes que ayudaré en lo que pueda a la orden, pero esto es muy poco creíble, Scrimgeour es muy inteligente, era jefe de los aurores, no va ha creerse algo así y aún menos, porque no hemos recibido información que nos sirva mucho, ni siquiera hemos podido averiguar que hacían alumnos de Hogwarts en la sala de la muerte del departamento de misterios
- Y si yo te dijera algo para que lo uses como información dada por tu espía, es decir, por Draco Malfoy
- Tendría que ser muy bueno

- Lucius Malfoy escapó de Azkaban y participó en el ataque a Hogwarts- dijo McGonagall sorprendiendo a Kingsley
- Eso no es posible Minerva la seguridad es máxima y además yo mismo paso personalmente todos los días y no ha habido ninguna irregularidad- dijo Kingsley confiado de la seguridad en Azkaban
- Es porque lo hizo con ayuda de Lord Voldemort y todo fue cuidadosamente planeado para que no se sepa de su desaparición hasta que ellos mismos lo deseen
- Te repito que es imposible, esta misma mañana lo vi y pude hablar con él, ha comenzado a desvariar, no pensé que le sucediera tan rápido, hasta hace unos días parecía mantenerse igual, claro devastado por el lugar, pero tan orgulloso como siempre, ahora es como si se hubiese derrumbado
- Eso es porque el que está ahí no es Lucius Malfoy, el que está ocupando el lugar de Malfoy es Peter Pettigrew, fue obligado por Voldemort a quedarse ahí, parece que cumplió con lo que le tocaba en los planes de Voldemort y La orden tenebrosa y lo dejaron cumpliendo con su última misión- dijo McGonagall a un muy sorprendido y anonadado Kingsley
- No lo puedo creer Minerva, que se escapo y en nuestras propias narices- exclamó consternado
- Si quieres averiguar más, te recomendaría que registres su celda, estoy segura que encontrarás restos de poción multijugos y probablemente aún tenga poción para mantenerlos engañados
- Lo haré de inmediato y si encuentro las pruebas necesarias, ten por seguro que lo interrogaré y le sacaré información para la orden
- Lo sé y te lo agradezco, pero no olvides que debes asegurarte que todos sepan que el chico Malfoy está de nuestro lado
- Así se hará ahora es mejor que me ocupe de esto de inmediato
- Ve y por cierto tal vez podamos ayudar también a Stan del autobús noctámbulo, interrógalo seguro vio algo y luego puedes poner que fue de gran ayuda para la investigación, si se sabe esto, tal vez Scrimgeour deje su tonta idea de mantenerlo encerrado a un inocente

********************

Casi anochecía cuando decidieron que ya no podían esperar más, el velo de la noche los ocultaría, que aparentemente vendría acompañada de misterio y un aire siniestro incomparable.

************Flash Back***********

Ron temblaba cuando se levantó a mitad de la noche en medio de unos árboles que le recordaron que se encontraba a las afueras de Little Hangleton, se tomó el pecho con fuerza como si le costara respirar y su mirada tenía una mezcla entre triste y asustada.

- Ron - dijo una figura que se encontraba parada frente a él
- Profesor Dumbledore
no es posible usted está

- Muerto? Sí lo estoy, pero el tener contactos me permite hacer algunas cosas antes de irme definitivamente, sobretodo porque ti puedes ser una pieza clave en esta guerra y debes saberlo- dijo, pero esta vez como si le pesara decir enormemente lo que quería expresar
- Yo? Haré lo que pueda profesor se lo prometo
- Sé que así será Ron, lo sé- dijo con pesar

Estas últimas palabras de su profesor lo asustaron un poco y recordó lo que había visto en su sueño o mejor dicho pesadilla, Harry acababa de caer y con él las ilusiones del mundo mágico, el lugar le resultó desconocido, pero lo que veía alrededor hizo que pusiera plena atención, Lupin, Tonks y Zabinni estaban tendidos en el frío suelo, sangraban, estaban heridos, tal vez muertos, no lo sabía, un poco más allá Harry yacía muerto presa de la más temible de las maldiciones imperdonables, la maldición asesina, sólo seguían de pie Sirius, que se enfrentaba desesperadamente a un grupo de mortifagos que parecían encantados con la resistencia del merodeador y que no dejaban de torturarlo y él que con el cuerpo ensangrentado hacía lo posible por acercarse a Harry, luego despertó, completamente exaltado, estaba sudando muy frío y sin embargo, no dejaba de pensar en que no había visto ni a Hermione ni a Malfoy y temió por la vida de su amiga, pues no había podido ver nada sobre su paradero. Lo siguiente que vio fue a Dumbledore frente a él con una expresión indescifrable, pero que no se parecía e absoluto a su recordado y siempre presente expresión afable.

- Se te ha mostrado lo que podría llegar a pasar si Harry muere sin destruir a Voldemort- Dijo Dumbledore con pesar
- Eso es verdad?, va ha pasar así?, vamos a perder?- preguntó casi sin respirar y con el corazón latiéndole a mil
- Sé que fue una visión terrible, pero también sé que estás preparado para tomar decisiones importantes, Ron lo que se te fue mostrado fue una visión de un futuro alternativo, si todo marcha como hasta ahora Harry morirá antes de destruir el último Horcrux y

- El último Horcrux, eso quiere decir que ya lograron destruir el de la mansión malfoy?
- No, aún no, pero lo harán y luego se les unirán, pero cuando lleguen podría ser demasiado tarde, pues el destino ya habrá sido sellado.
- Profesor no vi a Hermione

- Oh la srta. Granger me temo que tanto ella como el sr. Malfoy morirían antes de encontrarlos, se protegerían mutuamente pero serían demasiados y perderían la vida al igual que los otros, a la larga todos morirían

- No!- exclamó- no puede hacer algo?
- Esta ya no es mi batalla y créeme lo siento mucho, pues ahora sé que me equivoque en muchas de mis decisiones
- Como con Malfoy- dijo Ron con resentimiento- dijo que Hermione iba a morir protegiéndolo
- Dije que ambos iban a morir protegiéndose, a veces por muy inexplicable que parezca el destino nos traza una línea que no sabemos que vamos a seguir, sólo muy pocos tienen la oportunidad de modificar esa línea y usted es uno de esos pocos- dijo con un hilillo de voz
- Quiere decir que puedo elegir, pues elijo que Harry le gane a Voldemort y que el Mundo mágico se salve
- Ojalá fuera tan fácil, se le mostró esto para que pudiera intervenir y con eso darle una nueva oportunidad a Harry de enfrentarse a Voldemort y ganar
- Cuándo va a suceder lo que me mostró?- preguntó con temor
- Eso es algo que no puedo decirle, pero reconocerá el lugar y se dará cuenta
- Por qué me mostró todo esto? Qué puedo hacer yo?- preguntó con desesperación
- Eso lo sabrás a su debido tiempo, como te dije antes sé que eres capaz de tomar decisiones importantes y lo harás bien, sólo confía en ti- dijo Dumbledore con una lágrima rodando por su mejilla que Ron pudo notar

Y luego oscuridad, otra vez estaba entre los árboles a las afueras de Little Hangleton sobre unas mantas, pero esta vez estaba seguro que no podría dormir.


************Fin Flash Back***********


Desde ese momento Ron estaba condenado a revivir una y otra vez lo que había visto y las palabras de dumbledore, sabía que en algún momento no muy lejano su juicio y decisiones, serían puestas a prueba.

- Es aquí- dijo Lupin señalando la mansión Ryddle que ya se veía desde dónde estaban
- Será mejor apurarnos- dijo Harry
- Todo saldrá bien- dijo Tonks para darse ánimos

Pero sólo uno supo que no sería así, algo le decía que no sería así


Capítulo 30: La venganza del Dragón

Ya había perdido la cuenta de los días que llevaban ahí, encontrar el cuadro había sido lo sencillo, pero si que en la mansión malfoy tenían buenos hechizos de protección, les había tomado algún tiempo descifrar y contrarrestar el hechizo que protegía la pintura de Ravenclaw, ahora por fin la tenían frente a ellos, lista para destruir el Horcrux, o al menos eso hubieran querido, pero seamos sinceros, un horcrux de Voldemort no estaría desprotegido.

- Demonios- dijo Draco golpeando el muro- esto es frustrante!
- Esto es realmente aburrido- dijo Blaise acercándose con expresión peligrosamente de curiosidad a uno de los objetos extraños de la habitación, uno que parecía una cabeza de lobo de coleccionistas, ya que poseía un tamaño muy pequeño
- Eso si piensas que buscar lo único que podría destruir a Voldemort es aburrido e innecesario, tal vez quieras probar suerte?- Dijo Sirius mordaz, por mucho que a veces le pareciera tonto y un verdadero fastidio, ese chico le caía bien

Hermione había permanecido algo apartada, contemplaba con gran interés aquella obra de arte, las crías de unicornio se movían juguetonamente y hasta a veces parecían invitarla a entrar a su hermoso paisaje con gloriosos movimientos, sabía que estaba frente a un horcrux peligroso, pero aún así lo encontraba fascinante.

Draco la vio desde la distancia no habían podido hablar en esos días sobre Legland ni el anillo y hasta por momentos creía que la chica lo evitaba, pero era entendible, ahora tenían algo más importante que hacer y que aún no lograban nada, lo frustraba demasiado, había alardeado tanto sobre que sólo con su presencia lograrían destruir ese horcrux y hasta el momento no había servido de nada que estuviera ahí, aunque claro eso era lo que él creía, si se lo hubiese preguntado a alguien más seguramente discernirían del tema. De cualquier forma no estaba seguro de nada en esos momentos, aquella seguridad y gallardía había desaparecido, pero aún así se armó de valor y enfrentó a la castaña, no estaba seguro si resultaría todo bien, pero intentaría intentar aclarar las cosas, tarde o temprano se enteraría, ya era demasiado que ni Sirius ni Blaise hubieran preguntado acerca de por qué hermione tenía el anillo de los malfoy y eso créanme lo agradecía de sobremanera, pero no podía seguir ocultando cosas y menos para ella que ahora estaba demasiado involucrada, el anillo la había aceptado como portadora y ahora sus destinos estaban unidos, para bien o para mal, estaban unidos.

- Podemos hablar?- preguntó sorpresivamente a la distraída castaña
- Cla
claro- dijo titubeando, era verdad lo había estado evitando y ahora que se acercaba tan directamente a ella no podía seguir haciéndolo, no entendía por qué, ni sabía exactamente que pasaba, pero entendía a la perfección que tenían una charla pendiente y que deseaba tanto como él que se llevara a cabo
- Por dónde comenzar
-dijo intentando sonar decidido
- Que tal por el principio- dijo con una sonrisa trasmitiéndole seguridad
- Eso sería una buena idea- dijo devolviéndole el gesto- te parece si comienzo por Legland

- Sería un estupendo comienzo
- Verás Legland es mi tío, antes de que yo naciera sufrió el ataque de un vampiro

- Debió ser terrible
- Lo fue, sobretodo si fue su propio hermano quien se encargó de que sucediese
- Tu papá
su hermano
- dijo la castaña confundida
- No debería sorprenderte tanto, ya sabes de lo que es capaz de hacer Lucius si un miembro de su familia lo desafía
- Pero cómo acabó aquí?
- Mejor te cuento la historia completa y no por pedazos, aunque para eso tendrías que dejar de interrumpirme- dijo draco intentando sonar divertido
-
- la chica lo miró con reproche pero cayó, estaba demasiado interesada
- Legland nunca estuvo de a acuerdo con la creencias de Voldemort, por lo que aunque mi padre quiso obligarlo a jurarle lealtad al señor oscuro, él se negó, pero como ya comprobaste mi padre no iba a dejar que Legland se saliera tan fácilmente, por esa época el ejercito que había armado Voldemort era muy poderoso, incluía todo tipo de seres mágicos y no exactamente los bonitos- dijo contemplando el cuadro de Ravenclaw- estaba en la cima de su poder
, Lucius contactó a un grupo de vampiros para que se encargaran de Legland, supuestamente sólo para asustarlo y mostrarle de que lado le convenía estar, pero se salió de control, mi padre nunca contó con que su hermano se defendería tan bien que obligaría a los vampiros a atacarlo seriamente y bueno así fue como lo mordieron, cuando mi padre se enteró se arrepintió, o al menos eso fue lo que me contó mi madre, pero fue demasiado tarde, Legland era un fuerte y poderoso vampiro y después de enterarse de que todo había sido causado por Lucius decidió vengarse, si antes como mago su algo carecía de oscuridad, como vampiro la tenía y de sobra, mi padre se protegió echándole un maldición, usó magia antigua y de las más oscuras, una que lo dejó al borde de la muerte, pero supongo que sabes que es lo que se siente- dijo recordando que la castaña había vivido en carne propia los efectos de la magia antigua, ella sólo asintió sin emitir palabra- la maldición hacía que Legland no pudiera abandonar el laberinto y también que cuidaría de la mansión por la eternidad, así como al legado Malfoy, no sé si después de eso volvieron a hablarse, Legland no puede lastimar a ningún malfoy, aunque creo que si pudiera sólo intentaría matar a Lucius- Draco permaneció un rato callado como meditando y luego continuó- Legland hizo una buena amistad con mi madre, después de todo compartían su situación de prisioneros- dijo con sarcasmo- cuando yo lo conocí recuerdo que me asustó, por eso nunca me acerqué demasiado al laberinto, tardé algunos años en poder entablar una conversación con él, pero finalmente lo hice y descubrí gran parte de su historia, esa parte en la que me decía lo mucho que aborrecía a mi padre, aunque esté en esta situación sigue fuerte de espíritu y eso me sorprende, tal vez debí seguir sus pasos antes y les hubiera ahorrado muchas pérdidas- dijo con pesar, cerrando inconscientemente los ojos y llevando sus brazos hasta sus rodillas.

Hermione se quedó impresionada con lo contado, ahora conocía la historia de Legland y lamentaba tener que ver al rubio en aquella situación, no lo pensó mucho, estiró sus manos y sujetó fuertemente las manos de él

- Todo sucede por alguna razón, si las cosas no hubieran sido así tal vez no hubiéramos podido acercarnos nunca- dijo mirándolo expectante

Ante esto Draco abrió los ojos y se quedó contemplando a la castaña, le devolvió el gesto y tomó sus manos entre las suyas, fue entonces que él se fijo en el anillo que la chica portaba y decidió seguir con el relato.

- Legland no te atacó porque no podía, el que tuvieras el anillo te protegió, aunque para ser sinceros, no creo que lo hubiera hecho de todas formas, le caíste bien
- Creo que eso me tranquila un poco- dijo manteniendo su enlace y armándose de valor continuó- por qué me diste el anillo?
- Hermione yo no sé que resulté de todo esto, pero no imaginaría que alguien más tuviera este anillo
- Pero qué significa?- continuó ella
- Te lo diré pero deja de interrumpirme- dijo haciendo que la castaña se sonrojara, gesto que a él le pareció encantador
- Esta bien, me callaré lo prometo- dijo con una extraña mirada
- Ese anillo ha sido llevado por generaciones por las mujeres de mi familia, pero no todas pueden usarlo, el anillo elige a su portadora- dijo contemplando de hermione que aunque parecía impasible por dentro estaba completamente nerviosa- y él anillo te eligió a ti, lo supe cuando te vi con Legland, él anillo te considera una Malfoy y eso no es todo
-dijo de pronto inseguro- el anillo te elige sólo si el malfoy que te lo dio está enamorado de ti- esto último lo dijo muy rápido y poniéndose completamente rojo

Hermione no sabía que decir, Draco le estaba diciendo que estaba enamorado de ella, bueno no con esas palabras pero se lo daba ha entender y para él ya era mucho, pero aún así decidió callar, antes de contestarle le daría una lección

- No vas a decir nada- dijo Draco decepcionado
-
- pero de la boca de hermione no salía ningún sonido, sin embargo, no le quitaba la mirada de encima, lo que hacían aún más extraña su actitud
- Hermione dime algo!- exigió impaciente Draco

La chica casi se echa a reír, sin duda estaba logrando sacarlo de quicio, justo como lo quería


- nada?, perfecto! Entonces me voy- dijo Draco comenzando a ponerse de pie
- Está bien, esta bien, hablaré- dijo la chica tomando su mano- pero sólo si prometes no volver a decirme que me calle- esta vez con una pícara sonrisa

Draco casi comienza a quejarse, pero el verla sonreír hizo que dejara de pensar y riera con ella, si estaban riendo, silenciosamente, pero lo hacían habían olvidado por un momento lo que los tenía ahí y la importante misión que debían llevar a cabo, lamentablemente no siempre podrían permanecer así mucho tiempo y la respuesta de Hermione tendría que esperar para ser escuchada, porque los designios de la vida nos demuestran que muchas veces cuando creemos que algo puede suceder, pasa algo que lo cambia todo y nos vuelve a la realidad

- Ahhhhhhhhh!- se escuchó un grito
- Qué pasa?- se apresuró a peguntar Draco que el grito había alertado todos sus sentidos he instintivamente se había puesto delante de Hermione como protegiéndola
- Me ha mordido! Tú extraña cabeza me ha mordido!- dijo Blaise sosteniéndose la mano sangrante

Draco estuvo a punto de matarlo, habían estado tan cerca esta vez de llegar a algo, que al verse interrumpidos por las estupideces de Blaise lo irritaron en demasía, fue una suerte que Sirius se acercara en ese momento y con un simple movimiento de varita solucionó el daño

- Episkey!- pronunció curando al muchacho
- Estás bien?- se apresuró a preguntar preocupada hermione
- Vivirá- dijo Draco sin ocultar su decepción
- No quisiera tener que hacer esto, pero aunque así no fuera tenemos que seguir, nos hemos retrasado mucho y es probable que ellos nos necesiten, más que nosotros a ellos, debemos darles el alcance- dijo serio Sirius

Hermione miró a Draco en busca de apoyo y lo que recibió la puso muy nerviosa, el rubio la miro y asintió mostrándole que Sirius tenía razón y que probablemente sus amigos los necesitarían en Little Hangleton pronto. Blaise por su parte, se dirigió hasta el cuadro, ante la atenta mirada de Sirius.

- Y que se supone que estamos esperando- dijo Blaise- por qué no siempre lo destruimos y ya? No puede ser tan difícil, creo que con un Diffindo bastaría
- Un simple hechizo para destruir cosas no va ha servir- dijo Sirius interviniendo y girándose hacia Hermione- pero no soy el experto

- Es algo tan simple, que no se me había ocurrido- dijo la chica meditando- pero para que funcionase tendríamos que poder darle

- Y no podemos acercarnos- dijo Draco adivinando lo que iba a decir la castaña- Como ves Blaise no es tan fácil
- Desearía poder darle a ese- dijo Blaise señalando el cuadro, pero nadie le hizo caso- ven, lo hace de nuevo
- De que hablas?- dijo Draco cansado
- De el pequeño unicornio negro de ojos rojos, es como si se estuviera burlando cuando lo veo

Los tres se quedaron mirando el cuadro y lo notaron, entre todas las bellas crías de unicornio de color dorado, se encontraba brincando una de color azabache, hermosa y elegante sin duda, pero con un aura maligna.

- Como no lo noté- se reprocho Hermione
- Nadie lo notó Hermione- dijo Sirius- crees que si apuntamos hacía él podremos lograrlo?
- Es posible, el cuadro a viajado por muchos lados, lo más probable es que la seguridad que le fue puesta en un principio se haya reducido a una especie de acertijo, me refiero a que quien notara que algo diferente se encontraba en el cuadro podría destruirlo, Rowena Ravenclaw jamás pintó la cría negra, apostaría que esa es el reflejo del Horcrux de Voldemort
- Blaise, quítate!- dijo Draco apuntando hacia el pequeño unicornio con su varita y gritó
- Diffindo!

El rayo le dio directamente al pequeño unicornio, que pegó un relincho aterrador antes que el hechizo destruyera el cuadro. El Horcrux había sido destruido, pero aquel ruido que había hecho la cría, dejó a todos muy nerviosos.

- No estoy seguro, pero creo que eso fue un aviso- dijo Sirius- pronto tendremos compañía
- Harry, Ron
-dijo hermione con preocupación
- Estarán bien- dijo Sirius falsamente sereno- yo ahora me preocuparía por nosotros
- Fue mi culpa, si me hubiera esperado, hasta estar seguros de lo que pasaría

- Draco escucha bien y que te quede bien claro- dijo Sirius decidido la única forma de destruir el horcrux era destruir al unicornio negro y tu lo hiciste, así nos hubiéramos esperado, habría pasado lo mismo, fue diseñado para que así pasara

- Porque él se lleva el crédito si el que lo averiguó fui yo- dijo Blaise con autosuficiencia pero tan preocupado como los demás
- Será mejor irnos- dijo Hermione ignorando las protestas de Blaise
- Es cierto, ya hicimos lo que teníamos que hacer aquí- culminó Draco sin imaginar que su pase por la mansión Malfoy aún no terminaba

********************

En algún lugar lejano a la mansión Malfoy, un hombre encapuchado torturaba a otro sin cesar.

- Se que tú la tenías- dijo con voz tenebrosa- y ahora lo han destruido, Crucio!
- Ahhhhhhhhhhhh!- gritó retorciéndose en el suelo y sin poder articular palabra
- Qué hiciste con ella?- dijo deteniendo la tortura
- La vendí, se la vendí a Ma
oy, Nar
sa
afoy- gritó desesperado, sintiendo como el terror se apoderaba de cada pedazo de su ser
- Avada Kedravra!- pronunció con desprecio, matándolo- Maldito Borgin

Había pasado meses averiguando el paradero del único Horcrux al que le había perdido la pista, pues para él todos los demás estaban en el lugar donde los había dejado, cuando convirtió el cuadro de Rowena Ravenclaw en su Horcrux, lo dejó en el lugar que pensó sería seguro para él, lo había creado en su último año de Hogwarts y había decidido ocultarlo en Hogsmeade, pero cuando comenzó su guerra decidió transportarlo a un lugar más alejado de los magos, por lo que decidió buscarlo, sólo que ya no estaba, lo que supo es que algún mago desconocido lo había encontrado, como lo hizo ni el mismo lo sabía, pero aquel mago misterioso se lo había llevado de ahí, Voldemort conocía que aquel que lo tomara estaba condenado a morir, por una maldición creada para proteger su horcrux, luego averiguó que lo había vendido por una cantidad mínima, cosa que lo ofendió, pero lo ignoró, pues debía saber de su Horcrux, quienes lo compraron más tarde se lo vendieron al sr. Borgin, de esto se había enterado recientemente, pues el vendedor lo había ofrecido a un mortifago al que voldemort le había leído la mente. Cuando destruyeron a su primer horcrux creado él lo supo de inmediato, por lo que fue directamente ha averiguar dónde estaba, usando los medios que fueran necesarios


Voldemort regresó a su guarida, sabía donde había sido destruido su primer horcrux, pero no quería apresurarse, no hasta saber de los demás.

- Lucius!- ordenó su aparición tocando con su varita la marca tenebrosa
- Mi señor!- dijo este apareciendo delante suyo
- Parece que tu hijo ha estado inmiscuyéndose en mis asuntos, debiste matarlo cuando tenías que hacerlo- dijo misteriosamente calmado
- Lo
si
ento mi señor- dijo titubeando y preparándose para recibir una maldición
- No Lucius, esta vez no
tendrás otra oportunidad, pero esta vez no falles, tú hijo está en su casa y probablemente esté con potter, mátalo, no quiero que me de más problemas, mátalo y vivirás- dijo siniestramente


***********************

Los cuatro atravesaban rápidamente los oscuros pasadizos de la mansión Malfoy con la única idea de salir antes de ser descubiertos, era cierto que sólo estaban ellos y las criaturas que cuidaban el lugar, pero con lo que acababa de suceder estaban seguros que pronto tendrían compañía


- Sólo un poco más y estaremos de nuevo en el laberinto- dijo Draco aunque no con tono tranquilizador
- Lo haces ver sencillo- dijo irónico Blaise
- Calla y sigue- dijo Draco pero tuvo que detenerse de improvisto al notar que a pocos metros de la puerta se encontraba un grupo de unas 6 personas, todas encapuchadas, lo que le hizo comprender frente a quien estaban
- Mortifagos
- dijo en un susurro Hermione

Instintivamente Sirius se puso adelante en un acto protector, levantando la varita en dirección a los mortifagos.

- Oh por favor Black, de verdad crees que tú y tres chicos podrán detenernos- dijo una voz entre risas siniestras de los demás
- Lucius!- exclamó con voz sombría Draco mientras elevaba la varita
- Encárguense de los demás- dijo Lucius dirigiendo- el traidor es mío


Y dicho esto se desató una terrible batalla, Sirius se enfrentaba febrilmente a dos mortifagos, mientras Blaise y Hermione se enfrentaban juntos a otros tres, Draco y Lucius tenía una batalla a parte, estaban algo alejados de los demás pero no tanto como para que se perdieran de vista, porque aunque luchaba muy concentrado, Draco no podía evitar mirar de rato en rato en dirección a la castaña, quién hábilmente esquivaba las maldiciones que le enviaban.

- Crucio!- gritó Lucius apuntando a Draco, quien cayó al suelo retorciéndose de dolor
- Nooooooooo!- gritó hermione intentando ir hacia él, pero no llegó muy lejos
- Relaskio!- gritó un mortifago apuntando hacia ella

Pero nada el hechizo no le había dado, lo que vio fue como Blaise se interponía entre ella y aquel Relaskio siendo arrojado contra una pared, el golpe fue muy fuerte, pues pegó un grito de dolor cuando impactó, un hilillo de sangre comenzó a caer por el contorno de su cabeza


- Desmaius!- gritó la castaña, dándole al mortifago que los había atacado y fue a auxiliar a Blaise que tenía un aspecto terrible
- Le prometí que te protegería- dijo intentando señalar a Draco pero el golpe comenzaba a afectarle seriamente, pues comenzó a escupir mucha sangre y a desvanecerse ante la mirada atónita de Hermione que no sabía que hacer, pues tenía a dos mortifagos acercándosele peligrosamente

De repente las puertas de la mansión se abrieron y le dieron paso a un hombre que rápidamente se interpuso entre la chica y los mortifagos, bastó una mirada para que ella supiese de quien se trataba, era Legland, que como ya le había dicho, la protegería, hermione se volteó para atender a Blaise que si no recibía ayuda sin duda moriría, estaba perdiendo mucha sangre, lo primero que hizo fue inmovilizarlo con un hechizo parecido al Ferula, pero que era para todo el cuerpo el luego con un Episkey le limpió la sangré y curó sus pequeñas heridas, ahora estaba segura que sobreviviría pero lo mejor para Blaise era quedarse ahí recuperándose.

- Está bien?- escuchó una voz a sus espaldas

Hermione se giró temerosa, pero lo que vio la tranquilizó, frente a ella estaba Legland que tenía sujetos a ambos mortifagos del cuello

- Están muertos?- preguntó con inseguridad
- Si, lo están- dijo seguro- e ignorando la mirada de la chica se giró hacia el vestíbulo donde todavía luchaban Sirius y los dos mortifagos en un extremo y en el otro Draco y Lucius que al parecer no notaba aún la presencia del vampiro

Draco había logrado reponerse del cruciatus que le habían aplicado, pues cuando notó la presencia de Legland cerca de Hermione se sintió más seguro para pelear

- Tú que haces aquí- dijo Lucius por primera vez temeroso frente a ellos mientras miraba a Legland
- No te alegras de verme- respondió este sonriendo y dejando ver sus muy afilados colmillos
- No puedes hacerme nada recuérdalo- dijo Lucius apuntándolo
- Ni tú a mi- respondió- además él puede hacerlo sólo- dijo dándole la espalda y apartando a Hermione y mirando hacia donde Sirius se enfrentaba a los dos mortifagos, que ya habían tomado la ventaja, pues el aspecto de Sirius no era mucho mejor que el de Blaise

Hermione también lo había notado, pero se debatí entre a quién debía ayudar, cosa que Legland notó de inmediato y temiendo que saliera lastimada decidió ayudar a Sirius, pero antes de poder hacerlo Lucius lo interrumpió

- Sabía que no valías, pero proteger a una sangre-sucia?- dijo Lucius con asco
- No la llames así- dijo Draco elevando la varita en dirección a su padre
- Lucius es una pena que estés tan ciego que notes que ella ya es una Malfoy y mi deber es protegerlos recuerdas?
- De que hablan
-pero no pudo continuar pues fijó su vista en el anillo que traía puesto Hermione- Maldita sangre-sucia- dijo con la voz más llena de odio que pudo
- Que no la llames así- gritó Draco- vas a pagar por todo, por mi madre, por snape y por mi
Avada Kedravra!!!!!!

Lucius después de lo que acababa de ver, había bajado sus defensas y eso le costó la vida, había enseñado a su hijo a odiar, pero con lo que no había contado, era que todo el odio que Draco sentía era para él, su padre.

Legland haciendo uso de sus extraordinarios poderes de vampiro, ayudó a acabar con los mortifagos que atacaban a Sirius, pronto todo estuvo en silencio, el único mortifago que seguía con vida era el que había aturdido hermione, los demás, incluyendo a Lucius Malfoy había muerto.

- Gracias- dijo Hermione mirando a Legland quien asintió con la cabeza y se apartó un poco de ellos
- Estás bien- preguntó draco acercándose
- Lo estoy, pero y tú?
- Sé que puede parecer extraño, pero nunca sentí tanta tranquilidad como ahora, es como si me hubiera quitado un peso de encima- dijo Draco respirando profundamente

Hermione no sabía que decir, por lo que optó por abrazarlo y demostrarle así su eterno apoyo.

- Oigan! quítenme esto, que no puedo moverme- dijo Blaise desde el suelo interrumpiendo otra vez
- Gracias a ti también- dijo la castaña ayudando a Blaise a ponerse de pie
- Por nada, ya te dije que lo prometí - dijo mirando cómplice a Draco
- Necesitamos avisar de todo esto- dijo Sirius acercándose lentamente al grupo
- Déjamelo a mi, ya sé como lo hacen!- dijo Hermione- Expecto Patronum!!!

*************************

- La historia ha comenzado a cambiar- dijo una voz que inspiraba fortaleza y paz

Al mismo tiempo que un pelirrojo aceleraba el paso, cuidando su andar

Capítulo 31: En busca del último Horrocrux

- Como pasó Kingsley?- preguntó serio e inseguro de querer saberlo
- Ya se lo dije sr. Ministro, lo planeó el mismo Voldemort
- Y dices que malfoy te lo dijo- preguntó confundido
- Si señor, Draco Malfoy, me pasó esa información, que luego confirmó el prisionero Stan Shumpike, ambos son los verdaderos descubridores de todo esto- dijo Kingsley haciéndolos quedar bien
- Saben de que lado estar, eso es todo- dijo Scrimgeour con autosuficiencia - hablando e bandos equivocados que sabes de Tonks
- Inicié la investigación que me ordenó, pero no pude averiguar mucho, salió de viaje y aparentemente no quiere que la encuentren por una temporada, pues no ha dejado rastro

Scrimgeour arqueó la ceja en señal de desaprobación y luego volvió a dirigirse a Kingsley

- Y eso te preocupa?
- Si señor, es una de buena auror y como están las cosas preferiría tenerla aquí
- Crees que es de confianza?
- Pondría las manos al fuego por eso señor, lo creo sin ninguna duda, Tonks pertenece al mismo bando que yo- dijo con la mirada en alto
- Pues yo no estoy tan seguro, pero dejaré que tú te encargues de eso

- Señor ahora iré a Hogwarts a investigar sobre los alumnos desaparecidos
- Así me gusta, que los aurores sean eficientes, buen trabajo Kingsley

**********************

El escenario era realmente tétrico, en el lugar se sentía un olor a muerte inconfundible, pues cada paso que daban era más difícil que el anterior, pero ahí los tenían, los cuatro avanzaban con valentía y fervor, sabían perfectamente lo que su fracaso podría significar para todo el mundo mágico, por lo que a pesar del temor entendible que inspiraba la situación, se enfrentarían a lo que fuese necesario y harían todo lo que estuviera en sus manos para destruir el último Horcrux


- Estás seguro que no hay nadie?- preguntó Tonks de repente
- No!- dijo lupin sincero
- Pero
tú dijiste
-comenzó Ron, pero fue interrumpido
- Es el mejor momento al menos sabemos que hay menos mortifagos
- Además tiempo es lo que no tenemos, debíamos arriesgarnos

El grupo se detuvo momentáneamente a evaluar el camino más seguro, una vez traspasadas las rejas debían estar seguros por dónde podrían ingresar a la casa con más probabilidades de llegar hasta su destino
La serpiente Nagini.

Lupin y Tonks revisaban los al rededores investigando la mejor entrada y aún más importante la probable ubicación de la serpiente Nagini, mientras que Harry y Ron vigilaban y les cuidaban las espaldas desde una lugar central.

- Tú sabías que era probable que hubieran más mortifagos aquí?
- Si Ron, siento no habértelo dicho, pero debíamos actuar rápido - contestó Harry apenado
- Comprendo- dijo el pelirrojo bastante nervioso y con un tono de no haber escuchado lo que harry le decía, lo que alarmó al oji-verde y se acercó a su amigo
- Sucede algo?
- En esta situación me extrañaría que no sucediese- dijo el pelirrojo intentando tranquilizar a su amigo

No sabía por qué, pero Ron Weasley no le había dicho nada de lo que había visto la noche anterior a Harry y no porque no le tuviera confianza, se la tenía, claro que se la tenía, si se lo hubieran preguntado, probablemente no hubiera sabido que contestar
pero lo cierto es que Ron entendía que debería tomar alguna decisión arriesgada y si Harry lo sabía, no se lo permitiría y si de algo estaba seguro en ese momento el pelirrojo es que esta vez Ron Weasley protegería a Harry Potter en lo que fuera y no al revés como frecuentemente ocurría.

- Estás seguro que no sucede nada?- preguntó intranquilo
- No Harry, sólo estoy algo nervioso con esto
- Entiendo a que te refieres

- Pero todo saldrá bien!- dijo en tono alentador

Harry estaba sorprendido, Ron era un gran apoyo y sobretodo un excelente amigo, pero no era precisamente aquel que en situaciones como en la que estaban se levantaba a dar ánimos, ese era un papel más común en Hermione, lo que hizo que se preocupara, por un lado sentía aprensión por no saber nada de su amiga y por otro por la actitud de Ron, sin duda su amigo no era el mismo con el que había salido de Hogwarts


**********************

Una hermosa nutria plateada apareció girando alegremente alrededor de la mujer de avanzada edad, no se podría decir con seguridad, pero al parecer la mujer estaba sonriendo tranquilamente, como si después de una larga y feroz travesía, de pronto hubiera sentido un gran alivio, así era justamente como se sentía Minerva McGonagall al recibir el mensaje enviado por primera vez por Hermione Granger, en el cual le informaban de la situación en la mansión Malfoy y del estado en el que se encontraban todos, cosa que aunque le preocupó, lo prefirió a leer que tendrían que recoger a uno de los suyos en calidad de muerto también


- Me mando llamar profesora- dijo Hagrid irrumpiendo en el despacho
- Sí Hagrid, necesito que le pidas a Kingsley que venga
- Paso algo malo?- preguntó con preocupación
- Esta vez no- dijo ella con tranquilidad, mientras miraba encantada a la juguetona nutria que seguía bailando a su alrededor, pero que a la vez iba desvaneciéndose

Hagrid se fijó en aquel patronus que no reconocía y luego miró interrogativamente a McGonagall

- Se han comunicado?
- Sí Hagrid, la srta. Granger ha estrenado su patronus como comunicador- dijo visiblemente orgullosa
- Entonces ellos están bien- dijo sonriente
- Lo están
- Y Harry y los demás?

Pronto el rostro de McGonagall se ensombreció y su expresión se volvió preocupada

- No lo sé Hagrid, de ellos no he tenido noticias, pero confiemos en que estén bien, Sirius y los demás les darán el alcance pronto
- Seguro que lo estarán, y por lo de Kingsley no se preocupe, ahora iré a pedirle que venga
- Gracias Hagrid- dijo al verlo salir tan presuroso
- Me preocupa la salud del sr. Zabini- escuchó una voz en su cabeza muy familiar- es mejor traerlo de vuelta

McGonagall envió una respuesta al quedarse nuevamente sola en el despacho, tomó asiento cansinamente y sujetando una vasija color marfil frente a ella, sacó con ayuda de su varita un hilillo plateado de su cabeza y lo depositó en la vasija.

- Mucho en que pensar Minerva- dijo una voz desde la puerta
- Kingsley!- exclamó sorprendida- no pensé que llagarías tan rápido
- Es porque ya estaba aquí, acabo de cruzarme con Hagrid en la entrada y me dijo que querías verme, hay algo más que pueda hacer- dijo servicial
- Esta vez te necesito más del ministerio que de la orden- dijo confundiendo al auror, mientras guardaba el pensadero con el que había estado segundo antes y volvió a mirar a su acompañante
- Algo más para el caso Draco Malfoy?
- Se trata de algo parecido, sabes perfectamente lo que fueron a hacer y ya tenemos noticias del grupo de la srta. Granger, lograron su cometido Kingsley, lo destruyeron
- Y sólo son chicos

- Es ciertos son chicos en edad, pero grandes magos en experiencia y capacidad
- Han tenido buenos maestros- dijo en forma de cumplido- quieres que me una a ellos, porque sabes que puedo hacerlo en el momento en que la orden lo necesite
- No por ahora, te lo dije, esta vez te necesitamos del lado ministerial, irás como auror del ministerio y ya tengo la cuartada perfecta, incrementaremos los puntos a favor del sr. Malfoy
- Entiendo, será otro aviso del espía del ministerio- dijo serio- de acuerdo Minerva lo arreglaré de inmediato
- Gracias Kingsley, es un buen muchacho, que se equivocó, pero que tuvo el coraje de enfrentarse a lo que siempre lo atemorizó y salió triunfante, al menos hasta ahora
- Me encargaré de limpiar su nombre

- Por cierto te encontrarás con cadáveres de mortifagos, incluyendo el cuerpo de Lucius Malfoy, sólo hay un mortifago aturdido al que podrás interrogar, espero también puedas ayudar con eso
- Dalo por hecho- dijo culminando su entrevista

Así fue como Kingsley abandonó Hogwarts con destino, el ministerio de magia


********************

- No podremos esperar demasiado- dijo Sirius impaciente
- No tendremos que hacerlo- dijo Hermione poniéndose de pié al ver frente a ella un hermoso fénix plateado, sin duda alguna, el Patronus de la profesora McGonagall que le entregó cuidadosamente un mensaje y luego se esfumó, elegante y serio como su profesora, pero que a la vez le recordó a Fawkes, el ave fénix del profesor Dumbledore
- Y bien? Cuándo nos vamos?- dijo Blaise con dificultad
- Pues tú no vas ningún lado- le dijo Draco, que se había acercado a Hermione y leía el mensaje sobre su hombro
- A qué te refieres Malfoy- dijo intentando sonar enfadado, pero el dolor que sentía no lo ayudaba mucho
- Es cierto Zabini, lo siento pero la profesora McGonagall dice que vendrán por estos y también por ti, que no cree conveniente que sigas en tu estado actual- apuntó Hermione, repitiendo las frases que había enviado su profesora
- Pero si estoy bien!- reprochó él
- Pues tu cara no dice lo mismo muchacho, lo hiciste muy bien hoy, pero la aventura para ti terminó- dijo firme Sirius- no arriesgaremos vidas, que podemos salvar, fuiste una gran ayuda y por eso regresarás a recuperarte a Hogwarts, pues necesitaremos de alguien como tú en la batalla final

Blaise se quedó impresionado, siempre había alardeado de su valor, pero era la primera vez que alguien se lo decía sinceramente y de una manera tan formal que era seguro que estuviera hablando en serio y eso conmovió al slytherin, por lo que no siguió quejándose y asintió en modo de aprobación, dejando ver que aceptaba regresar a Hogwarts

- Está bien me regresaré, pero no se desharán de mi tan fácilmente, me recuperaré y sabrán más de Blaise Zabini
- Seguro que sí- dijo Hermione con gesto de agradecimiento
- Oh basta que me van hacer llorar- dijo un poco a la burla- y mejor váyanse que deben alcanzar a Potty y la zanahoria

Draco casi se hecha a reír por el último comentario de su amigo, pero se aguantó, claro que no pudo evitar sonreír con descaro y luego se dio cuenta que después de todo si había tenido un verdadero amigo, uno que se arriesgó por protegerlo y que ahora se encontraba gravemente herido por cumplir una promesa que le había hecho hacía un tiempo y de pronto sintió algo que pocas veces había sentido, agradecimiento, un tremendo agradecimiento


- Recupérate pronto, que te necesitaremos en la batalla, no podríamos ganar sin ti - dijo Draco sinceramente

Blaise se impresionó ante aquellas palabras del rubio, estuvo a punto de decir algo igual de amable, pero vamos es un slytherin y aunque ellos demostraron de que están hechos los verdaderos Slytherins, jamás podrían dejar de lado su característica arrogancia

- Lo sé- dijo vanidoso- y ahora sí váyanse o él que podría llorar sería Draco- dijo reprimiendo su peculiar risa que ahora hacía que le doliese todo el cuerpo, si era posible que le doliese más
- La próxima vez que me quiera despedir decentemente de ti, recordaré este momento y te golpearé- dijo Draco algo abochornado, pero tan arrogante como en sus mejores épocas

Aquella situación hizo que se le viniesen muchos recuerdos a Sirius y sonrío viendo a aquellos dos, mientras Hermione se fijaba en algo más


*****************

- Lo ves Weasley, el ministerio no necesita ayuda, podemos conseguir perfectos y mejores espías a los que se conseguía Dumbledore- dijo Scrimgeour
- Pero sr. ministro está seguro que podemos confiar en el chico malfoy?
- Claro que sí, malfoy ya lleva informando al ministerio un tiempo- mintió para darse importancia- Kingsley ya se está haciendo cargo personalmente de la información
- Esta bien- dijo Percy poco convencido, pues comenzaba a darse cuenta de lo que sucedía, no por nada había sido el mejor alumno de su curso en Hogwarts y además él a diferencia de Scrimgeour no estaba obsesionado por quedar bien frente a todos

******************

Legland había permanecido alejado del grupo, pero al escuchar a los dos muchachos le entro cierta nostalgia y se acercó un poco, Hermione lo notó y decidió ir hasta dónde él se encontraba, la castaña quería agradecerle y de paso despedirse

- Debemos irnos, pero Zabini se quedará, él esperará a que lo recojan y a los cuerpos también- dijo Hermione para romper el hielo
- Lo supuse, el chico no se veía bien- dijo Legland siguiendo la conversación
- Ahora ya está mejor, pero no sería bueno que siguiese podría empeorar
- Así que pronto tendremos visitantes, no se preocupe Hermione Malfoy, me encargaré que lleguen hasta aquí sin problema, ocultaré el laberinto para facilitarles la entrada si eso es lo que quiere
- Gracias- respondió algo cohibida, Legland la consideraba una Malfoy y ella realmente no se sentía como tal, por lo que continuó temerosa- te molestaría si te pido que me llames sólo Hermione, yo no soy una Malfoy, mi apellido es Granger

Legland en vez de ofenderse o enfadarse como suponía hermione le sonrió en modo comprensivo, aunque con esos colmillos era difícil de notar, más bien resultaba una imagen siniestra que asustaría a cualquiera, pero Hermione no era cualquiera y entendió el verdadero significado de aquella imagen siniestra y se tranquilizó

- Aún no te sientes una, lo entiendo, pero no dudes en ningún momento que lo eres, el anillo te pertenece y eso es suficiente para mi, para ti no lo es y lo comprendo, pero ya encontrarás lo que para ti lo convierta en suficiente

Hermione bajó la mirada con timidez, mirando el piso como si abajo hubiera algo realmente interesante, pero Legland le levantó el rostro inmediatamente, sosteniéndola de la barbilla con expresión de reproche, mirándola fijamente a los ojos

- Una Malfoy nunca baja la mirada, ante nada, ni ante nadie- dijo manteniendo el contacto

Otra vez la castaña se sentía presa de una hipnosis, era como querer moverse y no poder hacerlo, pero pronto todo se detuvo, Legland ya no la miraba fijamente, pero mantenía sus ojos en ella

- Qué fue eso?- se apresuró a preguntar ella
- No te preocupes Hermione, sé quien eres y créeme nunca me arrepentiré de haberte dado mi lealtad- dijo solemne
- Ya debemos irnos- dijo Draco interrumpiendo- ya no deben tardar en llegar y no nos pueden encontrar aquí
- Es cierto McGonagall ya arregló lo de Zabini, pero a nosotros no nos pueden ver- dijo la chica volviéndose hacia Legland- Adiós, espero verte de nuevo
- Lo harás Hermione y más pronto de lo que crees- dijo Legland con tono misterioso

La chica se unió a Sirius que se despedía de Blaise, mientras Draco hacía lo propio con su tío


- Que significó eso?- preguntó sin rodeos- sabes bien que no puedes abandonar la mansión, si lo haces

- Me sé la historia mejor que tú, es la historia de mi vida recuerdas- le respondió arrogantemente- Me haré cargo del laberinto ahora- dijo saliendo del la casa sin despedirse
- Gracias- alcanzó a decir el chico, el vampiro lo escuchó pues tenía un buen oído característica de su especie, pero sólo respondió con una venia de la cabeza en señal de entendimiento y luego abandonó el lugar

Blaise fue guiado hasta la estancia continúa con ayuda de Sirius y ahí se despidió de los demás. Sirius, Hermione y Draco, abandonaron la mansión Malfoy y se encaminaron hacia Little Hangleton, al encuentro con los demás.

*******************

- Creo que encontré algo- dijo Tonks en un tono casi inaudible

Los otros tres se le acercaron de inmediato y lo que vieron los dejó atónitos, lo que tenía en frente eran restos de piel de serpiente de gran tamaño, sin duda Nagini había estado ahí y al parecer había cambiado recientemente de piel, lo que no era muy alentador

- No la recordaba tan grande- dijo Harry al ver el tamaño de lo que tenía al frente
- La viste hace tres años, sin duda iba a crecer- dijo Lupin calmado como si se tratase de una clase de DCAO
- Eso no es todo- dijo Tonks señalándoles un túnel que difícilmente se veía, a pesar de que ya estuviera cercano el amanecer
- Bueno creo que esto señala nuestro camino- intervino Ron
- Así es
- confirmó Lupin

Y armándose de valor se encaminó hacia el túnel recientemente descubierto, seguido de cerca de Tonks y Harry, quién se detuvo en la entrada al ver que su amigo no parecía avanzar

- Ron!- llamó al aparentemente distraído pelirrojo
- Sí, ya voy- respondió volviendo a la realidad y entrando de último en el túnel
Capítulo 32: La partida de un amigo

Los primeros rayos de sol invadía la estancia y él aún esperaba la llegada de alguien, el dolor se hacía cada vez más insoportable, comenzaba a pensar que nadie vendría por él, cuando escuchó como la puerta era derribada con un hechizo Bombarda
lo siguiente que pudo ver fue como un hombre alto y calvo, de piel oscura y de contextura poderosa, con una insignia en la túnica que lo identificaba como auror, se le acercaba con la varita en alto, pero nada de eso le llamó la atención tanto como el peculiar pendiente de oro que el mago llevaba puesto, ni siquiera el verse indefenso ante un ataque, le quitó la vista del arete


- Blaise Zabinni?- preguntó el auror sin bajar la varita
- El mismo y en persona- contestó el slytherin con arrogancia
- Pues entonces sujétate con fuerza- dijo tendiéndole un zapato viejo
- Ah?- exclamó sin entender y mirándolo como si hubiera enloquecido- yo no voy a tocar eso, sabe lo que me está pidiendo?

Y es que ni siquiera en esos momentos podía evitar la arrogancia, pero era un slytherin le venía bien, al que al parecer no le gustaba para nada la escena era al Kingsley, que miraba a Blaise con una mezcla de molestia y exasperación. Pronto ambos se vieron distraídos por sonidos de pasos que venían desde la entrada


- Mira chico te aseguro que sé perfectamente lo que hago, ahora a menos que quieras dar algunas explicaciones vas ha hacer lo que te digo
- Pero

- Sin peros- dijo autoritario, al mismo tiempo que hacía que sujetase el zapato y miraba su reloj

Al instante Blaise desapareció, en medio de un torbellino de colores y justo a tiempo, porque al momento ingresaron un grupo de aurores para iniciar al registro

- Sr. está todo bien?- dijo un joven auror
- Lo está- dijo restando importancia al comentario
- Qué hacemos con este?- preguntó otro que señalaba hacia el mortifago inconsciente
- Llévalo directo a Azkaban, luego me encargaré de interrogarlo
- Sí señor- le respondió de inmediato
- Ahora recojan los cuerpos y salgamos de aquí- dijo con voz firme

Todo bajo la atenta mirada de alguien que los observaba de lejos, cuidando no ser descubierto

**********************

Cayó de bruces en el frío suelo de piedra, ni se había percatado que lo que había tomado era un trasladador, no pasó mucho tiempo para que intentara ponerse de pie, cosa que no logró, pues el dolor otra vez lo invadía por completo

- Permítame ayudarlo sr. zabinni - dijo una voz que reconoció de inmediato, mientras lo ayudaba a pararse
- Profesora McGonagall- dijo sorprendido- dónde estamos
?- pero no terminó de decir la frase porque reconoció el despacho rápidamente
- El que usted esté acá, significa que el auror que se encargó de su regresó tuvo éxito lo cual es una buena noticia
- Sé refiere al del pendiente de oro- dijo sin pensar
- El auror Kingsley Shacklebolt sr. zabinni y si yo fuera usted lo trataría con más respeto, ya que puede hacer que lo siente ahora, sólo sean cosquillas - dijo seria - ahora será mejor que lo acompañe a la enfermería
- Puedo ir sólo- dijo rápidamente imaginando lo que le podía llegar ha hacer Kingsley
- En su estado no llegaría muy lejos, recuerde que lo necesitaremos más adelante- dijo mirando con respeto al chico

Esto fue suficiente para que Blaise dejara de quejarse y aceptara la ayuda de la profesora, nunca escuchaba cosas así para sí y en ese tiempo lo había escuchado más de dos veces, cosa que aumentara su deseo de recuperarse rápido y volver para ayudarlos a todos, quién hubiera dicho que Blaise Zabinni estaría tan involucrado física y emocionalmente en algo así, pero era cierto, este era su destino y ahora lo entendía claramente, se recuperaría así le tomara días de esfuerzo, lo haría y esta vez sus motivaciones no serían cosas frívolas, por primera vez sentía que luchaba por algo, por lo que realmente valía la pena luchar, el futuro del mundo mágico


********************

- Seguro que estamos en el lugar correcto- dijo aburrido
- Completamente, aquí se alza el camino, sólo intenten no llamar la atención- dijo Sirius sin prestar mucha atención al muchacho
- Grandioso, Potter y Weasley no pueden elegir mejores lugares- dijo Draco al ver a la lejos una tétrica y oscura mansión
- Ellos no lo hicieron- dijo hermione cortante, tal vez más de lo que quiso sonar, pero no quería que insultara a sus amigos, de los que por cierto no sabía nada

Draco se quedó observándola con resentimiento, pero no dijo nada, su orgullo pudo más esta vez y siguió sin mirarla si quiera.

Habían llegado a Little Hangleton después de una larga y ardua caminata, pues en vista que nunca habían estado ahí, simplemente no podían aparecerse y ya, por eso estuvieron sumidos en tremenda jornada que les tomo toda la mañana y parte de la tarde, el sol casi desaparecía cuando divisaron el pueblo, pero mejor así, con menos luz, menos posibilidades de ser descubiertos


Con el cuerpo cansado, pero con la energía fuerte fue como llegaron a la mansión Ryddle


Pero para ellos el ingreso no sería tan fácil como lo fue para los otros, pues la entrada no estaba desolada y para ese momento posiblemente la presencia de mortifagos, sería el menor de sus problemas


********************

Avanzaron por muchos túneles, uno más oscuro que el otro, parecía que en vez de ir recto descendían, pero siguieron adelante pues en su camino tenía un destino y no se detendrían hasta llegar a él


- Hemos caminado por horas, y no parecemos llegar a ningún lado- exclamó con exasperación
- Paciencia Harry, a mi tampoco me agrada la idea de quedarnos más tiempo, pero ya estamos aquí

- Y qué hay de los mortifagos?- preguntó Ron con voz parca
- Sé que cuando entramos habían salido varios, lo que nos ayudó a entrar sin problemas

- Crees que ya hayan regresado?- interrumpió tonks
- Es muy probable, pero esperemos que no sea así, al menos hasta que encontremos a Nagini
- Ahhhhhh!- gritó Ron

Caminando tan distraído y sumido en sus pensamientos como se encontraba, no se había dado cuenta del gran hueco que estaba frente a él y presa de su distracción tropezó sin que se diera cuenta hasta que ya estaba en el suelo
pero no era su culpa, le había sido revelado un destino vacío y oscuro, en dónde el terror se levantaba y lo que él y todos sus amigos conocían, se extinguía por completo


Los otros tres voltearon de inmediato, todos preocupados, pero Lupin a la vez estaba alarmado, al encontrarse en un túnel, el grito de Ron que en otra circunstancia hubiera pasado desapercibido, en aquella, había sonado especialmente fuerte y aún peor con repeticiones debidas al eco.

- Estás bien?- se apresuró a decir harry, mientras lo ayudaba a ponerse de pie
- Creo que me doblé el tobillo

- Te ayudaremos a avanzar- dijo Lupin mientras rápidamente se ponía del otro lado de Ron y lo sujetaba fuertemente- Nym, tú guías


Automáticamente Tonks entendió la situación y se dispuso a caminar delante con la varita en alto y con una expresión similar a la que tuvo en el ataque a Hogwarts, sabía que la mirada que había intercambiado con Lupin no era una buena señal


*******************

- Ja! Lo sabía, el ministerio recuperará su reputación de implacable- dijo con voz satisfecha- la próxima vez que el joven Malfoy se comunique contigo, recuérdame estar presente
- Lo haré señor ministro- dijo sin emoción alguna
- Vaya 5 mortifagos muertos y entre ellos el mismísimo Lucius Malfoy y además otro ya encerrado en Azkaban, hoy hay mucho que celebrar- dijo Scrimgeour con evidente felicidad
- No creo que sea prudente anunciarlo aún, ellos estaban en la mansión malfoy por una misión encargada por Voldemort, hacerlo público sería ponerlo en sobre aviso- dijo Percy, interviniendo por primera vez
- Tiene razón- dijo Kingsley, admirando la inteligencia del pelirrojo
- De acuerdo, de acuerdo- dijo como quitándole importancia, pues como ex jefe de la oficina de aurores sabía que era muy cierto lo que le decían- Kingsley cuando tengas más información ven de inmediato- dijo recuperando la compostura
- Así será ministro- dijo saliendo de la oficina
-

- Qué sucede Weasley?- preguntó Scrimgeour al notar la extraña expresión del muchacho

Y era cierto, Percy sabía que algo andaba mal, era extraño escuchar que un Malfoy los estaba ayudando, pero más extraño, las circunstancias en las que había sucedido todo


- Lo está señor, pero no le parece increíble que Malfoy haya podido sólo con 6 mortifagos, algo no me cierra
-dijo meditando

Rufus Scrimgeour lo vio de pronto con profundo interés y le sonrió descaradamente, sonrisa que pronto se convirtió en una carcajada

- Crees que no lo sé- dijo a un muy confundido Percy- no por nada fui jefe de aurores, creo que todos me han subestimado y me ven como una copia de Fudge, pero no lo soy- dijo dando un sórdido golpe al escritorio, golpe con el que se acabó su expresión sonriente
- No lo entiendo señor- dijo Percy con inseguridad, aunque por dentro comenzaba a funcionarle su reconocida inteligencia
- Que nuestro espía, el joven Malfoy no trabaja sólo, podría apostar que la desaparición de los alumnos de Hogwarts tiene mucho que ver
- Cree que ellos sepan que Malfoy nos informa?- preguntó muy interesado
- No lo sé, pero tampoco me preocupa, hasta ahora Malfoy nos ha informado bien, por lo que espero que siga haciéndolo
- Es por eso que le pidió a Kingsley que le avisara en cuanto se comunicara
- Muy bien Weasley, estás aprendiendo, exactamente, a penas pueda conversar con Malfoy le pediré que me de su paradero y por supuesto el de Potter y los demás alumnos y así los tendré a todos- dijo con autosuficiencia

Percy sólo se quedó observándolo, Scrimgeour no era como Fudge, hasta cierto punto tenía razón en eso que decía que lo subestimaban, pero sin embargo, seguía teniendo algunos de sus errores, y él, Percy que había trabajado con ambos lo notaba fácilmente, los dos habían cometido un gran error, un error que ahora entendía, se habían puesto en contra de Harry Potter, se había puesto en contra del niño que vivió y con eso no había encontrado la clave para enfrentarse al-que-no-debe-ser-nombrado
y con esa reflexión descubrió cual era su verdadero lugar y para que estaba dónde estaba, recordó la razón que lo había llevado a dónde estaba, que a pesar de lo que todos creían no era la codicia, era algo que iba mucho más de sus deseos de superación y la única persona que lo sabía ahora no estaba ahí para ayudarlo a recuperar su camino, pero eso no lo detendría, alguien le había dado l impulso una vez y él seguiría adelante
lo que Percy no sabía, es que a pesar de la ausencia de su maestro nunca había dejado de vigilarlo y velar por sus acciones, su maestro, Albus Dumbledore nunca lo había dejado sólo y pronto lo descubriría


*******************

Estaba en una cueva, con la mirada divagando en algún lado pero con una expresión tan espeluznante, jamás pensó volver a ese lugar tan lleno de recuerdos, sólo había estado en ese lugar en tres ocasiones, de pequeño, en una excursión del orfanato, luego de dejar Hogwarts para usarla de escondite para su magia oscura y en ese momento, uno que nunca se imaginó con anterioridad, no en esa circunstancia


- El diario, el cuadro, el anillo, la taza y el relicario
-repetía una y otra vez como si no pudiera creerlo

Parecía enloquecido, pronto su expresión se tornó diabólica y dio un tremendo grito de extremo enfado y frustración


- Así que eso has estado haciendo Potter- dijo entre dientes- te mataré antes, a ti, al traidor y a todos los que se atrevan a atravesarse en mi camino

Permaneció un largo rato como tramando un plan demasiado siniestro para decirlo en voz alta, con una expresión ida en el rostro, pero luego la cambió por una sonrisa enloquecida

- Ni tú puedes ser tan tonto Potter, si vas tras Nagini, entras a mis dominios- dijo en un susurro, que en vez de preocupación denotó malignidad- Tú lo pediste así y espero que también esté el asqueroso traidor


************************

Habían llegado a una habitación circular, muy húmeda y oscura, a penas entraba rayo de luz, por las pequeñas aberturas de las 3 puertas que se encontraban en diferentes extremos del lugar


- Es mejor que ustedes se queden aquí- dijo Lupin acercándose a una de las puertas
- Son 3- dijo determinante Harry- si nos separamos cubriremos mayor espacio, uno podría quedarse aquí y los demás ir por cada puerta
- No!- dijo Tonks interrumpiéndolo, tú y Ron se quedarán aquí vigilando las entradas y Remus y yo entraremos a dos de las puertas a buscar a la serpiente
- Pero
- intentó reclamar Ron, a quién ya no le dolía tanto el tobillo, pero que seguía caminando con dificultad
- Pero nada Ron, y tú harry- dijo adelantándose al recamo del oji-verde- debes entender que si algo te pasa aquí, no importa que matemos a Nagini, no servirá de nada, tú y sólo tú puede destruir a Voldemort y no arriesgaré al mundo mágico entero por un arranque de valentía de tu parte, se quedarán los dos aquí- dijo en modo de orden

Así fue que él y Tonks atravesaron diferentes puertas, mientras intercambiaban miradas de preocupación por el otro, de determinación y de valor y seriedad por la importancia del éxito de la misión, dejando a dos muchachos de 17 años, confundidos e inseguros de lo que debían hacer y que a pesar de denotar fortaleza y valor, en aquel momento sentían que no estaban siendo de mucha ayuda, dos muchachos acostumbrados a participar de la acción desde mucho años atrás, pero que ahora estaban siendo sobreprotegidos, por el bien del mundo mágico, o al menos eso era lo que pensaba Harry, porque Ron por su parte tenía su mente repartida, una parte estaba junto a una castaña que lo tenía muy preocupado y la otra reviviendo nuevamente la visión que había tenido días atrás y su conversación con Dumbledore


Había vuelto a su realidad, otra vez estaba junto a Harry, observando con cuidado el lugar y entonces sintió como de pronto su cuerpo se helaba por completo, una sensación de terror lo invadió al reconocer el lugar, estaba ahí, ese era el lugar de la visión y fue cuando sintió que todo le llegaba a gran velocidad, veía claramente a Lupin y Tonks sobre el húmedo suelo, a Sirius luchando a duras penas y a Harry
muerto a tan sólo unos metros de él, todo lo había vuelto a ver, pero esta vez de lo vivió de una forma más real, estaba seguro, estaba en el mismo lugar de la visión, lo que significaba que la decisión de la que le había hablado Dumbledore estaba cerca, cada vez más cerca


********************

- Kingsley espera!- gritó exhausto

Había corrido tras él, a penas había logrado safarse del ministro, tenía que hablarle, él había sacado sus propias conclusiones sobre todo lo sucedido y a pesar de la confianza ciega que parecía tenerle Scrimgeour, para Percy, la actitud de Kingsley no era la de un jefe de aurores, algo no le cerraba y estaba seguro que tenía razón en desconfiar

- Qué sucede Weasley? Tengo que ir a Azkaban- dijo cortante
- Desde cuando le vas a dos lados- dijo Percy desafiante
- No sé a qué te refieres - respondió impasible y siguió caminando
- Claro en una guerra de tres bandos, supongo que elegiste los dos que combinaban mejor- dijo sin cambiar de tono
- Ah eso supones
-dijo irónico parándose de pronto- Si tienes una acusación que hacer, hazla y deja de interrumpir mi trabajo, qué quieres chico?
- Quiero ayudar!- dijo seguro sin bajar la mirada
- Te repito que no sé de que hablas

- Lo sabe, pero no esperaba que lo aceptara de inmediato, sólo quiero que sepa que estoy dispuesto a ayudar y por favor salúdeme a la profesora McGonagall cuando la vea- dijo sorprendiendo a Kingsley y luego regresó por dónde había llegado sin esperar respuesta
- La familia se agranda- dijo Kingsley en un susurro y luego se sonrío por dentro y cubriéndose con la capa desapareció

********************

- Cuidado!- exclamó halando a la castaña hacia sí y cubriéndola con su cuerpo al ver pasar a lo lejos a un par de mortifagos
- Gracias- dijo ella en un susurro cuando el peligro había pasado, pues la cercanía con el rubio la había puesto nerviosa

Después de esperar un largo rato a los alrededores, por fin habían entrado, ahora se encontraban en los jardines investigando la mejor forma de ingresar a la mansión Ryddle, pero sin mucho éxito, a cada momento se tenía que ocultar, pues la aparición regular de pequeños grupos de mortifagos, probablemente la guardia, hacían que su ingreso no fuera nada sencillo

Sirius se había separado un poco de los dos chicos, alegando que así podía rastrear mejor, ahora en su cuerpo de Hocicos se encontraba usando al máximo sus habilidades caninas, mientras tanto Hermione se había asomado a ver mejor el panorama que les esperaba, fue ahí cuando Draco al sentir la presencia de los mortifagos, la jaló sin esperar quedando protegidos de la vista de los mortifagos, pero muy cerca él uno de la otra


El tenerla así había hecho que se olvidara de cómo le había respondido la castaña unas horas atrás, cuando tocó el tema de sus amigos, pero sin duda ella era su debilidad y ahora que estaban en esa posición, ambos se olvidaron la razón que los había llevado hasta Little Hangleton y se perdieron en sus miradas, se iban acercando peligrosamente, hermione estaba absorta en la situación, por unos instantes olvidó lo preocupada que se encontraba por sus amigos y se dejó llevar, los dos se dejaron llevar, estaban a escasos centímetros cuando el aullido de un perro los volvió a la realidad
Hermione se despegó de él con el corazón latiéndole a mil, mientras que Draco maldecía mentalmente su mala suerte, cada vez que pensaba que podrían llegar a algo, pasaba alguna cosa que se traía abajo sus planes

- Ese fue Sirius- dijo Hermione con expresión preocupada, mientras poco a poco retomaba el aire
- Parece que sí- respondió Draco con gesto de frustración
- Será mejo buscarlo- dijo ella empezando a caminar, cuando al notar algo frente a ella, se paró en seco y se pegó al rubio

Draco no espero a que ella le dijera que sucedía y se asomó a ver lo que había impresionado a la castaña, lo que vio hizo que cambiara de expresión, Sirius Black o mejor dicho Hocicos estaba atrapado en una red, rodeado de mortifagos, por lo menos 4, apuntándolo con sus varitas y riéndose con crueldad


**********Flash Back**********

Caminaba cuidadosamente, olfateando cada rincón, había decidido separarse de los dos chicos para poder usar mejor sus habilidades caninas, siempre le había gustado ser animago, pero esta vez especialmente agradecía poder hacerlo, pues podría significarle un fácil acceso a la implacable y protegida mansión


Avanzó y avanzó cuidando no ser descubierto, estaba seguro que seguía el rastro correcto, sin duda Harry y los demás habían pasado por ahí
pronto se encontró en frente de una de las esquinas de la casa, aún si poder entrar, pero se detuvo pues algo le había llamado la atención, estaba protegido por unos matorrales, pero aún así pudo divisar una silueta acercarse hacia dónde él estaba, a cada paso que acalle figura se acercaba podía distinguirla mejor, había algo que le resultaba familiar, un poco más y estaba seguro que sabría de quien se trataba, pero cuando pensó que ya podría verla bien, sintió un ruido de pasos al otro extremo del ángulo que habían formado con él al centro, volvió a girarse y distinguió a la figura que le había llamado la atención se trataba de Nymphandora Tonks no había duda, que sin percatarse seguía avanzando hacia él y por ende hacia los mortifagos, entonces supo que si no hacía algo, la descubrirían y al ser superiores en número la matarían, eso sin contar que los descubrirían a todos y aunque le extrañó y preocupó no ver a los demás acompañándola supo que debía intervenir, así que sin previo aviso salió de su escondite corriendo y jugueteando como cualquier perro, intentando avisar a Tonks de lo que sucedía y a la vez distrayendo a los mortifagos


Tonks por su parte al atravesar aquella puerta y separarse del grupo, descubrió que el lugar por dónde había entrado era una salida rápida y desierta del lugar, pero al ver a Sirius convertido en perro, supo que algo andaba mal, estuvo tentada a acercársele, pero al notar que el perro intentaba decirle algo, se ocultó instintivamente y justo a tiempo, pues cuatros mortifagos rodearon al perro y encantaron una red para que lo atrapara, ante la mirada asustada de la auror

- Cómo entraste aquí?- dijo una voz de mujer que más que preocupada hablaba asqueada

Sirius no paraba de moverse y gruñir con desesperación, intentando liberarse de la red, pero por mucho que lo intentaba no lograba soltarse

- Estate quieto!- gritó otro apuntándolo con la varita y sin previo aviso exclamó- Crucio!

Fue en ese momento que Sirius de animago aulló dolorosamente, ya era difícil recibir una maldición como aquella en su forma humana como para también recibirla como perro

**********Fin Flash Back**********

- Tenemos que ayudarlo!- exclamó llorosa Hermione al verlo atrapado a la lejanía
- Sería imprudente- dijo Draco reteniendo a la castaña, pero rápidamente añadió al notar el gesto de la chica- lo ayudaremos, pero tendremos que planearlo bien


*****************

Avanzaba tomando las paredes e intentando ser silencioso, pero los charcos que yacían debajo de sus pies, hacía que sonara como pasaba pisando el agua, la entrada por la que había pasado no parecía llevarlo a ningún lugar, uno o dos paso más y se regresaría, pero un ruido que le advertía que no estaba sólo lo detuvo y girándose lentamente divisó a la razón que los había llevado hasta la mansión Ryddle, a tan sólo unos metros de él, se encontraba Nagini, que lo miraba directamente y que parecía estar a punto de atacar, en un arranque de inteligencia, hizo lo más sensato en aquel momento, correr


- Depulso!- exclamó apuntándole a la serpiente y luego echó a correr sin siquiera ver si le había pegado

Nagini recibió el hechizo, pero este a penas la atontó un poco y en seguida se puso en la tarea de perseguir a su presa


*****************

Habían permanecido en aquella sala circular, ambos sumidos en sus pensamientos, eso hasta que Ron decidió que era tiempo de romper el silencio o tal vez luego no habría tiempo


- Harry- llamó con recelo
- Qué sucede?- preguntó mirando a su amigo
- Qué serías capaz de hacer por cumplir con la profecía?- preguntó un tanto cohibido

Harry se extrañó ante aquella pregunta, pero al ver la expresión del pelirrojo supo que no estaba jugando

- Tú sabes que cumplir esa profecía es mi destino, yo no lo escogí, pero sé que debo cumplirlo
- Pero no es justo pensar que el destino del mundo mágico está en manos de un chico de 17 años- dijo pensando más en sí que en harry
- Es una carga muy grande- dijo con pesar- pero si depende de mi, haré lo que pueda, no dejaré que Voldemort gané, así me cueste la vida- dijo solemne y algo sorprendido de sus propias palabras

Ron por primera vez sentía lo que Harry había sentido durante años y todo dejo de duda se esfumó de su mente
no estaba listo para eso, pero realmente ya no le importaba
y entonces se repitió mentalmente lo que le había dicho su amigo: Es una carga muy grande, pero si depende de mi, haré lo que pueda, no dejaré que Voldemort gané, así me cueste la vida.

******************

Habían seguido torturándolo y al parecer lo disfrutaban, era una imagen terrible el ver como cuatro seres humanos, porque a pesar de sus elecciones criminales, lo eran, disfrutaban torturando a otro ser
de no haber sido realmente un mago probablemente ya estaría muerto, pero Sirius resistía y lo hacía como el mejor

- No lo soporto más!- dijo Hermione a la que las lágrimas ya habían invadido su rostro por completo- ya no podemos esperar a ver que ocurre, sino hacemos algo lo mataran!

Draco la entendía perfectamente, él aún no lograba entender como se aguantaba tanto y no salía a acabar con los mortifagos, bueno en realidad si lo entendía, lo hacía por ella, no quería ponerla en peligro, pero lamentablemente la gryffindor tenía razón, si no hacían algo, matarían a Sirius sin contemplación alguna, fue tal vez un arranque de locura o tal vez de valentía lo que lo llevo a salir en su defensa, pero el slytherin no aguantó más y salió de su escondite, atacando sin piedad

- Everte Statum!- gritó apuntando a uno, que inmediatamente fue derribado por la fuerza del hechizo

Fue cuestión de segundos que otro mortifago le devolviera el hechizo y lo hiciera salir disparado unos metros, pero había logrado quitar la atención sobre el perro y ahora los tres mortifagos en pie se dirigían hacia él

Hermione veía todo desde su escondite, esperando el momento indicado para liberar a Sirius y salir de ahí, Draco había logrado alejarlos de Sirius y ahora Hermione corría a liberarlo de la red

- Hermione!- dijo una voz que sorprendió a la chica

Tonks también había visto lo sucedido y al ver a Malfoy arriesgarse así supo que no podía perder tiempo y se acercó a Sirius con la misma intención de Hermione, que al verla frente a ella casi se cae de la impresión

- Tonks? Y los demás?- preguntó mientras entre las dos liberaban a Sirius
- Están bien, ahora debemos volver, ahí está la entraba- dijo señalando el lugar por dónde había llegado

Sirius a penas estuvo libre, regresó a su forma humana y a pesar del inmenso dolor que sentía, se puso de pie ayudado por Tonks


- Ve con Sirius yo ayudaré a Malfoy- dijo Tonks mirando a la chica
- No!- dijo firme y segura- ve tú, yo no podría sujetarlo, yo me quedaré con Draco

Tonks y Sirius se le quedaron viendo un momento y luego los tres se voltearon hacía donde luchaba Draco, más bien dónde atacaban a Draco, que ahora yacía en el suelo, recibiendo maldiciones

- Váyanse ya!- gritó la chica y sujetando fuertemente la varita se viró hacia el rubio, avanzando sin volverse a ver a Sirius y Tonks

Tonks algo reacia, se puso en marcha con Sirius y pronto estuvieron dentro del túnel que los llevaría con Harry y Ron


******************

Una ráfaga de viento los puso alertas y luego un grito


- Ahhhhhh!- exclamó Harry, tomándose fuertemente la cicatriz
- Qué sucede?- preguntó temeroso Ron, quién ya sabía que los dolores de cicatriz de Harry sólo podían indicar una cosa
- Sabe que estamos aquí y lo peor es que

- También está aquí- completó el pelirrojo, señalando la tercera puerta, esa que habían dejado sin explorar


Voldemort había llegado y con él un gran número de mortifagos, que sin esperar rodearon a los dos gryffindors, dejándolos indefensos, dentro del círculo, junto con Voldemort

- No necesito de ustedes para acabar con Potter- dijo con arrogancia- me parece que el pequeño traidor nos está dando problemas afuera, ustedes tráiganmelo y maten a cualquiera que esté con él

Ron recordó lo que había visto y supo que debía intervenir, pero como, que podía hacer para proteger a Hermione, era de eso de lo que hablaba Dumbledore, debía dejar morir su amiga para proteger a su amigo, él no podía hacer eso
y entonces rogó por que aguantara lo suficiente hasta que pudiera ayudarla, ahora no podía dejar sólo a Harry, el futuro dependía de él

Ahora sólo quedaban en la sala Voldemort y dos mortifagos, harry sabía que si lo hacían bien, podían escapar y esperar que Lupin y Tonks no regresaran ahí, pero era demasiado arriesgado quedarse

- Hagan lo que quieran con el otro, Potter es mío- dijo sin vacilar

Pronto la sala se llenó de una lluvia de hechizos, Harry se escabullía valientemente de las maldiciones que le lanzaba Voldemort, mientras que Ron hacía lo que podía con los dos mortifagos

- Expelliarmus!- gritó Ron, dándole a uno

Pero antes de poder volver a apuntar ya estaba volando por los aires presa de una maldición del otro mortifago

Harry a pesar de estar muy ocupado en su propia batalla no podía evitar seguir la situación de Ron con la mirada, por eso al verlo ser atacado, le lanzó un hechizo al mortifago culpable, cosa que pagó caro, Voldemort ya lo había alejado de su varita y ahora estaba vulnerable a un ataque directo, había fallado


Se levantó buscando a su amigo y lo primero que vio fue a Harry de rodillas, en el frío suelo, en que momento la batalla se había puesto así, Harry había intentado ayudarlo y por eso había perdido gran parte de sus energías ahora era tiempo de devolverle el favor y con esa idea fue en auxilio del oji-verde

- Avada Kedravra!

Fue una cuestión de segundos, pero el pelirrojo llegó a tiempo y se abrazó fuertemente de su amigo, interponiéndose entre él y la peor de las maldiciones...



Capítulo 33: Volver a empezar

Por un momento sintió un gran dolor, no estaba seguro de lo que acababa de pasar, pero al sentir unos brazos sosteniéndolo, rápidamente dejó de pensar para dar paso a una sensación de paz y tranquilidad


- Lo has hecho bien!- dijo alguien mucho más alto que él, pero al que aún no lograba identificar

Quiso levantar la mirada, pero al encontrarse con aquel que lo había sujetado, supo que algo no andaba bien

- Profesor, que sucedió?- preguntó temiendo la respuesta
- Tomaste tú decisión Ron y ahora es tiempo de que lo entiendas- dijo guiando al chico

*****************

- Ron, No!!!!!!!!!!!!!- gritó Harry, al sentir como el cuerpo de su amigo caía frente a él
- Estúpidos idealistas- contestó Voldemort, mientras reía con maldad
- Cállate!- exclamó Harry con desesperación, todo lo había tomado tan repentinamente, que no le daba tiempo de asimilarlo aún
- Patético! - dijo Voldemort disfrutando de la escena- esta vez no fallaré- completó levantando la varita y apuntando a Harry, que en esos momentos se encontraba sujetando a Ron con el rostro inexpresivo

Harry parecía ido, no parecía querer aceptar lo que acababa de suceder, creía que mientras lo negara, no existiría, pero el engañarse a sí mismo, sólo alarga la agonía y en esos momentos no había tiempo para tal

******************

Estaban totalmente agotados, con mucho esfuerzo habían logrado mantenerse en pie luchando, pero la llegada de cinco nuevos mortifagos, había acabado con sus energías, Draco estaba llevando la peor parte, pues al sentirse responsable de la seguridad de Hermione, estaba más pendiente de sus duelos que de los suyos propios y aunque ya se habían encargado de tres, antes que llegaran sus refuerzos, estaba demasiado cansado, para mantenerse en pie por mucho tiempo más; por su parte la castaña hacía gala de su inteligencia, había logrado inmovilizar a dos mortifagos más y ahora se encargaba del tercero, mientras Draco pelaba valientemente con los otros tres, pues intentaba proteger a la gryffindor, aunque no estaba dando buenos resultados, ya lo tenían rodeado y estaban decidiendo como torturarlo, mientras se reían escandalosamente

- Oppungo!- exclamó Hermione, intentando enviar todo lo que pudiera contra los cuatro mortifagos, pero algo falló, pues a penas pudo enviar unos cuantas piedritas

Hermione se estaba sujetando fuertemente el pecho, como si de pronto le hubieran dado un gran golpe, que le quitaba todo el aire, cosa que no pasó desapercibida por los mortifagos, olvidaron a Draco y arremetieron contra ella, después de todo, pensaban que el slytherin ya no era un problema, ya que se encontraba sangrante sobre el césped y no hacer ningún tipo de además para pararse

- Pero si la pequeña sangre-sucia no da para más- dijo uno intentando sonar lo más asqueado por la presencia de la chica
- Recuerdan los buenos tiempos- dijo otro, mirando a la chica con maldad
- Crucio!- exclamó un mortifago alto apuntando a Hermione

La chica chilló de dolor, una y otra vez, pues ellos no parecían querer detenerse, le aplicaron esa y otras maldiciones, todas seguidas, Hermione casi o respiraba y sentía que desfallecería en cualquier momento, por otro lado Draco seguía alejado e igual de mal, pues a los traidores tampoco les iba mejor y ahora para asegurarse que no fuera a interrumpirlos, uno de los mortifagos arremetió contra él, mientras que los otros tres se hacían cargo de la chica, la crueldad y asco con la que la trataban era atroz, Hermione ya no podía ni quejarse, pero fue cuando vio algo que le destrozo el alma


Ron y Dumbledore estaban juntos en una sala redonda, ambos con expresiones incomprensibles, pronto su mente comenzó a trabajar a mil, no quería decir lo que presentía

- Ron!- dijo en susurro antes de cerrar los ojos y dejarse llevar

******************

Había llegado a un pasadizo con apariencia abandonado, aún estaba muy agitado de tanto correr, pero en ese lugar por muy tétrico que pareciera había encontrado descanso, estaba seguro que no había estado antes por ahí, lo que le indicaba que no había tomado el mismo camino por el que había llegado


Siguió avanzando, pues sabía que aunque lo había intentado, su hechizo no serviría para detener a la serpiente por mucho más tiempo, no podía pararse a pensar mucho, debía seguir avanzando, con suerte lograría llegar hasta donde estaban los demás y juntos acabarían con Nagini, pero sus planes pronto se vieron destruidos

Un sonido rastrero y un siseo inconfundible llenaron por completo sus oídos, había sido encontrado antes de llegar a su destino, esta vez estaba sólo, pero sabía perfectamente que en esta misión no cabía el error y debería enfrentarse a Nagini, aunque no contara con ayuda

Sin rastro de vacilación en su rostro, se viró sobre sus talones y elevando la varita se enfrentó a la enorme serpiente que se encontraba dispuesta a atacar y que ya estaba muy cerca de él


****************

- Oh Potter, ya deja de lloriquear por tu amiguito- dijo con burla y malicia- un weasley verdad? Así acabará todos ellos
- No te atrevas a decir su nombre- gritó enfurecido

Había logrado escabullirse un poco, pero el negarse a soltar a Ron, complicaba su movimiento y lo convertía en una presa fácil, afortunadamente Voldemort parecía querer divertirse con su sufrimiento y eso le daba algo de tiempo

- Me estoy cansando Potter, deja de esconderte, morirás de cualquier forma

-

- No dices nada?, pues muy bien
Cister Amperio- exclamó apuntando el lugar dónde se refugiaba harry

Algunas piedras les cayeron encima por el impacto del hechizo, pero Harry usó su cuerpo para proteger el de Ron, aunque este ya no estuviera en él, Harry no estaba dispuesto a aceptarlo y dejar que algo lo golpeé

Voldemort ya miraba impaciente la escena, si bien lo había estado disfrutando, no podía dejar de pensar en Nagini, al estar conectado con la serpiente presentía, que estaba teniendo más acción de la que él hubiera elegido

- Sepárenlos! - ordenó a los dos mortifagos que habían permanecido de espectadores, esperando la indicación del señor tenebroso

*****************

- Me alegra que haya venido sr. Weasley
- Debo admitir que su llamado me intriga profesora
- Alguien me informó de su interés en ayudar, y quería estar segura de lo sincero que era
- Si con alguien se refiere al jefe de aurores Kingsley Shacklebolt, es cierto, quiero ayudar- dijo con firmeza
- Y se puede saber, a qué se debe el cambio de opinión?- preguntó seria
- Profesora McGonagall- dijo de pronto algo abatido- yo nunca tuve otra opinión, es cierto que tomé decisiones equivocadas en mi vida, pero no me arrepiento de ellas, lo que hice fue por una razón que no diré, pero si de algo puede estar segura es que quiero tanto como todos que Voldemort sea destruido, tal vez esto no sea suficiente para usted y lo comprenderé si es así, pero lo que le digo es muy en serio, quiero ayudar

McGonagall se quedó viéndolo un momento y luego cerró los ojos, como intentando analizar su mente

- Esta bien sr. Weasley, confiaré en sus buenas intenciones- dijo volviendo a mirarlo- lo necesitaremos de inmediato
está dispuesto?

Percy sólo asintió con una corazonada, que le decía que era tiempo de develarlo todo


*******************

Hacía mucho que nadie lo había visto, pero tal vez una fuerza extraña, hizo que hiciera una nueva aparición, una llena de esperanza, una que hizo que él supiera que no estaba sólo y que en esa batalla sí tendría ayuda después de todo, una ayuda más que suficiente, porque no sólo se trataba de aquel ser, sabía que por muy increíble que pareciese, Dumbledore no los había dejado desprotegidos y nunca lo haría
aún estaba con ellos, lo sentía con aquella presencia


Nagini lo había atacado y aunque él hábilmente la había controlado, la situación había llegado a un punto en el que Lupin ya no podía seguir luchando, estaba indefenso en el suelo y su pierna sangraba en demasía, cuando lo vio, sintió que todo su cuerpo se llenaba de un sentimiento general: Esperanza.

- Fawkes!- exclamó con asombro

Aquel que ahora llegaba con energía contagiante, era el fénix desaparecido de Albus Dumbledore y esta vez como en una oportunidad anterior, llegaba con el viejo sombrero seleccionador, que arrojó a las manos de Lupin y mientras este absorto aún lo tomaba y sujetaba fuertemente lo que este traía en su interior, Fawkes comenzó a atacar a Nagini, jamás habían visto al comúnmente amable fénix tan fiero y arriesgado como ahora, parecía tener prisa en destruir a la serpiente


Tomó con seguridad el sombrero y aunque estaba algo confundido, recordó lo que Harry le había contado sobre su aventura en la cámara de los secretos

- Será posible?- se preguntó sacando del sombrero aquel imponente objeto

Lupin sacó admirado la espada de Godric Gryffindor, estaba absorto observándola con detenimiento, cuando una nota feroz del fénix, hizo que volviera a la realidad, con toda la fuerza que pudo y aún con la pierna sangrante se puso de pie y se enfrentó a su destino

Así fue que el mago y el fénix se unieron para acabar con el último Horcrux, en una movida espectacular de Fawkes, Lupin pudo arremeter con la espada el cuerpo de la serpiente que inmediatamente soltó un alarido de dolor tan agudo y temible a la vez, sin duda quería dar una alarma


*****************

Los dos mortifago habían logrado arrancarle el cuerpo de Ron a Harry, que seguía negándose que había perdido a su amigo, a pesar de sus grandes esfuerzos de recuperarlo Harry no había tenido éxito, ahora se encontraba frente a frente Voldemort, ambos con las varitas en posición de ataque, pero ninguno dispuesto a dar el primer paso


Harry, pues seguía pendiente de Ron y no se lograba concentrar en su batalla y Voldemort


**********Flash Back**********

Sintió como su vida se le iba de las manos, pudo experimentar cada cosa que sentía Nagini, tanto así que si no hubiera roto su conexión, habría perdido muchas de sus energías, sabía que eso marcaba nuevas reglas


Se maldijo internamente, pero supo que si se descubría, no podría evitar que Harry lo atacara y eso si le preocupara, Voldemort se sentía indefenso y no estaba seguro de querer correr riesgos

Justo levantó nuevamente la mirada cuando sus mortifagos lograban alejar el cuerpo del pelirrojo de Harry Potter y sonrío para sí, con Weasley en sus manos, aunque sólo fuera el cuerpo podría controlar Harry


**********Fin Flash Back**********

Aún con dudad decidió que ahora que estaba debilitado y peor aún que había descubierto que habían más magos de los que pensaba en su guarida supo que debía actuar rápido o pagaría caro por su error

- Avada Kedravra!!!- gritó apuntando a Harry, quién no se esperaba un ataque en ese momento
- Protego!!!- se escuchó una voz de mujer, quién envolvió a harry con su escudo y lo protegió de la maldición asesina
- Tonks!, Sirius!- dijo harry sorprendido

**********Flash Back**********

- Casi llegamos- dijo Tonks, intentando avanzar con la carga extra que significaba llevar al mal herido de Sirius
- Ya me siento mejor, puedo caminar!- dijo con dificultad

Se habían tardado mucho en llegar, pues el cuerpo de Sirius estaba muy lastimado y Tonks no podía con su peso, hubiera podido hechizarlo y trasladar su cuerpo, pero eso los hubiera dejado a merced de un ataque y a ambos imposibilitados de usar la varita, por lo que prefirieron el camino largo


**********Fin Flash Back**********

Voldemort vio a los dos magos sorprendido, contaba con que hubiera dos más, pero la presencia de esos dos significaba que había al menos 5 magos y aunque a regañadientes, decidió huir momentáneamente

- Nos volveremos a encontrar Potter y la próxima vez no te protegerá nadie- dijo mirando con desdén a Ron y desapareciendo, seguido de sus dos mortifagos

Harry se quedó sorprendido, pero reaccionó cuando vio a Lupin que acababa de llegar junto al cuerpo de Ron, cerrándole los ojos


******************

Ahora había nueve mortifagos de pie y dos estudiantes de magia que yacían en el frío césped


Después de atacar en repetidas veces a Draco y Hermione, los mortifagos, se encargaron de recuperar a sus bajas y seguir jugando con los chicos lastimados, Draco había recuperado el conocimiento y luchaba con ponerse de píe, pero Hermione no parecía reaccionar, cosa que preocupó aún más al rubio

- Señal de huída- gritó un mortifago, al notar la fuerte quemazón en su brazo izquierdo
- Y que hacemos con estos dos?- preguntó otro
- Este no parece quedarse quieto- dijo uno pateando a Draco
- Llevémoselos al señor tenebroso y que el decida, aunque la sangre-sucia ya esta haciendo el viajecito- dijo con una media sonrisa de satisfacción
- Depulso!- se escuchó, acompañado de un fuerte estallido

Acababan de enviarles un hechizo muy poderoso, que los alarmó a todos e hizo que inconscientemente se alejaran de los dos chicos y temieron que la razón por lo que se les había dado la señal se debía a un ataque de los aurores

Una lluvia de hechizos de desarme y rechazo fue contra ellos de direcciones confusas, los mortifagos temieron ser rodeados e inmediatamente comenzaron a desaparecer del lugar

- Hermione!- exclamó draco como pudo y arrastrándose alcanzó a la chica, pero un brazo fuerte lo detuvo
- Tranquilo chico, los llevaremos a Hogwarts- dijo Kingsley con expresión fuerte
- Yo me haré cargo de ella- dijo el joven pelirrojo que acompañaba a Kingsley

Kingsley ayudó a ponerse de pie a Draco y con una fortaleza envidiable lo ayudó a caminar, mientras que Percy tomaba entre sus brazos el delicado cuerpo de Hermione

- Todo estará bien- dijo agobiado mirando con preocupación a la lastimada chica

Algo debió trasmitirle aquella sensación a la chica, quién abrió los ojos repentinamente y lo observó con una sonrisa como de haber recuperado la tranquilidad

- Ron!- dijo en un susurro y luego volvió a caer entre los brazos de un sorprendido Percy, que comenzaba a preguntarse por el estado de su hermano

*******************

Los días que siguieron estuvieron llenos de dolor y sufrimiento para todos los que habían participado, la llegada de Percy y Kingsley había sido oportuna, si se hubieran demorado unos minutos más tal vez hubieran sentido más de una muerte, Kingsley los había reunido a todos y habían hecho que llegaran a salvo a Hogwarts, pero no como hubieran querido, habían perdido a un gran hijo, un gran hermano, tal vez no el mejor alumno, pero sin duda alguna el mejor de los amigos, aquel que tuvo el valor de creer y enfrentar al destino, aquel niño inseguro y juguetón que de la noche a la mañana se convirtió en un hombre de gran valor, sobretodo por leal y justo
no existen una sola palabra para describir todo lo que significaba, pero sí un nombre, y ese nombre es
Ronald Weasley

La familia Weasley tomó la noticia con una gran tristeza, Percy quien fue el primero en enterarse, se lo comunicó al resto de la familia, como era de esperar la reunión estuvo llena de llanto y pesar, uno jamás está listo para recibir una noticia como aquella y en una familia tan unida y especial como esa, fue un golpe muy duro

La noticia sobre la muerte de Ron, había permanecido como un secreto, nadie que no hubiera participado o fuera de la familia u orden sabía del tema, así lo habían decidido, pues a pesar de las circunstancias, debían asegurase que la muerte de Ron no había sido en vano

Hermione aún no despertaba de su estado inconsciente y no daba muestras de hacerlo pronto, Draco ya había salido de la enfermería y ahora estaba nuevamente en su habitación, Blaise al enterarse supo que su deber era estar con su amigo, así que pidió ser mudado, con la excusa de estar todavía recuperándose, ambos sabían que cuando la castaña despertara recibiría probablemente el golpe más duro de su vida, algo que abrumaba de sobremanera al rubio. Los Weasley no estaban mejor, a esto se le juntaba la terrible situación en la que se encontraban, pues al no poder revelar los hechos, no podían ofrecerle a su hijo un funeral de despedida, Ginny que permanecía en Hogwarts tenía un aspecto sombrío, no sólo sufría por la muerte de su hermano, también estaba preocupada por la interminable inconciencia de Hermione y por la ausencia de Harry
y es que desde que habían llegado, se había aislado de todo y todos, ni siquiera había querido ser atendido en la enfermería, había decidido ocultarse en la casa de los gritos, pues era el único lugar dónde sabía que no lo encontrarían o al menos eso era lo que él pensaba.

- Imaginé que estarías aquí- dijo el hombre apoyado sobre el marco de la vieja puerta
- Quiero estar sólo Sirius- respondió Harry huraño, sin siquiera mirarlo
- Lo sé, pero no es bueno que lo estés- dijo ignorando los deseos del chico y sentándose en un viejo catre junto a él
- Si no te vas tú, entonces me iré yo!- dijo firme, poniéndose de pie
- Detente ahí!- dijo interponiéndose al muchacho- Oh que piensas hacer, vivir huyendo, porque si eso es lo que vas ha hacer, entonces el sacrificio de Ron no valió la pena


Tal vez la reacción que esperaba que tuvieran sus palabras no fueron las que obtuvo, Sirius esperaba que Harry mostrara una emoción que no fuera de culpa, ira o rencor, esperaba que el oji-verde asimilara la muerte de su amigo, y que mostrara su sufrimiento, Sirius quería que Harry se quitara la coraza que se había puesto a sí mismo, pero la realidad fue otra, Harry de un fuerte empujón apartó a su padrino del camino y salió huyendo


******************

Hermione no despertaba, cosa que mantenía a todos muy preocupados, madame Pomfrey había dicho en repetidas ocasiones que si el estado de la chica no cambiaba, no les quedaría más remedio que enviarla a San Mungo y aunque sabían del peligro que aquello podría significar para su misión, todos coincidían que la salud de Hermione estaba primero, en los días que había transcurrido en la enfermería, nunca había estado sola, Tonks se quedaba junto a ella, a veces se turnaba con Luna y Neville, que al enterarse de lo sucedido, se ofrecieron inmediatamente como ayuda, claro que ninguno de ellos, como el resto de Hogwarts se enteró de la muerte de Ron, aún no era el momento
Draco a pesar de despotricar contra todos no lograba que lo dejaran salir y aunque no lo quisiera aceptar una de las funciones de Blaise al quedarse con él, era asegurarse que no saliese, esto lo ponía en un gran debate interno, pero le habían hecho entender que el rubio no debía dar a conocer su ubicación o ya no podrían salvarlo de su pase por Azkaban, pues Scrimgeour ya no creería que Draco era su espía

Para Hermione tampoco fue una temporada tranquila, a pesar de no poder volver en sí, vivía en una constante desesperación, era como revivir una y otra vez la misma escena, la cual por cierto no entendía, veía como Ron, uno de sus mejores amigos, permanecía de pie junto a la figura de Albus Dumbledore, luego veía claramente que su profesor se volteaba hacia ella y le sonreía, pero de esto no se percataba el pelirrojo, que seguía con expresión ida, mientras Dumbledore volvía a conversar con Ron sobre algo que ella no podía escuchar, aunque los veía moviéndose de lugar, permanecían en la misma sala que cuando los vio por primera vez, antes de perder el conocimiento, y así, se repetía lo mismo incansables veces y ella aún no podía escuchar lo que decían, llamaba incansablemente a que la atendieran, pero sólo obtenía una sonrisa tranquilizadora de su profesor y luego se repetía la escena


*******************

- Entonces estoy muerto?- dijo abatido
- Esa fue la decisión que tomaste, es que acaso te arrepientes?- preguntó mirando con interés al chico

Ron levantó la mirada confuso, su nueva situación lo tenía extrañado, realmente no se sentía como un muerto, a decir verdad, se sentía bien y no es que supiese como debía ser la muerte, pero jamás imaginó que sería así, si Dumbledore no se lo hubiera confirmado, probablemente no lo hubiera creído, pero por muy difícil que ahora le resultaba entender las cosas, no dudaba por ningún momento que su decisión había sido la correcta


- No profesor- dijo intentando sonar seguro, pero con una mirada de temor que no pasó desapercibida por su profesor
- Me hubiera gustado que las cosas sucedieran de otra manera, es normal temer

- Pero fueron así- interrumpió Ron con firmeza- es sólo que desearía que alguien me dijera que hice lo correcto y que esto servirá para ayudara Harry
- Creí habértelo dicho ya- dijo impasible Dumbledore- tu decisión cambió el destino de muchos, pero aún no ha terminado tu trabajo
- No lo entiendo profesor- dijo confundido
- Ponto lo harás, te explicaremos todo lo que vendrá de ahora en adelante, tus acciones serán recompensadas

Ron se había quedado callado de la impresión, no alcanzaba a comprender a lo que se refería su profesor, pero algo le decía que verían de nuevo a sus amigos y no se equivocaba


- Pero antes tendremos que separar una conexión que ha permanecido mucho tiempo activa y que impide que la alguien vuelva al mundo real, al mundo al que pertenece

Dumbledore se giró hacia un lugar vacío, cosa que extrañó aún más al pelirrojo y con voz profunda dijo


- Es tiempo de volver srta. Granger

************************

Hermione volvía en sí en ese preciso momento, pero aún ninguno de los que estaban en la enfermería se percataban de aquel detalle, su mente daba vueltas, no sabía como había llegado a la enfermería de Hogwarts, lo último que recordaba era haber estado peleando contra mortifagos junto a Draco, pero ahora se sentía insegura de preguntar por lo demás, pero su preocupación pudo más y justo cuando comenzaba a incorporarse, para llamar la atención de los presentes, le vino algo a la mente, más bien unas palabras


- Es tiempo de volver srta. Granger
- Esa voz- dijo en un susurro y tomándose fuertemente la cabeza
- Hermione!- gritó un alarmado Neville, alarmando así a los demás

En ese momento en la enfermería se encontraba a parte de la señora Pomfrey, Neville y Luna que había decidido quedarse ese día velando por el estado de su amiga

- Sr. Longbotomm guarde silencio, esto es una enfermería- exigió Pomfrey con seriedad- srta. Granger que bueno que haya despertado, temíamos tener que llevarla a San Mungo
- Yo me siento bien, pero que sucedió con los demás?- preguntó confundida y aún sujetándose la cabeza
- Te duele?- preguntó Luna al verla así
- Un poco, pero estoy bien, ya me puedo ir- dijo Hermione, intuyendo que ahí no podría conseguir mucha información
- Eso no será posible srta. Granger, primero debemos estar seguros que estará bien, además necesita descansar y

- Si herms, debes recuperarte- interrumpió Neville tímidamente
- Puedo ver a la profesora McGonagall?- pidió ella insegura
- Sr. Longbotomm, vaya a avisarle a la directora del estado de la srta. Granger
- Sí!- dijo rápidamente el chico y saliendo de igual forma

*******************

- Qué sucede con Hermione?- preguntó alarmado
- Ahora está bien, pero antes no lo estuvo y aunque le parezca difícil de creer, se debía a su muerte
- Supongo que ya lo sabe

- No sr. Weasley ella aún no lo sabe, Hermione acaba de despertar después de pasar días inconsciente
- Pero ella está bien? - preguntó visiblemente alarmado-Y entonces que tengo que ver yo?- dijo rápidamente Ron, con la confusión y la preocupación mezcladas
- Usted lo sabe mejor que yo, todo se debe a una conexión que surgió entre ustedes a finales de año pasado- dijo mirando significativamente al chico- ahora lo recuerda?
- Se refiere a cuando trajimos a Sirius?- preguntó aún confundido
- Exactamente!- dijo con energía- al no ser una experta, la srta. Granger estableció una conexión con usted que no llegó a cerrarse cuando finalizaron su cometido
- Entonces cuando yo morí

- Ella perdió muchas energías, pues la conexión se mantenía aún después de

- De mi muerte- completó Ron meditabundo- entonces fue mi culpa que ella estuviera inconsciente?
- Usted no habría hecho nada que la lastimara, ni yo sabía que esa conexión seguía vigente, jamás había sucedido antes, es más, no me sorprendería que tanto sus lazos con ella como con el sr. Potter fueran el portal que necesita para regresar

- Entonces podré regresar?- dijo sorprendido
- No como quisiera

- Disculpe profesor, pero no le comprendo
- Yo no soy la persona que debe explicártelo
pero si sigues preocupado por Hermione, ya puedes estar tranquilo, pues he roto su conexión y con eso, ella ha despertado

**********************

- Déjenos solas, por favor- pidió la profesora McGonagall al ver la mirada de desconcierto de la chica
- Profesora, cómo están todos?- preguntó velozmente, había esperado demasiado por hacer aquella pregunta, como para detenerse en cortesías

McGonagall no podía mentirle, pero sabía que lo que le tenía que decirle destruiría a la castaña

- Todos están bien verdad?- preguntó preocupada e intuyendo que algo andaba mal
- Srta. Granger, permaneció inconsciente por mucho tiempo, pero debe saber que las cosas han cambiado- dijo bajando la mirada

Hermione se fijó detenidamente en el rostro de su profesora y pudo ver como una lágrima rodaba por su mejilla, lo que sólo podía significar una cosa


- Qué sucedió?- dijo con la voz temblorosa al hacer aquella pregunta, aunque su audaz mente ya comenzaba a crear situaciones en las que todos sufrían terrible muertes, hasta que la última hizo que viera a uno de sus mejores amigos- Ron!- exclamó con la voz casi ida


McGonagall ya no pudo aguantar más y al suponer que su mejor alumna ya intuía lo sucedido, decidió contárselo todo


*******************

Estaba en la misma sala y aún Dumbledore seguía junto a él, pero esta vez había cuatro personas más, ambos con túnicas largas y blancas, estaban sentados en una mesa redonda, en la que había espacio para 3 personas más, pero los otros lugares estaban desocupados, pero ninguno de los presentes, parecía fijarse en él


- Ron!- dijo solemne- este es el templo eterno de los magos
- El qué?- preguntó mirando de soslayo
- La magia es mucho más sorprendente de lo que todos suponemos, el mundo mágico nunca ha estado abandonado Ron, Merlín con sus extraordinarios poderes y ayudado por otros magos se aseguró en vida, que existiera alguna protección para nuestro mundo, así fue que después de morir, pudo convocar a los primeros 7 magos del templo eterno
- Entonces, aquí está Merlín?- dijo impresionado, tratando de ver hacia los magos sentados en la mesa redonda del la sala
- No, él hace mucho que dejo el consejo eterno - dijo comprensivo- verás, los magos no somos inmortales y como entenderás no podemos decidir quedarnos eternamente entre la vida y muerte, sólo los elegidos por la magia antigua, tienen el privilegio de estar aquí

- Entiendo que usted este aquí, pero yo?- dijo confundido
- Tú estás aquí, porque tienes una misión que cumplir antes de marchar
- dijo Dumbledore llevándolo hasta el consejo

Mientras en un lugar completamente distinto, una chica miraba fijamente a un punto inexistente, sin mostrar algún gesto de emoción y sin articular palabra alguna

Capítulo 34: El consejo Eterno

Se había cansado de llorar, o tal vez se le habían acabado las lágrimas, siempre se había considerado una persona fuerte, había resistido cosas que muchos ni siquiera imaginaban, pero nunca pensó que lo que la hacía fuerte era esa necesidad de cuidar a los que la rodeaban, ahora había perdido a uno de sus más importantes pilares para conseguirlo y sufría, sufría como nunca pensó hacerlo, era la primera vez que había sentido tanto dolor y a la vez tanta ira, habían asesinado a su hermano y además temía por el estado de su novio, al principio había estado tan sumida en su dolor, que ni se había fijado en su desaparición, pero conforme fueron pasando los días, la preocupación la embargaba por completo, ella necesitaba a Harry a su lado y estaba segura, que él la necesitaba de igual manera
pero cada vez que intentaba acercársele, este huía y ahora ya ni sabía dónde se encontraba, Harry Potter había desaparecido para ella
pero aún en esos momentos de pesar, entendió que la única persona capaz de ayudarla a encontrar a Harry, era su amiga, Hermione Granger, el único problema es que la chica no hablaba con nadie


Hermione aún seguía en la enfermería, a penas se enteró de los sucesos en la Mansión Ryddle, sintió que algo en ella se rompía y desaparecía junto con la presencia de su amigo, no lloró
ni una sola lágrima salió de sus ojos, su rostro seguía inexpresivo, nadie podía asegurar que era lo que pasaba por su mente, pues la chica se negaba a contestar
tenía a todos muy preocupados, especialmente a cierto rubio, que ni siquiera podía salir de su encierro para verla, no era el momento le decían, pero él sabía que si la dejaban verla podía ayudar o al menos quería convencerse de eso, Blaise su amigo, le sirvió de informante, lo que no era de gran ayuda, pues a pesar que el slytherin se esforzaba por detallar cada situación, Draco no lograba quitarse la preocupación por la castaña, estaban tan cerca, pero sin embargo esos fríos muros, lo hacía sentir a muchos kilómetros de lejanía


Había pasado poco más de un mes desde su regreso y las cosas no habían mejorado, no tenían noticias de Voldemort y sus mortifagos, pero algo que ya se habían imaginado, seguro estarían planeando un ataque decisivo y a la vez seguro, con el nuevo estado de vulnerabilidad de Voldemort no podían arriesgarse y aunque eso les preocupara, ante la situación actual, rogaban por más tiempo, sólo el suficiente para hacer reaccionar a Hermione y lo más importante, hacer que Harry regrese


Fue una mañana a comienzos de Abril, cuando cambiaron las cosas, una pelirroja decidida y sin ningún respeto por dónde estaba, entro sin miramientos a enfrentar a cierta castaña, que había permanecido durante mucho tiempo sin reaccionar y eso ya tenía que cambiar


- Hermione!- gritó Ginny para llamar su atención, pero de la gryffindor no recibió ni una mirada- Hermione!...Hermione!- volvió a gritar esta vez en repetidas ocasiones y zarandeando a la castaña sin delicadeza

Madame Pomfrey quiso intervenir, pero al ver el efecto que la pelirroja tenía en su paciente decidió dejarlas solas, la castaña sorprendida ante tan inesperada reacción, se volvió para verla fijamente y lo que pudo ver en aquellos ojos le partió el corazón, se había negado a si misma a ver el dolor y lo que tenía frente a ella, era más de lo que podía soportar, Ginny le transmitía todo lo que había intentado negarse, pero ya era demasiado tarde la pelirroja al sentir que tenía su atención, había comenzado a hablar


- No pueden seguir negándose a la realidad- dijo decidida, aunque con la voz queda- Ron ha muerto y el que no lo quieran aceptar no lo cambiará

Hermione aún no contestaba, las palabras de su amiga la habían impactado, esta vez no hablaba, no porque no quisiera, si no porque no podía, sentía que si decía algo, la voz se le quebraría y perdería cualquier control sobre sus emociones


- Harry desaparecido y tú así- dijo viéndola con decepción

Acaso había dicho Harry desaparecido se preguntó Hermione, pero si lo pensaba bien, era cierto su amigo no la había ido a ver, todos había pasado por ahí, aunque ella no les respondiera o siquiera los mirara, todos menos Harry y
Draco
pero ella no estaba segura de querer verlo, no sabía como él podría afectar su voto de silencio

- Es por esto por lo que murió Ron, yo no lo creó, él quiso darnos una nueva oportunidad de destruir a Voldemort y ahora ustedes la están desperdiciando- dijo con lágrima en los ojos- era como si hubiera tenido ganas de decir aquello por mucho tiempo y ahora por fin era libre de decirlo

Hermione estuvo tentada en ir a abrazar a su amiga, pero se contuvo, sabía que cualquier muestra de sensibilidad acabaría con su coraza, lo único que ahora la hacía sentir segura

- ¡¿No vas a decir nada?!- gritó con furia
- Déjame sola!- exigió Hermione dejando de mirarla y hablando por primera vez

Ginny no sabía si abrazarla o golpearla, tenia ganas de hacer ambas cosas, pero conteniéndose increíblemente, decidió hacer lo que la castaña le pedía

- Esta bien, pero a Ron no le gustaría verlos así- dijo ella con visible frustración, dejando a hermione muy pensativa

En esos momentos Ginny no comprendía lo que sus palabras habían logrado hacer, pero pronto lo haría
y más pronto de lo que creía

*******************

Todos en Hogwarts murmuraban acerca del cambio que había sufrido, ya ni mostraba su actitud habitual, pero era cierto, algo había cambiado en él, y no es que hubiera dejado de ser aquel muchacho arrogante y ostentoso, que creía que el mundo giraba alrededor de él, no de hecho ese seguía siendo Blaise, pero ahora todo había cambiado, había comprendido que hay cosas mucho más importantes que tener al sector femenino de Hogwarts a su alrededor por ser un Zabinni, entre otras cosas que antes consideraba que merecía, por tener un apellido reconocido, ahora su vida era diferente, había aceptado una nueva postura y a pesar de lo que muchos creían estaba dispuesto a jugársela por su nueva posición.

Blaise Zabinni, corría por los pasillos de Hogwarts, ignorando las miradas y murmullos, que sabía eran para él. Desde que Draco se encontraba nuevamente en Hogwarts, Blaise se ocupaba de él, por eso era que para todos se había convertido en un misterio el verlo de un lado para otro sin detenerse ni porque lo llamaran, no dejaba de asistir a sus clases, pues no podía llamar la atención, ya era demasiado el que le hayan permitido mudarse fuera de su casa, como para que se ausentara de sus deberes en la escuela, por eso es que el muchacho lucía tan agotado, además de cumplir con sus tareas habituales, servía y sin quejarse de informante para Draco, había ido todos los días sin falta a visitar a la castaña a la enfermería por encargo del rubio, además de visitar continuamente el despacho de la directora en busca de noticias del paradero de Harry y todo lo hacía por apoyar a su amigo, aunque en esos momentos ya se había convertido en su misión personal, se estaba tomando muy en serio su tarea


- Parece que la noviecita de Potter tenía carácter- dijo Blaise atravesando la entrada
- De qué hablas?- dijo Draco poniéndole atención- qué pasa con Weasley?
- Pues que se metió a la enfermería a montar una escena
- Herm
- intentó decir Draco
- Exacto enamorado- dijo riendo- Se la agarro contra Granger, no sé que le dijo porque aunque se notaba que gritaba muy fuerte, Pomfrey le hizo un encantamiento impasibilizador a la enfermería y no pude escuchar más

- Pero Hermione esta bien?- preguntó preocupado
- Sí, parece que después de todo la pelirroja gritona consiguió que tu noviecita hablara, así que tan mal no puede estar
- No es mi noviecita
- dijo como deseando lo contrario
- Eso es porque ya te estás tardando

- Pues no puedo ir simplemente a decírselo, no después de todo lo que ha pasado
no es el momento
- En eso tienes razón, pero nomás no te tardes tanto o terminarás como Weasley que murió antes de poder decirle lo que sentía por ella- dijo desafiando a su amigo- Es que acaso quieres terminar así?
- Cállate Zabinni, que no sabes lo que estás diciendo

- Lo sé y más de lo que todos creen, ese Weasley estaba enamorado de Granger, no te voy a decir que de pronto me comenzó a caer bien y descubrí la profunda admiración que le tenía, porque eso no es verdad, pero no debió morir así, no sin darse la oportunidad de decir lo que sentía, nadie debería morir con cosas pendientes, por eso es que yo siempre digo lo que pienso, pero tú, sin embargo, estás cayendo en su mismo error


Draco se quedó observando unos momentos a su amigo, era la primera vez que ellos hablaban de esa manera, sin temas triviales o discusiones de por medio, estaba de acuerdo con Blaise, él no quería dejar nada pendiente


- Necesito que me ayudes a salir de aquí- dijo al fin
- Ya te estabas tardando- le respondió con una sonrisa sincera- esta noche estarás en la enfermería y no precisamente por estar herido


*******************

Habían pasado días, tal vez semanas, ya no llevaba cuenta del tiempo, quizá de nada, no sabía como había llegado ahí, ni si sería bien recibido, pero estaba seguro que ese era el único lugar que conocía que nada tenía que ver con la magia y eso era justo lo que necesitaba en aquel momento, pero fue entonces que algo cambio sus planes, una persona que no esperaba ver estaba justo frente a él


- Pensé que no querías volver nunca
-dijo con melancolía y mirando al horizonte, dónde el sol comenzaba a ocultarse y el cielo se tornaba de hermosos colores naranjas
- Qué haces aquí?- preguntó sin poder ocultar su sorpresa
- Te conozco lo suficiente Harry como para saber a dónde irías

- Eso no contesta mi pregunta- dijo indiferente y mirando hacia donde la otra persona miraba, haciendo así una escena interesante, en donde ninguno se miraba y ambos simulaban ignorarse
- Vine por ti y no me pienso ir sin conseguirlo- dijo con decisión
- Y qué te hace pensar que quiero volver?- preguntó sin voltear la mirada

*******************

- Esperaré aquí, cuidando la entrada, así que se lo tendrás que decir en poco tiempo- dijo Blaise mirando cuidadosamente cada lado- tienes suerte que hoy me hayan dejado ayudar a cuidar la enfermería
- Gracias!- dijo el rubio y sin perder tiempo entró al lugar, dejando a Blaise vigilando la entrada

Caminaba silenciosamente, mientras corría los doseles de cada cama y se inclinaba para buscar a Hermione, pero hasta el momento no tenía suerte, ya sólo le quedaba una cama por mirar, lo que significaba que ahí encontraría a la castaña, cada paso que daba se le hacía pesado, pero sabía que Blaise tenía razón y que en momentos como en los que vivían no tenían tiempo de detenerse a esperar el mejor momento


Todo sucedió al momento, Draco corrió la última cortina, el último obstáculo que lo separaba de Hermione, pero sin embargo


- Blaise!- gritó sin cuidar su anonimato
- Qué sucede?- preguntó el slytherin alarmado, alcanzando a su amigo
- No está!- dijo draco con expresión de de preocupación total

*******************

- Has sabido algo?- preguntó muy interesada
- No, pero no puede esconderse mucho tiempo más, en algún momento dará señales y yo estaré ahí de inmediato
- Tonks y Lupin lo andan buscando, lo necesitamos aquí

- Lo sé, pero creo que necesita algo de tiempo solo

- Es por eso que no lo has buscado realmente- dijo sorprendiéndolo

Sirius se quedó impactado al ser descubierto y de inmediato cerró los ojos al darse cuenta que su mente estaba siendo profanada

- Creí que no usaba la Legeremancia sin permiso del mago, profesora McGonagall
- En tiempos difíciles, medidas a la altura- dijo sin inmutarse
- Supongo que sí
-dijo dándole la razón, pero no volvió a mirarla
- Entonces, es por eso

- Sí, lo es- dijo con decisión- Harry necesita perdonarse y tal vez y digo sólo tal vez quiera regresar
- Pero perdonarse de que?- exigió confundida y perdiendo los papeles
- La última vez que lo vi lo supe, Harry se siente culpable de la muerte de Ron, por lo que piensa que alejándose se sentirá mejor o al menos intentarlo

- Cómo puedes estar tan seguro de lo que piensa?
- Lo sé porque sé lo que es perder a un amigo y sentir que es tu culpa


Su conversación se vio interrumpida por fuertes golpes en la puerta y es que Blaise se sabía a la perfección la contraseña, así que llegaron ahí rápidamente


- Pasen- dijo McGonagall alarmada, pues sentía la angustia emanar del otro lado de la puerta

Draco y Blaise entraron de inmediato, ambos agotados de tanto correr, pero con una expresión que decía todo

- Qué sucedió? Qué hace aquí sr. malfoy?- preguntó McGonagall
- Hermione no está, tenemos que encontrarla- dijo Draco entrecortadamente, pues le costaba hablar con la respiración agitada

Sirius se puso de pie mirando a los dos chicos y luego sonrió para sí


- Tal vez ya no haga falta buscar a Harry- dijo mirando a la profesora
- Supone que

- Estoy seguro de eso- dijo determinante
- De qué hablan? - dijo Blaise interrumpiendo
- Van a dejar de buscar a Potter para buscar a Hermione?- preguntó draco confundido
- No sr. malfoy- dijo McGonagall- si entendí bien, la srta. Granger es quien está buscando a Potter
- ¡¡¡¿¿¿Que???!!!- exclamaron ambos Slytherins al mismo tiempo

******************

- Ya no se trata de lo que quieras Harry!- dijo mirándolo fijamente- hace mucho que dejó de importar lo que nosotros queremos

Harry la miró por unos momentos, tenía una expresión vacía, jamás la había visto así, pero por otro lado se alegró pues después de todo, si había alguien que podía entender como se sentía


- Me alegra que estés bien- dijo Harry después de un rato

Hermione le sonrió vagamente, no le había costado mucho encontrar a su amigo, cuando escucho a Ginny, no tardó mucho en darse cuenta, que era lo que debía hacer y mejor aún, no le costó saber dónde tenía que buscar


******* Flash Back *******

- Buenas tardes- saludó al hombre de la barra
- No deberías estar en Hogwarts- dijo Tom, el dueño del Caldero Chorreante
- Tengo permiso especial para salir- dijo intentando ocultar su rostro
- Hogwarts se está volviendo muy indolente con los permisos, no deberían dejarlos salir sin supervisión- dijo negando con la cabeza
- Bingo!- pensó hermione, ahora estaba segura que Harry había pasado por ahí, y eso quería decir que estaba en lo correcto

******* Fin Flash Back *******

- Cómo me encontraste?- preguntó para romper el silencio
- A cuántos lugares iría Harry Potter, si quiere huir del mundo mágico, realmente ibas a volver con ellos?- preguntó la chica incrédula
- No lo sé, no creo que me hubieran recibido con los brazos abiertos

- Hace mucho que no estaba por aquí- dijo interrumpiendo a su amigo- pero sinceramente prefiero otros lugares
- No tengo buenos recuerdos de Privet Drive pero
no sabía a dónde ir, supongo que intentaba agotar mi última posibilidad

- Siempre puedes ir a mi casa- dijo mirando al vacío- pero claro no hubo tiempo de decírmelo

- Siento no haberte visitado Hermione- dijo con visible lamento
- Y yo siento no haber estado ahí para ayudarlos- dijo Hermione, hablando por primera vez de lo que sentía

Harry la miró boquiabierto, así era como se sentía realmente su amiga, lo que lo hizo pensar que estaba siendo muy egoísta y que había hecho lo incorrecto al irse de Hogwarts sin preocuparse por su amiga, pero lo cierto es que siempre se había considerado un peligro para todo el que estuviera cerca de él, Harry pensó que estando lejos, nadie más saldría lastimado, pero claro, nunca se imaginó que aunque él quisiera alejarse, ellos no lo dejaría hacerlo, sobretodo ella, Hermione Granger


- No tenías como saberlo, fui yo quien falló- dijo evitando mirar a su amiga, pero ella realmente no lo miraba, sus ojos miraban al vacío, ella tampoco quería que Harry la viera así
- Creo que en eso ambos estamos equivocados- dijo con pesar- no se trata de nosotros
- Qué quieres decir?- Harry la miraba nuevamente, pero esta vez con profunda curiosidad
- En esto días
he tenido tiempo para pensar mucho y he llegado a la conclusión
que tal vez así debió suceder

- Pero que dices

- Piénsalo por un momento- dijo desesperada- Ron pudo haberte dejado morir, pudo no haberse interpuesto, pero no lo hizo y sabes por qué?
- Ya sé que fue mi culpa
- dijo enfadado
- No estoy hablando de culpas, ya te dije que no se trata de nosotros
si Ron no lo hubiera hecho, tú hubieras muerto y con eso, a la larga, todos lo hubiéramos hecho

- Crees que eso fue lo que hizo que me protegiera?- dijo Harry meditando las palabras de su amiga, que realmente no sonaban descabelladas, eso sonaba exactamente al tipo de cosas que haría su amigo y ambos lo sabían
- Estoy convencida, creo que Ron sabía lo que podía suceder si tú morías- dijo con voz profunda, con esas palabras no sólo había sorprendido a Harry, ella también lo estaba

- No debió suceder así- dijo cayendo de rodillas y por primera vez mostrando lo que sentía, estaba llorando

Hermione se arrodilló junto a él y sujetándose de su brazo lo ayudó a levantarse, ahora era el momento de demostrar su fortaleza, Harry la necesitaba y no sería frente a él, que luciría débil, ahora no podía darse ese lujo


- Entiendo lo que sientes, porque yo siento lo mismo, desearía poder retroceder el tiempo y cambiar las cosas, pero no podemos
debemos sobreponernos
se lo debemos a Ron


Harry la miraba anonadado, no era la misma chica a la que siempre había creído que debía proteger, era una Hermione más madura y con una energía natural que lo fortalecía


- Y ahora qué?- dijo limpiándose el rostro y poniéndose completamente de pie, la fuerza de su amiga lo había contagiado, ella tenía razón, se lo debían a Ron

- Estás listo para volver?- dijo tendiéndole una mano
- Olvidas que esto ya no se trata de nosotros- dijo sonriéndole de medio lado y tomándole la mano que le ofrecía- Vamos

- En serio estabas dispuesto a volver con tus tíos?
- No hubiera entrado, siempre llegarías a tiempo para detenerme


Con estás últimas palabras y tomados de la mano desaparecieron, tal vez cada uno por su lado no hubiera podido superar aquello, pero juntos lo harían, porque muchas veces la amistad hace que lo que parezca imposible, se vuelva posible, aunque sólo sea por unos instantes, esos instantes serían únicos


***************

- Acércate aquí- dijo el mago cubierto con la túnica blanca- bienvenido al templo eterno dijo quitándose la capucha y dejando al descubierto su rostro
- Harry?- dijo confundido

El mago que tenía al frente rió, mientras miraba al que se encontraba a su lado derecho, que al librarse también de su capucha, delató a una hermosa mujer, de cabello color rojizo y muy largo, quien miró a Ron con ternura


- Todos los confunden- dijo como queriéndole explicar
- No soy Harry, soy James, su padre y ella es

- Lily Potter- completó Ron mirándolos como si no lo creyera
- Parece que sabes de nosotros

- No por nada es el mejor amigo de Harry- dijo un mago llegando junto a Dumbledore y mostrando su apariencia juvenil
- Creo que ustedes ya se conocen- dijo James al sorprendido Ron

Ron lo miró cuidadosamente, a pesar de su cambio y apariencia nueva, lo había reconocido de inmediato, sólo que estaba diferente, parecía mayor


- Cedric Diggory- dijo con voz temblorosa
- Bienvenido!- dijo estrechándole la mano
-
- Ron lo miró confundido, realmente no esperaba verlo ahí- Eres uno de ellos?
- Oh no
no te confundas, yo soy sólo el contacto- dijo encogiéndose de hombros
- Uno muy bueno por cierto- dijo Lily halagando al muchacho

Cedric, parecía haber crecido en ese tiempo, era como si no hubiera muerto y el tiempo hubiera seguido pasando por él, ventajas de estar en el templo eterno, y eso lo había convertido en todo un hombre


- Creo que sólo lo están confundiendo más- dijo Dumbledore, poniéndose junto a Ron y sonriéndole amablemente
- Entonces mejor le explicamos todo- dijo James- el honor es todo tuyo- dijo mirando a Dumbledore

Ron lo miró expectante, definitivamente deseaba saber que estaba sucediendo ahí, veía demasiado junto y a la vez no recibía ninguna información


- Ya te había dicho que el consejo eterno lo componen 7 magos, como ya te habrás dado cuenta, yo soy uno de ellos, James y Lily también lo son, a los otros dos presentes no los conoces personalmente, pero estoy seguro que has escuchado de ellos- dijo viendo como el primero se ponía de pie en señal de respeto- Te presento a Amelia Bones

- A la que asesinaron?- preguntó Ron sin creerlo
- Mucho gusto- respondió la bruja- parece que tenemos algo en común
- La asesinó Voldemort?- dijo sin cuidado
- Sí, pero le di una dura batalla, eso también lo tenemos en común- dijo sonriéndole comprensivamente y volviendo a tomar asiento
- Y finalmente te presento a

- Puedo presentarme solo gracias, soy Regulus Arcturus Black- dijo altivo mientras inclinaba levemente la cabeza
- El hermano de Sirius, R.A.B.?- preguntó confundido, todo lo que acababa de conocer lo había impactado, pero no era nada a comparación de aquello


******************

- No puede ser que simplemente no hagan nada, es broma o qué?, podría sucederle algo? Qué no se dan cuenta?- dijo perdiendo los papeles
- También quisiera ir a buscarla, pero me temo que si no quieren ser encontrados, no hay nada que nosotros podamos hacer- respondió McGonagall con pesar
- Volverán, de eso puedes estar seguro- dijo Sirius con seguridad

Estaba en su despacho de Hogwarts aún acompañada de Sirius, Draco y Blaise, entendía lo que decía Sirius, pero controlar a Draco se le estaba volviendo una tarea difícil, estaba en eso justo cuando se vieron interrumpidos por una hermosa nutria plateada que apareció delante de ellos por segunda vez en ese despacho, pero esta vez no tenía el mismo aspecto juguetón de ese entonces, esta vez se veía triste, pero sin embargo, con un gran poder que irradiaba sin control


- Es de ella, lo sé- dijo Draco acercándose a la nutria, que lo miró confundida, pues debía entregar el mensaje a McGonagall, pero a pesar de eso, no temió y se dejó que el rubio lo tomara y luego desapareció
- Qué dice?- se apresuró a decir Blaise
- Dice: Cuál es la contraseña?- dijo rápidamente y enseguida salió del despacho a gran velocidad

*********************

- Entonces Cedric es quien los busca?
- Exacto eso es un contacto para el templo eterno- dijo Lily sonriendo- cuando un nuevo miembro del consejo es elegido, él es quien va a comunicárselo
- Justamente vengo de reclutar al nuevo miembro- acotó Cedric
- Pero creí que eran 7 no? falta dos- dijo confundido
- Y somos 7 Ron, pero para uno aún no es el momento y él otro está tras esa puerta esperando por entrar - dijo James serio
- Ve por él Cedric- dijo Dumbledore, mientras tomaba asiento en el medio, entre James y Amelia, Lily se sentó al lado inmediato de James, mientras Regulus hacía lo propio junto a Amelia, dejando así, los dos lugares del extremo- pero antes lleva a Ron a la sala contigua
- Si profesor, por aquí- dijo guiando a Ron fuera del salón, dónde se quedó por tiempo indefinido

*********************

Yacían apoyados en la fría pared, junto a la gárgola de piedra esperando una respuesta, que llegó más rápido de lo planeado, pues la entrada al despacho de la directora no tardó en abrirse


- Crees que puedes salirte así?- exigió con altanería
- Draco!- exclamó sorprendida, mirando al chico
- Lo que quiso decir es que nos alegra que estés bien- dijo Blaise saliendo detrás del rubio- A sí
y tu también Potter

Harry al notar como le hablaba el rubio a su amiga, cambió de expresión, lo que acababa definitivamente no era algo normal, pero fuera como fuese, le estaba levantando la voz a Hermione y a pesar de haber concluido que la chica se sabía defender, aún así no la iba a dejar hacerlo sola, eso sin contar que realmente no le agradaba que Malfoy se sintiera con tanto derecho sobre su amiga


- Ella puede hacer lo que quiera sin tu permiso y además estaba conmigo!
- Oh que garantía, estaba con San potter, el salvador del mundo- dijo con falso dramatismo
- Basta!- gritó hermione adivinando lo que se venía- Harry tiene razón, yo puedo hacer lo que quiera
- Pero
- intentó replicar Draco, pero fue interrumpido
- Sin embargo, Draco tiene razón, no tenía derecho a irme así y preocuparlos- dijo intentando agradecer la preocupación que sabía Draco demostraba de esa forma poco sensible
- Hermione pero que estás diciendo
- comenzó harry, esta vez intentando replicar él
- Pues dicho todo- interrumpió Blaise- creo que McGonagall querrá verlos
- y subió acompañado de Hermione, que lo último que quería era quedarse sola con esos dos

*******************

Ron entraba nuevamente acompañado de Cedric a la sala circular, dónde ahora seis magos compartían opiniones sobre la situación del mundo mágico


- Sólo falta que conozcas a uno- dijo Dumbledore mientras miraba a su izquierda, dónde un mago sentado al extremo, junto a Regulus se ponía de pié y se acercaba al pelirrojo
- Creo que ya nos conocemos- dijo quitándose la capucha

Todo ese lugar había sido una sorpresa para Ron, no había esperado encontrarse ahí con tantos magos importantes para él, no porque los conociera, en realidad no los conocía propiamente dicho, pero todos habían significado en su vida, habían dejado una huella, aunque ni ellos lo supieran
pero nada de lo que había visto lo había preparado para lo que veía en ese momento frente a él


- Snape!- exclamó entrecerrando los ojos e intentando sonar calmado, aunque realmente no estaba dando resultados


Capítulo 35: Una vuelta de sorpresa

- Todo bien?- preguntó Sirius al verlo entrar
- No! y no creo que vuelva a estarlo- respondió mirando fijamente significativamente a su amiga- pero como alguien una vez me dijo, esto ya no se trata de nosotros

Todos los presentes se quedaron viéndolo con interés, todos menos una
Hermione mantenía su vista fija en unos hermosos ojos esmeraldas que reflejaban tanto dolor y odio, aquellos que le decían que ya lo peor había pasado y que ambos ya habían tocado su fondo, ahora sólo les quedaba subir, aunque significara hacerlo por última vez


- Es un pensamiento muy generoso sr. Potter, pero siendo el elegido, se trata de usted- dijo McGonagall sin dejar de notar aquel juego de miradas entres los dos Gryffindors
- Lamento contradecirla profesora, pero esto se trata del mundo mágico, se trata de salvarlo- dijo firme, con un dejo de amargura en su voz y sin dejar de mirar a Hermione- cueste lo que cueste

Ya todos habían notado el extraño comportamiento de los Gryffindors, no podían saber que había sucedido en su camino de regreso a Hogwarts, pero sabían que ambos habían hecho un pacto o algo así, algo que seguramente significaría arriesgarse al máximo
Un presentimiento invadió de pronto a Draco, su mirada iba desde los ojos de hermione, hasta los de harry y luego regresaba a la castaña, había tanta determinación en esos ojos que estaba seguro que habían decidido darse enteros en aquella batalla
quería detenerlos, aunque los comprendía perfectamente, había sentido lo mismo cuando murió Snape frente a él, pero sabía que no era el momento, lamentablemente para ellos si lo era, la batalla final estaba cada vez más cerca, su marca palpitaba y una sensación de oscuridad comenzaba a invadir su cuerpo, podía sentirlo, pero aún así, no quería perderla y sabía que la mirada de la castaña, que profesaba firmeza, no le garantizaba ningún tipo de seguridad, pero sabía también que ella seguiría a Potter, no estaba seguro de que debía hacer, pero en una situación extrema, no hay tiempo para pensar mucho, sólo hay que actuar y estaba a punto de hacerlo, pero fue interrumpido por una voz madura, su actuar debía esperar


- En eso tienes razón- dijo Sirius apoyándolo sinceramente- y esta vez no fallaremos
- Todo esto es muy tierno, pero yo tengo mucho sueño asi que Draco di de una vez lo que ibas a decir para irnos a dormir- dijo Blaise sin ningún cuidado
- Tenía algo que decirnos sr. Malfoy- dijo McGonagall al sonrojado Draco
- Yo
no
no nada- dijo nervioso y mirando con cara de asesino a su amigo- mejor nos vamos
- Esperen!- interrumpió Hermione- vamos con ustedes, vienes Harry?

Harry no respondió con palabras, simplemente se limitó a seguirlos y pronto los cuatro estaban caminando por los oscuros pasillos de Hogwarts


- Entonces Potter
dónde estuviste todo este tiempo?- preguntó zabinni para romper el incómodo silencio que había surgido desde que habían salido del despacho de McGonagall
- Eso es algo que no tengo porque decirte- dijo cortante y con la vista fija en su amiga que en ese momento caminaba junto al rubio de slytherin
- Oh por favor potter aún no has entendido que estamos del mismo lado, ya deberías aceptar que nos necesitas

- No los necesitamos!- dijo rotundo mirando a los dos Slytherins, cosa que hizo que tanto Hermione como Draco salieran de su ensimismamiento y se quedaran de piedra ante el oji-verde- y hasta aquí vamos por el mismo camino

Seguido a eso se puso entre el Draco y Hermione, pues ya había llegado al lugar en dónde sus caminos se separaban

- Buenas Noches!- deseó tímida la castaña y se fue junto a Harry, dejando a ambos Slytherins muy sorprendidos ante la inesperada reacción del gryffindor

Draco volteó a mirar a su amigo con expresión interrogante, había estado intentando decirle algo a la castaña durante todo el camino y cuando pensó que ya se atrevería a hablar, Potter hizo que todo eso se le olvidara


- Sólo necesitaba que lo entretuvieras un poco más, qué fue lo que le dijiste?- preguntó con visible enojo
- Sólo que tenía que aceptar que éramos de ayuda

- No tengo ninguna duda de lo tonto que puede ser Potter, pero en este momento, no podías simplemente callarte!
- Pero

- Yo no sé que fue lo que acordaron ellos dos en su paseo- dijo el rubio mirándolo fijamente- pero lo que haya sido no es bueno y el que tu discutas con potter no nos ayuda
- Crees que se vayan de nuevo

- Espero que no- dijo con expresión pensativa

****************

- Ron, cada uno de nosotros está aquí por alguna razón, no somos elegidos por nosotros, la magia que merlín y del primer consejo eterno pusieron aquí, es la que nos escoge, probablemente no lo entiendas ahora, pero no dudes de la elección del templo- dijo Lily mirándolo con ternura
- No lo haré- dijo inseguro y mirando con recelo el extremo en dónde se encontraban Regulus y Snape
- Ya no hay tiempo de explicaciones- interrumpió la sra. Bones- es tiempo que regreses y cumplas tu misión


Ron se quedó mirándola, sin moverse, no entendía lo que le acababa de decir, pero estar ahí, frente a tantos magos poderosos lo intimidaban y por lo tanto temía decir algo que lo hiciera parecer tonto y que por ende lo creyeran incapaz de cumplir esa misión de la que todos parecían saber, menos él

- Cómo ya te había dicho, estás aquí, porque tienes una misión que cumplir antes de marchar- dijo Dumbledore con voz profunda- cuando hiciste ese sacrificio le diste un nueva oportunidad a Harry de enfrentarse a Voldemort, pero me temo que no contamos con lo que tu muerte podría afectarle, y ese fue nuestro error, sufrió un duro golpe con su partida, tan duro que eso podría hacer no sobreviviera llegado el momento de la batalla y con eso todo el mundo mágico estaría perdido
pero eso ya lo sabe
- Pero y entonces que podemos hacer

- Nosotros sólo podemos enseñarte el camino, podrás regresar una vez más
- intento explicarle James, pero fue interrumpido
- Voy a revivir?- preguntó el chico emocionado
- No, sólo irás a cumplir tu misión y esa es garantizar que el chico Potter cumpla la suya, luego regresarás- dijo Regulus sin inmutarse, cambiando el entusiasmo de ron por una expresión sombría
- Lo que Regulus quiso decir, es que necesitamos que regreses y los ayudes a vencer a Voldemort- completó James- lamentablemente no podemos regresarte la vida, eso es algo fuera de nuestro poder

- Entiendo- dijo Ron bajando la mirada- iré!

Snape había permanecido callado durante todo eso, pero al escuchar al muchacho tan determinante, a pesar que sabía que nunca más podría regresar al mundo de los vivo, lo hizo sentir orgulloso, ellos dos nunca se había llevado bien, pero aquella actitud, lo hizo recordar que los sacrificios por algo bueno
son recompensados


******************

- Pensé que nunca volvería ha verte?- preguntó invadiendo su alcoba con un tono de nerviosismo en la voz

Cuando Neville le dijo que lo había visto en su cama, no estaba segura si debía ir, pero aún así esperó a que todos salieran, para verlo, aunque no estuviera segura de lo que debía decir

- Ginny!- exclamó con sorpresa, había pensado en ella, pero no esperaba tener que enfrentarla tan pronto, esperaba poder hablar con Hermione antes
- Eso es todo lo que puedes decir? Estaba preocupada por ti!- dijo intentando parecer calmada, pero las lágrimas comenzaban a escaparse de sus ojos

Harry no sabía que decir, nunca había sido bueno con las palabras, pero entendía por lo que pasaba Ginny, había perdido a su hermano y él se había alejado sin siquiera decirle algo, otra vez se lamentaba de su actitud egoísta


- Siento no haber estado aquí- eso fue todo lo que dijo, porque la pelirroja no lo dejó decir más, fue hasta dónde él y lo abrazó como si de eso dependiera su vida

Así se mantuvieron un largo momento, sin decir palabra alguna, sólo estando así, abrazados, pero una voz interrumpió y los hizo volver a la realidad

- Espero que esta vez podamos hablar con más clama- dijo Hermione desde la puerta, mirando insegura a su amiga
- Sólo si prometes responderme esta vez- dijo sonriéndole levemente, pero eso pronto cambió, ahora la Ginny estaba abrazando fuertemente a la castaña- Gracias por traerlo!

Harry puso sus ojos en ellas, era cierto no había tenido tiempo, ni de preguntarle a Hermione, como era que se había enterado de su desaparición, pero ahora ya lo imaginaba, lo demás no le costaría trabajo averiguarlo, aunque ya no le importaba, ahora entendía que en el mundo mágico había muchas personas como Hermione y Ginny que debían ser protegidas y viendo esa escena sonrío con melancolía pensando en su amigo, al que nunca más vería
o sí?

*****************

- Qué sucedió Minerva?- preguntó Lupin con preocupación- dijiste que era urgente
- Y lo es, Dumbledore despertó!- exclamó señalando el cuadro del director, que en ese momento estaba dormido
- Pero si

- Sé lo que vi- dijo adelantándosele- me guiñó un ojo
- Será mejor que les avisemos a Hagrid y a Moody
- Qué te guiñó un ojo? - dijo Tonks incrédula
- Esto es muy serio!- exclamó la bruja
- De acuerdo, pero entonces llamemos también a Kingsley- dijo Tonks
- Te creemos, pero qué crees que quiera decir?- preguntó Sirius intentando dar apoyo
- No lo sé, pero será mejor llamar al sr. Potter- dijo pensativa
- Y no olvidemos a los demás, creo que han demostrado que son parte de esto- culminó Sirius
- Yo me encargo- dijo Lupin, abandonando el despacho

****************

Había 4 alumnos fuera del despacho de McGonagall, todos habían sido llamados, pero hasta ahora no los dejaban entrar, habían cambiado la contraseña y a pesar de haber estado puntuales, nadie los hacía pasar


- Alguien sabe para que es todo esto- exclamó Zabinni apoyado junto a la gárgola de piedra
- O por qué si nos citaron, nos hacen esperar- dijo Draco caminado de un lado a otro
- No!- exclamó secamente Harry

En realidad los dos Slytherins habían hecho que les tuviera cierto respeto, pero aún así sentía cierto recelo y el hecho que Draco Malfoy se mostrara interesado en Hermione, a la que el consideraba como una hermana, eso y que la resiente pérdida de su mejor amigo hacía que se volviera un sobre protector con la castaña, no ayudaba a que les tuviera confianza

- Mira potter, hasta dónde sé, sólo hemos sido de ayuda, pero tú pareces no querer admitirlo y sigues con esa actitud, que no facilita el que ahora estemos del mismo lado- dijo Zabinni cansado de Harry
- Y qué hiciste tú, por lo que sé ni siquiera llegaste a Little Hangleton- dijo Harry intentando justificarse, pero en el fondo sabia que el slytherin tenía razón y él no se estaba comportando bien
- No digas eso Harry- intervino Hermione poniéndose entre su amigo y Draco, que al escuchar decir aquellos al gryffindor se había puesto de pie dispuesto a enfrentarlo- si no fuera por Blaise yo no estaría aquí

- Cierra la boca Potter, no nos culpes a todos de lo que tú no pudiste hacer- dijo Draco con crueldad
- No te metas!- exigió Harry fuera de control

Sabía que estaba actuando mal, sobretodo cuando su amiga, le confesó que le debía la vida a Zabinni, pero ya no podía retroceder, malfoy tenía razón, estaba intentando desquitarse con ellos la frustración que sentía de no haber podido salvar a Ron

- Me meto en lo que quiera, acaso estoy mintiendo!- gritó también el rubio- pero lo peor es que aún pienses que es tu culpa, no eres tan importante potter, weasley decidió por sí mismo

- No hables de él!
- Por qué no? acaso tú me lo vas a impedir?- dijo arrogante

Harry no dijo más, se abalanzó contra el rubio, sin darle tiempo a que reaccionara, estaba golpeándolo con todo el odio que tenía adentro, Blaise quiso intervenir, pero Draco con una seña, se lo impidió, Hermione miraba atónita la escena junto a Blaise, que no paraba de maldecir en contra de Harry, esperando el momento justo en que el rubio le dijera que lo golpease, pero eso no llegaba, ni siquiera parecía querer defenderse, Draco estaba recibiendo cada golpe de Harry, sin ninguna queja, hasta que ambos cayeron, el rubio con sangre por doquier, mientras que el pelo azabache estaba a un costado de rodillas, cubriéndose la cara con ambas manos, sin dejar que se viera su rostro, Hermione temió que se hubiera lastimado, pero él no había recibido golpe alguno, por lo que puso su preocupación en el lastimado slytherin, que a pesar del dolor intentaba ponerse pie

- Blaise, que esperas, ayúdame a pararme- dijo con dificultad y escupiendo un poco de sangre
- Creí que no querías ayuda- dijo resentido el moreno, pero aún así fue ha auxiliar a su amigo

Draco con ayuda de Blaise se acercó a Harry con dificultad, pero aún así, con la voz firme le dijo


- Ya te descargaste suficiente o tengo que pedirle a Blaise que se aparte para el siguiente round?

Todos lo miraron sorprendidos, no estaba burlándose, ni nada parecido, al parecer y a su manera especial, digna de Draco Malfoy, lo estaba intentando ayudar, pero Harry no alcanzó a responderle


- Hermione, Harry
ron ya volvió- dijo Neville llegando de improvisto y quedándose muy quito al ver el estado en el que se encontraba Malfoy
- Eso es imposible- dijo hermione bajando la mirada, olvidando por un momento que Neville, como el resto del alumnado en Hogwarts no sabían de la muerte de Ron
- No lo creo, estoy tan seguro, como que me detuvo el lago y me pidió que les avisara que ya había vuelto

Las expresiones de los cuatro chicos eran un poema, había sorpresa, nerviosismo, incredulidad y hasta miedo
todas esas expresiones mezcladas con la más importante
Esperanza!

- Estás seguro de lo que dices?- preguntó con inseguridad Harry
- Ya les dije que sí! está juntos al lago, me dijo que los esperaría ahí!- dijo yéndose por donde había llegado
- Ron? Vivo?- dijo hermione confundida, pero con un tono, que más parecía que así lo deseaba- no puede ser

- Podría ser una trampa hermione- dijo Draco mientras se sostenía de Blaise
pero no alcanzó a decir más, pues Harry acababa de salir corriendo
- Avísenle a McGonagall y has que curen a Draco- alcanzó a decir hermione mientras iba persiguiendo a su amigo
- Hermione!- exclamó Draco, pero la castaña ya había desaparecido por uno de los pasadizos

********************

Caminaba frotándose las manos con nerviosismo, sin quitarle la vista al castillo, esperando ver salir en cualquier momento a sus amigos, nunca había imaginado estar en aquella situación, le había sido revelados muchas cosas que el desconocía, como que su hermano Percy había ayudado a Dumbledore y que no era el traidor que suponía o la existencia del templo eterno
pero nada lo había preparado para lo que viviría en aquel momento, su mejor amigo lo estaba frente a él, apuntándolo directamente al pecho con su varita, mostrando un gesto que jamás le había visto antes, un gesto de odio


- Quién eres? - exigió harry al que consideraba un impostor
- Harry, soy yo
Ron- exclamó con temor a la reacción de su amigo, pues entendía lo difícil de creer que resultaba todo
- Deja de mentir y dime que es lo que quieres, Ron está muerto y no voy a permitir que nadie usurpe su identidad!
- Hermione!- exclamó Ron al ver llegar a la chica que a diferencia de Harry no lo apuntaba con su varita, automáticamente Harry le corto el paso para protegerla
- No te le acerques- dijo con furia
- Me alegra que estés bien- dijo al fin- discúlpame por favor, fue mi culpa que quedaras inconsciente

Hermione lo miró confundida, como podía saber de su inconsciencia y pero aún, como podía ser su culpa, todo eso comenzaba a asustarla, pero sin embargo, algo le decía que aquel que tenía enfrente no quería hacerles nada

- Que quieres decir?- preguntó con timidez
- El lazo que creamos con los hechizos vita, hizo que al morirme una parte de ti se fuera conmigo, tuvimos que romper el lazo, para que despertaras, pero eso ya lo sabes

- Entonces fue verdad? De verdad pasó?- preguntó pasando saliva
- Lo fue, el profesor Dumbledore fue quien lo rompió y así pudiste des


Hermione se había arrojado literalmente a los brazos de su amigo, sin ningún temor, estaba segura, ese era Ron


- Cómo es posible, creímos que habías muerto- dijo llorando por primera vez, desde la muerte de su amigo, volvía a mostrar sus emociones
- Ron?- preguntó Harry sin atreverse a moverse
- Sí Harry, soy Ron!- dijo abrazando también a su amigo
- Estás vivo!
- No! yo morí y eso no puede cambiar
- Pero, entonces como

- Estoy aquí, porque la batalla final está muy cerca


******************

- Qué tienes para mi- dijo con voz tétrica
- Lo han conseguido mi sr., todo está listo, para atacar cuando usted así lo disponga
- Para mañana en la noche todo habrá terminado y esta vez el sr. tenebroso gobernará el mundo mágico- dijo con una carcajada siniestra

Capítulo 36: La guerra del Final I

- No entiendo nada- dijo sin soltar a su hermano- ustedes dijeron que había muerto- reclamó mirando acusadoramente hacia todos los demás
- Ginny, ellos te dijeron la verdad

- Pero y entonces con quién estoy hablando- replicó con angustia, pero esta vez soltando al pelirrojo y yendo a refugiarse en los brazo de su novio, quien la contuvo con comprensión, en realidad el tampoco podía decir que entendía todo eso
- Gin, Ron está aquí porque nos va a ayudar
- Y luego qué?- preguntó insegura

Esa era la pregunta que nadie se había atrevido a hacer desde su regreso, con mucho esfuerzo había logrado que sus amigos lo llevaran con los demás, al despacho de McGonagall, le había costado aguantar la presencia Malfoy, pero sabía que su presencia ahí era importante, claro no podía evitar mirarlo con cierta envidia y recelo, pero ya había aceptado que él estaba de regreso por algo mucho más importante, como para permitir que Draco Malfoy lo molestara. Ahora estaban en la oficina de la directora, Sirius, Lupin y Tonks también estaban y claro los dos Slytherins, Harry se había ausentado por unos momentos, pues había ido a buscar a Ginny, sabía que por muy doloroso que fuera, jamás se perdonaría el ocultarle el regreso de Ron a su novia, Hermione por su parte no se había separado del recién llegado, algo que a Ron le agradaba de sobremanera, sobretodo al ver como esto molestaba al rubio, les había dicho lo mismo que a sus amigos, cuando Ginny y Harry llegaron


- Y luego regresaré- dijo evitando la mirada de su hermana
- A dónde?- preguntó la pelirroja sin control

Todos se habían quedado mirando con profundo dolor el sufrimiento de la chica y para Ron, era aún peor, no había asimilado su muerte hasta ese momento, y no era que se sintiera mal por ello, el ver a su hermana en aquel estado era lo que peor lo hacía sentir, se sentía culpable de causar aquel sufrimiento, fue por eso que decidió mantener su presencia oculta
pero no contaba con que ya habían sido llamados algunos magos


- Profesora Mc
- Hagrid acababa de irrumpir en el despacho acompañado de Moody, Kingsley y ni más ni menos que Percy Weasley, que al ver a su hermano vivo, casi se cae de la impresión
- Que significa esto?- preguntó totalmente confundido, mirando a McGonagall como si fuera a encontrar una explicación en los ojos de su profesora
- Sr. Weasley cálmense, será mejor que usted le explique- dijo mirando a Ron con abatimiento- será mejor que nos explique a todos
- He sido enviado para advertirles de un ataque- dijo rápidamente y sin mirar a los presentes- el ataque definitivo

Lo que consiguió con aquella declaración, fue sonidos de sorpresa y desesperación de todos, muchos lo miraban incrédulos, como Kingsley y Zabinni, otros con melancolía como Ginny y Hermione, Percy, parecía no creérselo todavía, pues murmuraba cosas irreconocibles y harry estaba demasiado sumido en sus pensamientos, como para fijarse en los demás, quienes aparentemente habían encontrado un punto muy interesante en el suelo, pero sólo uno lo miraba directamente a los ojos, Draco Malfoy

Ambos estaban sumidos en una lucha de miradas, ninguno dispuesto a cederle ni un lugar, una lucha que iba más allá de su intercambio de pareceres, pero Draco fue quien rompió el enlace, pues sintió una delicada mano sobre la suya

- Te sientes mejor?- preguntó tímidamente
- Ahora sí- dijo mirando a Ron y apegándose más a la castaña

Hermione a pesar de las noticias, no había dejado de notar, que el rubio aún tenía un aspecto terrible, ya no sangraba, pero los golpes cortesía de Harry aún estaban visibles, de un momento a otro se separó de ron y fue hacia el rubio y al tocarlo, hizo que este perdiera interés en cualquier otra cosa, por su parte Ron al ver lo que hacía su amiga, sintió que acababa de perder la pelea más importante de su vida y bajó la mirada, para dirigirla a Percy, quién seguía murmurando palabras sin sentido, se acercó a él ignorando la presencia de los demás y sentándose a su lado le dijo las palabras que su hermano mayor quería escuchar hace mucho tiempo

- No te culpo de nada de lo que hiciste, el profesor Dumbledore me contó que lo habías ayudado, creo que todos te juzgamos mal, lamento que haya sido tarde cuando alcancé a comprenderte, pero ahora entiendo que algunos sacrificios son necesarios, espero que tú lo entiendas también y me comprendas también, no quise causarle daño a nadie, pero las cosas debían ser así
- todo aquello se lo había dicho tan bajo, que sólo Percy lo había podido oír
- Ron, yo hice cosas de las que no me siento orgulloso

- Lo sé
pero pudiste reparar el daño, prométeme que los vas a cuidar- dijo Ron con una mirada de súplica
- Ellos querrían verte

- Es mejor que no, cuando yo me vaya diles que los quiero y que no me va tan mal, tengo la oportunidad de dejar las cosas en orden y así lo haré
no podría verlos mal- dijo bajando la mirada, como si le hubiera costado mucho tomar la decisión de no ver al resto de su familia
- Esta bien- dijo apoyando a su hermano

Nadie había escuchado su conversación, todos parecían estar muy ocupados con sus pensamientos, ya se habían enfrentado a Voldemort y sus mortifagos antes
pero saber que esta sería la definitiva los ponía realmente nerviosos

- Entonces si están planeando algo?- preguntó Lupin
- Ya lo tienen planeado y tienen ayuda de adentro, van a atacar el castillo y lo harán mañana por la noche
- Pero quién los ayuda?- preguntó con intensidad Moody
- Deben saberlo pero no pueden hacer nada al respecto ella debe creer que todo marcha bien o se arruinará todo
- Quién es ella? - preguntó Tonks, sin perder detalle
- Es Pansy Parkinson, lo tiene todo previsto
- Pansy?- preguntó Blaise incrédulo- Es tonta, pero una de ellos
- Entrarán sin inconvenientes- siguió Ron, ignorando la acotación del slytherin- los sorprenderán a todos y nos ganarán
- Eso si no los detenemos- intervino Sirius
- Ahora que ya saben lo que va a pasar las cosas cambiarán, pero la guerra no se puede evitar, ellos entrarán

- Sólo que esta vez estaremos preparados- completó McGonagall

*****************

Habían regresado a la sala común de Gryffindor, Harry y Ginny estaban conversando en un rincón, mientras Hermione miraba la chimenea pensativa, ya sólo estaban los 4 en la sala, Ron la había estado mirando un largo momento, sabía que debía hablar con ella, tenía que decirle lo que sentía o luego no habría tiempo

- Podemos hablar- dijo Ron sonrojado

La castaña se corrió a un costado en señal de aprobación, dejando así un asiento vacío a su lado

- Yo tengo que decirte algo importante
- Qué sucede Ron?- preguntó interesada, pero con cierto temor en la mirada
- Es algo que debí decirte hace mucho tiempo, yo


Hermione no le quitaba la mirada de encima lo que no le facilitaba la tarea al pelirrojo, quien al mirarla se ponía más nervioso, pero no tenía nada que perder, ya estaba muerto y si no le decía lo que sentía en ese momento, ya nunca podría hacerlo

- yo
- dijo sintiendo que su cara hervía, sus manos sudaban y el color de su cara había igualado al de su cabello

Eso fue suficiente, para que la castaña entendiera lo que estaba apunto de suceder


- Ya lo sé- dijo mientras le ponía un dedo sobre los labios de su amigo y lo miraba tiernamente

A Ron le había sorprendido esa respuesta, pero sintió un gran alivio al saber que no tendría que decirlo

- Supongo que no soy muy discreto- dijo algo decepcionado
- La discreción no funciona con la mejor alumna de Hogwarts- respondió con autosuficiencia, algo que al pelirrojo le recordó a las respuestas de Malfoy, cosa que lo hizo sonreír para si, en signo de conformidad
- Yo no espero nada, no ahora al menos, pero sentía que debía decírtelo

- Gracias- dijo interrumpiéndolo y dándole un gran abrazo- eres un gran amigo Ron, yo sólo quisiera que pudieras quedarte, a veces desearía detener el tiempo para que la batalla nunca llegara y así no tuviera que irte

Las lágrimas habían comenzado a resbalar por su rostro, pero nada hacía que se soltara de su amigo, no importaba que el lazo mágico se hubiera terminado, había un lazo mucho más fuerte entre los dos Gryffindors, uno que haría que siempre viviera una parte de Ron en Hermione, uno de amistad

****************

Se despertó sudando a mitad de la noche, sentía la cabeza a estallar, su cicatriz le ardía incontrolablemente


- También lo viste- dijo con serenidad la voz de su amigo apoyado en el alfeizar mirando la oscuridad que se reflejaba por la ventana
- Qué fue eso?- dijo respirando entrecortadamente
- Va a morir mañana, ese es su destino- dijo sin mirar por la ventana
- No!, lo vimos a tiempo, podemos advertirle
- Lo siento Harry, pero ya he intervenido mucho en esto, el que yo esté aquí desafía, todas las leyes por las que se rige el mundo mágico
- Pero yo también lo vi, puedo advertirle e impedir que luche- dijo aún agitado
- No podemos seguir jugando con el destino, perdóname Harry- dijo Ron con agobio, luego levantó su varita apuntando a su amigo- Obliviate!

***************

Desde muy temprano habían comenzado a prepararse, no debía llamar la atención, pues ahora sabían quién los estaba ayudando, toda la mañana habían estado creando un refugio para los alumnos, pero nadie podía enterarse hasta que fuera el momento indicado


- Creen que funcione?
- Tranquila Nym, todo saldrán bien- dijo serio Lupin- Todo saldrá bien- repitió para auto convencerse
- Esta vez no nos tomará de sorpresa lo que nos dará la ventaja- dijo Sirius
- Además Kingsley estará aquí con los aurores apenas le enviemos la señal- dijo Hagrid
- No creo que esta vez debas estar en la cabaña, será mejor que traigas a Fang y se queden aquí- dijo Tonks recordando con pesar el último ataque a Hogwarts
- Ya está aquí, McGonagall me ofreció su despacho, ahí estaremos hasta el momento en que debamos ir por los alumnos

****************

Harry caminaba pensativo por los jardines del colegio, sabía que no debía estar ahí, todo aquello le significaba un peligro, pero una extraña fuerza lo llevaba, sentía que debía seguir, pronto estuvo fuera del alcance de la vista de cualquier alumno que vagara por los terrenos de Hogwarts, había llegado al ala opuesta del límite del bosque prohibido, a un claro en dónde se levantaba el cementerio de Hogwarts


- Hace mucho que te he estado esperando Harry
- Profesor!- exclamó sorprendido
- Si harry soy yo, pero no debes extrañarte, ya hemos hablado- dijo restándole importancia- claro tú pensabas que eran visiones y en cierta forma lo eran

- Profesor Dumbledore- dijo aún desconcertado
- Harry recuerdas que te dije que yo nunca abandonaría Hogwarts siempre que me quede alguien fiel
- Sí, pero

- Pues he cumplido, no me he ido, siempre he estado aquí, estuve con ustedes en el valle de Godric y en Little Hangleton, también estuve pendiente de los que fueron a Wiltshire, no los he dejado
aún
- dijo mirando con interés al chico- lamenté la muerte del sr. Weasley, pero el tomó su decisión, no debes sentirte culpable
- Y no pudo hacer nada para ayudarnos- dijo Harry recordando lo sólo que se había sentido en aquel momento, intentando proteger el cuerpo sin vida de su amigo
- Aunque no lo creas lo hice- dijo mirándolo con profundidad- estuve con Remus también, hazle saber que no dudé ni por un momento que lo lograría, Fawkes cree que sería un buen cuidador para él, ahora que ya no podré hacerlo
- Profesor!- gritó intentando llamar su atención
- Veo que tienes muchas dudas

- No lo entiendo, Ron está de nuevo con nosotros y usted nunca se fue?
- Eso te confunde?
- No es que no me alegre, lo hace, sólo quisiera que pudieran quedarse, pero sí, me confunde y mucho!
- No puedo absolver tus dudas Harry, son cosas que no corresponden a este mundo, pero estará bien, me encargaré que Ron reciba su recompensa
-

- Veo que sigues confundido, quisiera poder explicártelo con más detalle, pero eso es imposible, sólo hazle saber que no deje que las sensaciones humanas nublen su juicio
- Profesor

- Sé que mi visita te confunde aún más, pero sólo te puedo pedir que confíes en mi una vez más, la última vez, en algún momento podrás entenderlo, pero yo espero que no sea pronto
harás lo que te pido Harry?
- Lo haré- dijo seguro, pero con un gran nudo en la garganta

Dumbledore aparentemente notó el sentir del gryffindor y sin previo aviso, le dio un par de palmadas en la espalda y lo abrazó, inundando a Harry de una energía especial, no sólo se sentía abrazado por Dumbledore, sentía que lo abrazaban sus padres también y luego estaba solo nuevamente


****************

Una chica de expresión ausente caminaba velozmente por los pasillos de Hogwarts, sin notar que estaba siendo observada, cuidadosamente y vigilando que nadie la viera, salió del castillo con dirección
desconocida

- Esa es la señal!- dijo Harry protegido por su capa de invisibilidad y salió disparado a avisarles

Pansy Parkinson había abandonado Hogwarts y con eso la batalla daba comienzo, seguramente había ido a recibir a Voldemort
no había tiempo que perder

- Gryffindors por aquí!- decía Hagrid guiando a los alumnos de su casa, mientras que los jefes de las otras casas hacían lo mismo con los suyos

Pronto todos estuvieron a salvo en el refugio mágico que habían creado los profesores cerca de la estatua de la bruja tuerta, lugar que había sido sugerido por Sirius y Remus, aunque lamentaban tener que revelar que ahí había un pasadizo secreto hacia Hogsmeade, sabían que si las cosas no resultaban como ellos esperaban, los alumnos de Hogwarts debían tener un lugar por dónde escapar, claro no todos aceptaban el tener que esconderse

- No Hagrid! Podemos pelear- dijeron Seamus y Dean al unísono, ambos intentaban que el jefe de su casa no los obligara a entrar al refugio, por su parte Luna y Ernie, intentaban lo mismo con los jefes de sus casas, Ginny y Neville habían logrado convencer a Hagrid antes de salir de su sala común por lo que ya se encontraban con los demás en sus posiciones asignadas

Hagrid se miró unos momentos con los otros profesores y luego asintieron en señal de entendimiento

- Se quedarán con el resto de los alumnos- dijo finalmente el semi gigante
- Pero nosotros queremos pelear- replicó Seamus
- Podemos ser de ayuda- dijo Dean
- Tal vez puedan ayudar- habló el profesor Flitwick con sonrisa bonachona y guiñándoles un ojo
- Está bien, pero sólo uno podrá ir, los otros tres se quedarán a cargo de los demás alumnos- aceptó finalmente Hagrid
- Srta. Lovegood sé que haría un buen acompañándonos, es la que más experiencia tiene en estos duelos- dijo Flitwick mirando con orgullo a su talentosa pupila, cosa que hizo que ella poco acostumbrada a ese tipo de palabras se sonrojara
- Confiamos en que ustedes cuiden de los demás, lo harán bien- dijo hagrid mirándolos con respeto
- Lo haremos profesor- respondió solemne Dean
- No les fallaremos- dijo Dean
- Ernie, tu inteligencia será de gran ayuda, saben que hacer si las cosas se complican- dijo Sprout dándole palmaditas de apoyo a su alumno
- Estaremos bien, profesora
Ganaremos esta batalla- dijo intentando sonar seguro

Así fue como Ernie, Dean y Seamus se quedaron a cargo del refugio, mientras que Luna se encaminaba en compañía de los jefes de las casas al gran comedor, dónde los esperaban los demás


****************

En el gran comedor las cosas parecían bastante agitadas, los profesores no paraban de darse indicaciones y pidiéndole consejo a Ron, quién parecía tener respuesta para todo


- Sabía que Dumbledore había tenido que ver

- Me dijo que quería que te hicieras cargo de Fawkes- le dijo Harry
- Sin él no hubiera podido hacer nada, ten por seguro que haré lo que sea por cuidar a su fénix
- Lupin crees que todo resulte bien?- preguntó mirando alternativamente a los demás magos
- Así será- dijo dándole palmaditas de apoyo y yendo hacia el tumulto

Harry miraba desde la distancia todo aquello, había comenzado a sentir la carga, si todo salía bien acabarían con Voldemort de una vez y para siempre, pero si no resultaba como esperaban
bueno realmente el que no resultara significaba que él moriría


- Cómo te sientes?- preguntó Ron intentando trasmitirle apoyo
-

- Está bien no tienes que decirme si no quieres, pero creo que lo harás bien
- Perdóname- dijo de pronto sorprendiendo al pelirrojo
- No tengo nada que perdonarte Harry
- Moriste por mi culpa, moriste protegiéndome, si no lo hubieras hecho, aún estaría vivo

- Y tú muerto- completó Ron- No fue tu culpa harry, si tu morías, nos habrían matado a todos, yo lo vi, sabía que tenía que tomar una decisión y lo hice
- Que viste?- preguntó confundido, pero en cierta forma más calmado
- Te vi morir a ti y a todos, me dejaron verlo, para que pudiera impedirlo

- Entonces

- Yo sabía a lo que me enfrentaba Harry, lamento que te hayas sentido culpable tanto tiempo, pero no lo eres, llevas una gran carga sobre tus hombros y ahora por fin, podrás liberarte de ella
- No fue tan terrible sabes- dijo bajando una mirada y sonriendo de medio lado- si no hubiera sido así, me habría perdido de muchas cosas, como el conocerlos
- Sabes que luego tendré que irme
- dijo Ron intentando preparar a su amigo
- Lo sé- dijo respondiéndole la mirada- no hay algo que podamos hacer, estoy seguro que con ayuda de todos, podemos lograrlo- dijo mirando hacia donde Hermione y Ginny conversaban con Tonks
- No Harry, está será nuestra última aventura juntos, pero está bien, así debe ser

Harry lo miro con tristeza, pero mientras observaba a su mejor amigo recordó las palabras de Dumbledore

- No dejes que las sensaciones humanas nublen tu juicio
- repitió inconsciente
- Qué dices?- preguntó sorpresivamente, con lo que le acababa de decir su amigo, había revivido lo que había hecho con su amigo la noche anterior
- Dumbledore me pidió que te lo dijera
- dijo Harry inseguro de sus palabras
- Oh, ya veo, creo que no soy el único por acá- dijo respirando hondo
- Qué significa?
- Nada Harry, nada

Sin proponérselo su mirada se dirigió a una esquina del comedor, dónde un los dos Slytherins escuchaban atentamente las indicaciones

- Sé que te lo he pedido antes pero

- Ya me lo sé de memoria, estaré pendiente de ella- dijo Blaise jugando con su varita y mirando hacia el pelirrojo que no dejaba de ver en su dirección

****************

- Es extraño que no esté el gigante
- Ese híbrido nos dio mucho problemas la última vez
- Pues parece que la nueva hizo bien su trabajo
- No lo sé, es demasiado fácil, no estarán tramando algo
- El señor tenebroso ya se habría dado cuenta, recuerda que debemos hacer que Potter y Malfoy se separen de los demás
- Considéralo hecho- dijo mientras que haciendo una señal, les enseñaba el camino a por lo menos 35 encapuchados

Los mortifagos ya estaban en Hogwarts


***************

Una estruendosa explosión en el vestíbulo dio inició a la batalla final, las puertas del castillo, se habían desintegrado por completo, dejando así un gran agujero, por donde los numerosos mortifagos hacían su entrada


Ellos no pasaban de 20 magos, por lo que la diferencia era considerable, se encontraban en desventaja, el primer movimiento había causado un alboroto, había mucho humo, por lo que se les dificultaba la visión, Ron y Harry permanecían juntos, podían ver a lo lejos a algunos de sus profesores, los tranquilizó ver una cabellera pelirroja, acompañada de una rubia, a las que reconocieron como Ginny y Luna, pero sin embargo habían perdido de vista a los demás, entre ellos su amiga


Cuando escucharon la explosión, todos salieron en defensa del castillo, no había podido lanzar algún hechizo aún, cuando un brazo la separó del tumulto, su reacción inmediata fue golpear con desesperación a su atacante, pero algo la hizo detenerse

- Draco no debería preocuparse tanto por ti, parece que te defiendes bien- dijo soltándola con cautela
- Blaise- exclamó sorprendida- lo siento, vaya susto- pero en seguida notó que sólo estaban ellos dos, no había señales del rubio- y Draco?
- No lo sé, nos separamos con la explosión- dijo intentando encontrar con la vista a su amigo
- No podemos seguir aquí, nos necesitan- dijo ella queriendo volver a la batalla
- Qué tanto confías en Weasley?- preguntó sorprendiéndola
- Es mi amigo, por qué me preguntas eso...
- Olvídalo- dijo sin mirarla- Desmaius!- gritó dándole a un mortifago que se acercaba a ellos

*****************

- Protego!- gritó deteniendo una maldición dirigida a Sirius
- Gracias- dijo el merodeador, al notar que si Draco no lo ayudaba lo estaría lamentando- Dónde está ese amigo tuyo?
- Nos separamos- dijo mientras esquivaba un ataque directo
- Deja de hablar, o te darán- dijo devolviéndole el favor e impidiendo que un hechizo golpeara al rubio

****************

- Luna!- gritó Ginny al ver como su amiga caía inconsciente al suelo
- Expelliarmus!- escuchó una voz potente, que golpeó al agresor de la rubia
- Neville, le han dado- dijo señalando hacia la Ravenclaw

Neville sin titubear levantó en brazos a la muchacha y la llevó de regreso al desierto comedor junto con la pelirroja

- Quédate con ella, yo buscaré a Pomfrey- dijo para luego dejarlas, sin esperar por la respuesta de Ginny

A lo lejos Harry y Ron habían podido ver como Ginny y Luna dejaban el vestíbulo, ambos se preocuparon, por lo que decidieron ir hacia dónde estaban, pero 3 mortifagos los detuvieron

- Harry ve con Ginny, yo me haré cargo- le susurro valientemente Ron
- Flipendo!- gritó Harry dándole a uno para poder llegar hasta el comedor

Otro mortifago le iba a dar a Harry directo a la espalda, pero una punzada en su brazo lo hizo detenerse

- Ya lo sabes, Potter es del señor tenebroso!- le dijo otro que ya apuntaba a Ron
- Creí que ya nos habíamos desecho de este- dijo uno, a quién Ron reconoció como uno de los acompañantes de Voldemort el día que lo asesinó
- Pues no fue así!- respondió determinante
- Crucio!- gritó dándole de lleno al pelirrojo
- Está vez no te darán ganas de volver a enfrentarnos- dijo riendo con sarcasmo
- Nunca me gustaron los duelos en desventaja- dijo Blaise colocándose entre Ron y los mortifagos
- Estás bien?- preguntó Hermione, ayudando a su amigo a ponerse de pie

Ron se puso de pie con dificultad, pero logró hacerlo, mirando con extrañeza al slytherin que tenía delante

- Zabinni?
- Lo siento, pero no doy entrevistas en medio de los duelos Weasley- dijo arrogante
- Un sangre limpia ayudándolos, has traicionado la pureza de la sangre y por eso deberás morir- dijo un mortifago desafiando a Blaise
- Ahora si es un duelo justo- dijo Hermione poniéndose junto al moreno
- Esta vez podremos terminar de divertirnos, lastima que la última vez no nos dejaron- dijo otro con voz resbalosa- Everte Statum!

Hermione fue derribada por el hechizo, que hizo que se alejara de Ron y Zabinni, pero rápidamente se puso de pie

- Depulso!- gritó la castaña, logrando empujar con gran fuerza al mortifago y dejándolo inconsciente
- Smith, eres un inútil- replicó el mortifago frente a Blaise- si quieres algo bueno hazlo tu mismo- dijo yendo hacia la chica
- No me pensabas dejar plantado- dijo interponiéndose en su camino- me parece que tenemos un duelo pendiente


Ron se había recuperado lo suficiente como para inmovilizar al mortifago que Harry había derribado, volteó buscando a Hermione y se la encontró frotándose la pierna

- Qué sucede?- preguntó preocupado
- Sólo me doblé el tobillo, pero ya se me pasa- dijo dejando que su amigo la ayude a apoyarse e intentando ir a ayudar a Blaise
- Será mejor que vayas al comedor, vi como entraban Ginny y Luna, ahí estarás bien- dijo intentando protegerla de los hechizos desviados que llegaban de todos lados
- Saben no me vendría mal ayuda- gritó Blaise al caer cerca de ellos, presa de un hechizo de rechazo- y recuérdenme golpear a Draco- dijo intentando mantener su estilo, mientras con ayuda de una rocas se lograba poner de pie otra vez
- Yo no contaría con ver de nuevo al traidor, de él se encargará el mismo Lord Voldemort, si logran verlo antes que lo mate tendrán suerte, eso si yo se los permito- dijo con ironía y burla
- No!- gritó la castaña- debemos encontrar a Draco, Mimblewimble!- exclamó, logrando que su oponente fuese atontado
- No podemos intervenir más, si ese es su destino, debemos dejar que pase- dijo Ron sintiéndose muy mal

Hermione lo miró incrédula, no podía aceptar lo que le estaba diciendo su amigo

- Ya lo sabías no?- preguntó Blaise con rencor
- Sí- respondió él sin quitarle la vista de encima a Hermione, a la que ahora le caían lágrimas de dolor y probablemente decepción también

Ron aceptó en aquel momento lo que sentía Hermione por el slytherin, le había costado asimilarlo, pero sabía que no sería justo para ella perderlo a él también, ahora se lamentaba de no haberle advertido de la visión que había compartido con Harry


- Iré a ayudarlo- dijo Blaise con decisión, avanzando con dificultad
- No, yo lo haré!- dijo determinante- en ese estado no llegarás, tú quédate con Hermione y
cuídala- dijo mirando significativamente a su amiga- No dejaré que muera, lo prometo!- y luego se fue, temiendo no poder verla nuevamente

Capítulo 37: La guerra del Final II

- Harry!- gritó la pelirroja al verlo entrar y corrió hacia él con la angustia reflejada en el rostro- estás bien?
- Sí- dijo separándose de ella, cuidando que nadie lo había visto entrar- y ustedes?
- Luna está mal, Neville fue por ayuda, pero aún no vuelve

Los ruidos de alboroto y hechizos perdidos venían de afuera, Harry sabía que no podía quedarse por mucho tiempo más, había dejado a su amigo solo y ahora que veía que Ginny estaba bien, tenía salir a ayudar a Ron y a Neville con la ayuda para Luna


- Iré por Neville, nadie sabe que están aquí, estarán bien, volveré en cuanto pueda
- dijo velozmente y sin darle oportunidad a replicar a la pelirroja

****************

- A dónde vas?- dijo al verlo escabullirse entre múltiples maldiciones en su contra
- Voy por Blaise y Hermione- dijo sin detenerse

Sirius se quedó mirándolo con una mezcla de admiración y sorpresa, sin duda ese chico tenía más de Black de lo que creía, Draco Malfoy se había ganado su respeto, pero el recibir un potente hechizo lo hizo reaccionar y darse cuenta que no podía seguir velando por los pasos de su recién estrenado sobrino


- Canuto! Pareces oxidado- dijo Lupin llegando hasta él
- Por los buenos tiempos lunático?- preguntó Sirius levantando su varita junto a su amigo

Lupin no respondió con palabras, los últimos merodeadores ahora luchaban con movimientos hábiles y magistrales hechizos, juntos
espalda con espalda

****************

- Deberías sentirte halagado, el señor tenebroso ha decidido matarte personalmente- dijo alguien con voz ronca, interponiéndose en su camino

Draco levantó la mirada al verse detenido, pero no pareció asustarse ni intimidarse al descubrir de quien se trataba

- Crabbe- dijo identificándolo- creí que preferías esconderte como una rata
- Ahora cuento con el poder de mi señor- dijo orgulloso, cosa que confundió a Draco- y no soy el único

- Qué quieres decir?- dijo en un tono, que más parecía que exigía respuestas
- Creías que por que tu no seguiste los pasos de tu padre, nadie más lo haría
- dijo burlesco

Eso lo tomó de sorpresa, si era como el mortifago decía, entonces Crabbe hijo y probablemente Goyle, entre otros, ya se habían iniciado como mortifagos
y eso significaba que estaban en el refugio con los demás alumnos
debía hacer algo

- Incendio!- gritó Crabbe lanzándole una bola de fuego a Draco
- Impedimenta!- dijo rechazando el hechizo, pero el haberlo tomado desprevenido hizo que tropezara, quedando a merced de un nuevo ataque
- Crucio!- exclamó el mortifago apuntándole directamente, pero la maldición no llegó a afectarle


******************

- Apártate- exigió Goyle, empujando a Seamus, que se encontraba vigilando la entrada
- Qué crees que haces?- exclamó Dean interponiéndose entre Goyle y la salida- nosotros estamos a cargo y nadie puede salir de aquí

Crabbe junto a un grupo de alumnos de sétimo y sexto de Slytherins y para sorpresa de todos un par de Ravenclaws de sétimo y un Hufflepuff de sexto se acercaban a él riéndose estruendosamente y con gesto malicioso


- O si no qué?- dijo Goyle con aire peligroso, mientras que lentamente se levantaba la manga de la túnica dónde revelaba la siniestra marca tenebrosa


El refugio pronto estuvo envuelto en gritos angustiosos e incluso algunos llantos de desesperación provenientes de los más pequeños

El Hufflepuff y los Gryffindors se miraron con gesto asustadizo, pero comprendiendo que ahora dependía de ellos, eran más si contaban a los demás, pero no podían arriesgar a los alumnos en una batalla contra mortifagos verdaderos, poco a poco vieron como otros alumnos de sétimo y sexto sobretodo se levantaban en señal de apoyo y levantaban sus varitas, ellos a pesar de no haber sido entrenados como los mortifagos o los miembros del ED, no estaban dispuestos a dejarse vencer sin darles batalla

- Y ahora qué?- dijo Justin Finch- Fletcher acercándose a su compañero de casa, Ernie
- Y ahora peleamos
- dijo iniciando su batalla- Petrificus Totallus!

******************

Sabía lo que le costaría haber salido de su prisión, pero también lamentaba tener que vivir de esa forma, si es que a eso se le podía llamar vivir, sólo estaba esperando tener una razón que realmente valiera la pena como para dejar su encierro
y al parecer por fin la había encontrado, llegó en el momento justo para evitar que Draco fuera blanco de una maldición


- Legland?- preguntó con confusión y visible preocupación- qué haces aquí? Tú no puedes salir

- Lo que tenga que pasar
pasará, no olvides que como Malfoys, no podemos vivir encerrados y menos para la eternidad
- El refugio está siendo atacado- dijo Draco poniéndose de pie e intentando alejarse
- Yo me ocuparé, tu lugar es este, a menos que necesites ayuda- dijo viendo al mortifago sin darle importancia
- Puedo sólo gracias- dijo con autosuficiencia
- Entonces voy a dónde si me necesiten- dijo finalmente, dejándolo hacerse cargo

*******************

Harry volvía de prisa al vestíbulo, el polvo que reinaba a raíz de los hechizos y maldiciones enviadas, le dificultaba la búsqueda, pero aún con todo, pudo divisar una confundible cabellera pelirroja


- Ron!- llamó a su amigo- qué pasó?
- Tuve ayuda

- Has visto a Neville?
- No, estoy buscando a Malfoy, pero no está por ningún lado, maldito Malfoy, justo ahora se le ocurre desaparecer
- Tengo que encontrar a Neville
- dijo en modo de disculpa
- Te acompañaría
pero ya me equivoqué mucho con el hurón y esta se la debo a Hermione- dijo significativamente
- Nos vemos pronto- dijo Harry y luego se separaron, con una promesa silenciosa de volverse a encontrar

Y no se equivocaban, a pesar de ahora separarlos, el destino los volvería a juntar
pero esa vez sería para algo decisivo


******************

- Está sangrando mucho- dijo temiendo por la vida de su amigo
- No debió atravesarse- dijo Blaise con algo de culpa- yo pude defenderme sin su ayuda
- Lo hizo porque te vio mal

- Lo sé, debemos ayudarlo Hermione- dijo levantando al Gryffindor con gran esfuerzo
- Llevémoslo al gran comedor, Ron dijo que ahí estaban Luna y Ginny
- Estarás bien Longbottom, de mi cuenta corre- dijo el slytherin olvidándose de su dolor y haciendo un esfuerzo sobrehumano de llevar a Neville hasta un lugar seguro


*****************

En el refugio las cosas no mostraban un buen panorama, a pesar de ser más en número, el entrenamiento que habían recibido los mortifagos era increíble, lo que hacía que sus habilidades los superaran, habían resistido lo mejor que podían, entre los más grandes habían creado, con ayuda del hechizo Protego, un gran escudo, que momentáneamente los mantenía resguardados de los mortifagos, pero sabían que eso no les duraría mucho tiempo más, era momento de tomar decisiones


- Saca a los demás, ya sabes por dónde salir, es muy peligroso que sigan aquí- dijo más serio que nunca

Seamus lo miró con aprensión, no quería dejar a su amigo a merced de mortifagos, pero sabía que si no lo hacía, se perderían muchas vidas

- Volveré con ayuda- dijo haciendo que todos comenzaran a salir cuidadosamente
- Lo sé- dijo Dean mirándolo en señal de despedida

*****************

- Esa fue la señal- dijo desde su posición
- Debemos llegar antes que sea demasiado tarde- dijo Percy
- Jamás pensamos luchar a tu lado- dijo Fred interrumpiendo a su hermano
- Pero no te acostumbres- terminó George intentando ocultar su nerviosismo
- Se arrepienten de haber aceptado acompañarme en esto
- Ni lo digas pelirrojo, ya perdimos a un hermano y no vamos a permitir que otro más se vaya
- No si podemos evitarlo- dijo Fred, terminando la frase de su gemelo y haciendo una inclinación de aprobación

Percy se sintió culpable de no poderles decir que Ron había vuelto, pero su hermano lo había querido así y él había decidido respetar su decisión, comprendía sus razones, a él había costado mucho asimilar su muerte, pero cuando se enteró de su regreso, un rayo de luz lo iluminó, claro que eso sólo le duró hasta que pudo hablar con Ron y se enteró de la condición en la que regresaba, aceptar que su hermano pequeño había muerto fue muy duró, pero si a eso se le suma saberlo dos veces en tan poco tiempo, era terrible, no imaginaba como podía afectarle a Ron, por lo que sin poner peros, decidió aceptar y confiar en el criterio de su hermano menor


- Que esperan Weasleys, Hogwarts no puede esperar- gritó Kingsley interrumpiendo a los hermanos, mientras levantaba la mano a distancia

******************

- Entonces que decides, estás dispuesto a enfrentarte a Lord Voldemort o el traidor tiene miedo- dijo provocándolo
- No tengo miedo
- Sabía que tu estúpido orgullo sería tu perdición Malfoy
- Deja de hablar y llévame con él

Crabbe rió estruendosamente y seguido le dio la espalda para perderse entre el humo y los escombros, Draco sabía que estaba yendo directamente hacia una trampa, pero no podía arrepentirse, Crabbe había tenido razón en algo, su orgullo sería su perdición


El rubio lo siguió sin titubear y aunque le extrañó darse cuenta que lo llevaba a las mazmorras, no dio muestras de ello, lo que no quería decir que no se cuidaría las espaldas, así que hizo lo primero que se le vino a la mente y dejó el medallón de dragón que le había regalado Hermione en Navidad en la entrada de las mazmorras, con la esperanza de ver a la castaña una vez más
ahora no importaba si era o no capaz de derrotar a Voldemort, debía intentarlo, Crabbe lo había subestimado, era cierto su orgullo había jugado un papel importante, pero no sólo iba por eso, ahora peleaba por el futuro del mundo mágico también, un futuro que esperaba poder conocer


- Cumplí con lo mío señor- dijo satisfactoriamente Crabbe, señalando hacia el lugar por el que ahora Draco hacía su ingreso

***************

- Gracias Profesora!- dijo Harry mirando a la mujer
- Debe tener más cuidado Potter- dijo enviando otro hechizo
- Tengo que encontrar a Neville, Luna está mal y


McGonagall cerró los ojos un momento y luego volvió a abrirlos, pero ahora tenía una mirada que a Harry le recordó mucho a la de Dumbledore, profunda y a la vez tranquilizadora

- Longbottom está en buenas manos

- Profesora se encuentra bien?
- Sigue Harry, no debes detenerte, él ya está aquí

- Profesora McGonagall?
- Ah?- dijo ella retomando su mirada habitual

Harry la miró extrañado, podría jurar que había visto a través de ella a Dumbledore, era cierto, su profesor estaba ahí


*****************

- Si los dejamos, no podrán resistir- dijo Justin con aprensión
- Deben irse ahora o no podrán salir- dijo Ernie firme- váyanse
- Deben correr y alcanzar a los otros, váyanse con ellos, intentaremos darles tiempo- completó Dean
- Pero en cuanto nos vayamos el escudo se romperá y ellos los atacarán- dijo un Ravenclaw
- Serán dos contra trece, no tendrán oportunidad

- Pronto romperán el escudo de igual manera, prometimos hacernos cargo- dijo Ernie mirando a Dean e intentando sonar determinante aunque por dentro al igual que el Gryffindor querían no tener que quedarse solos
- Bombarda!- se escuchó de otro lado, lo que hizo que los alumnos que aún quedaban sosteniendo el escudo se tambalearan
- Váyanse- gritó Dean

No fue necesario más que eso, para que los que estaban ahí salieran corriendo, ahora estaban sólo ellos dos en medio de una gran nube de humo, inseguros levantaron sus varitas, sabían que sus oportunidades de salir ilesos era nulas, sólo rogaban poder darles el tiempo suficiente a los demás para escapar


- Mimblewimble!- gritó Dean en un intento desesperado de detenerlos, el hechizo sólo consiguió alcanzar a uno

Ernie acababa de recibir un Crucio, que por suerte no era de los más terribles, pero sin embargo, tenía el suficiente poder como para sacarlo fuera de la jugada, los mortifagos les lanzaban diferentes y dolorosas maldiciones, no podían escabullirse ni defenderse puesto que provenían de muchas direcciones


- Desmaius!- gritó Goyle apuntando directamente a Dean

Comenzaba a desfallecer cuando escuchó, la voz de alguien conocido desde detrás

- Lavander diles a dónde ir
- dijo entrando presuroso y yendo hacia su amigo- te dije que traería ayuda


Dean ya no pudo escuchar más, pero mientras se le cerraban los ojos, pudo ver como Seamus hacía lo que podía por halarlo y como una figura desconocida para él, a gran velocidad se enfrentaba a los mortifagos, todos con expresiones aterradoras y luego ya no vio más


****************

- Casi llegamos, aguanta Longbottom, tienes que resistir- dijo negándose a dejarlo ir
- Pareces experto en salir herido- dijo una potente voz sujetando a Neville con facilidad
- Usted?- dijo sin poder evitar mirar hacia el pendiente de oro que prendía de su oreja
- Sácalo de aquí y que lo atiendan- dijo pasándole a Neville al mago junto a él
- Hermione!- gritó uno al reconocer a la chica
- Fred? George?- dijo ella al ver a los gemelos Weasley frente a ella- cómo?
- Percy!- dijeron como si eso lo explicara todo
- Si no se han dado cuenta, tenemos mucho que hacer- dijo a la entrada del vestíbulo y mirando el panorama

Al parecer habían llegado en un momento crítico, a pesar del alboroto podían darse cuenta que la diferencia en número a favor de los mortifagos, había causado muchos daños, los profesores ahora se encontraban rodeados, por supuesto había muchos caídos, pues el número de magos en el vestíbulo había bajado considerablemente

- Listos?- preguntó Percy a sus hermanos y luego siguió a Kingsley y el resto de los aurores que ya estaban dentro de la acción


Los gemelos no tardaron en seguirlo, Hermione quiso ir, pero una voz en su cabeza la detuvo

- Busca el dragón!- la castaña se quedó sin habla, algo le había pasado a Draco, inconscientemente miró a Blaise quien al igual que ella tenía en sus ojos una gran preocupación
- Escuchaste eso?- preguntó dubitativo

Hermione sólo asintió, la reacción inmediata del slytherin fue tomarla de un brazo sin ninguna delicadeza


- Es sobre Draco verdad?- pero no esperó respuesta, en seguida comenzó a buscar a su amigo, llevando consigo a la gryffindor

*****************

Había logrado escabullirse justo a tiempo, cuando los vio llegar sintió una gran alegría de volver a verlos, pero sabía también que eso podría significar que lo descubrieran, por lo que prefirió alejarse, había comprobado que Malfoy no estaba ya en el vestíbulo, por lo que abandonó el lugar sin titubeos, le había prometido encontrarlo, se lo había prometido a ella y por más que no quisiera hacerlo, no iba a fallarle


Caminaba directamente hacia los salones de clase, pero un extraño presentimiento lo detuvo


- Cómo no me di cuenta antes?- se cuestionó mentalmente, dándose un golpe él mismo en la cabeza

Sin llegar si quiera a revisar esa área, regresó rápidamente al vestíbulo, esperando no haber reaccionado demasiado tarde


******************

- Qué le pasó?- preguntó con angustia
- Se pondrá bien- dijo Tonks entrando con sangrantes heridas, en compañía de dos hombres con túnicas de auror, Madame Pomfrey y neville, que era transportado por uno de ellos con mucho cuidado
- Tendremos que sacarlos de aquí- dijo uno de los aurores- no tardaran en entrar
- Vayamos a la antecámara del comedor, ahí podré atenderlos- dijo Pomfrey viendo a Luna con preocupación
- Ginny ve con ella y ayúdala- agregó Tonks- Nosotros nos haremos cargo, que nadie entre
- Ven con nosotros- dijo Ginny intentando que Tonks la acompañe
- Vayan a la puerta- ordenó a los otros dos y luego mirando a Ginny agregó- Estaré bien
- dijo empujándola hacia la antecámara con la enfermera y yendo hacia la entrada del gran comedor

******************

Avanzaba guiado por una fuerza extraña, cuando se separó de McGonagall, algo lo impulsó a bajar por las escaleras que llevaban a las mazmorras, le parecía extraño que no hubiese sido detenido por nadie hasta ese momento, era como si lo estuvieran esperando, de cualquier forma, ninguna situación era buena pues si era como se imaginaba, Voldemort ya tenía planeado algo para él


La oscuridad que aquel lugar irradiaba, hacía que a momentos se cuestionara el volver, pero una energía presente junto a él, la misma que había sentido cuando se encontró con McGonagall, ahora lo impulsaba a seguir adelante, aquella energía le impedía retroceder


- Bienvenido! - dijo una voz desde la oscuridad- Te estábamos esperando!

Harry sintió que el corazón se le paraba, esa voz era inconfundible para él, por fin el momento había llegado

- Voldemort- dijo entre dientes, intentando sonar fuerte
- Si, soy yo y también está él- dijo señalando a su lado derecho

El Gryffindor se quedó sin habla, junto a Voldemort, se encontraba alguien a quien no esperaba ver ahí, con una expresión que reflejaba odio, la misma que le recordó al Malfoy del un tiempo atrás, ese al que jamás hubiera aceptado cerca de su mejor amiga

- Malfoy- dijo sin poder creerlo
- Y está del lado al que siempre perteneció- dijo Voldemort respondiendo por el rubio- Demuéstraselo Draco

El slytherin no tardó en levantar su varita en dirección a Harry, sin apartarle la mirada
una del más intenso rencor



Capítulo 38: La guerra del final III

La guerra estaba en pleno auge, la llegada de los aurores renovó las energías agotadas de los profesores de Hogwarts, cosa que ocasionó que en un nuevo arranque de poder en estos, lograran sacar a los mortifagos del castillo, ahora peleaban en los terrenos, aún seguían siendo menos pero, sentían que una fuerza los empujaba a seguir adelante, una fuerza que los hacía alejarse más y más del castillo


Sólo Sirius y Remus quedaron batallando en el vestíbulo, junto a ellos tres mortifagos que demostraban su poder


- Impedimenta!- gritó Lupin, frenando el ataque de su oponente

El enmascarado rió siniestramente

- Eso es lo mejor que puedes hacer- dijo quitándose la máscara y así revelando su rostro
- Greyback!- exclamó Lupin anonadado, el destino había hecho que se reencontrara con aquel que lo había convertido en hombre-lobo, pero esta vez las cosas serían muy diferentes

- Incarcerus!- gritó Sirius al otro extremo del vestíbulo haciendo que de su varita salieran poderosas cuerdas y se enredaran alrededor del mortifago, dejándolo inmovilizado
- Él era un estorbo- dijo el mortifago restante- Relaskio!- exclamó empujando a Sirius con el impacto de su hechizo y riendo estruendosamente de su hazaña


*****************

- Espera!- dijo completamente exhausta- hacia dónde vamos?
- No sé que fue eso, pero estoy seguro que algo le pasó a Draco
tenemos que encontrarlo- respondió avanzando ya sin esperar una respuesta

No estaba segura como habían llegado hasta ahí, pero ese no parecía ser el camino que debían tomar, habían atravesado el área de los salones y ahora se encaminaban a la puerta que los llevaba al patio, estaban abandonando el castillo


- Blaise cómo puedes estar seguro que Draco está fuera del castillo?- preguntó insegura

El slytherin se detuvo de improvisto y luego se quedó mirándola, como estudiando sus gestos


- No sé porqué, pero estoy seguro que los encontraremos en las mazmorras
- dijo como si no creyera que él estuviera hablando de esas cosas- es un presentimiento

- Pero aún así no tiene sentido, cómo vamos a llegar a las mazmorras si estamos saliendo del castillo

- Hay más de una forma para entrar, tendrías que ser Slytherin, para saberlo, así que agradece que me tienes a mi- dijo con arrogancia, pero sin detenerse a ser cortés- Sígueme!

*******************

- Dónde estás Malfoy?- se preguntó en un susurro, mientras intentaba observar cada detalle en medio de la oscuridad del pasillo

Se había tardado buscándolo en la superficie y ahora que por fin estaba bajando, sólo pedía poder llegar a tiempo, a cada paso que daba, una sensación de temor y nerviosismo se apoderaba de su ser, fue una fracción de segundos a penas, pero el brillo rojo de algo en el suelo, lo hizo detenerse
se detuvo intentando encontrar el objeto, pues sus sentidos le decían que el levantarlo, podría ser de gran importancia, eso y que la presencia de Dumbledore junto a él, lo impulsaba a tomarlo, si no estaba seguro de su intuición, de la de Dumbledore seguro que lo estaba


- Estoy en el lugar correcto!- se dijo tras un largo suspiro, al reconocer el objeto, lo había visto antes
en su cuello


**************

- Sectusempra!- exclamó Draco, sin darle tregua

Ahora ambos se batían en un duelo, ante la mirada atenta de Voldemort, quien no dejaba de celebrar cada acertada maldición puesta en práctica por el rubio, sin duda buscaba que Draco lo debilitara para luego él ser quien de la estocada final


- Protego!- logró exclamar Harry visiblemente agotado

Desde que había llegado, Malfoy lo había atacado, sin cesar, ni siquiera respondía a sus preguntas o insultos, cosa que al gryffindor le parecía muy raro, eso, junto a la mirada perdida que tenía el rubio hizo que se diera cuenta de lo que estaba sucediendo
El slytherin estaba bajo la maldición Imperius


- Serpensortia!- gritó Voldemort, haciendo que de su varita apareciera una gran serpiente que se acercaba siseando peligrosamente hacia Harry
- Detente!- gritó Harry, pero para quienes no supieran que estaba sucediendo se escuchó como un siseo agudo

- Había olvidado que también podías hablar parsel- dijo Voldemort con siniestra voz- Vipera Evanesca! - exclamó haciendo desaparecer a la serpiente
- Esto es entre tú y yo, déjalo fuera de esto- preguntó Harry con rencor
- Pero si San potter no puede dejar de meterse en lo que no lo llaman, él es un traidor y pagará por eso, pero antes haré que te mate, tendrás que atacarlo para salir bien de aquí, te seguro que Malfoy recibió un buen entrenamiento cuando estuvo bajo mis órdenes, Atácalo Potter!- gritó con mirada de locura

Ahora lo entendía, Voldemort los estaba obligando a luchar y a pesar de intentar negárselo, Harry entendía que si no lo atacaba y dejaba de escabullirse, Malfoy acabaría por derrotarlo, tal vez hasta matarlo


*******************

- Diffindo!- gritó desde el suelo como último recurso

El mortifago, se tomó el rostro sangrante, el hechizo había dado en su rostro, lo que había provocado que la máscara se rompiera y le causara cortes, ahora su identidad ya no era un secreto


- Goyle!- dijo Sirius sonando asqueado
- Te sorprende- dijo con voz tétrica
- A decir verdad sí, no sabías que podías dar un paso sin permiso de tu amo- respondió con sorna, mientras silenciosamente movía la varita, en dirección a las armaduras


Lupin acababa de chocar fuertemente contra uno de los muros, cuyos escombros ya se encontraban esparcidos por el suelo, Greyback no tardó en atacarlo nuevamente echándosele encima, pero antes de alcanzar a tocarlo, un fuerte brazo de hierro, proveniente de una armadura se lo impidió, interponiéndose entre él y Lupin, mientras otra empujaba con gran fortaleza a Goyle y lo arrinconaba en una esquina


****************

- No sabía que existiera esto- dijo insegura por la decoración
- Nadie lo sabe, ni siquiera los profesores, no los que no son de Slytherin al menos, es un secreto de la casa, tenemos otra entrada a las mazmorras- dijo mirando con orgullo el pasadizo decorado de verde y plateado, con figuras de aterradoras serpientes por doquier

Siguieron avanzando por el siniestro corredor, hasta que llegaron a una pequeña estancia rectangular de aspecto elegante y con a penas dos puertas


- Debemos separarnos- dijo decidida
- No! una de las puertas lleva a nuestra sala común- dijo señalando la de la derecha- y la otra es una entrada directa a lo más profundo de las mazmorras, estoy seguro que encontraremos a Draco ahí, si las vez desde el otro lado, tienes aspecto de pared, sólo se puede entrar por este lado- dijo comenzando a encaminarse hacia la segunda puerta, pero fue rápidamente interrumpido por el impacto de un hechizo que hizo que se estrellara contra el muro
- Se supone que esto era sólo para los Slytherins- dijo una voz conocida para ambos justo a sus espaldas

Hermione que a penas había visto caer al slytherin, había corrido a auxiliarlo, al escuchar aquella voz, se puso inmediatamente de pie y levantó su varita apuntando a la recién llegada, quien lucía una expresión del más intenso odio para con la chica


- Parkinson!- exclamó devolviéndole la mirada
- No te atrevas sangre-sucia, no pronuncies mi nombre con tu asquerosa boca- dijo con crueldad- Crucio!- exclamó apuntando a la castaña, pero la maldición no llegó a darle, un poder la envolvió por unos segundos, los suficientes para protegerla

- Gracias- dijo mirando a Blaise, quien ya se ponía de pie y se colocaba a su lado
- De nada, pero yo no lo hice- dijo mirándola sorprendido
- Dejen de hablar y mejor despídanse que pronto podrán acompañar a Draco del otro lado- dijo burlándose
- No!- exclamó la castaña, con temor que eso pudiera ser cierto
- Siempre inventando cosas Pansy, creo que no has cambiado mucho- respondió Blaise arrogante- Vete Hermione, yo me encargaré de esto
- Pero

- Vete y ayuda a Draco antes que sea demasiado tarde


Hermione lo miro indecisa, para luego abandonar el lugar, por la puerta que Blaise le indicaba


- Entonces, ahora también te juntas con sangres-sucias- dijo Pansy con asco en las palabras al decirlo
- Eso no es asunto tuyo y si no te importa, preferiría hacer esto rápido, tengo cosas más importante que hacer- dijo pensando en que debía alcanzar a la castaña y a su amigo lo más pronto posible


***************

Se negaba a creer que lo que Pansy había dicho era cierto, Draco no podía estar muerto, no podía perder a alguien más por esa guerra
corrió como nunca pensó hacerlo, corrió como si su vida dependiera de aquello, y aunque en ese momento no lo supiera, en cierta forma tendría sentido


Fue un momento inesperado en que se vio sujeta fuertemente por unos brazos que le impidieron seguir su camino, pataleó y gritó histérica intentado soltarse, no iba dejar que nada ni nadie la detuviera, no ahora que la vida de Draco pendía de un hilo


- No!!!!!!!!- gritó con desesperación luchando por soltarse
- Cálmate- respondió asustado por lo que había causado- no voy a lastimarte


Las palabras le llegaban lentamente a la cabeza, había estado tan angustiada por soltarse que no había escuchado nada de lo que decía aquel a quien ella consideraba su atacante, se viró muy despacio, esperando encontrar algo, que le indicara que aún había esperanza


- Ron??!!- dijo con voz ida, mientras se refugiaba en los brazos del pelirrojo como una niña que necesitaba protección
- Aquí estoy- dijo sosteniéndola con la mayor ternura que podía profesarle en ese momento
- Draco está muerto?- preguntó esperando que su amigo pudiese ser quien aliviara su aflicción
- No, pero me temo que Voldemort lo encontró antes que yo- dijo decepcionado, pero a la vez sin dejar de mirarla con ternura y alcanzándole el dije del dragón de ojos rojos que había recogido en la entrada de las mazmorras

La castaña sintió como si le hubieran dado un fuerte golpe en el pecho, reconoció inmediatamente el dije, pues fue ella quien se lo dio al rubio, como regalo de Navidad

Ron había notado que sus sospechas eran ciertas, la expresión de Hermione lo decía todo, fue en ese momento que comprendió definitivamente que sus celos no se comparaban con el sufrimiento de Hermione y que si algo debía hacer antes de marcharse era hacer que sus amigos fueran felices, así sea al lado de aquel al que había considerado su peor enemigo por mucho tiempo

*****************

- Expelliarmus!- gritó pegándole directamente

El rubio salió despedido por los aires, cayendo fuertemente lejos de su varita y quedando aparentemente inconsciente

- Asi qué no eras tan bueno? Creo que te subestimé, no pensé que lo fueras a atacar realmente- dijo con sorna viendo directamente al visiblemente agotado muchacho
- Qué le hiciste?- preguntó con rencor, a penas manteniéndose en pie
- Acaso no lo sabes ya? Hogwarts ha bajado su nivel desde que perdieron a su director- exclamó dejando ver un intento de sonrisa burlesca, pero que en su deformado rostro, más parecido al de una serpiente, sólo parecía una mueca aún más siniestra que la que ya tenía
- La maldición Imperius- murmuró para sí, mientras levantaba la cabeza e intentaba hacer lo propio con la varita- Dumbledore nunca se fue, pero eso tú no lo entenderías

Tal vez Harry no esperaba que sus palabras causaran ese efecto en Voldemort, pero la sola mención del nombre de Dumbledore hizo que el señor tenebroso se estremeciera, durante mucho tiempo se dijo que Dumbledore era el único al que Voldemort había temido y esto lo comprobó, claro que más adelante el-que-no-debe-ser-nombrado comprobaría personalmente que las palabras de Harry no eran sólo eso, palabras


- Accio!- exclamó tomando la varita de Draco entre sus largos y cadavéricos dedos, al mismo tiempo que se movía en dirección al rubio y lo apuntaba con la suya- Enérvate!

Harry era ahora un espectador de todo, sabía que Voldemort tenía planeado hacer que Draco y él se destruyeran entre sí y que debía impedirlo a como de lugar, pero algo le decía que lo dejara seguir

- Draco acaba con él- dijo devolviéndole su varita y mirando con satisfacción al lastimado Gryffindor- mata o muere!

*********************

- Hacia dónde?- preguntó agitada al ver que las mazmorras parecían un gran laberinto
- Ya no habrá más caminos para ustedes- dijo una voz proveniente de uno de los lados, que poco a poco mostraban la figura de un siniestro encapuchado

Ahora ya sabían por donde debían ir, pero aquel nuevo obstáculo no estaba entre sus planes, debían actuar y debían hacerlo pronto


Era momento de decisiones, siempre se había tratado de salvar el mundo mágico, sabía que debía ayudar a Harry, pero esta vez sentía que Hermione era quien lo necesitaba


- Sigue por ahí en cuanto lo distraiga y luego ten cuidado- le dijo en un susurro y señalándole discretamente l lugar por donde había llegado el mortifago

Hermione ya tenía experiencia en esas cosas, Blaise había hecho lo mismo, esta vez no titubeó, sentía que era ella quien esta vez debía seguir

- Depulso!- envió Ron hacia el mortifago, mientras miraba en señal de despedida a su amiga

Esa era su señal, ahora era tiempo de seguir sola


******************

- No eres lo suficientemente hombre para enfrentarme tú, que tienes que hechizar a alguien para que haga tu trabajo- dijo Harry patéticamente, intentando matar cada recurso y así al menos lograr que aunque sea uno de los dos saliera bien librado, Draco no era su persona favorita, pero sabía que no quería que muriera, no si podía evitarlo
- Esos trucos muggles baratos no funcionarán conmigo- respondió con la maldad viviente en sus ojos- además el pequeño Malfoy lo está haciendo muy bien

Y era cierto, Draco había logrado que las anteriormente eficientes esquivadas de Harry, no le sirvieran más, había aprovechado cada descuido del moreno como un arma para luchar, lo que era bastante extraño, Harry estaba seguro que si hubiera querido Draco ya lo hubiera podido matar, lo que significaba que el rubio estaba luchando


- Crucio!- volvió a gritar, era la sexta vez que esa maldición le pegaba, ya comenzaba a sentirse divagando
- Harry!- exclamó una aterrada voz femenina, interrumpiendo la tortura, al ver lo que le estaban haciendo a su mejor amigo
- Her-mio
- dijo ya sin poder terminar de decir el nombre de la recién llegada, pero aquel reencuentro fue interrumpido
- Creo que después de todo si tendré que intervenir- dijo la macabra voz de Voldemort acercándose a los chicos- Draco es tiempo de comprobar tu lealtad hacia mí
- Sí mi amo- dijo el rubio con la expresión ida y actitud completamente entregada
- Mátala!- exigió Voldemort señalando hacia la chica

*******************

Ahora se encontraba mirándola con tristeza, nunca la había considerado una amiga, pero el verla así lo hacía sentir vacío, y es que ver a la que fue durante mucho tiempo considerada la chica más linda de Slytherin con el rostro y el cuerpo maltratado por su probable terrible entrenamiento como mortífaga, hacía que no pudiera dejar de recordar sus sarcasmos y alardes, que a pesar de ser muy molestos, eran característicos en los Slytherins y ahora estaba frente a él tendida, como si estuviera en un profundo sueño, uno del que no se quiere despertar, o al menos su expresión de tranquilidad y paz así lo hacían parecer

Se acercó a la chica una última vez, asegurándose que estuviera inconsciente y luego con mucha delicadeza la levantó entre sus brazos y la llevó con él, si ese sería el final de la Pansy que alguna vez pensó conocer y de su estadía en Hogwarts, lo sería a su manera, él mismo la entregaría a los aurores, pero antes debía ir en busca de los demás, que seguramente no estaban muy lejos

******************

- Te salvaste por última vez- gritó Crabbe mostrándose frente Ron con desafío
- Sabes en que nos diferenciamos tu y yo?- preguntó Ron poniéndose de pie una vez más- que no importa cuantas veces caiga, siempre me volveré a levantar
- Eso sólo mientras vivas, Avada Kedravra!- gritó haciendo que de su varita saliera un potente rayo de luz verde que impacto directamente en Ron

Crabbe a pesar de lucir agotado, mantenía su expresión triunfante, que poco a poco se fue borrando

- El asunto aquí, hace mucho que deje de estar vivo- dijo misteriosamente una silueta que atravesaba el humo y se mostraba nuevamente

******************

- No lo hagas Draco!- exclamó Hermione mirando al rubio suplicante- tú no lo haría
- Él lo hará- exclamó Voldemort con una expresión cercana a la locura
- Yo no contaría con eso- intervino Harry poniéndose delante del rubio y así protegiendo a su amiga
- Recuerda Potter que tu pelea es conmigo- dijo Voldemort más temible que nunca

Las cosas que siguieron sucedieron muy aprisa, el canto de un fénix invadió la habitación por completo sorprendiendo al temible Voldemort, justo en el momento preciso en que de dos varitas de la habitación salían la peor de las maldiciones
Capítulo 39: La recompensa

- Avada Kedavra! - gritaron al unísono, ambos rayos hacia la misma dirección, uno fortalecía al otro, mientras que un fénix con aspecto de Patronus envolvía el enlace, dándole de su poder también al Elegido


************************

Se debatía como nunca, luchaba por ser libre nuevamente, pero él no era cualquiera y su poder le estaba ganando, sabía que algo en él quería salir y darle su merecido a aquel que lo controlaba, pero otra voz aún más fuerte seguía prevaleciendo a sus deseos


Tuvo un momento en que creyó que era libre de nuevo, acababa de ver la razón por la que debía luchar, esos ojos color miel hicieron que volviera a la realidad, pero su manipulador no era ningún novato, había logrado establecer una gran conexión entre los dos, razón por la que se dio cuenta de lo que estaba sucediendo en la cabeza del rubio, así comenzó su lucha interna


Podría haber sido producto de su batalla por librarse del imperius, pero Draco estaba seguro que estaba viendo a


**************

No sabía si la llegada de Hermione lograra hacerlo reaccionar, pero no estaba dispuesto a perder a su mejor amiga, no otra vez
la protegió instintivamente, aferrándose a la idea que podría cuidarla y decidido a salvar su vida aunque para ello tuviera que dar su propia vida


- Recuerda lo que te dije Harry- dijo una figura frente a él, que aparentemente sólo él veía - no he abandonado Hogwarts

- Profesor Dumbledore
-repitió inseguro, aunque sabía perfectamente que se trataba de él
- No debes preocuparte Harry, tienes un nuevo aliado y él está listo para volver
- dijo volteándose y guiñándole un ojo a un sorprendido rubio, que observaba la escena confundido

*****************

Estaba segura que Draco no la lastimaría, un brillo en sus ojos lo habían descubierto o al menos para ella, pero en ese momento temía por sus vidas, y el que Voldemort le hubiera ordenado al rubio que la matará revelaba que no estaba dispuesto a tener piedad, pero ese era Voldemort, cuyo única motivación era la destrucción, razones?... probablemente en su mente enferma existieran muchas, pero ninguna que justificara sus medios
y esa era ella, aún en los momentos más difíciles intentando analizarlo todo, pero Hermione era así y su mente nunca dejaba de trabajar


Hubiera podido seguir buscando razones e intentando encontrar soluciones, pero eso nunca llegó, era hora de actuar y estuviera lista o no, tendría que hacerlo, el único problema era que ella no debía estar ahí, ese no era el plan para ella y si las cosas no volvían a su curso normal, se podría llegar a perder una vida, otra vida


Sintió como una energía la envolvía en el preciso momento en que lograba descifrar entre las brillantes luces la figura de un fénix que la alejaba del lugar y la llevaba hasta uno completamente diferente


****************

La luz comenzaba a rodearlos, el tiempo fue corto, pero una mirada cómplice entre los dos bastó, para darle fin a esa historia


Harry sintió un poder inimaginable rodeándolo, no estaba seguro de dónde salía, pero apostaría que aquella especie de patronus se lo estaba dando, un rayo verde impactando en su varita hizo que temiera estar siendo atacado, pero a pesar de saber que se trataba de la peor de las maldiciones, sabía que otra vez saldría ileso de aquella maldición, pues esta no había sido enviada para atacarlo, sino para fortalecerlo, su mente trabajó en segundos y sin pronunciar palabra, de su varita también salió un rayo de luz verde, uno mucho más poderoso, por la ayuda de la maldición enviada por Draco y además por la fuerza de ese fénix plateado que rodeaba el hechizo

******************

Miraba todo con desesperación, asombro y
MIEDO, si miedo, estaba sintiendo miedo


- Tom ya has hecho suficiente, es tiempo de marchar- le dijo una voz benevolente
- Tu!- pronunció temeroso, tal vez fue una alucinación producto de todo lo que sentía, pero lo que escuchó hizo que perdiera toda atención en su verdadero rival

No tuvo tiempo de reaccionar, el poderoso rayo impactó ferozmente en él y con eso terminó su historia, la profecía se había cumplido, El elegido había vencido


*****************

- Rápido, tienes que ayudarlo- dijo presuroso al verla aparecer de la nada, parecía que la hubiera estado esperando

Hermione aún sorprendida se acercó a su amigo, lo que vio hizo que sintiera su alma partirse en dos, frente a ella tendido en el frío suelo estaba él, aquel que tantas veces la había salvado y que a pesar de sus obvias diferencias se había convertido en un verdadero amigo, frente a ella se encontraba Blaise Zabinni, su expresión no era de terror ni de angustia, se veía más bien como decepcionado


- Qué sucedió?- preguntó alarmada

Su amigo sólo señaló unos metros más allá dónde, yacía una joven a quién la belleza se le había extinguido, de su pasado, nada quedaba, su expresión había desaparecido, ya nada podía leerse en ella


- Parkinson!- exclamó con rencor, en aquel momento deseaba golpearla, nunca había sentido tanto rencor hacia alguien, pero su amigo la detuvo
- Ya no puedes hacer nada, lo atacó a traición, escuché el alboroto, estaban cerca de aquí, por eso no pude alcanzarte- no se sentía orgulloso de haberlo hecho, pero así sucedieron las cosas y ahora la slytherin estaba muerta
- Ron debes ayudarlo- dijo sujetándolo, fuertemente de la túnica
- Yo no puedo hacer nada ya, no puedo entrometerme en eso, pero tú si, tú puedes

Hermione quiso interrumpirlo y decirle lo equivocado que estaba, pero Ron la cayó con un gesto y prosiguió

- Puedes hacerlo, sólo debes creerlo- dijo mirándola fijamente y cuidando de observar cada gesto de la castaña que le diera alguna idea de lo que estaba pensando

Hermione se viró hacia el moreno, temía no poder ayudarlo, pero la seguridad en los ojos del pelirrojo, hicieron que se sintiera capaz, tenía que intentarlo


Acercó sus manos temblorosas al cuerpo del chico, pero Ron impidió que lo tocara


- No estás sola, yo voy a ayudarte- dijo decidido
- Pero no te dejan
-intento replicar
- Sólo dime que hacer, sé que puede asustarte, pero créeme ese es tu destino

Hermione no sabía que decir, por lo que sólo le agradeció silenciosamente, no supo como, pero en ese momento comenzó a dar indicaciones, sobre como tratarlo, desde hechizos para estabilizarlo, hasta recetas de pociones rápidas que pudieran mantenerlo vivo, al menos hasta que pudieran conseguir más ayuda


Ron la miraba admirado, la decisión que en ese momento mostraba la castaña, dejaba en el olvido a la asustadiza y nerviosa chica, que no sabía que hacer con su amigo herido, ella le recordaba el que hace un tiempo él había considerado ser medimago, pero ahora que le era imposible, estaba seguro que ella si había nacido para eso


**************

Habían pasado muchos días desde la batalla final, el castillo había quedado muy afectado, por suerte todos habían salido con vida, bueno casi todos
los alumnos habían logrado escapar hacia Hogsmeade, gracias a la valentía y ayuda de muchos, Seamus había llegado con Legland oportunamente, aunque no sabía quien era, algo lo hizo confiar en él, aunque en realidad ese algo, era más bien alguien, Dumbledore nunca los había abandonado y como bien había dicho, el siempre estaba ahí


A pesar de haber muchos heridos, todo parecía estabilizarse poco a poco, inclusive el colegio ya lucía mucho mejor, son tantas cosas las que se pueden hacer con un poco de magia y sobretodo en un lugar como Hogwarts, pero así como cada amanecer anunciaba algo nuevo, también era tiempo de despedidas


- Cómo estás?- preguntó tímido, algo que nunca antes le había pasado, pero tampoco había estado en una situación parecida o al menos no que recordara
- He estado mejor- respondió mirando por la ventana de la enfermería- pero definitivamente mejor que tú
- Sabes a que me refiero, él era tu tío

- Sé a que te refieres Blaise, pero él sabía lo que estaba haciendo, además no le podemos llamar vida a lo que Legland tenía

- Pero

- Pero nada, un malfoy no puede vivir encerrado, un malfoy elige su destino y Legland así lo hizo y es algo que estoy seguro volvería a hacer
- Eso es cierto- dijo dándole una palmada de ánimo, que pronto retiro, pues aún estaba muy adolorido- además antes acabó con unos cuantos mortifagos

Draco sonrió arrogantemente


- Es un malfoy- dijo orgulloso y como si su apellido fuera razón suficiente

Blaise ni siquiera quiso discutirle, en otra circunstancia se hubiera burlado de la actitud de su amigo, pero esta vez sería diferente, por una única vez lo dejaría decir lo que quisiera

- Te das cuenta que nuestras conversaciones en la enfermería se hacen frecuentes?
- Eso pasa cuando tienes un amigo delicado como yo, que deja que una mortífaga lo venza- dijo divertido, aunque rápidamente tornó su expresión a seria
- No te detengas, tienes razón, descuido mío, pero la próxima vez no será igual, la próxima vez yo estaré de es lado y tu de este y estarás agradeciéndome por salvar tu trasero

- Sueña Zabinni!
- Justo en eso estaba pensando- dijo recostándose y cubriéndose con la manta de la camilla

******************

Nuevamente estaban los tres juntos, sentados a la sombra de un gran árbol junto al lago, todos intentando no mencionar lo inevitable, Ron había regresado para ayudarles a vencer a Voldemort y ahora que ya estaba hecho, sabían que debía partir, sin embargo, ya habían pasado algunos días desde que se había cumplido su misión y aún el pelirrojo no daba señal alguna de querer despedirse, fue una calurosa mañana, revelando que se acercaba el verano, cuando Ron les pidió dar un paseo por el lago, en otra circunstancia eso les hubiera alegrado, pero dada la seriedad de su amigo temieron lo peor


- Yo
- comenzó Ron, pero un inesperado abrazó hizo que callara
- No te vayas- dijo llorosa Hermione refugiándose en su hombro

Ron había practicado por días como debía despedirse, incluso lo había hecho de los demás que sabían de su regreso, pero a ellos los había guardado para el final, intentando alargar lo más posible su despedida, pero no espera tener que lidiar con algo así, la reacción de la castaña había hecho que olvidara todo lo que tenía planeado decir, pues ahora deseaba con todo su ser, poder decirle que se quedaría con ellos por mucho tiempo más, pero eso era algo que no podía decir, pues su momento de partir y esta vez definitivamente había llegado


- Cálmate Hermione- dijo Harry sujetándola y abrazándola, odiaba verla llorar tanto como Ron, pero en ese momento sentía que podría llorar también

Ron quería decirles algo, pero las palabras no salían de su boca, miraba a Harry en señal de auxilio, pues aunque habían estado separados un tiempo, a ellos les bastaba con mirarse para entender lo que el otro quería decir

- Hermione, sabíamos que esto iba ha llegar en algún momento- dijo intentando contener a su amiga

Harry en esos últimos días había madurado mucho, definitivamente no era el mismo, en instantes, el peso de proteger el mundo mágico se había ido, pero ahora cargaba con el peso de ser el nuevo héroe de su mundo, hasta el ministro había tenido que aceptar públicamente que se había equivocado

Percy había ayudado a Harry con sus declaraciones, en las cuales también se había encargado de terminar de limpiar el nombre de Draco y de arreglar la situación de Sirius, entre otras cosas, de un día para otro Percy se había convertido en la nueva celebridad del ministerio, volviéndose así, el mago más joven en ser considerado como un fuerte candidato como próximo ministro de magia

La última semana había convertido a Harry en una persona de carácter mucho más seguro y fuerte, seguía con esa personalidad tímida, pero sin duda su nueva situación lo había hecho crecer, era por eso que de alguna forma comprendía lo que pasaría con Ron y que a pesar de ser doloroso, sabía que era algo que debía aceptar, pues iba a suceder de todas formas, ahora debía intentar convencer a Hermione de lo mismo, pero eso no era una tarea fácil, pues él también lamentaba la partida de su amigo y cada quiebre de su amiga, era uno para él


- No podemos hacer algo para que no tengas que irte?- dijo intentando agotar posibilidades
- No Hermione- dijo sin mirarla- tengo que irme

Harry los miraba atentamente, intentando averiguar que era lo mejor que podía hacer, aunque sentía el mismo dolor que sus amigos. Hermione no quiso escuchar más y salió disparada en dirección al castillo, dejando a sus amigos solos frente a lago


- Hermione!- gritó Ron intentando detenerla, pero Harry lo interrumpió
- Déjala ir- dijo Harry, mirando en cualquier dirección menos a la cara del pelirrojo

****************

- Entonces no vas despedirte de él?- le preguntó mientras la abrazaba como protegiéndola
- Pero yo no quiero que se vaya- respondió como una niña, mientras las lágrimas no dejaban de rodar por sus mejillas
- Hasta dónde pensabas correr?- preguntó con interés, recordando cuando se topó con ella en medio de un pasillo

Hermione corría tan distraída que no se dio cuenta cuando chocó con el rubio, fue una suerte que él la hubiera visto a la distancia, pues pudo reaccionar a tiempo para sostenerla antes que cayera, el verla en tal estado hizo que se alarmara, pero él ya sabía que Weasley se iba, por lo que intuyó lo que estaba pasando


No le había costado convencerla de llevarla a otro lugar, pues la castaña no ponía resistencia alguna y sólo se dejaba guiar, así había sido como llegaron a la habitación del slytherin, dónde tantas veces habían estado


- No lo sé- respondió entrecortadamente
- Estoy seguro que no hubieras llegado demasiado lejos, te hubieras detenido antes de llegar a tu sala común y corriendo hubieras regresado a despedirte de la comadreja- dijo sin poder evitarlo, pero sin malicia alguna

La castaña lo miró intrigada y pensativa, quería decirle que no tenía razón, pero sabía que nada de eso era cierto, él la tenía, ella nunca hubiera dejado que su amigo se fuera sin que pudieran despedirse


***************

- Profesor podemos esperar un poco más- dijo suplicante Ron, mirando en dirección al castillo expectante

Dumbledore había ido por él, lo que anunciaba que ya era tiempo de partir, Harry que hasta el momento se había mostrado fuerte, ahora veía como se agotaba a gran velocidad el tiempo que le quedaba con su amigo

- Lo siento, pero ya te hemos dado más tiempo del que debíamos, es hora de marchar- dijo mirando profundamente a Harry, como esperando que el muchacho se fuera en su contra, pero eso nunca pasó

Harry y Ron se despidieron con un fuerte abrazo, un abrazo de amigos, un abrazo de hermanos, pues eso era en lo que ellos se habían convertido

- Adiós- dijo Ron melancólico y yendo hacia dónde dumbledore lo esperaba
- Esperen!- gritó una voz a lo lejos, la poseedora de una gran melena castaña, venía corriendo a gran velocidad, junto a ella, venía alguien al que ninguno se esperaba ver, Draco Malfoy

Hermione se arrojó prácticamente a los brazos de su amigo, quién sin dudarlo la abrazó olvidando a todos los demás, lamentablemente el abrazó fue roto


- Ya es hora- dijo Dumbledore haciéndolo volver la realidad, debía irse, era tiempo de aceptarlo

Ron se acercó a él con expresión triste, pero mirada determinante, había aceptado su destino


Miró por última vez a sus amigos, Hermione estaba abrazada a Harry, pero ninguno dejaba de mirarlo, unos metros más allá, Draco lo observaba, sin ningún rastro de las viejas miradas que se enviaban, sin duda, todo había cambiado


- Cuídenla- dijo Ron antes de esfumarse por completo junto a un Dumbledore que miraba sonriente la escena

*****************

Parecían haber pasado días desde que estaba ahí, otra vez en el templo eterno, pero esta vez las cosas serían muy diferentes


- Estás listo?- preguntó Cedric mirándolo como si quisiera decirle algo
- Listo para qué?- preguntó sin darle mucha importancia
- No te dice nada, que yo te haya venido a buscar
- No- dijo tan despistado como siempre- qué pasa?
- Yo no te lo puedo decir, sígueme

Ron comenzaba a fastidiarse con todo eso, por lo que harto decidió acompañarlo sin preguntar más


Otra vez estaba solo, Cedric lo había dejado, para ir hacia dónde estaban los demás, alegando que debía informar de su presencia, a Ron sinceramente no le importaba, se había estado preguntando que vendría ahora, por lo que supuso, que por fin lo dejarían marchar definitivamente
Nunca estuvo tan equivocado


- Puede pasar- dijo Cedric solemne desde la puerta

Ron lo miró extrañado de que hiciera tanta cosa sólo para que el se fuera, por lo que supuso que algo no andaba bien
Apenas cruzó la puerta unas palabras lo recibieron

- Los sacrificios son recompensados!- dijo Regulus, quien se había puesto de pie, al igual que los demás
- Bienvenido al consejo eterno- se apresuro a decir Lily, mientras lo abrazaba maternalmente
- Eso si aceptas- agregó la sra. Bones

La información le llegaba a gran velocidad, no estaba seguro de comprender lo que le estaban diciendo, por lo que optó por mantenerse callado y mirar a Dumbledore

- Recuerdas que te dijimos que éramos siete, pues tú eres el mago que faltaba para completarlo- agregó James al ver la confusión en el rostro del chico
- Pero
yo
no
- Ron intentaba decir que eso era imposible y que él no podía ser parte de su grupo, él no

- Ese lugar siempre fue tuyo, desde el momento en que aceptaste sacrificar tu vida, se convirtió en tuyo- dijo Snape alejado
- No puede ser- dijo aún sin poder creerlo
- El consejo Eterno existe para velar por el futuro del mundo mágico, no podemos intervenir como quisiéramos, pero al existir peligros como el de Voldemort nos vemos obligados a intervenir- continuó Lily
- Pero Voldemort ya no está- dijo con temor
- No, ya no está, pero eso no garantiza que no venga otro- dijo la sra. Bones

Dumbledore veía todo desde su silla, parecía divertirse viendo la confusión de Ron, pero sabía que ya era momento de intervenir, el pelirrojo debía tomar una decisión

- No debes sentirte presionado a aceptar, pero tienes que darnos tu respuesta de inmediato- dijo poniéndose de pie

Ron no tuvo que pensarlo mucho y aunque se sentía intimidado, bastó una mirada de asentimiento hacia su profesor, para que se sellara el pacto, Ron se había convertido en el sétimo mago del consejo eterno


*****************

Por fin todo había terminado, las vacaciones de verano iniciaban al día siguiente, pero para ellos, eso significaba la despedida a su vida en Hogwarts, por última vez abordaban el Expreso de Hogwarts


- Y ahora qué?- preguntó Harry mirando a la nada
- No lo sé, pero ya tendremos tiempo para averiguarlo- respondió la castaña con una leve sonrisa


Capítulo 40: Nuevos Caminos

- Sabes que sucede?- dijo irrumpiendo presurosa en la habitación de su amigo
- Sé lo mismo que tú- dijo levantándose de hombros, como si ya estuviera acostumbrado a la presencia de la chica

Ya habían dejado Hogwarts, harry ahora vivía con Sirius en Grimmauld Place, Hermione, por su parte había regresado a casa de sus padres, pero en realidad pasaba más tiempo con su amigo en la mansión de los Black, pues los demás parecían demasiado ocupados, como para fijarse en ellos, cosa que el fondo agradecían


- Es la primera vez que están todos
desde
- Hermione bajo la mirada recordando el día en que le dijeron adiós definitivamente a su amigo, Ronald Weasley
- Ya tuviste noticias suyas?- preguntó intentando cambiar de tema
- Después de su juicio no lo volví a ver- dijo melancólica
- Seguramente sigue arreglándolo todo - pensando que tal vez se había equivocado en tocar ese tema
- Lo absolvieron Harry- dijo cambiando de expresión, ahora parecía algo decepcionada- si no fuera por las cartas de Blaise, no sabría si sigue vivo

Harry notó como la expresión de la castaña parecía ahora algo enfurecida, por lo que prefirió no contradecirla, ya sabía lo peligroso que podía resultar enfrentarse a su amiga en tal estado


- Y que te ha dicho Zabinni?- preguntó interesado
- Me escribió unas veces después del juicio, sus cartas decían que estaban bien, pero nada demasiado detallado

- Entonces no te ha seguido escribiendo?
- Desde hace más de una semana- dijo mirando por la ventana, como si esperara deseosa escuchar el batir de las alas de alguna lechuza
- Creo que Sirius sabe dónde está Malfoy- dijo firme, no estaba seguro si era buena idea decírselo, pero sabía muy bien que las mentiras entre ellos nunca habían resultado bien y francamente ya se había cansado de todas las mentiras blandas y verdades ocultas que habían existido en su vida
- Tú crees?- preguntó algo más ansiosa de lo que deseaba que pareciera
- Es que algunas veces durante la cena, le llegaban cartas que no lee frente a mí y vienen en un sobre verde de letras plateadas

- Slytherin

- Sí claro, por eso lo pensé
- dijo sin darse cuenta, que en vez que Hermione se alegraba, parecía que le molestaba lo que le acababa de decir

De cualquier forma, el ruido de unos pasos acercándose, hicieron que se callaran


- Harry
Hermione
están ahí?- preguntó una voz que reconocieron de inmediato
- Ginny!- dijo parándose rápidamente e intentando que su habitación luciera un poco más ordenada, cosa que causo que de los labios de Hermione saliera una sonrisa divertida
- Evanesco!- exclamó Hermione, apuntando a todos los objetos del oji-verde que andaba regados por el suelo, haciendo que estos desaparecieran- luego te devuelvo tus cosas- agregó guiñándole un ojo, en manera de complicidad
- Adoro la magia!
- Aquí estamos- dijo la castaña ignorando el comentario de su amigo y dirigiéndose hacia la puerta, dónde la pelirroja, comenzaba a entrar

Ginny se abrazó de su amiga, agarrándola desprevenida, lo que hizo que la castaña perdiera el equilibrio y ambas fueran a dar al suelo, riéndose sin poder evitarlo, cosa que a Harry antes preocupado al verlas caer, le causó mucha risa

- Hola- dijo Ginny desde el suelo con una sonrisa
- Creo que los espero abajo- dijo la castaña, parándose a gran velocidad y abandonando la habitación

Ambos se quedaron viendo por un rato, hasta que Ginny interrumpió el momento

- Me vendría bien ayuda para ponerme de pie- dijo sin perder la sonrisa

****************

Bajaba distraída por las escaleras, sin siquiera fijarse en los pasos que daba

- Hermione puedes venir un momento- dijo Sirius asomándose desde la cocina

La castaña casi tropieza, al verse sorprendida, pero afortunadamente consiguió sujetarse antes de sufrir una gran caída

- Debes concentrarte- dijo para si y siguió bajando, sin notar que alguien la había estado observando, desde que había salido de la habitación de su amigo

No sabía que quería Sirius, pero ella tenía muchas ganas de preguntarle sobre lo que había estado hablando con Harry, sólo que no sabía como


- Siéntate, tenemos que hablar- dijo serio, al verla pasar
- Sucede algo?- preguntó esperanzada y a la vez preocupada
- Sólo quiero que hablemos- dijo viéndola cuidadosamente
- Dime
- dijo sin darle importancia, eso no era lo que ella quería escuchar
- Has pensado que hacer ahora que
?
- Si te refieres a lo que voy a estudiar, lo decidí hace mucho, voy ha estudiar para ser Sanadora- dijo sin duda en la voz
- Me han dicho que tienes talento para eso

- Quién?- preguntó presurosa
- Yo!- dijo una voz desde la puerta- de no ser así, no estaría aquí ahora

**************

- Qué te dijo?- preguntó sin esperar a que terminara de entrar
- No tuve tiempo de contarle, tu amigo llegó antes y supuse que tal vez era mejor dejarlos hablar- respondió quitándole importancia al asunto- ya te instalaste?
- Estás seguro que es buena idea que me quede? No creo que Potter esté de acuerdo
- Harry lo entenderá, creo que con la que debe hablar es con Hermione
- Ella también vive aquí?- preguntó muy interesado
- No!- dijo como queriéndole dejar todo muy claro- pero viene casi todos los días

- Sólo espero que lo entienda

- Lo hará, pero no ayuda el que tú estés aquí y sea tu amigo el que esté dando la cara
- Sólo quería tantear el terreno- dijo ofendido
- Es tan fácil manejar su orgullo- pensó Sirius, mientras reía mentalmente y lo veía caminar de un lado para otro, impaciente


*****************

- Aún no entiendo por qué no podía decírmelo?
- Nadie lo debía saber

- Pero tú y Sirius sí- dijo comenzando a enfadarse
- Es diferente, yo lo vi salir y lo seguí, te lo digo en serio, no le dieron tiempo de despedirse, lo tenían muy bien vigilado, por eso tampoco pudo escribirte
- Pero tú si lo hiciste

- Eso es porque yo soy Blaise Zabinni, no Draco Malfoy, intentando demostrar su inocencia, sabes bien que Scrimgeour, no lo iba a dejar ir tan fácil

- Nosotros lo hubiéramos ayudado

- Yo lo sé y él también, fue por eso que no dijo nada
- No quería que lo ayudáramos?
- Draco no quería que te involucraran en esto- dijo corrigiendo la pregunta de Hermione, dejándola anonadada, le costaba demasiado entender lo que estaba pasando
- Déjanos solos!- exigió Draco sorprendiéndolos a ambos

Blaise la miró por última vez antes de voltearse hacia su amigo y darle una palmada de apoyo en el brazo

- Buena suerte- le susurro al salir

Hermione se había quedado de piedra al verlo entrar, la última vez que habían hablado fue cuando la convenció de ir a despedirse por última vez de Ron, después no lo había vuelto a ver, Draco a pesar de todo lo que habían declarado Kingsley y Percy, debía pasar por un juicio, por lo mismo lo habían sacado de Hogwarts antes de que acabara el curso, el juicio se llevó, para todos los que lo veían de fuera bastante bien, declarándolo al final inocente, Hermione y Harry, habían salido de Hogwarts a tiempo para asistir al día del veredicto, por lo que para ellos, todo había salido muy bien, claro que ellos no contaron que para una misma cosa hay diferentes visiones y versiones


****************

Sirios caminaba de un lado para otro en su habitación con molestia, con él estaban Lupin y Tonks, que no lucían mucho mejor, ambos habían llegado para una nueva reunión de la orden del fénix recientemente convocada

- Maldito Scrimgeour!- exclamó golpeando con furia un armario que tenía a su alcance
- No podíamos hacer nada, si interveníamos, se daría cuenta que Draco nos ayudaba a nosotros y no a él- dijo Lupin intentando calmarlo
- Debí golpearlo en cuanto me llegó su primera carta
- Se arriesgó mucho para informarnos, lo hubiéramos descubierto y sabes mejor que nadie lo que le hubiera pasado
- Nunca lo absolvió, encerró al chico!- gritó completamente trastornado con la repentina noticia
- Al menos sólo fue durante unos días- dijo Remus
- En Azkaban no existe el tiempo, un día puede ser un año- respondió Sirius con mirada sombría, recordando su estancia en la prisión mágica
- Kingsley sacó al otro antes que lo encontraran, pero Scrimgeour logró encerrar a Draco- agregó Tonks con tristeza en la mirada, lamentando por lo que había pasado el slytherin- le prometió que si lo ayudaba a encontrar a los mortifagos que lograron escapar de Hogwarts, lo iba a liberar, pero no cumplió su promesa

- Scrimgeour dijo que debía tener un escarmiento- agregó Lupin para finalizar
- Y nosotros sin saberlo
con razón no tuve noticias de ellos los últimos días, pero qué pasó con Blaise?

****************

- Cómo que no te declararon inocente?- preguntó sin creérselo
- Días antes de mi juicio, me sacaron de Hogwarts, para iniciar las investigaciones, dijeron; pero en realidad querían que hiciera un trato
- Qué clase de trato?
- Uno en el que sólo tienes una alternativa, Scrimgeour me dijo que debían atrapar a todos los mortifagos que habían escapado, que ese era el precio de mi libertad

Hermione se llevó las manos a la boca, horrorizada por lo que le acababa de contar


- Cuando me declararon inocente, no me dieron mi libertad, tuve que ir con el grupo de aurores encargados de buscar a los últimos mortifagos, por eso no podía avisaros, para todos había desaparecido
- Pero y Blaise?
- Cuando acabó el juicio me sacaron por otra puerta, Blaise lo vio y nos siguió, yo no sabía que estaba ahí, él les escribía intentando ayudarme, a ti y a Sirius, claro que a ti sólo te ponía que estábamos bien, Blaise sabe muy bien, que lo último que hubiera querido era involucrarte
- Pero yo te hubiera ayudado?
- Sé que sí, pero no sólo te hubieras puesto en peligro, también hubieran arriesgado mi libertad, si Scrimgeour sospechaba algo, me hubiera encerrado sin preguntar y Blaise lo sabía
- Sirius lo sabía?
- Sí, bueno sabía que era lo que hacíamos, tampoco podíamos correr riesgos y Kingsley no estaba ahí para informarles, después de sus declaraciones y las de Weasley, Scrimgeour no confió más en él, claro que eso hizo que me salvara, me habían dejado muy bien frente a la comunidad mágica, algunos hasta creen que fui yo, quien derrotó voldemort y no potty

- Entonces los atraparon a todos?
- No, buscamos por muchos lugares, pero no creo que todos hayan sido capturados, ni siquiera puedo decir que conozco la identidad de todos los mortifagos que buscábamos, pero ayudé en lo que pude

- Y entonces?- preguntó confundida, pero muy dispuesta a seguir escuchando
- Se dieron cuenta que ya no sabía más y quisieron meterme a Azkaban, Blaise intervino a tiempo y logramos librarnos, ahí me enteré que nos había estado siguiendo

Hermione lo miró sorprendida, recién comenzaba a comprender lo que había pasado y además todo lo que habían hecho ellos dos la impresionaba


- Nos persiguieron unos días hasta que nos encontraron, me llevaron a Azkaban y ya no supe que pasó con Blaise- dijo bajando la mirada

Todo eso la confundía aún más, ella los había visto juntos, por lo que no imaginaba que podía haber pasado, sin embargo, se guardó sus dudas, pues el rubio comenzaba nuevamente a hablar

- Pasé unos días ahí, hasta que ayer por la noche Kingsley se apareció diciendo que yo tenía orden de libertad, por lo que no podía estar ahí y para mi sorpresa, Blaise venía con él, Kingsley lo había sacado de dónde estábamos antes de que lo llevaran a él también, al parecer Blaise no era el único que nos había seguido los pasos
- Y ahora estás aquí- dijo aún procesando toda la información y sin poder creerse por todo lo que había tenido que pasar el rubio
- Ahora lo entiendes?- dijo mirándola intentando leer lo que pensaba en sus ojos

****************

Ahora estaban en el vestíbulo de Grimmauld Place, habían llegado todos los conocidos y hasta algunas nuevas caras, desde los Sres. Weasleys que se mantenían cayados, escuchando atentamente cada palabra que se decía, pero que aún mantenían su expresión de tristeza
una que sería muy difícil de borrar, hasta Mundungus Fletcher, que a pesar de ser visto con mala cara, seguía siéndoles útil; para sorpresa de muchos, McGonagall había aceptado la petición de Dean, Seamus, Ernie, Justin, Luna y por supuesto Neville, de ser parte de la nueva orden, claro, ellos aún no estaban listos, pero ya lo estarían


- Entonces se quedó contigo?- preguntó McGonagall incrédula
- Sí- respondió hosco, evitando todas las miradas interrogantes- tenía mucha información, por eso me lo quede

- Eso y porque me necesitabas, no lo niegues- agregó Blaise con autosuficiencia

Kingsley no dijo nada, pero lo miro de una forma que hizo que el slytherin se callara de inmediato


- Y luego fuimos por Malfoy, pero eso ya lo sabían- finalizó Kingsley
- Sí pero sin detalles, esperen a que agarre a Scrimgeour
- Cálmate Sirius, así no conseguiremos nada- intento tranquilizar Tonks
- Ahora no sé cual es peor, si él o Fudge- dijo Lupin como meditando
- Fudge cometió muchos errores, pero fueron a causa de su temor a aceptar lo obvio, en cambio Scrimgeour sabe perfectamente lo que hace
- Qué sugieres entonces Minerva?- preguntó Sirius aún presa del enfado
- Me temo que no hay mucho que podamos hacer, sigue siendo el ministro y a menos que podamos encontrar la forma de sacarle el cargo, no podemos hacer nada
- No todavía, querrás decir- dijo seguro Lupin, perdido en sus pensamientos

Así siguieron un rato más, hasta que se vieron interrumpidos por la llegada de dos jóvenes. Harry y Ginny bajaban agarrados de la mano, ambos muy enrojecidos


- Que bueno que ya están aquí, hay algo de lo que debo hablarte- dijo Sirius mirando a su ahijado
- Cla
claro- dijo Harry muy nervioso, temiendo lo peor y mirando de reojo a su novia
- Y Hermione?- preguntó la pelirroja tranquilamente, notando que su amiga no estaba abajo, como ellos suponían

Harry acababa de notar la ausencia de Hermione, pero algo le llamó más la atención, qué hacía Zabinni en Grimmauld Place?

- Está con Draco en la cocina- dijo el slytherin quitándole importancia y mirando la estancia con curiosidad
- Voy por ella- dijo Harry decidido
- No tan rápido- lo detuvo Sirius- tenemos que hablar
- Pero Hermione?
- Ella estará bien


******************

Draco mantenía la cabeza gacha, decir todo aquello, le había hecho recordar lo vivido en Azkaban, para alguien con tanta oscuridad dentro, como la que tenía él, había sido una experiencia terrible, si no se lo hubieran dicho, no hubiera sabido cuanto tiempo estuvo encerrado, toda esa imagen sombría y tétrica del lugar no le permitía saber si ya era de día, pues para él era siempre de noche, la humedad de las paredes y el frío del suelo, lo hacían recordar el tiempo en que fue Mortifago, esa vez había sobrevivido gracias a Snape, pero ahora estaba solo y es que eso es uno de los efectos que pueden tener los Dementors, lo destruían cada día más
pero hubo algo que lo hizo resistir
Hermione Granger, si fue ella, cuando pensaba que ya no podría más y que su vida acabaría en unos segundos, pensaba en ella, entonces se llenaba nuevamente de energía y lograba resistirse a los Dementors, ahora por fin estaba con ella, pero ella no decía ni una sola palabra


Hermione veía los estragos de Azkaban en el rostro del slytherin, no era que no quisiera decirle algo, era que no sabía por donde comenzar, tenía ganas de abrazarlo y besarlo como nunca antes lo había hecho, pero sabía que el rubio esperaba que le dijera algo


- Estuve muy preocupada por ti- dijo con los ojos llorosos, tomándole el rostro entre sus suaves manos y haciendo que la mirase

Draco quiso decir algo, pero ella puso uno de sus dedos en los labios del rubio, impidiendo que este hablase

- Ahora lo entiendo todo y me odio a mí misma por no haberte buscado y no haber estado contigo
- No es tu culpa
- comenzó a decir el rubio
- Pero eso no volverá a pasar- dijo cortándolo, ante la mirada penetrante del rubio

******************

- Tenemos que hablar de lo que acaba de suceder- dijo muy serio

Harry sintió que se le paraba el corazón, era posible que Sirius lo supiera, es que acaso todos lo sabían?

- Tendrá que vivir aquí- continuó tan firme como antes

Ahora le decía que Ginny tenía que vivir en Grimmauld Place por lo que había pasado, eso ya era demasiado


- No creo que sus padres estén de acuerdo- dijo como último recurso y sintiendo que su rostro ardía
- De que hablas Harry?- preguntó mirándolo con interés, como analizándolo
- Yo sólo digo, que lo que Ginny y yo hicimos no significa que ahora tengamos que vivir juntos
- dijo mirando el suelo, por lo que no notó como Sirius luchaba por no soltar una sonora carcajada
- Lo siento mucho pero ya está decidido, se casarán en una semana- dijo siguiendo con eso y luchando por no reírse ahí mismo
- Qué? no
pero yo no
nosotros no


Eso fue suficiente para Sirius, comenzó a reírse sin poder detenerse ante la mirada atónita de su ahijado, que lucía muy confundido

- Qué es lo gracioso?- preguntó visiblemente sonrojado
- Yo no hablaba de Ginny- dijo entre risas incontrolables

Ahora Harry era quien tenía la expresión seria, sintiéndose el mayor tonto de la historia del mundo mágico

- Entonces de quien?- dijo intentando que Sirius dejara de reír, cosa que le resultaba bastante incómoda y molesta
- Draco- dijo con restos de risa

El gryffindor se había quedado callado, no terminaba de creer lo que sus oídos escuchaban, fue esa reacción lo que hizo que Sirius se calmara por completo

- Cómo?- preguntó a la defensiva
- Pues como ya sabrás Draco es mi sobrino y ahora no tiene a nadie, así que lo invité a quedarse con nosotros- dijo evitando la mirada de Harry

El oji-verde pareció meditarlo, pues no habló por unos momentos

- Supongo que es lo que debías hacer- dijo finalmente
- Entonces no te molesta?
- No creo, pero si me entero que le ha hecho algo a Hermione, no habrá rincón en esta casa que lo salve- dijo decidido
- Eso no va a pasar- dijo restándole importancia, pero al ver como la expresión de Harry cambiaba prosiguió- pero claro que si llegara a pasar, seríamos dos de los que tendría que escabullirse

Harry se sintió satisfecho con aquella respuesta y luego con una media sonrisa se encaminó hacia el vestíbulo, pero antes de alejarse demasiado


- Y ya hablaremos de lo otro- gritó Sirius comenzando a reír de nuevo, mientras que Harry aún más enrojecido huía de su padrino

*****************

- Saben hay cuartos arriba- dijo Blaise interrumpiéndolos

Ambos se sonrojaron de inmediato, el slytherin los había interrumpido en medio de la reconciliación

- Que te dije sobre esto- dijo el rubio bastante enfadado, yendo hacia su amigo
- No me puedes golpear, no a un futuro auror- dijo con autosuficiencia
- Vas a entrar a la escuela de aurores?- preguntó Hermione interesada y restándole importancia a la interrupción, que por suerte había sido antes de lamentarla verdaderamente

Draco se acomodó el cabello, bastante despeinado con su tradicional arrogancia, resignándose a no poder cobrárselas en aquel momento

- Comenzamos en un mes- dijo Draco sorprendiendo a la castaña
- Tú también?- dijo impresionada- Es fabuloso, estoy segura que Harry se sorprenderá
- Potter también? Genial- dijo Draco con sarcasmo
- No sólo él, Dean y Seamus, también- agregó Hermione, ignorando el tono del rubio
- Qué les parece ya tenemos compañeritos nuevos- dijo Blaise con burla- al menos tendremos Gryffindors de quien reírnos
- Tan encantadores como siempre Slytherins- dijo Hermione defendiendo a su casa
- Al menos este slytherin lo es- dijo Draco abrazándola desde atrás y apoyando su cabeza en el hombro de la chica- Vete!
- Bueno, pero sigo diciendo que hay cuartos arriba, aquí los pueden interrumpir- dijo dejándolos otra vez solos

El rubio ni se preocupó en responderle esta vez, tenía la mente ocupada en otra cosa, pronto Draco y Hermione se vieron otra vez perdidos en un torbellino de besos y caricias, había pasado tanto desde que no se tenían así, que parecían más bien besos desesperados, llenos de deseo y amor


- Él tiene razón- dijo Hermione interrumpiendo todo- nos pueden descubrir

- Ah?- dijo Draco que ni había escuchado lo que ella le decía, muy ocupado besándole el cuello

Hermione a pesar de lo bien que la estaba pasando se logró librar de los brazos del rubio

- Nos pueden descubrir- dijo dándole un pequeño beso en los labios y abandonando el lugar

Draco se había quedado ahí, demasiado acalorado para salir tras ella


- Aguamenti!- dijo haciendo que de su varita saliera un chorro de agua que impactó directamente en él- Paciencia Draco, paciencia- se dijo a sí mismo, sabiendo que ahora todo estaba bien y que lo que tenga que llegar, llegaría en su momento

******************

- Qué le pasó sr. Malfoy?- preguntó McGonagall al verlo llegar todo mojado
- Tenía calor- contestó a penas
- Bueno no importa- dijo quitándole importancia- como ya todos saben aún quedan mortifagos libres
- Los atraparemos!- dijo Seamus en un momento de emoción
- Esa es la idea- agregó Lupin sereno- pero no contaremos con ayuda del ministerio
- Para variar- dijo Harry ya acostumbrado en un susurro a Hermione que yacían a su lado
- Comenzaremos un seguimiento y buscaremos el mejor momento para atacarlos- dijo Kingsley
- Serás de mi equipo- exclamó Blaise señalando al auror

Draco le dio un codazo para que se callase, claro que eso no fue necesario, Kingsley y sus miradas tradicionales lo habían callado casi de inmediato

- Estaremos listos, cuando llegue el momento- finalizó McGonagall
- Pero ahora a descansar y a preparase- dijo Lupin paternalmente mirando a los nuevos miembros- el camino será largo y ustedes aún tienen muchas cosas que hacer

******************

Habían decidido hacer juntos una última visita a Hogwarts, antes de comenzar a recorrer sus nuevos caminos, habían llegado a su destino principal, ahora de pie uno junto a otro admiraban cada rincón de aquel lugar, el cementerio de Hogwarts, que para ellos había significado muchos recuerdos

- Ya extrañaba venir
- Y yo, pero siempre que podamos volveremos, aquí nos conocimos y nos hicimos amigos- dijo abrazándola- los tres

- Lo extraño sabes
- También yo, pero sé que a pesar de que ahora yace aquí, siempre está con nosotros
- Como el profesor Dumbledore
- Exacto, ellos estará siempre que lo necesitemos
- Me alegra haber terminado Hogwarts- dijo Hermione respirando profundamente- no podría regresar sin Ron

Harry se agachó frente a la tumba de su amigo dejándole encima un espejo como el que una vez le dio Sirius, uno que les servía para comunicarse

- Por qué lo haces?- preguntó la chica
- Por si acaso
- dijo Harry encogiéndose de hombros- Lista para tu ultimo paseo en Hogwarts

Hermione sólo sonrió y juntos se despidieron de cada rincón del que había sido su hogar por siete años y que a pesar de ahora dejarlo, siempre estaría ahí para ellos

Epilogo


5 años habían pasado ya, los cuales los había pasado confinado junto a sus compañeros en la escuela de aurores y no era que no los dejaran salir, pero las clases y el entrenamiento eran tan extenuantes que la expresión tiempo libre se había borrado de su memoria, pero así lo había decidido y al menos no estaba solo


Caminaba sigilosamente por los oscuros y siniestros túneles, recordando como es que en esos años compartiendo clases y misiones, se habían vuelto compañeros, Gryffindors y Slytherins ahora todos aurores


- Mira por dónde vas Potty!- le dijeron interrumpiendo sus pensamientos, haciendo que notase que estaba a punto de chocar con un muro
- Lo haré- respondió sin inmutarse y siguió caminando, dejando al chico que le había llamado la atención estupefacto

Entre ellos dos no podía decirse que eran grandes amigos, pues no lo eran, a decir verdad, se hablaban con cierto recelo, pero durante todos esos años habían parecido llegar a una especie de pacto de convivencia, en el que ambos se respetaban, pero sin dejar de traicionar su esencia


- Está actuando raro no crees?- dijo un chico de cabello oscuro y ojos azules, acercándose a su amigo, que aún seguía con mirada de extrañeza a Harry
- Casi lo arruina y no pasé tanto tiempo sin verla para que lo malogre todo- dijo sin perder de vista al oji-verde
- Ni yo- dijo Blaize, haciendo el rubio lo mirase con cara de pocos amigos
- De qué hablas?- preguntó mirándolo con interés
- No me refería a lo que estás pensando, digo claro que la extraño, pero no como tú, yo hablaba de mis propias novias- dijo rápidamente, comprendiendo que su amigo lo estaba entendiendo todo al revés
- Novias?- preguntó burlón- te tienes mucha fe Zabini
- Que puedo decir, las mujeres me aman y gracias a Merlín aún puedo disfrutarlo- dijo intentando molestar a su amigo

Draco estuvo a punto de responderle con una frase sarcástica, pero una explosión frente a ellos, hizo que instintivamente empujara a su amigo lejos del blanco de los escombros, que comenzaban a llover como copos de nieve


- Quién debía vigilar por un ataque?- preguntó furioso, mirando a sus compañeros, quienes poco a poco se ponían de pie, con expresiones diversas
- Dónde está Harry?- preguntó Seamus mirando en todas direcciones con preocupación
- Él era el guía
- dijo Dean imaginando lo peor
- Maldito Potter, le dije que pusiera atención- dijo golpeando fuertemente uno de los muros
- Y ahora qué?
- Regresen y alerten a los demás, hemos trabajado muy duro, como para perder a los últimos mortifagos que quedan sueltos
- Y tú?- preguntó Blaize fríamente, aunque conocía muy bien la respuesta
- Si le pasa algo a su amiguito, va a matarme- dijo mirando a su amigo significativamente
- Vámonos, tenemos trabajo que hacer- dijo Blaize a los demás con firmeza, entre Slytherins nunca se había pedido explicaciones y esa no sería la primera vez- Sólo asegúrate de vivir para contarlo

Y con esas últimas palabras se unió al grupo de jóvenes aurores que ya comenzaba a avanzar hacia la salida


*****************

Habían pasado toda la mañana juntas, no era muy frecuente que le dieran un día libre en la escuela de aurores, pero ahí estaba, visitando a su amiga en su trabajo
en San Mungo

- Estás emocionada?- preguntó sonriente a su amiga
- Después de hoy volveré a verlo, que crees tú?- dijo poniéndose la bata blanca que la identificaba como sanadora
- Somos aurores Hermione, tendrás que acostumbrarte las largas ausencias
- Es fácil decirlo, tú veías a Harry casi a diario
- A diario para ser sinceras- dijo con una sonrisa inconfundible, que borró rápidamente- Pero este año será muy difícil, él ya terminó la escuela de aurores y yo

- Lo siento, lo había olvidado- dijo la castaña realmente apenada de haber hecho sentir mal a su amiga- pero sólo será un año y el podrá visitarte, ahora es un ex-alumno y eso debe darle cierta ventaja
- Eso y que es Harry Potter- dijo retomando su sonrisa
- Algo que siempre estará a su favor- dijo terminando la frase de Ginny
- Espero que acaben pronto- dijo suspirando
- Lo harán y todo saldrán muy bien
- Cómo logras ser siempre tan optimista, Hermione?
- Una vez alguien me dijo que todo era posible, sólo debíamos creerlo- dijo cerrando los ojos, recordando a su amigo
- Fue Ron verdad?- preguntó al notar el cambio de su amiga

La castaña sólo asintió y siguió sumida en sus pensamientos, ese había sido el día en que supo que su destino era ser sanadora


*****************

No recordaba que había sucedido, sólo estaba seguro que no era nada bueno, ahora estaba solo, intentando encontrar su varita en medio de la oscuridad y peor aún sin sus gafas

- Eso te pasa por andar distrayéndote- se dijo a si mismo al no tener éxito con su varita
- Bombarda!- escuchó decir a una voz profunda cerca de él

No necesitaba ser auror para saber lo que ese hechizo significaba, lo había visto usarse hacía mucho tiempo, en su tercer año de Hogwarts, para ser exactos y por nadie menos que su mejor amiga: Hermione Granger; en un rápido movimiento se apartó del muro, dónde el mismo ya comenzaba a quebrarse por el impacto del hechizo


- Pero miren a quien tenemos aquí- dijo burlón desde dónde estaba, viendo como Harry intentaba sacudirse un poco
- No es mi día- respondió otra vez sin inmutarse demasiado- perdí mi varita
- Te refieres a esto- dijo levantando un objeto del suelo y mostrándoselo- Aunque creo que no fue lo único que perdiste- agregó al notar que a pesar del esfuerzo el gryffindor no veía lo que el cargaba
- No pueden estar muy lejos- dijo agachándose e intentando tantear con las manos en el suelo, en busca de sus gafas
- Oh pero sí lo están- dijo tomando entre sus manos las gafas completamente destruidas que había encontrado unos metros más allá- no creo que ahora te sirvan de mucho
- Dame mi varita- pidió Harry

Draco no dijo nada, sólo se la arrojo sabiendo que a pesar de la ceguera parcial del oji-verde gracias a su entrenamiento de auror este no tendría ningún problema en atraparla

- Será mejor tirar esto y buscarte unas nuevas
- No hay tiempo- dijo apuntándolo con su varita
- Hey Potter, qué haces?- dijo retrocediendo unos pasos
- Oculus Reparo!- exclamó dándole exactamente a las gafas, que el rubio sostenía en ese momento
- No vuelvas a hacer algo como eso- dijo recuperando su expresión normal
- Accio gafas!- dijo haciendo que sus anteojos llegaran hasta sus manos
- Podías pedirlas, sabes? Yo no me quedaría con esto- dijo despectivo
- Qué haces aquí Malfoy? Y dónde están los demás?
- La próxima vez recuérdame dejarte morir intentando buscar tu varita y tus ridículas gafas

Harry lo vio con cierto agradecimiento, y es que a pesar de todo lo diferentes que eran, era Draco Malfoy quien estaba ahí intentando ayudarlo, aunque eso era algo que nunca aceptaría


- Gracias!- dijo el moreno sinceramente
- Siento interrumpir el romanticismo, pero esto recién comienza- dijo una voz ingresando por el agujero creado por el hechizo bombarda, alarmándolos a ambos

Draco y Harry apuntaron instintivamente al lugar dónde provenía la voz, pero lo que vieron, no esperaban verlo ahí


- Blaize?- preguntó Draco sin bajar la varita
- Ya sabes como soy, no me gusta perderme la acción y ahora si me disculpas creo que se equivocan de lugar al que hay que apuntar- dijo señalando con su varita el lado opuesto, dónde ruidos de paso comenzaban a escucharse claramente
- Y los demás?- insistió Harry, viendo en la situación en la que estaban
- Están en camino- respondió el slytherin poniéndose en la posición que le tocaba
- Hay que controlarlos lo más que podamos!- dijo firme Harry
- Nos sabemos bien el plan- respondió con sequedad- Blaize?
- Yo les cuido las espaldas- exclamó divertido, aunque realmente sentía como el nerviosismo comenzaba a apoderarse de su cuerpo


*****************

- Hermione te esperan en la cuarta planta- dijo un joven muy atractivo de expresión afable
- Neville?- preguntó dubitativa la pelirroja

No estaba segura, pero ese chico le recordaba mucho a su amigo y compañero de casa, podía tratarse de él, aunque claro
estaba muy cambiado

- Ginny!- exclamó emocionado, reconociéndola de inmediato
- Estás muy diferente- dijo abrazándolo- hace cuánto que no nos vemos?
- Veamos, creo que fue desde que tú ingresaste a la escuela de aurores y yo decidí comenzar mi especialización en antídotos naturales

Neville había decidido ser sanador hacía mucho, a decir verdad, lo había decidido desde muy pequeño, el estado de sus padres lo hacían querer poder hacer algo al respecto, así que el ser Sanador, era su mejor opción


Por su parte la pelirroja lo miraba admirada, de aquel chico inseguro ya no quedaba nada, seguía pareciéndole tímido, pero ahora era todo un sanador, sin duda estaba muy impresionada

- Eso es estupendo- dijo sinceramente
- Siento interrumpir el reencuentro, pero creí escuchar que me esperan en la cuarta planta- dijo con preocupación- sucedió algo malo?
- No que yo sepa, supongo que necesitan a alguien realmente talentosa en hechizos- dijo logrando que la castaña se sonrojara
- Cuarta planta?- preguntó Ginny confundida
- Daños provocados por hechizos- dijo como repitiendo una lección- es por eso que pregunté si algo malo sucedía, últimamente no recibimos llamados de esa planta
- Crees que algo haya sucedido?- preguntó con preocupación
- No lo sé, pero lo averiguaré- dijo saliendo seguida de cerca por Neville y Ginny

*****************

- La misión fue un éxito- dijo Tonks informando a los presentes- los últimos mortifagos han sido capturados
- Harry y Draco querrán celebrar!- exclamó Sirius orgulloso de sus muchachos
- No estoy tan segura- dijo Tonks cambiando de expresión
- A qué te refieres Nym?- preguntó con preocupación Lupin
- Acaban de informarme que hay muchos heridos

- Pero están bien no?- preguntó a gran velocidad Sirius, sin dejarla terminar
- Hay uno muy grave
pero no dice quién- dijo temerosa de la reacción de Sirius
- Y qué esperas para averiguarlo- dijo levantándose y caminando en todas las direcciones posibles
- Los Heridos fueron trasladados a San Mungo, Kingsley está con ellos


****************

- Soy Hermione Granger, déjenme pasar- exigió intentando hacer a los presentes a un lado

No llevaba mucho tiempo trabajando ahí, pero el hecho de ser la mejor alumna de su clase y el de haber sacado calificaciones perfectas en todas las materias, hizo que ascendiera rápidamente de puestos, ahora ella era la sanadora más joven en tener a cargo toda una planta en la historia del mundo mágico, cosa que le permitía enterarse de lo que sucedía en el hospital mágico rápidamente

- Srta. Granger!- gritó una enfermera entre la multitud, intentando llamar su atención- por aquí!
- Por qué hay tanta gente aquí?- preguntó exasperada, logrando que todos voltearan a verla
- No creo que ellos tengan la respuesta- dijo Neville tomándola de un brazo y ayudando tanto a Ginny como a Hermione a atravesar la multitud
- Qué está pasando?- preguntó al llegar hasta la enfermera
- Es por los aurores- dijo logrando preocuparlos seriamente
- Qué pasó con los aurores?- preguntó Ginny presurosa, con angustia notoria en la voz

La enfermera miró como pidiéndole autorización a Hermione para hablar, pues no estaba segura si debía hacerlo frente a una extraña

- Está bien, ella está conmigo- dijo sintiendo que su corazón latía cada vez más rápido
- Llegaron mucho heridos, aunque casi todos están fuera de peligro

- Casi todos?- preguntó la castaña
- Hay uno muy grave

- Quién?????- preguntó Ginny interrumpiendo a la enfermera, pues ya estaba cansada de tanto rodeo
- No lo sé!- dijo finalmente- no ha dejado que nadie lo atienda, lo que ha hecho que empeore, no para de decir que sólo quiere que lo atienda usted y que si se le acerca otro sanador, lo hará pagar como a un mortifago- culminó bastante asustada
- Cuántos aurores me conocen?- preguntó mirando asustada a sus amigos y temiendo lo peor- llévame con él de inmediato, Neville hazte cargo de los demás heridos, Ginny por favor necesito que saque a los periodista de aquí, no quiero a otra Skeeter
- Mantennos informados- pidió suplicante la pelirroja
- Lo haré- dijo siguiendo rápidamente a la enfermera

*******************

En que momento las cosas se habían salido de control, justo cuando pensaba que la historia que había vivido durante tanto tiempo por fin terminaba, algo pasaba, que le hacía recordar que el final absoluto no existía


- Cuántos heridos hay?...
- Alguien ha muerto?...
- Es verdad que los mortifagos han vuelto?...

Este tipo de preguntas la estaban atormentando, tal vez si ella hubiera sabido las respuestas, podría haber actuado de otra manera, pero lo cierto es que todo la tenía demasiado confundida


- No pueden estar aquí, LARGO!- dijo fuera de sí al ver, que a pesar de su túnica de auror, esta vez no le servía de mucho
- Eso también va para nosotros?- preguntó una joven que en ese momento guardaba la pluma mágica que giraba entorno a ella
- Luna?- exclamó la pelirroja mareándose casi al instante en que la reconoció

Afortunadamente el joven fotógrafo que acompañaba a la rubia, reaccionó lo suficientemente rápido como para sujetarle fuertemente y así detener la caída

- Ginny te encuentras bien?- preguntó el mismo muy preocupado
- Sí, gracias Justin, han sido demasiadas emociones juntas, qué hacen aquí? cómo se enteraron?
- Ventajas de trabajar en el quisquilloso- respondió Justin con autosuficiencia y es que luego de salir de Hogwarts, había comenzado una exitosa carrera como fotógrafo y por supuesto el ahora mejor periódico del mundo mágico, no podía dejarlo ir
- Dónde está Harry?- preguntó Luna distraída, sin mirar a los periodistas, que no perdía detalle de su conversación y no era para menos, todos estaban muy atentos a las declaraciones de Ginny, la mismísima prometida de Harry Potter
- Será mejor no hablar aquí!- dijo la pelirroja recuperándose- Vengan conmigo

*********************

- Está todo listo sr. Ministro- dijo Percy mirándolo sin mucho respeto, pero con el mismo porte intelectual
- Permíteme felicitarte muchacho, has conseguido lo que muchos han querido a tu edad- dijo sarcástico
- Su renuncia será voluntaria, por lo que no hace falta esto- respondió con seguridad
- En cuanto se sepa públicamente el resultado de la misión de los aurores, lo haré- dijo tajante y sin rasgo de querer dejarse intimidar
- Sabe que si alguien decidiera investigarlo, se enteraría que usted nada tubo que ver con eso y que aún peor, su odio por los héroes del mundo mágico, hizo que quisiera detenerlos
- Has aprendido mucho Weasley, pero si el ministro no es la cabeza, entonces quien lo es?
- La cabeza está arriba, porque un cuerpo la sostiene, no flota por magia, aunque sabemos que eso no es tan imposible
- Acepto que me equivoque en muchas de mis decisiones, pero para mi, quien me traiciona una vez puede hacerlo de nuevo, no correría riesgo con Draco Malfoy
- Dejaré que de eso se ocupe el nuevo ministro, aunque los logros de Malfoy como auror son indiscutibles, usted debería saberlo mejor que nadie- dijo recordándole como le había negado la libertad al rubio, sabiendo que no era lo correcto
- No tengo muchas opciones verdad?- dijo desafiante- si no renuncio, pondrán a todos en contra mía y con eso que ahora todos creen que les deben la vida a esos, mi palabra no valdrá mucho
- Usted lo ha dicho- respondió condescendiente, pues ya había logrado lo que quería


******************

- Dónde está?- preguntó alterada
- Ha perdido mucha sangre ya y además parece haber recibido muchos Cruciatus, pero sigue consiente diciendo que sólo tú lo vas a curar- contestó un sanador de la misma edad que la castaña
- Quién es?- siguió preguntando en el mismo estado
- Si no te tranquilizas no voy a poder dejarte entrar Hermione, nunca has dejado que tus emociones interfieran con tu trabajo

Hermione se quedó de piedra antes estas palabras, Ernie tenía razón, a decir verdad siempre la tenía, la inteligencia y objetividad de ese chico era sus mejores armas

Respiró un momento antes de continuar, no podía atender a nadie en ese estado, cualquier error podría costarle la vida a su paciente

- Estás tranquila ahora?- preguntó sosteniéndole el rostro para verla mejor
- Sí, gracias- respondió en un susurro
- Bien, ahora puedes pasar- dijo abriendo la puerta que tenían delante y haciéndose a un lado, para el ingreso de Hermione

La castaña avanzaba con paso seguro entre los heridos, con la mirada fija en la última camilla, separada de las demás, dónde un rostro conocido le sonreía


- Sa
bía
que
que
llega
rías- dijo pausadamente entre muecas de dolor

Ahogó un grito al ver de quien se trataba


****************

- No sabía que salían juntos
- Desde hace más de tres años en realidad, hice una nota sobre él y su investigación
- Tú y Neville, me alegro por ustedes- agregó sinceramente
- Toma- dijo Justin tendiéndole un vaso largo a la pelirroja, te hará sentir mejor
- Qué es?- preguntó Luna
- Whisky de fuego, lo suficientemente fuerte para reponerle energías
- No creo que sea buena idea en su estado- exclamó distraída la rubia

Ginny la miró sorprendida y algo abochornada a la vez

- De qué me perdí?- preguntó confundido Justin
- Creo que un zumo de calabaza estará bien
- Enseguida lo traigo- dijo aún confundido y salió de la sala
- Cómo lo supiste?
- Salgo con un sanador, Ginny, se aprenden cosas- dijo como si fuera bastante obvio, Cuánto tiempo tienes?
- 4 meses
- Y Harry ya lo sabe?
- Sí, lo se lo dije hace unos días y fue increíble, ya estábamos comprometidos, por lo que nuestros planes no variaron mucho, sólo decidimos adelantar un poco la boda
- dijo con pesar
- Él estará bien Ginny, ya parecerá- dijo comprensiva abrazándola, mientras sonreía al ver entrar a alguien


*****************

- A un lado, soy Sirius Black- dijo abriéndose paso

Su nombre se había limpiado completamente, pero el que hubiera sido capaz de escapar de Azkaban hacían que aún le tuvieran algo de miedo, de cualquier forma, quién no conocía a Sirius Black

- No queríamos llamar la atención, ahora todos creerán que sabemos algo- dijo Tonks mirando a su esposo desde hacía 4 años
- Ya es tarde para eso- respondió rápidamente al ver como estaban rodeados por periodistas haciéndoles preguntas incoherentes
- No daremos declaraciones- dijo Sirius y siguió andando sin prestar atención a los demás, hasta el mostrados
- Dónde están Harry Potter y Draco Malfoy?- preguntó arrogante
- Tercera Planta- respondió rápidamente la bruja recepcionista, sonriéndole tontamente
- Gracias- dijo guiñándole un ojo y siguiendo su camino hasta los ascensores- No vienen?- agregó viendo como Lupin y Tonks intentaban deshacerse de los reporteros

*****************

- Tengo que salir por un momento, veré si puedo conseguir algo de información- dijo Luna sorprendiendo a la pelirroja
- Voy contigo!- dijo poniéndose de pie rápidamente
- No, no, no
quédate aquí y descansa, pronto recibirás noticias- dijo sonriéndole e interceptando a Justin que entraba con el zumo de calabaza en la mano
- Ahora no!
- Pero


Y ya no se escuchó más la habían dejado sola, o tal vez no?

*****************

- Tienen que decirme algo! el que está ahí es mi amigo- decía intentando pasar
- Lo siento señor, eso no es posible, sólo personal autorizado- decía la enfermera

Habían estado intentando saber de él, desde que lo habían soltado, aún estaba algo adolorido y tenían vendados ambos brazos, pero sabía que su amigo se había llevado la peor parte


- No sabe con quien está hablando, conozco a personas que la podrían echar en segundos
- Estoy segura que sí- dijo con sarcasmo- no puede pasar
- Pues dígaselo a Hermione Granger o a No
Noville Longbottom- dijo enfurecido y sin creerse que estaba usando a Longbottom para que lo dejen pasar
- Si se refiere al sanador NEVILLE Longbottom, él está atendiendo a los heridos y no lo puedo interrumpir, pero si quiere llamamos a la srta. Granger, aunque claro eso sería poner en riesgo a su amigo, porque ella lo está atendiendo, todavía quiere llamarlos?- preguntó con ironía
- Olvídelo!- dijo sentándose nuevamente, todo eso lo había agotado en demasía

******************

Comenzaba a sollozar, el estar solo en su condición no la hacía sentir mejor, Luna se había marchado a penas hacía unos minutos, pero la espera la estaba matando, tenía que saber como estaba Harry, ya no podía esperar más


Se puso de pie con intención de abandonar la sala, pero un abrazo por detrás le impidió seguir avanzando


- Siento haberte hecho esperar- le dijo una voz que Ginny conocía muy bien
- Harry!- dijo ella llorando a lágrima suelta, sobre el hombro del magullado oji-verde
- Estoy bien, estoy bien- dijo tranquilizándola, mientras le sobaba la cabeza- no debiste venir, puede hacerles daño
- Estamos bien, Harry Potter y no me digas lo que tengo que hacer, estaba muy preocupada, además recibí la noticia desde aquí, vine ver a Hermione- dijo retomando su carácter habitual
- Ya sabe lo del bebe?
- No tuve tiempo de decirle, la llamaron de emergencia- dijo volviendo a abrazarlo- me alegra tanto que estés bien

- Lo sé Gyn, ya tendremos tiempo de contárselos a todos- dijo sin soltarla
- Qué pasó ahí?

Harry cerró los ojos recordando lo que habían pasado


- Recuerdo que Malfoy fue a buscarme, después de la explosión

- Explosión?- repitió alarmada
- Ya pasó tranquila- dijo tomándole las manos, para convencerla que estaba ahí con ella

Ginny asintió más tranquila, invitándolo a seguir


- Luego Zabini nos alcanzó y ahí comenzó el ataque, resistimos cuanto pudimos, estábamos sólo los tres, Dean y Seamus habían ido por refuerzos, los mortifagos que quedaban, no eran tantos, por lo que a pesar de ser minoría pudimos controlar la situación

- Entonces porque tanto heridos
- Dementors rebeldes!- dijo como si eso lo explicara todo
- De los que nos hablaron en la academia?
- Sí, eso era cierto, eran como una docena, saliendo de todos los lugares, eso hizo que nos distrajéramos y comenzáramos a recibir demasiados hechizos
- Pero estás bien?- preguntó confundida- salvo por la pierna no

- Se interpuso en cada maldición- dijo como si le costara recordar- él recibió los que iban dirigidos a nosotros


******************

- Profesor!- gritó un chico, con túnica de auror que tenía una pomada de color naranja en la mitad del rostro
- Seamus ya no soy tu profesor, pero me alegra que estés bien!- dijo Lupin acercándose al muchacho que lo llamaba desde un lado y dándole un fuerte abrazo
- Auchhhh- gritó Seamus por el dolor
- Lo siento!- se disculpó rápidamente Lupin
- No importa, me tengo que acostumbrar a esto- dijo recuperándose
- Qué sabes de los demás?- preguntó Sirius, llegando hasta ellos
- Harry tiene la pierna rota, pero en unos días, si acepta tomarse la poción
- dijo con mueca de asco- podrá volver a ser el mismo
- Y los demás?- preguntó Tonks, mucho más calmada sabiendo que Harry se encontraba bien
- Dean tiene unos cuantos rasguños y quemaduras, nada de gravedad, ahora está ayudando a los sanadores en esas cosas de papeleo- dijo como si que estaba haciendo su amigo le pareciese realmente aburrido
- Qué hay de Draco y Blaize?- preguntó Sirius sin quitar la expresión de preocupación


*******************

- Ya no se que hacer- dijo arrojando lo que tenía a su alcance contra una pared

Estaba en su despacho intentando ordenar sus ideas, si seguía dudando seguro lo perdería, pero estaba demasiado asustada para pensar, no quería que se muriese


- Siempre lo has hecho bien Hermione, no dude de tus habilidades- le dijo Ernie quien atravesaba en ese momento la puerta

Hermione lo miró cuidadosamente, había algo extraño en su compañero, tenía cierta aura brillante que le trasmitía paz, estaba casi segura que, por un momento lo había visto pelirrojo
PELIRROJO?

- Ron?- preguntó con duda en la voz
- Yo te ayudaré, sólo dime que hacer!- dijo únicamente

Ahora estaba segura, su amigo siempre estaba con ella, acababa de repetirle las mismas palabras que había usado cuando le dijo que ser sanadora era su destino
Sabía que debía hacer


*********************
Ese día había vivido lo que para su amigo significaba la frase Yo les cuido las espaldas, había estado dispuesto a dar su vida por la de ellos y ahora él se sentía incapaz de hacer algo para ayudarlo, sólo le quedaba confiar en las habilidades de Hermione, su Hermione


Pasó mucho tiempo antes de ver caras amigas, sólo se dio cuenta de aquello, cuando sintió un brazo fuerte darle palmadas en la espalda
Sirius estaba sentado junto a él


- Cómo te sientes?
- Yo estoy bien, pero

- Lo sé- dijo sin dejarlo terminar- Se pondrá bien, Hermione siempre fue la mejor en todo, se encargará de Blaize

Draco sólo hizo una mueca, que parecía un asentimiento, lo que le hizo ver a Sirius que debía hacer que el muchacho pasara

- Porque no intentas entrar?
- Ya lo hice- dijo resignado
- Pensé que no te dabas por vencido- dijo con desafío y en seguida fue hacia la enfermera

Lo que le dijo nunca se supo, pero dio resultado, la enfermera, que ahora tenía una expresión de susto, le hizo una seña a Draco para que pasara

El rubio sólo alcanzó a mirar por unos instantes a Sirius en modo de agradecimiento, porque a pesar del dolor que podía sentir, entró como disparado


*******************

- Lo hiciste muy bien!- dijo Ernie, felicitando a su colega
- No hubiera podido sin
- acaba de notar que Ernie, volvía a ser el mismo- ti, fuiste de gran ayuda

Ernie abandonó la habitación sintiéndose muy orgullosos de su trabajo, mientras Hermione se sentaba junto a la cama de su paciente, viéndolo descansar


- Debí saber que lo salvarías- dijo un joven rubio apoyado en el marco de la puerta
- Acaso lo dudabas- dijo ella con algo de arrogancia, lo que hizo sonreír a Draco, después de todo, su influencia nunca pasaba desapercibida
- Jamás me atrevería- dijo estrechándola entre sus brazos
- Ya
n
ni
res
pe
tan los hos
hospita
les- dijo entrecortadamente una voz desde la cama, sorprendiéndolos a ambos
- Pensé que dormirías por horas- dijo Hermione confundida, aunque muy alegre
- Tuvo una buena sanadora!- exclamó Draco sonriendo, como ninguno lo había visto jamás, por primera vez no le importaba que Blaize los interrumpiera
- Pare
ce
que
al
guien
me
ex
tra
ñó
mucho- dijo Blaize intentando incorporarse
- No te levantes- se apresuró a intervenir Hermione- Iré por una enfermera

Draco esperó verla salir para hablar


- Por qué lo hiciste?
- No sé de que hablas?- contestó Blaize, evadiendo la pregunta
- Por qué nos protegiste así?
- De que servía que todos muriésemos, no hubiéramos logrado nada- dijo con una seriedad extraña en él
- Pues gracias a ti lo logramos, los atrapamos a todos
- No estoy seguro que me guste tanto tu cambio- dijo volviendo a ser el mismo de siempre


******************

Pasaron unas cuantas semanas para que Blaize fuera dado de alta, pero durante ese tiempo recibió un sin fin de visitas, incluyendo el de muchas chicas que decían ser sus novias, lo que causó un gran alboroto en San Mungo, afortunadamente Blaize se había convertido en el engreído de las enfermeras, por lo que salió bien librado


Ahora Draco prácticamente vivía en San Mungo, aunque no se podría decir que era por su amigo, en realidad pasaba más tiempo en la oficina de cierta sanadora exitosa, pero eso era muy razonable, después de cinco años de a penas verse, cualquiera lo entendería...

Luna consiguió la exclusiva de la misión de los aurores para el quisquilloso y por si fuera poco, también obtuvo vista preferencial para la boda privada del ahora Matrimonio Potter, ventajas de estar invitada


La investigación de Neville, sobre el uso de las plantas muggles curativas en el hospital San Mungo, fue todo un éxito, nadie nunca pudo volver a poner en tela de juicio sus habilidades para la Herbología


De Harry y Ginny, bueno de ellos digamos que se llevaron una gran sorpresa en una de sus visitas a San Mungo


- Todo va muy bien- dijo entre risas
- Si todo va bien, por qué te ríes Hermione?
- Gin tranquila, seguro que no es nada, verdad?- dijo mirando intrigado a su amiga
- Oh no, tranquilos como dije todo está muy bien, es sólo que creo que Fred y George van a estar muy contentos
- Hermione estás lista?- dijo un rubio muy elegante, entrando sin anunciarse
- Estás en un hospital, Malfoy!- exclamó Harry consternado por la familiaridad de la interrupción
- Lo siento Potty, pero mi novia y yo tenemos planes, y hasta dónde sé el horario de atención ya terminó- respondió con arrogancia
- Salgo en un momento- dijo divertida desde su misma posición- Siéntense!- pidió a sus amigos, mientras draco con cara de pocos amigos abandonaba la oficina de la castaña
- Dinos si sucede algo malo- dijo algo asustada la pelirroja
- Ya tienen todo preparado para el bebe?- preguntó intentando alargar la noticia
- Si, Hermione, todo está listo, qué sucede?- preguntó impaciente Harry
- Pasa que no creo que todo este listo, yo les dije que debían venir antes, pero claro nunca me hacen caso

- Ya dinos que pasa!- exclamó perdiendo los papeles
- Tendrán que comprar el doble de lo que tienen- dijo ignorando por completo las caras de sus amigos- Van a tener gemelos!

Harry comenzó a atragantarse con su propia saliva, mientras Ginny se mantenía en silencio mirando la reacción de su esposo


- Estás segura?- preguntó con nerviosismo, pasando su mirada del vientre de Ginny a la cara de su amiga- en realidad entran dos?
- Ahora entiendo porque está tan pesado!- exclamó la pelirroja restándole importancia- tendremos que ir de compras!

Hermione los miró sonriente, sabía del trabajo que esto les daría a sus amigos, pero también estaba segura, que lo lograrían, ahora era tiempo de resolver su propia vida


******************

- Ahora sé el tiempo que puede quitar potter!- exclamó con resentimiento, mientras miraba su reloj nervioso

Hermione lo vio desde lejos, sabía que todo ese retraso lo estaría matando, ya lo conocía lo suficiente como para saber que adoraba la puntualidad


Draco sintió como alguien suavemente le tomaba la mano, enseguida supo que era una táctica de distracción y que seguramente Hermione intentaba apaciguar a la fiera antes de enfrentarla, pero el no tenía planeado dejársela tan fácil, por lo que volteó con intención de despotricar con todo lo que tenía sobre Potter, pero en cuanto la vio, se le olvidó todo lo que tenía planeado decir, ella estaba preciosa con aquel vestido gris brillante, que él mismo había escogido, hacía resaltar cada de detalle de su figura


- Siento la demora- dijo sabiendo que ya no importaba si se disculpaba o no
- No
no importa- respondió intentando articular bien las palabras

Hermione lo miró complacida, estaba todo resulto


Llegaron a un elegante restaurante de magos cerca de San Mungo y en seguida fueron el centro de atracción, aquella pareja se robaba las miradas, sin duda eran los más apuestos del lugar, eso sin contar la juventud, pasión y energía que irradiaban


Draco la tomó instintivamente por la cintura, llevándola hasta su mesa, al notar cuantos magos la miraban sin ningún tipo de disimulo, cosa que Hermione agradeció de inmediato, siempre quedaría algo de aquella chica que se intimidaba fácilmente y Draco lo sabía


- Esto se lo manda el caballero de allá- dijo el mesero poniendo frente a Hermione un copa de mejor hidromiel que tenía y señalando a un apuesto mago de probablemente su misma edad

El rubio no se inmutó con eso, al menos no aparentemente, sólo se giró y levantó la copa de hidromiel de Hermione en señal de saludo hacia aquel mago, para dejar en claro que ella no estaba sola, pero eso lo hizo reflexionar por un buen rato, realmente estaba dispuesto a aguantar como otros magos le invitaban copas u otras cosas a su novia, él tenía todo un plan para esa noche, pero algo lo impulsaba a dejar de lado el plan y hacer lo que quería hacer de una buena vez


- Hermione recuerdas lo que te dije sobre ese añillo?- preguntó señalando la bella esmeralda en el dedo de la castaña
- Sí- dijo nerviosa, sintiendo que por fin habían llegado el momento de definir el rumbo de sus vidas- dijiste que

- Que era para la persona con la que estaba destinado a casarme

La castaña quiso decir algo, pero el slytherin continuó, antes que pudiera hablar


- Pues finalmente la encontré, por eso te pido que me des el anillo- dijo muy seguro de lo que estaba haciendo
- Le pedía que le devolviera el anillo, acaso eso significaba el final, Draco estaba terminando con sus relación- pensó, sintiendo una opresión en el pecho

Draco en seguida se dio cuenta de lo que sus palabras estaban causando en Hermione, había sido un tonto, lo que había dicho no había sonado a lo que quería decir, claro que le pedía el anillo, pero no para dárselo a otra, era para ella, siempre había sido para ella, pero necesitaba el anillo, para sellar su lazo


- Lo dije mal- dijo en modo de disculpa- lo dije muy mal
- Está todo bien Draco, toma!- dijo entregándole el anillo- está todo muy claro
- No todo está mal, ese anillo es tuyo y nadie más podría tenerlo, es tuyo porque eres tú con la que me quiero casar y con la que me voy a casar- dijo decidido y muy rápido sin notar, que no importaba lo que tenía planeado, ahora no importaba porque por fin lo había dicho y esta vez no estaba Blaize para interrumpirlos, se había encargado muy bien de él

- Qué?- exclamó confundida, en tan sólo unos segundos había pasado de creer que todo se había terminado con Draco a escuchar que el rubio le decía que quería casarse con ella, de una forma un poco autoritaria, pero así era él


Draco acababa de notar que lo había soltado todo demasiado rápido, por lo que decidió que después del mal rato que le había hecho pasar a la castaña era momento de volver a comenzar, ella se merecía escucharlo todo de nuevo, aunque esa vez sería como lo había planeado, con un movimiento de varita, hizo que el anillo que ahora el tenía, brillara de una forma tan especial como nunca antes lo había hecho


- Hermione Granger quieres casarte conmigo?- preguntó muy nervioso, tal vez como nunca lo había estado

La chica lo miró directamente a los ojos, esa era su forma de cobrarse lo de hacía un momento, así estuvo durante un momento, ambos cayados, aunque ella sabía perfectamente que iba a pasar, lo había decidido hacía mucho


- Entiendo- dijo finalmente el rubio decepcionado, haciendo además de levantarse
- No, Draco Malfoy, no entiendes nada- dijo seria- pero yo haré que lo entiendas


Con un movimiento rápido lo tomó de la chaqueta, lo haló hasta ella y lo besó con mucha pasión, llamando la atención de todos los presentes

- Eso es un sí?- preguntó un rubio sonriente, intentando recuperar el aliento
- No, esto sí lo es- dijo besándolo nuevamente, pero esta vez era uno muy suave, lleno de ternura y amor

Se separaron mirándose directamente a los ojos, cada uno perdido en la mirada del otro, sintiendo que de ahora en adelante comenzaban una nueva vida, una nueva vida juntos; ninguno notaba que todo el restaurante estaba en espera del siguiente beso


*******************

- Entonces te casas con él?- preguntó sin muy buena cara
- Sí- respondió con sinceridad- espero que lo aceptes, porque es lo que quiero
- Eso es suficiente para mi Hermione, pero voy a tener que conversar con él y pobre de Malfoy si te hace algo, porque ni tú que eres la mejor sanadora podrá juntar sus pedacitos
- Sabes que te quiero mucho no?- dijo acurrucándose en los brazos de su amigo
- Y yo, eres como mi hermanita- dijo mirando hacia su casa
- Va a ser raro no verte tan seguido- dijo viendo como el sol comenzaba a ocultarse en el valle de Godric
- Gracias a Merlín somos magos y existe la red Flu- dijo despeinándola
- Es increíble que pronto tengas a tus propios mini-harrys, ya saben como les van a poner?
- James y Ronald- dijo sin dudar
- Le hubiera encantado conocerlos
- Lo hará Hermione, él siempre estará con nosotros
- Lo sé, créeme que lo sé- dijo dando un suspiro

Pasaron un rato en silencio, cada uno sumido en sus pensamientos, cada uno recordando a su amigo


- Voy a ser el padrino de tu boda?- dijo por fin el oji-verde
- No se me ocurre uno mejor- respondió guiñándole un ojo- voy a ser la madrina de uno de tus hijos
- No lo sé tengo que pensarlo- dijo riéndose de la expresión de su amiga
- Harry?- dijo levantando la varita amenazante
- De acuerdo, de acuerdo, el pequeño Ron es tuyo- dijo Harry riéndose de la castaña

Hacía mucho tiempo ya que reían así, pero esta vez estaba seguro que esas sonrisas durarían por un buen tiempo


Se tomó por última vez la cabeza, sintiendo entre sus dedos aquella marca, que le recordaba por todo lo que habían pasado, la misma que lo había salvado de muchas y que aunque por momentos había odiado, sabía que siempre había sido parte de él: su cicatriz.
Fanfics en Español

 

Harry Potter y la guerra final - Fanfics de Harry Potter

Harry Potter y la guerra final - Fanfics de Harry Potter

Capítulo 1: Una despedida y un nuevo comienzo Harry James Potter, un chico de casi 17 años, se levantó agitado de su cama en Privet Drive; desde la muerte d

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-harry-potter-y-la-guerra-final-fanfics-de-harry-potter-2332-0.jpg

2023-02-27

 

Harry Potter y la guerra final - Fanfics de Harry Potter
Harry Potter y la guerra final - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/24982
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20