Harry Potter y la Segunda Cicatriz - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

-¡Ya basta, Ginny!- dijo Harry bastante enfadado.
-¡No te pido nada!- contestó su novia algo irónica.
-¡No te pido nada!- repitió Harry imitando la voz de Ginny Weasley- Ves que se acerca la batalla final, que estamos en medio de la nada ¡y me pides que le diga a Hermione que se vaya!
-Sí, estás más tiempo con ella que conmigo- dijo Ginny alterada.
-Si estoy más tiempo con ella, es porque ella me está tratando de ayudar y no me pide nada a cambio

-Lo que ella quiere es conquistarte, por eso terminó con Ron- gritó Ginny.
-No es verdad. Ambos decidieron terminar porque las cosas no se dieron, porque
discutían demasiado. Se quieren lo suficiente como para saber en que momento dejarlo y porque valoran la amistad de seis años que tienen

-Si tú lo dices

-Ya, niña- dijo Harry acercándose a ella. Ella lo besó.
-Está bien. Pero trata de estar más tiempo conmigo.
-Gin,- dijo Harry harto- yo vine aquí a buscar un Horcrux, ya lo hallamos. Hermione está casi apunto de encontrar la manera de salir de esta isla, ya sabe donde estamos localizados y Ron está buscando comida

-¿Y tú por qué te quedaste?- preguntó Ginny.
-Porque tú me lo pediste, yo iba a ir con Hermione

-Otra vez Hermione- dijo Ginny. Harry puso los ojos en blanco.
-¡Por Dios Ginny!- gritó Harry- ¡Hermione es mi mejor amiga! Ha estado conmigo en los momentos más difíciles y éste no iba a ser la excepción

-Está bien, ya no quiero seguir discutiendo- dijo Ginny.
-Gracias
creo- dijo Harry.
-Buenas noticias, chicos- gritó Hermione corriendo hacia la cueva en la que estaban- localicé la isla- dijo con un mapa en la mano. Harry se acercó corriendo a ella y Ginny lo hizo a paso lento- estamos en la isla Rathlin al oeste de Campbeltown en Escocia, y descubrí que si nos adentramos un poco en el mar, nos podemos aparecer.
-¡Gracias Hermione!- dijo Harry al abrazar fuertemente a la chica. Ginny hizo una mueca que Harry observó y se separó de Hermione. Ella le sonrió.- ¿Eso quiere decir que estamos en Irlanda del Norte?- Hermione asintió.
-Oigan amigos, lamento informarles que no hay comida por ninguna parte- dijo Ron con una mueca de desánimo.
-Oye Ron, tengo el placer de informarte- dijo Harry en el mismo tono- que Voldemort no es tan inteligente
- cambió el tono de su voz por uno de euforia- ¡pero Hermione sí! Halló la forma de salir de aquí, e incluso sabe donde estamos.
-Yo sabía que ibas a poder, Herms- dijo Ron pasándole un brazo por los hombros.
-Yo también lo sabía- dijo Hermione y después soltó una carcajada que Ron y Harry siguieron.
-Me encanta tu modestia- dijo Ginny de malas.
-Gin, era una broma, hermanita- dijo Ron. Ginny le dirigió una mirada de muerte a Hermione
-Bueno, mejor vámonos, ¿no?- dijo Harry cambiando de tema drásticamente.
-¿En dónde nos aparecemos?- cuestionó Hermione-
-Cerca de la madriguera- respondió Harry- si mis cálculos no me fallan, pasado mañana es la boda de Bill y Fleur, así que hay que volver rápido. Pero si hay espías no nos deben ver cerca.
-¡Aún no sé que ponerme!- dijo Ginny con preocupación.
-No seas superficial Ginny- comentó Ron- preocúpate por salir de aquí.
-No seas tan rudo, Ron- dijo Hermione en defensa de Ginny.
-No te entrometas, Hermione- respondió Ginny en mal tono.
-Oye Ginny, no seas tan brusca, Hermione te quería defender- dijo Harry a Ginny.
-Harry tiene razón- dijo Ron.
-¿Saben algo? Mejor vámonos- comentó Hermione tratando de ignorarlos.
Se dirigieron a la orilla del mar y se adentraron un poco en él.
-Harry, yo me llevo a Gin- dijo Ron- tú estás muy débil, mejor apóyate en Hermione y que ella se aparezca.
-Yo me quiero ir con Harry- refunfuñó Ginny.
-Son dos segundos Ginny, no seas infantil- le dijo Ron. Ella hizo una mueca y se aferró a su hermano.
Hermione se sujetó al brazo de Harry.
-¿Lista?- preguntó Ron.
-Sí- respondió Hermione- Vamos.

********************
-Ya han pasado nueve días, y aún no sabemos nada de los chicos- dijo Molly Weasley algo preocupada.
-Mamá, yo confío en que ellos van a estar bien- dijo Bill, ya bastante recuperado. Al parecer, su ceguera iba a ser temporal porque ya había comenzado a recuperar la vista.
-Haggui es muy valiente y su amiga, cómo se llama, ¡ah sí! Hegmione es muy inteligente, Molly, no se pgueocupe pgonto van a encontgag la manega de escapag- dijo Fleur.
-Ojalá así sea, Fleur- dijo Molly algo resignada.
-Estoy seguro que ya encontraron el Horcrux, mamá- comentó- Fred convencido de lo que decía- sólo que no encuentran una forma de salir de ahí.
-Cgeo que Fged tiene gazón- dijo Fleur dándole un sorbo a su té. Eran las seis de la tarde, una fuerte lluvia había nublado el cielo.
De pronto se oyó un toque en la puerta. George se apresuró a abrir y sonrió.
-¡Ron! ¡Ginny!- gritó- ¡están vivos
y empapados!
-Gracias por tu optimismo, hermano- dijo Ginny- ¿No han aparecido Harry y Hermione?
-¡Hijos!- dijo Molly corriendo a abrazarlos- ¿Dónde andaban metidos?
-Si me sueltas a lo mejor puedo hablar, mamá- dijo Ron, su madre lo soltó- ¿No han llegado Harry y Hermione?
-No- dijo Bill- ¿Están ustedes bien? ¿Dónde andaban?
-En una isla de Irlanda del Norte. Hermione halló el cuarto Horcrux, el de Gryffindor. Lo más curioso fue que cuando Hermione lo quiso tomar, se comenzó a incendiar pero sin quemar el Horcrux


*Flash Back*
-¡Harry! Aquí está- dijo Hermione señalando una túnica roja que habían encontrado debajo de la arena después de buscarla por toda la isla y después de mucho cavar. La intentó tomar pero comenzó a arder sin quemarse a sí mismo pero sí a Hermione- ¡Ah!- dio Hermione levemente y separó su mano del Horcrux. Le había quemado un poco. Pero dejo de arder. Al momento en que Ron se acercó, comenzó a surgir un acertijo en letras verdes. Al final del acertijo había cuatro líneas.

Si quieres vencer a esta placa de fuego, contestar a esto debes primero:

¿Como es posible pinchar un globo sin permitir que se escape aire y sin que el globo haga ruido?

-Mmmm, tenemos que pensar supongo- dijo Ron algo desanimado.
-Supongo- comentó Harry.
-Se oye algo tonto- dijo Ginny.
-Intenta descifrarlo, entonces- observó Ron enfadado.
-Lo siento, no sabía que estabas de malas

-Pues disculpa, hermanita, no sabía que fueras tan tonta

-¡Ya dejen de pelear chicos!- gritó Harry.
-Esto es entre Ron y yo, Harry- dijo Ginny sin voltear a mirar a su novio.
-No te pases Ginny- dijo Ron.
-Pues no te metas conmigo Ron- dijo Ginny.
-Lo tengo, y Ginny tenía razón, está muy tonto- dijo Hermione- tiene cuatro espacios, para cuatro palabras- la chica sonrió- Sin inflar el globo. Se supone que debes escribirlo con la varita.
-Pues escríbelo- dijo Ginny con urgencia.
Hermione lo escribió y las letras se hicieron otras.

Bien resolviste el primero, pero ahora viene el peor, oportunidades de hablar sólo tres, tú decides cuál será

Un grupo de aurores está investigando a un grupo de mortífagos que se reúnen en una mazmorra bien custodiada. Desde unas armaduras viejas vigilan la entrada a la mazmorra. Quieren infiltrar a un grupo de aurores, pero no saben la contraseña. En ese momento llega un mortífago. Llama a la puerta y desde el interior le dicen: 18. Él responde: 9. La puerta se abre y accede al interior. Los aurores se miran, creen tener la respuesta. Pero deciden esperar. Viene otro mortífago. Desde dentro le dicen: 8. Él responde: 4. La puerta se abre. Los aurores sonríen. Ya lo tenemos. Se trata de responder la mitad del número que te dicen desde dentro. Llega otro mortífago. Desde dentro dicen: 14. El cliente contesta: 7. La puerta se abre. ¿Lo veis? dice el jefe de aurores. Deciden enviar a un agente. Llama a la puerta. Desde dentro le dicen: 0. El auror se queda parado. Después de unos breves segundos responde: 0. Se oye Avada Kedavra y el auror muere. Los aurores que hay en las armaduras se quedan sorprendidos, pero deciden enviar a otro agente. Desde dentro se oye: 6. El auror contesta muy convencido: 3. Pero la puerta no se abre. Se oye otro Avada Kedavra y el auror muere. ¿Por qué?

Hermione les hizo con una seña que no hablaran y que se alejaran. Harry se quedó y Hermione le asintió con la cabeza. Ambos se quedaron pensativos y Harry habló:
-¿Porque reconocieron la voz?
Respuesta incorrecta, llevas una, te faltan dos
-Demonios- dijo Harry
Respuesta incorrecta, llevas dos, te falta una
-Porque decían el número de letras que tenía cada uno. Dieciocho, tiene nueve letras. Catorce, tiene siete. Cuando le dijeron seis, debió haber dicho cuatro- contestó Hermione rápidamente.
Respuesta correcta, puedes tomarme

Harry tomó el Horcrux y dijo: incendio. La túnica comenzó a arder justo en el nombre: Godric Gryffindor. Salió un humo verde y después se desvaneció. Harry tomó lo que quedaba de la túnica.
Hermione abrazó a Harry y salieron corriendo.
*Fin Flash Back*

-Pero Harry se vino con Hermione porque no tenía fuerzas suficientes para aparecerse, por algún motivo se debilitó en la isla- dijo Ron- Mamá, tengo mucha hambre. La comida se nos acabó ayer.
-No puedo creer que tardaran tanto en encontrar una túnica- comentó George con una carcajada.
-Intenta cavar durante ocho días sin tener resultado al buscar algo que no sabes qué es- dijo Ginny sentándose. Fleur le alcanzó una toalla a cada uno de los pequeños Weasley.
-¿Dónde andarán Harry y Hermione?- dijo Molly.
De repente volvieron a tocar la puerta. Era Harry que traía en brazos a Hermione. Ella estaba inconsciente.
-¿Qué pasó Harry?- preguntó Fred alarmado y corrió a ayudarlo con Hermione.
-Unos mortífagos
- tomó aire- nos interceptaron cuando
ya estábamos a menos de un cuarto de milla de aquí. Creo que querían el Horcrux. Atacaron a Hermione, entonces la tomé
y me aparecí aquí.
-¿Te encuentras bien?- dijo Ginny preocupada.
-Sólo estoy un poco débil, pero Hermione no reacciona- comentó preocupado acercándose a Hermione a la cual Fred había recostado en un sillón.
-No te pgeocupes, no fue un hechizo muy fuegte- dijo Fleur sonriendo.
-¿Cómo sabes?- preguntó Ginny.
-Pogque ya está gueaccionando- le respondió mirando a Hermione.
-Ha
Harry- dijo Hermione levemente abriendo los ojos- ¿dónde estamos?
-En la madriguera, Hermione- contestó Harry sonriendo.
Hermione abrió los ojos completamente y se levantó poco a poco hasta quedar sentada.
-Gracias a Dios, creí que nunca saldríamos de ahí- dijo Hermione respirando.
-No- comentó Harry- gracias a ti.
-Exacto- siguió Ron- me duele aceptarlo, pero por tu culpa estamos vivos.- Hermione les sonrió y abrazó a sus amigos.
-¿Y el horcrux?- dijo Hermione rápidamente.
Harry le sonrió.
-Lo traes puesto- dijo- cuando te atacó el mortífago salí huyendo y te lo puse para que no lo tuvieran.
-Pero si ya destruiste lo importante- dijo Ginny.
-Pero por si las dudas
- comentó Hermione.
-Ya, chicos, vamos a cenar- dijo Molly Weasley con una sonrisa.

Hola!!! Esoty de regreso. Les traigo una nueva historia basada en el príncipe Mestizo, aún no sé parejas, así que por mientras le voy a poner Harry y Hermione, pero no se asusten, que puede cambiar.
Un beso,
Dany Sanz-Mamá, ya llegué- dijo una joven de largo cabello lacio y negro y ojos castaños.- ¿Mamá?- gritó. Al parecer no había nadie en la casa.- Fany, Sandra, ¿hay alguien en casa?

Subió las escaleras de la mansión en la que vivía. Su nombre era Fernanda Alcántara. Vivía en la ciudad de Monterrey, en México con sus padres, Mariana y Fernando Alcántara y sus hermanos, Mariana, un año menor que ella, Estefanía y Sandra que eran gemelas y José Luis. Ella era la chica más feliz del planeta: tenía a los mejores padres, los mejores hermanos, la mejor vida
Pero también un secreto: ella sólo volvía a Monterrey en vacaciones. Estudiaba en Cartagena, Colombia, en la escuela de magia más grande de América: el Colegio Mirthayú. Era una bruja. Ella sabía que nunca iba a poder contarle eso a nadie


Siguió subiendo hasta llegar al cuarto de las gemelas. Ellas eran castañas, de piel blanca y ojos miel. En su habitación, no había nadie. Fue al cuarto de Pepe, como le decían de cariño al más pequeño. Él era moreno como su padre pero con los ojos miel de su madre. Tampoco había nadie en esa recamara. Se dirigió a la habitación de sus padres y vio lo que nunca se imaginó. Los cuerpos inertes de todos los miembros de su familia se encontraban en el alfombrado. Fernanda corrió con lágrimas en los ojos. Abrazó a Pepe. No lo quería soltar, tan pequeño, sólo siete años. Pero se dio cuenta de que no habían muerto así nada más. No habían sido asesinados. Pudieron haber sido envenenados. ¿Pero todos en el mismo cuarto? La mente de Fernanda comenzó a trabajar. Esto no era obra muggle. De eso estaba segura. ¿Pero a quién le había hecho algo para que se la cobraran tan caro? Sólo sabía de alguien. Pero ese alguien se hallaba bastante lejos de América. La única persona que le podía resolver sus dudas había muerto unas semanas antes.

Justo cuando estaba sumida en sus pensamientos, aún abrazando a Pepe, llegó una lechuza parda. Traía una carta en inglés.

Estimada Señorita Alcántara:

Le muestro mi más sincero pésame por el fallecimiento de su familia. El realizador de este lamentable hecho nos ha mandado una carta informándonos que usted había muerto también. Sin embargo nosotros sabíamos que usted permanecía con vida. Le rogamos que esté lista este mismo día, pasaremos por usted a las siete de la noche. No informe a las autoridades de este hecho, por favor. Será usted regresada a su país natal.

Le reitero mi más sincero pésame,
Atentamente,
Minerva McGonagall.

-McGonagall, estoy segura de que Dumbledore me habló de ella- dijo Fernanda. Eran las seis de la tarde. No quería dejar a su familia, pero si no escapaba, la justicia se iría en contra de ella y le podrían dar una sentencia amplia.
Corrió a su habitación. Sacó su ropa del clóset y la guardó en el baúl que llevaba a Mirthayú. Tomó el rosario de pétalos de rosa que Mariana le había regalado, la gorra favorita de Pepe, los dos dijes en forma de corazón de las gemelas que decían: uno BF y el otro 4E y por último una foto de toda su familia. Tomó las tarjetas de débito de sus padres y se fue a despedir de su familia. Los abrazó. Lloró amargamente en silencio. Hasta que oyó que tocaron el timbre.

Una mujer alta, mayor, de ojos verdes se encontraba en la puerta. Le habló en inglés.
-Alcántara, mucho gusto, lamento haber venido en el peor momento, pero dejemos la plática para después. Ella es Nymphadora Tonks- dijo señalando a una mujer joven con cabellos cortos color rosa chicle- él es Remus Lupin- señaló a un hombre que no pasaba de los cuarenta y cinco años el cual le sonrió- Mi nombre es Minerva McGonagall y te vamos a llevar a Inglaterra.
-¿Ya te sabes aparecer?- preguntó Tonks a lo que la joven asintió.
-Entonces vas a pensar en La Madriguera. Tú sólo piénsalo, concéntrate, vas a ver que lo logras- dijo Lupin con una sonrisa.
-Está bien- dijo finalmente Fernanda. Imaginó cómo sería esa tal madriguera. Sin más llegó a ella. Era una casa algo extraña. Era la una de la mañana. McGonagall, Tonks y Lupin ya habían llegado cuando ella llegó.
-Bueno- dijo McGonagall dirigiéndose a Lupin- ya le he informado a Molly. Yo tengo que regresar a Hogwarts. Si un alumno regresa, ese alumno tendrá sus clases.
McGonagall desapareció. Tonks tocó la puerta.

-Tocan- dijo Hermione rápidamente levantándose de la mesa. Llevaban ya horas sentados todos platicando- Yo abro- se encaminó a la puerta- ¿quién es?
-Soy yo, Tonks- dijo la chica. Hermione abrió- ¡Están aquí! ¿Encontraron el Horcrux?
-Sí- dijo Molly detrás de Hermione- entren ¿Vino la joven?
-Sí- respondió Lupin. Hermione volteó a ver a Molly.
-Ve a la mesa con los chicos, Hermione- dijo Molly- tengo que contarles algo.

Los demás vieron que Hermione se dirigía al comedor.
-¿Qué pasó Herms?- preguntó Ron.
-Ahorita viene tu mamá, creo que nos van a explicar algo- contestó la castaña sentándose otra vez entre Harry y Ron.
-Chicos- dijo la señora Weasley- tengo que presentarles a alguien- la joven trigueña pasó. Afortunadamente dominaba a la perfección el inglés. No tendría problema para comunicarse- Su nombre es Fernanda

-Pero es muy complicado- dijo Fernanda con una sonrisa algo forzada. No estaba de humor para sonrisas- pueden llamarme Fer.
-Ella acaba de perder a su familia- dijo Lupin interviniendo, Fer derramó una lágrima silenciosa- Hace unas horas.
-Hola, soy Hermione- dijo ésta- ¿no eres de aquí verdad?
-No- dijo Fer algo fría, pero con amabilidad, secándose la lágrima- soy de México.
-Como les iba diciendo chicos- retomó Lupin- Fer acaba de perder a su familia. Fue asesinada.
-Voldemort- dijeron Harry y Hermione al unísono, haciendo que los demás se estremecieran.
-Sí y no- respondió Tonks- creemos que fue Snape, bajo las órdenes de Voldemort, claro.- Harry tembló al oír el nombre del asesino de Dumbledore.
-Bien- dijo Molly- por mientras, Fer, te vas a quedar con Hermione- ésta sonrió al ver que se había ya ganado la confianza de Fer ya que ésta última también sonrió al oir esto- y con Ginny- Ginny asintió con la cabeza- Bill, te vas con los gemelos y Fleur, al cuarto de Bill.- Todos obedecieron las órdenes de la señora Weasley- Ron y Harry se quedarán igual. Fleur, querida, ¿podrías ayudarme con los trastes?- Fleur asintió con una sonrisa.
-¿Quiere que la ayude, señora Weasley?- preguntó Hermione levantándose de la mesa.
-No, gracias Hermione- dijo Molly- deben descansar. Fueron unos días muy largos. Váyanse a dormir.
Ron se acercó a Hermione y le dijo al oído:
-Reunión en mi habitación. No le digas a Ginny- Hermione volteó y le asintió.
Los chicos subieron a la habitación y Harry se dio cuenta de que Hermione le seguía. Todos entraron a la habitación y cerraron la puerta con seguro.

-Lo logramos amigos- dijo Harry sonriendo- ya tenemos cuatro Horcruxes. Los de los cuatro de Hogwarts. Necesitamos saber cuál es el quinto, después matar a Nagini y por último,- suspiró- a Voldemort.
-Pero, ¿cómo vamos a saber cuál es el quinto horcrux?- preguntó Ron.
-Eso es fácil- dijo Hermione atrayendo la mirada de sus dos amigos- es obvio, que cuando Voldemort se de cuenta de que alguien está destruyendo los pedazos de su alma, y estoy casi segura de que ya lo sabe, se va a comenzar a poner nervioso, y lamento decir esto Harry, pero de vez en cuando debes abrir tu mente

-Pero, Herms- era la primera vez que llamaba a Hermione así, comúnmente, Ron era quien le llamaba de esa manera- tú sabes que para mí es muy difícil soportar cuando Voldemort intenta entrar a mi mente

-Sí- le respondió Hermione- pero ahora, tú puedes bloquear a Voldemort cuando quieras- lo miró fijamente- es la única forma de poder tener información sobre el quinto Horcrux
- suspiró.
-Miren- dijo Ron- yo sé que soy el menos cursi de todos ustedes- Harry y Hermione lo miraron fijamente.- Pero, también sé que nos tenemos los tres. Yo sé que lo nuestro no funcionó, Herms- Hermione lo miró dulcemente- pero ahora nos llevamos mejor que nunca y eso lo valoro más
Porque gané una hermana. Y a ti Harry
Tú has sido mi hermano de corazón desde que tengo un recuerdo de Hogwarts, mi mejor amigo desde el primer día que entré. Te he tenido celos por muchas razones, pero siempre me has perdonado. Chicos, quiero decirles
Que podemos lograrlo. Vamos a encontrar ese quinto Horcrux y a destruir a Voldemort. ¿Es una promesa?
-Es una promesa- dijo Harry dejando escapar una lágrima.
-Es una promesa- finalizó Hermione tomando con la mano izquierda la mano de Ron y con la derecha la de Harry. Cuando parecía que ya todo estaba en calma, Hermione se soltó a llorar. Harry la abrazó y le dirigió una mirada a Ron, le sonrió y Ron alzó las cejas y puso los ojos en blanco.
-Los quiero amigos- terminó Harry y Ron se unió al abrazo. Era la primera vez que decía algo tan profundo a alguien. Estaba casi solo en el mundo.
Casi.
Tenía a una castaña que lo adoraba y a un pelirrojo que era él versión cobarde. Las personas a las que más quería. Aquéllas que aún teniendo una familia cada uno por su lado, lo quieren y lo aceptan como si fueran su familia.
Los tres se soltaron a llorar. Se abrazaron con más fuerza. Harry olvidó en ese justo momento que tenía más amigos, que tenía a los Weasley, a Lupin o a Tonks
Incluso que tenía a Ginny. En ese momento sólo existían Ron y Hermione. Las dos personas a las que más quería.
Se secaron las lágrimas y se sonrieron. Fue Hermione la primera en hablar.
-Como que ha sido un día de muchas emociones, ¿no?
-Supongo- dijo Harry- Esa chica, Fer, se me hace conocida.
-No sé ustedes, más bien, tú- Ron se dirigió a Harry- pero es muy bonita ¿no crees?, digo, en el buen sentido. Se ve que es una niña que no sabía lo que es sufrir
Hasta ahora.
-Yo también opino eso- dijo Hermione- lo de que se me hace conocida, y también de que nunca había sufrido.
-A mi parecer, Hermione- intervino Harry- le caíste bien.
-Eso también creo- dijo Ron.
-Ojalá- comentó la castaña- se ve que necesita una amiga.
-Bien, chicos- dijo Ron cambiando el tema radicalmente- llevaba muchos días sin ver una cama

-No exageres Ron, no fueron tantos
- intervino Harry.
-Para mí, sí- repuso Ron- así que buenas noches- Se metió a la cama con el cobertor naranja, y así, con la misma ropa, se quedó dormido.
-¿Quieres salir a platicar?- preguntó Hermione.
-Claro- dijo Harry. Abrió la puerta, ambos salieron, y con cuidado, para no despertar a Ron, la cerró.

¡¡¡Holitas a todos!!! Aquí les dejo el segundo capítulo, algo sentimental, jaja, es que estaba muy inspirada, y creo que en el fondo es lo que cualquiera de los tres siente, ¿no? Bueno, se cuidan. Prometo actualizar pronto. Un beso,
Dany Sanz.
Capítulo 4: La Revelación

-¡Qué bonita está la noche!- exclamó Hermione saliendo al jardín. El pasto se encontraba húmedo. El olor a tierra mojada era muy relajante.
-¿Noche?- preguntó Harry en forma sarcástica- pero si ya son casi las tres de la mañana- sonrió- pero la verdad no tengo nada de sueño, ¿y tú?
-La verdad
no- dijo Hermione jugando con sus rizos- Ojalá y así fuera siempre- dijo cambiando súbitamente de tema- tan relajante, sin preocupaciones, sin nada que temer. Ahorita me siento segura. Protegida. Feliz. Feliz porque sé que en este momento me puedo morir y ya le dije a la gente importante para mí que la amo. Esa gente ya lo sabe y me puedo ir de este mundo tranquila si a Voldemort se le ocurriera matarme en este preciso instante.
-No sigas esas cosas, Herms- repuso Harry- tú sabes que también te queremos. Y también sabes que voy a acabar con Voldemort aunque sea lo último que haga. No me va a robar nada más- una lágrima rodó por la mejilla de Hermione. Harry no se dio cuenta- se llevó a mis padres, a mi padrino, a mi maestro. No dejaría por nada que me robara a mi mejor amiga, así que no te preocupes, Hermione. Voldemort no te va a hacer nada
Yo no voy a permitir que te haga nada. No me va a volver a arrebatar a la gente que quiero.
-Harry- murmuró Hermione. Abrazó al chico.
-Es por eso que no quería que se metieran es este asunto de Voldemort, ni tú, ni los Weasley, ni Lupin, ni Tonks, aunque estos dos últimos tengan la responsabilidad al ser parte de la Orden.
Hermione soltó a Harry y estalló:
-¿Y tú crees que yo no tengo responsabilidad en esto? ¿Crees que yo me siento segura y protegida cuando te estás enfrentando a la muerte? ¿O que ya se acabó el dolor de mi alma cuando te veo vivo en la enfermería aunque estés inconsciente?- se soltó a llorar del coraje.
-No Hermione- dijo Harry- Me duele saber que yo te duelo, y que le duelo a Ginny y a la señora Weasley y a Ron
Pero te quiero dar las gracias- Hermione le miró interrogante- porque no te olvidas de mí. Porque estás a mi lado, junto con Ron, cuando más los necesito, porque eres mi pañuelo de lágrimas (N/A: se parece a la canción de Reik, ¿no? Ay
y justo cuando creía que ya se me había quitado la manía de meterme en donde no me llaman
) Gracias, Hermione.
-Dejemos los sentimentalismos- respondió Hermione limpiándose las lágrimas- ¿me acompañas al cuarto de Ginny? Vamos a platicar con Fer, fuimos muy malos al venirnos a hablar de nuestras broncas y dejarla sola.
-Como que te vas a olvidar de mí con tu nueva mejor amiga Fer, ¿no?- dijo Harry sonriendo.
-Tonto- contestó Hermione poniendo los ojos en blanco y caminando hacia adentro.
Llegaron a la puerta del cuarto de Ginny. El reloj marcaba poco más de las tres de la mañana. Ni Harry ni Hermione estaban cansados. Entraron a la habitación. Ginny al parecer ya estaba dormida. Fernanda, sin embargo leía bajo la tenue luz de la lámpara de la mesita de noche.
-Hola chicos- dijo Fer volteándolos a ver- Harry y Hermione, ¿verdad?
-Sí- dijo Hermione sentándose a los pies de la cama de Fer- si quieres me puedes llamar Herms, es menos complicado.
-Gracias- respondió Fernanda. Tenía un aspecto triste. La verdad se veía muy fuerte. Acababa de perder a sus padres y no se encontraba tan mal
O no lo aparentaba.
-Fer- empezó Harry sentándose al lado de Hermione- yo sé lo que es perder a tus padres, pero vele el lado positivo a tu caso. Tú los conociste, tienes recuerdos hermosos de ellos, yo ni siquiera me logro acordar de ellos.
Fernanda sonrió y como respuesta Hermione la abrazó.
-Sé que apenas te conocemos- le dijo Hermione- pero puedes contar con nosotros siempre.
-Bien chicas- dijo Harry levantándose de la cama- Buenas noches, las dejo descansar- Harry cerró la puerta del cuarto de las chicas y se fue al suyo. Los ronquidos de Ron eran muy fuertes, como para no dejar dormir a nadie, pero el sueño se estaba apoderando de Harry. Cerró los ojos y se tapó con la frazada.

Harry se encontraba en un jardín muy amplio, muy verde, muy hermoso. Parecía hacer un poco de frío. Estaba solo. Completamente solo. Sólo veía prados, flores y agua. El aire fresco soplaba a un lado de él. Entonces, vio como una figura alta, delgada, fuerte, se acercaba a él. Lo identificó de inmediato. Era Dumbledore.
-¡Profesor!- exclamó Harry corriendo hacia él.
-Harry, qué gusto verte- dijo el profesor con una amplia sonrisa- Me alegra el hecho de que hayas decidido seguir con mi misión, y que en tan poco tiempo hayas encontrado dos horcruxes

-Sin Hermione no hubiera sido posible
Ella piensa por Ron y por mí- comentó Harry sonriendo- Ginny también ha sido un gran apoyo para mí. Pero lo necesitamos, profesor. Todo se ha vuelto un caos total

-Lo sé, Harry- dijo Dumbledore- pero yo confío en ti.
-Gracias, profesor- sonrió Harry- pero aún nos falta saber cuál es el quinto Horcrux

-Ya te lo dije Harry, pronto lo averiguarán. Pero no es de eso de lo que quiero hablar contigo. Verás- tomó aire- cuando Voldemort fue a tu casa a matar a tu familia, él no sabía algo, que sólo los que conocimos a tus padres sabíamos.
-¿Qué?- preguntó Harry.
-No desesperes- sonrió Dumbledore.- Tu madre tenía poderes de adivinación que nadie más tenía. Ella soñó con lo que iba a pasar, y que tú serías el elegido. Así que decidieron, ambos, poner a salvo su tesoro. Lo dieron en adopción- Harry hizo una mueca de desconcierto- eres un gemelo, Harry.
-¿Perdón?- dijo Harry incrédulo- eso no es posible, yo estoy solo en este mundo, no puedo tener un hermano- de repente el semblante le cambió. La emoción lo invadió- profesor, tengo que encontrar a mi hermano

-De hecho sí, sólo así te será posible vencer a Voldemort. Tienen que complementarse. Tu madre marcó a su tesoro con lo mismo que tu llevarías de por vida
- Harry por inercia se tocó la cicatriz- así es Harry, tu madre también vio tu cicatriz y sabía que con ella podrías encontrar lo que te ayudaría a salvar al mundo. Él te va a ayudar

-¿Él?- dijo Harry, estaba casi seguro de que no era hombre.
-Eso te toca averiguarlo a ti
Sólo que confía siempre en tus amigos
Ellos te van a ayudar. Adiós Harry, cuídate


Harry se despertó sudando, Ron no se había dado cuenta del sobresalto de Harry, estaba perfectamente bien dormido.
No era posible lo que Dumbledore le había dicho, estaba seguro de que no había soñado como normalmente lo hacía, era diferente
Tan pacífico, con tanta calma. Estaba seguro de que era real. Confía siempre en tus amigos
eso era lo que haría. Iría a buscar a Hermione.
Volteó a ver su reloj. Eran apenas las cinco de la mañana. No había dormido mucho, pero le importaba más contárselo a Hermione.
Salió de su habitación. Se dirigió al cuarto de las niñas. Estaba todo en calma. Abrió la puerta. Primero se podía ver la silueta de su novia que estaba bien arropada. Después en la cama del otro extremo, la silueta de Fernanda. Vio que en medio de ambas camas estaba la silueta de Hermione, sentada. Le hizo una seña a Harry para que se callara y luego otra para que se aproximara.
Harry se sentó en la cama de Hermione y ella le dijo en voz baja.
-Dumbledore también me contó todo- Harry sonrió- tienes mi apoyo, lo vamos a encontrar.
-Gracias, Herms, no sé que haría sin ustedes- dijo Harry tomando la mano de Hermione.
-Gracias a ti, Harry, por permitirnos estar contigo- Hermione abrazó a Harry y una lágrima resbaló por su mejilla.
-Ya has llorado mucho este día, Herms- dijo secándole la lágrima a Hermione.
-Pero esas son las lágrimas que me gusta derramar- Harry sonrió.
-Está bien- respondió al fin- si tú lo dices

Ambos se quedaron en silencio. Pensando. Recordando
-¿Qué hora es?- dijo Hermione repentinamente.
-Un poco más de las cinco- contestó Harry.
-Es temprano aún, y yo no tengo sueño
- dijo Hermione.
-Yo tampoco, ese sueño me dejó muy inquieto
¿Tú crees que Ron también lo haya soñado?- preguntó Harry.
-Tal vez sí
- comentó Harry- pero no creo que le haya tomado mucha importancia. Cuando yo me desperté, él estaba muy dormido.
Hermione se rió, Harry le tapó la boca y comenzó a reír para sus adentros.
-Hoy vamos a ir al callejón Diagon a comprar la ropa para la boda de Bill y Fleur, la verdad, me emociona mucho que se vayan a casar, aunque al principio no toleraba a la flema- Hermione rió en voz baja. Harry se tuvo que aguantar las ganas de carcajearse al oír el apodo que su novia le había puesto a Fleur el año anterior.
-¿Qué hacemos? No tengo nada de sueño- dijo Harry.
-No lo sé- comentó Hermione recostándose en su cama. Harry se acercó y quedó sentado enfrente- ¿Qué color va a ser tu traje para la boda?
-No sé, tal vez negro
¿Tiene que ser muy elegante?
-Pues no mucho por nuestra edad, pero sí. Si me lo permites- dijo Hermione tomando su actitud de sabelotodo- yo creo que una corbata verde te quedaría muy bien.
-¿Tú lo crees?- preguntó Harry algo extrañado.
-Claro, combina perfecta con tu piel y tus ojos- Hermione sonrió.
-Y si me lo permites- dijo Harry- un vestido rojo te vendría de maravilla.
-¿Perdón?- dijo Hermione riéndose- ¿rojo? Harry qué te pasó por la cabeza al pensar en que yo me pondría un vestido rojo. Me cohíbe ese color.
-¿Tú cohibida? Ajá, ¿y yo qué soy? ¿María la reina de Escocia?- Hermione se rió ante el comentario de Harry- Si yo me voy a poner una corbata verde, tu ponte un vestido rojo

-¡Ay Harry!- Hermione seguía riendo- de verdad, ¿qué te pasó por la cabeza cuando pensaste en eso?

-¿Es un trato?- preguntó Harry.
Hermione puso los ojos en blanco.
-Es un trato, Harry- Ambos estrecharon sus manos estallando en carcajadas y despertando a Ginny y a Fer.
-¿Qué tienen ustedes dos?- preguntó Ginny somnolienta.
-Nada- dijo Harry con voz inocente.
-Nada- repitió Hermione.

Acabé!!!!! Este capítulo me sacó canas verdes, de verdad! Súmenle a la falta de inspiración, que tenía exámenes y cuándo iba a acabar! Sé que está corto, pero como que mi inspiración está regresando y ya tengo un plan para el cuatro
no sé cuándo va a estar listo pero por favor dejen reviews, si?
Un beso,
Dany Sanz

At your side.

-Verás Fer, mañana se casa Bill- dijo Ginny.
-¿Mañana?- repitió Fer un poco incrédula. Al parecer había aumentado un poco su humor, aunque no podía dejar de pensar en su familia.
-Sí, mañana- comentó Hermione- Hoy iremos a comprar la ropa para la boda.
-Y tú te pondrás un vestido rojo- dijo Harry tratándose de aguantar la risa, pero ni el ni Hermione se contuvieron y soltaron una carcajada majestuosa.
-¿Y ustedes dos qué traen?- preguntó George.
-Nada- dijo Hermione.
-Chiste local- comentó Harry- hola Gin- dijo besando a su novia.

Harry, Hermione, Fernanda, Ron, Ginny y el Señor Weasley se encontraban en el centro de Londres. Decidieron ir a comprar a una tienda muggle. Previamente, el señor Weasley había cambiado el dinero, tanto de su familia como de Harry. Hermione ya traía dinero muggle que le habían dado sus padres.
-Hermione, ¿segura que es por aquí?- preguntó Harry.
-Claro, estamos en Picadilly Street, una de las avenidas más concurridas de Londres- contestó el señor Weasley tomando por sorpresa a todos.
-¿Y tú cómo sabes, papá?- preguntó Fred.
-Pues trabajo en esta ciudad. No porque esté en el ministerio de magia quiere decir que no voy a conocer la ciudad

-Bueno, como sea- dijo Hermione interrumpiendo- Estamos aquí.
Era una tienda departamental muy grande. El repentino tráfico matutino londinense no les permitía escuchar las indicaciones del señor Weasley. Cuando pudieron oírle comentó:
-Vendré por ustedes en tres horas, a las dos. Hermione, eres la única persona responsable aquí- dijo el señor Weasley ocasionando la risa de la castaña y los murmullos de los demás- así que los cuidas por favor.
-Sí, señor Weasley, todo estará bajo control, ¿verdad chicos?- preguntó Hermione lanzando una mirada asesina.
-Claro, Herms- dijo Harry.
-Ten por seguro que nos portaremos bien, papá- respondió Ron intercambiando una mirada algo peligrosa con Harry (N/A: claro que viniendo de este par todo es peligroso
).
-Eso espero chicos- dijo el señor Weasley dándole el dinero a Hermione.
El señor Weasley los vio entrar al almacén y se retiró.
-Todo esto es precioso- dijo Ginny con los ojos desorbitados.
-Me encanta este lugar. Aquí vengo a comprar con mi mamá- comentó Hermione sonriendo. Volteó a ver a Fer y le preguntó- Fer, se que no tendrás muchas ganas de contarnos acerca de tu familia, pero no sabemos nada de ti, y supongo que a ti no te sirve de mucho estar tan callada, ¿no?
-Tienes razón- comentó la morena- pues, yo nací aquí, en Inglaterra. Mi madre era de Hammersmith, casi a la salida de la ciudad. Mi padre si era mexicano, por lo mismo nos fuimos a vivir a Monterrey cuando yo tenía poco más de un año y mi madre estaba embarazada de mi hermana Mariana. Después nacieron mis gemelitas- dijo nostálgicamente- me adoraban y yo a ellas. Y, por último, cuando yo casi tenía diez años, nació Pepe, bueno, se llamaba José Luis, pero le decíamos Pepe de cariño
Mi familia era perfecta- una lágrima rodó por su mejilla, subieron por las escaleras mecánicas.- Esa tarde, había salido con mis mejores amigos, ellos son muggles, Andrés, Alejandra, Gabo y David. Gabriel o Gabo es mi mejor amigo, es quien mejor me conoce, es el único que sabe que soy bruja, que estudiaba en Colombia
Sólo porque él es mago. Todos los años nos íbamos juntos a Cartagena.
-Disculpa que te interrumpa, Fer- dijo Hermione- ¿estudiabas en el Mirthayú? ¿En Cartagena?
-Sí- dijo Fer animadamente- ¿sabes algo acerca de él?
-Claro- comentó Hermione- es el tercer mejor colegio de magia en el mundo, sólo después de Hogwarts y Beauxbatons

-Tenía que salir la matada
- dijo Ron poniendo los ojos en blanco.
-Sí, es muy buena escuela. Yo era muy feliz allí, pero creo que no podré regresar.
-Lo entiendo- dijo Harry- pero aún no sabemos si Hogwarts volverá a abrir
Además dijimos que íbamos a buscar los Horcruxes

-Pero si hemos resuelto todos los casos extraños desde la escuela, no veo por qué no lo podríamos hacerlo ahora- dijo Ron sonriendo.
-Claro, yo estoy de acuerdo- comentó Hermione- pero si tú quieres seguir en esto cuentas conmigo.
-Gracias Herms- dijo Harry- pero sería buena idea volver a Hogwarts, y la banda se haría más grande, ¿verdad Fer?
-Si me aceptan con ustedes- dijo Fer- con mucho gusto.
-¿Cuántos años tienes?- preguntó Ginny, no había hablado en todo este tiempo.
-Cumpliré diecisiete el 1 de agosto- respondió Fer más confiada.
-¡Qué curioso!- dijo Hermione- el cumpleaños de Harry es el 31 de julio, dos fiestas seguidas.
-Bueno, mucho platicar- comentó Harry, ya pasaron veinte de nuestros preciosos ciento ochenta minutos, hay que apurarnos

-Tienes razón- dijo Ginny- Harry, ¿puedo hablar contigo?
-Claro, niña- Harry tomó su mano y se dirigieron hacia un lugar apartado.
La mirada de Ginny era distinta.
-Mira, Harry, yo te quiero mucho, de verdad, pero no como para tener una relación
Y la verdad para mí eres como si fueras uno más de mis hermanos.
-Lo sé, y lo entiendo
Yo también te quiero y también creo que lo mejor es dejar esto por la paz- dijo Harry tomando ambas manos de Ginny- eres como mi hermana pequeña, y si no existiera una Hermione, ten por segura que serías mi mejor amiga.
-Lo sé y estoy feliz de que esto termine bien, de verdad, fue muy lindo estar contigo- Ginny besó la mejilla de Harry y éste la abrazó. Caminaron hacia los demás. Hermione y Fer fueron al departamento de damas y Ginny se fue con ellas. Harry se dirigió hacia Ron.
-Ron, ¿sabes que eres mi mejor amigo?- Ron asintió- Ginny y yo terminamos, mas bien, ella me cortó.
-Lo veía venir- dijo Ron riéndose- no te preocupes.
-Gracias, hermano.

Ron y Harry llevaban una hora y media buscando un traje y no encontraban el adecuado. Hermione llegó justo en el momento en que Ron se probaba un traje rosa.
-No, no, no, definitivamente no- dijo Hermione.
La chica se puso a buscar entre los diferentes colores, escogió uno beige y se lo dio a Ron. Corrió y buscó una camisa naranja bajo y una corbata naranja oscuro.
-Está raro- dijo Ron.
-Pruébatelo- fue la última palabra de Hermione.
Ron entró al probador y después de unos minutos salió del lugar.
-Sabía que te iba a quedar perfecto- respondió Hermione.
-¿Me puedes hacer el nudo?- dijo Ron
-Eso es lo de menos, tu padre llega en una hora y ni Harry ni yo tenemos ropa. Vete a cambiar rápido- Ron obedeció y volvió a entrar al vestidor.
Harry se dirigió a buscar un traje y Hermione fue detrás de él.
-Tú traes algo, Harry- dijo Hermione poniéndose frente a él.
-No, nada- contestó Harry rápidamente.
-Ginny te dijo algo importante, por eso estás así

-Bueno, sí- Harry tomó aire- terminamos.
-¿Qué?- repuso Hermione muy rápido- ¿por qué?
-Porque es lo que ambos decidimos. Por el bien de los dos.
-Parece que estamos salados, Harry- dijo Hermione- ni siquiera entre nosotros podemos tener una relación estable- Harry rió. Ron salió a su encuentro y comenzaron a buscar un traje para Harry.
Al parecer Hermione sabía exactamente lo que buscaba, un traje negro, una camisa blanca y una hermosa corbata color verde esmeralda con rayas de un verde mas claro. Harry se probó el traje. No muy convencido de lo que estaba usando, salió del vestidor.
-¡Harry!- dijo Hermione- ¡Te ves muy bien!
-Aunque suene algo extraño, estoy de acuerdo con Hermione- dijo Ron.
-Bueno, pues este, supongo- pagaron ambos trajes y se dirigieron al departamento donde se encontraban Gin y Fer, que al parecer ya habían terminado de comprar.
-Hermione- dijo Ginny exaltada- ¡aún faltas tú!
-Lo sé- Hermione se puso algo extraña- chicos, váyanse a tomar algo, yo no tardaré, ¿Fer, te quedas conmigo?
-Claro- respondió Fernanda.
Los chicos y Ginny salieron de la tienda y se fueron a una heladería a tomar algo. Platicaron y se acordaron de su experiencia en la isla. Todos estaban muy emocionados por la boda de Bill, especialmente Ginny. Gin y Harry parecían volver a ser los grandes amigos que eran antes. Entonces en la heladería comenzó a sonar una canción.

When the daylight's gone and you're on your own
and you need a friend just to be around
I will comfort you, I will take your hand
and I'll pull you through, I will understand

And you know that
I'll be at your side, there's no need to worry
Together we'll survive through the haste and hurry
I'll be at your side
If you feel like you're alone, and you've nowhere to turn
I'll be at your side

If life's standing still and your soul's confused
And you cannot find what road to choose
If you make mistakes (make mistakes)
You can't let me down (let me down)
I will still believe (still believe)
I will turn around

And you know that
I'll be at your side, there's no need to worry
Together we'll survive through the haste and hurry
I'll be at your side
If you feel like you're alone, and you've nowhere to turn
I'll be at your side
I'll be at your side
I'll be at your side

You know that

I'll be at your side, there's no need to worry
Together we'll survive through the haste and hurry
I'll be at your side
If you feel like you're alone, you've got somewhere to go,
'Cos I'm right there

I'll be at your side, I'll be right there for you
(Together we'll survive) through the haste and hurry
I'll be at your side
If you feel like you're alone, you've got somewhere to go,
'Cos I'm at your side
I'll be right there for you
I'll be right there for you, yeah
I'm right at your side.

-Esa canción nos define muy bien- dijo Ron.
-La verdad es que sí- respondió Ginny.
-A pesar de lo que pase, nunca nos vamos a dejar solos, amigos- comentó Harry.
-No quiero interrumpirlos cuando se están poniendo cursis- dijo Hermione llegando- pero siempre van a contar conmigo.

El señor Weasley llegó a los pocos minutos y regresaron a la madriguera. Harry y Ron le enseñaron sus trajes a la Señora Weasley, que quedó complacida con ambos, sin embargo, las chicas ni bien llegaban, ya habían guardado sus vestidos, según ellas para no arruinar la sorpresa.

La señora Weasley estaba muy ocupada, aunque apenas fuesen las cuatro de la tarde. Ese día, a las seis, la familia de Fleur iba a ir a cenar a la madriguera para conocer a la familia de Bill.

-Chicos- dijo la señora Weasley- se van a duchar y se arreglan, a las seis cenamos, ¿entendido?
-Sí mamá- dijeron sus hijos.
-Está bien señora Weasley- dijeron Harry, Fer y Hermione.
Harry se duchó primero y se puso un pantalón de mezclilla y una camisa roja de manga larga. Ron se metió a la regadera en seguida. Por primera vez en mucho tiempo, Harry, se miró frente al espejo. No estaba feo, o por lo menos eso creía- Así que no es sólo mi cicatriz lo que atrae a las chicas- pensó. Su interior le respondió- Lo bueno es que eres humilde- Harry rió para sus adentros. Decidió ir al cuarto de las chicas en lo que Ron salía. Harry tocó la puerta.
-Pasa- respondieron tres voces femeninas. Harry entró a la habitación y vio a Hermione con un vestido rosa arriba de la rodilla y una chamarra de mezclilla corta. Estaba trenzando el largo cabello de Fer, que traía una falda de mezclilla y una blusa verde muy bonita. Fer era muy linda, se le hacía una persona muy amable. Ginny acababa de salir de la ducha o eso aparentaba porque se estaba secando el pelo con una toalla. Traía puesto un vestido azul muy bonito. Estaba feliz de que volvieran a ser los amigos de antes.
-¿Qué haciendo?- dijo el chico de los ojos verdes.
-Pues terminamos de arreglarnos- dijo Ginny haciéndose una cola de caballo.
-Me encanta el pelo de Fer- comentó Hermione- es muy hermoso.
-Y muy rebelde- repuso Fer- me puedo tardar los siglos peinándolo. Antes ni siquiera se dejaba peinar, hasta que lo logré con mucho esfuerzo y un buen shampoo.
Los chicos se rieron del comentario de Fer. Hermione terminó la trenza y se recogió el cabello en una media cola. También su mejor amiga era muy bella. Tenía un rostro muy armónico y un cuerpo perfecto. Era inteligente, amable, comprensiva
¿Y no tenía novio? Bueno por algo sería.
-Me siento algo raro aquí- dijo Harry- nos vemos en un momento. Voy a ver si Ron ya salió del baño.

La cena transcurrió con calma. Gabrielle se encontraba muy emocionada de estar con Ron y Harry. Aún le quedaba un buen recuerdo de cuarto año.
Los chicos se fueron a dormir tarde. Tenían que descansar, no sabían lo que les esperaría al día siguiente
Últimamente todo era tan impredecible


Hooooola!
Acabé!!!! Estuvo algo duro porque no me inspiraba, aunque parezca algo superficial y vago, este capítulo tiene un detalle importante. Espero poder escribir pronto. Obvio que el capítulo que sigue es el de la boda
No sé cómo va a ser, pero bueno

Un beso,
Dany Sanz

La Boda

-¡Ginny apúrate! ¡Y apura a Hermione y a Fer! ¡Se nos va a hacer tarde! ¡Ya son las cuatro y media!- gritaba Ron histérico en la puerta.
-¡Ya estoy!-gritó Ginny- Fer también
Sólo falta Hermione, se está peinando.
-Salgan ustedes, mamá necesita ayuda con el vestido de Fleur y Harry y yo no podemos ayudar- dijo Ron ya más calmado. Las chicas salieron del cuarto. Ginny se veía bellísima. Traía un vestido largo, hasta los tobillos, color verde limón
Un color algo extraño, pero le sentaba bien con el pelo lacio, recogido en una media cola. Por su parte, Fer, traía un vestido rosa
Como toda la ropa que le habían visto. Por lo que se había dado cuenta Harry, le encantaba ese color y la verdad le sentaba muy bien, se veía lindísima. El pelo lo traía rizado y levantado en una coleta.
Chicas, se ven hermosas. Bajen. Yo espero a Hermione- dijo Harry a los chicos.
-Está bien- contestó Ginny- apúrala, pero no entres, ¿está bien?
-Claro- respondió Harry y se quedó afuera de la habitación- Hermione, apúrate por favor- la chica abrió la puerta. Antes de mirarla Harry miró su corbata- Herms, ¿me podrías hacer el nudo
?- Hermione estaba preciosa- Hermione, te ves muy bonita- dijo Harry sin pensar.
El cabello de Hermione estaba ordenado, sus rizos le caían por los hombros y cumplió su palabra. Un vestido rojo sin tiras estaba entallado hasta su cadera y de ahí hasta media pantorrilla tenía vuelo con una tela vaporosa. Traía poco maquillaje, se veía bastante natural. Harry se había quedado con la boca abierta. Comenzaba a creer que en el baile de Navidad no había lucido tan bien comparado a como se veía en esos momentos. Cuando Harry reaccionó Hermione ya estaba terminando el nudo de su corbata.
-¿Bajamos?- preguntó Hermione a su amigo.
-Sí, claro- dijo Harry sin salir de su impresión.- Ambos cumplimos nuestra palabra.
Al momento en que bajaron los demás ya estaban esperándolos.
-Chicas, de verdad se ven muy bien- dijo Charlie viéndolas- Ron, pareces un ser decente, hermanito
- los gemelos se rieron ante el comentario de su hermano.
-¿Esta es la parte en la que me río?- respondió Ron de pocas pulgas.
-Se supone- dijo Hermione riendo.
-¿Sabes algo Hermione?- preguntó Harry al oído de Hermione- ese vestido no luce en ti.
-¿De verdad?- dijo Hermione en voz baja sabiendo que su mejor amigo se lo decía con la mejor intención.
-Sí. Ese vestido no luce en ti. Lo opacas demasiado- terminó Harry. Hermione sonrió.
-Está bien- dijo Ron- déjense de secretitos y vámonos. Todos ya deben estar en el salón.

Todos se dirigieron al salón en el cual iba a ser la boda por medio de polvos flu. El salón era bastante amplio. Estaban acomodadas unas doscientas sillas frente a un estribo. Todo estaba decorado de blanco. Las chicas miraban admiradas el lugar. Poco a poco fue llegando gente. Del ministerio, de Gringotts, los amigos y la familia de Fleur, Viktor Krum, algunos amigos de Bill cuando iba a Hogwarts, los profesores, Lupin Tonks
Un momento, ¿Viktor Krum? Harry regresó la mirada hacia el jugador de quidditch.
-Harry, Hermione, Ron- dijo Krum de inmediato, avanzando hacia ellos. Al parecer su inglés había mejorado.
-¡Hola Viktor!- respondió Hermione colgándose de su cuello. Lo abrazó y le dio un beso en la mejilla.
-Hola Viktor- dijo Harry estrechando la mano de Krum.
-¿Qué tal, Krum?- saludó Ron de manera poco amable haciendo un ademán.
-Fleur me invitó. La verdad, desde el torneo nos carteamos y pues nos hicimos muy buenos amigos. Mi familia no estaba de acuerdo con que yo viniera, se preocuparon porque sabían de la situación que estaba pasando Inglaterra, pero yo los convencí, en realidad tenía muchas ganas de verles- Harry pensó que ese verles era un verte dirigido a Hermione.
-¡Qué bien que viniste!- dijo Harry- la verdad es que se me hace muy bueno que se esté cumpliendo el propósito del torneo
Es lo que Dumbledore hubiera deseado- se notó un tono nostálgico en su voz.
-Es verdad- contestó Krum- ¿es cierto que van a cerrar Hogwarts?
-Eso dicen- dijo Hermione- por cierto Viktor, ella es Ginny, la hermana pequeña de Ron- Ginny estrechó su mano- y ella es Fer- Fernanda también estrechó su mano- es nuestra nueva cómplice.
-Cuidado con estos niños, Fer- sonrió Krum- suelen meterse en problemas.
-Ya tenemos un amplio historial en Hogwarts
- dijo Harry sonriendo.
-Veamos que tan bueno es su historial
- Krum los puso a prueba- ¿Qué hicieron en primero?
-Bueno, descubrimos que se querían robar la única piedra filosofal que existía y que pertenecía a Nicholas Flamel. Así que como estaba custodiada por hechizos y encantamientos, nos fue difícil llegar a ella. Primero, Harry logró salvarnos de unas llaves que picaban; Ron nos salvó en un juego de ajedrez mágico gigante; y luego se batió cara a cara con Voldemort- finalizó Hermione.
-Te faltó la parte en la que tú resuelves el acertijo de las pociones
- comentó Harry- no seas modesta.
-Bueno- continuó Hermione- en segundo hubo muchos ataques del heredero de Slytherin, todos creían que el heredero era Harry, hasta que me atacaron
Sabían que Harry no iba a atacar a la mejor y más linda de sus amigas- Todos rieron- así que dejaron de creer que era él. Luego el heredero secuestró a Ginny y se la llevó a la cámara de los secretos. Harry y Ron la salvaron

-Porque antes de que te petrificaran tú dejaste todas las pistas armadas- dijo Ron.
-Como sea, salvaron a Ginny y la calma volvió.
-Y eso con doce años
- dijo Krum impresionado.
-Tercero fue relativamente tranquilo- comentó Harry- excepto por el hecho de que un prisionero que se había escapado de Azkaban me estaba persiguiendo, ganamos la copa de quidditch y luego descubrimos que el prisionero era mi padrino

-Cuarto te lo sabes de memoria- continuó Hermione- en quinto tuvimos a la peor directora del mundo

-Dolores Umbridge- dijeron al mismo tiempo Harry, Hermione, Ron y Gin.
-Era insoportable y nos odiaba- siguió Harry- ese mismo año, murió mi padrino, a manos de su prima- Se notó una nota de odio en la voz de Harry- cuando nos fuimos a meter al departamento de misterios del Ministerio de Magia.
-Sexto- dijo Hermione- fue muy agitado, comenzamos bien. Harry se volvió el mejor en pociones y Slughorn, nuestro maestro lo adoraba.
-¿No era Snape su profesor de pociones?- preguntó Krum.
-Lo era
Pero le dieron el puesto que siempre deseó: Defensa Contra las Artes Oscuras- dijo Ron- pero ese puesto está maldito. Nadie dura más de un año.
-¿Qué le pasó a Snape?- preguntó Viktor.
-Mató a Dumbledore y el muy cobarde salió huyendo- dijo Harry.
-¿Él mató a Dumbledore?- Krum estaba anonado.
-Sí, y en mis narices
- comentó Harry.
-De verdad que su historial es impresionante- rió Fer- no sé si les aguante le ritmo.
-No es tan difícil si te gusta la mala vida- dijo Ginny riendo.
-No es por cortar la plática pero ya es hora que nos sentemos- comentó Hermione.
Todos se sentaron en las dos primeras filas del lado izquierdo. A los pocos minutos, entró Fleur con toda su majestuosidad del brazo de su padre. Se veía radiante en su vestido blanco, impecable. Bill se mostraba bastante nervioso en el altar. Un mago alto de barba corta y plateada se encontraba en él. Fleur llegó al lado de Bill sonriendo.
-Nos encontramos aquí reunidos para celebrar la unión matrimonial de la señorita Fleur Delacour y el señor Bill Weasley


La ceremonia transcurrió sin grandes relevancias. La mamá de Fleur, la señora Weasley, Gabrielle y Ginny lloraron como si se hubiera muerto alguien. Todos estaban muy emocionados. Todos se pusieron de pie. De inmediato las sillas se comenzaron a mover de lugar y aparecieron mesas. El espacio de en medio se encontraba vacío. Al parecer era la pista de baile.

A las siete en punto sirvieron la cena. Todo estuvo delicioso. La música se encontraba en el aire. Simplemente se oía. No se veían bocinas o un grupo
Bill tomó la mano de Fleur y se levantaron a bailar. Era una canción muy lenta.

Here I am
Broken wings
Quiet thoughts
Unspoken dreams
Here I am
Alone again
And I need her now
To hold my hand


She's all, she's all I ever had
She's the air I breathe
She's all, she's all I ever had

It's the way she makes me feel
It's the only thing that's real
It's the way she understands
She's my lover, she's my friend
And when I look into her eyes
It's the way I feel inside
Like the man I want to be
She's all I ever need

So much time
So much pain (but)
There's one thing
That still remains (It's the)
The way she cared
The love we shared
And through it all
She's always been there

She's all, she's all I ever had
In a world so cold, so empty
She's all, she's all I ever had

It's the way she makes me feel
It's the only thing that's real
It's the way she understands
She's my lover, she's my friend
And when I look into her eyes
It's the way I feel inside
Like the man I want to be
She's all I ever need

Todos aplaudieron en el momento en el que ambos se sentaron. La música cambió repentinamente por una muy bailable. Ron, para sorpresa de todos, tomó la mano de su hermana menor y la sacó a bailar. De repente la pista comenzó a llenarse. Antes de que Krum se le adelantara, Harry tomó la mano de Hermione.
-¿Me permites?- preguntó Harry cortésmente.
-Claro- dijo Hermione con una sonrisa.
Todos se estaban divirtiendo mucho. Krum sacó a bailar a Fer, quien no se creía que estaba bailando con el mejor buscador del mundo.
Las risas estaban a todo lo que daban. Krum y Ron terminaron llevándose bien y hablando de quidditch. Hermione ya era la gran amiga de Fer, y Harry y Ginny se reían hasta del vuelo de la mosca. Los gemelos habían estado bastante tranquilos
Hasta que algo olió como a fuego
De repente unos fuegos artificiales comenzaron a estallar dentro del salón.
-No se alarmen- dijo Fred- nada le pasará a nadie.
En una esquina del salón, se veía en letras plateadas:

Bill, ¡felicidades hermano! Te casaste con una belleza
Fleur, nuestro más sentido pésame
¡Ya eres un Weasley!

Todos rieron y aplaudieron la ocurrencia de los gemelos. Bill y Fleur corrieron a abrazarlos y a darles las gracias. Todos estaban muy contentos. La boda había terminado bien, sin ningún contratiempo.
La señora Weasley no cabía en su emoción. Los chicos estaban algo cansados. Todos regresaron a la madriguera, claro, todos excepto Fleur y Bill, quienes se habían ya ido de Luna de Miel. Les sentaría bien algo de distracción en momentos tan oscuros como esos que estaban viviendo.
Harry se recostó en su cama y comenzó a pensar en todo lo que estaba ocurriendo con él. Al parecer volvía a sentir ese calor en su interior. No estaba seguro
Pero le estaba comenzando a gustar Hermione
aunque no sería sólo un gusto físico. Ella era tan linda, tan inteligente
Tan ella. No sabía que era eso
Pero era diferente, no era como con Cho o con Ginny. Era especial.

Hooooola!!!
Tiempo récord. Una hora y media!!! Acababa de mandar el cuarto capítulo y me inspiré. La canción es de Ricky Martin, se llama She’s all I ever had (Bella en español) y la del capítulo anterior es de The Corrs y se llama como el capítulo, At your side. Bueno, pues los dejo sin más novedad.
Un besito,
Dany Sanz
Capítulo 6: I will Survive

-Sí, estuvo espectacular, de verdad, es de las mejores que se han hecho- decía Ginny antes de meterse una cucharada de cereal en la boca.
-Nosotros siempre somos espectaculares- intervino Fred- siempre somos los mejores

-Sí hermano- comentó George- pero esta ha sido la mejor
Sólo que nadie salió herido, burlado o con un 10% de autoestima menos.
-A mí me encantó- dijo Fer- ¿Siempre son así?
-Pues
Sí- finalizó George antes de soltarse a reír.
-Buenos días- saludó Hermione sonriendo.
-¿Y ahora qué te trae tan feliz?- le preguntó Ron.
-Nada- contestó la joven sirviéndose cereal.
-Hola chicos- dijo Harry entrando en la cocina.
-Hola Harry- contestó Fred- por primera vez en nuestra existencia mi madre o se ha despertado a las once de la mañana, así que si quieres desayunar hay cereal y
cereal.
-Tomaré cereal, gracias Fred- dijo Harry riendo.
-¿Por qué el mundo amaneció tan feliz?- preguntó Ginny.
-No lo sé- contestó Hermione- pero siento una paz interior como no la había sentido en mucho tiempo.
-Es lo mismo que me pasa a mi- dijo Harry- No sé por qué pero creo que será un gran día
Hoy es 20 de julio ¿verdad?
-Sí- respondió Ginny- ¿por qué?
-No, por nada- contestó Harry. Faltaba ya poco para que fuera mayor de edad, solo once días, ¿qué eran once días? Estaba algo preocupado porque Voldemort había estado muy tranquilo. Una voz lo sacó de sus pensamientos.
-Harry, habíamos dicho que el 22 iríamos al Valle de Godric...- Comenzó Hermione.
-Sí, lo sé
- Harry regresaba a sus pensamientos cuando varias lechuzas aterrizaron en la mesa.
-¿Son de Hogwarts?- preguntó Ginny emocionada.
-Sí- dijo Hermione completamente feliz.
Había cinco cartas. Fred tomó cada una y se las entregó.
-Harry- Harry tomó su carta- Hermione, Ron- ellos hicieron lo mismo- Gin- Ginny arrebató de las manos de su hermano la carta- y Fer, tú tienes dos y un paquete- Todos voltearon a ver a Fer y ella pareció reconocer a una de las lechuzas.
-¿Plumas?- la lechuza, gris oscura, ululó de alegría-¿Cómo supo Gabo dónde estaba?-se preguntó a sí misma.
-Tal vez no fue Gabo el que sabía dónde estabas, su lechuza supo encontrarte

-Es que no es de él
Es mía- dijo Fer viendo a su lechuza, al parecer ella también estaba feliz de verle.
Harry abrió su carta, la leyó.

Estimado señor Potter:

Me complace informarle que usted se encuentra en el escaso grupo de alumnos que regresarán al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería por su excelente desempeño académico


-¿Excelente desempeño académico?- preguntaron Ron y Harry en voz alta. Siguió en su lectura.


y su magnífica participación en la labor de defender esta honorable institución. Por el momento nada más, felicidades por ser de los mejores. Se les anexa la lista de alumnos que regresarán a clases.

Atentamente,
Minerva McGonagall
Directora General.

-Lo sabía, iban a abrir, ¿vamos a volver verdad?- preguntó Hermione.
-No sería mala idea
- empezó Ron.
-De hecho es excelente, pero dijeron que iban a ir conmigo al Valle de Godric

-Fue una promesa, Harry, obvio que vamos a ir contigo- respondió Hermione.
-Gracias, chicos- dijo Harry- pero mejor hay que leer la lista de alumnos.

Alumnos del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería (1997-1998)

Gryffindor
Creevey, Colin Louis
Finnigan, Seamus
Granger, Hermione Jane
Longbottom, Neville
Potter, Harry James
Weasley, Ronald Bilius
Weasley, Ginevra Molly

Hufflepuff
Abbot, Hannah
Bones, Susan
Finch-Fletchey, Justin
McMillan, Ernie

Ravenclaw
Boot, Terry
Brocklehurst, Mandy

Se añadirá a este curso escolar la señorita Liliana Fernanda Alcántara Millers, cuya casa será decidida el primer día de clases.

Atentamente,
Minerva McGonagall
Directora General.

-Ojalá y te vayas a Gryffindor, Fer- todos voltearon a ver a Fer, pero ella subió corriendo las escaleras con la carta y el paquete que Plumas le había llevado en las manos.
-Voy a ver que tiene- dijo Harry.
-Te acompaño, creo que me tiene confianza- comentó Hermione. Harry asintió.
Entraron al cuarto. Fernanda estaba recostada boca abajo en la cama. Estaba llorando.
-¿Te encuentras bien, Fer?- preguntó Hermione dulcemente.
-Sí, Herms, no te preocupes, sólo me deprimí un poco por la carta de Gabriel

-¿Gabriel? ¿Tu mejor amigo?- preguntó Harry.
-Sí, léela si quieres- Fer le dio la carta.

Lilifer!!!

Siento muchísimo lo de tu familia, sabes que ellos eran mi segunda familia, que los adoro y que a mí también me duele, pero, ¿quién te crees que eres? ¡Toda tu familia está como loca buscándote! Bueno, no te escribí para regañarte
Niña, me tienes vuelto loco, ¿por qué no me dijiste a dónde te ibas? ¿Por qué no me dijiste siquiera que te ibas? Como sea, sabes que no importa lo que haya pasado, sólo dime si estás bien, no quiero que me digas donde estás (aunque si lo haces me sentiré más tranquilo)
Andrés, Ale y David se van a volver locos de tanto que piensan qué pasó contigo. Dime también si vas a volver al colegio. Sé que son muchas preguntas y que sólo han pasado dos días. Necesito saber si tienes apoyo emocional, si no lo tienes, sabes que te quiero, que confío en ti y que no hay mejor amiga en este mundo que tú.
Fer, cuídate mucho, pórtate bien, por favor no te metas en problemas que no estaré ahí para librarte de los castigos.
Fernanda, te adoro, no lo olvides
Piensa en mí de vez en cuando y si puedes, regresa pronto, porque ya te extraño.
Te quiero best,
Gabo.

-Pues hazle saber al tal Gabo, que estás bien y que tienes un cuarteto de locos que se va a encargar de que no te pase nada, que te va a cuidar y que te va a querer, ¿sí?- Hermione parecía hablarle a una niña pequeña. Harry les sonrió. Fer como toda respuesta se levantó de la cama y los abrazó.
-Gracias, chicos. No saben que bien se siente tener un apoyo cuando sientes que te vas a caer- dijo Fer entre sollozos.
-Aún no has abierto el paquete- Plumas se asomó por la ventana. Hermione le abrió.
-Hay una nota- observó Harry.

Niña, me di cuenta que se te olvidó algo cuando te llevaste tus cosas, sé que no puedes vivir sin mi y sin tu música, así que aquí te mando tus discos, tu discman y claro, como no te la llevaste, mi foto contigo- Fer sonrió- te quiero mucho, mucho. Gabo.

Fer abrió el paquete. Había un portarretratos rosa con estrellitas, al parecer hecho a mano, en la foto se encontraba Fer abrazando a un joven moreno de ojos oscuros, muy expresivos, al parecer sólo un poco más alto que ella, pero con una sonrisa muy feliz.

-Está guapísimo- dijo Hermione al ver la foto de Gabriel. Harry sintió una punzada en el estómago.
-Lo sé, para todas las fiestas las chicas hacían cola para ir con él, pero él siempre decía que no había mejor compañía que la de su mejor amiga.
Fer siguió abriendo el paquete.
-Tienen que ser tres de Alejandro Sanz, dos de Ricky Martin, uno de Shakira, mi disco recién comprado de las Spice Girls y claro, mi colección completa de los Beatles.
-¿Quiénes son los tres primeros?- preguntó Hermione.
-Alejandro Sanz es un cantante español muy bueno, Ricky Martin es de Puerto Rico y está hecho un cuero y Shakira es una cantante colombiana que baila genial.
-Por lo que veo te gusta la música- dijo Hermione.
-Sí, me encanta, me la vivía cantando o bailando
De hecho, el día que murió mi familia venía de una tocada que dimos mis amigos y yo. Ale toca la batería, Andrés el bajo, y David y Gabo tocan la guitarra eléctrica

-¿Y tú?- preguntó Harry.
-Yo, cantaba y cuando era necesario tocaba los teclados o el piano, dependiendo de la canción. También sé tocar la guitarra (Gabo me enseñó) y mi madre me enseñó a tocar el violín. Ella era muy buena.
-Por lo que veo la música es lo tuyo- dijo Hermione- yo también sé tocar la guitarra, mi papá me enseñó.
-¿Tocas la guitarra?- preguntó Harry incrédulo.
-Sí, ¿nunca te dije?- Harry negó con la cabeza.
Fer sacó una guitarra muy pequeña del paquete.
-Hermione, tú ya cumpliste diecisiete, ¿verdad?- Hermione asintió- ¿podrías hacerla grande?
-Claro- dijo Hermione- ¡Engorgio!- la guitarra tomó su tamaño normal.
-¿Te sabes alguna canción buena?- preguntó Fer.
-Sí, una que me encanta. I will survive de Gloria Gaynor

-A mí también me fascina
¿te la sabes completa?
-Sí, ¿y si yo la toco y tú la cantas?- preguntó Hermione.
-A mí se me hace excelente idea
-comentó Harry.
-Sí, cantar siempre sana el alma, y con esta canción quién no se siente con ganas de seguir
- sonrió Fer.
Hermione se sentó y sostuvo la guitarra, la veía y pasaba sus dedos por las cuerdas de la guitarra. Se veía realmente hermosa
Harry, ¡¿qué estás pensando?! ¡¡¡Es tu mejor amiga!!! Te estás volviendo loco ¿no?
Salió de sus pensamientos cuando oyó las primeras notas de la guitarra y la voz de Fer, de verdad era melodiosa


At first I was afraid
I was petrified
Kept thinking I could never live
without you by my side
But then I spent so many nights
thinking how you did me wrong
And I grew strong
And I learned how to get along
and so you're back
from outer space
I just walked in to find you here
with that sad look upon your face
I should have changed that stupid lock
I should have made you leave your key
If I had known for just one second
you'd be back to bother me

Go on now go walk out the door
just turn around now
'cause you're not welcome anymore
weren't you the one who tried to break me with goodbye
Did you think I'd crumble
Did you think I'd lay down and die
Oh no, not I
I will survive
Oh as long as I know how to love
I know I will stay alive
I've got all my life to live
I've got all my love to give
and I'll survive
I will survive (hey-hey)

It took all the strength I had
not to fall apart
kept trying hard to mend
the pieces of my broken heart
and I spent oh so many nights
just feeling sorry for myself
I used to cry
But now I hold my head up high
and you see me
somebody new
I'm not that chained up little person
still in love with you
and so you felt like dropping in
and just expect me to be free
and now I'm saving all my loving
for someone who's loving me

Go on now go walk out the door
just turn around now
'cause you're not welcome anymore
weren't you the one who tried to break me with goodbye
Did you think I'd crumble
Did you think I'd lay down and die
Oh no, not I
I will survive
Oh as long as I know how to love
I know I will stay alive
I've got all my life to live
I've got all my love to give
and I'll survive
I will survive

Hermione hizo un solo en la guitarra y de verdad era buena, además se veía bellísima con la guitarra en las manos y con esa agilidad en los dedos

La canción terminó


-Hermione, eres genial, de verdad, le caerías muy bien a Gabriel

-Gracias, pero tú cantas bellísimo

-Hacen muy buen dueto y me alegra que estén contentas, pero el mundo cree que sigues llorando, Fer, así que mejor vamos abajo, ¿no?- dijo Harry.
-Creo que es lo mejor- respondió Fer sonriendo- gracias chicos, de verdad, se siente bien contar con ustedes.
Se abrazaron. Bajaron los tres a la cocina. Fer ya era del cuarteto, claro, ahora eran cinco


Hooooola!
¿Cómo están? Disculpen por haberme tardado tanto
Como vieron, la canción es I will survive de Gloria Gaynor y pues, nada más por el momento. Porfas dejen reviews y opinen sobre como quieren que vaya la historia, sus opiniones son muy importantes para mí.
Un beso,
Dany Sanz.






Capítulo 7: El Valle de Godric

-Hola Harry- dijo un hombre de barba plateada. Harry se encontraba de nuevo en ese jardín

-Hola profesor, ¿cómo está?- saludó alegremente- ¿tiene una nueva pista para mí?
-De hecho, sí, veo que se te va a hacer difícil encontrar lo que tienes que encontrar

-¿Se refiere a mi gemelo o al horcrux?
-A ambas cosas. A lo primero, tienes que saber que la cicatriz no está en un lugar visible. Y a lo segundo, ¿vas a ir al Valle de Godric?
-Sí, de hecho iremos pasado mañana, o más bien mañana
- dijo Harry al darse cuenta de que era de madrugada.
-Bien, verás
En el valle encontrarás muchas pistas, sin embargo, tú sólo vas a interpretar una o dos
También te espera una sorpresa ahí
Una pregunta, ¿confías en Fernanda?
-Sí, ella se me hace una persona de mucho fiar y sé que nos va a ayudar en nuestra misión

-Me alegra oír eso. Bueno, quería decirte que ella tiene toda mi confianza

-¿La conoce?- interrumpió Harry.
-Más de lo que tú crees
Su madre, Mariana Millers fue una de las mejores aurores que ha tenido Inglaterra, pero se casó justo en el momento en que la guerra tomó otro rumbo y se fue a vivir a México después de ser una de las que más batalla le dio a Voldemort y sus mortífagos, se alejó de la magia, se dedicó a sus hijos, cinco- Dumbledore alzó la ceja- no tantos como la señora Weasley pero aún así necesitaban mucho tiempo
De hecho, sólo José Luis era el único que iba a ser mago, aún no daba señales de magia, de verdad fue una pena que muriera
Estoy segura que con la inteligencia de ese niño hubiera habido un gran mago
Pero bueno- suspiró- yo mantenía comunicación con Mariana, incluso fui un par de veces a México a visitarlas, me encantaba la educación que Mariana (la hija) y las gemelas tenían acerca de los magos
Aunque ellas no lo fueran.
-Entonces ¿el papá de Fer sabía que Mariana era una bruja?- preguntó Harry.
-Sí, siempre lo supo
El era un doctor muy exitoso. Fue a estudiar a Londres, apenas tenía unos veintitrés años cuando conoció a Mariana pero cuando se comenzaron a enamorar Mariana le dijo toda la verdad y él la aceptó. Pero a lo que iba, Fernanda tiene toda mi confianza, de verdad, esta vez no me equivoco- Harry captó de inmediato que hablaba de Snape.
-No sabe cuánto lo odio
-comenzó Harry, de repente sonrió- ¿Ve que Ron y yo teníamos la razón? Ese tipo no era de fiar

-Sí, Harry, tenían razón
Pero muerto soy más feliz que vivo- Harry lo miró interrogante- Sé que ustedes podrán salvar al mundo sin mí, suena algo drástico, pero estoy seguro de que van a salvar al mundo

-¿Salvar al mundo? Suena algo complicado- Harry sonrió- pero lo lograremos, tiene mi palabra, profesor. Una pregunta, ¿Ron soñó lo mismo que Hermione y yo?
-Quise hacer que lo soñara, pero estaba muy cansado
De hecho en cuanto termine de hablar contigo lo haré con él

-Gracias profesor, si yo se lo digo diría que estoy loco

-No te preocupes Harry- dijo Dumbledore- a mí sí me creerá. Duerme bien.-su voz sonó sarcástica.
-Gracias profesor.
Harry se despertó.
-Ya veo a qué se refería con duerme bien- dijo en un susurro.
Harry veía cómo Ron se movía dentro de la cama. Se retorcía. Era divertido, tal vez era así como él lucía cuando tenía sueños o visiones
Ya veía de qué se reían
Harry sonrió. Volteó a ver el reloj de la mesita de noche. Las cuatro y media. El cielo estaba aún muy oscuro. El frío de la madrugada estaba haciendo su aparición. Salió de sus pensamientos de un sobresalto al ver a Ron despertar.
-¿Te lo dijo Dumbledore?- dijo Harry con una sonrisa.
-Sí- Ron tragó saliva- ¿por qué siempre soy el último en saber las cosas?
-Por varias razones. Esta última por quedarte MUY dormido- en la puerta se veía una figura femenina. Era Hermione.
-Me asustaste- dijo Ron tocándose el pecho como si estuviera sintiendo su corazón.
-Hola Herms, ¿te dijo la segunda parte?- preguntó Harry.
-Sí. Así que no se puede ver la cicatriz. Tengo el presentimiento de que no tendremos que buscar a tu hermano, se va a aparecer.
-¿Están seguros de su género y número?- cuestionó Ron. Harry y Hermione lo miraron interrogantes.
-A mí Dumbledore nunca me dijo que fuera hombre y que fuera uno. Sólo dijo que Harry era un gemelo. Los gemelos no siempre son dos. Mis primos son cuatro
- respondió Ron.
-¡¡¡Ron!!!- dijo Hermione emocionada.
-¿Qué?- contestó el aludido.
-¡¡¡¡¡Piensas!!!!!- repuso la castaña.
-Gracias, gracias- dijo Ron riendo.
-¿O sea que mi hermano, puede ser hermanas?- preguntó Harry.
-O tu hermana puede ser hermanos
- respondió Hermione.
-Y, ¿si no son de un solo género? ¿Y si es una hermana y dos hermanos? ¿O una hermana y un hermano?- preguntó Ron.
-Esto va a ser difícil- contestó Hermione.

Ese día pasó muy rápido entre juegos y risas. La mañana siguiente fue la más esperada. Hermione los despertó muy temprano. Harry se duchó y se puso unos pantalones de mezclilla y una polo color roja. Todos iban de manera similar, con zapatos deportivos
Sería un camino largo. El señor Weasley había adaptado un traslador para un bosque cercano al Valle de Godric. Al llegar al bosque tuvieron que caminar cerca de siete kilómetros. Ginny y Hermione estaban ya algo cansadas. Fer al parecer tenía buena condición pero las fuerzas se le estaban acabando. Ron, para variar tenía hambre. Harry necesitaba que lo empujaran.
-No es posible que sean sólo siete kilómetros- dijo Fer- esto es exhaustivo.
-Lo sé- comentó Hermione- pero les dije que iba a ser cansado y todos insistieron en venir.
(N/A: ahora imagínense, si vieron alguna vez Pokémon en la primera temporada, cuando Misty, Brock y Ash llegaban a un pueblito después de cruzar un bosque extraño y cómo terminando el bosque en una colina, abajo se veía el pueblo
Bien, bienvenidos al Valle de Godric)
-Por fin- dijo Ron jadeando- Llegamos.
Bajaron la pequeña colina y llegaron a un pueblo muy pintoresco (N/A: ahí voy de nuevo a meter mano, si alguien ha visto una foto de Rotemburgo, Alemania
El Valle de Godric es igual, pero sin todos los adornos de Navidad, jajaja). El calor estaba en su esplendor. Se dirigieron a una heladería.
-Ron y yo de nuez con chocolate, ¿verdad?- Ron asintió- Hermione de fresa y Ginny de chocolate
¿Tú de qué quieres, Fer?
- A mí me encanta la vainilla en todas sus presentaciones- sonrió la morena.
-Enseguida vuelvo- dijo Harry. Se dirigió al mostrador. -Me da dos helados de nuez con chocolate, uno de fresa, uno de chocolate y otro de vainilla por favor.
-Claro, señor- respondió el hombre. Era regordete y bastante simpático, aparentaba entre los sesenta y setenta años. Tenía cabello y ojos oscuros y un gran mostacho- ¿en conos o en copas?
-En copas por favor. Disculpe- el hombre asintió- ¿dónde queda el cementerio?
-Al final de esta calle- contestó el hombre amablemente mientras servía los helados.- Disculpe joven, ¿a quién busca? Es que se me hace bastante familiar.
-A Lily y James Potter- dijo Harry tímidamente.
-Harry- musitó el hombre- he estado esperando dieciséis años para que vinieras.
-¿Quién es usted?- preguntó Harry cortésmente.
-Charlus Tyler Potter- dijo el hombre sonriendo- el último Potter que queda vivo, claro, exceptuándote a ti.
-¿Usted es mi tío?- preguntó Harry.
-No hijo- el hombre tragó saliva- soy tu abuelo.
Harry estaba en shock. Tenía un abuelo y nadie se lo dijo.
-Sé que debes estar enojado por haber sabido nada de mí y por no haberme hecho cargo de ti cuando mi hijo y Lily murieron, pero no es lugar para platicar. Trisha- se dirigió a la joven que le ayudaba- hazte cargo del lugar. Iré al castillo por unas horas- la joven asintió.
-¿Qué pasó con los helados?- preguntó Ron.
-Larga historia. Vamos al castillo del fondo, imagino- se dirigió a Tyler.
-Sí, es el castillo de los Potter, síganme.- salieron de la heladería y empezaron a bajar por toda la calle empedrada
-¿El castillo de los Potter?- preguntó Ginny.
-Larga historia- respondió Harry. Caminaron varios minutos hasta situarse en frente del castillo. El hombre tocó y las puertas se abrieron. El castillo era enorme. Se dirigieron a una sala color escarlata.
-Tomen asiento. Bien jóvenes, permítanme presentarme, soy Tyler Potter, soy el abuelo de Harry- los chicos se quedaron sin habla. Ante de que pudieran decir algo, Tyler siguió hablando- Bien, Querrán saber la historia completa. Cuando Lily y James decidieron dar a tus hermanas en adopción

-¿Hermanas?- preguntaron Harry, Ron y Hermione al mismo tiempo.
-¿Son mujeres?- preguntó Harry.
-Se me olvidó que Dumbledore nunca te dijo que existían tus hermanas y que yo existía, de hecho en ocho días te lo íbamos a decir
Justo cuando cumplieras diecisiete años.
-Yo ya sabía que tenía hermanos, pero nunca que eran mujeres

-Sí, eran mujeres, eran dos
- el abuelo sonrió- preciosas, Lily era trigueña, con los ojos de James, muy expresivos
Lizzie tenía el cabello rojo oscuro como Lily, pero también con los ojos de mi hijo. Tú eres el único que tiene los hermosos ojos de tu madre, pero ese pelo lo reconocería en cualquier parte
Es el de James.
-Sí- respondió Harry sonriendo.
-Bien, regresando al tema. Dumbledore creyó que lo correcto sería que te criaras con muggles para que cuando descubrieras el mundo mágico fueras más fuerte que los demás chicos y le tomaras más amor que los otros. Y estuve de acuerdo. No aguantaba las ganas de conocerte. Cuando me enteré de que Dumbledore murió estuve planeando la forma de decírtelo, hoy iba ir a ver a Minerva, para que me pusiera en contacto contigo, pero gracias al cielo no fue necesario. Espero que comprendas lo que en realidad pasó.
-Claro que sí
abuelo- Harry abrazó a Tyler y no pudo contener las lágrimas como tampoco pudo hacerlo Hermione.
-Gracias Harry- dijo el abuelo.
-No. Gracias a ti abuelo, porque creí que estaba solo en el mundo y estabas tú.
-Recuerda que todo este tiempo te quise. Constantemente le preguntaba a Dumbledore por ti y siempre me decía que te metías en más problemas que James y Sirius juntos

-¿Creias en Sirius?- preguntó Harry.
-¡Claro! Sirius era mi segundo hijo. No había una persona en este mundo que me quisiera más que Sirius, bueno, James y Lily, pero Sirius les quería tanto que sería incapaz de hacer algo así
Pero bueno, preséntame a tus amigos.
-¡Ah claro!- con la emoción del abuelo se le había olvidado que ahí estaban los chicos.- Ella es Hermione Granger, es mi mejor amiga. Ella es Fernanda Alcántara, es de México y se acaba de unir al grupo. Ellos son Ron (mi mejor amigo) y Ginny Weasley

-¡Ya decía yo! Hijos de Arthur ¿no? Su abuelo, Michael, es de mi tiempo, fuimos muy amigos en Hogwarts, como buenos Gryffindor siempre estábamos en problemas.
-¿De verdad conoció al abuelo?- preguntó Ginny.
-Sí, un hombre muy bueno. Sufrí bastante cuando murió. Era mi gran amigo. Harry- dijo- Sé que tenemos media hora de conocernos, pero quiero que sepas que todo esto te pertenece, sé que tus papás te dejaron mucho dinero, pero todas las propiedades y riquezas de Gryffindor son

-¿Gryffindor?- preguntó Harry.
-¿Nunca te dijo Dumbledore que los Potter somos los descendientes directos de Gryffindor? Es por eso que tienes poderes especiales. Claro, los que te pasó Voldemort también son muchos, pero los de Gryffindor se van a comenzar a desarrollar en ti. Tu habitación está hecha desde que tus padres murieron. ¿No quieren venirse a pasar las vacaciones aquí?
-De hecho, sería una gran idea, gracias- dijo Harry- yo creo que si les dan permiso. ¿Por qué tienes una heladería?
-¡Porque me encanta hacer helados! En un viaje a Florencia aprendí a hacerlos y han sido mi pasatiempo los últimos doce años.
-Abuelo, ¿dónde están enterrados mis padres?- cuestionó Harry.
-En el jardín trasero. Vamos.
Bajaron hacia un hermoso jardín. A Harry se le hacia conocido. Llegaron a una reja. El abuelo la abrió. Había muchas tumbas de mármol. Al final había una grande.

James y Lily Potter.
31 de octubre de 1981
Grandes padres, amigos, hijos y héroes. Gracias por haber estado en nuestras vidas. No nos pudo haber pasado mejor cosa que ustedes.
Los queremos, nunca los vamos a olvidar.

Harry comenzó a llorar. El abuelo les hizo señas a los chicos de que se salieran.
-Mamá
Papá- sollozó- les daré un motivo para que estén orgullosos de mí. Encontraré a Lizzie y a Lily y volveremos a ser una familia, se los juro. Voldemort no estará ahí para destruir nuestra felicidad.

Había sido un día largo, agotador. Aunque apenas fuera medio día. Tenía tanto en qué pensar. Tanto que sentir. Tanto que vivir
Voldemort no se lo iba a arrebatar. No tenía el derecho de hacerlo, y claro
Harry no se lo iba a permitir mientras estuviera vivo.

¡Acabé! Creí que no lo acababa
Fueron dos horas sin dejar de escribir. Pero aquí está

Un beso,
Dany Sanz.
PD: dejen reviews, por favor
A quienes ya lo hicieron, se les agradece.
Capítulo 8: Secretos revelados (You’re Beautiful)

-Así que ya conociste a tu abuelo
- era Lupin que había llegado a la madriguera con Tonks- Una gran persona
siempre nos tuvo mucha paciencia, a pesar de que llegaban los reportes de McGonagall diciendo que éramos muy traviesos y que no dejábamos de meternos en problemas
- de una manera rápida cambió de tema- ¿Van a volver a Hogwarts? Todos están en la lista

-Sí, estamos arreglando los últimos pendientes que teníamos. Aunque faltan los dos más difíciles
- dijo Harry- encontrar el quinto Horcrux

-¿El quinto Horcrux es el falso?- preguntó Tonks.
-Sí
Ya tenemos el que yo destruí, el que Dumbledore destruyó, el de Gryffindor, el de Hufflepuff y el de Ravenclaw.
-¿Y cuál es tu segundo pendiente?- preguntó Lupin.
-Encontrar a Lizzie y a Lily- Lupin quedó atónito ante tal respuesta.
-¿Ya sabes de tus hermanas? ¿Quién te dijo?- cuestionó el licántropo.
-Dumbledore y mi abuelo

-¿Dumbledore? Nunca mencionó haberte dicho
-Lupin reaccionó- No te lo dijo cuando estaba vivo, ¿verdad?
-No- respondió Harry- ¿A ti también se te aparece en sueños?
-Sí- dijo Lupin- Ha tomado la mala costumbre de entrar en mis sueños cuando estoy soñando algo lindo.
Hermione y Ron se rieron. Harry sólo sonrió.
-¿Te ha dicho algo importante?- preguntó Hermione.
-Nada que ustedes no sepan
Pero cuando se me vuelva a aparecer le voy a reclamar
¿por qué no me dijo que ustedes ya sabían?- empezó a decir histérico Lupin.
-De hecho- dijo Ginny- me doy cuenta de que todos ustedes saben algo que yo no sé
Ni tampoco Fer
¿Cómo que Harry tiene dos hermanas?
-Sí- dijo Harry- mi madre supo lo que iba a pasar y las quiso poner a salvo, porque no era necesario que ellas estuvieran en el momento de enfrentarme a Voldemort
Ahora las tengo que encontrar, supongo que por lo mismo de los poderes de Gryffindor, seguramente ellas tienen algunos poderes que yo no tengo o tendré y que son necesarios para vencer a Voldemort

-¿Te dijo tu abuelo lo de Gryffindor?- preguntó Remus.
-¿Tú sabías lo de Gryffindor y nunca me lo dijiste?- preguntó Harry.
-¿Qué saben ustedes de Gryffindor que yo no sepa?- preguntó Tonks.- ¿Por qué yo no lo sé?
-Harry es el heredero de Gryffindor, su abuelo se lo dijo, Harry, seguro Remus lo sabía por tu padre, Tonks, no lo sabías porque estoy segura de que era un secreto y nosotros nos enteramos cuatro horas atrás
- dijo Hermione muy rápido.
-Cinco- corrigió Ron al oír que el reloj marcaba las cuatro de la tarde.
-Bueno, cinco- finalizó Hermione.
-Me marean- dijo Tonks riendo.
-Mi padre dijo que era bueno que ya se supiera toda la verdad- comentó Ginny- dijo que tantos secretos no nos van a permitir terminar con Voldemort

Al parecer Lupin seguía pensando en Lizzie y Lily.
-Recuerdo ese día- comenzó- tu madre estaba vuelta loca, con sus dolores y sus gemidos- sonrió- James estaba peor. Sirius y yo sólo nos reíamos, nos dimos cuenta de que un embarazo, fuera de lo físico, era peligroso
Estábamos empezando a dudar de la salud mental de nuestro mejor amigo
Lily nos hizo prometer que no diríamos que eran trillizos. Lo hicimos
Para nuestra suerte, Colagusano no estaba ahí. Nunca se enteró de que fueron tres. Él sólo conoció a Harry James Potter
Nunca se enteró de que Elizabeth Jane había nacido un minuto y medio después de Harry y que un minuto después nació Mary Lilian
.
-¡Qué nombres tan teatrales escogieron mis padres!- dijo Harry riendo.
-De hecho, el tuyo, lo escogieron tu padre y Sirius; el de Lizzie, tu madre y su mejor amiga; el de Lily, otra amiga de tu madre y yo
Después de que nacieron tus hermanas, tus padres lloraron como no tienes idea, su consuelo era que tú estarías un año más con ellos
ellos sabían como iba a terminar todo. Las amigas de tu madre se encargaron de ponerlas en adopción casi inmediatamente después de que nacieran
Por cierto, no he sabido nada de ellas desde aquella noche
Recuerdo que Lily y su amiga Mariana se habían embarazado casi al mismo tiempo
Lily le llevaba a Mariana seis semanas o siete, algo así
Pero esa noche, como a las nueve, Mariana se puso mal, dijo que no se sentía bien, sin embargo esperó hasta media noche cuando tu madre entró en labor.
-Entonces, poco tiempo después de que nacimos, nació la hija de Mariana
Que debe tener nuestra edad e ir a Hogwarts

-No lo creo, ella sólo estaba esperando que su marido terminara la especialidad que estaba haciendo para irse de Inglaterra

-¿A dónde se fue?- preguntó Hermione- tal vez la podamos encontrar y saber dónde está una de las niñas

-Supongo que a México, su esposo era de allí.
-Lupin- preguntó Fernanda- ¿Tú nunca viste los cadáveres de mi familia?
-No, Fer- respondió Lupin- ¿pero a qué viene eso?
-Porque tengo la ligera sospecha de que la Mariana de la que tú hablas, es mi madre

-¿Cuál era su apellido?- preguntó Lupin.
-Millers, pero ese es un apellido muy común
- respondió Mariana.
-¿Qué profesión tenía tu papá?
-Era médico- contestó.
-Igual que Fernando
¡Alcántara!- exclamó Remus- ¡Claro que deben ser los mismos! Dumbledore hablaba seguido de que los iba a ver

-Sí, yo a Dumbledore lo conocí
Me dijo que hubiera sido un placer tenerme en Hogwarts y que si yo quería me podría venir en cualquier momento y que estaba seguro de que yo iría a Gryffindor como mi mamá, que tenía el carácter en la sangre

-Ya lo creo- dijo Remus riendo- tu madre era una cosa única
Era la desastrosa, pero siempre estaba feliz, todo el día cantando o gritando o riendo, pero siempre te sacaba una sonrisa
Y con todo respeto era hermosa

-Sí, lo sé
- Fer sonrió nostálgica- la extraño tanto
Pero no me voy a afligir por eso- dijo sonriendo- la vida tiene que seguir, aunque en el camino te vayas quedando sola, o como yo, encuentres a más gente que forma parte de tu vida

-Tiempo- dijo Tonks rápidamente- según mis cálculos ya tienen cinco horcruxes. Así que el falso pudo haber sido o no real
Si Nagini es un horcrux, entonces
¡El candado de Slytherin nunca fue un horcrux!
-¿Y cómo sabremos cuál es?- preguntó Ginny
-Eso es fácil- dijo Harry- Hay que matar a Nagini para saber si es ella

-Es fácil la solución- dijo Hermione- ¿Te puedo preguntar cómo vas a matar a Nagini?

**********************************************************************
Harry decidió aceptar la invitación del abuelo a pasar unos días con él
De todas maneras, algún día él tendría que vivir en ese castillo. Sentía curiosidad por saber qué tantos secretos guardarían las paredes de ese lugar, cuántas cosas acerca de sus padres iba a descubrir.
La señora Weasley estuvo de acuerdo en que se fueran dos o tres semanas al castillo; el señor Weasley dijo que Voldemort no iba a regresar ahí. Harry no entendió del todo lo que quiso decir, pero lo que si captó fue que estaban seguros en el Valle de Godric.
Esa tarde Ginny, Fer y Hermione se encerraron en el cuarto de la primera a hablar de Dios sabe qué
Harry y Ron por su parte se dedicaron a realizar sus maletas para ir al Valle. Ron pensaba que iba a ser una experiencia inolvidable. Harry no lo dudó ni dos segundos.
Para eso de las siete de la noche, los chicos oyeron ruidos en la habitación de las niñas. Harry tocó la puerta.
-Adelante- se oyó la voz de Ginny.
-¿Qué hacen?- preguntó Ron.
-Cosas de chicas- rió Hermione- ¿Quieren saber?
-No, gracias- respondió Harry rápidamente- ¿terminaron de hablar cosas de chicas y podemos entrar?
-Eso creo- dijo Fer. Traía en la cabeza una especie de bufanda pero muy larga, con unas tiritas al final.
-¿Por qué traes una corbata amarrada a la cabeza?- preguntó Ron.
-¡¡¡No es una corbata!!!- gritó Ginny como si Ron hubiera dicho el peor de los insultos

-Es una ballerina- dijo Fer más tranquila- yo siempre las uso, pero las había olvidado
Gracias a Dios que Gabriel me las mandó- Harry asomó la cabeza al paquete que antes había visto que abriera. En el fondo se veían todas las bufandas (N/A: ¡Ballerinas, Harry, ballerinas!
) desde los tonos marrón hasta rosas. Negras, blancas, verdes, azules

-¿Cuántas son?- preguntó Harry curioso.
-Sesenta y siete- respondió Fer como si fuera lo más normal del mundo- ocho en tonos marrón, siete en tonos verdes, once en tonos azules, diecisiete variados, dos negras, dos blancas y el resto en todos los tonos de rosa- Ron contaba con los dedos.
-¿Veinte son rosas?- preguntó Ron- ¿Por qué?
Por toda respuesta, Fer abrió su baúl
La mitad de su ropa era color rosa. Ron hizo una mueca imposible de entender.

La mañana llegó rápido. Esta vez al señor Weasley se le ocurrió que el traslador los dejara más cerca. En la heladería. El abuelo los estaba esperando. Camino al castillo, Fer y Ginny hablaban de cantantes muggles; Ron y Harry, para variar, de quidditch; y Hermione y el abuelo platicaban de encantamientos, hechizos y maleficios. Al parecer el abuelo tenía experiencia en eso. El castillo estaba radiante, las cortinas estaban abiertas a todo lo que se podía, la luz entraba con todo su resplandor. Ese sería el lugar perfecto para pensar y poder encontrar la solución a todo
O al menos era una esperanza.
El abuelo estaba emocionadísimo con la idea de tener a su nieto y a sus amigos en el castillo. A pesar de que había habitaciones de más para todos, Harry y Ron quisieron dormir en una sola recámara, al ver esto, las chicas quisieron lo mismo.
A la habitación de Harry se le sumó una cama para que durmiera Ron. Acondicionaron una de las recámaras más grandes para las niñas. Al parecer, Hermione no estaba tan en desacuerdo con los elfos
Sólo hizo confesar al abuelo que estos eran bien tratados y recibían lo suficiente
Sólo hizo eso.
-Bien chicos, ya les dije como van estar las habitaciones, ¿pero por qué no van a conocerlas?- preguntó el abuelo. Los chicos subieron a la primera planta.
El pasillo era muy amplio. Al ver una puerta abierta entraron.
Era una habitación blanca. Había tres camas matrimoniales en ella. Todas con edredones blancos, el piso y los muebles de madera en tonos claros contrastaban bellísimos. Obviamente era la habitación de las chicas. Una sonrisa se apareció en sus labios. Harry y Ron las dejaron instalarse. Ellos se dirigieron al cuarto de al lado. Era un poco más chico. Pero majestuoso. Las paredes en tonos tierra. El piso y los muebles igual de madera. Pero en el buró había algo que a Harry le hizo sonreír. Una foto de sus padres y él sonriendo. Debería tener un par de meses solamente, era muy pequeño.
-A que era hermosa- dijo Ron a Harry.
-De verdad lo era- respondió Harry con una sonrisa. Cerró la puerta.- Ron, quiero preguntarte algo.
-Mmmm, si puedo responderte
- dijo Ron.
-Yo creo que sí- Harry tomó aire.- Cuando una chica te gusta, físicamente, pero su manera de ser te vuelve loco
¿qué es lo que significa?
-Hermano, lo más peligroso que le puede pasar al ser humano- respondió Ron- ¿de quién estás enamorado
?
-¿Enamorado?- Ron asintió- ¿no te enojas?
-¿Por qué habría de hacerlo?
-Porque fue tu novia

-¿Estás enamorado de Hermione?- preguntó Ron asombrado.
-¡Grítalo!- le regañó Harry.- Sí
-¡No lo puedo creer!- dijo Ron en un tono en el que no se podía distinguir su humor.- ¡Esto es genial!- Harry suspiró aliviado.
-¿No estás enojado?- preguntó Harry preocupado.
-¡Obvio no!- respondió- ¿Cuándo se lo vas a decir?
-¿Estás loco?- preguntó Harry- no me hago a la idea de perder su amistad cuando me rechace
Olvídalo Ron. Mejor voy a tomar un baño.
-Lo que tú digas.
Harry sacó ropa de su baúl y se metió al baño. Era majestuoso. Todo hecho de mármol. Comenzó a llenar la tina. Sería un buen lugar para pensar.

My life is brilliant.
My love is pure.
I saw an angel.
Of that I'm sure.

Un primero de septiembre
el de 1991
Una chica entró en su compartimiento. A primera vista no era muy linda
Pero sí inteligente y dominante.

She smiled at me on the subway.
She was with another man.
But I won't lose no sleep on that, 'Cause I've got a plan.

Era 1992 y se encontraba en la enfermería del colegio. Ella estaba inconsciente. No sabía cuánto la necesitaba con él.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.
I saw your face in a crowded place,
And I don't know what to do,
'Cause I'll never be with you.

La vida seguía y ella en su vida también. Le había ayudado a salvar a la única persona que le quedaba en el mundo
Claro, aparte de su mejor amigo
Y ella.

Yeah, she caught my eye,
as we walked on by.
She could see from my face that I was,
Flying high

1994 corría y se encontraba sin su mejor amigo. Pero sí estaba ella, que le creía, que estaba con él y le apoyaba.

And I don't think that
I'll see her again,
But we shared a moment
That will last till the end.

Ahora solo quedaban ella y su mejor amigo, no le quedaba nadie más en este mundo
Nadie. Quién habían salvado dos años antes ya había muerto.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.
I saw your face in a crowded place,
And I don't know what to do,
'Cause I'll never be with you.

Su lider pasó a mejor vida. Ya no tenían una cabeza que los guiara. Estaban a merced del destino. Pero ella estaba ahí. A su lado. Dándole fuerzas de Dios sabe dónde.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.
There must be an angel with a smile on her face,
When she thought up that I should be with you.
But it's time to face the truth;
I will never be with you.

De verdad que es hermosa. Hermosa, inteligente, fuerte, capaz, activa, alegre, constante y persigue sus sueños. Así es ella. Hay un ángel en ella cada vez que sonríe. Pero era hora de afrontar la realidad. Prefería quedarse sin ella como una chica que estuviese con él, como una novia. Prefería quedarse con ella como su mejor amiga antes que perderla para siempre. Lo que lograba hacer Hermione


¡¡¡Hola!!!
Ahora sí me voy de vacaciones
Aquí les dejo el capítulo 8. La canción se llama You’re Beautiful y es de James Blunt.
Besitos para todos y jo jo jo!!!!! Feliz Navidad!!!!

Capítulo 9: Lily

Fer estaba sentada en el jardín pensando
No le salían las cuentas
Ella había nacido el primero de agosto pasadas las doce de la noche
Pero en esos momentos su madre estaba en el hospital con Lily, Harry y sus hermanas acababan de nacer
¿Podía ser posible que su madre no le dijera exactamente a qué hora nació? O tal vez era adoptada
¿y qué pasó con el bebé? Mejor le preguntaría a Remus. Como si lo hubiera invocado con la mente, Hermione salió al jardín buscándola.
-Fer, ¿vienes a almorzar?- preguntó Hermione- Remus y Tonks acaban de llegar.
-Sí, claro- se levantó y vio que Remus iba saliendo hacia el jardín- Remus, ¿puedo hablar contigo?
-Claro Fer- volteó a ver a Hermione- en un momento los alcanzamos.
Comenzaron a caminar por el jardín y Fer le platicaba a Remus sus inquietudes.
-Remus- comenzó Fer- ¿Cómo a qué hora dejó mi madre el hospital?
-A eso de las tres de la mañana, ¿por qué?
-¿De verdad se sentía mal?
-Sí, pero estuvo al pie del cañón en todo momento. ¡Tiempo!
-¿Qué?
-Mírame a los ojos, Fer- la joven obedeció- tienes su misma mirada. Fer, ¿no tienes alguna cicatriz de toda la vida en el cuello o en medio de la espalda?
-Sí, en la parte baja del cuello, pero como siempre he tenido el cabello bastante largo nunca se me ha visto.
-Lo sabía. ¿Cuál es tu nombre completo?
-Liliana Fernanda Alcántara Millers.
-¿Liliana es como Lilian?
-Sí, ¿por qué?
-¿Tienes algún poder especial?
-Aprendo las cosas muy rápido, demasiado. Aprendí a aparecerme perfectamente en quince minutos sólo que aún no he hecho mi examen porque todavía tengo dieciséis

-¿Sabes volar?- preguntó Remus.
-Perfectamente. Era capitana del equipo de quidditch de mi casa en Mirthayú. Soy buscadora, ¿por qué?
-¿Cuál es tu jugada favorita?
-El amago de Wronski
¿Esto es un interrogatorio o algo parecido?
-Voy llegando al punto. ¡Harry!- gritó Remus. El chico salió corriendo.
-¿Qué pasó?- preguntó algo extrañado.
-Préstame tu muñeca, Fer. Tu también Harry. Bien, creo que Fernanda es tu hermana, Harry- el chico sonrió. Fer estaba atónita.- Vinculus- susurró Remus. Un rayo de color rojo salió de la muñeca de Fer y uno de color dorado de la muñeca de Harry. Remus sonrió triunfante- Son hermanos. Si fueran primos el vínculo sería de un solo color, pero es doble. Fer, ¿me permites ver tu cicatriz?- Fer por toda respuesta se levantó la oscura cabellera y dejo ver una cicatriz en forma de rayo.- Es la misma. Son hermanos. Ella es Lily.
Fer no aguantó el llanto y se abalanzó sobre Harry quien también comenzó a derramar gruesas lágrimas de alegría.
Era perfecto. La primera pieza se había encontrado. Su hermana estaba a su lado. La iba a defender durante todo. Por fin podría tener una familia verdaderamente. Un vínculo único los unía. Eran hermanos. Nada los iba a separar. Tendrían que encontrar a su otra hermana, pero no habría más llanto, ya no más.
Tenía más de mil motivos para sonreír, su hermana ya estaba con él. No sabía que dirían los demás sobre Fer, qué dirían en Hogwarts, qué pasaría después
¿Voldemort sabría de la existencia de Fer y por eso la intentaron matar? En ese momento no importaba. Sólo se grababa en la mente el aroma de su hermana.
Caminó con Fer hacia el comedor tomada de su mano. Los chicos lo miraban fijamente. En la cabeza de la mesa el abuelo sonrió.
-Eres también mi nieta, ¿verdad?- preguntó el abuelo.
Fer por toda respuesta corrió a abrazarlo. Ginny sonrió. Hermione derramó un par de lágrimas. Ron seguía sin entender.
Hermione se levantó y abrazó a ambos chicos. Ginny hizo lo mismo. Fer se recargaba en el hombro de Hermione. Harry y Ginny le explicaban a Ron lo que ocurría. Al darse cuenta de la realidad el hizo lo mismo.
El abuelo no cabía en su felicidad, la cual, para la familia Potter estaba casi completa
Sólo hacía falta encontrar a Lizzie y todo sería perfecto. Voldemort no podría contra ellos. No los vencería. La mitad estaba ya hecha. La otra mitad seguramente también llegaría hacia él, sin embargo era mejor empezarlo a buscar.

La tarde había caído. Los cinco jóvenes se encontraban en el jardín platicando aún incrédulos la situación. El abuelo salió a verlos. Desde aquel momento en el comedor Fernanda y Harry se volvieron su adoración.
-Quiero mostrarles algo para que mañana lo aprovechen, síganme- los chicos obedecieron. Caminaron un buen tramo. Ron y Fer venían peleando. Ginny y Harry platicando y el abuelo le preguntaba a Hermione mil detalles de los muggles a los cuales admiraba por hacer tanto sin una gota de magia.
Llegaron a una reja y detrás de ella sólo veían sauces llorones. El abuelo la abrió. Levantó varías ramas de los sauces y dio paso a un hermoso y pequeño cenote (N/A: una especie de alberca natural muy común en la Riviera Maya) cristalino, al final se veía una cascada entre las piedras, estaba iluminado con velas flotantes como las de Hogwarts y había una mesa de jardín de madera. Era precioso.
-De verdad es impresionante, abuelo- dijo Fernanda anonada.
-Sí que lo es- recalcó Hermione.
-Si se quieren quedarse ahorita háganlo, sólo vayan por sus bañadores, no se queden con las ganas de zambullirse un rato- dijo el abuelo.
-Gracias abuelo- dijo Harry- vamos, chicos.
Salieron corriendo con destino hacia el castillo. Harry se puso un bañador verde oscuro y una playera sin mangas color blanco. De verdad había crecido. Había dejado atrás al niño pequeño y flacucho para dejar pasar a un joven, ya casi hombre, alto y fornido. Tomó de su baúl una gargantilla de oro blanco con un dije de un corazón que había comprado el día que compraron la ropa para la boda sin saber para qué.
Fer salió corriendo con un bikini rosa y traía un short del mismo color, traía una pequeña blusa en la mano. Ginny salió en bañador corriendo atrás de Fer y exigiéndole que le regresara su blusa. Sin darse cuenta de que Harry estaba viendo la escena, Hermione salió con un bikini ocre y un vestido corto y halter de playa color café a ver que hacían sus amigas. De verdad era hermosa. Aún no se daba cuenta de que Harry la veía. Se recogió el pelo en una coleta y salió de la habitación con tres toallas en la mano. Seguramente las chicas habían olvidado las suyas. Ron hizo a un lado a Harry y salió del cuarto guiñándole un ojo. Había llegado el momento de hacer lo que un chico tiene que hacer. Harry se metió la cajita de la gargantilla en la bolsa del bañador junto a su varita.
-Yo me llevo las toallas, Herms; dame la tuya, Harry- Ambos le dieron las toallas a Ron quien salió corriendo a buscar a su hermana.
-Gracias- dijeron ambos, pero Ron ya estaba bastante lejos.
-Has crecido, Herms- dijo Harry riendo.
-Gracias, tú también te ves muy bien- respondió la joven algo sonrojada.
Harry le hizo señas a Hermione para que se subiera en su espalda a lo que la joven accedió.
-Herms, no sabes cuánto te agradezco tu apoyo. ¡Estoy tan feliz!- Dijo Harry sonriendo. Hermione le dio un beso en la mejilla. Sin que la chica se diera cuenta Harry sonrió ampliamente, le encantaba tenerla cerca de él, así como en ese momento. Se estaba volviendo un adicto a ella, algo desesperanzado
Tal vez sí tenía razón Ron al decir que se estaba enamorando de ella
No, era obvio que ya estaba enamorado de ella. No se dio cuenta en qué momento de los seis años que llevaba conociéndola ocurrió

-No sabes que bien me siento de verte tan feliz, Harry- dijo Hermione espontáneamente.
-Gracias, tengo que aprovechar cada instante al lado de Fer para recuperar todo el tiempo perdido.
-Pues no lo estás haciendo en estos momentos
- comenzó Hermione.
-Es que también debo de tener tiempo para la niña más importante que ha habido en mi vida.
-¿No lo es Fer?- preguntó Hermione riendo.
-Sí, ella es muy importante y por el simple hecho de que es mi hermana la quiero, pero tú tienes derecho de antigüedad- ambos soltaron una carcajada ante tal comentario. Hermione se sujetó un poco más fuerte del cuello de Harry sin hacerle daño. Unos pasos antes de llegar a la reja del cenote Hermione se soltó delicadamente de Harry y lo abrazó. El le respondió el abrazo y así se quedaron por varios segundos.
Al llegar al lago se dieron cuenta de que Ron ya se había encargado de hacer reír a las chicas ya que se encontraban jugando y salpicándose dentro del lago. Harry se quitó la playera y la dejó en la mesa. Después sacó la cajita y la puso debajo de ella. Hermione algo insegura se quitó el vestido y dejó ver una hermosa figura de la niña que ya se había convertido en mujer.
-¿Está profundo?- preguntó Harry.
-No mucho, ¿por?- respondió Ron.
-Por esto- Harry tomó de la cintura a Hermione para después cargarla y tirarse al agua con ella en brazos. Todos empezaron a reír después de ver la cara de Hermione. Decidieron jugar a las luchas. Cada uno de los chicos cargaba a su hermana para que éstas pelearan, Hermione era el árbitro.
-Está bien, chicas.- dijo en su tono mandón- no se admiten patadas, mordidas o jalones de cabello, ¿listas?- ambas niñas asintieron. Comenzó la guerra, ya algo cansados ganaron los Weasleys y decidieron descansar. Ron, Hermione y Ginny platicaban, mientras que Fer se llevó a su hermano un poquito más lejos.
-Gracias por ser mi hermano, Harry- dijo Fer abrazándolo- de verdad has regresado la vida a mí. Quizá no volveré a ser igual de alegre como lo era antes, pero ya tengo un motivo para sonreír.
-Tú y el abuelo han sido toda la familia que he tenido, aparte de mis tíos y mi primo: los Dursley, que obvio también son tu familia
Pero no son muy lindos, luego te platicaré la historia.
-Una pregunta hermanito. ¿Cuándo le dirás a Hermione que estás locamente enamorado de ella?
-¿Te dijo Ron algo?- preguntó Harry.
-No. Se te nota. Desde que te conocí se me hizo extraño que tu novia fuese Ginny y no Hermione. La miras de una manera muy especial. Diferente a como ves a las otras chicas.
-Pues se lo pensaba decir hoy. Lo acabo de decidir. ¿Tú crees que ella sienta algo por mí?
-¿Tan ciegos son ambos que no se han dado cuenta del amor que sienten uno por el otro? Ella te adora, Harry
Me lo dijo, o más bien, yo hice que me lo confirmara, yo ya me había dado cuenta, era obvio. Desde ahí como que nuestra confianza ha aumentado mucho. Estoy segura de que Ginny se dio cuenta de que tú amabas a Hermione y por eso decidió dejarlo por la paz antes de que se enamorara de ti.
-¿Eso lo supones o te lo dijo?
-Me lo dijo. De verdad le gustabas, pero te quiere como a un hermano, no para tener una relación contigo. Pero le tengo que dejar claro que la única que te puede querer como un hermano soy yo, porque ¡soy tu hermana!
-A parte de demasiado inteligente, eres posesiva, hermanita- dijo Harry abrazándola.
-Sólo un poquito. Anda. Ve y dile a Hermione lo mucho que la amas.

Regresaron con sus amigos. Harry tomó de la mano a Hermione y se la fue llevando en el agua poco a poco hacia la cascada. Subieron por las piedras. Harry pretendía llevarla a algún lugar detrás de la cascada pero ahí encontró una pequeña cueva oculta atrás de la caída. Estaba llena de flores y había un espacio de pasto que seguramente era para sentarse. Harry jaló a Hermione hasta ese lugar y ambos se sentaron.
-Bien Hermione yo tengo que hacer algo para que mi conciencia esté tranquila.
-¿Qué?- preguntó Hermione sin saber a qué se refería.
-Esto.
Harry tomó a Hermione por la nuca con una mano y con la otra le levantó suavemente la barbilla para después besarla como nunca había besado a nadie. Sus labios le estaban reclamando los de Hermione. Apenas sentir los labios de Harry posados en los suyos, Hermione respondió el beso profundizándolo cada vez más. Lentamente se separaron y Harry acarició el rostro de la niña que le quitaba el sueño.
-Herms, no sé en qué momento fue, pero me enamoré perdidamente de ti, cada instante pensaba en ti y en el día en que te pudiera decir esto.
-Yo sí sé en qué momento fue lo que yo sentí- respondió Hermione- cuando al terminar la final de quidditch besaste a Ginny y yo fingí una sonrisa, pero por dentro sentí que te perdía. Por eso anduve con Ron, para intentar sacarte de mi mente. Sólo por eso.
-Herms
- Harry suspiró- creo que no me había dado cuenta de nada de lo que pasaba. No sé que vi en Gin que fuera diferente a una amistad
Pero me duele el que sufrieras por mi culpa.
-No fue tan malo
Me di cuenta de que en verdad me había enamorado de mi mejor amigo.
-Hermione- Harry la tomó de la mano- Este día quedará grabado en mi memoria siempre. El 23 de julio de 1997
¿Pero sabes como sería el día más feliz de mi vida?
-¿Cómo?- preguntó Hermione.
-Si aceptaras ser mi novia.
-¡Claro que acepto!- dijo Hermione. Harry acarició su cabello y la miró a los ojos.
-De verdad eres hermosa, Hermione. Pero no fue lo bonita que fueras lo que me cautivó. Fue tu manera de ser, tu inteligencia, tu corazón
Aunque la verdad hace muy bonito juego con tanta belleza ¿no?- Hermione sonrió. Harry abrazó a Hermione por la cintura y ella rodeó su cuello con sus brazos.- Te amo. Te prometo que serás la mujer más feliz del mundo, mi niña, ni siquiera Voldemort podrá arruinar nuestra felicidad, te lo prometo.
-No tienes que hacerlo, Harry, ya lo soy. Pero sí quiero que me prometas algo. Que cuando el peligro se acerque no vas a intentar alejarme de ti. Te conozco y sé que lo harías.
-Pero Hermione
- Harry titubeó- eres lo más valioso que tengo

-Pues sí pero preferiría morir peleando a tu lado que no estar junto a ti en los momentos que me necesites

-No digas eso, preciosa. Nadie va a morir, claro, excepto Voldemort- Hermione sonrió más confiada.
-Entonces me lo prometes

-Sí Herms, te lo prometo- finalizó Harry. Subió una de sus manos a la cabeza de Hermione y lentamente se acercó a ella. Ambos cerraron los ojos. Sus labios se rozaron. Harry abrió lentamente la boca para dar paso a un beso más apasionado que el anterior. Hermione se aferraba a él como si sintiera que al soltarlo lo perdería. El la atraía más a sí mismo con la mano que tenía en su cintura. Sin poder estar más tiempo sin aire se separaron. Harry abrazó con fuerza a su novia. Hermione besó suavemente su mejilla.
-Te amo- susurró la joven- como nunca creí llegar a amar a alguien.
-No creo que sea más de lo que yo te amo.
-¿Quieres probarlo?- dijo Hermione riendo.
-Sí- tomó a Hermione de la mano y la llevó a la piedra más cercana a la cueva- ¡Fer!- gritó, su hermana volteó-¿Quién es la mujer de mi vida?
-¡Hermione!- gritó sonriente.
Harry la volvió a jalar hacia la cueva. Cortó una flor amarilla y se la puso en el cabello. Se volvieron a sentar en el pasto.
-¿Ya te quedó claro?- preguntó Harry mientras la atraía a sí mismo.
-Insisto en que yo te amo más- respondió Hermione acurrucándose en los brazos de Harry. Él le besó la frente. Sacó la cajita de la bolsa de su short. Estaba empapada. Laabrió y colocó la gargantilla en el cuello de Hermione. Ella sólo volteó a verlo y lo besó.
Harry sabía que era el día más feliz de su vida. No habría nada que arruinara su felicidad. Absolutamente nada. Tenía a la más pequeña de sus hermanas y a la niña de su vida a su lado.

Hola!!!
Ya volví. Aquí les dejo un capi algo cursi. Luego continuaré. Un beso,
Dany Sanz


Capítulo 10: Feliz Cumpleaños.

Eran las 23:58 del 30 de julio. Una joven castaña salía de su habitación de puntillas para no despertar a nadie. 23:59. Llevaba un pequeño paquete en la mano. Entró a la recámara de al lado. Faltaban escasos segundos
Cuando volteó a ver la cama de su novio, ésta estaba vacía. La joven se asustó y se dio la vuelta al sentir la presencia de alguien.
Harry estaba recargado en el marco de la puerta del baño sonriendo, Hermione le sonrió y lo abrazó.
-¡Feliz cumpleaños, mi vida!- dijo Hermione efusiva- pensé que no estabas y sentí feo- Harry rió ante tal comentario- Toma. Tu regalo- para variar era un libro. Lo abrió.
-Los mejores jugadores de quidditch de Inglaterra- susurró Harry. El rostro se le iluminó- Gracias, mi niña. No sabes de verdad como me encanta leer acerca de quidditch

-Lo malo es que sólo de quidditch
Pero no te voy a regañar porque es tu cumpleaños. Abre el libro en la página 257- Harry lo hizo.

Estadísticas de los mejores jugadores de Inglaterra (Nivel Escolar: Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería)
-Esta estadística fue elaborada con la apreciable colaboración de S. Hooch, profesora de vuelo del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.-

-Léelo de abajo hacia arriba- le dijo Hermione. Entre los mejores de Hogwarts se encontraba Charlie Weasley
llegó al número 4.

James Potter.
Inicio: Temporada 1972. Finalización: Temporada 1977
Récord: alcanzó a atrapar la snitch al minuto y medio de haber empezado el juego.
Jugada más espectacular: Caída en remolino en la temporada de 1977.

-Mi papá- susurró Harry- de los mejores que ha tenido el colegio.
-Sigue leyendo amor- Harry llegó al número uno. No lo podía creer.

Harry James Potter.
Inicio: Temporada 1991. Finalización: Aún vigente.
Récord: jugador más joven en los últimos cien años.
Jugada más espectacular: Amago de Wronski en la temporada de 1996.

-Herms- musitó Harry emocionado- ¿dónde encontraste esto?
-No pienso decírtelo- le susurró rodeando el cuello de su novio con sus brazos.
-Gracias mi vida- Harry se acercó al rostro de Hermione a pesar de que ya estaba bastante cerca. Sus labios rozaron y después Harry la besó largamente.
-Ya chicos, Herms, lo tienes que compartir conmigo. Recuerda que es mi hermano- rió Fer viendo la escena.
-Fernanda- dijo su hermano haciéndose el enfadado- no vuelvas a hacer eso, hermanita.
-Lo siento- respondió sin sentirlo mucho- tu regalo- Harry abrió el paquete. Era una foto de él y su hermana en un marco de plata- Voltéalo- Harry le dio la vuelta y traía una nota.

Por haberme devuelto las sonrisas, gracias hermanito.
Fer.

-Gracias- dijo Harry a bastante conmovido. Ella lo abrazó- para mí también fue muy bonito encontrarte.
-Bien, los
dejo- sin más Fer salió de la habitación y volvió a dejar a Harry y a Hermione solos (N/A: claro exceptuando que ahí estaba Ron
Aunque su sueño es un poquito pesado, ¿no?).
-¿En dónde estábamos?- preguntó Harry irónicamente- ¡Ah! Ya me acordé


-Buenos días abuelo- gritó Fer bajando las escaleras como loca al ver al susodicho.
-Hola princesita- dijo el abuelo abrazando a su nieta- ¿dónde está el cumpleañero?
-Bañándose- respondió Fer.
-Buenos días Señor Potter- saludó Ron.
-¿Qué tal Ron? Por favor no me llames señor Potter, como tú me caes bien, me puedes decir Tyler.
-¡Hola a todos!- saludó Gin bajando las escaleras.
-¡Harry bájame!- gritaba Hermione- ¡Ni se te ocurra bajar esas escaleras conmigo en tu espalda!
-¡Espera Harry!- dijo Ron. Harry se paró en seco- voy por un colchón- todos estallaron en carcajadas excepto Hermione que sentía que se moría cuando Harry bajaba las escaleras, apretó los ojos y suspiró cuando Harry se detuvo.
-Harry James Potter casi me matas de un infarto- dijo Hermione al sentir el piso.
-Es mi cumpleaños Herms

-Sólo por eso te lo paso, ¿eh? Pero sigo enojada

-Bien chicos- dijo el abuelo- vámonos, dejemos que resuelvan sus conflictos maritales- los dos pelirrojos y Fer no se aguantaron la risa. Todos se dirigieron al comedor.
-Así que estás enojada conmigo- susurró Harry persuasivamente.
-Sí, estoy muy enojada- dijo Hermione haciéndose la digna, cruzándose de brazos y muriéndose de risa por dentro.
-Y si te digo que te amo

-Me estás convenciendo

-¿Y si me das un beso? Aunque sea chiquito
- dijo Harry juntando el dedo índice con el pulgar.
-Pero en la mejilla- Harry asintió. Hermione se acercó a la mejilla de Harry, pero sus reflejos fueron mejores y el beso cayó donde debía caer. Harry tomó a Hermione con ambas manos por la cabeza y ella no se opuso al beso.
-¿Ya me perdonaste?- preguntó Harry.
-Pero eso es trampa- dijo Hermione como niña pequeña rodeando el cuello de Harry con sus brazos.
-Pero gané ¿no?
-Sí. Como siempre terminaste ganando- respondió Hermione.
Ambos se dirigieron hacia el comedor. El abuelo se levantó y le dio un abrazo a Harry.
-Feliz cumpleaños, hijo.
-Gracias abuelo.
-Tu regalo- dijo el abuelo. Harry tomó el paquete. Era largo- Ha estado en la familia desde Gryffindor y, pues, ninguna la ha igualado- era una escoba- te toca por ser el primogénito.
Harry estaba mudo. Era de una madera de olor. Las cerdas estaban perfectamente cepilladas y tenía marcado el león de Gryffindor en oro.
-Gracias- murmuró Harry viendo la escoba todavía. La puso en la silla y abrazó al abuelo.
-Con esta escoba ganó tu padre su último campeonato en Hogwarts- dijo el abuelo orgulloso de su hijo.
-¿La puedo ir a probar?- preguntó Harry.
-¡Claro! ¡Es tuya!- Harry corrió hacia el jardín. Se montó en la escoba. Ésta no tardó nada en salir volando. De verdad, la Saeta era lenta comparada con la de Gryffindor.
-Tiene el estilo de los Potter. Así vuelan todos- comentó el abuelo.
Harry bajó emocionadísimo. Vio que su hermana se acercaba.
-De verdad eres genial, Harry.
-Te toca- dijo Harry dándole la escoba a su hermana.
-Pero es tuya- alegó Fer.
-Quiero tu opinión- le dio la escoba. Fer se subió a ella. De inmediato sintió el vértigo.
-Ella también tiene el estilo. Ahora sí puedo estar segura de que es mi nieta- dijo el abuelo riendo.
Fer se sentía muy emocionada en el aire, lo necesitaba. Era indispensable para ella.
La noche cayó y por alguna extraña razón Ron, Gin y Hermione insistieron en que se durmieran a las ocho.
Harry se dirigió al cuarto de las niñas. Tenía que hacer algo
-Adelante- oyó la voz de Fer.
Ginny se estaba acostando. Hermione se estaba haciendo una trenza y Fer no dejaba de saltar en la cama.
-Herms, ¿puedes venir?- preguntó Harry.
-Claro- contestó ella dejando el cepillo en el tocador y sujetándose la trenza con una liga. Hasta en pijama era hermosa. Su pijama era un pantalón rosa de cuadros escoceses y un top rosa de manga corta- ahorita regreso niñas.
Hermione cerró la puerta y Harry la tomó de la mano. La condujo hasta un salón que estaba cerca del comedor. Harry hizo que Hermione se sentara en un sillón y el se sentó al lado de ella.
-Con la emoción del otro día se me olvidó darte esto- dijo Harry. Sacó de su pantalón la gargantilla que tenía planeado darle.
-Harry, es hermosa
No tenías que

-Claro que tenía que- se la colocó en el cuello- aunque viéndolo en ti se ve fea- Hermione se le quedó viendo de forma extraña- tú la opacas muchísimo. Te amo, mi niña.
-No tanto como yo a ti- respondió Hermione.
Hermione recostó su cabeza en las piernas de su novio. Harry acarició su cabello y se inclinó hacia ella, pasó sus manos por su espalda y la atrajo hacia sí.
-Hermione, ¿sabes que eres lo mejor que me ha pasado? Nunca había sentido esto antes, jamás, por nadie ni en ninguna circunstancia y jamás le había dicho tantas cosas a una niña. Nunca creí que de un momento a otro ibas a dejar de ser mi mejor amiga para convertirte en la mujer a la que amo.
-Harry
- Harry le puso un dedo en los labios y después acercó los suyos hacia los de su novia. Se besaron. Pero ese beso fue diferente. Suave, tranquilo, lento
romántico sin llegar a lo pasional. No hubo prisas, sólo hasta que sintieron necesidad de respirar.
-Gracias, Herms, me haces la persona más feliz del mundo- le susurró.
-Tú no sabes lo feliz que me haces a mí. Vamos para arriba, ¿va?- preguntó Hermione.
-Lo que ordenes, princesa.
-Tengo ganas de gritarle al mundo que tengo por novio al niño más valiente, tierno, sensible, romántico y guapo de todos
.- le murmuró Hermione al oído.
-Exageras un poquito
Casi nada, pero sí un poquito- rió Harry.
-También me encanta tu sencillez- le dijo Hermione besando su mejilla.
-A mi me fascinas completa, amor. Así como eres. Perfecta- Harry le robó un beso al cual ella no se negó.
-Tengo un poquito de sueño, cielo- dijo Hermione bostezando.
-Eso se oye como mucho sueño- Hermione se rió ante el comentario de su novio.
Harry tomó su mano y la llevó hasta su habitación. El reloj marcaba diez para las nueve.
-Bien, preciosa, ya estás en tu habitación- dijo Harry besando su frente- te voy a extrañar las ocho horas que tengo que dormir.
-No van a ser tantas, vas a ver- Hermione le sonrió- te amo, sueña bonito.
-¡Claro que voy a soñar bonito! Voy a soñar contigo

-Ya, anda, vete a dormir.
Cuando Harry entró a la habitación, Ron ya estaba muy dormido. No llevaba ni cinco minutos acostado cuando oyó un ruido proveniente de abajo. Sacudió a Ron.
-¿Qué pasó?- dijo somnoliento.
-¿No oíste el ruido?
-¿Cuál?- volvió a oírse.
-¡Ese! ¡Las chicas!
Salieron corriendo a la habitación de las niñas pero sólo encontraron a Fer profundamente dormida.
-Fernanda, levántate

-¿Qué pasa Harry?
-¿No oíste el ruido? ¿Dónde están Herms y Ginny?
-No lo sé.
-¡Vamos a buscarlas!
Bajaron rápidamente al comedor y estaba todo a oscuras. Entonces oyó como una voz familiar le hablaba.
-Sabía que tú espíritu de héroe no te iba a dejar dormir en paz por simples ruiditos.
-¿Remus?- preguntó Harry en la oscuridad.
-¡Feliz cumpleaños!- más de una docena de voces sonaron a coro. Las luces se encendieron. Los Weasleys, Fleur, Remus, Tonks, Hagrid, el abuelo y Hermione. En la mesa había un pastel que decía: Felicidades Fer y Harry. Todo estaba decorado con globos y serpentinas y había comida y bebida en las mesitas. Todos se acercaron a felicitarlos, Fer conoció a Hagrid y quedó fascinada con él y las historias que le contó acerca de su hermano, Ron y Hermione.
-¿Te gustó la sorpresa, amor?- preguntó Hermione.
-Me pegaste un susto de muerte, creí que te había pasado algo

-No era mi intención- dijo inocentemente.
-No importa, lo importante es que estás bien y que todos estamos felices
¿cómo hicieron esto tan rápido?
-Con un poquito de magia.
Llegó la hora de abrir los regalos y hubo muy variados, desde dulces, ropa, libros, y cosas extrañas (entiéndase Hagrid y los gemelos). Bill y Fleur avisaron que iban ir los seis chicos para Paris con ellos y que se irían en dos días. Harry no entendía por qué seis si tan sólo eran cinco.
-Bien, Fer- dijo Hermione- yo te tengo una sorpresa muy especial. Y la verdad no es sólo mía, los señores Weasley y la profesora McGonagall fueron esenciales para que me dieran el permiso y para traerte tu regalo también, que por cierto espero que cuides porque te tiene que durar un año. Cierra los ojos- la niña obedeció.
Harry vio como una figura morena de estatura mediana, casi alta se acercaba a Fer. Ella no necesitó tener los ojos abiertos para percibir su aroma.
-Huele a Gabriel
- comenzó Fer aún con los ojos cerrados.
-¿Será porque es Gabriel?- preguntó el joven que se acercó hasta ella.
-¡Gabo!- Fer se le colgó literalmente al joven- ¡No puedo creer que seas tú!- una lágrima comenzó a rodar por su mejilla.
-Te extrañé muchísimo, Fer- contestó el muchacho- no sabes cuánto.
-Mira, él es Harry

-Tu hermano, ya lo sé, Hermione me explicó todo. De hecho fue el plumero feo que tienes por mascota lo que nos ayudó a comunicarnos. Ella preguntó que si quería venir a estudiar aquí, pidió los permisos, mandó las cartas a mis padres y aquí me tienes por todo un año.
-Herms, cuñis, de verdad te apuntaste un diez- dijo Fer abrazando a Hermione.
-Todo sea por que el brillo regrese a tus ojos, Fer- respondió Hermione conmovida.
La música comenzó. Los Weasley organizaban juegos. Fer y Gabriel platicaban y Hermione y Harry bailaban. Poco a poco los adultos se fueron cansando hasta quedar los seis jóvenes. Ginny dijo que tenía sueño y Ron estaba cansado.
Fer y Gabriel no podían creer que estuvieran de nuevo frente a frente después de un buen rato que no se veían, siendo tan dependientes el uno del otro.
Harry jamás había visto a Fernanda tan bien. De verdad le agradecía a Hermione todo lo que había hecho por ambos.
-Gracias, amor- dijo Harry abrazando a Hermione por detrás.
-Pero si la sorpresa no era para ti- respondió Hermione recargándose en el hombro de Harry.
-Lo sé, pero me hace bien ver tan feliz a Fer
y tú eres la culpable de toda mi felicidad

-Gracias, gracias- respondió Hermione como si le otorgaran un premio. Harry le sonrió.
Hermione se volteó hacia Harry y lo abrazó. Harry sentía el olor a flores de su pelo y su perfume tan peculiar. La amaba.




París

-¿Vestido de noche?
-Listo- respondieron dos voces.
-¿Bañador?
-Listo- respondió Hermione
-También- Respondió Ginny.
-¿Vestido de Coctail?
-¿Qué es eso?- contestó Gin.
-Ya lo puse en las dos maletas, Gin, el tuyo es azul, el mío verde
-empezó Hermione.
-¡Y el mío rosa!-continuó Fer.
-Igual que el 99.99% de tu ropa

Los chicos estaban listos y las niñas revisaban por enésima vez sus maletas.
-¿Chicas?- tocaron la puerta. Era Gabriel- ¿Ya están listas? Bill y Fleur ya llegaron. Ya nos vamos.
-Ya vamos Gabo- respondió Ginny.
-No sé por qué tengo el presentimiento de que esto se va a poner genial
- empezó Fer- hace muchos años fui a París, porque mi mamá fue a visitar a una de sus mejores amigas, recuerdo que tenía una hija de nuestra edad y que me llevaba muy bien con ella, estuvimos como un mes, la niña era muy buena hablando inglés y pues yo también lo hablaba, porque hasta el último día de su vida, mi mamá me habló en inglés
Pero no me acuerdo mucho de ella, debimos haber tenido unos seis años

-Yo fui hace no tanto, es hermoso, de verdad- dijo Hermione nostálgica.
-Bueno, niñas, si no bajamos nunca vamos a llegar- comentó Ginny tomando su maleta. Estaba pesada- ¿No creen que es mucha ropa para dos días?
-¿Y si nos ligamos a un francés, no vamos a repetir ropa, o sí?- preguntó Fer.
-No, pues tienes razón
- contestó Ginny pensativa.
-Yo no opino, porque tengo al novio más guapo, lindo, valiente
- Fer interrumpió a Hermione.
-Y a la cuñada más hermosa, simpática, inteligente
- Gin interrumpió a Fer.
-¡Y yo quiero ir a París! Y si no bajamos no vamos a ir- repitió Ginny.
Cuando bajaron Bill y Fleur estaban en la sala con Harry, Ron, Gabriel y el abuelo.
-Bien, cuando digan. Nos iremos por traslador
- Bill vio la cara de Harry y Ron. No era muy alentadora- vamos a reducir las maletas y llegaremos a casa de Fleur. Ahí nos esperan sus papás y Gabrielle, ¿sí recuerdan a Gabrielle, verdad?
-Sí- respondió Harry rápidamente, recordando la segunda prueba, donde, gracias a Gabrielle alcanzó un segundo lugar.
-¿Quién es Gabrielle?- preguntó Fer.
-Mi hermana menor- dijo Fleur- en la segunda prueba en el torneo de los tres magos, Harry la salvó, ya que yo fui atacada.
-Mira, hermanito, como que tienes muchísimas cosas que contarme
- dijo Fer riendo.
-Bien, despídanse- todos se despidieron del abuelo. Salieron al jardín y encontraron un muñeco de peluche muy viejo y maltratado.- A la cuenta de tres tocan el muñeco- dijo Bill- uno, dos, ¡tres!
Después de uno de los minutos más exasperantes de su vida. Harry sintió como tocó piso. Era pasto, abrió los ojos y se encontró en un hermoso jardín. Volteó a la izquierda y vio una alberca, a la derecha, una hermosa mansión color marfil.
-Bienvenidos a París- dijo Fleur- esta es mi casa.
Se dirigieron al recibidor de la casa. La madre de Fleur salió a su encuentro. Se abrazaron e intercambiaron algunas palabras en veloz francés.
-¿Recuerdas a los hermanos de Bill y sus amigos?- preguntó Fleur.
-Claro, hija- respondió su madre- está bien que esté vieja pero no es para tanto. Ron, Ginny, Harry, Hermione, Fer
Pero a él no lo recuerdo

-Soy Gabriel, señora, mucho gusto- dijo Gabo extendiendo una mano la cual la Señora Delacour estrechó alegremente- y no me conoce porque yo llegué hace muy poco.
-Mucho gusto, Gabriel.
En ese momento una jovencita rubia iba bajando las escaleras velozmente.
-¡Fleur!- la niña se colgó del cuello de su hermana- ¡Pensé que tardarías en venir!- se soltó de Fleur y abrazó a Bill- ¡Hola cuñado!- Gabrielle rió- me gusta decirte así. Hola chicos- la niña saludó efusivamente a todos, especialmente a Harry, haciendo que Hermione hiciera una mueca inexplicable, pero seguramente era de celos.- Bien, sé que acaban de llegar y lo comprendo, pero tienen que arreglarse muy rápido, porque tengo boletos para ir a ver a Marie Madeleine
¡Se va a presentar en la ópera! ¡Consiguió el papel del cisne blanco!
-¿Quién es Marie Madeleine?- preguntó Bill a su esposa.
-Mi prima, ella baila ballet y patina en hielo, de hecho, irá a Japón a los juegos olímpicos de invierno el próximo año representando a Francia. Le choca que le digan Marie, por eso todos le dicen Madeleine o Maddie.
-¿Cuántos años tiene?- preguntó Ron.
-Diecisiete, hace dos días fue su cumpleaños. Es muy bonita y muy inteligente, de hecho Fer me recuerda a ella.
-¡Claro que no es por lo inteligente!- comenzó Ron

-Mira zanahoria, déjame en paz

-¡Chicos! ¡Váyanse a cambiar porque ya nos vamos!
-Está bien, Bill

Al poco tiempo todos bajaron muy elegantes y se fueron en dos camionetas a la ópera. El edificio era hermoso, en la calle perpendicular se veían las tiendas de los más famosos diseñadores. El ambiente comenzaba a refrescar y una lluvia iba cayendo lentamente.
A los cinco minutos de haber entrado comenzó la función. Estaban en palco, justo en medio, según Gabrielle, el mejor lugar para ver ballet.
-Mira, Harry, la de blanco es mi prima Maddie, es la mejor bailarina de su academia.
-¿La rubia?- Harry señaló a una joven de cabellos dorados y piel blanca casi apiñonada que bailaba bastante bien.
-Sí, ella. Es muy bonita y excelente bailarina pero como patinadora es una cosa única. La seleccionaron para ir a Japón a los juegos olímpicos, parece que baila sobre el hielo. Para ella primero fue el ballet y luego el patinaje. Su mamá es inglesa. Su papá era hermano del mío, pero el murió unos meses antes de que ella naciera, así que nunca lo conoció, pero mi tía se encargó de que lo amara como si hubiera estado ahí siempre.
La trémula música de la muerte del cisne terminó y Gabrielle se salió corriendo del palco para poder ir con su prima.
Todos salieron después de Gabrielle, Fer estaba fascinada con la actuación de Madeleine; dijo que sus hermanas, las gemelas, también bailaban ballet y que también hicieron el lago de los cisnes a su corta edad. Una fue el cisne negro y la otra el cisne blanco.
Al salir se encontraron con una mujer de piel dorada con cabellos rubios y ojos azules. Debería tener entre unos treinta y cinco o cuarenta años. Era muy bonita a pesar de su edad.
-¡Hola Amy!- saludó la mamá de Fleur.
-¡Hola Liane!- contestó la mujer- Tú debes ser Bill y ellos tus hermanos y sus amigos, ¿verdad?
-Sí, señora- dijo Bill- mucho gusto, Bill Weasley.
-Fleur, querida, lamentamos no haber ido a tu boda
Pero tú sabes, lo de Madeleine, tenía entrenamiento en el patinaje y los ensayos de la presentación
¡Felicidades, hija!
-Gracias tía, déjame te presente a nuestros amigos, y a mis cuñados. Ellos son Ron y Ginny, los hermanos más pequeños de Bill; él es Gabriel, el último que se añadió a la pandilla; ella es Hermione Granger, la mejor estudiante de Hogwarts en años; y él, seguro has oído hablar de él, salvó a Gabrielle hace dos años en el Torneo de los Tres Magos, es Harry Potter- la mujer tembló un poco en ese momento- ¿estás bien, tía?
-Sí, Fleur, no te preocupes

-Y ella es su hermana, ¿dónde está Fer?- preguntó Fleur.
-Aquí ando- dijo Fer llegando corriendo. Amy comenzó a tambalearse.
-¿Segura que estás bien, tía?
-No exactamente bien. ¿Son los hijos de Lily? ¿De mi Lily?
-¿Conoció a mi madre?- preguntó Harry- ¿Cómo no se sorprende que seamos dos?
-¿Tú eres la hija de Mariana?- dijo dirigiéndose a Fer.
-¿Amy Standwood? La amiga de mi mamá
¿Es usted?- preguntó Fer.
-Sí, Fer, ¡has crecido tanto!- dijo asombrada Amy. La abrazó- la última vez que te vi tenías seis años
Supe lo de Mariana y Fernando
Lo siento muchísimo, no tienes idea de cómo me duele. Un día antes de que ocurriera recibí una carta de Mariana. Así que ya encontraste a Harry.
-Sí, ¿usted se sabe toda la historia?- preguntó Fer.
-Sí me la sé. Harry, Fer, ¿les importaría ir conmigo a tomar un café?- los chicos negaron con la cabeza- Bien, Liane, ¿podrías llevarte a Madeleine? Dile que bailó hermoso, pero tuve una emergencia, en una hora los alcanzamos

Ambos chicos y Amy tomaron un taxi.
Llegaron a los Campos Elíseos. El Arco del Triunfo se levantaba con todo su esplendor. Hacia la derecha se vislumbraba iluminada la Torre Eiffel.
-Es precioso- dijo Fer asombrada.
-Sí lo es- respondió Amy- la primera vez que estuve en París fue el primer lugar que pisé.
Caminaron por los Campos Elíseos. La calle aún estaba mojada por la tenue lluvia que había caído. El olor a tierra mojada hizo que Fer se estremeciera.
-Bien chicos. ¿Se saben la historia completa?
-Sí- dijo Harry- quiero suponer que usted es la otra amiga de mi madre

-Sí. Escuchen muy atentos. Yo estaba muy triste aún porque mi marido acababa de fallecer. El embarazo de Lily era un motivo de alegría y de relajación, pero a la vez de preocupación ya que Lil nos había contado lo que había visto.
Desde antes de que ustedes nacieran Mariana, Fernando, la familia de Zack, bueno Zachariè mi esposo, nos pusimos de acuerdo. Mariana y Fernando aceptaron encantados a uno de los bebés. Sabían que su futuro hijo iba a ser niño, así que si tomaban a una niña podían decir que eran gemelos.
Cuando le expliqué todo a la familia de Zack, específicamente a su madre (la cual me quería muchísimo) y a Toussaint, el papá de Fleur, ellos aceptaron inmediatamente la idea, lo cual me reconfortó mucho.
La noche en que nacieron, Mariana perdió a su bebé
Estaba muy deprimida, pero le consolaba la idea de que iba a tener a una niña para darle el cariño que no le pudo dar a su primogénito

-Por eso mi mamá siempre decía que yo era muy especial, no sólo porque era bruja

-Exacto. Hicimos un pacto Mariana y yo. Dijimos que ambas niñas iban a hablar inglés y hacer algo que a su madre le gustara. A ti se te desarrolló una voz hermosa y tu madre ayudó a que la música fuera lo tuyo, ¿verdad?
-Sí, me mandó a clases de canto desde los cinco años. Yo puse todo de mi parte porque me encantaba la idea de cantar

-A Lily le encantaba la música, ella tocaba el violín al igual que tu madre. Mariana prometió enseñarte a cantar y a tocar el violín

-Toco el violín, pero también la guitarra y el piano. Mi mamá dijo que a alguien le hubiera encantado la idea de que tocara el piano.
-Sí, a James. Él amaba la música clásica a pesar de ser muy rebelde. Yo prometí que haría que a mi niña le gustara el baile
Pero no fue necesario mucho esfuerzo. Cuando cumplió cinco años la metí a clases de ballet y ella fue la que decidió seguir. Ella también toca el piano.
-Entonces Madeleine es nuestra hermana

-Sí, pero quiero encontrar un buen momento para decirle- Fer interrumpió a Amy.
-¡Eso quiere decir que pronto podremos vencer a Voldemort!- dijo Fernanda muy alegre.
-No adelantemos circunstancias, Fer. ¿Cuándo cree que podrá hablar con Madeleine?- preguntó Harry.
-Espero que hoy mismo
se la van a llevar, ¿cierto?- cuestionó Amy.
-Sí, señora. Creo que será lo mejor. Verá, este año Hogwarts estará abierto sólo para algunos alumnos y quiero creer que la Profesora McGonagall aceptará a Maddie.
-¿McGonagall sigue viva? ¡Yo creí que era más vieja que Matusalén!- ambos chicos rieron ante tal comentario.
-Supongo que también les dio clases
- comenzó Harry.
-Sí. Para mi gusto la mejor maestra, claro, a parte de Dumbledore
Una gran pérdida- dijo Amy melancólica- Bien, chicos- creo que lo mejor será regresar a casa de Liane.
Ambos chicos asintieron. Subieron a un taxi. Cruzaron dos puentes. La torre Eiffel se reflejaba esplendorosa en el Sena. Por fin llegaron a la residencia.
Cuando entraron vieron platicando afuera del jardín a Ron, Hermione y Madeleine. Amy se despidió de ellos y los chicos se dirigieron a donde estaban los demás.
Hermione se acercó corriendo a Harry y se colgó de su cuello.
-Amor, guarda la calma, vas a ver algo impresionante- le susurró Hermione.
-Ya lo sé. Tranquila. Ahorita te platico- le respondió Harry besando su mejilla.
Cuando se acercaron a ellos Fer y Maddie se quedaron viendo a los ojos. Maddie recorrió a Fer lentamente con la mirada.
-Madeleine Delacour, mucho gusto- dijo Maddie aún en su asombro.
-Fernanda Alcántara, encantada- contestó Fernanda sonriendo.
-¿Fer? ¿La hija de Mariana Millers?- preguntó Maddie.
-Sí, soy yo. Hace muchísimo que no nos veíamos- respondió Fer.
-¿Cómo nunca pude notar el asombroso parecido entre nosotras?- cuestionó Madeleine.
-No lo sé. Yo tampoco lo noté. Supongo que porque éramos aún muy pequeñas

-¡Madeleine! ¿Puedes venir?- se oyó la voz de Amy.
-En un momento regreso. Voy con mi mamá. No tardo- la joven salió corriendo.
-Yo no pensaría lo mismo
- dijo Fernanda
-¿Acerca de qué?- preguntó Ron.
-Ronald, ¿Qué no es obvio?- Ron negó- Maddie es la hermana de Harry y Fer.
-¿Qué? ¿Pero no su hermana era pelirroja?- cuestionó Ron.
-¿Qué no te enteraste que se inventaron los tintes?- preguntó Fer en forma de burla.
-¡Ya, basta!- dijo Harry- hay que mantener la calma. A Maddie le va a afectar bastante la noticia

-Pero a Fer no le afectó en nada- comenzó Ron.
-Sí, pero en ese momento para mí fue perfecta la noticia de que no estaba sola en el mundo
¡Acababa de perder a mi familia! Si me lo hubieran dicho cuando aún estaban junto a mí, no creo que lo hubiera tomado igual
- dijo Fer.
-Fer tiene razón. No va a ser fácil para ella. ¡No puedo creer que en menos de un mes encontrara a mis dos hermanas
Pero Hermione, tú tenías razón
No las tenía que buscar, simplemente llegarían a mi vida

-Yo te lo dije, Harry- rió Hermione abrazándolo.
Todos se subieron a dormir. Hermione fue a la habitación donde dormían Harry y Ron.
-Hola amor, tú me tenías que contar algo
- comenzó Hermione sentándose en la cama de Harry. El se incorporó para quedar sentado.
Harry le platicó todo lo que le había dicho Amy. Hermione estaba incrédula. En ese instante tocaron la puerta.
-Adelante- dijo Harry.
-Hola- dijo Madeleine tímidamente- ¿puedo pasar?
-Claro- respondió Harry- por cierto soy

-Harry Potter, mi hermano- completó Madeleine.
-Supongo que ya hablaste con tu mamá

-Mejor yo me voy- dijo Hermione.
-No, no te preocupes, quédate- contestó Madeleine- Sí ya hablé con mi mamá. De hecho me lo tomé mejor de lo que todos esperaban
Siempre me agradó la idea de tener un hermano
¡Y tengo mellizos! Lo que sí es que no me cae la idea de que mi mamá no sea mi mamá
Harry, ¿puedo darte un abrazo?
Harry se levantó de la cama y su hermana se abalanzó sobre él. Ambos derramaron algunas lágrimas.
-¿Vendrás con nosotros a Inglaterra?- preguntó Harry.
-Sí. Mi mamá ya me explicó la situación. Gracias

-No, gracias a ti. De verdad, por habernos aceptado- se oyó una voz. Fer estaba parada en el marco de la puerta.
-¡Fer! ¡Tengo una gemela!- gritó emocionada Maddie. Ambas niñas se abrazaron.
-Todo va a cambiar desde ahora
- sonrió Fernanda.
-Ya estamos los tres juntos- dijo Harry abrazando a sus hermanas.

La sexta es la vencida

-Creo que esta ha sido la mañana más feliz en muchos años- señaló Harry.
Estaba sentado en su cama. Platicaba con Ron y Gabo quienes no terminaban de creer que tantas cosas habían pasado en frente de Ron mientras dormía y Gabriel estaba en el jardín.
-Mis hermanas son hermosas, ¿verdad?- preguntó Harry.
-Si me das a escoger me quedo con Maddie. Es menos fastidiosa que Fernanda.
-Oye- reclamó Gabo- Mi amiga no es fastidiosa
-De hecho, Maddie no es fastidiosa, Fer es la que se pasa, aclaro que sólo conmigo-dijo Ron viendo a Gabriel y a Harry-
Pero me cae muy bien. A Maddie hace apenas horas que la conocemos

-Y sin embargo ya la quiero
- dijo Harry.
-Es tu hermana, estabas esperando por ella- comentó Ron.
-Es uno de los episodios más bellos de mi vida. A pesar de que Voldemort está libre, a pesar de que se ha derramado tanta sangre. A pesar de que me siento egoísta al decir esto. Soy feliz, Ron. Por primera vez en mi existencia soy feliz. Tengo a mis dos hermanas, mis gemelas. A mi abuelo. A los mejores amigos que pueda desear
Tengo a mi lado a la mujer más fantástica del mundo, a la más perfecta, la más hermosa, y lo más importante: que es la mujer que amo. Y yo jamás creí que pudiera ser capaz de amar
Jamás. ¡Pero se siente tan bien! Sentirte parte de algo, sentir que tengo una identidad, una familia
Y ahora tengo la esperanza de ser feliz
Justo anoche, después de que Fer, Maddie y Hermione salieron por esa puerta, pensé en llegar a tener una familia. En ser feliz con mis hermanas, con mi novia, con mis amigos. Sé que va a sonar muy raro y más en mí, pero por primera vez pensé en la posibilidad de llegar a tener hijos, me quité de la cabeza la idea de morir antes de los veinte, llegué a imaginar una vida al lado de Hermione. Envejecer con ella. Y sé que me veo muy cursi y muy extraño, pero es lo que ahora anhelo.
-¿Y por qué habría de parecerme cursi y extraño, Harry? Ahora por lo menos sientes tener un motivo para vivir, y no vivir solamente para ver a Voldemort derrotado- comentó Ron.
-¿Y sabes algo? ¡Aún si mi último día de vida es hoy! ¡Aún si este es mi último instante en este mundo! Voy a aprovecharlo a cada segundo
No voy a dejar que la vida se me escape de las manos y no la pueda disfrutar. Y le voy a decir a mis hermanas que las adoro. Le diré a cada minuto a Hermione lo mucho que la amo, le daré todos los besos que tenga que darle. Estaré con mis amigos, te recordaré siempre lo importante que eres para mí- Ron sonrió- y no sé si me dará tiempo de hacer todo eso, pero lo intentaré. Porque si Voldemort va a arrancarme la vida de un momento a otro se va a llevar una vida que fue aprovechada, en la que amé, en la que me sentía amado
Y si me llega a matar sufrirá al saber que me iré con la conciencia tranquila; que me iré sin dejar un solo pendiente en este mundo. Sufrirá al saber que el mundo me recordará más que a él. Porque no sólo seré el niño que vivió sino seré el niño que vivió y aprovechó la vida
Y si por mi buena suerte me toca ser el que viva, me encargaré de que mis hermanas sean felices y me encargaré de hacer a Hermione la persona más feliz de este mundo.
-A eso yo le llamo amar a la vida, hermano- dijo Ron dándole una palmada en la espalda.
-A eso yo le llamaría vivir, Ron- terminó Harry.
Ese mismo día decidieron ir al Palacio de Versalles. Se fueron en la camioneta de la mamá de Fleur y en la de Amy.
Nadie podía creer lo que estaba ocurriendo con Madeleine. Era el tema de conversación de todos. Cuando buscaron a Maddie y a Fer para que se fueran ellas dijeron que tenían muchas cosas que hacer y que querían recuperar un poquito del tiempo perdido.
Nadie les negó que hicieran lo que quisieran hacer. Ambas decidieron ir de compras. Cada una tenía gustos muy diferentes. Fer adoraba el rosa y todos los colores alegres. Maddie era un poco más seria y le gustaban los tonos tierra. Cada quien se compró al principio la ropa que más le gustó, pero después coincidieron en algunas prendas, así que se las compraron iguales pero de distinto color.
De repente, mientras compraban unas crepas, a Fernanda le llegó una idea a la cabeza.
-¿Y si nos cambiamos el color del cabello y nos lo dejamos igual?
-Pero desde nacimiento hemos tenido diferente color de cabello
Aunque se me hace muy buena idea. Vamos a confundir a todos.
-No tanto- dijo Fer- tus ojos son un poco más claros que los míos y si son observadores van a saber quién es quién.
-Tienes razón, ¿pero de qué color? Yo desde los doce años lo he tenido rubio. Tú me conociste pelirroja.
-La verdad ni me acuerdo, pero yo siempre he tenido el pelo negro. ¿Qué tal si nos lo teñimos de castaño?

El palacio de Versalles era precioso al igual que sus jardines. Los chicos, Gabrielle, Fleur y Bill decidieron ir a comer algo mientras Amy y Liane fueron a comprar unas cosas.
El tiempo que Gabriel, Ron y Harry pasaron juntos fue muy productivo. Se dieron cuenta de que el chico tenía muchas cosas en común con ellos. Harry se alegró de que Gabo quisiera tanto a su hermana, eso haría que ella fuera más feliz y cumpliría más rápido con su propósito.
Cuando llegaron a París después de hora y media de viaje, el tráfico estaba infernal. Tardaron poco más de una hora para llegar a la casa de los Delacour.
Apenas llegaron, Harry subió a buscar a sus hermanas. Tocó la puerta del cuarto de Gabrielle (que era donde Maddie se había quedado ese día) y oyó dos voces.
-Adelante- dijeron ambas.
Harry entró a la habitación. Quedó impactado. El cabello lacio de Fernanda había desaparecido, y los rizos de Madeleine se habían atenuado. Ambas tenían el cabello castaño claro y rizado suavemente en las puntas. Al verlas se dio cuenta de que estaban usando la misma ropa, sólo que la blusa de Fer era rosa y la de Maddie era verde seco. Ambas traían un pantalón de mezclilla y los zapatos similares.
-Así que ese era su plan macabro- comentó Harry divertido.
-¡Sí!- dijo Fer- ¿puedes saber quién es cada una?
-¡Claro! Tú eres Fernanda y ella es Madeleine.
-¡Ves que no nos iban a confundir!- exclamó Fer.
-¿Cómo crees Fer? Está bien que lleve nada de conocerlas pero después de todo llevan la misma sangre que yo

-Tú lo dijiste
- empezó Maddie.
Tocaron a la puerta.
-Pase- dijeron los tres a coro.
-Niñas, amor dice Fleur que bajen a
¿Qué les pasó?- preguntó Hermione entrando.
-Ya somos gemelas- dijo Maddie- ¿qué tal nos vemos?
-Fantásticas, ese color de cabello les queda muy bien a ambas
Bueno, como son iguales

Todos estallaron en carcajadas. Decidieron bajar.
Los demás quedaron estupefactos. De verdad se veían muy bien. La piel de Madeleine era un poco más bronceada comparada con la de Fer que era morena, de un tono latino.
Terminando de cenar Fer, Madeleine, Hermione, Harry, Gabriel y Ron se fueron a la habitación de las gemelas. Ginny argumentó que tenía sueño y estaba algo cansada y se fue a dormir.
-¿Jugamos a algo?- preguntó Ron bostezando.
-En México es muy común un juego que se llama la botella y se trata de girar la botella y al que le toque la boca manda y al que le toque el fondo cumple el castigo o la pregunta
- dijo Fer -Casi siempre son besos o preguntas indiscretas.
-La verdad es bastante divertido porque conoces cosas que nunca creías conocer de tus amigos- comentó Gabo.
-Hay que jugar- dijo Maddie emocionada.
Maddie bajó corriendo las escaleras y subió con un bote de refresco vacío. Todos se sentaron en círculo el la habitación de las gemelas y Fer giró la botella.
-Yo mando a Harry- dijo Fer- Bien, hermanito. Esto se pondrá bueno para ti. Creo que lo correcto es que te toque sólo con Herms así que dale un beso
En el ombligo
pero no puedes meter manos ni ella

-¿Entonces?- preguntó su hermano extrañado.
-Con los dientes- sonrió triunfante Fernanda.
Harry subió la playera de Hermione lentamente con los labios cuando llegó a su ombligo Hermione sintió cómo Harry tronó un beso y un cosquilleo recorrió su cuerpo.
-Bien hermanito, así se juega- dijo Fer orgullosa. Volvió a girar la botella- Hermione a Ron.
-Bien Ronnie
- Ron hizo una mueca- amor, lamento esto, pero
Dale un beso en el cuello a Maddie.
Ron se sonrojó hasta quedar del color de su cabello.
-No te preocupes Ron, por mí no hay problema.
Ron temblaba de los nervios. Se acercó a Madeleine y le besó el cuello.
Las cosas cada vez subían más de temperatura. Le tocó a Gabriel.
-Bien, Herms, un beso de quince segundos a Harry- dijo Gabo.
-¿Sólo quince?- preguntó Hermione acercándose a Harry. Harry tomó entre sus manos la barbilla de Hermione.
Fer comenzó a contar.
-Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, catorce, catorce, catorce, catorce- no se separaban- catorce, catorce, catorce, ¡quince! ¡Ya chicos! ¡Por favor! Que sean de moral distraída no es mi problema.
Se separaron y Harry abrazó a Hermione.
Le tocó a Hermione.
-Tiempo de venganza, Gabo- dijo Hermione sonriendo maliciosamente- dale un beso de cinco, no, de diez segundos a Fer.
-¿A Fer?- preguntó Gabriel.
-Sí, a Fer- respondió Hermione.
-No te hagas el tonto Gabo, si siempre te tocaba conmigo- dijo Fer.
-Sí- contestó Gabriel- pero en ese entonces no jugábamos con tu hermano enfrente
Está bien.
Gabriel se acercó a Fer, la tomó de la nuca delicadamente y la besó muy suavemente. Fer subió sus manos a la cabeza de Gabo y terminaron los diez segundos.
Ambos se separaron.
A Hermione le volvió a tocar con Gabriel
Había decidido pasar a lo teórico, ya que lo práctico sí había resultado

-Bien, Gabo, parece que tienes una maldición conmigo. Primero sálganse todos excepto Fer de esta habitación- todos la miraron extrañados pero obedecieron- Ok, Gabriel, ¿estás enamorado de Fer? No me lo respondas a mí, para eso te quedas con ella.
Hermione salió de la habitación con una sonrisa triunfante, sabía que su plan había funcionado. Se dirigieron al cuarto de los chicos mientras Hermione les contaba su malvado plan secreto. Todos, incluso Harry, se alegraron, ya que sabían que entre Fernanda y Gabriel debería haber algo más.

-¿Qué tienes que decir?- Fer estaba sentada en su cama y Gabriel caminaba nervioso por la habitación- ¿o qué quiso Hermione decir?- Gabo se sentó a su lado
-Yo, lo único que tengo que decir es que eres la persona más especial que conozco, la que ilumina mis días y alumbra mis noches
Y una cosita más- dijo Gabriel sonriendo.
-¿Qué?- preguntó Fer.
-Que estoy perdidamente enamorado de ti- respondió con una sonrisa. Sus ojos oscuros brillaban muchísimo. Si era guapo, en ese momento a Fer le pareció el hombre más perfecto en el mundo
- ¿Algo que tengas que decir a tu favor?
-Sí- sonrió Fer mirando al piso- yo también te amo.
-Fer
- comenzó Gabriel- ¿sabes como me harías muy feliz?
-¿Cómo?
-Aceptando ser mi novia.
-Déjame lo pienso. Un niño lindo, guapo, sincero, carismático, popular, valiente, amable y sobre todo que me conoce mejor que a nadie me pide que sea su novia, ¿cierto?
-Cierto- respondió Gabriel.
-Y yo que soy tan linda pues no me puedo negar, ¿cierto?
-Cierto- repitió Gabriel.
-Entonces digo que sí- contestó Fer.
Gabriel abrazó a Fer por la cintura. Fernanda rodeó a Gabo delicadamente por el cuello.
-La sexta es la vencida- comentó Gabriel.
-¿Qué no es la tercera?- preguntó Fer.
-No, han sido cinco los besos que te he dado, pero el sexto va a ser el verdadero- respondió Gabo.
-Para mí el primero fue el mejor
- murmuró Fernanda melancólica.
-Es porque no has probado el sexto- finalizó el moreno acercando más a sí a Fer.
Fernanda cerró los ojos. Se dejó llevar por el olor característico de Gabriel. El chico posó sus labios en la mejilla de Fer. Ésta se estremeció en los brazos del niño al que amaba. Gabriel subió una de sus manos a la mejilla de Fer y cerró los ojos
y también se dejó llevar. Sus labios rozaron por un segundo
Ambos entreabrieron sus bocas para dejar paso a un beso tranquilo, cálido, romántico
Después de un tiempo sus lenguas comenzaron a alterarse al no poder estar juntas, hasta que ambos decidieron darles una oportunidad para entrelazarse y demostrarse todo el amor que habían guardado desde sabía Dios cuánto tiempo

Se separaron. Gabo se recostó en la cama. Fer se acomodó en sus brazos mientras que el chico acariciaba su ahora castaña cabellera.
-¿Sabes algo?- preguntó Fer.
-¿Qué pasó, preciosa?
-Tenías razón, la sexta es la vencida.

Nota: este capítulo está dedicado a Sandra y a Fernanda. Por hacer que este juego se convirtiera en mi favorito... Ustedes saben por qué.... Las quiero muchísimo, son mis mejores amigas.
Dany Sanz.Bienvenidos a casa

-¡Felicidades Gabo!- dijo Harry abrazando a Gabriel- De verdad me da gusto que se hayan decidido
Yo no me había dado cuenta pero según Hermione era obvio

-¡Claro que era obvio!- comentó Ron- lo que pasa es que tú andas todo perdido y enamorado y no te habías dado cuenta de nada.
-Cuñado
Creí que nunca iba a decir esa palabra
- comentó Harry.
-Pues tus hermanas son muy bellas. Estoy seguro que no te van a faltar cuñados en Hogwarts- repuso riendo.
Se dirigían hacia el jardín. Maddie estaba hablando con su entrenador de patinaje. Ambos estaban tristes cuando salieron del salón.
-Au revoir!- dijo su entrenador. Era un joven de unos veintidós años de hermosos ojos azules y cabello castaño.
-Voyez-vous bientôt, Bastien- se despidió Maddie.
Salieron al jardín después de que el entrenador se marchó. Había una botella aplastada en el pasto. Todos se despidieron. Maddie se abrazó a su mamá. Ambas se despidieron con muchas lágrimas. Tocaron el bote. En un minuto ya se encontraban en el Valle de Godric.
-¡Wow!- comentó Fer riendo y cayendo en el piso- fue un viaje rápido.
Harry ayudó a su novia y a Maddie a levantarse.
-Hermanita, me da cosita verte así- dijo Fernanda abrazando a Madeleine.
-No te preocupes, ahorita se me pasa, es sólo que voy a extrañar a todos.
Entraron a la casa y se colocaron en las habitaciones. El abuelo estaba que radiaba de felicidad. No podía creer que tenía a sus tres nietos juntos de nuevo.
Hermione estaba en la mesa checando la lista de alumnos. Faltaba alguien del grupo

-¡Ginny!- gritó Harry desde el comedor. La chica llegó corriendo pensando que le había pasado algo.
-¿Qué te ocurre, Harry?- preguntó Ginny preocupada.
-¿Sabes por qué Luna no está en la lista de alumnos?
-Pensé que era algo importante
Luna decidió irse de intercambio, al Mirthayú en lugar de Fernanda
Me habías preocupado.
-¿Qué te pasa hermanito?- preguntó Fer llegando.
-¿Qué les pasó en el cabello?- El de Fernanda era de nuevo lacio y negro y el de Madeleine era rubio y ondulado.
-Que el cambio de imagen fue solamente para esto- Maddie le dio a Harry una fotografía donde estaban las dos juntas, vestidas igual y con el cabello castaño.
-Queríamos tener una foto donde estuviéramos iguales- respondió Fer- además ese tinte dura muy poquito, a lo mucho dos o tres días, y los rizos se arreglaban con un par de tenazas.
-Ustedes se entienden- dijo Harry riendo.

Los días estaban pasando muy rápido. Ron y Ginny regresaron a la madriguera para arreglar sus cosas y partir a Hogwarts. Hermione regresó también con sus padres para terminar de empacar todo.

El primero de septiembre llegó más pronto de lo que esperaban. Los mellizos, Gabo y el abuelo llegaron a la estación un poquito después de las diez y media. Hermione iba llegando con sus padres al poco tiempo. Ron y Ginny arribaron a los diez minutos con la señora Weasley.
Hermione llevó a sus padres a conocerlos a todos. Hacia ya tiempo que no se veían y la verdad estaban bastante cambiados.
-Él es Harry y es mi novio
Papá no pongas esa cara- Harry estrechó las manos de los padres de Herms- Ellas son Maddie y Fer, las hermanas de Harry que por fin encontramos. Él es Ron y su hermana Ginny, y él es Gabriel, el novio de Fer. Ella es Molly Weasley, a quien seguro sí recuerdan y él es el Señor Potter, el abuelo de Harry, Maddie y Fer.
-Mucho gusto- dijo el Señor Potter.
-Chicos no es que los apresure pero tienen cinco minutos y todo el tren para ustedes- dijo la Señora Weasley.
Todos se despidieron y cruzaron la barrera que separaba a los muggles del fantástico mundo mágico.
Efectivamente el expreso de Hogwarts estaba ahí con su roja locomotora, y otros nueve alumnos.
-Hola chicos- saludó Neville muy animado- sabía que iban a regresar, mi abuela quiso que yo volviera, la verdad me dio miedo al principio pero al saber que ustedes estarían también pues me sentí más seguro.
-A buen árbol te arrimas, Neville- dijo Ron riendo- nosotros dudamos un poco el regresar pero aquí estamos.
-Por cierto, Neville- dijo Harry- el grupo se está haciendo más grande. Luna se fue a Sudamérica, pero hay tres nuevos miembros. Él es Gabriel- ambos estrecharon sus manos- y ellas son Fer y Maddie, mis hermanas.
-¿Tus hermanas?- preguntó Neville.
-Sí- respondió Harry- es una muy larga historia.
-Mejor vamos subiendo al tren- dijo Hermione.
Se colocaron en varios compartimientos. Ron y Maddie ya eran los grandes amigos y se la vivían juntos. Ginny se les unió y Neville también. Fer y Gabriel estaban en otro compartimiento seguramente platicando (N/A: ajá, sobre todo platicando) y Hermione y Harry estaban en otro.
-Ya llevamos más de un mes, nunca creí que podría sostener una relación y mucho menos que fuera duradera- rió Harry.
-Pues nada es imposible, ¿no lo crees?- dijo Hermione riendo también.
-Sí, nada es imposible
- Harry tomó a Hermione delicadamente de la barbilla, ésta sonrió antes de unir sus labios con los de Harry.
-Lamento molestarlos pero ya vamos a llegar- dijo Ron acompañado por Neville.
-¡Por fin andan!- dijo Neville riendo- ya se habían tardado. ¿Pero entonces ya no andas con Ginny ni tú con Ron?
-¿Qué supones Neville?- preguntó Hermione acomodándose en los brazos de Harry.

Hogwarts se erigía con todo su esplendor, por fin estaban de nuevo en ese lugar, tan conocido para ellos. Entraron al recibidor
-De verdad es fabuloso- dijo Gabriel sonriendo- bastante diferente a Mirthayú.
-También es diferente a Beauxbatons- comentó Madeleine.
-Bienvenidos sean de nuevo, jóvenes- McGonagall salió del Gran Salón- como ven son solamente dieciséis alumnos los recibidos en este año. Como también ven, no hay presente ningún Slytherin y confiamos plenamente en que ninguno de los alumnos nuevos irá a tal casa, aunque en realidad no tendrá mucha importancia en qué casa queden. Por favor, pasen.

El Gran Salón estaba completamente distinto. Ahora solamente había tres mesas. La de los profesores (que estaba vacía) y dos mesas para unas diez personas.
-Señor Potter, Señor Boot, pasen al frente- dijo McGonagall, ambos pasaron al frente- Potter escoja a uno de sus compañeros.
-Hermione - dijo Harry. McGonagall vio a Terry.
-Mandy- dijo Terry.
-Fer.
-Justin.
- Madeleine.
-Hannah.
- Ron.
-Ernie.
-Gabriel.
-Susan.
-Ginny.
-Creevey.
-Neville.
-Seamus

-Bien, veo que se han acomodado perfectamente, procedamos a la selección.
-Alcántara, Liliana.
Fer se puso el sombrero. Éste hacía muecas.
-Es obvio, ¡Gryffindor!
-Delacour, Marie
-Es Madeleine, Madeleine- murmuró Maddie.
La rubia se colocó el sombrero en la cabeza.
-La misma madera de sus padres, y claro de sus hermanos. ¡Gryffindor!
Todos murmuraban sobre el asombroso parecido entre Fer y Maddie, pero a éstas no les importó mucho.
-Navarro, Gabriel.
-Tienes madera para trabajar, sin embargo tu valentía y tu entereza superan por mucho, esta cualidad- el sombrero dudó unos segundos- ¡Gryffindor!

-Jóvenes, los tiempos oscuros han ya llegado, ustedes fueron elegidos por su temple y pos sus habilidades para ser los próximos defensores del mundo mágico. Debemos continuar con la labor del Profesor Dumbledore, debemos seguir adelante y no dejarnos caer y vencer por aquellos que dicen ser los poderosos, cuando el poder siempre está en el bien. Aún están a tiempo de declinar, si se les hace muy peligrosa esta misión. Aún pueden rechazarla y no serán culpables, sino valientes por querer defender su vida. ¿Hay alguien que no quiera estar aquí?

Todo el salón se quedó callado. La mirada de Harry se volvió más confiada y comenzó a creer en el fin de la guerra. Comenzó a creer en el triunfo del bien y en la destrucción del Señor Tenebroso.

-Muy bien, todo está ya organizado, los tres nuevos alumnos quedan en Gryffindor y por lo que veo es la casa que más integrantes tiene. Tengo que informarles que solamente habrá dos torres este año. Organizadas, por supuesto por los equipos. La torre de Gryffindor será habitada por el equipo de Potter y la de Hufflepuff por el equipo de Boot. Las señoritas dormirán del lado izquierdo y los jóvenes del lado derecho. ¿Alguna duda?- Ginny alzó la mano- ¿Weasley?
-¿Se dividirán por grados?
-No, ya que solamente hay dos alumnos de sexto. Usted y el señor Creevey- McGonagall continuó- les presentaré a los profesores ya que tendrán algunas materias diferentes a las que estaban acostumbrados. Transformaciones será impartida por su servidora. Encantamientos por su querido profesor Flitwick- Flitwick apareció y varios sonrieron- Manejo y control mental por la señorita Nymphadora Tonks- los chicos se miraron asombrados- para su buena suerte, como profesor de Defensa contra las Artes Oscuras es el profesor Remus Lupin- todos estallaron en aplausos- para el Cuidado y manejo de plantas venenosas, la Profesora Sprout- los de Hufflepuff y Neville le dedicaron una sonrisa- Su profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas Peligrosas, la cual es obligatoria, es Rubeus Hagrid. Se darán cuenta que les falta una materia. Pociones. La llegada de este profesor les causará miedo a los que no lo conocieron, pero más miedo a los que creyeron saber cual fue su destino. Ha sido comprobada por diversos recursos su inocencia, desde testigos hasta su testimonio bajo Veritaserum. Su paradero fue mantenido en secreto durante un año. Esta persona es de mi absoluta confianza y también de varios de ustedes. Profesor, pase.
Un hombre entró por la puerta principal del Gran Salón. Era alto, de cabellos oscuros y traía una túnica negra, la cual lo hacia ver muy elegante.
-No puede ser- murmuró Hermione levantándose para verlo.
-No es posible- dijo Ginny.
Harry, por toda respuesta se levantó de su lugar y corrió a abrazar al hombre.







(N/A: ¿creyeron que los iba a dejar con la duda? Yo creo que ya se lo imaginan.)


-¡Sirius!- Harry se colgó del hombre- ¡Estás vivo!
-Vivito y coleando
¿Qué no ves que a los perros nos gusta jugar a hacernos el muertito?
-Pues no fue un juego muy bonito ¿eh?- le dijo Hermione sonriendo- Te extrañamos mucho
Más este psicópata que no te suelta.
-Y yo que creía que me odiabas

-Pues créeme que ahora ella tiene una buena razón para hacerlo- comentó Ginny- ¿Por qué nos pegaste tal susto?
-Por favor, Profesor Black, Potter, Granger, y ambos Weasley pasen a sus asientos. Es hora de cenar.

Todos comentaban acerca de la llegada de Sirius. Después de acomodarse en sus habitaciones, los chicos bajaron a la sala común.
-Es increíble esa historia- dijo Fer.
-Yo sí había oído de Black. En Beauxbatons también se incrementó la seguridad- comentó Madeleine.
-Veo que hablan de mí- dijo Sirius entrando con Remus.
-Sí, del chistosito que nos hizo creer que estaba muer
-Sirius interrumpió a Ron.
-¿Por qué no me dijeron que las habían encontrado? Remus, ¿qué clase de amigo eres?
-Ellas son
- comenzó Harry.
-Lily y Lizzie- finalizó Sirius- ¿Por qué sí se molestaron en informarme de que Mariana y Fernando habían muerto, pero no para decirme que Harry había encontrado a sus hermanas?
-Porque era una sorpresa
- dijo Remus- ¿Qué creías que eres el único que puede dar sorpresas?
-Además te tenemos otra sorpresa
- comentó Harry tomando la mano de Hermione.
-¿Qué Hermione ya es tu novia? Eso no es sorpresa
¡Es un milagro! Parecían un par de tontos sin darse cuenta de lo que sentían- respondió Sirius- Bien chicos, ¿quieren saber la historia?
-¡Sí!- respondieron todos a coro.
-Muy bien, buenos niños
La historia comienza cuando me dijeron que el tonto de mi ahijado creía que me iban a matar y que fue con toda su tropa
¿Dónde está la rubia chistosa?
-En Colombia, continúa- dijo Ginny muy rápidamente.
-Este, ¿en dónde estaba? ¡Ah sí! Tuvimos que ir a buscar a esa tropa y después de varias batallitas mi primita adorada Bella me arrojó al velo, ¿Hasta ahí se la sabían no?- los chicos asintieron- Bien, ese velo es un pozo sin fondo, en el cual toda la eternidad te irás cayendo, o por lo menos eso creí porque iban como dos horas y no pasaba nada, entonces tuve un impulso (no sé por qué) de convertirme en perro, y lo hice. Sentí como una ráfaga de aire me impulsaba hacia arriba y llegué hasta ese salón. Divagué unos meses por el mundo investigando y llegué a la conclusión de que el velo es sólo para humanos (creo que era obvio) y decidí regresar a Inglaterra. Supe de que Harry seguía traumatizado con mi muerte, pobrecito de mi ahijado, ¿no?- todos estallaron en carcajadas.
-Sirius, eso no es gracioso- dijo Harry.
-Sí lo es, hermanito- respondió Fer.
-El punto es que Dumbledore y Remus me ayudaron a probar mi inocencia en un juicio a puerta cerrada, nadie supo nada, mucho menos la prensa. Al morir Dumbledore e irse el imbécil ese que lo mató, Minerva me invitó a dar pociones y con tal de vigilarlos y que no se metieran en tantos problemas, acepté.
-¿Mi abuelo lo sabe?- preguntó Harry.
-¿Conoces a tu abuelo?- cuestionó Sirius.
-Tenemos mucho de qué platicar- finalizó Hermione.


Hola!!!
Espero que no se hayan enojado tanto por la tardanza, y es que no encontraba la manera de hacer que el amor de mi vida volviera a la vida

Les mando muchos besos y gracias por esperar.
Dany Sanz.






-Ahora, chicos. No soy ni profesor Black, ni maestro, ni señor
Mi nombre es Sirius y Sirius quiero que me llamen- Sirius hizo una pausa- Le enseñaré pociones, sin embargo haremos esto un poco más divertido. Cada equipo, escoja un líder para esta materia.


Los alumnos estaban acomodados en dos sillas redondas. Al parecer Sirius no quiso que la clase fuera impartida en las mazmorras y pidió un aula luminosa para enseñarles.
-Obvio tiene que ser Harry- decía Hermione alegando con Ron.
-Entiende que tienes que ser tú, mi niña- le dijo Harry tomando su mano.
-Antes de que empiecen con sus arrumacos, que sea Hermione, ¿sí?- opinó Fer riendo.
-¿Ves, Herms? Sólo tú y Neville quieren que Harry sea el líder
Ni siquiera sus hermanas están de su lado- decía Gabriel muy divertido.
-Gabo tiene razón- comentó Maddie.
-Ya, está bien- finalizó Hermione.
-¿Terry, verdad?- preguntó Sirius; el aludido asintió- ¿Quién será su líder?
-Justin- respondió Terry.
-Tú, el de la cicatriz, ¿cómo es que te llamabas? - decía Sirius mirando el techo- Se me olvidó tu nombre
¿quién será su líder?
-Muy gracioso. Hermione- contestó Harry sonriendo.
-Bien, les daré un cuestionario, solamente para ver que tal están en esto de las pociones
Acumularán puntos. No sólo en esta materia, sino en todas. El equipo que acumule más puntos no presentará exámenes. Los primeros exámenes serán a principios de diciembre, los segundos en marzo y los finales en junio. Está en ustedes no presentar exámenes. Como les iba diciendo, según su trabajo será el número de puntos. Este cuestionario, vale cincuenta. Si tienen alguna respuesta mal, los puntos irán bajando. ¿Entendieron?- Todos asintieron- el líder, en esta materia Justin y Herms, se encargará de que el trabajo quede terminado y claro, de revisarlo, ¿está claro?- por segunda vez volvieron a asentir- aquí tienen sus pergaminos y- Sirius vio el reloj y sonrió- corre tiempo.


-Nunca creí que Sirius tuviera paciencia para dar clases- dijo Ginny riendo.
-Yo tampoco, pero gracias a cierta niña hermosa tenemos cincuenta puntos en nuestro primer día- comentó Harry abrazando a su novia.
-No fue sólo gracias a mí
Hubo varias que yo no sabía- comenzó Hermione.
-No sólo gracias a ti, cuñis, pero el ochenta por ciento del examen lo respondiste tú- repuso Maddie.
-No es por apurarlos pero dos horas de pociones hacen que a uno le de hambre- empezó Ron.



Los horarios eran mucho más ligeros. El viernes solamente tenían dos clases y el resto de la tarde libre. Las clases se habían vuelto bastante amenas, ya que todos tenían suficiente conocimiento de las cosas y hacían que todo fuera mucho más rápido. La materia más divertida era la de Tonks, ya que controlar la mente y la magia era muy complicado y derivaba situaciones cómicas.
Defensa Contra las Artes Oscuras se volvía más complicada pero a los chicos cada vez les encantaba más la escuela. Sabían que el enfrentamiento con Voldemort se acercaría y que no iba a tardar en actuar.
Por fin llegó el viernes. Salieron de Defensa Contra las Artes Oscuras muy contentos y Hermione y Harry se dirigieron a la biblioteca mientras los demás se fueron a la sala común.

-Me dolió la cicatriz
- comenzó Harry lentamente. La verdad le había dolido bastante- en la clase de Remus.
-¿Te sientes bien? ¿Crees que ha pasado algo?
-Tal vez, pero ¿Sabes algo, Herms?- preguntó Harry a su novia.
-¿Qué, amor?- respondió Hermione buscando entre los estantes un libro.
-Eres la niña más linda del mundo- contestó el chico de los ojos verdes sonriendo a sus espaldas.
-No era mi intención molestarlos
- dijo Sirius sonriendo- pero Ron me dijo que estaban aquí y necesito que hablemos todos.
-¿Pasó algo?- preguntó Hermione.
-Sí, algo bueno- contestó Sirius- mejor vamos a la sala común.
El recorrido a la Torre de Gryffindor fue bastante incómodo por las preguntas y los comentarios de Sirius acerca de su relación. Cuando por fin llegaron, se encontraron a los demás ya sentados en los sofás. Había uno vacío y ahí se sentaron Harry y Hermione.



-Bien, chicos
Les tengo una muy, pero muy buena noticia- dijo Sirius. En ese momento Lupin entró- ¿Recuerdan que ya teníamos dos horcruxes de Slytherin, uno de Ravenclaw, uno de Hufflepuff y uno de Gryffindor?- todos asintieron, menos Neville que apenas estaba entendiendo el asunto- pues hoy en la mañana hubo una batalla entre mortífagos y la Orden

-¿Y eso es bueno?- preguntó Ron alterado.
-Sí.- afirmó Sirius- En primera porque ganamos la batalla y ya hay más mortífagos en la cárcel, y segunda pisé algo- sacó de una bolsa una serpiente muerta- Creo que se llama Nagini y que era un horcrux.
-¿Estás seguro?- cuestionó Maddie viendo las sonrisas de sus amigos.
-Claro, sobre todo por el gritito que pegó Voldemort- rió Tonks.
-Por eso me dolió la cicatriz
- murmuró Harry- En la mañana, en tu clase, Remus.
-Antes del medio día
Como a las once de la mañana pisé a Nagini
Prometo, prometo que no fue intencional
-respondió poniendo su mano derecha sobre su pecho- La casualidad es grande, ¿no? pobrecito Voldemort, le ha de doler mucho tener solamente 14.28571% de alma- todos lo vieron extrañados por su habilidad matemática- ¿Qué creían que Hermione era la única inteligente aquí?
-Pero eso significa que va a tomar revancha- comentó Fer.
-Gracias por el caso omiso a mi inteligencia- dijo Sirius.
-Es obvio que lo va a hacer
Pero no es algo que vaya a ocurrir pronto- contestó Remus- estoy seguro.
-¿Por qué lo dices?- preguntó Tonks.
-Sí, Sirius, eres impresionantemente inteligente...- Sirius hablaba solo.
-Muy fácil, porque si es pronto cree que estaremos preparados, pero si lo deja para después
- comenzó Hermione
-Ya que Sirius es el episteme del episteme del episteme de la epistemología
- Sirius continuaba con su monólogo.
-Pero cree que si lo deja para luego nos tomará por sorpresa- siguió Harry.
-¡Qué inteligentes!- dijo Remus asombrado.
-Sí, Sirius, tú también- terminó Sirius dándose por vencido.


El sábado, todos se habían ido a Hogsmeade, muchos de los maestros habían ido también, sólo que ellos para proteger a los estudiantes. Por su parte, Harry y Hermione se quedaron en Hogwarts. Después de un largo paseo por el lago, se dirigieron a la sala común.

Adesso no, non voglio più difendermi, supererò dentro di me gli ostacoli
i miei momenti più difficili, per te.

-Eres muy bella, Herms.- comentó Harry entrando detrás de ella.
-Eso ya lo sabía- dijo Hermione riendo.

There is no reason, there’s no rhyme: it’s crystal clear. I hear your voice and all the darkness disappears. Every time I look into your eyes you make me love you

-Y que te amo más que a nadie
- comenzó Harry de nuevo

Questo inferno finirà
i do truly love you

-También lo sabía
- Harry se acercó a Hermione y la abrazó por la cintura.

Fuori e dentro me
How you make me love you

-Y que quiero compartir mi vida contigo y que por ser feliz a tu lado voy a lograr vencer a Voldemort y vamos a poder vivir libres
- le susurró.
-Eso sí es novedad
- contestó Hermione sonriendo. Harry se dejó caer en un sillón y Hermione cayó sobre él.-Y si te digo que también quiero compartir mi vida contigo y que voy a estar a tu lado en cada instante difícil y cuando no sea difícil también. Y se me olvidaba una cosita
- Hermione rodeó el cuello de Harry muy tiernamente.

Con le sue difficoltà
I do truly love you

-¿Qué se te olvidaba, mi vida?- preguntó Harry poniendo una mano en su cintura y la otra en su cabello. Comenzó a jugar con sus rizos.

i belong to you, you belong to me forever

-Decirte que te amo- le murmuró Hermione en el oído.
-Pues yo te amo más- susurró Harry.
-Lo dudo


Want you, baby I want you and I thought that you should know that I believe. You’re the wind that’s underneath my wings, I belong to you, you belong to me.

-No quiero entrar en discusiones porque yo te amo más que lo que puede alguien amar- Hermione se disponía a replicar pero Harry la calló con un suave beso.

Ho camminato su pensieri ripidi
You are my fantasy

-Esa es una muy buena manera de callarte- dijo Harry acariciando su mejilla.
-Sí la es
Así me dan ganas de pelear más seguido y de hablar de más- rió la castaña. Miró por la ventana-Estar así es perfecto; tú y yo
Creo que a Voldemort se le van a quitar las ganas de matarte.

Per solitudini e deserti aridi
You are my gentle breeze

-¿Y eso?- preguntó Harry.
-Porque estaría a punto de volver a caer, ya que por amor a ti soy capaz de dar mi vida, Harry.
-Herms, por favor no digas esas cosas
Eso no va a tener que pasar- contestó Harry besándola en la mejilla.
-Pero por si pasa, que se cuide


Al ritmo della tua passione ora io vivrò
And i’ll never let you go

-¿Y si hablamos de cosas bonitas?- cuestionó el ojiverde.
-¿Por ejemplo?
-Nosotros.
-Me encanta ese tema

L’amore attraverserò


-Creo que el mundo nos tiene envidia- comentó Harry riendo y recargando su cabeza en el brazo del sillón. Hermione acomodó la suya en la clavícula de Harry.
-¿Porque somos felices?
-No exactamente- dijo Harry viendo el techo y acariciando el cabello de Hermione.
-¿Entonces por qué?- preguntó Hermione haciendo florituras sobre la camisa de Harry.

Yo’are the piece that makes me whole

-Porque no hay dos personas en este planeta, bueno, ni siquiera en esta galaxia que se amen tanto como nosotros lo hacemos
Jamás me imaginé diciendo tantas cursilerías, pero ahora que lo hago me encanta- Hermione soltó una risita- ¿Sabías que eras la pieza que le faltaba a Harry Potter para ser perfecto?

Le onde dei suoi attimi
I can feel you in my soul
Profondi come oceani

-Con tu humildad, supongo que me quieres hacer entender que ya lo eres- comentó Hermione riéndose.
-Así que digas, ¡Dios mío, qué perfecto el hombre!, pues no
bueno, de hecho sí- ambos rieron- sí soy perfecto, porque detrás de un gran hombre hay una gran mujer

-¿Y eso qué?

Vincerò per te le paure che io sento, quanto bruciano dentro le parole che non ho più detto, sai


-Que detrás de Harry Potter jamás ha habido una gran mujer.
-¿Ah sí?- preguntó Hermione desafiante.
-Sí

Want you, baby I want you and I thought that you should know that I believe.
Lampi nel silenzio siamo noi

-Simplemente estuvo la mujer perfecta- finalizó Harry. Hermione sonrió- por eso soy perfecto.
-Tenía que salir tu humildad.

I belong to you, you belong to me, you’re the wind that’s underneath my wings, I belong to you, you belong to me.

-Hermione, no puedo hacer nada contra este amor
Te pertenezco, puedes hacer conmigo lo que prefieras.

Adesso io ti sentoi will belong forever
To you.

-Tú también puedes hacer conmigo lo que quieras, nos pertenecemos
Por siempre


Y así se quedaron frente a una chimenea, dormidos, abrazados y completamente seguros de que se pertenecían el uno al otro.




Hola!!!!!!!!!
Disculpen la tardanza (0_o) Sí, sé que fue mucha, pero ¿qué creen? Ya estoy de vacas!!!! así que espero poder dedicarle mucho mucho mucho tiempo a este fict y poder terminarlo pronto, porque la inspiración se me escapa (AAAAAAAAAAAHHHHH!!!!!!!!!!!)... Porfitas dejen reviews...
Los quiero mucho!!!!
Besitos,
Dany SanzCapítulo 15. No tan fácil, Voldemort.

-Harry, por favor- una pelirroja lo empujaba con lágrimas en los ojos- Harry, despierta

-¿Qué pasa Ginny?- preguntó un chico moreno sin ver la expresión de la joven.
-Gabo, ayúdame a despertar a Harry- Gabriel en el acto tomo la jarra con agua que se encontraba en el medio de la habitación y se la arrojó a Harry en la cara. El muchacho abrió sus ojos verdes en el acto.
-Listo Gin.
-¿Qué pasa?- preguntó Harry molesto y preocupado al ver llorar a Ginny.
-Ni te acuestes Gabriel- dijo la pelirroja- es Hermione, se la
se las- Ginny no pudo seguir hablando y comenzó a sollozar.
-¿Qué le pasó a Hermione?- preguntó Harry incorporándose y tomando a Ginny de los hombros. Neville y Ron se habían despertado también al oír el ruido, Ginny trataba de recuperar el habla- Gin, contesta

-Fue él, él se las llevó

-¿Quién? ¿A quiénes?
-Vo-Voldemort
a Herms y a Maddie, se las llevó

-¿Qué?- preguntó Harry anonadado y agitado. Se levantó de inmediato de la cama, tomó su varita y se dirigió corriendo a la habitación de las chicas.

Fer se hallaba en el suelo sentada con los brazos rodeando sus rodillas. Estaba en shock. La negra y desordenada cabellera estaba empapada en sudor y no dejaba susurrar el nombre de su hermana.
-Fer- dijo Harry abrazándola- hermanita
Reacciona.
-No pude hacer nada, Harry- le respondió Fer llorando- él vino y se las llevó
Ni siquiera me dio tiempo de decirle que Hermione no era yo
Porque de seguro venía por nosotras dos, Herms no tenía nada que hacer ahí, ella no tiene la culpa de nada- soltó otro largo sollozo.
-Tranquila, Fer, las vamos a encontrar- susurró Harry, pero ni siquiera él creía completamente en esas palabras.
-¿Qué pasó aquí?- preguntó Remus entrando detrás de Gabo y Ron. Sirius pasó inmediatamente después. En ese momento Harry contempló la escena. El cuarto comúnmente ordenado de las chicas, excepto por la parte de Fer, se encontraba hecho un desastre. Harry intentó no derramar ni una lágrima por el bien de Fernanda, pero era prácticamente imposible

-Ahora quiere a mi hermana y a mi novia- dijo Harry levantándose, tragando saliva y con un dejo de rencor- pero que ni crea que no voy a ir a buscarlas- Harry tomó una almohada y la arrojó al suelo.
-Harry, tranquilo, con la cabeza fría- le dijo Ron.
-¡Ron! Por sentido común, amigo
¡Se han llevado a mi hermana y a mi novia! Sabe que existen mis hermanas, no sé cómo, pero él lo sabe

-Pues sí, Harry- respondió Ron tratando de mantener la cordura- pero si te alteras va a lograr de nuevo controlarte
Y va a sentir tu enojo, se va a saber aprovechar de él

-Ron tiene razón, Harry, tranquilízate- le dijo Gabriel levantando a Fer del suelo y abrazándola

-Claro, para ti es tan fácil
Tienes a tu novia entre tus brazos, y creo que no se han llevado a tu hermana- repuso Harry con una nota de sarcasmo.
-¡Pues si no lo recuerdas, también es tu hermana!- le contestó Gabo con furia. Harry recapacitó, estaba haciendo el ridículo y estaba haciendo sentir mal a Fer.
-Lo siento, es que
- no encontró una excusa- sólo que Voldemort me ha quitado tanto, y por fin siento que soy feliz, y ahí va de nuevo el desgraciado

-Y lo entendemos, Harry- repuso Sirius abrazando a Ginny.
-Por eso es que seguimos aquí, hermano- le dijo Ron sonriéndole tristemente- y créeme que si Hermione te viera así ya te habría colgado de un árbol- Harry sonrió ante el comentario- las vamos a encontrar- Harry asintió y se secó las lágrimas que había comenzado a derramar unos minutos atrás.
-¿No dejó ninguna huella Voldemort? ¿Una nota? ¿Algo?- preguntó Remus.
-A mí- dijo una voz fría y arrastrante que dio paso a una figura extremadamente delgada y demacrada. En cuanto Harry lo escuchó tomó su varita y se le encaró.
-¿Qué haces aquí? No intentes hacer nada, que hay más personas que tú aquí, Malfoy.
-No soy tan tonto, Potter. Tranquilo. Por lo que veo el señor Tenebroso se tomó un tiempo prudente, mes y medio, los tomó en curva, ¿no?- Harry lo miró con odio- Tranquilo- repitió- Simplemente, me estoy vengando, y no es precisamente de ti.
-¡Claro que no es de Harry, idiota! Él no te ha hecho nada
- observó Ginny casi inmediatamente.
-Como que todavía no le controlan la lengua a la pelirroja, aún así es muy bonita- dijo Malfoy con su arrastrada voz.
-Malfoy, deja a Ginny en paz y dime qué haces aquí.
-Ya te lo dije, Potter, me vengo. Me vengo de un imbécil que me quitó a lo único que tenía en el mundo que valía la pena. Voldemort me quitó a mi madre- el tono de voz de Malfoy cambió radicalmente. Se convirtió en un tono de dolor y amargura. Al rubio se le empañaron los ojos repentinamente- Me la quitó y no hice nada para detenerlo- Sin más palabra, Draco Malfoy se desvaneció en el suelo.

En la enfermería, pasadas las siete de la mañana, se encontraban casi todos los habitantes del castillo. Las chicas del equipo de Terry estaban estupefactas ante la noticia del rapto de Maddie y Hermione. Casi todo ese equipo había decidido regresar a sus casas ante la noticia y en cuanto McGonagall se los sugirió. Terry lo dudó un poco y terminó aceptando.
Fer estaba acostada en una cama profundamente dormida por causa de un tranquilizante y con la mano tomada a la de Gabriel, quien estaba en el suelo también dormido.
Ron y Neville también se habían rendido ante el cansancio cada uno en una cama. Ginny estaba sentada en un sillón con Harry. Ella ya había descansado un rato y Harry no podía despegar el pensamiento de su hermana, de Hermione y por supuesto de Malfoy.
Un grupo de magos de la Orden se encontraban analizando a Malfoy, llevaban ya cinco horas. Harry no había desviado la vista en casi todo el tiempo que Draco llevaba siendo interrogado. Según los informes del rubio habían llegado al castillo alrededor de la una de la mañana y se habían ido a la media hora, pero él se había quedado para llevar a cabo su plan. No alcanzó a oír el resto. Sólo que un rato después, el alboroto se despejó. Remus se acercó a Harry y lo llevó a un rincón.
-No miente- le dijo al joven.
-¿Están seguros?
-Completamente. Si lo hubieras visto. Está muy mal. Le realizamos diecisiete pruebas para ver si decía la verdad y todas dieron positivo.
-¿Y si es un imperius?
-También pasó por esa prueba
Harry, Draco necesita apoyo, está devastado

-
Por la muerte de su madre

-No está muerta, está en coma. Aunque es como si lo estuviera
Hay muy pocas esperanzas. Vamos a tratar de que vaya regularmente a San Mungo a verla, pero no te puedo asegurar nada.
-Iré a verlo- dijo decididamente Harry. Se aproximó a Malfoy.

-Hola- dijo secamente el rubio.
-Así que no mientes
Aún no termino de confiar en ti, pero intentaré ofrecerte mi amistad. Sé que tal vez Ron no te tome muy bien, pero confío en que los demás podrán hacerlo.
-Gracias- respondió Malfoy con la cabeza baja, un muy leve rubor fue lo que alcanzó a ver Harry.
-Entonces, intentaremos ser amigos
Draco
No te prometo nada, lo intentaré.
-Gracias- repitió Malfoy- Pero yo si te prometo algo. Te juro que te llevaré a donde están Granger, perdón, Hermione y tu hermana.
-Llámala Granger mientras te acostumbras. Gracias a ti también, Draco.

McGonagall decidió que lo mejor sería irse a Grimmauld Place. Se llevaron varios días en que los demás aceptaran levemente a Malfoy y que comenzaran a confiar en él. Tal vez por las circunstancias, Gabo y Draco comenzaron a llevarse bastante bien. Harry estaba en su burbuja pensando en Herms y Maddie. Ron de alguna u otra manera intentaba demostrarle a Fer que no estaba sola, su manera más común: ya no le fastidiaba la existencia, y Fer, se lo agradecía.

Sirius llegó al quinto día de un viaje. Según él fue por refuerzos. Llegó a Grimmauld Place con una rubia de aspecto soñador que se emocionó al ver a su mejor amiga.
-¿Luna?- preguntó Gin sin terminar de creerlo.
-Así es Ginevra- contestó la rubia abrazando a la pelirroja.
-Hola, soy Fer, la hermana de Harry- comenzó Fer animada.
-Yo soy Gabo, el novio de la hermana de Harry- dijo Gabriel con una sonrisa.
-Mucho gusto, de verdad es un placer.
-Luna, es bueno tenerte aquí- comentó Harry acercándose a Luna para darle un abrazo.
-Gracias, Harry- le sonrió- El señor Black, al quien yo creía muerto, me dijo todo. De veras lo siento, supongo que estoy aquí para ayudar, aunque no entiendo a qué.
-Hola Luna- saludó Ron con una ligera sonrisa.
-Hola Ronald- respondió Luna sin mayor exaltación.- ¿Puedo preguntar qué hace Malfoy aquí?
-Sí- contestó Ginny.
-¿Qué hace Malfoy aquí?
-Ayudo, Lunática- contestó Draco.
-¿Qué hablamos sobre los modales, Draco?- preguntó Ginny.
-Hola, Luna- dijo en tono de niño bueno Malfoy.

En ese momento, Remus entró en la habitación, con una sonrisa enorme en el rostro.
-Las encontramos con todas las claves que Draco le escuchó a Voldemort- dijo el castaño.
-¿Qué? ¿Dónde están?- preguntó Fer con un brillo en los ojos
-En algún lugar del castillo de Hogwarts. No fue fácil descifrarl
- Remus fue interrumpido por Harry.
-¿Perdón?- cuestionó Harry incrédulo.
-Sólo que Voldemort no está aquí, así que no lo terminamos de entender
- siguió Remus.
-Yo sé por qué- intervino Draco- quería despistarlos, él lo dijo.
-Tiene sentido- comentó Luna- Supongo que no iba a creer que las íbamos a buscar dentro del lugar donde las raptaron.
-Eso no responde a la pregunta de Remus- dijo Ron.
-Espera- repuso Harry- ¿han intentado usar un rastreador?
-Sí, y no hay niveles de magia extremos como para creer que Voldemort estaría aquí- contestó Remus.
-Pero Voldemort no puede dar señales de mucha magia si sólo le queda 14.2857% de su magia.
-¡Exacto!- dijo Harry con un aire de triunfo- Voldemort de seguro está en el castillo y está esperando a que nosotros lleguemos, porque tal vez ya sospecha que Draco está con nosotros

-Harry, te hace bien compartir la saliva de Hermione- comentó Ron haciendo reír a los chicos, excepto a Harry y a las niñas.
-Hermanito, esa forma de expresión es asquerosa- dijo Ginny- pero tienes razón. Te hace bien juntarte con Herms, Harry.
-Lo sé- respondió el chico con una gran sonrisa- y no te lo voy a dejar tan fácil, no tan fácil, Voldemort. Vamos a encontrar a Herms y a Maddie.

Holas!
Sé que es cortito, pero es un puente entre las cursilerías y la batalla de a de veras, Malfoy es bueno, no hace nada malo, lo juro, así que no se preocupen por él, es inofensivo. El asunto de las parejas se arreglará en otro fic, como ya lo dije. Sólo quiero su opinión de cómo quieren que queden. Sólo hay una segura, Harry y Hermione, lo demás va a necesitar de su opinión
Porque ya no estoy muy segura de que Ginny se quede con Draco
Necesito sus opiniones
Dejen reviews!!! Y no me maten


Los quiero!!!
Dany Sanz

Capítulo 16: La Segunda Cicatriz

San Mungo nunca se había sentido con un ambiente tan pesado, había 78 heridos, habían perecido 45 personas en la batalla, incluyendo a Voldemort, Snape, Colagusano, Lucius Malfoy, Bellatrix Lestrange y para desgracia de la Orden, Neville. Las condiciones no eran muy buenas para los chicos: tan sólo Ginny, Luna y Fer estaban en buen estado con heridas leves. Ron, Tonks y Malfoy habían sufrido innumerables fracturas, pero aún así se encontraban fuera de peligro. La situación se complicaba cuando entraban a la sala de Maldiciones Imperdonables. Sirius, Maddie y Gabo aún estaban muy heridos. Había muchas esperanzas para Gabriel. Al parecer Maddie y Sirius habían comenzado a reaccionar favorablemente y estaban perfectamente conscientes, sólo era cuestión de esperar que se curaran las heridas.
Y es que la manera en que los mellizos se habían batido en duelo dos días atrás era impresionante para sus diecisiete años. Y Remus Lupin no podía pasar desapercibido el hecho de que tres jovencitos, bueno, cuatro, hubieran sido la clave del vencimiento del mago más tenebroso del siglo.

****Flashback****

-Hermione
¡Corre! ¡Esto lo tenemos que hacer los tres!
-Lo sé- gritaba la castaña a su novio. Tenía la cara ensangrentada y le temblaban las rodillas- Sólo que estaré aquí
no me iré, ya no hay mortífagos

-Mi niña, corre
te lo suplico, escapa
-Harry contestaba a Hermione a varios metros de distancia. Voldemort comenzaba a levantarse y a recuperarse del triple cruciatus que habían mandado los hermanos.
-¡Qué conmovedor, Potter! Pero aún así- levantó su varita
-¡Avada Kedavra!- se oyeron cuatro voces al mismo tiempo. De la varita de Lord Voldemort salía un enorme rayo rojo. De la varita de las gemelas salían dos rayos dorados, de la de Harry, un rayo escarlata.
Harry sentía recordar esa escena en el cementerio, en cuarto grado. Miró a su alrededor sin soltar en lo más mínimo su varita. Había muchísimos mortífagos amordazados, los demás debían de estar muertos. Alcanzó a ver a lo lejos el cadáver de Neville Longbottom. Vio a sus amigos. Ron y Draco se sostenían el uno del otro, Luna se abrazaba a Remus, al igual que Ginny. Gabo y Tonks estaban tirados en el piso, y Fer se dio cuenta de ello. Hermione le gritaba palabras de ánimo, al parecer era la única capaz de hablar. Y después de ese par de segundos en el que observó a sus aliados y a sus enemigos, unas volutas de humo dieron paso a un león rojo con dorado que se formó encima de los mellizos. Al ver que la conexión estaba ya rota, observó a Voldemort, y encima de él estaba una imponente serpiente verde que daba más bien la apariencia de un basilisco.
El león y la serpiente comenzaron una batalla campal. Harry, las gemelas y los demás, Voldemort incluido, veían impactados la pelea. Voldemort se dio cuenta de la distracción de todos, tomó su varita. Harry bajó la vista, justo en el momento que en cámara lenta vio un rayo que se le aproximaba, y a la siguiente milésima de segundo, cayó de bruces y sintió el extraño sabor de la sangre mezclada con la tierra. Volteó a ver qué le había empujado y alcanzó a mirar como el rayo verde se impactaba en el pecho de Hermione.
-¡Noooooooooooooooooo!- gritó Harry. Sin embargo en cuestión de un segundo vio como el rayo rebotaba en el pecho de su novia y le daba directamente a la serpiente de humo verde. Harry bajó la vista y vio como la imponencia y grandeza de Lord Voldemort caía de rodillas y se estrellaba en el suelo. Oficialmente había sido derrotado. Bellatrix Lestrange aprovechó la confusión para lanzarle un Avada Kedavra a Maddie, pero Sirius lo desvío, haciendo que Maddie cayera en el piso y se golpeara la cabeza, él se estrellara contra una pared quedando inconsciente y que el rayo verde le pegara de lleno a la mortífaga.
Habían ganado.
Y es que otra vez el amor se había impuesto.

****Fin Flashback****

Harry observaba a su novia sollozando. Hermione Granger había sido la más grave de todos. Por un momento pensó que la había perdido, pero aún así no podía cantar victoria. Los doctores decían que sólo un milagro la podía salvar
¡Pero él había vencido a Lord Voldemort! ¡Claro que creía en los milagros!
Miró el reloj que había en la sala, eran las nueve de la noche. Ella seguía inconsciente y con los signos vitales muy bajos.
-¿Cómo se te ocurrió, Hermione?- preguntaba a la chica tomando su mano. Se vio en un espejo que estaba al lado de la cama de la chica. Estaba ojeroso (¿Y cómo no si llevaba cincuenta horas sin dormir?), su cara se veía demacrada. De repente dirigió la mirada hacia un punto entre su mentón y su mejilla, sacó la gasa que había ahí. Una cicatriz en forma de corazón aún con costra quedó descubierta. Esa era la marca del amor de Hermione. Esa era la cicatriz que se había hecho al caer. Volteó a ver a la chica que se encontraba en un sueño muy profundo y por alguna extraña razón sonreía, así llevaba los dos días.
-Amor, mira la cicatriz que me hiciste- susurraba Harry a Hermione- es muy bonita
Pero no debiste, Herms, yo soy el que debe de estar ahí en esa cama, no tú
Tú no tienes culpa ni obligación de nada
-en ese momento, a Harry se le ocurrió una idea por inspiración externa, era un impulso. Tomó la mano de Hermione y lentamente la dirigió a su segunda cicatriz. Al rozar la mano de su novia con su cicatriz, un aura rosa surgió alrededor de ambos. Harry estaba maravillado con la reacción del acercamiento. Cerró los ojos para dejarse llevar por ese momento. A pesar de su voluntad separó la mano de Herms de su cicatriz. Pero no abrió los ojos

-Si no los abres no verás que ya desperté, amor- susurró roncamente la voz de Hermione.
Harry creyó que estaba soñando así que dejó continuar su sueño. Hasta que una mano fría tomó la suya.
Harry abrió los ojos de golpe y miró los ojos mieles de su novia, más abiertos y brillantes que nunca.
-¿Creías que iba a dejar que otra mujer se quedara en tu vida?- le dijo Hermione
-Mi amor
No quiero a ninguna otra mujer en mi vida
Tú eres mi vida, no dudaste en dar la tuya por mí
¿Sabes lo que hiciste? Tú venciste a Voldemort

-No tonto, sólo aceleré su muerte
- la chica hablaba con voz cansada- ¿me alcanzas un poco de agua?- Harry torpemente tomó un vaso y lo llenó con una jarra- gracias
bien, oí a Voldemort cuando nos tenía prisioneras que el priori incantatem se volvería a accionar, pero que podía durar incluso días, y que tú al ser tan joven te cansarías a los pocos minutos y él igual al tener tan poca magia. Yo me estaba haciendo la inconsciente cuando oí que sólo un amor muy grande lograría que la conexión se rompiera y él fuera derrotado. Después nos escapamos Maddie y yo y los encontramos

-Lo dices tan simple

-Lo es, Harry

-Sentí que te perdía

-Pero te diste cuenta que podías despertarme si te dabas cuenta de la dimensión del amor
Es

-Magia Antigua- completó Harry- ¿de verdad me amas, como yo a ti?
-Harry, créeme, si no te amara o tú no me amaras, el priori incantatem no se habría roto y no estaríamos platicando ahorita.
-Te amo. Mucho, mucho, mucho- Harry tomó ambas manos de su chica.
-Yo a ti como no tienes idea

-Sí la tengo. Estuviste dispuesta a dar tu vida por mí
Sólo prométeme algo

-Lo que quieras.
-Que pasarás el resto de los días de tu vida conmigo
Yo te daré cada segundo de mi existencia y todo mi amor a cambio

-Eso no necesitas que te lo prometa, Harry, tú sabes que lo haré. Es el destino. Te amo.
Harry por toda respuesta soltó las manos de Hermione y dirigió sus manos a la cara de la chica. La besó. La besó como nunca lo había hecho, demostrando que cada partícula de él le debía la vida. Porque le regaló la vida por tercera vez. Su madre lo había hecho dos veces. Ella, su Hermione, acababa de demostrar que su amor era también enorme.
-Tortolitos
Ehm nos debieron avisar que Hermione había despertado- dijo Fer sonriendo.
-¿Todos están bien?- preguntó Harry
-Sí, Gabo acaba de reaccionar, venía a decirte eso. Ya salió del coma. Todos los chicos están bien. Madeleine respondió muy bien a la medicina y pues creo que ya estamos perfectamente bien. Sólo venía a saludarlos, venimos del funeral de Neville, y eh, Harry, creo que debes de comer y dormir por favor, hermanito.

**********************************************************************

La nieve caía suavemente en el Valle de Godric. Era el 29 de diciembre de 1997. Harry se encontraba sentado en los cojines de la ventana de su habitación. Hermione había decidido pasar navidad con sus papás después de mucho tiempo de una manera tranquila. Gabo también fue a México a ver a su familia, pero al igual que los Weasleys y Luna, llegó el día anterior al castillo, para pasar año nuevo con sus amigos.
Harry había tenido las mejores navidades de su vida con sus hermanas, la mamá de Maddie, Remus, Tonks y el abuelo y Sirius que se creían muertos el uno del otro. Había sido muy divertido. Narcissa y Draco Malfoy habían sido adoptados por la familia Potter y constituían una muy extraña y fabulosa familia.
Harry seguía pensando en lo maravillosa que era su vida, observaba la nieve caer sobre el pintoresco pueblo. A sus hermanas y Ginny corriendo en la nieve. A Remus y Tonks observándolos. A Gabo enseñándoles fútbol a Ron, Draco, Sirius y al abuelo.
-Toc, toc. ¿Se puede?- preguntó una hermosa castaña que vestía jeans, tenis, playera de manga larga y cargaba un abrigo de mezclilla.
-Si adivinas lo que veo- contestó el ojiverde sonriendo.
-Claro, acepto tus condiciones- Se recargó en el marco de la puerta. Harry empezó a mirar a su alrededor y se recargó aún más en los cojines.
-Veo, veo.
-¿Qué ves?- preguntó la castaña divertida.
-Una cosa, maravillosa.
-¿De qué color?
-Miel.
-Mmmm, ¿el piso?
-No.
-¿Ese abrigo de piel?- dijo la chica señalando el clóset abierto.
-Cero y van dos.
-¿Tu playera?
-Perdiste
- respondió el joven.
-¿Y entonces que ves?
-Un par de ojos preciosos que extrañé muchísimo durante nueve días
-miró el reloj- tres horas y 47 minutos.
-¿De verdad los extrañaste?- preguntó la castaña mirando al suelo.
-Sí- ambos se dirigieron una mirada de complicidad. Él se levantó de la ventana. Ella botó su abrigo y corrió a los brazos de su novio.
-Te extrañé, Harry
mucho

-Pero ni creas que te voy a soltar
Eres mía de aquí hasta septiembre
Claro que si estoy de buenas podrás visitar a tus padres de vez en cuando

-Y tú irás conmigo
Quieren conocer a su yerno.
-¿Qué les dijiste, preciosa?
-Casi todo
Excepto que casi me muero
no quería angustiarlos

-¿Te cuento un secreto?- susurró Harry
-Sí- respondió también en murmullos Hermione
-Te amo, te amo, te amo- dijo besando el lóbulo de su oreja y bajando a su cuello.
-Yo también- respondió Hermione en un susurro, dejándose llevar por la agradable sensación.
Harry dejó el cuello de su novia y miró sus ojos miel.
-De verdad extrañé tus ojos

-Y yo los tuyos

Se besaron profundamente. Harry acariciaba las mejillas de Hermione y Hermione el cabello de Harry.
-Tortolitos, es hora de cenar
- interrumpieron Maddie y Luna sonriendo.
Harry les hizo seña de que se fueran sin dejar de besar a Hermione.

**********************************************************************
-Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡Feliz año nuevo!- una serie de fuegos artificiales comenzaron a estallar. Los pequeños Weasleys, los Malfoy, Luna, Gabo, Hermione, Remus, Sirius, Tonks, el abuelo y los mellizos celebraban la llegada del año 1998 juntos.

Después de varias horas de celebración, los adultos se habían ido a dormir. Los chicos se quedaron platicando en la sala, pero el sueño los venció: Ron y Malfoy (ahora grandes amigos) dormían junto a Ginny y Maddie en el suelo. Fer estaba en un sillón en los brazos de Gabriel. Luna ocupó un sofá para ella sola. Harry estaba sentado en una ventana, viendo nevar. Se había vuelto su pasatiempo últimamente. Sobre sus piernas se encontraba colocada Hermione, con su cabeza recargada en el pecho de Harry. El ojiverde acariciaba su cabello, que por la ocasión se encontraba lacio. Se veía hermosa con ese vestido rosa sin tiras que le llegaba encima de las rodillas.
-Te ves preciosa, ¿te lo dije?
-Creo que ya van dieciocho veces en este día, amor.
-Bien, la diecinueve. Te ves preciosa.
-Y tú muy guapo

Harry besó largamente a Hermione. Ella se dejó llevar por el amor que sentía por él. Se oían los murmullos de incontables te amo. Se abrazaban y disfrutaban de su amor, de su felicidad.
Harry acariciaba su cabello.
Hermione su segunda cicatriz.

FIN!!!!



Cursi, lo sé, soy yo!!! ¿qué esperaban?
Gracias a todos los que leyeron esta historia y más aún a los que tuvieron la paciencia de esperar a mis inspiraciones que rara vez llegaban
Aún más gracias a todos aquellos que dejaron un review
Son lo que me dan ánimo de escribir
Gracias especiales a mi Lilifer y a Chabe (que no dejó que matara a Ginny y a Luna) que me echaron porras hasta el último capítulo. Gracias a Daniel, tú sabes por que


¿Epílogo? ¡Claro! Espérenlo, va a ser tal vez un minifict de tres o cuatro capítulos. Cosas van a cambiar, no todo va a ser miel sobre hojuelas!!!

De verdad, los quiero muchísimo,
Gracias por leer la historia de una loca


Dany Sanz.
Mejores tendederos

 

Harry Potter y la Segunda Cicatriz - Fanfics de Harry Potter

Harry Potter y la Segunda Cicatriz - Fanfics de Harry Potter

-¡Ya basta, Ginny!- dijo Harry bastante enfadado.-¡No te pido nada!- contestó su novia algo irónica.-¡No te pido nada!- repitió Harry imitando la voz de

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-harry-potter-y-la-segunda-cicatriz-fanfics-de-harry-potter-1937-0.jpg

2023-02-27

 

Harry Potter y la Segunda Cicatriz - Fanfics de Harry Potter
Harry Potter y la Segunda Cicatriz - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/17199
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente