Harry Potter y las Llaves de Poder - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Ella caminaba apresuradamente hacia lo que parecía ser el centro mismo de un hermoso bosque, cuyos arboles tenían la corteza plateada y las hojas de un color verde intenso y en el suelo no se encontraban rastros de hojas secas, sino más bien de un pasto del mismo verde que el de las hojas. El sonido de las aves era algo que dejaba a quien lo escuchara en un estado de paz y tranquilidad. Pero ella no se fijaba en esos detalles como si siempre los hubiese visto.

Luego de marchar durante mas o menos un par de horas, llegó a una especia de prado, pero el centro se veía una especie de mesa de piedra, toscamente puesta sobre un pedestal, y rodeada de cuatro sitiales, también de piedra, que se asemejaban mucho a un par de sillas. Miro hacia todos lados, como esperando ver a alguien mas, y se alegró un poco de comprobar que era la única que había llegado.

- Se lo dije mi señora - dijo una suave voz - le dije que seriamos las primeras en llegar.

- Lo sé mi querida Laurelin - dijo la bella dama - pero sabes que me gusta ser la primera en llegar, para comprobar que todo este bien.

- Pero señora - repuso Laurelin - solo se han reunido tres veces con esta.

- Sabes muy bien que las únicas veces que nos juntamos son para discutir cosas realmente graves.

- Es lo que le preocupa a su pueblo - dijo Laurelin - que lo que esta apunto de ocurrir será aquello que todos hemos deseado que no pase.

- Me temo mi fiel amiga - dijo la dama - que es el motivo de nuestra reunión, pero no puedo adelantarte más.

Ella era una dama muy hermosa, de cabellos dorados, como los rayos del sol y el oro mas pulido, y sus labios eran de un intenso color rojo, su piel blanca irradiaba una luz propia y sus intensos ojos azules mostraban a la vez una gran sabiduría y dejaban ver un gran poder que permanecía oculto en ella, pero que nadie jamas había visto. Ella era Eorwen la reina de las hadas, las guardianas de las aguas.

Eorwen procedió a tomar asiento en una de los cuatro sitiales, que tenia unos extraños grabados en ella, los que sin duda debían ser algún tipo de representación antigua para describir al elemento del agua, pues los otros sitiales tenían otros dibujos. Una vez que Eorwen estuviese sentada, Laurelin se paró detrás de ella y esperó calmadamente, y ninguna de ellas pronuncio palabra alguna hasta que una suave brisa indicaba la llegada de alguien más.

- Creo que Eolodrin esta llegando - dijo Laurelin

- Eso se nota de inmediato mi querida amiga - dijo la reina

- Me preguntó con quien vendrá esta vez - dijo el hada - espero que sea con Aloistan, por lo menos con ella puedo hablar mas a gusto que con el resto de sus hermanos.

- Recuerda que nos trae una misión más importante que una reunión de viejos amigos.

En eso el viento comienza a soplar mas fuerte que antes, pero a la reina Eorwen no parecía afectarle ni un poco, entonces uno de los sitiales que estaba en la mesa comenzó a moverse y luego se vio una especie de sombra que se marcaba en la silla. Eorwen sonrió levemente y dice:

- Vamos Eolodrin, ¿por qué mejor no adoptas una forma visible?.

- Esperaba ser el primero en llegar - dijo un ser que comenzaba a aparecer en el sitial, parecía un hombre, pero a diferencia de ellos, no tenia una forma definida, pues solo era la silueta de un hombre, grande y fornido, pero casi transparente, si no fuera por el brillo que tenia en sus ojos, que eran de un blanco intenso.

Al igual que él, apareció otra figura, pero esta vez en forma de una mujer, pues se notaba claramente su delicada figura y la cintura y caderas de ella y sus ojos brillaban al igual que los de él, pero con un hermoso tono verde esmeralda, así llegó Eolodrin el rey de los Céfiros, los guardianes del aire y su hija Aloistan, la dama de los vientos del norte.

- Muchos años que no nos reuníamos - dijo Eolodrin

- En verdad que si - dijo Aloistan - es más, creo que ya perdí la cuenta de cuantos son.

- Demasiado tiempo, amiga - dijo Laurelin - esperaba que fueses tú la que viniera.

- Que alegría verte - dijo animadamente Aloistan - no sabes lo mucho que he esperado hablar contigo, pero sabes que mi trabajo me deja poco tiempo.

- Lo mismo que a mí - dijo el hada - pero siempre existe la posibilidad de encontrarnos.

- ¿Cuándo crees que llegaran los demás?- preguntó Eolodrin a la reina.

- Vamos amigo, no lo sé todo. Solo espero que no demoren mucho.


Cuando termino de decir estas palabras, comenzaron a sentir algo que se acercaba a gran velocidad, y parecían venir a caballo, debido el estruendo que provocaban los característicos sonidos de los cascos de los animales. Así fue que vieron llegar a Pies Ligeros y una escolta de sus vasallos y uno más pequeño que el resto, que parecía casi un adulto y con ello venia un centauro.

Pies ligeros era el rey de los unicornios. Los guardianes de la tierra, y era un gran y robusto unicornio blanco, con unos intensos ojos negros, característicos de su linaje, y su cuerno a diferencia del de los demás unicornios, era de un dorado intenso, llegaba con una escolta de hermosos unicornios, alguno de los cuales tenían cuernos más grandes de los habitual, pero el más pequeño de todos no tenia cuerno, por lo que se deducía que aun no cumplía la mayoría de edad entre los de su especie.

- Hola queridos amigos - dijo Pies ligeros señalando Eorwen y Eolodrin - muchos años que no ocurría una reunión como esta.

- Pero el año pasado se comunicaron - dijo el unicornio joven.

- Oh, perdón - dijo Pies ligeros - les presento e mi hijo Rayo de luna, lo he traído para que sepa los asuntos de importancia que se trata en un consejo de elementos.

- Es un honor conocerte - dijo la dama - pero estas un poco equivocado en tu observación, pues el año anterior nos reunimos no para un concilio, sino para ayudar a los magos a conseguir la victoria, y esa vez no dijimos nada de lo que ocurría.

- Solo espero que no haya sido un error - dijo Eolodrin - pues todos sabemos claramente lo que esta sucediendo, pero ninguno quiso comentar hasta estar totalmente seguro.

- Lo mismo he meditado todo este tiempo - dijo Pies ligeros - pero no creo que hayamos cometido ningún error, pues como sabes las cosas pasan porque tiene que ocurrir, es parte de equilibrio de las cosas.

- Bueno - dijo la dama - solo tenemos que esperar a que llegue Argón y podremos comenzar, pues no es conveniente analizar los hechos sin que todos estemos presentes.

- Creo que tienes razón como siempre - dijo una voz que venia desde los cielos - espero no haberlos hecho esperar mucho.

Argón, el espíritu del fuego llegó en su forma de un gigantesco fénix, acompañado de un gran numero de sus vasallos, que varios de los cuales descendieron y se posaron y tras su señor, mientras que los otros continuaban sobrevolando el sitio en que se llevaría acabo la singular reunión. Entonces la reina Eorwen indica a los señores que comenzaría el consejo y cada uno de ellos mandó a sus sirvientes para dejarlos solos.

- Padre - dijo Rayo de Luna - ¿no se supone que tengo que aprender como participar en una reunión de elementos?

- No hijo - dijo el rey - solo debes ver con quienes trataras cuando llegues a ser rey.

- Vamos - dijeron Laurelin y Aloistan - ven con nosotros así podremos contarte mas acerca de los concilios - entonces Rayo de luna comenzó a caminar en dirección de las damas y luego se fueron a un rincón.

- ¿Cada cuanto se juntan? - preguntó el unicornio.

- La verdad es que esta es la tercera vez que lo hacen en toda la historia - dijo la dama Aloistan - solo cuando sientes que algo importante esta apunto de ocurrir es que se juntan.

- Pero y el año pasado cuando invitaron a Harry a sentarse con ustedes ¿no fue un concilio?

- No - dijo Laurelin - eso solo fue una reunión, para darle a Harry sus las ultimas instrucciones y entregarles los presentes de los elementos antes de que comenzara la batalla del poder en el mundo mágico, pero recordaras que cada uno tomo caminos por separados apenas el muchacho se retiró.

- ¿Y cuales son los motivos por lo que se han reunidos las otras dos veces? - dijo ansiosamente el joven unicornio.

- Bueno, el primer concilio fue cuando el mundo estaba muy joven, y solo unas cuantas criaturas mágicas lo habitaban, en este caso ocho razas.

- ¿Ocho? Yo pensaba que eran solo cuatro, las cuatro de los elementos

- No - dijo Eorwen - existen ocho, claro que solo cuatro cuidamos la vida de la tierra, las otras cuatros causaban destrozos y destruían cuanta cosa buena o con vida veían a su paso.

- Fue después de mucho tiempo - dijo Finwe, un fénix que había llegado a reunirse con ellos - que las cuatro razas decidieron hacerle frente a quienes causaban destrozos, pero fue una guerra larga y sangrienta.

- ¿Guerra? - preguntó incrédulo el unicornio

- Si - dijo Finwe - una gran guerra que estaba acabando con muchas de la vida del mundo, entonces en un ultimo intento por salvar lo poco que quedaba, es que los cuatro gobernantes de los seres que defendían al mundo decidieron unir fuerzas para vencer a los otras razas.

- Pero fue una tarea difícil - dijo Aloistan - pues como comprenderás las otras razas tienen nuestros mismos dones de controlar los elementos de la vida, por lo que era una guerra bastante parejas.

- Pero al fin conseguimos la victoria - dijo Finwe - pues la sabia reina Eorwen convenció a los demás de que derrotáramos uno a uno a nuestros enemigos, por lo que finalmente conseguimos echarlos del mundo que ahora conoces.

- ¿Cómo que echarlos? No dirás mejor que los aniquilaron.

- Por desgracia no - dijo Laurelin - pues los reyes de esas razas son unos demonios bastantes poderosos y no hay nada que los pueda destruir.

- ¿Y entonces como lo hicieron?- preguntó un emocionado Rayo de Luna.

- Cada uno de los gobernantes - dijo Finwe - creó una prisión mágica, la cual contiene dentro de ella al demonio, y dicha prisión fue sellada con los poderes de los cuatro reyes juntos, por lo que es prácticamente imposible que escapen.

- Aun así casi ocurre - prosiguió Aloistan - por lo que se realizó el segundo concilio.

- ¿Cómo fue que casi escaparon? - dijo el joven unicornio.

- Los demonios comenzaron a juntar poder - dijo Finwe - y por muchos años se dedicaron a aumentar su fuerza en vez de gastarla intentando escapar y casi lo consiguen.

- Pero el intento consumió mucho de su poder - dijo Laurelin - así que no costó mucho volver a someterlos, claro que hubieron muchas mas bajas, pues los demonios seguían siendo poderosos. Fue entonces que se forjaron las llaves de poder, que cerraron definitivamente la entrada.

- Claro que las llaves desaparecieron y nadie pudo volver a localizarlas - dijo Finwe - pues pensamos que era lo mejor que podía ocurrir a todos, sin esas llaves es muy difícil que los demonios salgan de nuevo, pero lo que sé es que fueron entregados a algunas criaturas para que las cuidaran.

- Entonces ¿por qué se han reunido de nuevo?

- Eso lo sabremos una vez que el concilio haya terminado - dijo Finwe - pues solo los señores deben tener esa respuesta.

Mientras tanto ellos hablaban, en la mesa del concilio los señores de los elementos estaban analizando los acontecimientos de los últimos tiempos, y en verdad eran muchos, ya que cada uno estaba informando de los trabajos que estaban realizando en el mundo, hasta que después de mucho discutir llegaron al tema por el cual estaban reunidos.

- Y bien mi señora - dijo Eolodrin a Eorwen - ¿creo que es hora de analizar los hechos del futuro?

- Es por eso que los cite - dijo ella - es mas, no los cite yo personalmente, sino que todos sentimos que la hora de esta reunión estaba cerca, solo que ninguno quiso hacer caso de nuestros presentimientos. Solo espero que no sea tarde.

- ¿Crees que puedan volver a escapar? - preguntó Argón algo intranquilo.

- Es el temor de todos - respondió Pies ligeros

- Pero todos sabemos que es algo muy improbable - dijo Eolodrin.

- Improbable, pero no imposible - respondió Eorwen - recordemos que la ultima vez que intentaron escapar solo los detuvimos gracia a que utilizamos las fuerzas de los planetas para sellar las prisiones y creamos las llaves de poder.

- Ese es el motivo por el que decidí traer conmigo a Firenze el centauro - dijo Pies Ligeros - pues ellos son unos grandes estudiosos de las estrellas, por lo que no podrá decir si lo que tememos ocurrirá.

Entonces Firenze fue llamado a presentarse ante los señores, y el centauro se sintió realmente agradecido por haber sido convocado a tan noble reunión, pues solo se sabía que los grandes señores participaban en ella y ninguna otra criatura podía escuchar lo que en el se debatía. Se aproximo lentamente hasta ubicarse detrás de Pies ligeros, y saludo a todos los señores a la usanza de los centauros, con su puño derecho en su corazón e inclinando levemente la cabeza.

- Bien viejo amigo - comenzó a decir pies ligeros - ¿Sabrás acaso el motivo por el cual te hemos hecho venir?

- No mis señores, solo espero ser de utilidad a tan noble llamado.

- Bienvenido al consejo de los elementos - saludo Eorwen y el resto de los señores - es para nosotros un placer en que nos ayudes con tus conocimientos a estudiar los acontecimientos que vendrán.

- Espero ser digno de su confianza - respondió el centauro - ¿Pero puedo saber para que les puede servir los conocimientos de un centauro a los grandes señores de la sabiduría y el poder?

- Sabio, conciso y directo - rió Argón - y se me olvidaba lo cortes

- Queremos que nos respondas a una pregunta - dijo Eolodrin - ¿Estamos o no cerca de la alineación planetaria y sus respectivas lunas?.

- Si - respondió el centauro y vio en las caras de los señores un gesto de mucha preocupación.

- ¿Podrías decirnos con exactitud cuando ocurrirá ese acontecimiento? - preguntó Eorwen

- No con exactitud, pues son demasiados los factores que pueden influir en dicho acontecimiento, pero puedo decirles que será dentro dos años.

- ¿No nos podrías decir el día exacto? - preguntó Argón

- No ahora mismo - respondió Firenze - solo podría confirmarlo uno o dos meses antes.

- Bien, eso es todo por el momento - dijo la reina - ahora te pido que nos dejes deliberar y luego te llamaremos, porque creo que nos serás de mucha ayuda.

Dicho esto Firenze se retiró lentamente preguntándose que era aquello que tanto preocupaba a los señores y porque era importante saber lo del alineamiento de los planetas y sus lunas, no se imaginaba la real importancia de lo que esto podía significar, de hecho, nadie más sabia cual era el temor de los señores.

- Bien - dijo Argón - creen que podemos confiar en lo que nos dice el centauro

- Si - dijo Pies ligeros - recuerda que ellos viven estudiando las estrellas, conocen mejor que ninguna criatura todas y cada una de ellas, en esa ciencia los considero unos expertos y a Firenze como él mas capacitados de todos.

- Eso aumenta mas mi preocupación - respondió Eolodrin.

- A mi igual - dijo el unicornio - no sabes lo feliz que seria el saber que Firenze esta equivocado, pero sé que no.

- El punto - continuo Eorwen - es que sabemos lo que puede pasar, y es menester nuestro el asegurarnos que no escapen.

- ¿Y que pasa si no lo logramos? - preguntó Argón

- Lo que siempre hemos temido, que escapen y destruyan todo lo que hemos cuidado con tanto esfuerzo - dijo la reina.

- Pero si nos unimos nuevamente - siguió Pies ligeros - ¿no creen que podamos detenerlos?.

- Acaso no recuerdas lo que paso la ultima vez - dijo Argón - juntaron mucho poder durante miles y miles de años, y solo los detuvimos por que ellos se encontraban débiles y sin muchos de sus sirvientes.

- Además si pasa lo que pienso - dijo Eorwen - la alineación de los planetas y sus lunas provocara un desequilibrio en los sellos y seguramente se abrirán, dejando libre a los demonios con todas sus fuerzas intactas.

- Sin decir que pueden intentar unir sus fuerzas como la ultima vez - siguió Eolodrin.

- ¿Qué hay de las llaves? - dijo Pies ligero - no creen que es hora de que las reunamos por si es que ellos escapan.

- Eso es el motivo por el cual nos hemos reunido - dijo Argón - debemos ver como encontraremos las llaves.

- Ninguno de nosotros puede hacerlo - dijo Eorwen - pues fue el precio que tuvimos que pagar por utilizar la magia de los planetas.

- Se me había olvidado ese detalle - dijo Eolodrin.

- Aun así debemos enviar a alguien a que las busque y las traiga con nosotros - dijo Eorwen.

- ¿Pero quien? - dijo Argón - pues ninguno de nuestros súbditos podrá encontrar ninguna de las llaves, y si lo hiciera, moriría en manos de los guardianes.

- Aun así debemos ordenar que la busquen - dijo Eolodrin - creo que cada uno deberá mandar al mas fuerte y poderoso de su raza en su búsqueda.

- Eso seria enviarlos a una muerte inminente - dijo Eorwen - recuerda que nadie de nuestras razas tiene el poder de acercarse a las llaves.

- Pero debemos intentar - dijo Argón - o acaso piensas que exista alguien capaz de realizar esta búsqueda por nosotros.

- Claro que existe alguien que nos puede ayudar - dijo la reina - pues es alguien que no pertenece a ninguna de las razas guardianas, y sin embargo tiene un gran poder.

- No pensaras en pedírselo al él - dijo Pies ligero - es muy peligroso para que lo intente solo, aunque sea el portador de la magia de los elementos

- Y quien más podría - dijo la reina.

- Sabemos que el muchacho es fuerte - dijo Eolodrin - pero sabes que en estos momentos no se encuentra en condiciones de ayudarnos.

- Es por eso - dijo la dama - que debemos prepararlo para esto, así que tengo pensado ir por él y permitirle encontrar en mi reino la paz y tranquilidad que su corazón necesita.

- Pero eso no será suficiente - dijo Pies ligeros - sé que es un gran mago, pero crees que es lo suficientemente fuerte para derrotar a los guardianes.

- Yo pienso que si - dijo Argón - por lo menos es valiente y decidido.

- Además ustedes deberán poner de su parte - dijo la reina - cada uno deberá ayudarlo a mejorar en todos los aspectos, velocidad, fuerza física, poder mágico y paz mental.

- La pregunta es - dijo Eolodrin - ¿Qué pasa si no acepta?

- Entonces será el fin de nuestras esperanzas - respondió la reina

- Aun creo que no debería ir solo - dijo Pies ligeros.

- ¿Pero a quien más enviarías? - dijo Eorwen

- El tiene amigos - dijo el unicornio - sobre todo uno que siempre esta a su lado, tiene un espíritu fuerte y un corazón noble.

- ¿Crees que puede ayudarnos? - dijo Argón

- Sé que por lo menos tiene las condiciones para dominar el hechizo de la tierra

- ¿Quieres que permitamos que otros obtengan el poder de los elementos? - dijo Eolodrin.

- No - contesto este - solo digo que algunos de los amigos de Harry podrían dominar alguno de los hechizos de los elementos de manera independiente.

- Una de ella podría dominar el encantamiento del agua - dijo Eorwen

- ¿Y que hay de los otros? - dijo Argón - yo no conozco a ninguno que fuese capaz de ser digno de la invocación del fuego

- Es lo mimo que opino yo - dijo Eolodrin - solo conozco a Harry y no creo que exista otro mago o bruja capaz de pasar la prueba del conjuro de los vientos.

- Aun así dispondremos de tiempo suficiente como para ver si existe alguien que pueda realizar los conjuros y sean dignos de ellos - comento Eorwen - hasta ese entonces no le diremos nada a Harry y lo prepararemos para que cumpla con el primero de los pasos, la búsqueda de las llaves de poder.

- Espero que todo salga como esperas - dijo Argón - pues si es así tendríamos una gran ventaja en contra de los demonios.


Así acordaron entonces que llamarían a Harry, el joven que tenia la capacidad de realizar el hechizo más poderoso del mundo el hechizo de los cuatro elementos y lo entrenarían para ser capaz de encontrar las famosas llaves del poder y así poder evitar que esos temibles demonios escapen de sus prisiones.

- ¿Parece que terminaron? - dijo Laurelin

- Tienes razón - señalo Finwe - pues veo que los demás comienzan a acercarse hasta la mesa.

- Bueno vamos a ver lo que ocurre - dijo Aloistan

- Espero que no sean malas noticias - dijo Rayo de luna.

Entonces los cuatro caminaron en dirección de la mesa del concilio, donde ya los señores de los elementos estaban esperando que todos estuviesen presentes, una vez que los cuatro últimos llegaran, Eorwen levantó la mano pidiendo silencio y comenzó a narrar los acontecimientos por el cual se habían reunido.

- Por lo tanto - dijo al terminar - espero que nuestro amigo Firenze nos ayude a saber con exactitud el día y la hora en que ocurrirá la alineación planetaria, pero debo pedirle que no lo comente con nadie más.

- Será un placer para mí servirles - dijo Firenze - y no le diré a nadie lo que he escuchado y si en algo mas somos útiles no duden en avisarnos.

- Lo otro - dijo Argón - es que decidimos buscar ayuda en el mundo de los magos, por lo que esperamos contar con el apoyo de nuestro joven amigo Harry.

Al decir esto, muchos de los presentes se asombraron, otro no dijeron nada, pero otros se alegraron, sobretodo aquellos que habían tenido algún trato más directo con el joven, como Rayo de luna y Aloistan, en cambio Finwe y Laurelin parecían algo confusos, porque si bien conocían de vista al joven, no habían cruzado ninguna palabra, pero sabían que por lo menos era un gran mago.

- Por ultimo hemos de informar - dijo Eolodrin - que buscaremos en los amigos de nuestro joven mago, a quien pueda ayudarnos.

- Creo que se te olvido informar - dijo Eorwen a Eolodrin - que iremos por Harry y pasara un tiempo en cada uno de los reinos preparándose para cumplir con la primera de las misiones que le pediremos, la búsqueda de las llaves de poder, por lo que le pedimos a todos y cada uno de ustedes que lo apoyen en todo lo que necesite.
Mientras el gran consejo se llevaba a cabo, el mundo se encontraba en una paz que no conocía hacia muchos años, pues hace menos de un mes, el mago tenebroso más terrible de los últimos tiempos había sido destruido. Pero eso solo lo sabia solo aquellos que tenían contacto con el mundo mágico.

Era ya la segunda semana de Julio y se acercaba el día en que se cumpliría un mes de la ultima batalla, el día no podía ser más hermoso, pues había un hermoso sol, pero a diferencia de otros veranos, no hacia tanto calor, mas bien era un clima muy fresco, tanto si que la gente disfrutaba mucho estando en sus jardines, claro que nadie podía explicarse el porque de esto, porque era común que en esas fechas el calor fuese insoportable.

En la casa N°4 de la calle Privet una familia parecía disfrutar cómodamente de una comida en el jardín, se veía claramente a tres personas, un Hombre Grande y robustos, junto a su esposa. Una mujer bastante flaca y con cara de caballos, y un joven de unos 18 años, que era del porte del padre y un poco más delgado este. Entonces estaban sirviendo la comida cuando la señora grita.

- Harry baja a comer de inmediato.

- Vamos Petunia - dijo el Hombre - sabes que no bajará

- Pero Vernon - dijo la señora - sabes que si sigue así morirá de hambre

- Pero no podemos hacer nada por él - dijo Dudley, el hijo de ambos - ni siquiera ha querido recibir las visitas de sus padrinos y menos la correspondencia de sus amigos.

- Pero si le pasa algo - dijo ella - el padrino de Harry vendrá y es capaz de matarnos a todos.

- No mamá - dijo Dudley - Sirius es inocente y ahora esta demostrado, además sabe que estamos haciendo lo posible por cuidar a Harry y lo agradece deberás.

- ¿Has estado en contacto con él? - preguntó el señor Dursley

- Cuando esta en casa de Arabella me pide que lo vaya a ver para contarle como sigue Harry.

- Y porque no viene personalmente a verlo - dijo la señora Dursley

- Creo que prometio a Harry que no lo molestaría hasta que el este dispuesto a retornar al mundo mágico.

- ¿Y que se supone que ocurre con esos? - dijo nuevamente el señor Dursley

- Por lo que sé - dijo el chico - todo el mundo mágico esta buscando a Harry, pero todos los que lo conocen dicen que esta en un sitio tratando de recuperarse de lo ocurrido durante la batalla.

- En verdad me da pena el chico - dijo la señora - tener que cargar con tanto el solo.


Harry era un mago, un gran mago, pero pese a esto era un chico normal, tenia sentimientos y un corazón muy noble, que estaba totalmente destruido, ya que a sus cortos 18 años ya había sentido lo que era perder a muchos seres queridos, y casi siempre por el mismo motivo, Lord Voldemort.

Todo había comenzado hace cerca de diecisiete años atrás, cuando Harry tenia tan solo un año de vida y viva feliz con su padres (eso era por lo menos lo que siempre había pensado), pero una noche lord Voldemort, el mago tenebroso más terrible de los últimos tiempos llegó a la casa de la familia de Harry y asesinó primero a su padre, James Potter y luego a su madre Lily Potter, pero en el momento en que intentó matar al pequeño Harry, la maldición rebotó en el bebé y fue a dar directamente a Voldemort, pero por desgracia no murió, pero quedó sin poderes y desapareció por mucho tiempo.

Harry fue dejado con sus tíos, la familia Dursley, que eran los únicos parientes vivos que le quedaban, y por once años sufrió las más terribles humillaciones por parte de ellos, pero solo por que le tenían mucho miedo a la magia eran lo que se conocen como muggles (personas sin magia) y esperaban que Harry no tuviese poderes. Pero las cosas cambiaron el día que se entero de la verdad y ocupó la plaza en la escuela de Hogwart de magia y hechicería, y volvió al mundo mágico donde se enteró que su nombre era conocido por todos los magos y brujas del mundo.

Ese año había terminado su educación mágica, habían pasado siete largos años y se gradúo como uno de los mejores del colegio, pero las cosas no siempre fueron buenas. Porque desde que entró al colegio se vio en la obligación de luchar contra Voldemort y sus intentos de retornar al poder, cosa que consiguió cuando Harry cursaba el cuarto año, las cosas mejoraron para él en quinto, donde por primera vez conoció el amor, ya que tubo a su primera novia una chica llamada Cho Chang.

Ese año fue algo duro, ya que nuevamente se vio obligado a combatir contra Voldemort y gracias a la ayuda de un legendario amuleto, logró derrotarlo y volver a dejarlo sin cuerpo, así pasó otro año y llego a sexto, donde nuevamente se vio enfrentado al retorno de Voldemort, y lo derrotó gracias a la ayuda de un fénix, pero ese año sufrió la separación de su novia, que al ser un año mayor que él, había terminado el colegio y se entero que tenía matricula en la universidad de Blair en E.E.U.U. por lo que se vieron obligados a terminar.

Como todo joven que pierde su primer amor, Harry se sintió muy confundido, pero aun así salió adelante y conoció a una hermosa chica de nombre Marlene, que para desgracia de ambos resulto ser la prima de unos de sus peores enemigos en el colegio, y a la vez los padres de ambos chicos pertenecían a los magos que apoyaban a Voldemort, y se denominaban mortifagos, pero pese a las diferencias los chicos se enamoraron y decidieron hacer una vida junto, cosa que molestó mucho a los padres de la chica, pero él fue asesinado por una criaturas tenebrosas y la madre quedo en un estado de shock.

Finalmente durante la batalla por el poder, Harry salió al combate junto a todos sus amigos y a ellos se le sumaron Marlene y su primo Draco (a quien también Voldemort le había matado a su padre) y antes de que Harry llegara donde Voldemort, veía como este lanzaba una maldición contra su novia y la dejó muy mal herida, después de esto se batió en duelo contra Voldemort y haciendo uso del hechizo de los cuatro elementos acabó para siempre con el mago tenebroso, pero el precio que pagó fue muy alto, pues su novia murió en sus brazos después de la batalla.

Ya había pasado casi un mes desde que se realizara la batalla y había vuelto a la casa de sus tíos, ya que quería alejarse del mundo mágico hasta que se sintiera nuevamente listo para enfrentar a todos quienes lo mirarían con lastima, que era lo que él creía que la gente sentía por él, pero no sabia que todo el mundo estaba agradecido por haberlos liberado de Voldemort, aun así el chico pasaba encerrado en su pieza y no salía para nada, solo al baño y de vez en cuando a comer.

En el colegio Harry había hecho un gran grupo de amigos, siendo dos de ellos los que siempre habían estado junto a él desde el primer día de clases, ellos eran Ronald Weasley, un joven pelirrojo un poco mas alto que Harry y con la cara llena de pecas, ella se llamaba Hermione Granger y era una bella chica de cabello castaños que era la novia de Ron. Ellos estaban muy preocupados por el estado de Harry y le escribían a diario, pero el chico no les contestaba.

Ese día en particular, Harry se encontraba viendo un álbum fotográfico, donde se veía a él y a Marlene, era el único recuerdo que tenia de ella y para él era el tesoro mas preciado que tenia. Su habitación era bastante inusual, pues en ella había una seria de objetos que no se encontrarían dentro de una habitación de un chico normal. A los pies de su cama había un enorme baúl y dentro estaba lleno de libros de magia que había tenido que comprar durante su formación en la escuela.

En un rincón había una mesa y sobre ella una varita, la varita con la que podía realizar magia, además de una hermosa jaula que contenía una bella lechuza blanca de nombre Hedwig, la puerta de la jaula estaba abierta para que ella saliera a gusto. En el armario se encontraban colgada una seria de túnicas que se ponía cada vez que estaba en el mundo mágico, además de una escoba voladora y no cualquier escoba, era una Saeta de fuego II la más rápida de todas.

En una de las paredes había colgada una hermosa espada, que era totalmente blanca, parecía ser de diamante junto a una hermosa funda, esta espada había sido un regalo de Pies ligeros, el rey de los unicornios, quien se la dio para que lo ayudase en la batalla. Un poco mas debajo de la espada había una repisa y sobre ella se encontraban dos hermosos brazaletes, uno de oro y otro de plata, el primero era el brazalete en el que descansaba Falcore, su fénix y el segundo era el escudo espejo que la reina de las hadas le dio para combatir contra los basiliscos (unas serpientes gigantes que matan con la mirada), y al lado de estos se encontraban unos hermosos guantes de plata, los cuales habían sido regalos de Eolodrin.

Cada vez que miraba uno de esos objetos la pena se la hacia más grande, ya que con todos esos regalos no había podido salvara a su novia, pero había uno que le hacia doler mas el corazón. Ya que dentro de su baúl habían dos odres llenos, los que contenían lagrimas de Fénix, un regalo de Argón, pero que si se hubiese acordado que había guardado un poco de la lagrimas quizás hubiese podido salvar a la chica, ya que las lagrimas de fénix tiene propiedades curativas y sana cualquier herida.

Volviendo a ese día en particular, vio que llegaba las acostumbradas lechuzas de sus amigos, pero el solo desató las cartas y las guardó en un cajón, solo que sin darse cuenta recibió dos lechuzas nuevas, una con el emblema de Hogwart y otra con un emblema que no conocía además esta ultima venia acompañada de un paquete. Extrañado por las cartas y vencido al fin por la curiosidad decidió abrir las cartas. Primero la de Hogwart.

Estimado señor Potter

Es para nosotros un gran placer hacerle entrega de sus calificaciones en los exámenes del EXTASIS que miden la capacidad que desarrollo como mago durante el periodo que estuvo en nuestra institución, las cuales le permitirán saber si puede o no seguir estudios superiores o salir de inmediato a trabajar. Las calificaciones se miden hasta un máximo de 10

Cuidado de Criaturas mágicas = 10
Adivinación = 9
Pociones =8
Transformaciones =9
Encantamientos =10
Astrología =8
Magia Sin Varita =10
Historia de la magia =8
Defensa contra las artes oscuras =10

Notas que promedian como calificación final de 9, por lo que me alegra informar que su nombre está en la lista de admisión de varias instituciones de nivel superior.

Atte.
Minerva McGonagall
Subdirectora.

Harry miro sus notas y se sintió feliz de que al final de todo había logrado que en todos su s exámenes hubiese obtenido sobre la media ordinaria para poder estudiar lo que él quería, él pretendía ser Auror, magos que se dedican a combatir contra las artes oscuras, paro desde finales del curso no sabría que haría de su vida.

Luego tomó la otra carta, la miró y vio claramente un hermoso escudo que tenia el grabado de un dragón y atravesando el escudo se encontraba una espada. Harry no reconoció el símbolo, y abrió la carta y asombrado comenzó a leer:

Estimado Señor Potter.

Es de mi agrado informar que usted a sido seleccionado para ingresar a estudiar a la prestigiosa universidad de magos de Camelot, y que esta en el programa de Auror, por lo que le solicitamos presentarse el día 1°de septiembre en los recintos de nuestra institución para dar inicio a su carrera.

Adjunto a este documento le hacemos entrega de un trasladador, el cual se activara el día señalado a las 13:00 en punto, así que rogamos su puntualidad.

Debido a la gran exigencia que tiene el estudiar en nuestra institución es que le recordamos que si reprueba alguna de las asignaturas que cursará, se nos obligará a suspender su matricula y enviarlo a otra institución que exija menos.

Los libros serán pedidos según las necesidades del profesor de la asignatura. Por lo que no es necesario que compre ninguno por el momento, mientras que la ropa que usara será a libre elección (hasta se permiten ropas muggles).

Esperando su asistencia y puntualidad se despide Atentamente

Alexander Hoockword
Rector.


Harry miro la carta y luego se quedo pensando en que es lo que haría con su futuro, sabia muy bien que no podía seguir encerrado y que pronto tendría que volver a dar la cara. Aun así pensó durante toda la tarde hasta que se hizo de noche y aun no sabia que es lo que haría, entonces se sintió cansado y se tiro sobre su cama. Miró el techo durante mucho rato y finalmente cayo dormido.

En el sueño estaba en un hermoso prado, él lo reconoció enseguida, pues no era la primara vez que se encontraba en él, así que comenzó rápidamente a buscar lo que quería, o mejor dicho a quien quería ver, pues vio que cerca de la fuente había muchas personas, todas ellas muy alegres, y cantaban y reían, cuando Harry se acercaba, lo quedaban mirando extrañados. Ya que todos en ese lugar vestían de blanco, menos Harry que llevaba puesta la ropa con la que se durmió.

- ¿Qué haces de nuevo aquí Harry? - preguntó la voz dulce de una chica que venia desde atrás de Harry.

- Me dormí y llegué aquí - respondió el chico

- Sabes que no perteneces a este lugar - siguió ella - además se supone que no puedes volver.

- ¿Acaso no te alegra verme? - preguntó Harry

- Si y no - dijo la chica - si, porque sabes lo mucho que te amo y lo que deseo estar a tu lado y no, porque sé que estas vivo y el verte me hace daño.

- Pero sabes que yo solo quiero estar a tu lado - dijo Harry - no hay día en que no piense en ti.

- Marlene tiene razón Harry - dijo la voz de un hombre que apareció en la espalda de Harry - aun no es hora que vengas, además no es bueno ni para ti ni para ella que estés aquí, ¿me preguntó como puede ser posible?.

- Papá - dijo Harry - me alegra mucho volver a verte.

- A nosotros también nos alegra - dijo una mujer que salió de detrás del hombre - pero nos preocupa que hayas vuelto, acaso estas muy herido o gravemente enfermo.

- Ni lo uno ni lo otro - dijo la voz de una mujer que venia de la nada - es solo que yo le permití esta visita, pues es hora de que Harry recupere las ganas de vivir, pero eso solo lo conseguirá superando sus penas.

- Eorwen - dijo Harry - ¿tu puedes hacer que yo venga aquí?

- Si - respondió ella - pero que lo haré solo esta vez, pues otra más y puedo crear un desequilibrio entre los dos mundos, así que disfruta el momento que estarás y supera tus penas, tienes tres horas, después despertaras y no volverás a este mundo hasta que llegue tu hora de hacerlo.

Dicho esto, Harry miro a sus padres y a Marlene, quienes dijeron que estarían con él hasta que llegase la hora, así que pasearon y le mostraron el lugar, era realmente hermoso, pues no había inquietud ni pena, solo alegría, todos cuanto lo miraban pasar quedaban extrañados de que alguien vivo pudiese pisar ese lugar, pero no hicieron preguntas y seguían atendiendo su asuntos.

Fue en un momento en que los padres de Harry los dejaron solos para poder encontrar a alguien que quería mucho hablar con Harry, cuando el se acercó a la chica y trato de besarla, pero ella se resistió, entonces extrañado Harry la mira y ve que había una gran pena en su rostro.
- Pense que estarías feliz de verme - dijo Harry

- No - dijo ella - crees que soy feliz teniéndote solo un rato, yo querría que te quedaras para siempre, pero si lo haces muchos sufrirán.

- Y que hay de lo que yo siento - dijo Harry - que hay de mis sentimientos

- Ya lo conversamos - dijo la chica - será nuevamente feliz, encontraras un nuevo amor, que será más grande que el que sientes por mí, y con ella podrás honrar la memoria de tus padres y continuar así tu legado.

- Además aun tienes una gran misión que llevar acabo - dijo nuevamente la voz de su padre.

Harry se dio vuelta y vio a sus padres acompañados de otra persona, que vestía igual de blanco y parecía muy feliz, este hombre era mas bien bajo y algo gordo, tenia la cabeza algo calva, pero lo que más extraño a Harry era ver a aquella persona en ese sitio.

- ¿Qué haces tu aquí? - preguntó Harry algo indignado

- Vine a agradecerte lo que hiciste por mí, ya que mi nombre quedo entre los valientes que murieron en la batalla defendiendo el mundo mágico y no entre los mortifagos.

- Esa fue decisión de los tres - dijo Harry - de Sirius, Reamus y yo

- Pero tu estas aquí y por medio de ti les puedo mandar mis agradecimientos a todos ellos.

- Y bien Harry - preguntó Lily - has pensado en que vas a hacer con tu vida.

- Supimos que fuiste aceptado en Camelot - dijo James - y en la carrera de Auror ¿te contaron que tu madre y yo éramos Aurores?

- Sirius me lo contó - respondió Harry - y con respecto a lo que haré, aun no he tomado mi decisión.

- No debes de desaprovechar esa oportunidad - dijo Marlene - recuerda que es tu sueño, ser uno de los mejores Aurores del mundo y combatir contra todos aquellos que quieran hacerle daños a las personas inocentes.

- Tu también querías lo mismo - dijo Harry

- Solo que tú eres quien puede continuar, mientras que yo espero el día en que nos volvamos a ver. Además tienes que cumplir una promesa que hiciste.

- ¿Cual? - preguntó incrédulo Harry

- Prometiste a mamá que cuando volvieras al mundo mágico irías a verla para que conversaran. Ella te esta esperando.

- Además - dijo Peter - tienes que estar para el matrimonio de Sirius y Arabella, si tu no estas, ellos quizás no se perdonen el no haberte ayudado y se irán cada uno por su lado.

- ¿Por qué harían eso? Si lo que más quieren es estar juntos - preguntó de nuevo Harry

- Tú eres como el hijo que no han tenido - dijo Lily - en estos momentos su mayor preocupación es tu bien estar, y están todo el día y la noche preguntándose por ti, tu primo va todos los días a su casa a informar tu estado.

Siguieron conversando durante mucho rato, Harry se sentía feliz pues estaba con Marlene y sus padres, pero a la vez triste, ya que pronto acabaría el tiempo y debería volver a su triste realidad, aun así ellos intentaban convencer a Harry de lo mucho que lo querían en el mundo hasta que una nueva persona se unió a ellos.

- Hola Harry - dijo la voz de un muchacho alto, buen mozo, en el que resaltaban uno ojos azules intensos - recién me enteré que había un vivo de visita y que estaba con James y Lily, así que supuse que serias tu.

- Cedric - dijo Harry - ¿Cómo has estado?

- Bien - dijo el chico - gracias a que tu llevaste mi cuerpo con mis padres y me dieron una sepultura digna, eso permitió aliviar en parte el dolor que ellos sintieron por mi perdida.

- Lo sé - dijo Harry - cada vez que veo a tu padre me agradece que te haya llevado con ellos.

- ¿Y por que estas aquí? si se supones que estas vivo - preguntó nuevamente Cedric

- Solo estoy de visita, pero me llegará pronto el momento de irme.

- Aun así veo que no quieres irte - dijo el joven

- Me gustaría mucho quedarme - dijo Harry - aquí están mis seres queridos.

- Pero que hay de las personas que te quieren, no serás feliz viéndolos sufrir, más sabiendo que no hiciste nada por vivir.

- Vamos Harry - dijo la voz de una mujer que se unió a la conversación - debes aprovechar cada momento de la vida y disfrutar tu juventud, mira que el paso por el mundo es corto.

- Señora Logbottom - dijo Harry - así que también esta usted aquí, espere que le cuente a Neville que la vi.

- ¿Y como le contaras si no quieres irte de aquí? - dijo la abuela de Neville Logbottom, uno de los compañeros de colegio de Harry, ella murió en la batalla de los poderes en manos de una mortifago que era la causante de la enfermedad mental de los padres de Neville.

- Sé que pronto tendré que irme, y cuando lo vea le contaré - respondió Harry

- Mira Harry - comenzó a decir la señora Logbottom - Neville esta en estos momentos pasando por un momento parecido al tuyo, pero el no ha pensado en morir, porque sabe que tiene que buscar la cura de sus padres, piensa que el se quedó solo, y yo no tuve la oportunidad para verlo feliz al lado de alguna chica.

- Es esta de novio con Padma - dijo Harry - la chica que usted conoció durante el torneo.

- Esa encantadora chica que tenia una hermana gemela - dijo alegremente la abuela de Neville - no sabes lo mucho que me alegra esta noticia.

Harry nunca había pensado en como se sentían las demás personas que habían sufrido la perdida de sus seres queridos durante la batalla, pues fueron muchos los magos que dieron su vida defendiendo al mundo mágico, luego recordó el dolor de los padres de los chicos que murieron víctimas de los monstruos que entraron en el castillo.

- Ves que no eres el único que sufre - dijo James - fueron muchas las familias que quedaron destruidas por causa de la guerra. Es el precio que se paga cuando se lucha por lo correcto.

- Ahora ven que deseamos mostrarte un sitio especial - dijo Cedric.

Comenzaron a caminar en dirección a lo que parecía una colina, en la que se observaba una especie de muro de piedra, llegaron a la cima y Harry pudo notar que desde ahí podía ver todo el valle donde se encontraba, vio muchas fuentes como en la que había estado y todas ellas llenas de personas vestidas de blanco y se escuchaban cantando la misma alegre canción y la música encendía el corazón de Harry dándole ánimos de vida.

- ¿Qué es este lugar? - preguntó Harry

- Estamos en el centro del mundo en el que estamos - respondió Lily - desde aquí puedes ver todo lo que quieras.

- ¿Y para que me trajeron? - preguntó nuevamente Harry

- Para que veas y aprendas - respondió James
Antes que Harry pudiera formular una nueva pregunta, James le señalo con su mano para que mirara un poco mas abajo de donde estaban, entonces Harry pudo ver una gran cantidad de magos, brujas y chicos que estaban cerca, y pudo reconocer claramente a dos de ellos como un par de chicos de los caídos en la batalla.

- Ellos son los recién llegados - dijo Cedric - y todos son los que murieron tanto en el asalto al ministerio y la batalla del colegio.

Todos los magos y brujas se dirigieron a saludar a Harry, uno a uno pasaron y le dieron palabras de aliento, agradecieron por haber librado al mundo de Voldemort y por cuidar de los chicos del colegio, todos ellos le decían que tenia mucho por hacer antes de su hora.

- ¿Les puedo hacer una pregunta? - dijo Harry a sus padres

- Claro que si cariño - dijo Lily

- ¿Qué paso con aquellos magos que estaban de lado de Voldemort?

- Ellos están mas allá de la vista, en un sitio donde su alma debe pasar por un proceso de purificación, luego son enviados de nuevo al mundo para otra oportunidad de hacer lo correcto, es así hasta que sus almas estén totalmente limpias y reparen algo del daño causado anteriormente.

- ¿O sea que Voldemort se reencarnara algún día? - preguntó Harry algo asustado.

- No - respondió Marlene - a él lo acabaste en cuerpo y alma, no podrá volver nuca mas, pues su espíritu no existe.

En eso comienza a sonar a lo lejos una especia de campanas, y Harry comprendió que la hora de volver a su mundo estaba llegando, así que corrió donde sus padres y les dio un gran abrazo y después fue donde Marlene y le dijo.

- Esta es mi ultima vista, por lo menos deja sentir por ultima vez tus labios.

- Esta bien - dijo la chica - pero recuerda que es la ultima vez que nos veremos, así que prométeme que harás todo lo posible por volver a ser feliz, si en verdad me amas lo harás.

- Sabes que será difícil, pero por ti lo intentare.

Entonces la chica le da un tierno y cálido beso a Harry, quien cerro los ojos y sintió como el calor de su cuerpo aumentaba poco a poco, después de eso sintió que no podía abrir los ojos, y comenzó a ver todo oscuro y sintió como su cuerpo caía y caía en un vacío que al parecer no tenia fondo.

Harry despertó sobresaltado, y vio que se encontraba nuevamente en su habitación, todo estaba tal cual lo había dejado, pero notó que el cristal de luz que llevaba en su cuello estaba brillando levemente, entonces lo tomó y sintió como todas las preocupaciones lo dejaban, dando paso a una sensación de alivio. Entonces miro la hora y comprobó que era casi la hora de comer, y de pronto sintió mucha hambre, y recordó que no había comido casi nada desde que volviera de los funerales de Marlene y la abuela de Neville. Así que decidió bajar a comer y comenzar a rehacer su vida.

- Hola - dijo Harry - buenas tardes.

- Harry - dijo una sorprendida tía Petunia - al fin decidiste bajar a comer

- Vaya chico - dijo el tío Vernon - al fin pareces haber madurado.

- Siento en verdad si les he causado molestias estos días - comenzó a decir Harry - pero ahora me siento mejor.

- Espera que Sirius se entere - dijo Dudley - se pondrá muy feliz.

- No Dudley - dijo Harry - aun no quiero ver a ninguno de mis amigos. No necesito que sientan pena por mí.

- Pero ellos están muy preocupados por lo que puedes hacer - dijo el chico - Sirius casi no ha dormido haciendo guardia en el patio.

- ¿Qué esta haciendo que? - preguntaron tío Vernon y Tía Petunia al mismo tiempo.

- Todas las noches la pasa en el patio cuidando la ventana de Harry - dijo Dudley - yo lo dejo entrar.

- ¿Y que es lo que piensas hacer ahora? - preguntó tío Vernon - ya que es hora de que tomes tu propio rumbo.

- ¿Me esta echando? - preguntó Harry

- Claro que no - exclamo asustado tío Vernon - solo que nos gustaría saber lo que piensas hacer ahora que terminaste el colegio.

- La verdad es que recibí una carta en que me comunican que he sido admitido para estudiar en la universidad mágica de Camelot.

- ¿Tienen universidades? - preguntó Dudley

- Si - dijo Harry - y Camelot es la más prestigiosa de todas.

- ¿Qué quieres estudiar? - preguntó tía Petunia

- Fui admitido en la carrera de Auror

- ¿Auror? ¿Qué es eso? - preguntó tío Vernon

- Son cazadores de magos tenebrosos - dijo Tía petunia - el mismo trabajo de Lily y James.

- ¿Quieres seguir los pasos de tus padres? - dijo el tío Vernon - ¿Estas seguro?

- Claro que estoy seguro - dijo Harry - además me viene de perilla después de todo lo que he pasado en el colegio.

- ¿Y donde vivirás? - preguntó tía Petunia - porque hasta hace un tiempo nos habías dado a entender que apenas pudieras te marcharías de esta casa, pero no pienses que te estamos echando - se apresuro a decir ella

- En verdad es que debo quedarme con ustedes hasta ser mayor de edad - rió Harry - que será la próxima semana, y saben que tenia pensado irme a vivir con Reamus y Sirius o Arabella, pero eso ahora no lo tengo claro ¿Me dejarían quedarme hasta que este mas claro?

- Claro que si - dijo tío Vernon - solo que necesitamos saber que es lo que piensas hacer el resto del verano, así nosotros podremos planificar nuestras vacaciones.

- Bien - dijo Harry - iré a ver que es lo que haré el resto de las vacaciones.

Harry subió a su habitación y comenzó a leer las cartas de sus amigos, casi todas eran muy cortas y solo les decían que estaba esperando su pronta recuperación y que todos le mandaban saludos, otras eran de muchos padres de los alumnos de Hogwart que le agradecían el haber protegido a sus hijos durante la batalla, finalmente abrió las ultimas dos, esas que la habían llegado la noche anterior y que eran de sus mejores amigos Hermione y Ron, abrió la primera, la de ella.

Estimado Harry

Espero que este mejor, ya que no sabes lo mucho que nos afecta que no nos contestes ninguna de nuestras cartas, sé que no quieres saber nada del mundo mágico, pero sabes perfectamente que perteneces a él, y pase lo que pase siempre estará en tu vida.

Al igual que yo, Ron se encuentra muy, pero muy preocupado por que no tiene noticias tuyas, jamas lo había visto tan mal. Pues se culpa por no haber estado a tu lado en el momento en que lo necesitabas, sé que quizás es mucho pedirte, pero me gustaría mucho que pudiese escribirle y decirle que no es su culpa, hazlo por lo menos por la amistad que existe entre nosotros, ya que no sabes lo mal que me he sentido desde que pasó lo que tu sabes.

Por otro lado los miembros de la hermandad nos hemos juntado dos veces y todos hemos esperado que aparecieras, pero al final todos nos marchamos tristes al ver que aun no quieres vernos, Neville y Padma están viviendo junto, mientras que Slovan esta en su casa con su familia, Francine se fue a Francia junto a Dean, Lavender esta en mi casa, Seamus y Pavarti están pasando un tiempo en la playa. Mientras que Ginny se fue con Bill a Egipto.

Pero el motivo principal de esta carta es para decirte que fui aceptada para estudiar Auror en la universidad de Camelot, claro que no sé que pasara con Ron, le conté pero él no me ha respondido, sé que quizás no nos veamos en mucho tiempo, así que por favor escríbeme, por lo menos para decirme que aun recuerdas a tus amigos.

Atte.
Hermione Granger

PD: durante Agosto todos los miembros de la hermandad sacaremos nuestros carnet de aparición (salvo Ginny que no ha terminado el colegio)

Harry miro la carta y se sintió triste por lo que su amiga le contaba, y comprendió que él estaba haciendo sufrir a su mejor amigo, y además que el resto de los chicos estaba bien, se alegro de que Neville por lo menos no estuviera solo, y más se alegro de enterarse de que estaba tratando de salir adelante. Después tomo la carta de su amigo Ron y la leyó.

Estimado amigo:

Sé que prometimos no molestarte mientras que tratabas de ver lo que hacías con tu vida, pero como tu amigo no puedo quedarme de brazos cruzados mientras veo como todos a tu alrededor sufren por la preocupación con que los tienes, en especial yo, que casi no he podido dormir del cargo de conciencia que tengo por no haberte ayudado.

Por otro lado sé que quizás no leas esta carta, pero igual quiero decirte que tus amigos (todos los miembros de la hermandad) y mi familia están esperando noticias tuyas, Sirius y Arabella nos han contado que no has salido de tu pieza y que apenas has comido, por lo que te pido que hagas un esfuerzo, no por mí ni pos los demás, sino por ti mismo. Piensa que Marlene no querría verte sufriendo.

Por otro lado quiero contarte que he recibido una carta en la que me han aceptado para ingresar a la universidad e Camelot, aun no se lo he contado a Hermione, ya que quiero darle una sorpresa cuando me vea llegar, ya que como era de esperarse ella también fue aceptada, y si no me equivoco tu también deberías estar en dentro de los que asistiremos a esa universidad, el resto de los muchacho no se si habrán recibido alguna carta siendo aceptados en alguna universidad, solo espero que si, aunque se que es imposible que todos estemos en el mismo lugar.

Otra cosa que necesito contarte, es que hemos recibido la visita de la familia Malfloy o lo que queda de ella, Draco estaba en casa de Pansy pasando el verano, por lo que solo vinieron Narcisa y Elizabeth, ambas querían saber de ti, y me pidieron que te recordara que aun tienes que ir a hablar con la madre de Marlene, quien te estará esperando en la casa de Draco.

Mi familia esta esperando tener noticias tuyas, ya sabes lo mucho que mamá te quiere y papá esta haciendo todo lo posible para que nadie sepa la dirección de los Dursley, ya que son muchos los magos de todo el mundo los que te quieren enviar regalos y cartas felicitándote por tu victoria. Sé que no debería decírtelo, pero hay alguien además de mí que esta muy pero muy afectada por tu ausencia. Espero que decidas volver pronto, ya que seria una alegría para todos que pases un par de días con nosotros.

Espero que me contestes pronto
Ron

PD: durante Agosto todos los miembros de la hermandad sacaremos nuestros carnet de aparición, te espero.

Harry termino de leer la carta y se puso más triste por saber que su amigo se encontraba mal, y sobretodo que Ginny, la hermana menor de su amigo sufría por él, además recordó que había prometido a la madre de Marlene que apenas volviera al mundo mágico iría a verla para conversar del tiempo que estuvo de novio con la chica. Después penso en Sirius y su madrina, que viven unas casas más aya de donde estaba y no había sido capaz de darles señales de vida.

Se tiro en su cama y comenzó a pensar en que aceptaría la sugerencia de la familia Weasley y pasaría con ellos un par de días, así le serviría para poder pasar un momento agradable, ya que Ron tenia una gran familia, y Harry siempre que estaba con ellos se sentía uno más de esa familia, pensó también en que era la hora de ir a ver a Elizabeth Malfloy y tener esa conversación prometida. Y finalmente cumplir con unos de sus mayores sueños y vivir al lado de su padrino.

Pensando en todo eso fue que se quedó dormido, pensando que todos los sucesos que había vivido durante los últimos tiempos, así llego la mañana del domingo, y Harry despertó con las primeras luces del alba, se despertó por que un suave aroma invadía su cuerpo, dándole toda la energía que necesitaba. Abrió los ojos y miro en todas direcciones buscando la fuente del aroma, entonces la vio frente a él, Hermosa y radiante, más delicada que una flor, pero dura como el acero, sus ojos azules reflejaban mucha sabiduría.

- Hola Harry - dijo la reina Eorwen - como has estado

- Creí que sabría como me siento - dijo Harry - pero ahora estoy mucho mejor, gracia a usted.

- Vamos Harry - dijo la reina - sé que crees que tienes que tratarme como una reina, ya que lo soy, pero más que eso me gustaría que me consideraras tu amiga, así que llámame Eorwen.

- Esta bien Eorwen - dijo Harry - y a que debo el honor de tu visita.

- Caballero como siempre - dijo la reina - pero lo que me trae aquí es un asunto de suma importancia.

- ¿Qué paso, les robaron nuevamente el amuleto de la vida? - dijo Harry preocupado

- No Harry - dijo la reina - es algo mucho más delicado.

- Entonces siéntate y cuéntame - Harry saco su varita y después de un movimiento hizo aparecer un sillón para la reina - sé que no es lo digno de ti, pero es lo mejor que te puedo ofrecer.

- Harry - dijo la reina - hace muy poco, realizamos un concilio, uno que solo se ha realizado tres veces desde que el mundo se formo, las criaturas mágicas lo han denominado como el concilio de los elementos, y en ellos discutimos los asuntos del pasado, presente y futuro del nuestro pueblo.

- Supongo que los otros integrantes son Argón, representando al fuego, Eolodrin en nombre del viento, Pies ligeros, representando a la tierra y tú en nombre del agua - dijo Harry.

- Correcto mi joven amigo - dijo ella - y hemos descubierto que dentro de dos años ocurrirá un fenómeno estelar pocas veces visto, y que puede causar un desequilibrio en lo que es la estabilidad de los elementos.

- ¿Qué pasará? - dijo Harry

- Los planetas se alinearan, junto con todas sus lunas - respondió la reina

- No puede ser - dijo Harry - eso quiere decir que mi mapa estaba bien

- ¿Qué estas diciendo? - preguntó la reina

- Es que el año pasado - comenzó a contar Harry - en una de las clases de astronomía se nos pidió realizar una carta con las posibles posiciones de los planetas de los próximos cinco años, y en uno de ellos me dio como resultado la alineación total de ellos y sus lunas, pero la profesora Vector me dijo que era imposible.

- No Harry - dijo la reina - no es imposible, y sucederá.

- ¿Y que tiene que ver conmigo? - preguntó nuevamente Harry

- Veras Harry - comenzó a contar la reina - en el principio del mundo mágico, existían ocho razas de criatura, de las cuales cuatro nos dedicábamos a la creación y preservación del equilibrio de las cosas, pero las otras cuatro se dedicaban a destruir todo lo que habíamos conseguido.

- ¿Y que fue lo que hicieron?

- Unimos nuestras fuerzas y realizamos el primer concilio de los elementos, ahí unimos nuestras fuerzas y derrotamos a las razas una a una, pero no las destruimos, pues al igual que nosotros sus jefes son inmortales, pero logramos crear una prisión de donde no podían escapar.

- ¿Entonces que paso?

- Muchos años después, no se sabe cuantos son - prosiguió el relato de reina - los demonios lograron escapar, pero unimos fuerzas a tiempo y logramos detenerlos, ya que estaba débiles, y para asegurarnos de que no volvieran a escapar es que utilizamos el poder mágico que tienen los planetas, sobretodo ese día que estaba alineados junto a sus lunas y creamos una llaves mágicas las cuales sellaron la salida de esos demonios.

- Aun no entiendo que pasa.

- Espera que aun no termino - dijo la reina y luego prosiguió su relato - antes de que pudiésemos encerrarlos, los demonios lanzaron una maldición sobre todas las llaves, la cual no impidió volver a tocarlas, así que las dejamos al cuidado de cuatro guardianes y sus mascotas, con la orden de jamas entregárselas a nadie que no las merezca.

- Y quieres que yo busque esas llaves ¿Cierto? - dijo Harry

- Veo que tu sabiduría y mente han madurado mucho en este corto tiempo - dijo la reina - hace un par de días es que no hemos reunido nuevamente, pues tememos que cuando se alineen los planetas los sellos se rompan y los demonios logren escapar, si esto ocurre volverán más poderosos que nunca y no creo que podemos detenerlos.

- Pero si ustedes que son los más poderosos del mundo mágico no pueden detenerlos, ¿cómo creen que yo lo haré?.

- No te pedimos que luches contra los demonios - dijo la reina - te pedimos que busques las llaves del poder, que son las únicas que pueden sellar las puertas en el caso que se volvieran a abrir.

- Y si acepto ¿cuál es el inconveniente? - preguntó Harry nuevamente

- Que será muy peligroso. Pues conocemos a los guardianes, pero no sabemos cuales mascotas son las que tienen, además se ha sabido que todo aquel ser que ha buscado las llaves, ha muerto en el intento.

- Y ¿por qué piensan que yo puedo conseguirlo? - preguntó Harry

- Porque te prepararemos para cumplir con tu cometido.

- Explícame eso por favor.

- Si aceptas, partiremos a mi reino, donde comenzaras un entrenamiento para controlar tus emociones y aprendas a confiar en tus capacidades, luego iras donde Pies ligeros y comenzara un entrenamiento para aumentar tu fuerza física y resistencia, luego partirás donde Eolodrin, quien te ayudara a aumentar tu agilidad y velocidad en los combates. Finalmente iras donde Argón, quien te ayudara a expulsar tu poder mágico a gusto.

- Pero yo pensaba seguir estudiando - dijo Harry - comienzo las clases el primero de Septiembre.

- No hay problema - dijo la reina - ya que por lo menos te daremos las instrucciones dentro de los que es el mes de Agosto, pasaras todo ese tiempo con nosotros y luego deberás seguir por tu cuenta.

- En Agosto tomaría un curso para aprender a aparéceme - dijo Harry

- Eso no es problema, pues será una de las cosas que aprendas durante la estancia en mi reino, pues por una semana, en la cual te enseñare a aparecerte comenzaremos el entrenamiento, pasaras una semana en cada reino para volver una semana antes del día en que entres a la universidad así podrás cumplir con tus compromisos. ¿Nos ayudaras?

- Claro que lo haré - dijo Harry - ¿cuando comenzamos?

- Apenas estés listo - dijo la reina

- Entonces vamos - dijo Harry

- No creo que debas marcharte así como así - dijo Ella - debes ir y avisarle a tus tíos, escribirle a tus padrinos y a tus amigos, pero solo cuéntales que yo te invite a mi reino para que encontraras la paz que necesitabas, aun no deben saber los de tu misión.


- Como tu digas - contesto Harry - entonces escribo las cartas y nos vamos ¿qué es lo que debo llevar?

- Nada mas que el cristal de luz y todos los presentes que los señores te dieron, la espada de diamante, el escudo espejo, los guantes de plata y obviamente a Falcore, lo demás lo puedes dejar aquí, salvo tu varita que necesitaras.

- Ok - dijo Harry - déjame escribir las cartas y nos vamos.

- Hazlo tranquilo - dijo la reina - volveré cuando estés listo - entonces como si nada desapareció de la habitación, dejando a Harry solo, pensando en todo lo que ella le había dicho ¿él debía buscar las llaves de poder para salvar a todo el mundo mágico de una catástrofe? , llegó a pensar que podría tratarse de una broma, pero en el fondo sabía que la reina no perdería su tiempo haciendo eso.

Sacó una de las plumas que tenia guardadas y después busco un par de pergaminos en los cuales escribir, encontró tres de ellos y comenzó a escribir rápidamente, claro que no sabia a quien escribirle primero, pero luego penso avisarles primero a los Dursley de que pasaría el verano en otro lado, solo que no diría donde lo haría.

- Tío - dijo Harry - ya encontré donde pasar el resto de las vacaciones. Me voy en un rato mas, Arabella recogerá mis cosas mañana, así que puedes planear tranquilos las tuyas.

- Esta bien - dijo el tío Vernon - y se puede saber donde pasarás las vacaciones

- Claro - dijo Harry - Dumblendore me consiguió una cabaña en un lugar apartado donde podré descansar tranquilo.

- Bien, entonces que disfrutes de tus vacaciones - dijo tía Petunia.

- Harry - dijo su primo Dudley - ¿te llevaras a Hedwig contigo?

- No creo que pueda - dijo el chico - ¿Por qué preguntas?

- Solo quería saber si me la dejarías a mi, para escribirle a Susan.

- Esta bien - contesto Harry riéndose - pero me la envías el primero de septiembre a la casa de Arabella, claro que en estos momentos la debo ocupar para enviar un par de cartas, pero le diré que cuando vuelva tu la cuidaras.

Harry subió a su habitación y se encontró que dentro de ella había un enorme perro, el cual casi le provoca un ataque del susto que se llevó al verlo, entones una sonrisa se dibujo en la cara de Harry y corriendo en dirección al animal le dice:

- Sirius, no sabes el gusto que me da verte.

Entonces el perro se transforma en un hombre, en aquel hombre que había sido el mejor amigo de su padre en el colegio, aquel que desde hace mucho tiempo hacia muchos sacrificios para ver que Harry estuviese a salvo de quienes lo quisieran dañar, ese era Sirius Black, el padrino de Harry y tutor del chico en el mundo mágico.

- En serio - dijo Sirius muy contento - entonces porque aun no dabas señales de vida.

- Disculpa - dijo el chico - en verdad que he sido un tonto, pero me di cuenta de que es hora de rehacer mi vida, pero antes tengo un asunto que arreglar.

- ¿Qué cosa? - preguntó Sirius

- He recibido la visita de Eorwen - dijo Harry - y me pidió que fuese a su reino por un mes, para poder encontrar el camino correcto, así que acepte y me marcho dentro de un rato, ahora estaba a punto de escribirles.

- Pero ¿Seguro que iras donde ella? - dijo Sirius

- Claro - dijo el chico - si quieres puedes quedarte a ver cuando me venga a buscar.

- ¿Y que hay del curso para aparecerse?

- Ella me ayudara y volveré unos días antes del examen - respondió Harry

- Espero que hagas lo correcto - dijo Sirius

- Yo también - rió Harry - a propósito, recibí la carta de Camelot y aceptaré el cupo que me ofrecieron, así que seguiré estudiando.

- Bien por ti Harry - dijo Sirius - espérate que Arabella y Reamus sepan eso, ya que ambos están en casa de Arabella esperando por noticias tuyas.

- Eso me recuerda que no podré llevar el ubicador, pues Eorwen dice que no funcionara, además no quiero escuchar lo que me dicen Ron y Hermione de mi viaje, así que le pedirías prestada la lechuza a Arabella para mandar la una de las cartas.

- Claro que si, vuelvo de inmediato - dijo Sirius, quien desapareció y luego de unos tres minutos apareció en la habitación de Harry con una hermosa lechuza parda en la mano.

- Disculpa la demora - dijo Sirius - Arabella quería someterme a un interrogatorio cuando le dije que tu le pedías prestada su lechuza.

- Oh, esta bien - dijo Harry - pero necesito otro favor

- Dime

- Necesito que te lleves mis cosas a casa de Arabella, yo solo me iré con lo que traigo y los regalos que me dieron los señores de los elementos.

- Esta bien - dijo Sirius extrañado, pero prefirió no preguntarle nada más a su sobrino.

Sirius comenzó a llevarse las cosas de Harry, mientras que él comenzó a escribir la carta para sus amigos, claro que solo le escribiría a Ron y Hermione, y que ellos se encargaran de decirle a los demás que es lo que él haría durante el resto de las vacaciones.

Estimado amigo.

Sé que en estas semanas me he portado muy mal con todos ustedes, pero ahora estoy mejor y por lo menos sé que es lo que haré con mi vida, como supusiste me enviaron una carta de Camelot, donde fui aceptado, así que seremos nuevamente compañeros pero no le contare a Hermione para ver que cara pone al vernos.

He recibido una visita muy interesante y me invito a pasar un mes con ella, así que durante todo ese tiempo estaré en el bosque de las hadas, buscando la paz necesaria para continuar con mi vida. Con respecto a Ginny, te pido que le des mis saludos y dile que no sufra más, que pronto me sentiré mejor.

Otra cosa, no podré usar el ubicador en el reino de las hadas, así que no intentes comunicarte conmigo a través de el, estaré devuelta una semana antes del comienzo de clases, así que quizás nos veamos antes de lo que esperas.

Atte.

Harry Potter.

Pensó que eso era lo mejor que podía decirles a sus amigos, no explicar mucho ni dejar a nadie con muchas dudas, sobretodo sabía que Ron y Hermione comprenderían la decisión, ya que ellos habían visitado el bosque de las hadas una vez y sabían que no había mejor sitio para descansar. Después tomo el siguiente pergamino y escribió.

Estimada Hermione.

Sé que he sido muy ingrato por tenerlos a todos preocupados por mi, sé que es egoísta de mi parte, pero espero que te alegre el saber que ya estoy un poco mejor y me siento de mejor ánimos para seguir adelante, por el momento aun no decido donde continuare mis estudios, porque si seguiré, solo que me gustaría que estuviéramos los tres, aunque si queremos no podríamos juntar durante las vacaciones.

Pasando a otro punto, he recibido la visita de Eorwen, y me ha invitado a pasar un mes en su reino, así que decidí aceptar esa invitación, ya que como sabes, no existe mejor sitio para aliviar el alma que es bosque, además ella me dijo que me enseñaría a aparecerme, así que estaré devuelta la semana de las pruebas. Me comentó que no podría utilizar el ubicador dentro de su reino, así que no intentes comunicarte conmigo.

Como gran favor te pido que escribas a los demás contándole que estoy mejor y que pronto nos podremos ver, otra cosa que necesito es que mandes una lechuza a la casa de los Malfloy y le digas la madre de Marlene que pronto cumpliré con mi palabra y la iré a visitar.

Cariños
Harry

Harry tomo la carta para Hermione y la puso en la pata de Hera, la lechuza de Arabella, quien saludo afectuosamente al chico y luego salió volando en dirección a la casa de la chica, luego puso la carta de Ron en la pata de su Hedwig, pero antes de marcharse le dijo:

- Cuando vuelvas yo no estaré, así que Dudley te cuidara por mi, además te tendrá bastante ocupada mandándole cartas a Susan, pero no te preocupes, una semana antes de fines de Agosto estaré de vuelta en la casa de Arabella. Ahí te espero.

La lechuza miró a Harry con cara de enojo, pero luego le dio un picotazo en la mano de manera de cariño y luego voló a su hombro y acaricio el rostro de Harry con el suyo, después de esto comenzó a volar en dirección a la casa de Ron. Apenas salió Hedwig, Harry sintió una voz en su espalda que le dice:

- ¿Estas listo Harry?

- Casi Eorwen - respondió el chico - solo espero que mi padrino venga a despedirme

- Eres muy considerado con quienes te quieren mucho - dijo ella - eso habla muy bien de ti y tus sentimientos.

Sirius apareció en la habitación seguidos de Reamus y Arabella, todos estaba muy felices de ver a Harry mas animados, y por primera vez en su vida vieron a la hermosa Eorwen, y solo vasto mirarla para comprender que Harry no podría estar mejor cuidado que con ella. Entonces Harry se despide de ellos y se disponía a cruzar el portal.

- Harry - dijo la reina - creo que olvidas tus regalos.

Harry corrió y descolgó la hermosa espada de diamante, luego se puso el escudo espejo en el brazo izquierdo y el brazalete de Falcore en el derecho, para finalmente ponerse los guantes de plata y finalmente cruzar el portal para volver a pisar el hermoso reino de las hadas.
Apenas atravesó el portal, Harry se vio nuevamente en el bosque, no había cambiado en nada desde su ultima visita, los arboles seguían siendo plateados y en ellos se reflejaba suavemente los rayos solares, mientras que las hojas de ellos eran de un hermoso verde oscuro, y el piso era de pasto, que no crecía en forma exagerada y cuyo color verde hacia que todo el paisaje fuese hermoso.

Caminaron lentamente sin pronunciar palabras hasta que llegaron nuevamente a la fuente donde caía una hermosa cascada, Harry recordó como el año anterior había hecho que esa cascada tomara el curso contrario, consiguiendo si poder dominar el encantamiento del agua, uno de los requisitos para poder dominar el hechizo de los cuatro elementos.

Entonces un grupo de hadas se acerca a donde estaban Harry y la reina, una de ellas miraba fijamente al chico y luego a su reina, pero no se atrevía a decir lo que pensaba por no contradecir a su reina, pero no creía que le chico pudiese llevar a cabo una misión tan difícil como la de buscar las llaves.

- Vamos Laurelin - dijo Eorwen - sé que no confías en Harry, pero vera que si es capaz de conseguir las llaves.

- Lo siento mi señora - dijo el hada - solo es que nunca he confiado en los humanos, y usted sabe porque.

- Claro que lo sé querida - dijo la reina - pero no puedes clasificar a todos los humanos por lo que hizo uno de ellos hace mucho tiempo.

Harry escucho esa breve conversación con mucho interés, pues noto él no era del agrado del hada, por lo que suponía que lo vigilaría contantemente, pero al final la reina dijo algo que dejo a ambos atónitos.

- Laurelin será la encargada de que aprendas a aparecerte - dijo la reina - ella es una de las mejores.

- Pero su alteza - dijo el hada - no podríais enviar a otra.

- Eres la mejor - dijo la reina - y comprenderás que en estos momentos necesitamos lo mejor para conseguir el éxito.

- Tus deseos son mis ordenes mi señora - dijo el hada inclinándose levemente

- Harry - prosiguió la reina mirando al chico- ella el Laurelin, mi jefa de guardias y protectora personal.

- Mucho gusto - dijo Harry haciendo una leve reverencia

- Vamos Laurelin - dijo la reina - sé que has hablado con Aloistan y ella debe haberte hablado bien de Harry.

- Si majestad - dijo ella - me habló muchas cosas del chico, pero creo que solo lo hizo para que confiara en él.

- Eorwen - dijo finalmente Harry - no creo que sea buena idea obligarla a que me enseñe, preferiría que fuese alguien voluntario.

- Bien - dijo la dama - quien de ustedes se ofrece como voluntaria para ayudar a Harry a desarrollar la habilidad de aparecerse.

- Yo lo haré - dijo Laurelin sorprendiendo a Harry - es el deseo de mi reina y nadie puede contradecirla, y no te preocupes, que intentare tratarte como si fuese una de mis hadas.

- En ese caso - dijo la reina - que no se hable más. Mañana comenzaras el entrenamiento, ahora ve a descansar.

- ¿Dónde pasare la noche? - preguntó Harry

- En mi casa - dijo Laurelin - desde ahora y hasta que termine la semana dormirás y comerás en mi casa, salvo que la reina te convoque.

Entonces Laurelin hace unas señas para que una par de hadas se le acercara y les ordena escoltar a Harry hasta su casa, y lo atendieran lo mejor posible hasta que ella llegara, así entonces el chico se fue siguiendo a un par de hadas que le indicaron que las siguieran.

- Mi nombre es Lilien - dijo una de las hadas

- Y yo soy Albarian - dijo la otra hada - y somos la parte de la guardia de Laurelin.

- Es un placer - dijo Harry - en verdad no saben lo feliz que soy de estar aquí.

- Para nosotras también es un honor que no visites - dijo Lilien - el año anterior te vi ejecutando el encantamiento del agua, fue algo sorprendente.

- Espero que Laurelin te trate como espera la reina - continuo Albarian - ya que no estima mucho a los humanos, sobretodos los hombres.

- ¿Entonces porque Eorwen me puso con ella? - preguntó Harry

- La reina es sabia - dijo Albarian - ella sabe que Laurelin es la mejor.

- Pero no deberían obligarla si no quiere - dijo Harry - temo que no pueda dejar de lado las diferencia que siente conmigo.

- Eso es lo que tememos - dijo Lilien - pero nosotras te ayudaremos todo lo que podemos.

- Gracias - dijo el chico.

Caminaron unos minutos y lasa hadas mostraban como estaban organizadas el pueblo de las hadas, de esta manera Harry se entero que después de Eorwen estaba Laurelin y su grupo de escolta, después estaban las hadas encargadas del cuidado de los arboles y otras al cuidado de los animales, otras se dedicaban a creas flores para luego cultivar los prados, mientras que las otras se las de la guardia se encargaban de maneja las corrientes de las aguas.

Llegaron a un gran árbol plateado, que contenía una especie de escalera que conducía a los pisos inferiores, las hadas le indicaron que entrara por ahí y caminara hasta la puerta, la cual se encontraría abierta, que pasara y tomara asiento hasta que llegara Laurelin.

- ¿No se quedarán conmigo? - preguntó Harry

- No podemos - dijo una de ellas - es hora de tomar nuestro turno de guardia del amuleto, desde que lo trajiste devuelta que la reina ordeno que alguien lo cuidara día y noche.

Harry entonces entro en la casa de Laurelin, y apenas entro vio como era una gran sala redonda, en el medio había una mesa para cuatro personas y alrededor de las paredes varias puertas, luego miro el resto del salón y vio una pequeña chimenea, cuyo fuego iluminaba todo el salón, y al acercarse, Harry notó que no había ningún leño que lo alimentara. Sin saber cuanto demoraría en volver Laurelin, Harry se sentó en un hermoso sillón de madera y no se dio cuenta cuando se quedó dormido.

- Bien, al fin despertaste - dijo la voz de Laurelin.

- ¿Qué paso? ¿Dónde estoy? - preguntó Harry

- Te quedaste dormido y estas en mi casa y en mi sillón favorito - dijo el hada.

- Disculpa - dijo Harry - no fue mi intención, no sabia que era tu sillón favorito - dijo Harry parándose de inmediato.

- Eres igual que todos lo de tu raza - dijo el hada - hacen siempre lo que se le da la gana y no respetan las cosas de los demás.

- Ya te dije que no fue mi intención ofenderte - dijo el chico

- Pero lo hiciste - dijo ella - y ya no tiene remedio.

- Si lo tiene - dijo Harry quien dio media vuelta y salió de la casa de Laurelin.

Harry no sabia porque le hada lo trataba así si el no había hecho nada, parecía que la sola presencia de Harry le molestaba, de inmediato pensó en Snape, el profesor de pociones de Hogwart, que desde la primera vez que vio a Harry lo trato muy mal y solo por que Snape había tenido problemas con James Potter, el padre de Harry.

Aun así decidió sentarse en la parte de afuera del árbol que marcaba la entrada a la casa de Laurelin, y ahí comenzó a contemplar las estrellas y pensó en que dentro de un par de años los planetas y sus lunas se alinearían provocando una catástrofe en el equilibrio del mundo mágico si no se detenía. Así no se dio cuenta cuando nuevamente se quedó dormido.

- Despierta Harry - dijo la voz dulce de Lilien - Laurelin te espera para desayunar antes de empezar con tu entrenamiento.

- ¿Qué hora es? - preguntó Harry

- La tercera desde la salida del sol - dijo Albarian - creo que los humanos le dicen las nueve de la mañana.

Harry se levanto lentamente, y a pesar de haberse dormido al aire libre, y apoyado en un árbol, su cuerpo no estaba ni frió ni tenia dolor alguno, solo un gran cansancio, pero de inmediato se le paso cuando las hadas le dijeron que Laurelin lo estaba esperando para desayunar.

- Díganle que no tengo hambre - dijo Harry - que la espero aquí para comenzar el entrenamiento, si es que no les molesta - agrego finalmente.

- En serio que no tienes hambre - dijo el hada - o será que no quieres tener mucho trato con Laurelin.

- Ella es la que parece no querer tener tratos conmigo - dijo Harry - pero no es la primera vez que me ocurre, es mas se parece mucho a mi profesor de pociones del colegio, el no me podía ver ni en pintura.

- Laurelin no es mal hada - dijo Lilien - solo que no guarda muy buen recuerdo de los hombres.

- De eso me di cuenta - dijo Harry - pero por el momento no quiero saber la historia, ya que será ella misma quien me la cuente si alguna vez llega a confiar en mi.

- Entonces jamas lo sabrás - dijo Laurelin saliendo de la casa - y espero que ninguna de las hadas que esta a mí servicio se lo cuente.

- Como ordenes - respondieron las dos hadas.

- Ahora ven conmigo, que si no quieres desayunar comenzaras de inmediato tu entrenamiento.

- Es lo que he estado esperando - respondió Harry.

Entonces el hada lo conduce hasta una colina, donde le indica que comenzarían a practicar la aparición en lugares abiertos, y cercanos. Entonces pidió a Harry que comenzara a concentrarse y que despejara su mente y la pusiera en blanco, pero Harry no podía porque recordaba a Snape y pensó que Laurelin era su versión en el reino de las hadas.

- Si no dejas de pensar estupideces no lo lograras nunca - reto Laurelin

- ¿Acaso estas leyendo mi mente? - dijo Harry

- No necesito hacerlo para ver que no estas concentrándote.

- Crees que es muy fácil concentrarse cuando la persona que te lo pide no deja de molestar - retó Harry

- Ese es le problema de los de tu raza, jamas pueden hacer nada bien

- ¿Acaso no has pensado que el problema eres tu? - dijo Harry

- Si no fueras amigo de la reina ya te habría lanzado fuera de aquí hace mucho rato - dijo el hada.

- Me gustaría ver que lo intentaras - retó Harry

- ¿Me estas desafiando? - se levantó el hada

- Tómalo como quieras - respondió Harry

Las cosa perecían pintar mal, Laurelin apuntaba con su báculo a Harry, mientras que el chico apuntaba su varita al hada, pero ninguno de los dos se atrevió a atacar, pues Harry no quería ofender a la reina, lo mismo que Laurelin, pero ya era tarde, pues la reina se apareció entre medio de los dos, y antes que se dieran cuanta, la varita de Harry salió en dirección de la reina, lo mismo que el báculo de Laurelin.

- Esto se quedará conmigo hasta que ustedes dos puedan trabajar juntos - dijo la reina - solo entonces se los devolveré.

- Como quieras - dijo Harry agachado la cabeza - creo que es lo mejor.

- Si es tu voluntad mi señora lo haré con gusto - dijo el hada.

- Así esta mejor - dijo Eorwen - pero para asegurarme que trabajaran juntos, ahora en adelante ustedes dos estarán juntos todos el día, hasta dormirán en la misma cama.

- Señora - respondió Laurelin - no puede pedirme eso

- Eorwen soy capaz de aguantar cualquier castigo, pero no me hagas esto - imploro Harry con voz de suplica.

- Lo siento - dijo la reina - es mi decisión y otra cosa - prosiguió - Laurelin estas asignada solo al entrenamiento de Harry. Y nadie más lo puede ayudar ni a él ni a Laurelin, esa es mi orden.

Todas las hadas se retiraron, dejando solo a ambos, que no se dirigían la palabra, entonces Harry decidió ponerse meditar, para calamar el enojo que sentía en ese momento, a tal punto que su mente llego a quedar en blanco, y comprendió que podía pasar del enojo a la tranquilidad rápidamente. Mientras que el hada pensaba que no podía haber peor castigo que ayudar a un humano.

- No creo que sea tan terrible - dijo Harry - ¿por qué no me das una oportunidad?

- ¿Qué dijiste? - dijo sorprendida el hada - ¿acaso leíste mi mente?.

- No - dijo Harry abriendo los ojos - pero creí que estaba pensando en lo malo que es tener que hacer algo que no te gusta.

- Ya me habría sorprendido que pudieras leer la mente - dijo ella.

- Lo que sí que puedo hacer - dijo Harry - es ver en las mentes de las personas, claro que no de todas, pero para eso necesito tocarlas.

- Claro, ahora te aprovecharas de que cuando un hada duerme no despierta hasta pasadas seis horas y leerás mi mente

- No - dijo Harry - las veces que lo he conseguido ni me ha gustado lo que he visto o son cosas muy personales, por mi parte no me gusta hacerlo.

- Y tu - preguntó Harry - puedes leer la mente

- Claro que puedo - dijo el hada - y con la tuya es fácil de hacerlo.

- Osea que reconoces que leíste mi mente - dijo Harry

- Claro que lo hice - dijo Laurelin - necesitaba encontrar una cosa dentro de ti.

- Y no te habría salido más fácil preguntármela - dijo algo molesto Harry.

- No me habrías respondido - dijo el hada

- Y como sabes eso - dijo Harry

- Eres un hombre y todos son iguales

Después de unos momentos comenzaron a discutir nuevamente, pero luego de unos instantes la discusión fue mental, cada uno tratando de ver lo que pensaba el otro, mientras que hacían un gran esfuerzo por no dejar que el contrincante leyera la mente del otro. Así pasaron todo el día, y quienes los veían a los lejos pensaban que estaba haciendo unos ejercicios de concentración.

Así llegó la noche y la orden de la reina de que se retiraran a descansar, entonces al fin salieron ambos del trance en que se encontraban y viendo que ya estaba de noche, no se habían dado cuanta de cómo había pasado el día, entonces Laurelin le dice a Harry.

- El que llega ultimo a la casa la ordena.

- Esta bien - dijo Harry - pero sin aparecerse, solo corriendo

- Bien - contestó ella

Entonces a la cuenta de tres comienza la carrera, y Harry vio la rapidez de Laurelin, así que decidió convertirse en León (Harry era un animago no registrado) y comienza a correr tratando de alcanzar al hada. En su condición de animago podía correr más rápido de lo normal, además de dar unos grandes saltos, así que pronto estuvo corriendo a la par con el hada, que no se dio cuenta de la transformación del chico. Así que llegaron juntos a la entrada de la casa y Laurelin se llevó un gran susto.

- Creo que empatamos - dijo Harry al recuperar su forma humana

- Hiciste trampa - dijo el hada - se supone que no ocuparíamos magia

- No ocupe magia - dijo Harry - solo aproveche que soy animago, eso no esta prohibido, además dijimos que correríamos y tu volaste.

- Pero yo no puedo correr - dijo el hada

- Esta bien - dijo el chico - tu ganaste, yo ordeno la casa, no será la primera vez que lo haga.

- ¿Acaso no tienes un elfo domestico que haga los deberes por ti?

- Me críe con muggles - dijo Harry - hasta que entre al colegio no sabia que era un mago

- ¿Eres de familia muggle?

- No, mi padre era mago puro y mi madre era una bruja hija de muggles, pero como los mataron cuando yo era niño me enviaron a vivir con mis tíos muggles.

- Lo siento, no lo sabia - dijo Laurelin, y su voz sonó sincera

- No te preocupes - dijo el chico - ya lo he superado, aunque me duele de vez en cuando el saber como murieron, pero los he visto y sé que están muy felices con todo lo que he hecho.

- Eso es bueno - dijo ella

- Y a ti ¿qué te ocurrió que odias tanto a los humanos?

- Es que hace mucho tiempo tuve una hermana - comenzó a decir Laurelin - y ella se enamoro de un humano, de un mago, y este la engaño y le digo que también la amaba, así que ella renuncio al reino de las hadas y se convirtió en mortal, pero el mago lo único que quería era aprender la magia de la hadas y cuando mi hermana se la enseño la abandono. Ella murió del único que afecta a las hadas, la pena.

- En verdad tienes motivos para odiar a los magos - dijo Harry - pero no todos somos así mira mi mundo y veras que hay mucha gente buena y mucha gente mala, pero no puedes condenar a los buenos por culpa de lo malos.

Así conversaron largamente durante toda la noche y Harry se dio cuanta de que Laurelin se había quedado dormida, así que la tomo con mucho cuidado y se la llevó a lo que penso que era la habitación, la pudo en la cama, la tapo y luego se retiro a descansar en el sillón, al despertar se encontró con la cara alegre a Laurelin, que le indico que el desayuno estaba listo y que se apurará porque le quedaba poco tiempo para practicar.

- Que tal otra carrera - dijo Laurelin - esta vez sin convertirte en animal.

- Todo por que sabes que ganaras - dijo Harry

- Si es verdad - rió ella - pero aun así sería divertido.

Harry aceptó y esta vez fue él quien dio la partida, y comenzó a correr, mientras que Laurelin volaba a su alrededor diciéndole que no podría ganarle, entonces Harry antes de llegar a la cima de la colina y con un movimiento rápido, agarra a Laurelin del cuerpo y la acerca a él y la deja en el suelo y corre hasta llegar a la cima antes que ella.

- No se vale - dijo indignada el hada - volviste hacer trampa

- Nunca acordamos que no podríamos intentar detenernos, además es tu culpa por haber estado jugando en vez de volar directamente.

Entonces ambos comenzaron a reír, salvo que Harry como estaba muy cansado le costaba trabajo respirar, aun así Laurelin comenzó a explicarle mejor como era que tenia que hacer para aparecerse.

- Tienes que pensar en el lugar donde quieres aparecer y cuando sientas que estas listo solo desearlo.

Harry intento durante todo el día. Pero solo consiguió poder aparecer un par de pasos mas delante de donde estaba, pero Laurelin decía que estaba avanzando muy bien, después del terminado el día Harry se encontraba realmente cansado, pues el apareceser le resultaba como si corriera toda esa distancia.

- Es solo porque no estas acostumbrado a hacerlo - le dijo durante la cena Laurelin - cuando ya la domines te será sencillo.

- Es como la transformación de animago - dijo Harry - las primeras veces cuesta mucho hacerla, y cuando la dominas la puedes hacer a libertad.

Esta vez fue Harry quien se quedó dormido primero y el hada lo llevo a la cama de ella (la única que había en esa casa) y lo tapo al igual que el chico lo había hecho con ella pero no aguanto la tentación y comenzó a mirar los recuerdos de Harry. Pero lo único que pudo ver fue los últimos momentos de la batalla, la muerte de Marlene y como Harry había derrotado a Voldemort, el resto solo fueron las imágenes del funeral de Marlene. Y pudo sentir también toda la pena que tenia el chico dentro.

Harry sabia que el hada había mirado su mente, ya que no sabia como, pero la había visto haciéndolo, pero no le recrimino, ni quiso hacerle ningún comentario, hasta por lo menos la hora de la cena, donde el chico después de un rato de una conversación amena decide preguntarle.

- Anoche, leíste mi mente ¿cierto? - Laurelin se asusto, dando a entender que si lo había hecho

- Si Harry - dijo algo apenada - en verdad lo siento, no aguante.

- Viste la ultima batalla, cierto - preguntó Harry - y el funeral de mi novia y luego el de la abuela de mi amigo.

- Harry - dijo el hada - es serio no fue mi intención, solo espero que no te enojes

- Claro que no me enojare - dijo el chico - solo que me gustaría que para la próxima me avisaras, yo con mucho gusto compartiré todo lo que quieras saber de mí.

Ese día sería uno de los últimos que Harry tendría en el mundo de las hadas y aun no lograba dominar completamente la aparición, por lo menos no lograba llegar al punto exacto donde se suponía tenia que aparecer, aveces quedaba corto y otras veces se pasaba por mucho. Y en una ocasión en vez de aparecerse cerca del punto de referencia, apareció mas atrás de donde partía.

- Vamos Harry - decía animadamente Laurelin - tienes que pensar bien el sitio en donde quieres aparecerte.

Al fin el sábado consiguió dominar el encantamiento a la perfección, entonces aparece la reina Eorwen muy contenta y le entrega a Harry su varita y a Laurelin su báculo, entonces les pide que se acerquen y les dice:

- Los he observado todo este tiempo y veo que se han vuelto muy buenos amigos, eso me alegra mucho

- Gracias su alteza - dijo Laurelin - en verdad yo estaba muy equivocada con respecto a los magos.

- Saben que si me hubiesen ido a pedir sus pertenencias yo se las habría devuelto el mismo día en que arreglaron sus diferencias.

- Creo que fue mejor así - dijo Harry - porque sino capaz que siguiéramos discutiendo.

- Eso me alegra mucho, pero ahora sería bueno que no se llevaran bien, ya que la ultima prueba entes de irte será un pequeño duelo de apariciones contra Laurelin.

- ¿Cómo es eso? - preguntó Harry

- Cada uno de nosotros, estará en uno de los extremos del campo, y deberemos por medio de apariciones lograr que nuestro oponente caiga derrotado, al pillarlo desprevenido.

- Pero eso no puede ser - dijo Harry - yo jamas podría lastimar a ninguna de ustedes.

- Ya Harry - dijo la reina - piensa solo que es como la vez que enfrentaste a Aloistan, no querías, pero al final lo tuviste que hacer, claro que ahora pudras utilizar el encantamiento que quieras, salvo el hechizo de los cuatro elementos,

- ¿Y como se determina al ganador?- dijo Harry

- El que logra sorprender tres veces a su oponente gana - dijo Laurelin - los primeros dos hechizos no pueden ser aturdidores, el ultimo sí.

- Mañana a primera hora - dijo la reina - ahora vayan a descansar.

Así el chico y la hada se fueron a la casa y ambos no querían que llegase el otro día para el combate, así conversaron hasta tarde y el hada de quedo dormida y Harry la llevo a su cama, pero cuando el chico se estaba retirando ella le dijo que se acostara a su lado, así que el chico se acostó con ella y ella puso uno de sus brazos en el pecho de Harry y ambos se quedaron dormidos. Pero durante el sueño, Harry sentía como la voz de Laurelin le daba consejos de técnicas de combate de apariciones.

Al despertar, noto como el hada se encontraba despierta sonriéndole, entonces ella se acerca al chico y le dice:

- Buenos días Harry, supimos que el viernes fue tu cumpleaños y como nadie te saludo ahora lo hago yo en lugar de ellas. - y acercándose al chico le da un tierno beso en los labios.

- La verdad es que a mi también se me había olvidado - dijo Harry recordando de pronto que tenia ya 18 años.

- Creo que es hora de ir al campo - dijo Laurelin - ahora recuerda todo lo que te enseñe anoche y no saldrás tan mal

En el campo estaba muchas hadas que habían ido a presenciar el duelo entre Harry y Laurelin, entonces cuando ellos aparecieron en el campo, todas las hadas aplaudieron a los competidores entonces la reina ordena a Harry que se apareciera al otro lado del campo y una vez en posición ella comenzó a decir:

- A mi señal comenzara el duelo de apariciones, recuerden que se debe desarmar dos veces a su oponente y aturdirlo a la tercera.... comiencen.

De inmediato Harry penso en aparecerse en el centro del campo y se topó encima con Laurelin, quien había hecho lo mismo, así que Harry levanto la varita, pero ella desapareció y apareció detrás de Harry, quien no alcanzó a reaccionar y fue derribado por el hada, después de eso volvieron a sus lugares y comenzaron de nuevo, esta vez Harry se apareció en el sitio en el que estaba Laurelin, mientras que ella apareció en uno de los costados del campo, inmediatamente desaparecieron y Harry apareció en el medio del campo, listo para atacar y vio justo a Laurelin apareciendo un poco mas adelante, así que le lanzo una maldición de desarme antes que ella reaccionara. Nuevemente en sus lugares, Harry espero que dieran la orden de comenzar y nuevamente se encontraron en el centro de campo y ambos se arrojaron el hechizo de desarme, por lo que quedaron empatado.

- Este ultimo punto definirá al ganador - dijo la reina - espero que den lo mejor de si para conseguir la victoria.

Harry se concentró y pensó cual era el movimiento que podría realizar Laurelin, entonces se dio la orden de comenzar el combate y Harry decidió aparecerse en la misma posición en que estaba Laurelin, cuando llegó donde ella se dio vuelta rápidamente y la vio que intento atacarlo desde lejos, así que pudo esquivar el ataque y aparecerse en otro sitio, pero esta vez fue Harry quien atacó al hada, pero ella también se dio cuenta de inmediato y también lo esquivó.

Así pasaron cerca de diez minutos, en los cuales aparecían y desaparecían rápidamente, muchas veces uno de los dos estuvo a punto de perder porque el otro le mandaba un hechizo, pero como estaba muy lejos daba el tiempo suficiente para desaparecer o esquivar el ataque. Fue entonces cuando ocurrió finalmente.

Harry se desapareció y apareció detrás de Laurelin, pero ella alcanzó a escapar y desapareció y Harry supo de inmediato lo que ella pensaba hacer, así que también se desapareció, apareció unos metros mas aya y luego sin siquiera pensarlo apareció del mismo sitio en el que antes había estado. Laurelin al momento de desaparecer, apareció en el sitio en el que se suponía pillaría a Harry por la espalda, pero el chico ya no estaba, se giro para ver donde aparecía y en ese momento se gira y se topa con la cara de Harry, quien la abraza rápidamente y dice suavemente al oído:

- Desmanius - y el encantamiento aturdidor dejo inconsciente al hada, pero en vez de caer al suelo quedo en los brazos de Harry, quien de inmediato la acomoda en el suelo y le da el contramaleficio.

- Te felicito Harry - dijo Laurelin - en verdad me pillaste de sorpresa, ¿Cómo sabias que haría eso?

- Solo lo presentí - dijo Harry - e hice lo primero que se me vino a la mente, evitar que te desaparecieras nuevamente.

- Bien hecho mi joven amigo - dijo la reina - ahora ven que es hora de celebra que eres ya un mago adulto dentro de los de tu especie y eres que estas considerado entre los grandes de tu raza.

Así disfruto de un exquisito banquete, que consistía en cosas frugales y mucho agua de la fuente de las hadas, que era muy refrescante, después de eso Eorwen le dice a Harry que era hora de irse al reino de los unicornios, donde Pies ligeros lo estaba esperando. Camino con Eorwen y Laurelin hasta donde estaba el portal que lo llevaría al reino de los unicornios y ahí se despidió de ambas

- Hasta luego Harry - dijo Laurelin - en verdad que fue un placer haberte conocido

- EL placer fue todo mío - dijo el chico.

- Espero que salgas igual de bien de los otros entrenamientos - dijo Eorwen antes de que Harry cruzara el portal, donde lo esperaban los unicornios.Harry atravesó el portal se encontró nuevamente en el reino de Pies ligeros y los unicornios, con ellos se encontraba una gran multitud de servidores del rey, quienes esperaban con ansia la llegada del joven mago, en especial el príncipe Rayo de Luna quien estimaba mucho a Harry.

- Hola Harry - dijo alegremente el rey - como has estado.

- Muy bien gracias su majestad - dijo el chico - y como han estados las cosas en su reino.

- Bien, muy bien - dijo el rey - lo único que no preocupa es el asunto que te comentó Eorwen. Pero no hablemos aun de eso, ven y descansa ya que mañana mismo comenzaras un duro entrenamiento físico.

- ¿Me podría adelantar algo? - dijo Harry

- Lo único que te puedo decir - dijo Rayo de luna - que durante los próximos días lo que más desearas será descansar.

Harry fue conducido a un sitio que habían preparado especialmente para él, una pequeña cabaña que en su interior contenía una cama, una mesa y un par de sillas, además de una chimenea que estaba prendida, la miró y le pareció encantadora, de inmediato recordó la casa de Hagrid, su gigantesco amigo que trabajaba en Hogwart.

- ¿Qué te parece? - preguntó la reina - la mandamos a hacer especialmente para ti.

- Es maravillosa - dijo Harry - pero no debieron molestarse.

- Claro que si - dijo el rey - pues espero que llegue el día en que puedas visitarnos a gusto y cuando quieras, no solo cuando estemos en problemas o tengas que enfrentar a otro mago tenebroso.

- Bien - dijo la reina - te dejamos para que descanses y mañana temprano comenzaras tu entrenamiento.

Así lo hicieron y Harry no pudo dormirse, pensaba en que es lo que estarían haciendo sus amigos es esos momentos y si Ron ya no se estaría culpando, luego de eso penso en la cara que pondría Hermione el día que les tocara ingresar a la universidad y comprobar que ellos también lo harían. Finalmente se quedó profundamente dormido y soñó que era feliz nuevamente, se encontraba cerca de una bruja, pero la capa cubría sus cabellos, aun así Harry sabia que ella era la chica con la que compartía en esos momentos, se acercó para verle la cara y cuando estuvo a punto de darla vuelta fue despertado por unos golpes en la puerta.

- Harry - dijo la voz de alguien que no conocía - soy quien te ayudara en tu entrenamiento.

Harry se levantó un poco dormido todavía y comprobó que aun no salía el sol, así que se levantó y se dirigió a la puerta para dejar entrar a quien lo ayudaría en el entrenamiento, entonces ante sus ojos vio a un enorme unicornio, que parecía muy fuerte, con un gran cuerno blanco y uso ojos de un negro intenso.

- Mi nombre es Rohim - dijo el unicornio - es un placer poder ayudarte, sé lo que has hecho por nosotros y lo que harás ahora, por lo tanto ya te ganaste mi respeto y el de todos mis compañeros.

- No es para tanto - dijo Harry poniéndose algo rojo - solo hago las cosas que están a mi alcance para ayudar a quienes puedo.

- Humildad - dijo el unicornio - una cualidad que se ha perdido en mucho de los que conozco, por eso eres más admirable todavía.

- No sigas - rió Harry - que me voy a creer el cuento de que soy importante y quizás la humildad la cambie por el ego.

- Eso seria difícil - dijo el unicornio - pero vamos a lo nuestro, desayuna y prepárate para comenzar tu entrenamiento.

- ¿En que consistirá? - preguntó Harry

- Hoy algo sencillo - dijo e unicornio - partiremos corriendo 30 Kilómetros, lo más rápido que puedas, luego haremos un poco de fuerza en los brazos. Después vendrá el almuerzo y en la tarde repetiremos todo nuevamente.

- Eso es lo sencillo - dijo Harry algo asustado - ¿qué me espera para lo complicado?

Así sin mas Harry desayuno algo de fruta y agua fresca, por orden de Rohim se puso todos los implementos que llevaba, salieron de la cabaña y Harry calentó un poco para evitar un posible calambre, luego de eso comenzó a trotar. El problema fue que Rohim le estaba apurando el paso por detrás, lo que hacia que Harry tuviese que aumentar el ritmo. Después de casi tres horas seguidas de trote, en la que el chico apenas podía mover los pies, llegaron al destino

- No esta tan mal - dijo el unicornio - pero se puede mejorar, ahora descansa un poco que la siguiente parte será para darle fuerza a tus brazos.

- ¿Qué es lo que tengo que hacer? - dijo el chico sin aliento

- Ves este muro de roca, debes subirlo

- No seria más fácil si me aparezco en la cima - dijo Harry

- Inténtalo - rió Rohim

Harry se paró y se concentró en que quería estar en la cima del muro de roca, sintió como desaparecía, pero para sorpresa suya no apareció en la cima, sino en el mismo sitio en el que se encontraba, claro que a diferencia de antes tenia un fuerte dolor de cabeza, como si se hubiese pegado, o chocado contra un techo.

- Ahora ves - dijo el unicornio - hay lugares donde no se puede aparecer, los reinos de los elementos son uno de ellos.

- Pero en el bosque de las hadas fue donde aprendí - dijo el chico algo sorprendido

- Ellas claro que pueden aparecerse en el bosque a voluntad, más que mal son sus guardianas, además creo que la reina Eorwen permitió que tú si pudieses hacerlo para cumplir con tu entrenamiento, pero aquí no te servirá de nada.

- Es una lástima - dijo Harry - tanto que me costó aprender a aparecerme

- Pero la podrás ocupar más adelante a tu antojo - dijo el unicornio.

Después de unos veinte minutos, el unicornio le pide a Harry que comenzara el asenso del muro, Harry vio que habían muchos puntos en donde podría descansar unos instantes, ya que la altura del muro era de unos 700 metros.

- Hay lugares de descanso cada 100 metros - dijo Rohim - en caso de que caigas no te preocupes, que hay un hechizo que evitara que te golpees.

Harry miró bien el muro y comenzó a subirlo, claro que le costó bastante llegar al primer nivel de descanso, con los brazos totalmente adoloridos, después de unos diez minutos volvió a comenzar la subida, pero esta vez con mayor dificultad, así demoró cerca de media hora en subir, descansó y siguió subiendo, así sucesivamente hasta que llegó a la ultima de las subidas, entes de comenzarla estuvo un buen rato descansando, se paró y comenzó a subir, cuando estaba a punto de llegar a la cima sintió como sus brazos ya no daban mas, pero aun así logró llegar a la parte mas alta.

- Bien hecho Harry - dijo Rohim - que se encontraba delante de él.

- ¿Cómo llegaste hasta acá? - preguntó Harry

- Soy un unicornio, puedo aparecerme a mi gusto en este reino - dijo riendo.

- Eso no es justo - dijo Harry.

- Pero es parte de tu entrenamiento.
Después de almorzar en la cima del muro, Harry se recostó unos instantes para descansar, sus brazos estaban totalmente agarrotados y sus piernas parecían no poder sostenerlo, así permaneció lo que penso que no había sido mucho tiempo cuando Rohim le indica que era hora de continuar.

- ¿Qué tengo que hacer ahora? - preguntó Harry

- Ahora bajaras y correrás devuelta a la cabaña.

Así comenzó a bajar por el muro de piedra, Harry penso que seria más fácil. Ya que se supone que bajar seria más rápido, pero comprobó que no era tan así, ya que en muchas partes se vio obligado a subir para cambiar de dirección, por lo que el descenso se tornó más complicado que la subida, sin contar que los brazos de Harry no podían hacer ni un esfuerzo más. Por suerte estaba ya cerca del suelo cuando se vio en a obligación de soltarse, ya que sentía que sus manos ya no podían afirmar ni un gramo más.

- Descanso de diez minutos y luego a correr - dijo Rohim

- No crees que es mucho para un solo día - dijo Harry - estoy muerto

- No - dijo Rohim - es poco. Además debes estar listo el próximo domingo.

- Siendo así - dijo Harry parándose rápidamente - a correr

Harry comenzó a trotar lo más rápido que podía, sabiendo que el recorrido era muy largo, aun así Rohim intentaba apurarle el paso, claro que la marcha fue más lenta que la de la mañana, ya que Harry estaba muy cansado y pese a todo el esfuerzo que estaba haciendo había instantes en que pensaba que no podría dar un paso mas. Entonces la vista se le nubló y no podía distinguir en donde estaba, finalmente sitio como su cuerpo no le respondía y caía pesadamente.

Al despertar Harry noto que estaba en la cabaña y sintió todo su cuerpo adolorido, apenas podía moverse, ya que cada vez que lo intentaba su cuerpo no parecía querer responderle, aun así comprobó que aun no amanecía cuando sintió los pasos de alguien que se acercaba, así que comenzó a enderezares poco a poco para sentarse en la cama y vio la figura de un centauro que estaba a su lado.

- Al fin despertaste - dijo el centauro

- Hola Firenze - respondió Harry - ¿Cómo llegué hasta acá?

- Bueno - comenzó a decir el centauro - estabamos esperándote en la puerta de la cabaña cuando te vimos corriendo casi por inercia, estabas a unos cuanto metros de la cabaña cuando te desmayaste, así que Pies Ligeros me pidió que te trajera y te acostara para que descansaras.

- Parece que no me fue muy bien ayer - se lamento el chico.

- No diría eso - dijo el centauro - Rohim informo de los avances del día y yo comprendí de inmediato que era muy duro y que habías hecho un gran esfuerzo, es mas me sorprende que no hayas caído antes.

- No quiero ni imaginar lo que me tienen preparado para hoy - dijo Harry - Rohim dijo que lo de ayer seria algo liviano.

- Claro que fue liviano - dijo riendo el centauro - para un unicornio si lo es, pero Rohim nunca ha tratado con humanos, así que poco sabe de su condición física.

- Aun así - dijo Harry - no creo que soporte otro día como el de ayer.

- No te preocupes - dijo el centauro - por hoy descansaras y recuperaras fuerzas, mañana seguirás con el entrenamiento.

- Me alegra - dijo Harry - pues siento que no puedo mover ni un músculo.

- Te duelen porque nunca los habías exigido tanto - dijo el centauro - y ellos deben adaptarse antes de llevar acabo un gran esfuerzo.

- ¿En que me ayudara aumentar mi fuerza física? - preguntó Harry

- Más que tu fuerza física - respondió Firenze - es tu resistencia la que están entrenado.

- ¿Resistencia física? - dijo Harry atónito.

- Claro - dijo el centauro - si lo analizas, cuando te enfrentas a tus enemigos no solo es la habilidad mágica la que ocupas. Recuerda que el año anterior te agotaste mucho corriendo por todos lados combatiendo dentro del castillo.

- Tienes razón - dijo Harry - después de la primera noche quede agotado, tanto así que el director me pidió que durmiera unos instantes.

- Ves - prosiguió el centauro - si hubieses estado en una mejor condición física hubieses podido aguantar mas tiempo sin cansarte, eso es el objetivo de esta preparación, que puedas soportar largos periodos sin agotarte.

- No partí muy bien - rió Harry - ya que en estos momentos no sirvo para nada.

- No puedes decir que no sirvió de nada hasta que termine la semana - dijo el centauro - ahí veremos si en verdad conseguiste tu objetivo.

- Solo espero que siga vivo hasta entonces - rió Harry.

El resto del día Harry lo paso en la cama decanzando, ya que aun su cuerpo no parecía responderle, Harry recibió la visita de los reyes a la hora de almuerzo, por lo que fue el único momento en que se levanto para salir a comer con ellos, ya que la cabaña no era lo suficientemente grande para que todos estuvieran dentro de ella. Harry salió y vio como habían puesto una especie de mesa para que se sentara él, y vio como habían llevado comida y agua.

- Hola Harry - saludo animadamente Rayo de luna - ¿Cómo te sientes?

- Como si me hubiese arrollado un tren - respondió el chico

- Debes disculpara a Rohim - dijo el rey - nunca había tenido un trato con humanos y no sabia como entrenarte.

- No se preocupen - dijo Harry - en verdad es un gran instructor.

- Aun así - dijo la reina - le pedimos que rehiciera el programa y para que sea de acuerdo a las capacidades de ustedes.

- Gracias - dijo el chico - no debieron molestarse.

- No es molestia - rió el rey - si seguías con ese entrenamiento lo mas seguro es que murieras de cansancio y nos quedaríamos sin la persona que buscara las llaves.

- ¿Por qué me eligieron a mi? - preguntó Harry

- Sabes bien porque - dijo la reina - era un gran mago, eres fuerte y con un gran valor, has demostrado que estas destinado a ser grande entre los grandes, todos los señores te tienen confianza.

- Ninguno de nosotros dudó que tu deberías ser quien busque las llaves.

- Eorwen menciono unos guardianes - dijo Harry - ¿Quiénes son?

- Son unas criaturas mágicas que se formaron cuando creamos las llaves, adoptando formas indefinidas, pero su poder mágico es muy grande, y después de que sellamos las prisiones, ellos las tomaron y se la llevaron.

- ¿Por qué no los detuvieron?

- Porque la magia que utilizamos al encerrar a los demonios proviene de todos los planetas - dijo el rey - así que esas criaturas son una sombra de esa magia.

- ¿Son malignas? - preguntó el chico

- No - dijo la reina - pero tampoco son nuestros aliados

- Su única misión es cuidar las llaves - dijo el rey.


Harry no podía imaginar como eran esas criaturas, debían de ser muy poderosas si ellos, que eran los guardianes de los elementos no eran capaces de conseguir ellos mismo las llaves, y todavía faltaba algo que no quería preguntar, pues la Eorwen dijo que nadie sabía, pero si se conocía la existencia de las mascotas de los guardianes. Estos pensamientos pareció que se los transmitió al rey, quien miró a Harry y dijo

- No es que no queramos buscar las llaves nosotros - dijo el rey - pero no podemos acercarnos a ellas, pues como te dijo Eorwen los demonios las hechizaron para que ninguno de los de nuestra raza las pudiera encontrar, ni tocar.

- Y como yo no pertenezco a ninguna de las razas piensan que lo puedo lograr - dijo el chico

- No sabemos quien más lo puede hacer - dijo la reina.

Así conversaron largamente, hasta que los reyes indicaron que ya era hora de retirarse y a Harry le indicara que aprovechara de descansar, pues al otro día volvería a reanudar el entrenamiento, claro que le dijeron que no seria tan pesado como el del día anterior. Aun así Harry se quedó preocupado por la conversación y no se durmió hasta bien entrada la noche.

Nuevemente fue despertado por unos golpes en la puerta y al abrir los ojos comprobó que aun no amanecía, así que se levantó lentamente y comprobó que su cuerpo no le dolía, así que se apresuro para abrir la puerta y se encontró nuevamente con Rohim, quien lo saludo de inmediato y le dijo:

- Hola Harry, siento en verdad lo sucedido el otro día.

- No es tu culpa - dijo Harry - además debí decirte que me pareció que era muy complicado que pudiese hacer lo que me pedías.

- Bien, pero ahora debemos reiniciar el entrenamiento, solo que esta vez me dirás cuando estés realmente cansado.

- ¿Qué haremos hoy?

- Lo mismo del lunes, solo que haremos la mitad de lo que se suponía.

- Me parece bien - dijo el chico alegremente.

- Solo que usaras esto - entonces le paso una muñequeras y especie de botas

Harry las tomo y se las puso, y de inmediato sintió un gran peso en los brazos y comprobó que apenas podía mover las piernas, luego miro al unicornio y este supo de inmediato lo que el chico le quería preguntar, así que antes que saliera una palabra de la boca de Harry, el unicornio dijo:

- Las botas las usaras de ida. Te las sacaras cuando lleguemos al muro y subirás solo con las muñequeras, arriba podrás descansar, el descenso será sin las muñequeras y le viaje de retorno será sin las botas.

- Están muy pesadas - dijo el chico

- No te preocupes - dijo el unicornio - cuando pienses que no puedes seguir descansaremos.

Así que le chico comenzó a trotar lentamente a causa del peso de las botas, pero no quiso detenerse hasta llegar al muro, que parecía haberse reducido como por arte de magia, una vez ahí, se sacó la botas y descansó un momento, después comenzó el asenso, dificultado esta vez por el peso de las muñequeras, aun así llegó a la cima, claro que muy agotado. Almorzó en ese lugar y descansó otro momento.

- Listo para continuar - dijo Rohim

- Si no hay más que hacer - dijo Harry

- Entonces comienza.

Harry se saco las muñequeras como se lo había indicado Rohim y comenzó a descender, de inmediato sintió como si su cuerpo fuera más ligero y no le costo mucho trabajo llegar hasta el fondo, aun así decidió descansar unos instantes antes de seguir con la carrera hasta la cabaña. Y cuando comenzó a correr sintió su cuerpo ligero, y sus pasos no le parecieron torpes ni pesado, ya que no llevaba las botas, y no se demoró en llegar a la cabaña, pero eso si que llegó cansado, a causa del ritmo que impuso en el trote.

- Muy bien Harry - dijo el unicornio - te felicito

- Gracias - dijo el chico - pero debo reconocer que estoy muy cansado.

- Descansa ahora - dijo Rohim - que mañana seguiremos.

- Te espero - rió Harry - no creo que me pueda arrancar - y sin más se tiró en la cama y se quedó profundamente dormido.

Así paso el resto de la semana, practicando con la botas y las muñequeras, que parecían aumentar de peso cada vez que Harry lograba acostumbrarse a ellas, pero se dio cuenta que el entrenamiento si estaba dando resultado, pues en solo cinco días ya no quedaba tan agotado como las primeras veces, así que Rohim le dijo:

- Que tal si intentas nuevamente el recorrido del primer día, claro esta que sin las botas ni las muñequeras.

- Esta bien - dijo el chico - lo intentare pero ¿cuál es el desafío esta vez?

- Nada - dijo Rohim riendo - solo quiero ver si puedes seguir mi ritmo.

- Eso es casi imposible - dijo Harry - pero lo intentare

- Así me gusta - respondió el unicornio - nunca te das por vencido.

Harry descansó todo la noche, con lo cansado que quedaba no sabia si soñaba o no, pues no podía recordar nada, salvo que estaba cansado y su cuerpo le dolía en varias partes, pero el dolor desaparecía cuando tomaba desayuno, si que de inmediato recuperaba el animo y sentía que estaba listo para cualquier cosa.

- Como te encuentras esta mañana - dijo Rohim

- Listos para lo que sea - dijo animadamente Harry

- Me alegra, pues hoy tendremos compañía - dijo el unicornio

- ¿Quien? - preguntó Harry

- Rayo de luna - contesto Rohim - quiere ver tu avance.

En eso Harry ve acercarse al hijo del rey, quien parecía muy contento de poder presenciar los avances de Harry, así que apresuro el paso cuando vio que ya los estaban esperando, llegó al lado de Harry, lo saludo y luego a Rohim, finalmente pregunta:

- ¿Qué hará Harry hoy?

- Intentara el recorrido del primer día - respondió Rohim

- ¿Crees que podrá hacerlo?

- Claro que si - dijo Rohim - pero si se cansa puede detenerse cuando quiera.

- Entonces comencemos - dijo el chico

Rohim y Rayo de luna comenzaron un suave trote, mientras que Harry debía hacerlo algo más rápido, pero no era mucho, así que poco a poco fue apurando el paso pero que los unicornios hicieron lo mismo. Paso un tiempo y Harry no daba muestras de cansancio, así que Rohim decidió apurar un poco mas la marcha, obligando a Harry a trotar con mas velocidad.

Así llegaron al muro de piedra, Harry lo miro y penso que esta vez estaba mas alto que la primera vez, antes de comenzar la subida, decidió descansar unos instantes, ya que el ritmo de carrera había sido muy agotador para el chico, los unicornios parecían no haber sufrido ni un poco de agotamiento.

- Ahora comprendo el porque usaban caballos para transportarse - rió Rayo de luna

- Eso fue hace mucho tiempo - dijo Harry - ahora existen otros medios de transporte

- Pero aun en algunas partes usan caballos - dijo Rohim

- Es verdad - respondió Harry - sobretodo los muggles.

- ¿Estas listo para el asenso? - preguntó Rohim.

Entonces Harry comenzó el asenso, que resulto bastante sencillo al no tener que usar las muñequeras, aun así el aumento de la distancia provocó que llegará algo cansado, ya en la cima los estaban esperando Rohim y Rayo de luna, y después de unos instantes aparecieron Pies ligeros y la reina, quienes felicitaron a Harry por haber conseguido llegar hasta ahí sin muchas complicaciones.

- Bien mi querido muchacho - dijo la reina - veo que has superado nuestro entrenamiento, ahora estas listo para partir al reino de Eolodrin, así que descansar y disfruta de lo que queda de tu estancia en nuestro reino.

Harry descansó y luego de uno instantes Rohim le pidió que por ultima vez, bajara y esta vez intentara ir corriendo hasta llegar a la cabaña. Harry que se sentía de buen animo aceptó y comenzó el descenso. Una vez abajo comenzó a correr, por lo menos lo más rápido que pudo por lo menos un buen trecho, descansó unos instantes y siguió corriendo, así hasta que llego a la cabaña.

EL domingo lo paso con los reyes hablando acerca de los a acontecimientos del mundo exterior, de los que Harry no tenia mucha idea, ya que se había alejado del mundo mágico después de terminados los funerales de Marlene y la abuela de Neville, pero se entero que las cosas estaban muy tranquilas, salvo la preocupación por la desaparición del chico, de las cuales ya se estaban contando una seria de rumores, como las de que se había suicidado. Así llego la noche y el portal al reino de Eolodrin apareció.

- Espero que te vaya bien Harry - dijo Rohim.

- Gracia por todo - dijo Harry

- Esperamos verte pronto - dijo finalmente el rey antes de que Harry atravesara el portal.Harry atravesó el portal y sintió de inmediato el cambio de temperatura, ya que el reino de los Céfiros se encontraba en lo alto de una montaña y el castillo del reino era de hielo. Miro a todos lados y se dio cuenta que el portal lo había hecho aparecer frente al trono de Eolodrin, quien se encontraba sentado, y alrededor de él estaban sus cuatro hijos.

- Hola Harry - dijo Eolodrin - que gusto que estés nuevamente con nosotros.

- El placer es mío - dijo el chico - ¿cómo han estado?

- Todo normal - respondió el rey - nada ha alterado nuestro trabajo.

- ¿Y como has estado tú? - preguntó la dama Aloistan

- Mejor - dijo el chico - estas dos semanas me han permitido pensar en otras cosas y olvidarme de mis penas.

- Eso es bueno - dijo el rey - pues el sufrimiento es parte de la madures, y todo lo que no te mata te hace mas fuerte.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó atónito Harry

- Se me olvidaba que aun eres joven - rió el rey - pero algún día tu entenderás perfectamente es significado de mis palabras. Por ahora creo que deberás descansar para que mañana comienzas con tu entrenamiento.

- ¿En que consistirá? - preguntó Harry

- Eso es sencillo - dijo el rey - debemos hacer que tus reflejos y habilidad de combate sean mayores, así que deberás realizar combates todos los días, con distintos adversarios.

Harry se sorprendió, ya que una vez ya había tenido que luchar contra los hijos de Eolodrin para poder dominar el conjuro de los vientos claro que en esa ocasión había logrado derrotar a la dama de pura suerte, ya que se anticipo a sus movimientos y logró vencerla, y ahora sabia que tendría que volver a hacerlo.

- Vamos Harry - dijo la dama - tómalo como la revancha por nuestro ultimo encuentro.

- Pero sabes que no me gusta combatir contra ti.

- Pero a mi si me va a dar gusto hacerlo contra ti - rió ella - mis hermanos me han molestado desde entonces.

- Claro que si hermanita - dijo Elodan - al fin vimos que alguien te venciera

- Pero ahora me cobraré venganza - rió ella mirando tiernamente a Harry.

Después de esa pequeña charla, Harry fue conducido a una habitación que había sido preparada para él, al entrar notó de inmediato que la temperatura era agradable, y notó de inmediato que todo era de hielo, la cama, la mesa, la silla y hasta la chimenea, donde notó una especia de fuego blanco que supuso que abrigaba la sala.

- Te gusta - dijo Aloistan - la preparamos especialmente para ti.

- Se ve muy acogedora - dijo el chico - ¿Pero no me congelaré en una cama de hielo?

- Claro que no - respondió el rey - la cama también esta hecha especialmente para ti.

- Es ese caso no creo que tenga nada que reclamarles - dijo el chico.

- Ahora descansa que mañana será un día muy duro - dijo ella - comenzaremos a primera hora con el entrenamiento.

Aloistan se retiro y dejo al chico solo, guardo sus cosas y se acostó en la cama que a pesar de ser de hielo era blanda y acogedora, no dura y fría como se lo imagino, cerro los ojos para descasar un momento y después se quedó dormido profundamente. En su sueño vio a todos sus amigos juntos, salvo Ginny, en un salón en donde parecían estar estudiando algo, pero todos estaba con cara de preocupación. Estuvo ahí lo que le pareció unos cinco minutos cuando sonó una especie de timbre indicando que la clase había concluido. Entonces los diez chicos se juntaron.

- ¿No han tenido noticias de Harry? - preguntó una de las chicas a la que Harry reconoció como Pavarti

- Ninguna desde que nos escribió diciendo que iría al reino de Eorwen - respondió otra chica quien sin duda era Hermione.

- ¿Crees que estará bien? - preguntó Slovan, otro de los chicos

- Si está con Eorwen no tengo porque preocuparme - dijo Ron.

- Lo que me extraña es que Eorwen haya venido personalmente por Harry - dijo Hermione - creo que hay algo que no sabemos detrás de todo esto.

- Siempre pensando en cosas malas - rió Ron - Harry esta descasando en el sitio más maravilloso que conozco, sé que pronto volverá y estará como antes.

Harry despertó antes de poder seguir escuchando, pero supo de inmediato que el sueño había sido real, entonces penso un rato en las palabras de sus amigos y se asombro mucho de lo inteligente que era Hermione, ya que siempre podía anticipares a muchas de las cosas que pasaban porque siempre analizaba todos los hechos que encontraba. Extrañado aun por que la chica estaba sospechando se levantó y se lavó. Después de eso sintió que alguien golpeaba a su puerta.

- Hola Harry - dijo la Elodan, el mariscal de los vientos del oeste - estas listo para comenzar con tu entrenamiento.

- Creo que si - respondió el chico - ¿en qué consistirá?

- Hoy lo dedicaremos al entrenar los sentidos - dijo el Céfiro - tendrás un combate contra mi y Elladastan al mismo tiempo.

- ¿Qué? - preguntó alarmado el chico - no crees que tengo que comenzar con algo sencillo.

- Claro - dijo Elladastan, el mariscal de los vientos del Este, desde atrás de Harry - por eso seremos dos y no los cuatro los que combatiremos contra ti.

- No seria mejor de a uno - se defendió el chico

- Ya pasaste esa prueba - rió Elodan - así que tiene que ser algo más difícil.

Harry fue conducido hasta el mismo estadio donde el año anterior estuvo combatiendo contra los cuatro hijos de rey, pero en esta ocasión no había nadie que presenciara el entrenamiento. Por ordenes del rey, todos los céfiros tenían que estar en forma visible mientras Harry estuviese en el reino.

- Otra cosa - dijo Elladastan - no usaras tu varita, solo los guantes

- Pero ¿por qué? - preguntó Harry algo asustado.

- Será un combate de control de los vientos - respondió Elodan - solo eso utilizaremos.

- Y esta prohibido aparecerse - agregó Elladastan

- ¿está prohibido defenderme? - dijo algo molesto Harry. Pero en tono de broma

- Seria una gran idea - rió Elladastan - pero ya tenemos mucha ventaja.

Le indicaron a Harry que se pusiera en el centro del campo, y vio como cada uno de los céfiros se dirigía hacia uno de los costados del estadio (era de forma circular, con cuatro pilares en sus cuadrantes), Harry recordó que cada uno de esos pilares apuntaba en la dirección a la que correspondía el céfiro, en este caso Elodan al oeste y Elladastan al este.

- ¿Listo? - preguntó Elodan a Harry

- Creo que si - dijo el chico

- A la cuenta de tres comenzaremos a luchar - dijo Elladastan - uno .... dos..... tres.

Harry vio como ambos céfiros se movían rápidamente y atacaban al chico, quien esquivo el ataque de Elladastan, pero no pudo hacer lo mismo con el de Elodan, quien lo mandó volando al otro lado del campo, pero no fue un golpe muy duro, por lo que Harry se paro rápidamente. Esta vez utilizó los guantes para formar una corriente de aire que frenara los ataques de ambos céfiros, no fue una mala idea, pero no funciono del todo, ya que freno los ataques de ambos, pero ellos contraatacaron antes de que él se diera cuanta y nuevamente salió volando.

Esta vez le costo mas pararse, y apenas estuvo de pie vio como se dirigía hacia el un nuevo ataque, lo único que intento fue detener el ataque con las manos, ya que no tubo tiempo para nada mas, y comprobó que esto si le funciono, desvío la corriente y se dispuso a atacar. Vio a Elladastan al frente de él así que corrió y lanzó un ataque al Céfiro, quien lo esquivó y atacó al chico, ambos atacaron al mismo tiempo así que las corrientes de viento chocaron en el aire. Pero en esos momentos Elodan aparece al lado del chico dispuesto a atacarlo. Harry con una de las manos se intento defender del ataque de Elodan. Pero fue inútil, ya que ambos céfiros aprovecharon la combinación de ataque y derrotaron a Harry.

- No estuvo tan mal - dijo Elladastan cuando vio a Harry despertando.

- ¿Qué paso? - dijo Harry.

- Lo que suponíamos que pasaría - respondió Elodan - te derrotamos

- Creo que me duele todo - dijo el chico

- Es que se nos paso un poco la mano en el ultimo ataque - dijo Elladastan - y saliste disparado hacia arriba y luego caíste.

- Ahora viene la pregunta del día - dijo Elodan - ¿por qué perdiste?

- Porque ustedes son muy fuertes - respondió Harry

- No - dijo Elladastan - tu también eres fuerte, es otro el motivo

- No se me ocurre otro - dijo el chico - bueno otro puede ser que son más rápidos.

- Tampoco - dijo Elodan - te vencimos por que no usas todos tus sentidos en la batalla, solo ocupas un par de ellos, en este caso la vista y el tacto.

- En un combate debes poner a trabajar todos tus sentidos - continuo Elladastan - principalmente el oído, así podrás sentir las cosas que ocurren a tu alrededor mientras miras a otro lado.

- Me dicen que no escucho lo que pasa cuando lucho - dijo Harry

- No es eso - dijo el Céfiro - no pones atención a otros lados, por eso es que pude acercarme sin que te dieras cuenta, ya que tu única preocupación era Elladastan.

- ¿Y como se supone que lograre dominar los sentidos? - preguntó Harry

- Eso es lo que comenzaremos a entrar en un rato mas, cuando estés recuperado.

Le llevaron algo de comida, que obviamente fue traída especialmente para el chico, y para variar consistía en muchas frutas frescas y agua, la que al beberla hacia sentir una sensación de alivio, por lo que no tardo mucho en sentirse nuevamente animado, así que se paro y les dijo a los céfiros

- Ya estoy listo.

- Me alegra - dijo Elladastan - ahora vamos de nuevo que comenzaras a desarrollar tus sentidos.

Llevaron nuevamente al chico al centro de campo pero esta vez le dijeron que usaría una venda para cubrirse los ojos, esto preocupo mucho a Harry, pero los céfiros le dijeron que no le pasaría nada, que esta vez solo tendría que intentar esquivar las ráfagas de viento, y que estas no serian muy fuertes.

- Eso espero - dijo el chico tapándose los ojos.

- Si no lo son - dijo Elodan - nos quedaremos sin campeón.

- Eso no importa - bromeo Elladastan - podremos encontrar otros

- Muy chistosos - dijo la voz de una mujer que Harry reconoció como Aloistan.

- ¿Y que haces aquí ? - preguntó Elodan

- Viene a ver como Harry les daba una paliza - rió Aloistan al ver la cara de enojos de sus hermanos - no tontos, vine solo a ver como estaba el avance.

- Que bien - dijo Elladastan - porque estamos a punto de comenzar.

- ¿Y que hicieron toda la mañana? - preguntó algo molesta

- Solo comprobamos como estaban desarrollando los sentidos de Harry, para ver cuales son los que más hay que trabajar.

- Me parece - dijo ella - bueno entonces comiencen.

- A la cuenta de tres - comenzó a decir Elodan - te lanzaremos ráfagas de viento desde distintas posiciones, solo debes tratar de esquivarlas, uno ... dos ... tres.

Harry con los ojos vendados trato de concentrarse en escuchar al viento, cuando penso que escuchaba algo que venia de la izquierda, se movió un poco a la derecha, pero recibió un pequeño empujón por parte del viento que le llegó. Así paso bastante tiempo tratando de escuchar algo, pero casi siempre se equivocaba y terminaba empujado por una de las ráfagas.

Al terminar el día estaba totalmente cansado, no había avanzado mucho y pensaba que jamas podría dominar el sentido del oído, así llego a su cuarto, donde la mesa ya estaba servida, comió y se acostó nuevamente, no se dio cuanta de cuando se quedó dormido, ni recordó si había soñado algo, pues despertó al ser movido por alguien.

- Vamos Harry - dijo la dama - es hora de seguir.

- No sé como hacerlo - dijo Harry - no logro escuchar bien, y cuando lo hago resulta que me equivoco.

- Eso es por que aun no te acostumbras - dijo ella - piensa que toda tu vida has usado tus ojos, y ahora intentas usar otros de tus sentido, pero si de algo sirve mi consejo, cuando no puedas ver, pon tu mente en blanco y así tus oídos te dirán lo que quieras.

Así pasaron los dos siguientes días, Harry intentando escuchar de donde venia el ataque, para así poder evitarlo. Así llegamos al jueves en la mañana, cuando Harry por fin pudo esquivar todos los ataques que le mandaban, entonces decidieron probar con un par algo más fuertes, que pudo esquivar y hasta detener con una de las manos.

- Bien Harry - dijo Elodan - es hora de repetir el duelo.

Esta vez fue Harry quien comenzó atacando a ambos céfiros, así que logro moverse a tiempo para evitar el ataque que le habían mandado, los dos céfiros atacaban al mismo tiempo, por lo que Harry se dedicaba a esquivar, y en el momento que podía atacaba. Así estuvieron por casi dos horas hasta que Harry quedó atrapado en una corriente envolvente, la cual sin embargo logro dominar y estaba apunto de devolverla a Elladastan cuando sintió que se le aproximaba alguien por la espalda. Con un rápido movimientos se giro y lanzo la corriente contra Elodan, quien la vio muy encima y no pudo evitarla y cayo derrotado, mientras eso pasaba, Elladastan ataca a Harry, quien nuevamente sintió el ataque y lo esquivo, corrió hacia Elladastan y lo atacó con una serie ráfagas leves, pero molestas, eso le permitió llegar donde el céfiro y mandarlo a volar con los guantes.

- Muy bien echo Harry - dijo Eolomer, el mariscal de los vientos del sur - me preguntaba cuando me llegaría el turno de unirme al entrenamiento.

- ¿A que te refieres ? - dijo inocentemente el chico.

- Ahora que ya dominas tu oído, debemos hacerte más ágil - dijo el Céfiro, así que ahora yo me integrare a los combates, seremos tres contra uno.

- Hey - dijo Harry - no les parece algo disparejo.

- Es que somos lo que los humanos llaman montoneros - rió Elladastan.

- ¿qué es eso de montoneros? - preguntó Elodan.

- Se les dice así a un grupo que ataca a una sola persona - dijo Harry

- Como cuando el año pasado me encerraron entra varios - dijo Elodan

- Si - contesto el chico - a todos los que participaron se les podría llamar un grupo de montoneros.

- Entonces eso es lo que seremos - dijo Elodan

- En su caso es distinto - dijo Harry - ustedes lo hacen para ayudarme, los montoneros solo lo hacen para causar daño.

Después del almuerzo, los tres céfiros y Harry fueron nuevamente hasta el estadio, nuevamente Harry se puso en el centro del campo, pero esta vez eran tres los céfiros que estarían dentro del campo Harry miro a cada uno de ellos y fue esta vez Eolomer quien dio la partida.

- ¿Estas listo Harry? - preguntó, y el chico movió la cabeza en señal de aprobación - a la cuanta de tres ..... uno ... dos ... tres.

Comenzó nuevamente el combate, esta vez Harry se confundía con la dirección de los ataques, ya que eran de tres y no dos partes de donde lo atacaban, aun si esquivó mucho de los ataques, pero no tenia tiempo de contraatacar, ya que de inmediato se veía en la obligación de defenderse de otro ataque. En uno de los movimientos Harry ve que Eolomer se apareció frente a él, Harry no alcanzo a reaccionar y salió volando. Desde ese entonces, apenas se ponía de pie era derribado por uno de sus contrincantes. El resultado fue que Harry despertó nuevamente en su habitación.

- ¿Qué paso ahora? - dijo Harry

- A mis Hermanos se le paso la mano - dijo la dama

- Me duele todo - dijo el chico

- Claro que si - dijo ella - ya te dije que se les paso la mano.

- ¿Qué ocurrió? - preguntó Harry

- El problema más común con los Céfiros hombres - dijo ella - comienzan un combate y se animan demasiado, así que hay casos en que no miden sus ataques, y en mis hermanos es muy común, entre los tres casi te matan.

- No es para tanto - dijo Harry

- Ahora descansa que mañana seguirás - dijo Aloistan

Ella se retiró dejando nuevamente a Harry solo en la habitación, no habían pasado ni diez minutos aparecieron los hermanos de Aloistan, quienes fueron a conversar con el chico y a pedirle disculpas por lo que había pasado en el campo. Pero no sabían como empezar.

- Este ... bueno - comenzó a decir Elodan - creo que se nos paso la mano

- No es para tanto - dijo Harry - solo me dejaron bastante adolorido.

- Es que cada vez que combatimos - comenzó a decir Eolomer - una sensación de alegría se apodera de nosotros, sobretodo cuando enfrente tenemos un gran rival.

- Pero ahora venimos ha hacerte la misma pregunta del otro día - continuo Elladastan - ¿sabes por qué perdiste?

- Esta vez no tengo idea - dijo Harry - sentí los ataques, intente esquivarlos, pero cada vez que trataba de atacar no veía donde estaban.

- Y supongo que te preguntas ¿por qué ? - dijo Eolomer

- Si - contesto el chico.

- Cuando derrotaste a Elodan y Elladastan - continuo Eolomer - lo hiciste utilizando tus oídos y tus ojos, obviamente tu mente, por lo que lograste conseguir tu objetivo. Pero ahora te encontraste con que te vasto hacer eso para vencer.

- Eso es correcto - dijo Harry - me concentre en sentir de donde venían los ataques y trate de lanzar ataques cuando los veía.

- Ese es el problema - dijo Elodan - ahora deberás mezclar tu oído y tu vista al mismo tiempo y guardar cada imagen en tu cabeza, por ejemplo. Sientes que alguien te ataca por la espalda y eludes el ataque, al eludirlo tu miras en dirección a donde esta el atacante, pero enseguida sientes que tienes que evitar otro ataque. Y entonces debes aprovechar lo que viste.

- Si recuerdas la ubicación de tu oponente - dijo Elladastan - no es necesario que estas mirándolo para atacarlo, sino que mientras eludes el ataque puedes atacarlo, así por lo menos podrías ganar algo de tiempo.

- Suena complicado - dijo Harry

- No es tanto - dijo Eolomer - ahora que dominas mejor tu oído no deberá costarte trabajo combinarlo con tu vista.

- Eso espero - dijo Harry - pero espero que no se les vuelva a pasar las mano

- No te preocupes - dijo Elladastan - mi padre supervisara el entrenamiento

- Claro - dijo Eolomer - es capaz de matarnos si te volvemos a dañar.

- Aun así daremos la mejor de nosotros para que no nos derrotes - dijo Elodan.

Los céfiros se retiraron después de preguntarle muchas veces si es que estaba muy adolorido, después comió un poco mas y se acostó a dormir pensando en el consejo que le había dado Elladastan, acerca de combinar los sentidos.

El viernes comenzaron muy temprano, ya que le dijeron que tenia que dominar la combinación de los sentidos lo más rápido posible, y pensando en eso se quedó dormido, en su sueño se veía combatiendo contra los céfiros siendo derrotado por ellos, parecía que estaba recordando la batalla que hace poco había tenido. Harry vio como Eolomer se aparecía frente a él y lo lanzaba lejos. Pero antes de llegar a chocar contra el muro, Elladastan lo atacó por uno de los lados, haciendo que se golpeara contra uno de los pilares, y mientras caía Elodan lo atacó desde arriba haciendo que el golpe en el suelo fuera mas duro.

- Harry, despierta - dijo la voz dulce de la dama - mis hermanos te esperan

- Anoche tuve un sueño muy raro - dijo Harry

- No fue un sueño - dijo la dama - yo puse en tu mente las imágenes del duelo de ayer, para que las analizaras y estudiaras, así por lo menos tienes algo de ventaja.

- Laurelin me dijo que era fácil leer mi mente - dijo Harry - pero nunca pense que alguien pudiese poner cosas en ella.

- Laurelin te lo dijo solo para molestarte - dijo ella - no fue muy fácil lograrlo, pero como estabas dormido lo conseguí.

- ¿Conoces a Laurelin? - preguntó Harry

- Claro que si - dijo Aloistan - asistimos juntas a los concilios acompañando a nuestros señores, mientras ellos deliberan nosotras conversamos de otras cosas junto con alguno de los otros representantes.

Llegaron nuevamente el campo, y los hermanos de Aloistan lo estaba esperando, Harry camino hacia el centro y se puso en posición para recibir los ataques, pero Elladastan comenzó ha hablar, y le explico lo que harían ese día.

- Esta vez te lanzaremos ataques suaves, como los que te lanzábamos cuando estabas vendado.

- Y tendrás que eludirlos y ver quien te ataco - prosiguió Elodan - y tratar de lanzarle un ataque a su posición.

- Recuerda utilizar todos los sentidos que puedas - dijo Eolomer - y trata de recordar la posición y dirección de donde quieres atacar.

Harry se concentró un momento cuando dieron la orden de comenzar con el entrenamiento, paso casi todo el día practicando. En su primer intento, vio a Elodan que lo atacaba, giro y vio la posición de Elladastan e intento atacarlo mientras esquivaba otro de los ataques, pero en vez de lanzar el ataque contra Elladastan, le salió en dirección donde estaban el rey y Aloistan, ella desvió el ataque sin ninguna dificultad.

Al terminar el día las cosa habían mejorado un poco, por lo menos Harry lanzaba el ataque ya mas cerca de uno de sus oponente, pero aun no lograba darle a ninguno. Entones se hizo tarde y dieron por terminado en el entrenamiento, entonces Harry se retira a su habitación y comienza a comer, ya que no había probado bocado desde la mañana. Luego se acostó y se durmió profundamente.

El otro día Harry se levanto temprano, y desayuno tranquilamente antes de que Aloistan llegara a buscarlo, se dirigieron nuevamente al campo de entrenamiento y comenzaron nuevamente. Esta vez Harry pudo lanzar los ataques a los lugares deseados, luego los céfiros atacaron suavemente desde varios puntos, así que Harry aprovechó de practicar, hasta que antes del medio día ya había conseguido dominar la combinación de los sentidos.

- Eso esta mejor - dijo el rey - ahora enfrentaras a los tres en un duelo.

Eso no le gusto mucho a Harry, pero no le quedo de otra, se puso en el centro y se concentro unos momentos, y comenzó el duelo, Harry esquivaba los rápidos ataque de los céfiros, mientras lanzaba los suyos, entonces de un rápido movimiento ve a Elodan apareciendo frente a él, esta vez fue más rápido y logro detener el ataque del céfiro, y de inmediato pensó en el ataque de uno de sus hermanos por uno de los costados. Y no se equivoco, Eolomer apareció a la izquierda de Harry lanzando su ataque, pero Harry ya estaba listo y lo esquivo rápidamente tomado de sorpresa al céfiro que no pudo esquivar el ataque de Harry y cayo derrotado. Eolomer apareció en la espalda de Harry y lo atacó, pero el muchacho se giro rápidamente mientras caía y vio las posiciones de Eolomer y Elodan, así que atacó a ambos al mismo tiempo.

Los Céfiros esquivaron los ataques de Harry, pero para cuando se preparaban a atacar vieron que el chico corría hacia ellos, lanzándole varios ataques, no muy fuertes, entonces llegó hasta el frente de ambos y a cada uno lo mando a volar hacia uno de los muros. Aprovechó que Eolomer era el más cercano y lo derrotó, para finalmente solo preocuparse de Elodan, quien después de unos instantes cayo derrotado.

- Muy bien Harry - dijo el rey bastante contento

- Gracias su majestad - respondió el chico bastante cansado - pero creo que tuve algo de suerte. Elladastan se descuido un momento y pude vencerlo.

- Bien, ahora solo falta el enfrentamiento de mañana - dijo Aloistan.

- Otro duelo más - dijo el chico - ¿contra quien?

- Contra los cuatro - dijo Elodan acercándose a Harry.

- Pero esta vez lo harás utilizando todo lo que sabes - dijo el rey - salvo el hechizo de los cuatro elementos, usaras tu varita, los guantes y podrás aparecerte si es que gustas.

- Espero que no sean tan duros conmigo - dijo Harry acordándose que cada vez que había aumentado la dificultad de la prueba había salido muy lastimado.

- Te ira muy bien - dijo el rey.

Harry fue a su cuarto a descansar, había pasado casi tres horas combatiendo y se encontraba muy cansado, y preocupado por el duelo que sostendría al otro día, no podía dormir de los nervios, así que decidió ver un poco por la ventana. La noche era hermosa y las estrellas parecían poder alcanzarlas con las manos, no parecía haber mejor lugar para ver las estrellas, se sentó en el suelo y comenzó a recordar la torre de astronomía del colegio, donde iba con Cho y luego con Marlene para tener un momento de tranquilidad. No se dio cuenta y se quedó dormido mirando las estrellas.

- Harry despierta - dijo Aloistan - no es bueno que duermas aquí afuera, si no fuera por una de mis hijas que te vio cuando llegaba habrías pasado toda la noche al aire libre.

- Debo haberme quedado dormido cuando veía las estrellas - dijo Harry.

- Se ven hermosas desde acá - dijo ella - ¿cierto?

- Parece que las pudieses tocar - dijo el chico - en la torre de astronomía del colegio se veían maravillosas, pero desde acá se ven bellísimas.

- Ahora debes dormir y descansar para mañana, no será muy fácil la prueba, ya que no dejare que me ganes tan fácilmente.

Al otro día Harry se despertó y se lavó y se puso su túnica, la miró y notó que estaba realmente sucia, con resto de pasto y tierra y unos cuantos raspones, pero como era la única que tenia, se la puso y salió en dirección al campo de entrenamiento, un grupo de céfiros lo alcanzo y lo saludo respetuosamente y le pidieron si lo podían acompañar hasta el campo.

- Todos vamos para allá - dijo el céfiro

- Por orden del rey todos debemos estar presentes en el duelo de hoy - dijo otro.

- Dicen que combatirás contra los cuatro el mismo tiempo - dijo el primero de ellos.

- Fue lo que me dijo el rey - contesto Harry - pero me será muy difícil.

- Espero que no te hagan mucho daño - prosiguió nuevamente uno de los céfiros - los señores son muy fuertes y grandes guerreros. Pero la dama es la mas fuerte de ellos, fue una gran sorpresa para todos cuando la venciste.

- Eso fue algo de suerte - dijo Harry - y no creo que esta vez ocurra lo mismo.

- Sé que es difícil - rió el céfiro - pero sé que te has preparado duro y por lo menos darás una gran batalla.

Llegaron al campo y los céfiros se despidieron del chico, mientras que otros le hacían señas para que se acercara y le indicaron que entrara a una habitación, donde se sentó unos momentos a esperar que el rey lo convocara, paso uno cinco minutos y el estadio estaba en completo silencio, entonces uno de los guardias le indica a Harry que pasara al centro del campo. Así lo hizo Harry, mientras caminaba vio como varios de ellos lo aplaudían.

- Mis queridos súbditos - comenzó a decir el rey - es para mi un gran honor poder anunciar que dará comienzo el primer duelo de los vientos, en el que competirá nuestro joven amigo Harry, contra los cuatros mariscales de los vientos, mis hijos Elodan, de los vientos de Oeste, Eolomer, de los vientos del Sur, Elladastan, de los vientos del Este y Aloistan, de los vientos de Norte.

Cada vez que nombraba a uno de sus hijos, este aparecía en el pilar que lo correspondía en medio de una gran ovación de parte de los otros céfiros, mucho de los cuales se preguntaban como un pequeño humano trataría de derrotar a sus cuatro señores, los más poderosos del reino después de Eolodrin.

- El método de combate es el siguiente - dijo el rey - pelearan hasta que el oponente quede sin sentido, se permite el uso de cualquier técnica que se conozca, incluida las apariciones, Harry también podrá aparecerse en cualquier punto del campo que desee, lo único que tendrá prohibido será el uso del hechizo de los cuatro elementos.

Harry se puso en posición y penso rápidamente en aparecerse detrás de la dama, la más difícil de derrotar, Eolodrin dio el comienzo y Harry vio como los cuatro desaparecían al mismo tiempo, Harry hizo lo mismo, pero al aparecer vio que la dama lo estaba esperando, así que ella lo atacó rápidamente, lanzándolo lejos, y antes de llegar al otro lado del campo sitio que lo atacaban por ambos lados, así que con ayuda de los guantes logros evitar que el ataque le llegara. Aun así choco contra el muro.

No espero mucho tiempo, ya que sabia que apenas se pusiera de pie Aloistan lo estaría esperando para atacarlo, y no se equivoco, apenas se puso de pie la dama se apareció en la espalda de Harry, al mismo tiempo que Elodan aparecía frente al chico. Quien con un rápido movimiento salió del medio de los céfiros y ambos se recibieron el ataque del otro, así que salieron volando.

Harry intento atacar a la dama, que era la más cercana, pero sintió como se acercaba por detrás otros de los céfiros, Elladastan llegaba por detrás, mientras que Eolomer por arriba. Ya la dama estaba de pie y lo atacó por el frente. Harry apunto su varita el suelo y realizo el hechizo de la tierra con lo que formo un domo que detuvo los ataque de ellos. Entonces desapareció nuevamente.

Apareció lo más alejado de los céfiros, que se habían reunido de nuevo, pero solo vio a tres de ellos, la dama había vuelto a adivinar donde aparecería Harry y ella apareció en la espalda del chico, entonces lo manda a volar de nuevo y Harry vio como los hermanos de ella se separaban y lo atacaban desde otros puntos, entonces Harry conjuro un rápido escudo mágico, que desvío los ataques de los céfiros, pero no evito que chocara contra el muro. Al caer sabia que ella aparecería por la espalda, así que apenas toco el suelo desaprecio y apareció uno centímetros mas atrás, y por fin pillo a la dama desprevenida. Y con un conjuro de los vientos muy bien ejecutado la derrotó.

El resto del combate fue igual de duro, pero Harry ocupaba todo lo que había aprendido durante las tres semanas en los reinos, se desaparecía y aparecía rápidamente, aprovechaba la resistencia que tenia y esquivaba los ataques y usaba todos los sentidos, así fue que después de unas agotadoras cuatro horas de intenso combate, Harry logró vencer a todos sus oponente.

El día siguió con una gran celebración por parte del rey, en donde aparecieron luego de recuperarse, todos lo hijos de Eolodrin. Una vez terminada la cena Harry fue conducido al portal que lo llevaría el castillo de los Fénix en la montaña de fuego, el chico se despidió de todos y cruzo el portal.Harry llegó a la habitación donde el año anterior había tenido que encender una gran antorcha utilizando la invocación del fuego esta aun estaba encendida, pero lo que le pareció raro a Harry es que no había señales de nadie en aquella sala, decidió esperar un momento para ver si es que alguien acudía a buscarlo, pero después de unos diez minutos decidió salir de ahí.

Llegó a un cuarto en habían muchas puertas, Harry recordó claramente como la habitación donde antes había cumplido con la primera parte de la obtención de poder del fuego mediante un ritual, el que lo transporto hasta esa habitación, donde entro por una de las puertas hasta llegar a encontrarse con un cuadro que mostraba a Falcore. Esta vez pensó que debería hacer lo mismo y comenzó a buscar la puerta por la que debería entrar.

Recorrió una a una, como esperando que la puerta le indicase que ella era la correcta, pero no sucedió, paso una y otra vez mirando la puerta buscando alguna señal que le indicase por cual es la que debería pasar, pero en todas sentía la sensación de que si la cruzaba se encontraría con algo que no le gustaría. Confundido decidió volver al centro del cuarto y sentarse un momento a pensar por cual puerta entraría, en eso estaba hasta que escucho una voz.

- ¿Aun no decides por cual de las puertas empezaras?

Harry se sobresalto al escuchar la voz, pero no le causo miedo, ya que sabia claramente a quien correspondía, y sabia que él no le causaría ningún daño, Harry se gira lentamente hasta encontrarse de frente con Argón, el señor de los fénix y guardián del fuego.

- En verdad no - respondió el chico.

- Pero la otra vez no tuviste ninguna duda - dijo Argón - supiste de inmediato por cual de las puertas debías entras. ¿Por qué ahora no puedes?.

- Porque el año pasado sabia claramente que es lo que estaba buscando - respondió el chico - pero ahora se supone que tu debías indicarme lo que debo hacer.

- ¿Y que se supone que debo decirte?

- En lo que consistirá mi entrenamiento - respondió el chico

- Tengo entendido que Eorwen te lo explico - respondió Argón.

- Ella me comento que me ayudarías a expulsar mi poder mágico a mi antojo - respondió Harry.

- Entonces ¿por qué preguntas en que consistirá tu entrenamiento si ya sabes el motivo?

- Lo que quise decir es que es lo que debe hacer para conseguir el dominio de mis poderes - dijo el chico

- Eso es sencillo - dijo Argón - para manejar tus poderes a gusto, debes primero manejar tus sentimientos, aprender a controlarlos y no dejar que ellos te dominen en los momentos necesarios.

- ¿Y como conseguiré eso ? - dijo Harry - es algo imposible para un ser humano

- Es difícil - dijo Argón - pero no imposible, y para eso contaras con la ayuda de nosotros.

- ¿Y que es lo que debo hacer? - preguntó Harry

- Pasar por las puertas de los sentimientos - dijo Argón - cada una de esas puertas te conducirá a lo más profundos sentimientos de tu corazón, y veras en ello todo los sucesos que han ocurrido en tu vida, y pasaras la prueba cuando logras controlar la situación y salir de la habitación.

- ¿Y por cual es la que debo comenzar? - preguntó Harry

- Esa será tu decisión - dijo Argón - como veras son 5 las puertas, te las nombrare de izquierda a derecha, la primera es la puerta de la felicidad, la segunda es de la tristeza, la tercera es del miedo, la cuarta es de odio, la ultima es la de la duda.

- Sé que debería partir por la más fácil - dijo Harry - así que comenzare por el de la felicidad

- Estas seguro - dijo Argón - no siempre lo que parece más fácil lo es.

- Entonces me aconsejas que parta por otra - dijo Harry

- Creo que por esta vez te ayudare - dijo Argón - pero después tu deberás ser quien decida el orden del resto de las puertas

- Me parece muy bien - dijo Harry - por cual debo comenzar

- Yo empezaría por el de la duda - dijo Argón - después de superar eso, no debería costarte mucho dominar los otros. Y por ultimo terminaría con el de la felicidad, uno de los sentimientos más difíciles de controlar.

- ¿Por qué dices eso ? - preguntó Harry

- Eso lo deberás averiguar tu mismo - dijo Argón

- ¿Cuándo comenzare? - preguntó Harry

- Mañana a primera hora - dijo Argón - y otra cosa, solo puedes entrar con tu varita, el resto de las cosas se quedaran acá.

- ¿Y donde dormiré? - preguntó finalmente Harry

- Eso - respondió Argón - me disculparas pero todos pensamos que llagarías mañana a primera hora, por eso es que no te recibimos cuando llegaste. Ahora mande a mis sirvientes a buscar algo para que pases la noche, las otras las pasaras dentro de la habitación que en la que te entrenes, ya que cuando domines el sentimiento, se convertirá en una cómoda habitación para ti.

No pasaron ni diez minutos cuando un grupo de hermosos fénix llegaron donde estaban Harry y Argón, traían lo que parecía una cama de fuego, pero cuando la depositaron en el suelo se transformo en una cama de madera especial para él, después trajeron algo de comida para el chico y luego se retiraron.

- ¿Y como esta Falcore? - preguntó Argón

- En verdad que lo me he despreocupado un poco de él - dijo Harry - aunque la verdad no ha salido mucho desde el día de la batalla.

- ¿Y sabes por qué ? - preguntó Harry

- Ese día Voldemort me ataco con un Avada Kedabra y Falcore se interpuso para protegerme - respondió el chico - y ardió y se consumió, renaciendo de sus cenizas, pero desde ese entonces ya debería haber vuelto a su normalidad.

- La verdadera razón por la que aun no ha salido es por dos motivos, el primero es que aun no recupera todos sus poderes, ya que la maldición le llegó en un momento en que se encontraba muy débil, a causa de que fue él quien te pasó sus poderes para que dominaras la invocación del fuego, de otra forma habría resistido sin problemas la maldición.

- ¿Y el otro motivo? - preguntó Harry

- Es por ti - respondió Argón y Harry quedo realmente asombrado - entre Falcore y tú existe ahora una conexión más que de guardián y protector, él es parte de ti y tú eres parte de él, él siente todo lo que tu, y lo afecta, por eso es que no ha logrado recuperarse por completo.

Harry se sintió muy mal, pues sabia que el fénix no estaba bien, pero tampoco hacia nada por ayudarlo, solo lo alimentaba cada vez que Falcore salía, y en esos momentos Harry no se fijaba en la apariencia de ave, solo le daba de comer y dejaba el brazalete en una mesa para que cuando terminara de comer volviera a dormir, Argón se dio cuanta de los pensamientos de Harry y continuo.

- No te culpes - dijo Argón - has pasado por muchas cosas y te han obligado a llevar mas responsabilidades de las que te corresponden a un chico de tu edad, aun así has seguido adelante, por la que eres realmente digno de ser guardián de un fénix, solo que desde ahora debes prestarle mas atención.

- Claro que lo haré - dijo Harry

- Pero eso será después de que termines tu entrenamiento - prosiguió Argón - por el momento Falcore se quedara con nosotros y le ayudaremos a recuperarse lo más rápido posible, así tu solo deberás ayudarlo a terminar de sanar.

Así Harry disfruto de una deliciosa cena, que para variar consistía únicamente en frutas y verduras, y de beber había agua, a Harry le gustaba esa comida, pero echaba de manos la comida normal, y tomar un poco de cerveza de mantequilla, pero se dio cuanta que lo que mas echaba de manos era a sus amigos, y se alegro de verdad a comprender que pronto los vería. Con ese pensamiento fue que se quedó dormido

Al despertar al día siguiente, se encontró con que Argón lo estaba esperando, entonces se encamino a la puerta de la duda, entonces antes de entrar Argón le dio un ultimo consejo.

- En esta puerta te encontraras que deberás tomar muchas decisiones, las decisiones que tomes las debes hacer con total seguridad, si no podrás avanzar.

- ¿A que te refieres con que no servirá de nada? - preguntó el chico

- Eso debes averiguarlo por ti mismo - respondió Argón - ahora entra y recuerda, cada decisión que tomes debes hacerlo con mucha seguridad y sin nada de duda.


Harry entró por la primera puerta y vio de inmediato que había una especia de corredor, camino por el hasta encontrarse en una parte donde había una seria de pasajes, entonces comprendió que debía de entrar por alguno de ellos para continuar, la pregunta era cual de ellos debía tomar. Entonces después de un momento decidió por probar el que tenia frente a el.

Entro por el pasaje y camino hasta que se encontró nuevamente en una parte donde había una seria de pasajes, nuevamente pensó por cual debería continuar y se decidió por el de la derecha, así que fue por ese y continuo caminando, llegando nuevamente a un sitio en el que debía decidir hacia donde ir, esto ya le estaba pareciendo demasiado raro, así que decidió marcar con un poco de pintura el pasaje por el que seguiría.

Esta vez tomo el de la izquierda y camino en línea recta, hasta que llegó nuevamente a una parte en que el camino se dividía en varios pasajes, pero para su sorpresa, el camino de la izquierda tenia una marca. La misma que Harry había hecho antes de entrar por el pasaje anterior.

- He estado dando vueltas en circulo - se dijo a si mismo.

Se sentó un momento y luego pensó en las palabras de Argón, que debería tomar muchas decisiones, que si no las hacia con seguridad no conseguiría avanzar, después de unos momentos comprendió el significado de las palabras, cada vez que tomaba la decisión de seguir por uno de los caminos, no lo hacia con la confianza suficiente, ya que se preguntaba cual era el camino correcto.

Se paro y miro los tres caminos y sin siquiera pensarlo camino por el del medio, tratando de pensar que ese era el camino correcto, así continuo avanzando hasta encontrarse en otra habitación, donde un par de escaleras subían y bajaban, entonces sabiendo lo que tenia que hacer, probo de inmediato con la escalera que bajaba, esta vez no tubo problemas en llegar, claro que esta vez a una habitación donde había una mesa servida con comida, Harry sin pensarlo comenzó a comer de inmediato.

Después continuo durante bastante rato recorriendo los diversos pasadizos y eligiendo por una seria de caminos, hasta que llegó a un punto en donde habían dos puentes, uno de los cuales era de madera y se veía muy sólido, y al otro lado del puente se encontraba una hermosa mujer que le bailaba y lo invitaba a acercase, en cambio el otro puente parecía a punto de caerse y del otro lado se veía una mujer anciana sentada en medio de una hoguera sin prestarle atención a Harry.

El chico de inmediato pensó en cruzar por el puente que se veía firme y seguro, pero antes de que pusiera un pie en el una gran duda le vino a la mente, entonces retrocedió un poco y se sentó a meditar, puso su mente en blanco pensando cual de los dos caminos seria el correcto, así paso bastante tiempo hasta que decidió ir por el puente que estaba a punto de caerse. Ya que el otro parecía muy fácil.

Tomo aire y esperó estar completamente seguro antes de comenzar a avanzar, una vez listo dio el primer paso, y luego avanzo con toda seguridad hasta estar del otro lado del puente, entonces la anciana lo mira y lo invita a sentarse, una vez que el chico estuvo sentado, ella le dio una copa y bebida, y le dice:

- Sabia decisión, te observe todo el tiempo y comprobé que tomas decisiones rápidas y seguras, pero aun te queda por aprender, ya que tardaste mucho en decidir por cual de los dos puentes cruzar.

- Es que es una decisión en que por un lado se ve lo fácil y seguro y por el otro esta lo difícil y correcto, no es algo que sea tan fácil de decidir.

- Sin embargo, cuando alguien te pide que lo ayudes no dudas en hacerlo.

- Es algo que no se porque lo hago - respondió el chico - me nace de inmediato.

- Eso es bueno - dijo la anciana - siempre dispuesto a ayuda a quien se lo pide, pero ese no es tu problema, pues tu problemas es que no sabes decidir por ti mismo, siempre esperas que alguien mas te guíe.

- ¿Y que tengo que hacer?- preguntó el chico

- Solo creer en ti, y confiar en que puedes hacer todo lo que te propones y cuando quieres algo, no dudar si es que lo puedes conseguir, consíguelo, pero cuidando de no dañar a nadie en tu intento, aveces es imposible, pero debes tratar.

Después de eso la anciana le pidió que cerrara los ojos unos instantes y que dejara su mente en blanco, y cuando lo consiguiera, los volviera a abrir, Harry le hizo caso y cerro los ojos. Tardó un buen rato en despejar su mente pero finalmente lo consiguió. Harry abrió los ojos y se vio en un hermoso cuarto, donde había una cama muy cómoda, una hermosa mesa con mucha fruta y un jarrón lleno de agua.

- Bien Harry - dijo Argón - demoraste menos de lo que pensaba, pero no te animes mucho, que es la duda es lo más fácil de dominar, pero también es el más fácil en volver, ahora descansa que mañana deberás decidir tu como continuar.

Harry se recostó un momento y comenzó a pensar en cual seria la siguiente puerta por la que intentaría pasar, estaba claro que seguiría el consejo de Argón y dejaría la felicidad para el ultimo, así que tenia otras tres para decidir, pero no sabia que era mejor afrontar, el miedo, la tristeza o el odio, así que se acostó pensando en que mejor al otro día entraría por la primera que se le viniera a la mente. Así no se dio cuenta cuando se durmió, solo sintió que Argón llegó a despertarlo.

- Y bien Harry, listo para una nueva prueba ¿Cuál intentaras hoy?.

- El odio - dijo Harry

- Bien - dijo Argón - esta vez es tu decisión. Pero ahora viene mi consejo, dentro de esta puerta te encontraras con todos los acontecimientos que han provocado en ti una gran sensación de odio, volverás a sentir lo mismo, salvo que en esta ocasión deberás controlar ese odio y no dejarte dominar por el.

Entro en la habitación y Harry comenzó a caminar lentamente, ya que estaba todo oscuro, de pronto el fondo vio algo que parecía una luz y comenzó a avanzar hacia ella. Cuando estaba cerca vio que se encontraba en lo que era la casa de los Dursley y se vio a sí mismo de unos 8 años, y recordó ese día como el día de la fiesta de cumpleaños de Dudley, donde Harry había sufrido una de sus peores humillaciones.


Ese año tía Merge (hermana de tío Vernon), había llevado una serie de juegos para que los amigos de Dudley se divirtieran, pero en varios de ellos se necesitaba un voluntario para realizarlo. Como era de esperarse el voluntario era Harry, quien primero tuvo que subirse a un columpio y esperar que alguno de los chicos le diera al blanco para que cayera dentro del agua. Como ere pleno invierno termino con un gran resfriado.

Viendo esas escenas Harry comenzó a recordar lo mucho que se enojaba y recodó lo que había echo esa vez. Ya que en el momento de mayor enojo y sin saber como provocó que el enorme pastel de cumpleaños de Dudley explotara antes de que el chico apagara las velas, haciendo que ensuciara a todos lo invitados. Producto de eso se llevó una buena paliza por parte de tío Vernon y lo dejó sin comer durante tres días.

Harry se vi con la cabeza fuera de una especie de muralla, y en frente tenia a todos los amigos de Dudley con pasteles de crema en sus manos, el que le pegara a Harry en la cara se ganaría un premio, gentileza de Marjorie Dursley, así que aparte de mojado termino con la cara llena de crema. Harry en esos momentos recordó como se había sentido y trató de hacer disminuir el odio que sentía, pero no lo logró y el pastel volvió a explotar.

Con la explosión Harry vio una luz que lo cegó momentáneamente, así que al recuperar la vista se dio cuanta que estaba en un pasaje oscuro, y nuevamente en el fondo había una luz, corrió hacia ella y paso a través de ella y se vio nuevamente en la misma escena del cumpleaños de Dudley. Paso nuevamente por todas esa humillaciones y vio como nuevamente el odio lo invadía, pero esta vez logró controlarlo y el pastel no explotó. Así que todo se oscureció de pronto y Harry volvió a ver una luz en le fondo. Así que el chico se encamino hacia ella y repitió el proceso.

Esta vez era una escena en la que Harry tenia unos trece años, ya en ese tiempo estaba en Hogwart y recordó de inmediato lo que pasaba. El año en que Harry estaba por entrar a tercer años, tía Merge fue a pasar un par de días a la casa d los Dursley, y el ultimo de esos días ella tomo mas de la cuenta y comenzó a halar mal de Harry, el chico se aguantó durante mucho rato, pero no aguantó mas cuando ella comenzó a insultar a sus padres diciendo que habían muerto en un accidente de autos, probablemente borrachos. Así que Harry se había enojado tanto que sin quererlo comenzó a hacer que tía Merge se inflara.

Esta vez Harry sabia que no tenia que dejarse dominar por el odio, pero era difícil, ya que las palabras de tía Merge resonaban en su cabeza, lo que provocaba que el chico se enojara. Así sucedió que antes de pasar esa prueba, Harry la tuvo que repetir cerca de cuatro veces más. Luego de eso vio nuevamente que todo se oscurecía y al fondo una luz. Camino hacia ella y la atravesó.

Lo que vio ahí fue una escena que había sucedido hace solo un par de semanas, vio a Marlene muriendo en sus brazos y la impotencia que sintió al no poder hacer nada por salvarla, después vio nuevamente a un grupo de mortifagos que se dirigía directamente hacia donde ellos estaban y Harry se paró nuevamente y se vio arrojando el hechizo de los cuatro elementos contra los mortifagos. Por lo que nuevamente se repitió toda la escena. Así paso mucho rato, ya que el odio que sentía era el más grande que nunca había tenido.

Después de varios intentos, Harry trato de no dejarse dominar, pero le resultaba muy difícil, ya que la vez que no hizo el hechizo, vio como los mortifagos lanzaban la maldición asesina contra los chicos, matando a Ron, Hermione, Ginny y Francine, lo que hacia que Harry se enojara nuevamente y utilizara el hechizo de los cuatro elementos. Sabiendo que si no detenía a los mortifagos, ellos matarían a sus amigos, decidió enfrentarlos con una seria de hechizos, así que los derrotó y ninguno de sus amigos murió.

Al terminar, Harry se sentía bien, como si no pudiese odiar a nadie en el mundo. El cuanto se oscureció y de pronto vio nuevamente a la anciana frente a él. Ella le señalo que se acercara y le dijo.

- El odio produce la ceguera del alma, pero nos da una increíble fuerza, si logras dominar el odio, puedes controlar esa fuerza.

- ¿Qué significa todo eso? - preguntó Harry

- Es lo que es - dijo la anciana - cuando tu te enojas, atacas sin medir las consecuencias, pero con una fuerza increíble, claro que en algunos casos consume toda la energía, pero si en vez de atacar a tontas y locas, realizas un ataque medido y planeado, usando la fuerza que da el odio, podrás obtener un ataque muy efectivo.

- Me quiere decir que si me enojo, debo enfocarme para no perder el control de mis actos y aprovechar eso para atacar inteligentemente.

- Correcto - dijo la anciana - mira bien, que cuando atacaste a los últimos mortifagos, tu ataque fue mas fuerte, y controlaste ese odio que sentías contra ellos y planeaste una rápida estrategia para derrotarlos.

- Me parece bien - dijo el chico

- Ahora ya sabes lo que tienes que hacer - dijo la anciana - cierra los ojos y ve a descansar.

Harry cerro los ojos y puso su mente en blanco, hasta que sintió nuevamente la necesidad de abrir los ojos y vio que estaba nuevamente en un hermoso cuarto con una cómoda cama y bastante comida, en esos momentos se sintió hambriento y comió todo lo que pudo, después se tiró en la cama y se quedó profundamente dormido. Al despertar se encontró con Argón, quien le pregunta:

- Y bien Harry ¿con cual seguirás hoy?.

- Creo que seguiré con la tristeza - respondió el chico - aun no me siento preparado para el miedo.

- Bien pensado - dijo el chico - ahora debo aconsejarte, en esta habitación encontraras los momentos que más te has afectado emocionalmente, aquello que pueden hacer que te desmorones anímicamente, por lo que tienes que intentar que no te afecten.

Harry entró en la habitación y vio de inmediato que habían dos caminos, entró por el primero de ellos totalmente seguro de que ese sería el camino correcto, llegó a una habitación completamente blanca, había una hermosa cuna y dentro de ella un pequeño bebe. Harry vio a una hermosa mujer de cabello rojo y unos hermosos ojos verdes, de inmediato de da cuenta de que era su madre. Después de eso ve a un hombre asomándose en la puerta.

- Es él - dijo el hombre - nos encontró, rápido toma a Harry y huye, intentare detenerlo.

Harry sabia los que pasaría, era la imagen de la muerte de sus padres, el primer gran dolor que había sufrido en su vida, pero una mezcla de sentimientos lo embargaron, sobretodo el odio de ver como Voldemort acababa con la vida de ellos y él no podía hacer nada, después se vio como Voldemort atacaba al bebe y como la maldición rebotaba, acabando con el cuerpo de Voldemort.

Lejos de sentir un odio hacia Voldemort, Harry sintió una gran pena, al ver los cuerpos de sus padres y más aun. Verse a él mismo tratando de despertar a su madre, que estaba solo a unos metros de él. El corazón de Harry se apretó y el chico sintió un nudo en la garganta y los ojos se le llenaron de lagrimas, y la desesperación se apoderó del chico quien no aguantó mas y se puso a llorar.

Harry vio como la habitación se oscurecía y pensó en que debía avanzar, llegó nuevamente a la luz y entro de nuevo al mismo cuarto en el que había estado, vio nuevamente la escena de la muerte de sus padres y el dolor se volvió a hacer presente. Harry tuvo que repetir la misma escena mas de cuatro veces antes de superarla y no dejarse dominar por la tristeza.

Avanzo por un nuevo corredor y Harry llegó a otra habitación, esta vez estaba en los terrenos de Hogwart, en el lago y se vio a si mismo al lado de una hermosa chica de cabello negro, no le podía ver la cara, pero supo de inmediato que se trataba de Cho, su primera novia. Entonces recordó aquel día, como el día en que la chica le muestra la carta de su padre diciéndole que lo habían trasladado a la embajada mágica de E.E.U.U. por lo que debían terminar.

Recordando eso, Harry volvió a sentir la tristeza, pero no fue tan grande como la anterior, así que pasó por ese corredor rápidamente. Pero al llegar al siguiente se encontró con algo para lo que no estaba preparado, y era la escena en la estación de trenes, de ese mismo año, el lugar donde le había dicho adiós a Cho, el día que la vio por ultima vez. Esta vez no pudo aguantar la pena y se puso a llorar amargamente, ya que siempre había tenido la duda de que es lo que habría pasado si hubiese corrido hacia la chica y le ofreciera que se quedara con él. Esa vez Ron y Hermione lo habían detenido y le habían aconsejado que la dejara ir, que era lo mejor.

Esta vez estuvo mucho más tiempo pasando aquel trauma. Pero se le hacia realmente difícil, ya que eso motivo que el chico tuviese muchos problemas emocionales durante las vacaciones, sobre todo durante el desarrollo del torneo interescolar de duelos por equipos en el que Harry había participado. Paso mucho tiempo antes de que pudiera superar ese momento, pero cuando lo logró vio de nuevo un corredor y en el fondo una luz. Harry no se atrevió a avanzar, pues temía que se el próximo escenario fuese algo peor que la separación de Cho.

Y para desgracia del chico sus temores no estaba equivocados, pues al entrar en la escena vio claramente el momento en que Marlene murió en sus brazos, y escucho cada una de las palabras que la chica le dijo en sus últimos momentos, después de eso la escena cambio rápidamente el momento del funeral de la chica y Harry viendo el ataúd que contenía el cuerpo de su amada se lanzo sobre el y lloró amargamente.

Esa escena la vio mas de quince veces y cada vez era peor para el chico, no soportaba la sensación que tenia de no haber podido hacer nada por Marlene, pero durante la ultima vez que miró la escena, Harry se lanzó nuevamente al ataúd, pero en vez de llorar, recordó de pronto la veces que había visto a la chica en el mundo de los muerto y recordó las palabras de ella. Y lo feliz que se veía, así que se paró, se limpio las lagrimas y cerró los ojos tratando de poner su mente en blanco.

Abrió los ojos, pues sintió como si hubiese sido transportado a otro sitio, y vio que ya no se encontraba en el cementerio, sino que otra vez estaba con la anciana, sentado alrededor de la fogata que mantenía encendida, ella lo miró y luego se sentó frente al chico y comenzó a decirle:

- La pena y la tristeza son los sentimientos que puedes acabar con tu vida, si no aprendes a controlarlos.

- ¿Y como puede ser eso posible? - preguntó Harry

- Esos sentimientos te quitan las ganas de vivir, por lo que si alguien te atacara en esos momentos, no harías nada por defenderte, y si no te atacan, ellos se encargan de quitarte de apoco las ganas por la vida, hay quienes terminan matándose ellos mismos. Por eso es importante que puedas controlarlos.

- O sea, que si no los controlo podría morir - dijo el chico

- Solo mírate el ultimo mes - dijo ella - casi no comías ni dormías, solo pensabas en la chica que perdiste, tus ganas de vivir se estaba acabando, un par de días mas y habrías entrado en una etapa de gravedad, la cual habría podido acabar con tu vida.

- ¿Y de que me sirve dominar la tristeza? - fue la pregunta que formulo Harry

- Que si aprendes a dominarla, no caerás en la desesperación y podrás tomar una decisión mas acertada, pero no es fácil hacerlo, pues la tristeza nubla los sentimientos y ensombrece los pensamientos. Aun así ya sabes como dominarlos, solo debes practicar. Es hora de que te retires.

Harry cerró los ojos y puso su mente en blanco, después de unos instantes abrió los ojos y se encontró en la habitación, Harry miro por la ventana y se dio cuenta que era de noche se dirigió a la mesa y comenzó a comer, ya que tenia mucha hambre, después se acostó y se durmió de inmediato. Le pareció que apenas había cerrado los ojos cuando fue despertado por Argón.

- Has estado mucho mejor de lo que me esperaba - dijo el rey - pero ayer te demoraste mas de lo que esperaba, aun así lo conseguiste.

- Gracias - dijo Harry - espero que la próxima puerta sea más fácil

- Me temo que no - dijo Argón - te quedan la del miedo y la de la felicidad, ambas son muy difíciles, así que creo que en estas demoraras mas que en las otras.

- Espero que estés equivocado - dijo Harry

- Entonces prepárate - dijo Argón - que ya es hora de que comiences.

Harry fue conducido hasta la puerta del miedo, antes de entra Argón lo detiene y le da las respectivas instrucciones de lo que debería hacer para salir de esa prueba:

- Aquí te encontraras con tus temores más profundos, para avanzar deberás vencerlos y superarlos, de lo contrario te veras obligado ha hacer todo el recorrido nuevamente.

- ¿Cómo es eso de que deberé hacer el recorrido nuevamente? Preguntó Harry

- Así como lo oyes - respondió Argón - cuando no puedas superar el miedo, deberás empezar de cero, desde el momento en que hiciste la primera prueba, por eso es que es más difícil que los otros.

Harry tomo aire y entro en la habitación, apenas se cerró la puerta, se encontró en una oscura habitación, pero a diferencia de las demás no vio por ningún lado que hubiese una luz o algo que le indicara el camino, así que saco su varita y encendió una leve luz, así comprobó que había una especie de camino, y de inmediato procedió a caminar por el,
pasó mucho tiempo antes de que llegara a otra habitación.

Apenas puso un pie dentro de la habitación, Harry sintió como un frió intenso se apoderaba de él, pero enseguida supo que era lo que estaba ocurriendo, se concentro en una idea feliz y luego levanto la varita y la apunto en dirección en donde pensó que venia el dementor.

- Expecto Pastronum - dijo Harry, y el ciervo plateado salió de su varita y Harry vio que arremetía contra un grupo de dementores que se aceraba a él. Pero vio que no eran pocos y que lo tenían rodeado, así que repitió varias veces el encantamiento para ahuyentarlos, pero no lograba hacer que los dementores escaparan.

Harry sabia que no debía dejarse dominar por el miedo, así que pensó un momento en como poder acabar con los dementores cuando recordó las palabras que le había dicho Argón, el día en que se reunió con todos los señores y recibió los últimos regalos:

Usa la invocación del fuego para derrotar a la sombra del mal

Entonces Harry se concentra y realiza la invocación del fuego haciendo que los dementores desaparecieran, después de eso se sintió algo cansado, ya que desde el día de la ultima batalla que no utilizaba uno de esos encantamientos, después volvió a encontrarse en una habitación oscura, así que encendió nuevamente una luz con su varita y comenzó a seguir el camino.

Llego a otra habitación, que se ilumino de repente y vio claramente la figura de sus amigos acercándose, Ron y Hermione corrían en dirección al chico, mientras que Harry se sentía muy feliz de tenerlos nuevamente a su lado, entonces antes de que los tres chicos se reunieran, aparecieron un grupo de mortifagos, quienes comenzaron a atacar a los chicos. Harry intento defenderlos, pero cada vez que le daba con un hechizo a uno de los mortifagos, este de multiplicaba.

Pasaron unos instantes y Harry vio como sus dos amigos caían muerto por las maldiciones que le lanzaban los mortifagos, miro la cara de ambos chicos y el miedo lo invadió y lo dejo totalmente paralizado. Entonces vio como los mortifagos lo atacaba y lo derrotaban. Al despertar s e encontró nuevamente en un corredor oscuro, así que comenzó a avanzar hasta sentir la presencia de los dementores, esta vez no lo dudo y atacó de inmediato con la invocación del fuego y volvió a avanzar hacia el salón donde aparecían Ron y Hermione.

El resultado fue el mismo. Harry quedaba petrificado al ver los rostros de sus amigos muertos, por lo que no podía hacer nada para defenderse de los ataques, por lo que cayo derrotado y al despertar se encontró de nuevo en un pasaje oscuro. Recorrió varias veces el mimo escenario, los dementores no le producían ningún temor, pero no podía evitar asustarse viendo a sus amigos morir. Pero finalmente lo consigue, vio a los chicos muertos y en vez de sentir miedo, sintió un gran odio contra los mortifagos, controlo rápidamente esa sensación y realizando el hechizo de la tierra formo una especia de precipicio bajo los pies de todos los mortifagos, quienes cayeron por el agujero.

El cuarto volvió a oscurecerse y Harry comenzó a recorrerlo hasta llegar a otra habitación, esta vez parecía una especie de pantano y vio que estaba rodeado de serpientes, entonces una de ella se acerca a Harry y este la mira, y le pareció bastante familiar, pero no sabia el porque, hasta que ella llegó al frente del chico y se convirtió en un mago.

- No puedes ser tu - dijo Harry - es imposible

- Es que pensaste que me habías acabado - respondió el hombre

- Yo te derrote - dijo Harry - tu estas más que muerto

- Muerto yo - rió el hombre - crees que Lord Voldemort moriría en manos de un chiquillo como tu.

Entonces el mago levanta la varita y ataca al chico, que del puro mido de ver a su antiguo enemigo no pudo reaccionar y recibió la maldición asesina. Al despertar Harry se encontró nuevamente en el oscuro pasadizo, y supo que tendría que enfrentar todo de nuevo, se armo de animo y paso los dementores, luego los mortifagos y llegó donde estaba Voldemort, pero esta vez decidió enfrentarlo, así que apenas apareció comenzó un nuevo duelo, Harry lo venció rápidamente, pero otra serpiente se acercó a Harry y se convirtió en Voldemort, por lo que el chico se volvió a sorprender y cayó nuevamente derrotado.

Así paso mucho tiempo intentando superar la sorpresa que le causaba cada vez que aparecía un nuevo Voldemort, pero ya se había acostumbrado y esta vez estaba listo para que no lo tomaran por sorpresa, mató al primero de ellos, luego al segundo y a un tercero, estaba listo para un cuarto cuando ante sus ojos aparecen cuatro Voldemort listo para atacarlo, entonces el chico recordó el entrenamiento con los céfiros y los venció rápidamente, pues ya no le asustaba la presencia del mago.

Al final, esperó para ver si es que aparecía otro Voldemort, pero no pasó nada, excepto una luz que lo obligo a cerrar los ojos, después de eso lo abre y se encuentra nuevamente al frente de la anciana, quien sonreía levemente al chico, luego de unos instantes comienza a hablar.

- Demoraste más que en los otros - dijo ella.

- Es que me costó mucho dominarme - respondió el chico

- Aun así fue mucho - dijo ella - pasaste dos días practicando hoy es Viernes.

- No me fije como paso el tiempo - dijo el chico

- Aun así debo felicitarte - prosiguió la anciana - pero debo advertiste que deber practicar más aun el dominio del miedo, ya que te costo mucho superar las pruebas, y solo lo conseguiste después de mucho tiempo.

Harry cerro los ojos, como se lo indico la anciana, y cuando los abrió se encontró nuevamente en la habitación, y sintió mucha, pero mucha hambre, así que decidió ir a comer, al estar entrenando no se había dado cuenta de cómo había pasado el tiempo, ya era Viernes y solo le quedaban dos días para volver con sus amigos. Pero sabia que aun le quedaba otra puerta que pasar, pero no le tomó el peso a lo que podía pasar dentro de ella. Después de unos instantes que miró un rato las estrellas, Harry se fue a acostar se durmió profundamente hasta que fue despertado por Argón.

- Bueno Harry, llegó la hora de la ultima puerta ¿estas listo?

- Claro que si - dijo el chico - lo he esperado toda la semana.

- ¿Qué has esperado? - preguntó Argón

- El volver a vivir todos esos momentos felices que he tenido - respondió el chico

- Es contra eso que debo prevenirte - dijo Argón - y por eso fue que te dije que dejaras esta puerta para el ultimo, porque la felicidad es el más difícil de controlar de los sentimientos, así que ten cuidado.

- ¿Qué encontrare? - dijo Harry

- Encontraras todos los momentos en que has sido feliz, pero se te presentaran dos opciones en las que tendrás que ser tu quien tome la decisión, ese es el riesgo de esta prueba, porque no podrás salir del cuarto hasta que hayas concluido la prueba.

- ¿Que es lo que debo decidir? - preguntó Harry

- Es algo que debes averiguar por ti mismo - dijo Argón - Ahora ¿estas listo para comenzar?.

- Si - contesto el chico, entrando a la ultima de las puertas.

En vez de estar todo oscuro, Harry vio que entraba a una sala con un hermosa habitación, de pronto todo cambio de se vio conversando con Cho en el lago, pero en vez de darle la noticia de que se marcharía a con sus padres le contaba que se quedaría con él para siempre, así que esto hizo que Harry se pusiera muy contento y abrazara a Cho y la besara.

- Aunque estoy renunciando a mis sueños - dijo ella

- Sabes que podrás entrar a cualquier universidad en Londres - dijo Harry

- Pero Blair es una de las mejores en lo que a medimagia se refiere.

- Entonces ¿por qué no vas a estudiar a Blair? - preguntó Harry

- Porque eso significa alejarme de ti - respondió ella.

Entonces Harry comprendió por primera vez lo que Argón quiso decir con respecto a la decisión que tendría que tomar Harry, pues recordó claramente lo feliz que habría sido si Cho se hubiese quedado a su lado en vez de marcharse a estudiar. Pero el chico sabía que al mayor sueño de ella era ser medimaga. Así que con el dolor de su corazón decidió convenserla de que lo mejor para ella era seguir estudiando. Después de mucho rato de conversar la convence. Y después de eso ve como el paisaje cambio rápidamente a otro.

Harry estaba en un hermoso prado, donde todas las personas que habían estaban vestidas de blanco, y para su sorpresa él llevaba el mismo traje, entonces comienza a buscar a alguien que sabia que estaba en ese lugar. Entonces la vio, más bella y hermosa que nunca. Su largo pelo rubio platinado, su bella figura, los labios que tanto deseaba probar y esos hermosos ojos grises, Marlene lo vio y corrió hacia él.

- Te esperaba Harry - dijo Ella - ¿por qué tardaste tanto?

- Es que he estado muy ocupado entrenándome - dijo el chico

- No necesitas seguir entrenando - dijo la chica - acá solo necesitas ser feliz y punto, no hay combates ni muerte, además estamos juntos ¿no es lo que querías?

- Claro que es lo que quiero - dijo el chico

- Entonces ven y acompáñame - dijo Marlene - te llevare a ver un hermoso lugar.

Entonces la chica lo conduce hacia una hermosa fuente, que estaba hecha de una piedra muy blanca, y en ella había agua muy cristalina, entonces Harry mira hacia la fuente y vio que había mucho caos y destrucción en un sitio que el no conocía, veía imágenes de muchas batallas y muchas muertes, la visión lo le gusto nada ha Harry, pero no podía dejar de mirar, hasta que le preguntó a la chica.

- ¿Qué es todo eso?

- Es lo que ocurre en el mundo mágico - respondió ella

- Entonces tengo que irme - dijo Harry

- Si te vas no podrás volver jamas - dijo Marlene - ¿No prefieres quedarte conmigo?

- Sabes que lo que más quiero es estar a tu lado - dijo el chico - pero no puedo dejar que el mudo sufra. Ellos pusieron su confianza en mi y yo les falle.

- No es tu obligación defenderlos - dijo Marlene - ellos deben salvarse solos, ahora ven conmigo y disfrutemos de nuestra vida en este lugar.

Harry miro extrañado a Marlene, algo estaba mal, ella no se comportaba de esa manera, tan fría, es mas, ella era la primera en entristecerse de ver que el chico estaba en aquel sitio, pero se sintió feliz, y no quería abandonar ese sitio, pero por otro lado debía hacer algo para ayudar en el mundo, ya que para eso se estaba preparando.

- Ven Harry - dijo Marlene - sígueme

Harry estuvo a punto de seguir a la chica cuando ve detrás de él aparecer una especia de portal, entonces miro dentro de él y vio a sus amigos preocupados, y su padrino y madrina con cara de angustia, luego se volteó y miró a la chica quien le sonreía y lo invitaba a seguirla. Y ahí estaba él, por fin veía que lo que durante tanto tiempo espero, poder estar con Marlene, paro al final corrió al portal y lo atravesó.

- Bien hecho Harry - dijo la anciana - esa fue la más duras de las pruebas a la que te has visto enfrentado, pues tu decisión habría sido sin vuelta atrás.

- ¿A que se refiere? - preguntó Harry

- A que Argón te permitió decidir entre lo que tu querías y lo que te parecía correcto - respondió la anciana,

- No entiendo - dijo el chico

- Si elegías tu felicidad al lado de la chica, Argón te permitiría morir para reunirte con ella, solo regresarías si es que elegías hacer lo que te parecía correcto, en este caso ayudar a encontrar las llaves de poder.

- Me esta diciendo que Argón quería que muriera

- Claro que no - dijo la anciana - el solo te dio a elegir entre tu felicidad y tu deber, además recuerda que te advirtió entes de entrar en la puerta y te aconsejo que la dejaras para el final, pues sabia que si entrabas en ella de los primeros morirías.

- Así que por eso me aconsejo que la dejara para el final - penso en voz alta.

- Si - dijo la anciana - Ahora llegó el momento en que vuelvas donde Argón, que tiene mucho de que hablar, además que hay quienes esperan tu regreso.

Harry entonces cerro los ojos y puso su mente en blanco, después de unos instantes los volvió a abrir y se encontró con que todavía era de día, cosa que le extraño mucho, entonces miró alrededor y no encontró ninguna cama, pero una gran mesa con mucha comida, y luego vio que sobre la mesa se encontraban todos sus objetos, incluidos el brazalete de Falcore y a la hermosa ave ya recuperada.

- Bienvenido Harry - dijo Argón - en verdad me alegra que hayas tomado la decisión correcta.

- Lo que me preguntó - dijo Harry - ¿Era en verdad Marlene con quien me encontré?

- Si - dijo Argón - converse con ella y le explique tu situación, al principio se negó, pero yo le dije que era la única manera en que tu pudieses empezar a recuperarte.

- ¿Y que pasa si hubiese elegido a Marlene?- preguntó Harry

- No sé - dijo Argón - habrías muerto, pero creo que la chica te habría salvado, porque si no te fijates ella estaba a punto de empujarte para que salieras por el portal.

- Es por eso que se portaba tan rara - dijo el chico - se veía feliz de que me quedara con ella, pero a la vez no parecía muy segura.

- Es verdad, ella te esperara, pero no quiere que llegues antes de lo que te corresponde, ella te esperara siempre.

- Yo espero el día en que nos volvamos a reunir - dijo el chico

- Por el momento solo debes preocuparte de descansar y comer, ya que pasaste un día y medio en la prueba, porque si no te diste cuenta hoy es Domingo y pronto llegara la hora de que vuelvas a tu mundo.

- ¿Y como lo haré? - preguntó Harry

- Por supuesto que apareciéndote - dijo Argón - para eso te preparo Eorwen

- ¿Y podré hacerlo desde acá? - preguntó Harry

- Por supuesto - dijo Argón - ahora siéntate y come a mi lado.

Harry se sentó en la mesa y comió junto a Argón, quien le dio un par de instrucciones para que practicara durante el desarrollo del curso, mientras tanto ellos se encargarían de averiguar el sitio en que se encontraba las llaves, y apenas supieran, le avisarían a Harry para que fuese por ella. Después de la cena Argón se despidió de Harry y le dijo que estaba todo listo para que apareciera en la casa de su Madrina, que lo estaba esperando, junto con un grupo de magos adultos. Finalmente Harry se puso todos sus obsequios y desapareció del reino de Argón.
Harry desapareció del reino de Argón y de inmediato se vio en la casa de Arabella, quien quedó muy sorprendida de ver al chico apareciendo, pero aun así no pudo dejar de alegrarse al comprobar que el chico estaba mejor de lo que esperaba, pero notó algo raro en él, aunque no sabia lo que era. Harry se soltó de Arabella para ver quien más estaba en la casa, para su alegría estaban Sirius y Reamus, quienes se acercaron a Harry y también lo abrazaron, ellos si notaron un cambio.

- Estas mas fuerte que la ultima vez que te vi - dijo Reamus

- Además no sé por que - dijo Reamus - pero parecer que te has entrenado este ultimo tiempo.

- En eso no se equivocan - dijo la voz de un mago desde la espalda de Harry

- Profesor Dumblendore - dijo Harry muy alegre - me da mucho gusto verlo

- A mi también - dijo el director - sobretodo después de tanto tiempo sin tener noticias tuyas. Pero les dije que mientras estuvieras con Eorwen no habría ningún problema.

- Es cierto - dijo Harry - pero solo estuve una semana con ella

- ¿Y que hiciste el resto del mes? - pregunta Arabella algo alarmada

- Pasé una semana en el reino de los unicornios, otro en el de los Céfiros y otra en la de los Fénix - contesto Harry.

- Sé que no es de mi incumbencia - dijo el director - pero me parece muy raro que ellos te hallan dejado entrar sin ningún motivo, y menos que te hayan dado un entrenamiento, porque noto que has aumentado tu fuerza tanto física como mágica.

- Si me han pedido que los ayuda a buscar algo - dijo Harry - pero aun no me dicen que es, solo que ello no pueden hacer esa búsqueda.

- Me lo imagine - dijo el director - fue lo mismo que me dijo la reina Eorwen, pero no pude sacarle más palabras.

- ¿Ha visto a la reina ? - dijo Harry

- Claro que si - dijo Dumblendore - recuerda que yo guardo la entrada al bosque de las hadas, por lo tanto puedo ver a Eorwen cuando quiera.

- ¿Y que más le dijo? - volvió a preguntar Harry

- No mucho - dijo el director - solo que esperaba que te pudiese ayudar si necesitabas algunas cosas cuando tuvieses que partir.

Después de un momento, Arabella llevó un poco de comida a Harry, quien se lanzó sobre ella y se la comió toda sin protestar, después explico que no es que lo matara de hambre, solo que lo único que había comido durante ese mes había sido frutas y verduras y tomado pura agua.

- No es que no agradezca - dijo Harry - es más, la comida y la bebida me mantenían en pie durante mucho tiempo sin necesidad de volver a probar bocado, pero no les niego que echaba de menos la comida de los humanos.

Harry se sintió cansado, así que les dijo que se retiraría a dormir, y que al otro día contestaría todas las preguntas que quisieran hacerle, además que él también tenia muchas mas para ellos, pues aunque solo había pasado un mes, quería que le contaran hasta los mas pequeños detalles de lo que había ocurrido en el mundo.

- Además tengo que ir donde los Dursley a decirle que volví y que ya e donde viviré.

- En serio - dijo Sirius - ¿Y se puede saber donde?

- Eso lo haré mañana - contesto Harry.

El chico subió a su habitación y comprobó que todo estaba ordenado, lo único que no estaba era su lechuza, así que el chico penso que Dudley le estaba dando buen uso. Se saco la túnica y la dejó en el suelo, notó que estaba realmente sucia, pero no quiso votarla, se puso el pijama y se acostó en su cama y por fin se sintió feliz, estaba devuelta donde pertenecía, en su hogar.

Despertó temprano y lo primero que hizo fue darse una larga y relajante ducha caliente, entonces se dio cuenta que durante todo el mes no había tomado ninguna ducha, pero para su sorpresa la túnica solo estaba sucia y no tenia mal olor, cosa que sorprendió mucho al chico. Después se vistió con ropa muggle y bajo rápidamente a la cocina, donde ya lo esperaban Sirius, Reamus y Arabella.

- Y bien Harry - dijo Sirius - ¿Dónde vivirás?

- Primero se los comunicare a los Dursley - dijo Harry - mas que mal ellos me alojaron durante todo este tiempo.

El chico salió de la habitación y se dirigió a la casa de sus tíos, quienes estaban de vacaciones, pero no habían salido a ningún lado, ya que Dudley dijo que prefería quedarse a ver cuando Harry regresara, entonces sintieron la puerta y el chico la abrió, esperando que fuese algún vendedor, pero se llevó la sorpresa al ver a su primo devuelta.

- Harry - dijo Dudley - ¿Cuándo llegaste?

- Anoche - dijo el chico - pero como era tarde no quise venir a molestarlos.

- Pasa chico - dijo Tío Vernon tomando del brazo a Harry - Petunia ven a ver quien volvió.

- Harry - exclamó tía Petunia al ver al chico - me alegras que estés bien, me tenias muy preocupada.

- Disculpen - dijo el chico - sé que me porte muy mal con ustedes este ultimo tiempo, pero vine a agradecerles todo lo que han hecho por mi, y a contarles lo que he decidido para mi futuro.

- Y bien - dijo tío Vernon - que harás

- Seguiré estudiando - dijo el chico - entraré a la universidad a estudiar para ser Auror. Ya que Voldemort murió, pero pueden haber otros que quieran seguir su ejemplo y eso espero evitarlo.

- Me parece muy bien - dijo Tía Petunia - ¿Y que has pensado con respecto a donde vivirás?

- Eso es lo que venia a decirles - dijo el chico - como ustedes son mis tutores legales y las personas quienes me han dado un techo estos 17 años, pense que debían ser los primeros en saberlo.

- Me parece justo - dijo tío Vernon - solo espero que tu decisión la hayas pensado muy bien.

- Si lo hice - respondió Harry - sé que la universidad funciona como internado, así que pasaré el resto de año en ella. Pero decidí que viviría el resto del tiempo con mi padrino, es algo que le prometí hace ya cuatro años, y por fin se podrá realizar.

- Si es tu decisión la apoyaremos - dijo Tía Petunia - pero sabes que tendrás un lugar en esta casa para cuando quieras, solo espero que no te olvides de nosotros y nos visites de vez en cuando.

- ¿ Y donde vive tu padrino? - preguntó Dudley

- Buena pregunta - dijo Harry - no sé si tiene casa, pero donde él viva yo estaré bien. Pero si no me equivoco pronto vivirá con Arabella.

- Si es así - dijo Tío Vernon - seremos vecino, por lo que no veremos seguido

- En todo caso - dijo Harry - si necesitan algo, Dudley sabe como encontrarme.

Así Harry se despidió de los Dursley y se dirigió a la casa de Arabella, donde los tres adultos esperaban la respuesta del chico, entonces los cuatro se sentaron en el living de la casa, Arabella trajo unas galletas y un vaso de jugo, entonces tomo asiento y miró a Harry, luego dijo:

- Bien Harry, ¿dónde has pensado vivir?

- Donde dije hace cuatro años - respondió el chico - con Sirius.

Sirius paso de una cara de preocupación a una de enorme felicidad, ya estaba recuperando toda le felicidad que había perdido con la muerte de los padres de Harry y el dolor que había sufrido en Azkaban estaba desapareciendo. Arabella al igual que Sirius estaba muy contenta, igual que Reamus.

- ¿Y que harás con tu vida? - preguntó Reamus

- Como le dije a Sirius antes de marcharme con Eorwen, aceptare el cupo que tengo en la universidad de Camelot, pero nadie más sabe de esto, así que espero que no se lo cuenten a nadie, quiero que sea una sorpresa para Ron y Hermione.

- Como quieras - dijo Arabella - ¿y que harás el resto de la semana?

- Tengo muchas cosas que hacer - dijo Harry - primero iré al cementerio a ver a Marlene, además de visitar la tumba de mis padres, la cual nunca he visitado.

- ¿Iras solo o quieres que alguien te acompañe? - preguntó Sirius

- Iré solo - respondió el chico - es uno de los últimos deberes que me queda por arreglar antes de comenzar de nuevo, espero que me comprendan.

- ¿Cómo iras? - preguntó Reamus

- Puedo aparecerme - dijo Harry

- No creo que sea buena idea ir sin carnet - dijo Arabella - pero se que no se atreverán a pasarte una multa a ti.

- Tienes razón - dijo Harry - Entonces iré por medio de polvos Flu.

- En todo caso - dijo Reamus - tenemos todos los papeles listo para que rindas el examen de aparición cuando gustes.

- ¿Cuándo le toca al resto de mis amigos? - preguntó Harry

- Creo que el Viernes - dijo Sirius

- Entonces el Viernes lo haré yo - dijo Harry

El chico subió a su habitación y se puso una túnica, luego bajó y tomó un poco de polvo Flu y pronuncio el nombre de la chimenea del cementerio de magos, entonces volvió a sentir esa sensación de mareo y después de unos instantes sintió como que se caería, dio un paso el frente y salió de la chimenea, claro que tropezó y sus lentes se la cayeron quebrándose.

- Oculus Reparo - dijo dándole un par de golpes a la varita, y los lentes se arreglaron de inmediato.

- ¿A quien viene a visitar? - preguntó un anciano mago detrás del mostrador.

- Vengo a ver tres tumbas - dijo Harry - primero las de Lily y James Potter y después la de Marlene Malfloy.

- Señor Potter - dijo el viejo mago - disculpe por no haberlo reconocido, en verdad que no esperábamos su visita

- ¿Por qué le extraña que viniera? - preguntó Harry

- Todo el mundo mágico piensa que esta muy enfermo, ya que no se ha tenido noticias de usted desde el día del funeral de la chica Malfloy.

- Bien - dijo el chico - solo estaba en un lugar apartado de todo el mundo, tratando de pensar en lo que haré, así que como ve, no estoy enfermo.

- Me alegro mucho por usted señor - dijo el anciano - ahora no le quito más tiempo

Entonces el anciano comienza a buscar en un grueso libro y Harry lo miró detenidamente, entonces comprobó que el libro debía de contener el nombre y la ubicación de la tumba de todos los magos que estaban en el cementerio, después de buscar un momento dijo:

- Vemos aquí están, Lily y James Potter están en el corredor 54 tumbas 71 y 72 - después siguió buscando en un libro mas reciente hasta que llegó al nombre de Marlene - Aquí esta, Marlene Malfloy, corredor 1250 tumba 62.

Después de eso el anciano mago toma un pergamino y se lo entrega Harry, el chico la abrió y lo miro, vio que se trataba de un mapa del cementerio, y destacados estaba los sitios donde estaban las tumbas de sus padres y la de Marlene, le preguntó al señor cuanto le debía y el respondió.

- Usted nada - dijo el anciano - es mas, todo el mundo mágico debería pagarle a usted por acabar con el señor tenebroso.

- Gracias, pero no puedo aceptarlo - dijo Harry - es su trabajo y su esfuerzo.

- Por favor acéptelo - dijo el anciano - por ultimo como agradecimiento por haber salvado a mi nieto durante la batalla.

- ¿Su nieto ? - preguntó Harry

- Si - respondió el anciano - mi nieto es un estudiante de Hogwart, este año comienza tercero y si no hubiese sido por usted no habría sobrevivido.

- Está bien - dijo el chico - lo aceptare para que no piense mal de mi, solo espero que de aquí en adelante me trate como a una persona normal.

- Está bien señor Potter.

Harry camino un buen trecho mirando el mapa, se demoró en llagar hasta la tumba de sus padres, y no es que estuviese muy lejos, ni que se hubiese perdido, sino que había muchos magos y brujas que lo reconocieron y se acercaban a él para agradecer lo que hizo por el mundo mágico, otras le agradecían haber protegido a sus familiares de Hogwart.

Finalmente llegó a la tumba de sus padres, y notó que las lapidas están muy pulidas, como si siempre las limpiaran y no como muchas de las otras que habían al lado, que estaba más opacas, entonces se sentó un momento frente a ellas y se puso a pensar en sus padres, y les pido perdón por no haber ido antes a verlos, después de mucho rato de hablarles, sacó su varita y les puso unas hermosas flores a cada uno.

Después se dirigió a la tumba de Marlene, y vio que aun la tierra estaba algo suelta, aun así se sentó al lado de ella y le agradeció lo que había hecho por él, después de otro largo rato se paró y se despidió de la chica, prometiéndole que la iría a ver cada vez que pudiera, y al igual que a sus padres, le dejo unas hermosas rosas, pero en este caso unas rosas doradas.

Harry paseó un momento por el mudo muggle, entonces notó que la gente lo miraba raro a causa de la ropa, hasta que s encontró con un grupo de chicos que comenzó a molestarlo, pero Harry no les hizo casa y camino hasta el Caldero Chorreante, de donde retornaría a la casa de Arabella. Al entra en la taberna trató de que nadie se diera cuenta, entonces notó que no quedaban polvos Flu en la chimenea así que se dirigió a la barra para pedirle un poco a Tom el cantinero

- Me podría vender un poco de polvos Flu - dijo Harry

- Claro - respondió el cantinero sin fijarse con quien hablaba - son tres Sinkles

Harry sacó su monedero y buscó tres monedas de plata se las pasó al cantinero y este al fin puso su mirada en el chico, entonces lo reconoció de inmediato, estuvo a punto de decir en voz alta que él estaba ahí, pero se aguantó al ver la cara que puso el chico, después tomó el dinero y se dirigió al otro lado de la barra, salió de ella y se dirigió donde estaba Harry, lo tomó del hombro y lo condujo a la chimenea, y le dijo en voz baja.

- En verdad me alegro de que este bien

- Gracias por no decir que estaba aquí - respondió el chico

- Es que me di cuenta a tiempo que no quiere que se sepa de su retorno al mundo mágico - dijo el cantinero - pero prométame que vendrá a visitarme uno de estos día

- Esta bien - dijo Harry - el Viernes tengo el examen de aparición, después podré pasar a verlo.

- Lo estaré esperando - dijo alegremente el cantinero.

Harry tomo los polvos Flu y viajo a casa de Arabella, quien lo estaba esperando junto a su padrino y Reamus, los cuatro se sentaron a la mesa y se pusieron a conversar, le preguntaron al chico lo que pensaba hacer durante el resto de la semana, ya que le quedaba muy poco tiempo para el ingreso a la universidad.

- En verdad es que aun tengo que ir a casa de los Malfloy para conversar con la madre de Marlene, es algo que le prometí el día del funeral.

- ¿Cuándo lo harás? - preguntó Reamus

- Creo que mañana - dijo Harry - pero primero debo preguntar cuando pueden recibirme

- Entonces envíales una lechuza de inmediato - dijo Sirius - Hedwig volvió esta mañana y Dudley te la mandó devuelta.

Harry entonces sube a su habitación y se encuentra con su hermosa lechuza albina, quien parecía que había sido bien cuidada durante su ausencia, aun así ella se le acerco y le hizo bastante cariño, después de eso Harry toma un pergamino y escribe una nota muy corta.

Sra. Elizabeth Malfloy

Espero de verdad que se encuentre muy bien. Le escribo para preguntarle si aun quiere hablar conmigo, si es así me gustaría saber si puede ser el día miércoles 27 de Agosto, a la hora que usted indique. Pero si no puede ese día le ruego que me avise de alguno otro que sea durante la semana, menos el Viernes que es mi examen de aparición. Temo que tiene que ser esta semana ya que el lunes empiezo las clases.

Atte.
Harry Potter.

Después de poner la carta en un sobre, Harry se la pone a Hedwig y miro mientras la lechuza se alejaba de apoco, entonces bajo a cenar y luego converso largo y tendido con Sirius, Reamus y Arabella, y se enteró que su padrino volvería a trabajar al departamento de Aurores del ministerio, mientras que Reamus estaría en el departamento de regulación de animales peligrosos y criaturas tenebrosas.

- ¿Nunca escuché hablar de ese departamento? - dijo Harry

- Claro que no - dijo Reamus - es uno nuevo que se inauguro para controlar las actividades de criaturas como vampiros, troll y dementores. Soy el jefe de esa unidad.

- ¿De quien fue la idea? - preguntó Harry

- De quien más crees tu - dijo Arabella - por supuesto que de Dumblendore.

Harry sabia que uno de los mayores sueños de Reamus era encontrar un trabajo estable, ya que su condición de hombre lobo le impedía encontrar un trabajo como la gente, ya que siempre lo echaban cuando él decía que era un licántropo. Y más alegría tubo Harry al saber que todos en el ministerio apoyaban la idea de Dumblendore.

- ¿Entonces Dumblendore es el nuevo ministro de magia? - preguntó Harry.

- Claro que no - dijo Arabella - es solo la cabeza del consejo mágico regente, pero pronto habrá nuevas elecciones, hay dos candidatos, Arthur Weasley y Amos Diggory.

- Espero que salga el señor Weasley - dijo Harry - haría un muy buen trabajo.

- Amos también haría un buen trabajo - dijo Reamus

- Pero ninguno de los dos quiere la candidatura - explico Sirius a Harry.

- ¿Por qué no? - volvió a preguntar Harry

- Por que Amos apoya la candidatura de Arthur y Arthur apoya la candidatura de Amos, entre ambos se están tratando de convencer que el otro haría mejor el papel de ministro de magia.

- Lo normal es que se disputaran el puesto de ministro - dijo Harry.

- Es por eso que la gente quiere a cualquiera de ello - explico Arabella - porque no quieren ganar el puesto ni disputarlo con su contrincante, ambos quieren lo mejor para el mundo mágico y cualquiera de ellos que salga electo, hará un muy buen trabajo.

- ¿Y como son las elecciones?

- Los jefes de cada departamento realizan la votación, y en representación de los departamentos de los candidatos lo hace el segundo a cargo. - dijo Sirius.

- Esta será la elección mas reñida de todas - dijo Sirius - además será una difícil decisión.

- Solo espero que el que salga electo logre hacer un buen trabajo - prosiguió Reamus

- Cualquiera de los dos lo hará - dijo Arabella.

Así pasaron el resto del día conversando animadamente, lo único que ocurrió fue la llegada de la lechuza de Arabella, con una carta del ministerio y de Pig el mochuelo de Ron, con la acostumbrada carta preguntando si habían noticias de Harry. El chico les pidió que no le dijeran a sus amigos que había vuelto, que quería darles una sorpresa.

Así llego el miércoles y aun no llegaba la respuesta de la madre de Marlene, así que Harry penso que no quería verlo, lo que lo animaba un poco era que Hedwig aun no retornaba, ya que al final de cuenta no tenia ni la menor idea de donde podía estar la casa de los Malfloy. Aprovecho de levantares tarde y paso la mañana conversando con Sirius (le habían dado un permiso especial para quedarse con Harry).

- ¿Por qué no vamos a comer afuera? - dijo Sirius

- Me parece bien - dijo el chico - ¿pero donde?

- Vamos y entremos a la primera parte que encontremos

- Esta bien - dijo Harry - ¿Cómo iremos?

- En algo que estuvo guardado diecisiete años - respondió Sirius

- ¿Qué es? - preguntó Harry

- Es una sorpresa, ahora sígueme.

Harry salió con Sirius y el lo condujo hasta la cochera de la casa, entonces Sirius la abre lentamente y Harry vio una hermosa motocicleta, estaba como nueva, entonces Sirius se sube en ella y la enciende, entonces se acerca a Harry y le dice.

- Esta era mi moto, le usaba antes de que me enviaran a Azkaban.

- Escuché la historia - dijo Harry - se la pasaste a Hagrid para que me trajera con los Dursley.

- Ahora sube y vámonos.

Harry se subió y se puso el casco, era una sensación fantástica, muy parecido a montar en una escoba, claro que la escoba era más emocionante, se dirigieron al centro comercial y la estacionaron, claro que notaron que un grupo de chicos quedaron muy impresionados con la moto y no tenían cara de ser uno angelitos.

- Estará bien si la dejas ahí - preguntó Harry

- Claro que si - dijo Sirius - tiene un sistema mágico antirrobo y anti-muggle.

Entraron al centro comercial y se pusieron a mirar un rato las tiendas de deportes muggles, Sirius parecía saber mucho de eso, entonces le explicó que en Hogwart había tomado estudios muggles y que Lily le ayudaba mucho, así aprendió el uso de casi todos lo artefactos. Después pasaron a una tienda de música, donde se entretuvieron escuchando unos discos muggles.

Finalmente se fueron a almorzar, como los comedores de los restaurantes eran comunes, les costo trabajo encontrar una mesa desocupada, Harry se sentó en ella mientras que Sirius compraba la comida. Así que se quedo solo un instante y se puso a mirar a las personas que estaban a su alrededor. La mayoría eran personas que trabajaban en las tiendas y estaban en la hora de almuerzo, otras eran familias con sus hijos y uno que otro grupo de jóvenes.

Pero frente a el se encontraban grupo de cuatro chicas que debían tener a misma edad de él, y las que le daban la espalda se voltearon sin ningún disimulo a mirarlo y después Harry escucho unos murmullos seguidos de unas risas, por lo que se dio cuenta que estaba hablando de él, así que no pudo evitar ponerse algo rojo.

- Que pasa - dijo Sirius al llegar al lado del chico

- Nada - respondió el chico - solo que tengo algo de calor.

Sirius que estaba mas cerca de las chicas lograba escuchar lo que decían, pero el se hizo el desentendido, pero no podía dejar de sonreír de lo que decían las chicas, hasta que no aguanto mas y soltó una carcajada.

- ¿De que te ríes? - preguntó Harry

- Ahora no te lo puedo decir - respondió Sirius - pero apenas lleguemos a casa te digo.

Como estaban rodeados de muggles no podían hablar tranquilamente de la universidad ni del trabajo de Sirius, menos de la visita de Harry a los reinos, así que pusieron a conversar de cualquier cosa, hasta que llegaron al tema de las chica, entonces Sirius le pregunta a Harry

- ¿Buscaras otra chica este año?

- No sé - dijo Harry - por el momento estoy bien solo. - al decir esto se escucho el grito de las chicas, que estaban escuchando a Harry

- Solo espero que pronto puedas encontrar alguien más - continuo Sirius - sé que aun no superas la muerte de Marlene, pero lo harás.

- Pasando a otro punto - dijo Harry para cambiar el tema - ¿Cuando te casaras con Arabella?

- ¿Y por que piensas que nos casaremos? - dijo Sirius

- Vamos - dijo el chico - no intentes engañarme, ella me contó que fueron novios en el colegio, además los vi besándose en la torre de astronomía.

- Así que nos viste - rió Sirius - es cierto, pero aun quedan muchas cosas que arreglar y después veremos

- Ojalá y no se demoren mucho, ya que ella te ha esperado mas de 18 años

Al pararse para irse. Una de las chicas que estaba en la mesa detrás de Sirius, se levanta y le entrega a Harry un papel, lo mira brevemente a los ojos y le sonríe, luego se retira donde sus amigas, dejando a Harry realmente sorprendido, pero no abrió el papel y se lo guardo en el bolsillo.

- Yo que tú lo miro - dijo Sirius - ellas están esperando a que lo leas. - entonces Harry saca el papel y lo mira, resulto ser un numero telefónico con un nombre Jessica.

- Es un numero de teléfono - dijo Harry mostrándole el papel a su padrino.

- Ya lo sabia - dijo este.

- ¿Y como es que lo sabias? - preguntó Harry

- Tengo buen oído - rió el chico - además son chicas, es fácil saber lo que piensan

- No sabes las veces que he deseado saber lo que piensan - dijo Harry

- Eso es fácil - rió Sirius - si no están pensando en como conquistarte, piensan en como hacerte la vida imposible.

Llegaron a la casa de Arabella, Harry subió a ver si Hedwig había vuelto, pero para desilusión del chico aun no tenia respuesta de la madre de Marlene, entonces bajó y se puso a jugara una partida de snap explosivos con Sirius, hasta que llego Arabella y los retó por estar metiendo bulla, después de eso llego Reamus, quien pasaba casi todo el tiempo en casa de Arabella, entre los cuatro pasaban un agradable momento.
Fue durante la cena que Harry vio llegar a su lechuza, entonces le retiro de inmediato la carta, pero no quiso leerla de inmediato, así que primero le dio de comer algo a la lechuza y después la llevo a su jaula, entonces se sentó en la cama y sacó el sobre y comenzó a leer.

Harry:

Disculpa el no haberte contestado antes, pero aun no sabíamos dónde estaríamos el resto de la semana, ya que hemos hecho un pequeño viaje para tratar de alegrar a mamá y a mi tía, pero ahora estamos en nuestra casa de campo, así que si quieres puedes venir mañana Jueves a la hora de almuerzo. Te estaremos esperando como a las 1:00 PM.

Draco Malfloy

PD: se me olvidaba, como llegaras con polvos Flu debes decir hacienda Malfloy

Harry bajo y les comunico a sus padrinos que los Malfloy los recibirán mañana y que estaba invitado a comer con ellos, así que él estaría fuera la mayor parte del día, entonces Arabella le dice:

- En una de esa te piden que te quedes

- No sé - dijo Harry - no he pensado en eso, pero si es así les avisare.

- Solo recuerda que el Viernes es tu examen - le recordó Reamus - y si no lo haces ese día tendrás que esperar hasta las vacaciones de Navidad para volver a tenerlo.

- Además tus amigos te estarán esperando - dijo Sirius

- Pero ellos no saben dónde estoy ¿o sí? - preguntó Harry

- Ellos no, pero varios miembros del ministerio si - dijo Arabella - pero Dumblendore les pidió que guardaran el secreto hasta el día en que decidieras tu mismo levantarlo.

- ¿Y como supieron que yo había vuelto? - preguntó Harry

- El administrador del cementerio y Tom, el cantinero del Caldero chorreante avisaron al ministerio que te habían visto - dijo Arabella

- Una orden del ministerio - dijo Sirius - que se te veían, avisaran de inmediato a la comisión regente.

- Eso me recuerda que les quería hacer una pregunta - dijo Harry - cuando fui al cementerio note que la tumba de mis padres estaba muy pulidas y aseadas, en cambio la de Marlene se veía opaca, como todas las demás ¿por qué?

- Eso - dijo Reamus - pensé que no la habías notado

- Nosotros - dijo Sirius - Arabella, Reamus y yo vamos muy seguido a la tumba de tus padres, y la ultima vez que fuimos la pulimos, por que pensábamos traerte para que la conocieras.

- Solo que tu te nos adelantaste - dijo Arabella

- No debieron molestarse - dijo Harry

- No es molestia - dijo Sirius - además queríamos decirle a James y a Lily que estamos tratando de cuidarte lo mejor que podemos.

- Además aprovechamos de visitar a nuestros parientes - dijo Reamus.

Después de eso Harry les preguntó a los demás acerca de sus familias, resultó que los padres de los tres estaban muertos, Reamus tenia un hermano, pero vivía en Brasil, mientras que Sirius tenia varios primos, pero todos en el extranjero. Arabella era hija única y el resto de su familia vivía en Canadá, así no que tenía mucho contacto con ellos.

- Es más - dijo Reamus - desde un poco después de que salí del colegio que no lo veo, su esposa pensaba que yo era un peligro para mis sobrinos, así que tampoco los podía ver.

- Mis primos eran a casi todos mortifagos - continuo Sirius - y los que no lo eran, éramos Aurores, así que terminamos matándonos entre nosotros, y los que quedamos vivos nos separamos definitivamente, no sé ni donde viven.

- Después de la muerte de mis padres - dijo Arabella - mis tíos me ofrecieron y a vivir con ellos, pero tenia que cuidar de que nadie te atacara, así que decidí quedarme.

- Somos una familia particular - dijo Harry - solo nos tenemos a nosotros mismo.

- Si - rió Sirius - y es por eso que somos tan buenos amigos.

Entonces comenzaron una guerra de cojines, todos contra todos, si los hubiesen visto desde afuera no hubiese parecido un grupo de adulto, sin mas bien una tropa de chicos de unos diez años, lanzándose todo lo que encontraban a su alcance. Al final todos quedaron cansados y con un dolor de cabeza, a causa de los cojinasos recibidos, pero ninguno estaba triste.

Después se fueron a la cocina y bebieron un poco de jugo de grosella, y comenzaron una partida de naipes explosivos, que termino con la cara de Harry negra a causa de una par de explosiones de sus cartas, Sirius y Reamus con las cejas quemadas y a Arabella se le incendió un poco el pelo. Finalmente Harry sube a su habitación, se acuesta y se duerme.Al otro día Harry se despertó tarde, al igual que el resto de los de la casa, entonces miro su reloj y comprobó que dentro de una hora tenia que estar en la casa de los Malfloy, así que se apresuro a tomar una ducha rápida, se puso una túnica vestir, se puso el brazalete de Falcore, guardó su varita y bajo a desayunar.

- Parece que nos quedamos dormidos - bromeo Sirius

- Claro - dijo Arabella - como tú estas de vacaciones no tienes porque preocuparte si llegas atrasado.

- Bueno Harry - dijo Reamus - espero que la pases bien y cuídate mucho.

- Si Harry - dijo Arabella - ten mucho cuidado.

- No se preocupen - dijo el chico - estaré bien, llevo mi varita y a Falcore, que esta completamente recuperado.

Reamus y Arabella desaparecieron en de la sala, Harry volvió a mirar la hora y vio que solo le quedaban diez minutos para llegar a la casa de los Malfloy, así que se despidió de Sirius y se dirigió a la chimenea, tomo un poco de polvos Flu se puso dentro de ella, estiro la mano y dijo:

- A la Hacienda Malfloy - y las llamas brotaron de la chimenea, haciendo que el chico comenzara el viaje, entonces comenzó a sentir el acostumbrado mareo y cerró los ojos, sintió que caería, así que dio un paso hacia delante y salió de la chimenea.

Harry vio una hermosa habitación de color caoba, los muros parecían de madera y los muebles eran muy antiguos, las paredes adornadas con mucho cuadros, todos con hermosos marcos de oro, plata o maderas finas, la chimenea era blanca, tanto que parecía recién pintada. Toda la habitación estaba impecable, salvo el sitio en que se encontraba Harry, que tenia un poco de cenizas que caían del chico.

- Hola Harry - dijo la voz de un muchacho que entraba en la habitación.

- Hola Draco ¿cómo estas? - respondió el chico

- Tratando de salir adelante al igual que todos - respondió el chico - pero ven, acompáñame.

- ¿En que parte estamos? - preguntó Harry

- En nuestra casa de campo - bromeó Draco - en las afueras de Belfast

Salieron de la habitación a un hermoso pasillo, el cual tenia el piso de un brillante acrílico, lo mismo que las murallas, estaba iluminado por una serie de candelabros dorados, y las ventanas eran de madera y del mismo tono caoba oscuro, desde ellas se apreciaba un hermoso jardín muy bien cuidado. Harry siguió a Draco hasta otra sala, un par de metros mas allá de donde había llegado.

El salón el que llegó era mas impresiónate que el primero, todo era muy lujoso, las cortinas, las alfombras y los muebles estaba impecables, no parecía que alguien viviese en ese lugar, ni un museo tenia las cosas tan bien cuidadas como aquella casa, al entra con Draco lo primero que noto fue a una bella chica sentada en uno de los sillones

- Harry - exclamo la chica - que alegría verte - entonces ella se para y le da un gran abrazo a Harry

- Hola Pansy - respondió el chico - lo mismo dijo, pero cuéntame ¿Cómo has estado?

- Muy bien - dijo ella - he pasado casi todo el tiempo con Draco y su familia, claro que hemos tenido mucho que hacer.

- ¿Mucho que hacer ? - preguntó Harry

- Si - contesto Draco - Pansy me esta ayudando con el negocio de la familia, me ha costado mucho trabajo el revisar todas los papeles de papá.

- Así que te harás cargo del negocio - dijo Harry - ¿Y que negocios tienes?

- Tiene acciones en varias fabricas de escobas - dijo Pansy - sobretodo en los fabricantes de Nimbus.

- Además de fabricas de telas para túnicas y plantaciones varias - dijo Draco - pero lo que más me extraña es que tiene algunos negocios muggles.

- ¿Negocios muggle? - preguntó Harry

- Si - dijo Draco - tiene acciones en unas tabaqueras y agencias de viajes, además de terrenos en varias parte de Inglaterra.

- Eso si que me suena muy raro - dijo Pansy - pues Lucius no simpatizaba mucho con los muggles.

- No por eso no podría obtener ganancias de ellos - dijo Harry - tu padre era inteligente para los negocios, así que lo mas seguro era que tratara de ganar algo mas por otro lado que no fuese el mundo mágico, piensa que la cantidad de muggles en el mundo puede hacer que un negocio funcione muy bien.

- No le había visto desde ese punto - dijo Pansy.

- Bueno Harry - prosiguió Draco - Ahora que estas de vuelta ¿qué piensas hacer?

- La verdad es que seguiré estudiando, recibí ofertas de varias universidades, así que tomare una de ellas, aunque por el momento no quiero decir cual será. Y ustedes ¿qué harán?

- Ya te dije - contesto Draco - me encargare del negocio familiar, claro que tomaré algunos cursos de administración mágica. Y me veré obligado a tomas algo de estudios muggles si es que tengo que tratar con ellos.

- Yo trabajaré con Draco como su asistente - dijo la chica

- Me parece estupendo - dijo Harry - pero como les ha ido como pareja.

- En verdad muy bien - rieron ambos

- Nunca me imagine lo maravilloso que se siente el tener alguien que se preocupa por uno - dijo Draco.

El día de la fiesta de graduación, Harry se había retirado a su habitación, pues no se sentía con ánimos de celebrar, fue Pansy quien lo fue a buscar, después de una larga conversación, Harry fue a la fiesta y comenzó a beber, a tal punto que va donde Draco y le dice que no desperdiciara a Pansy, Draco le hizo caso al chico y terminaron siendo novios.

- ¿Dónde están tu madre y tu tía?

- Están paseando por el jardín - dijo el chico - todas las mañanas ambas salen temprano y dan una larga caminata por el prado y el bosque.

- ¿Y como están? - preguntó el chico

- Mi madre - comentó Draco - aun esta triste por la muerte de papá, pero mi tía no parece saber en que mundo vive, hay momentos en que no pareciera darse cuanta de donde está, habla sola, o al parecer habla con Marlene y mi tío.

- Fue un golpe muy duro para ella - siguió Pansy - primero la muerte de su marido, estar un par de meses en el hospital para salir y tener que enterarse de la muerte de su única hija. Después del funeral no ha vuelto a hablar con nadie salvo la madre de Draco.

- ¿Entonces no recibió ella mi lechuza? - preguntó el chico

- Claro que si - dijo Draco - no sé como, pero la reconoció de inmediato, ese fue uno de los pocos momentos que le ha visto más normal. Ella me pidió que te avisara que vinieras.

- En verdad es que se me hace muy difícil el venir a verla - dijo el chico - más que mal yo fui uno de los responsables de la muerte de Marlene.

- No te culpes - dijo Draco - tu no tuviste nada que ver, es mas mi culpa, ambos vimos a Voldemort mientras tu luchabas con los gigantes, así que corrimos para enfrentarlo, ambos queríamos vengar las muertes de nuestros padres.

- Aun así - dijo el chico - me demoré mucho en llegar y si no hubiese sido por mi estupidez, Falcore no se habría consumido y con él habría podido curar a Marlene, además fue mi culpa porque olvide el consejo de Argón, él me dijo que guardara un poco de lagrimas de Fénix, le hice caso, pero en ese momento no recordé que las tenia en mi baúl.

- Pero no es tu culpa - señalo Pansy - piensa en todo lo que hiciste ese día, todas las vidas que salvaste, si no fuera por ti habría una gran cantidad de alumnos muertos.

- No te culpes por lo que paso - la voz de una mujer en la entrada del salón - piensa que es el precio que se paga cuando uno lucha por lo que cree correcto, en tu caso tu luchaste por el bien de la mayoría de los magos, las muertes son algo inevitable.

- Señora Narcisa - dijo Harry parándose al ver a la madre de Draco - ¿cómo ha estado?

- Mejor - dijo ella - aun tengo razones para vivir, por lo menos hasta ver a mi hijo formando su propia familia y ayudándolo en lo que necesite.

- ¿Y la señora Elizabeth? - preguntó Harry

- Subió a su cuarto a cambiarse - respondió la madre del chico - bajara en un momento para el almuerzo.

Entonces la señora Malfloy le pidió a Harry y a los chicos que fueran al comedor, para almorzar, así que la siguieron hasta llegar a un hermoso salón con una gran mesa, a la cabeza se sentó las señora Malfloy, mientras que Draco se sentó a su derecha, y Pansy al lado de Draco, Harry se sentó a la izquierda de la señora. Esperaron unos instantes a que llegara la madre de Marlene.

No habían pasado ni cinco minutos cuando hace si aparición Elizabeth Malfloy, llevaba puesta una túnica negra, y sus ojos tenían demarcadas una grandes ojeras, sin contar que estaban muy hinchados de tanto llorar, aun así Harry vio lo mucho que se parecía a Marlene, salvo en los ojos y en el pelo. Mientras que Marlene tenia los ojos grises y el pelo de un rubio platinado, Elizabeth tenia el cabello castaño claro y sus ojos eran color miel.

- Hola Harry - dijo ella con un tono de voz que trataba de parecer alegre - me alegra de que vinieras verme, pensé que no lo harías.

- Disculpe por haberme tardado tanto - dijo el chico - pero pase todo este tiempo meditando lo que haría.

Harry se paré y ayudé a Elizabeth con el asiento, después de ellos el se sentó y apareció el almuerzo, Harry no estaba acostumbrado a tanto lujo, pues claramente se veía una serie de cucharas, cuchillos y tenedores de distintos tamaños, el solo miraba a todos lados hasta que Draco dijo:

- No te preocupes - dijo el chico - yo encuentro todo esto de los servicios algo sumamente tonto.

- Si - respondió la madre del chico - pero son las normas de la alta sociedad y tienes que respetarlas. Tu querido - continuo mirando a Harry - seria bueno que las aprendieras, nunca están demás.

Ella se dedicó unos instantes a explicar el uso de cada uno de los servicios, copas y servilletas que tenia delante de él, mientras que Elizabeth se dedicaba a atenderlo como si fuese un hijo. Pansy disimulaba las ganas de reírse, al ver a Harry tratando de atender a ambas señoras, mientras que Draco estaba asombrado ya que ambas parecían comportarse más normales que durante las ultimas semanas.

- ¿Y que ha pasado en el mundo mágico? - preguntó de pronto Harry

- Creo que ya estas enterado de las próximas elecciones del ministerio - dijo Pansy

- Si - contesto Harry - sé también que los candidatos son Arthur Weasley y Amos Diggory.

- Hace un par de mese habría pensado que era una broma - dijo Draco - es más hasta me habría burlado de Ron y su familia, pero después de todo, creo que Arthur Weasley haría buen papel como ministro. Claro que el señor Diggory también seria una buena alternativa.

- Solo espero que el que salga haga las cosas como corresponden - dijo la madre de Draco - después de todo aun hay muchos mortifagos que lograron escapar.

- Pero sin Voldemort no son tan peligrosos - dijo Harry

- Pero el señor oscuro siempre ha encontrado la forma de volver - dijo Draco - ¿Por qué estas seguro que no volverá?

- El hechizo con el cual lo derroté es uno que destruye tanto el cuerpo como el alma de quien lo reciba - contesto Harry - recuerda que lo utilice en la sala de Slytherin para acabar con varios de los enemigos.

- ¿Entonces realmente no volverá? - dijo Pansy

- No - respondió Harry - de eso si que estoy seguro.

- Ahora que recuerdo - dijo Draco - tu sabes hacer la invocación del fuego ¿cómo la aprendiste?

- Es uno de los cuatro hechizo que tuve que dominar antes de aprender el hechizo con que vencí a Voldemort. ¿Y como supiste tú la existencia de la invocación del fuego?.

- En nuestra biblioteca tenemos muchos libros, unos muy antiguos - dijo Draco - mi padre me mostró uno que según él fue escrito por el mimo Merlin, en él explicaba que habían unos hechizos muy poderosos, y que uno de ellos podía acabar con la sombra del mal. Mi padre me dijo que se trataban de los dementores. Pero faltan una par de paginas, en las que se suponía que explicaba como hacer el hechizo.

- Esas paginas las tiene Dumblendore - dijo Harry - pero no te habrían servido de nada tenerlas, pues para dominar la invocación del fuego necesitas un fénix.

- Así que en verdad que aprendiste el hechizo de los cuatro elementos - dijo la señora Malfloy - el señor oscuro leyó todos los libros de la biblioteca buscando algo acerca de ese hechizo, pero jamás lo encontró, su ambición era dominarlo, sabiendo que nadie podría contra él si lo lograba, pero nunca lo encontró.

- En el caso de que los hubiese encontrado le habría resultado muy difícil realizarlo, ya que requiere la el apoyo de otros seres para hacerlo y ellos no lo habrían hecho.

Así conversaron de varias cosas, sobretodo de lo que harían las señoras con su vida, como ya le había dicho, Narcisa se dedicaría a apoyar a su hijo, mientras que Elizabeth no tenia claro que es lo que haría con el resto de su vida, ya que todavía no se encontraba lista para seguir adelante.

- Claro que tengo de decidir pronto - dijo ella - ya que no quiero ser una carga para Narcisa.

- Ya te dije que no eres molestia para mí - dijo la madre de Draco.

Después de otro rato de conversación, Elizabeth se levanta y le dice a Harry que era hora de la conversación que tenían pendiente, así que le pidió que la acompañara a dar un paseo por el jardín. El chico se levanta y agradece la comida, entonces Elizabeth lo toma del brazo y lo conduce a un hermoso jardín. Mientras caminaban, ella le contaba cosas de la vida de Marlene cuando era chica.

- A ella le encantaba venir a esta casa - dijo ella - pasaba todo el año esperando venir y jugar en aquel viejo columpio y fue así hasta el año pasado

- Nunca me contó de su infancia - dijo Harry - solo hablábamos del futuro

- Y ¿qué es lo que tenían planeado? - preguntó ella

- Yo le ofrecí que se viniera a vivir conmigo después de terminado el colegio, ella quería seguir estudiando.

- ¿Y que quería estudiar? - preguntó Elizabeth - porque antes de conocerte y que muriera su padre, ellas pensaba estudiar artes oscuras.

- Si, ella me contó eso - dijo Harry - pero me contó también que eso era lo que su padre quería que estudiase, pero al final trataría de postularse para estudiar para Auror.

- Y que te dijo con respecto a vivir contigo - dijo ella

- Me dijo que lo pensaría - respondió el chico

- Ella te habría dicho que si - rió tristemente la madre de Marlene, entonces sacó un trozo de pergamino y se lo entrego a Harry para que lo viera.

Querida Madre.

Sé que en este tiempo han pasado muchas cosas terribles para nosotras, sobretodo la muerte de papá, pero quiero decirte que he decidido comenzar una nueva vida al lado del chico al cual amo, pues me ofreció que una vez terminado el colegio nos fuéramos a vivir juntos, sé que no es una decisión que se deba tomar apresurada, pero no sabes cuanto lo he pensado.

Sé que es será algo duro para ti, pero aceptare su ofrecimiento, ya que a su lado me siento segura, protegida y lo más importante, me siento realmente amada, algo que tu sabes perfectamente era uno de mis mayores deseos. Pero no quiero que pienses que te dejaré sola, ya que le preguntare a Harry si es él quien viva con nosotras, pero eso si en una nueva casa.

Sé que Harry no es precisamente del agrado de mi padre, pero el ya no está y espero que tú lo aceptes ya que dentro de lo que es la familia tú eres una de las pocas personas que conozco que no le importa en demasía que no sea de familia de clase alta ni de sangre pura, además espera a que conozcas a Harry bien y veras que realmente es un chico maravilloso.

Con amor
Marlene

- Así que se iría conmigo - se apenó más Harry

- Si - dijo ella - en verdad te amaba mucho.

- Yo también la amaba - dijo el chico - era muy especial para mí.

- ¿Sabias que e gustaste de la primera vez que te vio? - preguntó Elizabeth

- Si - respondió Harry - me lo contó Pansy el día de la graduación.

- Nunca la vi tan ilusionada - dijo ella - sobretodo cuando me contó que estaba dentro del equipo y que tu eras el capitán, además de que habías terminado con tu novia y estabas solo. Claro esta que delante de su padre, Lucius y Draco no decía lo mismo.

- ¿Y que opinaba usted? - preguntó el chico

- Yo quería que mi hija fuera feliz - dijo ella - no me importaba con quien, y en realidad me alegra que hayas sido tu, porque a pesar de los problemas que tuviste durante el torneo, yo sabia que eras un buen chico. Lo supe la primera vez que te vi.

Marlene era una buena chica - prosiguió Elizabeth - no apoyaba en todo las ideas de su padre acerca de la limpieza de sangre, pero le faltaba el valor para decir lo que pensaba. Pero yo supe desde la primera vez que la vi cerca de ti que le gustabas.

- Ojalá y yo me hubiese dado cuenta antes - dijo Harry - así habríamos estado mas tiempo juntos.

- Yo creo que las cosas pasan en el momento preciso - dijo ella - y hay que disfrutarlas lo más posibles, porque uno nunca sabe cuanto tiempo las tendrás.

Pasearon durante un largo rato, después de eso ella lo llevó a un cuarto, donde empieza a sacar fotografías de Marlene de cuando era chica, hasta la ultima que tenia de ella, unos días antes de comenzar el curso, claro que en ese tiempo ya era difícil verla reír.

- Desde que entró al colegio de magia que no reía como lo hacia antes - dijo Elizabeth - su padre la presionaba mucho y ella hacia lo posible por complacerlo.

- Yo tengo algunas fotos que no tomaron - dijo Harry - en ella sí esta sonriendo, le mandare un par de ellas, claro que también estoy yo a su lado.

- ¿En serio? - dijo ella - no sabes lo mucho que me gustaría.

Así paso el resto del día con la madre de Marlene, ella le pido que le contar lo más que se acordara de las cosas que había hecho con la chica, claro que omitió las partes en que habían tenido relaciones, pero Elizabeth se daba cuenta de eso pero no parecía molestarle, lo que más le gusto fue el relato de la vez que la chica había decidido terminar con él y Harry se puso la capa invisible y fue a la sala común de Slytherin, encerró a todos los alumnos, entro a la habitación de las chica, aturdió a las compañeras de Marlene y le dijo que realmente estaba enamorado de ella y que no la dejaría ir así de fácil.

- Eso debió hacerla muy feliz - dijo Ella.

Entonces sin querer se le escapo que había pasado esa noche con ella en la habitación de Marlene, y que despertaron cuando otras de las compañeras lo vio al lado de la chica. Entonces Harry se dio cuenta de lo que había dicho y miro a la madre de Marlene y le dijo.

- Le juro que no la quería para eso - dijo el chico.

- No tienes porque disculparte - dijo ella - Marlene te aceptó y ella se entregó a ti porque te amaba y por lo que veo tu también la amabas, por lo que es entendible que sucediera.

Finalmente cenaron los dos solos en la habitación de Elizabeth, donde continuaron hablando de la chica y las cosas que habían hecho juntos. Después de eso Harry le preguntó de nuevo a la Elizabeth que es lo que pensaba hacer con su vida. Ella levantó la mirada y dijo.

- En verdad es que no se, mi marido me dejó suficiente dinero para vivir el resto de mi vida. Pero no puedo pasearme todo el día.

- ¿Por qué no busca un trabajo? - preguntó Harry - algo que la mantenga ocupada y le permita por momentos olvidar su pena.

-No lo sé - dijo ella - en verdad es que estudié enfermería mágica, pero hace mucho tiempo que no practico.

- Seria bueno que intentara hacerlo - dijo el chico.

- Tienes razón - dijo ella sonriendo - creo que teniendo algo que hacer puedo empezar a rehacer mi vida.

- Además recuerde que aun es joven y muy atractiva - dijo Harry - podría buscar a alguien que la acompañe.

- Eso lo veremos mas adelante - dijo ella.

Así bajaron al salón, donde se encontraban Draco, Pansy, la madre de Draco y para sorpresa de Harry, el profesor Snape, quien parecía no haber cambiado en nada la actitud de odio que tenia contra Harry, pero por lo menos su voz no sonaba tan desagradable.

- Hola Potter, así que decidiste volver

- Si profesor Snape - dijo Harry - ya es hora de seguir adelante.

- Me parece - dijo Snape - supe que te aceptaron en Camelot, a pesar de sacar un ocho en pociones.

- Pero mis otras notas eran mejores - dijo Harry

- Y se puede saber el motivo de tu visita a los Malfloy - preguntó Snape

- Y me decía que yo era el entrometido - rió Harry - en verdad vine a cumplir con la promesa de que hice a la señora Malfloy de que conversaríamos acerca de Marlene cuando volviera al mundo mágico.

- Así que esta cumpliendo con su palabra - rió Snape - solo espero que no olvide fácilmente a la señorita Malfloy.

- No se preocupe por eso - dijo algo molesto Harry - a Marlene no la olvidare nunca, como tampoco olvidare las cosas que viví con ella.

- Eso espero - dijo Snape

- ¿Y se puede saber el motivo de su visita? - preguntó Harry

- Severus es un amigo de la familia - dijo la madre de Draco - además ha estado ayudando a Draco con algunos de los negocios de la familia.

Como Draco sabia, Harry y Snape no podían verse, pese a que ambos lucharon juntos en la ultima batalla. Pero él sabia que ambos eran buenos en el fondo y que a pesar de mutuo odio que se sentían, ambos se protegerían si llegaba el momento de requerirlo, aunque Harry y Snape tenían algo en común. El orgullo, ya que ninguno de los dos daba el brazo a torcer.

Después de una larga conversación Snape se retiro, y Harry pensó que también había llegado la hora de retirarse, así que se paró y comenzó a despedirse, entonces Elizabeth le dijo que lo acompañaría hasta la chimenea y Snape lo miro con una sonrisa en la cara.

- ¿Aun no sacas tu carnet de aparición?

- No - respondió el chico - claro que mañana rendiré el examen.

- Si has estado fuera todo el mes - prosiguió Pansy - ¿dónde aprendiste a aparecerte?

- Es que el año pasado - mintió Harry - Sirius y Reamus me enseñaron a hacerlo.

- De seguro que te enseñaron otras cosas - dijo Snape. - como a convertirte en animago.

- En verdad querían - dijo Harry - pero Arabella se los prohibió.

En la cara de Snape se dibujo una sonrisa, que Harry comprendió de inmediato que el profesor había adivinado que Harry se había convertido en un animago y que no estaba registrado, cosa que era considerado como un delito, claro que no se pagaba con cárcel, pero si con una fuerte suma de dinero.

Después de eso, Snape desapareció, mientras que Elizabeth y Harry se dirigieron a sala en que estaba la chimenea que conectaba a la red Flu, entonces ella le da un fuerte abrazo y un beso en la frente, saca algo de su bolsillo y se lo entrega a Harry.

- Este es el diario de Marlene - dijo ella - claro que es de un poco antes de terminar el sexto año, hasta el día de su muerte.

- ¿Por qué me lo da? - preguntó Harry

- Quiero que tú lo conserves y lo leas - dijo ella - para que veas lo importante que es para ella que salgas adelante y seas feliz.

- No es necesario - dijo Harry - ya que la he viso en mis sueños

- Aun así quiero que lo conserves - dijo ella - además me gustaría que me volvieras a visitar, para mí siempre serás bienvenido y desde ahora serás como un hijo para mí.

- Gracias - dijo Harry - entonces espero que pronto nos encontremos y que cuando nos veamos se encuentre mejor.

Harry tomo un poco de polvos Flu y se dirigió a la casa de Arabella, al llegar notó que todos se habían ido a acostar, así que subió despacio hacia su habitación, encendió la luz y se acostó en su cama, sacó el diario de Marlene, lo miró un momento y comenzó a leer

7 de Junio

Estamos terminando el año escolar, la verdad es que es fue más duro de lo que esperaba, ya que el nivel de exigencia de Hogwart es mayor que en mi antiguo colegio, claro que aquí he conocido mas amigos que en Dumstrang. Así que les pedí a mis padres que pidieran mis traslado definitivo a Hogwart y ellos me dijeron que si, por lo que podré estar cerca de él más tiempo. Además que haré todo lo posible por quedar en el equipo de duelos, ya que lo mas seguro será en él lo integre.


Harry busco otra pagina y leyó.


2 de Agosto

Hoy por fin le he vuelto a ver, esta más bello que nunca, claro que se nota algo triste, debe ser por que hace poco termino con su novia. Pero eso significa que tengo una oportunidad con él, aunque ya me dijeron que era imposible, ya que el nunca se fijaría en alguien de Slytherin, claro que yo he pensado bien las cosas y creo que convencí a Draco para que le pidiera que nos ayudara a practicar nuestro Patronum, claro que no sabe que lo que mas me interesa es estar cerca de él sin que discutamos.


28 de agosto

Hoy ha sido un día triste para mí, aunque ganamos el torneo, descubrí que él estaba saliendo con dos chica a la vez y que con ambas se había acostado, nunca pense que fuera de esos, pero lo que más me duele es no ser yo una de esas chicas, claro que en ese caso no lo habría perdonado, pero seguiré con mi plan para ver si lo conquisto.

Harry leyó varias paginas, varias de las cuales eran de los días antes de que comenzaran, entonces vio como la chica se preocupada de todo lo que le pasaba, y lo mucho que la entristecía las veces que Harry terminaba en la enfermería, así llegó al día en que su nombre salió de la pileta.

17 de Diciembre

Hoy es el día más feliz de mi vida, ya que sé quien será mi pareja para el baile de Navidad, resulto ser él, no podía creerlo cuando su nombre salió de la pileta, el director se demoro tanto en decirlo, pero no era la única que esperaba el resultado, ya que noté que varias chicas estaban en la misma que yo, es que es tan lindo. Pero soy yo la afortunada, mi sueño al fin se cumplió, por lo menos por una noche estará conmigo, claro que aun no se si acatará la decisión de la pileta.

20 de diciembre.

Hoy fue otro día muy bueno, ya que hoy en durante las clases que él nos esta dando me dijo que si esperaba que fuese su pareja de baile, soy la mujer más feliz del mundo, sé que es la única oportunidad que tendré, así que haré lo posible para que se fije en mi, no dejaré que nada ni nadie arruine la noche, solo espero que resulte. Por lo menos le podré mandar su regalo sin tener que hacerlo anónimamente.

26 de Diciembre

Anoche fue lo más bello que me pudo haber pasado, él se veía muy bello con su túnica de gala, yo trate de arreglarme lo más que pude, entonces noté que por lo menos estaba algo nervioso, después me entregó un regalo que resulto ser una hermosa flor de los sentimientos, él me la puso y enseguida se puso de color azul deseo salió en el código de colores. Así que supe que tenia oportunidad. Claro que casi la hecho a perder cuando llegaron nuestros compañeros de mesa que resultaron ser de descendencia muggle, ahí entonces me trague mi orgullo y decidí que pondría todo mi empeño en Harry. Esa era la noche clave.

Me sacó a bailar de las primeras, no había nadie en la pista, pero no me importó, pues me tomó con sus brazos y me acercó a su cuerpo, yo temblaba por dentro, pero trate de disimularlo, después intentó ir a sentarse, pero yo lo obligue a bailar conmigo. Después de eso no sentamos, fui ahí que pense que ya no tendría oportunidad, pero pasó algo que me ayudo.

Pansy con Draco y Granger con Weasley llegaron a la mesa para comprobar que ambos estabamos bien, como las cosas estaban tensas en la mesa, Harry me sacó a bailara de nuevo, entonces comenzó una nueva melodía lenta y yo lo abrase para que no se arrancara, después de unos momentos, cerré mis ojos, pues quería grabar ese momento en mi corazón, entonces sin darme cuenta siento que el pone suavemente una de sus manos en mi cabeza y luego me da un beso.

Casi me desmayo en ese momento claro que seguí besándolo hasta que Pansy y la hermana de Ron nos gritaron, pero Harry me llevó a otro sitio y me dijo que si quería intentar salir con él. Entonces yo acepte de inmediato. Al fin lo tengo para mí y no lo dejare escapar

20 de febrero

Anoche fue una gran noche, Harry vino a mi habitación y me dijo que no permitiría que nadie nos separara, que yo era espacial para él, entonces se lanzo sobre mí y me besó, yo trate de resistirme, pero me fue imposible, caí rendida a sus pies, después de eso mi hizo de él. Yo me entregue completamente y sin protestar, fue lo más maravilloso, su cuerpo es muy cálido y la sensación que siento cada vez que me toca me hace la persona más feliz del mundo. Claro que las cosas se complicaron un poco, pues nos dormimos, por lo que varias de mis compañeras lo vieron al despertar, claro que al final me prometieron que no le contarían a nadie, eso me deja tranquila, pero sé que algo van a pedir a cambio.

Harry leyó varios capítulos mas del diario, y no pudo dejar de sentirse afortunado de haber sido tan amado por una chica, y sobretodo saber que ella era feliz a su lado, nunca se imaginó que Marlene hubiese planeado todo eso para estar con Harry, decidió no terminar de leerlo, lo dejaría para otro día. Eso si que guardo el diario en su baúl. Después de eso se acostó y se durmió profundamente.Fue despertado por Sirius y Reamus, quienes le dijeron que se le estaba haciendo tarde y que llegaría atrasado a su examen de aparición, que mejor se diera prisa, Harry se vistió rápidamente y bajó corriendo a la cocina, donde ya lo estaba esperando Sirius, Reamus y Arabella, los tres le dieron indicaciones de lo que debería hacer en el examen.

- Te darán un papel con el primer punto de revisión, cuando llegues te darán las siguientes instrucciones y así hasta que vuelvas al punto de origen, con los sobres de tus evaluaciones.

- Trata de mantenerte tranquilo y concéntrate - dijo Arabella.

- Le ira bien - dijo Reamus - por lo menos se apareció bien en la casa cuando volvió.

- Pero los nervios le pueden jugar una mala pasada - protestó Arabella.

- No te preocupes - dijo Harry - me irá muy bien, practique mucho

- Bien - dijo Sirius - nadie de nosotros te puede acompañar, así que te deberás irte pronto, el examen es a las 11:30 te quedan diez minutos.

Harry se dirigió a la chimenea y toma los polvos Flu, entonces nombra el lugar al cual deseaba llegar y después de unos instantes llegó a una habitación, donde habían varios chicos sentado, todos se veían nerviosos. Muchos de ellos miraron a Harry, pero el chico de inmediato se daba vuelta, para que no lo reconocieran. Después de unos momentos salió un señor con una lista y dice:

- Soy el señor Preston, las siguiente personas vengan conmigo para comenzar el examen:

- Alexander Morris

- Alexa Prince

- Jennifer Amstrog

- Marc Richardson y..

- Harry Potter.

Al escuchar el nombre de Harry, todos los presentes se voltearon a buscarlo, pero el chico solo se limitó a acercarse al mago que lo había llamado, entonces en silencio caminó junto al resto de los magos y brujas con los que tendría que rendir el examen, ellos lo miraban de reojo, pero no se atrevieron a dirigirle la palabra. Entonces llegaron a un patio donde el mago les dijo que se prepararan, después de eso llamó al primero de ellos y le dio las instrucciones.

- Disculpa - dijo una de las chicas - ¿en verdad eres tu?

- ¿Qué ? - dijo Harry

- ¿Qué si en verdad eres Harry Potter? - dijo ella

-¿ Y porque tendría que mentir ? - dijo el chico

- Es que se supone que estabas muy enfermo - respondió la chica - según decían estabas al borde de la muerte.

- ¿Y de donde salió esa noticia? - dijo Harry asombrado

- Del profeta - dijo otro de los chicos que se acercó a conversar - como no han podido encontrarte por ningún lado supusieron que estabas enfermo.

- Bueno - dijo Harry - como verán no estoy ni enfermo ni menos apunto de morir

- Entonces si eres tu - dijo la chica emocionada - mi nombre es Alexa Prince

- Y el mío es Marc Richarson - dijo el chico

- Y yo soy Jennifer Amstrog - dijo la otra chica - en verdad que es un gran placer conocerte.

- Si - continuo Marc - en casa no me van a creer que estuve cerca de tuyo.

- Ni a mi - dijo Alexa

- No creo que sea para tanto - dijo Harry.

- Como que no es para tanto - dijo Jennifer - no todos los días se esta con aquel que salvo al mundo mágico.

- No fui yo solo - dijo Harry - muchos participaron en la batalla y muchos los que murieron, uno de ellos murió para salvarme.

- Si - dijo Alexa - pero tu acabaste con el inombrable

- Voldemort - dijo Harry - su nombre era Voldemort y más miedo causaba el no atreverse a decir su nombre. El nombre no es el que hay que temer o respetar, sino que al hombre.

- Sabias palabras señor Potter - dijo el mago - ahora si me lo permiten debemos continuar con el examen. Señorita Alexa Prince, es su turno.

Alexander Morris ya había llegado y dijo que había sido un poco complicado, pues le costo un poco llegar a los lugares establecidos. Pero finalmente lo había logrado, después mira a Harry y sus ojos casi se le salen de la cara al verle la cicatriz, entonces le dio la mano y dijo.

- En verdad eres tu, nadie me lo va a creer.

- Es lo mismo que le dijimos nosotros - dijo Jennifer

- Sabes que mi padre participó en la batalla - dijo Alexander - y nos contó como tú y tus compañeros de curso organizaron toda la defensa del castillo de Hogwart y después de eso saliste al campo de batalla, derrotando a cuanto monstruo se te atravesaba.

- Creo que exagera un poco - dijo Harry sonrojándose

- No - dijo el chico - él contó que tenias una hermosa espada y un raro escudo, con lo que acababas con las bestias, además dice que vio claramente cuando acabaste con el oscuro, dice que no dejaste ni rastros de él.

- Eso si es verdad - dijo Harry - sé que acabe con Voldemort para siempre y ahora no tiene oportunidad de volver.

- ¿Por qué tan seguro? - preguntó Marc - ya ha vuelto varias veces

- El hechizo con el que lo derroté es uno muy antiguo, que destruye el cuerpo y el espíritu de quien lo recibe, así que no quedó rastro de Voldemort.

- Eso por lo menos me deja más tranquila - dijo Jennifer.

Así pasaron el tiempo conversando, mientras que cada uno realizaba la prueba, después de Alexa le toco el turno a Jennifer, que se demoró un poco en llegar, después vino el turno de Marc, quien le fue mejor que a los demás. Finalmente llegó el turno de Harry.

- Bien señor Potter- dijo el mago - aquí tiene sus instrucciones ¿dónde dijo que realizó el curso?

- Uno particular - dijo el chico

- Entonces adelante - dijo el mago.

Harry abrió las instrucciones y que decían que tenia que aparecerse a 20 Km al norte de donde estaban. Harry desapareció apenas se concentro en donde quería estar. Al llegar vio que otro mago lo esperaba, entonces le pidió el papel a Harry, anotó algo y le se lo devolvió al chico, indicándole que tenia que aparecer 30 Km al oeste. Entonces nuevamente Harry se concentra en el sitio y aparece frente a otro mago. Así sucesivamente, le entregaban instrucciones de los sitios en donde debía aparecerse. Después de unos diez minutos volvió donde estaba el señor Preston.

- ¿Ya volviste? - dijo el mago tomando el papel y comprobando que todo estaba en orden.

- Si - respondió Harry

- No sé por que me extraña - dijo el mago - por lo que he escuchado es un gran mago, así que no es raro que pueda aparecerse con tanta facilidad.

- También se debe a que practiqué mucho - dijo el chico.

- Eso si - dijo el mago - la práctica hace al maestro.

Después de eso lo condujo a de nuevo a una sala, apena entró vio como muchos lo miraban, y mientras pasaba escuchaba los murmullos y sobretodo algunos detenían a algunos de los compañeros de examen de Harry para preguntarle si de verdad era él, entonces las dudad de todos quedaron resueltas cuando una chica grita.

- Harry, Harry, que bueno que volviste, no sabes lo mucho que te hemos extrañado.

- Hermione - dijo Harry recibiendo el abrazo de la chica - me da gusto verte de nuevo.

- Harry - dijo la voz de Ron - en verdad que nos tenias preocupados.

- Ron - dijo Harry alegremente - en serio que me alegra verte, una de las cosas que me motivo a volver fue su amistad.

- Que bueno escuchar eso - dijo Hermione - lastima que solo estemos juntos un par de días más

- ¿Por qué ? - preguntó Harry

- Porque el lunes empiezo las clases - dijo la chica - y Ron se ira a estudiar a Oxford y tu ¿qué harás?

- Estudiaré en Oxford - dijo Harry - fui aceptado.

- Mira Ron - dijo la chica - serás compañero de Harry

- Eso esta bien - rió el chico

- ¿Y que han sabido del resto de los chicos? - preguntó Harry

- Todos dieron el examen - dijo Ron - no pudimos encontrar cupo para sacarlo todos a la vez, nosotros somos los últimos.

Después de eso salió otro mago y se llevó a otro grupo de chicos, esta vez un poco más numeroso, entre los que iban Ron y Hermione. Harry quedo en que los esperaría para que fuesen a tomar un trago, así que ellos le dijeron que bueno. Harry se sentó un momento con los chicos que habían sido sus compañeros de examen.

- ¿Quiénes son ellos? - preguntó Alexa.

- Son mis mejores amigos - dijo Harry - Ron Weasley y Hermione Granger.

- Ron Weasley - dijo Marc - él que acabo con varios Basiliscos y Hermione Granger, que lucho contra los gigantes y los troll

- Si - dijo Harry.

Después de otro rato, volvió el señor Preston con los respectivos carnet para aparecerse, Harry miro el suyo y se alegro, después se sentó a esperar a sus amigos, pero el resto de los compañeros de examen insistieron en que los acompañara al Caldero Chorreante para tomar unas bebidas.

- Es que quede de juntarme con mis amigos - dijo Harry

- Pero se demorarán un poco - dijo Marc - además después del examen tienen que esperar a que le entreguen el carnet.

- Esta bien - dijo Harry - pero deja a visarles donde estaré.

Harry saca su ubicador y le dice a Ron y Hermione que si no lo encontraban ahí cuando terminaran fueran al Caldero Chorreante, que estaría ahí tomando unos refrescos a petición de sus compañeros de examen. Ron y Hermione le dijeron que lo alcanzarían luego, así que Harry se fue con los chicos.

Todos se aparecieron en el Caldero Chorreante, así que Tom reconoció de inmediato a Harry, claro que antes de decir su nombre lo miró como esperando la aprobación del chico, entonces él respira hondo y hace un movimiento en forma positiva, de inmediato el cantinero levanta la voz y dice:

- Bienvenido señor Potter, es un placer tenerlo de regreso.

- Es él - grito un chico subiéndose a una silla para ver mejor - papá mira es Harry Potter.

Todo el mundo estaba mudo, mirando de manera extraña a Harry, ya que la mayoría pesaba que los rumores de su enfermedad eran ciertos, pero ahora estaba ahí, frente a ellos y no parecía sufrir de ninguna enfermedad, entonces el chico pide mesa para siete. Y Tom los conduce hasta una de las mesas del medio de la posada.

- ¿Qué tomaran? - dijo con tono jovial

- Yo quiero una cerveza de mantequilla - dijo Harry

- Yo jugo de grosella - pidió Alexa

- Cidra de manzana - pidió Alexander

- Cerveza de mantequilla - pidió Marc

- Jugo de uva - pidió Jennifer.

Después Tom se retiró para comenzar a servir, mientras que todos en la posada seguían mirando a Harry y dudaban que fuera él en realidad, solo cuando escucharon que otra persona gritaba su nombre se convencieron de que en verdad era Harry en persona el que estaba en la posada.

- Harry Potter - dijo una chica - me alegra de verte

- Margoth - dijo Harry - que bueno verte tan bien

- Si - dijo la chica - claro que aun conservo una cicatriz en donde el basilisco me mordió.

- ¿Qué te mordió un basilisco? - dijo Jennifer

- Si - dijo la chica - pero Ron Weasley le cortó la cabeza antes de que lograra matarme.

- Ven que es verdad que Ron acabó con muchos basiliscos - dijo Marc

Después de eso Margoth le presentó a sus padres, quienes no paraban de agradecer que hubiese protegido a la mayoría de los chicos del colegio. Entonces Harry notó que muchos chicos que aun estaban en Hogwart se acercaron a saludarlo, y los padres de ellos a agradecerle por cuidar a sus hijos. Eso terminó de convencer al resto de los que estaba en el salón de que Harry Potter estaba sano y salvo.

Así que la posada comenzó a llenarse de personas que se acercaban a ver a Harry, y en un momento no había mas espacio dentro, por lo que Tom tubo que cerrarla, hasta que los magos y brujas comenzaron a retirarse, claro que después de que el chico les diera la mano. Así pudo después de un buen rato tomar su bebida tranquilamente.

- Ahora se porque intentas pasar desapercibido - rió Alexa.

- No es eso - dijo el chico - pero en realidad aveces produce problemas porque hay quienes piensan que me lo hago por darme importancia, pero no entiende que hay momentos en que me gusta estar tranquilo.

- Disculpa - dijo Jennifer - no te niego que al principio pensé que eras engreído, pero veo que solo es que no te gusta llamar la atención.

- No sabes las veces que he deseado ser normal - dijo Harry - haber tenido una familia y que no todos piensen que soy el salvador del mundo.

- Te puedo hacer una pregunta - dijo Marc - ¿dónde estuviste todo este tiempo?

- Mis tíos son muggles - respondió Harry - con ellos me quede casi todo el verano, pero el ultimo mes lo pasé en una casa lejos de todo el mundo, solo, meditando y poniendo mis ideas en orden.

- ¿Sé que no debería preguntar? - dijo Alexa - pero ¿es cierto que tu novia murió en la batalla?.

- Si - dijo Harry - fue la ultima víctima de Voldemort.

Conversaron animadamente hasta que llegaron Ron y Hermione, ambos chicos se sentaron al lado de Harry, y comenzaron a chalar acerca de las cosas que harían durante el año para juntarse. Harry y Ron se miraba y no podían dejar de sonreír, ya que ambos se imaginaban la cara que pondría Hermione al verlos en la universidad con ella.

Así sin más Ron y Hermione dijeron que era hora de retirarse, ya que tenían otro compromiso en otro lado, claro que no quisieron decirle a Harry donde estarían, pero en un momento en que Harry se paró para ir al baño les dijeron algo a los compañeros de mesa y luego se fueron. Harry se quedó bastante tiempo con los chicos, así que almorzaron y siguieron conversando.

Harry no recordaba la ultima vez que había conversado tan abiertamente de algo que no fuera Voldemort y los mortifagos, o de entrenamientos, así que se sentía muy bien y no tenia intensiones de retirarse, pero notó que todos miraban el reloj de vez en cuando. Así fue que cuando dieron las siete de la tarde, todos dijeron que había llegado la hora de retirarse, ya que tenían un compromiso.

- Espero que nos vemos alguna vez - dijo Harry.

Entonces se quedó unos momentos en la barra conversando con Tom y un grupo de magos, cuando se dio cuenta de que su ubicador estaba brillando, en señal de que alguien quería comunicarse con él. Así que lo sacó lo abrió y escuchó la voz de su padrino que le decía:

- Harry ¿dónde estas? , te estamos esperando.

- Solo pase a tomarme un trajo - dijo Harry - voy enseguida. - entonces se paró y pagó los tragos, se despidió de todos los presentes y desapareció. Llego a la casa de Arabella y se encontró en el salón. Todo estaba oscuro, si que saco su varita conjuro una pequeña luz. Entonces de pronto las luces de la casa se encienden y ve frente a él un gran grupo de personas que le gritaban.

- Bienvenido Harry.

Harry vio que estaba todos sus amigos en la sala de Arabella, los primeros en correr a abrazarlo fueron los señores Weasley, los padres de Ron, quienes querían a Harry como uno más de sus hijos, después de eso fueron el resto de sus compañeros de curso de Hogwart, Seamus Finnigan y su novia Pavarti Patil, Neville Loggboton y su novia Padma Patil, hermana gemela de Pavarti, Dean Thomas y Francine Delacure otra pareja amiga de Harry, Slovan Hetchler y Lavender Bronw, ambos también eran novios, sin contar a Ron y Hermione, con quienes ya había conversado.

Todos ellos eran los miembros de la hermandad del león de fuego, pero faltaban dos de sus integrantes, Cho Chang, la primera novia de Harry que estudiaba en E.E.U.U. y Ginny Weasley, la hermana menor de Ron. Pero Harry no tubo tiempo de preguntar por ella, ya que de inmediato comenzaron a saludarlo los miembros de la orden del fénix que sobrevivieron a la batalla.

El primero de ellos fue Mudungo Fletcher, el profesor sustituto de pociones, también estaba el señor Diggory y su esposa, la profesora McGonagall, la profesora Matilda Woodstone, la única profesora de defensa contra las artes oscuras que había durado tanto en ese puesto, los gemelos Fred y George Weasley, hermanos de Ron, con sus respectivas novias, Angelina Jhonson y Katty Bell, Percy Weasley otro de los hermanos mayores de Ron con su novia Penelope Clearwhater, la hermosa Fleur Delacure, profesora de magia sin varita y una de las chicas con las que Harry había tenido problemas amorosos el año anterior, También estaba Rubeus Hagrid, el enorme semigigante que había ido por Harry hace casi ocho años para que el chico comenzara su educación mágica, Severus Snape y finalmente Albus Dumblendore, el jefe y fundador de la orden.

- Es bueno verlos a todos - dijo Harry.

- Y eso que aun no llegan todos - dijo Sirius

- ¿Quién mas falta ? - preguntó Harry

- Nosotros - dijo la voz de un chico que salía desde la chimenea - disculpen la demora, pero me costó un mundo convencerlas de que vinieran.

Harry vio salir de la chimenea a Draco Malfloy, junto con su Pansy, su madre y a su tía, quienes no se veían de humor, pero se alegraron de ver de nuevo a Harry. Y ellos saludaron a todos los presentes y vio como Draco y Pansy saludaban a Hermione sin importarles que ella fuera descendiente de padres muggles. Y finalmente se vio que había un grupo de chicos a los que reconoció de inmediato como sus compañeros de examen. Entonces Arabella les indica que la comida estaba lista, así que todos se dirigieron al patio de la casa. Claro que en eso sonó el timbre de la casa y todos miraron para ver quien era.

Los últimos en llagar fueron Dudley con Susan Bond, una chica de Hogwart con la que Dudley se llevaba muy bien, y Susan Rogers, la prima de Cho que era hija del jefe de tío Vernon y amiga de todos lo chicos de la hermandad. Así que una vez que todos estuvieron reunidos, se dirigieron al patio.

Una enorme mesa estaba servida, Harry fue sentado al lado del director, mientras que sus padrinos estaban frente a él, Harry pidió que pusieran a Elizabeth a su lado, así que ella se sentó junto al chico. Mientras que el resto se sentó donde quiso. La cena fue animada por los espectaculares fuegos artificiales de los gemelos Weasley, que iluminaba todos el cielo, el que más causo emoción fue el que hicieron en honor a Harry, que al explotar salían cuatro rayos de luces, uno rojo en forma de fénix, uno azul en forma de hada, uno dorado con la forma de un unicornio y uno blanco con la forma de un hombre. Los cuatro rayos caían y después volvían a subir, explotando en el aire.

- Son muy buenos inventos - dijo Elizabeth - con razón les va tan bien.

La conversación de esa comida fue muy variada, hablaron del ministerio y de las cosas que estaba pasando en el mundo mágico, así que Harry se puso al corriente de las cosas. Después hablaron un poco de quidditch, y finalmente de la comida, lo deliciosa que había estado. Harry trataba de prestar atención a todos lados. Ya que al final todos querían hablar con el chico. Entonces varios se pararon y se fueron a conversar al salón, sobretodos los chicos.

- Anda Harry - dijo Elizabeth - yo me quedare hablando con Dumblendore, si es que no le molesta.

- Claro que no me molesta - dijo el director - además quería hacerle una proporción

Harry se levantó de la mesa y se dirigió al salón, donde los esperaban sus amigos, entonces el chico se sienta con ellos y presenta a los que no se conocían. Marc sabia bien lo que cada uno había hecho durante la batalla, hasta de que Neville se había liberado de la maldición Crusiatus y acabo con dos peligrosos mortifagos.

- Parece un verdadero libro de historia - dijo Ron

- Es que ha averiguado todo lo que he podido de ustedes - dijo el chico - me llamó mucho la atención de que se unieran a la batalla y que hicieran lo que muchos magos adultos no pueden.

- ¿Dónde esta Ginny? - preguntó Dean.

- Aun no vuelve de Egipto - dijo Ron - le contamos que habías vuelto, dijo que te diéramos sus saludos a Harry, pero que no podría venir.

- ¿No te dio los motivos? - preguntó Neville

- No - dijo Hermione - pero creo que quiere mantenerse un poco alejada de Harry, por lo menos hasta que Harry este mejor, creo que no quiere presionarlo.

- Es una lastimas - dijo Harry - en verdad que me habría encantado verla.

- Vamos Harry - dijo Ron - sabes muy bien que ella sigue enamorada de ti es muy duro para ella el que no te vera durante el año, así que si hubiese venido la habría hecho mas mal.

- Vaya Ron Weasley entendiendo a una chica - lo molestó Hermione - esto si que no pense verlo nunca.

Todos comenzaron a reír, entonces después de un momento, Padma se paro y puso música, pero conjuro una hermosas luces, para que no quedara todo tan oscuro, así comenzaron a bailar, claro que casi todas querían bailar primero con Harry, pero el chico les dijo que no bailaría nada lento con nadie en un buen tiempo, pero Hermione no le hizo caso y lo obligo a bailar con ella.

- Harry - dijo la chica - prométeme que cuidaras de que Ron no se meta con otra chica

- De eso no te preocupes - dijo Harry - veras que el tiempo pasara volando hasta que vuelvan a estar juntos, es mas después sentirás como si solo fueran un par de horas.

- Aun si me dolería mucho que me engañara - dijo Hermione - le dije que termináramos. Pero el se negó tajantemente diciendo que me esperaría lo que fuese necesario para estar conmigo, pero sé que le será muy difícil.

- No te preocupes - dijo Harry - a la primera que se le acerque la desaparezco de inmediato

Así pasó bastante rato bailando con todas las chicas, todas ellas le decían que pronto encontraría otra chica a quien amar, y si no lo hacia tenia a Ginny quien haría lo posible para verlo feliz. Lo que no sabían es que Harry a la persona que más había querido ver esa noche era a la menor de los Weasley, pero no sabia porque. Pasaron varias horas y muchos de los miembros de la orden del fénix se retiraron, lo mismo que Hagrid, Dumblendore y los señores Weasley, así que solo quedaron unos pocos adultos, entre ellos claro esta que Reamus, quien se veía muy animado hablado con la profesora Woodstone, Sirius , que no se separaba de Arabella, quienes conversaban con Narcisa Malfloy, y en uno de los sillones estaba Snape conversando con Elizabeth.

Harry después de bailar con todas las chicas estaba muy cansado, así que se salió un momento al patio para respirar un poco de aire puro, entonces estaba mirando las estrellas cuando ve que alguien le ofrece un vaso de cerveza de mantequilla, se voltea y ve a Fleur que estaba as su lado.

- La egtañas ¿ciegto? - preguntó ella

- Si - contesto el chico - mucho.

- Lo único que te puedo decig es lo que tu me dijiste el año pasado después de lo que paso engte nosogtos - prosiguió la chica - egues un chico atagtivo y dulce, ponto vas a encongtag a ogta chica que llene el vacío que te dijo Maglene en tu cogazon.

- Solo que espero que esta vez sea la definitiva, ya que duele mucho perder al ser amado

- Lo sé - dijo ella - me ha pasado vaguias veces.

- Tu también encontraras a alguien que te ame y este siempre a tu lado - respondió el chico.

- ¿Qué tal si volvemos ? - dijo Fleur.

- Me parece bien - dijo Harry.

Entonces se dirigían hacia la casa cuando ve salir a Elizabeth, quien le dice a Harry que quería darle una noticia, así que Fleur se entró dejando a Harry con la madre de Marlene, entonces se sientan en un par de silla y ella comienza a decir.

- Encontré un trabajo

- En serio - dijo Harry - ¿Donde?

- En Hogwart - dijo ella - la señora Pomfrey se fue a vivir a Rusia con su familia y el puesto estaba disponible, así que el director pensó que me haría bien si trabajaba.

- ¿Entonces aceptó? - dijo Harry feliz.

- Aun no - dijo ella - pero quería contarte para ver que opinabas.

- Que cree que opino - dijo el chico - claro que me parece una excelente idea, espero de verdad que la acepte.

- Entonces lo haré - dijo ella. Así que se paro y se fue hacia la casa, dejando al chico solo, claro que pronto tuvo una nueva compañía, pero no fue precisamente la persona con quien Harry habría deseado conversar, aun así se acerco a Harry y se sentó frente él.

- ¿Te contó lo del ofrecimiento de Dumblendore?- preguntó Snape.

- Si - contesto Harry

- Si no es mucho preguntar - continuo Snape, pero en un tono más amable - ¿qué le aconsejaste?

- Le dije que tomara el empleo - dijo el chico

- Bien echo - dijo Snape - ella me contó que te preguntaría a ti y haría lo que tu le indicaras, claro que después de eso te busque por todos lados para asegurarme que le dijeras que tomara el trabajo, pero te encontré tarde, por suerte hiciste lo correcto, gracias.

Entonces se retiro y dejo a Harry con una gran confusión, sobre todo ver que Snape le deba las gracias por haber convencido a Elizabeth de tomar el trabajo. Después de eso volvió a entrar en la casa donde seguían bailando animadamente, ya era bastante tarde cuando los chicos con los que habían rendido el examen Harry se despidieron, no sin antes decir.

- Nadie nos creerá que conocimos a Harry Potter, que estuvimos tomando unas bebidas y que terminaríamos de invitado de su fiesta de bienvenida.

- No es para tanto - dijo el chico sonrojándose - en verdad que fue un gran placer conocerlos.

- Este chico - dijo Fred - siempre tan modesto

Así se fueron retirando todos de a poco, al rato se fueron los Malfloy y Snape, Draco le dijo a Harry que esperaba tenerlo mas seguido de visita, y que si se juntaba le avisaran, que él haría todo lo posible por asistir, lo mismo que Pansy, así que solo quedaron unos pocos, después se dieron cuenta de que estaba amaneciendo, así que los siguientes en retirarse fueron los gemelos.

- Pronto será la hora de abrir la tienda - dijo Fred

- Como sabes, esta es el ultimo fin de semana antes de que empiecen las clases, así que hay que aprovechar la alza de las ventas.- termino de decir George y se desaparecieron junto con sus novias.

Al final solo quedaron los miembros de la hermandad, así que se sentaron y comenzaron a conversar de lo que harían con su futuro, claro que entes de eso Hermione y alguna de las demás chicas fueron a preparar algo de café, para pasar un poco el sueño y así conversar mejor. Entonces ya todos reunidos comenzaron a decir lo que harían con su futuro.

- Me aceptaron en la escuela de medimagia de Stonhead - dijo Neville

- A mí también - dijo Padma - así que seremos compañeros.

- Yo comenzare a trabajar en el departamento de Hechizos experimentales - dijo Slovan

- Yo tengo un cupo en la academia de periodismo de Londres - dijo Lavender - y como no es internado podré verme con Slovan todos los días.

- Lo que es yo - dijo Francine - tengo un cupo en la escuela de Augogues de Paguis.

- Por mi parte - comento Dean - no permitiré que esta chica se aleje de mí. Así que también estudiare en la escuela de Aurores de París.

- Yo entre a estudiar para Auror en Oxford - dijo Seamus

- Al igual que yo - señalo Pavarti.

- Como saben - dijo Hermione - entre a Camelot, a la facultad de Aurores

- Yo estoy en Oxford - dijo Ron, claro que ya le había comentado a los demás de que en realidad iría a Camelot, pero quería darle una sorpresa a Hermione.

- Yo también estoy en Oxford - dijo Harry - así que seré compañero de Ron.

- Por lo menos estarán casi todos con alguien conocido - dijo Hermione - lo que es yo entraré a un sitio en que no conozco a nadie.

- Apuesto que antes de una hora te haces de un par de amigos - dijo Harry.

- Si - rió Ron - pronto te veras con otros amigos.

- Aun así me gustaría estar con ustedes - dijo la chica - hasta había pensado rechazar la postulación de Camelot, pero Ron me convenció que aprovechara esa oportunidad.

- Es que no todos los días se recibe una oferta de la mejor universidad del mundo - contesto Ron - así que seria una tontera no aceptarla.

Después de eso, todos se despiden, ya que aun tenían que preparar las cosas que llevarían a la universidad, Harry en cambio subió a su habitación, le dejó comida a Hedwig y a Falcore, se sentó un momento en su cama y meditó un momento de lo sucedido en la noche. Se alegro de comprobar que había mucha gente que lo quería, y más se alegro de saber que él tenia muchos amigos. Finalmente se durmió con una enorme sonrisa en sus labios.El sábado se despertó muy tarde y con una sensación de calor enorme, miró la hora y comprobó que era casi las cuatro de la tarde, se asomó a la ventana y comprobó que hacia bastante calor. Entonces se puso unos pantaloncillos cortos y una polera, bajó a la cocina y se encontró con su padrino que estaba vestido de la misma manera.

- Al fin despertaste - dijo Sirius riendo - nunca conocí nadie más bueno para dormir que tu

- Yo si conozco uno - dijo Arabella - y le gana por lejos a Harry

- ¿Quién? - preguntó Sirius

- Desde luego que tú - respondió ella - si no te hubiese despertado aun seguirías durmiendo.

Después de discutir un momento, cosa que hacia reír mucho a Harry, pues como sabía solo discutían por estupideces y se sacaban en cara cosas que habían hecho en el colegio y antes de que apresaran a Sirius. Después comieron algo rápido, un par de panes y unos vasos de jugo, mientras hacían eso Sirius le dice a Harry.

- Arabella me pidió que arreglara un poco el jardín, pero hay que hacerlo de la forma muggle ¿me ayudas?

- Claro - dijo Harry - además tango mucha experiencia en ello.

Así que lo primero que hizo Harry fue sacar las herramientas que estaban en la cochera de la casa, las limpiaron y se pusieron a cortar el pasto. Como hacia mucho calor, pronto comenzaron a transpirar, así que Arabella les llevaba muchos refrescos, aun así no lograban pasar el calor. Entonces Sirius deja las herramientas en el suelo y se dirige a la llave de agua, conecta la manguera y dice.

- Creo que es hora de pasar un poco el calor

Y da el agua, entonces sale y pesca a Harry y lo moja completamente. Pero el chico hizo lo mismo con su padrino. Arabella los miraba desde la ventana y se reía de ver que ambos parecían más un par de niños, que un adulto y un joven. Mientras que en la casa vecinas un grupo de chicas miraba a Harry, quien se había sacado la polera por que estaba completamente mojada.

Después de unos veinte minutos, en que el jardín estaba completamente mojado. Sirius entró a buscar a Arabella, y la sacó en brazos, entonces Harry la estaba esperando con la manguera dada y entre ambos la mojaron completamente. Como había gritos afuera, Reamus salió corriendo, ya que a acababa de llegar. Así que tampoco se salvo de Sirius y Harry, quienes apenas lo vieron se lanzaron sobre él y lo mojaron completamente. Después de eso, se sentaron un momento en el jardín, y notaron que el grupo de chicas había salido y se encontraban todas mirando a Harry, que estaba sentado de espalda a ellas hablando con los adultos.

- Parece que tienes admiradoras - dijo Reamus

- ¿Quiénes ? - dijo Harry

- Las chicas que están en la casa de al frente - dijo Arabella - no te han sacado los ojos de encima desde que te sacaste la polera.

Entonces Harry se da vuelta para ver quienes eran, y las chicas aprovecharon para saludarlo con la mano, así que él se puso rojo y lo único que se limito a hacer fue a sonreírles y corresponderles el saludo, después se dio rápidamente vuelta y trato de cambiar el tema, claro que los tres adultos estaba riendo de manera maliciosa.

- ¿Qué les pasa? - dijo Harry

- Es que creo que estas en problemas - dijo Sirius - hay un par de chicas que vienen para acá.

Harry se dio vuelta y comprobó que dos de las chicas se encontraban fuera del jardín de Arabella, entonces ella les hizo una señal para que pasaran y luego los tres se pararon y entraron, no sin antes advertirle a Harry que tuviese cuidado con lo que dijera, que no olvidara que lo muggles no debían enterarse de la existencia del mundo mágico.

- Hola - dijo una de las chicas - mi nombre es Karen

- Y yo soy Isabel - dijo la otra.

- Mucho gusto - dijo Harry poniéndose de pie - yo soy Harry

- Lo sabemos - dijo una de las chicas - lo escuchamos el otro día en el centro comercial.

Harry entonces las reconoció como una de las chicas que había visto en el centro comercial hace un par de días, entonces ellas le preguntaron si había problemas en que él las acompañara un momento a la casa del frente para hacerles compañía, ya que estaban solas y querían hablar con alguien. Harry las miró un momento y pensó que seria de mala educación negarse, así que les dijo.

- Claro, solo que déjenme ir por una polera

- No - dijeron rápidamente las chicas

- Pretenden que vaya así nomás - dijo el chico algo confundido

- Es que como hace calor - dijo Karen - es mejor que te pongas esa que esta mojada.

Harry las miró y se colocó la polera mojada, después se fue con ellas y llegó donde estaban las otras chicas, una de ellas se puso muy roja, y Harry recordó que era quien le había entregado el papel con el numero telefónico, entonces ella le dicen que fueran al patio de atrás donde había un poco más de sombra. Al chico no le pareció buena idea, pero acepto.

- Yo soy Ana - dijo una de las otras chicas

- Mucho gusto - dijo Harry - entonces tu debes ser Jessica

- Si - dijo la chica sonrojándose más aun - pense que no te habías acordado de mí, ya que no llamaste.

- Ah eso - comenzó a decir Harry - es que no tenemos teléfono en casa.

- ¿Qué no tiene teléfono? - dijo Isabel - pensé que todos por aquí tenían, es más la gran mayoría de las casas lo tienen.

- Es que el nuestro se echo a perder el mes pasado y aun no lo han venido a reparar - dijo rápidamente Harry.

- ¿Y a que te dedicas? - preguntó una de las chicas

- A nada - dijo el chico - pero el lunes entro a clases

- ¿Dónde estudias? - preguntó una de las chicas

- Entraré a estudiar literatura en Oxford - mintió el chico

- Mi prima estudia ahí - dijo Karen - en una de esas la conocerás.

Así paso bastante tiempo hablando con las chicas, la mayoría de las cuales ponían en aprieto a Harry con sus preguntas, y le costaba mucho encontrar una historia creíble de para salir de apuros. Hasta que llegó a la casa una pareja de adultos, quienes de inmediato reconocieron a Harry.

- ¿Tu no eres el sobrino del señor Vernon Dursley?- preguntó el padre de Ana

- Si ¿por qué ?

- ¿Tú eres el chico problema que permanecía encerrado todo el verano? - dijo Ana

- En realidad no pasaba encerrado - dijo Harry

- ¿Entonces porque pasas ahora todo el tiempo en la casa de la señora Figg? - preguntó Ana

- Porque la hija de la señora Figg es mi madrina - dijo Harry - yo no lo supe hasta hace un par de años, y ella me invitó a vivir con ella y sus amigos, quienes conocían a mis padres antes del accidente.

- Pensamos que eras un chico nuevo - dijo Ana - si hubiese sabido que eras tu no te habría invitado.

- Me alegro saberlo - dijo el chico

- Bien - dijo la madre de Ana - comprenderás que esta es una familia decente, así que te pedimos que te retires antes de que llamemos a la policía.

- No será necesario - dijo Harry algo molesto - en verdad es que ya tenia que retirarme. Ya que tengo que prepararme para un viaje.

- No que entrabas el lunes a clases - dijo Karen

- Claro - dijo el chico - pero quiero comprobar que tengo todo preparado.

- En que correccional estudiaras - dijo la madre de Ana en tono de burla

- En la correccional de Oxford - dijo Harry saliendo de la casa.

- Harry - dijo Jessica alcanzándolo antes de que saliera de la casa - en verdad es que espero que disculpes a mis tíos, ellos son algo clasistas y piensan que todos son inferiores a ellos.

- No te preocupes - dijo Harry - conozco a muchas personas como ellos

Harry entro en la casa y se dirigió a la cocina donde de inmediato fue abordado por los adultos acerca de la visita a las chicas, pero los tres se enojaron cuando Harry les contó como lo habían tratado cuando supieron que era el sobrino del señor Dursley, así que Sirius se para de inmediato y comenzó a decir.

- ¿Que se creen esos muggle?, espera a que los pille desprevenidos y me las pagaran por haberte insultado.

- Vamos Sirius, no es para tanto - dijo Arabella.

Entonces tocan a la puerta y todos se quedan callados, Harry se dirige hacia ella y la abre, encontrándose con los padres de Ana, entonces antes de que Harry pudiese pronunciar palabras, ellos entraron y exigieron hablar con la dueña de la casa. Harry no les dijo nada y les indico que entraran, así lo hicieron y se sentaron antes de que se lo indicaran, entonces Harry se dirige a la cocina y solo se asomo por la puerta y dijo:

- Arabella, Sirius, Reamus, tenemos la visita de los vecinos.

Entonces se dirigió al salón y vio que los padres de Ana miraban todos los implementos que habían en la casa, por suerte las pinturas se quedaron quietas, al igual que las fotos. El único temor de Harry era que a alguien se le ocurriera aparecer por la chimenea. Entonces en menos de dos minutos aparecieron los adultos en el comedor.

- Soy Arabella Figg - dijo ella dándole la mano los señores - y ellos son Sirius Black y Reamus Lupin.

Ambos saludaron de manera cortante a las visitas, y se sentaron en los únicos sillones que habían desocupados, entonces el padre de Ana se aclara la garganta y comienza a hablar.

- La verdad es que venimos a conocerlos, y a conversar con ustedes acerca del chico, claro que queremos que sea en privado.

- Lo siento - dijo Arabella - pero Harry es parte de esta familia y si van hablar de él estará presente.

- Bien - dijo el señor - como guste.

- Queremos decirle - comenzó a decir la madre de la chica - que somos parte del consejo de vecinos, y nos vemos en la obligación de advertirles que somos personas decentes y no queremos tener a personas como su sobrino andando por las calles.

- ¿Qué esta diciendo? - dijo Sirius - que Harry no puede pasear libremente

- Entienda - dijo el señor Stronger - el chico es un mal elemento, no creo que se pueda adaptar a una vida tranquila.

- ¿Acaso usted ha visto alguna vez al chico haciendo algo indebido? - preguntó Reamus.

- Claro que no - dijo su esposa - eso gracias a que los señores Dursley lo mantenían encerrado todo el verano.

- Además mi hija me contó que el chico estaba afuera paseándose sin polera - dijo el señor Stronger.

- Si - dijo Sirius - pero en ese momento su hija y sus amigas no le pareció mal, además ellas fueron quienes invitaron a Harry a su casa, además de darle su numero telefónico en el centro comercial.

Harry en vez de enojarse, intentaba controlar el repentino ataque de risa que le estaba por dar, entonces ocurrió algo que dejó a todos sorprendidos, ya que una lechuza entró a la sala y se puso frente a Harry, entonces el chico mira a todos lados, saca el sobre con la carta y se lleva a la lechuza.

- ¿Qué demonios es eso ? - preguntó el señor Stronger

- Una lechuza - dijo Arabella - o acaso no las conoce.

- Claro que las conozco, pero que significa eso.

- Que tendremos que hacer algo desagradable - dijo Sirius sacando la varita, al mismo tiempo que Reamus y Arabella.

Los señores Stronger se miraron extrañados, pero no supieron más, ya que Sirius le lanzó el hechizo desmemorizante a él, mientras que Reamus le hace lo mismo a ella. Ambos se vieron con los ojos desenfocados unos momentos y luego reaccionaron, entonces se pusieron de pie y se fueron.

- Menos mal que se fueron - dijo Sirius - ya no los soportaba más

- Ni yo - dijo Arabella - pero pienso que debemos cuidarnos de ellos, nos estarán vigilando.

- Si - dijo Reamus - creo que será hora de ponerle un encantamiento antimugle a las ventanas.

Harry subió a su habitación para leer la carta que la había llegado, era de Ron, y se extraño mucho de que no hubiese utilizado a Pig para hacérsela llegar. entonces la abrió para ver que es lo que quería su amigo, claro que comprobó que era bastante corta.

Harry

Nos vemos el lunes en Camelot, trata de buscarme y escóndete de Hermione para que le demos la sorpresa, apenas llegues intenta encontrarme con el ubicador.

Ron

P.D.: Ginny te envía sus saludos.

Harry bajo a cenar y luego se acostó, aprovechó de leer un poco más del diario de Marlene, cosa que lo animaba mucho, después se puso a sacarle brillo a su escoba, después comenzó a leer un libro de magia antigua que le regalara Bill Weasley, el mayor de los hijos de la familia de Ron, donde siempre encontraba algún hechizo útil que aprender. Finalmente se quedó dormido con el libro en los brazos.

El Domingo paso sin ninguna novedad, salvo que el Harry se puso a recibir muchos consejos por parte de sus amigos, la mayoría de ellos eran de que tenia que estudiar muy duro para pasar las clases, claro que Sirius aprovecho de recordarle que utilizara su cualidad de Animago para hacer algunas travesuras, claro que no podían ser muy graves, para que no lo expulsaran.

Así llego el día en que comenzaría las clases, Harry había comprado bastante ropa, tanto muggle como de magos, para tener de ambas por si acaso, así que tenia todo listo cuando llegaron a despedirlo, entonces el chico abre la caja en donde estaba el trasladador y se encontró con una hermosa copa de cristal con una nota.


Sr. Harry Potter

Este es el trasladador que le servirá para llegar a los terrenos del castillo de Camelot, solo debe tomarla con una mano, mientras que en la otra sostenga el baúl con sus cosas, su lechuza, si es que tiene, deberá estar sobre el baúl así será transportada junto con usted.

Atte,

Alexander Hoockword
Rector.

Harry miro el reloj y vio que le quedaban solo dos minutos para que el trasladador se activara, entonces abraza rápidamente a Arabella, Sirius y Reamus, y después toma la copa con una mano y el baúl, con su lechuza encima, y con la otra, mira a sus amigos, Arabella parecía a punto de comenzar a llorar, mientras que Sirius parecía contento y Reamus le indicaba con los dedos que todo estaría bien. Entonces de pronto siente como que algo lo pesca del estomago y se ve saliendo de la habitación a gran velocidad.

Harry vio como muchas cosas pasaban rápidamente a su vista, después de eso cerro un momento los ojos, para descansar la vista, ya que le había provocado un leve dolor de cabeza, en eso sintió que sus pies tocaban el suelo, y estuvo a punto de caerse, entones escucha una voz que dice:

- Harry Potter, desde Inglaterra a las 13:15

Harry miro a todos lados, estaba en un hermoso prado, a su lado había un par de señores con una lista en las manos, entonces uno de ellos le pide que se acercara, así lo hace Harry, arrastrando el baúl, llega donde el mago quien le dice:

- Bienvenido a Camelot señor Potter - entonces le pide el trasladador y le dice - deje su equipaje junto con los otros y diríjase a las puertas del castillo, donde están el resto de los alumnos nuevos.

- Gracias - dijo Harry quien comenzaba a camina en la dirección que le indicaron.

Mientras caminaba, sacó su ubicador y comenzó a llamar a Ron, y el chico le contesto que acababa de llegar y estaba caminando en dirección al castillo, así que Harry lo espero y se reunieron, después de ponerse de acuerdo para vigilar que Hermione no los encontrara, caminaron hasta ver un gran lago, mas grande que el que había en Hogwart, y en una de las orillas, se veía claramente el hermoso castillo de Camelot.

- Oh - exclamo Ron - es impresionante

- Realmente es increíble - dijo Harry.

Camelot era un enorme castillo, más grande que Hogwart, y completamente blanco, tanto que parecía brillar, de lejos se veían cuatro hermosas torres, cada una de las cuales tenia una bandera flameando en ella, claro que desde ahí no lograban ver el emblema. Así llegaron a donde había un gran grupo de chicos, entonces Harry y Ron se apartaron un poco para ver si encontraban a Hermione.

- Ahí esta - dijo Ron señalando a una chica que estaba leyendo un libro - ¿pero como es posible que ya esté leyendo?

- Vamos - dijo Harry - démosle la sorpresa.

Los chicos hicieron un leve rodeo, hasta quedar detrás de la chica, entonces se acercaron sigilosamente hasta la chica, entonces vieron que no estaba leyendo un libro, sino que mirando un albun de fotos, en el que aparecían todos los chicos de la hermandad en las fiestas y paseos que habían realizado, en esos momentos se encontraba acariciando una foto de Ron, en la que el chico le cerraba el ojo y le mandaba un beso. Así sin mas Ron le cierra los ojos con las manos y cambiando la voz dice:

- Soy el genio que cumple tus deseos, dime a quien quieres ver y te lo traeré de inmediato

La chica con un rápido movimiento, se para y se suelta de Ron, se dio vuelta para decir que no estaba de ánimos para que le jugaran bromas, pero se quedo paralizada al ver a Ron y a Harry frente a ella. Ellos le sonreían, esperando que la chica reaccionara, pero no lo podía creer, así que fue Harry quien dijo:

- Sorpresa.

- ¿Qué hacen ustedes aquí? - preguntó la chica algo confundida.

- Que es lo que crees - dijo Ron - vinimos a estudiar.

- Eso significa .... - comenzó a decir la chica - que estamos de nuevo los tres juntos.

- Si - dijeron los chicos, y Hermione los abrazó a los dos y comenzó a decir.

- Así que fueron aceptados y no me lo dijeron. ¿de quien fue la idea?

- Mía - dijo Ron - quería sorprenderte.

- En verdad que me sorprendiste Ron Weasley.

Después de eso se pusieron a conversar y se preguntaba que es lo que aprenderían en a universidad, además de cómo serian los profesores. Entonces Hermione los miró a ambos como queriendo criticarlos y después tomo su acostumbrado aire de sabelotodo y les dijo.

- Siete años en Hogwart y nunca leyeron su historia y por lo que veo tampoco lo harán con la historia de Camelot.

- Pero para que - dijo Ron - si te tenemos a ti.

- Bien leí que todos los alumnos tenían que ingresar en una de las cuatro casas del colegio, no importando la carrera que se curse, así todos compiten por obtener puntaje para sus casas, las casa que gane preside el consejo de alumnos del siguiente año.

- ¿Cómo hacen la selección? - dijo Ron

- No sé - dijo Hermione - eso es algo que no leí

En eso sale una bruja que se presenta como Silvia Nixon, la subdirectora de la universidad, entonces les pidió que la siguieran en orden, y los chicos comenzaron a caminar, de los últimos, así llegaron a la puerta y ella les comenzó a decir.

- Ahora entraremos en al comedor de ceremonias, donde se llevara a cabo la selección de la casa en la cual estarán, en Camelot existen cuatro casas que reciben los nombre de animales mágicos, ellas son las casa del dragón, la del pegaso, la del unicornio y la del fénix.

Entraron a un gigantesco comedor, en el que había cuatro mesas, con varias sillas de madera, cada una de ellas tenia tallado el animal al que correspondía, había un gran espacio sin sillas en cada mesa, y en el fondo del comedor, se encontraba otra mesa, con varios adultos en ella. Pero en el centro, destacaba una hermosa silla de oro, ocupada por un mago anciano, que se parecía mucho a Dumblendore, pero no inspiraba tanta confianza como el director de Hogwart.

- Cuando diga su nombre - dijo la señora Nixon - se aproxima y pone sus manos en la bola de cristal, ella reflejara la casa en la que estarán.

- Bonnes, Jhon - el chico se adelantó y puso sus manos en la bola de cristal, después de unos instantes una imagen de un dragón se elevó y los chicos de una de las mesas comenzaron a aplaudir.

Así comenzaron a pasar varios chicos y chicas que se dirigían a las casas que correspondían, entonces Harry escucho un nombre que se le hizo de inmediato conocido:

- Cisneros, Carlos. Entonces el chico de la academia de Castilla, quien había sido el capitán de su equipo de duelos, se adelantó y puso sus manos en la bola de cristal y después de unos instantes, un Hermoso Fénix se elevó.

- Cisneros, Rosa - entonces Harry vio a la hermosa hermana de Carlos, con quien había tenido problemas durante el desarrollo del torneo. Ella se adelanta y toca la bola y de inmediato salió la figura del Fénix.

- No pensé que la tendríamos de compañera - dijo Hermione.

- Ni yo - murmuro Ron, ambos se miraron y luego hicieron lo mismo con Harry.

- No me miren a mí - dijo Harry - no he sabido nada de ellas desde el fin del torneo.

Hermione estaba a punto de abrir la boca para decir algo, pero se vio interrumpida por la voz de la señora Nixon quien la llamó, entonces Hermione respiro hondo y caminó hacia la bola. Apenas la tocó se elevó la figura del fénix.

- Ya esta - dijo Ron - es compañera de Rosa. Ahora solo faltamos nosotros.

Paso un buen rato, y cada vez eran menos los chicos que tenias que ver en que casa que daban, Harry vio que varios de ellos resultaban ser chicos que habían participado en el torneo de duelos, pero había otros que no conocía, finalmente la espera terminó.

- Potter, Harry - dijo la voz de la señora Nixon y todo el comedor quedo en silencio, Harry caminó rápidamente hacia el lugar donde se encontraba la bola, puso sus manos en ella y escuchó una voz dentro de su cabeza.

- ¿Qué tenemos aquí? - dijo la voz - mucha inteligencia dormida, quedarías bien como unicornio, pero que más, eres trabajador y te gustan los desafíos, también serias bueno en como un pegaso, también eres ambicioso y perseverante, el dragón te queda, pero además tienes un valor a toda prueba, el fénix seria el lugar indicado. ¿Dónde te pondré?

- Se supone que tu deberías saberlo - dijo Harry

- Si - dijo la voz - pero hay magos que son más difíciles de ubicar que otros, pero tu eres diferente a ellos, así que dime tu ¿en cual casa quieres estar?

- En verdad que me gustaría estar en la misma que mis amigos.

- ¿Así que consideras que la amistad es importante? - preguntó la voz

- Si - contesto Harry - gracias a mis amigos he conseguido muchas cosas.

- Entonces que no se diga mas - entonces la figura del fénix se elevó todos en la mesa aplaudieron fuertemente.

- ¿Por qué demoraste tanto? - preguntó Hermione - ¿Acaso quería mandarte a otra casa y le pediste que no lo hiciera?

- No - contesto Harry - me dijo que no sabia en que casa ponerme, porque quedaría bien en cualquiera de ellas.

- Ahora esperemos que Ron quede con nosotros - dijo Hermione.

- Weasley, Ronald - dijo la voz de Nixon, entonces Ron se adelanta y pone sus manos en la bola, y de inmediato se elevo el fénix, lo que significaba que los tres chicos estarían nuevamente juntos.

Ron llegó a la mesa y se sentó junto a Hermione, mientras que Harry estaba frente a ambos. Pero no quería mirar al resto de sus compañeros, ya que no sabia como reaccionaria Rosa al verlo de nuevo. Entonces es Carlos quien comienza a hablar.

- Así que nos volvemos a encontrar, solo espero que hayas madurado un poco.

- Hola Carlos, Hola Rosa - dijo Hermione - ¿cómo están?

- Bien - dijeron ambos chicos - y ustedes - preguntó Rosa, pero claramente refiriéndose solo a Ron y Hermione.

- Nosotros estamos bien - dijo Ron - nos alegra mucho volver a verlos ¿Cierto Harry?.

Harry había mirado brevemente a la chica, pero después desvío la mirada, aun no sabía como lo trataría la chica, después de todo Harry la había lastimado mucho, por suerte en esos momentos la selección había terminado, por lo que el director se levantó y comenzó a hablar.

- Es un gran placer y privilegio para mí darle la bienvenida a nuestra querida universidad, sobretodo a los alumnos nuevos. Para los alumnos de primer año, debo decirles que no existen las restricciones de horarios para pasear por el castillo y sus terrenos.

Eso si que esta prohibido los duelos no autorizados, así como las cualquier tipo de agresiones contra algún alumno. Además esta totalmente prohibido entrar en las instalaciones de las otras casas sin ser invitado. Para entrar en el bosque hay que pedir autorización, es por su propia seguridad, lo mismo que nadar en lago fuera de la zona permitida. Espero que la estancia en nuestra institución sea de su agrado.

Después de terminar de hablar, los platos se llenaron de inmediato de comida, toda de muy buena calidad, así que durante un buen rato, solo se dedicaron a comer, entonces volvieron al punto de la conversación, pero esta vez fue Carlos el que le preguntó a Harry.

- ¿Así que te alegra vernos?

- Claro que si - dijo el chico

- No lo parece - dijo la voz fría de Rosa - por como estas, demuestra lo contrario.

- ¿Y como estarías tu después de ver a tu novio morir en tus brazos? - dijo Hermione

- Así que es verdad - dijo Rosa mirando a Harry - solo pense que era una exageración de la prensa. Lo siento, en verdad

- No te preocupes - dijo Harry - es algo que espero superar pronto.

- ¿Y que estudiaran? - preguntó Carlos

- Los tres estamos en el curso de Aurores - dijo Ron

- Serán compañeros de Rosa - dijo Carlos

- ¿Y tu que estudiaras? - preguntó Harry

- Yo estudiare arquimagia - contestó el chico.

- ¿Qué es eso ? - preguntó Harry

- Los que diseñan edificios y casa mágicas y estudian métodos de protecciones- contestó Carlos - dura tres años, al igual que ustedes.

Después de eso, llegó la hora de retirare a sus habitaciones, entonces un chico se levanta y les indica a los alumnos de primer año que lo sigan, entonces todos se paran y comienzan a seguirlo hasta una de las torres, entonces el chico toca la puerta y dice la contraseña:

- Fenixium - y la puerta se abrió, entonces se encontraron dentro de una enorme habitación, habían muchas mesas para trabajar, sin contar con una biblioteca propia, y varios sillones. Al igual que cuatro chimeneas, la torre por dentro se veía más grande que por fuera, entonces el chico que los llevó les dice:

- Mi nombre es Marcus Ronson, y soy el representante de la casa del fénix en el consejo de alumno, cualquier cosa que necesiten deben hablar conmigo. Ahora como sabrán, esta semana esta dedicada a conocer el castillo y su funcionamiento.

- ¿Y quien nos guiará? - preguntó Carlos

- Cada uno de ustedes tiene asignado un guía - dijo el chico - así que mañana se realizará el sorteo para ver con quien realizaran la visita., lo que ahora tendremos que hacer será sortear a sus compañeros de habitaciones, claro que uno de ustedes quedara solo ya que este año entraron en números impares.

- ¿Se puede cambiar de compañero? - preguntó Hermione

- Claro - dijo Marcus - siempre y cuando sea de mutuo acuerdo entre los interesados.

- ¿Se permiten mezcla de Hombres y mujeres? - preguntó Rosa.

- Si - dijo Marcus - claro que eso solo cuando son parejas.

Ron y Hermione se miraron y ambos pusieron una gran sonrisa en sus rostros, Harry comprendió de inmediato que ellos querrían estar juntos, así que Harry quedaría solo. Pero lejos de molestarle le agrado mucho, ya que sus amigos se amaban de verdad y lo único que querían era estar juntos. Como era de esperarse, Ron y Hermione quedaron juntos, mientras que Carlos fue quien quedó solo. Harry quedo con Rosa, pero de inmediato ella dijo que dormiría en la pieza con su hermano, por lo que fue Harry quien al final quedo solo.

- Bien - Dijo Marcus - Harry es el afortunado que compartirá la pieza con Andrea Watson.

- No se supone que estaría solo - dijo Harry.

- Claro que no - rió Marcus - lo que pasa es que el compañero de Andrea salió el año pasado, quedando este año sin compañero, así que es tradición que sea llenada la vacante con alguien de primero, además ya tienes una guía.

- Pero ... - trato de decir el chico.

- Lo siento, pero tradiciones son tradiciones y no se pueden cambiar., además espérate que conozcas a Andrea y después me das tu opinión.

- Si no me queda de otra - dijo Harry - tendré que aceptar. ¿Pero donde está ella?

- Aun no llega - dijo Marcus- pero ya lo hará, ahora retírense a sus habitaciones
Harry se dirigió a su habitación, entonces vio que era un pequeña sala, con dos camas, cada una de ellas tenia unos doseles, que permitían que no se viera nada desde fuera, además habían dos escritorios, con velas, que seguramente eran para cuando se quería trabajar mas a gusto además de un pequeño baño, con una ducha, un lavamanos y el W.C.. El chico miro hacia ambas camas, como tratando de adivinar cual es la que debería ocupar. Entonces se acerco a uno de los armarios y vio que en ellos habían una placa. Leyó la primera y vio que decía Andrea Watson entonces se dirigió a la otra y para su sorpresa decía Harry Potter.

Abrió el armario y se encontró que su baúl estaba dentro, si que lo abrió y comenzó a ordenar las cosas, sacó uno libros y los puso en el estante, después de eso ordeno su ropa, encontró que había lugar para su escoba, así que la puso en su lugar, después colgó la espada de diamante en la puerta, los brazaletes tanto de Falcore como del escudo no se los sacaba, los que si dejo guardados en el baúl, fueron los guantes de plata y la capa invisible. El mapa del merodeador lo encontró dentro de su baúl, entonces se le ocurrió que se lo enviaría a Ginny para que ella le diera un buen uso.

Una vez que tenía todo listo, se sentó en la cama para descansar, en realidad no se sentía con mucho animo de bajar para las presentaciones, así que pensó que a lo mejor pasaba desapercibido y no notaban su ausencia, pero estaba en un error, ya que no habían pasado inadvertido y a los cinco minutos de que hubiese terminado, llegaron cuatro chicos mayores a buscarlo.

- Es hora de bajar - dijo uno de ello - no puede faltar ninguno de los chicos de primero a la ceremonia de integración de la casa.

Harry bajo y vio que un grupo de chicos estaba sentado en circulo en el centro de la habitación, claramente se notó un espacio, entre Ron y Hermione, por lo que supuso que en algún momento los habían contado, así que bajo a ocupar su lugar una vez ahí, una grupo de chicos vestidos con túnicas negras y capuchas que le cubrían la cara se les acercaron.

- Somos los miembros más antiguos de esta casa - dijo uno de ellos - por lo que seremos los encargados de realizar su iniciación en la casa del Fénix.

- ¿A que se refieren con iniciación? - preguntó Hermione

- Que durante la semana realizaran actividades, así al final de ella se harán merecedores de los anillos de la casa del Fénix, que los identificara como parte de nuestra familia universitaria - respondió una chica.

- ¿Qué clase de pruebas? - preguntó Ron

- Las mas duras que te puedas imaginar - contesto otro de los chicos.

- Se notan que no han leído noticias - le susurro Ron a Harry - ¿qué mas duro que enfrentarse a los mortifagos de Voldemort?

- Ahora deberán presentarse cada uno de ustedes, comenzando por ti - señalo a Ron - y luego tu compañero hacia la izquierda así hasta dar la vuelta.

Como Harry estaba a la derecha de Ron, sería el ultimo en presentarse, entonces le indican a Ron que se pusiera de pie en medio y dijera su nombre, carrera y el porque la bola lo había mandado a esa casa.

- Mi nombres es Ron Weasley, estoy en la carrera de Auror, y estoy en esta casa porque la bola me dijo que tenia mucho valor y que lo he demostrado muchas veces, pero que aun no lograba sacarlo todo, así que estando en esta casa podría darme cuenta de todo lo que soy capaz de hacer.

- Mi nombre es Rosa Cisneros - dijo la chica que estaba al lado de Ron - y también estoy en la Carrera de Auror, ingrese a esta casa porque la bola me dijo que tenia mucho valor, así que en esta casa debía estar.

- Yo soy Carlos Cisneros - dijo el chico - estoy en la carrera de arquimagia y la bola me dijo que esta era la casa donde podría alcanzar mis mayores logros.

- Mi nombre es Darla Stone - dijo una chica morena de ojos miel, no era hermosa, pero si atractiva - estoy en la carrera de medimagia, y la bola me dijo que estaría bien en la casa del fénix pues no hay cosa que no me atreva a hacer.

- Yo soy Stand Richarson - ahora fue el turno de un chico alto, rubio de ojos verde, y la cara llena de pecas - estoy en la carrera de Pedagogía mágica y la bola me dijo que soy capaz de enfrentar cualquier desafío. Por lo que esta era mi casa.

- Mi nombre es Scott Peterson - dijo un chico mas bien bajo, no tan gordo, pero de cara bondadosa, sus ojos parecían no aguantar mas emoción, a Harry le pareció ver a Neville en su primer día de clases - estoy en la carrera de relaciones mágicas internacionales y la bola me dijo que en esta casa podría encontrar el valor para ser grande.

- Yo soy Aline Kavaeva - dijo una chica, y Harry la reconoció de inmediato como una chica que había cursado el sexto año en Hogwart, ya que había ido de intercambio desde Drumstang, además participo por su colegio en el torneo de duelos - estoy en la carrera de arqueolomagia y estoy en esta casa porque pedí estarlo.

- Mi nombre es Roberto Ruiz - dijo un chico que se notaba que era latino, por su cabello negro y su extraño tono de piel. Ni blanco ni negro, un tono tostado que le hacia juego con unos intensos ojos verdes - estoy en la carrera de medimagia y la bola me dijo que tenia mucho valor por haber dejado a todos en mi país para lograr mis sueños.

- Yo soy Cristina McPerson - dijo una chica de color, con unos ojos casi amarillos, unos labios carnosos y una bella figura - estoy en la carrera de pedagogía mágica y la bola me dijo que en esta casa lograría la grandeza deseada.

- Yo soy Franck Ford - dijo un chico de piel blanca y un pelo color paja, con unos ojos de color castaño oscuro, parecía muy nervioso, pero aun así siguió hablando - entre a estudiar investigación mágica y estoy aquí por que la bola me dijo que haría un buen papel en esta casa ¿aunque la verdad es que no sé por qué?.

- Mi nombre es Amanda Riddle - al oír esto, Harry, Ron y Hermione la miraron de inmediato, entonces vieron a una chica de piel muy blanca, con un pelo negro bien liso, una bonita figura y unos grandes ojos almendrados de color negro, de inmediato a Harry se le pasó por la mente de que podría ser algo de Voldemort - entre a estudiar ocultismo y magia antigua y solo estoy aquí por que la bola dijo que en esta casa encontraré lo que busco.

- Mi nombre es Gregory Perkins - dijo un chico de cabello rojo, pero no tanto como el de Ron, claro que rea un poco más grande que el amigo de Harry, pero más delgado que todos, sus ojos eran de un color negro - entre a estudias investigación mágica y la bola me dijo que esta era la casa en la que debería estar.

- Yo soy Judith Jhonson - ella era una chica rubia, de cabellos amarillo como el oro, de ojos verdes esmeralda, con una hermosa sonrisa y bonita figura, pero eso si tenia una actitud un tanto prepotente - estudio para ser medimaga, entre en esta casa porque me dijeron que aquí podría descubrir el valor de la amistad.

- Mi nombre es Hermione Granger - al fin le había tocado el turno a ella, por lo que después vendría Harry - entre a estudiar para Auror y la bola me dijo que debería estar en esta casa por que he demostrado tener mucho valor y que aun tengo grandes cosas todavía por hacer.

- Mi nombre es Harry Potter - dijo el chico, claro que no le quitaba la vista Amanda, pero después miro a otro lado, ya que notó que todos en la sala se habían quedado callados para escucharlo - estoy en la carrera de Auror y la verdad es que la bola no supo a que casa mandarme, ya que dijo que en todas conseguiría mis objetivos, después me preguntó que en que casa quería estar y le dije que en la misma que mis amigos y aquí me tienen.

Harry se fue a su lugar y pronto comenzaron a sentirse los murmullos del resto de los chicos, entonces cuando todo parecía normal, se encendieron las luces y un gran grupo de chicos de curso superiores se abalanzó sobre los chicos, entonces los rodearon y comenzaron a tirarles un liquido, después les tiraron arena, harina y cosas varias, mientras que ellos trataban de defenderse, pero no lograban sacar las varias, ya que se tenían que tapar con ambas manos para que no les llegaran tantas cosas.

- Miembros de la casa del Fénix - dijo Marcus - sean bienvenidos a su primera noche en el castillo de Camelot. Ahora un brindis por nuestros nuevos compañeros.

Después del brindis todos se fueron a sus habitaciones, lo primero que hizo Harry apenas entró fue ir a darse una ducha, después se puso su pijama y se acostó, claro que no pudo dormir, ya que se puso a pensar en lo que le había dicho la bola, y después penso en lo de Amanda, ¿será posible que tenga algún parentesco con Voldemort? O solo es conciencia de apellido, claro que decidió que lo mejor era comentarlo primero con Ron y Hermione, así que apenas los viera podrían ver si averiguaban algo de la chica. Así pasaron unos diez minutos cuando siente que alguien entra en la habitación, Harry supuso que era Andrea, pero no se encontraba de ánimos de hablar con nadie, así que cerro los ojos y se durmió.

Así paso la noche, y se vio despertado por una seria de ruidos que venían desde la sala común. Se levantó lentamente y comprobó que no hubiese nadie en la habitación, entonces rápidamente se va al baño y comienza a ducharse, en eso estaba cuando un grupo de chicos entra al baño y le saca una foto, después de eso salen rápidamente del baño riendo. Harry quedo un momento estupefacto, y luego penso que mejor se vestía, por si se les ocurría volver.

Bajo a la sala y se encontró con todos los chicos de primero, todos parecían algo avergonzados, entonces Harry se acerca a Ron y Hermione, entonces al verlo llegar ambos se pusieron rojos, y Harry comprendió que a ellos también debieron haberles sacado un par de fotos comprometedoras. Así que pensó que al resto de sus compañeros le habían hecho lo mismo, todos salvo Amanda estaban rojos, ella parecía no inmutarse con nada.

- ¿Vieron a Amanda? - preguntó Ron

- Claro que si - dijo Hermione - pero crees que tenga algo que ver con Voldemort

- No sé - dijo Harry - pero creo que tendremos que averiguar.

- ¿Por qué no se lo preguntas a Dumblendore? - dijo Ron

- ¿Crees que debamos decirle? - preguntó Harry

- Claro que si - dijo Hermione - porque sino tarde o temprano lo terminara averiguando, además él puede saber mejor que nadie si es pariente de Voldemort

- ¿Quién es pariente del inombrable? - dijo Franck Ford que se había acercado a los chicos.

- Nadie - dijo Hermione - solo estabamos pensando en uno de los mortifagos que lucharon en la batalla.

Pero Harry miraba a Amanda, quien al igual que el resto de los chicos que estaba en el salón escucharon cuando Frank les había preguntado a los chicos. Ella apartó rápidamente la vista de la de Harry, como tratando de evitar que se diera cuenta de algo, después de eso todos el salón le preguntaban a los chicos acerca del supuesto pariente de Voldemort. Todos salvo Amanda.

Las cosas se calmaron cuando aparecieron Marcus Ronson y un grupo de chicos y chicas mayores, a Harry le llamó la atención una en especial, ya que se precia mucho a Laurelin, claro que nunca tan bella como el hada, pero había algo en aquella chica que le llamó la atención, una vez que todos estuvieron en la sala común, Marcus pidió que todos prestaran atención, entonces comenzó a decir.

- Es hora de asignarle a cada uno su respectivo guía, en esta bolsa - dijo levantando una pequeña bolsa de genero roja - están los nombres de cada uno de los chicos de primero, así que cada uno de los guías sacara al chico o chica que corresponda.

Hermione quedo con una chica llamada Rachel Rain que estudiaba para Auror. Mientras que Ron quedo con un chico llamado Bob Brasket que estudiaba pedagogía mágica, Harry seguía esperando para ver quien era su guía, pero aun no aparecía, Carlos le toco una bella chica llamada Alicia Brow, que estudiaba arquimagia, mientras que a Rosa le toco un chico llamado Robin Stewar, que estudiaba medimagia, así quedaron los últimos cuatro chico. En eso la chica que se parecía a Laurelin se acerca mete su mano en la bolsa, pero Marcus la interrumpe y le dice.

- Se me olvido que tienes pareja asignada desde anoche, Harry Potter.

La chica sonrió y se dirigió a donde estaba Harry, quien no le quitaba los ojos de encima, claro que se ganó un breve codazo en las costillas cortesía da Rosa Cisneros, quien vio como el chico miraba a Andrea con cara de tonto, Andrea llegó finalmente al lado de Harry y dándole un beso en la mejilla le dice:

- Soy Andrea Watson, tu guía esta semana y por lo que supe, tu compañera de cuarto.

- Hola, mucho gusto - dijo el chico - yo soy Harry.

De inmediato notó que la mirada de la chica pasaba desde sus ojos hasta sin duda la cicatriz en forma de rayo que tenia en la frente. Entonces vio la cara de asombro de Andrea. Harry estaba acostumbrado a que todos le miraran la cicatriz, pero pese a eso no podía evitar ponerse nervioso o sentirse un poco molesto de que la gente hiciera eso.

- En verdad eres tu - dijo la chica - no creía en verdad que compartiría la habitación con el mago que derrotó al señor oscuro.

Harry de inmediato miró a Amanda, quien parecía algo molesta por el comentario de Andrea, así que Harry más se convenció que la chica tenia alguna relación con Voldemort, pero cual era esa relación y si la chica era como el mago tenebroso, era algo que aun tenia que averiguar. Pero después comenzó a prestarle atención a lo que decía Marcus, después de que él mencionara las actividades que se realizarían durante la semana.

- En primer lugar, pasaran todo el día con sus respectivos guías, quienes deberán responder a cada una de las dudas acerca del funcionamiento de la universidad, además de mostrarles todas las instalaciones y salones donde se desarrollaran la mayoría de las clases.

- El miércoles en la mañana se realizara la toma de ramos, lo que significa que cada uno de ustedes deberá inscribir las asignaturas mínimas que requieren su carrera, más un par de asignaturas complementarias o las que sean que la carrera les indique.

- El jueves se realizaran las pruebas de iniciación de cada una de las casas, en las cuales cada uno tendrá que hacer lo que se les indique, así se harán a creedor a la sortija de la casa del fénix, pero si no lo logra, tendrá una nueva oportunidad.

- El viernes será el día de las competencias del mejor novato de cada casa, en la que competirán en un enfrentamiento oficial de duelos, el representante de cada casa deberá ser elegido por los mismos chicos de primero.

- El sábado tendremos la fiesta bienvenida de los nuevos alumnos y finalmente el domingo descansaran, ya que el lunes comenzaremos las clases. Solo espero que se acostumbren al ritmo de trabajo de la universidad

Harry se junto unos momentos con Ron y Hermione, y quedaron de acuerdo en que si necesitaban algo se comunicarían entre ellos por medio del ubicador de Harry, antes de retirarse con Andrea. Harry fue abordado por Aline Kavaeva, la chica de Drumstang.

- Hola Harry tanto tiempo.

- Hola Aline ¿cómo has estado? - dijo Harry tratando de ser amigable

- Muy contenta de haber quedado en Camelot - respondió la chica - y más contenta por tenerte como compañero de casa.

- No sigas que sino se aprovechará de ti - dijo Rosa acercándose a la chica.

- No sabes como me gustaría eso - contesto la chica mirando a Rosa de manera desafiante - porque en verdad que me sentiría halagada si Harry se fijara en mi, aunque sea por un momento.

- Vamos Aline - dijo el chico completamente rojo - no es para tanto.

- Si Aline - dijo Rosa - no es para tanto, te lo digo por experiencia propia.

- Tampoco es para que me trates mal - dijo Harry.

- Es hora de irnos - dijo Andrea tomando a Harry del brazo para alejarlo de las chicas, las que al parecer seguían discutiendo por causa de él.

- ¿De donde las conoces? - preguntó Andrea

- A Rosa la conocí el año pasado, participo junto a su hermano en el torneo interescolar de duelos por equipo, salí un par de veces con ella. A Aline la conocí en sexto, claro que no hablé nunca con ella, llegó de intercambio a Hogwart desde Drumstang, pero el año pasado también integro el equipo de duelos de su colegio.

- Creo que no se llevaran muy bien ambas - rió Andrea - se nota que le gustas a ambas. Además creo que hay otras chicas que se interesaran en ti.

- ¿Adónde vamos? - Preguntó Harry tratando de cambiar el tema

- A desayunar - respondió la chica - ¿Acaso no tienes hambre?

- ¿Pero el comedor que no queda en otra dirección? - preguntó Harry

- No - dijo Andrea - ese es el salón de ceremonias especiales, solo se ocupa para la bienvenida de los nuevos alumnos, la selección de las casas y uno que otro evento importante, el resto de los días desayunamos, almorzamos y cenamos en el comedor principal.

Caminaron un poco y Harry entró en otro salón, pero muy distinto al que había visto anoche, este en vez de tener mesas separadas por casas, tenia una seria de mesas redondas con capacidad para una seis u ocho personas, Andrea miro un momento como buscando algo y luego tomó a Harry por el brazo y lo llevó a una mesa. En esa mesa habían un par de chicos. Entonces Andrea se sentó y dijo:

- El es Harry, el chico al que me toca mostrar la universidad, Harry, el es Brandon Lee Jackson, uno de mis compañeros de clases, claro que pertenece al circulo intelectual de la casa del unicornio.

- Como siempre tan alegre - dijo el un muchacho buen mozo, llevaba lentes de lectura y un montón de libros. A su lado estaba una chica de primer año. A quien Harry parecía conocer, pero no recordaba su nombre.

- Samantha Twedd - dijo una bella chica negra con unos ojos miel y una figura espectacular - de la academia de Salem

- Tu participaste en el torneo interescolar de magos - dijo Harry - eras la capitana de tu colegio. ¿Cómo estas?

- No pensé que el gran Harry Potter se hubiese acordado de mí - dijo la chica con una gran sonrisa.

- ¿Harry Potter? - dijo Brandon dejando el libro y fijándose bien en Harry - disculpa mi descortesía, pero me encontraba leyendo la actualización de la historia mágica moderna, donde se narra tu participación en la batalla ¿en verdad que juntos a tus amigos se encargaron de la protección de todo el castillo?

- Si - dijo el chico - pero creo que exageran un poco con lo que dicen.

- Aun así - dijo el chico - no todos los días conoces a los héroes mas jóvenes de la batalla del poder ¿quién mas de tus amigos esta en Camelot?

- Ron Weasley y Hermione Granger - dijo Harry

- El libro los nombra como tus mejores amigos - dijo Brandon.

Entonces comienzan a desayunar, y Harry se vio obligado a contar los pormenores de la batalla, y a describir un poco como había derrotado a Voldemort, después de eso lo bombardearon con un montón de preguntas acerca de sus amigos y el papel de cada uno en la batalla, mientras eso ocurría Harry vio la mesa en donde estaba Ron, y al parecer estaba en la misma sesión de preguntas que Harry, lo mismo que Hermione.

- En verdad es sorprendente - dijo Brandon - aquí tenemos un libro de Merlin que describe claramente el efecto del hechizo de los cuatro elementos pero no dejó nada que indicara como se realizaba. Es uno de los grandes misterios de la magia, que ahora tu puedes responder.

- Lo único que te puedo decir, que para aprender el hechizo necesitas que unas criaturas mágicas te entreguen su poder, cuales son esas criaturas no te lo puedo decir por una promesa que hice, pero sin ese poder no se pude hacer la hechizo de los cuatro elementos y en el caso que lo intentaras podría resultar mortal.

Así pasaron el desayuno hablando, mas que hablar, Brandon intentaba sacarle la información al chico acerca de cómo podía conseguir las criaturas para que le dieran su poder, así que Harry comenzó a enojarse hasta que por fin dijo;

- Bueno si tanto quieres saber, tienes que recibir los poderes de Eorwen, la reina de las hadas, de Pies ligeros, el rey de los unicornios, de Eolodrin, rey de los céfiros y por ultimo de Argón, señor de los Fénix.

- Eso es mentira - dijo Brandon, todos ellos son solo fantasía, no existen.

- Estas en un error - dijo Harry - si existen yo los conozco, si no me crees puedes preguntarle la Ron o Hermione, Ron conoce a Eorwen y a Pies ligeros, Hermione solo conoce a Eorwen, a Eolodrin y a Argón solo yo los conozco.

- Bien - dijo el chico - hagamos cuenta que te creo - después se paró y le indico a Samantha que lo siguiera.

- No es un mal chico - dijo Andrea interpretando la cara de Harry - solo que es un poco impertinente en sus ansias por saberlo todo.

- ¿Qué es lo que estudian? - preguntó Harry

- Estudiamos Arqueolomagia, la ciencia que estudia los aspectos del pasado mágico, buscamos todos acerca de cómo nacieron los primeros magos y la idea de las varitas, así como la creación de todos y cada uno de los hechizos.

- Así que por eso tan interesado en lo del hechizo de los cuatro elementos - dijo Harry

- Claro que si - rió Andrea - el es inteligente, y ambicioso. Habría quedado bien como Dragón, pero no es del todo malo, solo que quiere ser uno de los más grandes arqueolomagos que existan en el mundo.

- ¿Y tu? - preguntó Harry - ¿qué es lo que deseas?

- Yo deseo encontrar la ciudad antigua de la Atlántida, donde se supone que están los escritos de magia mas antiguos del mundo. Pero no soy la única, y nadie jamas la ha podido encontrar.

- Quizás algún día se cumpla tu sueño.- dijo Harry.

Pasaron el resto del día recorriendo todo el castillo, que era bastante grande, almorzaron en otro comedor, que según Andrea era igual de bueno que el principal, salvo que al aire libre, por lo que solo esta disponible los días de calor. Así ella le mostró todos y cada uno de los salones del castillo, en verdad que era muy hermoso, las armaduras que habían en el castillo estaban todas relucientes y las pinturas parecían como nuevas.

Así llegaron a la sala común del la casa del fénix bastante tarde, ya que se habían quedado conversando con un grupo de chicos que habían reconocido a Harry, al llegar a la sala común, Harry vio que Ron y Hermione aun no llegaban, así que se sentó un momento a descansar. Entonces paso algo que a todos dejo con la boca abierta. Falcore salió del brazalete del chico para comer.

- ¿Por qué no me dijiste que tenias un Fénix? - dijo Andrea.

- Es que con todo lo de hoy se me olvido - se defendió el chico

- ¿Desde cuando lo tienes? - preguntó Marcus, quien parecía estallar de la emoción

- Hace dos años - respondió el chico - me lo dieron como regalo de cumpleaños.

- Es fabuloso - dijo otra chica, quien miraba a Marcus

- Harry - dijo por fin Marcus - ¿nos harías un favor?

- ¿Qué quieren? - dijo el chico

- Veras, cada casa tiene una mascota, en este caso el animal que lo representa, un pegaso, un unicornio, un dragón, pero a nuestra casa le falta el fénix, ya que son muy difíciles de encontrar. ¿Lo podrías facilitar como mascota de la casa?

-¡Que! - exclamo Harry

- No te pedimos que lo dones - dijo rápidamente Marcus - solo que durante las competencias entre las casas podamos presentarlo como mascota.

- Acepto solo si Falcore quiere - dijo Harry

- ¿Y como sabes si acepta? - preguntó Andrea

- Si acepta se quedara en mi hombro - dijo el chico - si no, volverá al brazalete, y no podré hacer nada para que cambie de opinión, es muy testarudo.

Harry se levantó un poco la manga para dejar el brazalete al descubierto, entonces un silencio se hizo en la habitación, todos esperaban el movimiento de la hermosa ave de color carmesí, pero ella no hizo nada y solo emitió un hermoso chillido, que como de costumbre encendió los corazones de todos lo que lo escucharon, entonces cuando el ave se quedo callada Harry dijo.

- Me parece que Falcore esta de acuerdo - y todo el salón comenzó a celebrar - pero yo tengo una condición.

- ¿Cual? - dijeron todos

- Que solo lo molestaremos cuando sean las competencias, el resto de los días estará conmigo y solo saldrá cuando él quiera o yo lo necesite.

- Completamente de acuerdo - dijo Marcus.

Así Harry se fue a acostar, antes de que llegaran Ron y Hermione, ya que estaba muy cansado, después de eso sintió entrar a Andrea, pero estaba tan cansado que no quiso levantares, ya al otro día podría hablar de nuevo con la chica, Harry había disfrutado mucho el día paseando con ella, y esperaba por lo menos haber sido del agrado de la chica, sino seria un año bastante duro. Después de eso se quedo profundamente dormido.

Al otro día se levanto temprano y vio que Andrea estaba dormida, ya que tenia los doseles de su cama corridos, la vio con una camisola delgada y corta, por lo que se le veía la ropa interior, Harry quedo con la boca abierta al ver lo hermosa que era la chica, pero se acordó de la vez que había entrado en la sala común de Slytherin y había visto a Marlene de la mima manera. Entonces se entristeció y bajo a la sala común.

En ella ya se encontraban Ron y Hermione, junto a Carlos y Rosa, quienes miraron a Harry que bajaba lentamente las escaleras, pero sin prestarle atención a nada. Entonces llegó donde estaban sus amigos, Hermione dudo un momento, pero Ron se adelantó a la chica y le preguntó:

- ¿Qué paso Harry, acaso no dormiste bien? - dijo Ron claro que dando a entender que si había vuelto a entristecerse por Marlene.

- Si - dijo el chico - apenas cerré los ojos anoche

- Andrea deba haberte tenido muy ocupado - dijo Rosa

- No - contesto Harry - es mas, no pretendo tener nada con nadie por el momento

- Eso esta por verse - sonrió la chica malévolamente.

Harry se sentó y comenzó a contarles acerca de lo sucedido ayer, sobre todo la petición que le habían hecho los miembros de la casa de que permitiera que Falcore fuera la mascota de la casa, después de eso comenzaron a revisar las asignaturas que tendrían que tomar.

- Veamos - dijo Hermione - por obligación tenemos que tomar, Artes oscuras, Defensa contras las artes oscuras, Transformaciones, Encantamientos y Pociones, medimagia básica

- ¿Medimagia básica? Solo espero que los profesores no sean como Snape - dijo Ron

- Si - dijo Hermione - tenemos que aprender a realizar curaciones básicas, en caso de emergencia.

- Y ¿cuáles son los ramos optativos? - preguntó Harry

- Veamos - dijo Rosa - estudios muggles, artimancia, lecturas y escritura rúnicas, astronomía, adivinación, idiomas antiguos, Ocultismo básico y mitología

- ¿Cuantas son el mínimo que podemos tomar ? - preguntó Ron

- El mínimo y el máximo son cuatro - rió Hermione, ¿así que cuales tomaras?.

- Las mismas que Harry - dijo Ron - si me va mal no seré el único.

- Y tu Hermione ¿cuáles tomaras? - preguntó Harry

- Con en el colegio hice Artimancia y lectura rúnica, creo que haré idiomas antiguos, mitología y Ocultismo básico y lectura rúnica.

- Bien - dijo Rosa - yo estudiare casi las mismas, pero cambiare mitología por artimancia

- Yo - dijo Harry - creo que aprendí mi lección y no tomare adivinación nunca mas, estudios muggles esta demás. Aritmancia no me tinca, así que me inscribiré en lectura rúnica, ocultismo básico, idiomas antiguos y mitología.

- ¿Qué mas tenemos que tomar? - preguntó Rosa

- Un deportivo - dijo Hermione

- ¿Cuáles son los deportivos que hay en el colegio? - preguntó Harry

- Quidditch, ajedrez mágico, club de duelos y natación - dijo Hermione

- Esta claro - dijo Ron - yo me incluiré en Quidditch

- Yo igual - dijo Harry

- Solo que hay un problema - dijo la voz de Andrea desde la entrada de la habitación - que ese deportivo solo lo pueden tomar los miembros del equipo de quidditch de cada casa, pero además deben inscribirse en otro.

- Y ¿Hay puestos disponible en el equipo? - preguntó Harry

- Si - dijo la chica - este año tenemos las vacantes para guardián y buscador. ¿De que juegan ustedes?.

- Yo de guardián - dijo Ron con cara de felicidad - y Harry de buscador, es el mejor que conozco, después de Krum.

- Aun así deben pasar las pruebas que serán dentro de un mes, así que inscriban el curso de quidditch y otro deportivo.

- ¿Y bien Harry? - dijo Ron, cual otro deportivo tomaremos

- Creo que podría ser duelos - dijo Harry - es lo otro que hago bien

- En mi caso el de ajedrez - dijo Ron - pero prefiero el de duelos, se ve más emocionante

- Comparto tu opinión - dijo Hermione - tomare duelos.

- Yo también - dijo Rosa - además me gustaría medirme contra ti Harry, he aprendido muchos trucos nuevos durante el año.

- Yo haré - Ajedrez mágico - dijo Carlos - me gusta mas que los duelos.

Así pasaron casi todo el día inscribiendo los ramos, tratando de quedar los cuatro con los mismos profesores, claro que Hermione se encargó de averiguar cuales eran los mejores enseñando, así que obligó a Harry y a Ron a inscribirse con ella, mientras que Rosa hizo lo mismo.

Después de la cena se dirigieron a la sala común, donde se juntaron con el resto de compañeros de primero, para conversar un rato, claro que Amanda se dedicaba más a escuchar que a conversar, en cierto modo a Harry le recordó un poco a la actitud que tenia Francine cuando llego de intercambio a Hogwart, al principio era fría con todos, después resulto ser una gran amiga. Pero de Amanda no sabia si esperar lo mismo.

Llego el jueves y correspondía el día en que tendrían que realizar una prueba para hacerse acreedor de la sortija que los identificara como parte de la casa del fénix, así que todos fueron a desayunar muy temprano, y luego pasearon un momento por los jardines del castillo, ya que les habían indicado que la prueba la realizarían después de almuerzo. Así llegaron todos a la sala común a la misma hora, así volvieron a conversar hasta que llego Marcus con la prueba que tendrían que realizar cada uno.

- Bien, como son quince los alumnos de primer año que tienen el privilegio de ingresar a la casa del fénix, es que decidimos que los grupos serán de a tres, así que para que sea pareja la cosa realizaremos un sorteo.

En el sorteo quedaron Ron, Carlos y Aline en un equipo, mientras que Hermione Franck y Scott en otro, Darla, Stand y Roberto en otro, Cristina, Judith y Gregory en otro y por ultimo Harry con Rosa y Amanda en el ultimo. Así que se pusieron cada uno al lado de sus compañeros y por primera vez Harry estuvo cerca de Amanda, pero la chica no lo miró en ningún momento.

- Aquí tenemos la llama de nuestra torre, cada año los integrantes de la casa deben encenderla, claro que la única forma de hacerlo es en equipo, y requiere la coordinación perfecta de todos los miembros de cada grupo. Una vez que la llama este encendida, se apagara al cada de cinco minutos, entregando en sus cenizas los anillos respectivos.

- Eso no es justo - dijo Hermione - Harry puede encender solo esa llama

- No lo creo - dijo Marcus mirando a Harry - eso seria imposible, ¿o puedes?

- No lo sé - dijo Harry - pero conozco un hechizo bastante bueno con el que podría intentar.

- Entonces lo harás solo - dijo Marcus.

- No - contestó Harry - prefiero trabajar en equipo.

- Esta bien - dijo Marcus - pero después nos muestra el hechizo del que nos hablo Hermione.

- Esta bien - dijo Harry mirando a Hermione con cara de querer matarla.

Así comenzaron las pruebas, Carlos y Ron se coordinarían bien, claro que Aline le costó un poco, pero al cabo de un par de intentos lo lograron. La llama se encendió y después se consumió, dejando tres hermosos anillos, que tenían el fondo negro y grabado la figura de un fénix de fuego. El grupo de Hermione no tubo tanta suerte, pero el final la chica consiguió que todos se coordinaran y arrojaran el hechizo de manera correcta. Después de eso vino el turno del grupo de Darla, Stand y Roberto, este ultimo fue quien logró hacer que los chicos se coordinaran, así llegamos el grupo de Cristina, Judith y Gregory, quienes fueron lo que más se demoraron, ya que les costó mucho organizase, ya que Judith no ponía el empeño al trabajo en equipo, pero después de que Cristina le diera un buen sermón acerca del compañerismo ella lanzo el hechizo bien. Finalmente vino el turno del grupo de Harry, así que Rosa le preguntó.

- ¿Usaras ese hechizo que dijiste?

- No - dijo Harry - esto es un trabajo en equipo, no seria justo para los demás.

- ¿Y como nos coordinaremos? - dijo Amanda

- Solo concéntrense un momento y yo les indicare cuando - dijo Harry

- ¿Acaso sabes telequinesis?- preguntó Rosa

- No - contesto Harry - tengo un ubicador y en este momento esta abierto y funcionando.

- Eso es hacer trampa - dijo Amanda

- Técnicamente no - dijo Harry - es solo aprovechar un poco las ventajas.

Todos se pusieron en posición y Harry comenzó a concentrarse en las chicas, entonces así acordaron que a la cuenta de tres los chicos lanzarían la misma maldición para encender la antorcha, el hechizo Inflame así que fueron los que más rápidamente consiguieron encender la antorcha. Harry se fue a sentar poniéndose al anillo de la casa, cuando es detenido por Marcus, quien le recordó que tenia que realizar el hechizo para encender la entorcha él solo. Así que el chico se paro frente a la antorcha, levantó la varita y dijo.

- Fugolosis- y de la varita de Harry salió el rayo de color rojo, que enseguida adopto la forma de un fénix y arremetió contra la antorcha, que de inmediato se encendió, provocando una gran llamarada, que se elevó hasta casi tocar el techo de la sala.

- Fantástico - dijeron todos.

- Hermione tenia razón - dijo Marcus - tu solo podrías haber encendido la llama.

- Esa .... - dijo Amanda - es la invocación del fuego, uno de lo hechizo de los señores de los elementos.

- ¿Cómo lo sabes? - preguntó Harry

- Lo leí en un libro - dijo la chica apartando la mirada de los ojos de Harry.

Después de otro rato de discusión, Marcus pidió a los chicos de primero que eligieran a quien los representaría en la competencia de duelos de novatos, como era de esperarse, la mayoría voto por Harry, sobretodo por ser el capitán del equipo ganador del torneo y haber recibido el premio por mejor actuación individual. Claro que Amanda dio que no creía que fuera tan bueno en duelos de apariciones, ya que son muy pocos los que los practican.

- Creo que tengo algo de practica en eso - dijo Harry

- Según tengo entendido - dijo la chica - la vez que te enfrentase a Voldemort aun no sabias aparecerte y si lo hubieses sabido no habrías podido hacerlo por el encantamiento protector que tiene Hogwart.

- Aun así tengo experiencia - dijo el chico - pero cual y como la conseguí es asunto mío.

Claro que miro a Ron y Hermione diciéndoles que luego les contaría, así llegamos al día Viernes y por fin se realizarían una seria de competencias de novatos, una de ella fue la prueba de velocidad en escoba, en la que Harry habría querido participar, pero un novato no podía repetirse en dos competencias. Y Ron dijo que participaría en la competencia de Ajedrez junto a Carlos. Por lo que Rosa se ofreció a realizar la competencia de vuelos.

- Toma - dijo Harry prestándole la Saeta de fuego II - creo que tendrás algo de ventaja con ella.

- Vaya - dijo Rosa - es una autentica Saeta de fuego II ¿de donde la sacaste?

- Me la regalaron mis padrinos para la Navidad de sexto año - dijo Harry - solo espero que te acostumbres a ella.

- No es problema - dijo la chica - una vez probé una en una feria de escobas voladoras, así que por lo menos se como usarla.

Y no fue mentira, gracias a la escoba de Harry, rosa gano la competencia en forma indiscutida, mientras que Ron y Carlos fueron los finalistas en el torneo de Ajedrez, claro que se termino declarando empate entre ambos chicos, ya que ambos habían ganado una de las partidas y perdido la otra, por la que en la tercera y definitiva quedaron solo con el rey y un peón cada uno.

El resto de las actividades eran mas de entretención, ya que consistía en juegos varios, como naipes mágicos y Snap explosivo. El día paso volando hasta que llegó la hora de realizar el campeonato de duelos, en los que participarían todos contra todos. Así que solo se tubo que ver el orden en que competirían.

- Dragón y Unicornio en el primer turno - dijo la señora Nixon

- Pegaso y Fénix en el segundo

- Dragón y Pegaso en el tercer turno

- Fénix y Unicornio en el cuarto

- Unicornio y Pegaso en el quinto

- Y finalmente Dragón y Fénix en el sexto turno.

Los duelos resultaron bastante parejos, ya que el representante de la casa del Dragón derrotó por tres a dos al representante de la casa del Unicornio, pero Harry venció tres a uno a representante de Pegaso, después de eso el representante del pegaso venció por tres a dos a del Dragón, mientras que Harry venció por la misma cuenta a la representante del Unicornio. El representante del pegaso perdió contra el representante del unicornio. Finalmente el duelo entre el integrante de equipo del Dragón contra Harry.

- Este duelo define al campeón - dijo la señora Nixon - Si el fénix gana saldrá campeón de la competencia, pero si pierde por tres a uno la casa del dragón gana, mientras si lo hace por tres a dos, la casa ganadora será la del unicornio, solo un tres a cero dejaría la posibilidad de que la casa de pegaso retenga el titulo.

Harry miro a su oponente y adivino de inmediato que no se movería y aparecería uno centímetros mas atrás que él. Así que se conjuro un escudo mágico y espero la señal. Cuando comenzaron Steve Austin (el representante de la casa del drago) desapareció y como Harry lo había adivinado, apareció uno centímetros mas atrás de donde partió. Así que Harry lo atacó de inmediato, con el encantamiento de desarme. Después de eso Harry decidió aparecerse en el centro, pero a la derecha. Así que se encontró de frente con el chico, pero Harry reacciono más rápido y volvió a vencerlo. Por ultimo Harry decidió aparecerse uno centímetros detrás de donde estaba, así que así lo hizo, y vio que Steve apareció frente a él. Pero dándole la espalda. Harry le lanzo el encantamiento aturdidor y le dio la victoria a la casa del fénix.

Llego la hora de la celebración y fue realmente en grande, no era un baile formal, como los acostumbrados en el colegio, sino una fiesta como las que realizaban para los cumpleaños de Harry, así que fue realmente divertida, lo único distinto fue que se permitían las bebidas alcohólicas, por lo que la gran mayoría termino en estado de ebriedad, y sobretodo los de primer año.

- No se pueden negar - dijo Marcus quien apenas se podía levantar - es la tradición.

- Ven Harry - dijo Andrea abrazando al chico - es hora de brindis principal.

Entonces los chicos de primero fueron llevados al frente de una gran mesa, donde habían quince enormes copas de oro, dentro de las cuales había una mezcla de bebidas, así que Marcus se adelanta, levanta la mano en señal de que los escuchen y dice:

- Hoy me siento realmente orgulloso de pertenecer a esta casa - perdió el equilibrio y casi se cae, pero se levanto y siguió. - ahora es hora de que nuestros jóvenes compañeros tomen el trago de bienvenida.

Entonces a cada uno se le entregó una copa, y con lo ebrio que estaba los chicos no dijeron que no, de las chicas, solo Amanda, Rosa y Hermione no habían bebido tanto, pero no pudieron rechazar la copa, porque las amenazaron obligarlas a beber. Ya todos tenían las copas en sus manos cuando Andrea dice.

- Un premio para el primero que se tome la copa.

Entonces todos comenzaron una competencia por quien terminaba primero la copa. Como la mayoría de los chicos estaba tan ebrios, muchos comenzaron a caer producto del alcohol, mientras que Ron, Carlos y Harry aun competían, de las chicas todas estaba de pie, pero alguna como Aline parecían que caerían de un momento a otro, finalmente la primera en terminar fue Rosa.

- El premio es que besaras al chico que elijas - dijo Andrea.

Entonces la chica se acerca a Harry y se le lanza a los brazos, dándole un gran beso, claro que Harry estaba tan ebrio que se cayó, y se quedó dormido, haciendo que la chica se enojara mas aun con Harry. Al final entre Ron y Hermione lo llevaron a la cama, lo dejaron encima de ella y se fueron a dormir. Harry no despertó hasta el domingo en la noche, a la hora de la cena, bajo con un terrible dolor de cabeza, y se dio cuenta que no era el único, ya que casi todos los chicos de primero estaban en la misma. Se acerca a donde estaba Ron, Hermione, Carlos y Rosa y notó que esta ultima estaba enojada con él.

- ¿Qué se supone que te hice ahora? - le preguntó Harry

- ¿Acaso no te acuerdas? - preguntó Carlos

- ¿Acordarme de qué? - volvió a preguntar Harry

- Lo primero - comenzó a decir Hermione - es que nos cuentes ¿qué es lo que recuerdas de anoche?

- Lo último que recuerdo es que nos pusieron delante de unas copas y teníamos que beber el contenido, y el que terminara primero se llevaría un premio ¿quién ganó? - fue lo que dijo Harry.

- Y después de eso ¿qué mas recuerdas? - preguntó Ron

- Nada - dijo Harry - lo único que se es en un momento estaba tomando de la copa y al otro me encuentro tirado en mi cama con un fuerte dolor de cabeza.

- Por lo menos perdió el sentido antes - rió Carlos.

- ¿Antes de que ? - preguntó Harry

- Antes de que le dieran el premio a Rosa - contesto Ron - que fue quien ganó.

- ¿Y cual se supone que fue el premio? - preguntó el chico

- Un beso de la persona que ella quisiera - dijo Hermione

- Y tu imbécil te caíste y no te paraste más - le gritó Rosa y salió mas enojada que antes.

- Pero no fue mi culpa - les comentó Harry a los demás

- Lo sabemos - dijo Carlos - pero entiéndela, por mas que intente negarlo aun siente algo por ti.

- Hola Harry - dijo Aline que se acercó al chico y le dio un beso en la mejilla - hola chicos como están

- Hola Aline - dijo Harry - como crees que me siento, la cabeza ya no me da más

- A nosotros tampoco - contestaron los tres compañero del Harry - ¿Y tu? Pareces como nueva.

- Claro - dijo la chica - es que no es la primera vez que tengo una borrachera como esta, y me he tomado un par de pastillas muggles para el dolor, en verdad son buenas ¿quieren?

Los chicos tomaron cada uno un par de pastillas, y en menos de cinco minutos el dolor de cabeza había pasado, claro que la garganta la tenían seca, por lo que tomaban agua a cada rato, así después de unos momentos todos los chicos de primer año estaban en la sala común, y decidieron ir a comer todos juntos. Después de eso se dirigieron nuevamente a la sala común. Donde Marcus les repartió a cada uno sus horarios. Harry, Ron, Hermione y Rosa tenían casi el mismo horario, salvo por el ramo electivo que Rosa había inscrito en lugar del mismo que los chicos

Lunes:

10:00 = Artes Oscuras
13:00 = Almuerzo
14:00 = Lectura Rúnicas

Martes:

10:00 = Defensa Contras las Artes Oscuras
13:00 = Almuerzo
14:00 = Idiomas Antiguos

Miércoles:

10:00 = Transformaciones
13:00 = Almuerzo
14:00 = Medimagia Básica

Jueves:

10:00 = Encantamientos
13:00 = Almuerzo
14:00 = Ocultismo Básico

Viernes:

10:00 = Pociones
13:00 = Almuerzo
14:00 = Mitología

Sábado:

9:00 = Quidditch * (solo para miembros del equipo, los otros días de entrenamiento lo fijan los capitanes)
14:00 = club de duelos.

- No se ve tan complicado - dijo Ron - solo dos ramos diarios, es menos que en Hogwart.

- Pero el nivel de exigencia es mayor - dijo Andrea - lo comprobarás muy pronto.

Así se fueron a dormir, para estar mas preparado para el comienzo de las clases, Harry se acostó en su cama y quedó pensando un momento en todo lo que tenia que hacer ese año, y recordó que aún no escribía a Dumblendore contándole acerca de Amanda, y que aún no le contaba a los chicos acerca de búsqueda de las llave de poder, así que pensando en eso se quedo dormido.

- Harry despierta - dijo la voz suave de Andrea - ya es hora de comenzar las clases.

- Gracias por despertarme - dijo el chico bostezando, entonces vio como la chica estaba solo envuelta en una toalla, así que desvío la mirada y se dispuso a tomar una ducha rápida. Andrea se dio cuenta de que Harry no estaba muy acostumbrado a ver a una chica saliendo de la ducha, así que se retiró rápidamente y se puso una bata.

Harry bajo a la sala común y se juntó con Ron, Hermione y Rosa, quienes lo estaban esperando, fueron a desayunar y se dirigieron a la primara clase de su nueva vida universitaria, Artes oscuras. El salón quedaba en una de las mazmorras cerca de la torre de la casa del pegaso. Al llegar, vieron a que un grupo de cuatro chicos compartiría la clase con ellos. Entraron al salón y comprobaron que los asientos eran individuales, aun así se sentaron los cuatro juntos, mientras que el resto de los asientos lo ocuparon el resto de los chicos, que resultaron ser de la casa del unicornio.

- Yo soy Milton Morriset - dijo un hombre de piel blanca y ojos negros, cuyo pelo era largo y estaba enmarañado, llevaba una túnica negra, su aspecto era muy aterrador, y su voz era fría, no tanto como la de Voldemort - y seré su profesor de Artes Oscuras.

Entonces el profesor se adelanta hasta su escritorio y se sienta un momento, busca un pergamino y comienza a leerlo, después de eso se para y mira a cada uno de los chicos, y comienza a pasara lista:

- Cisneros, Rosa - dijo el profesor y miró en dirección a donde estaba la chica - bien solo levanten la mano

- Granger, Hermione - entonces Hermione levanta la mano

- Krakovich, Branco - entonces un chico muy parecido a Víctor Krum, pero más bajo y algo más gordo levanta la mano

- Legrand, Kathia - una chica delgada, de pelo castaño claro, hermosos ojos miel, mas bien baja, pero atractiva, usaba lentes como los de Harry, y tenia una encantadora sonrisa

- Morris Malcom - Un chico bajo, parecido a Peter Petriwel, claro que con un pelo negro fue quien levantó la mano

- Potter, Harry - dijo el profesor mirando al muchacho antes de que levantara la mano - así que el famoso señor Potter ha decidido tomar mi clase, solo espero que sea tan bueno como dicen, porque si no dudare en reprobarlo.

- Robertson Gissela - una bonita chica de pelo color paja y ojos café oscuros levanto la mano. Su piel era blanca pero sus labios eran de un rojo intenso.

- Weasley, Ron - el amigo de Harry levantó la mano y el profesor lo miró - así que el amigo del señor Potter también nos acompaña, que bien. Veremos sí esta a la altura de una institución como esta.

Harry y Ron se miraron y entendieron de inmediato que aquel profesor era una replica mas vieja de Snape, así que tendrían que andar con mucho cuidado en esa clase si no querían que los expulsaran. Hermione se preguntó el porque no le había hecho ningún comentario a ella, si también era amiga de Harry.

- Comencemos la clase - dijo el profesor - en como he de suponer, solo los alumnos que estuvieron en Drumstang recibieron clases de artes oscuras, el resto solo ha recibido clases de defensa contra ellas, por lo que comenzaremos por lo básico.

Como sabrán existen los que para el ministerio de magia son las maldiciones imperdonables, ellas se dividen en tres importantes grupos, ¿quién de ustedes me puede decir cuales son esos tres grupos?

A Harry no le extraño que la mano de Hermione fuese la primera en levantarse, él conocía algunas maldiciones, pero no sabía en realidad que estuviesen divididas en grupos. El profesor viendo que solo Hermione levantó la mano la señaló para que fuera quien respondiera la pregunta.

- Los grupos son - respondió la chica - los de control mental, de tortura y asesinas.

- Excelente - dijo el profesor - tres puntos para la casa del fénix. Como son tres los grupos de los estudiaremos durante los tres años que estén dentro la universidad y tomen clases conmigo. Así que espero que hagan su mayor esfuerzo. Comenzaremos con todo lo referente a maldiciones, hechizos y rituales para el control de las personas.

- Profesor - levantó la mano Rosa para hacer una pregunta.

- Dígame señorita ..... - dijo el profesor

- Cisneros - respondió ella - ¿No se supone que las maldiciones imperdonables son castigadas con presidio perpetuo en cualquier país?

- Desde luego que si - respondió el profesor

- ¿Entonces por qué tenemos que aprender a hacerlas? - preguntó nuevamente Rosa

- En su caso - comenzó a decir el profesor - todos se están preparando para ser Aurores, ellos tienen autorización de utilizar maldiciones imperdonables, solo en caso necesario. En algunos casos pueden utilizar alguna maldición de control mental para realizar su trabajo, además aprendiéndolas sabrá claramente los efectos que pueden tener.

- Eso quiere decir que también aprenderemos las maldiciones de tortura y asesinas - dijo alarmado Malcom Morris

- Desde luego - dijo el profesor - pero que las aprendan no significa que las puedan utilizar libremente. Además como se lo pueden hacer saber el señor Potter, el señor Weasley y la señorita Granger, en ocasiones no queda más remedio que recurrir a esas maldiciones para proteger a los inocentes.

La clase miró a los chicos como esperando para preguntarles a que era lo que se refería el profesor, los chicos comprendieron de inmediato que se refería a que se les autorizó a todos los defensores del castillo a utilizar las maldiciones imperdonables para protegerse, y él y sus amigos utilizaron muchas de ellas para acabar con las bestias. Harry recordó como Neville había lanzado una maldición imperdonable contra el mortifago contra el cual se batía.

- Prosigamos - dijo el profesor - como ya les dije este año aprenderemos todo lo referente a métodos de control mental. Así que les pediré que compren los siguientes libros:

- El arte del control mental - de Guillermo Stromhead
- Los rituales de la dominación del cuerpo - de Romina Prattlers
- La dominación de cuerpo - de Miranda Hotch
- La maldición del control total - de Argus Robertson.

- Esto libros no se encuentran en cualquier librería - dijo le profesor - por lo que deberán recurrir a alguna tienda de articulo tenebrosos, en la callejón Nockturn hay una librería donde podrán encontrar todos los libros, se llama biblioteca tenebrosa.

- Ahora - comenzó a decir le profesor - ¿quién me puede nombrar alguna forma de control mental?

En esta ocasión varias manos se levantaron, salvo la de Harry y Ron, que pensaron que todos dirían la misma, que eran la única que conocían, pero el profesor miró a Harry y se acerco a él, entonces lo miro con una sonrisa malévola en la cara y le dijo:

- ¿No conoce ninguna?

- Si profesor - contestó el chico - la maldición imperius

- ¿Y por que no levantó la mano?

- Es que los demás la levantaron primero y supuse que la dirían.

- Supuso ... - dijo el profesor de manera irónica - en mi clase nada se supone, así que aunque sea algo lógico si lo sabe levanta la mano, está claro

- Si profesor - contestó Harry

- Supongo que no conoce ninguna más ¿o sí? - preguntó el profesor

- No - contestó Harry - solo conozco esa.

- Bien - volvió a decir el profesor, pero esta vez a toda la clase - alguien mas puede decirme alguna otra - esta vez solo la mano de Hermione se levantó, por lo que Harry supo que no se había equivocado al pensar que el resto diría la misma maldición.

- La maldición leggitime - dijo la chica - que permite ver la mente de las personas

- Bien - dijo el profesor - aunque esa maldición no es considerada como una maldición de control mental en algunos países, pero en la gran mayoría sí.

Después de eso el profesor comenzó a anotar una seria de maldiciones en la pizarra, muchas de ellas ya no se utilizaban porque habían sido mejoradas, por lo que su nombre cambiaban, Harry se pasó la clase haciendo diagramas acerca de las maldiciones de control y sus efectos. Claro que solo hicieron una breve introducción a cada una de ellas. Al salir el profesor les dijo que solo por ser su primer día en la universidad no les mandaría tareas.

- Es peor que Snape - dijo Ron - ya se la tomó contra ti.

- Tendrás que cuidarte mucho - dijo Hermione - por lo que noté seria feliz reprobándote para que te expulsen.

- Ya lo sé - dijo Harry - ahora vamos a comer que tengo hambre.

Almorzaron rápido, junto al resto de sus compañeros, así que después cada uno se dirigió a la clase que le correspondía. Ahora les tocaba Lectura y escritura rúnica, así que se encaminaron en dirección donde harían la clase. Para su sorpresa, de la casa del fénix también estarían Aline y Amanda, la primera tomo a Harry del brazo y llegó con él al salón, claro que bajo la atenta mirada de Rosa, cuyos ojos parecían salírsele de la rabia.

El salón era una hermosa aula bien cuidada, sus mesas y asientos eran de piedra, claro que con cojines, la ventana permitía tener una hermosa vista del bosque de Camelot, y los arboles se veían verdes y hermosos, Harry se sentó y a su lado se pusieron Rosa y Aline. Mientras que Ron Hermione y Amanda se sentaron en otra mesa. Unos minutos después llegó un grupo de chicos de las otras casas, así que todos comenzaron a sentarse. En eso aparece una bruja.

- Hola queridos - dijo ella y Harry vio lo mucho que se parecía a Fleur y Francine, por lo que dedujo que ella también debía de tener sangre Veela entonces ella siguió hablando - mi nombre es Alice Hoock y soy su profesora de lectura rúnicas.

Comenzó la clase pasando lista, cuando nombro a Hermione toda la clase la miro, lo mismo que cuando nombro a Harry. Pero esta vez la profesora trató de disimular el asombro, al llegar a Ron tubo la misma reacción que con Hermione, Harry la miraba tratando de adivinar la edad, ya que no representaba más de treinta.

- En esta clase aprenderemos los distintos métodos de lectura rúnica, y como diferenciarlos uno de otros, cada año que estén en mi asignatura aprenderán uno de los tres idiomas que en las que se utilizaba las runas. ¿Alguien me puede decir cuales son?

- Primero esta las runas druidicas - dijo Hermione que fue a única en levantar la mano - que son las primeras y más utilizadas, en segundo lugar tenemos las runas griegas y por últimos las runas antiguas.

- Excelente - dijo la profesora - cinco puntos para la casa del fénix, como bien dijo la señorita Granger, las runas druidicas son las mas utilizadas ya que son utilizada en la mayoría de los rituales, en cambio las runas griegas ya casi no se utilizan, ya que ellos las dejaron de utilizar cuando se creo el latín. Y por último tenemos las runas antiguas que fueron las primeras en utilizarse, claro que la mayoría de las veces solo para escribir documentos.

Ellas comenzó a decir que partirían estudiando las runas antiguas, en segundo año harían lo que son las runas griegas, mientras que en tercero verían las runas druidicas, esto no le gusto mucho a Hermione, quien quería aprender las ultimas, ya que las otras por lo menos las había estudiado e Hogwart.

- Para esto utilizaremos tres libros:

- Lectura de runas Antiguas - de Millicen Baltimore
- Escritura de runas antiguas - de Millicen Baltimore
- Aprendiendo de las runas - de Anabel Stwee

- Estos libros los podrán encontrar en cualquier librería, por lo que espero que para la próxima clase los tengan, ya que lo que hay en la biblioteca están bastante deteriorados y solo están para consulta en la misma biblioteca.

Así después de clases todos los chicos de la casa se reunieron en el salón común, y Harry notó que por lo menos no era el único que había terminado el día agotado, en verdad es que el día había sido pesado, ya que se vio que los profesores eran muy exigentes, y eso que recién era lunes, tenia todavía mucho que recorrer.

El martes se levantó temprano, pensando que se había quedado dormido se paró corriendo, no se fijo si Andrea estaba aun en la pieza, por lo que entro corriendo al baño para darse una, y al entrar sacándose el pijama, se encontró con la chica que venia saliendo de la ducha, sin nada de ropa, por unos instantes se miraron a los ojos, Harry no pudo quitarle los ojos de encima al hermoso cuerpo de Andrea, después la chica se movió con naturalidad y se puso una toalla, se acerco a Harry que estaba paralizado y no sabia como reaccionaria la chica. Pero ella pasó por su lado y le paso la mano por el cabello.

- Para la próxima ten mas cuidado - dijo ella - pero me debes una.

Harry no se atrevía a mirar a la chica, cerró la puerta aun estupefacto por lo que había visto, así que se metió a la ducha, claro que decidió darse una ducha helada para poder despabilares un poco, después salió del baño y se encontró con que la chica aun estaba en la habitación, claro que sentada en la cama de Harry esperándolo.

- Espero que no le cuentes a nadie que me viste sin ropa - dijo ella - seria muy vergonzoso para mí.

- No te preocupes - contesto Harry - no se lo contare a nadie. Espero que no te enojes por no haber tocado entes, es que pensé que ya te habías ido.

- Tarde o temprano pasaría - dijo ella - es normal, solo espero que no sea muy seguido.

- Yo también - dijo el chico sonrojándose un poco, pues pensaba para si mismo que no le molestaría volver a verla sin nada de ropa.

- Parece que no estas muy convencido de eso - dijo la chica quien pareció adivinar los pensamientos de Harry.

Así la chica bajó y Harry termino de vestirse, bajo a desayunar junto a sus compañeros, pero Ron y Hermione lo notaron raro, claro que como estaba con los demás, no quisieron hacerle preguntas, al bajar fue abordado de inmediato por Rosa y Aline, quienes le pidieron que desayunara con ellas. Harry miro a sus amigos y vio a Hermione mirando al techo y a Ron riéndose Amanda en cambio apartaba la mirada cada vez que Harry la veía.

La primera clase de ese día era Defensa contras las artes oscuras, llegaron al salón, que se encontraba cerca de la torre del unicornio. Vio en esta clase a todos sus compañeros, y a ninguno de otra casa, así que llegó y se sentó, esta vez entre Amanda y Scott, la chica parecía nerviosa y no volteo en ningún momento a mirar a Harry. Harry estuvo a punto de hacerle la pregunta que tanto le rondaba en la mente cuando apareció el profesor.

- Mi nombres es Andrew Hunter - dijo un joven mago, de unos treinta y cinco años, bastante atractivo, lo único que tenia un era corte en la mejilla izquierda, era del porte de Ron, con el pelo color paja y los ojos negros, su piel era mas bien tostada, como si hubiese pasado mucho tiempo al sol. - y seré su profesor de defensa contra las artes oscuras.

He de decirles que en mis clases aprenderemos lo que más podamos acercas de cómo combatir las artes tenebrosas, además de aprender a defendernos de las criaturas más peligrosas del mundo mágico, así que primero pasemos lista.

El profesor se dedicó a pasa lista y al igual que con la profesora Hoock, este s e detuvo unos momentos nombres a Hermione, Harry y Ron, después de eso prosiguió con la clase.

- Este año estudiaremos a las criaturas tenebrosas más fieras, mientras que los que sigan el próximo año aprenderán métodos de interceptación de maleficios, para que finalmente en tercero puedan aprender a defenderse de las más terribles maldiciones.

Partiremos con una par de criaturas tenebrosas que no podemos traer, los basiliscos, después seguiremos con los gigantes, los Troll, las arañas gigantes, las momias asesinas los vampiros, hombres lobos, gárgolas, esfinges y por ultimo veremos las mantícoras.

- Para esta clase - prosiguió el profesor - les pediré los siguientes libros:

- El rey de las serpientes - de Elloise Finnigan
- Gigantes y sus virtudes y defectos - de Alicia Crown
- Seres mágicos tenebrosos - de Richard Jackson
- El terror de las mantícoras - de Grisella Padmore
- Animales mágicos peligrosos - de Alexandra Prestton

- Mientras más rápido consigan sus libros será mejor para todos - dijo el profesor

Después de eso le pidió a cada uno que detallara lo que había estudiado en sus colegios ello que se refería al tema de defensa contra las artes oscuras, Harry recordó cada uno de las cosas que había aprendido, salvo en segundo año que fue una total perdida de tiempo. Después de eso la clase terminó, pero el profesor les pidió a Harry Ron y Hermione que se quedaran un momento.

- Solo quería decirles que es un verdadero placer tenerlos en mi clase, sé que varias de las cosas que veremos ustedes ya las han enfrentado, por lo que me serian de mucha ayuda en clases si no cuentan sus experiencias. Además podrían ayudar el resto de sus compañeros.

Al rato se despidieron del profesor, entonces caminaron por fin los tres solos, así que fue Hermione que le preguntó a Harry si ya le había escrito a Dumblendore contándole acerca de Amanda y su posible relación con Voldemort, cosa que el chico negó, pero se detuvo de seguir hablando cuando vio que Aline y Rosa se dirigían hacia ellos.

- Es que no te pueden ver un rato tranquilo - dijo Hermione algo molesta - sabes Harry deberías buscarte una novia para que dejen de molestarte.

- Sabes que no lo haré - dijo Harry - por el momento me siento bien solo.

Almorzaron y no pudieron conversar acerca de Amanda, porque nuevamente todo el grupo se acercó a ellos para conversar acerca de lo interesante que seria la clase de defensa contra las artes oscuras de ese año. Así que después caminaron a la siguiente clase Idiomas antiguos.

La sala estaba llena de pergaminos y comprobó que era una de las aulas más grandes de las que había estado, y comprobó el porque, ya que eran todos los alumnos de primero de la casa del Dragón, varios de la casa del unicornio y otros tanto de la casa del pegaso, más seis de la casa del fénix los que tomaban esa clase, en total eran cerca de treinta los alumnos de esa clase.

- Bienvenidos al estudio d idiomas antiguos - dijo un profesor anciano, que apenas parecía moverse, se apoyaba en un bastón, tenia la cabeza calva, pero uno intensos ojos azules - mi nombre es Ernest Vladiskovik, su profesor de idiomas antiguos.

En esta clase aprenderemos a hablar en los idiomas que utilizaban antiguamente los magos, además este ramo es un complemento perfecto para aquellos que estudian runas, ya que los idiomas que aprenderemos serán el Latín, el celta, y el árabe antiguo, cada uno de ellos en un año. Comenzaremos estudiando el más fácil de los tres, el latín, ya muchos de ustedes están familiarizados con este idioma, ya que la gran mayoría de los hechizos que conocemos los decimos en latín. En segundo año estudiaremos el árabe antiguo y en tercero aprenderán el antiguo celta.

- Los libros que les pediré este año son:

- Del ingles a latín básico - de Andrea Forrester

- Como aprender latín - de Miranda Thomson

- El idioma del latín y como aprenderlo - de Andrea Forrester.
El profesor pasó el resto de la clase hablando de los métodos de enseñanza, trabajos y la forma de evaluación que tendría, así que los chicos comprendieron que seria un ramo en donde los harían trabajar mucho. Así y todo se fueron a cenar y después a la sala común, donde de inmediato Harry estaba a punto de ser acosado por Rosa y Aline, cuando el resto de los chicos de la clase y tomaron a Harry para que fueran a jugar un poco Snap. Así que cuando volvieron ya Harry se fue directamente a su habitación y se acostó y durmió rápidamente.

Al otro día se despertó y vio que Andrea no estaba en su cama, y sintió la ducha funcionado, se le cruzó por la mente volver a entrar al baño, solo para verla, pero al final se dio cuenta que la chica se podría enojar con el, además estaba el hecho que sabia claramente que no sentía mas que una atracción física por su compañera de cuarto y nada más. Así que esperó a que la chica saliera del baño para entrar él.

- Pensé que te encontraría nuevamente dentro - dijo la chica

- ¿Por qué tendría que hacer eso? - preguntó Harry

- Eso fue lo que hizo Robin Rakkrem el año pasado - dijo ella - desde la primera vez que me vio sin ropa lo pillé varias veces esperando a que cortara la ducha para entrar corriendo, así ver si me podía ver desnuda.

- Yo no seria capaz de hacer eso - dijo Harry

- Pero, se te paso por la mente ¿o no? - dijo ella

- Claro que no - dijo Harry, pero su tono de voz hizo que la chica se diera cuenta que le mentía.

- No me vengas con esa - dijo la chica - o me vas a decir que no te gustó lo que viste, ¿o será que no me encuentras atractiva?

- Claro que eres atractiva - dijo el chico - y en verdad me gusto mucho lo que vi, pero no espero verlo sin que tu me lo permitas.

- Eso si suena distinto - dijo la chica - bien, quizás un día te deje volver a verme.

Harry se ducho y luego se vistió, bajo y de inmediato fue abordado por Rosa y Aline, mientras que el resto de sus compañeros se partía de la risa de la cara que ponía Harry, quien solo se limitaba a caminar en dirección de los demás respondiendo las preguntas de ambas chicas acerca de cómo había dormido. Andrea lo miró y le dirigió una hermosa sonrisa.

Los chicos se dirigieron al desayunar y luego se fueron a sus respectivas clases, en este caso a Harry le tocó el curso de Transformaciones, así llegaron a una gran sala, en el que había una serie de escritorios individuales, en el extremo de la sala había un pequeño escritorio, lleno de papeles, y un poco mas atrás una pequeña colección de libros, seguramente todos acerca de transformaciones, no había señales del profesor, claro que habían llegado unos minutos antes. Después llegaron los mismos chicos con los que tenían artes oscuras. Y finalmente apareció el profesor.

- Mi nombre es Zacarías Dampé - dijo un mago algo entrado en edad, claro que nunca tanto como el viejo profesor de idiomas, este sin embargo se veía muy enérgico y autoritario. Su peinado era impecable y rostro completamente afeitado, parecía el dueño de una importante compañía penso Harry, y en cierta manera le recordó al señor Crunch, quien había muerto cuando Harry estaba en cuarto año - y seré su profesor de transformaciones durante los tres años que dure la carrera, no hay otro profesor de transformaciones en el castillo, así que están obligados a hacer el curso conmigo.

Este curso al igual que el resto de las clases que en las que han estado están divididas en tres partes importantes, una de ellas consistirá en transformaciones avanzadas de objetos inanimados en lo que ustedes quieras, eso lo veremos este año. En segundo veremos transformaciones avanzadas de animales y finalmente en tercero veremos las transformaciones avanzadas humanas.

El profesor hablaba fuerte y claro, por lo que su voz retumbaba en toda la habitación, tomo la lista y comenzó a leerla, no se detuvo en el momento de nombrar a Hermione, ni a Harry, por lo mismo que tampoco lo hizo con Ron, pero su voz sonaba diferente cuando pronuncio los nombres de los chicos.

- Yo soy un profesor que no le gusta hacer diferencia con sus alumnos - dijo él - por lo que no tengo ni favoritos ni alumnos a los que quiera perjudicar, trato de combinar muchas cosas al momento de evaluar, como la responsabilidad y el empeño que ponen en esta clase, no acepto trabajos atrasados, salvo que presenten un papel de que hayan pasado en la enfermería.

- Los libros que utilizaremos este años son solamente dos:

- Transformación Avanzada al alcance de su varita - de Minerva McGonagall

- Como hacer transformaciones y no fallar en el intento - de Matilda Wall

Los chicos se miraron unos a otros, sobretodo al escuchar el nombre de la autora de uno de los libros, ¿seria en verdad la misma McGonagall que les hizo clases en Hogwart? Hermione no aguantó la duda y levantó la mano para hacer la pregunta que tanto Harry como Ron querían hacer.

- Dígame señorita ....... - dijo el profesor

- Granger - dijo la chica - solo quería saber ¿si la Minerva McGonagall que escribió el libro que no pide, es la misma que hace clases en Hogwart?

- Claro que si - dijo el profesor - había olvidado que ella trabajaba en Hogwart, ella es una de las mejores brujas en lo que a transformaciones se refiere que conozco, sobretodo porque no hace que sus alumnos compren sus libros. Pero yo lo hago por que es uno de los mejores que existe.

Después de clases se fueron a almorzar, claro que esta vez no llegaron ni Rosa ni Aline, pero si Carlos, que se sentó a compartir con los chicos un momento, después de eso se dirigieron a la clase de medimagia básica, que tenia lugar en el ala de medicina que tenia el castillo. Que era el curto piso completo para ellos. Todo el piso era blanco y se notaba muy limpio. El olor característico de los hospitales se respiraba en el ambiente. Llegaron al aula donde se encontraron con Darla Stone, Roberto Ruiz y Judith Jhonson, compañeros de la casa del fénix, después se les unió Amanda Riddle

- Que bien - dijo el chico - así que somos los ocho integrantes de la clase.

- ¿Cómo que los ocho? - dijo Ron - nadie mas tomara la clase

- Claro que si - dijo Darla - pero en los cursos de medimagia solo se admiten ocho alumnos por clase.

La puerta se abrió dando paso a una habitación completamente blanca, en donde había una camilla y dos maniquíes, uno de un hombre y otro de una mujer, todo el la sala estaba impecable, tanto así que las paredes parecían espejos por la forma en que reflejaban las luces. Entonces entra una hermosa chica de no más de veinticinco años, con una túnica completamente blanca.

- Soy Patricia Kupplenklain - tenia toda la facha de una mujer de raza aria, sus intensos ojos azules y su rígida parada, su voz aunque dulce era bastante autoritaria y seca, lo que contrastaba en demasía con la dulzura de su rostro - la encargada de esta clase.

Este año estudiaremos los métodos de primeros auxilios, tanto muggles como mágicos, sobretodo en lo que se refiere a heridas leves y fracturas sencillas, les advierto que será una clase donde habrá mucho que investigar, así que espero que todos den lo mejor de sí. Así que los libros que usaremos serán:

- El cuerpo humano y sus partes - del doctor Robert Higgins

- Guía de los huesos y como repararlos - de Shana Travisnki

- Métodos básicos de curaciones - de Artemis Granchester.

- Además se les exigirá una túnica blanca, la cual no puede tener ninguna mancha, así que les aconsejo que compren varias, además de elementos básicos de enfermería, que encontraran en cualquier tienda.

La clase terminó y los chicos se fueron cenar, después las chicas se pusieron a conversar, mientras que ellos jugaban con un domino mágico, Amanda leía aparte un libro al que Harry no pudo verle el titulo. Después se fueron a dormir. Al despertar, Harry vio que Andrea estaba durmiendo, así que se levantó, se duchó y bajó a la sala común. Después de eso comenzaron a llegar el resto de sus compañeros y se dirigieron a desayunar y luego a la siguiente clase, Encantamientos.

El aula de encantamientos era bastante amplia, y las mesas estaban en posición de semicírculo, dejando un espacio vacío en el medio, en uno de los rincones se encontraba el puesto del profesor. Harry penso si se trataría de un profesor parecido al pequeño Flitwit, llegaron un grupo de chicos de la casa del dragón, pero no tuvieron tiempo de presentarse por que en ese momento apareció el profesor.

- Yo soy Ralph Pomfrey - era un hombre bastante alto, casi los dos metros, pero bien delgado, casi igual de delgado que Gregory Perkins, aun así no parecía ni viejo ni joven, algo así como la profesora McGonagall - su profesor de encantamientos.

Pasó lista tratando de disimular que le había llamado la atención los nombres de Harry y sus amigos, después de eso les realizo un pequeño test en donde debían señalar cuales eran los encantamientos que habían visto en el colegio, claro que Harry se encontró en problemas ya que había aprendido varios por su cuenta. Así que por suerte fue Hermione quien lo corrigió.

El profesor examinó uno a uno los pergaminos y preguntó y pidió la demostración de varios de los encantamientos, a Harry le pidió utilizar el encantamiento convocador, cosa que el chico dominaba a la perfección. Así finalmente comenzó a decir las cosas que verían dentro del curso.

- Como son alumnos de varios colegios, primeramente haremos una nivelación y repasaremos la mayoría de los encantamientos que conocen, después comenzaremos a ver encantamientos avanzados, sobretodo de creación de elementos, los encantamientos multiplicadores y los encantamientos proyectores.

- Señor Potter - dijo el profesor - según un artículo de prensa usted creó una proyección mágica ¿es cierto?

- Este .... si profesor - contesto el chico

- Tendría la amabilidad de mostrárnosla.

Harry se dirigió al frente del salón, miro a todos lados como esperando que el profesor se retractara de que el chico hiciera aparecer la marca del león de fuego el símbolo de la hermandad que él había creado hace dos años. Viendo que no le quedaba más remedio levantó la varita y dijo:

- Morsleon- y de la varita emergió la figura del enorme león de fuego, que se elevaba lentamente girando sobre si mismo, y al llegar a la parte mas alta del aula emite un potente rugido.

- Sorprendente - dijo al profesor - bien hecho señor Potter, ahora como verán el encantamiento que utilizo el señor Potter no lo aprenderemos, pues es un encantamiento muy avanzado, pero los que haremos será aprender otros parecidos y más útiles.

- ¿Por qué no podemos aprender ese encantamiento? - preguntó uno de los chicos de la casa del dragón

- Por que es un hechizo que requiere ser creado por un mago con mucha fuerza mágica. Además que solo sirve para proyectar una imagen. Ahora prosiguiendo con la clase, estos son los libros que utilizaremos este año.

- Encantamientos avanzados - de Miranda Hopkin
- Como crear cosas como por arte de magia - de Arthur Farret
- Encantamientos especiales - de Arthur Farret.

- Cada uno de estos libros contienen una gran cantidad de encantamientos, varios de ellos los estudiaremos en clase, mientras que otros los deberán practicar por su cuenta, así que realmente espero que todos hagan el mayor esfuerzo en esta clase.

Así terminó la clase un poco mas temprano que lo de costumbre, así que se dirigieron a la sala común para descansar, como estaban con Rosa no podían hablar libremente, así que se dedicaron a jugar Ajedrez. A la hora de almuerzo llego Aline en busca de Harry, y con ellos se fue Rosa. Mientras que Ron y Hermione caminaban un poco mas adelante y de vez en cuando se volteaban a mirar a Harry y se reían de la cara de resignación que tenía el chico. La siguiente clase seria la de Ocultismo básico, al llegar al aula vieron que Amanda estaba fuera y con ella estaba Carlos. Entraron al salón y vieron un par de masas para dos personas. Como era de esperarse, Ron se sentó con Hermione, mientras que el resto se miraba como para ver quien se sentaba con quien. Entonces aparece la profesora de la clase.

- Mi nombre es Romina Lee - dijo una anciana bruja, de cabello canoso y piel arrugada, sus ojos eran grandes y parecían que se les saldrían, como si fuesen ojos mágicos, no era muy alta, o la edad hacia que caminara un poco encorvada - seré su profesora de ocultismo este año.

Como solo son ustedes los que tomaran este curso y ser justo numero par, trabajaremos en parejas, pero quien con quien, lo decidiremos dentro de un momento, así que por favor siéntense.

Ella comenzó a pasara lista y luego a preguntar el motivo por el cual habían elegido esa asignatura. Carlos explicó que dentro de la arquimagia le serviría aprender un poco acerca del ramo. Harry, Ron Hermione y Rosa contestaron lo mismo, que como Aurores tenia que aprender los métodos de ocultismo que existían. Amanda contestó que ella estudiaba ocultismo y magia antigua, así que era normal que tuviese ese ramo.

- Veamos - dijo la profesora - cuatro Aurores y arquimago y una ocultista ¿cómo los repartiré?, la lógica dice que los Aurores estén juntos, pero aquí la lógica no es muy practica, así que veamos un poco.

Entregó un trozo de pergamino a cada uno, y luego les pidió que escribieran en la parte de abajo, que es lo que veían. Harry pasó un buen rato mirando el papel, como tratando de buscar algo que no parecía. Amanda en cambio solo estuvo unos instantes y le entrego el papel a l a profesora, quien la miró y la felicito.

- Creo que les costará un poco este ramo - dijo la maestra - que solo buscan lo que los ojos ven, no lo que en realidad hay. Como solo la señorita Riddle fue capaz de ver el papel. La pondremos con el señor - la bruja metió la mano dentro de una bolsa y saco un trozo de pergamino - Potter.

Harry miro a la chica que no parecía muy contenta con la decisión de la profesora, las otras parejas quedaron entre Ron y Carlos y Rosa con Hermione, Harry se rió al ver que sus amigos habían sido separados dentro de la clase, así que por fin estudiarían un poco más. Después de eso la profesora comenzó a decir.

- Este año estudiaremos las formas del ocultismo de documentos, y cosa pequeñas, más que nada de escrituras, como hacerlas y como encontrarlas, así que prepárense para un duro año, pues tienen mucho camino por recorrer. Los libros que utilizaremos este año son.

- El mundo de lo oculto - de Liliana Rotring
- Aprendiendo a ver lo oculto - de Nicolas Farret
- Como encontrar lo oculto - de Dolores Barrimort

Así después de la clase, Harry se dirigió al comedor, acompañado de Carlos, Rosa, Ron y Hermione. Amanda se adelantó un poco al grupo. En verdad que era una chica extraña, ya que apenas si conversaba con alguien. La mayoría de las veces se la pasaba leyendo en un rincón o no estaba por ninguna parte.

- No me gusta su actitud - dijo Ron - es muy sospechosa.

- Vamos Ron - dijo Hermione - es solo por su apellido, si tuviese otro no te importaría.

- Es que es mucha conciencia - dijo Harry - además no se porque siento que no estamos muy equivocados en nuestras suposiciones.

- ¿Qué se traen entre manos ? - preguntó Aline llegando al lado de Harry.

- Solo comentábamos las clases - dijo Harry.

- Si - dijo Hermione - suponíamos que eran duras, pero no pensábamos que tanto.

Sería porque se conocían tan bien que perecía que se leían la mente, pero Harry, Ron y Hermione se conocían tanto que solo les bastaba una mirada entre ellos para saber que es lo que tenían que hacer o decir. Por lo que ya no era sencillo pillarlos desprevenidos. Así después se fueron a dormir.

Al otro día llegaron corriendo a la clase de pociones, y por poco llegan atrasados. En esa clase compartían con los alumnos que estudiaban medimagia, Darla, Roberto y Judith, además de un par de chicos de la casa del unicornio. Entraron y se sentaron rápidamente en la mesa que estaba desocupada, que era ara cuatro.

- Mi nombre es Brandon Snape - un mago con la piel blanca, el pelo corto, pero grasiento, uno ojos negro y los dientes amarillos entró en la sala, al escuchar el nombre los chicos comenzaron a mirarlo mas detenidamente para ver si se perecía en algo al profesor de pociones de Hogwart y para su desgracia era idéntico a Severus Snape, pero un poco mas viejo.

- Si señor Potter - dijo el profesor adivinando la cara de Harry - soy el hermano mayor de Severus Snape, su profesor de pociones en Hogwart y permítame decirle que ya ha tenido una larga conversación con él acerca de usted y sus amigos - continuo pasando su vista a Ron y Hermione - por lo que les advierto que no seré tan tolerante como mi hermano.

- Ahora prosiguiendo con la clase - dijo el profesor - en esta clase estará prohibido el uso de la varita, salvo para algún fin que se requiera. Al que lo sorprenda con la varita en las manos, deberá retirarse de la sala hasta la próxima clase. Nadie habla mientras yo habló y me gusta que todo el mundo me mire. Así sé que me prestan atención cuando yo hablo.

En esta clase, aprenderemos a realizar las pociones más poderosas que existen, desde los venenos indetectables, hasta pociones para prolongar sus vidas, pero debo advertirles que para mi solo existen, o las pociones buenas o las malas, nada de términos medios, así que solo espero que todos hagan un gran esfuerzo, en especial aquellos que se creen más que los demás y solo están aquí por se famosos.

Después de prácticamente decir que Harry era lo peor que le podía pasar a la universidad le toco el turno de Ron, a quien le dijo que solo estaba en Camelot por el puesto de su padre en el ministerio y por que era el amigo de Harry, lo mismo intento decirle a Hermione, pero la chica lo paró en seco y le dijo:

- Estoy aquí por que soy lo suficientemente inteligente para haber obtenido un diez con su hermano y lo mismo haré con usted.

- Eso lo veremos - dijo el profesor - ahora veamos. Los libros que utilizaremos son

- Moste Potente Potions - de la editorial mágica unida
- Venenos indetectables - de Augus Austin
- 100 formas de envenenar - de Silvia Jammeson

Después de esa clase, Harry Ron y Hermione salieron muy molesto por la actitud del profesor, Harry supo de inmediato que esta vez no habría nadie que lo ayudara a pasar los exámenes, así que tendría que estudiar mucho, y al igual que Ron se propusieron demostrar que se estaban en Camelot era por su capacidad y no por ser famosos. Durante el almuerzo muchos de los compañeros de la casa del fénix se acercaron a Harry para apoyarlo.

- Sabemos que Snape es un desgraciado - dijo Marcus - pero eso si reconozco que es imparcial al momento de poner notas, eso es por lo menos lo que ha demostrado hasta ahora.

Como era Viernes solo les quedaba la ultima clase antes de comenzar el fin de semana. Así que se dirigieron rápidamente al salón de mitología, que se encontraba muy cerca de la torre del fénix, al llegar se encontraron con un par de chicos de la casa del pegaso y otros de la casa del unicornio, todos estudiaban arqueolomagia. Entraron al salón y vieron una gran cantidad de objetos antiguos en una vitrina. Estaban todos mirando los objetos cuando la dulce voz de una chica le hablo.

- Hola soy Andrea Watson - era la compañera de cuarto de Harry - y soy la asistente del profesor James Jhonnes, el profesor se encuentra en estos momentos en un viaje estudiando una nueva pirámide mágica encontrada en México. Por lo que yo les dictaré la clase hasta su regreso.

Andrea tomó un pergamino y comenzó a pasar lista, se alegro mucho al ver a Harry, Ron y Hermione en la clase, aunque trato de disimularlo, después comenzó a explicar que el profesor Jhonnes todos los años preparaba el curso con anticipación, para así evitar contratiempos con los alumnos cuando tenia que realizar algún viaje.

- Según las instrucciones del profesor - dijo la chica - este año estudiaremos animales mitológicos, cada trimestre nos dedicaremos al estudio de dos de ellos, durante el primer trimestre estudiaremos Minotauros e Hidras, mientras que el segundo continuaremos con las arpías y las medusas, para terminar el año con los Cíclopes y los Dragones de varias cabezas. Los libros que utilizaremos este año serán:

- EL fabuloso mundo de los animales perdidos - de Rowena Harrison
- Las bestias perdidas - del profesor James Jhon
- Buscando a los animales perdidos - de Miranda Stone.

Después de terminada la clase, Harry y sus amigos se fueron a cenar, como era viernes no tendrían que preocuparse de que al otro día se tuvieran que levantar temprano. Así que todos se quedaron conversando hasta muy tarde. Finalmente decidieron ir a acostarse. Harry apenas se acostó se quedó profundamente dormido.
Harry fue despertado muy temprano por una lechuza, que estaba golpeando la ventana. Andrea no parecía sentir el ruido, así que se levanto y dejó entrar a la lechuza, después busco sus lentes, le retiró la carta a la lechuza y le dio un poco de agua, ya que se notaba muy cansada. Miró el sobre y se extraño mucho ya que tenia el sello de Hogwart, abrió la carta y comenzó a leerla.

Harry:

Espero que esta semana en Camelot haya resultado buena para ti, supe de buena fuente que estas en la casa del fénix, te felicito, además que quedaste junto a Ron y Hermione. Claro que comprenderás que este no es el motivo por el cual te escribo.

Sé que este fin de semana se les autorizara para ir a realizar las compras de los libros que utilizaran durante el año. Por lo que supongo que irán al callejón Diagon si es así me gustaría que me avisaras, ya que me he enterado de un par de cosas y se que te interesaran. Como de costumbre incluyo en la reunión a Ron y Hermione.

El lugar en que nos reuniremos deberá permanecer en secreto, ya que nadie mas puede enterarse ni siquiera Sirius y Arabella. Una vez en el callejón Diagon utiliza el ubicador para que te indique donde nos juntaremos.

Atte.
Albus Dumblendore
Director.

Harry se levantó de inmediato y se dirigió al cuarto de sus amigos, entró rápidamente en él y no se sorprendió de verlos durmiendo en la misma cama, entonces comenzó a toser, para que se levantaran y ellos despertaron de un salto, mirando a Harry, poniéndose muy rojos.

- ¿Qué haces aquí ? - preguntó Ron

- Es que recibí una carta de Dumblendore - dijo Harry

- ¿Dumblendore? - preguntó Hermione - ¿qué decía?

- Que necesita conversar con nosotros tres - dijo Harry - pero que nadie mas podía saberlo.

- ¿Cuándo quiere venos? - preguntó Ron

- Hoy mismo - dijo Harry - se enteró de que tendríamos el día libre para hacer las compras de los útiles que necesitaremos.

- ¿Cómo se enteró? - dijo Ron

- Lo mas seguro es que sea amigo del rector Hoockword - contesto Hermione - y le preguntara el día en que estaríamos libres.

- Lo bueno - dijo Harry - es que podremos contarle lo de Amanda sin necesidad de mandarle una carta.

- Lo difícil será que te deshagas de Rosa y Aline - dijo Hermione - lo más seguro que se te pegaran como lapa todo el día.

- No había pensado en eso - dijo Harry - pero de alguna manera tengo que deshacerme de ellas.

- Creo que es hora de que salgamos a la sala común - dijo Ron - porque si no los demás sospecharan que tramamos algo.

Fueron al salón común y esperaron que el resto de sus compañeros se les uniera, como lo predijo Hermione, Rosa y Aline llegaron de inmediato al lado de Harry que estaba sentado entre Scott y Stand, pero ellos se corrieron al ver llegar a las chicas, claro que le dieron un par de palmadas en el hombro antes de irse.

- Atención alumnos de primer año - dijo Marcus - tengo el agrado de comunicar que este fin de semana tienen la autorización para salir de los terrenos de Camelot y de ir a cualquier parte a realizar las compras de sus útiles.

La mayoría de los chicos de primero se alegraron con la noticia, como Harry, Ron y Hermione ya lo sabían no lo tomaron al igual que los otros, Amanda sin embargo no parecía muy contenta de tener el día libre. Entonces se les dio las instrucciones que tendrían que seguir.

- Como la mayoría de ustedes tiene el carnet para aparecerse, podrán utilizar el sitio autorizado dentro de los recintos de Camelot para hacerlo. Se puedes ir después del desayuno, y tienen que regresar a mas tardar el domingo antes de la cena.

- ¿Qué pasa si alguien se atrasa? - preguntó Rosa

- Quedara anotado en su hoja de vida como una falta grave, con tres faltas graves dentro del año son expulsados de la universidad. Deberían leer el libro de reglamentos de la universidad.

Todos bajaron a desayunar, y de inmediato comenzaron a preguntarse que es lo que harían el día de visita. Como la todos los chicos de la casa del fénix vivían en el extranjero, tenían que buscar un lugar donde quedarse, o de lo contrario tendrían que volver a Camelot al terminar las compras.

- ¿Qué harás Harry? - le preguntó Aline

- No sé - dijo el chico - quizás aproveche de visitar a mis padrinos

- Lo que es yo - dijo Rosa - no conozco Londres y por lo menos me gustaría visitarlo un poco, claro que me falta un guía.

- Hermione me contó que sus padres están en una convención de dentistas en Alemania, así que iremos a mi casa - dijo Ron - ¿vendrás con nosotros Harry?

- Claro que si - dijo el chico - ha ce mucho tiempo que no visito la madriguera.

- ¿Qué es la madriguera? - preguntó Carlos

- Es el nombre que le damos a nuestra casa - dijo Ron

- No es un nombre muy adecuado para la casa de un importante miembro del ministerio - comentó Rosa

- Es que antes de ser el director de cooperación mágica internacional mi padre era el jefe del departamento contra el uso indebido de los artefactos muggles y en ese tiempo no era precisamente el puesto mejor pagado.

Ron entonces contó como durante casi toda su vida, él y su familia habían tenido que comprar todo de segunda mano, pero lo decía con orgullo, pues decía que pese a todas las veces que deseo tener dinero, no cambiaría ninguno de los buenos momentos que ha vivido con su familia y sus amigos.

- Claro que si - dijo Harry - Siempre me gusto ir a la casa de Ron, ahí me sentía en familia, desde que entré al colegio que pasé algunos días con ellos. Son unas de mis familias favoritas.

- Unas - dijo Ron - ¿y cuales son las otras?

- Desde luego que la que tenemos con Sirius, Reamus y Arabella.

- Claro - dijo Hermione - todo porque te dejan hacer todo lo que quieres.

- Se me olvidaba - dijo Ron - debe ser genial vivir con Sirius y Reamus

- Si no fuera por Arabella lo más seguro es que ya los hubiesen multados a los tres por revoltosos - dijo Hermione - es la única que pone las cosas en su lugar.

- Con razón te estima harto - dijo Harry - si se ve a sí misma en ti.

- Doña perfección - rió Ron - la que nunca rompe las reglas.

- Ja ja ja - rió Hermione sarcásticamente - yo era la más sensata de los tres, si no fuera por mí los habrían expulsado en primero.

- Y si no fuera por nosotros no habrías pasado del mismo año - dijo Ron

- No van a empezar - dijo Harry - ya me bastó con escuchar durante el verano a Sirius y Arabella.

- Ya Harry - dijo Ron - no te enojes, además aun tenemos que ver lo que haremos.

- En verdad no sé - dijo el chico - me gustaría ver a tu familia, pero también tendría que ir a ver a Sirius y Arabella.

- Que tal si vamos a mi casa después de hacer las compras, pasamos la noche ahí y el domingo pasamos el resto del día en casa de Arabella. A mí también me gustaría verlos

- A mí me parece bien - dijo Hermione - entonces que así sea.

- Lo que es yo - dijo Aline con un tono de decepción - haré mis compras y después me vendré al colegio, ya que seria un largo viaje hasta mi casa.

- No sé - dijo Rosa - podría ir a casa, pero en verdad me gustaría pasear un poco por Londres.

- La mayoría no tiene donde quedarse - dijo Carlos - así que creo que volveremos a Camelot después de las compras.

Así todos comentaron que volverían al castillo, ya que ninguno tenia familiares en Londres o sus inmediaciones como para quedarse, claro que todos esperaban que los chicos los invitaran a pasar el fin de semana con alguno de ellos así la única que aun no decía lo que haría era Amanda.

- ¿Qué harás tu Amanda? - dijo Scott

- La verdad es que no lo sé - dijo la chica - tengo que ver si me enviaron el dinero para comprar mis cosas, si no, tendré que esperar hasta que lo manden.

- ¿ Y después ? - dijo Judith

- Lo mismo que ustedes, volveré a castillo, no tengo a nadie conocido en Londres.

En eso aparece Hera, la lechuza de Arabella, con una nota para Harry, todos se quedaron en silencio cuando el chico tomo la carta, abrió el sobre y comenzó a leer, después de eso le paso la carta a Ron y a Hermione para que la leyeran así que fue Ron quien rompió el silencio y dijo:

- ¿Y que harás?

- No sé - dijo Harry - creo que no seria mala idea hacer lo que me dice.

- ¿Qué pasó Harry? Alguna mala noticia - preguntó Rosa

- No - contesto el chico - solo que ya sé lo que haré el fin de semana

- ¿Qué harás? - dijo Aline, entonces Harry le pasa la carta para que la leyera.

Harry

Supimos que hoy tendrás el día libre para hacer tus compras y que tienes hasta el domingo para volver al colegio. Por desgracia Sirius y yo no estaremos en casa por estar el fin de semana fuera del país haciendo algo relacionado a nuestro trabajo, mientras que Reamus esta de viaje en china, así que la casa estará desocupada.

Sé que muchos de tus compañeros deben ser de otros países, así que si quieres puedes invitarlos a pasar la noche en casa, claro que deberás recordarle de los vecinos que tenemos, de meter ruido no se preocupen que le pusimos un buen encantamiento insonorizador y a las ventanas un encantamiento antimugle.

Eso si que espero que sepas comportarte como es debido y no cometan ninguna tontería, porque de alguna forma nos enteraremos de lo que haces, otra cosa es que deben dejar todo limpio y ordenado antes de irse.

Muchos besos
Arabella
PD: Sirius, Reamus y yo esperamos que nos escribas pronto, que para eso tienes a Hedwig.

- ¿Y ? - preguntó Aline

- No lo sé - dijo Harry - ¿qué opinan ustedes? - prosiguió mirando a Ron y Hermione

- Esa es decisión tuya - dijo Hermione - pero yo lo haría

- Si - dijo Ron - yo también pienso igual que Hermione.

- Entonces esta decidido - dijo el chico - los que quieran pasaran el fin de semana en mi casa. Pero debo advertirles que queda en una villa muggle. Por lo que esta prohibido hacer magia fuera de ella.

Entonces todos quedaron de acuerdo, realizarían las compras y después pasearían un rato por el callejón Diagon, hasta que todos estuvieran listos, eso si dio a entender que antes de irse a la casa pasaría al cementerio a ver la tumba de Marlene. Pero quería ir solo, así que encontró la excusa perfecta para llegar a la reunión. Mientras que Ron y Hermione dijeron que irían unos minutos a la casa del chico para saludar a la señora Weasley.

- No nos dejaran plantados - dijo Scott

- Claro que no - dijo Harry - solo que quizás me tarde un poco más de lo que pienso, ya que hace tiempo que no la voy a ver, además quizás aproveche de ver la tumba de mis padres.

Así caminaron todos en grupo hasta el sitio que estaba habilitado para aparecerse, a cada uno de ellos se le entrego un papel con las coordenadas en las que tendría que concentrarse para cuando volvieran con las compras. Así aparecieron todos dentro del Caldero Chorreante entonces Tom les dio la bienvenida. Lo primero que hizo Harry fue sacar el ubicador y comunicarse con Dumblendore.

- Profesor - dijo Harry - ya estamos en el Caldero Chorreante

- Bien - dijo el director - tengo un salón reservado para los cuatro para la hora de almuerzo, a las dos de la tarde, los espero.

- ¿Qué haremos primero? - dijo Darla

- Comprar las cosas desde luego - la molestó Cristina

- Yo tengo que ir al banco - dijo Harry - nos vemos luego.

Cada uno se fue por su lado, Harry se dirigió al banco mágico de Gringotts donde tenia el dinero que la habían heredado sus padres, que en realidad no era muy poco, llegó al mostrador donde estaba uno de los duendes que trabajaba en el banco, entonces escucha una voz familiar que le hacia una pregunta al duende.

- ¿Esta seguro de que no ha llegado nada?

- Claro que si señorita - contesto el duende - ya lo he comprobado tres veces.

- Disculpe las molestias - dijo Amanda girando y encontrándose con Harry.

- ¿Qué te paso ? - dijo el chico

- Nada - dijo Amanda - solo es que no ha llegado mi dinero, así que no podré hacer las compras.

- No te preocupes - dijo el chico - yo te puedo prestar algo y luego cuando te llegue el dinero me lo devuelves.

- ¿Cómo se te ocurre? - dijo la chica ofendida - no necesito caridad de nadie.

- No es caridad - dijo Harry - solo te lo ofrecí para que puedas partir bien las clases, además no es un regalo, es un préstamo.

- ¿Pero te alcanzara para tus cosas? - dijo la chica

- Espero que si - rió Harry - ahora vamos, acompáñame a mi cámara.

El viaje hasta la cámara se realizaba por medio de unos carritos, parecía una verdadera montaña rusa, con todas las vueltas que daba era muy fácil perderse. El duende que los acompañaba bajo del carrito y le pidió a Harry que le pasase la lleve, así lo hizo el chico, entonces la cámara se abrió dejando ver la riqueza que Harry tenia guardada en ella.

- Tienes mucho dinero - dijo la chica - nunca había visto tanto oro junto.

- Ni yo - dijo el chico - solo vine a saber que tenia todo este dinero el día en que me fueron a buscar para comprar mis cosas para entrar a Hogwart.

- ¿Así que es verdad que pasaste toda tu infancia en casa de unos muggles? - preguntó la chica.

- Si - contesto el chico - ellos me ocultaron todo lo relacionado el mundo mágico.

Harry le preguntó a Amanda que cuanto dinero necesitaría, así que la chica no supo que responderle. Harry sacó cerca de quinientos galeones y se los pasó, después tomo una cantidad similar y salieron de la cámara. Claro que la chica decía que era mucho dinero para andar trayéndolo, que no era mucho lo que necesitaba y que le devolvería lo que le sobrara.

Después de eso decidieron ir juntos a comprar los libros al callejón Nockturn, así que Harry vio muchas tiendas que se dedicaban al comercio de artículos tenebrosos, entraron en la librería y vieron a Ron y Hermione, así que los cuatro hicieron las compras. Después se fueron a comprar el resto de los libros, mientras que Amanda dijo que tenia que comprar un otras cosas para sus clases. Pasaron la mañana comprando los libros, las túnicas y todos los materiales que necesitaban. Harry aprovechó de comprar un poco de alimento para Hedwig. Cuando ya estaba por dar los dos, Rosa y Aline llegaron al lado de Harry.

- ¿Dónde almorzaras? - preguntó Rosa

- La verdad es que ahora voy al cementerio - dijo Harry

- ¿ En serio ? - dijo Aline - o es que te quieres arrancar de nosotras.

- No es eso - dijo el chico - pero pense que es mejor ir ahora, así podremos a comprar cosas para llevar a casa.

- Esta bien - dijo Rosa - ¿ pero como a que hora llegaras?

- No lo sé - dijo el chico - espero no demorar mucho.

Así Harry se fue corriendo para llegar a la hora a la cita con el director, entró de nuevo a la posada y miro a todos lados para saber si alguno de sus compañeros se encontraba dentro de la posada. Entonces camino hasta donde estaba Tom, quien al verlo le señalo que lo siguiera. El cantinero lo condujo hasta un rincón, donde había una serie de salones privados, golpeó en uno de ellos y este se abrió levemente y después se abrió completamente para que Harry entrara.

El salón era solo una mesa con asientos para cuatro personas, pero dado que tenia una puerta, era imposible que se escuchara lo que se conversaba dentro. En el salón ya se encontraba Ron y Hermione junto al director Dumblendore, entonces el director mirando a Harry comenzó de hablar.

- Supe que no me habías contado todo cuando volviste de tu visita a los reinos - dijo el director - en esa ocasión pensé que seria conveniente que no contaras el motivo por el cual te convocaron. Pero cosas como esa se saben tarde o temprano.

- ¿A que se refiere? - preguntó Harry

- A que la profesora Treawey volvió a hacer una profecía - dijo el director - y en ella dijo que las criaturas malignas escaparían de su prisión y devastarían al mundo si no se las encerraba nuevamente.

- ¿Qué los mortifagos volverán a escapar? - dijo Ron

- No Ron - dijo Dumblendore - déjame terminar, después de eso medite largamente acerca de las palabras de la profesora, hasta que mirando a Flakkes comprendí el porque fuiste invitado a pasar un tiempo en los reinos. Porque adivino que te fuiste a entrenar en vez de descansar ¿cierto?

- Si profesor - contesto Harry

- Pero ¿por qué ? no nos contaste eso - dijo Hermione

- Les juro que lo iba a hacer - dijo el chico - pero en verdad es que no he encontrado el momento para decírselos, recuerden que todo el día tengo detrás de mí a Rosa y Aline.

- Después de eso - dijo el director - le encargue a Flakkes que averiguara algo de lo que pasaba en los reinos de los elementos, y me contó que todos están buscando algo, pero que Argón no le quiso decir ya que sabia que yo estaba intentando averiguar algo.

Finalmente me decidí por lo más lógico y me dirigí a donde esta guardado el cuadro del Eorwen, así que converse largo y tendido con ella, y después de mucho tiempo decidió que me contaría lo que ocurría, pero que si en verdad quería ayudar no involucrara a muchas personas.

- ¿Qué es lo que le contó? - preguntó Harry

- Acerca de la búsqueda de las místicas llaves de poder - respondió el director

- ¿Las llaves de poder? - preguntó Hermione - nunca he oído hablar de ellas.

- Claro que no - dijo el director - porque no todos saben de su supuesta existencia, hasta yo dudaba que en verdad existiesen hasta que Eorwen me narró el como las crearon, y en verdad que calza perfectamente con la predicción de la profesora. Además esta el hecho de que las cartas astronómicas coinciden con eso

- ¿Podrían explicarnos que son las llaves de poder y a que se refiere la profecía y las cartas astronómicas?

Harry narro entonces la historia que la había contado Eorwen acerca de las ocho razas mágicas y como había luchado para vencer a las cuatro que causaban la destrucción de todo lo que crecía. Hermione estaba con la boca abierta, mientras que Ron ni pestañeaba de la atención que le ponía al relato de Harry.

- ¿Pero y las llaves de poder? - dijo Hermione - ¿en qué parte de la historia entran?

- En la parte en que los demonios consiguen escapara de la prisión mágica - dijo Harry - y los señores de los elementos conjuraron el poder de la alineación planetaria de ese momento para poder sellar las prisiones, y con eso crearon las llaves de poder, pero antes de ser encerrados los demonios las maldijeron para que ninguna de las razas pudiese tocarlas.

- Ahora entiendo - dijo Hermione - y dentro del dos años, los planetas estarán totalmente alineados, al igual que sus lunas, por lo que los sellos pueden romperse y dejar libre a los demonios.

- Exactamente Hermione - dijo el profesor - así que le pidieron a Harry que encontrara las llaves por ellos, y para eso se lo llevaron a sus reinos, de donde volvió más preparado que cualquiera de nosotros, lo sentí cuando lo vi llegar.

- ¿Cuál fue ese entrenamiento? - dijo Ron

- Con las hadas aprendí a aparecerme y algunas técnicas de duelo de apariciones, con los unicornios aumenté mi fuerza física, con los céfiros mejore mi velocidad y agilidad y con los fénix aprendí a controlar un poco de mis emociones.

- Eso esta muy bien - dijo el director - pero le comenté a Eorwen que no podía permitir que Harry fuese solo en busca de las llaves, así que me ofrecí para ayuda, ella me dijo que no podía, pero que había dos personas que si podían en estos momento.

- ¿Quienes? - preguntó Ron

- Desde luego que tu y Hermione - dijo el director - Eorwen dice que tu Hermione eres inteligente y valiente, mientras que Ron es fuerte y temerario, así que podían ayudar. Además dice que están buscando más ayuda para combatir a los demonios si es que llegase a escapar.

- ¿Así que esperan que ayudemos a Harry? - preguntó Ron

- No - dijo el director - saben que lo harán, ya que la amistad que lo une es muy fuerte y ninguno dejaría de ayudar a otro en caso de necesidad.

- Ahora - dijo Harry - ¿me ayudaran?

- Claro que si - dijo Ron - no te he abandonado nunca y no lo haré ahora.

- Yo siempre estaré contigo - dijo la chica - ¿pero que pasara con los estudios?

- En eso es que yo ayudaré - dijo Dumblendore - pensando en lo mismo fue que le explique su situación a Eorwen y ella me pidió que hablara con Alexander y le explicara lo de su búsqueda. Sé que entenderá de inmediato, ya que somos muy buenos amigos.

- Ahora solo tenemos que esperar a que me digan el lugar donde se encuentra la primera de las llaves - dijo Harry

- No tan rápido - dijo el director - tienes que contarnos, o mejor dicho, decirle a Ron y Hermione lo relacionado con las llaves.

- Es que las llaves - comenzó a decir Harry - cuando fueron embrujadas por los demonios, fueron tomadas por unas criaturas que nacieron de la maldición y el poder de la alineación planetaria, nadie sabe que son esas criaturas ni que tan poderosas son, además se dice que tienen mascotas que cuidan el sitio en donde se encuentra el guardián.

- Así que el peligro radica en que debemos enfrentarnos a un par de bestias y a una criatura que nadie conoce y que no se sabe que tan poderosa sea - dijo Ron

- Así es - contesto Harry

- Eso es lo bonito de un desafío - contesto alegremente el chico - aunque tenga que volver a ver a Voldemort, te apoyo completamente. Y Hermione igual.

Entonces quedaron de acuerdo que mientras no hubiese señales de la ubicación de las llaves, los chicos se dedicarían completamente a estudiar, y a prepararse para enfrentara a unos nuevos y más peligrosos enemigos comieron y conversaron largo y tendido, hasta que el director les dijo que era hora de volver ya que de seguro estarían buscando a Harry. En ese momento fue que el chico recordó a Amanda y dijo.

- Profesor, necesito contarle algo

- ¿Qué más tienes que decir acerca de la misión? - preguntó el director.

- No es con respecto a eso - dijo Harry - es acerca de Voldemort

- ¿Qué paso con él? - volvió a preguntar Dumblendore.

- Es que una de nuestras compañeras es de apellido Riddle - comento Ron

- Y en verdad se parece mucho a Tom Riddle - dijo Harry - tiene el mismo color de pelo, el mismo tono de piel y sus mismos ojos, claro que la cara es de otra persona

- Eso ya lo sabia - dijo el director - Alexander me escribió apenas se dio cuenta del nombre de la chica, el también conoció a Voldemort antes de que se volviera el mago tenebroso que fue. Claro que esperaba que ustedes me lo preguntaran, quería saber si habían asociado el nombre.

- Claro que lo hicimos - dijo Hermione - pero no hemos tenido tiempo para contárselo.

- ¿Cree que puede tener algo que ver con Voldemort? - dijo Ron

- En verdad no lo sé - dijo el director - es por eso que envié a varios de los nuestros tras la pista de la familia de la chica.

- En eso andas Sirius y Arabella - dijo Harry

- Correcto - dijo Dumblendore - pero sería bueno que la vigilaran y averiguaran lo que puedan de ella.

- Yo estoy casi seguro de que tiene algo que ver con Voldemort - dijo Ron

- Si es así - dijo el director - espero que primero vean sus intenciones y después la juzgan por el nombre.

- Yo espero que sea una buena persona - dijo Harry - pero no se porque trata de evitarme siempre.

- Como no va querer evitarte - dijo Hermione - si tienes a Aline y a Rosa en todo momento a tu lado.

- No molestes - dijo el chico - en verdad que ambas son hermosas, pero ni me interesa ninguna de ellas y no se como hacer para decirles que me dejen tranquilo.

- A Rosa le debes aguantar todos su caprichos - dijo Hermione - mas que mal aun esta sentida por lo del año pasado, y Aline pareciera que lo hace solo por molestar a Rosa, pero también se ve interesada en ti.

- Ahora - dijo el director - espero que se comporten y no hagan de las suyas, para salir sin que se den cuenta tendrán que aparecerse en el salón apenas abra la puerta. Así que estén listos para hacerlo ahora.... ya.

Los cuatro magos desaparecieron apenas se abrió la puerta, Ron y Hermione aparecieron en el Caldero Chorreante. Mientras que Harry lo hizo primero en la casa de Arabella para ver que todo estuviese en orden y nadie pensara que los chicos estuvieron juntos, así después de unos cinco minutos, Harry se apareció en la taberna, y vio que todos sus amigos lo estaba esperando.

- ¿Por qué tardaste tanto? - preguntó Rosa

- ¿Y donde están tus cosas? - dijo Aline

- Es que antes de venirme pasé a la casa de Arabella para preparar le chimenea, ya que no sé la ubicación exacta de la casa para que se puedan aparecer y mis cosas las deje ahí.

- ¿Quién falta ? - dijo Harry

- Amanda - respondió Carlos - nadie la ha visto.

Harry saca el ubicador y comienza a llamar a la chica, hasta que la ubica y le pregunta donde estaba, así se enteró de que la chica estaba a punto de volver al castillo, pero Harry le dijo que se uniera al grupo y fuesen a su casa para pasar el fin de semana fuera del castillo. Que si no lo hacia se enojaría mucho con ella, así que en menos de tres minutos Amanda aparecía en la sala de la taberna.

- Disculpen la demora - dijo la chica - pero aun no terminaba mis compras.

- Para asegurarme que no te arrancaras iras conmigo por medio de polvos Flu - dijo Harry

- Polvos Flu - exclamó la chica - ¿no podría ser por otro medio?

- Es lo más rápido - dijo Harry - pero no te preocupes, que no eres la única que no le gusta viajar de esa forma, a mí tampoco me gusta mucho.

Tomo de la mano a la chica, mientras que Rosa y Aline la miraron con cara de pocas amigas, entonces la chica les sonrió levemente, y varios de los chicos que la vieron quedaron sorprendidos, ya que era la primera vez que la veían reír, pero Harry no se dio cuenta de eso, tomo un poco de polvo Flu y dijo.

- A Privet Drive - y aparecieron en la casa de Arabella.

- Es fantástica - dijo ella - una casa de magos, pero con aspecto muggle, nunca había visto esta combinación.

- En serio - dijo Harry - ¿tu de donde vienes?

- De Austria - dijo la chica.

- Entonces estudiaste en Brubaxtone - dijo el chico.

- En verdad que no me gusta hablar de ello - dijo la chica.

Harry esperaba poder averiguar un poco mas de la chica, pero en ese momento llegaron Rosa y Aline, quienes de inmediato se sentaron cerca de Harry, así fueron llegando de apoco los chicos la casa del fénix hasta que todos estuvieron en ella. Gregory y Stand fueron los encargados de ir por las bebidas, mientras que Cristina y Darla se pusieron a cocinar.

Mientas tanto Ron y Hermione mostraba la casa a algunos de los chicos, Harry hacia lo mismo en el jardín con otro grupo de chicos. Amanda se había unido al grupo de Ron, por lo que Harry no pudo seguir haciéndole preguntas. Después de eso llegaron los chicos con las bebidas y dijeron que habían pasado a comparar un par de fuegos artificiales.

- Ron - dijo Gregory - ¿son algo tuyo los dueños de sortilegios Weasley?

- Son mis hermanos - dijo el chico - claro que ellos atienden la sucursal de Hogmasde y acá esta mi madre y el otro socio de mis hermanos.

- En verdad que son tus hermanos - dijo Aline - el Drumstang sus artículos eran los más apetecidos, hacían muchos cupones de pedidos para que se los mandaran.

- En Castilla ocurría lo mismo - dijo Carlos - cuando estuvimos en el torneo aprovechamos de compara lo que más pudimos. Sus varitas falsas son espectaculares

- ¿Y que hay de las galletas canario? - dijo Stand - son fenomenales

- Y vieran el fuego artificial que crearon en honor a Harry - dijo Hermione - es el mejor que he visto en toda mi vida

- Pero no había ninguno que pudiese ser en honor al Harry - dijo Scott - busqué entre todos los que habían y solo quedaban estos.

- O en verdad se les acabaron o solo lo hicieron para Harry - dijo Amanda

- ¿Tu que opinas de los Sortilegios Weasley? - le preguntó Judith a Amanda

- La verdad es que no los conocía - dijo la chica

- ¿Cómo puede ser eso? - dijo Aline - todos los colegios de magia del mundo participaron el en torneo del año pasado, y que yo sepa todos se llevaron sortilegios Weasley para mostrárselos a sus compañeros.

- Es que yo no vi ninguno - se defendió la chica, pero Harry sabia que estaba mintiendo, pero el por qué no lo sabia.

- Ya esta lista la comida - dijo Darla, quien llegó justo a tiempo para calmar la situación - ¿dónde comeremos?

-¿Que tal en el jardín? - dijo Franck - podríamos hacer una mesa, o por ultimo comer en el suelo. El día aun esta fresco.

- Bien - dijo Harry - pero no olvidemos que todos los vecinos de esta calle son muggles, así que le ruego no hablar muy fuerte de cosas de magia.

Comieron y bebieron, después de hizo de noche y pusieron algo de música, así que comenzaron a bailar. Como era un hombre más que las chicas, uno de ellos se quedaba sin bailar, pero Harry trato de bailar con Amanda, para sacarle algo de información, pero no pudo, ya que entre Aline y Rosa se le fue bastante tiempo. En eso llegan Darla y Judith, quienes parecían llevarse muy bien.

- Ahora bailaras conmigo - dijo la primera de ellas - ya esta bueno de que estas dos te acaparen todo el tiempo.

Después bailo con Judith, lo mismo que con Cristina, después de eso Hermione llego a bailar con el, ya que Ron estaba bailando con Rosa, así pasaron toda la noche, hasta que decidieron terminar la celebración. Ya que estaba amaneciendo y aun tenia que descansar para después ordenar la casa antes de irse de vuelta al castillo. Todos durmieron hasta muy tarde, tanto así que despertaron solo una dos horas antes de que tuviesen que volver al colegio. Así que corrieron todo lo que les quedaba de tiempo, ordenando la casa para que no se notara que habían estado ahí, por lo que Harry no tubo tiempo de hablar con Amanda. Finalmente todos toman sus paquetes y desaparecen dejando la casa vacía.
Al llegar al castillo, todos se dirigen a dejar las cosas en sus respectivas habitaciones, al entrar en la sala común se encontraron con que la mayoría de los chicos de los cursos mayores los estaban esperando, entonces Marcus se adelanta seguido de Andrea y comienza a decir:

- ¿Dónde pasaron la noche?

- En mi casa - dijo Harry

- ¿Todos? - preguntó Rosa

- Si - contesto el chico

- ¿Y no les molesto a tus padrinos? - volvió a preguntar Marcus

- Claro que no - dijo Harry - no están en el país, pero si hubiesen estado sé que igual los habrían invitado, en especial mi padrino.

- ¿Así que los llevaste a tu casa sin que ellos supieran? - preguntó Andrea

- La verdad es que fue idea de ellos - dijo Harry - me escribieron ayer diciendo que la casa estaría desocupada y que si quería invitara a mis compañeros para que pasaran la noche ahí.

- Podrías haberme invitado - dijo Andrea.

- Si - dijo Marcus - habría sido fantástico hacer una fiesta fuera de la universidad

- Para la próxima les avisare - dijo Harry

- Eso espero - dijo la chica - si no, me enojare mucho contigo.

Harry subió a su cuarto y comenzó a ordenar sus cosas, en eso se encontró con su capa invisible y el mapa del merodeador, los dejo encima de su cama, ya que la capa la quería dejar a mano y el mapa se lo mandaría a Ginny, claro que no aguanto la tentación y decidió mirar el sitio en el que se encontraba la chica.

Así estuvo durante bastante tiempo mirando las idas y venidas de Ginny en el castillo, la vio en la sala común, rodeada de sus compañeros, luego la vio dirigirse al baño y darse una ducha, entonces penso en la imagen de la chica en su bikini rojo. En eso estaba cuando entra al cuarto Andrea, se acerca al chico y le dice:

- ¿Qué es eso?

- Es un mapa de Hogwart - dijo el chico - mi padre y sus amigos lo hicieron cuando eran estudiantes.

- Vaya si es bueno - dijo la chica mirando el mapa - es un gran trabajo. - después de eso miró algo que había encima de la cama del chico y le exclamo.

- ¿También tienes una capa invisible?

- Si - dijo el chico - también es regalo de mi padre.

Entonces la chica pidió permiso al chico para ver las cosas que tenia guardadas en su ropero, así tomo la espada de diamante, pero no la pudo sacar de la funda, después Harry la sacó y se la pasó, pero la chica no pudo levantarla, así que la volvió a guardar, se encontró con los guantes de plata, el pensadero un chivatoscopio, por cada una de las cosas que sacaba Harry le daba una explicación de cómo las había obtenido y el uso que les había dado. Y por ultimo se encontró cuatro libros.

- Tienes cosas muy interesante - dijo la chica - ¿qué son estos libros?

- Tres de ellos son albunes de fotos - dijo Harry - y el otro es el diario de Marlene, que su madre me dio.

- ¿Puedo ver las fotos?

- Claro que si - dijo el chico

Entonces comenzaron a revisar los albunes de fotos, el primero de ello era el que tenia las fotos de sus padres y de él cuando era un bebé, del matrimonio de sus padres y las fotos de sus amigos, todos felices. El segundo era el albun que habían hecho con las fotos de las vacaciones, en la que salía junto a su novia de ese entonces Cho Chang y el resto de los chicos con los que formaron la hermandad.

- Es muy linda - dijo Andrea señalando a Cho - ¿Y quien es la pelirroja?

- Es la hermana menor de Ron - dijo Harry mirando la foto en que ambos chicos estaba abrazados.

- Se nota que te quiere - dijo Andrea - además es muy bonita.

Finalmente Andrea comenzó a ver el ultimo de los albunes, aquel que le había obsequiado un chico llamado Colin Creave, que era compañero de Ginny y siempre había admirado a Harry, Colín tenia la costumbre de seguir a Harry por casi todos lados y sacarle fotografías, Harry se molestaba por eso. Pero si no fuese por Colin, Harry no habría tenido ninguna foto junto a Marlene.

- Ella es Marlene, tu novia que murió en la batalla ¿cierto? - preguntó Andrea.

- Si - contesto Harry acariciando una de las fotos en las que se veían muy felices, y que había sido sacada solo un par de días antes de la muerte de la chica.

- Era muy bella - dijo Andrea - se notaba que se querían mucho.

- En verdad que era muy importante para mí - dijo algo triste - después del colegio viviríamos juntos.

- No debí haberte recordado eso - dijo Andrea - disculpa

- No te preocupes - dijo el chico - es algo que ya estoy superando, es lo que me pidió la ultima vez que nos vimos.

Andrea quedo pensando en lo que Harry le había dicho de la ultima vez que la habían visto, estaba apunto de preguntarle a que se refería con eso, pero al final penso que no seria muy conveniente que Harry se sintiera triste de nuevo por la perdida de su novia, eso si que no lo dejo solo, y le dijo.

- Hoy cenaras conmigo así te desharás de ese par de chicas que te siguen a cada rato.

- En verdad te lo agradezco - dijo Harry - pero no quiero que dejes tus cosas de lados por mí, no seria justo.

- Claro que no me molesta - contesto la chica - además tendrás que aceptar si no quieres que le cuente a todo el mundo que me espías cuando me ducho.

- Eso no es verdad - dijo Harry sobresaltado

- Lo sé - rió la chica - pero no querrás que lo haga ¿cierto?

- ¿No serias capaz o sí? - preguntó el chico

- Como crees - dijo ella - solo era una broma. Ven vamos

Bajaron a cenar y Andrea llevaba del brazo a Harry, así evito que Rosa y Aline pudiesen llevárselo. Claro que las chicas miraron a Andrea con cara de pocas amigas, Ron y Hermione miraron al chico y aguantaron la tentación de reírse. Así después de eso todos los miembros de la casa del fénix se fueron a cenar. Durante la cena hablaron animadamente del día de compras, Andrea les contó que estaba fascinada con lo de la clase de mitología, ya que seria la primera que daría en toda su vida.

- Solo espero hacerlo bien - dijo la chica

- Lo harás muy bien - dijo Hermione

- Claro que si - dijo Ron - además que si quieres saber la opinión de los demás alumnos solo tendrás que preguntarle a Harry.

- Espero que comprendan que tratare de ser lo mas imparcial que pueda - dijo Andrea

- Claro que si - dijo Harry - tu deber es realizar bien tu trabajo y no te reprochare ninguna de tus decisiones.

- Eso espero - dijo la chica

Así termino el fin de semana, y Andrea les dijo que fueran a descansar, ya que la semana que comenzaría seria muy dura, ya que las clases empezaban en serio para todos en Camelot, y que los profesores deban muchos trabajos para realizar después de clase, así que lo mas seguro es que comiencen a acostarse mas tarde de lo normal. Así los chicos llegaron a la habitación y Harry se cambio de ropa y se puso a dormir.

Harry se despertó temprano y se dirigió a la ducha, ya que vio que Andrea aun e estaba durmiendo. Así que entró al baño, se quitó el pijama y comenzó a ducharse, cuando abrió la puerta de la ducha para tomar la toalla, se dio cuenta de que no estaba en el colgador, ni tampoco estaba en el suelo, pensó de inmediato que se la había quedado en la cama, así que salió para pedírsela a Andrea. La sorpresa que se llevó Harry fue ver que la chica estaba en el baño y tenia la toalla de Harry en las manos.

- Ahora estamos a mano - dijo la chica acercándole la toalla a Harry y poniéndosela para cubrirle sus partes intimas - y no tienes derecho a reclamar.

Harry se puso rojo como tomate y no pudo articular palabras, pero sabía que la chica lo había hecho a propósito y no por casualidad como le había ocurrido a él. Después de unos instantes en que parecía haber quedado petrificado, Andrea vuelve a hablarle.

- ¿Piensas quedarte ahí todo el día?

- Claro que no - dijo el chico y salió del baño.

Bajó a desayunar junto con sus amigos y después se dirigieron a la clase de artes oscuras, donde el profesor Morriset los estaba esperando, Harry y el resto de los chicos de esa clase se pusieron en sus puestos y el profesor comenzó a hablarles de lo que comenzarían a estudiar.

- El primer trimestre los dedicaremos a los hechizos de control simple y de los cuerpos, el segundo lo estudiaremos los rituales de control mental y por último estudiaremos los métodos avanzados de control total.

Comenzaremos estudiando los métodos de control metal muggles, el hipnotismo, que es la manera más fácil de explicar lo fácil que puede llagar a ser controlara la mente de muchos de ustedes, después seguiremos con las maldiciones más sencillas.

La clase la pasaron tomado apuntes y leyendo acerca de métodos muggles de hipnotismo, como saber cuando alguien estaba bajo los efectos de ellas y la manera de realizarlos, eso si que la próxima clase comenzarían a practicar. Pero el profesor les dio un trabajo, en el cual debían detallar otras formas de control metal que utilizaban los muggles y como detectarlos

Después se dirigieron a clases de lectura y escritura rúnicas, donde la profesora Hoock, donde comenzarían el estudio de las runas antiguas, así que comenzaron a estudiar el alfabeto rúnico antiguo su pronunciación. Como tarea les pidió investigar acerca de los símbolos rúnicos más utilizados en la escritura antigua y que representación les daban las culturas que las utilizaban.

- Hay mucho que hacer - dijo Ron - será mejor que comencemos de inmediato, ya que si en el resto de las clases pasa lo mismo no tendremos ni tiempo para dormir.

- Tu hablando de hacer deberes Ronald Weasley - lo molesto Hermione - jamas pensé que te escucharía decir eso.

- Que - protestó el chico - acaso me vas a decir que ahora tu quieres dedicarte a romper las normas.

- Claro que no - dijo la chica - solo que me pasé los últimos siete años tratando de que hicieras los trabajos por tu cuenta y por fin veo que lo harás.

Llegaron así a la sala común, y viendo que todos los chicos se encontraban haciendo sus deberes, pero lo que más le llamó la atención a Harry fue que en la pizarra en que se ponían los anuncios, había un pergamino. Los tres chicos se acercaron para leerlo.

A todos los alumnos de la casa del fénix

Este año tenemos dos vacantes en el equipo de quidditch, estos puestos corresponden a la posición de guardián y buscador, por lo que los alumnos interesados en formara parte del nuestro equipo deberán presentarse el día sábado a las 9:00 AM en la sala común, con su respectiva escoba, no se permitirá que algún postulante utilice una escoba que no sea propia.

Atte.

Albert Williams
Capitán.

Ron y Harry se miraron unos instantes y ambos se vieron con la posibilidad de volver a jugar quidditch, el deporte favorito de Harry, ya Andrea les había comentado que en el equipo había un par de vacantes, pero no creía que las pruebas para entrar al equipo fuesen tan luego. Así que decidieron practicar un poco para estar bien preparado para el día de la prueba.

El martes las clases fueron igual de duras que las del día anterior, y tal como lo había dicho el profesor, comenzaron a estudiar a las criaturas tenebrosas más peligrosas que existían en el mundo mágico y como era de esperarse comenzó con los basiliscos, así que lo primero que hizo fue preguntar

- ¿Qué son los basiliscos?

- Son serpientes gigantes - comenzó a decir Hermione - muy peligrosas y difíciles de matar porque su piel es muy gruesa.

- Correcto - dijo el profesor - ¿Ahora quien me puede decir que es lo que hace tan peligroso al basilisco?, señor Weasley

- Que mata con la mirada - dijo Ron - además de poseer un muy letal veneno y sus enormes dientes son muy afilados, por lo que también puede matar fácilmente con ello, además se mueven muy rápidos.

- Excelente - dijo el profesor - cinco puntos para la casa del fénix, como dijo el señor Weasley, la principal característica del basilisco es que mata con la mirada, según investigaciones, aquel ser vivo que miré directamente sus ojos morirá instantáneamente. El porqué es uno de los grandes misterios que aun no se resuelven.

Paso el resto de la clase hablando de las diversas maneras de matar a los basiliscos, sobretodo la manera de anular sus ojos, claro que todas eran muy complicadas y si no se hacían bien o morían en manos de las bestias o en el mejor de los casos quedaban petrificados.

Al terminar la clase, el profesor les pidió que hicieron una investigación de las ultimas apariciones de las bestias, como se criaban y sus formas de reproducción, además de las zonas en que era más posible encontrarlos.

Así fueron a comer y después se dirigieron la siguiente clase. La de idiomas antiguos. En donde el profesor comenzó con enseñar la escritura y lectura del alfabeto griego, además de enseñarles como contar del uno a cien en latín. Así paso la semana y llegó el Viernes y las ultimas dos clases pociones y mitología.

La clase de pociones a pesar de ser dictada por el hermano de Severus Snape, no fue tan mala, ya que como había comentado Marcus, el profesor no tenia favoritos en la clase y les exigía a todos por igual, lo único que hacia igual que su hermano era molestar a Harry y a Ron lo más que podía, pero los chicos se habían concentrado en lo de la poción del veneno del sueño que estaban preparando. Harry gracias a la prueba que había realizado con Argón, no le costó trabajo dominarse, mientras que Ron hacia grandes esfuerzos por no lanzarse sobre el profesor. Hermione no parecía preocuparse de los insultos del maestro, así que no tubo ningún problema con su poción.

Claro que le profesor les mandó a realizar un trabajo de lo que pasaría con la poción si de les agregaba un par de ingredientes más, así que con ese trabajo tendrían para un buen rato. Almorzaron y luego se dirigieron a la sala de mitología, donde Andrea ya los estaba esperando.

- Buenas tarde - dijo la chica - espero que estén listos para comenzar la clase. Pero antes debo advertirles que lo que estudiaremos en esta clase son cosas mitológicas, de las cuales se habla en muchas leyendas, pero nunca se ha demostrado su verdadera existencia, por lo que les pido que no sean cerrados de mentes a que las criaturas que estudiaremos alguna vez existieron

- ¿Pero no se supone que todas las leyendas tienen una base de verdad? - dijo Hermione

- Correcto - dijo Andrea - pero comprenderás que la historia antes se contaba en forma verbal y no se escribía detalladamente los sucesos, solo se realizaban dibujos de las escenas, por lo que la mayoría de los animales eran representados de manera distinta a como eran en realidad. Es así como muchas de las historias pueden haber creado una serie de monstruos o animales para que fuese más interesante.

- ¿Me estas diciendo que las cosas que estudiaremos no existen en realidad? - preguntó nuevamente Hermione.

- No es eso - dijo la chica - lo que pasa que muchos de estos animales que estudiaremos corresponden a la mitología muggle, ellos son lo que más se preocupaban de estudiar todo tipo de criaturas, muchas de ellas existen en verdad. Pero de otras no se ha podido comprobar la veracidad. Pero tampoco se puede negar la posibilidad de su existencia.

- ¿Y alguna vez han encontrado algún animal que se creía que no existiera? - preguntó Ron

- Claro que si - respondió Andrea - hace unos diez años se creía que los cancerberos no existían, pero se descubrió una pequeña camada de ellos en una cueva de Grecia.

- ¿Qué es un cancerbero? - preguntó un chico de la casa del unicornio

- Es un perro gigante de tres cabezas - respondió Andrea, y Harry, Ron y Hermione la miraron de inmediato, ya que hace un par de años habían visto que una de esas criaturas en el mismo castillo de Hogwart. - y se suponía que no existían, si que desde el día de su descubrimiento se han estado realizando investigaciones acerca de la posible existencia de otros seres mitológicos.

Así que después de una reseña acerca de los antecedentes que se encontraban acerca de le existencia de otros seres mitológicos, Andrea comenzó la clase, y lo primero que harían seria estudiar los Minotauros.

- ¿Quién me puede decir que es un minotauro? - preguntó Andrea

- Es un ser con cabeza de toro y cuerpo de hombre - contesto uno de los chicos de la casa del unicornio.

- Correcto - dijo Andrea - según los antiguos relatos la aparición del minotauro se debió a muchas circunstancias, para los griegos fue de una forma, mientras que para los romanos su origen es distinto. ¿Quién me puede decir alguna de las características que tiene este animal. ?

Esta vez nadie levanto la mano, así que Andrea comenzó a explicar que una de las características de aquel animal, era su extraordinaria fuerza, sus cuernos era muy peligrosos y no era de gran tamaño, por lo que resultaba bastante ágil.

- Según otros escritos, su piel tiene una gran resistencia a los ataques mágicos, por lo que es difícil derrotarlos, se supone que no son muy amigables y se alimentan de carnes vivas, y beben sangre. Otras culturas los ponen como especia de dioses, así que le rendían honores, claro que les daban otros nombres

Explico ampliamente las características de los minotauros y antes de terminar la clase les pidió que hicieran una investigación acerca de los orígenes del animal según la creencia griega, y su participación en el desarrollo de la historia de ese pueblo y la visión de los mundos muggles y mágico de ese tiempo.

Esa noche fueron a cenar y de inmediato se pusieron a hacer alguno de los trabajos que tenían pendiente, Hermione sacó muchos libros de la biblioteca de la sala común. Pero dijo que había uno que no podía encontrar, así que lo buscaría al otro día mientras ellos hacían las pruebas de quidditch.

- ¿No iras a vernos? - preguntó Ron

- No - dijo la chica - quiero adelantar algo de trabajo, además así después te servirá para hacer los tuyos.

- Esta bien - dijo le Ron - pero me encantaría que fueras a ver las pruebas

- Si quieren yo puedo acompañarlos - dijo Darla - a mí me encanta ver como juegan

- Yo también iré a ver - dijo Judith - no seré fanática del quidditch, pero no me haría mal un poco de relajo, esta semana ha sido muy dura.

- Y eso que es la primera - dijo Franck - no quiero averiguar como sol las otras.

- Se pondrán peor - dijo Marcus - esto es solo el calentamiento de los profesores, pero no se asusten - prosiguió al ver la cara de los chicos - ya se acostumbraran al ritmo de trabajo, luego podrán hasta participar de las fiestas que hacemos.

- ¿Cómo tienen tiempo para fiestas? - dijo Stand

- Ya lo veras - dijo el chico - además están los fines de semana libres.

Al rato Harry y Ron se cansaron de hacer sus deberes y se fueron a dormir, Harry sacó su escoba y comenzó a sacarle brillo, le pulió el mango y después la guardo, y le costó dormirse, pensando en que en un para de horas mas volvería a sentir la sensación de montar su escoba y volar a toda velocidad. Con ese pensamiento se quedó profundamente dormido.

Al otro día fue despertado por su amigo Ron, quien entró en la habitación con mucho cuidado para no despertar a Andrea. Entonces el Harry le hace señas para que lo esperara abajo, Harry se vistió rápidamente, tratando de no hacer ruido, tomo su escoba y después bajo a la sala común, donde ya estaban Ron y Hermione.

- ¿Por qué me despiertan tan temprano? - dijo Harry

- Es la mejor hora para hablar - dijo Hermione susurrando- ni Rosa ni Aline están despiertas, el salón esta vacío, ¿qué más tranquilidad podemos pedir?

- Esta bien - dijo Harry - ¿qué es lo que has pensado?

- Pasare la mañana buscando información acerca de las llaves de poder - dijo la chica - según Dumblendore era un mito, por lo que en alguna parte tiene que existir algún documento que tenga referencia con ese tema.

- ¿Podríamos preguntarle a Andrea? - dijo Ron

- Claro - contesto la chica - y ella querrá saber para que queremos saber acerca de las llaves.

- Otra cosa - dijo Ron - tenemos la forma de averiguar lo de Amanda.

- El día que fuimos a casa de Arabella me contó que su familia vivía en Austria.

- Y supongo que ya se lo contaste a Dumblendore - dijo Hermione

- Todavía no - dijo el chico - se me había olvidado por completo

- Lo que me parece raro es que esta semana se ha portado un poco más amable, especialmente contigo - dijo Ron

- Es que le hice un favor el otro día - dijo Harry - por lo que pienso que esa es su forma de demostrármelo.

- ¿Qué hiciste por ella? - preguntó Hermione

- Le prometí que no se lo contaría a nadie - dijo Harry - espero que entiendan

- Claro que te entendemos - dijo Ron - solo espero que no te afecte en nada ese favor.

- No - dijo Harry - no esa nada que me afecte.

- Espero que apenas terminen las pruebas le mandes la carta a Dumblendore - dijo la chica - yo estaré en la biblioteca por si me necesitan.

Un pudieron seguir conversando, ya que el resto de los integrantes del equipo bajaban a la sala, lo mismo que los postulantes, con ellos venían Darla y Judith. Todos se sorprendieron de ver a los tres chicos reunidos en la sala, sobretodo porque notaban que no tenían cara de venir recién levantándose.

- ¿Qué están tramando ustedes tres? - dijo Andrea que era una de las jugadoras del equipo.

- Nada - dijo Harry - solo que anoche no dormí muy bien, lo mismo que Ron, y nos juntamos para conversar un rato.

- Claro - dijo Aline quien venia con Rosa - lo mismo hacías en Hogwart cuando planeabas tus escapadas nocturnas junto a todos tus amigos

- Claro que no estoy planeando nada - dijo el chico - ahora no tengo nada de que preocuparme mas que de mis estudios.

Después de eso bajaron a desayunar, Harry tomó un vaso de leche y un par de tostadas, mientras que Ron solo tomó un poco de leche, ya cerca de la 9:00 uno de los chicos se acerca y le indica a los postulantes al equipo de quidditch se dirigieran a campo de juegos. El estadio era enorme, claro que tenia mas el aspecto de un coliseo antiguo, ya que todo era de piedra y el pasto de la cancha era de un intenso verde.

- Mi nombre es Albert Williams - dijo un chico fornido - soy el capitán del equipo de quidditch de la casa del fénix y juego de golpeador. Ellas son las cazadoras Andrea Watson, Marta Rogers y Cinthia Flawers, mientras que él es Bob Stevens, el otro golpeador.

Tanto Albert como Andrea estaba en su ultimo año de universidad, mientras que el resto de los chicos pertenecían a segundo año, así que después de las presentaciones el capitán comenzó a explicar la forma que utilizarían para hacer la selección, pero antes de eso pidió que los chicos se dividieran según el puesto para el cual postularían. Como era de esperarse el puesto mas solicitado fue le de buscador, contando a Harry habían diez postulantes, mientras que para el puesto de guardián habían solo cinco.

- Los postulantes a guardián deberán demostrar su habilidad para detener los tiros que les enviaran nuestras cazadoras, después de eso veremos cuantos quedan. En el caso de los buscadores partiremos viendo a los mas rápidos persiguiendo la stnich.

Las pruebas partieron por la de buscadores, así que con cronometro en mano Albert tomaba el tiempo entre que soltaba la stnich y el postulante la atrapaba, la mayoría de ellos lo hizo muy rápido, entre ellos Harry. Así que Ron le aseguró que pasaría a la siguiente etapa de las pruebas. Se les permitió un descanso, mientras realizaban la primera prueba para los postulantes a guardián.

Ron estaba en el centro de los tres aros y no parecía querer moverse, dejó que una de las cazadoras lanzara, y se tiro de manera espectacular y detuvo la quaffle con la escoba. De los diez intentos, Ron atajó ocho. Al igual que dos de los postulantes, así que por lo menos la decisión de quienes pasaban a la siguiente etapa parecía más fácil.

Las pruebas continuaron para los buscadores, quienes ahora tenían que atrapar la stnich esquivando los ataques de los golpeadores, ahí fue donde varios no lograron conseguir atrapara la pequeña pelota dorada, por lo que solo quedaron cuatro postulantes, entre ellos Harry.

La siguiente prueba para los guardianes era detener los tiros que le lanzaban dos de las cazadoras y luego lanzar la quaffle a la que estaba libre. Como simulando un rápido contraataqué. En esa ocasión solo Ron y otro de los chicos lograron realizar con mayor éxito la prueba, por la que uno de ellos seria el nuevo guardián.

La siguiente prueba para los buscadores fue una competencia de todos contra todos, en parejas para ver quien conseguía atrapar la stnich más rápido, eso fue lo mejor que le pudo pasar a Harry, ya que volvió a sentir la sensación de tener que competir contra otra persona de manera directa, y es lo que mas le llamaba la atención del juego, ya que dejaba todo de lado con tal de agarrar la pequeña pelota dorada.

Así fue que Harry logro agarrar en sus tres oportunidades la pequeña pelota amarilla, por lo que resulto ser el mejor de los cuatro postulantes que quedaban. Bajaron y les indicaron que la decisión la darían a conocer en la noche en la sala común. Harry se quedó esperando para ver la última prueba que tenia que hacer su amigo.

Para la última prueba para el puesto de guardián, los postulantes tendrían que intentar detener una seria penales que las cazadoras les enviarían, diez cada una y ellos tendrían que atajar los mas que pudieran. La primera en pasar fue Cinthia Flawers, quien anotó dos de los diez tiros que le lanzó a Ron. Al igual que al otro chico.


La segunda en lanzar fue Mata Rogers, quien anoto en tres ocasiones a Ron y la misma cantidad al otro chico. En verdad que parecía que la decisión seria muy difícil, ya que ambos se veían muy buenos. Así llegó el turno de Andrea, quien le anotó cuatro veces a Ron y seis al otro chico. Después de eso descendieron al campo y al igual que a los postulantes a buscador se les dijo que durante la noche les darían los resultados.

Harry y Ron se dirigieron a la biblioteca para encontrarse con Hermione, pero no llegaron muy lejos, ya que Rosa, Aline, Darla y Judith los detuvieron y se los llevaron a la sala común con el pretexto de que los chicos las ayudaran con un par de trabajos. Pero los chicos sabían que no era ese precisamente el motivo por el cual ellas se los habían llevado.

- ¿Me quieren decir que es o que les pasa? - dijo Ron

- Queremos que nos cuenten que fue lo que hicieron el sábado - dijo Darla - porque mi tío que estuvo de visita en Londres me contó que los te había visto a ti a Hermione y a Harry reunidos con el profesor Dumblendore en uno de los salones privados de posada.

- Acaso no podemos conversar con viejos conocidos - dijo Ron

- Claro que si - dijo Rosa - solo que para eso no nos tendrían que haber mentido

- Es más - dijo Aline - parecía estar todo perfectamente planeado.

- ¿Y que se supone que estamos haciendo? - preguntó Harry

- No sabemos - dijo Judith - pero nos gustaría que nos contaran.

- En verdad que no estamos haciendo nada - dijo Harry.

- No lo sé - dijo Rosa - te conocí el año pasado y no eres muy bueno para mentir.

- Además esta el hecho de que Hermione ha estado toda la mañana en la sección de mitología de la biblioteca buscando algo, pero no sabemos que es.

- Es solo algo para la clase de mitología - se defendió Ron

En eso llega Hermione con una serie de libros, mira a Harry y a Ron y compendio de inmediato que algo raro estaba pasando, así que se acercó a ello y dejo los libros en la mesa, se sentó en las piernas de Ron, le dio un gran beso y luego miro al resto de las chicas y les preguntó:

- ¿Qué les pasa?

- Eso lo que nosotras queremos saber - dijo Darla - ¿qué les pasa a ustedes tres?

Por suerte la conversación llegó hasta ahí, y la que les salvo en esa ocasión fue Cristina que entro muy enfurecida a la sala común, llevaba todo el cabello despeinado, como si hubiese peleado con alguien y se sentó en uno de los sillones cerca en donde estaban los demás chicos.

- ¿Qué te pasó ? - preguntó Ron

- Es que quería mandarle una carta a mis padres contándole lo bien que me encontraba, así que la escribí después me dirigí a la lechuzería para mandarla.

- ¿Pero quien te hizo eso en el pelo? - preguntó Rosa

- Esperen que ya llego a ese punto - siguió la chica - llegue a la lechuzería y me puse a ver a quien mandaría, el problema fue que no supe cuál de ellas era de las que están a disposición de los alumnos. Así que empecé a proba cual de ellas quería llevar mi carta. Entonces de pronto vi una que me llamó mucho la atención.

- ¿Y eso que es lo que tiene que ver con lo que te pasó? - dijo Darla

- A eso es lo que voy - siguió narrando la chica - entre todas las lechuzas que están descansando, hay una que llama la atención entre las demás, una hermosa lechuza blanca de ojos color ámbar, muy hermosa en realidad, traté de que dejara que le atara la carta, pero cada vez que me acercaba a ella se alejaba. Así que la perseguí unos instantes y la atrapé.

- ¿Y ? - preguntaron todos al mismo tiempo

- Que la condenada lechuza me mordió y luego comenzó a tirarme el pelo, así que tuve que salir corriendo de la lechuzería con ella persiguiéndome.

- Y ¿dónde esta esa lechuza? - preguntó Hermione mirando a Harry

- Espero que lejos de aquí - dijo la chica - si no, no se que me hará

En eso Hedwig entra por una de la ventana y comienza a descender hacia Cristina, quien no atinó a nada, al igual que el resto de sus compañeros, entonces en vez de que la lechuza llegara a atacar a Cristina, pasa de largo y se pone en las piernas de Harry, quien comenzó a acariciarla.

- Ella es Hedwig - dijo el chico - mi querida y temperamental lechuza

- ¿ Era tuya ? - dijo Cristina - Harry espero que no te enojes conmigo

- No tienes por que preocuparte - dijo el chico - además ella sabe defenderse muy bien ¿cierto Hedwig?

Todos los chicos comenzaron a reírse, ya que los ojos de Hedwig parecían no aguantar más de la emoción que le provocaba cada vez que Harry le hacia cariño, y más aun cuando el chico decía que era muy buena lechuza. Y que no conocía ninguna otra en que pudiese confiarle algo, ya que sabia que no se dejaba interceptar por nadie mientras estaba cumpliendo algún encargo.

- Y sin mencionar que es experta en alejar a las chicas de Harry - dijo Hermione

- Además que es muy inteligente - dijo Ron - una vez paso toda una semana en mi casa y se fue solo cuando le mandamos con la respuesta a al carta de Harry.

- En otra ocasión llego a mi casa para que le pudiese mandar a Harry su regalo de cumpleaños - dijo Hermione

- Sin contar la vez que se enojó con Cho y casi se le tira encima al verlo de la mano con Harry - siguió Ron

- Las únicas chicas que he visto que las deja acercarse son Arabella, la señora Weasley, Ginny, Marlene y yo - dijo Hermione - con el resto es muy celosa

- Entonces tendré que tener cuidado con ella - dijo Aline.

- Bueno - dijo Harry dirigiéndose al resto de los chicos - si alguien necesita mandar una carta pueden pedirme a Hedwig, ella sabrá si yo estoy de acuerdo.

- Entonces me la prestas - dijo Cristina

- Hoy no puedo, ya que tengo que mandar dos cartas urgentes - dijo el chico y vio como las demás lo miraron muy raramente.

Así después de unos momentos de una ligera conversación, Harry dijo que quería almorzar, ya que tenia mucha hambre. Entonces en eso aparece él al salón Amanda, quien se acerca a Harry y le pide hablar un poco con él. Así que ella lo llevó a un sitio apartado y le entregó algo, que Harry trato de rechazar, pero ella insistió y se lo metió en el bolsillo y se alejo rápidamente. Ron y Hermione supusieron que era algo con respecto al supuesto favor que Harry había hecho por ella, así que pensaron que se los contaría otro día.

Así pasaron el día intentando poder conversar en privado, pero no podían, ya que Rosa y Aline no se despegaron de Harry, mientras que Darla y Judith estaban trabajando cerca de Ron y Hermione, así que ni ellos podían conversar tranquilo de las cosas que la chica había averiguado en la biblioteca. Finalmente se fueron a la sala común ya que pronto seria la hora de conocer el resultado de las pruebas de quidditch.
Cuando entraron en la sala común, Harry vio que todos los chicos de la casa estaban reunidos en ella, esperando la decisión que tomarían los miembros del equipo de quidditch, así que cada uno buscó un sitio en donde poder ver bien la parte en donde estaban todos los integrantes del equipo, junto a Marcus Ronson. Al ver que todos los miembros de la casa estaban reunido en el salón, Marcus pide silencio.

- Hoy como todos sabemos se han realizado las pruebas para elegir a los jugadores que ocuparan los puestos vacantes dentro del equipo de quidditch de nuestra casa, y espero que los que salgan elegidos cuenten con el apoyo incondicional de todos los miembros de la casa, ya que sea como sea, hay que trabajar por la gloria y la grandeza de la casa del fénix.

- Ahora - comenzó a decir Albert - antes que todo, quisiera agradecer a todos lo que se presentaron a realizar las pruebas, sé que todos quieran entrar en el equipo, y sé que casi todos han jugado por los equipos de sus colegios, por lo que todos tienen experiencia en juegos y solo tiene que acomodarse a jugar con otro equipo.

- La selección - volvió a tomar la palabra Marcus - se realizó considerando tanto las pruebas como los logros como jugador de cada uno de los postulantes, así comprobamos la experiencia de cada uno de ellos y el nivel demostrado dentro de los parámetros de medición de su colegio.

- El puesto de guardián fue uno muy difícil de elegir - dijo Albert - al igual que el de buscador, que es una de las piezas clave de todo buen equipo, así que partiremos nombrando las razones por lo que lo elegimos y después daremos su nombre.

- En la posición de guardián - comenzó a decir Marcus - elegimos a aquel que según sus antecedentes deportivos es considerado como uno de los mejores guardianes de su colegio. Durante su permanencia en el equipo nunca perdió un partido y gracias a él ganaron un par de ellos. Demostró en las pruebas una seguridad que pocas veces se ve en los jugadores que están en ese puesto y por eso es que pienso que dará confianza al equipo.

- El nuevo guardián de la casa del fénix es .... - dijo Andrea - Ronald Weasley

Todo el salón comenzó a aplaudir al chico, quien se puso muy contento, después de recibir un gran beso de parte de Hermione, Ron camino en dirección a donde estaba el resto de sus compañeros de equipo, así que ahora solo faltaba que dijeran quien seria el nuevo buscador.

- Al buscador - comenzó a decir Marcus - lo elegimos por que en sus papeles solo cuenta que no ha perdido casi nunca la stnich, uno de esos partidos lo perdieron y el otro lo ganaron, demostró además poseer una gran habilidad volando, además que durante las pruebas se vio seguro de sí mismo y fue quien mejor realizó el trabajo.

- El nuevo buscador de la casa del fénix - dijo Albert - es ...... Harry Potter.

Hermione abrazó fuertemente al chico, mientras que en el salón todos lo aplaudían. Harry se sentía verdaderamente feliz, al fin volvería a jugar quidditch, cosa que extrañaba mucho, claro que con todo los deberes que tenían no sabría cuanto tiempo libre tenían, además estaba el hecho que como deportivo se había inscrito en el club de duelos y no podía salirse de él, además todavía no llamaban a la primera sesión de entrenamientos.

- Para los que tienen alguna duda de la capacidad de juego de Harry - comenzó de decir Marcus - en sus papeles cuenta que ha sido el único jugador de la historia de su colegio en integrar el equipo de su casa desde primer años, cuenta con la obtención de las copas de tercero, quinto, sexto y séptimo, además de haber sido durante los dos últimos años el capitán del equipo.

- ¿Y que paso con los otros años ? - preguntó uno de los chicos de otro curso.

- En primero pasé el ultimo partido en la enfermería - dijo Harry

- En segundo se suspendió el torneo por los ataques que había hecho el basilisco de la cámara de los secretos - dijo Hermione

- Y en cuarto la copa de quidditch no se efectúo porque Hogwart fue sede del torneo de los tres magos, que fue ganado por Harry - dijo Ron.

Así que comenzaron una gran celebración que incluyo una presentación de todo el equipos de quidditch con sus respectivos uniformes, cada uno de ellos tenia el nombre del jugador bordado en la espalda. Las túnicas con las que jugarían era de un color carmesí, el mismo color del fénix, con las puntas doradas.

Después de eso Marcus le pidió que si podía sacar a Falcore para la fotografía del equipo con la mascota de la casa. Pasaron unos minutos y comenzaron a bailar. Despejaron todo el salón dejando una gran pista en él. Todos bailaban animadamente. Harry compartió con casi todos los compañeros de la casa del fénix. Al igual que Ron y Hermione. Como era de esperarse, la celebración duró hasta muy tarde, ya que no había profesor que fuese a hacerlos callar.

Ya cuando amanecía todos comenzaron a retirarse de apoco. Andrea le dijo a Harry que subieran juntos, pero el chico dijo que subiría después, lo que en realidad quería era poder conversar con Ron y Hermione unos momentos, pero vio que seria imposible, ya que Rosa llegó a su lado y se sentó en sus piernas. Así que después de conversar un momento con la chica le dijo que se iría a dormir ya que estaba muy cansado.

Subió a su habitación y se acostó, tratando de pensar en como podrían hacer para hablar con sus amigos sin que los demás se dieran cuenta, ya que no habían avanzado en nada ni en la investigación de Amanda, ni en la preparación para la búsqueda de las llaves de poder. Con esos pensamientos en su cabeza se quedó dormido.

Harry despertó al día siguiente y se encontró con que aun era temprano. Se vistió y de pronto vio que en uno de sus cajones estaba el mapa del merodeador Hogwart, entonces recordó que tenia que escribirle al director acerca que lo poco que había averiguado acerca de Amanda y enviarle de regalo el mapa a Ginny. Así que tomó un trozo de pergamino y escribió rápidamente.

Profesor Dumblendore

El sábado pasado logre tener un breve conversación con Amanda Riddle, intenté que me contara algo acerca de su vida, pero lo único que pude averiguar fue que su madre vivía en Austria. Sé que no es mucho, pero por lo menos reduce el área de búsqueda.

Atte
Harry Potter.

Tomó el pergamino y lo puso en un sobre, después de eso tomó otro pergamino lo miró un momento como pensando en que le diría a Ginny, ya que en verdad que había extrañado la ausencia de la chica en la fiesta de bienvenida que le habían hecho, además que no tenia noticias de ella. Al final pensó en que le escribiría algo sencillo.

Querida Ginny

Espero que estés muy bien. Acá en Camelot todo es tan diferente a Hogwart y la vez parecido, el castillo es enorme y los jardines también, hay muchas cosas interesantes para ver, pero con todo lo que tenemos que hacer se nos hace casi imposible pasear libremente.

Quede en la casa del fénix, junto a Ron y Hermione, además de Carlos y Rosa Cisneros, quienes también estudian acá. Además que junto con Ron hemos dado las pruebas para el equipo de quidditch y quedamos como los nuevos guardián y buscador del equipo. El próximo año habrá un cupo para cazadora, así que espero que te estés preparando, porque tu tienes que ingresar a estudiar a Camelot y jugar con nosotros.

Pero lo que más me motivo a escribirte es para mandarte algo que sé que te puede servir más que a mi, eso si que solo te lo presto ya que me es algo muy preciado para mi, así que sácale el mayor provecho que puedas. Escríbenos pronto, ya que me encantaría tener noticias de cómo están las cosas en el castillo.

Muchos besos

Harry.
PD: espero poder verte pronto.
PD1: Lo único malo es que la clase de pociones la da el hermano de Snape y es igual o peor que el de Hogwart.

Harry guardo la carta en el sobre y se dirigió a la lechuzería, apenas entró su querida Hedwig se le acercó y le estiró una de la patas para que el chico le atara la carta, entonces vio que tenia en la mano otra mas, así que se giro para que le atara la carta en la otra pata.

- Esta es para Dumblendore - dijo Harry - se la entregas y de los primeros, ya que es muy urgente. La otra es para Ginny, se la entregas y la molestas hasta que te envíe con una respuesta.

Hedwig le dio un pequeño picotazo en la mano en señal que no se preocupara por nada, que podía confiar en ella, entonces comienza a mirarla hasta que el ave se pierde a lo lejos, así que decide bajar a desayunar. Claro que antes paso por la sala común para ver si Ron y Hermione se habían levantado. Harry estaba seguro que Hermione le había contado lo que había averiguado a Ron, ya que eran compañeros de cuarto.

- Hola Harry - dijo Andrea al verlo entrar - ¿madrugando un Domingo?

- Es que desperté temprano y no pude volver a dormirme, así que aproveche de mandar la carta que tenia que enviar ayer.

- Y ¿qué es tan urgente como para levantarte tan temprano? - preguntó Cristina

- Ya les dije - contesto el chico - me desperté temprano y no pude volver a dormirme, así que pense que lo mejor seria mandar las cartas.

Aburrido de que trataran de averiguar todo lo que hacia Harry, el chico dio media vuelta y se dirigió al comedor, ahí se encontró con Amanda, quien estaba sentada sola en una de las mesas. Harry tomó su taza y se dirigió para hacerle compañía.

- ¿Me puedo sentar? - dijo el chico

- Claro - contestó ella - yo ya me estaba por ir

- ¿Por qué me evitas ? - dijo Harry

- Yo no te evito - dijo la chica - lo que pasa es que tengo mucho que hacer.

- Vamos - dijo Harry - te la pasas todo el día sola, eso no es bueno, ¿no quieres tener amigos?

- Hola Harry - dijo inoportunamente Franck - ¿al fin te deshiciste de las chicas?

- A ¿qué te refieres? - dijo Harry

- Que por fin estas sin Rosa ni Aline - cometo Franck - no se como te las aguantas, yo ya habría caído rendido ante cualquiera de ellas dos.

- Es que por el momento Harry no busca pareja - dijo la voz de Ron.

- Además las chicas están muy extrañas - comento Amanda

- ¿Por qué dices eso? - preguntó Hermione

- Rosa y Aline están convencidas de que están en algo raro y peligroso, averiguando cosas de no sé que.

- Creen que es relacionado con esa conversación del mortifago que ustedes pensaba que era pariente del inombrable.

Amanda dejo caer la cuchara cuando Franck hizo ese comentario, luego miro a Harry, quien antes de eso había bajado la mirada como para que la chica no se diera cuanta de que estaba investigándola. Claro que antes de eso notó claramente como se ponía más pálida de lo que era. Después dijo que tenia que retirarse a la biblioteca y Hermione no pudo dejar de notar lo mucho que la chica temblaba.

- Así que eso es lo que quieren saber - dijo Harry

- Pero ahora todas están en la sala común - dijo Ron - parecían tramar algo

- Claro que si - dijo Scott - ya que se sorprendieron con la reacción de Harry, piensan que te enojaste con ellas por estar pendiente de lo que haces.

- ¿Y ustedes que piensan? - dijo Hermione

- La verdad es que me gustaría saber lo que ocurre - dijo Franck - pero sé que si fuese algo muy terrible tendrían la decencia de contárnoslos.

- Es que nos acostumbramos en Hogwart a conversar secretamente - dijo Hermione- así planeábamos todas las cosa que hacíamos.

- Lo único que les pido - dijo Scott - es que nos cuenten alguna vez lo que les pasa, en una de esas podríamos ayudar en algo.

- No es nada - dijo Ron - pero te prometo que si alguna vez necesitamos ayuda serán los primeros a los que acudiremos.

Frank y Scott se retiraron de la mesa, así que por fin los tres chicos estaba solos en el comedor, así que Hermione contó a Harry lo que había averiguado en la sección de mitología de la biblioteca. Además que le entregó a Harry un supuesto grabado en que se veía claramente una representación de la batalla contra los demonios.

- Como pensé - dijo Hermione - la historia de la batalla contra los demonios es conocida en el mundo de los magos, pero el como se enteraron es mi gran duda.

- Alguien tiene que haber presenciado la batalla y haber escrito un documento - dijo Ron

- Imposible - dijo Hermione - según la historia de Harry, la primera batalla se libro apenas el mudo mágico se estaba creando.

- Y la segunda - dijo Harry - ¿no sé exactamente en que fecha fue la segunda?

- Esa fue hace miles de años - dijo Hermione

- ¿Y como lo sabes? - preguntó Ron

- Es fácil - dijo la chica - realice un mapa estelar, y calcule con respectos las posiciones de actuales de los planetas, la cantidad de años en el que ocurrió la anterior alineación, ya que ese día fue que encerraron a los demonios. Pero perdí la cuenta en los novecientos cincuenta mil.

- Aun así alguien supo de ella y de las llaves de poder - dijo Harry - ¿qué dice la leyenda de acerca de las llaves?

- Aun no encuentro eso - dijo la chica - interrumpí la búsqueda cuando a la biblioteca llegaron los chicos y me vieron sola.

- Tenemos que encontrar la forma de poder vernos y hablar sin que los otros se den cuenta - sugirió Ron

- ¿Pero como? - dijo Harry

- ¿Que les parece el ubicador? - sugirió la chica

- Claro - dijo Harry - solo que el único problema es que solo lo puedo ocupar con de a uno a la vez, la gracia sería que pudiésemos conversar los tres al mismo tiempo.

- Y para juntarnos podríamos usar la capa invisible - dijo Ron

- Eso suena mejor - dijo Harry - con ella por lo menos puedo salir de la habitación sin que los demás me vean.

- La gracia seria poder contar con un mapa como el de Hogwart - dijo Hermione - así sabríamos donde están todos cuando queramos.

- Podríamos hacer uno de Camelot - dijo Ron - tenemos todas las condiciones para hacerlo

- Podría ser peligroso - dijo Hermione - además es muy complicado

- Vamos - dijo Harry - Sirius, Reamus, Peter y mi padre lo hicieron cuando estaban en el colegio, ¿no crees que nosotros también podríamos hacer uno?

- Es verdad - dijo la chica - pero si nos descubren nos expulsaran

- Si nos cuidamos no tenemos porque preocuparnos - dijo Ron - además será divertido

- Esta bien - dijo la chica - pero antes tenemos que pensar en como lo haremos apara hablar sin que nadie se dé cuenta.

No pudieron seguir hablando, ya que en esos momentos llegó el resto de sus compañeros de la casa del fénix, y se sentaron cerca de los chicos para comentar lo duro que estaba las clases y felicitar de nuevo a Harry y a Ron por haber entrado en el equipo. Después de eso los chicos supieron que no podrían hablar tranquilamente, por lo que decidieron que harían todo el trabajo que tenían pendiente.

El lunes volvieron a ajetreo de las clases, que comenzaban nuevamente con Artes oscuras, en donde el profesor leyó el informe de Harry acerca de los métodos muggles de control mental, el que habían hecho junto a Ron y Hermione, por lo que estaba muy completo.

- Mensajes subliminales, mensajes encriptados, muy bien - dijo el profesor - por lo menos esta poniendo empeño. Eso me gusta.

Así que ocupando las notas de Harry, el profesor explicó varios métodos muggle de control mental, y como lo magos habían conseguido los mismos efecto con magia, después de eso comenzó a nombrar los hechizos de control mental básicos.

El resto de la semana pasó demasiado rápida para los chicos, que veían como cada vez la exigencia de los estudios aumentaban cada vez más. Las chicas volvían a tomar la actitud de seguir a Harry, Ron y Hermione, Rosa y Aline casi no se separaban del chico, por lo que averiguar algo sé hacia muy difícil. Amanda evitaba toparse con Harry, así que él no tenia oportunidad de hablar con ella. Pero finalmente llego el Jueves y Harry sabia que la chica no lo podría evitar, el ser su pareja en la clase.

- Hola Amanda - dijo el chico amablemente

- Hola - contestó ella sin siquiera mirarlo

- ¿Qué te ocurre? - preguntó Harry

- Nada ¿por qué siempre piensas que me pasa algo? - contestó ella

- Es que pareciera que me evitas - respondió el chico

- Claro - dijo la chica - el gran Harry Potter tiene que tener la atención de todo el mundo ¿o no te basta con tener a Rosa y Aline todo el día a tu lado?. A ya sé ¿quieres la atención de todas las chicas y yo soy la única que no lo hago?

- Oye - dijo Harry - no es eso, solo que siempre estas sola, no hablas con nadie, todo el día estas metida en tus libros. ¿no quieres tener amigos?

- A tu no te gusta que se metan en tu vida - dijo Amanda - espero entonces que tu no te metas en la mía.

No pudieron seguir conversando, ya que llegó la profesora y comenzaron las clases así que tuvieron que prestar atención, ya que aun no entendían bien el método del ocultismo, así que la profesora Lee comenzó con cosas sencillas para que los chicos entendieran el funcionamiento del ocultismo.

- Los muggles utilizan algo parecido al ocultismo - dijo la profesora - claro que la mayoría de las veces solo para su entretenimiento ¿quién me puede dar un ejemplo?

- Las imágenes en tercera dimensión - dijo Amanda - uno mira una imagen y luego si se concentra lo suficiente podrá ver que se forma otra figura, pero con los colores de la original.

- Muy bien - dijo la profesora - cinco puntos para la casa del fénix, además utilizan este método para hacer evaluaciones sicologías, en lo que llaman test de comprensión, donde muestran una serie de imágenes y ellos tienen que decir lo que ven. Otras de las cosas que hacen es la escritura oculta.

Entonces la profesora entrego a cada uno de los chicos un trozo de pergamino, en el que se veía una serie de manchas, sobretodo negro, pero Harry no pudo ver absolutamente nada, así que después de uno cinco minutos, la profesora les retira los pergaminos a todos y luego desde lejos se los muestra

- Las cosas no son siempre son lo que parecen - dijo la profesora mostrando el pergamino, donde ahora se leía claramente el mismo mensaje - esto es otra forma básica de ocultismo, claro que sin magia, como ven no es necesario tener mucha inteligencia, solo se debe saber buscar.

Así llegaron nuevamente al fin de semana, y Harry disfruto de su primer entrenamiento de quidditch, así que se sintió muy bien volando y practicando las estrategias que Albert le hacia, pero Harry y Ron se dieron cuanta que el equipo no era muy fuerte, no sabia porque, pero los chicos sabían que el equipo que habían tenido en Hogwart era mucho mejor.

El club de duelos tendría su primera sesión a mediados de Octubre, por lo que aun disponían de toda la tarde del sábado para hacer los deberes y así disponer de casi todo el domingo para descansar. Ese domingo Harry se levantó tarde, y vio que Andrea no estaba en el cuarto, así que se vistió ahí mismo y luego bajo a la sala común, donde vio al resto de sus compañeros conversando animadamente. Con ellos estaban Ron y Hermione, quienes reinan de las cosas que les contaba Roberto, acerca de la vida en su país, la única persona que no participaba de la conversación era Amanda, quien estaba aparte leyendo uno de sus libros.

Al llegar abajo Harry es abordado de inmediato por Rosa y Aline, quienes le pidieron que las acompañara a tomar desayuno y pasear unos momentos por el castillo. Harry que no tenia ganas de discutir con nadie accedió de inmediato, sobretodo para que ver si las chicas por fin dejaban de seguirlo. Así en pleno desayuno le llegó una lechuza, que Harry no conocía, le retiro el sobre y observo en ella es sello de Camelot, así que con mucho cuidado la abrió y comenzó a leer:

Señor Potter

Cito a usted a una entrevista personal, que se realizara este día a las 16:00 hrs en punto. El motivo de la reunión es para conocer a cada uno de los nuevos alumnos que ingresan a la universidad, por lo que le ruego su puntualidad.

Atte.
Alexander Hoockword
Rector

- Así que tienes la entrevista - dijo Aline

- Si - dijo el chico - pero no sabia que teníamos que tener una entrevista con el director

- Nosotras ya la tuvimos - dijo Rosa señalando a Aline - es muy agradable.

Pero Harry pensó en lo que le había comentado Dumblendore acerca de contarle al rector acerca de la búsqueda de las llaves de poder, pero no comento nada, así que después del desayuno se dirigió con las chicas a pasear por los jardines del colegio, se sentaron un momento a orillas del lago y vieron como los peces saltaban en el agua.

- Se parece mucho al lago de Hogwart - dijo Aline - pero este es mucho más grande

- Yo guardo un bello recuerdo del lago de Hogwart - comentó Rosa

- Yo sin embargo lo extraño, hecho de menos el castillo y todas sus cosas - dijo Harry - aquí todo es nuevo y aun no me acostumbro.

- Ninguno de nosotros lo ha hecho todavía - dijo Aline - ha sido un gran cambio, pero tú eres uno de los masa afortunados

- ¿Por qué dices eso? - preguntó Harry

- Estas en Camelot junto a tus mejores amigos del colegio - dijo Aline - en cambio la mayoría de nosotros, estamos solos, llegamos sin conocer a nadie y tenemos que empezar desde cero.

- Pero Rosa tiene a Carlos - dijo Harry

- Si - contesto Rosa - pero Carlos es mi hermano, es mi amigo, pero no como lo son tu, Ron y Hermione, en España deje toda mi vida y acá estoy empezando de nuevo.

- En verdad que no me había dado cuenta de eso - dijo Harry

- ¿Cómo te ibas a dar cuenta? Si te las pasas todo el día pendiente de lo que te pasa a ti o a Ron y Hermione y a nosotras que estamos todo el día a tu lado ni nos pescas - le reprochó Rosa

- Yo estoy desde sexto tratando de conocerte - prosiguió Aline - pero tu solo tenias tiempo para tus amigos y nadie mas, en el torneo no fue diferente y ahora sigues igual.

- ¿Pero yo no soy el único en Camelot? - dijo Harry - están los demás chicos y ellos también están empezando una nueva vida, no veo que intenten acercarse a ellos

- Claro que lo hacemos - dijo Rosa - entre todos nos hemos hecho buenos amigos, los únicos que se mantienen un poco aparte son tu, Ron, Hermione y Amanda, pero ella es un caso aparte.

- ¿Y por que no le dicen lo mismo a ella? - dijo Harry

- Porque Amanda es así con todos, mientras que ustedes solo hacen diferencia entre el resto de nosotros.

- No hacemos diferencia con ustedes - respondió el chico

- Claro que si - dijo Aline - cada vez que están los tres juntos y llega alguno de nosotros, cambien el tema de inmediato.

- No cambiamos el tema - dijo Harry - ustedes llegan haciendo algún tipo de comentario y nosotros les contestamos.

- Harry - dijo Rosa - ¿Por qué no quieres confiar en nosotras?

- ¿Cómo es eso que no quiero confiar en ustedes? - dijo el chico

- Eso - dijo Aline - hemos pasado estas semanas contigo esperando que no cuentes acerca de lo que sientes y lo que piensas, pero lo único que haces es seguirnos como si no te quedara de otra.

- ¿Y que es lo que quieren que les cuente? - dijo Harry - ¿Acaso ustedes me cuentan lo que piensan?

- En cierta forma si - dijo Rosa - pero tu no pareces prestarnos atención.

- ¿Qué es lo que quieren de mi ? - dijo el chico

- Tu sabes lo que yo quiero - dijo Rosa

- Y no creo que seas tan tonto para no darte cuenta de lo que yo quiero - dijo Aline.

- Deberán perdonarme - dijo Harry - pero no estoy preparado aun para corresponderles, hacer eso seria repetir nuevamente los errores del año pasado y por nada del mundo quiero volver a lastimarte, y a ti Aline en verdad te agradezco que te fijes en mi, pero no quiero que después sufras una desilusión. Por el momento solo les puedo ofrecer mi amistad.

- Algo es algo - dijo Rosa - pero cuando sientas que estas listo recuerda que hay dos chicas que estarían felices de estar a tu lado. - entonces le dio un beso en la cara a Harry y se paró

- Harry - dijo Aline - solo espero que pronto puedas ver lo que harás con tu vida, y en serio que sería muy feliz estando a tu lado - y también le dio un beso en la cara y se fue junto con Rosa.

El resto del día lo pasó en la biblioteca, haciendo sus trabajos para Artes oscuras y Pociones, que eran los más largos de todos, así lo encontraron Ron y Hermione, los cuales se le acercaron y se sentaron junto al chico, ambos se miraron unos momentos y después le dijeron a Harry.

- Hoy tenemos una entrevista con el rector - dijo Ron

- Yo también - dijo Harry - ¿A qué hora es la de ustedes?

- Ambos a las cuatro - dijo Ron - ¿y tu?

- A la misma hora - dijo Harry

- Entonces es para lo que yo imagino - dijo Hermione

- ¿Qué cosa ? - dijeron los dos chicos a la vez

- Eso no se los diré - dijo Hermione - pero recuerden a Dumblendore.

Llegó la hora y se encaminaron al despacho del rector, quien estaba en unos de los cuartos del ultimo piso del castillo, al entrar en la sala de espera, notaron unos hermosos cuadros que representaban a los animales de cada una de las casas, bajo cada una de ella habían varias fotos pequeñas, en las que se observaban muchos chicos. Todos miembros de la misma casa, claro que algunos vestían de manera muy antigua.

- Son las generaciones mas destacadas de cada casa - dijo la voz del rector que es esos momentos estaba parado en la puerta de su despacho - gracias por llegar puntual a la cita, pasen por favor.

La sala del rector era un enorme cuarto de dos pisos, llenos de cuadro que Harry supuso eran los antiguos rectores de la universidad, habían muchos libros y varios estantes, cada uno etiquetado con el nombre de una carrera, y al pasar por su lado se veía que cada uno de los ficheros tenia el numero de un año. El rector les indico que tomaran asientos en cuatro asientos que habían delante de su escritorio, claro que Harry se dio cuenta de inmediato que en uno de ellos ya había alguien.

- Profesor Dumblendore - dijo Ron al ver quien estaba con ellos a su lado. - ¿qué hace aquí?

- El profesor Dumblendore - comenzó a decir el rector - es un gran amigo mío, fuimos juntos a Hogwart y compañeros en Camelot, ahora él me pidió que los citara a ustedes tres al mismo tiempo a la entrevista que hago con los alumnos de primer año, y él llegó hace unos momentos porque me dijo que tenían que decirme algo muy importante.

- Es correcto Alexander - dijo el director - necesitamos que nos ayudes, en este caso que ayudes a Harry, Ron y Hermione a realizar cierta búsqueda que les fue encomendada.

- Sabes que te ayudare en todo lo que me pidas - dijo el rector - ya una vez dude de ti y de lo que decía el chico - señalo a Harry - pero desde que se supo la verdad que me prometí no volver a desconfiar de tus acciones, por mas extrañas que me parezcan.

- No esperaba menos de ti - dijo el director - pero lo que vas a escuchar te parecerá casi imposible de creer, pero tu mismo creo que has escuchado una parte de la historia, aunque solo la tomamos como un cuento para dormir.

- Me parece que mejor me cuentas esa historia y veré que es lo que puedo hacer - dijo el rector - después de todo lo que ha pasado estos últimos años ya nada me parece imposible.

Dumblendore le pidió a Harry, Ron y Hermione, que le contaran toda la historia, desde el día en que Harry soñó con lo de la reina Eorwen durante su quinto año, así narraron como habían buscado durante mucho tiempo el paradero del amuleto de la vida, como a fines de ese año habían vencido a Voldemort y devuelto el amuleto al reino de las hadas, y el regalo de la reina Eorwen, y cada uno de los chicos le mostró el cristal de luz que la dama le había dado a cada uno.

Continuaron con los acontecimientos de sexto año, y como habían creado la hermandad del león de fuego, para poder detener los ataques que varios chicos descendientes de muggles estaban sufriendo a manos de las de Slytherin, de cómo crearon la marca del león y su proyección, eso si que omitieron la parte en que se habían convertido en animagos, después llegó el momento en que Harry narro el cómo había salvado a Rayo de Luna que se había perdido en el bosque de Hogwart y así había recibido el poder de los unicornios.

- Parece un cuento de hadas - dijo el directo - continua.

Así llegaron a sus aventuras del año anterior, Harry contó acerca del sueño en que Voldemort atrapaba a Elodan y lo encerraba, de cómo lo habían rescatado justo a tiempo de que tomara un cuerpo mortal, y así el céfiro lo llevó ante la presencia de Eolodrin quien después de consultar con el resto de los señores les entregó la bendición de los céfiros y le contó acerca del hechizo de los cuatro elementos

- Así que así conseguiste dominar ese hechizo - dijo el rector - no sabes lo mucho que han trabajado los estudiantes de arqueolomagia en averiguar acerca del hechizo, y ahora tu tienes la respuesta. Pero por el bien de todos que el secreto siga bien guardado.

- Lo mismo pienso - dijo Dumblendore - pero aun no termina, ya que viene la parte más interesante de todas. Cuéntale de tus vacaciones

Entonces Harry comenzó a narrarle lo de la visita que le hizo la reina Eorwen y la petición de realizar la búsqueda de las llaves de poder. Al escuchar esto, el rector abrió los ojos, como no creyendo lo que estaba escuchando. Pero no se atrevió a interrumpir el relato de Harry, quien continuo contando el entrenamiento que le habían dado en los cuatro reinos.

- Albus - dijo el rector - me estas diciendo que la leyenda de las llaves de poder es cierta, me quieren decir que en verdad existen.

- Lo mismo pensé yo - dijo Dumblendore - pero aun no hemos terminado el relato, ya que falta que te contemos el motivo por el que Harry tiene que realizar la búsqueda de las llaves.

- Bien - dijo el directo - los escucho, pero entes déjenme tomar una taza de café, para poder analizar mejor los hechos

El rector hizo aparecer una serie de tazas con café y les ofreció una a todos, así que después de que cada uno de ellos tenia la taza con café en sus manos Harry prosiguió con el relato. Esta vez contó todo lo que recordaba acerca de la batalla contra los demonios, el escape de su prisión y la creación de las llaves gracias a las cuales cerraron las prisiones, la maldición que los demonios le arrojaron y como nacieron los guardianes que ahora cuidaban las llaves.

- Bueno - prosiguió el rector - en verdad es que es una historia increíble, y si la escuchara de otros labios nunca las creería, pero como les dije, una vez dude de la palabra de Albus y de ti Harry, y resultó que decían la verdad, así que cuenten con todo mi apoyo ¿en que los puedo ayudar?

- Necesitamos encontrar la forma de que ellos puedan salir del castillo sin que se note - dijo el profesor Dumblendore - ni que falten a las normas del castillo, ya que en cualquier momento les informaran de la ubicación del sitio en que se encuentran ocultas las llaves de poder.

- Eso si es difícil - dijo el rector - si doy una autorización espacial, los demás alumnos sospecharan, y alguno de los profesores pensaran que estoy haciendo excepciones.

- Vamos Alexander - dijo el director - sé que algo se te ocurrirá

- Además las incursiones las podríamos hacer de noche - dijo Hermione - así es más difícil que noten nuestra ausencia

- En eso tiene razón señorita Granger - dijo el director - pero tenemos que analizar el asunto con mucha cautela, ya que si resultan heridos en la búsqueda, habrá que dar explicaciones convincentes.

- En eso comparto tu opinión - dijo el profesor Dumblendore - pero tu mejor que nadie conoce el reglamento interno de Camelot, así que debes saber una forma de hacer legal las excursiones de los chicos.

- No lo sé Albus - dijo el rector - no es algo que sea tan fácil de organizar, me pides prácticamente que deje a estos chicos realizar una búsqueda que es casi un suicidio, muchos magos adultos murieron en los intentos de buscar las llaves ¿crees que ellos las reunirán?

- Claro que si - dijo el director - porque tienen algo que los otros magos no tenían, la información de que deban enfrentarse a un par de criaturas y luego a los guardianes, y por ultimo cuentan con los favores de los señores de los elementos, cosa que ningún mago aparte de Merlin consiguió.

- Eso me lleva a una pregunta - dijo Hermione - ¿cómo alguien escribió acerca de la batalla con los demonios y averiguo la existencia de las llaves del poder ?

- Eso no lo sabemos - dijo Alexander - es por eso que se cree que es un mito nada más. Las hadas rara vez hablan con los humanos, los unicornios son difíciles de encontrar, los Céfiros no hablan con nadie si no es que los necesitan y comprendes lo raro que es ver un fénix, y más que eso tenerlo como guardián.

- Pero de alguna forma alguien se entero de eso - dijo Dumblendore - ahora cambiando de tema, aparte del país de donde viene Amanda ¿han averiguado algo más ?.

- No profesor - dijo Harry - es que cada vez que me acerco a ella, alguien nos interrumpe y ella se marcha.

- Sin contar el hecho de que no conversa con nadie - dijo Ron

- Pero recuerden lo nerviosa que se puso el otro día en el desayuno cuando Franck se le escapo lo de que estamos averiguando de Voldemort

- ¿Le contaron a alguien mas? - preguntaron Dumblendore y Hoockword al mismo tiempo

- No - respondió Hermione - pero unos días antes de que nos reuniéramos en el Caldero Chorreante estabamos comentando lo raro que nos parecía el apellido de Amanda, y Franck nos escucho, pero le dijimos que estabamos hablando de uno de los mortifagos que murió en la batalla y que el parecer seria pariente de Voldemort.

- Excelente historia - dijo el rector - pero deberán encontrar la forma de poder conversar sin que nadie mas se dé cuenta.

- Eso déjalo en mis manos - dijo Dumblendore - tu encárgate de encontrar la manera de que los chicos puedan salir del castillo sin que nadie sede cuenta no resulte sospechoso.

- Me pondré de inmediato a hacerlo - dijo el rector - y cualquier cosa que necesiten me avisan de inmediato, yo los atenderé sin necesidad de cita.

- Y ustedes Tres - les dijo el profesor Dumblendore a los chicos - apenas sepan algo de lo que sea me avisan

Así sin mas el profesor se fue del salón, dejando a los chicos reunidos con el rector, quien les pasó un formulario y un par de plumas, diciéndoles que tenían que llenarlo, y decir que la entrevista fue para ver su opinión de las clases y los profesores.

Después los chicos se dirigieron al salón común, donde se extrañaron de no ver a ninguno de sus compañeros dentro, pero como querían descansar un momento decidieron ir a dar una vuelta por los alrededores del castillo, así podrían idear la manera de hacer un mapa como el de Hogwart.
Las semanas que siguieron fueron muy duras para todos, ya que se notó un intenso aumento de los trabajos de todos, Harry aun no tenia noticias de la búsqueda de los sitios en donde se encontraban las llaves, por lo cual se estaba inquietando mucho, lo único bueno que paso durante ese tiempo fue que Harry y Ron estaban obteniendo buenas calificaciones, cosa que tenia muy asombrada a Hermione, que como siempre era la mejor del curso. Aun así Harry la superaba en lo que era Artes oscuras y defensa contra las artes oscuras, mientras que Ron parecía aprender mucho de mitología y pociones.

Llegamos a mediados de octubre y comenzarían el club de duelos, cosa que tenia a los chicos muy divididos, por una parte querían practicar nuevamente las técnicas de combate, pero a la vez sabían que necesitaban todo el tiempo posible para poder realiza los deberes. Además estaba el hecho de que Harry y Ron ya tenían un deportivo inscrito, pero lo del club de duelos no podían abandonarlo.

- Creo que no podremos con tanto - dijo Ron sentándose de golpe en uno de los sillones

- Vamos Ron - le dijo Hermione - recuerda todas las cosas extras que hacíamos en el colegio, y pese a eso logramos salir bien en todo.

- Además piensa que en todas las asignaturas tenemos buenas notas - dijo Harry - hasta en pociones

- La verdad es que el Snape de acá es más insoportable que el de Hogwart - dijo Hermione - pero debo reconocer que es imparcial al momento de calificar los trabajos.

- Me preguntó como estarán el resto de los chicos de la hermandad - dijo Harry en voz alta.

- No lo sé - dijo Ron - en verdad es que no nos hemos preocupado de escribirnos, deberíamos hacerlo

- Si - dijo Hermione - en verdad que me encantaría saber como las va en sus estudios o trabajos.

- Lo que me hace recordar una pregunta que quería hacerte hace tiempo - le dijo Harry a Hermione.

- ¿Y cual es esa pregunta?

- Varios de los chicos dice que estudiara en la universidad de Oxford ¿es la misma Oxford de lo muggles?

- Claro que es la misma - dijo la chica - en esa universidad es enorme y tiene edificios separados por cada carrera, dentro de uno de los edificios se encuentra todo lo que tiene que ver con el mundo de la magia, claro que esta protegido con un encantamiento antimugle y el nombre de la casa es algo como facultad de ciencias experimentales, o algo así.

- ¿Y como no se dan cuenta de las cosas raras que suceden ahí? Preguntó Ron

- Ya les dije, esta todo con hechizos antimugle, además lo bueno de eso es que los magos y muggles tienen dormitorios comunes, por lo que usar la magia fuera de las salas de clase esta totalmente prohibido. En verdad que hubiese sido interesante ver como nos las habríamos arreglado.

- Entonces que les parece la idea de escribirle a los demás para saber como se encuentran - dijo finalmente Ron

- Estupenda - dijo Hermione - pero nos repartiremos a los chicos y les escribiremos lo mismo en nombre de los tres.

- Tenemos a Slovan y Lavender, ambos están en Londres - dijo Ron - mientras que Dean y Francine están en Francia, Seamus y Lavender en Oxford y Neville y Padma en Stonhead.

- Y que no se te olvide a Ginny en Hogwart - dijo Hermione

- A ella ya le escribí - dijo Harry

- ¿Cuando? - dijeron ambos chicos

- Hace como un mes - respondió Harry - unos días antes de la entrevista, pero no me ha contestado.

Así comenzaron a escribir las ocho cartas para sus antiguos amigos, preguntándole como estaba y que tal les iba en sus estudios, y en el caso de Slovan en su trabajo, así que estuvieron un buen rato escribiendo, hasta que al fin terminaron, comenzaron a ponerlas en sobre y a escribirle los remitentes cuando comenzaron a llegar el resto de sus compañeros.

- ¿Para que son todas esas cartas? - preguntó Carlos

- Son para todos nuestros amigos - dijo Hermione - hace tiempo que no tenemos noticias de ellos

- Son para todos lo que participaron en el torneo ¿cierto? - preguntó Rosa

- Casi - dijo Ron - solo para los que pertenecen a la hermandad que formamos

- Así que la hermandad del león de fuego se juntará de nuevo - dijo Stand - ¿qué harán ahora?

- ¿Cómo sabes el nombre de la hermandad? - dijo Harry

- Su nombre aparece en la lápida de la estatua de los héroes de la batalla, en ella aparecen los nombres del ministerio en un lado, los de la orden de l fénix en otro y los de su hermandad en otro, es fácil saberlo por que los únicos miembros de ella eran solo estudiantes de Hogwart.

- No tenia idea que nuestro nombre aparece en la placa junto con el resto de los miembros de la hermandad - dijo Ron

- ¿Ahora nos van a negar que algo esta pasando? - dijo Aline

- ¿Acaso no podemos escribirle a nuestros amigos? - dijo Hermione algo molesta.

- Claro que pueden - dijo Judith - ¿pero parece muy sospechoso?

- Ya no los molesten mas - dijo Carlos - si le escriben a Ginny denle mis saludos

- No podrá ser - dijo Harry - porque ya le mandamos la carta, pero para la próxima lo haremos

Harry no olvidaba que Carlos había salido con Ginny durante el torneo de duelos, pero no le preocupaba al chico español, porque sabia que la hermana de Ron esperaba a que Harry se fijara en ella, pero el chico no lo hacia, por lo que intentaba ser feliz por otro lado, aun así su corazón siempre estaba con Harry.

Fueron a la lechuzería y comenzaron a reclutar las lechuzas que usarían para enviar los mensajes a sus amigos. Se divirtieron mucho haciéndolo, ya que algunas no parecían muy contentas con tener que viajar tan lejos, aun así al final enviaron todas las cartas, y se quedaron viendo como todas ellas volaban en la misma dirección.

Volvieron a la sala común y comenzaron a realizar sus deberes ya que aun tenias que terminar la investigación acerca de los minotauros que les había mandado Andrea, claro que aprovechaban esos instantes en que sacaban libros del área de mitología para poder buscar información acerca de las llaves de poder y más que nada el como el mundo de los magos se había enterado de dicho acontecimiento.

Con respecto a los de Amanda aun no habían podido a averiguar nada de la chica, ya que ella los evitaba y cuando estaba en clases de ocultismos desviaba el tema a solo la materia que es encontraban estudiado, además que no podía conversar mucho con la chica por tener que concentrase mucho en esa clase. Así paso nuevamente el resto de la semana y llego el día de la celebración de Hallowen, en donde los compañeros mayores de la casa del fénix anunciaron que habría una gran fiesta de Hallowen en los jardines del colegio y que todos los chicos tenían que estar presente.

- No es obligación llevar pareja - dijo Marcus - pero nadie puede negarse a bailar con quien se los pida, solo pueden decir que no si están tirado en el piso sin poder moverse.

En Hogwart para estas fechas solían dar autorización para realizar una visita a Hogmasde, y en la noche celebraban un gran banquete, pero a Harry no le gustaba mucho esa fecha, ya que durante los siete años que estuvo en Hogwart fue en la noche de Hallowen en la que comenzaban todos sus problemas, por lo que esperaba que este año fuese distinto y pudiese celebrar sin problemas.

El sábado paso sin ningún tipo de problema, Harry desayuno con Rosa y Aline, con quienes conversaba alegremente después que ellas le dijeron lo que pensaban, además él les prometió que les contaría si es que necesitaba ayuda para algo. La única actividad que no se suspendió fue lo del club de duelos, que había comenzado hace solo una semana y por desgracia la dirigían los profesores Brandon Snape de pociones, Milton Morriset de artes oscuras y Andrew Hunter de defensa contra las artes oscuras.

Ellos se habían repartido a los chicos en distintos grupos, pero Snape eligió rápidamente a Harry, Ron y Hermione, así que no tuvieron mas alternativa que estar en el grupo del profesor de pociones. Así que se pasaban casi todo el tiempo haciendo practica de técnicas de combate y posiciones reglamentarias de suelos de alta competición. Una vez terminada la clase llegó algo que alegro mucho a Harry.

Hedwig llegaba con lo que Harry suponía que tenia que ser la carta de Ginny, así que se puso muy contento, la lechuza aterrizó en la mesa en que estaba el chico, quien de inmediato saco el sobre y se lo guardó, ya que quería leerlo en privado. Apenas tuvo la oportunidad subió a su cuarto y saco la carta.

Harry

En verdad que e alegra mucho que estés bien, te agradezco que me preste el mapa de Hogwart, te prometo que lo cuidare, disculpa por haberme demorado en contestar, pero he estado muy ocupada.

Ginny
PD: dale mis saludo a Hermione y a Ron.

El chico se sintió muy mal al percatarse de lo fría que había sido la carta que le había mandado Ginny, esperaba que ella se alegrara en verdad de que le escribiera, es mas le dio la impresión de que no estaba muy contenta con que el chico le hubiese escrito, por lo que cuando bajo al comedor se vio muy desilusionado.

- ¿Qué pasa? - le preguntó Ron

- Llego Hedwig con la carta de Ginny - dijo Harry

- ¿Y que cuenta? - dijo Hermione

- Nada - dijo el chico - solo dijo que se alegraba que estaba bien y por mandarle el mapa, solo eso, además de mandarle saludos.

- No seas mentiroso - dijo Ron - sabes que Ginny seria capaz de escribirte un metro de pergamino.

- Parece que no - dijo Harry - si son cinco centímetro seria mucho - y les mostró la carta que ella había enviado.

- Algo pasa - dijo Ron - ella no es así

- En una de esas se aburrió de esperarte y esta con otro - dijo Hermione - piensa que el año pasado termino saliendo con un chico de Hufflepuff.

- Aun así es raro que ella parezca tan fría - dijo Ron

- En una de esas esta muy ocupada - dijo la chica - recuerda que es la nueva premio anual.

- Pero yo pensé que se alegraría de que yo esta bien - dijo Harry

- Vamos Harry - dijo Ron - no me vas a salir con que esperas salir con Ginny.

- No es eso - dijo Harry - solo que desde que volví del mes que pase fuera que no he sabido de ella, recuerda que no fue a mi fiesta de bienvenida.

- No te calientes la cabeza con cosas chicas - dijo Ron - ahora debes enfocarte en lo que haremos esta noche durante la fiesta y lo cansado que vas a terminar.

- Lo que me da una gran idea - dijo Hermione

- ¿Cuál ? - dijo Ron

- Escucharon lo que dijo Marcus acerca de que la regla de la fiesta era que no se podía decir que no a bailar con alguien

- Claro que si - dijo Harry - ¿y cual es la idea?

- Que uno de ustedes dos baile con Amanda y trate de sacarle información acerca de su familia.

- Excelente - dijo Ron
- Claro que lo más lógico es que sea Harry - dijo la chica - tiene mas tacto que tú para decir las cosas.

- ¿Cómo que tiene mas tacto que yo? - dijo el pelirrojo algo molesto

- Vamos Ron - dijo la chica - tu eres bien capaz de decir hola Amanda ¿tienes algo que ver con Voldemort?

Harry y Ron se pusieron a reír, por que en verdad que el chico no tenia mucha paciencia y terminaría preguntándole abiertamente si es que era o no hija del mago tenebroso, pero Harry encontró el punto débil del plan de Hermione, ya que había que sortear un par de problemas.

- Pero como lo haré - dijo Harry - Rosa y Aline no me soltaran en toda la noche, y en el caso que lo hagan, Amanda me estará evitando.

- Encontraremos la forma - dijo Hermione.

Así que después de eso fueron a ducharse, y arreglarse para ir a la fiesta de Hallowen, otra de las condiciones que tenia la fiesta era que todos tenían que ir vestidos como muggles, así que varias de las chicas recurrieron a Hermione para que les prestara algo, incluida Amanda. Los chicos sin embargo habían adquirido un par de ropas muggles, solo por el hecho de compararlas, nunca pensaron ocuparlas. Ya eran casi la nueve de la noche, el momento en que comenzaría la cena de Hallowen, para a media noche comenzar la fiesta.

El comedor estaba decorado para la ocasión, cada uno de los chicos buscó una mesa para sentarse, así que quedaron Harry, Rosa, Aline, Ron, Hermione y Carlos en una, mientras que Amanda se sentó en otra, algo mas retirada que la de los chicos, la comida estuvo de lo mejor, y luego vino un gran acto junto al grupo musical de rock de Camelot, quienes alegraron la cena con pegajosas canciones.

El numero de baile, del grupo de Camelot también sacó muchos aplausos, después llegó una gran exhibición de fuegos Artificiales, la mayoría de ellos de la invención de los Gemelos Weasley, en el que habían de todos lo que ellos habían inventado, entonces Ron hablando en general dijo:

- ¿Creen que hayan conseguido el que hicieron en honor a Harry?

- Ojalá - dijo Aline - me encantaría verlo.

Pero para decepción de las chicas ese no estaba incluido dentro del repertorio de fuegos artificiales que habían en la exhibición, después de eso el rector se levanta de su silla, junto con los demás profesores, entonces pide que le presten atención, por lo que todo el salón se quedó en silencio.

- Espero que disfruten de su celebración, pásenlo bien, pero espero que no olviden que están dentro de los terrenos de la universidad y esperamos que por lo menos puedan comportarse un poco, y por favor no traten de hacer competencia de natación a esta hora.

Todos los alumnos de años mayores, se pararon comenzaron a caminar hacia el jardín principal del castillo, que daba justo al lago, ahí había una serie de grandes amplificadores mágicos y mesas llenas de las más diversas bebidas y comidas que Harry hubiese visto, sobretodo se sorprendió mucho al ver que había mucha cerveza muggle, entonces comenzó la fiesta.

De inmediato varios chicos buscaron pareja y se pusieron a bailar, Harry miro a todos lados para ver si encontraba a Amanda, pero no tubo mucho tiempo, ya que Aline llegó muy rápido a su lado y se lo llevó a bailar. Aline se había puesto una falda corta con vuelos, y una polera muy ajustada, llevaba su pelo suelto, por lo que se veía muy hermosa. Pero el chico solo de dedicó a buscar Amanda, mientras veía a Ron bailando con Rosa y a Carlos con Hermione.

Cuando Harry se sintió muy cansado le dijo a la chica que se fueran a sentar, mientras que él iría por un par de refrescos, Harry llegó a la gran mesa y buscó algo de su agrado, pero no encontró nada que no tuviese algún poco de alcohol, por lo que decidió tomar un par de cerveza muggle, total había escuchado que era buena para la sed.

Mientras estaba tomando un trago de cerveza, se la acerca una chica por la espalda y Harry la reconoció como Samantha Twedd, la chica de la casa de unicornio que había sido la capitana del equipo de duelos de Salem. Se veía preciosa con un vestido ajustado arriba y suelto abajo, como la chica tenia piel oscura, el blanco le sentaba de maravilla. Harry la miro de arriba abajo y se le cayo la botella de la impresión.

- Te gusta como me veo - dijo ella

- Te ves muy bella - dijo Harry.

- Gracias - contesto la chica - ¿bailamos?

- Es que tengo que llevarle una bebida a una chica con la que estaba bailando - se disculpó Harry

- Se supone que en esta fiesta no se puede decir que no - dijo ella - el que lo hace deberá sufrir las consecuencias.

- No te estoy diciendo que no - dijo Harry - solo que quede de llevarle una bebida a otra chica.

- Entonces te acompaño a dejársela y luego bailas conmigo

Harry no tenia otra opción, así que se fue a dejarle la bebida a Aline, que estaba bailando con un chicos de la casa de pegaso, así que recibió muy contenta la botella de cerveza que Harry le había llevado. Bailó con Samantha hasta más no poder, así que se fue a sentar uso instantes, como no tenia ganas de ir a la mesa de la bebida, siguió el ejemplo de varios chicos y la llamó con el encantamiento convocador.

Se tomó la cerveza al seco, y sintió que aun tenia sed, así que llamó otra, así se le unieron Judith y Darla, quienes se venían muy cansadas, así que Harry les convocó más cervezas, ya por todos lados se veían botella o vasos volando en distintas direcciones, mucho de los cuales chocaban entres si rompiéndose y mojando a quienes estaba cerca.

Rosa sacó a bailar a Harry, mientras que vio como Ron bailaba con Amanda, al fin la había encontrado, solo tenia que esperar a que Ron dejara de bailar con ella y ver la forma de deshacerse de Rosa sin ser descortés. Fue entonces que llegó Hermione quien bailaba alegremente con Marcus y en uno de sus movimientos se puso a bailar con Harry, mientras dejaba a Rosa con Marcus.

Ron se dio cuenta y justo comenzó a sonar una melodía lenta, así que tomó a Amanda y la pegó a su cuerpo, cosa que dejó a la chica sorprendida, ya que sabia que era novio de Hermione. Mientras tanto Harry y Hermione comenzaron a bailar y a acercarse lentamente a donde estaba Ron. Finalmente Hermione hace otro de sus movimientos, al mismo tiempo que Ron, dejando a Harry bailando con Amanda.

- Hola Amanda ¿te ves muy bien? - dijo el chico

- Gracias - contestó ella, evitando la mirada de Harry, quien vio que la chica llevaba un par de jeans a la cadera y un peto muy ajustado, con un pequeño escote.

- ¿De donde sacaste esta ropa? - le preguntó Harry

- Los jeans son de Hermione, pero el peto es de Andrea - contesto Amanda - dijo que me vería muy bien con el. Pero me apresta un poco.

- ¿Y como has estado? - preguntó Harry

- Con mucho trabajo - contestó ella - si no fuera que era obligación asistir en estos momentos estaría estudiando.

- Vamos Amanda - dijo Harry - no todo en la vida es estudios, debes divertirte un poco.

- Es que no soy buena para las fiestas - dijo ella

- ¿En tu colegio nunca hacían fiestas? - preguntó Harry

- Es que no fui a ninguna escuela - dijo ella - siempre recibí clases particulares, pero los exámenes los tenia que rendir en Brubaxtone.

- Eso debe haber sido muy aburrido - dijo Harry - ¿nunca quisiste ir al colegio?

- Mama decía que no era bueno que me mezclara con otras personas - dijo ella

- Eso no puede ser - dijo ella - como es posible que no te dejara tener amigos.

- Es que es muy sobreprotectora - dijo Amanda

- ¿Y como se llama tu madre? - intento averiguar Harry

- Margoth - dijo Amanda - Margoth Riddle

- ¿Y tu padre? - preguntó Harry

- ¿Me estas haciendo un interrogatorio? - le dijo a Harry

- No - dijo Harry - solo quería saber que opinaba tu padre de que tu madre no te dejara tener amigos.

- A él no lo conozco - dijo la chica - mi madre dice que murió hace casi diecisiete años, justo cuando yo tenia uno.

- Lo siento - dijo Harry - no fue mi intención hacerte sentir mal

- Entonces no sigas haciéndome preguntas acerca de mi pasado - dijo la chica- ahora si me lo permites estoy muy cansada y quiero sentarme unos momentos.

Después de eso no tuvo ninguna oportunidad de volver a bailar con Amanda, ya que la chica apenas veía que Harry o Ron trataban de acercársele, se paraba y sacaba a bailar al primer chico que veían. Paso otra melodía lenta y Hermione saco a bailara a Harry, eso si extraño a las chicas, que no entendían como no aprovechaba de bailar con Ron.

- Es que hemos bailado muchas veces - dijo Ron - además Harry le pidió a Hermione que lo sacara a bailar todas las canciones lenta, pues como no podía decir que no faltaría a la promesa que hizo de no bailar canciones lenta con ninguna otra chica.

- Pero esta bailando con Hermione - dijo Rosa

- Pero ellos son como hermanos - respondió Ron

- ¿Y como bailó con Amanda? - observó Cristina.

- Ese fue un error mío - dijo Ron - se me olvido lo de la promesa y separe a Harry de Hermione y como lo deje bailando con Amanda no podía decir que no.

Esto pareció convencer un poco a las chicas, pero no completamente. Mientras Harry bailaba con Hermione aprovecho de contarle lo que había averiguado de Amanda, que no era mucho, pero por lo menos podían saber mas de la familia de la chica. Después de eso termino la canción y cada uno se fue por su lado. Así que Harry aprovechó de ir a beber algo con los chicos, que estaban reunidos cerca de la mesa de los tragos.

- Es más rápido que llamarlas con la varita - dijo Roberto, pero con la voz que se le notaba que la bebida le estaba haciendo efecto.

- Nos estaba costando trabajo hacer el encantamiento convocador - dijo Stand quien se encontraba en las mismas condiciones de Roberto.

- Toma un trago de esto - le paso Scott un vaso a Harry - es el mejor trago que jamas había probado.

Harry tomo el pequeño vaso y se tomo el contenido al seco, ya que solo era un trago el que había en el vaso, enseguida sintió como la bebida le quemaba la garganta, provocando la risa de Franck y Roberto, quien avanzó hacia Harry, le pasó otro vaso del mismo trago, mientras él tomaba otro. Miro un momento a Harry y le dijo:

- Te enseñare a tomar tequila, primero tomas un poco de sal y te la pones en la mano, luego le pasa la lengua y dejas la sal dentro de tu boca, después tomas el limón y te lo llevas a la boca, lo muerdes y dejas todo dentro de tu boca, junto con la sal, tomas el vaso y te tragas todo junto a la vez.

Entonces todos los chicos que se encontraba en la mesa junto con Harry, tomaron uno de los vasos, hicieron lo mismo que Roberto, Harry los seguía al pie de la letra, tomando la sal, mordiendo el limón y tomándose el vaso al seco. Esta ves Harry sintió como la bebida le quemaba la garganta, pero en vez de molestarle le agrado, sobretodo por que el sabor del limón le dejo un gusto raro, pero no desagradable.

- ¿Qué están haciendo? - preguntó Ron. El único de los chicos de primer año de la casa del fénix que aun no había probado el tequila.

- Bebiendo tequila - dijo Gregory - solo faltas que tú lo pruebes

- Vamos Ron - dijo Carlos al ver la cara de Ron - no puedes decir que no es la regla.

Así que le explicaron como era que tenia que beber, después de eso, todos tomaron un vaso de tequila, hicieron los pasos previos y se tomaron la bebida y Ron la encontró exquisita. Al ver que los chicos se demoraban, las chicas los fueron a buscar, por lo que también se unieron a la degustación del trago, así que todos los chicos nuevamente tomaron otra ronda de tequila. Y fue la ultima que tomo Roberto, quien cayo desplomado después de tragar el ultimo de los vasos, el solo ha había tomado más de veinte cortos de la bebida, sin contra con la mezcla de cerveza y vino que había hecho.
- Otro más - dijo Marcus señalando a Roberto.

- Ven Harry - dijo Andrea quien estaba muy bebida - es hora de que bailes conmigo.

La chica bailaba muy bien, además que se la acercaba a Harry y hacia movimientos que dejaban helado al chico, ya que eran muy provocadores, varias veces el chico quedó parado atónito mirando los movimientos de caderas de la chica, que de vez en cuando se acercaba a Harry y se pegaba a él. Mientras que el resto de los compañeros animaba a Harry a que siguiera los movimientos de ella.

- Vamos Harry - le decía Marcus - esta es una chica que se las trae, demuéstrale que tu puedes.

Los efectos de la bebida, más los ánimos que le daban los demás chicos, provocaron que Harry bailara igual que la chica, claro que un poco más atrevido, dejó que ella le sacara la polera, dejando a varias de las espectadoras con la boca abierta, ya que gracias a todos lo entrenamientos que había tenido, Harry había desarrollado un cuerpo atlético, no lleno de músculos, pero lo suficiente para dejarlas con la boca abierta.

Otras se fijaron en el hermoso cristal que el chico llevaba puesto, mientras que otras se fijaron en el tatuaje que tenia en el hombro izquierdo, el símbolo de la hermandad, un hermoso león de fuego. Mientras tanto, Andrea siguió con su juego y comenzó a desabrocharle los pantalones a Harry, mientras el resto de las chicas la animaban, claro que Rosa y Aline no parecían muy contentas con lo que Harry estaba haciendo.

Harry estaba a punto de quedarse sin pantalones cuando la música paró de pronto y varias luces se apagaron, por lo que todos reaccionaron y miraron hacia todos lados para ver que era lo que ocurría. Harry de inmediato se vio a punto de perder sus pantalones, así que se arreglo y trató de ubicar el sitio en donde había dejado su polera.

- Toma - le dijo Rosa - a ver si te fijas en las cosas que haces

Harry se puso la polera, y se dirigió donde estaban los demás chicos, quienes se partían de la risa de la cara que traía Harry, ya que al darse cuanta que casi lo dejan sin nada de ropa se puso muy rojo. Entonces de inmediato los chicos le ofrecieron otro trago, claro que esta vez se trataba de Vodka, un trago no tan fuerte, pero algo seco.

- ¿Qué paso? - dijo Harry al ver a Ron y Hermione

- Que Hermione te acaba de salvar de que te vieran sin ropa - dijo Ron

- Aunque con lo animado que bailabas no parecía importarte mucho - dijo la chica quien aun no estaba tan ebria y había logrado lanzar un hechizo a la radio. Así que la música se apagó.

Compusieron la música y continuaron la celebración, mientras más tarde era, mas chico y chicas caían al suelo en estado de ebriedad, cada caído era celebrado con una ronda de tragos por lo que aun quedaban de pie. Harry volvió a salir a bailar, claro que esta vez con Rosa y Aline, quienes no soltaron mas al chico el resto de la noche. Una vez terminada la fiesta, Harry tuvo que subir a Andrea hasta su cuarto, ya que la chica apenas si podía moverse.

- Harry - dijo ella - por que no te acuestas conmigo

- No puedo - dijo Harry - no seria correcto.

- Vamos - dijo la chica - no te estoy pidiendo sexo, solo que duermas a mi lado - y al terminar de decir eso la chica cayo desplomada en los brazos de Harry, quien la tomó y la puso en su cama, la tapó y el se fue a dormir a la suya.

Al día siguiente todos los alumnos se levantaron muy tarde, en especial lo que habían caído bajo los efectos del alcohol. Así que al bajar a la sala común, solo vio un par de chicas de tercer año en la sala. Después bajo a desayunar y comprobó que el comedor estaba casi vacío, solo un par de chicos que aun no se habían retirado a dormir. Camino unos instantes por los terrenos del colegio tratando de recordar todo lo que había pasado en la noche. Después decidió volver a ver si alguien mas había despertado.

Para su sorpresa la mayoría de los miembros de la casa del fénix estaban de pie, ya cuando vieron entrar al chico comenzaron a aplaudirlo, otros simulaban bailar una canción, mientras que varias chicas le tiraban piropos acerca de su condición física. Finalmente se dirigió donde estaba la mayoría reunidos viendo algo, y Harry vio con asombro que se trataba de un par de fotos en los que él salía bailando con Andrea y los momentos en que se saca la polera y estaba a punto de quedarse sin pantalones.

- Nunca te creí capaz de eso amigo - dijo Ron

- Parecías todo un profesional - lo molesto Marcus

- Lastimas que la música se parara - dijo Judith - justo en el mejor de los momentos.

- No se preocupen chicas - dijo Marcus - aun quedan muchas celebraciones por delante.

La mayoría bajo a desayunar, por lo que en la sala común quedaron unos pocos chicos, sobretodo de cursos superiores, entonces Harry ve llegar tres hermosas lechuzas, dos de ellas eran para Hermione y Ron respectivamente y traía un paquete para cada uno, mientras que la otra era para Harry y solo era una carta. Las cartas de Ron y Hermione traían es sello de Hogwart, mientras que la otra no sabia de quien era. Así que la abrió y leyó.

Harry:

Sé que has estado bastante ocupado con tus clases, y que Dumblendore te contó que estabamos en misión con Arabella buscando los orígenes de la chica Riddle, gracia a la información que nos has dado es que hemos concentrado la búsqueda en Austria, aun así no hemos podido encontrar nada. En todo caso te aconsejo que te cuides de ella, por si acaso, y no olvides contarnos cualquier cosa que sepas.

En verdad que no es de trabajo de lo que te quiera hablar, pero con Arabella no sabemos si podremos pasar la Navidad en casa o lo haremos acá, así que te pedimos que planees pasar las fiestas o en casa de Ron o de Hermione, si es que ellos te invitan, Reamus también estará fuera de casa para esa fecha, ya que este año coincidirá justo con la semana de luna llena, por lo que comprenderás que no podrá hacerte compañía.

Atte.
Sirius
PD: Arabella te manda muchos saludos y dice que te portes bien
PD1: mándanos una foto para ver como te encuentras


Harry se sintió un poco triste, ya que tenia la intención de pasar las fiestas con sus padrinos, pero por otro lado si es que Ron aceptaba lo podría pasar en su casa y a lo mejor se vería con Ginny, así que se lo comentó a los chicos quienes de inmediato dijeron que pasarían los tres juntos las fiestas aunque aun no sabían si en casa de Ron o de Hermione. Después se dirigieron al cuarto de Ron y Hermione, para ver que es lo que tenían los paquetes, ambos abrieron los suyos y quedaron con la boca abierta.

- Un par de capas invisibles - dijo Ron - es fantástico.

- Y mira Ron - dijo la chica - un par de ubicadores igual que el de Harry

Entonces sacaron las cosas y luego Hermione saco la carta que venia en uno de los paquetes, la leyó y luego se la paso a Ron, ambos chicos se pusieron muy contentos después de haber leído la carta, así que después de eso, Ron se la entrega a Harry para que el chico la leyera:

Ron y Hermione

Les envío estas cosas para que les sea más fácil realizar su cometido, pero deberán tener mucho cuidado, ya que me costo mucho trabajo conseguirlas y nadie en el ministerio sabe de su existencia, al igual que la capa de Harry que solo unos pocos conocen, pero no dirán nada de ella. Espero que le den el uso que corresponde.

Otra cosa que les envíe, es un par de ubicadores, son iguales de los de Harry, así que si los juntan los tres y ejecutan el encantamiento comunite podrán hablar entre ustedes tres al mismo tiempo con solo la mente y sin la necesidad de abrirlos, también espero que los utilicen para bien, ya que son objetos muy difíciles de conseguir, además que los conseguí de manera no muy transparente que digamos, por lo que les pido la máxima discreción posible. Otra persona que sabe de las capas el Alexander Hoockword

Atte.

Albus Dumblendore
Director de Hogwart

- Al fin podremos hablar tranquilos - dijo Hermione.

- Aun así debemos tener mucho cuidado - dijo Harry - es difícil hablar con el ubicador sin que otros se den cuenta.

- Pero por lo menos no tendremos que esperar que a estar solos cuando queramos decirnos algo importante - dijo Ron

Después de una conversación acerca de la utilidad que le darían a los regalos de Dumblendore, Hermione le pide a Harry que sacara su ubicador, para poder realizar el encantamiento que permitiría la conexión entre los otros ubicadores. El encantamiento comunite requería de que los tres chicos lo realizaran al mismo tiempo, cada uno señalando su propio ubicador. Como los chicos se conocían bastante bien, no les costó nada coordinarse, así que el encantamiento les resultó a la primera. Después de eso cada uno se puso su ubicador y decidieron ir a probarlos.

Hermione se quedaría en la habitación, mientras que Ron iría a la biblioteca, Harry decidió ir a los jardines, ya que se sentía algo mareado y pensó que un poco de aire puro le sentaría de maravilla, así cuando ya estuvieron en posición, Harry comenzó a concentrarse en Ron y Hermione, así que luego de unos segundos sintió las voces de sus amigos en su cabeza

- Esto es genial - dijo Ron

- Gran idea la de Dumblendore - dijo Hermione

- Solo espero que no nos traiga problemas - dijo Harry.

Después de eso los tres se volvieron a reunir en la sala común, en la que nuevamente pudieron conversar tranquilamente, sobretodo por que Aline y Rosa todavía estaban durmiendo, así que discutieron lo que Harry había averiguado acerca de Amanda, así que decidieron enviarle una lechuza a Dumblendore para contárselo, pero tendría que ser al otro día ya que aun tenían que terminar de ensayar una de las técnicas de hipnotismo que tendrían que realizar en la clase de Artes oscuras.Después de la fiesta de Hallowen todo volvió a su normalidad, incluyendo que Aline y Rosa volvían a estar en casi todo momento pegadas a Harry, pero el chico ya no hacia nada por deshacerse de ella, cosa que las tenia muy extrañadas, claro que no se les pasaba por la cabeza que Harry podía hablar con Ron y Hermione cuando quisiera. Lejos de tener algo de tiempo para poder realizar alguna otra actividad, Harry y Ron pasaban muy ocupados, sobretodo con los entrenamientos de Quidditch, ya que a mediados de mes seria el primer partido, Fénix v/s Pegaso.

La casa del fénix estaba deseosa de poder ganar la copa de quidditch, ya que hacia mucho tiempo que esa casa no se quedaba con dicha copa, así que los entrenamientos eran muy duros, tanto que entrenaban día por medio. Mientras que en club de duelos Harry Ron y Hermione ya habían conseguido sobresaliente por la gran calidad que exhibían en los combates.

Al lunes muy temprano, los chicos se dirigieron a la lechuzería para poder enviarle la carta al directo informando lo poco que habían podido averiguar acerca de la procedencia de Amanda. Llegaron a donde estaban las aves y de inmediato Hedwig bajo para que le ataran la carta. En la que solo pusieron

Profesor Dumblendore

Lo único que hemos logrado averiguar de la familia de Amanda es que su madre se llama Margoth Riddle y me contó que su padre murió hace mas o menos diecisiete años y que nunca lo conoció.

Atte.
Harry.

- Vamos - dijo Hermione - bajemos a desayunar antes que comiencen a preguntarnos por lo que hacemos.

- No es para tanto - dijo Ron - desde que tenemos eso (habían acordado no mencionar el nombre de los ubicadores) que han dejado de meterse en lo que hacemos

- Aun así - dijo Harry - espero que no sospechen nada

Durante el desayuno Ron recibió una lechuza, cosa que extraño mucho ya que su madre no le escribía casi nunca y en realidad lo hacia cuando tenia algo muy importante que comunicar, pero al ver el sobre les extraño mas aun ver que tenia un sello del ministerio de magia en el. Pensando que se trataría de una nueva carta en que les pedían que asistieran a algún tipo de acto en memoria de la batalla fue que Ron guardó el sobre en uno de sus bolsillos.

- Felicidades Ron - escucharon que varios chicos le decían cuando pasaban por su lado

- Es en verdad muy bueno - dijo otro de los chicos

- ¿Qué es lo que pasa? - preguntó Harry

- Ni idea - dijo Ron - no sé que les pasa hoy, ¿estarán de broma?

- Nos acabamos de enterar - dijo Franck - y venimos a felicitarte

- ¿Qué es lo que pasa? - preguntó Hermione

- ¿Qué aun no leen el periódico? - dijo Scott

- La verdad es que no - dijo la chica - yo suspendí mi suscripción ya me aburrí de leer las historias que inventaban acerca de la desaparición de Harry.

- Creo que es hora de que te suscribas de nuevo - dijo Gregory - ya que así podrás saber lo que ocurre en nuestro mundo.

Entonces los chicos comienzan a buscar a alguien que tuviese el diario, pero no encontraron a ninguno, después de eso llegaron a la mesa Darla y Cristina, esta última traía una copia del Profeta en sus manos, así que después de felicitar a Ron, los chicos le pidieron que les prestara el periódico para poder ver cual era la noticia por la cual estaba felicitando a Ron

Ya tenemos nuevo Ministro de Magia.

Anoche y tras una gran jornada que se caracterizo por lo apretado que estuvo el resultado de las votaciones, se dio a conocer el nombre del nuevo ministro de magia de Inglaterra. En esta ocasión el cargo quedo en manos del señor Arthur Weasley quien actualmente se encontraba a cargo del departamento de cooperación mágica internacional, en sustitución del desaparecido Bartemius Crunch.

La causa del ajustado triunfo del señor Weasley se debió a que al igual que su contrincante en las elecciones, el señor Amos Diggory, el señor Weasley no quería ser presentado como candidato y decía que el más adecuado para ese cargo era el señor Diggory. Pero finalmente la decisión de la comisión electoral decidió que el señor Weasley era el mejor para ocupar el cargo que quedo vacante tras la muerte de Cornelius Fudge.

Como la gran mayoría de la gente sabe, el señor Arthur Weasley es una de los miembros del ministerio que más abiertamente manifestó su apoyo en la lucha contra los partidarios del señor tenebrosos y una de sus principales ideas es la protección de todos aquellos que lo necesitan, además de la necesidad que hay de fortalecer las relaciones con los muggle.

En palabras exclusivas para el profeta el señor Weasley dijo que haría todo lo posible por continuar las mejoras que se hicieron en el consejo que estaba a cargo de la administración y organización del ministerio, y que aun se encontraban estudiando la manera de hacer que todos los magos nos sintamos protegidos de una vez por todas.

Mientras tanto que el señor Amos Diggory, que se encontraba a cargo del departamento de control y regulación de criaturas mágicas, quedará a cargo del puesto director de cooperación mágica internacional, mientras que se estudian los nombre de las personas que más preparadas se encuentren para ocupar el cargo que ocupaba el señor Diggory, aunque ya hay varios nombres que suenan fuerte en el ministerio, pero no se conoce ninguno de ellos. Solo esperamos que el desempeño del señor Weasley sea el que todos esperamos y desde ya le deseamos la mayor de las suertes.


- Vaya Ron - dijo Harry - tu papá es el nuevo ministro de magia.

Ron no reaccionó para nada después de terminar de leer el articulo del diario, su cabeza estaba totalmente vacía y no encontraba palabras para manifestar su alegría, así que antes de emitir palabra alguna, se metió su mano al bolsillo y encontró la carta que le había llegado, así que la miro y la abrió, encontrándose de inmediato que era una carta de Percy, uno de sus hermanos mayores.

Ron, Harry y Hermione

Sé que quizás les parezca extraño que yo les escriba, pero en estos momentos pienso que es lo mejor que puedo hacer, ya que la noticia que les tengo que contar es muy importante. Pero quizás ya se hayan enterado para cuando la reciban, aun así espero ser yo quien se los cuente.

Papá fue elegido como muevo ministro de magia. No sabes lo muy feliz que se puso mamá con la noticia, lo mismo que el resto de los chicos, por mi parte sabes lo mucho que me gustaría llegar a obtener ese puesto, pero en estos momentos reconozco que no existe ningún mago mas capacitado para ese cargo que papá, claro esta que el único mas capacitado es Dumblendore.

Lo que más me motiva a escribirles es contarles que este fin de semana realizaremos una comida en honor a papá, por lo que seria magnifico que asistieran, claro esta que solo si les autorizan a venir, desde luego que Harry y Hermione están invitados, ya que todos los consideran parte de la familia y se que les agradara mucho poder celebrar junto a nosotros.

Atte.
Percy Weasley
Director del departamento contra el uso indebido de artefactos muggles.

- Felicidades Ron - dijo Harry - al fin tu padre recibe lo que merece por tantos años de buen servicio.

- No sé que decir - dijo Ron - esto es más de lo que me esperaba

- Pero en el fondo - dijo Hermione - sabias que tu padre estaba para grandes cosas, siempre lo habías dicho.

- Claro que si - dijo Ron - solo que nunca pense que vería eso hecho realidad, recuerda lo mucho que lo habían relegado en el ministerio por defender los derechos de los muggles.

- Pero por esa misma lucha es que salió elegido - dijo Carlos - por lo que sé nunca dio su brazo a torcer y no le importaba la opinión del resto de los magos que le decían que le faltaba orgullo de brujo.

- Además ha demostrado ser capaz con todo los desafíos que se le han impuesto - dijo Hermione - y este es el fruto de su esfuerzo.

- Vemos Ron - dijo Harry - ahora tenemos que ver si nos dejan ir a la cena de tu familia, porque yo de todas formas quiero asistir.

- Pero es el mismo día en que tenemos el partido - dijo Ron - ¿qué pasa si se alarga demasiado?

- No pasará - dijo Harry - me asegurare de atrapar la stnich lo más rápido posible.

- Además después de cada partido tenemos salida - dijo Andrea que se había unido al grupo para felicitar a Ron

Así volvieron a las clases, las cuales comenzarían con artes oscuras, y en las que ya estaba aprendiendo a utilizar el primero de los encantamientos de control mental, que se llamaba hipnolisus y que ponía en trance a quien lo recibiera y podía darle la orden de realizar cualquier acción, claro que era muy fácil de detectar ya que la persona que los recibiera caminaba como zombi, algo tieso, como si lo obligaran a moverse.

En lecturas y escrituras rúnicas se encontraba realizando varias traducciones básicas, pero como aun no tenían mucha practica, se demoraban un poco en hacerlas, salvo Hermione que había tomado ese curso durante la estancia en Hogwart. En defensa contra las artes oscuras ya había terminado con los basiliscos y se encontraban estudiando a los gigantes, los cuales dijo que necesitaban muchos magos para poder derribarlos.

En idiomas se encontraba ya hablando un par de frases en latín, claro que aun eran conversaciones muy básicas, pero no estaban tan mal encaminados. En transformaciones se encontraban estudiando las formas de transformaciones múltiples, las que consistían en transformar varios objetos en otro. En cambio en medimagia se encontraba estudiando los métodos de inmovilizar personas heridas por caída o lesiones de huesos.

En encantamiento ilusorio, que permitían hacer aparecer una imagen de alguna cosa en un lugar determinado, claro que tenia que ser solo objetos inanimados, ya que no funcionaba con cosas que se moviera. En la clase de ocultismo al fin habían comenzado a descifrar los famosos mensajes ocultos, así que ahora los estaban practicando. Mientras tanto en la clase de pociones se encontraba realizando una poción multijugos.

Como esa ya la habían hecho una vez, Harry, Ron y Hermione no tuvieron problemas para prepararla, pero como había muchos ingredientes que se debían agregar en distintos horarios, es que la preparación de esa poción duró mucho tiempo (recordemos que en total se demoraba mas menos un mes en quedar lista). Por lo que el resultado de la poción se sabría la ultima semana del trimestre.

En mitología habían terminado de estudiar el minotauro y esa clase comenzarían a estudia a las hidras, que según Andrea era considerada como una de las criaturas mitológicas más fascinantes dentro de la historia, dado a su raro don mágico, que la hacia prácticamente inmortal.

- Ahora ¿quien me puede decir que es una Hidra?

- Es una bestia gigantesca, que tiene como gran característica su cabeza y cuellos e serpiente, se cree que pueden medir mas de diez metros de largo.

- Excelente - dijo Andrea - pero hay una cualidad que hace de la hidra un animal muy peligroso, ¿cuál es esa cualidad?

- Que se les corta la cabeza le crece de nuevo - dijo Hermione

- Si - dijo Andrea - aunque té falto agregar que la cabeza le crece multiplicada por dos, así que en vez de una cabeza aparece con dos de ellas.

A Harry la solo idea de que existiese una especia de serpiente gigante, que cuando se le cortaba la cabeza le crecían de nuevo y multiplicadas por dos no le hizo ninguna gracia, ya que se imagino a el mismo intentando acabar con una de ella. Así la clase pasó y Andrea les dio como trabajo averiguar acerca del medio en que supuestamente vivía la Hidra.

Así termino la semana y por fin correspondería jugar el primer partido de la temporada de quidditch. Esa noche en la sala común, el equipo estaba reunido escuchando las ultimas instrucciones que les daba Albert, en especial a Harry.

- Ya te conté que Joahn Stewar es una excelente buscadora, ya que es muy ligera y rápida, además que la escoba parece que la manejara solo con la mente, es en verdad la jugadora más valiosa del equipo, jamas ha perdido un partido.

- Haré mi mayor esfuerzo - dijo Harry - no te desilusionare.

- Así lo espero - contestó Albert - quiero ganar la copa este año.

Después Albert comenzó a decir las características de cada uno de los jugadores del equipo contrario, en este caso la habilidad de la buscadora y la puntería de los golpeadores era lo que hacia de la casa del unicornio un equipo fuerte, ya que en los últimos años no habían dejado de ganar gracias a la actuación de ellos.

Así todos se retiraron a dormir. Una de las cosas que más extraño a Harry fue el hecho de que si bien el campeonato de quidditch era un acontecimiento importante dentro de lo que era la vida del mundo mágico, en Camelot pasaba algo muy particular, ya que si bien la gran mayoría de los alumnos eran fanáticos, no había señales de tensión entre los simpatizantes de los equipos rivales, al punto que lo mas que se hacia eran realizar apuestas ilegales acerca del resultado del partido.

- Es que si bien el quidditch es importante - le comenzó a explicarle Andrea - no dejamos que existan hostilidades entre las casas, el partido es un momento de relajo que todos queremos disfrutar.

- En Hogwart era muy diferente - dijo Harry - en verdad que las cosas se ponían muy tensas antes de cada partido, tan así que había ocasiones en que alguno de los chicos terminaba en la enfermería.

- En Salem era muy parecido - dijo Andrea - claro que en ocasiones muy divertido

- Nunca te había preguntado de donde venias - dijo Harry

- No importa - dijo ella - es común que aun estés tratando de asimilar todo el cambio de vida que has tenido, yo misma demoré mas de seis meses en preguntarle a mi antiguo compañero de cuarto de donde venia, y resulto que vivíamos en la misma ciudad.

Conversaron largamente, así que la chica le mostró todo lo que tenia guardado en su armario, y luego su pusieron a ver los albunes fotográfico de la chica y hablando como si siempre se hubiesen conocido, tanto así que no se dieron cuenta de cuando amaneció, por lo que no habían dormido ni una hora. Ambos chicos se miraron y se largaron a reír.

- Esto no hay que contárselo a Albert o nos matara - dijo la chica

- Creo que tomaré una ducha para despertarme - dijo Harry.

- Vamos, te acompaño - dijo ella

- No seria correcto - dijo Harry

- Claro que no seria correcto - dijo ella - pero nos ducharemos con bañador, así podemos evitar que ambos nos durmamos. Eso si que yo entro al baño a ponerme el mío.

Harry no sabia el porque siempre terminaba haciendo lo que Andrea le pedía, pero en la chica había algo que a Harry le hacia a Laurelin y de cómo se habían hecho grandes amigos en tan poco tiempos. Harry se puso el bañador y se sentó en la cama a esperar que Andrea le dijera que estaba lista. Después de unos tres minutos la puerta del baño se abrió y salió Andrea con su bata puesta.

- Vamos, que ya estoy lista.

Entonces Harry camina en dirección a la ducha y Andrea lo hace pasar, así que no se dio cuenta cuando la chica se quito si bata y la dejó afuera del baño. Harry en ese momento se encontraba dando el agua, así que no reparo en la chica, entonces viendo que el agua estaba muy fría se da vuelta quedando con la boca totalmente abierta

- Te gusta mi traje de baños - dijo ella con una sonrisa maliciosa en la boca

- Te ves muy bien - respondió Harry mirando sin pestañear la figura de su compañera de cuarto, quien se había puesto mas que un bikini una tanga, ya que el sujetador le tapaba apenas los pezones y dejaba a la vista la mayoría de sus bien dotados pechos, mientras que la parte de abajo apenas si cubría la piel de la chica.

- ¿Nunca habías visto a una chica con este tipo de bañador? - preguntó Andrea

- No - contestó el chico si poder apartar la vista de los pechos de ella.

- Me puedes mirar a los ojos - le reprendió ella

- Disculpa - dijo Harry - es que nunca había visto unas tan grandes y bonitas - agrego sin darse cuenta.

- ¡Que dijiste! - exclamo Andrea, asiendo que Harry se diera cuanta de las palabras que había pronunciado y se puso rojo como tomate - así que nunca habías visto unas como las mías.

Entonces la chica tiró a Harry a la ducha y ella entro detrás de él. Como la temperatura de Harry había aumentado, el agua le pareció congelada, mientras que Andrea se ganaba bajo ella como si nada, después de eso Harry notó como el bañador mojado hacia que los pechos de la chica se remarcaran mas aun. Pero prefirió desviar la mirada a otro lado, ya que sabia que le podía pasar algo muy embarazosos y que había estado tratando de evitar desde que la chica se quitó la bata.

- Ven Harry - dijo ella - ayúdame con esto.

Entonces le entrega un jabón Harry, indicándole que se lo pasara por la espalda, cosa que Harry hizo casi temblando, y Andrea se dio cuenta de eso, entonces se dio vuelta para quedar cara a cara con Harry y se le acerca al igual que la vez que ellos habían bailado juntos en la fiesta de Hallowen. Harry vio la mirada de la chica que reía de la cara que tenia Harry. Entonces ella le quita el jabón de las manos al chico y comienza a pasárselo por el pecho, y luego por el de Harry.

- Vamos - dijo ella - no tienes por que asustarte tanto, si no muerdo.

Entonces le vuelva a poner el jabón en las manos de Harry, pero esta vez no se la suelta y hace que le chico se la pase por su estomago y un poco por los muslos, y ella notó como Harry comenzaba a temblar cada vez mas, así que se dio nuevamente vuelta y esta vez lo abraza y lentamente se la acerca para besarlo. Harry no sabia que hacer, así que camino hacia atrás, hasta que llegó a la muralla y finalmente la chica lo besa.

Harry sintió subir toda la temperatura de su cuerpo y no tenia mas cosas en la mente que poder sacarle el bañador a la chica, quien a la vez se encontraba bajando el traje de Harry, mientras que con su otra mano dejo libre los pechos, para complacer la vista de Harry, quien se solo se abalanzo sobre ellos y comenzó a besarlos, Harry ya estaba sin su bañador y apunto de consumar el acto con Andrea cuando las voces de Ron y Hermione le dicen:

- Harry baja luego que estamos atrasados.

Entonces el chico de un salto se da cuenta de lo que estaba ocurriendo y se separó de la chica, quien lo miró extrañada y esperando una explicación por parte de Harry, pero él salió de la habitación y se dirigió a vestirse, tratando de contener la excitación que aun tenia, enojado con sus amigos por haberlo interrumpido pero agradeciéndole en el fondo que lo hubiesen hecho.

Andrea salió del baño muy enojada, como que fuese un insulto para su orgullo de mujer el haber sido rechazada por un hombre, ya que se sabía que era una chica muy deseada en todo Camelot, y menos pensaba que un chico que no parecía entrar en si al verla hace unos pocos instante ahora ni siquiera la pudiese mirar.

- No era correcto - dijo Harry - no estoy listo aun.

- Para que no estas listo - dijo ella algo enojada

- Para involucrarme con otra persona - dijo Harry - recuerda que no hace más de seis meses que perdí a la mujer que amaba.

- Oh, Harry - dijo ella acercándose y abrazándolo - se me había olvidado, en verdad que no quise.

- Es mi culpa por dejarme llevar - dijo Harry - porque aun soy hombre y no puedo resistir a los encantos de la mujer más bella de todo Camelot.

- De eso me encargare personalmente - dijo ella - solo espero que para la próxima no pares, ya que no sabes con las ganas con las que me dejaste.

- Y me vieras a mí - dijo el chico - además ya es hora del partido

- Deberás - dijo ella - ahora a ganar ¿espero que no le cuentes a nadie?

- Será nuestro secreto - le respondió Harry

Así todo el equipo se reunió y bajaron a desayunar, después de eso todos los jugadores caminaron en dirección de los vestidores de cada equipo, ahí nuevamente Albert dijo que había necesidad de anotar la mayor cantidad de puntos por si es que Harry no lograba atrapar la stnich

- Y tu Ron deberás demostrar el porqué estas en este equipo, lo has hecho perfecto en los entrenamientos, así que solo espero que lo mismo hagas en el partido.

- No te preocupes - dijo Ron - ganaremos


Así salieron al campo de quidditch, Harry vio que los comentarios lo hacia uno de los profesores de deportivo de natación, que Harry supo que también era el entrenador de la selección de quidditch de Camelot cuando se organizaba torneos internacionales, así después de un momento llegó al campo el equipo de la casa del unicornio y por primara vez Harry vio a la buscadora del equipo.

Joahn Stewar era una chica bajas y delgada, de cabello color paja y unos ojos café, su piel era una mescal entre blanco y morena, aun así no era ni lo uno ni lo otro, no era muy bonita, pero tampoco pasaba inadvertida, esa fue por lo menos la primera impresión que tuvo Harry de la buscadora del equipo del unicornio.

El partido comenzó con un rápido ataque de las cazadoras del equipo del unicornio, quienes se movían muy bien por el campo, así que pronto estuvieron en posición de anotar, pero Harry no sabía como Ron parecía adivinar las jugadas de las cazadoras, ya que en vez de lanzarse a interceptarlas hizo un amago y luego bajo con rapidez, para evitar que la quaffle se colara pon uno de los postes.

- Excelente atajada del señor Weasley - dijo Francis Coplan - quien evita la primera conquista de los jugadores de la casa del unicornio, pero ahora la quaffle la tiene la espectacular Andrea Watson.

Andrea había recibido la quaffle y volaba eludiendo todo lo que se le cruzaba por delante, de vez en cuando triangulaba pases con sus compañeras y hacia unos amagues muy buenos, así que pronto se encontró anotando el primer tanto del encuentro. Así el partido transcurría y no había señales de la stnich, pero el partido era favorable a la casa del fénix por 90 a 30. pero el resultado aun permitía perder el partido por que la stnich premiaba con ciento cincuenta puntos al equipo cuyo buscador la atrapara.

- Y la cuanta queda 100 a 30 - dijo el profesor - y no hay muchas novedades por parte de los buscadores, que no han visto ni rastros de la stnich.

Apenas termino de decir estas palabras, cuando Harry ve a Joahn quien se lanzaba persiguiendo algo, entonces Harry sale detrás de ella, intentando ver donde estaba la diminuta pelota, y preguntándose si no se trataría del amago de Wronky, pero por si acaso pensó que no le haría mal acercarse a ella para asegurarse de lo contrario. Y dando realmente un vistazo rápido se dio cuenta de que ella no había visto la Stnich, entonces endereza su escoba y de pronto ve el destello dorado al otro lado de la cancha.

- ¿Pero que es esto? - comento el profesor - Harry Potter ha dejado la persecución de Joahn y a enderezado su escoba para no estrellarse, pero misteriosamente comienza un veloz vuelo en la dirección contaría a donde había estado volando.

Harry fue protegido de los ataques de las bludgger por los golpeadores de su equipo, así que no se preocupo de la bludgger, eso si le preocupa ver la figura de Joahn volando mas bajo que el, pero a mucha velocidad, esperando sin duda de que la stnich se desviara en esa dirección. Entonces Harry ve como la pelota dorada cambia repentinamente de dirección y se dirige directamente donde se encontraba Joahn.

Entonces Harry toma con las dos manos el palo de su escoba y la pone en posición de interceptar la pelota antes de que llegara a las manos de la chica, y avanzó a toda velocidad, así que tenia una oportunidad de ganar e partido, pero solo una, si es que la stnich no cambiaba de dirección. Así que tomo su escoba y con un rápido movimiento la hizo caer en forma vertical

- ¿Qué esta haciendo? - escuchó la voz del profesor - Harry Potter ha dejado de perseguir la stnich y esta cayendo en picada ¿en qué estará pensando?, con esto es casi seguro de que la stnich sea atrapada por Stewar.

Paro Harry no le quitaba la vista de encima a la dorada pelota, y después de otro rápido movimiento puso la escoba en posición horizontal y se dirigió en busca de la pequeña pelota, pero Joahn estaba apunto de atraparla, solo era cosa se segundos. Ella había visto que Harry caía, así que supo que no habría quien se interpusiera entre ella y la stnich, así que con toda confianza se dirigió a atrapar la pelota. Su puño se estuvo a punto de cerrarse, cuando sintió que alguien por debajo de ella le corría el brazo y luego desaparecía subiendo rápidamente. Volvió a mirar y la stnich no estaba.

- Harry Potter atrapa la stnich - dijo el profesor - que manera de volar ha demostrado el joven buscador de la casa del fénix, quien aprovechando la velocidad de la escoba y su pericia para manejarla ha dejado sin posibilidades de atrapar la stnich a la señorita Stewar, quien al parecer se confió demasiado de que tenia el partido ganado y no se fijo que el señor Potter venia a toda velocidad. Y así la casa del unicornio pierde su primer partido de los últimos tres años.

Todo el equipo fue derecho a felicitar a Harry, por su magnifica jugada, después Albert se dirigió a Ron y lo felicito por el estupendo trabajo que había hecho defendiendo los aros del equipo, así después en el camarín los reunió a todos y con una gran sonrisa en el rostro dijo:

- Ahora si tenemos posibilidades de ganar la copa, con Harry y Ron jugando de este mismo modo no habrá quien nos gane.

- No olvides el trabajo de las cazadoras - dijo Harry

- Ni el de ustedes - dijo Ron señalando a los golpeadores - recordemos que este es un juego de equipo y es así como se consiguen las victorias.

- Ambos tienen razón - dijo Albert - solo es que estoy emocionado, nunca vi al equipo funcionando tan bien, así que espero que para el próximo partido las cosas resulten mejor.

- ¿Cuándo es el próximo partido? - preguntó Marta

- Sé que en febrero, pero no que día - contesto Albert

- Bueno - dijo Cinthia - es hora de la celebración en la sala común

- Creo que no podremos participar - dijo Ron

- ¿Por qué no? - dijo Albert

- Hoy como hay salida - dijo Harry - estamos invitados a cenar en la casa de Ron, para celebrar el nombramiento de su padre como nuevo ministro de magia.

- Esa es una excusa valida - dijo Andrea - para la próxima no creo que haya otra como esa.

Dicho esto, Harry y ron se dirigieron a la sala común, entonces se encontraron con Hermione y el resto de sus compañeros de casa, que estaba esperando a los chicos para saber que es lo que harían el fin de semana. La mayoría se desilusiono cuando supieron que ellos tenían una cena en la casa de Ron, ya que no podrían ir aunque Ron los invitara, ya que era un momento muy especial para la familia Weasley.

- Pero no se preocupen - dijo Harry - para la próxima salida nos iremos a mi casa, es una promesa.

- Además hoy hay una celebración por la victoria de la casa del fénix, así que pórtense bien y no beben mucho - les animo Hermione.

Entonces Harry, Ron y Hermione se dirigen al sitio que estaba habilitado para realizar apariciones, pesaron unos instantes en la madriguera, y unos instantes después estaba en el jardín de la casa de Ron. Harry casi se cae de la impresión al ver todos los cambios que le habían hecho. Durante su primera visita la casa parecía a punto de caerse, los jardines estaban todos desarreglados y llenos de nogmos, mientras que los pisos superiores parecían flotar por arte de magia.

Ahora se encontraba ante una hermosa casa bien cuidada, completamente de ladrillo y con hermosas ventanas de madera ahora parecía una hermosa casa de campo, muy parecida a la de los Malfloy, pero en ella se respiraba una gran sensación de alegría, Harry se sentía como en casa. El jardín estaba muy bien cuidado, pero en un sector Harry vio que había mucha maleza todavía, pero pensó que esa parte ya no pertenecía a la familia Weasley.

- Papa lo dejó para que vivieran los nogmos - dijo Ron - pero con la condición de que no le estropearan las plantas a mamá, Lokky no esta muy contento con tener que dejarlos en ese espacio.

Entraron a la casa y de inmediato comprobó que los cambios exteriores de la casa no eran nada en comparación con los cambios interiores, aunque en verdad no eran todas las cosas muy lujosas se notaba de inmediato el cambio en la mayoría de los muebles de los señores Weasley, claro que conservaban el reloj que tanto le gustaba a Harry. Pero lo único que no cambiaba en esa casa era la forma de ser de todos los Weasley, así que Harry se encontró de pronto bajo los brazos de la mamá de Ron.

- Harry cariño que bueno que viniste - le dijo después de soltarlos.

- Hay querida que hermosa estas - le dijo a Hermione, a quien quería mucho.

- Y tu Ronald Weasley - le dijo al chico - cuando te acordaras que tienes una familia y nos escribirás, ya que son casi tres meses desde que estas en clases.

- Es que hemos tenido mucho trabajo - dijo Ron - y no tenemos tiempo para nada más.

- Pero como Harry se dio el tiempo de escribirle a tu hermana para ver como estaba - le reprocho la señora Weasley

- Solo le escribió porque tenia que mandarle una carta a Dumblendore - dijo Ron

- Pero por lo menos le escribió a Ginny - contestó ella

- A propósito de Ginny - dijo Hermione -¿dónde esta?.

- No vendrá - dijo la señora Weasley

- ¿No le dieron permiso en el colegio? - dijo extrañado Harry.

- No Harry - dijo la voz de Percy, que estaba entrando en la sala junto con su novia Penelope - lo que pasa es que esta muy ocupada con lo del torneo.

- ¿Torneo? - preguntaron los tres chicos al mismo tiempo - ¿qué torneo?

- El torneo de quidditch de colegios de Europa - dijo Bill entrando en la sala - que se disputa entre las escuelas de Hogwart, Drumstang, Brubaxtone y Castilla en partidos de ida u vuelta. Por lo que son seis partidos en total.

- Y Ginny es una de las cazadoras de la selección de Hogwart - dijo Charly - y en esto momentos se encuentran en la Drumstang porque tiene el partido con ellos la próxima semana.

- ¿Y quien más esta en el equipo? - preguntó Ron

- Veamos - dijo Charly - las cazadoras son Ginny y Janette Flawers, de Gryffindor y Lisa Barret de Ravenclaw, los golpeadores son Denis Creave y Samuel Jeffeson de Gryffindor, el guardián es Sean Conolly de Slytherin y el buscador y capitán es Richard Hanck de Hufflepuff

- Mayoría de Gryffindor - dijo Ron

- ¿Y cuantos partidos han jugado? - preguntó Harry

- Este será el primero - dijo Percy - el segundo será el fin de semanas en que salgan de vacaciones y será e Hogwart contra la academia de Castilla.

- Habría sido fabuloso participar - dijo Harry

- Pero no puedes tener todo - dijo Hermione - ya participaste una vez en el torneo de los tres magos y tuviste el honor de ser el capitán del equipo de duelos del colegio, para finalmente salir elegido como el mejor de los duelista de todo el torneo.

- Tienes razón - dijo Harry.

Así poco a poco fueron llegando los demás invitados de la familia Weasley, que incluía por supuesto a todos lo miembros mas importantes de la orden del fénix, salvo a Sirius y Arabella, que se encontraban fuera del país. Fred y George llegaron con sus acostumbrado fuegos artificiales y sus novias. Dumblendore por supuesto estaba invitado y fue sentado a la derecha del señor Weasley. Los señores Diggory llegaron después del director.

Otros que llegaron a la comida fueron Draco Malfloy, junto con Pansy Parkinson y la madre del muchacho, cosa que extraño mucho a Harry, ya que supuestamente seria una celebración para los más cercanos a la familia Weasley, entonces al ver la cara de incertidumbre de los de mas Draco se acerca a ellos y les dice.

- ¿Creo que se preguntaran que es lo que hago aquí? - dijo el chico mientras saludaba a Harry, Ron y Hermione, lo mismo que Pansy

- La verdad, si - dijo Ron - Percy me dijo que seria algo más privado y familiar.

- Es que en estos meses he tenido muchas reuniones de negocios con tu padre - dijo el chico - y en verdad que me ha sido muy beneficioso para ambos, así que en estos momentos somos como dirían buenos amigos.

- Así que estas amigo de mi padre - rió Ron - si me lo dicen hace dos años creo que nunca lo habría creído.

- Ni yo - dijo Draco - pero así son las vueltas de la vida ¿Cómo le ha ido a ustedes?

- Bien - dijo Hermione - tenemos mucho trabajos, pero tenemos tiempo para venir a relajarnos un poco ¿Sabias que Ron y Harry están en el equipo de quidditch de la casa del Fénix?.

- Que bien - dijo Pansy - así que había vacantes en el equipo.

- Si - dijo Ron - y hoy fue nuestro primer partido y lo ganamos gracias a una espectacular jugada de Harry

- No fue para tanto - dijo el chico

Después de eso la señora Malfloy llegó para saludarlos, y conversó un poco con ellos, por lo menos ya se estaba recuperando y ayudaba a Draco en el manejo de los negocias, mientras que los chicos realizaban una seria d cursos para entender los funcionamientos del mercado. Después se puso a conversar animadamente con los señores Diggory, él contó que estaba muy contento con el nombramiento de Arthur como ministros pero que el se quedó con la cartera para no dejar el puesto vacío.

- A Percy no le hubiese molestado ocupar esa cartera - dijo Bill.

- Pero el joven Percy ha hecho un excelente trabajo en el departamento contra el uso indebido de los artefactos muggle - contesto el señor Diggory - se ve que es muy empeñoso en lo que hace.

- Además ahora tengo otras expectativas - dijo Percy uniéndose a la conversación.

- ¿Y se puede saber cuales son tus nuevos planes? - lo molesto Ron

- Claro - dijo Percy - en primer lugar pronto comenzare una nueva vida, ya que me casare con Penelope en un par de meses, así que pronto me marchare de casa para iniciar una nueva vida.

- Que bien - dijo Ron - al fin podré tener una habitación mas grande

- Lo siento - dijo Percy - Ginny me la pidió primero.

Otras de las personas que llegó esa noche a la cena de la familia Weasley fue Reamus Lupin, quien venia llegando de una visita a Brasil, en donde firmó un acuerdo de control de criaturas tenebrosas. Se le veía igual de ojeroso que siempre, solo que la ropa que traía puesta se notaba mas nueva y bien cuidada.

- Hola Reamus - corrió Harry a abrazarlo - ¿Cómo has estado?

- Excelente - dijo Reamus - y usted como han estado

- Muy bien - respondió Ron - super bien - contestó Hermione

- Me parece - dijo Reamus - ¿Supongo que no han tenido noticias de Sirius y Arabella?

- Me escribieron diciendo que quizás no podrían pasar la Navidad acá - dijo Harry

- Es una pena - dijo Reamus - ¿Y que es lo que harás?

- No lo sé aun - dijo el chico - claro que Ron y Hermione se ofrecieron a ir donde yo este a pasar las fiestas.

Así conversaron animadamente de muchas cosas, llegó el momento de la cena y Harry vio que Lokky había hecho en verdad un gran trabajo en la preparación de los alimentos, cada cosa estaba deliciosa, Harry estaba sentado justo frente a Ron y Hermione, mientras que a su lado estaba Reamus, los demás estaban distribuidos en distintas partes de la mesa, pero aun así podían conversar todos a la vez del mismo tema sin que molestara a los demás.

Finalmente después de la cena todos se retiraron a sus respectivas casa y Harry, Ron y Hermione se dirigían a las habitaciones donde dormirían, y por primera vez en el año, Ron y Hermione no dormirían juntos, pero no les importó mucho, ya que sabían que tenían todo el resto del año por delante. Harry se acostó y penso en Ginny, se entristeció de que no le contara nada del torneo y más se apeno al saber que no la vería hasta dentro de mucho tiempo más.
El domingo se despertaron tarde y luego de almorzar los chicos se despidieron de los Weasley ya que querían pasara a ver unos instantes a Reamus, para preguntarle acerca de cómo habían logrado realizar el mapa del merodeador. Llegaron a la casa de Arabella y Reamus se encontraba ordenando unos papeles.

- Hola chicos - dijo Reamus al verlos - ¿qué los trae por estos lados?

- ¿Veníamos a hacerte una visita? - dijo Hermione

- Va - dijo Reamus riéndose - a mi no me vienen con esa mentira, ustedes quieren algo ¿o me equivoco?

- La verdad es que no te equivocas - dijo Harry - ¿Pero como supiste?

- Es que tienes la misma mirada de tu padre cuando quería conseguir algo - contestó Reamus - ahora díganme ¿en qué los puedo ayudar?

- ¿Queríamos saber como hicieron el mapa del merodeador? - dijo Harry

- Así que pretenden hacer uno de Camelot - dijo Reamus - eso si que seria interesante.

- Pensamos que nos podría ser útil - dijo Ron

- Pero me gustaría que ustedes pensaran en como hacerlo - dijo Reamus - es en verdad un bonito desafío, además que ustedes tiene todo a la mano para hacerlo, sobretodo las clases de Ocultismo que están haciendo.

- Así que no nos ayudaras - dijo Harry

- Claro que les ayudare, dijo Reamus, les daré indicaciones de los hechizos y elementos que deben utilizar para la elaboración del mapa, pero ustedes deben poner algo de su parte y tratar de mejorar lo hecho por nosotros.

- Me parece justo - dijo Hermione - no creo que sea bueno que siempre nos estén diciendo como debemos hacer las cosas, recuerda que gracias a ellos nos convertimos en animagos no registrados en muy poco tiempo.

- Cosa que a Sirius y James les costó mas de tres años y Peter lo logró cuando íbamos en quinto. - prosiguió Reamus.

- Tienes razón - dijo Ron - entonces esperaremos tus instrucciones

- Claro - dijo Reamus - solo debo recordar exactamente como fue que lo hicimos.

Pasaron una tarde agradable en la casa de Arabella, claro que no quisieron asomarse a la calle, ya que como le recordó Reamus a Harry, se suponía que él se encontraba estudiando en Oxford, así que no convenía que los vecinos se asomara y vieran que el chico estaba en la casa, y menos que después no se retiraba.

- Pasan pendientes de quien entra y no entra a la casa - dijo Reamus - casa vez que llego tengo que hacer un encantamiento ilusorio para simular que me bajo de un taxi muggle y que este se va.

- En verdad que es mala idea seguir en esta casa - dijo Harry - ¿No han pensado en cambiarse?

- Claro que si - dijo Reamus - pero Sirius dice que no se ira de aquí solo para complacer a los vecinos, así que se las aguantara hasta que sea necesario.

- ¿Pero nos pueden descubrir? - dijo Harry

- Es lo que motiva a tu padrino - respondió Reamus - sea como sea sigue siendo el mismo Sirius Black que causaba las mayores calamidades en el colegio, y después de todo lo que ocurrió piensan en recuperar todo el tiempo perdido.

- En todo caso se lo merece - dijo Ron - después de todo lo que tubo que soportar creyéndose responsable de la muerte de los padres de Harry y culpándose por eso durante tanto tiempo.

Así conversaron animadamente hasta que se dieron cuenta de que ya casi estaba siendo hora de volver al colegio, así que se despidieron de Reamus y se desaparecieron. Llegaron al castillo de Camelot justo a la hora que tenían como plazo para hacerlo, así que se salvaron por un pelo de que no tuviesen que ponerles una falta grave.

- Pense que no llegarían - dijo Rosa cuando los vio

- ¿Porque tardaron tanto? - dijo Aline

- Es que pasamos a mi casa a conversar con Reamus, quien llegó anoche de un viaje a Brasil y estuvo con nosotros en la cena

Así que cenaron rápidamente y se dispusieron a terminar los deberes que tenían pendientes, así después se retiraron a dormir, para las clases que tendrían al otro día. Como el trimestre estaba legando a su fin, en todas las clases se realizarían unos exámenes especiales para medir la calidad de lo prendido durante los meses que habían estado en el castillo.

Así el resto de mes se las pasaron enfrascados en unas clases mas duras que las que jamas habían tenido, sobretodo por que en artes oscuras estaban viendo los últimos encantamientos básicos de control mental, en este caso aquellos con lo que se podía poner en trance a algunos animales.

Otras de las asignaturas que estaba muy dura era la de defensa contra las artes oscuras, en donde se encontraban estudiando las diversas formas de derrotar a los Troll. En esta materia, Harry Ron y Hermione les iba muy bien, ya que tenían mucha experiencia contra el combate de dichas criaturas.

En transformaciones seguían estudiando las transformaciones múltiples, pero esta vez en objetos más grandes. Mientras que en encantamientos estaban aprendiendo un muy útil encantamiento proyector, que producía replicas exactas de personas, solo que no se movían, pero por lo menos servían de distracción momentánea.

Mientras tanto, como les comento Reamus, se pusieron las pilas en lo que a ocultismo se refería, ya que lo necesitarían para poder realizar el mapa del merodeador de Camelot. A Harry no se le olvidaba que tenia que averiguar algo sobre Amanda, pero la chica solo se acercaba a Harry para hacer trabajos referentes a esa clase, cualquier alusión a la visa personal de la chica y esta se paraba de inmediato diciendo que tenia que buscar algo que se le había olvidado y después no volvía mas.

Rosa y Aline ya no pasaban pegadas a Harry, solo lo hacían cuando venia que alguna otra chica se le acercaba a él, esto debido principalmente a que no había conversaciones sospechosas entre Harry, Ron y Hermione. Quienes utilizaban cada vez más los ubicadores para comunicarse entre ellos, por lo que cuando decidían hablar en voz alta era solo para comentar lo duro que estaban las clases.

Andrea eso si sospechaba que algo raro pasaba entre Harry, Ron y Hermione, ya que un día observo como Harry y los demás aparentaban leer un libro cada uno, pero en verdad es que llevaban cerca de diez minutos y ninguno de ellos parecía dar vuelta una hoja, así que ella se acerca sigilosamente, claro que mirando la reacción de Ron y Hermione y dijo.

- ¿En que estas pensando?

- En nada - dijo el chico - estoy leyendo este libro sobre quidditch

- Vamos - dijo la chica - no trates de engañarme que te he estado observando hace rato y no veo que des vuelta ninguna pagina.

- Dile que recordabas la jugada del partido - escucho en su cabeza la voz de Hermione

- ¡Que! - exclamo Harry quien no había prestado mucha atención a lo que le decía Hermione.

- Eso - contesto Andrea pensando que el chico se refería a lo que Harry le había dicho del libro - te he estado observando hace rato y no veo que hallas dado vuelta la hoja.

- Es que me estaba acordando de la jugada que hice en el partido - dijo Harry - en verdad que no se como fue que resultó tan bien.

- Espero que sea eso - dijo la chica - y no te pille en otra cosa.

- Estuvo cerca - le dijo Ron a Harry utilizando el ubicador

- Ya lo creo - dijo Harry - creo que deberemos buscar una forma de que no nos descubran.

- Por lo menos aun no saben que estamos hablando entre nosotros - dijo Ron - si lo superan seria un verdadero problema.

- Aun así, parece que ya comienzan a sospechar - dijo Hermione.

Al fin era la ultima semana de clases antes de terminar el trimestre y que llegaran las fiestas de navidad y año nuevo, en el ambiente se respiraba un aire festivo, claro que no duraba mucho el animo, ya que en esa semana tendrían una serie de exámenes de fin de trimestre, con lo que cada noche se ponían a repasar.

El examen de artes oscuras fue teórico, y consistió en contestar una seria de preguntas acerca de los métodos básicos de control mental y su relación a las técnicas muggles. Después se dirigieron a almorzar y se encaminaron a las clases de lecturas rúnicas donde terminaron la traducción del texto en el que estaba trabajando.

Cada uno de los exámenes resultaba un tanto agotador, y no era porque fuese difícil, sino más bien requerían de mucho tiempo para realizarlos, en especial aquellos como Defensa contra las artes oscuras, transformaciones y encantamientos. Y otros como Medimagia y Ocultismos consistían en mucha teoría, sobre todo medimagia, en donde habían tenido que estudiar el nombre de los órganos más importantes y sus funciones especificas.

El examen de pociones fue uno de los más raros, ya que consistió en describir la mayoría de las pociones realizada en clase, y como punto final probarían la poción multijugos con otro de sus compañeros. Como era de esperarse las pociones de Harry, Ron y Hermione quedaron buenas, ya que no era la primera vez que la preparaban.

- Cualquiera diría que tienen experiencia en esta poción - dijo el profesor Snape.

- Claro que no - dijo Hermione - lo que pasa es que nos preocupamos de seguir las instrucciones al pie de la letra.

- Aun así, son los primeros que conozco que les resulta la poción en el primer intento, muy sospechoso diría yo - les susurro el profesor.

El ultimo examen fue el de mitología, en donde tuvieron que narrar los nombres que se les daba a los minotauros en las distintas culturas, las leyendas que se en las cuales estaban involucrados y los rastros que hacían parecer que realmente existían, después tuvieron que hacer lo mismo con las hidras.

- Al fin se acabaron los exámenes - dijo Ron tirándose en uno de los sillones de la sala común.

- Estoy muerto - dijo Harry - y eso que solo es el primer trimestre.

- No es para tanto - rió Hermione - además están así porque se han visto obligados a estudiar más que antes.

Así comenzaron a llegar a la sala común el resto de los chicos de primer año, que se reunieron con Harry, Ron y Hermione para conversar unos instantes acerca de lo que harían durante las vacaciones. Pero entes de eso comentaron largamente el como les había ido a cada uno en los exámenes, finalmente es Roberto.

- Iré a mi casa a disfrutar de mi familia - comento el chico con una gran sonrisa en la cara

- Darla y yo la pasaremos en mi casa - comento Judith.

- Es que mi familia se encuentra en un viaje de negocios y pasaran las fiestas viajando de un lado a otro - explico Darla.

- Rosa y Yo nos iremos a España - dijo Carlos - para pasar en familia las fiestas. Claro que ahí lo celebramos de manera diferente.

Como era de esperarse, la mayoría de los chicos pasaría las Navidad con su familia, salvo una persona que aun no quería decir donde pasaría la Navidad. Amanda se encontraba sentada entre Stand y Franck, así podía tranquilamente evitar que Harry, Ron o Hermione se le acercaran para hacerles preguntas.

- ¿Qué harás tu? - le preguntó Darla a Amanda.

- Creo que me quedaré en el castillo - dijo la chica -

- ¿Por qué ? - preguntó Scott - acaso no quieres ir a ver a tu familia.

- No es eso - dijo Amanda - es que aun no sé que es lo que hará mamá para esa fecha, hasta entonces me quedare en el castillo.

Harry, Ron y Hermione se miraron de inmediato, pero tratando de disimular, y de inmediato activaron los ubicadores y se pusieron a conversar acerca de la oportunidad que tendrían de averiguar acerca de Amanda si es que decidían pasar las vacaciones en Camelot.

- ¿Que piensas Harry?- dijo Hermione - no crees que es una excelente oportunidad para averiguar algo mas acerca de Amanda.

- Si - dijo Harry - solo que parecería muy sospechoso si los tres nos quedamos.

- Tienes razón - dijo Ron - pero alguien tendrá que hacerlo.

- Ella sospecha de nosotros - dijo Harry - creo que se dará cuanta de inmediato que queremos averiguar mas de ella

- Entonces que sugieres - dijo Ron

- En verdad no se me ocurre nada - dijo Harry - ¿qué opinas Hermione?

- Que tienes razón - dijo la chica - ella nos evita mucho, y realmente se daría cuenta de que solo nos quedamos para averiguar mas de ella.

-¿ Entonces no haremos nada? - dijo Ron

- No - respondió Harry - esperemos a que se sienta un poco mas confiada en que nos olvidamos del asunto, así quizás baje le guardia y le podamos sacar alguna información.

Estaba a punto de continuar con la conversación cuando vieron que una de las chicas se ponía entre los tres chicos haciéndole movimientos con sus manos para sacarlos del trance en que parecían estar. Entonces Harry reacciono y se dio cuenta de que era Rosa, que dijo:

- Ya se como lo hacen para hablar - dijo la chica

- ¿Qué estas diciendo? - preguntó Harry tratando de aparentar incredulidad.

- Es que al fin me di cuanta de cómo se comunican entre ustedes - dijo la chica

- Y ¿cómo se supone que lo hacemos? - dijo Hermione con toda tranquilidad

- Con el ubicador de Harry - respondió la chica

- ¿Qué Harry tiene un ubicador? - preguntaron varios chicos a la vez

- Si - contesto Rosa - y lo mas seguro es que de esa manera hable con Ron y Hermione sin que nos demos cuenta

- Vamos Rosa - dijo Hermione - sé que estas obsesionada con lo que hace Harry, ¿pero no crees que se te esta pasando la mano?

- Claro que no - dijo la chica

- Harry ¿ es cierto que tienes un ubicador? - preguntó Aline

- Si - dijo Harry mostrándole el hermoso regalo de Sirius - pero solo funciona cuando lo tengo abierto, de otra forma no, además solo se puede hablar con una persona a la vez.

- Y ¿por qué no nos habías contado? - dijo Cristina

- Es por que no lo he usado durante el año, salvo el día de la iniciación - respondió Harry

- ¿Entonces porque estaban como idos los tres? - preguntó Rosa

- Es que aun no sé donde pasare la Navidad - dijo Harry - es lo que estaba pensando.

- ¿Te quedaras en Camelot? - preguntó Amanda

- No - dijo Harry - pero aun no sé donde pasare la Navidad.

- ¿Y ustedes? - preguntó Aline a Ron y Hermione

- No lo sabemos - dijo la chica - todavía estamos viendo su vamos a la casa de Ron o a la mía.

Así después de unos instantes en Harry y sus amigos fueron sometidos a un interrogatorio exhaustivo acerca de lo que harían durante las vacaciones, todos se retiraron a dormir, menos Amanda que se había puesto a ver un libro de magia antigua, que pertenencia a la biblioteca.

- Yo tengo ese libro - le dijo Harry a la chica

- En serio - dijo ella - es un libro muy difícil de encontrar ¿de donde lo sacaste?

- Me lo regalaron para uno de mis cumpleaños - dijo Harry - claro que nunca lo he leído

- Me lo prestarías - dijo ella - ya que es uno de los libros mas requeridos de mi clase y solo hay cuatro ejemplares en todo Camelot, por lo que hay que sacar numero para leerlo.

- No hay problema - dijo el chico - cuando lo necesite me lo pides.

- No sé por que eres tan bueno conmigo - dijo la chica - si lo único que hago es eludirte las veces que puedo.

- ¿Y por qué me evitas? - preguntó Harry

- Por eso - dijo la chica - siempre me estas haciendo preguntas de mi vida personal, jamas has intentado entablar una conversación conmigo, solo parecer que me quieres someter a un interrogatorio.

- No es eso - dijo Harry - es solo que me gustaría conocerte mas a fondo.

- Y ¿por qué no haces lo mismo con los demás? - dijo ella

- Será porque me llama la atención alguien tan misteriosa - dijo el chico

- No soy misteriosa - se defendió Amanda - di mejor que no me gusta que se meten en mi vida. ¿En serio que no sabes lo que harás para la Navidad?

- No - dijo Harry - pero Ron y Hermione me invitaron a pasarla donde ellos estén.

- ¿Por qué no te quedas aquí? - le dijo ella - así no me sentiría tan sola.

- Bueno - respondió Harry - creo que seria magnifico.

- Pero una condición - dijo la chica

- ¿Cual? - preguntó Harry

- Prométeme que no me someterás a ningún interrogatorio.

- Trataré - dijo el chico - pero tu no te la pasaras leyendo.

Así Harry subió a su habitación y se comunico con Ron y Hermione para contarle lo da la proposición de pasar las fiestas acompañando a Amanda, esto desconcertó un poco a los chicos pero al final le dijeron que era lo mejor que podía hacer, además que con un poco de suerte podría sacarle algo de información a la chica.

Las noticia de que Harry y Amanda se quedarían a pasar la fiesta de Navidad en Camelot sorprendió a muchos, sobretodo a Rosa y Aline, quienes no podían creer que tendrían la torre del fénix solo para ellos, ya que el resto de los chicos se irían a sus respectivas casas. Poco a poco los miembros de la casa del fénix se fueron retirando de la sala común, dejando a los chicos solos. Fue entonces cuando el rector Hoockword llega para darles una mala noticia.

- Ustedes dos son los únicos alumnos que se quedan en Camelot y como sé que el señor Potter tiene una casa en donde alojarse, me temo que deberé pedirle que pase las fiestas ahí.

- ¿Y que pasará con Amanda? - dijo Harry

- Eso es el único pero - dijo el director - ¿aun no ha tenido respuesta de su familia?

- No - contesto la chica - pero si me tengo que ir creo que podría arrendar una pieza en Londres.

- No - dijo Harry - te quedaras en casa conmigo.

- ¿Pero no se enojaran tus padrinos?- dijo Amanda

- Claro que no - dijo Harry - y si lo hacen sé bien como hacer que se les pase.

- Sabia que usted haría eso señor Potter - dijo el director - ahora les pido eso si que se comporten como los adultos que son y no llamen mucho la atención.

- Esta bien - dijo Harry - ahora subiré por un par de cosas para pasar la semana

- ¿Pero yo no tengo ropas muggles? - dijo Amanda

- Eso no es problema - dijo Harry - toma algo de los de Hermione y listo, ella no se enojara.

- No puedo - dijo la chica - no es correcto.

- Es solo una tenida - dijo Harry - después nos las arreglaremos

- Esta bien - contesto la chica - pero si se enoja tu responderás, Hermione es cosa seria.

- La conozco desde primer año - dijo Harry - no tienes porque decírmelo.

Como ya Amanda había ido a la casa de Arabella, no tuvieron problemas en aparecerse en la sala de la casa, después de eso prendieron las luces y comenzaron a ordenar las cosas. Y luego Harry se dirigió a la casa de los Dursley para ver si le podían convidar un poco de comida, ya que todas las cosa que habían en la casa de Arabella se encontraban malas.

Paso unos minutos en la casa de sus tíos y les explico que tenia como visita una compañera de universidad, así que ellos le dieron un poco de comida y luego le dijeron que no hiciera esperar a las visitas. En casa de Arabella, Amanda se encontraba sentada mirando con entusiasmo todas las cosa muggles que tenían, sobretodo el funcionamiento de las ampolletas. Claro que se sonrojó al ver que Harry miraba con una sonrisa como la chica disfrutaba jugando con ellas.

- Lo siento - dijo Amanda - en verdad es que nunca había tenido la posibilidad de ver una casa muggle por dentro. Y la otra vez apenas la recorrí

- Ven - dijo el chico - Vamos a comer, y recuerda que esta prohibido hacer magia fuera de la casa.

Después de eso se pusieron a conversar animadamente de las cosas que les gustaba hacer y se vieron que tenían muchas cosas en común, sobre todo en gustos de comida. Claro que la chica cambiaba el tema apenas Harry trataba de hacerle alguna pregunta de su pasado, aun así la semana pasó volando, ya que Harry llevaba todos los días a Amanda a recorrer distintas partes muggles. El primer día la llevo a una tienda de ropa y le compro algo para que tuviese para cambiarse

Un día entes de Navidad, Harry recibo la invitación de sus tíos de compartir con ellos la cena de Navidad junto a un grupo de vecinos y amigos de la familia, a la que por supuesto estaba invitada Amanda, así que ese día Harry le dijo que irían de comprar ya que estaban invitados a la cena de sus tíos.

- Yo no tengo dinero - dijo la chica - y no aceptare que me prestes, ya es mucho con que me regalaras esta ropa

- Esta bien - dijo Harry - pero tendrás que acompañarme a comprarme algo, ya que se trata de una cena formal muggle.

Lo primero que hicieron ese día fue ir al banco mágico para cambiara dinero mágico por dinero muggle, así que después de eso salieron a un centro comercial para hacer las compras que Harry quería. Se entretuvieron mirando varios trajes, y Amanda le dijo que se veía muy bien con uno de ellos que era negro. Pero la chica quedo prendida de un hermoso vestido blanco muy elegante, Harry se dio cuenta de eso pero no dijo nada.

Pasaron el día comiendo y recorriendo todas las tiendas en las que habían artículos que le interesaran, sobretodo los de esoterismo muggles, claro que la mayoría eran solo fraudes, claro que una que otra eran realmente artículos mágicos, sobretodo de artes oscuras, claro que nunca tenían objetos muy peligrosos,

- Feliz Navidad - le dijo Harry despertando a Amanda que dormía en la pieza de Arabella.

- Se supone que no entraríamos al cuarto de ninguno de nosotros - dijo la chica

- Es verdad - dijo el chico - pero hoy es Navidad y pense hacer una excepción. Te traje tu desayuno.

Como el clima estaba helado, los chicos pasaban casi todo el día en la casa conversando o viendo televisión, cosa que tenia a Amanda muy sorprendida. Entonces cayo de cuenta que en la cena habrían puros muggle que tenían que tener una mucho cuidado cuando les hicieran algunas preguntas. Harry comenzó a explicar el comportamiento de los muggles en las cenas. Claro que eso si solo lo conocía por el colegio, ya que sus tíos jamas lo habían llevado a una.

- Será mejor que me quede - dijo Amanda - además como vi en la televisión no tengo un traje adecuado.

- Claro que iras - dijo Harry - no pienso ser el único mago dentro de un grupo de muggles, además creo que preferirías aburrirte conmigo que sola. - entonces le entrega una caja y le dice - feliz Navidad, este es tu regalo.

Ella miró a Harry unos instantes, y después abrió la caja con mucho cuidado, y quedo asombrada de ver que dentro se encontraba el mismo vestido que tanto le había llamado la atención en la tienda muggle, ella lo miró un momento y después miro a Harry y le dijo.

- No puedo aceptarlo - dijo ella - en verdad que es muy bonito, pero..

- Pero nada - dijo Harry sacando la varita - o te lo quedas o simplemente lo quemo. A mi no me sirve.

- Entiende Harry - dijo ella - no es correcto, se puede prestar para malos entendidos

- A mi no me interesa lo que opinen los demás - dijo el chico - ahora toma el vestido y prepárate para ir a cenar a casa de mis tíos.

Viendo la cara que tenia Harry, Amanda tomo el vestido y se fue a la habitación para arreglarse. Ya que solo faltaba menos de una hora para que comenzara la cena en la casa de los Dursley. Harry se puso el traje que se había comprado, trato de peinarse pero le fue imposible después bajo a esperar a Amanda. La chica apareció unos cinco minutos después y Harry vio que el vestido le sentaba fenomenal. Ya que se le pegaba en todo su cuerpo además que le sentaba muy bien con el tono de su piel y su pelo se veía mas negro que nunca lo mismo que sus ojos.

- Te ves encantadora - dijo Harry

- Gracias - dijo la chica - aunque me aprieta un poco, pero tu te ves de maravilla.

Salieron de la casa y Harry la cerró con un encantamiento de seguridad, así que se guardo la varita en dentro de la chaqueta del traje. Mientras que la de Amanda la llevaba en el hermoso bolso que venia junto con el traje. Mientras caminaban en dirección a la casa de los Dursley, Amanda le hizo una pregunta a Harry

- ¿En que momento compraste el vestido?

- Eso - dijo el chico - apenas entre para probarme uno de los trajes, me desaparecí y aparecí detrás en uno de los rincones de la tienda, así que luego llamé a una de las vendedoras y le encargue que fuera donde ti y viera que talla tenias y envolviera el vestido y se lo pasara a le otra vendedora.

- Te juro que no me di cuenta - dijo la chica

- Lo sé - dijo Harry - si lo hubiese hecho no me habrías dejado comprarlo.

Llegaron a la casa de los Dursley, y tío Vernon se asombro de lo elegante que venia su sobrino, y lo encantadora que se veía Amanda, lo hizo pasar y lo llevó de inmediato al salón, donde tía petunia se encontraba conversando con un par de vecinas. Entonces al ver a Harry, se para y dando las excusas necesarias se dirige donde Harry.

- Hola cariño ¿cómo estas ? - le tomó del brazo y junto a Amanda los condujo a la cocina.

- Harry - dijo la tía - vinieron a vernos varios vecinos, y le confirmamos que estabas estudiando en Oxford gracias a que te habían dado una oportunidad de cambiar la vida que llevabas y como habías madurado la habías aceptado, así que ahora eras un buen chico.

- Gracias - dijo Harry - la ultima vez que vi a uno de los vecinos me echó de su casa

- Lo sabemos - dijo ella - y en verdad es que nos apena mucho

- ¿Dónde esta Dudley? - preguntó Harry

- Ya debe estar por llegar, fue a buscar a Susan Bond, son muy buenos amigos, además que ella es una chica encantadora. Oh disculpa querida - prosiguió mirando a Amanda - es un placer conocerte.

- El gusto es mío - dijo la chica, que no entendía ni jota de lo que la tía Petunia le había dicho a Harry.

Harry le explico, mientras se dirigían hacia la sala para saludar al resto de los invitados, como sus tíos habían dicho que Harry se encontraba en un colegio especial para delincuentes juveniles para disimular que estaba en Hogwart. Y que los vecinos creían que estudiaba literatura en Oxford.

- ¿Y que se supone que estudio yo? - dijo Amanda

- Diles que estudias sicología - respondió Harry

- ¿Y si me preguntan algo? - dijo la chica

- Le sales con lo el ocultismo muggle y listo - dijo Harry - total la profesora dijo que era una técnica que usaban los sicólogos muggle.

- En verdad que piensas rápido - dijo la chica.

Al verlo llegar, varios de los vecinos se asustaron un poco. Pero lo disimularon bastante bien, y como Harry fue muy cordial con ellos supusieron de verdad que en el supuesto cambio de actitud que tenia el chico. Mientras que las señoras no podían dejar de observar lo bien que se veía Amanda.

Harry se encontró de nuevo con Ana Stronger y sus padres, quienes miraban y estudiaban el comportamiento del chico. Como la mayoría de las personas que se encontraban en el lugar eran adulto, hablaban de solo de negocios, mientras que las mujeres invadían a Harry con preguntas acerca de su carrera. Pero el chico dijo que había estado en los cursos de mitología y lectura antigua. Además de aprender idiomas antiguos.

- ¿Para que alguien puede estudiar eso? - dijo una de las vecinas de los Dursley

- Es por que la mayoría de los textos antiguos originales se encuentran en otros idiomas, por lo que las personas que los tradujeron pueden haber interpretado mal una de las palabras. Además es parte de la carrera, aprender del pasado.

- Y tu querida - dijo otra de las señoras señalando a Amanda- ¿qué es lo que estudias?

- Sicología - dijo ella

- Eso si es interesante - dijo ella.

Las cosas se estaban complicando un poco para Harry y Amanda, ya que se les estaban agotando las ideas para contestar todas las preguntas que les hacían, en especial la familia Stronger. Hasta que por fin llegó una salvación para Harry, ya que uno de los invitados era nada más que el jefe de tío Vernon y su hija. El señor Rogers era padrino de Cho Chang, la antigua novia de Harry, por lo que sabia de la existencia del mundo mágica, al igual que Susan su hija.

- Hola Harry - lo saludó rápidamente la chica - pensé que pasarías las Navidad en otro lado.

- Ya me vez aquí - dijo Harry - te presento a una amiga.

Después llegaron los señores Rogers, quienes rescataron a Harry de las preguntas de los vecinos y se fueron a conversar a unas de las mesas de que habían en el jardín. Así que pudieron conversar tranquilamente durante mucho tiempo. Así se enteró de que Cho se encontraba de maravillas y que estaba de novia de un chico que estudiaba medimagia y de la misma edad de ella.

- Harry - escucho la voz de una chica - ¿Cómo estas?

- Hola Susan - dijo Harry saludando a Susan Bond, una chica que había estudiado en Hogwart con Harry, pero en la casa de Hufflepuff - tanto tiempo que no teníamos noticias de ti. Me alegro de verte bien.

Después de eso llego Dudley, quien saludo a su primo y luego se percató de la presencia de Amanda, así que en unos minutos los cinco chicos se encontraban en una entretenida conversación acerca del mundo muggle y el mundo mágico después de la caída de Voldemort, claro que las cosa no pudieron seguir de la misma manera, ya que Ana se aproximaba la mesa.

- ¿Puedo acompañarlos?

- Claro - dijo Harry parándose para traerle una silla. Claro que por poco la embarra al estar a punto de sacar la varita.

Luego de unos instantes de conversar acerca de las cosas que estaban pasando, y habiendo cinco chicos que sabían del mundo mágico, paso lo inevitable. Ya que a Harry olvidando la presencia Ana, se le ocurrió preguntarle a Susan a que se estaba dedicando y la chica pasando por alto la presencia de un muggle respondió.

- Trabajo en el departamento de reversión de accidentes mágicos

- ¿El qué? - dijo la chica

- Es una nueva obra de teatro - dijo Harry - que esta montando la compañía de teatro en la que participa Susan.

- Eso - dijo la chica - lo que pasa es que antes de que llegaras les estaba comentando a los chicos que llevaba un trimestre de teatro y estabamos ensayando una obra que se trata acerca de un grupo magos que tratan de llevar una vida como gente normal, pero se meten en muchos problemas para que sus vecinos no se den cuenta.

- Se ve interesante - dijo Ana - ¿Cuándo la estrenan?

- No lo sabemos - dijo ella - aun estamos ensayando y buscando donde hacerla.

Evitaron mucho tiempo el tema del mudo mágico. Hasta que llegó el momento de la cena y todos los invitados salieron al jardín para sentarse en la mesa correspondiente. Como eras de esperarse. Harry y Amanda fueron puestos junto a Dudley y Susan Bond y Susan Rogers. Así que Ana se retiró a cenar con sus padres diciendo que esperaba que pudiesen seguir conversando después.

- Ha faltado poco - dijo Amanda - en verdad es que no se como se te ocurren tantas cosas.

- Practica - dijo Susan Bond - vieras las historias que inventaba para cuando desaparecía con sus amigos y llegaban todos lastimados.

- Si - dijo Susan Rogers - Cho me decía que entre Ron, Hermione y tu se creaban una cuantos muy buenos y convincentes.

- Y no han cambiado - dijo Amanda - en Camelot hacen lo mismo.

Entonces hablaron largamente de lo que cada uno se encontraba haciendo. Como ya lo había mencionado Susan Bond, se encontraba trabajando en el departamento de reversión de accidentes mágicos, el cual se encargaba mas que nada de buscar a muggles que presenciaran cosas mágicas, interrogarlos y después borrarles la memoria. Susan Rogers se encontraba estudiando diseño gráfico en una academia privada. Mientras que Dudley se encontraba estudiando Contabilidad en un instituto privado.

La cena resultó realmente agradable, y Amanda estaba fascinada con todo lo que veía, por lo que daba claras señales de pertenecer completamente al mundo de la magia, pero Harry y los demás le explicaban con mucha paciencia el funcionamiento de las cosas, entonces Dursley pregunta.

- ¿Cómo están Sirius y Arabella?, ¿Cuándo vuelven de Austria?

- ¿Cómo sabes que esta ahí? - preguntó Harry

- Reamus me contó el otro día que lo vi - dijo el chico - ¿qué están haciendo?

- Me dijeron que les llegó informes de supuesta actividad de los mortifagos en ese país y los mandaron a investigar- Respondió Harry

Harry miro a Amanda y notó lo nerviosa que a había puesto la chica. Harry comprendió de inmediato que debía creer que buscaban algún rastro de su familia, así que de inmediato se puso a pensar cual era la mejor de las excusas para demostrar que sus padrinos se encontraban haciendo otras cosa. Pero fue Susan Bond quien salvó la situación

- Lo sé, ya ha pillado a varios de ellos en las fronteras Austríacas, tratando de escapar de los Aurores, pero se piensa que pueden quedar varios mas escondidos.

-¿Por qué Austria? - preguntó Susan Rogers

- Por que es un país que no exige muchos papeles para entrar y salir - dijo Susan Bond - además de que tiene muchos lugares para esconderse.

- Tu vienes de Austria - preguntó Harry a Amanda - ¿no sabes en que lugar se pueden esconder los mortifagos?.

- Claro que no - dijo la chica - mi madre les tenia tanto miedo que por eso no me permitió ir a un colegio y tome clases particulares.

- Si no te importa - dijo Dudley tratando de cambiar el tema - y no te afecta mucho, me gustaría si pudiese contarme su participación en la batalla. Susan ya me contó algo, pero solo lo que había visto.

Harry vio la mirada de todos puestas en él, así que penso que no le haría mal contarle como había visto la batalla desde su punto de vista, así que estuvieron mucho tiempo escuchado el relato de Harry. Claro que omito los pasajes mas personales y dolorosos, como la muerte de su novia, pero puso mucho énfasis en lo que fue su enfrentamiento con los monstruos que atacaban el castillo y por ultimo en el hechizo con el que había matado a Voldemort.

Después la cena terminó y Ana volvió para conversar con los chicos, lo mismo que comenzaron a hacer varios de los hijos de los vecinos que habían llegado justo a la hora de comenzar la cena, por lo que no habían tenido la oportunidad de conversar con los chicos. La mayoría de ellos eran los viejos amigos de Dudley, quienes ya sabían de la amistad que habían hecho con su primo el ultimo año.

Así después de conversar hasta muy tarde, comenzaron a retirarse a sus respectivas casas, ahí Harry se enteró de que Susan Bond se quedaría a dormir en casa de los Dursley, en la pieza que había sido de Harry, Ana se extraño de que Harry no se quedara ahí, pero dijo que se quedaría en casa de sus padrinos ya que estarían mas cómodos. Harry llegó muy cansado a la casa, así que se tiro en uno de los sillones, al igual que Amanda, que lo primero que hizo fue sacarse los zapatos y tirarse en el otro sillón. Ella agradeció enormemente lo bien que la estaba tratando y que ella haría cualquier cosa para compensar a Harry. Pero el chico solo le pidió que tratase de hacer mas amigos en la universidad y que no fuese tan cerrada.

- Ojalá fuera tan fácil - dijo ella

- Pero no es difícil - contesto Harry - ¿A qué le tienes miedo?

- A que me rechacen - dijo ella - a que me juzguen sin conocerme.

- Yo quiero ser tu amigo - dijo Harry - y si no te das cuenta estoy tratando de conocerte.

- Espero que o encuentres algo que te desagrade- dijo ella - Ahora si me disculpas estoy muy cansada y me iré a dormir.

La chica se retiró y Harry la observo subir la escalera y luego dirigirse a la habitación de Arabella. No se movió del sillón, pero penso para si mismo que era lo que la chica había querido decir con eso de que tenia miedo a que la rechazaran y juzgarla sin conocerla. Pero lo que más le dio a pensar fueron las palabras de la chica que le dijo al final espero que no encuentres algo que te desagrade.
La semana terminó sin mayores contratiempos y ahora solo les quedaba una mas para volver a clases. Harry no pudo averiguar mucho acerca de Amanda. Ya que casi todo el día tenían la visitas de su primo, Susan Rogers y Susan Bond, sin contar con que algunas veces también se les sumaba la visita de alguno de los vecinos que querían ver como era la casa en la que vivía Harry.

Ron y Hermione decidieron pasar el resto de la semana de vacaciones junto a Harry, así que la pasaron muy bien. Además de que la semana de luna llena ya había terminado, por lo que Reamus ya se encontraba en casa, claro que aun se le notaba en la cara lo mal que la había pasa a causa de su transformación.

- Lo que pasa es que Reamus es un hombre lobo - le explico Harry a Amanda

- ¿Y no tienen miedo de que los pueda atacar? - preguntó la chica algo asustada

- Claro que no - dijo Ron - si se toman las medidas adecuadas no hay ningún problema

- Además Reamus es muy buena persona - dijo Hermione - fue uno de nuestros profesores en Hogwart.

- Y uno de los mejores - dijo Ron

- No es para tanto - dijo Reamus, quien ya sabia que ella era la chica a quienes Sirius y Arabella estaban investigando.

Después de varios minutos de amena conversación, Harry recordó que tenia que decirle a Hermione que le había sacado algo de ropa para Amanda, así que espero que la chica estuviese de buen humor para decírselo, aunque penso que no le importaría mucho, ya que ella era muy comprensiva.

- Oye Hermione - dijo Harry - hay algo que tengo que contarte.

- ¿Qué es Harry? - dijo la chica

- Es que como Amanda no tenia ropa muggle, saque algo de la tuya para prestársela

- No importa - dijo la chica - ya sabes que puedes sacar todo lo que quieras de mis cosas

- Siempre y cuando no sean para ti - dijo Ron, provocando la risa de todos

- Bonito te verías con una de las faldas de Hermione - dijo Reamus

- Y con uno de los petos escotados - dijo Ron

- Como la vez que Neville convirtió al boggart en un Snape pero con el vestido de su abuela - rió Ron

- Claro que después de eso Snape se puso insoportable con todo Gryffindor, en especial con Neville.

- Hablando de Neville - dijo Hermione - ¿Me extraña que no nos hallan escrito aun?

- Deberás - dijo Ron - desde que entramos a clases que no hemos tenido noticias de ellos.

- Quizás estén muy ocupados - dijo Harry

- Si - dijo Hermione - aunque en verdad me gustaría que toda la hermandad se reuniera de nuevo.

- Pero es muy difícil - dijo Ron - recuerda que Ginny esta en Hogwart y Cho en E.E.U.U.

- Si - dijo ella - pero la mayoría se encuentra muy cerca de acá

- Recuerden que Dean y Francine se encuentran en Francia - dijo Harry

- Pero no se demorarían mucho en llegar - observó Hermione - mas que mal todos tenemos el carnet de aparición.

- Bueno - dijo Reamus - aun así no pienso que se olvide tan fácilmente la amistad que existe entre ustedes, además como ya lo deberían saber, se encuentran unidos por la marca del león, así que sea como sea se volverán a juntar

- ¿Qué es la marca del león? - preguntó Amanda

- Es el símbolo que creamos para identificarnos como miembro de nuestra hermandad - respondió Harry mostrándole el tatuaje que tenia en el hombro izquierdo, lo mismo que Ron y Hermione.

- Es hermoso - dijo la chica - en verdad es un muy buen trabajo.

- Pero lo mejor fue la creación de la proyección que hizo Harry - comento Ron - envistió la marca tenebrosa y la hizo desaparecer.

Harry no podía dejar de darse cuenta que cada vez que se nombraba algo relacionado con Voldemort, Amanda se ponía un poco nerviosa, claro que lo disimulaba bastante bien y de inmediato trataba de cambiar al tema o desviarlo hacia otro punto. En ese caso le pidió a Ron que le mostrara la proyección del símbolo, y Ron lo hizo sin ningún problema, claro que el rugido del león provocó que muchas cosas se cayeran a causa de la vibración que provocó la fuerza del ruido.

- Ya había escuchado de lo fantástico que era la marca - dijo Amanda - pero pensé que solo estaban exagerando.

- ¿Quién te contó? - preguntó Harry

- Uno de los chicos de la casa del dragón, que comparten la clase de encantamientos con ustedes.

- Los rumores vuelan - dijo Hermione - al igual que en Hogwart

Así pasaron los días y las casas estaba muy bien, eso si que aprovecharon de avanzar un poco en los deberes que les habían impuestos, que eran muchos. Harry y Amanda ya tenían casi todo listo, ya que trabajaban todos los días un par de horas antes de salir a recorrer la ciudad. Así que ya era viernes en la noche cuando ya se fueron a acostar. Pero Harry y Ron se encontraron con una enorme sorpresa dentro del cuarto de Harry

- Hola Harry, Hola Ron - dijo la hermosa Eorwen

- Eorwen - dijo Harry - que te trae por estos lados ¿Ya saben algo de las llaves?

- Claro que si - dijo ella - encontramos la ubicación de la llave del agua

- ¿Dónde esta? - preguntó Harry

- Eso lo sabe Laurelin - dijo la reina - ella la encontró, pero en estos momentos se encuentra muy débil.

- ¿Qué le pasó ? - preguntó Ron

- Pensó que podía recuperar la llave y se enfrentó al guardián, pero escapó a duras penas, ella pide verte - dijo Eorwen

- Vamos - dijo Harry

- Ya sabes que hacer - dijo la reina señalando el portal

- ¿Los puedo acompañar? - dijo Ron

- Desde luego - dijo la reina - solo atraviesa el portal y listo


Harry y Ron entraron en el reino de las hadas y de inmediato comenzaron a correr en dirección de la casa de Laurelin, Ron miraba asombrado todo el paisaje que tenia a su alrededor, ya que la vez que había entrado en el bosque de las hadas solo había recorrido corto trayecto hasta el sitio en que se encontraba el trono de Eorwen, pero esta vez estaba recorriendo un nuevo trayecto y el paisaje era más hermoso aun.

Llegaron al árbol de plata en donde se encontraba la entrada a la casa de Laurelin, en la entrada y haciendo guardia se encontraban dos hadas a las que Harry reconoció de inmediato como Lilien y Albarian, quienes al ver a Harry y a al reina les dieron la pasada de inmediato, claro que se preguntaban quien era el otro humano que los acompañaba.

- Es uno de los amigos de Harry - le dijo Lilien a Albarian - vino de vista cuando Harry nos devolvió el amuleto de la vida.

- Entonces debe ser un gran mago - dijo Albarian

- Solo espero que Laurelin no se moleste con su presencia.- comento Lilien.

- En el estado que esta lo dudo - dijo Albarian

Ron entró en la casa de Laurelin, y se asombró de lo cómoda que se veía, mientras que Harry se dirigió de inmediato al cuarto don de se encontraba su amiga, quien estaba tendida en su cama cubierta por un par de sabanas y en su cabeza se encontraba y una especia de paño húmedo. Al acercarse más al hada notó que tenia muchas marcas de golpes en la cara y varios cortes en los brazos.

- ¿Cómo fue que pasó esto? - dijo Harry

- Y a te dije - respondió Eorwen - Laurelin encontró el sitio en que esta oculta la llave del agua y pensó en que podía recuperarla.

- ¿Cuándo ocurrió esto?- preguntó Harry

- Se fue hace un mes - dijo Eorwen - y anoche apareció así frente a mi trono, lo único que menciono fue que había encontrado el sitio donde esta la llave y luego te nombro a ti y se desmayó.

- ¿Creen que se mejorará? - preguntó Harry

- Eso no lo sabemos - dijo Eorwen - hace mucho tiempo que ninguna de nosotras muere, la ultima fue la hermana de Laurelin.

En eso entra Ron y se acerca cuidadosamente a la cama para ver a Laurelin, ya que Harry le había comentado muchas cosas acerca de cómo el hada lo había ayudado a dominar las técnicas de aparición y como había aprendido de ella algunos trucos para los duelos de apariciones. Pero cuando se acerco a la cama del hada la vio y de inmediato soltó un grito de asombro.

- Harry, es igual a Andrea

- ¿Qué dices? - preguntó Eorwen

- Que Laurelin es idéntica a la chica con la que Harry comparte su dormitorio.

-¿ Es verdad eso Harry ?- preguntó Eorwen

- Si - contesto el chico - pero no es nada importante ¿o si?

- Para nuestra causa no - dijo Eorwen - pero para Laurelin puede ser muy importante, pero de eso hablaremos mejor en otro momento. Ahora tenemos que encontrar la manera de que nos diga donde esta la llave.

- ¿No le puede leer la mente? - preguntó Ron

- Ya lo intente - dijo ella - pero por algún motivo tiene bloqueada la imagen en donde se encuentra la llave y de cómo es el guardián.

- Eso es muy raro - observo Ron - como si le hubiesen hecho un hechizo desmemorizante.

- Eso seria imposible - dijo Harry

- No del todo - dijo Eorwen - recuerda que no sabemos los poderes de los guardianes, así que no se podría descartar la posibilidad.

- Entonces si es así, no nos podría decir el sitio exacto en donde se encuentra la llave.- comento Harry

- Pero tampoco puede ser - observo Ron - ya que por lo que escuche ella le comentó que si había encontrado el sitio donde esta la llave del agua.

- Aun así - dijo ella - la mente de Laurelin esta bloqueada por lo menos para que yo la lea.

-¿Qué tal si lo intentas tu Harry? - dijo Ron

- Estas loco - dijo el chico - si no pudo Eorwen, como crees que yo lo conseguiré.

- Fue solo una sugerencia - dijo el chico - ya que sé que tu puedes leer la mente.

- No perderías nada con intentarlo - dijo Eorwen - en una de esas tienes mas suerte que yo.

- No sé - dijo el chico - las veces que lo he hecho he visto cosas que no me gustan, además que le prometí a Laurelin que no se lo haría a ella.

- Sé que ella entenderá - dijo Eorwen - además es por el bien de todos.

Harry acepto y después de unos minutos de concentración se acercó a Laurelin y le puso sus manos en su cabeza, así cerró los ojos y trató de concentrarse en ver lo que había en la mete del Hada, pero no pasaba nada, no parecía permitir que el chico buscara en sus recuerdos, así que estuvo a punto de darse por vencido cuando unas imágenes comenzaron a aparecer.

Laurelin volaba alegremente junto a un grupo de hadas, parecían muy felices, y Harry vio que una de las hadas era exactamente igual que Laurelin. Así que supuso que debía ser su hermana, ellas se veían muy unidas y no parecía que nada las afectase, ambas disfrutaba recogiendo flores marchitas y volviéndolas a la vida, más hermosas que antes.

Después la visión cambio repentinamente a un día nublado, pero el sitio se notaba que no era el reino de las hadas, ya que los arboles se notaban marchitos, y el suelo estaba lleno de hojas secas, por lo que Harry dedujo que estaba dentro del mundo que él conocía. Vio la hermosa figura de Laurelin cerca de una especia de cama de piedra. Había alguien en esa cama, y supuso que debía tratarse de algún hada, ya que el cuerpo irradiaba una especia de luz, al igual que Laurelin, pero con menor intensidad.

- Prométeme que la buscaras y la cuidaras - le decía el hada a Laurelin

- Animo hermana - dijo Laurelin - te pondrás bien, solo debes recuperar las ganas de vivir.

- No puedo - dijo ella - no soporto la idea de que me haya dejado y se lo llevara.

- Todos los están buscando - dijo Laurelin - no tardaran en encontrarlos y entonces traerán devuelta a Edalian.

- No - dijo ella - no lo conseguirán ya que le enseñe a él la forma de ocultarse de nosotras.

- Te advertí que no le enseñaras todo - dijo Laurelin - hasta la reina Eorwen sintió que era solo un mago ambicioso en busca de poder y conocimiento.

- Ya es tarde para arrepentirse - dijo ella - solo hay que seguir adelante.

- Solo aguanta un poca más - dijo Laurelin

- No puedo - dijo ella, así que cerro los ojos y se le soltó la mano que tenia apoyada en Laurelin.

Entonces Harry vio como la luz que emitía el hada que estaba acostada se apagaba, y después de eso vio un espectáculo horroroso. La belleza del hada se fue consumiendo lentamente hasta que su piel comenzó a oscurecerse, tanto así que parecía carbonizada, los huesos cada vez se le marcaban mas y las ropas se rompían poco a poco. El pelo se enmarañaba y se ponía de color blanco opaco. Era como si la descomposición de un cuerpo muerto se realizara en tan solo unos minutos, pero antes de que todo acabara, el Harry vio como abría los ojos y acompañándolo de un horrible grito, de su boca salió una especia de humo negro y después el cuerpo se incendio y quedó reducido a cenizas.

Harry estuvo a punto de romper la conexión con la mente de Laurelin. Pero la voz del hada le indico que no lo hiciera, que ya pronto encontraría lo que buscaba, por lo que el chico le hizo caso y continuo mirando la mente de la chica. Llegando al momento en que había pasado con Harry durante su estancia en el bosque de las hadas y lo mucho que lo había llegado a estimar.

- Ya casi llegas Harry - dijo la voz de Laurelin

- ¿ Que ocurre ? - dijo el chico

- Que ya falta poco para que veas el sitio en donde esta la llave del agua, y el lugar en que me encuentro prisionera.

- ¿Cómo puedes estar prisionera? - dijo el chico - si te tengo acá a mi lado

- Es uno de los poderes del guardián del agua - dijo ella - mi cuerpo pudo escapar, pero mi mente se encuentra prisionera en el templo del agua.

- ¿Por qué yo si puedo leer tu mente? - preguntó Harry

- El guardián no conoce tu existencia - explico Laurelin - piensa que solo los señores de los elementos tiene el poder de leer la mente, así que uso su poder para bloquear los intentos de ellos, pero pasó por alto a los magos.

- Aguanta - dijo Harry - iré lo más pronto que pueda a rescatarte

- Lo sé - dijo ella - pero deberás tener cuidado

- ¿Cuál es la bestia que cuida la entrada? - preguntó Harry

- No la vi - dijo Laurelin - el guardián sitió mi presencia y me salió a recibir

- ¿Qué me puedes decir del templo?

- Que tiene varios niveles - comenzó a decir Laurelin - cada uno custodiado por alguna criatura, pero la bestia se encuentra fuera de la cámara principal, en donde esta guarda la llave.

- Así que hay mas protecciones que las que cuentan las leyendas - dijo Harry

- Pero no son criaturas peligrosas - dijo Laurelin - no para ti.

Harry comenzó a ver una especie de pantano, pero no vio mucho, ya que había una gran neblina, en el fondo se veía la sombra de lo que aprecia una especia de antigua construcción, pero bastante grande. Al acercarse mas a ella se vio como una especie de portal con unas raras inscripciones, que Harry no pudo reconocer ya que pasó muy rápido por ellas. Así de pronto se encontró en ante una enormes puertas de acero, las cuales se abrieron, pero lo próximo que vio fue una hermosa cámara en donde había un sitial al cual llegaba una espacia de luz azul, pero no pudo ver lo que era, pero de inmediato supo que debía de tratarse de la llave del agua. De pronto sintió una extraña presencia, así que rápidamente se dio vuelta, pero lo único que pudo ver fue una sombra que se abalanzaba sobre él, entonces se cortó la conexión y Harry abrió los ojos.

- Ya vi donde esta la llave - dijo Harry

- ¿Pero como? - dijo Eorwen sorprendida.

- Lo que pasa es que Ron tenia algo de razón - respondió Harry

- ¿Qué quieres decir? - preguntó Ron

- Que Laurelin esta bajo una especie de maldición, en la que le bloquearon la mente para que los señores de los elementos no pudiesen leerla, pero me dijo que su mente se encontraba prisionera en el templo del agua.

- Eso explica su estado - dijo la reina

- ¿Fue muy tonta la intentar recuperar ella la llave? - dijo Lilien

- No - dijo Harry - me dijo que el guardián sintió su presencia y la capturó en la entrada del templo del agua.

- ¿Te dijo como era el guardián? - preguntó Eorwen

- No alcancé a preguntarle - dijo Harry - algo entró y se cortó la conexión.

- ¿Y que hay de la bestia? - dijo Ron

- Dijo que no la vio, pero en lugar de ella había varias criaturas peligrosas, pero no tanto como para que no podamos con ella.

- Entonces existe la posibilidad de que no exista una bestia desconocida - dijo Ron

- No exactamente - dijo Harry - Laurelin me dijo que la bestia estaba fuera de la habitación en donde se encuentra la llave.

- ¿Y viste la lleve? - preguntó Eorwen

- No - dijo Harry - pero vi el sitio en el que esta.

- ¿Cuándo partimos? - dijo Ron

- Vemos por Hermione y nos vamos - dijo Harry

- No tan rápido - dijo Eorwen - antes deben pensar en lo que harán

- Claro que sabemos lo que haremos - dijo Harry - ir por la llave y rescatar a Laurelin.

- Si - dijo ella - pero sabes que podrías aprovechar la información que viste en la mente de Laurelin para preparar un buen plan. Además que debes ir por tus armas, sé que te servirán.

- Claro - dijo Ron - deberíamos llevar las espadas de diamante.

- Exacto - dijo la reina - cualquier cosa que les sirva deben aprovecharla.

- Además tenemos a Falcore - dijo Ron

- No creo que les sirva de mucho- dijo Eorwen - por lo que me comentó Harry el guardián puede detectar la presencia de alguien de la raza guardiana, y Falcore es un fénix.

- Pero nos puede ser útil, por si sufrimos algún tipo de herida - dijo Ron

- Aun conservo un poco de las lagrimas de fénix que me dio Argón antes de la batalla - dijo Harry - es suficiente para curar varias heridas.

- Entonces - dijo la reina - vayan por sus cosas y emprendan la búsqueda de la llave, que todos los seres guardianes rogaremos por ustedes.

Ella realizó un portal que dejó a Ron y a Harry dentro de la sala común de la casa del fénix, así que cada uno fue por sus cosas, en el caso de Harry, la espada de diamantes, los guantes de plata y el escudo espejo, junto con el odre de las lagrimas de fénix. Mientras que Ron saco su espada de diamantes y su escudo espejo, y a Hermione le llevaron su escudo espejo. Volvieron a entrar por el portal pero esta vez aparecieron en el curto de Harry, así que los chicos de inmediato entraron al cuarto de Arabella en busca de Hermione, olvidando completamente la presencia de Amanda.

- ¿Qué pasa ? - dijeron Amanda y Hermione al ver entrar a los chicos.

- Nada - dijo Ron - sentimos ruido y pensamos que algo malo pasaba

Pero Hermione de inmediato comprobó que no era verdad, y viendo la reacción de los chicos supo de inmediato que era algo que Amanda no tenia que saber, así que se tomo el pecho indicando que hablaran por los ubicadores, pero en voz alta les dijo a los chicos con una voz que aparentaba un poco de enojo

- Ahora que ya vieron que estamos bien pueden retirarse.

- Esta bien - dijo Harry - disculpen por preocuparnos por ustedes

- Preocupadas por nosotras - dijo Hermione - di mejor que quieran vernos en pijama

- No tengo necesidad - dijo Ron - te he visto hasta sin él.

- Ron - dijo la chica - eso no se comenta

- Vamos Hermione - dijo Harry - crees que me las voy a tragar que estando todos estos meses de compañeros de cuarto y no van a dormir juntos.

- Ya váyanse - dijo Hermione poniéndose Roja.

- ¿Cómo es? - le preguntó Amanda a Hermione después de que los chicos se retiraran

- ¿Cómo es que? - preguntó Hermione

- El tener alguien que te quiera a tu lado - dijo la chica - ya sabes, un novio.

- ¿Nunca has tenido uno? - preguntó Hermione

- No - dijo la chica - recuerda que siempre tuve clases particulares.

- Bueno - dijo Hermione sonriendo - es en verdad maravilloso, pero es lago que no se puede contar, lo tienes que vivir ¿no estas interesada en nadie?

- Bueno - dijo ella - hay un chico que me atrae mucho. Además que es muy bueno conmigo. pero no sé si me aceptará.

- Te refieres a Harry, ¿cierto? - dijo Hermione

-¿Cómo lo supiste? - dijo la chica algo asustada

- No es difícil de adivinar - dijo Hermione - ya que piensas que él ha sido muy bueno contigo. Pero no debes confundir amor con agradecimiento ni con amistad.

- ¿Y como sé cuando es amor? - dijo Amanda

- Eso solo lo sabrás cuando llegue el momento - respondió Hermione - ahora mejor nos dormimos.

Ni Amanda ni Hermione se durmieron, claro que cada una disimulo que si, la primera de ella se preguntaba si en realidad le gustaba Harry o si tal como le había dicho Hermione era solo un sentimiento de gratitud a lo bien que el chico la trataba, más que mal jamas había tenido compañeros ni amigos hasta ese momento. Mientras tanto Hermione conversaba acerca de lo sucedido en el bosque de las hadas.

- Tenemos ya nuestras cosas - dijo Ron - podemos partir enseguida

- Creo que como nos aconsejo Eorwen tenemos que hacer algún plan - dijo Hermione

- Si - dijo Harry - pero como lo haremos si solo yo tengo las imágenes en mi cabeza.

- Creo que Ron tendrá que intentar hacer la lectura de mente - dijo Hermione - yo no puedo porque me salí de la clase de adivinación.

- Pero necesitaras ver el sitio al que vamos - dijo Harry - o si no o no te podrás aparecer

- Eso no es problemas - dijo la voz de Eorwen - yo puedo hacer que tu les muestres el lugar

- Fantástico - dijo Ron - ¿Cómo lo harán?

- Duerman y en sus sueños los conectare con la imagen que vio Harry en la mente de Laurelin, así podrán hacer planes para ver como recuperar la llave.

- Entonces a dormir - dijo Harry.

Tal como se los dijo Eorwen, cerraron los ojos y no supieron si en verdad estaba despiertos o soñando, pero las imágenes del sitio en que se encontraba el templo del agua aparecieron en la mente de Ron y Hermione, así que trataron de grabarse cada uno de los detalles que observaban, para luego planificar bien su excursión. Así no se dieron cuanta de cuando todo termino, ya que las imágenes se repetían una y otra vez, hasta que todos fueron despertados por Reamus.

- Es hora de levantarse - dijo Reamus - hoy será un gran día

- ¿Qué pasará? - preguntó Harry

- Nada - dijo Reamus - solo tendremos una gran visita.

- ¿Quién? - preguntaron todos

- Eso es una sorpresa - rió Reamus - pero es alguien a quien seguro querrán ver.

Como querían averiguar quien vendría a visitarlos, los chicos se levantaron de inmediato y comenzaron ha ordenar la casa, que en verdad parecía una pocilga, ya que pese a que la trataban de mantener ordenada, nada se quedaba en su lugar a causa de las muchas guerras de cojines que sostenían durante bastante rato. Sin contar las veces que lo hacían en el jardín, pero en ese caso era guerra de bolas de nieve. Después comenzaron a preparar el almuerzo, esta vez le tocaba el turno a Amanda, pero Reamus le dijo que la ayudaría.

- Bien - dijo Ron - lo haremos esta noche

- La poción para dormir esta casi lista - dijo Hermione - solo tenemos que preocuparnos de que sean ellos la que se la tomen

- Es la mejor oportunidad que tenemos de recuperar la llave - dijo Harry

- ¿Podríamos esperar un poco mas? - dijo Ron

- No - dijo Hermione - tenemos que aprovechar que estamos de vacaciones, así no será necesario que el Rector tenga que encontrar la manera de que salgamos del castillo sin que sea considerado una falta.

- Y que es lo que haremos - dijo Ron - vimos el lugar. Pero ninguna criatura. ¿Cómo sabremos que estamos en peligro?

- No podemos llevar a Falcore - dijo Harry a Hermione - así que no sabremos si estamos o no en peligro.

- Eso es lo peligroso - dijo ella - pero para eso tenemos estas armas. Para enfrentarnos a lo desconocido.

- Tienes razón - dijo Ron - ahora solo debemos concentrarnos en que todo va a salir bien.

Ya tenían todo listo, solo faltaba que llegara la hora de que estuviesen solos, ya que el ultimo te lo serviría Hermione, por lo que le daría tiempo de poner en las tazas de Reamus y Amanda un poco de la poción para dormir, la que haría efecto poco a poco, así no se darían cuanta de que era una poción y pensarían que solo era cansancio temporal. Ya se acercaba la hora del almuerzo cuando llegó el invitado.

- Profesor Dumblendore - dijeron los tres chicos

- Hola chicos como están - respondió el director - ¿tu debes ser Amanda Riddle?.

- Si - contestó la chica mientras le tendía la mano a Dumblendore - ¿cómo lo supo?

- Reamus me comento que tenia una encantadora invitada, compañera de Harry y me dijo tu nombre. Como a Ron y a Hermione los conozco y sé que en esta casa no son considerados invitados, sino miembro de la familia. Además a ti no te había visto nunca.

Harry de inmediato se dio cuenta que el director no había ido a la casa solo para hacerles una visita social, mas bien quería aprovechar que Amanda se encontraba en casa de Arabella para poder conocerla en persona. Lo mismo pensaron los de mas chicos, Amanda sin embargo no pareció sospechar eso, ya que aparentemente había una gran amistad entre Reamus y Dumblendore.

A través de ubicador, Harry informo a Dumblendore que esa noche irían a buscar la llave del agua, y del plan que tenían para que no se dieran cuenta de su a ausencia, cosa que le pareció muy bien al director, pero como era de esperarse le encontró un punto débil al plan.

- ¿Qué pasara si despiertan antes que vuelva?

- No habíamos pensado en eso - dijo Harry

- Entonces les daré la soluciona - dijo Dumblendore - a la poción del sueño le agregan un poco de mas de polvos de sueños, pero a los polvos le echas un encantamiento horario antes de echarlos, así has que el efecto pase después de unos cinco minutos de que vuelvan de la misión.

- Buena idea - dijo Harry - se la diré a Hermione para que lo haga.

Así lo hizo y la chica de inmediato se dio vuelta en su ropa un poco de bebida, así que subió con la excusa de cambiarse la el chaleco que llevaba puesto, con lo que aprovecho de agregarle los polvos para dormir con el encantamiento horario, luego de eso tomo el primer chaleco que encontró y bajo nuevamente.

Así pasaron el resto de la tarde en una agradable conversación, en la que se enteraron que Hogwart había perdido su primer encuentro contra Drumstang, claro que por 140 a 160 y que el día anterior le habían ganado a Castilla en Hogwart por 220 a 80, por lo que las cosas estaban muy parejas para todos los equipos, ya que por lo menos todos tenían una victoria y una derrota. También se enteraron de que Ginny se había quedado en Hogwart entrenando junto con el resto de los miembros del equipo, que estaba ansiosos de quedarse con la copa.

- Sería perfecto - dijo Ron - Hogwart campeón del torneo de los tres magos, del torneo interescolar de duelos por equipos y solo le falta ser el campeón la copa de quidditch de los colegios e Europa.

- Pero aun falta mucho camino por recorrer - dijo el director

- Aun así los chicos ganarán - dijo Harry - en verdad que es un excelente equipo el que formaron.

- Eso si debo reconocerlo - dijo el director - nunca vi un equipo tan bueno, a excepción del de Gryffindor del año pasado, creo que si no fuera por la salida de ustedes dos y la señorita Delacure, serian los integrantes de la selección sin discusión alguna.

Se retiró bastante tarde, por lo que Amanda y Reamus dijeron que tomarían una taza de te entes de dormirse, Hermione ya tenia en uno de sus bolsillos un poco de la poción para dormir, así que se ofreció para preparar el te, mientras lo hacia les comunico a los chicos que en todo el te habría un poco de poción de los sueños, así que no se les ocurriera tomárselo.

Así la chica llegó con la bandeja y las tazas, comenzó a servir el té y le paso tazas a cada uno, por lo que no había nada que sospechar, claro que Reamus se fijo que los chicos no bebían té, solo lo simulaba, y comprendió que algo estaba pasando, sobretodo por la visita del director, pero pensó que se trataba de algo relacionado con Amanda, así que decidió seguirles la corriente.

Después de unos cinco minutos, Harry notó como Amanda comenzaba a cabecear del sueño, así que se adelanto a los hechos y se paró diciendo que se iría a acostar ya que no sabia porque pero tenia mucho sueño. Así que dio la pauta para que Reamus y Amanda hicieran lo mismo. Harry entró en su cuarto y esperó unos instantes a que Ron y Hermione llagaran a su lado. Eso pasó después de unos cinco minutos, ya que los chicos se fueron a asegurar que Reamus y Amanda dormían tranquilamente.

- ¿Qué paso con las capas invisibles? - dijo Hermione

- No creo que nos sirvan - dijo Harry - porque en el momento que lancemos alguna maldición nos podríamos dar entre nosotros

- Tienes razón - dijo la chica

- Listos - dijo Ron

- Lista - dijo Hermione

- Solo recuerden que no debemos separarnos - dijo Harry - ahora vámonos a la cuenta de tres. Uno... dos ... tres

Los tres aparecieron en una parte que reconocieron enseguida como la entrada al pantano que daba acceso al templo en que se encontraba la llave del agua. La entrada estaba coronada por una espacie de arco, en la que se leía claramente un mensaje. Claro que el idioma era muy antiguo, tanto que ninguno de los tres supo traducir lo que decía.

- El que entre aquí encontrara la muerte - dijo la voz de Eorwen - es lo que dice la inscripción

- Que hace aquí - preguntaron los chicos

- Solo vine a desearles suerte y traerles un poco de agua para que tomen si se sienten muy cansados - dijo ella y luego desapareció.

Abrieron la puerta, con las varitas en mano y el escudo espejo preparado para recibir algún tipo de ataque. Avanzaban lentamente, ya que se sentían muy observados, claro que no sabían el porque. Los chicos avanzaban a través de lo que parecía un sendero, pero no podían ver nada del camino, ya que una neblina ocupaba el camino. De pronto una sensación de frío invadió a los chicos, pero Harry de inmediato se dio cuanta de lo que pasaba

- Son dementores - dijo Harry - prepárense para auyentarlos.

En eso un grupo como de quince dementores se abalanzó sobre los chicos, pero de inmediato los tres lanzaron su encantamiento Patronum haciendo que ellos tuvieran que salir corriendo. Pero solo para después volver a atacar a los chicos, que avanzaban mientras se defendían de los dementores. Ya aburrido de los dementores, Harry decide realizar la invocación del fuego para acabar con ellos. Pero no fue necesario, ya que al fin los dementores habían dejado de perseguirlos. Y los chicos se dieron cuanta de que estaba ante la entrada del templo, en eso escuchan una voz muy fría que les dice.

- Los felicito por haber llegado hasta aquí, pero eso era lo más fácil

La puerta se abrió y dio paso a un corredor oscuro, así que acordaron que uno de ellos encendería la varita mientras que los otros lo protegerían. Hermione fue al que se ofreció a realizar el encantamiento Lummus ya que era una de sus tantas especialidades. Después de avanzar uno poco, de encontraron que en el piso se movían unas extrañas cosas. Una de las cuales se abalanzo sobre Harry, pero el chico la detuvo con el escudo espejo.

- Gorros rojos - dijo Hermione - al ver a la criatura que se alejaba de la luz.

- Manos a la obra - dijo Ron

Entonces se pusieron los tres chicos juntando las espaldas y Harry dijo que les daría un poco de luz con una bola de energía que podía conjurar con su mano. Así lo hizo y la bola de luz iluminó el cuarto, que se encontraba totalmente llenos de las criaturas, que estudiaban la forma de deshacerse de la luz de la varita de Hermione para atacara la los chicos. Pero se sorprendieron al ver la luz que había creado Harry.

- Ahora - dijo la chica

Y los tres comenzaron a lanzar la maldición desanguius que provocaba heridas graves a quienes la recibían, y en el caso de los Gorros rojos, los mataba completamente. Así después de unos momentos acabaron con todas las criaturas, así que pasaron al siguiente cuarto. El que se trataba de una gran piscina, la cual no se podían rodear.

- ¿Qué piensas? - dijo Ron a Hermione

- En que hay algún tipo de criatura dentro del agua - dijo ella

- Tenemos que cruzar - dijo Harry

- No me gustaría meterme a l agua así nomás - dijo ella

- Ni mi - dijo Harry - pero de alguna forma tenemos que cruzar.

- No se ve muy profundo - dijo Ron

- No podemos confiarnos - dijo Harry

Pensaron un momento en lo que podían hacer para cruzar la piscina, pero no se les ocurría nada. Harry trató de ver la profundidad de la piscina. Con la ayuda de los guantes de plata. Pero no consiguió mucho. Pero comprobaron que por lo menos tenia más de cuatro metros de profundidad.

- El encantamiento casco burbuja - dijo Harry

- ¿Qué ? - preguntaron ambos chicos

- Que podemos utilizar el encantamiento casco burbuja para respirar bajo el agua, además nos permitirá ver mejor.

Entonces los chicos se conjuraron el casco burbuja y se metieron al agua. Comenzaron a nadar y comprobaron que de inmediato la piscina se hacia muy profunda. Nadaron lo más rápido que podían, ya que no sabían que tipo de criatura se podrían encontrar. Entonces de pronto Harry vio algo que se les acercaba y comprobaron que eran Griwingot, unos criaturas de agua que les encantaba arrastrar a sus víctimas al fondo de lago en donde vivían y después se los comían. Pero tampoco eran problema para los chicos quienes no tuvieron problemas en alejar a las bestias. finalmente llegaron al otro lado de la piscina. Por lo que decidieron descansar un momento.

La siguiente habitación no era tanto como una pieza, sino más bien un patio, los chicos vieron que todo era claro, aunque estuviese de noche veían todo muy bien. El patio era norme, y al fondo vieron el sitio en que estaba la cámara con la llave del agua y Laurelin. Estaba a punto de empezar a correr cuando Harry sintió una voz

- Al fin un poco de comida viva.

- Alto - grito Harry - hay una serpiente cerca, no se si es o no un basilisco, preparen los escudos.

Harry y Ron se guardaron las varitas y sacaron las espadas, mientras que la chica llevaba el escudo a la altura de los ojos. Así que de pronto comenzaron a sentir unos pasos gigantescos. Como si una gran bestia se acercara, en eso momentos todos recordaron a los gigantes, pero esto parecía más grande, o más pesado.

- Que crees que sea - dijo Ron - no parece una serpiente.

- No lo sé - dijo la chica - solo espero que no sea tan grande como se siente.

- Animo - dijo Harry - mientras más grande más fuerte caen

Entonces la vieron aparecer, tenia un enorme cuerpo, como una especie de dinosaurio. Con cuatro patas y una enorme cola llena de pincho, se notaba que su piel era muy gruesa, pero lo que más les llamó la atención fue que tenia el cuello muy largo y terminaba en la cabeza de una serpiente, por eso es que Harry la escucho hablar.

Entonces la criatura se puso frente a los tres chicos y los examino uno a uno, para ver a quien atacaría primeros, Harry hizo el primer movimiento, tratando de probar si se podían aparecer, pero resulto inútil, ya que sintió como algo le golpeaba la cabeza muy fuerte. Entonces la criatura se lanzó sobre él, pero Ron fue más rápido y sacó a Harry del ataque de la criatura, la cual atacó a su vez a Hermione con la cola, quien se salvó al cubrirse con el escudo, claro que salió volando lejos.

Harry ya había recuperado el sentido, así que le dijo a Ron que la rodearan y trataran de acabarla rápidamente. La criatura atacó a Ron con su cabeza, mientras que a Harry con su cola. Ambos chicos eludieron los ataques de la criatura muy ágilmente, y Harry aprovecho la situación para con un certero golpe cortarle la cola. Le bestia rugió de dolor, levantándose en dos patas, y Hermione, que venia reaccionado del golpe que se había dado, noto que la criatura tenia la piel más delgada en la zona del corazón, así que estaba segura de que la podrían matar de esa forma.

Pero no tubo la necesidad de decirlo, ya que en el momento en que la bestia volvía a poner sus dos pies sobre la tierra, bajo la cabeza y la puso a la altura del suelo, miró hacia donde estaba Harry, para ver que es lo que le había hecho. Así Ron aprovechó la oportunidad y se acerco rápidamente a la bestia y con un rápido movimiento de su espada le corto la cabeza a la bestia, la cual cayo sin vida.

- Esto es más fácil de lo que pensé - dijo Ron

- No lo sé - dijo la chica - no puede ser tan fácil

- Ven - le dijo Ron - déjame ver tus costillas.

El golpe que había recibido Hermione la había lanzado lejos, y choco contra uno de los muros cercanos. Pero al caer se pegó en un par de costillas, las que de inmediato se fracturaron, ya que resultaron ser las mismas que se había fracturado durante la batalla con Voldemort, así que Ron le dio un poco de sus lagrimas de fénix para curarla, además Harry aprovechó de curarse la herida que le había provocado uno de los pinchos de la cola que lo rozo cuando la cola se desprendió del cuerpo.

- No es nada grave - dijo Harry - ahora debemos continuar

- No sé - dijo Hermione - hay algo que no me termina de convencer

- ¿Qué ocurre? - dijo Hermione

- Que según lo que nos contó Harry las criaturas de los guardianes de las llaves son poderosas y por lo tanto difíciles de matar, y ver que con esta no tuvimos muchos problemas

- Vamos Hermione - dijo Ron - lo mismo pensábamos en tercero de los dementores, pero vez que ahora hasta sabemos que Harry los puede matar.

- Aun así pienso que hay gato encerrado en todo esto

- Bueno - dijo Harry - hagamos lo que vinimos a hacer

Comenzaron a caminar y pasaron con mucho cuidado por el lado del cuerpo de la bestia, pero no se dieron cuenta de que aun respiraba. Siguieron avanzando hasta que llegaron a la escalera que los conduciría la habitación en donde se encontraba la llave del templo cuando un extraño ruido los hizo voltear, quedando completamente sorprendidos.

La bestia a la que habían matado se había puesto nuevamente de pie, pero esta vez tenia dos cabezas y dos colas, y parecía realmente furiosa, entonces de inmediato cargó contra los chicos que de inmediato se separaron y se dirigieron a distintas direcciones, ya que a pesar de tener dos cabezas, la bestia solo tenia un cuerpo. Pero antes de separarse Hermione grita

- Es una Hidra, no le corten más su cabeza ni su cola.
Harry recordaba las clases de mitología, en las que contaban cosas acerca de aquel animal, pero del único que se tenia supuesta existencia había sido eliminado por un antiguo héroe de la mitología griega llamado Hercules, pero ahora él tenia enfrente a una de esas criaturas, pero la bestia nos conocía a los chicos, así que no sabia de los que eran capaces, es mas, jamas se había podido enfrentar a algún humano, ya que todos los que habían intentado llegar hasta la llave habían muertos o en manos de los dementores o en manos de las otras criatura.

Pero ahora tenia a tres humanos, vivos y que habían cometido el insulto de haberle cortado la cola y luego la cabeza, por lo que se puso muy furiosa, pero se confundió al ver que los chicos se separaban, mientras el que le cortó la cola corría hacia la derecha, el que la había cortado la cabeza corría hacia la izquierda, acompañado de la chica a la que supuestamente había eliminado.

- Se supone que la mataste - le escucho decir Harry a una de las cabezas

- Lo mismo pensé - dijo la otra - no se como sobrevivió

- Matemos primero al chico que esta solo - dijo una de ellas refiriéndose a Harry

- No - dijo la otra - tiene la espada, vamos por los otros, la chica es la más vulnerable, a ella mataremos primero, luego veremos a los otros.

Harry de inmediato le grito a Ron que la hidra intentaría acabar con Hermione, pero la bestia lo escuchó y se giró en dirección a Harry, quien estaba oculto detrás de una escultura que representaba una serpientes, entonces Hidra se acerca y una de las cabezas le dice a la otra.

- ¿Cómo supo que atacaríamos a la chica?

- No lo sé - contesto la otra - se lo preguntaremos antes de matarlos

- Matarlo, si - dijo la otra cabeza - y después comeremos su carne fresca.

- ¿ Dónde esta? - dijo riendo una de las cabezas

- Cerca de aquí - dijo la otra - siento su olor

- No se esconderá detrás de la estatua - dijo nuevamente una de las cabezas

- Veamos - dijo la otra

Harry pensó que ya no valdría la pena seguir escondido, pensó entonces que tipo de hechizo lo salvaría en esa ocasión, entonces recordó en el hechizo de los cuatro elementos, así que se preparó para ejecutarlo, sabiendo que la hidra no podría resistir un ataque como ese, estaba a punto de pararse cuando una voz en su cabeza le dice:

- No la mates de esa forma, no debes revelar tu poder al guardián hasta que sea necesario.

- Que me sugieres - le dijo Harry, ya que reconoció la voz de la Reina Eorwen

- Utiliza los hechizos de los elementos por separado - dijo ella - creo que con esos bastara.

Entonces Harry sacó su varita pensando en cual de los hechizos ocuparía. De inmediato de le vino a la mente la invocación del fuego, por lo que al sacar su varita en el momento en que la bestia arrancaba la estatua del piso, Harry le arrojó le hechizo a ambas cabezas. El rayo rojo se partió en dos y ambos adoptaron la forma del fénix, así que arremetieron contra las cabezas y les dio de lleno en los ojos, así que Harry pudo salir corriendo en dirección a donde se encontraba Ron y Hermione.

- Mejor no nos separemos - dijo Harry

- Tenemos que encontrar un punto débil - dijo Ron

- ¿Que decía la clase de mitología acerca de esta criatura? - preguntó Harry y Hermione

- Nada - contesto la chica - solo aparece en la mitología griega diciendo que fue una de las tantas bestias eliminadas por Hercules

- Parece que esta no leyó la historia - dijo Ron señalando a la bestia que se dirigía hacia ellos.

- Ahora si - dijo una de las cabezas - acabemos con la chica

- Vienen por Hermione - dijo Harry

- ¿Por qué ella? - dijo Ron

- Porque no tiene espada - dijo Harry

- ¿Qué haremos ? - dijo Ron

- Tenemos que encontrar un punto débil - dijo la chica - si la leyenda es cierta la bestia tiene un punto débil.

Esta vez la hidra los hizo separarse de Hermione ya que con sus colas atacó a Harry y Ron, haciendo que se alejaran de la chica. Pero ella era muy hábil, además de inteligente, así que antes de que la atacaran les lanzó la maldición de conjuntivitis, cegando a una de ella, que golpeó sin querer a la otra, provocando la discusión de ambas.

- Ten más cuidado - dijo una de ellas - por tu culpa no pude acabar con la chica.

- Esa estúpida me cegó - dijo la otra cabeza

- Esa no es excusa - contesto - ahora busquémosla

Los chicos aprovecharon la discusión de las cabezas para reunirse detrás de la bestia para así poder planificar mejor la manera de derrotarlo, pero no tuvieron tiempo, ya que la bestia los vio, los atacó con su cola, Harry se cubrió con su escudo, así que salió volando lejos. Mientras que Ron y Hermione se habían agachados para esquivar la cola, pero la otra caía de manera vertical, y estaba a punto de hacer sobre Ron, quien se protegió con su escudo. Pero Hermione le arrojó a la cola maleficio impedimeta que detuvo un poco los movimientos del oponente.

- Maldición - dijo una de las cabezas - esa chica es buena.

- No importa, ya eliminemos al otro.

- Vamos por estos - dijo la otra cabeza

Entonces nuevamente comienzan a perseguir a Ron y a Hermione, quienes lanzaban maldiciones a diestra y siniestra, tratando de alejar a la bestia, Ron sin saber por que lanzó un encantamiento de pimienta, así que le entró a la boca de una de ellas, y provocó que ella sintiera la sensación de quemazón en la lengua. Así que obligó a cuerpo a levantarse, evitando que la otra cabeza atacara a Hermione.

- Ahora fuiste tú quien evitó que acabara con la chica

- No sé que me lanzó ese chico - dijo la cabeza - pero siento que toda la boca me arde mucho.

- Cuando los acabemos iremos a tomar agua - dijo la cabeza - ya que todo esto me esta produciendo mucho cansancio, jamas pensé que fuese tan difícil acabar con un par de humanos.

- Lo que más mes extraña es como el chico supo que atacaríamos a la chica

- Eso no lo sabremos porque ya esta muerto - respondió la otra cabeza

- Lo mismo dijiste de la chica

- Ahora vi que le di con toda la cola - mis pinchos tiene que haberlo atravesado.

Buscaron nuevamente la ubicación de Ron y Hermione, quienes corrían en dirección a donde estaba el cuerpo de Harry, pero entonces vieron que la bestia comenzaba a perseguirlos por lo que decidieron que lo mejor que podían hacer era esperar que Harry solo estuviese desmayado, así que le darían un poco de tiempo para que se recuperara.

- Ahí están - dijo una de la cabeza

- Ahora si - dijo la otra - tu acaba con la chica y yo me encargo del chico

- ¿Qué haremos ? - preguntó Hermione a Ron

- No sé - dijo el chico - pero no podemos darnos por vencidos sin luchar.

- Ya lo sé - dijo ella - pero no podemos pasarnos toda la noche escapando

- Tenemos que inmovilizarla - dijo Ron - ¿pero como?

- Un derrumbe - dijo la chica

- ¿Qué dices ? - preguntó Ron

- Eso - dijo ella - haremos que entren de alguna forma bajo esos pilares y luego los derribaremos, haciendo que el arco les caiga encima, eso quizás los inmovilice por un momento.

- Manos a la obra - dijo Ron

Pero la hidra ya había llegado donde los chicos, y de inmediato atacó, una cabeza a Ron y la otra a Hermione, quienes fueron derribados por los golpes de ambas cabezas, entonces ellas se elevaron dispuestas a dar el golpe final, cuando desde otro lado sintieron la voz de un chico que gritaba algo, pero no se detuvieron a mirarlo.

Harry había caído y se golpeó en la cabeza, por lo que había quedado sin sentido. Abrió los ojos y se encontró con la sorpresa de que aun estaba con vida. Entonces miró buscando que es lo que había ocurrido cuando vio que la hidra estaba atacando a sus amigos, entonces se paró rápidamente y apuntó con su varita y grito

- Terraculus - y el unicornio dorado salió de la varita, y se dirigió a los pies traseros de la bestia, que ocupada como estaba en atacar a Ron y Hermione, no le presto atención al ataque que le había lanzado Harry.

Ron y Hermione vieron todo perdido, ya que al caer habían perdido las varitas, y en la desesperación olvidaron que podían hacer magia sin varita. Pero de pronto escucharon una voz familiar que pronunciaba un conjuro desconocido para ellos. entonces vieron a la bestia detenerse de pronto y notaron como es que la mitad de su cuerpo se encontraba en una especia de agujero.

- Ron, Hermione salgan de ahí - escucharon que su amigo les decía.

Ambos chicos se pararon y corrieron en dirección a Harry, pero se les habían olvidado las varitas, pero por el momento no les preocupo, ya que notaron que Harry tenia una gran herida en la cabeza producto del golpe, así que sacaron un poco de lagrimas de fénix para curarlo.

- Ahí vienen - dijo Harry - prepárense para atacarlas

- Puedes volver a repetir el conjuro - dijo Ron

- Si - dijo Harry - pero no dura mucho tiempo

- Tendrás que hacerlo, ya que se nos quedaron la s varitas en el suelo.

- Accio - grito Harry y las varitas de Ron y Hermione llegaran a las manos de sus dueños. - y no olviden que pueden hacer magia sin varita

- Deberás - dijo Ron - ahora podemos hacer algo

- ¿Cómo que? - dijo Harry

- Primero danos tiempo de alejarnos - dijo Hermione

- Terraculus - dijo Harry apuntando las patas de la bestia, paro ella no caería en el mismo truco, así que de un salto evitó el agujero que Harry había creado

- Buen truco - le dijo una de las cabezas a la otra

- Menos mal que no caemos dos veces en el mismo error

- Pero tu dijiste que el chico estaba muerto - dijo una de las cabezas al percatarse de la presencia de Harry

- No se como lo hacen - dijo la cabeza que pensaba que había matado a Harry - pero no es normal que se levanten después de recibir eso golpes

- Maldición - dijo Harry - son mas listas de lo que parecen, dicen que no caen en el mismo truco dos veces.

- Entonces utilicemos trucos nuevos - dijo ella

- Terraculus - dijo Harry, pero apunto aun poco delante de la bestia, la cual se detuvo, pero ese fue su error, ya que Harry le rodeo con un gran muro de piedra, dejándola inmovilizada.

- Ahora corramos - dijo Hermione - es hora de probar nuestro plan.

Esta vez si llegaron al la parte en que querían atrapara a la hidra, entonces se detuvieron y la miraron, ya que el muro de piedra pronto desaparecería. La hidra corrió en dirección a los chicos, que retrocedían de manera extraña, pero a bestia no les preocupo, ya que vio en ellos una rara expresión de miedo. Entonces se ganaron bajo el arco y atacaron a los chicos, tanto con sus colas como con sus cabezas y les dio a los tres.

- Donde están - dijo una de las cabezas

- Los muy estúpidos nos engañaron.

Los tres chicos habían utilizado el encantamiento proyector que habían aprendido en la clase de encantamiento, por eso es que los movimientos eran algo raros, ya que por desgracia solo eran imágenes inertes. Pero las bestias con el afán de acabarlos no se percataron de ese detalle.

- Ahora - gritó Harry

Y los tres chicos salieron de donde estaban escondidos y atacaron los pilares con los más poderosos encantamientos que conocían, claro que Harry se reservó el uso de uno de los hechizos de los elementos, pero uso los guantes para generar una corriente que botar los pilares en la dirección que ellos querían.

El arco cayo sobre el cuerpo de la bestia dejándolo totalmente inmóvil. Así que los chicos intentaron atacarla con varios de las maldiciones que conocían, pero como les había dicho Andrea, su piel era muy dura. No se atrevían a acercarse, por lo que Harry y Ron no usaban sus espadas, sobretodo por miedo a cortar una cabeza, lo que haría que naciera de inmediato otra.

- Esto no funciona - dijo Ron - tenemos que hacer algo mejor

-¿Porque no utilizas el hechizo de los cuatro elementos? - dijo Hermione

- Eorwen me dijo que lo reservara para el guardián - contesto Harry - dice que lo más seguro que en estos momentos se encuentre viéndonos.

- Se me había olvidado que aun faltaba el guardián - dijo Ron

Pero no pudieron seguir conversando, ya que la hidra ya se había liberado de su prisión momentánea y ya estaba muy enojada, por lo que estaba dispuesta a atacar sin piedad a los chicos, entonces Harry para darle tiempo utiliza los guantes de plata y le lanza una ráfaga de aire a la cara de las bestias, lo que hizo que elevara su cuerpo y al fin Hermione confirmó lo que había visto hace un instante.

- Su corazón - dijo la chica - tiene su corazón casi a la vista, ese es su punto débil.

- Y como lo haremos para atacarlo - dijo Harry

- Hay que hacer que levante sus patas delanteras - dijo la chica - cuando le cortaste le cola lo hizo, y si atacas sus ojos también.

- Yo voy por sus colas - dijo Ron sacando la espada y dando un rodeo a la bestia, que no se imagino lo que los chicos tenían planeados.

- Que harán - dijo una de las cabezas a ala otra

- No sé - respondió - pero no creo que nos quieran cortar otra cabeza u otra cola

- Es que no lo adivinan - les dijo Harry

- Así que nos entiendes - dijo una de ellas mirando a Harry

- Claro que si - dijo el chico - hablo con todas las serpientes.

- Lástima que no te sirva para convencernos de que te perdonemos - dijo una de las cabezas

- Por lo menos sabemos como se adivinaba lo que haríamos - dijo la otra

Ambas Hidras no se percataron de la ubicación de Ron, porque se distrajeron conversando con Harry, así que el pelirrojo de un salto cortó una de las colas del animal. Haciendo que de puro dolor la bestia se elevara sobre sus patas, entonces Hermione le lanzo una maldición de desangramiento y le dio en el pecho. Pero no en el corazón. Aun así le causaron un gran daño.

- Maldición - dijo la chica - fallé

Pero Ron espero a que la bestia se volviera a poner de pie y antes de que hiciera algún movimiento le cortó la otra cola. Entonces de nuevo la hidra se elevó en sus dos patas dejando el corazón al descubierto. Esta vez entre Harry y Hermione le lanzaron la maldición desangradora. Pero la bestia se cubrió del ataque de Harry con una de sus cabezas y giro su cuerpo para que la maldición de Hermione le diera nuevamente en el pecho.

- ¿Qué haremos Ahora ? - dijo Hermione - ya no le quedan mas colas y si le crecen le crecerán cuatro y será más difícil vencerla

- Tengo otra idea - dijo el chico - pero esta vez no falles

Entonces Harry se concentró unos momentos y cuando la hidra su puso nuevamente de pie. Harry le lanzo el conjuro de los vientos y el céfiro blanco arremetió contra la hidra, quien no pudo evitarlos y comenzó a elevarse, dejando al descubierto su corazón. Pero ya sus colas habían crecido y con una de ellas golpeo a Ron, mientras que con las otras evitó que le dieran las maldiciones en el corazón.

- Es que no se muere nunca - dijo Harry

- Intenta otra vez - dijo Hermione

- No caerá en el mismo truco y ya utilice todos los hechizos de los elementos - contestó Harry

- Que yo sepa te falta el del agua - dijo Hermione

Entonces Harry se concentra nuevamente y le lanza el encantamiento del agua haciendo salir de su varita la forma azul de un hada, quien tomó el cuerpo de la bestia y lo hizo quedar en dos patas, claro que Harry no podía hacer más, ya que trataba de mantener el hechizo y darle tiempo para que le dieran en el pecho.

Pero la bestia se volvió a cubrir con tres de sus colas, mientras que con la otra atacó a Hermione, quien se cubrió justo a tiempo con su escudo espejo y salió volando. Pero Harry ya no podía mantener mas tiempo el hechizo, ya que estaba quedando agotado, entonces finalmente la conexión se cortó y la hidra quedo liberada del hechizo.

Pero en esos momentos una figura emergió de un lugar que la hidra había despreocupado y con gran agilidad llegó a la misma altura de su corazón, y levantando el objeto que tenia en sus manos, dejo a la bestia cayendo justo encima de él. Así que se desplomo ya sin vida.

Ron aprovechó de que la Hidra pensó que una de sus colas nuevas lo había eliminado, pero el chico había esquivando el ataque el que había dado en un trozo de piedra que estaba cerca del chico, así que con mucho cuidado y ocultándose de la vista de la hidra, entonces en el momento en que la hidra se encontraba detenida debido el encantamiento del agua, Ron se acercó a la parte de su cuerpo, y al ver que ya sus amigos no pudieron eliminar a la bestia, salió a su encuentro y le enterró la espada en su corazón, matando a la bestia que no pudo hacer nada por protegerse.

- Estas bien - preguntó Ron acercándose a Harry

- Un poco cansado - dijo el chico - vamos por Hermione que recibió un fuerte golpe.

Llagaron donde se encontraba la chica, que se encontraba muy lastimada, ya que el golpe si bien lo detuvo con el escudo, la caída fue muy fuerte, ya que el golpe fue de abajo hacia arriba, lo que la lanzó muy lejos golpeándose con un pilar y luego cayendo de unos tres metros de altura, así que tenia muchos golpes y varias heridas, claro que todas fueron curadas con lagrimas de fénix. Luego tomaron un poco de agua para recuperar las energías perdidas. Luego Ron fue y sacó la espada del pecho de la bestia y la guardó, finalmente los chicos se dirigieron al lugar en donde se suponía que estaba la llave del agua.

Comenzaron a subir la escalera que los conduciría a la parte mas alta del templo, todo ahora parecía tener un aire griego, sobretodo por el tipo de construcción que utilizaban, en la que destacaban unos muy altos y gruesos pilares de piedra, muy bien labrados, de un color blanco radiante, que hacían que resaltara mas en la noche. Mientras que en los costados de las escaleras se encontraban unas series de estatuas todas representando a criaturas acuáticas.

- Debemos avanzar con cuidado - dijo Harry

- ¿Qué esperas que encontremos? - dijo Ron

- No lo sé - contesto Harry - pero por lo que he visto, algo más difícil de vencer

- Según la historia solo nos falta el guardián - dijo la chica

- Lo sé - dijo Harry - pero imagínense como debe de ser si él solo podía controlar a la hidra.

- Pero aun podemos derrotarlo entre los tres - dijo Ron

- Piensa que aun tenemos trucos bajo la manga - dijo la chica

- Solo espero que no nos asustemos y comencemos a lanzar maldiciones como locos - contestó Ron

- Tu las lanzas como loco - dijo Hermione - yo trato de lanzar alguna útil.

- Ya no empiecen - les dijo Harry - ahora solo debemos concentrarnos en encontrar la llave y rescatar a Laurelin

- A propósito de ella - dijo Ron - ¿No te parece raro que se parezca a Andrea?

- Claro que si - dijo Harry - es más no se parecen, son iguales, salvo que Andrea no tiene alas y no irradia luz alguna.

- ¿Qué es lo que dicen? - preguntó Hermione

- Que Laurelin y Andrea son idénticas - dijo Ron - parecieran hermanas.

- Eso es imposible - dijo Hermione

- No del todo - dijo Harry - Laurelin me contó que tenia una hermana que se enamoró de un mago, ella renunció a la inmortalidad de las hadas para unirse al mago. Pero este solo quería obtener los conocimientos mágicos de las hadas y después la abandonó.

- Es una historia triste - dijo Hermione

- Entonces ellos pudieron haber tenido algún hijo - dijo Ron

- Eso no me lo contó - contestó Harry - pero no podemos descartar eso

Llegaron a la parte más alta del templo, donde había una especia de construcción que Hermione encontró muy parecido al Partenón griego, una especia de templo formado por muchos pilares cilíndricos y un gran techo, los muros se encontraban detrás de los pilares, en los que marcaban la entrada, demarcaba unas cadenas de concreto muy gruesas, y en las que se encontraban grabadas las mismas inscripciones que habían en la puerta por la que entraron a los terrenos del templo.

- Ya sabemos lo que dice - dijo Ron - ahora entremos.

A diferencia de la primera puerta que se encontraron, no vieron que hubiese ningún problema para entrar, cosa que les produjo mala espina. Entonces Hermione decide transformar una piedra en un perro y hacerlo atravesar el portal. Apenas el perro cruzó la puerta, unos rayos de color amarillo que salieron de los ojos de las estatuas que se encontraban en la puerta, alcanzaron al animal, eliminándolo de inmediato.

- Ya sabemos que la entrada está protegida - dijo Harry - ¿Cómo lo haremos?

- Eso es fácil - dijo la chica - con ayuda de los escudos

- Piensa que no podemos perderlos - dijo Ron - si esos rayos son poderosos los escudos quedaran inservibles por una o más horas.

- ¿Entonces que sugieres? - dijo la chica

- Busquemos otra entrada - dijo Ron

- Claro ¿y donde ves otra entrada? - dijo la chica

- No lo sé - contesto Ron - pero cuando estuve de visita en Egipto, Bill nos contaba como los magos antiguos ponían entradas falsas para engañas a quienes intentaran robar las riquezas escondidas.

- No perdemos nada intentándolo - dijo Harry - tenemos que agotar todas las posibilidades antes de arriesgarnos.

La búsqueda hubiese sido más rápida si los chicos se hubieran separado, pero sabían que era mejor permanecer los tres juntos, así por lo menos no los pillarían tan de sorpresa. Buscaron por todos lados algo que pudiese parecer una entrada, pero fue inútil, intentaron moviendo las paredes, lanzando hechizos buscando botones en las estatuas, pero nada sucedía, así que volvieron a donde estaba la única entrada visible.

- Aquí estamos nuevamente - dijo la chica - ¿cómo entraremos?

- No sé - dijo Harry - tendríamos que tratar de eliminar los ojos.

- Buena idea - dijo Ron

- Pero desde aquí no tenemos buen ángulo para darles - dijo la chica - esas protecciones que tienen las evita.

- Si - contestó Harry - pero tiene que haber una forma, nada es imposible

- Que tal si entramos corriendo y listo - dijo Ron

- Ya viste lo que le pasó al perro - dijo Hermione - y era más rápido que nosotros.

- Pero yo puedo transformarme y entrar volando - dijo Ron

- Pero que tal si disparan al aire - dijo Harry

- Eso es - dijo la chica - ya sé como los podemos destruir.

- ¿Cómo? - preguntaron ambos

- Haremos que se destruyan entre ellos.

- Claro y ¿cómo lo harás? - dijo Ron

- Solo tenemos que hacer que algo entre a la altura de sus ojos y cuando ellos ataquen. Encontrar la forma que se den entre ellos.

- No es mala idea - dijo Harry - podríamos intentarla.

Comenzaron a probar que con varias clases de cosas, y comprobaron que todo lo que intentara pasar a través de la puerta eras destruido por los ojos de las estatuas, no importando a la altura que estuviesen, pero si las destruían en el mismo punto horizontal. Así que disidieron probando con varios objetos a la vez, pero todos eran destruidos por los rayos en el mismo punto.

Pero ya tenían el plan elaborado y solo estaban probando para ver que nada les pudiera salir mal. Después de terminada las pruebas, los chicos deciden probar la teoría de Hermione, así que con un encantamiento marcaron el sitio hasta donde el objeto debería llegar, pero en vez de utilizar piedras utilizaron un espejo que conjuro Hermione. Así que le lanzaron el encantamiento levitador y lo hicieron avanzar hasta la donde se suponía que seria destruido.

Y tal como esperaba la chica, las estatuas lanzaron sus hechizo, pero como el espejo era transparente, los rayos pasaron a través de el y quedaron conectados en el aire. En suelo comenzó a temblar y vieron como poco a poco las estatuas comenzaban a deshacerse, cayendo por pedazos. Ron se dio cuenta de lo que ocurriría, así que sacó a Harry y Hermione de la entrada justo a tiempo.

La explosión que generó el choque de los rayos fue tan grande que varios pedazos de roca salieron disparados en todas direcciones con una gran velocidad. Por lo que si Ron no los hubiese sacado de ahí, seguramente hubiesen sido alcanzado por alguno de esas piedras. Miraron la entrada y las estatuas estaban completamente destruidas, y muchos de los pilares que estaban en la entrada sufrieron grandes daños.

- ¿Crees que ahora sea seguro ? - dijo Ron

- No lo sé - dijo la chica - probemos

Nuevamente convirtieron un pedazo de roca en un perro, así que vieron como el animal pasaba por la puerta y no le pasó nada, así que los chicos comenzaron a avanzar lentamente, y con mucho cuidado por si algo los atacaba. Pero no pasó nada y lograron entrar. Caminaron por un largo pasadizo, que estaba oscuro, aun así ellos avanzaban con cuidado, protegiéndose con sus escudos.

Así llegaron a lo que dedujeron que era el centro de todo el templo, era una habitación circular el piso de era de un color celeste brillante, las paredes eran mas blancas aun que los pilares exteriores, en el centro de la sala se veía una hermosa mesa en la encima de una escalera de unos veinte peldaños, de la que salía una especia de luz azulada, los chicos de inmediato supieron que debía de tratarse la llave del agua.

Ron y Hermione fueron corriendo en busca de la llave, ya que no había ni el menor rastro de que el guardián estuviese por ahí, Harry sin embargo estaba buscando otra cosa, ya que sabia que en esa habitación se encontraba Laurelin, pero no la veía por ninguna parte. Pensó unos instantes y dedujo que tenia que buscar el sitio desde donde había tenido la visión de los que Laurelin veía. Pero los gritos de sus amigos los sacaron de ese pensamiento.

La pareja apenas vio el altar donde debía estar la llave, abandonaron toda la prudencia ya que vieron el camino despejado y pensaron que el guardián se encontraba en otra habitación, corrieron directamente hacia la llave, y cuando están por llegar al altar, una sombra salió del piso y los lanzó lejos, y como el piso era muy resbaloso, con el puro impulso fueron arrastrados hacia donde se encontraba Harry, quien de inmediato levantó la varita esperando ver al guardián.

- ¿Qué fue lo que pasó? - le preguntó Harry a Ron que se estaba levantando

- No lo sé - dijo el chico - solo vi que estabamos llegando al altar, voltee a mirar donde estabas y de pronto sentí algo que me empujaba.

- Yo si lo vi - dijo la chica - era algo que emergió del suelo, nos tomó con sus manos y nos arrojo lejos.

- ¿Cómo era ? - preguntó Harry

- No lo alcancé a ver - dijo la chica - todo fue muy rápido.

- Ahora espero que aprendan a no confiarse - dijo Harry - hasta que no tengamos las llaves en nuestras manos y estemos en casa, no podemos bajar la guardia.

- Y tu ¿por qué no nos seguiste? - preguntó Ron

- Yo estoy buscando a Laurelin - dijo Harry

- Y solo la encontraras cuando me hayan derrotado - dijo una voz que nadie supo de donde venia.

- Muéstrate y pelea - dijo Ron

- Pero si ya me mostré - dijo riendo la voz, pero no sonaba fría, mas bien sonaba dulce y bondadosa. - no es mi culpa que no me vieran.

- Sal y pelea como los hombres - dijo Ron

- Es que no puedo - contestó la voz - ya que yo no soy un hombre

- Entonces ¿qué eres? - preguntó Hermione

- Vienen aquí en busca de la llave del agua ¿y no saben quien soy? - respondió nuevamente el guardián

- Eres el guardián de la llave del agua - dijo Harry - ¿pero que eres tu?

- ¿Qué soy yo? - dijo la voz - buena pregunta, pero si no lo sabes o no lo adivinas, yo no te lo diré.

- Y ¿tienes algún nombre? - preguntó Hermione

- Soy el guardián de la llave del agua, así me dicen todos - respondió la voz - así fui creado y así permaneceré por siempre.

- O hasta que los demonios de los elementos escapen y destruyan las llaves - dijo Harry

- Claro que no - dijo la voz - no pueden destruirme, ellos me crearon pero solo una parte, el resto de mi lo creo la magia de la alineación planetaria y un poco de la magia de los señores de los elementos, nadie ninguno de ellos tiene poder en este templo, bien lo sabe tu amiga el hada.

- ¿Dónde la tienes? - dijo furioso Harry

- Ya te lo dije - respondió la voz - ella será liberada solo si pueden vencerme

El plan de los chicos al principio fue intentar ubicar al guardián de las llaves por medio de su voz, pero cada vez que hablaba su voz venia de distintos sitios, así que no pudieron determinar la posición del guardián, y menos ver donde estaba, por lo que dedujeron que era invisible.

- ¿Cómo vencemos a algo invisible? - dijo Ron

- No es invisible - dijo Harry - solo se oculta

- Y ¿cómo lo sabes? - preguntó el chico.

- Hermione lo vio unos instantes, y recuerden que yo también lo vi cuando entre en la mente de Laurelin

- Así que así fue como llegaron - dijo la voz del guardián - admito que no pensé que un humano pudiese tener tratos con alguno de los señores, pero el primer y ultimo error que cometo.

- No digas eso - dijo Harry - que aun puedes cometer algún error.

- Vamos los tres al mismo tiempo - dijo Harry - pero conjuremos escudos mágicos por si acaso.

Así lo hicieron los tres chicos. Conjurando escudos mágicos y con los escudos de agua listos para recibir algún tipo de ataque mas fuerte, los tres corrieron en dirección del altar, así que cuando estaba apunto de llegar nuevamente a la parte mas alta, algo salió del suelo, los levantó y los lanzó lejos, pero nunca tanto como la vez anterior.

- ¿Quién lo vio? - preguntó Harry

- Yo solo vi una mano celeste, como el agua - dijo Ron

- Yo vi un par de ojos blancos - dijo la chica

- Yo vi una figura que se metió en el piso - dijo Harry

- ¿Eso que quiere decir? - preguntó Ron

- Que se puede esconder en el piso - dijo Hermione - como una especie de sombra

- Pero con cuerpo - dijo Harry - y si tiene cuerpo se puede destruir.

- Solo tenemos que encontrar la manera de entrar y recoger la llave - dijo Ron.

- ¿Qué tal si vamos por distintos lados? - dijo Harry

- En una de esas solo puede lanzar a uno de nosotros, mientras que otro tiene la posibilidad de entrar por la llave - propuso Hermione

- Me parece correcto - dijo Harry

- Entonces vamos - dijo Ron

Los chicos corrieron en dirección de la llave, pero antes de subir por la escalera, se separaron y cada uno trato de llegar por otro lado, esta vez Harry pensaba que estaba preparado para eludir un posible ataque. Pero los chicos llegaron a destiempo y uno a uno salieron volando del altar.

- Tenemos que llegar el mismo tiempo - dijo Hermione

- Vamos entonces - dijo Harry - a la cuenta de tres comenzamos a subir. Al llegar al ultimo escalón haremos una señal y entraremos al mismo tiempo.

Otra vez subieron, esta vez mas lento, como era una plataforma circular, los chicos se dispusieron de manera de verse entre los tres, así por lo menos sabrían si algo le pasaba al otro. Cuando llegaron al ultimo peldaño ello se miraron y asiendo un movimiento con la cabeza, de dispusieron a entrar.

Esta vez Harry vio claramente que una especie de hombre de agua emergía del suelo frente a él. Pero además vio a otros apareciendo frente a sus amigos, la única diferencia era que los movimientos no eran tan rápidos, pero aun así no pudieron avanzar, ya que los tres salieron disparados nuevamente, pero esta vez en distintas direcciones.

Hermione fue lanzada hacia un sitio en donde apenas toco el suelo se formo una especia de pared de agua que la rodeo, mientras que Ron salió hacia arriba y quedó en una pequeña plataforma sobre un enorme pilar, Harry fue el único que cayo sin que le pasara nada.

- Ya les di mucha ventaja - dijo el guardián - y si no la supieron aprovechar es su culpa, ahora los acabare uno a uno, empezando por ti.

Harry sintió como algo emergía detrás de él. Y lo lanzaba contra el muro que tenia frente a é, pero eso no fue problema para al chico, ya que en otras ocasiones le había ocurrido lo mismo cuando se enfrentó a Aloistan, la dama de los vientos del norte, así que supuso que el guardián se aparecería detrás de donde el chico se levantara.

Así que apenas puso uno de sus pies en el suelo, Harry saltó a uno de los lados y lanzó una de maldición de desarme el sitio en donde debería aparecerse el guardián. Y no se equivoco, solo que el hechizo paso a través de este y no lo afecto en nada, así que nuevamente el guardián atacó a Harry, pero esta vez desde el sitio en donde estaba.

Harry esquivo el ataque con gran agilidad y rápidamente contraataco al guardián, con otro encantamiento. Esta vez uno aturdidor. Pero en el mismo resultado, el ataque de Harry atravesó al guardián y no le hizo ningún daño. Pero el ataque del guardián si le dio a Harry en el escudo, haciendo que retrocediera unos metros. Pero cuando se detuvo comprobó que el guardián ya se encontraba encima suyo y esta vez si que no pudo evitar el ataque y cayo inconsciente.

- Ahora tu - le indico al guardián a Hermione, haciendo que el muro en el que estaba prisionera la chica se desvaneciera. - ojalá y des mejor pelea que esté.

- No lo dudes - dijo la chica.

El guardián desapareció y Hermione que había visto el combate con Harry había estado pesando en como defenderse, si que pensó en utilizar el suelo como una especie de espejo para utilizar uno de sus trucos, algo muy sencillo, pero que el guardián no se esperaba.

- Lummus solaris - dijo la chica apuntando al suelo apenas el guardián había desaparecido.

Entonces el encantamiento rebotó en el suelo, provocando un gran destello. Haciendo que la chica se tuviese que cubrir los ojos, pero el guardián que había aparecido por la espalda de la chica no pensó en este movimiento de la chica y la luz le dio de llenó en los ojos, cegándolo momentáneamente.

Mientras tanto, Ron estaba en una parte muy alta pero veía claramente lo que ocurría, y buscaba la forma de bajar del pilar, pero no encontraba ninguna. Mientras hacia eso miraba como su amigo era prácticamente apaleado por el guardián, y su desesperación se hizo mayor al ver que la próxima sería su querida Hermione.

- Si solo pudiese bajar - se decía a si mismo - podría hacer algo más, pero al parecer la única manera de bajar de aquí seria volando.

- Volando - pensó de inmediato Ron - pero como pude haberlo olvidado.

Entonces se paró y se concentro, y de pronto se lanzó en picada, directo hacia el suelo. Pero no era Ron quien caía observo el guardián, que ya había recuperado la vista y se dirigía a atacar a Hermione, quien corrió a ver como se encontraba Harry. Lo que el guardia veía bajar era un enorme halcón, que se abalanzaba a recoger la llave, porque Ron era un animago no registrado, al igual que todos los miembros de la hermandad del león de fuego. Así que dejo de lado a la chica, se desapareció y luego apareció en el altar, justo a tiempo para golpear al ave y lanzarla a donde estaban Harry y Hermione.

- Ron - dijo la chica acercándose al ave - ¿Te encuentras bien?

- No mucho - dijo el chico después de recuperar su forma humana

- Asombroso - dijo el guardián - pueden convertirse en animales

- ¿Hace cuanto que no sales de aquí?- preguntó Ron poniéndose de pie

- Nunca he salido - dijo el guardián - lo que pasa que de cada mago que ha intentado llegar hasta este sitio, he sacado sus conocimientos antes de que muera. Pero hace mucho que no venia uno.

- Y no lo veras jamas - dijo Harry poniéndose de pie.

- Vaya - dijo el guardián - aun estas vivos, que bueno, así me podré divertir un momento.

Pero no dijo más, ya que de inmediato desapareció y los chicos corrieron en distintas direcciones, el guardián apareció delante de Ron. Quien esquivo su ataque y le dio con un encantamiento desangrante, pero al igual que los ataques de Harry, este lo atravesó sin provocarle ningún daño.

- Es un ser de agua - grito Hermione - por eso los ataques no lo afectan.

- Inteligente tu amiga - le dijo el guardián a Ron antes de lanzarlo lejos, pero el chico se había cubierto con el escudo, así que no sufrió más daño que el dolor que le provocó la caída.

- Si es así - dijo Harry - entonces no podrá detener este.

Entonces Harry le lanza la invocación del fuego y el guardián al no conocer el hechizo, no trató de detenerlo. Pero ese fue su segundo error, ya que el ataque era de fuego, y sí le provocó gran daño, ya que el grito que dio fue realmente desgarrador. Pero se levantó de inmediato y se lanzó a atacar a Harry

- Encantamientos de fuego - les dijo Harry a los demás - atáquelo con ese tipo de encantamientos

Así fue que comenzaron a defenderse de los ataques del guardián, quien con el daño recibido por Harry ya no se podía mover con la misma agilidad, pero aun mantenía mucha de su fuerza. Así que por lo menos se dedico a esquivar los ataques de Harry, a quien sabia tenia que eliminar de los primeros. En uno de los intentos se puso detrás del chico listo para acabarlo, pero vio que Ron estaba llegando nuevamente a donde estaba la llave.

- Estúpido - dijo el guardián desapareciendo y apareciendo frente a Ron.

Pero el chico ya estaba listo para la respuesta de guardián y tenia su varita lista para lanzar uno hechizo de fuego. Así que apenas el guardián apareció frente a él, con un rápido movimiento lo esquivo, se dio vuelta y le lanzó su maldición de fuego, al mismo tiempo que el guardián le lanzo uno de sus ataques. Por lo que ambos salieron volando del altar y cayeron en el suelo.

Harry intento rematar el guardián con el hechizo de los cuatro elementos pero no pudo, al ver que detrás de este se encontraba el cuerpo de Ron. Así que el guardián se puso nuevamente de pie y miró a su alrededor, y vio a Ron inconsciente y a Harry frente a él, no se preocupo de la chica, ya que pensó en que el chico lo volvería a atacar con el mismo hechizo que lo afecto tanto, así que desapareció para atacar a Harry.

Así nuevamente el guardián se media solo contra el chico, pero Harry no tuvo tanta suerte y fue derribado por el guardián, así que cayo inconsciente un par de metros cerca de Ron. Pero el guardián no pudo rematar a los chicos, porque al fin pudo ver donde estaba Hermione, y por primera vez en su existencia sintió miedo.

Hermione aprovechó que el guardián se percató de que Ron se estaba acercando a la llave y supo que lo detendría, así que ella comenzó a subir también hasta el altar, pero tratando de mantenerse oculta de la vista de esté. Cuando los vio caer, supo que sería su oportunidad, pero un así avanzo con mucha cautela, sabía que era la única oportunidad que tendría. Entonces muy agachada llegó a la cima del altar y se levantó rápidamente en el momento en que el guardián remataría a los chicos y con un rápido movimiento tomó la llave del agua. Y sin saber porque, apunto al guardián y lo atacó con su encantamiento de fuego.

- Insendere - dijo la chica y un enorme rayo de fuego se abalanzó sobre el guardián, quien se sorprendió de que lo hubiesen engañado y no pudo moverse, así que el ataque le llegó de lleno y lo hizo desaparecer. Y no es que el hechizo fuese más poderoso que la invocación del fuego pero Hermione no sabia que al momento de tomar la llave sus poderes mágicos habían aumentado.Apenas el guardián desapareció, los chicos recuperaron el conocimiento, así que vieron que Hermione bajaba la escalera en dirección a ellos con una cosa en la mano, que brillaba mucho, y ambos supieron que la chica había conseguido tomar la llave del agua, sobretodo por la sonrisa que traía en su cara.

- Me alegra que estén bien - dijo la chica - siento haberlos hecho esperar.

- No importa - dijo Harry tomándose las costillas, que le dolían en demasía - por lo menos tenemos la llave ¿pero donde esta Laurelin?

- No lo sé - dijo la chica

- Y el guardián - preguntó Ron

- No lo sé - dijo la chica - cuando tomé la llave me di cuenta que los dos estaban inconscientes así que sin pensarlo lo ataque con la maldición insendere y no lo pudo esquivar y desapareció.

- Yo lo ataque con la misma y solo logre hacerlo caer - dijo Ron

- Es que el que me salió a mí fue fantástico - dijo la chica

- Quizás sea por que la llave te dio mas poder - dijo Harry

- Tienes razón - dijo la chica - apenas la tome sentí un gran poder en ella.

- Solo imagínate que es capaz de mantener los sellos de la prisión de los demonios - dijo Ron - no me extraña que sean poderosas.

Mientras tanto, muy lejos de ahí un grupo de seres se encontraba reunidos en lo que parecía ser una casa, pero en vez de estar dentro del salón se encontraba en lo que debía ser la habitación principal, ya que se veía claramente una cama, en la que uno de esos seres se encontraba acostado, aparéntente durmiendo.

- Cree que lo lograrán - dijo uno de los seres a otro

- Desde luego que si, mi querida Lilien - dijo Eorwen la reina de las hadas

- ¿Cómo sabremos si lo logran? - preguntó Albarian.

- Eso lo sabremos todos al mismo tiempo - dijo Eorwen

- Pero hace mucho tiempo que se fueron - siguió Lilien - puede que fallaran

- Claro que no han fallado - dijo Eorwen - pero el camino no es nada de fácil.

Pero la conversación seso de pronto, ya que el ser que estaba acostado comenzó a moverse lentamente, como si algo se le estuviese metiendo dentro de él. Las hadas se asustaron y quisieron lanzarse sobre el cuerpo como intentando protegerla, pero Eorwen las detuvo diciendo que esperaran y miraran. Así que de pronto todo terminó y el hada que se encontraba en la cama se levantó de golpe diciendo

- Lo consiguieron, tienen la llave del agua

- Lo sabía - dijo Eorwen - sabía que lo harían

- ¿Y el guardián? - preguntaron Lilien y Albarian al mismo tiempo

- Lo eliminaron - contesto Laurelin

- Harry realmente es un gran mago - dijo Lilien

- No fue Harry - dijo Laurelin - fue la chica.

- ¿La chica? - dijeron las dos hadas al mismo tiempo - ¿qué chica?

- La compañera de nuestro joven amigo - contesto Eorwen - que junto a otro joven mago ayudan Harry en todo lo que pueden

- Así que hay más magos ayudándonos - dijo Albarian

- Desde luego - dijo Eorwen - y más se nos unirían si lo pidiéramos.

- Entonces ¿por qué no le pide mas ayuda? - preguntó Lilien

- Por la misma razón que no acudimos en ayuda de los magos durante la batalla - dijo Eorwen - los humanos y los seres mágicos tenemos en común la magia, pero cada cual cuida de los asuntos que le conciernen y rara vez nuestros caminos se encuentran. Nuestra ayuda en la batalla consistió en entregarle a Harry la capacidad de realizar el hechizo de los cuatro elementos, pero no enviamos ejércitos de nuestros sirvientes a ayudarlo. Además los demonios son para nosotros como lo fue le señor oscuro para los magos, nosotros tenemos que ocuparnos de ellos, pero sabemos que los magos nos pueden apoyar.

- Así que cada uno se encarga de sus asuntos - dijo Albarian - pero si es necesario nos apoyamos mutuamente

- Exacto - dijo Eorwen - por eso solo pedimos la ayuda de Harry y unos pocos magos, además piensa en lo que ocurriría si ellos se enteraran de la existencia de las llaves de poder. No faltaría el mago que las ambicionara y quisiera apoderarse de ella para su propio beneficio.

- Creo que es hora de que vayamos por ellos - dijo Laurelin - aunque lo lograron sufrieron muchos golpes.

Así que Eorwen convocó a un grupo de sus mejores hadas, para que la acompañaran a buscar a Harry y sus amigos al templo del agua, con ella irían Laurelin, quien se negó a quedarse y Lilien y Albarian, que eran la guardia principal de Laurelin, así que después de uno cinco minutos todo estuvo listo para en busca de lo magos, que como informó Laurelin no estaban graves, pero si muy golpeados.

- Y bien - dijo Ron - será mejor que nos larguemos de aquí, que ya esta amaneciendo

- Descansemos un poco - dijo la chica - ya que tenemos que cruzar todo de nuevo hasta la entrada

- Yo no puedo mover un músculo mas - dijo Harry - ¿a quien le queda un poco de agua?

- A mi no - dijo Ron - me tomé el ultimo trago antes de bajar de la plataforma

- Yo me la tomé antes de tomar la llave - dijo Hermione

- Lo que es yo me la tome después de lanzar la invocación del fuego - comentó Harry

- ¿Por qué no utilizaste el hechizo de los cuatro elementos?- preguntó Ron

- Porque si lo esquivaba te llegaba a ti - dijo Harry

- Buen motivo - rió Ron

Los chicos se encontraban reunidos y por fin Harry pidió a Hermione que les mostrara la famosa llave. Claro que no era precisamente lo que todos pensaban, por que más que llave parecía una especie de medallón, el borde del medallón era completamente de oro, con un hermoso grabado que según supusieron debía de representar el agua, pero lo más impresionante de todo, es que todo el centro era de agua y parecía que estaba unido por medio de cristales, pero uno podía pasar la manos de un lado a otro sin problema.

- Es hermosa- dijo Hermione

- Es realmente sorprendente - dijo Ron - ¿cómo serán las otras?

- No los sé - dijo Harry - más que las llaves me preocupa como serán los otros guardianes.

- Mejor no pensemos en eso y preparémonos para irnos, que ya esta amaneciendo.

- Recién esta amaneciendo - dijo Ron - pero para mi todo esto es como si hubiese pasado una semana. En verdad que la noche ha sido larga

- Muy larga - dijo Harry.

- Pero tenemos un largo camino por delante - dijo Harry - si solo nos pudiésemos aparecer, sería todo más fácil.

- No pueden aparecerse - dijo una voz muy dulce detrás de ellos - pero pueden venir con nosotras para que descansen un momento y curen sus heridas.

- Reina Eorwen - exclamo Hermione - que alegría verla

- En verdad que la alegría es mía - dijo ella - Laurelin me contó todo lo que hicieron y debo decir que fuiste muy inteligente.

- Así es ella - dijo Ron

- Y tu fuiste muy valiente y temerario - dijo Laurelin - sobretodo cuando eliminaste a la bestia.

- En verdad los tres estuvieron excelente - dijo la Reina - es un logro de los tres

- Ahora vamos al reino de las hadas - dijo Lilien ayudando a Ron a levantarse, mientras que Albarian hacia lo mismo con Hermione y Laurelin con Harry. El resto de la escota miraba con asombro el lugar en que se encontraba guardada la llave del agua.

Al llegar al bosque todos los chicos fueron conducidos a la casa de Laurelin, quien de inmediato se ofreció para atender a todos los chicos. Fue ahí donde les dieron agua para recuperaran sus fuerzas y luego les curaron las heridas que sufrieron. Pero el dolor de algunos de los golpes quedarían por un par de días.

- Ahora cuéntenme todo lo que paso desde que los deje en la puerta - dijo la reina

Entre los tres, narraron el como apenas entraron a los terrenos del templo fueron atacados por dementores, pero como ya tenían experiencia con ellos no les fue muy difícil acabarlos, luego contaron el como acabaron con los gorros rojos y luego de cómo pasaron a través del estanque lleno de demonios acuáticos, pero no muy fuerte, finalmente llegaron a lo del enfrentamiento contra la hidra y finalmente la lucha contra el guardián.

- Tome reina Eorwen - dijo Hermione entregándole la llave

- No puedo tomarla - dijo la reina - sobre la llave aun pesa la maldición de los demonios.

- ¿Entonces donde la guardarán? - preguntó Ron

- Es algo que tenemos que discutir con mucha cautela - dijo la reina

- ¿Por qué me miras tanto? - le dijo Laurelin a Ron

- Es solo que además de parecida a una compañera de Camelot, tienes casi su misma voz - respondió el chico

- ¿Qué estas diciendo? - preguntó Laurelin - ¿es cierto lo que tu amigo dice?

- Si - respondió Harry - es idéntica a ti, salvo que un poco más voluptuosa.

- ¿Qué es eso de voluptuosa? - preguntó el hada

- Nada de importancia - dijo Hermione un poco molesta por el comentario - es un termino que utilizan los hombres para referirse al tamaño de nuestros pecho.

- Se me olvidaba que a los hombres les encantan los pechos de las mujeres - dijo Laurelin riendo.

- Volvamos a lo que nos interesa - dijo la reina - después puedes conversar acerca de esa chica.

- Bien - dijo Harry - ¿entonces donde guardaras las llaves?

- Donde sea tiene que ser un sitio seguro - respondió la reina - ¿conocen alguno?

- Siempre he sabido de dos sitios muy seguros - dijo Harry - el banco mágico de Gringotts y Hogwart

- El banco lo manejan los duendes - dijo Hermione

- Entonces no - dijo Lilien - si ellos se enteran de que son las llaves las podrían utilizar para su propio beneficio.

- Entonces Hogwart - dijo Ron

- Me parece bien - dijo la reina - ahí se encuentra el profesor Dumblendore, un mago muy sabio y que no busca más que el bienestar de la comunidad mágica, creo que no podría estar en mejores manos.

- Entonces la llevaremos a Hogwart - dijo Harry

- Aun no - dijo la reina - primero tenemos que preguntarle si esta dispuesto a guardarla y luego tiene que preparar un sitio seguro para ellas.

- Entonces que nos sugieres - dijo Harry

- Ustedes cuiden la llave por el momento - dijo Eorwen - hasta que todo este preparado.

- Entonces que Hermione la cuide - dijo Harry - ella la cogió, ella se encargará de guardarla.

- Pero ... - comenzó a protestar la chica

- Me parece bien - dijo la reina - una justa tarea para aquella que con inteligencia se apoderó de la llave.

- Si usted piensa que yo puedo cuidar la llave lo haré con mucho gusto - dijo Hermione.

- Entonces que no se hable más - dijo ella - ahora deben regresar a su hogar, ya que es hora de que sus amigos despierten.

- Es verdad - dijo Harry - lastimas que nosotros no podamos llegar a dormir

Entonces la reina los condujo nuevamente al un portal que los conduciría de nuevo hasta la casa de Arabella, específicamente el cuarto en el que dormía Harry, así que apenas llegaron, Hermione les pidió a los chicos que por lo menos ese día ocultaran la llave en esa habitación. Después y casi corriendo los chicos se pusieron su pijama y se acostaron. Lo mismo que hizo Hermione. Entonces después de unos minutos de que se acostaran se sintieron los pasos de Reamus en por el pasillo.

- Hora de levantarse - dijo Reamus - ya va a ser la 11:00 de la mañana y tiene que preparar sus cosas para irse.

Harry y Ron no tenían ganas de levantarse, pero supieron que tenían que hacerlo si es que no querían despertar sospechas, así que sin mucho ánimo, ellos se levantaron y se vistieron, claro que notaron que tenían varios moretones en su cuerpo, y si se movían muy brusco les dolía un poco alguna parte del cuerpo y no eran los únicos, ya que Hermione estaba casi en las mismas condiciones.

- ¿Qué les pasa a ustedes tres? - dijo Reamus - parece que pasaron mala noche o que les paso un tren por encima

- Nada - respondió Hermione - lo que pasa es que anoche caí de la cama y me pegué muy fuerte

- Yo me levante a media noche y me tropecé - dijo Ron - pegándome en uno de los muebles.

- Y a tu Harry ¿qué te pasa? - preguntó Amanda

- Es que no pude dormir muy bien - dijo el chico - apenas pude pegar el ojo.

- Pero si fuiste el primero en subir - dijo la chica dudando de lo que le decían - se suponía que estabas muy cansado

- Es que me desperté en la noche con el golpe de Ron y no pude dormirme hasta un rato antes de que Reamus nos hablara.

Como era de esperarse, Amanda no siguió preguntando, pero no quedó muy conforme con la respuesta, sobretodo por que notaba claramente que los chicos estaban lastimados. Pero Reamus si que nos les creyó absolutamente nada, sobretodo recordando que durante la noche habían servido un poco de te y ellos disimulaban estar tomando, pero ni siquiera lo probaron. Pensando en que algo no estaba bien decidió que hablaría con Harry, pero no encontró el momento adecuado, porque si no estaba con Ron o Hermione, se encontraba con Amanda.

Así llegó la hora de volver a Camelot. Así que los chicos escondieron la llave del agua en una de las bolsas que contenía la ropa que Harry se había comprado y como eran varios los paquetes que llevaban. Así aparecieron cada uno en donde le correspondía, así que después se dirigieron a la torre del fénix y entraron a la sala común, de inmediato Ron y Hermione fueron a dejar sus cosas a la habitación, pero Harry tenia el paquete con la llave del agua.

- Cómo la pasaste - dijo Andrea al ver a Harry - ¿pense que te quedarías en Camelot?

- Yo también - dijo el chico - pero como con Amanda éramos los únicos dos alumnos en todo el castillo, el rector nos pidió que buscáramos donde pasar las vacaciones

- ¿Y donde la pasaron? - preguntó Andrea

- En casa de mi madrina - dijo el chico - la Navidad la pasamos en casa de mis tíos, quienes nos invitaron a cenar y el año nuevo en casa, junto a Reamus, Ron y Hermione y Amanda

- Así que Amanda estuvo dos semanas contigo - dijo Andrea.

- Claro que si - dijo el chico - ella es muy simpática

- Y que te regalaron - dijo Andrea acercándose a las cosas de Harry y comenzando a revisarlas sin que el chico le diera permiso, pero solo por el hecho de ser ella, no sabia por que no se molestaba cuando hacia cosas como esa.

La chica vio toda las cosas que había recibido como regalo de Navidad, en especial se dio cuenta de la mucha ropa, pero Harry omitió el detalle de que la mayoría se la había comprado él mismo, además se encontró con una seria de artículos de broma de los gemelos Weasley, la gran mayoría aun no salían al mercado, otros tantos eran dulces de los favoritos de Harry, y el típico suéter tejido a mano que le mandaba la señora Weasley, claro que ahora la lana era de mejor calidad. Entonces Andrea sacó lo que Harry tenia guardado.

- ¿Qué es esto? - dijo mientras desenvolvía la llave del agua

- No lo abras - dijo Harry dándose cuenta de lo que era, pero ya era tarde, porque a chica ya lo había abierto

- Es hermoso - dijo ella - esto lo he visto en alguna parte, pero no recuerdo donde ¿qué es?

- No lo sé - dijo Harry - no es mío, es de Hermione, debe haberlo metido aquí sin darse cuenta, se lo iré a devolver.

- Espera Harry - dijo Andrea - esto es algo muy raro, sé que he visto esto en algún otro lado, pero no recuerdo donde.

- Es que quizás sea una imitación de algún amuleto famoso - dijo Harry

- Bien toma - dijo ella pasándole la llave - cuando recuerde lo que es se la pediré a Hermione para confirmarlo.

Harry envuelve la llave en el paño y sale de la habitación, pensando en lo que pasaría si Andrea se enterara que en sus manos tubo por unos segundos una de las místicas llaves del poder, que muchos magos habían buscado sin ninguna suerte, así llegó al cuarto de Ron y Hermione y les contó que Andrea había visto la llave, pero que no la reconoció, aunque dijo que si la había visto en algún lugar.

Después del incidente, Los chicos se retiraron a dormir, ya que estaba muy cansados, mientras tanto el resto de los chicos de primero se reunieron en la sala común y le preguntaron a Amanda que había pasado durante las vacaciones de Navidad, porque todos se enteraron de que la pasó en la casa de Harry.

- En verdad que no pasó nada - dijo la chica

-¿ Y no se comportaron de forma extraña ? - preguntó Aline

- La verdad que si - dijo ella - anoche después de la visita del director se veían muy nerviosos y hoy en la mañana parecía que no hubiesen dormido nada - dijo Amanda

-¿Y que más ? - preguntó Rosa

- Que se movían raro - continuo Amanda - como si tuviesen heridas o golpes en el cuerpo.

- Les dije que andan en algo - dijo Rosa

Amanda no dijo nada más, pero ella estaba segura que algo habían estado haciendo los chicos durante la noche, recordó el como Harry y Ron habían entrado corriendo a la habitación de las chicas, y desde ahí que se pusieron raros, además recordó las palabras de Susan Bond Vieras las historias que inventaba cuando desaparecía con sus amigos y llegaban todos lastimado pero pensó que si no le contaba a nadie era por que no querían que alguien mas saliera lastimado.


Las clases comenzaron el día lunes y partirían con los estudios correspondientes al segundo trimestres, es decir que en clase de Artes oscuras partirían estudiando los rituales de control mental. Así que se apresuraron para no llegar tarde a esa asignatura al igual que el resto de los compañeros de las otras casas.

Esa noche durante la cena una lechuza le llegaron tanto a Harry como a Ron y Hermione. Claro que las guardaron de inmediato al ver que tenían el sello de Hogwart impresos en los sobres. Amanda se juntaban a comer y a cenar con los chicos además de que Rosa y Aline habían vuelto a pegarse lo más que podían a Harry.

- ¿Por qué no las leen? - preguntó Rosa

- Después lo haremos - dijo Ron - ahora tenemos que hacer los deberes atrasados

- Y tu Harry - dijo Aline - según nos comentaste en el almuerzo ya tienes todos tus deberes listos.

- La abriré mas tarde - dijo Harry - sé que es algo personal.

Así Harry y los demás se retiraron a la sala común, donde Ron y Hermione se pusieron a hacer los deberes atrasados, mientras que Harry se puso a leer un libro que le había regalado Bill hace un par de años, Hechizo avanzadas ya que de común acuerdo se prepararían mejor para cuando fueran en busca de la siguiente llave.

Amanda le cobró la palabra a Harry y le pidió el libro de magia antigua, así que el chico subió a buscarlos, entes de bajar con el libro, se acordó de la carta que tenia guardada en sus bolsillos, así que pensó que seria bueno leerla antes que se le olvidara, tomó el sobre y sacó la carta

Harry

Supe por la reina Eorwen que consiguieron la llave del agua, ella me encargó que preparara un lugar seguro para guardarla y así lo estoy haciendo, por lo que creo que a más tardar el sábado tendremos todo listo para recibir la llave. Así que prepárense para traerla.

He escrito a Alexander y le explique la petición de la reina, por lo que lo más seguro es que quiera hablar con ustedes, recuerden que tienen que encontrar la manera de salir del castillo sin que sea de manera ilegal. Solo espero que Alexander ya tenga algo pensado.

Otra cosa que tengo que pedirles, es que vengan con sus capas invisibles, ya que nadie puede verlos en el castillo, la entrada por la casa de los gritos esta nuevamente habilitada, claro que por seguridad solo unos pocos tienes acceso a ella. Claro que entre esos pocos se encuentran ustedes tres.

Atte.
Albus Dumblendore
Director
PD: Recuerden que absolutamente nadie debe enterarse de su visita a Hogwart.

Harry guardó la carta en su baúl y luego sacó el libro que tenia que llevarle a Amanda, así que bajó las escaleras y se dirigió donde estaba la chica, quien parecía realmente maravillada con la posibilidad de tener aquel libro disponible para ella sola, sin necesidad de tener que hacer la reservación en la biblioteca.

- ¿Hasta cuando me lo prestas? - preguntó Amanda

- Todo lo que lo necesites - dijo Harry

- Pero esto no te lo aceptare como regalo - dijo ella - solo como préstamo

- Y que tal si te lo entregó como regalo de cumpleaños - dijo el chico

- Ya te dije que no - dijo Amanda - ya es mucho todo lo que me regalaste para Navidad

- ¿Qué te regalo? - preguntaron Darla, Judith y Cristina

- Como yo no tengo ropa muggle - comenzó a decir Amanda - Harry me compró un par de tenidas para pasar las vacaciones, pero el día de Navidad fuimos invitados por los tíos de Harry a una cena en su casa y me regaló un hermoso vestido de fiesta.

- Que suerte - dijo Darla - a mí me encantaría que me regalaran un vestido de fiestas.

- Lo que es yo - dijo Judith - me gusta alguna ropa muggle

- ¿Por qué mejor nos muestras la ropa? - le propuso Cristina a Amanda

- Bueno - dijo la chica - y junto a Rosa y Aline se fueron al cuarto para ver la ropa que Harry le había regalado.


Así Harry se acerco a sus amigos, quienes habían aprovechado la distracción de las chicas para leer las cartas de Dumblendore, así que de inmediato se pusieron a comentar como harían para que nadie notara su ausencia, además de meditar cuanto tiempo les tomaría ir i venir de Hogwart.

- Desde la entrada de la casa de los gritos hasta al sauce son cerca de 45 minutos - dijo Harry

- Pero podemos hacer mejor tiempo su nos convertimos en lo que ustedes saben - dijo Ron

- Y no tenemos que preocuparnos que nos vean, todos sabemos donde esta el despacho de Dumblendore, así que podremos utilizar nuestras capas invisibles sin dificultad - comento Harry

- Ahora tenemos que ver que el rector encuentre la manera de hacer legal nuestra salida - dijo Hermione

- Podría dar el fin de semana libre - dijo Ron

- No lo creo - contesto Hermione - ya que estamos volviendo de vacaciones.

- Sé que algo se le ocurrirá - dijo Harry - por algo Dumblendore confía en él

Así después se retiraron a dormir, ya que al otro día comenzarían muy duro con las clases como habían dicho, el estudio particular de varios hechizos que les permitieron defenderse de ataques de criaturas mágicas, además de comenzar un entrenamiento privado, para mejorar sus técnicas de combate.

- Este trimestre nos corresponde estudiar las arañas gigantes, las momias asesinas, los hombres lobos y los vampiros - dijo el profesor Hunter en la primera clase de defensa contra las artes oscuras del trimestre - así que comenzaremos con las arañas gigantes.

Ron le tenia pánico a las arañas, pero ya había superado en parte su miedo, así que por lo menos ya podía moverse en presencia de una de aquellas bestias. Como no podían entrar un araña al castillo, el profesor les dijo que las clases las harían en el borde del bosque de Camelot. Donde un grupo de por lo menos cinco de esas arañas esperaba a la clase.

Todas las clases se estaban poniendo algo difíciles, ya que los profesores estaba poniendo mas trabajos que en el semestre anterior, y aparte que Albert, el capitán del equipo de la casa del fénix había aumentado los entrenamientos a cuatro por semana, claro que uno de ellos solo era una especie de charla técnica que solo duraba una hora, aun así el tiempo se hacia cada vez más corto para realizar sus deberes.

La mañana del Viernes. Harry bajo a desayunar acompañado de Rosa y Aline, quienes estaban empeñadas en averiguar que es lo que hacia Harry, otra que sospechaba que algo ocurría era Amanda, pero no parecía interesarle. Durante el desayuno, el director Hoockword dio una noticia que preocupo a algunos, pero Harry, Ron y Hermione supieron de inmediato que ya habían encontrado la forma de que ellos salieran del Castillo sin que fuera de manera ilegal.

- Como todos los años - comenzó a explicar - se acerca la fecha en que un grupo de alumnos de cada casa ingrese al bosque en busca algunos raros elementos para el desarrollo de las clases. Este año hemos decidido que los alumnos de primer año también sean considerados, claro que se hará una primera prueba.

- Pero no puede mandar a los chicos de primer año - dijo una de las alumnas de la casa de Unicornio - no están preparados

- Se equivoca - dijo el director - recordemos que este año tenemos en primero a tres magos que han logrado hacer cosas que muchos magos mas experimentado no han podido. Por eso para probar mi teoría, es que este sábado enviaremos a los señores Potter, Weasley y a la señorita Granger a recoger un poco de flores de luz.

Se escuchó como el comedor se llenaba de murmullos cuando el director comunicó la noticia de que los chicos tendrían que cumplir esa misión, alguno de los más antiguos se les acercaban y les deseaban suerte, otros sin embargo les daban su pésame. No fue hasta la clase de mitología, en la que por primera vez vieron al profesor Jhonnes, que supieron de las flores de luz.

- Las flores de luz - les explico el profesor - son unas raras plantas que solo se las ha encontrado en el bosque de Camelot, y tienen la particularidad de que sus pétalos absorben energía de la luz lunar y con ella se preparan una pociones muy útiles, como la poción mata-lobos.

Después de dar esa explicación, comenzó a hacer un breve repaso acerca de lo que Andrea les había enseñado y el profesor quedó muy contento con lo aprendido por los chicos, ya que demostraba que el trabajo de Andrea era bueno. Así comenzó con la nueva materia de la clase, comenzarían con el estudio de las medusas.

Así que llegó el día sábado y después del entrenamiento de Quidditch, el director pidió a Harry, Ron y Hermione que fuesen a su despacho para dar las indicaciones correspondientes al caso. Así lo hicieron los chicos, llegando muy puntuales a la cita con el director, quien los estaba esperando.

- Así que consiguieron la llave - dijo el director - los felicito

- Gracias - dijeron los chicos

- ¿Me pueden contar como fue el asunto? - preguntó el rector.

Así que los chicos se miraron entre los tres y luego comenzaron a narrar los hechos desde el momento en que Eorwen les indicara que habían encontrado la ubicación del templo del agua, sus enfrentamientos con las criaturas y como derrotaron a la hidra, para finalmente narrar como consiguieron la llave.

- Así que en verdad que existen las hidras - dijo el rector - es una verdadera lástima que no se puede divulgar, ya que como les mencione antes, hay cosas que son mejor que no sean encontradas.

- Pero lo del descubrimiento de la hidra no afectaría a nadie - dijo Hermione

- No - dijo el director - pero si lo haría el descubrimiento del sitio en que se encuentra la bestia.

- ¿Supo que la llave serian guardadas en Hogwart? - preguntó Ron

- Desde luego que si - dijo el rector - Albus me escribió contándome que le pidieron que él se encargara del cuidado de ellas y debo decir que es la mejor idea que pudieron pensar.

- Entonces ¿pensó en como poder salir del castillo? - dijo Harry

- Desde luego - dijo el director - por eso es que son los voluntarios para encontrar las flores de la luz

- Pero si vamos a Hogwart - dijo Ron - ¿cómo haremos para encontrar las flores?

- Eso no es problema - dijo el director - Hable esta mañana con Albus, y resulta que se consiguió una partida muy frescas de estas flores. Así que me las mandará

- ¿No qué esas flores solo crecen en el bosque de Camelot? - preguntó Hermione

- Claro que si - dijo el director - pero el bosque queda tanto dentro como fuera de los limites del castillo, y el prado en donde están las flores es accesible por ambos lados.

- Entonces ¿esta todo listo?- preguntó Hermione

- Si respondió el rector - esta noche después de la cena ustedes tres saldrán del castillo con sus capas invisibles ocultas y entraran al bosque. Apenas entren se las pondrán y se dirigirán al patio habilitado para hacer apariciones, ahí los esperaré personalmente para abrirles la puerta. Cuando vuelvan lo harán del mismo modo, y entrando al bosque, en donde deberán pasar el resto de la noche.

- ¿Por qué no podemos volver al castillo? - preguntó Ron.

- Porque el camino que hay desde la entrada al bosque hasta el prado donde están las flores y el camino de vuelta se demora alrededor de seis horas, sin contar lo que demoren en recoger las flores.

Así los chicos salieron del despacho y se dirigieron a la sala común, en donde los esperaban para darles indicaciones acerca de los que podían encontrar dentro del bosque, pero al otro lado de la sala común, había una reunión de un grupo de chicas de primer año, que encontraba que había algo raro en todo eso.

- No sé - dijo Darla - en verdad que se me hace raro que los manden a los tres

- Es porque tienen experiencia con criaturas tenebrosas - dijo Amanda

- No sé - dijo Rosa - todavía pienso que hay algo muy extraño en todo esto

- ¿Entonces piensas seguirlo? - preguntó Cristina

- Por lo menos asegurarnos que entran al bosque - dijo Aline

- Si no fuera por que se necesita autorización para entrar en el bosque los seguiríamos - protesto Judith.

- ¿Y que harán si llegase a ser cierto de que están en algo peligroso? - preguntó Carlos acercándose a las chicas

- Desde luego que ayudar - dijo Aline

- Vamos - dijo el chico - si no lo hacen es por que saben que no podríamos ayudarlos. Además lo tuyo parece una obsesión - dijo mirando a Rosa - sé que aun estas sentida por lo que te hizo durante el torneo de duelos, pero no te da derecho a investigar todo lo que hace.

- Creo que estoy lo suficientemente grande para saberlo que hago - dijo Rosa

- Entonces compórtate como una adulto y deja a Harry tranquilo y búscate alguien que se interese por ti.

En eso dieron la hora de la cena, y Harry, Ron y Hermione se dirigieron al comedor, y notaron la mirada de varios de sus compañeros al verlos llegar calmadamente, después de la cena el director les indicó que era hora de que se alistaran para el viaje, así que los chicos se fueron a sus habitaciones, sacaron y escondieron sus capas invisibles, mientras que Hermione llevaba la llave del agua envuelta en su capa. Se despidieron de los compañeros y comenzaron a caminar en dirección al bosque.

En la entrada del bosque había una serie de profesores esperando para ver que los chicos entraran sin ningún problemas, algunos como el de Artes oscuras les advirtieron de varias criaturas que vivían en el bosque, sobretodo las arañas, mientras que el profesor de pociones les dio las indicaciones de cómo llegar al prado y como reconocer las flores que estuviesen listas para ser cortadas.

Así los chicos entraron al bosque y apenas pudieron, sacaron las capas invisibles y se las pusieron, comenzando la caminata hacia el sitio en donde se realizaban las apariciones, así llegaron casi al mismo tiempo que el rector, quien abrió un poco la puerta para que los chicos pasaran. Una vez dentro se quitaron las capas invisibles, las guardaron y luego se desaparecieron.

Aparecieron en la parte de atrás de la casa de los gritos, así que entraron con mucho cuidado y luego se dirigieron al pasadizo que conducía a Hogwart, una vez en él, los chicos adoptaron su forma animaga y comenzaron a correr (en el caso de Ron a volar) en dirección al castillo. Así que cuando llegaron a la salida en el sauce boxeador, ellos adoptaron su forma humana nuevamente.

- Vamos - dijo Harry - tenemos tiempo para volver Camelot

- Entonces no nos apuremos mucho - dijo Ron

Se pusieron nuevamente las capas invisibles y caminaron por los jardines del colegio, los tres pensaban que hacia mucho tiempo que no veían el castillo y eso que solo era un par de meses. Aun así miraban maravillado hacia todos lados tratando buscar algo que no hubiesen visto nunca. Así llegaron a la puerta y la abrieron con mucho cuidado.

Dentro del castillo todo seguía igual, y se preocuparon de no hacer ruido, para no delatar su posición. Se encontraron con varios alumnos que debían ser los prefectos de las casas haciendo sus rondas nocturnas. Harry pensó si Ginny se encontraría en esos momentos por ahí. Y no estaba tan lejos de esa suposición ya que la hermana menor re Ron se encontraba haciendo su guardia en uno de los pisos superiores del castillo.

Desde que había recibido el mapa del merodeador, Ginny se había convertido en una de la mejores prefectas del colegio, sin decir del hecho de que fuera premio anual, y el motivo es que no había alumno que lograse arrancar de la chica cuando ella encontraba a alguno haciendo de las suyas a deshoras, claro que la mayoría de las veces no castigaba ni quitaba punto, solo les pedía que tuviesen mas cuidado.

Esa noche Ginny notó una seria de puntos marcado en rojo, pero no les prestó atención, ya que se mezclaban entre los que marcaban a otros prefectos que se encontraban haciendo guardia en uno de los pisos de abajo. Por lo que siguió haciendo su habitual ronda, claro que después de arrepintió de no haberse percatado de los nombres de aquellas personas que entraba en el despacho del director.

- Hola chicos - dijo el director cuando ellos entraron en el despacho - ¿todo bien?

- Si profesor - dijeron los chicos

- Vamos muchachos - dijo el director - ustedes pueden llamarme Albus, como lo hacen todos mis amigos y personas cercanas

- Es algo difícil - dijo Hermione - pero lo intentaremos

- Verán que es algo sencillo - dijo el director - es como cuando se acostumbraron a decir el nombre de Voldemort sin temor.

- Ahora a lo que vinimos - dijo Hermione entregándole la llave a Dumblendore.

- No tan rápido - dijo el profesor - primero cuéntenme como fue todo.

Así los chicos comenzaron nuevamente el relato de cómo había podido recuperar la llave del agua, cuando terminaron, Dumblendore sonrío y les comentó lo bien que había trabajado en equipo, pero les comentó también que tenían que prepararse para la vez que tuvieran un enfrentamiento con las próximas criaturas.

- Sería bueno que aprendieran un par de maldiciones nuevas - dijo Dumblendore

- Eso haremos - dijo Ron - pensamos estudiar en nuestros ratos libres.

- Bien, pero debo recordarles que deben hacerlo en secreto y no descuiden sus estudios - les recomendó Dumblendore.

- Y ¿dónde guardara las llaves? - preguntó Ron

- En el sitio mas seguro del castillo - dijo el director - el mismo en donde guarde la piedra filosofal, pero ahora solo ustedes y yo sabrá eso, ni siquiera se lo diré a Alexander.

- ¿Ha tenido noticias de Sirius y Arabella? - le preguntó Harry

- Nada acerca de los de Amanda - dijo el director - ya que han tenido que preocuparse de atrapar a los mortifagos que se esconden en Austria.

- Lo que es nosotros no hemos averiguado nada nuevo - dijo Harry - pero tengo la sospecha de que no estamos muy alejados en nuestra teoría.

- Por lo que vi - dijo el director - es muy parecida a Tom Riddle, pero no sentí que fuese una chica con malas intensiones.

- Pero es muy misteriosa - dijo Ron - apenas habla con los demás, claro que desde Navidad que se muestra mas amigable, sobretodo con Harry

- Es que Harry sabe hacer sentir bien a cualquier persona - dijo Dumblendore - al igual que su padre.

- Lo otro que nos gustaría saber es como fue que en los magos se enteraron de la existencia de las llaves de poder - dijo Hermione.

- Eso es otra cosa que no podría contestarles - dijo el director - pero en verdad que seria bueno el averiguarlo, aunque por el momento no es la máxima prioridad.

- Claro - dijo Harry - ahora solo tenemos que esperar que nos indiquen donde se encuentra la próxima llave

Después de eso entregaron la llave al director, quien la desenvolvió y la miró detenidamente, y al tocarla sintió la misma sensación que había tenido Hermione, sintió como parecía que su poder mágico aumentaba de golpe, pero no comentó nada, ya que los chicos ya habían adivinado lo mismo

- Hablando de indicar - dijo el director - supe que los mandaron a recoger flores de luz

- Es la excusa que dio el rector para que saliéramos del castillo sin que fuese ilegal - respondió Ron

- Además nos dijo que usted nos daría de esas flores para llevarlas - prosiguió Hermione.

- Si - dijo el directo - acá las tengo.

Entonces entrego una canasta llena de una hermosas flores cuyos pétalos parecían de cristal, pero que emitían una hermosa luz propia, el canasto era exactamente igual al que le habían entregado en Camelot. Después el director les pidió que se retiraran, además de sugerirles que pasaran el resto de la noche en la casa de los gritos, claro que al otro día tendrían que irse a primera hora, para que nadie se diera cuenta.

Dumblendore los acompaño hasta la salida, esta vez se fueron sin sus capas invisibles puestas, pero el director llevaba consigo la copia del mapa del merodeador que Sirius y Reamus habían hecho para el director, así que comprobaban que nadie estuviese cerca de ellos. Así llegaron a la puerta, se pusieron las capas invisibles y se fueron.

En otro lugar del castillo una chica seguía haciendo su ronda, estaba muy cansada y para ella había sido una noche aburrida, ya que era de conocimiento general los días en que ella tenia que hacer ronda, por lo que los chicos no se atrevía a salir de sus salas comunes. Ginny caminó en dirección a su habitación. Dejó sus cosas en su cama y se puso el pijama en eso se dio cuenta de que el mapa del merodeador estaba encima de su cama y lo que más la extraño fue ver unas figuras que salía de los terrenos del castillo, pero lo que más le llamó la atención fue que la ultima de las figuras que desaparecía del mapa tenia una etiqueta con el nombre de Harry Potter.Pensando en que se había equivocado, ya que tenia mucho sueño, Ginny borró el contenido del mapa del merodeador y luego lo guardó. Ese era el secreto que tenia la chica de Griffydor, y para ella era uno de sus objetos más preciados, aunque como se lo dijo Harry, era solo un préstamo y tendría que devolvérselo. Pero por lo menos tenia algo que le pertenecía al chico dueño de su corazón.

Por otro lado, Harry, Ron y Hermione habían decidido ir caminando hasta la casa de los gritos, ya que como les había dicho el rector de Camelot, tenían que regresar en la mañana, así que se acomodaron en la casa de los gritos y luego de conversar unos instantes se quedaron profundamente dormidos.

Despertaron apenas salía el sol, por lo que se dispusieron a partir enseguida, una vez que todo estuvo listo, se desaparecieron de la casa de los gritos y aparecieron en el sitio de apariciones de Camelot, se pusieron las capas invisibles y salieron en dirección del bosque de Camelot, recorrieron varios metros hasta comprobar que nadie los podría ver, así que se sacaron las capas y luego las doblaron con mucho cuidado, guardándoselas para que nadie las notara.

Luego caminaron en dirección al castillo, y cuando estaban saliendo del bosque vieron que se dirigían a su encuentro varios de los profesores, entre ellos el profesor de pociones, de encantamientos y de Artes oscuras. El primero de ellos toma la canasta de los chicos y examinas las flores.

- Son muy buenas flores, están muy bien cortadas y se notan muy frescas, los felicito, se merecen diez puntos para su casa.

- ¿Y no tuvieron problemas? - preguntó el profesor de encantamientos

- Ninguno - dijo Ron - todo salió a la perfección

- Me extraña que no sufrieran ninguna herida - dijo el profesor de artes oscuras - son los primeros que veo que entran al bosque y salen sin un rasguño

- No nos atacó nada - dijo Harry

- Extraño - dijo el profesor de pociones mirándolos detenidamente - en verdad muy extraño

- ¿Por qué le perece extraño? - dijo Ron

- Porque este método de cortar las flores es el mismo que utiliza mi hermano - contestó el profesor Snape.

- Esa fue la indicación que nos dio - dijo Hermione - usted mimo nos sugirió que trataremos de cortarlas de esa manera.

- Si es verdad - dijo el profesor - pero me extraña que lo consiguieran. Además parece que solo uno de ustedes se dedicó a cortar

- Yo las corte - dijo la chica - mientras que Harry y Ron vigilaban que nada nos atacara.

- Esto es muy sospechoso - dijo el profesor Morriset - entran al bosque y salen sin ningún rasguño y las flores están cortadas de manera perfecta.

- Vamos - los defendió el profesor de encantamientos - quizás le toco la casualidad que no se toparon con ninguna de las bestias.

- Eso es imposible - dijo Snape - como no se iban encontrar con ninguna si sabes bien que el bosque esta lleno de Arañas, vampiros, hombres lobos y flores venenosas, además de varias serpientes peligrosas.

- No vimos ninguna - dijo Harry.

- Además ni tiene las túnicas sucias y no parecen cansados - dijo el profesor Morriset

- Es que llevamos un poco de la poción para no dormir que nos enseño el profesor Snape - dijo Hermione - pero la tomamos toda.

- Ves Brandon - dijo el profesor Pomfrey - tu mismo se las enseñaste.

- Y las túnicas limpias - dijo el profesor Morriset

- No tenemos por que ensuciarnos - dijo Harry - solo caminamos por el bosque y tuvimos cuidado

- Por el momento creeré su historia señor Potter - dijo el profesor Snape - solo espero que no descubra que es un invento suyo

- Si fuese invento - dijo Hermione - ¿Cómo conseguimos las flores?

- Eso es lo que me hace creer en su historia - dijo el profesor Snape - ahora vaya a su sala común, que los deben estar esperando.

Tal como les había comentado el profesor Snape, todos en la sala común esperaban a los chicos para que les contaran acerca de cómo lo habían pasado en el bosque de Camelot, pero ellos argumentaron que estaba muy cansados, por lo que querían ir a dormir, así que los alumnos mayores los apoyaron, sobretodo los que ya habían entrado en el bosque en alguna oportunidad.

- ¿Qué les diremos? - dijo Harry a Ron y Hermione a través del ubicador

- No sé - dijo Ron - se me secaron las ideas

- A mi también - dijo Hermione - pero ya nos arreglaremos.

Como no tenia sueño, Harry se sentó en su cama y sacó un libro que hacia mucho tiempo que no leía, se traba del diario de Marlene, así que comenzó a leerlo desde donde se había quedado, claro que no pudo hacerlo por mucho tiempo, ya que sitio que alguien entraba en su habitación, así que se acostó y se hizo el dormido. Para su sorpresa era Andrea, quien se acercó a la cama y lo vio dormido, o eso penso ella.

- Pobrecito - dijo ella - debes estar muy cansado como para haberte quedado dormido de inmediato.

- No sé como es que se le ocurrió al rector dejarte entrar al bosque - continuo - es en verdad una experiencia que no volvería a repetir.

Entonces la chica se acera a Harry abre su armario, en donde le llamó la atención que una túnica desgarrada que estaba encima de toda su ropa, en la que se notaba claramente señales de sangre y que estaba muy sucia. Además de que la espada estaba apoyada en el suelo en vez de estar colgada, pero no le presto mayor interés, así sacó lo que estaba buscando y luego se dirigió nuevamente a la cama de Harry.

- Te tapare para que no pases frío - le dijo la chica y se sentó a su lado y comenzó a acariciarle la cara de manera muy cariñosa - ahora mejor te dejo para que descanses y recuperes el animo para el interrogatorio al que te van a someter.

La chica se levantó y se acercó a Harry y le dio un tierno beso en la frente, después se retiró tratando de no meter ruido. Harry abrió los ojos y aun se encontraba muy sorprendido por la ternura con la que lo había tratado la chica. Después de eso volvió a leer el diario de Marlene, pero nuevamente sintió que alguien entraba a su habitación

- No metan ruido - dijo una de las voces que hablaba en susurro - no queremos despertarlo

- No es buena idea hacer esto - dijo otra de las chicas

- Vamos - dijo la voz de Rosa - es la única oportunidad que tendremos de averiguar que es lo que eta haciendo Harry

- Carlos tiene algo de razón - dijo Darla - en verdad que estas obsesionada con Harry

- Solo quiero saber en que anda - dijo la chica - y no soy la única sino no estarían aquí.

- Pero si nos descubren nos pueden expulsar - dijo Cristina.

Entonces Harry vio como las chicas buscaban en su baúl algún indicio de lo que el chicos se encontraba haciendo, pero no encontraron nada, ya que el baúl de Harry tenia un compartimento secreto en donde había guardado cualquier cosa que resultara sospechosa para alguien que las viera, pero en ese momento solo se encontraba guardada la túnica que había visto Andrea y su pensadero.

Como quería saber las cosas que ellas sospechaban, no hizo señales de que estaba despierto, entonces vio a las chicas tratando de sacar la espada de su vaina, pero les resulto imposible, al igual que no le encontraron la utilidad a los guantes de plata y el brazalete del escudo espejo no le cerró a ninguna. El de Falcore lo llevaba puesto. Después se encontraron con los albunes de fotos y ahí se entretuvieron un buen rato viendo sobretodo el de las vacaciones.

- No se ve lindo den bañador - comento Aline

- Pero ahora esta mejor - comento Rosa

- Se ve tan tierno durmiendo - dijo Darla

- Si hasta parece un angelito - dijo Cristina

Harry comenzó a ponerse rojo al escuchar los comentarios de las chicas y después de ver los albunes de fotos comprobaron lo hermosas que eran Cho y Marlene, así que comprendieron como fue que Aline no tuvo ninguna posibilidad de acercarse a Harry cuando estuvo en Hogwart.

- Sería tan feliz si me hiciera caso - dijo Aline - pero como van las cosas no lo hará nunca

- Yo no sé si aun me gusta o es solo un capricho - dijo Rosa

- Con lo poco que te conozco parece un capricho - dijo Judith

- Pero es comprensible - dijo Darla - es famoso, fuerte, atractivo y ese cuerpazo que tiene hace que cualquiera caiga a sus pies.

- Cuando estuvo conmigo no tenia la misma condición - dijo Rosa - la de ahora esta mucho mejor.

- De eso no lo puedo negar - dijo Cristina - solo espero que para la próxima fiesta no se acabe la música antes de tiempo.

- Hablando de ese día - dijo Aline - ¿vieron el hermoso cristal que lleva en su cuello?

- Si - dijo Rosa - pero por lo que sé Ron y Hermione tienen uno idéntico, no recuerdo de donde los sacaron, pero Carlos si sabe.

- Y que hay de su tatuaje del hombro - dijo Judith - es muy llamativo

- Y útil además - dijo Harry levantándose al no aguantar mas la tentación de risa que tenia de escuchar todo lo que hablaban

Las cuatro chicas se asustaron mucho al ver a Harry despierto, tanto así que llegaron a ponerse pálidas de la pura impresión, pero el chico solo soltó una sonora carcajada, en señal de que no estaba enojado con ellas, así que las chicas estaba retirándose poco a poco cuando Harry las miró y les indico que se detuvieran.

- Ahora - dijo el chico - me van a explicar que están haciendo en mi habitación y ¿por qué están registrando mis cosas?

- Lo sentimos Harry - dijo Judith muy asustada - no fue nuestra intención

- No me vengas con esa - rió el chico - las he visto confabulando cosas desde hace mucho tiempo, ahora o me dan una buena explicación o corro el rumor de que las cuatro querían aprovecharse de mí.

- No harías eso - dijo Darla - no te atreverías

- Claro que si - dijo Harry poniéndose de pie y dirigiéndose a la puerta.

- No - dijeron Rosa y Aline cerrándole el paso - no puedes hacernos esto

- ¿Por qué no? - preguntó Harry

- Me lo debes - dijo Rosa - hazlo por mi.

- ¿Y que harás a cambio? - dijo el chico

- Lo que quieras - dijo la chica

- ¿ Y ustedes ? - le preguntó Harry a las demás

- También haremos lo que no pidas - dijeron las otras chicas

- Eso es muy peligroso - dijo Harry - podría pedirles que se desvistieran o que fuesen mis esclavas personales

- No te atreverías - dijo Aline - eso no es algo que fueses capaz de hacer ¿o si?

- Tratándose de ustedes - dijo el chico - no veo el problema.

- Ya Harry - dijo Judith - corta las bromas y dinos que es lo que vas a pedir por tu silencio.

- Nada - dijo el chico - no necesito nada y no tengo porque enojarme con ustedes, pero le voy a pedir que no se vuelvan a meter en mis cosas sin autorización, si quieren algo me lo pides y con gusto se los presto.

- Entonces te puedo hacer una pregunta - dijo Darla

- Claro - dijo Harry - pero si es muy personal no te la responderé.

- ¿Qué son todas estas cosas? - dijo la chica señalando la espada, el escudo espejo y los guantes de plata.

- Son uno regalos que solo yo puedo usar - contesto el chico

- Muéstranos su funcionamiento - dijo Cristina.

- Esta bien - dijo Harry - pero con la condición que no le cuenten a nadie que las vieron.

Harry le mostró primero la hermosa espada de diamantes, la que explico que nadie mas que él podía sacarla de la vaina y si se le caía no podrían tomarla. Después mostró los guantes de plata y explicó que podía dominar alguna corrientes de aire a su gusto, y finalmente el escudo espejo, que lo protegía hasta de las maldiciones imperdonables.

- Son realmente fabulosas - dijo Aline

- Y ya que están tan dispuesto a contestar preguntas - continuo Rosa - ¿de donde era que sacaste ese cristal que tienes el cuello?

-¿Y lo del tatuaje que tienes en el hombro?- agrego Darla

- El cristal es un regalo de la reina Eorwen, que nos dio a mí y unos amigos entre los que están Ron y Hermione cuando le devolvimos el amuleto de la vida que Voldemort le había robado. El tatuaje es el símbolo de la hermandad del león de fuego que formamos junto a mis compañeros de curso de Gryffindor incluida mi novia Cho y Padma Patil de Ravenclaw y Ginny Weasley, hermana menor de Ron.

- ¿Y para que sirve? - dijo Judith

- Es la marca que nos identifica como miembros de la hermandad, además cuando alguno de nosotros esta en problemas todos lo miembros lo saben.

- ¿Y quien es el jefe de esa hermandad? - preguntó Darla

- Nadie - dijo Harry - todos teníamos las misma obligaciones y derechos en la hermandad, ninguno era mas que otro, todos teníamos el mismo objetivo, luchar contra Voldemort y su ejercito de mortifagos, nos entrenamos muy duro para ello y por lo menos valió la pena.

Después las chicas se retiraron de la habitación de Harry, ya que el chico les dijo que quería descansar unos instantes, pero que a la hora de la cena lo fueran a despertar, Aline y Rosa fueron las primeras en confirmarle al chico que lo ellas se encargarían de ir a buscarlo. Así se tendió nuevamente en su cama y se puso a ver los albunes de fotos que las chicas habían dejado encima del baúl de Harry, y se detuvo un buen rato en las fotos en las que salía junto a Cho, Ginny y cada una de las de Marlene. Recordando que le había quedado de mandar un par de fotos de ellos a la madre de la chica, Harry selecciono un par de ellas y las aparto para así mandárselas apenas se levantara.

Así fue despertado por Aline, quien le dijo que el resto de las chicas los esperaban abajo para que les contara acerca de cómo era el bosque, ya que la mayoría de ellos había estado buscando información en la biblioteca y lo único que supieron era que estaba lleno de criaturas peligrosas. Mientras bajaba, Harry se comunicó con Ron y Hermione por medio del ubicador para ver que es lo que decían, así que mientras bajaba, planearon la Historia.

- Y bien - dijo Carlos - ¿Cómo les fue anoche?

- Paso algo muy raro - dijo Ron

- ¿Qué les paso? - dijo Gregory

- Nada - dijo Hermione - absolutamente nada

- ¿Y que es lo raro? - dijo Scott

- Eso precisamente - dijo Harry - que no nos encontramos con absolutamente nada

- Pero es imposible - dijo Andrea - al año pasado me tocó entrar y apenas logre salir, pasé dos semanas en la enfermería recuperándome de las heridas.

- Es por eso que no sufrimos ningún daño - dijo Ron - porque no nos encontramos con nada, todo despejado hasta el prado de las flores de luz

- No puede ser - dijo Andrea - estaba las plantas carnívoras gigantes y las arañas en el camino, y el otro lado se encuentran los hombres lobos y los vampiros ¿cómo fue que no se encontraron con ninguno de ellos?.

- Lo mismo preguntaron Snape y Morriset - dijo Hermione - y no encontraron respuesta

- Así que el bosque no es tan peligroso como dicen - dijo Aline - entonces podríamos ir sin ningún problema.

- Te expulsaran si te pillan - dijo Harry

- Pero si no pasará nada - dijo la chica - ustedes dicen que no hay nada que temer

- No dijimos eso - dijo Hermione - dijimos que no nos encontramos con nada que nos atacara.

- Vamos a cenar mejor - dijo Ron - me muero de hambre.

Así todos bajaron a cenar, el rumor de que los chicos habían salido sin un solo rasguño del bosque había corrido rápidamente por todo Camelot, así que se inventaron varias historias, muchas de las cuales hablaba de lo buenos que debían ser los chicos para acabar con criaturas peligrosas, algunas menos osadas decían que ellos se ocultaban de cualquier cosa que se moviera y así habían logrado salir sin tener que luchar y la minoría pensaba que no habían entrado el bosque y que las flores las habían obtenido de otra forma.

- ¿De donde las sacaron? - decía una chica de la casa del dragón

- Eso es lo misterioso - decía un chico de la casa del pegaso - porque las flores solo se encuentran en el bosque de Camelot.

Al lunes comenzaron las clases y el profesor Morriset continuaba explicando el uso de rituales para controlar la mente u el cuerpo de las personas, en la clase anterior solo habían enumerado y explicado brevemente los rituales mas conocidos por los magos, así que en esa clase comenzarían con la materia a fondo, en esa clase en particular, bombardeo a Harry, Ron y Hermione con preguntas acerca de los rituales.

- ¿Cuál es la desventaja de usar un ritual? Señor Potter - dijo el profesor Morriset

- Que para iniciar un ritual se deben cumplir ciertos requisitos, como un día especifico del mes o una hora determinada, así como la elaboración exacta del símbolo que representa el ritual que se desea hacer.

- Exacto - dijo el profesor - cada ritual, sea cual fuese, requiere ser comenzado en un día especial, como ejemplo, el ritual de control avanzado requiere que sea realizado el día del cumpleaños de la víctima y solo ese día, además de que tiene que ser iniciado a mediodía y se realiza durante una tres horas. Ahora señor Weasley ¿qué ocurre se falla en alguno de los pasos del ritual?

- El ritual no se puede llevar acabo, y según sea el ritual no se puede volver a realizar hasta que se den nuevamente las características.

- Otra vez en lo correcto - dijo el profesor - la mayoría de los rituales presentan algún tipo de problemas en la realización, como desconcentracion, perdida de contacto mala escritura de los símbolos, así que si esto pasa y se requiere volver a hacerlo se debe partir de cero, por lo que si el ritual requiere de algún acontecimiento especifico, se debe esperar a que se repita, por eso no son muy usados. Señorita Granger ¿me puede nombrar un ritual que en el que se requiera de algo especifico?

- El ritual de formación de grupos mágicos - dijo la chica - se debe realizar la primera noche de luna llena además de cinco gotas de sangre de los integrantes, si alguno de ellos no cumple con alguna de los pasos, el ritual no tiene efecto y se debe esperar hasta el próximo mes.

- Correcto nuevamente - dijo el profesor - veo que saben mucho de rituales, ¿no habrán realizado alguno de manera ilegal?, bueno ese no es mi asunto - prosiguió - así que ahora empecemos a estudiar nuestro ritual del control de movimientos.

Durante el resto de la clase estuvieron trabajando en lo que era un ritual sencillo, que no requiera mas que algo personal de la persona y se podía hacer cualquier día, claro que tenia que comenzar a realizarse a mediodía para que tuviese efecto, por lo cual solo estudiaron la teoría, pero como trabajo les mandó a escribir claramente cuales eran los efectos que podían tener en el mago tanto que realizaba el ritual como el que lo recibía.

En clase de lectura rúnica se encontraba en la fase intermedia de escrituras y lecturas del método griego, en las que por lo menos ya podían leer con menos dificultad textos algo mas avanzados, claro que el problema radicaba en que los trabajos que tenían que realizar eran cada vez más largos.

En defensa contra las artes oscuras estaba estudiando las arañas gigantes, y como era de esperarse, Harry, Ron y Hermione no tenia problemas dominando los encantamientos y hechizos para repeler los ataques, claro que se necesitaban de dos magos para aturdir a una de ellas. En clase de idiomas antiguos, estaba enfrascados en lo que era la forma de escritura griega, además de la pronunciación de los modismos antiguos y sus significados.

En la clase de transformaciones seguían estudiando las transformaciones múltiples, pero cada vez eran mas avanzadas, y obviamente más difíciles, tanto así que hasta Hermione tenia problemas para realizar correctamente las suyas, peor no era nada en comparación con los problemas que tenían Harry y Ron, por lo que los chicos tuvieron que hacer trabajo extra. En la clase de Medimagia seguían estudiando los puntos delicados de las personas, las curaciones de golpes y practicando algunos de los encantamientos para vendar.

En encantamientos estudiaban mas hechizos reflectores, ahora un poco mas avanzados que el que conocían, en especial aquel que permitía hacer una proyección mágica de cualquier cosa, con o sin movimientos, claro que tenia el problema de que era algo transparente, por lo que era fácil reconocer cuando que se trataba de una ilusión. Mientras que en las clases de Ocultismo mágico, estaba realizando pequeños encantamientos ocultadores, pero que eran fácilmente descubiertos con su contramaleficio, por lo que los chicos sabían que no lo podían ocupa para el trazado del mapa del merodeador de Camelot.

- ¿Cuándo lo haremos? - dijo Ron

- En cuanto tengamos algo de tiempo - dijo Hermione - además no sabemos como empezar y Reamus no nos ha dicho nada

- En todo caso - dijo Harry - me gustaría que lo hiciéramos nosotros sin ayuda de nadie

- Entonces propones que entre los tres lo hagamos y no le pidamos ayuda a Reamus ni a Sirius - dijo Ron - eso suena como un buen desafío

- Entonces queda decidido- dijo Hermione - lo haremos entre los tres y sin ayuda de nadie.

Ya el viernes en pociones, Snape les pidió que hicieran unas cuantas pociones espaciales para dormir, varias de las cuales ya habían estudiado en Hogwart, ya que dijo que la próxima poción que les enseñaría seria la poción mata-lobos, pero que requería que las flores de luz estuviesen remojando por lo menos una semana más. Y en la ultima clase del Viernes, el profesor Jhonnes, siguió con las teorías de la formación de las medusas y cuales eran sus supuestos poderes.

El sábado tenían la sesión mas larga de quidditch, sobretodo porque les tocaría jugar contra la casa de pegaso el día antes de San Valentín, que caía domingo, por lo que toda la expectación estaba tanto en el partido como en la celebración que tendría lugar esa misma noche, así que corrían los rumores de una nueva fiesta de la universidad, pero Harry y Ron no tenían tiempo para esos rumores, ya que Albert los entrenaba cada vez más duro.

Mientras que en las sesiones de duelos, Harry se encontraba en un nivel más alto que los demás, así que su preparación se limitaba a la realización de combates mixtos, en lo que debía de luchar en parejas contra otra pareja, misión que tenia tanto proteger a su compañero como derrotar a sus adversarios. Y como era de esperarse, nadie quería estar en el equipo contrario al de Harry, así que le pusieron como contrincantes a Ron y Hermione.

Aun así se tubo que declarar un empate, puesto que los cuatro chicos quedaron sin varitas en manos, ya que Harry había protegido a su compañero del ataque de Ron y de Hermione, pero después de eso los cuatro chicos lanzaron al mismo tiempo los hechizos de desarme y cada uno perdió su varita y como no se tenia permitido hacer magia sin varita en ese tipo de duelos, no pudieron continuar.

El mes pasó sin ninguna interrupción, las clases duras y muchos trabajos, una de las únicas variaciones que hubo en lo cotidianos fue la respuesta de las cartas de todos los chicos miembros de la hermandad (excepto la de Cho con la que no tenían contacto desde que se fue a estudiara a E.E.U.U.) que mandaron a fines de mes, además de una carta inesperada de Ginny, dirigida especialmente a Harry.

Todos los chicos comunicaban que estaban bien, Slovan tenia mucho trabajo en el departamento de hechizos experimentales y a Lavender le iba muy bien en sus clases de periodismo, ambos pasaron las fiestas tanto en la casa de Slovan y luego en la casa de Lavender. Neville y Padma estudiaba en la academia de medimagia de Stonhead, y al ser internado, no pudieron salir para las fiestas, así que la pasaron en la academia, Francine y Dean estaba en Francia, Dean ya estaba hablando un poco mejor el francés, y les iba de maravillas, ya que la mayoría de las cosas que estaban pasándoles ya las habían visto en los entrenamientos especiales.

Pavarti y Seamus contaron que las cosas eran difíciles en Oxford, a causa de que compartían la universidad con muchos muggles, así que una de las cosas que primero le enseñaron fue el hechizo desmemorizante, claro que los castigaban con puntos cada vez que tenían que usarlo, ya que una de las cosas que más había que cuidar era mantener el anonimato del mundo mágico. Todos decían que esperaban las vacaciones para juntarse, ya que aunque cada uno había conocido nuevos amigos, no podían dejar de olvidar lo unido que todos ellos estaban. Finalmente leyeron la carta de Ginny.

Harry

Sé que los que te quiero decir te parecerá algo extraño. Pero es algo que me ha estado dando vuelta y no aguanto mas la duda así que quiero preguntarte en forma directa, pero antes te contare el motivo.

El primer sábado de Enero, me encontraba realizando mi ronda nocturna, y como comprenderás utilizo el mapa par ver quienes se encuentran fuera de sus salas comunes a deshoras, lo raro fue que cuando estaba en mi habitación, tome el mapa para borrarlo y vi algo que me llamó mucho la atención ¿te preguntarás que?

Resulta que vi un cartelito diminuto que estaba muy cerca del limite de los terrenos de Hogwart, caminando en dirección a Hogmasde, utilizando el túnel que esta abajo del sauce boxeador, lo que me pareció raro era de que alguien conociera ese pasadizo, así que mire a ver de quien se trataba, pero solo vi el etiqueta durante unos pocos segundos, ya que cuando me di cuanta desapareció, lo raro fue que identifique el nombre de la etiqueta:

Harry Potter

Sé que quizás no sea de mi incumbencia, o solo se trata de una alucinación mía, pero si en verdad eras tu ¿qué hacías en Hogwart? ¿Cómo es que nadie los vio? Y por último ¿por qué no me pasaron a saludar? Porque deduzco que si tu estabas en Hogwart, Ron y Hermione estaban contigo. Además esta el hecho que el fin de semana en que terminaron las vacaciones sentí una leve molestia en la marca del león, por lo que pensé que alguno de nosotros se encontraba en problemas, así que me concentre en todos ustedes y logre ver a todos menos ustedes tres. Converse con los demás chicos y me dijeron que sintieron lo mismo pero no supieron donde estaban o quienes estaban en peligro. Espero que me respondas luego

Muchos saludos
Ginny
PD: si vienes nuevamente espero que me pases a ver

- Así que nos vio - dijo Hermione

- Se me había olvidado que ella tiene el mapa del merodeador - dijo Harry

- Tenemos que decírselo a Dumblendore - dijo la chica

- Pero es capaz de quitarle el mapa a Ginny - dijo Ron

- No podemos dejar que se entere de lo que estamos haciendo - dijo la chica

- Pero será imposible - dijo Harry - todos sintieron que estabamos en peligro.

- Pero no vieron donde estabamos - dijo Hermione - si que podemos negar cualquier cosa.

- No son tontos - dijo Ron - de alguna manera se enteraran.

- Espero que sea después de localizadas las llaves - dijo Harry

Así por lo menos acordaron que no escribirán a Ginny no hasta saber que es lo que le dirían. Pero pasaron los días y con la noticia que habían recibido, se les había olvidado completamente lo de la carta a Ginny. Lo que ocurrió fue que al lunes siguiente, como era de esperarse, el director comunico que el día sábado, después del partido, no habría autorización para salir, sino que se realizaría la fiesta de mascaras de San Valentín.

- ¿Fiesta de mascaras? - dijo Ron

- Si - contesto Andrea que ese día desayunabas con ellos - son grandiosas, por un lado todos los hombres se visten de la misma manera y se ponen la misma mascara, al igual que las mujeres, si hasta la mitad de la fiesta sé esta prohibido decir el nombre de la persona con la que bailas, después de se sacan las mascaras y tienes que pasar el resto de la noche con persona que te toco.

- ¿Pero y los que tienen parejas? - preguntó Hermione

- Esos se pueden arreglar después de que se saquen las mascaras - explico Andrea - pero los que no la tienen se ven en la obligación de quedarse con la persona que les toco.

- Eso no me gusta mucho - dijo Harry

- Piensa que por lo menos quizás te libres de Rosa o Aline - dijo Ron

- Lo dices como si fuéramos una plaga - dijo una Rosa algo molesta

- Solo bromeaba - dijo Ron - pero no les puedo negar que me gustara ver sus caras si es que Harry no queda con ninguna de ustedes

- Eso lo veremos - dijo Aline y luego las chicas se retiraron un poco molestas por el comentario de Ron

- Esa chicas no cambiaran - dijo Hermione

- No hasta que Harry encuentre pareja - dijo Andrea - lo cual pienso que será pronto.

- ¿Por qué dices eso? - dijo Ron

- Es un presentimiento - contesto la chica, quien se levantó, le sonrío a Harry y le cerró un ojo antes de irse.

- No me digas que Andrea te esta haciendo los puntos - dijo Hermione

- Claro que no - dijo Harry, después de escupir un poco de jugo de naranja sobre Ron

- Pareciera que si - dijo Ron.

Así llego el día del partido, Harry y Ron se levantaron muy temprano, al igual que el resto del equipo, ya que querían comprobar como estaría las condiciones del tiempo para ese día, y resultó que estaba nevando, el frío era intenso y para rematarla corría mucho viento, pero ni eso detenía un partido de Quidditch y eso todos los sabían, así que todos se pusieron debajo de las túnicas algo más de ropa para protegerse del frío, mientras que Hermione les dio a todos un par de gorros de lana para que se cubrieran la cabeza.

- Al fin supe quien seria el buscador de la casa del pegaso - dijo Albert durante la charla previa a los partidos - es un chico llamado Conrad Slather, no lo he visto jugar, pero según lo que escuché era parte de la selección de su colegio, espero que no te confíes Harry

- No lo haré - contesto Harry

- Otra cosa es que debo destacar que el guardián de la casa del pegaso es excelente - dijo el Albert - pero no sé como estarán sus cazadores, ya que cambiaron a dos de ellos, pero el que quedo, Marian Stevenson era la mejor del año pasado. Es tu deber Ron que no anoten mucho. Pero sus golpeadores son pésimos, pero pueden haberse preparado para nosotros.

- Ganaremos - dijo Andrea - este año tenemos un excelente equipo.

- Eso espero - dijo Albert - si ganamos hoy quedaremos con grandes posibilidades de conseguir la copa.

Así salieron a la cancha siendo recibidos por una ovación por el resto de los chicos de la casa del fénix, dieron un par de vueltas al campo y vieron que resultaba muy difícil controlar las escobas, luego descendieron y se agruparon nuevamente para recibir al equipo de la casa del pegaso.

- Y ahora llegan los jugadores del equipo de la casa del pegaso - comento el profesor Rickem - al parecer este será un duro encuentro debido a lo complicado del clima. Lo que hará de este un partido muy apretado, ya que ambos equipos necesitan conseguir la mayor cantidad de puntos.

Así comenzó el juego. La quaffle la tomo Andrea, que de inmediato voló en dirección a los aros, pero el viento que corría no permitía que avanzara con la velocidad que ella esperaba, así que llegó uno de lo cazador de la casa del pegaso y él intentó arrebatar la pelota, pero la chica dio un pase a Marta Rogers, claro la chica tubo que retroceder pera poder alcanzar la pelota, pero al fin llegaron al arco rival y lograron anotar el primer punto.

Después de eso la casa del pegaso tomo la quaffle y aprovechando que el viento soplaba a su favor, hicieron un rápido contraataque, el que casi termina en anotación por parte de una de las cazadoras, si no fuera porque Ron adivino los movimientos y se anticipo a la jugada, pero las cosas no salieron del todo bien, ya que despejó en dirección a Cinthia, pero la quaffle se desvío a causa del viento y callo en manos de Marian Stevenson, quien voló rápidamente en dirección los aros defendidos por Ron, tiro, pero el chico atajó apenas, claro que la pelota cayo en manos de otro de los cazadores del pegaso y finalmente anotaron el empate, ya que la cazadora estaba sola frente a uno de ellos.

- El marcador esta 10 a 10 - decía el profesor Rickem - el viento les ha jugado una mala pasada al guardián Weasley quien a pesar de sus esfuerzos no pudo evitar la anotación por parte de la cazadora quien se encontraba sola frente a uno de los aros.

Como dijo Albert, los golpeadores de la casa del pegaso no eran muy buenos, por lo que no le pegaban mucho a las bluggers, pero una de ellas estuvo a punto de derribar a Albert, quien a duras penas la logró evadir, mientras tanto Andrea había conseguido volver a anotar, pero las chica de la casa del pegaso hizo lo mismo para emparejar la cuanta. Así pasaron unos veinte minutos y ninguna de las dos casas había vuelto a anotar, claro que no era por intentos, sino que el viento impedía que la quaffle fuera en la dirección deseada.

- Parece que esto lo definirán los buscadores - comentaba el profesor - claro que con toda esta nieve es imposible ver en donde se encuentra la dorada stnich, salvo que se aparezca en frente de uno.

Harry no había visto ni rastros de la pequeña pelota, por lo que volaba en todas direcciones para ver si la encontraba y de vez en cuando veía la posición de Conrad y los movimientos que hacia, en verdad que no volaba mal, pero tenia muchos problemas en dominar la escoba a causa del viento. Claro que Harry tenia casi el mismo problema. Mientras tanto Andrea había encontrado la manera de anotar y había conseguido que el marcador quedara a favor de la casa del fénix por 50 a 30.

- Parece que la casa del fénix encontró la forma de pasar la defensa del guardián de la casa del unicornio y ha logrado anotar tres espectaculares tantos.

Pero ocurrió algo que nadie esperaba, por lo menos los jugadores, ya que en el siguiente ataque de la casa del pegaso, las cazadoras no habían podido anotar y Ron tenia la quaffle en sus manos, pero uno de los golpeadores, tratando de defenderse de una de la bludgger, le pegó con todas sus fuerzas y sin querer le dio a Ron en el estomago, haciendo que el chico cayera de la escoba, soltando la quaffle, que fue tomada por una de las cazadoras y anoto un tanto.

Después de eso Ron aun se encontraba en el suelo, por lo que la casa del pegaso aprovechó las condiciones del tiempo y anoto para ponerse en ventaja por 90 a 50, pero cuando estaba por llegar al nuevo punto, Ron se recupero y tomo su escoba y la aceleró al máximo, llegando a tiempo de evitar la caída de su aro.

- Pero que manera de reponerse - dijo el profesor - Ronald Weasley vuelva al juego después de recibir tremendo golpe por parte de la bluggers que le arrojaron y se reincorpora con una excelente tajada.

Por primera vez Harry vio rastros de la stnich, así que se apresuro en salir en su búsqueda, al igual que Conrad. Quien se percató de los movimientos de Harry, así ambos chicos se dirigían buscar la stnich, pero otra vez ocurrió lo inesperado, esta vez fue Albert, quien le lanzó una de las bludgger a Conrad, pero el viento la desvío y le llegó a Harry, quien cayó de su escoba, claro que solo un par de metros, así que Conrad tenia el camino despejado, pero al igual que Albert uno de los golpeadores de las casa del pegaso, le intento arrojar una bludgger a Harry y esta le llegó a Conrad, así que el chico también cayó de la escoba.

- Increíble - dijo el profesor - jamas había visto algo como esto, Albert Williamns derribo con su bludgger al buscador de su equipo mientras que Maurice McDilan le dio a su propio buscador, ambos están en estos momentos en el suelo a causa del golpe que se dieron, por suerte la nieve los hizo caer mas blandos.

Así que Harry se paró nuevamente y tomó su escoba para montarla de nuevo, pero vio que la stnich había desaparecido, por lo que sabia que seria difícil de volver a encontrarla, pero como era de conocimiento general, el partido no acababa hasta que la stnich fuese atrapada por alguno de los buscadores.

El partido seguía estando a favor de la casa del pegaso por un claro 130 a 60, ya que las cazadoras de la casa del pegaso seguían aprovechando que el viento corría a su favor y jugando de manera excelente habían podido anotarle a Ron, claro que con mucha dificultad. En cambio el viento jugaba en contra de la casa del fénix, ya que en una ocasión Marta Rogers había eludido al guardián y lanzó un tiro perfecto, pero el viento desvió la quaffle evitando la anotación.

- Es una verdadera lastima - decía el profesor - ya que la casa del fénix juega con dos oponente, la casa del pegaso y el viento, quien acaba de evitara la anotación por parte de la cazadora de la casa del fénix.

Así el partido prosiguió de la misma manera, solo que Ron atajaba cuanto le tiraban, así que el marcador se mantenía con el mismo 130 a 60, esta vez por fin Harry vio rastros de las Stnich, claro que volando bastante lejos de donde él se encontraba, pero sabía que si no la atrapaba esta vez, la oportunidad se presentaría en bastante tiempo mas, además que quería terminar luego el partido ya que la nieve que caía le impedía ver con mucha claridad, lo mismo que al resto de los jugadores.

Harry tomó sus escoba con ambas manos y voló rápidamente en dirección en donde se encontraba la stnich, sin quitarle la vista para así evitar que se le escapara, pasó por el lado de Conrad muy rápido, así que el chico salió en su persecución, así que la stnich comenzó un rápido acenso seguido por Harry, quien esquivo el cruce de los cazadores y la bludgger de uno de los golpeadores, los que le dieron el tiempo suficiente a Conrad para que quedara a la par de Harry.

- Excelentes bloqueos por parte de los cazadores de la casa del pegaso - comentó el profesor - que obligaron a Potter a frenar la carrera y así permitirla a Slather ponerse a la par con el buscador de la casa del fénix.

En eso la stnich hace un cambio rápido de dirección y comienza a caer, pasando por entremedio de ambos buscadores, quienes se vieron sorprendidos por el movimiento de la stnich y no reaccionaron a tiempo. Pero Harry fue más ágil y giro rápidamente la escoba para comenzar el descenso, así que le sacó un cuerpo de ventaja a Conrad, y finalmente logra atrapar le stnich.

- La casa del fénix gana - dijo el profesor - tras una gran reacción del buscador la casa del fénix consigue alzarse con la victoria. Marcador final fénix 210 pegaso 130.
La celebración por la victoria de la casa del fénix se postergó para la fiesta que harían esa noche, así que todos se fueron a sus salas comunes para discutir acerca de lo que harían durante la fiesta, claro que la mayoría comenzó a decirle a Harry que podía preparar otro numerito como el de la fiesta pasada. Ron y Hermione se habían puesto de acuerdo para encontrarse por medio de los ubicadores, así que no quedarían con otras parejas.

- Eso es hacer trampa - les comento Harry

- No - contestó Hermione - es cuidar nuestros intereses, además que no es ilegal.

- Además piensa una cosa - dijo Ron - si tuvieses novia te gustaría que quedara contigo y no con otra pareja.

- Buen punto - rió Harry

Así paso el día y cuando llegó la hora de que comenzara la fiesta, los chicos fueron conducidos a una parte del salón donde realizarían la fiesta, mientras que las chicas lo hacían hacia otro lado. En una de las entradas del salón, se encontraban una serie de mascaras y túnicas, así que cada uno tenia que pasar, ponerse la túnica encima ponerse la capucha y luego la mascara, así no había forma de saber quien era el que se encontraba detrás de ella.

Por el lado de las chicas ocurría lo mismo, claro que con más protestas por parte de ellas, ya que muchas decían que se habían arreglado para que las vieran y no para ocultarse debajo de una túnica, finalmente aceptaron cuando Andrea explicó que cuando llegase la hora de sacarse la mascara, también tenían que sacarse las túnicas, por lo que podrían mostrar lo que llevaban.

Así fueron entrando poco a poco al salón, donde Harry vio que todas las bebidas tenían bombillas para evitar que alguien se levantara la mascara, lo primero que hicieron los chicos fue dirigirse a tomar un trago, mientras que muchas de las chicas bailaban entre ellas. Así que de pronto varios de los chicos comenzaron a animarse y sacaban a alguien a bailar.

Harry se sentía tranquilo, por fin no tenia a nadie que lo obligara a bailar, así que se sentó en un rincón y comenzó a beber, junto con un grupo de chicos en los que reconoció a dos de ellos como miembros de su casa, pero como era regla, no se podían decir los nombres. Así más animados, Harry decidió que mejor bailaba un poco, porque si solo se ponía a tomar quedaría botado antes de que se tuviesen que retirar las mascaras, así fue como llegó y tomo a la primera chica que se le cruzo.

Como otra de las reglas de las fiestas, tampoco se podía nadie negar a bailar, por lo que ella se vio obligada a salir, aunque si hubiese sabido con quien bailaba no se habría notado tan fría, pero después de un par de temas, ella le dijo que estaba cansada y que quería ir a sentarse. Harry volvió a lugar en donde estaba las copas y se encontró con Ron y Hermione, quienes se hablaban a través de ubicador, por lo que disimulaban que no se conocían y que solo estaban sentados juntos.

Todos cuanto los veían pensaban que estaba aburridos, borrachos o sin ánimos, pero no sabían que los chicos estaba gozando de verdad con las cosas que decían, pero después de unos instantes Hermione volvió a sacar a bailar a Ron, dejando a Harry nuevamente solo, pero no por mucho, por que una chica lo sacó a bailar de inmediato. Ella era muy simpática, además que bailaba muy bien, así que estuvieron un buen rato, hasta que Harry se cansó y nuevamente se fue a sentar.

- Estoy muerto - dijo Harry acercándose a un grupo de chicos que estaban en la mesa de los tragos.

- ¿Te unes a nosotros en la competencia de bebida? - dijo uno de ellos

- ¿Qué tengo que hacer? - preguntó Harry

- Algo sencillo - dijo el chico - todos tomemos una botella de cerveza y el que se la tome primero gana

- ¿Qué gana? - preguntó Harry

- Nada - dijo el chico - el problema es para los que pierdan, que se tiene que tomar un trago de whisky al seco.

- Acepto - dijo Harry - no pierdo nada con probar una vez

El chico tomo una de las botellas de cerveza y luego de eso dieron la partida, comenzó a tomar lo más rápido posible, pero la bombilla hacia que el tramite fuese más lento que lo común, así sin mas uno de los chicos terminó su cerveza, un poco antes que Harry, así que los demás se prepararon para tomar el vaso de whisky, claro que con la bombilla hacia que el ardor del trago fuese mas intenso.

- ¿Otra? - preguntó uno de los chicos

- Otra - dijeron todos

Pero esta vez nadie quería ganar, ya que consideraban que el castigo era muy bueno como para perdérselo, pero al fin y al cabo uno tubo que ganar, ese fue otro de los chicos, que se aburrió de esperar y termino su trago, claro que se negó a ser el único que se quedara sin beber y compartió el trago con el resto de los chicos así que todos disfrutaron del castigo.

Ya se acercaba la hora en que se debían de quitar las mascaras, así que cada chico y chica comenzó a buscar pareja de ultima hora, mientras que Harry se dirigía a un rincón para evitar que alguien lo ubicase, pero ese fue su error, ya que una de las chicas lo vio y se dirigió a donde estaba el y le dijo:

- ¿Quieres ser mi pareja?

- No te puedo decir que no - dijo Harry - vamos

Harry tomo de la mano a la chica y se fueron hacia la pista de baile, pero el llegar ahí, la música se detuvo y un par de chicos subió a escenario, se realizo el encantamiento sonorus y comenzó a decir un pequeño discurso acerca de la tradición de la fiesta de las mascaras de Camelot.

- La fiesta de las mascaras es una forma de ver que las personas se atraen no solo físicamente, sino que puedes ser interiormente, esta noche la mayoría de nosotros el tener la mascara puesta nos ha permitido hacer las cosas que sin ellas no nos atrevemos, pero es la hora de quitarse las mascaras, pero antes recuerden, la persona con la que están en este momento es su pareja hasta que la fiesta termine.

Dicho esto llegó la orden de quitarse las mascaras, Harry miró a su pareja, pero ella no parecía querer sacársela, lo mismo que Harry, mientras tanto varios ya lo habían hecho, muchos están contentos con sus parejas, otros no tanto, algunos buscaba entre la gente al que era su novio. Pero Harry aun no se quitaba la mascara.

- ¿No piensas quitártela? - dijo la chica

- Este, si - contesto Harry - pero el parecer tu tampoco quieres quitártela

- Porque no lo hacemos al mismo tiempo - dijo ella - yo te quito la tuya y tu la mía.

- Bueno - aceptó Harry

Entones la chica lo primero que hace fue bajarle la capucha al chico, mientras que Harry hizo lo mismo con ella, dejando ver su hermoso cabello negro que estaba cortado hasta la altura de sus hombros, entonces ella comienza a sacarle la mascara lo mismo que Harry, pero cuando ya se la había retirado Harry se había llevado una gran sorpresa.

- Andrea - dijo al chico al ver que su pareja seria su compañera de cuarto - no puedo cree que sea tu

- ¿Y no te gusta que sea yo tu pareja? - preguntó la chica

- Claro que si - dijo él - pero pereciera que estaba arreglado

- Un poco - dijo ella

- ¿Cómo es eso? - preguntó Harry

- Yo quería que fueras mi pareja, así que pensé en como poder ubicarte, como vi que la hora ya estaba llegando busque a quien intentara escaparse a algún rincón y justo te vi, supe de inmediato que eras tu.

- ¿Por qué yo? - dijo Harry

- Porque si - dijo ella - además no quería que cualquier chico fuese mi pareja, te quería a ti.

Después de eso volvió la música, esta vez una melodía lenta, poco a poco las túnicas fueron cayendo, dejando ver la vestimenta que las chicas lucían para esa ocasión, Como era de esperarse Andrea llevaba puesto unos pantalones muy ajustados y un hermoso chaleco escotado, lucia maravillosa.

Así después de mucho rato bailando, Harry y Andrea se fueron a sentar, llegaron Ron y Hermione, quienes dijeron que no sabían como habían quedado como parejas, Rosa estaba con un chico de las casa del dragón, mientras que Aline con uno de la casa del unicornio, ambas parecían muy decepcionadas de ver a Harry con Andrea, mientras tanto Amanda estaba con Carlos, y Amanda se dio cuenta que el chico al que había rechazado era Harry, así que se sintió muy mal, claro que esperaba que Harry no se diera cuenta.

La fiesta resultó muy buena, todos la pasaban bien, Harry no recordaba que se divirtiera tanto desde uno de sus cumpleaños en el que habían estado todos sus amigos juntos por primera vez, Andrea lo tubo bailando la mayor parte del tiempo, la chica parecía no cansarse nunca, pero no por eso evitaba que les llegara un sin fin de bebidas, así que el resto de las fiesta Harry lo pasó en la pista de baile.

Al terminar estaban realmente agotados, Harry subió a su habitación junto con Andrea, ambos se arrojaron cada uno en su cama y se quedaron profundamente dormidos. Al despertarse al otros día Harry vio que era casi hora de comer, ya había pasado toda la mañana. Pero no era el único que se estaba levantando a esa hora, casi todos los miembros de la casa del fénix estaba en la misma situación.

- Hola Harry - dijo Stand con una voz de mucho sueño - ¿Cómo amaneciste?

- Mal - dijo el chico - me duele mucho la cabeza

- No eres el único - rió Franck desde su espalda - juro que no vuelvo a beber mas de la manera que lo hice anoche

- Claro - rió Roberto - no beberás mas hasta la próxima fiesta.

- Nunca pense que hubiesen tantas celebraciones - dijo Harry

- Y todavía falta la ultima - dijo Marcus - El baile de fin de año

- Baile de fin de año - preguntó Roberto - no sé si soportaré otro baile más

- Anímate - dijo Marcus - cuando llegue el momento te darás cuenta de que si estas de animo, sobretodo después de que sepas los resultados de los exámenes.

- ¿No te los mandan a la casa? - preguntó Ron que recién salía de la habitación.

- Claro que no - dijo Marcus - las entregan antes de retirarnos de vacaciones, y ahí tienes que ver con que asignaturas complementarias continuas, además de inscribir las clases, así los profesores te envían las lista de libros a tu casa.

- Por lo menos la espera es menor - dijo Carlos - no pasaremos todo el verano pensando en los resultados de las clases.

De las chicas no había rastro alguno, ya que al parecer todavía estaban durmiendo, así que los chicos decidieron bajara a almorzar, claro que Harry antes tubo que darle de comer a Falcore, quien pasaba casi todo el tiempo libre por los terrenos del colegio, claro que no se dejaba ver por ningún chico. Por eso cada vez que aparecía junto a Harry era la expectación de todos.

Así el día pasó casi normal, la única diferencia fue que en el ambiente se respiraba el aire del día de San Valentín, Ron se había levantado temprano, porque quería ir a buscar un par de flores para Hermione, mientras que un sinnúmero de lechuzas cruzaban los terrenos llevando mensajes a distintas personas.

- Harry te puedo hacer una pregunta - le dijo Carlos en el instante que ambos chicos estaba solos

- Claro que si - contesto Harry

- ¿Qué sientes por Rosa? - preguntó Carlos

- No sé - contesto Harry - Rosa es una gran chica, hermosa, atenta, pero por el momento no estoy listo para otra relación, aun me duele lo de Marlene.

- ¿Sabes que ella ha pensado todo el año en ti ? - dijo Carlos - pese a lo que pasó en el torneo ella piensa que tu eres una buena persona.

- Lo que pasó en el torneo aun me hace sentir mal - dijo Harry - mas que nada el saber que lastime a dos personas que no lo merecían, pero lo que me preguntó si Rosa realmente esta enamorada de mí por como soy o es por lo que he hecho.

- Creo que ni ella lo tiene claro - dijo Carlos - aun así, no me gusta verla así, esta realmente obsesionada contigo.

- Pero no es la única - dijo Harry - Aline parece ir a la par con tu hermana.

- Ella es otra persona que me preocupa - dijo Carlos - parece igual de obsesionada que Rosa, ¿qué le hiciese a ella?

- Nada - dijo Harry - ella llegó de intercambio a Hogwart cuando yo estaba en sexto, pero solo se quedo ese año, nunca hablamos, pero según me contó ella si trato de acercárseme.

- Que raro - dijo Carlos - pero si me permites un consejo, habla con ellas y explícale que no estas interesado en buscar una chica, a ver si así por lo menos dejan la obsesión que tienen por ti.

- Ya de lo he dicho varias veces - comento Harry - ellas dicen que entienden, me dejan por un par de días, pero después vuelven con lo mimo, sobretodo porque creen que andamos en algo raro junto con Ron y Hermione

- Eso lo sospechan varios - dijo Carlos - sobretodo después de salir del bosque sin ningún rasguño.

- Ya les dije - comento Harry - corrimos con suerte de no encontrarnos con nada

Así paso el día y volvió el ritmo de las clases, cada vez mas duras que nunca, sobretodo las de Artes oscuras, Pociones y transformaciones, claro que Harry y Ron ponían mucho empeño en ellas, por lo que lograban obtener buenas notas, de Hermione no era e extrañar que tuviese las mejores calificaciones del curso.

Llegó nuevamente el fin de semana y durante la noche de día viernes ocurrió algo muy raro, puesto que Harry, Ron y Hermione tuvieron el mismo sueño, pero lo que más extraño que los tres chicos se encontraban como transportados en el bosque de las hadas y de pronto vieron la figura de las reina Eorwen que los esperaba

- Hola mis jóvenes amigo - le dijo ella - me da gusto verlos bien

- ¿Cómo esta reina Eorwen? - preguntó Hermione

- Muy bien - contestó ella sonriéndole - pero creo que ya sabéis porque están aquí

- ¿Encontraron la ubicación de otras de las llaves?- preguntó Ron

- Exacto - dijo Eorwen - los unicornios encontraron la ubicación de la llave de la tierra, así que están listos para conducirlos a ella. Pero antes quieren verlos a los tres en su reino.
- ¿Cómo haremos para llegar? - dijo Ron

- Eso es sencillo - dijo la reina - como sé que tienen que prepararse para que nadie se de cuanta de su ausencia, esperaremos a que me avisen, solo piensen en mi cuando estén listos y yo les crearé un portal para llegar al reino de Pies ligeros, quien los estará esperando.

Así los tres se despertaron y pensaron de inmediato en avisarle al director, pero el problema en ese momento era que recién eran las 4:00 de la mañana, por lo que ir a molestarlo sería algo complicado, así que disidieron ir con él apenas terminara el desayuno del día siguiente. Así que una vez terminado el desayuno se dirigieron de inmediato al despacho del director.

- Así que ya tienen la ubicación de otra de las llaves - comento cuando los chicos le narraron lo del sueño.

- Así es profesor - respondió Ron

- Pero tenemos que encontrar la forma de poder ir a buscarla sin que los demás se den cuenta - dijo Hermione

- Les propongo el próximo fin de semana - dijo el director - corresponde salida para los alumnos.

- No esta mal - dijo Harry - así no habrá problemas

- No estaría tan segura - dijo Hermione - los chicos querrán que los invitemos a pasar el fin de semana en tu casa

- Se me había olvidado - comentó Harry

- Sé que encontraran como arreglárselas - dijo el director - pero si no, encontraremos alguna manera.

Así que esperaron el fin de semana, pero pasaron toda ella pensando en como podrían hacer para librarse de los compañeros sin llegar a parecer sospechoso, ya que no podían ir donde Ron, ya que ahí los podían encontrar a cualquier hora, en la casa de Harry tampoco, ya que los demás chicos querrían ir, la única parte que les quedaba era la casa de Hermione. El miércoles les llegó una carta de Dumblendore, así que esperaron a estar en privado para abrirla:

Harry, Ron y Hermione

Recibí la una carta de Alexander y me comentó que ya han encontrado la ubicación de otras de las llaves, y que irán por ellas este fin de semana, sé que les dio libre y que en estos momentos se encuentran buscando la manera de poder irse del castillo sin despertar sospecha alguna, por lo que si de algo les sirve mis consejo, lo hagan a la casa de Hermione, ya que en las otras dos son mas fáciles e ubicar, además que tus padres aun no vuelven del congreso, pero no lo saben los demás, así que podrán hacerlo a la hora que quieran.

Recuerden cuidarse mucho y utilizar todas sus habilidades, no se confíen hasta que estén devuelta con la llave, una vez que la obtengan, la traerán a Hogwart de la misma manera de antes, así que les recuerdo que tengan mucho cuidado y espero que nadie los vea.

Atte.
Albus Dumblendore.

- No es genial - dijo Ron - siempre sabe todo

- Además que sus ideas casi nunca fallan - dijo Hermione

- Entonces - rió Harry - pasaremos el fin de semana en tu casa

- Correcto - dijo la chica - ahora a comunicárselo al rector.

Así comenzaron a correr el rumor que durante el fin de semana irían a visitar a los padres e Hermione que estaba de paso por Londres antes de seguir en los seminarios que estaba dando por el mundo. Así que el resto de los compañeros se tuvieron que contentar con ir de visitas a otros lados. Carlos, Rosa y Aline irían a casa de los Cisneros, mientras que Scott, Franck, Gregory y Roberto irían a casa de Gregory, de las chicas Amanda iría a su casa en Austria y Darla, Cristina y Judith irían a casa de esta ultima, Stand iría a ver a unos primos a Suecia.

Así que los chicos prepararon sus cosas para pasar el fin de semana, claro que en los bolsos que se llevaron guardaron las cosas que utilizarían para llevar a cabo la misión, así que dentro de ellas guardaron las capas invisibles, los escudos espejos y en el caso de Harry y Ron las espadas de diamante, más los guantes de plata de Harry.

El viernes en la noche se les autorizo la salida a todos, así llegaron a la casa de Hermione, claro que primero se aparecieron en el caldero chorreante y por medio de taxi muggle fue que llegaron a la casa de la chica, era la primera vez que Harry visitaba aquel sitio, y le pareció enorme, la chica vivía en una de la zonas mas exclusivas de las afueras de Londres, las casa eran todas hermosas, apartadas una de otras por hermosos jardines, Harry sabía que los padres de la chica eran prestigiosos dentista, pero no pensaba que le iba tan bien.

- Espero que te guste - le dijo Hermione a Harry

- Es muy hermosa - dijo Harry

- Aun así - dijo la chica - a mi me encanta la casa de Ron, es muy mágica.

- ¿Aunque se hubiese estado cayendo ? - le dijo el chico

- Aunque vivieras en una cueva - le respondió ella - si tu estas ahí para mi está bien

- Ya córtenla - dijo Harry - ahora a lo nuestro.

Apenas entraron en la casa, ordenaron un poco las cosas, comieron algo y luego se acostaron, ya que pensaron que mejor irían durante el día en busca de la llave. Al otro día se levantaron muy temprano, se pusieron las túnicas con las que irían en busca de las llaves, se pusieron los escudos, Harry y Ron se colgaron las espadas y Harry se puso los guantes, todos guardaron sus varitas y se concentraron en la reina Eorwen, quien de inmediato les creó un portal que los conduciría al reino de los unicornios.

- Bienvenidos - dijo Rohim - es un placer tenerte e vuelta Harry, y es un honor conocerlos - prosiguió el unicornio hablándole a Ron y Hermione.

- Hola Rohim - saludo Harry - deja que te presente a mis amigos, Ron Weasley y Hermione Granger.

- Mucho gusto - dijeron los chicos

- Así que tu eres el portador de la otra espada - dijo Rohim - y por lo que supe, tu eres la chica que logró recuperar la llave del agua.

- Entre los tres lo hicimos - dijo ella

- Claro que si - dijo el unicornio - pero tu la cogiste, que es lo que importa.

- Yo creo que no importa quien la hubiese cogido - prosiguió ella - lo importante es que la recuperamos.

- Sabia e inteligente - dijo Rohim - con razón la dama tiene tan buena impresión de ti.

- ¿Quién ha hablado acerca de mi? - dijo la chica

- Eso lo sabrás a su tiempo, ahora solo deben mentalizarse en recuperar la llave de la tierra.

Así caminaron hasta llagar a la cabaña en que Harry había permanecido durante la semana que pasó entrenándose con ellos, ahí vio que lo esperaban Pies ligeros el rey de los unicornios y su esposa Tormenta de nieve, junto con Rayo de luna, el príncipe de los unicornios, así que los chicos al llegar donde ellos los saludaron cortésmente, Ron ya los conocía y sabia que eran bondadosos, pero para Hermione era la primera vez que estaba dentro de su reino, así que estaba algo nerviosa.

- ¿Así que ella es la joven que tomó la llave del agua? - le preguntó el rey a Harry

- Si su majestad - dijo el chico - es ella

- Es un gran placer tenerte con nosotros - dijo la reina

- Y tu joven Ron ¿cómo te encuentras? - dijo el rey

- Muy contento de poder volver a verlos - dijo el chico - y más contento de saber que les puedo ayudar en algo.

- Solo espero que esta vez las cosas salgan mejor que en su aventura anterior y no tengan muchas dificultades - dijo Rayo de luna

- Es por eso que les pedimos que vinieran - dijo la reina - porque según una deducción que hicimos después de analizar el relato tanto de ellos como el de Laurelin es que llagamos a una teoría respecto a los guardianes de las llaves.

- ¿Cuál es esa deducción? - preguntó Hermione

- Para que entiendan he de explicar algo primero - dijo el rey - cada uno de nosotros, los señores de los elementos y nuestras respectivas razas poseemos una cualidad que nos diferencia de las otras, en el caso de las Hadas, se habrán dado cuenta de que la reina Eorwen como la mayoría de ellas poseen una gran sabiduría, mientras que los céfiros son poseedores de una gran agilidad, los fénix obviamente poseedores de un gran poder, pero nosotros los unicornios nos caracterizamos por nuestra fuerza física.

- Y tienen la teoría que los guardianes cumplen con las mismas características - dijo Hermione

- En verdad eres muy inteligente - dijo la reina - con razón Eorwen nos habló bien de ti

- Volvamos al tema - dijo el rey - como comprobaste, el guardián de la llave del agua era muy inteligente, por lo que pensamos que el guardián de la llave de la tierra tiene una gran fuerza física, al igual que las bestias que custodian el acceso a la llave.

- ¿Averiguaron que tipo de bestia hay ? - preguntó Ron

- No pudimos pasar de la puerta que marca la entrada al templo de la tierra - dijo Rayo de luna.

- Entonces no hay mas que ir nuevamente sin saber a que nos enfrentaremos - dijo Harry

- No tan así - dijo Hermione - sabemos que puede haber una bestia desconocida además de varias criaturas a las que ya conocemos, y por lo menos sabemos que quizás sea el guardián mas fuerte que encontremos.

- Inteligente y sabia - dijo Rayo de luna - es perfecta

- ¿Qué es lo que están tramando? - dijo la chica

- Es algo que por el momento no podemos decirte - dijo el rey - pero lo sabrás cuando llegue el momento.

- Pero ahora te haremos entrega de algo que te puede servir - dijo la reina - dado que supimos que te hizo falta la vez que enfrentaron a la hidra en el templo del agua.

Entonces un grupo de unicornios, apareció en por la parte de atrás de la cabaña, trayendo una especie de mesa, con un hermoso mantel azul marino, sobre la cual se observaba un objeto, pero no podía ver claramente de que se trataba, hasta que llegó a donde se encontraban los reyes, Pies ligeros tomó el objeto y se lo entrego a la chica

- A petición de la reina Eorwen te forjamos una espada de diamante - dijo el rey - está hecha especialmente para ti, es más liviana que la otras, pero tiene las mismas propiedades, así que solo tu puedes utilizarla.

- Gracias - dijo la chica, mientras sacaba la espada de su funda, era completamente transparente, al igual que la de los chicos, pero más delgada, hecha especialmente para una persona ágil y sin mucha fuerza física, se podía manejar muy fácilmente con una sola mano, mientras que la de Harry y Ron algo las pesadas costaba su dominio con una sola mano, por la que cuando la usaban la tomaban con ambas manos.

- Ahora los tres están en las mimas condiciones - dijo la reina - espero que les sirva de ayuda, ahora tomen un poco de agua de la fuente de los unicornios, para que recuperen fuerzas si es que se cansan y aquí Argón les envía un poco de lagrimas de Fénix para que se curen.

- Recuerda Harry - dijo el rey - que no puedes llevar a Falcore, así que deberás dejarlo con nosotros, aquí será bien atendido.

Harry se sacó el brazalete de Falcore, pero el fénix salió de inmediato de brazalete y se fue a volar por el reino de los unicornios, así que le dejo el brazalete al rey, quien le dijo que no se preocupara por nada mas que por conseguir la llave, Falcore quedaba en buenas manos, una vez listos, Pies ligeros creó un portal que los condujo hasta una extraña parte.

Llegaron a una especie de cañón, pero ellos se encontraba en el fondo de él, no se veía por donde salir, pero en frente de ellos se alzaba una gran puerta, muy antigua, que marcaba la entrada a una enorme caverna, así que los chicos caminaron con cuidado, pero en la entrada se encontraron nuevamente con unas raras inscripciones que no supieron que decían, ya que estaba en un idioma muy antiguo, fue el rey quien se las tradujo.

Aquel que se atreva a entrar aquí deberá poseer una valor a toda prueba y demostrar ser tenaz y perseverante, si no cumples con estas características será mejor que no entres ya que la muerte espera a quienes esta puerta traspase.


- Es parecido al mensaje de la entrada del templo del agua - dijo Hermione

- Bueno - dijo Ron - es hora de probar nuestro valor.

Entraron y de inmediato vieron que estaban en una especie de antesala, cuadrada muy amplia, en cada una de las paredes conducía a una puerta, cada una de ellas tenia grabada la figura de algún animal, ellos se miraron entre sí y se preguntaban por cual de ellas tendrían que ir.

- ¿Qué opinas Harry? - dijo Ron - ¿por cual de ellas entramos?

- No lo sé - dijo el chico - ¿qué piensas tu Hermione?

- Lo mismo que tu - no sé por cual empezar

- Entonces dejémolo a la suerte - dijo Ron - yo dijo que por la puerta de la izquierda

- Yo no tengo problema - dijo Harry

- Entonces por la de la izquierda - dijo la chica

Entraron por la puerta que tenia los grabados de leones, y apenas entraron vieron varios huesos repartidos por todos lados, la habitación en la que se encontraba era una espacia de pasillo, rodeada por muros, pero en los muros habían unas especies de cuevas, al final del pasillo se observaba una puerta, pero antes de dar un paso mas, Hermione les dijo que mejor arrojaran algo, parara ver que es lo que ocurría.

Lanzaron unas piedras, pero nada ocurrió, aun así Harry sentía que no era algo sencillo, no podía ser solo una habitación. Entonces Hermione realiza un encantamiento convocador y llama uno de los tantos huesos que había tirado, así que los transformó en un ratón y lo mandaron en dirección a la otra puerta.

Apenas el ratón comenzó a avanzar, un grupo de extraños leones salieron a su encuentro y se lo comieron. Los chicos pensaron en que mejor salían de esa habitación, ya que los leones los habían visto y avanzaban hacia ellos, pero la puerta por la que habían entrado había desaparecido. Así que los tres sacaron las espadas y se prepararon a luchar.

El primer ataque lo hicieron tres leones, uno a cada chico, pero ellos gracias a los escudos de espejo, detuvieron los golpes de las bestias y con rápidos movimientos de sus espadas los mataron. Pero aun quedaban unos quince leones más, por lo que calcularon unos cinco por cada uno. Sacaron las varitas y comenzaron a lanzarles diversos maleficios, pero ninguno de ellos le hacia efecto

- Tiene que tener una protección mágica - dijo la chica

- Entonces solo tenemos que matarlos con las espadas - dijo ron

- Claro - dijo Harry - solo que me parece que no se quedaran muy quietos.

- Alguna otra sugerencia - dijo Ron

- Si - dijo la chica - conviértete en Halcón y atraviesa la habitación, así por lo menos distraerás a un para de ellos y nosotros los atacaremos.

Así lo hicieron, Ron se convirtió en halcón y comenzó a volar, distrayendo momentáneamente a varios de los leones, sobretodo a los más próximos a los chicos. Así que Harry y Hermione avanzaron muy rápido y acabaron con varios de ellos. Mientras de tres de los leones corrían en persecución de Ron, lo que no sabían es que estos animales también daban unos grandes saltos, así que uno de ellos estuvo a punto de alcanzar a Ron.

Ron en el otro lado adoptó su forma humana y atacó al león que estaba delante de él, quien se sorprendió de ver al chico con la espada en mano, después se dio vuelta justo a tiempo para esquivar el próximo ataque. Pero quedó rodeado por dos de las bestias. Mientras tanto al otro lado aun quedaban por lo menos siete leones, quienes estudiaban los movimientos de los chicos. Luego dos de ellos vieron que era mas fácil acabar con Ron, ya que estaba solo y fueron a apoyar a las otras bestias.

Harry se precipitó sobre los leones que estaban a sus pies y con la determinación con la que iba hizo que ellos retrocedieran. Así que Hermione rápidamente atacó y mató a dos de ellos, así que ya quedaban menos. Ron por otro lado había eludido el ataque de una de las bestias, pero perdió la espada al quedar en el cuerpo de ella. Así que el león que quedaba se disponía atacarlo. Ron realizó un encantamiento convocador y se hizo de la espada justo en el momento en que el león se le lanzaba encima.

Harry mientras tanto corría en dirección de su amigo, ya que no se había dado cuanta que tres de ellos estaba llegando donde él. Mientras que Hermione le cubría la carrera, las bestias que estaban detrás de los chicos dudaban de atacar, a causa de las espadas, así que se mantenían a distancia. Mientras Ron se levantó y esquivó a tiempo el salto de uno de los leones y vio que otros dos estaban por atacarlo así que nuevamente se transformo en el ave y llegó donde Harry y Hermione, justo a la mitad del corredor.

- La puerta de la izquierda - dijo la chica - recuérdame no volver a hacerte caso.

- Vamos - dijo Harry - quizás que cosa nos hubiésemos encontrado en la otra puerta.

- Además - dijo Ron - ya solo quedan unos pocos

Nuevamente las bestias se disponían a atacar, pero esta vez los chicos estaban mas preparados, solo quedaban cinco de ellas, así que comenzaron a caminar en dirección de la puerta que marcaba la salida, y donde solo habían dos leones. Así que Harry y Ron cargaron contra ellos. Mientras que Hermione trataría de mantener a raya a los otros tres. Harry y Ron mataron rápidamente a sus bestias, mientras que Hermione acabo con otra, pero una de ellas había pasado y se dirigía a Ron, mientras que otra había derribado a Hermione y se lanzaba a para matarla.

Ron eludió el ataque y mató al león, mientras que Harry sin saber porque, adopto su forma animaga y dio un gran salto llevándose consigo la otra bestia, quien al ver a Harry convertido en león retrocedió un poco, se inclino y luego se metió en una de las cuevas. Los chicos comenzaron a caminar en dirección a la puerta y llegaron a ella. La abrieron, claro que vigilaban por si el león que había escapado aparecía. Y en efecto, apareció acompañado de varios más de sus compañeros, pero todos se formaron y se inclinaron ante Harry, luego de eso rugieron y se fueron a sus cuevas.

- ¿Qué les parece? - dijo Ron - para la próxima conviértete antes

- Muy chistoso - dijo Harry

Cruzaron la puerta y vieron asombrado que estaban en la misma sala por lo que habían entrado, además que salieron por la misma puerta, claro que la puerta se cerró y desapareció del muro. Esto si que dejó sorprendidos a los chicos, quienes no podían creer que estuviesen en el mismo cuarto que al principio.

- ¿Qué significa esto? - dijo Ron

- Que si no me equivoco - dijo Hermione - tendremos que entrar por las tres puertas y pasar los desafíos.

Así que se encaminaron a la siguiente puerta, la que tenia una arañas marcadas en su puerta. Ron suspiró y dijo que entraran, que por lo menos no se sorprendería de ver arañas gigantes, así que entraron por aquella puerta y vieron que había un enorme puente de madera, pero no había más a los lados, buscaron en todas direcciones y no había ni la menor señal de alguna bestia.

Comenzaron a avanzar por el puente, que se veía bastante viejo, aun así lo notaron bastante resistente avanzando por le puente distinguieron que justo al otro lado se encontraba la salida de la habitación, Ron estuvo a punto de comenzar a correr, cuando es detenido por Harry y Hermione, quienes se extrañaban de que nada los atacara.

- Calma - dijo Hermione - tenemos que avanzar con cuidado

- Cierto - dijo Ron - pero podemos avanzar un poco más rápido, así si nos atacan por la espalda estaremos más cerca de la puerta.

- Hay algo que no me gusta de esto - dijo Harry - algo raro pasa aquí

- ¿Quizás no quede ninguna bestia? - dijo Ron

- No - dijo Harry - siento algo que nos observa, pero no logro ver donde esta

Avanzaron más y estaban ya en el medio del puente cuando sintieron algo pesado cayendo en la parte de atrás, y luego sintieron lo mismo desde donde estaba la salida de la habitación. Se trataba de dos enormes arañas, más grandes que Aragog el jefe de las arañas del bosque prohibido de Hogwart, pero sin duda de la misma raza.

- Ustedes dos se encargan de mantener a la que esta atrás - dijo Harry - yo me encargaré de esta.

- Estas seguro - dijo Ron

- Claro que si - dijo Harry - sé como vencerla. Pero tiene que ser de a una.

Las arañas avanzaban rápidamente hacia los chicos, Ron y Hermione tenían en una de sus manos sus varitas y en la otra las espadas, así que se disponían a luchar con ambas. Mientras que Harry solo tenia la varita, pero como ya les había dicho a Ron y Hermione, sabia lo que tenia que hacer.

Ron y Hermione atacaban con maldiciones aturdidoras a la araña, las cuales retrocedía cada vez que las recibía, se notaba que le hacían efecto, pero no el suficiente para atontarla, pero si como para hacerla enojar. Mientras tanto la que estaba frente a Harry había llegado ya a su altura, pero el chico la mano volando lejos con el conjuro del viento pero no logró hacer que cayera del puente.

Por el otro lado Ron había cortado un par de patas a la araña, haciéndola retroceder, pero la pata le volvió a crecer de manera sorprendente, así que se abalanzó sobre Ron. Esta vez Hermione le conecto una maldición de desarme entremedio de las pinzas que tenia en la boca, haciendo que la araña retorciera de dolor.

- ¿Cómo les va? - preguntó Harry

- Bien - contesto Ron - la alejemos un poco y ¿qué tal tu?

- Falle el calculo y no la hice caer, pero esta botada al otro lado.

- Entonces avanzamos - dijo la chica

Esta vez, Harry no espero que la araña se repusiera completamente y le lanzo la invocación del fuego haciendo que la araña comenzara a quemarse, mientras que Hermione le había lanzado el encantamiento de luz solar a los ojos de la otra araña. Así alcanzaron el otro lado y nuevamente se encontraron en la primara habitación, y al igual que la vez anterior, la puerta por la que salieron desapareció.

- Solo queda una - dijo Ron - no perdamos tiempo

- Espera un minuto - dijo Harry - deja recuperarme, que la invocación del fuego no me salió del todo bien por hacerla apurado y me agotó un poco.

- Toma un trago de agua - dijo Hermione

- Se me había olvidado - dijo Harry tomando un trago del odre que llevaba.

Se aproximaran a la ultima de las puertas, en la que habían símbolos de unos escorpiones, esto no les gusto mucho a los chicos ya que no sabían si se trataría de escorpiones gigantes o de los pequeños, pero por lo que habían visto tenían que ser gigantes, dudaron un momento, pero Ron se adelanto y dijo:

- Recuerden el mensaje de la entrada Aquel que se atreva a entrar aquí deberá poseer una valor a toda prueba, yo lo intentaré, por algo quedé en la casa del fénix

Ron comenzó, abrió la puerta, Harry y Hermione dejaron la duda atrás y entraron junto con Ron, no tuvieron la necesidad de seguir preguntándose el tamaño de las bestias, ya que el otro las de la habitación y custodiando la entrada habían dos enormes escorpiones negros, que al ver a los chicos se levantaron y pusieron sus colas en posición de combate

- Hay que vencerlos con inteligencia - dijo Hermione

- Se podrían eliminar entre ellos - dijo Harry

- Eso seria imposible - dijo Ron - pero tenemos que derrotarlos de a uno.

- En eso tienes razón - dijo Hermione - sus tenazas se ven muy afiladas, mientras que no dudo en que su aguijón es muy venenoso

- Y si no lo fuera - dijo Harry - el solo hecho de atravesarte te mataría.

- Pero tiene su punto débil - dijo la chica - la parte de abajo es vulnerable

- Así que dices que debemos meternos por debajo y matarlo - dijo Ron

- No - respondió la chica algo molesta - solo digo lo que sé de los escorpiones.

- Pero no es mala idea - dijo Harry - se como poder atacarla sin necesidad de meternos bajo ella.

- ¿Como? - preguntaron los chicos

- La Burbuja absorbente - dijo Harry

- Si - dijeron ambos - se la arrojas por debajo y luego la revientas.

Harry se concentro unos instantes hasta que consiguió formar la burbuja, luego de eso los chicos comenzaron a arrojar varios hechizos, sobretodo los más fuertes que conocían, así que cuando Harry dijo que estaba todo listo, se dispusieron a atacarlas. El problema era que los escorpiones eran sensibles a los movimientos, así que cada vez que los chicos se movían ellos hacían lo mismo.

Así que cuando ellos comenzaron a lanzarle las maldiciones a la burbuja, una de ella comenzó a acercarse a los chicos. Harry se dio cuenta justo a tiempo y le arrojó la bola. El escorpión intento atacarla, pero sin éxito. Así que Harry esperó que la bola estuviese debajo de la bestia y con un rápido movimiento le lanzó el encantamiento para reventarla. Pero el escorpión estaba muy cerca de Harry y le lanzó un ataque con su cola. Harry se cubrió con su escudo, pero la fuerza del golpe lo aventó lejos.

Aun así el truco de Harry funcionó a la perfección, ya que el escorpión recibió todas las maldiciones en su estomago, se elevó un par de metros y luego cayó pesadamente, y de su estomago se vio salir una secreción de color negro, que tenia muy mal olor, por otro lado la caída de su compañero dejó muy alterado a la otra bestia, que se dirigió de inmediato a verla. Así que se encontró con Harry, quien estaba concentrándose en formar otra burbuja para acabar con el escorpión que quedaba.

Pero el animal atacó a Harry antes de que este pudiese terminar el conjuro y se vio en la obligación de saltar a uno de los lados para así evitar que cayera atravesado, pero tenias el problema de las tenazas. Con las que el escorpión intentó atacar a Harry. Harry se cubrió con su escudo pero la pinza le desvío el brazo, dejándole es cuerpo descubierto para el nuevo ataque.

Hermione vio como el escorpión se abalanzaba sobre su amigo y corrió a ayudarlos, lo mismo que Ron. Ella llegó primero al lado de Harry en el momento en que estaba a punto de tomarlo con una de sus pinzas y con un rápido movimiento la chica le cortó la tenaza al animal. Mientras que Ron por detrás le corto una par de patas. El escorpión retrocedió unos metros y luego vieron como recuperaba sus partes perdida. Esta vez los chicos atacaron al mismo tiempo, por lo que el escorpión no supo de quien defenderse. Harry y Hermione le cortaron sus pinzas, mientras que Ron le corto la cola. Y antes de que pudiese volver a recuperar sus partes, los tres chicos saltan al cuerpo del animal y le entierran las espadas a la altura de la cabezaUna vez derrotado la bestia, atravesaron la puerta, y como las otras dos, esta desapareció, pero en el centro de la habitación apareció una escalera que subía a una puerta trampa, en la entrada de la puerta trampa se veía la cara de una mujer, pero en vez de pelo tenia serpientes en su cabeza. Ellos comenzaron a subir la escalera y la puerta se abrió dando paso a los chicos que subían con el escudo espejo listo para recibir cualquier ataque.

Al llegar arriba vieron que se trataba de una gran habitación, llena de pilares, los muros eran de roca sólida, por lo que deducían que debía ser aparte del cañón en donde se encontraban. A lo lejos se veía una luz del sol, lo que indicaba que la salida estaba próxima. Así que comenzaron a caminar lentamente, esperando ser atacados por algún tipo de criatura.

- ¿Creen que ya hayamos eliminado a la bestia del templo? - preguntó Ron

- No creo - dijo Hermione - recuerda el templo del agua, habían varias criaturas antes de llegar ala hidra.

- Espero que no sea otra de esas bestias - dijo Harry

- Y yo espero que no sea algo mas peligroso que esa bestia - dijo Ron - por lo menos al ser serpiente podías escuchar sus planes

El silencio que reinaba dentro de la habitación los tenia muy inquietos, a ratos se encontraban con estatuas de hombres que tenían todos una cara de espanto, Hermione se preguntaba quien seria capaz de hacer ese tipo de escultura, pero no notó que había algo raro en ellas, sospecharon nada, no por lo menos hasta que se encontraron con la figura de uno que claramente era un mago, por su forma de vestir, tenia la misma cara de espanto que los demás, pero en sus manos aun sostenía la varita.

- Es raro - dijo la chica - la varita parece de verdad

- Y no te has fijado que todas las armas de las estatuas son de verdad - dijo Ron

- Hay algo que no me gusta - dijo Harry - esta silencio me incomoda

- A mi igual - dijo Ron - sé que algo nos espera, pero no sé que es.

Siguieron caminando y cada vez les parecía más raro, ya que parecía que mucho de ellos eran algún tipo de soldado muggle, por la forma de vestir y las armas que ocupaban, Hermione reconoció uno de los uniformes como uno de soldados romanos de la antigüedad, mientras que de vez en cuando se topaban con un mago.

- Será que los embrujaron - dijo Ron

- Supongo que si - dijo Harry - pero que bestia seria lo suficientemente poderosa para petrificar a un grupo de hombres al mismo tiempo

- Un basilisco - dijo Ron

- Difícil - dijo Hermione - si fuese un basilisco estarían muertos. Mira sus expresiones, se ve que vieron directamente a su agresor.

- Además el basilisco te petrifica - dijo Harry - no te convierte estatua de piedra.

- Además estamos asumiendo que son personas - dijo Hermione - no hay que dejar la posibilidad de que se trate solo de estatuas.

- No podemos - dijo Harry - pero no estoy seguro que sean simples estatuas

En eso se acercaron a unas de las estatuas, que tenia sujeto un hermoso escudo, a pesar de los años esta aun brillaba como si estuviese recién pulido, Hermione se puso a mirarla detenidamente. De todas las esculturas la de aquel hombre no tenia el rostro de susto como los demás, mas bien parecía sorprendido, como si algo se la apareciera de improvisto y lo acabara.

- Humanos - Harry, escucho una voz que venia desde un poco mas adelante que ellos.

- Solo son tres - dijo otra voz en la dirección opuesta

- Uno para cada una - dijo otra voz

- Pero cuídense - dijo otra de las voces - son de esos que pueden hacer magia.

- Por lo menos un poco de diversión - dijo otra de las voces.

Harry miro a todos lados, estaba seguro de escuchar que había una conversación acerca de ellos, y lo que no dudo es que se trataba de algún tipo de serpiente pues se percato de que solo él y no sus amigos habían escuchado la voz, lo único que se preguntaba era que tipo de serpiente seria.

- Son serpientes - dijo Harry - y son tres

- ¿ Cómo lo sabes? - dijo Hermione

- Las escuché hablando - dijo Harry - diciendo que éramos uno para cada una

- Bien - dijo Ron - te dije que eran basiliscos

- No Ron - dijo Harry - no son basiliscos, sus voces sonaban diferente.

- ¿ Estas diciendo que hay otro tipo de serpiente que puede matar con la mirada ? - dijo Ron.

- Claro que no - dijo Harry - pero de que son serpientes son serpientes.

Caminaron tranquilamente claro que con los escudos listos, para resistir un supuesto ataque de basiliscos. Llegaron a mitad de salón y se encontraron con una estatua diferente a las que habían en todo el lugar. Esta a diferencia de las otras se encontraba sobre un pedestal y representaba a una serpiente, pero con tenia el tronco de mujer, además de brazos, su cara era horrible y en vez de pelo tenia serpientes en su cabeza. Unos colmillos resaltaban de su boca.

- Medusas - dijo Hermione

- ¿Qué ? - preguntaron ambos chicos

- Que estas no son estatuas - dijo la chica - son personas que fueron petrificadas por las medusas.

Entonces desde la izquierda, la derecha y desde atrás de la estatua se dislumbran unas formas que se acercaban a ellos. Los chicos con escudo a al altura de los ojos se disponían para atacar a los seres, pero ellas no parecían muy apuradas. Porque en vez de dirigirse a ellos comenzaron a reunirse para quedar en frente.

- Como los repartimos - dijo una de ellas

- Yo quiero al alto - dijo una de ellas

- Yo quiero el otro de cabello negro - prosiguió la otra

- Claro - reclamo la otra - y a mí me dejan al mas chico y flaco.

- La ultima vez tu acabaste con él ultimo - dijo otra de las bestias, así que no te quejes.

- Esta bien - contesto la medusa que se quedaría con Hermione - solo espero que no ocurra lo mismo de las ultimas veces y no maten a ninguna de nosotras.

- La ultima vez se necesitaron cientos de hombres para acabar con una de nosotras - dijo otra de las criaturas - y el que lo hizo terminó en tus manos.

Harry comunicaba lo que escuchaba a Ron y Hermione, así que supieron quien atacaría a quien, La más grande de ellas era la que se encargaría de Hermione, mientras que la más chica lo intentaría con Ron, después de eso cada uno comenzó a pensar en lo que habían aprendido en clases de mitología con respecto a esas bestias, ya que justo esa semana habían terminado de verlas para pasar a estudiar a las arpías.

Lo único que recordaba que según el profesor Jhonnes, las medusas eran una especia de mujer, con la parte del tronco hacia debajo de serpiente, sus ojos eran de un color amarillo intenso, tenia largas uñas muy venenosas y los colmillos de su boca también eran venenosos. El peligro que sobrellevaba este ser era de que podía petrificar a los hombres, pero no se sabía si afectaba a las mujeres, ya que según todos, ninguna se había topado con dicho ser.

- Suerte - dijo Hermione cuando vio que las medusas se les lanzaban encima

Los tres chicos se separaron y corrieron en distintas direcciones, cada uno seguido por una de las bestias, claro que se dieron cuanta que ellas eran muy rápidas, claro que no podían doblar con la misma facilidad que ellos, por lo que los pilares le servia mucho a ellos. Además de que tenían el escudo espejo, por lo que pensaron que podría resistir la mirada de una medusa.

Hermione se retiró perseguida por la más grande de todas, así que se dirigió hacia la izquierda, pensando en como podría derrotar a ese ser, se detuvo de pronto y con su varita le lanza una maldición aturdidora, que le llega en el pecho a la medusa, pero solo la detuvo un momento, claro que quedó algo atontada, pero después de uno segundos sus ojos brillaron y se lanzó sobre la chica.

Ron por otra parte eludía a su medusa corriendo a través de los pilares. De vez en cuando le lanzaba alguna maldición hacia atrás. Uno de ellos, el impedeimenta le llegó a la medusa, la cual estaba apunto de alcanzar a Ron y la dejo momentáneamente estática, así que el chico aprovechó para alejarse un poco de ella, cuando recupero el movimiento, la medusa le brillaron los ojos y se lanzó en persecución de Ron.

La de Harry tenia los mismos problemas que las otras, pero el chico era más ágil que la medusa y cambiaba de dirección a tiempo para hacerla pasar de largo, en uno de esos movimientos Harry de giró completamente por uno de los pilares quedando detrás de la medusa, y con su varita le lanzo el encantamiento del agua por lo que la medusa salió disparada y chocó contra el muro.

Pero la medusa se levantó y sus ojos brillaron, al igual que el de sus compañeras, y se lanzó en persecución de Harry, quien corría a ver que los chicos se encontraba bien. Los tres se reunieron de nuevo en el sitio en que se encontraba la estatua y se preguntaron como iban las cosas

- Le lancé una maldición aturdidora - dijo Hermione - la detuve un momento pero se repuso de inmediato y salió tras de mi, claro que la perdí hace unos pocos segundos

- Yo le lancé el hechizo impedeminta y le detuve justo a tiempo - dijo Ron - pero no estuvo mucho tiempo así y viene detrás de mí.

- A la mía le lancé el encantamiento del agua y la lancé contra el muro - dijo Harry - no me fije que le paso.

Los chicos se levantaron los escudos cuando sintieron que las bestias se acercaban entonces con los escudos levantados vieron que las tres se reunían y conversaba en su idioma, claro que Harry les entendía perfectamente. Una de ellas sangraba de la boca y Harry supuso que era la que él había lanzado contra el muro

- El maldito me ataco por la espada y le lanzo contra el muro - dijo la que perseguía a Harry.

- El mío estaba a punto de alcanzarlo y me arrojo una de las luces con esas varas y me dejó sin movimiento - dijo la otra

- Y el mío me arrojo una luz roja que me dolió mucho y me dejo medio atontada.

- Tu no tienes de que preocuparte - dijo una de las medusas - total según las estrellas tu no morirás en manos de un hombre

- ¿Cómo los acabamos? - dijo otra de las medusas - no me gustaría que me volvieran a atacar

- Petrifiquémoslos - dijo ella.

- Esta bien - dijo la otra - total no pueden defenderse de nuestra mirada.

Harry escuchaba con atención las palabras de las medusas, que ni se imaginaban que Harry entendía cada una de las palabras que ellas decían, así que advirtió a los chicos que las medusas se disponían a petrificarlos, así que los tres volvieron a levantar sus escudos para defenderse y las medusas se lanzaron sobre ellos con sus ojos amarillos más brillantes que nunca.

Las tres medusas se encontraron de frente con la mirada de los chicos a través de los escudos espejos, así que estos de inmediato cumplieron con e objetivo de proteger a los chicos y el poder de los ojos de las medusas no les afecto, más bien rebotó contra ellas misma dándoles en los ojos, pero no las petrificaron, solo les produjo un gran dolor en ellos, así que los tres aprovecharon la oportunidad, lazaron encantamientos aturdidores, para bajarles las defensas, después de eso le lanzaron el hechizo impedimenta y después viendo que las medusas no podían moverse, le cortan las cabezas las tres.

Los cuerpos sin vida de las medusas cayeron al suelo, mientras que sus cabezas rodaban en varias direcciones, emitiendo un potente chillido que hizo que los chicos tuviesen que taparse los oídos, después de eso vieron como las estatuas que se encontraba ahí, comenzaban poco a poco a deshacerse, y cada vez que caía uno, una especie de fantasma salía de él y se iba en dirección desconocida.

- Ahora vamos por la llave - dijo Ron

- Si pero no nos descuidemos - dijo Harry - aun no sabemos con que nos podemos encontrar

- ¿Cuántos monstruos más crees que puedan haber? - dijo Ron

- De aquí al templo unos cuantos - dijo Hermione.

- Además que la entrada del templo puede tener algún tipo de protección mágica - dijo Hermione - recuerda como fue en el templo del agua.

Avanzaron con mucho cuidado, esperando que no se encontraran con algún tipo de bestia más, ya que aun les faltaba recorrer la otra mitad de la habitación en la que se encontraban, nadie decía nada, y Harry en especial trataba de prestara atención para ver si lograba escuchar alguna conversación extraña que delatara la presencia de otra medusa, pero no ocurrió nada hasta la salida de la habitación.

- Les dije que no había peligro - dijo Ron

- Más vale prevenir que lamentar - dijo Hermione

- Mejor sigamos avanzando - dijo Harry - y con el mismo cuidado

Al salir de la habitación de las medusas, los chicos se encontraron en un gran patio, y al fondo se veía una construcción circular bastante amplia. La reconocieron de inmediato como el templo de la tierra, ya que no habían mas edificios por los alrededores. Claro que en vez de correr, los chicos incluido Ron avanzaron con más cuidado que nunca.

- Esto si que es raro - dijo Ron - tanto espacio y ninguna criatura, parecería una trampa.

- Es lo que temo - dijo Hermione - pero no podemos echar pie atrás.

- Sigamos adelante, pero estén listos para cualquier cosa - dijo Harry.

Avanzaron hasta que llegaron a lo que parecía la mitad del patio, entonces un ruido extraño los hace detenerse, eran ruido de algo que golpeaba el suelo, o pasos de alguna criatura gigantesca, otra cosa que escucharon fue una espacie de mugido, como las que hacen las vacas, pero miraron a todos lados y no vieron nada, por lo que siguieron avanzando

- ¿Qué será ese ruido? - dijo Harry

- No lo sé - dijo Ron - pero no parece avanzar hacia nosotros

- Aun así me preocupa - dijo Hermione - si es un golpe es muy fuerte y si es un animal es muy grande.

- ¿Qué hay del mugido? - dijo Ron

- También lo sentiste - dijo Harry - yo pensé que estaba alucinando

- No creo que exista algún criadero de ganado cerca - dijo Hermione - ya que yo también lo escuche

- Solo espero que no sea un toro gigante - dijo Ron

- O uno de tres cabezas como en uno de mis sueños que tuve en quinto año - dijo Harry refiriéndose a cierta vez que soñó con lo que podría ocurrir si es que no conseguía devolver al amuleto de la vida al reino de las hadas.

- No te pongas fantasioso - dijo Hermione - que yo sepa no existe un animal con esas características ni siquiera en la mitología.

- Pero no podemos negar que puede tratarse de una criatura rara - dijo Ron - ¿qué criatura mitológica parecía vaca?

- Ninguna - dijo Harry

- No parecían vacas - dijo Hermione - sino que eran unos seres con cuerpo de hombres y cabezas de toro, los minotauros

- ¿Y que probabilidades de que esas criaturas estén aquí? - preguntó Ron

- Más de las que te imaginas - le contesto Harry señalando para que el chico mirara hacia la entrada del templo.

Y al igual que sus amigos, Ron vio que en la entrada del templo habían dos guardias muy altos, desde esa distancia se podía ver que se trataban de los míticos minotauros, pero a diferencia de lo que habían visto en clase, estas criaturas eran más grandes de lo normal, casi del mismo porte de Hagrid, el profesor de cuidado de criaturas mágicas de Hogwart,

- ¿Por lo menos son dos? - dijo Ron

- Error - dijo Hermione - son tres, hay otro dentro del arco de la entrada

Hermione no se había equivocado, ya que desde el arco de la entrada del templo se veía como salía otro minotauro, un poco mas alto que los que estaban en la entrada, pero sin duda más fornido, también se dieron cuanta que los dos minotauros que estaban en la puerta sostenían uno martillos muy grandes y con ellos golpeaban el muro, provocando el sonido que los chicos habían interpretado como el de alguna bestia gigante. Para sorpresa de ambos, solo el más grande de ellos avanzaba en dirección a los chicos, mientras que los otros dos esperaba en la puerta de entrada.

- Por lo menos partiremos contra uno - dijo Harry

- Recuerden lo que nos dijo Andrea - comento Hermione - se supone que son resistentes a los ataques mágicos

- Eso no lo sabremos hasta intentarlo - dijo Harry

- Y si no es así - dijo Ron - tenemos las espadas

- Recuerda Harry - dijo la chica - no utilices el hechizo de los cuatro elementos ese déjalo para el guardián.

El animal se aproximó un poco más a los chicos. Los observo un momento, levantó su cabeza y emitió un gran mugido, luego los volvió a mirar y los chicos vieron como sus ojos se habían puesto de color rojo, de las narices comenzó a salir una especie de vapor, y de repente la bestia atacó a los chicos.

Harry y Hermione lograron esquivar el primer ataque de la bestia, pero Ron a quien el minotauro había seleccionado para acabar de los primeros, solo se cubrió con el escudo, claro que lo salvó de ser atravesado por la bestia, pero no evito que el golpe lo mandara volando lejos. Entre tanto Harry y Hermione no salieron del todo sin daños, ya que el minotauro los golpeó con sus brazos mientras ellos lo eludían, claro que no les provoco mayor daño

Apenas había derribado a Ron, el minotauro miro para ver cual seria su siguiente víctima, así que decidió atacar Hermione, quien era la que estaba mas cerca de él, así que corrió en dirección de la chica, quien le apuntó con la varita y le lanzó una maldición de a los ojos, así que la bestia no pudo ver bien, con lo que la chica eludió el ataque, pero no el golpe del brazo de animal, que la lanzo lejos, con un par de huesos rotos.

Al recuperar la vista vio a Harry que corría en dirección de Ron, pero se detuvo al ver que el animal había lanzado a Hermione hacia el otro lado, por lo que supo que ahora le tocaba el turno a él. La bestia corrió rápidamente hasta donde estaba Harry, pero este ya tenia pensado hacer algo para distraer al animal, y antes de que lograra atacarlo, el chico lo cegó con un encantamiento de luz, pero se cuido de no recibir los golpes que el minotauro lanzaba al aire.

Hermione se levantó con un fuerte dolor en el brazo con el que sostenía la varita, así que se levantó lentamente para ver como estaba la situación y vio que Harry se encontraba en esos momentos cegando al minotauro, pero luego vio como la bestia lanzaba golpes a diestra y siniestra tratando de darle a Harry. Ella se levantó con un dolor de cabeza y un poco mareada, busca a Ron y lo vio tendido unos metros mas allá de donde estaba Harry, pero Ron no se movía, ella miró su brazo y se dio cuenta de que había perdido la varita, pero no le preocupo, así que lo primero que hizo fue curarse el brazo con un par de gotas de lagrimas de fénix, aunque sabia que ellas reparaban los daños de huesos, sabia que no los curaba completamente, aun así le permitirían moverse libremente. Después de eso convoca su varita y se dirigía a ayudar a Harry.

Harry esquivaba los golpes del minotauro, y cada vez que podía le lanzaba una maldición distinta a los ojos, pero no podía acercarse para matarlo con la espada, ya que los movimientos que hacia el animal con sus brazos impedían que el chico pudiese darle algún golpe certero, así que probo con un encantamiento aturdidor, para ver que es lo que pasaba. Pero ese fue su error, ya que en vez de afectarle lo único que consiguió fue que el minotauro se enojará más y por fin conectara un golpe a Harry.

Así que la bestia disidió que remataría a Harry, ya que había sido el que más le había costado derrotar, Harry había caído un par de metros de sonde estaba la bestia, así que ella rápidamente llegó donde el chico, quien no alcanzó a levantarse cuando el minotauro estaba sobre él, pero cuando la bestia estaba a punto de aplastarlo, llegó Hermione quien lo atacó por la espalda con uno de las maldiciones imperdonables que habían aprendido durante su entrenamiento para combatir a Voldemort.

La maldición desangradora le dio al animal en plena espalda, causándole un gran dolor, pero no el daño que podía causarle a un humano. Aun así Harry tubo el suficiente tiempo para mandar lejos a al bestia utilizando el máximo poder de los guantes de plata, claro que fue a parar cerca de donde estaba el cuerpo de Ron, que aun no tenia señales de vida. Pero eso le dio tiempo a Harry de juntarse con Hermione

- ¿Crees que Ron esta bien? - dijo Hermione algo angustiada

- Claro que si - dijo Harry - vi como se cubrió con el escudo, pero igual el golpe fue fuerte, pero ha tenido peores.

- ¿Cómo la acabaremos ? - dijo la chica - no he visto punto débil como el de la hidra

- Pero como tu dijiste - contesto Harry - algo tiene que tener que sea vulnerable

- Por lo menos los ojos si - dijo Hermione

- Pero no podemos matarlo por los ojos - dijo Harry - aunque podríamos cegarlo

- Claro - dijo la chica - y comenzará a lanzar golpes como condenado.

- Piensa rápido porque ahí viene - dijo Harry apartando a al chica del ataque de la bestia.


El ataque de Harry dejó muy sorprendido al minotauro, ya que en más de una ocasión se había enfrentado a magos, pero nuca habían resistido ni siquiera el primer golpe de la bestia y jamas le habían provocado dolor alguno, ahora tenia tres personas, claro que estaba seguro de haber acabado con uno de ellos, pero los otros dos ya lo habían hecho enojar, sin contra con que uno de ellos le había provocado un gran dolor en la espalda, mientras que el otro lo mandó a volar lejos.

Así que se paró y vio que los chicos estaban reunidos, seguramente planeando como acabar con él, pero se levantó sigilosamente y corrió con todas sus fuerzas para ver si podía pillarlos desprevenidos, casi lo logra cuando uno de ellos se dio cuenta y logró hacer que el ataque fallara, y al eludir en direcciones distintas los ataques del animal no supo por cual de los dos decidirse y les dio tiempo para alejarse.

Así que miró bien a cual de ellos atacaría primero, pero algo ocurrió que lo sorprendió, uno de ellos se acercaba a él dispuesto a atacarlo, mientras que el otro corría en dirección al cuerpo de que había caído en el primer ataque, así que se sintió ofendido de que alguien se atreviera a desafiarlo y decidió que acabaría con aquel humano que osaba retarlo, así que corrió a su encuentro, pero cubriéndose los ojos para evitar que lo cegaran

Apenas Harry arrojó a Hermione evitando el ataque del animal, ambos chicos corrieron en direcciones opuestas para ver si podían confundir al animal, así que se dieron cuanta de que esta no sabía a cual de los dos debía atacar primero, por el que supieron que tenían que hacer algo rápido para ataca a la bestia, claro que la preocupación principal de Hermione era ver si Ron se encontraba bien. Entonces decidió ir a ver si su novio aun estaba con vida, por lo que corrió en dirección a él.

Harry se alejo del animal y se dio vuelta para ver donde estaba, luego vio que su amiga miraba al animal y después claramente el sitio donde estaba Ron, así que pensó que ellas quería ir a ver que el chico aun estuviese con vida, pensó que necesitaba darle algo de tiempo, así que hizo lo primero que se le vino a la mente, tomo su varita y comenzó a correr en dirección al minotauro para enfrentarlo, mientras que vio como su amiga corría a ayudar a Ron.

Hermione llegó donde Ron sin saber lo que ocurría con Harry y el minotauro, lo único que escuchaba eran fuertes golpes y los rugidos furiosos del animal. Al igual que un par de rocas que caían fuertemente. Ella tomó a Ron y comprobó que aun estaba con vida, claro que estaba inconsciente por el golpe, y tenía una herida en la cabeza, la que curo de inmediato con un poco de lagrimas de fénix.

Ron abrió los ojos enseguida y vio a su novia que lo estaba curando, claro que de fondo escuchaba fuertes golpes, así que intento levantarse de golpe, por lo que sintió un gran mareo, ya que había comprendido que aun no lograban acabara con el animal y que seguramente Harry estaría luchando solo contra él. Luego de eso se paró pero Hermione le dijo que permaneciera uno segundo acostado.

¿Cómo te sientes? - dijo ella

- Como si me hubiese pasado por encima un toro - bromeó Ron

- Técnicamente eso fue lo que ocurrió - dijo la chica

- ¿Cuánto ha pasado? - dijo Ron

- No lo sé - dijo ella - cerca de veinte minutos

- Veinte minutos - dijo Ron - me pareció como si fuesen días

- ¿Ahora descansa mientras voy a ayudar a Harry? - dijo ella

- No espera - contesto Ron - voy contigo

Ron y Hermione se pararon justo a tiempo de para ver como el minotauro arremetía contra Harry y lo mandaba lejos, igual como lo había hecho con Ron, pero notaron que la bestia tenia varias heridas en el cuerpo y el los brazos. Así que por lo menos supieron que Harry le había provocado algo de daño. Después de ver caer a su oponente, el minotauro se giró para ver donde estaba la chica y asegurarse que no pudiese socorrer a Harry, claro se llevó una gran sorpresa de ver como Ron estaba recuperado, así que dejo a un lado Harry y fue directamente donde los chico.

Mientras Hermione corría en dirección a Ron, Harry vio como el minotauro corría a su encuentro, así que hizo lo primero que se le vino a la mente, utilizando el hechizo e la tierra, hizo que el suelo se elevara un poco, así que provocó que el minotauro se tropezara y perdiera el equilibrio, por lo que pasó por el lado de Harry aun tratando no caerse, pero Harry se vio vuelta de inmediato y le lanzo el conjuro del viento y aprovechó que el animal estaba sin equilibrio y lo mandó volando hasta chocar contra uno de los muros que cerraban el patio, eso provocó que alguna rocas se desprendieran golpeando al animal en la cabeza.

Después de eso el minotauro se levantó mas enojado que nunca y arremetió contra Harry, quien le lanzó la invocación del fuego que el animal no pudo evitar y recibió en todo el pecho, esto si le produjo un gran daño, además de un intenso dolor, sin contar con que el orgullo que tenia el animal era el más afectado de todos, así que arremetió contra Harry, quien le lanzó nuevamente uno de los hechizos, pero el minotauro lo eludió y llegó donde Harry, quien apenas tubo el tiempo de poder cubrirse con su escudo y salió volando igual que Ron, claro que no perdió el conocimiento, pero si sintió como se había fracturado uno de sus brazos.

Ron y Hermione corrieron en dirección a Harry, mientras hacían esto Hermione le dijo a Ron que por lo menos la maldición delectrus había tenido un efecto en la bestia, así que ambos quedaron de acuerdo en defenderse de la misma forma, Ron ya había recuperado su varita, así que estaba listo para realizar la maldición, lo mismo que Hermione, entonces vieron al animal acercase a ellos dispuesto a atacarlos.

Ambos chicos gritaron la maldición al mismo tiempo, así que mientras la de Hermione le dio en el estomago, la de Ron le dio en el pecho, a la altura del corazón. Nunca había sentido un dolor como ese, ni siquiera con los golpes y ataques recibidos por Harry hace unos intentes habían provocado en el minotauro esa sensación de dolor, tanto así que se vio obligado a poner una de sus manos en el pecho, como tratando de calmar el dolor a la vez que se inclinaba levemente.

Los chicos aprovecharon ese momento para llegar al lado de Harry, quien en ese momento se estaba curando de las heridas sufridas por la caída, después vio como el minotauro se encontraba lastimado un par de metros cerca de él, también comprobó con alegría que sus amigos se encontraban bien, sobretodo de ver que Ron se había recuperado, mientras que Ron y Hermione se alegraron de ver que Harry estaba en buenas condiciones.

- ¿Cómo te encuentras? - dijo Hermione a Harry

- Mejor - contesto el chico - ¿y ustedes?.

- Yo estoy muy bien - dijo Ron

- Yo no he sufrido daños - dijo Hermione

- Entonces prepárence que parece que ahí viene de nuevo - dijo Harry

- Ya se como detenerlo - contesto la chica

- ¿Como? - preguntaron ambos

- Con la maldición delectrus - contestó ella - parece afectarle mucho.

- Entonces ataquemos los tres al mismo tiempo - dijo Ron

- Traten de darle al corazón - dijo la chica - ahí fue donde recibió mayor daño.

El minotauro se levantó un poco, ya recuperado del dolor y vio con asombro que los tres chicos estaban de pie, y al perecer sin daño alguno, en cambio él había recibido varios ataques, y los últimos lo habían dañado mucho, se encontraba sangrando por el ataque de Harry, y su pecho le dolía mucho, por el ataque de Ron. Sus ojos estaban delicados a causa de los hechizos que le lanzaron, pero aun así sabia que era mas fuerte que ellos y se decidió a matarlos de una vez.

Corrió rápidamente hasta quedar frente a ellos, pero vio que los chicos no habían huido, sino más bien los estaban esperando, y frente a ellos tenían esas varas que arrojaban las luces que lo dañaba, se frenó un poco y se cubrió con una de sus manos el corazón, donde recibió las maldiciones lanzadas por los chicos, pensando en que no podrían atacarlo de nuevo tan rápido, el animal corrió para golpear a Hermione, pero Harry lo detiene un momento con ayuda de los guantes de plata, dando tiempo para que los chicos probaran de nuevo, pero el minotauro se cubrió el corazón, así que Harry sabiendo que necesitaban un poco mas de tiempo, lanzo el conjuro de los vientos haciendo que el minotauro saliera disparado un buen par de metros de donde estaban.

- Hay que inmovilizarlo - dijo la chica

- ¿Como? - preguntó Ron

- Harry lo hará con el conjuro de los vientos - dijo ella - pero solo para que no avance, mientras que Ron y yo atacamos al pecho.

- No tendremos muchas oportunidades - dijo Harry - espero que no fallen

Así que ellos corrieron en dirección al minotauro que en esos momentos se estaba recobrando del golpe que se había dado el caer después de recibir el ataque de Harry. Entonces vio que los tres chicos corrían hacia donde él se encontraba, así que se dispuso a defenderse mientras pensaba en como poder derrotarlos, ya que al fin se había encontrado con rivales dignos de él. Pero mucho no pudo hacer porque ellos ya estaban encima de listo para atacarlo.

Ron atacó una de las piernas, mientras que Hermione ataco los ojos, así que el animal por instinto se llevó las manos a sus ojos, ya que esta vez le habían causado mucho dolor, por lo que su corazón estaba al descubierto, Harry le lanzó una maldición para inmovilizarlo, ya que el conjuro de los vientos u otro de esos hechizos podrían provocar que el animal se alejara de ellos.

El encantamiento inmovilus que estaba efectuando Harry necesitaba tener la conexión del rayo con el animal, por lo que Harry no podía atacar nuevamente, claro que de esta forma consiguió el objetivo de inmovilizar a la bestia. Así que Ron y Hermione aprovecharon y le lanzaron la maldición delectrus y no fallaron, así que vieron como se le formaba una herida a la altura de su pecho.

El minotauro sintió que no podía moverse y sabía que ya no tendría escapatoria, sin embargo no dejo de luchar, en eso ve como uno de ellos lo tenia casi inmovilizado con una especia de luz que le salía de la varita, claro que él trataba de safarse y notó que al chico le costaba trabajo mantenerlo quieto, pero otra cosa que vio fue a Ron y Hermione levantando las varitas y apuntándole al corazón, después ve salir de ella un rayo de color negro que le golpeo en el pecho y sintió como que se si le enterraran algo en el corazón, después ve como el chico que lo tenia inmovilizado cortó a la conexión, así que se mira el pecho y vio que tenia una gran herida, además que sentía como poco a poco su corazón se detenía, puso una de sus manos en el pecho y finalmente cayo al suelo donde murió al instante.


En la entrada del templo, los dos minotauros que quedaban se miraron asombrado de cómo el más poderoso de ellos había sido eliminado por un par de humanos, que según ellos aun no eran adultos (cosa de lo que no estaban tan equivocados), así que sabían que ellos tendrían que evitar la entrada de ellos al sitio en donde estaba la llave. Así que tomando sus pesado martillos se dirigieron a donde estaban los tres chicos.

- Miren - dijo Harry - ahora vienen los dos que estaban en la puerta

- Estos son más chicos - dijo Hermione - y los martillos hacen que avancen más lentos, aprovechemos eso

- Mejor que no nos descuidemos - dijo Ron - tratemos de acabarlos rápido

- Yo voy con uno - dijo Harry - ustedes vean al otro

Harry sabia perfectamente como acabaría rápidamente con el minotauro, así que corrió en dirección de la bestia, mientras que Ron y Hermione hacían lo mismo en dirección a la otra. Ambas trataron de ir a atacar a Harry, pero una de ellas se tubo que defender de los ataques Ron y Hermione, quienes lo atacaron con rápidos encantamientos de conjuntivitis, que le dieron en la cara, pero sabiendo que los chicos intentarían acabarlo, se cubrió con una mano el pecho, mientras que con la otra se sobaba los ojos.

Harry atacó a su minotauro de la misma manera con la que había comenzado a defenderse del primero, con el hechizo de la tierra pero esta vez en lugar de hacer que apareciera una roca para que se tropezara, hizo un hoyo, por lo que el animal perdió el equilibrio. Harry vio como para evitar la caída el animal ponía sus dos brazos hacia delante, entonces casi sin ángulo le lanzo la maldición delectrus a los ojos, así que el minotauro se cubrió las manos con la cara y dejo su pecho al descubierto

- fugolosis - grito Harry y el rayo de color rojo que adopto la forma de un fénix, arremetió hacia donde estaba el minotauro y le dio en el pecho, a la altura del corazón, pero lo que más asombro a Harry fue que le salió tan bien el encantamiento que atravesó al animal el cual cayo de inmediato sin vida.

Ron y Hermione vieron como Harry acababa con el minotauro, así que pensaron que ellos tenían que hacer lo mismo con el de ellos, así que rápidamente volvieron a atacar, esta vez atacaron al mismo tiempo el estomago del animal, después lo hicieron a los ojos, por lo que el animal su cubrió con sus dos manos, y al igual que Harry, aprovecharon el momento para lanzarle la maldición delectrus al corazón de la bestia y acabar con ella.

- Eso es - dijo Ron - ahora vamos por la llave

- Espera - dijo Harry - déjame descansar un momento

- Tomen un poco de agua - dijo el chico - ya hemos perdido mucho tiempo

- Tienes razón - dijo Harry - ahora vamos por la llave.

- Recuerden que falta el guardián - dijo Hermione

- Como siempre tan pesimista - dijo Ron.

- No soy pesimista - dijo la chica - soy realista.

Llegaron a la entrada del templo de la tierra, se detuvieron en el arco que marcaba el acceso y se pusieron a examinarlo, se preguntaba si tendría algún tipo de trampa como el que había en la entrada del templo del agua, así que decidieron hacer la misma prueba que habían hecho en la entrada del templo del agua.

- ¿Que permutaremos ahora ? - dijo Ron

- Que tal uno de los trozos de rocas que cayeron cuando hice que el minotauro chocara contras el muro de piedra.

- Buena idea - dijo Hermione apuntando con su varita en la dirección señalada por Harry - Accio

Harry y Ron hicieron lo mismo, ya que sabían que quizás tendrían que hacer varias pruebas antes de poder determinar la forma de entras. Así que tomaron una de las piedras más grandes y la transformaron en un gato, así que lo pusieron en la entrada y vieron como esta caminaba tranquilamente hasta llegar al otro lado.

Extrañado, los chicos hacen lo mismo pero haciendo que el animal se devolviera, por lo que comprobaron que no pasaba nada, aun así con mucho cuidado comenzaron a avanzar, esperando algún tipo de trampa en la que pudiesen caer. Así llegaron por fin al otro lado, y al igual que en el templo del agua.

La única diferencia es que en la parte mas alta de la escalera no había ningún altar que contuviera la llave de la tierra, pero en su lugar había una especie de trono, sobre el cual estaba sentado una figura de un hombre de piedra, algo más robusto de lo normal. Enseguida se puso de pie y observo a los chicos de pies a cabeza, luego habló con una voz muy tosca

- Así que han logrado vencer a mis sirvientes, es algo que jamas pense en ver, ahora díganme ¿a qué han venido?

- Venimos por la llave de la tierra - dijo Ron

- Así que viene por mi llave - dijo el guardián - ¿porque creen que se las daré?

- No queremos luchar contigo - dijo Hermione - así que ¿ serias tan amable de entregarnos la llave ?

- Sé que saben la respuesta a esa pregunta - dijo el guardián - así que no se porqué se molestaron en hacerla.

- No pensamos que sea necesario un combate - dijo Harry - pensamos que podrías ser un poco comprensivo y saber que necesitamos de las llaves.

- ¿Qué necesitan las llaves? - dijo el guardián - ¿se puede saber por qué?

- El próximo año - comenzó a decir Ron - se producirá un alineamiento total de los planetas y sus lunas.

- A ya veo - dijo el guardián - así que los sellos se romperán y los demonios dejaran sus prisiones.

- Correcto - dijo Harry - por lo que comprenderás que necesitamos las llaves para sellar las prisiones.

- Es una verdadera lastima lo que le pasara a su mundo - dijo el guardián - pero las cosas así han de ser

- ¿ No crees que cuando los demonios escapen intenten destruir las llaves ? - preguntó Hermione como para ganar un poco mas de tiempo.

- No pueden - dijo el guardián - fui creado con parte de la magia de los demonios, la magia de los planetas y un poco de los que enceraron a los demonios, ninguno de ellos puede destruirme.

- Pero no eres inmortal - dijo Harry - y es el motivo por el que no nos entregaras sin luchar la llave ¿cierto?

- ¿A que te refieres? - preguntó el guardián

- Que sabemos que si te quitamos la llave podremos destruirte - dijo Harry

- Así que lo saben - rió el guardián - ¿Cómo lo averiguaron?

- Eso lo suponemos - dijo Hermione evitando delatar que ya habían derrotado a uno de los guardianes - porque si saliste del sello, estas amarrado a la llave, es que lo creo.

- Inteligente - dijo el guardián - pero como veras no podrán quitármelo, ya que siempre lo traigo conmigo.

Entonces los chicos vieron que el guardián tenia colgado en su cuello lo que debía de ser la llave de la tierra, así que tendrían que encontrar la manera de quitársela. Los chicos se miraron mutuamente y todos se prepararon para lo que suponían seria una pelea más dura que con el minotauro.

- Así que piensan luchar contra mí - dijo el guardián - pero debo advertirles que no seré tan fácil de derrotar como el minotauro, así que si no quieren perder su vida mejor lárguense.

- Si no conseguimos las llaves - dijo Ron - igual moriremos, así que mejor será hacerlo tratando de conseguir la llave.

- Entonces que así sea - dijo el guardián

Así que el guardián de inmediato dio un gran salto hasta quedar en la parte de debajo de su trono. Ahí comprobaron que se trataba de una criatura del mismo porte que Hagrid, pero sin duda con mas fuerza que su amigo de Hogwart. Los chicos se pusieron en posición de combate y esperaron que el guardián hiciera el primer movimiento.

El combate comenzó cuando el guardián hizo aparecer unas enormes rocas que lanzó a los chicos, pero ellos las detuvieron con un encantamiento paralizados, mientras que Hermione transformo la que le caería a ella en un grupo de pequeñas flores, las cuales de inmediato cayeron al suelo. Claro que eso fue solo el comienzo, ya que el guardián aprovechó que las rocas no delataban su posición y desapareció.

Hermione se dio cuanta de que el guardián había hecho eso y dio un giro rápido y lanzó una maldición hacia atrás, claro que no dio a nada, ya que el guardián se había aparecido detrás de Ron y le dio un fuerte golpe. Claro que no cumplió con el objetivo de matarlo, ya que Ron había visto la sombra del demonio y se cubrió con su escudo.

Harry le lanzo un par de maleficios, pero fueron detenidos por el guardián con mucha facilidad, recordando un poco lo que fue el enfrentamiento contra el guardián del agua, Harry se puso a pensar en como poder derrota a un ser de roca, pero se demoró un poco en pensar y no logró evitar la roca que le lanzó el guardián, claro que no era muy grande y le dio en todo el estomago, haciendo que el chico quedara sin aire.

Hermione vio como el guardián se acercaba peligrosamente a Harry, así que sin pensarlo le lanzó una maldición de fuego, pero no logró hacerle ningún daño al guardián, pero si lo distrajo momentáneamente haciendo que se fijara en ella y dejara a Harry tirado en el suelo. Hermione apenas vio que el guardián se dirigía a ella, le lanzó un hechizo a los ojos, pero el guardián se cubrió con sus manos, así que no le hizo efecto.

Llego donde la chica y esta trató de defenderse, pero no pasó nada, así que el guardián le lanza un golpe para aplastarla, pero fallo el golpe al ser desviado por una maldición de desarme que le lanzó Ron desde arriba de una de las rocas con las que lo había atacado.

- Aun sigues vivo - dijo el guardián - en verdad que son más resistentes de lo normal.

Pero no se preocupo de Ron, sino que de Hermione, quien había tropezado y estaba en el suelo, así que el guardián saltó sobre ella para caerle con todo su peso, y la chica no pudo hacer nada por evitarlo y fue aplastada por la bestia. Ron vio eso y no aguanto la rabia que sintió al ver a su novia ser acabado por el guardián de la tierra, así que junto todo el enojo y le lanzó una maldición a guardián

- Delectrus - dijo Ron, y el rayo negro golpeó al guardián en el brazo, haciendo que este se le desprendiera y cayera al lado, haciendo que el guardián gritara de dolor.

El guardián retrocedió uno pasos esperando que Ron no lo volviera a atacar, pero se fijó que la vista del chico estaba otra parte, Ron tenia la mirada puesta en el sitio en el que debía estar el cuerpo de la chica. El guardián miró que es lo que sorprendía tanto a Ron, así que miro en la misma dirección y comprobó que el cuerpo de la chica no estaba, había desaparecido.

- Delectrus - escucho una voz que le gritaba el mismo encantamiento desde su espalda y no alcanzo a hacer nada, ya que el hechizo le llegó en la espalda, haciendo que este avanzara un poco perdiendo el equilibrio.

- Terraculus - dijo otra voz desde otro lado de la habitación, y vio como su pie caía en un agujero, haciéndolo caer.

Hermione había aprovechado la distracción que había hecho Ron al guardián para salir corriendo y ocultarse detrás de unos de los pilares del interior del templo, claro que antes había dejado una proyección holografía de ella para engañarlo y tener tiempo de rodearlo. Así vio como su novio al créela muerta le lanzo la maldición delectrus provocándole mucho daño al guardián.

Mientras tanto Harry recuperó el aire perdido por causa del golpe y se levantó un poco mareado, viendo como el guardián se lanzaba en ataque de su amigo, así que se lanzó a ayudarlo cuando vio como un hechizo le daba por la espalda, y al ver como el guardián perdía el equilibrio decidió hacerlo caer utilizando el hechizo de la tierra. Después de eso los tres chicos se reagrupan para ver que es lo que pueden hacer.

- Por lo menos le afectan los hechizos - dijo Ron

- Desde luego - dijo Hermione - es un ser de tierra, es sólido

- Debemos acabarlo - dijo Harry

- Mientras tenga la llave será imposible - dijo Hermione

- Ella tiene razón - dijo el guardián poniéndose de pie - mientras tenga en mi poder la llave, soy inmortal.

Entonces vieron como el guardián se ponía de pie y hacia que su brazo creciera, mientras que el que estaba en el suelo se desvanecía poco a poco, así que nuevamente comenzó el ataque contra los chicos, pero esta vez en lugar de detener las rocas las esquivaron, por lo que cuando el guardián apareció detrás de Hermione se vio golpeado por su propio ataque.

Pero de inmediato se levantó y volvió al ataque, esta vez no haría lo mismo, sino que atacaría cuando estuviese seguro de acabar definitivamente con uno de ellos. Ya que aun estaba sorprendido que la chica estuviese ahí, sobretodo después de haberla aplastado, claro que no sabia nada acerca de las proyecciones. Así que se desapareció, en ese instante los chicos dieron un salto hacia adelante y se giraron rápidamente pensando en que el guardia aparecería detrás de uno de ellos.

Pero el guardián aparecía en el mismo lugar, o casi en el mismo lugar, solo que unos pasos mas atrás, y viendo que ellos le daban la espalda ataco a Harry y a Hermione, claro que ellos se dieron vuelta de inmediato y se cubrieron con los escudos, claro que salieron volando, ya que esta vez no los había atacado con una piedra, sino que había lanzado una especie de hechizo.

- Es una de mis mejores técnicas - le comentó el guardián a Ron - en verdad que jamas la había tenido que usar contra nadie, ya que ustedes son los primeros en llegar hasta acá.

- Habla menos y pelea - dijo Ron

- Así que te quieres reunir con tus amigos - dijo el guardián

- Ellos están bien - dijo Ron - ahora debes preocuparte solo de mí

- Es que no ves que puedo derrotarte en cualquier momento - dijo el guardián

- Eso es solo porque puedes aparecerte - dijo Ron - nosotros sin hacerlo te hemos causado algo de daño.

- No lo voy a negar - dijo el guardián - al principio pensé que solo la suerte les había permitido llegar hasta aquí, pero ahora veo el porque derrotaron a mis criaturas.

En eso el guardián le lanza un ataque a Ron, quien los esquivó con mucha facilidad, así que aprovecho y atacó al guardián, esperando ver si este cometía algún error. Pero no lo hizo y aprovechó su capacidad de aparecerse ya rápidamente llegó frente a Ron así que le lanzó de cerca el mismo hechizo con el que había lanzado lejos a Harry y Hermione, pero algo inesperado ocurrió.

Mientras conversaban, Ron había decidido conjurar un escudo mágico que le permitiera resistir algún tipo de ataque mágico, sobretodo sabiendo que el guardián tenia la posibilidad de aparecerse, así que cuando este lo atacó, el escudo protegió al chico, claro que también se encargo de que se desvaneciera. Pero con la sorpresa causada por ese hecho, el guardián se descuido dejando que Ron pudiese atacarlo.

El chico le lanzó una maldición a los ojos y el guardián no pudo evitarlo, mientras tenia sus manos en ellos, Ron intento quitarle la llave de la tierra que tenia colgada a su cuello, pero el guardián con un rápido movimiento golpeo a Ron lanzándolo contra uno de los pilares, haciendo que el chico cayera inconsciente.

Mientras Ron se enfrentaba al guardián, Harry y Hermione que habían recibido el golpe del ataque con sus escudos, vieron que ellos los habían salvado, claro que a su vez se habían desvanecido, y se dieron cuanta de que no podrían volver a utilizarlos hasta dentro de mínimo una hora, por lo que los dos se concentraron en genera escudos mágicos.

Harry fue el primero en llegar donde el guardián, y veía como este golpeaba a Ron lanzándolo contra uno de los pilares, después vio como se retiraba las manos de los ojos, así que rápidamente le arrojó otro encantamiento a ellos, viendo que lo dejaba inmóvil, Harry penso acabarlo utilizando el hechizo de los cuatro elemento pero se dio cuanta de que si lo hacia podía destruir la llave que el guardián tenia. Pero no desaprovecharía la oportunidad y lo ataco con la invocación del fuego pero como el guardián era un ser de tierra no le afecto el ataque y ataco a Harry haciéndolo caer y golpearse la cabeza, cuando Harry estaba en el suelo le lanzó la misma maldición que antes, pero gracias al escudo mágico no lo mató.

Hermione fue detrás de Harry y cuando vio que el guardián lo atacó adivinado su posición, le lanzó otro encantamiento a los ojos, haciendo que el guardián se volviera a cubrir, pero ella rápidamente se movió en otra dirección y atacó al guardián con la maldición sueños finitem que podía matar a una persona claro que lentamente. Pero no sabia si afectaría o no al guardián, pero vio como este caía lentamente, así que la chica no esperó que se repusiera y le lanzo la maldición delectrus así que el golpe fue mas duro, con lo que el guardián cayo al suelo.

La chica corrió a quitarle la llave, pero cuando estaba cerca de ella, el guardián se paró rápidamente y atacó a la chica con su maldición, pero como tenia un escudo mágico, lo único que logró fue que ella saliera un par de metros hacia atrás, así que ella aprovechó de lanzarle un hechizo, pero en ves de a los ojos a las piernas, como el guardián se cubrió los ojos no se dio cuanta de lo que pasaba, paro esta intento avanzar y no podía mover la pierna. Hermione le lanzó con todas sus fuerzas un hechizo congelante.

- Eres buena - dijo el guardián - lástima que ustedes se cansen y yo no.

- No seas confiado - dijo ella - sea como sea te derrotaremos

- ¿Quién lo hará tu? - rió el guardián - no me hagas reír, serás buena, pero no eras tan poderosa como para acabar conmigo, admito eso si que eres muy inteligente.

- Si no soy yo alguien más lo hará - dijo ella

- ¿Quién será, no el de cabello rojo? - rió el guardián - es fuerte, pero no lo suficiente, además que fue un poco estúpido al solo cegarme y no atontarme un poco antes de intentar quitarme la llave, eso le costó la vida.

- Es e es tu error más grande - dijo la chica - aun no sabes si esta muerto

- Claro que no lo sé, pero apenas acabe contigo me aseguraré que todos estén muertos.

Entonces atacó a Hermione y la chica volvió a eludir el ataque del guardián, escondiéndose detrás de uno de los pilares, pero el guardián se apareció frente a ella y la atacó, otra vez la chica se salvó por los pelos, pero esta vez le lanzó una maldición a los brazos, los que por uso segundos quedaron inmovilizados, pero con los pies le dio un fuerte golpe a la chica lo que hizo que cayera sin sentido un a par de metros lejos de ahí.

Ron se despertó y vio como su novia salía disparada después del golpe del guardián, así que se levantó y notó que la sangre le corría por su cara, comprobó que tenia una gran herida en la cabeza producto del golpe, entonces miro al guardián y se escondió para que no lo encontrara, entonces trató de pensar un poco en como poder quitarle la llave al guardián, pero sabía que para cosas así la mejor era Hermione o Harry, sabía que él solo estaba para luchar, pero sabía que si no se le ocurría algo pronto el guardián los mataría.

- Piensa Ron - se decía - Que harían los chicos en mi lugar.

Entonces sin saber porque su mente se trasladó a un acontecimiento del pasado, el que vio a Harry en duelo con Voldemort dentro de un domo, vio como este le lanzaba la maldición asesina a Harry y el chico la detenía con algo que tenia en la mano. Entonces se le ocurrió una cosa que pensó que era estúpida, pero no perdía nada con intentarlo. Así que salió de donde estaba, llamó la atención del guardián quien se sorprendió de verlo aun con vida.

- Accio llave de la tierra - dijo Ron apuntando al guardia, que no sabia que tipo de ataque era ese, por lo que se cubrió los ojos, pero mientras hacia eso, sintió como de pronto perdía su fuerza, así miró a donde estaba Ron y lo vio con algo en las manos.

Ron vio como la llave salía del cuello del guardián y volaba hacia él, entonces estiró la mano para recibirlo y apenas lo toco sintió como si una gran fuerza corriera por todo su cuerpo, y sin más levantó nuevamente la varita, miro al guardián quien se dio cuanta de lo que había pasado y no se movía del miedo. Entonces le lanza la maldición delectrus y le dio de lleno en el pecho del guardián, el cual se desplomo ya sin vida.En el momento en que Ron vio como el cuerpo del guardián se desplomaba y viendo que él había conseguido la llave de la tierra, trató de avanzar para buscar a sus amigos, el problema que se encontraba bastante agotado, además del mareo que tenia a causa de la herida que tenia en la cabeza, así que solo pudo dar un par de pasos antes de caer desmayado.

Harry se encontraba tendido sin conciencia cerca de las escaleras que daban al trono en el que había estado el guardián, cuando abrió los ojos se dio cuanta de que no había señales de lucha, lo que significaba dos cosas, o el guardián estaba muerto o sus amigos habían sido derrotados. Se levantó con cuidado para ver lo acontecido, pero lo único que vería era como el templo había sufrido grandes daños. Se levantó y vio que el cuerpo de Hermione se encontraba cerca de él.

Harry corrió hasta donde la chica, claro que mirando a todos lados buscando la posición de guardián o esperando encontrar a Ron. Llegó donde la chica y vio que estaba inconsciente, pero tenia claras señales de haber sufrido un fuerte golpe en el cuerpo y en la caída se había golpeado la cabeza. Entonces tomo las gotas de fénix que tenia la chica y se las comenzó a echar en todas la herida, después de eso la chica abrió los ojos y se levantó.

Hermione abría los ojos y veía la cara de Harry, quien parecía alegre de verla despertar, pero a la vez miraba en todas direcciones, como buscando algo. Ella recordando que estaban aun en el templo se levantó de golpe, ya que comprendió que Harry estaba buscando rastro del guardián, claro que como lo hizo de golpe se mareo un poco. Después de eso mira a Harry y le pregunta

- ¿Qué paso? ¿Dónde esta Ron?

- No lo sé - dijo Harry - pero todo esta muy silencioso.

- ¿Cómo estas tu? - preguntó ella

- Yo bien - contesta el chico - solo fue el golpe de la caída

- Entonces vamos a buscar a Ron - dijo Hermione - quizás necesite nuestra ayuda

- Claro que antes debemos buscar las varitas - dijo Harry - no vi donde cayo la mía

Hermione tenia su varita en la mano así que se concentro unos poco y primero lanzo el encantamiento convocador en dirección a donde había caído Harry, por lo que la varita llego de inmediato a sus manos, entonces los chicos con sus varitas en manos se dirigieron al lugar en donde habían visto a Ron la ultima vez, en la que lo vieron inconsciente y preguntándose que sería del guardián.

Cuando llegaron donde se suponía que estaría su amigo, se dieron cuenta que ya no se encontraba ahí, por lo que pensaron que algo podía haberle ocurrido, pero otra cosa les llamó la atención, ya que vieron el cuerpo del guardián que estaba tirado de espalda a un par de metros de ellos, avanzaron con mucho cuidado hasta donde este se encontraba y vieron con asombro que estaba sin vida y la llave de la tierra no estaba en su pecho.

- ¿Pero que ocurrió aquí? - dijo Hermione

-¿Y donde esta Ron? - preguntó Harry

Entonces comenzaron a buscar rastro de su amigo, así que después de un instante lo vieron tirado al lado de una gran piedra, corrieron hacia él y vieron que en sus manos sujetaba la llave de la tierra, pero también notaron la herida que tenia en la cabeza, así que lo primero que hicieron fue curarle esa herida, después lo dieron vuelta para ver que no tuviese otra mas grave. Apenas lo dieron vuelta el chico abrió lentamente los ojos.

- ¿Cómo te sientes? - dijo Hermione

- Mal - contesto Ron - como su me hubiese aplastado una roca

- Literalmente fue así - rió la chica - ¿puedes decirnos lo que ocurrió?

- Espera un poco - dijo Ron - deja descansar

- Ahora eres tú el que quiere descansar - dijo Harry - mejor toma un poco de agua, aun me queda.

- No te preocupes - dijo Ron - yo también tengo un poco.

Después de eso Ron narró lo que había pasado cuando recupero el sentido, de cómo penso en la manera de quitarle la llave el guardián, contó el como recordó el día del duelo de Harry y Voldemort durante el quinto año y como esa vez Harry lo había derrotado utilizando uno de los encantamientos más simples que existían.

- Así que pensé en que no perdía nada con probar - narro Ron - le lancé el encantamiento convocador y de pronto la llave estaba en mi mano, así que cuando la tome sentí como la fuerza aumentaba en mi y sin pensarlo dos veces le lancé la maldición delectrus y así lo vencí

- Es extraordinario - dijo Hermione - el guardián no se esperaba algo tan simple

- Lo más simple es lo mejor - comento Harry - eso fue lo que me dijo el falso Moddy después de la primera prueba del torneo de los tres magos

- Creo que será mejor que nos retiremos - dijo la chica - lo único que quiero es llegar a casa a dormir.

- Somos tres - dijo Harry

Cuando salieron del templo notaron que el sol se estaba poniendo en el horizonte, por lo que habían pasado casi todo el día en el templo y la mayoría del tiempo luchando con criaturas desconocidas para la mayoría de los magos, en esos momentos los tres sintieron hambre, ya que no probaban bocado desde el desayuno.

El camino de regreso era largo, pero esta vez avanzaban rápidamente, ya que no creían que se encontraran con mas problemas, así pasaron por el lado de los cuerpos de los tres minotauros, después llegaron a la habitación de las medusas y caminaron con cuidado por si pasaba algo inesperado, pero por suerte no paso nada. Así por fin llegaron a la habitación que tenia las tres puertas. Una vez que bajaron. La escalera desapareció y las tres puertas volvieron a sus lugares.

Mientras eso pasaba, fuera del templo un grupo de unicornios esperaba inquietos el tener noticia de los jóvenes magos que habían entrado en busca de la llave de la tierra, algunos se sentían incomodo al ver que un par de chicos intentarían hacer algo que no estaba al alcance de ellos, mientras que otros se preguntaban que si en verdad podrían conseguir la llave.

- Lo lograran - dijo Rayo de luna

- Yo también siento lo mismo - dijo Rohim

- Pero son demasiado jóvenes - dijo otro de los unicornios - apenas se han convertido en adultos

- No por eso no son capaces - dijo el Rey - recuerda que uno de ellos domina los hechizos de los elementos.

- ¿Por qué ellos? - preguntó otro unicornio

- Porque sabes muy bien que ninguno de nosotros puede acercarse a las llaves por la maldición que pesa sobre ellas - dijo Rayo de luna

- Entonces si la recuperan ¿dónde la guardaran? - dijo Rohim

- Ya lo tenemos arreglado - dijo el rey - estará en el castillo de Hogwart al cuidado del un gran mago, que es de mucha confianza para nosotros.

- ¿Entonces ahí esta la llave del agua ? - dijo Rohim.

- Desde luego - contesto el rey - no las íbamos a dejar en cualquier lado, además el joven Harry fue quien lo sugirió.

- Si es así entonces están en buenas manos - dijo Rohim.

Pasaban las horas y los unicornios se estaban comenzando a preocupar por la tardanza de los chicos, sobretodo porque a lo lejos se escuchaban una seria de ruidos que claramente eran de golpes muy fuertes y en uno de los casos sonó como a un desprendimiento de rocas, a demás que unos instantes antes de eso sintieron un grito agudo y muy fuerte, y luego observaron unas cosas que se elevaban alejándose. Y hace un poco más de una hora, habían sentido un gran estallido pero después de eso solo había silencio.

- ¿Qué pasará? - dijo Rayo de luna

- No tengo la menor idea - dijo Rohim

- El silencio solo puede significar dos cosas - dijo el rey

- ¿Qué cosas? - preguntaron todos a la vez

- O que nuestros jóvenes amigos consiguieron su objetivo o que murieron en el intento - respondió el rey.

- Espero por el bien de todos que no sea la ultima - dijo Rohim

- Lo mismo espero - dijo el Rey - ahora tenemos que ver que ocurre

- Pero casi anochece - dijo Rayo de luna

- Por lo que supe - comento el rey - pesaron casi toda una noche antes de conseguir la llave del agua, así que no desesperen.

Así siguieron esperando para ver que es lo que había ocurrido, cuando Rayo de luna que estaba más cerca de la puerta y era el que más vigilaba esperando ver salir a los chicos, informa que algo se acercaba a la puerta, pero no podían decir que es lo que era a causa de la sombra que envolvía la entrada al templo. Pero lo que veían era una figura ancha, deforme que avanzaba lentamente hasta la salida.

Temiendo que fuese el guardián que salía para enfrentarlos, el rey ordenó que abrieran el portal y se prepararan para escapar, claro que varios de ellos se ofrecieron para ser los que servirían de distracción, todo estaba listo cuando vieron que lo que salía no era un ser, sino tres personas, dos de ellas ayudando a una tercera que parecía bastante lastimada.

- Son ellos - dijo Rayo de luna al reconocer la roja e inconfundible cabellera de Ron

- Vayan a ayudarlos - dijo el rey

Y de inmediato un grupo de por lo menos diez unicornios, comandados por Rohim fueron en busca de los chicos, que apenas podían sostenerse de pie, sobretodo Ron, que parecía mas lastimado que los otros dos. Rohim tomó a Harry y transportó su cuerpo hasta el portal, mientras que otros dos hacían lo mismo con el cuerpo de Ron y Hermione. Los tres chicos habían caído inconscientes apenas salieron de la entrada del templo.

Harry despertó y se vio tendido en una hermosa y cómoda cama, dentro de una cabaña de madera, la reconoció de inmediato como la misma que él había ocupado durante su permanencia en el reino de los unicornios en el verano, se levantó y vio que tenia una venda en su cabeza mientras uno de sus brazos estaba inmovilizado.

Vio que a su alrededor habían otras dos camas, en una de ellas estaba Ron, durmiendo y al igual que él con la cabeza vendada, mientras que en la otra se encontraba Hermione la cual estaba durmiendo plácidamente, entonces vio una figura que se le acercaba y distinguió en ella a Firenze el centauro.

- ¿Qué paso? - dijo Harry

- Que salieron del templo y perdieron el conocimiento - dijo Firenze

- ¿Cómo llagamos hasta acá? - volvió a preguntar Harry

- Eso es fácil - dijo Rayo de luna - nosotros los trajimos, después mandamos por Firenze para que los curara.

- ¿Cuanto llevamos aquí? - preguntó Harry

- Solo unas tres horas - contesto Firenze

- ¿Y como se encuentran los demás? - dijo Harry señalando a Ron y Hermione

- Creo que al igual que tu están mas cansados que dañados.

- ¿Por qué no nos cuantas lo que pasó? - dijo Rayo de luna

- Creo que mejor esperaremos a que todos estén en condiciones - dijo Pies ligeros - así los tres podrán contar la historia y sabremos realmente lo que ocurrió, porque cada uno de ellos jugó un papel fundamental en la obtención de la llave.

Así después de un par de horas, Ron y Hermione despertaron, los dos al mismo tiempo, y al igual que Harry comenzaron hacer preguntas de ¿dónde estaban? Y ¿cómo llegaron ahí?. Ron tenia la llave aun colgada en el pecho, ya que nadie se había atrevido a tocarla.

- Eso hora de que se levanten - dijo Firenze - ya que los reyes los esperan para al banquete en honor a su hazaña.

- No sé si podamos - dijo la chica - aun me duele todo el cuerpo

- Eso es pasajero - dijo Firenze - yo mismo me encargue de sanarles las heridas, por lo que sé que están bien

- Deja descansar otro rato - dijo Ron

- Esta bien - dijo el centauro riendo - los dejare nos instantes para que se preparen, además que se que querrán disfrutar de la celebración, habrá comida y bebida que les sentara de maravilla.

Después de unos veinte minutos, los tres chicos se sentían con un poco mas de animo, así que decidieron salir y dirigirse al banquete del que les había hablado Firenze, así que salieron de la pequeña cabaña y comenzaron a caminar, escoltados por un grupo de unicornios que les rendían honores.

Hermione estaba asombrada con lo hermoso paisaje que veía, ya que esta era su primera visita al reino de los unicornios. Para Ron era la segunda, pero igual veía con asombro la belleza del reino, todo era verde, fresco y cálido, Harry sin embargo no se preocupaba del paisaje, ya había estado varias veces ahí, pero no por eso dejaba de disfrutar el aire fresco que ahí se respiraba.

- Esto es hermoso - dijo Hermione - es muy parecido al reino de las hadas

- Es que tienen la misma esencia - dijo Rohim, uno de los unicornios que escoltaba a los chicos

- Esto es extraordinario - dijo ella - si lo contase jamas me lo creerían.

- Es por eso que no te lo contamos - rió Ron.

Llegaron a una hermosa mesa, con tres silla y un espacio amplio, ya que los unicornios no necesitaban sillas para comer, así que estas eran para los chicos. A la cabeza estaba sentado Pies ligeros, y frente a él, al otro extremo se encontraba la reina. La mesa si bien era espaciosa, solo estaba preparada para seis personas, y vieron que Rayo de Luna también estaba ahí, al lado de su padre.

- Siéntate a mi lado Harry - le indico Pies ligeros a Harry, quien tomó el asiento junto al rey y al lado de Rayo de luna - y tu Ron siéntate a este lado - le indicó el otro asiento junto a él

- Ven linda - le dijo la reina a Hermione - te sentaras a mi lado, así por fin tendré compañía femenina.

- Antes de comenzar con las preguntas - dijo el rey - permítanme manifestarles el agradecimiento de nuestro pueblo por ayudarnos. En verdad que te agradeceremos siempre.

- No tienen porque agradecernos - dijo Harry - es lo mínimo que puedo hacer después de todo lo que nos ayudaron.

- Tu si - dijo el rey - pero tus amigos no tenían ninguna obligación de arriesgarse y aun así lo hicieron

- Lo hago por ayudar a un amigo - dijo Ron - y lo seguiré ayudando mientras pueda

- Lo mismo dijo - siguió Hermione - además es algo que nos puede afectar a nosotros los magos, así que me parece importante el unir fuerzas para evitar un desastre.

- Sabias palabras - dijo la reina - digna de alguien de la confianza de Eorwen.

Después de una deliciosa cena, que consistía en mucha fruta seca, verduras y agua, el rey les pidió que narraran el como habían logrado conseguir la llave de la tierra, así que los tres chicos se miraron y el primero que comenzó a hablar fue Harry. Después de eso siguió Hermione y al final termino la historia Ron

Así el rey se enteró de cómo la primera de las habitaciones tenia tres puertas, en la que detrás de cada una había una especie de bestia distinta, y de cómo entre los tres habían logrado acabar con ellas. Así llegaron a la parte en que subían hacia la siguiente habitación, en donde se encontraban las medusas. Ahí fue la chica la que narro como gracias a que Harry entendía lo que hablaban pudieron acabarlas sin tanta dificultad, pero que no fue un trabajo sencillo.

- Así que mataron a las medusas - dijo el rey - yo pensé que ya no quedaban

- ¿Cómo es eso? - preguntó Hermione

- Es que hace muchos años - comenzó a decir la reina - un muggle fue en busca de una medusa, ya que corría el rumor de que petrificaba con la mirada, así que no se sabe como llegó hasta donde ella y la derrotó.

- Recuerden que había uno de ellos que tenia expresión de sorprendido - dijo Hermione - debió pensar que era solo una y cuando la derrotó fue atacado por otra.

- Pero se supone que e muggle si volvió a su tierra - dijo Rayo de luna - con la cabeza de la medusa.

- Eso es raro - dijo la chica - pero es algo que estamos estudiando en clase, así que creo que veremos esa historia.

- Claro que si - dijo Ron - además corresponde comenzar el estudio de las arpías.

- Volvamos a la historia que nos interesa - dijo el rey

Así prosiguieron narrando el enfrentamiento contra el primer minotauro y lo difícil que les había resultado vencerlo, pero que gracias a la coordinación de los tres lo consiguieron, luego narraron de cómo los otros dos minotauros habían dejado sus puestos para atacar a los chicos y de la facilidad con que los habían derrotado. Y finalmente narraron el como habían entrado al templo y las palabras del guardián. Para que finalmente Ron relatara el como había conseguido quitarle la llave al guardián y después acabar con él.

- Fantástico - dijo Rayo de luna

- En verdad que me sorprendiste - dijo el rey - no esperaba que fueses capaz de tal hazaña

- Eso no debe de sorprenderte - dijo la reina - recuerda que tu mismo dijiste que el chico tenia el valor y la fuerza para ayudarnos.

- Lo sé - dijo el rey - solo que me sorprende que el guardián haya caído en algo tan sencillo.

- No es el primero - dijo Harry - esa fue la misma forma con la que le quite el amuleto de la vida a Voldemort.

- Recuerden que los seres poderosos y ambiciosos, solo se preocupan de las cosas que consideran importante - dijo la reina - pero olvidan que aveces las cosas sencillas pueden ser más perjudiciales para ellos por no considerarlas.

- Tienes razón - dijo el rey - nada en este mundo es imposible y las cosas sencillas son las que mejor resultan, ahora pasaran la noche en la cabaña y mañana podrán ir a dejar la llave a Hogwart.

- Para ir necesitamos nuestras capas invisibles - dijo Hermione - así nadie sabrá que entramos al colegio.

- Buena idea - dijo el rey - entonces mañana los mandaremos a la casa de Hermione y de ahí podrán ir donde quieran.

Así que los chicos fueron conducidos nuevamente a la cabaña en la que habían despertado, luego de eso se acostaron cada uno en su cama, ahí fue donde Harry contó que esa cabaña la habían construido para que él la ocupara la semana que había estado entrenando en ese lugar.

- Es muy acogedora - dijo Ron - en verdad que tienes una gran suerte de contar con el apoyo de tantos seres

- No soy el único - dijo el chico - ustedes se han ganado el mismo apoyo con sus hazañas, que no son menores

- ¿Qué quieres decir? - dijo Hermione

- Piensa un poco - dijo Harry - tu recuperaste la llave del agua y acabaste con el guardián, mientras que Ron recuperó la llave de la tierra y acabo con el guardián.

- Pero fue un trabajo de los tres - dijo Ron - si no fuese por eso no habríamos llegado ni a la mitad

- Eso no lo niego - dijo Harry - pero a lo que voy es el hecho de que ustedes han hecho un gran trabajo y sin esperar nada a cambio, solo lo hacen por ayudarme a mí.

- En eso tienes razón - dijo Hermione - pero es lo mismo que harías tú en nuestro caso.

- Y ese es el motivo por el cual todos creen que lo conseguirán - dijo Firenze entrando en la habitación.

- ¿A que te refieres? - dijo Harry

- Todo mago, muggle o ser mágico que ha buscado las llaves ha muerto en el intento - comenzó a responder el centauro - yo creo que no lo consiguieron solo porque las buscaban para obtener mas poder. Pero ustedes solo las buscan para el bienestar de todos, y por lo que escuché, es más importante la amistad de ustedes que lo que pueden conseguir por hacer este trabajo.

- No queremos conseguir nada - dijo Ron

- Claro que si - dijo Firenze - pero no son cosas materiales, son cosas que ustedes mismos necesitan darse. Pero no soy el indicado para decírselos, pero sabrán a lo que me refiero cuando llegue el momento.

- Aquí pasa algo muy raro - dijo Hermione - pero no sé que es.

- En verdad que eres ágil de mente - dijo Firenze - pero por ahora solo tomen esto para que puedan dormir y recuperar fuerzas, por desgracia no hay ciencia que sane los golpes así que quedaran con las marcas hasta que sanen solas.

- Eso si que no me gusta - dijo Harry - ahora si que se darán cuenta en Camelot de que estamos en algo raro.

- Sé que sabrán salir del problema - dijo Firenze - ahora les deseo que pasen una buena noche, mañana será un gran día.

Así que se tomaron la bebida que Firenze les dio y después de eso los chicos se quedaron dormidos profundamente. Al despertar se sentían muy bien, claro que estaba algo confundido de donde estaban hasta que recordaron los acontecimientos del día anterior, así que se levantaron y luego salieron de la cabaña.

Afuera ya los esperaban el rey y la reina de los unicornios para conducirlos al portal que los llevaría devuelta a la casa de Hermione. Apenas salieron del portal, se dieron cuanta de que habían un par de lechuzas que parecían muy enojadas de que ya debían de estar hace rato esperando. Así que de inmediato les retiraron las cartas y se dieron cuanta de que ambas eran para Harry, así que se las pasaron y el chico se dio cuenta de que una era de Aline y Rosa y la otra era de Arabella y Sirius. Tomó la primera de ellas y la abrió.

Harry:

Te escribimos para invitarte a Ron, Hermione y a ti para que nos visites el domingo en nuestra posada, si puedes por favor avísanos para la hora de almuerzo, así después podremos volver juntos a Camelot. No sabes lo mucho que nos gustaría a todos que aceptes nuestra invitación. Pero si no puedes igual avísame.

Cariños

Rosa y Aline

- Esto no es bueno - dijo Ron - ¿cómo lo haremos?

- No lo sé - dijo Harry - pero en algo tenemos que pensar.

- Espero que sea algo que las convenza - dijo Hermione - si no comenzaran a seguirte nuevamente.

- Eso es lo último que nos falta - dijo Ron - después de todo lo que nos costó convencerlas de que no estabamos en nada malo.

- Bueno deja leer lo que me dicen Sirius y Arabella y de ahí vemos como arreglamos lo de las chicas - así que Harry toma la carta de sus padrinos, las abre y comienza a leer.

Harry

Solo te escribimos apara contarte que las cosas acá en Austria están algo complicadas, ya que no tenemos rastros de la familia de la chica Riddle, aunque la verdad es que la búsqueda la hemos tenido que dejar un poco de lado, ya que nos hemos visto obligados a apoyar al ministerio mágico de Austria para atrapar a los mortifagos que han entrado ilegalmente al país.

Sirius por otra parte se encuentra muy bien y te manda muchos saludos, le alegró mucho el verte rodeado de nuevos amigos y sobretodo de ver que al parecer te estas esforzando por conseguir buenas notas, lo mismo que a mí me hace sentirme orgullosa de tenerte como mi sobrino.

Saludos
Arabella
PD: aun no sabemos cuanto tiempo estaremos acá

- Por le menos están bien - dijo Ron

- Eso es bueno - comento Hermione

- Solo espero que estén de vuelta para las vacaciones - dijo Harry - este verano no pasé mucho tiempo con ellos.

- En verdad que este verano no pasaste mucho tiempo con nadie - dijo Ron

- Ahora pensemos en como hacer para despistar a Rosa y Aline - dijo Hermione

- No lo sé - dijo Harry - pero espero que se nos ocurra algo pronto.

- Que tal si les decimos que Reamus nos pidió que lo fuésemos a ver - dijo Ron

- Es buena idea - dijo Hermione - solo que ¿qué pasa si le preguntan?

- Hablamos antes con él - dijo Ron - sé que nos cubrirá

- Pero tratará de averiguar en lo que andamos - dijo Harry

- Ya lo tengo - dijo Hermione - podemos decirle a Reamus que anoche nos fuimos de farra y volvimos muy cansados, pero para no parecer descorteses les dijimos a las chicas que nos había invitado él antes.

- Me paree bien - dijo Harry - ahora manos a ala obra.

- Primero escríbele a Reamus - dijo Hermione - a Rosa le puedes hablar a través de la chimenea de la casa de los gritos.

Así lo hicieron, escribieron una carta a Reamus pidiendo que los cubriera por si las chicas lo llamaban a la casa, explicando lo de la invitación y la salida nocturna que supuestamente habían realizado a una disco muggle. Después mandaron a Hedwig con la carta y ellos se guardaron las capas invisibles y después se aparecieron a la salida de la casa de los gritos.

- Entremos antes de que nos vean - dijo Hermione

Así los tres corrieron a la parte trasera de la casa de los gritos, entraron en ella y se dirigieron a la chimenea, entonces al llegar a ella se dieron cuanta de que se les había olvidado un pequeño detalle, ya que no tenían polvos para comunicarse a través de chimeneas, ni siquiera tenían polvos Flu.

- Que estupidez - dijo Hermione - mira que olvidársenos un detalle tan chico

- Pero ese no es problema - dijo Ron - que uno de nosotros vaya a comprar

- Claro ¿y quien e nosotros ira? - preguntó la chica

- En este caso creo que tu o yo - dijo Ron - Harry no pasaría desapercibido.

- Tienes razón - dijo la chica - pero tu tampoco, así que mejor voy yo.

Así que Hermione salió de la casa de los gritos y se dirigió al pueblo para comprar un poco de polvos Flu, en este caso fue Harry quien puso el dinero para hacerlo ya que siempre traía un poco por si se le presentaba alguna emergencia como esa. La chica no tardo más de diez minutos en volver con un poco de polvos para comunicarse con a través de las chimeneas.

- Por cualquier cosa - dijo Hermione - dile que vamos saliendo a comer con Reamus a la casa de tus tíos.

- ¿Para que? - dijo Harry

- Es solo por si les dan ganas de llamarte por el mismo modo a la casa de Reamus.

Entonces Harry toma un puñado de polvos Flu y los arroja a al chimenea diciendo las palabras con las que se identificaba la chimenea del bar de los padres de Rosa. Cuando apareció la chimenea, Rosa y Aline corrieron para ver si es que era Harry y en verdad se alegraron de ver al chico, pero poco les duro la sonrisa cuando este le contó que Reamus los había invitado antes. Pero ellas no muy convencidas intentaron hacer que todos fuesen a cenar con ellas.

- En serio que me encantaría - dijo Harry - pero ya tenemos las reservaciones hechas para el restaurante.

- Esta bien - dijo Rosa - pero para la próxima salida vendrás conmigo a casa

- No podrá - dijo Aline

- ¿Por qué no ? - preguntó Rosa

- Porque para la próxima salida iremos a mi casa - dijo Aline

- Deberás - dijo Rosa - se me había olvidado, bueno, iras con nosotras a casa de Aline

- Eso lo veremos cuando llegue el momento - dijo el chico - pero las tendré en cuanta de las primeras

- No aceptaremos eso - dijo Aline - solo aceptaremos un si como respuesta y de eso nos encargaremos personalmente.

- Ahora tengo que irme - les dijo Harry - antes que se nos haga mas tarde, adiós

- Nos vemos a la tarde en el castillo - dijo Rosa - no llegues tarde.

Así que después de eso vieron la hora y comprobaron que el desayuno ya debía de haber terminado, por lo que Dumblendore debería estar en su despacho, así que los tres entraron al pasadizo que los conducía al sauce boxeador, se convirtieron en su forma animaga y corrieron hasta el otro extremo del pasaje.

Antes de salir se colocaron las capas invisibles, así evitaban que los alumnos que disfrutaban de un día de descansó los vieran, claro que tuvieron un primer problema al ver a unos chicos que intentaban acercarse al sauce y tocar su tronco, por lo que aguardaron en la salida un par de minutos hasta que llegó el profesor Snape a echarlos. Así que apenas se fueron, ellos salieron por el túnel y corrieron en dirección al colegio.

Dentro del castillo Ginny se encontraba haciendo sus deberes junto con sus compañeros, ella en realidad extrañaba los chicos ya que los últimos tres años los habían pasado juntos y ahora todos se encontraban en distintos lugares y ella estaba sola en Hogwart, aun así disimulaba muy bien esa situación, además la animaba la competencia de quidditch, en la que iban como punteros y solo quedaban cuatro partidos, dos de visita y dos en casa.

Esa tarde Ginny tenia consigo el mapa del merodeador, ya que sus compañeras de cuarto se lo habían visto una vez y trataban de quitárselo para ver los pasadizos secretos del castillo, por lo que ya no se separaba de él. Claro que esa tarde se le cayó de la mesa y al recogerlo notó que un trío de notas venían en dirección al castillo desde la casa de los gritos, lo que más le sorprendió fue que las notas decían claramente Ronald Weasley, Hermione Granger y Harry Potter, lo que dejó a la chica preguntándose cual seria el motivo de la visita de los chicos al castillo, cuando se suponía que tenían que estar en la universidad. Así que decidió vigilarlos para ver a donde se dirigían, porque de lo que sí estaba segura es que eran ellos, ya que el mapa jamas mentía y podía detectar a alguien aunque tuviese capas invisibles o estuviese disfrazado.

Mientras tanto Harry, Ron y Hermione, corrían en dirección la despacho del director, entonces cuando llegaron a este, sacaron uno de los ubicadores y se comunicaron con el director, el cual les comunico que estaba en esos momentos en la sala de profesores, pero que entraran al despacho y lo esperaran un momento. Después de darles la contraseña, los chicos hicieron lo que el director les pedía.

En la biblioteca, Ginny vio asombrada que ellos se dirigían al despacho del director, por lo que comprobó la teoría que algo raro tenia que estar pasando, pero lo que más inquietó a la chica era como nadie los había visto entrando en el castillos, sabia de la capa de Harry, pero a la distancia de la que corrían no podía ser posibles que los tres estuviesen bajo ella. Además sabía que si alguien los veía correría de inmediato la noticia de la su visita al castillo.

Harry y los chicos solo tuvieron que esperar un par de minutos a que el director llegara a su despacho, claro que el también tubo que encontrar una buena excusa para abandonar una junta de maestros especiales, pero nadie se atrevía a contradecir las cosas que Dumblendore hacia. Uno de los que más sospechaba que algo ocurría era Snape, sobretodo después de que el director lo mandara por flores de luz al bosque de Camelot y al otro día no tuviese ninguna, además del hecho de que su hermano le había escrito contándole que esa misma noche Potter, Weasley y Granger se les había encomendado esa misión y llegaron con un grupo de flores cortadas de la forma que él lo hacia.

Dumblendore entró en su despacho y saludo sonriendo a los chicos, explicando que en esos momentos se encontraba en una reunión especial de profesores, en donde discutían sobre la reforma a la malla curricular que varios de ellos proponían, pero de pronto tomo su semblante serio, miró a los tres chicos y les preguntó:

- ¿La consiguieron?

- Si profesor - dijo Harry - claro que casi no la contamos, pero aquí la tiene

- A ver - dijo el director recibiendo la llave y mirándola unos instantes comprobando lo hermosa que era - cuéntenme la historia.

Así que comenzaron a narrar nuevamente los acontecimientos que le habían permitido conseguir vencer al guardián y recuperar la llave de la tierra, así entre los tres lograron rehacer una historia bastante acertada de lo hechos, así que el director parecía muy encantado con todo lo que habían hecho, por lo menos lo veían en su mirada, después de eso Dumblendore se puso de pie y les sirvió una taza de té a cada uno, mientras que les hablaba.

- Alexander no podrá creer cuando le cuenten de cómo consiguieron la llave.

- ¿Por qué no ? - preguntó Ron - dijo que jamas volvería a dudar de la palabra de Harry

- No me mal entendías Ron - dijo Dumblendore - lo que pasa es que Alexander como rector de Camelot, siempre se ha interesado en la búsqueda del conocimiento para el bienestar de los magos, y realmente le habría gustado haber podido ver aunque sea unos instantes a los guardianes, o tal vez a las bestias que los cuidaban, ya que son los únicos que pueden comprobar su existencia.

- Por eso es que sus ojos brillaban tanto cuando le contamos como conseguimos la llave del agua - dijo Hermione - claro que se desilusiono cuando supo que matamos a la hidra.

- Es lógico - dijo Dumblendore - él le encantaría encontrar algunos de esos animales vivos para poder estudiarlos.

- Como Hagrid y sus monstruos - dijo Ron

- Se podría decir que si - rió el director - pasando a otro punto, han averiguado algo mas de la chica Riddle.

- No profesor - dijo Harry - en verdad que no le hemos sacado nada

- Ya les dije que no me digan profesor - dijo Dumblendore.

- Aunque se puede decir que se muestra más amistosa con Harry desde Navidad - dijo Hermione

- Ella te habría invitado con gusto a su casa - rió Ron

- Que tontos somos - dijo Harry - deberíamos haberle avisado que Amanda pasaría el fin de semana en su casa, por lo que podrían haberla seguido hasta ella.

- No te culpes - dijo Dumblendore - sé que te preocupaba mas lo de la llave de la tierra.

- Pero era una buena oportunidad para averiguar acerca de ella - dijo Harry

- Habrán mas oportunidades - dijo Dumblendore - no es la ultima salida, además están las vacaciones.

- Me gustaría averiguar antes - dijo Ron - no vaya a ser que sea hija de Voldemort y planee la venganza contra Harry.

- No seas así - dijo Hermione - Amanda es buena, claro que misteriosa, pero de ahí a matar a Harry, lo dudo.

- Pero no podemos descartar esa teoría - dijo Ron

- Lo que es a mí - dijo Harry - no creo que ella quiera dañarme.

- Bueno eso no lo sabremos hasta saber la verdad acerca de la chica - dijo Dumblendore

- Para salir de la duda lo mejor seria ir preguntarle directamente - dijo Ron

- Eso no seria mala idea - dijo Harry - pero piensa como te sentirías si alguien llegara a tu lado y te preguntara ¿eres hija de Voldemort?

- Ron no esta tan errado - dijo Dumblendore - solo que se puede tener un poco de tacto para hacer esa pregunta.

- Y Ron no se caracteriza por tener tacto - dijo Hermione

- Eso no es lo que me dices siempre - rió Ron, provocando que la chica se sonrojara y que Harry y Dumblendore se rieran del comentario.

- Bueno chicos - le dijo el director - ahora les aconsejo que se retiren y disfruten un poco del resto del día.

- Esta bien - dijeron los chicos.

- ¿ Podemos ir a ver a Hagrid ? - preguntó Harry

- Me temo que no - dijo el director - ya saben que su visita a Hogwart es un completo secreto y como saben a Hagrid tarde o temprano se le saldrá que lo vinieron a ver y comprenderás que hay personas como Ginny, la enfermera Malfloy y la profesora Delacure que sospecharían de inmediato, sin contar con el profesor Snape que ya tiene un par de dudas por lo de las flores de luz que le pedí.

- ¿Cómo esta la señora Elizabeth? - preguntó Harry

- Me parece que bien - dijo el Director - por lo menos el trabajo que ha realizado durante su permanencia ha sido bueno.

- Me alegra por ella - dijo Harry

- Claro que pasa pendiente si le llega un correo que ha estado esperando casi todo el año - dijo Dumblendore

- ¿Quién espera que le escriba? - preguntó Ron

- Harry desde luego - respondió el director - recuerda que ahora que no esta Marlene su consuelo es tu bienestar, así que sería bueno para ella si le escribes.

- Tiene razón - dijo Harry - prometí escribirle, pero no lo he hecho, además le dije que le enviaría un par de fotos que tenia junto a Marlene.

- Así lo espero - dijo el director

- Bien creo que es hora de irnos - dijo Hermione - ¿qué tal si vamos a las tres escobas?

- Pero tengan cuidado de lo que comentan - dijo el director

Así los chicos se pusieron la capa invisible y salieron del despacho con sus capa invisibles, esta vez caminaron lentamente en dirección al sauce boxeador, ya no había prisa porque aun les quedaban un par de horas antes de tener que regresar a Camelot, además estaba el hecho que querían disfrutar de su visita al castillo de Hogwart que había sido como su hogar los últimos siete años. Hasta que se encontraron con la señora Norris, la gata del Argus Flintch el conserje del castillo, ahí los chicos pensaron en que mejor se apuraban para salir del castillo.

En la torre de Gryffindor, Ginny estaba sola en su habitación, mirando los movimientos de los chicos con el mapa del merodeador, así que vio cuando ellos se retiraban del despacho del director, así que ella salió del cuarto y se dirigió sin duda al sauce boxeador, ya que suponía que ellos abandonarían el castillo a través de ese pasadizo. Corrió a todo lo que daba, comprobó que nadie la viera, ya que era la hora de almuerzo, ella se metió en el pasadizo y se fue en dirección a la casa de los gritos donde se sentó a esperar para averiguar que es lo que ocurría.

Harry, Ron y Hermione, salieron del castillo con sus capas invisibles y se dirigieron al sauce boxeador, una vez dentro de este se sacan las capas y caminaron en dirección a la casa de los gritos, con la intención de dirigirse a las tres escobas la cantina del pueblo, entraron a la casa de los gritos sin preocuparse por nada, ya que suponían que la casa continuaba vacía, entonces uno a uno los chicos salieron por la puerta y se dirigieron a la entrada cuando una voz que Harry reconoció de inmediato les dijo:

- ¿Qué hacen ustedes en Hogwart? - era Ginny que estaba detrás de ellos

- ¡Ginny! - exclamo Ron - ¿Qué haces aquí?

- Eso lo pregunté yo primero - dijo la chica

- Vinimos a conversar con Dumblendore - dijo Hermione

- Claro y para eso usan capas invisibles y entran de incógnitos - dijo Ginny algo molesta - además ¿de donde sacaron otras capas invisibles?

- Las compramos - dijo Ron

- No me mientan - dijo Ginny - sé bien que las capas invisibles necesitan un registro y si ustedes tuvieran, papá lo sabría.

- Es que las compramos de contrabando - dijo Hermione

- Pero díganme - volvió a insistir Ginny - ¿qué hacen en Hogwart?

Harry no había dicho nada, solo se limito a mirar el rostro de la chica, y se notaba más maduro, pero bello a la vez, aun conservaba esa ternura que Harry sabia que caracterizaban a Ginny, claro que parecía haber olvidado que cada vez que estaba cerca de él se ponía nerviosa y le costaba hablar, pero ahora estaba ahí, frente a él y parecía que no se había dado cuenta de la presencia de Harry, ya que discutía con Ron y Hermione acerca de la visita de los chicos a Hogwart, así sin mas Harry se adelanta a sus amigos para que ella lo viera, entonces se para frente a Ginny, le sonríe y le dice:

- Hola Ginny, ¿cómo has estado?

La chica miró a Harry directo a los ojos y vio que ellos la miraban con ternura, así que olvido completamente el motivo por el cual estaba discutiendo con su hermano y Hermione y se sintió como no lo había hecho hace muchísimo tiempo, ya que volvió a sentirse como la primera vez que había visto a Harry, sus pies comenzaron a temblar ligeramente, mientras que sus ojos evitaban los de Harry, pero lo miraba de vez en cuando a la cara y retrocediendo un poco, lo que casi provoca la caída de la chica.

- Ho .. hola Harry, que gus.. gus .. gusto de verte

- No parece - contesto Harry - ya que recién notaste mi presencia

- Es que estaba ocupada esperando una explicación - dijo la chica recordando de pronto el motivo por el cual estaba en la casa de los gritos.

- Ya te lo dijeron los chicos - contesto Harry - estabamos haciéndole una visita a Dumblendore.

- ¿Y por que las capas invisibles? - preguntó la chica

- Salimos de Camelot sin permiso - dijo Harry - así alguien nos ve puede informar a Camelot y si lo hacen arriesgamos una expulsión

- Pero no es motivo para venir a Hogwart, ¿me contaran en que andan? - dijo la chica

- Solo averiguando cosas para nuestras tareas - dijo Hermione

- Saben que no soy tonta - dijo ella - a mi no me engañan con esas, recuerden que por lo menos sé cuando mienten.

- Estamos haciéndole un favor a Dumblendore - dijo Harry - pero nos pidió que no le contáramos a nadie, ni siquiera a los miembros de la hermandad, en especial a ti.

- Así que no me pueden decir - dijo la chica - ¿o no quieren?

- Porque piensas que no te lo contaríamos si pudiésemos - dijo Harry - sabes bien que si por mi fuera le pediría ayuda a toda la hermandad, pero no pueden hacer nada.

- ¿Por qué no? - dijo Ginny

- Por que es algo relacionado con Camelot - dijo Hermione - es el motivo por el cual vinimos.

- ¿Qué ocurre en Camelot? - preguntó la Ginny

- Dumblendore quiere que averiguamos si alguno de los profesores es un mortifago que este escapando de la justicia.- dijo Hermione

- ¿Como? - preguntó Ginny alarmada - hay mortifagos en Camelot

- Es lo que intentamos averiguar - dijo Harry siguiendo la corriente a Hermione - pero hasta el momento no hemos encontrado a ninguno.

- Y de vez en cuando vendremos a Hogwart para dar el informe personalmente a Dumblendore - dijo Ron

- Así que esta no es la primera vez que vienen - dijo ella - pensé que estaba loca la otra vez que vio a Harry saliendo del mapa

- Así que así fue como supiste - dijo Ron

Claro que si - dijo Ginny - no pensaras que no le daría buen uso al mapa.

Supongo que lo tienes bien guardado - dijo Harry

- Desde luego - contestó Ginny - pero unas compañeras de cuarto lo vieron y estan empeñadas en que se los preste.

- Solo espero que no te lo quiten - dijo Ron - sería una verdadera lastima.

Después de eso conversaron animadamente de cómo estaba las cosas tanto en Camelot como en Hogwart, Harry solo se dedicaba a mirar a Ginny, quien les contó que hace poco había terminado con su novio Mattew por haberlo pillado con otra chica en uno de los baños de los prefectos, pero no parecía afectarle mucho, así llegó la hora en que los chicos dijeron que tenían que retirarse, así que Ginny se despidió de un abrazo de Ron y de Hermione, pero dudo al llegar a Harry, así que lo mira un instante y luego solo le dice adiós y se marcho en dirección al castillo.Harry se quedó decepcionado de la fría forma en que Ginny se había despedido de él, solo con un simple adiós, pero no dijo nada, pero Ron y Hermione no pudieron dejar de notar que a Harry le había afectado la fría reacción de Ginny, pero prefirieron no hacer ningún comentario. Así que Harry pensó en que lo mejor seria irse a Camelot, aunque Ron quería pasear unos minutos por Hogmasde, finalmente todos decidieron irse a Camelot. Pero antes tuvieron que pasa a casa de Hermione a recoger las cosas que habían dejado ahí, como las espadas y los escudos.

Al llegar al castillo se encontraron con que eran los primeros en llegar ahí, así que se dirigieron a la torre del fénix y subieron a la sala común, ahí Harry fue a su habitación y guardo sus cosas, la túnica la escondió en el compartimento secreto de su baúl y después ahí vio el pensadero y como hacía mucho tiempo que no lo usaba, aprovechó de vaciar sus ideas en la copa, luego de eso encontró el álbum de fotos en los que salía con Marlene y vio que había un grupo de fotos apartadas, así que recodó que tenia que escribirle pronto a Elizabeth, y pensó hacerlo de inmediato. Así que tomó una pluma y un trozo de pergamino y escribió:

Sra. Elizabeth:

Espero que disculpe el no haberle escrito antes, pero en verdad que he estado muy ocupado con los estudios, así que aprovecho ahora que tengo libre para cumplir con lo prometido y hacerle llegar las fotos que le dije que le mandaría, espero que les guste ya que pienso que son en las que mas bella salía Marlene.

Supe de muy buena fuente que su labor en el colegio esta de maravilla y que por lo menos ya se le ve sonreír, en verdad que me hace sentir muy bien el hecho de saber que esta saliendo adelante con su vida, yo por mi parte sigo pensando mucho en su hija, pero me duele cada vez menos el no tenerla a mi lado, lo que no puedo cambiar es la sensación de vacío que ella me dejó.

Espero en verdad poder verla pronto

Harry.

Tomó la carta y la puso en un sobre, luego metió las fotos en el y se dirigió a la lechuzería para mandar la carta con Hedwig, pero en la sala común se encontró con Ron y Hermione, quienes le recordaron que su lechuza se encontraba entregándole la carta a Reamus, así que tendría que ocupar otra o esperar a que volviera, así que Harry decidió que la enviaría con una de las del colegio, pero entonces su amigo Ron fue quien le dio una sugerencia, que no convencía mucho a Harry, pero le parecía buena.

- ¿Por qué no la mandas con Pig?

- ¿Crees que pueda ?- preguntó Harry

- Si podrá - dijo Ron - no sabes lo que le gusta hacer cosas difíciles, además hace tiempo que no le doy trabajo, así que se la pasa chillando en la habitación.

Así que Harry tomo al pequeño mochuelo de Ron y con bastante dificultad le ponen la carta en la pata, y no es que fuese muy chica, sino porque la emoción que provocaba en Pig el hecho de que le mandaran a entregar una carta lo hacia impacientarse demasiado y no se estaba quieto el tiempo suficiente para que la carta quedara bien atada. Finalmente lo consiguieron y Pig salió volando por una de las ventanas y Harry la observo hasta perderse de vista.

- ¿No les pareció raro el comportamiento de Ginny conmigo? - preguntó por fin Harry

- ¿A que te refieres?- dijo Hermione como tratando de disimular

- Sabes bien a lo que me refiero - dijo Harry - de primera parece como que ni se percató de mi presencia, no me habría saludado si es que no lo hubiese hecho yo.

- Es que debe haber estado distraída - dijo Ron

- Claro que no - dijo Harry - porque además durante todo el rato que estuvimos hablando, solo se dirigió a ti y a Hermione.

- Son solo ideas tuyas - dijo Hermione

- Claro que no - dijo Harry - porque cada vez que le decía algo, lo único que conseguía era un si, no o bien, en cambio a ustedes les daba prácticamente una charla solo por preguntarle como estaba.

- Vamos Harry - dijo Ron - no es para tanto, además porque te preocupa tanto Ginny, si ni siquiera le has dado la más mínima oportunidad.

- No es eso - dijo Harry - es que se ha comportado tan raro conmigo, como si ya no quisiera verme más.

- Estas loco - dijo Hermione algo nerviosa - son solo ideas tuyas.

- Y por ultimo - dijo Harry - que ahí de la forma en que se despidió de ti y de Ron y de mí.

- ¿Qué hay de raro en eso? - preguntó Ron

- Que de Hermione y de ti se despidió con un gran abrazo - contesto Harry - mientras que de mi se despidió de un simple adiós y ni siquiera me miro.

- Eso es porque estaba apurada - la defendió Hermione

Por suerte Harry no pudo seguir haciendo preguntas, ya que comenzaron a llegar el resto de los chicos de la casa del fénix, con Carlos, Rosa y Aline de los primeros, así que ellas de inmediato fueron a dejar sus cosas y se fueron a ver a Harry, él las recibió cariñosamente, pero no pudo de disimular el dolor en las costillas cuando una de ellas le pasó a llevar al hacerle cosquillas.

- ¿Qué es lo que tienes? - dijo Rosa

- Nada - dijo Harry - es que me caí de la escalera de la casa de Hermione y me pegué en las costillas.

- ¿Cómo te fuiste a caer de las escaleras? - preguntó Aline

- Es que salí de la habitación y no prendí la luz, así que caí al primer piso

- Pobrecito - dijeron ambas chicas - y se le acercaron más y cada una le dio un beso en la mejilla y después se retiraron

- Están cada vez peor - dijo Carlos - sabes que todo el fin de semana se la pasaron hablando de lo que harían para conquistarte.

- ¿Qué puedo hacer yo? - se defendió Harry - ya les he dicho muchas veces que no estoy interesado en sostener una relación con nadie por el momento.

- Yo lo sé - dijo Carlos - y en verdad no te culpo de la obsesión de mi hermana, pero en verdad si de algo sirve mi consejo, o le das la oportunidad a cualquiera de ellas o te buscas una novia para que te dejen tranquilo.

- Claro - dijo Ron - para eso lo único que tenemos que hacer es poner un aviso de Harry busca novia y te quedas con la que quieras de las que se presente.

- No seas idiota - dijo Hermione - no seria gracioso ver como Harry tiene que arreglárselas para rechazar a alguna chica.

Así después se les unieron a la conversación el resto de los chicos, los cuales habían pasado el fin de semana casi todos juntos, por lo que comenzaron a contar lo que habían hecho durante su fin de semana, así también llegaron las casi todas las chicas y también hicieron los comentarios de cómo habían pasado el fin de semana. La ultima en llagar fue Amanda, quien saludó a todos pero no se unió a la conversación y se fue a su habitación a estudiar.

- Sigue siendo igual de rara - dijo Aline, quien era su compañera de cuarto.

- Pero con Harry se muestra más amigable - dijo Darla - ¿Qué le hiciste?

- Nada - dijo Harry - solo la invite a pasar la Navidad en mi casa

- Yo lo trataría igual o mejor si me hubiese regalado un vestido tan hermoso como el que le regalaste a Amanda - dijo Judith.

- En verdad que le sienta de maravilla - dijo Cristina - se nota que tienes buen gusto Harry

- Es lo eligió ella - dijo Harry - claro que no me lo dijo, pero lo adivine cuando vi como lo miraba.

Así todos bajaron a cenar y siguieron conversando de los bien que les hacían las salidas los fines de semanas, claro que la mayoría quería volver a ir todos juntos a la casa de Harry, donde nadie los molestaba y podían hacer lo que querían, en verdad que a Harry eso le gustaba, ya que pero también le significaba mas responsabilidad, pero como era de esperarse no manifestó nada.

- Lo que pasa es que Harry se comprometió a pasar el próximo fin de semana libre en mi casa - dijo Aline

- Pero el próximo fin de semana libre es la segunda semana de Mayo - dijo Marcus, que estaba al lado de los chicos

- Pero aun queda la semana de pascua - dijo Andrea

- ¿Cuándo es esa? - preguntó Amanda

- La primera semana de Abril - dijo Andrea - es la semana en que terminamos el trimestre.

- Para eso falta mas de un mes - dijo Amanda - así que no hay de que preocuparse

- ¿Cuándo es la próxima fiesta? - preguntó Scott

- Creo que solo nos queda la fiesta de fin de año - dijo Marcus.

- Menos mal - dijo Roberto - si no terminaría con un grave daño hepático.

Así todos se fueron a dormir para comenzar al otro día el ritmo de las clases, ya que como era de esperarse los profesores comenzaron a preparar los exámenes de fin de trimestre, así que todos los alumnos se encontraban trabajando como locos para poder cumplir con cada una de las clases. Sobretodo Harry, que en artes oscuras y pociones vio incrementado sus deberes y no comprendía el por que.

Esa semana realmente tuvieron tanto trabajo que Harry pasó dos días sin dormir, claro que fue más porque aun le daba vuelta en la cabeza la actitud de Ginny, así que se demoraba en hacer los trabajos. Pero aun así conseguía realizar buenos trabajos, así llegó el día viernes y las clases fueron dadas nuevamente por Andrea.

- El profesor Jhonnes ha salido a ver una nueva excavación - explico la chica - por la que yo tomaré nuevamente las clases hasta su regreso.

- ¿Entonces que comenzaremos a ver? - preguntó Hermione- ya que el profesor dio a entender que comenzaríamos a estudiar una nueva clase de criatura.

- Estas en lo correcto - dijo ella mirando con recelo a Hermione

- ¿Por qué tienes tanto interés en las criaturas mitológicas? - preguntó Ron

- Porque si no te has dado cuanta - respondió Hermione - en los dos templos nos hemos enfrentado a criaturas mitológicas.

- Buena observación - dijo Harry - así que piensas que en el próximo nos podemos encontrar con otras de las criaturas.

- Exacto - dijo la chica - por lo menos funcionas un poco más rápido que Ron

- Oye - dijo el chico - por lo menos pense algo que nos salvo a todos

Este comentario lo dijo un poco mas alto de lo normal, así que varios de los compañeros de clases y Andrea escucharon las palabras de Ron, pero los chicos disimularon que solo estaban refiriéndose a los de la batalla contra Voldemort, así que no les hicieron preguntas.

- Comenzaremos a estudiar las arpías - dijo Andrea - ¿quién me puede decir que son las Arpías?

- Las arpías son criaturas híbridas - dijo Hermione - al igual que las medusas, a diferencia que tienen el cuerpo y alas de buitre, mientras que la cara es de mujer.

- Exacto - dijo Andrea - se cree que este ser habitaba en las montañas de Grecia, pero también se creer que existían en una isla de la polinesia llamada Isla de pascua, donde se conocían como Hombres pájaros.

- Pero según las leyendas de esa isla los hombres pájaros son con cuerpo de personas y cabeza y alas de pájaro.- dijo un chico de la casa del pegaso.

- Eso es correcto - dijo Andrea - solo que esa es la leyenda muggle de la isla, según los antecedentes de los magos de ese tiempo podrían tratarse de arpías, pero no se ha descartado la posibilidad de que se trate de otro tipo de animal mágico.

- Pero es mucha la diferencia entre lo que dicen lo muggles a lo que dicen los escritos de lo magos - comenzó a decir Hermione - ¿de donde sacaron que se trataban de las mismas criaturas?

- Eso es parte del estudio de la arqueolomagia - dijo Andrea - la búsqueda de la verdad a través de estudio de los acontecimientos. Pero ahora retornando a lo nuestro ¿quién me puede decir cual alguna características de las arpías?

- Que pueden volar a gran velocidad - dijo Hermione - y su garra son muy filosas a demás que tienen algún tipo de veneno.

- Otra vez en lo correcto - dijo Andrea - claro que debo agregar que sus ojos producen una ceguera temporal, mientras que de su boca pueden arrogar una sustancia que paraliza los miembros a lo que llegan, y sus gritos puedes provocar le desmayo de quienes los escuchan.

- ¿Todo eso esta en los mismos escritos o en distinto? - preguntó Hermione

- En el mismo - dijo Andrea - un viejo mago griego dejó un libro describiendo a estas criaturas, pero dijo que solo era posible encontrarlas en un solo lugar, y como ese lugar también es algo mítico, no se conoce su veracidad ya que murió antes de que pudiese decir el lugar exacto de ese sitio.

- ¿Qué lugar es ese? - preguntó Harry

- Un sitio llamado el templo del aire - contestó ella

Harry, Ron y Hermione se miraron mutuamente y vieron que por fin irían a unos de templos sabiendo por lo menos que enfrentarían, lo que les daría tiempo de prepararse, Andrea notó algo raro en la reacción de los chicos de la casa del fénix, y de pronto se le vino a la mente una pregunta que le había querido hacer a Harry desde hace un par de semanas, pero por diversos, motivos se le había olvidado.

- ¿Qué es el templo del aire? - dijo uno de los chicos de la casa del pegaso

- Es algo que veremos otro año - dijo Andrea - pero les puedo anticipar que el templo del aire es el supuesto lugar en donde se encuentra la llave del viento. Pero que es la llave y su poder en estos momentos no recuerdo - prosiguió para que no le hicieran preguntas.

- Entonces ¿Cómo pueden asegurar que el libro sea fidedigno?- dijo otro de los chicos

- Porque la mayoría de los libros de ese mago han sido comprobados - dijo ella.

Así pasaron el resto de la clase hablando de las arpías y de la veracidad de los relatos del viejo magos que las había visto. Harry, Ron y Hermione intentaban escuchar sobretodo acerca de las criaturas, pero el reto de sus compañeros estaba mas interesado en lo del templo del aire que en la existencia de la criatura, además que lo que no estaban interesados ni en el templo ni en la criatura estaban interesados en la llave del aire. Así la clase llegó su fin, pero antes de retirarse Andrea les pidió a Harry, Ron y Hermione que se les acercara, sacó un viejo libro y lo abrió en donde había un grabado de la llave del agua.

- ¿Recuerdas el amuleto que te vi después de Navidad? - preguntó la chica a Harry

- Claro que si - dijo Harry - pero te dije que era de Hermione

- ¿ Me lo prestarías ? - le preguntó Andrea a Hermione

- La verdad es que lo tuve que devolver - dijo Hermione

- ¡ Cómo ! - exclamo Andrea - pero ¿por qué ?

- Por que el destinatario de ese amuleto era otra persona - dijo la chica - el vendedor de la tienda se equivocó al envolverlo y le paso el amuleto a mis padres y mi regalo lo mando a otro lado ¿ por qué ? - preguntó Hermione

- Es que ese amuleto era idéntico al que aparece aquí - dijo ella

- ¿Y que se supone que es eso? - preguntó Ron de manera de parecer incrédulo

- Es la llave del agua - dijo la chica - se supone que es una de las cuatro llaves de poder que mantienen encerrados a unos muy peligrosos demonios.

- Pero no pueden ser reales - dijo Harry - ¿o si?

- Eso es lo que nunca se ha probado - dijo Andrea - pero como esta existen otra tres mas, cada una oculta en un templo distinto.

- Y uno de ellas esta en el templo del aire - dijo Ron

- Por lo menos le prestaron atención a la clase - dijo Andrea.

- ¿Y que tiene que ver ese amuleto en todo esto? - preguntó Hermione

- Es que nadie jamás ha podido hacer algo parecido a la llave, ni siquiera el arco - comentó Andrea - así que me parece raro que alguien lo haya podido logras ¿dónde lo compraron?

- En una tienda muggle - dijo Hermione - mis padres son muggles y no pueden entrar libremente a las tiendas mágicas, así que la compraron en una tienda e esoterismo muggle, pero no sé en cual

- ¿Podrías averiguar el nombre de la tienda - dijo Andrea

- Lo intentaré - dijo Hermione - pero no te aseguro nada, ya que mis padres aun están dictando conferencia y no les puedo mandar ninguna lechuza.

- Espero que se acuerden de donde la compraron - dijo Andrea - en verdad que me interesaría visitarla.

Después de eso los chicos se dirigieron a la sala común, no sin comentar mediante los ubicadores lo extraño que resultaba que hubiese un viejo libro que contuviera dentro de si los grabados de las llaves de poder, claro que no pudieron seguir conversando ya que apenas entraron en la sala común, Aline se acerca a Harry y le pide si la ayudaba con el trabajo de defensa contra las artes oscuras acerca de los hombres lobos y como defenderse de ellos.

Durante la cena, Aline solo habló de lo mucho que le habría gustado que el chico hubiese pasado el fin de semana con ellas en la casa de Rosa, ya que era muy bonita, además de que recordara que la próxima salida tendría que acompañarlos para la casa de Aline, entonces por primera vez Harry se dio cuanta de que no tenía idea de donde vivía la chica, así que la miro y le preguntó

- ¿En que país vives?

- Vaya - dijo la chica - veo que por fin preguntaste algo de mi vida

- ¿Cómo que por fin preguntó algo de tu vida? - dijo Harry

- He pasado casi todo el año a tu lado y jamas me has preguntado nada acerca de mi, en cambio a Amanda le has preguntado todo acerca de su vida ¿te gusta ella?

- Claro que no - dijo Harry - solo que como es algo misteriosa me llamó la atención. ¿Me vas a decir de donde vienes?

- Eso - dijo ella - vengo de Bulgaria

- Te puedo preguntar algo un poco más personal - dijo Harry

- Claro que si - dijo ella sonriendo como una niña a la que le están por entregar una sorpresa.

- ¿Realmente te gusto o soy solo un capricho? - preguntó Harry

- En verdad no lo sé - dijo ella - desde que supe que iría a Hogwart que esperaba verte, cuando te vi quería hablarte, pero nunca pude, así que pensé que no lo lograría, después en el torneo pude acercarme algo a ti, pero solo un momento, ahora te tengo cerca y puedo hablar contigo, pero siempre quiero más, quiero que me mires y me atiendas, quiero ser tu amiga y quizás algo más, pero si eres un capricho o no, no puedo responderte aun. ¿Te molesta mucho que este siempre a tu lado?

- Claro que no - dijo el chico - en verdad que me encanta tenerlas preocupadas de mi, me hacen sentir bien, pero me molesta que piensen que ando en algo raro, no puedo negar que a veces me gusta estar solo sin que nadie me moleste, ni siquiera Ron y Hermione.

- Lo sé - dijo Aline - pero hay algo que a mi realmente me molesta

- ¿Qué cosa? - dijo Harry

- Que he perdido ante los demás la dignidad de mujer que tenia - dijo ella - antes jamás habría estado detrás de un chico, es más, yo los rechazaba a mi gusto y jugaba con ellos como quería, y ahora mírame, tratando de conquistarte y lo único que he conseguido es que después de más de seis meses recién me preguntes donde vivo.

Así la cena hablando de varias cosas, ella fue muy sincera con Harry y le contó todo lo que le ocurría cada vez que lo veía, además de las cosas que tenia pensado hacer con su futuro, ya que como estudiaba arqueolomagia quería ser una de las mejores del mundo, además le contó lo mucho que le gustaba Camelot y lo bien que lo paso el año que estuvo en Hogwart.

- En verdad que lo pase súper bien - dijo ella - en Drumstang pasamos la mayoría del tiempo en el castillo a causa de la nieve y los pocos días que podemos salir son justamente cuando salimos de clases.

- Algo nos comento Víctor Krum - dijo Harry

- Víctor - dijo ella algo melancólica - era muy buen chico, algo tímido, pero en verdad que era agradable hablar con él.

- En verdad que no lo conozco mucho - dijo Harry - las veces que lo tuve cerca fue por asunto del torneo de los tres magos, y ahí solo me preocupaba de hacer bien la prueba.

- Lo que más me gustaba era verlo volar - dijo ella - en tierra sus movimientos eran algo torpe, pero sobre la escoba parecía volar por su cuenta.

- Lo sé - dijo Harry - lo vi en los mundiales.

- El próximo año comenzaran las eliminatorias - dijo ella - ojalá y lo pueda ver.

- Yo solo espero no perderme la final - dijo Harry

Así pasaron el resto de la tarde hablando acerca de quidditch, en donde Harry comprobó que Aline en verdad sabia mucho acerca de las tácticas de juegos, pero ella comentó que sobre la escoba era realmente mala, pero que le encantaba ver los partidos, sobretodo esos en que