Inmortalmente enamorada. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Prologo.

Existir infinitamente,

O con una duración indeterminadade tiempo:

Sus enseñanzas son inmortales yserán recordadas siempre.

Imposibilidad de morir: la inmortalidad del alma.

(*********)

Yo no pedí esto, pero sinduda estoy eternamente agradecida de ser lo que soy, puedo cuidar a mis doshermanos que son como remolinos y a mi madre que sin duda, es como una niña más.

Siempre vivípreocupada de si ellos podían lastimarse, de no poder llegar tiempo, de solodedicarme a ellos para que siempre estuviesen bien. La inmortalidad, sin duda, servíapara algo bueno.

 

Siempre estaría dispuestaa dar todo por ellos, mis dos hermanos que eran un torbellino, como los jinetesdel apocalipsis, mi madre que se portaba como una adolecente.

Pero sin duda eradiferente, siempre pensé que los vampiros no existían, pero ahora me miro alespejo y me doy cuenta de que son tan reales como las enfermedades. Era una vampiresaen todo su nombre, una vampiresa tan extraña, tal vez había más como yo o yoera la única anormal de este mundo.

Mis dos hermanos deseis años de edad, que eran gemelos, eran mi vida completa, Maximiliano y MathewBaxter, abreviados serian, Max y Mat.

Max y Mat eraniguales, pero sus cabellos los hacia diferentes, uno era castaño claro y elotro castaño obscuro, seis años y ya sabían cómo manejar un computador.

Mi madre, Azura de Baxter,tenía treinta años, era demasiado joven aun y por lo tanto se sentía como tal,una jovencita.

Yo, Nina Alexandrine Baxter,era la responsable de mantener esta familia a salvo, siempre cuidando de que estuvierantranquilos y felices, sin que se dieran cuenta de lo que ocurría afuera.

Y es aquí como empiezami vida inmortal, cuidando de mi familia.

[1] Forks.

Hoy viajábamos a un lugar más frio y másnublado, me quebré la cabeza para investigar a donde viajaríamos, mi mamá habíaaceptado mudarnos, claro, yo estaba a cargo de todo eso, la verdad es que eldinero no importa, en estos dos años, que no había cambiado nada, y tenía diecisieteaños eternos, me dedique a trabajar por las noches, claro, sin que mi madre sediera cuenta.

-¿Enserio tenemosque cambiarnos?- me pregunto Max, mientras Mat estaba a un lado de él.

-Sí, es necesario-les respondí, mientras mamá estaba guardando la ropa de los gemelos.

-¿Pero porquetenemos que ir nosotros?- hicieron pucheros.

Suspire mientras mehincaba poniéndome a su altura.

-Porque no los dejaríaaquí solos- sonreí mientras les hacía cosquillas, con mucho cuidado de no lastimarloscon mi fuerza vampírica.

Los cargue ambos mientrascaminaba hacia la salida, los subí a la camioneta para irnos al aeropuerto, leayude a mamá con las maletas, claro, mamá no decía nada por el hecho de que suhija era capaz de cargar cuatro maletas sin ninguna señal de fatiga.

Ahora se suponíaque tenía diecinueve pero mi edad en la que había parado de crecer habían sidolos diecisiete, mi mamá siempre estaba preocupada con eso de estar sonriendo, ademásde que jugaba mucho con mis hermanos, ellos eran mi vida completa, por esosiempre los cuidaba demasiado.

 

Aún recuerdo cuandoa mi madre la estaban a punto de asaltar...

-¡Deme todo lo quetraiga!- dos señores la habían acorralado en un callejón, ella había tardado demasiadoasique había dejado a mis hermanos en casa dormidos mientras ponía seguro a lacasa y salía corriendo olisqueando el olor de mi madre, la había encontrado enun callejón entre esos dos hombres.

-No me hagan nada,por favor- lloro mi madre, fruncí el ceño al verla así.

Ella siempre teníauna sonrisa en la cara y nunca dejaría que algo la hiciera llorar, era extrañoque ella llorara, siempre buscaba las cosas buenas de todo, nunca el lado malode nada.

Baje de la azoteade donde me encontraba y a velocidad vampírica derribe a los dos hombresdejando el paso libre a mi madre, ella saliócorriendo gritando un ¡Gracias, dios! y se fue, yo deje a los dos hombres fuerade la cárcel, junto con una carta con mi nueva letra cursiva.

Regrese a casa,mucho antes de que mi madre llegara, ella entro asustada y a la vez sonrientepor lo que había pasado, según ella tenía un ángel guardián, me conto todo y yosonreí mientras le daba un Té.

Después de ese díasiempre salía confiada de que su ángel la cuidaba desde donde sea que este, laverdad es que a veces no sabía cómo hacerle, los gemelos también hacían de las suyas, más de una vez los tuve que salvarde caer en una alcantarilla abierta, solo que ellos dicen que soy como súperchica, saben que tengo mucha fuerza y también saben que siempre los protegeré,pero no saben que en verdad soy un monstruo que en cualquier momento de desliz pudiera matarlos.

Cuando llegamos anuestro destino que era Forks les tendí las chaquetas y gorros a mis hermanos,mi madre se abrigo también, un taxi nos esperaba ya afuera del aeropuerto, nos iríamosa una casa que estaba en Forks, para parecer más humana en el taxi tuve queusar mi don, solo que tuve que abrigarme un poco más, me convertí en humana.

Nuestra casa nosesperaba de pie entre dos enormes arboles de pino, rodeada de césped y unbosque inmenso.

-¿Les gusta? Fue loque encontré en el internet donde quepamos los tres y además tiene calefacción,así que mamá, no tienes que preocuparte por congelarte- mi madre me sonrióagradecida.

-Gracias hija, aúnno sé cómo sacaste todo este dinero que hemos gastado-

-Ya te dije mamá,hice un plan de financiamiento a un empresario que me ofrecía una buena paga, asíque el dinero que me deposito en una cuenta especial para mí, preferí gastarlacon ustedes- "Además de que tenía que buscar rápido un lugar donde no me conozcany donde casi no salga el sol por mi condición vampírica" hable para mí.

Mis hermanossalieron corriendo, haciéndose bromas mientras corrían arrastrando con susmaletas, mamá y yo metimos las demás cosas, claro, tuve que convertirme envampira, siempre me ponía lentillas por si cambiaban de color mis ojos, mi madreentró primero que yo, así que yo cargué con todas las maletas faltantes como sicargara almohadas de plumas, claro, sin que nadie me viera.

 

Mis hermanosestaban felices de estar aquí ya, y mi madre la notaba también feliz, así queyo también estaba feliz.

[2] Los amigos demis hermanos.

Teníamos tres díasviviendo en este frio lugar, frio para mis hermanos y mi madre, aunque ellacasi no lo sentía y mis hermanos menos, mi madre se había conseguido un trabajoen una tienda, según ella la tienda pertenecía a los Ateara, una familia muyamable y que tenían un muchacho muy bien parecido, la verdad es que eso no meinteresaba a mí.

Un par de veces mimadre se llevó a los gemelos con ella, mientras yo me encargaba de poner seguraesta casa, el cuarto de los gemelos estaba blindado por cualquier cosa, de echotoda la casa estaba a prueba de vampiros, más de una vez intente hacerle daño ala casa por si acaso y no pasaba nada, solo se caía un poco la pintura ante elgolpe pero en segundo estaba como nueva, también había puesto unas cámaras enel cuarto de los gemelos y en el de mi madre, uno nunca sabia.

Creo que erademasiado protectora para mi gusto, pero la vida de mi familia era lo más importante, más de una vez intentealejarme de ellos, pero no podía, ya que el olor mío estaba con ellos yatraería a más de mi especie.

Cuando salía con mimadre o con los gemelos tenía que convertirme en humana, pero al menor ruido oamenaza yo me convertía en la vampiresa que era, al convertirme en humana miolfato y mi oído agudo quedaban, pero mi fuerza desaparecía, tenía tres dones,uno de ellos era convertirme en humana, el otro era un escudo y el tercero eraun elemento, manejaba el fuego a mi antojo.

Hoy mi madre estabatrabajando y me había pedido que llevara a mis hermanos a la playa, hoy enespecial no hacía mucho frio y algunos rayos de sol amenazaban con salir, sipor mi fuera me quedaba en casa pero también tenía que dejarme ver.

-¡Niños, si noestán listos en cinco minutos me iré sola!- les grite desde la planta baja.

Hoy tenía que salira cazar, me urgía hacerlo si es que no quería representar un peligro para mifamilia.

-¡Ya vamos!-

Bajaron corriendolas escaleras y saltaron hacia mí, claro, no lograron moverme pero los atrape.

-Les e dicho que nosalten así, se pueden lastimar-

-Está bien- mecontesto Max.

-¿Nos podemos irya? - Me dijo Mat.

-Queremos ver anuestros amigos- contestaron los dos.

-Dios, que coordinadosestán, son como los jinetes del apocalipsis- ellos rieron y corrieron a lasalida.

Sonreí al mirarlostan feliz, yo agarre mi abrigo y me lo puse, en un abrir y cerrar de ojos erahumana de nuevo, lo que no sabía era si cambiaba mi olor, tal vez si porque nome había dado ningún problema.

Caminamos hasta latienda que estaba cerca de la playa, que era donde trabajaba mamá, ella una vezme conto que un señor que visitaba de vez en cuando su tienda, le agradaba y yosolo rodaba los ojos, eso decía siempre y terminaba corriéndolos porque eranunos infieles de primera, siempre me daba cuenta yo de eso.

 

Los gemelos estabancorriendo, haciéndose bromas, cuando la tienda estuvo a la vista un olordesagradable me llego, ¿Por qué olía así? Era como a perro mojado, pero mucho másfuerte.

-¡Niños!- escuche ami madre gritar feliz, aun no entraba a la tienda.

-Hola mamá- lasalude.

-Cariño, que bueno que hayan llegado, mira,quiero presentarte al señor Billy Black- mi madre me señalo a un señor en sillade ruedas, el señor se me quedo mirando como si estuviera escrutándome.

-Mucho gusto, señorBlack- lo salude de lejos.

-Por favor, solo Billy-

-Claro- le sonreí.

-Billy, ellos dosson los gemelos, Maximiliano y Mathew, ella es mi hija Nina-

Los gemelos leestrecharon la mano y el señor Billy les sonrió haciéndoles bromas, el olor aperro venia del señor, claro, muy vagamente.

-Nina, cariño, ¿Quieres llevar a los chicos a la playa?- me pidió mi madre,claro, quería ligar, de nuevo.

-Claro, vamoschicos, despídanse-

-Adiós mamá, adiós Billy-

-Adiós niños-

Los gemelossalieron corriendo y yo con ellos, la mirada de Billy era penetrante, era comosi supiera algo de mí, no me puse nerviosa por nada pero tampoco me gustaba esesentimiento de que supieran más que yo.

Caminamos hacia laplaya, donde podía ver a lo lejos a muchachos corriendo y jugando con unapelota de playa, los niños corrieron riendo y gritándoles, parecía que los conocían.

Me acerquecautelosa, pero el viento soplo de la dirección de los chicos hacia a mí y el olor a perro me llego más fuerte,¡Rayos, ardía! Me quemaba la nariz.

Trate de respirarlo menos posible, pero cada paso que daba era un infierno, me quemaba demasiado,jamás había olido algo así, y creo que si tuviera mi parte vampírica activada,esto de plano me mataría, al menos me causaría algo de daño.

-Hola chicos, ¿Qué hacenaquí?- les preguntaron los muchachos más jóvenes que veía por aquí-

-Nuestra hermananos trajo, mamá le dijo que nos trajera-

-¿Tienen unahermana?- el segundo parecía mucho más interesado.

-Si, miren, ahí viene, ¡Nina, corre!- me grito Mat.

Le sonreí un poco ydiciéndole que ya iba, pero era una pesadilla cada paso.

Los podía escuchar,los escuchaba claramente a los cuatro chicos, esos dos que estaban enfrente demis hermanos eran solo dos de los demás chicos, más atrás de ellos seencontraban más personas jugando, eran otros cuatro chicos.

Cuando estuve cercade ellos, los dos chicos me miraron embobados, les sonreí a pesar del dolor queme estaban causando.

-Hola, chicos estaréen aquellas rocas, estaré haciendo unas llamadas- me aleje lo más rápido,respirando mejor, el aire me faltaba y esto era algo que odiaba cuando erahumana, pero no podía activar mi lado vampírico, tal vez sería peligroso.

Observe a lo lejoscomo mis hermanos jugaban con los dos chicos que no les había dado tiempo dedecirme sus nombres, esos dos que estaban con mis hermanos, fueron a hablar conlos otros cuatro que estaba jugando, todos dirigieron sus miradas hacia a mí, sentíaque ardía, ¿Por qué me miraban tanto? Si, tal vez porque al ser humana seguía atrayéndolos,la belleza de una vampira.

 

[3] Elcazador resulto siendo cazado.

El día había pasadorápido y yo había dejado a mis hermanos en su cuarto y a mi madre en la casa,ahora cada quien estaba durmiendo, los gemelos compartían cuarto pero tenían supropia cama, mi madre dormía pacíficamente, y yo me aseguraba de que siemprefuese así.

Ahora estaba yo enel balcón de mi habitación, mi pantalón de mezclilla negro y unos botinesnegros también, mi sudadera color negro con gorra larga, unos guantes y unagorra de lana color negro.

Siempre trataba decubrirme muy bien, nunca sabia con qué o quién me iba a topar, no quería quenadie supiera que era yo, no si yo podía evitarlo, solo dejaba salir a lavampira que era yo cuando cazaba, ahora que pensaba tenía que hablar con mimadre, algunas veces desapareceré, no siempre, pero al menos cuando allá sol,ella empezará a sospechar el día que le dé un no rotundo cuando me pida saliren medio del sol, aunque también puedo sobrevivir ya que me puedo convertir enhumana.

Brinque de mibalcón hacia la tierra húmeda del patio trasero de mi casa, que estaba directoa al bosque, me asegure de que mi familia dormía y también me asegure de quenadie estuviese en casa, tenía dos años siendo lo que soy, y había descubiertocosas, como que soy muy rápida, muy fuerte e inmortal, cuando era humana y mecortaba solo me convertía en vampiro y mis heridas desaparecían.

Había practicadocon mi fuego y también con mi escudo, aun no sabía que tanto serbia pero unavez me había topado con alguien que era más o menos como yo, pero eradiferente, sus ojos rojos y siempre vampiro, me dijo que no podía saber sobremi pasado.

Esa persona fue laque me convirtió en esto, pero yo jamás quise seguir la dieta que tenía esevampiro, yo no quería matar humanos, no, porque yo había sido uno de ellos,solo mataba animales, y la carne se la llevaba a mi madre, claro, que ellajamás se daba cuenta.

Jamás pensé quesería fácil, al contrario, siempre dije que fue difícil, cuando me convirtió enesto que soy ahora, me aleje de mi familia llamándoles desde un teléfonopúblico, diciéndoles que había conseguido un trabajo donde me necesitaban unassemanas, en esas semanas aprendí a controlarme un poco, la sangre humana eratentadora, pero poco a poco fui apagando esa sensación, ahora solo bebía lasangre de animal cada fin de semana, o cada que lo necesitaba.

Cuando regrese a micasa aún era vampira, pero al tocar la puerta y el temor de que mi madre vierala diferencia o el que yo atacara a mi madre y hermanos me aterrorizaba, asíque cuando mi madre abrió la puerta sentí un cosquilleo en todo mi cuerpo,cuando ella me abrazo gritando que me extrañaba, fue cuando lo sentí, lacalidez de mi madre y lo suave de su piel, sintiendo como mi corazón que habíadejado de palpitar empezó de nuevo, ahí fue cuando descubrí que podíaconvertirme en humana a mi antojo.

 

Sacudí mi cabeza unpoco para poder concentrarme en mi caza, tenía que hacerlo rápido para nolevantar sospechas y después sería como cada que cazaba, quitar la piel delanimal, cortarlo y después ahumarlo, y entonces lo llevaría a casa.

Emprendí mi carreraalejándome de casa, dejando a tras a mi madre y hermanos dormidos, dejándolos segurospor si algo mal pasaba.

No conocía esteterritorio y lo que había visto en los periódicos, algunas veces aparecían animalessin sangre, tal vez había más personas como yo, que cazaba animales para nolastimar a los humanos, lo extraño era que yo no los había visto u olido antes,no sabía dónde encontrarlos, tal vez si empezara olisqueando e pueblo porcompleto o algo así diera con ese vampiro o esos vampiros.

Llegue a un lugardonde estaba alejado de cualquier civilización, donde estaba seguro para podercazar.

Olisquee el aire y encontréa mi presa, deje salir a mi predador que estaba dentro de mí, se me hacía aguala boca con el olor de sangre, la sed la tenía a tope, ahora que tenía a mifuente de alimento a algunos unos centímetros.

Me escondí detrás deunas rocas, pero manteniendo a la vista a mi presa, un cervatillo que se veía delicioso,paladee y espere unos segundos más, decidí que ya era hora de alimentarme, me agazapey salte desde las rocas, pero nunca imagine que me pasara esto, pensé que me habíametido a la mente del cervatillo, pero no fue así, algo me había envestido alaire y tumbado, ahora me mantenía prisionera debajo de él.

Lo mire, era unenorme lobo color arena, ellos no podían existir, era imposible, irreal,inexpresable.

¿Pero quién era yopara decir que es lo que existe o que no? ¿No era acaso yo, un presente de loque existía en este mundo? Yo era el ejemplo perfecto para decir que ese enormelobo era un ser mitológico, ¿Habrán vacas enormes acaso? Tal vez si hay algunosanimales así de grandes podría satisfacerme fácilmente.

Lo avente lejos demi poniéndome de nuevo mi gorra y tapando la mitad de mi rostro, me aleje dellobo poniéndome a una altura considerable de un árbol, el lobo me miraba, fruncíel ceño al ver que el lobo tenia mirada humana, ¿Era normal? Era como si estuviesepensando algo, como si estuviese concentrado en algo.

El lobo rasgo supata en la tierra y gimió, ese acto me dio algo de risa, ese animal tan enormeme miro con ojos brillantes cuando reí.

Que animal tanextraño.

(*****)

Era simplemente tanmaravillosa, ¿Cómo podían pensar que alguien como ella fuese una máquina dematar? Era hermosa, maravillosa, buena, linda, ¿Ya dije que era hermosa? En realidadera demasiado hermosa.

Rasque mi pata enla tierra, señalando que bajara y gemí como un cachorro, ella rio ante mi acto patéticode hacerla entender que jamás le aria daño, su risa era tan hermosa, como unarisa de bebé, mucho mejor que eso, era perfecta toda ella, aunque no viera susojos por completo, podía notar un cierto brillo debajo de esa gorra que letapaba la mitad de su rostro, sus hermosos ojos se mantenían en las penumbras ¿Porqué me interesaba? No lo sabía, pero sabía que algo me había atado a ella parasiempre.

 

-¡Maldito animal,te imprimaste de una chupasangre!- grito mi hermana en mi cabeza.

-¡Esto es un error!-

-¡Suficientetenemos con Jacob!-

-¡Esto no puedepasar!-

-Te imprimaste,felicidades-

Las voces de todosfueron invadiendo mi mente, habíamos captado un olor en las líneas de nuestrasmanadas y la de los Cullen, habíamos salido a verificar de quien era, pero fuiyo quien se topó con ella, fui yo el afortunado de cruzarme en su camino.

-Adiós- me dijo suhermosa vos regalándome una sonrisa irónica y salió corriendo, yo no pude hacernada al respecto más que solo quedarme de pie y estático, escuchando en ecotodas las voces de los chicos.

[4] Humanlove.

Estúpida.

Que estúpida fui aldejarme atacar por un enorme lobo, ¿Acaso no era yo más fuerte que eso? En talcaso, ¿Por qué no me hizo nada ese animal?

Mi casería se habíafrustrado y ahora tenía sed, ahora lo mejor sería salir a las afueras deWashington, tal vez pueda cazar mástranquilamente y así poder saciar mi sed en su totalidad. Cuando llegue a casa,me había quedado en mi balcón pensando lo que había pasado, un enorme lobo quehabía salido sin previo aviso y me había derribado, a pesar de ser mil vecesmás fuerte que él.

Tendría que decirlea mi madre que saldría a verificar sobre algunos trabajos y que estaría fuerapor algunas horas, no podía estar mucho en presencia de mi familia sin elpeligro existente que era yo.

Me metí y serré laspuertas, entre a mi cuarto y Salí bajando a la sala, donde escribí una notadejándola en la mesa, Salí de casa y corrí lo más rápido que pude, eran lascuatro de la mañana así que aún tenía tiempo para antes de que amaneciera, asíevitaría a toda la gente mirona.

Aun en mi mentetenía esa mirada del lobo, una mirada tan humana y cálida, era extraño,totalmente extraño.

Me dedique a micasería para poder llegar pronto, estaba segura de que cuando llegara, mi madreme daría un par de tareas hogareñas.

(*****)

Cuando llegue acasa los gemelos estaban gritando, correteando por toda la sala, en un abrir ycerrar de ojos mi parte vampírica la escondí dejando salir a una débil humana.

-Chicos, si nodejan de correr sufrirán un accidente-

No me hicieron casopero ambos rieron, corrieron escaleras arriba y se escuchó como reían ysaltaban, me encantaba el espíritu tan noble de ellos.

-Mamá, ya hellegado- salude entrando a la cocina, de donde salía un olor a waffles.

-Qué bueno cariño,¿Cómo te fue? ¿Encontraste algún trabajo que te agrade?- le sonreí mientras letendía el trapo de mesa que buscaba.

-No, de echo meofrecieron uno pero
era una miseria la paga, ya sabes, como decía el abuelo
-

-
Para ascender hayque tener poder, lo se hija, tu abuelo siempre quiso lo mejor, por eso jamás seconformó con trabajos simples, pero a mí me encantan-

 

-Mamá, por ahora notenemos necesidad de trabajar, pero si es lo que quieres puedes hacerlo,siempre y cuando seas feliz, por cierto, eso me recuerda, ¿Qué hay con el señorBlack?- la sonrisa que mi madre me dio me dejo ver todo.

-Es un hombreadorable, ¿Sabías que tiene un hijo de tu edad? Por cierto, esta noche nos invitóa ir a cenar a su casa, Sue Clearwater y sus hijos irán también, así tú podrías,no sé, relacionarte con hijos- tosí un poco con el waffle que se me estabaatorando.

-¡Mamá!- la mire horrorizada.

-¿Qué? Es justoavergonzar un poco a mi hija después de que ella hizo lo mismo- ella rio y yome ruborice, algo que a veces odiaba de mi parte humana.

-Oye mamá,cambiando de tema, ¿Puedo preguntarte algo?-

-Claro, lo que quieras-

Mi madre dejo el sarténen la estufa y se limpió las manos con el trapo de mesa, me prestó atención, meacomode un poco en la mesada, antes de entrar me había quitado los guantes y la gorra además de haberme quitado lasudadera y arreglarme decentemente.

-Si te dijera que
yo no soy una chica normal, que no soy lo que aparento, ¿Qué me dirías, o quepensarías?- agache la mirada y después la mire, esperando una respuesta.

Ella pensó bien laspalabras y después me sonrió.

-Te diría que, eresmi hija, y no importa si en vez de tener dos ojos tienes cuatro o si, eres comosuperman, no importa que tan rara o extraña te digas, siempre serás tú, mi hijaNina, la misma que cuando era pequeña, lloraba cuando llovía y había unatormenta-

La abrase ante suspalabras, eso era lo que quería saber, que me quisiera a pesar de todo, despuésde la cena tendríamos hoy, tendría que contarle todo a mi madre, no podíaseguir mintiéndole, no a ella.

Después de habercomido y ayudado a mi madre, ella se fue a la tienda mientras pasaban lashoras, los chicos se quedaron en casa arreglando su habitación, ya una vez quemi madre se fue yo me convertí de nuevo en vampira, mis hermanos jugaronconmigo un rato y después empezamos a arreglarnos, ellos se ayudaban entre sí,yo me fui a mi habitación para cambiarme.

Me puse un pantalónde mezclilla, unas botas de lana cafés, una blusa de color caqui, y unachaqueta de color café con gorra de lana, mi cabello lo traía suelto y enrulos, me puse una gorra tejida de color azul rey, mi cabello pelirrojo erahermoso, y la verdad es que había cambiado un poco desde que me convertí.

-Chicos, ¿Estánlistos?- entre en la habitación.

-Sí, ¿Te dijo mamála hora?- me pregunto Mat, quien ayudaba a peinar a Max.

-Si, de hecho, sino nos apuramos llegamos tarde, lla noes espera en la tienda y de ahí nosvamos-

-Okey, ¿Nosllevamos suéter?- pregunto Max.

-Claro, a no serque sean inmunes al frio- reí para dejarlos solos.

Baje las escalerasfijándome en el celular móvil, tenía un mensaje de Noah, un amigo que habíaconseguido después de mi conversión, él era como un hibrido, era mitad vampiroy mitad humano, según él, tenía ya los doscientos años, pero seguía aparentandolos diecisiete años.

 

Era muy lindo, élme había ayudado, claro, siempre en la obscuridad para que nadie se dieracuenta de su existencia, decía que yo era un fenómeno de vampiro, siempre reíacon eso, el jamás había visto a un vampiro convertirse en humano, solo híbridosy el conocía muy poco de eso, su historia es corta, me la resumió, mato a sumadre cuando nació y su padre vampiro fue matado igual cuando él tenía diezaños cronológicos, así que él está vagando por el mundo solo.

El mensaje erasencillo, solo quería saber cómo estaba y diciéndome que pronto vendría avisitarme.

Le conteste unsimple, "Estoy muy bien gracias y claro, aquí te espero" los chicos bajaroncorriendo las escaleras, se parecían mucho, solo que lo que los diferenciabaesta noche eran sus chaquetas, Max tenía una chaqueta de lana color azul acuadros, y Mat tenia de color rojo con negro a cuadros también.

-Listos, puesvámonos- les sonreí.

Salimos de la casay los hice subir a la camioneta, era una minivan, era la de mi madre, estaba algo vieja ya y nole podía decir que tenía dinero como para comprarle un carro mucho mejor queesto, conduje hasta donde estaba la tienda, mis hermanos me estaban haciendopreguntas, a pesar de ser muy pequeños eran muy inteligentes.

Cuando llegamos adonde estaba mi madre ella se subió y me dejo conducir, ella estaba másnerviosa que nada, sus manos estaban echas nudo entre sí, su pie derecho lo movíaprovocando un ruidito muy estresante.

-Mamá, te juro quetodo saldrá bien, no tienes de que preocuparte-

-Cariño, es laprimera vez que me doy la oportunidad de conocer a alguien que no sea tu padre,no desde
-

-Lo sé, pero sé quemi padre estaría muy feliz de verte feliz, solo date la oportunidad de serfeliz, ¿Quieres? Todo saldrá bien- ella asintió.

Me indico en donde podíaencontrar la casa del señor Black, mi madre se puso a pedirles a mis hermanosque se comportaran, y eso era una tarea difícil ya que ellos no sabían lo quesignificaba quieto.

Cuando llegamos leasegure a mi madre que no tenía nada raro en la cabeza ni en su cara, queestaba preciosa, bajamos y por primera vez mis hermanos fueron tranquilos, yobaje después, asegurándome de estar lo más normal posible, mis ojos seguían igual,de echo solo cambiaban cuando tenía sed, mis ojos eran verdes miel, pero cuandotenía sed se hacían de un café más obscuro hasta llegar a negro.

Cuando llegue hastadonde estaba mi madre y mis hermanos vi cómo se quedaban mirando ella y Billy, sonreíal mirarlos, el amor humano, ¿Yo lo sentiría algún día? ¿Había perdido esaoportunidad cuando me convirtieron en esta cosa monstruosa? Solo pedía que no,cuando me convirtieron me habían quitado mi vida, yo solo podía ser humana unascuantas horas, ya que si duraba más de lo debido la sed se apoderaba de mí y meempezaba a sentir más débil.

-Pero pasen, pordios mis modales- Billy nos sonrió.

-Buenas noches Billy-

-Nina, que bueno esverlos de nuevo-

-Claro que sí, digolo mismo, además tengo que cuidar a mi madre, y debemos de tener una charla,¿No crees?- me puse seria, él se puso nervioso y rio un poco torpe.

 

-Yo
claro, cuandoquieras, es
- me compadecí del pobre viejo nervioso.

-Tranquilo Billy,es broma, solo cuídala mucho ¿Quieres?- le pedí, sonriendo amablemente.

-Pero claro, no sediga más-

Me adentre a lacasa de Billy, era muy bonita y acogedora, a pesar de ser muy sencilla y de unsolo piso, me gustaba esta casa, era preciosa.

-Mi hijo no tardaen llegar y la señora Clearwater también llegara en unos minutos con sus hijos-explico Billy.

-Creo que somos losprimeros- le dije yo sonriéndole.

-Claro, pero siéntense,¿Quieren algo?- se movió con su silla de ruedas por el saloncito.

-Ah no, tranquilo-

-Yo sí, quieroagua- dijo Max.

-Bueno, sale aguapara el caballero-

Mis hermanos se sentíana gusto con Billy y mi madre también, Billy se notaba buen hombre.

Se notaba que le teníaun cariño a mi madre, el amor humano, que bonito.

[5] Eres tú.

Mi madre y Billyplaticaban con los gemelos y yo solo miraba la ventana de la casa, dondealgunas pequeñas gotitas de agua se resbalaban.

La puerta seescuchó y yo serré la cortina mirando la puerta, Billy fue a abrirdisculpándose con mi madre. Una señora ya algo mayor con una bandeja enorme enmanos entro sonriendo y abrazando a Billy, mire a mi madre que miraba algocelosa la escena, rodee los ojos, mi madre podía ser muy infantil a veces.

Detrás de ellaentro una chica con una piel preciosa de un rojizo brillante, su cabello cortoy era alta, mucho más que yo, era preciosa la chica, después entro otro chico másalto que la chica con piel rojiza también, este traía una camisa de mangascortas y un tatuaje se le notaba, la chica también traía uno.

Después de ellosque entraron saludando entro un chico con unas bolsas en manos, era más bajoque los dos primeros pero era mucho más alto que yo, era precioso, sentía algo dentrode mi revoloteando, mi corazón latía tan fuerte que estaba segura de que loescuchaban, el chico me miro a los ojos, sus ojos eran preciosos y brillantes,eran como si le hubieran puesto diamantina, y todo a su alrededor era como sile hubieran puesto luces detrás de él, era como un ángel, además de que olía exquisitamentedelicioso.

Las bolsas que traíaen sus manos se le cayeron, mis pies se movieron automáticamente hacia el ayudándolecon ellas, cuando se las tendí una sonrisa apareció en sus labios contagiándomede ella.

-Aquí están- le hable.

-Muchas gracias- suvoz era tan masculina y grave pero aun así era preciosa, ¿Por qué me encantabatodo de él? ¿Qué tenía el que me maravillaba?

Escuche comocuchicheaban y tuve que parpadear, pero era algo más fuerte que yo, sentía la necesidadde estar con él, de platicar con él, de conocerlo más.

-Creo que ya conocistea Seth, él es mi hijo, Seth cariño, dame las bolsas- dijo la señora que había entradoprimero, ¿Ella era su madre? Pues le daba gracias por haber hecho a un hijoprecioso.

 

-¡Nina, mirapastelillos!- grito Mat quien venía seguido de Max. Corrieron hacia a mí y memostraron que ambos traían pastelillos de chocolate en las manos, eran mis favoritos.

-Ahora voy chicos-les sonreí cariñosamente para después mirar Seth, quien también me miraba embelesado.

Ellos salieroncorriendo mientras mi madre, Billy y Sue caminaban hacia la cocina hablandosobre la comida, Jacob y Leah, como me habían dicho que se llamaban cuando mepresentaron, se me quedaban viendo, pero Leah era la que más.

Me senté en uno delos sofá que estaba más cercano a la ventana, por primera vez despegue mi vistade Seth, Sue había llamado a Seth para que fuera a ayudarlo, se me hizo tantierno cuando se fue refunfuñando, pero algo aquí andaba mal, jamás me había puestoasí con nadie, y a pesar de ser humana por ahora sentía el olor de la sangre deSeth y se me hacía agua la boca.

Salí de la casapara poder hacer una llamada, tenía que llamar a Noah para preguntarle qué eslo que pasaba, deje que Jacob y Leah siguieran hablando de sus cosas en elpequeño salón mientras yo salía y me alejaba lo más que se pudiera para quenadie me escuchara.

Saque mi celular móvily marque el número que me había aprendido de memoria hace muchos meses atrás.

-¡Nina, que buenoque marcas!- la voz de Noah no había cambiado nada.

-Noah, ¿Cómo estás?-

-Muy bien gracias,por cierto, el mensaje que me mandaste era una caca, ¿Cómo se te ocurre soloescribirme eso?-

-Ya lo sé, perodejando eso de lado, quiero decirte que me está pasando algo extraño- la voz deNoah había cambiado de diversión a seriedad.

-¿Qué pasa?-

-Hoy conocí a unchico, es el hijo de una amiga del enamorado de mi madre, ese chico
lo vi y suolor se me hizo irresistible
-

-¿Lo mataste?-pregunto sin más.

-¿Qué? ¡No! ¿Qué demonioste pasa? No creo que pueda hacerle ningún daño, escúchame, cuando lo vi me sentíatraída hacia él, además de que a pesar de que ahora soy humana huelo su sangrey se me hace agua la boca y
-

-Dios, Nina, hasencontrado a tu tua cantante.-

-¿Qué diablos eseso?- pregunte confundida.

-Es cuando unvampiro encuentra a su pareja, su sangre canta para ti, es irresistible peor ala vez no puedes tocar su sangre, porque eso conllevaría hacerle daño y tú nopuedes hacerlo-suspire.

-Oh mierda- melamente, había escuchado eso de la tua cantante un par de veces en las "Clases"que me daba Noah cuando estaba recién convertida, ahora estaría para protegerloa él, genial.

-Si no me ocupas más,creo que tendré que colgar, estoy a punto de agarrar un avión hacia Brasil-

-¿Brasil?- pregunteinteresada.

-Nina, nos hanestado buscando, y creo que sabes de sobra quien, adiós-

El sonido de que habíaterminado la llamada la escuche en la bocina de mi celular móvil, sentía como palidecíaal darme cuenta de que no estábamos completamente seguros aquí, al menos no mifamilia.

 

Ahora tendría queproteger a mi familia y a la persona que ahora era mi vida, si algo le pasarayo moriría junto con él y eso significaba arrastrar a más personas conmigo.

Entre a casafingiendo que sonreía, cuando anunciaron que era hora de la cena, Seth se sentójunto a mí, le sonreí pero estoycompletamente segura de que se había dado cuenta de que algo andaba mal no podíameterlo en mis cosas, al menos no ahora. calculadora de dias fertiles

Hoy llegando de lacena tendría que contarle a mi madre, tal vez así ella este más segura, aunqueestando en la casa yo me sentía un poco más tranquila, solo un poco mástranquila ya que estaba blindada y a prueba de vampiros.

[6] No soylo que aparento.

Cuando llegamos acasa mis hermanos se fueron a su habitación muertos de cansancio, hoy habíaentablado conversación con mi futuro hermano, haciendo bromas de comoterminaríamos siendo hermanos, también había hablado con Seth, era demasiadodivertido y muy tierno e inocente para mi gusto, a pesar de que apenas teníados años de convertida me había metido hasta lo más profundo del estiércol, habíadescubierto cosas y otras aun no pero estaba a punto de descubrir.

-Mamá, ¿Podemoshablar?-

-Claro, dime- ellase sentó en el sofá dejándose caer, se notaba cansada, pero no podía aguantarmás.

-Mamá, tengo unsecreto que debo contarte, quiero que lo tomes con calma y principalmente,quiero que siempre recuerdes que los quiero y siempre los protegeré- hable yoponiéndome delante de ella, metiendo mis manos en mi chaqueta.

-Habla hija, meestas poniendo nerviosa-

Tome un respiro,ahora que era humana si podía respirar y me era necesario, también sentía sed apesar de ser humana, creo que estaba abusado de este lado y mi lado vampírico pedíaser liberado.

-Mamá, recuerdasque hace dos años desaparecí por una semana, ¿No?-

-Sí, pero medijiste que fuiste a hacer un trabajo que
-

-Bueno mamá, quierodecirte que esa semana no hice ningún trabajo, esa vez que desaparecí por unasemana fue porque me estaba controlando, yo
fui convertida en un vampiro, el díaque Salí de casa era de noche y tuve que atravesar un callejón, un vampiro meataco pero solo me convirtió y no me mato, ahora soy un vampiro, ¿Por qué creesque solo salía cuando era de noche o cuando estaba nublando en donde vivíamosmamá? Es porque soy vampiro, pero puedo ser humana de nuevo, es un don, asícomo tengo otros dos, fui yo la que te rescate de esa vez en el callejón, eltipo que te quería asaltar yo lo aleje de ti, soy un vampiro, siempre los hecuidado, incluso cuando Max estaba perdido yo lo encontré, mamá, soy un vampiropero soy tu hija-

Había sido tandirecta que la respiración mía era tan fuerte, no había dejado que mi madre meinterrumpiera por miedo a arrepentirme, había sacado todo y había confesado loque era.

Mi madre se paródel sofá y camino hacia a mí, ahora que era humana ella podría darme unabofetada y así ella no se lastimaría y además, ahora si lo sentiría, pero en vezde que me diera la bofetada ella me abrazo, me abrazo con mucho cariño.

 

-Mi niña, debistede haberlo pasado tan mal, ¿Verdad? Sola con este problema y con la carga deprotegernos a nosotros-

-Mamá, no son unacarga, yo les cuido porque quiero y son lo más importante en mi vida- solloce en su hombro.

-Tranquila mi niña,te dije que siempre serias mi hija y ahora sabiendo que me tienes confianza, tevoy a querer mucho más de lo que ya te quería, siempre te voy a apoyar en loque hagas cariño, eres mi hija-

-Gracias mamá- mesepare de ella sonriéndole, serré los ojos un poco y después los abrí.

-Estas fría, y tusojos
-

-Ahora soy unvampiro, así es como me veo- le sonreí avergonzada. - El estar mucho tiemposiendo humana me
bueno, me da mucha sed después- voltee a mirar a otro lado-

-¿Y matas humanos?-su mirada era de terror.

-No mamá, tranquilaque jamás he matado nada humano, solo bebo la sangre de animales, es así comosobrevivo, ¿Porque crees que siempre teníamos carne en el refrigerador?- lesonreí.

-¿Has sido tú?- sumirada era de
la verdad ya no sabía ni de que era.

-Si mamá, nodesperdiciaría la carne de un animal, ¿No? Es comida humana, igual, como quierayo también la como-

-Eres rara cariño,pero aun así te quiero-

-Mamá, yo también tequiero, quiero decirte que saldré a
-

-¿A beber? Creo quees una buena forma de decirlo ¿No?-

-Si- reí un poco. -regresare temprano, creo que tienes muchas preguntas y también necesitasdescansar, duerme tranquila que andaré cerca para por si pasa algo-

Ella solo asintió yse fue a su habitación.

Creo que lo aceptode mejor manera, no fue como yo lo esperaba. Salí de mi casa rumbo a cazaralgo, tenía sed pero no era tanta como para quedarme uno o dos días fuera decasa, además, no podía darme el gusto de que alguien me vea, Seth había dichoque vendría a casa para salir a pasear a la playa, sería como una prueba a miauto control, si estaba todo el día con el me sería más fácil acostumbrarme.

[7] La otra cara del mundo.

Cuando regrese acasa todo estaba tranquilo, eran las siete de la mañana de un sábado, así quepodría ver un poco de televisión antes de ir a cambiarme para esperar a Seth.

Primero me duche ydespués me cambie, hoy era un clima entre nublado y bochornoso, pero aun así elviento se sentía algo fresco, así que me puse un pantalón de mezclilla y unablusa de tirantes blanca con una camisa de botones a cuadros de color azul,haciendo que mi piel pareciera de porcelana, me encantaba a veces mi piel, peroa veces se salía de lo normal.

Me puse unosconverse blancos y me deje mi cabello suelto hacia un lado, baje lentamente lasescaleras y me fui directo a la cocina, y empecé a preparar el desayuno paralos gemelos y para mi madre, yo estaba completamente satisfecha, había cazadoalgo lleno de sangre y muy calientita.

Empecé a prepararhuevos con tostadas y mermelada de fresas, también prepare una jarra de jugo denaranja.

 

-Buenos días hija-entró mi madre con su pijama a la cocina.

-Buenos días mamá,¿Los gemelos ya han despertado?-

-Están a punto dehacerlo, nunca pasan de las ocho por las caricaturas esas del demonio que ven-

-Solo esentretenimiento para niños, mamá-

-Bueno, como sea,¿Has llegado temprano?- ella empezó a poner los platos en la mesa.

-Sí, dije quecazaría rápido y regresaba, ahora menos que nunca tengo que estar aquí-susurre.

-Aún se me hacealgo raro que digas que fuiste de casería, ¿Y porque dices que ahora más quenunca tienes que estar aquí?- rayos, me había escuchado.

-Mamá, allá afuerahay mas como yo, pero no son como yo, yo si me puedo controlar con ustedes perootros se alimentan de humanos, no aguantarían estar enfrente de ustedes, hayvampiros malos como buenos, así como personas buenas y malas, un vampiro maloanda tras de mí, es por eso que hemos estado viajando, pero ya e decidido queno escapare más, prepare la cas apara que fuera un fuerte para ustedes aquíestarán seguros, la casa es aprueba de vampiros
- tire un puñetazo con todasmis fuerzas a la pared - ¿Vez? No pasó nada, solo se caería la pintura y unpoco el sementó, pero nada más, estarán seguros aquí mamá, no les pasara nadalo prometo-

-No quiero perder ami hija-

-Se cuidarme sola,además no estoy sola, tengo un amigo que es un hibrido, es mitad humano y mitadvampiro, el caza animales así como yo, de echo él fue quien me ayudo a miautocontrol cuando me convertí-

-¿Seth vendrácierto?- mi mamá me cambio de tema, sabía que no quería pensar que suprimogénita muriera para siempre.

-Sí, ¿Cómo losabes?- ella sonrió mostrándome su celular móvil.

-Sue me marco ydijo que le habías agradado a Seth, además de que me pregunto si tendría algoque hacer hoy, ella vendrá a casa para enseñarme unas cosas en la cocina, comolos postres-

-Oh, típico de lasmadres, quieren ponernos en vergüenza a nosotros los hijos- dramatice, ellasolo me aventó una toalla a la cara pero mi rapidez era tal que la atrape alvuelo.

-¿Le dirás a Seth?-

-Tengo que hacerlo,mi naturaleza lo ha escogido a él y es algo muy fuerte, mucho más que un amorhumano, no puedo tenerlo en peligro así que, le contare hoy mismo y después eltendrá que elegir, pero siempre lo estaré cuidando en las sombras, no puedodejar que nadie lo lastime-

-¿Porque dices quetu naturaleza lo escogió?- mi madre se notaba interesada, me senté en elbanquito de la barra de cocina.

-Cuando un vampiroencuentra a una persona importante, cuando esa persona se hace su vida, sucorazón latiente, su luz, se le llama tua cantante, eso significa que su sangrecanta para mí, su sangre se hace irresistible para mí, pero nunca podría probarsu sangre ya que eso lo lastimaría y jamás podría hacer nada que lo lastime, esalgo inevitable, es
inexplicable- le sonreí soñadoramente.

-Suena hermoso,pero a la ves aterrador-

-Lo es-

La puerta empezó asonar, sentí la presencia y olisquee, olía a Seth.

 

-Ya me voy mamá,Seth ha llegado-

-¿Es él? ¿Cómo losabes?- como respuesta solo me toque lanariz.

Le di un beso a mimadre despidiéndome y caminando hacia la puerta, cuando la abrí encontré a Sethcon el ceño fruncido pero después sonrió.

-Buenos días, ¿Ellegado muy temprano?- me pregunto él.

-Buenos días, y no,está muy bien esta hora, ¿Te apetece ir a la playa para platicar algoimportante?-

-Claro- suentusiasmo me contagiaba.

Caminamos hasta laplaya platicando de que mi madre y su madre habían estado platicando hoy en lamañana, sus mejillas se tornaban obscuras de vergüenza cada vez que le decíaque nuestras madres insinuaban que hacíamos bonita pareja, era tan adorable yhermoso.

Nos sentamos en laarena de la playa, al ser aun temprano para las personas normales la playaestaba sola, así que podría hablar tranquilamente con Seth, pero me daba miedode lo que pensara.

-¿Y qué es loimportante?- sus sonrisa me desarmaba tal punto de que se me iban las ideas.

-Yo
bueno, ¿Quépensarías si te digo que el mundo tiene dos caras?- me miro sin comprender.

-No entiendo-

-Sí, ¿Qué pensaríassi descubres que existen seres mitológicos?- se puso rígido.

-No existen-

-¿Y si existen? Seth,si te digo esto es para que tomes una decisión antes de seguir saliendo juntos,sé que tenemos un día de conocernos y bueno, siento que me es suficiente-

-¿Decisión de qué?-

-Seth, existen losvampiros, y como prueba de ello, yo soy una de ellos- su cuerpo rigido y sumirada obscura se había transformado a sorpresa, me miraba a los ojospenetrando mi alma, buscando si lo que decía era mentira.

-¿Es una broma,cierto?- menee la cabeza.

-¿Por qué no huelescomo ellos?- me pregunto, pero parecía no estar en este mundo.

-¿De qué hablas?¿Oler como ellos?- esta vez pregunte yo confundida.

-Sí, ese olor dulzónque tienen y
¡Mierda! Tú no sabes lo que soy, ¿Verdad?-

-Creo que no, sinos vamos a poner sinceros será mejor decirnos toda la verdad- el asintió.

-Yo soy un metamorfo, soy un lobo, nosotros
cazamos vampiros y los matamos, hay un clan devampiros cerca de aquí con quienes tenemos un acurdo, ellos son civilizados yno hacen daño a los humanos, se alimentan de animales, ellos tienen ojos decolor dorado, y huelen demasiado a dulce, tanto que quema la nariz, pero hayquienes tienen los ojos de color rojo, eso significa que se alimentan dehumanos, son a ellos quienes matamos-

-Entiendo, ahoraentiendo porque me dices que si huelo diferente, es que yo tengo un don, puedoconvertirme en humana, pero no por mucho tiempo ya que la sed se apodera de míy tendría que ir cazar, ahora soy humana porque
no quería llamar la atención-

-¿Sabías que losvampiros no pueden entrar a la reserva?- me miraba con un brillo.

-No, pero ahora yono soy vampiro, soy una humana más-

 

-Necesitamos hablarcon los demás, ellos no pueden tocarte, así que estarás segura-

-No podrían hacerlosi lo quisieran- le sonreí.

Me habíasorprendido con la facilidad que Seth había aceptado lo que era, no parecíasentir repugnancia hacia a mí ni nada de eso, me sentía de cierta forma mássegura y tranquila con él, así que ahora nos tocaba ir a contarle a los demás,solo esperaba que me aceptaran, y si no lo hacían pues
no sabía cómo hacerlepero de Seth no me alejaban si él no me lo pedía y aun así, si el me lo pedíayo no me alejaría dejándolo solo, ahora menos que nunca.

[8] Achilles heel.

Ya habían pasadounas semanas desde que todos o casi todos se enteraron de lo que era yo, algunosse alteraron a tal grado de que querían atacarme pero Seth me protegió, Jacob,después de unos minutos el me acepto y dijo que confiaba en mí, y ahora todosme aceptaban, algo que me tenía totalmente confundida era que habían dicho queno dejaban entrar a vampiros a la reserva y a mi si me dejaban entrar, solo queyo por precaución y para facilitarles las cosas a ellos, me convertía enhumana, aunque me costara ir a cazar ese mismo día.

También Seth y yonos dimos cuenta que ya nos habíamos topado antes, cuando el lobo color arenase me echo encima, me pidió disculpas de muchas maneras y al contrario deenojarme me divertí con eso.

Les explique mis donesy como me habían convertido, además de que también les explique lo que estabapasando, dijeron que yo no estaría sola, que siempre me apoyarían y la verdades que eso me sonaba mejor de lo que yo esperaba.

-¿Así que ya noestas estudiando?-

-Bueno, he decididoperder un año, pero ahora me lo estoy pensando mejor, no lo sé- le sonreí antela dulce mueca que estaba haciendo.

-Seguro que sabrásque hacer, yo no puedo estudiar aun porque no sé si pueda controlarme del todo,con mi familia me controlo ya que me he acostumbrado, pero no puedo estar muchotiempo siendo humana- mire apenada hacia el bosque.

-Eres muy fuerte, apesar de que tenemos poco de estar tratándonos sé que eres una chica fuerte, ademáscuando eras neófita estuviste con tu familia, y nunca los lastimaste, tienesuna fuerza de voluntad impresionante-

-Gracias- le sonreí.

Estábamos caminandopor el bosque, hoy quería cazar algo y Seth se había ofrecido a acompañarme, alprincipio me había negado rotundamente, era peligroso ya que cuando cazaba perdíatodo mi control y podía lastimarlo y nunca me perdonaría lastimarlo.

Era tan cabezotaque derrotada le die que sí, no podía negarle tampoco nada, él era mi talón de Aquiles,era mi debilidad.

-¿Estás listo?- lepregunte sonriente. Había mirado unos segundos al frente y cuando gire paraverlo ya era ese precioso lobo color arena.

El gruño divertido,me dio unos toques con su hocico y yo reí divertida, nunca pensé que estaría así.

Salí corriendo porel bosque y Seth me seguía, era tan rápido como yo, pero aun y así era un poco másrápida, habíamos acordado que yo daría caza a un animal y que le sedería acarne a él, me había confesado que para satisfacer al lobo interior comía carnecruda algunas veces, así que hoy yo le ayudaría con eso, así no desperdiciabaal pobre animal.

 

Me prepare para darcaza a mi presa, Seth se mantenía un poco más atrás de mí y pendiente de mismovimientos, olisquee el aroma que estaba y escuchaba cada sonido, escuchabalos latidos del corazón de Seth, además de que olía a canela y a menta, el olorde Seth, se me estaba haciendo agua la boca, en un movimiento rápido saltesobre un bicho que no era muy grande pero tampoco muy pequeño, era perfecto parasatisfacer.

Bebí con rapidez lasangre del bicho, sintiendo como la sangre resbalaba por mi garganta, eraplacentero, la verdad nunca había probado la sangre humana, y no quería hacerlo,ya que mi familia y la persona que más me importaba eran humanos, así que noaria eso.

Cuando terminelimpie con el dorso de mi mano una pequeña gotita que estaba en mi boca, mire aSeth quien me miraba expectante, estaba a unos pasos de mí.

-Puedes comer lacarne, y espero que sea pronto, como me he terminado la sangre no creo que duremucho fresca- el lobo color arena se acercó pasando por un lado de mí yagarrando al bicho, lo fue desgarrando enfrente de mí, era tan tierno a pesarde estar comiéndose a un bricho que yo, minutos antes, había matado.

Él era mi obsesión,mi luz, lo mire sabiendo que mis ojos brillaban tanto como si me pusiera allorar en cualquier momento, Seth me miro, sus ojos me penetraron el alma, eratotalmente adorable.

"Hermosa"

Me llego de repenteese pensamiento, me sorprendí.

-¿Qué?- pregunte sorprendida, ¿Los lobos hablaban? Estabacompletamente segura que había escuchado la voz de Seth en mi cabeza. - Seth,creo que te he escuchado en mi cabeza, di algo, lo que sea-

"¿Qué digo? ¿De quéhabla?" Lo escuche de nuevo en mi mente,sonreí emocionada.

-¡Seth, te escuchoen mi mente! ¿Es normal eso?- pregunte confundida.

El meneo la cabezay yo me acerque a acariciarle detrás de la oreja.

-Creo que esto medice que estamos echo el uno para el otro, estamos más unidos de lo quepensaba- bese su frente peluda.

Mi pequeño talón deAquiles, estaba segura que si alguien lo tocaba, yo mataría a ese alguien sinpensarlo.

[9] Enemigas.

Hoy era sábado, mesentía tan feliz ahora que podía ser yo misma con estos chicos y con mifamilia, mi madre ya no me hacía preguntas y además de que siempre estaba conel padre de Jake, claro, mi madre se llevaba a mis hermanos con ella.

Hoy nos tocabasalir a la playa con los chicos, mi madre saldría a pasear con Billy a Port Ángeles, queríancomprar algunas cosas, mis hermanos se quedarían conmigo.

-¿Listos chicos? Sethno tarda en llegar para ir a la playa- les dije mientras veía como metíancomida en una canasta-

-Si, solo queríamosmeter algo de comida para los chicos, ¿Sabias que comen mucho? - me pregunto Matt.

-Saben por quécomen mucho, creo que está bien que les lleven comida- les sonreí saliendo de la cocina, fui a lasala para buscar las llaves.

 

Aun pensando en elgran descubrimiento que habíamos echo, entre Seth y yo podíamos comunicarnos, habíamoscomprendido que estábamos demasiado conectados, de mi parte por ser mi tuacantante y de su parte por yo ser su imprimación.

La puerta sonó yfui a abrir.

-Hola- sonreí almirarlo tan radiante.

-Hola-

-Pasa, mis hermanossiguen metiendo comida, la verdad creo que se quieren llevar el refrigeradorpor completo- le dije divertida.

-Sabes que aunquese lo lleven en menos de dos minutos ya no abra nada, aunque creo que no estábien que se lleven toda la comida- me miro algo pensativo.

-No te preocupes,mañana iré a comprar más comida, además estos niños mientras tengan carne paracomer es mejor, y eso yo se los facilito- le sonreí.

-Nina, ya estamoslistos- mis hermanos llegaron con una canasta llena de comida, ambos la cargaban.

-Bueno, vámonos-les quite la canasta de sus manos, mi condición vampírica me facilitaba todo,aunque Seth me la quito a mí, yo negué divertida.

Caminamos por lascalles de la reservación, haciéndonos bromas y hablando de cómo había sido su día,al menos la parte que estuvo haciendo sus cosas, me dijo que había visto unos catálogosde unas escuelas, pero algunas estaban en Seattle, le dije que yo le ayudabacon eso, ya que yo venía de ahí.

Cuando llegamos ala playa, me debatía entre convertirme en humana o ser vampira, pero Seth alver mi dilema en mi rostro, muy amablemente me ayudo.

-Creo que así estasbien, ya los chicos están acostumbrados a convivir con vampiros, además de laschicas, creo que no dirán nada, además eso evita que te sientas mal, ¿No?-

-Un poco, ya que meda más sed de lo normal, creo que he estado abusando de ese don- le sonreíapenada.

La verdad eracierto, me estaba dando más sed de lo normal, antes podía aguantar doce horassiendo humana ahora solo aguanto la mitad, pero la sed se hace insoportable ytengo que salir corriendo para no lastimar a alguien y alimentarme.

-Ya era hora de quellegaran, pensábamos ir por ustedes- nos hablo Collin en broma, yo reí.

-Creo que elretraso es culpa de mis hermanos, querían traer todo el refrigerador-

-Andando chicos,hemos preparado una cancha improvisada para jugar
- empezaron a hablar Colliny Brady, quienes se llevaron a mis hermanos.

-Vamos, todo estarábien- asentí hacia Seth quien me daba una sonrisa tan hermosa.

Ambos fuimos adonde estaban los demás chicos junto con sus respectivas parejas, mepresentaron a las que yo no conocía, una que otra me miraba mejor que otra, unade ellas solo me miraba pero no decía nada, la chica de Jake, Nessie, ella me habíacaído súper desde el momento que nos habíamos visto, me platico que su familia tambiéneran vampiros, además de que ella era mitad vampiro y mitad humana, me erainteresante además de que le dije que yo conocía a alguien como ella, que eraquien me había cuidado en mis primeros meses de ser neófita.

Todos hablábamoscomo si me conocieran desde hace mucho, me hacían bromas y yo los seguía, masde una vez Seth y yo nos juntábamos y hacíamos mini guerras contra algunas deesas parejas, haciéndonos bromas constantes.

 

Todo estaba tanbien hasta un par de chicas llegaron hasta donde estábamos, eran amigas de unade las improntas de los lobos de Embry, su impronta se llamaba Karina, ella era la queno me miraba con muy buenos ojos.

-Hola chicos, ¿Comoestán?- saludaron ellas, eran solo dos, una de ellas usaba gafas y se notaba mástranquila pero la otra se notaba que era una coqueta por no decir que era unapronta.

-Hola- contestarona unisonó, solo que Seth estaba a mi lado discutiendo sobre las"migajas" de las salchichas. - Sara, Rubí, tiempo sin verlas- lessaludo Karina a sus amigas.

-Pasábamos por aquíy decidimos venir a visitarte, además queríamos saber porque nuestro querido Sethnos abandono tan de pronto- me tense cuando dijo "nuestro querido" Sethquien tenía una de las salchichas en la boca empezó a toser como loco por lacausa de que se estaba ahogando.

-Chicas, Seth ya noes de ustedes, mejor dicho, Rubí ,Seth ya no es tuyo- la voz de Karina eraburlona, Embry le daba suaves toques al ver mi reacción, yo miraba hacia dondeestaban mis hermanos jugando con Collin y Brady, sabía que me estaba enfadando.

-¿Quién me lo haquitado?- bufe.

Me pare de dondeestaba pasándole el plato de salchichas que, hace unos momentos le estaba dandoa Seth, pero ahora yo quería salir de ahí.

-Ella, la que seacaba de parar- cuando Karina dijo eso Embry se tapo los ojos con las manos y Nessiemiraba reprobatoriamente la escena que estaba pasando, los chicos miraban entredivertidos y a la vez esperando que yo hiciera algo malo, como saltarles a layugular.

No le hice caso y empecéa caminar, pase por un lado de esas dos, aunque la que tenía el nombre de Sarayo no tenía nada con ella, ya que ella solo se mantenía al margen.

Rubí me paró enseco cuando tomo mi mano, yo era una vampira y la verdad es que lo que hizo queme parar en seco fue que ella me tocara, yo estaba helada.

-Así que tu eres laque me quito a mi Seth, se nota que las zorras están al por mayor- apreté mis puños, si ella no se callaba yo no podríacontrolar mucho mi coraje.

Respire hondo parapoder hablar y mi voz que salió me gusto, era tranquila y divertida.

-Me dices a mizorra, cuando tu nombre parece de puta barata, además, yo no te quite nada Sethno era tuyo, jamás lo ha sido- sonreí de lado.

-¡El es mío, el mebeso hace unas semanas y estuvimos a punto de hacer el amor!- lo grito a todo pulmón,mire a los chicos que tenían sus bocas abiertas, Karina me miraba divertida, Sethestaba rojo y mis hermanos miraban la escena.

Decidí hacer algo,me convertí en humana y la mire amenazadoramente, me acerque tanto a ella que sentíasu miedo. Le solté una bofetada.

Fui a donde estaba Seth y me agache tomando surostro, lo bese con pasión y él me siguió, introduje mi lengua en su boca y soltéun suave gemido cuando él me correspondió, sin querer me tuve que alejar unpoco, lo mire a los ojos y mire el brillo en ellos.

 

Mire de nuevo a rubíquien ahora estaba roja de la ira tocándose la mejilla.

-Que te quede claroalgo, lo que él hizo o estaba a punto de hacer hace una semana me da igual,ahora yo estoy con él y créeme es mejor que no te acerques a él, puedo ser muypeligrosa si quiero, ¿Entiendes?-

Me senté en laspiernas de Seth y este me abraso, sentía que me miraba con amor, devoción, elno me quitaba los ojos de encima.

-Si, vete, aléjatede aquí nadie te quiere zorra resbalosa- salió mi hermano Max gritando y Mat lamiraba divertida.

-Ustedes que semeten, estúpidos niños- aventó a Max y el callo en la arena, sentí como setensionaban los chicos, Seth trato de retenerme entre sus brazos pero ensegundos ya estaba enfrente de ella estampándole mi puño.

-¡Que sea la últimavez que los todas, porque yo misma te matare!- gritaba a todo pulmón yo.

[10] ¿Porqué?

-¡Que sea laúltima vez que los tocas, porque yo misma te matare!- gritaba a todo pulmón yo.

Me había lanzadoencima de la estupida de Rubí, ¿Cómo se le ocurria tocar a mis hermanos? Laestaba golpeando con todas mis fuerzas, humanas claro, ella gritaba que ladejara, en un descuido ella se volteo y yo quede debajo de ella, ella fue laque me golpeo pero yo siempre tenia Ases bajo la manga, ademas de que ella ya mehabía sacado sangre, mis hermanos estaban algo asustados y las chicas gritabanque nos separaran, decidi que era hora de que me convirtiera en lo que soy de verdad, en segundos era vampira ya, ellaal estampar su puño en mi cara grito de dolor.

Yo sonrei, laempuje con cuidado haciendola caer y me levanté, me agache sonriendo enseñandomis dientes.

-Que sea la últimavez que tocas a mis hermanos, como te dije, puedo ser muy peligrosa, no quieroque te acerques a mis hermanos y tampoco a Seth, el es mío- su mirada estabaasustada y me miraba atentamente.

-Eres un demonio,deberían matarte, los chicos son
- la mire escrutándola mejor, se notaba queella sabia cosas, que sabia el secreto de la tribu.

-Sé lo que son yellos saben lo que soy yo, ahora con mas razón aléjate de mi y de lo que merodea- amenace.

Ella sin decirnada se fue, me pare y mire a mis hermanos quienes corrieron a abrasarse a mí,suspire cansada.

-¿Están bien?-asintieron- Escúchenme bien, quiero que sea la última vez que se meten en una peleamía, en alguna discusión de mayores, cualquier cosa, ¿Entienden?-

-Si- dijeron al unisonó.

-Vayan a jugarcon Collin y Brady, pronto nos iremos a casa- ellos asintieron y corrieron.

Mire a donde se habíanido, cuando estuve totalmente segura que ellos ya no me escucharían me voltee ymire a todo, ellos me miraban a mí, pero la sonrisa tan descarada que me daba Karinadesde los brazos de Embry me saco de mis casillas.

Camine hastadonde estaban ellos, Embry se removió inquieto apretando mas a Karina entre susbrazos y tensándose, Embry era mi amigo, obvio que no le aria nada a su novia.

-Karina, que seasnovia de mi mejor amiga no te quita que me caigas mal y también te lo digo ati, jamás te aria algo que pusiera en riesgo tu vida pero
no soy muy paciente,así que no te acerques a mí ni a mis hermanos y tampoco quiero tenerte cerca deSeth
porque no parare hasta defender lo mío, no me agras y sé que no teagrada, solo por Seth y Embry estoy conviviendo en paz en tu presencia-

 

-A mi no me dasmiedo, chupasangres- ella se paro y me enfrento, dios, tener dosenfrentamientos era agotan te, y más cuando tu no podías luchar con todas tusfuerzas.

-A mí tampoco medas miedo humana, pero puedo hacer que te de miedo- sonreí enojada, de esassonrisas que te salen muy hipócritamente.

-Nina, no creoque tengas que llegar a esto- la voz de Embry me hizo saber que estabadispuesto a meterse conmigo si yo le hacía algo a su novia.

-No Embry, sé queno tengo que llegar a esto pero ten en cuenta que ella fue la que empezó todo,y tú no le dijiste nada-

-¿Qué querías quele dijera? No podía meterme- lo mire con el ceño fruncido.

-No te podíasmeter cuando ella es la que tira la piedra, pero si yo la tiro te metes,¿No?- el dio un paso a mí, Seth se levantóy se dirigió a mí.

-Es mi novia- gruñí.

-Por ser tu noviadejas que tire su veneno de víbora hacia a mi cuando yo no le e hecho nada, nisiquiera la conocía, ¿Qué, acaso le gusta Seth y tiene celos?- no podía parar,no cuando querían humillarme, no era de esas.

-¿Qué dices?- lavoz de Embry se levantó un poco.

-Pues se enojapor nada, estoy con Seth, ¿Esta celosa?- sonreí de lado.

-¡Eso nunca, yoamo a Embry!- salto Karina gritándome, se puso enfrente de Embry y mirándomefuriosa.

-Pues te enojastanto conmigo que solo das a entender eso- hable tranquilamente.

-¡Porque te odio!¡Odio que tengas la atención de todo! ¡Ojala te mueras!- bufe rodando los ojos.

-Estoy muerta, moríhace dos años, puedo ser humana sí, pero yo estoy muerta, ¿Quieres que te lo demuestre?- di un paso a ella enseñándole los dientes.

Embry gruño y lahizo a un lado, el me dio un empujón que
casi no me movió, solo que fue mas miimpresión que nada, Seth me hizo a un lado empujando a Embry, ambos se mirabantan furiosos claro, sus dos improntas estaban en medio, ¡Dios que espectáculo!

-¡Tócala de nuevo yte mato Embry!- grito furioso Seth.

-¡Que ella no se acerquea Karina porque no respondo!- grito Embry, ahora lo que menos quería es queellos siendo amigos se pelearan por nuestras culpas.

-Seth, es mejor quenos vayamos
chicos, lamento mucho esto, lo siento tanto- los mire a todos, laschicas me miraban sonriéndome de lado disculpándose, Nessie fue la que se acercoa mí.

Toco mi mejilla e imágenespasaron en mi mente.

-Sí, pasare hoy enla noche a tu casa, primero necesito ir a dejar a mis hermanos y necesito ir acazar- hable rápido, sabiendo que ella me escucharía y los chicos, pero laschicas siendo humanas no.

-Mi familia quierehablar contigo, todo estará bien- asentí mirándola, ella me comprendía.

 

Mis hermanos ya habíanllegado hasta donde estábamos nosotros, se habían puesto a meter nuestrascosas, les deje la canasta de comida y agarre las cosas como bolsos, tome delas manos a mis hermanos y camine.

-Yo voy contigo-hablo Seth.

-Y yo, prefieroestar de lado de las chicas vampi que las víboras
¿Bienes Jake?-

Me siguieron Jacob,Nessie, mis hermanos y Seth, Karina estaba que echaba chispas, Embry trataba deconsolarla, pero no había ni sol que la calentara.

Hoy tenia que ir ala casa de nessie, tal vez me quieran conoser o saber que tipo de vampira erayo que se podia convertir en humana.

[11] LosCullen.

Y estaba aquí,enfrente de un gran clan que me hacían estar a la defensa, jamás pensé que habríanmucho como yo, todos ahí presentes me miraban esperando un movimiento en falsoy así atacarme o hacerme algo, pero yo también tenía mis dones, y eso lo notabacuando un chico de pelo cobrizo me miraba intensamente y yo sentía un suave pinchazoen mi cabeza, yo me removía un poco incomoda.

Papá, creo queella es inmune como mamá le hablo Nessie, ¿Papá? Pero si ese vampiro se veíade la misma edad que Nessie.

Lo noto, me estádando jaqueca de solo intentarlo

Hola, me llamo Alice,creo que aquí nadie presentarse como se debe me saludo una vampira menuda deojos dorados, sus ojos eran hechizantes, los de todos, pero a mí no me haciatal efecto.

Me llamo Nina,creo que ya Nessie les abra dicho de mí

Si, hablaba tantode ti que pensábamos que estaba enamorada de ti hablo uno más alto y muymusculoso.

Tío Emmet le miromal Nessie.

¿Qué? se encogióde hombros.

Los mire a todos denuevo, escrutándolos con la mirada y grabándolos en mi mente.

Me llamo Carlisle yella es mi esposa Esme, ellos son nuestros hijos adoptivos, Alice y Jasper, Rosaliey Emmet, Edward y Bella, y ella es Nessie hija de Edward y Bella, creo que aella ya la conoces asentí.

Mucho gusto atodos, creo que será mejor ir al grano, mis hermanos y mi madre está sola encasa, además Seth tiene que ir a patrullar mire a Seth quien estaba a mi ladotomando mi mano y me sonrió.

Solo queríamossaber sobre tu condición, Nessie nos dijo que podías convertirte en humanatodos me miraron expectantes.

Si, es uno de misdones

¿Dones?

Manejo el fuego,tengo un escudo físico y mental y puedo convertirme en humana, solo que no pormucho tiempo, después me da mucha sed, como hoy, no podía lastimar a laimpronta de Embry así que me fui, un pequeño problema les dije.

Si, Nessie nosconto lo sucedido, solo queríamos saber sobre tu condición, solo eso asentí.

Lamento no quedarmemás tiempo, pero mi familia está sola me disculpe.

Espero prontoverte por aquí me dijo Bella, la madre de Nessie.

Claro, pronto los visitareles sonreí y los despedí saliendo de la gran casa con la mano de Seth aferradaa la mía.

Salimos caminandotranquilamente, el caminaba mas pesadamente, un poco encorvado y yo caminabaderechamente, no podía evitarlo.

Lo que paso hoy enla playa
empezó el.

No fue culpa tuya,de hecho no me interesa lo que dijo Rubí, pero lo que me molesto fue el hechode que tocara a mis hermanos

Si
pero merefiero a lo del
beso me pare, estábamos en medio del bosque, lo mire condulzura.

¿Qué tiene elbeso? le sonreí de lado.

Bueno, queríasaber si
lo que dijiste fue de verdad me miro apenado y sus mejillas obscurasse ruborizaron demasiado.

No le conteste perolo empuje suavemente al árbol detrás de él, me apegue a él y lo bese condulzura y cuidando mi fuerza, tal vez podría lastimarlo sin querer.

¿Eso contesta tupregunta? le sonreí.

Tampoco me contestopero me beso, ahora era muy feliz, creo que lo que teníamos nosotros dos eraalgo total mente mágico y que jamás tendría fin.

Inmortalmente enamorada. - Fanfics de Harry Potter

Inmortalmente enamorada. - Fanfics de Harry Potter

Sus enseñanzas son inmortales yserán recordadas siempre. O con una duración indeterminadade tiempo: O con una duración indeterminadade tiempo: Existir i

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-inmortalmente-enamorada-1736-0.jpg

2023-02-27

 

Inmortalmente enamorada. - Fanfics de Harry Potter
Inmortalmente enamorada. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/140210
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20