La dificil vida de Luna Lovegood - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Me cuesta mucho integrarme a este grupo... ¿Sera porque son todas chicas geniales? ¿Coquetas? ¿Que tienen que yo no tenga? No lo se, pero no me gusta sentir que soy duistinta a las demas, o como me definen algunos... rara..
Ayer salí de mi habitación para ir a comer, unas chicas me miraban y se reían de mi... me gritaron: "Oye rara, lindos aros" y se hecharon a reir. Me sentí mal, pero si lo demuestro, seguiran molestandome, así que voy a finjir que no me molesto...
Mamá me enseñaba a sobrevivir a estas situaciones, y ahora que no la tengo, debo seguir adelante sola, pero... ¿Como voy a hacerlo? No tengo amigos que me ayuden, pero tal vez, si conozco a alguien que me entienda, todo cambiara... o al menos eso espero, guardo las epseranzas de que todo cambie... pero: ¿Quien iba a decir que me llamarían rara porque me gustan los blibbers maravillosos? ¿Y por qué no quieren creer que existen los Snorkacks de cuernos arrugados?
Quiero ver a mi mamá, y contarle todo esto, quiero que me ancoseje, y me ponga en mi camino, en el camino correcto, la necesito, es increíble que la extrañe tanto, pero me siento sola, y nadie me ayuda... ¿¿Que voy a hacer??
En este momento ya tengo que bajar a comer... no quiero que me miren, prefiero evitarme todo eso...Pero ¿Que voy a hacer?
Mejor dejo de pensar en esto... Me lebante de la cama, y salí de la habitación, antes de salir miré hacia todas partes... no había nadie en la sala común de Ravenclaw: Que suerte...
Comenze a bajar las escaleras una a una, por el camino me encontre a Cho Chang, me dio mucho odio que me haya señalado y se haya reído de mi con sus amigos: Si supiera que yo se que su padre cría heliopatas para el ministerio no se reiría de mi.
Me siento muy frustada con estas cosas, lo peor es que no puedo hacer nada... tengo solo 14 años, y estoy como atrapada...
-¡Hola! -me saludó Ginny mas allá. Me acerque a ella rápidamente: Me cae muy bien.
-Hola Ginny -la salude. Odio mi voz, quisiera tener la voz potente de Ginny, en lugar de este tono de perdida.
-Hola Luna -saludó Ginny.
Pude ver que mas allá estaba su hermanos mayor: Ronald Weasley... es tan lindo, pero muy sarcástico e indiferente, supongo que eso lo hace algo mas lindo, pero es obvio que esta enamorado de Hermione Granger. No me animo a hablar con él. Si me llama "rara" no lo resistiré...
Un chico paso tras mi, y me tiró del cabello, cuando ya estaba lejos, me gritó:
-¡¡¡LOCA!!!
-¡¡¡Ven y dicelo aquí inutil, veras como te...!!! -claro que eso se lo contestó Ginny... quisiera tener su caracter, y poder defenderme así, pero no me sale.
No estoy loca... solo que se algunas cosas que los demas ignoran, y eso provoca esos comentarios...
-En fin -Ginny me sonrió. Es muy guapa-. ¿Bajas con nosotros?
-Claro -sonreí tratando de imitar su sonrisa, pero no me salen bien... creo que eso me da un tono raro, cierto aire de perdida... odio ese aire.
Mientras bajamos, projuré reirme a carcajadas de cada chiste que Ronald decía: Creo que lo estoy haciendo bien... ¡¡¡Creo que al fin le voy a agradar!!!
-Y tu Luna... -Ronald me miró fijo-. ¿Y esos aros?
No debía ruborizarme, mejor buscaba una respuesta rápida e inteligente.
-Bueno, a mi me gustan -dije desesperada.
Entonces noté que le susurraba a Harry Potter:
-Ahora se porque le dicen Lunática Lovegood...
Creo que me dieron ganas de llorar, por suerte habíamos llegado, corrí a la mesa de Ravenclaw, y me sente sola: No quiero oír mas comentarios... no estoy loca, no soy loca... no soy rara... no es cierto... y que Ronald lo haya dicho confirma todas mis sospechas: Todo Hogwarts cree que soy rara... no tengo amigos... estoy sola.




nota: ¡¡¡Bueno!!! espero que les este gustando!!! y dejen sus reviews para saber si vale la pensa seguirlo o no :)No estoy loca... sé mas cosas que las demas personas... lo juro, si estuviera loca, no creo que el sombrero me hubiese mandado a Ravenclaw ¿Verdad? Por que si me mandó, es porque tengo mucha inteligencia.
Mamá también fue a Ravenclaw. Ella siempre decía que una inteligencia sin límites es el mayor regalo de un hombre. Eso le dije a los amigos de Ginny, creo que los dejé impresionados. Y estos aros me los enseñó a hacer mamá. Siempre hacia aros, era una actividad que me gustaba mucho, tambien la imité... los hice yo, no se por que creen que son ridículos, pero yo se que son lindos...
El error universal de la gran mayoría de los hombres, es que su mente esta límitada, y no pueden creer mas allá de lo que ven. Hermione Granger es muy inteligente para los hechizos y esas cosas, pero su mente está muy cerrada a las "posibilidades exteriores" creo que eso la molesta, y por eso aveces es algo dura con migo, pero trato de ignorar esos tratos, es lo que debo hacer... ¿Verdad?
Ahora no tengo sueño, no podría dormir pensando en lo que Ronald Weasley dijo de mi, estoy acostumbrada a los malos tratos, pero creí que yo... tenía la idea de que yo le caía bien... no se por que lo creí... no puedo ser amiga de una persona que me llama loca, no porque a mi me molesta, si no porque siento que molesto a los demas.
No me gusta ser una molestia...
no soy rara...
no estoy loca...
Cerre los ojos con la esperanza de poder dormir y olvidar lo que cualquier persona haya dicho de mi en todo el día... es otra cosa que debo hacer, cada noche, tengo que olvidar lo que haya pasado, o se acumulara en mi, y ya no lo aguantare, creo que la única cosa que me costo mucho olvidar, fue la muerte de mi madre, y cada palabra que me haya dicho. Crecer sin padres, o sin madre practicamente lo cambia todo: Los sentimientos, los pensamientos, y la forma de ver el mundo. Hoy en día nada me parece lo suficientemente terrible, porque ya viví lo mas terrible, y me parece que debo seguir adelante, mi madre no desapareció, estoy convencida de que algun día volveré a verla... guardo una lebe esperanza en mi corazón, allí en lo mas profundo donde nadie vaya a descubrirlo...
Por ahora debo dejar de pensar... mañana tengo clases, y necesito dormir...


Desperté con el sol dandome a los ojos. Las chicas de mi habitación seguían durmiendo: Me gusta despertar temprano y oír el silencio... es algo muy curioso, es la única hora en la que no me siento atrapada... es mi hora favorita de todo el día...
Me prepare para bajar a desayunar, pero antes, trate de absorver todo lo que me rodeaba: Quiero disfrutar todo esto al máximo, es un lindo sentimiento...
A esta hora hace frío, pero hay sol, y el cielo esta decidiendose por la lluvia o si quedara todo despejado... durante la mañana, es todo un mundo de deciciones sobre lo que pasara en el día, y ya luego son todas sorpresas... creo que por eso me gusta tanto.
Creo que los demas siguen durmiendo, todos. Baje las escaleras, y solo vi a Harry Potter dirigirse a toda velocidad hacia la lechucería. Mas tarde, vi que Cho Chang iba con un regalo... creo que hoy es el cumpleaños de su madre.
Me gustaría poder enviarle un regalo a mi madre de vez en cuando, o resivir una carta de ella, felicitandome por mi esfuerzo, o algo por el estilo: Las cosas que guardo en lo mas profundo de mi corazón, las aprendí de ella, y el resto de papá, siento que debo agradecerles por haberme hecho una persona tan inteligente.
Aunque pasé varios cumpleaños sin mamá, el próximo año cumpliré quince: El cumpleaños mas importante, y ella no estará para precenciarlo. Cuando pienso en eso me pongo tan triste... pero hay cosas con las que uno debe cargar solo: Es una especie de trabajo, una especie de peso que me tiene preparada para cosas que los demas no saben...
Pienso... que si tubiese amigos sería mas fácil... podría hablar con alguien, y sentirme liviana, no se... es lo que muchas chicas hacen...estan tristes, hablan y luego las veo felices...
Me senté en el solitario salón. Como era la única aún no estaba hecho el desayuno... bien, puedo esperar. Oí una voz alegre bajar por la escalera: Era Ginny Weasley, con un enorme grupo de amigos. Tiene muchos amigos, y no es raro: Es extrovertida, inteligente, valiente, juega muy bien Quiditch, y es muy guapa... la mayoría quieren ser sus amigos.
Tube que mirar hacia abajo: Ginny se dio cuenta de que estoy aquí. Me hubiera gustado estar rodeada de amigos para no sentirme tan sola... y para no reforzar la idea de los demas de que estoy loca.
Volví a mirar hacia la mesa: Ginny se había parado y se dirigía a mi... me ruborize un poco: No soy muy buena hablando con la gente: ¿Que podría decirle?
-Hola Luna -me saludó Ginny muy amablemente-. ¿Que haces aquí sola?
-Pues, los demas aún no se levantan... -Mala respuesta...
-¿Quieres venir con nosotros? -me propuso la pelirroja-. No estamos divirtiendo...
-No garcias Ginny -le sonreí-. Tal vez mas tarde...
-Muy bien -aseptó la chica-. Esntonces, nos vemos mas tarde ¿Te parece?
-Si claro...
Ginny se alejó, y me pregunté de inmediato por qué había rechazado su amable invitación: Era mi oportunidad para conocer amigos, y la había desperdiciado...
En el resto del día, tube que evitar preguntarme que habría pasado si yo hubiera ido con Ginny. Me molestó tanto, que no hice caso a los frecuentes comentarios de los demás que me gritaban que estaba loca, y esas cosas.
En los siguientes días, ignoré por completo cualquier insulto, pero me molestaban mucho en verdad.
Esa tarde tube botánica con los demas. En la clase (Trabaje sola) me propuse tratar de ayudar a alguien... veía que hace tiempo la gente insultaba a Harry Potter diciendo que él estaba loco: Era el mismo trato que resivía yo, y por lo tanto, sabía que tan frustante era, así que decidí demostrarle mi apoyo, despues de todo, prácticamente sentimos lo mismo. Por surte lo encontré a la salida, y corrí hacia él.
No saludé, pues quedaría muy mal si solo decía hola y luego directamente hablaba, quedaba mas dramático si lo decía enseguida.
-Yo creo en ti -le dije de inmediato.
-Ah -farfulló el-. Bueno...
Atras Parvati Patil y Lavender Brown se reían... me molesto, así que me di vuelta y les dije:
-Ríanse si quieren, pero antes la gente no creía que existiran los snorkacks de cuernos arrugados ¿No?
-Y tenían razón -replicó Hermione-. No existen.
Me di vuelta. No quería soportar mas insultos. Me fui lo más rápido que pude, y al pasar por alado de Parvati y Lavender, me di cuenta de que se habían estado riendo de mis aros... los que había hecho con mamá...
Aguante las lagrimas hasta llegar al baño, y allí, me solté: Ya no lo podía resistir. Me heché a llorar, trantando de descargar esos sentimientos amargos. Entonces Ginny entró al baño.
-¡Luna! -exclamó-. Te ví correr hacia aquí, y me pregunte...
No terminó de hablar, se acercó hacia mi, y se sentó alado mio.
-¿Que sucede?
-Nada... -contesté tratando de limpiarme las lágrimas.
-Sí te pasa algo -replicó Ginny-. Soy tu amiga Luna... ¿Quieres contarme?
Creo, que esa fue la primera vez que alguién me dijo que era mi amiga...







Nota: ¡¡¡Dejen reviews para saber si vale la pena continuarlo!!! y espero que les este gustando, esta historia: Continuará ;) Capitulo 3: Mi Primer Amiga


A decir verdad, no recuerdo cuanto tiempo estuve hablando con Ginny, pero hable por horas, le conte todo lo que sentía, lo mal que me hacía no poder hablarlo con nada, y lo horrible que me sentía cada vez que me llamaban Lunatica Lovegood... le conté total y absolutamente todo... y ahora estoy bien.
Una de las mejores partes de la conversación, fue cuando Ginny me contó que su hermano nunca estaba conciente de lo que decía... lo estoy recordando ahora...
-Mira, mi hermano es muy duro con la gente, nunca piensa lo que dice...
-Sonó muy realista cuando me llamo loca -señalé yo algo preocupada.
-Sí, bueno... pero hasta con Hermione es así -me contó-. Y eso que le gusta.
Ahora que lo pienso, no se si eso me hizo mejor o peor... pero la información de que a Ronald le gusta Hermione me hizo un poco mal... ¿Sera que él me gusta? Pero no me podría gustar alguién tan cruel... aunque si lo pienso bien todos los chicos son crueles... bueno, Harry Potter no me parece tan cruel.
Lo estoy pensando y conciderando: Tal vez deba ser algo mas extrovertida, no se... se que el año que viene ya no habrá mas comentarista para Quiditch... podría hacer la prueba, tal vez sea algo interesante, y hasta... divertido...
Me sorprendió ver que al haber hablado con Ginny, ya no me molestan los insultos de los demas, bueno, menos de lo común, y me sorprendí pensando un buen insulto para Cho Chang cuando la viera... siempre que la veo me dice cosas malas, pero creo que si la ignoró puedo pensar con mas paciencia algo que decirle...
Es una sencación de libertad maravillosa.
Creo que las sorpresas irán aumentando ahora que estoy algo mas segura de mi misma... es como un repentino cambio de actitud en la gente, pero sea como sea, la primer sorpresa llegó en el desayuno, cuando Hermione Granger se acercó a mi...
-Hola -me saludó con una sonrisa.
-Hola... -farfullé. Me estaba preguntando si venía a burlarse de mi por creer en los Snorkacks de cuernos arrugados...
-Sabes, estamos organizando un grupo de "estudios" -me contó-. Es contra la profesora Umbridge, ¿Te nos quieres unir?
La profesora Umbridge me cae muy mal, estoy segura de que ella fue la de la idea de crear un ejercito en contra de Dumbledore...
-Si claro -asepté contenta-. ¿Cuando?
-En la póxima salida a Hogsmade, nos encontramos en Cabeza de Puerco.
-Bien, allí los veo.
Hermione se alejó, y dejó en mi una pequeña burbuja optimista. Creo que mi cambio de seguridad se nota... ahora podré participar en mas cosas.
-¡Luna!
Me di vuelta... era Ginny.
-Hola Ginny -dije-. ¿Como estas?
-Uf, no doy a basto -me sonrió-. Hey ¿Te enteraste lo del "Grupo de estudio"?
-Si, me lo dijo Hermione -cada vez estaba mas contenta.
-¡Que bien! -Noté que parecía algo sorprendida-. Bien... e estado hablando con mi hermano por su mala actitud, dijo que no se había dado cuenta... estoy segura que apartir de hoy, sera mas amable con tigo.
-Bien... -no sabía si debía alegrarme por que Ginny hubiera hablado con Ronald o no... -. Bueno... yo...
-Nos vemos mas tarde -Ginny me guiñó un ojo-. A Harry lo hecharon de su equipo de Quiditch, y creo que podría entrar, quiero practicar.
-Esta bien, nos vemos.
Vi a Ginny alejarse corriendo. Sin duda: Ella era mi primer amiga, se me había acercado y todo, y ahora estoy contenta, he empezado a participar mas en las cosas que pasan a mi alrededor... estoy contenta, y eso se nota, estoy segura. Incluso me crusé con Cho Chang.
-¡¡Cuidado Chicas!!! -les gritó a sus amigas-. ¡Se hacerca Luuuuuuuuunatica Lovegoooooooooooood!!! jajajaja
Todas se rieron, y yo no me imuté, de echo, solo le grité:
-Mejor guarda tu concentración, podrías volver a caer de la escoba.
Me sentí muy contenta con migo misma, ese insulto se debía a que hacia poco ella se había caído de la escoba en un entrenamiento, y se había largado a llorar... supongo que llorar es uno de sus pasatiempos favoritos...



Llegó el día...
Estube muy bien últimamente, aunque hubieron insultos especialmente dolorosos, Ginny estubo a mi lado para ayudarme. Hoy, es el gran día: Hoy, me junto con un gran grupo de gente, en Cabeza de Puerco... y estoy segura de que lo voy a hacer bien...




Nota: Puede ser que alguna información este BASTANTE mezclada, pero espero que les este gustando hasta acá, y sigan dejando reviews... ¡¡¡Gracias a todos por todo!!!



Besitosch :) Capitulo 4: Tal vez... Por primera vez...



Estoy lista para ir al cabeza de puerco, o eso es al menos lo que yo espero. ¡Estoy muy nerviosa! No se que piensen los demas de mi, pero el otro día, Ginny me dio un buen consejo: Nunca pienses en lo que pueden pensar los demas. Es dificil, pero intento hacerlo... y creo que lo estoy haciendo bien...
Trato de terminar mi desayuno cuanto antes, y estoy tan nerviosa que de todos modos no desayune demaciado. Mire alrededor... parecía que a Harry Potter le pasaba lo mismo que mi... no estaba comiendo...
Oí una molesta tocecita atrás mio, parecida a las de Umbridge... era Cho Chang, que me había descubierto mirando a Harry. Creo que a ella le gusta, pero yo solo lo miaraba para tratar de comprender por que no comía... supongo que solo esta nervioso.
Me quede callada y quieta un buen rato. En esos momentos, trate de recordar con exactitud cuantas cosas me faltaban, y luego de un buen rato llegué a la conclusión de que si seguía así, me iban a dejar seca. Para colmo, esos torposoplos que no me dejan pensar bien, ni llevar la cuenta de todo lo que me falta... en este momento, gracias a uno de ellos, no recuerdo si lo que me falta, es mi libro de Historia, o mi remera Azul...
Creo que ya debería dejar de pensar ¡Pero no puedo! dejo de pensar en lo que me falta, y me pongo a pensar en los snorkacks de cuernos arrugados, en como sería mi ultimo año en Hogwarts, en que irá a pasar hoy, o... en mamá.
Elejiré mi tema favorito, creo que prefiero pensar en los Snorkacks de cuernos arrugados. Enseguida me puse a fantasear con un viaje con papá y unos amigos de él, para ir a buscar alguno... ¡Si logro tomar una foto tal vez dejen de molestarme! Sería hermoso, tendría una foto de esos animales tan misticos, y ademas, la gente me creería, y ya no dudaría de mi...
No se bien cuanto tiempo tarde en dejar de pensar en lo maravilloso que sería tener una foto, pero se me hizo tarde, y llegué ultima a la reunión, preguntandome si ese sería el lugar, y si habría llegado a horario.
Es algo que siempre me pasa, temo haberme equivocado de lugar todo el tiempo, porque hay veces que pienso que no oí bien, o que me olvide exactamente en donde era, pero por suerte, al entrar, allí estaban todos.
Fred y George Weasley pidieron cervezas de manteca, pagué lo que tenía que poner, después de todo, me alegre de que me hubieran contado como parte del grupo.
Estubimos un buen rato organizandonos, y al final, Hermione comenzó a hablar.
Decidimos algunas cosas, pero me pareció que todo quedaba inconcluso, me molesté mucho cuando Zacharias Smit comenzó a provocar a Harry, y me hubiera gustado decirle algo, pero no se me ocurrió nada.
Al final, nos fuimos... y sentí que algo bueno podría pasar... Salí distraida, pensando en lo que habíamos hablado, y en la cantidad de cosas que podríamos hacer...
Cruzé sin mirar la calle, y seguí caminando, entonces, sentí que chocaba contra la espalda de alguien. Al siguiente segundo me vi tirada al piso, y paradas en frente mio, estaban Cho Chang, Marietta Edgecomb, y otra chicas.
-Ten cuidado Lunatica Lovegood -replicó Cho Chang cruelmente.
-Yo... lo siento... -me paresuré a decir, y a pesar de lo que me había dicho, era cierto que lo sentía.
-¿Por que no te fijas por donde vas? -me gritó Cho Chang-. Que torpe eres niña.
-¡Perdon! -exclame ya desesperada aún en el suelo.
-¡Ah! Pero que inutil ¿Sabes que? ¡Mejor sal de mi vista!
Repasemos alguna información importante: Cho Chang tiene dos años mas que yo, esta rodeada de un grupo muy grande de amigas, y yo estoy tirada en el suelo, ademas fue un accidente... ¿Estan de acuerdo con migo en que lo que esta haciendo es muy injusto?
-¡Ya te dije que lo siento! -le grité enojandome.
-¿Me estas gritando? -replicó Cho Chang. Se me hacercó demaciado-. ¿Sabes con quien estas hablando perdedora?
Ya, era una actitud mas propia de Pansy Parkinson, que de Cho Chang, pero estaba tan enojada, que antes de poder reaccionar, le había hechado un maleficio. Para cuando llegué al coelgio, eso me costó treinta puntos menos para Ravenclaw, y una detención de una semana... ¿Saben por parte de quien? La profesora Umbridge...
No conozco la forma de castigo de esa profesora, espero que no sean muy malas, nunca me habían castigado... pero tampoco me habían sacado tanto de quisio como esa Cho Chang...
Ginny se me hacercó al otro día.
-Hola Luna -me saludó-. Me entere de que te castigaron... ¿Por que?
-Hum... me pelie con alguien...
-¿Tu? -Ginny abrió mucho los ojos sorprendida-. No lo creo, jaja.
-Con... Cho Chang...
-Bien, ahora si te creo... ¿Que le hiciste?
-Le heché un malefició -contesté algo avergonzada-. Se le calleron las orejas...
-¡Bien hecho! -inexplicablemente, Ginny me dio una palmada en la espalda-. Hace tiempo que yo quiero hacer eso... Bien, tengo que irme, Michael me espera.
Salió corriendo, y me quede sorprendida. La aprovación de Ginny me había alegrado mucho, pero me pregunto... ¿Cuantas personas mas podrán alegrarse, y cuantas ponerse en mi contra? Espero que no demaciadas... aunque eso no hará ninguna diferencia... al menos, eso era lo que yo creía....



Nota: ¿Les gustó? ¡Espero que si! Bueno, lo sigo en cuanto pueda... ¡Garcias por su apoyo! Bessitos :)capitulo 5: No es tanto...!!! Ni menos...



Cuando dije que creía que eso no me afectaría no mentía. De verdad que lo creí, pense inexplicablemente que hacerle un buen embrujo a Cho Chang no me traería problemas, despues de todo me sacó de quicio. ¡¿Como pude pensar que no existían consecuencias para tal acto?!
Despues de todo, la madre de Cho Chang es muy buena amiga de la profesora Umbridge, Cho es muy popular, incluso Harry Potter la adora, es mas, creo que la ama... y ahora estoy saliendo del despacho de la profesora Umbridge, con una herida sangrante que reza: "No debo utilizar hechizos contra mis compañeros"... ¡¡¡Estoy tan furiosa!!! Y hace tiempo que no sentía algo así, y si Pansy Parkinson, que esta ahora en la mesa de Slitherin me sigue gritando "Lunatica" como lo esta haciendo en este momento, tendré que hecharle otro maleficio, y esta vez si que no me importaran las consecuencias ¡¡Estoy cansada!! ¿De verdad que estoy tan loca como... como todos afirman?
¡¡¡Soy un fenomeno!!! un cero a la izquierda, y ahora que lo pienso, ni siquiera sin amigos puedo evitar que la gente me recrimine cosas tales como ser loca... No lo soy, no estoy loca, y para colmo... para colmo siento que desde que le heche ese maleficio a Chang ya nadie me quiere ver... solo me quieren ver cuando necesitan desquitarse, y se que suena algo exagerado pero... ¿Encuentran otra razon por la que ahora en mis sabanas diga "Aqui duerme Lunatica Lovegood"?
Y ahora que reflecciono, tal vez siempre fue así, pero yo no quería creerlo, no lo veía, o lo veía a medias... Que tonta, tendría que haberme dado cuenta.
No se que siento, tal vez es una suerte que en este momento todos se esten llendo, claro... termino la cena, llegué tarde, como me pasa con todo, llegué tarde OTRA vez...
-¿Luna? ¿Estas bien?
Se lo que estan pensando: Es Ginny quien está hablandome, y pense lo mismo... acabo de darme cuenta de que esa voz es distinta a la de Ginny...
-Ya veo... Te castigo la profesora Umbridge cierto? -Tambien estoy sorprendida... ¿Hermione Granger hablandome?
-S... sí -conteste cohibida...
-Ya lo se, lo que Cho Chang te hizo es muy malo, la verdad que creo que yo habría hecho lo mismo, pero tienes que medir tus acciones y tener en cuenta que todo trae consecuencias, pero de todos modos fue injusto de parte de la profesora Umbridge -me dijo Hermione rápidamente. No contesté... ¡Estoy pasmada!-. Como sea, vine a decirte que mañana es la primera reunión del "Grupo de estudios" ¿Vienes?
-Si, sí claro -trate de sonreir, pero es demaciado para mi: No puedo sonreir cuando me siento así.
-Genial ¡Nos vemos mañana!
Hermione se fue, y yo me quede pensativa, a cualquiera le hubiera pasado, pero yo tengo una sola cosa en la que pensar... ¿De verdad quiero ir a esa reunión? Capitulo 6: ¿Al fin?




Tarde. Es tarde para elejir, creo. La reunión del grupo de estudios empezó hace quince minutos más o menos. Yo decidí no ir. Siento que me defraudé a mi misma, y tal vez los defraudé a ustedes, pero ¿Saben? No puedo usar bien mi varita... y no quiero oír más "Lunatica"... No quiero... No puedo... Estoy sola y triste, y lamento decirles que en este momento, sólo puedo pensar que no merezco estar con estos chicos, son demaciado buenos para mi.
Cho chang, está en esas reuniones.
No sé que piensa realmente Hermione de mi, pienso que es una chica genial, y es maravillosa... Pero yo no.
Ron está enamorado de ella, puedo ver el aura de la gente a su al rededor, me gustaría decirle que sea más amable con Hermione, si quiere estar con ella.
¿Les comenté que quisiera ayudar a estos chicos?
Y también está Harry Potter, quiero decirle que sus esfuerzos son muy útiles, y que tiene mi confianza, además admiro su fuerza de voluntad, para superar todo...
Quisiera decirselos, pero temo que me miren mal, que piensen que estoy loca, no lo sé. Tal vez ya lo piensan... ¿Que pensarían ustedes? ¡¡¡¿Y que puedo hacer yo?!!!
Mamá me decía que no debo rendirme, que debo luchar por mis creencias, y le creo, pero no estoy segura ¿Saben? Estoy sola. Papá me quiere, pero está muy ocupado, y mamá no está. Necesito pensar, estar en calama, necesito estar bien.
No voy a ir a esas reuniones, me pesa todo lo que está pasando. Tal vez...
Tal vez, esta sea mi primer oportunidad de tener amigos... Tal vez, lo que debo hacer es IR a esa reunión, y demostrar que soy fuerte ¡¡Y que puedo hacerlo!! Quiero que la gente me tome enserio, tube una inspiración (gracias spportits, sabía que me ayudarían) y estoy segura: No permitirpe que ningún torposoplo opaque mis pensamientos, es mi oportunidad, al fin tengo una oportunidad: Voy a ir.La verdad, no llegué tan tarde como creí. Recién estaban llegando chicos, y Harry Potter estaba contandoles como había encontrado aquel lugar.
Me agradó ver gente allí, auqneu me sentí alho apenada. No sé de que debía avergonzarme, pero ustedes me conocen...
Me senté al fondo, algo sorprendida por aquel lugar. Creo que yo una vez fuí allí, pero para aquel entonces, estaba lleno de retratos mios con mi mamá y mi papá, y con fotos y pruebas de que existen los Snorkacks de cuernos arrugados. ¿Ven lo que digo? ¡Existen!
Una vez papá me dijo que me iba a conseguir un cuerno de snorckack, estoy segura d eque lo ahrá. Papá es genial, y sabe lo que hace.
Cuando miré hacia adelante, vi que todos se habían parado, un chico rubio, que creo que se llama Zacharias Smithers, o algo así, discutía con Harry. Los demás ahbía comenzado a practicar hechizos gritando "Expelliarmus". No recuerdo con quien trabajé, no lo miré, pero lo uce bien, muy bien, estoy segura. Y tuve que tratar de no reírme: A la pobre de Cho Chang le dio un ataque, e incendió la túnica de su amiga. No me alegre por ello, pero creo que sentí un poco de lástima por ella. Creo que fueron los bigals, ellos atacan mucho a los magos, dandoles agudos ataques de nervios. Aunque también puede haber sido por Harry.
Ginny pasó por al lado mio y me sonrió.
-Hola Luna -Me dijo con una sonrisa muy amigable-. ¿Como te va?
-Bien -contesté. Pagué mi distracción con un hechizo que me rozó muy cerca.
-Me alegra verte por aquí-comentó Ginny, dandome una palmadita-. No sabía si vendrías, y Neville me estubo preguntando por tí. Ron Harry y Hermione también se preocuparon por tí, creo que no deberías volver a hacernos esto, la próxima vez ven de inmediato, ajjaja.
Me quede sorprendida ante las palabras de Ginny. ¿Ellos se había procupado por mi? ¿Y si mi sueño se había cumplido? ¿Al fin tenía amigos? ¿Serían ellos mis amigos? Se preocuparon por mi...
Ese día me fue mejor de lo que esperaba, y sólo pude lamentar una cosa: Faltaba poco para las vacaciones de invierno ¿Seguiríamos siendo amigos cuando yo regresara?¡¡¡Harry, Ron, Hermione, Ginny y Neville se preocuparon por mi!!! Eso significa que son mis amigos ¿Verdad? Significa que ciertamente, tengo amigos, buenos y geniales... Vaya, que feliz estoy... ¡Hey, allí están ellos!
Me fui corriendo hacia los tres chicos, y los salude con la mano. En ese momento, Harry Potter se había dado vuelta furioso, y se había ido de allí, pateando el suelo.
- ¿Por que nos hehca la culpa de esto? -preguntó Hermione, con los ojos llenos de lágrimas.
-No sé -contestó Ron, pateando el suelo furioso-. Pero no tenemos la culpa de lo que el Ministerio dice, quiero que lo entienda.
Creo que ambos estaban muy tensos. Son mis amigos, así que me corresponde ponerlos felices.
-Hola amigos -los saludé sonriente. Ellos me miraron sorprendidos.
-Ho.. Hola Luna -respondió Hermione, pestaneando absolutamente perpleja.
-Siento haber llegado tarde ayer -les dije... ¡Rayos ¿Por que tengo que ruborizarme?!
- ¿Llegaste tarde ayer? -preguntó Hermione, haciendo memoria.
-Si -¿Como era posible que no lo recordaran? habían estado preocupados por mi... ¿Por que no se acordaban?-. O habeis preocupado por mi...
-De hehco, no -replicó Ron, indiferente.
-Entonces... -sentí mis ojos llenarse de lágrimas... Oh dios, por que... ¿POr que me puse en verguenza así? ¿Por que Ginny me mintió? ¿Por que no tengo AMIGOS?-. ¿No sois mis amigos?
La risa burlona de Ron me llegó distante. Hirió mi alma. Salí corriendo de allí, triste por la mala jugada. Hermione miró a Ron con odio, y este se ruborizo.
Yo corrí. Corrí llorando con desesperación, lamentando que me hubiera puesto en verguenza de ese modo... ¿Por que a mi? ¿Por que soy tan distinta? ¿Por que Ginny me mintió así? ¿A caso le dí lastima? ¿A caso quiso hacerme sentir bien, y de otro modo me mintió? ¿O simplemente pensó que sería lindo burlarse de mi un buen rato, y me quiso ridiculizar?
No, Ginny no haría eso, Ginny nunca me haría eso, ella me quiere, es mi amiga... O tal vez no es mi amiga, y es otra de las cosas que ante mis ojos no pude ver, porque quiero creer que todos son buenos, que nadie querría hacerme daño, y no me doy cuenta, cuando incluso ahora, que corro por los jardines, con mi rostro bañado en lágrimas, la gente se rie de mi... "Lunatica" me gritan, alla me estab gritando "Loca, rara, lunatica". Pansy Parkinson y Draco Malfoy estan entre ellos, y creo que Cho Chang me miró con asco. Claro, soy distinta... y eso les causa repulsión.
Me metí con gemidos sollozantes entre los pinos del bosque, y no salí de allí. No podía, no quería... me sentía tan mal, Oh... dios... ¿Por qué me hacen esto?
Me senté en el suelo. La niebla se alzaba a mi al rededor. Un Threestal me vio, y se acercó trotando y agitando su cola hacia mi. Acaricié su cabeza de dragón, y me sentí un poco mejor...¿Por qué estoy sola?
-¡¡Luna!! ¡¡Luna ¿Donde estas?!!
No contesté. No quería. No podía... Entonces, vi una figura alta moviendose entre la neblina con torpeza y prisa. Ron Weasley surgió de entre la niebla, y se me acercó muy pálido.
- ¡Maldita sea, Luna! -gimió-. ¡Me diste un susto de muerte! ¿Como se te ocurre meterte aquí, sola?
-Estoy sola -solloze-. ¿Con quien iba a venir?
-Yo...
Había dejado mudo a Ron. Lo envidio, el no sabe que es estar solo, que es sentir un dolor y un peso constante, por que jamás nadie te dara un homvro para llorar libremente, y te sonreirá si lo necesitas.Él tiene amigos...
-Quiero estar sola -mascullé.
-Siento lo que te dije -susurró Ron. Se sentó a mi lado-. A veces no pienso ¿Sabes?
-LO sé -tuve que reírme. No sonó muy bien.
-Bien, puedes verlo claramente en Hermione -Ron sonrió amablemente-. La quiero, pero a veces soy muy insencible con ella.
-No lo sé -Me encogí de hombros-. Jamás lo sabré. No tengo amigos.
- ¡Claro que los tienes! -Ron se rio nuevamente-. Harry Hermione y yo somos tus amigos. Y Ginny te quiere mucho, además de Neville, a él le caes bastante bien... Sólo tienes que ser... menos reservada.
Logré sonreír.
-Gracias.
- ¿Sabes? Ojala fuera tan bueno como tu -Ron agachó la cabeza ruborizado-. De ese modo, no peliaría tanto con Hermione.
Es mi amigo, y quiero ayudarlo, y si hay una oportunidad para hacerlo, es esta.
-Pues yo pienso que le gustas -le dije, sonriendo-. Si eres un poco más sensible, la tendrás de inmediato con tigo, el encanto y el sentido del humor ya lo tienes. Eres muy bueno Ron, ella debe quererte mucho.
Ron me sonrió ampliamente, y me abrazó unos segundos. Esto es tener amigos. Un hombro cuando lo necesitas, un abrazo de apoyo, una sonrisa animadora... Amigos...
¿Lo ven? La felicidad existe. Sin embargo, hay algo que yo no sabía: Esto estaba, recién empezando...¡¡¡Harry, Ron, Hermione, Ginny y Neville se preocuparon por mi!!! Eso significa que son mis amigos ¿Verdad? Significa que ciertamente, tengo amigos, buenos y geniales... Vaya, que feliz estoy... ¡Hey, allí están ellos!
Me fui corriendo hacia los tres chicos, y los salude con la mano. En ese momento, Harry Potter se había dado vuelta furioso, y se había ido de allí, pateando el suelo.
- ¿Por que nos hecha la culpa de esto? -preguntó Hermione, con los ojos llenos de lágrimas.
-No sé -contestó Ron, pateando el suelo furioso-. Pero no tenemos la culpa de lo que el Ministerio dice, quiero que lo entienda.
Creo que ambos estaban muy tensos. Son mis amigos, así que me corresponde ponerlos felices.
-Hola amigos -los saludé sonriente. Ellos me miraron sorprendidos.
-Ho.. Hola Luna -respondió Hermione, pestaneando absolutamente perpleja.
-Siento haber llegado tarde ayer -les dije... ¡Rayos ¿Por que tengo que ruborizarme?!
- ¿Llegaste tarde ayer? -preguntó Hermione, haciendo memoria.
-Si -¿Como era posible que no lo recordaran? habían estado preocupados por mi... ¿Por que no se acordaban?-. O habeis preocupado por mi...
-De hecho, no -replicó Ron, indiferente.
-Entonces... -sentí mis ojos llenarse de lágrimas... Oh dios, por que... ¿POr que me puse en verguenza así? ¿Por que Ginny me mintió? ¿Por que no tengo AMIGOS?-. ¿No sois mis amigos?
La risa burlona de Ron me llegó distante. Hirió mi alma. Salí corriendo de allí, triste por la mala jugada. Hermione miró a Ron con odio, y este se ruborizo.
Yo corrí. Corrí llorando con desesperación, lamentando que me hubiera puesto en verguenza de ese modo... ¿Por que a mi? ¿Por que soy tan distinta? ¿Por que Ginny me mintió así? ¿A caso le dí lastima? ¿A caso quiso hacerme sentir bien, y de otro modo me mintió? ¿O simplemente pensó que sería lindo burlarse de mi un buen rato, y me quiso ridiculizar?
No, Ginny no haría eso, Ginny nunca me haría eso, ella me quiere, es mi amiga... O tal vez no es mi amiga, y es otra de las cosas que ante mis ojos no pude ver, porque quiero creer que todos son buenos, que nadie querría hacerme daño, y no me doy cuenta, cuando incluso ahora, que corro por los jardines, con mi rostro bañado en lágrimas, la gente se rie de mi... "Lunatica" me gritan, alla me estan gritando "Loca, rara, lunatica". Pansy Parkinson y Draco Malfoy estan entre ellos, y creo que Cho Chang me miró con asco. Claro, soy distinta... y eso les causa repulsión.
Me metí con gemidos sollozantes entre los pinos del bosque, y no salí de allí. No podía, no quería... me sentía tan mal, Oh... dios... ¿Por qué me hacen esto?
Me senté en el suelo. La niebla se alzaba a mi al rededor. Un Threestal me vio, y se acercó trotando y agitando su cola hacia mi. Acaricié su cabeza de dragón, y me sentí un poco mejor...¿Por qué estoy sola?
-¡¡Luna!! ¡¡Luna ¿Donde estas?!!
No contesté. No quería. No podía... Entonces, vi una figura alta moviendose entre la neblina con torpeza y prisa. Ron Weasley surgió de entre la niebla, y se me acercó muy pálido.
- ¡Maldita sea, Luna! -gimió-. ¡Me diste un susto de muerte! ¿Como se te ocurre meterte aquí, sola?
-Estoy sola -solloze-. ¿Con quien iba a venir?
-Yo...
Había dejado mudo a Ron. Lo envidio, el no sabe que es estar solo, que es sentir un dolor y un peso constante, por que jamás nadie te dara un homvro para llorar libremente, y te sonreirá si lo necesitas.Él tiene amigos...
-Quiero estar sola -mascullé.
-Siento lo que te dije -susurró Ron. Se sentó a mi lado-. A veces no pienso ¿Sabes?
-LO sé -tuve que reírme. No sonó muy bien.
-Bien, puedes verlo claramente en Hermione -Ron sonrió amablemente-. La quiero, pero a veces soy muy insencible con ella.
-No lo sé -Me encogí de hombros-. Jamás lo sabré. No tengo amigos.
- ¡Claro que los tienes! -Ron se rio nuevamente-. Harry Hermione y yo somos tus amigos. Y Ginny te quiere mucho, además de Neville, a él le caes bastante bien... Sólo tienes que ser... menos reservada.
Logré sonreír.
-Gracias.
- ¿Sabes? Ojala fuera tan bueno como tu -Ron agachó la cabeza ruborizado-. De ese modo, no peliaría tanto con Hermione.
Es mi amigo, y quiero ayudarlo, y si hay una oportunidad para hacerlo, es esta.
-Pues yo pienso que le gustas -le dije, sonriendo-. Si eres un poco más sensible, la tendrás de inmediato con tigo, el encanto y el sentido del humor ya lo tienes. Eres muy bueno Ron, ella debe quererte mucho.
Ron me sonrió ampliamente, y me abrazó unos segundos. Esto es tener amigos. Un hombro cuando lo necesitas, un abrazo de apoyo, una sonrisa animadora... Amigos...
¿Lo ven? La felicidad existe. Sin embargo, hay algo que yo no sabía: Esto estaba, recién empezando...Capitulo 10: Tristes vacaciones



El último día antes de vacaciones, celebramos nuestra última reunión del ED. Entré en la sala, justo cuando Harry Potter colgaba (o descolgaba), unos adornos con forma de su cara, que decían: "Felices Harrynavidades". Gracioso ¿Verdad?
-Que lindos -comenté sinceramente-. ¿Los pusiste tú?
No oí la respuesta de Harry Potter (creo que dijo algo de un Elfo domestico¿?). Estaba mirando justo debajo de nosotros: UN racimo de muerdago... Harry se apartó repentinamente de abajo. Movimiento prudente.
-Que bueno que te apartaste -le dije-. Pueden estar llenos de Nargles.
Me di vuelta sonriente, y caminé hasta los pequeños almohadones, mientras entraban los demás... En aquel momento no me había dado cuenta, pero Harry me miraba extrañado. Casi pude verlo cruzar por sus ojos, cubirtos con un par de lentes... "Loca..."
No hicimos nada especial. epasamos los hechizos que habíamos estado utilizando hasta entonces. Harry Potter dijo algo sobre un patronus (supongo que era algo así como que ibamos a practicarlo, o nos contó como se había desecho de los dementores, no puedo recordarlo)y luego salimos de allí.


Ya estaba anocheciendo, cuando comenzé la labor de juntar mis cosas, y armar mi equipaje: Podrán creerme ¡¡Me faltan la mitad de mis pertenencias! Bien, cuando vuelva podré buscarlas... Estoy segura de que están en algún lado... Van a aparecer, al final, siempre aparecen.
Subí al expreso de Hogwarts en medio de una fuerte neblina, y un frío profundamente penetrante, que congelaba hasta la última muela.
Viaje en un vagón solitario todo el trayecto. Harry Potter, Ginny Weasley y Ronald Weasley habían desaparecido durante la mañana. Oí a Hermione Grenger preguntarle a la profesora Mc Gonagall (creo que ambas son muy parecidas en caracter), dónde estaban ellos.
Es la hora.
Creo que puedo contarles uno de mis mas grandes secretos, dado a que nosotros compartimos esta historia: Tengo miedo... Miedo de volver de casa, después de las vacaciones, y descubrir que ya no tengo amigos, que los demás se olvidaron de mi ¿Entienden mi miedo? Tengo miedo de descubrir, que no recuerdan haber sido mis amigos.


Pino de navidad, decorado con girasoles amarillos (para la armonía) y motivos de Snorckacks de cuernos arrugados. La casa (más bien torre), decorada con guirnaldas de Arrelides (una flor mágica), y el busto de Rowena Ravenclaw, decorado con un collar de muerdago (aunuqe lo desinfectamos para que no tuviera nargles).
Creo que papá, acaba de notar que esta cena es muy triste. Estamos ambos en silencio, contrario a las charlas largas y divertidas que siempre tenemos. El aroma del pavo asado flota en el aire, acompañado del olor de las athrisees cocidas. Falta espiritu... el silencio nos aplata como grandes rocas...
-Mi Luna -susurró papá, dulcemente-. ¿Sucede algo?.
Me quedé mirando por la ventana. Papá no estaba solo, tenía a mamá, luego me tuvo a mi, jamás podría entender el aturdimiento y tristeza que siento, porque el nunca lo sintió estoy segura.
-Papá -dije repentinamente, sin apartar la vista de la ventana-. ¿Tenías amigos en Hogwarts?
- ¿Qué? -papá sonrió-. Claro que tenía amigos. Un muy buen amigo.
- ¿Y mamá?
-Ella también tenía un muy amigo.
- ¿Entonces por qué soy distinta? -susurré. Me volví hacia papá, tratando de leer su respuesta a través de sus ojos, parecidos a los mios. Todos tienen amigos, yo, estoy sola...
-No eres distinta, cariño -dijo papá, como si estuviera por reírse.
Antes de seguir leyendo esta conversación padre-hija, quiero que repasemos una información importante, que servirá para que entiendan los siguientes hechos: Para empezar, no soy una persona violenta. Soy muy tranquila, y pienso bien antes de hablar, además no creo en las respuestas agresivas, que solo empeoran los asuntos. Jamás contesté a nadie, y jamás me peleé con nadie, pero tienen que entenderlo: Estoy dandome cuenta de lo sola que estoy, y papá parece querer reísre... ¿Qué hay de mis días de sufrimiento? ¿De las veces que me maltratan? ¿De Cho Chang, Pansy Parkinson, Draco Malfoy...? ¿Qué hay de todos ellos? Todos los que me hacen sentir una loca perdedora...
- ¿Que no soy distinta? -lo grité. No quise que saliera así, pero estoy muy frustrada-. ¿Papá, sabes como me llaman en la escuela? ¡Lunatica lovegood! ¡LUNATICA LOVEGOOD, PAPÁ! En el desayuno, almuerzo, y cena, me siento sola, estoy sola, pemanezco sola todo el día ¿Y sabes por qué? ¡¡PORQUE SOY DIFERENTE!
Papá me quedo mirando, espantado y sorprendido. No soy una adolescente común, no esperaba tener este tipo de discuciones conmigo, soy una joven tranquila, pacífica, y me tomo todo bien... Reaccione repentinamente... Como una adolescente.
-Hija, creo que estas tomando esto muy...
-¡No es así, papá! -No debo llorar, no puedo llorar, no debo-. Estoy sola, no tengo amigos, todos los días, al despertar, me encuentro sola y temo lo que pueda pasar en el día, porque nadie va a apoyarme ¿Sabes lo que es? ¿Acaso tienes una idea? ¡¡¡La estoy pasando mal!!! -me eché a llorar. No podía más, tenía un nudo en la garganta, mi corazón latía violentamente, y sentía las lágrimas saladas resvalar por mi rostro-. No quiero ser difrente papá, quiero tener amigos, despertarme y verlos, quiero etar con alguien, y contarle a alguien. Quiero sentarme con alguien en el almuerzo, y en la cena, aunque sea sólo para sentir que somos amigos, y quiero ir con alguien a Hogsmade, y ser feliz... Papá... no quiero estar sola...
Papá me miró atónito. No sabía como reaccionar. Por esto quiero tener amigos... quiero alguien que me entienda.
Me levante, y subí las escaleras corriendo y sollozando. Me encerré en mi habitación, y me quedé allí... Estoy sola... Estas vacaciones, no voy a resivir cartas de mis amigos, jamás las resiví, ya que no tengo amigos, pero acabo de darme cuenta, y ahora me pesa... Fueron las vacaciones más tristes de mi vida... Capitulo 11: La verdad pesa



Libro en manos.
Tristeza llenadora.
Dolor de la verdad.
Horror de la mentira.
Creo que hay muchas cosas que preferiríamos no escuchar,
y creo que son muchas las veces que nos engañamos a nosotros
mismos, pensando que nos hará algún bien.

Desde mi discución con papá, mi mundo cambio, porque creo que ahora entiuendo cosas. Incluso más de lo que quisiera saber, y se la verdad, la verdad aplasta: Estoy sola.
Mamá murió, y no voy a recuperarla. Entonces estoy sola... Porque papá no me entiende... mis amigos no estan con migo... ¿Que harían ustedes?
¡Por favor! Quiero oír su opinios, estoy sola, triste, destruida... No tengo nada, ahora creo que realmente estoy sola, sólo porque quiero cambiar, si fuera yo misma, tal vez estaría orgullosa, pero no lo estoy... No lo estoy... Oh dios, me arruiné la vida, estoy tan triste...
Cho: Amigos, levante imprecionante, inteligencia, belleza.
Ginny: Belleza deslumbrante, fuerte caracter, bonitos ojos, fuerza de volunad increíble, fuerza infinita.
Hermione: Inteligencia ilimitada, defiende sus principios, fuerte y maravillosa, grande, amistosa.
Pansy: Ambiciosa, llena de amigos, fuerte, increíblemente feroz...
Todos tienen muchos amigos, todos son fuertes, geniales... Estoy sola y para colmo, no tengo buenas capacidades... Enumeremos las mias:
Luna:... ¿Capacidad de creer?



¡¡¡¡CLARO!!!
¿Como no me di cuenta? Sí hay algo que realmente me identiica, es mi capacidad de creer en lo imposible, de creer que puedo, y saber encontrar mis metas, para poder convencer a los demás. Todos tenemos distintas capacidades, epro aveces queremos más, y no podemos apreciarlo. Si puedo creer en snorckacks de cuernos arrugados, bibblers maravillosos, nargles, y muchas otras cosas, luego soportar las burlas e insultos, y no actuar impulsivamente ¡¡Es porque soy fuerte!! Y ya lograre reunir toda mi fuerza, y si creo en ellos, puedo creer en mi, y ustedes lo saben. Me vieron en los últimos días, lloré, aguanté, corrí, pero lo ENFRENTE!!! Lo logré, soy fuerte, y yo lo sé. Si no puedo confiar en mi misma ¿Quien va a hacerlo? Después de todo, uno le transmite a los demás, lo que piensa de si mismo. Si creo en mi, los demás lo van a hacer, y voy a tener amigos, y ya no estaré sola, como siempre estuve. Mamá murió, epro me enseñó algo importante, el dicho que siempre uso Rowena Ravenclaw: "Una inteligencia sin limites, es el mayor tesoro de los hombres" Y creo que al fin encontre su significado: No es cualquier tipo de inteligencia: Es la inteligencia que nos rige, para enfrentar a los demás, vencer obstaculos, y lo más importante y dificil: Enfrentarse a uno mismo. No era dificil y puedo lograrlo.
La verdad que descubrí, es terrible: Estoy sola... Pero sólo necesito una cosa: Dejar de compararme con las demás, ser yo misma Y CONFIAR EN MI!!! Y ¿Saben algo? ¡¡¡VOY A LOGRARLO!!! Capitulo 12:Rolf Escamander




Lo vi aquella mañana, junto al arroyuelo que puedo ver desde mi habitación. Él estaba sentado en la hierba, mirando los pequeños peces que se asomaban. Tenía el cabello negro ondeante, y ojos marrones oscuros. Su tez era muy clara.
No me animaba a acercarme a él, no quería que hubiera una persona más que creyera que yo estaba loca. Él se volvió hacia mí, y yo me dejé caer por la pared, y quedé oculta. Cielos, es muy lindo.
Ese día tenía que volver a Hogwarts, pero no podía dejar de contemplar a ese muchacho que hbaía aparecido en mi arroyuelo. Se ve en su rostro, que le gusta la naturaleza, y me gusta eso. Deve tener unos dieciocho, y yo cumpliré los 15 dentro de poco. No importa, me gusta mucho. El chico se paró, y salió de la escena de mi ventana. Me acerqué a mi cama, y me senté sonriendome.
La puerta, abajo , fue golpeada.
-¡Estoy yendo! -dijo papá con su voz graciosa-. Buenos lextises, querido muchacho.
-Señor Xenophilius -saludó el muchacho-. Soy nieto de Newt Scamander, creo que lo...
-¡Claro! -papá parecía muy emocionado-. ¡Newt Scamander! Gran mago, muy bueno. ¿Que necesitas, muchacho?
-Leí mucho de sus aticulos -esplicó él-. Me gustaría saber más sobre los animales que conoce, puesto que estoy comenzando los estudios de biología mágica...
-Claro, pasa, pasa.
Me quedé helada contra la pared de mi cuarto. Bajé un poco el tramo de escaleras, y miré hacia donde estaba papá con el muchacho.
-Bien Rolf -dijo papá, con su voz alegre de cientifico chiflado-. Puedo mostrarte algunas de estas cosas que recolecte cuando...
Mire al muchacho, con sus hermosos ojos oscuros. Rolf Scamander. Estudiaba biología magica... Quelindo, yo quiero estudiar eso cuando termine mis estudios en Hogwarts.
-Hola -Rolf me había visto. Srntí como me ruborizaba.
-Hol... Ho... Hola -tartamudee. Me paré, y bajé al estudio de papá-. Un gusto.
Él me sonrió abiertamente. No parec+ia pensar que yo fuera una loca.
-Tienes muy bonitos ojos -comentó Rolf-. Pareces una sirena del Goluf.
-¿De verdad? -susurré impresionada-. Oh Dios, cre+i que nadie sabía de su existencia...
-Es lo mismo que pasa con los Bibblers maravillosos ¿No?
Estaba muy emocionada.
-¡Sí, es totalmente cierto! -exclamé, muy ruborizada.
-Luna -llamó papá-. Deberías estar haciendo tu equipaje sube.
-No la sermonee señor Xenophilius -pidió Rolf, sonriendo-. Es una chica muy simpática.
-Sí, tengo una hija muy linda, soy realmente afortunado.
Yo no caía en mí misma de emoción... Rolf Scamander... Estoy segura de que es mi alma gemela...Capitulo 13: Perdón por ser yo...





Hace unas pocas horas que se fue Rolf Scamander. Me gusta ese chico, es tan dulce y pacífico, y tiene una mente tan abierta... Es mi alma gemela, lo sé y lo siento. Pero no pudo distraerme, mi regreso a Hogwarts es dentro de unas horas, y tengo que terminar de hacer mi equipaje. De verdad que desordene todo durante mi estancia aquí, y no fue mucho tiempo.
Estuve mucho tiempo, sumida en mis penas, y tratando de entender que hacía que estuviera totalmente sola. Ahora puedo verlo, como si tratara de desifrarlo a través del agua... agua turbia, y tuve que esperara a que enclareciera, pero lo entendí, y ¿Sabeis algo? La verdad fue terrible. Fue como esperar encontrar una hermosa piedra de oro, y encontrar una piedra destrozada y gris, cubierta de barro, que arruina la escena. Porque sentía, que era eso lo que yo estaba haciendo...
Muchos de ustedes, tal vez, se hayan sentido igual en algún momento de la vida... Imaginen... imaginen lo que es sentirlo todos los días...
Me siento terrible por ser yo, y quiero encontrar la felicidad, en un trozito de vida que no haya encontrado o controlado. Tantos intentos de estar mejor. Tantos intentos de mejorar... Tantas lágrimas derramadas en un trabajo doloroso y durarero... Porque ¿Saben algo? La verdad pesa, y a veces, creemos que realmente estamos bien, aunque nuestro mundo se derrumba a nuestro al rededor, pero no lo vemos, porque queremos que nuestro mundo sea perfecto, y nos sumimos en el mar de tristezas, hehco vida y continuo sufrimiento. Y es eso, ese continuo sufrimiento, lo que todos debemos enfrentar.
Vi chicos de mi edad, huerfanos, entrar a Hogwarts, ser elejidos para sus casas, ser aceptados de inmediato, y crecer sin ningún problema. Vi chicos de mi edad, llorar hasta quedarse sin lágrimas, y tener alguien a su lado, que aunque no hiciera mucho más que dar palmaditas, lograba calmarlo... tenían alguipen a su lado. Ví a los chicos de mi edad, evolucionar de un modo increíble, y salir adelante, como si jamás hubiera habido otro objetivo. Y luego me ví a mi misma.
Me vi luchar contra una marea de terribles tormentos, y estar sola encerrada en el baño, llorando. Me vi ante la muerte de mi madre, dos años después, siendo elejida para Hogwarts, y siendo dejada atrás por los de mi casa. Y me vi sola. En un lugar negro, sola y quedandome atrás. Y pude ver a los chicos más populares del colegio, reir y sonreirse, estar bien y en companía. Y muchos de ellos eran huerfanos, y muchos de ellos habían perdido a su madre, o a su padre, pero allí estaban. Rodeados de amigos, fuertes e impertubables. Y aquí estoy yo: Me quedé en el camino, y fui tirada a un lado, como un viejo trapo que no vale la pena. Me vi en todos los momentos de mi vida. Separada por una gruesa pared de los demás...
Y pude recordar todo lo que les he estado contando hasta ahora: En los primeros capitulos, en los que me llamaban Lunatica Lovegood, como la gente se burlaba de mi, y yo no hacía caso. Les conté, como un día Ginny me defendió, y me dijo que ella era mi amiga, y me consoló. Como asistí al cabeza de puerco muy emocionada, y como le heché un maleficio a Cho Chang para defenderme. Como dudé por horas antes de poder ir a la priera reunión del ED, como Ginny me dijoq eu se habían preocupado por mi, y luego resultó una mentira. Como quise apoyar a Harry en sus momentos de tristeza, y como Ronald fue a buscarme al bosque para disculparse. Como el ultimo día del ED le advertí a Harry sobre los Nargles, y como luego me encontré con Rolf Scamander. Dudo mucho que alguno de ellos recuerde lo que hice, pero tuve logros, y avanzé. Desde que era pequeña, y estaba sentada con un gran sombrero remendado en mi cabeza, diciendome que iría muy bien en Ravenclaw, y desde que trataba de negar los insultos de los demás, aunque jamás hablaba. Desde mi inocencia, hasta ahora. Ahora, que trato de salir adelante, y por eso mismo sufro... pero lucho.
Puedo ver gente a mi alrededor, todos tomados de la mano, y ninguna mano se acreca a mi. Puedo ver a Cho, pasar por mi lado, rodeada de amigas, riendose, y á sí mismo, a Ginny enfrente mio, mirandome fijo, con una expresión triste, y sus amigos tras ella... "Te rendiste Luna... fallaste...". Puedo ver lágrimas correr por los rostros de algunas personas, y la gente les toma las manos, y los ayudan. Y más allá, en la oscuridad, sentada y llorando, con la cara oculta entre sus manos, puedo ver a una niña pequeña, rubia, con unos suabes rizos... Puedo verme a mi misma, sola como siempre estuve. Y puedo ver los momentos pasar ante mis ojos.
Veo pasar ante mi, a Harry Potter, Ronald Weasley, Hermione Granger, Ginny Weasley, y Neville Longbbotom, todos sonriendo, y caminando mientras hablan. Y yo los miro desde abajo. Insignificante.
Lamento tanto mi existencia superflua... Lamento haberles quitado su tiempo con esta historia, y lamento que hayan pasado malos momentos, como yo. Somos distintos, no todos estamos regidos por la misma magia. Algunos tenemos la magia de creer en lo imposible. Otros tiene la magia de la confianza en sí mismos. Hay quienes poseen la magia de una valentía increíble, y quienes poseen la poderosa magia de la ambición, quienes poseen la magia del amor, y quienes la padecen. Todos nos regimos con distintas magias, y yo soy una de esas personas. Yo, tengo la magia de creer en lo imposible, y de querer salir adelante. Querer salir adelante, auqnue mamá haya muerto ante mis ojos, aunque mi bienvenida a mi nueva casa no haya sido muy calurosa, aunque me hayan hehco el blanco de las burlas y críticas, aunque haya estado sola años de mi vida, aunque me hayan mentido y maltratado, auqnue se hayan reído de mi en mi cara. Nunca me rendí, y nunca caí en el camino. Los demás avanzaban, y las luces se apagaban sobre mi, pero encontré el camino correcto, y salí adelante, aunque la vida me golpeó con fuerza, yo la resiví con un abrazo, y fui yo misma... Y sufri... Y pase buenos momentos... Y era unica... Y tenga o no amigos, sé quien soy: Luna Lovegood... y ni los vientos más fuertes, pueden derribar mi persona, porque soy más fuerte que ellos... aunque no lo saben... pero después de años y años, aún no logran vencerme, y esa la escencia de mi alma: Querer salir adelante... y lograrlo. Capitulo 14: La pocion mortal






Pasaron muchos meses, desde aquella vez en que conocí a Rolf Scamander, y pasaron muchos meses desde la vez en que me compadecí de mi misma, y les conté todas esas cosas. Ahora, por más que no lo crean, vuelo sobre un thestral, hacia el departamento de misterios en el ministerio de magia, para rescatar a Subby Boardman (ellos lo llaman Sirius) de Voldemort. A mi lado, van Ginny, Ronald, Neville, Hermione y Harry.
Harry va muy preocupado. Es que, según lo que acabo de entender, Sirius es su padrino, el único ser amado que le queda, y lo necesita. Espero que Harry esté bien... Recuerdo lo que es perder a alguien que amas.
Hace seis años, cuando yo tenía nueve, subí al estudio de mamá, para ver que estaba haciendo. Ella se encontraba con papá, y revolvía algo dentro d eun gran caldero.
-Esta poción va a ser la mejor del mundo -señaló mamá, muy emocionada-. Salvará vidas, te lo puedo jurar... ni siquiera el veneno de bacilisco es tan potente...
-Cielo, tal vez es muy peligroso -murmuró papá, algo asustado.
-Xenophilius, estos esperimentos son mi vida -mamá se irguió al máximo-. Esta poción, va a salvarnos...
-Pero...
-Se que piensas que es muy peligrosa -mamá suspiró, con los ojos cerrados-. Pero, quiero que entiendas... Es importante que corra el riesgo, quiero salvar a esas personas, quiero que salgan adelante, y si la logró hacer, me salvaré a mi misma de esta horrible enfermedad.
-Lo siento...
-Esta bien... -suspiró mamá, tristemente. Besó a papá en la mejilla-. ¿Podrías traerme los pelos de unicornio?
-Claro.
Papá salió por las escaleras. Yo me acerqué a mamá. Se veía algo débil.
-¿Mamá? -susurré-. ¿Vas a estar bien?
-Claro cariño -mamá se dio vuelta, y me dedicó sus sonrisa más radiante y dulce-. No voy a ir a ningún lado. Yo los amo, Luna.
-Y yo te amo a tí...
-Esta poción, nos dará honor -explicó mamá, con tono solemne. Se acercó a la poción. jamás voy a olvidarla... parecía sangre... sangre barboteando en el fuego...-. Y salvará muchas vidas. espero que entiendan lo que hago, y crean en mi.
-Siempre creí en tí...
La poción comenzó a temblar. Mamá palideció, y miró la poción muy asustada. Enseguida lo supe... algo estaba saliendo mal...
-¿mamá? -murmuré.
-Va a estallar -susurró mamá, asustada. No entiendo porqué no se alejaba-. Falta poco para el pundo de ebullición...
-¿Ma...?
-XENOPHLIUS -mamá parecía desesperada-. ¡XENOPHILIUS, TRAE LOS PELOS, RÁPIDO!
-Ya voy cielo, espera que no los encuentro -contestó él. No se había dado cuenta de lo que estaba pasando. La poción comenzó a derramarse, y mamá no se alejaba. Las lagrimas de miedo caían por mi rostro, veía sus pies cerca de esa poción parecida a sangre y sentía mi corazón latir en mi garganta, Dios, que asustada estaba...
-Mamá... -tenía que decirle que se salvara, pero no parecía dispuesta a abandonar su pocición.
- ¡¡¡¡XENOPHILIUS!!!
- ¡¡¡PAPA!!! -yo también me sumé a los gritos. Papá pareció darse cuenta de que algo estaba saliendo mal, y comenzó a subir corriendo... mamá por favor, alejate... pensaba, estaba aturdida y asuatada. la poción revalsaba, y se acercaba a ella, chispeando y salpicando todo...
-¡¡¡¡¡¡XENOPHILIUS, VEN YA!!!! -un poco de poción saltó sobre mamá, y vi que allí, donde la había tocado, aparecían unos pequeños tajos.
-¡Mamá! -gemí, al ver que el resto de la poción estaba demaciado cerca de ella-. ¡Mamá, sal de ahí!
-¡¡¡VETE LUNA!!! -me ordenó ella. Yo no podía, la poción empapaba sus piernas, y se estaban cortando... ella estaba cayendo, quería salvarla, ella debía salir de allí, cuanto antes-. ¡¡¡XENOPHILIUUUUUUS!!!
- ¡MAMÁ, POR FAVOR, SAL, SAL, SAL DE AHÍ, MAMÁ, TE LO RUEGO!!!
Pero ella cayó al suelo. La poción se evaporó en cuanto cayó la última gota, pero era tarde. Mamá estaba allí, tirada con la boca entreabierta, llena de su propia sangre, y con un gran tajo en el pecho. Sus piernas parecían quemadas, fundidas en lava. Corrí hacia ella llorando.
-¿Mamá? -susurré, samarreandola un poco-. Mamá, despierta... -Ella no contestaba. Coemnzé a llorar-. Mamá, porfavor, estpy orgullosa, eres una gran bruja, pero porfavor... porfavor no me dejes...
Pero ella no despertaba. Papá llegó con los pelos de unicornio, y se quedó helado... habías llegado tarde papá... tan tarde...
Ella no despertaba, y jamás desperto. La extraño. La amo. Y estoy orgullosa de ella... trabaja por la vida de miles de personas.

Quiero que Harry encuetre a su padrino vivo, ya que perdió a sus padres y a todos sus demás seres amados. Si yo perdiera también a papá, creo que moriría de tristeza... Fuerza Harry, estamos a tu lado.Capitulo 15: Separados







Nos vajamos de los theestrals. Mire como Harry acariciaba el suyo. Apuesto que le hace bien saber que esta agradeciendo de algún modo la ayuda que ellos otorgan. Harry es un mago muy inusual...

Estaba pensando, en la última vez que fui al bosque prohibido. Sí, creanlo o no, la correcta loca Lunna Lovegood, fue al bosque prohibido.

Fue una tarde de tristeza continua. Una tarde en la que los torposoplos no me dejaban pensar con la claridez necesaria, y estallé en un permanente llanto. No quería que me vieran, así que corrí al bosque.

Vagué por varias horas, no sabía bien donde estaba, y ya me había asustado. Entomnces, apareció uno de estos maravillosos Theestrals,me sacó del bosque, y me llevó hasta el castillo,a salvo.

Entramos muy apretados a una cabina. No se quien marcó un número, y la cabina comenzó a bajar, pasamos por una luz cegante, y bajamos. El lugar estaba vació por completo. Todos parecían muy asustados y preocupados. Al parecer, esto es malo para Stubbi Boardman. Era un cantante talentoso, pero de humor muy negro, por eso se ganó el rábano en la oreja...

Corrimos bastante tiempo por un monton de pasillos, entramos a un lugar que giraba y cambiaba de lugar, hasta que encontramnos la puerta correcta, corrimos entre estantes de profecías, y ahora, corro por mi vida, para escapar de los Mortifagos.

Veran, lo de Stubbi Boardman, fue un engaño para Harry, porque parece que lo querían matar. Así que destrozamos las estanterías, que ahora caen sobre nosotros, por eso deduzco que tal vez no fue muy buena idea. Pero nos damos prisa. Soy la última. Adelante del todo van Ron y Ginny, luego va Harry, y tras él, Neville y Hermione. Creo que Hermione le esta diciendo algo a Neville, pero no puedo distraerme, los Mortifagos estan muy cerca mio...

Dios, estoy a punto de ser aplastada, no pueedo ver nada. Llegué hasta un lugar, donde no veo más que polvo, y una puerta. A la derecha, hay un pasillo... ¿Que debo hacer?

Si tomo el camino de la derecha, puede que tarde mucho en llegar a un lugar seguro, y me atrapen, así que me conviene entrar por la puerta... Pero si entro por la puerta, seguramente habrá una emboscada. De seguro los chicos lo saben, y tomaron otro camino, pero si tomo ese camino, y ellos no fueron por allí, estare sola... (Rapido, se acercan, se acercan... ¿Y se fueron por la puerta y los atraparon? Pero en ese caso habría escuchado gritos ¿No es cierto?

Los mortifagos estaban a segundos de mi, así que actue por un impulso, y corrí por el pasillo. Al final del lugar, encontre una puerta. Me metí, y una mano me tapó la boca. Grité asustada. Sentí una voz femenina diciendo.

-Tranquila...

¡Que alivio! Era Ginny. Me solté y miré. Ronald también estaba allí... Pero Harry Neville y Hermione no...

-Luna ¿Te has cruzado a Hermione? -preguntó Ron, bruscamente, tomandome por los hombros, y casi samarreandome-. ¿Y a Harry, y a Neville?

Negué la cabeza en cada nombre. Ronald se agarró la cabeza, y Ginny le dio una palmada tranquilizadora en la espalda.

-Tranquilo -le susurró-. Estaran bien...

Los dos se abrazaron muy asustados. Me sentí algo excluida, como si nu tubiera que estar allí. Comenzamos a caminar por la habitación oscura. Ron estaba más palido de lo normal, y me preocupaba... A Ginny le temblaba el labio, y cada tanto s etocaba la frente, como solía hacerlo Harry. Creo que esta realmente preocupada por él. Por Harry. Espero que los encontremos...

Estabamos frente a una puerta, cuando se oyó una fuerte explosión tran nuestra. no entendí lo que pasaba, cuando estaba en el suelo. Dos pares de manos me agarraron, y levantaron. Eran Ginny y Ron, que me habían levantado.

-¿Que susede? -pregunté confundida.

-¡Son los mortifagos! -GRitó Ginny, corriendo deseséradamente-. ¡¡¡Nos encontraron!!

Capitulo 16:Lunatica Loca y rara, pero sobre todo, amiga.






Las palabras de Ginny sonaron en lo más profundo de mi alma, y creo que en ese momento me meree terriblemente. Harry pOtter nos había entrenado muy bien, pero creo que nada me habría preparado para esto. Estube apunto de caer desmayada, pero en ese momento de confusión, snetí que un brazo me golpeaba. Me volví. Las dos cabelleras rojas corrían a la distancia, y los mortifagos se acercaban. Sólo hice lo que creí que podía hacer: Seguír esas extrañas machas rojas, que eran los cabellos de Ronald y Ginny, y lo más llamativo que había allí. Corrí tras ellos, sintiendome más mareada de loq eu jamás me había sentido. Vamos a recordar porqué:
Toda mi vida, toda,fui tratada como una loca, un peligro inferior, habría sido una zancadilla entre recreo y recreo, que soporte, y muy bien. Pero antes, la muerte de mi madre, y como se me ocurrió hecharme la culpa de lo que le había pasado... ¿Y si le hubiera dicho que no experimentara? ¿Y si la hubiera ido a buscar hasta el ácido? Pero la poción la mató, y yo no la pude salvar, y ese fue el momento de mayor presión de mi vida, auqnue cinco años después, un hermoso muchacho, hijo de una gran mago muy reconocido, aparece en mi casa, para hablar con papa, en una mañana de invierno, pero antes pelié con papá por lo distinta que me sentía. Pasé por muchas cosas, y nada, sin dudas, nada, me habría preparado para esto, pero ahora esoy lista para esforzarme, y tratar de ganar a la corrida, y luchar por salir de esta situación, porque nada me había preparado para las anteriores situaciones, y sin embargo, logré pasarlas, y sobreviví a ellas, y si bien, esta es la más peligrosa, voy a ganar.
Los mortifagos detrás mio, comenzaron a lanzar maleficios... Me agaché, pero caí y me golpee con mucha fuerza. Entre Ron y Ginny me tomaron de los brazos, y me levantaron. me volví hacia ellos.
-Gra...
Pero un rayo había cruzado la sala, y habaía golpeado a Ron en el pecho. El cerró los ojos, y cayó al suelo con un fuerte golpe.
-¡RON! -gritó Ginny, agachandose a su lado. Sentí una esecie de nudo en la garganta... creo que fue lo mismo que sentí cuando mamá murió... Ginny lo samarreó con fuerza.
-¿Esta muerto? -preguntó la pelirroja llorando-¡¡¡RON!!!
Mi corazón latía violentamente, y yo casi no podía respirar. Me agaché a su lado, y le tomé la muñeca. Estaba bien.
-Esta bien -le confirmé a Ginny. Ella suspiró, y se tapó la cara, muy asustada. Entre las dos levantamos a Ron, y comenzamos a correr. Más allá se podía ver una puerta negra.
-¿Será segura? -pregunté, muy asustada por todo loq ue ya había pasado. Ginny frunció el ceño.
-Estoy a tu lado -aseguró-. Nada va a pasar...
-De acuerdo -respiré profundo-. Y yo estoy contigo.
Ginny me miró, y sonrió.
-Eres una gran amiga Luna...
Seguimos corriendo hacia la puerta, mientras los mortifagos nos seguían a gran velocidad...




Capitulo 17: Las palabras mágicas.




Cruzamos la puerta negra. Fue un acierto por parte de Ginny: No había nadie allí dentro. Suspiré aliviada y luego miré a Ron, que se había despertado y nos miraba algo confundido. De repente, soltó una carcajada bastante estridente. Creo que estaba hechizado porque se veia un poco tonto, aunque tal vez no lo sea.
- ¡Qué cabello tan naranja tienes! -le dijo a Ginny, riendo sin parar. Ginny me miró algo asustada.
-Perdió la cabeza -me dijo-. Estoy segura de que eso fue loque pasó. Tal vez se golpeó muy fuerte...
-Oooooooh... -Ron se volvió hacia mi-. ¡Ahora se pueden usar veetales en las orejas! ¡Siempre quise usar un par de tomates!
- ¡Ya, Ron, deja las idioteces y vamos! -lo reprendio su hermana-. Debemos estar cerca de la salida, así que en marcha.
Ginny dio un par de pasos, entonces, algo muy raro pasó. Todo el negro y oscuro lugar, en el que no se veía dónde estabamos parados, siquiera, se llenó de relucientes puntitos, similares a las estrellas. Entonces, fue como si la gravedad desapareciera, y comenzamos a flotar. Lo sé, sonaba raro, pero es enseio: FLOTABAMOS!
Al rededor nuestro se roducian explociones muy raras, y surgías algo parecido a grandes rocas, que luego comenzaron a llenarse de nubes coloridas, tornarse de colores, y tomar formas redondas. Un poco más allá, algo que creo que era Saturno se estaba armando. Ginny me miró con sorpresa:
-Es la creacion de los plantetas -señaló-. Los inefables deben estar investigando como comenzó todo esto..
Un gran meteoro pasó rozandonos, y sentí que la estela me rozaba el brazo, causandome una quemadura. Gemí y me lo tomé, bastante sustada por la situación. Esta vez no podía hehcarle la culpa a los torposoplos o a los bibblers maravillosos... papá nunca había mencionado algo parecido a ésto...
Unos cinco mortífagos aparecieron en el lgar. Ginny me tomó el brazo en intentó agarrar a Ron para avanzar, pero él se soltó, y casi por reflejo, yo lo agarrpe antes de que otro cometa pasara y lo golpeara.
-¡Allí están! -rugió uno de los mortifagos-. ¡Cerca de Orión!
-Potter no está con ellos, matenlos.
Esquivamos por poco a Plutón, que comenenzaba a formarse cerca nuestro, y logramos llegar a una puerta. Apenas entramos, y una luz cegadora me encandiló. Sentí una mano agarrarme con fuerza del brazo, a Ron reírse tontamente, y a continuación, varios mortífagos gritando. Creo que nos habíamos metido en una habitación donde habían mortifagos. La que me arrastraba debía ser Ginny. Al fin pude abrir los ojos. Ayudé a mi amiga a llevar a Ron, pero un mortífago se agarró a su tobillo. Ella intentó seguir, y oí un crugido desagradable... ¿Alguna vez oyeron como un perro roe un huso y este se parte? Algo muy parecido. Deducí que a Ginny se le había quebrado del tobillo. La ayudé a llegar a una puerta, pero antes hice que un par de estantes explotaran, y se prendieran fuego, para confundir a los mortífagos, que no nos vieron salir d allí por otra puerta. Nos encontramos en la habitacion de los cerebros. Ginny se dejó caer con un gemido, agarrandose el pie con fuerza.
-No te preocupes -le dije-. No se ve tan mal, te lo arreglaría, pero no sé cómo...
oí un fuerte ruído del otro lado. Los mortífagos iban por nosotros. Agarrpe a Ginny pára ayudarla.
-No podré correr -susurró ella, con pánico.
-Te ayudaré -le aseguré yo. Por alguna razón me sentía muy segura de mi misma-. Ginny, poco me importa que los mortífagos me atrapen, qu nos retrasemos, o que algo me pase. No los dejare. Eres mi amiga...
-Luna -susurró Ginny, muy seria-. También eres mi amiga. Empiezo a darme cuenta de la gran persona que eres y lo que vales. Y no dudes que los demás también lo sienten... Eres NUESTRA AMIGA... y también te ayudaremos... siempre...
Esas fueron las palabras MÁS mágicas que nunca escuché... y creo que no me equivocaría si dijera que, desde ese entonces, me ayudaron a salir adelante, y me acompañaron para siempre...



Capítulo 18: Sé lo que es el dolor...




En cuanto salimos de la sala de los cerebros nos encontramos con los chicos, Harry, Neville y Hermione. Lo que paso luego no se los contaré, porque Harry tiene su propio libro, por lo tanto ya todos ustedes deben saberlo.
Lo único que mencionaré en este capítulo, es la muerte de Stubby Boardman... O sea, Sirius.
Al fin entendí que sí, que era Sirius Black y que era el padrino de Harry, y tuve que comprenderlo porque no era muy lindo estar tan descolgada y... ustedes saben, no podía ser que no supiera nada...
El asunto es que por un momento desidií bajar de mi nube y ver un poco lo que pasaba, y sé no es mi estilo pero sabía porqué lo hacía: Había alguien que estaba sufriendo lo que yo. Cuando perdí a mamá, no había nadie a mi lado qe me ayudara, estube SOLA, y sabía lo que Harry debía sentir y sólo quise ayudarlo.
Pero no podía ir yo... era él quie debía venir.
Fue justo el día en que terminaban las clases y yo terminaba de colgar los carteles con las cosas que me faltaban (muchos me las roban y las esconden porque les parece gracioso), cuando él apareció por el pasillo, con un aspecto mucho más abatido de lo que hacia mucho tiempo que lo veía. Por esa razón nuestro encuentro fue corto y hablamos poco. Además al princpio me pareció que él no quería hablar conmigo. Pero de todos modos creo que se marchó mucho más animado, y sin embargo...
Sin embargo me hubiera gustado poder decirle algo más. Poder decirle que no se preocupara, que tenía amigos a su lado que en realidad nunca había estado solo.. no del todo...
Me hubiera gustado que entendiera lo que realmente es la soledad y lo que signifia la infinita tristeza que asola a una persona cuando no hay un hombro amigo, y que no importanria si fuera así y te ignoraran por completo, pero además de eso hay gente que realmente se dedica a molstarme, y estoy segura de que en varios momentos Harry tuvo la oportunidad de sentirlo. Pero él siempre contó con la compañía de Ronald y Hermione... y esa es la verdadera diferencia entre nosotros. Yo estoy sola...
Sin embargo este año... por primera vez en mi vida, sentí que pertenecía a algo, y todo comenzócon la yuda de Ginny Weasley, y luego conHermione, Harry, Ronald, Neville... Y comenzó el Ed, y sentí que tenía amigos, y ¡Dios! Este fue uno de los años más importantes para mí. Me enfrenté a Cho Chang, hice amigos, me sentí parte de un grupo, vi por primer vez a Ralph Scamander, le conté a mi padre lo que me hacia mal y por primera vez en mi vida, aguien se dirigio a mi y pronuncio las palabras "eres nuestra amiga"... Y me voy de Hogwarts sabiendo esto. Me voy de Hogwarts sabiendo esto. Y gracias, mil gracias por cada momento porque sé que luego de ésto lograre cambiar. Porque este día me voy. Pero voy a volver... Y sé que el próximo año será mejor, y el proximo mejor, y el proximo aún mejor porque simplemente yo voy a hacer que así sea, porque ¿Saben qué? Puedo hacer que cada d+ia sea mejor que el otro. Y conozco el dolor y conozco el sufrimiento, pero simplemente no permitiré que eso me derribe, no me echaré atrás. No dejaré que el tiempo y las malas pasadas me derriben. Porque ésa soy yo. Soy Luna Lovegood... y me enorgullezco cada día de ello....Capitulo 19: Mis vacaciones ya no son iguales...




Hogar, dulce dulce hogar.
Aquí puedo hablar con papá sobre las cosas que ambos sabemos y que otros tal vez ignoran. Bien, lo que sé, es que tranquilamente puedo abrir la boca sin que me griten que estoy loca.
Si me lo preguntan es un consuelo bastante bueno.
Papá estaba muy ocupado en ese momento, así que me senté en un sillón y me dediqué a dibujar. A veces lo hagó. Me siento en el sofá, permito que los graffoks se apoderen un rato de mi imaginacion y dibujo sin darme cuenta de lo que hago. Al terminar, es como si despertara y pudiera contemplar lo que acabo de dibujar.
Es un buen ejercicio si hay veces en que no sabes lo que piensas. Ves el dibujo y te das cuenta de lo que sientes y luego tienes una gran oportunidad para analizar lo ue dibujaste y darte cuenta de que los sentimientos no son malos. Estan ahí porque si no estubieran nada sería lo mismo. Lo sé, es algo curioso ¡Pero les juro que es cierto!
Papá se asomó por la puerta para hablarme. Ultimamente su cara es un poco triste y me habla con un tono amargado. Un tono que sólo he oído en personas que estan realmente mal. Creanme, sé mucho de esto...
-Lunita -me dijo-. Hoy no comeré contigo, tengo muchas cosas que imprimir...
-Bien -acepté. Jamás he forzado a alguien a estar conmigo y es algo que nunca haré, ni siquiera con mi padre. Es algo que cadaquien debe decidir por si mismo-. Comeré sola, no te hagas problema, papá.
-De hecho, no quería que tu comieras sola -explicó papá. Me sonrió, pero era una sonrisa triste, no se si alguna vez vieron alguna así, pero es realmente preocupante. Es algo que hacen a fuerza de voluntad y es algo malo-. Así que alguién comerá contigo hoy.
-¿De verdad? -le sonreí. Siempre que llegó del colegio, me siento acompañada. Este año es diferente: Me siento más sola que nunca. Por eso algo de compañía será buena-. Hay alguien que está parando por aquí cerca. Viene muy seguido a hablar conmigo sobre las creaturas mágicas que existen y conozco. Le caerás bien.
Bien. espero caerle bien. Realmente quiero tener buenos amigos, en Hogwarts tal vez los tengo, pero por ahora prefiero ocuparme de mi hogar.
-¿Quién es? -pregunté, mientras él iba hasta la cocina.
-Ese joven Scamander -me contestó-. Ha estado por aquí hace poco tiempo... creo que tu lo conosiste en tus vacaciones de invierno...
¡Vaya si lo conocí! Era ese chico que me gustó y que estudiará Bilogía Mágica. Una de las carreras más lindas, a mi parecer.
-Qué bien -atiné a decir (admito que bastante nerviosa)-. Comeré con él...
-Bien, entonces ve poniendo la mesa.
Me levanté para poner los habituales pares de platos, cubiertos, vasos y otras cosas más. Si he de ser muy sincera, admito que hay veces en que miro la mesa y deseo con todo mi corazón ver tres platos allí. Como pasaba cuando mamá estaba aquí...
Antes de ir hacia la alacena miré mi nuevo dibujo. La primera impresión fue de mucha sorpresa. Luego, sonreí. Era un dibujo de mis amigos. De quienes logré considerar amigos: Harry, Ron, Hermione, Ginny y Neville. Y yo estaba allí, con ellos. A su lado. Es realmente lo que quiero, espero que de algún modo puedan entender esto...
Me paré y comenzé a poner la mesa. Ya había agregado el seguno par de cubiertos, cuando la puerta fue golpeada con fuerza. Levanté la cabeza y miré hacia las escaleras con curiosidad. Oí la típica risa de bienvenida de papá y una alegre voz saludarlo.
No sé cómo explicarlo, pero me setí muy bien al oír que el muchacho le hablaba a mi papá con mucha admiración. Realmente me hizo feliz.
Vi a ambos subir hasta donde yo estaba. Salude al joven Scamander con una sonrisa. Papá nos deseo que comieramos bien y se fue hasta su estudio.
-Hola -me saludó él-. Luna ¿Cierto?
¡Vaya, recuerda mi nombre! Yo quisiera recordar el suyo, pero ¡estoy muy nerviosa!
-Sí -sonreí de nuevo-. Es un gusto...
-Ralph -me recordó él.
-Ralph -¡cierto! ¿cómo pude olvidar su nombre, siendo tan lindo?-. Bien... adelante.
-Sí, permiso...
La desenvoltura con la que caminó entre la mesa y los muebles, me hizo comprender que ya había estado aquí varias veces.
-¿Cómo has estado? -me preguntó, mientras se servía varias cosas para comer.
-Bien -aseguré-. Acabo de volver de...
-Hogwarts -concluyó-. Apuesto a que estas en Ravenclaw, al igual que tu padre y tu madre. Eres un gran ejemplo de una chica inteligente, de mente abierta y linda.
Creo que me sonrojé. Vaya, es un chico muy amable conmigo.
-Gracias -alcanzé a farfullar-. Y... veo que te gustan los animales mágicos...
-Claro -sus ojos brillaron-. Quiero probar a la gente la existencia de varios animales desconocidos. No me imorta que tenga que arriesgar.
Me sentí admirada. Y es lo que yo quiero lograr... por eso le pregunté lo que siempre quise preguntarle a alugién pero jamás me atreví.
-¿Y si con demostrarlo... ellos creyeran que tu... perdiste la cabeza?
-Hay mucha gente de mente cerrada -señaló él-. Pero siempre debes luchar, Luna... Porque algún día demostrarás eso que tu queres, y no sólo verán que no perdiste la cabeza. También te admiraran por haber mantenido siempre tus principios.
Sonreí con más ganas. Es muy bueno hablar con gente así. Creo que te inspiran.
-Es lo que Harry Potter ha hecho -me señaló. Se puso bastante serio-. Admiró mucho a tu padre, como admiro a Harry Potter... pero en cierto modo ultimamente las cosas que imprimé sobre el niño que vivió...
-¿Qué? -fue como si me hubieran sacado la calidez y la felicidad de pronto, muy bruscamente. Abrí los ojos al máximo. Hacia mucho que no leía la revista de papá, lo había olvidado-. ¿Qué escribe sobre Harry?
-Ya no es como... -Ralph se aclaró la garganta-. Como si estubiera de su lado. Más bien me recuerda al profeta.
En ese momento comenzé a entender que muchas cosas habían cambiado. Que muchas cosas iban a ser diferentes desde ese momento. Y admito que me preocupo bastante. Fue darme cuenta de que debía salir un rato de mis sueños y enfrentar estos problemas. Que debía tomar esta responsabilidad. Y creo que lo malo de hacer esto, es que uno pierde parte de la felicidad que le permite aislarse y olvidar los susesos malos. Y comienza a ser infeliz... Y como a papá le paso: Comeinza a sentir la vida con un gusto más amargo... Tal vez sea algo que noten a partir de ahora...
Porque muchas cosas estan cambiando.....
Capitulo 20: ¿Por qué pasa esto?




Tuve un sueño.
En el sueño, yo corría entre miles de arboles, por el bosque prohibido. Tenía miedo, aunque no se bien porqué. No puedo recordarlo.
Delante mio, había un gran pegaso de color muy blanco. Creo que me estaba guíando y me ayudaba. Y yo corría, espantada, asustada, atemorizada y todas las variantes que puedan ocurrirseles.
Entonces, llegaba hasta un claro donde alumbraba la luz de la luna. Y tuve que taparme la boca para no gritar al ver...
Y desperté sobresaltada.
Quise olvidar ese sueño porque era ralmente horrible pensar en algo así de malo. ¿Me explico? Era atemorizante!

Alguien golpeó la puerta de mi cuarto en ese momento, así que me levanté para ir a atender con mucha pereza, puesto que eran como las cuatro. Era papá, y lucía algo pálido.
-Luna -me dijo-. Te oí gritar ¿Todo está bien?
-Sí -asuguré. En realidad no lo sabía pero no seré yo quien lo preocupe-. Gracias papá, todo está bien.
Él miró por la ventana y suspiró. Bajó la mirada, algo triste.
-Qué rápido pasa el tiempo ¿No crees?
-Sí, creo que sí... -No llegué a entender a qué se refería papá, pero se veía tan triste... Sentía que debía decir o hacer algo para ayudarlo. Porque realmente no lucía bien.
-Hace unos pocos años, tu madre y yo contemplabamos una luna igual a esa -me contó él-. Te pusimos Luna porque era algo que ella realmente amaba. La luz plateada de la luna. Siempre decía que iba a estar orgullosa de ti toda la vida, y que no quería que te rindieras jamás. Desde que murió, hago todo lo posible por lograr su cometido. Por ayudarte a no rendirte, Porque ella te amaba así como yo te amo...
Tuve que bajar la mirada para ocultar las lágrimas que habían surgido en mis ojos...
-La extraño -susurré.
-Hija... -Papá me abrazó-. Hay veces en que uno debe aceptar que... por más difícil que sea no existen los cuentos de hadas. Y la gente muere. Muere en todas partes porque nosotros no tenemos valor para.. aunque quisieramos........ ¡Perdona que no pude salvarla, hija!
-No debes disculparte -me alejé un poco y me sequé las lágrimas. Si tan sólo hubiera llegado unos minutos antes... ¿Cuantas cosas habrían sido diferentes?
-Pero yo sabía que tu ibas a quererla... aún después de la muerte -papá miró hacia el techo, lleno de tristeza-. ¿Sabes? Ella creía que todo pasa por una razon. Cuando todo estaba mal, yo me negaba a aceptar aquello. Pero luego de que se fue, tuve que aceptar que realmente las cosas pasan por algo... porque de cierto modo sentía la culpa de su muerte y me estaba haciendo tan mal... y me seguía a todas partes...
-A mi también me hizo mal -bajé la mirada y me di vuelta. Oí como el salía de mi cuarto. Me sequé las lagrimas con un gesto bastante abatido...
Aún me sigue haciendo mal
Hay noches en que pienso en ella y temo que jamás la olvidare
Mientras que una parte mia teme olvidarla
Porque fue la mejor hechicera que conocí
Que me miró con amor y siempre me cuidó...
Y durante mucho tiemo, sólo pude permitir que la indiciosa preguntita se formara en mi cabeza: ¿Por qué pasa esto?Capitulo 20: ¿Por qué pasa esto?




Tuve un sueño.
En el sueño, yo corría entre miles de arboles, por el bosque prohibido. Tenía miedo, aunque no se bien porqué. No puedo recordarlo.
Delante mio, había un gran pegaso de color muy blanco. Creo que me estaba guíando y me ayudaba. Y yo corría, espantada, asustada, atemorizada y todas las variantes que puedan ocurrirseles.
Entonces, llegaba hasta un claro donde alumbraba la luz de la luna. Y tuve que taparme la boca para no gritar al ver...
Y desperté sobresaltada.
Quise olvidar ese sueño porque era ralmente horrible pensar en algo así de malo. ¿Me explico? Era atemorizante!

Alguien golpeó la puerta de mi cuarto en ese momento, así que me levanté para ir a atender con mucha pereza, puesto que eran como las cuatro. Era papá, y lucía algo pálido.
-Luna -me dijo-. Te oí gritar ¿Todo está bien?
-Sí -asuguré. En realidad no lo sabía pero no seré yo quien lo preocupe-. Gracias papá, todo está bien.
Él miró por la ventana y suspiró. Bajó la mirada, algo triste.
-Qué rápido pasa el tiempo ¿No crees?
-Sí, creo que sí... -No llegué a entender a qué se refería papá, pero se veía tan triste... Sentía que debía decir o hacer algo para ayudarlo. Porque realmente no lucía bien.
-Hace unos pocos años, tu madre y yo contemplabamos una luna igual a esa -me contó él-. Te pusimos Luna porque era algo que ella realmente amaba. La luz plateada de la luna. Siempre decía que iba a estar orgullosa de ti toda la vida, y que no quería que te rindieras jamás. Desde que murió, hago todo lo posible por lograr su cometido. Por ayudarte a no rendirte, Porque ella te amaba así como yo te amo...
Tuve que bajar la mirada para ocultar las lágrimas que habían surgido en mis ojos...
-La extraño -susurré.
-Hija... -Papá me abrazó-. Hay veces en que uno debe aceptar que... por más difícil que sea no existen los cuentos de hadas. Y la gente muere. Muere en todas partes porque nosotros no tenemos valor para.. aunque quisieramos........ ¡Perdona que no pude salvarla, hija!
-No debes disculparte -me alejé un poco y me sequé las lágrimas. Si tan sólo hubiera llegado unos minutos antes... ¿Cuantas cosas habrían sido diferentes?
-Pero yo sabía que tu ibas a quererla... aún después de la muerte -papá miró hacia el techo, lleno de tristeza-. ¿Sabes? Ella creía que todo pasa por una razon. Cuando todo estaba mal, yo me negaba a aceptar aquello. Pero luego de que se fue, tuve que aceptar que realmente las cosas pasan por algo... porque de cierto modo sentía la culpa de su muerte y me estaba haciendo tan mal... y me seguía a todas partes...
-A mi también me hizo mal -bajé la mirada y me di vuelta. Oí como el salía de mi cuarto. Me sequé las lagrimas con un gesto bastante abatido...
Aún me sigue haciendo mal
Hay noches en que pienso en ella y temo que jamás la olvidare
Mientras que una parte mia teme olvidarla
Porque fue la mejor hechicera que conocí
Que me miró con amor y siempre me cuidó...
Y durante mucho tiemo, sólo pude permitir que la indiciosa preguntita se formara en mi cabeza: ¿Por qué pasa esto?Capitulo 22: Mi Quinto Año





Miré hacia el andén 9 y 3/4. Luego me volví hacia papá y le sonreí brevemente. Primera vez en mi vida que tengo tantas ganas de regresar al colegio... ¿Será por lo sola que me sentí este verano? ¿O es simplemente que quiero comprobar si aún tengo amigos? Sea cual sea la razón, sé que es valida... Es todo lo que quiero... Y papá está raro.
-Cuidate Luna -me deseo.
-Papá -dije yo, bastante preocupada. A veces los gorbbis hacen que estes triste, pero esta vez es diferente, puedo sentirlo-. ¿Está pasando algo?
-No... -Se aclaró la garganta, preocupado-. Cuidate en Hogwarts, hija... Porque...
-¿Por qué? -de pronto creí comprender una parte de aquel asunto. No mucho, pero si lo suficiente. O al menos eso creía yo-. Papá... ¿Esta pasando algo malo? Es decir. me han contado cosas sobre tu revista en este año y realmente me procupa porque... no sé... Si tu no creyeras que algo malo va a pasar... jamás me pediste que me cuidara antes del año escolar con ese tono y sabes que en Hogwarts es donde más lejos estoy de ti...
-Sólo quiero que te cuides -dijo él, con tono cansino.
-Yo creo que tú...
El tren pitó destrás de mi. Mejor me subía ya, odio subir y que todos los vagones esten llenos, porque no me gusta incomodar a la gente con mi presencia y no sabría como ir y pedirle a alguien sentarme con ellos. Es algo para lo que Ginny sirve. Pero yo no.
-Adiós -dije, simplemente. Huiera querido ser más amable, pero no pude. No se porqué, tal vez se debía a mi prisa.
-Cuidate Lunita...
Me di vuelta y corrí hacia el tren. Encontré un vagón vacío, por fortuna mía.
Desde aquel comentario de Ralph, decidí comenzar a leer la revista de papá nuevamente y fingir como que nunca había pasado nada, así que me senté y comenzé a leerla. Encontré un par de espectroanteojos (¡Que bien, me encantan!) Y ni me los había terminado de probar, cuando Harry y Neville entraron.
-Hola Luna -me saludaron.
-Hola -contesté yo, con una sonrisa. Simplemente me alegraran que se sentaran en mi bagón. Era como volver y descubrir que en realidad nada había cambiado y seguiamos siendo amigos. Son sensaciones que uno no entendería a menos que este en mi lugar. Son cosas que me hacen entender que este año será diferente.
- ¿Como pasaste tus vacaciones? -preguntó Harry.
-Bien -contesté-. Bastante movidas... algunas discuciones con papá por...
De ponto recordé porqué habia sido la única discución que habíamos tenido, y me callé. Yo no iba a ser quien tuviera la culpa de que Harry se sintiera mal.
-¿Por?
-Nada... -miré hacia la ventanilla-. ¿Que tal las suyas?
Los dos comenzaron a contar todo. Pero yo no esuchaba lo que me decían. Sólo podía pensar que... Las cosas realmente iban a cambiar. Y con un escalofrío, intuí el motivo de la preocupación de mi padre....






-Continuará-Capítulo 23: Mil y una sorpresas.




Caminé bajo la lluvia hasta el colegio.
Para cuando llegué a mi mesa, ya todos estaban sentados, así que simplemente caminé hasta mi asiento.
Yo sabía que el año sería diferente, mi compañera de banco, increíblemente, me habló.
Es decir, tal vez realmente las cosas cambien este año y si es así, bienvenido sea el cambio.
-Hola Luna -me dijo-. ¿Cómo has pasado tus vacaciones?
Tardé un rato en contestar.
Debo admitir que la sorpresa me mantenía helada.
-Bien -contesté al fin-. Muy movidas ¿Y tú?
-Raras -explicó ella. Se encogió de hombros-. Mi tía ha desaparecido y...
Agachó la cabeza, triste. Creí que ella necesitaba ser oída por alguien.
Quise ayudarla.
Le puse una mano sobre el hombro, compungida por esa pobre chica. Ella me miró y sonrió.
-¿Por qué no te sientas con nosotras? -sugirió.
Miré hacia donde estaban todos sus amigos.
Ella se llama Elisa, es una de las chicas más populares de Ravenclaw. Es prima segunda o algo así de Cho Chang, de hecho, Cho estaba demasiado cerca de sus amigas.
Mientras yo la miraba me lanzó una mirada de odio.
Miré a Elisa, algo preocupada. Ella se encogió de hombros.
-No hace falta que hables con Cho -le aseguró-. No se junta con nostras, es dos años mayor y se cree mucho como para estar con los de quinto año.
-Bien -sonreí aliviada-. Gracias.
Fui con ella hasta los demás chicos. Todos me recibieron con sonrisas.
-Hola Luna -saludaron muchos.
Fue una de las pocas veces en que un gran grupo de gente me saluda y no se refiere a mí como a una loca. Y eso me tranquilizo mucho.
Estaba allí la gran mayoría del grupo de quinto, todos compañeros míos. Compañeros que en un pasado jamás me habían mirado y que en algunos casos me robaban las cosas.
Tal vez, el tiempo que yo había estado de vacaciones ellos se habían olvidado cómo era el año pasado.
Pues si quiero una oportunidad para cambiar, es esta y no voy a desaprovecharla. Gracias a Elisa el primer paso ya está dado.
Ahora debo seguir con el resto.
-Los alumnos de este año se ven taaaan tiernos -susurró Lila, mirando hacia los alumnos de primero que iban a ser elegidos para las casas.
-Para ti siempre son tiernos -replicó Elisa-. En cuarto eran tiernos, también en tercero, y en segundo. Estábamos en primero y tus compañeros te parecían tiernos.
Elisa me sonrió mientras los demás se reían.
Había reconocido a Lila. Era una chica que siempre se reía de mí.
Sonreí a Elisa, sin poder evitar preguntarme por qué tanta amabilidad. Justo entonces, apareció Ginny, del brazo de Dean. Corrió hacia Elisa.
-¡Hola Lisa! -la saludó-. ¿Qué tal estás? ¡Luna! -me sonrió con ganas-. Me alegra verte amiga. Bien, luego nos vemos chicos, ¡adiós!
¡Claro! Tal vez por eso era. Si hay algo que sé, es que Ginny tiene amigos en todas las casa, excepto en Slytherin, creo.
Supongo que Elisa sabe que Ginny me considera su amiga, y por eso me invitó a estar con ella. Pues, no niego que me alegra muchísimo.
Los alumnos pasaron para ser seleccionados para las casas.
Cuando terminaron, el profesor Dumbledore se paró para darnos su breve discurso inicial de todos los años, y luego tomo aciento para que todos pudiéramos comer.
Me mantuve en silencio los primeros momentos, y oyendo lo que los demás hablaban.
-Sé que es peligroso salir a la calle así como así -nos decía Dennis-. Pero mi hermana había desaparecido, no estaba en la casa ¿Qué más podía hacer? ¿Esperar a que la encontraran los Dementores? ¿O los Mortífagos?
-Ya, pero no deberías haberlo hecho -insistió Nelly-. Cualquiera de ellos te habría matado en cuestión de segundos ¿Crees que te habrían tenido piedad?
-No -Dennis dejó el tenedor, molesto-. Tampoco habrían tenido piedad por mi hermana.
-¡Pero deberías haber dejado que el Ministerio se encargara! -le recriminó Jane-. ¡Dennis, no puedes salir así como si nada! ¡Fue un peligro! ¡UNa inconciencia de tu parte!
-Vamos -suspiró Graciela, una de las chicas más reflexivas en inteligentes-. Saben que el Ministerio no puede hacer nada. Estoy de acuerdo con Dennis por haberse preocupado y estoy e desacuerdo con que haya salido a buscarla sin más que su varita, siendo un menor de edad. Pero el Ministerio no puede hacer NADA, Foudge perdió mucho tiempo encerrado en su burbuja rosa. Ahora Scrimgeour debe pagar lo fallos...
-Como sea, por ahora sabemos que tenemos que mantenernos con cuidado -comentó Daphne-. No es un juego. Lunática, pásame las papas.
Creo que me ruboricé... ¿Por qué pensé que alho iba a cambiar? Sigo siendo Lunática Lovegood.
Creo que estuve a punto de pararme para irme, pero Elisa puso una mano sobre la de Daphne cuando ella iba a levantar el tenedor con una violencia tan fuerte, que todos nos asustamos. Incluso Cho Chang miró hacia nuestro lado.
-Retira lo dicho -susurró Elisa. Daphne estaba pálida.
-P-p-perdón -farfulló ella, asustada. Lo estaba tanto, que incluso lucía menos bonita que de costumbre.
-Quiero que algo le quedé claro a todos los Ravenclaw -dijo Elisa, decidida-. Luna Lovegood es mi amiga. Así que trátenla bien ¿Entendido?
Elisa se sentó, furiosa.
Los demás la miraron, asustados. Daphne miró de reojo a Elisa, que le lanzó una mirada de advertencia.
La chica me miró, aún pálida y susurró:
-Perdóname Luna, yo no quise... Es costumbre, lo siento, no quise ofenderte...
Afirmé la cabeza, entre asustada y sorprendida por lo que estaba pasando.
Caden se acercó un poco a Elisa.
-¿De qué se trata? -murmuró tan bajo que tuve que aguzar bien el oído.
-Es mi prima -contestó Elisa en voz bien alta y clara-. Y quien se meta con ella, se mete conmigo también.



-continuará-
Capítulo 24: Seré Feliz.






Corrí por los pasillos buscando a Ginny, a Hermione, a Harry, a quien fuera.
Necesitaba contárselo a alguien. Era totalmente increíble.
Entonces, en medio del pasillo, choqué con Harry.
- ¡Luna! -farfulló él-. ¿Estás bien? ¿Qué te pasó?
-Harry, no puedo creerlo -traté de recuperar el aire, mientras él se preocupaba más y más-. ¡Tengo una prima! ¡Elisa es mi prima!
- ¿De verdad? -Harry me sonrió. Se dio cuenta de que la noticia me hacia muy feliz.
Era un gran cambio.
-No puedo creerlo -murmuré, aún con la mitad del aire que necesitaba-. Y será bueno, Harry ¡Dice que este año me ayudara! ¡Que no dejará que me maltraten!
-OH, Luna, es una muy buena noticia -me dijo, muy contento. Sin pensarlo dos veces, lo abracé.
No podía haber estado más feliz en la vida.
Sin más ni más me eché a correr hacia mi habitación. Entonces, choqué contra Cho Chang.
-¡Sal de mi caminó Lunática! -me espetó.
-Qué linda te ves llorando en los entrenamientos -repliqué yo. Estando ya lejos, solté una carcajada ¿Qué me pasaba que todo era ya tan diferente? ¿Qué pasaba que no podía parar de sonreír?
No hay duda, podré ser feliz. Seré feliz. Este año, no se va a arruinar.
-Ey, Luna -Me volví. Allí estaba Dennis. Debo admitir que Dennis siempre me gustó, pero lo vi como una de esas personas que simplemente me catalogan en el papel de "Lunática" y ya.
Además, le gusta a Daphne, y Daphne es muy linda.
-Hola -lo saludé. Sonreí. Sonreír siempre me parece un buen comienzo.
-Oye, que bien que seas prima de Elisa -me dijo-. Y que ella haya decidido ayudarte.
-Sí... -lo miré y como vi que no iba a decir más, decidí despedirme ya-. Bien, gracias, nos vemos...
-¡Luna!
- ¿Si?
-Me preguntaba si tu, te gustaría tal vez... -Dennis se aclaró la garganta-. Ir conmigo a Hogsmade.
Sonreí de nuevo, esta vez, porque no podía hacer nada más.
-Claro -acepté, aturdida-. Nos vemos.
-Nos vemos...
NOs despedimos y yo me fui corriendo al cuarto, segura de que ante tal felicidad, abrasaría a la siguiente persona que se me cruzar. Y así fue: Ginny.
La abracé no sólo por la felicidad que me embargaba, si no que también por lo mucho que la quería.
-¡Luna! -se sorprendió ella. Rió-. Oh, vaya, que feliz te ves.
-Soy prima de Elisa -farfullé-. ¡Y Dennis me invitó a Hogsmade con él!
-¡Oh, amiga, te felicito!
Nos abrazamos de nuevo.
Nos despedimos y me fui a mi cuarto, esta vez caminando.
Si seguía corriendo moriría deshidratada.
Era una sensación increíble de bien estar.
AL mismo tiempo, era una sensación horrible: Era pensar que todo estaba saliendo tan bien que... Temí que s desmoronara. Pero eso no tenía que preocuparme. Simplemente seré feliz.
Todo sobre el cafe

 

La dificil vida de Luna Lovegood - Fanfics de Harry Potter

La dificil vida de Luna Lovegood - Fanfics de Harry Potter

Me cuesta mucho integrarme a este grupo... ¿Sera porque son todas chicas geniales? ¿Coquetas? ¿Que tienen que yo no tenga? No lo se, pero no me gusta sentir

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-dificil-vida-de-luna-lovegood-fanfics-de-harry-potter-2379-0.jpg

2023-02-27

 

La dificil vida de Luna Lovegood - Fanfics de Harry Potter
La dificil vida de Luna Lovegood - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/25562
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20