La muerte no es más que la siguiente gran aventura. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Albus observa detenidamente su despacho. Pareciera ser queintenta recordar algo, lograr dar con el paradero de un objeto en específico.

Pero lo que de verdad intenta hacer es grabarse cada detalleen su memoria, ya que sabe que ese despacho dejará de ser suyo dentro de pocotiempo.

Contempla los cuadros de los directores, pensando en lopronto que su imagen se sumará a esa larga fila de retratos.

Mira nostálgicamente a Fawkes, dormida tan apaciblementesobre su percha. Camina sigilosamente hacia ella, sin intenciones de perturbarsu descanso. Estira su mano y acaricia débilmente su plumaje, lo suficientepara sentirlo en la punta de sus dedos.

Tal vez, la última vez que goce del tacto de aquellatextura.

Medita, piensa en aquella ave que tiene frente a él, aquellaque lo acompañó desde el comienzo, frente a todo. Piensa en lo maravillosas queson, lo inspiradoras que resultan. Ellas no morían, simplemente concluían unperíodo y comenzaban otro con una faceta mucho más bella.

 

Esa no iba a ser su suerte.

Porque sabe que no importa cuanta magia conozca, no se puederesucitar a los muertos.

Se pregunta si esa era la forma en que otros magos sepreparaban para afrontar una muerte ineludible. Parecía ser que meditar era másnecesario que nunca, que era vital en esas circunstancias.

No puede evitar sentir miedo, a pesar de que se lo habíaprohibido a sí mismo desde que supo el rumbo que tomarían las cosas. Pero noteme por él.

Teme por el mundo mágico que deja detrás.

Sabe que la batalla comenzará, que tiempos oscuros caerán sobrelas cabezas de la gente que conoce, que los bandos estarán marcados y que lasdecisiones de las personas definirán el rumbo de sus propias vidas.

Y asimismo, no puede evitar remontarse al pasado, a recordarsu propia vida.

Piensa en su padre. Aquella persona que cometió tantoserrores, la misma que había marcado el primer gran dolor de su vida. Y a pesarde eso, jamás quiso odiarlo, jamás quiso tratarlo como un criminal. Simplemente,pensaba que su padre se había equivocado, como cualquier otro ser humano en elmundo.

Recuerda a su madre, aquella mujer que estuvo dispuesta aadentrarse en el caótico mundo mágico, que cuidó de él y de sus hermanos hastael final de todo. Aquella mujer de infinita bondad que siempre quiso lo mejorpara su familia.

Una lágrima resbala por la mejilla de Dumbledore.

Pensar en Ariana siempre le había provocado un efectodevastador. Nunca había podido lidiar con la culpa de su muerte. Jamás quisoque las circunstancias condujeran a eso. Nunca.

La muerte aún le resultaba desconocida, y se preguntaba sivolvería a ver a todos esos seres queridos que perdió en el camino. Si era así,les sonreiría, los abrazaría. Le pediría perdón a Ariana, por haber estado enel momento en que se le arrebató la vida de forma tan brutal, tan fugaz.

Piensa en Aberfoth. Lamenta el rumbo que tomó su relación,las decisiones que ambos tomaron y que solo ayudaron a separar aún más suscaminos en un momento donde necesitaban estar unidos. Siente una profundatristeza al ver el estado en que terminó su relación, la que antes solía sercercana y cálida.

Dumbledore piensa en los errores, en los hechos, en lasbatallas, en todo. Y decide que no quiere arrepentirse de nada.

Decide que su vida no fue en vano, que logro aportar a sumundo, a las personas. Que siempre defendió sus ideales, sin importar que taninapropiados fueran ante los ojos de algunos.

 

Aunque vaya a morir, sabe que en sus ciento quince años deexistencia no hizo nada en vano y logró ser una persona completa. Juegos, Tecnologia e Internet

Tiene una convicción fija; que todo sucede por algo.

Aún sumido en meditaciones, se acerca a la ventana paracontemplar los terrenos de Hogwarts. Su hogar.

No puede evitar la nostalgia de sus años, de ver como losciento dieciséis no podrán consumarse. Es que no seguirá vivo para el momentoen que sea su cumpleaños, el momento de celebrar una etapa más de su vida.

Sabe que su fin se acerca, pero no el término de la guerra. Anhelacon todo su corazón que todos los corazones valientes sepan batallar y lucharpor sus sueños y esperanzas, no estar dispuestos a rendirse sin importar quetan mal vayan las cosas.

Espera que Harry, ese alumno al que tanto valora como sifuese parte de su propia familia, logre acabar con el caos y acabe con el temory la muerte.

Muerte.

Debe afrontarlo, no entumecerse ante esa palabra. Sabe queno será el único. Que muchos morirán en la pelea, en el intento, pero que nadade aquello será en vano. Todos estaban luchando por un objetivo noble.

Sabe que hubo un momento dentro de su historia donde leaseguró una frase a Harry.

Que la muerte no es másque la siguiente gran aventura.

Con un hondo suspiro y con los paisajes de las explanadasreflejados en sus ojos azules, decide que está listo para emprender su próximatravesía.


Harry despertó, inundado en sudor. Su respiración se agitabaal compás de la incomprensión que lo azoraba en ese instante.

Acababa de tener una pesadilla. Había vuelto a ver la muertedel profesor Dumbledore en sus sueños.

Se levantó precipitadamente, sentándose sobre su cama yapoyando sus manos sobre la cabeza. Un torbellino se desata dentro de él,impaciente por ver cuando acabará.

Las cosas habían sido muy caóticas de un tiempo a esa parte.Desde que Dumbledore se había ido, el pánico se había extendido como semillasen la tierra.

Constantemente, le había tocado revivir en todo momento elinstante donde el hombre que había significado tanto para el mundo mágico eraasesinado.

Cuando logra normalizar su respiración, lanza una miradafugaz a la fecha en el calendario descuidadamente colgado de su habitación.

Una madrugada más de Julio.

Pero Harry sabe que no es cualquier día.

Es el cumpleaños de Dumbledore.

Consciente de esta realidad, vuelve a tenderse sobre sucama, meditando. Sus ojos escudriñan la oscuridad como si fuese capaz de apartarla.Pensaba en lo útil que resultaría poder apartar los oscuro de las vidas ajenas,del mundo en el que estaba habitando.

Es que los tiempos oscuros estaban innegablemente firmes yrodeándolos.

Harry sabía lo que se avecinaba. Sabía que sería difícil,que habría instancias donde querría rendirse y dejar de luchar.

Pero tenía claro que esa no sería la solución. No iba apermitirse a si mismo abandonar esa guerra donde todo parecía depender de él.

Dumbledore no se había rendido, y él no estaba dispuesto adecepcionar a la persona que lo acogió y alentó desde el comienzo de todo.

Le resultaba fascinante ver todo lo que había significado lavida de ese hombre para el mundo mágico. Como ciento quince años se habíanvisto reforzados como una leyenda.

Y no iba a ser la excepción de sus ciento dieciséis años.

Aunque no estuviera vivo, Dumbledore seguía existiendo en elrecuerdo.

Harry no iba a permitir que su muerte fuera en vano.

La muerte no es más que la siguiente gran aventura. - Fanfics de Harry Potter

La muerte no es más que la siguiente gran aventura. - Fanfics de Harry Potter

Albus observa detenidamente su despacho. Pareciera ser queintenta recordar algo, lograr dar con el paradero de un objeto en específico.

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-muerte-no-es-mas-que-la-siguiente-gran-aventura-1415-0.jpg

2024-05-17

 

La muerte no es más que la siguiente gran aventura. - Fanfics de Harry Potter
La muerte no es más que la siguiente gran aventura. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/105830
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences