La piedra filosofal, relatada por Hermione Granger. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Debido a lo hermosa que estaba latarde, Hermione Granger decidió dormircon la ventana abierta para así poder observar de forma más detallada, elpaisaje que le brindaba aquel día.

Sin darse cuenta cayó en unprofundo sueño, sin embargo éste fue interrumpido por los gritos de su madre.

- ¡¡¡Hermione, Hermione!!! Necesitoque vengas rápido - decía su mamá.

La niña bajó las escaleras tan rápido que casicae tras pisar mal el último peldaño.

- ¿Qué pasa? ¿Porque tantoalboroto? - pregunta Hermione preocupada.

- Acaba de llegar una carta de uncolegio muy extraño, jamás habíaescuchado halar de él... estoy confundida ya que tu estas en uno aquí en laciudad yyyy
.. pfffff no entiendo, mejor abre la carta para ver que dice.

 

Impaciente abre la carta, pero adiferencia de su mamá Hermione si sabía de qué podría tratar.

COLEGIO HOGWARTS DE MAGIA

Director: Albus Dumbledore

(Orden de Merlín, Primera Clase,

Gran Hechicero, Jefe de Magos,

Jefe Supremo, Confederación

Internacional de Magos).

Querido señorita Granger:

Tenemos el placer de informarle de que dispone de una plaza en elColegio Hogwarts de Magia. Por favor, observe la lista del equipo y los librosnecesarios. Las clases comienzan el 1 de septiembre. Esperamos su lechuza antesdel 31 de julio. Muy cordialmente,

Minerva McGonagall

Directora adjunta

Tras terminar de leer en voz altala carta, miró a su madre con los ojos empapados en lágrimas de felicidad y ledio un fuerte abrazo.

- Creen que tengo las característicaspara entrar mamá - gritó la chica secándose las lágrimas - no sabes cómo habíasoñado con esto, son muy pocas las personas como nosotras las que reciben estacarta.

- Pero Hermione no entiendo de quéhablas - le dijo su madre aun más confundida.

- Ven siéntate - dijo Hermione, y ambasse sentaron en un sillón que estaba justo ubicado al frente de la enormeventana que daba al jardín de la casa - resulta que hace un tiempo leí en unviejo libro, que existe un mundo paralelo al de nosotros, me explico, segúnaquel artículo existe un mundo en el cual las personas pueden hacer magia , y que justamente son educados en estecolegio - dijo la castaña señalando la carta - pero el punto es, que desde hace algunosaños atrás debido a un importante incidente en aquel mundo, comenzaron aadmitir en Hogwarts a personas como nosotros, es decir, que no tienen ningunapizca de sangre mágica corriendo por sus venas, y al parecer soy una de lasafortunadas.

- ¿Afortunada? - dijo su madrehaciendo un gesto despectivo.

- Si mamá, afortunada - dijo ella con tono frio.

- Pero hija - dijo tiernamente laseñora Granger - tú sabes que esas cosasno son buenas y que en nuestro mundo eso de la magia y hechicería no se ve bien
las brujas no son bien vistas, de hecho muchas de ellas fueron quemadas ensiglos anteriores y
.

Hermione no la dejo terminar y respondió rápidamente -si mamá eso lo sépero para que vivir del pasado
mamá por favor déjame ir, tú sabes que nunca hesido feliz en mi colegio, que mis compañeros dicen que soy extraña y que por lomismo no tengo amigos, te lo suplico déjenme ir - dijo la chica entre sollozos.

 

- Está bien - dijo respondiendo asu hija la Señora Granger - le comentaré a tu padre, y si élle da vista buena al asunto se te otorgara el permiso, pero si fuera de otromodo, ya no habría nada que hacer sobre el asunto.

Hermione sentía que volaba sobreuna nube se sentía empapada de felicidad, sabía que podría ir a ese colegio delque tanto había leído e investigado, ya que su papá la consentía en todo lo quepodía y esta no sería la excepción.

Al abrir los ojos Hermione miró por la ventana y descubrió que el cielo estaba un tanto nublado, se levantó y abrigó un poco más de lo común, ya que hacía un poco de frío. Bajó lasescaleras y se dirigió rápidamente hacia la cocina para desayunar antes deemprender el viaje que le esperaba. En la mesa se encontraban sus padres loscuales le tenían el desayuno listo.

- Hermione, ¿estás segura que sabescómo llegar a ese Callejón Diganon? - preguntó su padre.

Y ella sonriendo respondió - sipapá, ayer recibí una lechuza en donde me daban las instrucciones de cómoentrar al callejón DI-A-GON!! - deletreó la chica ya que evidentemente su padre teníaserios problemas para recordar el nombre de aquellos lugares o cosasrelacionados con el mundo mágico.

- Aun no entiendo por qué envíanesas cartas con lechuzas y no por correo como se hace normalmente - dijo su madre.

- ¡Ay mamá qué importa! Así es másemocionante ¿no? - dijo la niña con una sonrisita picara.

- Bueno me tendré que acostumbrarya que supongo que sólo por este medio nos podremos comunicar contigo, cuandoestés en Hawuar - dijo el señor Granger.

- Es Hogwarts papá - dijo Hermioneriendo a carcajadas.

Tras terminar su desayuno fuerápidamente a buscar sus cosas. En ellas se encontraban la lista de materialesy libros que debía llevar, y sobre todo las indicaciones de cómo entrar alCallejón Diagon.

Tomaron el vuelo a Londres ysiguieron las indicaciones tal cual lo indicaba la carta, así que la primeraparada fue "El Caldero Chorreante".

El Caldero Chorreante resulto serun lugar bastante tenebroso en comparación a los lugares que frecuentaban losGranger, estaba como en penumbras y con mucho olor a tabaco. Al entrarrápidamente se dieron cuenta de que no eran igual a las demás personas queestaban en aquel lugar. Ya que la gran mayoría vestía con túnicas que llegabanhasta el piso, tanto hombres comomujeres llevaban el cabello largo, etc.

- Disculpe señor - dijo Hermionecon voz segura al hombre que estaba sentado en la barra sirviendo tragos alas personas - ¿me podría decir cómo llegar al Callejón Diagon? Es que en lasindicaciones que me dieron dice que la persona que está en la barra me dirácomo entrar.

El hombre la miro fríamente junto a sus padres y preguntó - disculpa la pregunta pero
¿ustedes no sonmagos cierto?

Hermione sintió un apretón en elestomago pero rápidamente respondió - así es no somos magos, o sea mis padres nolos son, pero yo si lo seré en un par de años, he recibido la carta de Hogwartsy ahora vengo en busca de las cosas que necesitaré.

- Ahhhhh! - Dijo el hombre con untono agradable esta vez - que bien esa es la respuesta que quería escuchar -dijo con una sonrisa en la boca - yo soy el encargado de verificar si en verdadlos muggles que vienen a preguntar sobre cómo entrar al Callejón han sidoaceptados en Hogwarts. ¿Sabes? El mismísimo Albus Dumbledore me ha encargadoesta tarea - dijo orgulloso el hombre.

 

- Ah! que bien, que alivio saber que podré entrar, por un momento y sobre todo por su tono de voz, en un principiopensé que no podría entrar - dijo Hermione aliviada mientras sus padres noparaban de curiosear por el lugar, parecían bastante entretenidos.

- Primero tienen que cruzar aquellapuerta - dijo el mesero señalando unavieja puerta que se encontraba a un rincón del lugar - y luego tocar con tumano sólo los ladrillos más oscuros que conforman una alta muralla, eso estodo.

- Muchas gracias señor, un placerconocerlo - dijo Hermione agradecida.

- De nada - dijo el buen hombre.

Tras encontrar a sus padresobservando apasionadamente uno de los cuadros que en su interior se movían lasimágenes, Hermione procedió a llevarlos hacia la muralla que le había indicadoel hombre.

- Aún no entiendo por qué no tesorprendes al ver todo este tipo de cosas, si al igual que no nosotros jamás las habías visto - dijo su padre.

- No creas que no me sorprendo,sólo trato de no hacer tanto alboroto para así no llamar tanto la atención -respondió a su padre con un tono un tanto frío, con el cual ambos padre entendieron que se refería a sus reacciones cuando estaban en el CalderoChorreante.

Hermione hizo exactamente lo queaquel hombre le había dicho y recibió un gran sorpresa. Vio como poco a poco cadauno de los ladrillos de aquella enorme muralla se iban acomodando formando unaespecie de arco, cediendo el paso hacia un enorme Callejón, ese seguramente erael Callejón Diagon.

COLEGIO HOGWARTS DE MAGIA

UNIFORME

Los alumnos deprimer año necesitarán:

Tres túnicassencillas de trabajo (negras).

Un sombreropuntiagudo (negro) para uso diario.

Un par de guantesprotectores (piel de dragón o

semejante).

Una capa deinvierno (negra, con broches

plateados).

(Todas las prendasde los alumnos deben llevar etiquetas con su nombre.)

LIBROS

Todos los alumnosdeben tener un ejemplar de los siguientes libros:

67 El libroreglamentario de hechizos (clase 1),

Miranda Goshawk.

Una historia dela magia, Bathilda Bagshot.

Teoría mágica,Adalbert Waffling.

Guía detransformación para principiantes,

Emeric Switch.

Mil hierbasmágicas y hongos, Phyllida

Spore.

Filtros ypociones mágicas, Arsenius Jigger.

Animalesfantásticos y dónde encontrarlos,

Newt Scamander.

Las FuerzasOscuras. Una guía para la

autoprotección,Quentin Trimble.

RESTO DEL EQUIPO

1 varita.

1 caldero (peltre,medida 2).

1 juego de redomasde vidrio o cristal.

 

1 telescopio.

1 balanza de latón.

Los alumnos tambiénpueden traer una lechuza, un gato o un sapo.

SE RECUERDA A LOSPADRES QUE ALOS DE PRIMER AÑO NO SE LES PERMITE TENER

ESCOBAS PROPIAS.

Tras leer en voz alta la lista, sus padres fueron primeroa Gringotts ya que según las indicaciones, las tiendas en el Callejón noaceptan dinero que se utiliza en el mundo muggle, así que partieron rápidamentea cambiar su dinero al banco.

No fue una experiencia muy grata el cambiar dinero, yaque Hermione sintió que aquellas criaturas pequeñas no la miraban del todo bien,provocándole un tanto de desconfianza.

Pero rápidamente olvido aquel episodio ya que al entrar ala tienda de Ollivanders comenzó asentirse desde ya como una verdadera bruja.

Desde el fondo de la tienda apareció un hombre bastanteanciano quien con sólo mirarla fue en busca de una caja alargada.

- Creo que esta es la indicada para ti - dijo el vendedor.

Hermione la tomo con cuidado y rápidamente la agitó generandoque unos chorros de luces bastante agradables.

- Ves
tenía razón, esta varita es la indicada para ti -dijo el hombre con tono de tranquilidad.

- Así veo - dijo la niña con una sonrisa en la cara.

- Maderade vid con nervio de dragón en su interior - dijo el señor Ollivander.

- Interesante- respondió ella.

Guardola varita rápidamente entre sus cosas,se despidió del vendedor de varitas, y salió de la tienda con una sonrisa deoreja a oreja. Ella sabía que estaba cada vez más cerca de sumergirse en aquelmundo mágico que tanto esperaba.

Al llegar Hermione abre la puertade su casa de una manera impaciente, y pide a su padre que le suba las cosasque compraron en aquel extraño callejón. Rápidamente comienza a probarse su ropa,a ver sus calderos, y por supuesto a ojear sus libros.

Siempre quise saber cómo serianlas varitas mágicas - dijo su madre mientras la sacaba de su caja.

NO Mamá!!!!! Ten cuidado - dijo elladesesperada - en las instrucciones dice que no debo agitarla ya que podría traergraves consecuencias, además no se ningún conjuro ni hechizo, y no queremos quenuestra casa explote ¿cierto?

Si
tienes toda la razón hija -dijo la señora Granger un tanto nerviosa.

Que lastima que a mí nunca mellegó una carta de ese colegio, me habría encantado ser mago - dijo su padrecon un tono un poco desganado - encuentro todo esto es tan impresionante,siempre se ven este tipo de cosas en películas o lo escuchas en cuentos paradormir. Y saber de la noche a la mañana que existe un mundo oculto donde todasestas cosas se hacen realidad, me hacen sentir un orgullo inmenso de ti hija.

Hermione sentía que sus ojos sele inundaban de lágrimas y dijo - si papá ni te imaginas lo feliz y especialque me siento al poder entrar en ese nuevo mundo.

Ahora entiendo porque cuando teenojabas justo se rompían mis adornos así de la nada - dijo su madre emocionada.

El padre sonríe y le dice a suhija - solo quiero que me prometas una cosa.

¿Qué seria papá? - dijo la niñatiernamente.

Que en el mundo mágico seas lamejor estudiante de clase y de demuestres esa inteligencia que tienes de sobra -dijo el señor Granger orgullosamente.

 

Te lo prometo papá - Hermione sentíaque no podía más y que estallaría a llorar, y así fue. Llorando se acerca a suspadres y los abraza a los dos al mismo tiempo - gracias por su apoyo, no losdefraudaré, lo juro.

Pasaron los minutos rápidamente ysus padres le dieron las buenas noches ya que en un par de días su adorada hijaemprendería un largo viaje. Pero Hermione no podía dormir de la emoción así quedecidió leer un poco más sobre lo que le esperaría.

HARRY POTTER, EL NIÑO QUE VIVO- lee en uno de los libros extras que compró, y no tarda en darse cuenta que en diversos textos este nombre se repetíay que al parecer era un mago muy famoso. Y claro, al terminar de leer lasdiversas historias que se narraban sobre él se dio cuenta de la importancia deeste joven.

Que genial debe ser la vida deese chico - pensaba ella - el mundo mágico entero sabe de él desde cuando eraun bebé, y más encima con su gran hazaña ayuda a que alguien como yo puedaingresar a ese magnífico colegio
pero
sus padres murieron así que no creo quetodo sea color de rosa - pensaba y pensaba la chica - pero bueno supongo queserá un engreído por tal acontecimiento, después de todo, aun existe gente quepiensa que alguien como yo somos unos impuros - Hermione sintió como losnervios y la preocupación comenzaron a invadir su cuerpo y su mente- pero buenomi objetivo es ir a Hogwarts y hacer nuevo amigos
y no precisamente ir aconocer a Harry Potter .

Y tras una larga discusión en sumente de cómo le iría en el colegio, Hermione se queda profundamente dormida.

Pasaron los días y Hermione se lopasaba leyendo sus libros de hechizos e intentando tratar de hacer quefuncionaran. Si bien en las indicaciones de su varita decía que no debía intentarmagia fuera de casa, ella suponía que era donde no se había criado en unafamilia de magos, pero su confianza en sí misma la impulsó a practicar sinimportar las consecuencias.

¡Oculus Reparo! - dijo con gran fuerza apuntando a unos anteojosque ella misma rompió para ver si los podría reparar con magia.

¡Oculus reparo! - dijo ya por quinta vez , y ante sus ojos vio comolos lentes se reparaban rápidamente.

Obviamente esto de practicarmagia no se lo contaría a sus padres ya que ella misma les había dicho que no debíaintentar utilizar la magia antes de entrar al colegio. Pero debido a que suspadres pasaban un tiempo importante en la clínica dental en donde trabajaban,ella podía dedicar aquel tiempo para practicar diversos hechizos, los cuales secaracterizaban por ser bastante fáciles y básicos, ya que después de todo no queríaque su casa estallara en mil pedazos.

Ya era 1 de septiembre y Hermione seencontraba junto a sus padres parada entre los andenes nueve y diez.

Hermione ¿porque estamos parados aquí?- dijo su papá - los trenes pasan por los costados.

Para la gente como nosotros pasapor ahí - dijo ella mirando hacia la muralla - se supone que debo pasar haciael otro lado, tengo que traspasar esa pared.

¿Estás segura hija? - Pregunto sumadre con inseguridad en su voz - ¿de dónde sacaste eso? ¿Te enviaron lasindicaciones en una carta?

No mamá, lo leí en un libro -dijo la niña - salía en el libro de la Historia de Hogwarts.

A bueno - dijo su madrepreocupada.

¿Podremos pasar nosotros también?- pregunto su padre.

 

Yo creo que si - dijo Hermione -pero
no quiero que se sientan mal pero
me gustaría hacerlo por mi sola estavez, para sentirme un tanto independiente.

Su madre la mira con ternura yresponde - ya esta grande
se que puedes hacerlo, nos comunicaremosconstantemente - dando un fuerte abrazo a su hija.

El señor Granger se acerca y searrodilla frente a Hermione y le dice con ternura - recuerda en cumplir lo que me prometiste.

Si papá - eso sí que lo cumpliré -los amo mucho a los dos.

Ambos padres abrazan a su hija y luego ven como esta atraviesa una vieja muralla.

Hermione no podía creer como trasesa pequeña muralla y ahí mismo en la estación de trenes, se podía esconder loque sus ojos estaban viendo. Un enorme y largo tren rojo que hacía su anuncio hacia el colegio que tantoquería conocer.

De repente ve como un niño decara redonda acompañado de una anciana (la cual daba la impresión de que iba muymal humorada), tropieza con las cosas de una chica que iba pasando con suscosas por el lugar.

Rápidamente Hermione toma suscosas y las va a dejar en donde estaban recibiendo los equipajes de losalumnos.

Se ubica en la fila y se dacuenta que tras ella estaba el niño rechonchito que tropezó hace un rato, esta vezllevaba una rana en la mano

Hola mi nombre es Neville - le diceel chico.

Mi nombre Hermione Granger - dijoella rápidamente y de tono agradable, ya que después de todo era muy extrañoque chicos de su edad le hablaran con tal amabilidad, y no podía desperdiciar laoportunidad de hacer un amigo.

¿También vas a primer año? - lepreguntó el.

Si también es mi primer año y miprimer día - respondió ella.

Ahhhh!... oseaaa ¿tu familia noson magos? - pregunto él con mucho cuidado y respeto.

Hermione temió por un momento queNeville le dejara de hablar cuando ella le dijera que venia de una familiamuggle, pero no sería capaz de negar su procedencia ya que se sentía muyorgullosa de sus padres, así querespondió - así es, mis padres son muggles .

Genial - respondió el - ¿sabes?Siempre me ha parecido interesante como las personas no mágicas se las arreglanpara llevar una vida cómoda sin magia, es realmente increíble.

Jajaja - rió la chica y dice - créemeque allá es también increíble que existan personas donde cuya comodidad está basada en los placeresque entrega la magia.

Tienes razón nunca había pensadoen eso - dice el pensativo.

Ambos entregaron sus cosas ydecidieron abordar juntos el tren.

Espérame Hermione iré a pedirle ami abuela que me sostenga a Trevor un momento- dice Neville.

¿Trevor? ¿Quién es Trevor? -pregunta ella curiosa.

Es mi rana - responde el mientrascaminaba hacia la anciana que lo acompañaba.

Mientras tanto Hermione observabacada uno de los lugares y de paso veía como la anciana que acompañaba a Nevillelo regañaba bastante fuerte. Pero de pronto ve a un grupo de personas quecaminaban bastante rápido, al parecer iban apuradas. A Hermione le llamó la atenciónya que eran todos pelirrojos, obviamente se dio cuenta de que eran familia.

Sin embargo entre todos ellos vecaminando a un niño, también de cabellos rojos, el cual iba de manera distraída, en su mano derecha llevaba sujeta una rata y con la izquierda arrastrabaun carrito con sus cosas.

 

Apúrate Ronald lleva tus cosaspara que las guarden - dice una señora que al parecer era la madre de loschicos.

Si mamá - responde el mirando distraídohacia dentro del tren.

Hermione no sabía porque
perovio en aquel niño algo que llamó su atención.

Ufffff por fin mi abuela se fue yno tendré que escuchar sus sermones - escucho de repente, y se dio cuenta deque Neville estaba de regreso.

Ahhh! - dijo ella distraída y aunpensativa.

Pronto entraron al tren yencontraron junto a Neville un vagón desocupado, ambos se sentaron y como a losquince minutos después llegan dos niños mas preguntando si podían sentarse conellos ya que el tren estaba lleno.

Mi nombre el Dean Thomas - dijo unniño delgado de estatura mediana y de piel oscura.

El mío es Seamus Finnigan - dijo elotro con una enorme sonrisa.

Neville y Hermione se presentarony pronto se sumergieron en una grata conversación. Pero Hermione mira el relojy les advierte a sus compañeros que sería mejor que se colocaran sus uniformes.Así que ella salió del lugar para dejar que estos se cambiaran y se dirigióhacia el baño en donde rápidamente se puso la ropa del colegio.

De regreso al vagón vio que suscompañeros estaban buscando algo.

¿Qué pasó? - pregunto la chicaextrañada.

Neville perdió su rana - respondióSeamus mientras buscaba bajo el cojín del asiento.

Salió mientras nos cambiábamos deropa - dijo Neville un tanto disgustado.

Bueno, te ayudare a buscarlo enel tren - en un rato vuelvo.

Gracias Hermione aunque ya me diun paseo por el tren- dice Neville.

Mientras recorría el largo yenorme tren se da cuenta de que seríamejor preguntar vagón por vagón, y es lo que efectivamente hace.

Abre una puerta y dentro ve a unchico de piel blanca como la nieve y sus cabellos dorados como el oro, el cual estabaacompañado por enormes hombres los cuales en realidad más que enormes, eran bastantegordos y a simple vista se veían un tanto estúpidos.

Disculpen - dice Hermione con lavoz tímida - ¿han visto una rana? Es que a uno de mis compañeros se le perdió.

Mi nombre es Draco Malfoy - dice elchico con un tono altanero - ¿cuál es el tuyo?

Ah! Mi nombre es Hermione Granger- dijo ella más tímida aun y vio como la cara Draco cambio radicalmente inclusocon un tono de desprecio.

Aquí no hemos visto ninguna Rana -Dijo el chico con un tono cortante - deberías decirle a tu compañero que pongaun poco mas de atención a sus cosas.

Entiendo dijo ella - gracias detodos modos.

Sin embargo Hermione se diocuenta de lo desagradable que fue de un rato para otro aquel muchacho, einevitablemente no pudo no sentirse triste por ello. Se preguntaba que quizá fuedonde entro sin avisar o algo así.

Entonces prefirió preguntar soloen aquellos lugares en donde estaban las puertas abiertas. Así que avanzovarias puertas mas allá y por fin encontró una. Justamente Neville estaba cercay caminó con ella.

Ya he preguntado y nadie la havisto - le dijo Neville.

Sigamos intentando - respondió ellay siguieron hacia un vagón en donde la puerta estaba abierta.

Pero ya pasé ahí Hermione y novieron nada- dijo el chico con voz preocupada.

Sin embargo Hermione se acercahacia el lugar y en el encuentra a dos chicos.Uno de ellos utilizaba anteojos y era de cabellos negros disparatados, y para su sorpresa el otro chicoera aquel niño que vio antes de abordar el tren.

 

Hermione tratando de actuar connormalidad les pregunta - ¿han visto una rana? La predio un niño llamadoNeville - y justo cuando terminaba de hacer su pregunta se da cuenta de que elniño de cabello rojo, es decir Ronald, (ya que ella ya sabía su nombre) estabaintentando de hacer magia.

Oh! Estas haciendo magia - dijo ellaal chico - continua.

"Rayo de sol, margaritas, volvedamarilla a esta tonta ratita" - dijo elchico pero nada pasó.

¿Estas seguro que es un hechizo? ¿Funciona o no? - pregunto la chica.

Y mientras hablaba vio como amboschicos se miraban extrañados, por un momento pensó que había dicho algoinapropiado, pero decidió seguir la conversación de todas maneras para aprovecharde conocer a aquel pelirrojo que su atención había llamado hace un par de horasatrás. Solo tomó la precaución de no demostrar su interés por conocerlo unpoquito más, así que actuar de forma desinteresada y demostrando todo lo que sabíaseguramente era una buena técnica para caerles bien a ambos niños, pensó ella.

Mi nombre es Hermione Granger -dijo antes de que los chicos pudierandecir otra cosa - y ustedes ¡quiénes son?

Mi nombre es Ronald Weasley -dijo el pelirrojo.

Ya sabias que te llamabas Ronald -pensó ella

Y yo soy Harry Potter - dijo elniño de cabello alocado.

Entonces fue en ese momentocuando a Hermione le llegó a su memoria todo lo que había leído sobre HarryPotter.

¿Eres tú realmente? - Preguntó sorprendidaya que no pudo expresarse de otra forma- leí sobre ti en muchos libros.

¿De verdad han escrito de mí? -preguntó Harry.

Hermione pensó por un momento queaquel chico la estaba bromenado, ya que como sería posible de que no supiera detodos los escritos que existían sobre el después de la hazaña que había vivido.Pero por lo extrañado que se mostraba aquel chico comenzó a creer que eracierto que no sabía de lo que ella le estaba contando.

¿Y a que casa quieren ir? - Preguntóla chica para ver a qué casa quería ir aquel niño de nombre Ronald - a mime gustaría estar en Gryffindor , ya que Albus Dumbledore estuvo en esa casa
. Aunquetampoco sería malo Revenclaw... - iba a continuar hablando cuando se dio cuentade que ambos chicos no llevaban puesto el uniforme.

Póngase el uniforme ya falta pocopara que el tren llegue a Hogwards - dijo Hermione antes de marcharse a vercomo seguía Neville con la busca de su rana - creo que me voy a buscar aNeville, nos vemos.

Siguió caminando hasta llegar al vagóndonde se encontraban los chicos con los que había estado en un principio, ymientras caminaba no podía dejar de pensar en que había conocido ni más nimenos que al mismísimo Harry Potter. Pero a pesar de que Harry era toda unaleyenda, para ella fue mucho más significativo conocer y cruzar unas palabrascon aquel niño de cabello colorado que a primera vista había llamado su atenciónsin saber por qué.

Había pasado ya un rato desde elencuentro que Hermione tuvo con Harry y Ron cuando decide ir hacia el conductorpara saber específicamente cuando llegaban, y de paso ver si los chicos con losque recién había tenido una conversación se encontraban en el mismo vagón. Fueentonces cuando de regreso al lugar en donde se encontraba vio como aquel chicopálido llamado Draco Malfoy, junto a sus dos grandes amigotes entran al vagónen donde se encontraba Ron, así que minuciosamente decide ir a escuchar ya quetras lo ocurrido con Malfoy, no le daba buena espina que se haya dirigido como si nada hacia los doschicos.

 

¿Eres tu Harry Potter? - DijoDraco mientras Hermione estaba parada tras la puerta que dejaron abierta -dicen en el tren que te encontrabas en este compartimiento.

Así es, yo soy Harry - lerespondió el chico.

Yo soy Malfoy, Draco Malfoy -dice el pálido chico con un tono orgulloso.

De repente siente como un sonidoentre risitas y tos comienza a sonar.

¿Crees que mi nombre es gracioso?- Dice Draco - no tengo que preguntar el tuyo, mi padre ya me ha dicho que losWeasley son todos pelirrojos con pecas, y que tienen más hijos de los quepueden mantener. Pronto de darás cuenta de que algunas familias somos mejoresque otras Potter, así que no te conviene hacer amistad con un chico de lafamilia equivocada, yo perfectamente te puedo ayudar a seleccionar tusamistades.

Hermione no podía creer lo queescuchaban sus oídos, no era capaz de entender como alguien podría ofender tanfácilmente a otro con cosas que son tan delicadas, así que le fue inevitable nosentirse un tanto extraña al oír los insultos que ese tal Malfoy le lanzaba aaquel chico pelirrojo.

Pasaron unos segundos y escucha

Creo que ya se quien es de la familiaequivocada, muchas gracias - dijo Harry con un tono frio.

Eres tan bondadoso, al parecereres igual a tus padres - le responde Draco con un tono burlesco - si sigues así Potter, terminaras teniendo elmismo fin que ellos.

Rápidamente la niña escucha unleve alboroto que fue acrecentando con los gritos de uno de los amigos deMalfoy, Hermione pensó que se estaban agarrando todos a golpes, así que valientementedecide aparecerse en el lugar para ver si podía ayudar a los dos chicos a zafarsede ese engreído Draco Malfoy. Es entonces cuando observa que en realidad uno delos grandotes tenía enterrado los dientes de la rata que hace unos instantesRon estaba tratando de hechizar. Así que seguramente pensando que los chicostenían más animales o algo así, Draco decide salir del compartimiento arrojando una mirada fulminante a Hermione,lo cual ella no entendía ya que sentía que nada le había hecho a ese chico paraque la mirara así, pero en todo caso le daba igual debido a que no eran de suinterés personas tan engreídas, groseras y arrogantes.

¿Qué está pasando aquí? -pregunta Hermione con un tono entre preocupado y mandón.

Pero ninguno de los chicos lerespondió ya que Ron le pregunto a Harry si había conocido a Malfoy antes. Y elchico relata en voz alta que cuando fue a probarse su uniforme había cruzado unas palabras con él.

¿Podemos ayudarte en algo? - lepregunta Ron a Hermione con un tono un poco cortante.

La chica sintió el tono de esapregunta como un balde de agua fría así que a la defensiva responde - serámejor que en vez de andar metiéndose en líos antes de llegar al colegio, secambien de ropa ya que hablé recién con el conductor y me dijo que ya no faltacasi nada para llegar a Hogwarts.

Y al terminar la última palabradecide marcharse de aquel lugar ya que claramente sintió que no era bienvenida,pero quiso pensar de que era solo por el altercado que habían tenido con Malfoylo que había hecho de que Ron le hablara en ese tono.

 

Pero porque te preocupa tanto eltono en el que te habló Ron, Hermione - se decía a sí misma - no seas tonta, nodejes que bobadas como esas arruinen lo maravilloso que promete ser tu nuevocolegio.

Pasaron un par de minutos y eltren dio la señal de que habían llegado, así que rápidamente se ubica al ladode Neville (quien aun no había encontrado su rana) y esperan a recibir lasindicaciones.

De pronto ve como poco a poco unhombre de cabello y barba oscura se acerca a todos los de primer año. Hermionequeda anonadada al ver que aquel hombre no tenía una estatura normal para lo queella estaba acostumbrada, seguramente media alrededor más de dos o tres metrospensó la chica.

Los de primer año síganme por acá- dijo el hombre mientras caminaba junto a Harry y Ron.

Y fue justo cuando llegaban a laorilla de un enorme lago negro, y ve un magnifico y glorioso castillo, el cualera mucho mejor de lo que se había imaginado, aquellos palacios de lujo que existíanen su mundo no se comparaban en nada con lo que estaban viendo sus ojos. Masencima con un cielo despejado lleno de estrellas y la luz de una luna llena,hacia que este se viera como de en sueño.

Que no daría mi papá por ver loque mis ojos ven - pensaba la chica yaque no podía dejar de pensar en cómo estaría su padre en aquel lugar.

Ahora deben abordar un bote -escucha de repente, era el enorme hombre quien les hablaba.

¿De cuantos nos podremos subir albote Hagrid? - pregunta una voz que ella ya reconocía, era la Harry.

No más de cuatro - le responde atoda voz para que todos escuchen - y será mejor que se apresuren para quelleguemos a tiempo al gran banquete.

A Hermione le agradaba la idea deun banquete ya que no había comido casi nada durante el día producto de losnervios. Así que junto a Neville y dos chicas más, abordaron un bote el cualmágicamente comenzó a avanzar sin que nadie remara ni tirara del, la chica másque impresionada, comienza a mirar para todos lados y tampoco pudo encontrarningún motor que los hiciera avanzar.

De pronto a un costado comienzana navegar Harry, Ron y dos chicos más, pero decidió ignorarlos ya que aun noolvidaba el incidente del tren.

Delante de ella iba Hagridocupando un bote solo para él.

¿Es esta tu rana? - le pregunta aNeville.

¡Trevor! - grita alegre elmuchacho.

La encontré mientras abría laspuertas del tren, y unos chicos me avisaron de que tu buscabas una rana - ledice Hagrid - deberías tener más cuidado ya que este tipo de mascotas son muy fáciles de perder.

Si, gracias por el consejo - leresponde el chico muy agradecido.

De repente el bote paró y sindarse cuenta llegaron a la orilla, Hermione no se había dado cuenta ya que iba bocaabierta mirando aquel hermoso castillo y pensando en cómo de un instante paraotro su vida cambiaba.

Así que rápidamente caminaronsobre un verde y húmedo césped, hasta llegar a unas enormes puertas de maderalas cuales se abren para dejar a la vista a una vieja mujer que llevaba puestoun gorro negro puntiagudo, igual a los que le dibujaban a las brujas de loscuentos de hadas, junto a una túnica de color esmeralda la cual llegaba hastael suelo.

Mi nombre es Minerva McGonagall -dice la mujer quien sostenía en sus manos un viejo pedazo de pergamino - acontinuación serán para ser destinados a una de las cuatro casas existentes enHogwarts, ellas son Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Cada casa debejuntar puntos para ganar la"Copa de lascasas" la cual se entrega a aquellacasa que más puntos junte al termino del año de estudio - prosiguió la mujer -así que mientras más cosas positivas o mientras más se destaquen ganaranpuntos, pero en caso de que comentan faltas, estos se les restaran. Ahoraformen una fila que en el momento que seabran estas puertas (las cuales eran aun más grandes que las dos anteriores)comenzaremos la ceremonia de selección.

 

Hermione sentía que su corazón nopodía palpitar más rápido, ya que si bien durante los días antes de entrar alcolegio había leído la "Historia deHogwarts", en aquel libro no seseñalaba como se hacía aquella ceremonia de selección.

De pronto, inesperadamente, se abren ambas puertas y una luz intensailumina fuertemente sus ojos, su cuerpo se estremece ya que no podía creer quedentro de un instante seria parte de este increíble mundo mágico.

Caminando rápidamente para noquedarse atrás, Hermione comienza a mirar a su alrededor observando atentamentelas velas que flotaban en el aire, y el techo de aquel salón, el cual parecíatener ahí mismo en el lugar, un cielo azul oscuro bien estrellado.

El techo está encantado - conseguridad y orgullosa de saberlo dijo a la niña que caminaba a su lado- lo séporque leí la "Historia de Hogwarts"

Sin previo aviso pasan volandosobre ellos cuatro fantasmas, y ella recordó al instante que en el libro,mencionaban a los cuatro fantasmas correspondientes a cada una de las casas. Sesentía la chica más afortunada del mundo al ver como todos los estudiantes queestaban en las mesas del gran comedor aplaudían mientras ellos se dirigían alfrente de la mesa de profesores.

Al llegar al frente nota quesobre una vieja silla de madera se encuentra un viejo sombrero, y la profesora McGonagall se ubica en frente de ellos.

A continuación pasaran a delantecuando mencione sus respectivos nombres - dijo la bruja - tomarán asiento enesta silla y se les pondrá el sombrero seleccionador quien es el encargado dedecidir en qué casa corresponden.

A Hermione le fue inevitablecuestionar como un sombrero sería capaz de saber a qué casa debería pertenecer,ya que después de todo es un sombrero, ¡osea!, como un sombrero tendría talcapacidad.

Para sorpresa de todos derepente poco a poco al viejo sombrero sele comenzó a formar un rostro.

Es idea mía o al sombrero se leestán formando ojos y boca - se preguntaba Hermione pensando que estaba viendomal.

De pronto una voz comienza acantar, y no era más ni menos que aquel viejo sombrero.

"Oh, podrás pensarque no soy bonito,

pero no juzgues porlo que ves.

Me comeré a mímismo si puedes encontrar

un sombrero másinteligente que yo.

Puedes tenerbombines negros,

sombreros altos yelegantes.

Pero yo soy elSombrero Seleccionador de

Hogwarts

y puedo superar atodos.

No hay nadaescondido en tu cabeza

que el SombreroSeleccionador no pueda ver.

Así que pruébame yte diré

dónde debes estar.

Puedes pertenecer aGryffindor,

donde habitan losvalientes.

Su osadía, temple ycaballerosidad

 

ponen aparte a losde Gryffindor.

Puedes pertenecer aHufflepuff

donde son justos yleales.

Esos perseverantesHufflepuff

de verdad no temenel trabajo pesado.

O tal vez a laantigua sabiduría de Ravenclaw,

Si tienes una mentedispuesta,

porque los deinteligencia y erudición

siempre encontraránallí a sus semejantes.

O tal vez en Slytherin

harás tusverdaderos amigos.

Esa gente astutautiliza cualquier medio

118 para lograr susfines.

¡Así que pruébame!¡No tengas miedo!

¡Y no recibirás unabofetada!

Estás en buenasmanos (aunque yo no las tenga).

Porque soy elSombrero Pensante"

( extraído de Harry Potter y la piedra filosofal)


Al termino de sus palabrasHermione pensaba que si veía a un elefante volando por el techo ya no lesorprendería.

¡Abbott, Hannah! - dice laprofesora McGonagall y un silencio absoluto inundó el gran salón.

¡Hufflepuff! - dijo fuerte elsombrero.

Así que rápidamente la chica sedirige a la mesa de los Hufflepuff donde sus compañeros la recibían con gritosy aplausos.

Así sucesivamente pasaron varioschicos mas y a Hermione ya se la comía viva la impaciencia, así que pormientras seguía la selección comenzó a observar a sus profesores. Aquel debarba larga con lentes de media luna debe ser Dumbledore pensó ella.

¡Granger, Hermione! - dijo labruja, y Hermione sintió que el corazón se le saldría por la boca.

Los nervios casi no la dejabanrespirar, su estomago lo tenía apretado como si fuera a vomitar. Siente como lecolocan el sombrero en su cabeza y extrañamente sintió que aquel viejo sombreroescuchaba y leía todo lo que ella estaba pensando, así que no dudo en pensar enel anhelo de entrar a Gryffindor.

Pasaron unos segundos y
. -¡¡Gryffindor!! - grito con fuerza el sombrero.

Inmediatamente comenzó a sentircomo su corazón comenzaba a latir normalmente y como su estomago dejaba deestar tan apretado.

Así que rápidamente camino haciala mesa de la que ahora era su casa, con una sonrisa de oreja a oreja, ya quepor primera vez sentía que pertenecía a un lugar y mas encima todos suscompañeros la saludaban con afecto, mientras aplaudían con felicidad. Para ellaera un sentimiento totalmente nuevo, ya que en su antiguo colegio muggle no eramuy querida por sus compañeros, la molestaban por ser un poco extraña. Así quepor lo mismo ella se sentía en una nube, como en un sueño del cual no queríadespertar.

¡Longbottom, Neville! - escuchade repente y vio como su compañero avanzó rapidísimo hacia el taburete, elsombrero quedó callado unos segundos más de lo habitual - ¡Gryffindor! - dijoel sombrero- y vio como Neville se dirigía hacia la mesa con el sombrero puestoaun en la cabeza, así que al darse cuenta el distraído chico fue rápidamente adevolverlo entre burlas y risas.

Hermione se sentía feliz, ya quedespués de todo había sido Neville la primera persona quien le había habladoamablemente, y con quien más había compartido.

Y más feliz se sintió cuando vioque el sombrero envió a Draco Malfoy a Slytherin, ya que así no tendría queestar soportando las pesadeces y groserías de aquel muchacho.

 

¡Potter, Harry! - dice McGonagally comienza a escuchar una serie de murmullos en donde todos se cuestionaban siaquel chico diminuto era el verdadero Harry Potter. Ella ya lo sabía pero losdemás aun tenían la duda.

A Hermione le pareció que elsombrero estaba un poco complicado ya que comenzó a charlar con Harry respectoa donde lo ubicaría. Escucho murmullos en donde decían que hasta el sombreroseleccionador cayó a los pies de Potter, o que este era tan poderoso que nohabía una casa adecuada para él, en fin, todos hablaban de él como el ¡GranHarry Potter!... pero a ella le pareció más bien un chico tranquilo, sencillo ymuy humilde para la leyenda que era.

Así que tras un par de segundosel sombrero grita - ¡Gryffindor! - y efusivamente todos en la mesa comienzan aaplaudir y lanzar gritos de júbilo, de hecho unos gemelos pelirrojos (loscuales a Hermione le parecían bastante familiar) gritaban al mismo tiempo:¡TENEMOS A POTTER! y al instante lograron carcajadas en sus demás compañeros demesa.

Pasaron la selección de máschicos y de pronto la profesora llama - ¡Weasley, Ronald! - y sin darse cuentagiró la cabeza hacia donde se encontraba Ron. Fue como si al escuchar su nombreun imán le volteo el rostro a aquel lugar.

¡Gryffindor!!! - gritó elsombrero a los segundos, y vio como Ron expresaba un gran alivio, y sin saberporque ella igual lo sentía, de hecho en aquel momento se preguntó porque laembargaba aquella felicidad, pero prefirió ignorarla y no seguir preguntándose
al parecer ella no quería saber la respuesta.

Ron caminó y se sentó en la mesadonde se reunió con los demás, y comenzó a charlar con los gemelos que al igualque el eran pelirrojos. Y así a su memoria llegó aquel momento en que vio a Ronen el andén nueve y tres cuartos acompañado de mas personas como el
ahoraentendía porque aquellos gemelos le parecían tan familiar, seguramente sonhermanos pensó la chica.

Al término de la selección sepone de pie el profesor Albus Dumbledore y dice - que comience el banquete.

Y de la nada comienzan a aparecerdestinos tipos de comida la cual se veía y olía bastante bien. Ella rápidamentedecide comer un poco de pastel de calabaza y un poco de verduras, ya que suspadres le tenían restringidos los dulces.

De reojo y prácticamente sinquerer miraba a Ron Weasley quien comía de todo cuanto pillaba en la mesa. Peroaun así a Hermione le parecía interesante.

Curiosamente su prefecto eratambién un Weasley y no le fue para nada difícil llevar una conversaciónentretenida con él, ya que de inmediato comenzaron a hablar de las clases, elle comentaba como serian sus profesores, y ella le contaba a Percy (ya que asíse llamaba) su interés por las transformaciones y de cómo ya había practicadoun poco con objetos pequeños.

Al otro lado de Percy seencontraba Harry quien tratando de que no lo notasen escuchaba la conversaciónque ella mantenía con el prefecto.

Pronto llegó un fantasma a lamesa y se puso a conversar con los estudiantes que estaban cerca de ella, entreellos estaba Neville, Seamus, Harry, Rony los gemelos Weasley.

Yo sé quién eres - dice una vozque ella perfectamente recordó, era Ron quien hablaba - tu eres Nick CasiDecapitado.

Prefiero que me llamen SirNicolas, caballero - le responde el educado fantasma.

 

Pero como alguien puede estarCasi Decapitado - pregunta Seamus.

¡Así! - le responde el fantasma,y de pronto Hermione sintió unas nauseas horribles ya que no podía creer queuna persona, bueno en este caso un fantasma, tuviera la mitad del cuellocortado. Así que la chica rápidamente miro hacia otro lado y trato de pensar enotra cosa para poder seguir disfrutando de aquella exquisita comida.

De pronto el prefecto de su casase pone en pie y les pide a los de primer año que lo sigan, ya era hora de ir adormir, y por lo tanto debían conocer donde quedaba su sala común.

Formaron una fila y Hermione erala primera, ya que no quería perderse ningún detalle en el camino. Mientrascaminaba observaba los cuadros cuyas imágenes se movían y saludaban, de hechomuchos de ellos les daban la bienvenida.

Tienen que tener cierto cuidadocon las escalera -dice de pronto Percy Weasley - les gusta cambiar de ubicacióny sin querer los podría llevar al lugar equivocado.

Al final de un pasillo había unenorme retrato de una mujer grande y gorda la cual sorpresivamente les pregunta- ¿Santo y seña?

Caput draconis - respondió Percy.

El retrato se hizo a un lado ydejo ver una acogedora sala adornada con los colores de su casa, Hermione se sentíaemocionada ya que verdaderamente sentía que este era su verdadero hogar.

Tras estar un rato en la sala comúnconversando con algunos de sus compañeros y compañeras, Hermione decide ir a lacama, ya que sus ojos no aguantaban un minuto más despiertos.

Percy ¿dónde quedan los cuartosde las niñas? - pregunta la chica a su prefecto, el cual amablemente la dejo enla puerta del que sería su nueva habitación.

Muchas gracias - dice ellacontenta.

De nada Hermione, que tengasbuenas noches - le dice él.

Al abrir la puerta Hermione se dacuenta de que era la primera en ingresar al cuarto ya que este se encontrabavacio.

Era una habitación muy espaciosa,en ella había dos literas o camarotes. A Hermione le tocó una cama de abajo laque para su fortuna, le daba una hermosavista hacia los jardines del castillo, debido a que una enorme ventana estabacercana a los pies de su cama. La niña caminó un poco en la habitación y notóque ya estaban sus cosas guardadas, entre ellas había objetos nuevos, unacorbata, una bufanda y una insignia con el escudo de Gryffindor la cual eraseguramente para su túnica.

Tras ponerse su pijama se acuestaen su nueva cama y empieza a repasar las cosas nuevas que le han pasado durantelas últimas horas desde que abordó el expreso de Hogwarts, no podía creer comotan drásticamente había cambiado su vida.

Tras un profundo sueño despiertatotalmente con las energías puestas para iniciar su primer día de clases. Tratade levantarse con el más sumo cuidado para no despertar a sus compañeras.

No te preocupes ya estoydespierta como hace veinte minutos - le dice una suave voz - mi nombre es Parvati,¿Cómo te llamas tú? - le pregunta una niña delgada y de piel morena.

Yo soy Hermione Granger - le respondeella amablemente - pensé que aun dormían.

Solo me quise quedar un ratito másen la cama, pero como en unos cincominutos más me levanto - le dice Parvati - creo que tendré que despertar a mihermana.

¿Viniste con tu hermana? -pregunta Hermione curiosa.

Así es - responde la chica - es migemela, su nombre es Padma.

 

Al parecer Gryffindor tiene una atracciónpor los gemelos - dijo haciendo alusión a los gemelos Weasley.

Así parece - respondió la chicamientras sonreía - pero ella es de Ravenclaw así que en un par de minutos me encontrare con ella en el gran comedor para vernos aunque sea un momento.

Me iré a vestir para desayunar tranquila,ya que hoy tendremos tres clases seguidas en la mañana lo cual será muyagotador, además antes de entrar aclases quiero leer un poco sobre lamateria.

Hermione vio como la chica lamiraba extrañada.

Está bien, entonces nos veremosen clases - le dijo Parvati con gran simpatía.

Hermione se puso su uniforme rápidamentey bajó al gran comedor a desayunar, durante el camino se encontró con Seamus yNeville quienes se sentaron junto a ella y comenzaron a charlar respecto a susfamilias. Hermione contó a Seamus que proveníade una familia muggle, y de cómo fue su experiencia con la primera carta y todoeso. Rápidamente el chico comenzó a relatar que su padre era muggle y su madreuna bruja. Pronto fue el turno de Neville quien conto de cómo era la relación consu abuela, sin embargo en ningún momento habló de sus padres así que Hermionesupuso que seguramente estos habrían fallecido o algo así, por lo tanto decidióno preguntar por ellos.

Miraron el reloj y se dieroncuenta de que ya era hora de ir a clases, Hermione se sentía nerviosa ya que temíaque le hicieran alguna pregunta y no saber la respuesta, aunque hasta ellamisma creía que eso sería difícil, debido a que aparte de leer los libros queles habían pedido, también leyó unos libros extras para saber un poco más.

Su horario indicaba que le tocaba"Transformaciones" así que caminaron hacia el salón de clases yella tomo asiento en la primera fila y espero a que llegara el resto de suscompañeros. Para su sorpresa a su costado se sentó Harry y Ron, y nuevamente lefue inevitable no darse cuenta de aquella alegría que sintió, al ver la cara deese niño pelirrojo.

Prefirió poner atención y escucharatentamente a su profesora, quien era la misma bruja que había realizado laceremonia de selección.

Para los que no me recuerdan minombre es Minerva McGonagall y les doyla bienvenida a su curso de transformaciones - dijo la bruja con un tonoestricto - les recuerdo que esta clase es una de las más complejas por lo quenecesito toda su atención en mi, así que aquel que no cumpla con ese requisito deberá abandonar la sala deinmediato.

A Hermione le fascino lo queacababa de escuchar ya que claramente estaba segura que no tendría ningún problema,además de esa forma estricta le sería mucho más fácil poner atención.

Luego McGonagall les hace copiarunos cuantos pergaminos con materia y para su orgullo Hermione fue la primeraen terminar. Pronto noto que Harry y Ron aun no terminaban, de hecho este últimoregañaba silenciosamente de que ya se le dormía la mano tanto escribir.

Cuando Hermione ve que en un instanteRon cruza su mirada con la de ella, siente un ardor en sus mejillas y decidemirar el pizarrón.

Una de las actividades de laclase fue transformar una pequeña astilla en alfiler, así que estuvo toda laclase concentrada tratando de hacer aquella transformación, temía de ser la únicaen no lograr el objetivo, pero al mirar a sus compañeros se tranquilizó y porel contrario se sintió feliz al darse cuenta que al término de la clase ella habíasido la única en transformar aunque sea la punta de la astilla en metal. La profesorala felicita frente al curso por ese pequeño avance, y la chica miradisimuladamente hacia a Harry y Ron para ver si este la miraban o algo así. Peropara su triste sorpresa solo Harry la miraba con cara de felicitaciones, ya queRon al parecer está más interesado en mirar a las aves que pasaban por laventana.

 

"Defensa Contra Las Artes Oscuras" era la siguiente clase, la cualle tocó en una sala un tanto oscura y tenebrosa. Pero para su alivio elprofesor que dictaría la asignatura no tenía nada de tenebroso u oscuro.

Yy yo sosoy el pproffefesor Q Quirrrrell- dijo un tartamudo profesor, el cual vestía túnicas largas y un turbante en lacabeza, tenía un aspecto simpático y de buena persona.

Hermione espera un profesor untanto tenebroso o algo así ya que supuestamente en esta asignatura sería donde aprenderíaa defenderse contra el mal. De hecho al seguir escuchando al profesor se puso apensar en cómo lo haría este para decir rápidamente los hechizos en caso de seratacado.

Pero en fin, al término de laclase Hermione realizo todos los deberes que el profesor había dado durante lahora, y salió de la clase pensando que ella esperaba utilizar un poco más suvarita.

Fue al baño a mojarse un poco el cabello y comienza acaminar, en eso se da cuenta de que Harry y Ron caminaban delante de ella.

El profesor Snape es el jefe dela casa Slytherin - decía Ron a Harry con un tono para que no todos pudieranescuchar - dicen que siempre los favorece a ellos y no es para nada simpático.

Ojala la profesora McGonagall nosfavoreciera un poco a nosotros - respondió Harry - después de todo ella es lajefa de nuestra casa.

Eso es porque la profesoraMcGonagall es muy profesional y objetiva - pensó Hermione, pero no lo quisodecir en voz alta por temor a que Ron le respondiera con alguna pesadez.

Luego se encontraba en un tipo decalabozo el cual seguramente había sido adaptado a una sala de clases.

Pociones es lo que aprenderán eneste curso - dijo con un tono frio, un hombre de cabello negro azabache, muy pálido,de ojos oscuros, y vestido completamente de negro- mi nombre es Severus Snape.

Hermione lo miraba y escuchabaatentamente, ya que al parecer Ron tenía razón y este profesor no seria paranada simpático.

Snape comenzó a pasar lista ycuando mencionó su nombre Hermione dice presente más que rápido.

Pero de pronto se detiene - Harry Potter la nueva celebridad de Hogwarts -dice irónicamente el profesor.

Hermione por un instante pensóque sería una persona más de las que admiran y quieren conocer a Harry, pero alparecer esta vez era distinto.

¡Potter! - Dice Snape fuertemente- ¿Qué obtendré si añado polvo de raíces de asfódelo a una infusión de ajenjo?

No lo sé señor - contesta Harry tímidamente.

Entonces fue cuando Hermionepensó que sería el momento indicado para demostrar todo lo que sabía y de paso,quien sabe, hasta simpatizarle al profesor. Pero este parecía ignorarla y no latomaba en cuenta en absoluto. Parecía estar centrado solo en Harry Potter. Sin embargoella no se explicaba porque Snape no le daba la palabra para responder si hacevarios segundos ella había alzado la mano.

Al parecer la fama no lo es todoseñor Potter - le dice el profesor al chico.

 

Mientras tanto Hermione noto que enla otra mesa los de Slytherin (ya que lamentablemente esa clase la tenían conellos) intercambiaban risitas, uno de ellos era el más feliz con lo que estabasucediendo. Draco Malfoy parecía estar disfrutando plenamente lo que Snapeestaba haciendo con Harry.

¿Dónde buscarías si te digo queme encuentres un bezoar? Potter - pregunto nuevamente al chico.

No lo sé - respondió ésteapenado.

Seguiré con la mano arriba quizá estavez me deje que le dé la respuesta - pensaba Hermione quien ya tenía la manotemblorosa.

Sin embargo Snape la seguía ignorandoy Hermione se preguntaba por qué.

¿Cual es la diferencia entre acónitoy luparia? - pregunto esta vez a Harry.

Y para su sorpresa Hermione tambiénsabia la respuesta.

No lo sé - dijo el chico - pero porqueno se lo pregunta a Hermione que ya desde hace un rato tiene la mano levantada.

Hermione por un instante pensóque Snape esta vez le preguntaría a ella, pero lamentablemente el profesor ledice - ¡Siéntate! - mirando furioso a Hermione.

A la niña la invadió una mezclade sentimientos, entre vergüenza y tristeza, ya que lo único que pretendía erademostrar que había leído sus libros y que le interesaba aprender. Sintió quesus ojos se llenaban de lágrima y un nudo se ubicó en su garganta. Mientras DracoMalfoy reía con aun más ganas, Hermione decide mantener la vista perdida paraque no se le escapara alguna lágrima por sus mejillas.

Hermione despertó esa mañana aunun poco apenada, pero gracias a todas las actividades que tuvo el día anteriordurmió magníficamente debido al cansancio que sentía.

Se levantó y pronto vio que en lasala común todos estaban amontonados leyendo en un viejo fichero. Ella se acercarápidamente para ver qué sucede.

"Hoy comienzan las clases de vuelo para los estudiantes de primer añopor lo tanto Gryffindor y Slytherin deberán aprender juntos" - leyó lachica.

¡No puede ser! - Pensó ella - noleí nada sobre vuelo, ni mucho menos sobre Quidditch
¿Qué voy hacer ahora? - se preguntaba nerviosa ya que no podía ignorar loscomentarios de sus compañeros de cómo eran tan geniales volando.

Así que rápidamente, y con unnudo en el estomago, partió hacia la biblioteca para ver si encontraba algo quela ayudara.

"Quidditch a través de los tiempos" tenía por título un enormelibro de tapa azul, en cuya portada aparecía una especie de pelotita dorada conun par de alas.

Mientras iba camino al grancomedor no podía parar de pensar en cómo Draco Malfoy se burlaría nuevamente deella, y peor aún, hacer el ridículo frente a Ron al cual ha tratado deimpresionar con sus conocimientos desde que llegó a Hogwarts, sin saber por qué.

Estoy muy nervioso Hermione -escucha de repente, era Neville que apareció de la nada y caminaba junto a ellahacia el gran comedor - nunca he volado, ¿sabes? Ni Harry Potter sabe volar -le comento con tono curioso y continuo diciendo - mi abuela nunca me regalo unaescoba ya que decía que era demasiado peligroso, que sería mejor esperar a entrara Hogwarts para que aprendiera - parecía que el chico estaba realmentepreocupado - pero ahora me siento realmente un estúpido al ver como la granmayoría sabe volar, estoy seguro que haré el ridículo.

No eres el único que se sientetonto - respondió Hermione con un tono de preocupación igual que el de Neville- recuerda que yo vengo de una familia completamente de muggles, nosotros acostumbramos a volar en aviones, no sobreescobas - y continua diciendo - ¿pero sabes? Encontré este libro en labiblioteca que de seguro nos ayudara un poco, lo podemos leer mientrasdesayunamos.

Me encantaría - le respondió elchico con una sonrisa de oreja a oreja.

Ya sentados en la mesa Hermionenota que un grupo de chicos Gryffindor se acercan hacia donde se encontrabajunto a Neville. Lo bueno de aquello era que Ron venia en el grupo así queapenas los saludó comenzó a leer en voz alta.

Pasaron los minutos y se diocuenta de que el único que prestaba atención a sus palabras era Neville.

Seguramente para los demás no estan importante lo que dice este libro ya que saben volar desde pequeños - pensóla chica.

De repente, comienzan a volarsobre sus cabezas un gran número de lechuzas las cuales dejaban paquetes ocartas a los estudiantes.

Es el correo - grito Nevilleimpaciente.

Hermione sabía que no recibiríanada, debido a que sus padres no tenían una lechuza y la única forma de que leenviaran una carta, era que ella les enviara una primero por medio de laslechuzas que hay en el colegio, y así ellos respondieran a través de aquellaave. Pero como el día anterior se sentía tan agotada y triste, decidió ir adormir sin escribir a sus padres ya que tenía pensado hacerlo el día de hoy.

De pronto ve como Neville tenía en sus manos unapelota transparente que de un rato para otro se tornó de un brillo escarlata.

Es una recordadora - dice elchico con alegría - se vuele color escarlata cuando a uno se le ha olvidadoalgo
. El problema es que no sé lo que olvide.

Muchas risas se escucharon cuandoNeville hizo su último comentario, de hecho, hasta Hermione rio un poco.

De la nada aparece Malfoy y quitaa Neville la recordadora. Y Hermione vio como Harry y Ron se levantaron de inmediatode sus asientos dando la impresión que pronto se lanzarían sobre aquel pálidochico.

¿Qué sucede? - pregunta unafuerte voz, era la profesora McGonagall.

Malfoy me quitó mi recordadora -dice Neville rápidamente, esperando que la bruja hiciera algo.

Nada, solo quería ver larecordadora de Neville - respondió Draco y se fue de inmediato a donde susamigotes.

Hermione no pudo evitar ponerseun poco más tensa de lo que estaba, ya que estaba segura que si la profesoraMcGonagall no hubiera llegado, Harry y Ron se habrían abalanzado sobre Malfoy.

Terminado su desayuno, Hermionedecide ir a la biblioteca un rato a leer el libro que había pedido en lamañana, su clase de vuelo comenzaba alas tres y media así que aún le quedaba tiempo para aprender un poco más sobreel tema.

Tras una hora y media de lectura,Hermione decide comenzar a ojear unas ediciones de "El Profeta", ya que claramente el vuelo y sobre todo el Quidditch no eran de gran interés paraella.

RECIENTE ASALTO EN GRINGOTTS

"Continúan las investigaciones del asalto que tuvo lugar en Gringottsel 31 de julio. Se cree que se debe al trabajo de oscuros magos y brujasdesconocidos. Los gnomos de Gringotts insisten en que no se han llevado nada.La cámara que se registró había sido vaciada aquel mismo día. «Pero no vamos adecirles qué había allí, así que mantengan las narices fuera de esto, si sabenlo que les conviene», declaró esta tarde un gnomo portavoz de Gringotts."

 

Qué curioso - dice la chica envoz silenciosa mientras dejaba los periódicos en su lugar - creí que nadie seatrevería a robar en aquel banco. Pero bueno en este mundo ya nada me extraña.

Decidió ir a comer un poco antesde su primera clase de vuelo, pero por desgracia tuvo que tomar otra direcciónpara dirigirse hacia el gran salón, ya que en aquel pasillo por el que caminabase encontraba Peeves, el poltergeist del colegio,quien disfrutaba de lo lindo haciendo bromas a los estudiantes.

Tras haber devorado su almuerzola chica se dirige al campo para esperar el inicio de la clase.

Estas más tranquila Hermione -pregunta Neville.

Eso creo - dice la chica - enrealidad lo que me tiene preocupada es accidentarme, y que para el deleite deese tal Malfoy haga el ridículo en algún momento.

No es tan terrible después detodo - dijo Neville - te terminas acostumbrando.

Hermione pensó que obviamente noquería acostumbrarse al ridículo además, estaba segura de que era la única asignaturaque se le dificultaría un poco más, ya que en las demás materias era la mejorde la clase, lo cual la hacía sentirse orgullosa

Las escobas ya estaban alineadasen el suelo y lo que era peor, los de Slytherin ya estaban todos en el campo.

Soy la profesora Hooch - dijo depronto una mujer de pelo canoso y de baja estatura - que esperan para ponerseal lado de sus escobas, ¡vamos! Apúrense.

Hermione se ubico más que rápidoal lado de una escoba tratando de no quedar al lado de Draco, así que quedar allado de Harry no era malo.

Deben extender la mano derechasobre la escoba y decir ¡Arriba! - les indico la profesora.

¡¡¡ARRIBA!!! - gritaron con granfuerza todos.

¡Arriba! - dijo Hermione confuerza, pero parecía que no era suficiente ya que su escoba solo giraba en elsuelo.

Al parecer no voy tan mal - pensóla chica al ver como la escoba de Neville ni se movía.

Solo algunos lograron obtener laescoba en sus manos al cuarto o quinto grito, excepto Harry quien al primer¡Arriba! Que dijo, la escoba ya estaba en sus manos.

Es obvio que aunque él no sepavolar pueda hacer que la escoba vaya rápidamente a sus manos - pensó la chica -ya que después de todo ¡osea! Es Harry Potter el niño que vivió.

Pasaron unos minutos y al fin laescoba estaba en sus manos - es increíble pero con tan solo intentar todas estaveces de hacer que la escoba venga a mí, siento un poquito de agotamiento - le comentoa Neville quien estaba a su otro costado.

Es que con este tipo de cosasigual se gastan energías Hermione - dijo el chico.

Si, tiene bastante sentido enrealidad - respondió ella.

A continuación la profesora lesenseñó cómo montar la escoba, Draco Malfoy con la intención de sobresalir sesentó antes que todos diciendo que el ya sabía volar.

Creo que todo este tiempo tesentaste mal sobre tu escoba Malfoy - dijo la profesora - ya que esa posición noes correcta.

Hermione no evito ponerse felizal ver como las mejillas de aquel chico pálido se ruborizaban, pero al parecerella no era la única, ya que Harry y Ron se miraron mutuamente y rieron deforma burlona.

Cuando ya estén sobre su escoba -dijo Hooch - den una patada en el sueloy elévense uno o dos metros, y luego se inclinan hacia adelante y regresan alsuelo.

 

Pero de pronto Neville, comienzaa dar unos suaves grititos los cuales se fueron acrecentando mientras másaltura tomaba. Parecía que la escoba de este se mandaba sola.

Señor Longbottom - dijo furiosala profesora - regrese ahora mismo a tierra.

Pero Neville seguía agarrando másy más altura.

De repente Hermione siente un apretónen el estomago, sus ojos veían como su amigo caía desde el cielo a la tierra.

¡BUM! - Parecía como si un sacode papas cayera al suelo.

Hermione fue la primera en ir corriendo hacia donde seencontraba su amigo.

¿Estás bien Neville? - pregunto lachica con gran preocupación, y a los segundos después todos sus compañeros deGryffindor llegaron a ver como se encontraba el chico.

Al parecer se fracturo la muñeca -dijo la profesora con voz suave - lo llevarede inmediato a la enfermería señorLongbottom.

Te iré a ver más tarde - le dijoHermione a su amigo.

Está bien - le respondió el desganado.

No quiero que despeguen sus piesde la tierra - grito la profesora mientras salía con Neville a quien llevabaabrazado para que este pudiera caminar.

Por otro lado los de Slytherin sereían a carcajadas, uno más que todos, ese era Draco Malfoy, quien toma desdela hierba la recordadora de Neville a quien seguramente la había pasado a tirarmientras caía al suelo.

¿Vieron la cara de ese estúpido? -pregunto Draco entre carcajadas a sus demás compañeros quienes no paraban de reír.

¡Cállate Malfoy! - le diceParvatti con unos ojos de furia que parecía que le estaba golpeando la cara conla mirada.

Malfoy la ignora y dice - creo quedejare que Longbottom encuentre su recordadora en la copa de un árbol.

Hermione nunca había sentidotantas ganas de golpear a una persona en la cara, ya que ella siempre decidíasolucionar los problemas por medio de conversaciones civilizadas, pero esta vezlo único que quería era darle una buena paliza a aquel engreído y patético chico.

¡Dámela Malfoy! - Escucha derepente la chica mientras imaginaba como le daba de escobazos en la cabeza aDraco - ¡pásame esa recordadora ahora! - era Harry Potter que le gritabafurioso, al parecer no era la única que mentalmente le estaba dando una tandaMalfoy.

¡Ven a buscarla si quieres! -responde él, y ve como Draco se elevaba en el aire sobre su escoba, al parecerno mentía cuando dijo que sabia volar.

Hermione pensó que ahí terminaríatodo, ya que ella sabía de qué Harry no sabía volar, pero para su sorpresaHarry Potter sin importarle tener un accidente se comienza a subir a la escoba.

No lo hagas, ya escuchaste a laprofesora además no sabes volar - le dijo fuertemente Hermione a Harry - nos pueden quitar puntos por esto.

Sin embargo Harry no la escucho ycomenzó a elevarse rápidamente en el aire, de hecho estaban tan alto que nisiquiera podía escuchar lo que ambos chicos se gritaban. De pronto ve comoMalfoy lanza la recordadora rápidamente y Harry aun más rápido va tras ella ylogra atraparla con las manos.

Sus compañeros comenzaron a aplaudir.

No sé como son tan irresponsablesy celebran este tipo de cosas - pensaba la chica - podría haberse matado.

Así que ella quedo mirando a lolejos como los Gryffindor celebraban.

¡Harry Potter! - Dijo fuerte unavoz que ella reconoció al instante, era la profesora McGonagall - como se teocurre hacer eso, podrías haber tenido un accidente.

 

Muchos chicos trataron dedefenderlo pero no sirvió de nada, ya que la profesora se llevo a Harry,seguramente a su despacho para darle un castigo, o peor aún, la expulsión delcolegio.

Hermione veía como Harry se ibajunto a la bruja con cara de preocupación, de hecho hasta temor sintió la niña alimaginar que pudieran expulsar a aquel niño de anteojos redondos, ya que despuésde todo él en ningún momento había sido grosero con ella, y aunque no lodemostrara eso lo valoraba enormemente.

Espero que no te suceda nada malo- murmuro preocupada y silenciosamente la chica mientras veía como Potter sealegaba del campo.

Hermione iba saliendo de laenfermería, ya que le había dicho a Neville que lo iría a ver, y obviamente cumpliósu palabra. Para su alegría a Longbottom le daban el alta en la media noche asíque eso la mantenía tranquila.

De regreso a la sala comúnHermione prefirió ir a la lechuzeria y escribirlesa sus padres.

Queridos papá y mamá:

Les escribo para contarles que los extraño mucho, y que gracias a laslecturas extras que tomé antes de entrar al colegio he sido una de las mejores de mi clase, locual es sumamente bueno para una chica que proviene de una familia muggle comola nuestra.

El colegio es un enorme castillo, y las cosas que hay aquí dentro sonmucho más impresionantes que las que vieron en el "Caldero Chorreante".

Hasta el momento lo he pasado muy bien, y hasta converso con miscompañeros lo cual me hace muy feliz.

Estoy empeñada en cumplir la promesa que te hice papá, el deconvertirme en la mejor bruja de todas.

A todo esto
¿Cómo están ustedes? Y ¿Qué dijeron a los curiosos vecinos respecto a miausencia?

Espero su respuesta, ah! Y les recuerdo que también me pueden enviarcosas desde la casa, sé que no me enviaran golosinas por temor a descuidar misdientes, pero con los periódicos que leen día a día ustedes me conformo.

Se despide con un beso enorme y un abrazo muy cariñoso, su adoradahija.

Hermione.

PD: la lechuza no se irá si no se lo piden así que tienen todo eltiempo para responderme, solo acerquen la carta hacia las patas de la lechuza yesta la tomara y traerá sin problemas al colegio.

¡Los amo!

Terminó su carta y la envió a suspadres, estaba ansiosa por saber cómo se encontraban.

Camino al gran comedor, Hermionecomenzó a sentirse un poco sola, ya quedespués de todo con el único que compartía mas era con Neville.

Se sentó a la mesa bastante cercade Ron y Harry, los cuales estaban hablando con los gemelos Weasley sobreQuidditch, y a Hermione le pareció escuchar de que Harry estaba en el equipo.

Iba a comenzar a probar su cenacuando escucha una discusión. Eran Harryy Ron contra Malfoy. Ella agudizó más el oído para saber de qué se trataba.

¿Supongo que esta noche tomarasde vuelta el tren de regreso con tu familia Potter? - preguntó Malfoy burlescamente.

Creo que solo con tus dosamiguitos eres valiente - le respondió Harry fríamente, ya que este andaba consus guardaespaldas, Crabbe y Goyle.

 

Esta noche te espero para unduelo de magos en la sala de los trofeos Potter - dijo Malfoy en un tonodesafiante - ¿o a caso tienes miedo y no sabes que es un duelo de magos?

Claro que ahí estaremos - dijorápidamente Ron antes que Harry respondiera - yo seré su segundo.

Está bien - entonces nos vemos amedia noche perdedores - les dijo a ambos y se marchó.

Hermione no pudo ignorar lo quehabía escuchado, tenía miedo que por un estúpido duelo de niños infantiles, unode aquellos chicos saliera lastimado, obviamente que le daba igual que algo lepasara a Draco. Pero si se preocupaba por Harry y Ron, sobre todo por Ron, yaque a pesar de las pesadeces que este le decía, no podía dejar de sentirpreocupación por el.

Prefiero a que piensen que soyuna entrometida y decirles algo al respecto - se dijo a sí misma - antes de queuno de ellos salga herido, y más encima que nos quiten puntos por sus bobadas.

Disculpen - les dice la chica, yambos muchachos se voltean a mirarla - Escuché lo que discutían con Draco ycreo que
. - no alcanzo a terminar la frase.

No podía esperar otra cosa - diceRon con un tono mal humorado

Hermione notó que para sudecepción Ronald Weasley la miraba con cara de que se fuera rápido de ahí y quesu presencia molestaba. Así que a la defensiva le contesto en el mismo tono,como si aquella simpatía que sentía por aquel chico se esfumara rápidamente.

No pueden andar de noche por lospasillo, es peligroso, Filch los podría atrapar
creo que es muy egoísta de suparte hacer este tipo de cosas, arriesgando de que nos quiten más puntos de losque hemos perdido.

Creo que no es asunto tuyo - ledijo Harry fríamente.

Adiós - le dijo Ron y amboschicos se marcharon del lugar.

No puedo creer como los hombrespueden ser tan duros de cabeza y no escuchar cuando uno les dice las cosas porsu bien - dijo Hermione en voz alta.

Así que de regreso a la salacomún se sentó un poco a leer, para luego ir a la cama. Pero no podía quedarsecon los brazos cruzados, así que decide abrigarse con una bata rosada que teníaa mano, esperar hasta las once y media ybajar de su habitación a la sala común. La idea era encontrar a Harry y Roncuando vayan saliendo hacia la sala de los trofeos y detenerlos. También habíapensado en decirle a Percy, pero se arrepintió, ya que podía meterlos enproblemas, y después de todo, eso era lo que menos quería.

Ya eran las once y media y siente unos pasos que bajan de lasescaleras.

No puedo creer que vayas a salirde la sala común Harry - dijo inmediatamente la chica en cuanto vio a los dosmuchachos.

¡Pero qué haces tú aquí! - paravariar era Ron quien le hablaba con un tono de furia - ¡vuelve a tu cama!

Casi le digo a tu hermano lo queiban a hacer - le respondió la chica ya bastante alterada.

Vámonos - dijo Harry a Ron yabriendo el retrato de la señora gorda salieron ambos de la sala.

Hermione no podía creer quefueran tan porfiados, así que no dudo en salir un instante para pedirles queregresaran.

Son unos egoístas, no les importaque nuestra casa gane la copa - les decía mientras salía tras los chicos -cuando vayan los dos arriba del tren regreso a sus casas ahí se acordaran demi.

Pero por desgracia se da cuentade que tras poner el segundo pies fuera de la sala, la señora gorda desaparecede la pintura, seguramente fue de visita a otro cuadro del castillo.

 

¿Qué voy hacer ahora? - Le dice alos chicos.

Ese es problema tuyo - nosotros yasabemos a dónde debemos ir le dijo Ron.

Hermione no sabía qué hacer, yaque si se quedaba ahí esperando a que la señora gorda regresara al cuadro,Filch o su gata la señora Norris, la podían encontrar. Así que rápidamente prefiereseguir a Harry y Ron.

Iré con ustedes - les dice alcanzándolesel paso.

No lo harás - le respondió Ron,Hermione lo ignoro ya que prácticamente ya estaba acostumbrada a que este ledijera ese tipo de cosas.

No creerás que me quedare ahí paradaesperando a que Filch me encuentre - les dijo a los chicos - total, en caso deque nos encuentre le diré lo que tenían planeado hacer.

Eres una descarada - le dijo Ron.

Hermione le iba a responder peroantes de que lo hiciera Harry les dijo - cállense los dos, creo que escuchéalgo.

¿La señora Norris? - le preguntaRon silenciosamente.

Hermione sintió ese apretón en elestomago que sentía cuando se ponía nerviosa o estaba preocupada. Pero para sufortuna aquel que estaba haciendo el ruido que Harry había escuchado eraNeville.

Salí de la enfermería hace unrato pero o podía entrar porque cambiaron la contraseña - les dijo el chicoquien hablara como si estuvieran en el gran salón conversando - ¿y ustedes quehacen aquí?

Shhhh
- le dice Harry - la contraseña es "hocico de puerco" pero dudo que puedas entrar ya que la señoragorda no se encuentra en el cuadro.

Entonces voy con ustedes, así quecomenzaron a caminar entre la oscuridad y el silencio.

Mientras caminaban silenciososHermione pensaba en que les diría a sus padres si la expulsaban del colegio. Ademássentía una rabia enorme por qué no entendía como sus compañeros eran tan cabezadura.

Estoy segura que esta es unatrampa de Draco - pensó la chica.

Y no se equivoco ya que al llegaral salón de los trofeos no había absolutamente nadie.

Seguramente se retrasó - le dijoRon a Harry - o más bien se acobardó.

Se comenzaron a sentir unospasos, y Hermione temía que fuera Filch.

Pero para su mala suerte eraaquel anciano acompañado de su gata quien merodeaba por el lugar.

¿Quién anda ahí? - Decía en vozalta - ¡los voy a atrapar!

Hermione vio como Harry les hizoseñas para que lo siguieran así que no dudaron y salieron corriendo de eselugar.

Pronto la chica se vio corriendoen el pasillo que sería el de los encantamientos, pero para su desgracia, noestaban solos ya que Peeves, estaba en aquel pasillo.

No nos delates por favor - le dijoHarry mientras se escondían tras unas armaduras.

Quítate de aquí - le dijo Ron dándoleun golpe a Peeves, lo cual no ayudo mucho ya que este rápidamente se puso agritar.

¡¡¡Alumnos fuera de la ama!!! ¡¡¡Alumnos fuera de la cama!!! - gritaba el polstergeirs.

Hermione sentía que el corazón sele saldría por la boca, y por su cabeza pasaron como en una película aquellas imágenesen donde se veía leyendo su primera lechuza, comprando su varita, subiendo alexpreso, etc
sentía mucho miedo, incluso tenía ganas de llorar ya que lo peorque le podía pasar en la vida sería que la expulsaran del colegio.

Pero rápidamente, prácticamente porinstinto, todos corrieron hacia la única puerta que había en el pasillo, lacual estaba muy escondida.

 

Ron había llegado primero quetodos a la puerta, pero no era capaz deabrirla ya que esta estaba cerrada con un enorme candado - ¡ESTO ES EL FIN!-dijo desesperado.

Hermione por un segundo pensó queRon tenía razón, pero como un milagro llego a su mente uno de los hechizos que habíapracticado en su casa mientras sus padres no estaban.

Así que tomó la varita de Harrydio un golpe al candado y dijo - ¡Alohomora!- y maravillosamente el candado se abrió.

Entraron los cuatro a la sala yse quedaron tras la puerta escuchando como Peeves y Filch discutían de a dondese habían ido los estudiantes.

Suéltame Neville - dice Harry.

Y Hermione ve como Neville tirabafuertemente de la manga de Harry. De pronto se da media vuelta y quedaparalizada. Ahora entendía por qué Neville no decía ninguna palabra.

Sus ojos veían a un perro giganteel cual tenía tres enormes cabezas. La chica no podía decir ninguna palabra dela impresión y por lo mismo lo miró detenidamente notando que este seencontraba sobre una trampilla.

Reacciona rápidamente tras lafuerte respiración de Neville quien al parecer ya se iba a desmayar.

El comienza a moverse y sucede loque Hermione más temía, que despertara.

Rápidamente y antes que estedespertara por completo abrieron la puerta y salieron corriendo. Lo difícil fuecerrarla ya que aquel perro gruñía y ladraba mucho empujando para salir.

Cierran la puerta y todos corren rápidamentehacia la sala común. Hermione en el camino rogaba para que la señora gordaestuviera en aquel lugar.

¿Porque están fuera de la cama? -les pregunto.

Eso no importa ahora - le respondióHarry casi sin aliento.

Hocico de cerdo - gritabaNeville.

Así que la puerta de la sala comúnse abrió y entraron más que rápido.

Te dije que esto pasaría - les dijoHermione a Harry y Ron quienes aun respiraban con dificultad.

Neville se fue a acostar deinmediato ya que al parecer aun teníamiedo.

¿Cómo se les ocurre tener unacosa asi encerrada en el castillo? - decía Ron apenas.

Hermione no podía creer lo queescuchaban sus oídos, era obvio que ese monstruo estaba cuidando algo.

¿A caso no te diste cuenta lo quehabía bajo sus patas? - les dice la chica fríamente.

No me interesaban sus patas - le diceHarry - sus cabezas me preocupaban mas.

El animal estaba sobre unatrampilla - dijo la chica, y noto como Harry quedó pensativo tras decir eso -ahora me voy a la cama, antes que se les ocurra otra idea y nos maten o algomucho peor, que nos expulsen.

Hermione subió a su habitación ysus compañeras dormían tranquilamente, ella se puso su pijama y se acostó de inmediato.No podía dejar de pensar en lo que había sucedido. Y si bien había quebrantadounas cuantas reglas, algo que nunca hacia, no pudo evitar sentir un poco de alegría y satisfacción tras haber salido sin ningúnproblema de aquella inolvidable aventura
la chica cerro sus ojo y soltó sinquerer una sonrisa
sin querer se sentía feliz.

Al día siguiente, Hermione selevantó bastante cansada debido a lo poco que había dormido en la noche.

Se levanto y se puso rápidamenteel uniforme, dejó sus cosas arregladas para después ir a las clases que lecorrespondían. Pero antes, tenía que ir a desayunar al gran comedor ya que suestomago rugía de hambre.

 

Ya en la mesa, la chica comenzó acomer las ricas tostadas con mantequilla que tenía en su plato. Un metro más alláse sentó Harry y Ron, los cuales si bien se notaban un poco cansados, ambosandaban bastante alegres.

Se sentirán los dueños del mundotras haber escapado de Filch anoche - pensó la chica - pero bueno no todos los alumnos puedenescapar de el -murmuró.

De pronto comienzan a volar laslechuzas dentro del comedor, la niña sintió una alegría inmensa ya que esperabacon inquietud la respuesta de sus padres, aun que igual se le pasaba por lamente de que quizás no le hayan respondido, ya que a pesar de que les dio lasindicaciones a sus padres de cómo enviar la lechuza, podía suceder de que estosno pudieran realizarlo exitosamente.

Pero para su sorpresa aquellalechuza que había enviado el día anterior a casa de sus padres, dejó en frentede ella una carta junto a un pequeño paquete.

Iba a comenzar a leer cuandosiente un gran alboroto metros más allá, era Harry Potter, al parecer le habíanregalado una escoba nueva lo cual causo bastante revuelo.

Querida Hermione:

No te imaginas la alegría que nos dio tu carta, estábamos preocupados porqueno nos habías escrito antes.

Con tu madre estamos muy orgullosos y felices de que seas una de lasmas lista de tu clase, y sobre todo nos satisface mucho el saber que estasconociendo gente y que tu vida escolar en el mundo mágico es feliz.

¿Me puedes traer unas fotografías del castillo en el que estas?, tumadre insiste en que no te moleste con esto ya que te puedo hacer perder unpoco de tiempo, pero me muero por saber cómo es el lugar en el que teencuentras.

Los vecinos ya nos han preguntado mucho por ti, pero les hemos dichoque te fuiste por un tiempo a Londres donde tu abuela, y que decidiste estudiarallá porque los colegios en esa ciudad son mejores.

Te extrañamos mucho mi niña bella, solo queremos que seas feliz, ya quesi tu eres feliz nosotros también lo somos.

Te aman con todo el corazón, tus padres

Sr y Sra Granger.

PD: demoramos un poco en entender cómo funciona este tipo de correo,pero al fin entendimos. Te enviamos unos periódicos, ah! adivinaste bienrespecto a los dulces y golosinas, y espero que no se te ocurra arreglar tusdientes con magia, eso déjanoslo a nosotros.

Un beso.


Hermione sintió como si lehubiesen inyectado energía en el cuerpo, ya que después de leer la carta de suspadres se dio cuenta de que no estaba sola y que a pesar de que no estaba conellos físicamente, estos la acompañaba sin importar la distancia. Guardó lacarta y caminó hacia la sala común.

Mientras subía la escaleraescucho como Harry y Ron hablaban de la nueva escoba, y de cómo Potter habíaobtenido un puesto en el equipo de Quidditch gracias a Draco que lo hizo ir abuscar la recordadora de Neville.

¿Crees que esto es un premio porquebrantar las reglas? - le pregunto en voz alta a los chicos.

Pensaba que ya no nos queríashablar - le respondió Harry, ya que la muchacha no les había dirigido lapalabra en toda la mañana.

Si, continua así - dijo Ron - esmucho mejor para nosotros que no nos hables.

Hermione sentía que ya no podíaseguir escuchando las pesadeces de aquel chico pelirrojo, así que dio mediavuelta y se fue en busca de algunos libros.

 

No entiendo que le hago a Ron -se preguntaba la chica - no es que sea entrometida, solo le digo aquellas cosaspara que tome conciencia y no se meta en líos, pero al parecer a él no leimporta nada y todo indica que no le caigo muy bien.

Quizás con lo sucedido, en otraocasión Hermione se habría sentido muy triste, pero gracias a la carta de suspadres nada podía quitarle la alegría.

Creo que será mejor que no leshable - se dijo a sí misma - después de todo Ron ya dijo que eso sería lomejor.

Sin darse cuenta pasaronaproximadamente dos meses, Hermione no se había notado de lo rápido que paso eltiempo, seguramente debido a las tareas que les daban los profesores no sepercató de cómo fueron avanzando los días.

Hermione se levanto aquel día,desayunó y se fue a clases de encantamiento, en la noche se celebraría lafiesta de Halloween, frente a lo cualestaba expectante ya que nunca había presenciado una de esas fiestas.

A continuación se reunirán enparejas, las cuales yo designare - dijo el profesor Flitwick con su aguda voz -ycomenzaremos a practicar el hechizo WingardiumLeviosa.

Todos estaban impacientes,Hermione venia esperando este momento desde hace meses, y al fin practicarían unhechizo donde pudiera hacer elevar las cosas.

El profesor comenzó rápidamente adesignar las parejas.

Seamus será con Harry - dijoFlitwick, y continuo - Parvatti junto a Neville - y así sucesivamente hasta quedijo Hermione - Hermione usted será pareja del señor Weasley - la chica viocomo Ron hizo un gesto de desagrado.

Hermione decidió ignorarlo y nohacer caso a sus niñerías, pasaron los minutos y no pudo evitar escuchar comoRon realizaba el hechizo de manera equivocada.

Lo estás haciendo mal - le dijola chica - es Win-gar-dium levi-o-sa, trata de pronunciar el "gar" de manera más clara.

Hazlo tú si te crees tan lista -le dijo el chico con una cara de furia.

Wingardium Leviosa - dijo Hermione claramente agitando su varita, yante sus ojos vio como suavemente se elevaba la pluma que tenia sobre supupitre.

¡Bravo! - Grito contento elprofesor - todos observen a la señorita Granger, ¡así es como se hace Hermione!

Hermione sintió como sus mejillasse ruborizaban, pero se sentía muy feliz de haber realizado aquel hechizo, yaque pensaba que estaba siendo recompensada - de algo que sirva leer librosextras - pensaba la chica.

Ron dejo de hablarle de hecho nisiquiera la miraba y al término de la clase el chico se encontraba de mal humor.

Al salir de la sala la niña ibaen dirección a la sala común donde leería un poco, antes de ir a la fiesta deHalloween.

Ahora entiendo porque se lo pasasola en la biblioteca - escucho Hermione decir a Ron - es realmente unapesadilla, por eso no tiene amigos.

Si bien Hermione se había propuestoignorar las pesadeces de Ron, no pudo aguantar las lágrimas que asomaban en susojos. Sentía un enorme nudo en la garganta y ya no sabía cómo contener elllanto. Caminó rápidamente para que nadie la notara, pero debido a su apuro porllegar al baño de niñas lo antes posible, pasó a empujar a Harry, quien alparecer noto lo que le sucedía.

La niña se secaba las lágrimaspero era inútil, ya que estas aparecían nuevamente mojando su rostro.

 

Si no converso largos ratos conlos demás es porque simplemente me gusta leer y me interesa mucho aprender, noporque me detesten - murmuraba entre sollozos la triste chica - y si los reprendopara que no hagan estupideces no es de entrometida, solo lo hago porque noquiero que a los chicos y sobre todo a ese tonto de Ron les pase algo malo - sepasaba las manos por el rostro, pero era inútil ya que no podía parar dellorar.

Pasaron las horas y Hermione se habíaencerrado en un baño, estaba tan triste que las ganas de ir a la fiesta deHalloween se habían esfumado por completo.

La chica decide ir a mojarse la cara, por locual sale del baño, pero lamentablemente justo entran dos chicas, eran Parvatti y Lavender.

¿Hermione estas bien? - Pregunta Parvatti.

Hermione no quiso decir nada ya quesabía que si hablaba se le quebraría la voz y se pondría a llorar.

No has ido a clases desde encantamientos- le dijo Lavender - tu nunca faltas a clases ¿Qué sucede?

¿Te podemos ayudar en algo? - ledice Parvatti

Chicas no se preocupen - Hermionese armo de valor y trataba de hablar fuerte para que no se le quebrara la voz -no pasa nada, en un momento mas iré a la sala común.

Bueno - dijo parvatti - pero
espero verte en la fiesta de Halloween.

Hermione no respondió nada.

Adiós - le dicen ambas chicas ysalen del baño.

Hermione vuelve a llorar un ratomas y finalmente decide no ir a la fiesta de Halloween, mejor esperaría en elbaño hasta que el día terminara y llegar a la sala común cuando todos se vayana la cama, ya que si se iba en ese instante al dormitorio seguramente suscompañeras le insistirían en que vaya al gran comedor a distraerse, y lo que espeor, le preguntarían el porqué de su tristeza.

Se volvió a encerrar en el baño yahí aguardo hasta que todos se fueran al gran salón, por mientras no le quedabaotra que escuchar las conversaciones de las chicas que ingresaban al baño.

Pasaron las horas y de repente lepareció escuchar a lo lejos un alboroto, pero pensó que seguramente eran lasvoces que venían del gran comedor. Pero unos segundos más tarde escucha unosgolpes fuera del baño, así que decide salir de donde estaba.

Hermione no podía creer lo que veía,frente a ella estaba parado un enorme trollel cual media más de tres metros, su piel era de un color gris y en una de susmanos sujetaba un bastón muy grande.

Aquel monstruo la mirabafijamente, y ella rápidamente comenzó a retroceder. Sentía que estaba atrapadaen su cuerpo, era tanta la impresión que ni siquiera era capaz de gritar ypedir ayuda. Hasta que el gigantesco monstruo lanza un gruñido ensordecedor yla chica reacciona.

¡AUXILIO! - Gritó la niña contodas sus fuerzas - ¡AUXILIO! ¡AUXILIO! ¡AYUDENME!

Trataba de escapar pero la enormebestia estaba parada frente a la única salida del baño, era tan grande que nole dejaba espacio para arrancar. Así que con la desesperación solo se le ocurrerefugiarse bajo un lavamanos. Estaba acurrucada cuando de pronto mira haciaarriba y ve como el espantoso trolllevanta el bastón que tenía en una mano para golpearla, pero de pronto una cañeríade metal y otros objetos golpeaban la cabeza y el cuerpo de aquel monstruo.

No lo puedo creer - pensó lachica - son Harry y Ron.

Ahora no sabía si estaba másimpresionada por aquel troll o porqueaquellos des muchachos habían ido a sacarla de ahí. La niña no podía creer queRon estuviera ahí luchando para poder salvarla, ya que después de todo por laculpa de él se había encerrado en el baño todo el día.

 

Con enormes pasos aquel monstruocomienza a caminar en dirección a Ron quien estaba atrapado en un rincón y no tendríaescapatoria.

Entre gritos, alborotos y golpes Hermione ve como Harry hábilmentesalta y se agarra del cuello de su enemigo enterrándole su varita en la nariz. Peroen respuesta de aquello el troll lotoma levantándolo con una mano mientras que con la otra levantaba su bastónpara golpearlo con furia.

Wingardium Leviosa - dice Ron y pronto el bastón de aquel monstruose eleva soltándose de la mano, paraluego caer con peso sobre la cabeza de éste, dándole un golpe tan fuerte que deinmediato cae al piso.

La niña se levanta del suelo - ¿estámuerto? - pregunto Hermione tras varios segundos de silencio, al parecerninguno de los tres podía creer lo que había sucedido.

No lo creo - dijo Harry sacandosu varita de la nariz del troll - supongo que solo se desmayo conel golpe - ¡puaj! Qué asco - dijo tras mirar su varita.

Hermione le iba a dar las graciasa ambos cuando de repente se sienten fuertes pisadas que se dirigían poco apoco hacia donde ellos se encontraban. Pronto se asomaron a la puerta elprofesor Snape, el profesor Quirrel y la profesora McGonagall.

¡En que estaban pensando! - Dijo laprofesora McGonagall con disgusto - no saben la suerte que tiene de estarvivos, ¿Por qué no están en sus dormitorios? Los demás siguieron el festín ensus respectivas casas.

Hermione estaba segura que le quitaríanpuntos por lo que iba a decir, pero era lo menos que podía hacer, sus doscompañeros arriesgaron la vida para salvarla, lo cual no es nada en comparacióna un par de puntos.

Es mi culpa profesora - dijo fuertementecuando vio que McGonagall iba a regañar a ambos muchachos - vine a buscar al Troll, leí mucho sobre ellos y creí que seríacapaz de controlarlo.

Hermione vio como Ron y Harrytrataban de disimular lo sorprendidos que estaban tras lo que ella había dicho,de hecho a Ron hasta se le cayó lavarita de las manos.

Estoy muy decepcionada de tiHermione - le dijo la profesora McGonagall mirándola a los ojos - siempre creíque eras mas astuta que el resto de tus compañeros, así que por tu acción seránrestados cinco puntos a la casa Gryffindor.

Hermione no sabía porque, pero nole dolía para nada haber perdido esos cinco puntos.

En cuanto a ustedes dos - dijo labruja fuertemente mirando a Harry y Ron - cinco puntos a cada uno
le serán sumadosa su casa, ya que después de todo no es común que alumnos de primer añoderroten a un troll así de fácil.

A Hermione le causo alegría y unaleve sonrisa se le formo en el rostro al ver la cara de felicidad de amboschicos.

Mientras el profesor Snape y el profesor Quirrellexaminaban al troll la profesoraMcGonagall les ordenó que vayan a la sala común con sus demás compañeros.

Durante el camino Ron se quejaba,ya que encontraba que cinco puntos cada uno era muy poco. Mientras tanto lachica prefería guardar silencio por miedo a que Weasley le respondiera algo quela hiciera sentir mal nuevamente. Así que entraron a la sala común y notaronque todos estaban felizmente celebrando.

 

Creo que corresponde darle las gracias a los chicos -pensó Hermione quien iba en dirección a su habitación - total, no creo que Ron seenoje por agradecerles lo que hicieron por mi - así que se armó de valor y fue endirección a ellos.

Gracias - dicen los tres al mismotiempo, Hermione queda sorprendida al escuchar que sus compañeros estabanagradecidos, porque después de todo, fueron ellos quienes la rescataron. Sin embargono les dijo nada, para no arruinar el momento, ya que después de todo era laprimera vez que Harry y sobre todo Ron,la miraban con cara de agrado.

No se dio cuenta como pasaron lashoras ya que aun seguía con Harry y Ron conversando de cómo logaron salvarse deaquel monstruo. Hermione no podía creer como de un momento para otro estaballorando por culpa de aquel pelirrojo, y ahora se encontraba conversando yriendo con él.

Ya es tarde y tengo un poco desueño - les dijo Hermione a los dos chicos - me voy a la cama, que duermanbien.

Tu igual - le dijo Harryamablemente - que duermas bien, nos vemos mañana Hermione.

Si nos vemos mañana - dijo Ron,al que se le notaba en la voz que sintió un poco de temor al decir esaspalabras - buenas noches Hermione, que duermas bien.

Ok - les responde a ambos - nos vemosmañana.

Hermione trata de disimular laenorme alegría que sentía, y se da media vuelta para subir las escaleras que lallevarían a su habitación. Con una sonrisa de oreja a oreja cierra la puerta yse queda unos segundos apoyada sobre ella.

Simplemente no podía creer que despuésde tanto tiempo aquel chico de cabello rojo le diera las buenas noches con unasonrisa en la cara.

Noviembre llegó y Hermione ahorano se encontraba sola, ya que desde el incidente con el troll, Harry y Ron se acercaron poco a poco a ella, hasta que sevolvieron inseparables.

Si bien Harry nunca fue groserocon Hermione, ahora era distinto, ya que este siempre se estaba preocupando de cómo se encontraba su amiga. Encuanto a Ron, de vez en cuando se le escapaban sus bromas hacia la chica, peroa diferencia de antes, ahora lo hacía con respeto, incluso con un poco decariño.

Ahora era todo mucho mejor, Hermioneayudaba a Harry con las tareas ya que al pobre casi no le quedaba tiempoproducto de los entrenamientos de Quidditch,así que ella lo ayudaba a revisar sus de deberes pero jamás le haría la tareapor completo, porque así no aprenderían nada.

Como todas las tardes Harry seiba a entrenar así que ella y Ronaprovechaban de hacer las tareas. A Ron le encantaba realizar los deberes juntoa Hermione ya que así ella se los revisaba.

Un día como cualquiera Hermionebajó las escaleras desde su dormitorio hacia la sala común y vio a sus dosamigos parados en la ventana.

¿Cómo amanecieron chicos? - lespregunta Hermione a ambos muchachos.

Bien - respondieron los dos al mismo tiempo.

Te esperábamos para desayunar -le dice Harry.

Así es - dice Ron - y si no esmucha la molestia
¿podríamos bajar luego? Es que ya siento que muero dehambre.

Tras terminar el desayuno decidieronir a caminar por los jardines del colegio, pero antes tuvieron que prender unaluz y encerrarla en un frasco de mermelada para así poder abrigarse, obviamenteHermione hizo aquel hechizo.

De pronto ven a Snape quiencojeando se acerca hacia ellos, rápidamente Ron guarda el frasco bajo sutúnica.

 

¿Qué tienes ahí Potter? -pregunta Snape mirando a Harry fijamente.

Es un libro sobre Quidditch señor - le responde el niño,ya que justo tenia con él un libro que Hermione le había prestado.

No se pueden sacar los librosfuera del colegio - dijo Snape mirándolos a los tres - cinco puntos menos paraGryffindor - fue lo último que dijo, le quitó el libro a Harry de las manos, y se fue.

Me pregunto porque cojea - lesdijo Harry a sus amigos.

No sé porque, pero ojala le duelamucho - dijo Ron, Harry y Hermione nopudieron evitar las risas.

Luego decidieron volver a la salacomún para revisar las tareas.

Creo que iré a ver si Snape medevuelve el libro - dice Harry.

Creo que eso no es buena idea - lerespondió Hermione.

Hermione tiene razón - dice Ronmientras miraba un libro.

Pero si hay mas profesores cuandose lo pida quizás me lo entregue - dice el niño esperanzado - no pierdo nadacon intentar - Harry se levantó del sillón en donde estaban sentados y salió enbusca del libro.

Cuando Harry salió, de la nadaHermione comenzó a sentir un leve apretón en el estomago, al parecer era dondese había quedado a solas con Ron. Si bien desde hace ya un buen tiempo estos sequedaban solos mientras Harry iba a entrenar, Hermione se percato de que Ron yano era tan antipático como antes, de hecho unos días atrás sorpresivamentellevo a Hermione unos pasteles debido a que se había percatado de que la chica nohabía comido hace un par de horas producto de estar revisando las tareas de lostres.

Has cambiado mucho Hermione -dice Ron, un tanto nervioso.

Hermione no pudo evitar sentirnervios tras lo que Ron le acababa de decir.

¿A que te refieres? - pregunto lachica.

Bueno, me refiero a que en unprincipio eras distinta - Ron tartamudeaba un poco - es decir, no eras muysimpática que digamos.

Tú tampoco lo eras - respondióella, hubo unos segundos de silencio y la chica continua - ¿sabes porque aquel día,cuando entró el troll al colegio yo estabaencerrada en el baño?

No - le respondió Ron, a pesar deque el si se imaginaba porque.

Ese día te oí cuando decías que yoera una pesadilla y que por eso no tenía amigos - le dijo nostálgica la chica.

Los siento - le dijo él, alparecer estaba siendo sincero - ¿pero sabes? Las cosas pasan por algo y si yono hubiese dicho eso no te habrías encerrado en el baño, el troll no te habría encontrado y conHarry no te habríamos rescatado - halaba rápidamente el chico - quizás si nohubiese pasado eso, no seriamos amigos.

Hermione no sabía porque perosintió unas ganas enormes de abrazar a Ron, no podía creer que este hayacambiado tanto.

Me siento feliz de conocer alverdadero Ron - le dijo ella - y no solo a aquel chico pelirrojo que me decíapesadeces.

Ambos rieron, se miraron
. Alparecer Ron le iba a decir algo y

Adivinen que vi cuando fui abuscar a Snape - era Harry quien habíallegado, así que ambos chicos debieron dejar su plática y poner atención a loque su amigo decía.

Harry les contó que cuando llegodonde Snape vio como Filch le curaba una enorme herida que tenía en la pierna,la cual sangraba mucho.

No puedo creer como quieren queuno pase a ese perro de tres cabezas sin salir herido - dijo Harry que elprofesor le decía a Filch - pero justo cuando iba cerrar la puerta para que nose diera cuenta de que yo estaba ahí, Snape me vio y me dijo que me fuera deinmediato de ahí.

 

Mmm curioso - dijo Hermione.

Recuerdas que cuando fuimos abuscar a Hermione al baño es día que el trollentró al colegio - le dijo Harry a Ron - vimos como Snape iba hacia dondese encontraba esa cosa.

Si tienes razón - dijo Ronemocionado.

¿Saben lo que estoy tratando dedecir? - Dijo Harry a sus dos amigos - creo que Snape quiere sacar algo que estábajo la trampilla en la que se encuentra ese perro. Tiene que ser algo muyvalioso, y creo que es lo que Hagrid sacó de una cámara de Gringotts, según medijo era un encargo de Dumbledore, lo cual intentaron robar unos días después.

Yo leí esa información en unperiódico - dijo Hermione al instante, ya que recordó los ejemplares delprofeta que había leído un día en la biblioteca - pero
no crees que seríaarriesgado para un profesor robar algo que Dumbledore guarda con tanto cuidado
no creo que Snape quiera robar algo.

¿Tú crees que todos los profesoresson unos santos? - dijo Ron un tanto alterado, pero obviamente trataba decontrolarse para no hablarle de mala manera a Hermione.

Bueno eso es lo que yo creo - lesdijo Harry y pronto comenzaron a hablar de otras cosas.

Llego la noche y los tres muchachosno se dieron cuenta de cuán rápido pasó el día.

Creo que sería bueno que te vayasa descansar Harry - le dijo Hermione- mañana por la mañana es tu primer partidode Quidditch y necesitarás todas laenergías.

Hermione tiene razón - mañanatienes que estar en perfectas condiciones para el gran partido, dijo Ron conuna sonrisa de oreja a oreja.

Pasaron unos minutos y Harry sefue a la cama. Pero rápidamente llega Dean y Seamus.

Tenemos una idea - dice Dean aHermione y a Ron.

Siii, queremos hacer una pancartapara Harry - era Seamus quien hablaba.

Me parece una excelente idea -dice Ron de inmediato.

Es perfecto - les dice Hermione -deberíamos empezar ahora ya para que esté completamente lista mañana por lamañana.

Yo tengo una sabana blanca quepodemos ocupar -dijo Ron - Scabbers mirata, la arruinó un poco en las orillas así que no me importaría regalarla parahacer esto - Ron sube a su habitación y demora un poco - tuve que esperar a queHarry me dejara de hablar y se diera vuelta a dormir, ya que seguramente mepreguntaría de qué diablos iba hacer con esa sabana.

Eso es cierto- dijo Dean.

"Potter Presidente" - escribierony detrás Dean dibujó el lindo león de Gryffindor, Hermione por medio de unhechizo logró que las letras brillaran cambiando de colores.

Perfecto yo lo guardare para queHarry no lo vea - dijo Hermione.

Si está bien - le dijo Ron - yaes tarde, creo que es hora de dormir un poco - les dice el pelirrojo a todoslos presentes.

Si tienes razón es mejor ir adescansar - les dice Hermione - buenas noches.

La chica llego a su habitación yse acostó más que rápido ya que estaba realmente cansada, fue un día de revisartareas y de unas agotadoras clases de herbología, cerró los ojos y rápidamentese quedo dormida. Pero antes no pudo dejar de pensar en aquellas palabras queRon le había dicho.

Al día siguiente Hermione notó lobrillante pero helada que había amanecido la mañana, se abrigó y espero a quesus dos amigos bajaran a desayunar.

 

Harry creo que tienes querelajarte un poco - le dice a su amigo tras ver la cara de pánico que traía éste.

Eso intento - le respondió elchico, pero lamentablemente éste tampocofue capaz de comer algo en el desayuno a pesar de que junto a Ron le rogaron aque comiera algo.

Ya es hora de que me vaya a losvestidores - dijo Harry con voz temblorosa.

Está bien nosotros iremos alcampo - le dijo Hermione - Suerte y tranquilo que todo saldrá bien.

Harry sonríe y le da un abrazoluego se voltea hacia Ron y lo abraza también - gracias por estar conmigo, losveré en el juego - les dice el chico y se va.

Hermione y Ron esperan a que estedesaparezca y se van rápidamente a buscar la pancarta que le habían hecho a suamigo. Luego se dirigen al campo y colocan la sabana pintada a lo largo de losasientos más altos para que Harry la pudiera ver de dónde se encontrara.

Pasaron unos minutos y comienzana entrar al campo de juego. Hermione no sabía si era producto del frio o de losnervios que Harry se veía mucho más pálido de lo que estaba la última vez quelo vio.

La profesora Hooch ingresa alcampo - quiero que jueguen limpio - les dijo a todos los jugadores y deinmediato da el silbido para iniciar el juego.

Hermione estaba junto a Ron y losdemás estudiantes de Gryffindor dando aliento a sus compañeros. De pronto vecomo su amigo se eleva por el air y los mira a todos con una sonrisa en lacara, al parecer ya había visto la pancarta que le habían hecho.

De inmediato Lee Jordan comienzaa comentar el partido. Hermione se percato de cómo la profesora McGonagallestaba a su lado para corregir algún tipo de comentario que no estuvierarelacionado con el partido, ya que el chico constantemente decía palabrasbonitas a Angelina Jhonson, una de las jugadoras de Gryffindor.

Pasaron unos minutos y Hagridllega en donde se encontraban los de la casa Gryffindor.

Pensaba mirar el partido desde micabaña - dijo el gran hombre señalando unos binoculares - pero es mejor y másemocionante verlo aquí con ustedes - les dijo a Ron y Hermione, así que estosrápidamente se acomodaron para hacerle espacio al guardabosques.

¡GOL DE GRYFFINDOR! - grita Lee Jordanunos minutos más tardes, Hermione no sabía porque estaba gritando y saltando defelicidad junto a sus compañeros, ya que después de todo, a ella no le gustabamucho el Quidditch, pero seguramente disfrutaba del juego producto de que su mejor amigo estaba en el equipo.

A Hermione se le acelero elcorazón de los nervios cuando vio que Harry comenzó a volar tras lo que a lolejos parecía una pelotita dorada. Harry iba a toda velocidad, los demásGryffindor le gritaban palabras de aliento, Ron por ejemplo no paraba de saltary gritar eufórico a su amigo. Pero de pronto el capitán de Slytherin vuelahasta donde Harry impidiéndole el paso, e incluso casi tirándolo de su escoba.

Hermione sentía que quedaría sinvoz y que seguramente no sería la única, ya que sus compañeros incluyendotambién a Hagrid gritaban a la profesora Hooch que habían cometido falta.

Tarjeta Roja - gritaba DeanThomas - expúlsenlo es una falta grave.

Dean esto no es futbol - le dijoRon - en el Quidditch no se pueden expulsar a los jugadores.

Pero creo que deberían cambiarlas reglas - dijo Hagrid - estoy de acuerdo con Dean de que deberíanexpulsarlo.

 

Entonces - siguió Lee Jordanrelatando el partido - después de esa notoria y sucia trampa

Jordan! - le grito la profesoraMcGonagall al chico, al cual le costaba bastante ser imparcial y no defender alos de su casa, Gryffindor.

Quiero decir - prosiguió elmuchacho - después de esta evidente y asquerosa falta
.

JORDAN! - le grito aun más fuertela bruja.

Está bien, lo siento - dijo elchico un poco molesto - después de esa aquella jugada, que por cierto acualquiera le puede suceder
arrojarse contra el buscador del otro equipo y casi tirarlo de su escoba - dijo entono irónico - la quaffle queda enmanos de los de Slytherin.

La profesora movió la cabezadándose cuenta que Lee, no podía evitar apoyar a sus compañeros. Mientras tantolos demas aplaudían y reían gracias a los comentarios de Jordan.

Hermione aun seguía con los ojospuestos en el desempeño de su amigo y de pronto comenzó a encontrar que algoandaba mal.

Al parecer Harry quería ir haciaOliver Wood pero su escoba no podía avanzar, y de pronto las cosas empeoraron.La escoba de Potter esta fuera de control.

Hermione vio como Ron se colocó máspálido que lo habitual ya que después de todo Harry estaba a muchos metros dealtura y una caída de ese tipo le podría costar no solo abandonar el juego, sinoincluso perder la vida.

Harry se agarraba como podía a suescoba, la cual daba vueltas bruscamente, y se sacudía como intentando de queel muchacho se soltara.

Hagrid préstame tus binoculares -le dijo la chica al guardabosques entre los gritos de preocupación y rabia desus compañeros.

La chica sabía que era lo quepodía estar sucediendo, ya que no era normal que una escoba se descontrolara detal forma, estaba completamente segura de que había un hechizo de por medio.

Comenzó a mirar hacia donde seencontraban los profesores y se dio cuenta de que Snape movía la bocarápidamente mirando fijamente a Harry.

Hermione porque miras a losprofesores si es Harry quien está en problemas - le dijo Ron muy desesperado.

Es Snape - le dijo la chica.

¿Snape? - le dijo Ron un tantoconfundido.

Es él quien esta hechizando laescoba - dijo la chica casi sin aliento - yo lo detendré.

¡Maldita sabandija! - dijo Roncon furia.

Todo parecía empeorar ya que porotro lado los Slytherin comenzaban a anotar puntos.

Hermione sentía que ya no podíacorrer más rápido, todas sus energías estaban puestas en llegar a tiempoimpedir que Harry callera de su escoba.

¿Pero que hechizo puedo utilizar?- se preguntaba la niña mientras iba a toda velocidad entre medio de los palosde madera que sostenían los asientos, los cuales estaban unos metros más arribade donde ella se encontraba - solo sé que tengo que hacer que Snape pierda elcontacto visual con Harry.

Al fin se iba acercando y subiócomo una araña las escaleras que daban justo a los pies de los profesores, laniña se encontraba parada bajo sus asientos.

LacarnumInflamarae - dijo Hermione con gran seguridad y apuntando consu varita a la túnica de Snape.

Pronto la túnica del profesor empezó a arder debidoa unas llamas azules que prendían rápidamente. Snape al darse cuenta de que seestaba incendiando su ropa, se paró de inmediato tirando de sus asiento a casitodos los profesores.

 

Hermione sale más que rápido del lugar por miedo aque la descubran, y va rápidamente hacia donde sus compañeros.

¿Qué hiciste Hermione? Le pregunta Ron - me asustecuando vi aquel humo que salía de donde se encontraban los profesores, perobueno lo importante es que Harry ahora está bien.

Hermione miró hacia al cielo y vio que su amigoestaba firme y seguro sentado sobre su escoba, de hecho minutos después Harrycomienza a volar velozmente tras la Snich que había aparecido de lanada.

Sus compañeros le gritaban palabras alentadoras almuchacho quien iba como una bala por los aires. De pronto la chica ve como suamigo va hombro a hombro con el buscador del equipo contrario, ambos endirección hacia el suelo. Hermione por un momento pensó que su amigo seestrellaría con la tierra, incluso el buscador del otro equipo decidiódetenerse.

Lo acabo se salvar de que se callera de sus escobay ahora él decide volar en dirección hacia el suelo - dice Hermione que nopodía creer lo que estaba viendo.

Pero en una magnifica maniobra Harry hábilmentelogra detenerse y seguir volando unos centímetros sobre el suelo. De pronto separa sobre su escoba y estira la mano a casi unos milímetros de agarrar aquellapelotita dorada.

WUO! - gritaron todos al mismo tiempo, Harry habíapisado mal la punta de su escoba y había caído rodando por el suelo.

No puede ser - grito Hermione preocupada, mientrasRon no era capaz de decir ni una sola palabra.

Hermione ve como su amigo se levanta y hace un tipode arcada - ¿que escupió? - pregunto la chica al ver que a su amigo le salióalgo por la boca.

Harry Potter agarra la snich - dice Lee Jordan -Gryffindor gana el partido.

Los gritos de júbilo eran ensordecedores, Hermionesalta abrazada con Parvatti Patil, y Ron por otro lado junto a Neville, Dean y Seamus.

Tras haber terminado el partido Harry, Ron yHermione se fueron a tomar el té a la cabaña de Hagrid.

Era Snape - dijo Ron a Harry- el era quien estabahechizando tu escoba, con Hermione lo vimos.

Eso es imposible dijo Hagrid - el profesor Snape nosería capaz de lastimar a un alumno.

Pero antes de entrar a clases leí mucho sobremaleficios - dijo Hermione - hay algunos que se realizan mediante contactovisual permanente, y Snape nunca parpadeó.

Pero ¿porque el profesor Snape querría lastimar aHarry? - pregunto el gran hombre.

Porque sabe que descubrí que quiere robar aquelloque cuida ese perro de tres cabezas - le respondió Harry.

¿Qué saben sobre Fluffy? - le dijo Hagridasombrado.

¿Fluffy? - dijeron los tres al mismo tiempo.

Ese perro es mío - dijo Hagrid - se lo compre a ungriego, Dumbledore me lo pidió prestado para cuidar su
. Miren - continuonervioso el guardabosques - aquello que cuida Fluffy no es asunto deustedes, eso solo involucra a Dumbledore y al señor Nicholas Flamel - prontoHagrid se calló ya que al parecer se había arrepentido de haber dicho eso enfrente de los tres niños.

¿Nicholas FLamel? - dijo Harry - quien es el.

Ya les dije que eso no es asunto de ustedes y queno se metan en líos - les dijo Hagrid.

Pero Snape quiere robar aquello que cuida elperro - le respondió Harry.

Hermione creía que Harry tenía razón, pero decidióno insistir ya que estaba segura de que en algún libro debía haber alguna referenciasobre Nicholas Flamel, además no sabía porque pero aquel nombre le sonaba algofamiliar.

 

Tras haber terminado de tomar el té, los tres sedespidieron de Hagrid y se fueron a la sala común.

Al llegar se dieron cuenta de que aun muchosalumnos seguían festejando el triunfo.

Hermione se quedo conversando un poco con suscompañeras, pero tras pasar una hora de charla decidió ir a la cama ya que elsueño la embargaba.

Fue donde sus dos amigos y se despidió.

Nos vemos mañana - les dijo a ambos - buenasnoches.

Que duermas bien Hermione - le dijo Harry - ygracias por salvarme.

Tu ya me salvaste una vez - le dijo ella - ahora metocaba a mí.

Recuerda que yo igual te ayude con lo del troll- le dijo Ron - lo digo para que lo tengas en cuenta en caso de que alguna vezme encuentre en aprietos.

Hermione sonrió y le dijo - no te preocupes que ahíestaré.

Te esperaremos mañana para desayunar - le dijo Ron.

Bueno nos vemos por la mañana entonces muchachos -les respondió ella, se dio media vuelta y se fue a dormir.

Mientras intentaba dormir había una cosa que lerondaba su cabeza, trataba de recordar donde había leído el nombre de NicholasFlamel, pero bueno, solo le quedaba ir a la biblioteca cuando tuviera tiempo yaque sí de algo estaba completamentesegura, era de que ni Harry ni Ron se darían el tiempo de revisar los enormeslibros que habían en la biblioteca.

Pasaron los días y Hermione ya estaba arreglando sus cosas para pasar las vacaciones de navidad junto a sus padres. La chica nunca había estado tan emocionada, extrañaba a sus padres y por fin estaría en casa después de meses.

Ese día se levanto más temprano que de costumbre ya que la noche anterior había enviado una lechuza a una tienda de dulces del Callejón Diagon en donde compró muchas golosinas para dejarles de regalos a sus amigos y llevarle obviamente a sus padres.

Así que se dirigió rápidamente a la lechuceria para no tener que recibir los paquetes durante el desayuno y para que los chicos no los vieran. Luego los envolvió y le escribió una tarjeta a cada uno donde decía a quien pertenecía. Les dejo un regalo a cada uno, para Harry, Ron y Neville.

Quiero que mientras yo no esté en el colegio se den el tiempo y busquen información sobre Nicholas Flamel - dijo la niña a sus dos amigos.

Pero Hermione es navidad - le dijo Ron un tanto cansado.

Le sé - le respondió Hermione - pero no podemos perder tiempo.

Está bien - dijo Harry al ver que su amiga ya se estaba estresando - buscaremos información, y si la encontramos te enviamos una lechuza.

Hermione se despidió de ambos y caminó junto a sus cosas en dirección al tren. Harry y Ron la fueron a dejar y se fueron de aquel lugar hasta que ya no veían la mano de su amiga agitarse despidiéndose por la ventana.

La chica se sentó sola en un compartimiento ya que necesitaba pensar y reflexionar sobre las cosas que le habían pasado durante este último tiempo. No tenía ganas de conversar con absolutamente nadie más. Lo único que quería era admirar los hermosos paisajes que destellaban a través de la ventana y a la vez ir pensando, pensando y pensando.

¡Papá! ¡Mamá! - grito la chica y corrió rápidamente hacia ellos para poder abrazarles lo antes posible.

No se imaginan todo lo que tengo que contarles - dijo la niña mientras caminaba tomada de la mano con su madre mientras su padre le llevaba el carrito con sus cosas.

 

Y tú ni te imaginas las ganas que tengo de escuchar las cosas que has vivido durante estos últimos meses.

Te extrañe mucho hija - dijo su madre con una sonría enorme.

Yo también - dijo la chica mientras la abrazaba.

Pronto se subieron al avión y a Hermione le fue inevitable recordar aquel episodio en que tuvo que subirse por primera vez a una escoba.

¿Sabes? - Dijo la chica a sus padres en voz baja mientras tomaban sus respectivos asientos - en Hogwarts tenemos clases de vuelo.

No sabía que les enseñaran a pilotear aviones - dijo su padre con una cara de asombro increíble.

Jajaja - rio la chica - no papá
en el mundo magino no se utilizan los aviones, allá se vuela sobre escobas.

Como en los cuentos de hadas - dijo su madre.

Así es - respondió Hermione y siguió - pero la verdad a mi se me ha complicado bastante, no es tan fácil que digamos
sigo prefiriendo los aviones.

¿Bromeas? - Le dijo su padre - yo estaría feliz con una escoba voladora.

Mejor deja que nuestra hija duerma un poco durante el viaje - dijo la madre - debe estar cansada.

Si tienes razón dijo el sr Granger - duerme un poco Hermione.

Está bien - respondió la chica ya que realmente le hacía falta descansar un poco.

Pasaron las horas, llegaron al aeropuerto y Hermione aun seguía dormida.

Nuestra hija aun duerme dijo la señora Granger.

Debe estar cansadísima - dijo el padre de la niña - creo que será mejor no despertarla la tomare en mis brazos y la llevaremos a casa dormida.

Así que el señor Granger levanto a la niña con sus brazos y la subió al taxi que los esperaba para llevarlos hasta su hogar.

Ya los tres en el auto y Hermione aun en los brazos de su padre, el señor y la señora Granger no podían dejar de mirarla y hacerle cariño suavemente en su rostro y cabello.

Hace años que no la llevaba como un bebé en mis brazos - dijo el papá mientras la miraba con dulzura.

Es que ya esta más grande - dijo su madre mientras le acariciaba una mano a su hija.

Pasaron los minutos y los Granger llegaron a casa, el padre subió con Hermione hasta la habitación de esta, en donde la dejo durmiendo.

Creo que tenía demasiado sueño - dijo la chica al abrir los ojos y darse cuenta de que estaba acostada en su cuarto. Miro rápidamente el reloj que le indicaba que ya eran las nueve de la noche. La niña se levanto de inmediato y bajó las escaleras para volver a conversar con sus papás.

Se dirigió a la cocina y se sentó en la mesa mientras su madre preparaba la cena y su padre le preparaba un jugo.

Ahora que estas despierta - dijo su padre entusiasmado - quiero que me lo cuentes todo sobre ese estupendo castillo
lo quiero saber todo.

Si yo también quiero saberlo todo - dijo su madre - sobre todo de esos chicos que son tus amigos.

Bueno - dijo la chica y comenzó a contarle a su padre de cómo era el castillo, de cómo el sombrero seleccionador la dejo en Gryffindor, y todas las cosas que le habían sucedido, he incluso hasta de Peeves habló en algún momento.

Wuo! - Dijo el señor Granger con gran asombro- esto es increíble.

Y ahora cuéntanos sobre tus amigos - le dijo su madre - como se conocieron, y todo eso.

 

Claramente no les contaría a sus padres que se conoció con sus amigos producto de que uno de estos le dijo malas palabras y que por lo mismo se encerró en el baño para luego ser atacada por un troll de la montaña, así que prefirió mentir para no preocupar a sus padres, más bien a su madre, ya que estaba segura de que la historia del Troll o de Fluffy a su padre le parecería espectacular.

A Harry y Ron los conocí en la sala común de Gryffindor ya que los tres estamos en la misma casa - dijo la chica hablando tan segura que no parecía que estuviera mintiendo - así que de pronto comenzamos a hablar, y como nos llevamos bien de repente no nos dimos cuenta en cómo nos volvimos inseparables.

La chica les conto la historia de Harry y obviamente les habló de Ron, hasta de Neville les contó ya que después de todo a este también lo quería y lo consideraba su amigo.

La cena ya esta lista - dijo de pronto du madre, mientras la chica mantenía una interesante conversación con su padre sobre los nuevos amigos de Hermione.

Está bien mamá - dijo la niña y se levanto para comenzar a poner la mesa - te ayudo enseguida a llevar los platos.

Pasaron los minutos y la mesa estaba lista, la chica se sentía realmente feliz al estar nuevamente con sus padres.

Como estarán Harry y Ron - se preguntaba la chica a cada momento ya que realmente los extrañaba.

¿Qué piensas tanto hija? - le pregunto su madre mientras prendía unas velas rojas que estaban al centro de la mesa.

Nada mamá - dijo la chica pensativa - solo pienso en como estarán Harry y Ron.

Los extrañas - dijo su madre con una sonrisita en su cara - ¿y a cuál de los dos extrañas más?

Hermione sintió como se le acaloraban las mejillas, y no supo por que de inmediato se apareció la imagen de Ron en su cabeza.

No digas tonteras - dijo sonriendo la niña - son solo mis amigos además estoy muy chica para comenzar a fijarme en niños ¿no crees?

No lo crea si - dijo de repente su padre traía a la mesa las ensaladas - a tu edad a mí ya me gustaban algunas niñas por ahí.

¿Algunas? - Dijo Hermione - no quería saber tanto - dijo riendo junto a su madre.-

Los tres tomaron asiento y comenzaron a comer una rica carne y ensaladas que habían preparado sus padres. Mientras comían conversaban y reían de diversos temas, sobre todo cuando sus padres le contaron de lo mucho que les costó aprender a enviarle lechuzas a Hogwarts.

No se dieron ni cuenta cuando ya era cerca de las dos de la madrugada, así que ya satisfechos lo Garger deciden ir a la cama.

Hermione les dio las buenas noches a sus padres y se acostó en su cama, a la cual también extrañaba. Cerró los ojos y se durmió hasta que dejo de pensar en cómo extrañaría el levantarse, bajar las escaleras y ver en la mañana a sus dos amigos esperándola para desayunar.

Al día siguiente Hermione abrió los ojos y miro de inmediato por la ventana, afuera estaba cubierto de nieve.

Bajo las escaleras y se dirigió hasta donde se encontraba su árbol de navidad. Para su sorpresa sus padres no habían despertado aun así que eso le dio tiempo para ir a buscar los regalos de sus padres y dejarlos junto a los que ellos habían dejado ahí para ella.

¡Papá! ¡Mamá! - Comenzó a gritar la chica - levántese - y no paró hasta que vio a sus dos padres bajar las escaleras.

 

Hija no tenias por qué molestarte - dijo su madre.

Si no tenias que hacerlo - dijo su padre mientras habría entusiasmado el regalo que Hermione le había traído, ya que al parecer el señor Granger sospechaba que podría ser algo que proviniera de ese mundo mágico que el tanto admiraba. Así que abrió la caja y puso de inmediato una cara de asombro - Ranas de Chocolate - saco una y de inmediato la rana saló de su embase - esto es increíble - le dijo el señor Granger a su hija - ¿me puedes traer más cuando regreses nuevamente?

Te las puedo enviar por lechuzas si quieres - le respondió la chica feliz, ya que la alegría la llenaba producto de la reacción de sus padres. Los dos estaban como niños pequeños abriendo cada una de las golosinas que Hermione les había regalado.

¿Grajeas de todos los sabores? - pregunto su madre - ¿qué tantos sabores tienen?

Eso descúbranlo ustedes - dijo la chica con una mirada picara - yo mientras abriré mis regalos.

Rápidamente Hermione comenzó a sacarle las envolturas a sus regalos y descubrió una serie de libros y lápices que sus padres le habían obsequiado. La chica se sentía feliz ya que estaba segura que le haría bien leer un poco de literatura de su mundo de origen.

¡¡¡Wuoooo!!!! Creo que esta tiene sabor a tripas o algo así - dijo su padre mientras masticaba.

¡Dios mío! - Dijo la señora Granger - no te ofendas hija pero creo que se las regalare a tu padre, me quedare solamente con las ranas de chocolate.

Descuida mamá - dijo la chica con una sonrisa en la cara ya que no podía creer que sus padres quienes eran fanáticos del cuidado de los dientes (debido a su profesión) estuvieran tan felices comiendo golosinas - yo también no las comería - ambas se miraron y rieron al mismo tiempo al ver como su padre seguía comiendo aquellas golosinas.

Pasaron los días y Hermione no recibió ninguna lechuza de sus amigos así que supuso que no habían buscado o encontrado nada sobre Flamel.

Seguramente están disfrutando de estas vacaciones - pensaba la chica - en todo caso yo igual estoy haciendo lo mismo.

Sin darse cuenta el tiempo paso muy rápido para Hermione, nunca en toda su vida la chica había disfrutado tanto la compañía de sus padres. Pero lamentablemente al día siguiente ya regresaba a Hogwarts, osea, por una parte era triste ya que no vería a sus padres hasta el término de las clases, pero por otro lado se sentía feliz ya que volvería junto a sus amigos a los cuales no dejo de extrañar ni un solo día.

Así que sin pensarlo aquel día lo disfruto al máximo junto a sus padres, salieron a caminar por la nieve, a jugar toda la tarde, para luego llegar al atardecer a sus hogar donde tomaron un rico chocolate caliente mientras conversaban de cómo los vecinos inventaban diversas historias de donde y porque se había ido Hermione.

Ya papás - dijo la chica levantándose del sillón en el cual estaba sentada - me voy a la cama, recuerden que mañana tendremos que estar a las tres de la tarde en el andén nueve y tres cuarto.

Estupendo - dijo su padre mientras la niña se le acercaba para darle el beso de las buenas noches.

Está bien hija - dijo su madre mientras le daba un abrazo - que duermas bien - le dio un beso y la soltó para que esta se fuera a su cama.

 

Hermione se puso el pijama y se metió a la cama, hace un rato moría de sueño y ahora ya no quería dormir, seguramente era porque no podía parar de pensar en que mañana vería a sus dos amigos, y en especial a uno de ellos.

Hermione ya estaba sobre el tren, tomó su asiento ycomenzó a comer unas ricas galletas que su madre le había preparado para elviaje. La chica aun sentía los abrazos de sus padres quienes la habían dejadojusto entre los andenes nueve y diez, se sentía llena de energía, llena de vida,ya que el estar con sus padres un par de días le ayudó bastante para recuperarfuerzas y alegría.

Pasaban las horas y la niña se sentía cada vez másimpaciente, quería llegar lo más rápido posible al castillo. Hasta que al finel tren se detiene, la chica toma rápidamente sus cosas y es trasladada en uncarruaje (el cual andaba solo) hasta su querido colegio.

Hermione sabía que tendría que buscar a sus amigos paraverlos, ya que a la hora que ella llegó a Hogwarts, Harry estaba enentrenamiento de Quidditch y Ronseguramente se encontraba comiendo en el gran salón.

Pero para su sorpresa no fue así, la niña comenzó de lanada a sentir una mezcla de sentimientos, alegría, nervios, asombro. No podíacreer que Ron estuviera a la entrada del castillo esperándola.

Tal vez esté haciendo otra cosa - pensó la chica para nohacerse falsas ilusiones.

Se acercó poco a poco cargando su baúl y Ron rápidamenteavanzo hacia ella.

Hola Hermione - le dijo el muchacho con un sonrisa en lacara - eeeh!... ¿Qué tal el viaje?

Si muy bien - respondió la niña sintiéndose la chica másfeliz del mundo - que gusto verte.

El chico le lanzó una sonrisa- te vine a esperar paraayudarte con tus cosas le pregunte a Hagrid a qué hora llegabas- dijo mientras tomaba el baúl de Hermione -Harry quería venir pero Wood le dijo que no podía faltar a los entrenamientos,así que me dijo que lo esperáramos en lasala común.

Está bien - le dijo la muchacha y se dirigieron a la salacomún conversando y riendo de las cosas que sucedieron mientras estaban endistintos lugares.

Hermione tomó asiento frente a la chimenea y de prontoescucha:

¡Hermione! Ya estás aquí - era Harry quien ibarápidamente donde su amiga con el rostro lleno de felicidad, y le dio un granabrazo.

Los tres se acomodaron en el sillón y comenzaron acharlar.

¿Qué tal el Quidditch? - Pregunto Ron a su amigo - ¿Cómo van los entrenamientospara el próximo partido contra Hufflepuff?

Hermione vio como de inmediato a su amigo le cambio lacara.

Snape será el árbitro para el próximo partido - dijoHarry decepcionado.

Entonces que ni se te ocurra jugar esta vez - le dijo lachica de inmediato.

Pero no puedo - respondió el chico - soy el únicobuscador, si yo no juego, Gryffindor perderá el partido y los puntos que podríamos llegar a ganar
nonos falta tanto para alcanzar a los de Slytherin para la copa de las casas, enrealidad si ganamos este partido los pasaríamos.

La niña decidió no decir nada ya que sabía que seríainútil, así que prefirió callar y escuchar a Harry relatar la historia de unextraño espejo que le mostraba a suspadres.

Créeme que es fascinante - dijo la chica un poco seria -pero
no crees que fue un poco irresponsable de tu parte salir no sé cuantasnoches seguidas, sabiendo que Filch anda paseándose en busca de quien castigar- no se había dado cuenta como de un momento para otro había subido tanto eltono de su voz.

 

No te preocupes - le dijo Harry tratando de calmarla -era imposible que me viera ya que para mi cumpleaños alguien me envió la capade invisibilidad de mi padre, por cierto, gracias por las golosinas.

Si, gracias no sabes cuánto las disfrute - dijo Ron.

La chica quedó realmente asombrada ya que no sabía decapas de invisibilidad - ¿es cierto? - pregunto la niña mirando a Ron.

Si, es verdad - dijo el chico emocionado - es fascinante,realmente increíble
de hecho a Harry le sirvió para entrar a la secciónprohibida y buscar información sobre Flamel.

Hermione se sintió un poco culpable por no haberrecordado a Flamel en ningún instante desde que llegó al castillo - bueno, estábien - dijo ella.

Los chicos siguieron hablando y hablando de aquel magoque no podían encontrar ningún tipo de información hasta que de prontocomenzaron a escuchar risotadas.

Era Neville que había entrado saltando a la sala común,Harry y Ron rieron, pero a ella no le pareció gracioso ya que se había dado cuentade lo que estaba pasando.

La chica saco de su bolsillo la varita y de inmediatorealizo un contramaleficio, que había leído en uno de sus tantos libros. Estabasegura de que a Neville le habían hecho el locomotormortis, el cual deja las piernas de la victima unidas.

Neville se acerco hacia ellos tres y les dijo - FueMalfoy - y de inmediato a Harry y a Ron se les borraron las sonrisas de la cara- me lo encontré fuera de la bibliotecay me dijo que debía practicar un hechizo y
. Bueno ya me vieron - el chico parecía realmente triste - tuve quesaltar hasta la sala común.

Tienes que acusarlo - dijo Hermione de inmediato, con untono de furia ya que le molestaba demasiado que no dejaran en paz al pobre deNeville.

Así es - dijo Ron - tienes que hacer algo, ese idiotaestá acostumbrado a hacer o decir cosas y que nadie le diga nada.

Tienes que ser valiente y hacer algo - dijo Harry.

No me recuerdes que soy un cobarde - le dijo Neville aHarry - Malfoy siempre me recuerda que no soy lo suficientemente valiente paraestar en Gryffindor.

Pero si el sombrero seleccionador te puso en esta casa esporque así tenía que ser - dijo Harry mientas se metía la mano en un bolsillosacando una rana de chocolate - tú vales por doce Malfoy
Neville, solo no loescuches - y le regaló la rana de chocolate al chico que estaba a punto dellorar.

Gracias Harry - dijo Longbottom - creo que me iré a lacama - abrió la rana de chocolate y le dijo a Harry - ten el cromo, tú loscoleccionas, adiós chicos.

Hermione aun sentía una rabia inmensa, ya estaba aburridade que los demás molestaran tanto a Neville, la chica iba a tomar asiento perode repente escuchó:

¡Lo encontré! ¡Encontré a Flamel! - era Harry quiensujetaba un cromo - sabia que lo había leído en alguna parte. Escuchen lo quedice:

"El profesor Dumbledorees particularmente famoso por derrotar al mago tenebroso Grindelwald, en 1945,por el descubrimiento de las doce aplicaciones de la sangre de dragón ¡y por sutrabajo en alquimia con su compañero Nicolás Flamel"

Al escuchar aquello Hermione recordó de inmediato queella también había visto de reojo aquel nombre en un enorme libro que pidió enla biblioteca.

 

Esperen aquí - dijo la chica y subió las escaleras masque rápido, buscó entre sus libros y bajó como una flecha para mostrarle a susamigos.

Nunca se me ocurrió buscar nuevamente aquí - dijo a loschicos - lo saqué de la biblioteca para leer algo ligero.

¿Ligero? - dijo ron al instante mirando extrañado elenorme y grueso libro que sostenía su amiga.

Pero la chica ignoró lo que Ron le decía, ya que buscabaatenta entre las paginas alguna información sobre Nicolas Flamel.

Pasaron unos segundo y Ron le dice - ¿podemos hablarahora?

Nicolas Flamel es el único poseedor de la piedrafilosofal- les dijo la chica a sus amigos casi en un susurro.

¿La piedra
que? - dijeron al mismo tiempo sus dosamigos.

¡Pfff! será mejor que lean aquí - y acercó el libro haciaellos.

El antiguoestudio de la alquimia está relacionado con el descubrimiento de la PiedraFilosofal, una sustancia legendaria que tiene poderes asombrosos. La piedrapuede transformar cualquier metal en oro puro. También produce el Elixir de laVida, que hace inmortal al que lo bebe. Se ha hablado mucho de la PiedraFilosofal a través de los siglos, pero la única Piedra que existe actualmentepertenece al señor Nicolás Flamel, el notable alquimista y amante de la ópera.El señor Flamel, que cumplió seiscientossesenta y cinco años el año pasado, lleva una vida tranquila en Devon con suesposa Perenela (de seiscientos cincuenta y ocho años).

¿Ven?-Dijo la chica cuando los ojos de sus amigos se apartaron del texto - esto eslo que debe estar cuidado Fluffy y loque Hagrid sacó de Gringotts.

Unapiedra que convierte el metal en oro y vuelve a la gente inmortal - dijo Harry- es demasiado atractivo, no esraro que Snape la quiera.

Y noes raro que no encontráramos nada de él en libros como "Estudiodel reciente desarrollo de la hechicería" - dijo Ron- ya que después de todo, ese Flamel noes tan reciente si tiene seiscientos sesenta y cinco años.

Al díasiguiente Hermione se levanto para desayunar y luego ir a las aburridas clasesde pociones. Y así pasó la semana declases en clases.

Aprovechandoque Harry no está y se encuentra entrenando podríamos practicar el hechizo que Malfoy usocon Neville - dijo Hermione a Ron.

¿Y para qué?- dijo él.

Obviamenteque para atacar a Snape - dijo ella - encaso de que le quiera hacer algo a Harry.

Está bien -le respondió el.

Así que comenzaron a practicar todos los días mientras Harryiba a su entrenamiento. Pero el día del partido llegó rápidamente. Los tresamigos no se dieron ni cuenta como pasó el tiempo y ya estaban los tres fuerade los camarines dejando a Harry para que se cambiara de ropa.

Cuídate mucho - le dijo Hermione mientras lo abrazaba.

Si, te quiero vivo al término del partido - le dijo Ronmientras le daba unas fuertes palmadas en la espalda.

Rápidamente Hermione y Ron fueron a buscar un asiento cercade sus compañeros, así que y se ubicaron justo al lado de Neville.

Locomotor Mortis -dijo Hermione a Ron - recuerda lo que tenemos planeado.

Si, Hermione ya me lodijiste miles de veces - le respondió Ron un tanto aburrido.

 

El partido comenzó yHermione sintió un alivio en todo el cuerpo al ver a Dumbledore sentado con losdemás profesores viendo el partido, ella estaba segura de que Snape no le haríanada a Harry si Albus se encontrabaallí.

No pasaron ni dosminutos cuando Hermione vio a su amigo emprender el vuelo en busca de la Snitch.

¡Ron mira a Harry! - le gritaba Hermione a su amigo peroeste no le contestó. La chica pensó que seguramente había ido en busca degolosinas o algo así. Y debido a la emoción del partido, no se molesto enbuscar a su pelirrojo amigo.

Pasaron cinco minutos y Hermione se encontraba saltando ygritando abrazada con Parvati Patil. Harry había atrapado la Snitch a los cinco minutos de juego, asíque por lo tanto Gryffindor ganó el partido.

Pero de pronto Hermione se percató de que Ron ni Neville seencontraban a su lado. Y para remate sus dos amigos aparecieron heridos.

A Ron le sangraba la nariz y Neville a penas y podíacaminar.

Pero
¿Qué les ha pasado? - dijo Hermione horrorizada.

Nos peleamos con Malfoy y sus dos amiguitos - dijo Ron mientras se apretabala nariz con su mano derecha- Nevillepeleo contra Crabbe y Goyle el solo ¿sabes?

Neville
eso es muy valiente de tu parte -dijo la chica preocupadaal ver como Neville estaba a punto de desmayarse - pero creo que te llevaremosde inmediato a la enfermería.

Durante el camino Neville no dijo ninguna palabra ya que alparecer realmente estaba herido. En cambio Ron, le sangraba fuertemente lanariz pero se sentía feliz de haber dejado a Malfoy con un ojo morado.

La señora Pomfrey se encargó de inmediato de las heridas deNeville y lo dejo ahí un par de horas. Así que Ron y Hermione demoraron un pocoen ir a buscar a Harry para felicitarlo en persona.

¿Dónde estabas? - le pregunto Hermione cuando vio que Harryse acercaba a ellos en el pasillo.

Están todos en la sala común celebrando el triunfo - le dijoRon secándose un poco la nariz - nuncase había atrapado la Snitch tanrápidamente.

Vamos después para allá - dijo Harry - tengo que contarlesalgo primero.

Hermione supo de inmediato que su amigo había descubiertoalgo. Ya lo conocía bastante bien como para darse cuenta.

Harry les contó que mientras iba hacia la cabaña de Hagridvio a Snape dirigirse al bosque prohibido, donde se encontró con el profesor Quirrel.

Le dijo que comenzara a decidir hacia a donde estaba sulealtad y de que si había logrado o descubierto como pasar aFluffy- término de decir Harry mientrasRon y Hermione estaban con la boca abierta.

Al terminar Harry, Hermione pensaba en lo que había escuchadoy en como Snape quería apoderarse de aquella piedra. La niña estabacompletamente segura de que Snape tenía en la mira a Quirrel ya que este seguramentehabía descubierto sus intenciones. Así quede pronto, Hermione sin saber porque, comenzóa sentir esa sensación de que en algún determinado momento se vería con sus dosamigos envuelta en una nueva aventura.

Además de lo que estaba sucediendo con la piedra filosofal,Hermione se sentía presionada por los exámenes. Así que lo antes posiblecomenzó a hacer su horario de estudio.

Pero Hermione - dijo Ron mientras comía una tostada - losexámenes serán en siglos.

Exactamente en diez semanas - le contesto la chica - tendríaque haber comenzado a estudiar hace un mes, no sé que me pasó - dijoangustiada.

 

Pero lamentablemente los profesores no parecían tener piedadya que mas encima les daban más y más deberes, por lo que tenían que pasar casitodo su tiempo libre en la biblioteca.

Nunca podre aprenderme todo esto - regañaba Ron, Hermione loignoraba para así concentrarse en lo que estaba haciendo hasta que su amigodijo algo que le pareció extraño - ¡Hagrid! ¿Qué te trae por estos lados?

Hermione y Harry miraron de inmediato ya que era sumamenteextraño ver al guarda bosques en aquel lugar. Lo cual a la chica le pariobastante raro.

No estarán buscando aun información sobre Nicolas Flamel -dijo Hagrid.

No, eso ya lo encontramos - dijo Ron - ya sabemos quién es ylo de la piedra fi...

SHHHHH - le dijo Hagrid de inmediato - no pueden andarhablando de eso a voz alta como si se tratara de cualquier cosa, se supone quelos alumnos no saben de eso.

Está bien - respondió Harry - pero aun necesitamospreguntarte algunas cosas, como por ejemplo que mas, aparte de Fluffy custodia la piedra

SHHHHHH - dijo nuevamente el guarda bosques - será mejor quevengan a mi cabaña, y por favor tengan cuidado de lo que andan hablando en lospasillos.

Está bien te veremos en la tarde - le dijo Harry y el guardabosques se fue.

Hermione se percato de que mientras Hagrid les hablabaescondía algo en la espalda.

¿Qué escondía Hagrid tras la espalda? - pregunto Hermione asus dos amigos.

Voy a ver en que sección estaba - dijo Ron, pero la chica sepercato de que obviamente no lo hacía por amabilidad, lo hacía más bien paradejar un rato de lado las tareas.

No paso ni un minuto y Ron regreso a la mesa - ¡Dragones! -Susurró el muchacho a sus amigos- Hagrid estaba buscando cosas sobre dragones.

El siempre quiso un dragón - dijo Harry - me lo dijo el díaque lo conocí.

Pero eso va contra las leyes - dijo Ron de inmediato - sesupone que está prohibido tener dragones.

¿En que estará metido Hagrid? - pregunto Hermione, quienpensó que Hagrid seguramente podría estar metiéndose en problemas.

Así que pasaron unas horas más en la biblioteca sin darlemás vueltas al asunto, ya que prefirieron avanzar con la tarea antes de ir a ver a Hagrid.

Pasaron las horas y después de haber comido en el grancomedor partieron a ver al guardabosque. Pero al llegar se encontraron con la sorpresade que las cortinas estaban cerradas, sin embargo decidieron tocar la puerta.

Hagrid les abrió la puerta y los hiso pasar rápido haciaadentro de su cabaña.

Hermione al entrar, de inmediato se empezó a sofocar, ya quesi bien el día estaba precioso Hagrid había hecho fuego en su chimenea.

¿Qué me querías preguntar Harry? - dijo Hagrid mientras le servíate a los tres amigos.

Queremos saber si aparte de Fluffy existe algo más quecustodie la piedra - dijo Harry.

No les puedo decir eso - dijo Hagrid al instante - ningúnalumno debe saber sobre este tema.

Pero Hermione estaba segura de que Hagrid sabía más sobre eltema, así que lo único que se le ocurrió es halagar al guardabosque con lo queel más aprecia, Albus Dumbledore.

Vamos Hagrid dijo la chica con una dulce voz - quien más quetu podría saber todo respecto a la piedra, ya que después de todo, Dumbledoreconfía ciegamente en ti.

 

La chica observo como Hagrid demostraba gestos de sentirseorgulloso tras las palabras de Hermione. Mientras sus dos amigos le lanzabanpequeñas sonrisitas de aprobación.

Bueno supongo que no tiene nada de malo que les cuente unpoco - le respondió - haber
todos losprofesores han ayudado a proteger la piedra. La profesora Sprout, Flitwick,McGonagall, Quirrel y Snape. Todos ellos han aportado con sus conocimientospara ayudar a proteger esa piedra.

¿Snape? - dijeron los tres muchachos al mismo tiempo.

No seguirán con la idea de que el profesor Snape quiere robar lapiedra ¿o sí? - dijo Hagrid con una sonrisa en la cara.

Pero
¿tú eres el único que sabe como pasar a Fluffy no es cierto?- pregunto Harry.

Así es - dijo Hagrid - solo Dumbledore y yo sabemos cómo calmar aFluffy.

Hermione sentía que le daba sueño, seguramente era por el calorinfernal que hacia dentro de la cabaña, le pregunto a Hagrid si podía abrir unaventana pero este dijo que no podía.

De pronto escucharon unos sonidos que provenían de un caldero queestaba hirviendo en la chimenea.

¿Dónde sacaste eso Hagrid? - Pregunto Ron con asombro - debehaberte costado millones ese huevo de dragón.

Ehh
solo lo gane - respondió Hagrid un poco nervioso -el otro díajugando cartas con un extraño, al parece este se sentía aliviado de haberselibrado de aquel huevo.

¿Pero qué vas a hacer cuando salga del cascaron? - preguntoHermione de inmediato, ya que no se podía imaginar como Hagrid iba a criar esaenorme criatura.

Bueno - dijo Hagrid bastante relajado- pedí prestados unos libros en la biblioteca de los cuales sacaré lainformación necesaria para arreglármelas con mi dragón, a todo esto, descubríque es un ridgebacknoruego - dijo mientas dejaba en la mesa unaejemplar de "Crianzade dragones para placer y Provecho".

Pero Hagrid- dijo la chica preocupada - tu vives en una cabaña y
ese animales crecenmucho - El guardabosque parecía noescucharla.

Pasaron unpar de días y durante un desayuno Hedwid entrega una carta a Harry - "Está apunto de salir" - decía la nota.

A Hermionele pareció bastante interesante, pero lamentablemente tenían clase de Herbologia, y obviamente no queríafaltar.

PeroHermione - le decía Ron durante el camino - ¿cuantas veces en tu vida tendrásla oportunidad de ver cómo nace un dragón?

En esoHermione sentía que Ron tenía razón, pero no le gustaba la idea de ir deinmediato a la cabaña de Hagrid y tener que faltar a una clase con la profesoraSprout.

Hermionepor favor di que si - le insistía su amigo.

Tenemos muchosdeberes y además no me quiero meter en un lio en caso de que descubran queHagrid
- no alcanzo a terminar cuando Harry la hizo callar, a la niña se lepuso la piel de gallina cuando vio que al lado de ella pasó Malfoy dándole unaextraña sonrisita.

¡Está bienRon! - Dijo finalmente Hermione - está bien, iremos al término de herbologia, pero pobre de ti que justo hoy nos den mástarea.

Al entrar ala casa Hagrid pone sobre la mesa un huevo el cual ya estaba agrietado. De prontoy sin previo aviso este se rompió y de adentro salió un extraño y feo animal,por lo menos así lo era para Hermione.

¿No es unahermosura? - les dijo Hagrid a los tres muchachos.

 

Seguro -dijo Hermione en voz baja pensando seriamente en que Hagrid tenía unsignificado bastante errado de la palabra hermosura - ¿Cuánto crecen por díaestos animales? - le pregunto la niña, el guardabosque le iba a contestarcuando de repente se puso pálido y corre hacia la ventana.

Había unchico mirando por la ventana - dijo Hagrid aterrorizado, ya que si alguien seenteraba del dragón, habría graves consecuencias ya que por ley estos estabanprohibidos como mascotas.

Harry corrióhasta la puerta para ver quién era, y Hermione por la cara que puso su amigosupo de inmediato que aquel muchacho que miró por la ventana era Malfoy.

Las semanassiguientes, los tres amigos no podían dejar de sentirse nervioso cuando Malfoylos miraba con esa despreciable sonrisita.

Cada momentolibre que tenían se iban hacia la oscura cabaña de Hagrid para acompañarlo ytratar de convencerlo de que se desasiera de aquella criatura.

Norberto serásu nombre - les dijo el guardabosque.

Hermionecada vez se convencía más de que Hagrid tenía serios problemas con lascriaturas peligrosas. Ya que hablaba de ellos como si se trataran de ositos depeluche.

Hagrid -dijo de pronto Ron - yo puedo enviarle una lechuza a Charlie para que seencargue de Norberto, bueno tú lo conoces y sabes que él trabaja con dragones.

Tras estaoferta Hagrid no pudo decir no, ya que después de todo lo chicos llevaban días tratandode convencerlo de que entregara a Norberto.

Está bien -dijo Hagrid con un tono triste.

Hermione viocomo los ojos su gigante amigo se humedecieron y no pudo sentir un poco detristeza por él, pero el fondo ella sabía que esto sería para mejor.

Ese mismo díaHarry, Ron y Hermione le escribieron al hermano de Ron, el cual les respondió al día sub siguiente.

Querido Ron:

¿Cómoestás? Gracias por tu carta. Estaré encantado de quedarme con

elridgebacknoruego, pero no será fácil traerlo aquí. Creo que lo mejor será

hacerlocon unos amigos que vienen a visitarme la semana que viene. El

problemaes que no deben verlos llevando un dragón ilegal. ¿Podríais llevar

alridgebacknoruego a la torre más alta, la medianoche del sábado? Ellos se

encontraráncontigo allí y se lo llevarán mientras dure la oscuridad.

Envíamela respuesta lo antes posible.

Besos,

Charlie

Tenemos lacapa invisible - dijo Harry al terminar de leer la carta - no será tan difícil.

Mientras tantoHermione no dejaba de pensar en la mano de Ron, ya que el día anterior durantela visita que le hicieron a Hagrid, el ridgeback Noruego lo mordió.

Hermione sesentía un poco mas aliviada al saber que por fin se librarían de aquellacriatura, el problema era que el día en que iban a efectuar el plan, Ron amaneciócon la mano muy hinchada incluso hasta con un tono verdoso.

A Ron ledaba miedo ir a la enfermería ya que temía que la señora Pomfrey notara queaquella herida no la había causado un perro, como tenía planeado decirle. Pero alatardecer ya no tuvo más remedio que ir a la enfermería ya que la herida estaba tomando un aspecto horrible.

 

Al díasiguiente, después de haber terminado rápidamente sus tareas, Harry y Hermione fueronde inmediato a la enfermería para ver a su amigo.

Ese desgraciadode Malfoy anduvo por aquí para reírse de mí - les dijo Ron - le dijo a laseñora Pomfrey que venía a buscar un libro así que lo dejaron pasar.

De prontoHermione ve como Ron coloca una cara de espanto, rápidamente su piel se torna máspálida que de costumbre.

Malfoy sellevo el libro que tenia acá - dijo el chico.

¿Y eso quetiene? - le dice Harry.

Ahí teniala carta de Charlie - respondió el con un hilo de voz.

Hermione sintióun apretón en el estomago, le dio un susto enorme el que Malfoy supiera que eslo que estaba sucediendo. Sin embargo ella junto a Harry trataron de calmar asu amigo ya que este parecía muy desesperado lo cual no era bueno debido a suestado de salud.

Llegado el sábadocerca de la media noche Harry y Hermione se dirigieron bajo la capa de invisibilidad hacia la cabaña de Hagrid.

La chica sentíaque el corazón se le saldría por la boca, estaba realmente asustada ya que estabaquebrantando un sinfín de reglas lo cual le producía un extraño sentimiento queparecía ubicarse justo en su estomago.

Al llegar ala cabaña de Hagrid Hermione sintió un poco de tristeza al ver como el guardabosquesentre sollozos se despedida de su adorada y extraña mascota.

Así quetras la despedida, amos muchachos cruzaron los jardines con una jaula bastantepesada en la cual llevaban a Norberto.

Hermione nose dio ni cuenta cuan ya estaban en el pasillo que los llevaría a la torre masalta, de pronto escucha unos pasos.

No podía creerlo que veía, ni mucho menos lo que sentía ya que los nervios se le habían transformadoen felicidad, frente a sus ojos se encontraba la profesora McGonagall quien teníaa Malfoy de una oreja.

¡Castigo! -Gritaba la bruja - no tienes por qué estar afuera de tu cama.

Potter yGranger llegaran por aquí con un dragón - le decía el chico.

Mas encimamentiroso - le respondió la profesora - te daré un castigo.

Castigarona Malfoy - dijo Hermione en voz baja - podría ponerme a cantar.

Está bienpero no lo hagas ahora - le dijo Harry.

Al mirar aHarry, Hermione se dio cuenta de que su amigo estaba sintiendo lo mismo queella, ya que al mirarlo este llevaba una gran sonrisa en la cara.

Apuremos -le dijo Harry - ya casi es medianoche.

Así que losdos subieron casi volando las escaleras hasta que por fin llegaron al final dela torre, donde diez minutos más tarde aterrizaron cuatro escobas. Eran cuatromagos los cuales traían una serie de instrumentos.

Tras unosminutos, Hermione comenzó a sentirse aliviada, por fin Norberto se iba y ni Hagridni nadie más se metería en un lio y mas encima Malfoy estaba castigado, la niñano podía sentirse más feliz. Y Harry por otro lado sentía lo mismo.

Rápidamentebajaron las escaleras, riendo y hablando en voz baja sobre lo que le había pasadoa Malfoy. Pero aquella felicidad se vioeclipsada y transformada en un nudo en el estomago, el cual Hermione sentía cadavez que se iba a meter en un lio. Debido a la emoción Harry y Hermione bajaronlas escaleras sin la capa puesta.

Al pisar elúltimo peldaño Harry susurra - bien, bien tenemos problemas.

 

Era Filchquien había aparecido de la nada y los miraba con una sonrisa amenazante.

Hermione se vio de pronto caminando con Harry, Filch y Neville. Lachica no sabía porque Neville se encontraba ahí junto a ellos.

Salí a buscarlos ya que escuche que Malfoy te buscaría paraacusarte - le decía Neville a Harry justo cuando la profesora McGonagall seacercaba - Daco dijo que llevarías contigo un dra
- y Harry movió la cabezapara que Neville no siguiera hablando, pero la profesora vio el gesto.

Hermione no sabía que decir, no podía decir la verdad, y no queríamentir. Se encontraba muy nerviosa.

¿Qué hacían a la una de la mañana en la torre de astronomía? -preguntó violentamente la profesora McGonagall.

Hermione no sabía qué hacer, no sabía si decir una mentira o algoasí
. Pero no se le ocurría nada, sentía que estaba todo perdido.

Supongo - dijo la profesora mirando a Harry - que inventaste lahistoria del dragón para que Malfoy saliera de la cama y fuera castigado ¿cierto?Y supongo que sería aun más entretenido el que Longbottom también creyera lahistoria y reciba un castigo.

La chica vio la cara de Neville y deseó no haber mirado la caradel chico, ya que este hizo un gesto de tristeza, como si se sintiera realmenteapenado y traicionado. Pero lamentablemente ella y Harry prefirieron callar,debido a que era mejor que la profesora pensara eso, a que supiera realmente loque sucedió.

Cincuenta puntos menos para cada uno - dijo de repente laprofesora, Hermione sintió una culpa enorme - y pronto recibirán su castigo,ahora váyanse directo a la cama.

Los tres Gryffindor caminaron en silencio hasta su sala común yaque Filch iba tras ellos. Al entrar a la sala Hermione intento hablar conNeville para decirle lo que había pasado, y no creyera lo que la profesoraMcGonagall había dicho. Pero el muchacho sin querer hablar se fue de inmediatoa la cama.

Buenas noches Hermione - le dijo Harry antes de ir a suhabitación.

Que duermas bien Harry - le respondió la niña.

Ya en su habitación y acostada en su cama Hermione no pudo dormir,ya que no podía dejar de pensar en el lio que se había metido y sobre todo deaquellos puntos que habían perdido.

Pobre Harry - pensaba la chica- el mismo se esforzó para ganaresos puntos en el partido de Quidditch ypasar a los de Slytherin
. Y ahora los perdimos así de fácil - Hermione pensó ypensó hasta que al fin se durmió.

Al día siguiente se levanto y fue de inmediato a buscar a Nevillepara explicarle todo. Lo bueno fue que el muchacho la escuchó y le creyó deinmediato.

Por lo menos el que no estés enojado con nosotros me hace sentirmucho mejor - le dijo Hermione a Neville cuando este le dijo que no sepreocupara.

Al pasar por el fichero en el cual se encontraban publicados lospuntos, Hermione se dio cuenta de cómo estaban todos los Gryffindor amontonadostratando de encontrar una explicación del porque les habían restado tantospuntos de la noche a la mañana. Muchos pensaban y se consolaban al decir queseguramente había un error. Pero tanto ella como Harry sabían perfectamente queno había ninguna equivocación.

Seguramente fue Malfoy el que hizo correr la voz de que gracias aPotter, Granger y Longbottom, Slytherin había vuelto a ocupar el primer lugaren la copa de las casas.

Pasaron los días y Hermione se dio cuenta de cómo sus compañeroslos ignoraban. Sobre todo a Harry ya que como era el más conocido, másfácilmente sabían que había sido el uno de los que había perdido los puntos.

 

Hasta los de Hufflepuff y Ravenclaw los miraban feo, ya que ellostambién querían ver derrotados a Slytherin.

En las clases la chica prefería no llamar la atención contestandoa las preguntas que hacían los profesores, ya que temía que el odio que sentíanhacia a ella aumentara mas con ese tipo de cosas, así que prefería trabajar conla cabeza agachada en toda la clase para así pasar desapercibida.

Todo iba de mal en peor, prácticamente todos los ignoraban,incluso Harry había hablado con Wood para retirarse del equipo de Quidditch, pero éste obviamente no lodejó.

Creo que ya es tiempo de darnos cuenta sobre las consecuencias quetrae el romper las reglas - se decía la chica al notar cómo sus compañeras de habitación no ledirigían la palabra - menos mal que ya falta poco para los exámenes y todos seconcentraran en eso
así quizás se olviden de lo que sucedió.

Entonces una semana antes de que comenzaran los exámenes Hermioneescuchó de la boca de Harry algo que no quería oír.

Mientras ella le repasaba a Ron un poco de Astronomía en labiblioteca, Harry empezó a contar lo que había escuchado.

Estaban Quirrel y Snape dentro de una sala - les decía el chicocon unos tremendos ojos- el profesor Quirrel le decía a Snape que no lo hicieraotra vez, seguramente Snape le hacia un hechizo o algo así, hasta que al finalnuestro profesor de defensa contra las artes oscuras le dijo a Severus que silo haría.

Entonces a Hermione se le vino de inmediato a la mente de queSnape ya había conseguido lo que quería, seguramente amenazo a Quirrel para que le revelara como pasar sushechizos que ayudaban a custodiar la piedra.

Entonces Snape ahora sabe cómo llegar a la piedra - dijo Ron,mientras Hermione se daba cuenta de que sus dos amigos estaban pensando lomismo que ella.

Pero todavía queda Fluffy- dijo Hermione.

Pero seguramente por aquí hay algún ejemplar donde diga comoburlar a un perro de tres cabezas - dijo el pelirrojo mirando los libros - ¿Quévamos hacer?

Hermione se dio cuenta de inmediato lo que Ron estaba pensando, yaque a este se le iluminaron los ojos con la luz de la aventura.

Que ni se te ocurra Ron - le dijo ella rápidamente antes a suamigo se le ocurriera alguna idea- debemos ir donde Dumbledore y decirle lo queestá pasando
tendríamos que haber hecho eso hace bastante tiempo atrás.

Pero no tenemos pruebas - le dijo Harry a la niña - y Quirrel está demasiado asustado, así que nonos ayudara, además se supone que nosotros no deberíamos saber lo de Fluffy yde la piedra
serian muchas explicaciones.

Hermione sentía que su amigo tenía razón, pero Ron aun tenía ganasde seguir investigando.

Pero solo investiguemos un poco - le dijo Ron a sus dos amigos unpoco mas y suplicándoles.

Ya hemos investigado demasiado - le respondió Harry, quien puso unmapa de Júpiter sobre la mesa para comenzar a aprenderse las lunas de aquelplaneta.

A la mañana siguiente llegaron notas para Harry, Hermione yNeville.

Vuestro castigotendrá lugar a las once de la noche.

 

El señor Filchos espera en el vestíbulo de entrada.

ProfM. McGonagall

Hermione se había olvidado por completo que debían pagar uncastigo así que por lo mismo ni ganas le dieron de reclamar que perdería unanoche de estudio.

A las once de la noche Hermione, Neville y Harry se despidieron deRon quien se quedaría en la sala común.

Estudia y duerme por mi - le dijo Hermione a Ron mientras se iba.

Está bien - le respondió su amigo.

Mientras iban camino al vestíbulo de la profesora McGonagallHermione se preguntaba como serian los castigos en el mundo mágico. En su mundonunca había sido castigada así que no tenía la experiencia, y muchos menos enel mundo de los magos. Por lo tanto se sentía un tanto impaciente por saber loque le esperaba.

Ya en el vestíbulo se encontró que Filch y Malfoy ya estaban allí.

Síganme - les dijo Filch a los cuatro - no hay mejor castigo quetrabajo duro y dolor - decía mientras caminaban por los jardines del colegio -en mis tiempos colgaban a los alumnos de las muñecas - y Hermione se dio cuentade cómo Neville lucía una cara de espanto - lástima que ahora ya no utilicenese tipo prácticas, de todos modos todavía tengo las cadenas guardadas.

¿Eres tu Filch? Date prisa quiero comenzar rápido con esto - aHermione se le relajo de inmediato el cuerpo al escuchar quien había dicho eso,la voz le parecía muy familiar, era Hagrid.

Supongo que crees que te irás a divertir al bosque con esepapanatas - Hermione escucho que Filchle dijo a Harry. Seguramente este puso cara de alivio y este lo notó.

¿Al bosque? - Sonó de repente la voz de Malfoy - dicen que haydistintos tipos de cosas peligrosas ahí.

Hermione vio como Neville se aferraba a Harry mientras Filch lesdecía que ese no era problema de él y que ojala y salieran vivos de aquel lugar.

Mientras Hagrid los guiaba hacia el bosque Hermione se sentíamejor al no tener que estar escuchando a Filch y sus sermones, pero de igualmanera sentía unos enormes escalofríos.

Miren allí - les dijo Hagrid a los cuatro muchachos - ese liquidoplateado que ven en el suelo es sangre de unicornio.

Hermione no podía creer que alguien hubiera lastimado a un ser tanpuro como ese, había leído sobre ellos por lo tanto estaba consciente de loinocentes y buenas criaturas que eran.

Encontré uno muerto el miércoles pasado - siguió Hagrid mientrasHermione aun no podía creerlo - estasangre tiene que ser de alguno que este herido, así que nuestra misión esencontrar a este pobre unicornio y atrapar a su atacante.

¿Y qué pasa si el atacante nos encuentra a nosotros primero? -dijo Malfoy con voz temblorosa.

No hay ningún ser en el bosque que se atreva a herirlos mientrasanden conmigo o Fang - dijo Hagrid señalando a un gran perro negro degrandes colmillos.

Muy bien yo quiero ir con Fang - dijo Malfoy de inmediato mirandolos enormes dientes del perro.

Está bien - le dijo Hagrid - tu iras con Fang y Neville mientrasque yo voy con Hermione y Harry. Pero te advierto que ese perro es un miedoso.

Hermione se sentía tranquila al saber que ella iría con Harry yHagrid, pero a la vez quedo muy preocupada al ver que Neville se iba con Malfoy.

Ustedes irán por un sendero y nosotros por otro - le dijo elguardabosques a Malfoy, ya que Neville no era capaz ni de moverse - cuandoestén en problemas lancen chispas rojas y yo iré para ayudarlos.

 

Hermione comenzó a caminar con Harry y Hagrid por un senderobastante angosto, el bosque era cada vez más oscuro y silencioso. La niñaincluso sentía que podía escuchar los latidos de su corazón.

De pronto Hermione siente como Hagrid los toma a ella y a Harrypara esconderlos bruscamente tras un árbol. A la niña le dieron ganas de llorarya que no sabía lo que estaba sucediendo.

Escucha de repente unos sonidos como si una capa se arrastrararápidamente por el suelo.

¿Es un hombre lobo? - pregunto Harry a Hagrid con un hilito de voz.

No es un hombre lobo ni tampoco un unicornio - les dijo Hagrid -síganme.

A ratos podían ver sus rostros debido a que la luz de la luna losalumbraba cuando pasaban por zonas que las ramas no cubrían.

Hermione noto que Harry vio su cara de temor, ya que mientrascaminaban lentamente por el bosque, éste tomo su brazo y lo puso entre medio del suyo.

Iban caminando lenta y silenciosamente cuando nuevamente Hagrid laasusta.

¡Quien anda ahí! - Gritó el guardabosque - estoy armado muestraquien eres - decía mientras levanta una ballesta.

Y rápidamente se dejó ver de entre los arboles un centauro.Hermione supo lo que era en cuanto este se asomó, ya que en un libro decriaturas mágicas había leído sobre ellos. Sin embargo por la cara de su amigonotó que este estaba algo confundido.

¡Oh! Eres tu Ronan - dijo Hagrid aliviado - ¿Cómo estás? - y se acercó para estrechar la mano alcentauro.

Muy bien - le respondió la criatura - ¿ibas a dispararme?

No a ti - le respondió Hagrid - pero ando buscando al que hamatado y herido unicornios últimamente. A todo esto ¿has visto uno herido porahí?

Siempre los inocente mueren primero - respondió el centauromientras miraba el cielo detenidamente - ha sido así siglos pasados y seguirádel mismo modo.

Así es - respondió Hagrid -pero
¿has visto algo inusual últimamente?

Marte brilla mucho esta noche - le respondió el centauro- estainusualmente brillante.

Si pero me refería al bosque - le contesto Hagrid.

El bosque esconde muchos secretos - le dijo Ronan.

De pronto Hermione escuchó otro ruido y vio como se acercaba haciaellos otro centauro.

Hola Bane - dijo el guardabosque.

Hola Hagrid - dijo el centauro - ¿Cómo te encuentras?

Muy bien - respondió Hagrid y se apresuro en decir - Bane
le preguntaba a Ronan si ha visto algo extrañoen el bosque últimamente, han herido a un unicornio y lo estoy buscando ¿sabesde algo?

Bane se acerco hacia Ronan y dice - Marte brilla mucho esta noche.

Eso dicen - dijo Hagrid de malhumor - bueno si alguno ve algo meavisan por favor, fue un gusto, nosvemos.

Comenzaron a caminar nuevamente por el bosque y a Hermione le dabavueltas en la cabeza el que los centauros notaran que Marte brillaba mucho esanoche. Ella sabía que aquellas criaturas podían interpretar los movimientos oestados de los planetas y estrellas, lo cual le ponía un poco nerviosa el quelos centauros hicieran tanto énfasis en aquello.

Nunca esperen una respuesta directa de un centauro - les dijoHagrid de repente - son unos malditos astrólogos que no se interesan por nadamas que no esté cercano a la luna.

 

¿Y hay muchos de ellos aquí? - pregunto la chica.

No muchos - le respondió Hagrid - pero se mantienen apartados,pero siempre están ahí cuando quiero hablar con ellos
son de mente profundapero dicen poco.

La chica se aferro con más fuerza al brazo de Harry ya que eltemor aun no salía de su cuerpo, y esto no mejoro ya que de pronto unas lucesrojas comenzaron a iluminar las copas de los arboles.

¡Hagrid mira! ¡Chispas rojas! - grito la niña desesperada ya quesabía que Neville andaba por otro lado junto a Malfoy. Sentía como sus piernastemblaban ya que estaba segura de que si algo pasara Draco no cuidaría niayudaría a Neville.

Espérenme aquí - grito Hagrid y salió corriendo rápidamente.

Harry y Hermione se quedaron solos en medio de aquel tenebrosobosque. Ambos se aferraron el uno al otro.

¿Crees que les ha pasado algo? - le dijo Hermione a Harry.

No me importa si le pasa algo a Malfoy pero si le sucede algo aNeville
- la chica sintió u nudo en la garganta mientras que al parecer a Harry le ocurría lo mismo - es por nuestraculpa que él está aquí.

Hermione sintió que no aguantaría las ganas de llorar sentía miedoy tristeza al imaginar que algo le pudiera pasar a su amigo por culpa de suslocuras. Los minutos se hicieron eternos hasta que de pronto ve como una enormesombra se acerca poco a poco hacia ellos. Pero por suerte era Hagrid junto aNeville y Malfoy.

La niña se sintió realmente feliz al ver como Neville volvía sanoy salvo junto a ellos.

Creo que será imposible encontrar algo con tal alboroto - dijo Hagridenfadado - tendremos que cambiar los grupos, Neville tu vendrás conmigo yHermione, y Harry se irá con Malfoy y Fang.

De nuevo sentía como sualegría se transformaba en preocupación y angustia, ahora Harry tendría que ircon esa víbora de Malfoy, pensaba la niña.

Hermione le dio un fuerte abrazo a su amigo antes que se internaraen el bosque, temía que algo le pasara pero quiso disimular para darle fuerzasa Harry.

La niña vio como Harry desapareció entre medio e los espesosarboles y se apresuro para caminar al paso de Hagrid.

Malfoy me asustó - le dijo de repente Neville a Hermione - soltóun grito y dijo que había visto un hombre lobo y se puso tras de mí, por unmomento pensé que me moriría del susto y solté de inmediato las chispas rojas -decía el chico mientras Hermione lo tomaba del brazo - luego me di cuenta quetodo era una de sus pesadas bromas ya que comenzó a reír y a decirme que era uncobarde y que no merecía estar en Gryffindor.

Justo pasaron por un lugar al que le llegaba la luz de la luna yHermione vio como una lágrima caía sobre las mejillas del muchacho.

Y creo que tiene razón - continúo Neville - seguramente elsombrero seleccionador se equivoco conmigo, no soy digno de estar enGryffindor.

No bromees Neville - le dijo Hermione un tanto enojada al saber cómoMalfoy molestaba tanto a Neville con ese tema - ya hemos hablado sobre eso
elmismo Harry te ha dicho que vales como por doce Malfoy , además tu no tendrías porqué estar aquí, fue debido a tu valentía y lealtad que saliste a buscarnos paraque a Harry y a mí no nos pasara nada
esas son unas de las características másimportante que debe tener un Gryffindor y tu demuestras tenerlas a flor de piel, no dejes que un idiota como Draco te convenza de lo contrario ¿está bien? .

 

Hermione se sintió mucho mejor al ver como a Neville le cambiaba el rostro.

Gracias Hermione - le dijo el chico - tu, Harry y Ron siempreestán conmigo, siempre me defienden, me ayudan, de verdad muchas gracias.

No tienes porque darnos las gracias - le respondió Hermione condulzura - fuiste tú quien se acerco a mí el primer día de colegio, no teimporto en ningún momento el que yo no venga de una familia de magos. Eres unalinda persona, fuiste el primer amigo que encontré aquí en Hogwarts y loschicos también te quieren mucho, por eso nunca te dejaremos solo.

Ambos se tomaron del brazo y siguieron tras Hagrid quien ibaapuntando a todos lados con su ballesta. Sin darse cuenta habían avanzado muchohacia dentro del bosque.

De pronto le da un vuelco el corazón al escuchar unos galopes decaballo corriendo rápidamente hacia más adentro del bosque.

Es Firenze, un centauro - dijo Hagrid con preocupación en su voz -seguramente encontró o
sucede algo.

Hermione sintió un temor incalculable ¿le había pasado algo a suamigo? ¿Y si ese desgraciado de Malfoy lo había dejado solo ante un ataque dealguna criatura maligna? La chica no encontraba explicación.

Así que corrió lo más rápido que pudo tras Hagrid quien dabaenormes zancadas, Neville por otro lado les seguía el paso.

Creo que los perdimos - dijo Hagrid y paró de correr.

No puede ser - le dijo Hermione mientras Neville miraba haciatodas partes para ver donde podría haberse ido aquel centauro - tenemos quehacer algo Hagrid - Hermione sentía que la desesperación la mataría.

Vamos síganme - dijo Hagrid de repente - al perecer se fue poracá.

Caminaron a paso rápido pero no veían nada, ya habían pasadoalrededor de quince minutos pero a Hermione le parecieron una eternidad.

Miren creo que allá se ve algo - dijo Neville.

Los tres miraron atentamente y a lo lejos vieron un bulto blancotirado el suelo. Corrieron hacia el lugar y mientras se acercaban Hermione vioa Harry sobre el lomo de un centauro, lo cual le pareció sumamente extraño yaque recordo que había leído que los centauros no se dejaban montar debido queera para ellos como un insulto.

Harry ¿estás bien? - pregunto de inmediato a su amigo cuando llegoal lugar en donde se encontraba.

Estoy bien Hermione - le respondió y le dio un abrazo a su amiga.

Buenas noches Harry Potter - dijo Firenze al despedirse - losastros se han leído anteriormente de forma equivocada hasta por centauros
yespero que esta vez sea una de ellas.

A Hermione eso le pareció más que curioso pero tendría que esperarhasta llegar al castillo para que Harry le contara todo lo que había sucedido,ya que no supo porque pero intuyó que se trataba de la piedra filosofal.

Al regresar a la sala común Neville se fue a la cama de inmediato,así que tuvieron tiempo para conversar, Ron está dormido en el sillónfrente a la chimenea. Harry lo despertóy comenzó a contarles todo lo que le había sucedido.

Hermione ¿recuerdas cuando escuchamos en el bosque como si unacapa se deslizaba rápidamente sobre el suelo? - Dijo el chico mirando a suamiga, quien movió la cabeza de forma afirmativa - bueno, resulta que cuandoíbamos caminando con el tonto de Malfoy apareció una persona bajo una capanegra que comenzó a beber de la sangrede un unicornio, a todo esto ese cobarde de Draco salió corriendo de inmediato,entonces vio que yo estaba ahí y se comenzó a avanzar hacia a mi - Hermione notenia oídos para nada mas y escuchaba atentamente a su amigo - de prontocomencé a sentir una puntada en mi cicatriz, como si me quemara, y por suerte opor milagro diría yo, apareció Firenze
un centauro - dijo Harry rápidamente alver la cara de confundido de Ron - aquel ser de la capa negra se fue deinmediato al ver al centauro el cual me dijo que aquella criatura que bebía dela sangre de unicornio era Voldemort.

 

¿QUEEEEEEEE? - dijo Ron y Hermione al mismo tiempo con cara deespanto.

Pero se supone que el está muerto - le dijo Hermione quien nopodía creer lo que estaba escuchando.

Escuchen - dijo Harry y continuo con su historia - Firenze me dijoque solo una persona que no tuviera nada que perder sería capaz de beber lasangre de un unicornio, ya que en el momento que la sangre toca tus labios una maldición cae por el resto de tu vida,entonces me explicó que solo existía un ser que sería capaz de hacer eso paramantenerse con vida.

Voldemort - respondióHermione.

Preferiría que le digieran quien-tu-sabes por favor - dijo Ron.

Resulta que la sangre de unicornio te mantiene vivo a pesar de queestés al borde de la muerte - continuo Harry - y solo una persona que necesite mantenersevivo hasta beber algo que le devuelva toda la vida y fuerza sería capaz dematar un ser tan puro como un unicornio.

Entonces a Hermione entendió lo que su amigo trataba de decirles.

Voldemort quiere la piedra filosofal - dijo Hermione.

Pero se supone que el está muerto - dijo Ron.

Cuando conocí a Hagrid, el me dijo que no creía que Voldemort sehaya ido del todo y por lo que me dio a entender el centauro, Hagrid teníarazón - dijo Harry.

Entonces Snape quiere la piedra para quien-tu-sabes - susurró Ron.

Eso creo - le respondió Harry - Voldemort está esperando en elbosque a que Snape llegue con la piedra, entonces
vendrá por mí, seguramenteeso es lo que está escrito en las estrellas por eso Firenze me dijo que ojalaellos estuvieran equivocados.

Pero todos saben que al único mago que Vold
quien-tu-sabes leteme - se apresuro a decir la chica al ver la cara de Ron - es Dumbledore, porlo tanto mientras el este en el colegio nada te pasará. Además los centauros meparecen adivinos, y según la profesora McGonagall esa es una rama de magia muyinexacta, así que tranquilízate un poco.

Está bien - le respondió Harry - igual tienes razón, mejor vayamosa la cama ya que no hemos dormido nada, mañana sigamos hablando del tema.

Si está bien - respondió Hermione de inmediato - buenas noches,que duerman bien.

Tu igual - respondió ron.

Nos vemos mañana - dijo Harry.

Y Hermione subió las escaleras hasta su habitación se acostó deinmediato y no pudo sacarse de la cabeza el que si bien se había propuesto nometerse en otra aventura, esto le sería imposible ya que algo vendría en buscaa su amigo y ella no se quedaría con los brazos cruzados.

Los días pasaron y Harry, Ron y Hermione se sentían aliviados dehaber rendido sus exámenes y ahora poder disfrutar del tiempo libre, antes queles entregaran los resultados.

Estaban estirados bajo un árbol cercano al lago negro, mientrasmiraban como Fred, George y Lee Jordan molestaban pinchando los tentáculos delcalamar que vivía en lago.

 

No entiendo porque aun me duele mi cicatriz - dijo Harry de unmomento a otro tomándose la frente con una mano - me gustaría saber sisignifica algo.

Pero ve donde la señora Pomfrey - le dijo Hermione.

No estoy enfermo - respondió Harry - es una sensación extraña.

Relájate - dice Ron a su amigo - Dumbledore está en el colegio porlo tanto quien-tu-sabes no tratara de acercarse a ti, y en cuanto a Snape estoyseguro de que aun no sabe como pasar a Fluffy,ya que el perro lo mordió una vez y seguramente no querrá que lo muerdaotra vez. La única forma de que supiera como burlar al perro de tres cabezas esa través de Hagrid lo cual es prácticamente imposible.

Hermione estaba a punto de cerrar los ojos para dormir una placidasiesta bajo aquel árbol cuando ve que Harry se levanta rápidamente.

¿A dónde vas? - le pregunto Ron a Harry.

Tenemos que ir donde Hagrid - dijo el muchacho pálido, por cualHermione se dio cuenta de que su amigo había descubierto algo importante, y porel rostro que llevaba no era muy buena la noticia.

¿Por qué? - pregunto la chica preocupada.

No les parece un poco raro - dijo Harry a sus amigos - que Hagridlo que más quisiera fuera un dragón, y que justo apareciera un extraño y leregalara un huevo. ¿Cuánta gente anda por ahí con huevos de dragón en subolsillo, sabiendo que por ley están prohibidos?

¿En que estas pensando? - dijo Ron de inmediato.

Mientras tanto Hermione parecía saber a lo que su amigo apuntaba,no alcanzo a decir ninguna palabra ya que Harry sin previo aviso saliócorriendo hacia la cabaña de Hagrid. Por lo tanto ella y Ron salieron corriendotras él para alcanzarlo.

Hagrid estaba sentado fuera de su cabaña desgranando guisante enun recipiente.

¡Hola! - Dijo el guardabosque - ¿terminaron sus exámenes? ¿Tienentiempo para beber algo?

Si - dijo Ron de inmediato pero Harry lo interrumpió.

Lo siento Hagrid pero tenemos prisa - dijo Harry casi sin poderrespirar - necesito hacerte unas preguntas ¿te acuerdas de la persona que teregaló a Norberto? ¿Cómo era?

No recuerdo - le respondió Hagrid - ya que nunca se quitó la capa,lo cual no es nada extraño ya que a aquel bar acude mucha gente rara.

Al escuchar esa respuesta Hermione tuvo al instante un malpresentimiento, pero no quiso interrumpir para decir algo ya que Harry estabahaciendo un estupendo interrogatorio.

¿Y qué hablaste con él? - Pregunto Harry -¿mencionaste a Hogwarts?

Bueno creo que si - le respondió a Harry - le conté en quéconsistía mi trabajo y
bueno la verdad no recuerdo todo muy bien ya quedespués me invito a varias copas
pero
ah! Le conté que me gustaban las criaturas mágicas, y ahí fue cuando me dijo que tenía con él unhuevo de dragón y que si yo quería lo jugábamos a las cartas
me pregunto quesi estaba seguro de que me las arreglaría con un dragón y yo le dije que despuésde tener a Fluffy cualquier otroanimal me parecía fácil de domar.

¿Estaba interesado en Fluffy?- Pregunto Harry a quien se le notaba que estaba un tanto desesperado.

Obviamente - dijo Hagrid -¿que tan seguido ves a un perro gigantede tres cabezas? Entonces le comenté queFluffy era buenísimo que con solotocarle música se calmaba de inmediato

 

Hermione sintió como si le hubiesen aplicado electricidad cuandoHagrid les dio aquella información que tanto ellos como Snape querían.

¡No debí decir eso! - dijo Hagrid tapándose la boca horrorizado -olviden lo que les dije.

Pero ya era demasiado tarde ya que Harry, Ron y Hermione corrieronlo más rápido que pudieron de regreso al castillo.

Tenemos que ir donde Dumbledore y decirle lo que está sucediendo -dijo Harry a quien casi se le iba el habla - Hagrid le dijo a Voldemort o a Snape como pasar a Fluffy, estoy seguro que no lo hizo a propósito pero luego deemborracharlo seguramente les fue fácil obtener la información. Firenze nospodrá respaldar pero
¿Dónde queda el despacho de Dumbledore?

Hermione no pudo decir nada ya que de de pronto apareció laprofesora McGonagall.

¿Qué están haciendo ustedes tres dentro del castillo durante estedía tan hermoso? - les dijo la profesora que llevaba entre sus brazos una pilade libros.

Queremos ver al profesor Dumbledore - dijo Hermione de inmediato.

¿Ver al profesor Dumbledore? - Dijo la profesora - ¿para qué?

Es algo secreto - dijo Harry.

Me temo que no podrán verlo - dijo la bruja - ya que recibió unalechuza del Ministerio y tuvo que irse hace diez minutos aproximadamente.

Hermione sintió como todo su cuerpo se estremeció, ya que le fuemás que fácil entender que al no estar Dumbledore, su amigo corría gravepeligro.

Se trata de la piedra filosofal profesora - dijo Harry de repente,y Hermione deseo que lo hubiese dicho más despacio ya que la profesora puso unacara de espanto.

¿Cómo es que saben
? - Dijo McGonagall - el profesor llegaramañana
y no se preocupen ya que esa piedra esta bajo una enorme protección.

Pero profesora
- y Harry no pudo terminar de decir lo que quería.

Sé lo que digo Potter - le dijo la profesora - así que les sugieroque mejor salgan a disfrutar del sol - fue lo último que les dijo y se fue consu montón de libros.

Será esta noche - dijo Harry casi en un susurro - lo único que lefaltaba a Snape para robar la piedra era quitar del camino a Dumbledore, yahora éste no está en el colegio, hoy en la noche es la única oportunidad quetiene para robar la piedra filosofal.

Hermione se dio cuenta de cuánto conocía a su amigo ya que intuíalo que estaba próximo a decir.

Esta noche tratare de sacar la piedra antes de que Snape lo haga -les dijo Harry bastante nervioso.

¡Estás loco! - dijo Ron de inmediato, pero Hermione no quiso decirnada.

¿Y qué? - Respondió Harry - si Snape roba la piedra será elregreso de Voldemort, y todos sabemos cómo eran las cosas cuando él estaba alpoder. Si el vuelve ya no habrán colegios y no tendremos que preocuparnos deque nos expulsen. Voldemor convertiría este colegio en uno de Artes Oscurasmientras yo tendría que volver con los Dursley esperando a que ese maldito vayapor mí para terminar lo que un día inicio, ¡osea! Matarme. Lo cual sería morirun poquito más tarde ya que jamás me pasaría al lado oscuro. Esta noche hare loposible para pasar por esa trampilla, Voldemort mato a mis padres ¿lorecuerdan?

Hermione sintió un nudo en la garganta al ver como a su amigo sele llenaban los ojos de lagrimas - tienes razón - le dijo ella.

 

Voy a llevar la capa de invisibilidad - dijo Harry - es una suerteque apareciera en mi cama.

A Hermione se le había olvidado por completo que la otra nochehabían olvidado la capa en la torre más alta del castillo. Pero cómo volvió aHarry, ahora no le importaba, lo que valía era que éste la tenía en sus manospara poder utilizarla.

Pero ¿nos cubrirá a los tres? - pregunto Ron.

¿A los tres? - pregunto Harry extrañado.

¡Obvio! - Dijo Hermione de inmediato - no te dejaremos solo, asíque iré a buscar entre mis libros algo que nos pueda ayudar.

Hermione subió las escaleras hasta su dormitorio y saco sucuaderno con apuntes para llevarlo al gran comedor, ya que se acercaba la horade la cena y quería comer un poco para no emprender aquella aventura con elestomago vacía.

Tras comer y repasar sus apuntes, Hermione salió del gran comedory se dirigió junto a sus dos amigos hacia la torre Gryffindor. Esperaron a queesta se vaciara completamente de los demás chicos para poder efectuar su plan.

Recuerda que tenemos que llevar algo para tocar música - dijo Hermionemientras Harry se dirigía a su habitación a buscar la capa.

La sala se encontraba vacía y Harry bajo las escaleras con unacapa y una flauta.

¿Y esa flauta? - pregunto Hermione.

Se la regaló Hagrid para navidad -respondió Ron.

Será mejor que nos pongamos aquí la capa y salgamos cubiertos conella para que Filch no nos encuentre - dijo Harry.

Estaban a punto de cubrirse con la capa cuando de pronto escuchanuna voz.

¿Qué pretenden hacer? - Hermione escuchó una voz que venía de la esquina de la sala, era Nevillequien había estado ahí todo el rato.

Nada, Neville nada - dijo Harry al instante en que el chico sedejó ver.

Van a salir de nuevo ¿cierto? - pregunto el chico con voz firme.

No, no es eso Neville - dijo Hermione que se sentía muy nerviosaproducto de que estaban perdiendo tiempo - mejor ándate a la cama.

No pueden salir - dijo Neville - nos quitaran más puntos.

Tu no lo entiendes - le dijo Harry muy disgustado- esto essumamente importante.

No, no los dejare eeeh! Voy a pelear con ustedes - dijo elmuchacho empuñando ambas manos.

Neville - dijo Ron - déjanos pasar y no te pongas idiota por favor.

No me llames idiota - dijo Neville al pelirrojo mientras levantabaambos puños a la altura de su cara como si iba a empezar a boxear - además tumismo me dijiste una vez que le hiciera frente a la gente.

Si pero eso te lo dije para que lo hicieras con el tonto de Malfoy- le respondió Ron - no con nosotros.

Hermione miro el reloj y nopudo evitar pensar que quizás Snape ya estaba haciendo dormir a Fluffy.

Los siento Neville - dijo la chica mientras sacaba su varita - seque al termino de todo esto me vas a perdonar, además tu sabes que te quiero.

Petrificus totalus - dijo lachica y ante sus ojos Neville se puso como una estatua y cayó al suelo.Hermione lo miró y vio como los ojos de su amigo se movían para todos lados.

Los siento pero tenemos que salir rápido de aquí - les dijo a susdos amigos que la miraban con asombro.

Se cubrieron con la capa y salieron en dirección al lugar donde seencontraba Fluffy. Mientras caminabanse encontraron con la Señora Norris.

 

¿Podemos darle una patada aun que sea solo una vez? - preguntoRon, pero Harry movió rápidamente la cabeza en negativa.

Hermione no sabía porque, pero esta vez no se sentía tan nerviosa- quizá ya me estoy acostumbrando a romper las reglas - se preguntaba a símisma.

Llegaron ante la puerta que al otro lado tenia escondida a Fluffy, y se dieron cuenta de que seguramenteSnape ya había entrado en aquel lugar ya que la puerta estaba abierta.

Al entrar se quitaron la capa, y notaron que la bestia estabadurmiendo mientras un arpa tocaba sola.

Seguramente despertara cuando deje de tocar - dijo Harry - así queempecemos - y se llevo la flauta a la boca y comenzó a tocar.

Hermione no podía creer como Fluffyreaccionaba al instante en que un instrumento musical comenzaba a hacersonidos, ya que seguía durmiendo con muchas ganas.

Sigue tocando - le dijo Ron a Harry mientras trataba de mover unaenorme pata para que pudieran pasar por la trampilla.

¿Quieres ir primero Hermione? - le pregunto Ron a la chica cuandoéste puedo abrir la trampilla.

Claro que no - le respondió Hermione, ya que miró a través de éstay no pudo ver más que oscuridad.

Mientras tanto Harry les hizo un ademan insinuando que el pasaríaprimero.

Pásale la flauta a Hermione para que siga tocando - le dijo Ron.

Hermione tomo la flauta y comenzó a tocar una canción que lehabían enseñado en clases de música en su colegio muggle.

De pronto la niña ve como Harry se lanza a través de la trampilla,sintió ganas de gritar pero se tuvo que contener ya que por obligación debíaseguir tocando.

Pero a los segundos después Harry da señales de vida.

¡Está todo bien! - Gritó desde abajo, Hermione supuso que estabamuchos metros más abajo ya que apenas y pudo escuchar lo que su amigo les habíadicho - ¡es un aterrizaje suave, pueden saltar!

Entonces Hermione vio como ron se lanzaba al vacio, y por unmomento temió no tener el valor para lanzarse también, ya que siempre temió alas alturas.

La niña siguió tocando la flauta y se paró justo al borde de latrampilla, soltó la flauta y se lazó al vacio. Hermione notó que no habíapasado ni tres segundos sin tocar cuando el perro despertó y lanzo un fuerte ladrido,pero por suerte ya iba cayendo por los aires a reunirse con sus amigos, lacaída le pareció eterna ya que sintió que es estomago le saldría por la boca.

De pronto sintió que aquella sensación desapareció, abrió los ojosy se vio sentada sobre una gran planta, parecía una enredadera, la cualHermione descubrió al instante de qué tipo de planta se trataba, ya que en losexámenes habían preguntado sobre ella, y si de algo estaba segura en esemomento era que estaba sentada sobre Lazo del Diablo.

Debemos estar kilómetros más abajo del colegio - dijo Hermione asus amigos.

Me alegro de que esté esta planta aquí - dijo Ron.

¿Te alegras? - Dijo Hermione - ¿no se dan cuenta que tipo deplanta es?

Hermione sintió como la planta poco a poco comenzaba a deslizarse sobresu cuerpo, pero la niña al darse cuenta de que estaba sobre Lazo del Diablo sequedó quieta, ya que según los libros que le hizo leer la profesora Sprout soloasí se podría librar de aquella planta.

Al quedar inmóvil, Hermione sintió como la planta la soltó y ladejo caer sobre suelo firme. Sin embargola chica sentía un miedo enorme al ver como sus amigos se movían y laenredadera se les pegaba más y más al cuerpo. Ella sabía que no se trataba deun juego ya que Harry y Ron podían perder la vida.

 

Dejen de moverse y así los soltará - les grito la chicadesesperada - es Lazo Del Diablo, hagan lo que les digo.

¡Oh! ¡Pero qué tranquilidad el saber cómo se llama esta planta! -le gritó Ron.

¡Cállate! Estoy tratando de recordar como matarla - le dijoHermione.

¡Bueno date prisa! - le gritó Harry.

Lazo del Diablo, Lazo del Diablo
- decía la chica a gran voz -¿Qué dijo la profesora Sprout?... Le gusta la oscuridad y la humedad

¡Entonces prende fuego! - le gritó Harry.

¡Si... claro pero
no tengo madera! - Hermione sentía que su menteno funcionaba de los nervios al ver como a sus amigos cada vez le quedaba menos tiempo de vida.

¿ESTAS LOCA? - Le grito Ron de inmediato - ¿ERES BRUJA O NO?

Hermione por instante había olvidado que traía consigo su varita, asíque prácticamente por instinto lanzo el mismo hechizo que usó para que latúnica de Snape prendiera de fuego el día de aquel partido de Quidditch.

No pasaron ni dos segundos cuando Hermione vio a sus dos amigosponiéndose de pie tras caer al suelo.

Me alegro que hayas aprendido bien Herbologia Hermione - le dijoHarry a su amiga.

Y a mí me alegra- dijo Ronapuntando a Harry - de que tu no pierdasla cabeza en momentos de tensión, ya que eso de "NO TENGO MADERA"

A Hermione le causo un pocode risa lo que Ron estaba insinuando, después de todo tenía razón. Pero suamigo no pudo terminar lo que iba a decir, ya que Harry comenzó a caminar deinmediato.

Los tres siguieron caminando, solo se escuchaban un par de goterasque caían de repente, el lugar era bastante oscuro y muy silencioso.

A medida que iban avanzando en medio de un pasadizo Hermionecomenzó a escuchar unos soniditos, de los cuales no estaba segura de suprocedencia.

¿Oyes algo? - Preguntó Ron a Harry - ¿crees que sea un fantasma?

No lo sé - le respondió Harry - a mi me parecen alas.

La niña no quiso decir nada para escuchar más claramente, pero pensóque su amigo tenía razón.

A lo lejos ven como alfinal del pasillo había una sala muy iluminada. Los tres apresuraron el pasosin decir nada y llegaron hasta el término del pasadizo, en donde volaban ungran número de pajaritos brillantes.

¿Crees que nos ataquen si cruzamos la habitación? - pregunto Ron a voz baja como si temiera queaquellas aves lo escucharan.

Es lo más probable - respondió Harry - pero hay que intentar.

Al otro lado de donde se encontraban todos estos pajaritos habíauna puerta, así que Harry se dirigió rápidamente para tratar de abrirla. Por unmomento Hermione pensó que todas las aves que se encontraban aleteando en elaire, se lanzarían contra Harry para atacarlo, de hecho en el momento que laniña veía como su amigo cruzaba hacia el otro lado, comenzó rápidamente atratar de recordar hechizos que la ayudaran a curar heridas.

Para sorpresa de todos, aquellas aves no le hicieron nada al chicode cabellos desordenados, así que rápidamente Ron y Hermione lo imitanatravesando aquel lugar.

Hermione no podía dejar de quitar la vista sobre aquellascriaturas que volaban sobre ellos.

 

Esos pájaros no pueden estar solo por decoración - murmuró laniña.

Pero no son pájaros - dijo Harry en voz alta - miren allá tenemosescobas.

Hermione miro más detenidamente y se dio cuenta que Harry teníarazón, y que aquellas criaturas voladoras no eran pájaros, sino que eran milesde llaves con alas que se esparcían por toda la habitación.

Pero son cientos de llaves - dijo Ron con tono disgustado.

Mientras tanto a Hermione la invadió la preocupación, ya querápidamente dedujo que tendrían que subir a las escobas y atrapar la llavecorrecta para poder abrir la puerta. No la preocupaba tanto encontrar la llave,más le asustaba tener que subirse a una escoba.

Tenemos que buscar la llave más grande - dijo Harry.

Mas que rápido cada uno cogió una escoba para iniciar el vuelo enbusca de la llave correcta. Hermione se sentía muy nerviosa, mucho más quecuando estuvo sentada sobre Lazo del Diablo, la niña temía arruinar todogracias a lo pésima que era volando. Pero sin embargo montó la escoba y sedecidió sin decir absolutamente nada he ir en busca de aquella llave.

De pronto se vio volando en busca de las llaves que había en ellugar, estas se movían demasiado rápido como para que Hermione las alcanzara,de hecho era la que menos se acercaba a alcanzar alguna.

Allá esta - gritó Harry a toda voz - esa grande con alas azules.

Hermione miró hacia donde indicaba su amigo, y claramente esa llaveera más grande que las demás, se notaba que ya había sido atrapada antes ya queestaba bastante deteriorada.

A su lado pasa Ron a toda velocidad en busca de la llave, iba tan rápidoque chocó con el techo y casi cae de su escoba. Hermione sintió como el corazónse le apretó con el solo hecho de pensar que el pelirrojo cayera desde unaaltura como esa.

Tenemos que encerrarla - gritó Harry - Ron, ven desde arriba y Hermione
quédate abajo y no dejes que se escape.

Hermione descendió un poco, y desde ahí vio como sus amigosvolaban rápidamente tras la llave, todo sucedía tan rápido que la niña no sedio ni cuenta cuando Harry ya tenía lo que estaban buscando.

¡Bien Harry! - gritó la chica con alegría, mientras que por otrolado Ron gritaba también de felicidad.

Muy rápido los tres niños bajaron de sus escobas y Harry procedió aabrir la puerta, y para su sorpresa al otro lado todo fue más queimpresionante.

Estaba todo oscuro, pero en cuanto los chicos comenzaron aavanzar, se encendieron las luces.

El escenario esta vez era totalmente distinto y la niña comprendióde inmediato, sobre que estaba parada, era un enorme tablero de ajedrez, endonde las piezas del juego eran de roca y de un tamaño mucho mayor al de ellos.

¿Qué haremos ahora? - preguntó Harry.

Esta más que claro que tendremos que jugar - dijo Ron.

¿Y cómo? - pregunto la niña, ya que nunca fue buena en ajedrez. Harryy Ron se la pasaban jugando, pero solo el pelirrojo era el mejor de ellos tres.Además no entendía como jugarían con aquellas piezas tan grandes.

Creo que nosotros tendremos que ser piezas - dijo Ron con susto ensu voz, así que el muchacho sin decir nada se acerca a un caballo - ¿tenemosque unirnos a ustedes para poder cruzar? - le pregunta a la pieza y de inmediato esta cobró vida y leasintió con la cabeza.

Ellos estaban de lado de las piezas negras, así que jugarían encontra de las piezas blancas.

 

Hermione se sentía esta vez un poco mas asustada que la vezanterior, ya que estaba consciente de que no podría aportar mucho al juego. Peropor otro lado se sentía tranquila ya que Ron era realmente bueno jugandoajedrez.

Espero no se sientan mal pero
- dijo Ron un tanto preocupado -ninguno de ustedes es tan bueno en ajedrez.

No nos ofendemos - dijo Harry rápidamente - solo dinos que tenemosque hacer.

Entonces tu ocupa el lugar del alfil - dijo el pelirrojo - y tu Hermioneubícate en el lugar de esa torre al lado de Harry.

Hermione como siempre tan dispuesta a obedecer las indicaciones,avanzo rápido hacia donde Ron le había indicado. Mientras tanto no podía dejarde pensar en que sucedería al iniciar el juego.

¿Y qué sucederá contigo? - pregunto la niña en cuanto tomó el lugar que Ron le había dicho.

Yo seré un caballo - le respondió el pelirrojo.

Hermione se dio cuenta de que las piezas cobraban vida, ya que el momentoque Ron dijo que sería un caballo, no solo aquella pieza sino también las queocupaba ella y Harry salieron del tablero para que ellos ocuparan su lugar.

Los blancos comienzan primero - dijo Ron.

Y así fue, ya que tras terminadas las palabras de Ron, un peónavanzó hacia adelante.

El juego comenzó y Hermionecomenzó a sentir ese apretón en el estomago, ya que cada vez que una de laspiezas quitaba un lugar a otra, se golpeaban fuertemente derribando a suoponente, para luego sacarlos fuera del tablero sin un poco de compasión. La niñase sentía mal, estaba muy asustada, temía que alguno de ellos tres salieralastimado.

Ya transcurrido un importante tiempo de juego, la chica nota comoRon se queda pensando seriamente. Harry y Hermione lo miraban preocupados yaque temían que el muchacho no supieseque hacer para ganar.

Si - dijo de pronto - ya sé lo que tengo que hacer, tendré quedejar que me saquen del tablero.

Al escuchar esas palabra a Hermione se le retorció el corazón dedolor, ¿Qué pasaría si su amigo quedaba realmente herido? ¿ Y si no lo volveríaa ver nunca más?. Las dudas la mataban de nervio y de susto. No podía niimaginar que algo grave le sucediera a ese chico.

NO - gritaron Harry y Hermione al mismo tiempo.

Así es el ajedrez - les dijo Ron muy alterado - para ganar tendremos que hacer unossacrificios, yo daré un paso adelante y aquella pieza - dijo apuntando a unareina - me sacará del tablero, por lo tanto eso te dejara libre Harry, y así podráshacer jaque mate al rey.

Pero
- dijo Harry disgustado.

¿Quieres detener a Snape o no? - dijo Ron mirando fijamente a los ojos de suamigo. Hermione nunca lo había visto tan decidido.

¿Listo? - Dijo Ron- y ni se les ocurra quedarse aquí una vez quehayamos ganado el juego.

Hermione sentía que no podía sostenerse de pie, la angustia y la desesperaciónde saber que a Ron le podría suceder algo grave, no la dejaba respirar, sentía unasganar enormes de llorar, era un sentimiento nuevo para ella, nunca había sentidoaquel dolor en su pecho.

La niña ve como su amigo avanzovaliente hacia adelante, para luego ser golpeado fuertemente en la cabeza, a loque el chico respondió derrumbándose en el suelo. La pieza lo tomó y lo sacodel tablero.

Sin darse cuenta Hermione soltó un grito desgarrador, sentía queya no era capaz de sostenerse en pie, sin embargo se quedó en su lugar para queHarry hiciera lo que Ron le había ordenado.

 

Hermione vio como Harry con una cara de espanto y tristeza avanzo endirección al rey, el cual procedió a sacarse la corona y a dejarla a los piesdel chico. Eso demostraba que ya habían ganado el juego. Las demás piezasfueron apartándose para cederles el paso hacia la otra puerta.

La niña mira a Harry el cual le hace un gesto indicándole que debíanseguir. Hermione con un dolor enorme en el pecho avanza hacia Harry, a pesar deque si hubiese sido por ella, se habría quedado con Ron, pero en honor a estemismo decidió avanzar ya que así lo quería el pelirrojo.

Sin embargo antes de cruzar la puerta, Hermione mira al pelirrojo,y lo ve tirado en el suelo.

¿Y si el esta
? - pregunta la chica con la voz media quebrada.

El estará bien - dijo Harry, pero lamentablemente a la niña no lesonó muy convencedor. Pero a pesar de ello sabía que tenía que seguir adelantejunto al chico de anteojos.

¿Y ahora que nos quedara? - le pregunto Harry a la castañamientras avanzaban hacia el otro lado de la puerta.

Hermione tratando de poner su mente en lo que podría venir, decidiópensar en la siguiente prueba que seguramente deberían pasar. La niña recordócuando Hagrid les comento que todos los profesores habían ayudado a protegeraquella piedra.

Seguramente la profesora Sprout puso ese Lazo del Diablo - dijo laniña - Flitwick claramente hechizó las llaves para que volaran, y obviamenteMcGonagall transformo las piezas de ajedrez. Lo cual solo nos deja el hechizode dos profesores, el de Snape y el de Quirrell.

Al pasar la puerta, Hermione yHarry sienten un olor sumamente fuerte, era tan fuerte que de inmediato laslágrimas comenzaron a salir de sus ojos. Los niños siguieron avanzando y de pronto ven como un enorme Troll estaba tirado boca abajo,seguramente estaba muerto y de ahí provenía aquel olor tan desagradable.

Avanzaron un poco más y seencontraron con otra puerta, la cual abrieron sin ningún inconveniente.

Mientras transcurrían los minutosa Hermione no se le podía quitar de la cabeza la imagen de Ron tendido en elsuelo, aun llevaba ese dolor en el pecho, pero no le quedaba otra que seguiracompañando a Harry, lo cual hacia con gusto, sin embargo no podía dejar delado aquella angustia de no estar al lado de su querido pelirrojo.

Al momento en que atravesaron lapuerta, se prendió fuego detrás de ellos. Hermione dedujo que no era un fuegocomún y corriente ya que las llamas eran purpuras. Y de pronto delante de ambosniños se prendió un fuego de color negro, el cual ardía delante de la siguientepuerta que debían atravesar.

Estamos atrapados- pensó la chica, pero no quiso decirlo en vozalta para no poner más nervioso a su amigo.

De repente Hermione ve unasbotellas de distintos tamaños y un pergamino enrollado, más que rápido sedirige a recogerlo para leer lo que decía - ¡mira! - le dijo a su amigo, y estesi ubico a su costado para poder leer.

El peligro yaceante ti, mientras la seguridad está detrás,

dos queremosayudarte, cualquiera que encuentres,

una entrenosotras siete te dejará adelantarte,

otra llevará alque lo beba para atrás,

 

dos contienensólo vino de ortiga,

tres sonmortales, esperando escondidos en la fila.

Elige, a menosque quieras quedarte para siempre,

para ayudarte entu elección, te damos cuatro claves:

Primera, por másastucia que tenga el veneno para ocultarse siempre

encontrarásalguno al lado izquierdo del vino de ortiga;

Segunda, sondiferentes las que están en los extremos, pero si quieres moverte

hacia delante,ninguna es tu amiga;

Tercera, comoclaramente ves, todas tenemos tamaños diferentes: Ni el enano

ni el giganteguardan la muerte en su interior;

Cuarta, lasegunda a la izquierda y la segunda a la derecha son gemelas una

vez que las pruebes, aunque a primeravista sean diferentes.

Al terminar de leer Hermionesintió un alivio inmediato, ya que claramente este obstáculo no se trataba demagia por lo tanto tendrían que usar la razón, lo cual la puso un tanto feliz debidoa que desde hacía un buen rato que no se sentía útil. Y esta prueba estabahecha para ella.

Muy bueno - dijo la chica- estoclaramente no es magia
es un acertijo, así que tendremos que usar la lógica.

Pero ¿cómo sabremos cual tenemosque beber? - pregunto Harry.

Dame un minuto - le dijoHermione, así que muy concentrada y tratando de dejar de pensar en Ron, comenzóa leer una y otra vez el acertijo para saber que botella necesitaban. Mirabalas botellas y trataba de complementar lo que veía con lo que leía. Hasta quede pronto lo comprendió todo, la niña sintió como la embargaba la felicidad.

¡Lo tengo! - le dijo a su amigocon una sonrisa en la cara - la botella pequeña nos llevara por el fuego decolor negro hasta la piedra.

Pero
- Harry se mostraba untanto preocupado - aquí solo alcanza para uno de nosotros - dijo el muchacho -y ¿cual nos hará volver por las llamas purpuras?

Hermione le indico que unabotella redonda los ayudaría.

Entonces tu bebe de esa y vuelveen busca de Ron - le dijo Harry a su amiga - con las escobas que están en lasala de las llaves podrás pasar sin que Fluffyse dé cuenta, luego envíale una lechuza a Dumbledore y dile lo que estásucediendo.

Hermione sintió un escalofrió portodo el cuerpo cuando escuchó lo que su amigo le decía.

¿Y qué sucederá si quien-tu-sabesestá con Snape? - preguntó la chica muy disgustada.

Yo
ya tuve suerte con él una vez - le respondiósu amigo mientras se levantaba el pelo señalando su cicatriz - y puede ser quesuceda de nuevo.

Hermione sintió otra vez esasenormes ganas de llorar, la angustia y la desesperación volvieron apoderarse deella, pero la niña sabía que eso era lo correcto, sabía que Harry era quiendebía ir en busca de la piedra. Así que no perdió más tiempo y se lanzo sobresu amigo dándole un fuerte abrazo, al cual Harry le respondió apretándolafuerte y cariñosamente.

¡Hermione! - dijo éste mientrasabrazaba a su amiga.

Eres un gran mago Harry - le dijoal muchacho mientras lo soltaba.

No tan bueno como tu - lerespondió éste.

¿Yo? - Dijo la castaña - libros,inteligencia
hay cosas más valiosas que esas
la valentía, la amistad
Harryten cuidado por favor.

 

Bebe primero - le dijo Harry paraasegurarse de que su amiga volviera junto a Ron - ¿estás segura que estas sonlas botellas correctas?

Totalmente - dijo Hermione enforma segura, así que tomo la botella redonda y bebió un sorbo. De pronto sintiócomo si un hielo cubriera su cuerpo.

No es veneno - le dijo a Harrypara que este estuviera tranquilo - pero se siente frio.

Rápido vete antes que se termine el efecto - le dijoHarry a Hermione.

Buena suerte y ten cuidado - lerespondió ella.

La niña se dirigió hacia lasllamas purpuras y por un momento sintió un poco de inseguridad ¿Qué pasaría sise equivoco de botella? ¿Y si comenzaba a arder? Pero tras unos segundos laniña descubrió que había hecho lo correcto, ya que al lanzarse sobre las llamaspara atravesar la puerta, sintió como si una capa de hielo le cubriera elcuerpo deteniendo el fuego que intentaba atraparla, de hecho Hermione por unmomento pensó que tenia vida propia.

Ya al otro lado de las llamas, lacastaña miro hacia el otro lado y notó como su amigo pasaba por las llamasnegras en dirección a la otra puerta.

Ahora sí que se sentía con miedo,ya que mientras Harry iba en busca de la piedra filosofal él solo, Ron llevabaun buen tiempo en la sala de ajedrez. O al menos eso pensó ella - espero que siRon despertó se le haya ocurrido esperarnos - pensó la chica.

Hermione corrió lo más rápido quepudo, pasó al lado del Troll aguantandola respiración, la chica sentía que cada segundo que pasaba, era un segundomenos de vida que le quedaba a su pelirrojo amigo.

Ya en la sala de ajedrez mira endirección en donde se había quedado su Ron la última vez que estuvo ahí. Corrióaun más rápido y vio como éste todavía estaba tirado en el suelo inconsciente.

¡Oh por Dios! ¡Ron por favordespierta! - Suplicaba en voz alta la chica mientras se arrodillaba en el suelo- ¡despierta por favor! - simplemente Hermione no podía mas, y sin darse cuentalas lagrimas comenzaron a cubrir su rostro, tomó al pelirrojo entre sus brazosy llorando le suplicaba que reaccionara. Pero todo parecía inútil lo movíafuerte, pero nada parecía ser efectivo. La mente de Hermione estaba en blancocon tanta angustia, con sus manos comenzó a acariciar el rostro del colorín, laniña ya no era capaz de pensar, solo lo miraba y entre sollozos le decía que nola dejara, hasta que de pronto la cobró la razón.

¡Aguamenti! - fue lo que primero que se le ocurrió, y un chorro deagua salió de su varita mojando el rostro de su amigo.

Para su alegría éste comenzó a moverseun poco, así que al ver como Ron comenzaba a reaccionar, suavemente lo dejó enel suelo para que no se diera cuenta de que lo tuvo entre sus brazos, y tambiénse secó las lagrimas y comenzó a moverlo otra vez.

¡Despierta Ron ¡- comenzó a decir- ¡vamos despierta!

El chico poco a poco comenzó aabrir los ojos y con un hilo de voz le dijo - creo que nunca más jugareajedrez.

Hermione sitio como si lequitaran una tonelada de peso al escuchar como su amigo estaba de vuelta, elmiedo se fue al ver que éste estaba con vida.

¡Ay Ron! - le dijo de inmediatomientras su amigo se sentaba de a poco en el suelo - que susto me diste.

 

Así veo - le dijo el chico - soloes cosa de ver tu cara.

¡Ron! - le dijo ella - obvio que me preocupé,por un momento pensé que no regresarías.

Yo también - le dijo él, y lachica sintió como la comenzó a mirar fijamente - ¿estabas llorando?

Hermione sintió como los nerviosinvadían su cuerpo, ya que no quería que Ron supiera que había estado llorandopor miedo a que él se muriera.

¿Yo? - dijo la chica sin saberque decir- nah! Solo me saltaron algunas gotitas cuando te lancé agua.

Ahh está bien - respondió Ron- ¡oye! ¡Qué pasó con Harry! - dijo depronto el chico con desesperación.

Hermione se sintió horrible aldarse cuenta que por un instante se había olvidado que Harry, quien podríaestar enfrentándose a Voldemort en ese preciso instante. Sin embargo la hizosentir un poco mejor al notar que a Ron le había pasado lo mismo.

Para calmar un poco al pelirrojo,el cual se había puesto como loco, Hermione le conto lo de las botellas y quedebido a la falta de poción no lo pudo acompañar.

Ahora apurémonos - dijo la chica- y volvamos al castillo para enviarle la lechuza a Dumbledore.

Está bien - dijo Ron poniéndosede pie con un poco de dificultad. Así que los dos comenzaron a correr y tomaronnuevamente las escobas, llevándolas hasta donde se encontraba la salida.

Por lo menos no tendremos quepasar otra vez por aquella planta - dijo Hermione a Ron mientras miraba como enel centro de la enredadera había un enorme agujero que les cedería el paso.

Si menos mal - le dijo Ron - yaque si no perdí la vida en el juego de ajedrez, seguro moría esta vez al tratarde pasar nuevamente a esta endemoniada enredadera.

Nada de morir aquí - le dijoHermione con tono agradable - mira que ahora tendremos que pasar a Fluffy.

Tienes razón - dijo el chico muypreocupado - pero como lo haremos
no tenemos con que tocar música.

Eso es cierto - dijo Hermionepensativa - seguramente está durmiendo, ya ha pasado mucho rato desde queentramos, no nos queda de otra que buscar la flauta.

Pero como haremos eso Hermione -le dijo su amigo.

Ya lo veremos - le respondió lachica mientras subía a su escoba - sígueme y por favor no metas ruido ¿ya?

Está bien - dijo Ron, se subió a su escoba y se elevojunto a Hermione en dirección a la trampilla.

Al volar cerca de la trampillaHermione vio como el perro de tres cabezas dormía plácidamente, lo cual lesayudaba y a la vez les perjudicaba, debido a que el animal tenia una de suspatas sobre la trampilla dejando solo un pequeño espacio libre por el cualpasar.

La niña le indico a Ron que seacercara hacia donde ella se encontraba, así que el pelirrojo se acercosuavemente.

Tendremos que pasar por eseespacio - le susurro en el oído al pelirrojo, quien no pudo dejar de sentirse nerviosoal notar lo cerca que tenia a Hermione - tu pasaras primero ya que vuelas mejorque yo, buscaras la flauta y comenzaras a tocar para que yo pueda salir.

Claro yo seré la carnada ningúnproblema - dijo el pelirrojo a la niña, pero Hermione no le alcanzo a respondercuando Ron le susurró al oído -no te preocupes, no seas tonta es solo unabroma.

Esta vez fue Hermione la que sesintió nerviosa al sentir la suave voz de su amigo tan cerca de su rostro.

De pronto Hermione ve como Ronvuela suave y delicadamente en el pequeño espacio que tenia para pasar. Lachica pensó al instante que claramente ella no podría haber volado de talmanera, así que no sentía tanto cargo de conciencia por haber mandado a suamigo primero, Obviamente ella lo habría arruinado todo, pensó la chica.

 

La niña no escuchó ningún ruido,solo sentía su respiración, temía que Ron no encontrara la flauta, y que Fluffy despertara sin previo aviso. Perode pronto comenzó a escuchar los sonidos de aquel instrumento musical. No era exactamenteuna melodía bonita, pero por lo menosmantenía al animal dormido.

¡Wingardiumleviosa! - dice la chica apuntando a lapata de Fluffy, la cual se levantoó moviéndose y dejando unespacio más grande para que la chica pasara.

Ya arriba, le indico a Ron quesalieran de la sala, ella salió primero y Ron tras ella, cerraron la puerta yrápidamente comenzaron a escuchar los fuertes ladridos de aquel monstruosoperro. Ahora solo les quedaba una tarea,enviar la lechuza a Dumbledore para rescatar a Harry antes de que sea demasiadotarde.

¡Uff! por fin salimos de ahí -dijo Ron con un enorme suspiro.

Así es pero ahora tenemos que ira enviar una lechuza a Dumbledore - dijo Hermione mientras caminaban a pasorápido junto a su amigo.

Entonces no podremos ir a lalechuceria - le dijo Ron ya que la chica iba en aquella dirección - tendremosque ir a buscar la lechuza de Harry.

Tienes toda la razón - respondióella.

Se dirigieron corriendo a la salacomún, mencionaron la contraseña a la señora gorda y entraron a la torreGryffindor.

Yo te espero aquí - le dijoHermione a su amigo - no esperarás que suba contigo a la habitación de chicos,vé a buscar a Hedwid, yo no puedo subir contigo.

Ron no demoró ni un par desegundos, así que Hermione se apresuró y escribió más que rápido en el primerpergamino que encontró:

ProfesorDumbledore:

Leescribo la siguiente lechuza para informarle que en estos momentos Harry seencuentra kilómetros bajo el colegio tratando de evitar que roben la PiedraFilosofal. Le suplico que venga lo antes posible a la escuela.

HermioneGranger.

Luego de mirar por la ventanacomo la lechuza blanca volaba por los aires con un pergamino entre sus patas,la chica tomó asiento frente a la chimenea. No podía dejar de pensar queestaría pasando con su amigo en aquellos momentos.

Hermione - dice Ron - Neville nose encuentra en la sala ni en el dormitorio.

¡Dios mío! - Respondió ella -tienes razón, seguramente alguien lo encontró y lo llevo a la enfermería, ¡vamos!

Ambos muchachos corrieron endirección a la enfermería, y a la entrada se encontraron con Percy.

Encontré a Neville petrificado -les dijo el chico - ¿tienen idea de quien lo hizo?

Hermione le iba a contar que fueella, y mientras ordenaba las ideas para que su acto no pareciera tan malvado,vio correr a Dumbledore rápidamente. La niña no lo pensó dos veces y sinresponder a Percy, salió corriendo tras el director.

La chica no comprendía como unapersona tan anciana podía correr con tal agilidad.

¡Profesor Harry lleva bastantetiempo allá abajo! - le grito la chica mientras Dumbledore sacaba su varita y abríala puerta que daría con Fluffy .

Lo sé - le respondió el - señorita Granger, le pidopor favor que espere en la sala común a que yo traiga de regreso a Harry
vuelva a la torre Gryffindor y pídale al señor Weasley que la acompañe.

 

La niña miro hacia atrás y viocomo Ron venia exhausto en dirección a ella. Sin embargo a pesar de la mezclade emociones que llevaba Hermione consigo, un poco de alivio embargó su ser. Yaque el ver a Dumbledore en busca de su amigo la tranquilizo un poco.

Hermione, no nos queda más queesperar - le dijo Ron a la chica.

Hermione sentía un dolor en elpecho, sentía que no podía mas con tanta presión, no aguanto y rompió a llorar.

Tranquila Hermione - le dijo ronmientras cariñosamente le brindo un abrazo - Harry estará bien, Dumbledore estáde regreso y quien-tu-sabes no lepodrá hacer nada a nadie, cálmate por favor.

Fue como música para los oídos deHermione escuchar las palabras quetiernamente le había dicho su amigo.

Tienes razón - le dijo ésta unpoco más tranquila, pero ahora un poquito nerviosa, así que se alejó de untanto de Ron- vamos por mientras a ver aNeville
quizás que me dirá Percy

Descuida - dijo Ron - le dije que le preguntara mejor alprofesor Dumbledore - fue lo único que se me ocurrió
yo creo que fue donde lovi corriendo por esos pasillos
. Mejor le contamos todo al profesor y que elhable con Percy.

Si tienes razón, eso será mejor -le dijo ella - no quiero halar mucho deltema.

Ambos amigos se dirigieronlentamente a la torre Gryffindor y sequedaron allí un par de horas.

Eran las seis de la mañana ytanto Hermione como ron se encontraban sentados impacientes a que llegaraalguien a dar noticias sobre Harry.

Hermione estaba a punto de nopoder mantener abierto sus ojos cuando llegó Neville a la sala común.

Chicos - dijo este con un tonopara nada alentador - los necesitan a ambos en la enfermería.

Hermione sintió como si le hubierantirado un balde de agua fría y despertó como nunca. Se paró rápidamente y sedirigió junto a Ron a la enfermería.

Ninguno de los dos dijo nada entodo el camino, la chica sentía que ese dolor volvía a su cuerpo, lapreocupación y la angustia la embargaba, y al parecer a Ron le sucedía lomismo.

Al llegar a la enfermería deinmediato vio a su amigo acostado en una camilla, se acercó corriendo y lo mirofijamente.

El chico estaba con heridas en elrostro y en las manos, al parecer estaba inconsciente, o por lo menos eso fuelo que Hermione quiso pensar desde un principio.

Esta... - dijo la niña.

Inconsciente - terminorápidamente la frase el profesor Dumbledore- creo que tendremos que esperar eltiempo suficiente hasta que el señor Potter decida despertar.

Profesor - dijo Ron con voztemblorosa - el-que-no-debe-ser-nombrado ¿logró lo que quería?

Hermione quería hacer la mismapregunta, pero gracias a Dios, Ron preguntó antes.

La piedra Filosofal está a salvo- respondió el profesor - pero tengo una pregunta ¿Cómo pudieron dar hasta eselugar?

Bu
bueno - dijo Hermione tras unincomodo silencio - descubrimos lo que pasaba, y como librarnos de Fluffy y
decidimos ir a salvar la piedra, y producto de haber leído libros extraspudimos pasar el lazo del diablo o resolver sin tanta dificultad los acertijos.Ron ejecutó un excelente partido de ajedrez y Harry
. Bueno ya nos contara quepasó allá a bajo.

 

Si - dijo el profesor - ya tendrátiempo, ahora solo nos queda esperar aque Harry mejore.

Disculpe profesor - dijo Ron derepente - podría hablar con Percy y decirle que la petrificación de Neville eranecesaria
Es que bueno
Hermione tuvo que hacerlo ya que no nos quería dejarsalir.

Que valentía la del señorLongbottom - dijo el profesor - y no se preocupen, yo hablaré con Percy. Losdejo con su amigo, tanto esfuerzo me dio un poco de hambre, nos vemos.

Hermione no podía parar de mirar a Harry, aun estaba preocupada pero yano tanto como hace un par de horas atrás.

Hermione - dijo Ron - se que estees un momento crítico para Harry
y también estoy preocupado por el, pero
miestomago ya no da más.

La chica soltó una pequeñasonrisa, le dio un apretón de manos a Harry y caminó junto a su amigo en dirección al gran comedor.

Al llegar al comedor se dieroncuenta que la gran mayoría del alumnado estaba desayunando, así que rápidamentetomaron asiento justo a sus compañeros.

Ron, Hermione - dice de prontoSeamus - ¿es cierto que ustedes trataron de rescatar la Piedra Filosofal?

Hermione sintió que los nerviosse apoderaron de ella - bueno
¿de dónde sacaste eso? - pregunto la chica, y luegomiró a Ron a ver si éste la ayudaba, pero al parecer estaba más preocupado delas tostadas que estaba comiendo.

Neville nos contó - respondióeste mirando a Longbottom que se puso de todos colores.

Es cierto - respondió el chicorechonchito - escuché a la señora Pomfrey y a McGonagall hablar de eso mientrasdespertaba de la petrificación.

A bueno - dijo la chica -respecto a eso, te quiero pedir disculpas por haberte petrificado, pero no medejaste otra opción.

No te preocupes - le respondióéste - ahora que sé el motivo, me sería imposible enojarme con ustedes.

¿Entonces es verdad? - preguntoDean, quien también estaba atento a la conversación, aunque la verdad toda lamesa estaba pendiente a lo que Hermione respondería.

Eh! Bueno
- dijo la chicamirando a Ron para ver si este la ayudaba, pero el pelirrojo seguía afanado consu desayuno - bu-bueno es cierto - dijo ella con un hilito de voz.

Wuo! - Dijo Seamus - sonfantásticos ustedes.

Si eso es lo que parece - lerespondió Hermione no muy convencida.

Pero danos mas detalles - dijo Dean entusiasmado.

Eh! Bueno fuimos a buscar lapiedra porque descubrimos que la querían robar y
eso - dijo la chica tomandouna de sus tostadas para no tener que seguir hablando.

¿Y que pasó en ese lugar? -pregunto Neville.

Creo que no es momento de dartanto detalle - dijo Ron de repente, Hermione se sintió un poco mejor al notener que hablar del tema - lo importante es que la piedra ya está segura, ysolo nos queda esperar la recuperación de Harry.

Bueno - dijo Seamus.

Ron poco a poco trato de cambiarel tema hasta que lo logró, así que Hermione más tranquila pudo comer ya quesinceramente se moría de hambre.

Para la suerte de Ron y Hermioneaquel día suspendieron la única clase que tenían en la tarde, lo cual les dioun poco de tiempo para recuperar el sueño que habían perdido.

¡Hermione, Hermione! - Escuchabala chica a lo lejos - despierta - la niña a penas y abrió los ojos y reconocióa Parvatti que la estaba despertando - Ron me pidió que te despertara, dice quequieren que vayan a visitar a Harry a la enfermería.

 

¿Harry despertó? - dijo la chica levantándoserápido de su cama.

Eh! Creo que no, Hermione - le respondió su compañera.

Hermione tenía la esperanza derecibir la noticia de que su amigo había recuperado el conocimiento, perolamentablemente no fue así.

Lo siento Hermione, pero tienesque estar tranquila - le dijo Parvatti a la castaña - Harry es fuerte, sepondrá bien.

Lo sé - respondió la chica - lepodrías decir a Ron que me espere unos minutitos.

Está bien - le dijo la chica, ysalió del dormitorio.

Hermione se puso de pie y seabrigó un poco, claramente a pesar de haber descansado no se sentía bien, no teníaganas de nada, estaba muy preocupada por Harry independiente de que el profesorDumbledore le haya asegurado de que su amigo se pondría bien.

Vamos Hermione - le dijo Roncuando la chica bajo a la sala común - vamos a ver a Harry antes de que se hagamás tarde.

Al llegar a la enfermería sedieron cuenta que durante la tarde, Harry había tenido muchas visitas, ya quela mesita que tenia al lado de la cama estaba llena de golosinas.

No creo que Harry se enoje si abroesta caja de grajeas - dijo Ron mientras tomaba una de las cajas.

Hermione mientras tanto se sentóal lado de su amigo, le tomó la mano y lo miraba atentamente esperando algunaseñal de volver a tomar conciencia.

Hermione
no creas que no estoypreocupado por Harry - dijo Ron de repente mientras tomaba asiento al otro ladode Potter- solo que al verte así tan preocupada, no quiero preocuparte aun mascon mi preocupación
me entiendes?

Hermione soltó una leve risita yle asintió con la cabeza.

Tienes que estar tranquila -continuo el pelirrojo - pronto se pondrá bien otra vez.

Lo sé - dijo la chica - es que mepregunto
quizás a que se tuvo que enfrentar el pobre, además el está solo notiene a sus padres y esto lo hizo pensando en ellos
. Ron si no fuera por Harrya personas como no las dejarían entrar a Hogwarts
¿sabes? Antes de conocerloyo ya estaba agradecida con el por eso.

Te entiendo - dijo Ron mirándolafijamente y poniendo una de sus manos sobre el hombro de la chica - eres unamuy buena persona Hermione, solo te pido que estés tranquila para yo poderestarlo también.

Desde el momento que Hermionesintió la mano de Ron sobre su hombro, comenzó a sentir como su rostro poco a poco se empezó a acalorarse, así que paraque su amigo no lo notara miro hacia abajo para que su cabello cayera sobre surostro.

Pasaron las horas y salieron dela enfermería, pasaron un rato juntos y se fueron nuevamente a sus respectivas habitaciones, al díasiguiente había Quidditch Gryffindor contra Ravenclaw, pero ambos decidieron noir y mejor acompañar a Harry, Hermione se acostó de inmediato y cayó nuevamenteen un profundo sueño.

Al día sub siguiente antes de ira desayunar Hermione y Ron deciden pasarpor la enfermería para ver si hoy tenían la grata sorpresa de encontrar a suamigo consiente.

Mira ahí viene Dumbledore - dijo Rona fuerte voz mientras caminaba junto a su amiga en dirección a la enfermería.

Profesor - no tardo en decirHermione mientras el anciano se acercaba hacia ellos - ¿vio a Harry? ¿Cómoesta?

 

Me alegro en decirle señoritaGranger que el señor Potter recobró el conocimiento - dijo el profesor tanamable como de costumbre.

Muchas gracias profesor - dijo lachica y corrió junto a Ron lo más fuerte que pudo para llegar a la enfermería,la chica notó como rápidamente un peso sale de su cuerpo dejándola inclusorespirar mejor.

¡Ni hablar! - escuchó Hermione alinstante en que junto a Ron abrieron la puerta de la enfermería.

Pero para su alivio la chica viocomo a lo lejos su amigo les sonreía.

Pero señora Pomfrey - dijo Harrysuplicándole - estoy aquí descansando, estoy acostado
además usted dejo queDumbledore me visitara.

Pero él es el director delcolegio - dijo ella a la defensiva, pasaron unos segundos y - oh! Está bienpero que sean solo cinco minutos.

Hermione y Ron corrieron a travésde la enfermería para llegar a Harry. La chica iba a lanzarse a los brazos desu amigo pero luego se arrepintió ya que supuso que este estaría adolorido.

Harry ¿qué pasó? - preguntó Ronluego de estrecharle la mano a su amigo.

Bueno - comenzó Harry - cuandoHermione se fue yo pasé hasta el otro lugar y me encontré con el espejo deoesed y en aquel lugar estaba Quirrell -dijo el muchacho y sus amigos pusieron una cara de asombro - el cuento es quefue Quirrell quien intentó robar la piedra todo el tiempo y no Snape
el asuntoes que en un momento Quirrell se quitó el turbante y atrás de su propia cabezatenia al mismísimo Voldemort.

Pero ¿y que pasó con la piedra? -preguntó la chica impaciente.

Bueno, por arte de magia aparecióen mi bolsillo - dijo Harry - así que Quirrell en un momento se lanzo hacia mí,pero lo sorprendente fue que cuando lo toqué para apartarlo, éste se comenzó aquemar hasta que desapareció.

¿Y cómo? - pregunto Hermione.

Bueno Dumbledore me dijo que erapor la protección que me otorgó mi madre al dar la vida por mi - le respondióel muchacho - por eso Quirrell no me podía tocar
ah! Y ahora entiendo porquecada vez que estaba cerca de él me ardía la cicatriz, era porque el muy imbécilandaba con Voldemort tras él.

Lo bueno es que la piedra está asalvo - dijo Ron - y tú también.

Así es respondió el chico -aunque ahora la harán desaparecer - termino Harry.

Pero que pasara con Flamel y suesposa - dijo Hermione horrorizada - van a morir.

Lo mismo le dije a Dumbledore -respondió Harry - pero me dijo que la muerte era otra de las grandes aventuras,o algo así.

Siempre supe que estaba chiflado- dijo Ron - la muerte una aventura
pffff.

Y a ustedes ¿qué les pasó? -pregunto Harry.

Bueno yo volví por Ron y regresamosrápidamente a escribir la lechuza, y a los minutos vimos a Dumbledore corriendohacia el tercer piso.

¿Crees que quería que tu lohicieras Harry? - Preguntó Ron de repente - ¿enviándote la capa de tu padre?.

Bueno
- dijo Hermione - si es así
es terrible, te podrían haber matado.

De pronto la chica comenzó asentir como un poco de rabia la embargaba.

No, no fue así - dijo Harrypensativo - a pesar de que él sabe todo lo que pasa aquí, seguramente se diocuenta de lo que intentaríamos y por lo mismo nos otorgo un poco mas de ayuda,es solo eso.

Bueno, está bien - dijo Ron,aunque Hermione no seguía muy convencida - oye tienes que estar en piepara la fiesta de mañana, a pesar de que Slytherin ganó otra vez
ayer hubo unpartido de Quidditch contra Ravenclaw y bueno
como estabas aquí perdimos
perola comida será buena.

 

¡Ya llevan más de quince minutosaquí! - se escuchó a lo lejos, era la señora Pomfrey quien los reprendía.

Así que rápidamente sedespidieron de Harry y salieron de la enfermeríaen dirección a continuar su día. Para Hermione seria muchos más fácil ya que nocargaba con el peso de que su amigo aun no recuperaba el conocimiento, así quecomo nunca fue a desayunar con una gran sonrisa en la cara.

Al atardecer Hermione y Ron sedirigieron al gran salón para la fiesta de fin de año, esperarían a Harry en lamesa ya que éste durante la visita de la tarde les pidió que no se molestaran yque lo esperaran allá mejor.

Hermione conversaba con Roncuando de pronto comenzó a sentir que todos murmuraban mirando hacia la puertade entrada, así que de inmediato supuso que Harry había llegado a la cena.

Harry tomó asiento entre sus dosamigos y para suerte de éste, Dumbledore unos segundos después comenzó ahablar.

Mientras tanto Hermione se sentíaalgo triste, ya que después de todo, a principios del curso ella se esmeraba enganar puntos para Gryffindor y al termino del año terminó perdiéndolos, eso la hacíasentir pésimo, mas encima si el comedor estaba adornado con los colores deSlytherin ya que habían ganado también este año, la copa de la casa.

Otro año se fue - dijo Dumbledorea fuerte voz - y no quiero aburrirlos con otra charla, solo espero que suscabezas vuelvan mas llenas de conocimiento de cómo entraron.

Hermione sentía que no queríaescuchar nada.

Como se habrán dado cuenta, losganadores de la copa son los de la casa Slytherin - dijo el profesor mientraslos de aquella casa celebraban - así que los puntos son los siguientes, encuarto lugar Gryffindor con trescientos doce puntos - Hermione sintió como sile hubieran dado un combo en el estomago - en tercer lugar Hufflepuff contrescientos cincuenta y dos puntos, en segundo lugar Ravenclaw con cuatrocientos veintiséis
y en primerlugar con cuatrocientos setenta y dos puntos
Slytherin.

Hermione escuchó como los deSlytherin gritaban y celebraban, y lo que aun peor, como Draco gritaba dealegría.

Así es, bien hecho Slytherin -dijo de pronto el profesor - pero creo que los últimos acontecimientos tambiéndeben ser premiados.

Hermione se quedo inmóvil como sisu mente se reprimiera a pensar.

En primer lugar, para en señor Ronald Weasley - dijo elprofesor, y Hermione vio como su amigo estaba más colorado que su propiocabello - por ser el mejor jugador de ajedrez que Hogwarts haya tenido en muchosaños
cincuenta puntos.

Hermione sentía como le volvía elalma al cuerpo cuando Dumbledore entregó aquellos puntos a su casa, ya queintuyó que los podría premiar a Harry y a ella también.

Cuando se hizo silencio otra vez,ya que los gritos de Gryffindor eran bastante fuertes el anciano profesorcontinuó.

Para la señorita Hermione Granger- dijo Dumbledore, mientras Hermione sentía una impaciencia increíble - porutilizar la fría lógica frente al fuego le otorgo cincuenta puntos.

Hermione escuchó como todos suscompañeros gritaban de felicidad, sin embargo la emoción para ella fue másfuerte y decidió taparse el rostro con los brazos apoyados en la mesa ya quelas lágrimas de alegría recorrían su rostro.

 

Para el señor Harry Potter -continuó el profesor Albus, mientras Hermione poco a poco se levanta yescuchaba atentamente - por su temple y sobresaliente valor, doy a la casaGryffindor sesenta puntos.

Al escuchar los puntos queDumbledore dio a Harry, Hermione rápidamente hizo el cálculo y se dio cuenta deque estaban igual en puntuación que Slytherin, pero a pesar de ello no sesentía tan feliz ya que no era de su agrado tener que compartir la copa con loschicos de esa casa.

Y finalmente - dijosorpresivamente el profesor - existen diferentes tipos de valentía, se necesitavalentía para enfrentarnos a nuestros enemigos, y aun más para enfrentarnoscontra nuestros amigos, así que al señor Neville Longbottom le doy diez puntos.

Hermione fue una de las primerasen gritar de alegría ya que estaba consciente de que habían ganado la copa delas casa, ahora si se sentía completamente feliz, ya nada le hacía sentir deotra manera, saltaba y se abrazaba junto a Harry y Ron, mientras que por otrolado sus compañeros hacían lo mismo, pero no solo los de Gryffindor ya que losde Ravenclaw y Hufflepuff saltaban con la misma alegría porque al fin Slytherinno había ganado.

Lo que significa - dijo Dumbledoreentre los gritos de júbilo - que la decoración será otra - así que el ancianodio una palmada y ante los ojos de Hermione y el resto del alumnado lasbanderas y decoración aludidas a Slytherin se convirtieron en las deGryffindor.

Hermione nunca disfruto tanto unbanquete, de hecho se dio cuenta que comía con las mismas ganas que lo hacíaRon.

Al día siguiente Hermione sesentía bastante bien, recibió sus notas la cuales fueron las mejores del curso,también recibió una nota en donde le exigían que no debía hacer magia fuera delcastillo.

La chica subió a su dormitorionuevamente y se dio cuenta de que sus cosas estaban guardadas en su baúl. Asíque las tomo rápidamente y se fue junto a sus dos amigos a tomar el bote quelos llevaría en dirección al tren.

Al llegar al tren Hermione y susamigos se despidieron de Hagrid, los tres se sentaron en un compartimiento.Pero antes la chica se fue al baño a cambiar de ropa, y al volver sus ya no llevaban las túnicas.

Hermione se sentía feliz a pesarde que no vería a sus amigos durante el verano, pero el solo hecho de haberlosconocido la hacía sentirse privilegiada.

Les costó un poco salir a laestación ya que un guardia tapaba la pasada.

Hermione distinguió que suspadres aun no llegaban, seguramente era por el tráfico, sin embargo la chica sesentía tranquila.

Tienen que venir a visitarmedurante el verano - dijo Ron - los dos, les enviare lechuzas.

Yo encantada - dijo Hermione.

Seria genial - dijo Harry.

A lo lejos Hermione divisó aaquella mujer pelirroja que había visto el primer día que tomó el tren. Era lamamá de Ron que venía con una niña pequeña de la mano.

¿Muy movido este año? - preguntola mujer al llegar donde ellos.

Si, un poco - respondió Harry, y les fue imposibleno soltar una risita a los tres.

Luego llego un hombre muy gordo yde bigote, era el tío de Harry, a Hermione le pareció muy desagradable. Así quesu amigo tuvo que ir rápidamente junto a aquel tipo.

De todos modos me divertiré unpoco este verano - dijo Harry.

Hermione no entendía por qué yaque Harry le había comentado como lo trataban en aquel lugar.

Los Dursley no saben que no deboutilizar la magia fuera del colegio - dijo Harry con una risita picara - asíque me mantendré entretenido asustando a mi primo.

Los tres rieron, y Hermione ledio un fuerte abrazo a su amigo.

Te escribiré durante el verano ¿estábien? - le dijo la chica estrechándole ambas manos.

Bueno Hermione - le respondió elchico - esperare tus cartas.

Luego el muchacho se abrazo conRon, se despidió le la señora Weasley y de la niña que la acompañaba, y se fuejunto a su tío.

Así que tú debes ser Hermione -le dijo de pronto la señora Weasley a Hermione.

Así es, un gusto señora - lerespondió Hermione amablemente.

Yo soy Ginny - dijo de pronto lapequeña niña que la acompañaba, a Hermione le pareció muy agradable la niña -el otro año voy a Hogwarts.

Qué bien - le respondió Hermione.

¿Y vendrán por ti? - le preguntola señora Weasley a Hermione.

Así es, seguramente mis padres seatrasaron producto del trafico - le respondió la chica.

Mamá, podemos esperar unpoco hasta que los padres de Hermionelleguen - dijo Ron - no me gustaría que se quedara aquí sola.

Oh! Ningún problema - dijo laseñora Weasley muy amable - por nada delmundo dejaría aquí sola a esta señorita.

Muchas gracias - dijo Hermione,quien no podía creer lo que Ron había dicho.

Pasaron un par de minutos y suspadres al fin llegaron. La niña corrió a abrazarlos y los llevó hacia losWeasley. Estuvieron allí un tiempo y luego se dirigieron al aeropuerto a tomarel avión.

Bueno, nos veremos el otro año -le dijo Hermione a Ron un poco nerviosa ya que no sabía si darle un abrazo osolo estrechar sus manos - te escribiré.

Sí, yo haré lo mismo - el chico parecía igual denervioso que ella - nos vemos Hermione.

La chica decide dar la iniciativay mientras intercambiaban sus últimas palabras se toman de ambas manos, pero nopudieron hacer mas.

Al llegar a su hogar y luego deuna interrogación de sus padres acerca de cómo era el colegio y todo eso,Hermione se fue a su habitación.

La habitación le parecía extraña,a pesar de que había estado allí para navidad, se dio cuenta de lo acostumbradaque estaba al castillo, ya que su casa le parecía muy pequeña.

Hermione se recostó sobre su camay mirando hacia la ventana se quedo dormida pensando en el giro que había dadosu vida, y sobre todo en cómo ésta había cambiado al conocer la mejor de lasmagias, la amistad.


____________________________________________________________________________

Para los fanáticos de Hermione Granger, luego se viene la Cámara Secreta.

Espero los estudios me den tiempo para seguir escribiendo. Muchas gracias por leer este fics, por los comentarios, las correcciones, etc.

Cariños! que estén bien :)

La piedra filosofal, relatada por Hermione Granger. - Fanfics de Harry Potter

La piedra filosofal, relatada por Hermione Granger. - Fanfics de Harry Potter

Debido a lo hermosa que estaba latarde, Hermione Granger decidió dormircon la ventana abierta para así poder observar de forma más detallada, elpaisaje que

potterfics

es

https://images.correotemporalgratis.es/potterfics.es/1220/dbmicrodb1-potterfics-la-piedra-filosofal-5047-0.jpg

2023-02-27

 

La piedra filosofal, relatada por Hermione Granger. - Fanfics de Harry Potter
La piedra filosofal, relatada por Hermione Granger. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/68831
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20