La traición. - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Sí, él lo sabía. En sus años de estudiante no era alguien que sobresalía por su gran inteligencia, ni por sus dotes mágicos y menos por su valentía. Y eso fue lo que más le peso. En cambio James Potter, siempre reluciente y sin preocupaciones, un amigo fiel con el que había contado desde siempre, que lo defendía de los peligros junto con los otros merodeadores, pero, ya no estaba. Todo por su egoísmo. Nunca había aceptado a Lily Evans como su esposa, todo por los malditos celos que le provocaba que ella si lo podía amar y el, en cambio, no. Por eso había decidido unirse a los mortíferos y traicionar a los Potter. Ese maldito día en el que había visto su rostro triste en el que le demostraba que confiaba plenamente en él.

 










































..

No podía más. Es más, no debería ni pararse en el escalón de la entrada. Pero qué más daba, el pequeño Harry lo había divisado desde la cocina y había alarmado a los Potter de la llegada de alguien.

-Peter, que bueno que has llegado, James estaba impaciente- decía la pelirroja con su sonrisa característica en el rostro, cargando a un Harry dormido, como siempre-. Pasa, no te quedes en la puerta, que te puede dar un catarro de los mil demonios.

-Sí, gracias- dije entrando en la sala decorada perfectamente en colores elegantes pero alegres, un estilo que caracterizaba a todos los Potter, que de seguro Harry, no sería la excepción.

-¡Colagusano! Ya era hora de que aparecieras, hermano- Dice sonriente como siempre James, con sus hoyuelos que lo caracterizan de entre todas las personas que conocía y esos ojos avellana que siempre lo ponían nervioso, pero cuando no.

-Sí, este, para que me llamaste James- dije nerviosamente tratando de no empezar a temblar.

-Lo discutiremos en el estudio- dijo cambiando completamente su semblante a uno serio-. Sígueme.

Entramos en el estudio. Se sentía la atmosfera muy tensa, pero eso no era el problema, James lo miraba fijamente y eso lo descontrolaba por completo. Debía evitar su mirada a cualquier costa.

-Peter, lo que te voy a decir es muy importante, decidimos cambiar de guardián
Y, te elegimos a ti, ¿no te importa?

-Mmm
¿Por qué no Remus?

-Se que Voldemort se iría por Sirius, porque sería lo más lógico- Decía James un poco triste-. Siento que de ti no sospecharía, así que, si no quieres, yo te comprendo, pero es muy importante para mí Lily y Harry. Tú sabes que ellos son mi vida y no soportaría que algo les sucediera, y si eso pasará yo me muero.

No. Él no debería ser el guardián. Sabía muy bien que si eso pasaba lo traicionaría y no le quedaría más remedio que entregarlo con Voldemort, a ese ser que lo atemorizaba tanto con tan solo poner su mirada, pero no tenía otro remedio, debería entregarlo. A él. A ese amigo al que tanto amaba con su alma, a aquel que lo defendía cuando le tenía miedo algo, a aquel que fue el único que le hablo en ese tren lleno de niños cuando el solo miraba tratando de evitar que alguien le hiciese daño, a ese amigo que siempre lo ayudo en las buenas y las malas. Ese amigo se llamaba James Potter. El amor de su vida y alma. El ladrón que lo flecho con tan solo esa mirada picarona. Pero debía de contestarle.

 

-Está bien. ¿Ya le avisaste a Sirius? Ya sabes
No hablamos desde hace algunos meses desde la pelea que tuvimos.

-No. Hace tiempo que no me comunico con él. Con decirte de que no vino a la fiesta de el pequeño Harry, eso si que me tiene preocupado

Sí. Siempre era Sirius. Su mejor amigo. Todo lo que le pasaba a James debería saberlo Sirius. Todo Sirius. Él nunca podía hablar de algo importante si no fuese primero comunicado a Sirius ó Lily. Pero muy pronto iba a cambiar el destino de ese Black, eso estaba por seguro.

James lo miraba fijamente así que decidió seguir la conversación.

-Sí, de seguro tiene una misión para la Orden y por eso no pudo.

-Puede que tengas razón, pero, tan siquiera me hubiera mandado una carta o algo para saber si está vivo-logro decir con su mirada pérdida-. Pero no hay que ponernos sentimentales, bajemos a ayudar a Lily con la cocina



























































Ese era su último recuerdo hermoso. Mirar por última vez a James Potter, aquel ser humano que dio su vida por su familia, pero, ahora ya no estaba. Esa noche fue la más triste de su vida. Ver al Señor Tenebroso dirigirse a la pintoresca casita en el valle de Godric.



























































Miedo. Miedo a ya no volverlo a ver. Se dirigía rumbo a la Mansión Riddle a entregar a su único tesoro invaluable. La acera se abrió con un chirrido escalofriante, sí, ese era el mundo de la muerte, estaba seguro. Con paso tembloroso, camino por el camino dibujado por la grava hasta la puerta imponente, donde lo esperaba nada más y nada menos que Lucius Malfoy y los hermanos Carrow.

-¡Avanza rata idiota!, el Señor Tenebroso te espera en el salón- le grito Lucius pálido.

Cruzo la puerta del umbral y finalmente llego a su destino. El Señor Tenebroso estaba postrado en su silla con su serpiente Nagini enroscada a su cuello. Hizo una reverencia.

-Amigo mío, levántate y mírame a los ojos, ¿es cierto que el guardián de los Potter eres tú? -decía con su voz maliciosa, tratando de leerme la mente.

-Sí mi Señor
Yo soy el guardián de los Potter-diablos, porque tenía que ser tan cobarde, porque debería tartamudear en ese momento-. Es por eso que he venido con usted
Para informarle donde se localizan los Potter.

 

-Me parece perfecto, Colagusano. Si sigues así como vas, podrás reemplazar en sus tareas a Lucius.

-Perfecto mi amo.

-Bueno
prepárense, esta misma noche nuestro gran amigo Pettigrew nos llevara a acabar de una vez por todas a esos estúpidos que no se unieron a nuestras filas-decía Voldemort con una sonrisa maniaca- . Prepárense para celebrar nuestra victoria contra ese mocoso y tener el poder en nuestras manos. Esta noche van a saber quién es Lord Voldemort.

-Sí mi señor- contestamos automáticamente.








































































. Podcast ingles diario

Esta era la parte que más le costaba imaginarse. La noche en que se dirigían al valle de Godric a acabar de una vez por todas con la amenaza del Señor Tenebroso, ese mocoso. Por la culpa de él y la sangre sucia, su James iba a morir y no podía hacer nada. Era un total cobarde.



























































Se dirigía a la casa de los Potter. El Señor Tenebroso ya lo esperaba y miraba confundido tratando de descifrar donde se localizaba la casa. Si, sabía muy bien que ya no podría mirar más los ojos de James. Ni siquiera iba poder entrar a ver como mataba el Señor Tenebroso a la familia, así que, se decidió a acabar con este sufrimiento.

-Mi señor
la clave es Fénix Sagrado.

-Oh sí, te prometo que te voy a recompensar Colagusano-respondió el Señor Tenebroso con voz extasiada al ver la pintoresca casa que aparecía al final de la calle-. Vamos.

Nos dirigimos al final de la calle. En el viento se olía y se percibía el miedo y la muerte. Los pájaros de las aceras volaban frenéticamente cada vez que dábamos un paso más para la casa. Cada vez nos acercábamos más. Era la hora. Había intentado evitar por todos los medios que esto no pasase, pero su cobardía y su miedo a la muerte le habían ganado y no podía luchar contra algo tan fuerte. Llegamos, todas las luces estaban encendidas, se veía que la casa estaba tranquila, pero eso no tardaría en romperse. El Señor Tenebroso venía a matar y no se iría sin las manos vacías. No sentí cuando llegamos enfrente de la casa, el Señor Tenebroso estaba demasiado serio para mi gusto, eso significaba que pronto irrumpiría en la casa dispuesto a matar a todo el que se encontrase en ella.

 

-Colagusano, tu vigilaras si viene alguien.

-Sí-dije tratando de evitar hacer una mueca de dolor y remordimiento.

-Bien, llego la hora- dijo abriendo la acera.

Iba viendo al Señor Tenebroso caminando por la acera, cuando, de pronto, se escucha un grito diciendo "Peter nos traiciono. Vete, vete, está aquí". Sin duda ese era James. Tenía tantas ganas de llorar, que no pudo evitarlo y por sus ojos azules rodaron lágrimas de dolor, al ver que él sabía que lo había traicionado. Iba a darse la vuelta para no ver, pero no pudo contener su curiosidad. Un rayo verde ilumino el salón. Era el final. Sabía muy bien que la vida que se llevo ese rayo verde era nada más y nada menos que la de Jimmy, Cornamenta, James un Merodeador en todo su esplendor. Como recordaba las promesas que se habían jurado los cuatro de nunca traicionarse, pase lo que pase, y él, como todo cobarde, no la pudo cumplir. Sentía tanta impotencia de ser tan débil y que gente como James se perjudicara por su debilidad. Era un maldito débil. Su padre nunca lo había tomado en cuenta para otras actividades que solo fueran para la casa, pero no debía de culparlo a él. Él solo le ponía actividades que podía hacer. Desearía ser como Remus o Sirius, que no le temen dar su vida por un amigo. Otro grito desgarrador sonó en las habitaciones de arriba, estaba seguro que era Lily, la persona que James amo con locura desde niño, y la que protegió hasta su último momento. Ella era la causante de su traición. Por ella los había delatado a todos. Si no fuera por ella todavía tendría a Jimmy a su lado. Otro rayo verde. Era la vida de Lily la que se iba ahora. Seguía Harry. El pequeño hijo de James, idéntico a él, pero solo con los ojos de Lily, cuanto daría él para que hubiera tenido los ojos de James, pero todo en la vida no se puede. Un llanto se escucha en la habitación de arriba. Se ve que un rayo revota. Un grito del Señor Tenebroso se escucha por todo el valle. Es el fin. El final. El Señor Tenebroso desaparece. Ahora él también debe de huir. Le daba tanta curiosidad entrar en la casa a ver a James. Un llanto de bebé se escucha, de seguro que la maldición revoto y mato al Señor Tenebroso. Está decidido, camino por los restos de la casa hasta el salón, y ahí estaba, su cuerpo sin vida. Estaba demasiado pálido y tenía una expresión de dolor. Se arrodillo ante él y lloro como un niño desconsolado abrazándose a su cuerpo frió como el hielo, que antes era cálido como una fogata. Sus ojos ya no tenían el brillo que los caracterizaba.

-James, perdóname. Fui un cobarde, pero sé que tú, en el fondo de tu corazón me perdonas-dije con voz entrecortada abrazándome más a su cuerpo-. Sabes
Siempre te he amado, ya sé que tu nunca me miraste como yo te mire, pero yo vi lo mismo que vio Lily, un ser divertido y amoroso, alguien que da su vida por los demás, que es valiente y temperamental
Te amo-le dije dándole un beso en la frente-. Me voy, y espero que me perdones, también, si puedes, le puedes decir a Lily que le pido disculpas.








































































Sí, ese era su último recuerdo. Sabía muy bien que ellos lo habían perdonado a pesar de todo el daño que les hizo. Ya podía morir en paz. Su alma estaba tranquila, pero al único que le faltaba pedirle disculpas era a Harry, que después de quince años, había crecido sin el cariño de sus padres. Pero eso sería después. Lo vería cuando muriera.

Saco su varita y,-Gracias por perdonarme, nos vemos- con esas últimas palabras, se despidió del mundo y se fue a los brazos tranquilos de la muerte.








































































.

¡Hola!

Esté fic lo iba a subir para el concurso de Locuras Prohibidas, pero no se pudo, así que decidí subirlo para ver su humilde opinión.

Comenten porfis, que quiero saber cómo me quedo esté slash.

Bueno, bye.

Se cuidan mucho y recuerden, ¡Comenten!

La traición. - Fanfics de Harry Potter

La traición. - Fanfics de Harry Potter

Sí, él lo sabía. En sus años de estudiante no era alguien que sobresalía por su gran inteligencia, ni por sus dotes mágicos y menos por su valentía. Y e

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-traicion-4678-0.jpg

2023-02-27

 

La traición. - Fanfics de Harry Potter
La traición. - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/54730
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20