La última pelea - Fanfics de Harry Potter

 

 

 

Era una mañana soleada de esas que suelen disfrutarse en días de verano. Sólo había pasado un mes después del triste funeral de Dumbledore, pero esos pocos días se habían hecho interminables para Ron quién no veía la hora de ver a sus amigos nuevamente.

La rutina lo agotaba: Todas las mañanas se levantaba con los gritos de Ginny, causados por un nuevo sortilegio Weasley que Fred y George acababan de inventar (se aparecían en la habitación de su hermana para probar los sortilegios nuevos con ella y luego desaparecían antes de que Molly llegase para evitar cualquier tipo de regaño); durante el desayuno tenía que soportar los miles de planes que Fleur tenía para su boda, la cual dependía mucho del estado de Bill, eso ponía tan nerviosa a la francesa que Ron ya había perdido todo lazo afectivo hacia ella; por la tarde recibía a cinco curanderos, como mínimo, que iban para revisar a Bill quién no había mejorado su aspecto; por último terminaba el día con llantos de Molly (temiendo por la vida de sus seres queridos) y con lamentos de Arthur acerca de los pobres magos, magas, niños y muggles que habían sido víctimas de mortífagos.

Se dirigió hacia la puerta que daba al jardín y pasó por ella. La Madriguera ya no era lo que solía ser y eso hacía que Ron se alejase de ella en cuanto pudiese. Necesitaba desconectar su cerebro aunque sea por unos segundos. Se quedó allí, sentado entre el alto césped mientras observaba a algunos gnomos que reían de otros de los cuales se veía solo las cabezas, pues estaban enterrados en la tierra. El pelo anaranjado del pequeño Weasley ya comenzaba a calentarse debido a los leves rayos de sol que amenazaban ser más potente por la tarde. Intentó miles de forma de olvidar el presente oscuro en el que vivía pero cuando finalmente comenzaba a lograrlo una voz potente hizo que se parase de un salto.

_ ¡NO TE ESMERES EN CONTESTARME RON! ¡TENGO TODO EL TIEMPO DEL MUNDO PARA RECIBIR RESPUESTAS!_ Dijo un Harry malhumorado. En la mano derecha llevaba tres cartas de aspecto desgastadas._ Me las dio tu madre_ Dijo al ver los ojos de Ron clavados en ellas._ Pensó que me las habías contestado.

Pasó un minuto luego del inesperado reencuentro, tiempo suficiente para que Harry se diese cuenta de que Ron no era el gracioso y positivo Weasley de antes. Su apariencia era muy triste: Estaba totalmente pálido y con unas ojeras bien visibles que no trataba de ocultar, además de muecas inesperadas que Harry no le había visto hacer nunca.

_ Lo siento Harry, tuve muchos problemas, entre ellos el estado de Bill. No he hecho otra cosa que ayudar en La Madriguera.

_ Oh
no lo sientas, yo lo siento_ Dijo Harry apenado_ ¿Qué pasó con Bill? ¿Es un hom
hombre
?

_ Tuvo una pre-transformación en la luna llena del mes pasado_ Lo interrumpió Ron al ver que su amigo no podía concluir la pregunta_ Sólo se le transformó la cabeza e intentó morder a Fleur pero con suerte pudimos evitarlo. Los curanderos dicen que se sabrá si es o no un hombre lobo en la luna llena de este mes.

_ Va a estar todo bien Ron, ya vas a ver_ Dijo Harry dándole palmaditas en la espalda en señal de consuelo.

_ Eso espero
, cambiando de tema ¿No vino Hermione? Digo
es raro verte antes que a ella ya que siempre llega primero_ Dijo el pelirrojo medio ruborizado. Pero Harry no contestó. Sólo atinó a mirar al costado derecho de Ron.

_ ¡No me gusta que hablen de mi si no estoy!_ Dijo Hermione con el ceño fruncido pero luego rió de una manera tan radiante que Ron pareció recuperar el color que siempre había tenido.

_ ¡Hola!_ Dijo el penúltimo Weasley devolviéndole la sonrisa.

_ ¡Hola Ron! ¡Que bueno es volver a verte!
Y luego de estas palabras lo abrazó haciendo poner tan colorado a Ron como a su cabello.
_ Es verdad Molly, Ron ha cambiado mucho últimamente. Ayer volvió a pelear con Ginny, hacía tanto que no los veía discutir que me asombró. También volvió a reírse de los chistes de Fred y George. ¿Crees que sea por la victoria de los Chudley Cannons?

_ Arthur ¿Es que no te das cuenta? Es por la llegada de Harry y Hermione, el pobre Ronnie estaba totalmente triste antes de sus llegadas, voy a agradecerles tanto que hayan devuelto la sonrisa a mi chiquito que van a cansarse de mí_ Respondió Molly con una sonrisa de oreja a oreja en su rostro y unos ojos brillantes de alegría.

_ Si yo también lo haré Molly, pero la que está muy rara ahora es Ginny. Sólo habla con Hermione, con nadie más.

_ Tienes razón cielo, pero no creo que sea para siempre, tenemos que tratar de acercarnos más a ella, saber lo que le pasa para ayudarla.

_ ¡NI SUEÑEN CON ESO! ¡ESTA TOTALMENTE LOCA! ¿PODEMOS PONERLA EN ADECION?

_ ¡Se dice adopción Ronald! ¡Y no digas tonterías! Si no sabes aguantar a tu hermana cuando está triste entonces no se que va a ser de vos en un futuro cuando tengas espo
cuando tengas a alguien_ Hermione y Ron bajaban a zancadas las escaleras discutiendo y tirando manotazos para todos lados, muchos de los cuales iban a parar hacia el pobre Harry que iba en el medio de los dos y que terminó por tocar el suelo con la boca cuando Ron, que iba adelante, giró bruscamente para agredir a la castaña.

_ ¡Oh Harry! ¿Te encuentras bien? ¡Ronald Bilius Weasley levántalo ya mismo!_ Ambos chicos se olvidaron por completo de agredir al otro, Molly había cambiado su dulce mirada a una mirada asesina y estaba completamente roja de ira al ver a Harry tirado quién se puso de pie inmediatamente para evitar que la Sra. Weasley lo sacudiese y mimase hasta asfixiarlo.

_ Es
estoy bien Sra. Weasley, oh
oh no, no hace falta el hielo_ Trató de decir Harry pero en esos momentos ni siquiera él podía hacer cambiar de opinión a Molly quién apretó una barra de hielo hacia la cara del chico sin piedad.

_ Déjatelo un tiempo Harry porque si este método muggle no funciona con ese moretón tendré que usar unos mágicos, pero dolorosos_ Le aconsejó la Sra. Weasley. Harry obedeció de inmediato. No tenía ganas de probar ningún tipo nuevo de dolor.

El almuerzo fue muy tranquilo. En la mesa se encontraban Molly, Arthur, Fred, George, Ginny, Ron, Harry y Fleur. Bill nunca bajaba a comer, su estado débil solo le permitía abrir los ojos de vez en cuando y hablar algunas pocas palabras. Por eso Fleur se levantaba de inmediato después de cada comida para agregar los nutrientes necesarios en el suero de su futuro esposo, además de los medicamentos que habían recetado los curanderos.

Harry observó mediante todo el almuerzo a las dos más chicas de la casa, ambas hablaban tan bajo que no podía distinguir lo que decían pero estaba completamente seguro que hablaban de él. Desde su llegada a la Madrigue no le había dirigido la palabra a Ginny, ni siquiera un hola. Podía notar la tristeza de la pelirroja y eso lo ponía muy mal, pero no podía hacer nada. Ya era una decisión tomada.

Por la tarde el clima entre Ron y Hermione ya se había calmado por lo que Harry vio oportuna la idea de salir al jardín para despejarse un poco.

_ todavía no hay noticias sobre si abrirá o no Hogwarts, una de las mejores escuelas de magia y hechicería cuyo director Albus Dumbledore fue asesinado a varita fría y a quien recordamos con admiración
¡No tienen cara! ¡Antes lo trataban de mentiroso y ahora lo admiran!_ Hermione arrugó el ejemplar del profeta y lo arrojó lo más lejos posible del árbol en el que permanecían sentados los tres amigos.

_ No se porque pagas para leer eso, solo hace que te amargues_ Ron miraba a Hermione muy serio, pero no con el tono ofensivo de siempre, sino con uno más preocupado.

_ ¿Hace falta que te lo explique otra vez?_ Hermione estaba fuera de sí y no le respondió con el mismo tono preocupado, sino con uno frío y de malas intenciones.

_ Perdón_ Ron miró ofendido al suelo. Hermione miró a Harry quien no podía disimular su cara de asombro. Era la primera vez que lo escuchaba a Ron decir perdón y se lo había dicho a ella.

_ Está bien Ron. Tu no tienes la culpa_ Hermione lo miró a los ojos y observó como en la cara pálida del chico brotaba una débil sonrisa.

_ Aquí estabas Harry, tengo lo que me pedis
oh, hola Ron, hola Hermione_ Ambos chicos giraron para ver a un hombre de unos ojos claros, vestía una túnica rasgada y llevaba en su rostros unos cuantos rasguños.

_ ¡Hola Lupin! No te preocupes, Ron y Hermione saben todo ¿Tienes la dirección del Valle de Godric?_ Harry se había levantado de un salto y miraba con curiosidad los bolsillos de Lupin en busca de algún papel que dé con el paradero de la casa en donde vivían sus padres.

_ Si la tengo pero antes que nada me gustaría hablar un poco con vos, hay unas cosas sobre las que tengo que advertirte.

_ Está bien, ya vengo chicos, después se los contaré.

_ No hay problema Harry_ Dijo Hermione inspirando confianza al chico.

El pelirrojo y la castaña observaron como se alejaban poco a poco. Por un largo tiempo permanecieron en silencio hasta que Ron se decidió a actuar.

_ Emmm
Hermione ¿Sabes que dentro de unas semanas se casan Fleur y Bill?

_ Si Ron, como no voy a saberlo ¿A qué viene esa pregunta?_ Dijo Hermione frunciendo el entrecejo.

_ Preguntaba nada más_ Contestó Ron con un enorme nudo en el estómago. Lo había estado ensayando desde la llegada de Hermione a la Madriguera durante horas seguidas, pero ahora todo era muy difícil. Recordó ver a Viktor Krum de la mano de la castaña años atrás, completamente hermosa, y él sin poder hacer nada ya que era demasiado tarde. Es por eso que esta vez se veía obligado a invitarla a la boda. No quería perderla otra vez.

El silencio reinó unos minutos más pero esta vez fue Hermione la que lo interrumpió.

_ ¿Has vuelto a ver a Lavender?_ Interrogó sin darle importancia.

_ No, me mandó unas cuantas cartas pero si no respondí las de Harry menos voy a responder las de ella.

_ Ah, pero ¿La extrañas?

_ Hermione ¿Qué dices? Sabes que terminé con ella_ Dijo Ron con aire incómodo. No solía hablar de ese tema con ella.

_ Preguntaba nada más_ Dijo la chica con una sonrisa en los labios, había hecho la misma respuesta que él hace unos minutos.

Pasaron el resto de la tarde charlando con Harry y Lupin sobre quidditch, artes oscuras y sobre los posibles maleficios que usarían con Snape en su primer encuentro. Al caer la tardecita Molly se acercó al cuarteto y preguntó con voz amable:

_ ¿Te quedas a comer Remus?

_ No Molly, gracias pero tengo que irme. Dentro de poco va a asomarse la luna llena_ Dijo el ex profesor con una sonrisa y señalando los rasguños de su cara.

_ ¡Oh cierto! Lo olvidaba. Voy a fijarme como está Bill_ Y dicho esto subió a zancadas por las escalera atropellando a Percy quien acababa de llegar (hacía una visita a la Madriguera todas las semanas).

_ Me voy chicos. No puedo quedarme ningún minuto más. Suerte Harry y acuérdate lo que hablamos.

_ Adiós Lupin_ Dijo Harry asintiendo con la cabeza y observando a sus dos amigos que lo miraban con curiosidad_ Ahora no es el momento_ Dijo hablando por lo bajo y mirando de reojo a Percy que se había sentado, silenciosamente, en la sala y observaba distraído las nuevas fotos de las repisas.

Unos minutos después de la cena, los tres amigos fueron a la habitación de Ron. El pelirrojo y la castaña se sentaron en la cama en donde dormía Harry y lo miraron fijamente. No hacía falta preguntarles que querían, así que Harry fue directamente al grano.

_ Lo que Lupin me advirtió es que el Valle de Godric tiene trampas que Voldemort pasó con facilidad pero que a nosotros no costará un poco.

_ ¿Le dijiste sobre los horrocruxes?_ Preguntó Hermione frunciendo el entrecejo y tomando aire para regañarlo.
_ ¡No Hermione! Dumbledore dijo que solo se lo cuente a ustedes ¿En verdad crees que lo diría? No pude contárselo ni a Ginny_ Se apresuró a decir y se dejó caer sobre la cama de Ron sujetándose la cara con ambas manos.

Pasaron segundos hasta que de la puerta se escucharon unos débiles golpes.

_ ¿Puedes abrir Harry? Tu estas más cerca_ Preguntó el pelirrojo amablemente temiendo que Harry reaccionara de mala manera y le mandase a Hedwig para que lo picotee. Pero no fue así. Fue tras la puerta y la abrió cuidadosamente.

_ Hola_ dijo una voz por detrás de ella. Una voz que Harry no había escuchado desde el funeral de Dumbledore_ ¿Está Hermione? Necesito hablar con ella.

_ Eh
Ah si ¡Hermione!

_ ¡Ya se Harry! ¡Ya escuché!_ Dijo la castaña un poco incómoda ante la situación de los dos jóvenes.

Ambas chicas salieron y se dirigieron hacia la habitación de Ginny. Harry volvió a sentarse sobre la cama de Ron quien lo miraba apenado.

_ ¿Qué?_ Preguntó Harry malvadamente.

_ Nada
¿Te dijo Lupin cuales son las trampas?_ Se apresuró a decir Ron para evitar cualquier tipo de discusión.

_ No sabe. Pero me dijo que iba a averiguar.

En ese momento un grito agudo hizo poner a los dos amigos de pie. Ron quedó boquiabierto y helado. Conocía esa voz ¡Era Hermione! Y ella no gritaba por nada. Tenía que actuar de inmediato.
Tardó un segundo en entrar en la habitación de su hermana. Harry había quedado boquiabierto ante la escena y forcejaba a Ron para que lo dejase entrar.

_ No Harry. Ve por una varita. Yo me encargo_ Ordenó el pelirrojo en un susurro.

El moreno pudo notar decisión en su rostro, no habría forma de hacerlo cambiar de opinión y el tiempo que le quedaba a Hermione era escaso, asi que optó por ir en busca de lo que el pelirrojo le había pedido.

Ron observó la cara de preocupación de Ginny que se había quedado pálida de miedo bajo su cama.

A pocos metros de él flameaban, por la brisa que entraba por la ventana entreabierta, unos largos y finos pelos color rojizo. La boca de muchos colmillos de la bestia se fruncía e emitía un tenebroso gruñido dirigido a la pobre adolescente de cabello castaño que se mantenía firme, afrontando lo que le esperaba.

No podía observar esa escena. No la podía ver siendo atacada por una bestia que, a pesar de su temible aspecto, seguía siendo su hermano. No iba a permitir que algo le sucediera y estaba dispuesto a sacrificarse por ella.

Tomó el objeto más cercano, una estatuita de porcelana que parpadeaba, y lo arrojó hacia la cabeza del hombre lobo que, con una brusca maniobra, giró y saltó sobre el pelirrojo impidiendo que este respirara. Una gigantesca y peluda mano con unas uñas temiblemente afiladas se levantó en contra de la gravedad para caer con toda su fuerza sobre el pobre Ron que no lograba emitir ningún tipo de sonido.

De pronto no se escuchó nada. Ron tenía sus ojos cerrados con tanta fuerza que creyó no poder abrirlos nunca más, pero lo hizo y para alivio suyo, ningún hombre lobo se encontraba sobre él.

Arrinconado al lado derecho de la ventana, justo a unos pasos de Hermione, yacía su hermano, aún convertido. Miraba con ojos confundidos y avergonzados a todos los presentes en la habitación. No podía creer lo que había hecho y lo que había estado a punto de hacer.

***FLASH BACK***

Molly entró apresurada a la habitación de Bill y se sentó al pie de su cama.

_ Hoy va a ser luna llena. Tenemos que vigilarlo_ Dijo la Sra. Weasley dirigiendo una mirada de pena a su hijo y palmeando la espalda de su futura nuera_ Va a estar todo bien, vas a ver_ Agregó al ver que de la cara bella de Fleur brotaban finas lágrimas.

_ Espeggo_ Dijo está mirándola a los ojos y forzando una leve sonrisa.

De repente una mano sujetó con fuerza del brazo de la joven. Bill había despertado haciendo muecas de dolor y mirando al techo. De su mano derecha comenzó a erizarse una capa de pelo fino y rojizo. Su cabellera larga y anaranjada tomó de a poco el mismo color que el resto del cuerpo y sus ojos cambiaron a los de un lobo.

Molly trató de sacar a Fleur de las garras de la bestia pero resultaba inútil. El hombre lobo se puso de pie de un salto y arrojó a la descendiente de veela contra la pared dejándola inconsciente al instante. Luego se dirigió a la Sra. Weasley y la empujó bruscamente haciéndola caer en el colchón sin provocar ningún tipo de sonido llamativo. Comenzó a correr por los pasillos en busca de una salida hasta que dio con una ventana abierta, la de la habitación de Ginny. Se dirigió hacia ella ignorando a su hermana y, cuando se disponía a saltar, Hermione se colocó delante de él.

_ ¿QUE HASCES HERMIONE? ¡ESTAS LOCA!

_ ¡Shhh! ¡Métete debajo de la cama Ginny!_ Dijo en tono bajo. Metió su mano en el bolsillo derecho y sacó rápidamente su varita, pero no fue lo suficientemente rápida como para esquivar un doloroso zarpazo e impedir que esta cayera a unos cuantos metros de ella. No pudo evitar gritar.

***FIN DEL FLASH BACK***

Solo quería evitar lastimar a alguien pero su fuerza se había multiplicado y su intento de sacar a Fleur y Molly de su camino se había convertido en una agresión que nunca podría perdonarse. Comenzó a arrancarse los pelos con sus filosos colmillos en forma de castigo. De pronto sintió como su cuerpo se ponía rígido pero aún tenía conocimiento.

_ ¡Bien Harry!_ Dijo Ginny recobrando el habla_ Iba a lastimarse si seguía así.

Harry observó la escena por unos segundos. No entendía porqué Bill se estaba mordiendo así mismo, no era algo común en hombres lobos. Al poco tiempo, como si hubiese leído su mente, Hermione le dio una respuesta.

_ No alcanzó a convertirse totalmente. Sólo transforma su aspecto físico. Por dentro sigue siendo Bill. No tuvo en ningún momento la intención de lastimarnos.

Ron se frotaba el pecho y miraba con enfado al inmóvil hombre lobo_ Pero lo hizo_ Dijo al fin volviendo la vista hacia Hermione.

Luego de unas horas, la casa de los Weasley se había llenado de curanderos, algunos para Molly, quien se encontraba en perfecto estado; otros para Fleur, cuyo estado era bastante delicado pero fuera de peligro; y unos cuantos más revisando al hombre lobo que no oponía ninguna resistencia a los estudios.

Ginny, Ron, Hermione y Hary habían bajado a la sala semidormidos. Hubo un incómodo momento de silencio hasta que una voz femenina lo interrumpió.

_ No tenías porqué sacrificarte Ron. Yo había tomado esa idea primero_ Dijo Hermione regañando al pelirrojo.

_ No podía quedarme cruzado de brazos viendo como una bestia atacaba a mi mejor amiga_ Dijo el joven Weasley con una leve tos en la palabra amiga.

_ Por si no te enteraste Ron esa bestia es tu hermano. Elegiste dañarlo a él que verme lastimada a


_ No te des importancia Hermione. Hice lo primero que se me cruzó por la cabeza ¿Por qué en vez de reprocharme no me lo agradeces?_ La interrumpió Ron mirándola fijo y obligándola con sus expresiones a que contestase su pregunta.

_ Si Hermione ¿Por qué no le has agradecido?_ La vocecita de Ginny también había tomado parte en la conversación pero Hermione simuló no notarlo_ Creo que lo que necesitas es estar a solas con Ron, a ver si tu orgullo termina de una buena vez y reconoces que le estas agradecida_ Y dicho esto se levantó del sillón y, con una mirada agresiva, señaló a Harry que la siguiese.

_ Eh
si, es mejor que estén solos. Bajo en unos minutos_ Aseguró el muchacho y subió con la pelirroja las escaleras.

Hermione miraba fijamente el piso sin pronunciar ninguna palabra. Ron la esperó por casi dos minutos pero cuando creyó imposible lograr sacarle un agradecimiento se levantó del sillón, mudo como lo había estado.

_ Gracias Ron.

_ ¿Qué?_ Preguntó este haciéndose el distraído.

_ Escuchaste muy bien Ron. Gracias por salvar mi vida poniéndote en peligro a vos mismo ¿Hay alguna forma en que pueda devolverte el favor?_ Dijo la castaña ampliando una enorme sonrisa.

_ Claro que la hay_ Contestó Ron volviendo nuevamente a sentarse en su sitio, un poco más cerca de Hermione que antes_ Me gustaría que vayas conmigo a la boda de Bill y Fleur. Digo, si es que se hace porque con todo lo que


_ Ron.

_ Sucedió creería que la van a posponer para unos días después. Aunque


_ ¡Ron!

_ Si Fleur está bien van a casarse cuanto antes, vaya a ser cosa que salga de nuevo luna llena y Bill tenga pelos en vez de saco


_ ¡RON!

_ ¡¿Qué?!_ Preguntó el pelirrojo que, de los nervios de recibir un no por respuesta, se había salido del tema.

_ Si.

_ ¿Si qué?

_ ¿Cómo que qué? Que si quiero ir a la boda con vos.

_ Ron ¿Porqué no te duermes de una vez? Has estado moviéndote desde que nos acostamos. Acuérdate que en unas horas tenemos que levantarnos para ayudar a Bill y Fleur con los preparativos.

_ ¡Ya sé Harry! ¡No me lo recuerdes!_ Dijo el pelirrojo muy nervioso_ Es que no puedo dormirme.

_ Inténtalo porque te quedarás dormido allá y no podrás bailar con Hermione.

_ ¿Qu
¿QUE? ¿Cómo te enteraste que voy a la boda con Hermione?_ Preguntó el colorado sentándose en su cama de un salto y mostrando preocupación en su rostro, temía que su mejor amigo se diese cuenta de sus sentimientos hacia la castaña.

_ Lo supuse_ Dijo Harry contemplando al colorado y al ver que este no cambiaba su cara de preocupación agregó_ ¡Vamos Ron! Que tenga una cicatriz en la frente no me impide que me de cuenta de las cosas. Se que te gusta Hermione. Hace años que lo sospecho pero lo que sucedió en sexto lo confirmó todo. No entiendo porqué nunca me lo dijiste._ Concluyó el moreno con un tono desilusionado que incomodó al pelirrojo. Había guardado por tanto tiempo ese secreto que sentía un nudo enorme en el estómago, todas las emociones que había experimentado desde los 11 años ahora empujaban con todas sus fuerzas para salir y aliviar el sufrimiento de no poder haber dicho nada. Se arrepintió de haberle hecho caso a un estúpido sentimiento


_ Orgullo
_ Contestó Ron impactando a su amigo, no esperaba esa respuesta, pensaba que el colorado lo negaría y lo criticaría, pero estaba equivocado_ No quería que me pase nada con ella porque
es mi amiga. No quería aceptarlo pero está por encima de mis dediciones. Está en mis sueños y hasta en mis pesadillas. No soporto verla con otro y no puedo ver que estén a punto de lastimarla. No es bueno esto Harry_ Terminó Ron frotándose el rostro con mucha fuerza. Harry había quedado mudo. Parecía que el pelirrojo había tratado de contarle esto desde que el moreno hizo su llegada a la Madriguera. No sabía como actuar. Nunca hablaban de esas cosas, Harry no se había animado a decirle su sentimiento hacia Ginny nunca ni Ron tampoco hablaba mucho de Lavender cuando estaban juntos, pero ahora era distinto.

_ Eh
Emm
Claro que es bueno Ron. Mira, no se como decírtelo porque se trata de tu hermana y es medio complicado_ El colorado frunció el entrecejo, pensaba que estaba a punto de escuchar lo peor_ ¡No me mires así Ron! ¡Dejame terminar! Cuando a mi me empezaron a pasar cosas con Ginny me planteé la misma pregunta que voz, pensaba que no era bueno porque se trataba de la hermana de mi mejor amigo, además estaba con Dhean. Pero cuando la besé esa noche en la sala común sentí que había hecho lo correcto porque ella me respondió de la misma manera, me hizo sentir seguro y no me importó más nada. Creo que tenés que decirle lo que sentís a Hermione, no te lo guardes más porque vas a explotar algún día y tal vez sea demasiado tarde.

_ Lo se Harry pero la diferencia entre tu caso y el mío es que vos sabías que Ginny te iba a responder igual porque a estado bobeada con vos desde que te conoció_ El pelirrojo pudo notar una simpática sonrisa en el rostro su amigo_ En cambio yo no se como va a reaccionar Hermione. Lo único que hace es regañarme y buscarme para pelear. No creo que ella sienta lo mismo que yo.

_ ¡Pero Ron! ¡Reacciona! ¿Por qué piensas que te hizo el hechizo de esos pájaros el año pasado? ¡Fue un acto de celos! ¡No quedan dudas! Es que esa es su manera de quererte, no será la mejor pero estoy seguro de que cambiará si se deciden de una vez a estar juntos_ Un silencio cubrió la habitación durante unos segundos. Ambos chicos miraban al suelo y pensaban en algo para agregar hasta que a Ron se le ocurrió algo para decir.

_ Creo que te lo tendría que haber contado hace mucho tiempo. De todas formas vos no me contaste nunca lo que te pasaba con mi hermana así que no podes quejarte_ Concluyó con su mejor sonrisa, estaba de muy buen humor.

_ Tenés razón. Y bueno, creo que este es un buen principio ¿No?

_ Si totalmente. Yo creo que ya nos tendríamos que dormir. Me pesan los párpados_ Sugirió el pelirrojo recostándose nuevamente en la cama.

_Es verdad, tienes que evitar las ojeras sino la prefecta perfecta te regañará y arruinará el momento para que te le declares.

_ ¡No le digas así!_ Le ordenó Ron muy furioso.

_ ¿Ahora te molesta que le diga así? ¡Pero si hace dos horas vos le gritaste eso!

Ron no contestó, solo sonrió permitiendo que el silencio se apoderase una vez más de la escena. Cuando por fin parecían haber caído en el mágico mundo de los sueños, el pelirrojo hizo una pregunta que hacía rato que tenía en mente.

_ Harry ¿Con quién vas a ir a la boda? Pasamos la noche hablando de mí pero no me dijiste con vas a ir vos.

_ Con Ginny_ Contestó sonriendo.

***FLASH BACK***

_ Si Hermione ¿Por qué no le has agradecido?_ La vocecita de Ginny también había tomado parte en la comunicación pero Hermione simuló no notarlo_ Creo que lo que necesitas es estar a solas con Ron, a ver si tu orgullo termina de una buena vez y reconoces que le estas agradecida_ Y dicho esto se levantó del sillón y, con una mirada agresiva, señaló a Harry que la siguiese.

_ Eh
si, es mejor que estén solos. Bajo en unos minutos_ Aseguró el muchacho y subió con la pelirroja las escaleras.

Los adolescentes observaron la escena por unos minutos. La única habitación que no estaba ocupada por los curanderos era la habitación de Ron.
_ Ven Harry, vayamos a la habitación de mi hermano hasta que terminen de hablar.

Harry caminó tras la pelirroja con paso tímido. Había cambiado tanto en tan poco tiempo. Su cabello lacio y llameante había crecido unos cuantos centímetros más y su cara de piel extremamente suave tenía unas cuantas pecas nuevas que la hacía aún más linda. Se sentía tan poca cosa a su lado. Entonces recordó aquel día en el funeral de Dumbledore, estaba seguro de que él no era el indicado, Ginny merecía a alguien mejor, a alguien que esté siempre a su lado sin el riesgo de que algo malo le suceda.
Los dos adolescentes entraron a la habitación pero no se sentaron, se quedaron allí, enfrentados. Sabían que tenían mucho de que hablar.

_ Sabes Harry, estuve pensando mucho lo que me dijiste la última vez_ Dijo al fin la pelirroja olvidándose por completo de que hacía mucho que no se dirigían ninguna palabra_ No creo que sea lo correcto, yo te elegí a vos y no me importa vivir una vida de riesgos. Pero por otro lado, se que no te vas a perdonar nunca si algo malo me pasara y no quiero que vivas con esa culpa, no quiero que sufras_ Dijo tiernamente la menor de los Weasley tomándolo de la mano y acariciando suavemente le la mejilla izquierda_ También creo que nuestra última charla no fue de lo mejor. Fue muy triste. Por eso pensé que tal vez podemos darnos una despedida mejor a la anterior. Podríamos ir juntos a la boda de Bill y Fleur. Me parece que es el mejor lugar para una despedida hermosa como lo fue nuestra relación ¿Qué opinas?_ Y dicho esto miró fijo a Harry. No podía decirle que no. De todos modos solo se trataba de una despedida. Ginny no corría el riesgo de ser atacada ya que solo sería una noche.

_ Está bien_ Dijo al fin_ Pero espero que entiendas bien la palabra despedida. Se que es difícil pero es lo me


Harry no había podido concluir, la pelirroja lo había tomado de la remera y lo había callado con un beso apasionado como ambos habían deseado desde hace tanto tiempo. Luego de unos minutos se separaron.

_ Si va a ser una despedida, que sea la mejor de todas_ Dijo Ginny con una amplia sonrisa y guiñándole un ojo a Harry. Este la contempló hasta verla desaparecer detrás de la puerta de la habitación. Estaba tan feliz que por unos momentos creyó no poder evitar un grito de alegría. Pero se contuvo, mientras menos se enteraran de esa despedida, mejor les iba a ir.

***FIN DEL FLASH BACK***

_ Me parece que tenemos mucho de que aún_ Dijo Ron cerrando los ojos nuevamente_ Pero ahora no, tengo mucho sueño.

Y por fin los dos amigos cayeron en un profundo sueño que duró varias horas hasta que una voz femenina los despertó a los gritos, algo no andaba bien.

_ ¡Ron! ¡Harry! ¿Lo han olvidado? ¡Habíamos quedado en levantarnos todos temprano para ayudar a Bill y Fleur con los preparativos de la boda!

_ Oh, es que
no podíamos dormirnos y nos quedamos hablando_ Se defendió Harry de inmediato_ ¿Ya terminaron de organizar todo o estamos a tiempo?

_ Ya es tarde. Recién acabamos de terminar_ Contestó Hermione largando un bufido y saliendo de la habitación con fuertes pisadas.

Los dos amigos se miraron avergonzados y se vistieron lo más rápido que pudieron. Aunque la boda era a la noche, habían organizado la Madriguera a la mañana porque Fleur pasaría toda la tarde con su familia, que llegaba ese día de Francia, y no tendría tiempo de organizarla en otro momento.

El pelirrojo y el moreno quedaron asombrados al bajar las escaleras para desayunar. La Madriguera ya no parecía una casa. Todas sus paredes estaban pintadas de un azul destellante y de las ventanas de madera caían unas cortinas de seda de un color celeste cielo. Su tamaño era tres veces mayor al común por lo que Harry supuso que se trataba del mismo hechizo que Arthur le había hecho a los coches del ministerio años atrás. Se podía distinguir una enorme pista de baile rodeada por finas mesas y sillas del mismo color que las cortinas. El piso ya no era de madera, sino que presentaba azulejos plateados en toda su extensión. Ron quedó estupefacto al ver a un par de veelas con violines, ubicadas arriba de un fino escenario, acomodando sus largos cabellos plateados que iban perfectamente con el color de los azulejos del suelo.

_ ¿Qué hacen estas veelas acá?_ Preguntó furiosa Hermione a Ginny mientras bajaban las escaleras. No se había dado cuenta que su tono de voz había sido muy fuerte hasta que notó que los dos amigos la miraban extrañados, la habían escuchado.

_ Son primas lejanas de Fleur. Tocan el violín y se ofrecieron a tocar la marca nupcial, el problema es que no tienen donde quedarse y van a pasar toda la tarde acá_ Contestó Ginny sin darle importancia a la expresión de los muchachos.

_ Estoy en el cielo_ Dijo Ron observando las cortinas y luego a las veelas que comenzaban a tocar una suave melodía a tono con su belleza.

_ ¡Por favor Ron!_ Dijo Hermione fulminándolo con la mirada_ Trata de no ser un sucio baboso porque no iré contigo esta noche_ Le ordenó la castaña y se fue más furiosa que cuando los levantó a los gritos.

_ ¿Ves?_ Dijo Harry sonriendo_ Está muerta con vos.

***

Las veelas comenzaron a tocar sus violines haciendo silenciar a toda la sala que estaba repleta, tanto de pelirrojos como de franceses. Una hermosa mujer entró con paso decidido en lo que hacía unas horas llamaban la Madriguera. Fleur estaba vestida con un destellante vestido blanco, que resaltaba entre los distintos tonos de azules, bordado en la parte del corsé con flores en verde agua que también resaltaban. Su pelo estaba recogido en un rodete y rodeado de flores del mismo tono verdoso y el maquillaje que presentaba completaba la figura de un ángel. Frente a ella caminaban dos hermosas adolescentes llenando de claveles el suelo plateado y mostrando su lado más dulce a los invitados. Ambas chicas estaban vestidas de celeste y presentaban el mismo peinado que la novia solo que sin las flores. Llegaron a los asientos principales y se sentaron del lado de sus respectivos hermanos, Ginny del lado de Bill y Gabrielle del lado de Fleur. Harry miraba estupefacto a la menor de los Weasley, había alcanzado el máximo de belleza y el tenía la suerte de apreciarla. El moreno no era el único que no observaba a la novia, a su lado, Ron tenía la mirada perdida en una hermosa adolescente sentada en la butaca de enfrente. Hermione presentaba un ajustado vestido salmón que resaltaba su figura delgada y su cabello castaño, el cual estaba completamente lacio con algunos mechones recogidos en hebillas del mismo tono del elegante vestido de seda.

***

_ ¿Has visto a mamá Ron? No la encuentro desde el si quiero de Bill_ Ginny se había acercado a los tres amigos quienes acababan de terminar su postre.

_ Está en su habitación. No pudo evitar ponerse a llorar de la emoción y ahora no quiere salir. No quiere arruinarle la boda a Bill.

_ Pero si es normal que se emocione, no va a arruinarle la boda a Bill por eso_ Añadió la pelirroja sentándose disimuladamente al lado izquierdo de Harry.

_ Si, pero viste como es ella de exagera
_ Ron no habló más. Había abierto los ojos de tal manera que, por momentos, sus amigos creyeron que había visto al mismísimo Voldemort_ ¿QUÉ HACE KRUM ACÁ?_ Preguntó exaltado a su hermana que lo miraba extrañado.

_ ¿Vino Víktor?_ Hermione presentaba la misma cara de sorpresa que el pelirrojo solo que sin la mirada acecina que había tomado él.

_ ¿ME VAS A DECIR QUE NO LO SABÍAS? ¿POR QUÉ NO DIJISTE NADA HERMIONE?_ Ron miraba con desprecio a la castaña y hablaba tan fuerte que hasta las veelas, ubicadas en la otra punta de la sala, lo habían notado. El único que parecía no darse cuenta de lo que estaba pasando era Víctor Krum que charlaba animadamente con sus compañeros de Durmstrang.

_ ¡No dije nada porque no lo sabía! ¡Y baja el tono de voz Ron si no quieres hacer el ridículo!_ Dijo Hermione roja de ira haciendo un esfuerzo sobrehumano para no insultar al pelirrojo.

_ ¡El ridículo ya lo hice al saber que la chica con la que supuestamente iba a venir estaba al tanto de la invitación de su supuesto amigo con el cual se besó en cuarto grado!

Un incómodo silencio se produjo en la mesa en la que se encontraban los cuatro adolescentes. Ginny estaba tan nerviosa que apenas podía simularlo. Recordaba muy bien el día en que Hermione le había contado ese secreto y le había prometido no decírselo a Ron, pero un ataque de ira en sexto año le hizo olvidar esa promesa y ahora sufría las consecuencias.

_ No hace falta que me expliques nada_ Dijo Hermione con un tono desilusionado al ver que la menor de los Weasley abría la boca para hablar.

_ No iba a decir eso_ Dijo tristemente la colorada_ Es que creo que Harry y yo sobramos en esta discusión. Sea lo que sea que haya dicho no soy culpable de que ustedes se peleen continuamente, y Harry tampoco lo es, así que si nos disculpan
_ Ginny tomó el brazo del moreno a la fuerza y lo levantó de un tirón_ Nosotros nos vamos para que hablen tranquilos_ Y dicho esto subieron las escaleras como aquella vez después de la transformación de Bill. Habían tomado por costumbre alejarse ante esas situaciones tan incómodas que solo podían surgir entre Ron y Hermione.

_ Yo no sabía que venía. Ni siquiera lo saludé porque no estaba enterada de nada_ Repitió la castaña buscando en la cara del pelirrojo un lo siento o un te creo pero este no habló.

Tras algunos minutos de silencio, los chicos observaron como la pista de suelo plateado tomaba infinidad de colores. Una música muy movida comenzó a sonar y, tanto franceses como pelirrojos, se pararon de inmediato para bailar con sus parejas. Ron distinguió entre la multitud de personas a Lupin y Toks, ambos muy elegantes y radiantes de felicidad. Hermione miraba la mesa sin pronunciar palabra alguna y el pelirrojo tamboreaba a la misma muy pensativo.

_ Supongamos que lo que decís es verdad
_ Dijo de pronto_ Me imagino que ya no querrás bailar conmigo estando Krum a unas pocas mesas_ Concluyó Ron sin mirar a Hermione a los ojos.

_ ¿Por qué decís eso? Si nunca me lo pedís no podés conocer mi respuesta_ Aseguró la castaña con una sonrisa pícara. El pelirrojo moría de ganas de pedírselo pero era demasiado, no podía con su orgullo por lo que no dijo nada más.

Cansada de tomar siempre la iniciativa, Hermione se levantó, se cruzó de brazos y aseguró fríamente_ Si no me sacas a bailar voy a tener que hacerlo con Víctor_ Pasaron segundos hasta que Ron comprendió la gravedad de la situación y se puso de pie de un salto. Tomó la mano de la hermosa chica que estaba frente a él, y sin decir nada caminaron a la pista. ¡Lo había logrado! ¡Estaba bailando con Hermione como tanto lo había soñado! Y lo mejor de todo ¡Krum lo estaba mirando! Por fin sentía lo que era haber llegado primero, por fin podía disfrutar de Hermione él solo, sin terceros. Estaba completamente feliz.

Bailaron durante horas hasta que el calor pudo más. Ambos se sentaron en la mesa más cercana riendo de cualquier tontería y observándose tiernamente. Cuando ya no disponían de cerveza de manteca para continuar con la animada charla, Ron se ofreció a buscar una. Fue hacia la cocina y, luego de un rato de pelear con los gemelos quienes opinaban que no podía beber, logró conseguir la botella para luego ir en búsqueda de la chica que robaba sus sueños. Al llegar notó que no estaba sola. En la misma silla que hacía cinco minutos yacía Ron, ahora se encontraba un musculoso hombre de ojos negros y cejas muy pobladas. Inmensa fue su sorpresa cuando notó que algo entre ellos dos estaba pasando ¡Se estaban besando! El pelirrojo dejó caer la botella llamando la atención de gran parte de los invitados, incluyendo la de Hermione que apartó a Víktor de un empujón y fue tras Ron que había salido de la Madriguera tan rápido como pudo. Tardó varios minutos en hallarlo y cuando al fin lo logró, observó que no estaba solo, Harry estaba a su lado.

_ Creo que tienen que hablar_ Dijo este con aire muy decidido y volvió a entrar a la Madriguera.

Hermione, por su parte, se acercó silenciosamente a Ron. Tenía que darle una explicación, él se la merecía. No sabía como iba a reaccionar, pero tenía que intentarlo

_ ¿Dónde vamos?_ Preguntó Harry extrañado. Ginny solo sonreía y conducía al moreno por las escaleras sin pronunciar ninguna palabra. Harry se sintió un poco tonto al ver que su destino era la habitación de Ginny ¿Qué otro lugar podía ser?

_ Harry quiero que cierres los ojos_ Dijo por fin la pelirroja con una dulce y seductora voz. El moreno accedió al juego de la adolescente cerrando sus párpados y abriéndolos al escuchar su permiso. Sintió unas ganas de salir corriendo pero, a la vez, una intensa sensación de felicidad. Sabía perfectamente a que se debía la decoración del lugar: sábanas blancas, velas prendidas alrededor, corazones rojos flotando en el techo por encima de la cama que misteriosamente había pasado a ser de dos plazas.

_ Esta es la manera en la que quiero despedirme de vos Harry_ Dijo Ginny un poco avergonzada, aunque segura de sí misma y de sus intenciones.

_ Pero
Es la casa de tus padres. Pueden vernos_ Dijo Harry manifestando toda su preocupación y sus ganas de salir corriendo.

_ Somos magos ¿Te acuerdas?_ Lo tranquilizó la adolescente_ Ya he puesto un hechizo para evitar que nos escuchen y otro para que no abran la puerta.

_ Ah_ Dijo Harry sintiéndose un poco avergonzado. A veces solía olvidar las comodidades de la magia.

Por unos momentos el moreno trató de decir algo pero quedó mudo. Moría de ganas de estar con Ginny pero tenía miedo. Tal vez de ser descubierto o tal vez de que la situación empeore la despedida. Le sería muy difícil despedirse de ella después de aquella noche.

De repente un intenso beso lo hizo decidirse. Ginny acariciaba su espalda por debajo de la camisa y lo besaba apasionadamente como nunca lo había hecho. Eso era lo que quería, ya no quedaban dudas. El moreno la sostenía de la cintura pero eso no parecía satisfacer a la pelirroja que tomó sus manos y las obligó a recorrer todas sus partes.

Harry estaba avergonzado. No sabía como disimular su excitación aunque eso no incomodaba para nada a Ginny quien parecía estar disfrutando. Fueron despacio hasta llegar a la cama quedando Harry por encima de ella.

La menor de los Weasley prosiguió con su más profundo deseo. Sacó lo más rápido que pudo la camisa de Harry y, luego de que este le desabrochase el vestido, se lo quitó aumentando la pasión entre ambos. El moreno ya no se sentía para nada avergonzado. Exploró por completo el cuerpo de a quien tanto amaba incluso hasta después de haberle quitado su ropa interior. Ginny no se quedaba atrás, desvistió por completo a su chico mientras repetía varios te amo entre cada beso.

Harry se sentía feliz, se sentía en el cielo. Estaba contento de poder ser él quien la hiciera mujer, moría de ganas de hacerlo, pero tenía que controlarse. Sabía que, al igual que él, era su primera vez y no quería estropearlo.

Fue despacio para no causarle tanto dolor y lo consiguió con éxito ya que Ginny disfrutó hasta el final.

Luego de unos minutos la menor de los Weasley fue la primera en hablar.

_ Fue hermoso_ Dijo la pelirroja acariciando el pecho de su tan amado Harry Potter.

_Si lo fue_ Dijo este un tanto tímido. Todo había sido demasiado raro y rápido, aunque recordaba cada momento como si lo hubiese vivido un millón de veces_ Creo que deberíamos bajar_ Sugirió el moreno unos minutos después acariciando de la misma manera la suave piel de Ginny_ Si no van a sospechar.

_Si es verdad_ Dijo esta con una amplia sonrisa.

Ambos se levantaron y comenzaron a vestirse. Harry se asomó, mientras esperaba a la pelirroja, por la ventana de la habitación de la que casi había escapado el semi - hombre lobo Bill y observó extrañado una silueta de la cual se escuchaba un débil llanto. Se acercó un poco más para distinguir a la persona de la cual provenía hasta que por fin lo distinguió. Su amigo Ron se tapaba la cara con fuerza y cerraba fuerte los ojos tratando de evitar las lágrimas inútilmente.

_ Tengo que irme_ Dijo Harry exaltado y sin pronunciar nada más bajó rápidamente las escaleras. Vio en su recorrido a Hermione quien buscaba desesperada a alguien, con gusto la hubiese ayudado de no haber sido porque había visto llorar a su mejor amigo.

Salió de la Madriguera y fue en busca de Ron quien se encontraba sentado al lado del único árbol del jardín. Se acercó despacio y apoyó su mano en el hombro de su amigo quién volteó de inmediato tratando de ocultar sus lágrimas.

_Vamos Ron. En mi podés confiar_ Dijo el moreno abrazando al pelirrojo con todas sus fuerzas_ ¿Es Hermione no?_ Interrogó segundos después.

_Se besó con Krum en frente de mis ojos_ Explotó Ron. Ya no podía con su orgullo. El amor que sentía por la castaña era incluso más fuerte que su personalidad_ Y yo que pensaba que podíamos llegar a estar juntos.

_Pero
¿Estás seguro? ¿No habrá sido una confusión?_ Dijo Harry tratando de tranquilizar a su amigo pero unas suaves pisadas le dieron a entender que ya no estaban solos. El moreno observó a la castaña acercarse a ellos.

_ Creo que tienen que hablar_ Dijo este con aire muy decidido y volvió a entrar a la Madriguera.

Hermione, por su parte, se acercó silenciosamente a Ron. Tenía que darle una explicación, él se la merecía. No sabía como iba a reaccionar, pero tenía que intentarlo.

_Ron
_Comenzó la castaña pero el pelirrojo la interrumpió con una voz fría y llena de enojo muy parecida a la de la madre de Sirius.

_ ¡NO TE ACERQUES! ¡NO QUIERO ESCUCHARTE! ¡QUÉ ESTÚPIDO FUI! ¡PENSE QUE ENTRE NOSOSTROS PASABAN COSAS
!

_ ¡Entre nosotros pasan cosas!_ Gritó Hermione mientras a que Ron tomaba aire para continuar. Pero no lo hizo. Había deseado mucho esas palabras pero ese beso con Krum no era digno de ser perdonado, no para él_ Mira_ Continuó Hermione acercándose con cuidado al pelirrojo quien sostenía con todas sus fuerzas su varita_ Yo no lo besé. Él lo hizo, solo duró unos segundos antes de que llegaras vos. Reaccioné lo más rápido que pude. Ni siquiera alcancé a mover los labios


_ ¡No es necesario que me des detalles!_ Aseguró Ron con una mezcla de asco e ira_ No los necesito. Mejor dicho, no te necesito.

El pelirrojo ya no lloraba, es más, Hermione no se había dado cuenta ya que lo disimuló muy bien. Pero ahora era de ella de donde provenían silenciosas lágrimas.

_ Lo-lo siento_ Dijo entrecortadamente la joven_ Siento mucho haber perdido el tiempo y no haber ido de frente con lo que sentía. Tal vez ahora estaríamos juntos y enfrentaríamos el final los dos como algo más que amigos_ Y dicho esto el llanto aumentó de tal forma que se vio obligada a taparse la cara con ambas manos para no mirar a los ojos al pelirrojo que no sabía que hacer ni como actuar.

_ No es el final_ Dijo al fin manteniendo distancia entre ambos_ Vamos a salir de esta.

_No es lo mismo_ Aseguró Hermione aún con lágrimas en los ojos_ No quiero perder más el tiempo_ Ron pudo notar como la castaña estaba cada vez más cerca de él_ Quiero estar con vos, con nadie más. Dime que me crees que yo no besé a Krum_ Concluyó encontrándose a tan solo dos dedos de distancia del pelirrojo y mirándolo directo a los ojos.

¿Cómo podía saber si daría resultado sabiendo que se pelearon durante siete años? Todo era tan confuso. Pero la tenía ahí. Tan cerca como en sus sueños. No podía correrle la cara. No podía esperar más. Tenía que ser él el primero. Hermione ya había hecho bastante.

Acercó su boca lentamente a la de la castaña que respondió de la misma forma. Luego la tomó de la cintura y esta lo abrazó por encima del cuello. Se besaron por todas las veces que no lo habían hecho y como nunca lo habían hecho con otras personas. Ron sabía que el afortunado era él, que Víktor no conocía a esa Hermione. Sintió ese beso, no era lo mismo que besar a Lavender. Con ella sentía cosquillas, estaba tan feliz y tan contento que sería capaz de matar a quien los interrumpiera, aunque fuese el propio Harry.

Después de lo que parecieron años, Hermione se despegó de él con un fuerte beso.

_Esto significa que fue nuestra última pelea ¿No?_ Dijo al fin con una sonrisa radiante, mirando tiernamente a su amado Ron y acariciándole la cara.

_ No_ Le contestó este preocupando a la joven_ Aún queda una más y es la que vamos a dar frente a Vo-Voldemort_ Dijo entrecortadamente aumentando la sonrisa de Hermione_ La última pelea será contra él y la daremos juntos.

_ Y como algo más que amigos ¿No?_ Sugirió pícaramente la castaña.

_Como novios.

Y se envolvieron nuevamente en un beso. Ya no importaba nada más. Si el final llegaba a uno de ellos podían estar tranquilos. Ya no quedaba nada más para decir pero si mucho que disfrutar.

 

La última pelea - Fanfics de Harry Potter

La última pelea - Fanfics de Harry Potter

Era una mañana soleada de esas que suelen disfrutarse en días de verano. Sólo había pasado un mes después del triste funeral de Dumbledore, pero esos poco

potterfics

es

https://potterfics.es/static/images/potterfics-la-ultima-pelea-fanfics-de-harry-potter-2370-0.jpg

2023-02-27

 

La última pelea - Fanfics de Harry Potter
La última pelea - Fanfics de Harry Potter

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://potterfics.com/historias/25432
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences